Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00179
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00179
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text












DIAIIO lDE SESIONES

DEL

CONOiRESO DE LA REPUBLICAN DE CUBA

TERCERA LEGISLATURA-. 903.

VOL. Ill. HABANA, JUNIOR 5 DE 1903. NUM. 22.


C0mara


de Representantes.


Decima octava sesi6n ordinaria.-Junio 3 y 4 de 1903.

SUMARIO

Se pasa lista.-Se abre la sesi6n.-Lectura y aprobaci6n del acta de la sesi6n ordinaria anterior.-
Proposici6n de Ley de los Represenitantes, sesores Rodriguez Acosta, Pelayo Garcia, Gon-
ziilez Arocha, Duque Estrada, Martinez Rojas, Neyra y Betancourt pidiendo se acuerde de-
clarar Nacional la Escuela de Artes y Oficios de la Habana.-Se acuerda pase A informed de
la Comision de Asuntos 1Minicipales y Provinciales.-Proposici6n de Ley de los Representan-
tes, seilores Leyte Vidal, Govin, Guerra (F.), Sarrain, Loynaz del Castillo y Borges sobre
derog'acion de ]a Orden iMilitar que cre6 la Comision de Ferrocarriles.-Se acuerda pase a
las Coinisiones de Obras Pliblicas y Codigos.-Dictamen emitido por la Comisi6n Miixta refe-
rento d la impresi6n de sellos conmemorativos.-Es desechado.-Discusi6n del dictamen de la Comi-
,siOn de Asuntos uiinicipales y Provinciales referente las Bases de la Ley Municipal.-Base adicional
del Representante, seilor Gonzalo Pdrez.-Es desechada.-Base del Representante, seforBetancourt.
-La CAmara se constitnye en sesi6n secreta.-Se levanta la sesi6n.-Se pasa lista.-Enmienda del Re-
presentante, senior Gonzalo Pdrez.-Enmienda de los Representantes, sefores Albarran y Fust6.-En-
mienda de los Representantes, seifores Chenard y la Torre.--L Coinisi6n acepta esta enmienda.-En-
mienda de los Representantes, sefiores Borges y Masferrer.-Es aprobada la enmienda de los Repre-
sentantes, sefiores Chenard y la Torre.-Se levanta la sesi6n.


A las dos horas y veinte y cinco minutes p. m., ocupa
la Presidencia el seflor Rafael Portuondo Tamayo y
las Secretarias, los seflores Antonio Gonzalo Perez y
Jos6 Rodriguez Acosta.
SR. PRESIDENTE: Se va A pasar lista. (El Secretario
pasa lista) So abre la sesi6n y se procede A dar lectu-
ra al acta de la ordinaria anterior. (El Secretario, sefnor
Rodriguez Acosta, lee el acta.) 4Algfin Sr. Representante
desea impugnar el acta?
SR. GARCIA CARIZARES: Pido la palabra.
Sit. PRESIDENTE: Tiene la palabra S. S.
SR. GARCiA CARIZARES: He pedido lo palabra para
preguntar si cuando se han efectuado votaciones no-
minales, queda en el acta consignado el nombre de los
votantes.
SR. PRESIDENT: Si senior.
SR. GARCIA CARIZARES: Me basta.
SK. PRESIDENTE: S4e aprueba el acta? (Es aproba-
da.) Queda aprobada, y se va A leer la de la sesi6n
extraordinaria. (El Secretario, Sr. Rodriguez Acosta,
lee el acta.) 4Desean los sefiores Representantes hacer
alguna impugnaci6n al acta?
SR. DUQUE ESTRADA: Pido la palabra.
SR, PRESIDENTE; Tiene la palabra S, S.


SR. DUQUE ESTRADA: Para pedir que se ha haga
constar en el acta que acaba de leerse, que donde dice
(fue aprobada,, me refiero A la aprobaci6n del dicta-
men de la Comisi6n de Asuntos Militares y las en-
miendas que se le presentaron, se le afiada: ria), pues yo afirmo que en la totalidad de esos articu-
los votados, en votaci6n ordinaria, me qued6 sentado
como demostraci6n negative ; toda vez que si soy
ferviente defensor dela paga del Ej6rcto, por lo mismo,
no puedo votar una Ley que preveo, por sus errors
de bulto y falta de buena ciencia, hiere de muerte el
anhelado empr6stito. Salvo con 6sto un caso de con-
ciencia.
SR. PRESIDENTE: Se harA constar. 4Se aprueba el
acta? (Es aprobada.) Queda aprobada.
SR. MASFERRER: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra S. S.
SR. MASFERRER: Ruego f Ia Presidencia ordene la
lectura del articulo cincuenta y dos del Reglamento.
Sn. PRESIDENTE: Se va A leer el articulo cincuenta
y dos del Reglamento.
Sn. RoDRiGUsKZ ACOSTA. Secretario: (Lee.)
<






286 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CMARA


dinarias y extraordinarias. De las primeras se cele-
brarIn tres, por lo menos, cada semana y en dias hA-
biles. Duraran tres horas, comenzando & las dos en
punto de la tarde. Podran prorrogarse, por acuerdo
de la Cmara A. propuesta del Presidente 6 de un Re-
presentante.')

SR. MASFERREK: Piio al Sr. President, que haga
constar en el acta, la infracci6n de ese articulo, por
dos razones: porque la sesi6n no ha empezado A las
dos, y porque no serAn tres horas las que se empleen
en ella.
SR. PRESIDENTE: Se hara constar en el acta.
SR; MASFKRREK: Suplico A la Presidencia al mismo
tiempo, y me veo en la necesidad de pecar de imperti-
nente, se sirva informarme si por fin se ha consti-
tuido la Comisi6n que se nombr6 con el carActer de
especial, para que informara sobre una proposici6n de
Ley que present a esta Camara el quin e de Abril.
con objeto de dar cumplimiento al articulo cuarto del
Ap6ndice de la Constituci6n.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra para informar el
Sr. Rodriguez Acosta.
SR. RODRIGUEZ ACOSTA: Para informal sobre ese
asunto debo decir que precisamente en la Secretaria
consta que se mand6 por la Presidencia una Comuni-
caci6n A los distintos miembros de ess Comisi6n, di-
ci6ndoles que habian sido elegidos por la CAmara, y
el objeto para lo cual fueron elegidos; pero despu6s de
ese hecho, esos individuos no han comunicado nada A
la Mesa; nada que se relacione con eso
SR. MASFEREER: YO reitero mi pregunta y deseo
saber si se ha constituido esa Comisi6n.
SR. ODRniGUEZ ACOSTA: A ja Mesa no le consta ese
hecho de una manera official ni extraoficial.
SR. MAFFERRER: En ese caso, me voy A permitir
hacer un ruego al Sr. President; consistent 6ste en
que se conceda un plazo a esa Comisi6n para que dic-
tamine sobre el particular 6 renuncien a la misi6n para
que han sido nombrados.
SK. PRESIDENTE: Queda terminado el incident. La
Presidencia hara constar las manifestaciones del senor
Masferrer.
SR. MAsnFRRER: Yo he dirigido un ruego a los se
flores Representantes, que acordaran fijar un plazo
para que dictaminara esa Comisi6n.
Sa. PRESIDENTE: La Presidencia entiende que 6ste es
un ruego que dirige el Sr. Masferrer A los sefores que
forman esa Comisi6n.
SR. MASFERRE : No senior. Es & la Camara.
SK. PRESIDENTE: En ese caso, la Presidencia ruega
al Sr. Masferrer, que lo present por escrito en for-
ma de moci6n.
SR. MAFERREK: Lo har6 para la pr6xima legidlatura,
(Risas.) ya que eji la present estamos hartos de mo-
ciones que no se resuelven nunca.
SR. PRKSIDENTE: S. S. puede hacerlo en la forms
que lo crea oportuno.
SR. RODRIGUEZ ACOSTA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Rodriguez
Acosta.
SR. RODRiGUEz ACOSTA: He pedido la palabra para
excusar la ausencia del Sr. Pelayo Garcia que se en-
cuentra enfermo.
SR. PRESIDENTE: Se hara constar asi en el acta. Se
va A dar lectura A las comunicaciones recibidas. (El
Secretario, Sr. Rodriguez Acosta, lee una comunicaci6n del
Secretario de Hacienda dando cuenta del estado de la Teso-
reria General, en el mes de Mayo.) La Camara se da por
enterada.
SR. RODRaGUEZ ACOSTA, Secretario: (Lee.)


"Santiago de Cuba, 23 de Mayo de 1903.

Sr. President de la Camara de Representantes,

Sefior:

Tengo la honra de transcribir A usted el acuerdo
que tom6 el Consejo de mi presidencia en su sesi6n
del dia 18 del mes actual.
Pedir al senior Presidente de la Repbiblica y, a las
CAmaras Legisladoras que, al dictar la Ley 6 Regla-
mento para la revision de las planillas del Ej6rcito
Cubano se tenga. en cuenta, que muchos Jefes y oficia-
les por si 6 por sus respectivas families estuvieron
percibiendo durante la revoluci6n diversas cantidades
en efectivo 6 mesadas, segfin consta en los archives de
la Delegaci6n Cubana, cuyas cantidades deben ser de -
contadas de sus haberes devengados; pues de otra
suerte, resultarian eslos Jefes y oficiales con injusti-
ficado privilegio sobre los demas, que no tuvieron esa
suerte, y prestaron cada uno sus servicios en el lugar
que le asignara la Revoluci6n.
Y como el fondo que lo inspire es de la mAs extricta
equidad, no dudo que sera atendido.--De Vd. con la
mayor consideraci6n y respeto.--Federico P6rez.-
Florencio Simancas, Secretario."

Si. PRESIDENTE: Que pase A la Comisi6n de Peti-
ciones.
Sa. GARCiA CATIZARES: Sr. President: yo iba A
hacer mia esa proposici6n y tengo la seguridad de que
otros cuatro compafieros la harian suya tambi6n, pero
que pase A Peticiones.
SR. PRESIDENTE: Pasa A Peticiones.
SR. GONZAL.o PARICZ, Secretario: (Lee.)

"Sancti-Spiritus 1 de Junio.

Sr. President de la CImara de Representantes.
Habana.
Ayuntamiento tiene acordado apoyar Municipio
Santo Domingo petici6n para que se derogue Or-
den 167 que cercena territorio esta Provincia.-Agui-
lera, Alcalde."

"A LA CAMARA."

Considerando que la Escuela de ((Artes y Oficiosn, de
la Habana, es un establecimiento docente en que el
Estado ha invertido considerable sumas de dinero,
no solo en la construcci6n del Edificio qie ocupa, sino
en el sostenimiento de la ensefianza que en el mismo
se da al element obrero.
Considerando que import al decoro national, el
colocar ese plantel A la altura de los mejores de su
clase en las naciones civilizadas; y que solo el Estado
tiene elements sobrados, para realizar ese prop6sito
con verdaro 6xito.
Considerando que es deber del Estado propender al
mejoramiento moral 6 intellectual del obrero, y que es
la ensefianza el medio apropiado para realizar tal fin;
por lo que al Estado cumple, con la base existente de
la escuela referida, desenvolver un centro de cultural
para ese e!emento estimable de nuestra sociedad, que
sirva a la vez de modelo a los centros andlogos que se
establezcan por los Consejos Provinciales, cuando pue-
dan cumplir los deberes que a ese respect les impone
la Constituci6n de la Repflblica.
Consideiando que si bien es cierto, que conform al
Articulo 31 de la Ley fundamental, la. ensefianza de









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 287


Artes y Oficios estarA 5 cargo de las Provincias cuan-
do tengan recursos para ello; no lo es m6nos, que tal
precepto no impide ni puede impedir, no solo al Es-
tado, sino que ni afn siquiera 6 los particulares, el
derecho de a.ndloga naturaleza: y que a mayor abun-
damiento, result improcedente que el Estado,ceda al
Consejo Provincial de la Habana, la obra que ha rea-
lizado con fondos del Tesoro phblico, en perjucio del
resto de Lis Provincias que han contribuido propor-
cionalmente a tal realizaci6n.
Los Representantes que suscriben proponen a la
CAmara que adopted el siguiente Proyecto de Ley.
Articulo primero.-Se declare national la Escuela de
((Artes y Oficios, establecida en la ciudad de la Ha-
bana.
Articulo segundo.-La'enseilanza que se realice en la
Escuela referida, estara sometida a un plan official; y
los titulos que se expidan a favor de los discipulos al
terminar sus studios, tendran el valor y eficacia de
titulos acad6micos para todos los efectos legales.
Articulo tercero.-El plan de enseilanza sera objeto
de una. ley especial que dictar4 el Congreso cuando lo
estime oportuno.
Sal6n de Sesiones, 28 de Ma.yo de 1903.-Jos6 Ro-
driguez Acosta.--Pelayo Garcia.-Guillermo Gon-
zAlez Arocha.-Francisco Duque Estrada. -P. Marti-
nez Rojas. -Alejandro Neyra.-Alfredo Betancourt.,

SR. RODRiGUEZ ACOSTA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT.: La tiene S. S.
St. RODRIGUEZ ACOSTA: Para proponer que pase A la
Comisi6n de Instrucci6n Phblica.
SR. BonoIKs: Para pedir que pase a la de Asuntos
Municipales y Provinciales,
SR. PR'SIDKNTE: ,Acuerda la CAmara que pase A la
Comisi6n de Instrucci6n Pfiblica?
Votaci6n ordina, ia. Los seilores que esten confor-
mes se pondrAn de pi6. (Es desechada.) Queda dese-
chada. 4Acuerda la COmara que pase a la Comisi6n
de Asuntos Municipales y Provinciales?
SR. RODRiUIOZ ACOSTA: Pido la votaci6n nominal.
SR. SARRAIN: Para qu6? ya se han verificado dos
votaciones, y ha sido desechada la de que pase 6 Ins-
trucci6n Piblica.
SR. PRESIDENTE: Hay dudas respect de si se acor-
db 6 no pase a Asuntos Municipales, y es la que se va
rectificar.
Los sefiores que digan que si, entienden que debe
pasar a esta Comisi6n, los que digan que n6, ention-
den lo contrario. (Se efectha la votaci6n. Senores que
votaron enpr6: AlbarrAn, Betancourt, Borges, Boza,
Cu6, C uz Gonzalez, Cat6, Chenard, Duque Estrada,
Fust6, Guerra, Garcia Osuna, Sarrain, Govin, Gar-
mendia, Garcia Pola, Loynaz del Castillo, Mendoza
Guerra, Martinez Rojas, Masferrer, Nodarse, Neyra,
NGifez, Martinez Ortiz, Leyte Vidal, Sobrado, Sirv6n,
Torrado, la Torre, Villuendas (F), Garcia Vieta,
Gonzalo P6rez y Portuondo SPeiores que votaron en
contra: Blanco7 Cardenal, Columbi6, Fonts, GonzAlez
Arocha, Guti6rrez, Garcia Cailizares, Maza y Artola,
Malberty, M6ndez Capote, P6rez Abreu, y Rodriguez
Acosta.) El resultado de la votaci6n es el siguiente:
treinta y tres que si y doce que n6. Pasa, pues, a in-
forme de la Comisi6n de Asuntos Municipales y Pro-
vinciales. El senor Garcia Cafizares tiene la palabra
para explicar su voto.
SR. RISQUET: Senor Presidente pido la palabra para
saber como aparezco yo votando alli.
SR. PRESIDENTE: Apareoe sin votar. No lha votado
el senior Risquet,


SR. RISQUET: Por eso mismo lo pregunt6, por que
al mentar mi nombre el lector no me di6 tiempo 6
contestarle, por la sencilla raz6n de que inmediata-
mente procedi6 a leer el nombre del senior Sirv6n que
era el que estaba despubs que yo.
SR. PRESIDENTE: En qu6 sentido vota el sofior Ris-
quet?
SR. RISQUET: Voto que n6.
SR. PRESIDENTE: Ent6nces trece votos que n6 en lu-
gar de doce. Tiene la palabra el seinor Garcia Cafii-
zares para explicar su voto.
SH. GARCIA CARIZARES: Yo he votado que n6 por
que no acierto A explicarme c6mo se propone que pase
a la Comisi6n de Asuntos Municipales y Provinciales
un Proyecto de Ley sobre una escuela que se trata de
hacer national, y en cuyo proyecto se fijan las bases y
]a manera como ha de venir funcionando.
SR. PRESIDENTE: Se va h dar lectura 6 una proposi-
ci6n de Ley, suscrita por los seflores Mendieta y otros
sefiores Representantes, referente a reivindicar para
el Claustro Universitario las propiedades que por titu-
lo de donaci6n adquiri6 de las Cortes espaiiolas por
Ley votada en el aflo mil ochocientos ochenta y tres.
SR. RoDRIGUEZ ACOSTA, Secretario: (Lee.)

,A LA C1MARA:

Los Representantes que suscriben proponen A la
CAmara el siguiente

PROYECTO DE LEY:

Resultando: que en la Gaceta de la Habana de cin-
co de Mayo de mil ochocientos ochenta y tres se
public por orden del Gobernador Geperal de la Isla
de Cuba, la Ley votada en las Cortes Espafiolas y
sancionada por el Rey de Espana, por la que se orde-
n6 la erecci6n de un edificio destinado a Universidad,
disponi6ndose que para la adquisici6n del solar 6 sola-
res necesarios y para los gastos de la obra se destina-
ria el imported de la venta del edificio y de los terrenos
que ocupan la Universidad y el Instituto, determindn-
dose tambien otras medidas encaminadas A obtener los
medios de realizar lo dispuesto, declarandose la obra
de utilidad pfiblica y mandando a las Autoridades
civiles, militares y eclesiasticas de cuAlquier clase y
dignidad, que guardaran 6 hicieran guardar, cumplir
y ejecutar aquella Ley en todas sus parties.
Resultando: que iniciado el expedient del caso, se
comenz6 a cumplir la referida Ley, congregandose el
el pueblo de la Habana, con las Autoridades civile,
militares y eclesiAsticas para colocar, como se coloc6,
la primera piedra del edificio que debia construirse
para Universidad de la Habana, segfn consta del acta
levantada en aquel solemn acto, tomSndose posesi6n
por el Claustro Universitario de los solares destinados
a ese objeto y pasando el expediente A las Oficinas de
Obras Pdblicas para el trazado del piano y confecci6n
de los presupuestos.
Resultado: que ni durante la Soberania Espanola,
ni luego que ces6 6sta durante el Gobierno interventor
americano, ni desde ]a proclamaci6n de la Repiblica,
ha sido derogada dicha Ley.
Considerando: que el Gobernador Militar John R.
Brook, al tomar posesi6n de la Isla de Cuba en nom-
bre del Presidente de los Fstados Unidos de ]a Am6ri-
ca del Norte, declar6 en solemne Proclama fechada el
primero de Enero de mil ochocientos noventa y nueve
que quedaban en vigor el C6digo Civil y el Criminal,
modificandose y cambiAndose 6stos, de tiempo en tiem-
po, cuando fuere necesario, para el mejor Gobierno; y









288 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CkMARA


que no se ha introducido en el C6digo Civil ninguna
modificaci6n 6 cambio por virtud de la cual 6 del cual
pueda tomarse la propiedad de manos del que legiti-
mamente la ha adquirido y la pose, para venderla,
cederla 6 traspasarla A otra persona, ni se dict6 por el
Gobierno Militar Americano ninguna orden que per-
mitiera ni consintiera esa clase de actos ilegales.
Considerando: qie estA vigente la Ley votada en
las Cortes Espafiolas, sancionada, por el Rey de Espa-
fla y debidamente promulgada, la que orden6 vender
el edificio de la Universidad y el Instituto y los solares
en que estAn edificados, Ly aue comenz6 A cumplirse,
segfn todo consta de documents oficiales.
SE ACUERDA:
ART. 1-El Poder Ejecutivo ordenara al Fiscal del
Tribunal Supremo establezca la reclamaci6n que pro-
ceda por las vias legales hasta reivindicar para el
Claustro Universitario las propiedades que por titulo
de donaci6n adquiri6 de las Cortes Espafiolas con el
Rey, por Ley votada en el afio mil ochocientos ochen-
ta y tres, y de las que tom6 posesibn, segfin consta de
actos y documents pflblicos y autinticos.
ART. 29-Reivindicadas que sean esas propiedades
se procederA & su venta en la forma que proceda, y sus
products se destinarAn A las obras necesarias para la
reedificaci6n del edificio en que hoy se encuentra ins-
t lada la Universidad, dejando asi cumplida en todas
sus parties la Ley de mil ochocientos ochcnta y tres.
CAmara de Representantes, Mayo veinte y nueve de
mil novecientos tres.-Doctor Jos6 A. Malberty.-
Carlos Mendieta.-Faustino Sirv6n.-P4rez Abrea.-
S. Garcia Cafiizares.),
SR. BETANCOURT: Pido que pase A la Comisi6n de
C6digos.
SR. PRESIDENTE: 4Acuerda la CAmara tomarla en
consideraci6n y que pase A informed de la Comisi6n de
C6digos? (Es aprobado.) Queda acordado.
SR. RODRiaUEZ ACOSTA, Secretario: (Lee.)
((A LA CAMARA.

Los Representantes que suscriben hacen suya, para
los efectos reglamentarios, la petici6n que present el
doctor Pedro Becerra y Alfonso. Articulo ciento doce
del Reglamento.
Habana, Mayo veinte y nueve de mil novecientos
tres.-Francisco Leyte Vidal.-J. M. Govin.-Faustino
Guerra Puentes.--Felipe GonzAlez Sarraiu.-E. Loynaz
del Castillo.-A. Borges.

((A LA CAMARA DE REPRESENTANTES.

El que suscribe, doctor Pedro Becerra Alfonso, Abo-
gado Director de los Hacendados, Agricultores, Co-
merciantes 6 Industriales de los t6rwinos de San
Diego de los Bafios y Paso Real de San Diego, desde
el afio mil ochocientos noventa y dos, acude A la CA-
mara de Representantes ejercitando un derecho cons-
titucional, & la vez que para impetrar de dicho Cuerpo
Legislative, que en consideraci6n A los multiples per-
juicios que vienen causando los acuerdos de la Comi-
si6n de Ferro-carriles, obras pfiblicas y 6rdenes que co-
mo la de seis de Diciembre de mil ochocientos noventa
y seis estAn infringidas por esa Comisi6n. Es un absur-
do, como asi tendrA la CAmara ocasi6n de apreciarlo
y juzgarlo, que mientras los preceptos del C6digo fun-
damental determinan el extricto cumplimiento de las
leyes, que en tanto existen leyes como la de Ferroca-
rriles, obras pfiblicas, una simple Comisi6n establecida
pormmedio de una Orden del Gobierno Interventor se


sobreponga A todo lo legislado y contradiga y viole
los preceptos del C6digo Constitucional. El caso que
he de someter A la consideraci6n de la CAmara es el
siguiente: Con fecha doce del corriente y despu6s de
haber acordado la Comisi6n de Ferro-carriles con fe-
cha quince de Mayo de mil novecientos dos el confir-
mar el acuerdo torado en la sesi6n del quince de
Mayo, referente A la obligaci6n de la Empresa del
Oeste de construir el ramal-ferroviario de mil ocho-
cientos metros del pueblo de los Palacios A San Diego.
Es tambidn una ilegalidad punible la de la Comision
de Ferrocarriles que sin ser competent para ello,
puesto que la concesi6n de explotaci6n de la line del
Oeste es un contrato entire el Estado y la Empresa
antigua, hoy la del Oeste subrogada en aquellas obli-
gaciones, A que se contrae el pliego de condiciones y
que la misma Comisi6n eni sesi6n de quince de Mayo
y segun consta en el acta de ese dia, dijo:
Considerando que la autorizaci6n para construir las
lines 6 ramales no es nn derecho sino una obligaci6n
que si no se cumple dA lugar A la aplicaci6n de ciertas
penas y medidas y hasta la declaraci6n de caducidad,
si es un hecho ya, consumado, sefiores Representan-
tes, que la Empresa del Oeste en vista de la infracci6n
de los articulos 46 y siguientes y del pliego de condicio-
nes como asi podrAn convencerse los sefores Ropre-
sentantes al tener A la vista el enorme expediente en
el cual se saltan todas esas ilegalidades A que no pue-
den ser indiferentes los poderes constituidos, y muy
particularmente el Ejecutivo y Legislativo, con tales
razones acude A la CAmara de Representes el Abogado
Director que suscribe, pidiendo que este Cuerpo en
vista de los perjuicios que los contradictorios acuerdos
de esa Comisi6n de Ferro-carriles y de que est6n sus
procedimientos en contra de los preceptos de la Cons-
tituci6n se declare nulo por haber invadido atribucio-
nes de los Cuerpos Colegisladores, pues solo ellos,
tienen la facultad de derogar leyes, y ya que la Comi-
si6n con su acuerdo de doce de Mayo de mil novecien-
tos tres, deroga articulos de la Ley de Obras Pfblicas
y de los Ferro-carriles expresan los Hacendads, Agri-
cultores y Propietarios de aqu6llos t6rminos, cuya
representaci6n y direcci6n tengo justificada en el
expediente A que me he contraido en esta exposici6n y
que la CAmara puede en uso de sus facultades de que
el original hasta el acuerdo puede ser traido A la CAma-
ra A fin de que examinadlo y considerado con el acri-
solado criterio juridico con que en dicho Cuerpo se
trata todo lo que afecta A la Legislaci6n de Cuba, se
present un Proyecto de Ley que derogando esa orden
que ha dado una vida tan llena de obstrucionismo de
la Comisi6n de Ferrocarriles, se establezcan los eternos
principios de justicia y al mismo tiempo se cumpla la
Ley de Ferro-carriles y Obras Pflblicas violadas por
]a Comisi6n de Ferro-carriles. Y si estas considera-
ciones de derecho han motivado esta exposici6n para
ante la CAmara con cuanto mayor derecho y muy par-
ticularmente tambi6n interest que la Representaci6n
de Pinar del Rio elevara su voz y solidarios todos los
Diputados de la CAmara pidieran y acordaran la de-
rogaci6n de esa Orden que estableci6 la Comisi6n con
un Proyecto de Ley. -Asi lo esperan los Hacendados,
Agricultores y Propietarios que represent y dirijo en
esta obra de interesante reconstrucci6n para los t6r-
minos de San Diego de los Bafios y Paso Real de San
Diego, todo porque es de hacerse en justicia.-De us-
tedes atentamente, Doctor Pedro Becerra y Alfonso.-
Teniente-Rey 96 Habana.)

SR. MASFERRER: Pido la palabra.
SR. GAKCiA CAIZARES: Pido la palabra.








DIARIO DED ESIO1ES )EL CONGRESO.--COMARA 280
-- --


SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Masferrer.
SR. MASFERRER: He pedido la palabra para solici-
tar que pase A la Comisi6n de Obras Piblicas.
SR. GARCiA CARIZARES: Para suplicar al Sr. Masfe-
rrer, que retire la proposici6n que ha hecho, y pedir
que pase esta petici6n que han aceptado los sefiores
Guerra y otros, A la Comisi6n que se nombr6
exprofeso, para ocuparse de presentar una ley de fe-
rrocarriles.
SR. MASFERRER: Yo siento ,o poder acceder al rue-
go del Sr. Garcia Caifizares.
SR. PRESIDENTE: Acuerda la Camara acceder A la
petici6n del Sr. Masferrer y que pase A informe de la
Comisi6n de Obras Phblicas?
SR. BETANCOURT: Pido la pa'abra, para adicionar ]a
proposici6n, pues voy 6 pedir que paseo tambien A la
Comisi6n de C6digos.
Su. PRESIDENTE: 4Acuerda la CAmara que pase a
informed de la Comisi6n de Obras Pfiblicas? Votaci6n
ordinaria. (Es aprobado.) Queda acordado.
ZAcuerda ]a CAmara que phase, asimismo, A la Comi-
si6n de C6digos? Votaci6n ordinaria. (Es aprobado.)
Queda acordado.
Se va 6 proceder a la votaci6n de dictamen
emitido por la Comisi6n mixta al Proyecto de
Ley votado por el Senado y modificado por esta
CAmara, referente a la impresi6n de sellos conmemo-
rativos del primer aniversario de la constituci6n de la
Repfiblica; pero antes se va A leer el dictamen.
SR. RO)RiGUEz ACosTA, Secretario: (Lee.)
((En la Ciudad de la Habana, A los trece dias del
mes de Mayo de mil novecientos tres, reunidos en el
Sal6n de Conferencias del Senado los Sres. Senadores
TomAs A. Recio, Antonio Bravo Correoso, Martin
Mor6a Delgado, Jos6 de J. Monteagudo y Augusto
Betancourt y los Sres. REpresentantes Gonzalo Gar-
cia Vieta, Enrique Villuendas, Pedro Martinez Rojas
y Jos6 A. Malberty que forman la Comisi6n Mixta que
determine el Ar. 19 de la Ley de Relaciones entire la
Camaia de Representantes y el Senado, para Ilegar A
un acuerdo en la Ley votada para la impresi6n de
unos sellos conmemorativos de la proclamaci6n de la
Repfblica en su primer aniversario; constituidos, se
proclamaron por unanimidad, al Sr. TomAs A. Recio,
President, y al Sr. Pedro Martinez Rojas, Secretario.
Comenzaron 6 discutir acerca del objeto de la reuni6n
y despu6s de discutido extensamente el mismo, resol-
vieron aconsejar al Congreso vote la siguiente:
LEY:
Articulo 19-Se autoriza al Ejecutivo para que im-
prima y circle site millones setecientos mil sellos de
correo conmemorativos del primer aniversario del es-
tablecimiento de la Repfiblica de Cuba.
Art. 29- Dicha emisi6n se distribuira, seghn sus
colors y valor respectivos, en las classes siguientes:

VALORES NUM. DE SELLOS COLORS IMPORTED


De I centa
De 2
De 3 ,
De 5
De 8
De 10
De 50
De un peso


,vo


De entrega especial
10 centavos


1.000.000
1.000.000
1.000.000
1.000.000
1.000.000
1.000.000
1.000.000
500.000


Rojo
Azul
Violeta
Verde
Lila
Amarillo
Negro
Carmin


200.000 Verde


Total...... 7.700.000


10.000
20.000
30.000
50.000
80.000
100.000
500.000
500.000


, 20.000

-$ 1.310.000


Art. 39-Se autoriza al Ejecutivo para invertir en la
impresi6n y gastos accesorios de los sellos anterior-
mente clasificados, hasta la suma de dos mil pesos en
moneda americana.
Art. 4?-Esta Ley surtirA todos sus efectos desde el
dia de su publicaci6n en la dente, TomAs A. Recio.-Secretario, P. Martinez Rojas.
-M. Morfia Delgado.-Augusto Betancourt.--Doctor
Jos6 A. Malberty. -Antonio Bravo. -Enrique Villuen-
das.-G. Garcia Vieta.-Jose J. Monteagudo.,

SR. SARuIAN: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Se va A proceder A la votaci6n;
tiene la palabra para una aclaraci6n el senior Sarrain.
SR. BETANCOURT: La ha pedido con ese objeto el se-
fior Sarrain, 6 lo traduce asi el senior Presidente?
SR. SARR4iN: Ciertas cosas no son necesarias decir-
las, basta con la perspicacia de la Presidencia, sobre
todo en este caso en que la ocupa quien la ocupa.
SLa aclaraci6n es esta: yo qued6 en el use de la pala-
bra respect A este particular. Hubo alguna diferen-
cia entire la opinion y modo de pensar del senior
Betancourc, en un cambio de impresiones que yo tuve
con 41 en el sal6n contiguo, y donde me dijo que al dia
siguiente no se podia tratar ese asunto, opini6n que
cambi6 al dia signiente, opinando y votando en sentido
contrario. Pero se me ocurre preguntar A mi: IVamos
A acordar imprimir estos sellos en conmemoraci6n del
aniversario pasado de la Repfiblica? No es esto real-
mente fiambre? Nosotros debemos declararlo asi para
no incurrir en algo que yo iba A decir el dia en que
qued6 en el uso de la palabra: que esto pudiera ser
tenido en el concerto universal como un verdadero
disparate. Ustedes y yo, como conocemos la Ley
Postal, si la conocemos, no podemos votar eso. Yo
suplico a la CAmara que si lo tiene a bien made traer
la Ley Postal para que se le d6 lecture por la Secreta-
ria, y despu6s vea la CAmara si pueden introducirse
modificaciones 6 esa Ley, teniendo en cuenta ese con-
cierto en el que estamos, al que pertenecemos. Yo
dejo esta aclaraci6n a la consideraci6n de la CAmara.
SR. CuE: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Para que pide la palabra el senor
Cu6?
SR. CuE: Para apoyar no solamente las manifesta-
clones del senior Sarrain, sino para que ademAs, se
pidan al senor Director de Comunicaciones algunos
documents que sobre el particular ha recibido y pue-
den arrojar much luz.
SR. BETANCOURT: Pido la palabra para una cuesti6n
de orden.
SR PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Betan-
court.
SR. BETANCOURT: Como estamos en votaci6n, senior
President, pido que se lea el articulo ciento treinta y
site del Reglamento; y tengo la seguridad de que el
senor Presidente lo harA cumplir, para que proceda-
mos 6 la votaci6n.
Sa. PRESIDENTE: Se va A dar lectura al articulo
ciento treinta y siete,
SR. RODRIGUEZ ACOSTA, Secretario: (Lee.)

(cArt. 137. Presentada una proposici6n que no ad-
mita debate, 6 agotados los turnos reglamentarios en
la discusi6n de cualquier moci6n, dictAmen, Proyecto
de Ley; enmienda, etc.. el Presidente anunciarA que
se somete 4 votaci6n. Desde este instant no se con-
cederA la palabra mAs que para una cuesti6n de orden
relacionada con dicha votaci6n, 6 para solicitar que
ella deba verificarse con sujeci6n A lo dispuesto en este
Reglamento. Sobre ninguna de esas cuestiones se








290- DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


abrirA discusi6n, resolvi6ndose enseguida por la Pre-
sidencia, 6 por votaci6n de la CAmara, lo que corres-
ponda.)i

Sn. PRESIDENTE: La Presidencia entiende .....
SR. SARRAIN: Seflor Presidente, pido la palabra antes
para una cuesti6n de orden.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Sarrain.
Sn. SARRAiN: Suplico A la Presidencia como cuesti6n
de orden, y en este caso lo express, porque es necesa-
rio, la lectura del segundo inciso del articulo
noventa y nueve del Reglamento; y por primera vez
hago uso del Reglamento.
Sa. BETANCOURT: No tiene mas que un pArrafo, si
no esta equivocada la redacci6n.
SR. RODRioUEZ ACOSTA, Secretario: (Lee.)

((No podra interrumpirse la discusi6n y votaci6u
de ningin asunto por medio de alguna proposici6n que
no sea de las expresamente determinadas en este capi-
tulo.e,

SR. GAROiA CARIZARES: Es el noventa y siete equi-
vocadamente puesto noventa y nueve.
SR. PRESIDENTE: Efectivamente es el noventa y sie-
te. Es un error de impresi6n.
SR. SARRAIN: Pues de acuerdo con el segundo pA-
rrafo del articulo noventa y nueve-porque aqui dice
noventa y nueve, aunque debiera ser noventa y site,
sefior Betancourt-yo propongo esto: La lectura de la
Ley Postal. Y ademas los documents a que se re-
feria el seinor Cue, fundAndome para eso en el inciso
noveno del articulo noventa y ocho del propio Regla-
mento.
SK. BETANcoURT: Estamos en votaci6n y se ha in-
terrumpido muchas veces.
SR. SiRRAiN: Para una cuesti6n de orden, sefior
President.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra para una cuesti6n
de orden el senior Sarrain.
SR. SARRAIN: Dice el articulo noventa y site en su
segundo parrafo: ((No podrA interrumpirse la discusi6n
y votaci6n de ningfin asunto por medio de alguna pro-
posici6n que no sea de las expresamente determinadas
en este Capituloe y dice el inciso noveno del articulo
noventa y ocho: <(La de lecture de documents. ,
Sa. BETANCOURT: Pero es en el caso de un debate: y
aqui no existe.
Sn. SARRAIN: Perdone el senior Betancourt: ((Discu-
sion y votaci6n.) Esto lo lo que dice el Reglamento.
Despu6s de todo, sefior Presidente, mi interns es el
siguiente. Con toda sinceridad; yo supongo que los
sellos conmemorativos del primer aniversario de la
Repfiblica (y esta suposicien es muy natural y 16gica)
no estAn hechos.
SR. BETANCOURT: Salgamos del asunto.
SR. SARRAiN: Salgamos, pero vamos A salir bien, y
yo deseo que la ('.iii.'ira, no por mis afirmaciones, si-
no por la lecture de esos documents y antecedentes
convenga en que eso que ha acordado el Senado es un
verdadero disparate.
SR. BETANCOURT: No sera solo del Senado, serA tam-
bien de la Comisi6n Mixta.
SR. SARRAIN: Pues del Senado y d" la Comisi6n
Mixta, Sr. Betancourt. Y despu6s de todo, si ya la co-
sa no tiene objeto, si no tiene fin A no ser que los se-
llos est6n impresos, suposici6n que esta muy lejos de
mi animo, porque yo no puedo concebir que nosotros
tuvibramos que hacer leyes para hechos pasados, sino
para hechos que se realicen en virtud de esas leyes,
si no hay un industrial al que es necesario pagar la


impresi6n de esos sellos y si esa Ley es un disparate,
nosotros no debemos correr el riesgo de aprobar tam-
bi4n ese disparate.
Los sefiores que sostienen esa ley, el Sr. Betancourt
por ejemplo, 4saben si los colors que se asignan A los
sellos en ese dictamen estAn de acuerdo con la Ley
Postal?
SR. BETANCOURT: Dejemos que le ponga el veto el
Sr. President, si es un disparate. (Risas y murmullos.)
SR. SARRAIN: DespuBs de eso yo no tengo incon-
veniente en que se pase A votaci6n. oidas las mani-
festaciones hechas por el Sr. Betancourt.
SR. PRESIDENTE: Se pone A votaci6n, en forma no-
minal, los que digan que si estaran conformes con el
dictamen de la Comisi6n, los que digan que n6 lo
rechazaran.
SR. MASFERRER: Deseo que se d6 lectura al dicta-
men, quiero tener seguridad de lo que se vota.
Sa. VILIUENDAS (F.): Yo deseo tambi6n que se le
d6 lecture.
Sa. NUNEZ: Y yo tambi6n. (El Secretario, seflor
Rodriguez Acosta, da lectura al dictamen de la Camisi6n
Mixta.)
SR. PRESIDICNTE: Se procede a la votaci6n nominal.
Los que digan que si aprueban el dictamen de la Co-
misi6n Mixta, los que digan que n6, se oponen A su
aprobaci6n.
(Se efectua la votaci6n. Seifores que votaron en pr6: Al-
barran, Betancourt, Blanco, Cardenal, Cruz Gonzalez,
Cebreco, Fonts, Guti6rrez, Garcia Cafiizares, MAndez
Capote, Mendieta, Martinez Rojas, Masferrer, Neyra,
Risquet, Sirv6n, Villuendas (E.), Villuendas (F.),
Garcia Vieta, Rodriguez Acosta y Portuondo. Seffo-
res que votaron en contra: Borges, Boza, Cue, Columbi6,
CatA, Chenard, Duque Estrada, Fust6, Guerra, Gar-
cia Osuna, Sarrain, Govin, Garmendia, Garcia Pola,
Loynaz del Castillo, Maza y Artola, Malberty, Men-
doza Guerra, Nodarse, Nffiez, Peraza, P6rez Abreu,
Leyte Vidal, Poveda, Sobrado, la Torre, Xiques y
Gonzalo P~rez.)
El resultado de la votaci6n es el siguiente: veintio-
cho Sres. Representantes que n6 y veinte que si. Que-
da, pues, desechado el dictamen de la Comisi6n Mixta.
El Sr. Sarrain tiene la palabra para explicar su voto.
SK. SARRAIN: Para consignar que mis amigos y yo
hemos yotado que n6, y nos hernos opuesto desde
el principio A este Proyecto de Ley acerca de los sellos,
no por el resultado que pudiera ofrecer en cuanto A
su imported para los bienes de la Repfiblica, sino por-
que hemos entendido, como lo expusimos anteriormen-
te, que esto era contrario A un precepto vigente en
material de legislaci6n postal.
Su PRESIDENTE: Tiene la palabra, para explicar su
voto, el Sr. Masferrer.
SR. MASFERRER, Sefiores Representantes: he votado
que si, A pesar de las claras, concisas y terminantes
declaraciones hechas ahora y hace un moment por mi
distinguido compaflero el senior Sarrain, con las cuales
estoy perfectamente de acuerdo,porque no quiero que se
me censure mafiana y se diga que la falta de mi voto
impidi6 que ingresara en las areas del Tesoro ese iluso-
rio mill6n de pesos.
SR. FoNTs: Ilusorio?.....
SR. PRISIDENTE: Se va A continuar, seflores Repre-.
sentantes, la discusi6n del dictamen de la Comisi6n
de Asuntos Municipales y Provinciales.
SR RoDRiGuEz AOosTA, Secretario: (Lee.)

iLos Tesoreros serAn nombrados por elecci6n popu-
lar al igual que los Consejeros y que el Alcalde, por
cuatro afios; garantizarAn su gesti6n mediante fianza










DIARIO DE SESIONES DEL CON'GRESO.--CMARA 291


Sproporcional A la cuantia del Presupuesto, y tendrAn
el derecho de propuesta en el nombramiento y sepa-
raci6n de los empleados de su departamento.-Gon-
zalo P6rez.,

SH. PRESIDENTE: Se pone A discusi6n.
SR. BKTANCOURT: Pido la palabra en contra.
SR. CuE: Pido la palabra para una aclaraci6n.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Cu6.
SR. Cut: Me estrafia muchisimo, y esto no significa
en manera alguna censura A la Presidencia, que se
abra discusi6n A la base adicional presentada ahora
por el Sr: Gonzalo Pdrez y que no tenemos aqui A la
vista, cuando todavia no se ha discutido una de las
otras bases presentadas al Proyecto y que es de much
importancia, por referirse A las poblaciones pequefias.
Sn. GONZAI.o PtREZ: La he retirado.
SR. CUt: 4EstA retirada? Entonces yo presentar6
una enmienda solicitando que se incluya esa base,
aunque el Sr. Gonzalo P6rez le haya temido al debate.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra en contra el se-
for Betancourt, mientras el Sr. Cu6 redacta su en-
mienda.
SR. BETANCOURT: Deseo saber qui6nes ton los auto-
res, para dirigirles un ruego.
SR. GONZALO P~REZ: Un servidor.
SR. BETANCOURT: Yo deseaba dirigir un ruego A los
autores de esta base adicional.
SR. GONZALO PEREZ: Ya se ha leido y puesto A dis-
cusi6n.
Su. BETANCOURT: Yo deseaba saber qui6nes eran los
autores, porque es costumbre dirigirles ruegos, y esto
no empece en nada para que mantengan firm sus
prop6sitos, pero yo desearia que el Sr. Gonzalo Prrez,
tuvieia la bondad de explicarme en qu6 se fund para
proponer esa base adicional.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Gonzalo
P6rez para contestar al Sr. Betancourt.
SR. GONZALO PEREZ: Precisamente habia pedido la
palabra para explicar los motives que me habian indu-
cido & presentar esa base, pero no lo hice porque ya el
Sr. Betancourt habia pedido la palabra. Yo no tengo
interns en plantear un debate sobre esa cuesti6n.
No h, tenido mas interns al presentar esa base, y
otras, que la CAmara ha aprobado unas y rechazado
otras, que traer aqui lo que estimo mAs convenient
para la organizaci6n de los municipios cubanos.
Y no es porque en la Orden doscientos cincuenta y
dos del Gobierno Interventor, se haya declarado ele-
gible el cargo de Tesorero, por lo que yo pido que en
la Ley cabana se establezca ese mismo precepto. Obe-
dece A que la experiencia ha demostrado que es nece-
cesario que el Tesorero del Municipio est6 A cubierto
de la presi6n que algunos quisieran ejercer sobre 61,
para impedirle el cumplimiento extricto de sus de-
beres.
Alcaldes Municipales y Concejales ha habido, que
jamAs han querido pagar sus contribuciones, no en el
period del regimen espaflol, sino aun despu6s de la
Intervenci6n; y no solo no han querido pagar las con-
tribuciones, sino que A veces han pedido dinero en
efectivo A los Tesoreros, mediante un simple vale, y
hasta sin .1.
Vosotros sab6is perfectamente A lo que esta espues-
to un Tesorero, que con arreglo A la Ley vigente es
responsible del quebranto que sufra el Tesoro Muni-
cipal, si su nombramiento y remoci6n depend de la
voluntad de la mayoria de los Concejales de un Ayun-
tamiento 6 de ]a animosidad de un Alcalde Municipal.
Hoy, tal como se organizan por la Constituci6n nues-
tros Municipios, parece que, ademAs de la part ejecu-


tiva desempefiada por el Alcalde, y de la parte legisla-
tiva representada por el Consejo, existed la part econ6-
mica de la que es responsible el Tesorero con arreglo A
la Orden nfmero doscientos cincuenta y dos.
Y yo pregunto: 4podemos nosotros, en buena 16gica,
hacer responsible, como dice la Orden doscientos cin-
cuenta y dos, A los Tesoreros de los perjuicios que ex-
perimente el Municipio por su ignorancia 6 negligentia
en el desempefio de sus cargos. si nosotros no declara-
mos elective el cargo? Vos',tros sabeis..... (El orador
es interrunpido por los murmullos del saldn contiguo. ) Se-
fior Presidente: si no se guard orden en ese sal6n me
ver6 precisado A renunciar al uso de la palabra.
St. PRESIDENTE: (Agitando la campanilla.) Sefiores
Representantes: La Presidencia se verA forzada A le-
vantar la sesi6n, si se hace impossible mantener el
6rden.
Sa. GONZALO PAKEZ: NO es possible que tenga inde-
pendencia un Tesorero Municipal, cuyo nombramiento
depend del Consejo 6 del expediente que le forme el
Alcalde, con el fin de mortificarlo 6 para dejarlo ce-
,sante, si no le concedemos mas garantias que las que
gozan los demas empleados del Municipio. Ademas, de-
be tenerse en cuenta que al Tesorero la Ley le exije una
fianza y lo hace responsible del quebranto que el Te-
soro pueda tener por ignorancia 6 negligencia.
lC6mo dejar, pues, A la voluntad de los Concejales
el nombramiento del Tesorero? 4No podria darse el
caso de que un Tesorero, celoso del cumplimiento de
su deber, no ya en las grande poblaciones, pero si en
las pequefias, donde son propietarios de grandes ex-
tensiones de territorio, 6 duefios de fincas, los Conce-
jales 6 el Alcalde, tuviese que iniciar expPdientes de
apremio contra ellos, en cobro de las contribuciones
debidas, lo cual habria do causar desagrado y enojo A
esos funcionarios? ,Y creeis que ent6nces ese Alcal-
de 6 esos Concejales, no harian uso de su poder 6 in-
fluencia para entorpecer y dificultar las gestiones del
Tesorero, y afn para acordar su cesantia, con un pre-
texto cualquiera? Esto es human y lo hemos visto
en la prActica, por eso es que estoy de acuerdo en este
particular con el sistema americano respect A que los
Tesoreros sean elegidos por sufragio popular. El Te-
sorero debe ser el Jefe de la parte econ6mica del
Ayuntamiento, debe ser responsible, como se dice en
la Orden doscientos cincuenta y dos, del quebranto
que sufran los intereses municipales; pero al mis-
mo tiempo debe gozar de mayor independencia, y de
mayores facultades que los demAs empleados.
Es convenient, sefiores Representantes, que el Te-
sorero tenga asegurado su destiny, en tanto que no se
le declare culpable por los tribunales, A fin de que pue-
da desempefiar su cometido, y no se den casos como
en el regimen pasado, en que grandes contribuyentes
jams pagaban sus adeudos prevalidos de la influencia
con que contaban en el Ayuntamiento y en las altas
esferas administrativas. El nombramiento de los Te-
soreros por elecci6n ha dado excelentes resultados en
la prActica, especialmente en los grandes Ayuntamien-
tos; en el de.la Habana, por ejemplo, los resultados
han sido notables, hasta el extreme de que hoy solo
existen poco mAs de sesenta expedientes de apremio,
cuando en administraciones anteriores ascendian A
millares, la mayoria de ellos contra los caciques de la
colonia. Este resultado se debe A la garantia que la
Ley concede al Tesorero; & la obligaci6n que le impo-
ne; y sobre todo al origen de su nombramiento.
SR BETANCOURT: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Betanconrt.
SR. BETANCOURT: Sr. President: deploro infinite, y
mAs que por mi, por la Camara, que presta su aten-










292 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CA.MARA


ci6n a asuntos de gran importancia, que mi distingui-
do amigo el Sr. Gonzalo P6rez no haya podido conven-
cerme, y cr6alo ciertamente, qiue lo oi con deleitaci6n,
y con el animo preparado para dejarme convencer, ya
que 6sta no es cuesti6n de partidos ni de banderia.
Antes de la administraci6n americana en Cuba, no
se conocian los Tesoreros de los Ayuntamientos, como
cargos de elecci6n popular. El General Wood fu6
quien lo introdujo: dos elecciones se hicieron, y no es
6ste el moment oportuno de sefialar en qu6 caso fra-
cas6 y en cual prosper; bastenos saber que ellos mis-
mos nos han dado a entender que no deben ser por
elecci6n esos cargos; y asi como se suprimi6 la elec-
ci6n para los jueces municipals, porque no se crey6
convenient que se eligieran los que habian de admi-
nistrar la justicia en primer grado, asi se comprende
por el pueblo que no es lo mAs acertado que los Teso-
reros Municipales vayan 6 ocupar sus puestos por
elecci6n, y much m6s aqui, donde no se exigen, para
cualquier cargo elective, las condiciones que se nece-
-sitan en otros paises, como las de ser contribuyentes.
saber leer y escribir, y otras que se determinan para
cada caso; exponi6ndonos de esta manera a que por
cuesti6n de banderia, de simpatia 6 afecto, recaiga el
cargo de Tesorero en una persona que no solo no reu-
na esas condiciones, sino que hasta sea insolvent,
yendo a manejar los intereses de un Municipio un in-
dividuo sin responsabilidad pecuniaria.
SR. GONZALO PEREZ: (Interrumpiendo.) No puede
ser insolvente, toda vez que tieneque prestar fianza.
SR. BETANCOURT: NO seria 6ste el finico inconve-
niente: el senior P4rez dice que deben conservarse cier-
tas dependencias, dividi6ndose en dos parties las fun-
ciones: la primera, el Poder Ejecutivo, que lo tiene el
Alcalde y otra., el Poder legislative que lo tiene el Mu-
nicipio, y en la parte Econ6mica, 6 ctiyo frente debe
estar el Tesorero, el hombre encargado de manejar los
fondos y cobrar los impuestos, hasta el punto que tie-
ne facultades para nombrar todo el personal que ci ea
apto y de su confianza, como si los Concejales no tu-
vieran suficientes condiciones para elegir hombres des-
tinados A una funci6n puramente mec6nica.
Lo sucedido en la Habana, no es porque ciertos in-
dividuos reunieran tales 6 cuales condiciones, sino a
la rectitud singular de aquellos Ilamados para esos
cargos, superior a sus compromises de partidos hay
que ailadir el buen uso hecho de sus facultades; y no
puede en manera alguna invocarse que teniendo las
ejecutivas el Alcalde, a 61 no correspondan esas funcio-
nes, por qu6 ent6nces quedan reducidas al de ordena-
dor de pagos del Ayuntamiento.
Nosotros vamos A analizar, someramente siquiera,
si una persona que no tiene determinadas condiciones,
y solamente porque pertenece A tal 6 cual partido
puede ir 6 ejercer cargo en el. Ayuntamiento, sin la
capacidad, sin:las garantias necesarias, si no reune to-
das las condiciones que marca la Ley. Por eso yo creo
que con la elecci6n popular nos exponemos A que por
esos partidos se designed para esos cargos A hombres
que convengan 6 sus fines politicos, para cargos en
que son precisas condiciones t6cnicas.
Sn. GONZALO PtREZ: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDENT: La tiene S. S.
SR. GONZALO PAIREZ: Yo admiro grandemente el in-
genio y habilidad que se necesita para no caer en el
ridicule ni en el fracaso, cuando de hacer defenses
contradictorias se trata y esta facilidad es grande,
asombrosa en mi compafiero el Sr. Betancourt, que
viene haciendo equilibrios respect al voto popular.
En una ocasi6n, en un moment dado se declara par-
tidario del voto popular, como panacea supreme para


todos los males de la naci6n, y, en otros, se opone 6
que se ejercite ese voto para la elecci6n de determina-
dos funcionarios, por considerarlo grandemente peli-
groso.
SR. BETANCOURT: (Interrumpiendo.) Es que el seflor
Gonzalo P6rez censura mis opinions?
Sa. GONZAIo PAREZ: No estoy censurAndolas, estoy
combati6ndolas.
Asi vemos que para 61, cuando se trata de la elec-
ci6n popular de los Tesoreros, result un mal grandi-
simo para la naci6n, para los municipios, que el hom-
bre que va A ser el recaudador de las contribuciones y
de los impuestos del Municipio, sea elegido por vota-
ci6n popular; y no piensa lo mismo cuando se trata
del Cuerpo Legislativo, cuando se elige al Gobernador
de la Provincia, al Alcalde Municipal, A los Conseje-
ros Municipales, al Presidente de la Repfiblica, a to-
dos los funcionarios, cuyos nombramientos se obtie-
nen por elecci6n popular. Estos no son mAs que los
rccelos de la escuela reaccionaria, son los mismos ar-
gumentos expuestos en todos los pueblos para ir res-
tringiendo el voto popular a determinados cargos; pe-
ro ese recelo ha sido ya destruido en la practice, por
el esfuerzo de los tratadistas que han llegado A soste-
ner, que, hasta el Presidente de la Repfiblica, debe
ser electo por el sufragio director y nunca por el de
segundo grado.
Yo le preguntaria al Sr. Betancourt, si el pueblo
que tienecapacidad para lo mAs no la tiene para lo
menos. Si puede elegir por el sufragio director a un
Alcalde, que es el Jefe de la part ejecutiva, el fnico
que puede realizar fraudes, menoscabaudo el prestigio
del pueblo que administra, 4por qu6 no ha de nombrar
6 sus tesoreros?
Decia el Sr. Betancourt que la elecci6n de los Te-
soreros, seria privilegio para los partidos politicos; y
en esto se contradice tambi6n el Sr. Betancourt. LAca-
so los Alcaldes Municipales y los Consejeros Munici-
pales no son elegidos por el cuerpo electoral? ,Por
ventura el partido politico que tenga mayoria en un
Ayuntamiento, habria de nombrar Tesorero A personas
de opinion distinta A la de la mayoria de los Conseja-
les; 6 es que entiende el Sr. Betancourt, que los parti-
dos politicos son organizaciones sin prestigio, sin cr6-
dito, sin doctrinas, sin finalidad, sin patriotism ele-
vado, que habran de proponer para Alcalde, para
Consejales y Tesoreros, a hombres que no reunan con-
diciones para el cargo?
Yo entiendo que m6s cuidadoso es un partido poli-
tico cuando tiene que designer sus candidates, y pre-
sentarlos A la faz piblica, en una elecci6n popular, que
cuando se reune en conciliabulos, para nombrar a sus
funcionarios municipales.
Y eso lo vemos todos los dias, los hombres que se
presentan como candidates en las elecciones, son com-
batidos por los partidos contrarios, se les investiga su
historic, lo cual no sucede con los que se nombran en
el secret de la oficina.
Es much mayor garantia, Sr. Betancourt, para la
administraci6n popular, que el hombre que va A ser el
recaudador de las contribuciones, sea electo por sufra-
gio de los contribuyentes, que se le design en secret
y se le nombre en el misterio
El Sr. Betancourt nos decia, y 6ste era a mi juicio
un error en que incurria, que si los Tesoreros fuesen
electos por el pueblo, podrian ser no los mas aptos y
capaces, sino los mAs populares.
4Y qui6n ha dicho al Sr. Betancourt, que nosotros
no podemos determinar las condiciones que se requie-
ren para ser Tesorero?
Yo creo que 6sta. fu6 una de las mejores reforms








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 293


que introdujo el Gobierno americano, la de darle pres-
tigio y autoridad t los Tesoreros Municipales. Estas
son, en sintesis, mis ideas en el particular, contrarias
A las sustentadas por el Sr. Betancourt, que parte, a
mi ver, de un supuesto falso. El cree peligroso que
se confie al cuerpo electoral la elecci6n de dete mina-
dos funcionarios, en tanto que en la naci6n que es
modelo, en Inglaterra, los jueces y magistrados son
nombrados por el pueblo.
Vea el Sr. Betancourt la diferencia entire que se
discutan en pfiblico a los hombres que van a adminis-
trar los intereses pfiblicos, A que se les design en
petit comit6. Yo por eso veo con gust", el que se tra-
te en la Repfiblica americana, como un triunfo mAs de
la democracia, que el Senado sea elegido directamente
por el pueblo, y lo mismo el Presidente de la Repfh-
blica.
Yo entiendo que si nosotros acordamos que los Te-
soreros Municipales se elijan por el pueblo, por un
plazo igual A los de los Alcaldes Municipales, exi-
giendoles una fianza proporcionada a los intereses que
van 4 manejar, estableciendo las condicione, que de-
ben reunir, dindoles, como les da la Ley vigente entire
nosotros, el derecho de propuesta de sus empleados,
podremos star seguros que la parte econ6mica del
Municipio estarA en buenas manos; y que aunque los
Concejales no sean todo lo acertado que deben ser en
sus deliberaciones, aunque no consagren t3do su cui-
dado. la march econ6mica del Municipio, siempre
seguiria adelante la nave municipal, porque los ingre-
sos habrian de recaudarse en la form que la Ley
determine.
Yo he citado al Sr. Betancourt hechos prActicos,
ocurridos entire nosotros, pues como todos sabemos,
en los municipios espailoles, no habia uno solo, que al
terminar el aflo econ6mico hubiese cobrado las contri-
buciones que podian cobrarse; infinitos eran los expe-
dientes contra contribuyentes morosos, en su mayor
parte propietarios, hombres ricos, que nunca se ter-
minaban; y en cambio se remataban humildes chozas
de infelices trabajadores, que no tenian quienes los
patrocinaran ni defendieran.
Si el Tesorero Municipal no esti A merci d de la bue-
na 6 mala voluntad del Alcalde Municipal 6 de los
Concejales, en el cumplimiento de su deber, aunque
si, con la subordinaci6n necesaria, tendremos una ven-
taja para los Municipios.
Esos Tesoreros, por el afan de darse A cohocer, qui-
zAs para aspirar mailana a puestos mis elevados, y por
la fianza crecida que ban de prestar, habrin de con-
dutirse con acierto en el desempefio de sus cargos, si
lo deben al sufragio de los electores; en cambio, si su
nombramiento y remoci6n depend de la voluntad de
los Concejales, mncho me temo que no den los resul-
tados apetecidos.
Estas son, a grande rasgos, las razones que yo ten-
go para defender la base que he presentado; y si no
insist mis sobre este extreme, d6bese A que tengo
gran inter6s, como lo tiene ]a CAmara, en que hoy
quede terminada ]a discusi6n y aprobaci6n de las ba-
ses para ver, si antes de terminal esta Ilgislatura
queda hecha la Ley mas transcendental de la Repitblic%
Cubana: la Ley Municipal.
SR. BhETANCOURT: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDEN'TE: Tiene la palabra el Sr. Betancourt
para rectifica r.
SR. BETANCOURT: Voy a referirme, dirigiendome A
la Camara, al concept de reaccionario que otras ve-
ces, cuando he tenido la honra de oir en sus replicas
A mi distinguido amigo el Sr. Gonzalo PWrez, ha que-
rido aludirme, como de soslayo; porque eso siempre
/


hace buenos efectos en asambleas populares, pero es:
un t6pico antiguo ya, casi impropio de la inteligencia-
y de la cultural de mi compafiero el Sr. Gonzalo P6rez.
Sn. GONZALO PEREZ: Porque el Sr. Betancourt se
inspire en la escuela reaccionaria.
SR. BETANCOURT: Yo no me inspire en la escuela-
reaccionaria; yo respeto el sufragio universal y lo ben-
digo; entiendo que ese voto popular es bueno cuando-
consagra a una persona que viene a ser como la cris-
talizaci6n del aprecio, de la simpatia, de la distinci6mn
libre de sus conciudadanos, sin presi6n extrafia. Pero
cuando se refiere a cie-tas y determinadas funciones,
ese voto popular ha de ser aquilatado; asi por ejemplo,
el cargo de M6dico Municipal no podria ser, de ningu-
na manera, de e!ecci6n popular .....
Sn. GONZALO PEREZ: (Liderrumpiendo.) De los en-
fermos. (Risas.)
SR. BETANCOURT: Los Concejales, como los Tesore-
ros Municipales, provienen de la misma fuente; Gpor
qu6 si 6sta es cristalina y limpia, Sr. Gonzalo P6rez,
cuando emite el voto popular para elegir los Conseje-
ros y el Alcalde, ha de convertirse luego en fangosa 6-
turbia cuando esos Regidores se reunen para nombrar
, aquellos que reunen determinadas condiciones, entree
ellas las t6cnicas?
Un abogado puede ser letrado consultor del Ayun-
miento, nombrado por la misma Corporaci6n, y acaso
no puede ser Tesorero, porque este necesita saber con-
tabilidad, poseer ciertos y determinados conocimientos
que son indispensables; ha de tener conocimiento de
materials que si no le son habituales, y so Jo nombrar
puede ser perjudicial a los intereses del Municipio, no,
por malicia, sino por ignorancia por el complete des-
conocimiento de los asuntos que se le confien.
Y he aqui la raz6n filtima que doy respect al cargo-
de Tesorero Municipal, porque siendo el Alcalde el Eje-
cutivo, el fiscalizador, el que dispone y ordena todos
los pagos, tiene que valersede una persona perita, com-
petente en la material, no de un profano que venga ti
representar solamente el product del voto popular
equivocado, sino de un hombre que reuna las condi-
ciones y los conocimientos necesarios, para que sea con
eficacia responsible del cargo de Tesorero de un Ayan-
tamiento. Nada mas.
SR. GONZALO PIREZ: De-isto de hacer uso de la pa--
labra.
SR. VILLUENDAS (E.): Sr. President: Tenia que
hacer algunas manifestaciones al Sr. Gonzalo P6rez,
porque este es un debate de muchisima importancia.

SR. NEYRA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Un moment, Sr. Villuendas-
,Acuerda la CAmara ampliar el debate? (Es aprobado.):
Se amplia el debate.
SR. VILLUENDAS (E.): Sr. Presidente......
SR.. PRESIDENTE: Un moment, Sr. Villuendas, el
Sr. Neyra como miembro de la Comisi6n y en nombre-
de 611a, habia pedido la palabra para hacer algunas
observaciones, y si el Sr. Villuendas no tiene ningfin
inconveniiente en que el Sr. Neyra hable......
-SR. VIILUENDAS (E.): Absolutamente Sr. Presiden-
te, yo no tengo ningfiu inconvenient en que able el
Sr. Neyra con tal de que yo luego pueda exponer A la
Camara las observaciones que deseo hacer si no son
tratadas por el Sr. Neyra lo que pudiera suceder.
Sn. PRESIDENTE: ,En qui sentido desea hacer uso
de ]a palabra el Sr. Villuendas?
Sn. VILLUENDAS (E.): Tengo algunas razones enr
contra no expuestas por el Sr. Betancourt, y que por
consiguiente no ha considerado el Sr. Gonzalo P6rez..








DIARIO. )E SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


Ese cs por consiguiente mi objeto al hacer uso de la
palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Neyra.
SH. NIYRA: Sefiores Representantes: La Comisi6n
de Asuntos Municipales y Provinciales al discutir co-
piosamente sobre este particular acord6 no aceptar, por
unanimidad, ninguna enmienda que diera el carActer
elective, al cargo de Tesorero municipal. Yo me pro-
ponia oir religiosamente las razones que el Sr. P6rez
ha.bia de aducir en pro de su eninienda, y estaba de-
cidido a convencerme si las creia fuertes; porque el
Sr. P6rez estudia, media y habla siempre de los asun-
tos con buen juicio, y yo tenia ansiedad de conocer en
este asunto buenas razones.
Sa. GONZALO PEREZ: (Interrimpiendo.) Muchas gra-
cias.
SR. NEYRA: Pudiera suceder que estuvieramos de
acuerdo y de esa manera evitarnos un debate inntil 6
inneccsario; pero en este caso no ha sucedido asi, no he
oido buenas razones, no me he convencido y me veo
en la necesidad de tomar la palabra para exponer de
ina manera muy breve, como acostumbro, las razones
que hemos tenido para no aceptar las elecciones para.
ese cargo municipal. La fuente de ]a experiencia,
se ha, dicho aqui que son las que dan las razones para
apoyar ese criterio elective: de la misma fuente de la
experiencia, la Comisi6n de Asuntos Municipales y
Provinciales sac6 las razones para desechar ese crite-
rio elective. Porque la experiencia demostr6 que los
tesoretos electivos no dieron resultados; porque mu-
chos son incompetents, y la incompetencia de los te-
soreros lleva los municipios al mAs tremendo fracaso.
No es defecto de las leyes el que un hombre prevari-
que, un hombre pueda favorecer, por determinadas
condiciones, al Alcalde, a los Concejales 6 al partido
que los ha nombrado; esto no es defecto de las institu-
ciones; porque lo mismo puede prevaricar un emplea-
do elective que uno de nombramiento official. Esos
son defects de los hombres. Los males no se modifi-
can porque sus nombres surjan de .las urnas. Al
,contrario, la elecci6n desliga A los tesoreros del Con-
sejo Municipal y del Alcalde y si son malos hay que
sufrirlos de todos modos. En cambio si los de nom-
bramiento son malos se les puede separar y queda es-
tirpado el mal.
Hay una raz6n de carActer puramente econ6mico, y
es que en los Ayuntamientos los Tesoreros Municipa-
les hacen los presupuestos. Por lo menos, hacen el
anteproyecto que ha de tener delaute el Alcalde para
llevarlo al Sindico, para que diga si hay 6 no extralimi-
taciones. El tesorero municipal, hace los presupues-
tos de la Corporaci6u en anteproyecto complete en
vista de todos los datos representados por los diferen-
tes departamentos de la Corporaci6n Municipal. D)e
manera que si el Tesorero ha entrado A cumplir sus
funciones en Julio, despues de las elecciones, y ha de
empezar su trabajo en Abril del afio siguiente, es facil
pensar que este Tesorero no conoce todavia muy bien
todo lo que al Municipio se refiere, y ese presupuesto
no puede exigirse que sea una obra complete, porque
es la primera que hace aquel funcionario y ademas,
no ha tenido tiempo de empaparse bien en el montan-
te de ingresos y gastos. La obra buena de ese Teso-
rero sera la del aflo siguiente, la que en Abril del otro
aino hara con buena suma de datos. Pero result que
cuando ese aifo pase, pasa tambi6n el period electoral
y vine la necesidad de nuevas elecciones y vendria
otro Tesorero; porque nadie puede asegurar la relec-
ci6n. De manera, que el Tesorero recibe un presu-
puesto que no conoce, y hace otro presupuesto para
su sucesor.


Esto prueba que la vida econ6mica de los munici-
pios recibe una perturbaci6n complete, puesto que
cada dos afios habrA un nuevo Tesorero, que no podrA
ser un funcionario capaz de asesorar a la Corporaci6n
en muchos particulares que a~ los presupuostos se refie-
re y ademAs un empleado que no hace los presupuestos
que han de regir. IHay otras muchas razones, y voy A
citar una que yo creo poderosa.
El Tesorero municipal cs un empleado municipal,
parece esto tan claro y axiomatic), que no necesita
decirse. El Tesorero municipal, es un empleado mu-
nicipal, y de los de mis alta categoria; es casi el em-
pleado municipal mAs important que hay.
SR. GONZAL oPIEREz: (Idterrumpiendo.) 4,Y en qnu
se fund el Sr. Neyra, para. decir que es un empleado?
,en que percibe sueldo?
Su. NEYRA: No es empleado?
SR. GONZALO PIREZ: 4Puede no serlo, si en la ley
se le di ese carActer.
SR. NEYRA: ,Pues entonces que carActer tiene? 4Es
empleado del Estado 6 de la Provincia? Yo entiendo
que es ejnpleado del Municipio; empleado del pueblo
es el Alcalde y los Concsjales, pero no 6ste que es un
empleado encargado de guardar los fondos municipa-
les. Y si la Constituci6n en su articulo ciento cinco
dice: ((Los Ayuntamientos podrAn nombrar y separar
los empleados municipalss,
Sn. GONZALO PAREZ: (Interr7 m6piendo.) Con arreglo
A la Ley.
Sn. NRYRA: Claro estA, con arreglo A la Ley. La
Ley dira c6mo se nombran y separan. ,Y c6mo es
possible que nombre 6 separe A un empleado de carAc-
ter elective? No puede compaginarse la base del senior
PWrez, con el precepto constitutional? Son contradic-
torios. El Ayuntamiento, dice la ConstituciOn, sepa-
ra libremente y nombra sus empleados. 4C6mo es
possible que si 6sto se ha de efectuar, el Tesorero sea
de carhcter elective?
Estas razones, me parecen tan poderosas que la Co-
misi6n no puede, de ningin modo, admitir la base. Y
c)mo quiera que no tengo derecho A consumer un tur-
no en contra, porque no se ha ampliado al debate, voy
A terminal; mejor dicho, he terminado.
Sn. PRESIDENTE: Las manifestaciones del Sr. Neyra,
se han oido como miembro de la Comisi6n y a nom-
bre de 611a; pero el debate se ha ampliado por acuerdo
de la CAmara, y on ese sentido, se va A conceder un
turno al Sr. Villuendas. Tiene la palabra el seflor
Villuendas.
SR. VILLUENDAS (E.): Sr. President, y seilores Re-
presentantes: Sentando una cosa que por todos es sa-
bida: el respeto que tengo yo a todas las opinions y
A la mranera con que todos mis compaileros combaten
las ideas contrarias a las suyas, me parece que ni el
Sr. Betancourt ni el Sr. Gonzalo P6rez se han coloca-
do en el finico punto de vista en que debemos colo-
carnos para fallar esta cuesti6n. Nosotros no tenemos,
en este punto, que ir A buscar antecedentes ni en la
legislaci6n espafiola, ni en esa rapida 6poca que aspi-
ro yo, 6 por lo rApido no siente precedent entire noso-
tros de la intervenci6n americana. Nosotros no debe-
mos ir A buscar, en esas dos fuentes, arguments para
resolver esta cuesti6n, sino que debemos cefiirnos A lo
que la letra y el espiritu de la Constituci6n estatuyen
A este respect. Y .cual ha sido el espiritu de la
Constituci6n? La Constituci6n ha creado tres pode-
res: el Poder Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, y
ha dividido, en el orden administrative, el Estado, en
la Nacion, la Piovincia y el Municipio. Le ha dado
a la Provincia su Ejecutivo, y su Camara legislative,
y en el Municipio ha creado el Alcalde, que no es el








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CAMIARA 295


Alcalde de nuestra anterior legislature, sino el Poder
Ejecutivo, de los Municipios la Asamblea municipal:
el Ayuntamiento. Y yo pregunto: el Presidente de la
Repfblica, nombra libremente al Secretario de Ha-
cienda y sin embargo, el Secretario de Hacienda, es el
que tiene Ai su cargo todos los fondos de la Naci6n.
4En ]a Provincia le hemos exigido, en la Ley Provin-
cial que acabamos de hacer, que sea el Tesorero Pro-
vincial nombrado por elecci6n? N6. 4Entonces, por
qu6 vamos a romper ahora, lo que pudiera lamarse,
la harmonia de nuestra legislaci6n? ,Por qu6 vamos A
crear un cargo especial, el de Tesorero Municipal, ha-
ci6ndolo elective? ,Acaso por muy extenso que sea un
Municipio, sus intereses han de ser mayores, sus fun-
clones mks graves, que las confiadas al Secretario de
Hacienda? Y es, porque la responsabilidad la asume
toda el Poder Ejecutivo.
Estas son las razones por las cuales me opongo a
que el cargo de Tesorero Municipal sea un cargo elec-
tivo, porque ni asi lo dispone la Constituci6n, ni tam-
poco se ha establecido el precedent en la Ley Provine
cial que se acaba de promulgar.
SR. GONZALO P~EEZ: Pido la palabra para rectiflcar.
SR. PRESIDENT+F: Tiene la palabra S. S.
SK. GONZALO PIEUEZ: Yo he oido con muchisimo gus-
to las razones aducidas por los seiores Neyra y Vi-
lluendas, por mais que me eran conocidas, en part, toda
vez que se refieren el articulo ciento cinco de la Cons-
tituci6n, que he estudiado y leido repetidas veces, pa-
ra ver si podia oponerse, en algin modo, a. la base por
mi presentada..
Nosotros necesitamos acudir A los paises mis ade-
lantados en estas materials al hacer nuestras leyes, sin
que esto implique sometimiento servil 6 lo que otros
hacen.
La elecci6n de Alcalde, por el voto director del pue-
blo, es algo nuevo entire nosotros, algo contrario a la
tradici6n latina; es una reform que viene de la raza
sajona, no de la raza sajona pura, puesto que no exis-
to ni en Alemania ni en Inglaterra, sino que emana de
los Estados Unidos.
En Inglaterra, 6 pesar de ser la naci6n mns adelanta-
da en esta material, el Alcalde no tiene el poder ni la
importancia que va a tener entire nosotros. Alli no
son elegidos por el pueblo: sus compafieros de Ccnsejo
1 eligen por un ailo, cuyo plazo terminado vuelven a
ser Concejales 6 Aldermen. Tampoco son por elecci6n,
en la Repiblica Francesa, en Alemania ni Espafia.
4De donde, pues, hemos traido esas doctrimas, que
consideramos buenas, y que hemos estampado en nues-
tra Constituci6n, que hemos defendido con calor, la de
que los Alcaldes Municipales sean nombrados por el
sufragio director?
Esa reform la hemos copiado de ]a gran Repfiblica
Americana, centro de la mas avanzada democracia,
donde todo depend del voto popular. Y asi como noso-
tros hemos aceptado esa innovaci6n en nuestra legisla-
ci6n, que ya no discutimos; que sean los Alcaldes Mu-
nicipales product del sufragio del pueblo, a ese sufra-
gio al cual nosotros no damos todavia today la importan-
cia que en si tiene por qu6 no hemos de aceptar tam-
bi6n la elecci6n de los Tesoreros?
Y yo recuerdo 6 este respect las primeras elcccio-
nes municipals: En la Asamblea de mi partido, cuan-
do se trat6 de la designaci6n de candidate para
Alcalde Municipal de esta ciudad, yo propuse pe-
dir que fuera elegido por el sufragio director, y va-
rios de mis compaileros se levantaron A combatirme,
poique ellos estaban imbuidos aun de esas ideas anti-
guas. Sin embargo, el Gobierno Interventor, implan-
t6 esa reform, rompiendo con la tradici6n, trajo las


ideas democraticas, por las cuales se rigen ellos; y los
hombres de la Convenci6n Constituyente, rindiendo
culto A las enseilanzas y doctrinas democraticas, sin
mixtificaciones de ninguna clase, las ensefianzas que
trae aparejada toda resoluci6n, por la independence
de un pueblo, acept6 las nuevas doctrinas del Gobier-
no Interventor, el paso de advance que habia dado res-
pecto al nombramiento de los Alcaldes Municipales.
Hoy, sin embargo, nos parece aventurado la elecci6n de
los Tesoreros, reform tambi6n implantada por el In-
terventor. Y es que nosotros nos vamos encarifiando
cada dia mks con la tradici6n que constitute algo de
nuestro ser, porque represent el pasado de nuestra,
raza y de nuestro pueblo.
A poco que se observe vemos que, cada dia, segfin
nos vamos distanciando del period revolucionario,
vamos siendo mas conservadores, mas apegados A.
aquello mismo que por malo combatimos bajo el
dominio espailol, y que fu6 una de las causes de la.
revoluci6n; y es que, a media que se amortigua el
ardor revolucionario, vamos cayendo en los mismos
vicios del pasado, aceptando aquello mismo que antes
habiamos combatido, mks de una vez, como malo.
Y 6sta es una nueva reform que se implant en
nuestra fegislaci6n, que estA dando buenos resultados,
pues yo no se de un solo conflict entire el Alcalde y el
Tesorero de elecci6n popular; y si ha dado resultados
en la practice, en nombre de que conveniencia debemos
borrar de nuestra legislaci6n esa reform? Yo entien-
do que al legislar no debemos fijarnos ni en la raza ni
en el pueblo de donde la reform procede, que si una.
legislaci6n es buena y responded A las necesidades pfi-
blicas, afin cuando sea de otros paises, debemos traer-
la 6 implantarla en nuestro pueblo.
Yo estoy encarifiado con la elecci6n de los Teso-
reros Municipales, porque he estudiado de cerca las
ventajas que ha reportado A Cuba, durante los dos 6
tres aflos que tienen de implantadas estas reforms.
Y no cabe que suceda lo que decia el Sr. Neyra, por-
que los Tesoreros Municipales no puedan legislar, los
fnicos que legislan son los Consejos Municipales. El
Tesorero no hace mas que cumplir la Ley de presu-
puesto, maneja los fondos; y por eso ha de prestar ga-
rantias.
Sabe el Sr. Neyra perfectamente, que la political al-
canza a: los Alcaldes Municipales mAs que a ninguna
otra persona, los cuales ejercen la influencia que su po-
sici6n les da.
.Y si el Sr. Neyra no repudia las conveniencias de
las elecciones para Alcalde y para Consejoro, por qu6
las repudia para las de Tesorero? ,Cree el Sr. Neyra
que habria de elegirse a cualquiera que no reuniese
condiciones para el cargo?
SR. NEYRA: (Interrumpiendo.) A cualquiera.
Sn. GONZALO PBREZ Con arreglo 6 la Ley, cualquie-
ra podria ser elegido, siempre que no estuviese inca-
pacitado; pero sobre el terreno legal hay otro terreno,
el de las conveniencias sociales, el de la vida misma
del partido que lo designase; porque yo entiendo que
el partido politico que presentara para primer Magis-
trado, para Alcalde Municipal, a un presidiario, A u\
hombre de malos antecedentes, a un hombre sin pres-
tigios, se mataria a si mismo, pues los hombres que
son honrados, cuando se afilian a un partido politico,
no pueden dejar de serlo, sino que han de seguir de-
fendiendo lo que como bueno han defendido durante
su vida.
Siguiendo esta doctrine, lo mejor seria esa dictadura
ilustrada que preconizan algunos fil6sofos; que el pri-
mer. Magistrado tonga facultades omnimnodas, para
elegir a todos los funcionarios de la Repfiblica; que








29 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


-pueda hacer lo que mis convenga, segfin su modo de
apreciar los problems pfblicos sin darle cuenta a na-
die. Pero eso que quizAs fuera bueno en la Edad Media
hoy no hay quien lo acepte, hay que acudir al sufragio,
a lh. elecci6n popular, para que design a los que han de
gobernar al pueblo, y han de administrar sus intereses.
SEn la Orden doscientos cincueuta y dos, vigente, se
,lice, que los Ayuntamientos riorbrarni y removeran
libremente sus empleados; y, sin embargo, alli so
dice tambi6n que los Tesoreros serin nombrados por
clecci6n popular; porque con raz6n se consider que
los Tesoreros deben, por razones de su cargo, contar
,con mas garantias que los demAs empleados del Muni-
cipio. Pueden, por lo tanto, seguir los Ayuntamientos
xiombrando sus empleados, y acordarse sin embargo
sque el Tesorero se nombre por elecci6n, por un perio-
do igual al de los Alcaldes Municipales.
Esta~ son las razones que yo tengo para defender la
4Ieeci6n de los Tesoreros, y tengan la seguridad mis
compaiieros, que lo que propongo no se opone al espi-
ritu y letra de la Constituci6n, que si yo viera que ha-
-bia oposici6n en ello, no lo propondria; porque, segfin
lo le dicho mis de una vez, para mi no hay nada mis
grande y digno de respeto que la Ley fundamental del
lstado.
Sn CuE. Yo rogaria al Sr. President me concediera
la palabra para decir algunas sobre este asunto.
8a. PRESIDENTE: ,El Sr. Cu6 pide la palabra en con-
tra 6 en pr6 de la proposici6n?
SR. Cu: En contra de la proposici6n del Sr. Gon-
zalo Perez.
SR. PRESIDENTE: EstAn consumidos realmente los
Si. CoE: Yo suplico, entonces, A la Camara que
amplie el debate por dos minutes en lo que A mi se re-
fiere. Nada mas que dos minutes para exponer dos
ideas en contra de la opini6n del Sr. Gonzalo P6rez.
SR. PRESIDENTE: :Acuerda la CAmara ampliar el de-
bate? (Es aprobado.) Tiene la palabra el Sr. Cu6.
SR. CuE: Sefores Representantes: Voy A procurar
ser todo lo mAs breve y conciso en esta cuesti6n: el
pueblo lo fnico que pide es garantia en esos puestos,
y esas garantias las da finicamente la fianza. El
Ayuntamiento necesita eu esos puestos a un hombre
-que tenga el mismo criteria financiero del Ayutamien-
to y eso unicamente lo da el nombramiento.
Otro argument: Por nuestra Constituci6n el Alcal-
de y los Coneejales son los fnieos responsables. Si el
pueblo elige un Tesorero Municipal y este Tesorero
Taltare a sus deberes, el pueblo tendria una part de
responsabilidad en aquel empleado, luego los Tesore-
ros no pueden ser en manera alguna elegidos por el
pueblo. Eso era lo que tenia que decir.
Sit. PRESIDENTE: Se somete oa votaci6n la Base del
Sr. Gonzalo P6rez.
SR. MASFERRER: Pido la votaci6n nominal.
SR. PRESIDENTE: Se va 4 proceder a la votaci6n no-
Yminal por haberlo solicitado asi un senior Representan-
te. Los sefiores que digan que si, aprueban la Base
y los que digan que n6 se oponen a 611a.
Sn. GARMSNDiA: (QuB significa que si y que n6?
St. PKESIDENTE: La Presidencia lo ha acabado de
explicar; seguramente por el ruido de la Camara no ha
podido darse cuenta el Sr. Garmendia. Lossefiores Re-
presentantes que digan que si, entienden que aprue-
ban la Base del Sr. Gonzalo Perez, los que digan que
n6 la rechazan.
SR. GARMENDIA: Doy las gracias al Sr. President.
SR. PRESIDENTE: Votaci6n nominal. (Se efecti(a la
wotaci6n. ScRores que votaron en pr6: Borges, Columbi4,


Cebreco, Cat6, Fust6, Guerra, Garcia Osuna, Sarrain,
Goviu, lasferrer, Peraza, Poveda, Sirv6n y Gonzalo
P6rez. Sefores que votaron en contra: Albarran, Betan-
court, Castellanos, Cardenal, Cue, Cruz Gonzalez, Che-
nard, Duque Estrada, Fonts, GonzAlez Arocha, Gu-
tilrrez, Garmendia, Garcia Pola, Garcia Caflizares,
Loynaz del Castillo, Mazay Artola, Malbe ty, MEndez
Capote, Mendoza Guerra, Martinez Rojas, Nodarse,
Neyra, Martinez Ortiz, Sobrado, Risquet, la Torre,
Villuendas (E.), Villuendas (F.), Garcia Vieta, Xi-
ques y Rodriguez Acosta).
Senores Representantes: el resultado de la votaci6n
es el siguiente: veinte y nueve sefiores Representan-
tes que n6 y catorce que si. Queda desechada, por
consiguiente, la base del Sr. Gonzalo P6rez y tiene la
palabra para explicar su voto el Sr. Borges.
SR. BO GES: Yo he votado que si porque soy aman-
te del sufragio universal en su mas mplia extensionn
y creo que oste esta de acuerdo con los prinripios li-
berales que sustento; y ademas por estas otras consi-
deraciones: estimo que en la prActica sera tan favora-
ble 6 tan perjudicial que el Tesorero sea nombrado
por elecci6n popular 6 que sea por nombramiento; de
todas maneras ha de ser por elecci6n de los Conceja-
les y se verA que la amistad, ]a simpaiia 6 la influen-
cia pesan much al hacer la designaci6n para candi-
datos por los Concejales; y porque ademas en la prAc-
tica se ha demostrado durante el period de in-
tervenci6n, que los tesoreros por elecci6n popular,
no son peores que aquellos designados por nombra-
miento durante'el regimen espaiol; y porque en un
pueblo que ha dado pruebas de un verdadero regimen
democrktico en su mas Amplio sentido, el de los Esta-
dos Unidos, se eligen los tesoreros municipales, sin
que puedan determinarse por nada ni por nadie que
ese procedimiento sea contrario a la practice del buen
criterio municipal.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Garmendia
para explicar su voto.
SR. GARMENDIA: Yo, al votar que n6, no me he ins-
pirado en que hayan dado buenos resultados en la
practice los tesoreros de nombramiento popular, 6 los
tesoreros de nombramiento official. Yo entiendo que
las cuestiones de principios no se controlan 6 se con-
trastan con los resultados que ofrezcan en la prActica,
merced A causes circunstanciales.
La libertad, por ejemplo, debe imperar siempre,
cualquiera que sean los resultados que haya dado en
los distintos passes. Yo he dicho que n6, porque la
Constituci6n, y ya lo apunt6 el Sr. Villuendas aun-
que no lo desarroll6, determine taxativa, clara y ex-
presamente, cuAles son los cargos products de la ele-
gibilidad por sufragio popular. Estos cargos son: El
President de la Repfblica, los -Miembros del Con-
greso, los Gobernadores Civiles, los Consejeros Pro-
vinciales, los Alcaldes Municipales y los Concejales.
Ni siquiera determine que sea elegido por sufragio
universal el Presidente del Ayuntamiento, porque el
cargo del Presidente del Ayuntamiento, es product
de la voluntad de los concejales.
Alli donde la Constituci6n no determine el derecho
del sufragio, nosotros no podemos aplicarlo; porque
para ello tendriamos que revisar la Constituci6n. Yo,
tal vez, sea partidario del nombramiento popular de
los tesoreros; pero, yo dare mi voto afirmativo, cuan-
do se revise la Constituci6n en ese sentido.
Y es mas: si aqui y en el Senado se aprobase la
elecci6n por sufragio del pueblo de los,tesoreros, el
iltimo de los ciudadanos, el mis modesto de ellos,
podria ir al Tribunal Supremo y decirle: ((El Congreso
cubano, ha votado una ley anti-constitucional,. Y el








bURIO' IM ~i-i 'E4, MRONE9O.-0A.A~fRA 297


Congress cubano tendria que pasar por el disgusto de
ver anulada esa ley porque ella seria declarada anti-
constitucional por aquel Alto Tribunal.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Malberty,
para explicar su voto.
SR. MAI.BERTY: Sefiores Representantes: he votado
que n6, sin temor de que se pueda atribuir la decision
mia en este concept a ideas reaccionarias, 6 A que
sea enemigo precisamente del sufragio popular.
Entiendo que la verdadera elecci6n popular es 6
favor de los concejales y del Alcalde, porque Estos son
los que representan al pueblo para ]a administraci6n
honrada de los interests del procomfin y que el Teso-
rero no represent, A mi manera de ver, dentro de esos
municipios, sino un empleado tecnico, cuya responsa-
bilidad. en el cumplimiento de su deber debe exigirse
6 los concejales y al Alcalde sin perjuicio de la per-
sona que le correspond.
Nosotros no podemos elegir hombres, para que sean
alcaldes, si ie imponemos tambi6n unos tesoreros pro-
ductos de la elecci6n popular. Entiendo que esos teso-
reros vienen 6 tener el cargo de empleados del muni-
cipio, 6 como tales deben ser elegidos por el consisto-
rio municipal.
SR. GONZALO PAREZ: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Gonzalo
Perez.
SiK. GONZALO PEitEZ: Yo propongo que la CAmara
acuerde discutir hoy la base adicional presentada por
el Sr. Betancourt. Es necesario que hoy se decide, si
los concejales de un Ayuntamietito deben tener 6 n6
dietas.
SR. BETANCOURT: Yo 10 entiemlo tambi6n asi y doy
las gracias al Sr. Gonzalo PBrez por haberlo propuesto.
SR. PRESIDENTE: Se le dara lecture.
SR. BTTANCOURT: Se aplaz6 su discusiOn el otro dia.
SR. PRESIDENTE: Se va A dar lecture a la base del
Sr. Betancourt. Suplico la atenci6n de la CAmara.
SR. RODRiGUEz ACOSTA, Secretario: (Lee.)

((Los cargos concejiles son obligatorios una vez acep-
tados, y serAn honorificos, sin que por ningfin concep-
to puedan percibir sueldo, dieta 6 gratificaci6n alguna
los que lo desempefienn,.

SR. PRESIDWNTE: Se pone a discusi6n la base del
Sr. Betaneourt. (Nadie pide la palabra.) Se pone a vo-
taci6n.
Sa. VILLUENDAS (F.): iQu6 es lo que sepone a vo-
taci6n?
SK. PRESIIENTIE: La base. adicional del Sr. Betan-
court. Si lo desea S.S. se volver6 A leer.
Se va a dar lecture a la base adicional, llamando
antes la atenci6n & los sefiores Representantes para
que garden orden para no tener que repetir la lec-
tura.
Sn. MENDOZA GUERRA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT: La tiene S. S.
Sn. MENDOZA GrUERRA: Para indicar A la Presiden-
cia que el ruido que impide oir al Sr. Secretario, no
es producido en este sal6n de sesiones, sino en los
contiguos, en los que estan 6 mi derecha.
Sa. PRESIDENTE: El Jefe de Ugieres se encargar6'
de hacer guardar el orden debido al pfblico. (El Se-
cretario, Sr. Rodr.iguz Aeosta, lee la base adicional ya tras-
crita.)
Sa. VILLU NDAS (F.): Pido la palabra en contra.
Sn. PKKISIDRNTE: Tiene la palabra en contra.
SR. VILLUENDAS (E.): Pido antes la palabra.
Sa. PKESIDENTIK: Tiene la palabra su S. S.
SR. VILLUEND s (E.): Deseo hacer una pregunta


al Sr. Betancourt, porque la base leida dice dos cosas
muy distintas. Yo, como dem6crata, me opongo & que
ningfin cargo seambligatorio en la Repftblica; de ma-
nera que si 6l retire la palabra obligatorio, yo voto la
base.
SR. BETANCOURT: Pido la palabra para contestar al
Sr. Villuendas.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra S.S.
SR. BETANCOURT: Eso de cargo obligatorio, es por-
que nosotros estamos obligados a cumplir los *deberes
que nos impone la Repfiblica, y contribuir A su bue-
na march. En la legislaci6n espafiola, esos cargos de
eleccibn popular son obligatorios, como sucede con los
jueces municipals; de manera, que sin una just
causa no se puede renunciar a ellos, porque de lo con-
trario no se encontrarian personas que, reuniendo las
condiciones necesarias, se prestasen 6 desempeniarlos,
desde el momento en que sepan que no tienen deber
alguno de aceptarlos. Pero si ha de ser un obsthculo
esa palabra, para que se apruebe la base, yo desde lue-
go la retire.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra en contra el se-
ilor Florencio Villuendas.
SR. VILLUENDAS (F.): Yo desearia antes oir nue-
vamente la base.
SR. CASTELLANOS: Pido la palabra para hacer una
pregunta al Sr. Betancourt.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Castella-
nos para dirigir una pregunta al Sr. Betancourt.
Sn. CASTELLANOS: Sr. Betancourt: itendria la bon-
dad de contestarme t la pregunta que le voy hacer?
Hay dos periods distintos, uno durante el cual el
Concejal es elegido y otro despu6s cuando es aceptado.
Y yo entiendo que despu6s de aceptado el desempefio
del cargo debe ser obligatorio, pero no la aceptaci6n.
SR. BETANCOURT: iAh! Desde luego.
SR. VILLUENDAS (E.): Aceptamos lo que indica su
sefioria.
SR. VILLUENDAS (F.): Sr. President: pido que se
vuelva A leer. (El Secretario, Sr. Rodriguez Acosta, lee la
base ya trascrifa.) Pido la palabra en contra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra en contra el se-
lior Florencio Villuendas.
SR. VILLUENDAS (F.): Sr. President y sefiores
Representantes: La Comisi6n de Asuntos Municipales
y Provinciales discuti6 largamente en su seno, acerca
de si el cargo de Concejal debia ser 6 no retribuido,
y habia presentado esa base por la cual el cargo de
Concejal fuera retribuido; luego en una sesi6n 6 la
queyo no asisti,la'Comisi6n de Asuntos Municipales la
retire. Pero estudiada la enmienda del Sr. Betancourt,
la Comisi6n la rechaza y sostiene la proposici6n de
que los cargos de Concejal sean retribuidos,
Creo poder probar, eeilores Representantes, que se-
ria an6malo que el cargo de Concejal no tuviera
retribucion cuando todos los cargos de la Repfiblica
los van teniendo. cuando esta Camara lo ha acordado
para las organisms provinciales; seria irritante en
extreme, seria inusitado, que los cargos de Represen-
tantes, que los cargos de Senadores sean retribuidos;
que los cargos de Consejeros Provinciales puedan ser-.
lo, y que solo los cargos Concejales que son de repre-
sentaci6n popular para los Municipios, sean los fini-
cos que no tengan retribuci6n de ningfin g6nero; po-
dria decirse en este caso con muchisima verdad ((que
la soga siempre quiebra por lo mas delgado.)
Aqui se ha sentado el criterio de que no puede exi-
girse a nadie el cometido de una obligaci6n sin que se
retribuyera ese trabajo Yo creo que no seria decoroso
que los Concejales se fijaran ellos mismos su retribu-
ci6n, y esa retribuci6n debe estimarla el Congreso pa-







208 DIARieO DV -E;IO;INI flfIJ CO1,G1ESO.-RCkMAp.A


ra que no se d6 el caso, que yo no puedo career, de que
los Concejales se asignasen sueldos crecidos y pueda
existir un Ayuntamiento en que sus consejeros se
pongan unos sueldos m6nstruos, aunque en buena 16-
gica yo aceptaria.que el Congreso fijase ]a suma res-
pecto de la importancia de cada Municipio, y con
arreglo A esa importancia fijar la retribuci6n, bien sea
en forma de sueldo 6 bien en forma de dietas; pero
nunca aceptar un precepto donde se consigne de ma-
nera tan absolute que nunca tendrAn sueldos ni retri-
buci6n de ningfin g4nero.
AdemAs y entrando en otro orden de consideracio-
nes; en los Ayuntamientos del campo no es fAcil con-
seguir que las personas que tengan capacidad para
desempefiar esos cargo; los acepten; y yo llamo en
mi auxilio la opinion de los distintos seiiores Repre-
sentantes que conocen las localidades del interior; se
dificulta asi la gesti6n municipal y que los concejales
asistan a la sesi6n y haya numero para poderlas cele-
brai, asi es que yo consider imprescindible que se
consigne una retribuci6n eu armonia con las condicio-
nes financieras de los municipios.
Por todas estas consideraciones yo pido A la CAma-
ra deseche la enmienda del Sr. Betancourt y que
se acuerde que los Concejales tengan retribuci6n por
su trabajo para poderles exigir responsabilidades; asi
como poder tambi4n imponerles multas por su no
asistencia, pohi6ndose una series de preceptos que re-
gulen la manera de evitar el mal a que parece tiende
la enmienda del Sr. Betancourt.
SR. BETANCOURT: Pido la palabra en pr6.
SR PRESIDENTE: Tiene la palabra en pr6, debiendo
advertirle que esta para terminar la hora reglamen-
taria.
SR. BBT.ANCOURT: Me es imposibe terminar en cinco
minutes.
SR. NKYRA: Sr. President, antes determinarse la
sesi6n. La Comisi6n de Asuntos Municipales tiene ya
redactados various articilos que si la CAmara acuerda
'continuar la discusi6n del articulado, al terminar las
ba-es, podrA mafiana repartir el trabajo hecho entire
los sefiores Representantes.
SR. GONZALO P IKEZ: La opinion que sustentan various
sefiores Representantes es que se nombre una Comi-
si6n especial para el articulado.
SR. PRESIDENTE: Eso serA objeto de discusi6n en su
oportunidad. Queda terminado por hoy el debate
y en el uso de la palabra el sefor Betancourt.
Se constitute la Camara en sesi6n secret para
aprobar las cuentas presentadas 'por la Comisi6n
de Gobierno Interior. Los ugier.,s procederAn A despe-
jar las tribunas pfiblicas. (Hora: las cinco menos cuatro
minutosp. m.)

A las tres horas menos veinte minutes p. m. ocupa
la Presidencia el Sr. Rafael Portuondo y las Secreta-
rfas los sefiores Antonio Gonzalo Perez y Jos6 Ro-
driguez Acosta.
SR. PRESiDENtE: Se va A pasar list. (El Secretario
pasa lista.) Se abre la sesi6n y continia en el uso de
la palabra el Sr. Betancourt.
SR. VILLUENDAS (F.): Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: gCon qu6 objeto?
SR. VILLUENDAS (F.): Para suplicar a ]a Mesa que
si al pasar lista no estAbamos presents los que com-
ponemos la Comisi6n de Asuntos Municipales y Pro-
vinciales, se haga constar que estAbamos en el sal6n
de la Comisi6n, porque estaba reunida.
SR. PRESIDENTE: Se harA constar asi, Sr. Villuendas.
SR. GONZALO PEREZ: Pido la palabra para presentar
una enmienda.


SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra S. S.
SR. GONZALO PtREZ: La enmienda dice asi: (Lee.)

((Los cargos concejiles seran honorificos y gratuitos,
no pudiendo renunciarse una vez aceptados, sino en
los casos y por los motives que la Ley establezca. No
obstante, los Ayuntamientos podrAn acordar el reem-
bolso de los gastos que ocasione al Presidente del Con-
sejo la representaci6n del mismo; v aquellos en que
incurran necesariamente los concejales en el desempe-
flo de las comisiones especiales que el Consejo les en-
comiende.

SR. PRESIDENTE: ,Acepta el Sr. Betancourt la en-
mienda?
SR. BETANCOURT: Yo quisiera antes cambiar impre-
siones con el Sr. Gonzalo Perez.
Si. VILLUIMNIAS (F.): Suplico al Sr. President
rogase al Sr. Secretario volviese A dar lectua a la en-
mienda presentada por el Sr. Gonzalo P6rez.
SR. PRESIDENTE: Se va A dar lectura de nuevo A la
enmienda presentada. (El Secretario lee nuevamente la
enmienda.)
'Sn. BETANCOURT: Me parece que la palabra tobli-
gatorio,)) Sr. Gonzalo P6rez, ya convinimos ayer en
suprimirla; en cambio se puso el concept de que no
podian ser renunciables,- sino por justas causes, una
vez aceptados.....
Sa. GONZALO PIREZ: (Interrumpiendo.) En eso se
entiende precisamrntn que es obligatorio.
SR. BKTANCOURT: La palabra <(obligatorio) A aalgu-
nos no les agrada, y ayer convinimos en suprimirla.
SR. GONZALO PEREZ: Se suprimira la palabra obli-
gatorio.
SR. PRESIDENTE: Ha quedado suprimida la palabra
obligatorio por el Sr. Gonzalo Perez. Tiene la palabra
el Sr. Betancourt.
SR. BETANCOURT: Con la venia de ]a Presidencia
voy A dirigir una pregunta A mi querido amigo el se-
fior Gonzalo P6rez, para que aclare el concept filti-
mo, respect A los gastos que o'asionen las Comisiones
especiales, confiadas al Presidente de la Corporaci6n y
A los Consejeros; si eso significa que en cada ca-
so se les dara, 6 no seria mejor llegar A una dieta y A
fijarla; porque podriatnos correr el riesgo de que en-
tonces los Ayuntamiedtos se seralara ad libitum esos
emolumentos.
Sn. GONZALO PIREZ: Pido la palabra para contes-
tar A la pregunta.
Si. PRESIDENTE: Tiene la palabra S. S.
SR. GoNZAI.O PREZ. YO creo que la misma enmien-
da terminantemente lo dice: ((No obstante, los Ayunta-
mientos podrAn acordar el reembolso de los gastos que
ocasione al Presidente del Consejo la representaci6n
del mismo.))
Segfn la Ley, el Presidente del Consejo Ileva la re-
presentaci6n del Ayuntamiento en los actos oficiales,
y como 6sto ha de ocasionar determinados gastos, pa-
rece natural que el Ayuntamiento los rermbolse;
asi como aquellos en que incurran, necesariamente los
Concejales en el desempeiio de las comisiones espe-
ciales que el Consejo les encomiende.
SR. D)ITQUE ESTRADA: Eso no es necesario, eso estA
consignado en ]a Ley.
Sa. BETAI COURT: Sr. President: Pido la palabra pa-
r'a hacer ciertas aclaraciones sin entrar en el debate.
SR. PRESIDKNT'E: Tiene la palabra el Sr. Betancourt.
SR. BETANCOURT: Es indudable que el Presidente
del Ayuntamiento, segfin la nueva organizaci6n ha de
ser el representante de la Corporaci6n, y ha de tener
gastos de representaci6n en cualquier acto 6 solemni-








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


-consignar esos gastos A las comisiones especiales, y
,ademas eso e-t6 consignado en la Ley, porque si va-
rios Concejales de un Ayuntamiento van en comisi6n,
represent'ndolo 6 la capital, para gest.ionar determi-
nados asuntos, un empr6stito, por ejemplo, 6 cual-
,quicr cosa que este dentro de la esfera del Aynnta-
miento, esos desembolsos que se original, indudable-
inente tienen que ser por cuenta del tesoro de la
corporaci6n y no del peculio particular de cada indi-
viduo de los que component la comisi6n; pero de eso
-a que tengan un nfimero ilimitado de comisiones es-
peciales, que puedan irrogar perjuicios constantes 6i
los municipios, hay una g an diferencia; y yo supli-
caria at Sr. Gonzalo P6rez, que dejando A un lado lo
que concierne al Presidente del Ayuntamiento, me ex-
plicara este particular, porque pudiera ser que estu-
vi6ramos de acuerdo, y asi se cumplirian los prop6si-
tos del Sr. Gonzalo Perez, pues entiendo que esas
comisiones especiales vendrian A resultar un favori-
tismo en favor de determinadas personas, y no el de-
sempeno de una obra necesaria y ftil para los intere-
ses del Mnnicipio.
Sn. GONzALO PAREZ: Pido la palabra para hacer
aina aclaraci6n.
SR. PREIIDENI E: Tiene la palabra el Sr. Gonzalo
!Prez.
Sit. GONZALO PI'REZ: Dice el Sr. Betancourt que
esos gastos estAn consignados en la ley, pero yo no me
refiero A las comisiones permanentes, en que habrkn
de agruparse los Concejales del Ayuntamiento, para el
mejor studio de los asuntos. Estas no incurrirAn en
gastos que puedan ser reembolsados. Pero pudiera
suceder que al Ayuntamiento interesase nombrar una
comisi6n especial, que trasladAndose A determinado
lugar, desempeilase su cometido; y como 6sto ocasio-
naria gastos que el Ayuntamiento ha de reembolsar,
parece mejor consignarlo en la Ley, y no cargarlo al
capitulo de material, como es costumbre, y viene ha-
ci6ndose en la prActica. El C6digo Municipal fran-
c6s establece que el Alcalde y los Concejales no ten-
drAn sueldo: y sin embargo, de una manera clara y
terminante, consigna en el articulo setenta y cuatro
que el Consejo puede acordar el reembolso de los gas-
tos necesarios que al Preiidente ocasione la represen-
taci6n del mismo. Es decir, que el espiritu del ar-
ticulo setenta y cuatro del C6digo Municipal francs
es, que los Concejales desempefien sus cargos gratui-
tamente, sin dietas de ninguna clase y que solo cuando
incurran'en gastos, con motivo de alguna comisi6n
especial, tendrdn derecho al reembolso por el Consejo
Municipal.
SR. BETANCOURT: Yo suplico al Sr. President que
conceda el tiempo necesario, porque hay otros seilores
Representantes que piensan presentar enmiendas a la
base; yo no las present porque soy el autor de la ba-
se, poro pudiera suceder que estuviera de acuerdo con
algunas de las enmiendas que se presentaran, y acaso
puedo aceptarlas, porque en las democracies es prActi-
ca que todos los servicios deben de ser gratificados, y
por si hay algfin sefor- Representante que present
una enmienda a la del Sr. Gonzalo Perez, que es la
que yo pienso discitir.
Su. GoNzALo PaREZ: Yo no voy A discutir si el suel-
do A los Concejales es democratic, entiendo que nada
tiene que ver con la democracia; al contrario, 6sta
exige de todo ciudadano, alguna dedicaci6n los asun-
tos publicos.
Eso i que se refiere el Sr. Betancourt no es un pro-
yecto de Ley de la Camara., es un proyecto que se
. envi6 aqui, y se reparti6 a los seiiores Representantes;


pero por lo visto parece que el Sr. Betanoourt ha cam-
biado de opinion, puesto que ya estima que los Conce-
jales deben tener sueldos 6 dietas.
SR. Cum: Piilo la pilabra.
Sa. 'RESIDENXT: Tiene la palabra S. S.
SR. Cut: He solicitado usar de la palabra para apo-
yar en part la enmienda que ha presentado el senior
Gonzalo P6rez, y para que se piense tn poco mas en
e-ta cuesti6n, con tanto mas motivo, cuanto que el
Sr. Betancourt anuncia otra enmienda A esa enmienda.
SR. PKESIDENI'E: La Presidencia no le ha concedido
un turn en contra.
Sn. VILLUENDAS (F.): Pido la palabra para una
cuesti6n de orden.
SR. Cui: Voy a decir cuatro palabras en apoyo de
que esta cuosti6n debe discutirse con mas calma, por-
que entiendo que en este important asuntos debe
oirse a los hombres competentes en material municipal,
y no lo digo por mi, porque yo he pasado por un
Ayuntamiento como un meteoro en el espacio, sino
porque oy6ndolos es como haremos algo prActico, just
y acertado, toda vez que una cosa es sab r ley muni-
cipal, y otra conocer el mecanismo de un Ayunta-
miento.
Pido, por tanto, a los seiiores Representantes tiempo
suficiente para ponerme de acuerdo, si es possible, y
redactar algo en ese proyeeto de bases municipals,
que tiendan h protejer los interests de todos los indi-
viduos por muy pobres que 6stos sean.
SR. BETANCOUR : Pido la palabra en contra de la
enmienda.
SR. PRESIDENTE: El Sr. Cu6 propone la suspension
del debate.
SR. VInLUEND S (F.): Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra para una cuesti6n
de orden.
SR. VILLUENDAS (F.): La cuesti6n de orden era cuan-
do hablaba el Sr. Cu6, ahora solicito la palabra para
una aclaraci6n.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra S. S
SR. VIILUENDAS (F.): Yo significo 6 la Presidencia
y a la Camara, que el Sr. Betancourt parece haberse
convencido con las razones que yo aduje ayer tarde,
puesto que ahora, por la discusi6n que ha sostenido
con el Sr. Gonzalo P6rez, se ve que no es contrario A
conceder les retribuci6n a los Concejales, siempre que
esa retribuci6n tenga cierto limited, y precisamente en
el articulo quince del proyecto que yo tuve el honor
de presentar A la cousideraci6n de la CAmara, y que
fuE recomendado por la Comisi6n de Asuntos Munici-
pales y Provinciales, dice lo siguietite: uLos Conce-
jales, tendran dieta 6 dotaci6n ordinaria fijada por el
propio Consejo, que no po ir ser menor de dos pesos
ni mayor de seis.
SR. BBTANCOUIT: He pedido la palabra en contra de
la enmienda para encauzar el debate.
SR PRESIDENTE: ,Insiste el Sr. Cu6 en sostener, su
proposici6n incidental de suspension del debate?
SK. C(I: Si senior.
SR. PRESIDENTE: ,Hlay dos sefiores Representantes
que apoyen la proposici6n?
SR. ALBARRAN: Yo.
SR. BARGES: Yo.
SR. PRESIDENTE: El Sr. Cu6 so servirA manifestar si
la suspension del debate es por una 6 mis horas.
Sn. CU,: Que se suspend el debate por media hora,
para que algunos seiiores Representantes que estin
aqui presents, y que no forman part de la Comisi6n
de Asuntos Municipales y Provinciales, podamos po-
nernos de acuerdo, a fin de presentar una soluci6n








300 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


franca y terminante, para saber en qu4 sentido debe
interpretarse la Ley en ese punto.
SR. VILLUENDAS (F.): Pido la palabra para oponer-
me a esa proposici6n.
SR. PRESIDENTE: No puede concederse la palabra
sobre esto, porque es una proposici6n incidental y
conform el Reglamento debe ser sometida inmediata-
mente A votaci6n.
4Acuerdan los sefiores Representantes que se sus-
penda el debate por el tiempo que solicit el Sr. Cu6?
(Es desechada.) Desechada la proposici6n incidental,
continfa el debate.
SR. BORGES: Sr. President: Deseo recorder A la
Presidencia que hace algunos meses, cuando se iba a
principiar el debate, yo pedi la suspension de 61, pero
ya habia empezado A consunir turno en contra de la
enmienda del Sr. Betancourt.
SR. PRESIDENTE: La Presidencia tuvo present esta
indicaci6n del Sr. Borges, pero en estos moments no
se va a discutir la proposici6n del Sr. Betancourt, pa-
ra lo cual pidi6 turno S. S. Lo que se pone a discu-
si6n es la enmienda del Sr. Gonzalo P6rez. Tiene la
palabra en contra el Sr. Betancourt.
SR. BETANCOURT: Ahora, copiando la frase de mi
distinguido amigo y compailero el Sr. Masferrer, cada
vez que se pone A discusi6n la paga del Ej4rcito, creo
que tengo prioridad para combatir esta enmienda, y lo
siento por el senior Gonzalo P6rez, y por lo que padez-
ca la brevedad del debate. Pero se ha querido, de
cierta manera, por algunos seflores Representantes de-
cir, que por esta transacci6n, yo me habia ido al cam-
po do los que opinaban que debian tener dietas 6 gra-
tificaciones los sefiores Concejales. No es eso: mi
pensamiento, lisa y llanamente expl-cado, y mantoni-
do ahora, es que los Concejales por ningfin concept
podrAn tener dietas ni emolumentos Lo que pasa es
que el ~oefor Gonzalo Perez, copialndo lo de la Ley
Municipal francesa, entiende que deben pagarse de-
terminados servicios.
Sa GONZALO PIREZ: No dice pagar sino indem-
nizar.
SR. BurANcoURT: Conformes. La base que tuve el
honor de presentar, repito, decia clara, y concretamen-
te, que por ningin concept debian ser renunciables
los cargos de Concejales despues de aceptados, salvo
los casos en que desempefie otro incompatible, como
marca la Constituci6n, pues ent6nces tendria que op-
tar, dentro del t6rmino de la Ley, por uno ii otro; pe-
ro se trata de los electivos, que no pueden renunciar-
se. En cuanto a la paga 6 dieta, gratificaci6n 6 c6mo
quiera llanmarre, que deban tener los Concejales, a
cambio de los servicios que presten a la municipalidad
no es que me oponga la enmienda del Sr. Gonzalo
P4rez, sino que no pueden ser los Concejales retribuidos
por su trabajo, porque no esta previsto en la Constitu-
ci6n queen primer t6rmino sefiala sueldo 6 dotaci6n al
President de la Repfiblica, al Vicepresidente, a los
Representantes, a los Gobernadores Civiles y A los Al-
caldes, no se les asigna 4a los Consejeros Provinciales,
y fund6ndose 6stos en que lo que no prohibe ]a Ley
6 la Constituci6n, puede hacerse legalmente, han po-
dido fijarse crecidos sueldos, que han sido condenados
por la opinion public y que han originado todos esos
conflicts que estamos presenciando, y que por cierto,
desgraciadamente, no tionen todavia una soluci6n.
,Cuall es la clave de que los Consejeros en la Haba-
na, por ejemplo, se hayan asignado unos sueldos que
la masa popular estima extraordinarios? El que la
Constituci6n nose los prohibe de ninguna manera; y
de ahi que los Consejeros se hayan sefnalado sneldos


mayores 6 menores, y esto mismo harAn los consejeros
municipals, con mayor raz6n, porque mientras los
primeros no tienen mAs que determined nimero de
sesiones, treinta dias en el mes de Febrero, y otros
treinta en Agosto, toda vez que no se reunen mAs que-
en dos periods al aiio, en cambio los ediles tienen
obligaciones mas perentorias, mas imprescindibles y
constantes que Ilenar, y por tanto, distintas que, las.
de los Consejeros Provinciales.
SR. PRESIDENTE: La Presidencia se permit Ilamar
la atenci6n al senior Betancourt de que no tiene otra.
diferencia que la que se fijen la indemnizaci6n 6 dieta.
que deba darse A los Concejales 6 Presidente del C n-
sejo por los gastos en que incurra en las comisiones
especiales que se le confien, no se refiere absolutamen-
te a que deban 6 no tener sueldos permanentes.
SR. BETANCOURT: Declaro, francamente, que abrigo,
cierta suspicacia contra todo lo que se parezca a suel-
dos, dietas 6 emolumentos, eso es semejante A una,
dieta: no es necesario definir la palabra dieta: en me-
dicina, por ejemplo, es la prohibici6n al enfermo &
convaleciente para usar ciertos alimentos. Existen
las dietas del imperio alemkn, que son juntas 6 con-
gresos. Aqui diet, es una palabra mAs 6 m6nos ana-
cr6nica conque hemos querido disfrazar un pensamien-
to real: la indemnizani6n, el sueldo, en otra forma, los.
tres, cuatro 6 seis pesos de salario que se le intent
dar al Concejal por el trabajo que realize.
,Vamos fiijar a los Concejales por las comisiones
especiales que desempefien una dieta 6 salario? Yo
no conozco nada semejante en la Legislaci6n Munici-
pal espafola, que fua la que rigi6 y rige todavia, ni
tampoco algo analogo en las 6rdenes militares que fue-
ron dictaindose para nuestro pais, y que en cierto mo-
do modificaron la Ley Municipal vigonte.
-Tratemos de conocer la realidad de las cosas. Claro-
es que si el Ayuntamiento de Guane, por ejemplo, en-
tiende que various de sus ediles deben trasladarse A la
capital de la provincia para realizar determinadas ges-
tiones, 6 en pr6 de asuntos que conciernen A la Zona
Municipal, 16gico es que esos gastos que se realizan,
exclusivamente en benelicio de la municipalidat, se
paguen por el ayuntamiento, pero pudiera resultar
que se verificaran frecuentes traslaciones a la capital
de la provincia 6 la, de la Repfiblica, en comisiones
especiales, con objeto de justificar el gasto, y en rea-
lidad solamente para obtener un sueldo; y eso es pre-
cisamente lo que yo quiero evitar.
Por ahora, Sr. Pre-idente, para abreviar, no debe-
mos extremar ]a nota en esto: conozco que la opinion
esti bastante dividids, today vez que no se ha llegado
A un comfn acuerdo y por eso invocaba aqui el princi-
pio democratic de que todo trabajo debe ser retribui-
do. No quiero seguir oponi4ndome en lo que respect
al ndmero de pesos que deben percibir los concejales
en este moment, ni ain de si deben ser por sesiones,
pero t6ngase en cuenta que esos sueldos vendrian a.
aumentar los de los Alcaldes, Secretarios y Contado-
res, los del sin nitmero de empleados de cada Ayunta-
miento, y que tales egresos vendrian, enormemente, a
gravi tar sobre el erario municipal.
En evitaci6n de un debate forzado voy A cesar en el
use de la palabra en contra de la enmienda de mi dis-
tinguido amigo el senior Gonzalo Perez, reservandome
el pedirla de nuevo cuando se entire de Ileno en ]a
discusi6n de la Base, de fendiEndola., si alguno de mis
compafieros, en el ejercicio de su derecho, la comba-
tiera.
Sa. GONZALO PERnz: Pido la palabra..
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra en pr6 de su en-
mienda el senior Gonzalo PWrez.








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAiMARA 301


SR. GONZALO PEREZ: Yo no voy a defender mi en-
inienda porque el senior Betancourt no la ha atacado.
El senior Betancourt no ha, echo mis que defender la
Base por 6l presentada, y como esa eninienda es idn-
tica, en lo sustancial, A la Base, today la argumenta-
ci6n del Sr. Botancourt favorece a la enmienda.
Yo no s6 si por el ruido, 6 por otros motives, el se-
fior Betancourt, que conoce perfectamente bien ell
idioma castellano, no se Ih dado cuenta de la redac-
ci6n de esta eniienda., y ha. querido presenter la
Cmnara, como sin6nimas, indemnizaciones, dietas,
compensaci6n, sueldos, At la palabra reembolso, que
es nna cosa completamente distinta.
Dice la primer part do la enmienda: (La lee.)
Es completamente id6ntica a la Bise presentada por
el senior Betancourt en eiia parte, es decir, que los
cargos concejiles no pue len tener compensaci6n, ni
renumeraci6n, ni sueldos; en una palabra, no pueden
tener derecho A cobrar cantidad alguna por via de in-
demnizaci6n. gratificaci6n, por el trabajo que ellos
realicen en favor de la comunidad. En e-to estamos
completamente de acuerdo, y i &sto ha reducido su
argumentaci6n el seilor Betancourt. ,Que 6sto pugna
con la democracia?
Yo siento nmuchisimo que aqui se invoque la palabra
democracia, cuando se trata s6lo de que los conc-jales
no perciban sueldos por el desempenio de sus cargos;
porque la democracia, con arreglo a los principios, y
con arreglo A sus tendencies, nada tiene que ver con
los sueldos; la democracia no significa cobrar sueldos
al Estado, A particulars, A la provincial 6 al munici-
pio, por el desempefio do una comisi6n 6 de un traba-
jo. Bien puede emitirse la palabra democracia en este
sentido, porque, antes, al contrario, si algo significa-
ria, es que en un pueblo democratic no deben cobrar-
se sueldos por el desempeiio de ciertos cargos. Si en
nombre de la democracia se le quiere asignar sueldo A
todos cuantos intervienen en el manejo de los asuntos
pfiblicos, el mismo derecho tendra el elector que va A
depositar su voto, atravesando pueblos, dejando A su
familiar abandonada, perdiendo el journal el dia de la
elecci6n, A que se le indemnice; y ent6uces habria que
indemnizar A los electores por el hecho de iir emitir
su voto al lugar de los comicios. Nada tiene que ver
la democracia con los sueldos. Los Ayuntamientos
son algo mAs que oficinas burocraticas, son pequeiios
parlamentos donde se discuten y resuelven los asuntos
locales. Y yo no s6 de un solo pueblo, donde los con-
cejales tengan sueldos, no hay mais que aIgunas excep-
ciones en la gran Repfblica de los Estados Unidos.
En determinados municipios se les asignan cantidades
por via, de indemnizaci6n, por los gastos de locomoci6n:
en los demAs paises no tienen sueldo.
Y dice la segunda part d mli enmienda: (Lx lee.)
El seflor Betancourt y mis compafieros saben perfec-
tamente qu6 significa la palabra reembolso, volver al
bolso, cobrar lo que se ha prestado, 6 anticipado esto
no contradice la doctrine sustentada en la primer
part de la enmienda; al contrario la corrobora. Pa-
rece de justicia que si el Presidente del Ayuntamiento
de la Habana, por ejemplo, tiene que trasladarse A
Santa Clara, A una exposici6n universal 6 regional,
done concurren los Preiidentes de todos los Consejos
Provinciales y Municipales, necesariamente han de
hacer gastos de ferrocarril, de hotel y de carruajes
que ha de reembolsarle el Consejo Municipal. Esto
no puede estimarse como dietas, ni gratificaciones, ni
indemnizaciones.
Debemos tener on cuenta que en lo future en nues-
tros Ayuntamientos no serAn los Concejales delegados
de mercados, delegados de calls, delegados de los ser-


vicios de higiene, de los servicios administrativos, &.,
sino (que serian verdaderos legisladores, porque la Cons-
titucion, copiando esta part de la de los Estados Uni-
dos, dispone que la part ejecutiva. estara A cargo del
Alcalde.
Pongaimos nn ejemplo para demostrar la necesidad
de lo que yo propongo: un Consejo Municipal, el de
Pinar del Rio acuerda hacerse representar en la Ex-
posici6n de San Luis, por ejemplo, con objeto do es-
tudiar el adelanto de las artes, la industtia y el co-
mercio. y traer nuevas ideas de progress que encarne
en las nuevas Ordenanzas que se dicten, en los acuer-
dos que se tomen por el Consejo Municipal; y en esos
viajes han de realizarse gastos, que el Consejo Muni-
cipal tiene el derecho y el deber de acordar quo se re-
embolsen; y ese reembolso no significa una gratifica-
ci6n, remuneraci6n, dieta 6 sueldo, por el servicio
prestado A la Corporaci6n. Yo creo que la justicia
del reembolso de esos gastos necesarios. es evident.
Decia el sefor Betancourt en apoyo de su tesis, y
parece como que titubeaba al pronunciar la frase, que
segfin los principios democraiticos, todos los servicios
debian de remunerarse con un sueldo 6 dieta; y ailadia
que en el reembolso propuesto podia ver la suspicacia un
sueldo; pero aparte que la suspicacia es mala consejera
cuando de hacer leyes se trata, no cree que se preste
la enmienda presentada, a torcidas interpretaciones,
puesto que es bien claro y precise el particular A que
se contrae.
Lan Ley ha de interpretarse de buena fe, sin recelos
y susp cacias incomprensibleo; pero vamos A suponer
que haya suspicacia, si no se interpret rectamente la.
Ley bastara que un contribuyente cualquiera present
una queja al Gobernador Civil 6 al Presidente de la
Repitblica para que el mal se remedies. Supongamos
que el Ayuntamiento de la Habana, interpretando tor-
cidamente la Ley, nombre una comisi6n que inspec-
cione las calls del Vedado, las arboledas de los par-
ques, para de esta manera hacer gastos y pretender su
reembolso, pues ent6nces bastara, repito, que un con-
tribuyente present una queja al Gobernador Civil 6
al President de la Repiblica, para que se deje sin
efecto el acuerdo y se evite el fraude que al Tesoro
Municipal se pretend hacer. No hay suspicacia en
esto, yo sigo firm en mi opinion de que los Concejales
no deben tener sueldos ni dietas, por que no lo tien en
ninguno de los praises en que la Administraci6n Muni-
cipal es modelo de honradez. El fnico pais donde se
les asignan A los Concejales una pequefia cantidad, es
en la Reptiblica Norte Americana, en esa Repfiblica
donde no hay una Ley general, sino disposiciones ais-
ladas en cada Estado, sin orden y sin metodo. El
Ayuntamiento de Nueva York, que tiene cerca de sie-
te millones de habitantes, no da A sus consejeros mas
que mil pesos al aio, y esto en concept de indemni-
zaci6n; y en la legislaci6n francesa, en la que se sus-
tenta el criteria, de que no deban tener retribuci6n
los consejeros, sin embargo, se les reconoce el derecho
A reembolsarse los gastos que les ocasione el desempeflo
de comisiones especiales.
Vea, pues, el senior Betancourt, como la enmienda
por mi presentada no es mAs que una aclaraci6n la
por 61 presentada; y yea tambi6n, como no hay discre-
pancia entire nosotros respect A este particular.
Sn. PRFSIDENTE: Se va a dar lecture A una enmien-
da que se ha presentado.
SR. RODRiGUEz ACOSTA, Secretario: (Lee.)

(Los Representantes que suscriben, ruegan A la CA-
mara se sirva admitir la siguiente enmienda a la pre-
sentada por el senior Gonzalo PArez:








302 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


Art. 1-Los Ayuntamientos fijaran dieta a los
sefiores Concejales por su asistencia a las sesiones
ordinarias.
Art. 29-Ningfin Ayuntamiento podrl celebrar miis
de cuatro sesiones ordinarias durante el mes.-Alba-
rrAn.-Fust6.

Sn. GONZALO PinREz: Eso no es una enmienda. Eso
es una nueva base, y mientras no se rechace la en-
mienda que se ha presentado, y la base que ha prcsen-
tado el senior Betancourt, no se podra discutir.
SR. PRESIDENTE: Esta es una enmienda a la base,
puesto que hay una base que dice: que no se les daria
sueldo; y esta enmienda dice: que no se darn sueldos
sino dietas.
SR. GONZALO PEREZ: Yo ruego A su seiloria que
made A dar lecture al articulo del Reglamento corres-
pondiente, porque 6sto no es una emienda sino una
base nueva que contradice las doctrinas sustentadas
por el senior Betancourt y por mi.
SR. PRESIDENTE: La Presidencia entiende que esto
es una enmienda, y la pone A discusi6n.
Tiene la palabra, en contra, su seiioria.
SR. GONZALO P]REZ: Yo no he pedido la palabra,
para hablar en en contra de la ilamada enmienda, sino
para llamar la atenci6n hacia lo que a este respect
dispone el Reglamento; aunque yo se, que aqui es a
veces letra muerta, pues se prescinde de l1 con mas
frecuencia de lo que conviene.
Sa. PRESIDENTE: La enmienda del senior Gonzalo
P6rcz, segfn dicen, seria una enmienda adicional 4 la
base, puesto que se refiere a reembolsos 6 gastos per-
sonales, y puesto que se refiere A la base, y Ia base
del seflor Betancourt dice: que por ningfin concept
podrAn percibir sueldos, y el senior Cu6 dice: que po-
drAn percibir dietas. Se pone 6 discusi6n la enmien-
da:del senior AlbarrAn, 4 la cual se va a dar lecture de
nuevo. (El Secretario, seinor Rodriguez Acoeta, lee la en-
Smienda ya trascrila.)
SR. LOYNAZ DEL CASTILLO: Pido la palabra para ha-
cer una pregunta A los seflores firmantes de la en-
mienda.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Loynaz
del Castillo.
SR. LOYNAZ DEL CASTILLO: Deseo preguntar A los
sefiores que firman la enmienda, sostenedores del
criterio de establecer sueldos 6 dietas a los Concejales,
si sobre esto han reflexionado lo bastante para ofrecer
A la Camara un dato que yo solicito: Cudnto van a
costar al pais esos sueldos que se proponen Iara los
Concejales?......
Sn. GO\ZALo PEiRaz: (Interrumpiendo.) Hay ciento
sesenta Municipios.
SR. LOYNAZ DEL CASTILLO: Pues todos los seilores
Concejales de esos ciento sesenta Municipios acu-
dirin A ponerse sueldos autorizados por ]a Ley, en
cantidad mAxima.
SR. ALnAnAiN: Pido ]a palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Alba-
rran.
SR. ALBARnn N: Voy a tener el gusto de complacer
al senior Loynaz del Castillo y todos los individuos
de la Cdmara que deseen enterarse de este particular;
y voy A suplicar 6 todos que tengan la bondad de fi-
jarse en la redacci6n do la enmienda que dice asi:
(Articulo primero.-Los Ayuntamientos lijarin die-
tas a los sefiores Concejales, por su asisteincia a las
sesiones.
Articulo segundo.-Ningfin Ayuntamiento podra
celebrar mrs de cuatro sesiones ordinarias durante el
mes.))


Si me permit el senior Presidente, como via de ex-
.plicaci6n de mi criteria en este punto, y como aclara-
ci6n, que casi evite un debate dir6, que soy enemigo,
y lo he demostrado en otra ocasi6n, de los sueldos cre-
cidisimos que contribuyen a la ruina del Tesoro de la.
Repfiblica, pero mas enemigo soy del trabajo gratuito,
por lo menos, de que no se remunere al mismo tiempo,
cualquier servicio pfiblico. Por esto he buscado la-
manera de que retribuyendo, el trabajo de los Conce-
jales, no se grave el tesoro municipal de modo notable-
y por eso he fijado el ndmero de sesiones ordinarias, a
fin de que no se perjudiquen los intereses de la patria
y de que no puedan, de ningfin modo, fijarse sueldos.
excesivos que compi ometan la situaci6n de los Ayun-
tamientos.
Supongamos cinco pesos, por ejemplo, siendo cuatro
las sesiones ordinarias, serian veinte pesos, de este
modo no resultaria el trabajo gratuito, lo que se pres-
ta l todo g6nero de conscupiscencias. Al mismo tiem-
po se evita el que puedan tener sueldos mensuales los.
concejales. De este modo, siendo cuatro sesiones y
no pudiendo haber mbs que dos extraordinarias por
los trAmites necesarios, cobraria veinte 6 veinte y cin-
co pesos cada conceal y estarian en el deber de traba-
jar porque para eso se les paga.
SR. RISQUET: Pido la palabra en contra.
SR. PRESIDENTE: El sefor Risquet tiene la palabra
en contra.
SR. RISQUET: '-ilio.r Presidente y sefioies Represen-
tantes.........
SR. LOYNAZ DEL CASTII,LC: (Interrumpiendo.) Habia
pedido la palabra para hacer una pregunta.
SR. PKISIDENTE: Seflor Risquet: el senior Loynaz
del Castillo habia pedido la palabra para una pregun-
ta y por lo tanto ]a tiene.
SK. LOYNAZ DEL CASTILLO: Seflores Representantes:
El sefor AlbarrAn, A pesar de la amabilidad que le
distingue, no ha contestado, sin duda porque no ha
podido, la pregunta que yo le hacia; cuya respuesta
era convenient a la CAmara conocer. Sobre los diez
y site millones de pesos del presupuesto que ya gra-
vitan sobre el pueblo, y de los impuestos necesarios al
empr6stito, va & agregarse ahora A una. cantidad infi-
nita para pagar sueldos de concejales! Acaso doce &
quince millones de pesos mIs para los sefiores con-
cejales!
El senior Albarran no me ha podido contestar esa
pregunta como tampoco ha podido el senior Betancourt.
iSab6is A cuanto han de ascender esos sueldos? No?
Pues entonces es impossible que nosotros votemos el
conceder esos sueldos, esas gratificaciones onerosns.
SR. BETANCOURT: Han de pasar de veinte y cinco,
millones de pesos.
SR. PRESIDINXTE: El senior Risquet tiene la palhbra.
SR. RIPQUnT: Seiior Presidente y sefiores Represen-
tantes: Realmente no tenia el prop6sito de terciar en
este debate, pero siendo important la base que se
dilcute, me veo en el precise case de combatirla, por
que esto pugna con la realidad present. Yo soy libe-
ral, si; liberal y prubablerente, mas de lo que muchos
me suponen, en material municipal. Yo reconozco
ante todo y sobre todo, el principio de la descentrali-
zaci6n para los municipios, y al mismo tienpo reco-
nozco como un principio de moralidad la remfineraci6n
del trabajo a todo individuo que presta, desde luego,
su inteligencia 6 su brazo, y al mismo tiempo, today
clase de dedicaci6n a una labor cualquiera, siempre
que, desde luego, r sponda, las aspiraciones y nece-
sidades aquillas que en el memento precise, pueda ser
menester utilizar (d 61. Pero cuando se trata de la
letribuci6n de los Concejales, no es possible que pueda









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


estar de acuerdo; porque realmente no responded en
nue.tro pais a una ne' esidad sentida, a pesar de los
arguments que en contra se exponen y se ban ex-
puesto ya.
Aparte de las razones que el Sr. Gonzalo Prez ha
expuesto, de que no hay antecedente alguno en la le-
gislaci6n universal con excepci6n de algunos Munici-
pios como el de Nueva York, por ejemplo, y otros muy
contados de la Repfblica Americana.
SR. ]BoHOLs: (Interriumpicdo.) En B61gica.
SR. RISQUEI: Rlara avi.. Sr. Borges, sobre todo, en
Europa. Pero t pesar de todo eso, Sr. Borges y sefio-
res Representartes, no hay nada que veng-. a ser nece-
saria la implantaci6n de sueldos, dietas 6 emolumen-
tos. Despues de todo, me parece que no es 6ste el
moment mAs oportuno, despu6s del cisma levantado
en estos filtimos dias, por haber hecho el Ayuntamien-
to actual de la Habana un presupuesto de dos 6 tres
millones de pesos. Si este presupuesto ha heeho que
lo combatan aquellos que, desde luego, sobre sus hom-
bros han de pesar las tributaciones de esos Municipios;
si hoy se ha verificado esto, sin que tengan dietas los
representantes del Municipio, ,qu6 no sucedera ma-
flana, cuando las eyes 6 por virtud de ellas, puedan
ponerse dietas? 4No esta latente lo que pasa con los
Consejis Provinciales? No hemos visto, que por el
hecho solo de conceded les dietas han producido un gra-
visimo trastorno en el pais? Pues lo mismo debe
acontecer en el Municipio; porque los intereses muni-
cipales se diferencian much, muchisimo de los provin-
ciales, pues tienen su cargcter tipico y especial, del
mismo modo que tienen su generaci6n expontanea. De
aqui que todo ciudadano honrado, tiene la obligaci6n
de compartir las labores municipales, porque en 6llas
tienen un tanto por ciento. Es deber ineludible de
todo hombre civilizado aceptar el cargo de represen-
tante del pueblo para administrar en el Municipio sus
propios intereses. Los vecinos todos tienen el deber
de compartir la responsabilidad de lo bueno 6 lo malo
que de la administraci6n result. Pero de todas ma-
neras, se arguye que los Consejos Provinciales tienen
dietas. Seguramente; porque hay una diferencia. To-
do el mundo babe que circuntancias especiales concu-
rrieron como aquellas especiales circunstancias, por
las cuiles A esos organismos se les reconoce la necesi-
dad de las dietas; porque los Consejeros Provinciales,
A veces viven 6 muchas leguas de la capital, en donde
se verifican las sesiones y tienen que residir en aque-
llos lugares en donde las sesiones se han de verificar,
al reves de lo que acontece con el Municipio; porque
puede suceder que en una ciudad grand como la Ha-
bana, por ejemplo los Concejales pueden residir en al-
gunos punts distantes como el Calvario, Jesfis del
Monte, etc., y muchos otros barrios rurales y necesiten
para la locomoci6n alguna cantidad de que disponer,
,pero acaso es tan grande que sea forzoso darles dietas?
4pero acaso en esta enmienda donde ni siquiera se fija
el tipo, no creen los sefiores Representantes que se
pondria mas de cuatro pesos, probablemente, hasta
cinco?
La Habana tiene veinte y nueve Concejales segfin
la Ley que aqui se ha votado, asciende a siete mil pe-
sos las dietas, suponiendo que se ponga a cinco
pesos cada uno de los Concejales teniendo veinte y
nueve. Despues de todo, ,cuAntos Ayuntamientos de
la Isla podrian pagar e-as dietas? Sabemos que el Es-
tado estr subvencionando gran nfmero de Ayunta-
mientos, sabemos que el Estado les esta ayudando &
vivir y sabemos mas, pues aqui se ha dicho en otras
ocasiones por diferentes coipafieros; se ha dicho por
esos compafleros, que esos Ayuntamientos estAn en la


necesidad de subsistir, que pueden subsistir porque tie-
nen diez mil habitantes, y se ve que no es possible el
vivir con tan poco nimero de habitantes, porque hay
otros que pasan de poco y sin embargo no pueden vi-
vir solos; vamos agregarle al Estado mayor nfmero de
Ayuntamientos para que tenga que pagarle sus necesi-
dades. Realmente no me parece 6 mi esto lo mas cuer-
do, ni lo de mas en ccnsecuencia con los principios
modernos y cientificos en material deolegislaci6n muni-
cipal. Yo ni siquiera soy partidario de la dieta que
aqui pretend acordarse ni siquiera el minimum de
cinco pesos Li menos el mliximun de diez, expresa die-
ta por cada sesi6n y la enmienda que se ha presentado
no sin tasar 6 precisar la cantidad a que deben ascen-
der las dietas que se la ha de asignar 6 los Concejales.
SR. BoRGES: Pido la palabra.
Sit. VILLUENDAS (F.): Pido la palabra.
SR. ALBARRAN: 4El Sr. Presidente me permit la pa-
labra para explicar unos datos que me han sido pedido?
SR. PKESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Albarrin.
SR. AI BAnRAN: He pedidlo la palabra para contes-
tar 4 mi distinguido amigo el Sr. Loynaz del Castillo
y tengo el honor de informarle de unos datos que me
habia pedido y que se diferencian algfin tanto de los
que habia formulado anteriormente. Existen ciento
cincuenta Ayuntamientos poco mis 6 menos en la Isla
de Cuba, que a doce Concejales como t6rmino medio,
como minimum.
SR. GONZALO PKHKz: Quince es el t6rmino medio.
SR. ALBARAkN: jAh! es quince el t6rmino medio.
Esos ciento cincuenta Ayuntamientos dan un total de
mil ochocientos Concejales que 1 veinte pesos......
Sn. VILLUENDAS (E.): iVeinte pesos!
SR. ALBARRAN: Si veinte pesos que no serAn tal vez
del gusto del Sr. Villuen las.
SR. VILLUENDAS (E.): No del gusto mio, sera del
de ellos.
Si. ALBARKCN: Siendo quince Concejales por termi-
no medio como dice el Sr. Gonzalo Perez habria que
agregar una tercera part mas a ese clculo, que es lo
fnico a que yo me limito; de manera que aLn siendo
cierto los quince Concejales por cada Ayuntamiento,
habiendo ciento cincuenta y teniendo cuatro pesos de
dieta cada uno por cada sesi6n ordinaria y celebrando
ctatro al mes, resultarin alrededor de quinientos mil
pesos, y nunca legarian a los quince millones a que se
referia justamente alarmado mi distinguido amigo.
SR. PRESIDENTE: El Sr. Gonzalo P6rez ha pedido la
palabra en contra.
SR. VIILLUENDAS (F.): En pr6.
SR. PRESIDENTE: El Sr. Albarran insisted en que no
ha consumido un turno en pr6, de manera que el pri-
mer turn en pr6 le corresponde al Sr. Albarr6n como
autor de la enmienda.
SR. ALBARRnN: Tendr6 gran honor en dArselo al se-
fior Villuendas que lo harA mejor que yo.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Villuendas.
SR. VILLUW NDAS (F.): Antes debo decirle al seflor
Albarran que si 41 desea hacer el turno en pr6 lo oiria
con much gusto.
La cuesti6n que aqui se debate, sefiores, es la si-
guiente: si deben ser retribuidos los cargos de Conce-
jales 6 si no deben ser retribuidos; aqui en la Camara
se sustentan dos criterios extremes que pecan de exa-
gerados, y yo entiendo que debemos buscar como solu-
ci6n un termino medio, reconociendo el derecho que
tienen los Concejales 4 ser retribuidos. pero 4 la vez
que se limited por el Congreso la cantidad do esa retri-
buci6n.
Es claro, seiiores, que el Congreso tiene facultades
para decidir si el cargo de Concejal debe ser retribui-









304 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAXMAkRA


do, y se dice por algunos Representantes que el Con-
greso no puede limitar la retribuci6n, sino dejarla al
buin juicio de los Concejales para que ellos mismos
fijen; y A mi juicio es un error que el Congreso Cuba-
no tenga la facultad de decidir si deben 6 n6 ser retri
buidos, y no la tenga para limitar la retribuci6n.
El t6rmino modio, pues, seflores, es reconocer el de-
recho que tienen loJ Concejales a ser retribuidos. y li-
mitar la retribuci6n en relaci6n con la importancia do
la mnnicipalidad.
Ademis de las razones que se han expuesto aqui, es
precise no olvidar esta otra, el cargo de Concejal tiene
responsabilidades; los Concejales no solaimente ocupan
su tiempo, sino que lievan sobre si la responsabilidad
de la Administraci6n que puede hacerse efectiva ante
los Tribunales de Justicia, y de las medidas que los
Ayuntamientos tomen. De manera sea, que no sola-
mente.ocupa A esos hombres tiempo el cargo de Con-
cejal, sino que estdn obligados por la Ley a ser res-
ponsables de los actos que realicen en el desempefio
de sus funciones como ConcejaL Y si setioneen cuen-
ta esa responsabilidad, el trabajo y la labor personal,
es may ju-to que ese cargo sea retribuido con algfin
emolumento.
Yo recuerdo a la CAmara que ayer cuando impugna-
)a Ia enmienda del Sr. Betancourt, sobre hechos que se
repiten en la inmensa generalidad de los Ayuntamien-
tos de la Isla, decia que no celebran sesiones ordina-
rias de primeracouvocatoria. porque no se reune nufme-
ro suficiente de Concejales, y todas se celebran en segun-
da convocatoria con cualquier nfmero de ellos. Este
es un hecho, esto es cierto, y esta demostrado que la
inmensa mayoria de los Concejales, no tiene interest en
ir A las sesiones de los Ayuntamientos, ademas por
circunstancias que seria prolijo enumerar hay un sin
numero de personas acomodalas, que todo el mundo
sabe, que no han aceptado el nomibramiento de Conce-
jal, y aquellas personas que eran las Ilamadas a to-
marse mayor inter&i por las labores municipals, no
han querido por circunstancia que no quiero analizar
ahora, no han querido, repito, tomar part en esas la-
bores. El hecho es, que son Concejales de los Ayun-
lamientos personas quo tienen ocupaciones personales,
6 no tienen interns en la march municipal. Se pue-
de remediar en parte ese mal, con la media de que
tuvieran remuneraci6n 6 dietas los Concejales, y de
esta manera estaria tambi6n justificada la imposici6n
de multas A los Concejales morosos, pues de otra ma-
nera. seria irrisorio que se consignase en la Ley impo-
nerles multa por la falta de asistencia a las sesiones,
cuando no tienen dietas con las cuales hacker efectivas
las multas.
Por esas consideraciones, sefiores Representantes, yo
estimo que si bien es cierto que concedi6ndoles A los
Concejales la facultad de ponerse sueldos A su discre-
ci6n sc correra el riesgo de que muchos Ayuntamientos
modestos, ocurrirAn casos, yo no puedo near esas de-
bilidades humans, pudiera ocurrir, repito, que sepu-
siesen sueldos exhorbitantes, que desde luego no es-
tarian en harmonica con las entradas municipals, pero
eso no ocurriria en manera alguna si se hiciera una li-
mitaci6n.
Yo sostengo la opinion que comparten muchos Re-
presentantes de que ,e limited las dietas dentro de una
suma minima y una mAxima que ostaria desde luego
en relaci6n con la importancia del Municipio, fijando
desde luego el nfimero de sesiones ordinarias que deban
celebrarse y en un Proyecto de Ley se proponia una
semanal.
Los arguments que aducia el Sr. Risquet A prime-


ra vista parecian de gran peso; pero no asi, si se les
examine con detenimiento.
Decia el Sr. Risquet que los consejeros provinciales
tenian que venir a la capital de la provincia desde
punto bastante lejanos y que era 16gico que se les re-
munerase y tuviesen un sueldo 6 dieta por los perjui-
cios que la traslaci6n A la capital de la provincia les
habria de ocasionar; pero esto carece de fuerza si se
tiene en cuenta que solamente una 6 los veces, du-
rante un period relativamente corto, estAn reunidos,
period que si mal no recuerdo en la Ley Provincial
se consigna; pero que no puede menos de ser asi, toda
vez que los Consejos Provinciales no son mas que
Carnaras legislativas de las provincias y deben ajus-
tarse a lo que la Constituci6n marca para las CAms-
ras legislativas y si un Consejo decidiera star funcio-
nando, eterna y permanentemente, desvirtuaria por
complete el espiritu que informa nuestra Constituci6n.
No result asi con nuestros ayuntamientos, que tie-
nen que star funcionando siempre porque lo require
asi la indole de los asuntos sometidos a su delibera-
ci6n y la mayor part de las veces no basta una sesi6n
semanal. Constantemente vemos en los diaries que el
Ayuntamiento de la Capital tiene que declarar perma-
nentes sus sesiones para resolve el cimulo de asun-
tos que estan encomendados A su resoluci6n.
Dificilmente, sefiores Representantes, pueden resol-
ver en una sola sesi6n, no ya los ayuntamientos de las
poblaciones importantes, sino ain las de segunda y
tercera clase, los asuntos encomendados A los mismos.
De m;anera, sefiores Representantes, que tienen que
funcionar constantemente, no como los Consejos Pro-
vinciales que tienen determinado ufimero de sesiones
en determinadas 6pocas del aflo y durante periods
relativamente cortos. Y si esto es asi, no veo la raz6n
por qu6 se les asigne cierta cantidad que les permit
poder hacer esas traslaciones sin perjuicio de sus inte-
reses, A los Consejeros para resolver 1,,s asuntos enco-
mendados A la deliberaci6n de los Consejos Provincia-
les, y se tenga criterio tan opuesto tratAndose de los
concejales de ayuntamientos que tienen much mas
que hacer.
No se quiere tener en cuenta que en la Corporaci6n
municipal suceden cosas completamente distintas, en
primer lugar como decia anteriormente, la necesidad
de la asistencia asidua para la administraci6n de los
asuntos que tiene 5 su cargo el Municipio, y en se-
gundo lugar que es 16gico desear que forme parte de
los consistorios hasta la personalidad mas modest de
la poblaci6n, hasta individuos pertenecientes & la cla-
se artesana, que es muy just que tengan dentro de
los Consejos municipals su representaci6n, ysi con
los acuerdos que aqui se tomasen surgiese la vida mu-
nicipal por otro camino del que deseamos, sucederia
que de la clase artesana no podria nunca ser ningfin
concejal, porque los a tesanos son hombres ocupados
que estan en su labor desde por la mariana hasta por
la tarde, y si tienen las horas de la noche libres, las
dedican A otras ocupaciones no menos perentorias
para ellos.
Referiame A la clase artesana para hacer mAs evi-
dente el ejemplo, pero tambi6n podria decirse respec-
to de personalidades de otra clase social. El cargo
concejil impone la obligaci6n de vivir en la poblaci6n,
de consumer en la deliberaci6n de los asuntos munici-
pales muchas horas y A mas la circunstancia de que
esa labor tiene responsabilidad, es decir, tiene respon-
sabilidades directs ante los tribunales de justicia de
los errors, de los desaciertos que se cometen en la ad-
ministraci6n municipal, con perjuicio de tercero 6 de
los intereses del procomfn.









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CAMARA 305


De manera sea, que la persona que acepte un cargo
de Concejal sabe que va teniendo una respousabilidad
de importance a; por consiguiente, tiene interns en
asistir a esas sesiones, en estudiar, y en decidir con
acierto los asuntos sometidos a su deliberaci6n, por-
que su propio peculio va A ser responsible de los erro-
res de la administraci6n, del de los' empleados, 6 de
cualquiera deficiencia en la Administraci6n Muni-
cipal.
Por estas consideraciones yo creo que no es possible
en buena 16gica que el cargo concejil sea gratuito;
creo que lo 16gico es que sea remunerado, si bien es-
toy de acuerdo en que sea en una forma muy limitada;
que sea en proporoi6n con los recursos del Ayunta-
miento y teniendo en consideraci6n el estado econ6-
mico de nuestros municipios
Asi, pues, seilores Representantes, yo creo que la
Camara, despu6s de estas reflexiones que desorde-
nadamente he expuesto y desde luego sin lucimiento,
porque no poseo dotes ningunas de orador, las habra
de tender en cuenta, y acordar en harmonica con la en-
mienda de mi distinguido compafieroy amigo el senior
Albarran, enmienda que propone que el cargo de Con-
cejal sea retribuido moderadamente, lo cual es el t6rmi-
no medio entire los dos extremes a que me referia an-
teriormente, de los cuales el de la no retribuci6n con-
denaria A la clase pobre a no tener participaci6n en la
administraci6n municipal, sin ) que 6sta serial siempre
dirigida por los capitalists, por las classes acomoda-
das, y criterio tambisn opuesto a que esa remunera-
ei6n se muy elevada, ni que tampoco sean los conce-
jales mi-mos que se la asignen, porque pudiera resul-
tar un gravamen demasiado fuerte para la Adminis-
traci6n Municipal.
Creo, pues, que debe fijarse, desde luego, el que los
concejales tienen derecho percibir dietas por las se-
siones A que asisten, fijando el numero de las sesiones
ordinarias que debe celebrar un Ayuntamiento en una
semanal, desde luego, haciendo abstracci6n de las sesio-
nes extraordinarias. Asi tambi6n exigirsele la asisten-
cia a los concejales a las sesiones del Ayuntamiento y
en caso contrario impon6rseles una multa que pudiera
muy bien descontArsele de las dietas que disfrutan.
Yo creo, pues, la soluci6n que yo indico es la mas pru-
dente y discrete que puede adoptarse por esta Cimara
y de esta manera saldremos de una cuesti6n que nos
ha tenido ocupados durante dos sesiones.
SR. RISQUET: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: iCOn qu6 objeto?
SR. RISQUET: Con el objeto de rectificar.
SK. PRKSIDENTE: Puede hacerlo.
SR. RISQUET: Me refiero aquella parte en que me
referia a los Consejos Provinciales. .ealmente la in-
ter'pretaci6n que yo di a la lecture de aquella enmien-
da, es la que se s l igue dando por todo el mundo.
Los Consejeros Provinciales y los Concejales, son ele-
mentos absolutamente distintos que operan en una
circunstancia tambi6n muy distintas; los primeros tie-
nen que representar la Provincia, representan intere-
ses municipales muy distantes de la capitalidad y este
fu6 el resultado de aquel elebre pacto que se hiz en
la Convenci6n Constituyente cuando surgi6 el conflic-
to de los federales por un ]ado y los unitarios por el
otro, en que para no renunciar a sus ideales politicos
los unos y los otros tuvieron que aceptar la creaci6n
de los Consejos Provinciales, pues en realidad esto
obedeci6 A un fin politico, fu6 un fruto hibrido, hijo
de un acuerdo tambi6n hibrido.
El Gobierno Municipal. tiene que velar por los in-
tereses puramente municipals, quiera 6 no quiera.
En tanto se diferencia del Estado, que tiene como an-


tes dije el objeto m's concrete como corporaci6n que
se reune y no tiene otro deber quo administrar, por-
que precise administrar y fiscalizar sus propios nat.'-
rales intereses y Ino sucede lo mismo en la provincial?
no puede suceder del mismo modo como no acontece
respect del Estado. N6. En cuanto a los antece-
dentes hist6ricos que deben tenerse en cuenta, digase
lo que se diga, en Alemania tiene un gran numero de
Representantes de la clase popular, de la clase obrera,
que no son precisamente nuestros obreros, en Francia
y en Inglaterra sucede lo mismo, y en Cuba tambi6n.
Asi lo vemos practicamente;.ahora, si so proponent
que todos los cargos sean retribuidos en esta nueva
era, entonces, perfectamente.
SR. PRESIDENTE: Se han consumido dos turnos, y
han pedido la palabra los sefiores Gonzalo PBrez y
Loynaz del Castillo. 4Acuerda la CAmara ampliar el
debate?
SR. GARCiA CARIZARES: N6.
SR. POVEDA: Me parece que no hay quorum.
Sa. LOYNAZ DEL. CASTILLO: Pido la palabra para una
aclaraci6n.
Sit. PRESIDENTE: Tiene la palabra.
Sit. LOYNAZ DEI. CASTILLO: En realidad, seilores, no
vale la pena de pedir ampliaci6n del debate y distraer
la atenci6n de la Camara, sobre todo, en las eircuns-
tancias del moment, dificiles para todos los que ten-
gan que usar de la palabra, teniendo alrededor de la
Camara un ruido inmenso y perenne que va acabando
con el cr6dito de nuestras sesiones, y viendo a niuchos
Representantes ir de un lado para otio, y sostener en-
tre si conversaciones particulareg, ajenas del todo a
estos debates. Circunstancias son 6stas, seflores Re-
presentantes, de ning6n modo las mis propicias, ni
para los que tengan el hibito de la palabra, asi, y
realizando un verdadero sacrificing, s61o voy A hacer
una pequefia rectificaci6n 4 lo dicho por el Sr. Vi-
lluendas, que he ido recogiendo al azar en medio de
las razones atendibles que 61 ha expuesto en su her-
moso discurso, perdido por complete, para desgracia
de la CAmara, porque s6lo seis 6 ,iete Representantes
le han prestado atenci6n.
Con tres 6 cuatro arguments voy a hacer la recti-
ficaci6n.
Primero: No son tresciontos o cuairacientos mil pe-
sos los del aumento que va A pesar sobre el pueblo con
las dietas de los concejales. Es much mas. Segfin me
decia el senior la Torre, que conoce perfectamente el
numero de Ayuntamientos que hay en Cuba, y ade-
m6s, por lo que se deduce de la Ley que estamos apro-
bando, se aumentarr 6 doscientos el numero de los
Municipios.
SR. ALBARRAN: GCuantos son los Ayuntamientos
existentes?
SR. LA TORRE? No llegan A cien. Ochenta y tantos.
SR. ALBARRAN: Creo que son noventa y uno.
St. NKYLYA: Ochenta.
Si. LA TORRE: lie sacado la cuenta y son ochenta
y uno.
Sn. PRESIDENTE: Puede continuar S.S. Sr. Loynaz
del Castillo.
SR. LOYNAZ DEL CASTILLO: He formulado una pre-
gunta a los autores de la enmienda y result que no
venian preparados para contestarla. Entonces refle-
xionando, he estimado -n setecientos veinte mil pesos
lo que habra de costar al pais, pesos mns 6 menos, la
enmienda Albarr.n. Es de notar sefiores Represen-
tantes, y este es mi segundo argumento-que el senor
Albarrin parte de la base de veinte pesos mensuales
para cada Concejal. Y realmente, por poco que nos
detengamos en este asunto, hemos de convenir en que









306 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA_


por veinte pesos mensuales, no es possible obtencr que
sirva para nada un Concejal que necesite ser pagado!
Tercero: Es irrisorio que se fije para el Ayunta-
miento de la Habana que tiene un presupuesto de dos
6 tres millones de pesos, es decir para pagar sus Con-
cejales la misma dieta que a los Concejales de Santa
Maria del Rosario, la misma dieta que A los Conceja-
les de Guanabacoa. Decia el Sr. Albarrin, entire las
razones que expuso en pr6 de esos veinte pesos men-
suales, que tal asignaci6n era necesaria para evitar la
concupiscencia! y decia ademAs el Sr. Villuendas que
esos veinte pesos mensuales era para que los Conceja-
les concurrieran A las sesiones. Y agregaba, el sefilor
Villuendas que de otro modo no podrian ir. Y yo os
digo, sefiores quc esas concupiscencias no se evitan
con veinte pesos mensuales; que el obrero no puede
abandonar sus tareas para ir 6 la sesi6n por veinte
pesos al mes, porque en ese tiempo cualquiera que sea
su ocupaci6n ha de ganar much mas.
Por otra part, seflores, el hombre que abandon el
taller para ir buscar un puesto retribuido en las es-
feras del gobierno, ese ya no es un obrero es un bur6-
crata, 4Acaso e- un obrero el Sr. Borges?
SR. BORGES: (Interrnmpiendo.) Pido la palabra para
una alusi6n.
SR. LOYNAZ DEL CASTILLO: Advertir6 de paso que
el pais para sostener en la Presidencia de la Repfbli-
ca un hombre honrado paga treinta miil pesos anuales.
En resume, estoy de acuerdo con la pioposici6n mas
radical: la que hace honorifico el cargo de Concejal
por todas las razones expuestas. De otro modo los
Concejales, si se les deja, se fijaran el miximun de
las dietas 6 sueldos couio lo han hecho los Conseje-
ros Provinciales, y si doscientos 6 ciento sesenta
Ayuntamientos, cobrando veinte pesos mensuales por
Concejal habrian de costar a la naci6n setecientos
veinte mil pesos, cobrando doscientos pesos mensuales
-que ya tratarian de llegar, ahi-costaria A Cuba site
millones doscientos mil pesos, dempilfarro sin preceden-
te, nada mAs que para aumentar la burocracia, para
alentar ainbiciones insaciables..... iAh! si todo esto
puede Ilamar a tiempo la atenci6n de los sefiores Re-
presentantes, yo lo invoco apelando A la defense que
al pueblo es debida para que rechacemos inmediata-
mente esa enmienda.
SR. VILLUENDAS (E.): Pido la palabra para hacer
una suplica a la Mesa para que la haga A la CAmara
porque no esta en sus facultades; pero yo advierto A
la Presidencia que tengo que razonar mi s(plica.
SR. PRESIDENTE: La Presidencia se ve en el caso de
conceder la palabra al Sr. Borges, en primer t6rmino,
porque la tiene solicitada para alusi6n personal.
SR. VILLUENDAS (E.): Con much gusto accedo.
SK. PRESIDENTE: Tiene ]a palabra el Sr. Borges.
SR. BORGEs: Yo siento y lamento el no lhaber podi-
do consumer un turn en este debate ya que otros se-
ilores Representantes han podido, mas insistentes 6
mas en6rgicos, acaso por circunstancias del moment,
hablar, en tanto que yo, 4 pesar de tener solicitado
ese honor, no he podido lograrlo.
Tengo solicitado un turno en contra de la enmienda
del Sr. Betancourt primero, y despu6s en contra de
otras enmiendas que se han presentado, por sostener
distinto criteria del sostenido por los seilores Loynaz
del Castillo, Betancourt y Gonzalo P6rez. Lamento
que sin haber yo podido exponer mi opinion en la CA-
mara sin haber podido exponer mis razonamientos, lo
que en conversaci6n intinma con el Sr. Loynaz del Cas-
tillo le hubiera expuesto, lo haya traido A la Camara,
aludi6ndome de manera tan intempestiva que me ex-
trafia muchisimo de su modo ser.


SR. LOYNAZ DEL CASTILLO: Pido la palabra para
proponer a la CAmara, como desagravio al Sr. Borges,
que le permit hablar,
SR. PRESIDENTE: Hay varias enmiendas presenta-
das y la petici6n formulada por S. S., Sr. Loynaz del
Castillo, sera resuelta en su oportunidad, today vez
que han pedido la palabra various sefiores Represen-
tantes y es menester solicitar de la, CAmara si acuerda
ampliar 6 no el debate, en tanto continue el Sr. Bor-
ges en el uso de la palabra.
SR. BoaKiE: Yo tengo presentada una enmienda. No
me arrepiento de lo que hago nunca por much que
truenen y fulminen rayo porque yo soy de 1 s que
ven con criterio propio y no me convencen mAs que
los arguments 6 razones, nunca los temperamentos
en6rgicos 6 irritados. Pero voy A entrar en la alusi6n
del Sr. Loynaz del Castillo.
Decia el Sr. Loynaz del Castillo que el obrero que
iba al Ayuntamiento y cobraba un sueldo se converiia
en bur6crata, como me he convertido yo que he deja-
do de ser obrero para ser bur6crata.
Yo he de contestar 6sto: desde luego que si, de la
misma mantra que el Sr. Loynaz del Castillo ha de-
jado de ser general para convertirse en bur6crata, co-
mo el professional deja de serlo para convertirse en lo
mismo que me he convertido yo. De manera que nin-
guno puede huscar un titulo distinto para otro que
aquel que tambi6n A 41 le cuadra. Todos somos Repre-
sentantes de la Naci6n por nuestro cargo; por el sueldo
todos somos bur6cratas que chupamos y sangramos 4
la infeliz Cuba que a cada rato invoca el Sr. Loynaz
del Castilllo.
No he querido aludir A todos los Generales de la
Camara, aunque por necesidad he tenido que hacerlo,
pero puedo asegurar al senior Loynaz del Castillo que
yo no me he quitado del todo el ropaje de obrero, por-
que seguramente tendr6 que volver A usarlo cuando
deje este puesto 6 cuando termine el period para que
he sido elegido, cosa que acaso no tendra necesidad do
hacer, por fortune sut a, el Sr. Loynaz del Castillo y
muchos otros seiiores Representantes que continuarAn
siendo bur6cratas 6 no, pero es lo cierto que continua-
ran viviendo perfectamente. Yo aseguro al Sr. Loynaz
del Castillo que el obrero porque vaya al Ayuntamien-
to no deja de serlo para convertirse en bur6crata; con
una modest retribuci6n lo que se haro es permitirle
que pueda cumplir integramente con sus obligaciones,
y no por eso debe caer sobre 61 la inculpaci6n gratuita,
injuriosa de que el Concejal obrero sea un burocrata.
Yo he asistido en el Ayuntamiento de la Habana
dos ailos sin sueldo y he cumplido fielmente mi come-
tido sin que por ello dejara de acudir a mi trabajo de
lector en una fAbrica, de la misma manera que el sefor
Ponce no ha dejado tampoco su mesa de tabaquero ven-
ciendo las mismas dificultades con que yo tropec6 sien-
do Concejal, para cumplir todos mis deberes. Llegu6
hasta el extreme de dejar abandonada mi labor para
no dejar de asistir 4 las sesiones, hasta que un dia me
decidi & pedir A mis compafieros que las sesiones fue-
ran nocturnas, porque tenia necesidad de aprovechar
las horas del dia para dedicarlas a mi humilde trabajo
y mis compafieros no quisieron aceptar esa proposi-
ci6n mia. Yo puedo probarles 4 ustedes, de una ma-
nera prActica, las dificultades con que tropieza el obre-
ro Concejal para asiatir A las sesiones, si no se les d(
una asignaci6n, jams podran asistir A las sesiones, y
puedo afirmar aqul que los fnicos que serAn Concejales
son aquellos que tengan una posici6n desahogada, los
ricos, los terratenientes 6 los verdaderos bur6cratas.
SR. VILLU ENDAS (E.): Pido la palabra.
Sn. PREsIDENTE: Tiene la palabra S. S.








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 307


Sit. VILLUENDAS (E.): Sr. President y sefiores Re-
presentantes: Satisfaciendo los deseos del que habla,
estoy seguro que la Presidencia va a dar lectura a la
enmienda que ha presentado el Sr. Chenard. Hago
esa sftplica por lo siguiente: la enmienda del Sr. Che-
nard que yo he tenido el gusto de leer es una transac-
ci6n eitre los dos criterios sustentados esta tarde con
bastantes arguments unos y otros, y deseo que se
lea, Sr. President, porque en la indecision, muchos
Representantes..... (Murmullos en la Cidmara.)
SR. PRESIDENTE: (Agitando la campanilla.) Se supli-
ca atenci6n al Sr. Villuendas que estA en el uso de la
palabra. Continfue el Sr. Villuendas.
SR. VILLUENDAS (E.): Digo que muchos sefiores
Representantes no estando conformes ni con uno ni
con otro criterio, van a votar la enmienda peligrosa
del Sr. Albarran, mientras que conociendo la del senior
Chenard, estoy seguro que no le prestarAn aprobaci6n a
la enmienda del Sr. Albarran, y por consiguiente pido
que voten la del Sr. Chenard, y que se lea desde aho-
ra, y si en el curso del debate se pusiera a discusi6n
tendr6 el honor de defenderla, si no lo hacen sus au-
tores.
SB. ALBARRAN: Pido la palabra para una siuplica.
SR. PRESIDENT: La tiene S. S.
SR..ALBARRAN: Acaba de decir el Sr. Villuendas,
cuyas palabras siempre me inspiran respeto, que la
enmienda que yo he tenido el honor de presenter, es
peligrosa. Si es asi, si fuera peligrosa en algin senti-
do, y yo creo que alli no se hallen peligros para los
intereses de la patria, pero si se hallase, yo la retire
en el acto, pero suplico antes al compailero Villuen-
das, diga porqu6 concept es peligrosa, y es mAs, quie-
ro que explique porqu6 es peligrosa cuando eso es ex-
poner; cuando uno, con las mejores intenciones de
beneficiary 6 su pais la ha presentado. Si hay otra en-
mienda que result mis beneficiosa para nuestro pais,
yo retire la mia enseguida pjar aceptar la otra; pero
decir ante esta CAmarAi que la enmienda que yo he
presentado es peligrosa me parece que exije una ex-
plicaci6n del porqu6 es peligrosa, en qu6 sentido pue-
de ser peligrosa para los altos y sagradisimos intere-
ses de la patria. Yo necesito una explicaci6n franca,
leal del compafiero y querido amigo Sr. Villuendas;
no un simple ardid para obtener tiempo, que yo lo
podria acompaiiar, siempre que resultara en beneficio
del pais, pero en ninguna manera puedo aceptar que
la enmienda que yo he tenido el honor de presentar
sea algo asi como una mancha; yo no quiero que bajo
ningfin concept se pueda suponer que yo he presen-
tado una enmienda a sabiendas de que pueda ser peli-
grosa para el pais.
SR. VILLUENDAS (E.): Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Villuendas
para contestar al Sr. Albarr.n, sin perjuicio de que en
su oportunidad cuando se discuta la enmienda pueda
pedir la palabra y hacer las consideraciones que le
parezcan oporitunas.
SR. V1LLUENDAS (E.): Sefiores Representantes: Yo
tenia el deseo de ser muy breve, porque me limit a
hacer una s6plica y adem6s, porque me encuentro en-
fermo precisamente de laringitis aguda, mas grave
en este caso en que por efecto del local que no se oye
bien. Yo quise condensar en una frase el concept
que tengo de la enmienda del Sr. Albarrlan, pero aho-
ra, despu&s (de lo dicho por el Sr. Albarr.n, tengo que
decirle que estimo la enmienda peligrosa en la vida
econ6mica de los Municipios y por consiguiente de la
naci6n; la enmienda del Sr. Albarran no es tan s6lo
peligrosa, la enmienda del Sr. Albarran es vaga, pero
en su vaguedad lleva el peligro envuelto.


Sn. ALBn ARAN: (Intprrmpiendo.) 4No la ha leido el
Sr. Villuendas?
SR. VILLUJENDAS (E.): -No la. firma el Sr. Albarran?
,No dice qu, se asignarin a los Concejales una retri-
buci6n de cinco pesos por sesi6n?
Sn. ALBAuRAN: Estia demostrado que no ha leido
mi enmienda.
Si. VILL'En'S)AS (E): De cuatro pesos. Tan he lei-
do la enmienda del Sr Albarrain que el Sr. President
puede decirme si no tiene las dos filtimas lines ta-
chadas.
Sa. ALBARR~N: Eso no demuestra que la haya leido
el Sr. Villuendas.
SR. PRESIDENTE: Realmente no se esta discutiendo
la enmienda del Sr. Albarrin, lo que procede es la
discusi6n de la enmienda del Sr. Chenard.
SR. ALBAnRRN: Pido al Sr. President que se sirva
ordenar que -e lea mi enmienda.
Sn. PRESIDENTE: El Secretario se servir6t leer la en-
mienda. (E Secretario, Sr. Rodriguez Acosta lee la en-
mienda ya trascrita.)
SR. ALBAKRAN: NO puede ser mis concrete.
SR. LA TORRE: ,C6mo e~ que ahora no expresa can-
tidad, y la otra vez decia el Sr. Albarran que veinte
pesos?
Si. VILLUENDAS (E.): Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Villuendas.
SR. VILLUENDAS (E.): Ahora, seflores Representan-
tes, no digo que la enmienda del Sr. Albarran es peli-
grosa; digo que tiene dos concepts: el primero, es
baladi y el segundo tremendo. Si quiere el Sr. Alba-
rran que explique el fundamento de mis palabras, pi-
da Ai la CAmara Ia ampliacibn del debate.
Su. BoRGis: Sr. President: Antes de la enmienda
del Sr. Chenard tengo presentada una.
Sic. PRESIDENTE: Realmente en estos momentous hay
aqui dos enmiendas, del Sr. Chenard y del Sr. Alba-
rr6n, y la Presidencia no puede precisar la prioridad.
SR. BonGEs: Creo que tiene la prioridad la que pri-
mero se present.
SR. PRESIDENTE: La Presidencia no puede precisar
cutil fu6 la primer presentada.
SR. BORnGE: El Sr. Gonzalo PWrez puede honrada-
mente decir cual fu4 la primer presentada..
SR. RODRiGUEZ ACOSTA Secretario: (Lee.)

(Los cargos Concejile, podrAn ser retribuidos en la
forma y cuantia que lo acuerden los respectivos Ayun-
tamientos, pero 6stos no podran acordar retribuci6n
alguna mientras no subveugan con fondos propios 6
sea sin auxilio del Estado 6 la Provincia, A todas las
obligaciones de carActer municipal que le atribuyan
la Constituci6n 6 esta Ley.-Chenard, La Torre.)

SR. NEYRA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra S. S.
Si. NEYRA: Sefiores Representantes: La Comisi6n
acepta esa base. Si la presidencia me concede la pa-
labra expondr6 las razones que tenemos para aceptar
esa enmienda.
SR. PRESIDENTE: Puede hacerlo.
SR. NEYRA: Quiero recorder 6 la Camara que la Co-
misi6n de Asuntos Municipales habia presentado ya
esa base. Nosotros somos partidarios de que todo
trabajo deba ser retribuido, y dijimos en una de las
bases de nuestro proyecto: ( Municipal serd retribuido.n Dejamos para el articula-
da la fijaci6n de la forma de la retribuci6n, bien fuera
en forma de sueldo, 6 como dieta, 6 de la manera mis
convenient. Este fu6 desde el principio nuestro cri-
terio; pero como algunos Representantes estimaron








308 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CAMARA


que no era oportuno defender con calor esa base en
los moments en que se trataba de ]a retribuci6n de
los Consejero' Provinciales, y esta cuesti6n agitaba
de modo desagradable la opinion piblica, la Comisi6n
de Asuntos Municipales crey6 que debia retirar aque-
Ila base, y asi lo hizo. He aqui una de las razones
mAs poderosas para que los miembros de la Comisi6n
de Asuntos Municipales no tomaran parte en esta dis-
cusi6n; pero en estos moments el Sr. Chenard viene
a presenter una base que A mi juicio obvia todas las
dificultades y procede que nosotros digamos si acepta-
mos 6 no la enmienda.
El Sr. heardd pide que los Consejos Municipales
retribuyan a los Concejales si el Estado econ6mico del
Municipio lo permit; que sean retribuidos si los Ayun-
tamientos no reciben auxilio alguno del Estado; si
tienen sus pre'upuestos perfectamente formados, y las
cantidades suficientes para tender A los servicios que
constituyen la vida municipal. A los Consejos Pro-
vinciales corresponderA el deber de ver si los Ayunta-
mientos han llenado cumplidamente csas atenciones;
si cubren los'servicios de Obras Pfiblicas, de Sanidad,
de Beneficencia, Policia, Rastro, Mereados &.
Parece tan contradictorio, sefiores Repre-entantes,
que un Municipio reciba auxilio del Estado y asigne
dietas a sus Concejales; y las asignaran, no lo dud6is,
si se les concede ese derecho; por lo menos hay el de-
recho de pensarlo asi, deaquellos Ayuntamientos que
vienen cometiendo toda clase de infracciones de la
Ley y hasta del sentimiento que debe ligarlos A sus
t6rminos. Si son pobres, si no pueden llenar las ne-
cesidades del t6rmino 4c6mo permitir que paguen a los
Concejales? En buen hora, que un Municipio rico
quiera dar dietas y establecer que el Consejero reciba
una cantidad por cada sesi6a. Esto tiene la ventaja
de retribuir el trabajo y castigar al que no asiste, pri-
vandole de esos honorarios; pero que tome ese acuerdo
un Ayuntamiento pobre, es, a mi juicio, la mayor de
las contrariedades.
SR. RODRIGUEZ AcoSTA: (Interrumpiendo.) Pido la
palabra para una cuesti6n de orden.
Sr. PRESIIENTE: Tiene ]a palabra S. S.
SB. RODRIGUEZ ACOSTA: Se han discutido dos en-
miendas, y hay que votarlas. Se ha presentado esta
enmienda que ha aceptado la Comisi6n de Asuntos
Municipales, como una que viene 6 armonizar todos
los pareceres de las aclaraciones que ha hecho el senior
Neyra que la esti defendiendo; pero que A mi juicio se
defiende s61a. Desearia que esta enmienda se votara
para terminar la discusi6n de las bases antes de que
expire la hora reglamentaria.
Sa. NhYRA: Creo que esti en un error el Sr. Rodri-
guez Acosta. La enmienda del Sr. Chenard se estf
discutiendo, y a titulo de miembro de la Comisi6n y
autor del proyecto de bases, pedi la palabra para acep-
tarla A nombre de toda la C 'misi6n, y 16gico era que
expusiera razones. AdemAs pedi permiso para hacer-
lo y se me concedi6, y por iltimo lo que se dispute es
una enmienda A otra enmienda y por Reglamento hay
que discutirla primero; pero no se alarme el compa-
fero, yo no voy a seguir en el uso de la palabra, ni
voy a hacer un discurso interminable, porque ya aca-
b6.-He dicho.

SR. PRESIDENTE: Se va a dar lecture A la enmienda
del Sr. Borges.
Sn. RoDRiGUEZ ACOSTA, Seeretario: (Lee.)

(Los cargos Concejiles serin retribuidos con dietas
de dos A cinco pesos por sesi6n, conform A una escala
que se establecerA en la Ley Municipal, teniendo en


cuenta el nfmero de habitantes de cada Municipio.-
A. Borges.-Masfrerrer.

SK. VILLUENDAS (E.): Pido la palabra para una
cuesti6n de orden.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Enrique
Villuendas para una cuesti6n de orden.
Si. VILUENDAS (E.): 4El Reglamento no exige que
se vote la enmienda discutida por el Sr. Albarrin?
SR. PRESIIENTE: La Presidencia habia entendido
que la enmienda del Sr. Chenard era una enmienda a
la enmienda del Sr. Albarrin. No obstante, si su
sefioria entiende.......
SR. RODniGUEZ ACOSTA:. Pido la palabra para hacer
una aclaraci6n.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Rodriguez
Acosta para una aclaraci6n.
SR RODRniGEz ACOSTA: Realmente. seilores Repre-
sentantes, esta enmienda es una enmienda, a la pre-
sentada por el Sr. Albarrin, esto es indudable; todas
las enmiendas aqui han versado sobre si deben tener
6 no sueldo los Concejales, pero sin fijar la oportuni-
dad; el Sr. Chenard establece una en que fija que de-
ben ser pagados y el moment en que deben ser re-
tribuidos. De manera que 6sta debe discutirse por-
que se ha presentado en el curso del debate. Pido la
palabra en'pr6 si alguien la pide en contra.
SR. PRESIDENTK: Realmente la Presidencia entendia
que era una enmienda A la base y no A la del sefor
Gonzalo P6rez.
Sn. POVEDA: La Presidencia entendi6 todo lo con-
trario.
SR. VILLUENDAS (E.): Yo creo que lo mejor seria
que se pusiera a votaci6n la enmienda del senior Al-
barran.
Sn. MASFERRER: Pido que se d6 lecture al articulo
noventa.
Sn. RoRniGurz ACOSTA, Secretario: (Lee.)

((Articulo 90.-A una enmienda podrhn presentarse
nuevas enmiendas, pero de ninguna manera otras A
6stas, y deberin resolverse con preferencia las segun-
das a las primeras.

Su. LA TORR,,: Como uno de los firmantes de la en-
mienda y de acuerdo con los otros dos, entendemos
que es una enmienda la nuestra & la del Sr. Albarran.
SR. PRESIDENTE: Se abre discusi6n sobre la enmien-
da del Sr. Chenard, y tiene la palabra el Sr. Gonzalo
Perez.
Sn. GONZALO PiR z: He pedido la palabra en con-
tra, aunque en realidad estoy de acuerdo, en part,
con la enmienda presentada; pero como quiera que se
han presentado multitud de enmiendas, que se han
ido discutiendo, y la presentada por mi, se ha ido olvi-
dando, quiero hacer algunas manifestaciones.
Desde luego, con esa enmienda, dentro de la pre-
sente generaci6n, no podran asignarse sueldos los
Concejales de nuestros Ayuntamientos; y porque lo
entiendo asi, es que estoy de acuerdo con ellos; porque
no puedo star conforme en que se aumenten las car-
gas que pesan sobre los contribuyentes, cuendo la ca-
pacidad rentistica de Cuba, se estrecha mis y mAs.
Dentro de poco tendr4 el empr6-tito de treinta y cin-
co millones para la paga del Ej6rcito, y cuando los
contribuyentes atrunnan el espacio por los impuestos
que para cubrir sus necesidades votan los Consejos
Provinciales, no parece just ni convenient dictar una
ley asignando sueldos & los Concejales, que solo po-
dria hacerse si la situaci6n de nuestros contribuyentes
fuera mas desahogada.








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMlARA 309


Como que con esa enmienda, los Ayuntamientos
vendrAn A asignarles sueldos A sus Concejales alli pa-
ra las kalendas griegas, es decir, cuando el pais este
pr6spero, cuando los Ayuntamientos tengan recursos,
y se desenvuelvan sin necesidad de que la Naci6n les
ayude, para entonces yo no tengo inconvenient que
impongan las contribuciones que la capacidad rentis-
tica del pais pueda resistir como nuestros Ayunta-
mientos no podiAn cumplir con todas las obligaciones
que la Constituci6n les sefiala, y les impone el progre-
so de los tiempos, hasta que no trascurran, cuando
menos, quince 6 veinte anfos, yo estoy conform con
la enmienda del Sr. Chenard; aunque no en lo quoe A
los principios en ella sustentados se refiere. De aqui
que yo me haya levantado A consumer un turno en
contra, en cuanto consagra el principio de los suel-
dos; peru como esos sueldos no han de tener efectivi-
dad en la present generaci6n, yo voto de acuerdo
con la enmienda del Sr. Chenard.
SR. RouRiGUEz AcosTA: Pido la palabra en pr6.
SR. PKESIDENTE: La tiene S. S.
Sa. RODRIGUEZ ACOSTA: Sefores Representantes:
Casi nada tengo que decir despu6s de la brillante
defense que ha hecho el Sr. Gonzalo P6rez en lugar de
combatirla.
Es cierto que dada nuestra. Constituci6n, parece que
el espiritu de los legisladores de la Constituvente fuW
el de no retribuir ninguno de los cargo municipals
de esta indole, ni A los Consejeros Provinciales; pero
tambiAn lo es que nuestro Congreso ha establecido co-
mo principio de moral en la administraci6n de los in-
tereses pfblicos, que ningfn individuo que preste sus
servicios al Estado lo haga de una manera completa-
mente gratuita. De modo sea que este criterio acep-
tado ya por la Camara, A pesar de que el espiritu de
la Constituci6n es que esos cargos no sean retribuidos,
e- lo que restablece esa enmienda; lo que la enmienda
determine y lo que racionalmente debe determinarse
es: en qub moment deben ser satisfechas esas atencio-
nes respondiendo A ese espiritu y fija ese moment,
cuando esos orga.nismos tengan cubiertas todas las car-
gas que esa misma Constituci6n les obliga A satisfacer
y que la Ley Municipal les habra de imponer.
Pero cuando el Estado esti pagando las obligaciones
de los Municipios, como la ensefianza primaria; cuan-
do el Estado est, atendiendo A las necesidades de la
salubridad y seguridad pfblica que esos organismos
deben satisfacer; cuando el Estado viene A ser el ver-
dadero tutor, practicamente considerado, de los mis-
mos, quiere el Sr. Albarran que pague, los sueldos 6
dietas a los Concejales que vendria A pagar y por ese
camino indirecto. No, en manera alguna.
De modo sea que la enmienda del Sr. Chenard es la
enmienda mas harmonica de todas las presentadas, es
la enmienda que viene A resolver el problema del prin-
cipio moral que debe sustentarse, y convendria soste-
ner para que aquellos que van a desempefiar servicios
pfblicos tengan alguna retribuci6n, y la oportunidad,
que habrA de ser cuando esos organismos cumplan A
su vez con los deberes de la Constituci6n y las leyes
les imponen podra ser alli para las kalendas griegas,
pero es lo mas racional lo propuesto; tambi6n hay un
fundamento 16gico en la enmienda del Sr. Chenard, y
es que no determinamos nosotros la cua.ntia de la re-
tribuci6n sino que habrAn de ser los Consejos Munici-
pales los que determinarAn con arreglo A sus fuerzas.
Por eso yo defiendo esta enmienda y le ruego A la CA-
mara que la vote, dando por terminada la Ley de Ba-
ses en esta sesi6n para que podamos comenzar la re-
daccibn del articulado.


SR. ALBARRAN: Pido la palabra ea contra de la en-
mienda del Sr. Chenard.
SR. PRESIDENTE: Habi6ndose pedido mas turnos en
contra de la enmienda del Sr. Chenard consult a la
CAmara si se acuerda ampliar el debate. Los sefiores
que est6n do acuerdo con la amiipliaci6n del debate que
se pongan de pi6.
Sa. VIILUENDAS (F.): Antes de la votaei6n, senior
President, suplico que se prorrogue esta sesi6n hasta
las seis y media.
Sn. GONZALO P~REz: Que no se amplie, y se pueda
votar ahora, hay tiempo.
SR. VILLUEND AS (F.): Me parece que se debe apro-
bar antes la pr6rroga y luego la ampliaci6n del debate.
SR. BETANCOURT: Que Se prorrogue hasta que se
vote.
SR. PRtESIDENTE: 4Acuerda la Camara prorrogar la
sesi6n hasta que se vote este asunto, sin ampliar el de-
bate? (Es aprobado.) Se prorroga hasta la votaci6n.
SR. GONZALO PiKEZ: Yo pido que se rectifique la
votaci6n, porque creo que no se han levantado mas que
cuatro brazos.
SR. PRESIDENTE: A solicited de un sefor Represen-
tante se va A proceder A rectificar la votaci6n: los se-
ilores Reprentantes que est6n conformes con que se
prorrogue la sesi6n hasta terminal este asunto sin am-
pliar el debate, tendrAn In bondad de ponerse de pie.
SR. VILLUEN DAS (E.): Cincuenta y siete sefiores Re-
presentantes de pi6.
SR. PRESIDK.\TE: Aprobada la pr6rroga de la sesi6n.
Se pone a discnsi6n la enmienda del Sr. Chenard.
SR. ALBARRsN: Pido un turno en contra.
St. PRESIDENTE: No puedo concederle la palabra en
contra porque se ha acordado no ampliar el debate.
SR. AI.BAn IN: Entonces pido la palabra para una
alusi6n personal.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Albarran.
SR. ALBARRAN: Para una alusi6n personal, seilores
Representantes, aprovechandome de la atenci6n que
tuvo mi amigo el Sr. Rodriguez Acosta de aludirme.
SR. RODRiGUiz ACOSTA: La retire.
SR. ALBARRAN: Puedo en este asunto dar algunos
datos A la CAnmara.
SK. RonRiGUiez AcosTA: Retiro la alusi6n.
SR ALBARRAN: Yo la sostengo en pi6. Digo que
con motive de la alusi6n personal.
Sn. GONZALO P REz: Pido la palabra para una alu-
si6n personal.......
SR. BETANCOURT: Suplico al Sr. President me con-
ceda la palabra para una cuesti6n de orden.
SR. PRISIDENTE Tiene la palabra el Sr. Betancourt.
SR. BETANCOU T: La cuesti6n de orden es ver si ter-
mina este asunto cuanto antes.
SR. ALBARRAN Precisamente la manera de termi-
narlo es la que yo propongo. Aprovecho la alusi6n
personal, sefiores Representantes, para decir que segGn
los datos A que aludia mi distinguido compafiero el
Sr. Rodriguez Acosta, refiri6ndose A ml, y por eso es
la alusi6n personal, el Estado ayuda A sostener los gas-
tos de algunos Municipios. El Estado no contribute
A sostener mAs que A diez municipios de los mits gran-
des de la Isla de Cuba, y eso en su part sanitaria.
SR. Nfi~EZ: Y las cArceles tambi6n.
SR. ALBARKAN: Yson solamente diez municipios de
los mAs grades de la Isla de Cuba.
Si. GONZALO PRnEz: Yo habia pedido la palabra para
una alusion personal, pero ya desito de hacer uso de
ella.
SR. PRKSIDENTE: Se pone A votaci6n la enmienda del
senior Chenard.
SR. GONZALO PIREZ: Pido votaci6n nominal.








310 DIARIO DE TESIONES DEL CONGRESO.-CAMBARA


Sn. RODRIGUEZ ACOSTA: Voy leerla enmienda, por
que solamente contest a lo dicho por el senior Alba-
rran. (La lee.)
SR. PRESIDENTE: Los que digan que si se entendera
que votan de conformidad con la enmienda, y los que
digan que n6 que la rechazan.
SR. VI.LUENDAS (F.): Pido lapalabra.
SR. PRESIDENTE: iCon qu6 objeto?
Sit. VILLURNDAS (F.): Con el de hacer una pregunta
a los autores le la enmienda.
SR. PRESIDENrTE: Puede hacerla.
SR. VILLUINDAS (F.): La pregunta es la siguiente:
que si los Alcaldes quedan comprendidos en esta dis-
posici6n.
Sa. VILLUENDAS (E.): No quedan comprendidos
porque esta en la Constituci6n el que tengan una do-
taci6n, es constitutional.
SR. PRI:SIINTE: Votaci6n nominal. (Se efect4a la
votaci6n. Senfores que votaron en pr6: Castellanos, Car-
denal, CUspedes, Columbi6, Chenard, Duque Estrada,
Guerra, GonzAlez Arocha, Garcia Osuna, Guti6rrez,
Loynaz del Castillo, Nodarse, Neyra, Nhfiez, Martinez
Ortiz, Leyte Vidal. Poveda, Sirv6n, Torrado, la Torre,
Villuendas (E.), Villuendas (F.), Rodriguez A,!osta,
y Gonzalo P6rez. ,eRores que votaron en contra: Alba-
rran, Betancourt, Borges, Cu6, Fonts, Pelayo Garcia,
M6ndez Capote, Mendoza Guerra, Martinez R Ijas,
Masferrer y Risquet.)
El resultado de la votaci6n es el siguiente: veinte y
cuatro que si, once que n6. Queda aprobada ]a en-
mienda del Sr. Chenard.
Tiene la palabra el Sr. Fonts para explicar su voto.
SR. FoNTs: He votado que n6, a pesar de simpatizar
con la moci6n del Sr. Chenard en su espiritu, porque
no siendo partidario de que se d6 cantidad alguna a~
los Concejales, estaba dispuesto a oponerme lo que en
este sentido se hiciera.
Sa. PRESIrDN'TE: Tiene la palabra el Sr. Masferrer
para explicar su voto.
Sn. MASFERRER: He votado que n6, sefiores Repre-
sentantes, por lo vaga, d6bil 6 inftil de esa enmienda.
SR. PR.SIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Albarran
para explicar su voto.
SR. ALBARRPni: He dicho que n6, porque la Ley co-
mo quedara escrita es vaga, y no determine nada pre-
ciso y no va A traer como consecuencia, A mi juicio,
sino daiios para el pais. He dicho tambi6n que n6,
porque sustento el criterio de que debe retribuirse el
trabajo A todo individuo que lo haga en beneficio de


la Repfiblica, por eso propuse que ese trabajo fuese
retribuido con dietas, y i mis, porque en esta Ley se re-
conoce el derecho que tienten a la retribuci6n, pero no
se les dice cuanto ni cuando la percibiran. Por tanto
estimo que es vaga y que no tiene caractcr de'ley.
SR. LA TORRnK: Claro, como que no es mas que una
base.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Villuendas
SR. VILLUENDAS: Sr. President: Explico mi voto
por la sencilla raz6n de que soy opuesto, aunque otra
cosa crea el Sr. Nfiez, a la paga de los Concejales y
a que tengan dietas en absolute; pero para que hubie-
ra transacci6n aqui, esta tarde, he votado esta en-
mienda.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Gonzalo
P6rez para explicar su voto.
Sn. GoNZALO, PIanE: Aunque he defendido mi en-
mienda, por ser partidario de que los Concejales no
tengan sueldo, ni dietas de fiinguna clase, he votado
sin embargo en favor de esta iltima enmienda, por
espiritu de transacci6n, y porque abrigo la convicci6n
de que evita el peligro de que los Ayuntamientos pue-
dan asignar sueldos a los Concejales en la present
generaci6n.
SR. RoDRiGuEz ACOSTA: Pido la palabra.
SR. PRESIDnNTE: La tiene S. S.
Sa. RoDRiGUtz ACOSTA: Yo habia pedido la suspen-
si6n de este debate para continuar la discusi6n del
articulado, porque ya la Comisi6n estA muy adelanta-
da en ese trabajo; de modo que yo ruego a la CAmara
que acuerde que el lunes pr6ximo se comience a discu-
tir el articulado que presentara la Comisi6n.
SK. GONZALO Ps~EZ: Yo creo, como cuesti6n de
orden, que la Camara debe acordar que todas las en-
miendas 6 bases, presentadas, han quedado rechazadas
con la aprobaci6n de esta enmienda; y que ahora pro-
cede que la Comisi6n haga el articulado de la Ley; y
hecho que sea, se imprima y reparta, poni6ndose en la
orden del dia para su discusi6n y aprobaci6n.
SR. VILLUENDAS (E.): Estoy conforme con lo que
dice el Sr. Gonzalo P6rez; pero quiero que span mis
compafieros de la CAmara, que por el deseo vivisimo
que tienen todos y por consiguiente, de que haya Ley
Municipal, no present una base adicional, que sin
embargo voy A leer para permitirme presentarla en
su dia: (Lee.)
SR. PRESIDENTE: Habiendo expirado la hora regla-
mentaria se levanta la sesi6n. (Hora: las cinco y diez
minutes, p. mn.)


RAMILA Y OUZ*rA-OISPO --HAM*NA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs