Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00028
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00028
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text












DIARIO D ESIONES

DEL

CONGRESS DE LA REPUBLICAN DE CUBA

PRIMERA LEGISLATURE. -1902.


VOL. 1. HABANA, NOVIEMBRE 10 DE 1902. NUM. 28.


Camara


de Representantes.


Vigesima segunda sesi6n ordinaria.-Junio 16 de 1902.


SUMARIO


Se pasa lista.-Se abre la sesidn.-Lectura y aprobacion del acta de la sesidn anterior.-Comunicaci6n
del Senado.--Dictamen de la Comisi6n Mixta acerca de la dotaci6n del Presidente y,Vice-Presidente de
laRepdiblica.-Es aprobado.-M-ociin de los Representantes, seilores la Torre, Sirv6n, Garcia Cailizares,
Pdrez Abreu, y Torrado pidiendo ~ la Cdmara arcerde una adiciin al articulo 35 del I1."-,;itIni., i.-Es
aprobada.-M-oci6n de los Representantes, seinores Villuendas, Albarran y Cardenal ..n111, 1,ili hlr. del
personal del Senado.-Es aprobada.-Un receso.-Se reanuda la sesion.-Mloci6n del Representante, se-
alor Xiques pidiendo a la Camara acnerde comunicar al Presidente de la Repdblie.i .1 El;in-urtiil 1-in
que ha visto la condecta anti-constitucional observada por los Secretarios del DsIpa,;li.- 4 I, ;,1rai
la sesion.


A las dos horas y quince minutes, p. m. ocupa la
Presidencia el Sr. Pelayo Garcia y las Secretarias los
sefiores Alfredo Betancourt y Manduley y Antonio
Gonzalo PWrez.
Sn. PRESIDENTH: Se va 6 pasar list. (El Secretario
pasa lista) Se abre la sesi6n y se procede 6 leer el acta
de la anterior. (El Secretario, Sr. Gonzalo Perez, lee el ac-
ta.) 4Los Sres. Representantes tienen que pedir alguna
modificaci6n al acta que se acaba de leer? (Nadie pi-
de la palabra.) iSe aprueba el acta? (Es aprobada.)
Queda aprobada.
SR. GARCiA CARIZARES: Pido la palabra.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Garcia
Ca.fizares.
Sn. GARciA CARIZARES: El Sr. Sobrado ruega a la
Camara le disculpe su no asistencia, porque A esta
misma hora esta citado con el Sr. President para
tratar de la Comisi6n que le ha confiado la Camara.
Sn. XIQUES: Pido la palabra, Sr. President.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Xiques.
SR. XIQUES: Sres. Representantes: Voy 6 dirigir un
ruego ai la CAmara y a la Presidencia. Soy autor de
una moci6n que deseo presenter ai la Mesa, en cuya
moci6n se tratan asuntos que, a juicio de various sefio-
res Representantes, exigen cierta reserve.
No soy partidario de las sesiones secrets, aunque
me explico lo sean los que defienden la situaci6n pre-
sente; pero yo, como enemigo del gobierno, tengo sin-


gular interns en que se conozca mi manera de pensar,
y que escuchen mis razones, no s6lo los miembros de
esta Camara, sino tambien los sefiores de la prensa y
los taquigrafos, para que los electores de mi provincia
sepan c6mo cumplo yo, en este recinto, la misi6n que
ellos me han confiado.
Con todo, deferente al ruego de various de mis cole-
gas, que me han pedido present la moci6n en sesi6n
secreta, suplico lia Presidencia se sirva decretarlo asi.
SR. PRESIDENTE: iCuantos Sres. Representantes
apoyan la moci6n del Sr. X i.li-.'
SR. XIQUES: Cinco, Sr. President.
Sn. PRESIDENTE: Para tratar de la moci6n del senior
Xiques y con arreglo a lo que dispone el articulo 57
del Reglamento, se acuerda la sesi6n secret. Los ujie-
res cuidar'in de ]a salida del piblico. (La ('; ...... se
constitute en sesi6n secret. T ... ...i.'. ,, la sesi6n secret se
reanuda la sesi6n publica)
SR. PRESIDENTE: Se reanuda la sesi6n pfblica.
SR. BETANCOURT, Secretario: (Lee.)
"Senado. Habana Junio 16 de 1902. Sr. Presiden-
te de la CAmara de Representantes.-Sefior. Tengo
el honor de manifestar i V. que en sesi6n celebrada
por el Senado el dia 10 del actual, se acord6 aprobar
el pago de los haberes devengados por el personal que
funcion6, provisionalmente, desde el 5 de Mayo pr6xi-










274 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


mo pasado hasta el 31 del mismo mes, cuyos haberes
ascienden A la cantidad de mil doscientos nueve pesos
sesenta y cinco centavos, no incluyendo la liquidaci6n
de la Secci6n de 1 .,I'ti it-.-. Lo que comunico A Vd. a
los efectos consiguientes. Muy respetuosamente de Vd.
-Luis Estevez y Rornero, Presidente.-Manuel R. Sil-
va, Secretario.-Jos6 A. Frias, Secretario.


"En el Sal6n de Conferencias del Senado, se reuni6
en la tarde del 14 de Junio de mil novecientos dos, la
Comisi6n Mixta del Senadores y Representantes desig-
nados por ambas Camaras para dictaminar acerca de
la dotaci6n de Presidente y Vice-Presidente de la Repfi-
blica. La Comisi6n 1i\tr:, la componen los Senadores
Sres. Manuel Sanguily, Jos6 Antonio Frias, Antonio
Gonzalez Beltran y Martin Morfia Delgado; y por la
CAmara de Representantes los Sres. Carlos Fonts Ster-
ling, Jos6 Lorenzo Castellanos, Francisco Chenard
y Alfredo Betancourt, qui6nes pasaron a ocupar sus
puestos en la Mesa. El Sr. Frias inform acerca de
los antecedentes del asunto. El Sr. Fonts di6 cuenta
con lo acordado en la ( ii li .1. Tras algunas observa-
ciones cambiadas entire los Sres. Fonts, Castellanos,
Frias y Betancourt, se tomb, por unanimidad, el si-
guiente acuerdo: El articulo cuarto quedar4 redactado
asi: El Presidente y Vice Presidente no percibi-
rAn ninguna otra suma del Estado para gastos de
representaci6n fi otros anAlogos, excepci6n de los del
servicio official del palacio: los de vigilancia, limpieza
y custodia de sus pertenencias y mobiliario, asi como
los de adquisici6n y renovaci6n de 6stos, y que se fi-
jen en los presupuestos generals de la Naci6n." Con
lo cual se di6 por terminado el acto, firmando todos
dos actas iguales, para constancia.-Jos6 A Frias.-
Antonio Gonzalez Beltran.-Manuel Sanguily.-Mar-
tin Morfia Delgado.-Jos6 Lorenzo Castellanos.-
Francisco Chenard.-Carlos Fonts Sterling.-Alfredo
Betancourt."

SR. PRESIDENTE: Se abre discusi6n sobre este asunto.
SR. FONTS: Pido la palabra.
SR. PRESIDENT: La tiene S. S.
Sn. FONTS: Voy & explicar tal como entiendo yo el
asunto de la dotaci6n del Presidente. La ('n,,
acord6 que el Presidente tuviera una dotaci6n deter-
minada y que se entendiera que era para todos los gas-
tos de representaci6n, y todos los gastos que pudiera
tener el Presidente en su particular, y que no tuviera
derecho A otros emolumentos; pero el Presidente vive
en un Palacio que es propiedad del Estado, y en ese
Palacio, se guard mobiliario, objetos de arte, vajillas,
carruajes, etc. etc., que son propiedad del Estado: el
Estado tiene que tender A la conservaci6n del edifi-
cio, A la conservaci6n de los muebles, y habiendo cier-
tos gastos, por ejemplo, de conservaci6n del edificio,
de reparaciones del mobiliario, y todos los gastos que
se necesitan para renovar las cosas que se deterioren,
es 16gico que el Estado pague esos gastos y no que el
President los incluya en sus gastos particulars.
Para el Estado son gastos insignificantes, para el Pre-
sidente serAn muy gravosos. A fin de que exist mayor
claridad en las cuentaq, pido que se haga la division
que propuse en la moci6n que tuve el honor de pre-
sentar, y la CAmara aprobarA 6 n6.
SR. PREiSIDENTE: NO habi6ndose pedido la palabra en
contia del dictamen de la Comisi6n mixta se pone a
votaci6n. (Es aprobado.) Queda aprobado.
SR. BRTANCOURT, Secretario: (Lee.)

"Los que suscriben proponen & la CAmara la adi-


ci6n al siguiente articulo del capitulo tercero del Re-
glamento.
Articulo 35.-Ademiis de las Comisiones permanen-
tes establecidas en el articulo anterior, se crearkn las
de: Relaciones Exteriores, 5 miembros; Asuntos Mu-
nicipales y Provinciales, 9 miemibros; Asuntos Milita-
res, 3 miembros; Comunicaciones, 5 miembros; Bene-
ficencia y Sanidad, 7 miembros; Instrucci6n Pdblica, 5
miembros; Agricultura, Industria y Comercio, 9 miem-
bros; Obras Pfblicas, 7 miembros.-Carlos de la Torre.
Faustino Sirv6n.--Santiago Garcia Caflizares.-Doctor
G. P6rez Abren.-Antonio Torrado."

SR. LA TORR E: Pido la palabra para explicar el ob-
jeto dela moci6n.
SR. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. la Torre.
SR. LATORRE: Sres. Representantes: en el dia do
ayer hemos visto prActicamente la dificultad que ha-
brA de presentarse cuando vengan aqui distintos asun-
tos, por falta de suficiente nfimero de comisiones.
En el Reglamento de la Camara de los Estados Uni-
do,, que tengo a la vis-ta, hay mas dr cincuenta comi-
siones y o enl Reglamento que se esti redactando para
el Senado se proponen cuarenta comisiones. De modo
que todos los asuntos que se presentan tienen de ante-
inano la comisi6n que ha de entender on ellos y cuan-
do, por acaso, no exist una comisi6n para alg6n asun-
to se nombrarA una especial.
Se ha procurado en esta adici6n estar de confor-
midad con el articulo aprobado para que ningfn Repre-
sentante pueda pertenecer A mas de dos comisiones.
Aqui se proponen veintitres comisiones. Hay Comisi6n
de Agriculture, Industria y Comercio, en una sola, Co-
misi6n de Instrucci6n P6blica, Comisi6n de, A ri i, si
se crea la Secretaria, la de Gobernaci6n, que entiende
en los asuntos del Secretario de Estado, otra de Sani-
dad, otra de Asuntos Municipales. Do modo que po-
dremos facilitar el trabajo, para cuando se present a
las comisiones correspondientes; no perteneciendo los
Representantes a mas de dos comisiones, A la vez, pue-
den tener un trabajo equitativamnente repartido.
Sn. POVEDA: ,Me permit una sfiplica el Sr. Ia
Torre? gNo se podria incluir una Comisi6n de Rela-
ciones Exteriores?
SR. LA TORRE: Eso es competencia del Senado. He-
mos visto el Reglamento de los paises donde funciona
una legislature parecida ;i la nuestra, y en ninguna de
ellos, existe tal comisi6n en la Ctmara.
Si. POVEDA: Me he de permitir indicarle que co-
nozco el Reglamento de la Camara americana, y en
uno de sus articulos, se prescribe que tenga Comisi6n
de Relaciones Exteriores.
Si. LA TORRE: No teniendo que intervenir en los
asuntos de representaci6n, no veo la necesidad de nom-
brarla.
SR. PRESIDENTE: Se pone A votaci6n la adici6n. (Es
aprobada.) Queda aprobada.
Se va A dar lecture a una moci6n presentada.
SR. BETANCOURT, 8eeretario: (Lee.)

"Los Representantes que suscriben piden a la Ca-
mara acuerde, se apruebe el gasto de los empleados del
Senado que prestaron sus servicios del cinco al trein-
ta y uno de Mayo que asciende A 1.._', '-i;. sin incluir
la Secci6n de Taquigrafos.
Sal6n de Sesiones, 16 de Junio de 1902.-Enrique
Villuendas.-Pedro Albarrin.-Teodoro Cardenal."

Sn. PRESIDENTE. Se pone a discusi6n. (Nadiepide la
palabra.) Se pone A votaci6n. (Es aprobada.) Queda
aprobada.









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 275


SR. XIQUEs: Pido la palabra.
St. PRESIDENTE: Tiene la palabra el senior Xiques.
SR. XrQUES: Sefior Presidente y sefnores Represen-
tantes: Cuando tuve, la uiltima vez, el honor de diri-
ros la palabra, el ,einor Fonts, si mal no recuerdo, me
decia que, como 6sta no es una C(mara parlamen-
taria, sino Cmrnara del regimen representative, cuando
quisiera hacer la defense de mis ideas y la impugnaci6n
de los actos del Gobierno, presentara una moci6n al
efecto.
Estfi sobre la mesa, hace on moment presentada,
una moci6n suscrita por mi, A fin de que se abra u n
debate para impugnar los actos del Gobierno, por los
errors que 6ste viene cometiendo, desde que se install
a la fecha. Yo ruego i la CAimara so sirva decir cuindo,
en qud moment, en qu6 dia podr6 llevar A, cabo este
acto; y si hubiese alg(n compafiero que quisiera apo-
yar mi mocin, para que a ella se d6 lectura,yo suplico
desde luego se sirva firmarla.
SR. PI.lrSII)NTE: Se concede, antes de dar lecture A
la moci6n, un receso. (Se efectia un receso de quince mi-
nutos. I' i. .... ..'.. el receso se reanuda la sesi6n. )

SR. PRESIDENTE: So reanuda la sesi6n. Lea el se-
ilor Secretario la moci6n del seflor Xiques.
S.. BETANCOURT, Sccretario: (Lee.)

"Los Representantes que suscriben ruegan a la CA-
mara, acuerde lo sigueinte:--Dirijir una comunicaci6n
al sefor Presidente de la Repfiblica. en la cual se haga
constar el desagrado con que esta "< ('n ,.i ha visto la
conduct anti-constitu cional observada por algunos de
los Secretarios del )espacho.-Sal6n de Sesiones, 16
de Junio de 1902.-Juan Ram6n Xiques.-Para au-
torizar su lectura: Jose M. Nfiiez.-Antonio Masfe-
rrer.--Alvaro Cat.--Florencio Villuendas."

S1. FONTS: Pido la palabra para una alusi6n per-
sonal.
SR. PRESIDENT: La tiene S. .
SK. FoNTS: Sefiores Representantes: He pedido
la palabra para una alusi6n personal, porque el seflor
Xiques preguntaba: en qu6 moment entendia el se-
fior Fonts, con arreglo a las declaraciones de ayer, po-
dia iniciarse un debate politico en que pudiera hacer
manifestaciones political un Representante? En una
palabra, si podia exponer........
Sa. XIIQUEs: (Intei'rzmpiendo.) Esa pregunta iba
dirigida a la Ca'mara.
Sn. FONTS: Pero A prop6sito de eso, me aludia res-
peeto las manifestaciones que anteriormente hice.
Yo debo declarar A la Cima.ra, que me ratifico en mis
afirmaciones anteriores refei entes .1 que un debate po-
litico en t6rminos generals, que no tiene otro objeto
que analizar, critical 6 inmpugnar los acts del Ejecu-
tivo, en cualquier forma que se haga, es inoportuno
dentro de los preceptos constitucionales. Afortuna-
damente, seilores, porque de ese modo los Cuerpos
Cdlegisladores no perderAn su tiempo en estos debates
que no tendran finalidad de ningfn gdnero en nuestra
Constituci6n, puesto que el nombramiento de los Se-
cretarios, es liberrima facultad del Ejecutivo, en la
cual nosotros no podemos poner nmano.
Ahora bien, contestando A la pregunta del seflor
Xiques, claro esta, que si i prop6sito de cualquier
Proyceto de Ley, de cualquier Proposici6n de Ley que
se present a la Canmara, un senior Representante, de-
fendiendo el pr6 6 el contra, expone aqui sus opinions
sobre economic political, sobre political en general, so-
qre doctrinas de su partido, 6sto seria convenient y


correct puesto que asi se fijarian las bases doctrinales
de la legislaci6n del Estado. Pero un debate exclu-
sivamente dedicado a critical los actos del Poder, a
interpelar al Gobierno, me parece que no cabe dentro
de la organizaci6n de nuestras Camaras, y dentro del
regimen representative. Creo que estard satisfecho el
senior Xiques.
SR. PRESIDENTE: Se pone 6 discusi6n la moci6n del
senior Xiques.
SR. XIQUES: Pido la palabra.
SK. PRESIDENTE: Tiene la palabra el sefnor Xiques.
Sn. NurEz: Tengo que advertir, que he firmado la
moci6n del sefior Xiques, aunque no abundo en sus
creencias, por un acto de cortesia, autorizAndola para
que tenga fuerza legal.
SI. XIQius: Yo le doy las gracias al sefnor Nfifez
por su cortesia.
Sefiores Representantes: Voy A entrar en este de-
bate pfblico, en condiciones muy dificiles. En pri-
mer lugar, ya he expuesto no 1 *'''..-i i part de mis
apreciaciones en la sesi6n secret celebrada por la
Camara hace un moment. Ademas, por raz6n del
esfuerzo realizado, me siento bajo el peso de una gran
fatiga mental. Sin embargo, por tratarse no del ejer-
cicio gimnastico lingual, A que se referia, con mny
buena sombra, nuestro amigo el senior Florencio. Vi-
lluendas, sino del cumplimiento de un deber ineludible,
insist en mi prop6sito.
Si pudiera hacer caso omiso de la impugnaci6n al
Gobierno que me veo precisado a hacer, juro a ustedes
que, una vez mas, haria el sacrificio de la palabra,
guardando absolute silencio esta tarde, como he veni-
do hacidndolo en casi todos los debates promovidos an-
teriormentc.
Me conviene, antes de pasar adelante, que ustedes
recuerden -de nuevo- los compromises contraidos por
mi en las elecciones del 31 de )iciembre, es decir, a-
quellos por virtud de los cuales estoy en la obligaci6n
indeclinable de oponerme de un modo prudente, pero
en6rgico, A la political seguida por l1s estradistas, que
ya empieza A' ofrecer, a la consideraci6n de los obser-
vadores menos imparciales, frutos de mal gobierno.
Mas de una vez tendrd que repetir esta especie de pro-
fesi6n de f6, y no crean ustedes que me arrepentir6 de
semejante insistencia; porque ojalA, siquiera sea muy
hmnilde el que estas palabras pronuncia, ojala todos
los que nos consagramos 6 la vida pfiblica, tuvi6ramos
la virtud de repetir los mismos concepts con las mis-
mas palabras, durante todo el curso de nuestra vida.
Asi seria menos facil eliiy ,im.ir l las confiadas y senci-
llas multitudes.
Me explico, Sres. Representantes, que vosotros, los
partidarios de la situaci6n vigente, creais honrada
vuestra conduct palaciega y ministerial; porque aqui
todos debemos proceder y procedemos con absolute
buena fM republican; pero, si bien es cierto que todos
mantenemos con el mismo desinterds los principios
que nos son mas cars, no todos tenemos el mismo
concept del deber; pues mientras vosotros creeis pres-
tar un servicio a la patria y a la Republica, a I..i'i.,l
incondicionalmente al Gobierno constituido, yo creo
tambi6n cumplir un deber patri6tico intentando senfa-
lar el escollo, el punto oscuro, el lugar peligroso.
No creais, por lo demais, que asumo esta actitud mer-
ced a exageradas pretenciones personales, ni creais
tampoco que obro asi por vanidad 6 petulancia. Me
conozco, y se que mis medios son harto insuficientes.
Mi pequeiiez personal es justamente lo que mas me
torture; pues en horas de recogimiento y neditaci6n,
cuando A solas me pongo a considerar el complejisimo










276 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


problema cubano, miro con tristeza hacia el horizonte
sensible de la Repfiblica, y no veo, en esta hora criti-
ca de edificaci6n national, un grande hombre, no veo
un cubano como Jos6 de la Luz Caballero 6 como Ig-
nacio Agramonte, y entonces deploro infinite no tener
la estatura intellectual de los fundadores, para que, la
obra, que con vosotros las circunstancias me obligan a
acometer, resultara, por lo que a mi toca, verdadera-
mente fecunda y fitil.
Sn. VILLUENDAS (E.): 4Y Mass6 y Marti?
Sn. XIQUES: El Sr. Villuendas alude A dos eminen-
cias muertas.
Sit. VILLUENDAS (E.): Mass6 no esta muerto.
Sn. XIQUES: M:i--'. politicamente esta muerto. Es
6sta una afirmaci6n grave, atrevida; lo reconozco. Por
lo mismo, voy a tratar de demostrar por que en mi
concept esta muerto el General Mass6. Soy un admi-
rador entusiasta de las cualidades que esmaltan la fi-
gura incomparable, casi legendaria de Mass6; pero
desde el dia en que este distinguido pr6cer de la Inde-
pendencia, mal aconsejado, sin duda, tom6 como me-
dida political, una media absurd, inconcebible, cual
fu6 la de decretar el retraimiento, 61 qued6 como muer-
to en la conciencia del pueblo cubano, con no peque-
fia pena de los que, como el que habla, tenian puestas
en 61 sus esperanzas.
Se acaba de sostener por mi elocuente amigo particu-
lar, el Sr. Carlos Fonts, qua los grandes debates perse-
guidos por mi con tanta insistencia, en los cuales, al
propio tiempo que se fiscalicen y censuren los actos
malos de la Administraci6n, se pongan como de relie-
ve las ideas y doctrinas generals sustentadas por los
partidos politicos, sobre ser impropios de esta CAmara,
esencialmente legislative, nos conducirian i disquisi-
ciones especulativas de dudosa utilidad prActica.
Difiero en absolute de la respectable opinion del se-
for Fonts. Dichos debates generals, por el contrario,
provocados en el Congreso cubano con cierta oportu-
nidad y con los intervalos debidos, serian de fecundas
6 incalculables consecuencias para la buena march,
asi de los asuntos pfiblicos como de la misma labor le-
gislativa. MAs el Sr. Fonts en su generoso deseo de
complacerme, conviene conmigo, al fin, en la posibili-
dad de que cualquier Sr. Representante, A prop6sito
de la discusi6n de un Proyecto de Ley determinado,
haga la exposici6n general de sus doctrinas y princi-
pios politicos y hasta muestre, si quiere, su desagrado
gubernamentalmente. Pero cuando se advierte que el
sefor Presidente, es tan amigo del Reglamento y la cam
panilla (Risas.), la verdad es que yo no s6, si tratindose
de los Presupuestos, caso que se citaba como ejemplo,
no s6 si podria, repito, hacer una series de considera-
ciones generals sobre la situaci6n actual; porque in-
mediatamente que yo me separate de los nfimeros y
de las cifras, tendria encima la campanilla del senior
President, y claro esti que tendria que callarme.
En material de grades debates s6lo os seducen
aquellos que de alguna manera tienen relaci6n con la
agriculture, la industrial 6 el comercio, debates que
tambibn aplaudo yo, desde lo intimo de mi alma, por-
que, indudablemente, nos colocan en el terreno de lo
convenient; pero si bien es cierto que el desenvolvi-
miento material interest alta y profundamente al pais,
no es menos cierto, asimismo, que la reconstrucci6n
moral, intellectual y political es absolutamente indis-
pensable, tanto 6 mnis que la reconstrucci6n material
de la Repfiblica. 1No recordAis, por ventura, el espec-
ticulo que ofrecimos al discutir el Reglamento?No voy
A emitir opinion sobre dicho document; voy a con-
cretarme & recorder la extensa deliberaci6n de que


f u6 objeto, y como, al redactarlo, no hubo entire no-
sotros ni la mAs remote uniformidad de pareceres.
Esto que ha ocurrido con el Reglamento, ocurrira
tambi6n con nuestra labor legislative, porque cuando
nosotros nos dediquemos a hacer los c6digos, A hacer
las leyes, como no nos hemos orientado de antemano
por medio de grandes debates y de grandes definicio-
nes, nos encontraremos que esos c6digos, que esas le-
yes, seran c6digos y leyes deficientes; porque no se-
rAn mhs que la expresi6n del criterio personal de este
6 aquel Representante, y en modo alguno la opinion
uniform, inteligente y discreta de un grupo numeroso
de legisladores, exponente mas 6 menos fiel del estado
de conciencia de todo un pueblo. En todas las CAma-
ras del mundo, se unifican y expresan las opinions
de las distintas agrupaciones political que las compo-
nen, por medio de grandes debates, llegindose a co-
nocer de esta manera el sentir y el pensar colectivo de
todo un Parlamento. Dedonde suele resultar, que si
el bando que predomina es conservador, el c6digo for-
nulado tiene un sabor, un espiritu esencialmente con-
servador; y si, por el contrario, es liberal, su letra y
espiritu son liberals. Mientras esto no acontezca aqui,
se podrA dar el caso, Sres. Representantes, de que
dictemos c6digos, de que dictemos leyes que est6n en
desacuerdo con el modo de sentir y de pensar de la
nayoria de los cubanos, en cuyo caso, en vez de una
obra ftil, quizis realicemos la mas anArquica y per-
turbadora: la de dar a nuestro pais una legislaci6n in-
congruente. Pero es mas: siguiendo mis pobres insi-
nuaciones, no tardarian en aparecer, para bien de la
Repfiblica, los dos grandes partidos politicos-el Ra-
dical y el Conservador-tan necesario el uno como el
otro a la estabilidad y progress de las instituciones; y
si los grades debates que recomiendo, no hubiesen
de traer otro resultado ftil que el de esas organiza-
ciones A que acabo de aludir, harta compensaci6n se-
ria 6sta al tiempo y esfuerzos invertidos en obtener-
las.
Pasemos ahora 6 examiner los actos del Ejecutivo.
Necesito hacer una salvedad. Si no se hubiera ocupa-
do la prensa de ciertos actos realizados por los Secre-
tarios del Gobierno, i..t.-.j.;,1i.l., yo los silenciaria
para dar una prueba mias de cordura, de circunspec-
ci6n y de respeto a los poderes constituidos. Es mis:
si la sesi6n secret no se hubiese suspendido, por las
razones que Vds. ya conocen, yo no hablaria en pt-
blico de los errors cometidos por el Poder Ejecutivo.
Me estaba refiriendo, Sres. Representantes, A la
sustracci6n del Mensaje. Aqui estabamos cuando se
suspendi6 la sesi6n secret. Ya se ha hablado, ya se
ha tratado de este asunto en la Camara de Represen-
tantes. Yo no s6, no sabe nadie, no sabe el pais
quien ha sido el autor de esa sustracci6n, y es menes-
ter que la CAmara y el pais sepan qui6n fu6 el que sor-
prendi6 la confianza del Ejecutivo; es necesario que se
conozca al autor de semejante atentado; es necesario
ique se castigue, con tanta mis raz6n, cuanto que se
dice por plazas y calls que la referida sustracci6n fu6
lievada A cabo por un senior Secretario del Despacho.
Otro error del EiT.- nri..-, el nombramiento del Sr.
Gonzalo de Quesada. Yo soy amigo del Sr. Gonzalo de
Quesada; soy admirador de sus virtudes; rindo pleito
homenaje A los altos servicios por 61 prestados en la
emigraci6n A la causa revolucionaria; pero como no se
trata de un asunto personal impugno su nombramien-
to. Desde el moment en que el Ejecutivo supo, pues
se lo dijo un sefor Senador, que en el Senado iba A
ser duramente combatido el nombramiento del Sr.
Gonzalo de Quesada, lo politico, lo prudent, lo acer-
tado habria sido no enviar A la alta CAmara dicha









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA 277


designaci6n, a fin de no exponer caprichosamente ai
un desaire--como se expuso--a uno de los maLs altos
poderes de la Repfiblica, Poor laprensa se supo, (que
dcspu6s de haber celebrado ese Sena.dor una conl'e-
rencia con el Ejecutivo, el Fi .. ii.. contest: que i
posar do las -. iI.- ......i que acababa, de oir ya se habia
ido muy adelaite y no se podia retroceder. Seme-
jante respuesta no la ha dado jamis ningfin Jefe de
Esta.do discrete. Porque suponed por un momento,
seFiores Representantes, que el nonibramiento dele Sr.
Conzalo de Quesada asi como tuvo doce voots en fa-
vor y doce en'contra hubiera teoiido uno m;is en con-
tra ,en qu6 situaci6n habria quedado colocado el Eje-
cutivo de la Repfiblica, nada mienos que al proponer
la primer y miLs important de las designaciones di-
plomaticas?
Y vamos a otro nombramiento. Estos son rumors;
pero tan consistentes, de tal naturaleza, de tal indole,
que yo apelo A vuestro testimonio para que men digAis
si no ha.n llega.do tambi6n a vuestros oidos. Me refiero
al nombramniento del General MAximo G6mez para Je-
fe de las fuerzas arrmadas. i,Quidn no ha oido decir
que ha habido vacilaci6n, tibieza en el Eje utivo para.
que al cabo se decidiera 6ste pensar seriamente en
el senior General G6mez, como candidate A la Jefatura
de nuestros Cuerpos Armnados?
Cuando, entire otros, barajose el nonibre del gran ca.u-
dillo dicese qe el consejero afllico de Palacio, tenia
empefo particular en que eenl Genera Gmez quedara
-como vulgarmente suele decirse--fuera de cabafia,
y, por supuesto, hubo mar de fondo enl today la Ilaba-
na. Yo oi decir 6sto en todas parties; yo oi decir que
se trataba de que e el General ez no formiara part
de la situaci6n actual, porque algiuos miemilbros del
Gobierno, nada adictos A la persona del glorioso b6roe
de nuestras guerras por la independ. ncia. tenian sin-
gular interest en deprimnirle, en huiiiillarle. Y yo pre-
gunto 4,contribuye esta political de desconlianzas y re-
celos, pequefia, diminuta, de bajo vuelo, a alfianza-
miento de las nuevas instituciones?
(Conducta anLiloga, 1an impropia, como la, seguida
por el Gobierno del Sr. Estrada Palma. con l General.
Maiximo (G6mez es la que se ha, seguido y esta siguien-
do con la sufrida y benemriita clase de color. El Go-
bierno desoye de un niodo sistematico y constant las
justas reclamaciones lde esta clase, postergindola tor-
pe y antipatriticaimente, y dando lugar con semeja n-
te conduct. a que viejos odios de ra.zas revivan sin
provecho para nadie. Por lo denaIs, se olvida que eo-i
hombres de raza negra son cuban )s y que ellos contri-
buyeron tambi6n con su esfuerzo a quebrantar Ia tira-
nia y t establecer la Repilblica. Asi, pues, sostengo
que los gobernantes actuales dan incesantemente prue-
bas inequivocas de imprevision y que lo primero que
han debido ha.cer, al legar al Poder, era ofrecer, co-
mo tribute de justicia y garantia de 6rden, various em-
pleos importantes de la Administraci6n Pfiblica, a los
representatives de la clase A que me vengo refiriendo.
Y vamos al error mas grave, y, por decirlo asi, de
palpitante actualidad: A las violaciones de la Consti-
tuci6n.
Los Secretarios del Despacho legislan; los Secreta-
rios estin legislando, con escandalo del pais y en de-
trimento del Congreso Cubano. A lo que me contes-
tan los diputados ministeriales: Vd. esta equivocado;
los Secretarios, mejor dicho, el Ejecutivo, puede re-
dactar Proyectos de Ley, y, conforme a la Constitu-
ci6n, enviarlos i las Camaras. Y yo digo que soste-
n6is una teoria constitutional absurd; que, precisa-
-mente, conforme a esa Constituci6n que vosotros in-
vocAis, el Ejecutivo no puede hacer mas que dirigirse


:i los Cuerpos Colegisladores y reconmendar li a.dopei6n
de ciertas leyes. Porque hay una (istaincia iinnnesa
entire recoilendar y enviar al Congreso el Proyecto de
Ley ya hecho y articulahdo; porque hay uia, distancia,
inllesa, entire recomlendar, y tominar ciertas d(eteini-
naciones que tienii'i por objeto modiicar la. Adiiniis-
traciOn y loss servicios pfLblici s. Esta.s son fuiciones
del Congreso y no del lEjEcuti\ o.
Voy i leer el articulo de la( Constituti6ln en el cual
se consignan claran y taxativalientte los deberes lde
Ejecutivo. Los Secretarios del De pacho no pueden
liacer otir cosa, inlls que recoellllldar, ullna vez iapro-
bados los Proyectos de Ley por las C'iinmaras, ejecuiar,
nada mais que ejcutar. Ni siquiera pueden 6stos die-
tar disposiciones enicaiinadlldas a :,.i.I, Ire. de un min-
do sustancia1, los servicios a.dministrativos. (Lee.)
((Atribueiones l)ropias del Congreso &.
Oigan 6-sto, que es illuy expresivo: (dicta.r las dis-
posiciones que reguleni y organicon ceuainto se rela-
iolle con la Adiminislraci6n G(eneral, la Provincial y
la Municipal: y tod(u.s lan demw leyoes y resoluceiones qu(ce e<-
timare co, enientes sobre cua'qui;e,r tro a.unto de interis plt-
blico, A pesar de lo cual los Sres. Seere arios del Des-
pacho legislan, decretan. cainbian a su antojo todos
los servicios de la Administracini, sin que el Congreso
protest.
-,No saben los Sres. Representantes que el Secreta-
rio de istruccii6n Phiblica lha reda.ctado un Proyeeto
de Ley derogando ciertas disposiciones del Gobierno
Military lnterven rtr que a utorizan la incorporaci6n de
los titulos extiranjero-? I)eroga.r una disposici6n! No
quiero saber si es mnilitlar 6 no. Yo no ha sido partida-
rio de la intervenici6n aimericania, jamlis. Quisiera, que
todas la.s disposiciones del 'Poder Interventor (quedaran
derogadas. por ex6ticas, por alas; pero quisiera asi
nismo (lie dichas derogaciones se llevaseni i cabo por
el finico organisino, (qu tiene en la Repiublica esas
atribuciones: las ('.in.ii.i-
V6anse ahora las leyes dlaas por el Gobierno:
Decreto infmero 44, suprimiendo desde el 15 del ac-
tual las zonas .-.- I-.- de Guanajo;y, Cienfuegos y Man-
zanillo. Decreto nflmero 28, dictado ai propuesta del
Secrettrio de (GobernaciO6, derogando la Orden 156
par el rest de la Isla, y i.1-j'.i;.l. vigente en lit Ha-
bana. Reorganizaci6oi de servicios pfiblicos.
El Ejecutivo, sefiores Representantes, tiene el de-
ber inexcusable de respetar las funciones del Legisla-
tivo, porque 61 debe ser celoso defensor del libre fun-
cionamiento de los Poderes; entire otras razones, porque
si en Cuba sobrevinieran n conflict de Poderes, nos
encontrariamos, por defecto de la Constituei6n, sin
poder moderador, 6 arm6nico que resolviera dicho
conflict. Los Secretarios deben tamblien ser celosos
defensores del libre funcionamiento lie los Poderes, A
a fin de que con una sabia y prudent political logren,
al fin, borrar de la memorial del pueblo cubano el ori-
gen bastardo, fraudulent, del gobierno nacido en la
gran farsa del 31 de Diciembre.
El mismo dia que se inatugur6 la Repilblica, el 20 do
Mayo, se cometi6 la primera de las violaciones de la
Constituci6n: me refiero al nombrainiento de los Se-
cretarios del Despacho.
iC6mo podia el Ejecutivo nombrar Secretarios sin
que antes el Congreso dictara la Ley correspondiente'?
Pero en este caso, se me dice: 4qu6 era lo que tenia
que hacer el Presidente de Ia Repilblica., si se encon-
traba con la necesidad de gobernar? 5( '...... iba A go
bernar sin Seeretarios? Pues en este caso se hace lo
que se acostumbra en todas parties. Al tenor lugar un
cambio de regimen, se Ilanma Lt los Secretarios que es-









; DIARIO DE :- ONES DEL CONGRESO.-CAkMARA


tAn actuando y so les confirm en sus puestos con el
caricter de interinos. El Sr. Estrada Palima ha debido
diriirrse A los Secretarios de la Intervencibn, dicien-
doles: yo tengo necesidad de former Gabinete; pero co-
mo todavia no tengo Ley de Secretarias, ruego at uste-
des continuen al ifre)te de sus departanmentos, interina-
meiste, hasta que yo reciba la ley; y cuando ella me
diga el nfimero (que habri de tener, y regule las flun-
ciones de los mismos, entonees ustedes podrin irse A
sus casas. 4Se ha hecho asi? Nadie ignore que en este
particular se ha procedido anticonstitucioiialmente.
iY (qu ficil habria sido cumplir el precepto constittu-
cional! Con haber enviado al Congreso un Mensaje pi-
di6ndole con urgencia la redacci6n de la Ley de Secre-
tarias, habria bastado. Y el Congreso, de seguro,
habria discutido y votado dicha ley, en menos de Iu a
semiana. Pero int.creses de partido han impedido, em-
pafiando en su raiz la reputaci6n del Gobierno, el
cumplintiento estricto de las leyes. Y tenemos Secre-
tarios definitivos, cuando debi6ramos tener Secreta-
lios provisionales.
Me dirijo ahora a' los Nacionales: despues de tantos
y tan graves errors si vosotros sab6is aprovechar la
coyuniura y provocAis con 6xito en tolo el ipais una
A.I concentraci6n de las fuerzas nacionalistas, no
tardar6is en llegar A empuipar las riendas del gobierno.
en bien de las instituciones, pues el Gabinete actual
esta. de cuerpo p esente. (Risas. )
Voy A concluir, no sin antes consignar mi agradeci-
miento por la atenci6n iinmerecida que la Ctnmara ha
tenido conmigo, oy6ndoime. Pero no quiero terminal
sin hacer la siguiente !,.'!,.;..,, supongfamos (que )no
sea cierto, que no wea verdal. que ha habido decretos
del Ejecutivo derogando unas veces, modificando
otras, las leyes del Estado; sulpongamos que en los
servicios de la Administraci6n no ha introducido el
Gobierno cambio sustancial alguno; supongamos, en1
fin, que yo he leido tan rial ]a Gaceta, que me he
equivocado por complete. Aun asi, conviene que se-
pAis, sefiores Representantes gobiernistas, que el sen-
timiento pfblico acusa al Gobierno, en lo que las
violaciones de la Constituci6n se refiere, de un modo
implacable. Es innegable, por lo dennis, que el Go
bierno inicia una political peligrosa y perturbadora,
por lo que, sin dejar de estudiar, sin dejar d- discutir
las cuestiones econ6micas y la, meramente legislati-
vas, yo invitaria I mis colegas A que no dieran de
mano por complete estas cuestiones de carActer gene-
ral. Porque no hay nada en la vida del Estado, ni la
Administraci6n, ni el Ejeentivo, ni el Legislativo. ni
las costumbres mismas, que no esten bajo el imperio
constant de la political general. No alu o la political
menuda que hacen los politicos de oficio, sino hablo de
la political honrada, sana y de altura, que es la 6fnica
que deben profesar los hombre( que se e-timen y la
nica que cumple a.-'.n-,i.,i A esta Repfiblica nueva,
en la cual, por fuerza, tiene que palpitar un espiritu
de justicia. He dicho.
SR. CASTELLANOS: Pido la palabra.
Sit. PRESIDENTE: Tiene la palabra en contra el Sr.
Castellanos.
Si. CASTELLANOS: No estoy de acuerdo. Para con-
sumir un turno en contra de la moci6n si, y no, segu-
ramente, en contra del discurso de mi distinguido
amigo y compafiero el senior Xiques, cuya iniciativa,
cuya energia y cuya actividad, solo ameritan y mere-
cen placemes; nuestros placemes, A esa santa libertad
por la cual todos podemos decir aqui cuanto se nos
antoje, sin que el suelo se conmueva, sin perturbaci6n
siquiera del 6rden pfblico, gracias A esa misma santa,
libertad por cuya virtud, Ampliamente van las cosas


haci6ndose mis sabidas y dandlose a c nocer miAs. y
decreciendo en si aparente graveldd a i edida que
se diafaniza el secret, ese abIultado secret del cial
yo siempre lie sido opositor; porque euando se trata de
los intere,es publicos, y de ]a vision dtl Estado, his
cuestiones que i ellos atarfen deben ser tratadat s sivin-
pre en session pfiblica.
Presentaba este debate el aspect de un terrenioto,
antes, en la sesi6n sec rta, y alora, al v(n r a la sesi6o
pfiblica, carece de todo el apatrato enorlme con (qu e s
trataba de presentarlo, reduci6d(ose en la sesion po -
bl)ica a un discurso que yo poiia comibatir con solo
lerlo analiticamente, ponindlolo en claro ante la con-
sideraci6o de ustedes. (,Qun6 relaci6n tiene cuiinto se
lia dicho, con la anticonstitucionalidad realizada )por
el ljecutivo? Esta. simple pregunta (que quedaria in-
contestada echaria por tierra todo el discurso del se-
fior Xiques.
Pues bien: ese Poder Ejecutivo, se dice en la
discutida moci6n, compete inconstit ucionalidadeis, y esa
es una afirniaci6n de extraordinaria gravedad.
Yo creo que los actos mas trascendentales de la
vida, no necesitan de aparatosa ostentaci6n para (lute
impresionen, por que llevan envuelta en su iropia sen-
cillez su trascendencia. No hay nada nias grave, que la
situaci6n de un condenado a mnerte, y, sin embargo,
ha bastado la sencillez de una f6rlmula. la constancia de
dos palabras dictadas por un tribunal dejusticia. para
condenarlo A muerte; basta que se declare probado un
hecho y con esas palabras tremendas, quo suelen ser
cortas, condenan i los hombres 6a muerte 6 a privarles
de su libertad 6 do su honor; y este acto tan trascen-
dental se ejecuta luego en dos segundos; se realize con
sencillez, aunque iertamnente tambtiei con soleinnidad,
con una verdadera formalidad, que por si misma con-
mueve 6 impresiona.
Asi por esas razones estimo que para acusar a un
hombre 6 al Poder Ejecutivo, de cometer y estar co-
metiendo actos que pugnan con la Constituci6n, no es
necesario agitar los brazos, iracundamente levantar la
voz, ni a aa anna la C'Amara y al pais co n t cata-
clismo; y decirle (que la. instituciones se van i venir
abajo derrumbadas. ( A/ lasos.)
Muclho menos, fiundarn-e paia decirlo, y lara acu'ar
de esa, inconlistituc(ioiilil(ades, en el dichlo de un pe-
ri6dico, por ique por imuy 'respetable' que sea la prensa,
no le dt eso derechol para que '(Iqiul ei en sl C1;niara so
levante la voz dee tnll Reprlselntaite sic nd( vocevr de
ella, y no del pais quc10o hlia el, gido.
Ningnii acto del Poder Ejecutivo, lpede star '
merced de la opinion de un peri6dico Ptara qu( noso-
tros lo juzguemos, por lo que diga ese )e'ri6dio(. Si
aqui el senior Xiques nos probara, de una mai nra cla.-
ra, y sin lugar 6 dudas, qute el poder Ejecutivo lia
realizado esos leclios inconstitiucionales de que 61 le
acusa, la ('.ii.,ir. today, sin disti n i6n de partidhs, no
aplicaria un palealtivo, ni declararia (qu e mirala esos
actos con desagrado, solo, paral diferenciarse de los di -
mas; haria algo mIs radical, mis legitimo y viable; por
que no esta el remedio en decir que se es radical uman-
do es preciso serlo, y no es radical quiel a-i se llama
solo por que hay aqui sesenta personas que no quieren
apellidarse asi. Eso no es ser radical, eso es ser excen-
trico. (Aplausos.)
Se tomarian, en el caso de que esa a.cusaciot fnera
probada, medidas energicas, medidas encaiinalldas a
evitar en lo sucesivo y para siempre esos across incons-
titucionales. Entonces, cono nosotros t enemos o11n po-
der relativamnente ilimitado, por que representelnos la
voluntad de todo el pais. y todo ese pIals, quiere y nos
obliga, A que Se cumnpla la Constitui6on, inootros, una









DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA. 279


vez visto el hecho concrete, y comprobado; cuando
se nos traigan los nfmeros de la Gaceta en los que
est6 publicado algfn decreto que infrinja la Constitu-
ci6n, en cualquier determinado articulo de la misma,
entonces, repito, cuando se vea la infracci6n del pre-
cepto constitutional, nosotros, aqui nos encontraremos
dispuestos energicamente a exijir reparacion y acor-
daremos remitir los nufmeros de la Gaceta, en que se
publicare un decreto inconstitncional, a-l Senado, para,
que 6ste Ileve al Presidente de la Republica, ante el
Tribunal y sea juzgado. (Aplasos.)
Si esa moci6n se presentara en esos t6rminos; si
esa moci6n viniera con la prueba de la violencia de
un articulo de la Constituci6n, los hombres serio8 y
graves que estan aqui, sin distinci6n de partidos, ellos
todos que quieren y deben querer el cunplimiento
ordenado de la Ley; el partido Nacional, que no quiere
ni tiene jefe ni director, aunque otra cosa piense el
seflor Xiques, ese partido honrado y ordenado, no se
contentaria, simplemente, con decir que se cunmplan
las leyes, sino que haria y exigiria que esas leyes se
cumplieran; por que no hay moments en la vida de
un pueblo... ( Grandes y prolongados aplausos. )
........Y yo me vuelvo a la CAmara para preguntarle:
ses pertinente, cabe dentro del regimen mis implio,
ordenado y legal de la libertad que pueda imaginarse,
que nosotros que representamos la libertad political;
que representamos la libertad de la conciencia y del
pensamiento, que venimos a esta Cimlara sin manda-
to imperative; que venimos completanmente libres sin
otros deberes que los establecidos en la Constitu-
ci6n, cabe que nosotros nos desconcertemos con una
mera noticia de peri6dico?
4C6nio? por tan poca cosa vamos aii descender A
suspicaces vigilantes de los actos del Poder Ejecutivo?
Esa no es nuestra misi6n, eso es muy de abajo, eso es
muy pequefio, nuestra misi6n es altisima, la misi6n
del Poder Legislativo es la de hacer leyes. (Aplausos.)
Nuestro deber como Representantes nos obliga A
exigir al Ejecutivo que la Constituci6n sea cumplida,
ciertamente; nuestra misiOn legisladora es la de ha-
cer leyes para que el Ejecutivo las promulgue, y las
haga cumplir. No sabemos todavia done esta la in-
fracci6n constitutional, ignoranmos que el Ejecutivo
haya infringido la Constituci6n, no hemos visto los
datos donde se pruebe que iha existido 6 se ha consuma-
do la ineracci6n mAs que en los deseos de un orador que
necesita hablar; y que lo necesita, porque tiene que ha-
cerlo para que sus electores del Camagiiey sepan que
esta en la Camara. (Risas.)
Nosotros, los demis, vinimos aqui, sin compromises
contraidos de ninguna clase, salvo aqu6llos impuestos
por nuestra conciencia, para cumplir nuestro deber, y
para defender los interests de nuestro pueblo: no te-
nemos por consiguieunt que decir A nuestros electores
lo que debemos hacer, 6 lo que vanmos a hacer, en sen-
dos discursos innecesarios, sino que tenemos el encargo
de hablar poco y hacer much, de organizer el pais,
de former sus leyes y c6digos, sin perder el tiempo
lastimosamente, en discusiones est6riles, acerca de la
interpretaci6n que a la Constituci6n debe darsele en
casos en que nadie duda ni discute.
No es nuestra misi6n la de perder el tiempo lastimo-
samente en discusiones que nos apartan del buen ca-
mino sobre si el Ejecutivo ha empleado bien 6 mal
cien 6 mIs pesos; abandonando en cambio los proble-
mas cuya resoluci6n es mis urgent, dandose hoy el
espect6culo de que mientras nosotros nos adiestramos
en sutilezas ecolasticas treinta mil obreros son apre-
miados por el hambre a las puertas de la Habana.
Esa es la situaci6n de la 'C, ii .. En estos momnen-


tos 4,cu6l es nuestro deber? Mirar este caso bajo la
interpretaci6n mas 6 menos rigorista de una ley, 6 mi-
rarlo bajo el punto de vista de la defense de los inte-
reses del pais?
Tenemos problems trascendentales 6 importanti-
simos por resolver, y, dias tras dias, ampliamos este
debate, dejando pendiente la soluci6n de ellos y porque
nosotros no nos ocupamos de darle vida y forma a las
soluciones de nosotros reclamadas, tanto como espera-
das, no hemos de irritarnos cuando alguien se ocupa
de ello, poniendo su actividad al servicio de los pro-
blemas agricolas, base del fomeinto de nuestra que-
brantada riqueza; salvaci6n econ6mica y social de la
familiar cubana.
Se dice que aquellos que tal hacen tratan de invadir
nuestras facultades, lo cual puede aparecer veridico.
Pero no lo remediamos con discursos. Nos empujan.
Es precise, pues, dejar de ser rezagados y ponernos al
frente de esos movimientos irresistible que obedecen
a una necesidad apremiante. (Aplausos.)
Yo celebro las iniciativas de esos hombres, y no me
molesto, ni se despiertan en mi celos, porque est6n
ocupindose otras personas de asuntos que nosotros
debiamos haber considerado ya; porque, ante el
hecho yo me digo G,si en la CAmara no hemos cumplido
nuestro deber, por qu6 maltratar a los que nos ayu-
dan?
Lejos de hacerlo yo, celebro esas iniciativas, me in-
clino ante esos hombres considerAndolos superiors a
mi, porque yo no he tenido sus aciertos ni sus activi-
dades ante la Camara, siendo mi deber traerlas aqui.
Y eso no quita que si en el dia de mafiana apareciera
en la Gaceta un decreto del Poder Ejecutivo dictando
un Reglamento, por ejemplo, que aumentara las fuer-
zas de mar y tierra sin el mandate de una Ley votada
por el Congreso, yo me levantara para decir: Aunque
esas iniciativas beneficien al pais, nunca es compen-
sable el beneficio que se obtiene, con el mal que causa
al orden national la violaci6n de la Constituci6n, y
pediria entonces, que el autor de esa inconstitucionali-
dad fuera sentado como un reo de delito comun, en el
banquillo de los acusados. (Aplausos.)
Se decia que el Poder Ejecutivo ha dictado un de-
creto trasladando una zona fiscal, no recuerdo ahora
donde (es un decreto del Secretario de Hacienda), y
se decia que ese decreto infrinje la Constituci6n. Y
si no es falsedad, porque ya en el terreno del recelo,
podemos dudar de todo, si no es falso lo que dice este
texto de la Constituci6n que tengo en la mano; aqui
esta escrito en el articulo 68, que correspond al Pre-
sidente de la Repfblica, el cual es el Poder Ejecutivo,
sancionar y promulgar las Leyes, ejecutarlas y hacer-
las ejecutar. Y aunque todos los que estamos aqui,
en esta Camara, no vestimos toga; ainnque todos no
seamos letrados, ni jurisconsultos, ni jurisperitos, sin
embargo, la experiencia que nosotros debemos tener
en el orden legislative y en el orden del cumplimiento
de las Leyes, nos ha ensefiado, cuanta diferencia hay
entire promulgar una Ley y hacerla ejecutar. Porque
series de manipulaciones pasa una Ley, desde que se
dicta hasta el moment que se aplica exigiendo su
cumplimiento 6 todos los ciudadanos. Hay una series de
detalles y de minucias, de cosas pequefas por hacer
en el terreno prActico, de resistencias y dificultades
que han de ser vencidas por el Poder Ejecutivo que no
es possible a veces que el Ejecutivo se desenvuelva, y
la obra pueda realizarse, si no mediante la promulga-
ci6n de otras leyes, accesorias 6 complementarias.
SB. XIQUEs: (Interrumpiendo.) Las leyes las hace
el Congreso.
SR. CASTELLANOS: Pero dice tambi6n, senior Xi-








280 DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


ques, el articulo 68 que el Ejecutivo podrA dictar,
cuando no lo hubiere hecho el Congreso, los Regla-
mentos para la mejor ejecucion de las ]eyes. Y por
ello voy a hacer notar la impoitancia que tiene un
Reglamento ouando es necesario para hacer ejecutir 6
completar uua Ley. A prop6sito record, ia a uste-
des, la Ley hipotecaria espafiola, que esta vigente
entire nosotros, y su Reglamento; y para asombro del
senior Xiques, le diria: que si la Ley tiene cuatro-
cientos veintidos articulos, el Reglamento tiene cua-
trocientos setenta: que si la Ley ocupa ciento cincuenta
y tres pAginas, el Reglamento ocupa doscientos cua-
renta y tres. Siendo evidence la mayor extension y la
ma.or cautidad legisladora del filtimo.
Bien s6 que el Poder Legislativo reside en el Con-
greso; pero el Presidente puede con arreglo A nuestra
Constituci6n, dictar todos los Reglamentos que nece-
site, para hacer ejecutar las Leyes que el Congreso ha-
ya votado y aquellas que est6n vigentes aunque sean
inconstitucionales. Y yo le pregunto al Sr. Xiques, que
es un hombre razonable, que viene al Congreso inspi-
rado por el amor a la patria, y es un hombre. imparcial
y sincere: 4llemos hecho nosotros, los Reglamentos
indispensables para que el Ejecutivo pueda,cumplir y
hacer cumplir las leyes con la eficacia necesaria? NNo
los hemos hecho? Pues entonces, porque estamos
censurando al Ejecutivo porque los haga? Y que
cosa es suprimir una zona fiscal, mAs que cumplir un
precepto reglamentario de orden adjetivo? ,Y qu6
cosa es una zona fiscal? iCr6e el Sr. Xiques que es
una instituci6n fundamental del Estado con la cual
estAn garantidas la libertad del pensamiento, de la pa-
labra, la libre emisi6n del sufragio 6 cualquiera otra
cosa de igual maguitud?'N6. La zona fiscal no es mAs
que una ventanilla de recaudaci6n. Es decir, que
cuando el Secretario de Hacienda suprime por ejem-
plo, tres zonas ii-.. il--, puede suponerse que si el
Estado tiene cincuenta zonas fiscales, el efecto que
produce la supresi6n de esas tres zonas, es que en
lo sucesivo la recaudaci6n se haga por las cuarenti-
siete restantes. De suerte que la zona s61o desem-
peia una funciOn mechnica de recaudaci6n.
4,Suprimir un gasto innecesario es infringir la
Constituci6n?
No merece censura el haberlo hecho en estos mo-
mentos en que todavia el Poder Ejecutivo de un pais
al nacer, A los veinte dias no completes, en que un
hombre se sienta en la Presidencia para encauzar
la Administraci6n ptblica de una naci6n; A los vein-
te dias de constituirse festinadamente la Repfiblica
mediante procedimientos irregulares sin precedent,
no puede tener noci6n exacta de su existencia. GEl ha-
ber ejecutado cosa tan minima es causa para que un
Representante se levante A decirnos que ese Presi-
dente ha cometido los niAs graves delitos que puede
cometer un hombre en la tierra, violando alevosamen-
te nl ley que le ha sentado en su alto lugar y puesto el
powder en sus manos? N6, eso es realmente injusto, ese
es un acto de verdadera suspicacia, de exceso de celo:
un acto de verdadera obsecaci6n, un acto que nosotros
no podemos apoyar en manera alguna, porque es una
censura inmerecida a qui6n no ha hecho otra cosa
que no sea cumplir con su deber.
La Constituci6n, dice que el Presidente puede ex-
pedir Reglamentos, Ordenes y Decretos. Esa palabra
decreto, que tan mal sonaba en el oido del Sr. Xiques,
y dentro del radicalism del Sr. Xiques; pero que es
eminentemente constitutional le da derecho para de-
cretar y como la Ley afade: las 6rdenes, llegando un
poco mas alli la Constituci6n (por supuesto sin ser
radical), puede el Presideute mandar y dar brdenes;


puedo decirnos ordeno y nmando, todavia: El puede decir
que ordena y manda, porque la Constituci6n le da de-
recho para ordenar, decretar y reglamentar facultan-
dole para expedir todos los decretos y las ordenes que
para este fin y para cuanto incumba al Gobierno y
Administraci6n del Estado 61 creyere convenient. Es
decir, que la autorizaci6n no puede ser mas lata, ni
mas complete; de tal manera, que pone en manos del
President un poder discrecional, tan inplio, en oca-
siones, como el poder que tiene un monarca dentro de
un pais constitutional.
Desde luego no creo necesario insistir demostrAndo-
le al Sr. Xiques su falta de raz6n en este caso. Si 61
es un hombre que esta dispuesto A abrir su inteligencia
culta y clara al juicio exacto de qui6n no ha sido nun-
ca ministerial, sino un hombre sincere, amigo de la
verdad y la raz6n, de un hombre que ha figurado mais
en los bancos de la oposici6n, de la censura y de la cri-
tica que en los bancos desde donde se aplaude y apo-
ya al palacio y a los palaciegos; si 61 esta dispuesto A
dar oidos A qui6n le habla con la voz sincere de la im-
parcialidad; reconocerA, sin duda, que 61 no puedesos-
tener el cargo formulado afirmando la realizaci6n de un
delito constitutional por haberse suprimido esas tres
zonas fiscales que no tienen importancia ninguna. Es
verdad, que a ese afiadia, como otro de los cargos alar-
mantes, 6 su sentir impressionable, A guisa de expo-
nente de aquellas cosas que deben llenarnos de pavor
y espanto porque sentaran un precedent funesto, por
que dejarin marchitadas las conquistas de la revolu-
ci6n, y nos conducirAn a un estado politico igual poco
mas 6 menos al de Turquia, el hecho racional de que
el Poder Ejecutivo se dedicara en estos moments a
redactar un proyecto de organizaci6n para la Guardia
Rural y un Reglamento complementario. Ante ese
acto del Ejecutivo, nos decia: la iniciativa de las leyes
no correspondent sino A los Cuerpos Colcgisladores, el
President no puede sino recomendar la adopci6n de
determinadas leyes, y yo digo: bueno, asi es ciertamen-
te, mas sin perjuicio de lo consignado en el inciso
cuarto del articulo 68 de la Constituci6n por cuya Ley
el Poder Ejecutivo, que es el Presidente, podrA reco-
mendar ademgs la adopci6n de las leyes y resoluciones
que creyere necesarias 6 (tiles.
En un orden mecAnico, no dando A los debates cstos
los vuelos extraordinarios A que puede llevarlos la
prodigiosa imaginaci6n del Sr. Xiques, y a los .que yo
no puedo llegar por que no vuelo tan alto, co6mo se
recomienda la adopci6n de una ley, sino escribiendo la
ley y enviandola 6 los Cuerpos Colegisladores? Por-
que las leyes no se exponen, enunciando solamente el
titulo de ellas. No basta recomendar la adopci6n de
una ley orginica de ln Guardia Rural, sino pa-
ra que el pensamiento y el prop6sito del Ejecutivo
quede demostrado par6ceme que debe enviarnos la ley
integra y complete, tal como el Poder Ejecutivo en-
tiende que debe hacerse y sin perjuicio de la facultad
nuestra de no hacerla 6 redactarla a' nuestro antojo.
La ley asi concebida por el Ejecutivo puede ser tra-
zada en proyeeto por el Presidente solo; por 61 en cola-
boraci6n con sus Secretarios, 6 con cualquiera otra per-
sona que quicra llamar en su auxilio para que le ayu-
de a redactar esa ley. Y asi hecha vendri a, los Cuer-
pos Colegisladores, con mensaje, y ellos libremente la
aceptarAn 6 n6, la rechazarin 6 modificaran segfin
acuerden.
Eso es lo que ha hecho el Presidente; es decir: de-
mostrar que no tiene el prop6sito de ejecutar ningLn
acto, en virtud del cual nosotros podamos sospechar
que quiere gobernar con su criterio absolute, sino que
aspira a usar plenamente de sus facultades realizando











DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO.-CAMARA


las cosas que puede hacer sin consult de nadie.
Si, .sefor Xiques, el Presidente, en el terreno es-
tricto, razonablemente hablando, no ha cometido tam-
poco ningun acto inconstitucional nombrando sus
Secretaries. El inciso octavo del articulo 68 de la Cons-
tituci6n dice: (Lee.) ((Nombrar y remover libremente
A los Secretarios del Despacho, dando cucnta al Con-
greso.,)
Y 61 ha dado cuenta t esta Camara, del nombra-
miento de sus Secretarios cumpliendo asi el precepto
constitutional. Contra ese nombrainiento no podrA el
Sr. Xiques levantar protest en noinbre de su radica-
lismo; pero ain suponiendo que hubiera podido pro-
testar, fu6 el acnerdo de la COmara, aceptar sin reparo
esos nombramientos y los hombres que viven dentro de
la libertad y la democracia, aquellos hombres que bla-
sonan de radicalismo en el culto del amor a la patria
y la democracia, tienen el deber ineludible de cumplir
]a Ley, cuando esta acordada. Porque el eterno re-
voltoso, aquel que se revela constantemente con-
tra todos los actos de los poderes constituidos, en an
pais democrItico, no es un hombre de la libertad y la
democracia, no es sino un eterno rebelde; un espiritu
inquieto; el opositor sistematico que como aquel abad
del cuento ( quien fnese, por el mero hecho de ser Prior. (Risas.)
Y no puede ser base ni cimiento saludable criteria
tan extrecho y obcecado en un pais que nace para la
libertad. Ese criteria exclusivista y rigido no puede
vivir en una naci6n comeo sta. La Ley es la ley, y la
democracia nuestra descansa en el cumplimiento exac-
to de esa Ley. En el cumplimiento de la voluntad de
todos los ciudadanos, que tienen el derecho de discu-
tir esa Ley, y de protestar de ella, hasta el moment
precise en que est6 acordada. Pero cuando esta acor-
dada, es entonces la Ley, obligatoria para todos; sien-
do desde ese instant la salvaguardia, y el pedestal de
la libertad. Si protestamos A diario de lo hecho el dia
anterior, si vamos A remover ese pedestal, frecuente-
mente no llegaremos nunca a fundar la patria; y con-
vertiremos esta RepAblica en tierra de odios eternos,
y teatro de una guerra civil permanent.
Veis, pues, aquellos cargos tremendous, esos cargos
tan amenazadores se concretan a indicar que el Poder
Ejecutivo esti estudiando un Reglamento para la reor-
ganizaci6n do la Guardia Rural. El Ejecutivo al hacer
ese studio y aun el Proyecto de Ley esta dlentro de la
mas extricta legalidad. Realiza aquello para lo cual
esta plenamente autorizado, ylo realize, con garantias
para nosotros bastantes; con el concurso de los Secre-
tarios del Despacho. Porque debe saber el Sr. Xiques,
ya que ello no es cosa que cause espanto, ni ponga en
peligro la santa Constituci6n, que esos Secretarios
nombrados por el Presidente, representan la voluntad
de las dos mas grande y poderosas agrupaciones po-
liticas que existen en este moment, con legitima as-
piraci6n al Gobierno del pais. Esas dos colectividades
designaron los actuales Secretarios. En cierto mode,
dentro del alto criterio, dentro del criterio sincere, no
puede culparse al Presidente por que tenga esos Se-
cretarios; y no otros, sino A nosotros que se los hernos
indicado. De consiguiente: los Secretarios do hoy son
como especie de factors centrales de los partidos po-
liticos organizados puestos en el poder, para vigilar
los actos del Presidente, son ademAs sus consejeros,


y no podemos en manera alguna, sin atacarnos a noso-
tros mismos, atacar A esos Secretarios.
Yo no he ido nunca al Palacio a pedir destinos sino
A reclamar mi derecho; al reclamar mi derecho, lo hice
con la energia necesaria y con la mesura que me im-
ponia mi deber; reclamando lo que se me debia y na-
da mis; nadie se amengua porque suba las escaleras de
un Palacio, para reclamar su derecho, si lo hace dig-
namente. Aqui se ha hablado de nombramientos de
personas, y es un error sustentar aqui debate sobre el
asunto; esos nombramientos de personas no pueden
importunar la march de la Camara, es competencia
del Poder Ejecutivo, es desgraciadamente la misi6n
del Gobierno, repartir el presupuesto, de lo cual esta-
mos libres nosotros.
Si el senior Xiques cree que no se lha procedido co-
mo debe, que se han usando procedimientos vi-
ciosos, restableciendo las antiguas practices del
coloniaje, debe reclamar en forma competent,
a fin de poner remedio a este mal por el seiialado.
Mas no ante la Camara, nuestra misi6n es legislar, es-
ta Camara no puede elegir ni nombrar empleados, ella
esta libre de esa carga; es el Poder Ejecutivo el pri-
vilegiado, en concordia con el Senado, qui6i puede re-
partir esas prebendas, Ollos son los unicos capacitados
per la Ley, por la Constituci6n,y no la Camara. Si lo
dudais, de vuestro error os alejarh la Constituci6n con
eltexto de sus articulos 47 y 68. gHay alguna ley vigen-
te, que obligue al Ejecutivo a tener una pauta 6 proce-
dimiento especial para nombrar A los Secretarios de
Despacho? Yo no conozco ninguna derogatoria do la
Constituci6n segfin la cual puede nombrar a quien ten-
ga per convenient; siendo ciudadano cubano en el
pleno goce de sus derechos lo mismo al Jefe de una ofi-
cina t6enica, que al de un departamento military. El
puede hacer eso; y puede nombrar empleados ad libitum
mientras no haya leyes que precise las condiciones de
capacidad que habrAn de exijirse a los empleados y
come deben adquirir el puesto. Asi es, quo mi partido,
en su oportunidad propondr6 esa ley de empleados; pe-
re hasta que la CAmara, hasta que el Legislativo no
haya escrito su ley 61 puede aprovechar a todos los
hombres; mientras no tengamos esa ley, nosotros
debemos robustecer la confianza que hemos puesto en
manes del Ejecutivo, prescindiendo de lamentaciones
ridiculas, negandole sus facultades. (Aplausos.)
Nosotros no podemos, sobre un sofisma, hacer de un
mal general un mal singular para deducir supuestas
responsabilidades. Si el Poder Ejecutivo ha hocho
nombramientos sin tener en cuenta para nada, consi-
deraciones de orden moral 6 circunstancial, habrA rea-
lizado con esto, un acto que en el terreno politico po-
drA merecer la censura; pero que no puede de ningu-
na manera caer dentro de la acci6n de las loyes pena-
les y much menos para sefialar un case de infracci6n
constitutional.
Y yo termino, sefiores Representantes, diciendo:
cuando esa moci6n venga, como debe venir, apoyada
en los hechos y no en opinions, en ese caso, compro-
bada la delincuencia, el partido en cuyo nombre hablo,
no se contentarA con aceptar esa moci6n, sino que
exijira el castigo de los culpables. (Aplausos.)
Sn. PRESIDENTE: Habiendo expirado la hora regla-
mentaria, si la Camara no acuerda la pr6rroga, se le-
vanta la sesi6n. (Hora: las cinco y cincuenta minyutos p. m.)


WPRENTA DE RAMBLE Y SOU'A,--OB18PO B.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs