Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00037
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00037
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text












DIARIO DE SESSIONS

DEL

CONGRESS DE LA REPUBLICAN DE CUBA

PRIMERA LEGISLATURA.-I902


VOL. I


HABANA, NOVIEMBIRE 20 DE 1902


NUM. 37


Camara


de Representantes.


Trigesima primer session ordinaria.-Junio 28 de 1902.

SUMARIO

Se pasa lista.-Se abre la sesi6n.-Lectuira y aprobaci6n del aeta dela sesi6n anterior.-Mensaje del Presi-
dente de la, Repdblica dando cuenta de la remiisi6n del expediente del Ferrocarril entire Manzanillo y
Bayaino.-Moci6n de los Representauntes, sfenores Fontanills, Villnel(das (E.), Portuonido, Mendieta y
Xiquies pidiendo ala CAmuara acterde estahlecer 1un ordon de gradacion para discittir los proyectos
presentados.-Eniiienda de los Repreesentaites, seflores Colunl)idb, Garcia Caflizares y Peraza.-Eu-
mienda del Rel)reesentante, senior rodrig'i-iez Acosta.-EtEinienda del Represeintaute, senior Loynaz del
Castillo.-Discusi6n de la einmienda del Representanite, senior Colunibid.-E- s aprobada lta primera par-
te de la eninienda.-Es deseehada la segun(lda parte.-Discusidn de la enmiienida del Representainte,
senior Loynaz del Castillo.-Es retirada.-Disci.si6n de la enmnienida ldel Itepresentatte, seftor RIodri-
g'uez Acosta.-Es desechada.-Eiiinienida de los Representaiints, seilores Villuendas (F.) y Martinez
Rojas.-Es desechalda.-Los Replresentantes, sefiores Feri:y MIasterrer retiran isu enmienda.-Eiinien-
da delRepresentante, senior Betancourrt.- Es reclhazada.-Es aprobada la Inoci6n.-Se levaintalasesi6rn.


A las tres horas y diez minutes p. m. ocupa la Pre-
sidencia el Sr. Pelayo Garcia y las Secretarias los
sefiores Alfredo Betancourt y Manduley y Antonio
Gonzalo P6rez.
SR. PRESIDENTE: Se va A pasar lista. (El Secretario
pasa lista.) Se abre la sesi6n y se va a leer el acta de
la anterior. (El Secretario, Sr. Gonzalo Perez, lee el actual )
4,Los sefiores Representantes tienen alguna modifica-
ci6n que pedir al acta que se acaba de leer? (Nadie
pide la palabra.) ,Se aprueba el acta? (Es aprobada.)
Queda aprobada.
SR. MASFERRER: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la pala.bra el Sr. Masferrer.
ST. MASFERRER: Seflores Representantes: cuando en
dias pasados me enter de la comunicaci6n que el Eje-
jutivo habia mandado a esta (';, I.,, con los datos
que habia interesado respect i la cantidad total y
exacta de la denda del Ej6rcito, y relaci6n detallada
de los bienes del Estado; formula a la Mesa dos ruegos:
fu6 el primero, que se repartiera copia de dicha comu-
nicaci6n A los sefiores Representantes, para que como
un document hist6rico, y por ser el primero quedel
Ejecutivo se recibia, pudiera ser guardada. El Sr. Pre-
sidente accedi6 gustoso a 611a, y en dias pasados me
vi obligado 6 recordarselo, porque various compafieros
me habian manifestado que no lo habian recibido
como yo. Hoy vuelvo A formular el mismo ruego,
envolviendo una queja amarguisima que someto A la
consideraci6n de los sefiores Representantes y del Pre-
sidente, que someto A la consideraci6n de los seilores
que me han escuchado.......


SR. PRESIDENTE: La Presidencia se ocupard de eso.
No lo habia hecho Ilegar a los senores Representantes,
porque muehos de 61los dijeron, cortesmente, que no
era necesario. Sin embargo, si el Sr. Masferrer
quiere, puede dirigirse a la Cimnara, y pedir para la
Presidencia lo que estime convenient.
Sn. MfASFERRER: Yo entiendo que, desde el momen-
to que la Presidencia fu6 ben6vola con mi sfplica, no
tengo necesidad de reiterarla, y desde luego, renuncio
a 611a.
SR. PRESIDENTE: Se va a dar lectura A las comuni-
caciones r cibidas
SR. BETANCOURT, Secretario: (Lee.)
((abana, Junio 25 de 1902.

Sr. President de la Cbmara de Representantes.-
Adjunto remito a used el expediente relative al pro-
yecto de ferrocarril entire Manzanillo, Bayamo, Jigua-
ni y Baire Abajo, y que fu6 solicitado por usted con
fecha 19 del mes corriente. De usted atentamente.-
T. Estrada Palma.,
SR. M ASFERRER: ",NO se acompafian los demAs datos
respect a los ferrocarriles en general?
SR. PRESIDENTE: Nada mAs que el expediente ha
llegado.
SI. IBETANCOURT, Secretario: No hay mns comunica-
ciones, senior Presidente.
SR. PRESIDENTE: D6 lectura a las mociones presen-
tadas.









370 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CA-MARA


SR. BETANCOURT: A la proposici6n que qued6 ayer
sobre la mesa del Sr. Villuendas, respect al orden en
que han de discutirse los asuntos, se han presentado
tres enmiendas: la primer, del Sr. Columbie, la se-
gunda del Sr. Rodriguez Acosta, y la tercera del senior
Loynaz del Castillo. (Lee.)

((Los Representantes que suscriben tienen el honor
de proponer 6 la Camara que con el fin de que las Sec-
ciones y Comisiones puedan llegar al studio y presen-
taci6n de las leyes que regulen los organismos y servi-
cios todos, acuerde: que se establezca un orden de gra-
daci6n por importancia de los proyectos presentados,
dedickndose las Secciones y Comisiones al studio, en
primer t6rmino de los siguientes:-Ley de Secretarias.
-Leyes Provincial y Municipal.-Ley para la paga
del Ej6rcito.-Ley de la Guardia Rural y Orden Pu-
blico.-Aranceles y presupuestos.-Los remitidos por
el Senado y el Ejecutivo que no se relacionen con los
anteriores.-Sal6n de Sesiones. 27 de Junio de 1902.-
Felipe Fontanills.-Enrique Villuendas.-Rafael M.
Portuondo.-Carlos Mendieta.-Juan R. Xiques.n

(A LA CAM.ARA:

El Representante que suscribe present la siguiente
enmienda A la moci6n de los sefiores Villuendas, Fon-
tanills etc., respect 6 los asuntos que proponen sean
resueltos con preferencia por las Secciones.-19-Que
se acuerde dar la preferencia en primer t6rmino A las
proposicionesy Proyectos de Ley relatives A la reor-
ganizaci6n y aumento de la Guardia Rural, por ser
asunto urgentisimo, de gran utilidad para el sosteni-
miento del orden pfiblico.-Sal6n de Sesiones, 28 de
Junio de 1902. -Luis ColumbiB.-Santiago Garcia Ca-
flizares.-Francisco Peraza.))

((A LA CAMERA:

El Representante que suscribe tiene el honor de
proponer 4 la Camara la siguiente enmienda, a la mo-
ci6n presentada por el Sr. Enrique Villuendas y otros
sefiores Representantes, estableciendo un orden crono-
16gico para resolver los asuntos que estAn sometidos a
la consideraci6n de esta Camara.-Se acuerda:-Pri-
mero: el orden que deberA observarse scrV el siguiente:
19 Ley de Secretarfas.-29 Relaciones entire el Senado
y la CAmara.-39 Orden pfiblico y reorganizaci6n de
la Guardia Rural.-49 Ley Municipal y Provincial.-
59 Pago del Ej6rcito: sobre el pago de las deudas
nacionales.-69 Presupuestos y Aranceles.-79 Pro-
yecto de auxilio a los agricultores 6 industrial pecuaria
etc., y 8? Remitidos por el Senado y Ejecutivo.-
Segundo: la CAmara de Representantes, considerando
]a urgencia que la resoluci6n de las anteriores cuestio-
nes demand, acuerda no dar por terminada la presen-
te legislature hasta que queden votados los proyectos
de Ley respectivos.-Sal6n de Sesiones, Junio 28 de
1902.-Jos6 Rodriguez Acosta.n

((A LA CA MARA:

El Representante que suscribe tiene el honor
de proponer la siguiente enmienda:-Que ocupando
el primer lugar en el orden de la deliberaci6n, la Ley
de Secretarias, ocupe el segundo lugar el proyecto de
organizaci6n de las fuerzas armadas, el tercero el Pro-
yecto de Ley de Relaciones Exteriores, el cuarto la
paga del Ej6rcito Libertador, el quinto las Leyes Mu-
nicipales y Provinciales y el sexto otros asuntos.-


Habana, 28 de Junio de 1902.-Enrique Loynaz del
Castillo.)
SR COLUMBIm: Sr. President, 4se van a discutir
todas juntas?
SR. PRESIDENTE: No senior, una por una.
SR. BETANCOURT, Secretario: Los sefiores Feria y
Masferrer, acaban de presenter esta enmienda: (Lee.)
((A LA COAMARA:
Los que suscriben tienen el honor de proponer la
siguiente enmienda, A Ia moci6n, solre el orden en
que deben discutirse los asuntos de esta ( ,, i .i.-Que
ocupe el segundo lugar la cuesti6n de Aranceles 6
inmediatamente lo que se refiera al pago del Ejrcito
Libertador. Que en los asuntos econ6micos se com-
prenda en primer t6rmino los de Agricultura y que
cualquiera moci6n, Proyecto 6 Mensaje que A petici6n
del Sr. President de la Camara 6 de cualquier otro
miembro de 611a, y aceptado por la mayoria de la mis-
ma, sea declarada de toda preferencia. -Habana, Ju-
nio 28 de 1902.-Am6rico Feria.-Antonio 31 -I-, '
SR. COLUMBIi: Pido la palabra, seflor Presidente,
para explicar la enmienda que he tenido el honor de
presentar.
SR. PRESIDENTE: Se pone a discusi6n la enmienda
presentada por el Sr. Columbi6, y tiene la palabra el
Sr. Columbi6.
SR. COL uMnBI: Sr. President, sefiores Representan-
tes: No pretend llevar al animo de la CAmara,la impor-
tancia y urgencia que tiene para nuestro pais elaumen-
to de la Guardia Rural, porque esa necesidad la cono-
cen perfectamente todos los Representantes, y la sien-
ten todos los habitantes de la Republica, y porque ade-
m4s, yo no tendria condiciones sujestivas suficientes
para convencer 4 los que no quisieran convencerse ante
la realidad de las cosas: por lo tanto mi fnico prop6si-
to,al hacer uso de la palabra, es explicar, breve y senci-
Ilamente, las razones que hemos tenido, mis compafie-
ros y yo, para presentar la enmienda que se ha puesto
a discusi6n.
Hace algunos dias, pr6ximamente un mes, presenta-
mos various compafleros y yo, una Proposici6n de Ley
autorizando al Ejecutivo para que dentro de la organi-
zaci6n actual, aumentara,hasta mil plazas mAs,la Guar-
dia Rural. El Presidente de la Mesa declare urgent
nuestra proposici6n. y la Camara, con visible mues-
tras de agrado, la tomo en consideraci6n; sin embargo,
hace pocos dias, no estando yo present, se acord6
que la citada Proposici6n de Ley, pasara & las Seccio-
nes y Comisiones, demostrando la CAmara con ese
acuerdo, que no solo le negaba la urgencia, sino que
la mandaba A arrojar al mont6n de los papeles inser-
vibles, como si dij6ramos, al cesto de las basuras. Si,
sefiores Representantes, he dicho al mont6n de los
papeles inservibles porque aquel acuerdo equivale a
desechar de piano nuestra Proposici6n de Ley. Voy 4
demostrarlo.
Toda la Camara conoce, prActicamente, los trAmites
dilatorios que nuestro Reglamento impose A los asun-
tos que pasan, para su studio, & las Secciones y Co-
misiones, de tal manera que para que una Comisi6n
pueda presentar su dictamen, es imprescindible que
antes haya side discutido el Proyecto 6 Proposici6n de
Ley por todas las Secciones en que se divide este Cuer-
po Legislative; y ese convencimiento esti tan arraigado
en el animo de los sefiores Representantes, que cuan-
do se sospecha siquiera que cualquier asunto tenga al-
guna urgencia, se pide siempre que no pase a las Sec-
ciones, sino A la Comisi6n que correspond. Pero no
es 6sto lo peor, lo grave del acuerdo (y por eso dije










DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 371


antes que equivalia A mandar nuestra Proposici6n de
Ley al lugar de los papeles inservibles) es que en las
Secciones hay en studio ya, tres 6 cuatro Proyectos
de Ley de reorganizaci6n de la Guardia Rural, cuyo
studio demand much tiempo por ser asunto delica-
do y tcenico; y como las Proposiciones y Proyectos de
Ley que tienen analogia se estudian y discuten conjun-
tamente, y los proyeetos tienen preferencia, claro es
que nuestra proposici6n, que no tiene otro objeto que
llenar de moment una necesidad urgente, queda de-
sechada por complete.
Yo no puedo sospechar, seinores Representantes,
que la intenci6n de la (''.11..1.,, al tomar aquel acuer-
do, haya sido desechar la Proposici6n de Ley para au-
mentar las plazas de la Guardia Rural, porque real-
mente no hay raz6n 16gica para ello, y porque tampo-
co puede suponerse que los autores de los proyectos
para la reorganizaci6n de aquel cuerpo, puedan pensar
que nuestra proposici6n los perjudicase en algfn mo-
do, toda vez que lo uno no es incompatible con lo otro;
pero los hechos parecen demostrar que existe cierta re-
sistencia pasiva, inexplicable, para que A nuestra pro-
posici6n no se le d6 la preferencia que la urgencia re-
clama.
Es indiscutible que en la sociedad cubana existe una
desconfianza y un malestar tan profundo y especial,
que solo puede explicarse por el raro pesimismo que
se siente en las ciudades de la Isla, y por el temor,
hasta cierto punto justificado, que hay en los campos
de que, dad, la deficiencia num6rica de la policia ru-
ral, pueda surgir de un moment a otro, el pernicioso
bandolerismo; por cuyo motive, yo entiendo que las
Camaras eubanas, ya que otra cosa no pueden hacer
por ahora, deben, en primer t6rmino, dar preferencia
a todo aquello que signifique orden y seguridad, base
principalisima de todo Gobierno serio y, por otra par-
te, garantia y protecci6n a nuestra riqueza agricola,
amenazada de muerte por various concepts; por todo
lo cual, seflores Representantes, me permito recomen-
daros mi enmienda, para que al ordenar el studio de
los asuntos importantes que tenemos sobre el tapete,
le demos preferencia al aumento de la Guardia Rural.
SR. FONTANILLS: Pido la palabra.
Si. PRESIDENTE: Tiene la palabra el sefor Fon-
tanills.
SR. FONTANILLS: Sefor Presidente y sefores Repre-
sentantes: Se da el caso originalisimo de que se pre-
senta una emmienda suscrita por otros compaileros de
la ('ii n 1,I que parece estar en contradicci6n con lo
dicho por nosotros en la moci6n, y no result en ver-
dad esa contradicci6n. No hay nada tan perfectamente
de acuerdo como la enmienda y la moci6n. Lo que
hay,es indudablemente,una mala inteligencia entire los
firmantes de una y otra; la causa de 611o me la explico
perfectamente, no voy a buscarla en otra part que no
sea en mis propias deficiencies al hacer la petici6n en
esta Camara, Probablemente yo no ful lo bastante
claro y lo bastante explicit para que al inimo de los
sefiores Representantes llegara el convencimiento de
que no daba preferencia a tales 6 cuales asuntos sino
i los cinco 6 seis asuntos que forman el contenido en
la moci6n.
Es indudable, como acaba de manifestar el senor
Columbi6, y yo lo dije ayer, que no hay nada, absoln-
tamente nada mis important, que la Ley de Orden
Pfblico, y repito que sin esa base, no es possible que
haya riquezas en ningfin pals; pero como quiera que
ya he establecido en la moci6n desde uno hasta seis
asuntos, los mas importantes; y como quiera que no
he aconsejado la necesidad de que vayan numerados,
es indudable que los sefiores Representantes, conjun-


tamente, pueden estudiar los cinco 6 seis asuntos por
las distintas comisiones: entendi solo al hacer mi pro-
posici6n que en el moment en que una Secci6n se
ocupa de la Paga del Fi.F:. i.i.. puede otra estar ocu-
pindose de la Ley de Orden Piublico.
No es que yo rectifique en 6sto lo que dije ayer: la
diferencia entire la enmienda y la moci6n presentada,
consiste en que no vamos l escoger por urgencia 6 im-
portancia en estos seis asuntos que se han presentado.
Indudablemente que en la mente de cada uno de los
seiiores Representantes, esti uno que seria el mis
preferente, y aqui se ha visto cual es el mis importan-
te entire la Ley de Orden Pfiblico, la Ley de la Paga
del Ej6rcito, la Ley de Secretarias etc.
De manera que no seria possible llegar i un acuerdo
mis que aceptando la forma que yo he propuesto, y es
que, conjuntamente, por todas y cada una de las Sec-
ciones respectivas, se estudien y conozcan los seis
asuntos citados, tomando esta Cimara el acuerdo de
no terminal la present legislature, sin haber dado
cima A estos trabajos.
Ante esta aclaraci6n, queda demostrado que los au-
tores de la moci6n tienen la misma preferencia por la
Ley de Secretarias, que por la de Orden Pfblico, 6
por la de la Paga del Ejercito, etc. y yo espero tener
hoy mis suerteque tuve ayer,en que por desgracia, al-
gunos de los miembros de uno de los bandos politicos
en que se divide esta Camara, no estaba muy confor-
me,en que se considerara como asunto de urgente nece
sidad, la cuesti6n de la Paga del Ej6rcito, en la impo-
sibilidad de saber en estos moments, como base segu-
ra, la cuantia de nuestra deuda; porque, sefiores, no es
que yo pretend que lleguemos A la finalizaci6n de una
Ley, sin tener la base de esa deuda; pero si puedo pre-
tender que se nombre una comisi6n revisora de esa
deuda, en quien pudi4ramos delegar los trabajos que
se relacionan con este particular.
Yo voy, pues, a pedir una modificaci6n A los sefiores
firmantes de esa enmienda a cuyo claro juicio apelo,
para que entiendan que conjuntamente deben tratarse
esos seis a.suntos de que yo he hablado.
SR. CormnimA: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDENTE: Tiene la, palabra el Sr. Columbi6.
SR. COLUMBIr : Sefiores Representantes, estoy con-
forme en principio con lo II in .-l. .1.. por mi distin-
guido companfero el Sr. Fontanills, por cuanto que yo
no niego, ni he negado, la importancia de los asuntos
que en la moei6n de ayer se recomiendan, no; yo re-
conozco, desde luego, que todos 6llos son de gran im-
portancia. En lo que no estoy de acuerdo con el sefor
Fontanills, es en que pasen todos i las Secciones, pa-
ra que se estudien conjuntamente; y no puedo estar
conforme con su criterio porque en ese caso el trabajo
de las Secciones seria, si no impossible, muy dilatorio
y poco provechoso. En efecto, figirese, por ejemplo,
cl Sr. Fontanills, que en los seis 6 site proyectos 6
asuntos que comprende la moci6n aludida, la primer
Secci6n eligiera para. su studio y discusi6n, la Ley de
Secretarias, la segunda, el aumento de la Guardia
Rural, y las cuatro restantes, los otros asuntos, sin
establecer un orden determinado ino cree mi distin-
guido compafiero que ese desorden en las Secciones,
llevaria, como consecuencia inmediata, una gran con-
fusi6n en las Comisiones, y seria una verdadera difi-
cultad para los dictlmenes? Yo entiendo que para
trabajar con proveclo y no perder el tiempo inftil-
mente, debe metodizarse la forma y ordenarse el tra-
bajo; por lo tanto insist en quo se estudien, A la ma-
yor brevedad, los asuntos que comprende la moci6n,
pero dindole a cada uno su lugar determinado, segin
la importancia y urgencia del asunto. Mi opinion










372 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


particular es que debe figurar, en primer t6rmino, el
aumento de la Guardia Rural, porque se relaciona
directamente con el orden pfiblico y presta confianza
y seguridad a los agricultores; en segundo la Ley de
Secretarias, porque es un organismo indispensable que
ya esta funcionando, 6 inmediatamente despu6s, la
Paga del Ejdrcito Libertador, porque tris de ser un
precepto constitutional y una deuda sacratisima, es,
adem6s, la soluci6n mas breve y mejor del problema
cubano, bajo el punto de vista econ6mico, politico y
social.
Sa. GARCiA VIETA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra S. S.
SR. GARCiA VIETA: Las palabras pronunciadas por
mi distinguido compafiero, el Representante Sr. Fon-
tanills, han sido en favor de ]a moci6n que tuvo el
honor de presentar ayer y en contra de la enmienda
del Sr. Columbi6.
La raz6n que ha expuesto el Sr. Columbi6 en
favor de su enmienda, es que se trata de una mo-
ci6n que abraza distintos particulares que pueden di-
vidirse, y el Sr. Fontanills, queriendo terminal la dis-
cusi6n, lo que ha hecho es explicar su moci6n.
Por eso, propongo a la Camara acuerde ampliar, un
turno mAs en contra, y otro en pr6, este debate.
SR. PRESIDENTE: iAcuerda la Camara ampliar el
debate y que se consuma un turno mks en contra y
otro en pr6? Los que est6n conformes con la solicitud
del Sr. Garcia Vieta, de que se amplie el debate, que
se pongan de pi6. (Es aprobada.) So amplia el debate.
Sn. VILLUENDAS (E.): Para una pregunta, pido la
palabra.
Sn. PRESIDFNTE: Puede hacer uso de ella S. S.
SR. VILLUENDAS (E.): ,Se entiende para todas las
enmiendas presentadas?
SR. PRESIDENTE: Nada mks que para 6sta.
Sn. ALBARRAN: Pido la palabra en pr6.
SR. VILLUFN)AS (E.): Pido la palabra en contra.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Albarran.
Sn. ALBARRAN: Seflores Representantes: he pedido
]a palabra en pr6 de la enmienda del Sr. Columbi6 y
declare pr6viamente que voy A ocuparme de un solo
punto de 611a; porque en verdad no necesita defense
la enmienda del Sr. Columbi6. Todos sabemos que es
un deber primordial del Gobierno realizar lo que el
Sr. Columbi6 pide.
El Estado es el 6rgano vivo y stable de toda socie-
dad constituida en Naci6n. Dos deberes esenciales 6
ineludibles tienen que cumplir los E-t ,1,.-: el de res-
guardar la patria contra los ataques del exterior, y el
de conservar la paz interior del pais. Esos son los
inicos deberes esenciales de todo gobierno en todos los
paises, llmnese Replblica, I..rl.,r'lii. 6 como se
quiera. De modo, que no necesitando nosotros, por
abora, preocuparnos de la defense contra ataques del
exterior, cumplimos nuestro deber facilitando al Go-
bierno todos los medios necesarios para la conserva-
ci6n del orden interior del territorio. Todos los otros
deberes del Estado son deberes secundarios 6 deriva-
clones de esos dos.deberes primordiales.
Ningfin otro, absolutamente ningfn otro deber, por
sagrado que sea, esta & nivel mas alto del que tienen
todos los Estados constituidos, de conservar su paz
interior; y para nosotros es no solamente la garantia.
de los que dentro de la Reptblica viven, sino que ante
el mundo eleva el prestigio de nuestra querida Repi-
blica que empieza & vivir. Pido, por lo tanto, que sin
vacilaciones y en cumplimiento de nuestro deber ine-
ludible, apruebe la CAmara la enmienda que he tenido
el honor de defender.
SR. GARCiA VIETA: Pido la palabra.


SR. PRESIDEiNTE: Tiene la palabra el sefor Garcia
Vieta.
SR. GARCIA VIETA: Sr. President, sefiores Repre-
sentantes: El elocuente discurso de mi compaliero,
tan ilustrado como querido doctor Albarrn, sirve
admirablemente de preAmbulo 6 lo que yo voy A ex-
poner A la, consideraci6n de ]a Camara,. Efectivamente,
el primer deber de todo Gobierno es conservar la paz
interior de su pais, y en este orden de ideas, no hay
gobierno alguno que se encuentre como el de Cuba.
La paz en Cuba no puede conservarse por medios
represivos finicamente; en primer t6rmino hay que
evitar los casos de posibilidad de alteracion del orden
pfblico: hay que acudir a remediar aquellas necesida-
des tan imperiosas que obligan al hombre bueno a
volverse malo, si ma.lo es robarse una, vaca para dar-
le de corner al hijo 6 a la familiar. Precisamente basa-
do en esa misma opini6n que ha sustentado el doctor
Albarran, yo de acuerdo con 61, creo que A lo primero
y mas important a que debe atenderse aqui, en esta
Cimara, es & resolver el problema econ6mico de Cuba.
Desgraciadamente, sefiores, hemos venido a palpar,
ahora mas que nunca, la justicia de la Revoluci6n, la
santidad de la ca.usa de los que se lanzaron A la gue-
rra. Es tan hondo, es tan profundo el mal de Cuba;
es tan dificil poner A Cuba en condiciones de resolver
el problema econ6mico, y tiene en 611o una part tan
importantisim a a que llamabamos Madre Patria, que
no s6 si nosotros podremos realizar esa obra de titans.
Voy A explicarme, sefores, y voy a explicarme ha-
ciendo unapequefia narraci6n sin datos. Procurar(
ser lo mais breve possible; y pido a la Camara la mayor
benevolencia, ya que no tengo las dotes necesarias
para powder entretenerla tan bien como lo ha hecho
otro companero antes.
N i. -Ii.. actual Secretario de Agricultura, coste6 la
carrera de ingeniero a un cubano bastante aprovecha-
do; despu6s de haberlo hecho un ingeniero agr6nomo,
lo mand6 & Alemania, para que estudiara alli c6mo
se siembra la remolacha. Y nos ha contado ese inge-
niero 6 su vuelta, que vi6 en un campo, perfectamente
labrado y mny bien preparado, 1" qi'ri.. calls conte-
niendo las semillas A una distancia determinada una
de otra: Se acerc6 a un hombre que labraba la tierra
alli, y le pregunt6, entire otras varias cosas: de qu6
manera se valia, 61 para calcular la cantidad de semilla.
que habia de colocar en cada surco, c6mo 61 de un
modo tan matemitico podia calcular la cantidad de
semilla que habia de corresponder A cada surco? Y
aquel labrador sacando de su burda chaqueta un pe-
dazo de papel, por medio de una formula algebrAica,
demostr6, al ingeniero paseante y asombrado, de que
m6do habia resuelto el problema de la distribuci6n de
esas semillas.
De manera, seiores Representantes, que el cubano
visitador de Alemania se encontr6 con que conocia a1-
gebra el labrador del campo aqu6l. Y traigo 6sto,
sefiores, como prueba de que, desgraciadamente, para
que nuestra industrial pueda competir con la de otras
naciones, seria necesario que nosotros llevasemos la
educaci6n en nuestras masas hasta el extremo de po-
nerlas en condiciones de poder compotir con 611as.
En Haway una caballeria de caila lista para cortar
cuesta once mil pesos, en Cuba no Ilega A dos mil:
alli la mano de obra cuesta una insignificancia: quin-
ce centavos al dia cobra un trabajador, todo el resto
del costo se emplea para poner aquellos terrenos en
condiciones para poder dar la suficiente cantidad de
azucar para que corresponda A los trabajos que alli
se hacen; todo eso se debe al hombre, no A la tierra
se debe al conocimiento human.










DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 373


El Administrator es un professional que sabe cuAles
son las condiciones que necesita un terreno para po-
der producer. Nosotros no podemios, desgraciadamen-
te, poner nuestro pueblo en esas condiciones; pero si
podemnos ponerlo en condiciones de que mientras le
demos esa educaci6n, pueda l1 conpetir en su produe-
to, con los demis pueblos. Podemos poner al labra-
dor en condiciones de que su maiz pueda competir en
]a lIabana con el maiz coseehado en Norte Amirica;
nosotros debemos procurar poner t los que tienen po-
treros en condiciones de que el sebo que 61 tenga pue-
da sor vendido como manteca, inejor que el sebo que
con el nombre de manteca se nos trae de los Estados
Unidos.
Por eso, s5 iores, yo entiendo, para no cansar la
atenci6n de la Camara, que si nosotros logramos evitar
las causes que tienen forzosaimente que producer aqui
la alteraci6n del orden pfiblico, habremos heeho desa-
parecer los efectos. Yo entiendo que la enm enda del
sefior Columbi6 es muy buena en cuanto coloca, por
lo pronto, a mil hombres, es muy buena tambi6n, des-
de luego, porque hay un poco mas de garantia para
que el capital pueda emplearse en Cuba; pero es irri-
sorio suponer que el capital tuviera garantia solamen-
te con el poder de la fuerza armada; es 16gico suponer
que el capital pueda desenvolverse cuando pueda venir
en virtud de nuestras tarifas y nuestros aranceles. Y no
quiero entrar en esto, porque seri miejor ocasi6n otra
vez. lie diclio.
Si. FoONrANILLS: Pido la palabra para rectificar.
Sit. PRESIDENTE: Tiene la pala.bra el senior Fonta-
nills.
Sr. FONTANILLS: Yo me he visto precisado a hacer
esta rectificaci6n, :...!.ii. el senior Columbi6 insisted, A
pesar de mis manifestaciones, en pqe es la cuesti6n de
orden pfiblico, la primordial.
Muy pronto habri podido convencerse de que se ha
consultado la opinion de todos y cada uno de los senlo-
res de la CGmara. Y yo insist en recorder que son
perfectamente conocidas por todos, las funciones de las
Comisiones y de las Secciones nuestras. Es indudable
que si esos seis puntos senalados en la moci6n tienen
que pasar a sus respectivas Secciones, 6stas nombrarin
a su representante, para (qe se entienda con la Co-
misi6n permanent, y esas Comisiones, ocupadas in-
mediatamente de esas materials, no es possible que
dejen en esta semnana de dictaminar, casi conjuntamen-
te, sobre todos y cada uno de 6llos, sin que por parte
de ninguna Comisi6n se haya dado preferencia ai de-
terminados asuntos.
Respect i las manifestaciones que hice hoy, son
sugeridas por las hechas li la Camara, por el senior la
Torre, que anunciaban no solo desconfianza, sino te-
mor de que pudiera Ilegarse a la terminaci6n de nues-
tros trabajos legislativos, sin que pudidramos presenter
una sola ley, y que en el caso de que se presentara,
no tuviera mas que dos articulos; y como es necesario
quedemostremos que van mas alli nuestros prop6si-
tos, a eso se encamina nuestra moci6n; se encamina
a que podamos regir al pueblo, antes de terminal
nuestro primer period legislative, Li decirle: nosotros
no nos vamos, hasta tanto que no tengamos termina-
dos esos asuntos importantes, esas tres leyes princi-
pales.
SR. :LBARRAN: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRiESIDENTE: Tiene la palabra el senior A.lbarrAn.
Sn. ALBARRA N: Seniores Representantes: ser6 muy
breve en la aclaraci6n que voy a hacer. Todo el mun-
do sabe quo uno de los deberes esenciales de tod6 Es-
tado es el de ]a conservaci6n del orden interior. Ese
orden interior pudiera perturbarse con motive de una


guerra, por el bandolerismo; etc., etc., y creo que el
Estado debe reprimir severamente, desde losprimeros
moments, cualquier desorden interior.
El bandolerismo no nace por generacibn expontanea,
hay multitud de causes, que influyen en su desarrollo
produciendo enfermedad social. En los comienzos de
nuestra vida national, debe nuestro gobierno ocuparse
con interns de todo aquello que tienda a establecer la
harmonia entire los habitantes del territorio; pero ante
todo, en primer t6rmino, debe adoptar las medidas que
eviten a todo trance que el orden pfblico se altered.
La conservaci6n del orden interior, es para la Re-
pfbiica Cubana 1h base fire de su estabilidad, y es
necesario que el Congreso facility al Gobierno, por
medio de leyes sabias y oportunas, los elements que
pueda necesitar para cumplir su misi6n de paz en el
pais en que vivimos. He terminado.
Sn. PRESIDI)NTE: Se va t dar lecture la enmienda
para ponerla a votaci6n. (El Secretario, se'or Betan-
court, lee la enmnienda ya trascrita.)
SR. Al.iARRnN: Pido la palabra.
Sit. PRESIDENTE: i,Con qu6 objeto?
St. AI.BARRAN: Para pedir que se vote por parties
esa enmienda; yo solo he defendilo la primer parte.
SR. GARciA CATIZAxRES: Yo ereo que habiendo pe-
dido el Sr. Albarran que se vote por parties y siendo
6ste un precepto reglamentario no veo inconvenient
en que se haga asi.
SR. PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la primer par-
to de la enmienda; si se acuerda darle preferencia al
proyecto relative A la organizaci6n y aumento de la
Guardia Rural. Los que esten conformes que se pongan
de pie. (Es aprobado.) Queda aprobado.
SR. VILLU,,NDAS (F.): Pido la palabra: Hay otra en-
mienda pre-entada., y si se vota 6sta ya no hay lugar
at la otra.
Sn. PRKTSIIENTE: Se va a votar la segunda parte.
SR. GARciA CAR~ZARES: Yo tenia entendido que la
discusi6n s6lo era sobre la preferencia, y no sabia que
se habian consumido los turnos correspondientes en
pr6 y en contra.
Sit. PRESIDENTE: SO va a poner t votaci6n la segun-
da parte. Los que esten conformes con 611a que se pon-
gan de pie. ( Es desechada.) Queda desechada.
Se va a dar lecture i' otra enmienda. (El Secretario,
Sr. Betancourt, lee la enmlienda del Sr. Loynaz del Casti-
llo, ya trascrita. )
SR. RODRIOUKZ ACOSTrA: Pido la palabra para una
cuesti6n de orden.
SK. PRESIDINTE: Tiene la palabra el Sr. Rodriguez
Acosta.
SB. RODRiG UEZ ACOS 'A: La Presidencia al dar cunn-
ta de las enmiendas que se habian presentado, coloc6
en segundo lugar la enmienda que he tenido el honor
de presenter.
Sn. PRESIDENTE: Estin numeradas por el orden de
la presentaci6n.
SR. RODRiGUEZ ACOSTA: Habia entendido que la
Presidencia le habia concedido a la mia el segundo
lugar.
SR. BLANCO: Al principio s le di6 A esa el tercer
lugar.
Sn. LOYNAZ DEL CASTIL.LO: Sefiores Representantes:
Deseo llamar la atenci6n de la ('. ". ,i t, hicia el hecho
de que la Repfblica de Cuba aun no tiene, en el ex-
tranjero, organizada la representaci6n diplomAtica, y
en todas parties existen colonies numerosas de nues-
tros compatriotas ansiosas ya de que los 1.... i -n i y re-
presenten en aquellos passes c6nsules cubanos, y no
e6nsules americanos. Parece que el Ejecutivo se ha
visto cohibido para dar la representaci6n de Cuba en










374 DIARIO DE I, 'N DEL CONGRESO.-CAMA1RA


el extranjero A ciudadanos cubanos, por el hecho de
no haber todavia una Ley organica quo regule la re-
presentaci6n diplomatica. Por eso, en la enmienda por
mi present ada, ocupaba el tercer lugar el Proyeeto de
Ley para representaci6n diplomitica de Cuba en el ex-
tranjero. Seflores: Las emigraciones cubanas aguardan
en este sentido una resoluci6n patri6tica de la Camara.
Vosotros resolver6is.
Sn. VILLUENDAS (E.): Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Enrique
Villuendas.
SR. VILLUENDAs (E.): Sr. President y senores Re-
presentantes: Ayer, por lo premioso del tiempo en una
sesi6n, cuya pr6rroga esperaba yo, no tuve ocasi6n ni
tiempo de explicar todo el alcance y todo el porque de
la. moci6n que con los sefiores Fontanills, Xiques, Men-
dieta, y algdn otro compailero, present A la Camara.
Nosotros, en realidad, no tuvimos otro objeto que hacer
un program parlamentario; pero quisimos tener una
base de ordenaci6n y dijimos: este cs el Ejecutivo, es-
te es el Legislativo, y aqu6l es el pueblo para el que
el Legislative hace las leyes; el EI j.- ,i iv.. gobierna, y
6sta es la Constituci6n que nos rige a todos. Y al ver
al Ejecutivo, lo primero que vieron los firmantes de
la moci6n que presentamos ayer, fu6 que el Ejecutivo
no funcionaba con arreglo A la Constituci6n, que hace
obligatorio, por medio de uno de sus articulos, la Ley
de Secretaries; y porque la Ley de Secretarias la juz-
gAbamos nosotros asi, la pusimos la primera, y por
otra cosa ademAs, porque 6lla ha de dividir profunda-
mente A la C4mara, porque esta intimamente relacio-
nada con la cuesti6n de la creaci6n de la Secretaria
de la Guerra. Por consiguiente de su resoluci6n va a
defender el aumento de las fuerzas armadas, que pi-
di6 el Ejecutivo, y en definitive la organizaci6n. y au-
mento de la Guardia Rural.
Despu6s hablamos de la Ley Municipal y Provincial,
porque se esta dando el caso normal de quo desde el
veinte de Mayo esta rigiendo una Constituci6n que no
esta adaptada afin a nuestro pueblo. Y mientras la
Constituci6n dispone que el Municipio es el Poder Le-
gislativo de las municipalidades, y el Alcalde es
simplemente el Poder Ejecutivo, se siguen sentandi,
los Alcaldes cubanos como Presidentes de esos Conse-
jos Municipales; y este problema. esta intimamente li-
gado......
Sn. RODRiGUEZ ACOSTA: Pido nl palabra para una
cuesti6n de orden.
SE. PRESIDENTE: Tiene la palabra para la cu, sti6n
de orden.
Sa: RODRiGUEz ACOSTA: Entiendo que se est4 defen-
diendo una moci6n respect a la cual hay varias en-
miendas presentadas a la Mesa.
Sa. VILLUENDAs (E.): Yo no puedo combatir algo,
sino digo, por que defiendo lo mio.
SB. RoDRioGEz ACOSTA: Bueno, pues entonces que
defienda la moci6n.
S. VILLUENDAS (E.): Y la estoy combatiendo por-
que no dicen en 611a 6so que yo estoy diciendo, que es
lo que yo creo que debiera decir. Si dijera 6so la en-
mienda, estaria conforme con 611a.
SR. RODRIGIJEZ ACOSTA: Es una manera de defender.
SR. VILLUENDAS (E.): iPuedo seguir Sr. President?
(Risas. )
SR. PRESIDENTE: Continfle el Sr. Villuendas.
Sa. VILLUENDAS (E.): Y porque ese problema de la
Ley Municipal esta intimamente ligado con la justi-
cia, con la administraci6n de Justicia, que la Consti-
tuci6n hace gratuita y que present un verdadero pro-
blema pavoroso A la consideraci6n del Poder Ejecutivo
y del Legislativo, A punto tal que legisladores muy


profundos, jurisconsultos muy eminentes hablan y
emiten una opinion, muy respectable por cierto, de que
seria convenient suprimir la justicia municipal, que
la justicia correccional hace hoy innecesaria
Y en tercer lugar ponemos nosotros la paga del
Ej6rcito, porque entendemos, los que firmamos la mo-
ci6n y por eso estamos en contra de la enmienda, que
la paga del Ej6rcito es una cuesti6n magna, mejor di-
cho, es la cuesti6n magna. Y por que es un problema
grave y capital nosotros debemos estudiarlo y afron-
tarlo. Haciendo mio el epigrafe de un peri6dico de
esta capital, dird que hay que darle cara al peligro;
porque apart de la raz6n de deber y de gratitud para
solventar la deuda contraida con el ej.',i il.. hay en
concept mio, y de los que conmigo firman Ia moci6n
presentada, una cuesti6n de orden pfiblico, y tambi6n
la resoluci6n del problema de la reconstrucci6n del
pais cubano. (Muy bien. Aplausos.) No porque los sol-
dados cubanos se fueran a la guerra por una paga.
Peusarlo 6 decirlo si no fuera mentirosamente absur-
do, seria iniserablemente infame. (Mug bien. Aplausos.)
Los cubanos se fueron, expontaneamente, a luchar
por la libertad de su pueblo, a luchar por el estable-
cimiento de una nacionalidad 6 ignorando-cuando
expontAnea y generosamente hacian Bsto-que algfin
dia iban a recibir alguna soldada.
Sa. BOZA: (Interrumpiendo.) Abandonando muchos
sus interests.
SU. VILLUENDAS (E.): Los soldados que pelearon
por su libertad y por la libertad de su patria, 4qu6 tie-
nen ahora?
La Camara y el pais saben que la casi totalidad de
los soldados del Ej6rcito Libertador eran los pequefios
agricultores de Cuba; y esos no tienen hoy absoluta-
mente nada; y esos hombres viven en estos moments
cavilosos y desconfiados: desconfiados del porvenir,
pensando, acaso, con infinite desolaci6n, que-no reina
en el mundo la justicia, porque no merecian 6llos, des-
pu6s del triunfo de sus ideals, este tremendo y pa-
voroso problema en el que no saben si su tranquilidad
y su esperanza van A naufragar, y a perderse tambi6n
el honor, la esperanza y la vida de la patria. Y por
que ademas el pago del Ej4rcito no iba i exigir, no
exigia a los i i i ,i, de la moci6n una ley, ya que en-
tendemos y reconocemos que el pago al Ejbrcito Li-
bertador esta subordinado a la rectificaci6n de las lis-
tas del Ejercito, y la1 satisfacci6n de las deudas na-
turales de la Naci6n.
Pero yo sostengo que una declaraci6n franca, alta y
uninime de esta Cimara al pais, diciendo que el Ej6r-
cito se va a pagar y de qu6 manera se va, a pagar, ha-
ria, si no innecesaria, al menos, no apremiante esa ley
de orden pfblico y ese aumento de la Guardia Rural.
Porque el Sr. Garcia Vieta lo ha dicho: esos hombres
que se agitan hoy en la miseria son afn, en donde quio-
ra que residan el simbolo y la guia de aquellos otros
que mis templados no fueron t la guerra; pero que mi-
ran a aquellos compatriotas como los primeros qute de-
ben guiarlos en estos moments de la vida pfblica; y
si en esos guias se ve la inquietud y la desconfianza,
los demas-el pueblo todo-se siente poseido de la
misma desconfianza; y es un deber de los que nos sen-
tamos aqui, representando a ese pueblo, calmar ese
pavoroso malestar, tal vez el mas grave 6 inquietante
de todos.
Y hemos puesto despubs la ley de orden pdblico, y
la reorganizaci6n de las fuerzas armadas, porque
afrontados ya los otros problems mencionados y he-
cha la declaraci6n sobre la paga del Ej6rcito, es muy
natural que nos ocupemos del aumento de esas fuerzas
armadas.










DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 375


Esta nmaiana he tenido occasion do visitar a la Caba-
fia y he podido apreciar que de doscientos cineuenta
6 mal contados trescientos artjill ,ros, atpenas hay en
la fortaleza unos veinto, los demis estan cubriendo
los campamentos de Columbia, la Auditoria, la
Tesoreria, servicios quo en ninguna part estan
encomendados al Cuerpo de Artilleria. Alli todo
es deficient. Las medidas sanitarias, que pare-
cia que ya se habian inculcido en nuestra vida
pfiblica y que fueron de las cosas buenas que aqui hizo
el interventor, parece que ya se van olvidando. En la
Cabania no hay baiios ni desagiies y mientras labande-
ra cubana flota on una de nuestras primeras forta-
lezas, cubriendo solo miiserias, miserias compromete-
doras, al otro lado, apenas cien metros mas allt, se
ve la bandera americana cubrii ndo un campamento de
soldados americanos, que precisamente, en los momen-
tos on que yo desembarcaba, colocaba tubos de drena-
jo y cafierias para rocibir agua potable, y abundant.
;Y nos oponemos despu6s de 6sto, A los proyectos,
encaminados A mejorar la situaci6n del pais, remitidos
por el Ploder Ejecutivo, y por la otra Cimara! Y ha-
ccmos en cambio oposicion A ese Ejecutivo que por el
conocimiento de todos los asuntos de la vida national,
necesariamente tiene que ser logicamente competent,
y ya que digo esto cs bueno que tengamos en cuenta,
que no son estas sencillas lamentaciones que me hago,
sino que son natural consecuencia de los hechos tris-
tisimos que estoy presenciando, y t6ngase present, de
una vez para siempre, y no lo olvidemos nunca, que el
Sr. Tomas Estrada Palna, que se sienta en la Presi
dencia de la Repftblica, fu4 traido aqui por el acuerdo
de los dos partidos politicos que tienen representaci6n
en esta CAmara.
S1n. PRESIDENTE: (.1l/ .. .. la campanilla.) Sr. Vi-
Ihendas, no se salga del debate.
S-. VILLUIENDAS (E.): Entro en el debate, del que
parece que me habia salido, por lo que seguramente
me llam6 al orden el Sr. President.
Yo digo,sefiores Representantes, que debemos much
respeto, a lo que el Poder Ejecutivo nos dice, por que
el Poder Ejecutivo no es el enemigo de nosotros, el
IPoder Ejecutivo, es una de las ruedas de la maquina
national, y tan interesado como nosotros, en resolver
el problema de la vida national.
Ilace un moment el Sr. la Torre hablaba de que
era necesario consolidar la situaci6n cubana; pues yo
le puedo asegurar, que el Ejecutivo hace mas de diez
dias envi6 un proyecto, a este respect, y que o 1, no
es el responsible de que este asunto no est6 resuelto.
Yo combat la enmienda, por la misma raz6n; por
que no va a resolver un s6lo problema; y por que la
enmienda no esta de acuerdo, con un verdadero pro-
grama parlamentario, en que deben ser tratados una
series de asuntos, todos importantcs, y dirigidos todos
a un fin comfin. Eso es lo fnico convenient que de-
bemos hacer. El pueblo cubano no sabe en estos mo-
mentos si la que llota al aire es la bandera de una
nueva Reptblica s6lida y stable, 6 si es el triste an-
gurio de un fin desastroso 4 inevitable en el que nau-
fraga su amor y sus insias.
Sa. GARCiA VIETA: Por segunda vez me voy a per-
mitir molestar la atenci6n de la CAmara para que se
acuerde, se interest, del Ejecutivo qu6 medidas se han
tomado 6 se piensan tomar para mejorar la condici6n
de nuestros compatriotas, los artilleros destacados en
la fortaleza de la Cabafna.
SR. COLUMBIE: Yo crei que este ruego era con moti-
vo de esta enmienda y no una nueva petici6n.


SR. PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la enmienda
discutida.
SR. LOYNAZ DEL CASTILLO: Cono estoy de acuerdo
con la moci6n presentada por el Sr. Villuendas y sus
distinguidos compafieros, para facilitar el triunfo de
la enmienda, retire mi proposici6n.
SR. PRESIDENTE: Queda retirada la enmienda del
Sr. Loynaz del Castillo.
SR. GARCIA VIETA: Mi ruego era en primer termiino
interesar del Ejecutivo saber qu6 medidas estin en vi-
gor 6 se piensan tomar para dar entrada a los cubanos
en el cuerpo de artilleria.
SR. PRESIDENTE: Sirvase presentarla por eserito.
SR. GONZALEZ AROCIHA: Para una onesti6n pr6via.
Tengo entendido que hace dias se acord6 por 6sta OC-
mara que todas las mociones que estaban sobre la me-
sa y que quedaban por leerse, pasaran t las Secciones
y Comisiones que estan ya funcionando. Como se ha
presentado una que tiene intima relaciOn con el asun-
to que se esta discutiendo y pudiera acordarse aqui
que pase A otra Comisi6n, que no tenga conocimiento
de ese asunto yo pido que pase a la de Obras Pfblicas,
que tiene una proposici6n en studio desde el dia
veinte y cuatro de Mayo, cuya moci6n es de gran in-
teres para la Provincia de Pinar del Rio, para la agri-
cultura y para el pais. Como el no resolver este par-
ticular pronto habria de traer perjuicio a la agricul-
tura, entiendo que la Cmnara en estos moments
podia ocuparse del asunto.
He oido al Sr. Villuendas hablando de asuntos pre-
ferentes de la ley tal o cual, y yo entiendo que la CA-
mara no debe ocuparse de iun asunto solo; consideran-
do que la discusi6n de este asunto es tan preferente
como todos los demias, porque si important es el asun-
to consular.........
Si. PnRSIDENTE: Se esta discutiendo una enmienda'
precisamente, sobre lo que dele ser objeto del trabajo
de la Secciones; y si esa moci6n en que se pide determi-
nado orden, en los trabajos de la Secciones y Comisio-
nes, no le parece bien al Sr. Gonzvilez Arocha puede
pedir un turn en contra y la Presidencia se lo conce-
dera, porque la Presidencia no le queda mins remedio
que permitir la discusi6n de la enmienda y la moci6n.
SR. GONZALEZ AiOCIIA: Pero es que hay un acuerdo
del otro dia, por el cual so acord6 terminantemente...
SR. PRESIDENTK: La Presidencia no puede conceder
la palabra.
SR. BETANCOURT, Secretario: (Lee.)

(
Los Representantes que suscriben proponent la si-
guiente enmienda A la moci6n de fijar un orden cro-
nol6gico para el studio de los diversos Proyectos de
Ley presentados a la consideration de esta Camara.
Que se adopted este orden como el mas 16gico: Art. 1
Ley de Relaciones entire el Senado y la Camara de Re-
presentantes. 2? Ley de organizaci6n de la Guardia
Rural. 3? Ley de Secretarias. 4? Ley Mii.:-ip.l
organica y electoral complementaria. 5? Ley OrgA-
nica Provincial. 6? Ley de la paga del Ej6rcito. 7?
Ley 6 leyes sobre presupuestos y aranceles. 8? Pro-
yectos de Ley que vengan del Senado. Art. 20 Que
no se termine esta legislature sin acordar las antedi-
chas leyes. Salbn de la Cnmara de Representantes, Ju-
nio 28 de 1902. -Florencio Villuendas.-Pedro Marti-
nez Rojas.n

Sn. PRESIDENTE: Se pone a discusi6n.
Si. RonDiGUEZ ACOSTA: ,Esa es la enmienda que yo









376 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


he presentado? Tal parece que es la misma, no hay
diferencia substantial.
SR. BETANCOURT; Secretario: Esta esta firmada por
el Sr. Florencio Villuendas.
SR. RODRGioKZ ACOSTA: Es que yo he presentado la
mia antes de empezar la sesi6n.
SR. PRESIDENTE: riene la palabra el Sr. Rodriguez
Acosta.
SR. RODRiGUEz ACOSTA: jCuOal es la enmienda que
se somete A discusi6n?
Sn. PRESIDENTE: La firmada por el Sr. Florencio
Villuendas.
SR. RODRiGUEz ACOSTA: Entonces yo retire la mia,
haciendo co-star que la he presentado antes de empe-
zar la sesi6n, y que el Sr. Secretario le ha dado lecture
en segundo lugar. Aqui hay various Representantes que
la han oldo.
SR. BLANCO: Si sefnor, se present antes de la sesi6n.
SR. BETANCOURT, Secretario: El Sr. President ha si-
do el que les ha puesto el orden, en la forma en que
aparecieron sobre la mesa.
SR. VILLUENDAS (F.): Yo tendria muchisimo gusto
en que la enmienda del Sr. Rodriguez Acosta se dis-
cuta antes que la mia.
SR. PRESIDENTE: Se va a dar lecture a la enmienda
del Sr. Rodriguez Acosta. (El Secretario, Sr. Bctan-
court, lee la enmienda ya trascrita.) Se pone a discusi6n.
SR. RODRiGUEZ ACOSTA: Pido la palabra on pr6.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Rodriguez
Acosta.
SR. RODRiGUEz ACOSTA: A pesar de las manifesta-
ciones que acaba de hacer el Sr. Fontanills, es lo cierto
que el Sr. Enrique Villuendas, ayer, cuando present
a la consideraci6n de la Camara, su moci6n establecia
un orden de preferencia para discutir los asuntos.
Yo recuerdo, y podria invocar en mi apoyo el testimo-
nio de various sefiores Representantes, que el Sr. Vi-
luendas decia que se ibar a establecer un orden crono-
16gico. Y 6ste es el punto objeto de la enmienda que
someto a la CAmara. Yo no he de entrar en la'dis-
cusi6n sobre la pertinencia de metodizar nuestros tra-
bajos, y precisamente, porque estaba de acuerdo con
el Sr. Villuendas en que on unas sesiones iban a discu-
tirse unas materials, yen otras,otras, llegando A vencer.-
se el period legislative, sin tomarse acuerdo sobre nin-
guna: era por lo que estimaba que esa orden de prefe-
rencia debia establecerse. De modo que, a lo que con-
tiene la moci6n del Sr. Villuendas yo no puedo opo-
nerme, porque ya es mi criterio, today vez que entiendo,
que deben sistematizarse los trabajos para no perder
este period legislative; pero en lo que yo no estoy
conform, y por ello mi enmienda,-y si se hubiera
hecho esta explicaci6n antes se hubiera suprimido,
'una gran part de los debates y de las enmiendas que
aqui se han presentado,-es con ese orden tal como
el Sr. Villuendas lo establecia en su moci6n.
Voy A decir por que yo doy preferencia a algunos
asuntos y cuales son las razones para cambiar ese orden
establecido que no se opone en nada, por lo que estoy
viendo, al espiritu general de la Camara, al que esta
en la mente detodos los seflores Representantes, que
aqui se encuentran presents. Yo entiendo que lo
primero que tenemos que resolver son las leyes para
los organismos que la Constituci6n crea. Estamos en
un period constituyente, y mientras este period cons-
tituyente no pase A ser de constituci6n definitive de la
Repfiblica, no es possible hacer nada en ningfin orden
de asuntos. Ya se ha sometido a la consideraci6n de
los sefiores Representantes impliamente, tanto por el
Sr. Albarran como por el Sr. ColumbiM, la importan-
cia que tiene para la prosperidad y el asiento de la Re-


pfiblica, la cuesti6n de orden pfiblico. De modo que yo
no voy entrar en consideraciones sobre el particular,
por que la moci6n presentada por el Sr. Columbi6, ha
sido aprobada. Yo tambien pienso como esos sefiores,
que la primera garantia que un gobierno debe dar A las
ciudadanos, es la seguridad civil. Y mas en Cuba don-
de tenemos obligaci6n especial y terminante, respect a
las vidas y propiedades de los ciudadanos extranjeros.
La provincia que yo tengo el honor de representar
en esta Camara, no tiene doscientos hombres para ga-
rantizar la seguridad individual on las poblaciones y
en los campos. Alli se stt dando el especticulo asom-
broso de que no ha ocurrido ni un solo caso de bando-
lerismo desde que termin6 la dominaci6n espafiola;
pero 6sta no es una raz6n para que el gobierno deje
de proveer A esta necesidad. Cualquier conflict pue-
de surgir de repente con una naci6n extianjera, y en-
seguida ha de aparecer esa ley Platt que esti escrita en
nuestra Constituci6n, y que pesa sobre nuestros corazo-
nes,con peso abrumador, para venir a crear un entorpe-
cimiento en nuestra vida normal. Ahora bien, como
que 6sta es una cuesti6n que ha tratado el Sr. Colum-
biW, y ya la CAmara ha resuelto que debe ser ma-
teria preferente, tampoco hago de osto asunto indis-
pensable, y estoy dispuesto A retirarlo de mi enmienda.
Discurriendo dentro de este razonam;ento 16gico,
entendia yo que la ley de Secretarias, la ley de Re-
laciones entire la Cimara y el Senado, venian a esta-
blecer definitivamente, ai pesar del period en que nos
encontramos, la constituoi6n de la Camara, el Senado
y el Ejecutivo, y i determinar su march regular den-
tro del desenvolvimiento de nuestras institutuciones.
Despues de la ley de Orden Phblico y organizaci6n
de la Guardia Rural, la de Secretaiias, debe ser vota-
da, porque soy de los que entienden que deben dArse-
le al Ejecutivo todas las leyes necesarias para regula-
rizar el funcionamiento del Gobierno. De modo que
si la moci6n del Sr. Columbi6 se hubiera sometido a
debate yo hubiera votado por ella sin discusi6n de nin-
guna clase.
Despu6s de este particular, la ley Municipal y la ley
Provincial son las que correspondent, en mi sentir,
que sean resueltas preferentemente, porque de esa ma-
nera tendrA el Poder Ejecutivo, el Legislativo y el Ju-
dicial, el Municipio y la Provincia un desenvolvimien.
to normal.
Despu6s entendia yo por razones que voy i exponer
aqui, de una manera implia y sin reserves mentales
de ninguna clase, ya que mi condici6n de hombre ci-
vil, y las circunstancias de no haber traido A esta
Ciimara compromises con electors de ninguna clase,
a este respect, me garantizan contra todo interns per-
sonal. Establecia, digo, despu6s de constituida la Re-
publica, como cuesti6n preference de resoluci6n para
nosotros, la de las deudas que esta Repuiblica ha trai-
do a la vida desde el moment de su constituci6n, con-
siderando, desde luego como una deuda indiscutible,
la contra.ida con el Ej6rcito Libertador.
Yo soy uno de los mas fervientes y decididos defen-
sores de la paga del Ejrcito, y lo digo bajo la condi-
ci6n de no tener compromises do ninguna clase mas
que los que he contraido con mi propia conciencia, y
eso me basta y me ha bastado siempre en el curso de
mi modest vida phblica. Establecia, repito, que cons-
tituida la Repfiblica, el primer problema que debia
resolverse era el de los compromises que habian sido
contraidos, y como debian solventarse Y por eso yo
ponia en quinto lugar la resoluci6n de la paga del
Ej6rcito, y de las demis deudas que la Constituci6n
en las primeras bases de las disposiciones transitorias
nos obliga A reconocer.









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 377


Despues me ocupaba, como material que en el orden
preference establecido era de importancia capital, en
la de los Presupuestos Generales del Estado y en la
de hl reforlma de los aranceles de la Repfiblica, y asi,
nacida 6sta a la vida normal con regularizaci6n de to-
das sus funciones, era neccsario ocuparse en los pre-
supuestos, que vienen ser para la Naci6n el pan
nuestro de cada dia, esto es, de cuales han de ser los
ingresos y egresos de la Naci6n.
Yo entiendo que la deuda contraida con ese Ejerci-
to, es una deuda reconocida por la Constituci6n, y lo
constitutional no se dispute, se cumple; pero antes de-
beomos asegurar i la Naci6n los medios de subsisten-
cia, la. inanera de que pueda vivir, para que despu6s
pue(da pagar sus dendas. (Aplausos.)
Y por filtiimo, debe tratarse del particular que se
relaciona con el desarrollo de la riqueza pecuaria, so-
b)'e el cual entiendo que hay un proyecto del senior
Secr'etario de Agricultura, quo yo seria el primero en
;I I" -. alr.
I)e nodo que, corno se ve, este orden que yo esta-
blezco Ipala mnetodizar el trabajo estai basado en un de-
senvolvimniento 6lgico y rational.
i(Cul es el razonaomiento en que se fund, el pro-
Ipuesto por el senor Enrique Villuendas? ,Cual es la
lba.s en que descansa?
Yo aqui relacionaba los asuntos por el orden en que
debeii ser discutidos regularizando u la vez el traba.jo.
Y lhago esta aclaracion, porque la moci6n presentada
p)or el seoor Florencio Villuendas no se diferencia en
gran parte de la que yo he tenido el honor de prescn-
tar: y tan es asi, que en su moci6n se indica algo de
lo qe yo lie puesto en la mia.
Antes do terminar, debo hacer hincapi6 en el segun-
do parrafo. En el que dice que no ha de cerrarse el
period legislative sin resolverse antes estos gravisi-
mos asuntos, t fin de que entire la naci6n, en el cainino
de su vida normal, buscando primero con el presiu-
puesto la ley que normalice su vida para despu6s sol-
ventar los compromises contraidos con el ej6rcito y
(lemis acreedores de la Revoluci6n.
SR. FONTS: 'Pido la palabra en contra.
SR. PRESNUENTK: Tiene la palabra el senor Fonts.
Sn. FONTs: Yo lie pedido la palabra en contra de lo
propuesto por el senor Rodriguez Acosta, pero antes
de liacer uso de 6lla, en contra, me voy t permitir ha-
cer un ruego, una pregunta mejor dicho: ,Tiene el se-
i1or Rodriguez Acosta especial empefio en mantener
la frase ((orden cronol6gico?) Porque si el senior Rodri-
guez Acosta pretend presenter un program parla-
mentario, como ha dicho, i- .1.i1. los asuntos en que se
debe ocupar esta COmara con preferencia, yo desde
luego suscribo esa moci6on.
Esas cuestiones comprendidas en la moci6n son de
grandisima importancia, y lha sido brillantemente de-
fendida su pertenencia por el senior Rodriguez Acosta.
Ahora si de lo que so trata es, de no powder pasanr i
resolve algfun asunto, sin haber resuelto, previanien-
te, los que se establecen por orden cronol6gico y con
sujeci6n al mismo orden, entonces me opongo.........
SR. RoUDiGUEZ ACOSTA: (Inte .rrimpiendo.) No, reti-
ro la frase.
SR. FoxTs: Entonces n0 lo hao us de la palabra.
Si. FONTANILLS: Pido la palabra.
SR. PtESlDENTE: Tiene la palabra. el Sr. Fontanills.
SB. FO(NTANILI.L: Sefiores Representantes: en efecto
despu6s de loe haberse consuido dos turnos, nos eneon-
tramos a la inisma altura y era 16gico que asi sucedie-
se, porque despues de ihaber diseutido tanto, no nos
hemos podido entender, ni nos hemros dicho nada. Yo
insist de nuevo en la necesidad de algo que lieve a


mi Animo el convencimiento de donde est6 el error,
cuil es la causa de que no tengamos un acuerdo, y por
esto es que no estoy conforme con lo que pide el senior
Rodriguez Acosta de establecer un orden cronol6gico
para el despacho de los diferentes asuntos que recla-
man hoy nuestra atenci6n preferente; porque entiendo
que todos y cada uno de los seis 6 site asuntos que
aqui, por diferentes seilores Representantes, se han ex-
puesto como preferentes, tienen esa misma preferencia
y estamos en la obligaci6n de estudiarlos y resolverlos.
Sn. RODRaiUEZ ACOSTA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el seilor Rodri-
guez Acosta.
Sit. RonRiGUlz AcosrA: Selior Presidente, seilores
Representantes: yo no tengo empeflo en sostener la fra-
se de orden ....,'.. ..'... lo que he querido es, establecer
un orden de preferencia porque yo lo que quiero es que
ninguna material, que ningfln proyecto, por grande y
transcendental que sea su importancia, se prescnte A
nuestro studio, a nuestra consideraci6n y resoluci6n,
sin que antes se hayan resuelto esos cinco 6 seis a.sun-
tos que entiendo son de importancia infinite.
De modo que yo estimo que debe establecerse un or-
den de relacion, de preferencia, no cronol6gico, yo no
tengo interns alguno en sostener la palabrita. La Ley
de Relaciones, entire el Senado y la ( juicio, el primer particular que tenemos que resolver;
que ya despues de 61 vendrt la Ley de Secretarias, la
Municipal y Provincial, la de la Guardia Rural y las
otras indispensable al desenvolvimiento de la Repu-
blica. La Ley de Relaciones tiene que ser la primer
de la que nos lhmos de ocupar porque 611a, ya lo dije
antes, regular nuestra march con el Senado. La Ley
de Secretarias no es de tanta imiportancia en el mo-
mento, pues ya el Ejecutivo estl perfectamente fun-
cionando y los Ayuntamientos tienen tambien su Ley
provisional; on canibio la Ley de Relaciones entire el
Senado y la Camara es de importancia urgent puesto
que cualquier Proyecto de Ley que se present en una
fl otra Ciamara, debe star sometido a esa ley, y por
eso se liace indispensable para (1qe nosotros marche-
mos de un modo regular. Despues la Ley de Orden
Pfblico. Ya yo no quiero hablar de la reorganizaci6n
de lai guardian. Rural, porque so vot6 una ley sobre 611a.
La Ley de orden p)blico, es necesaria para la existen-
cia (de todas las naciones, y en Cuba sobre todo, pot-
qne a mas de sus comlpromnisos puralmento nacionales,
existed el compromise que nos impone la Ley Platt,
que nos obliga a hacer (iue se rospeten las propieda-
des, vidas y haciendas de los cindadanos extranjeros
residents en el pais.
Sefiores, ha.y que tener en cuenta una cosa, noso-
tros hernos contenido al Ejecutivo ldentro de los limi-
tes mias estrehios que constitucionalmente pueden
mnarcarsele. El Ejecutivo se limita a mandarnos men-
sajes aqui en cada caso, dici6ndonos que se le autori-
ze, por) ejemplo, para el alluento de la guardia rural,
v esto no quiere decir ........
Su. PRE'DSII NTi: Le le c oncedido la palabra al so-
fior ltodriguez Acosta, para rectificar solamente.
Si. ROdI)mGUEZ ACOSTA: Bueno, pues, rectifico reti-
rando todo orden cronol6gico.
SI. VILLIENDAS (1.): Iido la palabra para una
aclaraci6n.
Sa. Plmcs ioNT,'I: Tiene la. palaura el senior Villuen-
das para una aclara.cin.
Sit. VILIUENI)IAS (E.): Una aclaraci6n que no le
d(1re inmportancia, y si se( la daria en el Salon de con-
ferencias, si no abrigara la. convieci6n de que se van
a retirar todaS as ens eniendas presentadas y se va A
apoyari mi moio6n. Yo no lhe dichlo aver que establecia









378 DIARIO DE -E.LI'lOES DEL CONGRESO.--(' C.\.I.\


ese orden cronol6gico; precisamente el senior Sirv6n me
pregunt6 si-6sa era mi intenci6n y le contest que n6.
Y ahora una sfiplica al senior Rodriguez Acosta: que
no able de seguridad civil.
SR. RODRIGUEz ACOSTA: Porque me dice el senior
Villuendas que no able de seguridad civil? Yo en-
tiendo que mis compafieros deben saber lo que es se-
guridad civil. La garantia que deben tener todos los
ciudadanos respect de sus vidas y haciendas, que es
niuy distinta de la seguridad political que se relaciona
con sus opinions y actos de esta naturaleza. La ma-
nifestacibn ha partido de un compailero mio y distin-
guido letrado, que sabe lo que son derechos civiles y
politicos.
SR. SARRAIN: Pero de eso no me hago responsible
como letrado.
SR. PRESIvENTE: Se pone a votacion la ennienda del
senior Rodriguez Acosta. Los que est6n conformes se
pondrailn de pi6. (Es desechada.) Queda desechada.
Si. BETANCOURT, Secretario: AdemAs de 6sa, hay
tres enmiendas mis. Yo deseo que sepan los seilores
Representantes, que yo no puede ni quiero dar prefe-
rencia .1 la lectura do las mociones. Yo estoy aqui pa-
ra obedecer las 6rdenes del seflor Presidente; yo he
contado las mociones, y el Presidente las ha numera-
do. Sepan 6sto los sefiores Representantes, para que
no crean que yo puedo tener preferencias.
Si. VILIATENDAS (F.): N iiii.-:1. he1mos supuesto 6so,
senor Secretario.
(El Secrelario, Sr. Betancourt, lee la enmienda de los se-
iores Villuendas (F.) y Martinez Rojas ya trascrila.)

St. PRISIDENTE: Se pone t discusin la enmienda
que acaba de leerse.
Sa. VILLUENDAS (F.): Pido la palabra.
Sit. PRESIDENTE: Tiene la. palabra el senior Floren-
cio Villuendas.
SR. VILLUEINDAS (F.): Sr. President y seiores Re-
presentantes: Los sefiores que presentaron ayer una
moci6n, A la cual yo he tenido el honor de presentar
una enmienda, con el Sr. Martinez Rojas, se propusie-
ron fijar un orden cronol6gico para tratar los asuntos.
Ahora 6llos, no s6 en virtud de que, han visto que
ese orden no era muy prictico, y yo no s6 por que ra-
z6n, han cambiado de parecer, manifestando ahora
que no era un orden convenient; pero yo sigo enten-
diendo que con dicha ordenaci6n, con la cual esta-
ba yo conforme, es decir, con la idea de que procedia
adoptar una pausa en la discusi6n de los asuntos que
tenian que someterse a la consideration de la Cnimara,
porque si los sefiores que prescntaron Ia moci6n iha-
bi4ranse limitado a decir que presentan un program
politico, no era necesario que lo hubieran )presentado
porque en el animo de todos los Representantes esta-
ba la preferencia de todos esos asuntos; no era nece-
sario que viniera aqui ningfinu Representante t decir-
nos cuales eran todos los asuntos m;is irmportantes
que estan sometidos A la deliberaci6n de esta Asaim-
blea.
De modo sea, que lo que llos quisieran hacer fu6
fijar un orden correlativo para discutir los asuntos
mas importantes, y cuyo orden no pudiera variarse y
yo vengo aqui a sostener (que dcbe acordarse Iuna line
de conduct formal. Preci~nsaii te decila uno de los
seilores, el Sr. Fontanills que podmia esta.)lecerse ......
SR. PRaSIDENTE: (Agitando la, '* .. ). Tengan
la bondad los seilores Representantes de guardar silen-
cio para que pueda hablar el Sr. Florencio Villuendas.
Si. VILLUENDAS (F.): Yo t. ngo mlucha paciencia,
tanto para oir A los seflores Representantes comoi para.
esperar que me oigan .1 mi.


Pues decia, -e,-,...: Representantes, que los que an-
tes hicieron uso de la palabra, creo que el Sr. Fonta-
nills decia......
SR. BETANCOURT, SeletiOrio: (Interrau)piendo.) Ruego
al senior Presidente me permit contar a ver si hay
quorum. Hay veinte y seis Representantes, Sr. Presi-
dente, no hay quorum. (Se interrimpe la sesi6n y entran
a alsl6 varaios seAores Represenantaes.)
SR. PRESIDENTE: Ya hay quorum, continfla la sesi6n.
SR. VILLUENDAS (F.): Decia, sefiores, que uno de

los Representantes que habia hablado contra ese orden
propuesto, era el Sr. Foutanills, que manifiesta que
entendia que se podian estudiar a la par varies asun-
tos por las Secciones y Comisiones. Y yo creo y en-
tiendo que esto no es possible por que las Secciones so
crean precisamente para que todos los niemnbros de la
CAmara puedan estudiar un asunto; no es como supo-
ne el Sr. Fontanills que se elija un miembro de esa
Secci6n para que sea el fnico que estudie, y luego en
la comisi6n permanent sea tambi6n el funico que es-
tudie el asunto y sea el finico que emita opinion en el
seno de esa Comisi6n. Todos los miembros de la Sce-
ci6n deben estudiar el asunto sometido a su conside-
raci6n y despuds que est6 mripliamente discutido en
el seno de 611a., entonces es cua.ndo so nombra al dele-
gado quien tiene que llevar al seno de la Comisi6n dic-
taminadora todas las cuestiones diseutidas en el seno
de la Secci6n que 61 va a representar. De mode que
vea el Sr. Fontanills como no es possible crear various
comisionados en delegaci6n de esas Secciones A Ia par,
porque hasta que una Secci6n no estudie un asunto no
puede nombrar su delegado; nombrado 6ste entonces
estudiara. otros asuntos y nombrn.ra otro delegado, en
cada una; pero no al mismo tiempo, porque supondria
que al mismo tiempo habria estudiado various asuntos,
lo cual es materialmente impossible. De modo que yo
creo que hay que establecer un orden de prelaci6n, en
el examen de los asuntos; precisamente se han aglome-
rado muchos sobre la mesa y estin ya en las Secciones
y Comisiones y al encontrarse ante un nfmnero tan gran-
de de asuntos que estudiar, hay necesidad de fijar un
orden pues no es possible pensar ra'cionalmente que
una Secci6n se vaya a ocupar de estudiar unos, y otra
de otros. Si asi sucediera cuando una Secci6n haya es-
tudiado, por ejemplo, ]a Ley Municipal, nombrara un
delegado para que vaya ai ]a Comisi6n dictaminadora:
ese delegado tendr(c que esperar quince dias 6 un mies
a que las otras Secciones hayan concluido de estudiar
esa Ley Municipal; para que se pueda former esa Co-
misi6n dictamninadora y para ganar tiempo se impo-
ne cierta prelaci6n de asuntos. Todas las Secciones,
pues, a mi juicio, deben estudiar todos los asuntos,
simultaneamente deben conocer un mismo particular,
porque no pueden esperar los demis al delegado, que
del seno de una Secci6n que tarda en estudiar un asun-
to va i forinar part de la Comisi6n dictaminadora; y
cuando 6sto se propuiso esa idea fu6 aceptada inmedia-
tamente por today la Camara, por que 61la estableeia
cierto orden, cierta pauta de prelaci6n, para todos los
asuntos. Pero la demora, en lo finico que estriba, es,
en cuales son los asuntos, cuail de 61ios es el primero
que debe ser estudiatdo; y mientras algunos sefores Re-
presentantes estimaban pertinente empezar por el es-
tudio de la Ley de Secretarias, otros entendian que
ldebia empezarse por ]a de la IPaga del Ej6rcito, y lue-
go pasar a la Ley Municipal, Provincial, etc.
Otros seiiores Representantes disentian de ese pare-
cer, y yo en mi enmienda, como otros compafieros,
croo y entiendo que lo mins 16gico, lo que sin lugar 6.
dudas debia, ser lo primero en estudiarse y resolverse,
es la Ley de Relaciones del Senado con la CAmarra; y










DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 379


despu6s que se pasase A estudiar la Ley de Orden PiA-
blico, por que ain cuando yo estoy completamente de
acuerdo con los compaileros que han dicho que no es
el orden mecanico, sino el orden juridico y la volun-
tad popular la que ha de seguirse, yo no me separo de
las circunstancias actuales, y consider la urgencia de
esa Ley.
Y tod a la Cmara piensa que despu6s de establecida
la Ley de Relaciones entire la Camara y el Senado,
debemos pasar al studio de la Ley de Orden Pfblico,
y despuAs pasar inmediatamente, A la Ley de Secreta-
rias; pero comn decia muy bien el Sr. Rodriguez
Acosta, que anteriormente defendia su enmienda, con
la Ley de Secretarias, se completaria la organizaci6n
del poder Ejecutivo, y despu6s pasariamos A estudiar
la Ley orgAnica de los Municipios y la de las Provin-
cias, para pasar luego al studio de la Ley sobre la
paga del Ej6rcito.
En caso de acuerdo, como quiera que mi enmienda
difiere poco de la otra presentada, yo desde luego no
tendria inconvenient en retirarla, y si no lo he hecho,
ha sido por que entiendo que con esta exposici6n de
ideas generals, no se pierde tiempo sino al contrario
se gana, pues por una part convene fijar que
no es possible que todos los sefiores Representan-
tes puedan star preparados para intervenir en to-
dos los asuntos que se presented A la consideraci6n de
la Camara, pero pueden intervenir en el exAmen de in
asunto concrete.
Todo el mundo sabe que siempre hay un nfimero de
asuntos A los cuales les presta cada cual mas aten-
ci6n porque constitute una afici6n de studios y por
eso es que mientras aqui un nfmero de Representan
tantes se dedican al studio de todos aquellos asuntos
que se relacionan con la Ley OrgAnica Municipal.
otros procuran encontrar una formula para la paga
del ejercito y otros para otros asuntos.
Al proponer, pues, A la Camara la moci6n que hemos
tenido el honor de formular, no nos ha guiado otra
idea que la de encausar los debates, y regularizarlos,
convencidos de que nunca adelantaremos si no se pro-
cede con orden y con metodo. He dicho.
Si. LA TORRE: Yo habia pedido la palabra en con-
tra y al pedirla habia anunciado que la solicitaba in-
distintamente para una fu otra proposici6n, porque si
bien eran dos en la forma, en el fondo no ers mAs que
una sola: ambas trataban sobre el orden de prelaci6n,
y la diferencia solamente consistia en la manera como
entendian sus autores ese orden.
Yo quiero, como el seflor Fontanills y como el seflor
Enrique Villuendas, que aqui se establezca un orden,
pero que ese orden sea, un orden cronol6gico, y quiero
(en breves palabras he de expresarlo, que todas las en-
miendas y todas las mociones que sobre un mismo
asunto se presented. se agrupen y se envien A una mis-
ma comisi6n para que nosotros los consideremos luego
en conjunto: aqui hay presentados various Proyectos de
Ley, tendentes A la reorganiza-i6n de la Guardia Ru-
ral, por ejemplo; y varias proposiciones 6 proyectos en
los que se pide su aumento solamente. Estos tendrin
que considerarse conjuntamente, de otro modo no se-
ria possible Ilegar A un acuerdo. Para que las Secciones
puedan trabajar es inecesario que acordemos que aqu6-
llas no puedan tratar de otros asuntos, sino de aqu61
que de antemano se ha acordado por la Camara. Si
Asto no se hace asi, no seria possible, seiores Repre-
sentantes, que se hicier;n leyes en ningin pais. Si
aqui va A ser necesario que para cada asunto se dedi-
quen todos, A la vez, A estudiar y resolver ese asunto,
no se llegara A hacer nada. Aqui hay sesenta Repre-
sentantes; pero de esos algunos pueden dedicarse al


studio de unas cuestiones, y otros, A otras distintas,
segfin sus conocimientos y aptitudes; sin la division
del trabajo, seria impossible que nos pudi6semos dedi-
car A ninguna labor seria y provechosa.
Nosotros constituimos aqui, dos fracciones political
organizadas, que tienen sus hombres peritos, con mAs
6 menos practice en los ramos de su especialidad; y
seria mAs fecunda su labor, si se a.gruparan en comi-
siones especiales, por cuanto no habrian de votar, sim-
plemente por razones political, sino que siendo dicta-
menes tecnicos, tendrian la ventaja de ilustrar A los
que desconocieran esos asuntos, y a su vez no vota-
rian influidos tan solo por razones political.
Por eso no me cansar6 de repetir: que en tanto que
nosotros no suprimamos esas Secciones, no ilegaremos
absolutamente A hacer una sola ley en esta C'mara. Es
necesario que dividamos los trabajos; que se encomien-
de k las Comisiones el studio de las cuestiones; de
ese modo, el que entienda de c6digos, que vaya & la
Comisi6n de C6digos, el que entienda de asuntos mi-
litares, que vaya A la Comisi6n de ese nombre; el que
entiende de instrucci6n publica, por ejemplo, que va-
ya A la de instrucci6n piblica, y et que tenga distin-
tas aptitudes, podra ligurar en mAs de una Comisi6n,
6 cuando haya algfin proyeeto que discutir en el seno
de otra Comisi6n distinta de la suya, vaya al seno de
esa Comisi6n A discutirlo 6 a tomar part en sus dis-
cusiones, ayudando con sus luces y conocimientos so-
bre el asunto a esa Comisi6n; asi no se seguirin esos
tramites (que yo entiendo son initiles y absurdos)
porque los asuntos deben estudiarse por las personas
peritas y venir aqui preparados para que reciban nues-
tra sanci6n, y no perdamos el tiempo en discusiones
interminable que no conducen A ningfin resultado
prActico. De ese modo se sabe, desde el primer momen-
to, cul1 es el Proyecto de Ley que merece los aplausos
de una mayoria absolute, sin distinci6n d6 bandos, co-
mo ha sucedido aqui con las dos mociones que ha pre-
sentado el seflor Neyra, por ejemplo.
De suerte, sefiores, que nosotros no debemos perder
mas tiempo, pasando dos dias mas consumiendo turnos
para cada una de esas enmiendas y mociones. RepAr-
tanse las mociones que estAn ahi, y que como decia el
Sr. GonzAlez Arocha, ya se habia acordado que pasaran
a las Comisiones correspondientes, y que sin esperar las
Comisiones A que terminen su trabajo las Secciones, y.
se les participe que ya estan suficientemente enteradas,
como dice el Reglamento, todos los sefores Represen-
tantes, porque entonces vendriamos aqui, al cabo de
un mes, A votar la primer de esas leyes, habiendo
perdido miserablemente el tiempo. Y yo creo que ha
llegado la hora de que no perdamos el tiempo, y que
desde la primer sesi6n empecemos A tratar de algo;
no importa que, sea lo primero, y que cuando vengan
aqui uno, dos 6 tres asuntos A la vez, entonces la CA-
mara decide A cual se le debe dar la prelaci6n; por-
que no es possible condenar A una Comisi6n que traba-
je pronto y bien, A que tenga que esperar A que las
otras Comisiones pueden llegar A dar un dictamen so-
bre cada Proyecto de Ley que se halla sometido A su
studio.
Nosotros vamos, desde luego, A aceptar lo que ahi
se propone en todas esas enmiendas, que todos son
asuntos preferentes, que A todos Allos deben dedicarse
las Secciones, si es possible, que las Secciones puedan
estudiar dos asuntos A la vez. Pero mientras tanto,
pedimos que las Comisiones, que son las importantes,
vayan estudiAndolos, pues, al fin y al cabo, los Repre-
sentantes comisionados de las Secciones serAn los mis-
mos miembros de las Comisiones especiales.
Yo, por tanto, ruego A los sefiores Representantes, A










380 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


los autores de esas distintas enmiendas, y 6 los auto-
res de la moci6n, que refundi6ndolas todas, acuerde
la CAmara que todos esos asuntos, se acepten como
preferentes, como muy importantes; que se acuerde
que no terminen los trabajos en esta legislature sin
tomar acuerdos sobre Mllos; pero en modo alguno en
ese orden cronol6gico, con ese orden de prelaci6n, que
no haria mas que matar toda iniciativa y hacer impo-
sible todo lo que aqui se quisiera acordar.
Yo suplico a los autores de las enmiendas que pro-
curen que termine este espectaculo triste que estamos
dando, de perder asi el tiempo, porque nos puede su-
ceder lo que los conejos de la i hil i, que con tanta
discusi6n dieron lugar a que llegaran los galgos y los
atraparan. (Risas.) No es possible que perdamos el
tiempo en estas discusiones cuando estamos hablando
de los intereses de ]a patria y de los compromises que
tenemos contraidos. (Aplausos.)
SR. PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la enmienda.
Los que est6n conformes que se pongan de pi6. (Es
desechadc.) Queda desechada.
SR. BOKGEs: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Borges.
SR. BOKGES: Sefiores: Convencido hasta la eviden-
cia de cuan cierto es lo que acaba de decir el Sr. ]a
Torre, porque he tenido ocasi6n de observarlo hoy
aqui, como en dias anteriores, declare que, con los se-
flores P6rez Abreu y Garcia Pola habia presentado
una enmienda 6a que se di6 lecture ayer, porque nota-
ba que entire los diferentes asuntos que se declaraban
urgentes 6 preferentes, se olvidaba uno esencialisimo,
que import much al desarrollo de la agriculture in-
dustria y comercio y A la regularizaci6n del trabajo.
Pero comprendiendo perfectamente que el senior la
Torre tiene raz6n al decir que estamos perdiendo el
tiempo, que todos los asuntos son importantes y que
deben ser discutidos en las Comisiones, para que a
media que vayan llegando A la deliberaci6n de la CA-
mara sean prontamente resueltos, retire esa enmienda
para que se obtenga la finalidad que persigue el senior
la Torre.
SR. PRESIDENTE: Retirada la enmienda del seflor
Borges, quedan dos mas.
SR. LA TORHE: Yo lament que el seflor Borges, no
est6 de acuerdo.
SR. BORGES: Yo lo finico quedeseo es, que se inclu-
yan entire los asuntos preferentes que habrdn de resol-
verse antes de terminar la legislature, los que intere-
san A la agriculture.
SR. RODniGUEZ ACOSTA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT: La tiene S. S.
Sa. RO)RiGUEZ ACOSTA: Para decir al Sr. Borges y
al Sr. la Torre, que esa cuesti6n a la que ellos dos dan
tanta importancia, estaba precisamente en la enmien-
da que ya habia presentado.
SR. PRESIDENTE: Se va 6 dar lecture a las dos en-
miendas que est6n sobre la mesa, si es que no la reti-
ran sus autores. (El Secretario, Sr. Gonzalo PHrez, lee
la enmienda de los selores Feria y M.. ....., ya trascrita.)
SR. BETANCOURT: Suplico A la ( '.iiiir., quesi duran-
te la discusi6n de la moci6n, terminara la hora regla-
mentaria., se acuerde prorrogar la sesi6n hasta termi-
nar este asunto.
Si. PRESIDENTE: ,Acuerda la CAmara prorrogar la
sesi6n hasta terminar este asunto? Los que est6n con-
formes que se pongan de pie. (Es aprobado.) Queda
acordado.
SR. FERIA: Pido la palabra para una aclaraci6n.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Feria.
Sn. FERIA: Yo estoy dispuesto A retirar mi enmien-
da: pero como quiera que en esa enmienda hay como


una especie de v6Avula de seguridad, para evitar la re-
vocaci6n de un acuerdo. si la moci6n contrarian triun-
fa, yo sostengo la enmienda en lo que respect A la se-
gunda parte, y retire todo lo que propongo en la pri-
mera.
SR. PRESIDENTI: La Presidencia no puede aceptar
eso, mientras est6 esa enmienda sobre la mesa, y no
se haya retirado.
SR. FERIA: Sr. President: Yo suplico que se le d6
lecture A la segunda parte de mi enmienda. (tl Secre-
tario, Sr. Betancourt, lee la segunda parte de la enmienda
ya trascrita.)
SR. LA TORRE: Para una aclaraci6n pido la palabra.
Si. PRESIDENTE: Puede hacer uso de la palabra S. S.
SR. LA TORRE: El Sr. Fontanills, ha dicho que esta
dispuesto a retirar su enmienda, de acuerdo con esta
filtima proposici6n; pero ni la proposici6n presentada
dice ni la enmienda puede decir el orden que se d( a
los asuntos 6 que se trate de uno solo exclusivamente.
De manera que yo creo innecesario que se adopted ese
acuerdo.
SR. FONTANILLS: Si lo que 4l quiere decir es lo que
ha dicho el Sr. la Torre del cierre 6 n6.
SR. FONTS: Perdone el Sr. Fontanills voy A tener
que ser un poco extenso con la venia del Sr. Presi-
dente, y lo siento por el Sr. la Torre que no quisiera
oir ningin discurso.
Yo voy A leer, y la Presidencia me lo va & permitir,
el orden que A mi juicio debe establecerse para la dis-
cusi6n de estos asuntos.
Yo creo que siguiendo este orden no solo ganaria-
mos tiempo, sine que los resultados serian mas pro-
vechosos.
Sa. FERIA: Estando de conformidad con e! orden
que ha leido 6 que ha establecido en los asuntos de
que deba tratar esta CAmara, antes de terminar la pri-
mera legislature, retire la enmienda.
SR. PRESIDENTE: iEl Sr. Feria retire la enmienda que
tenia presentada?
Sn. FERIA: Si senior, la retire por star conform
con el orden que ha establecido el Sr. Fonts, segfin ya
he manifestado.
SR. PRESIDENTE: Queda retirada la enmienda y se
va A leer la iltima.
Sr. BETANCOURT, Secretario: (Lee.)

((A LA CAMARA:

El Representante que suscribe tiene el honor de
proponer ]a siguiente enmienda laI moci6n de los
seilores Villnendas, Xiquei y otros: No podra de-
clararse terminada la present legislature, sin haberse
discutido y votado, cuando menos, las siguientes le-
yes, de que conocerA la C6m.ara por este orden: 1I
Aumento de la Guardia Rural. 29 Ley de los Conse-
jos Provinciales; y 39 Preupuestos generals de la
Naci6n.-Habana, Junio 28 de 1902.-Alfredo Be-
tancourt. )

SR. PRESIDENTE: Se pone A discusi6n la enmienda.
SR. BETANCOURT: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabSa el Sr. Betancourt.
SR. BETANCOURT: No teman los sefiores Represen-
tantes, que yo les canse con un discurso; no conviene,
no porque fuera mAs 6 menos sensible, porque yo ten-
go derecho A demandar de todos los sefiores Repre-
sentantes, empezando por el Sr. Borges, la misma de-
ferencia que he tenido yo siempre con aqullos al es-
cucharles.
Yo, que no estoy conforme con ninguna de las pro-
posiciones presentadas, ni con sus enmiendas, entien-










DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 381


do que practicamente no se puede discutir ese asunto
ahora, y yo suplico respetuosamente a la i', i ir i. que,
subsanando la falta de tiempo, me reserve la palabra
para manfana.
SK. PRESIDENTE: ,No quiiere el Sr. Betancourt que
se discuta hoy?
Sn. BiTTANCOI T: Ni pedi eso. ,No podria el Sr.
President tener la bondad de consultar A la ( ,ti, ,
si este asunto, en el que habr6 de ser algo ,xtenso,
pueda tratarse en otra sesi6n, reservkndome el uso de
la palabra para entonces?
Sn. PRESID)NT'm: La Presidencia lo somete it la CA-
mara. Se pone a la decision de la CAmara, si se accede
a lo que solicita el Sr. Betancourt Los que est6n ode
acuerdo en suspender la sesi6n, y que se trate (este
asnnto en otra, qut se p(ngan de pie.
Sa. GAlciA CANIZARES: Pido la palabra para lacer
una aclaracion.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Garcia Ca-
iiizare's.
SR. GARCiA CARIZARKS: Yo estimo que lo mismo yo
que cualquiera otro senior de la CAmara, accederiamos
con muchisimo gusto a lo solicitado por el Sr. Betan-
court, para permitirle que mnaana fuera cuando se
diseutiera este asunto. Pero estimo tambien, y como
yo algunos sefiores Representantes, que 6sto no puede
hacerse sin revisar un acuerdo de la Camara de conti-
nuar la sesi6n hasta que se terminen las enmiendas,
porque el Reglamento impide acceder A ello.
Sa. VILLUENDAS (F.): Para suplicar al S. Presiden-
te que hiciera leer la ftltima enmienda. (El, Secretario,
Sr. Gonzalo Perez, lee la enmieda ya trascrita. )
SR. IPRESIDENTE: Continia lai discusi6n de esta en-
mienda. Tiene la palabra el Sr. Betancourt.
Su. BETANCOURT: Comienzo manifestando que, aun-
que yo podria, no solo apelando a la cortesia de esta.
Camaara, sino tambi6n A la demostraci6n de 1) err6neo
del concept empleado (de que era necesario la revision
de un acuerdo tornado por esta Camara para acceder
a mii solicitud, haberme negado at hablar. Siento lque
la (Cmaora haya tornado este acuerdo, y sobre todo te-
ner que adelantar estos concepts, porque la CAmara
tendr'i que oir la oratoria, larga de un discurso que no
va a terminal, seguramente, lioy; y en ese caso no se
e.-tIII'- los distinguidos Representantes que me es-
cuclhan, de que yo no pueda concluir hoy mi lumildoe
trabajo y haya de terminarlo en la pr6xima sesi6n.
Yo he demostrado en este sitial que no he tenido
nunca ciertamente, lo que pudiera llamarse el afan de
exhibici6n. Yo que s6 hasta que punt) da autoridad
sobre los derais hombres y sobre el piblico la palabra,
y el hacer uso constant de 611a, much mLis en esta
tierra, done el que no habla estA perdido, yo he te-
nido bastante calm y prudencia para estar continua-
mente callado y no hacer uso de la palabra para no
cansar a mis compaileros eon mi humilde voz; pero si
tengo dereeho a presenter una moci6n, y no ya en uso
de un perfect derecho, como cualquier otro Repre-
sentante, sino entendiendo que debia oponerme A to
dos y cada uno de los parrafos de esa pr<,posici6n, no
solamente en lo que respect al orden cronol6gico, si-
no tambi6n al nDmero de los asuntos que en 1lla se
conmprenden.
Yo he presentado una enmienda que entrafia la idea
de que no se discutan mAs que determinados asuntos,
que no se traten todos los que se proponen en las en-
miendas que son ocho, y en algunas se mencionan
hasta nueve 6 diez.
Esti en la mente de todos que no vamos a tener
tiempo de hacerlo, porque cualquiera de ellos distrae-
ria la atenci6n profunda de la CAmara, y nos obligaria


A series estudios y A grandes meditaciones. Y cuando
venis que salitndonos de la vida regular que debicra
llevar esta (''"i ii i, hay algunos asuntos incidentales
que nos hacen pirder cl tiempo a mnenudo, yo temo
inucho, no digo ya que los ocho asuntos que se men-
cionan, sino que ninguno en lo absolute pueda llegar
A ser discutido. Pero ya dentro de esa realidad, nos-
otros, conocedores del mal, debemos procurar ponerle
remedio, convenientemente, para no merecer la censu-
ra del ptblico, de la prensa y de la opinion, que imagi-
nan que .no tenemos otra ocupaci6n ni devoci6n que
venir a la ';i i i I perder el tiempo en digre-iones y
frivolidades.
Yo entiendo que debemos hacker algo practice, no
solamente para calmar los anhelos de la opinion pfbli-
ca, sino para obtener la satisfacci6n del deber cumpli-
do. Nosotros no venimos aqui a hacer torneos litera-
rios ni a pronunciar discursos propios de un Ateneo;
nosotros venimnos aqui A legislar, Ai dictar leyes que
sean fitiles para el progress y bienestar de nuestra
patria, y no para ejercer una constant lisealizaci6n
sobre los actos del Podcr Fe'i. ., lvo, sin tener en cuen-
ta que en el nmomento actual no nos eneontramos en
condiciones normales para poder exigir responsabili-
dades por supuestas infraccione- constitucionales, que
A fuer de pequefias, y sin importancia, resultarian ri-
diculas por lo est6riles y pudieran ser hasta crimina-
les por lo anti-patri6ticas; porque entonces ;ah! sefio-
res Representantes. no nos quejemos constantemente
de que nuestras laborers resulted infruetuosas, y de
que veamos terninada la legislature y no hayamnos
lhecho nada positive, y con fundamentos pueda set
acertada y merecida la censura.
Aqui han venido una series de proyectos de distin-
guidos seflores Representantes que revelan una. labor
ilustrada y honda, prodluto de largas meditaciones,
que no han sido hijos del nmomento y de la precipita-
ciln; y sin embargo, aqui se ha acordado el phase i las
Secciones, yes 1, cierto que llevando cerca de dos me-
ses en funciones, no henios echo una ley que marque
nuestro paso por la ('Cimara Legislativa.
Aqui no hay banco azul ni I11.1 ..-; aqui estamos
conmpletamente solos, como guardians celosos de las
leyes, y cuando llegan Ai esta mesa, por conduct de
1i Prlesidencia, los mensajes que manda el Ejecutivo;
siempre encontramos un expediente exceptional, y la
mianera de que la adopei6n ode esos proyectos se dilate
indefinidamente. Y no hay nada mas contraproducen-
te que emplear el tiempo que debemos consagrar a
nuestras deliberaciones, en dimes y diretes, sin hacer
nada provechoso para la patria.
No intent, con esto, decir nada que pueda menos-
cabar nutstra seriedad; pero si quiero que nos ponga-
nis i cubierto de ciertas eriticas y censuras, porque
no so oculta A los seniores Representantes en, su inteli-
gencia y cultural, que aqui no estfi completamente re-
presentado todo el pais, aqui hay una opinion fuerte
y grande de dos partidos series, y fuera hay un nucleo
considerable y atendible tambi6n que no tiene repre-
sentaci6n entire nosotros, y un gran numero de perso-
nas que estin fiscalizando nuestros actos, no con anali-
sis tranquil y sereno, sino que no hacen mas que se-
flalar nuestros errors, que son los propios 4 indispen-
sables a todos los pueblos constituidos, cuando empie-
zan i dar sus primeros pasos en la vida pdblica; en un
pais en donde no existen antecedentes de las areas
parlalnentarias, y que por tanto se encuentra en con-
diciones dificiles y anormales para dotarle de leyes
que regulen su vida administrative y political. En este
sentido, yo creo que nosotros no debemos, ni engafiar-
nos, ni engaflar A la opinion phblica.









382 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--C.M\ 1. \


A la perspicacia de ninguno de los seffores Represen-
tantes, puede escapirsele 6sto. Yo hago a todos jus-
ticia, y al hacerla, me mueven miras interesadas, por
que de la justicia que yo .l-ltiil,.iiN. todos y cada
uno de los sefiores Representantes, con fespecto A su
mayor 6 menos ilustraci6n, algo me alcanza a mi.
Yo reconozco gustoso que todos los seflores Repre-
sentantes que se sientan en esta Camara, estin ani-
mados de los mris limpios deseos, y de la mejor buena
fe, para dotar ii nuestro pals de leyes que tiendan al
engrandecimiento y prosperidad del mismo; y, al ha-
cerles yo esta justicia, creo que 6llos cumplen como
buenos patriots, y nobles ciudadanos, que saben que
el bienestar y tranquilidad de esta patria adorada es
lo que correspond hacer A todo buen cubano, y por
que no olvidan que al hacerlo asi, realizan una obra
llamada A engrandecerlos y mejorarlos A si propios.
Yo entiendo que nosotros no tendremos disculpa si
acabamos Ja legislature, sin que hayarnos podido ha-
cer algo itil, dotando A nuestro pais de las mIs prin-
cipales y perentorias leyes.
Yo me lament al ver como los seniores Villuendas
y otros dignos tepresentantes, entire ellos el Sr. Xi-
ques, presentan y pretenden que se ponga a discusi6n,
tan solo con la lecture, un Proyeeto de Ley, tan largo,
que seria suficiente 61 solo, para consumer todos los
cuarenta dias del period legislative; y al ver que to-
dos coinciden en ciertas materials, por lo que es indu-
dable que no podemos figurArnoslo, sino que todos es-
tan conformes con algunas deesas leyes; pero que en
cambio, no piensan igual en lo relative al debate del
proyecto 6 de la proposici6n, porque. entienden que
no habra tiempo para que se lleve a cabo esa discu-
si6n; y que cuando la. comisi6n correspondiente con-
cluya de estudiarlo, y venga a la CAmara, no dispon-
dremos de medios hibiles para desarrollarlo debida-
mente.
Por consiguiente: nosotros tendremos que lamentar,
y yo por mi iparte lo deploro, desde el principio de
estas sesiones, que no estemos conlormes, en cuAl es
la mayor 6 menor importancia 6 tra.scendencia de un
Proyecto de Ley, para que sea disentido en p inmer t6r-
mino; porque ]a Ley de Secretarias, por ejemplo, no
import nada al pais para su reconstrucci6n, pues bien
6 mal, con Ley 6 sin ella, que regule el procedimiento
administrative, vienen funcionando las Secretarias del
Despacho. No sucede asi con la agriculture, la in-
dustria y el comercio, a los cuales debemos consagrar
preference atenci6n, asi como dedicarnos al studio de
otros asuntos que ya lo estaban durante el period
interventor, y que se refieren 6 relacionan con la go-
bernaci6n del pais.
Debemos tainbi6n tender las recomendaciones que
nos hace el Ejecutivo en su 'l. I- ,i.. sin career que
tengamos que censurarlo porque en la redaci6n de ese
document, no se able de ]a creaci6n de la Secretaria
de Guerra, pues en la Presidencia de la Repiblica,
patri6tica y previsoramente, se ha creido que tal orga-
nismo no habria de producer beneficios al pals, y que,
si la Secretaria de la Guerra tienc pai tidarios nume-
rosos en ambas Camaras, cierto es tamibin, que no es
menos numeroso el de los que nos oponemos A la crea-
ci6n de ese Ministerio, creyendo que eso traeria el mi-
litarismo, del que yo no soy partidario.
SR. LOYNAZ DEL CASTILLO: Co1iio nunca lo ha sido.
Sa. BETANCOIURT: Nunca lo he sido, senior Loynaz;
pero tengo entendido que en mi oposici6n a la Secre-
taria de la Guerra, no estoy solo sino bien acompa-
do de prestigiosos Jefes del Ej6rcito que se sientan en
estos bancos.
Las seis Subsecretarias correspondientes A las seis


Secretarias del Despacho que estan funcionando, fue-
ron suprimidas y no solamente no se ha echado de
menos a dichos departamentos, sino que acaso, pen-
sandolo bien, al ver que no nos hacen Ialta, hemos
creido que ha procedido perfectamente el Ejecutivo.
Tampoco entiendo que sea de una necesidad urgente,
como dice el sefnor Florencio Villuendas, separar la
Cartera de Estado de la de Justicia, ni que la de
Fomento tenga la dominaci6n comfin de Agricultura
Industrial, Conmercio y Obras Pfblicas, pues 611o no en-
trafia ni resuelve ningfin problema patrio. El carro
de la Republica no se desviarLi porque una Seeretaria
se llame de 6ste 6 aquel modo: marcharA ien siempre
que tengamos un maquinista expert, y los que vaya-
mos en 61 lo hagamos con lealtad, con patriotism y
con carifio; que en puridad en ese trend no varnos gen-
tes ,.x 1,1.,i-, sino que todos somos amigos, cubanos y
hermanos de la misma familiar; y que si llega & su
t6rmino, la gloria y el triunfo seran para todos los
viandantes, y si caemos en el abismo, no habra uno
siquiera que vacile en el sacrificio, antes de caer men-
guadamente.
Me lie opuesto tambi6n A lo que on esa enmienda se
propone, 6 sea a que se traten aqui determinados
a-untos con preferencia 6 los demis, porque entiendo
que hay otros que la demandan de mejor manera; por
ejemplo, en lo relative 6 orden pfiblico propuesto por
el senor Villuendas y otros distinguidos companeros
iios. Yo entiendo que no es 6so ]o oque procede: aqui
no hay orden piblico perturbado y se han tergiversa-
do los concepts, pues en esta Cimara hay abogados
distinguidisimos que saben perfectamente que el or-
den piblico no tienen nada que ver con el aumento
de la Guardia Rural. En Alenmania y en Rusia, por
ejemplo, en los paises mejor organizados del mundo,
se crea un cuerpo military compuesto de tires 6 cuatro
batallones, sin que eso afecte al margen de los presu-
puestos, pero de ninguna manera para hacer eso hay
que apelar la consideraci6n de hallarse perturbado
el orden piblico. Aqui no ha habido nada de eso; la
Guardian Rural conviene que so aumente porque es
una necesidad general y hondamente sentida. En
Cuba estamos viendo todos los dias secuestros, y hay
que dar garantias A los extrantgeros lo rismo que a
los cubanos, a todos los que son habitantes de Cuba,
porque tienen derecho A que se les respeten sus vidas
y propiedades.
,Y c6mo se les dan esas garantias en un pais en que
no hay comunicaciones, en que hay on cierto modo,
como sediments de la guerra, una idea muy triste
de la vida, un desprecio exagerado do 611a, en que el
hombre cree que jugAndola a cada momento realize
un act no censurable, sino meritorio? No pr que
estemos amenazados de ninguua invasion ,-:.I ii.-i I
que viniese hacia nosotros, pues la inica formal que
podemos temer es la de los americanos, y 61los por
honor a sus compromises y pot su propio interns, ha-
cen que aqui nadie pueda amenazar al ,ais cubano, y
que se cumpla extricta y honradamente la doctrine
de Monroe. Y si fuera de nosotros no vemos pertur-
baci6n que pueda Mmenazarnos, yo que hago la justicia
A mi patria de career que no habremos de verla nunca
presa (to disturbios interiores: yo que para nada deseo
ver establecido entire nosotros el Ministerio de la Gue-
rra, porque no es simbolo de la soberania de Cuba, ni
lo juzgo necesario para su independencia, porque no
creo que Cuba est6 desamparada en el concierto de las
naciones, he de career que el aumento de la Guardia
Rural haya de ser necesidad imperiosa porque se tema
una perturbaci6n inmediata del orden pfiblico 6 una
amenaza extranjera? 4No significa bastante que ni










DI)ARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CAMARA 383


Inglaterra ni Francia ni las otras naciones que tienen
poderosos barcos de guerra nos hayan exigido para
reconocernos que les presentemos un contingent de
ej6rcito?
Yo me he opuesto porque entiendo que el orden pui-
blico, tiene otros matices, para que se publique ahora.
una ley, adecuada. t la material. Seria precise que se
turbase el orden. Y la Ley de Orden Pfblico se ha
dictado en Espaina, por ejemplo, cuando se han pues-
to en peligro las instituciones del gobierno dominant;
en Valencia y en Zaragoza hemos visto dictarse la Ley
de Orden P6blico, cuando se ha faltado gravemente a
las autoridades, 6 impedido el libre ejercicio de los de-
rechos individuals, y se ha amenazado la paz interior
entire ellos mismos, en todos esos parages se ha pro-
clamado la Ley de Orden Phblico, suspendiendo, de
antemano, las garantias constitucionales, un bando
military.
Aqui, por fortune, no hay de eso. El Ejecutivo,
cualquiera que sean las critical A que se le pueda so-
meter, porque no es ni perfect ni impeccable, y cual-
quiera que sea la honorabilidad de aqu6llos que con
entusiasmo pregonaban por las calls y plazas la san-
tidad de don Tomas Estrada Palma, para la Presiden-
cia de la Repfblica y ahora entienden que en nies y
medio ha cometido grades yerros 6 imperdonables
desaciertos; el Ejecutivo, decimos, no puede hacerlo
de otro modo mejor de que como lo esta hacienda.
El aumento de la Guardia Rural es necesario tam-
bi6n, no porque haya habido nada. que ahogue la paz
interior ni por provocaciones de fuera; es que aumen-
tando esa fuerza se cumple en part un ideal nuestro:
el de dar colocaci6n, no t titulo precisamente de mili-
tares, porque 6sto constituiria un privilegio 6 una clase
afortunada, sino por sus ejecutorias de buenos cuba-
nos, 6 aquellos hombres que pelearon por darnos
patria grande y redimida: precisamente a esos hom-
bres, porque el hecho de haber sido military implica
que tienen i*-i..'-- hlibitos para el servicio, mayor
audacia para acometer el peligro, mas fire serenidad
para afrontarlo, y sobre todo una suma de inaprecia-
ble fortaleza para resistir el sol, la intemperie, el
hambre y la sed, si fuera necesario, dici6ndoles que
como recompensa legitima, la patria les llama y elige
sus mas preciados hijos, pero no pensando, de antema-
no, en que un dia el orden piblico habra de pertur-
barse.
Por eso, sefiores Representantes, yo estimo que en
estos moments, una Ley de Orden Pfiblico, que a na-
da conduciria, no es de urgente necesidad; hay otra
mas important, de caraicter preferente, y que yo la
marco en primer t6rmino, en mi humilde enmienda, y
es la Ley Provincial, la que csta encaminada A dar vi-
da t esos nuevos organisms creados por nuestra cons-
tituci6n, no incluyendo ahora como important, si
bien siempre lo es, a la Ley Municipal, porque entiendo
que los Ayuntamientos, buenas 6 malas al fin tienen
sus leyes, por las cuales pueden ir regulando sus gas-
tos y egresos, sin que por 6sto quiera decir que desco-
nozca que por la falta de esa Ley Municipal, que yo
pospongo en la actualidad, se est6 dando el caso de
Ayuntamnientos, tal como el de la Habana, el de la ca-
pital de la Repfiblica de Cuba., en que el Alcalde esta
aun presidiendo las sesiones del Cabildo.
Yo pospongo la Ley Municipal, sefiores Represen-
tantes, porque en estos moments no es de gran im-
portancia, mientras que en cambio la Ley Provincial
que solicit toda la atenci6n phblica, es indispensable
porque sin 611a no es possible que den ningfin paso acer-
tado, esos organismos que se lHaman Consejos Provin-
ciales.


Yo no voy i hacer, sefores Representantes, la cri-
tica de la obra de la Convenci6n. Yo no tuve el ho-
nor de pertenecer 611la; pero esto no quita que yo no
sea partidario de esos organisms creados por aquella
como media de transaci6n, entire los federalistas y
unitarios, al discutirse la vida provincial; y yo no soy
partidario on absoluto de 6l1os, repito, porque temo
que no sean beneficiosos, si con 61los se resucitan las
antiguas diputaciones provinciales; pero como quiera
que sea, esa Ley existe, y por su virtud existen esos
organismos, y 611os forman parte de nuestra Constitu-
ci6n que se promulg6, y que por tanto rige desde el
veinte de Mayo; ya pesar de 6so, A pesar de la consa-
graci6n de esos organisms, no viven hasta ahora mas
que nna vida ficticia y efimera, toda vez que no tienen
una Ley que est6 ilamada a encauzar y hacer marchar
a esos organismos.
Por falta de esa Ley, que yo declararia urgent, se
esta dando el caso de que esos sefiores que acaso no
pudiendo ser diputados, se contentaron con ser Conse-
jeros Provinciales, tengan que pedir auxilio para po-
der seguir su vida normal.
Los Consejeros Provinciales en las respectivas capi-
tales de provincial se encuentran funcionando de una
manera mas 6 menos perfect, y mientras esos orga-
nismos no mueran por la indiferencia de la phblica
opinion, 6 no se derogue el precepto constitucional en
virtud del curl 6llos funcionan, esos organismos se en-
cuentran dentro de la Constituci6n, y es un acto pa-
tri6tico dotarlos de vida, solo entonces nosotros habre-
mos completado la organizaci6n general del pais, por
que entire el Estado y el Municipio falta algo, y ese
algo es la provincia.
Hay que organizer los Gobiernos Civiles, cuya vida
no es hoy efectiva, sino imaginaria, tendremos que do-
tarlos de vida y organizarlos con funciones propias;
asi como tambi6n he hablado de la necesidad de tra-
tar de los Presupuestos generals del Estado, porque
6sta si es obra magna, pues hasta ahora hemos ido
concediendo al Ejecutivo cr6ditos extraordinarios,
atendiendo A la existencia normal en que se ha cons-
tituido la Repfiblica, pero no por hnestra expontinea
voluntad.
Pensando alto y sintiendo hondo, ha habido una es-
pecie como de oposici6n y reparo A esos pedidos ex-
traordinarios: y de limitar esas facultades, que si se
han concedido, ha sido porque se han creado organis-
mos cuyas consignaciones, por no existir antes, no es-
taban incluidas en los pedidos de fondo del Gobierno
Interventor.
Esos presupuestos no van A poder venir aqui; por
grandes que sean los deseos del Ejecutivo, por la fal-
ta de datos en las oficinas respectivas, dada la forma
en que se hacian los pedidos de fondos durante el Go-
bierno military. Yo entiendo que se deben hacer esos
presupuestos y que deben venir 6 la CAmara; pero
ta.mbi6n es verdad que, porque no vengan, no por eso
han de provocar protests y censuras.
Aqui se viene hablando, usandolo como canto de
sirena, de la paga del Ejercito, y ya no tiene m6rito
decir que somos partidarios de 611a. Pero no podemos
contentarnos con simples lamentaciones 6 est6riles
patrioterias. Eso esta on la mente y en el coraz6n de
todos los cubanos. Yo me avergonzaria de mi mismo
se creyese que aqui hubiese alg6n cubano que discutie-
se la paga del Ej6rcito; pero no se trata solamente de
reconocer la deuda, que es una. deuda sagrada, sino
de que podamos efectuar su pago. Y yo pregunto;
i,c6mo y cuando, sin tener 1''..-i''''.-I...' Nosotros nos
fijamos finicamente en las disposiciones transitorias de
la Constituci6n. Legitimo y sagrado origen es el de









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


la Ley Platt, y en 6sta queramos 6 no queramos,
mientras no logremos que por la evoluci6n pacifica,
los Estados Unidos, naci6n fuerte y poderosa, le qui-
ten al d6bil esa amenaza., una base que dice, que no se
podran contratar empr6stitos ni asumir ninguna deuda
pfiblica, para el pago de cnyos interests y amortiza-
ci6n definitive, resulten inadecuados los ingresos ordi-
naries, despu6s de cubiertos los gastos del Estado. Y
yo digo; ipor que vamos A querer engafiar al pueblo y
al Ej6rcito haci6ndoles career que le vamos 6 pagar,
cuando no tenemos recursos para hacerlo? Lo mas
noble, lo mas honrado, es que meditemos lo que va-
ruos a hacer, y eso, porque son tendencies patri6ticas,
con la cabeza rnuy alta, con el corazon limpio, viendo
el pasado y con la mirada fija en el mailana, le diga-
mos al Ej6rcito coro al pueblo cubano; ;,qu,6 qipi'i-'
paz? Marehad para conseguirla y conservarla, por la
send augusta de la Justicia, y no os apartGis nunca,
del camino del deber y del patriotism. (/' ,,,,,
aplausos.)
Sn. NEYRA: Pido la palabra para hacer una sfiplica.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Neyra.
SR. NvYRA: He pedido la palabra para hacer una
sfiplica muy corta; una siuplica a los ( ..'Ip i ... -, una
s6plica de ciudadanos que quieren trabajar para su pa-
tria. Pido que en la orden del dia deli martes, se co-
loque, con preferencia, este document impreso que
tengo en el bolsillo hace dos dias; Ley de Relaciones
entire la Camara y el Senado.
SR. BoncEs: Pido la palabra para una alusi6n.
Sn. PREHIDPNTE: Tiene la palabra el Sr. Borges.
SR. BoRGES: Yo tengo muchisimo gusto en contes-
tar A la alusi6n del Sr. Betancourt. Cuando 61 decia:
((no teman los sefiores Representantes, que pronuncie
un largo discurso,) dije yo: Seria sensible.)) Y 6sto
lo dije en tono de broma; pero debo declarar con toda
sinceridad que de tal manera me entusiasmaba el anun-
cio de un extenso discurso del Sr. lBetancourt, que lo
esperaba con ansia.
Y tenia raz6n para entusiasmarme. Le he oldo con
la atenci6n que 61 habri podido observer y le he aplau-
dido muchas veces porque ha hecho importantes de-
claraciones political, muy patri6ticas, y nos ha dado
A conocer un conjunto de ideas y principios que yo en
verdad no conocia.
Por tanto, por estas declaraciones mias, hechas con
today sinceridad, habra podido notar el Sr. Betancourt
que no podia lamentarme de que pronunciara un largo
discurso, sino que acaso estorbase el prop6sito del
Sr. la Torro, en atenci6n al cual habia yo retirado mi
enmienda.
SR. RTANCOURT: Yo casi debia alegrarme de haber
aludido al Sr. Borges, porque 61 si que nos ha dado
ocasi6n de admirarle en su sentiniento y nobleza. Y
yo entiendo que la mejor seinal de la harmonica que
entire nosotros ha reinado, serA un fire apret6n de
manos que le dar6 al terminal la sesi6n.
SR. PRESIDENTE: NO habi6ndose solicitado el turn
en contra se somete A votaci6n......
Sn. MASFERRER: Antes de votar, Sr. President, de-
searia hacer una pregunta.
El Sr. Betancourt ha excluido de su enmienda la
paga del Ej6rcito en la forma en que se esti discutien-
do, y yo tengo entendido que la cuesti6n de la paga
del Ejercito si tiene que entrar en los presupuestos.
Sn. BETANCOURT: Yo si entiendo que se debe pagar
el Ej6rcito inmediatamente, pero despuns que conoz-
camos los p esupuestos. Luego de conocidos debemos
pagarle enseguida, de otra suerte n6.
SR. GARciA CARIZARES: Yo deseo que se vuelva A


leer la enmienda del Sr. Betancourt. (El Secretario
Sr. Oonzalo P6rez lee la enmienda ya trascrita. )
SR. PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la enmienda
que ha sido discutida. Los que est6n conformes que se
pongan de pi6.
Sn. BCIES: Pido la palabra para preguntar si en
esa. moci6n se ha tenido en cuenta, el precepto consti-
tucional, en lo que se refiere a la clausura de la CA-
mara.
Sn. PRESIDENTE: Pido A los sefiores Representantes,
que se mantengan de pi6 por que la IPresidencia no ha
podido apreciar el resultado de la votaci6n.
SR. BETANCOURT, Seeretario: No es possible informar
del resultado de la votaci6n.
SR. PRESIDKNTE' : Ruego a los seflores Representan-
tes un poco mns de atenci6n. Por no haber podido in-
formar a uno de los sefiores Representantes cunles
eran los que habian votado en pr6, y cuales en contra,
se procede A rectificar la votaci6n.
SR. BETANCOURT: Pido que sea nominal.
SR. PRESIDENTE: Los que voten en favor dirAn que
si, los que en contra dirAn que n6. (Se efectda la vota-
ci6n. Senoes (lqe votaron en prd: Albarran, Betancourt,
Blanco, Cardenal, Cruz Gonzalez, Columbi6, Duque
Estrada, Fontanills, Gonzalez Arocha, Garcia Pola,
P.-l.,\.. Garcia, Malberty. M6ndez Capote, Neyra, So-
brado, Rodriguez Acosta y Risquet. Senlores que votaron
en contra: Borges, Boza, Corona, Cebreco, Garcia Osu-
na. Sarrain, Govin, Le6n Bello, Loynaz del Castillo,
Maza y Artola, Martinez Rojas, Masferrer, Nodarse,
Peraza, P6rez Abreu, Gonzalo P6rez, Portuondo, Po-
veda, Sirv6n, la Torre, Villuendas (F.), Xiques, Fe-
ria y Garcia Kohly. Mientras se efert6 la votaci6n pidie-
ron explicar su voto los seiores: Garcia C( ii'..i -, Le6n
Bello, P(rez Abreu, Sirv6n, Masferrer, Feria y Garcia
Kohly.)
Sn. BETANCOURT, Secretario: Quince que si, y veinte
y cuatro que n6.
SR. PRESIDENT : Queda rechazada la enmienda. Tie-
ne la palabra el Sr. Garcia Cafiizares.
SR. GARCiA CARIZARES: Explico mi voto diciendo:
Ie votado que si, por que estimo que esta enmienda
no impide que se discuta antes de terminal la actual
legislature el asunto concerniente al pago del Ej6rcito,
ni de ningfn otro que se haya declarado 6 se declare
urgent.
SB. PRISIDENTcI: Tiene la palabra para explicar su
voto, el Sr. Le6n Bello.
SR. LE6N BELLO: Renuncio A explicar mi voto.
SI. PRSIDENT.R: Tiene la palabra el Sr. P6rez Abreu
para explicar su voto.
Sn. PrIREZ ABREU: He votado que n6, despu6s de la
filtima aclaraci6n, porque no es solo este asunto el
finico urgent de que A mi juicio debe ocuparse la CA-
mara en la present legislature.
SR. IRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Sirv6n pa-
ra explicar tambi6n su voto.
Sn. SrnavEN: No necesito dar otra explicaci6n a mi
voto negative que la que ha dado, al suyo, el Sr. P6rez
Abreu.
Si. PIRSIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Risquet pa-
ra explicar el voto.
SB. RTSQUET: He votado que si, porque teniendo en
cuenta la necesidad que hay de discutir de algfn mo-
do los puntos importantes que aqui debemos tratar,
siendo 6ste de suma importancia, y habiendo agrega-
do los autores de la enmienda que por lo menos debian
ser estos tres los puntos que debian discutirse, queda
abierto el camino para la aprobaci6n del que para to-
dos nosotros constitute el mis sagrado de los recono-
cimientos: la paga del Ej6rcito.


384









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CMARA 385


SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Masferrer.
SR. MASFERRER: He votado que n6, porque, conse-
cuente con mis principios, no veo que se le haya dado
a la cuesti6n de Ia paga del Ej6rcito el preferente lu-
gar A que tiene derecho y que yo pedia en mi enmien-
da. Por esa consideracion, que es para mi suficiente,
he votado que n6.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Feria para
explicaxr su voto.
SB. FERIA: Vot6 que n6, en un todo conforme con
lo que acaba de manifestar mi querido compafiero el
Sr. Masferrer.
Si. PRESIDENTis: Tiene la palabra el Sr. Mario Gar-
cia Kohly para explicar su voto.
SB. GAKciA KOHLY: Decididamente, sefiores, tenia
que votar que n6, despuBs de la ultima aclaraci6n del


Sr. Betancourt. No es possible que nosotros neguemos
la importancia capitalisima que ha de tener el acuer-
do definitive que sobre este asunto recaiga: y la en-
mienda del Sr. Betancourt no satisfacia, el vivisimo
anhelo manifestado por el Sr. Masferrer, que es no
solo la satisfacci6n de dna. deuda de gratitud, sino un
precepto constitutional que se haya, de acuerdo con
nuestros corazones y nuestras conciencias d cubanos.
SR. PRESIDENTE: Se pone t votaci6n la moci6n en
la forma que ha sido modificada por la priniera part
de la enmienda aprobada.
Los que est6n conformes, que tengan la bondad de
ponerse de pi6. (Es aprobada) Queda aprobada,. Y ha-
biendo terminado el objeto para que se prorrogS, se
levanta la sesi6n. ( Hora: las seis y veinte y cinco minu-
tos p. m.)


WPRINTA DE RAMBLA Y BOUZA,--BISPO as




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs