Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00508
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00508
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text










DIARiO DE SESIONES

DELAY
CONGRESS DE LA REPUBLICA DE CUBA


QUINTO


PERIOD CONGRESSIONAL


CUARTA LEGISLATURE
VOL. XVIII HABANA, DICIEMBRE 9 DE 1912 NUM. 3


Camara


de Representantes


SESSION EXTRAORDINARIA SOLEMN
En honor de Antonio Maceo y do todos los martires de la Independencia Nacional

7 de Diciembre de 1912


Presidencia del Sr.


Orestes Ferrara


Secretaries: Sres. Manuel Delgado y Antonio Pardo Suarez

SUMARIO,
STTMARIO.


A las 9 y 15 p. m. se abre la sesi6n.--Discursos en
elogio de Maceo: del Sr. President de la Camara
y del Representante por Oriente Sr. Jos6 Fernin-

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se abre la sesi6n.
(Eran las nueve y quince p. m.)
Sefiores Representantes: Por acuerdo de la CA-
mara de Representantes el dia siete del tristisimo
mes de Diciembre debe conmemorarse la figure ex-
traordinaria y nobilisima de aquel que fu6 Lugar-
teniente General del Ej6rcito Revolucionario Anto-
nio Maceo; y por otro acuerdo de la misma Camara
en este mismo dia debe alcanzar la conmemoraci6n
A los Jefes todos, a los esforzados caudillos que tu-
vieron por nombre MAximo G6mez y Calixto Gar-
cia y A todos los otros jefes, oficiales y soldados que
tuvieron nombre y fama y tambi6n A la masa an6-
nima, el mont6n que luch6 lleno de bravura y que
escribi6 qui'zas las paginas mas gloriosas y grandes
de la Historia de Cuba, el mont6n an6nimo que le
di6 A la patria no solamente su vida, siho tambi6n
la obscuridad de sus hazafias. La Camara de Repre-
sentantes ha querido asi mantener, vivificar, el ideal


dez de"Castro.-A las diez menos cuarto se levanta
ll sesi6n.


de la Independencia de Cuba, que no constitute fini-
ca y exclusivamente algo que la historic consigna,
sino que represent para todos un porvenir que de-
bemos procurar mantener mientras por lo menos la-
ta en tierra cubana un coraz6n cubano.
Es deplorable-y como Presidente de la CAmara
y como miembro de la misma tengp e deber de decir-
lo--que los Representantes no hayan concurrido
en mas numero, es quizAs 6sta la labor mAs alta que
tiene el Representante, es quizas Asta la funci6n
mis noble que 6ste Representante debe cumplir, in-
dicarle al pueblo que el culto de la patria esta vivo
en el coraz6n dde los legisladores que es el primer de-
ber de esos legisladores:-(Aplausos).
Yo deploro sinceramente que eso haya acontecido
y tengo la esperanza de que no sucedera en lo por-
venir. Es explicable en esta ocasi6n debido A lo po-
co ordenadas de nuestras areas legislativas, debido
A que realmente la Camara no ha podido reunirse








2 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTATIVES

de una manera normal y debido a otras ooncaiusas que dos de aquel conjunto que represent la filtima re-
no es del caso mencionar; pero los que estamos aqui voluci6n, los otros dos pudieron ver el inicio de la
no podemos abandonar esta sesi6n, no podemos los independencia patria, el primero en el campo del
que aqui estamos presents dejar el recinto de la derecho, el otro la independencia ya adquirida en
Camara vacio, cuando se puede oir hablar de Anto- el campo de los hechos.
nio Maceo, de M6ximo G6mez de Calixto Garcia, Maceo muri6 como habia vivido, habia vivido sobre
quizis de los Crombet, de los Moncadas, de toda la el campo de batalla y quiso dejar su postrer aliento alli
gloriosa series .de hombres que entire su bien personal en la .,iipii:t verde, bajo el cielo abierto, en el campt,
y el bien die la patria escogieron el de la patria, po- debatalla. Fu6 gloriosa esa muerte? No fue una gran
niendo ante el altar de la misma en holocausto su batalla; noistros conocimos poco las grandes bata-
propia vida. llas que permiten al jefe quedarse en la linea en
Maceo, que en 1896 dejaba su existencia en Punta donde la bala enemiga no llega; nosotros conocimos
Brava, represent una figure legendaria de nues- poco combates que permiten A enters regiientos
tra naciente historic. La leyenda es siempre algo estar fuera de la line de acei6n, nosotros cono-
que esti en lejania, que se mueve entire las brumas, cimos finica yT exclusivamente como uno sabe ha-
porque la mente humana no puede atravesar los afios tirse con cien y c6mo el General est- siempre a
y los siglos y esearbar la verdad y separar esta ver- la cabeza de sus huestes. No fu6 una gran batalia
dad de lo falso; la leyenda es esta, y sin embargo, aquella en que cay6 nuestro h6loe. nuestio tipi-
Maceo es tipo legendario entire nosotros y es porque co h6roe national; fu6 casi una escaramuza. y asi
la historic nuestra es cosa deseonocida, y es gran mueren los valientes porque esto demuestra que
mal que sea desconocida, y tambi6n porque la acti- ellcs se quedan siempre en primer fila. que no es-
vidad de aquel hombre fu6 tan compleja, tan agita- tan en el centro de sus soldados, que ellos saben en
da, tan nueva cada .dia, que registrarla, que registrar el mommento oportuno tomar el rifle del pobre soldado
toda aquella vida, registrar todos sus hechos, re- que cae para defender su retirada y que ellos son
gistrar todas sus hazafias, todos los lugares que vie- o1s primeros que saben eargar sobre el enemigo.
ron caer de su pecho la sangre suya generosa, re- Maceo cay6-aquel dia 7 de Diciembre de 1896. ro-
gistrar todos sus sufrimientos, todes sus pensamien- deado de jefes, casi sin soldados, y la primer de-
tos, todas sus acciones, seria cosa tan dificil, tan fensa, la primera acci6n para libertar aquel pobre
complicada, que el historiador no podria llegarla a cuerpo, cuerpo sagrado para todos nosotros, la tom6
conocer con toda exactitud, y entonces la figure su propio ayudante, y aquel acto generoso, aquel
complicada del gran Maceo nos aparece, aunque re- acto de noble valor, aquel acto de devoci6n y de de-
ciente, como envuelta d'e brumas,, brumas de -gran- ber, le cost la vida, y al lado de Maceo'cay6 el
deza, brumas de gloria. hijode M6ximo G6mez, otro G6mez que quizas si
Maceo fu6 el guerrero por excelencia y quizas la vida se lo hubiera permitido y los hechos se hu-
finicamente guerrero, lors otros Jefesf fueron gue- bieran presentado de igual manera hubiera podido
rreros mas 6 menos y tuvieron tambi6n otros do- rivalizar por las acciones y la gloria con su ilustre
nes. Asi es que mientras Maceo fu6 exclusivamente padre.
guerrero, dedicado finica y exclusivamente al arte La muerte sorprendi6 A todos, A los propios ene-
de la guerra, los otros tuvieron otras actividades. migos y al mundo, si al mundo. La muerte de Ma-
Calixto Garcia fu6 el hombre de Estado de la Re- ceo fu6 concebida por el enemigo como la disolu-
voluci6n, el que indicaba en el porvenir normal de ci6n del Ej6rcito Libertador, como la muerte de la
la Repitblica las grandes tendencies del orden, la rrevoluci6n, como el fin de todo principio de liber-
disciplina en el ej6rcito, como precursora de la tad 6 independencia en Cuba, y el mundo. el mun-
grande y naciente discipline social. MAximo G6mez, do se indign6, los hombres mAs conservadores de la
guerrero si, pero fu6 el tipo del revolucionario, el vieja Europa, los tranquilos americanos del Norte. a
tipo clAsico del guerrero de America y al propio los cuales la plutocracia les impide ciertas ilusiones
tiempo el tipo clAsico del dem6crata. Escribi6 61 de democracia, sintieron en el fondo del corazon un
pAginas inmortales, en pequefios folletos, que vie- grito de indignaci6n y el grito de indignaci6n fue
ron la luz en las distintas 6pocas, las ideas precisas, porque aquel hombre por sus actos y por su valor
las ideas exactas de su espiritu democrAtico. Y en la no hubiera nunea debido morir y de la vieja Euro-
guerra, apesar del vigor de su alma y de la energia pa se levantaron voces de protest y de algunos
impulsiva de su temperament, MAximo G6mez fu6 parlamentos se levantaron voices de augurio A la
siempre el representante de la democracia en Cuba, Revoluci6n Cubana y se levantaron por el h6roe
asi en la guerra de los diez anios como en la guerra muerto; y toda, toda la masa de los intelectuales.
posterior y mantuvo siempre en la lucha desordena- toda la cultural que estA ligada A la moral hizo que
da de los revolucionarios esparcidos por toda la aquel dia siete de Diciembre, 6 cuando la noticia
Isla, mantuvo siempre. este pensamiento de demo- lae6nica fu6 trasmit'da por el cable y conocida en
cracia por encima del orden, y tambi6n por encima toda Europa y las Am6ricas. hizo que nuevamente
de los propios principios de independencia, y MA- se reafirmara el derecho a la independencia de Cu-
ximo G6mez mantuvo en si mismo lo que hoy noso- ha, ya no como aspiraci6n de los propios ciudada-
tros los politicos vamos desarrollando en nuestros nos cubanos, no ya como aspiraci6n del colono que
discursos, en nuestras propaganda, en nuestra pla- aqui habia nacido, sino como voz potente de la ci-
taforma electoral, asociando A la gran idea de inde- vilizaci6n que ya decia al mundo que en done eae
pendencia ya conquistada los principios firmisimos sangre generosa de hombres que ofrecen su vida y
y modernos de la libertad. (Aplausos). la ofrecen en campo abierto y generosamente A todas
Por la fortune, otros dirAn y han dicho, por la horas y todous los' dias. que a'li done 'esta sangre
desgracia, la fortune hizo que Maceo muriera como cae, alli debe germinar la voluntad de los hijos que
habia vivido, como guerrero. Los otros sobrevivie- tales hazanias saben realizar. (Aplalusos).
ron, los otros elements de aquel conjunto que re- La muerte de Maceo seiial6 la victoria. no la cai-
present6 la fltima revoluci6n sobrevivieron los otros da de la Revoluci6n cubana: y aquel viejo glorioso








DIARIO DE SESIONES DEL CONG RES O.-CAMARA DE REPRESENTANTES


que operaba con tanto 6xito en el centro de la isla,
aquel vi'ejo all recibir la noticia de la muerte del
hijo, jur6 una vez mAs sobre la victoria 6 la muerte.
Cuando los hombres reciben tales sacudidas, tienen
dos caminos que tomar: la sumisi6n 6 la rebeldia.
M'aximo G6mez no podia tomar otro eamino que el
de reafirmar su rebeldia.
La muerte de Maceo hizo que las operaciones en
las Villas tomaran mayor actividad, que mias veces
se expusieran A las balas enemigas los soldados de
la libertad y de la Independencia. Y aquel otro hom-
bre qu e estaba en Oriente a la noticia del desplome de
aquel titAn, active las operaciones tambien y se ini-
ciaron aquellas ofensivas que debian culminar con
la toma de poblaciones que estaban guarnecidas por
fuerzas de Espafia que se llamaron Victoria de las
Tunas, Guisa y Baire. La Revoluci6n, por tanto,
recibi6 nuevos alientos con aquella triste fatalidad
y la victoria fu6 nuestra como lo es en todas las
causes justas y fuertemente defendidas; la victoria
fu6 del campo cubano. Los pocos, los harapientos
revolucionarios, aquellos que no tenian armas, A los
cuales se les hacia dificil obtener cApsulas, los re-
beldes que tenian la osadia de ponerse frente A
frente del le6n de Espafia, los pobres mambises, los
desheredados de todo bien,- ganaron, vencieron, y es
que si EspaTia tenia mAs fuerza material no tenia
igual fuerza moral. En el mundo las fuerzas no se
pesan por el nfimero, sino por la intensidad de la
energia, y la energia cubana era tan grande, tan
enorme, tan extraordinaria, que el pequeiio pufiado
de heroes esparcidos en todo el territorio de la Isla
en todos esos territories de la Repfiblica, dia tras
dia entire las fiebres, entire la muerte, entire los es-
pasmos del dolor, marchaban hacia la victoria y la
victoria vino y.la victoria fu6 nuestra y Cuba es
libre. Pero los que nos dejaban este legado de in-
dependencia y de libertad, los que crearon esta pa-
tria y nos la dejaron, asi como los que durante al-
gunos siglos ]a. habian suspirado, no pensaban ni
sabian que A la par que un gran bien, que un enor-
me bien, que el supremo de los bienes, nos legaban
tambi6n el mayor de los deberes, recibir en patri-
monio una patria es naturalmente, sin vans fra-
ses acad6micas,, lo mAs grande que puede recibirse,
y no es que bajo este nombre de patria nosotros
ocultemos principios exclusivistas, y no es que bajo es-
te nombre de patria nosotros nos opongamos A horizon-
tes mAs amplios de una patria mayor, de una patria
mias extensa, de una patria que ocupe toda la tie-
rra que nosotros vivimos, y no es que de un cam-
po ideol6gico nosotros nos opongamos con este prin-
cipio exclusivista de patria dado A un pedazo de
tierra A lo que se ha entendido mAs necesario y fitil
a la patria,universal; no. Si aquello fuese un hecho,
si aquello no fuesen .-:nisii: -. de hombres que viven
la vida de los siglos, si aquello pudiese ser una reali-
dad, el concept de la patria nuestra seria mas Am-
plio quizas en armonia con las distintas tendencies
y aquellas aspiraciones; pero la patria concedida A
los que no la tienen, la bandera, no como vano sim-
bolo ofrecido al pueblo que no Ia posee, la idea de
una nacionalidad, el hecho de una nacionalidad con-
cedida A colonos, es indiscutiblemente el supre-
mo de los bienes, porque el colono se siente envile-
cido en su propia tierra cuando 6sta nada simboli-
za para 61 fuera de su propia tierra, cuando no pue-
de mirar A ningfn lado ni dirigir su vista A ningu-
na part para poder decir frente A los otros que le


ofrecen su propia patria, aquella adorada es la mia.
(l uy bien).
Nos legaron, pues, esta nacionalidad que nosotros
no debemos conservar solo basados en el recuerdo
hist6rico, porque la historic, oidlo bien, no es la
base finica de las nacionalidades humans. Desgra-
ciados paises existen que lucharon bajo una misma
band'era, que tienen heroismos tan grades como los
nuestros, que tienen largos afios de sacrificios y que
hoy lloran en la desventura, porque aquellos que.
conteinplaron las hazafias que ellos realizaron no les
han dado el santo nombre de patria ni la santa
tierra como naci6n.
La historic es una pequefia parte de la naciona-
lidad, la nacionalidad se basa sobre otros princi-
pios y especialmente sobre los fines de un determi-
nado grupo de hombres que tienen en cuanto 'al
porvenir se refiere, la suma de voluntades, la mar-
cha hacia un campo comAn constitute la idea de
patria much mis que la propia historic, que el
propio pasado, y nosotros que tenemos historic' tan
gloriosa todavia no tenemos, se esfA formando, pero
todavia no tenemos, una finalidad comfin de todos
los elements 6tnicos que habitan esta tierra. Noso-
tros debemos crear esta finalidad comfin, este cam-
po A donde todos podamos ir, en donde todos poda-
mos actuar, que al propio tiempo sirva de valladar
A todas las privadas y pfiblicas ambiciones, A todas
las pfiblicas y privadas aspiraciones, A hacer que
nadie pueda ver en aquel campo comfin A quien no
tenga derecho A ello 6 A quien se'le pueda tildar
que a ello no tiene derecho; debemos hacer que no-
sotros mismos no encontremos diferencias entire no-
sotros en cuanto se trate del mantenimiento de esta
nacionalidad y de los altos fines que ella tiene que
cumplir. Nosotros debemos estar unidos por encima
de las pasiones political, por encima de las pasio-
nes de grupo, de raza, de clase; todos unidos, por-
que alli, en aquel gran ambiente, no puede haber di-
ferencias de ninguin genero, y todos debemos ocupar
el primer puesto para poder defender la nacionali-
dad que con sangre y con muerte nos legaron. Pro-
curemos hacer esto, que esa sea la mas alta finalidad
que sientan todos los corazones cubanos, porque es
precise renovar A cada moment el pacto que hi-
cieron aquellos que ppor nosotros murieron: indle-
pendencia 6 muerte; y la independencia la podemos
mantener con nuestra uni6n. (Grandes aplausos).
Tiene la palabra el Sr. FernAndez de Castro.
SR. FERNANDEZ DE CASTRO: Sefior President y
sefiores Representantes: No pude pensar nunca que
el Sr. President de la CAmara hubiera de echar
sobre mis hombros tarea semejante, no solo porque
reconozco mi insuficiencia para ello, sino porque se
liace necesario para la grandeza del acto, 6 que de-
bia revestir el acto, ainque por lo reducido del nil-
mero parece pequefio el entusiasmo. Debi6 el senior
President haber,escogido uno de nuestros oradores
que abundan en la CAmara, para que 61 pudiera le-
vantar la oraci6n A la altura de la oferta, tal como
en nuestros corazones la llevamos todos los cubanos,
y desgraciadamente fu6 el Presidente de la CAmara
A hacer la designaci6n en un carActer tan impresio-
nable como el mio, que A la verdad, sefiores Repre-
sentantes, no me siento con alientos para dirigiros
la palabra en estas circunstaneias ya que el Presi-
dente de la CAmara, siempre ben6volo por el puesto
que ocupa, no ha censurado duramente la ausencia
de nuestros compafieros de representaci6n; de tal
manera, que A mi me asombra que esto suceda, por-








4 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES


que entiendo que precisamente en estos moments y
en esta casa es donde deben reunirse los cubanos
todos, dejando A las puertas nuestras pasiones y
hasta nuestros derechos, para no sentirnos mAs que
cubanos.
Y si se trata no ya de nosotros sino, A mi juicio,
de aquello que pudiera llamarse el brazo fuerte de
la revoluci6n, yo me siento francamente apenado de
que esto suceda, porque buscando con qu6 compa-
.rar A Antonio Maceo yo no lo encuentro porque los
Himalayas parkeenme pequefios ante el gigante aquel
que Cuba perdi6 el 7 de Diciembre de 1896. Para
encontrar con quien comparar A Antonio Maceo
hay que salir de la tierra, elevarse A las alturas pa-
ra eneontrar alli una cosa, y esa es el sol, que, co-
mo 61, nace alli en Oriente, se levanta sobre el es-
pacio, lo abarca derramando sobre 61 la luz solar y
cumplida su misi6n venir ac6, en las tierras de oc-
cidente y asi fu6: al frente de sus huestes atraves6
la tierra cubana, la alumbr6 con la antorcha de la
libertad, y cumplida su misi6n vino ac6, como el
Sol A la tierra de Occidente, a morir, a dar su vida
en holocaust A la patria.


Cuando la Cainara cubana, que es la representa-
ci6n del pueblo cubano, trat6 de relizar un acto de
esta naturaleza, senior Presidente y sefiores Repre-
sentantes, la CAmara esta vacia, y por esta raz6n yo me
permit rogar al Sr. President y a mis dignisinos
oompaiieros, que por mi part demos por cmnplida
nuestra imisi6n esta noehe, demos por terminado e2 acto
expresando rendidos el tribute que llevamos en
nuestra alma hacia aquellos, con la magnifica -ora-
ci6n pronunciada por el Sr. President y un voto
de censura, que yo tengo el valor y el pecho para
darlo, para que pueda el pueblo cubano saber que
hay Representantes que estdn dispuestos a cumplir
con su deber y que hay otros que pueden hacerlo y
no lo han hecho, porque coino el seflor Presidente
decia, 6ste viene A ser el acto mis grande que pue-
de realizar la CAmara cubana, porque 61 sefiala el
camino recto del patriotism a la generaci6n pre-
sente y 6 las futures, honrando la memorial de los
libertadores que ofrendaron sus vidas en ara de la
Independencia que nosotros disfrutamos. He dicho.
ISR. PRESIDENTE (FERRARA) : Se levanta la sesi6n.

(Eran las dicz mcnos quince).


Imp. Ramola, idonza y 0.*, Obispo 33 y 35, Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs