Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00210
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00210
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text










DIARIO DE SESIONES

'DEL>
CONGRESS DELA REPUBLICAN DE CUBA

SEXTA LEGISLATURE

VOL. VI HABANA, 30 DE NOVIEMBRE DE 1904 NUM. 13


Cnmara de


Representantes


Novena


sesi6n ordinaria.-28 de


Noviembre de 1904


Presidencia del Sefior Santiago Garcia Cailizares

Secretaries: Sres. Jose Rodriguez Acosta
y Jose Clemente Vivanco


SUMARIO


Con asistencia de 49 sefiores Representantes se abre
la sesi6n.-Se da lectura al acta de la anterior,
que es aprobada.-Se leen las comunicaciones re-
cibidas.-La Camara queda enterada de haberse
constituido la Comisi6n Especial nombrada para
investigar todo lo concerniente al arrendamiento
del Ferrocarril de Jficaro a Mor6n.-Protesta del
Ayuntamiento de Jovellanos A la moci6n del Se-
nado referente al arbitrio de pesas y medidas.-
Pasa a la Comisi6n de Actas 6 Incompatibilidades,
la comunicaci6n del Tribunal Supremo, remitiendo
un suplicatorio del Juez del Distrito del Este, pi-
diendo autorizaci6n para el procesamiento del Re-
presentante Gonzalez Sarrain.-Dictamen de la
Comisi6n de Presupuestos al Proyecto de Ley so-


bre un cr6dito de $60.000 para reparaciones en el
Campamento de Triscornia.-Dictamen de la mis-
ma Comisi6n al Proyecto de Ley referente a esta-
blecer una Aduana en Puerto Padre. Se acuerda
imprimirlo y repartirlo.-Proposici6n de Ley re-
ferente A un cr6dito de $190,000 para limpieza y
saneamiento de las ciudades y puertos de Santiago
de Cuba, Cienfuegos, Matanzas y Cardenas. Es
retirada, despuis de un pequefio debate,-Se to-
man varies acuerdos.-Continfia la discusi6n del
dictamen de la Comisi6n de C6digos favorable al
proyecto de Ley sobre prohibici6n de procesiones
religiosas. Se pone a discusi6n el dictamen, con-
juntamente con el proyecto de Ley. Fu6 apro-
bada.


A las tres y veinte minutes p. m. ocupa la Presi- nindez de Castro; Maza y Artola; Carrillo; Malber-
dencia el senior Santiago Garcia Cafiizares y las Se- ti; M6ndez Capote; Mendieta; Mendoza Guerra; Mar-
cretarias los Sres. Jos6 Rodriguez Acosta y Jos6 Cle- tinez Rojas; Masferrer; Neyra; Nufifez; Martinez Or-
mente Vivanco, hallindose presents los sefiores Re- tiz; Zubizarreta; Campos Marquetti; Poveda; Sobra-
presentantes que 6 continuaci6n se expresan: do; Risquet; Sirven; La Torre; Villuendas (E); Vi-
AlbarrAn; Betancourt Manduley; Blanco; Borges; Iluendas (F) ; Garcia Vieta; Betancourt, Angel; Gon-
Boza; Castellanos; Cardenal; Cue; Cruz GonzAlez; zalo Perez; Portuondo; Gutierrez de Cl6is.
ColumbiW;. Serra; Chenard; Duque Estrada; Fonts, Total: 49,
CaH0lo; Fust6.; Gonzalez Arocha;. Garcia Osuna; Gu- SR. -PRESIIENTE -(GABCiA CANIZARES) : Sc. abra la
ti.ii.e/ Qi?;'sir&s G6nzalez Sa-rrain; Garcia Pola; Fei- sei6n.iSee v ae dar lectuira a acta.








2 TNT "T VnS 'Z4T'T0VT'F1 TDP7, (I NGRfh4C' A 1 'XT RP'PPFTESENTANTF


(El Secretario, senor Vivanco, da lectura al acta).
Hay alguna observaci6n que hacer al acta que se
acaba de leer?
(Silencio).
Queda aprobada el acta.
Se va a dar lectura 6 las comunicaciones recibidas.
SR. SECRETARIO (RODRfGUEZ ACOSTA) : Hay un te-
l]grlaiiim del Alcalde Municipal de Matanzas, relative
a saneamiento, que dice asi: (Lo lee).
SR. PRESIDENT (GARCIA CAIRIZARES) : La CAmara
queda enterada.
SR. SECRETARIO (RODRfGUEz ACOSTA): Hay una co-
municaci6n del Alcalde de Jovellanos, en que comu-
nica un acuerdo del Ayuntamiento de aquel pueblo,
oponiendose y protestando de la moci6n presentada
en el Senado el dia 14 del actual, tendente A que los
arbitrios sobre pesas y medidas pasen & los Consejos
Provinciales.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : La Camara
se da por enterada.
SR. SECRETARIO (RODRIGUEZ ACOSTA) : Hay una co-
municaci6n del Sr. President del Tribunal Supre-
mo, en que recuerda a esta Camara la resoluci6n sobre
los suplicatorios para procesamientos, que tiene re-
mitidos.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Pasarh & la
Comisi6n de Actas e Incompatibilidades.
SR. SECRETARIO (RODRiGUEZ ACOSTA) : La Comisi6n
de Presupuestos apoya el Proyecto de Ley del senior
Neyra y otros sefiores Representantes, concediendo
un cr6dito de sesenta mil pesos para los campamentos
de Triscornia.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Se imprimi-
rh y repartirh, segfin los preceptos reglamentarios,
para ser discutido en otra sesi6n.
SR. SECRETARIO (RODRIGUEZ ACOSTA): Hay una
proposici6n de los sefiores Garcia Vieta y otros, auto-
rizando al Ejecutivo para que habilite inmediatamen-
te como puerto, el sub-puerto de Puerto Padre.
SR. E. VILLUENDAS): Me permit el senior Presi-
dente? EstA dictaminada esa Proposici6n?
SR. PRESIDENT (GARCIA CA:IZARES) : Esta dicta-
minada.
SR. E. VILLUENDA: Pero deseo saber en qu6 termi-
nos inform la Comisi6n.
SR. SECRETARIO (RODRIGUEZ ACOSTA) : Se lo voy A
leer. (Lo lee).
SR. E. VILLUENDAS: Conforme. Suplico al senior
President oue lo ponga en la Orden del Dia de la
pr6xima sesi6n.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Asi se harA.
SR. SECRETARIO (RODTRfGUEZ ACOSTA): Hay otra
proposici6n de los sefiores Martinez Rojas y otros,
autorizando al Ejecutivo para invertir $190.000 en
obras de saneamiento y limpieza, en las ciudades y
puerto de Santiago de Cuba, Cienfuegos y Matanzas.
SR. PRESIDENT (GARCIA CATIZARES): jAcuerda la
Camara tomarlo en consideraci6n?
SR. BLANCO: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): A prop6sito
de tomarse en consideraci6n?
SR. BLANCO: A prop6sito.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra el sefor Blanco.
SR. BLANCO: Para rogar a los sefiores firmantes
de esa proposici6n, que la retiren, porque desde las
primeras sesiones de esta CAmara, present en uni6n
de various distinguidos compafieros, un proyecto de
Ley con el mismo objeto, respondiendo A las recomen-
daciones que hacia el senior Presidentb de la Repi-


blica en su Mensaje de 17 de Octubre. Ademhs, yo
solicito de los mismos sefiores firmantes, que retiren
el cargo que hacen al Congreso con estas palabras:
"porque sin embargo de la recomendaci6n hecha por
el Ejecutivo en el Mensaje al que acabo de referir-
me, nuestro Congreso no ha atendido como era de es-
perarse, indicaci6n de tanta importancia, dando lu-
gar A que nuevamente se nos amenace con el anuncio
de notas diplomhticas que redundan en desprestigio
de nuestro decoro national."
Precisamente, los sefiores firmantes de esa Propo-
sici6n & que aludo, los sefiores Oscar Fonts, Enrique
Villuendas, Duque de Estrada y Columbi6, y el que
tiene el honor de dirigirse A la CAmara, presentaron
ese proyecto de Ley, tomando en consideraci6n la re-
comendaci6n hecha por el Ejecutivo en su Mensaje
del 17 de Octubre, y velando cuidadosamente por
nuestro decoro national.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Martinez Rojas.
SR. MARTINEZ ROJAS: Yo no tengo inconvenient
ninguno en retirar el proyecto de Ley que present,
en uni6n de varies compafieros; si lo hice, no tenia
noticia que hubiera el Proyecto a que se ha referido
el senior Blanco, pero me atrevo A suplicar a la Co-
misi6n de Presupuestos, que si le es possible, present
el dictamen favorable sobre esle proyeeto de Ley, en
la forma reglamentaria y en la primera sesi6n que ce-
lebre esta Camara.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Queda reti
rado.
SR. SECRETARIO (RODRIGUEZ ACOSTA) : Hay una pro-
posici6n de los sefiores Masferrei y otros, para que se
consider nulo el registry abierto por la Secretaria
de Hacienda, para las concesiones que hayan heeho
los individuos del Ej6rcito.
SR. MASFERRER: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): A prop6si-
to de esto?
SR. MASFERRER: A prop6sito de eso.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Tiene la pa-
labra S. S.
SR. MASFERRER: Sefior Presidente y sefiores Repre-
sentantes: voy A hacer muy breves consideraciones
respect al proyeeto A que se acaba de dar lectura y
que envuelve dos puntos importantisimos, que me
han hecho presentar la proposici6n de Ley, siendo el
primero legal y el otro moral. El legal, lo expresa
taxativamente el primer articulo, debido a haberse
abierto un registro en la Secretaria de Hacienda,
para inscribir las cesiones de cr6ditos hechas por los
individuos del Ej6rcito; registro que no ha debido
hacer, bajo ningfn concept, esa Secretaria, pues con
ello se ha abragado facultades que no tiene, y que
coresponden al Poder Legislative.
El articulo segundo, que envuelve un concept mo-
ral, es el de haberse perjudicado, a los individuos del
Ejercito Libertador con dicho requisite, A tal extre-
mo incalificable, que hoy se obliga a los individuos
del Ej4rcito que han hecho cesi6n de sus haberes, a
que comparezcan con el usurero 6 acreedor, para po-
der hacer efectivos sus cr6ditos, 6 de lo contrario, no
se les paga, y este es el vejAmen mAs horrible y escan-
daloso que puede hacerse A los soldados de la patria.
Por consiguiente, yo ruego A la CAmara, si llega A
ser tornado en consideraci6n, como espero, dicho pro-
yecto de Ley, que pase A la Comisi6n de C6digos, para
que A la mayor brevedad se sirva dictaminar sobre el
mismd, porque de no hacerlo asi, no t'e'dra objeto









DTARTO DE RESTONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES. 3


ninguno la presentaci6n, toda vez que ya se est6 pa-
gando.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Acuerda la
Camara si lo toma en consideraci6n y que pase A la
Comisi6n de C6digos?
(Acordado).
SR. SECRETARIO (RODRIGUEZ ACOSTA): Hay una
Proposici6n del senior Nodarse y otros, para que se
conceda un cr6dito de diez y ocho mil pesos con obje-
to de cegar las lagunas existentes dentro del perime-
tro urban de Guanajay.
SR. BETANCOURT (ALFREDO) : Para rogar A la Mesa
tenga la bondad de informar si hay presentado otro
proyecto de Ley anAlogo, suscrito por el senor Vi-
luendas y otros sefiores Representantes mAs, com-
prensivo de auxilios A determinados Ayuntamientos,
en el cual esta comprendido un cr6dito para las la-
gunas de Guanajay, no sea que oste venga h entorpe-
cer, aunque con la mayor buena fe, la march que
sigue el otro proyeeto.
Sn. PRESIDENT (GARCIA CAIIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Secretario, para informar.
SR. SECRETARIO (RODRIGUEZ ACOSTA) : Con respect
A la pregunta del Sr. Betancourt, puedo informar
que en la Legislatura antepasada, pas6 por esta Ca.
mara un cr6dito de $10,000, dedicado A este objeto,
cuya Ley comprendia cr6ditos para otros pueblos de
la Naci6n, tendentes A satisfacer necesidades de ca-
racter sanitario.
Ultimamente, el sefor Villuendas ha presentado
un proyecto de Ley con el objeto concrete de satisfa-
cer atenciones sanitarias en la poblaci6n de Guanajay.
Es todo lo que tengo que informal a la Camara
sobre la pregunta hecha por el senior Betancourt.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : EstA confor-
me el senior Betancourt
SR. BETANCOURT (ANGEL): Si, senior; muchas gra-
cias.
Sn. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Acuerda la
CAmara tomar en consideraci6n la proposici6n que se
ha leido, y que pase a obras p6blicas ?
(Acordado).
SR. F. VILLUENDAS: Para preguntar respetuosa-
mente 6 la Mesa, si ha pasado al Senado la comunica-
ei6n que yo solicited en la iltima sesi6n, con el objeto
de que acabe el Senado de resolver sobre la Ley de
auxilios a los Ayuntamientos, para atenciones sani-
tarias.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Se ha pasado.
SR. SECRETARIO (RODRIGUEZ ACOSTA) : Hay una
Proposici6n del senior Borges y otros, para que se con-
ceda un plazo de ciento ochenta dias, en que puedan
inscribirse los nacimientos en los Registros Civiles.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Acuerda la
Camara tomarlo en consideraci6n y que pase a la Co-
misi6n de C6digos?
(Acordado).
SR. SECRETARIO (RODRIGUEZ ACOSTA) : Esta en cur-
so el debate sobre las procesiones.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Habia pedi-
do la palabra el senior GonzAlez Arocha.
SR. E. VILLUENDAS: Un moment, para hacer una
s6plica.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Villuendas.
SR. E. VILLUENDAS: Sefior Presidente: la Consti-
tuci6n dispone en uno de sus articulos, que cuando
un Reglamento, para la aplicaci6n y desenvolvimien-
to de una Ley, no lo haga el Congreso, lo puede hacer
el Ejecutivo; pero parece natural que el Ejecutivo,


al cumplir por dejaci6n ese precepto, deba mandar
una copia al Congreso, y en este concept suplico al
senior Presidente que made a pedir al Ejecutivo una
copia del Decreto y el Reglamento de los Impuestos.
SR. CASTELLANOS: Ampliandolo en el sentido de
que remita cuantos Reglamentos ha publicado.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): AAcuerda la
Camara la proposici6n del senior Enrique Villuendas ?
(Acordado).
SR. CSTELLANOS: AmpliAndola en el sentido de que
made todos los reglamentos hechos por el Ejecutivo.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES): La Cimara
esti conforme 7
SR. E. VILLUENDAS: Yo, desde luego, estoy confor-
me con esa ampliaci6n.
(Acordado).
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES): Tiene la pa-
labra para consumer el segundo turno en contra del
dictamen de la Comisi6n de C6digos, favorable al
proyecto de Ley prohibiendo la salida de las proce-
siones.
SR. GONZALEZ AROCHA: Tengo la poca suerte, senior
President y seiiores Representantes, de entrar en es-
te debate en condiciones desfavorables. Despubs de
los elocuentisimos discursos que en el primer turno
ban consumido los sefiores Betancourt y Villuendas,
asi como despues de la brillante defense del voto par-
ticular del senior Sarrain en el dia del sAbado, sobre
otro asunto. Yo, con mi pobre palabra y deshilvana-
dos concepts, entro en este debate, y con la gran difi-
cultad de ver que gran part de esta Camara es con-
traria A lo que me propongo defender; pero me ani-
ma, en primer termino, vuestra benevolencia, y en
segundo lugar, la fe, la convicci6n plena, que tengo
de que lo que defiendo es lo just y es la resoluci6n
que esta Camara deberia tomar.
El Proyeeto de Ley, base de esta diseusi6n, propo-
ne que se supriman las procesiones religiosas, fund6n-
dose en el articulo 26 de la Constituei6n, y yo entien-
do, sefiores Representantes, que se interpreta mal la
Constituci6n.
La Constituci6n dice terminantemente, que es libre
la profesi6n de todas las religiones. La religion se en-
cuentra en los Estados y Naciones, 6 unida al Estado,
6 favorecida 6 tolerada, 6 perseguida, 6 en el de com-
pleta libertad; en esta iltima forma, es como se en-
cuentra en nuestra Constituci6n.
Durante la dominaci6n espaiiola, se encontraban
todas las otras religiones toleradas, y se les permitia,
por la prensa, defender sus ideas, principios y doctri-
nas, y celebrar sus cultos religiosos dentro del hogar
y de las capillas: solo la religion cat6lica tenia cierta
protecci6n del Estado, estando unida al mismo.
Cuando vino el Gobierno Interventor, separ6 la
Iglesia del Estado, luego la Constituei6n, en ese nues-
tro C6digo Fundamental, la sancion6, siendo equipa-
radas todas las religiones; pero no en el concept de
toleradas, porque tolerar una religion, es simplemente
permitir la libertad de emitir el pensamiento, la li-
bertad de la prensa para expresar sus ideas, y la cele-
braci6n de los cultos en el hogar y en los templos;
mas la libertad de cultos existed cuando correspond
practicar el culto con actos y manifestaciones fuera
del recinto de los mismos.
Este concept de la libertad de cultos, fu6 el que
sancion6 la Constituci6n, tan es asi, que este es el fin
y el origen del articulo 26, que hojeando las cuartillas
del debate habido en la Convenci6n Constituyente
sobre unas einmendas presentadas por los sefiores
Manduley y Emilio Nufiez, eneuentro que el senior









4 DIARTO DE SESIONES DEL CONGRESO.-- CAMERA DE REPRESENTANTES


Llorente contestaba al senior Nfifiez, segfin se puede
ver en la pAgina 211 del "Diario de la Convenci6n,"
lo siguiente:
"Voy a rectificar dos errors en que ha incurrido
el senior Nfifiez, al decir que en Espafia habia libertad
de culto y al mismo tiempo, estaban unidos la Iglesia
y el Estado. No hay libertad, hay tolerancia de cul-
tos; y esa es una situaci6n political y social muy dife-
rente de la que se establece en esta Constituci6n: la
libertad de cultos mas absolute. Los id6latras que vi-
niesen, podrian sacar sus idolos en procesi6n; no asi
en Espafia, pues las sectas protestantes ejercen su
culto con ciertas restricciones. Aqui no sucede; y es
equivocada la afirmaci6n"...
A estas palabras ninguno de los sefiores Constitu-
yentes replic6. El espiritu del articulo entendian
aquellos sefiores que era en el concept que en esa ex-
plicaci6n se suponia 6 se daba, que era el concept de
la libertad de cultos mas absolute, pues si asi no lo
hubiesen entendido, le hubiesen replicado, lo cual no
hicieron. Por consiguiente, son ciertas mis apreciacio-
nes en este punto.
Es mis, sefiores Representantes, yo creo que aqui,
al proponerse este proyecto de Ley, se han dejado lle-
var de una impresi6n sin fundamento, esto es, de una
idea.de moment y pasajera; sin meditar su trascen-
dencia y que provoca una cuesti6n religiosa; yo en-
tiendo que esta proposici6n nada la justifica, siendo,
como es, contraria al sentimiento de la mayoria del
pueblo; yo entiendo que este proyecto de Ley es con-
trario a la libertad religiosa, que vosotros proclamAis;
yo entiendo, aun mas, que es una Ley tirAnica, una
Ley especial contra aquellos ciudadanos cubanos que
son cat61icos, y que siendo excelentes ciudadanos, son
adem6s hombres religiosos, y se les priva del derecho
de practicar libremente su culto.
En todos los actos de la vida, lo que se siente y
piensa, necesita exteriorizarse. Vosotros sab6is muy
bien la necesidad y relaci6n que hay entire lo interno
y lo externo, la influencia que tiene la palabra sobre
el pensamiento, el acto sobre la voluntad, la expresi6n
sobre el sentimiento, tan es asi, que para que el pen-
samiento pueda desarrollar una idea, necesita muchas
veces del objeto sensible, del concept exterior, para
que se tenga la plenitud del ser, para poder former
el raciocinio.
La libertad religiosa existe, cuando el hombre pien-
sa, siente y adora a su Dios, profesa sus dogmas, cum-
ple sus preceptos y ejecuta los actos de su culto, lle-
nAndose de purisimas emociones; no hay tal libertad
religiosa, cuando esos actos tengan que encerrarse
dentro del temple, cuando no puedan exteriorizarse
esos mismos actos, cuando no puedan salir las mani-
festaciones. En un acto solemne de la vida, contemplo
ese mismo hecho natural: dos series que se aman, que
se estiman, y para los que es un ideal el moment en
que van a former un nuevo hogar, porque llega na-
turalmente para ellos la felicidad ansiada, una nueva
vida; mis, realizado este ideal, observamos que, sin
embargo, la esposa no esti satisfecha, desea que su
marido la present en sociedad, la exhiba, y ambos
necesitan exteriorizarse y manifestarse en su nuevo
estado pfblicamente.
Lo mismo acontece en todos los actos de la vida,
Spor que, pues, se va a prohibit al hombre religioso
al que cree, que pueda exteriorizar sus creencias; que
en moments de alegria para su culto, en esas mani-
festaciones, haga ostentaci6n de lo que cree, practice
y siente, puesto que esas manifestaciones no son otra


cosa que la exteriorizaci6n del pensamiento y de lo
que sienten y aman?
La mayor part de las veces, se ostentan en las pro-
cesiones religiosas una imigen de madera mLs 6 me-
nos escult6ricamente presentada, representando un
ser human clue vivi6 en la sociedad, sujeto A las mis-
mas miserias que nosotros; pero que sobreponi6ndose
por la virtud 6 esas miserias, mereci6 el respeto y ve-
neraci6n, porque llen6 los altos fines para que fu6
creado, el sublime y finico ideal verdad de la socie-
dad. Por ventura no se levantan estatuas A los heroes
en las plazas pfiblicas, y en las distintas manifestaeio.
nes political 6 de cualquier otro g6nero, en los pue-
blos, no se llevan efigies 6 imAgenes cada vez que
quieren honrar los hombres y objetos que merecen
honor de la patria, de la ciencia 6 de la religion?
( II,, bien).
Se habla y se dice con frecuencia, y se describe con
letras de molde, que las procesiones, los dogmas y
prActicas del culto, en una palabra, la religion, con-
traria el progress y est en oposici6n 6 la ciencia;
como si, en realidad, no hubiese otro progress que
aquel fingido E indefinido progress de los hombres que
hoy condenan lo que mariana aprueban, y aprueban
hoy lo que mafiana condenan; de esos hombres ene-
migos del dogma y de la supreme verdad, que bajo la
faz de hombres de ciencia y por este su saber incons-
tante, dogmatizan y anatematizan a los que piensan
de otra manera y no quieren pensar como ellos. Esa
ciencia y esos hombres no tienen, no pueden tener, ese
don de infalibilidad, ese poder para llamar a los de-
mis fanlticos 6 series degradados.
Sin entrar en otro g4nero de consideraciones, y
concret6ndome A las mas precisas pregunto I acaso
no existen gran nfimero de hombres de ciencia y ver-
daderos conocimientos que sienten y quieren con su
alma la religion, va 6 las procesiones, son cat6licos y
se llenan de esa grata emoci6n del sentimiento reli-
gioso? 1 Qui6n tiene el derecho de llamar retr6gados
a estos hombres, que siendo creyentes, figuran y han
brillado en la Astronomia, en las Ciencias Fisicas, y
en la del Derecho, asi como entodas las manifestacio-
nes del human saber? Hombres que siendo verdade-
ramente religiosos, no por ello han dejado de figurar
y asombrar al mundo por su ciencia, sus inventos y
por sus dotes de inteligencia y cultural.
Nosotros, al legislar aqui, no vamos 6 legislar para
Francia, los Estados Unidos 6 Alemania, sino para el
pueblo de Cuba, del cual hemos recibido el honroso
encargo de representar, para que su voluntad se ma-
nifieste aqui, y nosotros no vengamos nunca A llevar
a efecto nada contrario 6 sus legitimos sentimientos,
nada en contra de su voluntad, de la mayoria de ese
pueblo y de la justicia. Por eso, en estos moments,
me lleno de satisfacci6n, porque al defender las pro-
cesiones, represent un legitimo sentimiento del pue-
blo cubano, que en su inmensa mayoria y en gran par-
te, esti de acuerdo con la religion y con esas mani-
festaciones.
Aqui se habla de la indiferencia religiosa y se dice
que el indiferentismo religioso es el modo de ser de
la mayoria de los hombres de Cuba, que no screen. A
los que se atreven a asegurar este aserto, les puedo
decir, que aun siendo esto cierto, gran nimero de esos
indiferentes son los primeros que desean y van A las
procesiones.
Nuestro pueblo si puede decirse que es indiferente
en otras muchas cosas. Cuando contemplo que el 20
de Mayo 6 el 10 de Octubre, y en otras fechas patri6-
ticas, a raiz de haberse constituido nuestra Repfibli-








DTARTO DE 'SEqTIONES% DEL CONIRESO.--VA-MARA DR REPREF4ENTANTI 5


ca, A raiz de constituirse nuestra nacionalidad, pasan
desapercibidas esas fechas patri6ticas para gran par-
te del pueblo; y en la mayoria de las poblaciones no
se celebran esas fiestas, ni se ven esos dias una triste
bandera. Ah! entonces contemplo la indiferencia del
pueblo, y no encuentro esa indiferencia en las proce-
siones y fiestas religiosas. Esa indiferencia la contem-
plo con nosotros los Representantes de este pueblo,
6ste tiene su representaci6n en esta CAmara, para que
legisle y llene sus altos deberes, y se demuestra esa
indiferencia tanto mas, cuanto que ansiando el ins-
tante de tender sus primeros Poderes, en muy corto
nimero se preocupan de lo que nosotros hacemos, son
muy pocos los que preseneian nuestras reuniones, y
el dia de la apertura de la Legislatura, pasa desaper-
cibida para el pueblo, no como en otras naciones. En-
tre n9sotros, se abre la Legislatura, y solo los sefiores
Representantes se dan cuenta de ello, al inaugurarla
en ese dia.
Pero, acaso porque existiera esa diferencia, que
se ostenta en muchos de estos actos, es por lo que va-
mos a reformar el modo de ser del pueblo de aqui,
pretendiendo ensefiarle y no cumpliendo su volun-
tad? No; lo que nosotros debemos hacer es solaien-
te darle leyes, las que creamos convenientes y nece-
sarias, inspiradas en su voluntad y en la mas extricta
justicia. Para ensefiar al pueblo esta la tribune reli-
giosa, la tribune political, los ateneos y otros tantos
lugares; alli es donde cada uno ensefia al pueblo el
camino que cree deba seguir. Nosotros, desde aqui,
solo podemos darle leyes.
Dicho esto, voy A hacer una manifestaci6n persona-
lisima 6 ir mAs alli de una aclaraci6n personal. Se
habla del sentimiento patri6tico, del sentimiento de
la Revoluci6n, como para implantar con ello y con-
fundir A todos aquellos que piensan y sienten como
cat6licos, para hacer antipatri6tico todo lo que sea
una manifestaci6n religiosa, de cualquier g6nero que
sea.
Yo, que no me consider revolucionario, pero que
si he cooperado A la independencia de mi patria y
con gusto hubiese estimado una dicha el morir por
ella, no defendia los principios que se llaman de la
revoluci6n, sino los de la independencia 6 emancipa-
ci6n de nuestro pais.
Yo aseguro que todo ese pueblo que consigui6 la
independencia, que abandon sus hogares, que fu6 A
la guerra, no fu6 A ella impulsado por el ideal de la
Revoluei6n en el sentido de las ideas llamadas moder-
nas,. saber, por el divorcio, el matrimonio civil, la
prohibici6n de las procesiones, ni por concept alguno
contrario A la religion; sino que fue por la emancipa-
ci6n de su tierra, de ese terrufio que tanto amamos,
de ese pedazo de tierra en que hemos tenido la suerte
de nacer y A la que estamos ligados; fu6 por amor A
este pedazo de tierra rodeado de mar, separado del
Continente y de otros pueblos con limits propios y
naturales. El ideal de la independencia, no es el de
la Revoluci6n, es el sentimiento natural de no ser go-
bernados por un gobierno 6 pueblo que se encontraba
A mil quinientas leguas de distancia, ni por ningin
otro extrafio, sino por sus hijos y moradores, consti-
tuyendo una naci6n.
Yo recuerdo, que en el period de la guerra, gran
nimero de mujeres cubanas recogian alimentos, y
medicines, y dinero, ya para enviarle A sus hijos y
hermanos, y lo mismo para los familiares que para
los que no lo eran, para los soldados que ofrendaron
sus vidas, y les enviaban junto con esas medicines,
las medallas.de la Caridad, y los escapularios del Sa-


grado Coraz6n de Jesfis, de esa devoci6n de que se
hizo menci6n el otro dia. Yo recuerdo que por mis
manos pasaron muchos paquetes de esos escapularios,
que enviaban los cooperadores de la Revoluci6n en el
sentido de la independencia, y que eran muy estima-
dos y solicitados por los soldados de la patria. Luego,
no confundamos el sentimiento patri6tico de indepen-
dencia con el de la Revoluci6n, ni digan que aqu6l
era contrario al religioso, sino que pueden vivir in-
timamente ligados en todos los pueblos, el sentimiento
patri6tico y el religioso.
Yo afirmo que ese pueblo sufrido que fu6 A la gue-
rra para obtener su independencia, no lo hizo para
prohibir las procesiones ii otras indeas contrarias A
la religion, sino para conseguir el ideal de la patria,
para que fuera libre y absolutamente independiente.
(Aplausos).
SR. E. VILLUENDAS: Muy bien.
SR. GONZALEZ AROCHA: Sigamos, sefiores Represen-
tantes, estudiando el asunto bajo sus distintos aspec-
tos, y encontraremos lo que observe en las poblacio-
nes del campo. Los campesinos, que carecen de fiestas
y licitas distracciones, de algo que les anime y com-
pense de las rudas labores y penosas faenas del cam-
po, s6lo abandonan sus hogares, sus sitios, cuando
en el pueblo se celebran las procesiones.
Observo y he visto que los partidos politicos hasta
eligen celebrar sus mitins de propaganda en los dias
en que en los pueblos celebran sus procesiones 6 fiestas
religiosas, porque saben que esos son los finicos dias
en que se reunen en el pueblo, en que abandonan sus
tareas habituales, para asistir con piadosa devoci6n
A las procesiones.
Estos buenos campesinos, en las proximidades de
las fiestas religiosas, con la venta de sus animalitos
compran los trajes y adornos, y se preparan A cele-
brar dichas fiestas y engalan A sus hijos, A los que
contemplan luci6ndolos en las procesiones y llenando-
se de grata alegria para volverse contents y lleno
de Animo y confianza A lo Alto, A proseguir sus cons-
tantes labores. Por un olvido, no puedo exhibir aqui
los programs de mAs de ocho 6 diez fiestas political,
en que precisamente se celebranl esas fiestas religiosas
en los pueblos. Cuando por circunstancias especiales
eligen otros dias, las ver6is desiertas.
Estamos engolfados discutiendo las procesiones,
una Ley que no hay una raz6n que la justifique, antes
al contrario, que puede traer cuestiones hondas reli-,
giosas, teniendo tantos importantisimos problems
que resolver, y de tan vital interns, y por el contrario,
vamos A darle al campesino cubano una ley que con-
traria sus sentimientos, cuando nada hemos hecho por
61 para mejorar sus condiciones; de ese campesino quo
lo perdi6 todo en la guerra y que ha reconstruiodo su
hogar con su propio esfuerzo. Verdad que muchos
problems ocuian nuestra atenci6n, y no culpo el que
no se haya podido hacer, pero no traigamos leyes que
contrarian A ese pobre campesino, que concurre a las
procesiones para ensanchar su alma, para volver lleno
de Animo y de fe A ocuparse de sus tareas. 4,Por qu6
raz6n les vamos A privar de ese derecho ?
Yo les propongo, tanto A los de un partido como A
los del otro, oue, sin inspiraciones nuestras, consulted
la voluntad de sus afiliados y como dem6cratas, como
os llamais, y amantes de la libertad, recibiendo las
inspiraciones, no de arriba para abajo, como suele
hacerse. sino de aba.o para arirba, fu6rais esas-
asambleas de ris barrios rurales y les preguntArais:
vosotros del Partido Moderado, que constituis las-
asambla:priraarias,- queais .que sebprohiban las









..6 DIARTO DE SESIONE' DEL CONGRE190-CAMARA DE REP'RESENTANTEF


procesiones, y si esa pregunta se le hae6is 6 los dele-
gados de esa asamblea, A las municipales, y 6stas, si-
g'ui.-i1(i las inspiraciones de sus poderdantes al nom-
b'rat sus delegados A las Provinciales y Nacionales,
ds rie'pnii1n'l 'in; no queremos que se prohiban las pro-
csiones;. y si luego vosotros, los del Partido Nacional,
hai:,is lo inisfo y. preguntais A vuestras asambleas,
teiigo la seg'uridad de que os responderhn del mismo
ifiolo:. Pdr que no lo hac6is?
VoY teigo la seguridad de que. aunque tuvi.i-r la
elocuencia.de un Dem6stenes y la reforzase con los
ni's s.'.lil-, arguments posibles, nada habia de con-
segmir, por que S6 cual es la resoluci6n adoptada por
la .mayoria de gran parte de esta CAmara.
Yo s6 tnamili. que ese proyecto llegara A ser ley, y
que cuando se publique en los periOdicos, pasarA lo
que con todas las otras.leyes, que se leen y nadie las
toma en consideraci6n, hasta que se sientan sus efec-
1t".; niLs, cuando l,.gii,. el dia del patrono de las po-
blaciones en que se acostumbra 6 efectuarse la proce-
si.'n, eitonces verhn que le hemos dado una Ley ti-
r' nii:,-a; y cuando se reunan esos organismos llamados
juntas de festejos y vean que no se puede hacer la.
ir.ic.i.ei,:n, entonces ellos dirin: Representantes: vo-
sotros no hab4is representado ni nuestra voluntad ni
nuestros sentimientos.
Pero es mAs; quer6is hacer una Ley que no sea coar-
iante del ejercicio externo del culto, sino solo por te-
rhor A alteraciones del orden, d6nseles facultades a
1,I' alcatdes para que, de acuerdo con los Ayunta-
nieirnt0i, e.-an ellos los que puedan autorizar esas pro-
(.,-ion:., 6 prohibirlas, segin las condiciones de cada
lugar 6 localidad, y que carguen con las responsabili-
ilnal.-I i. la negative, cuando no interpreten la vo-
]iilt:"l de ellos, Porque puede ser que no hubiese nece-
sidad de aplicarse en algunos pueblos de Pinar del
Rio, lo que fuese, necesario aplicar a Santiago de Cu-
ba 6 6 otras provincias, porque no es possible que en
uni pueblo todo cat6lico, no puedan celebrarse las pro-
c,-sio.-..
Y.no se diga tampoco que se trata de impedir las
procesiones, poI':r.'i. ellas puedan alterar el orden pii-
!li,'.i, 6 puedan ser perturbadas por los que no comul-
guen con esas ideas religiosas; pero yo pregunto en
los mitins politicos no se public la alteraci6n del
orI',,-n pfiblico ?
En estos, ;-;.,,-,o no se hiere en 16 mas intimo 6 los
adversarios por los que se creen' en un moment de
alborozo los mAs y los mejores?
P,:-rrn ,por qu6 no se han de autorizar las procesio-
nes, cuando los que a ellas concurren no dan lugar
nunca a alteraeiones del orden y ademAs, las garan-
tiza la Constituci6n? Si unos pocos enemigos de ellas
provocahn los que pacificamente se reunen, eri vir-
tud de qu6 raz6n, de que derecho, pueden alterar el
orden ? No est6n los poderes de la Naci6n, que tienen
la oblipaci6n de protejer A todos en el ejercicio de sus
derechos, no tienen el deber de impedir que alteren
el orden unos cuantos, que no quieren respetar el de-
relio de los demAs, de la mayor parte?
Voy A terminiar; qui6n ha sido la cooperadora
mas eficaz en la obra de independencia, que la mujer,
A quien tanto debemos, 6 esa mujer que en sus nobles
t?.ntimni.-iirn, tiene fe y es modelo de virtudes religio-
sas y chi,.'i, que estima como una de las m6s grades
enir-;ine-s de su alma, el sentimiento religioso y las
provesiones?
Si wsa ylujer se encuintra enferna 4 imposibilitada
d& ir Al templo, por su edad 6 porsfis achaques, espe-
ra ansiosa, contando los ainutos Que faltan para -1.


dia en que ha (de :l e4bar.i,' esa procesi6n, que ha de
pasar por su casa y desde donde ha (d.- o:.niit,-iiiairlala
conl. ,d--:i'.ii., alegria y regocijo de su corva'i'n. Con
esta Ley se le va A privar de este legitimo derecho y
consuelo.
A la mujer culana es la que v6is A tiranizar, si
aprobais esa Ley, A la imujer cubana, de cuyos senti-
mientos religiosos nadie! puede dudar; A la mujer' cu-
bana, cuyo coraz6n guard gran fe y amior A nuestra
religion, A ella'es A la que vais A privar de ver y con-
currir A uni espect6culo de que esta iani.iosa.
N s"i,-, i,< somos los Representantes del pueblo de
Cuba, nosotros tenemos que hacer las Leyes porque
este pueblo ha de regirse; muy alta es nuestra misi'-ii
y muy alto ha de ser nuestro pensaniiento al buscar:
inspiraci6n para hacer esas leyes, por esto es que yo
os suplico, que medit6is lo que he dicho, antes de re-
solver esta cuesti6n, que puede af-ir-tar en Imi;irnro. di-
recta al alma de la mujer cubana, A nuestras her-
manas. (Aplausos).
Sn. PI:E;II'ENTE (GARCfA CARIzARE:) Tiene la pala-
bra para consumer el segundo turn en pro del dicta-
men de la Conmisi6n de C6digos, el senior Gonzalo:
P6rez.
SR. GONZALO PAREZ: Sefiores Representantes: a le-
vantarme A defender el dictamen de la Comisi6n de
(C.'ig,-, que r.-,rii,-n'l1 la tlsr.,b.ii.n de la propo-
sici6n de Ley que tuve el honor de presentar A la
CAmara, no de un modo malicioso, como decia el >ei"or
Betancourt, mi querido amigo, con gran injusticia,
en el calor de su entusiasmo occasional por estas cosas,
sino de la mejor buena fe del miundo, sin odios ni
prejuicios, con un espiritu de previsi6n, que ha re-
conoeido la mayoria de la CAmara, sin distinci6n de
partidos; y al hacer esa defense, ya innecesaria, des-
pubs del brillantisimo discurso del senior Villuendas,
y que hago solo 6a instancias de mis amigos, y por
creerme obligado, como autor de la proposici6n que
se dispute, quiero ser breve y concise, satisfaciendo
de este modo el deseo de lk sftio.'s Representantes
de que boy termine este debate. Pero si 6 pesar de
este mi prop6sito sincero, cansare algo mas de lo que
nmisiera vuestra ben6vola atenci6n, no me culp6is por
ello, porque es fuerza que contest A los arguments
aqui aducidos por los sefiores Betancourt y GonizAlez
Arocha, y 6 las insinuaciones, si hAbiles, inocentes del
primero.
En iombre de la lii1-rtn.1 se ha opuesto el senior Be-
tancourt A que se prohiban las procesiones callejera. .
adoptando para ello como divisa de su .-s,-u.l", 6 como
ensefia de combat, las hist6ricas palabras e pur si
move, que en dia triste para la ciencia, el progress
y la lil..-i I-,. de los pueblos, pronunciaba hace algunos
siglos, como eterna protest contra la ignorancia y el
fanatismo de la clerecia, el gran Galileo, A quien, con
motive de haber afir nla,1 y sostenido el principio de
]a movilidad de ]a Tierra, que hoy todos aceptan, se
]e declar6 hereje, y se le conden6 a muerte, arrancan-
dole los ojos, sin duda para que no pudiera contem-
plar por uiltima vez la magestuosa grandeza de las
obras del Sefior, ni la pequefiez y miseria de los que
se titulaban sus representantes en la tierra.
(Aplausos).
Y noten bien los sefiores Representantes la contra-
dicci6n en que incurre el senior Betancourt al elegir
c6mo ci-ifian de combat, en defense de las procesio-
nes, del clero, y no de la religion, que nadie ataea
en este recinto, aquellas palAbras que el dolor arran-
cara eu n1n aver blien kleiano. i uua victima ilustre
de ese elr6d, a. un preclato lijo de t. cienaia., herido








DIARTO DE SESTONES DEL CONGRERO.-CAMARA T'E REPRESENTANTES. 7


de muerte en su espiritu y en su cuerpo, por el ave
negra de la intolerancia religiosa. Y es, sefiores Re-
presentantes, que la contradicci6n es la caracteristica
del bello discurso del senior Betancourt, como tiene
que serlo, siempre que se pretend construir con las
mdvedizas arenas del sofisma, un arriete formidable
para combatir la causa de las causes: la libertad de
los pueblos. (Aplausos).
Y ya que el senior Betancourt adoptaba como divi-
sa las palabras de Galileo, permitaseme que yo tam-
bibn adopted mi ensefia, que ha de consistir en las her-
mosas palabras de Shakspeare: Eternal vigilance is
the price of Liberty, que traducidas a nuestro rico
idioma, dicen: "Eterna vigilancia es el precio de la
libertad."' Y nosotros, mas que pueblo alguno de la
tierra, debemos estar siempre vigilantes, para que la
libertad conquistada a costa de inmensos sacrificios,
no se convierta en una ilusi6n engaliosa en el dia de
maiiana, aprisionada en esa finisima tela de arafia,
que no se vB pero que se siente, y que responded al
nombre de reacci6n clerical, que apoderhndose de las
conciencias y de las inteligencias todas, las utilizan
m6s tarde para combatir las ideas liberals. (Aplau-
sos prolongados).
Yo me propongo demostrar esta tarde, con la ma-
yor brevedad possible, porque no quiero entrar A dis-
eutir ciertos problems, que quiz6s tengamos que dis-
cutir muy pronto en esta CAmara, con mayor enten-
si6n que la proposici6n de Ley que nos ocupa; no in-
fringe ni contradice el prrecepto del articulo 26 de
nuestra Constituci6n, sino que, antes bien, lo consa-
gra y aplica en toda su pureza; que no es contraria
tampoco A la Enmienda Platt, ni al Tratado de Paris,
segfin decia el senior Betancourt; que no pugna con
la verdadera libertad, la cual no consiste en cada
hombre 6 grupo de hombres pueda hacer lo que mas
convenga 6 sus intereses 6 h sus pasiones; que respon-
de al grado de civilizaci6n, de cultural y progress de
estos tiempos; que no significa un ataque A la religion
cat6lica, ni 6 ninguna otra religion, sino el respeto
que todas las religiones nos merecen; que no est6 con-
forme con los precedentes legales de casi todos los
pueblos cultos de la tierra; y por filtimo, que la adop-
ci6n de esa Ley es una media de previsi6n que el
Estado cubano esta obligado A tomar, para evitar que
en lo future se vea obligado A adoptar en6rgicas me-
didas de represi6n que causen, quizAs, dias de luto y
duelo A la sociedad cubana., (Aplausos).
Afirmaba el senior Betancourt que esa Proposici6n
de Ley infringia el precepto del articulo 26 de la
Constituci6n; y yo reclamo la ben6vola atenci6n de
mis compafieros sobre este punto, para que vean como
de relieve, que esto no es exacto. Dice el articulo 26
referido: "Es libre la profesi6n de todas las religio-
nes, asi como el ejercicio de todos los cultos, sin otra
limitaci6n que el respeto a la moral cristiana y al
orden pfiblico;" y de esto deducian con manifesto
error, los sefiores Betancourt y Gonzalez Arocha, qut
prohibiendo las manifestaciones externas, no solo del
culto cat6lico, sino de todos los cultos que se profesan,
y profesarse puedan en esta tierra, atentamos contra
ese precepto constitutional. No, y mil veces no.
El derecho que ese articulo concede, lo reconoce in-
tegro la Le yque discutimos, pues a nadie se le impi-
de que profese la religion de sus preferencias, ni que
asista 6 sus cultos; lo que prohibe, es que, abusAndose
de ese derecho, se invadan las plazas 6 intercepten las
calls, con procesiones que nada tienen que ver con
el dogma religioso, ni con el culto 6 la divinidad, im-
pidiendo el tr6fico ordinario y atentando contra el


derecho que tienen los ciudadanos A moverse libre-
mente de un lado a otro. Los files de todas las creen-
cias pueden asistir a los templos 6 lugares consagra-
dos para el culto de la religion que profesen, seguros
de que han de encontrar garantido su derecho, y que
por nadie han de ser molestados; y alli en la tranqui-
lidad del santuario, sin temor A las burlas de los in-
credulos, pueden elevar sus corazones A las celestes
alturas, y contritos, llenos de fe, dirigir sus plegarias
al Altisimo, sin exponer al ridicule y al sarcasmo el
idolo que adoran, 6 al Dios al que rinden culto.
(Aplausos).
Nuestra Constituci6n, como obra modern, que
responded al grado de civilizaci6n y progress de estos
tiempos, no podia autorizar las manifestaciones reli-
giosas fuera de los templos, porque esto hubiera sido
dar un salto atrAs, y desconocer lo que la verdadera
libertad significa; y por eso es que no hay nada en
ella que autorice A mis distinguidos contrincantes pa-
ra sostener que se la infringe, si se prohiben las pro-
cesiones callejeras; y sus preceptos no pueden inter-
pretarse sino dentro de ese verdadero espiritu de li-
bertad, que sirve de fundamento & una Repfiblica
eminentemente democrAtica como la nuestra.
(Aplausos).
Si mis queridos contricantes se hubiesen torado el
trabajo de comparar el articulo 26 de nuestra Cons-
tituci6n con la primer Enmienda a la Constituci6n
de los Estados Unidos, adoptada por el primer Con-
greso de aquella gran Repfiblica en 1789, hubieran
visto que en ambos preceptos se consagra la libertad
religiosa en el mismo sentido, casi con id6nticas pala-
bras; y sin embargo, en esa naci6n, cuna de la liber-
tad bien entendida, y de la verdadera democracia, no
se celebran procesiones religiosas, que ninguna auto-
ridad, ni el pueblo mismo, las hubiese tolerado, de
haberse intentado su celebraci6n. Y a pesar de esto,
los muchos milones de cat6licos que existen en el pais,
no se consideran perseguidos, ni estiman limitados
sus derechos, ni atrasada su religion. La iglesia cat6-
lica prosper, la fe se acrecienta, sus fiestas son mas
solemnes, sin necesidad de abandonar sus hermosos
templos, para exhibirse en groteseas y ridiculas mani-
festaciones por calls y plazas. Y tengase en cuenta
que alli tienen lugar inmensas manifestaciones de ca-
r6cter politico, en que toman parte hombre de todas
las creencias religiosas, sin pretender jams equipa-
rar el culto de su fe con esas propaganda political;
porque ellos entienden que las separa una distancia
inconmensurable, tan grande, como la que separa lo
serio de lo burlesco, los verdaderos sentimientos re-
ligiosos, de la fe sincera, sin tintes farisaicos.
Y es, sefiores Representantes, que nosotros nos for-
mamos a veces una noci6n err6nea de lo que es la li-
bertad, y sin darnos cuenta de ello, la confundimos
con el abuso de esa misma libertad, con la liceneia y
el libertinaje.
No es exacto tampoco que esa proposici6n de Ley
se oponga A lo estatuido en el Tratado de Paris y en
la Enmienda Platt, pues tanto el uno como el otro,
no expresan nada mas de lo que dicen de un modo
claro y taxativo, y nada dicen ni podrian decir res-
pecto al particular. Yaprovecho, sefiores, estos mo-
mentos, para lamentarme en el seno de mis compafie-
ros, que cada vez que aqui se dispute algo de interns
verdaderamente national, que siempre que coincidi-
mos liberals y republicans en la apreciaci6n de un
problema beneficioso para la patria, se levanten voces
elocuentes combatiend olo que se discute, no en nom-
bre de ningfin principio, ni de ninguna doctrine, sino








8 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRFRENTANTES


por ser contrario al Tratado de Paris y A la Enmien-
da Platt, como sucedi6 cuando se discutia el asunto
'I,. los bienes de la Iglesia, el inmoral juego de Jai
Alai, y sucede en estos moments, como si se quisiera
poner miedo en nuestro Animo y trabas A nuestra li-
bertad, con esos fantasmas que nada dicen A nuestro
patriotism. (Aplausos).
Y es necesario, sefiores Representantes, que nos va-
yamos curando de esa mania, que no favorece nuestro
concept de Legisladores, pues nosotros no tenemos
otro limited en nuestras iniciativas y en nuestros acuer-
dos, que el que sefiala el C6digo Fundamental de la
Repiiblica, que debiera ser sagrado, en la conciencia
y en los actos de cuantos ostentan la representaci6n
del pueblo cubano. (Aplausos).. No vayamos, pues,
A buscar en el Tratado de Paris, lo que puso t6rmino
A una guerra entire dos naciones, ni en la Enmienda
Platt, convertida hoy en Tratado entire nuestra Re-
I'1.1i..n y la Repfiblica Americana, arguments para
(.In,1.,tifl una proposici6n de Ley que tiende A con-
servar la paz de la conciencia, A darle estabilidad a
nuestras instituciones, y A haeer que arraigue entire
nosotros, en todas las esferas de la actividad humana,
el concept de la verdadera libertad. (Muy bien).
El senior GonzAlez Arocha calificaba de tiranica la
Ley que se dispute, por oponerse, segfin decia, A la li-
,l-rt;i. de concieneia, y en esto se equivocaba grande-
mente nuestro amigo. Esa proposici6n de Ley no se
opone A ]a verdadera libertad, sino antes bien, la
co6nsagra y garantiza, pues como dije antes, la liber-
tad bien entendida no consiste en hacer lo que se le
antoje A un hombre, 6 grupo de hombres, sino en
harmonizar la expresi6n de nuestros deseos y senti-
mientos, con los de los demas ciudadanos, procurando
evitar todo conflict entire ellos; y en evitaci6n de
estos e.I ,,rl.. y de choques posibles, es que el Esta-
do adopta Leyes de carActer previsor, reglando el
uso y el ejercicio de la libertad y del derecho.
La libertad absolute no existe en la vida social;
tieie sus limitaciones, A veces bien marcadas y bien
several, para hacer possible el progress y la cultural
'de los pueblos. En nombre de la libertad colectiva
se limita la libertad individual en todos sus actos y
ii;iiif.si;. ;.ii-, No tiene libertad absolute el pro-
pietario, el industrial, ni el comerciante, para cons-
truir sus edificios, instalar sus industries, y anunciar
su comereio, sino que tiene que someterse 6 lo que
prescriben las Ordenanzas de Construcci6n, las Leyes
de Sanidad y las reglas dictadas para el ornato de
las ciudades y la comodidad y tranquilidad de los
ciudadanos. Y pueden calificarse de tirAnicas las
Leyes, Ordenanzas y Disposiciones, que sefialan la
altura de los edificios, el ancho y resistencia de sus
pi,-!'r.l-. y el orden arquitect6nico A que deben ajus-
tarse, las obras de sanidad que deben ejecutarse ? Es
tiranico el Reglamento que ordena el aislamiento de
las industries peligrosas, la moderaci6n en sus ruidos
para no perturbar la tranquilidad de los vecinos, que
prohibe los t i;l.j i., en las calls y en las plazas, asi
como los muestrarios que puedan molestar A los tran-
seuntes?
Y si nadie, sin incurrir en el absurdo puede cali-
ficar de tiranicas esas Leyes y Ordenanzas, ni de con-
trarias A la libertad y al derecho de los propietarios,
ii.1dillri;il s y comerciantes, puesto que el bienestar
general esta sobre el bienesta individual, y el interns
ceolectivo sobre ol interns individual, por qu6 habria
de ser tiranica la Ley que respetando la libre profe-
si6n religiosa y el ejercicio de los cultos en el interior
de los temlpls, prohibe al clero ejercer su profesi6n


en las calls y en las plazas no destinadas A esos fines ?
Si las demas profesiones no pueden ejereitarse sino
en los locales destinados al efecto, como media pre-
visora y saludable para todos, I no seria un privilegio
y un privilegio peligroso para la comunidad el que
el clero, en el ejercieio de su profesi6n, interrumpliese
las calls con los atributos del culto, molestando y
cohibiendo la voluntad de cuantos A 61 no se dedican ?
La Repiblica no reconoce fueros ni privilegios per-
sonales, segfin el articulo 11 de la Constituci6n, y no
otra cosa que un fuero y un privilgio seria la toleran-
cia de esas manifestaciones externas de los cultos re-
ligiosos, A parte de los males infinitos que pudieran
traer en pos de si.
No hay un solo pais regido por instituciones libres
y democrdticas, donde se permitan las exterioriza-
ciones de los cultos religiosos, y solo en Espafia y en
alguna Repfiblica de Sud America, es donde las pro-
cesiones religiosas recorren calls y plazas, no para
edificaci6n de los fieles, ni ensefianza de la moral
cristiana, sino para creaci6n de conflietos de orden
public, ebilitamiento de la verdadera fe religiosa y
rebajamiento de las costumbres pfiblicas. En esa mis-
ma noble naci6n espafiola, victim de la intolerancia
religiosa, que unida en monstruoso maridage con el
odioso militarismo, secuestra ]a libertad, aherroja las
conciencias, 6 impide que la luz del progress y de la
civilizaci6n, animando los espiritus, de dias de gran-
deza y de explendor A ese pais, se manifiesta hoy pu-
jante y vigorosa la opinion pfiblica en contra de las
procesiones religiosas, hasta el extreme de que para
poder salir de los templos tienen que ir custodiadas
por la fuerza pfiblica, con mas cuidado y mAs aparato
que el que se emplea en la conducci6n de explosivios
y demas substancias peligrosas. Frecuentes son alii
las colisiones entire el pueblo y los acompafiantes de
esas ridiculas exhibiciones de una reacci6n mal disi-
mulada, que dan lugar A graves tumultos, con su
triste secuela de heridos y lesionados.
Los hombres mas ilustres por su patriotism, saber
6 inteligencia, y los partidos avanzados, luchan sin
desmayos, en la prensa, la tribune, la cAtedra y el
libro, contra el oscurantismo religioso; y si alguno
de sus escritores ilustres, republicans y liberals, al
dejar su patria y cruzar los mares, olvidan sus prin-
cipios y defienden en esta tierra de libertad, lo que
en su pais combatieran, hasta con safia quizAs, d6bese
A que A veces mal entendidas conveniencias persona-
les pesari mas en determinados espiritus de conviccio-
nes poco arraigadas, que los sanos y bienhechores
ideales de Libertad y Justicia. (Aplausos).
En todas las H.lpilli.i-i. Sud Americanas, la luz
del progress y de la civilizaci6n se abren anchuroso
paso de un modo rApido, y penetrando A traves de
sus pampas y de sus bosques, ahuyentan y disipan
las sombras de la intolerancia religiosa, como la luz
explendorosa de un nuevo dia ahuyenta las aves noe-
turnas, oblieindolas A buscar refugio en sus ocultas
guridas. (Aplausos).
Y voy A recover una observaei6n que en estos mo-
mentos se me hace, respect A los distintos campos en
oue militan 16s dos contradictores de esta proposici6n
de Ley, los sefiores Betancourt y GonzAlez Arocha, y
que, sin embargo, coinciden en una misma finalidad,
aunque quizAs con distintos prop6sitos. El senior Gon-
zAlez Arocha, servidor dignisimo de la Iglesia Cat6-
lica, estA en carActer cuando, por convicci6n 6 por
discipline, se levanta A oponerse A esa Ley de libertad
y de progress, pero estA en el mismo caso el senior
Betancourt, mas6n y libre pensador? Ciertamente









I)TARTO DE SFASTONER DEL CONIRESO- f!AMARA DTI! REPREqE>JTAV':NTE 9


que no; y llama, desde luego, la atenci6n, que los de-
fensores de las procesiones al aire libre, en esta CA-
mara, surjan de campos tan opuestos, y que un eter-
no perseguido por la Iglesia Cat6lica desde los tiem-
pos del Papa Clemente II, en el siglo xvn, un mas6n,
se una a un sacerdote de esa misma Iglesia para com-
batir una media que el progress y la libertad acon-
-'-.1i1 1
Yo no puedo career que en este caso se cumple lo
que de la Iglesia Cat6lica ha dicho un ilustre escritor,
que para ella todas las armas son buenas, con tal de
que tiendan al fin propuesto, porque para ella es easi
un dogma, el principio sustentado durante siglos:
"el fin justifica los medios." Y asi, agrega ese escri-
tor, se le ha visto mas de una vez aliarse A principios
infieles contra principios cristianos, siempre que de
esta alianza le resultaba algfin beneficio temporal.
Se lamentaba el senior Betancourt, que miembros
de su mismo Partido Politico sean partidarios decidi-
dos de esa Ley; y yo entiendo que mAs que motives
para lamentaciones, los hay para felicitarse en este
caso, puesto que ello demuestra que en nuestra tierra
no existen partidos reaccionarios, y que todos coinci-
den y al unisono sienten cuando se trata de algo que
se aparta del terreno de la political para elevarse al
supremo inter6s de la patria: defender en toda su
pureza su verdadera libertad, su cultural y su pro-
greso. (Muy bien).
Esa Ley, como dije al principio, no significa un
ataque A la religion cat6lica, ni a ninguna creeencia
religiosa, es no mas que una media de alta previsi6n
political y patri6tica, que los cat6licos sinceros deben
ver con buenos ojos. Las procesiones religiosas no
constituyen un dogma de la religion cat6lica, ni una
parte esencial de su culto Su celebraci6n no ha sido
instituida por ningin Concilio, ni acordadas como
necesarias por ningfin Papa. Surgieron en el trascur-
so del tiempo como surgeon tantas cosas, debido A la
devoci6n de los fieles, al capricho de algfin potentado,
y a un espiritu de imitaci6n de las costumbres paga-
nas. Se hacen notar por primera vez en tiempos de
Constantino el Grande, y el Concilio de Trento las
dej6 al criterio de los Obispos, y mas tarde la Con-
gregaci6n de Ritos del Vaticano, decidi6 que los Obis-
pos las podrian prohibir, cuando lo creyesen conve-
niente, lo mismo las procesiones introducidas por de-
voci6n, que las de cofradias.
Vea, pues, el senior Betancourt como la prohibiei6n
de que las procesiones religiosas recorran las calls
y plazas, no constitute ningfin ataque A la religion,
ni significa tampoco enemiga contra la Iglesia. Antes
por el contrario, como cat6lico sincero que soy, con-
fieso que esa prohibici6n ha de redundar en un ma-
yor respeto hacia la Iglesia Cat6lica, que no es sa-
cando de sus nichos, ni arrancando de sus altares, las
imagenes sagradas, y exponi6ndolas, en medio de un
abisarrado conjunto de cosas y de series, A la burla
de los incredulos, al sareasmo de los ateos y A las ri-
sas de los mismos creyentes, como mejor se acrecienta
la fe.
Quien que de cat6lico se precie no siente verdadera
pena cuando en ciertas procesiones se hacen inclinar
las imugenes las unas hacia las otras, como en actitud
de comunicarse algfin secret, de saludarse, y luego
se las hace correr como si fueran correos que llevan
apreniaties noticias ? I C6mo es possible sostener con
sana l6gica, que esos actos ridiculous y hasta sacrilegos
iedlndian ea holira y rloria de la d6idad que seve-
nitrfc ? .. .. 1


Si quer6is consideraci6n y respeto para la religion,
evitad en sus cultos y ceremonies todo lo que sea gro-
tesco, ridiculo y contrario A la sana raz6n y al mismo
sentido comfin. limited las ceremonies religiosas al
interior de los temples, procurad que los servidores
de la Iglesia sean verdaderos Ministros del S. fi,:r, y
al mismo tiempo, ciudadanos amantes de la grandeza
de su patria, identificados con las aspiraciones gene-
rales del pais, y ver6is como irA desapareciendo, de
un modo gradual, el indiferentismo religioso 6 que
se referia el senior GonzAlez Arocha.
Ese indiferentismo religioso que invade a nuestro
pueblo, ha tenido su raz6n de ser, sus causes las en-
contrareis en la conduct poco edificante del clero,
que con muy honrosas excepciones, se ha preocupado
mis de los bienes terrenales que de los bienes espiri-
tuales, de hacer causa comfin con los dominadores,
que de procurar buenos ejemplos de moral y piadosos
consuelos. A los dominados. Clero extrafio, en su in-
mensa mayoria, al pais, con las arrogancias y los vi-
cios del conquistador, ha deprimido siempre al clero
cubano relegandolo A los filtimos puestos, y persi-
gui6ndolo A veces por sus ideas patri6ticas. C6mo
sentir simpatias, consideraci6n y respeto, por el sa-
cerdote que olvidando su sagrado ministerio y la mi-
si6n de paz y caridad que le esta encomendada, como
servidor de un Dios todo bondad y misericordia, se
convierte en un agitador politico, en un enemigo de-
clarado de nuestro modo de sentir, y sustituyendo la
palabra de paz por la palabra de guerra, la palabra
de vida por la palabra de muerte, y trocando, como
decia un ilustre orador espafiol del clero de su patria,
la sotana por el traje de guerrillero, la estola por el
tahali, la cruz por el machete 6 la espada, se lanza A
combatir contra nuestras libertades y contra nuestra
independencia?
I Qu6 fe, ni que sentimientos religiosos puede ins-
pirar el clerigo que con las manos ennegrecidas ann
por la p6lvora que quemara en contra de nuestros
hermanos que luchaban por tener una patria libre.
independiente y soberana, oficia aun en los altares
de los temples de la Repfiblica Cubana? (Avlausos).
Decia el senior GonzAlez Arocha que 61 habia traba-
jado por el triunfo de nuestra Revoluci6n redentora,
y estaba identificado con el porvenir de su patria. Y
nosotros, que conocemos todo eso, y que no podemos
menos que hacer justicia A sus sentimientos y sus
virtudes, tenemos que recordarle ttambien que al
avudar A sus hermanos en la conquista de nuestras
libertades, se pronunciaba en hermosa y abierta re-
beldia, no solo contra la Metr6poli e~pi' .aii, sino tam-
bi6n contra el Jefe de su Iglesia, que .1-A1.- R,,m.;i;
enviaba la bendici6n A las tropas *.p.,,r,:ili, y obispos
y cardenales bendecian las banderas de batallones y
regimientos al dejar la tierra espafiola, como si se
tratase de una de anuellas guerras apellidadas saitas
en los tiempos medioevales. Y es, sefiores Represen-
tantes, que cuando se saca A las religiones de su ver-
dadero centro, cuando en vez de un consuelo para las
almas, se las convierte en un grave 1i-lig' para los
cuerpos. cuando abandonando la esfera spiritual, se
lanza A la conquista de bienes terrenales, entonces se
vuelve intolerante y enemica del progress y de la
libertad de los pueblos. (Muy bien).
Demostrando esta verdad, ha dicho un ilustre es-
critor, espafiol y cat6lico, que los principios de liber-
tad 6 igualdadqu e proclamara la; Revoluci6n fran-
cesa, estuvieron A punto de ser ahogados por una
iivpirihl.i'.i qu- con pretextos religiosog, se f:onell-
taba por el eliro eu 61 tiAdiidfa d-FtA~ ias, EL fana-









10 DIARTO DR RRSTONES DEL CON(4RFRO.-CAMARA DR, RE"4PREjqPRNTTANTF$.


tismo religioso hizo mAs terrible la guerra de la Van-
d6e; la revoluci6n inglesa hizo valer los odios religio-
sos como arma formidable para cada partido. En Es-
pafia, cuantas y cuantas madres perdieron & sus hijos
devorados por las sangrientas guerras carlistas, que
el fanatismo y la intolerancia religiosa encendia, y
el clero foment y ayud6 con sus predicaciones y sus
recursos.
SPor que fracasaro nen Espafia las revoluciones
liberades de los aiios catorce y veintitr6s? Por qu6
no ocupa esa noble naci6n el puesto preeminente A
que tiene derecho entire las naciones de Europa?
Porque los dos grandes enemigos de la libertad y del
progress, hhnse unido alli en monstruoso maridaje,
el militarismo y el clericalismo, para atrofiar las in-
teligencias, enervar las voluntades, deprimir las ener-
gias, y estancar la vida national, despu6s de desan-
grarla entire convulsiones esteriles para su prosperi-
dad y su grandeza.
&Y habremos nosotros de desoir los consejos de la
historic, habremos de consentir que los sucesos nos
arrastren, cono las olas hinchadas de un torrente
arrastran las hojas desprendidass?
Por lo mismo que entire nosotros no existe todavia
lo que pudiera denominarse problema religioso, de-
bemos procurar que no lo haya en el dia de mafiana.
Nuestro deber como Representantes, como miembros
del mas alto poder del Estado, es ser previsores, A fin
de que no tengamos, en no lejano dia, que adoptar
leyes de represi6n, siempre dolorosas. Y ya que hoy
no existen reorganizados partidos reaccionarios, que
A todos nos alienta y anima el espiritu revoluciona-
rio, en cuanto tiene de m6s grande y mAs hermoso, la
conservaci6n en todas las esferas de la actividad hu-
mana, de .la libertad conquistada, adoptemos leyes
como la que se discute, qne respetando el derecho de
todas las religiones, las encaucen en beneficio de todos.
Si este Congreso no adopta medidas que hagan im-
posibles los abuses de la intolerancia clerical, si no
establece leyes que aseguren la verdadera libertad
de las conciencias y la preeminencia del estado civil,
los Congresos futures tendrAn que acordarlas en con-
diciones ms -desfavorables. Es precise que aprobando
las leyes presentadas en esta CAmara, y que tienden
al mismo fin que la present, sin odios y sin rencores,
sin enemiga alguna contra de las religiones, ni contra
]a Iglesia Cat6lica, les digamos al clero de todas ellas:
los que habeis venido A esta tierra, estais obligados A
procurar con nosotros la grandeza y la prosperidad
de nuestra patria, A asegurar su libertad, sin prejui-
cios de ningun g6nero; y A los que proceden de tie-
rras extranjeras: sabed que aqui encontrar6is liber-
tad para vuestras creencias y respeto en el ejercicio
de v uestras profesiones, pero tened entendido que
no habremos de consentir jams el abuso de esa li-
bertad, la infracci6n de nuestras leyes, ni la ignoran-
cia ni el fanatismo religioso levante aqui su negra
cabeza, pervirtiendo las conciencias, socavando la li-
bertad y poniendo en peligro el future hermoso de
esta Repfiblica. (Aplausos).
Decia tambi6n el senior Betancourt, como argumen-
to favorable A las procesiones callejeras, que cada vez
que una de esas manifestaciones recorre nuestras ca-
lles, 6stas se llenan de gente, y nuestras families lle-
nan ventanas y balcones en su deseo de presenciarlas.
Esto es muy cierto, senior Betancourt, pero no prueba
nada en favor de vuestra t6sis, porque no es la fe ni
el sentimiento religioso lo que'hace que el pueblo se
agrupe en calls y plazas y corone los edificios al pa-
sob. i Ilas procesioue-s Sin o.un espiritu de curiosidad


innate en todas las muchedumbres y propio de todos
los pueblos. Y en prueba de la verdad de lo que digo,
os remito A esas manifestaciones patri6ticas, political
6 de otras classes, y hasta las exhibiciones que como
anuncio realizan los grandes circos ecuestres, y ver6is
como de igual modo el pueblo se agrupa y las fami-
lias llenan balcones y ventanas.
Sab6is a lo que conducen esas grandes aglomeracio-
nes de gentes de todas las classes y de todas las creen-
cias con motive de las procesiones? A escAndalos de
todas classes, blasfemias de todo g6nero, abuses de to-
das suertes y a robos, heridos y lesionados, como ha
sucedido en las dos uiltimas procesiones, la de Regla
y la de los Desamparados. Y habrA qui6n pretend
moralizar con las procesiones?
SR. BETANCOURT (ALFREDO) : Me permit el senior
Gonzalo P6rez una interrupci6n?
SR. GONZALO PaREZ: Con much gusto.
SR. BETANCOURT (ALFREDO) : Van A dar las cinco
y terminara la hora reglamentaria, y como entiendo
que el senior Gonzalo Perez, como ha dicho, terminara
muy pronto su elocuente y brillante discurso, y como
por otra parte el senior GonzAlez Arocha y el que tie-
ne el honor de dirigirse A la CAmara, prometen no
rectificar, para que este asunto quede terminado en
el dia de hoy y poder dedicar los dias siguientes A
otros asuntos de gran importancia, yo pido al senior
President que proponga A la Camara la pr6rroga de
la sesi6n hasta que terminemos este asunto.
Sn. PRESIDENT (GARCfA CANIZARES) : La Cmara
acuerda prorrogar la sesi6n, segin la proposici6n in-
cidental del senior Betancourt, hasta que termine la
discusi6n de este asunto?
(Acordado).
SR. GONZALO PPREZ: Voy A terminar muy pronto,
sefiores Representantes, pues como dije al principio,
solo me proponia tratar A grades rasgos los muchos
puntos interesantes dignos de un studio concienzudo
que vienen A nuestra mente A prop6sito de la propo-
sici6n de Ley que se dispute. No quiero abusar por
mas tiempo de vuestra benevolencia, pero antes de
terminar, permitidme que contest algunas insinua-
ciones que hizo el senior Betancourt respect A nuestra
actitud para con el Alcalde Municipal de la Habana,
un distinguido miembro de nuestro Partido.
Afirmaba el senior Betancourt que esa proposici6n
de Ley era una acre censura al Alcalde Municipal
y nada mas distant de la verdad que esto. Nosotros
no le hemos hecho ninguna indicaci6n al Alcalde Mu-
nicipal sobre las procesiones, porque no siendo este
un asunto propio y exclusive del Municipio de la
Habana, y si de caracter national, al Congreso y no
al Ayuntamiento ni al Alcalde corresponde su reso-
luci6n.
Al presentar esa proposici6n de Ley nos inspira-
mos en un espiritu levantado y patri6tico, y no en
interns pequefio y mezquino de banderia political.
Hacer esto cuesti6n de partido, 6 motive de inter6s
personal, hubiera sido empequefiecer la cuesti6n 6
incurrir en el mismo mal que tratamos de evitar.
No es exacto que el Alcalde Municipal de la Ha-
bana est6 obligado, como decia el senior Betancourt,
A conceder permiso para procesiones religiosas cada
vez que lo pidan, como no estA obligado ninguno de
los Alcaldes de la Isla; y buena prueba de ello, es
que el Alcalde de Matanzas, correligionario del senior
Betancourt, ha negado ese permiso. No hay una sola
disposici6n legal que obligue A los Alcaldes A conce-
der esos permisos, como no hay tampoco ningfn pre-
c'epto legal quee autorice esas _iiauifjstaiones. El pre-









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE JEPRESENTANTES 11

cepto constitutional se refiere finica y exelusivamente Yo he de decir al senior Betancourt Manduley, que
al interior de los templos, y en modo alguno A las ca- no le ha dado nunca motive para career que yo sea
lies y plazas, que A todos y A ninguno pertenecen. un reaccionario; yo soy conservador, pero comulgo
Esa proposici6n de Ley tiene un caracter eminen- con las ideas liberals y democrAticas de todo mi
temente politico, por cuanto tiende A evitar conflicts pueblo, de este pueblo que en la Revoluci6n, y antes
al Estado en el dia de mafiana; se propone impedir de ella, profes6 siempre esos dogmas y lo defendi6
que, so pretexto de mal entendidas libertades, ocurran con la palabra unas veces, otras con la pluma y otras
en este suelo los escAndalos que A diario se presencian con la espada, derramando por ellos su sangre gene-
en Espafia, con tal motivo. Queremos que la religion rosa. Yo soy un. cubano, y como tal, siento; soy, por
no descienda de su grandiose pedestal para ir sem- consiguiente, un dem6crata y un liberal; yo le digo
brando la desuni6n en el seno de esta sociedad, que al senior Betancourt que en todos los paises en que
si hoy aparece indiferente al problema religioso, pu- se profesan los verdaderos principios liberals, se en-
diera no serlo mafiana, A virtud de muchas causes que tiende que las manifestaciones exteriores de un culto
no es possible enumerar. cualquiera, son contrarias A la libertad, por las razo-
Para 'evitar que nuestro pueblo liegue A los excess nes que ha expuesto brillantemente el senior Gonzalo
A que otros pueblos han flegado, pretendiendo derri- P4rez, que yo no quiero repetir por no cansar a la
bar los conventos, allanar las iglesias y linchar A los CAmara; y yo le afiadir6 que si esta cuesti6n reviste
frailes y los cl6rigos, es precise que el fanatismo no un aspect religioso, que lo niego, pues esta Ley solo
se extienda, ni la ignoraneia de lo que es la bien en- es una Ley de previsi6n, y de political prActica, yo,
tendida libertad se propague; para que no haya que que soy extremadamente respetuoso con las religiones
imitar a Combes en un future no lejano, es que debe- que cautivan la voluntad y las creencias de la mayo-
mos acordar esa Ley previsora, y otras leyes que de- ria de los cubanos, y especialmente con la religion
ben completar el pensamiento que la inspira. Si hoy cat6lica, yo que simpatizo con ella, y que pertenezco
nos mostrhsemos indiferentes, d6biles 6 pusilamines, a una familiar que profesa de antigno esa religion,
tendriamos que ser mas tarde demasiado en6rgicos y por respeto a esa misma religion abomino de las ma-
severos. nifestaciones externas del culto. El senior Betancourt
Penetr6monos bien, sefiores Representantes, de cual sabe tan bien como yo, que la religion cat6lica no es
es nuestra misi6n, y con severidad y firmeza, hagamos la misma en todos los tiempos y en todos los paises,
leyes que sean dique poderoso contra los abuses de que ha venido evolucionando constantemente y por
la libertad y extralimitaciones de pretendidos dere- modo mis evidence de algfin tiempo A esta parte, para
chos; y que al mismo tiempo que ofrezcan garantia hacerse compatible con las ideas modernas y el pro-
A todas las creencias y protecci6n a todos los cultos, greso de los pueblos; que hay dos grandes grupos
cuando se desenvuelven en el lugar que les corres- dentro de esa misma religion, los unos que tratan de
ponde. Imitemos en esto, como en muchas otras cosas, harmonizarla con las necesidades morales de las so-
A la gran naci6n inglesa, A la poderosa Inglaterra, la ciedades contemporaneas y los otros apegandose A las
mAs libre de todas las naciones de la tierra. Esforc6- tradiciones de los pueblos en que esa religion se pro-
monos porque cada ciudadano cubano pueda decir fesa bajo la protecci6n de sus gobiernos, y se impone
con verdad, lo que el ciudadano ingl6s exclama con con el privilegio de la protecci6n official, tratan desde
orgullo: "my home is my castle," ''mi casa es mi luego de mantenerla alejada de toda influencia re-
castillo," seguro de que nadie osara atropellarlo en formadora, y el senior Betancourt no me puede negar
sus derechos, ni coartarle sus libertades. esto, 61, que es tan ilustrado; que comparando las
Y para concluir, sefiores Representantes, yo os pi- palabras y las obras de un Bossuet, un Marssillon, un
do que votemos esa Ley, con el mismo espiritu de pre- Mannigs, un Gibbons, y para referirme A algfin es-
visi6n con que fu4 redactada, sin odios y sin rencores; pafiol, un Fray Ceferino GonzAlez y un Balmes, que
sin distinci6n de partidos, sin olvidar jamAs que, profesan una religion espiritualizada, y apartada de
como dijo el gran Shackspeare: "Eternal vigilance todo el grosero fetichismo A que conduce el culto de
is the price of Liberty." "La eterna vigilancia es el las imAgenes, una religion que se eleva A los mas altos
precio de ]a Libertad." (Grandes aplausos). principios de la moral filos6fica, esa religion es muy
SR. PRESIDENTE (GARCIA CARIZARES) : El senior Car- distinta de la religion del ignorante cura de aldea, 6
los Fonts habia pedido la palabra para alusiones per- del fraile fanatico, que arrastran el sentimiento de
sonales. Tiene la palabra S. S. las gentes sencillas A los mayors extravios y absur-
SR. FONTS (CARLOS): Sres. Representantes: habia dos. La religion que yo respeto, la que tiene todas
pedido la palabra para alusiones personales, porque mis simpatias, es la de los preclaros varones que yo
en el curso de su elocuentisimo discurso, el senior Be- he citado, y de los que siguieron sus huellas, realizan-
tancourt Manduley me hizo el honor de aludirme con do una obra social digna de todo encomio y de m6rito
el afecto que mutuamente nos profesamos, y haci6n- indiscutible, dulcificando y suavizando las asperezas
dome demasiado favor, toda vez que me presentaba de las luchas modernas entire el capital y el trabajo,
A la CAmara como una persona que pudiera tener la tratando de acercar unos A otros, bajo la inspiraci6n
representaci6n de todo un grupo politico, que estoy sublime de la caridad cristiana., y evitando que las
muy lejos de ostentar. Pero de todas maneras, el se- sociedades se destrocen en luchas fraticidas.
iior Betancour Manduley sefialaba una contradicci6n Esa religion cat6lica que yo venero, reducida al
en mi conduct, que A mi me interest desvanecer. interior de los templos, tiene una gran misi6n edu-
Esa contradicci6n la veia 61, en que siendo yo un cadora y social que cumplir, si los ministros que la
hombre de ideas moderadas, de ideas conservadoras, sirven saben inspirarse en las excelsas doctrinas de
A quien hizo la justicia y el elogio, que yo agradeci su divino fundador.
extraordinariamente, en ciertao casi6n, el senior Xi- SR. PRESIDENTE (GARCiA CANIZARES) : Tiene la pa-
qihs, de decir que el finico conservador de la Camara labra el senior Villuendas, que la habia pedido.
era yo, siendo una persona de estas condiciones, sin SR. E. VILLUENDA: Muy brevemente voy A rectifi-
embargo, se oponia A las manifestaciones exteriores car, porque le interest hacerlo A mi querido compa-
del culto cat6lico. fiero el senior Arocha antes que yo. Cuando la otra








12 DIATIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA DE REPRESENTANTES


tarde,-y ha habido una equivocaci6n,-hablW del al-
cance del articulo 26 de la Constituci6n, expresaba
claramente este concept: la libertad que sanciona los
articulos de nuestro C6digo Fundamental, es la li-
bertad de todos, no es la mia, es la libertad de la colec-
tividad, la del individuo. Ya lo decia, y citaba el senior
Gonzalo Perez de pasada y rApidamente en su dis-
curso. El individuo que vive en un Municipio, vive
libre, pero limitado en su libertad. Yo le digo A los
sefiores Representantes, cuando se habla de una ma-
nifestaci6n political, de libertad de reuni6n, se concibe
que aqui pudiera venir Weyler A sostener su causa y
A justificar el derecho que le asiste para matar cuba-
nos? El cubano mismo que fuera atacado de fiebre
amarilla, al llegar A estas playas, no tiene que pres-
tarse A ir a un lazareto y ver asi limitada su libertad
individual? Es porque por encima de todo estA la
Constituci6n, que es la que garantiza. Pero ademAs,
sefiores, porque va A cerrarse el debate y en vista de
que no vamos A volver a tratar de esta cuesti6n, me
importa que no quede envuelto en el eufemismo del
lenguaje, algo que hemos tenido el temor de decir.
Nosotros respetamos la religion, pero estamos limi-
tando la religion; nosotros no tenemos problema reli-
gioso, pero el Congreso cubano, ademAs, no quiere
que haya problema religioso.
Los campesinos, decia el senior GonzAlez Arocha,
querrin religion, quieren las procesiones. i Qu6 va!
Los campesinos cubanos han pedido las lidias de ga-
Ilos. 1 Por qu6 no hemos restablecido las lidias de ga-
llos? Porque las estimamos denigrantes para nuestra
eultura. (Aplausos).
Pero el campesino cubano; ademAs, es todavia el
infeliz colono que tiene en su cerebro y tiene todavia
en su coraz6n el dejo amargo de una servidumbre de
cuatrocientos afios.
El afio mil quinientos dos, desembarcaba el Padre
las Casas en las playas americanas. De entonces ahora,
ved lo que ha sucedido entire las Casas y' Arocha.
Entre las Casas y Arocha median cuatrocientos afios,
y sin embargo, sefiores, todavia hay hombres en Cuba
que son tan ignorantes que roban A una nifia para
sacrificarla y arrancarle el coraz6n; y yo digo: no-
sotros somos un barco que va alejAndose de una orilla
a otra, para no volver, en busca de otro pais mas
noble y mas culto; nosotros vamos hacia la civiliza
ci6n, nos hemos ebarcado en este barco, tenemos muy
cerca la orilla todavia, no hay que mentir diciendo
que volveremos, no, no volveremos mAs nunca; des-
pu6s que se prohiban las procesiones, iremos A discu-
tir las leyes de inmigraci6n, para que aqui no entren
frailes (aplausos prolongados), para que aqui los que
sean religiosos tengan su clero parroquial, para que
no vengan, como vienen, a despojar, primero que A
nadie, al Padre Arocha, y A los euras parrocos de la
Repfiblica cubana. Para que no vengan aqui los
Sbarretti a postergar a los curas parrocos cubanos,
haciendo contratos con el Estado cubano, y A despo-
jar A la Iglesia cubana en beneficio de las comunida-
des religiosas extranjeras. (Muy bien, muy bien).
El primero que se salvara serA el Padre Arocha
(risas), y los curas que naeieron en nuestro suelo; y
no hay que engaiarnos, porque quizAs tendremos que
llegar hasta prohibirles la instrucci6n (risas) porque
lo creamos perjudicial; porque ademas, sefiores, no
podemos negar que hemos nacido en tierra america-
na, es deeir, en el Continente de la libertad; que ade-
mAs, sefiores, hemos nacido A la vida de la Repiblica
y de la democracia, en el siglo veinte, y que no pode-
mos, aunque queramos, mentir, porque nuestros actos


sucesivos nos han de desmentir; lo que nosotros que-
remos significar, es que aqui no hay problema religio-
so, y que ademas, no queremos que lo haya.
Yo termino; ya que empece hablando de la libertad
y explicando los peligros de un pueblo, con unas pa-
labras que no son de Shakespeare, ni de Galileo, sino
las de un ser que idolatr con toda mi alma, porque
era de mi sangre y de mi estirpe, llevaba mi apellido
y muri6 como un trovador en los campos de la lucha,
y un dia dej6 escrito en mi diario de la guerra este
lema: "la libertad debe ser tirana en la imposici6n
de la libertad, para no dejar A nadie en la libertad
de ser tirano." (Aplausos prolongados. Muy bien,
muy bien. El orador es felicitado).
Sa. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Sefiares Re-
presentantes: consumidos los turnos reglamentarios,
se pone el dictamen A votaci6n.
SR. MENDOZA GUERRA: Deseo que se haga nominal,
senior Presidente, porque deseo explicar mi voto.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): El senior
Arocha habia pedido la palabra?
SR. GONZALEZ AROCHA: Para rectificar dos lijeros
conceptos.
SR. PRESIDENT (GARCiA CARIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior GonzAlez Arocha.
SR. GONZALEz AROCHA: He pedido la palabra, sefio-
res Representantes, porque quiero rectificar, por lo
menos, uno de los concepts emitidos por el senior
Gonzalo P6rez, aunque son muchos los que tendria
que rectificar de los discursos de los sefiores Gonzalo
P6rez y Villuendas; pero entonces haria demasiado
larga esta discusi6n, convirti6ndola en un debate de
religion, por lo que voy A concretarme A reetificar
uno de los concepts vertidos por el senior Gonzalo
P6rez.
El concept hist6rico del senior Gonzalo Perez es
equivocado. La iglesia no conden6 al senior Galileo
por sus doctrinas cientificas, por sus ideas sobre la
gravitaci6n universal, y porque dijera que el sol es-
taba en el centro del sistema planetario, en yez de la
tierra, y que A su alrededor giran los demdb astros;
por lo que la Iglesia conden6 A Galileo, fu6 por apo-
yar sus arguments, no en los hechos cientificos, sino
en los textos de la Escritura Sagrada, queriendola
interpreter A favor de su descubrimiento.
Ese es el error hist6rico del senior Gonzalo Perez.
En cuanto A las demis manifestaciones, much ten-
dria que decirle; yo me content con que sepa el pue-
blo cubano y que sepan las families cubanas, que el
senior Gonzalo P6rez dice que es cat6lico... y califica
de ridiculas mojigangas las imAgenes, y que las pro-
cesiones envilecen la Repfblica.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): Se pone A
votaci6n el dictamen sobre el proyecto de Ley prohi-
biendo las manifestaciones exteriores de los cultos,
fuera de los edificios que ocupan. Y por haberlo pedi-
do el senior Mendoza Guerra, se pone A votaci6n no-
minal, entendi6ndose que los que digan que si, estAn
de acuerdo con el dictamen que prohibe las citadas
procesiones.
(Se efectia la votaci6n).
SR. SOBRADO: Voto que si, y explico mi voto.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : ~Falta algin
senior senior Representante por votar?
(Silencio).
El resultado de la votaci6n es el siguiente: han
votado que si 37 sefiores Representantes, y 10 que
no; queda, por consiguiente, aprobado el dictamen de
la Comisi6n. (Aplausos).









DIARTO DR SES:TONES DEL CONGRESO-CAMAIA D)E REPPERFNTANTES 13


Habia pedido la palabra para explicar su voto el
senior Fernandez de Castro.
Tiene la palabra el senior FernAndez de Castro.
SR. FERNANDEZ DE CASTRO: ..;I-,.,!'." Representan-
tes: porque podria parecer extrafio que quien fu6
tan alli, cuando en la Convenci6n Constituyente, se-
gfin podr6is ver en el "Diario de Sesiones," tratarse
de la separaci6n de la Iglesia y del Estado, podria
parecer extrefio, repito, que en estos moments haya
votado contra ese proyecto de Ley, y desea hacer, por
lo tanto, la siguiente manifestaci6n, y es que lo que
he hecho, porque entiendo que ha debido dejarse A la
resoluci6n y consideraci6n de las autoridades locales
en cada. caso, y porque no creo que sea una libertad
absolute y complete el que permiti6ndose todo orden
de manifestaciones pfiblicas, se prohiba fnica y ex-
clusivamente las manifestaciones de los que son cat6-
licos, y conste que yo no lo soy. (Varias voces: no, no)
Bueno, religiosas, decis, y conste que yo digo ca-
t6licas.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra para explicar su voto el senior Mendoza .Guerra.
SR. MENDOZA GUERRA: Sefior Presidente...
SR. PRESIDENT (GARCIA CAlNIZARES) : Perdone el
senior Mendoza Guerra; el senior Secretario me ha
indicado que el senior Manduley habia solicitado ex-
plicar su voto, y como la Mesa no lo habia oido, por
eso no le habia concedido la palabra, pero la tiene
para explicar su voto.
SR. MANDULEY: Sefior Presidente: yo he votado
que no, A pesar de no pertener A ninguna de las igle-
sias positivas que hay en la comunidad cristiana, co-
*mo tampoco en las que hay en la comunidad hebrea,
sin pertenecer A ninguna de ellas, he votado que no,
porque consecuente con la line que me he fijado co-
mo norma de conduct aqui, dentro del mis estrecho
respeto A la Constituci6n, no veo en ella que se pro-
hiban terminantemente, sino que por el contrario, en-
cuentro que la Constituci6n prohibe terminantemente
el que se interrumpa al ciudadano cuando hace uso
del derecho de petici6n, del de asociaci6n 6 el de ma-
nifestaci6n, como no sea armada, caso finico en que
la Constituci6n de la Repfiblica lo prohibe.
Y como creo que no esta tampoco el Almirante Co-
ligny en la Rochela, ni amenazan la plaza los soldados
del Rey de Inglaterra, no veo que sea un caso urgente
el problema religioso hoy en Cuba.
En el caso de que llegare ese dia, y una inmigra-
ci6n demasiado crecida adoptara una idea religiosa
contraria A la de mi pais, que es la cat6lica, apost6lica
romana, para ese dia, la Constituci6n da al Ejecutivo
la manera de evitar el mal, que constituiria, desde
luego, un perjuicio para nuestra patria.
Yo respeto la Constituci6n, y como la respeto, voto
que no, como votar6 por la integridad del sufragio
en los comicios de Oriente y Camagiiey. (Aplausos).
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labra el senior Mendoza Guerra, para explicar su voto.
SR. MENDOZA GUERRA: Sefiores 1epresentantes:
siento realmente molestar con la explicaci6n de mi
voto vuestra atenci6n, porque quizas voy A empeque-
fiecer la sesi6n de esta tarde, en la cual se han pro-
nunciado discursos tan brillantes, que yo declare co-
mo Representante del pueblo eubano, que de ello me
envanezco, que aqui nunca se ha sostenido debate de
tanta altura como el de esta tarde.
Pero algnnas palabras dichas pyr mi amigo el senior


Perez, me dan pie I qu6 digo me dan pie ? hacen nece-
sario la explicaci6n de mi voto y razonarlo ante los
sefiores Representantes, que tienen la benevolenncia
de escucharme con tanta atenci6n en estos instantes.
El argiiia, realmente con muchisima raz6n, algo
que significaba una duda acerca de la posici6n en que
se encontraba en esta Camara, defendiendo un crite-
rio contrario al suyo, el senior Betancourt, y hablaba
de algo con muchisima raz6n que ya un ilustre fil6so-
fo de esta tierra sefialaba con una c6lebre palabra,
con un t6rmino t6cnico, apropiado, como todos los
suyos; el senior Varona decia que la sociedad cubana
atraviesa un period de atomizaci6n. Por eso yo quie-
ro explicar mi voto, porque hay algo mas grave que
la atomizaci6n en el seno de los partidos politicos que
integran los Cuerpos politicos de la patria. Porque
en fin, sefiores, que estuvi6ramos atomizados, nada im-
portaria, porque en la evoluci6n fisica, como en la
evoluci6n quimica de los cuerpos organicos, los 6to-
mos se unen para former las mol6culas, y estas a su
vez, unidas por lo que se llama fuerza de cohesi6n,
forman los cuerpos; que cuando la fuerza es similar,
se llama constituyente, y cuando difiere, se llama dis-
gregante; y es necesario que se sepa, como decia hoy
el senior P6rez, como piensan estos humildes Atomos
que militant en determinados partidos del pais cu-
bano.
SR. BETANCOURT: Muy bien.
SR. MENDOZA GUERRA: Yo no vot6 en pr6 de que
salgan las procesiones, por muchisimas razones que
aqui se han aducido con vasta elocuencia, yo vot6 de
la manera que lo acabo de hacer, sefiores Represen-
tantes, porque yo toda mi vida he creido que aqui no
se entiende bien lo que es la libertad en la cuesti6n
religiosa, y en estas cuestiones hay que seguir el gran
principio de Cavour, del gran Cavour: "La Iglesia
libre dentro del Estado libre." Hay que expresar bien
cual es el concept de la frase, porque cada uno la
explica A su modo. Vamos A ver que es lo que quiere
decir Cavour con el concept que acabo de repetir
de 61.
1 QuB significa esto? Que la libertad del Estado ter-
mina donde empieza la libertad de la provincia, que
la libertad de la provincial esta terminada donde em-
pieza la jurisdicci6n del Municipio, que la de la Igle-
sia terminal donde empieza la jurisdicci6n del Muni-
cipio, de la Provincia 6 del Estado. Y siguiendo este
orden de consideraciones, yo podria decir que la li-
bertad del individuo terminal alli donde en una forma
se restringe la libertad de otro ciudadano cualquiera,
como la de las colectividades terminal alli donde se
restringe la libertad de otras colectividades, de otros
organismos politicos. Y ademas, sefiores, y esta es la
ultima raz6n que me quedaba por exponer en la CA-
mara de Representantes al explicar por qu6 yo he
votado, para que se vea que he votado con toda con-
ciencia, como siempre, porque he estudiado bien esa
material, por respeto A todas las religiones, pero espe-
cialmente, por respeto A la cat6lica, porque lo ha di-
cho antes y ahora, con ocasi6n de redactar un progra-
ma de Gobierno para mi pais, alla en los campos de
la Revoluci6n, en los dias precedentes A la entrada
del Ej6rcito Libertador en las ciudades; porque no
estA bien que el Cristo que sali6 de ]a iglesia, se en-
cuentre rechazado por el fariseo que viene de la Si-
nagoga.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : Tiene la pa-
labra 1e sefior Sbbrado, para explicar su voto.








14 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES
-- .---------


SR. POVEDA: Ya no tengo interns en hacerlo, senior
President.
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : Tiene la pa-
labr ael senior Sobrado, para explicar su voto.
SR. SOBRADO: En asunto de religion, me proponia
votar si 6 no, como Cristo nos ensefia, pero various
compafieros me pidieron que razonara mi voto, y lo
he traido, pero como que la CAmara estara cansada...
(Varios seiores Representantes: no, no).
SR. PRESIDENT (GARCIA CANIZARES) : j El senior So-
brado esta explicando su voto?


SR. SOBRADO: Razon6ndolo, senior Presidente, de
acuerdo con el Reglamento.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES) : La Presiden-
cia entiende que eso no es razonar el voto.
SR. "S.'i;.\i : Si la Presidencia entiende que eso
no es razonar el voto, lo retire.
SR. PRESIDENT (GARCIA CARIZARES): Se levant
la sesi6n.

(Eran las seis menos veinte p. m.)


Imp. y Pap. de Rambla y Bouza, Obispo nAms. 33 y 36.-Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs