Group Title: Diario de sesiones del Congreso de la Republica de Cuba
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015180/00010
 Material Information
Title: Diario de sesiones del Congreso de la Républica de Cuba
Physical Description: v. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Congreso. -- Cámara de Representantes
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Manufacturer: Imprenta de Rambla y Bouza
Publication Date: 1902-
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1. legislatura, v. 1, núm. 1 (oct. 1 de 1902)-
General Note: Title from caption.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015180
Volume ID: VID00010
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001845781
oclc - 28760011
notis - AJS0072
lccn - sn 93026707

Full Text










DIARIO DE


ESIONES
mrqankifbk Idir .
rWl sy m

SE lUNIS


DEL

CONfiRESO DE LA REPUBLICAN DE CUBA

PRIMERA LEGISLATURA.-1902.


VOL I. HABANA, OCTUBRE 21 DE 1902. NUM. 10.


Ca mara de


Representantes.


Sesi6n extraordinaria.-Mayo 28 de 1902.
SUMARIO
Se pasa lista.-A instancia del Sr. Pelayo Garcia ocupa na Presidencia el Sr. Cdrlos Fonts y li lin%'.
primer Vice Presilente.--Convocatoria para revisar el acnerdo de la CAmara, en que sele dii I';ci lt;a-
des a la Presidencia para decidir de a uIrg'encia de las mociones 6 proposiciones.-Discusi6n de la
revisi6n.--n votaci6u ordinaria es desechada la revisi6n.-Se levanta la sesi6n.


A las dos horas y treinta minutes p. m. ocupa la
Presidencia el Sr. Pelayo Garcia y las Seeretarias los
Sres. Alfredo Betancourt y Manduley y Antonio Gon-
zalo Phrez.
Sn. PuESIDENTE: Se procede a pasar listua. (El Secre-
tario pasa list. )
Se abre la sesi6n.
Para d-i ir -1 la Camara, on complete libertad, por el
motive que ha sido convocada, rucgo al Sr. Vice Pre-
sidente 1? tenga la bondad de venir t ocupar la Pre-
sidencia. (El Sr. Fonts ocupa la Presidencia. )
SR. PRESIDENTE: NO habiendo acta de sesi6n cx-
traordinaria que aprobar el Sr. Secretario dari lecture
a la convocatoria de esta sesi6n.
SR. BETANCOURT, Secretario: La convocatoria iha sido
fnica y exclusivamente con el objeto de leer i la, Cti-
mara una comunicaci6n.
Si. XIQUES: Pido la palabra.
SR. PRESIDEN;TE: Tiene la palabrna ol Sr. Xiques.
SB. VILLUENDAS (E.): Sr. President: Pido lia pala-
bra para una cuesti6n de orden.
Sn. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Villuncidas.
Sn. VILLUENDAs (E.): Sres. lepresesntantes: En la
sesi6n en que se pide revision de acuerdo no se puede
discutir, sino simplemente, poner a votacion si se re-
visa el acuerdo. Cuando eso se acuerdo, si se revisa,
entonces se exponen ]as razones porque se pide la revi-
si6n; pero antes se tiene que acordar si se revisa 6 no.
Sn. PRESID)ENTE: El Sr. Seeretario dait lectura al
articulo del Reglamento....
SR. VILLIENDAS (E.): Sr. President: que Ie lea el
articulo 123.
Sn. BETANCOURT, Secretario: (Lce.)


"Articulo 123. La revision deberi ser pedida por
escrito por cinco Delegados, y el acuerdo cuya revision
hubiere sido solicitada, sin 6xito una vez, no podra
ser impugnado en lo sucesivo."
SI. VILLUENDAS (E.): No es ese, que lea el ar-
ticulo 120.
Si. :nE'rANCOURT, Secretario: (Lee.)
'"Articulo 120. Las preguntas podrain dirigirse a
cnalquiera de los individuos de ]a Mesa."'........
SR. VILLUENDAS (E.): El Sr. Secretario tiene la
bondad de facilitarme el i'.-_l Ii., nI.
(El Secrtario Sr. Betancourt entrega el Reglamento al
Sr. Vill6uedas. )
Me habia cquivocado: suplico al Sr. Secretario que
lea el articulo 122.
SR. IBETANCOURT: Secretario: (Lee.)
"Articulo 122.-La revision deberA tratarse nece-
.sariamente en sesi6n extraordinaria, y s61o podra
prosperar cuando asi lo acuerde la mitad mrns uno de
los D)legados proclamados."
Si. VI\LLtENDAS (E.): Do modo sea, Sr. President,
que 1a initad inAs uno de los Senores Representantes
proclamados tienen que acordar que se revise el acuer-
do .........
Si. X IQUES: (lnterrumpiendo.) Yo creo.....
SR. PI'ISIDENTE: Yo suplico al Sr. Xiques que no
hagam uso de la palabra hasta que la Presidencia se la
colceda.
La Presidencia entiende quoe a disposici6n del Re-


-- -- -- -- ~e








98 M)IAJ10 DE SESIONES DEL co;. IliO.--CAMARA.


glamento referente al resultado de la votaci6n, 6 a la
manera c6mo se ha de votar, no implica el que se im-
pidan las discusiones referentes a las mociones pre-
sentadas; por lo tanto, se concede dos turnos en pr6
y dos en contra, para que los seilores autores de la
moci6n puedan defender el derecho que le ineunbe.
Tiene la palabra el Sr. Xiqucs.
SR. NfiRrz: Sr. President, para una cuesti6n pr6-
via: es para suplicar que se posponga la discusi6n de
esa mocin, en vista de que no faltan mis que dos
dias para que se present el Reglamento.
SR. XIQUEs: Scilores: 6 los firmantes de la moci6n
en la cual se pide que se revise el aeuerdo del voto de
confianza dado la A .--.I, es decir, que se retire al se-
fior Presidente la facultad de decidir sobre las cues-
tiones de urgencia, nos interest hacer constar, de una
manera categ6rica, de una manera clara, que no deje
lugar a dudas de ninguna especie, que no se trata de
un voto de censura vergonzante a la Presidencia.
Nosotros tenemos puesta toda nuestra confianza en la
Presidencia. Se trata de algo mas alto; de algo que
afecta A la iniciativa parlamentaria del Diputado.
Tengo que hacer, siu embargo, antes de entrar de
lleno en la cuesti6n, dos breves salvedades; breves,
porque van i ser muy pocas las palabras que pronun-
cie, pues tenemos que entrar en la sesi6n ordinaria,
en la cual nos espera la lecture de un document im-
portantisimo. Primera salvedad: que los miembros que
firmamos esta moci6n, el dia que se formula la que
confiere el voto de confianza al Presidente de la Cama-
ra no la votamos; y la otra salvedad es esta: que no
nos mueve el deseo, en manera alguna, de provocar hoy
un anmplio debate, que, por los demas, seria de utilidad
extraordinaria; debate en el cual se discutieran cues-
tiones fundamentals, de doctrine. Porque lo que acabo
de oir hace un moment, en el Sal6n de conferencias,
prueba que estamos como decia muy bien un amigo
particular mio, Representante por la Provincia de Pi-
nar del Rio, que todos estamos aprendiendo A gobernar,
area en que demostramos, con no poca frecuencia, una
inexperiencia manifiesta, que no concuerda realmente
con la capacidad cubana para la pronta consolidaci6n
de la Repiblica......... (Aplausos.)
SR. PRESIDENTE: ( ll'/.i.... la campanilla.) Debo ad-
vertir al pfblico que no esta permitido hacer manifes-
taciones de agrado 6 de desagrado, y que esta Presi-
dencia se vera en el penoso deber de hacer desalojar la
tribune, si esto se repite.
SR. XIQUES: (Continuando.) ,EnD qun part del mun-
do, en qu6 Parlamento se ha sostenido la afirmaci6n
gratuita y sin fundamento alguno, A mi juicio, de que
es impossible, en una CAmara Legislativa, discutir el
Mensaje Presidencial, cosa inaudita, propuesta por el
seflor Villuendas, que da muestras inequivocas con es-
to de su inexperiencia political?
Sn. VTLLUENDAS (E.): Pido la palabra para una
alusi6n personal.
SR. XIQUES: (Continuando.) T'i.,.. la evidencia de
que las frases que he pronunciado no pueden herir al
senior Villuendas, pero en el caso de que su suscepti-
bilidad se alarme, yo las retire desde luego.
iPnes qu6! i,Se puede admitir, se concibe cue se
diga, como yo acabo de oir en el Sal6n de conferencias
entire various sefiores Representantes-y no aludo aho-
ra A ninguno -que por ser 6sta una CAimara Legisla-
tiva. no puede ni debe traer a ella nadie otra cosa (que
meros proyectos de ley? i.Pero no sostenian various
sefiores Representantes, hace un moment en el Saln16
de conferencias, refiri6ndose al iMensaje que, porque es
un 3I. i- j. (lel Presidente, no debe setr discutido? i.No


se viene diciendo que eso s61o se estila en las MI.ii ii-
quias?
Sa. PRESIDENTE': Seflor Xiques, le ruego so cinia al
objeto de la discusi6n.
SR. XIQUES: (Continuando.) Si estoy disgustando
al seflor Presidente, me sentar6.
Sn. PRESIDENTE: La Presidencia estA cumpliendo
con su deber.
Sn. XIQUES: (Continual do.) Estoy hacienda re-
flexiones generals, sefor Presidente, para que se vea
que esta cuesti6n es una cuesti6n de principios, y no
un voto de censura al Presidente. Y yo digo: on es-
to orden de ideas generals, 4se puede sostener que los
mensajes solamente deben ser tomados en considera-
ci6n y diseutidos nada mas que en las Miiali.i-'
No, sefiores.
Si. PRrsIDEcr NT. Por segunda vez requicro at su so-
fioria y a la tercera vez le retire la palabra.
Sn. XIQUES: Pues me quedar6 sin palabra.
SR. PRESIDENTE: Aqui no se dispute el Mensaje.
Sa. XIQUES: Yo no estoy discutiendo el Mensaje;
yo estoy hablando en terminos generals, para que se
vea que 6sta, que es una cuesti6n de principios, se
quiere Lacer aparecer, sin fundamento, como una
cuesti6n personal; pero ya que no nos podemos enten-
tender, senior Presidente, voy A entrar en la cuesti6n
de la reconsideraci6n. Decia a la CAmara que ella ha
conferido al Presidente de la Mesa una facultad, por
la cual, 61, cuando se presented cuestiones A la Mesa,
dirn si esas cuestiones son 6 no de character urgente.
Yo comprendo perfectamente, seilores Representan-
tes, que la mente de los que formularon esa moci6n, es
muy levantada, que es inuy plausible la intenci6n de
esos sefiores; y la Camara, al tomar ese acuerdo, hi-
zolo asi, para que no invirticramos el tiempo, sin du-
da, en una series de discusiones esteriles; pero con el
mencionado acuerdo se conferia y confiere al Presi-
dente una potestad, que no se puede delegar sin des-
.doro, sin menoscabo de la Camara. Me dir6is ,y por
qun? Porque delegAis una funci6n que no so debe,
que no se puede delegar, sin quebranto de las prerro-
gativas del Diputado. Suponed, si no, que uno do
nosotros, presentase una moci6n ~ la Mesa; que todos
los Diputados aqui reunidos convini6semos, por star
tan evidenciada su urgencia, que dicha mnoci6n es ur-
gente; y suponed asimismo que, por cualquier cir-
cunstancia, el Presidente, que tione flaquezas, porque
es hombre, so le ocurriese decidir lo contrario. Yo os
pregunto: En este caso iA qui6n apela el Representan-
te para dlemostrar que se ha tornado tin acuerdo equi-
vocado por el Presidente? iA nadie!
Esto se ha visto aqui ya dos ocasiones: se ha visto
que, creyendo un Diputado, mi qu erido amigo politico
el selnor Loynaz del Castillo, por ejemplo, quo una
rnoci6n era urgent, el Presidente de la Mesa entendi6
lo contrario, y al pedir la palabra el referido Diputa-
do, se la nego injustamente. i,Esto coarta la inicia-
tiva del Representante, de todos nosotros, si 6 n6?
Es evidence, de today evidencia, que la coarta. Pues
bien: yo le diria, yo me permitiria hacerle esta pro-
posici6n at la CAmara: puesto que es evidence, como
nna verdad que no necesita demostraci6n, la tesis que
estoy sosteniendo, que en lo sucesivo no sea eI Presi-
dente el que dirima a a uesti6n de urgencia, sino que
sea la O(:maia misma, y ctuando la ('C.iiMIr.. acuerde
que no 1iha ya. discusi6n, (quie no la haya. Asi la facul-
tad ( ie nosotros hemlos tenildo vinculada en el PTresi-
dente, con(uleanido nuestros prlopios derechos, pasarAf
a la ( 'C.iara; y, para complacer 1a los lirmantes de la
imocion, en la cnal se confiere al Presidente aquella
faiicltad, yo no tengo inconvenicntle en acceder i que









M)IO D)E' SESIONES D)EL CON(LRESO.-CAIARA.


dicho acuerdo se tome sin discusi6n, por mas quc es-
to iltimo lo estimo tambi6n un disparate.
Ahora voy A concluir con una palabra nada mAis.
Deciame no ha much un compafiero muy querido
lo siguiente: eso que Ud. va A. proponer, no va a, pros-
perar; y yo le pregunt6: 1,por que? Por una raz6on muy
sencilla, me contest. Porque afin cuando Udes. tionen
raz6n, ya nosotros hemos vota.do, y aun cuando so nos
demuestre que estamos equivocados, nosotros nos
mantendremos en el error.
Si vosotros, con vuestros votos, no acordArais la
reconsideraci6o, nosotros por respeto A esta CAniara
nos sentaremos; pero seguros de haber defendido los
fueros del derecho, de la justicia y de la (Camara.
(Aplausos en la izquierda.)
SR. FaRIA: Pido la palabra.
Si. FONTANILLS: Para consumer un turno en contra,
pido la palabra, Sr. President.
SR. VILLUENDAS (E.): Pido la palabra para una
alusi6n personal.
SB. PRESIDENTRE: Tiene la palabra el Sr. Villicndas
para una alusi6n personal.
Sn. VILLUENDAS (E.): Sres. Representa.ntes: Real-
mente despu6s de las manifestaciones del Sr. Xiques,
no debia usar de la palabra: pero como esta es a, se-
gunda vez que el Sr. Xiques se refiere i mi inexperien-
cia political, yo debo bacerle una siplica ya quie los
hechos, cuando no son voluntarios, no son censurab-
bles; nadie tiene el dereclho de hacer inculpa.ciones
gratuitas. Cuando yo terming mi carrera, un nifio ca-
si, me fui A la guerra, vine despu6s : la Convenci6n
Constituyente, donde no tuve mas maestros politicos
que Manuel Sanguily y Eliseo Giberga, y otros de
muy poca talla. Seguramente, si alli hubiera estado el
Sr. Xiques, yo hubiera podido aprender a inspirarme
en 61, y seria hoy un expert como lo es Su Seinoria.
Sn. FERIA: Despu6sde haber oido al senior Xiques
que consumi6 un turno en pro, me he sentido arre-
pentido de haber pedido la palabra para consumer un
turn en contra, porque comprendo la, diferencia, que
hay entire mi oratoria, que es ninguna, y ]a del scilor
Xiques con su palabra., que se puede conparar A un to-
rrente que se desborda. Asi es que seor breve y me lija-
16 solamente cn dos puntos: primero, on que el Regla-
mento mailana mismo se presentara aqui y por consi-
guiente;. .i i' i.*-11 ii.- nosotrosque hacerestoahora?
Y en segundo lugar, en que el senior Presidente se ha
puesto siempre por encima. de todo partido politico, se
ha olvidado que perteneceA una agrupaciony seha visto
en todos sus actos, que la justicia es la que ha res-
plandecido. Por lo tanto, yo espero (que esta Caimara
tomarA el acuerdo de (que se quede el sernor Presidente
con el voto de confianza.
St. XiII.s: Pido la palabra para rectificar.
SR. PRESIDENTE: Tiene la pala.bra el senor Xiques.
SR. XIQiES: Paira rectiflicar un concept conmpleta.-
mente equivocado del senior Feria. El senior Feria
dice que dentro de dos 6 tres dias esta.ri terminado el
Reglamento. (Qu6 me importa i mi que el Regla-
inento est6 dentro de un minute, si ya se ha consuma-
do la trasgresi6n que denuncio? Si cuando se trata
de derechos que deben ser ejercitados, que son inma-
nentes a la. personalidad qiue los ejercita, no so trata
de tiempo; no se miden las trasgresiones, mora.les 6
legales, del derecho 6 de la. conciencia, por un minute
ni por un siglo; se miden por las prerrogativas me-
noscabadas. Por o1 tanto, no puede ocultarse que el
error del senior Feria es evidence, seilores, porque yo
hien s6, y ningIin Representante lo ignore. (ue lden-
tro de poco va A venir el Reglameinto i esta (aimara.
Yo he planlteado esta, ceusti6n, poC-que es u a cues-


tin fundamental, quii nos afccta A todos por igual.
Por lo deinas, si afin cupiera algtna duda respect de
esto, yo aludo al seiior Portuondo, que crco que esta
aqui, y que el mismo dia que hablaba el senior Vi-
hlnendas en estos 6 parecidos t6rminos, defendia lo
que yo estoy defendiendo con afirmativos movimien-
tos de cabeza, como diciendo, cs verdad, tiene razon
el senior Villuendas. Lo que vale tanto come decir:
es verdad, tiene razon Xiques.
Sit. PI'ESI)'rNT: Para consumlir un turno en contra',
tiene la palabra el Sr. Fontanills.
Sn. FONTANILLS: Sres. Representantes: Yo lament
no poster tun torrent de voz tan poderoso como el de
mi querido amigo el Sr. Xiques y carecer de bastante
fuerza oratoria, para convencer la Camara de algo
qule me veo obligado a decirle; aqui todavia no hace
cuarenta y ocho horas que la voz del diputado queridi-
simo Sr. Enrique Villuendas, se leva.ntA anunciando-
nos un peligro respect A una manifestaci6n sincere y
generosa. que de mi parti6 para esta ('.i iin.I.
Yo lo conficso ingenuarmente, y commigo pensaron
algunos otros seniores Representantes, creimos algo de
a.pasionamiento en el Sr. Villuendas, y algo que en cl
fondo envolvia asi como esa inexperiencia de que lo
lhabia acusado mils de una. vez, el Sr. Xiques; hoy
tengo que hacer una rectificacion de mi juicio, y tengo
que ascntir con el Sr. Villuendas desgraciadamente;
todavia no han trascurrido las cuarenta, y ocho horas
y ya. se leva.nta la. voz de protest, precisamente aque-
Ila voz que 61 nos habia anunciado en esta CAmara.
A mi me obligann A consumer este turn on contra
dos circunstancia.s: 1a prinmera: mi carActer de firmante
de la mlocin; la segunda algo iqe se roza con el pres-
tigio y con la. seriedad de esta Cinara, que yo estirno
no 'lebe olvidarse, pidiendo Ia revision de un acuerdo,
a las cuarenta y ocho horas de haberlo tornado.
SI. XIQUES: ( Inte,'rumpiendo.) Se ha pedido inmc-
diatamente ......
Si. PRlSIDToiNTe: Yo ruego a. Sr. Xiques, que no
interrumpa al orador.
Sit. XIQUEs: Esas interrupciones se ha.cen en todos
los parla'mentos de la tierra.
SR. IPRESIDENTE: Pero el Sr. Xiques las hace con
demasiada frecuencia.
Sit. FONTANILLS: IHa sido prictica en nuestro pais,
en todas las asociaciones, apelr a la revision de acuer-
dos: yo he pertenecido a algunas de ellas. y he sido
siempire enemigo lde esa. priactica., porque he entendido
que cuando un madnurado juicio, un sano criteria ha
precedido a ui alcuerdo, la. revision no cabe despues,
sino acusando falta precisamente de esa.s circunsta.n-
cias.
Se present. una moci6n pidiendo la revision de aquel
acueirdo, y no se scnalan los fundamentos de ella, no
se dice si el Presidente ha comietido alglin acto abusi-
vo de su autoridad, ni si ha.ci(edo nmal uso de una a.u-
torizaciOn, se ha alpartado de los interests quie le estAn
encomlendados. No se dice si esta CAimara hiace deja-
ci6n de aquello A que tiene derecho, y yo pregunto:
,estiinan los Representantes lue han lirimado esa mo-
cion, entienden que Ia Presidencia. ha pasado por en-
cima de la autorizaci6n que le concedio esta CAmara?
Si es asi, por que no se dice con el valor civic (que
todo ciudadaino debe tener mo un (Cuerpo de esta nai-
turaleza?
Si esa petici6n, seliores Representantes, obedece so-
lo A impaciencias 6 ambiciones no realizadas, y uste-
des entienden que debe ser algo mas urgent; mani-
ficstenlo asi, y yo me verA precisado ai rogarles que
depongan esas impaciencias, que las dep)ongan en fa-
vor del prestigio de esta C(Ainmra., torque delsgracimda-









100 IIIARIO IDE SESIOINES DEL (ONGEI{SO -CAM \I1A.


mente para el Sr. Xiques, 61 se encontraba en la se-
si6n en que cincuenta y cuatro Representantes tomaron
ese acuerdo, y entonces esa voz, esa fuerza que hoy ha
crepleado en combatirla, no se oy6 en aqu6l memento,
no se oy6 antes de que 'uera votada.
Entonces, Sr. Xiques, era cuando Su Sefioria debia
haber impedido la votaci6n; sisi si no lo hizo, si no
evit6 que recayera acuerdo, es que estaba, desde luego,
conforme con el mismo.
Yo pido, pues, que en lo sucesivo la Camara i]**1. \ ;,.
ne sus deliberaciones y acuerdos en fuerza de su pro-
pio prestigio, que depongan sus impaciencias todos
aquellos que firman esa moci6n y los que sc sien-
ten animados de ese interns de revision tan perjudicial;
no olviden de que esto, que en los moments presen-
tes, no tiene importancia, porque se trata deun simple
acuerdo, el de retirar el voto de confiianza al Presiden-
te, pudiera tenerlo mai.ana al discutirse un proyecto
de ley y el C6digo Fundamental en su articulo 62 dice
que no pueden revisarse 6stos, hasta tanto que no ha-
ya trascurrido la legislature en que fu6 aprobada; si
6sto aqui hoy no es grave, pudiera serlo on monen-
tos dificiles por los que tal vez tenga que atravesar la
Repfiblica y ello bastaria para que fu6semos objeto de
critical, por parte de aquellos que nos observan y con-
templan; y para que los impacientes tengan un poco de
calma, yo me voy A permitir presentarles un ejemplo:
asi como al mas experimentado toc6logo no le seria
possible violentar los acontecimientos y el desenvolvi-
miento del feto en el claustro materno por el solo de-
seo de favorecer las exigencias de una mujer A ser ma-
dre sin provocar una desgracia; asi tampoco nuestras
imipaeiencias en este claustro, donde legislar.os, favo-


receria el desarrollo de nuestras instituciones y la con-
fecci6n de nuestras eyes, sin que el resultado fuera
funesto.
SR. PRESIDER:NT]:: El senior Xiques ha pedido la pa-
labra para una alusi6n personal: la Presidencia no
concede palabras para alusiones personales, pues con
arreglo al articulo 75 del Reglamento, tienen prefe-
rente derecho los que tienen pedida la palabra en pr6
6 en contra y no para alusiones personales; pero como
nadie ha pedido la palabra, puede hacer uso de ella el
sefnor Xiques.
Si. Xiques: No voy 6 hacer mAs que una pregunta
al scfior Fontanills. Porque 1 ha demostrado que
tiene much mas voz y mas clocuencia que yo. Yo
hago esta pregunta al senior Fontanills: sup6ngase Sn
Sefioria que aqui cualquier senor Representante pre-
senta una moci6n, y ]a Camara en pleno reconoce que
es urgent, y la leva A la Mesa, y el Presidente dice
que no es urgente; yo digo al -,ri',r Fontanills: ,C6mo
pide la palabra algin senior Representante para de-
mostrar la urgencia, para hacer uso de su iniciativa
parlamentaria, para demostrarle al Presidente que es-
tA equivocado? No puede apelar A la Camara; y, por
tanto, cont6steme A esto el senior Fontanills. Cuando
me haya contestado, entonces podra hacer un largo
discurso, tan largo como el que hemos tenido el gusto
de oirle. Y nada mas por ahora.
SR. PRESIDENTE: Agotados los turnos en el debate,
se pone 6 votaci6n la revision del acuerdo. Los que
quo est6n A favor de esta revision, se servirin ponerse
de pi6. (Es deseclada.) Queda desechada.
Se levanta la sesi6n. (IIora: las 4 menos 5 minu-
tosp. m.)


MPRENTA DE RAMBLA Y BOUA,--OBISPO 83




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs