Title: Gaceta oficial de la República de Cuba
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00015178/00234
 Material Information
Title: Gaceta oficial de la República de Cuba
Physical Description: v. : ; 32 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Publisher: s.n.
Place of Publication: Habana
Frequency: daily
regular
 Subjects
Subject: Politics and government -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: 1902-
Numbering Peculiarities: Includes extraordinary numbers.
Numbering Peculiarities: May-Dec. 1957 wrongly called año 60.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00015178
Volume ID: VID00234
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000304738
oclc - 04205418
notis - ABT1322
lccn - 07018353
 Related Items
Preceded by: Gaceta de la Habana

Full Text











GACETA OFFICIAL
OE LA REPUBLICAN DE CUBA


EDICION ORDINARIA LA HABANA, JUEVES 23 DE SEPTIEMBRE DE 1999 ASO XCVII
SUSCRIPCION Y DISTRIBUCION: Ministerio de Justicia, Calle O No. 216 entire 23 y 25, Plaza,
C6dieo Postal 10400. Tel6f.: 55-34-50 al 59 ext. 220
NMimero 62 Precio $0.10 Pgina 1001


ASAMBLEA NATIONAL DEL PODER POPULAR

RICARDO ALARCON DE QUESADA, president de la
Asamblea Nacional del Poder Popular de 1a Repuibliea
de Cuba.
HAGO SABER: Que la Asamblea Nacional del Poder
Popular, en su sesi6n del dia 13 de septiembre de 1999,
correspondiente al tercer period ordinario de sesiones
de la quinta legislature, en votaci6n ordinaria, seg6n se
dispone en el articulo 76 de la Constituci6n de la Re-
pilblica, ha adaptado el siguiente
ACUERDO N9 V-24
Aprobar por unanimidad la Proclama de la Asamblea
Nacional del Poder Popular de la Repdblica de Cuba,
que dice:
La Asamblea Nacional del Poder Popular de la Repd-
blica de Cuba proclama que el bloqueo econ6mico de
Estados Unidos contra Cuba constitute un acto de ge-
nocidio.
La Convenci6n para la Prevenci6n y la Sanci6n del
Delito de Genocidio, aprobada por la Asamblea General
de Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1948, suscrita
por el gobierno de los Estados Unidos el 11 de diciembre
de 1948 y por Cuba el 28 de diciembre de 1949, que
entr6 en vigor el 12 de enero de 1951, de la cual forman
parte 124 estados que la han suscrito y ratificado, esta-
blece en su articulo II textualmente lo siguiente:
"En la present Convenci6n se entiende por geno-
cidio cualquiera de los actos mencionados a conti-
nuaci6n perpetrados con la intenci6n de destruir
total o parcialmente a un grupo national, 6tnico,
racial o religioso."
De inmediato, en el inciso c) sefiala entire esos actos
"el sometimiento intencional del grupo a condiciones de
existencia que hayan de acarrear su destrucci6n fisica,
total o parcial".
En su articulo III establece que serin castigados, en-
tre otros:
"a) el genocidio",
"d) la tentative de genocidio",
"e) la complicidad en el genocidio".
Con toda precision expresa textualmente en el articulo
IV:
"Las personas que hayan cometido genocidio o


cualquiera de los otros actos enumerados en el
articulo III serdn castigadas, ya se trate de gober-
nantes, funcionarios o particulares."
Apenas habian transcurrido ocho meses de este Con-
venio sobre genocidio de 1948, las Naciones Unidas acuer-
dan en Ginebra, en una conferencia international convo-
cada por el gobierno suizo, otro Convenio relative a la
Protecci6n debida a las Personas Civiles en Tiempo de
Guerra, el 12 de agosto de 1949, suscrito y ratificado por
los gobiernos de Estados Unidos y Cuba, que entr6 en
vigor el 21 de octubre de 1950, y del cual forman parte
en la actualidad 188 estados.
En su articulo 23 establece: "Cada una de las Altas
Partes contratantes autorizard el libre paso de todo envio
de medicamentos y material sanitario, asi como de ob-
jetos para el culto, destinados inicamente a la poblaci6n
civil de cualquier otra Parte contratante, aunque sea
enemiga. Permitira igualmente el libre paso de todo en-
vio de viveres indispensables, de ropas y t6nicos reser-
vados a los nifios de menos de 15 afios y a las mujeres
encintas o parturientas."
En el Protocolo Adicional I de dicho Convenio se esta-
blece de manera expresa, precisa y categ6rica, en el
articulo 54, la "protecci6n de los bienes indispensables
para la supervivencia de la poblaci6n civil".
"1. Queda prohibido, como metodo de guerra, ha-
cer padecer hambre a las personas civiles."
"2. Se prohibe atacar, destruir, sustraer o inutili-
zar los bienes indispensables para la supervivencia
de la poblaci6n civil, tales como los articulos ali-
menticios y las zonas agricolas que los produce,
las cosechas, el ganado, las instalaciones y reserves
de agua potable y las obras de riego, con la inten-
ci6n deliberada de privar de esos bienes, por su
valor como medios para asegurar la subsistencia, a
la poblaci6n o a la Parte adversa, sea cual fuere el
motive, ya sea para hacer padecer hambre a las
personas civiles, para provocar su desplazamiento,
o con cualquier otro prop6sito."
Como puede apreciarse, ni aun en tiempo de guerra el
bloqueo de alimentos, medicines y otros elements indis-
pensables para la vida estdn permitidos.
Haciendo abstracci6n de los ataques pirates que en
ndmero incontable se produjeron contra nuestros pais,








02 ds r de


guerras sucias, bandas armadas y suministradas por Es-
tados Unidos, sabotajes a la economia, acciones terroris-
tas, introducci6n de plagas y enfermedades que afectaron
la vida de personas, animals y plants, invasiones mili-
tares, indirectas o directs llevadas a cabo o que estuvie-
ron a punto de desatarse, y cifidndonos exclusivamente al
aspect econ6mico de la agresi6n perpetrada contra Cuba
por el gobierno de Estados Unidop, es precise sefialar que
la concepcidn genocide tuvo sus raices antes de que la
Revoluci6n cubana alcanzara el triunfo el 19 de Enero de
1959.
Un document secret norteamericano, desclasificado
en 1991, revela que el 23 de diciembre de 1958, en el
curao de una rcuni6n del Consejo de Seguridad Nacional
con la presencia del president Dwight Eisenhower, en la
que se discuti6 la situaci6n en nuestro pais, el entonces
director de la CIA, Allen Dulles, manifest en t6rminos
categpricos: "Debemos impedir la victoria de Castro."
Tres dias despues, el 26 de diciembre, el president
Eisenhov.er instruia a la CIA que "no queria que los
detalles.de las operaciones encubiertas (contra Cuba) fue-
rap presentados al Consejo de Seguridad Nacional". Tan
estrictamente secrets eran las medidas decididas.
El triunfo fulminante de las fuerzas revolucionarias
seis dias despuds no dio tiempo alguno para "impedir
la victoria".
l1 primer zarpazo norteamericano a la economic na-
cional se produciria el mismo 1 de Enero de 1959, cuan-
do. eacaparon hacia ese pais, junto a los autores de las
peores masacres y abuses contra el pueblo, los que habian
saqueado el Tesoro Pdblico.
En fecha tan temprana como el 21 de enero de 1959,
un Representante norteamericano llamado Wayne Hays
declare que debia considerarse la imposici6n de sanciones
econ6 .icas, entire las que mencionaba expresamente la
rebaja. de la .cuota azucarera y el embargo commercial.
Cinco semanas despu6s del triunfo revolucionario, en
un informed del 6 de febrero, el economist Felipe Pazos,
quien asumi6 la direcci6n del Banco Nacional, un pro-
fesional bien conocido y respetado en los circulos del
gobierno de Estaclos Unidos, sefialaba que cl regimen
anterior habia malversado o se habia apoderado de
4?4 000 000 de d6larcs de los recursos que en oro y d61a-
res respaldabdn al peso cubano.
Dos mess mS tarde, el 19 de abril, el New York Ti-
mes, corroborando la veracidad de dicho informed sobre la
sustracci6n de los fondos quo constituian la. dnica re-
serv. del pais, indicaba textualmente que "la mayor
parte de los cuales volaron al exterior con Batista y
sus compinches".
El product del descomunal robo fue a parar a los
bancos de Estados Unidos. Ni un solo centavo fue de-
vuglto a Cuba. La impunidad de los autores y el dis-
frute seguro de los fondos sustraidos no conocieron ex-
cepci6n alguna.
Creditos sumamente modestos para sostener la moneda
cubana fueron solicitados de inmediato por una dele-
ga4c6n del Banco Nacional de Cuba que viaj6 a Estados
Ungids 1. primera decent del mes de febrero. Poces 4ia.
deswRes, el 12 de ese miismo mes, el Consejo de pegu-
ridad Nacional de Estados Unidos decidi6 no acceder a


es# petici6n. En la misma reunion en la que fue dene-
gada la solicitud, el jefe de la CIA manifest que Cuba
era ya "el mis preocupante" de los "puntos problem4-
ticos" para Washington en el continent.
Una semana despuds de la decision del Consejo de
Seguridad Nacional, al reiterar la negative a la deses-
perada solicitud de Cuba, las autoridades norteamerica-
nas afirmaban que las dificultades financieras que en-
caraba Cuba "abrumarian la capacidad de gobernar de
los mejores lideres por lo menos en este hemisferio".
La guerra econ6mica contra Cuba habia sido desatada
cuando no se habian cumplido todavia seis semanas
del triunfo de la Revoluci6n.
La ley de Reforma Agraria promulgada el 17 de mayo
de 1959, destinada a proporcionar alimentos para la gran
mayoria de nuestro desnutrido pueblo, una vida segura
a millopes de personas, empleo director o indirecto a gran
parte de la poblaci6n del pais econ6micamente active
que estaba desocupada, era una necesidad urgente e
impostergable para el desarrollo econ6mico y social de
la:naci6n cubana, donde grande propietarios nacionales
y extranjeros poseian latifundios de hasta 150 000 hec-
tdreas de tierra, explotadas extensivamente o no culti-
vadas en absolute. La legislaci6n establecia una indem-
nizaci6n diferida en tiempo y plazos razonables y posi-
bles. No existia un solo centavo para hacerlo de otra
forma. La ley cubana, en un pais no industrializado, era
much menos radical y mas generosa que la impuesta a
Jap6n por el general norteamericano Douglas MacArthur
al finalizar la Segunda Guerra Mundial.
En el caso de Cuba, Estados Unidos exigi6 lo impossible:
el pago inmediato, complete y efectivo.
Hasta el propio embajador de Estados Unidos, en men-
saje confidencial a su gobierno que hoy no es ya se-
creto, declaraba: "Respecto a las cliusulas en la ley de
Reforma Agraria para el pago por las tierras expropia-
das, la embajada no lo ve como un sigrio de antiameri-
canismo, se inclina mas bien a aceptar como sincera la
defense que de ellas hace el Gobierno cubano sobre la
base de que no esta en posici6n financiera ahora para
hacer una compensaci6n just, pronta y efectiva, y que
por razones revolucionarias no puede posponer la Re-
forma Agraria hasta que las finanzas mejoren."
Un mes despyus de promulgada la vital ley de Reforma
Agraria, el 24 de junior, Estados Unidos comienza a con-
siderar la utilizaci6n de medidas mis radicals y morti-
feras contra, niestra economic. En una reunion convo-
cada en el Departamento de Estado para considerar las
opciones do acci6n contra Cuba, se manej6 el criteria de
que "correspondia al gobierno de Estados Unidos asumir
de inmediato una posici6n muy firm contra la ley y.
su implementaci6n", y que "la mejor manera de alcanzar
el necesario resultado era la presi6n econ6mica". Se
vaIor6 la supresi6n de la cuota azucarera cubana en el
mercado norteamericano, lo cual provocaria que "la in-
dustria azucarera sufriera una abrupta e inmediata cai-
dd, ocasionando la generalizaci6n de un mayor desem-
pleo. Grandes cantidades de personas quedarian sin tra-
bajo y comenzaridn a pasar hambre". En esa reunion,
segin el memorandum secret redactado y ahora descla-
sificado, el secretario de Estado Herter califico explicita-


23 de septiem6re de 1909


1002


GACETA OFICIALLI








23 dc setemr de 199 GAEA FC 10


mente las propuestas como "medidas de guerra econ6-
mica".
La intenci6n claramente genocide fue expuesta del
modo mas imppidico en un document official suscrito por
L. D. Mallory, un important funcionario del Departa-
mento de Estado, el 6 de abril de 1960. Despues de reco-
nocer que la "mayoria de los dubanos apoyan a Castro"
y que "no existed una oposici6n political efectiva", exponia
que "el iinico medio previsible para enajenar el apoyo
interno es a trav6s del desencanto y el desaliento basados
en la insatisfacci6n y las dificultades econ6micas. (...)
Debe utilizarse prontamente cualquier medio concebible
para debilitar la vida econ6mica de Cuba. (...) Una
linea de acci6n que tuviera el mayor impact es negarle
dinero y suministros a Cuba, para disminuir los salaries
reales y monetarios a fin de causar hambre, desespera-
ci6n y el derrocamiento del Gobierno". Roy Rubottom,
vicesecretario del Departamento de Estado para Asuntos
Interamericanos, al margen del memorandum estamp6 es-
ta lac6nica respuesta: "Yes."
Tres meses mas tarde, el 6 de julio de 1960 se aplica
la media concebida ya un afio antes: fuc suprimida la
cuota azucarera cubana. Nunca mas Estados Unidos com-
pr6 a Cuba una sola libra de azicar. Un mercado creado
a lo largo de mas de cien afios entire Estados Unidos y
Cuba, abastecedora segura de este alimento vital a ese
pais en las dos guerras mundiales que tuvieron lugar
en la primer mitad del siglo, y de las cuales emergi6
aquel pais como la potencia mas rica y poderosa del
mundo, fue suprimido en un segundo, golpeando despia-
dadamente la principal fuente de trabajo y de riqueza
del pais, y privindolo de los fondos imprescindibles para
adquirir los recursos alimenticios, medicos, energ6ticos y
de materials primas que requeria la vida material de
nuestro pueblo.
'Al llevar a cabo esta acci6n, el president de Estados
Unidos, Dwight Eisenhower, declare: "Tenemos que mirar
hacia otras acciones econ6micas, diplomaticas y estratd-
gicas." Esto no era mas que una preparaci6n psicol6gica
de la opinion international. Hacia rato que la mas estra-
tegica de las acciones en esa etapa habia sido aprobada
y estaba en plena march: la invasion mercenaria de
Playa Gir6n.
A partir de cntonces, las sucesivas medidas de character
econ6mico contra el pueblo de Cuba se fueron acumu-
lando hasta configurar un bloqueo total y absolute, que
lleg6 al extrrno tal de prohibit la exportaci6n a nuestro
pais de una aspirin producida en Estados Unidos, o la
exportacidn a ese pais de una simple flor cultivada en
Cuba. A los ciudadanos nortcamericanos, por ctcima de
sus propios derechos constitucionales, se les prohibit, bajo
amenaza de several sanciones de prisi6n, visitar Cuba.
Este bloqueo absolute, cinicamente calificado de forma
official con la edulcorada y aparentemente inocua palabra
"embargo", no ces6 de endurecerse a lo largo de cua-
renta afios.
No fueron pocas las personas que murieron o perdieron
irreparablemeute la salud por la imposibilidad de adqui-
rir a tiempo y por vias normales medic4mentos de paa-
tentes norteamericanas que producian empress de s-
tadoa Unidos en su territorio o en subsidiaries de las


mismas en el exterior, o en industries nacionales de
otros paises del mundo.
Nada peor podria concebirse como crime cruel, fria
y despiadadamente perpetrado durante tanto tiempo. Si
la tecnologia mas avanzada producia alimentos para ni-
fios, ancianos, mujeres embarazadas o enfermos, tanto en
Estados Unidos por empresas propias o de cualquier pais,
como en otros paises por empress de Estados Unidos,
no estaban jams al alcance de nuestros nifios, ancianos,
mujeres embarazadas o enfermos.
Si tan siquiera una pequefia pieza norteamericana es-
tuviera present en cualquier equipo m6dico que se pro-
dujera en el mundo por mano de obra calificada y con
materials primas de otros paises, este no podia ser expor-
tado a Cuba.
Asi, de forma tan detallada y minuciosa, fue disefiado
el bloqueo contra el pueblo cubano.
Ni todo aquello, ni el robo de cerebros, ni el saqueo
de medicos, de los cuales se llevaron la mitad de los qup
habia en los primeros afios de la Revoluci6n, y de dece-
nas de miles de profesionales y tecnicos formados por
un pais que en s61o un afo habia sido capaz de erradicar
el analfabetismo, bastaron para aplastar la resistencia
de nuestro pueblo.
En el moment mas critic y dificil, cuando des.pa-
recieron la URSS y el campo socialist, mercados y fuen-
tes fundamentals de suministros que restaban al pais
para soportar la feroz guerra econ6mica desatada contra
una isla situada a s6lo 90 millas de las costas de Estados
Unidos, decidieron ser mis implacables todavia con Cu-
ba: el bloqueo, con oportunismo grosero y repugnante, s.
recrudeci6 al mAximo.
Algunas transnacionales norteamericanas comercializa-
doras de alimentos, radicadas en el exterior, venciendo
incontables obsticulos, suministraban todavia, sin viola-
ci6n de las normas impuestas, desde paises lejanos de-
terminados renglones alimenticios a Cuba. La brutal po-
litica de asedio por hambre y enfermedad no tard6 en
reaccionar para arrebatar al pais hasta esas posibilidades
de adquirir alimentos.
La llamada Ley Torricelli de 1992, entire otras medidas
restrictivas que afectaban considerablemente la trans-
portaci6n maritima de alimentos y otras mercancias en-
tre Cuba y el resto del mundo, estableci6 la prohibici6n
del comercio con Cuba a las empresas subsidiarias nor-
teamcricanas rqdicadas en otros paises. Como resultado,
se puso fin a. tales operaciones comerciales, que en ali-
mentos y medicines significaban importaciones de mas
de 700 000 000 de d6lares.
La political genocide alcanza su nivel mis infame con
la Ley Helms-Burton, que codifica todas las prohibiciones
administrativas anteriores, amplia e intensifica el bloqueo
y lo establece a perpetuidad. De acuerdo con ella, el
bloqueo seguiria vigente, incluso en la hip6tesis de que
la Revoluci6n fuese derrotada. Segdn el conocido en-
gendro legislative, mas alla, aun despues que hubiesen
instaurado aqui un regimen titere, el bloqueo s61o podria
ser levantado cuando fuepe resuelta la l!amada cuesti6n
de 14p prepi ,.,de, copp poptVI lal: 1 ;uSn.jih. ley, o .Se,
devolvienoo a 1l- batipti4nes, Ipjvlyersa4ores. y nntigyos
eplotadores las tierras recibidas por los campesinos in-


1003


23 de septiembre de 1999`


GACETA` OFICIAU:








1004 GACETA OFICIAL 23 de septiembre de 1999


dividuales y los trabajadores de las variadas formas de
producci6n cooperative y empresas estatales existentes
en nuestro pais, asi como las viviendas, fibricas, insta-
laciones sociales dedicadas a escuelas, hospitals y otros
usos, existentes o creadas por la Revoluci6n, construidas
sobre terrenos de los antiguos latifundistas nacionales y
extranjeros o sobre espacios urbanizados donde se han
edificado mis de un mill6n de nuevas viviendas, conjunto
de riquezas que, unido a la independencia definitive de
la Patria, la Revoluci6n entreg6 al pueblo.
Con posterioridad a esta ley, para endurecer adn mas
el bloqueo contra el pueblo cubano, numerosas enmiendas
introducidas a importantes leyes de tan apremiante ur-
gencia y voluminoso contenido, que muchos legisladores
norteamericanos no tenian siquiera el tiempo necesario
para leerlas, fueron aprobadas a mano alzada en el
Congress de Estados Unidos. La mafia terrorist cubano-
americana, asociada a la extrema derecha, logr6 el ob-
jetivo de que el bloqueo dejara de ser facultad del
Ejecutivo para convertirse en rigurosas e inflexibles le-
yes. El genocidio adquiri6 asi carActer institutional.
Es impossible calcular de manera exacta el dafio huma-
no y material ocasionado por esta acci6n genocide.
La Asociaci6n Norteamericana para la Salud Mundial
(AAWH), tras estudiar en 1997 las consecuencias del
bloqueo en esa esfera, concluy6 que "viola los mis bisi-
cos acuerdos y convenciones internacionales que trazan
las pautas sobre los derechos humans, incluyendo la
Carta de las Naciones Unidas, la Carta de la Organizaci6n
de Estados Americanos, y los articulos de la Convenci6n
de Ginebra que norman el tratamiento a los civiles en
tiempo de guerra. (...) Las convenciones de Ginebra, a
las que pertenecen unos 165 paises, incluyendo Estados
Unidos, requieren el libre paso de todos los suministros
m6dicos y alimentos para uso civil en tiempo de guerra.
Los Estados Unidos y Cuba no estAn en guerra. Incluso,
sus gobiernos mantienen representaciones diplomiticas
en La Habana y Washington. Sin embargo, la AAWH ha
determinado que las restricciones del embargo significant
bloquear deliberadamente el acceso de la poblaci6n cu-
bana a los alimentos y medicines -en tiempos de paz".
En ese mismo informed, la Asociaci6n Norteamericana
para la Salud Mundial expresa su criterio de que "el
embargo de los Estados Unidos contra Cuba ha dafiado
dram~ticamente la salud y la nutrici6n de un gran nii-
mero de ciudadanos cubanos. (...) Es nuestra conclusion
que el embargo de Estados Unidos ha aumentado signi-
ficativamente el sufrimiento en Cuba, y hasta ha oca-
sionado muertes".
Durante siete afios consecutivos la Asamblea General
de las Naciones Unidas ha aprobado en cada ocasi6n
una resoluci6n sobre la necesidad de poner fin al bloqueo
econ6mico impuesto al pueblo cubano por el Gobierno
de Estados Unidos. Crece visiblemente cada afio la con-
dena a esa political genocide.
Entre 1992 y 1998 la resoluci6n de Cuba obtuvo, en
cada uno de esos siete afios sucesivos, 59 88, 101, 117, 137,
143 y 157 votos a favor. Estados Unidos s61o obtuvo, en
el mismo period, 3, 4, 2, 3, 3, 3 y 2 votos a su favor,
incluido el suyo propio. Es impossible estar mas bochor-
nosamente aislado en su political de genocidio.


El bloqueo no s61o priva al pais de suministros im-
prescindibles provenientes del exterior. Lo priva de mer-
cados para sus products, con los cuales sufragar el
cost de sus importaciones. Lo priva de los cr6ditos indis-
pensables para el comercio normal y de los medios de
transport; eleva los precious y los costs a cifras side-
rales; impide el acceso a semillas, medios sanitarios para
la lucha contra plagas y enfermedades, tecnologias mis
eficientes para la producci6n de alimentos; obstruye el
desarrollo econ6mico en todos los sentidos. Su efecto so-
bre la vida de un pais es devastador. S61o un pueblo
poseedor de una elevada cultural political y patri6tica,
verdaderamente excepcional y heroico, ,ante los ojos
asombrados del mundo, y seguro de la victoria, habria
sido capaz de resistir. Este pueblo supo hacer suyo aquel
apotegma martiano: "La libertad cuesta muy cara, y es
necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a
comprarla por su precio." Eso no exime de culpa en
absolute a los responsables del monstruoso crime per-
petrado y que ain continue perpetrAndose contra el.
El articulo VI del Convenio con cuya referencia ini-
ciamos esta proclama establece, sin lugar a la menor
duda, que: "Las personas acusadas de genocidio o de
uno cualquiera de los actos enumerados en el articulo
III, seran juzgadas por un tribunal competent del esta-
do en cuyo territorio el acto fue cometido."
En el inciso e) de ese articulo III que se menciona,
qued6 establecido con la misma claridad que los c6m-
plices del genocidio serin tambien castigados.
La Asamblea Nacional del Poder Popular de la Re-
pfblica de Cuba declara:
10 Que el bloqueo econ6mico impuesto por el gobierno
de Estados Unidos a Cuba constitute un crime in-
ternacional de genocidio, conforme a lo definido en
la Convenci6n para la Prevenci6n y la Sanci6n del
Delito de Genocidio aprobada por la Asamblea Ge-
neral de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de
1948.
29 Que, a partir de los arguments expuestos y la
declaraci6n anterior, proclama el derecho de Cuba a
reclamar que tales hpchos sean sancionados.
39 Que por haberse Ilevado a cabo un grave, sistemitico
y continuado genocidio durante cuarenta afios contra
el pueblo de Cuba, de acuerdo a las normas. princi-
pios, convenios y leyes internacionales, corresponde a
los tribunales cubanos juzgar y sancionar, en pre-
sencia o en ausencia, a los culpables.
49 Que los actos de genocidio y otros crimenes de guerra
no prescriben.
59 Que los culpables pueden ser sancionados hasta con
la pena de cadena perpetua.
69 Que la responsabilidad penal no exime al estado agre-
sor de la indemnizaci6n material por el dafio human
y econ6mico que haya ocasionado.
79 Que demand de la comunidad international su apoyo
a esta lucha por defender los principios mas elemen-
tales de justicia, del derecho a la vida, la paz y la
libertad de todos los pueblos.
La Habana, 13 de septiembre de 1999.
Publiquese en la Gaceta Oficial de la Repfblica para
general conocimiento.


GACETA' OFICIAL;


1004


23 de septiembre de 1960










23d epimred 99 AET FCIL10


DADO en la sala de sesiones de la Asamblea Nacional
del Poder Popular, Palacio de las Convenciones, Ciudad
de La Habana, a 13 de septiembre de 1999.

RICARDO ALARCON DE QUESADA, president de la
Asamblea Nacional del Poder Popular de la Repfblica
de Cuba.
HAGO SABER: Que la Asamblea Nacional del Poder
Popular, en su sesi6n del dia 14 de septiembre de 1999,
correspondiente al tercer period ordinario de sesiones
de la quinta legislature, de conformidad con lo estable-
cido en el articulo 75, inciso b) de la Constituci6n de la
Repdblica, ha adoptado el siguiente
ACUERDO N9 V-27
Aprobar por unanimidad la Ley N9 89, ley de la re-
vocaci6n del mandate de los elegidos a lac 6rganos del
Poder Popular.
Publiquese en la Gaceta Oficial de la Repdblica para
general conocimiento.
DADO en la sala de sesiones de la Asamblea Nacional
del Poder Popular, Palacio de las Convenciones, Ciudad
de La Habana, a 14 de septiembre de 1999.

RICARDO ALARCON DE QUESADA, president de la
Asamblea Nacional del Poder Popular de la Republica
de Cuba.
HAGO SABER: Que la Asamblea Nacional del Poder
Popular, en su sesi6n del dia 14 de septiembre de 1999,
correspondiente al tercer period ordinario de sesiones
de, la quinta legislature, en votaci6n ordinaria, de con-
formidad a lo establecido en el articulo 75, inciso fi) de
la Constituci6n de la Repdblica y en el articulo 78 del
Reglamento de la Asamblea Nacional del Poder Popular,
ha adoptado el siguiente
ACUERDO N9 V-28
Aprobar por unanimidad una comisi6n de estilo presi-
dida por el diputado Tomas V. Cardenas Garcia e inte-
grada, ademAs, por los diputados Josh Luis Toledo San-
tander, Susana de la Caridad Lee L6pez y Elsa Pelegrin
Morales, para que revise el texto y haga una redacci6n
arm6nica de la Ley N9 89, ley de la revocaci6n del man-
dato de los elegidos a los 6rganos del Poder Popular.
Publiquese en la Gaceta Oficial de la Repdblica para
general conocimiento.
DADO en la sala de sesiones de la Asamblea Nacional
del Poder Popular, Palacio de las Convenciones, Ciudad
de La Habana, a 14 de septiembre de 1999.

RICARDO ALARCON DE QUESADA, president de la
Asamblea Nacional del Poder Popular de (a Republica
de Cuba.
HAGO SABER: Que la Asamblea Nacional del Poder
Popular en su sesi6n del dia 14 del mes de septiembre
de 1999, correspondiente al tercer period ordinario de
sesiones de la quinta legislature, ha aprobado lo si-
guiente:
POR CUANTO: La Constituci6n de la Repdblica, en
su articulo 68, incisos a) y c) establece, entire otras reglas,
que los 6rganos representatives del poder del Estado son
electivos y que los elegidos pueden ser revocados de sus
cargos en cualquier moment.


POR CUANTO: El articulo 85 de la Constituci6n de
la Rep6blica sefiala que a los diputados a la Asamblea
Nacional del Poder Popular les puede ser revocado su
mandate en cualquier moment, en la forma, por las
causes y segdn los procedimientos establecidos en la ley;
asimismo, en los incisos c) y b) de los articulos 105 y 106,
respectivamente, se establece la atribuci6n de las asam-
bleas provinciales y municipales de revocar a sus presi-
dentes y vicepresidentes. Y en el articulo 112, que el
mandate de los delegados a las asambleas locales es revo-
cable en todo moment, asi como que la ley determine,
igualmente, la forma, las causes y los procedimientos
para ser revocados.
POR CUANTO: Al promulgarse la Ley 72 de fecha
29 de octubre de 1992 "Ley Electoral" su disposici6n tran-
sitoria CUARTA estableci6, en relaci6n con la revocaci6n,
la vigencia de los capitulos I, II, III, IV, V, VI y VII del
titulo VII de la Ley N9 37 del 15 de agosto de 1982,
anterior Ley Electoral, y, dados los cambios efectuados
y las experiencias acumuladas en la material, result ne-
cesario establecer una nueva regulaci6n que sustituya la
existente para la revocaci6n del mandate de los elegidos
a los 6rganos del Poder Popular.
POR CUANTO: A la asamblea municipal integrada
por representantes de la poblaci6n, propuestos, nomina-
dos y elegidos por ella, le corresponde nominar a los
candidates a delegados a las asambleas provinciales y
diputados a la Asamblea Nacional; en consecuencia, ha
de decidir en representaci6n del pueblo, sobre la revo-
caci6n del mandate conferido a quienes en su dia no-
min6.
POR TANTO: La Asamblea Nacional del Poder Po-
pular en uso de las atribuciones que le estAn conferidas
en el articulo 75, inciso b) de la Constituci6n de la
Repiblica, ha adoptado la siguiente
LEY No. 89
DE LA REVOCACION
DEL MANDATO DE LOS ELEGIDOS
A LOS ORGANOS DEL PODER POPULAR
CAPITULO I
DEL PROCESS 'DE ,REVOCACION DEL MANDATO
SECCION PRIMERA
Disposiciones preliminares
ARTICULO 1.-La present ley regular la forma, las
causes y los procedimientos para la revocaci6n del man-
dato de los elegidos que integran los 6rganos represen-
tativos del Poder Popular.
La revocaci6n puede comprender el mandate confe-
rido tanto por los electores, como el otorgado por la
asamblea correspondiente.
ARTICULO 2.-La revocaci6n es independiente de
cualquicr otro procedimiento penal, civil, administrative
o laboral y su tramitaci6n se efectUa de acuerdo con
lo dispuesto en la present ley.
ARTICULO 3.-Pueden ser revocados, de conformidad
con lo establecido:
a) delegados a las asambleas municipales,
b) delegados a las asambleas provinciales,
c) diputados a la Asamblea Nacional,
d) presidents y vicepresidentes de las asambleas muni-
cipales,


23 de septiembre de 1999


G;ACETA OFFICIAL


1005









1006 GACETA OFICI A de sepiem re d 1999


e) presidents y vicepresidentes de las asambleas pro-
rinciales,
f) President, Vicepresidente y Secretario de la Asam-
blea .Nacional, y
g) miembros del Conseio de Estado.
ARTICULO 4.--iientras la revocaci6n del mandate no
sea aprobada, el impugnado se mantiene en el ejercicio
de sus funciones. No obstante, ante hechos graves, la
asarnblea correspondiente o en su caso el Consejo de
Estado puede acordar la suspension provisional hasta
tanto se concluya el process.
SECCION SEGUNDA
De las (causales de la revocaci6n del Imandato
ARTICULO 5.-Procede la revocaci6n del mandato por
existir alguna de las causales siguientes:
a) incumplimiento reiterado de las obligaciones deriva-
das del inandato conferido,
b) incurrir en heehos que lo hagan desmerecer de buen
concept pdblico, y
c) mnanifestar una conduct incompatible con el honor
de ser representante del pueblo en un 6rgano del
Poder Popular.
SECCION TERCERA
De la facultad para revocar el mandate
ARTICULO 6.-La facultad para revocar a que se re-
fiere esta ley se rige por lo siguiente:
a) los delegados a las asambleas municipales s6lo pue-
den ser revocados por los electores de la circuns-
cripcifn en que fueron elegidos,
b) los delegadds a las asambleas provinciales y los di-
putados a la Asamblea Nacional s6lo pueden ser
revocados por la asamblea del municipio por donde
fueron elegidos,
c) los presidents y vicepresidentes de las asambleas
municipales y provinciales s6lo pueden ser revocados
por la asamblea en la que fueron elegidos,
d) el Presidente, el Vicepresidente y el Secretario de la
Asamblea Nacional s6lo pueden ser revocados por
dicha asamblea, y
e) los miembros del Consejo de Estado s61o pueden ser
revocados de su condici6n por la Asamblea Nacional.
SECCIQN CUARTA
De los facultados para promover pl inicio
del process de Irevocaci6n del mandate
ARTICULO 7.-Los facultados para promover el inicio
del process de revocaci6n del mandate hacen la solicitud
mediante escrito fundado y segin el caso puede ser
propuesta:
1. Cuando se trate de un delegado a la asamblea muni-
cipal por:
a) otro delegado a la asamblea municipal,
b) un veinticinco por ciento, como minimo, de los
electores de la circunscripci6n por la que fue ele-
gido.
2. Cuando se trate de un delegado a la asamblea pro-
vincial, por:
a) otro delegado a la asamblea provincial,
b) el veinticinco por ciento, como minimo, de los de-
legados a la asamblea del municipio por donde fue
elegido.


3. Cuando se trate de un diputado a la Asamblea Na-
cional, por:
a) el Consejo de Estado,
b) otro diputado,
c) un veinticinco por ciento, como minimo, de los
delegados a la asamblea del municipio por donde
fue elegido.
4. Cuando se trate del Presidente o el Vicepresidente de
]a asamblea municipal o de ambos a la vez, por:
a) el Presidente de la asamblea provincial,
b) un delegado a la propia asamblea municipal.
5. Cuando se trate del Presidente o el Vicepresidente o
de ambos a la vez de la asamblea provincial o del
Municipio Especial Isla de la Juventud, por:
a) el Consejo de Estado,
b) un delegado a la propia asamblea.
6. Cuando se trate del Presidente, del Vicepresidente o
del Secretario de la Asamblea Nacional, por:
a) el Consejo de Estado,
b) un diputado.
7. Cuando se trate de un miembro del Consejo de Es-
tado, por:
a) el Consejo de Estado,
b) un diputado.
ARTICULO 8.-El escrito fundado a que se refiere esta
ley, para solicitar el inicio de un process de revocaci6n,
consiste en un document en el que se consigna el lugar
y fecha de su elaboraci6n, los nombres, apellidos y firma
de quien o quienes lo suscriben, el nombre y apellidos
del impugnado, el lugar por donde fue elegido y los
hechos que le hacen interesar la revocaci6n.
Cuando la solicitud sea promovida por no menos del
veinticinco por ciento como minimo de los electores de
la circunscripci6n, deben consignar ademis, la direcci6n
particular y junto al nombre y apellidos, el ndmero
del document de identificaci6n.
CAPITULO II
DEL PROCEDIMIENTO
PARA LA REVOCACION DEL MANDATO
DE UN DELEGADO A LA ASAMBLEA MUNICIPAL
DEL PODER POPULAR
SECCION PRIMERA
A propuesta de luu ~elegado a la propia (asamblea
ARTICULO 9.-Un delegado a la asamblea municipal,
en virtud de lo establecido en el inciso a) del apartado
1 del articulo 7 de la present ley puede solicitar, me-
diante escrito fundado, dirigido al Presidente de la
asamblea municipal, que se inicie el process de revoca-
ci6n del mandate de otro delegado.
ARTICULO 10.-Cuando el inicio del process de revo-
caci6n se solicita por un delegado a la asamblea muni-
cipal, el trimite es el siguiente:
a) el Presidente de la asamblea municipal correspon-
diente, dentro del t6rmino de diez dias naturales, a
partir de conocer dicha solicitud, informa al impug-
nado y design una comisi6n especial de etica, inte-
grada por un minimo de tres delegados, a la que
da cuenta de la solicitud para iniciar el process do
revocaci6n,
b) la comisi6n especial de 6tica oye al impugnado, quien
le entrega por escrito sus descargos dentro del ter-


1006


GACE=TA' OFICIAL;


23 de septiembre de 1990










23 de spt"embeIde"199 GACE" O!I"CAL 190


mino de diez dias naturales a partir de que se le
informed, por el Presidente de la asamblea municipal,
c) la comisi6n especial de 6tica investiga las particula-
ridades de las imputaciones realizadas, asi como de
los descargos del impugnado en un t6rmino no mayor
de treinta dias naturales a partir de su designaci6n,
d) la comisi6n especial de 6tica, dentro del plazo antes
sefialado, present al Presidente de la asamblea co-
rrespondiente un informed contentivo de los resul-
tados de las acciones a que se refieren los incisos
anteriores, sus consideraciones, conclusions y reco-
mendaciones,
e) si el delegado impugnado es a su vez delegado a la
asamblea provincial se informa al Presidente de esta,
a los efectos pertinentes, por el Presidente de la
asamblea municipal,
f) si el delegado' impugnado es a su vez diputado a la
Asamblea Nacional, el Presidente de la asamblea mu-
nicipal, al conocer de la impugnacidn informa, a los
efectos pertinentes, al Consejo de Estado, por con-
ducto del Presidente de la Asamblea Nacional,
g) el Presidente de la asamblea municipal en una se-
si6n de esta le da cuenta de la solicitud del inicio
del process de revocaci6n, de las diligericias practi-
cadas por la comisi6n especial de 6tica y, cualesquie-
ra que fueran las conclusions a que dicha comisi6n
arribe, debate el asunto, oye al impugnado si esta
present y desea expresarse, y mediante votaci6n
ordinaria decide si se inicia o no el process de revo-
caci6n como delegado a la asamblea municipal.
Si se aprueba no haber motives suficientes para la
revocaci6n, exonera al impugnado, dispone el archive de
las actuaciones e informa a quienes corresponda. De
aprobarse el inicio del process de revocaci6n se le da
curso por el procedimiento establecido en los articulos
siguientes de esta secci6n.
ARTICULO 11.-Si la asamblea municipal acuerda ini-
ciar el process de revocaci6n de un delegado, nombra
una comisi6n de revocaci6n integrada por no menos de
cinco miembros, delegados a la propia asamblea, uno de
los cuales la presidird.
Esta comisi6n precede a convocar, organizer y dirigir
las reuniones de informaci6n a los electores de la cir-
cunscripci6n y el process de revocaci6n, lo que no exce-
derd de treinta dias naturales a partir del acuerdo de
iniciar el process. En dichas reuniones se da a conocer
a los electores la solicitud de revocaci6n y los motives
en que se fundamental, los alegatos del delegado impug-
nado, la designaci6n de la comisi6n especial de 6tica y
las conclusions a que arrib6. Se hacen las aclaraciones
que se soliciten para que los electores cuenten con
todos los elements de juicio para decidir.
En la propia reuni6n se anuncia el horario y la fecha
de la votaci6n, que sera dentro de los diez dias naturales
siguientes de haber concluido la informaci6n a los elec-
tores, para que mediante el voto secret se determine o
no la revocaci6n del delegado.
ARTICULO 12.-La propia comisi6n de revocaci6n dis-
pone las medidas organizativas pertinentes, asegura la
actualizaci6n y publicaci6n del registry de electores, la
elaboraci6n de las boletas de revocaci6n y demAs doeu-


mentos necesaribs; determine el ndmero de colegios, de-
signa los cinco integrantes de cada mesa, entrega las
urnas, fija el tdrmino, que no podrA ser inferior a seis
horas, y el horario para efectuar la votaci6n.
Para el process previsto en este articulo y en el ante-
rior, la comisi6n de revocaci6n solicita el apoyo de las
organizaciones de masas y sociales de la circunscripci6n.
ARTICULO 13.-Los integrantes de las mesas, termina-
da la votaci6n realizan inmediatamente el escrutinio, que
es pdblico y una vez concluido 6ste, redactan el acta
correspondiente a la que se da lectura para el conoci-
miento de los presents y se firma por los miembros
de las mesas.
La comisi6n de revocaci6n, de existir mis de un cole-
gio electoral, efectuia el c6mputo de los votos con la
ayuda de los presidents de las mesas y levanta acta que
se firma por los integrantes de la comisi6n y dichos
presidents.
ARTICULO 14.-Las actas, tanto de los escrutinios de
las mesas como del c6mputo que realize la comisi6n de
revocaci6n, consignan los particulars siguientes:
a) n6mero de la circunscripci6n y de electores del co<
legio o de la circunscripci6n, seguin el caso,
b) lugar, fecha y horario en que se llev6 a cabo la
votaci6n,
c) nuimero de electores que ejercieron el voto,
d) nuimero de boletas recibidas, asi como las no utili-
zadas y las devueltas per los electores,
e) los votos a favor y en contra de la revocaci6n, las
boletas depositadas en blanco y las anuladas.
ARTICULO 15.-La revocaci6n del mandate de un de-
legado a la asamblea municipal es aprobada por la
mayoria de los votos vdlidos emitidos en la circunscrip-<
ci6n por la que fue electo. El resultado de la votaci6n
se fija en el exterior de los colegios y se informa ademas,
a los efectos procedentes, a las organizaciones de masas
y sociales de la circunscripci6n, al impugnado, asi como
a la asamblea municipal en una pr6xima sesi6n.
ARTICULO 16.-La documentaci6n de este process se
remite por la comisi6n de revocaci6n al Presidente de la
asamblea municipal, el que dispone su conservaci6n y
archive por el resto del mandate.
ARTICULO 17.-Si el delegado a la asamblea munici-
pal impugnado es tambien delegado a la asamblea pro-
vincial o diputado, una vez que se cuente con los ele-
mentos del caso, estos se informan, segin proceda, a la
asamblea provincial o al Consejo de Estado, en este ilti-
mo caso por conduct del Presidente de la Asamblea
Nacional, para su evaluaci6n y decision. Al recibir el
criteria del 6rgano pertinente, si es favorable a que se
inicie el process de revocaci6n del delegado o diputado,
el President de la asamblea municipal correspondiente
le informa a 6sta, la que debate el caso y decide me-
diante votaci6n secret. Se consider aprobada la revo-
caci6n si a favor de ella vota la mayoria de los delegados
presents.
Si el Consejo de Estado o la asamblea provincial con-
sidera que no precede el inicio del process de revocaci6n,
inform a quienes corresponda.


GACETA' OFFICIAL;


10o7


23 de septienthre de 19,90









A 2 d i


SECCION SEGUNDA
A propuesta del veinticinco por ciento como minimo
de los electores
ARTICULO 18.-E1 veinticinco por ciento, como mini-
mo, de los electores de la circunscripcion por la que fue
elegido el delegado en virtud de lo establecido en el
inciso b) del apartado 1 del articulo 7 puede solicitar
mediante escrito fundado y los demis requisites estable-
cidos en esta ley que se inicie el process de revocaci6n
de un delegado municipal.
ARTICULO 19.-Una vez presentado el escrito al Pre-
sidente de la asamblea municipal, 6ste design, dentro
del termino de diez dias naturales, una o mas comisiones
de verificaci6n, segdn sea necesario, integradas cada una
por un minimo de tres electores, las que certificaran la
validez de la solicitud presentada, dentro del termino que
aquel les fije.
Las comisiones de verificaci6n comprueban la firma,
la direccion particular y examinan el document de iden-
tidad de los sblicitantes a los fines de acreditar la con-
dici6n de vecino y elector e informant del resultado al
President de la asamblea municipal.
ARTICULO 20.-La continuacidn del process se realize
de conformidad con lo establecido en los incisos a), b),
c), d), e) y f) del articulo 10, asi como en el articulo 16
de la present ley.
ARTICULO 21.-La asamblea municipal es convocada
a sesion e informada de los arguments presentados por
los electores, los descargos del impugnado y los criterios
a que arrib6 la comisi6n especial de 6tica.
Corresponde a la asamblea municipal aprobar mediante
votaci6n ordinaria los elements de juicio que seran
informados a los electores de la circunscripci6n y que
son el resultado de las diligencias practicadas. Tambien
design la comisi6n de revocaci6n, que lleva a cabo el
proceso en lo que le corresponde, de conformidad con
lo establecido en el segundo y tercer pArrafos del articulo
11 y en los articulos 12, 1i, 14, 15 y 17 de esta ley.
En todos los casos en que el inicio del process de
revocaci6n se solicite por no menos del veinticinco por
ciento de los electores de la circunscripci6n, una vez
cumplimentados los procedimientos correspondientes, di-
cha solicitud se present a los electores para que me-
diante el voto secret adopten la decision final.
CAPITULO III
DE LA REVOCACION DEL MANDATO
DE UN DELEGADO A LA ASAMBLEA PROVINCIAL
DEL PODER POPULAR
ARTICULO 22.-Los facultados, segin lo dispuesto en
el apartado 2 del articulo 7 de esta ley, pueden solicitar
mediante escrilo fundado, dirigido al Presidente de la
asamblea provincial, que se inicie el process de revo-
caci6n del mandate de un delegado a esta asamblea.
ARTICULO 23.-El Presidente de la asamblea provin-
cial informa al impugnado y design una comisi6n espe-
cial de etica en el termino de diez dias naturales, inte-
grada por no menos de tres delegados, a la que dara
cuenta de la solicitud para el inicio del process de re-
vocaci6n.
El procedimiento continda de acuerdo con lo establecido
en los incisos b), c) y d) del articulo 10 de la present


ley, en este caso applicable, en lo pertinente, a la asam-
blea provincial y su Presidente.
ARTICULO 24.-Si el delegado a la asamblea provin-
cial es tambien diputado a la Asamblea Nacional, el
President de la asanmlea provincial informa del caso,
a los efectos pertinentts, al Consejo de Estado por con-
ducto del Presidente de la Asamblea Nacional.
ARTICULO 25.-E1 Presidente de la asamblea provin-
cial la convoca a sesi6n y le da cuenta de la solicitud
de inicio del process de revocaci6n y de las diligencias
practicadas por la comisi6n especial de etica, cuales-
quiera que fueran las conclusions a que 6sta arribe,
debate el asunto, oye al impugnado, si esta present y
desea expresarse, y mediante votaci6n ordinaria decide
si se inicia o no el process de revocaci6n como delegado
a la asamblea provincial.
Si el acuerdo fuera no haber motives suficientes para
solicitar a la asamblea municipal el inicio del process
de revocaci6n, exonera al impugnado, dispone el archive
de las actuaciones e informa a quienes corresponda.
De aprobarse la solicitud del inicio del process de
revocacion, el Presidente de la asamblea provincial da
cuenta a la asamblea municipal de los arguments que
han sido presentados, de todo lo actuado y de la decision
adoptada.
ARTICULO 26.-La asamblea municipal es convocada
a sesi6n e informada por su Presidente del acuerdo de
la asamblea provincial, de las actuaciones realizadas, de
los arguments presentados, debate el asunto, oye al im-
pugnado, si estd present y desea expresarse, y lo somete
a su consideraci6n mediante el voto secret. La revoca-
ci6n se consider aprobada si a favor de la propuesta
vota la mayoria de los delegados presents.
El resultado de la votaci6n tambien se informa a la
asamblea provincial.
ARTICULO 27.-Si el delegado a la asamblea provin-
cial impugnado es ademas diputado, una vez que se
cuente con los elements del caso, estos se le informan
al Consejo de Estado por conduct del Presidente de la
Asamblea Nacional para que se pronuncie si se le inicia
el process de revocaci6n como diputado. Al recibir el
criteria de dicho 6rgano, si es favorable a que se le de
curso al process, el Presidente de la asamblea municipal
correspondiente le informa a esta, la que debate el caso
y decide mediante votaci6n secret. Se consider aproba-
da la revocaci6n si a favor de ella vota la mayoria de
los delegados presents.
Si el Consejo de Estado consider que no procede el
inicio del process de revocaci6n, informa a quienes co-
rrcsponda.
CAPITULO IV
DE LA REVOCACION DEL MANDATO
DE UN DIPUTADO A LA ASAMBLEA NATIONAL
DEL PODER POPULAR
SECCION PRIMERA
A propuesta del Consejo de Estado
ARTICULO 28.-E1 Consejo de Estado, de acuerdo con
lo establecido en el inciso a) del apartado 3 del articulo
7 de esta ley, en virtud de los elements que posea
puede presentar para su tramitaci6n, al Presidente de la
asamblea municipal correspondiente, la solicitud de re-


GACETA' OFICIAL;


23 de septiembre de 1999


1008










23 de septiembre de 1999 GACETA OFICIAL 1009


vocaci6n del mandate de un diputado a la Asamblea
National.
ARTICULO 29.-Una vez recibido del Consejo de Es-
tado la information correspondiente, el Presidente de la
asamblea municipal la convoca a sesi6n y le expone los
elements aportados por ese 6rgano-para solicitar la re-
vocaci6n. La asamblea debate el asunto, escucha los des-
cargos del impugnado si esta present y desea expresar-
se, y la somete a su aprobaci6n mediante el voto secret.
Se consider aprobada la revocaci6n, si a favor de ella
vota la mayoria de los delegados presents. El resultado
se inform a quienes corresponda.
SECCION SEGUNDA
A propuesta de otro diputado a la Asamblea Nacional
o del veinticinco por ciento como minimo
de 4los delegados !del municipio por donde fue elegido
ARTICULO 30.-Los facultados segin lo dispuesto en
los incisos b) y c) del apartado 3 del articulo 7 de esta
ley, pueden solicitar mediante escrito fundado, dirigido
al President de la Asamblea Nacional, que se inicie el
process de revocacion del mandate de un diputado.
ARTICULO 31.-El Presidente de la Asamblea Nacional
en el caso a que se refiere el articulo anterior design
una comisi6n especial de 6tica integrada por diputados
e informa del asunto al Consejo de Estado y al impug-
nado.
ARTICULO 32.-La comisi6n especial de 6tica, dentro
del termino de treinta dias habiles, oye al impugnado,
realize las investigaciones pertinentes y, una vez con-
cluido el asunto, elabora un informed que eleva al Presi-
dente de la Asamblea Nacional, quien lo traslada al
Consejo de Estado para su evaluaci6n y decision.
Si las conclusions del Consejo de Estado son favora-
bles a que se inicie el process de revocaci6n, se trasladan
a la asamblea del municipio por donde fue elegido el
impugnado, a los efectos de que debate el asunto, oiga
al impugnado, si estA present y desea expresarse, y se
someta a su consideraci6n y decision la revocaci6n por
el voto secret. Se consider aprobada la revocaci6n si a
favor de ella vota la mayoria de los delegados presents,
lo que se inform a quienes corresponda.
Si el Consejo de Estado consider que no procede la
revocacion lo comunica a quienes consider pertinentes
y archiva las actuaciones.
CAPITULO V
DE LA REVOCACION DEL MANDATO
DEL PRESIDENT Y DEL VICEPRESIDENTE
DE LA ASAMBLEA MUNICIPAL
DEL PODER POPULAR
ARTICULO 33.-La solicitud para "el inicio del process
de revocaci6n del mandate del Presidente y del Vice-
presidente de la asamblea municipal, o de ambos a la
vez, se realize mediante escrito fundado, de conformidad
con lo establecido en el apartado 4 del articulo 7 de esta
ley, por:
a) el Presidente de la asamblea provincial, cuando se
trata de la revocaci6n del Presidente, o del Presi-
dente y del Vicepresidente a la vez, la present direc-
tamente a la asamblea municipal,
b) un delegado de la propia asamblea municipal, diri-
gida al Presidente de dicha asamblea, en cuyo caso


remite copia de su escrito al Presidente de la asam-
blea provincial.
ARTICULO 34.-Cuando el inicio del process de revo-
caci6n es solicitado por el Presidente de la asamblea
provincial, es convocada a sesi6n la asamblea municipal
por quien corresponda y se le presentan los elements
y las conclusions que se tienen sobre el caso. Se oye
las opinions y criterios de los delegados al respect, asi
como al impugnado, si esta present y desea expresarse, y
se somete a consideraci6n de la asamblea por votaci6n
secret. La revocaci6n es aprobada si a favor de ella
vota la mayoria de los delegados presents. El resultado
se informa a quienes corresponda.
Si se analiza a la vez la revocaci6n del Presidente y
del Vicepresidente de la asamblea municipal, el Presi-
dente de la asamblea provincial convoca a sesi6n la
asamblea municipal y- conduce el debate, si la solicitud
de revocaci6n esta referida al Presidente, el debate lo
conduce el Vicepresidente de la asamblea municipal.
ARTICULO 35.-De solicitarse el inicio del process de
revocacion por un delegado a la asamblea municipal, se
procede seglin lo siguiente:
a) la asamblea municipal es convocada a sesi6n por
quien correspond e informada de la solicitud de
inicio del process de revocacidn, se le ofrecen los
arguments aportados, se oyen las opinions y es so-
metida la propuesta a la consideraci6n de los delega-
dos, lo que se realize por votaci6n ordinaria y es
aprobada si a favor de ella se manifiesta la mayoria
de los delegados presents.
Si es aprobada la solicitud, la asamblea municipal
nombra una comisi6n especial de etica compuesta
por no menos de tres delegados,
b) la comisi6n especial de 6tica, dentro del termino de
diez dias naturales, oye al impugnado, investiga las
particularidades del caso y arriba a conclusions, las
que informa al que conducira los debates y por su
conduct al Presidente de la asamblea provincial
si no fuera 6ste el encargado de hacerlo,
c) una vez concluidos los tramites sefialados, es convo-
cada 1a asamblea municipal a sesi6n extraordinaria
para debatir el asunto.
La comisi6n especial de 6tica present el correspon-
diente informed y sus conclusions a la asamblea, se escu-
chan los criterios de los' delegados, se oye al impugnado
si esta present y desea expresarse, y se somete a con-
sideraci6n la propuesta por votaci6n secret. La revo-
caci6n es aprobada si a favor de ella vota la mayoria
de los delegados presents.
ARTICULO 36.-Cuando en la asamblea municipal sean
suspendidos provisionalmente o resulten revocados del
cargo el Presidente y el Vicepresidente a la vez, en la
propia sesi6n se procede a designer a uno de sus miem-
bros mediante votaci6n ordinaria para que asuma tempo-
ralmente las funciones de Presidente, hasta tanto sean
elegidos, conform a lo establecido, los que deban ocupar
ambas responsabilidades.
ARTICULO 37.-La asamblea municipal puede pronun-
ciarse, mediante votaci6n ordinaria, si a partir de los
elements expuestos y de las conclusions a que arrib6,
consider que debe iniciarse, ademns, el process de re-


1000


23 de septiembre de 19999


G;ACETA OFFICIAL










i G iA 23 d i p de .....


vocaci6n como delegado a la asamblea municipal. De ser
aprobado, se procede segin lo establecido en la secci6n
PRIMERA del capitulo II de la present ley para la
revocaci6n de los delegados a las asambleas municipales.
ARTICULO 38.-Si el impugnado es delegado a la
asamblea provincial o diputado se dan a conocer las
causales de la propuesta, segin corresponda, al Presidente
de la asamblea provincial o al Consejo de Estado, en
este dltimo caso por conduct del Presidente de la
Asamblea Nacional, y se solicit el criterio sobre si debe
iniciarse o no el process de revocaci6n como delegado
provincial o diputado.
Si la consideraci6n fuera que no procede el inicio del
process de revocaci6n se informa a quienes corresponda.
Si el criterio es que debe iniciarse el process de revo-
caci6n como delegado a la asamblea provincial o dipu-
tado, se informa a la asamblea municipal correspondien-
te, la que debate el caso y decide mediante votaci6n
secret.
SCAPITULO VI
DE LA REVOCACION DEL MANDATO
DEL PRESIDENT NY DEL VICEPRESIDENTE
DE LA ASAMBLEA PROVINCIAL
DEL PODER POPULAR
Y DEL MUNICIPIO ESPECIAL
ISLA DE LA JUVENTUD
ARTICULO 39.-La solicitud para el inicio del process
de revocaci6n del mandate del Presidente y del Vicepre-
sidente, o de ambos a la vez, de la asamblea provincial
y del Municipio Especial Isla de la Juventud se realize,
mediante escrito fundado, de conformidad con lo esta-
blecido en el apartado 5 del articulo 7 de esta ley, a
propuesta de:
a) el Consejo de Estado, que la present directamente
a la asamblea correspondiente,
b) un delegado a la propia asamblea, dirigida al Pre-
sidente de dicha asamblea, en cuyo caso remite copia
de su escrito al Consejo de Estado por conduct del
President de la Asamblea Nacional.
ARTICULO 40.-Cuando el inicio del process es soli-
citado por el Consejo de Estado, la asamblea correspon-
diente es convocada a sesi6n y se le presentan los ele-
mentos de juicio y las conclusions a que se arrib6 para
solicitar la revocaci6n. A continuaci6n se escuchan las
opinions de los participants, del impugnado si esta
present y desea expresarse, y se somete a consideraci6n
la propuesta mediante votaci6n secret. La revocaci6n
es aprobada si a favor de ella vota la mayoria de los
delegados presents, lo que se informa a quienes co-
rresponda.
Si se analiza a la vez la revocaci6n del Presidente y
del Vicepresidente, el Consejo de Estado design a uno
de sus miembros para convocar la asamblea, tender el
process y conducir el debate; si la solicitud se refiere
al President, lo conduce el Vicepresidente.
ARTICULO 41.-De solicitarse el inicio del process de
revocaci6n por un delegado a la propia asamblea se pro-
cede segin lo siguiente:
a) la asamblea es convocada por quien correspond e
informada de la solicitud del inicio del process de
revocaci6n, se le ofrecen los arguments aportados,


se oyen las opinions y es sometidela propuesta a Su
consideraci6n, lo que se realize por votaei6tn ordi-
naria y es aprobada si a favor de ella se manifiesta
la mayoria de los delegados presents.
Si es aprobado el inicio del process de revocac1en
la asamblea nombra una comisi6n especial de 6tica
compuesta por no menos de tres delegados,
b) la comisi6n especial de 6tica, dentro del t&rmino de
quince dias naturales, oye al impugnado, investiga
las particularidades del caso y arriba a conclusions,
las que informa previamente al que conducira el
debate y 6ste, por conduct del Presidente de la
Asamblea Nacional, lo da a conocer al Consejo de
Estado, a los efectos procedentes, antes de continuar
el process,
c) una vez concluidos los tramites sefialados es convo-
cada la asamblea para debatir el asunto.
La comisi6n especial de 6tica present el informed y sus
conclusions, se escuchan los criterios de los delegados, se
oye al impugnado si esta present y desea expresarse, y
se somete a consideraci6n la propuesta por votaci6n
secret. La revocaci6n es aprobada si a favor de ella
vota la mayoria de los delegados presents.
ARTICULO 42.-Cuando en la asamblea provincial o
en la del Municipio Especial Isla de la Juventud sean
suspendifios provisionalmente o resulten revocados del
cargo el Presidente y el Vicepresidente a la vez, en la
propia sesi6n se procede a designer a uno de los miem-
bros mediante votaci6n ordinaria para que asuma tem-
poralmente las funciones de Presidente hasta tanto sean
elegidos, conforme a lo establecido, los que deban ocupar
ambas responsabilidades.
ARTICULO 43.-La asamblea provincial debe pronun-
ciarse sobre si se inicia o no el process de revocaci6n
como delegado a ella, lo que se aprueba por votaci6n
ordinaria si a favor se manifiesta la mayoria de los dele-
gados presents. El resultado se comunica a quienes
consider pertinente.
De ser aprobado, remite las consideraciones a la asam-
blea municipal correspondiente para que proceda segin
lo establecido en el articulo 26 de esta ley.
ARTICULO 44.-Si el impugnado es diputado, el Con-
sejo de Estado, en virtud de los elements que posee,
ofrece su criterio con relaci6n a si debe iniciarse o no el
process de revocaci6n como tal, lo que informa a la
asamblea municipal correspondiente para que proceda
conforme a lo establecido en el articulo 29 de esta ley.
Si la consideraci6n del Consejo de Estado fuera que
no procede el inicio del process de revocaci6n, inform
a quienes corresponda.
ARTICULO 45.-Para el caso del Municipio Especial
Isla de la Juventud, si se consider que se afecta su
condici6n de delegado, se procede, conforme a lo dis-
puesto en el articulo 37 de esta ley.
CAPITULO VII
DE LA iREVOCACION DEL M-ANDATO
DEL PRESIDENT, DEL VICEPRESIDENTE
Y DEL SECRETARIO DE LA ASAMBLEA NATIONAL'
DEL PODER POPULAR
ARTICULO 46.-La solicitud para el inicio del process
de revocaci6n del mandate del Presidente, del Vicepresi4


23 de septiembre de 19649


GACETA OFICIAL;


1010









23 de e e99A OFICI l 111


dente y del Secretario de la Asamblea Nacional se rea-
liza mediante escrito fundado, de conformidad con lo
establecido en los incisos a) y b) del apartado 6 del
articulo 7 de esta ley, a propuesta de:
a) el Consejo de Estado, que la present a la Asamblea
Nacional,
b) un diputado, que la dirige al Consejo de Estado.
ARTICULO 47.-Cuando la revocaci6n se promueve por
el Consejo de Estado, uno de sus miembros brinda la
informaci6n correspondiente a la Asamblea Nacional.
ARTICULO 48.-En caso de que el impugnado fuera el
President, conduce el debate el Vicepresidente y de ser
ambos a la vez, el Consejo de Estado design a uno de
sus miembros para que lo conduzca.
ARTICULO 49.-Despues de ofrecer la informaci6n co-
rrespondiente se concede la palabra a los diputados que
deseen intervenir en relaci6n con la propuesta y se oye
al impugnado si esti present y desea expresarse. Al
concluir el debate la solicitud de revocaci6n se somete a
votaci6n secret y es aprobada si a favor de ella vota
la mayoria de los diputados presents.
ARTICULO 50.-La Asamblea Nacional debe manifes-
tarse, por votaci6n ordinaria, si consider que se inicie
el process de revocaci6n como diputado, a cuyo efecto
da cuenta, por conduct del Consejo de Estado, a la
asamblea municipal correspondiente.
ARTICULO 51.-Cuando la revocaci6n se promueve a
petici6n de un diputado, el Consejo de Estado, despu6s
de evaluar la solicitud, de estimarlo, dispone las inves-
tigaciones pertinentes. Si consider que procede el inicio
del process de revocaci6n en una sesi6n de la Asamblea
Nacional se analiza el caso.
Si la consideraci6n fuera que no procede el inicio del
process de revocaci6n se informa a quienes corresponda.

CAPITULO VIII
DE LA REVOCACION DEL MANDATO
DE UN MIEMBRO DEL CONSEJO DE ESTADO
ARTICULO 52.-La solicitud para el inicio del process
.de revocaci6n del mandate de un miembro del Consejo
de Estado se realize, mediante escrito fundado, de con-
formidad con lo establecido en los incisos a) y b) del
apartado 7 del articulo 7 de esta ley, a propuesta de:
a) el Consejo de Estado, que la present a la Asamblea
Nacional,
b) un diputado, que la dirige al Consejo de Estado.
ARTICULO 53.-E1 Consejo de Estado, mediante acuer-
do, puede proponer a la Asamblea Nacional, de confor-
midad con lo establecido en la present ley, la solicitud
de revocaci6n del mandate de cualquiera de sus miem-
bros.
ARTICULO 54.-La solicitud de revocaci6n a que se
refiere el articulo anterior se tramita, en lo atinente,
de conformidad con lo establecido en los articulos 47, 49
y 50 de esta ley.
ARTICULO 55.-Un diputado puede proponer, de con-
formidad con lo establecido en la present ley, el inicio
del process de revocaci6n del mandate de un miembro
del Consejo de Estado, por conduct del Presidente de la
Asamblea Nacional del Poder Popular, que lo traslada
al President del Consejo de Estado.


ARTICULO 56.-El Consejo de Estado, despu4s de ob-
tener las informaciones y arribar a las conclusions per-
tinentes, en caso que proceda darle curso a la solicitud.
la traslada a la Asamblea Nacional para que se tramite
de conformidad con lo establecido en los articulos 49 y 50
de la present ley. De considerar que no procede informa,
a quienes corresponda, la decision adoptada.
DISPOSICIONES ESPECIALES
PRIMERA: En el caso que el impugnado no concurra
a la sesi6n de la asamblea que decidi6 la revocaci6n de
su mandate o la suspension provisional de sus funciones,
le sera informado lo que corresponda.
SEGUNDA: Si durante el process de revocaci6n, el
impugnado present su renuncia, el 6rgano competent,
de considerar su pertinencia, puede aceptarla y, en su
caso, disponer la conclusion del process con el archive
definitive de la documentaci6n en la fase en que se
encuentre.
TERCERA: Cuando no sea aprobada la revocaci6n en
cualquiera de los casos a que se refiere esta ley, no se
podra iniciar un nuevo process de revocaci6n, sino en
virtud de otros hechos que tipifiquen algunas de las
causales sefialadas y que no estuvieran presents en el
process anterior.
CUARTA: Cuando por causes debidamente justificadas
no puedan cumplimentarse los tdrminos'establecidos en
la present ley, se podrd conceder pr6rroga, por una sola
vez, la que no excedera del plazo previsto inicialmente.
Los autorizados para conceder pr6rrogas, en los casos
que correspondan, son:
a) los presidents de las asambleas provinciales, en
cuanto a los delegados elegidos a esa asamblea, asf
como a los delegados, presidents y vicepresidentes
de las asambleas municipales,
b) el Presidente de la Asamblea Nacional, en cuanto a
los diputados, presidentes- y vicepresidentes de las
asambleas provinciales y del Municipio Especial Isla
de la Juventud.
DISPOSICION FINAL
UNICA: Se derogan cuantas disposiciones legales y
reglamentarias se opongan al cumplimiento de lo esta-
blecido en la present ley, la que comenzard a regir a
partir de la fecha de su publicaci6n en la Gaceta Oficial
de la Repiblica.
DADA en la sala de sesiones de la Asamblea Nacional
del Poder Popular, Palacio de las Convenciones, Ciudad
de La Habana, a 14 de septiembre de 1999.

MINISTERIOS

INDUSTRIAL BASIC
RESOLUTION N9 310
POR CUANTO: La Ley N9 76, Ley de Minas, promul-
gada el 23 de enero de 1995, establece en su articulo 47
que el Consejo de Ministros o su Comit6 Ejecutivo dele-
gan en el Ministerio de la Industria Basica el otorga-
miento o denegaci6n de las concesiones mineras para
pequefios yacimientos de determinados minerales.
POR CUANTO: El Acuerdo N9 3190, de fecha 26 de
agosto de 1997, del Comit6 Ejecutivo del Consejo de Mi-
nistros otorg6 al Ministro de la Industria Basica deter-



4


GACETAI OFICIAE:


1011


23 d-e septiembre de 1966










1 2 [2t d


miiadas facultades en relaci6n con los recursos minerales
clasificadod en los grupos I, III y IV, segdn el articulo 13
de la mentada Ley de Minas.
POR CUANTO: La Empresa de Materiales de Cons-
trucci6n N9 1, Ciego de Avila, ha presentado a la Oficina
Nacional de Recursos Minerales una solicitud de conce-
si6n de explotaci6n y procesamiento para realizar sus
actividades mineras en el yacimiento Chambas, Sector I,
ubicado en la provincia de Ciego de Avila.
FOR CUANTO: La Oficina Nacional de Recursos Mi-
nerales ha considerado convenient en su dictamen re-
comendar al Ministro de la Industria BAsica que otorgue
la concesi6n al solicitante, oidos los criterios de los 6r-
ganos locales del Poder Popular.
POR CUANTO: El que resuelve fue designado Minis-
tro de la Industria BAsica por acuerdo del Consejo de
Estado de fecha 14 de mayo de 1983.
POR TANTO: En uso de las facultades que me estAn
conferidas,
Resuelvo:
.PRIMERO: Otorgar a la Empresa de Materiales de
Construcci6n N? 1, Ciego de Avila, en lo adelante el
concesionario, una concesi6n de explotaci6n y procesa-
miento en el Area del yacimiento Chambas, Sector I, con
el objeto de explotar y procesar el mineral de caliza
para su utilizaci6n en la construcci6n. Sin perjuicio de
lo anterior, el concesionario podra solicitar al amparo de
la.presente concesi6n el procesamiento de otros minerales
distintos de los minerales extraidos en el Area de explo-
taci6n de esta concesi6n.
SEGUNDO: La present concesi6n estA compuesta por
un Area de explotaci6n y un Area de procesamiento.
El .Area de explotaci6n se ubica en la provincia de
Ciego de Avila, abarca un Area de 30,58 hectareas y su
localizaci6n en el terreno, en coordenadas Lambert, sis-
tema Cuba Norte, es la siguiente:
VERTICE NORTE ESTE
1 259 617 719 7131


2 259 662 720 120
3 259 653 720 272
4 259 478 720419
5 259219 720365
6 259110 720233
7 259 196 720 159
8 259 228 719 943
9 259237 719654
1 259 617 719 703
El area de procesamiento se ubica en la provincia de
Ciego de Avila, abarca un area de 12,76 hectareas y su
localizaci6n en el terreno, en coordenadas Lambert, sis-
tema Cuba Norte, es la siguiente:
Instalacion I Maximiliano Reynoso (4,91 hectAreas):
VERTICE NORTE ESTE
1 259748 719675
2 259 707 719 709
3 259608 719667
4 259 586 719 560
5 259562 719521
6 259457 719464
7 259 456 719 428
8 259 493 719 352


VERTICE NORTE ESTE
9 259 668 719 444
10 259712 719509
11 259722 719535
1 259748 719675
Instalaci6n II XX aniversario (7,85 hectareas):
VERTICE NORTE ESTE
1 259854 720911
2 259 854 721 131
3 259 771 721088
4 259 600 720 980
5 259 593 720 999
6 259 621 721 025
7 259 599 721080
8 259 532 721 082
9 259 510 721050
10 259 459 720 943
11 259509 720800
12 259 755 720 896
13 259 774 720 855
14 259 830 720 872
15 259841 720911
1 259854 720911
Las areas del Area de la concesi6n han sido debida-
mente compatibilizadas con los intereses de la defense
national y con los del medio ambiente.
TERCERO: El concesionario podra devolver en cual-
quier moment al Estado, por conduct de la Oficina
Nacional de Recursos Minerales, las parties del Area de
explotaci6n' que no scan de su interest para continuar di-
cha explotaci6n, pero tales devoluciones se haran segun
los requisitos exigidos en la licencia ambiental y en el
studio de impact ambiental. La concesi6n que se otor-
ga es aplicable al Area definida como Area de la conce-
si6n o a la part de esta que resulte de rjestarle las
devoluciones realizadas.
CUARTO: La concesi6n que se otorga tendra un ter-
mino de veinticinco afios, que podra ser prorrogado en los
t6rminos y condiciones establecidos en la Ley de Miras,
previa solicitud expresa y debildamente fundamertada
del concesionario.
QUINTO: Durante la vigencia de la present conce-
si6n no se otorgara dentro de las areas descritas en el
apartado SEGUNDO otra concesi6n mineral que tenga por
objeto los minerales autorizados al concesionario. Si se
presentara una solicitud de concesi6n minera o un per-
miso de reconocimiento dentro de dicha rea para mi-
nerales distintos a los autorizados al concesionario, la
Oficina Nacional de Recursos Minerales analizarA la so-
licitud segdn los procedimientos de consult estableci-
dos, que incluyen al concesionario, y dictaminara acerca
de la possible coexistencia de ambas actividades mineras
siempre que no implique una afectaci6n tecnica ni eco-
n6mica al concesionario.
SEXTO: El concesionario entregara a la Oficina Na-
cional de Recursos Minerales, en los terminos estableci-
dos en el Decreto 222, Reglamento de la Ley de Minas,
la siguiente informaci6n:
a) el plan de explotaci6n y procesamiento para los doce
meses siguientes,
b) el movimiento de las reserves minerales,


23 de septiemb~re de '9095


1012


GACETA OFFICIAL;









23 de septiembre de 1999 GACETA OFICIAL 1013


c) todos los informes tecnicos correspondientes a las
Areas devueltas,
d) el plan progresivo de rehabilitaci6n y restauraci6n
de las Areas a ser devueltas, y
e) las demds informaciones y documentaci6n exigibles
por la autoridad minera y por la legislaci6n vigente.
SEPTIMO: Las informaciones y documentaci6n en-
tregadas a la Oficina Nacional de Recursos Minerales
que asi lo requiriesen tendrdn carActer confidencial a
solicitud expresa del concesionario, dentro de los t6rmi-
nos y condiciones establecidos en la legislaci6n vigente.
OCTAVO: El concesionario pagard al Estado un ca-
non de diez pesos por hectArea por afio para toda el
Area de explotaci6n, que se abonarA por anualidades
adelantadas, asi como una regalia del 1 %, calculada
seg6n lo dispuesto en la Ley de Minas. El concesionario
pagara tambien el precio del derecho de superficie que
corresponda por el Area de procesamiento de la concesi6n
sobre la base de una tasa por metro cuadrado. Todo lo
anterior se hara seg6n disponga el Ministerio de Finanzas
y Precios.
NOVENO: El concesionario estA obligado a solicitar y
a obtener de las autoridades ambientales la. licencia am-
biental correspondiente y a elaborar el studio de impac-
to ambiental que sometera a la aprobaci6n del Ministerio
de Ciencia, Tecnologia y Medio Ambiente, todo con ante-
rioridad a la ejecuci6n de los trabajos que por la pre-
sente resoluci6n se autorizan.
DECIMO: El concesionario crearA una reserve finan-
ciera en una cuantia suficiente para cubrir los gastos
derivados de las labores de restauraci6n del Area de la
concesi6n o de las Areas devueltas, del plan de control
de los indicadores ambientales, y de los trabajos de mi-
tigaci6n -de los impacts director e indirectos ocasionados
por la actividad minera. La cuantia de esta reserve no
serA menor del 5 % del total de la inversi6n minera y
sera propuesta por el concesionario al Ministerio de Fi-
nanzas y Precios dentro de los ciento ochenta dias si-
guientes al otorgamiento de esta concesi6n, segin dispone
el articulo 88 del Decreto 222, Reglamento de la Ley de
Minas,
DECIMOPRIMERO: El concesionario cumplimentarA
lo establecido en el Decreto 262, Reglamento para la
compatibilizaci6n del desarrollo econ6mico-social del pais
con los intereses de la defense, segdn corresponda de
acuerdo con los trabajos autorizados y a las coordina-
ciones, realizadas con los 6rganos, territoriales de la de-
fensa.
DECIMOSEGUNDO: Las actividades mineras realiza-
das por el concesionario tienen prioridad sobre todas
las demas actividades en el Area de la concesi6n. Las
actividades que se realizan por cualquier tercero en el
Area de la concesi6n podrAn continuar hasta la fecha en
que tales actividades interfieran con las actividades mi-
neras del concesionario. El concesionario dara aviso a
ese tercero con suficiente antelaci6n de no menos de
seis, meses al advance de las actividades mineras para
que dicho tercero concluya sus actividades y abandon
el Area, con sujeci6n a lo dispuesto en el apartado DECI-
MOTERCERO de esta resoluci6n.
DECIMOTERCERO: Si como consecuencia de su acti-


vidad mineral en el Area de la concesi6n el concesionario
afectara intereses o derechos de terceros, ya seanr per-
sonas naturales o juridicas, estara obligado a efectuar
la debida indemnizaci6n, y, cuando procediera, a reparar
los dafios ocasionados, todo ello segdn establece la legis-
laci6n vigente.
DECIMOCUARTO: Ademas de lo dispuesto en la pre-
sente resoluci6n, el concesionario estd obligado a cumplir
todas las disposiciones contenidas en la Ley 76, Ley de
Minas y su legislaci6n complementaria, las que se apli-
can a la present concesi6n.
DECIMOQUINTO: Las disposiciones a que se contrae
la present resoluci6n. quedaran sin, vigor si, transcurrie-
ran treinta dias de su notificaci6n al concesionario y no
se hubiera inscrito en el Registro Minero a cargo de la
Oficina Nacional de Recursos. Minerales.
DECIMOSEXTO: Notifiquese a la Oficina Nacional
des Recursos Minterales, al concesionario y a cuantas mis
personas naturales y juridicas proceda, y publiquese en
la Gaceta Oficia1 de la Repdblica para general conoci-
miento.
DADA en Ciudad de La Habana, a 16 de septiembre
de 1999.
Marcos Portal Le6n
Ministro de la Industria BAsica

RESOLUTION N9 311
FOR CUANTO: La Ley N9 76, Ley de Minas, promul-
gada el 23 de enero de 1995, establece en su articulo 47
que el Consejo de Ministros o su Comit6 Ejecutivo dele-
gan en el Ministerio de la Industria BAsica el otorga-
miento o denegaci6n de las concesiones mineras para
pequefios yacimientos de determinados minerales.
FOR CUANTO: El Acuerdo N9 3190, de fecha 26 de
agosto de 1997, del Comit6 Ejecutivo del Consejo de Mi-
nistros otorg6 al Ministro de la Industria BAsica deter-
minadas facultades en relaci6n con los recursos minerales
clasificados en los grupos I, III y IV, segdn el articulo 13
de la mentada Ley de Minas.
FOR CUANTO: La empresa Geominera Camagfiey, ha
presentado a la Oficina Nacional de Recursos Minerales
una solicitud de concesi6n de explotaci6n y procesamiento
para realizar sus actividades mineras en el yacimiento
El Chorrillo ubicado en la provincia de Camagiiey.
POR CUANTO: La Oficina Nacional de Recursos Mi-
nerales ha considerado convenient en su dictamen re-
comendar al Ministro de la Industria Basica que otorgue
la concesi6n al solicitante, qidos los criterios de los 6r-
ganos locales del Poder Popular.
POR CUANTO: El que resuelve fue designado Minis-
tro de la Industria BAsica por acuerdo del Consejo de
Estado de fecha 14 de mayo de 1983.
POR TANTO: En uso de las facultades que me estin
conferidas,
Resuelvo:
PRIMERO: Otorgar a la empresa Geominera Cama-
giiey, en lo adelante el concesionario, una concesi6n de
explotaci6n y procesamiento en el Area del yacimiento
El Chorrillo con el objeto de explotar y procesar el
mineral de zeolita para su utilizaci6n en la producci6n
de fertilizantes, alimento animal y en la construcci6n. Sin


23 de seiptiembre de 1999


GACETA OFICIAL;


1013








11 T3d


perjuicio de lo anterior, el concesionario podrd solicitar
al amparo de la present concesi6n el procesamiento de
otros minerales distintos de los minerales extraidos en el
Area de explotaci6n de esta concesi6n.
SEGUNDO: La present concesi6n esta compuesta por
un Area de explotaci6n y un Area de procesamiento.
El area de explotaci6n se ubica en la provincia de
Camagiiey, abarca un area de 3,6 hectAreas y su locali-
zaci6n en el terreno, en coordenadas Lambert, sistema
Cuba Sur, es la siguiente:
VERTICE NORTE ESTE
1 259 355 412 047
2 259 490 411 897
3 259529 411984
4 259684 411945
5 259 539 412135
6 259 435 412 107
1 259 355 412 047
El Area de procesamiento se ubica en la provincia de
Camagiiey, abarca un Area de 5,6 hectareas y su locali-
zaci6n en el terreno, en coordenadas Lambert, sistema
Cuba Sur, es la siguiente:
VERTICE NORTE ESTE
1 258535 410300
2 258500 410550
3 258 280 410 540
4 258 310 410 290
1 258 535 410 300
Las areas del Area de la concesi6n han sido debida-
mente compatibilizadas con los intereses de la defense
national y con los del medio ambiente.
TERCERO; El concesionario podrA devolver en cual-
quier moment al Estado, por conduct de la Oficina
Nacional de Recursos Minerales, las parties del Area de
explotaci6n que no sean de su interest para continuar di-
cha explotacion, pero tales devoluciones se harAn segun
los requisites exigidos en la licencia ambiental y en el
studio de impact ambiental. La concesi6n que se otor-
ga es applicable al Area definida como Area de la conce-
si6n o a la parte de dsta que result de restarle las
devoluciones realizadas.
CUARTO: La concesi6n que se otorga tendrd un t6r-
mino de cinco afios, que podrd ser prorrogado en los
terminos y condiciones establecidos en la Ley de Minas,
previa solicitud expresa y debidamente fundamentada
del concesioniarip.
QUINTO: Durante la vigencia de la present conce-
si6p no se otorgarA dentro de las Areas descrit.s en el
apartado SEGUNDO otra concesi6n minera que tenga por
objeto los minerales autorizados al concesionario. Si se
presentara una solicitud de concesi6n miL, ra o un per-
miso de reconocimiento dentro de dicha Area para mi
nerales distintos a los autorizados al concesionario, la
Oficina Nacional de Recursos Minerales analizard la so-
licitud segun los procedimientos de consult estableci-
dos, que incluycn al concesionario, y dictaminard acerca
de la. possible coexistencia de ambas actividades minerals
siempre qug no nipliqune una afectaci-n t.:i;..a ni eco-
n6Tiica al concepionarip.
SEXTO. El ccncensionario entregara a la Oficina Na-


cional de Recursos Minerales, en los terminos estableci-
dos en el Decreto 222, Reglamento de la Ley de Minas,
la siguiente informaci6n:
a) el plan de explotaci6n y procesamiento para los doce
meses siguientes,
b) el movimiento de las reserves minerales,
c) todos los informes t6cnicos correspondientes a las
areas devueltas,
d) el plan progresivo de rehabilitaci6n y restauraci6n
de las areas a ser devueltas, y
e) las demAs informaciones y documentaci6n exigibles
por la autoridad minera y por la legislaci6n vigente.
SEPTIMO: Las informaciones y documentaci6n en-
tregadas a la Oficina Nacional de Recursos Minerales
que asi lo requiriesen tendran carActer confidencial a
solicitud expresa del concesionario, dentro de los termi-
nos y condiciones establecidos en la legislaci6n vigente.
OCTAVO: El concesionario pagarA al Estado un ca-
non de diez pesos por hectarea por afio para toda el
Area de explotaci6n, que se abonarA por anualidades
adelantadas, asi como una regalia del 3%, calculada
segin lo dispuesto en la Ley de Minas. El concesionario
pagara tambien el precio del derecho de superficie que
corresponda por el area de procesamiento de la concesi6n,
sobre la base de una tasa por metro cuadrado. Todo lo
anterior se harA segfn disponga el Ministerio de Finanzas
y Precios.
NOVENO: El concesionario esta obligado a solicitar y
a obtener de las autoriidades ambientales la licencia am-
biental correspondiente y a elaborar el studio de impac-
to ambiental que someterd a la aprobaci6n del Ministerio
de Ciencia, Tecnologia y Medio Ambiente, todo con ante-
rioridad a la ejecuci6n de los trabajos que por la pre-
sente resoluci6n se autorizan, debiendo cumplir estricta-
mente las medidas de caracter regulatorio que sean im-
puestas por la Unidad de Medio Ambiente de Camaguiey,
por encontrarse el Area de la concesi6n en los limits
del Area protegida categorizada como Elemento Natural
Destacado "Bosque F6sil."
DECIMO: El concesionario creard una reserve finan-
ciera cn una cuantia suficiente para cubrir los gastos
derivados de las labores de restauraci6n del Area de la
concesi6n o de las Areas devueltas, del plan dc control
de los indicadorcs ambientales, y de los trabajos de mi-
tigaci6n de los impacts director e indirectos ocasiona-
dos por la actividad mineral. La cuantia de esta rcserva
no serd menor del 5 % del total de .a inversi6n mineral.
y serd propuegta por el concesionario al Ministerio de
Finanzas y Precios dentro de los ciento ochenta dias
siguicntes al otorgamiento de esta concesi6n, segdn dis-
pone el articulo 88 del Decreto 222, Reglamento de la
Ley de Minas.
DECIMOPRIMERO: El concesionario cumplimentard
lo establecido en el Decreto 262, Reglamento para la
compatibilizaci6n del desarrollo econ6mico-social del pais
con los intereses de la defense, segin corresponda de
acuerdo con los trabajos autorizados y a las coordina-
cionesi realizadas con los 6rganos: territoriales de la de-
fensa.
DECIMDOSEGUNDO: Las actividades miniirs realia-
das per el concesionario tienen prioridad sobre todas


23 de septiemliree de -100,


GACETA' OFICI;CEL


1014








de ..e.. dI A


las demis actividades en el Area de la concesi6n. Las
actividades que se realizan por cualquier tercero en el
Area de la concesi6n podrAn continuar hasta la fecha en
que tales actividades interfieran con las actividades mi-
neras del concesionario. El concesionario dara aviso a
ese tercero con suficiente antelaci6n de no menos de
seis meses al advance de las actividades mineras para
que dicho tercero concluya sus actividades y abandon
el area, con sujeci6n a lo dispuesto en el apartado DECI-
MT0ERCERO de esta resoluci6n.
DECIMOTERCERO: Si como consecuencia de su acti-
Vidad- minera en el area de lia concesi6n el concesionario
afectara intereses o derechos de terceros, ya sean1 per-
sonas naturales o juridicas, estara obligado a efectuar
la debida indemnizaci6n, y, cuando procediera, a reparar
los dafios ocasionados, todo ello segdn establece la legis-
laci4n vigente.
DECIMOCUARTO: El concesionario esta obligado a
cumpir especialmente las regulaciones vigentes para
vertimientos y dsposici6n de residuales por encontrarse
el: area de la concesi6n pr6xima a las micropresas El
Corrillo-y Belen.
DECIMOQUINTO: Ademis de lo dispuesto en la pre-
sente resoluci6n, el concesionario esta obligado a cumplir
todas las disposiciones contenidas en la Ley 76, Ley de
Minas y su legislaci6n complementaria, las quc se apli-
can a.la present concesi6n.
DFWIMOSEXTO: Las disposiciones a que so contrae
la, present resoluci6n quedarAn sin vigor si transcurrie-
ran treinta dias de su notificacidn al concesionario y no
se- hybiera. inscrito en el Registro Minero a cargo de la
Oficina Nacional de Recursos. Minerales.
DPCIMOSEPTIMO: Notifiquese a la Oficina Nacional
da Recursos Minierales, al concesionario y a .cuantas mas
persons, naturales y juridicas proceda, y publiquese en
la. Gaceta Qficial de la Repiblica para general conoci-
miento.
PARA en Ciudad de La Habana, a 16 de septiembre
de 1l9.9.
Marcos Portal Leon
Ministro dc la Industria Basica

RESOLUTION N? 312
fOR CUANTO: La Ley N? 76, Ley de Miiias, promul-
gada el 23 de enero de 1995, cstablece en su arliculo 47
que el Consejo de Ministros o su Comit6 Ejecutivo dcle-
gan en el Ministerio de la Industria BAsica el otorga-
mielno o dencgaci6n de las conccsiones miners para
peqefios yacimientos de determinados minerals.
PQR CUANTO: El Acuerdo N9 3190, de fecha 26 de
agosto de-1997, del Comitk Ejecutivo del Consejo de Mi-
nistros otorg6 al Ministro de la Industria BAsica deter-
minadas facultades en relaci6n con los recursos minerales
clasificado,s en los grupos I, III y IV, segun el articulo 13
de la mentada Ley de Minas.
POR CUANTO: La Empresa de Materialcs de Cons-
trucci6n NW 10, Cienfuegos, ha prcsenlado a la Oficina
Nacional de Recursos Mineralcs una solicited de conce-
si6n 4e explo(laci6n para realizar sus actividades mineras
en el yacimiento Simpatias, ubicado en la provincia de
Cienfuegos.


POR CUANTO: La Oficina Nacional de Recursos Mi-
nerales ha considerado convenient en su dictamen re-
comendar al Ministro de la Industria BAsica que otorgue
la concesi6n al solicitante, oidos los criterios de los 6r-
ganos locales del Poder Popular.
POR CUANTO: El que resuelve fue designado Minis-
tro de la Industria Basica por acuerdo del Consejo de
Estado de fecha 14 de mayo de 1983.
POR TANTO: En uso de las facultades que nos estan
conferidas,
Resuelvo:

PRIMERO: Otorgar a la Emprcsa de Materiales de
Construcci6n N9 10, Cienfuegos, en lo adelante el conce-
sionario, una concesi6n de explotaci6n en el area del
yacimiento Simpatias con el objeto de explotar el mineral
de arcilla para su utilizaci6n en la producci6n de la-
drillos.
SEGUNDO: La present concesi6n sc ubica en la pro-
vilcia de Cienfucgos, abarca un Area de 5,24 hectareas
y su localizaci6n en el terreno, en coordenadas Lambert,
sistcma Cuba Norte, es la siguiente:
VERTICE NORTE ESTE
1 264 394 544 180
2 264 466 544 110
3 264 608 544 252
4 264 535 544 323
5 264 576 544 414
6 264 540 544 508
7 264 444 544 474
8 264 393 544 280
1 264 394 544180
Se excluye la faja de la via de interest pacional Abrdu-
Juragua-Jagua que atraviesa el area de la concesi6n.
El Area de la concesi6n ha sido debidamente compati-
bilizada con los intereses de la defense national y con
los del medio ambiente.
TERCERO: El concesionario podra devolver en cual-
quier moment al Estado, por conduct de la Oficina
Nacional de Recursos Minerales, las parties del Area de
explotaci6n que no sean de su interns para continual di-
cha explotacidn, pero tales devoluciones se haran segin
los requisitos exigidos en la licencia ambiental y en el
csludio de impact ambiental. La concesi6n que se otor-
ga cs applicable al area definida ccmo Area de la conce-
sin o a la parte de 6sta que results de cstarle las
devoluciones realizadas.
CUARTO: La co:'ccsi6n que se otorga tendfi un ter-
mino de veinticinco afios, que podra ser prorrogado en los
tlrmiios y condiciones cstablecidos en la Ley de Minas,
prcvia solicitud exprcsa y debidamet'le fundamnentada
del concesionario.
QUINTO: Durante la vigencia de la prescnte conce-
si6n no se otorgara dentro de las areas descritas en el
apartado SEGUNDO otra concession minera que tenga por
objeto los mincrales autorizados al concesionario. Si se
prescntara una olticitud de conccsicn minicra o un pcr-
mii.o de reconocimicnto deiiro de dicha rea para mi-
nerales distintos a '!c autorizados al concesionario, 14
Oficina Nacional de Recursos Miner4les analizar4 la so-
licitud seg6n los procedimientos de consult estableci-


GACETAl- OFICIAL;


1015


23 de, septiembre de 1990








1016GACT~ OICIfl 2 deseptembe de199


dos, que incluyen al concesionario, y dictaminara acerca
de la possible coexistencia de ambas actividades mineras
siempre que no implique una afectaci6n t6cnica ni eco-
n6mica al concesionario.
SEXTO: El concesionario entregara a la Oficina Na-
cional de Recursos Minerales, en los terminos estableci-
dos en el Decreto 222, Reglamento de la Ley deMinas,
la siguiente informaci6n:
a) el plan de explotacion para los doce meses siguientes,
b) el movimiento de lIs reserves minerales,
c) todos los informes tecnicbs, correspondientes a las
Areas devueltas,
d) el plan progresivo de rehabilitaci6n y restauraci6n
de las Areas a ser devueltas, y
e) las demAs informaciones y documentaci6n exigibles
por la autoridad minera y por la legislaci6n vigente.
SEPTIMO: Las informaciones y documentaci6n en-
tregadas a la Oficina Nacional de Recursos Minerales
que asi lo requiriesen tendrAn caricter confidencial a
solicitud expresa del concesionario, dentro de los termi-
nos y condiciones establecidos en la legislaci6n vigente.
OCTAVO: El concesionario pagara al Estado un ca-
non de diez pesos por hectarea por afio para toda el
Area de la concesi6n, que se abonara por anualidades
adelantadas, asi como una regalia del 1 % calculada
segun lo dispuesto en la Ley de Minas, todo de acuerdo
al procedimiento establecido por el Ministerio de Finanzas
y Precios.
NOVENO: El concesionario esta obligado a solicitar y
a obtener de las autoridades ambientales la; licencia am-
biental correspondiente y a elaborar el studio de impac-
to ambiental que sometera a la aprobacl6n del Ministerio
de Ciencia, Tecnologia y Medio Ambiente, todo con ante-
rioridad? a la ejecuci6n de los trabajos que por la pre-
sente resoluci6n se autorizan, garantizando el concesio-
nario el cumplimiento de las medidas de protecci6n de
las franjas forestales y de los embalses y cauces fluviales
al encontrarse el Area de la concesi6n en las cercanias
del rio Damuji.
DECIMO: El concesionario creara una reserve finan-
ciera en una cuantia suficiente para cubrir los gastos
derivados de las labores de restauraci6n del Area de la
concesi6n o de las Areas devueltas, del plan de control
de los indicadores ambientales, y de los trabajos de mi-
tigaci6n de los impacts director e indirectos ocasionados
por la actividad minera. La cuantia de esta reserve no
serA menor del 5 % del total de la inversion minera y
serA propuesta por el concesionario al Ministerio de Fi-
nanzas y Precios dentro de los ciento ochenta dias si-
guientes al otorgamiento de esta concesi6n, segin dis-
pone el articulo 88 del Decreto 222, Rleglamento de la
Ley de Minas.


DECIMOPRIMERO: El concesionario cumplimentara
lo establecido en el Decreto 262, Reglamento para la
compatibilizaci6n del desarrollo econ6mico-social del pals
con los intereses de la defense, seguin corresponda de
acuerdo con los trabajos autorizados y a las coordina-
ciones, realizadas con los 6rganos' territoriales de la de-
fensa.
DECIMOSEGUNDO: Las actividades mineras realiza-
das por el concesionario tienen prioridad sobre todas
las demAs actividades en el Area de la concesi6n. Las
actividades que se realizan por cualquier tercero en el
Area de la concesi6n podrAn continuar hasta la fecha en
que tales actividades interfieran con las actividades mi-
neras del concesionario. El concesionario darA aviso a
ese tercero con suficiente antelaci6n de no menos de
seis meses al advance de las actividades mineras para
que dicho tercero concluya sus actividades y abandon
el Area, con sujeci6n a lo dispuesto en el apartado DECI-
MOCUARTO de esta resoluci6n.
DECIMOTERCERO: En el termino de un afio a partir
del otorgamiento de la concesi6n, el concesionario esta
obligado a realizar un minimo de trabajos que permit
elevar la categoria de las reserves y garanticen los vol6-
menes necesarios para el period de explotaci6n soli-
citado.
DECIMOCUARTO: Si como consecuencia de su acti-
vidad minera en el Area de la concesi6n el concesionario
afectara intereses o derechos de terceros, ya sean per-
sonas naturales o juridicas, estarA obligado a efectuar
la debida indemnizaci6n y, cuando procediera, a reparar
los daiios ocasionados, todo ello segin establece la legis-
laci6n vigente.
DECIMOQUINTO: AdemAs de lo dispuesto en la pre-
sente resoluci6n, el concesionario esta obligado a cumplir
todas las disposiciones contenidas en la Ley 76, Ley de
Minas y su legislaci6n complementaria, las que se apli-
can a la present concesi6n.
DECIMOSEXTO: Las disposiciones a que se contrae
la' present resoluci6n1 quedaran sin vigor si, transcurrie-
ran treinta dias de su notificaci6n al concesionario y no
se hubiera inscrito en el Registro Minero. a cargo de la
Oficina Nacional de Recursos. Minerales.
DECIMOSEPTIMO: Notifiquese a la Oficina Nacional
de Recursos Mintrales, al concesionario y a cuantas mis
personas. naturales y juridicas proceda, y publiquese en
la Gaceta Oficial de, la Repiblica para general conoci-
miento.
DADA en Ciudad de La Habana, a 16 de septiembre
de 1999.
Marcos Portal Le6n
Ministro de la Industria BAsica


23 de septiembre de IM~


GACETX' OFICIAU


1016




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs