Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00107
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00107
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text










DIARIO DE


SESIONES


DEL
CONGRESS DE LA REPUBLICAN DE CUBA

SEGUNDA LEGISLATURE


VOL. II HABANA, 27 DE NOVIEMBRE DE 1902 NUM. 13


Camara


de Representantes


Decimaprimera sesi6n ordinaria.-25 de Noviembre de 1902

(CONTINUACION DE LA ANTERIOR)


Presidencia del Sr. Juan Antonio Garmendia y Arango

Secretarios: Sres. Antonio Gonzalo Perez y Jos6 Rodriguez Acosta


SUMARIO


El Sr. Portuondo abre la sesi6n, y acto seguido, ocu-
pa la Presidencia el primer Vicepresidente sefor
Garmendia.-Continfia la discusi6n del voto par-
ticular presentado por los Sres. Portuondo y Men-
doza Guerra, al dictamen del proyecto de Ley de

A las dos horas y cuarenta minutes p. m., se rea-
nuda la sesi6n del dia anterior, y ocupan la Presi-
dencia el senior Rafael Portuondo y las Secretarias
los sefiores Antonio Gonzalo Perez y Jos6 Rodriguez
Acosta, hallAndose presents los sefiores Represen-
tantes que a continuaci6n se expresan:
Albarrhn.
Betancourt.
Blanco.
Borges.
Castellanos.
Cardenal.
Cu6.
CUspedes.
Cruz GonzAlez.
Columbie.
Corona.
Cath.


Secretarias.-El Sr. Gonzslez Sarrain continiua su
discurso en pro de la creaci6n de la Secretaria de
Guerra y Marina.-Se acuerda prorrogar la sesi6n
hasta que el Sr. Gonzalez Sarrain termine en el uso
de la palabra.---Se levanta la sesi6n.

Chenard.
Duque de Estrada.
Fonts Sterling.
Fontanills.
Fust&.
Guerra Puente.
Gonzalez Arocha.
Garcia Osuna.
Gutierrez Quir6s.
GonzAlez Sarrain.
Garmendia.
Garcia Pola.
Garcia Santiago.
Garcia Cafiizares.
Le6i Bello,
Loynaz del Castillo.
Maza y Artola.
Malberty.
MWndez Capote.








2 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


IMendoza Guerra.
Martinez Rojas.
Masferrer.
Nodarse.
Neyra.
Poveda.,
Sobrado.
Risquet.
La Torre.
Villuendas (Florencio).
.Garcia Vieta.
Xiquks.
Feria.
Leyte Vidal.
(Total: 49).
SR. PRESIDENT (PORTUONDO) : Continfia la sesi6n.
(Eran las tres menos quince minutes).
Ruego al senior Garmendia ocupe la Presidencia.
,SR. PRESIDENT (GARMENDIA) : Continia la sesi6n,
con la discusi6n del voto particular de los sefiores
Portuondo y Mendoza Guerra, on el uso de la pala-
bra el senior GonzAlez Sarrain.
SR. GONzLEZ SARRAIN: Sefior Presidente y sefio-
res Representantes: A pesar de la importancia de
este debate, A pesar de la altura en que ha sido
colocado per los distinguidos Representantes que en
41 han intervenido, ha sido de tal extension por los
innumerables incidents que han interrumpido su
curso normal y acompasado, que se nota en el rostro
de muchos el deseo de que termine pronto, para dar
puesto a otros problems y cuestiones de tanta im-
portancia como la present en los futures destines do
nuestra organizaci6n political.
Ante este hecho y perseguido por lo que constitu-
ye para mi una obsesi6n que me arrastra, que me
atrae y que me subyuga de no causar molestias in-
telectuales A aquellos que forzosamente me escuchan,
conociendo como conozco los efectos morbosos que
produce mis palabras per lo desacordes 6 ingratas,
pensaba terminar aqui, pensaba despu6s de expues-
tas estas manifestaciones y describir el animo de los
oyentes, tronchar mi discurso aunque no diera cima
A lo que al principio expuse, aunque no desarrollase
los distintos temas que constituyen su objeto prin-
cipal.
Pero mis amigos, los nacionales de Pinar del Rio y
de la Habana me obligan A lo contrario. Entienden
yue no debo seguir esa line de conduct que entire
esos temas se encuentra per decirlo asi la esencia, el
alma, la naturaleza de la agrupaci6n 6 que portenez-
co, y que este es precisamente el moment propicio
para exponer si no con la elocuencia subyugadora
A que ellas son acreedoras, por lo menos con los
acentos puros del que express una verdad sincera-
mente admirada, intense y profundamento sentida.
Reuniendo pues mis coneeptos voy A excitar vuestra
benevolencia recordAndoles que s61o per una obliga-
ci6n que impone la discipline que ya vosotros cono-
c6is y bajo. a, formal promesa, el solemn compromi-
so de encerrarme dentro de los mis estrechos limits
de un prudencial laconismo, les recordar6 que en el
uiltimo dia, en que yo hice use de la palabra con el
objeto de demostrar la necesidad de la creaoi6n de
la Secretaria de la Guerra y Marina, expuse como
fundamento en que hacia descansar esta necesidad,
los siguientes motives que constituian otros tantos
temas que reunidos eran el objeto primordial de mi
discurso.


Primero: condici6n necesaria de un Estado sobe-
rano; segundo, consecuencia de nuestra situaci6n geo-
grafiica; tercero: consecuencia tambi6n de nuestra si-
tuaci6n political que de aquella situaci6n GeogrAfica
se deduce. Cuarta: en obediencia a nuestros preceptos
constitucionales, y quinto por ]a existencia aunque
embrionaria de un ej6rcito y de nma marina.
Recordar6is que, sintetizando la primer part de
las diversas en que dividi mi discurso decia: que el
Estado consistia en la soberania de aquil en cl fun-
cionamiento necesario para mantener de un mode per-
manente la necesidad fisica y moral del organismo y
que como consecuencia de esa capacidad, el poder
necesario para mantener tambi6n, de un modo per-
manente, el libre funcionamiento del organism so-
cial, 6 sea de la capacidad para hacer subsistir las
necesidades fisicas y morales. Que estas afirmaciones
las hacia descansar en la autoridad incontestable de
autores eminentes, de publicistas universalnenta
aplaudidos en la ciencia del derecho international.
Que despues de 6ste, sefialaba como el poder que ga-
rantizaba las capacidades para la satisfacci6n de
las necesidades fisicas intelectuales del organism so-
cial: era la fuerza, era el derecho de la guerra, y
que luego llevando del derecho piblico al adminis-
trativo este ramo de la ciencia juridica, decia yo, que
este 6rgano se llamaba el organismo que represen-
taba ese poder de la fuerza 6 de la guerra: la Secre-
taria 6 Ministerio de Guerra y Marina. Fijadas ya
las condiciones del estado soberano, y de c6mo se ex-
presaba dentro del ramo del derecho administrative,
pasaba A hacer esta pregunta: Constituido esti un
estado soberano?-y A esta pregunta contestaba por
m.i la lectura del articulo primero de nuestro C6di-
go Fundamental; pero despu6s surgia esta nueva
pregunta: lEs que somos un estado soberano? y yo
contestaba en esta forma: si se cree que no, el dile-
ma es el siguiente: 6 aspiramos A hacerlo en el por-
venir, 6 no aspiramos. Y repetia poco mAs 6 mcnos
estas palabras: si los que combaten ]a. Secretaria de
la Guerra entienden que hemos llegado al filtimo li-
mite como estado de nnestra political aspiraci6n, en-
tonces son razonables, son 16gicos en su modo do pen-
sar; pero nosotros siendo 16gicos tambi6n, pensa-
mos de otra manera, porque aspiramos A algo mis,
porque entendemos que es indispensable la creaei6n
do aquella Secretaria. Estas cran las mismas palabras,
poco mas 6 menos que yo pronunciaba en el dia an-
terior: la creaci6n del organismo en virtud del cual
hemos de crear aquellas condiciones necesarias para
quo pueda subsistir la sociedad llamada Estado; el
poder de la fuerza, en virtud del cual podemos decir-
le A la conciencia universal, y especialmente A los
Estados Unidos: ha cosado el pretexto de tu coacci6n
international porque ha llegado el moment, en que
nosotros, no s6lo tenemos capacidad suficiente para
velar do una manera permanent por las satisfaceio-
nes y necesidades fisicas, intelectuales de la asocia-
ci6n, sine tambi6n para mantener de un modo per-
manento aquella capacidad fisica-6 intellectual, para
la aplicaci6n do nuestras necesidades.
Y al llegar A este punto, se expresaban por varies
compafieros distinguidos, bellas tcorias, bonitas doe-
trinas si'pudieran llevarse al terreno do la practice.
El senior Albarran, mi querido amigo y distingui-
do compafero, en un espacio de tiempo relativamen-
te corto, nos daba el dia anterior una vuelta al mun-
do; y me ha de permitir, si 61 quiere, quo yo lo in-
vite A otro viaje, que A mi juicio....







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 3


SR. ALBARRAN: (interrnmpiendo) Si fuera por las
carreteras que Iray on proyecto, A trav6s del pais, se-
ria delicioso y grato.
SR. GONZlLEZ SARRAiN: No es A trav6s de este pais
el viaje, sefior Albarran, para el cual yo le invite, no
es tan largo como el de Su Sefioria, para el que yo
no tengo ni tiempo ni elements necesarios, vamos
a hacer el viaje por tierra, por el literal, no ya por el
continent Europeo,-sino por los distintos Estados
que constitnyen la democrAtica Am6rica. Y yo lamen-
to que no se encuentren aqui, senior AlbarrAn, dos Re-
presentantes que nos habian de acompafiar al prin-
cipio y al final de nuestro viaje; el uno el scfior. Ma-
rio Garcia Kohly, y el otro, el senior Enrique Villuen-
das: El primero nos iba A Ilevar ahora mismo, por-
que con la rapidez de pensamiento nos vamos A tfas-
ladar A Meixico; y nos iba-A llevar de brazo, siempre
galanto, al Presidente de aquella Repfiblica y ya
tete ( tetc del que ocupa la primer Magistratura de
los Estados Mexicanos, y nos iba A enseiiar un libro
del cual yo tengo aqui una copia y quc recibe este
nombre: "Constitucidn de los'Estados Unidos Mexi-
canos de 12 de Febrero de 1857". Y en el articulo
4.0 nos ensefiarian estas palabras: "Es la voluntad
del pueblo iMexieano constituirse en una Repfblica
Representative Democratica Federal, compuesta de
Estados Libres y Soberanos". Y volviendo las pIgi-
nas de ese libro, haria leer este articulo, y que voy
A dar lectura en este moment: "Son atribuciones
del Congreso, las siguientes: Dcinma cuarta: Decla-
rar Ja guerra en vista de los datos que le present el
Ejecutivo; reglamentar la forma en que debe expe-
dirse las Patentes de Corso, para dictar Leyes, segfin
las cuales pueden declararse buenas 6 malas las pre-
sas de mar 6 tierra, y expedir derechos maritimos,
& &". Seguidamente el senior M: 11. Garcia Kohly,
abandonando ya la mansion fastuosa de la Presiden-
cia, nos ilevaria A otros edificios en los cuales po-
driamos adquirir estas notas que yo pongo A la dis-
posici6n y consideraci6n del senior Albarrin: 1Mxi-
co tiene estas Secretarias 6 Ministerios: Relaciones
Exteriores; Gobernaci6n; Justicia; Instrucci6n Pi-
blica; Hacienda, Fomcnto y Comunicaciones; Guerra
y Marina. Y como el tiempo nos apremia, vamos A
abandonar A M4xico, conseguida la finalidad de nues-
tro viaje para ir con la misma precipitaei6n por las
Rep]iblicas Centrales.....
SR. BETANCOURT: Antes de abandonar A Mexico,
no olvide cl senior GonzAlez Sarrain que su Consti-
tuci6n ha sido enmendada tres-vees: en el 73, en el
74 y en el 78.
SR. GONZiLEZ SAnRRAIN: Yo me atrovo A preguntar
el objeto de la interrupci6n en el debate de que aqui
se trata. IIa sido enmendada la Constitucion de M&-
xico en cuanto A las facultades del Congreso? iLa
Constituci6n ha prohibido que continue la Secreta-
ria de Guerra y Marina?
SR. BETANCOURT: -En M6xico no hay Marina.
SR. GONZALEZ SARRAiN: Eso le demostrarA A S. S.
que no hay necesidad del ej6reito y de la Marina, tal
como Su Sefioria las entiende, para que haya Secre-
taria de Guerra y Marina.
Y pasamos senior Albarran, en nuestro instructive
viaje, A Guatemala, auin cuando ya no nos acompafia
nuestro compafiero Mario Garcia Kohly.
SR. BETANCOURT: Tendr6 el gusto de acompafiar-
le yo.
SR. GONZAiLEZ SARRAiN: No hall iiingin incon-
veniente.


SSR. BETANCOURT: Tengo aqui todas las Constitu-
Sclones que el senior GonzAlez Sarrain pueda citar.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Y yo tambien las tengo.
Lea su librito cl senior Betancourt, y fijese en el ar-
i ticulo primero de la Constituci6n de Guatemala que
Sdice: (Comienza i leer).
SR. BETANCOURT: (interrumpiendo): En el nombrc.
SR. GONZALEZ SARRAiN: Es lo que quiere Su Seio-
ria para Cuba tambien: que sea libre de nombre.
SR. BETANCOURT: Yo lo quiero en efectividad.
SR. GONZiLEZ SARRAiN: No lo parece.
El inciso 16 del articulo 54, dice: (Lo lee).
Y como seria extenso nuestro viaje si yo de una ma-
nera deliberada fuera deteni4ndome en cada. una de
.esas nacionalidades, vamos A hacerlo mAs rApido de
lo quo uni principio tuvimos por prop6sito.
Si el senior Betancourt tiene alli otros datos acerca
de Guatemala podra afirmar conmigo lo siguiente:
que en Guatemala, conforme A los preceptos constitu-
cionales, existed tambien la Secretaria de la Guerra.
SR. BETANCOURT: Pero no la de Marina.
SR. GONZLEZ SARRAIN: No, la de Marina, no.
SR. BETANCOURT: En el peri6dico El Mundo habla
un gran eseritor americano, sobre el estado en que se
encuentra la Repfiblica de Guatemala.
SR. GONZALEZ SARRAiN: Por qu4 tiene Secretaria
de la Guerra?
SR. BETANCOURT: No, por otras cosas: las dictadu-
ras, y los presupuestos para mantener los ej6rcitos.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Al final de nuestro viaje yo
le roy A demostrar al senior Betancourt que nada de
eso que esta diciendo es exacto, que ese estado de
las Repfblicas latinas, no obedece a la existencia de
un ej6rcito, ni much menos A la del organismo que
so ha dado en llamar Secretaria de la Guerra.
Despues de Guatemala, entraremos en San Sal-
vador.
SR. BETANCOURT: i Oh! el Salvador, gran Repfi-
blica!
SR. GONZiLEZ SARRAIN: Iremos A Honduras.
SR. BETANCOURT: A todas las Repfblicas.
SR. GONZALEZ SARRAiN: Pues ya lo creo que si: Ni-
caragua, Costa Rica.
Pues bien: en todas esas Repiblicas se hace esta
afirmaci6n: la existencia de un Estado libre, indepen-
diente y soberano. No es verdad, senior Betancourt?
Sn. BETANCOURT: Si senior, en los libros.
SR. GONZILEZ SARRAIN: Si, todavia estA en los li-
bros, A no ser que la existencia de esa Secretaria en
el orden administrative cree el senior Betancourt que
existed solamente en los libros, a pesar de que Je estoy
demostrando lo contrario.
SR. BETANCOURT: Es que alli no pasa la libertad
de los libros. La libertad es escrita nada mas.
SR. BORGES: Eso ocurre en los Estados Unidos tam-
bi6n.
SR. BETANCOURT: No, eso no ocurre ni en los Esta-
dos Unidos ni en la libre Inglaterra.
SR. GONZALEZ SARRAIN: iHonibre!, y existed la Se-
cretaria de la Guerra en los Estados Unidos, pues yo
creia que no debia existir esa libertad en los Estados
Unidos por virtud de la Secretaria de la Guerra y
de la de Marina.
SR. BETANCOURT: En los paises latinos conduce h
la tirania.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Eso significa que no es la
existencia de la Secretaria de la Guerra, sino otros
g6rmenes que no voy A examiner ahora porque no
quiero detenerme A examiner las causes que original








4 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


las divisions en las Repfblicas de origen latino A
diferencia de lo que sucede en la finica repfblica de
este continent de origen saj6n.
SR. BETANCOURT: Originado por el militarism.
SR. GONZALEZ SARRAfN: Pero yo voy A seguir el
curso de mi viaje porque despu6s de todo, aunque soy
amigo de las interrupciones, cuando estas resultan
tan repetidas respect de las mismas cosas, y hacien-
do la misma informaci6n, result verdaderamente in-
fantil bacerse cargo de ellas..
SR. BETANCOURT: Pues no se haga cargo Su Se-
noria.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Eso es precisamente lo que
estoy haciendo, caso de que el senior Betancourt no me
interrumpa respect de los mismos hechos. Ya 61 me
ha interrumpido una, dos, tres veces haciendo esta
afirmaai6n: que los pueblos de origen latino no go-
zan de libertad.
Yo supongo lo contrario. Como me propongo como
finalidad de ese viaje cosa completamente distinta A
lo que el senior Betancourt cree, le suplico que ya en
este terreno no me interrumpa mis porque lograra
que yo no siga normal.
SR. BETANCOURT: Pues dejo A S. S. en Guatemala,
con gran sentimiento!
SR. PRESIDENT (GARMENDfA) : Ruego al senior Be-
tancourt que deje al senior GonzAlez Sarrain conti-
nuar en el uso de la palabra.
SR. GONZALEZ SARRAfN: Y se nos queda en Gua-
temala el senior Betancourt.
SR. BETANCOURT: No, el que se queda es el senior
GonzAlez Sarrafn.
SR. GONZALEZ SARRAIN: No, yo sigo. Pero vuelvo A
afirmar esto que es lo que A mi me interest que se
oiga A pesar de las continuadas interrupciones del
senior Betancourt, que en las Repfiblicas de Centro
Am6rica so consigna como precepto constitutional la
soberania 6 independencia del pueblo, y como con-
secuencia de esa soberania, el ejercicio de las faculta-
des del poder que esa soberania garantiza.
Y hay mis: El Salvador tiene testas instituciones:
Secretaria de Hacienda y Obras Pfiblicas, Asuntos
Extranjeros, Justicia 6 Instrucci6n Pfiblica, Interior,
Guerra y Marina.
Honduras tiene los siguientes Ministerios: Nego-
cios Extranjeros, Justicia 6 Instrucci6n Piublica, Ha-
cienda, Obras Pfiblicas y Guerra.
Nicaragua, las siguientes Secretarias: Asuntos Ex-
teriores, Instrucci6n Pfiblica, Interior y Justicia, Co-
municaciones y Obras Pfiblicas, Hacienda, Guerra y
Marina.
Costa Rica: Exterior, Beneficencia, Cultos Justicia
y Gracia; Interior, Policia y Obras Puiblicas; Gue-
rra y Mfarina.
Y pasamos A la America Meridional. Yo no voy A
leer los preceptos constitucionales que proclaman la
soberania de aqu6lla desde las pequefias y raquiticas
hasta la muy levantada y poderosa de la Repfiblica
del Sur que repiten los mismos preceptos constitucio-
nales de las Repiblicas de Centro America y de la
Repfiblica Mexicana; en todas ellas, absolutamente en
todas, sin interrupci6n ninguna se consignan los pre-
ceptos de la soberania national y en todas, sin excep-
ci6n ninguna, se afirma y se declare la existencia co-
mio consecuencia de aquella soberania del poder de las
fuerzas que ponen .ejerciio, que lo garantiza, que da
en el terreno de la practice, fuerza, vida y realidad,
y en todas existen las Secretarias 6 Ministerios A que
yo me refiero.


Colombia Ministerios: Gobierno; Relaciones Exte-
riores; Hacienda, Tesoro; Instrucci6i Pfiblica; Fo-
mento; y Guerra.
Ecuador: Interior; Asuntos Extranjeros; Obras
Pfblicas; Instrucci6n Pfiblica; Hacienda; Guerra y
Marina.
Venezuela: Relaciones del Interior, Fomento; Ins-
trucci6n Pfblica; Obras Pfblicas; Hacienda; Rela-
ciones Exteriores; Guerra y Marina.
Brasil site Ministerios: Asuntos Extranjeros; Go-
bernaci6n; Hacienda; Justicia; Obras Pfblicas; Co-
mnercio y Agricultura; Guerra y Marina.
Uruguay: Interior; Justicia; Agricultura 6 In-
dustria; Instrucci6n y Obras Pdblicas, Hacienda,
Asuntos Extranjeros, Cultos y todos estos regidos
por un Secretario de los Ministerios.
iRepiblica Argentina: Interior; Relaciones Extran-
jeras; Hacienda y Justicia; Cultos, Instrucei6n; Gue-
rra y Marina. Y yo no quiero leer las demas notas
respect del particular que aqui tengo.
Si nuestro modo de ser politico, va A ser una.con-
secuencia de aqu6lla naturaleza political, vamos A de-
jarla para la filtima, para que ese studio para noso-
tros mas provechoso, sea el iltimo, el mas persistent
en nuestro Animo, en nuestra naturaleza cerebral, y
ya alli, vamos A estar solos, porque no tenemos al se-
fior Enrique Villuendas que nos acompafie y nos sir-
va de gran utilidad para darnos el brazo y presentar-
nos alli en la Casa.Blanca, al Presidente Roosevelt,
para quien guard en lo mas intimo de su coraz6n, co-
mo todos los cubanos, el mayor rendimiento de grati-
tud y las mayores muestras verdadero agradecimien-
to por los profundos servicios que ha prestado A nues-
tra patria; y alli Roosevelt, nos ensefiaria esa Cons-
tituci6n fundamental de los Estados Unidos de Ame-
rica que ha sido causa determinant de la gran pros-
peridad de aquella naci6n, y nos sefialaria con el dedo
esta mAxima que en ella se consigna para lecci6n
nuestra tambi6n y para que en aquel libro aprenda-
mos A leer las lecciones en virtud de las cuales debe-
mos organizer nuestro funcionamiento national.
En la Constituci6n, en la secci6n octava, traducida
al espafiol se lee lo siguiente: (Lee) en la trece dice
(Lee) en la catorce dice (Lee) y allA, en su secei6n
segunda, inciso primero, dice: (Lee).
Y terminamos, senior Albarran, nuestro viaje; lle-
gamos aqui nuevamente, en compafiia del senior Be-
tancourt, que no se ha quedado por Guatemala y nos
pregunta:
SR. ALBARRAN: Pido la palabra para alusiones.
SR. GONZALEZ SARRAIN: (Continuando) Qu6 he-
mos aprendido nosotros de este viaje? LCual'es la
impresi6n political que hemos recibido? IQu6 es lo
que nosotros debemos deducir de nuestro examen po-
litico de las diversas constituciones y organismos ad-
ministrativos de los paises visitados?
Pues hay esta afirmaci6n: que en ninguno, absolu-
tamente en niguno, ya sea origen latino, ya proceden-
te de la raza sajona, ya sea de poderes politicos, pe-
quefios y mezquinos, ya sea grande y poderosa poten-
cia, en todas, como decia anteriormente, absolutamen-
to en todas, se consigna como precepto constitutional
la soberania y el ejercicio de alla, por medio del po-
der, y hay algo mAs, en todas, absolutamente en tcdas,
con excepci6n de tres; se consigna la necesidad de la
Secretaria de Marina.
Y despu6s de esto ocurre preguntar: Por qu6, en
virtud de qu6.fundamento, en virtud de qu6 casusa,
nosotros vamos A levantar una nacionalidad nueva,







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 5


no s6lo echando por tierra los principios del Dere-
eho Internacional Pfiblico, sino la existencia constan-
te, en la historic de esos organisms, sancionados por
todas las nacionalidades y, que han venido a confir-
mar los principios formados por la Jurisprudencia y
el Derecho?
(Aplausos).
Lo inico que podria decirse contestando A esta
pregunta, es lo siguiente: que nosotros nos encontra-
mos en el mundo en condiciones tal, tan privilegia-
dos por la naturaleza; en una situaci6n political es-
pecial, que aquello que constitute una necesidad im-
periosa en todos los organisms sociales, que reciben
el nombre de Naci6n, nosotros no lo necesitamos, no-
sotros no lo queremos, no lo deseamos; porque ya por
mnotivo espontaneo de la naturaleza 6 por combinacio-
nes, de los movimientos politicos,- eso que necesitan
otras naciones, nosotros lo despreciamos por que aqui
no lo necesitamos por que la naturaleza 6 los movi-
mientos politicos nos lo han proporcionado. Y esto


creyendo en el destino le dice A Ia lmujer: Ya no te-
nemos necesidad de excitar nuestra actividad, porque
Sya hay un tercero que provee A ello.
Ah! sefiores. 1 No es verdad que ese marido. corre
por el riesgo terrible, corre por el piano inclinado de
los predestinados.
SR. BETANCOURT: Ah! no, seria un Menelao. El que
discute eso ya no es honrado.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Pues bien, con el calificati-
vo 6 sin 61 del senior Betancourt, jno corremos el gra-
visimo peligro de correr por el abismo, en cuyo fon-
do encontramos la declaratoria de nuestra impotencia
national? Sino por el contrario, robustezcamos, ejer-
citemos nuestros museulos nacionales con el ejericiio
gimnastico de nuestro propio y personal esfuerzo.
Hay otro aspect del problema que es necesario to-
ear. No es de esperarse por ahora, pero es verosimil,
cabe dentro de la humana posibilidad que la naci6n
americana result impotente para defender nuestra
independencia 6 que por el contrario, en esos instan-


es cierto? No, y mil veces no. tes politicos, en un porvenir que no se avecina, pero
Yo no voy A describir, porque resultaria de un efec- que puede preveerse por su verosimilitud, fuera la
to desastroso y anti-artistico, la situaci6n quo ocupa agresora, y en ese caso ocurre preguntar: si lo fuera,
Cuba en el Continente Americano. Pero si me vais a qui6n nos defiende ? 4 Ela misma ? Yo estoy seguro que
permitir que yo os lea dos pArrafos de un Mensaje es- ni siquiera para interrumipirme se contest A esta
crito por el senior Henry Clay, cuando se le invite por pregunta.
las Naciones Francesa 6 Inglesa, para la formaci6n Yo s6, c6mo no he de saberlo!, si aqui estin ejem-
de un convenio, en virtud del cual renunciaban los plos hist6ricos vivientes para comprobarlo, si aqui se
invitados 6 invitantes, A ejercer dominion sobre la encuentran los Cruz, los Vieta, los CatA, los C4spe-
Isla de Cuba. (Lee). des, los Corona, los Leyte-Vidal, los Peraza, que con
Para aquellos que entregados en los brazos del des- todos sus demAs compafieros no tienen, como deeia
tino que screen con creencia mahometana en los decre- el sefior Betancourt, ni marmoles la Italia, ni colors
tos inmritables de la fatalidad, para aqu6llos que en la pintura, ni notas la mfisica, ni perfumes los jar-
virtud de este modo de pensar y de este modo de dines, ni cantos 6 himnos la poesia, pero A quienes el
sentir entienden que nosotros no neceitamos del po- destiny sareAstico quiere negar en estos moments su
der que represeta la fuerza porque alli hay otro, por- misi6n representative en los destinos del pais y en la
que alli existe otra naci6n, porque alli existe otra organizaci6n de la nacionalidad que ellos fundaron.
fhierza que ha de mantener nuestra seguridad, yo lla- Yo s6 que 6llos esta vez como siempre ofrendarian
mo Ia atenci6n sobre el hermnoso cuadro que presenta- sus armas en aras de la Patria, y6 s6 sefiores Repre-
ba en dias anteriores nuestro queridisimo compafiero sentantes que por sus manos encendidas se elevaria
senior Xiqu6s; yo no he de ailadir una palabra A eso, al cielo una hoguera inmensa dentro de la cual se
porque seria en realidad manchar con brocha gor- perderia nuestra personalidad cubana para siemprc,
da las bellas pinceladas del artist aplaudido y acla- para inscribirse en el libro de los sacrificios inmorta-
mado, pero he de permitirme hacor un simil que no les; pero yo s6 algo mAs: que eso no es nuestro deber
es en realidad original mio, sino de un compafiero como Legisladores, que esa no es nuestra obligaci6n
tambien muy querido para mi, que se sienta & mi iz- como Jefe de Estado. Yo s6, por el contrario, que no-
quierda en estos moments. -sotros estamos obligados A hacer algo mAs que dejar
Se trata de una mujer hermosa, honrada, honest, abandonada la defense national al heroismo incons-
virtuosa, de un marido tambi6n honrado, bueno, que ciente de los corazones cubanos; que tenemos la obli-
se inspire en la virtud, pero que desgraciadamente gaci6n y el deber de ordenarla cientificamente.
se ha abandonado A la inercia del destine y A todos (Aplausos).
los decretos de lo que 61 entiende sus invencibles man- Y mis palabras, como mias, son completamente des-
datos, sus inmutables preceptos. Un tercero fuerte, autorizadas, pero no serAn asi las de uno de los prin-
hermoso, rico, que le dice A aquella mujer: Yo te cipes de nuestra tribune pfblica, y literaria, me re-
adoro de tal manera, en tal forma, que tu existencia fiero al senior Manuel Sanguily.
es mi propia existencia, que, tu vida es la mia, que Manteniendo uno de los articulos de nuestra Cons-
tus afectos son mis afectos, que mis sensaciones son tituci6n pronunciaba 61 como siempre eon su elocuen-
las tuyas; yo no puedo poseerte porque t6 eres lon- cia desbordante y admirable estas palabras que yo voy
rada y buena, y estas unida A vinculos que te lo im- repetir: "tal es que mientras no haya una invasion
piden..... y mi pudor universal me imposibilita A del territorio..... (lee).
ejercitar la fuerza, pero como tus necesidades son SR. BETANCOURT: Y sin embargo. el senior San-
las mias, y como tu vida es la mia, y como tu aliento guily ,es contrario A la Secretaria de la Guerra y
es el mio y como no puede subsistir el uno separa- Marina.
do del otro, y como al mismo tiempo tf no tienes po- SR. GONZALEZ SARRAIN: i C6mo?
der suficiente para mantener tus necesidades, no te- SR. BETANCOURT: Que es contrario, puedo asegu-
mas al porvenir, que estoy aqui para satisfacerlas rArselo A S. S.
con mi poder, con mi fuerza, con mi riqueza. Sa. GONZALEZ SARRAIN: Hay hombres que so con-
Ah!, seoiores, y el esposo que sabe, el marido que tradicen y A pesar de ser una eminencia incurren en
conoce esto, sin dejar de ser bueno y virtuoso, pero los errors naturales A todos los mortales,






6 DTARTO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


SR. ALBAiRRAN: No se ha contradicho.
SR. GONZALEZ SARRAIN: NO se ha contradicho se-
fior AlbarrAn ?
SR. ALBARRAN: No deseo interrumpir a S. S.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Precisamente esto es la
diversidad de criterio entire S. S. y yo respect A
la Secretaria de la Guerra.
Y respect A la interrupci6n del senior Betaneourt
me lleva como por la mano A entrar en una part
de'mi discurso que estaba sefialado con el nflmero 4,
pero que yo voy a seiialar con el numero tres.
El senior Sanguily se opone a la Secretaria de la
Guerra: pues hay algo mAs que no se opone, que lo
manda, que lo ordena: nuestra Constituei6n.
SR. BETANCOURT: El noventa.
SR. GONZALEZ SARRAIN: No es ese, senior Betan-
court.
SR. BETANCOURT: Es el que habla de las fuerzas
de mar y tierra.
Sn. GONZiLEZ SARRAIN: No olvidemos el primero:
El pueblo de Cuba se constitute en estado indepen-
diente y soberano.
Son atribeciones propias del Congreso fijar el nui-
mero de la fuerzas de mar y tierra y determinar su
organizaci6n. Duod6cimo,: Declarar la guerra y apro-
bar los tratados de paz que el Presidente de la Re-
pfiblica haya negociado. Corresnonde al Presidente
de la Repuiblica disponer como Jefe Supremo de las
fuerzas de mar y tierra de la Reptfblica.
SR. BETANCOURT: Lea el noventa.
SR. GONZALEZ SARRAIN: No, queda otro antes, se-
fior Betancourt.
Pero vamos 6 fijarnos en esto, porqne lo natural
es, cuindo se hacen studios de esta naturaleza, ir
fijando el sentido juridico en cada uno de los precep-
tos legales que regulen la material para establecer de
una manera indudable one no admite discusi6n algiu-
na las bases en que el debate ha de descansar.
jEsos tries preceptos que yo he leido son legales?
Si. Segundo: le6mo preceptos legales deben tener
obediencia? Si. Bien; y yo me pregunto: ce6mo si se
les prestan obcdiencia, si aqui no existe un ej6reito,
una marina, si el Congreso, obedeci6ndolos, no regu-
la el modo, la manera de organizer esas fuerzas de
tierra y esas fuerzas de mar? IC6mo el Presidente de
la Reofiblica es un Jefe de fuerza armada si no exis-.
te? 4 C6mo, en una palabra, se enrumlen esos precep-
tos constitucionales, oaue el senior Betaneourt afirma,
que son constitucionales y 6 los cuales ]e hemos debi-
do la natural obediencia de todos los cindadanos?
SR. BETANCOURT: (Interrirnipiendo) Para cuando
existan esas cosas.
SR. GONZALEZ SARRAfN: (Continuando) Para cuan-
do existan? De manera que no existed un Congreso
con obligaciones? ITampoco existed un Jefe supremo
de las fuerzas de mar y tierra? De suerte que no exis-
te un Presidente de la Reofiblica con los deberes
constitucionales, con los deberes que esta Constitu-
ci6n ]e impone, con la htenci6n que la defense nacio-
nal le exige?
Sn. BETANCOURT: (Interrumpiendo) Tambi6n po-
demos acufnar moneda y no tenemos monedas propias,
y eso si es signo de soberania.
Sn. GONZALEZ SARAfIN: (Continuando) Sefior Be-
tancourt, eso ya yo lo he indicado anteriormente; eso
es algo exterior de la soberania; eso no es una con-
dici6n esencial de ]a soberania; son dos cosas comple-
tamente distintas, y parece mentira que hombre tan


ilustrado y competent como el senior Betancourt,
pueda confundir.
Pero el senior Betancourt tenia empefio especial en
que me fijara en el articulp noventa y...'.
SR. BETANCOURT: (Interrumpiendo) Para confir-
mar lo que dice S. S.
Sn. GONZALEZ SARRAIN: NO, es que S S., conmo es
natural, no est6 dentro de mi pensamiento, dentro
de mi modo de razonar ni prevee el porvenir de mis
afirmaciones, y por eso aventuradamente supone algo
distinto de lo que mi cerebro piensa. El Articulo 76
dice:

"Articulo 76.-Para el ejercicio de sus atribucio-
nes tendr6 el Presidente de la Repfiblica los Secre-
tarios del Despacho que determine la Ley; debiendo
recaer en nombramiento de estos en ciudadanos cu-
banos que se hallen en el pleno goce de derechos ci-
viles y politicos".

Ahora bien: El Presidente segfin el articulo 76
de la Constituci6n no puede ejercitar ninguna de las
fuhciones que ese C6digo le concede, sino por medio
del Secretario del Ramo; el Secretario del Ramo co-
Srrcspondiente, debe fiarmar, debe suscribir todos los
Decretos y todas las Ordenes que se dicten en las
distintas materials que component el organismo social.
Y la pregunta es esta: jC6mo el Presidente puede
ejercitar ss funciones de Jefe de la Guerra, de Jefe
de la Armada, si no tiene el Secretario del Ramo
correspondiente que refrende sus decretos y sea
con 61 responsible, en una palabra, que cumpla con
ese precepto Constitucional?
SR. BETANCOURT: Si no hay guerra ni armada.
SR. GONZALEZ SARRAIN: No hay guerra ni armada.
Me hace el favor de decir el senior Betancourt, si
antes de la Constituci6n de la Repfiblica existian los
Ministros, los Agentes, los C6nsules de Inglaterra,
Alemania y Barcelona?
SR. BETANCOURT: Hay Secretario de Estado.
Sn. GONZALEZ SARRAIN: IHay Secretario de Esta-
do? I Cuando existi6 la Secretaria de Estado?
SR. BETANCOURT: Desde el 20 de Mayo. Y permita-
me el senior Presidente, que estoy violando el Regla-
mento.
SR. PRESIDENT (GARMENDIA) : La Presidencia tie-
no ]a complacencia necesaria.
SR. GONZALEZ SARRAfN: Despu6s de todo, si habia
infracci6n reglamentaria, no la habia por parte del
senior Betaneourt, sino por part mia, haei6ndole pre-
guntas, 6 las cuales contestaba cort6smente.
SR. XIQUES: No hay infracciones reglamentarias,
cuando se habla como los sefiores GonzAlez Sarrain y
Betancorut.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Muchas gracias. Pues bien,
esto es un hecho, que aunque sea embrionario, como
se calificarA ese nfimero de hombres que se encuentran
en la fortaleza de la Cabafia? I C6mo se denominarin
esos Artilleros, segfn aquella calificaci6n vieja que
aqui existia, esos que no pertenecen al nimero de loh
llamados pacificos? C6mo se llaman esos artilleros?
Sn. BETANCOURT: Artilleros.
SR. GONZALEZ- SARRAfN: Si, artilleros, y antes que
artilleros se llamarAn, Pancho, Jos6; pero tienen un
nombre colectivo, y ese nombre colectivo por nuestra
propia Ley que estoy dispuesto A ensefiarle al senior
Betancourt, los califica de Ej6rcito; eso es el nombre
colectivo de esos artilleros. De modo que se va a dar
el caso especial de que el Presidente quiera ejercer







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 7


determinadas funciones sin que exista el Secretario
del Ramo, que venga A refrendar las disposieiones
Presidenciales y sea responsible con 61. De ese modo,
se infringe de una manera clara, manifiesta y cate-
g6rica nuestro C6digo Fundamental, porque hay un
hecho, y es que en este instant un Secretario realize
esas funciones, un Secretario, no llamado de la Gue-
rra sino de Gobernaci6n.
SR. BETANCOURT: A nadie le duele, ni A nadie le
pesa eso.
SR. GONZiLEZ SARRAIN: Ya lo creo que le duele
y les pesa, les duele a, los que piensan bien y sienten
mejor, a los que queremos que los principios del De-
recho Pdblico y Privado, sean una verdad indiscuti-
ble y que queremos que se cumplan siompre.
(Aplausos).
Y aunque pensaba deeir algo mis de esto en obse-
quio de la brevedad yo voy a pasar 6 descubrir nues-
tra situaci6n political tal como la entiende el Parti-.
do National, pero antes si la Presidencia y la Ca-
mara me lo permiten, desearia cineo minutes, que
bien los necesito.
SR. BETANCOURT: Pido quince. El mAximun.
SR. PRESIDENT (GARMENDIA) : Se declara la Cama-
ra en receso por el tiempo miximun.
(Eran las cuatro menos cinco).
SR. PRESIDENT (GARMENDIA) : Continuia la sesi6n.
(Hora: las cuatro y veinte minutes).
Tiene la palabra el senior GonzAlez Sarrain
SR. GONZALEZ SARRAIN: Sefior Presidente y sefiores
Representantes: Ya haba terminado cuando fui in-
terrumpido con el examen de los preceptos consti-
tucionales que A juicio mio y de todos los presents,
obligan A la existencia de la Secretaria de la Guerra.
He dicho A juicio de todos los presents, y no me
arrepiento de haber pronunciado estas palabras, por-
que voy A demostrar brevemente que todos, absoluta-
mente todos, estAn conforms con el anflisis y la opi-
ni6n que he formado de los preceptos constituciona-
les, y que la diferencia que existe entire las aprecia
clones de las consecuencias a que nos conducen esos
preceptos, es exclusivamente de nombre.
Tan es asi, que cuando esos preceptos examinaba,
cuando evidenciaba-y esto no es un alarde de in-
modestia, sino de intimo convencimiento,-que.seg6in
los preceptos constitucionales es necesario, es indis-
pensable para que el Presidente ejerza las funciones
que le encomienda el Articulo 59 de la Constituci6n
que exista la Secretaria correspondiente, y como con-
secuencia de esto. para que ejerza las funciones que
le estan encomendadas como Jefe supremo de las
fuerzas de mar y tierra que exista el Secretario co-
rrespondiente con esas fuerzas, se me interrumpia
quizis con el asentimiento de alguno diciendo: es que
eso ya .existe, est6 creado, tiene vida dentro de nues-
tra existencia political national. I,Y qu6 es eso que
tiene-vida, qu6 es eso que se ha creado. que es eso que
existe? Una Secretaria que recibe el nombre de Se-
cretaria de Gobernaci6n.
De manera, sefiores Representantes, que estamos to-
dos conformes con el concept de la Seeretaria de
la Guerra y Marina, y no solamente en su concept,
sino en la necesidad de que esta exista; pero se dice:
hoy aqui, como nuestro organismo del Ej6rcito y de
la Marina es pequefio, vamos A concederle un peque-
flo rinc6n en la Secretaria de Gobernaci6n, y ocurre
preguntar: IEste es un proceder ordenado, met6dico
y recto?


Si vosotros creis que es necesario ese organism,
, por qu6 no tennis el valor suficiente de nuestros prin-
cipios juridicos y nacionales, y creamos ese organis-
mo tal como debe ser, y no lo confundimos sin raz6n
political ni juridica para ello con la Secretaria de Go-
bernaci6n?
Por supuesto que vamos A continuar en el viaje
por todas las Repfblicas meridionales y esta vez
acompailado del senior Betancourt que ya juicioso lo
hemos traido y permitido que continue con nosotros
bajo su promesa formal de no interrumpir nuestro
brevisimo viaje. *
Y he dejado para la fltima, la Repfblica Norte
Americana, persiguiendo un metodo instructive y ra-
cional, para que sus efectos nos sean mAs persuasi-
vos, para que sus resultados nos sean mis satisfac-
torios, ya que nuestra Constituci6n, es reflejo field de
la Constituci6n Norte Americana, y si nuestro modo
de ser politico una consecuencia de aquella natural
political.
Y contcstando un argument que incidentalmen-
to se anunci6 aqui sobre la Constituci6n y modo do
ser de los Estados Unidos, dir6 que cuando los Esta-
dos Unidos no desarrollaban su political agresiva, con-
quistadora como en estos mementos, cualndo no pensa-
ban en otra cosa m6s que en desarrollar sus institu-
clones nacionales, cuando no habian e nsu modo de
ser national las aspiraciones imperialists, cuando no
creian en la necesidad de un Ej6rcito permanent y
de una Marina constant ah! los Estados Unidos,
como yo habia indicado anteriormente, habian crea-
do como cuesti6n indispensable, como condici6n in-
dispensable para representar su soberania, mejor di-
cho para garantizar esa soberania, la Secretaria 6 Mi-
nisterio que recibe el nombre de Guerra en el con-
cierto de las naciones cultas.
Pero pasemos 6 fijar la necesidad de la Secretaria
de la' Guerra como consecuencia de nuestra situa-
ci6n political tal como ]a entendemos nosotros, tal co-
mo la apreciamos los que pertenecemos 6 determinado
grupt de esta Camara-desde luego, me refiero en es-
tos moments al Ap6ndice Constitucional, 6 la Ley
Plat.
Los Estados Unidos por medio de su Joint Reso-
lution y despu6s en las continuadas relaciones di-
plomafticas existentes entire ese pueblo y Espafia, se
obligaron constantemente, sin interrupciones. sin am-
bajes, sin reserves de ninguna especie, a entregar, in-
tacta, pura, di6fana,,absoluta a Cuba el ejrcicio am-
plio de su soberania national.
Ya en esta senda, cohvocaron A nuestra Conven-
ci6n Constituyente para que edificara nuestro edifi-
cio constitutional y determinara las relaciones que
en el porvenir habian de existir entire las dos nacio-
nalidades. Cuando este se hacia, cando los Constitu-
yentes realizaban su obra patri6tica, vino algo que
produjo sorpresa en el animo de toods, vino algo que
no era la confirmaci6n plena de las antiguas yreite-
radas promesas de los viejos y repetidos compromi-
sos internacionales; una relaci6n entire los Estados
Unidos y Cuba, creada all6, edificada allA que tuvie-
ron primero el nombre de Enmienda Platt y que des-
pu6s convirtieron en Ley.
Lleg6 esa Ley y fu6 unAnimemente rechazada; por-
que constituia para nosotros una imposici6n que no
quiero calificar, porque me he propuesto en este de-
bate, no tocar para nada la nota patri6tica, por n~is
que alguien ha afirmado lo contrario. Volvi6 la nota
imperative despu6s de la protest del pueblo cuba-







8 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


no y la Convenci6n Constituyente elev6 A ley cubana
aquella Enmienda Platt y la coloc6 como Ap6ndice
en nuestro C6digo Fundamental. Desde luego que
no es mi animo hacer un juicio critic de la conduct
de aquellos convencionales, entiendo sinceramente, y
por eso lo express asi, que ellos estuvieron errados,
que ellos no comprendieron que la Naci6n interven-
tora necesitaba crear un estado de derecho de que ella
carecia, para que le sirviese para futures determina-
ciones y que ese estado derecho no lo podian conse-
guir en manera alguna, ni por medio de la fuerza, ni
por medio de la violencia, ni A pr~testa de una inter-
venci6n indefinida. Pero yo declare, y soy el primero
en afirmarlo, que los convencionales obedecieron en
su determinaci6n A un impulso inspirado en el miis
puro y mds levantado patriotism, porque ellos qui-
sieron asegurar lo ya existente y obedecieron al te-
mor de que la intervenci6n fuera obra que no termi-
nara aqui, sino que continuara de una manera per-
manente. Y desde este moment surge la diferencia
radicalisima, el abismo que en el terreno politico exis-
te entire los dos partidos aqui constituidos, entire el
Partido Nacional y el Republicano.
SR. GARCIA CAITZARES: (interrumpiendo) No son
platistas todos los republicans, senior GonzAlez Sa-
rrain.
SR. GONZALEZ SARRAIN: (Continuando) Me interest
definir de una manera clara, precisa y categ6rica, res-
pecto del particular, nuestra pasada conduct, el es-
tado present de nuestro modo de ser, para saber cada
cuAl la line, la send que en el porvenir ha de se-
guir. Tengo aqui en mi poder, una proposici6n que se
presentarA en unos de esos organismos, firmada por
uno de nuestros hombres mAs preclaros, por no de
nuestros oradores mis aplaudidos en la Asamblea
Provincial del Partido Repblicano de la Habana, au-
toridad supreme del mismo: (Lee los acuerdos de
la Asamblca Provincial del Partido Republicano). Y
esta proposici6n firmada y sostenida por la elocuen-
cia, arrebatadora del senior Juan Gualberto G6mez,
fu6 rechazada en absolute, de tal modo, que estd pro-
dujo la escisi6n del senior Juan Gualberto G6mez con
los miembros que componen el Partido Republicano
de la Habana.
SR. XIqufs: Muy bien.
SR. FONTS STERLING: Lea la contraria, senior Gon-
zAlez Sarrain.
SR. GONZALEZ SARRAIN: No la tengo, yo no voy
A hacer un juicio critic de la conduct del Partido
Republican; no es este el moment oportuno.
Sn. GARCIA CANIZARES: Habria much que discutir.
Sn. GONZALEZ SARRAIN: Por eso, no es este el mo-
mento, ni siquiera lo he anunciado; y en realidad no
comprendo la utilidad de las interrupciones que so
me hacen, para un juicio critic que no he propuesto,
porque-creoique es verdaderamente inoportuno; pero
si pudiera contestaria determinadas objeciones para
que determinados ataques no tengan justificaci6n en
estos moments circunstanciales. Bueno seria sefialar-
los uno por uno, para que cada cual obtenga, como he
dicho, un premio A sus virtudes y el castigo de sus
errors.
El Partido Nacional, tom6 este acuerdo: El Par-
tido Nacional, como partido de orden, acata la Ley
Platt.
SR. GARCIA CANIZARES: Lo mismo que el Republi-
cano.
SR. GONZALEZ SARRAIN: 1 Que va A ser lo mismo!


SR. CARDENAL: Eso mismo manifesto el Partido Re-
publicano tambien.
SR. GARCIA CIAIZARES: Y ademis, eso no tiene que
decirlo ningfin cubano, eso estA en la conciencia de
todos.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Culpa no ha sido esta mia,
sino de vosotros, empefiados en demostrar hoy, ahora,
aqui, ante este problema que se dispute quo ustedes
cono nosotros piensan lo inisio, cuando precisamen-
te nos separa ese motive diferencial; pero yo pensaba
evidenciar y entrar de Rleno en ese orden de conside-
raciones A los fundamentos del acuerdo de 27de Ju-
nio de 1901 tomara el Partido Nacional.
Vamos al apendice, y yo me permit divagar mi
imaginaci6n y la de ustedes en este gEnero de mate-
rias porque por las afirmaciones A que os condujo los
argnmentos del senior Iiques el otro dia y los mios en
el present, destruian afirmaciones absolutas por las
cuales un AlbarrAn, un Villuendas, declaraban de
un modo categ6rico que ellos entendian que la En-
mienda Platt no limitaba la soberauia national.
Como ustedes habran notado yo he hecho ptnto
Final, y al mismo tiempo han sido suspensivo, por que
ahora observe que hay intima uni6n, harmonica, igual-
dad absolute y complete entire el Partido Nacional y
el Partido Republicano respect A la Enmienda Platt.
Entonces todos aquellos cargo que ustedes en mitins
y en no mitins nos han dirigido por nuestro proceder
con respect A la Enmienda Platt acusandonos de que
nosotros intentabamos violentar el sentimiento cuba-
no, esas acusaciones eran mentidas, esas eran acusa-
ciones de Partido.
(Aplausos).
Y despu6s de todo, aqui so observa algo muy prin-
cipal: este acuerdo de 27 de Junio de 1901 es ignal
A la proposici6n del senior Juan Gualberto G6mez.
Ustedes dicen que su acuerdo es ignal al nuestro, y el
motive de disensi6n entire Juan Gualberto G6mez y
ustedes, es precisamente ese acuerdo.
(Aplausos).
SR. NEYRA: ,Y eso prueba la necesidad de la Se-
cretaria de la Guerra?
SR. GONAZiLEZ SARRAIN: Si, senior; yo le suplico A
Sn Sdfioria que teniendo en cuenta como yo he ido
demostrando la relaci6n que existed entire los distin-
tos temas que me he propuesto desarrollar y la Se-
cretaria de la Guerra, came su impaciencia y me
permit la relaci6n que tiene esto; y yo le demostra-
re c6mo es possible que aquellos que se estiman revi-
sionistas no sostengan la Secretaria de la Guerra. pa-
ra quitar el pretexto A la Enmienda Platt.
(Aplau.sos).
SR. NEYRA: Soy muy torpe, puesto que no me ha
convencido S. S.
SR. GNOZALEZ SARRAIN: Ha dicho S. S. que es tor-
pe porque no le he convencido ain? iYa lo creo! Yo
no he hecho la demostraci6n todavia, le he anuncia-
do el problema, luego vendrA su resoluci6n, y Su
Sefioria que no es torpe ni nunea lo ha sido, harA las
mismas afirmaciones que yo hago.
El articulo primero del Apindice constitutional
dice:
"El Gobierno de Cuba nunca celebrarA con ningun
poder 6 poderes ningfin tratado fi otro pacto que me-
no.eabe 6 tienda A menoscabar la independencia de








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CAMARA DE REPRESENTANTES 9


Cuba, ni en manera alguna autorice 6 permit A nin-
gin poder 6 poderes extranjeros obtener por colo-
nizaci6n 6 para prop6sitos militares 6 navales 6 de
otra manera asiento en 6 jurisdicci6n sobre ninguna
porci6n de dicha Isla".
Y observe la CAmara de Representantes la contra-
dicci6n manifiesta que existe en 6ste ap6ndice consti-
tucional, entire el articulo primero y el articulo s6p-
timo que dice lo siguiente:
"Para poner on condiciones A los Estados Unidos
de mantener la independencia de Cuba y protejer al
pueblo de la misma, asi como para su propia defense,
el Gobierno de Cuba vendera 6 arrendara a los Esta-
dos Unidos las tierras necesarias para carboneras 6
estaciones navales en ciertos puntos determinados,
que se convendrAn con el Presidente de los Estados
Unidos".
La contradicci6n no puede ser mis manifiesta y si
no quiere que se haga la afirmaci6n de que los Esta-
dos Unidos no son un pueblo extranjero (1) afn en
aquellos moments en que en una hip6tesis y para ra-
zonar 61 se declaraba plattista. El Articulo'tercero
dice lo siguiente:
"El Gobierno de Cuba consiente que los Estados
Unidos puedan ejercer el derecho de intervenir para
la preservaci6n de la independencia, y el sostenimien-
to de un. Gobierno adecuado A la protecci6n de la
vida, la propiedad y la libertad individual y al cum-
plimiento de las obligaciones con respect A Cuba, im-
puestas A los Estados Unidos por el Tratado de Paris
y que deben set ahora asumidas y cumplidas por el
Gobierno de Cuba".
De manera, sefiores Representantes, que segin el in-
ciso tercero del ap6ndice constitutional el Gobierno
de los Estados Unidos, no por violencia desgraciada-
mente, sino por el consentimiento expreso nuestro, tie-
ne el derecho, no s61o de garantizar nuestra indepen-
dencia, sino de intervenir en nuestra vida particular,
colocando el gobierno que tenga por convenient cuan-
do crea que los existentes son d6biles 6 faltos de fuer-
zas. Y yo pregunto, I eso no es una limitaci6n de la
soberania? es esto siquiera como inconscientemente,-
no se puede decir de otro modo y haciendo alarde de
un valor civic que no se concibe por lo ineficaz,-es
esta siquiera la independencia relative que nos afirma-
ban los sefiores AlbarrAn y Villuendas?
Hace un corto espacio de tiempo, dos 6 tres meses
quo principia A publicarse en folletos mas 6 menos
universitarios; en las murmuraciones pfblicas, en de-
terminados centros, esta teoria que yo siento qle no
estuviera el senior AlbarrAn present.
(El senor Albarrin entra en el Sal6n).
iAh! esta teoria es de lo mAs ocurrente que yo he
conocido. Ya no hay, se dice, con asombro para jus-
tificar nuestra situaci6n political, estado soberano, que
todos tienen limitados su independencia y soberania,
que ya no existed una verdadera independencia y se
exagera o el argument, sino la afirmaci6n hasta el
punto de haber oido en esta CAmara como demostra-
ci6n de tal acerto que la Francia Republicana no es
soberana porque ha celebrado un pacto de alianza y
defense con el Zar de Rusia.
SR. ALBARRAN: Justamente.
SR. GONZALEZ SARRAIN: No sabe el senior AlbarrAn
lo que yo agradezco su advervio justamante y sus
sefiales afirmativas, porque yo mismo al contenerla en
mi cerebro me atemorizaba de que no estuviese en la


verdad expresando los concepts emitidos por los con-
trarios; yo mismo creia que me habia sugestionado de
tal modo que me habia equivocado, en la relaci6n del
razonamiento vuestro; pero ya veo que no. Yo estaba
en la just expresi6n de la verdad. El senior Alba-
rrAn, los que con 61 piensan, entienden que un estado
no es soberano porque celebre tratado de paz y de
comercio....
SR. ALBARRAN: JamAs es capaz el senior AlbarrAn
de decir semejante enormidad.
Yo he dicho precisamente algo que es contrario A
esto; me refiera A la independencia relative de los
pueblos.....
SR. PRESIDENT (GARMENDIA): El senior Gonzalez
Sarrain esta en el uso de la palabra y S. S. no puede
hacer interrupciones.
SR. ALBARRAN: Que no se hagan imputaciones de
esa indole.
SR. PRESIDENT (GARMENDIA) : El senior Albarran
tendrA oportunidad de hacer esas manifestaciones
consumiendo un turno en contra 6 haciendo las co-
rrespondientes rectificaciones. Tenga en cuenta el se-
fior AlbarrAn y los demas sefiores que -la Presidencia
ha tenido tolerancia dentro do la letra y verdadero
espiritu del Reglamento para soportar todas las inte-
rrupciones que llevaran luz y brillantez al discurso,
pero de ninguna manera que consistan en un verda-
dero discurso como el que trata de pronunciar aqui el
sefor .Albarran....
SR. ALBARRAN: Se ha equivocado el senior Presi-
dente.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Aquello que en el primer
moment se aceptaba con el advervio de mode, justa-
mente, despu6s se rechaza con otro vocablo gramatical,
de enormidad. En efecto, yo creia que si esto aqui
pensaba el seilor Albarran cuando decia que justa-
mente, yo expresaba que era una verdadera enormi-
dad y con su enormidad el que yo no expresaba la
verdad...
SR. PRESIDENT (GARMENDIA) : La Presidencia vuel-
ve A lamar la atenci6n A S. S.
SR. MARTINEZ ORTIZ: Pido la palabra para una
cuesti6n de orden.
SR. ALBARRAN: Pido la palabra' para una cuesti6n
de orden.
SR. MARTINEZ ORTIZ: Pido que se lea el articu-
lo. 128.
SR. ALBARRAN: He pedido la palabra porque la alu-
si6n es direct, aun cuando venga de amigo.
SR. PRESIDENT (GARMENDA) : El senior Albarrin
no esta en el uso de la palabra; el articulo 128 que ha
sido solicitada su lectura sera leido por el senior Se-
cretario y despu6s harA uso de la palabra el senior Al-
barrAn para la cuesti6n de orden.
(El Secretario dd lecture al articulo 128).
Tiene la palabra el senior Albarrin para explicar A
qu6 se refiere la cuesti6n de orden.
SR. GONZALO PPREZ: Pido que se lea el articulo 121.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Para una cuesti6n de or-
den, sefor Presidente.
SR. PRESIDENT (GARMENDIA) : Tiene la palabra el
senior GonzAlez Sarrain.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Yo prometo no mencionar
ni un solo momento....
SR. PRESIDENT (GARMENDIA): (Interrumpiendo)
La Presidencia resolverA y determinara que el senior
GonzAlez Sarrain esta en el perfect uso de su de-
recho.







10 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE. REPRESENTANTES

(El Secretario, -, .," Gonzalo P6rcz, da lecture al SR. GONZALEz SARRAIN: Libreme Dios en lo ade-
articulo 131). lante de mencionar ningin senior Representante en
determinadas ocasiones. lHe sido objeto do todas las in-
Tiene ]a palabra el senior Albarrin para la cues- terrupciones parlamentarias y no parlamentarias, de
ti6n do orden A que se refiere el articulo 121 convo- todos los que han deseado realizarlas, y tenido el
cado por el mismo senior Representante. buen cuidado de contestarlas oportunamente y en las
SR. ALBARRAN: Renuncio a ella porque el articulo formas correctas que se me ha podido exigir. Pero su-
es precisamente el que yo queria que se le diese pongamos que un extrafio me facility determinada
lecture. cantidad de dinero, y que yo en garantia de tal pr6s-
,iMe permit la Presidencia hacer una ligera acia- tamo hipoteque una finca, ocurre preguntar 1pues,
raci6n? e" sa garantia hipotecaria que limit mi soberania sobre
SR. PRESIDENTE (GARMENDIA) : Tiene la palabra el aqucl inmueble significa que yo no est6, que yo no he
senior Albarrini. estado en plenitud de mi soberania individual? Si
SR. ALBARRN: JamAs me es desagradable la cita tal afirmaci6n hiciera alguien, seria un verdadero dis-
del seiior GonzAlez Sarrain ni de ninguno de mis parate. Porque, precisamente, al hipotecar cl inmue-
compaiieros; pero cnando me inmputa en el calor de ble qu e me prtenece, ejercito mi soberania represen-
su peroraci6n, frases y concertos que yo ni ninghn tada en el derecho absolute de propiedad, que, sin esa
cubano es capaz de sostener, tengo necesidad de con- garantia no la podria ofrecer. Cuando el soberano por
testar a esas interrupciones; por lo tanto, no tema a conveniencia political 6 mercantil realize determina-
esas aseveraciones, no tena el senior GonzAlez Sarrain dos pactos 6 contratos que en derecho international
]a petici6n de ]a lecture del Reglamento, como un reciben el nombre de tratados, 1o realizan precisamen-
desaire ni much menos; me es grato que me cite, pc- t e jercitando su absolute soberania, para obtener
ro que me cite ajustAndose A lo que es la verdad. conveniencias propias. Cuando esto no se puede rea-
SR. PRESIDENTE (GARMENDIA) : Sefior AlbarrAn: lizar, cuando no sc puede ejercitar, cuando yo no pue-
La CAmara ha oido que el Sr. GonzAlez Sarrain no ha da limitar la libertad y soberania mia en relaci6n
emipleado ninguna frase destemplada, porque la Pre- con la libertad y soberania agena, cuando haya un
sidencia no la hubiera consentido; por consiguiente, powder que me obliga en esta forma 6 en otra A limitar
senior AlbarrAn, es completamente inoportuna la lec- la libertad de mis actos, entonces cesa el est.ado sobe-
tura del articulo 128. rano, entonces yo no tengo el pleno goce de mis facul-
tades personales. Y tan es asi, que seg6n Jester-y
(Aplausos en cl grtpo radical). no tcman que yo no voy A leer todo lo que debia leer-
se necesitan condiciones eseneiales parti la validez de
SR. VILLUENDAS (FLORENCIO) : Pido la palabra pa- los contratos piiblicos 6 tratados. gCuAles? La mis-
ra una cuesti6n de orden. ma que se necesita para las convenciones particulars
SR. PRESIDENTE (GARMENDIA) : Do acuerdo con el 6 individuals: Causas licitas, canacidad de las par-
Reglamento, sirvase el senior Florencio Villuendas ci- tes contratantes; consentimiento libre.
tar cl articulo. del Reglamento A que se contrae la De manera que, cuando por medio de convenios 6
cnesti6n de orden que solicit. pactos 6 tratados se establecen relaciones en virtud
SR. ALBARRAN: La interpretaci6n se ha dado, senior de las cuales el consentimiento libre, es decir, la ex-
Presidente, cquivocada. prcsi6n de la soberania national esta limitada, esos
SR. XIQUES: Nada de equivocada, muy bien dada. tratados no tienen el character legal, esos tratados son
SR. VILLUENDAS (FLORENCIO) : Sefior Presidente: verdaderamente nulos por faltar uno de los requisi-
la cuesti6n dc orden es sencillamente que va 1 expi- tos csenciales de todo tratado pfblico 6 privado.
rar la hora reglamenitaria.
SR. PRESIDENTE (GARMENDIA) : Ya lo ban oido los (Sciiores Xiques y Portuondo: Muy bien).
sefiores Representantes. Pero yo lo indiqu6 antes y voy A repetirlo ahora
SAncuerda la Camara prorrogar la sesi6n? con mayor antoridad que mis propias palabras, para
Los que est6n conformes que tengan la bondad de fundamentarlo en las extrailas, para simentar preci-
ponerse de pi6. samente en las personalidades que aqui se han pro-
SR. :\I.-i i ORTIZ: Pido la votaci6n nominal. nunciado con afirmaeiones aventuradas, que nuestro
SR. PRESIDENTE (GARMENDIA) : Sellores Represen- pueblo, el del Partido Nacional, es el que mejor in-
tantes va A sonieterse A votaci6n nominal, salvo que terpreta el espiritu de la Enmienda Platt al decir
insist en lo contrario algdn otro senior Representante que limit nuestra soberania national, y merma la
para saber si se prorroga la sesi6n, 6 no, hasta que ha- independencia patria.
ya terminado su discurso el senior GonzAlez Sarrain. La Convenci6n Constituyente en doce de F;.1-'I.,.
Para este efecto, sirvanse los sefiores Representantes de 1901 aprob6 el informed que diera la Comisi6n
que est6n conformes con la pr6rroga de la sesi6n, po- nombrada al efecto con motive de la Ley de Relacio-
nerse de pi6. nes pronuesta por los Estados Unidos al entonces


(Aprobado).
Acordada la pr6rroga de la sesi6n hasta que termi-
ne el senior Gonzflez Sarrain. Continfa en el uso de la
palabra el senior GonzAlez Sarrain.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Pues bien....
( 11 ,,, ,ii,., en el Sal&n).
Sn. GAncI1 CANIZARES: El senior GonzAlez Sarrain
por si solo merece la atenci6n.


constituyente Estado Cubano.
Esa Contisi6n present .sn inform y sin que una
voz se levantara, sin que una palabra se pronunciara,
sin que un solo eco retumbara en el edificio de la Con-
venci6n Constituyente fun aprobado, y no de cualquier
modo sino entire estruendosos aplausos.. Pues bien: yo
voy a leeros lo que dice ese informed.
Desnus de hacer relaci6n de la form en que la
Constituyente so convocaba, despu6s de haeer tam-
biGn una relaci6n de la manera en quo la Ley de Re-
laciones habia sido votada por el Congroso y remitida







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES 11


A. la Convenci6n Constituyente, esa Comisi6n dice lo
que voy a leer.
(Lee el infornme en el Diario de Sesioncs de la ('on-
venci6n). .
Consecuente con eso, la Comisi6n enenndi6: (Vt'l-
ve d leer).
Y ahora prestad vuestra atenci6n al siguiente pa-
rrafo escrito por individuos que pertenecen a esta CAi-
mara, en el que se permiti6 afirmar que la Enmienda
Platt era la garantia de la independencia de Cuba:
oid lo que _ese que hizo esa afirmaci6n el otro ante
esta CAmara dijo a la Convenci6n Constituyente po-
niendo su autorizada firma al pie de otra do esta afir-
maci6n: (Ice).
Eso lo decia y afirmaba el senior Enrique Viluen-
das. Y ocurre prcguntar: 1 Por qu6 se sostiene hoy
que es bueno lo quo antes se se entendia que era ma-
lo? ~,Por qu6 se dice que es perfect lo que antes era
imperfecto? [Por que hoy se asegura que la indepen-
dencia de Cuba esta garantizada por la Enmienda
Platt, cuando antes se sostenia y se declaraba que era
la instituci6n en virtud de la cual se me'rmaba com-
pletamente la independencia y la soberania de Cuba?
SR. GARCIA VIETA: Porque vale mis no mencallo.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Si, mAs vale no mencallo.
Ahora bien, conform A la consideraci6n del Par-
tido Nacional y do todos los hombres que piensan de
cierta manera, aunque no est6n afiliados al cj6rcito del
nacionalismo, ocurre preguntar y dar contestaci6n'
A aquel problema que se present aqui en form de
interrupci6n: y qu6 tiene que ver esto con la Secre-
taria de la Guerra? I Qun relaci6n tiene una cosa con
otra ?
Para hacerse esta pregunta, para no sospechar cuil
seria la respuesta era indispensable que aqui se hubie-
ra estado durmiendo 6 que por lo menos mis pala-
bras fueran tan vcrdaderamente despreciables, que no
sirvieran siquiera para impresionar por lo menos el
cerebro de mis oyentes.
La Enmienda Platt, la Ley americana, nuestro
apendice constitutional tiene una afirmaci6n, algo que
realmente no es muy correct, que aparece aqui como
un pegote A ]a. constituci6n cubana, pero que tiene
un fundamento racional, un prop6sito honrado, un
anhelo recto ,cuAl es? lo expresado de una manera
especial en el inciso tercero del mismo apendice Cons-
titucional; pero se ha dicho que ese convenio entire
la Convenci6n Constituyente y el Gobierno de los Es-
tados Unidos s6lo tione por objeto una cosa, garanti-
zar la independencia de Cuba, y la propia indepen-
dencia de los Estados Unidos. De manera que cuando
ese pretexto cese, que cuando ese fundamento no exis-
ta, cuando esa base no pueda sostenerse en el terre-
no de los hechos i ah! sefiores Representantes, enton-
ces cesara el pretexto si razonan 16gica y honradamen-
to los Estados Unidos, cesara el inciso sexto del Apin-
dice Constitucional.
,Yo por qu6? Porque entonces siendo la conserva-
ci6n de nuestra independencia uno de sus objetivos,
cuando su conscrvaci6n podamos sostenerla por nues-
tras propias fuerzas y podamos decirles: ese pretexto
ya no existed; borra del libro de nuestra historic na-
cional esa pAgina porque con nuestro propio y por
nuestro propio valor podemos mantener nuestra inde-
pendencia y hasta la de los Estados Unidos, i ah! esa
es pues la relaci6n que existe entire el modo de pensar
del Partido Nacional y la Secretaria de la Guerra.
Y yo decia y quizAs aqui haya alguno que no me


haya escuchado: para aquellos que entienden que.
Cuba como Estado ha llgado al filtimo limited de su
aspiraci6n, i ah! para esos sc comprende que no exista
la Secretaria de la Guerra, porque ellos no necesitan,
no van mns alla, no aspiran mas allA.....
(Aplausos).
Yo afirmaba que aqui existed un Ej6reito y una Ma-
rina: se podrA negar esto? Se podra afirmar que
no hay ejercito? ,Se podra decir que eso que estA
alli en la fortaleza, que esos que circulan por nues-
tras poblaciones rurales no son el principio origina-
rio de nuestras fuerzas armadas, que aqui se dice que
no ? Pues que aqui se dicen ciertas cosas por movimien-
tos irreflexivos del cspiritu que no sc dicon ni si-
quiera por los poderes extranjeros a quienes pudiera
interesar que esa afirmaci6n fuera verdad.
Sabido es que cuando se retiraron de aqui ]as tro-
pas del poder interventor le dijeron al pueblo cuba-
no estas palabras que yo expongo: nosotros no nos
vamos completamente, nosotros dejamos una pcquefia
fuerza americana ahi en las fortalezas, porque uste-
des no han completado el organismo necesario para cn-
brir el territorio.
i Marina!! Estoy seguro de que en el monte se es-
ta repitiendo ya lo que he oido por ahi: Qu6 no hay
marina; qu6 no puede haber marina porque no hay
barcos, si no hay eseuadras si no puede haber es-
cuadras.
Indudablemente que nosotros decimos aqui, que
nunca tendra escuadra Cuba, seguramente, nunca
tendrh escuadra si nosotros no qucromos, A no ser que
el destiny se incline para nosotros en determinados
sentidos. iAh! el destiny on esta material es irreflec-
cible, es cuando fnicamente es irrereccible.
No significa la escuadra ni la Secretaria de Marina
lo que aqui se expuso en un brillantisimo discurso:
Ahnirantes con sombreros do picos (risas) ni charre-
teras doradas que sirvieran de atractivo del genero
tenorio, que despues do todo no se necesitan esas co-
sas, para pasear por determinados lugares y tener el
alma efervecente como tropical de determinadas as-
piraeiones.
SR. XIQUis: iQuB alusi6n mis fina!
SR. GONZILEZ SARRAIN: No significa la Secretaria
de la Guerra la permanencia de un ej6rcito, significa
la Secretaria de la Guerra, la creaci6n de un organis-
mo que principie-aunque -la frase sea repetida-a
organizer nuestras fuerzas naturales para la creaci6n
de un factor poderoso por medio del cual ha d dd esa-
rrollarse nuestra vida political y econ6mica como lo
ha hecho Inglaterra. Inglaterra, isla finica, aunque
aqui pudiera haberse afirmado lo contrario, isla pe-
quelia, much mis pequefia que nosotros, mucho mis
insignificant que nostros en esta material, en un te-
rruiio en el cual no brota mis que cl hierro, es hoy
fuerte poderoso Sefiora de los mares por que alli nun-
ca ocurri6 entregarse A las fuerzas del destiny, es
decir, que porque no tenian armada no luhharon por
adquirirla.
(Aplausos).
Yo tengo en mi poder una estadistica que pongo a
la disposici6n de ustedes, pero que no voy A leer, por-
que seria colmar ya nuestra exagerada benevolencia,
pero que podria servirme para ovidenciar el nimero
do barcos que existen enCuba, que en obsequio a la
brevedad yo lo suprimo porque ustedes lo conocen.
Aqui se decia; si no tenemos artilleros que sepan
todavia disparar, si no tenemos soldados que sepan
dirigir las balas; si no tenemos marines que sepan ha-







12 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- CAMERA DE REPRESENTANTES


cer use cientifico de la brfjula; si tenemos una igno-
rancia de todas estas cosas, c6mo vamos A tener un
Secretario de Guerra y Marina? Y yo contest con
esta pregunta: Si nosotros no creamos lo necesario
para que los artilleros sepan cargar y disparar los
cafiones, para que nuestros soldados sepan hacer blan-
co, para que existan marines que sepan conocer la
brfjula y sus detedminaciones cientificas. Ah!, sefio-
res Representantes, esa ignorancia por espontaneidad
del espiritu, no pueden convertirse en ilustraci6n; es
es necesario que nosotros preveamos eso; es necesario
que nosotros facilitemos lo indispensable para que
se desarrollen nuestras condiciones naturales, no ya
aquellas condiciones naturales, aquellas riquezas del
6rgano animal, mineral 6 vegetal, mencionada por el
senior AlbarrAn y perdone que le Ilame por su nom-
bre, sino las condiciones naturales y personales que
yo voy a describir brevemente. Andaba un amigo mio,
en una de esas ensenadas de Cuba en un barquichuelo
malamente construido-porque aqui no hay y no ha-
brA seguramente con vuestros consejos, organismos
que se ocupen de nuestra navegaci6n, creando los ele-
mentos necesarios para facilitar la explotaci6n de to-
das esas riquezas-en un barquichuelo malamente
construido, y obtenido 'por exhorbitante precio, que
no guardaba relaci6n con los materials que en 61 se
emplearan, y mi amigo se le ocurri6 preguntar c6mo
podia dirigir (1); c6mo sabe usted maniobrar por
entire estos calls y ensenadas? d6nde esta su brft-,
jula? Y aquel hombre al oir la palabra brfijula, se
qued6 asombrado porque no sabia de qu6 se trataba.
Y contest6le diciendo: Yo no necesito de esas cosas;
estos vientos y las siluetas de estas montafias, son las
que me indican las distintas rutas que he de seguir.
Y si no vamos 6 aprovechar esas condiciones natu-
rales, si no vamos A crear organismos en virtud de los
cuales, bien mandando alumnos A escuelas extranje-
ras, que no es lo mejor, bien trayendo extranjeros
que nos lo ensefien, que yo creo que es lo mejor, como
se acostumbra en todas parties donde saben hacer bien
las cosas.
SR. CARDENAL: A excepci6n del Jap6n.
SR. GONZALEZ SARRAIN: A excepci6n del Jap6n. Ha
dicho un compafiero cuyo nombre me esta vedado
pronunciar....
SR. LOINAZ DEL CASTILLO: Nosotros no queremos
parecernos al Jap6n.
SR. GONZALEZ SARRAIN: ... A excepci6n del Jap6n
ha interrumpido un compafiero cuyo nombre me esta
vedado decir, en virtud de una corriente especial que
circula ahora.
Yo no tengo tiempo para demostrar ciertas cosas.
SDesde cunndo esti en el Jap6n organizada la Secre-
taria de Guerra y Marina ? 1 Lo sabe el senior que me
ha interrumpido?
SSR. CARDENAL: Desde su organizaci6n, no tengo
ningun inconvenient en decirlo.
SR. GONZALEZ SARRAIN: j Desde su organizaci6n?
SR. CARDENAL: Desde la organizaci6n del Imperio
del Jap6n.
SR. GONZALEZ SARRAIN: Por que desde su organi-
zaci6n se cre6 ese organismo en el Jap6n, es por lo
que ban cumplido con sus deberes ayudando A las
aptitudes naturales de sus individuos, para que su ar-
mada sea hoy fuerte y poderosa. Imitemos, pue, sefio-
res al Jap6n.
(Aplausos).
Y es hora de que yo termine. Yo podria extenderme
mas en esta material, pero yo creo que nuestra obra


es aqui, por lo menos debe ser, de convencimiento, de
persuacion, y no de exposici6n inmodesta de studios
que uno puede haber realizado, 6 de formas mfs 6
menos correctas que pueda haber aprendido.
'Entiendo sefiores, y lo entiendo sinceramente, que
he evidenciado, lo que yo me proponia como tema di-
verso de mi oraci6n, al empezar mi discurso; entien-
do que se ha demostrado que es condici6n indispensa-
ble para garantizar la existencia de un estado sobe-
rano, el poder, la fuerza que garantiza permanente-
mente el organismo social, que esa fuerza, que ese po-
der estA representado por otro organismo de carActer
administrative, que en el lenguaje national y pfblico
recibe el nombre de Secretaria 6 Ministerio de la Gue-
rra y Marina. Que he demostrado que nuestra situa-
ci6n geogrhfica nos exige si queremos cumplir con
nuestros deberes de legisladores, si queremos cumplir
con las obligaciones que hemos contraido al aceptar
en nuestras manes la direcci6n de este organism
social la prevenci6n para nuestra defense national,
que es necesario 6 indispensable, que esa misma nece-
sidad se impone por los preceptos de nuestra Consti-
tuci6n, porque siendo una de las atribuciones del po-
der Ejecutivo, mejor dicho, del Presidente de la Re-
piiblica, el mandate de las fuerzas de mar y tierra,
este poder no se puede ejercer si no tiene A su lado
el Ministro corresponsable un ministry del ramo, el
ministry que se llama de la Guerra y la Marina, que
nuestra situaci6n political nos lleva el convencimien-
to de la necesidad de esa Secretaria. apreciando esa
situaci6n political en la forma y en la manera en que
lo hizo el Partido Nacional, y declarar, por que hay
un hecho incontrastable, la necesidad evidenciar de
la existencia de un ej6rcito y de una marina, aunque
este ej6rcito y marina se encuentren en el present
moment hist6rico de una manera 6 forma embrio-
naria.
Y ya aqui no he .de afiadir una palabra mis: den-
tro de poco el problema entregado A vuestras manos
ha de resolverse; lo finico que yo tengo derecho A exi-
gir es que asi como yo manifesto al principio de mi
discurso que esta no era una obra de agrupaci6n po-
litica, que esta no era dictamen pequefio de una deter-
minada colectividad, sino algo mhs alto, algo mas le-
vantado, mas superior que este problema, en 61 se en-
contraba encerrado el problema de nuestra naciona-
lidad, al pensar, al ir encaminando, al ir confeccionan-
do nuestros votos, pensemos serenamente en esta con-
dici6n, pensemos serenamente en la naturaleza del
voto y no nos dejemos abandonar los intereses de gru-
pos 6 de classes political. Dentro de poco pronuncia-
r6is vuestro veredicto. Cualquiera que 61 sea, y esto
me interest hacerlo constar, el partido Nacional, se-
guirA con constancia su obra de propaganda, porque
entiende que es consecuencia de su manera de apre-
ciar la situaci6n political de Cuba, porque entiende
que 6sta como Estado, repitiendo palabras ya dichas,
no ha llegado al filtimo limited de su aspiraci6n poli-
tica, porque entiende y entiende bien, que su ap6ndice
constitutional, limita nuestra soberania y merma nues-
tra independencia, y seguirA esa manera de pensar
porque el Partido Nacional entiende que al hacerlo
asi es reflejo field de nuestro constant anhelo hist6rico
y de lo que es hoy y sera mafiana el general sentir
del pueblo cubano.
(Aplausos).
SR. PRESIDENT (GARMENDIA) : Se levanta la sesi6n.
(Eran las cinco y treinta y cinco minutes).
Rambla y Bouza, Obispo 88 y 85.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs