Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00029
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00029
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text












DIARIO DE SESiONES

DEL

CONGRESS DE LA REPUBLICAN DE CUBA

PRIMERA LEGISLATURA.-1902.


VOL. .


HABANA, NOVIEMBRE 11 DE 1902.


Carnara


de Representantes.


Vigesima tercera sesion ordinaria.-Junio 17 de 1902.


SUMARIO


Se pasa lista.-Se abre la sesi6n.-Lectura y aprobaci6n del acta de la sesi6n anterior.-Comunicacidn del
Secretario de Estado y Justicia.-Coiuiiiicaci6d del Presidente de la lepliblica pidiendo la creaci6n
de various consulados en los Estados Unidos de Amnrica.---Queda sobre la inmsa.-Coutinda el debate
sobre la miocion del Representante, senior Xiques.-El senior Xiques retire la mocion.-Se levanta
la sesi6n.


A las dos horas y quince minutes, p. m. ocupa la
Presidencia el seflor Pelayo Garcia y las Secretarias
los sefiores Alfredo Betancourt y Manduley y Antonio
Gonzalo Parez.
SR. PIESIDENTE: Se va A pasar list. (El Secretario pa-
sa lista) Se abre la sesi6n y se procede a leer el acta de
la anterior. (El Secretario, Sr. Gonzalo P&rez, lee el adta. )
,Ljos Sres. Representantes tienen alguna modificaci6n
que pedir al acta que acaba de leerso? (Nadie pide la pa-
labra.) Se aprueba el acta? (Es aprobada.) Queda apro-
bada.
SR. CORONA: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: El Sr. Poveda se excuse por en-
fermo.
Si. CORONA: El Sr. (ebreco tambi6n me encarga que
lo excuse por causa de enfermedad.
Sn. PRESIIDENTE: Se procede o la lectura de las comu-
nicaciones recibidas.
SR. BETANCOURT, Secretario: (Lee.)
'"Al Congreso de la Repitblica de Cuba.--Por cuanto
conviene a los intereses nacionales que haya various Con-
sulados en los Estados Unidos de Am6rica, que los
que se establezean en los pueitos de aquella Naci6n
que mayor trAfico y comercio sostienen con los de
Cuba sean desempefiados por funcionarios A quienes
el Estado asigne un sueldo fijo y las cantidades nece-
sarias para instalaci6n y material, quedando a favor
de este fltimo todas las cantidades que se recauden
por las operaciones consulares, y habiendo decidido
establecerlos en la forma indicada en los puertos de
New York, Tampa, New Orleans, Fhiladelphia, Bos-
ton, Mlobila y San Juan de Puerto Rico, recomiendo
al Congress acuerde dotar A los referidos consulados


con las cantidades que so expresan, para gastos de
personal y material. New York.-Un Consul General
con $3.000 anuales de sueldo, pagadoros por monsuali-
dades.-Un Vice-Consul con $1.800 anuales do sueldo,
pagaderos por mensualidades. Para gastos de mate-
rial y empleados subalternos que fueren necesarios
S:. 1111 anualis, pagaderos por mensualidades. Para
gastos de instalaci6n por una sola vez $600.-Tampa-
Un Consul de segunda con $1.800 anuales de sueldo,
pagaderos por mensualidades. Para gastos do mate-
rial y empleados subalternos que fueren necesarios
$1.200anuales, pagaderos por mensualidades. Gistos
de instalaci6n por una sola vez 8300. --New Orleans.
-Un Consul de segunda con $1.800 anuales de suel-
do, pagaderos por mensualidades. Para gastos de
material y empleados subalternos que fueren necesa-
rios 1. *-'11 anuales, pagaderos por mensualidades.
Para gastos de instalaci6n por una sola vez $300.-
Fhilaldephia.-Un Consul do segunda con $1.800 anuna-
les de sueldo, pagaderos pormensualidades. Para gastos
de material y empleados subalternos que fueren nece-
sarios $1.200. Para gastos de instalaci6n por una sola
vez $300.-Boston.-Un Consul de segunda clase con
$1,800 anuales de sueldo, pagaderos por mensualida-
des. Para gastos de material y empleados subalter-
nos que fueren necesarios $1.200 anuales, pagaderos
por mensualidades. Para gastos de instalaci6n por
una sola vez $300.-- M11I il .--Un Consul de segunda
clase con $1.800 anuales do sueldo, pagaderos por
mensualidades. Para gastos de material y enmpleados
subalternos que fueren nccesarios $1.200 anuales, pa-
gaderos por mensualidades. Para gastos de instala-
ci6npor una sola vez -.:,,,.--San Juan de Puerto


NUM. 29.










284 DIARIO DE SESTONES DEL CONGRESO.-CAMARA


Rico.-Un Consul de segunda con 81.800 anuales de
sueldo, pagaderos por mensualidades. Para gastos
de material y empleados subalternos que fueren nece-
sarios & 1 ''"-, anuales, pagaderos por mensualidades.
Para gastos de instalaci6n por una sola vez $300.-
Ruego al Congreso la pron ta resoluci6n de este asunto.
Habana, Palacio de la Presidencia, Junio 16 de 1902.
-T. Estrada Palma.-Presidente."'

((Secretaria de Estado y Justicia.-Habana,Junio 14
de 1902.--Seor Presidente de la C nI 1 11 i de Represen-
tantes. -Senor.-Tengo el honor de comunicar A V.
que con esta fecha he trasladado al senior Ministro
de Relaciones Exteriores de la Repflblica Dominiicana,
para que se sirva ponerlo en conocimiento de so Exce-
lencia el senior Presidente do aquella Repfiblica, la
Mooi6n acordada por esa Cinmara el dia 9 del present
mes.-De V. con distinguida consideraci6n.-Carlos
de Zaldo.-Secretario.))
Sn. PREHTDENTE: Continfla la discusi6n pendiente en
la sesi6n de ayer.
SR. GARCIA CAIZAIREz : Sr. President: Yo desearia
que esos documents A quo so acaban de dar lectura,
quedaran sobre la mesa y se repartiesen los Sres. Re-
presentantes para que pudiesein formarse juicio de ellos
y emitir alguna opinion.
St. XIQUES: Pido la palabra.
Sn. PrESIDENTE: El Sr. Xiques pide la palabra para
rectificar?
SR. LOYNAZ: Pido la palabra para hacer una pregun-
ta A la Presidencia.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Loynaz.
Sn. LOYNAZ: Hasta cuando va & durar la part de-
dicada a debate?
SR. IPESIDENTE: Hay una mooi6n que se est discu-
tiendo, y conform al Reglamento, se pueden consu-
mir dos turns en pr6 y dos en contra. Se han consu-
mido, ayer, un turno en pr6 y otro en contra. Estin
pendientes dos turnos reglamnentarios.
SR. XIQUEST: Sr. President, tengo pedida la palabra.
SR. PRKSIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Xiques.
SR. XIQUES: Sres. Representantes: Voy a tratar, por
respeto a esta C6mara, de cefiirme lo m6s possible A
una verdadera rectificaci6n; pero antes de entrar on
ella quiero dirigiros estas proguntas: ,Porqu6, qu6 ra-
z6n tuvisteis para aplaudir fren6ticamente en la sesi6n
de ayer, al Sr. Castellanos? i,Es que aplaudiais al ora-
dor? Pues yo aplaudo tambicn y me adhiero A vuestros
aplausos. ,Es que os haciais solidarios de la series de
errors sostonidos por el Sr. Castellanos? Pues enton-
ces, si os haciaid solidarios de sus afirmaciones,del to-
do on todo her6ticas, hab6is incurrido en una grandi-
sima responsabilidad, por la cual vosotros os constituis,
desde hoy, en enemigos jurados, iili.1,.-.al.1 .. de la
situaci6n que pretend4is ldelender; y yo--por el con-
trario-en amparador del gobierno que impugno. Por-
que no voy a permitir, despues de traer aqui la "(la-
ceta" que pedia el Sr. Castellanos, como prueba irre-
cusable de las violaciones de la Constituci6n, no voy a
permitir, repito, que el Sr. Castellanos lleve a cabo su
promesa de acusar al Sr. Estrada Palma ante el Sena-
do, porque tengo la profunda convicci6n de que si el
Sr. Estrada Palma ha incurrido en faltas, como lo
prob6 ayer y volver6 i probarlo hoy, ha sido, realmen-
te, por inexperiencia en cuestiones de gobierno y no
por maldad. Tal parece al menos.
Quiz6s los Secretarios del Despacho hayan incurrido
en positive culpabilidad; tal vez no debiera haber ate-
nuaciones para estos; pero basta que nos concretemos
6 reconvenir al Ejecutivo, sin acusarlo, puesto que
estam'os en los primeros dias del gobierno propio. El


Ei-.. i-.. se apresurarA A corrogir sus faltas. Por lo
demis, ministeriales y de oposici6n estamos en el de-
ber de velar por el prestigio de las instituciones y si
se repiten estos hechos, espero que acusemos al Eje-
cutivo con la debida firmeza. Entre tanto, limitese la
Camara acordar, por medio de la moci6n que esta
sobre la mesa, que ha visto con profundo desagrado
los actos por los cuales se ha infringido la Constituci6n
del Estado.
He ahi por qu6 yo decia, y queda plenamente demos-
trado, qae por uno de esos fen6ienos singulares de la
political, so han invertido los papeles: vosotros sois en
la actualidad los enemigos de la situaci6n y yo, su mAs
denodado defensor. No deseo que extrememos nuestra
severidad acusando al Presidente; me conformare con
que la Camara muestre su disgusto.
Yo, que estaba en el deber de comenzar esta recti-
ficaci6n por una rectificaci6n indispensable A mi mo-
desta persona; yo que debia haber empezado por decir
c6mo habla el Sr. Castellanos; por critical su voz, su
cabeza, su nariz, su estatura y su talante; desisto de
imitarle, por respeto A vosotros y a mi mismo. No
quiero descender, como 61, al terreno personal, porque
quiero demostrar 6 la CAmara que deseo colocar este
importantisimo debate 6 la altura de nuestro decoro.
Sefiores: tengo la seguridad de que si se mira sin
pasi6n este asunto, no habri un solo Represetntante que
no convenga conmigo, en que desde que el Parlamen-
mento cubano se a.bri6, hasta la fecha, no ha habido
debate mas interesante y de consecuencias mas tras-
cedentales que el debate .que estamos sosteniendo. Y
dir6is: ;Por qu6? Pues la raz6n es bien sencilla. 4De
qu6 se trata? Se trata de un acto que todos estamos
en el deber de execrar. Sed francos; sed sinceros. Exa-
minad este asunto a la verdadera luz, analizadlo con
sangre fria y no tendr6is mas remedio que convenir
conmigo, sefiores Representantes, de uno y otro bando,
que si 4sto se mira desde lo alto, es decir, desde esa
region serena en que radican los eternos principios de
ji-i.'i i. tendreis que admitir que aqui no se esta de-
batiendo una cuesti6n de partido, que no se trata de
hacer una verdadera impugnaci6n los elements im-
perantes, sino que en realidad de verdad tratase de
una cuesti6n que afecta al present y al future de la
Repfiblica; porque si nosotros todos, como un solo
hombre, olvidando las diferencias que nos separan,
no salimos al encuentro de las infracciones constitu-
cionales, ;ah! desgraciada la Repfblica: iremos de ca-
beza i la dictadura, A las mis tremenda de las dicta-
duras, a la dictadura ministerial. Pero 4porqu6 no
condenamos 6sto que es tan claro? Porque estamos
ofuscados por la pasi6n political. Es cierto que todos
tenemos al1 en lo profundo, en la conciencia, ciertas
afirmaciones capitals, inmutables, indestructible;
pero al propio tiempo que tenemos esto, y vemos, cuan-
do estamos a sangre fria, los mdritos de las afirmacio-
nes imperativas de la conciencia, al propio tiempo que
vemos 6so, tenemos una mala cualidad que no deja-
mos, cuando venimos al Parlamento, y que debi6ra-
mos dejar en ciertos mementos, al menos y esa mala
cualidad es el espiritu de partido.
Yo estoy cansado, sefiores, y apelo A vuestro recuerdo,
estoy cansado de oir al rededor mio, en el Sal6n de
Conferencias, A los Representantes Nacionalistas y
Republicans, decirme: ((Usted tiene raz6n, hay una
gran infracci6n constitutional: necesitamos detener-
nos, porque se va de un modo irremediable al abismo,,
y esos mismos que me hablan asi en el Sal6n de Con-
ferencias, vienen aqui con una mayoria abrumadora &
decirle al pais: ,Ese hombre esta loco; acusa al Go-
bierno de un delito que no ha cometido y forja, con









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA. 285


su imaginaci6n, una verdadera quimera..n Es que
pretend acaso variar la naturaleza del coraz6n huma-
no? No. Eso seria un disparate. La naturaleza hay
que tomarla tal como es; pero en los parla mentos,
donde no es fAcil ni human prescindir del espiritu de
partido, hay moments criticos, solemines, en que el
espiritu de partido debe ahogarse en lo mas profundo
del alma, para 1. i,' -,,ii; aquello que tiene que
ser como condiciBn indispensable A la existencia de
una colectividad: el respeto a ]as leyes. Porque yo
os digo, Sres. Representantes, que si vosotros despu6s
de demostrar, como os lo he demostrado, que la (Ga-
ceta,) contiene decretos del Presidente de la 1Rpfibli-
ca, no condenAis unnnimente esa conduct, no s6 fran-
camente, que pensarA de vosotros el pais que os ha
sentado en esas curules, para que seAis la salvaguardia
de sus derechos y nunca c6mplices 6 eneubridores de
las infracciones cometidas por el Poder.
Vengamos ahora a.nalizar los decretos que estoy de-
nunciando ante la Cminara. Empezar6 por leerlos.
Tengo todas las Gacetasn que el Sr. Castellanos soli-
citaba, las cuales pongo a disposici6n de los que me es-
cuchan. Voy A limitarme A comentar algunos de esos
decretos, porque seria falta en mi imperdonable moles-
tar la ben6vola atenci6n dela Caimara,haeiendo un ana-
lisis minucioso de todas.
Ante todo, leer6 una Orden del interventor. (Lee
una Orden Mlilitar. )
Esta Orden Militar que, como veis, establece, de un
modo claro y taxativo ciertos servicios sanitarios, ha
sido alterada. Dichos servicios de cuarentena no po-
dian ser modificados en su orgaiiizacion, mientras el
Congress no lo hiciera. No obstante, se dispone por
el Ejecutivo, sin haberse tornado la molestia siquiera
de dirigirnos un Mensaje especial, el traslado del IDc-
partamento de Sanidad Maritima, de IHeienda, a Go-
berna.ci6n. Esta es una modificaci6n que no puede
hacerse, que no puede levarse a cabo por el Fj. ii ..:
sin el conocimiento, sin la sanci6n de los Cuerpos Co-
legisladores. Por lo demas, no se tiata, senior Caste-
llanos, de una infracci6n minima, de una infracci6n
median, de una infracci6n mA6xima, nS; no es 6sta una
cuesti6n de cantidad; tritase de la infraccion en si
misma.
Cuando hay infracci6n, lo mismo da que 6sta sea de
un minute, como de un siglo; lo mismo da que la in-
fracci6n se comet para una cosa insignificant y pe-
quefia, como pa.ra una cosa trasenenlntal y grande; lo
que se necesita es, que no se cometa; lo que lace falta
es que el Ejecutivo no comprometa muis su propio de-
coro, es decir el decoro de la Repfblica de Cuba; que
ni chicas ni grande, ni de ningun tamaiio se cntinuten
cometiendo las infracciones de la Constituci6n.
Por supuesto, seilores Representantes, pid el res-
peto real, no aparente, de nuestro ( ..hg. Fundamen-
tal, porque el Gobierno trata de cubrir el expediente.
Todas las disposiciones del Ejecutivo, intentando de-
mostrar que esta dentro de la Constituci6n, no estiln-
dolo, traen este encabezamiento: "por virtud de la fa-
cultad que la Constituci6n me confiere he tenido a bien
disponer lo siguiente.))
Voy A leer otra do las disposiciones derogadas sin
nuestra anuencia. Ya he dicho que estas derogacio-
nes no son posibles; porque las ordenes del Gobierno
Military interventor, solamente pu-den ser derogadas
por el Congreso. (Aplausos. Lee.)
Estai al frente de la Secretaria de Instrucci6n IPibli-
ca, nn queridisimo amigo mio y antiguo correligiona-
rio, radical 61, lo digo sin ironia: el seflor Yero. Tengo
por 6ste una alta estimaci6n, y a pesar de los errors
cometidos por 61 en la Secretaria de Instrucci6n Pibii-


ca., yo creo que el pais podri obtener grades resulta-
dos de las gestiones del Secretario dte nstrucci6n Pibli-
ca, Sr. Yero, porque tiene condiciones poco comunes
para el cargo 6 que ha sido destinado. Lo digo since-
ramente, de buena f6. Lo que no impide lea un De-
creto del Ejecutivo, refrendado por el Sr. Yero. (Lee.)
((Secretaria de lnstrucci6n Pftblica. Decreto nim. 14..n
Esta es una demostraci6n que no puede ser recha-
zada por el Sr. Castellanos, a pesar de su elocuencia,
porque hay ciertas cosas que no puedon coitestarse;
porque los hechos no tienen replica possible.
Soy tan franco, soy tan sincere, que, respect de
ciertos decretos americanos, tengo mis duda.s, porque
bien puede suceder que, como hay tantos deeretos de
la Intervenci6n el Gobierno los olyvde y confunda; co-
mo los olvidamos y confundimos los doinls; pero 6ste
a que me estoy a referirme es unico en si clase y no
admit confusion possible.
Aqui hay una infraccion palmaria de la Constitu-
ci6n.
Oigan Vds. para que se diviertian: Orden Militar nii-
mero 368, que es una ley, y para los que tengan du-
das, empezar6 ley6ndoles el iltimo articulo, el 104:
(Lee )
(Articulo 104: Esta Orden surtira sus effects desde
la feeha de su publicaci6n en la ,(Gaceta de la IIabana)
y quedan derogadas las leyes que se opongan a lo dis-
puesto en la present ordein.)
Bueno es que Vds. no pierdan de vista que aqui se
contienen varias infracciones constituciouales simult6-
neamente. Primero. la supresi6n del cargo de (omi-
sionado de Escuelas; segundo, incorporaci6n del car-
go de Comisionado de Escuelas A la Secretaria (de Ins-
truccibn Pfblica, con (uya incorporaci6n result que
el Secretario do Instrucci6n es Secretario de Instruc-
ci6n y Comisionado de Escuelas, todo en una pieza.
(Risas y tmurmullos.) Es decir, en una misma indivi-
dualidad se hiacen r.ecaoer los empleos hasta ahora se-
pa'rdos 1por lb. Ley, A.-. i.L.. con 6sto una con-
centracion de funciones q(ue no podia haberse llevado
a cabo sin quo se modificase toda una series de servi-
cios de la Administra.ci6n y sin el consentimiento de
los Cuerpos Colegisladoies, a los que debiO acudir el
President de de la Repblica pidiendo mudanzas tales.
Pero hay mis todavia, seilores; se han crieado dos Sec-
ciones dentro de la Secretaria de Instrucci6n P'iblica,
al rentede de cdada una de las cuales hay una especie de
Director General. De modo, que el Secretario de Ins-
trueci6n Pfblica ha quitado un cargo; ha refundido
otros, y ha fundado dos seceiones nuevas en su Depar-
tamuellto.
SAh! seiiores Representantes, interminable seria es-
to relate si yo siguiera punto por punto y paso a paso
la series de infracciones legales cometidas por la Admi-
nistraci6n, las cuales estan causando honda perturba-
coi6 en todo e] pais y comprometiendo el prestigio y
la seriedad de la Repfblica.
Convengamios, pues, seilores Representantes, que
cuantas rectificaciones ha pretendido hacer el senior
Castellanos A mi discurso de ayer tarde, han sido nas
parents que resales. Por otro parte, sus aseveracio-
ies son tamlbidn err6neas. Sostiene el Sr. Castellanos,
col un absolute desconocimiento del asunto, que el
Sr. Estrada Plalma no tiene otro deber que comunicar
6 las (' ii 11.1 el nombramiento de los Secretarios del
I)espacho. Sostiene mis afin: que las ( ,in i daindo-
se por enteradas, han sancionado dichos nombramien-
tos. No basta, sefiores Representantes, que el Ejecutivo
le diga t las CAmaras: Tengo ya seis Seeretarias; las
he creado en beneficio del Estado. Porque yo le pre-
guntaria al Sr. Castellanos: ;i virtud de que Ley so









286 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


han creado esos D)epartamentos? El Sr. Castellanos ha-
ciendo uso del -..I,-ii i, a que como abogado hAbil es
tan propenso, se cree excusado de dar pruebas. Y de-
cia, ha.y una part de la Constituci6n que autoriza al
Poder Ejecutivo i nonibrar sus Secretarios.) iQuien lo
niega? El Ejecutivo estl autorizado para nombrar sus
Secretaries; pero el Ejecutivo no puede nombrarlos sin
antes haber recibido del Congreso la ley correspon-
diente, ni menos a.in consentir que legislen, y menos
que modifiquen el personal de las oficinas hasta el ex-
tremo de que hay quien asegura que en todos los Mi-
nisterios se preparan las mis antojadizas transforma-
ciones. Por lo demis, ,i qu6 insistir probando una co-
sa tan clara y evidence que vosotros, los amigos del
Gobierno, no os atreveis A near por complete?
Ustedes, fuera de este sal6n, no niegan nada de lo
que estoy diciendo. Ustedes me han dicho: (V., Sr. Xi-
ques, tiene raz6n; el Ei.-, Wli\i, no ha debido nombrar
los Secretarios sin pedir antes, en un Mensaje, la Ley
de Secretaries. IHa sido esto una incorrecci6n; pero es-
tamos en los primeros moments del Gobierno propio,
la Repiblica estfi en su aurora; es menester que, aun-
que sean Secretarios ilegales,no censure Vd. al Ejecu-
tivo, porque Vd. va :a suscitar quizas no pocas dificul-
tades, y lo bueno, lo patri6tico es que nos hagamos de
la vista gorda,para no crearle conflicts al Ejecutivo.,
Asi, pues, a confesi6n de parte, relevo de pruebas.
Ademas, sefiores Representantes, permitisteis, por un
mal entendido patriotism, la primer infracci6n le-
gal, y ya estiis palpando las consecuencias de vuestra
excesiva lenidad, a saber: que el Ejecutivo, en lugar
de contenerse, se lanza con mayor briopor la pendien-
te peligrosa de las coneulcaciones constitucionales, co-
mo si del veinte de \l.,..) pava aca no hubiese ocurri-
do en Cuba canibio alguno.
No s pior quie ine liguro que en este asunto de las
Secretarias del Despacho le han salido fallidos al Go-
bierno sus planes. Me fundo parasospecharlo asi, en
el origen, curso y demas vicisitudes del Proyecto de
Ley presentado A esta CAmara por el Sr. Teodoro Car-
denal, mi particular y distinguido amigo. En dicho
Proyecto de Ley, presentado con cierta festinaci6n 6
urgencia, pedian los amigos del Gobierno igual name-
ro de Secretarias que las ya establecidas. Pero tan pron-
to como yo-veinticuat1ro horas mas tarde-present6
unla enmienda ;i la ilustrada consideraci6n de esta CA-
mara, pidiendo la reducci6n A cuatro de la Secretarias,
el Sr. Cardenal y sus amigos politicos, como obedecien-
do A una consigna, retiraron silbitamente su Proposi-
ci6n de Ley. ,Recordlis, .., F, ..i- IRepresentantes, la
raz6n alegada por el Sr. Cardenal para conducirse de
esta suerte? Pues, daba la siguiente: que todavia no
habia formado su criterio en tan important asunto.
SB. CAu.IAN i : Pido la palabra, Sr. President.
Si. XiN(1Es: No creo que persona tan competent
como el Sr. Cardinal, conmtiera la imperdonable lije-
reza de prcscntar su Proyecto de Ley sin la debida
meditacion y studio.
Sit. CAJIDENAL: De sabios es rectificar los errors.
S. Xi(liUs: Sospecho que los ministeriales de esta
CAmara han querido hacer A todo trance, contra vien-
to y marea, la causa, tan joven y ya tan desacreditada,
del (obierno del Sr. Estrada Palma, y he ahi todo.
No quiero continuar insistiendo en la series de erro-
res cometidos por el Sr. Castellanos, en el curso de su
brillantisima improvisaci6n, porque lo dicho por 61fu6
como pompa de jab6n tan pronto inflada como desva-
necida. Ni un solo argument de peso contienen sus
hermnosas palabras. Dc tail manera que todos vos-
otros esiAis tan persuadidos, como yo mismo, -de que
mis acusaciones permanecen en pie y tan vivas como


antes. Voy A concluir, no sin antes detenerme breve-
mente en el examen de ciertas citas de la Constituci6n
hechas en el curso de este debate con demasiada lige-
reza quizas. Aqui se ha sostceido que toda persona,
cualquier cindadano, tiene el derecho de former Pro-
yectos de Ley y enviarlos al Congreso. Francamente,
sefiores, yo no he visto 6sto en la Constitucion. Es mis:
yo no sabre nada de estas cosas; pero creo que los ciu-
dadanos no tienen ese derecho. Por algo somos Re-
presentantes de la Naci6n y por algo tenemos asiento
en el temple de las leyes.
Sa. GoviN: Somos lo mismo que el pueblo.
Si. XIQUEis: De ninguna manera, Sr. Govin. Nos-
otros tenemos la representaci6n popular, nosotros so-
mos los que recibimos el mandate, nosotros somos los
que estamos investidos de la facultad de hacer las le-
yes, A nombre del pueblo y con la vista puesta siempre
en sus sagrados intereses. En el moment mismo que
aqui se dijo semejante enormidad, fu6 tal la impresi6n
que yo experiment por la autoridad de la persona que
lo decia que, afin sin creerlo, me fui corribndo A casa,
me puse A buscar, y solo encontrE en la Constituci6n,
en el articulo 27, que es el finico que habla de eso, lo
siguiente: (toda persona tiene derecho de dirigir peti-
ciones A la (' ,.. i i Esto es lo que ha dado margen
A la confusion sin duda. Alguno le 6 apetici6n) y cre-
y6 que podia presenter Proyecto de Ley todo el min-
do, cuando ni el Ejecutivo puede presentarlos. (Lee.)
((Son atribuciones propias del Congreso former los C6-
digos y las leyes, de caracter generals, y determinar
el regimen que debe observarse.,
Sostienese tambi6n que, dentro de la Constituci6n,
puede el Sr. President de la Repftblica, bajo sn res-
posabilidad, crear lo que se ha llamado Secretaria de
la Presidencia. Me asombra no poco que haya Re-
presentantes que incurran en semejante error. Porque
la creaci6n de dicha Secretaria de la Presidencia se
relaciona con los Presupuestos generals del Estado, y
Astos no pueden ser tocados sino por las CAmaras. Di-
ce la Constituci6n, articulo 60. (Lee.)
(Articulo 60: El Congreso no podra incluir en las
leyes de presupuestos, disposiciones que ocasionen re-
formas legislativas 6 administrativas de otro orden; ni
podra reducir 6 suprimir ingresos de character perma-
nente, sin establecer al mismo tiempo otros que los
sustituyan, salvo el caso que ]a reducci6n 6 supresi6n
procedan de reducci6n 6 supresi6n de gastos perma-
nentes equivalentes; ni asignar A ningfin servicio que
deba ser dotado en el presupuesto annual, mayor can-
tidad que la propuesta en el proyecto del Gobierno;
pero si podra crear nuevos se vicious y reformer 6 am-
pliar los existentes por medio de leyes especiales.)
Pero se dirA: JEs qu6 no puedan crearse nuevos
servicios por medio de leyes especiales? Si, pero eso
lo hace el Congreso, no el Ejecutivo.
En apoyo de mis apreciaciones anteriores voy a to-
marme la libertad de leer un articulo publicado por un
ex-convencional, ex-convencional, sefiores, que el pais
vi6, orgulloso, y con satisfacci6n infinite, bregar como
un titAn en el seno de la Convenci6n Constituyente en
defense de las libertades pfiblicas y que hoy tiene sus
sienes cubiertas como por un nimbo de gloria, merced
a esa actitud valerosa, reposada y digna que assume
contra el actual Gobierno. (Lee.)
'1riiin.il.I, su discurso de ayer el Sr. Castellanos,
con estas 6 parecidas palabras: "aqui no se debe venir
sino A hacer cosas prActicas, A facilitar la resoluci6n de
los asuntos que nos estAn encomendados", y como
quien lanza un reto contra los radicales afiadia:"Ven-.
gan las Gacetas) Afn decia mas: "ya estan perdidos
estos sefiores radicales, acusadores del Gobierno, que











DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 287


nvienen con 1un espiritu de oposicion sisteminitica i halcer
afirmaciones gratuitas, sin fundamento a lguno": y
estas a.irmaciiolns gratuitta.s sin fundamento alguno,
estin contenidas en estas (lacbta,. Ahora hbin, sefiores
Representantes, vosotros que sois la re'resenta(cion
verdad, la representacio6 popular, vosotros que tennis
contra.idos tan graves y solemnies compromises con el
pals, habr6is cd con venir conmigo en que, (despu&s de
haber presentado las pru',bas, las (iacetus que el Sr. Ca.s-
tellanos tant media, 6 dautoriis lr. Casellanos t( os
votando mli lmo(i6n, 6 que(dtis en evidencia, ante el
tritiiii.il inexorable de la. opinion pflblica. ile dilho
( Aplau.,s.)
Sr. (CASTELLANOS: S. P'reCsid(t(, pi(lo ta pahira
para, rectificar, y para desanutorizar afir-maciones del
Sr. Xiqlues.
Si. (iAfRCA KoIHY: lido la. palania, 1)a.ra coisumiiri
el segundo turn en colntra.
Sn. I'ISIDENTIE: Tiene la paala ra 0l Sr. ('astellainos.
SR. (CASTELLANOS: Sres Representantes: Sin prices
Walguna., y sin voz extent6rea, ( 'i.,'.. ) porque no 1newc-
sito ser oido en Puerto Principe, voy a rcctificar al-
-Ii,'- d(o los conceeptos de la segunda. or2ac.ion, 6 del
segundo turno consumido n en el date por el Sr. Xi-
ques, ante esta' (a Ciiara, sostleiendo su mociin.
1lay iln punt)o cseneiil en (1 l cuail discrcpaIns el Sr.
Xi(qes, la Calimara y yo. A unq1111 tacliaran dieauda.zl
Ai 1Ii i. que voy 0 int;erpretar los sentiiientos lde la.
i':ii ., comno si h'eraii los iiios propios, Isi lo har6 y
en inlOlre de (ess senCtiliiientos iioso wros entenid1emos
qne ol Sr. Xiquei's(quiere ('roneaniteil; es si prop6sito,
es lo que ]e alfaii y pclrignu: que ICosotros telgamlos
de su discnurso este conlcplo: que lo supongamios true-
no en niedo de l;t tornwla,. .lupitr(' tonante. dueino
y seno d tos los r s: en di de t s: Npl en iio elos
mares, dominando y aterroriza.ndo la tierra ainedren-
tada, en fin, c('osa;. uy grande y la. nis trAgfica que la
humanidad pueida c'olnoeir en sus delirios, Resultando
en lai realida.d que sus truenos son a.lgo asi coino los
ruidos (le prod(iien los lijos (del (eleste Imperio,
Ail quoimar cohetes encervldos en Ina la.ta. (Risas.) Y
vs cla.ro, nosotros u !le csta:llos en el secret de fa.milia.
sabemos lo que -1 ,;.111I 11. esis ;aIenalas. y sa.bemos
cual e el exact valor ide (,os rayos. "y C1 poder de ese
.Jl piter tonante .........
No sc tlrat. de conMilietos q(ue amn'llaeen la esta.bilidad
de las Ilntittuciones, n6; ni de cosa. parecida 6 equi-
valentte; todo se reduce A reclaimar el nombramiento lde
algun senfor hoy t'uera del Ejecutivo, y que(I juicio
de mi companiero lielntras no este su eandidato cercai
del Proidenite, las Tristituiiones no pueden consoli-
da.rse. ( Mirmull(s. )
Pero, si resultlar qu(e poi seguir el critCrio (ie al-
gunos electores de Iuerto Principe. la. CAilara. se mos-
trara ceonformne con el cerroneo paierer del Sr. Xiques.
surgiria., inevitablemnte, imna discrepancia entire el
(leber de la Cri nmaraqilue consiste on a:erCtar y el deseo
del Sr. Xiques, (le consiste en alenIIta el trilunfo de
una ciuoition personal, y mi opinion que e fund en
sostener que no )podleos, ni la. Cailara., ni lol sef1ores
Represeontkantoe aployar un modo de juzgar, lie acuerdo
con los prop6sitos del Sr. Xiques, p)or(que no resultant
rundados en ut1a e(esti6n (e princil)ios, constituyendo
solo unaartisticta, agrupacion de argulinntos esniala-.
dos con imi:genes 6 ilustIrados eon clichlcs reproducidos
hoy,toilnindolos de varias sesiones anteriori's, Ilurfa-
nos sin embargo de raxzn y de ca.usa atendible. Y de ese
desdo Ipor si solo no puede surgir una acusacin ta.n gia.
ve, quenos coloq ue en iresolubl econl licto. In una Rle
p6 blica deinocri'tica como es 6sta, en que por ll libre vo-
luntad de los iindadanos el primer Maagistrado es elegi-


do por el suf ragio de todos,y en que i pesar de ser elegi-
do por todos,so encuentla sin embargo por la propia
Constituci6n,con poderes limited sy deli idos, encon-
trIndonos, pues. ga.rantizados. Ante ]a Caimara, ese
Magistrado se eneuentra hoy acusado) como autor de
uno de los mas graves delitos que puede conmeter, el de
violar la Constituci6n (do su patria; el de faltar a la,
Ley fundamental del Esta.do. Acusaci6n (ue tan alto
alcanza lha, de venir planteada de un modo formal,pun-
tualizaundo claramente en quA y porqu6 el Presidente
de la Rep6blica ha infringido la Constituci6n,pero es
!baldia y enojosa traida asi; sin da(to alguno, sin antece-
dentes de ninguna especie: a guisa de1 -1.,ii i, como
aqu6lla Ca.ja de trupnos formada(I de un caldero y un
pufiado de cohetes.
Yo invitaba ayer al Sr. Xiques tc que nos relatara
hechos y nos diera pruebas; y e(-a era la esencia de mi
discurso,todo 61 enderezado h ese fin; a pirecisar,a dia-
fanizar las brumas en que se present envuelta la acu-
saci6n. Quizfis por la pobreza de mi palabra, porla pe-
quefiex de mi estatura,por lo poco argentino de mi voz,
por In miodestia. en fin, de quien como o o;y il la inversa,
del Sr. Xiques, se sienta en un rini6n,dondei piocura.n
do que nadie le yea, renuncia A ese ldrecho de leer la
(Gacetan, colocAtndose detefre alt p6iblico para ser bien
visto 6 distinguido comno cosa rosaltante, quizas por
esa.s circunstancias no 1 i Ci. convenlido al Sr. Xiques.
Yo no le deeia al Sr. Xiques, ii si, ni n6. Me opo-
nia a si mocion y al par le daba un i ...i-.-i' que el en
uso de un derecho indiscutible podia, rechazar. Me
permitia darle un consejo nadla m1as, a, sabiendas de que
hombrc tan alto y couspicuo no lo necesitaba siendo
ademlis presuniblle que no lo necesite emanado de los
mis modestos. A pesar de eso.tambicn usando un dere-
cho de opinar, yo le a.ousecjaba un seneillisimo orden
de procedimiento, sin penetrari en cl orden de las doc-
trinas: diciendole: para que la Cimara so reuna y for-
rnule la acusaci6n gravisiina que s( 1e pide, es cosa
elemental de suyo; es cosa sencillan y 16gica, impuesta
hasta 1)pr el senttido comhni, la prueba, de la realiza-
ci6n del delito; y enseguilda el iro(edimient o natural,
previsto eln la lJy. El no mie entendlia, derostra.ndolo,
(cuando a.irimaba que yo lhabia, aconsejado Ai esta, CA-
mara que aceusa.ra al Presidente e ( la Reptiblica, ante
el Senado cuando cometiiera, un delit.o cromfiin de los
que asi estin delinidos y penaldos en el (.C 1', No es
asi, las lacusaciones del Congreso no van al Senado,
sino a otro Tribunal, que se lama, el Tribunal Supre-
mo de Cuba, que es quien debe conoer de la. denuncia
contra, el Presidente cuan1!o cometiera unl delito co-
mifi. No cometia niingun error, ni desprop6sito, cuan-
do decia que 1as loeyes se derogan por una orden; y si
lo realizaba el Sr. Xiques lairlmandolo 1o contrario olvi-
dando que entire nosotros esta vigente la (rden Mili-
tar nliinero cincuenta y pico. en virtud de la cual fu6
derogado y anula(do totlo un cipitulo del C6digo Civil
al amparo del unal se habian organizado las families
v constituido las propiedades. I,o cual no fu6i obstl-
culo para. que f'uer derogado por unal simple Ordei
del (Gobernador \NIlii I sin preamibulos, sin conside-
raciones ni mira.mientos d(e ninguna es)pecie.
Es decir ique tenleos en nuestra propia vida legis-
lativa el caso plriotico, el caso comprobado ehllacieute-
mente en q ue por medio do una Orden, ia, sido dero.-
gada, una ley easi fundaienital, t.odo un (capitnlo del
COdigo (ivil. Estaba., pules, en lo cierto; no dijo cosa
que no rfura, perl'eeta y facilmnento comprobablle por
nosotros, !os que tenemow la dicha do vivir en esto
.pals, que tiene entro sscl oradores eminentes al Sr.
Xiques. Parad comprobarlo solo es precise revisar los
nimeros de la Oaa.ceta) do/nde estA publieada, la Orden











288 DIARIO DE SESIONES DEL CONGREESO.-CAMARA


aqurnlla l;., la cual el Gobernador '\liir de Cuba;
una Autoridad, remedadora del gobierno absolute,
porque reunia en si los tres poderes, el legislative, el
ejecutivo y el judicial; sin justificacion y sin rayzones
de ning6u g6nero, pasando por enciina de todos los
procediinientos, no solo derogaba todo lo estatuido si-
no adernas violaba a( diario aquel precepto del C6digo
Civil, en virtud del oual, las leyes surten efecto .i los
veinte dias de su proImulgai6n y no antes. En aquel
regimen una, Orden del Gobierno Militar derogaba to-
do lo que se conceptual verdaderas eyes, las nmas
fundamentals; aquellas a cuyo ampalro desenvolvian-
se la p""i'i'''-d.., la vida civil de un pais culto. Sin em-
bargo, mi citt exctla no convencia al Sr. Xiques, segn-
ramnente porqu e l no queria convencerse; quizAs porque
61 no venia i la (C"ipara con el prop6sito de que la mo-
ci6n triunfara, 6 fuera desechada 6 enmendada sino(
cono 61 lo deeia. Peroraba, hablaaba, nos aturliia por
que hacia quince dias que no hablaba, y no podia con-
tinuar en silencio. Su discurso obedece ai una necesidad
por 61 sentida de consumer un turn de principios ca(da
cinco dias; peri6dicamente, coimo si fuera, una necesi-
dad fisiol6gica de aquellas Cque es preciso satisfacer
irremisiblomleente, y -i la cual estanmos condentados por
euatro afios lo menos. (Risas.)
Yes natural, seiiores, que no sea, possible convencer
a un Representante present en la CInmara con un pro-
p6sito preconcebido, con un plan establecido de an-
temano, que tiene sus fuentes de insp)iraci6n, no en
el pensamiento de la inayoria de los Representantes,
n-i en el seno del partido a que pertenece, ni en las
pAginas claras y telrinantes del program q(ue vielne
obligado 6 sostener aqui; sino que se inspire on lo que
IprIIInI la redacci6n de los peri6dicos oposicionis-
tas y especialmente ien la rediaccii6n de un peri6dico
que a juzgar por los sintomn s visible le va conquis-
tando para su vocero on el Congreso.
Qui6n viene A la Camara en tales condiciones no ha-
bri voz hunnana, ni Representante, ni irazia.miento,
ni Ley eserita, que Ie convenza de que no estai eu lo
eierto ceiando necesita sostener lo contrario.
Esa diferencia esencial de conceptosque 1urgia ayer
en la c'nciencia de todos los seiior-s Represeitantes
que estabamons en el scereto, de aquellos que sabemos
porque se hacen determinadas cosas; cual es el lin que
se visluibra a traves de ellas y el desco que aniima en
determinados moments a captarse las simpatias de
un pfiblico inconsciente, que no vN( por done va el
agua al molino........
Sa. X TquIEs: (l.nterru'ipiendo.) N uestro pflb ico es
cousciente; no ol'enlda A nuestro pueblo.
Su. CGASTLAANOS: YO to'go el de echo, 10o insmot
que el SH. Xiques, (de hablar del pueblo, por dos razo-
nes: la prilmera., porque procedo de 61, y con el propio
esfuerzo; y el propio tralbjo, he Ilegado hasta esta
Caimara sin dejar de ser del pueblo.
SR. iLA Tlosc:: Es verdad.
St. Po'TUONDo: Eso no cs tun secret.
SR. (ASTELLANOs: Y la. segunda, por que soy un Re-
presentante del pueblo. Por eso puedo hablar en nonm-
bre del pueblo con derecho propio poique soy Repre-
sentanto del pueblo. Adeirns, por otra raz6n siiprema:
porque no es del Sr. Xiques el derecho exclusive d(e
ser el finico capaeitado para hablar en nombre del pue-
b!o de Cuba.
Esas, a que antes mie referia, eran i]s (dos grades di-
ferencias de ccncepto que habiia entire 1e prop6sito que
animaba su palabra., y el prop6sito que a.inmaba la
mia. Yo quiero decirle A la Camara que votar6 en
contra do la moci6n del Sr. Xiques; pero aplaudiendo
la iniciativa del Sr. Xiqnes; celebra.ndo su celo; que


me eneontitaba satisfecho, porque reconocia en 61, un
es)piritu en6rgico dotado de unt gran indep-ndencia de
i iterio que le hacia, seialadamente estimable entire nos-
otros. Jamnis crei que la exposicion de niis ideas, con-
trarias ,s las suyas,trastorna'ian1 de m1odo tan extraordi-
nario su concliencia, que le implulsaran fi' tratar do ridi-
culizar ante la Camara, mi figra, peque-ia, ni. mi cabe-
za enmlala.t1 da,ii ot ros detalles Ivelador es de un con-
Iraste enti e iin aiire si aie 6 sinl donlire; y el aire
col recto, lmarcial, arroga.inte del senior Xiques y su elo-
ciuencia carac'teristicat de l]a que nos da pruebas peri6-
dicamente.
Porque lo repito: .un individtio del pueblo no tiene
ca'da, dia'i su libre diipo-ici6n los fmomentos ne(esar'ios
para dedicarlos a concurrir a la. (' i, I 1 .I; presenciar sus
sesiones, y sobre todo entera:rse de la verdad de las
co)sas, him aq(ll se seceden.
Aunque1 sC (0que 11u individuo del pueblo no puede
iac er eso, no quiero servirme otra vez del arguimento
de a) er, aqu61 que tantos iplausos obtiivo de la ('.' 1:1-
ral; y tan mal efecto I'r. "1iij'.1.i1 en l Sr. Xiques:
1iuilmdo de ellos protestabai, seguramenl e por cairidad,
por nil alto espiritu decompailerismo.
Aquellos aplausos que ustedes me prodigaron inme-
recidamiente, de los cuales el protestaba, y entiendo yo
ique acertadamente; (sos aplausos sigiiificaban, por lo
mnenos que el iuntrdo i o ha variaido radicalmente de
1iodo de set; lai naturaleza no ha sul'ido un hondo
desquieia.iiento eonmovida por la elocuencia del sefor
Xiques; las s cosas continflain comro estaban ayer; y la
l,6gica es la misma que ayer era.
Menciono los plapsos porque ellos rap oesuelven el pro-
blemla. Si mi frase vertida al aca.so, improvisadamen-
te, sin prepa.i aci6n ni arifticio alguno obtenia vuestros
plAcenles, un ra.zonamiento de lo mas elemental, pare-
ce indicarnos que cuando ustedes aplaudian aquella
improvisacion sin galas ni adorn, s era' porque encerra-
ha un grain fondo de verdad, por lo menos. Carecien-
do de ese mt6rito s61ido y eficaz; el discurso pensado
meditado, preparado y brillante de nuestro compairero
el Sr. Xiques.
Y decianos el Sr. Xiques: jestAis todos equivocados,
soy el inico con ra.z6n! A pesar de sn oratoria, brillan-
to, de suis frases herimosisimas, (e ahquellos (onceptos
maestros, y prActicos no solamente por' haberlos emiti-
dos como1 elector de j'li. i i Principe, sino por su prAe-
tica, adquirida. en el Parlamento espailol. A pesar de
todo su mIovimielio )poniendo en juego la fuerza de su
. I .,, '.. I .. i :' todo el prestigio de su cuerpo elegan-
te y bien I. i-l". Ai pesar doe tanto, iA poesar do todos
esos recursos,se encontraba solo. Si, sefiores I'o |i-iiin
tanltes, s enlcontrabla, y so enllenltra solo, porque enl
estai C'Anara, los Representanntes del Partido Nacio-
nal, todos son leales y disciplinados en la olbservancia
de las doctirinas del partido y onemigos de los prop6si-
tos personales. Y no entienden procediendo de esa
mantera (lue deja.n de servir 1bien A si pais. Aquel
hombre lde quien el Sr. Xiques deea., escribii ese ar-
tliculo, ese bombre no habla 6 no describe com'o Re-
presen-tante del pais, ha blaba como hombre que no ha
podido liegar al Poder Ejecutivo, que alejado de ese
Poder, Do lo v6 coino debe verse, im)pa'rcialmente y no
a trav's de la, mortificante' nostalgia de la cesantia.
No es por el momen0to perentorio discutir si el Eje-
eutivo iene 6 ni iiiciativa IegisladoIra. Pero para career
que no i. f iCene, necesito que so me pruebe de una ma-
iera clara, y evidentesin :.I .Iin I-ii agitando ante mis
ojos esa hojarasca alentelejuada de pirrafos brillanti-
simos, que parecen copiados de los discursos oidos en
el Parlamento espailol. No es licito que dediquemos
nuestia atenci6n 'i esos esparcimientos artisticos mien-










T)DIl() 11"bE SISIONES DEL CONGRESO.-C(_ \ NI I\ K 289


tras permanieeen estacionarios los proyectos fundamen-
tales de leyes que han de salvar al pais regularizando
su vida political, social y econ6mica; perdiendo cuatro
horas de debate en una cuesti6n crrOneamente llama-
da de principios. No quiero en mi pais esos ejemplos;
no desco (que en csta Cimara so pierda, el tiempo en
debatir euestiones sutiles y ret6ricas. Nuestros princi-
pios estain en la (Constituei6ni, v ya discutidos esos
principios, no debellmos por" alhora ocuparno as masque
de lo que antes lhe propuesto, de nuestra agriculture,
de nuestro comercio, de las obras pilblicas, esforzan-
donos parn que no sea con\ ertida esta '., ii :1. en una
A cademia, politico-social; para, eso estan los Liceos, los
Atendos, los certlinenes; que vengamnos aqui como
verdaderos representantes del pais eubano A salvarle
ya que somos los finicos que podemos salvar esta Re-
pfiblica que nos han entregado vacilante, d6bil, casi
agonizaute, diindole vida de nuestra vida, si nuestra
vida puede salvarla, y liacer un pais sensato, serio y
cuidadoso de sus inter eses. No hacer como esos teori-
zantes euyas doetrinas no han ofrecido en el terreno
prActico resultado alguno, I)eso para nosotros teorias
y doctrinas que puedan levarse A vias de ejecuci6nr
inmediata, teorias que conserve sano el espiritu,
para que nos sea possible venir acqui eon la conciencia
limpia, y tranquil el alma, en el perfect equilibrio
necesario para realizar la obra. que debemos empren-
der. Quiero libertad, pero la libertlad bien entendida,
no ]a libertad que vive de ideas febriles y exageradas
porlque eso no es libertad, como no lo es la que vive
de odios. (Apllsls.) Sino la libertad de los hombres
que saben realiuente set libres estando, sinti6ndose
seguros en su derecho, con el prop6sito de conservarle
sin mnerma ni abdicaci6n.
Quiero y pretend que cuando tengamos que juzgar
al Poder Ejecutivo, o1 hagaimos con la plena conciencia
de su culpa y nuestra raz6n; sin molestarle por ini-
ventivas improbadas ni por meras sospechas.
Si es cierto que el Presidente de la Repfiblica ha
cometido esos actos de infracci6n constitutional, ante
los grades males, deben utilizarse los grades reme-
dios 6 remedies eficaces, en6rgicos y rapidos que ga-
ranticen la salud para lo porvenir.
Si el Presidente de la Repiblica ha faltado A la
(onstihuci6n, si ha cometido un delito, no debe esta
Cainara contentarse con la declaraci6n s61a y palida de
haber visto con harto desagrado lo heeho por el Ejecu-
tivo; sino debe aplicar otro procedimniento mAs en6r-
gico. iQu6 figure tan desairada harian en este caso
los sesenta y dos Representanlts del pueblo de Cuba
que no hubieran sabido 6 no hubieran tenido el valor
de exigir el cumplimiento de un deber d. ellos A los
pocos dias de constituida la Naci6n!
;Qu6 situaci6n mns desairada ante los demns pueblos,
si nosotros nos limitasemos a decir que hemos visto
con desagrado esos actos del Poder Ejecutivo violando
a nuestra vista y con nuestra tacita tolerancia la ley
fundamental del Estado! ;Qu6 situaci6n tan desairada
ante el pueblo que nos eligi6; qu6 situaci6n tan de-
sairada ante los pueblos civilizados del mundo, ante
aquella Francia que no tuvo vacilaciones ni temores y
cuando le fu6 precise, para su liberlad, llev6 o la gui-
llotina sus liombres mas ilustres, a sus mais grades
pensadores, y a sus guerreros mias exclareeidos tan
solo porque habian faltado al cumplimiento de la ley!
Y nosotros los redimidos por (''-l,. i.-, por Agramon-
te, por Maceo, por la en6rgica 6 invencible constancia
de Marti; ante la violaci6n constitutional ibamos A con-
tentarnos con exclamar ihemos visto con desagrado
los actos cometidos por el Ejeentivo!
Tengo la seguridad de que el Sr. Xiques insistia en


deciros, haciendo de ello el argument easi Aquiles.de
su discurso, que el Poder Ej.-iili\, no pI i;i. nunca
tenerla iniciativa en la (i,..., ;,'.i .|- las Ih..--. I" ',:
esas eran iniciativas propias del Diputado. Ai .:,1, ..i-
do: Cuando el Sr. Castellanos y digo senior, ],..,;i
repito las palabras del Sr. Xiques, y no qluiero alterar
ni discutir en lo mas minimo los grandisimos me'itios
encerrados en todas sus palabras; aseguraba una. cosa.
que esta en contraposici6n con el Iexto de la Consti-
tuci6n, por que 61 leia la mitad de un :articulo y so
comia la otra mitad. Ley6ndolo integra mente se prue-
Iba qtue el Poder Ejecutivo no puede en ninguin easo
tener la iniciativa de las Leyes. Eso decia el Sr. Xi-
ques y eso no es exact; ese derecho estai reconceido do
un modo general, cualquier ciudada.no puede i,'I i i.
lo; porque con arreglo al Reglamento, cualquier ciu-
dadano puede hacer peticiones al Congreso.
En el articulo 123 del Reglamento don(de trata de
las facultades del Poder Ejeeutivo, estin reconoeidas,
las iniciativas de ese powder para la obra legisladora; de
manera que toda proposition hecha por el Fj.-, t vo,
tiene con arreglo al Reglamnento, caricter de P'roposi-
cion de Ley lo mismo que aqcuellas eyes 6 acterdos &
resoluciones aprobadas por el Senado, 6 las 'ornula-
das por las Comisiones permanentles y especiales. Esas
proposiciones que por virtud de nuestro Reglamento
tienen el character de Proyecto de Ley, reelaman de la
Camara los tramites seinalados para diseutir y votar
las leyes de caricter general; del mismo modo que1 una
proposici6n emanada del Ejecutivo.
Es decir que esta CAmara, compuesta de sesentat y
dos legisladores del pueblo Cubano, entire los cuales
esta meritisimamente el Sr. Xiques, ha reeonocido
por medio de sal Ley orgAnica, que obliga en primer
t6rmino al Presidente que tiene laa 'acunltad de halia'-:
los Proyeetos de Ley que estime necesarios, los cua.les
la Camera tiene el deber, la obligaci6n de discutir
colocandolos en primer tirmino, con la. mislma prefe-
rencia con que dispute los que vicenn del Senado, y
los que llegan de las comisiones perianentes 6 espe-
ciales. Estos Proyectos de Ley que puede enviar a la
Camara, para so discussion, el IPoder Ejeoeutivo, estAn
tan dentro de la (Constitucio6, (cotmo los otros ( que
m ]e e referido.
Consunma el Sr. Xiques alg6n turno, pida la palabra
para oponerse, present alguna enmienda, en contra,
haga cuanto quiera y pueda oportunannonte para evi-,
tar si le place la arprobacion d-l proyecto cque nos enl
vie el Poder Ejecutivo; pero no venga fuera de oca-
si6n, a presentair nmoiones injustificadas y al pedir
que nosotros, que la (':Imn; ,1a, apruebe esa 0moCi6n y
diga de una manera tan euf6mica como depresiva, quoe
ha visto con desagrado actos inconstitucionales reali-
zados por el Poder Ejecutivo, que merecerian, de ser
ciertos,castigo ejemplar y no lameltos doe mioro venl
cido.
N6, y mil veces n6; la Cmiara no hara eso, la I':*-
mara no desmoronara su obra Imas acabada, esa obra
que reconoce las facultades que tiene el Poder Ejecu-
tivo que ahora so trata de acusar sin raz6n alguna.
Tra.iga el Sr. Xiques aqui, pruebas, pruebas irrefu-
tables de ese hecho inconstitucional, traiga el Sr. Xi-
ques datos ciertos, traiga el Sr. Xiques los nfimeros
de las A(Gacetas)) on las cuales sea infringida la Cons-
tituci6n, y entonces nosotros levanta temos nuestra
voz, no a.islada ni timida, sino potente y en6rgica, la
voz de dos partidos s6rios, y seguros de su fuerza y lle-
varemos al autor de las inconstitueionalidades ante do
Tribunal para que lo juzgue. (Aplavsos.)
Seamos s6rios, imitemos A esa gran naci6n del Nor-
te que ha escrito en su c6digo, y nosotros lo hemos










2900 DIARIO DE SESIONES DEL CON ;Il:S >e.-CAMARA


copiado de alli, esas ideas de libertad saludable y ge-
nerosa que el mundo entero tiene que envidiarle.
(Aplau.sos. )
Plies bien, en ese pais donde ol libertad se siente,
donde las sesiones secrets no son prodigadas; donde
nade ie tiene iniedo a palabra, done las cosas todas
s (dicen con sin igual franqueza; donde a ningAn ciu-
dadano so le hra oclrrido acisar al Presidente de la
Repfiblica por actos de suspicacia. En ese pals, done
tan enamnorados estan de sus instituciones, de la Cons.
tituci6n IFederal de sus Estardos, alli done cada citu-
dadano se siente tan duenlo de la naci6n como el Pre-
sidente; pero al imismo tiemlpo sinceramente respetuo-
so del Poder )p'esidencial que cs el fiel rmantenedor de
todos los 1.1 i..'ipl..- escritos en la.s eyes; en ese pais
no existe nada de eso de que hablaba el Sr. Xiques; y
era lo que yo queria, que la ('.'in r it de Representan-
tes, que el pueblo ouba.no, oen sto, y en otros cases 1no
se limitara A tenor en el fonddo( e su coraz6n un testi-
monio de agiadlecimiento hticia el pueblo americano;
sino que encontrara y los tomara para norma de su
vida, (i'lii.lh- de la vida de aquella gran naci6n, con
1os cuales hemos de marchar por nn terreno mias pr1c-
tico que aqtuel pordonde nos Ilevaria admitir el peli-
groso, parlamentarismo (de las Canmaras espaniolas, que
sirve, si, para hacer pArratos elocuentos; pero tambi6n
para Ilevar A un pais 4 la miseria y a la ruina alejan-
dolo de la send del trabajo y el bien inspirado en la
confianza,y en la virtud de los demis.
Y ese era el finico concept de mi discurso: Yo tuve
el prop6sito deliberado de no entrar en on el fondodel
asunto, de no hablar realmenta en pr6 ni en contra
de la cuesti6n, p '.... entenldia que era innecesariolo
quo se pretendia dado el espiritu y la letra de la mo-
ci6n. Yo fui miIs lejos que el Sr. Xiques, mas radical
que 61, al exponer mi radicalism, y el de mi partido,
que pod(r, no ser el Partido (del Sr. Xiques; pero que
es el Partido Nacional Cubano, radicalinento liberal y
exponia tamlbi6n con el apllauso de ustedes Jo que en
lo fundamental es credo del Partido Republicano y de
todo parlido ique aini la, libertad y la verdadera de-
mocracia:.yo decia simple y sencillainente,que eso era
una cos;a atio:dina, tuna trivialidad con aparicncias te-
rribles, un : ;spaviento ern que Ila (Cuara no podia in-
curri'r.
SAl pedir al Sr. Xiques la prueba, no le decia que
trajera las i(acetas, que iha traido y las leyera supri-
miendo algunos pIrrafos, algunos renglones y algunos
concepts lque no Ie vienen bien A si tema.
SPorque si todo queda reducido a cso, en illo tendre-
TlOS, no argumnentos, sinro solisnas para I0so (d esos
peri6dicos y csas gentes descontentas a qruienes inte-
resa que ln. C(Anara tuerza el camiino, llcvaindonos A ro-
zamientos peligrosos en estos moinentos. Le pedia la
prueba, iue probarra, para que una. vez conocida, se hi-
ciera la, p:ticion correspondieonteo a l C'nara, no una
potici6n cnalqiuiera de desagrado por cjeniplo, sino la
petici6o (qle para tales casos sefiala la cly, y la ley fuie-
ra1 cumplida. Y las leyes se cumplen, no con alardes
de puritaniismo irritado ni conl violencias de leinguage y
de aderrarw s; sinA6 se cumplei lisa y llanamentc obedce-
ciendo su mandate al pi6 de la letra y dentro de su
espiritu, sin atemliaciones de ningfn g6ncro.
Si la, ('", i. so constituye, .b. i,,-- ,i,1'. la cuestiin,
condena antes do ji:zgar, alterando ilegitimanilente los
t6rminos de su misi6n;de la isa i manera, (que un tri-
bunal quo so constituyera para imponer la pena y d(e-
olaiar el reo; sin conocer antes cual es el heclho que
consider delictuoso. Queria evitar, que la Camiara in-
currieso en eso error que ili .1i ulna ligereza i1m-
perdonable por nuestra part: que la ('Ci.I que solo


tiene la facultad de acnsar, realizara dos cosas: acusa-
ra 6 impusiera pena; fallando elasunto:qu( la'.inr :: i,
dici6ndole al Ejecutivo: tu infrinjes la Constituci6n, la
infringiera ella tomAndose facnltad que la Constituci(n
no le concede: porque la Constituci6n no autoriza al
Congress para tomar acuerdo en critical 6 censura de
los actors del Ejecutivo, no habria Constituci6n alguria
en ninguin pais del mundo, que autorizara un sisteima
de vida political stable, en el cual los altos poderes na
cionales llevaran una vida de constant rivalidad, de
constant desconfianza y de lucha constant entire si
por cualquier cuesti6n baladi. La Ley constitutional
part del supuesto de un mntuo, de un sano, de un
profundo y de un solemne respeto de los poderes ph-
blicos entro si, de un mDtuo apoyo y de una mnitua
concordia como colectividades iguales en el deber de
la salvaci6n de la patria, como una fuerza misma cohe-
sionada de manera inquebrantable, sin mirar ni inqui-
rir A quien toca la mayor part en lo arido, ni a quien
el mayor solaz, sosteniendo sin divisions de ningin
g6nero, sin nada que agriete entro ellos, llevando so-
bre si, integra sobre los hombros, de los tres poderes, a
rosponsabilidad ante el pais.
No, ninguna Constituci6n, ninguna ley que me-
rezca el nombre augusto de Ley constitutional, que va
A obligar A un conjunto de ciudadanos lo suficientc-
monto dignos de former un pueblo libre '.Ii .i el estado
do una naci6n, puede contender reglas autorizando A,
un poder para que ii,.til|'r.. il otro, enviandole men-
sajes de dosagrado. Ni;gr..,. Constituci6n debo auto-
rizar la censura antes de investigar, ni la critical pun-
zante basada en la opinion, inconsciente, quizas do la
mayoria do un moment, con el prop6sito deliberado
de buscar conflicts, encontrando en ellos por medio
indirecto una manera pecaminosa de obtener la renun-
cia de lhombres 1i-,i..- incapaces de aceptar uria censu-
ra, para colocar en ellos a: otros hombres que acepta-
rian todas las eonsuras imaginable A trueque del
poder.
Yo vuelvo a insistir, y este es el iltimo concept del
discurso del Sr. Xiques que voy a contestar, accrea
del nombranmiento de los Secretarios de Despacho, pa-
ra hacker una simple recordaci6n A la'Cnmara, que es-
timo en realidad innecesaria, para ella, poro si precisa
par a la memorial del Sr. Xiques; para decirle que los
actuales Secretarios que hoy cjercen esos cargo fue-
ron creados, institidos, ungidos y reglamentadlos, per
una Ley, por 1n ilkase 6 por una Orden del ilustre
I). Leornardo Wood, por la gracia de Dios, segfin reza
en sir leyenda.
Esos Secrctarios existen creados por unma de esas Le-
yes del (obierno Militar, que hacen sangre en el co-
razoni sensible del Sr. Xiques; pero que 61, grande co-
too uni Griego de Maraton, rcsuelto coino un romano
de Cisar; afin sangraindole su coraz6n, invoca aqni
como arina contra los actors del 'oder Ejecutivo que
acaba doe onstitiirse. Porque 61 es tan poderoso y tan
Inagiranilio, (lie fi pesar de la sangria de su coraz6n,
no tiene orparo en invocar esas misnimis ordenes con
las que fu6 herido gravemente; iusfndolas para denun.
ciar la obra, del Poder Ejecutivo, la obra de la Naci6n
cubaina al comienzo ode la vida independiente, en los
primeros pasos siempre intlecisos de un pueblo como
ste que tantto Iha sufrido y llorado por tener una per-
sonali(dad y un gobierno propio; A pesair de eso, 61 no
tiene reparo on invocar las ordones del General Wood,
para con el testirnonio doe esas 6rdenes, acusar A los
suyos propios en el moment en que por la voluntad
del pueblo, lhan llcgado a la altura para realizar el
ideal mias querido y inis acariciado por el coraz6n de
(.ianias gcneraciones saorificadas. Pues bien, una orden











I)IARh) DE SE1SIOTNES 1)DEL (C)NRESO.-CAMAA h


de esas del General Leonardo Wood, una. orden de
esas del Gobierno Tnterventor, creo esas Secretarias
que estain hoy funcionando, y mientras otra Ley do
esta Caimara no la derogue 6 modifliue, esas Secreta-
ria.s, estlin constituidas de un mrodo legal y legitimno,
de un inodo comlpleta.mento legal.
Ahora podra decir el Sr. Xiquts, (que i 61 no Ie
merecen simlpatias las personas (ui ocupan el Ejecu-
tivo, oque 1 doseariaqie n l o r deiii horn e sou intima amis-
tad political, tan grande y sujestivo sobre 61, que 61 iA
veces so olvida de si miselo para hlablar Con la voz del
otro; un hioinbre de esas condiciones tan.grandes comno
IMarti y Agranionte, aunque en eso siempre vendria
un poco do la reobaja del tio Pace......
SR. ,LOYNAZ: ( IiiteIrruIpientdo. 'R.lebaljar i quid)n?
(E/ Pre ide(lite agita, la campantilla
SR. CASTELLANOS: PO'q(1e eS e iliombre no este en
el Consejo de Secretarios, el C. I,-. P. do Seeretarios
podrai no merecer simpatias al Sr. Xiques.
Mas los afectos personales de un Represetntante,
a.unque ese Representan te merezxca today nuestra. consi-
dera.ci6n y nos reclame por su Plocuencia y su conduc-
ta,y su oratoria, la admiraci6n do la (Aimara,porque el
8r. Xiques, sea el priinero de los oradores ])arlamen-
tarios de la Isla de Cuba, no vainos i dar (: esos hom-
bres un voto de censura. solanment por que no hayan
merecido la predilccci6n valiosa. y extraordinaria del1
senior Xiques. Y ya he rectificado lodos los errors y
todos los concepts, que (e(nivocada niente suponia el
senior Xiques en su oraci6n de a ver., euando conl sut
forma brillanto, con su frase de hiierro, con siu fogosa
pala.bra llamneante, parecia que nos anmenazaaba con ho-
rribles cataclismos.
Ustedes perdonarin, sefiores IRepresentantes, y nme
perdonUaria mi, el senor Xiques, que yo deje de con-
testar algunos otros hernmosisimos concepts, de su bri-
Hlante discurso, en la seguridad sin embargo de que
yo soy uno de sus nis devotos, de sus mnas obligados
admiradores, reconoci6ndole el mias grande de todos
los oradores parlamentarios de Cuba. y sin duda de
ningina especie, on proclamarle comno el vocero nias
imnportante de (las reconstrucciones morales, materia-
les y fisicas de la Isla., nuestra patria. (Aplausos. )
Si. I'lSIDEN'iFs: Se acuerda un rcceso I)or el tiempo
reglancentario.
(Se rfecia oun r'eceso de dliez mii,t,bt,' Ifor,: laI cnatro y
diezs bi? uto p o. /'. 1.. ./.. el rce.so )e n reanuda la
,e.4i6o. Ifora: lu.t c'ntro y ,4nte miin,. p. in.)

SH. PIRESIDKINTF,: Se l'Ouda llt >(1ii. P1'ara lia
alusi6n personal, tiene la paalabra el se iotr Cardenal.
SR. CA'RDENAL: Seilores Represen anl es: no pensaba
yo ocupar esta ta.rde la. a:tenci6n de la Climara; poro
me veo compelido a hacerlo, siquiera, sea por breves
moments, ante las manifestaciones injustas, repeti-
das 6 insinuantes del senior Xiques. y que no pueden
ni debon de quedar por mi part sin la mierecida coln-
testaci6n. IA senor Xiques ha exlresado que de la Me-
sa se habia retirado una Proposici6o de Ley susrsita
por mi, sobre (reaci6n de Secretar;i; y que esto so hi-
zo a virtue de indicaciones de alltos podores. Yo tengo
que re1ctificar esa afirmaci6n, lqe nsupo'ne so subordi-
nen mis actos i la presi6n de ,,,1i. ... cxtraira.s a
las libres decisions de mi conciencia.
El senor Xijques se halia en 11 error tan craso res-
pecto a este particular, comno q tue en efecto, la Proposi-
ci6n de Ley :i que se ha referido no ha sido retirada en
manera alguna, y si estA somethida al studio de los se-
flores Representantes y pendicnto de su discusi6n.
Como pudiera suceder que el senior A \iq;'-. no haya
seguido atenta.mento la march de los asuntos en la


( ,II.. i 6 que hllbiese perdido la mIemolia de ellois,
creo que una sencilla explicaci6n bastt'A -iA resta-
blecer en siu lugar enalquier concept eqluivoca.do.
El senor Malrtinez Or(tiz,y el Representanto que ha-
ce uso de la palabra, tuvieron el honor do presenter
on un viernes, la Proposici6n de Ley de que se ha he-
cho menci6n, y en el siguienie dia, sAbado, el se-
inor Xiques, formula una.1 enmiendai, i la mIaisnma, 6 1;-
cieron tambi6n otra los sefiores (armendia y Sobrado.
El senior Garcia Ca.fizares,A su vez, present otra Pro-
posici6n tie Ley acerea del propio asunto.
Los nombres de los autores de (eas1 Proposiciones y
enmiendas, en las que existen discrepancies de crito-
rio, harAn comprender al sefnor Xiques, (lue no so ha
tratado de una. cuesti6n doctrinal de Paritido i ..iit..-
en tanto que las personas menciouadas figuran en et
grupo de la mayoria de esta Cai(mara, y celas han obra-
do con una complete independencia de opinion.
Ni las citadas Proposieiones do Ley han sido retira-
das, ni tampoco sus enmiendas, incluso la del senior
Xiques. a rnenos que 6ste la I ...i;- A (lltima hora.
Ya ve el senior Xiques cuan lejos estian los que so
sientan on este lad de Cmaa de lao ( a ( iae s sofiadas in-
fluencias y urdidumbres que fantasia la imaginaci6n
del author de una especie, enya absolute inexactitud
acabo de demostrar.
SR. BORn(ES: IPido la palabra para una, alusi6n per-
sonal.
Si. PRESIDENTE: Tiene 1a palabrai el Sr. Horges.
SR. onRGns: No haya temor de que protested alarma-
do. de la alusi6n que ayer hizo de mi nombre y repre-
sentaci6n el Sr. Xiques. Quiero rectilicar algun con-
cepto de mi distinguido compafiero y, aprovechaind(o
esta circunstancia, esolarecer aqui mis opinions respec-
to al asunto que se esta. discutiendo.
Ayer el Sr. Xiques, al aludirnme, en imementos en
que yo no estaba present en la CAimara--porque ha-
bia salido a practical gestiones necesarisimas, de ca-
r6cter privado-segin he podido enterarmne por la
resefia de la prensa y por lo que me. han dicho mis
amigos y companfieros dijo, que despucs de conferenciar
conmigo sobre los actos realizados por ct '1.j -' ....,
me habia suplicado que yo protestasse de todos ellos.
El'ctivamente, conference con el Sr, Xiques; y co-
mo alntes que con el Sr. Xiques habia ai cambiado im-
presiones con otros Representantes, y t)dos habian.
estado de acuerdo conmigo en que pareeia,, segfin 1a
nota publica.da por la prensa, que por cl FI .' ui .. se
iba.n a resolve asuntos que eran do la, compctencia de
los (Ceorpos (Colgi.sladores, al decirme ol Sr, Xiq...."
que tenia el prop6sito de guardar silencio, y qne esta-
ba sacrificando su desco de hablar; pero (que ereia ne.-
cesario protester de algo que so estaba haciendo por
el Gobierno, 11 decirme, repito, que 61 no hablaria,
quise, aprovechando desde luego la oporlunidad que
1me brindaba, para ovita.rle el disgusto deo quebrantar
un prop6sito que 61 tenia, pronunciar algunas palabras
en esta Camara, que sirvieran como de voz de alarm,
para que el iP 1t;. no siguiera la. send que habia
emprendido.
No fu6 mi objeto que sobre esta cuestli6n Co planteai
so un debate, sineno procurar que por uina resoluei6n
rapida y en6rgica evil,,secmos que el F.i .i;vo resol-
viera asuntos que estin encomendados >al studio y
resoluci6n de los Cuerpos Colegisladores.
En este seintido me expres6 aquel dia, y no simple-
mencte por la, indicaciin de mi distinguido amigo el
Sr: Xiques, con el enal estoy eonforme i menudo, sino
porque me pa.reci6, como 6 61, necesario protester, si-
quiera fuese suavemente, de los hechos realizados 6
que se pretendiaan realizar.











292 DIARIO DE SESIONES IEL CONGRESO.--CAMARA


SNo entendia, que no por ser cono en todas parties,
poderoso y fuerte el Gobierno, debiamos d1.*j r de con-
denar cuallquier acto suyo que doba ser condenado; sin
que por esto olvide que el Gobierno quo esta, constituido
es nuestra obra. Y quiero ahora declarar que, siempre
que cl ( ;.>:,i.: se conduzca por la buena send, por
la send de las leyes, respetindolas, y haci6ndolas
cunmplir 1, todos los ciuldadnos, nerecera todo mi res-
peto y consideration.
St. VIUENDI)AS (E.L : ( iterruimpiendo. ) Pido la pa-
labra en contra del Sr. Borges.
SR. loOfier's: No me incomoda, ni me aturde la inte-
rrupci6n del Sr. Villuendas.
Yo estoy contestando alusiones de ayer, y aunque
no estoy habituado :1 la vida parlamentaria, s6, por
mi prActica dt lector p1iblico, por haber leido muchos
diariess de sesiones, del Parlamento Espafiol y del
i'arll-.,t,.. ,., Anmricano, que el recurso de las interrup-
ciones, es una mianera habil de desconcertar al orador
y que tienen los parlamnentaristas practices. Y para ter-
minar, decia el Sr. Xiques: "el Sr. Borges, que pien-
sa como yo, estlara conforme conmigo, y 61 es un leader
utno do los jeofs, del Partido Nacional en esta (Cina-
ra.'' Y cl Sr. Kiques esti en nn error: yo no soy leader
ide los nacionales en esta, Cmara ni he figurado nun-
,ca comno jefo entire los nacionales. Yo no he sido mats
que ouno de lo- propagandistas del Partido Nacional
durante el proiodo de oi, .li.. i, :'.I, de cse partido; y
he procurado, durante la labor de propaganda, cunm-
plir, en lo qu( nme ha sido possible, y hasta donde mis
fuerzas alcanzaron las funcoiones que so nie habian en-
comend(tado.
Pero aqui ino he sido nii soy leader del lartido Na-
cional; s6lo soy uui afliado( de este -i;In partido, en
cuyos pai;tri6ticos principios tengo absolute f6.
Conste, I.r.-, Sres. Representaiintes, y mi me con-
viene qie asi se entienda, qu o no soy jefe, ni si-
.riilli I official: soy uni simple soldado de lila.
Si. t -I., -j,'re: Tiene .la pala ria el Sr. Loynaz pa-
ra tuna alllsi6i personal.
St. LOYNAZ: Sefiores Iepresentantes: l)ijo el senior
1'. ;I-,.....- (lie estaba solo completamente, y agrega-
ba el Sr. Xiques y despues el Sr. Borges......
Sit. I'a SI)I 1 NT: Eso no es una. alusi6n personal, y
'en ese sentido no puedo conceder la palabra. l1 Sr. Xi-
.ques ticne I l" i, I para remtificar.
Sit. XIuI(.:HS: Sefiores Representantes: T'ongo aqui
una .erie do it ,as qne pudieran constitlli' una larga
y quixias interminable rectificacion; pero el Sr. Presi-
dente tione inter6s en abreviar este debate y yo siem-
pre del'eronte (con la Mesa, pocnrare hacer una recti-
Ii...-..'! ,l may breve, demostrando asi, de paso, a la
i',, -i ,.-. i y 1 la C(amara, que no estoy dominado
por 1un enitimniento de vanidad. Sin embargo, necesito
desvanoi'c'r :icrtas apreciaciones hechlas por el Sr. Cas-
tellanos. La. : ...ir..', es, lque el Sr. Castellanos me ha
natribuido conceptos y palabras (qu( yo no lie formula-
i,! respeclio de 61.
Me ititcresa, sobremannera, que la I'. 111i ,. recuerde
las palabras con que yo aludia at Sr. Castellanos res-
pondiendo i su ataque harto personal. No hubo en
mis palabras ninguna que pudiera lastimnarle en lo
mis ilnimo. En cambio, 61 no ha echo inls que za-
herirme. Jamis so con mi c mi olegas alusiones de' ial
gusto. (Porquo on cada 'l ,:i nI veo un compa-
riero de fatigas, easi uIn lhermano, mereced:or sienprlc
de mi consideiracio y aprecio.
Seftores: Udsl. recordari'ian que cmpec6 1111 modesto
1-I i.r- anterior con algunas referencias muy correc-
tas,al pronunciado por el senior Castellanos. En carnbio,
istodes recordari:n tamnbi6n, que en la tarde de daycr,


ful victnia de los tremendous palmetazos del senior
Castellanos. Ayer habl6 61 de mi estent6rea voz. de
mis adeimanes, de mis moviminntos; en una. palabra;
se extendi6 a su gusto respect 6 mis condiciones per-
sonales, y no ij'.' nada de mis razones. Podria yo--
decia --seguir esta larde el mral ejemplo del seflor
Castellanos entrando on un debate de character perso-
nal y abandonando la serena region de los principios;
pero como yo no quioro que este debate degenere y se
empequefezca, no sigo al senior Castellanos por la sen-
da emprendida por 61. Y recuerdo que solo dije esto:
yo podria, critical al senior Castellanos, hacienda el anal-.
lisis de sui persona, dcsde la cabeza hasta los pi6s. Esto
ifu lo que dije. Y ahora esta diciendo el senor Sa-
rrain, con un sign muty signilicativo, que en vez de
una cabeza dije dos, y eso fu6 un lapsus, porque yo no
le he visto aquli a nadie dos cabezas. (Risas.)
Yo, sefiores, nunca me lie sentido tan orgulloso,
permitanme ustedes este desahogo, como esta tarde,
porque hacerle perder los estribos a ul hombre de la
circunspecei6n, del m6todo, de la facil palabra y del
alto pensamiento del sci'or Castellanos, al extremo do
no contestar ]as objeciones fundamentals, y solo ocu-
parse de mi modest personalidad, desde que comlnz6
su discurso ihasta que lo termrin6, es pruael evident,
inequivoca de su derrota-es decir-de mi triunfo.
Repito (que tengo en m i carnet notas tan tentado-
ras en orden i los desatinos cometidos boy por el sefior
Castellanos, que sin ser yo oradlor ni tener elocuencia
podria hacer, contestfindole, una rectificaci6n soberbia.
Sit. VILLU ENDAS ( E. ):(Ilterriimpientida. ) llfigala, lult-
gala.
SR. XiQUEs: No, no. Yo podria decir q(ue eli pIue-
blo no es inconscienlte, conmo el sefiorl Castella-
nos lo ha !. i. I. torpenlenii; yo p)odria hacer
la apologia, de Juan ( (Gimez, dte cuya ilustro y escla-
recidat %11.1I revolucionIaria ha hlablado despecti-
vamencte mi -ti .1... contender: ;podria decir tantas
cosas! No 1o liago, porque eso seria separarme de mi
propisito. No puedo dejar de referirme, sin embargo,
i uno de sus concepts. El sorior Castellanos ha di-
cho, que 61 no (lqiel'e (qieen esta Cainara broto esa
plant amarga que so llamia la disenciin entire los que
viven bajo un inismio cielo. Yo lo respond al sofior
Castellanos que c-.i',,v (conlorenl( con siIs deosos; pero
no (:onfunda S. S. el odio--sentimiento que ning ini
senor Relresettainte oext)erinenla;-con el natural di-
ferir de las ideas.
Y para. que f1 senior (astellanos vea que os verdad
que no quiero traer el odio i esta Cillmara, relnuncio,
con detriluento de inis conv'oniencias,a la rectificaci6n
a que tengo indiscutible derecho, a 11n de no agriar
ItimS los 1i nimos, d lo que los ha agriado el senior (Cas-
tellanos.
SK. PIaR l) N'ee:: lHabillndo tl(eilnnado la hlora regla-
mentlariai, la (C'al ara ,acinerda lquei se prorrog'ue la se-
si6in Ihasta, que termine la votaci6n.? Los que est6n
confornilns qne so pongan de pii. (Eil.probado.) So
pror'rog'a a ;ssioi'.
;,Estl, conlorl la C(lil'a in que se aumplie el de-
bate? Votacion ordinaria. ( Es aprobado. ) So am-
plia el debate Tiene la palabra ol senior (iarcia Kolily.
SI. Vi Li:'LUEN n (E.) : En esta discutsi6n so han con-
surnido dos tulrnos ein ipr para defender la mocion del
senior .. -i:. y uno en contra del senior (Castellanos, y
otro en contiraI que vi i consumiir el senior Garcia
KoIly.
(lauldo (l senor i,,._,, liabl6, yo crela (iue era para
consinnir un torcor tuirno en contra...
Sit. I .... i Ya yo habia entendido la niala inter-
i, ('* dt.l senor Villnuendas.









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.- -CAMARA. 293


Sn. PRESIDENTE: Sr. Villuendas: El senior Borges
hizo uso de la palabra para alusiones personals.
Sn. (GAciA KoiiLY: Dos palabras,sencillas, tranqui-
las y serenas. No solo porque despu6s (del brillantisimo
discurso del senior Castellanos casi no quedan argu-
mentos quo alegar ni razones (lue aducir, sino porque
tambi6n las iltimas i,. i il. ,i i.. i.. heclias por el senior
Xiques, al terminal su postrora rectilicaci6n, han ve-
nido A demostrar quo este debate esti agotado, y que
el asunto no amnerita mias. Pero yo sin embargo voy
a hacer algunas breves manifestaciones, para las cuales
he sido comisionado por el Partido Republicano a.l
que me honro en poetenecer.
Crco, sefores Representantes, que fui yo el que en
una de las primeras sesiones preparatorias de esta,
CAmara,-acaso en aquella sesi6n preliminary en que
la suspicaz fantasia del Sr. Xiques, creia ver en un
document atento y respetuoso que dirijia a la Camara,
el Gobernador Militar de la Isla con motive (de su
constituci6n, algo asi como un acto atentatorio contra
nuestrat libertad, nuestra soberania, y hasta contra el
libre funcionamiento del Poder Legislativo.--( 'eo re-
pito, que ful yo el que en aquel mismo dia, manifes-
taba, condenindolo, que por el prestigio de la CAmna-
ra, que por la solemnidad y la alteza de aniino que
debia presidir todas sus manifestaciones, que por la
importancia de sus debates mismos, que por 1a gran-
deza do la misi6n quo ibanmos A ealizar, debiamos
abandonar para siempre y dejari en el olvido ese sis-
tema de la aterradora suspicacia, y de la desconfianza
efectista, on la dual so encubre, con frase de relum-
br6n la vaciedad del pensanmiento, so viste con el
r, '.., i.' de la palabra la desnudez de la idea,, y hasta se
cubren con la bandera santa de un patriotism, ro-
mAntico, pasiones 6 intereses, no legitimos.
Yo, por encargo del Partido l que pertenezco, que
me otorga su representaci6n enaltecedorai, quicro ha-
blar nuevaniente para una, vez mis condenar en nom-
bre del patriotism santo, esta tendencia malsana y
destructora que convierte nuestros debates en una es-
pecie de palenque abierto .i todas las suspicacias, en
algo como un campo do Agramante, con debates infe-
cundos en los cuales lo quo en realidad se manciha y se
desgarra, no son el crLdito de detelminadas persona-
lidades que estin a cubierto de ciertas acusaciones,
sino el cr6dito y el prestigio del Poder Legislativo la
seriedad y el prestigio de esta Cimara., ya muy que-
brantados por propios y extrafios.
Sefores Representantes: Hia pasado, para fortune
nuestra, la (poca en que habia sobre la fax de la tie-
rra, oi que habian sobre la faz del pueblo cubano unai
persona tan loca que pudiera. career que la felicidad
universal, la iniediata y efc:tiva de la patria cubana,
pudiese defender de uno de esos discursos hechos pa-
ra ser pronunciados sobre las tablas mis altas de un
barril. Hoy que el jacobinismo ha. perdido todo su en-
canto; la literature deOmag6gica su corrosiva intransi-
gencia, y el absolutismo, elbrillb de sus falsas exajera-
ciones; no veremos, por fortuna convertir esta CGmara
en una caricature grotesca de Convenci6n francesa,
donde alguno pneda creerse un '[I 1, 6 un Robespierre;
y se rate de juzgar a nuestro ilustre Presidente. como
al nuevo Luis Capeto sin guillotine y sin..... trono!
La misi6n que tiene que realizar esta Cinmara, no es
esa. La misi6n que tiene esta (', m.i es legislar,
esos son sus altos lines. Y en reslidad, si nosotros,
dejando a un1 lado eso, nos intrincamios eln sos labe-
rintos que nos propone el Sr. Xiques, pcrderemos el
tiempo lastimosamente.
Yo no voy A enzalzar el prestigio de la personalidad
quo ha sido elevada en nuestra Rep6blica al mas alto


puesto, por la unificaci6n de los dos mAis grandcs par-
tidos que hoy existen on la Isla; el partido Republica-
no y el partido Nacional. La Cmunara antes do juzgar
a esa personalidad, debe primero ver los motives, las
causes que para ello la asisten; debe estudiar, para
que injustamente no pueda dirijir una cesura al quc
ha sido elevado A su primer magistratura por el su-
fragio de sus concindadanos.
Y es que en esa moci6n, presentada por el distingui-
do compafiero el Sr. Xiques hay algo que reviste tal
importancia, que tiene tal trascendencia que el mismo
Sr. Xiques no lo habia previsto; porque si en realidad
fuera verdad lo que en esta moci6n se asegura, si on
realidad fuera verdad que los Secretarios del Despa-
cho han violado la (onstituci6n, otra, y no la que 61
propone, seria la soluci6n que deninitivamento indica-
ra el honor do esta Camara; ent6nces la aoluci6n de
esta Cimara, no seria ese paliativo inodoro, incoloro
6 insipido que nos propone el Sr. Xiques, no seria esa
especie nota suave, edustica como un nectar soda sino Jo
que nosotros debiamos hacer en ese caso era acusar al
President y sus Secretarios ante el Senado consti-
tuido en Tribunal de justicia y aceptar todas las con-
secuencias que de esos actos podian sobrevenir para
el porvenir de esta tierra.
Y yo pregunto invocando al recto criterio de la (' -
mara: y yo pregunto invocando al recto criterio de mi
amigo el Sr. Xiques. ,Es 6'sto lo que se consider
ser ra ical? ,S,,n estas las ventajas de su radicalis-
mo? Es 6sto lo que 61 nos pregonaba, porque si 6ste
es el radicalism, yo voy A afirimar no solo en nombre
de la CAmara sino en nombre de todo el pais cubano,
que aqui no hay un sGlo radical. Si ser conservador
es ser lo contrario de lo que es el Sr. Xiques, yo en-
tietndo que yo soy conservator, y quo a pesar do las
tendencies liberals de los programs national y repu-
blicano, todos los miembros de esta CAmara son conser-
vadores (Aplausos.) y si esto es ser ministerial yotam-
bi6n soy ministerial; y por lo menos la mayoria es mi-
nisterial. Cuando veo al Sr. Tamayo proponer me-
didas para organizer la GuardiaL Rural que venga A ser
la garantia del 6rden, yo me siento tambi6a ministe-
rial; ciuando vco al Sr. Terry proponer medidas elica-
ces necesarias. indispensable para. la reconstruccioi
del pais, soy absolutanmente ministerial, y me atrevo a
aticiii.ma que lo es absolutamente el partido republican
en nombre del que hablo.
Y es que mi distinguido amigo el Sr. Xiques tiene
una idea tan especial respect del radicalismo que yo
me lie llegado li convencer que mi distinguido amigo
el Sr. Xiques no es radical aunque 61 lo crea. Porque
61 nos lecia ayer, poco mis 6 menos. lo siguiente: ((yo
sefiores que tongo compromise con mi provincia, y cont
mis electores.........
Si. XIQUES: ( nterrwmpiendo.) Con mi pais.
Sr. GARCiA KiOLY: Y con su pais, necesito reali-
zar este acto politico-con la periodicidad a que se
referia el Sr. Castellanos, en todos los dias, en todas
las situations y en todos los mementos en que de al-
guna manera pudieran aparecer lesionados, los princi-
pios que 61 sustenta y las doctrinas que 61 propaga.n
<(Yo seiiores, en mas de una ocasi6n, decia el Sr. Xi-
ques, en mas de un moment, en una de las multiples
sesiones celebradas hasta ahora por esta CAmara tenia
necesidad de hablar para defender los principios que
proclama del radicalismo, y he hecho el sacrificio del si-
lencio. Y el Sr. Xiques nos citaba un caso ocurrido en
esta C in, 1 afiadiendo: "Aqui se ha propuesto, y se
ha acordado, una pension para, el General MAnximo Go-
mez, y yo he permanecido en silencio, hacienda el sa-
crificio de la palabra, protestando en el fondo de mi









294 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.--CAMARA.


alma a mis principios radicales, porque, nosotros, los
radicales, no queremos pensions, nosotros los radica-
les, no concedemos pensionss"
Yo, cuando el Sr. Xiques hacia semejante afirma-
ci6n, que parece algo asi como el credo. como la base,
como la norma supreme de todo radical, me acordaba
en aquellos moments de una de las figures mas gran-
des de cuantas llenan las piginas de la historic ame-
ricana; yo me estaba acordando de uni figure cuyo
nombre ilumina y fulgura el camino de la libertad de
los pueblos honrados y dignos; me acordaba del bene-
m6rito de AmArica, de Benito Juarez, el libertador de
verdad, el radical de hechos legitimos, aut6nticos y
efectivos, Benito Juarez, el benemnrito de Am6rica, el
hombre que conden6 todas las tiranias para defender
todas las libertades, el hombre que castig6 todas las
opresiones para defender todos los derechos, el hombre
que se sacrifice para defender todas las garantias, el
hombre que ech6 por tierra instituciones seculares y que
dot6 & su patria, al pueblo mexicano de las eyes evi-
dentemente liberals; de la Reforma, que es la obra
mas grande de la democracia americana, ese hombre,
no recuerdo jams se haya opuesto a conceder pension
a alguno de los que mas le combatieron durante su
vida, y cuando la ( '1 iriva de M -.i... decret6 una pen-
si6n para la familiar del libertador Miguel Hidalgo, 61
fu6 el primero que se apresur6 a sancionarla prestan-
dole con su influcncia today clase de apoyo.
Y yo me decia ;que diferencia tan grande existed en-
tre el radicalism del Sr. \. p,:-I y el radicalism de
D. Benito Juirez, el del primero era el radicalism de
la ingratitud, el del segundo era el del agradecimiento!
Yo soy enemigo del personalismo en los debates.
Cada uno interpret 6 su manera los principios radi-
cales, y hay quien cree que ser radical signiflca solo
destruir y atacar.
De modo que en este sentido, llegamos A esta con-
clusi6n: nosotros no somos ministeriales, ni conserva-
dores, por lo que cl Sr. Xiques cree, ni el Sr. Xiques
es radical en el sentido en que 61 lo imagine y lo pro-
clama A todas hoi as.
Yo, como antes decia, sefiores Representantes, voy
6 ser muy breve, y permitanme que tenga a la fuerza
que cefiirme 6 estrecho campo, porque mi distinguido
amigo y companero el Sr. Castellanos, ha contestado
hasta la. saciedad todos los cargo que hacia el Sr. Xi-
ques, tanto los gi andes como los pequeios, siendo en
6sto el Sr. Castellanos, en verdad, muy egoista, al no
dejar ninghn argument de fuerza, para el Represen-
tante que bubiera de consumer el otro turn.
Yo no voy a refutar los cargos que el Sr. Xiques
hacia contra los Secretarios del Despacho, porque ten-
go entendido que hasta el propio Sr. Xiques, esta ya
arrepentido de haberlos hecho.
Lo que el Sr. Xiques nos decia con respect al Con
segero aulico, lo mismo que con respect a la proscrip-
ci6n de una raza, carece de todo fundamento; porque
tanto la proscripci6n, como el Consegero aulico, no
existen mas que en la mente calenturienta del Sr. Xi-
ques. Pero crea, que no existed tal personaje en el ac-
tual Gobierno. El Sr Estrada Palma viene realizando
en su dificil labor un program de Gobierno, y yo no
s6 que el ... il'., Estrada Palma haya tenido necesidad
de un Consegero Aulico para que redactase ese progra-
ma de Gobierno. De manera que quien no necesit6 ese
Consejero, para redactar su dificil program, much
menos ha de necesitarlo para su desarrollo.
Respecto a la proscripci6n possible de la raza de color
A que 61 se roferia, en el sentido de que constituia otro
error politico del Poder Ejecutivo, yo puedo solemne-
mente asegurarle al senior Xiques, que parece ignorar-


lo, y A la Camara que to sabe perfectamente, I.- no
hay tal error, y que la acusaci6n de 61, ha desapareci-
do como el humo, desde el moment en que, e diga
que no existe ni tal proscripci6n, ni tal diferencia, en-
tre ese y ningin otro element de nuestro pais.
El que ha cometido el error, es el senior Xi.,i.--,
pretendiendo establecer esas diferencias perni:iosas,
entire el element de color, es dccir, entire blancos y
negros, ofreciendo como soluci6n n un al que no
existed, mas que on su viva imaginaci6n, la pretensi6n
de crear departamentos especiales, para color en
ellos A esos individuos portenecientes a irna razr qlue
es en todo igual 6 la nuestra, puosto que la Co#stitu-
ci6n promulgada, garantiza id6nticos derechos para
todos los habitantes de la Isla de Cuba.
A ese respect, al oir las palabras del senior Xil,.--,
yo me iba a levantar inmediatamente para pr( testar
de ellas. Yo que soy compafiero de respotables miem-
bros de esa raza, que se sientan en esta CAmar, con
benepl6aito de todos, yo lo digo muy alto, yo ;e hu-
biera levantado A protester, si aqui, siguien o esa
funosta teoria del senior Xiques, se hubiera pretendido
dar una Secretaria 6 una Vice Presidencia de esta CA-
mara, A uno de los Representantes de color, fundAn-
dose para ello, no en sus m6ritos personales, sino en
que 61 representaba a esa raza que se pretend, per el
senior \i q ..--. que se encuentra oprimida. Yo me
hubiera levantado 6 protestar, !...]"'. esos Repo esen-
tantes vienon aqui A representar a una part e los
habitantes de Cuba, ellos, como nosotros, vienen
aqui a representar al L,,'. 1.1.' de Cuba, sin diferen ia de
classes, de gerarquias 6 d colors. (Aplausos.)
Demas esta que el senior Xiques nos pretend en-
comiar las virtues y los m6ritos do determinaqos in-
dividuos de la raza de color, come si nosotros io su-
picramos, 6 come si nosotros ignorisemos que hay, que
ha babido, y que siempre habrA, individuos pertene-
cientes a esa raza, que son dignos bajo tod s los
concepts, del respect y de la consideraci6n de sus
conciudadanos. A todo lo que 61 dijo sobre los mciri-
tos y virtues de los hombres de la raza de color, yo
afiadird ias, yo afiadir6 esto: Si durante la gloriosa
epopeya, si durante la cruenta y sangrienta guerra de
independencia que ha asolado nuestros campos, ii du-
rante ella, por desgracia, hubiese caido antes que Ma-
co, el ilustre general MAximo G6mez, entones el
ej6rcitocubano, como un solo hombre, hubiese dado
su voto para el cargo de General en Jefe, al no menos
ilustre, al titan A ntonio Maceo. (Aplauso.s.)
SIt. V1 u R0iA CARnIZARES: (Interunmpientio.) Ya desde
antes Maaceo tenia el grado de (Lugarteniente, -es decir
de segundo Jefe del Ej6rcito.
Sit. GARiA KOInLY: De manera que ya ve el senior
Xiques porque era casi proferible que 61 no hlbiera
toca do ese punto.
Detodos los demis particulares 6 que se ha referido
mi querido compaliero el senior Castellanos, no h sido
piadoso conmigo mis que dejindome un solo arguniento,
ha sido egoista, ha sido, segin la frase de un fil6sofo
que ocupaba una Secretaria en el Gobierno int rven-
tor, acaparain/e: se lo a l]evado todo el senor Caste-
llanos, no me ha dejado mas que la mitad de un argu-
mento, la mitad del argument relative a la de igna-
ci6n de los Secretarios de despacho. Y voy a contestar
muy brevemente a los cargo queo ese respect hacia
el senior Xiques. A cambio de una promesa que 61
me va a hacer, decia el senor Xiques en la tarde de
ayer: me parece que 6ste es un argument tan conclu-
yente que estoy enaumorado de 61: Y yo decia, que mal
gusto tiene el senior X7lues, porque no he visit nada
mas falso y feo: y alladia 61: "su fuerza es tan grande










DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA. 295


y formidable que si aqui hubiera una sola persona que
me demostrara lo contrario de mi argument, yo no
volveria a hablar mis en esta ('i ., i."
Y yo que voy A contestar ese argument, no vacila-
ria si 61 no retire esa afirmaci6n, y nos promote hablar
de nuevo, en callar mi respuesta, aunque sea solo
para hallar la simpatia de los electores del Ca.magiiey,
de los cuales en cierta memorable ocasi6n tuve un
recuerdo muy expresivo y no por cierto grato. (Risas.)
Decia el senior Xiques que habia sido inconstitucio-
nal por parte del Presidente de la Repulblica el hecho
de haber designado A los seis Secretarios del despacho
que hoy colaboran con 61 en las funciones del Poder
Ejecutivo. Ni bajo el punto de vista moral ni en
ninguna forma lo ha sido. Ya lo decia perfectamente
el seflor Castellanos: fu6 tan excesivamente respetuoso
con la ley, fuM tan respetuoso con lo existent y con
lo creado el senior I'-i i.1 Palmna al constituir las Se-
cretarias que primero obtuvo del Gobierno Interventor
la derogaci6n de las leyes que pudiera'n opener repa-
ros a la creaci6n de las Secretarias. Estas fueron crea-
das, se constituyeron,y ya oreadas y constituidas, fue-
ron ocupadas por los individuos que en el ejercicio de
su derecho quiso designer. Ese es un hecho cierto
y sobre el cual no cabe discusi6n. Nos decia el Sr. Xi-
ques, inspirado verdaderamente: "es que en todos los
easos anAlogos no so ha hecho nada ab'olutamente pa-
recido A esto: es que en casos iguales el Presidente no
ha procedido de este modo, es que en casos iguales lo
que correspondia es que hubiera conservado A los Se-
cretarios del Gobierno anterior, y les hubiera dicho":
-y aqui ponia algunas palabras que constituian el dis-
curso que segun opinion del senior Xiques debia haber
pronunciado el seflor Estrada lPalima A los Secretarios
de despacho.
Yo lo primero que afirmo para rebatir la afirmaci6n
del senFor Xiques es lo siguiente: que no existed en la
Historia precedent aplicable de ninguna clase: que
no existe en la Historia de la humanidad caso igual,
porque no existed ningfin ejemplo en que un Presidente
de una Repfiblica haya asuniido sis funciones en las
condiciones en que respect al Poder interventor lo
ha hecho el senior Estrada Palma. No es pues posi-
ble que el senior Estrada Palma hubiera encontrado
esos precedentes, y es probable que al estas horas los
estuviera buscando todavia.
Pero decia el seinor Xiques: el Presidente no debi6,
no pudo legalmente habcr designa'do los Secretarios de
despacho, hasta que no hubiera habido una ley votada
por el Congreso conteniendo el nfumero y manera de
su funcionamiento. Ese era su argunento. Y yo
pregunto 4como se hubiora reunido ese Congreso y co-
mo se hubiera votado la Ley de Secretarias? El texto
de la Constituci6n es terminate.
Dice la secci6n 5': (Lee.) Del Congreso y sus atri-
buciones.
Articulo 57. El Congreso so reunirl, por derecho
propio, dos veces al afio, y permanecera funcionando


durante cuarenta dias hbbiles, por lo menos en cada
legislature. Una empezari el primer lunes de Abril y
la otra el primer lunes de Noviembre.
Se reuniri en sesiones extraordinarias on los casos
y en la forma que determine los Reglamentos de
los Cuerpos Colegisladores, y cuando el Presidente de
la Repfiblica lo convoque con arreglo A lo establecido
en esta Constitucion. En dichos casos solo se ocupara
del asunto 6 asuntos que motive su reunion."
De manera que estas sesiones que estamos celebran-
do, que esta primer legislature que en realidad cele-
bra el Congreso Cubano, no es la. que con arreglo a
la Constituci6n, debe considerarse como la legislatu-
ra ordinaria en que por su propio derecho se reune la
CAmara.
iC6mo debi6 ser convocada esta sesi6n extraordina-
ria? ,O por los t6rminos que el Reglamento estatuye, 6
convocada por un decreto del Presidente de la Repfi-
blica? En la forma que el Reglamento estatuye no
era possible, porque no existia; tenia que ser convoca-
da por decreto del Presidente de la Repfiblica. El Pre-
sidente de la Repiblica con arreglo & otro articulo de
la Constituci6n, no puede expedir decretos de ninguna
clase que no esten refrendados por el Secretario respon-
sable, y en ese caso no era possible que pudiera 61 con-
vocar al Congreso, porque los Secretarios no existian.
Sn. XIQUEs: (Interrumpiendo.) ,Y los Secretarios
salientes?
SR. GARCIA KOHLY: Pues los Secretarios que ha-
bia, iqu6 diferencia tenian con los Secretarios ac-
tuales? ,Es quA, una de las facultades del Pre-
sidente de la Repfiblica, no es nombrar y remover
libremente los Secretarios de su Despacho? De modo
que no debia considerarse como Secretarios, para los
efectos del funcionamiento, a los anteriores, pues ejer-
ciendo un derecho constitutional, el Presidente nom-
bra y separa sus nuevos Secretaries.
Este breve razonamiento, sefiores Representantes,
demuestra como ha sido innecesaria y absurd esa pe-
tici6n extemporinea, perjudicial para los intereses del
pais y para el prestigio de la C6mara.
El senior Castellanos manifestaba ayer en su discur-
so elocuentisimo, que este debate solamente habia
servido para una cosa; para que el sefor Xiqtes hu-
biera podido realizar el acto politico que le recomen-
daban sus exigentes electores; y yo entiendo que ha
servido para otra, mas alta y trascedental; para que
se evidence, con claridad mas diAfana que la luz so-
lar, que esta Caimara esta constituida con elements
sanos y sensatos que van tranquilamente al cumpli-
miento de sus obligaciones, con pleno conocimiento de
su derecho y con la tranquila serenidad, en la, con-
ciencia, de sus actos. (Aplausos.)
SR. PRESIDENTE: Consumidos los turns reglamen-
tarios, se pone a votaci6n la moci6n del sciior Xiques.
Sa. XIQUES: Retiro la moci6n. (Aplausos.)
Sn. PRESIDENTE: Se levanta la sesi6n. (Ilora: las
seis y cuarenta y cinco minutes, p. m.)


WPRENTA DE RAMBLA Y BOU'A,-OBlIPO as.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs