Group Title: Aforismos de la libertad
Title: Aforismos de la libertad, 1934-1937
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00001384/00001
 Material Information
Title: Aforismos de la libertad, 1934-1937
Physical Description: 50 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Gil Salguero, Luis Eduardo
Publisher: Editorial Letras
Place of Publication: Montevideo
Publication Date: 1946
 Subjects
Subject: Liberty   ( lcsh )
Aphorisms and apothegms   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00001384
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000437207
oclc - 11226808
notis - ACJ7280
lccn - a 49006381
 Related Items
Other version: Alternate version (PALMM)
PALMM Version

Full Text



I..


I1~'









UE,


AFORISMOS DE LA LIBERTAD


II




II


3 1








LUIS GIL SALGUERO





AFORISmOS

DE LA LIBERTfD
(1934-1937)









MONTEVIDEO
1946










5QE



Obras del mismo autor

Ensayos

1937. PERSONA Y DESTINO. (Agotado).
1943. IDEARIO DE RODO.
1945. EMERSON. ANALYSIS LIRICO.
1946. MARTI. POLITICAL Y CUIDADO DE AMERICA.
1946. FIGURES DE LA EVASION.
1946. AL MARGEN DE LA EPISTEMOLOGIA DE EMILIO MEYERSON.

Aforl mos

1941. ESCRITOS I, 1934-39. (Aqotado).
* 1946. PARTIDA NOBLE.
1946. AFORISMOS DE LA LIBERTAD.

Obras en prensa

SAforismos

1946. LOOR A MARTI.
1946. LINES DE LA VIDA.




El I I I 11 I


En el umbral de una era que empieza po-
blando el mundo de las m6s grande maravillas,
y ouyos dos siglos de milagros no consienten ob-
jecidn ni blasfemia, nada es licito sino career.
Creer es rear. La f6 obliga a contestar a las
tinieblas. La humanidad es bastante joven para
tener fe y para quemar a los que no la tengan
en la hoguera jams apagada, iluminadora del
camino.

Herid lo moral. Lo moral es real. Haced que
el hombre so avergiience de obedecer. Suprimid
el sacerdote, el capitdn, el patrono, el magisterr".
Matad el principio de autoridad done lo ha-
Ueis. Que el hombre lo examine todo por si. Que
sea responsible de si propio. Si cae, que sea por-
que se equivoca el, no porque se equivoca otro.
Combatamos al jefe, a todos los jefes. Tenemos
en nosotros cuanto necesitamos.


RAFAEL BARRET


w I-M




---L-.~J*---~ 1


-, -, RRF





















VOZ ETERNA



La atencl6n etrna es el studio del Arte y de la
Revoluci6n.
La atenci6n etera es el centro de ta vibraci6n y de los
cambios.

Cuando la atencd6n eterna cesa, cesa el arte, cesan las
relaciones y el espiritu de libertad agoniza.


En el heroism y en la poesia, se demuda la eternidad.

La filosofia quiere la unidad, que es un orden secunda-
rio, y desprecia la confusion y el desorden, que son los ca-
racteres de la vida.

Pero la poesia y el heroismo, quieren el desarrollo infi-
nito de la encarnaci6n, de la comuni6n de los series.

Hijo del amor, el heroismo, es el brazo de la revoluci6n.


El


I I nr I ~na ~c~










8 Luis GOL SALGuTB

La forma es la prueba de un process etemo y viviente
de encarnaci6n.

El amor es la sensibilizaci6n de lo concrete y la causa
del arte y de la adhesion a la historic, y aunque en la cele-
ridad de las formas la eternidad traza la huella de su huida
insondable, la atenci6n etera aguarda en la dolencia crea-
dora de los hombres.


La acci6n es debida a la disminuci6n del powder visio-
nario del hombre. Pero el heroismo y la revoluci6n son el
6xtasis que lo recupera.

La p6rdida del arte es la causa de la guerra y de la
religion.

La guerra -es el modo fatal de la realizaci6n de las
naciones y la contrafigura de la revoluci6n.

Enemistad etema de dos principios antaq6nicos: el Arte
y el Dinero.


La Vida -sin desvio- est6 siempre en el centro de la
actividad insondable que la usa.

Agrupaci6n ardorosa y sensible, realize la trama de
los series y los concita a la confusion active e inescrutable,
en el tiempo de la historic


La. vision total de la existencia con todas sus peripe-
cias, es una revelaci6n hist6rica y sensible.


A Is ~ I I I











AFOBIBMOS DE LA LIBERTAD


I


Atenci6n, Imaginaci6n y Poesia, son los moments su-
premos y vivos, de la manifestaci6n de lo etero.


No te extenides en el studio del Arte, que es el conoci-
miento de la vida infinita y el uinico brazo de la aventura
revolucionaria.


La observaci6n, atiende, eterna, a lo director.
La imaginaci6n, arcana, se excita en lo distant.
El amor, centro sentido de la exploraci6n infinita y de la
intensificaci6n de la existencia y la irresistibilidad del bien
y de lo bello renueva, sirve, agoniza.


- --1---~-


I c'E~ I B


- '-~IC41y-q--~d~


- -




A


I ~_~_




I .I I~1_ .


HORA GRAVE


-El temor a la revoluci6n, la inobediencia a los demitr-
gicos poderes del ideal, hace de la tradicl6n una fuerza
fata, que Ileva al odio, que Ileva a la guerra, -que instcla
la decadendca.

-La filosofia de la autoridad en metafisica y religion
es, en politica- la tirania.

-Necesidad del heroism. De la libertad humilde. De la
humildad exaltada. De la libertad deber.


-Reclamada por la critical. La critical del estado actual
- es una exigencia de la revoluci6n.

--No perder el sentido del misterio, pero tampoco perder
el sentido de la racionalidad y de la critical.
--En el fondo, an la crisis de nuestro tiempo, se trata de
]a lucha entire la critical, el requerimiento racional y amoroso
que la fund y el principio de autoridad, que prevalece.










12 Luis GIL SAL5inR

-La critical del principio de autoridad determine el deber N
de la revoluci6 n.


-El concept del lite es un avatar del principio de auto-
ridad, una figure antirrevolucionaria.

-La idea de mama se inspira en la crueldad. En lo
popular, alienta la individualidad distintiva, "el pluraliamo
de los individuos que es el comunismo".

-La critical destruye el mal; inaugura la necesidad de
la justicia; abre a la revoluci6n; fund la libertad.


-Relaci6n entire la idea de servidumbre y la idea de
fatalidad... La fatalidad cede ante la critical; cede ante el
movimiento de la personalidad heroic que mueve la histo-
ria; cede ante el heroismo.

-Ma~estad de la labor humana que funda, que insert
lo ideal en lo possible y en lo real. Idea y sentimiento do
nueetro tiempo. Revoluci6n. Revolucio de la Lbe.rtad. *e-
querinmento lnmeaso de la libertad deber.


L I


I- I _I I11m pow=-







-1













LA EXPERIENCIA DEL IDEAL



-La bondad del ideal se reconoce o en la eficiencia
historic de los resultados o en la intensificaci6n que vuelve
licido, arcano, y precise, en la historic.

-Sin duda el resultado, dentro de 10o human, puede ser
el enriquecimiento, la intensdicaci6n del principio general
$ de la vida, pero el fin debe ser la facullad irventiva, la pro-
fundidad possible, la individualidad colmada, original.

-Cuanido los ideales se ponen mds intensos, se comple-
S mental y, entonces, se vuelven mds hist6ricos.

-El ideal no enccrrnado y senlido con hcndura debe ser
S todavia- tristeza hist6rica. El mal vigente, infortunio y dolen-
cia creadora.


: -Utopia: perdida del senlimienio de la relaci6n con lo
concrete y ausencia de ideal veriicable.

De la utopia no puede irrumpr el acto revolucionario.
La revoluci6n supone la excitabilidad arcana del alma y su











14 Luis Gm iALGteZo

inminencia de actuaci6n concrete; supone que lo real nos
-bafia, -supone la irresisti tdad del bie~, la hip6tesis de la
vida y de la libertad.


-Es precise abrazar enteramente un ideal s6lo cuando
se han previsto los efectos, las consecuencias lejanas. Tienen
entonces m6s eficiencia hist6rica; entonces, pass m6s pro-
fundos dan en la historic.

-El ideal se profundiza y enriquece, se intensifica y ex-
tiende, en el movimiento de su realizaci6n adn parcial, y en
la vision y regularizaci6n que su dificultad impone.


-Ni el esc6ptico ni el mistico logran lo eterno, lo concre-
to. El conocimiento de lo concrete y la necesidad de lo ideal
y la reflexi6n del ideal, s61o puede alcanzarla el hombre
noble y sincere en quien se realize la experiencia de la uni-
dad viviente, individual, dnica.

-Nada pone tanto en lo concreto como la reflexi6n
intense tocante a las consecuencias del ideal y de los medios
de su realizaci6n.


-Tienen mds el sentimiento de idealidad- de lo necesa-
rio, lo que m6s tienden a lo concrete, los que saben de su
lenta y partial encarnaci6n hist6rica, de su precariedad, de
su debilidad, que nos require y lleva, entonces, al laboreo
en la finitud intense.




















i BRAZO SUSTENTADOR



Disolucion de la idea de "la ciega fatalidad", de las
aristocracias, del sentido de lo divino, de la asistencia pro-
videncial, de la magcia de la fuerza y del poder, del patrio-
1tismo, etc.

El sentimiento misdico, hard siempre la critical de la ra-
'z6n; serd siempre irracionalista; opondrd siempie la creaci6n
al analisis.

En la idea inconfesada de que hay un salvador, un
Cesar, que ha de arrancarnos de la angustia en que vivimos
y mejorar las condiciones de la existencia e instaurar el
bien con ccaccter no adventicio; en ia idea, a veces informu-
Slada, de que a otro incumbe la gesli6n de nuestra vida, estd
ya, en el germen, increada en el espiritu, virtual, la dicta-
dura-; y apoyada en esa psicologia, las dictaduras son "las
imdgenes que dispara el espiritu", deseoso de instarurar el
orden por la negacion de la libertad.

Comprendemos mejor ahora -cudles son las causas de
la perdida de la libertad-; culJes las condiciones que ase-
guran su advenir y el crecimiento de su esfera de actua-
clones.

V










Las GIL SALGZUEO


Conocemos bastante bien el curso de la.historia: una
series de destrucciones, de querras, de hecatombes, de libe-
raciones parciales y sucesivas; victorias graduates, vesti-
gios que permanecen, retornos de tradiciones primitivas e
inhumanas. Y, por encima de todo- o mejor, por adentro,
dinamizando los desarrollos, el hombre definiendo y am-
pliando la conciencia de la libertad, haciendo la moral de
]a raz6n y la moral de la historic.

Revoluci6ni Revoluci6n, 6sta, la de la libertad exaltada
en la figure de un fin terrenal de la vida, dentro de lo hu-
mano en su pureza y en el conocimiento inmenso de la vida.

Ritual -liturgia-, magia: idea fisica de los poderes del
hombrel Taumaturgia. Formaci6n del concept mistico de laI
trascendencia, o de la actividad, en donde el hombre inte-
rior queda sumiso a sus poderes astutos, ya no mds promo-
vido por el aliciente de la vida mas honda, ni por el labo-
reo hist6rico y terrenal.

Mirando bien; ninguna religion es ajena a la finalidad
political. Poder politico y poder eclesiastico: expresiones de
la voluntad de poderio, desenvuelto, el primero, en el piano
hist6rico; aparentemente proyectado, el segundo, a lo tras-
cendente, mas dejando imperar el mal en la historic (ha-
ciendo, tamnbi6n, el m6s largo abandon de lo descono-
cido...).

Conviene que en political desaparezca el sentido mistico
y misterioso del poder, -que aumente el sentido de claridad
y racionalidad-, pero que no disminuya el sentido de la
dificultad, el temor de producer el mal y de comprometer'el
advenimiento de otras posibilidades de la vida, y de otras


" "~i~


I I k I










A aORIsMOs E LA LIBERTAD 17

S Jormas de pensamiento y de acci6n, y de otros modos de lo
S desconocido.

Se necesita poseer sentimientos evolucionarios y exactos,
para apreclar la siqnificaci6n objetiva de las realizaciones
humans, -para notar sus limites-, para quedar con fuer-
zas de exaltaci6n y irabajar en tareas de ennoblecimiento y
protundizacion hist6rlcos.

S La necesidad de conservar -no debe ser la que nace
de la exigencia interesada de mantener lo instituido; la nece-
aldad revolucionaria de alter, no debe nacer de la sofoca-
cl6n o del pensamiento de la dicha. Son, estas, necesidades
S superioles- cuando el amor y el deseo racional claman
por la libertad y por los desarrollos en lo desconocido.

No hay, no existed la daalidad individuo -masa, como
tiende a creerlo cierta manera de pensar generalizada; por-
que, y segun creo, no aluden esos t&rminos, en su dltimo
fondo, al orden social, ni afectan a la economic; hablan a la
profundidad de la vida; de suerte que, ellas, entendidas en
esa relaci6n, quedan integradas a dimensions en que re-
aparece el individuo solifario, y en las que se siente el creci-
miento de los series y la libertad creadora, hacienda su cauce,
abri6ndose en gozosas expansions y equilibrios emergentes
y poderosos y contrarnos.

La idea de gesti6n: el hombre de estado, el politico, el
sacerdote; modos de uniformidad fatal que requieren la
adhesion sin criltca; maneras de definir ideals calmos y ne-
S gativos,- tendencies niveladoras. Political como poder, po-
der como detenimiento o caida en la inactividad y en la
decadencia.

v'.,











18 Luis GIL SAL LEROo

SExigencia, cada dia mayor, de una mis profunda clari-
dad en lo meramente human e hist6rico; en la vida y en
el bien hist6rico y human: en el sentido revolucionario de
la piedad, de la libertad y de la muerte, en la esfera de lo
humano-humano:
Y conciencia, ademds de que eso es lo superior- y la
tmtarea que hard m6s intense la vida, y mds segura la eficacia
silenciosa del bien. Buscando el contact director, los aconte-
cimientos, la profundidad y la precision; reaccionando con-
tra el viejo prejuicio de la fatalidad, contra la idea de que
nada puede hacerse ante la presencia enorme del mal que
dura y oculta, en lo profundo de sus sombras, la esperanza
terrenal y la trascendencia de la vida.

En Political -cuando se hallan negados, lastimados, los
ideales de piedad y de libertad, cuando no llega el amor-
llega el poder, llega la fuerza, -llegan las maneras par6-
dicas de la impotencia que quieren realizarse-, llega la ti-
" i rania.

Querer la vida profunda- querer la alegria para la vida
profunda; el bien -el desarrollo. Quererlo -es intuir la pro-
fundidad de los valores.

Las razones que tenemos hoy para actuar en el sentido
del bien y en la pr6ctica y en el ejercicio de la libertad, no
pueden ser quebrantados por los movimientos y las inquie-
S. tudes que carecen de la profundidad de esas nociones...
Por eso la soluci6n, en este caso, como siempre, tendr6 que
venir de un humanismo capaz de pensar la aventura huma-
na en su tamafio natural, intensificados en la desesperaci6n
y frente cl mal; y serd hija de la raz6n revolucionaria que,



,___











AFORLSMOS DE LA LBERTAD 19

vulnerada en su honducra, alzar clamorosa, la vida, anhe-
lante porque sus figuraciones encrnen en la historic; pug-
nando porque la historia se haga profunda, en el alma, y
decidiendo, con energia, sus cambios.

Los hombres. en la Iradici6n, han logrado un modo de
ocullamniento del mislerio y de la libertad ncondicionada de
lo desconocido. La tradici6n: las estraulicaciones sucesivas
de errors ligados a la vida, import ia perdida del mayor
coeficienle de .l liberlad, -de sincerdad-, de racionalidad.


El_ I




_ __~ __i~__




















REVELACION HISTORIC Y SENSIBLE



Sin la intensidad que reconoce el pasaje poderoso y
planetarlo de la etemidad, no seria possible la historic. La
histona -computac6in mas tiema de lo eterno; timida eter-
nidad contraida: un objeto de amor que ahora acaricia el
hombre desde una hondura en que ignore su relaci6n con
lo desconocido.

Lo verdaderamente maravilloso del factor libertad, ope-
rando en la historic, radical en la estupenda fuerza de sus
agents, para opener, frente a la adversidad, un acto de
heroismo que eleva y sustrae de today coacci6n, al tiempo
que anima en el hombre el sentimiento de la dignidad huma-
na y de la libertad de la raz6n y del andlisis.

Se hace la expel iencia de lo desconocido; hay experien-
cia de ellc..

La hfdelidad a lo meramente human, puede constituir
una intimidad mayor con la existencia, si permanecemos en
el can-ne del descnrollo -"en el centro del acontecimiento"-
acrienrs al arrebatco lempor.al y a la l1igubre atracci6n de lo
eterrn,..


-I__ __~










Lous Gan SAIGUERO


No s6 si sigue la humaridad un rilmo progresivo o as-
cendente; pero se que el hombre, en cualquier moment de
la historic puede, desde su limitaci6n y mediante la poten-
cia germinal del amor. arrancar un sentldo a lo desccnocido
y mover ,en la sensibilidad, en la imaginac6in, en la raz6n,
a variaciones elementales e insondables.

En lo mds hondo, la experiencia h-umana se hace de
tensions discontinuas, de hibltu en la priquis, de dispersio-
nes en la historic, concilicido todo en unia sintesis de la pa-
sion y de la nobleza que proyecl:Ian el esprit a la historia
y ]a vida al heroisrmo, hacienda. acazo, de la muerte, una
conciencia mds~ inminente de la conminuidad infatigable de
la vida.

Temo de Ia libertad que no se inspire en aLn intense
deseo de relacidn y fidelidad a lo ultrajado, a lo negado, a
lo caido; o de la que no es causa de renovacl6n ai provoca el
abandon de prejuicios inmovilizadores y lirdaricos, que
vuelvan fatal el poder de la tradicidn, inerme, fatigado el
brazo de la liberiad revolucionana.

Sentir la fuerza; sentir la inmensa continuidad de la
vida: llamo a eso interioridad profunda vehemencia in-
leriorizadora.

Reconozco ]a vrilidad de las labores humans segin
el grado de intensidad en que tenden al ennoblecimiento
hist6rico.

Arcana hija del enternec1miento inteligente, la revolu-
ci6n parece el fn del mundo, pero es el comlenzo de la
libertad.


-II











AFORISM'OS DE LA LLBERTAD


La realldad que la critical hList6ricamente destruye, pue-
S de hallar el 6xlasis poEctico que act;i entonces como pen-
samiento complementario y vidca que 'uelve a la vida.

Lo que no ha podido salvarse en la ccnu.iencia de la
liberlad, dcabe quedacrr proile,-jdo o en la nobleac que la ra-
z6n emona, o en una ternur.r- qu~re cipr.ende a cclccurse en el
medio del acontecimiento, en la tmuninencia de si realizaci6n.

Lo que ahonda, en la hisloria o en el ideal, torna inalie-
noble al hombre.

In-posible el reiiado de la justicia sirn la arnticipacion de
la libertad, sin la conciencia emancipadora del ideal y de la
piedad.

Las ideas de superioridad del individuo scbre la espe-
* cie, o Ia idea de s-upearioridad de la epec-ie s-bre el indi-
viduo, no son, nrce.sasmci.inene. pensamiento elico, y ain la
6tira, en los alrnas nativac, puede prescindr y desenvolverse
con olvido de elias. Cuando esas ideas apar ecen, scspecha
uno la intromisi6n de pensanmrentos extrinsecos la r moral
en lo moral.

Desconlianza crecienle ante todo mrodo de cullura que
se presence como enPtearnemnle obje)tvo o que no esLt guiado
por el prop6sito de crear forrmas, movido el hc-ombre por el
lafn artistico, o por la ne.cescida de ailentar a t vida, a de
suspendeila, en el xtiasis o perception que no3 dev.,uelvuan
su su slcania y eva a esp-:.mtosa rTea-ihdad de la apca-
riencia.


NE-


El










24 Luis GIL SALOUERO

La critical, la recusaci6n, (la prueba hisl6rica de los be-
neficios: la del ideal corroborado), son tambi6n la causa de
la instabilidad; fundan los desarrollos m6s profundos y do
mds silenciosa actuaci6n; hacen que lo unstable sea compa-
tible con el trabajo en lo concrete y el signo de la perfec-
ci6n y del progress, y el criteria objetivo de una limitacion
que es preciso supera...

...arranca del imperio de la barbarie y de la fuerza,
aquel impulso native de elevaci6n que lleva los problems
a un clima superior, en el que los hombres hacen, ademds,
la experiencia de la llmitaci6n y del perd6n, y despiertan
a un sentimiento de gozosa fraternidad, intensificados en la
aleqria del hallazgo de lo verdadero o en la dificultad de
su logro.

A veces se me antoja la tradici6n una voluntad cie-
ga terrible desconocida pero victoriosa forma del mal.

El amor presiente la variaci6n universal de las sustan-
cias en la sensibilidad; la raz6n no ignore el golpeo minesto
del mal en la historic y en el espiritu.

Lucha, lucha contra el poder dollente de encarnaci6n de
lo concrete; lucha contra el poder vislonario que inventai
figures aparentes a lo desconocido; intensificaci6n concen-
trada vehemente del pensamiento en el pensca-nrento contra
el penscrmiento!




" I. 4



















PARA OTRA RAZON


Deponen la fuerza para inspuiarse en la conciencia co-
rroborada del ideal y de sus consecuencias, los hombres
cuya iniciativa emana de la piedad, de la libertad y de la
critical; deponen la fuerza, como si abandonaran el error -el
largo mar tuo del mal debido al error,- la raz6n ahora
doliente del mal.

SMas alld de la discusi6n y pugna de las opmiones,
alienta un valor o el sentimiento de posibles valores que
advendrian al traves de la critical o de la libertctd; alienta
la conciencia del valor de los habitos analiticos, la com-
prensi6n del inmenso papel por ellos cumplido en la liber-
tad de la raz6n de amor y en la eficiencia hist6rica de los
ideals corroborados y precisos.

Perdida de un cierto coeficiente de desarrollo, y de li-
bertad, y de personalidad; abandon de las causes ferrena-
les -- renuncia de los desarrollos de la personalidad infi-
nita el eooismo.

Temo de la libertad que no se asegura en la necesidad
de la renovaci6n y que deja de ser un modo sagrado de la


I I I 'rllFII











Luis GL SALGUERO


inicialiva y del enlace con los series todos en la indisttmci6n,
o confusion ,o desorden que los halle.

...hombres que... se realizan en el mal, pero a quie-
nes, el bien, y la libertad del aror, acabcm por suspender
en ia agresividad: mrs requiriendo el sufirmiento y la silen-
ciosa perpetuidad del sacrificio de los buenos.

Mucho de lo qa e pasa por experienciai o:ula un deseo
inconfe--able de exilio,, de e:q:calliac[c:n !i.rIibiin, una nece-
sidad de desccnocer lo leiamo y descrinoc'ido y, a veces,
los pass prclfu.ndos del mal en l.i historic).

Se obedece at pet;samiento de los cambics. y se ase-
gura l: renovacicn, al tempo que prospercm las mejores
iricialivcs, cun.rido la critical auloriza los movimientos que
surgen del amor y de la necesidiad de Illiiibertad.

Acaso erronena la formula relativista y escept:ira. de que
no hay verdad, de que la verdad as impossible. Id1s bien
(el rnundo es profund-c.' h'ay opinions verdaderas hasta cier-
to punto y, sobre todo: ccnqu-stlas r.'ciacales. au.Lmernto de la
aulonornia de la raz.-o', de la criica, inquietudes y dudas
intensilicadoras de los problema,. es t.rios de smnceridad
que declranc la situCci6n humana, gesl6n de amor y
exaltacion que cTea el bien Y a1 bellez.a, adquisictin de
hdhbitos de andaris y stiles sintlesis de amor y de scospe-
cha y de expernerncia y de ideal qrue. en la rctazn rult6-
noma y crilica, acseajurran la moral de 1a hisloria y no teme
las acechanzas del enigma.

Si, en clerto sentido es noto'rio el Empobrecjmlento de
los corterndos de la irazn !con respe-to a perod-os anterio-










AFORISMQS' DE LA LIBERTAD 27

res, cuando se informaba de presupuestos dogmdticos). Pero
ese empobrecimiento es m6s aparente que real; pues ha
ganado y se ha enriquecido con elements resales, y, la
falta misma de presupuestos, ha de valerle para afirmar su
autonomia y su labor que, en adelante, en el ejercicio de
la critical y de la libertad, podria ligar a lo desconocido,
aceptar el enigma y ser la hip6tesis de su desarrollo; pero
sin confundir ya mds las exigencias de explicaci6n y cla-
ridad, con las exigencias de orden afectivo, que deben ser
objeto de andlisis y, en todo caso, fuerzas que intensifiquen
los problems, y problems que ahondan y estimulen su
laboreo y que la pongan mids pldstica y libre, y mds aut6-
noma, a causa de su riqueza y de la agravaci6n de los
contenidos.

Al dogmdtico lo absolute le Ilega bajo la forma de fa-
tiga; pero al fil6sofo que estd en la doctrine del conocimiento
vviiente le llega como alegrfa que presiente la infinitud
de los desarrollos y como conciencia y conocimiento de la
inmensa continuidad de la vida.


U.I


ElI




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs