Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00255
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00255
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text











DIARIO DE


SESIONES


DEL
CONGRESS DE LA REPUBLICAN DE CUBA


CUARTO


PERIOD CONGRESSIONAL


PRIMERA LEGISLATURE


VOL. VI HABANA, 23 DE FEBRERO DE 1909 NUM. 14


Carmara de


Representantes


Duodecima sesi6n ordinaria.-19 y 20 de Febrero de 1909



Presidencia del Sr. Orestes Ferrara y Marino

Secretarios: Sres. Felipe Gonzilez Sarrain y Manuel Giraudy Vivar


Se abre la sesi6n con asistencia de 65 Sres. Repre-
sentantes.-Proposiciones de ley de los Sres. Ar-
teaga y otros estableciendo que s61o los ciudada-
nos cubanos puedan adquirir propiedades territo-
riales; y de los Sres. Gonzalez Novo y otros modi-
ficando los articulos 26 y 27 de la Ley del Poder
Judicial. Pasan 6 la Comisi6n de C6digos.-Pasan
a la Comisi6n de Hacienda, una proposici6n de los
Sres. Garcia Cafiizares y otros relative a descontar
un cuarto por ciento de los haberes de los emplea-
dos p6blicos con destino 6 los fondos de Beneficen-
cia Nacional; y otra del Sr. Varona SuArez sobre
aumento de pension 6 la sefiora viuda del General
Boza.-Continfa el debate sobre el proyecto de ley
de Amnistia. Discurso del Sr. Jos6 A. Gonzalez
Lanuza en defense de su voto particular.-Se
acuerda a solicited de los Sres. Masferrer y Suarez
Guti6rrez prorrogar por una hora la sesi6n y am-
pliar el debate acerca de la Amnistia.-El Sr. En-
rique Roig consume un turno en contra del voto
particular.-A propuesta del Sr. Gonzalez Sarrain
se suspended la sesi6n para continuarla al siguiente
dia.-Se reanuda la sesi6n, a las dos y cuarenta
p. m. del dia 20 de Febrero, hallindose presents


61 Sres. Representantes.-Lectura del Mensaje del
Sr. President de la Repfiblica tratando de la sus-
pensi6n de los impuestos especiales al azicar y
al tabaco. La Cimara se da por enterada y acuer-
da que pase a la Comisi6n de Hacienda.-El senior
Cancio Bello consume el segundo turno en pro del
voto particular del Sr. Lanuza, que es rechazado
en votaci6n ordinaria.-Se aprueba el dictamen
de la Comisi6n de C6digos al proyecto de ley de
Amnistia.-Se concede un recesode quince minutes
para facilitar el acuerdo de los Sres. Representan-
tes.-Reanudada la sesi6n retiran sus enmiendas al
proyecto los Sres. Manduley, Pifieiro, Castellanos,
Su6rez Guti6rrez y Adam Galarreta.-Da principio
al debate sobre el articulado. Se aceptan enmien-
das al articulo 1. de los Sres. Ponvert D'Lisle, Gar-
cia Kohly y Gonzalez Lanuza.-Se aprueban sin
debate los articulos 2.0 y el 3.o-Se aprueba el ar-
ticulo 4.o con una enmienda de los Sres. Cabada y
Arias Guerra.-Es aprobada con una enmienda del
Sr. Sarrain y con una adici6n del Sr. Garcia Kohly,
la disposici6n final del proyecto, el cual pasa a la
Comisi6n de Estilo para su redacci6n definitiva.-
Se levanta la sesi6n 6 las seis y cinco p. m.


r I -









2 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


A las 2 y 40 p. m., ocupan la Presidencia, el senior
Ferrara, y las Secretarias, los sefiores GonzAlez Sa-
rrain y Giraudy Vivar, hallandose presents los se-
flores Represenetantes que A continuaci6n se ex-
presan:

Adam Galarreta.
Albarran Dominguez.
Alsina Espinosa.
Arango Mantilla.
Arias Guerra.
Armenteros y CArdenas.
Arteaga y Quesada.
Audivert y P6rez.
Bee Dupeir6n.
Boza y Boza.
Bruz6n y Garcia.
Cabada y del HIya.
Calleja y Capote.
Cancio Bello y Arango.
Castellanos.
Castillo Perera.
Castillo y Marqu6s.
Cebreco.
Collazo y Tejada.
Dou y Ayll6n.
Fernandez Boada.
Fernindez Criado.
FernAndez Guevara.
Garcia Ensefiat (Ezequiel).
Garcia Feria.
Garcia Kohly.
Garcia Cafiizapes.
GonzAlez Clavel.
GonzAlez Lanuza.
GonzAlez Novo.
Gracia y SuArez.
Guas y Pagueras.
Hernandez Izaguirre.
Ledo y Garcia.
Lores Llorens.
Llorens Ubieta.
Madrigal.
Manduley Tapia.
Masferrer y Grave de Peralta.
Martinez Ortiz y L6pez.
Mendieta y Monteffi.
Mole6n Guerra.
Morej6n y Montafio.
Naya y Serrano.
Pagliery Norma.
Pardo Suarez.
P6rez Vald6s.
Pifieiro y Crespo.
Pifi6 Arrue.
Ponvert D'Lisle.
Risquet de Dios.
Rivero GAndara.
Roig y Forte Saavedra.
Sanchez Figueras.
Spotorno y Uribi.
Suarez GutiBrrez.
Vald6s Carrero.
Varona SuArez.
Vera Verdura.
Vilardell Tapis.
Vald6s Infante.
Viondi y Vera.


Llegaron despu6s de comenzada la sesi6n los sefiores:

Borges Figueredo.
Cortina Garcia.
Cuesta Rend6n.
Garrig6 Salido.
Messonier Alvarez.
Sani Miguel y SegalA.
Total 71.

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se abre la sesi6n.
Se va A dar lectura al acta de la sesi6n anterior.

(Silencio).

Aprobada.

Se va A dar lectara A la proposici6n de ley suscri-
ta por los sefiores Arteaga y otros sobre que solamente
los cubanos por naturaleza, asi dice, 6 naturalizaci6n,
puedan obtener propiedades en Cuba.

SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAfN: (Leyendo):-

"A LA CAMARA.

Considerando: que debe evitarsa-por deber pa-
tri6tico y por conveniencia econ6mica-que sean los
extranjeros los rico-terratenientes de la Repfiblica.
Considerando: que para darle valor a la propiedad
rustica, estimular al terrateniente y evitar posibles
reclamaciones internacionales debe procurarse que el
territorio eubano pase A manos extranjeras.
Los Representantes que suscriben tienen el honor
de someter A la consideraci6n de la Camara la si-
guiente
Proposicidn de ley:

Articulo 1.-S61o los cubanos, por naturaleza 6 na-
turalizaci6n, podrAn obtener propiedades en Cuba.
Articulo 2.--Se suspenderan todas las transaccio-
nes 6 traspasos de dominion que se hayan iniciado para
conceder derechos de propiedad *. los extranjeros.
Articulo 3.--Esta ley comenzark A surtir sus efec-
tos desde su publicaci6n en la Gaceta.
CAmara de Representantes, Febrero 18 de 1909.-
Emilio Arteaga. -Dr. Santiago Garcia Canizares.-
Enrique Collazo.- Carlos Mendieta.- Carlos Gonzd-
lez.-A. Cebreco."

SR. PRESIDENT (FERRARA): Entiende la Camara
que debe pasar 6 la Comisi6n de Justicia y C6digos?

(Silencio).
Acordado.


Tomada en consideraci6n pasara a la
Justicia y C6digos.


Comisi6n de


SR. SECRETARIO (GONZALEZ SAIRAIN: (Leyendo):

"A LA CAMARA.

Considerando: que existen inutilizados en eampa-
fias, viudas y hu6rfanos de patriots cubanos, que un
sentimiento de patriotism, de honor y de moralidad
nos obliga 6 no desatender.
Considerando: que cl estado del Tesoro de la Repi-










DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 3


blica no se eneuentra en tan pr6spera situaci6n que
pueda, desde ahora, atenderse con 6l A remediar esa
necesidad.
Los Representantes que suscriben tienen el honor
de someter A la consideraci6n de la Camara la si-
guiente
Proposici6n de ley.

Articulo 1.--Para contribuir al sostenimiento de
los "Fondos de Beneficencia Nacional", se harA du-
rante un period de cuarenta afios, el descuento de un
cuarto por ciento de sus haberes A todos los que perci-
ban sueldos del Estado, de la Provincia 6 del Munici-
pio, superior A la cantidad de mil doscientos pesos
anuales.
Articulo 2.--Estos fondos se destinaran para el
pago de pensions A los inutilizados en campafia, 6 las
viudas y hu6rfanos del Ej6rcito Libertador y al soste-
nimiento, si fuere necesario, del Asilo de HuBrfanos
de la Patria, Casa de las Viudas de la Habana.
Articulo 3.--El derecho A pension por inutiliza-
ci6n en campafia, viudedad fi orfandad, sera acor-
dado, en cada caso, por una Ley especial del Congreso,
teniendo en cuenta las circunstancias que concurran
en el inutilizado, la viuda 6 hu6rfano y acreditandose
la necesidad de la pension por no existir familiares
que voluntariamente quieran tender al necesitado.
Articulo 4.-Los oficiales pagadores 6 encargados
de abonar los sueldos harAn los descuentos sefialados
y remitirAn el imported de la recaudaci6n al Tesoro
General de la Repfiblica.
Habana, Febrero 16 de 1909.-Dr. Santiago Garcia
Cafizares.-Dr. A. Calleja,-Rafael Martinez Ortiz.
-Dr. M. Lores.-Emilio Arteaga."

SR. PRESIDENT (FERRARA): Toma en considera-
ci6n la CAmara esta proposiei6n de ley?
(Silencio.)
Tomada en consideraei6n, 6la CAmara entiende que
debe pasar A la Comisi6n de Beneficencia, 6 A la Comi-
si6n de Hacienda y Presupuestos?
SR. GUAS Y PAGUERAS: Sefior Presidente, tengo en-
tendido que se ha presentado una enmienda.
SR. PRESIDENTE (FERRARA): Sera tenida en cuenta.
SR. GARCIA 0CARIZARESi Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Garcia Cafiizares.
SR. GARCIA CARIZARES: Para hacer una sfiplica A los
sefiores que forman las-Comisiones A donde la CAmara
ha acordado que pase esta proposici6n de ley. Para
que se fijen en la importancia grande de esta proposi-
ci6n de ley que themos presentado. No se trata simple-
mente de hacer un acto ben6fico; se trata de hacer
algo que estimamos nosotros que es mAs grande que
eso, un acto patri6tico, algo que debe estimarse como
de honor para los cubanos, que es velar por las viudas
y los hu6rfanos de los miembros del Ej6rcito Liberta-
dor. Por lo tanto, yo suplico A los que forman esta
Comisi6n que procuren informar A la CAmara cuanto
antes.
'SR. PRESIDENT (FERRARA) : La Camara todavia no
ha acordado el que pase A las Comisiones. h Entiende
la CAmara que esta proposici6n debe pasar A las Comi-
siones de Hacienda y Presupuesto y Beneficencia?
(Silencio).
Acordado.
Se va A dar lectura A una proposici6n del senior Va-
rona SuArez y otros aumentando A 100 pesos la pen-
si6n de la viuda del General BernabB Boza.


SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"A LA CIMARA.

Los Representantes que suscriben tienen el honor
de solicitar de la CAmara la aprobaci6n del siguiente

Proyecto de ley.

Articulo 1.o-Se aumenta A cien pesos la consigna-
ci6n mensual que del Estado recibe actualmente la
viuda del General BernabB Boza.
Articulo 2.o-Se autoriza al Ejecutivo Nacional pa-
ra que hasta la estructura y aprobaci6n del Presupues-
to pr6ximo, pueda hacer uso de los fondos del Tesoro,
no afectos a otras obligaciones, para el pago de la
cantidad A que aseiende el aumento de consignaci6n
que se concede.
Articulo 3.-Esta ley comenzara A surtir sus efec-
tos A partir del veintiocho de Enero de mil novecientos
nueve.
Sal6n de la CAmara, A quince de Febrero de 1909.-
Manuel Varona.-Luis Vilardell.--Julio C. del Cas-
tillo.-Enrique Collazo.-Dr. Luis Addm Galarreta".

SR. PRESIDENT (FERRARA): sToma la CAmaraven
consideraci6n esta proposici6n de ley?
(Silencio).
Acordado.
Tomada en consideraci6n, la CAmara entiende que
debe pasar A la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos
y A la Comisi6n de Beneficencia ?
(Silencio).
Acordado.
Se va A dar lectura A la proposici6n de ley de los
sefiores GonzAlez Novo y otros, sobre modificaci6n de
los articulos 26 y 27 de la Ley Organica del Poder
Judicial.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAfN: (Leyendo):

"A LA CAMARA.

Por cuanto segin los articulos IX y X de la Orden
80, series de 1899, el personal de las Audiencias de
Matanzas, Santa Clara y Oriente estaba formado en-
Itre otros funcionarios por un Presidente, un Fiscal,
Scuatro Magistrados, un Teniente Fiscal y un Abogado
Fiscal, y el de las Audiencias de Pinar del Rio y Ca-
magiiey por un Presidente, un Fiscal, tres Magistra-
dos y un Teniente Fiscal.
Por cuanto los articulos XI y XII de la citada Or-
den disponian que en cada una de las Audiencias de
Matanzas, Santa Clara y Oriente, hubiera dos Magis-
trados suplentes, determinando las condiciones reque-
ridas para desempeiiar esos cargos.
Por cuanto la ley de seis de Marzo de 1906 que de-
rog6 los articulos XI y.XII de la Orden 80 de 1899,
suprimiendo, por tanto, los Magistrados suplentes, au-
ment6 un Magistrado A las plantillas de las Audiencias
de Oriente, Camagiiey, Santa Clara, Matanzas y Pi-
nar del Rio, sin duda alguna para compensar aquella
supresion.
Por cuanto, conforme al articulo 131 de la Ley Or-
ganica del Poder Judicial, las Audiencias, en material
criminal, deben conocer, ademas de los juicios y recur-
sos que en las disposiciones anteriores se les sefialaban,
de las apelaciones que se establezcan contra los fallos
de los Juzgados Correccionales; y tenor del articulo
132 les corresponde en material contencioso-adminis-









4 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


trativa, conocer tambi6n de las reclamaciones que pro-
cedan con arreglo A las leyes contra las resoluciones
dictadas por las autoridades y organismos provincia-
les, cuyas cuestiones no estaban sometidas antes A las
Audiencias de Pinar del Rio, Matanzas, Santa Clara,
Camagiiey y Oriente, por lo cual tiene que aumentar
el nfmero de negocios que han de tramitarse ante las
mismas.
For cuanto la expresada. Ley Organica del Poder
Judicial, en los articulos 26 y 27 dispone que las Au-
diencias de Pinar del Rio, Santa Clara, Camagiiey y
Oriente, se compongan del mismo nimero de Magis-
trados de que constant desde que se puso en vigor la de
seis de Marzo de 1906; reduciendo A cuatro los Magis-
trados de la de Matanzas.
For cuanto el articulo doscientos setenta y dos de
la repetida Ley del Poder Judicial, suprime el Tenien-
te Fiscal de la Audiencia de Matanzas.
Por cuanto la indicada reducci6n en el namero de
Magistrados y supresi6n del Teniente Fiscal de la Au-
diencia de Matanzas, en mementos en que lejos de dis-
minuirse el trabajo de la misma aumentarA, por el co-
nocimiento de nuevos asuntos, ha de redundar en per-
juicio de la tramitaci6n de los negocios, perturbando
la buena administraci6n de justicia.
Los Representantes que suscriben tienen la honra
de someter A la consideraci6n de la CAmara el si-
guiente
Proyecto de ley.

Articulo 1.-Los articulos 26 y 27 de la Ley OrgA-
nica del Poder Judicial, quedaran redactados en la
forma que sigue:
Art. 26.-Las Audiencias de Matanzas, Santa Clara
y Oriente, se compondrAn de un Presidente y cinco
Magistrados.
Art. 27.-Las Audiencias de Pinar del Ri y Cama-
giiey, se compondrAn de un Presidente y cuatro Ma-
gistrados.
Articulo 2.--El articulo 272 de la expresada Ley
OrgAnica del Poder Judicial quedara redactado como
sigue:
Art. 272.-En los Tribunales habrA representantes
del Ministerio Fiscal en la forma siguiente:
Un Fiscal en el Tribunal Supremo.
Un Fiscal en cada una de las Audiencias.
Dos Tenientes Fiscales en el Tribunal Supremo y
uno en cada una de las Audiencias de la Habana, Ma-
tanzas, Santa Clara y Oriente.
Cuatro Abogados Fiscales en la Audiencia de la
Habana, y uno en cada una de las Audiencias de se-
gunda.
Sal6n de Sesiones de la CAmara, Febrero diez y seis
de 1909.-Juan Gonzdlez Novo.-M. Vera Verdura.-
Juan de la Cruz Alsina.-Antonio Ginova de Zayas.
- Ramiro N. Cuesta.- Silverio Sdnchez Figueras.-
Roque Garrig6."

SR. PRESIDENT (FERRARA) : iLa CAmara toma en
consideraci6n esta proposici6n de ley?
(Silencio).
Aprobado.
Tomada en consideraci6n, jcree que debe pasar b
la Comisi6n de C6digos?
(Silencio).
Acordado.
PasarA A la Comisi6n de C6digos.
Se va A dar lectura al proyecto de ley de la Comi-
si6n de Gobierno relative A desechar la moci6n del se-


fior Varona Suarez sobre que las Comisiones perma-
nentes informen A la CAmara en el plazo de diez dias.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN): (Leyendo):

"Habana, Febrero 16 de 1911.

Sr. President de la CAmara de Representantes.

Honorable senior:

La Comisi6n de Gobierno Interior, en sesi6n cele-
brada el dia de la fecha, adopt el acuerdo de aceptar
la poneneia del senior Antonio Masferrer relative A
desechar la moci6n de los sefiores Varona SuArez y
otros sobre que las Comisiones permanentes emitan
los dictamenes 6 informes de los asuntos que se les
remitan para su studio y proposici6n en un plazo de
diez dias.
Lo que tengo el honor de comunicarle A los efectos
reglamentarios.
Atentamente de usted, Orestes Ferrara, Presidente.

A LA CoMISI6N DE GOBIERNO.
El que suscribe, designado ponente para informar
acerca de la moci6n de los sefiores Varona SuArez y
otros, relative A fijar un plazo no mayor de diez dias
para que las Comisiones permanentes de la CAmara
envien A' sta los dictAmenes de los asuntos que se le
remitan para su studio, propone que se deseche por
preceptuar el Reglamento, en su articulo setenta y
tres, el deber en que estan las Comisiones de dictami-
nar brevemente; que no es prActica parlamentaria
conminar A ninguna Comisi6n para que informed -u
un plazo fatal, y que si bien es cierto que hay asuntos
que por su indole son claros como la luz meridiana y
ficiles de resolver, en cambio los mAs necesitan el es-
tudio detenido, la amplia discusi6n 6 informaci6n
ilustrada, para ser sensatos y previsores y dotar A la
Ntci6n de leyes prudenciales y sabias que no ameriten
lamentables rectificaciones por perjuicios que se irro-
guen 6 beneficios que no puedan-prodigarse, a los efe3-
tos de que, ciertamente, llenen los fines que las ins-
piran.
Sal6n de Sesiones de la CAmara, A quince de Fe-
brero de 1909.-Antonio Masferrer, Ponente."

SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Se dispondra su inser-
ci6n en la pr6xima Orden del Dia.
Se va A dar lectura A un proyecto de ley de la Co-
misi6n de Gobierno referente A modificar el articulo
primero, capitulo segundo del Presupuesto Fijo de
gastos de la Naci6n, sobre dotaci6n de los sefiores Re-
presentantes.
SR. SECRETARIO (GONZALE SARRAIN: (Leyendo):

"PROYECTO DE LEY.

Articulo unico.
El articulo primero del capitulo segundo de la Ley
de Presupuestos fijos de gastos de la Naci6n, se enten-
derA redactado, desde el dia 13 de Enero de 1909, de
la siguiente manera:
CAPITULO 2.o--ARTfCULO 1.0
Cdmara de Representantes.-Dotacion de
Representantes.
Por la dotaci6n de ochenta y tres sefio-
res Representantes, A $3,600 anuales. $ 296,800.00








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CAMARA DE REPRESENTANTES 5


CAmara de Representantes, Febrero 23 de 1909."

SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Se va a dar lectura al
proyecto de la Comisi6n de Gobierno relative A la for-
ma en que han de quedar redactados los articulos se-
gundo, tercero y cuarto del capitulo segundo y el ar-
ticulo segundo del capitulo tercero sobre personal de
la Camara.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN: (Leyendo):
COMISI6N DE CORRECCI6N DE ESTILO.
Proyecto de ley.
Articulo 1.--Los articulos segundo, tercero y cuar-
to y quinto del capitulo tercero del Presupuesto Fijo
de Gastos de la Naci6n quedan redactados en la si-
guiente forma:
CAPITULO 2.--ARTICULO 2.0
Cdmara de Representantes.-Presidencia.-Personal.
Un Mayor, Jefe del Personal $ 2,400.00
Un Secretario de la Presiden-
cia . . .... ..,, 1,800.00
Un Esten6grafo de la Presi-
dencia . . ... ..,, 1,200.00
Un Mecanografista de segun-
da . . ... ,, 720.00 $ 6,120.00

CAPITULO 2.-ARTiCULO 3.
Cdmara de Representantes.-Secretaria.-Personal.
Un Jefe del Despacho. .. $ 2,400.00
Un Jefe del Negociado de Pa-
gaduria, Material y Conta-
bilidad ..... ,, 2,000.00
Un Jefe del Negociado de
Actas. . . ,, 2,000.00
Un Jefe del Negociado de
Asuntos Generales. .. ,, 2,000.00
Un Jefe del Negociado de
Comisiones. . ..,, 2,000.00
Un Bibliotecario. . ,, 1,800.00
Cinco Oficiales ~ $1,200.00. ,, 6,000.00
Un Pendolista. .. . ,, 1,200.00


CAPITULO 2.--ARTicuLO 5.

Cdmara de Representantes.-Servidumbre.-Personal


Un Jefe de Policia. .
Un Conserje. . .
Un Ugier, Auxiliar del Con-
serje. .... . ..
Un Sargento de Policia. ..
Nueve Policias a $720.00.
Ocho Ugieres, a $720.00.
Un Electricista. .... .
Dos Porteros a $480.00. ..
Dos Serenos a $480.00. .
Diez Mozos de Limpieza
a $480.00 . .
Diez Mensajeros A $420.00. .
Un Gasista. . .


$ 1,800.00
,, 1,800.00

,, 1,200.00
S900.00
,, 6,480.00
,, 5,760.00
, 480.00
, 960.00
, 960.00

,, 4,800.00
,, 4,200.00
S360.00


$ 29,700.00


.CAPITULO 3.-ARTiCULO 2.

Cdmara de Representantes.-Diario de Sesiones.
Personal.


Un Director . .
Un Revisor de primera. .
Un Revisor de segunda; ; .
Un Mecanografista .
Un Archivero . .
Un Auxiliar coleccionador .
Un Ordenanza . .


$ 2,400.00
,, 1,600.00
,, 1,400.00
S900.00
S900.00
,, 900.00
S600.00 $ 8,700.00


Articulo 2.0-El articulo quinto del capitulo segun-
do de la Ley de 26 de Enero de 1904, pasa A ser el
articulo sexto del propio capitulo; quedando redac-
tados en la forma que lo est6n en la Ley de 28 de Ju-
nio de 1906 los articulos cuarto y sexto del capitulo
tercero.
Articulo 3.-Esta Ley comienza A surtir sus efec-
tos A partir del dia quince de Febrero del corriente
ano.
Cimara de Representantes, a cuatro de Marzo de
inil novecientos nueve."


Umco iMecanogratos iVmio- Sg. PRESIDENTE (FERRARA) : Continia la discusi6n
grafistas, a $1,200.00. ,, 6,000.00 del Proyecto de Ley relative a la amnistia, dictamen
Un Mimiografista .... ,, 1,200.00 de la Comisi6n de C6digos, voto particular y enmien-
Cuatro Oficiales Auxiliares das, y prosigue la discusi6n sobre este particular.
A $1,000.00 . ,, 4,000.00 Tiene la palabra el senior Gonz6lez Lahuza.
Un Archivero . .... ,, 900.00 SR. GONZILEZ LANUZA: Sefior Presidente y sefiores
Cuatro Mecanografistas de Representantes: Yo me propongo ser, en el dia de
primera A $900.00. 3,600.00 hoy-y har6 cuanto possible me sea por lograrlo,-
Cuatro Mecanografistas de .mhs breve que lo fu6 el senior Garcia Kohly en el dia
segunda a $720.00. ,, 2,880.00 antecedente; no porque estime que los arguments
Ocho Escribientes a $720.00. ,, 5,760.00 $ 43,740.00 por 61 presentados deban ser olvidados ni considera-
dos A6 a ligera en esta discusi6n, sino porque algunos
de ellos, que expusiera 61 de una manera detenida, creo
CAPITULO 2.o-ARTICULO 4.o que pudieran englobarse para contestarlos con una so
Cdmara de Representantes.-Taquigrafos.-Personal. la forma de respuesta, porque ademds yo he de dar A
mi discurso un tono de mis calma y un menor entu-
Un Jefe de Taquigrafos. $ 2,400.00 siasmo del que 61 le diera al suyo; en parte por el
Seis Taquigrafos de primera convencimiento de la muy distinta finalidad que el
A $2,000.00 . ... ,, 12,000.00 mio puede tener, con la que tenia el que 61 nos pro-
Seis Taquigrafos de segunda nunciara; en parte por temperament individual, en
A $1,800.00 . .,, 10,000.00 cuanto A lo primero, porque lo segundo no tiene que
Un Taquigrafo Auxiliar del ser realmente citado, es evidence que el objeto del vo-
Jefe .. . .. ,,1,400.00 $ 26,600.00 to particular tenia que ser..... (Murmullos en la Cd-
mara. Varios seiores Representantes: No se oye).








ID ARIO DE SESIONES DEL CONG MARA DE REPRESENTANTES.


SR. PRESIDENTE (FERRARA) : (Agitando la campa-
nilla). Suplico A los sefiores Representantes que guar-
den silencio, porque no ocurre nada extraordinario.
SR. GONZALEZ LANUZA: (Continuando). Decia, se-
fiores Representantes, que es incuestionable que tenia
el objeto el senior Garcia Kohly de robustecer en la
mayoria el prop6sito de que se desechara el voto par-
ticular contrario al dictamen de la Comisi6n de C6di-
gos y dirigia su discurso, incuestionablemente, A po-
pularizar la amplitud de la gracia de acuerdo con la
generosidad que inspiraban sus palabras.
En cuanto A mi, por lo que respect al primer ex-
tremo, no puedo tener semejante objeto, voy simple-
mente A defender las razones que antes consign, para
que se vea que tuve algunos motives para consignar-
las, mAs que aquellas que por escrito pusiera en el
voto mismo para que se vea que realmente no procedi
tan de ligero cuando redact6 el voto particular, inde-
pendientemente del resultado de lo que yo diga y de
la influencia que pueda tener sobre los que han de
votar.
SEn cuanto A la popularidad 6 A la impopularidad de
la amnistia, es cuesti6n que no me preocupa. Por lo ge-
neral, las cosas impopulares en un moment deter-
minado son, en definitive, las consideradas como razo-
nables; y aun cuando yo pertenezco, ahora, A un Parti-
do Conservador, que parece ser un Partido que vive
un tanto en lo pasado, prefiero en este problema vi-
vir un poco en lo porvenir.
He de prescindir tambi6n, en la exposici6n que ha-
ga, de toda tarea para refutar lo que dijera mi dis-
tinguido compafiero en la tarde precedent, y que pu-
diera estimarse como la declamaci6n natural con la
que tuvo que rodear su discurso en el sentido de pre-
sentar la amnistia como una media generosa como
una inspiraci6n noble, como una tendencia fitil A la
recomendaci6n de la caridad cristiana, porque en este
punto no he de refutar A mi distinguido compafiero
impulses nobles ni generosos, ni much menos carita-
tivos. Voy simplemente A hacer una declaraci6n, y yo
creo, como l1, estar inspirado en iguales sentimientos,
s61o que los pongo sobre objetos distintos: El mira
con ternura A los que estan en prisi6n; yo miro con
mAs consideraci6n A los hombres de bien. (Aplausos).
Hace tiempo que, con motivo de los comentarios
que se dirigen contra esta amnistia, A los que son Re-
presentantes encargados de votarla, oigo decir que no
importa que salgan de la prisi6n todos los que en ella
se encuentran, porque el daiio no resultarA muy grave
desde el mqmento que A los tres 6 cuatro meses vol-
verAn A la prisi6n, lo cual, lejos de consolarme, me
entristece mas: seria verdaderamente extraordinario
que la suerte hiciera-puesto que ellos han de volver
A la prisi6n al trav6s de la piel y del bolsillo de algun
semejante-que volviesen al trav6s de la piel y del bol-
sillo de alguno de nosotros. i OjalA no suceda asi; pe-
ro si, por desgracia, llegara A resultar, desde ahora
para entonces, senior Presidente, pido la palabra para
la oraci6n ffnebre! (Risas).
Por lo demas, entremos en el tema y entremos en el
tema por el mismo orden en que expuso la cuesti6n
el senior Representante por la Habana que hablara
en contra del voto particular, en contra de los moti-
vos de disentimiento entire el voto particular y el pro-
yecto de la Comisi6n; pero antes de entrar en lo pri-
mero, me permitirAn los que me hacen la honra de
escucharme una explicaci6n de carActer general que
se refiere al Proyecto de Ley que esta CAmara va a vo-
tar: la amnistia seguin indicaci6n general de todos
los publicistas, es un olvido total del delito, como lo


indica el propio origen de la palabra, se refiere, mas
que A las personas, A los hechos punibles, y preferen-
temente se otorga en consideraci6n A los hechos puni-
bles. Pues bien, esta amnistia esta otorgada en con-
sideraci6n A tres cosas: A determinados hechos puni-
bles, A ciertas penas independientemente de la natu-
raleza de los hechos con esas penas conminados y A un
grupo de personas cuya condici6n particular quiere
favorecerse especialmente, aumentando la gracia so-
bre lo que ya tiene de amplia, en relaci6n con deter-
minados delitos 6 con determinadas penas. Para que
resultasen mAs 16gicos los t6rminos de la Ley, hubie-
ra podido decir su texto: se concede amnistia por ra-
z6n de estos y de estos delitos, agregar despu6s en un
articulo la disposici6n subsiguiente: se concede ade-
mis amnistia A los culpables de los delitos no previstos
en los preceptos anteriores y que fueran sin embargo
castigados por tales y tales penas; y luego: se concede
amnistia a quellos que aun no estando comprendidos
en los articulos precedentes, se encontraran en esta si-
tuaci6n privilegiada.
Asi se veria de un modo perfect y cabal la dife-
rencia existente entire los tres tipos fundamentals
de la amnistia que vamos A otorgar. El fnico positive
y verdaderamente rational, segin la recomendaci6n
general, es el segundo, de los que yo indico el prime-
ro: la amnistia en consideraci6n A determinados deli-
tos, porque acordes, sin necesidad de citas especiales,
y sin riotas de discrepancies substanciales, los que so-
bre estas cosas escriben, desde el campo del Derecho
Penal, como del campo del derecho politico, han afir-
mado: la amnistia es una media que se justifica, fun-
damentalmente, porque en determinadas ocasiones
conviene mis A la sociedad olvidar A los que tales de-
litos han cometido, que perseguirlos.
De modo que es una media que se dicta casi siem-
pre y justificadamente debe dictarse siempre en rela-
ci6n con tales y cuales formas punibles, cuya persecu-
ci6n no conviene iniciar, debe continuar si 6sta se ha
iniciado, 6 cuya persecuci6n no conviene seguir si se ha
dictado sentencia hasta el extreme que sefialan las le-
yes. Cuando la amnistia se concede en consideraci6n
A determinadas penas y A todas las que se encuentran
por debajo, y que se fijan como limited maximo, no re-
sulta racional, pues tan s61o se la otorga por un mo-
tivo: porque queremos ser ben6volos y esa benevolen-
cia no se explica sino cuando se tiene poco interns en
el bien de los pueblos.
Conmemorar un acontecimiento fausto con la exen-
ci6n de las penas y de la responsabilidad criminal, ha
parecido ya desde antiguo cosa irracional. Un publi-
cista dice que estos actos, como el que lleva A cabo un
monarca cuando nace su primog6nito, soltando gran
cantidad de criminals, no tcniendo otro objeto sino el
de conceder sus beneficios entire los delineuentes ante el
nacimiento del heredero de la Corona, debe juzgarse
tan irracional como el que cometiera el domador de
fieras que el dia que ocurriese algfin acontecimiento
fausto pusiera en libertad A uno de sus tigres. Ahora,
cuando la amnistia se concede en relaci6n A determi-
nados delitos, entonces la amnistia es racional, porque
se concede por la Anica raz6n que la justifica, por el
beneficio que se dispensa A la sociedad acallando la
persecuci6n de determinados hechos que no conviene
continuar persiguiendo, porque es mAs dafiino, social-
mente, perseguirlos que olvidarlos.
Se me dirh: Y c6mo en este voto particular tuyo
accedes, ann limitando la esfera del inciso primero
del primer articulo, A una amnistia que se otorga en
consideraci6n A las penas? Sencillamente, porque yo








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 7


pretend ser, en parte al menos, un hombre prActico.
Se me desecharA en absolute el voto particular. Tra-
tar de oponerme de piano A la amnistia, lo compren-
do perfectamente, es cosa initil; restringiendola y
limitandola tan s61o, creo que algo ftil puedo obtener.
De aqui que, dAndome cuenta de la realidad, viendo la
corriente en que estoy embarcado, no pretend poner-
me frente A ella locamente, sino al lado de ella, A fin
de obtener determinadas restricciones racionales.
En vista de la generosidad y la amplitud con
que la Comisi6n de C6digos redactara el inciso pri-
mero se ha tachado un intermedio entire la Proposi-
ci6n de Ley y el Proyecto de Ley, se ha omitido el
grado minimo de presidio correccional y los grades
mAximo y medio de la prisi6n correctional, pues todos
lo- sefiores que me escuchan saben perfectamente que
el grado minimo del presidio correccional y el grado
medio de la prisi6n correccional pueden llegar y lle-
gan mAs allA del afio y un dia de privaci6n de liber-
tad. De manera que yo he adelantado un poco, seio-
res Representantes, en el sentido de esa generosidad
de que aqui se hablaba y que inspira a la propia Pro-
posici6n de Ley; pero no he querido colocarme en
el terreno dentro del Proyecto de Ley al tratar en
la Ley de amnistiar A todos los que cometen delitos
castigados con presidio y prisi6n correctional, cual-
quiera que sea su grado, es decir, poner en liber-
tad A todos los autores de los delitos que el C6di-
go Penal llama menos graves, esto es, lo que cons-
tituye un 80, 85 6 90 por ciento de los delitos, fe-
lizmente para la sociedad en que vivimos y para to-
das las sociedades humans; porque si sumaran un
50 por 100 los delitos graves, no podriamos realmente
vivir en una colectividad de hombres; estos que llevan
consigo dafio menor, son los que se cometen natural-
mente en mayor abundancia, ya porque sea mis fa-
cil realizarlos, ya porque no afectando tan hondo no se
despierte tan vivo el interns de la persecuci6n. Pero
me pareeia que la exenci6n total de la responsabilidad
de aquellos que se encontraban comprendidos en las
penas todas, con que se castigan todos los delitos lla-
mados menos graves, era realmente excesiva. Y en
este sentido trataba de ilustrar la mente y la concien-
cia de los sefiores Representantes con una enumera-
ci6n de todos los casos castigados con esas penas y que
quedarian comprendidos en la amnistia.
El senior Representante que impugnaba el voto par-
ticular sefialaba en la sesi6n antecedente algunos erro-
res que el voto contenia en este punto; los explic6,
hablando de algunas diferencias de filtima hora en la
manera de redactar el pArrafo inicial del articulo pri-
mero del Proyecto, esto es verdad. Habia algunos de
esos errors que seiialaba y algunos mAs que yo mis-
mo voy A declarar A la CAmara, tranquilo, sin ver-
giienza ninguna al confesarlo, porque fAcilmente los
puedo explicar, siempre lo haria aun si no pudiera ex-
plicarlos, porque realmente, sefiores Representantes,
he creido siempre que una de las maximas mas nobles,
mAs elevadas y mas capaces de dignificar la condici6n
humana, es aquella que en cierta ocasi6n pronuncia-
ran los labios de Abraham Lincoln, diciendo A un ami-
go suyo que el hombre debe alegrarse algunas veces de
incurrir en errors, porque eso le da la noble oportu-
nidad de confesarlos y rectificarlos. (Grandes aplau-
sos).
La explicaci6n es bastante fAcil; es la que indicaba
el propio senior Garcia Kohly en la sesi6n anterior. Y
me voy A detener en ello un poco, no porque trate de
ocuparme mas extensamente de lo que pensaba hacer-


lo, sino porque creo que en este caso particular puede
dArsele un sentido un tanto general. El Proyecto, 6
mejor-dicho, la Proposici6n de Ley de Amnistia, pa-
s6 a la Comisi6n de C6digos, y 6sta tard6 un tanto en
reunirse. Reunida al fin, en definitive, para acordar la
forma que se diera al dictamen 6 Proyecto de la Co-
misi6n, este se redact6 y ley6 en la primera sesi6n, en la
que hubo de manifestarse que el inciso primero del
articulo primero levaba consigo una amnistia exce-
siva, sin que me empefiara much en combatirla, por-
que entonces hablamos y el senior Cancio Bello fu6 el
que hizo esta proposici6n de restringir la amnistia, no
concedi6ndola A los reincidentes. Yo creia que si se
restringia la gracia negAndola A los reincidentes, la
gracia no produciria tanto dafio a esta sociedad; por-
que A consecuencia del enorme refuerzo que ha reci-
bido en esta tierra desgraciada la progresi6n de la
impunidad, que es uno de los factors que llevan al
culpable al delito de una manera mAs en6rgica, en la
Carcel hay un noventa por ciento de reincidentes y
un diez por ceinto de debutantes en el delito.
Pero despubs, cuando la Comisi6n no estuvo con-
forme y rechaz6 la cuesti6n de los reincidentes, levan-
tamos la sesi6n filtima hora; ya obscurecia, y
yo me ful A mi casa A cotejar aquel proyeeto que
ya tenia una forma aparentemente definitive con el
C6digo Penal, y necesit6 hacerlo, sefiores Represen-
tantes, porque no creo que nadie pueda alabarse, aun
cuando luche diariamente como yo con esa Ley, de
saberse de memorial el C6digo Penal.
Cuando cotejando ese inciso primero del primer ar-
ticulo con el C6digo encontraba la cantidad enorme
de hechos que podia escaparse A la acci6n penal en
virtud de la amnistia, tom6 los que me parecieron mis
salientes, los estudi6 y vine con el voto redactado,
puesto en limpio y firmado, cuando todavia por ocu-
paciones ineludibles de-mis colegas, no habian tomado
forma definitive el dictamen de la Comisi6n ni los
proyectos que esta rindiera, y asistiendo A la sesi6n el
senior Presidente de la Camara, result que alli en los
moments filtimos en que discutiamos una modifica-
ci6n transcendental, que A primera vista no puede
percibirse, el pArrafo inicial del articulo primero,
me permitiran los sefiores Representantes que lea
ese parrafo inicial del articulo primero que estaba re-
dactado en esta forma, en el que iba A ser proyecto y
fu6 anteriormente acordado: "Se concede amnistia...
(Sigue leyendo. Vease el texto citado).
Y en esa sesi6n, y en esos moments, se agreg6 esta
frase: "No comprendidos ni exceptuados en los nu-
meros siguientes", lo que variaba de una manera fun-
damental el concept de la amnistia. Y esa modifica-
ci6n se hizo cuando yo habia puesto en limpio el voto
particular, y en esos moments en que se hacia, nos
dijeron que el senior Vicepresidente de la Camara es-
taba presidiendo la sesi6n, y que se 'discutia una cues-
ti6n que A todos nos interesaba, y naturalmente, sali-
mos corriendo, vinimos A nuestros puestos, y no pare
mientes en el nfimero de hechos que yo exceptuaba de
la amnistia y que por esa ligera variaci6n quedaban
comprendidos en ella.
Y he aqui la explicaci6n que, no s6lo me disculpa
de mis errors, sino que lleva consigo esta ensefianza
de alcance general: nada en este mundo debe hacerse
deprisa; las leyes, menos que nada, tal vez. He aqui
la explicaci6n de mis errors. En efecto, los delitos
que yo mencionaba son los siguientes: (Lee).
Y vamos A una cuesti6n que con motivo de este in-
ciso, tal como debia entenderse redactado segfin el







8 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPREISENTANTES


voto particular, promoviera el senior Garcia Kohly
en el dia antecedente.
No obedece, se decia, a ningfin criterio, no se plan-
tea ni se va a discutir aqui una elevada cuesti6n de
principios, se trata pura y simplemente de un regateo
entire una gracia concedida amplia, generosa, ben6vo-
lamente, y una gracia empequefiecida, restringida y
recortada. Voy a someter A la consideraci6n de los se-
fiores Representantes este punto respect al cual el
voto particular disiente del proyecto de la Comisi6n.
Y el interns que los sefiores Representantes tenian 6
no tenian en esta cuesti6n y la conciencia de los se-
fiores Representantes contestarA, a si propio, aunque
sea, si habia 6 no habia en este particular una cuesti6n
de principios.
Primero, por lo que se refiere al disentimiento en
relaci6n con el primer inciso y al implicito reconoci-
miento de que la amnistia que se concede no pensando
en la calidad del delito, sino en la cantidad de la pe-
na, es un mal y es siempre beneficioso reducir el mal
y recortarlo cuando no se puede hacer totalmente des-
aparecer.
Segundo, en relaci6n con los delitos electorales, por-
que estimo, y ya lo dije en mi voto particular, lo que
el propio senior Garcia Kohly decia ser su opinion y
su sentimiento, que si nosotros damos el ejemplo a
este pueblo de que si los delitos electorales van A ser
realmente perseguidos, cabe en lo possible que afiance-
mos nuestro regimen republican present que todos
aqui deseamos ver funcionar duradero y perenne; pe-
ro si despertamos en el pueblo el sentimiento que se
tiene de que violar una Ley Electoral es contraer un
mirito para con el Partido, entonces no tendremos en
Cuba elecciones sanas y tendremos en Cuba pertur-
baciones anAlogas A las desdichadas que levantaron
delante de nuestras conciencias, una vez mas, el tre-
men'do problema de nuestros padres y de nosotros mis-
mos en los afios primeros de la vida; sera Cuba 6 no
sera una Naci6n independiente, y que gracias A nues-
tra fortune hemos visto resuelto, como se resolvi6 el
dia veintiocho de Enero del afio actual. Asi estimaba
yo que la ensefianza mejor que pudiera darse en tales
condiciones era la de mostrarse duramente inexorable
en cuanto a las infracciones de la Ley Electoral. Discu-
tiremos despues esta cuesti6n. Voy sefialando a los se-
fiores Representantes que habia algo de principios en
mi disentimiento.
En cuanto A los incisos que ampliaban la amnistia a
favor de los individuos del Ejercito Libertador y a los
del Ej6rcito Constitucional a los menoress de diez
y ocho afios y a las mujeres, porque estimaba que la
condici6n y cualidad de la persona para una gracia de
esta naturaleza no debe ser nunca tenida en conside-
raci6n en lo que a la mejor condici6n de unos con res-
pecto de otros puede ser plausible para el bien, pero
nunca para el mal, y much menos para el crime. Y
en cuanto a mi disentimiento final de toda amnistia,
deben ser excluidog los que hayan tenido distintos in-
dultos, los que hayan gozado de beneficios andlogos
anteriormente, los que hayan mostrado una repetida
y constant inclinaci6n al delito. En este punto, retro-
diendo ante indicaciones que me hicieran algunos de
mis companeros, y procediendo con el criterio con
que procedia respect al inciso primero del articulo
primero, dAndonos cuenta de la realidad circunstante,
pretendiendo ir por el sendero del bien, no quise
excluir A los que habian sido objeto de una sola gra-
cia, sino a los de dos anteriormente, y no quise excluir
a los que hubieron sido agraciados recientemente una


vez, sino A aquellos que hubieran cumplido mas de dos
condenas.
Todos los Decretos espafioles de indultos genera-
les de que yo hago memorial, todos aquellos que
contenian una gracia amplia de amnistia, limi-
taban la concesi6n A los que no habian sido objeto
de gracias antecedentes. Desde el tiempo de la In-
tervenci6n primera hasta el moment actual hemos
tenido en Cuba individuos que ban cometido delitos
muy graves y que han evadido fAcilmente el cum-
plimiento de las penas en virtud de lo que yo indicaba
en el voto particular: por amnistias dictadas en con-
memoraci6n de faustos sucesos y de solemnes aniver-
sarios. Los afios suceden A los afios, los aniversarios en
cada afio se repiten, y asi se puede llegar A la liqui-
daci6n total de las mas several condenas.
Y expuesto esto, que en .mi sentir demuestra que
habia algfin disentimiento fundamental y de princi-
pios, voy A concretarme al inciso primero. Tal como ha
queclado redactado en el proyecto, puede decirse que
envuelve, en realidad, la redenci6n para individuos
que han cometido hechos punibles; que no deben
merecer, ciertamente, consideraci6n; hechos punibles
que pueden ser frecuentes en nuestra tierra, y que,
cuando en nuestra tierra se cometen, de tal manera
produce una alarma, de tal manera conmueven la
opinion general, que ningfin otro hecho pudiera sus-
tituirlos en este sentido. El incendio de los cafiave-
rales en nuestra tierra es, sefiores Representantes, por
su resonancia social, un delito tan grave como el de
homicidio; no se crea que exagero, porque cuando se
produce un hecho de esta naturaleza en una zona cual-
quiera, se agita la opinion general en todo el pais y se
paraliza el trabajo en aquella zona, se interrumpen
los negocios, se pierde toda fe para el porvenir y nues-
tra industrial mas important y productive sufre un
quebranto digno de consideraci6n. Y qu6 result?
Que aqui declaramos exentos de toda responsabilidad
criminal, cancelada, mejor dicho, en virtud de la am-
nistia, delitos como este: (Lee el texto citado). Todos
los que hayan cometido esos hechos serAn redimidos por
complete de responsabilidad en virtud del proyecto de
la Comisi6n. Pero es mas, en relaci6n con otra clase de
delitos, tenemos 6ste, por los que la enumeraci6n de
ellos comenzaba, y que me parece suficiente para dete-
ner el impulse de un legislator: todos los autores de
hurto calificado, con la circunstancia agravante con
la cual terminal el filtimo articulo con que conclude el
capitulo correspondiente A esta material del C6digo,
entire los que se encuentra el hurto continuado, van A
ser redimidos de la pena correspondiente. Todos los
delitos de estafa, gran parte de los concursados y que-
brados fraudulentamente escaparan al castigo, y yo
pregunto: gen virtud de que consideraci6n se cree que
el restablecimiento de nuestro Gobierno republican
debe poner en libertad A todas esas personas que han
cometido los delitos que mas frecuentemente se come-
ten en nuestra sociedad y por el mas vil y ruin de los
m6viles? Y al propio tiempo me encuentro con lo si-
guiente: al ampliarse la gracia A los individuos per-
tenecientes A los Ejercitos Libertador y Constitucio-
nal, se establece una excepci6n excluyendo A los auto-
res de homicidio. Y el homicidio es un delito que
puede cometer cualquier persona decent. Llegado el
caso, por virtud de tal 6 cual motive, cualquiera de
nosotros podria matar. Si se dijera-y el proyecto no
distingue-homicidio cuando concurran circunstan-
cias agravantes, todavia habria una mayor explica-
ci6n; pero, aquel que matara 6 un hombre en la puer-
ta de la casa de los Juzgados, porque estando casado









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 9


dos veces habia mancillado el honor de su hija, mere-
ce para mi mks consideraci6n que el que estafa. El
libertador que llevado por los impulses militares que
se adquieren en los afios de campaiia, matare al que
ultraja su honor, no esta comprendido en la amnistia,
y aquel que mancha su nombre cometiendo un hurto,
una estafa i otro delito de orden moral boehornoso,
esta comprendido en la Ley de gracia. (Aplausos).
Por eso me parece que en la determinaci6n de los
criterios, atendiendo a las causes por las cuales se ha
concedido a unos la gracia y se ha negado 6 los otros,
se ha procedido poco equitativamente, sin principio al-
guno cue justifique la determinaci6n y otorgamiento
del beneficio, pues que, bien mirado, estan plenamen-
te justificados los fundamentos del voto particular, y
yo devuelvo A mi querido compafiero las razones que
alegaba para demostrar que el voto particular se ha-
bia redactado empiricamente.
Si nosotros nos hubi6ramos torado el trabajo de
ir A leer el C6digo Penal articulo por articulo y com-
parar los delitos con la pena determinada, al llegar
A aquellos delitos menos graves nos hubi6ramos en-
contrado con que nuestro C6digo Penal sanciona al-
gunas veces como graves hechos que no encierran un
grave prop6sito delictuoso, pero que lo son en si por el
dafio que causa el delito.
Y eso no se tuvo en cuenta por quien en el dia de
ayer nos hablaba de estar, con toda la convicci6n de
hombre inteligente y todo el sentimiento de hombre
de coraz6n, en cierta corriente modern, cuando pre-
cisamente la corriente modern impone la distinci6n
de los delitos; m6s por raz6n de los motives que los
inspiran, que del dafio que causan. He aqui por qu6
me parecia en realidad que no podia extenderse la
gracia A un limited tan extenso como el que llevaba
consigo el inciso primero del articulo primero del Pro-
yecto de Ley; y he aqui por qu6 trataba de restrin-
girlo. Pero se decia: h c6mo es que esta restricci6n se
quiere imponer a la amnistia? Y se cierran los ojos
respect a otros articulos, fi otros incisos de articulos,
de los cuales se puede sefialar algunos, como de paso,
para demostrar que se quieren abrir las puertas de
la prisi6n A quienes habian hecho cosas m6s graves,
en el moment mismo en que se-pretendia cerrarlas 6.
quienes habian hecho cosas mas insignificantes. No
ha habido disentimiento alguno, se dice, entire el voto
particular y el dictamen de la Comisi6n, en relaci6n
con aquellos delitos especiales que uno de los incisos
del articulo primero redime totalmente de responsa-
bilidad criminal. En este punto he de hacer la justicia
a mi distinguido compafiero, de que 61 hablaba sin
haber advertido lo que 61 advirti6 al final y rectific6,
en la filtima parte de su discurso: el voto particular
comprendia una clase de delitos especiales, aquellos
que suponen violaci6n de una parte de la Ley Penal
y de la Ley Electoral; pero en todo aquello que la
Ley no citaba como especial, el voto particular no ha
tenido disentimiento respect A esta parte del inciso
del Proyecto de la Comisi6n. La Ley que se seiialaba
como especial, es la Ley del Pergurio. Hablo de ella,
sefiores Representantes, porque me importa, desde
el punto de vista de los intereses generals que nos es-
t6n confiados, que estas cosas no se consignan sin que
alguien contra ellas levante, no ya su protest, su
firme y convencida oposici6n. La Ley del Perjurio
no entra en el Derecho Penal; si tal se entendiera por
los Tribunales de Justicia, si aqui alguien no dijera
lo contrario, si esos Tribunales dijeran de todas las
6rdenes militares que se dictaron que no estan com-


prendidas en el cuerpo de la Ley, la gracia, en este
caso, tendria una extension estupenda y que cierta-
mente no puede estar en el animo de los sefiores que
me escuchan y de los que han redactado el proyecto
de Ley.
La series de Ordenes Militares que han reformado
aquella Ley del Perjurio en relaci6n con el delito de
atentado y de desacato 6 la autoridad, rectificaba la
pena, suspendiendo la multa, y variaba uno de los
puntos esenciales de los delitos de atentado; no cons-
tituye entire nosotros derecho penal especial, aque-
Ila que rectificaba el delito de perjurio, sobre todo las
injuries por medio de la prensa, planteada y llevada
a la Orden Militar de que antes conocian los Juzga-
dos Correccionales; no forman parte de nuestro dere-
cho penal especial, y otro tanto sucede con otros de-
litos de la misma clase y de la misma indole de que la
Ley de Perjurio no ha podido nunca former parte.
La Ley de Perjurio, tal como se la puede entender,
es una de las modificaciones introducidas en nuestro
C6digo Penal relatives al delito en que se incurre en
la prestaei6n de falso testimonio, esto es, en las faltas
de verdad que se cometen en las declaraciones que
se hacen bajo juramento, es decir, cuando no se pres-
ta honrada y sincera confesi6n; pero otros han creido
que esto no puede ser entendido como una modifica-
ci6n a nuestro C6digo Penal, y eso ha sido debatido en
nuestros Tribunales; pero entendemos que la Ley de
Perjurio no ha hecho otra cosa que modificar las dis-
posiciones de nuestro C6digo Penal.
El Derecho Penal se divide en Derecho Penal Go-
mfin y Derecho Penal especial. El Derecho Penal Es-
pecial contiene el conjunto de las disposiciones refe-
rentes 6 delitos de determinada naturaleza, que s6lo
pueden cometerse en determinadas condiciones 6 en
ocasi6n de servicio en la vida administrative 6 civil.
Las disposiciones penales conocidas entire nosotros
con el nombre de C6digo Postal es un Derecho Pe-
nal Especial; las disposiciones penales de la Ley de
Aduana 6 de las Ordenanzas de Aduanas, es tambi6n
un Derecho Penal Especial; pero la Ley 6 las Orde-
nes Militares que modifican la parte del Derecho Pe-
nal Comfn y que establece la Ley de Perjurio no es
m6s que un delito contra los falsos testimonios, contra
la falsa confesi6n, contra la falsedad en juicio, y 6ste
es Derecho Penal Comin aqui y donde quiera, ahora
y siempre, mientras las palabras t6cnicas de la cien-
cia penal tengan la significaci6n que hasta ahora han
tenido. De aqui que no se me pueda reprochar el que
yo haya incluido en la gracia de la amnistia A los
autores de delito de perjurio. En material de emplea-
dos pfiblicos se decia que se quiere conceder una gran
amplitud A ese inciso primero del articulo primero
por el cual se concede la gracia de la amnistia A los
empleados pfiblicos que han delinquido en el ejercciio
de su cargo y que quedan fuera de la esfera de la res-
ponsabilidad penal y se mencionaban algunos casos,
seiiores Representantes, y yo me preguntaba: c6mo
el senior Representante que argument en contra del
voto particular, habla en pro del voto particular?
Hay que limitar la amnistia, concedi6ndola por ra-
z6n de la pena y de los delitos 6. que se referia el se-
fior Representante que hablaba en contra del voto
particular para que los autores de ciertos delitos que-
den excluidos de la amnistia. Pero si se toma lo que
yo acepto de ella y lo que yo rechazo, que es lo que se
consigna en el inciso primero del articulo primero del
Proyecto de Ley, se ver6 que lo que la Comisi6n acep-
Sta es precisamente lo aceptado por mi en el voto par-









10 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


ticular, y si se argument en contra, no so argument
sanamente contra el voto particular.
Esto por lo que se refiere al primer disentimiento
del voto particular del Proyecto aceptado por la Co-
misi6n. Vamos al segundo, mejor dicho, vamos al ter-
cero; porque voy A tratar la cuesti6n en el mismo or-
den en que fuera tratada por mi distinguido contrin-
cante. El articulo que se refiere al privilegio conce-
dido A los miembros de los Ej6rcitos Libertador y
Constitutional, a las mujeres y h los menores de diez
y ocho afios. Acerca de este punto yo voy a recoger al-
gunas palabras del senior Garcia Kohly sobre una pro-
testa que hacia al comenzar la impugnaci6n del voto
particular, para agradecersela sinceramente.
Le agradezco que de una manera explicit y leal
haya pensado 6 dicho tal cosa; pero voy A explicar la
protest A los seiiores Representantes, voy 6 manifes-
tarles-porque lo que pasa en las Comisiones real-
mente no es secret mientras no lo dispongamos asi-
algo que al ocurrir en la Comisi6n de C6digos de-
terminara la protest. Uno de mis compaiieros de Co-
misi6n, afectuosamente, dirigi6ndose A mi, me decia
que para evitarme lo que 61 pensaba que seria un dis-
gusto, cuando alli, particularmente, discutiamos ese
particular, porque acaso pudiera pensarse por algu-
no, no, no fu0 el senior Garcia Kohly, que el muerto
Partido Moderado resollaba en esta cuesti6n, me acon-
sej6 que no escribiera eso A que he hecho menci6n
en el. Voto Particular. Naturalmente, aquello que
dijo en mi obsequio qued6 en mi mente y me hizo
confirmar la protest. No tenia ningfin temor A con-
testar, si alguien decia eso de mi, que no esperaba
tal impugnaci6n dirigida A mi persona, porque aun-
que no de las mas graves, autor fui de censu-
ras dirigidas al Partido Moderado, cuando lo inte-
graban algunos de los sefiores que hoy forman part
de la mayoria de esta Camara; fui author de censuras,
que aunque no fueron de las mas acerbas y de las mas
amargas, porque fueron mas bien advertencias que
en la forma nada iban a decidir ante los acontecimien-
tos que demostraban la raz6n de esas censuras.
Pero pienso que la primera tarea que debemos im-
poner nuestras conciencias los que formamos hoy
por hoy el Congreso de Cuba, es desterrar para siem-
pre ese pasado de nuestra memorial, ya que solamente
de ello puede defender nuestra tranquilidad present
y nuestro bienestar future. (Muy bien).
Y esto ha sido motive de que una vez mas en la so-
ciedad cubana se hayan repetido los hechos que oca-
sionaron las palabras del gran orador cubano Manuel
Sanguily, al referirse al period que sucedi6 6 la ter-
minaci6n de la guerra de los diez afios, ''estamos tro-
pezando leones y corderos sin conocernos ni distin-
guirnos". Vamos a la cuesti6n esencial en lo que se re-
fiere al Ej4rcito Libertador. Yo no necesito decir que
me adhiero al elogio que de ese Ej6rcito hiciera el se-
fior Garcia Kohly en la sesi6n anterior; yo no nece-
sito decir mi entusiasmo por ese Ej6rcito, como gru-
po de hombres en armas, que lucharon tenazmente
contra todas las probabilidades y esperanzas por una
idea de redenci6n, porque fui siempre entusiasta por
61, y no s6lo pudiera demostrarlo con palabras, sino
con hechos, pues pas6 algunos malos ratos por ayudar-
lo en los moments de prueba y de peligro; pero se me
ocurre que los individuos que a este Ej6rcito perte-
necieron, que fueron objeto, ya como individuos de
ese mismo Ej6rcito Libertador, 6 como delincuentes
comunes, de otras amnistias, si en tiempos posteriores
ban venido h delinquir, no merecen de nosotros unater-
nura especial. Cuba, respect a ellos, no result en mi


sentir deudora, sino mas bien acreedora. Y en esto que
voy A decir ahora no indico ideas mias, repito lo que me
dijera un amigo con motive de cierto informed official. Se
trataba de un muchacho que A los 12 afios se incorpor6
al Ej6rcito Libertador y estuvo con 61 toda la campafia;
I sufri6 despubs diversas condenas por delitos, y despubs
de entrado en afios, eometi6 un homicidio. Cuando
se recomend6 su indulto, se trataba de redimirle por
haber pertenecido al Ej6rcito Libertador, y el fun-
cionario Fiscal que habia pertenecido & ese Ej6rcito,
dijo estas palabras que brindo a la consideraci6n de la
Camara: "En la revoluci6n se redimieron muchos
hombres que habian pecado anteriormente, en .esa Re-
voluci6n que creo una atm6sfera que permitia levan-
tarse y dignificarse a los que anteriormente habian
sido verdaderos bandidos; habia, por tanto, en ella,
algo de regenerador en lo valiente; en lo sangriento
siempre hay algo malo; el que perteneciendo A ese
Ej6rcito no sac6 de la Revoluci6n un mejoramiento, si-
no un desprecio A la vida ajena, y nada mas que lo que
ella tenia de sangrienta y de cruel result mas temi-
ble para la sociedad que el que no pas6 por alli nun-
ca." (Aplausos).
Y en tal concept consignaba que como quiera que
yo intentase en igualdad de otras condiciones y en
actitud median para un servicio pfiblico, una pre-
ferencia en favor de los que lucharon en redimir i la
patria de sus cadenas, yo aplaudiria la preferencia,
pero que no concebia la preferencia ante el crime
cometido, sobre todo cometido conscientemente, des-
pues de haber pasado por aquella Revoluci6n; que no
concebia la preferencia en favor del hombre, que ha-
biendo vestido aquel uniform respectable y sagrado
viven posteriormente una vida indigna del uniform
mismo, manchhndolo, dando lugar a que los indivi-
duos del dicho Ej6rcito lo sefialaran con el dedo. Hay
que evitar que se pueda pensar que aquella legion que
debia ser respectable para todos y que no queremos
que de ella ni en su conjunto ni remotamente, se pien-
se mal, fu6 una horda de hombres de protervos ins-
tintos.
Yo no voy A discutir, sefiores Representantes, por-
que esta muy lejos de mi prop6sito y porque estimo
que 6ste no es un debate politico, la equiparaci6n que
hizo el senior Representante que impugnara el voto,
entire el Ej6rcito Libertador y el Ej6rcito Constitu-
cional; lejos de mi esta entrar en este regateo que se-
ria inadecuado en el moment en que nos encontramos
que reproduciria esas cuestiones que nos dividieron
hasta ayer mismo y en las que he dicho que no debe-
mos pensar mis; cerremos los ojos, s6lo asi podremos
vivir en el porvenir una vida tranquila y pr6spera.
Ahora se dice que si yo hubiera considerado aquello
que se decia en relaci6n con mi actitud entire esos in-
dividuos, comparada con la actitud favorable del se-
fior Garcia Kohly en aquello que se refiere A la parte
de su argumentaci6n en que se hablaba de los graves
motives que tuvo ese Ej6rcito Constitucional para to-
mar las armas, yo diria que si los hubiera concebido
perteneciendo a aquella agrupaci6n political la hubie-
ra abandonado mucho mas temprano, hubiera dejado
de pertenecer A ella si la revuelta que pas6 como pen-
sara mi querido compaiiero de la Camara estuviera
justificada.
Mi querido compafiero me hara la justicia de recor-
dar que en 1906, antes que me marchara A la America
del Sur, en los filtimos escalones de la Audiencia le
dije que despu6s de lo que aqui habia sucedido, ha-
biendo una porci6n de cubanos que se estimaban mis
piadosos del agua y del fuego que otros, si no se pro-








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 11

cedia con tacto en las cosas, ello daria mal resultado; salir de la prisi6n en virtud de la amnistia. Esos
que si queriamos estar todos en la 6poca de Espafia, si hombres, encontrdndose fuera de la prisi6n con el es-
no se procedia con una cordura exquisite, las cosas tigma de todas sus culpas, con la sospecha de que vol-
estarian malas, y cuando A los tres dias despu6s de mi veran h delinquir, sospecha tan cierta que el senior
regreso a esta tierra me encontraba con 61, precisa- Bruz6n preguntaba al senior Kohly si 61 colocaria en
mente, en la propia Audiencia, en la que 61 llevaba su casa como criado a alguno de esos individuos, A lo
la representaci6n de una parte y yo la de la otra, me que el senior Kohly respondia que se guardaria mu-
pregunt6, no le sorprende A usted lo que aqui ha cho; esos hombres, repito, recorrerran nuestras ciu-
ocurrido? Y le dije: no me sorprende, lo que me sor- dades y nuestros campos sin ocupaci6n, tendrdn la
prende es que usted me lo pregunte. Por eso, no es desconfianza general, encontrarin la zafra andando
possible que hablemos mis. Para mi, los unos esthn j y los brazos necesarios para ella ocupados, las indus-
en la misma situaci6n que los otros. Por todos los de- trias ciudadanas con todos los obreros que necesitan
litos que se cometieron durante el period de 190&, se para rendir su trabajo, los dstinos piblicos-aunque
dict6 una amnistia por el Secretario de la Guerra de no creo que para ellos se guarden-provistos todos,
los Estados Unidos; comprendo, sefiores, que os ins- si acaso aprovechando la Ley del otro dia se coloquen
pire simpatia tal cantidad de delito; los delitos comu- en los Ayuntamientos (Risas.); pero si los Ayunta-
nes que en nombre de esa amnistia ha excluido de la mientos prudentemente no los emplean, forzosamente
pena que se le impusiera. Lo sabe bien mi distinguido volveran de nuevo al delito. 4 Y qu6 bien le habremos
compafiero. hecho A nuestra sociedad? Precisamente con motive
Si hasta ese punto, para todo lo que sucedi6 en del fausto suceso del renacimiento de nuestra Repii-
aquel tiempo se extendi6 una gracia, i por qu6 volver- blica habremos hecho esto, de la misma manera que el
la a dar ? b Qu6 significa esto ? I Qu6 clase de ensenanza domador, para festejar el nacimiento de su hijo, suel-
vamos A dar A esta sociedad? Un grupo de hombres ta sus tigres. (Aplausos).
que vivieron en dos periods de nuestra vida national Y vamos h la mujer y al nifio. Acerca de este punto
la vida de la violencia, de la lucha, de la guerra, tie- y de todas las cosas que aqui se dijeron, quiero yo ha-
nen en su seno un grupo mis pequefio de individuos cer una advertencia general 6 los sefiores que me es-
que fueron A ella sin ningin prop6sito noble, sino cuchan. Todo lo que se dijo en el dia antecedente po-
s61o por una tendencia criminal. En todos los Ej6r- dria ser admitido, 6 podria ser discutido, si trat6ra-
citos, en los regulars como en los irregulares, en los mos de un Proyecto de Ley que fuera a modificar
mks admirables por su discipline y valor, como en los nuestra legislaci6n en relaci6n con delitos de mujeres
m6s cobardes, hay siempre un grupo de hombres de que deben ser sometidos mujeres y nifos; pero no es-
tal naturaleza, como los hay en todas las profesiones, tamos tratando de eso, sino de la amnistia, de la reden-
como los hay en todos los conglomerados humans, ci6n total de la responsabilidad penal. El que no
grandes y pequefios, y esos hombres ven que son ob- perciba la diferencia, estar6, para estas cosas, tan cie-
jeto de un perd6n hoy y de otro perd6n maiiana, y go como aquel que me dijera que es negro el papel
dicen: a mi me es mis f6cil que a nadie el indulto, yo que yo tengo en la mano; dejaria de diseutir con 61,
ocupo en esta sociedad un lugar privilegiado para el por no emplear tiempo tan perdido. Real y positiva-
delito, lo que es cosa, sefiores Representantes, contra mente nuestro derecho no es un derecho plausible en
la cual mi conciencia protestar6 mientras viva. ~Y esta material por discutir; aunque hayamos entrado
qu6 se puede esperar sino los mayores males para esta en una senda realmente recomendable ya, porque una
sociedad y el mayor descr6dito para el grupo social de Orden Militar relative al Departamento de Benefi-
que formamos parte, si lo que se propone se lleva A cencia 6 los delitos de los nifios, vamos a extendernos
eabo? Y se contestaba 6 esto: Ya dice el senior Presi- acerca de ese punto, porque aqui quiero hacer una
dente en un Mensaje que cerrarh las puertas A la am- advertencia, como respect A la Ley de Amnistia.
nistia, que no volvera A conceder ninguna, que no se No entiendo que la Ley de Amnistia que nosotros
debe continuar por este camino. Y yo creo, seilores votamos, tenga nada que ver, ni debe entenderse, A
Representantes, que, con todas sus nobles intenciones hacer salir de los Asilos Correccionales A los que de-
y su recto criterio, el senior Presidente padece en eso linquiendo de los diez a los diez y seis afios, est6n so-
-llevado de la bondad de su espiritu-una ilusi6n, metidos al dicho tratamiento correccional. He pensa-
mejor dicho, un error de los que un escritor italiano do siempre-aqui tengo un testigo A quien en una
llama "t6ctica psicol6gica". El medio mejor de pro- ocasi6n, como Presidente de una Junta de Patronos,
bar 6 los hombres que uno no es capaz de hacer algo, pudo oir una consult mia en este sentido, y otros
es no hacerlo; pero cuando uno lo hace y dice que no m6s, que pudieron oirme en la conferencia de Bene-
volverA a hacerlo, los que presencien la ejecuei6n, ficencia y Correcci6n de Santa Clara, 6 leerme en la
aunque oigan la protest diran: ya veremos cuando "Revista" de Beneficencia, si quisieron dispensarme
suceda., ese honor,-he entendido siempre, digo, que respect a
Los que van A ser por nosotros amnistiados delin- esa reform en relaci6n con los delincuentes de edad
qurAn de nuevo. Eso sera el resultado de nuestra am- menor de diecis6is afios, no se trata realmente de las
nistia, y por eso los partidarios de ella pretenden penas, en el sentido general de nuestro C6digo, y no
tranquilizer a los que se oponen A que se conceda la son concebibles, ni la amnistia, ni el indulto.
gracia dici6ndoles que dentro de tres 6 cuatro meses Y voy 6 explicarme. Segfin nuestro derecho, hoy
todos los que nosotros soltemos volveran h los estable- dia, el individuo que delinque entire los diez y los
cimientos penales. Pero como no. volverAn por hechos diecis6is aiios, haya tenido 6 no discernimiento, por-
inocentes, sino por hechos delictuosos, esto es, por de- que ese problema del discernimiento ha quedado ya
litos que cometan, estimo yo que eso es precisamente completamente desterrado de nuestro derecho y cuan-
lo que nosotros debemos precaver. to de el se dijera no serian mas que lamentaciones so-
Ocurriaseme, mientras oia al senior Garcia Kolhy, bre el pasado muerto, haya habido, 6 no, discernimien-
algo que decia sobre este punto, ahora mismo, el se- to, podrAn ser destinados 6 no, por el-Juez que conoz-
fior Bruz6n, en una conversaci6n privada: no es ca del caso, A uno de los establecimientos correccio-
tan escaso el nfimero de los hombres que van a nales que la Orden Militar establece, 6 entregados a









12 DIARIO DE 'SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


su familiar, 6 k una tercera persona extrafia, que ins-
pire suficientemente confianza al Tribunal, para que
se encargue de su guard y educaci6n. Independien-
te del delito que cometa, en una relaci6n de propor-
ci6n entire la pena, esos individuos ser6n sometidos al
tratamiento, no por tiempo mayor 6 menor en rela-
ci6n de la gravedad objetiva de su delito, sino hasta
que cumplan los dieciocho afios, es decir, que deben
ser educados, hasta que tengan cierta educaci6n reci-
bida y surta efecto en relaci6n con ellos; 6 antes, si la
Junta de Patronos del Establecimiento, a propuesta
de los Jefes y Administradores estiman que antes
debe cesar el tratamiento correctional. De modo que
la Orden lo que se propone no es el sentido de la
vieja doctrine del castigo; castigar, no es el sentido
que informa toda nuestra legislaci6n penal, penar. Lo
que se propone es hacerle sentir los beneficios de un
ambiente moral m6s puro, y yo quiero que ustedes
me digan cual es la intensidad del beneficio que en 41
deriva sacarlo de un ambiente m6s puro para volver-
lo 6 dejar caer en el mismo ambiente corrompido de
que ha sido sacado, por virtud de este indulto 6 de
esta amnistia. (Muy bien).
De modo que no hablemos ya de estos individuos
que estAn en los correccionales, por debajo de los
diecis6is afios de edad, porque a ellos no puede real-
mente referirse la amnistia; pero es que la mareha de
esos establecimientos correccionales es confiada A per-
sonas que poseen condiciones de indiscutible morali-
dad, de intelecto elevado y de coraz6n y de perseve-
rante voluntad. Sometida A ese personal la direcci6n
de los menores delincuentes, no nos quejemos de la
Ley, que esta bien encaminada: el sistema de la orden
military ha reformado lo que tenia de m6s complicado
nuestro C6digo Penal en esta material.
Pero tengase una cosa en cuenta. Cuando se trata
de menores que se hallan colocados entire los 16 y 18
afios, nuestro C6digo Penal establece que la mayoria
de edad penal se entienda A los 18 afios y otorga los
beneficios de que a ellos se les imponga una pena in-
mediatamente inferior. Una vez que yo pienso que se
deben excluir aquellos que cometen delitos de deter-
minada gravedad en que la pena tiene una extension
grande, y hay much distancia entire su minimum y
su maximum en relaci6n con ella 6 menores que lo co-
meten, porque ya tienen un enorme beneficio. El que
compete homicidio entire los 16 y 18 afios de edad en
vez de sufrir una pena de 12 afios y un dia que acaba
en los 20 afios, sufre una pena de seis afios y un dia
que acaba en los doce afios. Cuando se trata, por con-
siguiente, de delitos graves objetivando la proporci6n
penal de nuestro C6digo es muy distinta y muy be-
n6vola con relaci6n A los delincuentes entire los 16 y
los 18 afios, porque nuestro C6digo Penal fija la ma-
yoria de la edad penal en los 18 afios, por una cues-
ti6n de apreciaci6n, porque en este punto de la mayo-
ria de edad civil, mercantil, penal y political y la ju-
ridica para el desempefio de determinados cargos no
puede obedecer A un principio cientifico que responded
de una manera exacta en su aplicaci6n concrete en to-
dos los paises. Hay un punto de tanto por ciento y
de cAlculo m6s 6 menos de oportunidad que en nues-
tra tierra en que se han modificado nuestras dispo-
siciones del C6digo Penal en nombre de la precocidad
tropical, porque no ha sido en nombre de otra cosa
que para beneficiary A los reos de determinados delitos,
es muy just que la mayoria de la edad penal sean
los 18 afios y no los 23.
Digo esto porque quin no sabe que en relaci6n con
los delitos contra la honestidad, como los delitos de


rapto y estupro, eran los 23 afios en el C6digo Penal
Espafiol y ahora han quedado reducidos por nosotros
a los 20 afios; y asi se puede decir de todos aquellbs
casos en lo que en nuestro pais se ha tenido en cuenta
el problema de la edad; pero es que hay tambi6n otras
consideraciones racionales: que se han empleado con
much escrupulosidad en Italia en ese C6digo Ita-
liano que supone la mayoria de edad penal, la ma-
yoria de edad civil, y en el que la mayoria de la edad
civil suple siempre deficiencies en los negocios, ciertos,
detalles en los intereses de la vida del hombre; pero la
mayoria de edad supone respect al delito considera-
ciolles de otro orden; y es racional que la mayoria de
la edad penal fije en edad menor aquella en que se
fija la mayoria de la edad civil; por eso no consider
en realidad que respect 6 los menores haya sido per-
iudicialmente critic nuestro C6digo Penal. Con res-
pecto a las mujeres poco hay que decir: el C6digo
nuestro ya les concede un beneficio, declarando que
nunca se le impongan penas de cadena ni de presidio,
que cuando cometan un delito que es castigado a los
hombres con estas penas, se les imponga la pena de
prisi6n; no quiere que a ellas, por raz6n de su sexo,
se las someta 6 los trabajos rudos, se las someta A los
trabajos penosos que la cadena lleva consigo, como no
quiere que a esta clase de trabajos se someta a los
mayores de sesenta afios de edad. Por lo dem6s, con-
cederles el sexo como atenuaci6n especial, haci4ndolas
de mejor condici6n ante la gracia total, no tiene senti-
do, a mi juieio, sefiores Representantes.
Se ha observado que la mujer delinque menos que
el hombre; habida consideraci6n del nfimero de la po-
blaci6n masculina y de la femenina en diferentes pue-
blos, el nfimero de los hombres delincuentes represen-
ta un tanto por ciento much mayor que el de las
mujeres tambien delincuentes. Esto es una verdad que
todos conocemos; pero ese nfimero pequefio de muje-
res delincuentes compete generalmente delitos m6s ho-
rrorosos que los que pueden realizar los hombres; los
cometen en ocasiones en contra de personas ligadas A
ellas por estrechos vinculos de sangre y que est6n con
ellas en estrecho contact. Ya se ha dicho muchas ve-
ces, explicando la cuesti6n por raz6n de las diferen-
cias de organismo y de la idiosincracia de la mujer
delincuente, porque si venciendo los obstAculos que el
sexo y la naturaleza le opone, ella, que no es un ser
torixico y fuerte como el hombre, delinque, es por-
que su susceptibilidad criminal es m6s grande y su
delito reviste una forma cruel, porque, como ella tie-
ne todos sus placeres y todos sus dolores, todos sus
afeetos y su felicidad tambi6n en el seno del hogar,
es alli donde germinan sus amores y sus odios, y asi
contemplamos c6mo muchas veces se ceban en el m6s
pr6ximo pariente por motives insignificantes para el
hombre, por motives que no llevarian 6 6ste al crime.
He aqui por qu6 yo estimaba que si la legislaci6n
penal tenia en cuenta la odad para la imposici6n de
la pena y el sexo para las consecuencias de la respon-
sabilidad penal, la condici6n personal no podia ser
nunca tenida en cuenta. Pero el problema es capital-
mente diferente. & Ahora se trata de remediar con la
amnistia la deficiencia de la legislaci6n penal? No, se-
fiores. Entonces, 4 por qu6 no declaramos desde luego
que no est6n sujetos 6 responsabilidad criminal las
mujeres y los menores que delincan en lo future? Ma-
fiana, hoy, despu6s del 28 de Enero, la legislaci6n pe- .
nal sigue siendo tan mala para el menor y la mujer
como lo era antes del 28 y del 25. La critical llevar6
a un Cuerpo deliberate 6 aprestarse A modificar la
legislaci6n penal, pero no ciertamente 6 abrir las puer-









DIARTO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CAMARA DE RIEPRESENTANTES


tas de la redenci6n a todos aquellos que han cometido
delitos, quithndoles toda responsabilidad. Por malo
que sea el regimen penal entire nosotros, tratindose
de ciertos series, tiene indiscutiblemente esta ventaja:
los sustrae al medio ambiente que puede dafiar, impi-
diendo que cometan delitos. Y si se toma en considera-
ci6n que por raz6n de la amnistia que se otorga en el
inciso primero de este articulo, estarin comprendidos
en ella, habida cuenta de la pena que se les imponga,
menores que no estarian comprendidos en ella si pa-
saran de la mayor edad, ya donde se establece una am-
nistia que no se refiere s6lo a los delitos, sino que
olvid6ndose 6 prescindiendo de aquellos, saca de las
prisiones A los individuos que no hayan incurrido
sino en tales penas, porque precisamente de esas para
abajo todas las demAs se redimen. En esa disposici6n
quedan comprendidos una porci6n de menores, y he
aqui por qu6 admitiendo que la amnistia tenga un
limited en relaci6n con las penas, no pensaba yo que
en ningfn easo pudiera realmente concederse un be-
neficio de indulto ultra, un beneficio mis, que no es
mAs que un privilegio, a la mujer y 6 los menores de
18 afios de edad.
Prescindiendo de algunos detalles, aunque en este
punto me permitir6n los sefiores que me escuchan
que vuelva un poco hacia atr6s por algo que se qued6
olvidado, prescindiendo de algunos detalles, porque
realmente, muy lejos me llevarian algunos de ellos, B 6
qu6 traer aqui la critical de aquel precepto legal que
aqui se promulg6 que permit a los nifios y f las mu-
jeres cumplir ciertas penas en su propia casa ? C6mo
se explica uno racionalmente una pena en la propia
casa, si puede surgir algin efecto que tenga algfin fin?
Pero aun cuando no fuera esto una verdad general,
despues de los abuses incalificables que vimos en nues-
tra tierra en virtud de aquella disposici6n del C6digo
Penal que permitia que las penas de arrest menor
por una resoluci6n especial de los Jueces se pudieran
cumplir en las casas-abuso incalificable que di6 lugar
A que se derogara esa facutald de los Jueces en virtud
de la Orden Militar;-no evoquemos semejante argu-
mento, porque no estamos discutiendo extrictamente
desde el punto de vista general de la humanidad, sino
en una Chmara legislative y teniendo siempre en con-
sideraci6n nuestro estado sociol6gico.
Queria volver un poco hacia atras porque olvidaba
y recordaba cuando hablaba de la parte de la amnis-
tia relative A la gracia concedida a todos aquellos
que hubieran cometido cualquier delito, a recoger unos
arguments; ya esta extension de la gracia en consi-
deraci6n con la pena viene siendo el motive general
de todo lo que decia sobre la amnistia, y aunque vuel-
va con ello un poco hacia atras, no result tan inopor-
tuno como anteriormente dijera el Sr. Garcia Kohly.
En el dia anterior dijo el doctor Garcia Kohly que
estando desacreditado el sistema de los grades, era an-
ticientifico y no obedecia A ningfn criterio limitar
una gracia en consideraci6n a penas que no pasaran
del grado minimo de la prisi6n del presidio correc-
cional ni del grado medio de la prisi6n correctional,
que el descredito de la division de la pena en gra-
dos, se habia llevado al seno de la propia Comisi6n re-
visora de la Ley Penal, la que en el proyecto del libro
primero ya impreso y repartido en folletos habia mo-
dificado ese sistema de nuestra legislaci6n penal.
Cuantos me hayan oido hablar en Academias, Cate-
dras 6 Tribunales, saben que yo me he declarado, co-
mo se declararon en un tiempo enemigos personales
de Dios el revolucionario Anahkarsis Clootz y el espa-
fior Republicano Sufier y Capdevila, enemigo perso-


e


nal del grado. Pero como yo no esto yredactando un
Proyecto de Ley de Amnistia para que se aplique A la
legislaci6n penal del porvenir, sino 6 la del C6digo Pe-
nal vigente que se basa en el sistema de la graduaci6n;
como no hay mas que abrir el C6digo Penal que defi-
niendo un delito dice que se castigard con prjsi6n co-
rreecional en los grades minimo y medio 6 en los grades
medio y mAximo del presidio mayor 6 de la cadena tem-
poral con su grado mAximo A muerte, etc., he tenido ne-
cesidad de fijar un limited a la pena en consideraci6n al
sistema que adopt nuestro C6digo para establecer la
proporcionalidad penal. Los que han manejado el C6-
digo Penal como Abogados, como Juces 6 como es-
tudiantes, saben que las penas, lejos de la escala ti-
pica de nuestro C6digo, no se aplican siempre por
entero y en toda su extension, y en la series sucesiva
de delitos que el C6digo pena y que en la aplicaci6n
hay que considerarla, estas penas bien pudieran ha-
berse expresado de este modo: de seis meses y un dia
A cuatro afios ocho meses; pero se les llama asi: gra-
dos minimo y medio. Este es el jeroglifico de los gra-
dos de la proporcionalidad penal, el enredo de nuestro
C6digo, el galimatias en que se incurre y que ha hecho
que se hayan adoptado unas tablas para el c6modo
c6lculo de las penas. Pero yo no puedo prescindir de
que siguiendo las penas del C6digo con que ese siste-
ma de los grades esti aplicado, y aplicado no tan s6lo
en relaci6n con las atenuantes y agravantes, sino para
la determinaci6n de la cantidad penal de la propor-
ci6n penal de la pena, en castigar los delitos determi-
nados, siendo muy corriente que ese C6digo consigne
dos grades s61o de pena, miximo y medio de la pri-
si6n correccional. Y vengan despu6s los Tribunales de
Justicia a determinar el minimum y el medio para
hacer, por medio de una sencilla operaci6n aritmitica,
los tres grupos del minimum, medio y maximo que
sirve para la determinaci6n de las atenuantes y agra-
vantes gen6ricas. Y vamos A la cuesti6n electoral, A la
Ley Electoral, que tan sencillamente fu6 tratada en
la tarde anterior, y que no podia ser tratada de otro
modo, dado el convencimiento del Sr. Kohly de lo sano
del principio general en que yo me inspire. No reque-
rirA esto, ciertamente, muchas palabras en mi boca
para defenderme en este punto.
Se conviene en que, realmente, los elements direc-
tores de nuestro pueblo, desde el Poder Legislativo 6
desde el Poder Ejecutivo, darian una gran lecci6n A
este pueblo si le dijeran y le demostraran que hay que
tener mas cuidado con el delito electoral. En pueblos
de nuestra raza ha parecido tan grave ese delito, que
en la Ley Electoral espafiola, y en la parte penal, se
contenia una disposici6n en cuya virtud toda petici6n
de indulto que recayera con motivo de una condena
en causa por delito electoral, no debia ser siquiera
tramitada mientras el culpable no hubiera cumplido
la mitad de la pena, y la Audiencia de la Habana con-
den6 una vez por delito electoral, rara avis in terra,
6 aquel famoso don Jer6nimo Rodriguez, que recor-
darAn todos mis contemporAneos, aquel c6lebre Al-
calde de Tapaste en la 6poca del Partido Autonomis-
ta, que mereci6 la denominaci6n ir6nica de don Je-
r6nimo I. Pues bien, cuando este individuo, poniendo
en ello toda su influencia political, pretendi6 que el in-
dulto le redimiera la pena a que habia sido condena-
do, enfermo como estaba, la Audiencia de la Habana
se neg.66 informar el indulto, porque la pena era de
ocho afios y tenia que cumplir cuatro primero, y es-
condiendo de lugar en lugar, de casa en casa, su enfer-
medad y su persona, march a Espafia y muri6 alli
abatido por la condena y la enfermedad, sin que se


13









14 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE RIEPRESENTANTES


hubiera tramitado, siquiera, su solicitud de indulto.
Y n6tese, sefiores Representantes, que entonces vi-
viamos bajo el regimen espafiol, que entonces no ha-
bia sucedido lo que ocurri6 despu6s, ni se habia visto
una contienda electoral derribar un Gobierno y con
ello un regimen, provocando una intervenci6n y ha-
ciendo siirgir, como decia antes, en los corazones de los
cubanos, la duda cruel de si al fin seremos un pueblo
independiente para siempre; y cuando eso sucede,
cuando eso pasa, i ah, sefiores, yo creo que debemos
ser muy parcos en esto de las amnistias!
No es error, como se me imputaba, el haber olvida-
do algo que existed en una de las leyes promulgadas
hace poco, en la misma Ley Electoral creo, segfn la
cual el Presidente de la Repfiblica no podri hacer lo
que yo indicaba en el voto particular, que en ciertos
casos puede hacerse para remediar el mal causado. Yo
no olvid6 ese precepto; ese precepto dice que se con-
sideran todos los que desempefian funciones puiblicas
en colegios eleetorales, como funcionarios pfiblicos, a
los efectos de que el Ejecutivo no los pueda indultar,
precepto que consider plausible. i Ah, no; yo no creo
que al que ha desempefiado en esta contienda electo-
ral funciones pfiblicas electorales se le deba indultar
ni comprender en una amnistia. Cuando se trate del
pobre hombre que ha ido A solicitar una inclusion
creyendo que no lo estaba, cuando lo estaba, que se
intorprete como lo han interpretado nuestros Tribu-
nales, y en buen hora, que si el caso llega al Presi-
dente de la Repfiblica, lo indulte. Recuerdo un caso
curioso ante el Supremo en casaci6n, con motive de un
delito electoral castigado por una de nuestras Au-
diencias Provinciales. El individuo condenado habia
solicitado su inscripei6n, cuando ya estaba inscripto,
en virtud de un error gravisimo, y habia logrado ins-
cribirse por segunda vez, porque la Junta Electoral
incurri6 en el mismo error en que 61 habia incurrido;
y antes de que se verificara la elececin del mes de
Agosto del pasado afio, en Julio se present 61 mismo
A la Junta Municipal, a decirle: pedi una segunda
inscripei6n, y la logr6, por equivocaci6n; dos veces
estoy en las listas, b6rreseme, porque eso ha procedi-
do de un error; yo no quiero tener dos votos. Y por
cie echo, la Audiencia lo conden6, y el Tribunal Su-
premo lo acaba de absolver. Cuando algin caso como
ese ocurra, cuando el recurso de casaci6n se haya
interpuesto en condiciones err6neas en la forma y por
esa cuesti6n de forma haya side rechazado, entonces,
tratAndose de esas personas, realmente es equitativo
el indulto. Pero cuando se trata de aquellos que han
marchitado la pureza de la elecci6n, de aquellos fun-
cionarios pfiblicos en cuyas manos se puso una de las
cosas mAs peligrosas y vidriosas y han abusado de la
confianza en ellos depositada, entonces yo, tranquila-
mente, creo y declare que se le da una sana lecci6n po-
litica y moral al pueblo cubano, si se le dice que para
esos delincuentes no hay amnistia.
Si fueron nuestras elecciones puras-no seran los
sefiores contrarios, de la minoria, los que me con-
tradigan,-no lo serin, porque el partido politico a
que pertenecen ha declarado en todos los tons que es-
tas elecciones han sido muy puras, porque el votante
cubano que ha ido A la election, se ha penetrado de
la conciencia de su deber y del sentimiento patri6tico
que le ilevaba 6 no falsificar el voto; si han side elec-
ciones que honran a nuestro pueblo, porque nuestro
pueblo ha comprendido que es muy peligroso jugar,
en el suelo en que vivimos, con cosa semejante, enton-
ces lo que constitute una excepci6n, el que quien des-
empeiaba esas funciones pfiblicas, el que quien en me-


dio de ese ambiente y de esa atm6sfera que le levaba
A respetar la pureza del sufragio no lo ha respetado,
yo no quisiera que se le comprendiera en esa Ley de
Amnistia, porque no debe de comprend6rsele.
Y esto, relative A la pureza general de las eleccio-
nes, y lo digo sin reticencias ni segunda intenci6n.
Yo creo, sefiores de la mayoria, que restando 6 la rea-
lidad todas sus impurezas, por much que se le qui-
taran A ustedes algunos miles de votos, siempre los su-
cesos demuestran en nuestra tierra que vosotros sois
la mayoria y nosotros la minoria. Y lo digo por una
cosa que ya yo decia hace dias y repito en todos mo-
mentos: yo digq que vivo muy tranquilo bajo el Go-
bierno legitimo de nuestros adversaries; por mi part
me alegro que asi sea. Pero si asi ha sucedido en estas
clecciones, consider, precisamente porque asi ha su-
cedido, que no se debe en realidad perdonar A los que
hayan quebrantado, sobre todo en las cuestiones pfi-
blcas, los preceptos penales que nuestra Ley deter-
mina.
L Qu6 queda, pues, mas ? La material relative 6 aque-
lla parte fltima del voto particular en la cual so
quiere aumentar una disposicion que a mi me parece
absolutamente l6gica A las restricciones del proyecto
de la Comisi6n. Se dice que cuando no se tratara de
los casos comprendidos en los incisos primero, octavo
y noveno del articulo primero de esta Ley, porque
yo reduzco much las penas en consideraci6n a la
gracia que concede el inciso primero, no admitiendo
el inciso primero de la Comisi6n, no dejan de gozar
de la amnistia aquellos en quienes concuerriera esta
circunstancia 6 estas circunstancias: (Lee. Vease el
tcxto citado).
Respecto a los que hayan sido objeto ya de dos gra-
cias, no comprendo por qu6 se argument en contra
del voto particular. El senior Representante por la
IIabana, decia en el dia antecedente: "Son tan ob-
vias las razones, que no molestar6 con ellas A la CA-
mara". Yo le hubiera agradecido, como autor del voto
particular, que las hubiera enunciado, porque no las
sospecho siquiera, ni parece que existe raz6n para con-
ceder nunca gracia A quien se le otorg6 ya anterior-
mente; porque de esta manera, cono se indicaba en
esta part del voto-y no me parece esto fchilmente
refutable,-cance'amos una responsabilidad criminal,
con una series sucesiva de perdones y amnistias en ce-
lebraci6n de aniversarios y acontecimientos faustos,
y esto me resultaba tan obvio, dadas las razones ex-
puestas, como tan obvio le resultaba todo lo contrario
6 mi distinguido contrincante.
Los que hayan sido objeto de mis de dos condenas,
de tres condenas, sefiores Representantes, en virtud
de delitos de los que conoce la Audiencia, para ex-
cluirlos de aquellos delitos menos graves que no tienen
una pena superior A la de seis afios, aunque de ello
tengan conocimiento los Tribunales superiores, c6-
mo aquellos individuos que han sido condenados tres
veces per una Audiencia, deben ser amnistiados, cuan-
do han cometido un delito grave 6 menos grave de la
m6s grave especie, de Ics de mayor gravedad que co-
nocen las Audiencias y en que cuando menos son con-
denados A seis afios de prisi6n, en que han demostrado,
cualquiera que sea la clase de hechos punibles que
han cometido, por la repetici6n constant del hecho
punible, que ban demostrado una tendencia peculiar
A cometer delitos de esa clase, criminals muy bien
estudiados por la modern ciencia antropol6gica?
Una sola alusi6n m6s voy 6 recoger, pues quiero
decir tan s6lo breves palabras sobre algo ins que
dijera aqui en la sesi6n de anteayer el senior Garcia









DIARIO DE 'SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 15


Kohly. Se hablaba de que el criterio del voto particu-
lar estaba en complete desacuerdo ya en relaci6n con la
amnistia en general, ya en particular con relaci6n al
segundo inciso con una tenedencia de la legislaci6n
modern A considerar como una atenuaci6n de la res-
ponsabilidad criminal el hecho de haber prestado ser-
vicios eminentes a la Patria 6 de haber tenido buenos
antecedentes. Yo no creo que el hecho de haber tenido
buenos antecedentes sea algo provechoso para el reo,
porque es evidence que para la seguridad y tranquili-
dad personal es mejor que no se tengan antecedentes
penales, porque formulada la cuesti6n de esLa inane-
ra, ha merecido several censuras, porque el que no
tiene malos antecedentes desde el punto de vista de
la Ley Penal, es aquel que no ha cometido ningfin he-
cho punible; de manera que el promedio de la respon-
sabilidad criminal no se encontraria entonces nunca,
teniendo en cuenta los antecedentes penales del reo
puede considerarsele la reincidencia como una cir-
cunstancia agravante, 6 bien pueden considerarsele
determinadas circunstancias atenuantes del delito en
que ha incurrido.
Precisa, en verdad, que esa atenuaci6n que ha sido
invocada por los seniores de la mayoria de la Comisi6u
de C6digos y recuerden los sefiores que me escuchan
que se refiere a una rama del Derecho Penal Especial,
seria de muy graves consecuencias, y solanente se
expresan y consignan esas atenuaciones de delito en
los C6digos Militares, pues en material de C6digos Co-
munes solamente uno, el del Brasil, es el finico que
consign atenuaciones de'esta indole, que las consig-
na expresamente en la Ley A Ics efectos de permitir
la rebaja de la condena en los delitos. Eso es muy
peligroso porque en muchas ocasiones los servicios
prestados a la humanidad y 6 la patria pueden haber
sido prestados en ocasiones accidentales por indivi-
duos de malos temperaments que despu6s se encuen-
tren en el pais, siendo un factor potente para la vul-
garizaci6n de sus ideas malignas.
Y que en esto ha habido ciertamente algunos ejem-
plos lo prueba el hecho de que uno de los Congresos
de la antropologia criminal se estudiaron esos diver-
sos casos y se dictaron medidas encaminadas A evitar-
lo. Pero por lo que A eso se refiere, no insistire much
en la cuesti6n, sino deseo que se tengan en cuenta pa-
ra determinar la mayor 6 menor responsabilidad A los
efctos de considerar h un hombre como menos te-
mible.
Respecto a la alusi6n hecha A dos cosas, a nuestras
gestiones para que se promulgara la Ley del Servicio
Civil y 6 una Proposici6n de Ley relative a condeco-
raciones, voy A declarar lo siguiente: la primera no
la entiendo, y respect a la segunda, me pareci6 hu-
moristica; puede pasar en boca de mi distinguido
compafiero como un rasgo de buen humor; pero la
otra, repito, no s6 A qu6 clase de rango colocarla.
Es cierto que teniendo nosotros en cuenta que ade-
inms de las ideas electorales, las contiendas por los
destines pfblicos son cosa muy grave en nuestro sue-
lo, pretendimos que esa cuesti6n quedara resuelta an-
tes de que comenzara el Gobierno de la Repfiblica.
Pues de esta manera, oyendo a todos, una potestad in-
dependiente de todos, que no podia tener distingos de
ninguna clase, hubiera, con mayor libertad de acci6n,
resuelto el problema, hacienda algo que dejara A todos
satisfechos en aquel entonces. Y por eso fu6 que pe-
dimos que esa Ley fuera promulgada y aplicada antes
de que cesara el Gobierno Provisional, para que el
nuevo Gobierno comenzara sin que nadie lo maldijera
ni nadie Ilorara por consecuencia de su subida. No se


ha podido evitar eso. Con lo que nosotros pedimos
no hubiera habido quizAs tantos que se aprovecharan
de la victoria, pero no hubiera habido tampoco tantos
que se quejaran amarga y acerbamente de la derrota
y la consideraran como una desgracia, como una ca-
tAstrofe inevitable. No hubiera habido tantos peligros
en germen, que tenemos nosotros el deber de eludir y
de evitar..
He aqui por que lo pedimos, he aqui por qu6 la so-
licitamos. Las iras y los rencores se hubieran entonces
levantado contra un gobernante extranjero que so
iba y no contra un Presidente cubano que se quedaba,
y el Gobierno que tenia que comenzar el 28 de Enero
hubiera comenzado en medio de una octaviana paz
y en medio de las bendiciones de todos. No pedimos
otra cosa, no quisimns reahnente pedir otra cosa. Pero,
Spor qu6 se nos criticaba A nosotres, por qu6 se alu-
dia A esa actitud nuestra ? Porque esa Ley contiene un
precepto en cuya virtud el haber luchado por la inde-
pendencia, constitute, en analogia de otras condicio-
nes, una preferencia.
Pero no puedo oponerme a semejante cosa, ni estar
en contradicci6n con tal cosa. En suma, he querido
lasituaci6n mejor para el bien; lo que no he querido
es la situaci6n ante el mal.
Y la material relative A condecoraciones realmente
decia que es un rasgo de buen humor. Yo no me pro-
pongo intervenir en el debate sobre condecoraciones,
Ordenes Militares y Civiles; pero en fin, ya que la
ocasi6n me permit la oportunidad de consignar algo
acerca de ese punto, mis 6 menos oportunamente,
adaptando lo que yo diga a la inoportunidad de la alu-
si6n de mis compafieros, lo dir6 aqui. No result,
en verdad, en este caso, unhnime el criterio de la
mayoria; entiendo que en este punto se hayan divi-
dido los sefiores que pertenecen i esa mayoria, y no
es extrafio tambi6n que en mayor 6 menor grado pu-
dieran estarlo los sefiores de la minoria. Yo empiezo
por declarar que no me gusta, que no soy partidario
de eso, y anticipo que votar6 en contra, desde luego;
pero no me extrafia, porque es un hecho del pasado, es
una remembranza de las cosas que teniamos y que que-
remos volver A tener. (Aplausos). La realidad es dificil
de desarraigar; lo que una vez ha vivido y por largo,
tiempo ha vivido en una tierra, no se extirpa facil-
mente. Acerca de este punto, la realidad me di6 una
lecci6n que nunca olvidar6.
En los aios primeros de la constituci6n de la Re-
puiblica, mejor dicho, en el primer aniversario de su
constituci6n, hubo festejos en nuestra patria; el Ayun-
tamiento de la Habana comprendi6 entire los festejos
una vistosa iluminaci6n, puso bombillos, los compr6 de
varies colors, blancos, amarillentos, azules y rojos,
para, con los colors de la luz, dibujar la bandera rna-
cional; resultaron excesivamente obscures los bonm-
billos azules y la luz cobijada bajo ellos no se vi6; so
abri6 la lave de la luz el6ctrica y entonces apareei6 la
bandera espaiiola, un eco del pasado que volvia, como
surge este ahora. (Aplausos).
Y voy con esto A concluir; me he cansado algo, y su-
pongo que igualmente los he cansado A ustedes, (Gran-
des y prolongados aplausos).
SR. MASFERRER Y GRAVE DE PERALTA: Pido que so
lea el articulo 52 del Reglamento.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : El senior Secretario se
servirh darle lectura.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN: (Leyendo):
"Articulo 52.
Las sesiones de la CAmara serhn ordinarias-y ex-








16 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


traordinarias. De las primeras se celebrarAn tres, por
lo me.os, cada semana y en dias hAbiles. Durardn tres
horas, comenzando a las dos en punto de la tarde. Po-
drhn *prorrogarse, por acuerdo de la Camara, A pro-
puesta del Presidente 6 de un Representante."

SR. MASFERRER Y GRAVE DE PERALTA: En virtud de
este articulo, senior Presidente, yo ruego 6 la Camara
que acuerde prorrogar esta sesi6n hasta que terminen
sus discursos los sefiores que van A usar de la palabra
en este debate.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Solamente han solici-
tado turno dos sefiores Representantes. La C6mara
entiende que debe prorrogarse la sesi6n hasta que ha-
yan consumido sus turnos los sefiores que lo han soli-
citado.
SR. GARCIA CANIZARES: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el so-
fior Cafiizares.
SR. GARCIA CA:IZARES: En ese easo creo que la Ca'-
mara debe antes acordar la ampliaci6n del debate,
porque en los votos particulares, conforme el Regla-
mento, no hay mas que un turno a favor y otro en
contra. Yo pido, desde luego, que se acuerde la am-
pliaci6n del debate para que se consuman los dos tur-
nos en contra por los sefiores que lo han solicitado.
SR. PRESIDENT (FERRARA): Tenemos, en primer
t6rmino, la pr6rroga que solicita el senior Masferrer.
SR. VARONA SUAREZ: Yo pido que se prorrogue la
sesi6n por una hora nada mi.s.
SR. GARCIA ENSEKAT (E.) : Yo solicito que se prorro-
gue la sesi6n hasta las seis.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va a poner A vota-
ci6n la proposici6n que se ha hecho sobre la pr6rroga
de la sesi6n hasta las seis. Los que est6n conformes s3
serviran ponerse de pie.
(La mayoria de los seoores Representantes se pond
de pie).
Aprobada.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va a poner a vota-
ci6n la proposici6n del senior Caniizares pidiendo se
amplie el debate y concediendo dos turnos mas, uno
en favor y otro en contra. Los que est6n conformes so
serviran ponerse de pie.
(La mayoria de los seiores Representantes se pone
de pie).
Aprobada.
Se va A pasar lista, toda vez que parece que no hay
quorum.
(El senior Secretario, Gonzdlez Sarrain, pasa lista).
Hay sesenta y seis sefiores Representantes en el
sal6n.

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Hay quorum. Tiene la
palabra el senior Enrique Roig.
(El seoor Presidente llama al orden 4 la tribune
pdblica).
SR. RoIG Y FORTE SAAVEDRA: Sefior Presidente y se-
fiores Representantes: La C6mara debe quedar afin
muchos dias bajo la impresi6n del extraordinario efec-
to que en todos nosotros produjera el admirable dis-
curso pronunciado en la tarde de la filtima sesi6n, por
el miembro de la Comisi6n de Justicia y C6digos, se-
fior Mario Garcia Kohly, que combatia el voto par-
ticular del senior Lanuza, formulado en contra del


dictamen de la mayoria de esta Comisi6n; y junto con
esta impresi6n y confundi6ndose con ese estado espe-
cial de nuestro inimo, la CAmara ha recibido esta tar-
de otra impresi6n mas intense 6 tan intense como aque-
lla primera, al oir la admirable disertaci6n del senior
Lanuza en defense de su voto particular. Y como una
cosa interesante, como algo que verdaderamente ha
sido admirable, que debe haber herido vuestra imagi-
naci6n, en un corto espacio de tiempo, en un breve in-
tervalo de horas, hemos podido apreciar y hemos po-
dido distinguir esos dos grades de oratoria distinta:
la fogosa y brillante del senior Garcia Kohly y la re-
posada y tranquila de maestro viejo, de diente fine y
bien ensefiado del Dr. Gonzalez Lanuza. En estas con-
diciones, que como todos ustedes comprender6n, para
cualesquiera serian, pero para mi mas que a nadie,
extraordinariamente enojosas, a titulo tambi6n de
miembro de la Comisi6n de Justicia y C6digos y con
el caricter especial, por lo que esta discusi6n de esta
Ley se refiere, de ponente de ese dictamen, yo he de
intervenir en el debate ;y yo tengo una double misi6n en
este caso: contestar si es que algo queda por contestar,
que a mi juicio no queda nada, todo cuanto en el voto
explicado del senior Lanuza se dice, y que perfecta-
mente qued6 explicado y refutado por mi distinguido
compaiiero el senior Garcia Kohly, y por esto, y como
consecuencia natural, defender el dictamen de la ma-
yoria de la Comisi6n de C6digos en aquellos puntos
que son impugnados por el voto particular.
Ya en esta situaci6n, voy, desde luego, porque el
tiempo apremia y es necesario dar alguna rapidez A
este debate, A entrar en material; pero antes que nada,
a mi me parece que toda la raz6n de ser de la discre-
pancia en el orden de criterios; de la opinion, entire
el voto particular del senior Gonzalez Lanuza, que pa-
rece suscriben todos los sefiores de la minoria conser-
vadora, y el dictamen de la Comisi6n de C6digos, esfA
en algo que todavia no se ha planteado aqui, en algo
que todavia aqui no se ha dicho y que revela perfec-
tamente por qu6 el senior Lanuza, cuando quiere ex-
plicar su voto particular, y cuando quiere defender
las conclusions de ese voto particular, 61 que sabe to-
do eso tan admirablemente, 61 que tiene el don de la
palabra y el h6bito del debate, no discute el voto par-
ticular, discute una cosa fundamental, discute la am-
nistia en principio, el derecho, la conveniencia, la ne-
cesidad 6 no necesidad de dar esa amnistia. Porque to-
dos ustedes, sefiores Representantes, habr6n podido ob-
servar que hay una profunda contradicci6n entire el
voto particular y el propio senior Lanuza, porque el
senior Lanuza en su voto particular no pide que no
haya amnistia, sino quiere que la amnistia est6 limi-
lada, y cuando defendiendo su voto particular el se-
nior Lanuza pronunci6 la admirable oraci6n que tcdos
acabaimos de escuchar y admirar, el sefior Lanuza lo
cue demoslr6 es que es un decidido opositor y mani-
fiesto contradictor del principio y del derecho de la
amnistia.
Alguien ha dicho hablando de los cubanos y de sus
condiciones especiales para la vida piblica, y fundan-
do la observaci6n precisamente en aquellos cubanos
que por sus condiciones especiales son hombres ilus-
tres, de cultural extraordinaria, y por ehde, llamados
A ser los mentores de la sociedad cubana, alguien ha
hecho esta observaci6n, que acaso no este desprovista
de fundamento: que nunca el cubano se pone en el
just medio de las cosas, ni Ileva el problema que la
necesidad le obliga a resolver en el terreno de la reali4
dad; dirige la atenci6n fuera de todo aquello a que es
necesario concretarse para dar soluci6n al problema








DIARIO DE 'SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 17


del moment y ]a necesidad del instant, siempre fue-
ra de la realidad, siempre discurriendo en un punto
que no es el de la vida de los demAs comunes, nunca
en la hora present, apartandose por complete de las
necesidades positives 6 indicando los medios de dar
soluci6n al problema en forma que no satisface ni al
uno ni al otro. Si nosotros fu6ramos a una Academia,
y alli discuti6ramos la conveniencia 6 no convenien-
cia de la amnistia en tesis general, todo cuanto ha di-
cho el senior Lanuza estaria perfectamente bien, para
el que como el senior Lanuza entiende que es cosa muy
peligrosa y muy dificil eso de conceder una amnistia
en esa media; pero 6ste no es el caso de ahora: los
legisladores, acaso ahogando sus propias opinions,
acaso ahogando sus propias inclinaciones, dejando a
un lado sus studios y dejando a un lado aquello que
forma el criterio propio de cada hombre, tienen en
un moment determinado que vivir la vida de la rea-
lidad de su pais y legislar dentro de esa realidad, por-
que una Ley que no se dicte dentro de la realidad de
la vida, que no tienda a satisfacer las necesidades
de ese moment, sera una Ley para la catedra, no sera
una Ley que resuelva los problems, que llene las ne-
cesidades del pais. (Aplausos).
La amnistia, sefiores Representantes, es para el pais
cubano; necesaria para la obra comfin de todos los cu-
banos, no solamente para el Gobierno liberal, sino pa-
ra todo el pais cubano. Un cfimulo de circunstancias
la exigen, un conjunto de hechos que no es posible es-
cape a nuestro studio ni que se libre de nuestra ob-
servaci6n, la recomiendan con urgencia. Buena 6 ma-
la, en el orden de los principios, la amnistia, conve-
niente 6 no convenient en ese grado mAximo del de-
recho de gracia, tan estudiado por todos los tratadis-
tas y tan comentado, lo mismo por los autores de De-
recho Penal que por los tratadistas de Derecho Politi-
co, es el caso que nuestro pais en estos moments parece
que pide, parece que es convenient darle por razones
que yo voy A explicarle ahora, una Ley de Amnistia,
es deeir, una gracia extraordinaria, que no sea la
gracia tasada y limitada del indulto, que no vaya a
buscar a cada individuo y a cada caso concrete para
hacer en este caso concrete en ese individuo particu-
lar, un motive de gracia, un motivo de perd6n y ol-
vido por parte del Poder Ejecutivo, que es con arreglo
A la Constituci6n el finico que esta capacitado para
concederlo; no, sino una Ley de gracia que comprenda
a todo el mayor nimero possible de delitos y por ended
al mayor nimero de individuos responsables de estos
delitos ya condenados 6 ya por condenar, que Ilegue
a ellos todo lo que pueda ir hacia ellos envuelto en esa
gracia, que es perd6n, que es amor, y ese amor p'lede
ser motive para que nuestra sociedad amada y tan
profundamente conmovida en sus cimientos viva una
hora de paz, no en los labios de los oradores solamente,
en las conciencias y en los corazones de los cubanos,
cualquiera que sea el puesto que ocupe.
Esto es 6 no convenient; el senior Lanuza parece
que se rinde A esa conveniencia, el senior Lanuza quie-
re la amnistia, 6 al menos dice que esta conform en
que se dicte una Ley por el Poder Legislativo en vir-
tud de la cual determinadas personas responsables de
ciertos delitos sean favorecidas disminuyendo las pe-
nas correspondientes. Lo finico que hay es la diferen-
cia de la cantidad, la que con muy buen criterio decia
el senior Garcia Kohly: "la cuesti6n de la tasa y pro-
rrateo entire los afios de mas y los dias de menos"; y
en cuanto A eso-y ahi esta el error fundamental del
voto particular y de su ilustre autor,-en cuanto A
eso yo no me explico la raz6n de ciencia y la raz6n de


political ni el motivo ni la causa de esa limitaci6n del
voto particular referente al dictamen de la mayoria,
porque, 6 qu6 es lo que ha hecho, sefiores, la mayoria
de la Comisi6n de Justicia y C6digos al aprobar ese
dictamen ? I Qu6 es lo que ha hecho en su nfimero pri-
mero de su articulo primero? Ha escogido, no arbi-
traria ni caprichosamente las cosas, como queria de-
cir mi querido maestro el senior Lanuza, que 61 ha he-
cho una graduaci6n en la escala general de la pena
no solamente, sino en lo que pudieramos llamar la cla-
sificaci6n especial de los delitos; porque, como todos
ustedes saben, dentro de la nomenclatura de los deli-
tos del C6digo Penal, hay unos que se llaman gra-
ves porque A ellos correspondent penas que.se deno-
minan aflictivas, hay- otros que se llaman menos gra-
ves, porque A ellos correspondent penas que se deno-
minan correccionales, y hay otros que se llaman leves
porque A ellos correspondent penas mas leves.
I Qu6 ha hecho la Comisi6n ? La Comisi6n ha abier-
to el C6digo Penal y tambi6n lo ha estudiado y quizAs
lo ha abierto mas de una vez y lo ha estudiado con ver-
dadera minuciosidad y detenimiento, justificando con
esto la causa de aquellos requerimientos que en el seno
de esta CAmara se formularon contra los que dedicA-
bamos por entero nuestro espiritu y nuestro studio
trabajando en esta obra, condici6n que justifica el
tiempo que tomamos para discutir y redactar esta Ley
transcendental. Y con el C6digo en la mano la Comi-
si6n, queriendo armonizar el criterio de todos, porque
hubo un moment, moment dichoso y feliz que fu6
hibilmente aprovechado por el respectable anciano que
preside la Comisi6n de Justicia y C6digos, en que to-
dos nosotros los liberals que formamos parte de esa
Comisi6n, esperamos y quisimos que la representaci6n
del Partido Conservador, sin discrepancies d& nin-
guna clase, sin reserves mentales de ningfin g6nero,
viniera con nosotros A colaborar en esta obra de amor
y de concordia, y votara con nosotros unanime una
Ley que A todos nos dignificaria, que A todos pudiera
producirnos el sentimiento venturoso del deber cum-
plido, y que sirviera para atenuar en gran parte los
dolores, las miserias, las calamidades y los sufrimien-
tos de esos infelices desgraciados que gimen entire las
f6rreas rejas de un presidio, y que purgan tal vez in-
justamente delitos que s6lo han existido en la mente
de algunos jueces. (Aplausos en la derecha y en la tri-
buna piblica).
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : (Agitando la campa-
nilla). Llamo la atenci6n A la tribune pfiblica sobre
que no puede hacer manifestaciones.
SR. ROIG Y FORTE SAAVEDRA: Aun cuando nosotros
tenemos ante nuestra vista la letra y el espiritu del
mensaje presidential que inspirara esta.Ley de Am-
nistia, en cuya letra y en cuyo espiritu estaba la idea
de que la amnistia fuera todo lo mas amplia possible,
exceptuando solamente de ese beneficio de gracia A
aquellos delitos que hondamente hubieran afectado
al nicleo social, A pesar de eso, la Comisi6n quiso
buscar un t6rmino medio para solucionar el conflict
y para invitar con carifio y con amor A sus compaile-
ros de la minoria conservadora A fin de que no tuvie-
ran reparos en aceptarla y en darle su aprobaci6n.
Y entonces se tom6 el just medio de las cosas y en-
tonces se pens6 que si era necesario y convenient dic-
tar una Ley de Amnistia que abrazara el mayor nl-
mero de delitos y llevar el beneficio del olvido y del
perd6n A ese gran nfimero de infelices, y pensamos
que no ibamos A oponernos y A fijarnos en las miseras
estrecheces de los delitos y de las penas simples y pe-
quefias; teniamos que movernos dentro de ese t6rmino









18 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


medio entire los delitos graves que sefialamos con pe-
nas mayores, y esos otros delitos que la misma Ley, el
C6digo Penal, solamente castiga con penas correccio-
nales.
Precisamente por eso la Comisi6n, en su articulo
primero, sefial6 lo que pudi6ramos decir las reglas
fundamentals, el principio de toda Ley; amnistia pa-
ra todos los responsables de delitos por los cuales la
Ley sefiala en su C6digo la pena de presidio 6 prisi6n
correctional hasta su grado mAximo: es decir, porque
despues de todo, de tanto hablar, tanto discutir, tanto
regatear, despues de todo, tanto es el grade maximo
del Presidio y de la prisi6n correccional, como el gra-
do minimo, que quizes alguien quc no conozca, porque
no tiene raz6n para conocer, el.alcance de esta pena
en su grado mAximo, debe saber, sefiores, que es una
pena de prisi6n, que se trata de prisi6n correccional,
de delitos que se castigan con el presidio.
De manera que nosotros no vamos mas adelante, no
queremos mas sino que se amnistien A aquellos hom-
bres responsables de determinados delitos, para los
cuales el C6digo mismo usa la clasificaci6n menos gra-
ve, y cuyo mAximo de penalidad nunca puede exceder
del grado maximo de esa prisi6n 6 presidio correccio-
nal, es decir, de seis aiios. 6 Y por que hemos hecho es-
to? Esta pregunta leva otra consigo. Por qu6 en-
tiende A su vez el autor del voto' particular que no
debe concederse amnistia sino nada mAs que hasta el
grado minimo de la prisi6n y el grado medio del pre-
sidio correccional; y viene y es la hora oportuna de
tratar lo que aqui, A excepci6n del Sr. Garcia Kohly,
todavia no se ha indicado: la causa, los motives, las
necesidades, la raz6n de ser de esta Ley de Amnis-
tia. Hemos convenido todos, como una necesidad pre-
cisa para el future destine de la Repfiblica, que el Go-
bierno cubano que hoy inicia su vida bajo una era de
paz y tranquilidad, que lleva A todos los corazones
y que calma todos los espiritus, con ese respeto bien-
hechor que produce siempre en la vida el goce de lo
bueno, el disfrute de la virtud y el constant goce,
tambinn, de lo just.
Se dice que nuestro pais ha pasado por una crisis
econ6mica intense, y es necesario por todos los medios
posibles acudir cuanto antes A resolver las causes de-
terminantes de esa crisis.
Yo creo que ninguno de los sefiores Representantes
que me escuchan podra negar que al lado de esa hon-
da crisis econ6mica y quizas de una manera mis in-
tensa y perfect, viene nuestro pais desde hace seis 6
siete afios, atravesando una crisis moral, un estado de
preocupaci6n extraordinario, que product de con-
causas, de motives y de hechos que no quiero anali-
zar en estos moments, pero que es necesario curar,
como es necesario tonificar y curar A esos organismos
nerviosos y desequilibrados para que despubs de es-
tablecida la normalidad en ellos puedan los demas
6rganos funcionar tranquilamente y pueda la vida
desarrollarse en todos sus aspects. Acaso esa es la
causa original de esta Ley de amor y de perd6n.
El Gobierno liberal va A iniciar-y es prop6s:to
del que jams se apartara,-una era de respeto a la
Ley de exacta interpretaci6n de los preceptos legales
y de acatamiento, A todas las resoluciones del Poder
Judicial, porque es necesario, sefiores Representantes,
que para legar a esto se haya olvidado absolutamente
todo, y es necesario que los beneficios de ese olvido
no se detengan en determinados casos, que vayan A to-
das parties, que lleguen A todos los extremes de la Na-
ci6n para que esos beneficios puedan alcanzar A todos
y para queen esos beneficios puedan tener una ver-
dadera acci6n social eficaz. .*. *


Y yo le preguntaria A mi querido maestro el senior
Lanuza, no es verdad que hemos convenido 'todos,
unos y otros, en olvidar muchas cosas ? I No es verdad
que en ese orden de olvido amplio hemos incluido mu-
chos actos, muchas acciones y muchos hechos que aca-
so no estan dentro de la letra del C6digo, pero que si
viven la vida en el espiritu de ese C6digo Penal? b No
es verdad que manos de cubanos, que en moments de-
terminados no han titubeado en poner en peligro la
patria, y que en un moment han puesto en peligro la
Reptiblica y que han contribuido A la crisis econ6mica
que actualmente sufrimos, no es verdad que para
ellos ha habido una amnistia formulada por todos los
corazones y que han venido A esta Camara sancionados
por el voto de todos los partidos politicos y hermosa-
mente sentidos por el senior Lanuza, y hermosamente
divulgados en la tribune por los leaders del Partido
Liberal? Pues si eso es verdad, si ya hay esa amnistia
para los grandes, venga tambi6n la amnistia para los
pobres que estan en las cArceles. (Grandes aplausos).
Pero hay otras razones que explican la necesidad
de la amnistia, y, por lo tanto, que contradicen en
todo el voto particular del senior Lanuza. A quienes
se va aplicar esa amnistia, A los que estan en el pre
sidio 6 A los que guardian privaci6n de libertad en la
carcel por esos delitos A que antes me referia? i Ah,
sefiores Representantes! Yo tengo que recorder en es-
tos moments, y por lo que A este punto se refiere, unas
palabras hermosamente sentidas y hermosamente elo-
cuentes pronunciadas una tarde durante la discusi6n
de este proyecto en las agradables reunions privadas
de los miembros de la Comisi6n de C6digos. Era el
que las pronunciaba uno de los hombres mas modestos
y mas ilustres, y mas cultos, y una de las mas legitimas
esperanzas, y ya realidad de la intelectualidad de Cu-
ba, perteneciente, para honra vuestra, A la minoria
conservadora. Me refiero al doctor Vera Verdura, que
en un moment de conversaci6n con el senior Lanuza,
le decia: "Pero doctor, si ya los que quedan en el Pre-
sidio y en la prisi6n son los finicos buenos".
i QuB profunda verdad, porque en sintesis eso quie-
re decir que esta amnistia serA tan s6lo para los mi-
seros que estan en el presidio y en la prisi6n y que
no pudieron salir de ella en 6pocas pasadas, porque
no tenian ni padrinos influyentes que les consiguieran
el indulto, ni pufiados de centenes con qu6 comprar la
conciencia A ese objeto!
Por eso yo queria que mi ilustre amigo el Sr. Lanuza
viviera esta tarde la realidad; por eso yo queria que no
disertara, de la manera sugestiva que lo ha hecho, sobre
la conveniencia 6 no conveniencia de la amnistia, en
t6rminos generals, pues yo pudiera decirle, en oposi-
ci6n A todo eso que ha dicho el Sr. Lanuza, que la Ley
de Amnistia es en todos los tiempos y en todos los paises
una Ley circunstancial, que la explican, que la justi-
fican razones y circunstancias del moment, hasta el
punto de que una Ley de Amnistia dictada en un pals
en determinado tiempo, no puede ser buena en ese
mismo pais en otra 6poca ni por otros motives que
aquellas que la hicieron nacer, y el principio de la am-
nistia en un pueblo que no puede servir de justifica-
ci6n en otro, porque la amnistia es, repito, una Ley
circunstancial que nace y se inspira en hechos 6 cir-
cunstancias ocasionales en relaci6n con las condiciones
generals del pais. (Aplausos).
Por otra parte, sefiores Representantes, es necesa-
rio, cuando se trata de hacer el bien y hay escrufpulos
para hacerlo, escudrifiarlo todo hasta llegar A la com-
pleta satisfacci6n de la conciencia, para que de esa









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 19


manera esa satisfaeci6n .de la conciencia se una al
placer del bien producido.
Ademis, no podria ser una explicaci6n perfecta-
mente convincente de las razones del moment en esta
amnistia, un mal que todos hemos convenido en reco-
nocer, incluso con autoridad indiscutible, el propio
senior Lanuza en mas de una ocasi6n. Los que A diario,
en nuestra labor professional, tenemos que estar entire la
Ley y el C6digo y el C6digo y la Ley de Enjuiciamien-
to Criminal y la interpretaci6n que nuestros Tribuna-
les dan A sus preceptos legales; los que A diario tenemos
que luchar con la regla absolute, rigida, encerrados en
el precepto del articulado de la Ley Procesal, en vir-
tud de la cual el Tribunal es soberano en la aprecia-
ci6n de los hechos, y sin raz6n de ninguna especie y
sin explicaci6n de ninguna clase, puede un dia decla-
rar que yo mat6 A Fulano, sin que yo pueda impugnar
esa declaraci6n, sino vivir y morir bajo el peso de ella;
los que como nosotros tienen que reconocer que nues-
tra patria todavia no ha pasado del primer period de
renovaci6n, que estA en la lactancia, y los que sabe-
mos la situaci6n de los pueblos que estAn en la lactan-
cia y en su primera renovaci6n, I no es verdad, sefio-
res Representantes, que debemos aprovechar que se
nos ofrece en estos moments ocasi6n oportuna, cual
jams otro mis A prop6sito para dictar con esta Ley
de Amnistia algo que pueda evitar 6 subsanar los po-
sibles errorres de carActer judicial en la interpreta-
ci6n de esas leyes?
En la explicaci6n de ese voto, mi querido maestro
el senior Lanuza, que un dia asombr6 a los hombres
con un viril discurso en el que expresaba sus dudas
sobre "los sefiores del margen"-y los sefiores del
margen son los Jueces,-I esta mi querido amigo el se-
fior Lanuza, seguro y tranquilo, de que todos esos hom-
bres A quienes 61 quiere negarles el beneficio de la
amnistia, estan debida y justamente condenados, no
por malicia de los jueces, que sobre ese punto respon-
do yo, que ellos son honrados y dignos caballeros, sino
que por causa de la Ley de Procedimientos, por ese
nfimero de causes que no puedo en este mhomento sena-
lar, y 61, no puede estarlo de ningin modo, como na-
die estA de acuerdo sobre este capitalisimo punto ?
Y concluyendo ya, en otro orden de consideraciones,
lo primero que ocurre al leer el apartado primero del
voto particular del senior Lanuza es esta considera-
ci6n: el senior Lanuza se rinde ante la necesidad de
la amnistia; pero el senior Lanuza se asombra, y pa-
ra que no solamente 61 se asombre, sino nos asombre-
mos todos nosotros de lalcance de la amnistia conce-
dida por el nfimero primero del articulo primero del
Proyecto de la Comisi6n, nos enumera todos aquellos
delitos comprendidos en los beneficios de la Ley de
gracia.
Y en este punto yo no puedo estar conforme con el
senior Lanuza; 61 no debe discrepar en el punto de la
cantidad del perd6n; 61, si no cree convenient y si
dentro de sus principios politicos no acepta la amnis-
tia, 61 debe combatirla en absolute, y debe declarar
aqui que no es convenient ni es necesaria, si hay ra-
z6n que lo justifique, que la amnistia no conviene en
este moment ni en ningfin caso ni con ninguna raz6n,
nada justifica que el dictamen triunfe; pero si 61 no
acepta en su espiritu la media legislative, por qu6
no discute y combat la totalidad? Pero si 61 va sen-
cillamente con esa discusi6n A impugnar y A contrade-
cir la obra de la Comisi6n de C6digos que formula esta
Ley de Amnistia que 61 quiere recortar tanto que va
A resultar que no es Ley de gracia, que va A rebajar
haci6ndola una Ley pequefia y corta, no la Ley am-


plia y generosa cuyos articulos lleven la tranquilidad
A muchos corazones y A muchas almas. Ah! Entonces
61 no debe discutir bajo este punto de vista y debe
abordar el problema planteado en este debate sobre
la Ley de Amnistia y sefialar en lines generals lo
que pudi6ramos Ilamar la respuesta A la primer
part del voto particular y la justificaci6n del nime-
-T primero del articulo primero del Proyecto de la
Comisi6n.
Demostrado como creo que ha quedado demostrado
que la mayoria de esa Comisi6n no ha procedido arbi-
trariamente, sino que ha torado por base una divi-
si6n que dispone legalmente nuestro C6digo, que ha
partido de ella para legar al limited A que ha llegado,
vamos A examiner la impugnaci6n concrete A deter-
minado apartado del Proyecto hecha en el voto par-
ticular, sefialando A la vez las causes que justifiquen
el criterio que la mayoria ha tenido en esa parte. Lo
primero-y sigo el mismo orden del voto particular,
en relaci6n con la disposici6n observada en el dicta-
men de la mayoria,-lo primero que se impugna es
la amnistia concedida A los delitos en cuanto A su ca-
lidad, y esto prueba, este solo hecho explica lo que
yo antes decia: que el senior Lenuza no ha vivido en
la realidad, el senior Lanuza no se ha puesto A consi-
derar esta Ley dentro del t6rminio que esta Ley va A
desenvolverse, y la finalidad que se va A perseguir. Si
el senior Lanuza ha disertado sobre la amnistia, no ha
querido fijarse en las verdaderas causes de esta am-
nistia.
Se habla, sefiores, de la pureza electoral, y al ha-
blar de ella, para defenderla se alude A los que estin
en las carceles hoy y A los que vayan A ir mafiana, en
virtud de esa numerosa series de process, process
incoados con motive de los delitos electorales, relacio-
nados con los filtimos comicios.
Yo no s6 hasta qu6 punto, sefiores Representantes,
haya posibilidad de establecer una division en el orden
fundamental entire el delito electoral realizado por
esos pobres agents que en aras del initer6s colectivo
de su partido han infringido un dia, quizAs sin inten-
ci6n dolosa, determinados preceptos de la Ley Elec-
toral y otros hechos y otros delitos pfiblicamente reali-
zados que no s6 si se comprenden en determinados pre-
ceptos de la Ley Electoral-fraudes reconocidos con
el nombre de "refuerzos", en virtud de los cuales
algunos candidates por el interns propio sacrifican los
intereses del partido politico. Se han prodigado fil-
timamente actos de verdadera infracci6n; acaso para
esos mas culpables ni siquiera hay asomo de delito ni
de responsabilidad; en cambio, para los otros, si exis-
ten delitos y tiene que haber una amnistia. iAh, se-
fiores!, y en este punto yo si tengo que decir una cosa:
aqui somos hombres politicos, y esta tarde el senior
Lanuza no ha querido ser hombre politico. Esta tarde
el senior Lanuza, A nombre de la minoria conservado-
ra, acaba de pedir por los fueros de la pureza electo-
ral que los pobres agents del Partido Conservador,
los que lucharon en los barrios esta elecci6n, y en las
elecciones municipales, los eternos buenos soldados de
fila del ej6rcito conservador, los que dieron todo lo
que han -podido dar por traeros A vosotros A este sitio
y por mantener con estos pocos Representantes el
poderio insignificant de una minoria, sigan en la
prisi6n. &Y esto, A nombre de qu6? En nombre de la
pureza electoral, de la pureza del sufragio. Y yo afir-
mo que esa es cosa que no se puede traer A debate en
el present moment, que esa es una pureza que debe
estar sujeta A ciertas reforms.
iAh! Yd*reuerdo, sefiores Representantes, que en









20 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


un moment, en la lucha electoral de los Municipios
y de las Provincias, el candidate a la Alcaldia por
la ciudad de la Habana, perteneciente al Partido Con-
servador, fu6 acusado, y la acusaci6n se comprob6 ple-
namente, porque la policia secret sorprendi6 una
noche en una casa de esta ciudad A un grupo de fami-
liares y adictos a ese candidate, falseando las listas
electorales que habian de ser expuestas A la vista del
pibblico en las calls y plazas de la. ciudad. Entonces
hombres del Partido Conservador-y yo recuerdo que
aqu6l fue un acto que caus6 profunda indignaci6n al
Gobierno Interventor, que fu6 causa de profunda
censura por parte de uno de sus principles funcio-
narios, el Coronel Crowder,-entonces, el Partido Con-
servador gestion6 personalmente en Palacio para que
no se iniciara el procedimiento que habia de poner
de manifiesto que aquel candidate del Partido Con-
servador a la Alcaldia de la Habana, en los primeros
pasos y en los primeros dias de implantado un nuevo
sistema electoral, era el primero que delinquia y fal-
seaba la pureza y el texto de aquella Ley... (Los
aplausos interrumpen al orador).
i Ah! Entonces de hecho se pedia una amnistia, en-
tonces de hecho se gestionaba y se pedia que no se
iniciara el procedimiento, -que se borraran las huellas
del delito, para que' apareciera limpio de toda man-
cha, para que apareciera un politico puro el candida-
to indiscutible a la Alcaldia de la Habana por el Par-
tido Conservador. Pero hoy se trata de los Fernan-
dez, de lo.s Garcia y de los Perez, de los pobres agen-
tes electorales del mont6n an6nimo; para esos la pu-
reza del sufragio es la pureza del sufragio; para esos
la inquebrantable Ley Electoral; para esos el seve-
ro castigo; para esos el Partido Conservador se opone
resuelta y abiertamente por boca de su prestigioso Je-
fe, velando por el prestigio de esta C6mara, a que se
invoque para ellos el perd6n que nosotros hemos so-
licitado. (Miy bien. Muy bien).
Pero aqui est6 la mayoria liberal que abrir6 las
puertas de la prisi6n a esos agents electorales del Par-
tido Conservador, que borrar6 las huellas de todo de-
lito electoral cometido por esos hombres, por esos que
lucharon con entusiasmo, por esos que en todo partido
politico son el nervio, son el espiritu, constituyen el al-
ma y el secret de todo triunfo y de todos los 6xitos del
Partido. iAh!, por eso en vuestras Juntas Municipales,
porque vosotros-mis queridos conservadores en vues-
tro respeto extraordinario 6 la verdad y 6 la demo-
cracia, parece que tennis un poco de miedo la pala-
bra asamblea,-para esos que en vuestras Juntas Mu-
nicipales libraron batallas y se sacrificaron pensando
en que llegado el dia del triunfo los jefes del Partido
los protegerian y los ampararian en aquellas infrac-
ciones que por espiritu politico han podido realizar y
que tienen hasta cierto punto excusa y atenuaci6n, y
que las cometieron muchas veces por poderle llevar a
sus hijos y 6 sus families pan oan que vivir y elemen-
tos de vida.
El Partido Liberal abrir6 las puertas de la c6rcel A
esos pobres hombres; ellos seguirAn la senda conser-
vadora, porque no vamos a conquistar sus conciencias;
nosotros seguiremos siendo liberals con la diferencia
de .que nosotros, los liberals, habremos cumplido con
un deber piadoso y de caridad para todos los que viven
y son hermanos. Pero se me dir6 que el argument ca-
rece de base, porque eso lo hacemos a trueque de sacar
A los agents liberals que en igualdad de condiciones
tenemos en las chrceles. No es que la verdadera raz6n,
el verdadero motivo por el cual se ha incluido por la
mayoria de la Comisi6n de C6digos en este dictamen,


el delito electoral en concept de amnistiado, es porque
esta Comisi6n entiende que honradamente no puede
excluir A los responsables de estos delitos de esa gra-
cia, por esta raz6n fundamental: la Ley Electoral que
ha regido en las elecciones municipales y provinciales,
la Ley Electoral que ha regido en las elecciones ge-
nerales, la Ley Electoral por 14 cual se han incoado
esos process en los cuales se acusa de infracci6n de
determinados preceptos de la misma A distintos indi-
viduos, es una Ley que aun cuando esta vigente,,
merece toda la autoridad de una Ley A los efectos de
poder exigir en el orden de la justicia y de la equi-
dad una sanci6n penal A aquellos individuos que la
han infringido, 6 es una Ley que bien puede llamarse,
sefiores Representantes, que esth todavia en el period
de la creaci6n. Todos ustedes est6n conformes que esa
Ley Electoral necesita y reclama urgentes y apre-
miantes rectificaciones en muchos de sus titulos y en
muchos de sus capitulos. h No es verdad que esa Ley
fu6 dictada en moments de.precipitaci6n cuando re-
gia el Gobierno Interventor y le urgia realizar las
elecciones municipales y provinciales, que se promul-
g6 esa Ley por el Gobierno de Mr. Magoon, la formu-
lada y acordada por la Comisi6n Consultiva ha sido
en el period que transcurri6 desde la elecci6n mu-
nicipal a la elecei6n general, casi esencialmente mo-
dificada y rectificada hasta el punto que mas de una
vez se ha escrito que no habia una sola linea igual en-
tre el proyecto aprobado por la Comisi6n Consultiva
y el proyecto definitivamente modificado por el Go-
bernador Magoon? I No es verdad que hasta el mismo
dia de las elecciones se han dictado por el Gobernador
Provisional y sus asesores Decretos adicionales A esa
Ley, rectificando y aclarando reglas y preceptos de
esa misma Ley? a No es verdad, sefiores Representan-
tes, que ha habido moments en que personas peritas
ni siquiera podian conocer determinados preceptos de
esa Ley y que se veia en ella entire muchos contrasen-
tidos y desaciertos este que me viene A la memorial?
El General Ennque Loynaz del Castillo, candidate por
la Provincia "de la Habana para el cargo de Gober-
nador, qued6 inhabilitado como elector en las eleccio-
nes generals, y Mr. Magoon dict6 un Decreto especial
para darle la capacidad que habia tenido en la pri-
mera elecci6n.*
Y en esa Ley, por la precipitaci6n con que se dict6,
por la urgencia que tuvieron sus distintos tr6mites pre-
liminares, pues se daba el caso de que al mismo tiempo
que se estudiaba esa Ley se tropezaba con la dificultad
que los mismos Tribunales de Justicia tenian para po-
der aplicar esos preceptos penales por el inconvenient
grandisimo que hay de que determinadas pruebas tes-
tificales de los actos realizados por los acusados no se
puedan producer ante ols Tribunales de Justicia. Se
present, por ejemplo, esta curiosa situaci6n: un ciu-
dadano inscripto en dos barrios distintos de la ciudad,
no habiendo votado, no ha cometido delito, y como no
se puede justificar ese extreme, se dicta una sentencia
en que se declara que el individuo ha votado, aunque
no lo haya hecho, y no se puede justificar ese extreme,
porque-no existen los antecedentes necesarios en la
Junta Provincial Electoral. L No es verdad que ante
una Ley que en estas condiciones se present, antes que
por la pureza electoral hay que velar por la equidad
y por la justicia, y sobre todo, cuando no sabemos, se-
fiores Representantes, si en la obra de rectificaci6n
necesaria 6 que esa Ley Electoral .deba ser sometida,
esos preceptos van A ser rectificados y de distinta ma-
nera aplicados ? Por eso la Comisi6n no ha vacilado
en incluir los delitos electorales entire los amnistiados,









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 21


porque h ella no le asusta el que se diga que el que
hoy compete un delito electoral mariana puede volver
a ser amnistiado, porque por ese mal future nunca es
raz6n para que uno' deje de realizar un bien present,
porque mafiana podr6n ser, 6 no, amnistiados esos de-
lincuentes, ya que lo finico que nos importa A nosotros
A la hora present, es si deben ser olvidados y perdo-
nados, y yo creo que deben serlo, sefiores Representan-
tes, porque no puede exigirse plenamente el cumpli-
miento de la Ley Electoral sine despu6s que hayan si-
do enteramente rectificados sus precepts.
Un articulo del dictamen de la mayoria estableee
una excepci6n 6 una amnistia especial para los de-
litos cometidos por miembros de los Ej6rcitos Liberta-
dor y Constitucional, y contra ese articulo ha argu-
mentado en la tarde de hoy el senior Lanuza, expo-
niendo las distintas maneras de ver y los distintos
puntos de vista de 61 al apreciar la aplicaci6n de esa
excepci6n come motive de inclusion en la Ley de Am-
nistia. Contestado este punto, como todos los demAs,
per mode brillante en la tarde de anteayer por el
senior Garcia Kohly, la CAmara me permitirA, para no
molestarla per much rate, que yo pase ligeramente
sobre esto; pero, sefiores Representantes, concededme
tan s6lo que os haga una observaci6n: no es que nos-
otros queramos considerar un motive especial de exen-
ci6n de responsabilidad criminal el hecho de haber
pertenecido A los Ej6rcitos Libertador y Constitucio-
nal, porque nosotros no estamos en estos moments
discutiendo un proyecto de reform al C6digo Pe-
nal, sine simplemente una Ley de Amnistia. ,Y per
qu6 no incluir, sefiores Representantes, dentro de
esa Ley de Amnistia, en los delitos cometidos en
ella, per qu6 no incluir aquellos delitos cometidos
per los que han estado defendiendo A la patria
en esos dos ej6rcitos, el Ej6rcito Libertador y el
Ej6rcito Constitucional, no con razones comunes,
porque todas esas razones han side expuestas desde
ayer de manera admirable per el senior Garcia Kohly,
sine per una raz6n fundamental que podriamos decir
de orden verdaderamente sentido, porque todos esos
hombres que han vivido per un tiempo mas 6 menos
largo la vida agitada y violent, intensamente pasio-
nal de esos ej6rcitos, que tenian que hacer la guerra
en condiciones extraordinarias, y en donde el fin ex-
plicaba y justificaba cuantos medios se pudieran po-
ner al alcance para conseguir ese fin, esos hombres, se-
fiores Representantes, tienen tales 6 cuales condicio-
nes especiales en su espiritu y en su animo, para exi-
gir de ellos esa cordura. esa serenidad, esa especial
preparaci6n para la vida moral y la vida social?
Y sobre todo, los hombres no nacen ni buenos ni
males; los hombres son buenos 6 nacen males, se-
gin el medio en que viven, la educaci6n que reciben
y el ambiente social en que se desarrollan; y nosotros
esta tarde votando esta Ley de Amnistia, que es una
Ley de olvido, Ley de perd6n, Ley de gracia, Ley de
amor inmenso, nosotros no podemos negarles A los
miembros del Ej6rcito Libertador y Constitueional
ninguna gracia que en esta Ley se contenga, porque
nosotros no hemos sabido prepararlos despu6s que
ellos dejaron las armas y volvieron A la vida del orden
y de la paz; nosotros no hemos sabido prepararlos
para ahorrarles el camino del crime y para hacerlos
de hombres males hombres buenos. Qui&n sabe, cual-
quiera de nosotros, si no hubi6ramos tenido prepara-
ci6n para la vida, educaci6n y principios morales, lo
que hubi6ramos sido!
Si esos desheredados de la suerte, esos que con-
tribuyeron A darnos patria y luego no tuvieron


ningfin Gobierno amparador, ni ninguna institu-
ci6n privada, ninguna Universidad ni ningun co-
legio que les ensefiara A leer y escribir, que los ense-
iara a pensar, hasta el punto de que hay Generales
de ese Ej6rcito que no saben poner su nombre, esos
hombres no pueden ser mirados como los otros, y des-
de la altura del Tribunal Supremo acusarlos de la
responsabilidad de esos delitos; esos hombres tienen
que ser mirados per nosotros con todo el amor, todo
el carifio y toda la intensidad con que desde el mas
alto y el mis profundo de los amores, se cuida, se besa
y se mira a los hijos predilectos de la Patria!
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Ha llegado k la Mesa
una moci6n que presentan los sefiores Cortina y otros
sobre pr6rroga de la sesi6n para el dia de mariana.
(El Secretario, senior Giraudy Vivar, la lee).
El sefior Sarrain ha pedido la palabra para propo-
ner una enmienda. Tiene la palabra su sefioria.
SR. GONZILEZ SARRAIN: Para pedir que se continfie
esta sesi6n el pr6ximo lunes.
SR. CANCIO BELL Y ARANGO: Pido la palabra.
SR. ROIG Y FORTE SAAVEDRA: Para suplicar a la
Camara que me deje terminar en esta tarde.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Hay presentadas dos
proposiciones: una para terminar esta sesi6n pfiblica
tan pronto termine su discurso el senior Roig, y la otra
para que continue mafiana esta misma sesi6n.
Se va A poner a votaei6n si continfia mariana esta
misma sesi6n.
Los que est6n conformes se serviran ponerse de pie.
(Los sefiores Representantes, en mayoria, se ponen
de pie).
Acordado por la Camara que esta sesi6n continfie
mariana, se va A poner a votaci6n si se prorroga esta
sesi6n hasta que termine su diselrso el senior Roig. Los
que est6n conformes se servir6n ponerse de pie.
(Los seinores Representantes, en mayoria, se ponen
de pie).
Aprobado.
Continuia en el uso de la palabra el senior Roig.
SR. ROIG Y FORTE SAAVEDRA: Agradezco 6 la Cama-
ra la bondad que ha tenido concedi6ndome un plazo
m6s breve que el anterior para terminar mi discurso,
por que realmente poco me queda por decir en la tar-
de de hoy para impugnar el voto particular de mi
querido amigo el senior Lanuza.
Oido el voto privado del senior Lanuza impug-
nando el dictamen de la mayoria de la Comisi6n, la
C6mara conoce las razones por las cuales el ilustre
leader de la minoria conservadora establece que no
puede estar conforme. Las mujeres, por raz6n de la
debilidad de su sexo, la poca preparaci6n. para la
vida, la preparaci6n particular, extraordinaria, y la
educaci6n peculiar de los hombres menores de 18 afios,
deben incluirse en la Ley de Amnistia. Esto lo im-
pugna el senior Lanuza diciendo que en primer lugar
para el delincuente menor de 18 afios habia atenuan-
tes especiales en la Ley, y para la mujer tambi6n la
bia en el titulo especial del C6digo, que no pueden
cumplir pena de presidio, y decia el senior Lanuza lo
siguiente, ademhs: "Esas mujeres y esos hombres me-
nores de edad van ta determinados lugares 6 cumplir
esas penas." Es verdad que esos lugares no estan pre-
parados en condiciones: pero lo que se debe hacer, es
decir, argumentando para el dia de mafiana, "poner
hombres honrados, funcionarios-honrados al frente de
esos establecimientos", A fin de que la pena alli sea









22 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


como debe ser, y tratdndose de mujeres y de nifios
menores, como A estas circunstancias correspondent.
iAh! Yo*quisiera que el senior Lanuza viera, por
ejemplo, lo que antes se llamaba la "Casa de Reco-
gidas" en esta ciudad y lo que hoy constitute un De-
partamento anexo a la carcel de esta capital, y es ese
el lugar en donde cumplen sus penas las mujeres, alli,
sin condiciones de ninguna clase, sin aislamientos, en
confusion, lo mismo la mujer honrada que en circuns-
tancias excepcionales compete un delito que cae bajo la
acci6n de los Tribunales, que la mujer mis corrom-
pida y de instintos mis criminals, alli donde esas se
confunden y hacen vida comfin y se encierran en el
estrecho limited de cuatro paredes, en donde, para to-
mar el aire, es precise pasearlas a determinadas horas
de la tarde y de la mafiana por una azotea que da in-
mediata a la Carcel, y para escs casos, cuando se ve
que en esas condiciones esta cumpliendo pena una mu-
jer, y cuando es llegado el moment de poder dictar
una Ley de gracia que borre en ellas la mancha del
delito y darles oportunidad para una possible reden-
ci6n, para esos moments, es que esta Comisi6n de
C6digos tuvo que tomar en cuenta esos antecedentes,
6 incluir en esa Ley de Amnistia A esas pobres mu-
jeres y A esos niiios menores de 18 afios.
A la Comisi6n de C6digos le importa muy poco, sa-
ber perfeetamente que muchas de esas mujeres y de
esos hombres que por virtud de esa Ley gozarAn de la
libertad, lejos de redimirse del mal, borrando de su
vida toda huella del delito, volverin A delinquir dando
motivo A ser encarceladas nuevamente. A ella lo que
le importa saber es que esos hombres y esas mujeres
verAn y apreciarin el fausto acontecimiento de la res-
tauraci6n de la Repdblica como un beneficio, como un
perd6n a sus anteriores delitos, tendrAn motivo tam-
bi6n para alabarla y para bendecirla, que es, en su-
ma, nuestra aspiraci6n y la causa que inspirara la
hermosa idea de la amnistia.
Y finalmente, ha sido objeto de especial impugna-
ci6n en esta CAmara, y ya fu6 objeto de discusi6n en
el seno de la Comisi6n de C6digos, la amnistia apli-
cada A los delincuentes, A aquellos que son reinciden-
tes y contra el criterio de la mayoria de esa Comisi6n,
se opone en su voto particular el senior Lanuza. Y en
este punto yo quiero pedirle A mi querido maestro, al
que ayer fu6 maestro mio, al que lo es hoy y seguirA
si6ndolo siempre, algo de lo que 61 me ensefi5 y de lo
que yo no he olvidado todavia, porque hay un principio
dentro" de la Ley Penal, principio sano y just, con-
forme al cual por un mismo hecho no se pueden sufrir
sea un mismo hecho delictuoso, no se debe ni se pue-
den sufrir dos dafios, dos penas, dos perjuicios 6 dos
agravios. Ese criminal reincidente, ese triple reinci-
dente, cuando ha ido ante los Tribunales de Justicia
y su caso.penal ha sido juzgado, la Ley, que tiene una
intensidad mayor para el que es reincidente, lo ha cas-
tigado ya por el delito con una pena, y por el hecho de
ser reincidente, subi6ndole el grado.
Hoy, cuando nuestro Poder Legislativo va A dictar
una Ley de gracia, de amnistia y de perd6n, cuando
hojea el C6digo y examine los easos posibles en que
esa Ley pueda ser aplicada, no puede detenerse ante
el hecho de a reincidencia, porque si ella excluye al
reincidente de la amnistia, ese hombre va a sufrir dos
penas, dos perjuicios, dos dafios: el que sufri6 por el
hecho de ser reincidente el dia del juicio, cuando le
subieron la pena, y ahora el que sufre el dia en que se
le niega la Ley de Amnistia. Y eso, mi querido maes-
tro, es algo que esta en contradicci6n con las ensefian-
zas que de usted recibiera.


Yo no quiero cansar por mis tiempo la que ha sido
para mi tan cariilosa y tan ben6vola, atenci6n de esta
Chmara. Confieso, realmente, sefiores Representantes,
que empec4 & hablar en condiciones extraordinarias
para mi, en aquellas condiciones A que antes yo me re-
feria, teniendo que desenvolverme dentro de la im-
presi6n del discurso del Sr. Mario Garcia Kohly, afin
no desaparecido de entire nosotros, ni extinguido el
eco de su elocuencia, y entire el recuerdo cercano de la
oraci6n formidable del ilustre Representante doctor
Gonzdlez Lanuza, y luchando al mismo tiempo con el
temor natural en quien, como yo, queriendo siempre
en lo possible acertar, hacia uso, por primer vez, de
la palabra en la Cimara de Representantes de mi
pais. Pero en todo me ha favorecido la buena causa
que yo venia aqui A sostener, y aquellas razones y
aquellos motives que yo podia alegar en apoyo de esa
causa y de ese empefio que constitute en estos mo-
mentos el interns general de Cuba, porque, aparte de
todas las razones que ya aqui se ban dicho y de las
que yo brevemente he expuesto esta tarde, hay toda-
via otros fundamentos mas que explican y justifican
y hacen buena, no solamente esta Ley de Amnistia-
si es que la mayoria de la Camara le imparte su apro-
baci6n, al dictamen de la Comisi6n,-sino todavia una
Ley mas extensa y mas generosa en sus t6rminos!
Un queridisimo compafiero de la minoria conserva-
dora y miembro de esta Cimara, me decia hace pocas
tardes ir6nicamente: "Vamos A presentar la enmien-
da para que todas las puertas del presidio se abran
y salgan A la calle los que alli estin." Si fuera pre-
ciso, sefiores Representantes, hacer eso para que la
gracia de la amnistia tuviera la finalidad que se per-
sigue, si fuera precise, sefiores Representantes, hacer
eso para que la gracia de la amnistia tuviera la fina-
lidad que se persigue, si fuera precise, necesario, que
la carcel se quedara sin gentes, sin pobladores en el
presidio para que ese mont6n de individuos fueran
hombres buenos y tuvieran una vida tranquil en el
hogar y olvidaran su pasado horroroso; si fuera po-
sible, sefiores Representantes, que eso se hiciera para
conseguir que en nuestro pais la moral sea una ver-
dad que Ilegue a todas parties y que se sienta en to-
dos los corazones y que se goce por todas las almas y
se disfrute por todos loshombres, entonces iyo dictaria
una Ley de Amnistia en esos t6rminos, barriendo las
cerceles y los presidios! Yo no me alarm de eso, por-
que yo no he visto caer todavia A ninguin Gobierno
por d6bil, y el nuestro no es d6bil por cierto, porque
no haya en la carcel cuatro 6 cinco criminals. iAh,
sefiores Representantes! Yo lo decia al principio, y
permitaseme que lo recuerde ahora para finalizar.
SC6mo es que esta Ley de Amnistia solamente va h
beneficiary y alcanzar en sus efectos A aquellos que en
virtud de sus reglas y articulos van A quedar libres y
van A salir de la carcel y van A salir del presidio?
No, qu6 va, ese bien, como todos los bienes, se repar-
tira entire muchos y k muchos equiparara.
IIace pocas mafianas yo recibia en mi bufete a una
pobre mujer que vino preguntando por el ponente de
la Ley de Amnistia. Aquella mujer venia de Oriente,
habia hecho el viaje especial, sin recursos, pidiendo
de limosna lo necesario para llegar hasta la Habana
con objeto de hablar con todos nosotros para ver si su
hijo estaba amnistiado.
--~Y qu6 delito ha cometido su hijo-le pregunt6.
-El vivia con una mujer hacia varies afios; con
ella tuvo dos hijos, 6ramos dichosos y felices, y un
dia la mujer parece que se cans6, y la'sorprendi6, le
hizo un disparo y la mat6.









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPREISENTANTES 23


-- Yeso se prob6 en la sentencia?
-No pudo probarse, pero esa es la verdad, esa es
toda la verdad, y ese hijo mio esta condenado A ca-
torce afios, ocho meses y un dia de reclusi6n, y yo
quiero saber si va A ser amnistiado.
Yo le dije, temeroso de lastimar su dicha:
-Sefiora, el asunto esta en studio.
Esa es una de tantas, una madre que va A gozar si
A ella le alcanza y le Ilega la amnistia; una que no es
libertadora ni constitutional, una que no estA dentro
de esas excepciones, una de las que no tienen que ver
nada ni con la pureza del sufragio electoral ni con
ninguna de esas cosas que aqui se han dicho y que no
han debido decirse, porque no tienen nada que ver con
el problema fundamental que combatimos; y para
esa alma cubana 6 no cubana, pero que vive en mi pa-
tria, en la sociedad en que yo vivo, es que yo quiero
que le llegue el beneficib y la bondad de esta Ley, pa-
ra que ella goce de ese dia feliz, para que ella tenga un
gran recuerdo del dia sagrado en que volvimos A cons-
tituirnos libremente, en que esta CAmara surgi6 como
Poder Legislativo y en que un hombre, uno de los
mas ilustres cubanos, se posesion6 del Gobierno, para
que ella tenga un recuerdo imperecedero de ese dia,
que sea risuefio el recuerdo de esta obra de paz que
le permit abrazar al hijo querido, que le permit con-
fundir entire sus brazos el padre al hijo, el amigo al
amigo, el hermano al hermano. (Grandes aplausos).
Y si yo, sefiores Representantes de la minoria con-
servadora, si yo tuviera alguna autoridad, si yo pu-
diera pedirles algo esta tarde, no en nombre mio, que
yo no pido nada A nadie, sino en nombre de todo lo
que aqui se ha dicho, en nombre de lo que significa
este debate, en nombre de lo que quiere decir ese ph-
rrafo del mensaje, en nombre de todo lo que ha dicho
hermosamente el senior Garcia Kohly, lo mismo a us-
tedes, y muy especialmente A mi querido maestro el
senior Lanuza, ah, sefiores de la minoria conserva-
dora!, i ah, senior Lanuza!, yo le pediria A su sefioria
una cosa: que se olvide por un moment de su cAte-
dra, que se olvide por un moment de sus teorias y de
sus prejuicios, que olvide todo eso que tan cientifica-
mente su sefioria sabe y que tan hermosamente su se-
iioria ha dicho aqui esta tarde, y que viviendo la rea-
lidad del moment, que dandose cuenta de lo que
aqui estamos haciendo, que esta no es una Ley de un
partido, sino una Ley national, que es de todos, que
va A beneficiary A todos, su sefioria, y con su sefioria
todos sus amigos politicos, voten A una el dictamen de
la mayoria de la Comisi6n de C6digos y salga de esta
Camara, por unanimidad, aprobado el proyecto de am-
nistia, que si hay alguna responsabilidad, que si con eso
puede ocasionarse algfin mal, que si con eso se va A
traducir algfin perjuicio, caiga el dafio finica y ex-
clusivamente sobre nosotros los liberals; pero vos-
otros, si hay algfin bien, gocen con nosotros del mayor
placer que en la vida puede gozar un coraz6n huma-
no: el de la dicha ajena. (Grandes, repetidos y pro-
longados aplausos).
SR. CANCIO BELLO Y ARANGO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (FERRARA) iPara quA?
SR. CANCIO BELLO Y ARANGO: Para hacer unas li-
geras manifestaciones con objeto de borrar la impre-
si6n que pudieran producer ciertas palabras del senior
Roig .....
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Para eso no puedo con-
cederle la palabra A su sefioria. Mafiana podrA hacer
todas las manifestaciones que quiera.


Se suspended la sesi6n. Se continuara mariana A las
dos p. m.
(Eran las seis y diez p. m.)

(Dia 20 DE Febrero de 1909).
A las dos y cuarenta p. m., ocupan la Presidencia,
el senior Ferrara, y las Secretarias los sefiores Garrig6
Salido y Giraudy Vivar, para continuar la sesi6n d.-l
dia 19 de los corrientes, hallAndose presents los seiio-
res Representantes que A continuaci6n se expresan:
Adam Galarreta.
Albarran Dominguez.
Alsina Espinosa.
Arango Mantilla.
Arias Guerra.
Armenteros y CArdenas.
Arteaga y Quesada.
Audivert y P6rez.
Bee Dupeir6n.
Boza y Boza.
Bruz6n y Garcia.
Cabada y del Haya.
Calleja y 'Capote.
Cancio Bello y Arango.
Castellanos.
Castilo Perera.
Castillo y Marques.
Cebreco.
Collazo y Tejada.
Cullar del Rio.
Cuesta y Rend6n.
Dou y Ayll6n.
Fernandez Boada.
Fernandez Criado.
Fernandez Guevara.
Garcia Ensefiat, (E.)
Garcia Feria.
Garcia Kohly.
Garcia Cafiizares.
G6nova de Zayas.
GonzAlez Clavel.
Gonzalez Lanuza.
Guas y Pagueras.
Hernindez Izaguirre.
Ledo y Garcia.
Lores Llorens.
Madrigal.
Manduley Tapia.
Masferrer y Grave de Peralta.
Martinez Ortiz y L6pez.
Mendieta y Montefi.
Mole6n Guerra.
Morej6n y Montafio.
Naya y Serrano.
Pagliery Norma.
Pgrez Valdes.
Pifieiro y Crespo.
Pifi6 Arrue.
Ponvert D'Lisle.
Rivero y Gandara.
Roig y Forte Saavedra.
Spottorno y Uribi.
Suarez Gutierrez.
Valdes Carrero.
Varona Suarez.
Vera Verdura.
Vilardell Tapis.
Valdes Infante.








24 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES.


Viondi y Vera.
Llegaron despues de reanudarse la sesi6n los sefio-
res siguientes:
Borges Figueredo.
Cortina Garcia.
GonzAlez Sarrain.
Messonier Alvarez.
Pardo SuArez.
Risquet de Dios.
San Miguel y SegalA.
Sanchez Figueras.
Total, 69.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Continfa la sesi6n.
Se va A dar lectura A un Mensaje Presidencial que
llega.en estos moments A la Mesa de la Camara.
SR. SECRETARIO (GARRIGO SALIDO) : (Leyendo):


AL CONGRESS:


"MENSAJE


Consecuente el Poder Ejecutivo con su prop6sito
de favorecer, en cuanto lo permitan las condiciones
del Tesoro y los compromises contraidos, A nuestras
classes productoras, ha creido que no podria, por el
moment, dictarse media m6s adecuada que la de
dejar en suspense, aun cuando comience A transcurrir
el period de amortizaci6n del Empr6stito Exterior
de $ 35.000,000, A que se refiere la Ley de 25 de Enero
de 1904, la cobranza de los impuestos creados por di-
cha Ley, sobre el azfcar y los tabacos, cigarros, pica-
dura y licores destinados A la exportaci6n.
Los tributes que vienen rindiendo las bebidas im-
portadas y los articulos gravados que se entregan al
consume interior, no s61o bastan para cubrir los inte-
reses del Empr6stito, ascendentes A un mill6n setecien-
tos cincuenta mil pesos anuales, sino que ban ofrecido
un sobrante de tal consideraci6n, que permiti6 adqui-
rir con los mismos el mill6n de pesos en bonos que
estan depositados en la Tesoreria General y que pro-
ducen un interns al afo de $ 50,000, habi6ndose trans-
ferido en 27 de Noviembre de 1905, A la cuenta del pa-
go del segundo cincuenta por ciento del Ejercito Li-
bertador, $ 2.906,097 con 83 centavos, y 6 la de Ren-
tas Pfiblicas, para las atenciones ordinarias del Esta-
do, $ 3.350,000, en virtud de disposiciones del Gobier-
no Provisional de 7 de Septiembre, 19 de Octubre y
2 de Diciembre de 1907; y figurando, ademAs, en el
Presupuesto correspondiente al actual ejercicio eco-
n6mico, la suma de $ 1.881,163.44, como sobrantes,
asimismo, de dichos impuestos especiales, no obstante
resultar entire los ingresos y gastos del Presupuestt
sin apelar A ese recurso, un superavit de $3.248,673.13,
segin lo evidencia el siguiente resume:
Ingresos. . . . $ 29.415,163.44
Por Impuestos del Emprestito. 1.881,184.31

Diferencia. . . $27.533,979.13
Gastos. . . .... 24.285,303.00

Superavit calculado ...... $ 3.248,678.13


La rccaudaci6n de esos impuestos especiales, en
los tres filtimos ejercicios liquidados, ha ofrecido el
rendimiento de $ 3.729,602.40 en el afio fiscal de
1905-1906; el de $ 3.987,133.64 en 1906-1907; y el
de $3.i 85,379.55 en 1907-1908. Y como los interests
important anualmente $ 1.750,000, de los que hay que
rebajar $ 50,000 que percibe el Estado, como intereses
por el mill6n de pesos que tiene en bonos, y la amor-
tizaci6n al afio es de $ 1.020,000 y los gastos.del ser-
vicio se presuponen en $335,562, tendremos $3.055,562,
que son suficientes para pagar todas las atenciones
del Empr6stito, sin necesidad de gravar los azicares,
,e tabaco, los cigarros, la picadura y las bebidas ex.
portadas.
S61o en el event de que los referidos tributes no
produjeran lo suficiente para'llenar los fines de su
creaci6n, seria necesario recaudar, ademAs, los im-
puestos que se establecieron sobre la industrial azuca-
rera y los otros articulos de producci6n national, des-
tinados A la exportaci6n; pero, como afortunadamente
sucede todo lo contrario, entiende cl Poder Ejecutivo
que no seria prudent, por no star de todo en todo
justificado, el apelat A famafios recursos en los mo-
nientos actuales.
Como no es possible acordar la abolici6n 6 substi-
tuci6n de esos impuestos por otros, sin llegar A un
previo convenio con los banqueros que celebraron el
contrato de dicho Emprestito con el Goblerno cubano;
y, como, por otra parte, es precise estar apercibidos
para cualquier emergencia que pudiera sobrevenir en
lo que respect al 6xito de las recaudaciones que se
vienen efectuando, parece ser lo mAs convenient de-
jarlas en suspense, si bien facultandose al Ejecuti-
vo para llevarlas A cabo en el caso, no probable, de
que sean indispensables, para cumplir el contrato
arriba mencionado, que es deuda ineludible, en virtud
de una Ley de la Repfiblica.
Interesado el Congreso, tanto como el Poder Eje-
cutivo, en adoptar cuantas medidas tiendan A favore-
cer la riqueza national, espero que resuelva, en el
asunto que ahora someto A su ilustrada deliberaci6n,
de conformidad con lo expuesto en el present Men-
saje.
Palacio de la Presidencia, A diez y nueve de Fe-
brero de mil novecientos nueve.-Josi M. Gomez."

Sa. PRESIDENTE (FERRARA) : Este Mensaje pide que
se suspend el pago de los impuestos que se refieren
a la azfcar y al tabaco, y que estAn ordenados por la
Ley del Impuesto para pagar el impuesto de los trein-
ta y cinco millones.
SEntiende la Camara que para formular el corres-
pondiente proyecto de ley debe pasar el Mensaje A la
Comisi6n de Hacienda y Presupuestos?
SR. GARCIA CARIZARES: Sefior Presidente, pido la
palabra.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Garcia Cafiizares.
SR. GARCIA iCARIZARES: Yo entiendo que ayer ha
acordado la Camara, por voto unAnime de todos los se-









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPREIENTANTES 25


fiores Representantes, prorrogar la sesi6n para tratar
finica y exclusivamente de la discusi6n de la Ley de
amnistia. Yo he tenido much gusto en oir leer ese
Mensaje. Suplico al senior Presidente que haga que
se imprima y que se reparta A los sefiores Represen-
tantes; pero pido tambien que se cumpla el acuerdo le
ayer y que aqui no se trate, en la sesi6n de hoy, mis
que de lo que hemos acordado: de discutir el proyecto
de Ley de Amnistia.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : S. S. no esti actual-
mente de acuerdo, quizas por primera vez, con esta
Presidencia, en lo que se refiere A la interpretaci6n del
Reglamento. Porque el Reglamento me obliga A dar
cuenta, inmediatamente, del Mensaje que llega A esta
CAmara de parte del Presidente de la Repfiblica; y
eso es lo que se ha hecho. Y ya leido el Mensaje, debe
de disponer algo de acuerdo con la CAmara; y, por in
tanto, propone A la CAmara que acuerde si debe remi-
tirsele A la Comisi6n de Hacienda y Presupuestos. La
CAmara es la llamada A resolver.
g Esta de acuerdo la Camara con que se remita A la
Comisi6n de Hacienda y Presupuestos ?

(Signos afirmativos).
La Camara esta de acuerdo.
Aprobado.

SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Santiego Cancio Bello y Arango para consumer
el segundo turno en pro del voto particular.
SR. CANCIO BELLO Y ARANGO: Seiior President, se-
fiores Representantes: Conviene A la 16gica de mis
prop6sitos comenzar haciendo dos indicaciones que
pueden traducirse en salvedades necesarias, y son 6s-
tas, que contra toda prActica parlamentaria hablo des-
pu6s de nuestro leader, cuando parecia natural que lo
hiciese antes, por multitud de razones evidentes, tanto
mAs cuanto que 61 es mi jefe en esta Camara y fuera
de ella. Pero ello no es imputable A mi.
Es la otra salvedad, que no me propongo pronun-
ciar un discurso, siempre dificil en mi, much mAs
sobre material ya agotada, lo que me coloca en condi-
ciones harto desfavorables; pero, no obstante, me pro-
pongo hacer algunas indicaciones que no pretend
sean aprovechadas; haci6ndolas tan s6lo al objeto de
justificar que no firm en barbecho ese voto particular
que estoy seguro no admitir6is, que estoy convencido
vhis A desechar y en el que se confundieron puntos
de vista de uno y otro despu6s de haber entrado en
condescendencias y transacciones que A nada nos han
conducido, como no fuese ese voto particular del cual,
segfin se advierte y lo dicen asi todas las manifesta-
ciones, no se ha de tomar nada de 61.
Por eso mismo, y no lo oculto, fu6 mi opinion desde
el primer moment oponernos A la amnistia, por no
observarse por ninguna parte la necesidad que la
justifique 6 las circunstancias que la recomienden, co-
mo lo demuestra el poco entusiasmo que despert6 el
anuncio de la sesi6n en que dicho asunto se trat6, y si
A la segunda se not6 alguno, no fu6 ciertamente por
la Ley, sino por oir la palabra nutrida y sustanciosa
del senior GonzAlez Lanuza, que la impugnaba.
Asi y todo, se lamentaba aqui el senior Garcia Kohly
que no fuese la primera Ley que de aqui saliese, Asta
de la amnistia, como si pudiese cederle su puesto de
honor aqu6lla, la primera promulgada, en que se des-
pojaba a los Alcaldes de sus propias y legitimas atfri-
buciones.
Con 6sta, la lidia de gallos, la loteria y esta Ley de
Amnistia, tan extensa 6 ilimitada, que constituyen los


0000"


primeros trabajos de esta CAmara, tenemos bastante
para acreditarnos.
Tal parece que desmoralizar, organizando y fomen-
tando el vicio y disculpando A los delincuentes, han
sido las preocupaciones mas insistentes, las que mas
han requerido nuestras energies.
Mientras el senior Garcia Kohly creia innecesario el
debate para que resultara aprobada unanimemente la
Ley discutida como expresi6n de nuestros sentimientos
altruistas, y el senior Roig afirmaba que eran los pr.'
meros pasos de un Gobierno que anunciaba su pre-
sencia con actos de generosidad, que devolvian la ale-
gria A hogares tristes, yo pensaba que aparte de que
los criminals no tienen hogar y que este sentimiento
noble y genercs., se aplica. torpemente, porque so
emplea para los malos con perjuicio de los buenos;
aparte de esto, no es cierto que se haya querido dar
alegria A hogares entristecidos.
Esos alardes de sentimentalismo, favorables en este
caso s6lo A los delincuentes, no s61o debutantes, sino
habituales, es lIstima que no se haya cultivado en me-
jor ocasi6n, impidiendo las cesantias de innumerables
empleados probos y capaces, A quienes se les han amar-
gado los dias de la restauraci6n, precisamente porque
no hubo piedad para ellos, no obstante merecer mAs
que los criminals la piedad y la clemencia que con
6stos se intent derrochar imprudentemente.
Obra cristiana, porque era obra de justicia, hubiera
sido respetar A los primeros en sus cargos si los des-
empeiiaban cumplida y honradamente. No se me diga,
para apoyar la amnistia, que el Gobierno, en sus pri-
meros pasos, no olvida & los desgraciados y quiere
volverles la dicha para asi consagrar mejor estos mo-
mentos de la restauraci6n de la segunda Repfiblica.
Respetando el derecho de cada uno y no decretando
cesantias injustas se hubiera consagrado mejor y de
manera adecuada, y no condenando A la miseria y lle-
vando la tristeza A muchos hogares honrados y conde-
nando como se pretend a esta sociedad A ser victim
de las fechorias de los que salen de la cArcel pensando
cometer nuevo delito y al volver A ella acarician la
esperanza de una mas extensa y nueva amnistia.
Los que permanecieron indiferentes ante las amar-
gas lagrimas derramadas por multitud de padres de
familiar honrados y capaces empleados, sosten de mo-
destos y sencillos hogares, son los mismos que hablan
de la piedad, que quieren obra cristiana, consagraci6n
de la Rep$blica, actitud altruista, amplia amnistia,
olvido complete de las malas acciones de los delin-
cuentes habituales, es decir, de los ladrones, bandidos
y facinerosos, de toda clase de pillows y de picaros.
Consecuente con mi prop6sito de justificar por que
autoric6 con mi firma el voto particular, continfio
afirmando que la amnistia que se pretend no obedece
a ninguna necesidad, que segfin su naturaleza s61o co-
rresponde por delitos politicos 6 por delitos comunes,
relacionados con alguna cuesti6n political, por algin
interns politico 6 algin hecho de ese caracter de cual-
quier naturaleza que sea.
No se me diga lo contrario. El Conde de Peyronnet,
ministry que fu6 de Carlos X, rey de Francia, marc6
expresivamente sus diferencias en una obra que cono-
cera la Camara: "La amnistia es gracia del soberano
-decia-por la cual quiere que se olvide lo que por
algun pueblo 6 persona se ha hecho contra 61 6 contra
sus 6rdenes, 6 bien el olvido general de los delitos co-
metidos contra el Estado."
Y luego, hablando de la diferencia entire el perd6n
y la amnistia, confirm el propio pensamiento cuando








26 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


dice: "El perd6n es mis judicial que politico. La am-
nistia es m6s political que judicial."
El perd6n es un favor aislado que conviene m6s A
los actos individuals; ]a amnistia es una absoluci6n
en general que conviene mis A los hechos colectivos.
La political tiene algunos crimenes que por interns
general es mejor seputalrlos en la amnistia.
La de 10 de Octubre de 1906 si corresponde A su
naturaleza y origen, como lo justifican las propias pa-
labras de Mr. Taft, que son 6stas: "Pero el present
estado de conmoei6n political, el peligro de que ocu-
rriere algin disturbio con motive de la excitaci6n a
que daria lugar la celebraci6n del juicio oral de esas
causes, ya culminen en la condena 6 absolucion de
los acusados, hacen de vital importancia para el inte-
res piblico y para obtener el mayor bien en beneficio
del mayor nimero que los process sean sobreseidos y
suceda el olvido; esperdndose que asi pueda al fin ob-
tenerse la paz, que es tan esencial para este pais.''
No obstante, no nos oponemos a la amnistia, sino a
la forma y extension que se le ha dado. Queremos res-
tringirla, porque la impunidad se ha venido organi-
zando de manera que puede advertirse por los siguien-
tes datos que entrego A la consideraci6n pfiblica y que
son bastantes para justificar nuestra actitud.
La gracia otorgada A los voluntarios por el Decreto
.de 16 y 27 de Diciembre de 1898 cometi6 el grave
error de confiar su aplicaci6n A los directors de los
establecimientos penales, con lo que esti dicho, retro-
tray6ndonos A aquella 6poca, que gozaron del referido
beneficio, voluntarios y los que no lo eran.
A tal extreme lleg6 el abuso, que la orden 34 de 30
de Marzo de 1899 rectific6, devolviendo la facultad de
aplicar el indulto tan imprudentemente otorgado a los
directors de los establecimientos penales, A los Tribu-
nales A quienes correspondia.
La Orden de 23 de Marzo de 1899, concediendo in-
dulto general por delitos cometidos durante la guerra
por individuos de ambas fuerzas revolucionarias y
contendientes, la Orden 68 de primero de Junio de
1889 y la Orden de 22 de Enero de 1900, la de 9 de
Junio de 1902, la de 10 de Octubre del mismo afio, los
indultos especiales, remitiendo total 6 parcialmente la
pena que segfin los datos oficiales han llegado en el
filtimo afio en los totales al nfimero de 490 y los par-
ciales 6 142; son datos bastante sugestivos para que
se estime buena por previsora la actitud asumida por
los firmantes del voto particular.
iCon decir que sentencia alguna condenando A seis
afios, se ha cumplido 1
Para complementary este argument y para que se
conozcan en toda su eficacia los datos aportados, t6nga-
se en cuenta que durante el filtimo afio se han denega-
do 8,110 solicitudes de indulto, que estAn resueltas fa-
vorablemente en la Ley de Amnistia que vais A pro-
mulgar con daiio cierto y perjuicio grave del bien ge-
neral, y con evidence olvido del interns social.
En lo que respect al beneficio exclusive concedido
h los libertadores y constitucionales, ya el Sr. Lanuza
ha dicho de manera que no podria yo hacerlo, cuanto
desde el punto de vista politico interest fijar. En lo que
se refiere a los constitucionales, apart consideraciones
political en las cuales no necesito entrar, y si fuera ne-
cesario hacerlo mejor lo harian los que pertenecieron al
Partido Moderado hasta el filtimo moment y que en la
mayoria se encuentran compartiendo las victorias del
PartidoLiberal; pero aqui lo que importa fijar, desde el
punto de vista que me he colocado, es la dificultad de
justificar fehacientemente la condici6n de constitucio-
nal, porque no habiendo listas oficiales, ni organiza-


ci6n official que marque la jerarquia estaremos expues-
tos A que cualquici criminal logre gozar de los benefi-
cios de la amnistia, aunque no haya pertenecido nunca
al referido Ej6rcito Constitucional, dado que en este
pais no es muy dificil conseguir certificados, los que se
expiden muchas veces de muy buena fe, sin malicia
alguna, generosa y noblemente, creyendo que no se
ocasiona con ello daflo alguno, y sin que valgan pre-
cauciones, porque la malicia actfia sobre ellas.
Los doubles reincidentes no debian estar comprendi-
dos entire los beneficiados por esa Ley que se prepare;
y si es verdad que acept6 el articulo primero fue'
condici6n de que se excluyesen a los doubles reinciden-
tes 6 A los que hubiesen sido comprendidos en ante
riores indultos, porque no es possible perdonar mis
de una vez. Los que bacen del delito una carrera y
del crime un negocio, no deben ser comprendidos ni
en 6sta ni en ninguna amnistia.
Same licito, antes de terminar, afirmar que ningin
indulto general ni amnistia otorgada antes del cambio
de soberania espafiola en este pais, comprendi6 & los
doubles reincidentes ni d los que habian sido objeto de
anteriores indultos 6 gracia.
El indulto general de Octubre de 1902 excluia 6 los
reincidentes; la amnistia discutida los comprende.
Tampoco mientras estuvo vigente la Constituci6n
cubana se otorg6 ninguna gracia, en la que se otorgara
como exclusive ningfin beneficio A determinada clase,
sin duda alguna porque A ello se opone el articulo se-
gundo del referido C6digo Fundamental.
M6s pudiera agregar y m6s pudiera decir, y no lo
hare, porque no me he propuesto pronunciar un dis-
curso y si sefialar las razones por qu6 firm el voto
particular.
Sabia de antemano que era infitil el esfuerzo, y el
desaliento natural se apoder6 de mi 6nimo al extreme
de limitarme a lo que he hecho, A dejar constancia de
los motives que justifican mi aetitud.
Cuando el tiempo pase y cada uno se d6 cuenta de
c6mo ha votado, podra ver mejor que ahora el mal
que ocasion6, recordando su voto y el bien que pudo
proporcionar a la sociedad en que vive y que repre-
senta. Por mAs que en estas cosas, como en todas, unos
proceden por conveniencia y otros por conciencia. Yo
lo hare segfin mi conciencia. (Aplausos).
(El se6or Presidente pone, acto continue, d votaci6n
el voto particular. Y por una mayoria grande de votos
es rechazado).
SR. PRESIDENTE (FERRABA) : Ha sido desechado el
voto particular. Por lo tanto, se va a poner A discusi6n
el dictamen de la Comisi6n de Justicia y C6digos.
(Silencio).
No habiendo nadie que pida la palabra en contra......
SR. PINEYRO CCRESPO: Pido la palabra para una acla-
raci6n.
Sn. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
flor Pifieyro.
SR. PINEIRo CRESPO: Yo deseo llamar la atenci6n so-
bre algo que estimo contradictorio con respect al dic-
tamen de la Comisi6n de C6digos.
Dice el inciso tercero del articulo 1. del dictamen
de la Comisi6n de C6digos, que se "amnistian" todos
los delitos cometidos por medio de la imprenta. Y la
disposici6n final de dicho dictamen dice que se excep-
tian de los beneficios de esa Ley de Amnistia los deli-
tos de corrupci6n de menores, abuses deshonestos y
aqullos que .s6lo pueden perseguirse por denuncia 6
A instancias de la part ofendida. Y yo pregunto, si
el delito de injuries cometido por medio de la impren-









DIARIO DE 'SESIONES DEL CONGRESO.- CAMARA DE REPRESENTANTES 27


ta, que s61o puede perseguirse en unos casos 6 instan-
cia de la parte ofendida, y en otros casos, en virtud de
querella expresamente formulada, se encuentran com-
prendidos en la amnistia los delitos de imprenta; 6 -1
por el contrario, los exceptfia la disposici6n final del
decreto de amnistia?
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Roig para contestar al senior Pifieyro.

SR. ROIG Y FORTE SAAVEDRA: El criterio de la Co-
misi6n es muy amplio: tiene el prop6sito de extender
los beneficios de esta amnistia a todos los delitos de
imprenta. Pero, en esa iultima disposici6n a que hacia
referencia el senior Pifieyro-respecto a aquellos deli-
tos que s61o afectan a particulares y que en concept
de privados s6lo pueden perseguirse & instancia de
parte,-la Comisi6n entendi6 que era prudent, por
las razones indicadas, no tocar esos delitos. En una pa-
labra: cuando se trate de un delito privado cometido
por medio de la imprenta, la Comisi6n entiende-y ese
es el espiritu de la Ley-igual al que me anima, que
esti excluido de la Ley de Amnistia.

*SR. PRESIDENTE (FERRARA): Es la totalidad del
dictamen la que se va A poner A votaci6n; luego ven-
dra la discusi6n por articulos y por incises; por lo
tanto, los que est6n conformes con el dictamen se ser-
virAn ponerse de pie.

(Los seiores Representantes en gran mayoria se po-
nen de pie).
SR. RISQUET DE DIGS: Pido que sea nominal la vota-
ci6n.
SR. PRESIMENTE (FERRARA) : Ya hemos votado, de-
bia haberla pedido S. S. antes.
Aprobada la totalidad del dietamen.
SR. VIONDI Y VERA: Pido la palabra para dirigir
una pregunta, 6 mejor dicho, una sfiplica 6 la Presi-
dencia.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Viondi.
,SR. VIONDI Y VERA: Como hay varias enmiendas,
suplicaria a la Presidencia, que si fuera possible, aeceda
a un receso para que nos pusi6semos de acuerdo todos
y reduj6ramos esas enmiendas al nfimero menor posi-
ble, casi A una sola; y en ese caso, me permitiria supl'-
earle A la Presidencia que levantara la sesi6n por un
cuarto de hora, con el objeto de ver si podemos llegar
a ese acuerdo.
SR. GARRIG6 SALIDO: Yo, por mi parte, le evito el
trabajo al senior Viondi, porque retire mi enmienda.
SR. PAGLIERY NORMA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Pagliery.
SR. PAGLIERY NORMA: Yo habia pedido la palabra A
la Presidencia para apoyar la proposici6n que acaba
de formular el'sefor Viondi sobre que se levante la se-
si6n por un cuarto de hora.
SR. VARONA SUAREZ: Yo retire mi enmienda.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : La Presidencia habia
ordenado'ya las enmiendas y cada una la habia puesto
en su lugar para discutirlas con los articulos y los in-
cisos, previamente; pero si la Camara desea suspen-
der, por breves instantes, la sesi6n, no hay ningfin in-
conveniente por parte de la Presidencia. & Esth la Ca-
mara de conformidad con la proposici6n que ha for-
mulado el sefior Viondi ?
(Muestras de asentimicnto).
Aprobado.


-w


Se suspended la sesi6n por un cuarto de hora.
(La Cdmara recesa. Los seiores Representantes de-
liberan).
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Terminado el receso,
se reanuda la sesi6n.
De las enmiendas presentadas, s61o cuatro han que-
dado para ser discutidas; de las cuales la Presidencia
dara cuenta a media que se vayan discutiendo los ar-
ticulos 6 incisos del Proyecto de Ley. Las otras en-
miendas han sido retiradas.
Se va A poner A diseusi6n el inciso primero del ar-
ticulo primero. No hay ninguna enmienda sobre el
mismo. El senior Secretario le dara lectura previa-
mente.
SR. SECRETARIO (GONZiLEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"Proyecto de Ley de Amnistia, fonnulado por la
Comisi6n de Justicia y C6digos.

Articulo primero.-Se concede amnistia:
1.o-A los responsables que ya estuvieran condena-
dos 6 que por raz6n del hecho punible pudieran serlo,
por delitos cuya penalidad no sea mayor que la de
prisi6n 6 presidio correctional y no est6n comprendi-
dos 6 excluidos en algunos de los casos sefialados en
los nfimeros siguientes."
SR. ROIG Y FORTE SAAVEDRA: Como quiera que la pa-
labra "excluido" ya no tiene objeto, yo pido que se
suprima.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Est6 conforme la
Comisi6n?
SR. GONZALEZ LANUZA: Yo creo que esta bien aai
desde el moment en que en los siguientes incisos se
determinan las excepciones, y asi se habia puesto pre-
cisamente despu6s de la filtima modificaci6n que se
hizo en el inciso primero.
SR. ROIG Y FORTE SAAVEDRA: Retire la enmienda.
SR. PRESIDENT (FERRARA): Se va A poner A discu-
si6n el inciso primero. Hay algfn sefor Represen-
tante que desee hacer use de la palabra?
(Silencio).
Se pone A votaci6n. Los que est6n conformes, se ser-
virin ponerse de pie.
(La mayoria de los seiores Representantes se pone
en pie).
Aprobado.
Se va A dar lectura al inciso segundo.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN): (Leyendo):

"2--Por los delitos realizados dentro del case de le-
gitima defense, en que no hubiesen concurrido todos
los requisites necesarios para la exenci6n complete de
la responsabilidad."

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Hay una enmienda al
inciso segundo del articulo primero que se va 6 leer.
SR. SECRETARIO (GoNzALEZ SARRAIN): (Leyendo):

"A LA CAMARA.
El Representante que suscribe propone a la CAmara
apruebe la siguiente enmienda al caso segundo del ar-
ticulo primero de la Ley de amnistia:
2.-Los de los realizados en defense en la que no
hubieren concurrido todos los requisites necesarios pa-
ra la exenei6n de responsabilidad, 6 que hayan sido









28 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


originados por violencias 6 tumultos surgidos durante
la celebraci6n de un acto 6 funci6n electoral cual-
quiera.-Hermengildo Ponvert D'Lisle.-Antonio Ge-
nova de Zayas.-Ramiro N. Cuesta.--Alberto Caste-
llanos.-Luis V. Carrero..-Dr. Andr6s Calleja."

SR. PRESIDENT (FERRARA) : I Algfin senior Repre-
sentante pide la palabra sobre la enmienda del senior
Ponvert?
SR. ROIG Y FoRTE SAAVEDRA: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Roig.
SR. RoIG FORTE SAAVEDRA: La enmienda, en el fon-
do, es la misma del nfimero cinco del articulo primero,
con una ligera adici6n:
Realmente, yo entiendo que es un poco casuistico
esto; es convertir ya la amnistia en una cosa especial,
6 por lo menos es obligar A los tribunales A entrar en
una cuesti6n de forma. Hay que tener en cuenta que
esta amnistia no va A aplicarse s6lo para los g ue han
sido condenados por sentencia definitive, esto es, en
que hay hechos probados; sino que va a beneficiary tam-
bien A aquellos cuyas causes estAn en sumario. Yo
creo que como hay un articulo adicional A este proyee-
to presentado por el sefor Kohly, en el que se autoriza
al Ejecutivo para que puedan conmutarse las penas en
casos especiales, y como este es un caso especial, pu-
diera estar comprendido en un indulto, pero no en una
amnistia.
SR. PONVERT D'LISLE: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Ponvert D'Lisle.
SR. PONVERT D'LISLE: Sefior Presidente y sefiores
Representantes :
La enmienda que yo he presentado modificando el
proyecto de Ley de Amnistia, no va encaminada A de-
fender personalmente A nadie; la he concebido y la
defiendo con toda mi voluntad, porque al pensar que
soy un hombre del pueblo y que A esta condici6n, en
primer t6rmino, debo el eneontrarme en este sitio in-
vestido con el acta de Representante, como tambien
quizAs ocurra A muchos de vosotros, siente mi alma una
expresi6n de carifioso reconocimiento hacia esos que
peri6dicamente concurren con sus votos A las urnas
llenos de fe patri6tica A depositaries en las mismas, es-
peranzados de que han de elegir sus legitimos repre-
sentantes.
Sin ese pueblo, sin la expresi6n verdad del senti-
miento popular; de ese que trabaja; de ese que con-
quista y que lucha por sostener todo lo creado en la
Repiblica; sin ese factor importantisimo, repito, no
puede haber en esta respectable CAmara, ni en ningin
organismo pfiblico la verdadera manifestaci6n de la
voluntad soberana ni el sello patente que autoriza legi-
timamente al que viene A esta mansi6n representando
una parte de la patria.
Llegado el. moment en que se va A votar esa Ley
que restituira A sus hogares A muchos series que hoy so
ven privados de la libertad, debemos tener muy pre-
sente que tenemos una deuda moral con esos A que me
he referido, que forman el Cuerpo Electoral A quienes
estamos representando y que arrastrados por su tem-
peramento, algunos de ellos han delinquido en momen-
tos de celebrarse algfn acto electoral, por cuyo motive
estimo que los beneficios de esta Ley que ahora discu-
timos debe tambi6n alcanzarles con grande raz6n para
ellos.
En tal virtud, y bajo el punto de vista ya expuesto,
yo defiendo mi enmienda y espero que la misma sea


tomada en consideraci6n por esta respectable CAmara,
quien debe haeer que dicha enmienda figure dentro
del proyecto de Ley de Amnistia; de esa anmistia am-
plia que fu6 pedida por el senior Presidente de la Re-
pfblica en su Mensaje a la CAmara, y defendida con
gran elocuencia, primero, por el senior Mario Garcia
Kohly, y, despu6s, por el no menos elocuente senior
Roig, y que ambos rogaban A la CAmara, de acuerdo
con el sentir de nuestro primer Magistrado national,
que dicha ley tuviera, al ser aprobada, la mayor canti-
dad de liberalidad possible, combatiendo, por consi-
guiente, el voto particular del distinguido Represen-
tante senior Gonzalez Lanuza, que lo era A la vez tam-
bi6n del senior Cancio Bello y Arango.
Sin conocer de antemano la opinion de los sefiores
Garcia Kohly y Roig, ya yo tenia presentada A la
Mesa la mencionada enmienda; pero al tener el gusto
de escuchar sus elocuentisimos discursos me reafirm6
mAs en las ideas que de ellos tenia formado como legis-
tas distinguidos, y decide levantarme ante esta respe-
table CAmara para, apoyAndome en la liberalidad por
ellos solicitada, pedir yo tambi6n que mi enmienda
vaya incluida en el proyecto de Ley de Amnistia.
(Muy bien).

(El orador es calurosamente felicitado por el senior
Roig).

SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Se va a votar la enmien-
da presentada por los sefiores Ponvert y otros. Los que
esten conformes con la enmienda, se serviran ponerse
de pie.

(La mayoria de los seiores Representantes se pone
en pie).

Aprobado.
Se va A poner A discusi6n el inciso segundo del ar-
ticulo primero. j Hay algfn senior Representante que
quiera hacer uso de la palabra ?

(Silencio).

Se va A poner A votaci6n. Los que est6n conformes
con el articulo primero, asi como ha quedado enmen-
dado, se pondran de pie.

(La mayoria de los seiores Representantes se pone
en pie).

Aprobado.
Se va A dar lectura al inciso tercero del articulo pri-
mero.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN); :(Leyendo):

"3."-De los delitos cometidos por medio de la im-
prenta."'

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Algfn senior Repre-
sentante pide la palabra?

(Silencio).

Se pone A votaci6n. Los que est6n conformes se ser-
viran ponerse de pie.

(Los seiores Representantes, en mayoria, se ponen
de pie).








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 29
----


Aprobado.
Se va a dar lecture al inciso cuarto del articulo pri-
mero.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"4.-De todas las penas, multas y dem6s responsa-
bilidades impuestas por leyes especiales y reglamen-
tos y por el p6rrafo final de la Orden Militar nfim. 465
de 1900."

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se pone A discusi6n.
SR. ROIG FORTE SAAVEDRA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Tiene la palabra S. S.
SR. RoIG FORTE SAAVEDRA: En un capitulo, estAn
contenidas todas las modificaciones del proyeeto que
se present a la Cimara.
SR. PRESIDENT (FERRARA): Afin no ha llegado A
esta Mesa.
SR. CUILLAR DEL RIo: Pido la palabra para hacer
una pregunta a los miembros de la Comisi6n de C6di-
gos. Deseo saber si la responsabilidad civil esta tam-
bi6n incluida en ese parrafo que se discute.
SR. GARCIA KOHLY: No esta incluida.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va 6 poner 6 vota-
ci6n el inciso cuarto del articulo primero, tal como ha
quedado redactado. Los sefiores que est6n conformes
se serviran ponerse de pie.

(Los seiiores Representantes, en mayoria, se ponen
de pie).

Acordado.

SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Se va a dar lectura al
inciso quinto del articulo primero.

SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"5.'-De los delitos contra el orden pfiblico."

SR. PRESIDENT (FERRARA): I Algin senior Repre-
sentante quiere hacer. uso de la palabra ?

(Silencio).

Se va A poner A votaci6n. Los sefiores que est6n
conformes se servirAn ponerse de pie.

(La mayoria de los seiiores Representantes se pone
en pie).

Aprobado.

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va A dar lectura al
inciso sexto del articulo primero.

SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"6.--De los delitos cometidos por individuos perte-
necientes & los Ej6rcitos Libertador 6 Constitucional,
a excepci6n de los de violaci6n, parricidio, asesinato y
homicidio, comprendiendo dentro de los beneficios de
este articulo & los coparticipes del delito, ain cuando
no perteneeieren a dichos ej6rcitos."

SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Hay una enmienda del
senior Calleja, la que se va 6 leer.


SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAfN).: (Leyendo):

"Articulo primero.- Inciso sexto.-Enmienda. -
Los Representantes que suscriben tienen el honor de
proponer A la Camara se enmiende el inciso sexto y
s6ptimo del articulo primero del dictamen de la Co-
misi6n de C6digos al proyecto de Ley de Amnistia, su-
primi6ndole la palabra "homicidio".
Sal6n de la Camara de Representantes, A 20 de Fe-
brero de 1909.-Dr. A. Calleja.-Jose Pagliery.-En-
rique Roig."

SR. GONZALEZ LANUZA: Pido la palabra en contra de
la enmienda.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
nior Gonzalez Lanuza.

Su. GONZALEZ LANUZA: Sefior Presidente y sefiores
Representantes: Dos palabras nada mas he de decir.
El Proyecto de la Comisi6n de C6digos amplia el be-
neficio de la gracia a los individuos de los Ej6rcitos
Libertador y Constitucional, y excluye el parricidio,
el asesinato, el homicidio y la violaci6n.
En la forma en que el proyecto de la Comisi6n esta-
ha redactado podia todavia dar lugar A una dificultad.
Existe en nuestro C6digo un delito complejo que se
llama robo con ocasi6n del cual result homicidio. Es
el delito mas grave de nuestro C6digo, s61o tiene un
compaiiero, el parricidio; se castiga con cadena per-
petua 6 pena de muerte y es mas grave afin que el
parricidio.
Esa pena no es inferior a la pena correspondiente
al delito consumado sino hasta cierto punto. Su grado
maximo es el propio grado minimo de la pena en cues-
ti6n.
Los sefiores de la Comisi6n entendieron que quien
excluia lo menos excluia lo m6s, y que los Tribunales
no tendrian duda alguna respect A la condici6n del
m6vil del delito. Pero si se quita la palabra homicidio
de la exclusion, quedarA ampliada la amnistia A los
individuos de los Ej6rcitos Libertador y Constitucio-
nal, salvo cuando hayan cometido asesinato, violaci6n
6 parricidio, pero quedaran comprendidos en la am-
nistia si cometen el robo con homieidio, que es cl delito
m6s grave de todos los que el C6digo contieie.
Esto, en primer lugar; en segundo lugar, ayer he
dicho yo, con motivo de este asunto, lo siguiente: que
hay moments determinados en que por raz6n de cier-
tos especialisimos motives puede ser estrechada la ma-
no del homicide por la del hombre de bien. Pero en ge-
neral, ampliar la amnistia A todos los homicides sin
distinci6n, me parece una cosa que no puede estar en
la conciencia de los sefiores Representantes.
Por estos dos motives, que estimo igualmente aten-
dibles, hablo en contra de esa enmienda.

SR. PRESIDENTE (FERRARA): Tiene la palabra el se-
fior Roig.
SR. ROIG FORTE SAAVEDRA: La Comisi6n de C6digos
ha rectificado su criterio movida por la opinion del
gran nfimero de Representantes a esta Camara y por
virtud de otras consideraciones que concurren en casos
especiales. Y en este asunto esa mayoria acepta la en-
mienda en la forma que est6 presentada A la C6-
mara.
En primer lugar, no dice esa enmienda que si la
Camara la aprueba, pasari a ser el nimero primero
del articulo primero del Proyecto de Ley de Amnistia,
y que todos los homicidios quedaran incluidos en dicha
Ley, sino que dice sencillamente que los individuos









30 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


pertenecientes A los Ejercitos Libertador y Constitu-
cional que hubiesen cometido delitos de homicidio, es-
taran incluidos en la gracia. No hay, pues, el temor
de que nos hablaba el senior Lanuza de que todos los
homicides salgan a la calle; no saldrAn mAs que los
que, habiendo pertenecido A los Ej6rcitos Libertador
y Constitucional, merezcan, por raz6n de las condicio-
nes especiales del m6vil en que se inspira esta Ley, ser
acogidos en la gracia de la amnistia.
Por otra parte, sefiores Representantes, yo no creo
que pueda en la prActica presentarse ese caso de que
nos hablaba el senior Lanuza. Aplicar la gracia de
amnistia al delito calificado de robo por motive del
cual result homicidio?
Yo creo que no, que eso seria dar una interpreta-
ci6n torcida y fuera del limited de la propia Ley. Mu-
cho mAs cuando hasta el espiritu de la Ley excluye
de la amnistia el asesinato 6 incluye el homicidio; mu-
cho mAs cuando el delito de homicidio 6 robo por mo-
tivo del cual result homicidio, que es un delito com-
plejo, tiene una penalidad much mayor que el delito
de homicidio' simplemente.
Pero en la prActica, para disipar los temores del se-
fior Lanuza, podria presentarse, y desde luego creo
que voy A presentar, esta enmienda.
SR. MASFERRER Y GRAVE DE PERALTA: Pido la pala-
bra para una cuesti6n de orden.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
iior Masferrer.
SR. MASFERRER Y GRAVE DE PERALTA: Articulo 52 de
nuestro Reglamento, que trata de la pr6rroga de las
sesiones; yo pido mis perdones A mi compafiero el senior
Roig, por haberle interrumpido, pero quisiera que la
CAmara acordara el terminar en esta sesi6n la cuesti6n
tan debatida de la amnistia. Ruego A mis compafieros
que acuerden prorrogar la sesi6n hasta que concluya
este asunto.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : I Se acuerda prorrogar
la eesi6n hasta que sea terminada la discusi6n y vota-
ci6n de este Proyecto de Ley?

(.s ;1,l, ? de general asentimiento).


SR. PRESIDENT (FERRARA): Los firmantes de la
enmienda entienden que esta enmienda es enmien-
da A..........?
SR. ROIG FORTE SAAVEDRA: La comisi6n que pre-
sent6 la enmienda, acepta la enmienda 6sta.
SR. GARCfA CA:IZARES: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Garcia Cafiizares.
SR. GARCIA CARIZARES: Entiendo que no es enmien-
da A la enmienda presentada, sino una nueva enmien-
da que se present al inciso que se estA discutiendo.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : La Presidencia asi lo
entendi6 y por eso pidi6 la venia de los que habian pre-
sentado la primera enmienda, y ademas la Comisi6n
ha aceptado el articulo del proyecto de ley. Por lo
tanto, se va A votar esta enmienda, que es la finica que
queda, puesto que las otras han sido retiradas.
Sa. SANCHEZ FIGUERAS: Permitame, senior Presi-
dente, que le diga que yo tengo una enmienda sobre
ese articulo que no he retirado.
SR. PRESIDENT (FERRARA): La Comisi6n me habia
informado que todas las enmiendas habian sido reti-
radas.
SR. SANCHEZ FIGUERAS: La Comisi6n ha informado
mal, porque yo no he retirado la mia.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : La Presidencia no se
habia enterado de esto, pero de todas maneras el error
serA de los sefiores comisionados y nunca de la Presi-
dencia.
SR. SANCHEZ FIGUERAS: Esta bien, por eso he llama-
do la atenci6n de la Presidencia.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Mantiene toda la en-
mienda 6 parte de ella el senior SAnchez Figueras
SR. SANCHEZ FIGUERAS: Toda la enmienda.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Entiende la Presiden-
cia que efectivamente, esta enmienda del senior SAnchez
Figueras debe discutirse y votarse antes que las otras.
El senior Secretario le darA lectura.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"A LA CAMARA.


Acordado. El Representante que suscribe tiene el honor de pro-
SR. RoIG FORTE SAAVEDRA: Decia, seniores Represen- poner A la Cmara que apruebe el proyecto de Ley de
tantes, que podriamos, satisfaciendo los escrfipulos del Amnistia presentado A la misma el dia primero del
senior Lanuza, agregar A la palabra "homicidio", el corriente mes por los Representantes sefiores Ferrar.%
concept "simple", que es la denominaci6n juridica Fuentes, Mole6n, Arteaga, Garcia, Collazo y Garrig6,
que dentro del C6digo se confiere A los homicidios en los las siguientes
cuales no concurren circunstancias agravantes de nin-
guna especie, y en los cuales no concurren cireunstan- ENMIENDAS.
cias cualificativas de ningfin earActer. De modo que
tratindose de un homicidio simple, no puede decirse, Primero: que el inciso septimo de dicho proyecto d@
robo A consecuencia del cual result homicidio. Y yo Ley, quede redactado de este modo:
creo que podriamos agregar mAs: excluir de los bene- 7.o-De los cometidos por miembros del Ejrceito Li-
ficios de esta ley el delito de robo con ocasi6n del cual bertador y Constitucional, A excepci6n de los de san-
result6 homicidio; pero me parece mis clara, decir gre, en cuya comisi6n hayan concurrido las circuns-
simplemente homicidio. tancias de premeditaci6n 6 alevosia, exceptuAndose
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Se ha presentado por tambien A los reincidentes en delitos cuya penalidad
senior Mario Garcia Kohly una enmienda A la enmien- en cada uno de ellos, exceda de diez afos.
da que se estA discutiendo. El senior Secretario se ser- Segundo: consecuente con lo que recomienda el pri-
virA darle lectura. mer Magistrado de la Repfiblica al Congreso en los
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAfN) : (Leyendo): pArrafos primero, cuarto y quinto de su MVensaje del
primero del actual sobre una amtistia lo amplia y go
"El Representante que suscribe, propone que la or- nerosa que la raz6n y la equidad permitan, que el in-
den del inciso propuesto, se modifique asi:-Con ex- ciso noveno del referido articulo primero, quede redac-
cepci6n del delito de violaci6n, asesinato y parricidio, tado como sigue:
asi como el delito complejo de robo con ocasi6n del 9.o-De los de falsedad en documents, sin la concu-
cual result homicidio.-Maria Garcia Kohly. rrencia del delito de estafa, exceptuando los de que
trata el inciso segundo de este proyecto de Ley y los








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESS 0.- CAMERA DE RE'PRESENTANTES 31


clue cometidos por ignorancia sin prop6sitos de lucro
en la paga del Ej6rcito Libertador, la penalidad eu
que hubiere incurrido el delincuente no excediera do
ocho afiLs de prisi6n.-Silverio Sdnchez Figueras."

SR. SANCHEZ FIGUERAS: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el ss-
fior SAnchez Figueras.
SR. SANCHEZ FIGUERAS: Sefior Presidente y sefiores
Representantes. Dentro de la pureza y honradez que
debe presidir todos los actos de los liombres honrados
y much mAs los de los que tienen la representaci6n
del pueblo, como la que nosotros ostentamos aqui, es,
necesario que nos inspiremos en los principios mAs elb-
vados de justicia. En el inciso s6ptimo del proyecto
propuesto por los sefiores Collazo, Ferrara y otros, se
pide una amnistia asi: "De los delitos cometidos por
mujeres y menores de diez y ocho afios de edad, A ex-
cepci6n de los de violaci6n, parricidio, asesinato y ho-
micidio." Yo entiendo que dentro de esos mismos de-
litos, hay otros que son peores que los de sangre, y en
este sentido, he propuesto esta enmienda A ese inciso.
Retiro lo que respect a los de sangre, con la circuns-
tancia de premeditaci6n y alevosia, pero insist en que
aqu6llos que han sido reincidentes por tres, cuatro 6
m6s veces en un mismo delito, A esos debe excluirseles
tambi6n, como los de sangre. Yo tengo noticia de que
mAs de una vez en ese parquecito de San Juan de Dios
y en ese cafe "El Boulevard", se reunia determinado
n6mero de individuos, tomaban la Gaceta donde so
publicaban los nombres de los individuos del Ej6rcito
Libertador que tenian derecho A cobrar, y alli mismo,
A titulo de jefes, de oficiales 6 de sabichosos, decian A;
uno de sus compinches:-" Tfi vas A ser Fulano de Tal,
y ti, sefialando A otro, y yo, vamos A servir de testi-
gos." De esa manera, robaban el dinero al libertador
6 A la familiar de los libertadores, siendo eso causa de la
desgracia de mIs de uno de ellos y de muchas pobres
families. Y yo entiendo, sefiores Representantes, que
los que han sido reincidentes en esos delitos de la ma-
nera que dejo referidos, esos deben quedar excluidos
de la amnistia con que se pretend favorecerlos.
SR. CUESTA REND6N : Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Cuesta.
SR. CUESTA REND6N: Sefiores Representantes: de
todo coraz6n confieso ahora que yo no pensaba moles-
tar vuestra ben6vola atenci6n en estos moments en
que nos empefiamos en una cosa tan important para
Cuba y para nosotros; y me es much mAs sensible en
estos moments molestaros, porque no era yo el llama-
do A contestar A mi compafiero de representaci6n, puer-
to que viene por la.misma provincial que yo, el senior
SAnchez Figueras, pero como trata de llevar al animo
de los sefiores Representantes una reform radical en
un asunto que nosotros estimamos fundamental y que
el elemento del Partido Liberal, que en esta CAmara
constitute la mayoria, entiende que es una cuesti6n de
honor para nosotros, porque asi lo aconseja la pruden-
cia y el amor A la patria, para que salga esta tarde
como debe salir y como ha sido recomendado por el sc-
fior Presidente de la Repfiblica, el proyecto de amnis-
tia; 61 recomendaba que la amnistia fuera sumamente
amplia, pensando que, como era nuestro deber, la ma-
Soria de la Camara le ayudase A ello, y yo por eso me
opongo, ciertamente, A la enmienda que propone el se-
lior SAnchez Figueras, que viene A regatear, como In
hacia ayer parte de la minoria conservadora, en una
obra que ya teniamos casi terminada.....


-w00


SR. SANCIIEZ FIGUERAS: iPido la palabra para una
alusi6n personal.
SR PRESIDENT (FERRARA) : Tiene la palabra S. S.
SR. SANCHEZ FIGUERAS: Ha dicho el querido Repre-
sentante senior Cuesta, que yo vengo A estorbar un acto
de generosidad y es completamente distinto mi prop6-
sito. Me propongo que todos aquellos que inconscien-
temente 6 por imprudencia, hayan cometido el de-
lito comprendido en ese inciso, que alcancen, perfecta-
mente bien, el perd6n, 6 sea la gracia, la amnistia. Pe-
ro lo que indudablemente deseo y quiero hacer com-
prender es, que los que han cometido cuatro 6 seis ve-
ces un mismo delito, A sabiendas de lo que han hecho,
fnicamente guiados por un infame espiritu de latroci-
nio, i ah!, esos no se deben tener de ninguna manera
en cuenta para esta amnistia, por muy amplia que se
la desee, por muy generosa que se la quisiera hacer.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va A poner A vota-
ci6n la enmienda del senior SAnchez Figueras.
Los que est6n conformes se servirAn ponerse de pie.

(S6lo un corto numero de seniores Representantes
se pone de pie).

Ha sido desechada la enmienda del senior SAnchez
Figueras.
SR. SANCHEZ FIGUERAS: Miuy bien. Estoy altamen-
te satisfecho, porque he cumplido con mi deber y mi
conciencia.
SR. GONZALEZ LANUZA: Pido-la palabra para expli-
car mi voto.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Lanuza.
SR. GONZALEZ LANUZA: La filtima parte de mi voto
particular, contenia, en general, una exclusion perfec-
tamente anAloga, si no id6ntica, A la que para un caso
especial ha formulado en su enmienda el senior SAn-
chez Figueras; y aun cuando el voto particular ha sido
desechado, incluso con el propio del senior Sanchez Fi-
gueras, yo me he creido obligado A votar A favor de
esta enmienda, por las razonies que acabo de decir.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va A poner A vota-
ci6n la enmienda del senior Kohly, toda vez que ya fu6
discutida.
SR. CORTINA GARCIA: Sefor Presidente, pido la vo-
taci6n nominal.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Sc va A dar lectura nue-
vamente A la enmienda.
Sn. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo);

"El Representante que suscribe propone que la or-
den del inciso propuesto se modifique asi:-Con ex-
cepci6n del delito de violaci6n, asesinato y parricidio,
asi como el delito complejo de robo con ocasi6n del
cual result homicidio.-Mlario Garcia Kohly."

SR. PRESIDENT (FERRARA) : b Se acepta por la Co-
misi6n la enmienda ?
SR. VIONDI VERA: Si.
SR. ROIG FORTE SAAVEDRA: Queda aceptada.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Entonces se pone A vo-
taci6n la enmienda.
SR. CORTINA GARCiA: La he pedido nominal.

(El Secretario, senor Gonzdlez Sarrain, toma la vo-
taci6n nominal).

(Votaron que si los seiores Albarrdn, Alsina, Arias,
Arteaga, Audivert, Bee, Borges, Callejas, Castellanos,
Castillo (Julio), Cebreco, Collazo, Cugllar, Cuesta,








32 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


Ferndndez Guevara, Ferrara, Garcia Feria, Gar-
cia Kohly, CaHizares, Garrig6, Genova de Zayas, Gi-
raudy, Gonzdlez Clavel, Sarrain, Guas, Herndndez,
Ledo, Lores, Madrigal, Manduley, Masferrer, Marti-
nez Ortiz, Mendieta, Messonier, Naya, Pagliery,
Pdrez, Piio, Ponvert, Roig, San Miguel, Sdnchez Fi-
gueras, Spotorno, Miguel Sudrez, Valdes Carrero, Val-
des Infante, Varona Sudrez, Vilardell, Viondi.-To-
tal, 49.)

(Votaron que no los seiores Adam Galarreta, Ar-
menteros, Boza, Cancio Bello, Cabada, Cortina, Fer-
ndndez Boada, Ferndndez Criado, Garcia (Ezequiel),
Gonzdlez Lanuza, Morej6n, Pardo Sudrez, Pifeyro,
Risquet y Vera Verdura.-Total 15.)

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Han votado que si 49
sefiores Representantes, y que no 15. Por lo tanto,
queda aprobado el inciso sexto con la enmienda.
Se va A dar lecture al inciso septimo del articulo
primero.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"7.--De los delitos cometidos por mujeres y me-
nores de diez y ocho aiios de edad, A excepci6n de los
de violaci6n, parricidio, asesinato y homicidio."

SR. PRESIDENT (FERRARA) : A este inciso se ha
presentado la misma enmienda anterior.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"A LA CAMARA.

El Representante que suscribe tiene el honor de pro-
poner A la CAmara que apruebe el proyecto de Ley de
Amnistia presentado A la misma el dia primero del
corriente mes por los Representantes seiores Ferrara,
Fuentes, Molc6n, Arteaga, Garcia, Collazo y Garrig6,
las siguientes

ENMIENDAS.

Primero: que el inciso s6ptimo de dicho proyecto de
Ley, quede redactado de este modo:
7.o--De los cometidos por miembros del Ej6rcito Li-
bertador y Constitucional, A excepci6n de los de sangre
en cuya comisi6n hayan concurrido las circunstancias
de premeditaci6n 6 alevosia, exceptuando tambi6n A
los reincidentes en delitos cuya penalidad en cada uno
de ellos, exceda de diez afios.
Segundo: consecuente con lo que recomienda el pri-
mer Magistrado de la Repiblica al Congreso en los
parrafos primero, cuarto y quinto de su Mensaje del
primero del actual sobre una amnistia lo amplia y ge-
nerosa que la raz6n y la equidad permitan, que el in-
ciso noveno del referido articulo primero, quede re-
dactado como sigue:
9.--De los de falsedad en documents, sin la con-
currencia del delito de estafa, exceptuando los de que
trata el inciso segundo de este proyecto de Ley, y los
que cometidos por ignorancia sin prop6sitos de lucro
en la paga del Ej6rcito Libertador, la penalidad en
que hubiere incurrido el delincuente no excediera do
ocho afios de prisi6n.-Silverio Sdnchez Figueras.

SR. PRESIDENT (FERRARA) : I Algin senior Repre-
sentante pide la palabra sobre la enmienda?

(Silencio).


Se va A poner A votaci6n la enmienda. Los que es-
t6n conformes con ella se servirAn ponerse de pie.

(Escaso nmero de sefores Representantes se pone
en pie).

Desechada.
Desechada la enmienda se pone a discusi6n el inciso
s6ptimo del articulo primero. Algfin senior Repr-
sentante quiere hacer uso de la palabra?

(Silencio).

Se va A poner A votaci6n. Los que est6n conformes
con el inciso septimo del articiulo primero del proyecto
de Ley se serviran ponerse de pie.

(La mayoria de los seiores Representantes se pone
en pie).
Aprobado.
Se va A dar lectura al inciso octavo del articulo pri-
mero.
SR. SECRETARIO (GONZAiEZ SABRAIN): (Leyendo):
"8.-De los delitos cometidos por empleados pfbli-
cos en el ejercicio de sus cargos, A excepci6n de los
delitos de falsedad, malversaci6n de caudales pfiblicos,
fraudes y exacciones ilegales."

Anuncio una enmienda A este inciso.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va a dar lectura A la
enmienda que present el senior Sarrain A este inciso.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAiN) : La enmienda
es esta: (Leyendo):
"El Representante que suseribe propone que el
inciso se redacte asi:
Despu6s de falsedad, las siguientes: "no comprendi-
dos en el inciso siguiente."
Habana, Febrero 20 de 1909.-Felipe Gonzdlez Sa-
rrain. "
El motive es este: el inciso actavo dice: "De los de-
litos cometidos por empleados pfblicos en el ejercicio
de su cargo, A excepci6n de los delitos de falsedad, mal-
versaci6n de caudales pfblicos, fraudes y exacciones
ilegales". Pero despu6s hay.una enmienda al inciso
noveno que se ha de referir A los delitos de falsedad
cometidos por empleados pfblicos. Si se aprueba el
articulo en la forma que esta redactado ahora, queda-
ria, por complete, excluida la enmienda que se pre-
senta al inciso noveno. Este es el motive de mi en-
mienda, que se diga lo siguiente: (Leyendo):

"Despues de falsedad, las siguientes: "no compren-
didos en el inciso siguiente."

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va a poner A vota-
ci6n la enmienda del senior Sarrain. Los que est6n
conformes se serviran ponerse de pie.

(Un corto nimero de seiores Representantes se pone
en pie).

Desechada.

SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el so-
for Roig.
SR. ROIG FORTE SAAVEDRA: Sefiores de la CAmara:
yo tengo aqui en Ia mano el C6digo Penal, y en ningin









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 33


caso podia star comprendido el cohechador por esa
amnistia; precisamente cuando se redact6 ese nfmero
del proyecto se tuvo A la vista por el ponente el C6digo
Penal, y si no recuerdo mal, fueron excluidos de esta
gracia los delitos comprendidos en los incisos noveno y3
d6cimo y el articulo correspondiente al delito de co-
hecho.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va A poner a vota-
ei6n el inciso octavo del articulo primero.
Los que est6n conformes se serviran ponerse de pie.
(Los seniores Representantes, en mayoria, se ponen
de pi
Los que est6n conformes, se servirfn ponerse de pie.
(Se ponen do pie treinta seiores Representantes.
Permanecen en sus asientos veintiocho scores Repre-
sentantes).
SR. GARCiA ENSERAT (E.): Podria rectificarse por
votaci6n nominal.
SR. MASFERRER Y GRAVE DE PERALTA: Pido la vota-
ci6n nominal.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Ya no se puede votar
nominalmente, pero los dos Secretarios podrian in-
formar.
SR. GIRAUDY VIVAR: Hay 28 y 30. Ahora se acaba de
levantar el sefor Policarpo Madrigal.
SR. PRESIDENT (FERRARA): De manera que son
treinta y un sefiores Representantes los que votan por
la aprobaci6n.
Queda aprobado el inciso octavo. Se va a dar lec-
tura al inciso noveno.
SR. SECRETARIO (GONZ1LEZ SARRAIN) : (Leyendo):
"9."-De los delitos de falsedad en documents pii-
blicos, cuando en ellos no ha existido un perjuicio de
tercero 6 el Animo de causarlo y en los de falsedad en
documents privados cuando no concurra la estafa ni
la falsedad se utiliza como medio de cometer aquflla."
SR. PRESIDIENTE (FERRARA) : Hay una enmienda.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN): Dice asi:
(Leyendo):
"Articulo primero.-Ineiso noveno.-A la CAmara.
-El Representante que suscribe tiene el honor de pro-
poner A la CAmara la siguiente enmienda al proyeeto
de Ley de Amnistia:
9.--De los delitos de falsedad en documents pfibli-
cos, cometidos por particulares 6 funcionarios publi-
cos, cuando en ellos no ha existido un perjuicio de ter-
cero 6 el Animo de causarle; y de los mismos delitos
de falsedad en documents pfiblicos 6 privados, aun
cuando hubiese perjuicio de tercero, siempre que la
pena que corresponda imponer por ellos no exceda de
la prisi6n 6 presidio correccional, en su grado mAximo.
Camara de Representantes, Febrero 20 de 1909.-
Enrique Roig."
SR. RoIG FORTESAAVEDRA: La Comisi6n ha acordado
aceptar la enmienda y que pasa a ser el inciso noveno
del articulo.
SR. PRESIDENT (FERRARA): jLo acuerda asi la Co-
misi6n ?
SR. GONZALEZ LANUZA: Quisiera que se votara co-
mo, enmienda. Yo estoy conform con ella, pero si
pasa A ser ineiso, tendr6 que votar en contra para sa-
tisfacer a mi conciencia.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Podria entonces dejar-
se el inciso como enmienda.


Se va A dar lectura nuevamente el inciso, porque la
enmienda del senior Lanuza pasa a ser el inciso y se
votarA primero aqu6l.
Sn. SECRETARIO (GONZLEZ SARRAfN): (Leyendo):
"9.-De los delitos de falsedad en documents pfi-
blicos, cuando en ellos no ha existido un perjuicio de
tercero 6 el Animo de causarlo y en los de falseaad en
documents privados cuando no concurra la estafa ni
la falsedad se utiliza como medio de cometer aqulla."
Una pregunta al senior Lanuza, con motive de esta
enmienda. De manera que 61 desea excluir a los em-
pleados piblieos de los delitos de falsedad, aunque no
haya perjuieio para terceros ni Animo de causar dafio
ni prop6sito en ese sentido ?
El inciso que ahora se ha convertido en enmienda,
del senior Lanuza, y yo no me referia mas que A esta
part de 1l, dice lo siguiente: (Lee el texto aludido).
Y la enmienda dice asi: (Lee el texto citado).
Tenemos aqui una diferencia, porque el inciso ante-
rior, y por eso era la raz6n de la enmienda, porque iba
A evitar una contradicci6n para extender los benefi-
cios de la amnistia a los empleados pfiblicos, en los
delitos de falsedad.
SR. GONZALEZ LANUZA: No es culpa mia; lo sera de
los que han votado el inciso anterior.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va A poner A vota-
ci6n, como enmienda del senior Lanuza, lo que era inci-
so primero del articulo noveno.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Pido la palabra en contra
de la enmienda.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Es que la enmienda ya
esta discutida.
SR. GONZBLEZ SARRAIN: S61o he hecho una pregunta.
SR. PRESIDENTE (FERRAR) : Pues tiene la palabra
en contra S. S.
SR. GONZ~LEZ SARRAfN: Yo me opongo h la enmien-
da, respect al particular a que me estaba refiriendo,
porque entiendo que deben ser comprendidos tanto los
particulares, como los funcionarios y empleados pfi-
blicos, en los delitos de falsedad, cuando no haya pro-
p6sito doloso y euando no haya perjuicio de tercero.
Yo me opongo A la enmienda en ese sentido.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Se va t votar en vota-
ci6n ordinaria.
SR. CUrLAR DEL Rio: La pido nominal.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va A votar el inciso
anterior, como enmienda, presentado por el senior La-
nuza, toda vez que lo habia retirado la mayoria de-la
Comisi6n de C6digos. Los que est6n conformes con el
antiguo inciso y la enmienda del senior Gonzalez La-
nuza, se serviran contestar que si.
SR. GONAZLEZ SARRAIN: Yo, respect A la votaci6n,
propongo a la Presidencia que esta proponga a la Ca-
mara que se divida el inciso en dos parties, una que so
refiera a los delitos de falsedad en documents pfibli-
cos, y otras de falsedad en documents privados.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : No hay inconvenient.
El Secretario senior Gonzalez Sarrain se servirf dar
lecture k la parte de la enmienda que se va a someter A
votaci6n.
(El Secretario, senor Gonzdlez Sarrain, la lee).
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Se va a votar ordina-
riamente; los que est6n conformes se serviran ponerse
de pie.
(La mayoria de los seiores Representantes se pone
en pie).









34 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- OAMARA DE REPRESENTANTES


Aprobado.
Se va A dar lectura A la segunda parte del inciso.
Sn. SECRETARIO ('GONZALEZ SARRAIN) : La segunda
da parte dice asi: (La lee).

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va a poner A vota-
ci6n. Los sefiores que esten conformes se serviran po-
nerse de pie.
(La mayoria de los sefores Representantes se pone
en pie).
Aprobado.
El senior Sarrain desea hacer una enmienda adi-
cional A este inciso.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : La enmienda
adicional dice asi: (Leyendo):

"Se entenderan comprendidos en este inciso los em-
pleados pfblicos en los delitos de falesdad en docu-
mentos pilblicos en que no haya existido perjuicio de
tercero ni animo de cometerlo.-Felipe Gonzdlez Sa-
rrain. "
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va a poner A disca-
si6n.
(Silencio).

Se va a poner A votaci6n. Los sefiores que esten con-
formes se serviran ponerse de pie.

(Los sefiores Representantes, en mayoria, se ponen
en pie).
Aprobado.
Entiende la Presidencia, por tanto, que el inciso sc-
gundo -queda redaetado tal como estaba antes y que
fu6 presentado como enmienda por el senior Gonzalez
Lanuza en la adici6n hecha por el senior GonzAlez Sa-
rrain, y que virtualmente ha quedado desechada la en-
mienda, que pas6 A ser inciso. I Lo entiende asi la CA-
mara?
(Sefales afirmativas).

Acordado.
El senior Seeretario se servira dar lectura al articulo
segundo del proyecto de Ley.,
SR. SEORETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"Artieulo segundo.-A los efectos de la aplicaci6n
de esta Ley, los Tribunales declararan extinguida la
responsabilidad penal:

Cuando no se haya llegado al tramite de sentencia
el Juez 6 Tribunal que conociera de la causa la enviara
al Ministerio Fiscal para que emita dictamen acerca
de la procedencia 6 improcedencia de la aplicaci6n de
esta Ley, resolviendo en definitive el Tribunal que en
ese moment estuviere conociendo de la causa."
SR. PRESIDENT (FERRARA) : La Comisi6n present
una pequefia adici6n, modificando, por lo tanto, el ar-
ticulo.
(El Secretario, senor Gonselez Sarrain, lo lee).

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va A poner A discu-
si6n el articulo asi como ha sido leido.
1 Hay alg6n senior Representante que quiera hacer
uso de la palabra?


(Silencio).


Se pone A votaci6n. Los que esten conformes se ser-
virAn ponerse de pie.
(Los seiores Representantes, en mayoria, se ponen
de pie).
Aprobado.
Se va A dar lectura al articulo tercero.
SR. SECRETARIO (GONZ;LEZ SARRAIN) : (Leyendo):
"Articulo tercero.-La condici6n de miembro del
Ej6rcito Libertador, de que habla el nfimero seis del
articulo primero, se acreditara con el certificado co-
rrespondiente de la Oficina Central Liquidadora de
:.^ haberes del Ejercito Libertador. A los efectos de
Seterminar el character de miembro del Ej6rcito Cons-
.itucional, la Secretaria de Gobernaci6n procederA, en
el termino de cinco dias, A contar desde la fecha de la
promulgaci6n de esta Ley, A designer las personas que
habiendo sido Jefes de Cuerpo del referido Ej6rcito,
esten por tal condici6n investidas de la autoridad ne-
cesaria para identificar A los que hubiesen formado
part de dicho ej6rcito: los nombres de los Jefes desig-
nados se publicaran en la Gaceta Oficial.
La condici6n de miembro del Ej4rcito Constitucio-
nal se acreditara por medio de acta notarial otorga-la
ante dos testigos, y en la cual el Jefe del respective
Cuerpo A que hubiese pertenecido el presunto amnis-
tiado, declarara bajo juramento y dentro de la pena
sefialada al delito de perjurio, que el individuo de
cuya identificaci6n se trata, ha pertenecido, en efecto,
al Ejercito Constitucional, expresando, ademAs, todos
los datos y antecedentes que de dicha persona tu-
viere."
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Se pone A discusi6n este
articulo. Algfn senior Representante quiere hacer
uso de la palabra?
(Silencio).
Se pone A votaci6n. Los que esten conformes se ser-
virAn ponerse de pie.
(La mayoria de los seiiores Representantes se pone
en pie).
Aprobado.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN): (Leyendo):
"Articulo cuarto.-Los beneficios que otorga esta
Ley s6Io se refieren A los delitos perpetrados y respon-
sabilidades en que se hubiese incurrido con anteriori-
dad al dia veinte y ocho de Enero inclusive del co-
rriente afio."
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Realmente, no es lo lei-
do el articulo 4.0,, sino la segunda parte del articulo
3., que el Secretario no habia leido anteriormente.
Se va A poner A discusi6n la segunda parte del ar-
ticulo tercero del proyecto de Ley.
(Silencio).
Se pone A votaci6n. Los que esten conformes se ser-
viran ponerse de pie.

(Los seiiores Representantes, en mayoria, se ponen
de pie.)
Aprobado.
Se va A dar lectura al articulo cuarto del proyecto
de Ley.
(El Secretario, senior Gonzdlez Sarrain, le da lec-
tura).
Se pone A discusi6n.
SR. ARIAS: Sefior Presidente, hay una enmienda pre-









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 35


sentada A ese articulo que no estA retirada y es aclara-
toria del mismo, en el sentido quo en lugar de decir:
con anterioridad al dia 28, diga hawta el dia 28. Los
-2iembros de la Comisi6n la hicieroi suya.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se va A dar lectura :i
la enmienda presentada al articulo cuarto por los se-
fiores Lorenzo Arias y Juan Maria Cabada.

SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"A LA CAMARA.

Los Representantes que suscriben proponen como
enmienda al articulo cuarto del proyecto de Ley de
Amnistia, que quede redactado en la siguiente forma:

Articulo cuarto.

Los beneficios que otorga esta Ley s6lo se refieren Ai
los delitos perpetrados y responsabilidades en que se
hubiese incurrido hasta el dia veinte y oeho de Enero
inclusive del corriente afio.
Sal6n de Sesiones, Febrero 17 de 1909.--J. M. Caba-
da.-Lorenzo Arias."

SR. PRESIDENTE (FERRARA) : La enmienda consiste
en que en el articulo se dice: con anterioridad al dia
28 de Enero,*y la enmienda pide que sea el dia 28 de
Enero inclusive.
SR. ARIAS GUERRA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
fior Arias.
SR. ARIAS GUERRA: He pedido la palabra para ex-
plicar la enmienda. Como se verA, en el articulo cuar-
to se dice "en que se hubiese incurrido con anteriori-
dad al dia 28 de Enero, inclusive, del corriente afio."
Como se ve, esto result un poco obscure, y con la en-
mienda diria: "hasta el 28 de Enero inclusive"; en
cuyo caso estaria completamente explicado el espiritu
de este articulo.
SR. VIONDI VERA: La Comisi6n acepta la enmieuda.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Pasa A ser, entonces,
inciso la enmienda. Se pone A votaci6n. Los que esten
conformes se serviran ponerse de pie.
(Los seiores Representantes, en mayoria, se ponen
de pie).
Aprobado.
Se va A dar lectura A la disposici6n final.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"Disposicidn final.

Se exceptfian de los beneficios de esta Ley los delitos
de corrupci6n de menores y abuses deshonestos y aque-
llos que s6lo pueden perseguirse por denuncia 6 ins-
tancia de parte ofendida."'

Pido la palabra para haeer una pregunta a la Comi-
sion.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se-
nor Sarrain.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Los delitos de injuria por
medio de la prensa, no a particulares, estan compren-
didos 6 no dentro de la amnistia?
SR. GONZALEZ LANUZA: Tal como esta redactada la
disposici6n final estan excluidos en la amnistia.
SR. GONZALEZ SARRAfN: I EstAn excluidos ?


SR. GONZALEZ LANUZA: EstAn excluidos, porque se
necesita la denuncia en ese caso.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Entonces, anuncio una en-
,iienda.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : El senior Sarrain anun-
cia una enmienda a la disposici6n final.

(El senior Sarrain redacta la enmienda).

Se va A dar lectura A la enmienda que present el
sefior GonzAlez Sarrain.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"Pero seran comprendidos en la amnistia los deli-
tos cometidos por medio de la prensa contra las autori-
dades, funcionarios 6 empleados piblicos.-Febrero
20 de 1909.-Felipe Gonzdlez Sarrain."

SR. PRESIDENT (FERRERA) : La Comisi6n acepta la
Enmienda?
SR. VIONDI VERA: La Comisi6n la acepta.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Entonces se va A.poner
A votaci6n al articulo cuarto.
SR. ARIAS GUERRA: Desearia que se le diera lectura
r tra vez, porque no he podido escuchar la enmienda.

SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"Pero seran comprendidos en la amnistia los delitos
cometidos por medio de la prensa contra las autorida-
des, funcionarios 6 empleados pfiblicos.-Febrero 20
e 1909.---Felipe Gonzdlz Sarrain."

SR. PRESIDENTE (FERRARA): Los que esten confor-
ntes con el articulo cuarto asi modificado, se servirin
,)onerse de pie.

(La mayoria de los seiiores Representantes se pone
en pie.)

Aprobado.
Hay, suscrita por el senior Garcia Kohly, una dispo-
sici6n adicional A la Ley. El senior Secretario se servi-
:A darle lectura.
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"A LA CAMARA.

El Representante que suscribe propone la siguiente
'isposici6n adicional al proyecto de Ley de Amnistia.

Disposici6n adicional.
Se autoriza al Presidente de la Repfiblica para re-
bajar la cuarta parte de ellas, las penas impuestas A
los condenados por delitos que no hayan sido compren-
didos en la Ley de Amnistia, sin sujetarse A las reglas
y tramites que establece la legislaci6n vigente en ma-
teria de indultos.-Mario Garcia Kohly."

OR. VARONA SUAREz: Estoy redactando una enmien-
da que dirA asi (Leyendo):

"Enmienda A la del senior Mario Garcia Kohly.--
Tambi6n se comprenden en esta amnistia A todos los
que hayan delinquido antes del dia 24 de Febrero de
1895.-Miguel Sudrez."

SR. PRESIDENTE (FERRARA): Realmente, no es una
enmienda, sino una adici6n, de manera que se va a


-00









63 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPREiSENTANTES

discutir antes la disposici6n adicional propuesta por prichosa mia, es una petici6n que he heeho fund6ndo-
el senior Kohly. me precisamente en el Mensaje del senior Presidente de
SR. SANCIEZ FIGUERAS: Pido la palabra. la Repfiblica, que dice: "Ejecutar hoy un castigo im-
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Tiene la palabra el se- puesto por delitos realizados en tiempos muy distan-
nor S6nchez Figueras. tes, seria indudablemente aplicar una pena que no
SR. SANCHEZ FIGUERAS: Si el senior Garcia Kohly reuniria algunos de los caracteres y fines esenciales de
quiniera ser tan bondadoso y afiadiera en su proposi- la penalidad, aparte de que no parece just que la so-
cil6 6 los pobres cubanos que est6n en los presidios de ciedad, inexorablemente, exija esa remota responsabi-
Africa sufriendo condena tambi6n, desde el afio 1895, lidad, habida cuenta la series de indultos y amnistias
y que yo creo debia 6 instancia nuestra gestionarse por que los acontecimientos ocurridos en nuestro pals de-
el Gobierno 6 fin de que les alcanzara esta gracia. terminaron. Llevaria la amnistia d todos los que han
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : No puede ser objeto de delinquido antes del dia 24 de Febrero de 1895, en
esta Ley, senior S6nchez Figueras. que comenz6 nuestra campafia de emancipaci6n. Ante
I Desea la CAmara que se le vuelva h dar lecture 6 el hecho indudable de la verdadera prodigalidad que
Ia adici6n? en material de indultos ha existido, al punto de que
dificilmente encontraremos en .el Presidio criminals
(Varios seiores Representantes hacen signos afir- de fecha anterior A la que indico, la 16gica y la equidad
mativos). recomiendan la media que os sugiero."
Por tanto, yo entiendo que la mayoria liberal verA
SR. SECRETARIO (GONZALEZ SARRAIN) : (Leyendo): con gusto que esta moci6n quede comprendida en la
amnistia.
"A LA CAMARA. SR. GONZALEZ LANUZA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Tiene la palabra S. S.
El Representante que suscribe propone la siguients SR. GONZALEZ LANUZA: Concebida en estos t6rminos
disposici6n adicional al proyecto de Ley de Amnistia. la enmienda que se propone, senior Presidente y sefiores
Representantes, comprende, sin tener en consideraci6n
Disposicion adicional. la clase de delitos, y la clase de penas, A los que hubie-
ren delinquido, en general, es decir: A los peores cri-
Se autoriza al Presidente de la Repiblica para re- minales que hay en Cuba, a los que hayan incurrido en
bajar en la cuarta parte de ellas, las penas impuestas las penas mhs graves, porque s6lo de ese modo, habien-
a los condenados por delitos que no hayan sido cor- do delinquido desde esa 4poca, a trav6s de tantas am-
prendidos en la Ley de Amnistia, sin sujetarse A las nistias y tantos indultos, pueden existir en nuestras
reglas y trAmites que establece la legislaci6n vigente c6rceles.
en material de indultos.-Mario Garcia Kohly." SR. PRESIDENTE (FERRARA): La Comisi6n est6 de
acuerdo con la adici6n que present el senior Suarez?
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : Los que est6n confor- SR. VIONDI VERA: Por mi parte, no.
mes, se servirAn ponerse de pie. SR. PRESIDENTE (FERRARA) : El Secretario le dar6
lecture nuevamente.
(Los selores Representantes, en mayoria, se ponen Sn. SECRETARIO (GIRAUDY VIVAR): (Leyendo):
dt i


Aprobada.
Hay una adici6n final 6 esta disposici6n.
SR. SECRETARIO (GONZLEZ SARRAIN) : (Leyendo):

"Tambien se comprenden en esta amnistia a todos
los .que hayan delinquido antes del dia 24 de Febrero
de 1895.-Febrero 20 de 1909.-Miguel Sudrez."

SR. CUELLAR DEL RIOS Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : La tiene S. .S.
SR. CUILLAR DEL RIo: Sefior Presidente y sefiores
Representantes. Yo entiendo que esa adici6n propues-
ta por mi querido compafiero, no es objeto de un in-
dulto, sino que es material de amnistia que debi6 ha-
berse tratado aqui, en la Camara, si hubiera deseado
el senior SuArez. Pedir que se indulten totalmente al-
gunos individuos que han cometido hechos delictuosos
con anterioridad al 24 de Febrero de 1895, no es ma-
teria de indulto, sino de amnistia. Pido, pues, a mi
querido compafiero que rectifique su proposici6n.
SR. SUAREZ VARQNA: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDENT (FERRARA) : Tiene la palabra S. S.
SR. SUAREZ VARONA: Efectivamente, el Represen-
tante que acaba de hablar me ha convencido con las
razones que ha aducido: y por ello propongo que la
enmienda mia se modifique en este sentido: "Tambien
se comprenden en la amnistia, todos los que hayan de-
linquido antes del 24 de Febrero de 1895."
Sefiores Representantes, esta no es una petici6n ca-


"Tambi6n se comprenden en esta amnistia A todos
los que hayan delinquido antes del dia 24 de Febrero
de 1895.-Febrero 20 de 1909.-Miguel Sudrez."

SR. PRESIDENT (FERRARA) : Se pone A votaci6n or-
dinaria. Los que est6n conformes se pondr6n de pie.

(Es muy escaso el ntmero de seiores Representan-
tes que se ponen de pie).

Rechazada.
SR. CORTINA GARCIA: Yo ruego a la Presidencia que
diga al Secretario que lea tal como ha quedado apro-
dabo el inciso noveno, porque en virtud de la forma de
la votaci6n, yo al menos, no me he podido dar cuenta
de su redacci6n.
SR. PRESIDENTE (FERRARA) : El inciso noveno ha sido
aprobado asi como esta, con una adici6n. Se le dara
lectura A todo el inciso asi como queda aprobado.

(El Secretario, senor Gonzdlez Sarrain, le da lec-
tura).

SR. PRESIDENT (FERRARA) : PasarA A la Comisi6n
de Estilo. Se levanta la sesi6n.

(Eran las seis menos cinco p. m.)

Imp. y Pap..de Rambla y Bouza, Obispo nims. 33 y 35.-Habans.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs