Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00102
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00102
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text












DIARIO DE


SESIONES


DEL

CONiRESO DE LA REPUBLICAN DE CUBA

SEGUNDA LEGISLATURA.-1902.


HABANA, ENERO 25 DE 1903.


C6 mara


de Representantes.


Octava sesi6n ordinaria.-Noviembre 17 de 1902.

SUMARIO

Se pasa lista.-Se abre la sesi6n.-Lectura y aprobaci6n del acta de la sesi6n anterior.-Comunicaci6n
del Senado adjuntando un Proyecto de ley relative al procedimiento para solicitar autorizaci6n
para aceptar empleos i honors de gobiernos extranjeros.-Se acnerda pase A la Comision de C6-
digos.-Comunicaci6n del Presidente del Consejo Provincial de la Habana dando cuenta de haberse
encargado interinamente del gobierno de la provincia.-Coniunicaci6n del Ayuntamniento de Santa
Clara pidiendo la autonoinia imunicipal.-Se acuerda pase a la Comisi6n de Peticiones.-Exposici6n
del Sr. Manue) P. )elgado pidiendo ]a creaci6n de la Secretaria de Trabajo 6 Inmigraci6n.-Moci6n
yProyecto de Ley del Representante Sr. Enrique Villuendas y otros acerca de natnralizaci6n de
extranjeros.-Se acuerda pase a la Comisi6n de C6digos.-Proyecto de Ley del Representante seleor
Garcia Kohly y otros concediendo franquicia arancelaria al papel destinado a la impresi6n de pe-
riodicos.-Se acuerda pase A la Comisi6n de Aranceles.-Continuaci6n del debate acerca de la crea-
ci6n de la Secretaria de Guerra y Marina.-Se levanta la sesi6n.


A las 2 horas y 40 minutes p. m. ocupa la presiden-
cia el senior Carlos M. de C6spedes, y las Secretarias
los sefores Betancourt Manduley y Gonzalo PWrez.
Sn. PRESIDENTE: Se va A pasar lista (el Secretario
pasa lista.) Se abre la sesi6n. El Secretario darA lec-
tura al acta de la sesi6n anterior (el Secretario, senior
Gonzalo Perez, lee el actz). ,AlgGn senior Representante
tiene que hacer objeciones al acta que acaba de leer-
se? (Silencio.) iSe aprueba el acta? (Aprobada.) Que-
da aprobada. Se va A proceder a la lecture de las co-
municaciones recibidas.
Sn. BETANCOURT, Secretario: (Lee.)
((iHabana, Noviembre 15 de 1902.
Sr. President de la CAmara de Representantes.
Sefor:
Tengo el honor de adjuntar a Vd., a los efectos del
articulo 18 de la Ley de Relaciones entire ambas Cia-
maras, el Proyecto de Ley aprobado por 6sta, en se-
si6n del dia de ayer, relative al procedimiento para
solicitar autorizaci6n para admitir empleos ft honors
de otro Gobierno, 6 para entrar al servicio de las ar-
mas de naci6n extranjera.
Muy atentamente.-Luis Est6vez y Romero, Presi-
*


dente.-Jos6 Antonio Frias, Secrelario.--Manuel R. Sil-
va, Secretario.)
( Articulo 1?-Toda solicitud para admitir empleos ft
honozes de otro Gobierno 6 por entrar al servicio de
las armas de una naci6n extranjpra, se dirigirA por los
ciudadanos cubanos a quienes afecte, al Sr. Presiden-
te del Senado. Dicha solicitud ser& inscripta y jurada
ante Notario si el interesado residiere en el territorio
de la Repfiblica y ante un funcionario consular de
Cuba si residiere en el extranjero.
Art. 2?-La petici6n comprenderA los siguientes
particulares:
a).-El nombre, apellidoy domicilio del solicitante.
b).-La determinaci6n del empleo ft honor de Go-
bierno extranjero para que se solicita ]a autorizaci6n,
6 de la naci6n a cuyo servicio de las armas haya de
entrar el peticionario.
c).-La manifestaci6n de que el solicitante no de-
sempefla cargo alguno retribuido del Estado, la pro-
vincia 6 el municipio, ni funci6n alguna -de carkcter
pfiblico en la Repfblica cubana, 6 la protest de re-
nunciar dicho cargo 6 funci6n antes de tomar posesi6n
del empleo de que se trate 6 antes de entrar al servi-
cio de las armas de una naci6n extranjera.


VOL. II


SNUM. 8.








78 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


Esta protest no serA necesaria cuando la autoriza-
ci6n se refiera a la admisi6n de honors de otro go-
bierno.
Art. 39-La incompatibilidad que se establece en la
letra C del articulo anterior no serA aplicable A los
Representantes diplomaticos 6 Agentes consulares de
la Repfblica para admitir empleos de la propia indole
de gobiernos extranjeros.
En estos casos y sin perjuicio de la autorizaci6n del
Senado, la admisi6n de ese empleo habrA de ser auto-
rizada tambi6n por el Poder Ejecutivo.
Art. 49-La autorizaci6n 6 licencia del Senado no
prejuzga la concesi6n del ex6quatur ni cualquier acto
6 facultad analoga del Poder Ejecutivo relative al
empleo 6 cargo para que se haya concedido dicha
autorizaci6n y licencia.
Palacio del Senado, Noviembre de 14 de 1902. -
Luis Est6vez y Romero, Presidente -Jos6 A. Frias,
Secretario.-Manuel R. Silva, Secretario.)

Sn. BETANCOURT Y MANDULEY: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE: Tiene ]a palabra S. S.
SR. BETANCOURT Y MANDULEY: Como se trata de un
Proyecto de Ley aprobado por el Senado, pido que
pase a la Comisibn de C6digos.
Sn. PRESIDENTE: ,Se aprueba la proposici6n del se-
fior Betancourt? (Aprobada.)
Pasara a la Comisi6n de C6digos.
Sn. BETANCOURT, Secretario: (Lee.)

((GOBIERNO DE LA PROVINCIAL DE LA HABANA.

Secci6n de asuntos generals.

Noviembre 15 de 1902.

Al President de la Camara de Representantes.

Sefior:
En esta fecha-por ausencia temporal del senior Go-
bernador, General Emilio Nfifiez-me he hecho cargo
del Gobierno de esta Provincia, en consecuencia con
lo dispuesto en el articulo 102 de la Constituci6n de
la Republica.
Al tener honor de comunicarlo A Vd. me complaz-
co en reiterarle el testimonio de mi mas distinguida
consideraci6n.
De Vd. respetuosamente.-Hilario Portuondo, Go-
bernador Provincial P. S.,
Sn. PRESIDENTE: La CAmara queda enterada.
Sn. BETANCOU.T, Secretario: (Lee.)

(Santa Clara, Noviembre 14 de 1902.

Honorable Sr. President de la Camara de Repre-
sentantes.
Habana.

Honorable senior:

Este Ayuntamiento, en sesi6n de 12 del que cursa,
tom6 el acuerdo, do rogar A esa CAmara que al votarse
la Ley Municipal conceda en ella A los Ayuutamientos
la mAs amplia descentralizaci6n 6 independencia para
votar sus impuestos, A fin de que la vida Municipal
pueda en lo future ser robusta y llenar el deber de
tender al progress y desarrollo del Municipio.
Ruego A Vd. acoja con benevolencia dicha petici6n.
De Vd, respetuosamente,-Gerardo Machado, Al-
calde. )


SR. GONZALO PEREZ: Pido que pase a la Comisi6n
de Peticiones.
Sn. PRESIDENTE: 'Estd conform la CAmara? (Apro-
bado.) PasarA 6 la Comisi6n de Peticiones.
SR. BETANCOURT, Secretario: (Lee.)

(Habana, 14 de Noviembre de 1902.

Sr. President de la CAmara de Representantes.

Seilor:

El dia de la inauguraci6n del Congreso de nuestro
pais-5 de Mayo de 1902-tuve el honor de entregar
al senior Mario Garcia Kohly, Secretario de edad de
ese respetable Cuerpo, una petici6n solicitando se es-
tableciese una Secretaria de Trabajo 6 Inmigraci6n; y
como hasta la fecha ignore qu6 se ha hecho con dicha
solicited, acudo a Vd. aprovechando estos moments
en que se dispute la Ley de Secretarias, para renovar
dicha petici6n, fundandola en las razones siguientes:
Primera:-La Repfblica debe su existencia, primor-
dialmente, a los esfuerzos de los trabajadores de la
Emigraci6n y despu6s al determinante de las classes
pobres, labradores y jornaleros del pais.
Segunda:-La inica inmigraci6n facil para Cuba es
la de los naturales de Espafia, pals y pueblo con los
que Cuba estuvo en guerra, felizmente concluida ya,
y como las artes y oficios que en nuestro pais preva-
lecen son de los que los espafioles tienen acaparados
desde tiempos pasados, es el Gobierno de la Repfibli-
ca al que correspond procurar que la preeminencia,
si ha de existir, refluya en bien de los hijos de Cuba 6
de los que hayan adoptado a Cuba como su patria, y
no siga dAndose el caso de que los inmigrantes espa-
fioles encuentren pronto trabajo f ocupaci6n en las
poblaciones y en el campo, con grave daflo de los cu-
banos, nativos 6 por opci6n.
Tercera:-Es necesario evitar con tiempo todas las
justas reclamaciones de los trabajadores cubanos con-
tra actos burocrAticos 6 gubernamentales, evitando
asi, y en bien y tranquilidad del pais, la formaci6n de
grupos 6 partidos de resentidos y perjudicados, fun-
dAndose la Patria en base que resista las solicitaciones
de las classes desheredadas de Europa manifiestamente
afectas a los ideales disolventes de la Patria y de la
Familiar.
El que suscribe pide, pues, A este respectable Cuer-
po, que se sirva enmendar el Proyecto de Ley del Se-
nado en el sentido de crear una Secretaria de ((Traba-
jo 6 Inmigraci6n) A la cual competerAn todos los asun-
tos que se relacionen con el trabajo y con la inmigra-
ci6n, y que en ese Proyecto estan sometidos A las
Secretarias de Gobernaci6n y Hacienda.
Respetuosamente presentada A la honorable CAma-
ra de Representantes.-Manuel P. Delgado.n

Sn. PRESIDENTE: .,Conforme al Reglamento pasa a
la Comisi6n de Peticiones?
SR. SARRAIN: Pid& la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el sefior Sarrain.
SR. SARRAiN: Desde luego que segfin el articulo que
ha citado la Presidencia, esta petici6n, si no tuviera
un carActer particular, debia ir A la Comisi6n respec-
tiva, pero el objeto de la Comisi6n de Peticiones no
es mAs que el que se express en esta palabra.
Si la Comisi6n de Peticiones entiende que un asunto
debe ser torado en consideraci6n, debe manifestarlo
asi para que pase al archive de la Secretaria y se ten-.
ga en cuenta al irse A former la ley relative al caso a








DIARIO 'DE SESIONES DEL CONGRESO.-OAMARA


que la peticion se contrae. Si no es asi, debe consignar
la formula de (no ha lugar a deliberar.
En este caso ya la ley a que se contrae la petici6n
se esta discutiendo aqui en la Camara, de modo que
no es necesario que vaya a la Comisi6n de Peticiones.
La Camara, sin ese paso previo, debe tenerla en cuen-
ta para formula enmiendas los Representantes que lo
tengan por convenient. De modo que yo entiendo
que en este caso particular es inftil que pase A la Co-
misi6n de Peticiones, porque 6sta no diria mas que
6sto: pase A la Secretaria.
SR. PRESIDENTE: ,De modo que el senior Sarrain for-
mula esa proposici6n?
Sn. SARRAIN: Yo formula la proposici6n de que
quede sobre la Mesa, y que la tengan en cuenta los
miembros de la CAmara.
SR. PRESIDENTE: ,Se acepta la proposici6n del senior
Sarrain? (Aprobada.) Laexposici6n quedari sobre la
Mesa.
Si. BETANCOURT, Secretario: Tengo el honor de in-
formar a la Camara que hay dos proposiciones de ley:
la primer para que se facility A los niflos cubanos el
acceso i las fAbricas y talleres, y la segunda para que
se acuerde la construcci6n de un tramo de carretera
de Tapaste A San Jos6 de las Lajas, y ambas deben
imprimirse y repartirse conforme al filtimo apartado
del articulo 73 del Reglamento. Hay una moci6n que
han presentado los sefores Villuendas, Mendieta, Sir-
v6n, Poveda y Francisco Duque Estrada, que dice
asi: (Lee.)

(Los Representantes que suscriben, piden la sus-
pensi6n del debate para tratar de un asunto gravisi-
mo que se somete a la consideraci6n de la Camara en
moci6n aparte.
Sal6n de Sesiones. Noviembre 17 de 1902.-Enrique
Villuendas, Carlos Mendieta.-Faustino Sirv6n. -An-
tonio Poveda Ferrer.--Francisco Duque Estrada.))

((A LA CAMkARA:

Los Representantes que suscriben, teniendo en
cuenta que conforme h lo que dispone el articulo pri-
mero del C6digo Civil, la Ley de 30 de Octubre del
aflo actual, sobre naturalizaci6n de extranjeros, no
podr, comeuzar a regir hasta el dia veinte y siete de
Noviembre que cursa, es decir, con posterioridad al
plazo de seis meses que para reclamar la nacionalidad
cubana sefiala el inciso veinte del articulo sexto de la
Constituci6n, tienen el honor de proponer a la CAma-
ra, que acuerde la siguiente Ley:
Articulo anico:-La Ley de 30 de Octubre de 1902,
publicada en la ((Gaceta) el dia 7 de Noviembre del
corriente afio, empezarA a regir desde el dia en que
esta Ley se publique en la (Gaceta Oficial de la Repfi-
blica.n
CAmara de Representantes. Noviembre 17 de 1902.
-Carlos Mendieta.--Carlos Fonts Sterling.-Juan A.
Garmendia.-R. M. Portuondo.-Pelayo Garcfa.-F.
Gonzalez Sarrain.-Antonio Poveda Ferrer. ,

SR. PRESIDENTE: Se somete a la CAmara la proposi-
ci6n que acaba de leerse: la proposici6n de suspension
del debate.
Sn. MENDIETA: Pido ]a palabra para aclarar los
t6rminos de la moci6n, y de ese modo evitar un deba-
te. Y no voy a molester much A la Cmnara, porque
sin grandes esfuerzos ha de convencerse del espiritu
just y razonable de esa moci6n.
La Constituci6n dice en su titulo segundo en el ar-


ticulo sexto refiri6ndose A los cubanos por naturaliza-
ci6n: (Lee.)

((ARTiOULO 6?

Son cubanos por naturalizaci6n:
1 Los extranjeros que, habiendo pertenecido al
Ej6rcito Libertador, reclamen la nacionalidad cubana
dentro de los seis meses siguientes a la promulgaci6n
de esta Constituci6u.
2? Los extranjeros que, establecidos en Cuba antes
del 19 de Enero de 1899 hayau conservado su domici-
lio despu6s de dicha fecha, siempre que reclamen la
nacionalidad cubana dentro de los seis meses siguien-
tes A la promulgaci6n de esta Constituci6n, 6, si fue-
ren menores, dentro de un plazo igual, desde que
alcanzaren la mayoria de edad.
39 Los extranjeros que, despu6s de cinco aflos de
residencia en el territorio de la Repfiblica, y no menor
de dos desde que declared su intenci6n de adquirir la
nacionalidad cubana, obtengan carta de naturaliza-
ci6n con arreglo h las leyes.
4? Los espafioles residents en el territorio de Cu-
ba el 11 de Abril de 1899 que no se hayan inscripto
como tales espafoles en los Registros correspondientes,
hasta ignal mes y dia de 1900.
49 Los africanos que hayan sido esclavos en Cuba
y los emancipados comprendidos en el articulo 13 del
Tratado de 28 de Junio de 1835 celebrado entire Espa-
Ha 6 Inglaterra.))

Lo que la Constituci6n, como saben todos los seio-
res Representantes, dice; es que seis meses despu6s de
promulgada la Constituci6n terminal el plazo que se
sefala a los extranjeros que hubieran pertenecido al
Ej6rcito Libertador y en su defecto a los extranjeros
que residiesen en la Isia desde el dia primero de Ene-
ro de 1899, que tienen ese plazo de seis meses para le-
galizar su situaci6n. Ese plazo terminal el dia 20 de
Noviembre; pero como al mismo tiempo estA vigente
el articulo 1? del C6digo Civil en virtud de una Ley
promulgada por el General Brooke el 19 de Enero de
1899, que dice que el C6digo Civil y Criminal esthn
vigentes mientras no se dicte una Ley que los modifi-
que, la Ley del dia 7 de Noviembre, esa Ley, segfin
el C6digo, no podrA regir hasta el 27, y como el plazo
que determine la Constituci6n para la inscripci6n de
esos ciudadatos espafioles terminal el 20, result que
esa Ley empezar 4a regir siete dias despubs de termi-
nado el plazo; y como en los moments actuales esto es
objeto de dudas 6 interpretaciones de las que soy yo
ahora muy gustoso el exponente, por esp he presenta-
do en uni6n de algunos distinguidos compaleros la mo-
ci6n de referencia, aclarando las dudas y salvando los
errors cometidos por la Camara de Representantes.
Es todo cuanto tenia que informal.
SR. BETANCOURT: La proposici6n presentada que
pudo haberse echo verbal, amparandose en el articu-
lo 107 del Reglamento, viene apoyada debidamente
por dos sefiores Representantes y yo voy A dirigir una
pregunta a cualquiera de los autores de la proposi-
ci6n: Lc6mo se armoniza esta proposici6n con el ar-
ticulo 12 de la Constituci6n, que dice asi (Lee.)

((ARTICULO 12.

Ninguna ley tendra efecto retroactive, except las
penales, cuando sean favorables al delincuente 6 pro-
cesado.,

Yo ruego A cualquiera de los autores de la proposi-








80 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CGMARA


ci6n y en especial A los abogados que la firman, una
explicaci6n.
SR. PELAYO GARCiA: La proposici6n dice que co-
menzarA, regir la Ley desde su publicaci6n en la
((Gaceta), y con esto no se viola la Constituci6n.
SR. BETANCOURT: Quedo convencido, pero no sa-
tisfecho, y celebrar6 que la CAmara tome una resolu-
ci6n sobre este particular.
SR. MENDIETA: Senior Presidente, yo pido que se
ponga 4 votaci6n mi moci6n.
Sn. PEESIDENTE: Se ha propuesto la suspension del
debate que figure en la orden del dia 6 fin de discutir
una proposici6n de ley que various compafieros han fir-
mado. Se somete 6 la consideraci6n de la Camara si
se suspended el debate acerca del voto particular de
los seiiores Portuondo y Mendoza Guerra para discu-
tir esta moci6n. Los que esten de acuerdo que se pon-
gan de pie. (Aprobado.)
Sn. GONZALO PiM~z : Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra S. S.
SR. GONZALO PnEREZ: Antes de llegar 4 la. votaci6n
de esta moci6n se necesita la suspension de otros pre-
ceptos reglamentarios para que esta moci6n sea dis-
cutida y votada esta tarde. Yo ruego, pues. aunque
estoy en espiritu conforme con la moci6n, pero soy y
seguir6 siempre cumplidor del Reglamento, atendien-
do A la urgencia de esta moci6n, ruego A la COmara
suspend los preceptos reglamentarios que impediiran
hoy la discusi6n y votaci6n de esta moci6n.
SR. PRESIDENTE: 4La Camara acuerda la suspension
de los preceptos reglamentarios? (Aprobado.)
SR. BETANCOURT: Solicito que pase la moci6n a la
Comisi6n de C6digos y que en un plazo brevisimo
emita su informed.
SR. MENDIETA: Ya la Camara esta informada de la
conveniencia, de la necesidad, mejor dicho de la ur-
gencia de esta moci6n, asi es que yo pido a la Camara
no acepte'la proppsici6n del sefior Betancourt y que
en cambio acepte la mia para que esta moci6n pase
inmediatamente al Senado.
SR. BETANCOURT: Retiro la proposici6n.
Sn. PRESIDENTE: Por consiguiente va A ponerse a
discusi6n la proposici6n Mendieta. Se conceden dos
turns en pro y dos en contra. (Silencio.)
No habiendo pedido nadie la palabra se pone 6, vo-
taci6n. Los que est6n conformes que se pongan de
pi6. (Acordado.) Hoy mismo se pasarA al Senado. El
senior Secretario continuar dando cuenta de la orden
del dia.
Sn. BETANCOURT, Secretario: (Lee.)
(AA LA CAMERA:
Los Represefltantes que suscriben estiman, y screen
coincidir en ello con el parecer de todos los compafe-
ros, que una de nuestras principles misiones es pro-
pender al mejoramiento intellectual del pueblo, a la
expansion de la cultural. Como el medio quizas mas
r6pido y ms al alcance de todos, para lograr este ob-
jeto, es la prensa, opinamos que debe ser ayudada por
el Congress para facilitar su existencia y tender A su
esparcimiento.
Con buen acierto en las tarifas aduaneras no se exije
que los libros paguen derechos, porque ellos vienen a
propagar la ilustraci6n entire nuestro pueblo, y asi ni
el libro como tal, ni el papel de que se compone, abo-
nan derecho alguno en nuestras aduanas, con igual
espiritu noble y generoso debe eximirse de todo dere-
cho al papel de peri6dicos que las empresas periodis-
ticas importen directamente del extranjero para su
consume.
Para el Tesoro de Cuba, la cantidad que esa partida


represent es tan insignificant que, seguros estamos de
ello, no se advertiria en el total de la renta, yen cam-
bio, para las empresas de peri6dicos esa suma significa
gran cosa.
El papel que generalmente usa la prensa cubana,
cuesta en los Estados Unidos $ 4.50 cada 100 kilos, y
esos 100 kilos pagan hoy de derecho en ]a adua.ua
$ 2.50 es decir, mas del 55% de su valor. De ese dato
puede la Camara deducir el alivio que seria para la
prensa, el auxilio que se le prestaria suprimiendo los
derechos sobre el papel.
Por las razones expuestas, y por las mismas en que
se fundaron los anteriores legisladores para suprimir
los derechos sobre los libros, tenemos el honor de pe-
dir a la CAmara que acuerde el siguiente Proyecto de
Ley:
Articulo fnico.-Se declara libre de todo derecho el
papel que para imprimir sus peri6dicos importen di-
rectamente las empresas periodisticas, a partir de la
fecha de la publicaci6n de esta Ley en la aGaceta Ofi-
cial) de la Repftblica.
CAmara de Representantes y Septiembre 30 de 1902.
-Mario Garcia Kohly.-E. Vilhiendas.-J. G. Pola.
-A. Borges.-F. Escobar.)

Sn. BITANCOURT: Pido que pase a ?a Comisi6n de
Aranceles.
Sn. PRESIDENTE: El sefnor Betancourt propone que
pase A la Comisi6n de Aranceles. Los que est6n de
-acuerdo con esta proposici6n que tengan la bondad
de ponerse de pi6. (Aprobado.) PasarA a Aranceles.
Sn. BETANCOURT, Secretario: Sefior Presidente: Ten-
go el honor de informarle que no hay mas comunica-
ciones recibidas ni dictamenes a los cuales haya que
darles lectura.
SR. CorLUini : Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Columbi6.
Sn. COLUrnIBI: Senor Presidente: He pedido la pa-
labra para renunciar al turno que tenia pedido en
contra del voto particular de los sefiores Portuondo y
Mendoza Guerra. (Aplausos en la izquierda de la CA-
mara.)
Sn. POVEDA: Pido la palabra.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Poveda.
Sn. POVEDA: Se dice, senior Presidente, que el Sena-
do darA por terminados los trabajos de ]a present le-
gislatura el dia 22 del pr6ximo mes. Teniendo en
cuenta esa circunstancia, yo suplico a ]a CAmara que
recomiende a las Comisiones, que informen en breve
plazo sobre los diversos asuntos que esti~n some-
tidos A su studio; y especialmente A la Comisi6n
de Asuntos Municipales y Provinciales, respect A la
Ley Municipal, que todos los municipios esperan
con gran ansia.
SR. VILLUENDAS (E.) : Pido la palabra para hacer
una manifestaci6n que podria servir de base a la Ca-
mara, sobre algo que ha dicho el senor Poveda.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Enrique
Villuendas.
Sn. VILLUENDAS (E.) : Sres. Representantes: Real-
mente el senior Poveda ha dicho que el Senado se dis-
pone a cerrar la present Legislatura el 22 del pr6xi-
mo mes; no se si sera eso un rumor 6 una versi6n,
pero desde luego someto a la consideraci6n de ]a CA-
mara esto que me tiene dudoso y tendr4 dudosos tam-
bidn A muchos Representantes y Senadores.
Yo sostengo que esta Legislatura no puede pasar
del 31 de Diciembre, y creo que no puede pasar del 31
de Diciembre porque la Constituci6n determine que
en un afio no podrA haber mks de dos Legislaturas, y
si prorrogasemos esta Legislatura hasta el aflo 1903,









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAIMARA 81


resultaria que en dicho aflo habria tres L'gislatu, as: la
de Enero, la de Abril y la de Noviembre. Asi es que
tendremos que cerrar esta Legislatura el 22 de Di-
ciembre. por si el Presidente tuviera que poner el ve-
to A alguna Ley.
Claro, que no propongo un debate sobre este parti-
cular, solo quiero que mis palabras sirvan de base A
los seniores Representantes para que formen su criterio
sobre este asunto.
Sn. POVEDA: Lo que yo decia era que se fijara un plazo
A las Comisiones, y muy especialmente A la de Asun-
tos Municipales y Provinciales para que informed
acerca de los proyectos de Ley Municipal.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Floren-
cio Villuendas.
SR. VILLUENDAS (F.) : Sefores Representantes: Co-
mo President de la Comisi6n de Asuntos Municipales
y Provinciales, puedc asegurar a la Camara que la
Comisi6n que me honro en presidir tiene el prop6sito
de entregarse inmediatamente al studio de la Ley
Municipal, puesto que es el proyecto a que dedi-
ca especial atenci6n desde la Legislatura pasada.
Y puedo asegurar a la Camara que si no lo piesenta
a fines de este mes, lo harA A principios del pr6ximo.
SR. PRESIDENTE: Se declara terminado el incident
y entramos en la orden del dia. Tiene ]a palabra el
seflor Xiques.
SR. XIQUES: Me propongo sefiores Representantes,
ser muy breve. Hay singular interns en concluir este,
aunque interesante, largo debate, y no he de contri-
buir A prolongarlo innecesariamente.
Refutaba, la filtima tarde los principles argu-
mentos que han hecho los impugnadores de la Secre-
taria de Guerra y Marina, cuando expire la hora re-
glamentaria. Prop6ngome hoy recoger y contestar el
ultimo de aquellos, y al propio tiempo referirme A las
Secretarias restantes, haciendo algunas ligeras aprecia-
ciones en lo que se refiere a las de Hacienda, Gober-
naci6n y Justicia.
Se ha dicho en esta Cimara, creo que por mi par-
ticular amigo el seflor Alfredo Betancourt, que en
Cuba no necesitamos establecer la Secretaria de la
Guerra, para que ella prepare la defense del territorio
national, porque en caso de guerra nos defenderian
los acorazados americanos. Pero, a este respect yo
abrigo las siguientes dudas: iserA siempre tan fuerte
la naci6n americana del Norte que pueda ser nuestro
baluarte? 4serA siempre nuestra aliada? Ni de lo uno
ni de lo otro p demos estar ciertos en absolute. No
seria imposible, en efecto, que la nacionalidad ameri-
cana, boy en el apogeo de su grandeza, de pronto se
hallara en presencia de conflicts verdaderamente in-
solubles. No se diga que fantaseo porque en realidad
no expongo ideas originales; me limit A traer A este
debate ideas enunciadas de un modo brillante desde el
afio mil ochocientos noventa por un publicist siud
americano, Salvador (amacho RoldAn, que refiri6n-
dose al rApido desarrollo del pueblo norteamericano,
sefialaba ya desde entonces las dificultades del pre-
sente.
No han transcurrido muchos aflos desde que dicho
publicista se expresara en esta forma, y hoy vemos,
sefiores Representantes, que uno de los problems
que mAs agitan A las modernas nacionalidades, el pro-
blema social obrero, asume una double faz en la nacio-
nalidad americana. P'ues mientras en la vieja Europa
no se produce el conflict mas que por uno de sus la-
dos, en Norte-AmBrica present un aspect double. IY
cuAl es este double aspect? El del proletariado y el
del capital, siendo 6ste tan sombrio y aterrador, que
el propio Roosevelt se ha visto en la imperiosa nece-


sidad de abordarlo resueltamente, combatiendo A los
trusts. Esto por lo que hace a la vida interior ameri-
cana.
No es m6nos dificil y quizAs peligrosa su vida exte-
rior 6 de relaci6n. iNo se lee todos los dias en revis-
tas, peri6dicos y folletos que hay, por decirlo asi, un
secret pugilato entire la naci6n americana y el pue-
blo alemAn? ,no se.habla de que la Roma nueva ten-
dra acaso que cruzar sus armas en plazo breve con
la nueva Cartago. nacionalidad vigorosa, que ve con
envidia y con no poco recelo el gran desariollo naval
de la nacionalidad americana?
Quien quit, por tanto, que en cualquier moment
nos encontremos nosotros envueltos en un conflict
international pavoroso? Pu6s bien, yo pregunto: en
tal supuesto ,qu6 le convendrA mas al pueblo cubano,
estar prevenido 6 n6? La contestaci6n no es dudosa.
y conste que no temo ni desconfio del pueblo ameri-
cano. Sostengo solamente que de esas posibles emer-
gencias tendriamos que defendernos de la agresi6n
de alemnanes 6 de ingleses que, como es natural, que-
rrian hacer pr, sa en la tierra cubana, para tomar del
mas d6bil el pedazo. el botin que en casos tales co-
rresponde siempre A los que coutienden y pelean.
(Aplausos.)
De manera, sefiores, que por cualquier aspect que
se mire esta cuesti6n, sostengo que asi las necesidades
y conveniencias nacionales de hoy, como las del futu-
ro, arguyen poderosamente en favor de la Secretaria
de Guerra y Marina.
En cuanto A la Secretaria de Hacienda, no dejando
de reconocer ni por un moment la importancia que
tiene, no vacilaria en proponer formara con la de Go-
bernaci6n una carter.
Ahogo en6rgicamente por la snpresi6n de la Secreta-
ria de Justicia, porque sin duda estA llamadaA desapa-
recer en los pueblos nuevos ya que no se concibe la
indppendencia del Poder Judicial teniendo 6ste por
encima un Secretario de Justicia, agent del Eje-
cutivo.
En cuanto a la Secretaria de Gobernaci6n-y este
es un arg!mento mas en favor de la, Secretaria de
Guerra-no corncibo como pueda tener, sin peligro pa-
ra la salud de la Repdblica, bajo su dependencia, la
Guardia Rural; pues en dias de election s el Gabier-
no pcdrA actuar sobre los comicios, amedrentando al
elector y comprometiendo tal vez la paz material de
la Repiblica.
Voy A concluir, no sin antes recoger una aprecia-
ci6n que particularmente me hizo el senior Fonts Ster-
ling en privado y A quien le prometi contestarla en
alta voz. Me decia el senior Fonts Stefling en ese tono
tan culto que 61 emplea siempre, me decia: Explique-
me Ud. 6sto, que no tiene para mi explicaci6n, c6mo
es que los radicales cubanos son defensores die la Se-
cretaria de la Guerra. c6mo se explica que los radica-
les, que en todas parties, en Europa y fuera de ella,
son enemigos de los ej6rcitos permanentes, defienden
aqui est s cosas con tanto calor,?
En primer lugar sefiores. he demostrado la otra tar-
de que incurren en una confusion lamentable, aque-
llos que sostienen que entire la Secretaria de la Gue-
rra, y los ej6rcitos permanentes existed una ecuaci6n
irreducible. Son dos cosas distintas, que nada tienen
de comfn, los ej6rcitos permanentes y la Secretaria
de la Guerra. Puele haber Secretaria de Guerra sin
un ej6rcito numeroso y vieeversa. Esto qued6 sufi-
cientemente demostrado la otra tarde.
Por lo demAs. la aparente, nada mAs que aparente
contradicci6n en qu- los radicales cubanos incurrimos,
tiene satisfactoria explicaci6n. Nosotros entendemcs









82 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CAMARA


que por encima de la independencia de la patria, no
hay ningin otro principio politico quo por el mo-
mento, deba preocuparnos. Porque si se tiene en cuen-
ta que esta es la necesidad national mas apremiante,
aun no satisfecha ella debidamente; si se tiene en con-
sideraci6n que nosotros, antes que rendir homena-
je a los principios mis generals y abstractos, estamos
en el deber ineludible de rendir constant tribute A la
independencia patria, los radicales cubanos, sin sepa-
rarnos un solo moment de lo fundamental de nues-
tra doctrine, defendemos la Secretaria de la Guerra,
porque entendemos que defendi6ndola cumplimos con
el mfs elemental de nuestros deberes.
Sn. GAR IENDiA: Muy bien, muy bien.
Sn. XIQUES: Pero hay por lo visto, seflores Repre-
sentantes, hay cierto interbs-y esto no se lo tribuyo,
porque atribuirselo seria inferirle una ofensa a mi
amigo particular senior Fonts-de parte de nuestros
adversaries; hay un interns particular en falsear, A sa-
biendas, nuestros propositos y declaraciones: se nos
atribuyen palabras y actitudes que nosotros no quere-
mos se nos atribuyan. Nosotros sin hacer una sola
abdicaci6n de nuestras doctrinas, estamos resueltos
A que nuestros principios encarnen en la realidad na-
cional, y i que se acrediten por la prudencia y sensa-
tez de sus mantenedores. Porque al intento mal6volo
de algunos de nuestros adversaries de presentarnos
como demoledores, como demag6gos y como jacobi-
nos, opondremos siempre la voluntad, firme, inque-
brantable, de ajustar nuestra conduct a los preceptos
de la moral y de la justicia, a fin de que el pais se
persuade de que los radicalss no aspiramos a otra
cosa mas que al engrandecimieto de.la Repiblica.
(Aplausos del grupo radical.) iQuer6is una prueba de
6sto? Se la voy a dar al senior Fonts, que ha dicho......
'Sn. FONTS (C.) : Yo no he dicho.........
Sn. XIQUES: j,No es cierto, sin embargo, digalo el
senior Fonts con la franqueza qae le es peculiar, no es
cierto que mete miedo la palabra ((radical), a los con-
servadores, a las classes de arraigo? Estas classes screen
6 afectan career, que los que nos llamamos radicales
venimos con un plan de combat terrible, resueltos A
echar abajo los fundamentos de la sociedad cnbana.
Pues bien, me es necesario decir que los radicales cu-
banos no desean otra cosa que destruir lo malo y con-
servar lo bueno. (Aplausos.) Los radicals cubanos
quieren el respeto a la familiar, el respeto 6 la propie-
dad, el repeto a la ley. Quieren, en una palabra, el
progress efectivo y ordenado de la Naci6n cubana, al
amparo de la Constituci6n y de las leyes. ,Quer6is
una prueba de 6sto? Pues os la voy a dar incontesta-
ble, decisive. Recubrdese lo que se ha dicho aqui por
nosotros; recuerde el seflor Fonts, que nosotros hemos
sostenido, sostenemos ahora y continuaremos soste-
niendo que los radicals deseamos y propendemos,
con absolute sinceridad a la constituci6n en Cuba de
dos grades partidos: del partido conservador y del
partido liberal 6 radical, que el nombre importa po-
co. Hemos sostenido ante el pais, que es una necesi-
dad absolutamente imprescindible para que en el pais
haya orden, para que el pais haya prosperidad, para
que el pais, en fin, march hacia su complete organi-
zaci6n, que en 61 se formen dos grandes corrientes de
opinion, es decir, que de un lado se agrupen los ele-
mentos genuinamente conservadores con gran part
de las classes de arraigo y del otro los liberals con las
masas populares. Ahora bien, si los que hacen estas
declaraciones, pueden llamarse demoledores 6 jacobi-
nos, entonces decidnos i,qu6 dejais pa.ra los anarquis-
tas? (Aplausos en la izquierda.)
Ya en este orden de consideraciones same licito


manifestar, para concluir, inspirAndome en estas mis-
mas ideas ya que la prensa ha dicho que el Ministro
de los Estados 1Unidos ha querido cambiar y ha can-
biado impresiones con el grupo radical que, sin dejar
de decirle al Embajador norte americano-porque lo
decimos rqui, lo repetimos en la calle y en todas par-
tes-sin dejar de decirle que somos revisionists fer-
vorosos, le hemos dicho tambi6n que los radicales es-
tamos resueltos A defender la revision del Apendice
constitutional, por el fnico medio que quiere Cuba
que se defienda: por el medio pacifico, dentro de la
mas estricta legalidad y al amparo de las actuales
instituciones, He dicho. (Aplausos prolongados.)
Sn. ALBArdA-N: Asi somos revisionists todos los
cubanos.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Al-
barran.
Sn. ALBARnAN: Pedi un turn en contra de la en-
mienda de los seilores Portuondo y Mendoza Guerra;
y de buen grado renunciaria al derecho adquirido,
imitando al senior Columbi6; pero, por una parte, son
mis ideas, references al asunto que es causa del deba.
te, distintas A las expuestas hasta ahora; y por otra
parte, no debo desairar A mis amigos de ambos lados
de la CAmara, quienes en estos moments solicitan
con insistencia que yo exponga esas ideas.
No me levanto para hablar, esta vez, como hombre
de partido; porque entiendo seilores Representantes,
que el sentimiento altisimo de amor A la independen-
cia absolute de la patria, que palpita en el fondo de
la cuesti6n que estamos tratando, no es, no puede ser
patrimonio de ninguna agrupaci6n ni de ningfn par-
tido, ni much menos debe tomarse como banderin
de enganche para operaciones de tActica political. En
esta Camara estamos y estaremos en desacuerdo los
hombres, porque somos hombres, en asuntos que ata-
fian al interns .particular de la agrupaci6n political a
que pertenecemos (debiendo ser siempre dentro del
inter6s comfin de la patria); pero en ningfin caso, en
ninguna circunstancia, sean cuales fueren los suce-
sos pr6speros 6 adversos del present y del porvenir
de nuestra tierra, estaremos en desacuerdo los Repre-
sentantes del pueblo en cuyo coraz6n germina el sen-
timiento que exalt6 a nuestros mayores; en cuanto al
sentimiento que es alma del testamento sagrado, que
para legarlo a la posteridad de los cubanos, firmaron
y rubricaron con sus dolores y su sangre los que su-
pieron morir en nuestras guerras de independencia.
(Ap'ausos. )
,Qu6 cubano, que de tal merezca el nombre, no ha
sofiado con la Patria. grande, generosa y fuerte?........
Yo tambi6n en mis ya escasas horas de patri6ticos de-
lirios, la he visto, como decia la otra tarde con dora-
da palabra mi amigo el senior Portuondo; como una
diosa de.la libertad y de la justicia, erguida y mages-
tuosa a la entrada del golfo mexicano, bafiadas las
plants por las azuladas ondas de nuestro hervoroso
mar y la frente allA en lo alto, en la serena, luminosa
region de la claridad eterna.
Pero hora es ya de que cesen nuestros patri6ticos
delirios. Para el cubano no es ya la patria como en
otros tiempos, una ilusi6n, un ideal, una abstracci6n,
sino una realidad. Vivamos pues dentro de esa reali-
dad, que es hermosa si sabemos vivir dentro de ella,
Tengamos present, sin cesar, en nuestro espiritu que
desde el dia 20 de Mayo, desde el memento en que
que qued6 proclamado el Estado Cubano como 6rga-
no vigente de nuestro pueblo constituido en Naci6n,
entr6 Cuba en el concerto de las naciones civilizadas *
y que no encontrarA los elements necesarios para el
desenvolvimiento de su personalidad, fuera de esa red








DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAIMARA


universal 6 inmensa de acciones y de reacciones que
la solicitan, la subordinan y la envuelven por todas
parties. Y ,A poco que nos fijemos en todas las nacio-
nies del mundo, y particularmente en aquellas que
marchan Ai la cabeza de la civilizaci6n las vemos.su-
bordinadas A forzoso engranalje como las ruedas den-
tadas de una nmAquina, teniendo cada una libertad re-
lativa; ninguina, ciertamente, con independencia ab-
soluta, en el verdadero sentido de la, palabra. Sin con-
tar la infeliz Iolonia cuyo recuerdo viene con frecuen-
cia A esta Cainara; sin contar 6A esa infeliz Polonia
descuartizada, rota y repartida, de la cual no queda
all en el seno de la vieja Europa mis que un cora-
z6n moral palpitante, vemos A la valiente Hungria
uncida al carro imperial de Austria; Austria someti-
tida a su vez al influjo de la poderosa Alemania; Ale-
mania A pesar de su legitimo orgullo por el triunfo re-
ciente de sus armas y por su extraordinario progress
en todas las manifestaciones de la actividad humana,
subordinada k la necesidad de la triple alianza, que aca-
ba de renovar, como prueba reciente de su independen-
cia relative; Francia, la republican Francia, unien.
do su bandera con la bandera de los czares del Norte;
Inglaterra, el centro de gravitaci6n de la humanidad
civilizada, impulsada por sus necesidades political y
comerciales 6 por maldito egoismo, Ai subyugar aI un
pueblo de heroes, A ese pueblo de beers al cual envio
desde este lugar mi personal y humilde testimonio de
admiraci6n y de respeto. Y de esta parte del Atlan-
tico, la gran naci6n de Washington, que al adquirir
en estos 6ltimos tiempos gigantesco desarrollo econ6-
mico y politico. se prepare para las contigencias del
porvenir envolvi6ndonos necesariamente en su inmen-
sa esfera de acci6n. Pueblo gigante, de mAis de seten-
ta millones de habitantes poseidos de la fiebre del oro
que buscan por medio del trabajo, acumula en espa-
cio de tiempo relativamente corto, cantidades inmen-
sas de products industrials y agricolas hasta tal
punto, que su previsor gobierno, temeroso de la pl6-
tora precursor del desequilibrio econ6mico y de las
grandes crisis, se dispone a abrir puertas de salida.
El canal de Panamti sera, dentro de breve plazo, la
ancha puerta que se abrirA hAcia los mares de Oriente.
Por ella saldran innumerables barcos con bandera
americana, cargados de esos products burdos y ordi-
narios que en cantidadas fabulosas produce los cen-
tros industriales del Norte, que no pudiendo navegar
con rumbo A Europa, porque alli encontrarian pro-
ductos similares mias perfectos y ajustados al retina-
do gusto est6tico de las gentes del viejo mundo, en-
contrara6n mercados propicios allA en los pueblos poco
civilizados que viven como en estado soporoso, ador-
midos por las sofiolientas aguas del Pacifico y de los
mares de la India y de la China. Y aca, en la part
alta del Atlintico, donde se realize el mas active co-
mercio del mundo, entire el viejo y el nuevo continen-
te; donde el cambio de materials primas y de produc-
tos de industries perfecionadas seniala alto nivel de
cultural a la naci6n americana, vemos que la marina
mercante de 6sta va adquiriendo de dia en dia ex-
traordinarias proporciones, 6A pesar de existir podero-
sas lines francesas, inglesas, alemanas, espailolas,
italianas, suecas y holandesas. 'L6gico es pensar que
esa marina mercante aumentarA en progresi6n geom6-
trica, pudiera decirse, como va en aumento asombro-
so el desarrollo industrial y commercial de los Estados
Unidos, hasta tal punto, que en no lejano dia sera su
marina mercante la mayor del mundo. Para que eso
no suceda tendria que sufrir una gran catAistrofe la
naci6n de Washington, y A pesar de algunos contra-
rlos vaticinios, no alcanzamos nosotros a ver actual-


mente en el vasto horizonte sensible de la political uni-
versal, signos que indiquen la posibilidad de un des-
quiciamiento mais 6 minos inmediato de la gran de-
mocracia del Norte. Largos dias quedan de poderio y
preponderancia al coloso de America.
Ahora bien, A esa marina mercante corresponderA
una colosal marina de guerra destinnda Ai iimponer y
mantener ese comercio it velar por ISs personas 5 in-
tereses de ciudadanos americanos establecidos A dis-
tancia de la patria; y sobre todo, a library el territorio
de posibles ataques del extranjero. Los gobiernos de
Norte America se dan exacta cuenta de los peligros
que envuelve el recelo que su presencia en Filipinas,
su ingerencia en los asuntos de China y sn intluencia
creciente en Eurbpa despierta en la otras grahndes na-
cione?.
Un credito de lmas de ochenta milloues de dollars
se han consignado en el filtimo presupuesto de la
Uni6n destinados al aumento.de su marina de guerra.
Cuenta esa Naci6n con capital inlenso y con elemen-
tos industrials propios para elevar en poco tiempo
su potencia naval 6. mayor altura que ninguna otra.
La escuadra vencedora dte la desgraciada Espafia, es
probablemente el nficleo de la mnAs potent escuadra
que surear6a los mares en este siglo.
Pero, sefiores, ese incalculable niunero de naves
mercantes y de guerra. que izarAn bandera americana,
necesitan puertos como los hombres necesitan casas
para vivir. Y si recorremos ripidiamente las extensas
costas de los Estados Unidos partiendo del Canada
por el Atlantico, encontramos B ston, Portmouth,
New York, Baltimore, Charleston, Savannah, y como
puerto interior 6A Nueva Orleans; puertos, comio veis,
en escaso n6imero y que no reunen ventajas como
puertos militares. Es mis, si scguimfis recorriendo
las costas de Yucatan, de M6xico, Centro Am6rica,
Colombia, Venezuela v las dilatadas del ]Brasil, nece-
sitamos llegar a Rio Janriro para encontrar tn puer-
to de gran valer. Son ims pores aun las costas del
Pacifico; puede decirse que saliendo de San Francisco
de California hay que descender hasta el Perft para
encontrar otro puerto.
Por eso, sefiores Representantes, aparte de las con-
sideraciones de orden econ6mico y de otra indole, que
encierran en si gran importancia, pero en las cuales
no quiero entrar en estos moments, salta .A ]a vista
y debemos verlo con claridad ineridiana, que el gran
inter-s, que el supremo inter6- de los Estados Unidos
con respect A Cuba es del orden politico-militar.
Abierto el Canal de PanamA, roto el istmo de tal mo-
do que quede bajo el dominion de los Estados Unidos
la comunicaci6n maritima entire los dos oc6anos, serA
Cuba el punto estrat6gico por excelencra. A la entra-
da del Golfo Mexicano, bordadas sus extensas costas
del Norte y del Sur por numerosos 6 incomparable
puertos, muchos de ellos tan bien formados por la na-
turaleza que poco necesita agregarles la mano del
hombre para hacerlos inexpunables, sera Cuba no so-
lamente el punto de tangencia de todas las lines que
marquee runmbos marines hacias los mares de Oriente,
siendo ademits centro de provisions y lugar predilec-
to de refugio y de arena, si que ttmb)i6n, en caso de
guerra, puede ser Cuba. por su posici6iO geografica y
por la naturaleza de sus costas, centro privilegiado 6
incomparable para las operaciones de ataque y de de-
fensa. Una potent escuadra en el AtlAntico y otra en
el Pacifico que se correspondiesen Ai trav6s del Canal
de Panami, teniendo en Cuba so punto de conijunci6n,
de correspondencia y de refuerzos, formarian una gi-
gante line parab6lica de defense, que haria casi inex-
pugnable el territorio de la gran repfiblica. Si, por lo








84 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


contrario, otra fuerte naci6n 6 varias coaligadas en
conflict con los Estados Unidos se sitnuasen en nues-
tra patria, qicebrantarian facilmente las fuerzas ame-
ricanas impidiendo su unidad de acci6n, pudiendo
ademas ser francamente ofensivas en todas las costas
del Golfo de M6xico. Y si eso salta A la vista y si es
seguro que lo ven claro todas las naciones, 16gico es
pensar que para el Gobierno de los Estados Unidos la
mayor importancia de Cuba, el interns que para esa
naci6n tiene Cuba, por encima de todo otro interns, es
un interns politico-militar.
Por eso, al encontrarse los Estados Unidos en tan
favorable como excepcionales condiciones, con res-
pecto A las potencias europeas en los moments de
formula el tratado de Paris despu6s de su facil y
estruendosa victoria contra Espafia, sent hAbilmen-
te, so pretexto de maitener la independencia de Cu-
ba, A la cual habia concurrido con sus armas podero-
sas, y quiz:is obligada por compromises diplomniticos
de mantener la nentralidad de Cuba, coutraidos con
anterioridad A su declaraci6n de guerra ; Espaia (lo
cual me inclino a pensar dadas la indole y forma de
la Resoluci6n Conjunta) sent ha bilmente el Gobier-
no Americano, dije antes, en aquel tratado de Paris,
la base mAs firm para ejercer su hegemonia en Am6-
rica, permiti6ndole imponer A la Convenci6n Consti-
tuyente de la Republica de Cuba el apendice que
aparece on nuestra Constituci6n como una sombra y
que facility a la poderosa naci6n no solamente la rea-
lizaci6n positive de la doctrine de Monroe, sino tam-
bi6n el desenvolvimiento de gigantescos planes politi-
cos y comerciales fuera (el continent americano.
Pero si bien es verdad que mis anteriores palabras
demuestran que los Estados Unidos, yendo en pos de
su ideal national, ban empafiado nuestras ilusiones
de patriots amantes de nuestra independencia abso-
luta, tar.biAn es cierto que esa Naci6n poderosa ga-
rantiza nuestra independencia, sellada con la sangre
generosa Je sus hijos, A los cuales debemos gratitud.
SR. LOYNrAZ ])I[ CASTILLo: Pero han matado nues-
tras ilusiones.
Si. PlozA: Si, nos privan .........
Su. PIESIDIENT'i: Suplico a los sefiores Representan-
tes que no interrumpan al orador.
Si. AL)nAiunAb : Seilor Presidente, suplico que con-
sienta esas interrupciones, que son en estos moments
justas y espontaneas expansions del coraz6n heiido
de la Patria. (Aplausos en toda la Cdmara.)
Ah!, mi querido Loinaz, hay ilusiones que al per-
derse se pierde con ellas el honor: entonces, no es po-
sible vivir. Pero la p6rdida de ilusiones y esperanzas
A que Vd. se refiere, aun siendo hijas de nuestros en-
au-fios de patriots y nacidas en dias angustiosos al
calor de elevados sentimientos, si bien causa profunda
nostalgia, nos permit vivir, y vivir con honor. Ah!,
la Ley Platt no nos deshonra. Basta saber, sin tener
que analizarla, que la aceptaron y firmaron, poseidos
si de infinite amargura, varones y patriots insignes
que jimAs bubieran aceptado la deshonra de la Patria.
La Ley Platt nos sujeta; pero no nos prime. Su in-
tensidad de acci6n depend de nosotros mismos. Creo,
sinceramnente, que es inevitable, mientras persist el
poderio de la gran republican del Norte; y creo tam-
bi6n que los Estados Unidos han asegurado nuestra
independencia. Nuestra independencia es nece saria
a los Estados Unidos; ellos necesitan de nuestro con-
curso y de nuestra amistad; nosotros necesitamos de
su amistad y de su fuerza.
APero quiere decir todo esto que pueda convenir al
Estado cubano mirar con indiferencia lo que se refle-
ra & la preparaci6n de la defense national, fiando el


cumplimiento de ese supremo deber al extranjero? Ah,
no. Seria precise que nuestro pueblo renunciara A lo
irrenunciable: al instinto de la propia conservaci6n;
seria necesario renunciar A lo irrenunciable: al senti-
miento de amor a Ia libertad conquistada por un pue-
blo conscience de su virilidad, demostrada hasta el
heroismo en nuestras guerras de independencia. Y
el Estado cubano, que es el 6rgano viviente de
nuestro pueblo constituido en Naci6n, no renunciarA
jamAs al cumplimiento de sus deberes supremos, de
los deberes esenciales de todo Estado; porque al re-
nunciarlos, renunciarin A la raz6n, A la casa de su pro-
pia existencia. Cuando un pueblo se condense y se
congrega constituyendo una nacionalidad como resul-
tante del desenvolvimiento hist6rico, es decir, por el
encadenamiento de los sucesos en el tiempo y en el
espacio, necesita, como las dos finicas condiciones
esenciales de su existencia, para que sea possible el
movimiento arm6nico y evolutivo de ese pueblo, dis-
poner de los medios de defense contra los ataques del
exterior y mantener la paz y el orden en el interior
del territorio. Do ahi se deriva lnica y exclusivamen-
te la -az6n fundamental de la existencia de ese orga-
nismo que se llama Estado: es la resultante de la ne-
cesidad colectiva que siente todo pueblo al constituirse
en Naci6n, de un 6rgano vivo y stable que tenga por
misi6n supreme la de library A la comunidad de los
ataques del extranjero y conservar la paz y el orden
en el interior del territorio de la patria constituida.
Todas las otras variadas y milltiples funciones del Es-
tado son derivaciones 6 consecuencia de esas dos ra-
zones 6 causes esenciales de su existencia.
Por eso, senores Representantes, el Estado cubano,
del cual forma part integrante esta Camara, cons-
ciente de su alta misi6n, tratar:i de cumplirla; y podra
cumplirla si los elements que la constituyen se reu-
nen 6 integran como c6lulas y elements sanos para
former un gran cerebro national que piense, que fun-
cione fisiol6gicamente; un cerebro que funcione como
los cerebros equilibrados y sanos, sin las exaltaciones
neur6ticas ni los delirios de los cerebros enfermos.
Pero si es verdad que constituimos una Naci6n y
que el Estado que la represent tiene la conciencia de
sus altos deberes y siente el anhelo de cumplirlos,
verdad es tambi6n, A pesar de nuestro deseo, que
constituimos, hoy por hoy, una naci6n pequefia y po-
bre. Mill6n y medio de habitantes, viviendo en un
pais devastado por la guerra, en el que la propiedad
territorial no puede ain contarse como fuente de in-
greso para el sostenimiento del Estado, que en la ac-
tualidad solo cuenta con la movediza rent de adua-
nas, sometida al influjo de contingencies y eventuali-
dades de sucesos que puedan tener lugar en el exterior
de la Repdblica. Tal es la realidad de nuestra situa-
ci6n actual. Podemos exigir al Estado economic y
moralidad en su administraci6n, tino y acierto en sus
determinaciones, previsi6n para el porvenir; pero no
debemos aconsejarle ni much menos exigirle que aco-
meta empresas superiors a las fuerzas de la naci6n, 6
que se desvie de la send por donde pueda marchar
con paso firm, aunque lento, para legar al ideal de
su destino.
Ahi estA sin saldar la deuda de honor. la deuda sa-
grada contraida con los que supieron ir a la conquis-
ta de la Patria 6 de la muerte. Ahi est : sin cumplir
la deuda sagrada, porque no tenemos un pufiado de
oro.
4,Debe el Congreso crear en estos moments una Se-
cretaria de Guerra? No, seilores Representantes: en-
tiendo que el deber del Congreso consiste, en estos
moments, en suprimir las Secretarias que sobren, id










DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 5A.


disminuir hasta el limited racional y patri6ticamente
possible, el nfimero de esos organisms costosi-imos
que complican y encarecen una a'lministracion que
debiera ser sencilla y econb6nica para que correspon-
diera a las necesidades de nuestra Patria, que en la
actualidad es pequefia y pobre. La Secretaria de la
Guerra, que seria por su indole la mAs costosa, ]a que
en los praises que tienen necesidad de sostenerla son
verdaderas vorAgines de ,,s tesoros nacionales, no
es realmente necesaria en los actuales moments,
antes al contrario, seria perjudicial desde el pun-
to de vista de la preparaci6n de nuestra defense na-
cional. Voy a demostrarlo. Una Secretaria de Guerra
y Marina sin ej6rcito y sin escuadra, seria ridicule.
Aparte de los inconvenientes del militarismo en este
pais ansioso de paz y de democracia jqu6 otro resulta-
do positive pudiera dar una Secretaria de Guerra y
Marina sin ej6rcito, que el pais no necesita, y sin es-
cuadra por ]a escasez de nuestro tesoro? ,No vale mAs
que el Gobierno, previsor, cumpliendo su deber supre-
mo de preparar la defense national, en vez de gastar
el dinero inftilmente en sueldos y entorchados, lo em-
pleara en sufragar los gastos de estancia y aprendizaje
a numerosos grupos do j6venes cubanos escogidos, que
irian al extranjero, A las naciones mas adelantadas en
las artes de la guerra, para regresar al cabo de algu-
nos ailos dotados de conocimientos t4cnicos y prActi-
cos de ingeniieria military, de artilleria &, &, con cuyos
conocimientos positives y realmente tiles podrian,
no solamente realizar la obra patri6tica de la defense
national, sino tamb'6n ser los fundadores de escuelas
t6cnicas, cuyo desarrollo y proporciones seguirian una
march paralela a los progress y a las necesidades de
la Repiblica?
Ni la indole de nuestro pueblo ni las condiciones
geograficas de nuestro territorio nos permiten sofiar
siquiera en guerreras empre'as. Debemos limitarnos 4
la defense, que podrd realizarse de modo efectivo y
suficiente, sin dispendios ruinosos para la Patria. Nos
bastarA tener ingenieros militares y artilleros que se-
pan emplazar y dirigir en nuestros puertos y puntos
vulnerable, caflones que sean la filtima expresi6n de
la ciencia military, mAquinas explosives y todo lo que
la ingenieria military invented para la defense de puer-
tos y costas; de tal modo,. que en caso de conflict,
solamente tengan entrada sin peligro los barcos de un
pueblo alia0lo 6 amigo.
Sobre un punto interesante estamos todos de acuer-
do en esta Camara: la Repfiblica no necesita ej6rcito
permanent. La juventud de nuestro pacifico pueblo
debe dedicarse al trabajo ftil, no A la holganza co-
rruptora de los cuartele.,
Piensan algunos en las ventajas de las milicias dis-
ciplinadas. En mi concept, no necesitamos ej6rcito
de ninguna clase en tiempos de paz. En caso de gue-
rra con el extranjero que invadiera nuestro suelo, ca-
da cubano iria espontaneamente A ocupar su puesto
de honor como soldado de la Patria. Para eso no ne-
cesitamos discipline de escuela: bastan la discipline
del patriotism y el instinto de nuestra raza: la guerra
de guerillas la conocemos y la sabemos por atavismo.
Pero nos conviene no desoir la voz de la experiencia.
Durante nuestras guerras de independencia ha podido
observarse que el soldado cubano es gran ginete y que
supo transformer nu sencillo instrument de trabajo
en mortifera arma de guerra; me refiero al machete,
cuyo manejo conocen a maravilla nuestros campesi-
Aos, qne lo emplean constantemente en sus laborers y
que lo llevan al cinto desde la nifiez, como insepara-
ble compafiero. En cambio, ha podido tambi6n obser-


varse durante aquellas guerras,q-qle el i ,1 -i. i i' *i a I
tirador con las armas defuego ..... '
Sit. ILOYXAZ DEL CASTILLO: Tirabar1 liz..i- ii.- -i
espatioles.. ,,
SiZ. ALBAiix AN: (contiiando.) Seria de. ;tin util-
dad para la patria que fueran buenos tirado, res bidl'
los cubanos y particularmente los ce:aII[:":.-ii.'-i. ,D.-dc
la edad dedoce aios debierau tml,, ilui':i:ue en. el
manejo del fusil y del rewolver., Pudieran o:ears .-,-
ciedades patri6ticas auxiliadas moral, y. peceniaria-
mente por el Gobierno, que establecerian club ; bien
organizados de tiradores en today la Isla, tanto en.lis
ciudades como en las pequeias. p':l1.l1;i;i.on: -. queTiun-
cionando regularmente los dias festive,, c.- .,t ril.iiu riniin
sin duda, al fomento de costumbres y, aficiones :ppu-
lares nuevas, fitiles, para la.defensa d,1 li Patria, -Y
es necesario para lograr eso la creaci6n ld.: Iua seere-
taria de Guerra y Marina? No, -fi,'r-. l.-ii---nt:m-
tes: para la defense del interior de niil.-tro,.territorio
national, bastarA que acompailen al coraz6n .de' .adl1.i
cubano un brazo para esgrimir el machete y un,,ojo
que sepa dirigir bala certera a la.frente" del.extra je-
ro enemigo que se atreva A hollar ,con su.plaqt~a el
suelo sagrado de la Patria.. ...,.
Voy a terminar. Nuestra Patria reune .condiciones,
por lo privilegiado de su suelo y ,su posici6n geografi-
ca, para ser nu emporio de civilizaci6o y 'de i.1 i, '":
y para adquirir grande proporciones; porquo tiene, ca-
pacidad territorial y vital para mas de nueye miillone
de habitantes. El porvenir de la patria d(tre,.-ni-- de
la sabiduria y prudencia'desus hijos. Cid1:i ,:-ier.--;i
que nazca recibir! como iherencia de la generaciji que
muere, el tesoro de la patria libre; .pero li'_l-rriY'a en
usufructo, con el deber moral d:- ai'ec:.-intarla. Noso-
tros, los de la actual generaci6n, .niio- Il-. pril niros
herederos, herederos deuna generaci6n .deo II:.'-ru- -y
de mArtires. Conservemos el t';-r.ri igr;1.1' y aI0iii-n-
temos la herencia para .trasmitirla A nuestros !ifjosy,
A los hijos de nuestros hijos, si qii.;-uiii-t h1:i-.-i'i.I.-i
dignos de una pAgina limpia en la histi i.i die iilf-tra
Patria. (Grandes of .'. ... .
Sn. SAIRAIN: Pido Ja palabra.- ... ::;
Sn. PRESIDENTE: Tione la palabra el-seflor: Surrain.
Sr. SARRAIN: Las exhortaciones 'insistent ;es 'alpari
que carifiosas de queridos coinpafieros:, especialidien'te
de los Representantes del Partido Nacional por :las
provincias de la Habana y Pinar del Ri6;'laS maliginas
insinuaciones con queoel sefino Ef-t:vinii' i triiiiiii'-1i -
discurso de brillante forma, que'tuve la desgracia d'
no escuchar, pero si la di'-li;: iIiifTi .il e I.e -ir; los 'coI -
sejos juiciosos, acertados, que el senior Xi',lni, ..-:; -u
autoridad indiscutible, nun dirigierA ;' inr.-.tr.-. oI,
nacionalistas, y las afiriiaciones un t::t,\-ti.lvrlas
del seflor Enrique Vi'lli:.ii'l- .:' oen cuanto A'los'efoctos
de la Ley Platt, son los motivos que iii ,'llig.( i, rini-
piendo con el natural temor 'de quien ti .- pl-rf:.-t.,)
conocimiento de su propia'incapacidad, ; tbmari'parte
en este debate levantado y heirmoso, io qie t so ha'liP'
chado denodadamente en la esfera de I'., pi in-ipiins
sin descender jams al mezquiio t,'-rri-] in i" 1 -? piarti-
culares conveniencias 6 de los interest' de gi'up6; i'eif
este debate en que, c(.:rno l.--i:., muy licln ;-1 sefioriXi-'
ques, se ha evidenciado elalto nivel d.- I:i e-lntnrI ill-
telectual de esta CAimara, en quie los 'il,. Il.,n- d elo6-
cuencia de los Betanc6urt, los Pori-t .unid, )5 4 !' M I inez
Ortiz, los Xiques y Ir.-, Alh:i r''iin, hail 'i l-tri. d, lii
todos, y especialmente A los 'que, imprudentes, 'nos
exigian las primicias de la'edad maUtlra, sin theer e n
"cuenta nuestro apends realizado ialmbramiientb, iTe i
que sereis, de lo que ya sois capaces, ap.-nam dado l.,,









86 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CA2~iARA
ill- -


primeros pasos y balbuceado las primeras palabras en
la vida political parlamentaria. (Aplausos.)
Despu6s de estas palabras que justifican mi atrevi-
miento al intervenir en este debate, permitidme que
contestando a los consejos del senior Xiques, explique
la conduct de mi partido durante los acontecimientos
que se han sucedido desde la memorable fecha en que
por vez primer ondeara la bandera de la estrella soli-
taria en las vetustas fortalezas que nos legara la do-
minaoi6n colonial; que d6 respuesta cumplida A las
insinuaciones del senior Betancourt y explique, por
filtimo, la relaci6n existehte entire el problems que
aqui se discute y el Partido Nacional, el gran Partido
National, como le adjetivaba zalameramente el senior
Betancourt, para poder hacer lo mismo con el Partido
Republican, quizAs para ocultar bajo estas dos gran-
dezas, la pequefiez microsc6pica de un grupo occiden-
tal, del que es digno representante el querido y elo-
cuente compafiero.
SR. XIQUES: Muy bien, muy bien.
Sn. SARRAiN: Me he de permitir, antes que nada,
hacer una exhortacion, dirigida especialmente al que
en estos moments, por raz6n de su cargo, dirige es-
tos debates. Cuando se plantean problems de esta
naturaleza; cuando la discusi6n se conduce tan eleva-
da; cuando el debate es tan hermoso como el present,
no lo rebajemos, no lo empequefiezcamos con los pre-
ceptos raquiticos de un Reglamento que no ha sido
dictado para estos casos. (Aplausos.) Dejad que aqui
la idea se amplie, que el pensamiento se extienda, que
la palabra corra, aunque traspase 6 rompa los estre-
chos diques reglamentarios. (Aplauwos.)
Los nacionales A quien Ud. se dirigia, senior Xiques,
en su discurso, que guardarA esta CAmara como una
de sus mas preciadas joyas, han seguido la senda que
les sefialara el mis levantado y previsor de los patrio-
tfsmos. Ellos han depuesto intereses de grupo, han
acallado muy legitimas aspiraciones, han ocultado
muy justificados deseos, porque entendian y entien-
den, que sobre los respetables derechos de partido, es-
tan los sagrados intereses de la Patria, que exigen a
todos los cubanos A sostener prudentemente a nuestro
primer Gobierno, para evitar que en su caida pudie-
sen arrastrar 6 nuestras sagradas instituciones, destru-
y6ndose de un solo golpe, por imprevisi6n imperdona-
ble, la larga, penosa y santa obra de nuestra libertad.
(Aplausos. )
Yo s6, senior Xiques, y lo saben los nacionales, y lo
conoce todo el pueblo cubano, que nuestra patri6tica
conduct no ha sido apreciada en determinadas esfe-
ras; que hemos sido mirados con injustificada preven-
ci6n, olvidando que, por lo menos, tenemos el m6rito
inapreciable de haber organizado las fuerzas vivas del
pais en los moments en que naturalmente peligraban
los intereses de la patria, al cesar, brusca, violenta-
meite, la soberania espafiola para ser substituida por
la americana; yo s6, senior Xiques, que nuestros con-
:sejos no han sido oidos; que nos estrellamos ante un
grupo pequefio de eminencias in6ditas (Risas)......que
todo lo pueden, que todo lo hacen, que todo lo quie-
ren, que todo lo ambicionan; pero puedo asegurar
que el Partido Nacional cumplira con el deberque
su propia historic le impone; que no depondrA su
actitud patri6tica, que serA el mAs fire sortene-
dor de las instituciones, que dirigirA todos sus es-
fuerzos para conservar y hacer respetar, mientras
sea dignb de ello. al venerable anciano que ocu-
pa la primer magistratura del Estado; (Aplau.,os)
pero al mismo tiempo, en cada caso; en cada momen-
to, en cada instant, por todos los medios, hasta con
su protest mas en6rgica si necesario fuere, se erguirA


contra todos aquellos hechos 6 actos que deben ser
atacados y que son el product de la ineptitud incons-
ciente 6 de la deliberada ambici6n de consejeros......
(Aplausos) que yo no quiero calificar. Y al hacer esto,
al formula tales declaraciones, bueno serA hacer cons-
tar, que no es exacto, como se ha dicho, que aspira-
mos, en estos moments, A un poder para cuyo ejercicio
estamos perfectamente capacitados, pero que no am-
bicionamos por ahora; sino con el Inico objeto, con
el noble deseo, con el prop6sito honrado, de que el
pueblo cubano en el present y el libro de la historic
en el porvenir, d6 A cada cual el premio de sus bonda-
des y virtudes, 6 el castigo de sus e rores y desacier-
tos. (Aplausos.)
Y contestados los consejos del senior Xiques, he de
permitirme hacer algunas indicaciones al senior Be-
tancourt.
SR. BETANCOUrT: Sefior Sarrain. no contest usted
sobre los concepts que le merecen al sefor Xiques los
consejeros en gen-ral. de hombres ineptos 6 inmorales.
Sn. SAnRAIN: Voy a contestar al senor Betancourt.
,Cree el sefior Betancourt que la afirmaci6n del senior
Xiques respect a la ineptitud 6 inmoralidad dealgu-
nos Secreta ios, fuera un consejo al Partido Nacional?
Si. BETANCOURT: No, una censura.
SR. SARRAiN: Ah! Yo no estaba recogiendo censu-
ras 6 cargos, sino contestando A consejos del senior Xi-
ques. (Risas.)
Sr. BETANCOURT: Pero si Ud. no recoge esas censu-
ras, quedan indefensos los sefiores Tamayo y Diaz,
que son Secretarios del Partido Nacional.
Sn. SARRAiN: Eso es muy habilidoso, digno de la
habilidad que demuestra en su desarrollo esa organi-
zaci6n political a qie pertenece en la region Occiden-
tal el senior Betancourt......(Aplausos) pero yo no ven-
go A defender Secretarios, ni creo que el senior Betan-
court tenga gran interns en esa defense, porque si asi
fuera, ya su palabra hermosa se hubiera hecho sonar
en este recinto para defender al sefor Tamayo, que,
despu6s de todo, no necesita defense ........
Sn. BETANCOURT: Digaselo al senior Xiques.
Sn. SARRAiN: Digaselo Ud. Pero tal parece, dada
la insistencia del senior Betancourt en interrumpirme,
que no desea lehaga las indicaciones que he anun-
ciado; y muy A su pesar, si tal fuese su deseo, he de
cumplir lo ofrecido.
El distinguido compafero, dando una prueba mas
de su habilidad, se dirigia al sefor La Torre, aludien-
do a actos de los Senadores Zayas y Cabello, que en
el Senado no han sostenido la necesidad de la Secreta-
ria de la Guerra, para demostrar con ello, que la orga-
nizaci6n A que pertenezco, no es disciplinada, como la
que cuenta entire sus afiliados al senior Betancourt......
Republicana...... Uni6n Patri6tica......, que es proble-
ma grave, resolver a cual de las dos presta sus presti-
gios y talents el distinguido Representante por Pinar
del Rio.
SR. BETANCOURT: A la cuatro y nos entendemos perfectamente.
Sn. SARRAiN: Si yo fuese lo habilidoso que el seflor
Betancourt, diria A 6ste, imitando su conduct, que se
dirigiera al senior Fonts. que ayer sacaba cuentas gala-
nas acerca de los correligionarios con que contaba en
esta CAmara y entire ellos incluia al senior Betancourt.
(Aplausos en la izquierda.)
Hay un hecho cierto, evidence, que el Partido Na-
cional que vive de la verdad, no tiene inconvenient
en declarar. Formado 61 en virtud de procedimientos
esencialmente democrAticos, no ha llegado todavia 6t
la constituci6n de su Asambles 6 Convenci6n Nacio-
nal. ,Por qu6? Porque sus Convenciones son el pro-







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 87


ducto verdad de la elecci6n de sus afiliados y no del
nombramiento de un Presidente 6 de uu grupo que
ejerza el cacicazgo politico. Por eso nuestra Conven-
ci6n Nacional no existe, porque ella ha de ser una
Convenci6n verdad, a diferencia de otras que conozco
y que no tengo necesidad de nombrar. (Aplausos.)
Cada cual, pues, sin romper con la discipline del
Partido, sin romper con un acuerdo que no ha existi-
do, puede pensar en la forma que entienda mejor; y
tenga la seguridad el senior Betancourt, que la mayo-
ria de los nacionales y, entire ellos, todos los que a esta
CAmara pertenecemos, que pensamos de otro modo,
no levantaremos acta, declarando traidores, como por
algunos se ha hecho, a los que no opinen como noso-
tros.
Sn. BETANCOURT: 4Es decir que no es cuesti6n de
Partido?
Su. SAnnAiN: ;Qu6 ha de ser cuesti6n de Partido!
Para los nacionales es cuesti6n mis alta.
SR. BETANCOURT: Para nosotros si es cuesti6n de
Partido.
Su. SAiIRAiN: Tengo la convicci6n de que hay repu-
blicanos aqui que no piensan del mismo modo que el
senior Betancourt.
Sn. BETANCOURT: ,Y los nacionales que no opinen
por la Secretaria de la Guerra y Marina?
SR. SARRAix: Si los hay, tienen el derecho de votar
segfin tengan por convenient. Decid lo mismo res-
pecto de los republicans que piensen como nosotros.
4A que no os atreveis?
Entro de Ileno en lo que es el objeto principal de
mi disourso, en el debate sobre la Secretaria de la
Guerra y Marina, para sostener el voto particular de
mis queridos correligionarios sefiores Mendoza Guerra
y Portuondo.
Sostengo esa Secretaria por los siguientes motives
que han de constituir otras tantas parties en que he
de dividir mi discurso. 1 por ser condici6n necesaria
de un Estado Soberano; 2? por nuestra situaci6n geo-
grAfica; 3? por nuestra situaci6n political; 4? por obe-
diencia a los preceptos de nuestro C6digo Fundamen-
tal, y 5? por la existencia, aunque en forma embrio-
naria, de un Ejercito y una Marina.
Primera tesis: por ser condici6n necesaria de un
Estado Soberano. Fijense los seflores Betancourt y
Martinez Ortiz, que no se trata, segfln las palabras que
acabo de pronunciar, de un signo exterior, de una f6r-
mula, de algo extrinseco como la moneda, que es, si
se quiere, una manifestaci6n de la soberania, no una
de las condiciones necesarias para su existencia.
Y sostengo la creaci6n de la Secretaria de Gue-
rra y Marina, como condici6n necesaria, como requi-
site indispensable, sine qua nom, en la prActica, de la
soberania Nacional. (El senior Loynaz: Muy bien).
4,Qu es el Estado soberano? No yo, sino el insigne
publicist Heffter da esta hermosa respuesta a la pre.-
gunta que acabo de formular. ((Es una asociaci6n per-
manente de hombres reunidos con el fin de tender 6
sus necesidades fisicas y morales.)) (Es una asociaci6n
permanente) De manera quie para la existencia del
Estado Soberano, se necesita la concurrencia de estos
requisitos 6 condiciones intrinsecos, necesarios, indis-
pensables para que el concept no se pierda por com-
pleto en el vacio: capacidad suficiente para satisfacer
de un modo permanent, y, por consigniente, progre-
sivo, las necesidades fisicas y morales del organismo
social; y como consecuencia de tal requisite, este otro:
el Poder suficiente para garantir la estabilidad, per-
manencia y desarrollo progresivo de aquella capaci-
dad. (SefIor Xiques: May hien).
ZPuede esto admitir dudas? Cuando la agrupaci6n


de individuos; cuando el organismo social no reune las
condiciones de capacidad necesarias 6, lo que es igual,
el powder para satisfacer las necesidades fisicas ymorales
de los asociados, entonces se destruye, se de.-morona,
se fracciona en un sin numero de individuos, sin lazo
de uni6n, sin cohesi6n de ninguna especie. Si el es-
tado no tiene 6 pierde la facultad, el poder para sos-
tener permanentemente el funcionamiento normal de
los organismos que lo constituyen, entonces, carece, 6
pierde si la tenia, Soberania Nacional.
iCuAntos ejemplos nos ofrece la historic de la hu-
manidad, para prestar el apoyo de su autoridad incon-
testable, a las, como mias, desantorizadas palabras!
Me limitard A recorder uno que nos toca may de cer-
ca, en el tiempo y en el espacio. Espafia ejercia en
Cuba la soberania absolute: era aqui el Estado sobe-
rano. Desde el moment en que se anul6 el poder
que garantizaba el funcionamiento del organismo so-
cial espaiiol, desapareci6 de esta tierra la soberania
hispana.
Ya lo decia en dias pasados el Sr. Xiques; 4qu6 sig-
nifican, qu6 valen las determinaciones de un Secreta-
rio de Estado, si no posee en la diestra, el poder que
las vigorice y sostenga? iQuA import, ailado yo A
las palabras del Sr. Xiques, la voluntad de un Estado
que puede modificarse, torcerse 6 anularse por el ca-
pricho de una voluntad extraila? 4Qu6 import, en
una palabra, el Estado Soberano, sin la fuerza sufi-
ciente para garantizar esa soberania?
Vosotros concedes al organismo individual, el dere-
cho A la vida y poneis en sus manos los medios para
sostenerla, proporcionindole los elements necesarios
para rechazar toda agresi6n que contra ella se dirija;
y no quereis, en cambio, conceder esos elerpentos, para
sostener su existir, al organism social. Notad, im-
pugnadores de la Secretaria de la Guerra y Marina,
que incurris en un verdadero contrasentido.
SR. BETANCOURT: La marina haitiana no ha podido
impedir la humillaci6n que le ha inferido la naci6n
alemana.
SR. SARRAIN: Eso confirm mis palabras, senior Be-
tancourt; eso demuestra, que la naci6n haytiana no
tiene el poder suficiepte para garantir su soberania.
Sn. BETANCOIRT: Como nos hubiera pasado A nos-
otros.
Sn. SARRAIN: iAh Sr. Betancourt! El ser hunano
que es d6bil, ha de tener la aspiraci6n de ser fuerte
para ser verdaderamente hombre. (Aplausos.)
V4ase ahora como mis palabras reciben la mas ab-
soluta confirmaci6n de ilustres tratadistas.
Oid las escritas por Ahrens: ((Cuando el dedo de
Dios tiene marcada la hora yel sitio en que debe na-
cer un nuevo Estado, nacerA A despecho de los pue-
blos. Los pueblos mas d6biles se veran dotados de
fuerzas casi sobrenaturales para cumplir sus areas
providenciales y su misi6n civilizadora. Cuando un
Estado se constitute y se afianza por sus propias fuer-
zas, se reconocerA su legitimidad por la conciencia de
las demas naciones y sera recibido en su familiar A pe-
sar de antiguas desconfianzas 6 de antiguas preven-
ciones contrarias.)
Estado tiene fuerza vital para conservar un gobierno
que funcione regular y permanentemente, y que sea
capaz de mantener las relaciones politicasque puedan
establecerse con 61. y de asumir la responsabilidad de
los actos propios,.
Este es senior Betancourt el concept del Estado so-
berano............
SR. BETANCOURT: Todo eso es muy hermoso en
teorla.







88 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


Sn. SAAnni : Esta.mos ahora en la esfera de las teo-
rfas; luego veremos c6mo el pueblo cubano debe lle-
varlas al terreno de la prActicA.
Sn. BETANCOURT: Si puede soportar esas cargas.
Sn. SARRAIN: La interrupci6n me evita comentar
las palabras que he leido. Uno de los mits brillantes
enemigos del establecimiento de la Secretaria de la
Guerra, el sefor Betancourt, me ahorra ese trabajo,
porque 61 asegura que aquellas palabras son hermosas
y que la fnica dificultad consist en que nos falten los
medios para convertirlas en bellas realidades.
Si. LOYNAZ DEL CASTILLO: Dinero.
SR. SARRAIN: Dinero no, seflor Loynaz. Prop6sito
de que esto sea un verdadero Estado Soberano.
(Aplausos).
Voy ahora a leer palabras de otro autor que segu-
ra.mente, como no mias, han de merecer tambi6n los
splausos del senior Betancourt.
Si. BETANCOURT: Las del sefnor Sarrain son muy
elocuentes y yo con mucho gusto se los tributo.
Su. SARRAIN: Muchas gracias senior Betancourt, y
oiga Jo que ha escrito Haffter en su obra de derecho in-
ternacional y que leo en la pagina cuarenta y seis de
la tra-ducci6n espafiola. ((La existencia de un Estado
supone las condiciones siguientes, A saber:
I. Una sociedad capaz de subsistir por si misma y
en la independencia.
II. Una voluntad colectiva regularmente organi-
zada 6 una autoridad pulblica encargada de la direc-
ci6n de la sociedad hacia el fin que acabamos de in-
dicar.
III. La, perma,nencia de lasociedad (Estatus), base
natural de un de;arrollo libre y permanent, y que
depend esencialmente de la fijeza de suficiente pro-
piedad territorial, y de la aptitud intellectual y moral
de sus miembros.))
No por personal jactancia, sino por el convencimien-
to que produce las palabras que he leido, de var6n de
tanta autoridad como el que las ha escrito, me permi-
to careerr que en estos moments, todos estamos de
acuerdo acerca de la condici6n necesaria para la exis-
tencia de un Estado absolutamente soberano. ,No es
verdad, seflores AlbarrAn y Betahcourt.
Sn. ALBARRAN: No. no. Pido la palabra.
SR. SARRAf4I: Fijada ya te6ricamente la tesis de la
primera part de mi discurso.......
Sn. ALBAnnRN: Son mis mismas teorias, esta repi-
tiendo mis mismos concepts.
SR. BEITANCOURT: Todo eso lo conocieron los de la
Constituyente.
Su. SARRAIN: Ya lo creo que lo conocieron. Yo
demiostrar6 despu6s de una manera evidence, y como
quizas no lo supone el senior Betancourt, como lo co-
nocieron y consignaron en un document que tendr6
el honor de leer a la Camara.
Y al punto que e llegado en el desarrollo de mi
tesis, ocurre preguntar: ,cunl es el powder que garanti-
za el funcionamiento permanent del Estado, de los
distintos organismos que reciben el nombre de Naci6n?
iCuIl es? La respuesta se impone. Es la fuerza, el de-
recho a la guerra. Y como no quiero pronunciar pa-
labra que no sea robustecida por a autoridad de al-
gin publicista de general renombre, voy a leer, A pe-
sar del respect que me merecen los signos afirmativos
del Sr. Betancourt, algo de lo que ha escrito respect
al funcionamiento del Estado, el escritor socialista in-
gl6s, Mr. Th. Raleigh.
En su obra cPolitica Elemental), dedica un capitulo
A describir ((Las funciones del Estadon, Y dice: ((Los
factors del bien en una comunidad civilizada deben
ser clasificadds asi: 1 Factores voluntarios movidos


por la esperanza del lucro. 2? Factores voluntarios
movidos por patriotism y buen deseo. 3? El Estado
que obra por compulsion. En los paises libres, el Es-
tado obtiene el consentimiento previo de gran n-fmero
de sus sfibditos; pero una vez obtenido, su resoluci6n
se impone por la ley. El dinero que el Estado necesi-
ta se obtiene por el impuesto, y esta facultad de ad-
quirirlo por la fuerza, atiende al fin de cubrir el costo
de todas las operaciones del Estado,.
((Facultado el Estado para hacer y sancionar leyes
suele llevar su actividad demasiado lejos. Las autori-
dades pfiblicas han do ser vigiladas para que no atro-
pellen la independoncia individual 6 familiar. El Go-
bierno y la legislaci6n pueden hacer much por noso-
tros, pero no lo pueden todo, y menos sin la ayuda de
otros poderes. Ni la defense national seria bien reali-
zada por el Estado sin el concurso de otros factors
que le proporcionan valientes y leales ciudadanos.l
((Examinemos separadamente las diversas funciones
que el Estado ejerce para sus sflbditos.
Y luego pasa A describir como la primer. de esas
funciones, la defensesa national.)
S-. VILLUENDAS (F.): Pido la palabra para una
cuesti6n de orden. Va a terminar la hora reglamen-
taria y por ello pido se prorrogue la sesi6n hasta las
seis.
Si. BETANCOURT: Hasta las diez de la noche si quie-
re el Sr. Sarrain, hasta cuando 41 quiera.
Sn. SARRAIN: Hasta cuando Vdes. gusten.
Sn. CuE: Vaya, qu6 mania de prorrogar sesiones.
Sln. ALBARnn N: Sr. Sarrain, ,usted terminarf hoy?
Sn. SAaRAiN: Desde luego puedo asegurar que no
terminar6 hoy: pero har6 lo que Vdes. quieran. Si
prometo terminal en diez 6 quince minutes la prime-
ra de las parties en que he dividido mi trabajo.
Sn. BETANCOURT: Si se encuentra fatigado, no siga
el sefor Sarrain.
SR. PRESIDENTE: La CAmara puede acorda.r conti-
nuar la sesi6n hasta que el senior Sarrain se encuentre
fatigado. (Acordado).
SR. SAnnRAN: Doy las gracias A la Cimara por su
cortesia, y vuelvo a mi interrumpida lecture. Ya he-
mos visto como Mr. Raleigh, seilala como primera fun-
ci6n delEstado, la defense national. VYase ahora co-
mo al tratar de esta, el eecritor sociai'sta y como tal
enemigo de la guerra, laestima una necesidad, dada la
actual constituci6n de los estados y como requisite in-
dispensable a la funci6n dela defensea national.)
((Los Estados de la cristiandad-dice:-acostnm-
bran 6 dirimir sus cuestiones por la gierra: no se al-
terarA esta necia costumbre sin un cambio muy gran-
de en nuestras ideas y hlbitos. De aqui que todo
Estado necesita hallarse dispuesto A defender su te-
rritorio y sus habitantes contra los enemigos de fuera.
La resistencia A la agresi6n esta en perfect acuerdo
con la mAs alta moralidad. El hombre bueno perdona
a sus agresores, pero tambi6n procura dificultar las
agresiones. Si un ingl6s viera tranquilo y permitiera
que sus mujeres y sus hijos cayssen en la esola-
vitud de un ej6rcito francs, no obraria como cris-
tiano, sino como cobarde. Si un ministry ingl6s
abandonase los intereses que se le confian, solo por
repugnancia 6 la guerra, no obraria moral, sino pusi-
lInimente. En today ocasi6n just hay que luchar, y
por lo tanto, hay que estar siempre apercibidos., (A-
plausos.)
Si, seflores Representantes, la, soberania national,
que no se concibe sin su defense, no existe, no puede
existir sin lo que yo ilamaba antes la fuerza, el dere-
cho A la guerra. El derecho A la guerra, que sancio-
naron los fundadores de esa gran naoi6n que se nos









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 89


ha presentado como modelo mas de una vez en este
debate, realizando como acto primero de su nueva vi-
da social, el nombramiento de un comandante 6
gobernador military que proveyese a la defense del or-
ganismo que se fundaba; la guerra que es santa,
que es just, cuando trece colonies se reunen para
romper los lazos que les unian a un poder ambicioso
que les arrancaba la vida econ6mica; que es santa,
que es just, cuando con ella se destruyen las cadenas
que apresan a un pueblo esclavo 6 los pies del d6spo-
ta; la guerra, que lejos de ser, como le llamaba Cle-
per, ( vierte en criminal bandidaje international, cuando se
realize para apoderarse de territories vecinos bajo
pretextos civilizadores, 6 cuando se leva a lejanas
regions para apagar las ansias de libertad; la guerra
que es natural, que es divina, que forma part de
nuestro ser, que brota invencible en nuestro espiritu,
que es un instinto human, cuando con ella se defien-
de, palmo A palmo, el adorado terrulio en que se meci6
nuestra cuna y recibimos las primeras impresiones de
la vida. (Aplauso.s.)
Ahora bien; asi como el derecho international fija
reglas para el ejercicio de la guerra, del mismo modo
cada Estado. dentro de sus limits, debe establecer las
necesarias para el funcionamiento y organizaci6n de
sus elements de fuerza. Voy a leer con este motive,
algunas de las palabras que tengo aqui sefialadas, del
ilustre publicista Meyer: (La administraci6n tiene por
objeto las necesidades 6 intereses del Estado y del
pueblo. Se diversifica en las ramas siguientes: 19 Ad-
ministraci6n de los negocios extranjeros; esto es, or-
denaci6n de las relaciones del Estado con los demks.
29 Administraoi6n de los negocios interiores, 6 sea
promover, mediante la acci6n tutelar, los intereses
del pueblo. 39 Administraci6n de Justicia, A .saber:
organizaci6n y nombramiento de las autoridades esta-
blecidas para la administraci6n de Justicia (magis-
trados, ministerio pfiblico), y cuidar del ejercicio de
sus funciones. 49 Administraci6n military; esto es,
funciones y organizaci6n de la fuerza armada. 59 Ad-
ministraci6n financiera; suministro y empleo de los
bienes materials necesarios para los fines del Eitado.,
VWase pues como en la organizaci6n perfect de un
Estado; en el funcionamiento de sus arteries interio-
res; en lo que constituy6 la administracibn de los ele-
mentos que le constituyen, se descubre, como uno de
los mas esenciales, el de la fuerza, el armado. IRepre-
sentado por quin6 administrativamante? Por eso que
yo llamar6 por el nombre que se le da en todas parties
-llAmele como quiera el senior AlbarrAn-Secretaria
de la Guerra y Marina.
Sn. ALBAnRRN: Ese mismo nombre se le dA en la
Repfiblica de Liberia.
Sn. CORONA: Tambi4n en Francia y en Alemania
tiene ese nombre.
Sn. BETANCOURT: Pero es que las administraciones
militares va sabemos lo que cuestan.
SR. SARRAiN: 4Pero cree el senior Betancourt que al
referirse el senior Meyer 6 la administraci6n military,
alude a la provisi6a de frijoles 6 garbanzos para los
soldados? (Risas.)
Sn. BETANCOURT: Es que s6 d6nde va a parar el se-
for Sarrain.
Sn. SARRAfN: Yo creo sinceramente, que en estos
mementos, el sefor Betancourt no sabe ni A d6nde voy
ni siquiera d6nde estoy. (Aplausos.)


Y ya descendiendo de las altas esferas de las doctri-
nas, para aplicarlas A nuestras necesidades political,
preguntamos: ,No somos un Estado soberano? He no-
tado en el seflor Albarrin un movimiento que me in-
dicaba su deseo de responder A esta pregunta; pero
tambi6n he visto que su primer impulse fu6 conteni-
do, por la diflcultad del problema que la pregunta en-
vuelve. El articulo primero de nuestra Constituci6n
va 4 contestar: ((El pueblo de Cuba-dice-se consti-
tuye en Estado Independiente y Soberano, y adopt
como forma de Gobierno, la Republicana.) Se podrA
decir que eso ha quedado escrito como una hermosa
aspiraci6n del espiritu cubano; pero que en la vida
real, no somos un Estado soberano. Y entonces pre-
gunto: ipero es que no aspiramos a serlo?
SR. XIQUES: Muy bien, muy bien.
Sn. BORGEs: That is the question.
SR. SA nAiN: Si ustedes contestan negativamente a
mis preguntas; si ustedes entienden-y al decir uste-
des me refiero A los que combaten la creaci6n de la
Secretaria de la Guerra y Marina-si ustedes entien-
den que las aspiraciones political de Cuba ya han lle-
gado a sus fltimos limits, iah! entonces estamos de
acuerdo, es decir, convenimos en que sois 16gicos, en
que vuestras consecuencias confirman vuestras premii-
sas; pero para los que no pensamos asi, para los que
deseamos algo mas, para los que vamos mis alli, para
los que no hemos cerrado con la inscripci6n dantesca
el camino de nuestras aspiraciones, es necesario el na-
cimiento del organismo creador y organizador del po-
der, por el que podamos decir en un porvenir mas 6
menos remote, al mindo todo y especialmente los
Estados Unidos: <,ya ha cesado el pretexto de la coac-
ci6n international que sufrimos, porque ya tenemos
capacidad complete para subvenir a las necesidades de
nuestro organismo; porque ya contamos con el poder
suficiente que nos garantiza, por nosotros mismos, de
un modo permanent, la soberania de nuestra patria.
(Aplausos.)
La hora es avanzada y voy a terminar por hoy, con
la primera de las cinco parties en que he dividido lo
que me voy A Ilamar discurso, si me lo permit la be-
nevolencia del sefor Villuendas.
Sn. GARMENDIA : Y con el aplauso de la C'Amara.
Sn. BETANCOURT: Realmente eso es un discurso.
Sit. VILLUEND)AS (E.) : No es un discurso, es una
oraci6n brillantisima.
SR. SARRAIN: Mi gratitud ha de corresponder A
vuestras frases galantes, terminando ahora mismo con
esta sintesis de las palabras que hasta aqui he pronun-
ciado. Primero: No se concibe ni en la esfera espe-
culativa del derecho, ni en el terreno practice de los he-
chos la existencia de un Estado Soberado, sin el orga-
nismo que represent el Poder que garantice, de un
modo permanent, el funcionamiento de los diversos
organismos sociales. Segundo: Abrigamos la patri6-
tica aspiraci6n de constituir un Estado Soberano. Ter-
cero: Dadas estas dos premises, la 16gica nos impone
la necesidad de levantar, con el nombre que se quiera,
el organismo que represent aqu61 poder. Cuarto: Pa-
ra no hacerlo asi, se require que consideremos como
letra muerta 6 burla sangrienta, el articulo primero
de nuestra Constituci6n, y que extirpemos para siem-
pre, como plant maldita, del coraz6n cubano, lo que
ha sido su constant anhelar...... (Ruidosos aplausos.)
SR. PRESIDENTE: Se levanta la sesi6n.
(Eran las 5 y 15 p. m.)


(MPRENTA DE RAMBLA Y 6OUZA--OS13PO 95.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs