Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00100
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00100
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text












DIARIO DE SESIONES

DEL

CONfRESO DE LA REPUBLICAN DE CUBA

SEGUNDA LEGISLATURA.-1902.

VOL. II. HABANA, ENERO 22 DE 1903. NUM. 6.


Camara de Representantes



Quinta sesi6n ordinaria.-Noviembre 12 y 13 de 1902.

SUMARIO


Se pasa lista.-Se abre la sesion.-Lectura y aprobaci6n de actas de las sesiones anteriores.-Un receso.-
So reanuda la sesidn.-Comunicaci6n del Presidente dela Repdiblica enviaudo expedientes sobre con-
cesiones de ferrocarril.-Conuniicacioii del Presidente de la Repdblica enviando el Anteproyecto de
Presupuesto para la dotaci6n de los Juzgados Municipales.-Comninicacidn del Senado sobre cons-
trueci6n de carreteras.-Comuuicacidn del Goberiador Civil de la Povincia de la Habana.-Mocid6 de
los Representantes, seflores Leyte Vidal, Peraza, la Torre, CatA, Villuendas (F.) y Mendoza Guerra
pidiendo la renovacidii de la Mesa.-Se acnerda imprimirla y repartirla.-La Caimara acuerda prorro-
gar la sesi6n al dia siguiente.-Se levanta la sesidn.-Se pasa lista.-Continuia la sesidn.-La CAmara
acuerda reunirse en Comisiones.-Se levanta la sesi6n.


Alas tres horas menos quince minutes, p. m. ocu-
pa la Presidencia el Sr. Pelayo Garcia y las Secretarias
los seflores Alfredo Betancourt y Manduley y Antonio
Gonzalo Perez.
SR. PRESIDENTE: Se va A pasar lista. (El Secretarlo
pasa lista.) Se abre la sesi6n y se va A dar lectura A las
actas de las sesiones anteriores, ordinaria y extraordi-
naria. (El Secretario, Sr. Gonzalo Perez, lee las actas.)
jAlghn Sr. Representante tiene modificaciones que pe-
dir de las actas que acaban de leerse? (Nadie pide la
palabra.) iSe aprueban las actas leidas? (Son aproba-
das.) Quedan aprobadas.
SR. SARRAIN: Pido la palabra.
SR. MASFEKRER: Pido la palabra.
SH. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Sarrain.
SR. SARRAiN: Varies nacionales pretenden proponer
en la sesi6n de hoy, un debate, acerca de una cuestibn
que puede Ilamarse de orden, y con el objeto de impe-
dir la desorganizaci6n en ese debate, me atrevo A su-
plicar A la Presidencia y A la CAmara, para que con
objeto de cambiar impresiones los nacionales, se con-
ceda un receso prudencial con ese fin.
SR. VILLUENDAS (E.): Pido la palabra para una
pregunta al Sr. Sarrain.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra S. S.
SR. VILLUENDAS (E.): LEl receso es para que los
nacionales conferencien sobre un asunto determinado
motivado en este moment?


SR. SARRAiN: Si sefior.
Sa. PRESIDENTE: Con arregloal inciso tercero del
articulo treinta y cuatro la Presidencia acuerda el re-
ceso solicitado por el Sr. Sarrain.
SR. VILLUENDAS (E.): iPor cuanto tiempo?
SR. PKESIDENTE: Por el mAximum que concede el
Reglamento, por un cuarto de hora. (Se efectai el rece-
so. Trascurrido el receso se reanuda la sesi6n.)


SR. PRESIDENTK: Se reanuda la sesi6n.
lecture A las comunicaciones recibidas.
SR. GONZALO PeKEZ, Secretario: (Lee.)


Se va A dar


(Habana, 25 de Octubre de 1902.
Sr. President de la CAmara de Representantes.
Adjuntos tengo el honor de remitirle A Vd. los ex-
pedientes relatives A las concesiones de ferrocarril,
otorgadas para uso particular, al ingenio en Alacranes, y al Sr. G6mez Mena en los Palos; los
cuales fueron solicitados por Vd. en su comunicaci6n
del 16 del mes que cursa; rogandole se sirva Vd. or-
denar que se me devuelva firmada la relaci6n de los
mismos que se acompania.-De Vd. atentamente, T.
Estrada Palma.n







50 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA
.9


((Habana, 29 de Octubre de 1902.


Sr. President de la Camara de Representantes.

Adjunta tengo el honor de remitirle A Vd. copia del
Ante-Proyecto de Presupuestos para la dotaci6n de
los Juzgados Municipales de la Isla, que se sirvi6 Vd.
solicitar de esta Presidencia con fecha 16 del mes co-
rriente.-De Vd. atentamente, T. Estrada Palma.)

((Habana, Noviembre 7 de 1902.

Sr. President de la CAmara de Representantes.

Sefior:

Tengo el honor de poner en su conocimiento A los
efectos del articulo doce de la Ley de relaciones entire
la CAmara de Representantes y el Senado, que en la
sesi6n que este Cuerpo celebr6 el dia de ayer, fueron
presentados los asuntos que A continuaci6n se expresan:
Moci6n: Solicitando que se incluya en los presupues-
tos de la Naci6n, pr6ximos A ser considerados, la can-
tidad necesaria para la construc(i6n de una carretera
entire el pueblo de Yaguajay y la ciudad de Remedies,
en la Provincia de Santa Clara.
Proposici6n do Ley: reference A la organizaci6n de
la Facultad de Derecho y A los studios que deber&n
cursar los alumnos de la misma, en la Universidad de
la Habana.-De Vd. con la mayor consideraci6n.-
Luis Estevez Romero.-Presidente.-Jos6 A. Frias.
Secretario.-Manuel R. Silva. Secretario.,

((GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE LA HABANA.

Secci6n de Ayuntamientos.

((Habana, Noviembre 10 de 1902.

SAl Presidente de la CAmara de Representantes.

Senor:

Tengo el honor de elevar A Vd. la adjupta exposi-
ci6n que con ese objeto remite A este Centro el Alcal-
de Municipal de Giiines, en cumplimiento de acuerdo
del Ayuntamiento, solicitando la prolongaci6n hasta
el pueblo de San NicolAs de la carretera que comuni-
ca A esta Ciudad con dicha Villa.-De Vd. atenta-
mente, Emilio Nffiez, Gobernador de la Provincia.)

SR. CASTELLANOS: Debo manifestar A la Camara que
ya se ha recibido una comunicaci6n sobre el mismo
asunto y deseo que se haga constar.
SR. PRESIDENTE: Se hard constar asi.
SR. GONZALO PkREZ, Secretario: (Lee.)

((GOBIERNO DE LA PROVINCIAL. DE LA HABANA.

Secci6n de Fomento.

Habana, Noviembre 11 de 1902

Al President de la Camara de Representantes.

Sefnor:

El Alcalde Municipal de Isla de Pinos, en escrito
fecha cinco del corriente, dice A este Gobierno lo si-
guiente:
(Dada cuenta al Ayuntamiento de mi Presidencia,


en sesi6n ordinaria celebrada el dia 23 de Octubre
pr6ximo pasado, con una comunicaci6n de la Secreta-
ria de Obras Piblicas, contestando escrito de esta Al-
caldia, de fecha ocho del citado Octubre, en la cual se
manifiesta, de orden del Sr. Secretario de aquel De-
partamento, que la obra de terminaci6n de la carrete-
ra de Santa F6 al Jficaro y los puentes de la de Nueva
-Gerona A Santa F6, no se han incluido en el ante-pro-
yecto de Presupuesto, ya remitido A la aprobaci6n del
Congress, por lo cual se puede gestionar de dicho alto
Cuerpo su inclusi6n entire las preferentes del filtimo
citado Presupuesto en su consecuencia, la Corporaci6n
acord6 se dirija atenta comunicaci6n A su superior
Autoridad, suplicAndole se digne recabar de las CAma-
ras del Gobierno de nuestra patria, incluya en el an-
tes oitado proyecto de Presupuesto, la cantidad que
juzgue necesaria para la pronta terminaci6n de los tra-
bajos ya referidos, hoy paralizados, y con ello se ven-
dra A aliviar la aflictiva situaci6n de los pobres jorna-
leros de este termino.,
Lo que tengo el honor de trasladar a Vd. para su
conocimiento y resoluci6n que estime procedente.
De Vd. atentamente, Emilio Nfiiez, Gobernador de
la Provincia.,

SR. MASFERRER: Pido la palabra.
SR. PRFSIDENTE: Se va A dar lecture A otro de los
decumentos recibidos.
Tiene la palabra el Sr. Masferrer.
SR. MASFERRER: Yo ruego al Sr. President se sir-
va decirme si estAn los antecedentes del ante-proyecto,
si han venido ya.
Sn. PRESIDENTE: Los antecedentes del ante-proyec-
to de los Juzgados Municipales fueron pedidos por el
Sr. Garmendia: estan en la Secretaria A su dispo-
sici6n.
SR. MASFERRER: Muchas gracias Sr. President.
SR. GONZALO PIREZ, Secretario: (Lee.)

((Sr. President de la CAmara de Representantes.

Muy Sr. mio:

En nombre de la comisi6n gestora para que se con-
sientan las fiestas de gallos, sfplico A Vd. se sirva co-
municarme si tiene Vd. inconvehiente en decirnos si
el dia 10 del corriente, A las cuatro de la tarde, pue-,
de una manifestaci6n hacerle entrega de un documen-
to en el que se interest al digno Cuerpo Colegislador
que Vd. preside para que se conceda al pueblo esa ex-
pansi6n propia de sus antiguas costumbres.
Aprovecho esta ocasi6n para ponerme respetuosa-.
mente A sus 6rdenes.
Habana, 19 de Noviembre de 1902.-Pedro Herrera
Sotolongo.n

SR. PRESIDENTE: Pasa A ]a Comisi6n de Peticiones
segun el articulo ciento veinte del Reglamento.
SR. MASFERRER: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Masferrer.
S.. MASFERRER: Sr. President: En una de las flti-
mas sesiones celebradas por esta Camara, en la pr6xi-
ma pasada legislature, se acord6 interesar del Ejecu-
tivo, la remisi6n de una relaci6n de los ferrocarriles
existentes en el pais, cuyos datos habian de ser en
concrete: nimero, nombre y clase de los ferrocarriles
que se encontraban dados A perpetuidad: nfimero,
nombre y clase de los concedidos por nfimero de afios,
tiempo que les falta A ,stos, y valor intrinseco que
tengan. Yo ruego al Sr. President reitere dicha pe-
ti-i6n.
0









SDIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMBIARA .51


Sa. PI1ESIDErNT: La Presidencia asi lo hard.
SR. VILLUENDAS (E.): Pido la palabra.
Sa. PRISIDENTe: Se va A dar lecture A una moci6n
que se ha presentado A la CAmara. ,El senior Villuen-
das pide la palabra para algfn asunto urgent?
SR. VILLUENDAS (E.): Me es indiferente senior Pre-
sidente, cuando S. S. crea convenient conced6rmela,
har6 uso de ella.
SR. PRESIDENTE: Se va A dar lecture A una moci6n
que se ha presentado.
SR. GONZALO PEREZ, Secretario: (Lee.)

"A LA CAMARA:

Considerando: que el articulo 157 del Reglamento
de la CAmara dice asi:
"En caso de duda sobre la interpretaci6n que deba
darse A un articulo del Reglamento, la CAmara podrA,
tomar el acuerdo que estime procedente "'
Considerando: que el articulo 1 del Capitulo It,
expresa que presidira la sesi6n el president en ejerci-
cio de la legislature anterior.
Considerando: que el articulo 23 previene que las
comisiones, afn las permanentes, se renovaran en ca-
da period legislative.
Los Representantes que suscriben estiman que la
Mesa de la Camara debe ser renovada al comienzo de
cada legislature y proponen que de acuerdo con el ar-
ticulo 157, asi se acuerde, procedindose A'sefialar dia
y hora para la sesi6n extraordinaria que previene el
Reglamento.
Sal6n de la CAmara, Noviembre 12 de 1902.-F.
Leyte Vidal.--Francisco Peraza. -Carlos de la Torre.
-Alvaro Cata.--Florencio Villuendas.-Pedro Men-
doza.'

SR. PRESIDENTE: Que se imprima y reparta, confor-
me al articulo noventa y dos del Reglamento. El so-
flor Enrique Villuendas tiene la palabra.
Sit. VILLUENDAS (E.): Seflor Presidente; sefiores
Representantes: Ausente per motives en que no ha
intervenido mi voluntad, k las primeras sesiones cele-
brada por esta CAmara, no he podido asistir A la dis-
cusi6n iniciada sobre el voto particular de los seilores
Mendoza Guerra y Portuondo, "pidiendo se agrcgara la
Secretaria de la Guerra A las.Secretarias pedidas por
la mayoria de la Comisi6n especial nombrada por la
CAmara para ese efecto. Se me ha dicho que el debate
se ha prorrogado, y si se ha hecho eso, yo suplico A la
CAmara que me concede tomar part en esa discusi6n
porque yo soy ponente de la mayoria de la Comisi6n;
y la CAmara debe tener en cuenta las razones que esa
mayoria ha tenido para dar su dictamen. Si es posi-
ble, pues, prorrogar este debate, yo solicito un turn
en contra del voto particular de los seilores Mendoza
Guerra y Portuondo.
SR. PUESIDKNTE: La CAmara acord6 prorrogar el de-
bate y hay pedidos cuatro turnos en pr6 y cuatro en
contra. La CAmara puede resolver si se amplia la
discusi6n A petici6n del senior Villuendas.
.,Acuerda la CAmara ampliar el debate? (Nadiepide
la palabra.) Los que est6n conformes que tengan la
bondad de ponerse de pi6. (Es aprobado.) Queda
acordado.
Entramos en la orden del dia. Continfa la discu-
si6n pendiente; tiene la palabra el senior Xiques.
SR. XIQUES: Seiiores Representantes: al reanudar
mi interrumpido discurso me es absolutamente indis-
opensable, antes de entrar en material de nuevo, hacer
un resume, siquiera sea breve, de los principles ra-


zonamientos que hace dos dias tuve el honor de some-
ter A la ilustrada consideraci6n de la CAmara.
Decia yo, la otra tarde, que aqui se habia esgrimido
un argument que parecia ser, desde el punto de vista
de los enemigos de la Secretaria de Guerra, un argu-
mento poderoso, irrefutable. Deciase antier, se repite
hoy que el Senado, en su alta sabiduria, ha aprobado
un Proyecto de Ley en el cual se fijan en site el nfme-
ro de las Secretarias y que, ademAs, no se incluye en
dicho proyecto la Secretaria de'Guerray Marina; y se
agregaba, y todavia se agrega per los mantenedores
del orden de cosas actual, que per venir esa ley del
Senado, que por venir de la Alta CAmara debia, en
cierto mode, aceptarla la CAmara de Representantes
sin discusi6n, 6 por lo menos, con un examen muy so-
mero.
Sin poner un memento en tela de juicio la elevaci6n
de miras de los seilores Senadores, su ciencia y expe-
riencia, ,c6mo es possible, decia yo la otra tard', que
porque venga del Senado vayamos nosotros A suscribir,
sin discusi6n, un Proyecto de Ley, que, despu6s de to-
do, puede contener y contiene no pocos errors? Es,
por ventura, que nosotros no debemos estudiar fria-
mente, los proyectos que estin sometidos A nuestra
delibcraci6n vengan de donde vengan? 4Es qu6 el Se-
nado no se ha equivocado jams? No hace much que
'la Camara aprob6, casi sin debate, con ligeras obser-
vaciones, basAndose en que venia del Senado, un Pro-
yecto de Ley importantisimo, el encargado de regular
las relaciones consulares de la Repiblica; y nadie ig-
nora que dicho Proyecto de Ley result al cabo tan de-
fectuoso, que el Ejecutivo, apremiado por las Corpora-
ciones econ6micas, vi6se en la necesidad de negarle .su
sanci6n.
Queda, per tanto, comprobado el escaso 6 ningfin
valor que para nosotros debe de tener el hecho de que
una ley traiga 6 no A nuestros debates, la sauci6n de
la Alta Camara. Me conviene que la CAmara advier-
ta que este es un argument que repiten, con insisten-
cia digna de mejor causa, todos los que han impugna-
do la creaci6n de la Seel etaria de la Guerra; y ]o han
hecho con voz tan sonora y enfAtica,, que yo me figure
que este es el argument Aquiles de los seiiores Repre-
sentantes que difieren de nosotros. Ya saben ustedes
por lo demas, A lo que queda reducido el argument
Aquiles.
Refiri6ndome-en la sesi6n de antier-al nfimero A
que deben,A mi juicio, reducirse las Secretarias del Des-
pacho, hice notar la poca importancia que se ha dado ,
aquellos factors de carActer general, come son: la ma-
yor 6 menor riqueza pfblica, la densidad de la pobla-
ci6n, la geografia, la historic, etc. Ypigregaba que el
Sr. Sanguily, habia dicho en pleno Senado, que si algfln
criteria habia presidid ) en la distribuci6n que actual-
mente tienen las Secretarias del Despacho, no habia
side otro que el de las conveniencias de los partidos
politicos.
Entristece pensar que en la resoluci6n de asunto de
tanta importancia para, el Estado, no se tengaii en
cuenta los elements generals, abstractos, por decirlo
asi, de que habl6 en la sesi6n pasada. Porque 3 o pre-
gunto, sefiores Representantes, itendrA, deberA tener
las mismas Secretarias una Repflblica que cuenta con
mill6n y medio de habitantes, por ejemplo, que otra
que cuente con ochenta millones? 4Deberi tener las
mismas Secretarias, que son servicios piblicos, una
Repfiblica que esta situada A la entrada del golf de
M6xico, junto al itsmo de PanamA, que otra Repfibli-
ca que estuviese en el centro del Africa 6 cerca del
estrecho de Bering? 4DeberA toener, en fin, las mismas
Secretarias una Repiblica que tenga un gran desarro-








52 DIARIO DE IESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA
--2


llo commercial, industrial y agricola que otra que carez-
ca de dicho desarrollo? Es indudable que no. Pero
hay todavia mas: si el particular de que tratamos ha
de ser resuelto cientificamente, no basta decir estable-
ceremos en Cuba siete Secretarias, porque en la gene-
ralidad de los otros pueblos libres 6 independientes de
Ja tierra sea 6ste el nimero usual. Es menester, final-
mente, que se diga: son siete servicios que el pais ne-
cesita; pero es indispensable agregar: son siete servi-
cios que puede pagarlos el pals. e alegro infinite
que el sefnor Fonts, que es persona ilustrada y respe-
table, me est6 haciendo signos de aprobaci6n con la
cabeza.
Respecto del namero de las Secretarias, aspect de
]a cuesti6n ampliamente tratado por mi en ]a sesi6n
anterior, podria insistir afin con fruto. Pero baste lo
dicho. Vamos ahora A tratar de inquirir cudles deben
ser, por ]a atenta observaci6n de las verdaderas nece-
sidades nacionales, las Secretarias 6 Ministerios que
Cuba debe tener, punto de mi discurso en que me ha-
llaba cuando, en la sesi6n filtima, me vi precisado A
terminar.
Resu6lvese, seilores, este aspect del problema, con
el mismo criterio, es decir, de la misma manera que
para el nfimero, a saber: no perdiendo de vista, un
moment, los factors reales que integran la sociedad
en el seno de ]a cual vivimos. Es absolutamente ne-
cesario, por otra part, no tratar de resolver lo que A
]a naturaleza 6 indole de las Secretarias se refiere, por
comparaci6n, esto es, por un studio comparative de
otros pueblos con el nuestro.
No s6 por que me figure, sefiores Representantes,
que hay aqul, mejor dicho, en ambas CAmaras, una
especie de prejuicio respect de las Secretarias, pre-
juicio que est4 informado quizAs en un espiritu viejo,
retr6gado, en un espiritu europeo.
Sn. PORTUONDO: Con toda seguridad.
Sa. XIQUES: En un espiritu europeo he dicho, por-
que, sin duda alguna, para detet minar, asi el numero
como la calidad de las Secretarias, se ha tenido en
consideraci6n por vosotros los Ministerios de Italia,
de Alemania, de Francia; y no se ha descendido hasta
Cuba, la Repfblica nueva, la Repfiblica que surge; no
se ha preguntado, en una palabra, cuAl es la primera
necesidad que la baci6n cubana experiment. Porque
para decidir sobre la indole de las Secretarias, 6 se
compete el absurdo mayor del mundo, 6 se le pregunta
a Cuba qqu6 quiei es, qu6 necesitas? Y al dirigirle tal
pregunta A este pueblo her6ico ,Cuba, que necesitas,
cual es tu primer necesidad, tu mAs robusta, tu mas
apremiante necesidad? Cuba, de pi6, erguida sobre su
historic, responded, today entera: la independencia ab-
Foluta. (Aplaftsos.) Este es un grito enorme, pode-
roso, incontrastable, que parte del fondo, de las entra-
iias mismas de todo el pueblo cubano. Es decir,
sefiores, que Cuba pide, sobre todo, el ejercicio efecti-
vo de su soberania. Y cuando un pueblo pide el ejer-
cicio efectivo de su soberania no hay mas remedio que
darle, primero, la Secretaria de Estado; segundo, la Se-
cretaria de Guerra y Marina. (Aplausos.) No dir6is
que esto es una ficci6n que forja acalorada, sin funda-
mento real, la fantasia de un expositor mds 6 menos
entusiasta. Lo que dir6is es que mi humilde, mi pobre
palabra acaba de sefialar a vuestro ilustrado criterio-
permitidme la inmodestia-el lado mas palpitante y
vivo del asunto.
De manera que tenemos lo siguiente: Cuba experi-
menta una gran necesidad, ]a de ejercitar su sobera-
nia. Ahora bien, 6 dicho ejercicio result ilusorio en
la prActica, 6 Cuba establece las Secretarias de Guerra
y Estado, que son las encargadas de realizar esta im-


portante funci6n pfiblica en todos los pueblos libres 6
independientes de la tierra. Ejercicio de un derecho,
tanto mAs necesario, cuanto que se echa en olvido por
los mismos revolucionarios, no pocos de los cuales de-
fienden hoy, sin escrfipulos la Enmienda Platt, y ase-
guran, con escandalo de los defensores de la indepen-
dencia absolute, que la Enmienda Platt garantiza.
nuestra soberania. Lo vamos 4 decir tantas veces,
que los propios americanos van 4 career, tal vez con
raz6n, que el pueblo cubano, envilecido, degradado,
experiment ]a nostalgia de la Intervenci6n. (Aplau-
sos. El Sr. Escobar interrumpe al orador.)
SK. XIQUEs: ,Qu6 dice-el Sr. Escobar? Estoy dis-
puesto a recoger todas las alusiones.
SR. PRESIDENTE: El Sr. Escobar no puede hacer in-
terrupciones.
SR. XIQuEs: Pues bien, sefiores, me permit afirmar
que en esta Camara no hay un solo Representante que
diga con.toda su alma, despu6s de la demostraci6n que
acabo de hacer, que la Enmienda Platt garantiza nues-
tra soberania.
SR. VILLUENDAS (E.): Yo.
SR. CARDENAL: Yo tambi6n.
Sn. CuE: Ya son dos.
SR. XIQUEs: IQui6n es yo?
SR. VILLUENDAS (E.): Yo.
SR. ALBARRkN: La soberania no, la independen-
cia si.
SR. PRESIDENTE: (Agitando la campanilla.) El senior
Villuendas no puede interrumpir al orador. En su
turno podr4 hacer esas manifestaciones.
SR. VILLUENDAS (E.): Es que estoy siempre dis-
puesto A complacer al Sr. Xiques.
Sn. XIQUES: Tengo junto A mi, amigos politicos que-
ridisimos, que me aconsejan no recoja las interrupcio-
nes de que acabo de ser objeto.
SR. ViLLUENDAs (E.): Eso seria una descortesia.
SR. XIQUES: Pero yo, a pesar de consejo tan juicio-
so, las recojo, para demostrar que aqui hay Represen-
tantes partidarios de la Enmienda Platt. ( Varias vo-
ces: No, no.)
SR. VILLUENDAs (E.): No, esono, eso es de mala f6.
SR. PRESIDENTE: Habra que leer el articulo ciento
treinta y uno del Reglamento.
SR. XIQUES: )eseo que la Representaci6n Nacional
de mi pais levante acta de las manifestaciones que aca-
ban de hacerse. Yo creia-y queria hacerle esta jus-
ticia 4 la primer CAmiara de Representantes de la
Repfiblica-que la Enmienda Platt se aceptaba en
Cuba por la imposici6n del poderoso. Pero ya que
estoy equivocado, me conviene sefialar a la considera-
ci6n pfiblica, que hay aqui quien asegura que la En-
mienda Platt garantiza la independencia absolute.
SR. ALBARRbAN: No, eso no.
SR. XIQUES: iRelativa?
SR. ALBARRnis: Si.
Sn. XIQUES: Pues bien; si en mi tierra hay cubanos
que se conforman con ]a independencia relative, yo no
me conformo. (Atronadores y prolongados aplausos.)
4Qui6n es ese cubano que quiere ponerse al pi6, inne-
cesariamente la cadena degradante del esclavo? (Aplau-
sos.)
SR. VILIUENDAR (E.): Ninguna naci6n tiene inde-
pendencia absolute. (Los seifores Mendieta, Cald y la
Torre inlerrumpen.)
Sn. PRESIDENTE: Recuerdo A los sefiores Cati, Men-
dieta y la Torre que existed un articulo en el Regla-
mento que prohibe interrumpir.
SR. XIQUES: Sera ftil discurrir sobre esto, siquiera
sea por medio de un par6ntesis muy breve. Aqui est4
el Ap6ndice, el cual voy a examiner, contando, como









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAkMARA 53
1 ,


-es natural, con la benevolencia de la Cmmara. Voy a6
discurrir, un moment, sobre el alcance y significaci6n
de la Enmienda Platt, como si yo fuera platista.
Dice el Ap6ndice de nuestra Constituci6n, en su
primer articulo. pero no he de leerle, porque s6 que
todos los Representantes se lo saben de memorial. VeA-
mos, sin embargo, de que manera hablan los Estados
Unidos. Ponemos (dicen) este articulo en el Ap6ndice,
-6 se les obliga a ustedes k que lo pongan, para garan-
tizarles su independencia ysoberania. Y yo me digo:
la verdad es que este articulo huelga; pero no veo in-
-conveniente en declararme, en cuanto ai primer ar-
ticnlo; un decidido platista. Mas leo despu6s otro ar-
ticulo, aquel mediante el cual el Gobierno Americano
dice: para seguridad mia y tuya, necesito me dejes alli,
*en tu propio territorio, unos terrenitos para colocar en
ellos ciertas carboneras 6 estaciones navales. Enton-
-ces, ya un poco alarmado, me pregunto: ,para que ne-
,cesitarin estos americanos las estaciones navales? Sin
-embargo, me recobro y medito de esta suerte: El Pe-
il6n de Gibraltar-y este es un argument manoseado,
porque me parece haberle oido en las reuniones de la
plaza pfblica varias vwces-el Pefi6n de Gibraltar (de-
cia) est6 colocado en territorio espafiol, pero no por-
que est6 en territorio espailol, en cuyo Peii6n se alza,
-arrogante, la bandera de Inglaterra, no por eso esti
en dispute la soberania espailola, ]a verdadera sobera-
.nia. No hablemos de esas relaciones necesarias, inevi-
tables, que existen entire todos los pueblos de la tierra,
iporque esa es una relaci6n que nadie niega. Es cues-
ti6n de fisica sencillamente: la gran masa tiene que
ejercer y ejerce indiscutible influencia sobre la peque-
ila. (Aplausos prolongados.) No hablamos de esas re-
laciones naturales, incuestionables, en las cuales, sin
-embargo, se amparan aquellos malos cubanos que
.quieren, por lo visto, preparar el advenimiento de la
.tendencia anexionista.
SR. ALBARRAN: (Interrumpiendo.) Eso es una men-
4ira.
SR. XIQUES: No voy a recojer ahora ]a frase del se-
ilor AlbarrAn.
No necesitaba el Gobierno Norte Americano, para
la satisfacci6n de sus deseos, imponernos este articulo
-del Ap6ndice, sino que bastaba que la administraci6n
.americana le hubiera dicho al generoso pueblo cubano
muchos de cuyos Representantes entonan alabanzas
,en favor de esa administraci6n incesantemente; basta-
iba que despues de haber retirado sus fuerzas, que afin
,estan aqui, humillandonos, le hubiera dicho: a cambio
del servicio que te he prestado ayudAndote a conquis-
tar tu independencia necesito un pedazo de tu territo-
rio para mis carboneras; y el pueblo de Cuba se habria
levantado como un solo hombre y, sin titubear, habria
xrealizado espontAneamente tan tremendo sacrificio.
Pero tal como se ha hecho, nos inspire profunda des-
conflanza y nos irrita no poco.
Vamos ahora 6 lo que no puedo admitir, ni come
platista ni como antiplatista. Es este articulo tercero,
sefiores Representantes, de una Rep'blica libre, que
aspira 6 la realizaci6n de su total soberania. El articu-
lo tercero, dice lo siguiente: .consiente que los Estados Unidos puedan ejercer el
derecho de intervenir para la preservaci6n de la index
pendencia, y el sostenimiento de un Gobierno adecua-
do A la protecci6n de la vida, la propiedad y la liber-
tad individual, y al cumplimiento de las obligacione,
con respect A Cuba, impuestas a los Estados Unidos
por el Tratado de Paris y que deben ahora ser asumi-
alas y cumplidas por el Gobierno de Cuba.),
En qu6 tratado, en qu6 ap6ndice, en qu6 Constitu


tadme uno, uno solo, y me paso a vuestras filas-en
que pais del mundo existe un tratado de esa naturale-
za, A no ser que su soberania depend de otra naci6n.,
((El Gobierno de Cuba consiente &.&.) No; cuando
un pueblo es libre y soberano, tiene la fuerza, tiene el
coraz6n, tiene el pecho de sus hijos para sostener la li-
bertad, la propiedad, en una palabra, todas las garan-
tias de los pueblos civilizados, y no necesita de que un
poder extranjero preserve su independencia. (Aplau-
sos.)
Por lo demAs, ya que la Enmienda Platt es inevita-
ble, y en esto coincidimos Tyrios y Troyanos, no de-
bemos provocar la c6lera, con una conduct insensata
del pueblo que nos tiene bajo su f6rula. Raz6n en
que nos basamos los impugnadores de la Enmienda
para aconsejar, como aconsejamos, que la revisi6n del
Apendice, hasta la total supresi6n del mismo, se haga
por medios legales. Porque lo que queremos los revi-
sionistas es que la opinion se haga en .todo el pais pa-
cificamente, para que el pueblo Norte americano; bajo
cuya protecci6n vivimos, se convenza-hasta la evi-
dencia-de que somos un pueblo capaz de gobernar-
nos con acierto.
Y si nosotros, los que impugnamos la Enmienda
Platt, no tenemos inconvenient en hacer esta decla-
raci6n, porqu6, vosotros, los partidarios de la En-
mienda, no declarais, sin abandonar vuestro punto de
vista peculiarisimo, que la tendencia revisionista es
la que mIs se ajusta al ideal de independencia?
SR. ALBARRAN: Aqui no hay partidarios de la En-
mienda Platt.
SR. XIQUES: No obstante, los que aseguran que la
Enmienda Platt garantiza nuestra soberania como lo
han asegurado los sefiores Betancourt y Martinez
Ortiz.........
SR. MARTINEZ ORTIz: Yo no he dicho eso.
SR. XIQUES: Ahora nadie dice nada, y es, sin duda,
que nadie tiene en Cuba el valor de sus convicciones.
(Aplausos.)
SR. VILLUENDAS (E.): Yo lo he dicho, Enrique Vi-
luendas, y digo que la Secretaria de la Guerra no
quita la Enmienda Platt. Aunque su sefioria tu-
viera ra~zn, ]a Secretaria de la Guerra no quitaria la
Enmienda Platt, y 6sto no tiene congruencia con lo
otro, y ademAs garantiza la soberania.
Ya ve-el Sr. Xiques que tongo el valor de mis con-
vicciones.
SR. XIQUES: Decia, seilores Representantes, que los
Simpugnadores de la Enmienda Platt no tienen incon-
veniente, como no pueden tenerlo, en hacer esta decla-
racing que lleve la tranquilidad A todos los Animos: la
revision es un process que recorreraltodos los periods
de su evoluci6n dentro de la mas extricta legalidad.
Ahora bien, si se dice A la faz del mundo, que los im-
-pugnadores de la Enmienda Platt lo que desean es
que en el pais haya una corriente de- opinion pode-
I rosa; pero dentro de la m6s extricta legalidad, para
pedir al Gobierno Americano la revision de la En-
mienda Platt, aqui y all6, en Cuba y en los Estados
SUnidos ipor qu6 los platistas tratan por todos los
Smedios de adormecer en el cubano el sentimiento de
I independencia?
Si los cubanos no tratamos de mantener viva en el
- pais la aspiraci6n A la soberania absolute, ,qui6n
- mantendrA ese fuego sagrado? Yo entiendo, sefiores,
s que todos los partidos, sin distinci6n de matices,
Sdebieran tratar de demostrar que aqui hay una fuerte
- corriente de opinion que quiere de veras la indepen-
dencia. Porque el pueblo americano, que le d 'tanta
- importancia A las manifestaciones de la opinion pibli-
- ca, no tardaria en* pensar lo siguiente: pues que el
*I









54 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--'CAMARA


pais cubano no se mueve, ya que no tiene una gran
corriente revisionista, es porque ese pals no quiere
que nosotros dejemos de ejercer sobre 1l nuestra in-
fluencia 6 control. (Aplausos.)
iQui6n pedir& la independencia absolute? 4la pedira
el chino 6 el ingl6s? No. Tenemos que pedirla los
cubanos.
SR. BOZA: Y sobre todo los cubanos que fueron A la
guerra.
SR. LOYNAZ: iTodos los cubanos!
SR. XIQUES: Hoy mAs que nunca. Por convenien-
cia. Porque si dejamos olvidar por complete ]a inde-
pendencia patria, no vendrA, como consecuencia de
este olvido incalificable, una nueva intervenci6n; no
vendrA la anexi6n de este pais como un Estado A la
Gran Repfiblica Americana, n6; vendra el aniquila-
miento rApido 6 paulatino de la raza, precedido de la
esclavitud political, de la destrucci6n de un pueblo,'
como estA sucediendo en la infeliz Borinqu'n.
Agotado este incident volvamos a la cuesti6n de
fondo. Es natural que lo primero que se le ocurra A
los que organizan una nueva sociedad, y legislan para
ella, sea el establecimiento de la Secretaria de Estado,
departamento ministerial encargado de poner en con-
tacto al pueblo que nace, con los pueblos ya existentes.
Pero oidme: inmediatamente que en un pueblo libre,
independiente y soberano, so experiment a nfcesidad
de la Secretaria de Estado, brota, -imperiosa, la nece-
sidad de la Secretaria.de la Guerra. La prueba de
que esto es asi esta en que no hay un pueblo en toda
la faz del planet que sinti6ndose soberano carezca de
Secretaria de Guerra. A lo que suele contestarse: si
el Secretario de Estado tiene por objeto principal man-
tener enhiesta la soberania de la Naci6n ipara qu6 la
Secretaria de la Guerra? Para respaldarla--digo yo.
Continfian discurriendo los partidarios de la Repfiblica
pacifica y desarmada. La Secretaria de la Guerra,
dicen, es muy costosa. Pienso demostrar mas adelan-
te que se hace con cuatro reales. La Secretaria de
la Guerra, afladen, es una verdadera calamidad poli-
tica y social que trae consigo los ej6rcitos permanentes
y con los ej6rcitos permanentes, la burocracia military
y el cesarismo. Me propongo demostrar que nada de
esto es asi. Errores son estos que convene disipar;
porque afin cuando en la derecha de la Camara hay
muchos Represententes que no se quieren dejar coin-
vencer, hay en cambio otros que estan dispnestos A
convencerse, y que, a la hora de la votaci6n, afn cuan-
do los empedernidos voten en contra, los que tienen
todavia sensible el alma, esos dirAn que si, y votarin
con nosotros, en davor de la Secretaria de la Guerra.
Estoy obligado A probarle & la CAmara, como tres
mAs dos son cinco, que la Secretaria de Estado es un
cero A ]a izquierda sino esta respaldada por la Secre-
taria de la Guerra. El Secretario de Estado tiene que
entenderse con las demAs potencias, grandes y chicas.
Esto es de caj6n. Pero sobreviene un litigio. Todo
marchara A pedir de boca, mientras las negociaciones
se mantengan en el terreno puramente diplomAtico.
El Secretario de Estado estara representando hasta
entonces un papel muy airoso. Mas en cuanto llegue
el ultimatum de alghn pueblo, chico 6 grande, (n que
se diga: A mi no me da la g:ana de aceptar lo estipula-
do, porque eso es una imposici6n, ocurrirAn inevita-
blemente una de estas dos cosas: 6 el pueblo aquel
tiene un Secretario de la Guerra dispuesto 6 sostener
el derecho desconocido, 6 el pueblo aquel no tiene Se-
cretario de la Guerra, en cuyo caso el Secretario de
Estado estA de mas, es completamente inftil, porque
llegado el moment critic, el InStante supremo, no
*


tiene quien sostenga, con verdadera eficacia, sus deci-
siones.
SR. VILLUENDAS (E.): El aflo noventa y cinco no-
teniamos Secretario de la Guerra.
SR. LOYNAZ DEL CASTILLO: Lo tuvimos y esti pre-
sente: el Sr. Rafael Portuondo.
SR. VILLUENDAS (E.): iEl veinte y cuatro de Febre-
ro del noventa y cinco? no recuerdo.
Sn. XIQUES: Acaso se me replique: y jel derecho?
iAh! seilores, el derecho sin la fuerza es afin, por des-
gracia, una quimera. Es doloroso por todo extreme
que las contiendas de los pueblos modernos, en lugar
de dirimirse con las f6rmulas sagradas del derecho in-
ternacional, tengan que dirimirse todavia por medio,
de la fuerza. Pero asi es la pobre condici6n humana.
Hasta ahora nada garantiza, en realidad, el derecho-
del d6bil. Se ha hablado no poco en favor de la paz.
universal; se ha demostrado, con estidisticas lumino-
sas, lo fitil que seria el desarme de ]os ej6rcitos per-
manentes; y se han celebrado frecuentes Congresos de-
la paz. No obstante, en la mitad filtima del siglo diez.
y nneve, llamado de la civilizaci6n y de las luces, se
cometieron los actos m6s brutales que ha presenciado la
historic. En efecto, todos vosotros sab6is que desde
el reparto de la infeliz Polnia hasta el inicuo bom-
bardeo del hist6rico Egipto no ha habido una sola.
custi6n internacional.de cierta entidad que no haya.
sido resuelta por las ba) onetas y los cafiones de los po-
derosos. Es esto, despu6s de todo, lo que continfa.
garantizando la vida de relaci6n de unos pueblos con
otros. ,No acaba de ser sometida la d6bil repfblica
de Hayti A innecesaria y cruel humillaci6n por ]a..
arrogant Alemania? ,No acaba el mundo de pre-
senciar, atonito, el sacrificio a que ha sido sometido el
her6ico Transvaal por la orgullosa Inglaterra? Es evi-
dente, por tanto, seilores. que mientras no lleguen los.
pueblos a entenderse, a fin de que en las serenas re-
giones del derecho international se resuelvan sus di-
ficultades, es absolutamente necesario que los pueblos.
grades tengan Secretaria de Guerra para realizar sus
actos de rapifia; y los pueblos d6biles, para defenders,
(Aplausos en la Coalici6a Radical.)
Se dice, la Secretaria de Guerra es costosa. Bien.
Si la Secretaria de Guerra es costosa, toda la ciencia-
consiste en que la Repfblica de Cuba tenga una Secre-
taria de Guerra modest y barata. ,C6mo? De una.
manera muy sencilla. No es esto ana teoria; es un,
hecho prActico comprobado por el pueblo americano.
Nosotros podriamos tener un centro t6cnico, llamado.
Secretaria de Guerra, al frente de cuyo centro podria-
mos tener, 6 un military, porque nosotros tenemos mili-
tares muy ilustrados, cubanos dignisimos qui se han
sacrificado por redimir 6 su patria, 6 a un hombre civil
de gran importancia political, como se hace en Francia 6&
como se estila en los Estados Unidos, donde desempe-
ila actualmente la Secretaria de la Guerra un abogado-
ilustre.
A la sombra del referido cuerpo t6cnico, se crearia.
una fuerza de line, pequeila, diminuta si se quiere,
pero al fin una fuerza de line organizada que en los.
moments de peligro, fuese el nficleo que pusiese en
acci6n todos los elements de defense del pais cubano.
Demis de esto se crearia una Milicia Nacional nume--
ro-isima, casi gratuita, compuesta por todos los cuba-
nos que pueden ser soldados, sin. dejar de ser ciuda-
danos. Porque no residirian en el cartel, como holga-
zanes, sino en el taller y en los carapos, a fin de hacer-
pr6spera la Rep(iblica en los periods de paz.
Sa. GAnRIMNDiA: Sr. President: estando pr6xima a.
expirar ]a hora reglamentaria yo ruego A S. S. se sir-*
va proponer & la Camara que e ta sesi6n, llegada que-
*







DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 55


-sean las cinco, se entienda prorrogada para el dia de
mafiana.
SR. PRESIDENTE: ,Tiene en cuenta el Sr. Garmendia
que las Com siones han sido citadas para el dia de
mariana, paia elegir sus Mesas?
SR. GARMENDI : Para las tres de la tarde, como hi-
cimos el otro dia, y A las dos se pueden reunir las Co-
amisiones.
SR. PRESIDENTE: A las tres de la tarde, ino rectifi-
ca su petici6n?
SR. GARMENDIA: Yo acepto lo que la Cimara re-
suelva, no es mas que para que la sesi6n continfie
mafiana.
Sa. PRESIDENTE: Si, pero para proponerlo a la Ca-
mara es necesario que se fije una hora.
SR. GARMENDIA: Rectifico, que sea citada para las
,cuatro de la tarde.
SR. PRESIDENTE: Los que esten conformes con la
proposici6n del Sr. Garmendia, que se pongan de pi6.
(Es aprobado.) Alas cinco se considerarm prorrogada
la sesi6n para mailana a las cuatro.
SR. XIQUES: De manera, sefiores Representantes,
que si nosotros organizamos un cuerpo de milicianos,
como el que tienen los Estados Unidos, y tenemos
ademAs un cuerpo de line pequeiio, dirigido todo
,convenientemente por un politico de altura, military 6
,civil, tendriamos Secretaria de la Guerra en Cuba, sin
ser costosa A la Repiblica. Se sostiene tambien que la
Secretaria de la Guerra implica siempre ej6rcitos per-
manentes numerosos. No hay tal. Acabo de referir-
me a la concepci6n que nosotros tenemos de la Secre-
:taria de la Guerra. Por lo demas, jqu6 tiene que ver
la Secretaria de la Guerra con el ej6rcito permaneute?
;Que hayamos oido aqui dos largos discursos para
combatir los ej6rcitos permanentes y las Secretarias
de la Guerra de Grecia y Roma! (Aplausos.)
iQue hayamos oido decir 6sto cuando la Secretaria
de la Guerra, organismo modern, no podia existir,
no existia en el Imperio Romano! (Aplausos.) lEn qu6
pensaban los sefiores Betancourt y Martinez Ortiz,
-cuando estaban hablando? Es que tienen tal preocu-
paci6n por el militarismo estos benditos conservado-
res, que en todas parties creen ver Secretarias de la
,Guerra.
SR. MAART'NEZ ORTIZ: En Grecia no habia ej6rcito
permanent.
SR. XIQUES: iC6mo! 4qu6 no existian ej6rcitos per-
manentes en la antigiiedad? ,Puede sostenerse tal cri-
terio sin provocar la hilaridad de la Camara? iPuede
.sostenerse semejante desatino? iNo tuvo cuatro 6 cinco
millones de soldados Jerjes, cuando fu6 A la conquista
deo Grecia? lYa! Se ha dicho todo esto, para que no-
*sotros tuvi6ramos la dicha incomparable de oir un dis-
curso, con verdaderos periodos de ret6rica fundamen-
tal griega, del seflor Martinez Ortiz, relatindonos las
proezas de aquella 6poca, casi legendaria. (Aplauos.)
Todo viene A ser, entire nosotros, una cuesti6n de
nombres. Si se habla de los ej6rcitos permanentes, ya
no hay ejrcitos permanentes en ninguna parte. Se ha-
bla de Secretarias de Guerra, 6 de Enmiendas Platt, y
result que todos somos defensores de la Secretaria de
la Guerra y que todos somos, ni mas ni menos, impug-
nadores de la Enmienda Platt. Pues bien: seamos since-
ros: lleguemos A entendernos una vez siquiera; trate-


mos esta cuesti6n con alteza de miras, y digamos: si,
es verdad, la Secretaria de la Guerra, que se quiere
crear, ni es costosa, ni implica la organizaci6n de un
ej6rcito permanent numeroso, ni trae consigo el mili-
tarismo. Nuestra Secretaria de la Guerra, remedial y
extingue ]a plaga del militarismo. No quiere soldados
acuartelados, sino ciudadanos apercibidos. Sabemos
que el cartel es el que hace surgir en el pecho de los
militares bastardos, ansias de poder; es alli donde so
se sublevan los ambiciosos; alli es, en fin, donde se
entronizan las dictaduras. Pero en aquellos paises (.n
los cuales todos los ciudadanos empunian el fusil para
la defense de la patria, alli no hay ambiciosos, alli no
hay mAs que mantenedores del orden, defensores de la
libertad, de la independencia y de la justicia. (Aplau-
sos.) He terminado, hasta la pr6xima sesi6n.
SR. ALBARHAN: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra S. S.
SR. ALBARRAN: Para pedir pflblicamente perd6n al
sefor Xiques, por la palabra que he pronunciado, de
((mentira), rogIndole que la sustituya por las palabras
((no es verdad.))
SR. XIQUES: Usted queda siempre bien conmigo, se-
for Albarrin.
Sa. PRESIDENTE: SO levanta la sesi6n. (Ifora; las
inco p. in.)

A las cuatro horas y quince minutes, p. m. oupa
la Presidencia el sefor Pelayo Garcia y las Secreta-
rias, los sefiores Alfredo Betancourt y Manduley y
Antonio Gonzalo P6rez.
SR. PRESIDENTE: Se va A pasar lista. (El Secretario
pasa lista.) Continfia la sesi6n.
SR. BozA: Pido la palabra, para dirigir un ruego a
la CAmara.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senor Boza.
Sn. BOZA: Yo suplico A mis compafieros, que asi co-
mo ayer tuvieron la cortesia de conceder al senior En-
rique Villuendas, que tiene tantos titulos para ello,
un turno en contra de la Secretaria de la Guerra, me
concedan tambi6n, un turn en pr6 de ella.
SR. PRESIDENTE: 4Acuerda la CAmara ampliar el de-
bate? (Es aprobado.) Queda acordado.
SR. BozA: Doy las mis expresivas gracias A mis
compafieros.
SR. PRESIDENTE: Yo ruego 6 los sefiores Represen-
tantes, me escuchen un moment: Algunas Comisio-
nes no han terminado ain sus trabajos, porque perte-
neciendo los sefiores Representantes, a veces, A dos, 6
mIs Comisiones, no es possible que se hayan reunido
todas. La de C6digos, por ejemplo, acaba de reunirse
ahora, y otras mis. Apenas si queda tiempo, hasta
las cinco de la tarde: si no hay inconveniente podria-
inos continual los trabajos de las Conisiones, que tie-
nen varias mociones y proposiciones de las cuiles tie-
nen que dar conocimiento, y mailana continuaria.la
sesi6n, y los debates en sesi6n ordinaria que corres-
ponde al dia de mafiana.
,Acuerda la Camara levantar la sesi6n, y pasar A la
reunion de las Comisiones y a sus trabajos? Los que
est6n conformes que tengan la bondad de ponerse de
pi6. (Es aprobado.) Queda acordado. Se levanta la se-
si6n y se procede A la reuni6n de las Comisiones.
(ffora: las cuatro y veinte minutos, p. m.)


IMPRENTA OE RAMBUA Y BOUZA,-OB8PO 3S.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs