Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00237
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00237
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text










DIARIO DE


SESIONiE


DEL
CONGRESS DE LA REPUjBLCA DE CUBA


SEXTA L EaISLATTURA.

VOL. VI HABANA, 19 DE FEBRERO DE 1905 NUM. 40


C rnara


de Representantes


Trigesima


Sesi6n


ordinaria.-17


de Febrero


de 1905


Presidencia del Seior Santiago Garcia Cafiizares
Secretario: Sr. Enrique Villuendas


SUMARIO


Se abre la sesi6n dindose lecture al acta de la an-
terior, que es aprobada.-Se da lectura a una co-
municaci6n del Ejecutivo, acompafiando los datos
pedidos, referentes A la Escuela de Artes y Oficios
de la Habana.-Se aprueban los dictamenes de la
Comisi6n de Peticiones, en el sentido de no ha
lugar a deliberar, pasindose al Ejecutivo las pe-
ticiones sobre indultos solicitados por various in-
dustriales y comerciantes de Bataban6; various pe-
nados empleados en las obras del Castillo del
Principe; various press de la Circel de la Haba-
na; various penados cubanos residents en el pre-
sidio de Ceuta; various penados del Camagiiey y
del Presidio de la Habana y various veterans pre-
sos en la Circel del Camagiiey.-Se da lectura a
los dictamenes de la Comisi6n de Peticiones a la

A las dos y quince minutes p. m. se abre la sesi6n,
bajo la presidencia del senior Santiago Garcia Cafii-
zares, y actuando de Secretario el senior Enrique Vi-
lluendas, por ausencia de los electos, sefiores Jose Ro-
driguez Acosta y Jos6 Clemente Vivanco, hallAndose
presents los sefiores Representantes qu A continua-
ci6n se expresan:
Albarrin, Betancourt (Alfredo), Blanco, Cardenal,
Cu6, Cruz Gonzalez, COspedes, Serra, Duque de Es-
trada, Diaz, Fust6, GonzAlez Arocha, Fonts (Oscar),
Longa, Fernandez de Castro, Hortsmann y Varona,
Maza y Artola, Malberti, Mendieta, Martinez Rojas,


solicitud de various penados para que no se le afec-
ten sus haberes al pago de indemnizaciones. Pa-
san al archivo de la Comisi6n Revisora.-Se da
lectura al dictamen de la Comisi6n de Peticiones
a una instancia de various industrials y agricul-
tores de Giiira de Melena, solicitando se aumen-
ten los derechos arancelarios al almid6n importa-
do.-Se toma en consideraci6n y pasa a la Comi-
si6n de Asuntos Militares, una exposici6n de va-
rios marines cubanos, solicitando se discuta y re-
suelva la Ley de navegaci6n.--Se acuerda inte-
resar del Ejecutivo la remisi6n de various datos
econ6micos.-Continfia la discusi6n sobre el dic-
tamen de la Comisi6n Mixta al Proyecto de Ley
de compra del Teatro Nacional.


Masferrer, Neyra, Martinez Ortiz, Poveda, Sobrado,
Risquet, Sirven, Torrado, Villuendas (E.), Villuendas
(F.), Betancourt (Angel) Portuondo.
Entraron despubs de abierta la sesi6n:
Zubizarreta, Gonzalo P6rez, Guerra, Chenard, Boza,-
Garcia Osuna, Fonts (Carlos), Nfiiez, Nodarse, Cas-
tellanos, Gonzalez Sarrain, GutiBrrez de C6lis, Borges,
La Torre, Campos Marquetti.
Total 50.
SR. PRESIDENT (GAIRCA CARIZARES):. Se abre la
sesi6n ..
Sa. MNDIEt A : Pido Ia palibra..: :


~~ ~








2 DIARIO DE SESIONES DETL CONGRESO.- CAMARA DE EREPRESENTANTEr
---1---- ---


SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): ) Antes de
leer el acta ?
SR. MENDIETA: Era para excusar A un senior Re-
presentante.
nR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Lo hara des-
]pnI de aprobada el acta.
(.' da lecture al acta).
I,. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): hHay algu-
na ol'.servci6n que hacer al acta?
SR. MASFERRER: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Masferrer.
SR. MASFERRER: Me interest hacer constar en el
acta que se acaba de dar lecture, que al acceder al
ruego del senior Betancourt de que se suspendiera el
debate sobre el asunto de los ferrocarriles hasta el lu-
nes pr6ximo, dije, que si en ese dia no estaba en con-
diciones de hacer uso de la palabra, .haria mi opo-
sici6n al dictamen por escrito.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES): ~Esta con-
forme la CAmara, por no estar los Secretarios pre-
sentes, con lo manifestado por el sefor Masferrer ?
(Asi se acuerda).
Acordado.
SNo hay ninguna otra observaci6n que hacer al
acta que se-ha leido?
(,il, nci,,).
Aprobada.
Tiene la palabra el senior Mendieta.
SR. MENDIETA: Para hacer constar, senior Presi-
dente y sefiores Representantes, que el senior Escobar
me ha dirigido una carta en la cual me comunica que
se encuentra enfermo y me ruega que excuse su falta
de asistencia a esta sesi6n. Yo con much gusto curm-
plo la misi6n que 61 me recomienda en su carta.
SR. GONZALO PEREZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra el sefor Perez.
SR. GONZALO PEREZ: Para que el senior Presiden-
te se sirva informarme cuantos Representantes asis-
tieron A la illtima sesi6n, cuAntos faltaron y que me-
dida ha torado la Presidencia, segfin una circular,
que yo he recibido en dias anteriores ?
Sn I'i:..-ItENTE (GARCIA CARIZARES) : Consultan-
do el acta de la sesi6n anterior puede el senior Gon-
zalo Perez conocer los sefiores Representantes que asis-
tieron y los que faltaron a la sesi6n anterior, y res-
pecto a las medidas que la Presidencia haya tornado,
debo manifestarle que entiendo no es el moment
oportuno para tomarla. El moment oportuno serA
cuando vaya A firmar las n6minas para su autoriza-
ci6n. Entonces sera la hora de hacer lo que marca el
Rel.-gmiiitl... jEst, satisfecho el Sr. Gonzalo P4rez?
Sul. I;,,N.ALO PEREZ: He estado satisfecho siem-
pre con las decisions de la Presidencia; pero esta
vez entiendo que tengo el derecho de que se me in-
forme sobre lo que he solicitado, lo mismo que eual-
quier senior Representante, sin necesidad de ir a Se-
cretaria.
: SR. PRESIDENT (GARCIA CAIIZARES) : Permitame
el senior Gonzalo Perez, la Presidencia no ha dicho
eso; lo que manifest fu6 que consultando el senior
Gonzalo Perez el acta de la sesi6n anterior, puede ver
lo que solicita.
S:.' GONzALo P AEZ: Eso es lo que yo deseo.
(El senior E. Villuendas lee la lista de los seiores
asistentes 6 la session anterior).
''SR. GONZALO PR EZ: Mchas gracias.
(El Sr. E. Villuendas lee una comunicacion del se-
Aor Presidente de la:Reptblied,:remnitiendo, los datos


I de la Escuela de Artes y Oficios de la Habana, soli-
citados por la Cdmara).
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Son datos
que fueron pedidos A la CAmara por los sefiores Ro-
driguez Acosta y Sarrain. Quedan en la S'..r-t;iri,
de la CAmara A ,li-j..'. d" i', de los sefiores Represen-
tantes que los necesiten.
SR. E. VILLUENDAS (SECRETARIO): TTaY ula peti-
ci6n de licencia por diez dias, del Sr. i'1,-;r l 1.. Fust&.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): Acuerda
la CAmara conceder la licencia pedida?
(Se acuerda).
Aeordado.
No recuerdo que senior Representante habia pedido
la palabra para un ruego.
SR. E. VILLUENDAS: Fue el senior Portuondo.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Como se ha
retirado del sal6n, es serial de que ha desistido de su
ruego.
(El Secretario, senor Villuendas, lee una comuni-
cacion de la Comisidn de Peticiones y Concesiones,
manifestando que no ha lugar la solicited de amnis-
tia que por delitos electorales so solicita de.la Cdmara).
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Seiores Re-
presentantes: En la misma forma que esa, han venido
A la Presidencia 16 peticiones de indulto, de todas las
cuales informa la Comisi6n de Peticiones en el mis-
mo sentido que ha informado esa de que se ha dado
cuenta. Yo propongo A la CAmara que si se acepta
ese informed, se haga extensive A las otras peticiones
que vengan informadas de ]a misma manera.
SR. ALBARRAN: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCIA CAIIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Albarran.
SR. ALBARRAN: Como miembro de la Comisi6n de
Peticiones y Concesiones, quiero informar A la CA-
mara acerca del fundamento de esa resoluci6n que
comprende una series de peticiones de indulto: la ra-
z6n es sencilla: el indulto no es funci6n legislative.
Las peticiones de indulto deben dirigirse al Ejecuti-
vo que es quien puede concederlo. La CAmara no pue-
de intervenir en este asunto. Por eso es que la media
tomada por la Comisi6n de peticiones va encaminada
en ese sentido, para no usurpar atribuciones que la
CAmara no tiene.
SR. GONzALO PaREZ: Qu6 es ]o que se solicit?
SR. PRESIDENT (GARCIA CAiIZARES):' Se ha soli-
citado indulto, y la Comisi6n de Peticiones pide A la
Camara que pasen esas peticiones al Ejecutivo.
SR. GONZALO P~REZ: Creo que es lo procedente
con arreglo al Reglamento.
SE. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES): iEsta con-
forme la CAmara en que se acepte el informed de la
( ..ii de P rti,*.i .
(Asi se acuerda).
Acordado.
j Acepta la CAmara que con las deinAs peticiones
informadas en esa misma forma, se siga el mismo pro-
cedimiento que con ]a que se acaba de leer?
(Se aprueba).
Acordado.
(El Secretario, senor E. Villuendas, da lecture al
informed de la Comision de Peticiones sobre solicited
de Jacobo Paterson).
Sn. PRESIDENT (GARCIA CAIZARES) : Acuerda
la Camara tomarla en consideraci6n?
SR. MAZA Y AETOLA: Deseo que se,dA lecture A la
instancia.
SA, GONZALO PaREZ : Pido -la palaibro.








DIARIO DE SESIONES DEL CONGREI 0.- CAMERA DE REPRESENTANTES 3


(El Secretario, senor E. Villuendas da lectura 4 la
instancia).
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Sefores Re-
presentantes, para cumplir con el precepto reglamen-
tario, la Comisi6n somete A la consideraci6n de la CA-
mara esa petici6n. Despues que la CAmara tenga en
cuenta si debe ser aceptada por ella, puede presen-
tarse alguna proposici6n.
Y la Presidencia pensaba someter A la considera-
ci6n de los compafieros la proposici6n siguiente: que
lo mismo esa que todas las que vengan reclamando
haberes 6 pidiendo algo que A haberes se refiera, se
contest A los interesados que deben presentarlas a la
Comisi6n que por el Congreso se nombre, por no ser
facultad de la CAmara su conocimiento; pero antes
de presentar proposici6n de ninguna elase, la CAmara
debe acordar si debe 6 no tomarse en consideraci6n,
que es lo que hace la Comisi6n de Peticiones al en-
viarla A la CAmara.
SR. GONZALO PAREZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCfA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Gonzalo P6rez.
SR. GONZALO PBREZ: Yo creo que verdaderamente
con arreglo al Reglamento, no debemos tomar en con-
sideraci6n peticiones. Se toman en consideraci6n Pro-
posiciones de Ley con arreglo al Reglamento.
Si como dice el senior Presidente, muy bien, ese es
un asunto que no corresponde A la CAmara debe ha-
berse resuelto como en el easo anterior.
Y yo propongo que se remita A los eneargados del
archivo, para que tengan present esa solicitud, cuan-
do se nombre la nueva Comisi6n.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES): Acuerda
la Camara lo propuesto por el senior Gonzalo P6rez?
SR. GONZALO PiREZ: Creo que no estan abandona-
dos los documents relatives A esas Comisiones. Hay
empleados que tienen A su cargo el cuidado del ar-
chivo.
Yo pido, pues, que se pase este document al archi-
vo, y que se dU cuenta A la Comisi6n que se nombre.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES): Lo acuer-
da asi la CAmara?
(Se aprueba).
Acordado.
(El seoor Secretario da lectnra 6d n informed de
la Comisi6n de Peticiones sobre instancia de Federi-
co Cazo, declarando no ha lugar 4 deliberar).
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES): Esta con-
forme la CAmara con el informed?
Aprobado.
(El Secretario lee una instancia de various indivi-
duos del Ejercito de Santiago de Cuba, para que se
los liquid sus haberes como element civil).
SR. E. VIILLUENDAS: Propongo lo propio que ha
dicho el senior Perez.
SR. ALBARRAN: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCjA CARIZARES) : Tiene la pa-
labra su sefioria.
SR. ALBARRAN: Como miembro de la Comisi6n de
Peticiones, creo que ha sido mal interpretado por el
individuo que tom6 las notas el acuerdo que alli apa-
rece. La Comisi6n de Peticiones esta resuelta A no de-
cir que toma en consideraci6n ninguna petici6n, por-
que se lo impide el Reglamento; uinicamente aquellas
que crea dignas de venir A la Camara enviarlas en
virtud de lo que dispone el articulo 113, para que
la Camara las tome 6 no en consideraci6n;
Sn. E. VILLUENDAS: Desde el momento:en que re-
cae tal resoluci6n, es que la toma -n .coniidera~ei.(fu.


SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Aceptada
la observaci6n del senior AlbarrAn.
SR. E. VILLUENDAS: Pido que pase al Archivo.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): El senior
Enrique Villuendas propone que pase' al Archivo que
esta encargado de los documents referentes A las re-
clamaciones del Ej6rcito, en la misma forma que la
otra anterior. Lo acuerda la CAmara?
(Asi se acuerda).
Acordado.
(El Secretario, Sr. E. Villuendas, lee una comuni-
caci6n de la Comisi6n de Peticiones, sobre derechos
de importaci6n al almidon, pedido por los vecinos de
Giiines).
SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Tiene la pa-
labra su sefioria.
SR. MAZA Y ARTOLA: Yo creo que conform al ar-
ticulo 113, y esto era lo que crei que el senior Alba-
rrAn iba A decir, por lo que le cedi la palabra, todas
esas proposiciones, mejor dicho, estas peticiones de
particulares deben ser tomadas 6 no en considera-
ci6n por la CAmara, sin perjuicio de que despus- se
tome cualquier otro acuerdo; pero me parece que es
indispensable que la CAmara la tome 6 no en consi-
deraci6n; y yo propongo que asi se haga con la peti-
ci6n cuyo dictamen se acaba de leer.
SR. GONZALO PEREZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Tiene la pa-
labra su sefioria.
SR. GONZALO PaREZ: Yo' estimo que esa interpre-
taci6n seria contraria al Reglamento. Dice el articulo
114, que viene refiri6ndose al articulo 113, que, si al
examiner una petici6n la Comisi6n no la estimase
pertinente, podra usar la formula de no ha lugar A
deliberar. Si la Comisi6n creyese que las peticiones
son dignas de tomarse en consideraci6n, pero no de
la competencia de la CAmara, podra proponer que pa-
sen, segin su indole, al Ejecutivo 6 A los Tribunales.
Al enviarse estas peticiones no se harA recomenda-
ci6n de ellas, pero si podrA interesarse que se comuni-
que la resoluci6n que se dicte, etc.
Es decir, que la Comisi6n es la que estudia si es
pertinente 6 no y propone A la Camara si debe 6 no
tomarla. en consideraci6n.
SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra su sefioria.
SR. MAZA Y ARTOLA: El senior Prrez, cuando leia
el articulo 114, no tenia seguramente en cuenta el 113
que dice asi: "Las peticiones que se hagan k la Cg-
mara pasarAn A la Comisi6n correspondiente. Con el
informed de 6stas se darA cuenta, sefialAndose los vier-
nes para que sean 6 no tomadas en consideraci6n." De
manera que la CAmara debe tomar 6 no en conside-
raci6n la petici6n.
SR. GONZALO PEREZ: g Me permit la Presidencia?
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Tiene la pa-
labra su sefioria.
Sa. GONZALO PEREZ: Parece esto cosa baladi, pero
es, sefiores Representantes, que hay una Comisi6n es-
pecial que se llama de Peticiones, que no tiene mAs
encargo que ver todas aquellas, y dictaminar si deben
tomarse en consideraci6n. Si son de entidades extra-
fias, si son peticiones que no pueden ser tomadas en
consideraci6n, debe proponer que no ha lugar A to-
marla en consideraci6n y que pase A una Comisi6n;
si son asuntos administrativos proponer que pase A
las oficinas, pero es siempre la Comisi6n la que hace
el-estudio y propone su aprobaci6n A la Camara.








4 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESS O.--CAMARA DE REPRESENTANTES


SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : En el mis-
mo informed viene la forma en que esta resuelto, que
es como dice el senior Gonzalo Perez. En 61 se dice
que la Comisi6n acord6 tomarlo en consideraci6n.
SR. E. VILLUENDAS: Propongo que se tome en con-
sideraci6n y que pase al Archivo de la Secretaria.
SR. MAZA Y ARTOLA: Que pase a la Comisi6n co-
rrespondiente? Propongo, senior Presidente, que se
tome antes en consideraci6n y despu6s se pueden ha-
cer las proposiciones de que pase A una Comisi6n.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Se va A dar
lectura nuevamente al informed de la Comisi6n de Pe-
ticiones.
(El selor Villuendas le da lectura).
SR. GONZALO PAREZ: Yo estoy conforme, much
m6s cuando ya hay una Proposici6n de Ley que com-
prende este particular, y pasand6 A Secretaria esta-
ran esos Intit. i-delitr alli A la disposici6n de los se-
fiores Representantes para cuando se abra discusi6n
sobre dicho particular.
SR. FERNANDEZ DE CASTRO: Pido la palabra para
una aclaraci6n.
SR. PRESIDENT (GARCIA CAnIZARES) : Tiene la pa-
labra su sefioria.
SR. FERNANDEZ DE CASTRO: He pedido la palabra
como Presidente de la Comisi6n de Peticiones, para
manifestar a la CAmara lo mismo que acaba de hacer
el senior Gonzalo P4rez: que ya hay un Proyeeto de
Ley sobre este particular que figure en la Orden del
Dia de hoy y entiendo que debe pasar 6 Secretaria, A
la disposici6n de los sefiores Representantes, para
cuando se discuta el proyecto que trata de este asunto.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Acuerda
la Camara de conformidad con el informed de la Co-
misi6n de Peticiones?
SR. MAZA Y ARTOLA: Pido, senior Presidente, que
se cumpla el articulo 113 del Reglamento; antes que
nada, la CAmara debe tomarla en consideraci6n.
SR. PRESIDENT (GARCIA CAIZARES) : Yo siento
no poder acceder A lo que solicita el senior Maza y
Artola; pero entiendo que desde el moment en que
la Comisi6n de Peticiones lo ha recomendado a la CA-
mara, esta ya torado en consideraci6n y no precede
otra cosa que ponerlo a discusi6n tal como ha venido.
SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra para una
cuesti6n de orden.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARNIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Maza y Artola.
SR. MAZA Y ARTOLA: Yo deseo que se haga cons-
tar en acta esta solicitud mia y la resoluci6n de la
Presidencia, que yo acato.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Se har6 cons-
tar. Se pone 6 discusi6n el dictamen de la Comisi6n
de Peticiones.
(Silencio).
No habiendo quien pida la palabra en contra, se
pone a votaci6n.
Aprobado.
(El senior Villuendas lee el infbrme de la Comisidn'
de Peticiones, sobre la petici6n de los marines cu-
banos).
SR. PRESIDENTEA GARCIA CANIZARES): Vea el se-
for Maza y Artola que en este dictamen la Comisi6n
pide finicamente que se tome en consideraci6n y quo
la CAmara resuelva si debe aceptar 6 no.
SR. MAZA Y ARTOLA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
laba el senior Maza y Artola.
SR. MAZA Y ARTOLA: Yo creo quo ahora la Comi-
si6n de Pet iciones ha presentado su dictanien en for-


ma, pero cuando no venga en forma A la Camara, esta
debe llenar esas deficiencies, tomando antes en con-
sideraci6n sus resoluciones.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Acuerda
la Camara tomar en consideraci6n la petici6n de con-
formidad con el dictamen?
* (Se acuerda).
Aprobado.
La Presidencia tiene el honor de proponer a la CA-
mara que esa petici6n que ha sido tomada en conside-
raci6n por la C6mara, pase a la Comisi6n de Asuntos
Militares para su studio.
SR. CuE: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Cu6.
SR. CUE : La Proposici6n de Ley A que se refieren
los sefiores que firman esa petici6n, esta dictaminada
hace much tiempo por la Comisi6n correspondiente
y debe estar en la Secretaria para cuando le toque el
turno correspondiente en la Orden del dia.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Propone en
ese caso el senior Cue que quede en Secretaria a dis-
posici6n de los sefiores Representantes?
SR. CuE: No, senior Presidente, lo que yo rogaria
A la Mesa, es que cuando los asuntos que la CAmara
haya considerado m6s urgentes se hayan discutido,
se coloque en la Orden del Dia ese Proyecto de re-
formas de division maritima.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Retira, por
consiguiente, la primera proposici6n?
SR. CUE: Yo no habia hecho ninguna proposici6n.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES): En ese ca-
so. la Presidencia sostiene la suya de que pase esa pe-
tici6n a la Comisi6n de Asuntos Militares.
(Silencio).
Aprobado.
La Presidencia tendrA much gusto en tender al
ruego del senior Cue.
Continfa la discusi6n sobre el informed de la Comi-
si6n Mixta al Proyecto de Ley para la compra del
Teatro Nacional. Estaba en el uso de la palabra en
contra el senior Perez.
SR. PORTUONDO: Pido la palabra para un ruego.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Portuondo.
SR. PORTUONDO: El ruego consiste en lo siguiente:
en que por la Secretaria de Hacienda se informed 6
la Camara cual es la cantidad sobrante de los pro-
ductos del impuesto creado para el pago del empr6s-
tito de treinta y cinco millones, hasta el dia primero
de este mes, y cu6l es el sobrante general de las rentas
generals del Estado.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARESQ: Acuerda
]a CAmara acceder A la petici6n que hace el senior
Portuondo?
(Asi se acuerda).
Aprobado.
SR. MAZA y ARTpLA: Pido la palabra para un
ruego.
SR. PRESIDENT (GARCfA CArhIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Maza y Artola.
SR. MAZA Y ARTOLA:. Deseo que el senior Presiden-
te de la Comisi6n de Aranceles se sirva informar, 6
alguno de los miembros de esa Comisi6n, si no se en-
cuentra aqui el senior Presidente, si se ha dictaminado
por esa Comisi6n una Proposici6n de Ley que tuve el
honor de presentar con otros varies compafieros, para
que se declarara exento de derechos de Aduana un.
extinguidor quimico para el cuerpo de bombers del
Surgidero de Batabano.









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPREISENTANTEIS 5
- _. ,_- ,r ,, ,,.~ __.,f,,, ........ ,,- -- -- -- ,,,, -


La CAmara acord6 la urgencia de ese Proyecto, y
que pasara A esa Comisi6n para que informara A la
mayor brevedad possible.
SR. PRESIDENT (GARCfA CANIZARES): Alguno de
los sefiores que componen la Comisi6n desea contes-
tar A la pregunta que ha hecho el senior Maza y Ar-
tola ?
(Silencio).
Acordado.
SR. MAZA Y ARTOLA: En vista de que nadie ha
contestado, yo suplico A la Presidencia le recuerde A
la Comisi6n de Aranceles el acuerdo de la Camara,
rogAndole que cuanto antes resuelva esta Proposici6n
que dictamine sobre ella.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES): La Presi-
sidencia lo hara con much gusto.
Cuando el senior Gonzalo P6rez desee usar de la
palabra, puede hacerlo.
SR. GONZALO PAREZ: Sefiores Representantes: En
la filtima sesi6n en que empez6 A discutirse el asunto
de la compra por el Estado, del Teatro de Tac6n, bau-
tizado reeientemente con el nombre de Nacional, por
los propios duefios del mismo, hube de manifestar a
la Camara que ese era, A mi juicio, el negocio mAs
malo en que podia intervenir el Estado, y, much mAs
en estos moments en que, verdaderamente, el Estado
Cubano no ha podido todavia ni constituirse siquiera
con arreglo a su Constituci6n; que era un negocio tan
malo, que me extrafiaba sobre manera que, dando al
olvido asuntos tan fundamentals, tan necesarios, de
tanta urgencia, para la buena administraci6n del
pais, y para la debida organizaci6n de los servicios
pfiblicos, para las atenciones de las distintas necesida-
des del pais, se pretendiera comprar un edificio cons-
truido hace mas de sesenta afios, exclusivamente para
conservarlo, no s6 A titulo de qu6, sacando del Era-
rio, de las cajas del Tesoro Nacional, la crecida suma
que importara su precio. E insistiendo sobre este pun-
to, sefial6 A grandes rasgos lo que la CAmara venia
haciendo, lo afanoso de nuestra labor, lo angustioso
de nuestras sesiones para darle cima A un Proyecto de
Ley que todavia no ha sido aprobado por esta Cama-
ra, regulando el modo y la manera de c6mo el Estado
cubano habra de pagar sus haberes a los modestos
soldados de la Revoluci6n, obligaci6n mas sagrada y
mas important para todos, que la compra de teatros,
que no responded A ninguna necesidad sentida.
Y decia yo A la Camara: si todavia nosotros no sa-
bemos A cuanto asciende la deuda contraida con el
Ejrcito Libertador; si no hemos podido determinar
la forma de pago, si todavia no hemos podido discutir
ni aprobar un solo Presupuesto General de la Naci6n,
si no se ha establecido siquiera un sistema tributario,
si no conocemos A ciencia cierta cuAles son los ingre-
sos y rentas del pais, ni cuales los gastos; ni conoce-
mos su cuantia, ni la forma de distribuei6n, c6mo es
possible que en buena 16gica y en buenos principios
administrativos, este Congreso cubano, donde alienta
y palpita al calor del patriotism una deuda inmensa
de gratitud, pretend distraer la cantidad necesaria
para pagar esa deuda sagrada, invirti6ndola en ese
edificio ruinoso, que en filtimo resultado, no tendria
otro objeto que el de proporcionar una ganancia enor-
me A sus afortunados poseedores.
Decia tambien, que este asunto, por su indole, por-
que no entrafia nada que sea verdaderamente nacio-
nal 6 que se relacione con los programs de los parti-
dos politicos; nada que afecte A nuestra Historia, en
lo que tiene de hermosa y grande; debemos estudiar-
lo de una manera serena, aquilatando las convenien-


cias 6 las inconveniencias de esa negociaci6n ruinosa,
para poder decir si estamos en condiciones-sin mere-
cer la critical acerba, sin ser objeto de esa critical, que
cuando es razonada contribute A gobernar, y es un
element de auxilio y de ayuda para nosotros para
distraer cantidad tan crecida en esa compra innece-
saria.
La CAmara debe recorder que no hace aun todavia
tres afios que se ha constituido nuestra Repfiblica, y
como antes decia, todavia no sabemos cuales son los
ingresos, ni cuAles los gastos, porque no se ha tenido
tiempo para discutir un Presupuesto General de la
Naci6n, que es la obra primordial, la mas indispen-
sable para todo gobierno y para todo Estado bien
constituido. Y si no hemos podido disponer del tiem-
po necesario para estudiar esa Ley de las leyes, que
integra la vida de los Estados, por qu6 hemos de
perder un tiempo precioso en tratar asuntos que no
tienen esa importancia, por qu6 hemos de consumer
nuestras energies y nuestro tiempo, dAndole la espal-
da A la Ley de Ayuntamientos, A los Presupuestos ge-
nerales de la Naci6n, A las leyes de carActer 6rganico,
que son necesarias para que la Repfiblica quede ver-
daderamente constituida con arreglo A la Constitu-
ci6n ?
I No parece un absurdo, si se me permit la palabra,
que nosotros en asunto de interns particular, iinlgi,-.
temos nuestro tiempo, sacrifiquemos mas elevadas ini-
ciativas, abandonando asuntos, que estamos obligados
A discutir y A legislar en esta Camara ? Por qu6 ur-
ge, A qu6 necesidad responded, la adquisici6n del Tea-
tro Tac6n en estos moments? AQu6 necesidad social
remedia, qu6 bien report & la Repfiblica, en qu6 con-
tribuye A nuestra organizaci6n administrative ? A Con-
tribuye A darle vida A tantas poblaciones pequefias
que aun permanecen aisladas. sin medios de comuni-
caci6n con el resto de la Repfiblica? A Por qu6 no nos
dedicamos A organizer nuestro pais, cumpliendo asi
un deber sagrado, antes que contraer compromises y
adquirir edificios, que en buenos principios econ6mi-
cos, merecen acerba censura y general condenaci6n?
Vosotros sab6is perfectamente que es contrario A
todo principio de derecho administrative la adquisi-
ci6n por el Estado de propiedades inmuebles, como
no sea para establecer en ellas sus dependencias, sus
oficinas sus hospicios, sus escuelas, sus cArceles, en
una palabra, todo aquello que forma parte integrante
del Gobierno y de la administraci6n de un pais.
Vosotros sabeis tambien, que, con arreglo A estos
principios, no encontraremos un solo pueblo bien ad-
ministrado, que invierta sus caudales en la adquisi-
ci6n de teatros ruinosos, para conservarlos en ese es-
tado, aunque por ellos hayan pasado los mas grandes
y aplaudidos actors, porque esa no es misi6n propia
del Estado, sino mas propia de la iniciativa indivi-
dual, porque los contribuyentes no pueden ser obli-
gados A pagar esos caprichos 6 sacrificarse en esos
negocios. Y en prueba de lo que digo, vu6lvase la vis-
ta A la misma Uni6fi Americana, de donde hemos co-
piado casi al pie de la letra nuestra Constituci6n, y
se verA que alli ni siquiera paga el Estado la ense-
fianza superior, porque se entiende que es un lujo que
deben pagar los ciudadanos que asi lo deseen. Y alli se
emplea el dinero de la Naci6n, las contribuciones que
paga el pueblo, en levantar A gran altura las escuelas
municipales, los institutes piadosos, los hospitals;
pero en modo alguno en levantar universidades cos-
tosas y much menos teatros.
Yo me explico, sin embargo, que siguiendo noso-
tros la tradici6n, contribuyamos A sostener con gran








6 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES


esplendor nuestra Universidad, los Institutos de se-
gunda ensefianza, y por eso recordarAn mis compaiie-
ros, que en los filtimos dias de la anterior legislature
yo pedi que se aprobara un cr6dito de 50,000 pesos
para el paraninfo 6 Aula magna de la Universidad y
otro de 20,000 para la escuela de ingieneria, porque
eso responded A una necesidad conforme a los antece-
dentes y al modo de ser de nuestro pueblo. & Pero es-
ta en esas condiciones lo que ahora se pretende,-la
adquisici6n del Teatro de Tac6n?
Yo creo que no hay un solo Representante que pue-
da contester de manera satisfactoria esta pregunta.
Pudiera sostenerse ain que los Estados, cuando
quieran aparecer como grandes protectores del Arte,
cuando quieran brindar protecci6n al desarrollo de
determinadas ciencias, pueden hacerlo una vez cu-
biertas las necesidades de la Administraci6n; pero
nunco deben intentarlo, antes de haber pagado sus
deudas sagradas, so pena de merecer la m6s several
censura.
,Y nosotros que, como antes decia, no sabemos toda-
via que recursos tenemos para pagar una parte im-
portantisima, quizAs mis de la mitad de ]a Deuda
del Ej6rcito: que no hemos podido votar una Ley pa-
ra la construcci6n de un asilo, ni un hospital de in-
vAlidos, donde encuentren albergue decoroso los que
dieron su sangre y vida, los que fueron mutilados
en la guerra, los que lucharon como buenos para de-
rrogar instituciones seculares, y crear en su lugar
una nueva Naci6n, con nuevas costumbres, con nuevas
leyes, con nuevos horizontes; pues no es possible cons-
tituir una Repfiblica democrAtica sobre ruinas de un
imperio decadente, sin remover hasta las ..nir.i i,
mismas de la sociedad. A los que entienden que la Re-
voluci6n para constituir una nueva nacionalidad, se
realiza finica y exclusivamente destruyendo castillos,
arriando banderas para poner otras en su lugar, se
e.1uiti,:,.-,i de medio A medio. Las naciones no se cons-
tituyen asi. Las naciones asi cbonstituidas vienen al
suelo y se desploman por su peso mismo.
SR. ALFREDO BETANCOURT: Muy bien, muy bien.
SR. GONZALO PJREZ: Los hechos heroicos por nues-
tra independencia, puede decirse que es lo finico que
tenemos que conservar, y un espiritu indomable es
lo finico glorioso y grande que debemos procurar que
vaya de generaci6n en generaci6n, nutriendo el cora-
z6n y la inteligencia de las nuevas sociedades. No se
hizo la Revoluci6n para arriar una bandera y poner
otra mAs hermosa y que satisface nuestros deseos,
que llena por complete nuestras aspiraciones; susti-
tuyendo un gobernador general, con un Presidente
de la Repiblica, una burocracia por otra burocracia.
Nosotros debemos procurar, para que nuestros he-
chos respondan A lo que debe ser, que este emblema de
nnestra nacionalidad encuentre su mejor apoyo en
nuestras virtudes, que deben encontrar eco fiel y re-
flejo exacto en los act~d del Congreso. Y yo que he
visto siempre con pena y con pena lo digo, porque no
quiero que mis compafieros crean' que es el espiritu
de oposici6n el que inspira mis palabras, es a veces
ingrata labor tener que combatir ciertas cosas, y ar-
duo empefio hacer leyes en paises como el nuestro,
donde todavia la educaci6n civica se detiene lo mis-
mo ante el palacio del potentado que ante la cabafia
del pobre campesino, donde podemos decir, sin temor
de ser desmentidos con hechos, que no hay una con-
ciencia national, una opinion pfiblica que apruebe 6
repruebe los actos del Congreso y de la Administra-
ci6n, teniendo en cuenta su bondad 6 su inconvenien-
cia. Por eso es labor ingrata la de los que nos dedi-


camos a la vida pfiblica el tener que combatir, en el
seno de la representaci6n nocional, Proyectos de Ley,
inspirados, seguramente, en el mejor deseo, pero que
resultar inaceptables A poco que se medite en ellos. Si
nosotros no sabemos aun si es possible que, sin contraer
otro empr6stito ruinoso, podamos saldar deudas sa-
gradas, ineludibles paratodo hombre de honor, y todo
Estado que se respeta, acabamos de oir la lectura de
una Proposici6n de Ley en que un soldado propone
Ia renuncia de la mitad de sus haberes con tal de que
la otra mitad se le pague en efectivo, para remediar
quizds apremiantes necesidades; cual serI la opinion
de ese hombre, y de otros muchos que est6n en igual
caso, cuando sepan que el Congreso acaba de distraer
de un solo golpe medio million de pesos, en la compra
de un edificio tan viejo y ruinoso como innecesario,
mientras los que arrostraron los azares de la guerra,
los que dieron su fortune, la tranquilidad de su hogar
y el amor de su familiar, que vale mAs que los bienes
terrenales, para hacer patria, perecen de hambre y
miseria en el seno de la misma patria redimida.
Afin hay mas todavia: aqui se acaba de dar lec-
tura A una proposici6n de un soldado de apellodo
Sanchez, veteran de las dos guerras, que pedia un
socorro al Estado, al Congreso, no para, levantar su
hacienda, ni para reedificar su casa, sino-y estas son
sus palabras-por no poder acudir a la finica indus-
tria que pueden ejercer los deseheredados de la for-
tuna, que no pueden dedicar siquiera sus energies al
trabajo: pedir limosta de casa en easa; porque ese po-
bre veteran, por sus heridas, no puede siquiera arras-
trarse para extender la mano y pedir un socorro, y
nosotros respondemos a su petici6n con la adquisi-
ci6n de un teatro, construido desde hace muchos
afios, que no guard ningfin reeuerdo glorioso para la
patria...
SR. VILLUEINDAS: i Qu disparate!
SR. GONZALO PIREZ: Ya verA el senior Villuendas
que no es disparate, porque ese Teatro de Tae6n no
recuerda nada grande, nada noble, ni levantado, que
no lo recuerde de igual modo hasta el filtimo lugar de
la Repfiblica; que en cerca de 400 afos de domina-
ci6n, todo result hist6rico para los sentimentales.
Nosotros que tenemos desguarnecidas nuestras cos-
tas, hasta el extreme de que puertos como los de
Santiago de Cuba y Cienfuegos, de grandisima im-
portancia, carecen de elements para contestar el sa-
ludo que la cortesia international hace obligatorio do
las naves extranjeras que extrafian de que dichas her-
mosas bahias hayan sido dejadas en tan complete
abandon por parte del Congreso y del Ejecutivo de
Cuba.
Los pueblos, como los individuos, tienen necesida-
des morales y sociales que cumplir, entire 6stas, se en-
cuentra el de corresponder A la cortesia international.
Yo recuerdo que, con distinguidos compafiero de
ese lado de la Camara, present hace tres legislatures
una Proposici6n de Ley, pidiendo que se autorizara
la construcci6n de pequefios barquichuelos que osten-
tando nuestra bandera, pudiesen defender nuestras
costas de los ataques de los raqueros de las islas cir-
cunvecinas, que por abandon 6 incuria del Estado
cubano se encuentran A merced de sus depredaciones.
IY no es todo eso de mayor necesidad que la adquisi-
ci6n de un teatro ruinoso en la capital de la Repfi-
blica?
Tambi6n se ha presentado una Proposici6n de Ley
para el albergue que garantice la vida A cerca de
dos millares de infelices, que, despubs de haber. per-
dido la raz6n, estAn recluidos entire cuatro paredes








DIARTO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CAMARA DE REPRESENTANTES 7


ruinosas, llevando retratado en el semblante las mi
series y las amarguras de que est6 llena la vida hu
mana. Y en vez de acordar, por humanidad siquiera
que se levanten las paredes destruidas y que el edi
ficio de Mazorra sea digno de la Repfiblica, contest
mos 6 esos infelices: esperen, que es much m6s ne
cesario para la Repfiblica, antes que velar por pobre:
desvalidos que han perdido con la raz6n el voto elec
toral, y que no pueden contribuir, por tanto, a nom
brar ni un Alcalde de barrio, ni servir las ambicionet
de un cacique de provincia, la adquisici6n de un tea
tro ruinoso, porque asi lo demandan las exigencias d(
determinados agents.
Todos nosotros oimos las quejas de las provincias
donde no hay pueblo que, en cuanto A sanidad 6 hi
giene respond 6 las exigencias de la civilizaci6n mo
derna, que pueda garantizasla salud y la vida de sus
habitantes; y 6 pesar de eso, todavia nosotros no he
mos discutido un Proyecto de Ley de saneamiento y
auxilio A los municipios procedente del Senado; y ta]
parece que pretendemos decirles A los quejosos: nc
se impacienten, ciudadanos de la Repfiblica, que vi.
vis lejos de la capital, que si ustedes son buenos para
darnos sus votes en dias de elecciones, nosotros tene-
mos compromises contraidos para adquirir un tea-
tro que si es viejo y ruinoso, responded, sin embargo,
a nuestros gustos artisticos.
s.i ..ri Representantes, cuando afin no tenemos en
la misma capital de -a Repfiblica locales propiedad
del Estado, donde instalar la Aduana y restablecer el
initilut., de Segunda ensefianza; cuando no se po-
seen locales donde instalar las escuelas municipales,
con arreglo A las condiciones modernas, nos apresu-
ramos, sin embargo, A discutir la adquisici6n del tea-
tro de Tac6n. Y yo pregunto A los sefiores Represen-
tantes, qu6 idea formarAn de nosotros los extraiios,
cuando lean y cuando sepan que la Repfiblica de Cu-
ba, que no tiene edificios propios, para establecer sus
dependencias, que paga crecidos alquileres por los an-
tiguos edificios donde tiene el Institute de Segunda
ensefianza, y cuando en casas insalubres que no reu-
nen condiciones al efecto, establece las Escuelas pfi-
blicas, pagando elevadas rentas 6 los propietarios de
esos edificios, el Estado se preocupa s6lo de la compra
de un teatro, so pretexto de que es una joya hist6rica,
cuando s6lo es un feo y antiguo caser6n ?
Yo me explico que se trate de levantar un edificio
para el Congreso, y por eso es que he contribuido con
mi voto y con mi palabra en esta C6mara, para que
destinhsemos una cantidad erecida para levantar un
palacio, donde se alojase con decoro la Representa-
ci6n del pais; y, sin embargo, por un motive 6 por
otro, hemos tenido que conformarnos con votar 35
mil pesos para hacer pequefias y miserables repara-
ciones en este edificio antiguo y carcomido, por falta
de unidad de pareceres en los Representantes de Cu-
ba, para instalar el Congreso de una manera decorosa
y digna.
Y bien sab6is que desde la mas pequefia Naci6n,
hasta el Estado m6s poderoso, se apresuran A levan-
tar palacios para la Representaci6n Nacional, no s61o
para su decoro y prestigio, sino tambi6n por el cr6di-
to que el Estado recibe con ello; y sin embargo, noso-
tros permanecemos en esta galeria, que s61o risa pro-
duce en el extranjero, y donde ni siquiera podemos
celebrar nuestras sesiones, en condiciones de que pue-
dan venir A presenciarlas, en beneficio de todos, el
Cuerpo Diplom6tico, y cuantos tengan interns en se-
guir paso a paso las deliberaciones del Congreso del
nuevo Estado cubano.


Y todo esto se olvida, sefiores Representantes, para
- adquirir un teatro; l y de qu6 manera se adquiere, y
, cuales son los motives que se invocan para ello?
Yo siento haber tenido que hablar primero, por-
- que asi no podr6 contestar los arguments que aqui
- se han de aducir; pero seguro estoy que se exclamarA:
s I C6mo habra de permitir el estado de cultural que
- Cuba alcanza, c6mo habra de consentir la Represen-
- taci6n national de Cuba, que un teatro, que si es ver-
s dad que lo construyeron infelices penados; entire los
- cuales habia hombres que no cometieron mds delito
e que suspirar y trabajar por la independencia de la
patria ha servido para divertir A los capita-
, nes generals? Y se dirA tambi6n: ~c6moes po-
- sible que nosotros olvidemos que por ese teatro han
- pasado las notabilidades que han pisado los mares
Sde esta Antilla, celebridades relatives que la empresa
- y la gacetilla agradecida han elevado A los cuefnos
de la luna?
iAh!, seiiores Representantes yo quisiera que ya
que nosotros, en determinados mementos, tomamos
- como model las costumbres pfiblicas y las institucio-
nes de la naci6n m6s dem6crata, mejor organizada y
mejor equilibrada de la tierra, de los Estados Unidos;
inspir6monos en el proceder de aquel gran pueblo.
All6, en los Estados Unidos, hay grandes teatros,
que son orgullo del arte, no teatros como el teatro de
Tac6n, que no es ninguna maravilla, y 6 pesar de que
tienen su historic, los unos m6s y los otros menos, no
se ha pretendido adquirirlos por el Estado.
Empezando por Nueva York, puede admirarse el
Metropolitan Opera's House, donde se ha dejado oir
la voz mas armoniosa y sublime de los im-inr-.' can-
tantes de la tierra; donde las modernas obras del ge-
nio human han electrizado 6 los oyentes; y sin em-
bargo aquel pueblo que, en algunas cosas peca de ex-
travagante, no ha creido ni necesario ni convenient
que el Estado lo adquiera.
Si lo que aqui se pretend se hubiese intentado en
los Estados Unidos, la opinion piblica se hubiese le-
vantado en contra, por estimar como un despilfarro
distraer los fondos de la naci6n, de los contribuyentes,
para adquirir un coliseo, que debe ser objeto de la
iniciativa particular.
Yo no s6 la suerte que mi oposici6n 6 ese dictamen
habra de tener al realizarse la votaci6n. No me im-
porta cuAles sean los resultados; jams cuando he le-
vantadd mi voz en esta Camara, he tenido en cuenta
el resultado de mis esfuerzos; creo que cumplo mi de-
ber, diciendo lo que pienso, y eso me basta.
Adqui6rase 6 no el teatro de Tac6n, por el precio
que sus duefios piden, precio que ha venido aumen-
tando a media que las probabilidades de la adquisi-
ci6n por el Estado se determinaban m6s y mas; ad-
qui6rase el teatro para arrendarlo despu6s, come el.
ferrocarril de Jiicaro a Mor6n, 6 creese una nueva ofi-
cina, con empleados pagados con pingiies sueldos,
pues todo eso me tiene sin cuidado. A mi, lo que me
interest como Representante, es que conste en el dia
de mafiana, en los antecedentes de esta C6mara, que
cuando se trat6 de este particular, se levant una voz
que le dijo al Congreso: no inviertas los tesoros de
la Repiblica de ese mode, aguardad, cuando menos, a
que la Repiiblica est6 funcionando debidamente, y ha-
ya remediado las grandes necesidades de todo g6nero,
que hoy reclaman su preferente atenci6n.
Se dice, sefiores Representantes, que un sentimiento
patri6tico nos obliga A la adquisici6n de ese vetusto
coliseo, no porque en 61 se haya preparado nuestra
emancipaci6n, y nuestra libertad, ni porque en 61 ha-








8 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES


ya habido cAtedra desde la cual algfin cubano ilustre
haya preparado la generaci6n pasada, 6 inculcado en
los corazones de las generaciones presents el senti-
miento del deber de contribuir con nuestros esfuerzos
A la constituci6n de la Patria.
No, el teatro de Tac6n, ha servido lo mismo para
especticulos magnificos, que para pobres y censura-
bles representaciones; y desde el artist mediocre has-
ta el artist acceptable, desde las compafifas de titiri-
teros y caballitos, hasta las compafiias de 6pera, todas
han encontrado alojamiento en su recinto. En cambio,
.werii:e Representantes, si nosotros, siguiendo este
orden de consideraciones, nos dejAsemos llevar de esta
especie de sentimiento patri6tico, con cuanto mayor
derecho y con mAs raz6n no hubi6ramos podido le-
vantar la voz para pedir que se adquiriese el edifi-
cio en que-estuvo instalada "La Caridad del Cerro",
porque alli dejaron oir su voz elocuentisima orado-
res notables, aquellos que de pueblo en pueblo predi-
caron ideas de libertad, que fueron otras tantas se-
millas arrojadas en el campo fecundo de nuestra
emancipaci6n; aquel era un solar dende se respiraba
ambiente cubano, donde se trabajaba por la recons-
* trucci6n moral de nuestro pueblo. Pero eso ha pareci-
do insignificant y por eso no ha habido nadie que ha-
ya mostrado interns en su adquisici6n, quizis porque
no representaba la historic patri6tica que Tac6n. Si
esos sentimientos que yo no comparto ahora, fuesen
bastante A determinar la adquisici6n de un edificio,
yo hubiese abogado por la compra de aquel donde es-
tuvo instalado el colegio "El Salvador", en el Cerro,
porque alli puso cAtedra un hombre, que todavia hoy
recuerdan muchos A trav6s de los afios, cubiertas sus
cabezas con las canas que el tiempo y el afanar hace
nacer; alli enseii6 Jos6 de la Luz Caballero, que fu6
como la lhmpara de aceite de las antiguas vestales,
que mantuvo siempre vivo eu sentimiento patri6tico.
Y sin embargo no se ha pedido que se adquiera ese
edificio y que se levante alli un monument, que haga
exelamar a las generaciones futuras y lot's extranje-
ros que visiten el pais: "Este pueblo es un pueblo
agradecido y generoso; no paga s6lo las deudas mone-
tarias, que se reclaman en alta voz, sino que paga
tambi6n las deudas del sentimiento y de la gratitud,
honrando A sus grandes hombres, que fueron los pre-
cursores de su hermosa libertad". Pero nada de eso
sucede: se pide la compra del Teatro de Tac6n, que
nosotros debemos decidir esta tarde, como un nego-
eio. Unos cuantos extranjeros se empefian en que el
Estado adquiera ese edificio, no para prestarle un
servicio, sino para arrancarle una buena ganancia;
cuya venta tuvieron pactada con el Centro Gallego,
entidad respectable que no podemos ver con indiferen-
cia, porque represent centenares de families cuba-
nas, de obreros, de industriales, que con nosotros con-
viven, y contribuyen A levantar las cargas del Esta-
do, y ese pacto, que constituia con arreglo A nues-
tras leyes civiles un verdadero contrato, obligatorio
para ambas parties, fu6 roto en mil pedazos, porque
vieron que podian obtener mejor precio del Estado
cubano, a poco que exornaran esa propiedad con los
colores del patriotism hist6rieo.
SY sab6is en cuinto estaba pactada la venta del
teatro de Tac6n al Centro Gallego?
En cuatrocientos cincuenta mil duros, reconocien-
do el comprador cuatrocientos pesos de un censo al
Ayuntamiento y dos palcos de propiedad particular.
Pago que habia de hacerse en veinticinco afios, em-
pezando despu6s de los tres primeros.
Calculad, fiir:,ir- Representantes, la enorme dife-


rencia que existe en favor de los vendedores, entire la
venta pactada con el Centro Gallego y el precio de
contado, de medio mill6n de pesos, que se pretend
obtener del Estado.
i Y por qu6 se rompi6 el contrato celebrado con
ese Centro regional? Bajo su firma lo ha dicho el
President de la Sociedad, porque es mejor negocio
el que ahora se present A los poseedores.
Se ha dicho por alguien que el sentimiento cubano
no podia tolerar que flotase sobre Tac6n la bandera
espafiola, y que por eso se imponia su compra. Pobre
argument para tan buen negocio.
iAh!, sefiores Representantes, yo que amo tanto
como el que mas A mi patria, y que adoro A mi ban-
dera, no me sentiria mortificado en lo mas minimo
porque en el teatro de Tac6n flotase otra ensefia que
no fuese la de nuestra Repfiblica. Otro mAs alto pe-
destal existe para nuestra ensefia tricolor, bajo cuyos
amplios y hermosos pliegues pueden vivir y prospe-
rar las colonies extranjeras, que consagradas al tra-
bajo, respeten nuestras instituciones.
Se ha dicho tambi6n, donoso argument, que si
permitiamos que otros adquiriesen a Tac6n, d6nde
oiriamos A Caruso y a la Melba. Y esto se dice de bue-
na fe, sin pensar en el ridicule en que nos ponemos.
Por que adquiera el Estado el teatro de Tac6n, no
por eso han de venir ni Caruso ni la Melba; para que
vengan es precise pagarles, porque ellos de seguro no
se contentarAn, como nosotros, con el valor hist6rico
de ese teatro.
A los mismos Estados Unidos no van las grandes
compafiias de 6pera, si no se les garantiza determina-
da cantidad; y por eso los amantes del arte y de la
cultural de ese pais, sus banqueros se obligan h pagar
la diferencia que result entire la cantidad convenida,
y el product de las funciones. Pues que- se haga aqui
lo mismo. Aqui hay industriales, nacionales y ex-
tranjeros, que pueden, si quieren, hacer lo que hacen
los banqueros y comerciantes de la gran ciudad de
New York.
Pero, A qu6 seguir, creo innecesario cansar mis la
atenci6n de la CAmara; me basta con haber dado la
voz de alarma, exponiendo pura y simplemente mi
opinion, en un asunto en que no hay que consultar
tratados ni doctrinas de partidos, ni programs de
ninguna clase; porque es una cuesti6n simplemente
mercantil.
Y al terminar lo har6 con el convencimiento inti-
mo, de que, tal como yo entiendo mi deber como cu-
bano y Representante, lo he cumplido en esta ocasi6n.
Y bien puede decir cierto peri6dico que es un Repre-
sentante por ]a Habana quien se ha opuesto A la ad-
quisici6n de un teatro, situado en la Habana; porque
mi oposici6n no reponde L intereses mezquinos de
provincias, sino A los intereses generals del pais. Y
vosotros, que representAis las distintas provincias,
que tennis gran nimero de peticiones de necesidades
que remedial, de obras piblicas que hacer, pensad si
es convenient el que antes que poblaciones como
Santiago de Cuba y Santa Clara tengan acueductos
que hagan possible la vida civilizada, y que antes que
se remedien los males, que a grandes rasgos he enu-
merado, se compare un teatro, que puede ser un gran
negocio para algunos, pero un mal negocio para el
Estado.
No olvid6is que estamos en los moments en que
mAs devoci6n y mayor desinter6s necesita la Repfibli-
ca de cuantos la sirven, si ha de arraigar en la con-
ciencia y en el coraz6n de nuestro pueblo. Si este tea-
tro de Tac6n se adquiere, creo que tendrAn derecho,









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES 9


desde el soldado infeliz que no ha cobrado, hasta el
pobre que se agita en la miseria, desde los infelices
privados de raz6n que son victims de nuestro aban-
dono hasta las ciudades que piden auxilio, A que cen-
suren nuestros actos.
Cuando hace tres legislatures, este asunto se dis-
cuti6 aqui, algunos Representantes votaron en favor
de la adquisici6n, .porque no estaban perfectamente
penetrados de las razones que aconsejaban lo contra-
rio; pero seguro estoy de que abora votarin en con-
tra....
Sn. BozA: Yo soy uno de ellos.
SR. GONZALO PEREZ: En estos moments muchos
de ellos, comprendiendo las razones aducidas, y las
que se ofrecen A su inteligencia, estin dispuestos h
votar en contra, porque entienden que han sufrido
una equivocaci6n; y al rectificar su opinion, despu6s
de cerca de dos afios, realizan, lo que se hace en to-
dos los Parlamentos del mundo, y en todos los mo-
mentos de la historic, que no otra cosa significa la de-
rogaci6n y modificaci6n de las leyes, respondiendo de
este modo al espiritu de progress y adelanto que ani-
ma a todos los pueblos.
Antes de decidirnos a emitir nuestro voto, pense-
mos que tenemos una Ley de propiedad intellectual,
que es como un dogal al cuello de las compafiias que
nos visitan, y que nosotros no tenemos todavia, ni
teatro genuinamente cubano, cuyas obras puedan
justificar la adquisici6n de un teatro. Nuestros dra-
maturgos, nuestros artists empiezan ahora A revelar-
se en este g6nero, y no es comprando un teatro como
se les alienta i elevarse en la senda emprendida.
Cumplido mi ingrato deber, que solamente crey6n-
dolo asi es que me he levantado a hablar, termino co-
mo empec6, confiado en que el acierto resplandezca
en nuestros actos.
(Aplausos).
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Tiene la pa-
labra A favor el senior Enrique Villuendas.
SR. ENRIQUE VILLUENDAS: Tan tranquilo como el
senior P6rez se sienta, me levanto yo para, como 61,
cumplir un deber, para mi no ingrato como lo ha-
sido para 61; entiendo que para el hombre nunca es
ingrato, sino placentero cumplir con su deber.
Lo que pasa es que esta tarde el deber del senior
P6rez esti inspirado en el error; el mio, en la ver-
dad, sin que discuta yo si esa verdad esti fundada
en el orden sentimental 6 prictico: hemos de verlo
despu6s.
Un dia la CAmara de Representantes vot6 la Ley
que hoy se somete a su deliberaci6n, la aprob6 por
mayoria; hoy esa Ley vuelve otra vez a la Cimara,
y no puedo career que la Cimara de Representantes,
si entonces no tuvo motives para rechazar esa Ley, los
tenga hoy, porque si no los tuvo, es porque no exis-
tian. Pregunto yo: el tiempo que ha trancurrido,
desde entonces, puede haberlos engendrado? Aquella
tarde vot6 yo por un sentimiento; pero hoy a ese
sentimiento de orden patri6tico, tengo que declarar
ante la CAmara que se suma un sentimiento de in-
dignaci6n, porque esos sefiores, a quienes se referia
el senior P6rez, que en uso de un perfect derecho vi-
nieron como ciudadanos a la Camara, y despu6s al
Senado, 6 uno de ellos le he visto yo querer com-
prar al hombre incorruptible de la Reptiblica de Cu-
ba, vino A ofrecerle dinero a Manuel Sanguly para
que votara en favor de la compra del Teatro Nacional
por la Sociedad regional Centro Gallego, y el senior
Cabello ha tenido que despedirlo del edificio del Se-
nado. Pero yo no leo. ms que uno 6 dos peri6dicos,


porque no podria leerlos todos, no s6 lo que ha publi-
cado el senior Bafios, a quien no tengo el honor de
conocer, ni al senior Ceballos, a quien hace tres 6
cuatro afios salud6 en una comida que se ]e di6 al
General Mario Menocal, cuando fu6 comisionado
por el Gobierno cubano para gestionar el empr6stito.
Yo en esta cuesti6n no conozco mas que A mi persona,
y de mi se decir que nunca procedo sino por inspira-
ciones propias. En primer lugar, sostengo que el dis-
curso del senior P6rez, si algo ha probado, es esto:
que un pueblo no vive de un sentimiento solo, que al
mismo tiempo que la organizaci6n political no esti
terminada, hay otro sentimiento que mueve al pueblo,
como lo hemos visto en el Consejo Provincial de la
Habana cuando ha sacado h oposici6n dos becas para
los alumnos que est6n mas preparados para la mi-
sica; Ino hemos visto preferir A una nifia para que
vaya al extranjero ? No hemos visto la Habana en-
tregada al regocijo de las batallas de flores y A los ex-
tranjeros concurrir en masa para las carreras de au-
tom6viles? Cuantas veces al Ilegar h Neva York he
admirado en aquella gran ciudad y aquellos grande
ciudadanos que no un peso, que no cien pesos, que no.
cien mil pesos, millones se gastan para sostener un
gran museo de Historia Natural en que solamente al-
guin t6cnico A lo sumo podri apreciar la importancia
de un hueso mas de un animal antidiluviano.
Los pueblos no viven s6lo de la material, los pue-
blos no viven s61o de sus organizaciones political, los
pueblos necesitan amar, necesitan sentnir, para eso
esta la Poesia, la Mfisica, la Pintura, todo lo que hace
noble al hombre en esta era de civilizaci6n.
La compra del Teatro de Tac6n surgi6 porque se
iba, y quieren que lo diga dls sefiores Representantes?
porque iba A ser adquirido por una sociedad extran-
jera americana, elements a quienes, y debemos de-
cirlo porque es una verdad, tenemos como los posi-
bles absorbentes de la propiedad en esta tierra. Vimos
a una sociedad que no tenia inconveniente en ceder su
propiedad y vimos en esa propiedad la mejor adqui-
sici6n para la ciudad de la Habana, la capital de la
Repfiblica. Pero es que el Teatro de Tac6n quizAs no
hubiera surgido en nuestras deliberaciones en el mo-
mento en que surgi6, si la compafiia propietaria de
ese Teatro no se dispusiera L venderlo.
Yo no s6 para el senior Gonzalo P6rez lo que el tea-
tro de Tac6n signifique; para mi significa toda la tra-
dici6n cubana. Significa un dia, en los moments mas
calamitosos de la Colonia, al General Tac6n que con
la punta de su bota ahogaba h los cubanos llevando
A los infelices penados politicos para con su esfuerzo
y con su trabajo levantar el Teatro. Significa despu6s
toda esa lucha contra la esclavitud de los negros,
aquellas batallas y oraciones fulgurantes de Montoro,
de Zayas, de Govin, de FernAndez de Castro, pidien-
do para los cubanos las finicas libertades que bajo la
bandera de Espafia podian aspirar los cubanos, sig-
nifica despu6s el banquet al General Marttinez Cam-
pos celebrando los espafioles la derrota de los cuba-
nos; significa, en un tiempo mas cercano, en un glo-
rioso 24 de Febrero, el banquet dado al General MA-
ximo G6mez, el libertador del pueblo cubano, dia en
el que todo el pueblo lo admiraba y lo aclamaba en-
tusiasmado; significa, en una palabra, un compendio
brillante de toda la Historia cubana.
SC6mo puede ser preferible que ondee, sobre ese
sitio que significa, para todos nostros, toda nuestra
historic, una bandera extranjera, aunque sea amiga
y sea respectable?
LNo nos ocupamos de otros asuntos, no hemos pa-









10 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES


gado al Ej&rcito? No hemos votado cr6ditos para ca-
rreteras, no se ha levantado un Representante para
pedir para la viuda de un compafiero y para un com-
pafiero enfermo, y no lo hemos concedido ?
Si en estos moments, sefiores Representantes, yo
preguntara si seria malgastar el dinero el empleado
en el Malec6n, y si seria malgastarlo tambien el em-
plearlo en todo aquello que hace A la vida amable y
alegre, se me contestaria que no, seguramente.
Pero ademAs, sefiores, yo me coloco bajo un punto
muy distinto, yo veo la cuesti6n bajo una cuesti6n
de sentimientos y no me ocupo de lo que van i ganar
los corredores. Si alguien me preguntara si creo que
ganan, les diria que si.
El Teatro de Tac6n fu6 comprado en una 6poca ca-
lamitosa para el pueblo cubano, en el bloqueo, cuan-
do nuestro infortunado pais pasaba por una situa-
ci6n de incertidum.bre, y esa empresa se ha benefi-
ciado con la crisis de la colectividad.
Este pais se ha tranquilizado, se ha heclo respetar
y la propiedad, como es natural, ha aumentado. No
acaba de ofrecer una empresa americana 800,000 pe-
.sos por la Manzana de G6mez? Pero eso a mi no me
import, yo me preocupo de prevenirnos para el por-
venir.
Yo no tendria inconvenient con el senior Gonzalo
PWrez, en suscribir una proposici6n para la adquisi-
ci6n de la Caridad del Cerro, donde ha tronado el
verbo de nuestros tribunos mAs eminentes; pero yo
que nunca he podido hablar much, porque haci6ndo-
lo' mal tengo el remordimiento de mi propio delito,
voy a terminar asi: adqui6rase la Caridad del Cerro,
si se quiere adquirir, pero adqui6rase tambi6n el Tea-
tro de Tac6n, y con ello podremos decir h la .sombra
augusta de Pepe de la Luz Caballero y A la de aque-
los infelices presidiariosque levantaron con el sudor
de su frente y la sangre de sus manos ese Teatro:
nosotros, los Representantes del pueblo de Cuba he-
mos reparado el delito; hemos comprado ese Teatro
de Tac6n que todavia lleva el nombre de uno de los
tiranos de Cuba, como el General Miles nos aconse-
jaba un dia que comprAsemos el Teatro de Marti, cu-
na de nuestra libertad. Si hemos adquirido ese teatro,
es la mejor satisfacci6n que podemos darle A aquellos
cubanos que lo levantaron: que los cubanos de la ac-
tual generaci6n lo adquieran y lo.salven para las fu-
turas. (Aplausosk.
SR. PRESIDENT (GARCIA CAIIZARES) : Tiene la pa-
labra en contra el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS: Sefior Presidente y sefiores Re-
presentantes: Acaso va a estimar el senior Enrique
Villuendas que hay alguna contradicci6n entire mi
conduct del dia de ayer y mi conduct del dia de
hoy, al oponerme A que la CAmara apruebe el Proyec-
to de Ley votado y sancionado por esta CImara; pero
voy A dar una explicaci6n que justifique mi conduct
y demuestre A la CAmara que hay una perfect conse-
cuencia en todos mis actos.
Es cierto que con mi voto se decidi6 en el Senado
]a aprobaci6n de la Ley de la Camara, pero yo expli-
qu6 mi voto en el Senado, diciendo que yo concurria
a aquella Comisi6n Mixta, como un mandatario de la
voluntad de la Camara, para sostener, como delegado
de la misma, el criterio de la CImara; pero vuelto
aqui ya no soy el mandatario de la Camara, sino el
Representante del pueblo cubano que vuelve A recabar
y a recobrar mi independencia de criterio, para pen-
sar como lo tenga por convenient.
Y como cuando se discuti6 aquella Ley, yo fui uno
de los pocos que se oposieron A la adquisici6n del Tea-


tro de Tac6n, vengo ahora h cumplir fielmente con
mis deberes de Representante del pueblo cubano, y
vuelvo A sustentar el criterio que por vez primer sos-
Stuve, siendo uno de los pocos que se opusieron, repito,
a ese negocio, verdaderamente ruinoso para el Estado
cubano. Y mias que para oponerme al Proyecto de Ley
que discutimos, tomo la palabra para aclarar ciertos
y determinados hechos que concurren en ese asunto-
tales como esos que provocaron ]a indignaci6n del se-
fior Enrique Villuendas, y que significant algo asi co.
mo el anuncio de que alguien se ha atrevido A propo-
ner cohecho A los hombres del Poder Legislativo para
inducirles A que voten una Ley,-para revelar el ver-
dadero concept que el Poder Ejecutivo tiene de esa
Ley-que aqui se ha silenciado-y para aclarar ciertos
y determinados puntos de vista que los miembros do
la Comisi6n Mixta sostuvieron dentro de la Comisi6n,
y que es necesario que aqui se conozcan.
Desde que un hombre tan autorizado en esta mate.
ria de patriotism como el General Portuondo, esta.
bleci6 en esta Camara, como cosa averiguada y ya sa.
bida, que el patriotism en Cuba estaba en raz6n iir
versa de la cultura...
SR. PORTUONDO: Si, en raz6n inversa.
SR. CASTELLANOS: Hay que desconfiar much d,
esas manifestaciones de la cultural que se presentan
envueltas en el manto del patriotism, porque perito
autorizado en esta material, y uno de los grande expo.
nentes de la cultural de la Revoluci6n, ha hecho esta
afirmaci6n en esta Camara, como quien la hace d
ciencia propia.
SR. PORTUONDO: Ya lo creo, por experiencia.
SR. CASTELLANOS: Yo no puedo ya examiner, ni la
CAmara puede examiner la adquisici6n del Teatro Ta.
c6n bajo ningiin aspeceto de patriotism; yo que ho
atendido A una saludable recomendaci6n que en este
asunto me hizo el senior M6ndez Capote. Si usted ha-
bla de este asunto, me decia, si usted tiene ocasi6n de
hablar sobre la adquisici6n del teatro de Tac6n, ten.
ga la bondad de suprimir el patriotism en esta cues.
ti6n. Complazco A mi amigo el senior M6ndez Capote,
de cuyo patriotism nadie puede dudar en la Isla de
Cuba. Este es simplemente un negocio; un negocig
que se propone al Poder Ejecutivo y al Legislativo,
s6lo y exclusivamente bajo el punto de vista mercan.
til, y s6lo bajo el punto de vista de los negocios puede
ser considerado en esta Camara.
La palabra. mas candente, la palabra iI.'m \xi:..,r.,i,
la palabra mas metaf6rica que hoy tenero.n, -ni 1' pir-
lamento, que es la palabra casi cinceladora del senior
Sanguily, no pudo demostrar que fuera el Teatro Na-
cional un monument national ni artistic, ni que
fuera su adquisici6n cuesti6n de patriotism para el
pueblo cubano; reconoci6 que era un vetusto edificio,
en el cual habia grandes gastos que hacer en el cual
habia unos cimientos malamente establecidos alli, por-
que se establecieron s6lo con el trabajo esclavo que no
hubo que retribuir; y gracias a eso, se pudo levantar
tan s6lido que puede resistir un siglo mas.
Pero 61 convino con nosotros en que ese no era un
monument national, una obra artistic; que no ha-
bia nada del sentimiento patri6tico del pueblo cubano;
que estuviera invivito en el teatro de Tac6n y en lo
que representaba ese edificio donde se alzaba, debido
al favor del General espafol Tac6n y A la iniciativa
del catalan Pancho Marty.
El convino en eso, estuvo conform con nosotros en
eso, y fu6 ya desde ese moment tratado el asunto co-
mo un negocio. Y al tratar el asunto de esa manera, se
hicieron venir los antecedentes que demostraban como









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES


era ese asunto bajo el punto de vista del negocio, qu6
utilidad ofrecia, qu6 gastos se habian realizado en 61.
Y tan estim6 la Comisi6n Mixta, que bajo ese as-
pecto del negocio solamente podia tratarse la cuesti6n,
que nadie volvi6 a hablar de patriotism. Nos dedi-
camos desde ese moment A buscar en la administra-
ci6n del teatro los datos necesarios: cuanto habia cos-
tado, cu6nto debia, cuanto producia.
Y entonces fu6 cuando llegamos A esta conclusion:
Es un mal negocio, y un negocio promovido en mo-
mento inoportuno.
Que el negocio es malo, eso lo resolvimos nosotros
por nuestro propio criterio; que el negocio era ino-
portuno, punto fu6 sobre el que llamO la atenci6n el
senior Presidente de la Repfiblica.
Nunca he oido su palabra mas convencida, nunca
sus frases han sido mhs venerables que en la ocasi6n
en tuvo uno conferencia sobre el asunto con el senior
Dolz y conmigo.
Yo voy 6 relatar lo que el hombre seneillo del Cen-
tral Valley, dando un salto hacia atr6s, hubo de de-
cirnos A los miembros de la Comisi6n Mixta. Yo voy
a dejar escritas en el "Diario de Sesiones" esas p6gi-
nas realmente meritorias para la historic political y
social del que ha sido el primer magistrado de la Na-
ci6n por el voto unAnime de todos nosotros.
Pero hablar6 de eso en segundo t6rmino.
Voy A plantear en la C mmara el asunto como nego-
cio, para que como negocio lo conozca.
La Ley de la Senado vino A esta CAmara dAndole
color patri6tico al asunto, diciendo ese es un monu-
mento national, y\de4e-expropiarse poniendo toda ]a
autoridad del Estado para que nadie ponga la mano
en 61, para que lo adquiera por medio del cumplimien-
to de sus leyes.
Y en el primer debate planteado en la Camara, sos-
tuve que eso no era possible, que no podia expropiarse
el teatro de Tac6n, porque era una simple propiedad
particular, en la cual no habia ninguna relaci6n que
la uniera con el espiritu national de una manera tal,
que lo hiciera un edificio pfiblico. Y los Representantes
de la Camara entonces, en aquella circunstancia, que
es muy digna de tener en cuenta, porque era una CA-
mara completamente distinta a la Cimara que hay
aqui hoy, porque era la Camara de la primera reu-
ni6n del Congreso, mientras que esta ha sido lo C6ma-
ra renovada por virtud del sufragio en la mitad de
sus representantes, los cuales no son los que intervi-
nieron en aquel asunto, y dieron su opinion A la CA-
mara y declararon que estimaban eso como un negocio,
y rechazaron la Ley del Senado, y dieron al Ejecuti-
vo carta casi en blanco para que resolviera respect a
la compra 6 no del Teatro Nacional. La Ley de la
C6mara s61o se limit A decir que autorizaba al Eje-
cutivo para la compra del Teatro Nacional, sin sefia-
larle precio ni dinero para que realizara la compro.
Y no podia, menos que suceder asi, puesto que el pri-
mer Congreso tenia criterio cerrado acerca de la per-
sonalidad del Jefe del Ejecutivo, porque.lo creiamos
y estimhbamos todos en aquellos moments, mas que
un hombre econ6mico, un hombre tacafio, muy celoso
del reparto de los fondos de la Repfiblica, mas celoso
todavia que de los suyos propios; un hombre que ha-
bia remitido al Congreso un Presupuesto de ocho mi-
Ilones para todos los gastos de ]a naci6n, en el que
se fijaba un sueldo de seis mil pesos anuales. A un
hombre asi, la C6mara no tuvo invonveniente en no
sefialarle precio ni dinero para que si lo creia conve-
niente y lo estimaba como un negocio para la Repfi-
blica, procediese A la compra del Teatro.


Pero yo entiendo que nosotros no nos hemos de en-
gafiar, que hemos de decir la verdad, porque este es
el tempo de ]a verdad: aquel concept que nosotros
teniamos acerca del Jefe del Ejecutivo, ha sufrido
radical y grande transformaci6n. El concept que te-
nia la primera Camara del Jefe del Ejecutivo, indu-
dablemente que no es el mismo concept que tienen
los miembros de la segunda Camara renovada. Ya no
es aquel Jefe del Ejecutivo que nos enviara un Pre-
supuesto de ocho millones de pesos para los gastos to-
dos de la naci6n, ya no es aquel Jefe del Ejecutivo
que no quiere gastar, no ya lo necesario, sino lo im-
prescindible, ya no es aquel Jefe del Ejecutivo que
defendia el Tesoro de la Repfiblica con m6s celo y con
mis energia que sus intereses propios, pues el Repre-
sentante senior Mendieta, hombre que no puede ser
sospechoso para nadie, ha denunciado aqui grandes
inmoralidades cometidas, casi impunemente, en el De-
partamento de Instrucci6n Pfiblica: Me hace recorder
esto del senior Mendieta, que me esta mirando fija-
mente...
SR. MENDIETA: Le estoy oyendo con much gusto
y much atenci(n.
SR. CASTELLANOS (continuando) : Otro senior Re-
presntante, que es de los que figuran al lado del Eje-
cutivo, que tambi6n ha hecho declaraciones que no
pueden ser sospechosas para nadie,-porque.es hom-
bre que no lo mueve pasi6n ni prejuicio alguno con-
tra los actos realizados por el jefe del Ejecutivo-que
ha venido aqui A denunciar grandes irregularidades
cometidas por el Ejecutivo. El senior Neyra, cuando
se discutian los Presupuestos en la legislature pasada,
hacia present a la Chmara, y protestaba, recomendan-
do A la misma que adoptase una media energica y
salvadora, que pusiera coto A tantas irregularidades,
y a la cuantiosa list de gastos particulares del senior
President de la Repfiblica, con sus 83 mil pesos de
gastos anuales, y reclamaba el apoyo de los amigos del
Gobierno, de los amigos del Poder Ejecutivo para que
pusiesen coto a esos excess. Es decir que ya no es
el mismo hombre aquel que.pedia solamente seis mil
pesos para sus gastos y formula un Presupuesto de
ocho millones de pesos para todos los gastos nacionales..
De consiguiente, sin penetrar muy hondamente en
este anAlisis, es una cosa averiguada por todo el pais
cubano que aquella economic, y hasta tacafieria, del
senior Presidente de la Repfiblica en todos los gastos
nacionales, ha sufrido una complete y radical trans-
formaci6n. Ya no es aquel Jefe del Ejecutivo que ex-
traia solamente de las areas del Tesoro de la Repfl-
blica el dinero imprescindible para tender A los ser-
vicios pfiblicos, sino que se ha convertido en un ma-
gistrado con mano abierta para todo, que ha llegado
a merecer las censuras del Congreso. "
Mi opinion, pues,,es que ya no estamos en Cuba en
las mismas condiciones de antes.
Las personas, los corredores, los que tienen interns
en vender el Teatro de Tac6n, son en cierto modo hoy
casi consejeros del Poder Ejecutivo; son banqueros
que visitan el palacio, y banqueros que tienen tal in-
fluencia en palacio, que 6 las hablillas y los chismes
que A veces circulan por el Congreso no son verdad,
y casi siempre son verdades, 6 uno de esos banqueros
tiene tal fuerza y tal influencia en el Poder E j... iii ivo,
que ha conseguido, en determinados moments, que
la alta representaci6n del Poder Legislativo le sea pos-
puesta en la antesala para que penetre a conferenciar
con el Presidente, cuando el Presidente de la Repfi-
blica debe saber, y debe saber el mundo entero, que
despu6s de 61, 6 quizAs por encima de l1, esta la alta









12 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES
,,,, ,,, -


representaci6n del Poder Legislativo, que no tiene na-
da que la disminuya.
Pues bien,, las circunstancias en el orden econ6mico
han variado much, han variado extraordinariamen-
te; ya nosotros no tenemos esa fe que antes nos inspi-
raba cuando dictamos aquella ley, teniendo la segu-
ridad de que haciamos una Ley para complacer A esos
amigos que en los pasllos del Congreso reelamaban
de nosotros algo para salir del Teatro de Tac6n, A esos
amigos que yo veia en todas parties pidi6ndome que
no olvidara lo de Tac6n, que nos traian 6 nosotros re-
comendaciones para que los complaci6ramos. Para
esos amigos, nosotros votamos aquella Ley que equi-
valdria A resolver el asunto sin que el teatro se com-
prara, 6 que se comprara de una manera que resulta-
se satisfactoria y un buen negocio para el Estado.
Practice una investigaci6n la Comisi6n Mixta del
Congress y se encontr6 con estos datos: que el teatro
habia costado trescientos mil pesos oro espafol, no en
la 4poca del bloqueo, come dijo el senior Villuendas,
sino all6 en el afio de 1900, cuando estaba establecida
la paz y cuando las propiedades urbanas tenian su va-
lor. En el afio de 1900 adquirieron los actuales pro-
pietarios el teatro por trescientos eincuenta mil pesos
en oro espafial, no pagaderos de contado, en el acto,
sino con plazos beneficiosos y con un interns muy m6-
dico. Y recuerdo que en la primera junta que ce-
lebramos, uno de los miembros de la Comisi6n Mix-
ta, dijo: los propietarios del teatro de Tac6n es-
t6n tan inmiscuidos en ese sentimiento patri6ti-
co que nos reune para Ilevar adelante este ne-
gocio, que est6n dispuestos 6 venderlo al Estado por
cien mil pesos menos que a una empresa particular,
porque no quieren que pase 6 los espafioles lo que
siempre fu6 espafol y continuar6 siendo espafiol, por-
que no hay mas que recuerdos de engrandecimiento
espafiol, en honor de Espafia, en todo ese edificio y
cuanto encierra. Y entonces creo que el senior San-
guily dijo: es rare eso, es convenient averiguar por
qu6 esa empresa esta tan dispuesta A rebajar hoy cien
mil pesos, sin m6s que el deseo de que lo adquiera
el Estado, cuando deciase por ahi, con una raz6n fun-
dada, todo lo contrario, cuando deciase que estaba
dispuesta 6 vender el teatro en su just precio, y que
al saber que el Estado lo iba A adquirir le subi6 el
precio; y eso es lo que me hace llamar la atenci6n de
ustedes, para hacer una Ley en virtud de la cual no
vaya A suceder que los tenedores del teatro exijan un
precio fabuloso al Estado.
Porque, decia el senior Sanguily, haciendolo asi, no
es possible que el precio pase del precio just, porque
vendria la tasaci6n pericial y le impondriamos el pre-
cio, evitando las demasias del vendedor. Y, efectiva-
mente, ha resultado que en vez de dArselo al Estado
cubano en cien mil pesos menos, le pedia ciento cin-
cuenta mil de mas, y, en vez del precio en oro espafiol,
lo sustituia por oro americano, que equivalia a un diez
por ciento m6s del precio estipulado.
El dinero invertido en el Teatro de Tac6n por la
empresa, no da mas que un uno 6 un dos por ciento
de interns al afio, administrado como se administran
esas empresas particulares, sin gastar un solo centavo,
dejando que el teatro se vaya depauperando, para no
invertir en gastos de reparaci6n mAs que aquella can-
tidad necesaria para impedir que las goteras vayan 6
destruir el mobiliario, y administrAndose de esta ma-
nera con el objeto de producer la mayor entrada; pero
sin mejorar desperfectos. Y nosotros dijimos: ya te-
nemos, al conocer estos datos, la clave de por qu6 se
precede A la venta, porque result un gran negocio


para la empresa, que se encuentra con un er6dito hi-
potecario de 150,000 pesos, que ha vencido, y que no
tiene mas que estos dos caminos que escoger: 6 pagar,
6 tener que ajustarse 6 las consecuencias de una eje-
cuci6n.
Y se me ocurre este aspect del negocio: cuando se
saque a subasta por virtud de la ejecutoria, creen
ustedes, sefiores Representantes, que habr6 nadie tan
dadivoso 6 amigo del despilfarro como el Estado, que
vaya a dar m6s de los dos tercios de su avalio, que
son los $300,000? No. Tengo ]a seguridad que nadie
ofrecer6 mis.
Entonces el senior Dolz y yo sacamos nuestras cuen-
tas, calculamos lo que valia el Teatro, con arreglo al
precio del mercado, y el imported de su gravamen, el
capital y ]a renta que produce, el estado de sus pa-
redes, de sus techos, las proposiciones que habian me-
diado entire el "Centro Gallego" y la empresa, y es-
tuvimos conformes con esta cifra, aceptada por la
Empresa como oferta hecha por el "Centro Galle-
go": $400,000.
El Estado, para no perder un centavo, para com-
prar en iguales condiciones que el extranjero, al mis-
mo precio, sin reeibir ningfin favor ni tener que to-
car cerca del coraz6n de los propietarios, el Estado
cumple con ofrecer $400,000 ors americano, pagade-
ros de contado, y recabamos de la Comisi6n Mixta que
esa fuera la cantidad que se autorizara al Ejecutivo
para que adquiriera por ese precio, porque este era
el precio por el que la Empresa lo tenia vendido, por-
que $400,000 oro americano son equivalent exacto de
$450,000 oro espafiol, pagadero,,ihr 25 afios con tres
de amortizaci6n, porque son los precios, matem6tica-
mente calculados, iguales.
Y decimos: si esa Empresa ha vendido ya el Teatro
a esa otra Empresa, y ha estimado que puede darlo
en ese precio, y ahora el Estado le paga $400,000 de
contado, por qu6 darle un centavo ms ? Tanto m6s,
cuanto que el Estado no necesita corredores, y es de-
presivo para la conciencia de todos los legisladores
que haya alguien que suponga que pueda haber so-
borno, sobre todo, cuando se trata de miembros del
Poder Legislativo.
I A qu6 darle el Estado un centavo mas que en lo
que ella le ha vendido el Teatro A la Empresa del
'Centro Gallego"? Harto hace el Estado con darle la
misma cantidad, pag6ndosela de contado. Entonces
planteamos el asunto bajo el aspect de negocio; y
bajo este aspect, desde el moment en que el Poder
Legislative declaraba que no era obra de utilidad
piiblica, ni obra de arte, ni de conveniencia, ni habian
razones que aconsejaban la apropiaci6n del Teatro,
no vimos la raz6n que justificara el aumento de pre-
cio.
Pero otros miembros de la Comisi6n Mixta, enton-
ces dieron esta noticia, que puede que no result
exacta, cuando se llegue A la compra: que los duefios
ya no lo daban en $450,000, pagaderos en 25 afios,
querian $500,000 en oro americano pagaderos de con-
tado, es decir, habian subido el precio en 100,000 pe-
sos, desde el memento en que estaba aprobada la Ley.
Se realize lo que temia el senior Sanguily, aquel peli-
gro, que en el orden de los negocios previ6, tan pron-
to el Congreso se puso a ocuparse imprudentemente
de la adquisici6n del Teatro. El peligro e eses el que
nosotros tenemos que evitar. Debemos evitar el ser-
vir de escabel, de puente, para que una Empresa que
tiene que vender el Teatro, porque tiene que pagar
150 mil pesos y no tiene efectivo para realizarlo, reca-
be 100,000 pesos de utilidad en un negocio en el cual









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES 18


el Estado no tiene que pagar corredores ni corretaje.
Nuestra petici6n fu6 rechazada por ]a Comisi6n
Mixta. La Comisi6n Mixta acord6 que no se fijara
precio al Ejecutivo, que no se le pusiera limitaci6n
de ninguin genero, que se le diera carta blanca para
que comprara el Teatro, costara lo que costara, por-
que en eso estaba empefiado el patriotism del pueblo
cubano, en la adquisici6n de ese monument; y cons-
te que le Ilamo monument simplemente por su ta-
mafio, pues en t6rminos mereantiles, se le llamaria
un elefante blanco, es decir, una de esas cargas que
nada produce y si solo ocasionan gastos.
Y voy A comunicarles A ustedes ahora, sefiores Re-
presentantes, cuil era la opinion del senior Presiden-
te de la Repfiblica respect de ese negocio, cuando
nosotros, el senior Dolz y yo le dijimos que ibamos alli
para preguntarle si en las areas del Tesoro habia di-
nero sobrante para dedicarlo A esas expansiones, se-
cuela de la batalla de flores y de las carreras de auto-
m6viles, de todas esas trivialidades que son propias
de la expansion del espiritu, cuando es el espiritu
de un padre de familiar que ha cumplido con todas
sus obligaciones para con sus hijos; cuando los tiene
bien calzados, bien alimentados, bien vestidos, enton-
ces est& bien justificada esa expansion; no cuando un
Estado, padre de familiar, se encuentra con un Ej6r-
cito por pagar, harapiento en su mayor parte, con la
voz de la miseria 6 las puertas de la Camara; cuando
pululan los mendigos en todo el territorio de ]a isla,
cuando sus c6rceles y hospitals constituyen un ver-
dadero peligro para el que tiene la desgracia'de en-
trar en ellas, por las pocas condiciones higi6nicas en
que se encuentran por faltas de los altos poderes del
Estado. Porque, 6 no es verdad lo que la ciencia eco-
n6mica nos ensefia 6 es verdaderamente un absurdo
el que compete el pueblo que empieza por adornarse
antes que vestirse, antes de tener el sustento de sus
families y del Estado por medio del trabajo. Y el
President de la Repiblica nos dijo: "Yo no s6 si
habrA dinero sobrante en las areas del Tesoro; es es-
tos moments es indiscutible que lo hay, pero yo he
dirigido un Mensaje A la Camara, que 6sta no ha
querido leer con todo detenimiento, dici6ndole que
hay Hospitales, albergue obligatorio de determinados
enfermos, en donde no hay materialmente con qu6
tender A la curaci6n de esos enfermos. Yo le he di-
cho al Poder Legislative que hay carceles en las cua-
les los press reunidos contra su voluntad, obede-
ciendo 6rdenes superiors, se debilitan, se depaupe-
ran, contraen enfermedades tan espantosas, como la
anemia y la clorosis, porque no hay manera de tener-
los en condiciones higi6nicas, porque nuestras carceles
son verdaderas pocilgas, y no c&rceles hechas con
arreglo a las prescripciones de la Higiene."
"No les parece a Vdes., nos decia mirAndonos A los
dos Representantes de dos distintos Partidos-y como
si 61 quisiera hacer un llamamiento A los dos Parti-
dos-que el pueblo cubano tendria motives justifica-
dos para censurarnos si se acuerda la adquisici6n de
ese Teatro? 4 No screen ustedes que el pueblo cubano
puede dirigirnos acerbas censuras si antes de repa-
rar sus carceles y mejorar las condiciones de sus Hos-
pitales y construir caminos que favorezean al pobre
labriego, que se encuentra hoy sin poder llevar sus
frutos al mercado, sin poder comunicarse siquiera
con sus parientes mAs intimos, no creen ustedes, nos
decia, que podemos incurrir en grandes censuras si,
sin reparar esos caminos, sin haber provisto & las
necesidades m&s perentorias, nos dedicamos A com-
prar un teatro que:no s'e necesita para nada?"


Y decia mas el Presidente: "todavia este peligro no
es bastante. Hay otro peligro mas grande: est6 A
punto de cumplirse el contrato con la Iglesia, que nos
hace pagar cerca de 70 mil pesos de arrendamiento;
nos decia: Ustedes han previsto quB se hace con la
Aduana, qu6 se hace con el Instituto, A d6nde lleva-
mos esos servicios que son ineludibles? I Cuando no
tenemos donde depositar nuestras mercancias en la
Aduana, donde darle educaci6n A los hijos de nues-
tros ciudadanos, cuando tenemos que pagar 70 mil
pesos mensuales en estas atenciones innecesarias, por-
que el Estado tiene edificios que puede utilizar, por-
que hay tesoro bastante para levantar edificios pro-
pios para instalar e nellos esos servicios pfiblicos?"
Y nos decia tambi6n el Presidente: "hay otro obs-
thculo much mas grande: todos los dias ustedes se
reunen, en esta legislature especialmente, y no hacen
mas que leyes destinadas 6 crear otras atenciones en
el Presupuesto. Por complacer las exigencias electora-
les unas veces, por servir los interests partibulares
otras, en toda esta legislature no han enviado ustedec
una Ley que pueda calificarse de inter6s general para
el pais." Nos decia: "iAh! yo puedo asegurarles lo
que hay en las areas del Tesoro hoy, porque mandar6
hacer un arqueo para que ustedes lo sepan, pero lo
que habra mariana, i ah! eso no lo s6; depend de lo
que ustedes hagan en las Camaras, de lo que legislen."
Y agregaba: "seria convenient que cada Represen-
tante tuviera frente A su pupitre el debe y el haber
de las areas del Tesoro, para que supiera c6mo habria
de dar satisfacci6n h la libre expansion de sus senti-
mientos."
Y yo sentia en aquellos moments sincera admira-
ci6n por el Presidente de la Repfblica. Me parecia
estar en presencia de aquel venerable anciano que fu6
siempre el depositario de la fe y de los recursos ne-
cesarios para la lucha por la Independencia, de aquel
modesto habitante del Central Valley que no hubie-
ra consentido nunca que los ahorros de la Revoluci6n
se dedicaran a fiestas esplendentes, mientras hubiera
muchos correajes y muchas balas que enviar A los
campos de la lucha: que no hubiera consentido que
nadie se vistiera con ropas lujosas mientras los heroi-
cos soldados de nuestro Ej6rcito iban desnudos 6 des-
hechas sus ropas con las zarzas y los abrojos de los
caminos: a mi me parecia entonces, con ese senti-
miento de admiraci6n, tener frente a mi 6 aquel ve-
nerable anciano, delegado de la Revoluci6n, a quien
no se le hubiera ocurrido invertir 83 mil pesos en los
gastos de palacio, hacer un Presupuesto de 23 mi-
llones de pesos, que no hubiera aceptado esa series de
autorizaciones del Poder legislativo...
Sn. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Me parece
que el senior Castellanos se encuentra algo fatigado, y
voy a concederle la palabra el senior Maza y Artola
para una aclaraci6n, que la tenia pedida, para que
B. S. pueda tener un moment de descanso.
SR. CASTELLANOS: Gracias, senior Presidente, real-
mente, he venido enfermo, porque queria tomar par-
te en este debate.
SR. MAZA Y ARTOLA: No para terciar en este de-
bate, sino simplemente para hacer una aclaraci6n A
que me ha compelido el senior Castellanos haci6ndome
una alusi6n indirecta al mismo tiempo que un velado
cargo, es que voy & hacer uso de la palabra...
SR. CASTELLANOS: Cargo, no.
SR. MAZA Y ARTOLA: Si, senior, el senior Castella-
nos, tanto a mi como a otroeompafiero de la Comisi6n
Mixta, nos dirigia un velado cargo. El senior Caste-
Ilanos ha manifestado aqui esta tarde, en -su elocuen-









14 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES


tisimo discurso, un concept que el otro dia no habia
hecho mas que apuntar. El senior Castellanos hacia
una hermosa I... i. i- entire su conduct en el seno de
la Comisi6n Mixta y su conduct aqui, para explicar
su consecuencia, es decir, c6mo era perfectamente
compatible el criterio que habia sustentado en el seno
de la Comisi6n Mixta y el criterio que venia ahora 6
sustentar aqui. Y decia el senior Castellanos que si ha-
bia votado en el seno de la Comisi6n Mixta como ]o
hizo, fu6 porque entendia que era delegado de esta
C6mara, con un mandate imperative, no con su cri-
terio propio, sino con el criteria de la CAmara; pero
ahora, recobrando su libertad de acciOn, encontrindo-
se aqui como un individuo frente al resto de la Ca-
mara, podia de una manera libre hacer valer su ori-
terio como lo habia hecho en otra ocasi6n, cuando se
discuti6 por primera vez este asunto.
Es sensible que este error de mi querido amigo, e]
senior Castellanos, haya dado lugar a este dictamen,
porque ha sido el senior Castellanos el que ha dado
.]ugar a este dictamen. En el seno de la I'. ri I.... Mix-
ta, cuatro votamos en contra del criterio de la CA-
mara y cuatro en favor, y quedaba el senior Caste-
llanos el ciltimo por votar en el seno de la Comisi6n,
y di6 su voto en contra, aceptando la formula de con-
ciliaci6n que el doctor Dolz habia redactado.
Si el senior Castellanos hubiera votado en pro de la
conciliaci6n redactada por el. senior Dolz hubi6ramos
Ilegado en seguida A un acuerdo, pero el senior Caste-
llanos manifest que se encontraba cohibido por el
acuerdo de la CAmara, y que por eso votaba en con-
tra de ella y no en favor. Por el contrario, el senior
Sobrado y yo entendiamos que nos encontrabamos
alli en la misma libertad de acci6n que ha creido en-
contrarse aqui el -, i.., Castellanos antes, cuando este
asunto se discuti6 por primera vez en la Camara,; y
no podia ser de otra manera, pues el criterio del se-
fior Castellanos resultaria un absurdo, pues si todos
los miembros de la itYwara sostienen el acuerdo por
6sta tomado, y lo minsmo hacen los miembros del Se-
nado con el acuerdo por ellos tornado, resultaria quo
jams en las Comisiones Mixtas se legaria A un
acuerdo, A una conciliaci6n, no habria soluci6n posi-
ble; y no establece esto la Ley de relaci6n en su ar-
ticulo 19, que dispone que la finalidad de las Comi-
siones mixtas s legar A conciliar las distintas opi-
niones de los dos cuerpos colegisladores.
Vea el senior Castellanos, por medio de este razona-
miento, c6mo llegamos al convencimiento de que cada
uno de los miembros de la Comisi6n Mixta, cuando se
dispute alguna disparidad de criterio de ambas C';,n...
ras, deben votar on el sentido que les dicte su opinion
particular, no la del Cuerpo que representan, y pre-
cisamente por eso es I.,i,.).. se puede llegar 6 esa con-
clusi6n. Si el senior Castellanos hubiera observado ]a
conduct que le traza la Ley de Relaciones ante el
seno de la Comisi6n, la conduct que despues de todo,
61, en los hechos y durante todo el period que estuvo
funcionando la. Comisi6n, observ6--l se ajust6 es-
trictamente A ello, s6lo en el fltimo moment, cuando
se puso a votaci6n la resoluci6n de esta CAmara fu6
cuando rompi6 con esa conducta,-el senior Castella-
nos venia sosteniendo un medio de harmonizar los
distintos criterios, y fu6 un factor muy preponderan-
te para que en un instant hubi6ramos llegado, por-
que estuvimos A punto de llegar A una conclusion.
Yo espero, por consiguiente, que el senior Castella-
nos rectifique el cargo qunha hecho al amigo Sobrado
y me ha hecho A mi de una manera velada y eneubier-
ta, pero clara y'en6rgica, porque yo creb que el senior


Sobrado opinarA como yo que nosotros respetemos la
opinion del senior Castellanos, pero necesitamos que
el I;r Castellanos declare que nosotros tambi6n
cumplimos con nuestro deber...
SR. SoiRADo: Pido la palabra, para alusiones.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : La tiene
pedida el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS: Dentro de los diez minutes
que la Presidencia me ha concedido, podia hablar el
senior Sobrado.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Sobrado.
SR. SOBRADO: Era para decir simplemente lo que
acaba de manifestar el senior Maza y Artola; pero el
sefor Maza se me habia adelantado, acerca de las
manifestaciones hechas anteriormente por el senior
Castellanos.
Estoy de complete acuerdo con 16 que opina el se-
fior Maza, yo creo que al aceptar el cargo de la Comi-
si6n Mixta, no estaba obligado de una manera impe-
rativa, que no cabia, i.-,n-.,- -.ber ese mandato,
estaba, do m6s la Ley 1,. ;.' -i ,-...i, entire ambas CA-
maras. Por ese motiva hice esas manifestaeiones, por-
qne, a mi juicio, habia justificado las razones en vir-
tud de las cuales se habia acordado la, compra del
teatro Nacional.
SR. IPRESIDENTE (GARCIA CARIZARES) : Continfle en
el us6 de la palabra el senior Castellanos.
SR. CASTELLANOS: Sefiores Representantes: Per-
mitido me sere, ya que lo hago contra la voluntad
mia, que empiece esta segunda part, que no es segun-
da part de mi discurso, contestando 6 las dos inter-
pelaciones que se han hecho aqui por el senior 3I.i..
y por el -....i, Sobrado, mis dignos compafieros en la
representaci6n de la Camara, y mis '. ii'l, ..-, smuy
queridisimos dentro de la CAmara y fuera de ella.
Cono ha dicho muy bien el senior Maza y Artola, se
trata de un punto nunea controvertido ni nunca re-
suelto, y esta 6poca en que se desenvuelve la vida po-
litica de Cuba, es precisamente la 6pota, que se carac-
teriza por las interpretaciones de la Ley. Es la nota
caracteristica de esta 6poca. De consiguiente, lo que
hay. entire el -.. F" Sobrado, el senior M\ ,,, y yo, no es
mas que un criterio distinto acerca de la interpreta-
ci6n del mandate y acerca de la interpretaci6n de la
Ley; pero como todavia no.hemos eneontrado ningu-
no, ni aun el Tribunal Supremo siquiera, que so pres-
te 6 hacer una interpretaci6n que A todos acomode,
result lo que siempre result en estos casos, que los
poseedores del mandate, demanera distinta lo inter-
pretan. El senior Sobrado, de modo id6ntico que el
seofor Maza, y yo de manera distinta A ellos. Claro
esta que hay un criterio distinto sustentado por cada
uno de nosotros, y el .- i; Maza, con raz6n, pedia
que en alguna ocasi6n siquiera fuera la ('.ru,;i. l]a
que resolviera acerca de la interpretaci6n de su man-
date.
Naturalmente, el senior M1aza y el seinor Sobrado
han omitido el puntualizar, porque hah hablado bre-
vemente, con toda seguridad, no do otra suerte, los
casos distintos que pueden ocurrir en la interpreta-
ci6n del.mandato que puede dar la (.'iinr,, que son
dos completamente distintos: uno, cuando los Sena-
dores aceptan uninimemente el criterio de ]a CAmara
y otro cuando no aceptando ni el criterio de la Ca-
mara ni el del Senado, la Comisi6n Mixta procede A
buscar un t6rmino de avenencia y de conciliaci6n; y
en ese-segundo caso, claro es que los diez miembros
de la Comisi6n tienen absolute y complete libertad
de criteria. Pero cuando los Senadores aceptan el








DI.A\IO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 15


acuerdo de la CAmara, entonees ni la Comisi6n tiene
raz6n de ser. Y volviendo a reconstruir la escena tan
movida y tan acalorada que el senior Maza y el senior
Sobrado recordarAn, tan movida y acalorada que hu-
bo moments en que nadie nos presidia y en que na-
die asumia la representaci6n, y estAbamos unidos co-
mo amigos, dentro de esa franqueza tan peculiar en
las razas meridionales, donde todos exponian sus opi-
niones sin que se siguiera una pauta en la discusi6n;
mientras est6bamos asi buscando un t6rmino de ave-
nencia, una ley que conciliara los dos criterios, el de
la Camara y el del Senado, el Senado que declaraba
y exigia que por medio de la expropiaci6n se adqul
rierael Teatro, y la C6mara que opinaba todo lo con-
trario, que se adquiriera la propiedad como se ad-
quiere una propiedad particular, acercndose al pro-
pietario para decirle: usted vende, yo le compro;
Scu6nto quiere?, nos ponemos de acuerdo y compra-
mos 6 vendemos; entire esos dos criterios tan diame-
tramente, tan radicalmente opuestos, a pesar de que
eran los conservadores los que los tomaban, nosotros
buscamos un t6rmino de coneiliaci6n; y mientras en
la Comisi6n se buscaba una formula, yo proponia to-
dos los t6rminos de conciliaci6n que mi buen deseo 6
mi imaginaci6n me sugeria, y el sefor Maza pudo ob-
servar que tanto lo que 61 proponia como lo que yo
proponia, como lo que el senior Dolz y el senior So-
brado proponian, todos estaban m6s 6 menos enca-
minados A que no se comprara el Teatro. Y tan esto
es asi, que en un moment de acaloramiento, el senior
Sanguily dijo: "Eso es lo mismo que no hacer nada.
Esa Ley que ustedes van a hacer, traer6 como conse-
cuencia que el teatro no se compare "
SR. MAZA *Y ARTOLA: El senior Castellanos estaba
conform con eso.
SR. CASTELLANOS: Y yo estaba conform con eso,
senior Maza, pero despu6s aquello vari6 de aspect, y
entonces el senior Frias, que representaba al Senado,
porque era un Senador como lo era el Sr. Sanguily, di-
jo: "la Ley de- Relaciones no nos ha convocado para
que perdamos el tiempo en esta discusi6n; aqui no
hay mais que estos dos criterios: 6 votamos ]a Ley de
la C6mara 6 nos decidamos por la Ley del Senado."
Una de las dos tiene que triunfar; y entonces la
cuesti6n se planted en t6rminos irreductibles: yo se-
guia entendiendo que los Representantes ante esta
nueva faz, no tenian mas misi6n que sostener el
acuerdo de la C6mara, y voy d explicarlo:
Porque claramente, nosotros somos una Chmara
esencialmente democratic: aqui no hay miembros
del Poder Legislativo vitalicios, ni miembros del Po-
der Legislativo que vengan aqui por derecho propio.
Todos estamos aqui en virtud de ese precepto de nues-
tra Constituci6n, que dice que aqui no hay mas sobe-
rania que la soberania del pueblo, manifestada por
medio del sufragio; y estamos aqui constituidos en
una corporaci6n deliberate legislative.
Cual es la norma cientifica y esencial, caracteristi-
ca de estas corporaciones ? Que cada uno de sus miem-
bros tiene derecho A sustentar su opinion frente h
los dem"s, dentro del sufragio y dentro de la colecti-
vidad, votando en pro 6 en contra en el debate, y
oponi6ndose por todos los medios posibles A que pros-
pere la opinion de su contrario.
Pero se agotan esos medios; el Congreso se reune,
el Cuerpo deliberate delibera, vota y toma un acuer-
do; desde ese moment ese aeuerdo es ley para todos.
Esa es la esencia de la democracia y esa es la esencia
de los dem6cratas. El hombre sostiene su criterio par-
ticular hasta cierto punto, hasta llegado cierto mo-


mento, en que pasarA lo que la ley de la mayoria dis-
ponga; cuando ese moment ha pasado, entonces 61
deja de tener criterio propio y esta obligado a aca-
tar lo que la ley de la mayoria imponga. Yo me opuse
A la adquisici6n del Teatro de Tac6n con el valor y la
energia con que me opongo siempre que se trata de
algo que creo de mi deber impugnar. Fui vencido en
la votaci6n, no hubo mAs que dos votos en contra, ca-
si la unanimidad de la C6mara vot6 en pro. Cuando
la C6mara toma un acuerdo, 4 es 6 no es para mi obli-
gatorio ese acuerdo de la Camara? Si, es; yo no pue-
do alzarme contra ese acuerdo; yo he utilizado ya to-
dos los medios habiles que las ]eyes me conceden: el
de votar en contra, consumer un turno en contra, en
fin, todos los medios habiles; pero despu6s que la CA-
mara ha acordado algo, yo no puedo dejar de acatar
el acuelrdo de la CAmara; seria un rebelde y un fac-
cioso si no lo acatara.
I CuAl era el acuerdo de la C6mara ? No estaba con-
forme con el Senado. Lo que la Ley de Relaciones
dice es: que cuando esto sucede, se nombre una Co-
misi6n de cada cuerpo, que se reunir6 con estos fines:
6 buscar un t6rmino de avenencia entire los dos cuer-
pos, 6 hacer que el uno impere sobre el otro.
Los miembros que mand6 la Camara, pueden se-
pararse del criterio de la C6mara, pueden separarse
del criterio de la mayoria? Yo sigo creyendo que no,
que los Representantes de la Comisi6n Mixta no pue-
den tener m6s criteria que el de la C6mara cuando
esa Ley se acepta pura y simplemente por ]a san-
ci6n, y me lo va a confirmar el senior Maza..
Segfin la propia Ley de Relaciones, puede surgir
la Comisi6n Mixta cuando el Senado acepta la Ley
de la C6mara? No; cuando un Cuerpo se subordina
al otro, no hay divergencias, no hay arbitrios, io hay
que buscar un tercer criteria; y eso es lo que hicieron
los sefiores Senadores, abandonar el pabell6n del Se-
nado y someterse A la voluntad de la Camara.
L Como van los Representantes a faltar al acuerdo
de la mayoria de la C6mara que les es obligatorio des-
pues que esta torado en forma legal por la (',. ?
SR. MENDIETA: Pido la palabra para una cues-
ti6n de orden.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra para una cuesti6n de orden.
Sa. MENDIETA: Para hacer una proposici6n inci-
dental. Dentra de seis 6 siete minutes terminal la se-
si6n. Yo supiico A la CAmara que acuerde prorrogarla
hasta tanto recaiga votaci6n sobre este asunto.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : El senior
Mendieta propone, como proposici6n incidental, la
pr6rroga de la sesi6n.
SR. GoNzALo PREZ: Yo deseo rectificar y me en-
cuentro enfermo.
Sn. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : El senior
Mendieta, el senior Gonzalo P6rez acaba de manifestar
que 61 desea rectificar y que se siente enfermo, por lo
tanto, me parece que no va h ser possible prorrogar la
sesi6n.
SR. MENDIETA: Yo siento nmuchisimo no powder ac-
ceder A la petici6n del senior Gonzalo Perez, y por eso
no retire mi proposici6n de pr6rroga.
SR. CASTELLANOS: Pido la palabra para hacer un
ruego.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra su sefioria.
SR. CASTELLANOS: Creo que el senior Presidente
suscribirA como veridicas mis palabras, manifestAn-
dole yo al senior Mendieta que yo no podia concurrir
hoy 6 la C&mara, porque me eneontraba enfermo y








16 DIARIO DE SEsIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


solicit que el senior Presidente me excusara de la
asistencia...
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): Aunque el
senior Castellanos no necesita que testifique sus pala-
bras, puedo decir que es cierto que recibi un aviso
por tel6fono, diciendome que el senior Castellanos es-
taba enfermo y que no podia asistir a la sesi6n.
Sn. CASTELLANOS: A pesar de eso, he concurrido
A la sesi6n de hoy; pero no creo que ninguno de mis
compafieros de la Camara, y much menos el senior
Mendieta, a quien profeso una simpatia sincera, vaya
A exigirme que enfermo yo consuma un turno ex-
traordinario, cuando el senior Presidente, espontanea-
mente, me habia concedido diez minutes para que
descansase.
SR. PRESIDENT (GARCIA CAIIZARES): ~Retira su
proposici6n el senior Mendieta?
SR. MENDIETA: Si, senior, la retire.
SR. NEYRA: Pido la palabra para hacer una sf-
plica a los sefiores Representantes.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Neyra.
SR. NEYRA: Bien s6 que la Mesa no puede some-
ter a la consideraci6n de la Camara lo que yo direc-
tamente le voy A pedir.
Un grupo numeroso de nuestra I'.;,:.ir,.,, el grupo
villarefio, por deber ineludible, tiene la obligaci6n de
asistir el domingo A una asamblea que habrA de ce-
lebrarse en Santa Clara. No es possible que ese grupo
est6 el lunes aqui, suplico pues A la Mesa que no cite
A sesi6n ordinaria para el lunes, y 6 la CAmara se
lo suplico tambi6n.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): Yo someto
A la deliberaci6n de la Camara la proposici6n que ha-
ce el senior Neyra.
SR. F. VILLUENDAS: No puede ser.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES): El senior
Florencio Villuendas contest que no puede ser. De-
seo que explique los motives que tiene para decir que
no puede ser, porque la Presidencia entiende que si
puede ser, si la C6mara lo acuerda.
Tiene la palabra.
SR. F. VILLUENDAS: YO n. ... r.o, .,I,, senior Pre-
sidente y sefiores Representantes, que a mi juicio no
podia concederse esa gracia que solicitaba mi distin-
guido ... ,iii;i'.,, porque creo que es un acuerdo de
la Camara que so celebren sesiones ordinarias los lu-
nes, miercoles y viernes: un acuerdo anterior que ha
regido constantemente para la celebraci6n de nuestras
sesiones, y entendia que bajo ese concept era precise
revisar un acuerdo anterior, para que pudiera acce-
derse A la petici6n solicitada.
Eso no obsta para que yo entienda que puede ex-
cusarse la asistencia de nuestros distinguidos com-
pafieros.
Sn. CASTELLANOS: Pido la palabra para hacer un
ruego al senior Neyra.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra S. S.
SR. CASTELLANOS: Me permit suplicar A mi com-
pafiero que tenga en cuenta estas cosas: que hay el
compafierismo y la discreci6n suficientes en el resto


de los demAs Representantes de la Camara para te-
tener en cuenta la ausencia de los distinguidos com-
paferos que estAn aqui representando la provincial
de Santa Clara; y que basta que ellos tongan en
cuenta la ausencia de sus compafieros y se penetren,
como estamos perfectamente penetrados, de que un
acto de compafierismo les obliga A tener en cuenta
esas consideraciones, para que los distinguidos Re-
presentantes villarefios puedan estar tranquilos.
Ya tendremos medios A nuestro alcance para que la
ausencia de los miembros de las Villas no perjudique
los intereses de la Naci6n, ni tampoco 6 tan distin-
guidos Representantes.
Sn. NEYRA: Mi 6nimo no es suscitar un debate en
estos moments, porque con ello no haria mas que
perder un tiempo precioso, para la discusi6n que es-
tamos sosteniendo.
Las reflexiones del senior Castellanos en mi animo
ban hecho much fuerza; pero en estos moments no
me convencen, porque todos los Representantes sa-
ben perfectamente que hay un acuerdo que imposi-
bilita A los de este grupo A entrar a integrar el qu6-
rum cuando no hay treinta y dos Representantes.
Me parece que esas manifestaciones del senior Cas-
tellanos no resuelven el problema. Y esto es impor-
tantisimo: no vamos el lunes a tener el qu6rum nece-
sario sin ese grupo numeroso de la Camara, que son
eatorce Representantes, y yo suplico A mis compafie-
ros que como han de faltar en ese dia a la Camara,
por un deber ineludible de la political, tengo enten-
dido que tanto los de 6ste, como los de aqu61 lado
de la Camara no tendria ineonveniente alguno en
acceder 6 mi sliplica, much mAs cuando que con ello
no sc infringe ning6n precepto del Reglamento.
SR. GONZALO PaREZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra su sefioria.
SR. GONZALO PgREZ: Yo penetrado de los prop6-
sitos del senior N. y r.i. y entiendo que con ella la Ca-
mara no infringe el Reglamento, yo suplico a la Pre-
sidencia que lo ponga h votaci6n.
SR. PRESIDENT (GARC"A CANIZARES) : Se pone A
votaci6n la proposici6n del senior Neyra, de suspen-
der la sesi6n hasta el mi rcoles pr6ximo.
SR. SARRAIN: Pido votaci6n nominal.
(El senor Secretario toma la votaci6n).
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Queda al-
grn senior Representante por votar?
(Silencio).
El resultado de la votaci6n es el siguiente: Han
votado que si, 40' I!...-.- Representante.s. Queda por
consiguiente aprobada la petici6n del senior Nera y
apoyada por el senior PWrez. Tiene la palabra para ex-
plicar su voto el senior Florencio Villuendas.
SR. FLoa5NcIO VILLUENDAS: Para manifestar que
he votado que si, porque la anterior reflexi6n que yo
expuse A la consideraci6n de la ( ''i!;n :, no tenia el ob-
jeto, en manera alguna, de impedir lo que deseaban
nuestros compafieros de las Villas.
Sn. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Se levanta
]a sesi6n.
(Eran las cinco p. m.)


Rambla, Bouza y Ca. Obiepo 33 y 35. Habana




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs