• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Reference
 Title Page
 Front Matter
 Front Cover
 Copyright
 Prólogo, por Héctor Incháustegui...
 Palabras iniciales
 En la Inauguración del Laboratorio...
 En el Segundo Simposio de...
 En la Celebración de la Cuarta...
 Inauguración del Edificio de Laboratorios...
 En la Presentación de la Memoria...
 Ante las Cámaras de Color...
 Nuevamente Ante las Cámaras de...
 En la Puesta en Vigencia del Reglamento...
 Otra vez Ante las Cámaras de Color...
 En la firma del Contrato del Préstamo...
 En la Celebración de la Quinta...
 En una Reunión con los Profeso...
 En la Inauguración del Edificio...
 En la Sexta Graduación
 En la Presentación de la Memoria...
 Ante las Cámaras de Radiotelevisión...
 En su Juramentación como Rector...
 En la Inauguración del Centro de...
 En la Presentación de la Memoria...
 Realidad de la UCMM en el...
 En la IV Reunión Bienal de la Asociación...
 Necesidad de la formación de un...
 Al Recibir las Palmas Académicas...
 En la Clausura de la Semana de...
 Génesis de la Carrera de Medic...
 En la Inauguración del Teatro y...
 En una de las Sesiones de la Cámara...
 En la Inauguración de la Convención...
 En Torno al Consejo de Rectore...
 La Universidad y las Perspectivas...
 Lo Bueno debe ser Noticia
 En la bendición de la Capilla...
 En la Decimocuarta Graduación
 Indice de Personas, Lugares...
 Back Matter
 Index
 Index
 Back Cover






Title: La UCMM : un nuevo estilo universitario en la República Dominicana
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/PUCMMA0026/00001
 Material Information
Title: La UCMM : un nuevo estilo universitario en la República Dominicana
Physical Description: v.1
Language: Spanish
Creator: Núñez Collado, Agripino; Mons.
Publisher: PUCMM
Publication Date: 1977
 Subjects
Subject: Caribbean
Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra - Filosofía
Universidades - República Dominicana
Spatial Coverage: República Dominicana
 Notes
Funding: Digitized with funding from the Digital Library of the Caribbean grant awarded by TICFIA.
 Record Information
Bibliographic ID: PUCMMA0026
Volume ID: VID00001
Source Institution: Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra
Holding Location: Biblioteca Central. Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, Campus Santiago de los Caballeros.
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: RD 378.7293 N972u v.1

Table of Contents
    Cover
        Cover
    Reference
        Reference
    Title Page
        Title Page
    Front Matter
        Front Matter
    Front Cover
        Front Cover
    Copyright
        Copyright
    Prólogo, por Héctor Incháustegui Cabral
        Unnumbered ( 7 )
        Unnumbered ( 8 )
        Unnumbered ( 9 )
        Unnumbered ( 10 )
        Unnumbered ( 11 )
        Unnumbered ( 12 )
        Unnumbered ( 13 )
        Unnumbered ( 14 )
        Unnumbered ( 15 )
        Unnumbered ( 16 )
        Unnumbered ( 17 )
        Unnumbered ( 18 )
    Palabras iniciales
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    En la Inauguración del Laboratorio de Idiomas
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    En el Segundo Simposio de Profesores
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    En la Celebración de la Cuarta Graduación
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Inauguración del Edificio de Laboratorios de Ciencias Básicas
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    En la Presentación de la Memoria del Año Académico 1969-1970
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Ante las Cámaras de Color Visión
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Nuevamente Ante las Cámaras de Color Visión
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    En la Puesta en Vigencia del Reglamento de Carrera Docente
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Otra vez Ante las Cámaras de Color Visión
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    En la firma del Contrato del Préstamo con el Banco
        Page 91
        Page 92
    En la Celebración de la Quinta Graduación
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    En una Reunión con los Profesores
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
    En la Inauguración del Edificio de la Biblioteca
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    En la Sexta Graduación
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
    En la Presentación de la Memoria del Año Académico 1971-1972
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Ante las Cámaras de Radiotelevisión Dominicana
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    En su Juramentación como Rector para el Período 1974-Í978
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    En la Inauguración del Centro de Administración y Servicios Generales
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
    En la Presentación de la Memoria del Año Académico 1973-74 y la Inauguración de un Nuevo Edificio de Aulas
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
    Realidad de la UCMM en el Año 1974
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
    En la IV Reunión Bienal de la Asociación de Universidades del Caribe e Institutos de Investigación
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
    Necesidad de la formación de un Consejo de Rectores
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
    Al Recibir las Palmas Académicas Francesas
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
    En la Clausura de la Semana de la Mujer
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
    Génesis de la Carrera de Medicina
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
    En la Inauguración del Teatro y del Anfiteatro
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
    En una de las Sesiones de la Cámara Americana de Comercio
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
    En la Inauguración de la Convención de la Asociación édica Regional del Norte
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
    En Torno al Consejo de Rectores
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
    La Universidad y las Perspectivas Educacionales
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
    Lo Bueno debe ser Noticia
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
    En la bendición de la Capilla Universitaria
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
    En la Decimocuarta Graduación
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
    Indice de Personas, Lugares y Materias
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
    Back Matter
        Page 346
    Index
        Page 347
        Page 348
    Index
        Page 349
    Back Cover
        Page 350
Full Text

Mons. Agripino Nez Collado

La
frUCMM










"a S te '
Re










Gracias a esta obra ya podr estudiarse, en forma complete y
documentada toda la historic de nuestra enseanza superior pues
viene a redondear cuanto se ha escrito sobre la ahora Universidad
Autnoma de Santo Domingo, que es bastante, y lo que ha escrito
tambin sobre la Universidad Nacional Pedro Henriquez Urea su
primer Rector, el arquitectoJos Antonio Caro.
Monseor Nuez, al reunir y publicar los materials de este libro,
le hace un gran servicio a la educacin al no permitir que cuanto ha
dicho u opinado sobre la material en determinadas circunstancias se
quede paralizado en las pginas de los peridicos, siempre amena-
zados por el polvo y el olvido y que, muy de tarde en tarde, el inves-
tigador procura y estudia directamente o cuando ya estn elegante-
mente embalsamadas en las colecciones microfilmadas.
Uno de nuestros grandes pecados es no ofrecer en libros lo que
escribimos y publicamos empujados por necesidades del moment,
otro es no reeditar. La Bibliografa Dominicana, por esto ltimo,
result un catlogo de libros raros, de dificil adquisicin y en conse-
cuencia muy costosos, lo que represent un obstculo para que
nuestra gente de hoy conozca a nuestra gente de ayer, y ahora me
refiero a nuestra gente que piensa, capaz de altas preocupaciones.
Monseor Nez, a lo largo de las pginas de su libro seala,
generosamente, todo lo que la Universidad debe, para dar slo dos
ejemplos, a su fundador, monseor Hugo Eduardo Polanco Brito; a
uno de sus firmes orientadores, monseor Roque Adames, o, jun-
tando en una abstraccin tanto desinters y tanto sentido de serviP
cio, al sector privado. Lo que no dice, y no puede decirlo l natural-
mente, pero quien lea este libro lo ir comprendiendo, es todo lo que
le debe a l la Madre y Maestra, desde el 1962, el ao de su funda-
cin, como Vicerrector, y a partir del 1970, cuando ocupa la
Rectora, que es obra de fe, de pasin, de audacia, de dinamismo, de
capacidad para poner de su lado a los que saben ayudar y a los que
pueden iluminar; una obra, la realizada por monseor Nez, que
puede apreciarse con los ojos de la cara, por lo que es fisicamente hoy
la Universidad, y con los ojos del espritu, porque al espritu le est
reservado ver lo que es grande sin ocupar lugar sobre la tierra.
















LA UCMM: UN NUEVO ESTILO UNIVERSITARIO
EN LA REPUBLICAN DOMINICANA








COLECCION DOCUMENTOS
Director Hctor Inchustegui Cabral
















DERECHOS RESERVADOS









BIBLIOTjcA









Universidad Catlica Madre y Maestra
Santiago, Repblica Dominicana, 1977






Mons. Agripino Nez Collado


LA UCMM

UN NUEVO ESTILO
UNIVERSITARIO
EN LA REPUBLICAN
DOMINICANA


UCMM














































DEPSITO LEGAL: B. 39.081 1977
IMPRESO EN ESPAA / PRINTED IN SPAIN
INDUSTRIES GRFICAS M. PAREJA
MONTAA, 16 / BARCELONA'






-RbD
37<". 7 29








PROLOGO


La historic de nuestra educacin participa de todos los
accidents de nuestra historic, que es much decir. Desde
el 1502, ao en que se establece la primera escuela en la isla,
hasta nuestros das, el ensear y el aprender corren paralelos
a los altibajos a que nos someti la suerte como pas.

Esa primera escuela tena objetivos muy claros: ensear
el idioma espaol a los indios para poder evangelizarlos y
educar a los hijos de los caciques y a los -hijos de los vecinos
espaoles.

Hay un propsito religioso, de catequizacin; y tambin
un objeto aristocrtico: reforzar a los herederos de los jefes
locales, y supone una preocupacin elemental: que los es-
paoles que van creciendo aqu adquieran la autoridad que
dan los conocimientos para agregarla a las ventajas de na-
cimiento y origen.

El propsito se cumpli: los indios, en teora (y en parte,
porque de hecho la evangelizacin alcanz a grupos reducidos),
fueron evangelizados, a pesar de la desidia interesada de los
encomenderos a cuyo cargo se puso parte de esa obligacin
que siempre consideraron como una carga desagradable y
entorpecedora.

El objetivo aristocrtico tambin se alcanz, muy modes-
tamente si nos atenemos al nmero, pero de gran importancia
histrica si tenemos en cuenta sus consecuencias. El xito,
en este aspect de nuestra educacin inicial, tiene un nombre:
Enriquillo, que en resumidas cuentas no es ms que un gran
indio bien espaolizado que quiso y logr, con las armas

V








en la mano, para los suyos y para l, lo que los espaoles
eran nada ms que por espaoles: ser vasallos del Rey, con
todos sus derechos y privilegios.

La victoria de Enriquillo fue una victoria tarda, gan
una de esas batallas que slo sirven para que los sobrevi-
vientes puedan enterrar con una reUlktiva dignidad a los muer-
tos. Aqu s cabe que la paz que vino despus fue la paz de
los cementerios, en este caso de un cementerio, para ms
detalles, que por pequeo se perdi en la noche del pasado
hasta casi los otros das cuando nos enteramos de que el
Cacique no se haba retirado a Boy, lo que hubiera sido
un tremendo error para el hombre que ech en el surco la
semilla con que comienza la raza de los estupendos guerri-
lleros que ha tenido Amrica, gente a la que se debe much
y que en Cuba ha tenido dos de sus representantes ms cons-
picuos, Mximo Gmez y Fidel Castro, que son, sobre todo,
hombres de su tiempo y en su tiempo militares del ltimo
modelo. Enriquillo se estableci por Azua con tas montaas
del Bahoruco cubrindole las espaldas, por si acaso.

Aquella primera escuela del 1502, que si uno lo piensa
bien tena que ser de franciscanos, es el punto de partida
de toda nuestra educacin. Y tena que ser de franciscanos
porque, como lo ha recordado Chesterton, mientras Santo
Domingo de Guzmn tuvo que convertir herejes a San Fran-
cisco y a su gente le competi la empresa, que l califica de
un poco ms sutil, de la conversion de series humans.

Y aqu est el gran nudo: a los indios no se les quera
reconocer condicin de hombres y antes de que se produjera
el cierre del debate, que flavoreci a los indios, los francis-
canos trataron a los indios como hombres, los educaron, los
convirtieron, los catequizaron.

Lo que no dio, muy a la larga desde luego, el resultado
apetecido, y ahora me refiero a la Amrica entera, fue la
educacin de los hijos de los espaoles que no tardaron en
empezar a nacer por estas tierras y que van a constituir una
especie de ciudadanos de segunda clase: los criollos, cuya








importancia y carcter slo se apreciarn en las guerras de
emancipacin por su insolente independencia de criterio que
les permit entrar y salir con la cabeza alta de cualquiera
de los dos bandos en pugna.

Nuestra educacin comenz, y era natural para la poca,
por ser religiosa, y lleg a la cumbre en el moment en que,
gracias a nuestra exagerada capacidad para poner ttulos rim-
bombantes, a Santo Domingo la llamamos Atenas del Nuevo
Mundo, una Atenas conventual y military como la calific, po-
siblemente sonriendo, Pedro Henrquez Urea.

Despus del 1606, esto es, despus de las Devastaciones
de Osorio, la educacin decae porque decae todo. Somos los
dominicanos, en nmuchos aspects, por la fuerza de las defor-
maciones que la falta de autoridad produce, frutos del aisla-
miento de Espaa, de nuestros vecinos en la geografa y de
nosotros mismos. El dominicano de entonces vive solo en
un territorio que para pocos resuta inmenso, con un par de
esclavos y unas vacas no muy mansas, lejos del cura, lejos
de los alcaldes y lejos de los mercaderes, que ya no son tan-
tos y casi tan pobres como l.

Carecamos de freno moral, aunque no furamos malos;
no respetbamos la ley, aunque no furamos delincuentes
y no comercibamos sencillamente porque no tenamos qu
vender ni con qu comprar.

No llegamos a ser herejes porque a los herejes profesiona-
les no les interesamos como presa religiosa, y por eso no
gastaron la saliva necesaria para convencernos, para hacernos
compartir su doctrine. nicamente se interesaron en los cue-
ros que nos compraban y en las telas de Flandes que nos
vendan. Los cueros eran entonces lo que hoy llamamos un
material estratgico.

El dominicano de entonces no se gradu de bandido por-
que amaba la comodidad hasta la poltronera y posiblemente
porque no haba a quien robarle.







Y no tena nada que vender porque con lo poco que pro-
duca la pasaba bien, una vez asegurado el alimento de su
familiar y los tristes trapos que se echaba encima. Y sin
darse cuenta lograba algo bueno con su abulia y por su falta
de ambiciones: no contribuy a fortalecer esa formidable li-
ga de parsitos que llegaron a constituir tos comerciantes,
amparados tras el nombre de Casa de Contratacin al prin-
cipio y luego bajo los disfraces ms diversos.

La Universidad de Santo Toms de Aquino se funda en el
1538 y se cierra en el 1823, cuando ha dejado de ser prc-
ticamente de la Iglesia. Junto a los frailes dominicanos ya
profesaban seglares.

En el 1583 inicia su actividad la Universidad de Santiago
de la Paz. Parte de la escuela pblica que el obispo Ram-
rez de Fuenleal funda y que se transform en El Estudio
que en el 1540 obtuvo categora universitaria. En el 1602 es
convertida en Seminario Tridentino. A mediados del siglo
xvii queda supeditada a la Universidad de Santo Toms de
Aquino y desaparece en el 1767 cuando son expulsados los
jesuitas del territorio espaol. En el 1792 saca de nuevo la
cabeza, esta vez como Seminario Conciliar con el nombre de
Colegio de San Fernando. La Ocupacin Francesa, que dura
de 1801 al 1808, la clausura.

La distancia, la miseria, la mala poltica y la despreocu-
pacin socavan primero a las universidades que llegaron a
ser dos, la de Santo Toms de Aquino y ta de Santiago de
la Paz, reducindolas a un nombre, telaraas y disputes bizan-
tinas.

Luego lleg su turno a las escuelas, porque en esta material,
como en otras muchas, lo primero en sufrir los fuertes em-
bates sociales es lo grande. Lo pequeo queda para los boca-
dos finales.

A estas tristezas del abre y cierra hay que agregar algo:
todo gobierno que es o se califica de distinto siempre cae en
la tentacin de meter mano en la educacin y ningn gobierno


VIII









es "ms distinto" que el que imponen los intrusos, para lla-
marlos con el nombre que les daba Manuel A. Pea Batile.

Padecimos la Cesin a Francia en el 1795, la Ocupacin
Haitiana en el 1822, la Anexin a Espaa en el 1861 y en el
1916 la Intervencin de los Estados Unidos.

Francia, se dir, era un poder ilustrado, s, pero lleg
a ser un poder, como poder, casi ateo; y Hait fue, como
poder, un poder casi brbaro y como brbaro un poder irre-
ligioso, entendindose como irreligioso, forzando un poco
la jugada, el que no est en condiciones de entenderse con
las religiones establecidas, en este caso con la Iglesia Ca-
tlica. Hait careca de buenas maneras internacionales, bue-
nas maneras que en muchas ocasiones constituyeron una de
las columns que sostuvieron a Roma.

Los espaoles nada pudieron hacer aunque en el 1859, dos
aos antes de que fueran llamados, el Presidente Santana que
era nada menos que su aliado nmero uno, restableci "de
jure" como certifican los legalistas engolando la voz, la vieja
Universidad. Las Sagradas Letras pasaron a cursarse, todo
esto nada ms que en el papel, en el Seminario, pero los
gastos seguiran hacindose con cargo al erario pblico.

Como las cosas se pusieron muy desagradables desde el
principio, los espaoles tuvieron que dedicar todas sus ener-
gas a actividades ms peligrosas. Se empearon en guerrear
y en morir de bala y de machete, a mnatar mosquitos y a
morirse picados por los mosquitos. El aliado tropical de los
hombres libres, que tanto contribuy en Hait a derrotar al
Ejrcito Napolenico que comandaba el General Leclerc, ca-
sado con una hermana muy pintoresca del Emperador, hizo
de este lado de la isla su mortfera tarea, concienzuda y efi-
cazmente.

Cuando los Estados Unidos nos ocupan el process de se-
cularizacin que transform casi todas las instituciones del
mundo est muy avanzado. La Universidad es un buen ejem-
plo. Entre nosotros comienza como obra de las ideas de la








Revolucin Francesa, cuyo adelantado fue nada menos que
Toussaint Louverture, quien llega en una actitud que todava
no deja ver lo que esconde entire pecho y espalda. Para este
process estbamos, aunque parezca mentira, bastante pre-
parados, porque nuestra gente, hay que repetirlo, sin dejar
de ser cristiana no era muy catlica. Iba a la iglesia, bautizaba
a sus hijos, lo que le permita encompadrar, que era y es
important, pero no se casaba; crea sin fe, adoraba supersti-
ciosamente. En una palabra, era un catlico sin pasin, o slo
lo apasionaba lo externo, que es una de las peores formas
de ser catlico.

El process de secularizacin, que al principio cambi de
careta apremiado por las circunstancias, culmina con el Po-
sitivismo y ya el present est tocando en la puerta porque
si el Positivismo pas a la historic como filosofa nmero uno,
como recurso spiritual de accin todavia mantiene encen-
didas las ltimas brasas y goza al ver flotando sus ltimos
humos detenidos en el cielo. Las filosofas que nos han visi-
tado luego no han sido suficientemente vigorosas para ba-
rrerlos como en Mxico, para citar slo un ejemplo.

El Positivismo airea y nutre nuestra educacin. Logra el
cambio necesario y los cambios necesarios no tienen que ser
absolutos, basta con que sirvan para establecer comparacio-
nes y la Escuela Normal de Hostos fue muchsimo ms que
un element de comparacin.

Despert las dormidas mente de tos que no quisieron, o
no pudieron, entender que estaban simple y llanamente frente
a una respectable embestida del progress.

Lo que trae Hostos es bueno y fecundo. Lo que se opo-
ne a Hostos es bueno, pero ha heredado todo lo acceptable
y todo lo negative que habamos aprendido del 1605 para
ac. La enseanza religiosa, o la enseanza a cargo de reli-
giosos, es lnguida,-no tiene la menor gana de pelear (Pero
el P. Billini traba tamaa pelea!). Es ms conventual que de
plpito y como las reglas confirman las excepciones se cre el
ambiente que hizo possible a un Fernando Arturo de Merio








que en otros tiempos hubiera cambiado los hbitos por una
armadura, pero sin abandonar ni el altar ni el bculo; se hizo
poltico, en tierras y siglos adecuados se hubiera hecho cru-
zado.

En el ao 1866 el Presidente Cabral crea un centro de
studios superiores con el nombre de Instituto Profesional.
En rigor puede denominarse universidad porque all se seguan
cursos de Matemticas, Filosofa, Jurisprudencia, Medicina
y Sagradas Letras. En el 1882 fue reorganizado y ampliado
por monseor de Merio, entonces Presidente de la Repblica.

En el 1879, y esto lo recuerdo a ttulo de curiosidad, se
fund, por ley, y va el nombre complete: la "Ilustre Univer-
sidad Literaria" tan ambiciosa en su creacin como efihera
por su breve existencia. Muri en su cuna porque nunca pas
de proyecto la disposicin legal por cuyo medio se le asig-
naban los fondos necesarios para su funcionamiento.

Por fin, en el 1914, el Presidente Bez, transform oficial-
mente el Instituto Profesional en Antigua Universidad de San-
to Domingo. Las Sagradas Letras haca tiempo que haban
desaparecido de sus programs.

La educacin, hasta la Intervencin Americana del 1916,
sigue siendo religiosa y nunca ha dejado de ser bastante ofi-
cial lo que equivale a decir que casi siempre fue las dos
cosas. El paternalism de la monarqua espaola se haba
acomodado junto al paternalismo vergonzante de la Revolu-
cin Francesa y de ah en adelante los restos de estos dos
paternalismos conviven en una paz que da la impresin de
haber sido concertada. Fruto del acuerdo que hace possible
el cansancio, product de liberalismos bien avenidos o la
conviccin de que este es un pleito que no haba que echar,
o las tres cosas reunidas por esa falta de pasin que hace
la vida ms tranquila pero que sigue siendo muy fea seal.

Los marines americanos que nos invaden en el 1916 se ocu-
paron de la educacin, de poner un poco de orden en el ma-
nejo de los dineros pblicos,, de impedir que las moscas se
posaran sobre los dulces de coco y de batata, de que los








barberos desinfectaran las navajas, y abrieron buenos cami-
nos. Esto ltimo haba que esperarlo porque los militares no
se sienten cmodos en un pas que slo puede recorrerse
todo en mulos, y cuando las vas eran aceptables, para ca-
rretas tiradas por bueyes o abnegados "fotingos". Para apla-
car sus remordimientos y con el propsito de civilizarnos,
de prepararnos para vivir democrticamente pagando prin-
cipal e intereses de las deudas nacionales a su debido tiempo,
hicieron cosas buenas pero no las suficientes para tapar las
malas, comenzando porque es muy difcil complacer a un
pueblo al cual se le ha arrancado su independencia, a gente
a la que se le negaban hasta libertades elementales como son
la libertad de reunin y la de expresin, y la gran libertad
de escoger a quien ha de gobernarlos, que ms que libertad es
un derecho.

Del 24, cuando los americanos se van, hasta el 30, cuando
llega Trujillo, la enseanza no se descuida. Suele olvidarse
que cuando se habla de esos aos y de enseanza debe men-
cionarse a Julio Ortega Frier quien hizo much por ella, cuan-
do los americanos en la escuela y luego, cuando Trujillo en
la Universidad. A Ortega Frier le ha hecho much dao haber
sido rico y haber sido abogado de grandes empresas nortea-
mericanas, porque entire nosotros los educadores deben ser
pobres, flacos y antiyanquis y Ortega Frier no llenaba nin-
guno de esos tres requisitos.

Crecieron las escuelas y creci la Universidad, as con
maysculas, porque ya slo contbamos con una, la que se
haba fundado en 1538 y que fue con las otras vctima ideal
de todas las invasiones, de todas las disputes y de todas las
torpezas.

Con la paz que el desarme llevado a cabo por los america-
nos produce, 1916-1914; con la paz del Gobierno de Vicini
Burgos, 1922-1924, que es paz heredada y paz de un pueblo
que espera aunque no sabe bien qu es lo que espera; con la
paz del Gobierno de Vsquez, 1924-1930, que es la paz de las
naciones cuando en ellas se puede disentir del Gobierno sin
mayores problems y con la paz armada de Trujillo, quien


XII








tiene las armas de su lado, 1930-1961; al pas no le queda
entonces ms recurso que dedicarse a crecer demogrfica-
mente, a estirarse con mpetu de adolescent: un poco tonto y
un poco loco, con mejores condiciones sanitarias, con ms
comida y en general con unos medios de vida ms holgados
que hace, vamos a decir, cien aos.

Hasta ese moment, el de Trujillo, las escuelas pblicas
eran muy buenas, la universidad aunque envejecida no era
una vergenza y haca su papel, sobre todo despus que se
asentaron entire nosotros los refugiados espaoles. Era una
institucin que empezaba a despegar, como dicen ahora. Se
rejuveneci echando mano a cosas antiguas: se reorganizaron
los studios de Filosofa, quitndoles el aditamento de Letras.
Rejuveneci much gracias a nuevos mtodos y programs
pero no se modernize lo suficiente. Y por fin dej de ser
un centro examinador del Estado.

Las aulas de las escuelas pblicas se llenaron a reventar,
pero siempre ha sido ms fcil hacer hijos que former maes-
tros. Las escuelas hubieran podido, por el sistema de tandas
-docencia por la maana, por la tarde y por la noche y classes
al aire libre debajo de los rboles- dar abasto. Si el problema
hubiera sido nada ms que fsico se hubiera podido resolver,
lo que result muy difcil fue fabricar maestros en series y
lograr que el artculo fuera bueno y la produccin suficiente.

Las escuelas privadas, y siempre las hubo y algunas de
ellas excelentes comenzaron a proliferar y a prosperar, en
el mismo grado en que las escuelas pblicas eran incapaces
de acoger y preparar adecuadamente a los nios y muchachos
que acudan a ellas. La gente dispona de ms dinero y haba
descubierto, de pronto, que los que carecen de preparacin
-es otro fruto de la paz- las van a pasar mal, no slo por-
que los empleadores exigen ms sino porque se estaban ca-
yendo las barreras raciales. Los grandes apellidos se sintieron
amenazados. Un blanco ignorante lleg a valer en poltica,
que es una gran profesin, o en el comercio o en la milicia,
menos que un negro o un mulato, si stos recordaban bien
lo que aprendieron.


XIII








Las ciudades principles han crecido. Santo Domingo se
desborda por encima de los murales de piedra que la defen-
dieron, empeada en convertirse en una gran urbe, medio
colonial, medio modern. Santiago de los caballeros crece,
pero en forma ms discreta, sin perder los nobles y lentos
encantos que la tradicin bien entendida le ha permitido
guardar.

La Iglesia Catlica, despus de ms de dos siglos de ausen-
cia de la ctedra universitaria busca la manera de volver a
ella. Lo hace, al fin, en Santiago de los Caballeros, gracias
a la vision de la Conferencia del Episcopado Dominicano y
al genio emprendedor de monseor Hugo Eduardo Polanco
Brito.

La historic de la Universidad Catlica Madre y Maestra,
pues se le bautiz con este nombre para recorder al gran
papa Juan XXIII, es lo que constitute este libro de monse-
or Agripino Nez Collado, su actual Rector.

Si tenemos en cuenta nada ms que los aos que lleva
de fundada la Madre y Maestra, la historic debera ser breve
y sencilla, pero si queremos conocer a fondo todo lo que
ha hecho y cmo ha logrado hacerlo, ya no puede decirse
que sea corta y carente de complejidades. Lo que ha realizado
es much, important, caro y complicado.

Pero creo que estoy en la obligacin de sealar que, gra-
cias a esta obra, ya podr estudiarse, en forma complete y
documentada, toda la historic de nuestra enseanza superior
pues viene a redondear cuanto se ha escrito sobre la ahora
Universidad Autnoma de Santo Domingo, que es bastante, y
lo que ha escrito tambin sobre la Universidad Nacional
Pedro Henrquez Urea su primer Rector, el arquitecto Jos
Antonio Caro.

Monseor Nez, al reunir y publicar los materials de
este libro, le hace un gran servicio a la educacin al no per-
mitir que cuanto ha dicho u opinado sobre la material en
determinadas circunstancias se quede paralizado en las p-


XIV








ginas de los peridicos, siempre amenazadas por el polvo y
el olvido y que, muy de tarde en tarde, el investigator pro-
cura y estudia directamente o cuando ya estn elegantemente
embalsamadas en las colecciones microfilmadas.

Uno de nuestros grandes pecados es no ofrecer en libros
lo que escribimos y publicamnos empujados por necesidades
del moment, otro es no reeditar, La Bibliografa Domini-
cana, por esto ltimo, result un catlogo de libros raros, de
difcil adquisicin y en consecuencia muy costosos, lo que
represent un obstculo para que nuestra gente de hoy co-
nozca a nuestra gente de ayer, y ahora me refiero a nuestra
gente que piensa, capaz de altas preocupaciones.

Monseor Nez, a lo largo de las pginas de su libro se-
ala, generosamente, todo lo que la Universidad debe, para
dar slo dos ejemplos, a su fundador, monseor Hugo Eduar-
do Polanco Brito; a uno de sus firmes orientadores, monse-
or Roque Adames, o, juntando en una abstraccin tanto
desinters y tanto sentido de servicio, al sector privado. Lo
que no dice, y no puede decirlo l naturalmente, pero quien
lea este libro lo ir comprendiendo, es todo lo que le debe a
l la Madre y Maestra, desde el 1962, ao de su fundacin,
como Vicerrector, y a partir del 1970, cuando ocupa la Rec-
tora, que es obra de fe, de pasin, de audacia, de dinamismo,
de capacidad para poner de su lado a los que saben ayudar
y a los que pueden iluminar; una obra, la realizada por mon-
seor Nez, que puede apreciarse con los ojos de la cara,
por lo que es fsicamente hoy la Universidad, y con los ojos
del espritu, porque al espritu le est reservado ver lo que
es grande sin ocupar lugar sobre la tierra.


HCTOR INCHUSTEGUI CABRAL.

Santiago de los Caballeros,
31 de marzo del 1977.
















PALABRAS INICIALES


Desde hace algn tiempo various amigos, particularmente
el doctor Hctor Inchustegui Cabral, me han venido
sugiriendo que publicara los discursos que he pronunciado du-
rante el ejercicio de mis funciones como Rector de la Uni-
versidad, as como algunos trabajos aparecidos en peridicos.
Fundamentaban la sugerencia indicando que constituiran
una fuente de conocimiento, no slo del desenvolvimiento de
la Universidad Catlica Madre y Maestra, sino que ayudaran
tambin a entender mejor el process del desarrollo de la
educacin superior del pas a partir del 1962.
Luego de reflexionar sobre el particular y de revisar los
discursos y trabajos me decide a publicarlos, pero escogiendo
solamente aquellos que adems de dar la idea indicada ms
arriba contienen el process del afianzamiento de la filosofa
de la Institucin. Aunque toda universidad, gracias a sus
estatutos y reglamentos, nace con una filosofa, entiendo
que sta toma fisonoma propia, se consolida, se redisea
y se identifica en el process de crecimiento y de maduracin
de la Institucin.
Los discursos y trabajos seleccionados son un reflejo
fiel de ese process de desarrollo de la filosofa educativa
de la UCMM, resume de sus objetivos y de sus aspiraciones,
as como muestra de las dificultades que ha vivido la Institu-
cin y de los logros alcanzados hasta el present.
El 22 de julio de 1956 monseor Hugo Eduardo Polanco
Brito fue nombrado Obispo Residencial de la Dicesis de San-
tiago. Desde el 14 de marzo de 1954 vena desempendose
como Obispo Auxiliar de la Dicesis, que fue creada el 25 de
septiembre de 1953, teniendo al hoy Cardenal, monseor
Octavio Antonio Beras, como Administrador Apostlico.
A partir de ese moment Santiago tuvo la suerte de con-
tar con el liderazgo del joven prelado (tena 34 aos cuando
fue consagrado Obispo), que asumi la responsabilidad de
la Dicesis. "Non recuso laborem" era el lema de su escudo.
El arsenal de inquietudes que haba en la mente del








Primer Obispo de Santiago se puso de manifiesto casi inme-
diatamente despus de su toma de posesin el 24 de noviem-
bre de 1956. Recuerdo muy bien, yo era entonces seminarista,
la concurrida reunin de profesionales celebrada en la sede
del Obispado con el propsito de intercambiar ideas y conocer
las preocupaciones de ese grupo tan important de la ciudad.
S de much gente que estuvo alejada de la Iglesia que, a
partir de ese moment, empez a trabajar con verdadero
entusiasmo junto a su flamante Obispo.
El Obispado rpidamente se convirti en lugar de fre-
cuentes reuniones de distintos sectors de la comunidad, en
la casa de la juventud de Santiago que se agrup en la
Accin Catlica y form luego el coro de la Catedral de
Santiago Apstol.
Dando pruebas de su espritu emprendedor, en 1958 em-
pez la edificacin del Seminario Diocesano en Licey. La
obra fue proyectada para ejecutarse con la ayuda exclusive
de los catlicos. Pareca impossible que en esa poca se pu-
diera realizar alguna obra de esa magnitude con el solo con-
curso de la iniciativa privada. Recurdese que en aquellos
das cada obra, por insignificant que pareciere, deba tener
el sello de gratitud hacia el "Benefactor y Padre de la Patria
Nueva".
El Seminario, cuyo costo calculado era de RD$ 200,000.00,
iba a ser la primera obra levantada en el pas principalmente
con aportaciones de los ms humildes.
En ms de una ocasin cuando se vio que la obra real-
mente se iba a terminar sin el concurso official, personeros
del rgimen hicieron ofrecimientos a monseor Polanco para
concluirla con fondos del "peculio personal del Ilustre Jefe".
Con la delicadeza que era menester, el obispo Polanco siem-
pre rechaz los ofrecimientos.
El 8 de noviembre de 1960 el obispo Polanco sali hacia
Buenos Aires para participar en una reunin del CELAM. En
la madrugada del da siguiente una poderosa bomba destruy
la parte central de la edificacin que ya se levantaba airosa.
Al llegar a Buenos Aires monseor Polanco encontr un
telegrama en el que el Gobierno Dominicano le expresaba
su pesar por lo ocurrido, manifestando que "enemigos de
la Iglesia y del Estado haban hecho esta barbaridad y que
el Generalsimo Rafael Leonidas Trujillo Molina haba dis-
puesto terminar la obra por cuenta del Gobierno".








Desde Buenos Aires monseor Polanco contest con un
telegrama que deca textualmente: "Enterado destruccin
Seminario slo pido perdn para los culpables".
Aunque el Servicio de Inteligencia detuvo al sereno de
la obra, todo el mundo, naturalmente, saba que slo el
rgimen poda cometer un acto de esta naturaleza.
Recuerdo que una persona amiga conocedora de los asun-
tos militares, me dijo entonces: "En este pas no hay nadie
que tenga la cantidad de dinamita que se utiliz para esta
explosion, a excepcin del Gobierno".
La indignacin de la gente que haba cooperado en la
construccin del Seminario fue muy grande. Recuerdo muy
bien que ese da se presentaron al obispado innumerables
personas entire ellos los dirigentes de la Obra de las Vocacio-
nes Sacerdotales de los campos y o expresiones como sta:
"Dgale al Obispo que nuestra comunidad est dispuesta a dar
el double de lo que dio para que la obra no se detenga ni se le
acepte dinero al Gobierno".
Hay que tener en cuenta que la explosion se produjo en
el mes de noviembre del ao 1960, cuando ya se haba efec-
tuado el desembarco del 14 -de junio que trajo como conse-
cuencia el encarcelamiento de miles de jvenes, hecho que
dio lugar a la publicacin de la famosa Pastoral del Epis-
copado Dominicano del 25 de enero de 1960.
El autor de estas lneas era a la sazn Director de la Obra
de las Vocaciones Sacerdotales y la persona que monseor
Polanco haba escogido para la direccin del Seminario.
En un cambio de ideas, los sacerdotes que trabajbamos
en aquel moment en el Obispado: Gilberto Jimnez, Porfirio
Valdez, Pedro Pablo Bez (Pin), Juan Antonio Flores y el
Director de la Obra de las Vocaciones Sacerdotales, acor-
damos detener la construccin hasta el regreso del Obispo,
quien, al volver a la Dicesis, decidi que deba ser paralizada
indefinidamente, hasta que las circunstancias lo permitieran.
Por supuesto, no se acept el ofrecimiento hecho por el Go-
bierno.
A la muerte de Trujillo, ocurrida el 30 de mayo de 1961, se
reanud la construccin de la obra con las contribuciones
de la feligresa.
El Seminario finalmente fue inaugurado en un acto mul-
titudinario, con la presencia del Nuncio Apostlico, el Epis-
copado dominicano y el Clero, el 9 de septiembre de 1962.








En la solemne inauguracin monseor Polanco dio a co-
nocer la decision de la Conferencia del Episcopado Domini-
cano de crear la Universidad Catlica Madre y Maestra en
Santiago.
Por eso el 9 de septiembre se eligi como fecha official
de la fundacin de la universidad.
El texto del Auto de Ereccin, ledo en la ceremonia, dice
as:
"El Episcopado de la Repblica Dominicana, fiel a la tra-
dicin de la Iglesia Catlica en Santo Domingo que se preo-
cup siempre por la cultural del pueblo desde los das lejanos
del Descubrimiento sentando las bases de la fe y de la ciencia
por medio de diversos centros de la sabidura y del saber
en los que resplandecieron la gloriosa Universidad Pontificia
de Santo Toms de Aquino y la Universidad de Santiago de
la Paz que difundieron en los pueblos del Nuevo Mundo el
Mensaje de Jesucristo y el progress de los conocimientos
humans, aprovecha la jubilosa ocasin de la inauguracin
del Seminario Menor San Po X de Santiago de los Caballeros,
para anunciar su decision de crear en esta misma ciudad la
UNIVERSIDAD CATOLICA MADRE Y MAESTRA que abra
al future un nuevo florecimiento de la cultural en la Rep-
blica Dominicana asocindose as a los fecundos trabajos
intelectuales que realizan los diversos centros del saber que,
con la Universidad Autnoma de Santo Domingo, irradian
luz y ciencia en el territorio de la Patria.
Santo Domingo de Guzmn,
9 de septiembre de 1962
OCTAVIO A. BERAS
Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo,
President de la Conferencia del Episcopado
Dominicano
HUGO E. POLANCO BRITO,
Obispo de Santiago de los Caballeros
FRANCISCO PANAL RAMIREZ, JUAN FELIX PEPEN,
Obispo de la Vega Obispo de La Altagracia
TOMAS FRANCISCO O'REILLY,
Obispo Tit. de Temisonio, Prelado de
San Juan de la Maguana"









Con este Auto de Ereccin qued formalmente fundada
la primera institucin de studios superiores creada en toda la
historic de la Repblica por la iniciativa privada fuera de
la ciudad capital.

Origen de la idea de la Universidad

La idea de fundar una universidad con el patrocinio de
la Iglesia, fue, como es sabido, del Primer Obispo de la Di-
cesis de Santiago, monseor Hugo Eduardo Polanco Brito.
Tuve el privilegio de compartir este empeo de monseor
Polanco, cuando slo era una idea en su mente. De la idea
hizo partcipes a los seores Vctor M. Espaillat M., Luis
B. Crouch, Alejandro E. Grulln E. y Flavio Daro Espinal.
Tan utpica pareca la fundacin de una universidad en
Santiago bajo el liderazgo de la Iglesia que algunas dis-
tinguidas personalidades de Santiago no slo se negaron a
cooperar al comienzo, sino que, tambin, rehusaron dar cual-
quier tipo de apoyo moral con el pretexto de que una uni-
versidad fundada por la Iglesia no pasara de ser un semi-
nario.
Consider que no es ocioso este relato pues adquiere
mayor mrito y relevancia la vision de aquellos que no slo
ofrecieron su apoyo moral, sino que, tambin, como es el
caso de Vctor M. Espaillat M. y Luis B. Crouch, entregaron
las primeras contribuciones en dinero a monseor Polanco
para que comenzara las gestiones necesarias para adquirir
los terrenos que alojaran la universidad.
Al hacerse de pblico conocimiento la fundacin de la
Universidad Catlica monseor Polanco empez a dar los
pasos indispensables para la organizacin de los programs
acadmicos, las actividades administrativas y la redaccin
de los estatutos, contndose con la valiosa cooperacin del
doctor Salvador Iglesias, Rector de la Universidad de Santo
Domingo.
La idea del Obispo era que, aparte de la contribucin
que pudieran ofrecer con sus servicios como profesionales
los intelectuales de la comunidad de Santiago, se contara
adems con la cooperacin de miembros del clero diocesano
y de las congregaciones religiosas.
El Rector fundador design como Vicerrector de la anun-
ciada Universidad al Reverendo Padre Juan Antonio Flores,








actualmente Obispo de La Vega, y logr que la Orden de los
Dominicos le cediera los servicios de uno de sus ms desta-
cados miembros en el pas, el Reverendo Padre Vicente
Rubio. El Superior de los Jesuitas design al Reverendo Padre
Felipe Arroyo; los Misioneros del Sagrado Corazn cedieron
al Reverendo Padre Jos Mara Blanch; y el Instituto Alta-
graciano a la seorita Alicia Guerra, quien fue nombrada
Secretaria General de la naciente universidad.
Se decidi empezar con las carreras de Filosofa y Derecho
y se tom en alquiler una casa en el centro de la ciudad, en
la calle Mximo Gmez esquina 'Sully Bonnelly.
Lo que fue primera morada de la Universidad no era ms
que una residencia familiar con amplias habitaciones que
se acomodaron para aulas, oficinas y biblioteca. Ya instalada
all se anunci la apertura de las inscripciones para el pri-
mer ao acadmico, el de 1962-1963.
Se fij el inicio de las labores docentes para el 15 de
noviembre de ese ao y, efectivamente, en esa fecha, en una
solemne ceremonia efectuada en el Teatro Coln, se realize
el comienzo official de las actividades acadmicas de la Uni-
versidad Catlica Madre y Maestra. Los oradores fueron su
Rector y el Nuncio Apostlico de Su Santidad, monseor
Enmanuele Clarizzio. A nombre de los profesores habl el
licenciado Joaqun Alvarez.
Las classes empezaron al da siguiente, con 15 profesores,
todos por asignatura, y 60 estudiantes.
Por tener el mrito de confiar en el xito de lo que para
muchos pareca una obra irrealista e irrealizable, me per-
mito consignar los nombres de los que fueron sus primeros
alumnos y de sus primeros profesores:


Estudiantes

Rafael Cceres, Ramn Garca, Luis Mora, Miguel Reino-
so, Pablo Martnez, Hctor Vargas, Jos Bretn, Francisco
Hernndez, Rubn Espaillat, Mara Bison, Ricardo Almn-
zar, Mercedes Mara Estrella, Levi Torres, Fe Esperanza Ca-
brera, Julia Bison, Mara Vsquez, Francisco Colas, Lisandra
Germosn, Gustavo Vega, Lourdes Pantalen, Jos Tolentino,
Margarita Cedeo, Juan Guillermo Franco, Pedro Almnzar,
Ligia Minaya, Fernando Tolentino, Orqudea Fermn, Rafael








Lpez, Rafael Cabrera, Virgilio Almnzar, Ceferina Cabrera,
Mara E. Ramrez, Adalgisa Solano, Nelfa Ferreras, Hortensia
Lugo, Vctor Acosta, Jos Mara Hernndez, Jos Taveras,
Bernab Betances, Ceferino Daz, Jos Garca, Danilo Franco,
Rafael Vargas, Edilio Raposo, Otto Adames, Jos Ventura,
Federico Grulln, Eduardo Ramrez, Mara Daz, Rosa
Vicent, Luis Cepeda, Mximo Rodrguez, Gerardo Rubiera,
Miriam Khoury, Pablo Morel, Adaisa Pappaterra, Scrates
Santos, Eulalia Veras, Liliana Pichardo y Carmen Santos.


Profesores

Flavio D. Espinal Hued, Joaqun Alvarez Perell, Bernar-
dino Mara, Jos Mara Blanch Godall, Anbal Campagna, Vi-
cente Rubio, Francisco Veras Toribio, Felipe Arroyo
Villar, Euribades Concepcin, Juan Antonio Flores Santana,
Agripino Nez Collado, Miguel Olavarrieta, Vanessa Vega
de Bonnelly, Marco A. Cabral y Carlino Gonzlez.

Quiero sealar que desde el nacimiento mismo de la
Universidad se tuvo clara conciencia de la importancia que
tiene la biblioteca en una institucin docente. Por eso, a
pesar de, la estrechez de aquella casa, se destiny una sala
para los libros, donados en su mayora por el Rector, al
cuidado de la seorita Mary Jerez. El patio, con su mata
de cajuil solimn, serva de lugar de recreo, de tertulia y de
sitio de conferencias y reuniones.
A la sombra de ese cajuil, que para todos los que empe-
zamos a colaborar con la universidad, como profesores unos
y como estudiantes y empleados otros, present en tantos
recuerdos y aoranzas, se empez a llevar a cabo la labor
de extension cultural. El crculo de conferencias fue inaugu-
rado por el Rector Polanco Brito con una disertacin sobre
Pascal.
Obviamente, esta introduccin est lejos de ser una his-
toria complete. En primer lugar, la razn principal de la
publicacin de este libro no es esa, y en segundo lugar, en
los discursos y trabajos que aqu figuran aparecen los da-
tos, los acontecimientos y las actividades ms importantes
del process del desarrollo de la Institucin.
Sin embargo, hay algunos aspects de los que consider
convenient dejar constancia escrita para una mejor ilustra-








cin de los que en el present, o en el future, estn intere-
sados en conocer cmo se fue realizando el desarrollo de
la Madre y Maestra, ligada ya al destino de la Repblica
Dominicana.
El 31 de diciembre de 1962 el Consejo de Estado que
gobernaba nuestro pas en ese moment, presidido por el
licenciado Rafael F. Bonnelly, mediante la Ley 6150, le reco-
noci personalidad jurdica a la Universidad Catlica Madre
y Maestra, otorgando a sus ttulos la misma fuerza y validez
que los expedidos por la Universidad estatal.
El siguiente es el texto de la Ley:
REPUBLICANA DOMINICANA
EL CONSEJO DE ESTADO
EN NOMBRE DE LA REPUBLICAN
HA DADO LA SIGUIENTE LEY:


NUMERO: 6150
Art. 1. Se reconoce personalidad jurdica, con todas
sus consecuencias, a la Universidad Catlica 'Madre y Maes-
tra', con su domicilio en la ciudad de Santiago de los Ca-
balleros.
Art. 2. Se reconoce a los ttulos acadmicos conferidos
por dicha universidad los mismos alcance, fuerza y validez
que tienen los expedidos por la Universidad Autnoma de
Santo Domingo.
Art. 3. Se exonera de todo impuesto, derecho, arbitrio
o contribucin a la Universidad Catlica Madre y Maestra
de la Repblica Dominicana, y todas las donaciones o legados
que se le hagan quedan tambin liberados de cualquier
impuesto o derecho, siendo deducibles para el pago de Im-
puesto sobre la Renta o de cualquier otro impuesto que las
gravare.
Art. 4. La Universidad Catlica 'Madre y Maestra' go-
zar de franquicia postal y telegrfica.
Dada por el Consejo de Estado, en el Palacio Nacional,
Santo Domingo, Distrito Nacional, Capital de la Repblica
Dominicana, a los treintin das del mes de diciembre de mil








novecientos sesenta y dos, aos 118 de la Independencia y
100 de la Restauracin.
Rafael F. Bonnelly,
President de la Repblica
y del Consejo de Estado
Nicols Pichardo,
Primer Vicepresidente
Donald J. Reid Cabral,
Segundo Vicepresidente
Mons. Eliseo Prez Snchez,
Miembro
Antonio Imbert Barrera,
Miembro
Luis Amiama Ti
Miembro
Jos A. Fernndez Caminero,
Miembro"

Ya al comienzo de 1963 era evidence, por la cantidad de
jvenes que se acercaban a la Institucin, en busca de infor-
macin para el nuevo ao, que la casa cuna de la Universidad
sera inadecuada, por pequea, para el ao acadmico
1963-1964.
Era apremiante obtener un local de mayores dimensions.
En el verano de 1963, previa consult con las Madres Hijas
de Jess que dirigan al Politcnico Femenino Nuestra Se-
ora de las Mercedes, se obtuvo el visto bueno del Gobierno
Constitucional del Prof. Juan Bosch para utilizar el ala sur del
edificio. All fue fcil acomodar las aulas, las oficinas, dedicar
una sala para la Capilla y se acondion el ms amplio saln
para alojar a la biblioteca.
Debo sealar que en mayo de 1963 el Obispo de la Di-
cesis y Rector de la Universidad, monseor Polanco Brito,
con gran sorpresa de mi parte me comunic su deseo de
que a partir del verano de ese ao pasara a la Vicerrectora
de la Universidad mientras que monseor Flores ocupara la
Rectora del Seminario.
Aunque, como dije antes, estuve ligado a la nueva Ins-
titucin desde que era nada ms que una idea en la mente
de su fundador y luego como professor, trabajaba con much








entusiasmo en la direccin del Seminario. Por indicacin del
Obispo de la Dicesis, en mis aos de studios en Espaa,
haba dedicado particular atencin al funcionamiento de los
seminarios. De ah mi sorpresa y confusion ante la decision
del Obispo.
El Rector tena muy definido el concept de que la Univer-
sidad deba hacer hincapi en ofrecer carreras ligadas al
desarrollo del pas y que no se ofrecan en la Universidad
estatal. Por eso ya en 1963 se tom la decision, incluso sin
saberse cmo llevarla a cabo, de crear la Carrera de Admi-
nistracin de Empresas, la de Ingeniera Elctrica y la de
Ingeniera Mecnica, que ms tarde se extenderan a In-
genieras Industrial, Civil, Agronmica y Qumica y varias
carreras cortas en estas ramas.
Para crear la carrera de Administracin de Empresas se
celebraron varias reuniones con empresarios de la ciudad
de Santiago, que estuvieron de acuerdo con su carcter prio-
ritario.
Ese mismo ao haba regresado de los Estados Unidos,
despus de haber terminado sus studios de Administracin
en la Universidad de Harvard, Manuel Jos Cabral. Se pens
en l como la persona apropiada para la organizacin del
program acadmico. Entiendo que en esa fecha l era el
nico poseedor de un grado acadmico en la rama de Ad-
ministracin en Santiago. Cabral acept la responsabilidad
de organizer el program de la Licenciatura en Administra-
cin de Empresa.
Para las ingenieras, por encargo del Rector, visit la
Universidad Bolivariana, en Medelln, Colombia, con el pro-
psito de conversar con el Rector y con las autoridades aca-
dmicas para solicitar su colaboracin en la preparacin
de los programs de Ingeniera Elctrica e Ingeniera Me-
cnica.
Monseor Henao Botero, el Rector, recibi con entu-
siasmo la solicitud, y me puso en contact con los Decanos
de las Facultades de Ingeniera Elctrica y de Ingeniera
Mecnica quienes, despus de explicarles nuestro inters, acep-
taron una invitacin para visitar Santiago y, sobre el terreno,
aconsejar la forma ms convenient para comenzar lo que
pareca una aventura.
En 1963 en Santiago slo haba una persona con studios
de Ingeniera Mecnica y era el joven Jack Corrie. Fue in-







vitado a participar en las reuniones que se celebraron durante
la semana en que recibimos la visit de los Decanos de las
carreras mencionadas, y acept ser designado professor.
Con much trabajo pudimos persuadir al ingeniero Vc-
tor Sagredo que aceptara la responsabilidad de dirigir los
nuevos programs. En Ingeniera Elctrica obtuvimos la va-
liosa cooperacin del ingeniero Felipe Vicini, uno de los pocos
profesionales que haba en el pas en esa rama. La UCMM
guard profunda gratitud y reconocimiento al ingeniero Vi-
cini, quien viaj desde Santo Domingo, durante dos aos
consecutivos, los viernes y los sbados de cada semana, con
asistencia perfect, para impartir una asignatura.
En 1963, tambin, lo que haba empezado como carrera
de Filosofa se reanud como carrera de Educacin y Fi-
losofa.
En el verano de 1963 la Institucin contaba con dos
organismos de gobierno: el Consejo Superior y la Junta
Econmica. El primero estaba integrado por el Rector, el
Vicerrector y los encargados de las Facultades de Derecho,
Educacin y Filosofa, Administracin de Empresas e Inge-
niera Elctrica y Mecnica. El segundo, por el Rector, el
Vicerrector, el Encargado de la Facultad de Derecho y los
seores Vctor M. Espaillat M., Alejandro E. Grulln E. y
Simn Zouain. Se haban nombrado como Encargados de las
Facultades de Derecho, Educacin y Filosofa, Administracin
de Empresas e Ingenieras Elctrica y Mecnica a los seores
doctor Flavio Daro Espinal, Reverendo Padre Felipe Arroyo,
licenciado Manuel Jos Cabral e ingeniero Vctor Sagredo,
respectivamente.
En ese mismo ao se incorpor a colaborar con la Uni-
versidad, en la nueva carrera de Administracin, el seor
Juan Cobo M., como professor. Tambin ofreci su valiosa
cooperacin en la organizacin administrative de la Univer-
sidad, sobre todo en el sistema de contabilidad. La oficina
del seor Cobo fue centro del trabajo nocturno del grupo
que elabor el primer Reglamento Acadmico de la Institu-
cin. El seor Cobo, adems de sus conocimientos en banca,
tena experiencia como professor en la Universidad de La
Habana.
Mientras se trabajaba en los programs acadmicos el
Rector gestionaba, entire otras muchas cosas que necesita
una nueva universidad, los terrenos que serviran para su







morada definitive. Durante una cena en la pequea residen-
cia campestre que tena el Obispo junto al Seminario de
Licey, con el seor Yapur Dumit (Q.P.D.) y el licenciado
Marco A. Cabral (Q.P.D.), se logr convencer al primero,
-y el licenciado Cabral fue un factor determinante para
lograrlo- para que donara los derechos de arrendamiento
de 62 tareas de tierras en la Autopista Duarte, justamente
a la entrada de lo que es hoy el campus.
Los terrenos se extendan desde el cerro a cuyo pie est
colocado el centro de Administracin y Servicios Generales,
hasta la indicada va.
Las 'autoridades municipales, encabezadas por su ejecu-
tivo, el licenciado Jorge Gobaira, haban prometido al Rector
traspasar a la Universidad la propiedad de los terrenos de
esa zona que fueran necesarios, siempre y cuando se pu-
diera llegar a un acuerdo con sus arrendatarios.
Se hizo contact con otros arrendatarios y rpidamente,
incluidas las 62 tareas cuyo derecho de arrendamiento cedi
gratuitamente el seor Dumit, se obtuvieron 300 tareas.
Se tena la impresin de que esa cantidad de terreno era
suficiente para las instalaciones de la Madre y Maestra. El
23 de febrero de 1964, en un acto solemne celebrado en lo
que es hoy la entrada al Campus por la Autopista Duarte, se
efectu la colocacin de la primera piedra de la future
ciudad universitaria. Afortunadamente, ese mismo ao nos
visit un expert universitario quien aconsej que tratramos
de conseguir todo el terreno que fuera possible en esa rea,
pues 300 tareas no eran suficientes para un modern campus
universitario.
El Rector se puso en contact rpidamente con various
arrendatarios que accedieron a vender sus derechos de arren-
damiento.
Se pudo saber que el seor Dumit tena 600 tareas co-
lindantes con los ltimos terrenos cuyos derechos de arren-
damiento se haban adquirido. El Rector visit al seor
Dumit en compaa del Vicerrector y despus de una larga
conversacin accedi a vender los derechos de arrendamiento
de esas 600 tareas a RD $ 200.00 cada una, lo que haca un
total de RD $ 120,000.00. A la semana siguiente se le entre-
garon RD $ 25,000.00 y se convino en pagarle lo restante en
sumas parciales de RD $ 5,000.00 mensuales. Cuando faltaban
por pagar RD $ 28,000.00, personalmente le expliqu al seor







Dumit que la expansion de la Universidad nos obligaba a
solicitarle que tuviera un poco de paciencia para acabar de
saldar la totalidad de lo convenido. El seor Dumit tuvo la
generosidad de expresar que con much gusto condonaba
el pago de la suma pendiente.
El 7 de diciembre de 1965, mediante la Ley 76, el Gobierno
Provisional que presida el doctor Hctor Garca Godoy, fij
a la Universidad una subvencin de RD $ 100,000.00 men-
suales.
Menciono este hecho como un justiciero reconocimiento
a la clara vision del papel imprescindible de la educacin
superior para el desarrollo de un pas que tena el Presidente
Garca Godoy.
El 7 de diciembre, en compaa de Alejandro E. Grulln
E. y de Manuel Jos Cabral, le explicamos al Presidente Gar-
ca Godoy las proyecciones de la Universidad, los programs
de carcter prioritario que se haba propuesto emprender y
la necesidad de contar con el apoyo del Estado como ga-
ranta de que otras ayudas que se gestionaban con el Fondo
Especial de las Naciones Unidas y la Agencia Internacional
para el Desarrollo, seran obtenidas.
En esa entrevista le dejamos la carta que se transcribe
a continuacin:
"Seor
Doctor Hctor Garca Godoy
President Provisional de la
Repblica Dominicana,
Santo Domingo.

Seor Presidente:
La Universidad Catlica Madre y Maestra fue fundada
con el fin de cooperar en la preparacin de la juventud domi-
nicana con una slida instruccin cientfica y moral que
forma hombres tiles a la Patria.
La fundacin de la UCMM fue acogida con simpata en
todo el pas y especialmente en Santiago y las provincias
vecinas, donde para muchos jvenes de ambos sexos, su
posibilidad de estudiar terminaba con el bachillerato.
Todos sabemos que la educacin, en sentido amplio, es
uno de los ms graves problems del pas que require solu-








cin urgente, porque es base para la solucin de otros pro-
blemas.
La urgente solucin de este important asunto no puede
ser exclusivamente del Estado. La iniciativa privada debe
colaborar.
La UCMM empez a trabajar hace tres aos con medios
econmicos muy reducidos. En sus tres aos de vida ha
dado muestras de que podr ser un factor positive en el
campo de la educacin, con beneficios inmediatos para el de-
sarrollo del pas.
Actualmente la UCMM se encuentra en un estado de cre-
cimiento que impulsa una series de necesidades urgentes. Ya
es indispensable la creacin de various departamentos que la
pongan a funcionar a plena capacidad como Institucin Aca-
dmica llamada a llenar las exigencias de los nuevos tiempos.
Est llamando la atencin de los Organismos y Fundaciones
Internacionales que ven en ella una promesa para el pas.
Lamentablemente es una realidad que la UCMM no tiene
una base econmica stable que le permit planificar con la
seguridad de que los proyectos no dejarn de caminar por
falta de financiamiento.
Muchos organismos internacionales, positivamente inte-
resados en colaborar con el desarrollo del pas, se han acer-
cado a la UCMM atrados por el inters que despierta la
Institucin por lo que ha logrado en sus tres aos de exis-
tencia. Confiesan que tienen medios para ayudarla y que
tendran deseo de proporcionarlos, pero como vienen con
el nimo de ayudar y no de crear, se manifiestan desconfiados
cuando conocen que la UCMM no cuenta con garantas eco-
nmicas estables. Para estas Instituciones los fondos econ-
micos estables son los provenientes del Estado.
La promulgacin de una ley consignando una suma espec-
fica annual en el presupuesto national para la UCMM significa-
ra una fuente stable de ingresos y facilitara conseguir otras
ayudas de carcter privado tambin estables; y, sobre todo,
servira de base para que se hicieran realidad muchos pro-
yectos y promesas de ayuda de Organismos Internacionales
que se detienen ante la inestabilidad econmica de la UCMM.
Una ayuda de un milln, doscientos mil pesos ($ 1,200,000.)
anuales no sera excesiva para el presupuesto national. Sin
embargo, sera muy significativa para la UCMM. Empleados
con la responsabilidad con que administra sus fondos la








UCMM dara un alto rendimiento; y estamos seguros que
la promulgacin de una ley har possible conseguir otras
ayudas sustanciales e indispensables para el desarrollo de
la Universidad y consiguientemente del pas. De fuentes pri-
vadas y Organismos Internacionales la UCMM podra conse-
guir una suma igual o superior a la que por la ley le asigna
el Estado Dominicano.
Esperamos que el seor Presidente Provisional de la Re-
pblica acoja este problema con la importancia que tiene,
con la seguridad de que lograr garantizar con una ley un
future stable a esta Institucin Acadmica, ser la mejor
contribucin del Gobierno a un esfuerzo de la iniciativa pri-
vada.
Aprovecho la ocasin para saludarle muy atentamente,
Pbro. Lic. Agripino Nez C.
Vicerrector"

El da 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Con-
cepcin, los noticieros radiales y la prensa destacaban la
promulgacin por parte del Gobierno Provisional, de la Ley
nmero 76 cuyo texto se copia a continuacin:


"NUMERO 76

CONSIDERANDO que el desarrollo del pas en sus
diferentes aspects depend principalmente del incremento
de la educacin en todos los niveles y en particular de la
educacin superior;

CONSIDERANDO que es un deber del Estado estimu-
lar con su ayuda moral y econmica los esfuerzos de la
iniciativa privada en el campo de la educacin;

CONSIDERANDO que es indispensable la ayuda del
Estado para que la Universidad Catlica Madre y Maestra
pueda ampliar sus actividades educacionales;


VISTO el artculo 2 del Acto Institucional;








HA DADO LA SIGUIENTE LEY:
Art. 1. Se concede una subvencin annual de un milln
doscientos mil pesos oro (RD $ 1,200.000.00) en favor de la
Universidad Catlica Madre y Maestra de Santiago para ser
aplicada a fines especficamente universitarios.
Art. 2. Esta subvencin ser consignada anualmente en
la Ley de Gastos Pblicos a partir del ao mil novecientos
sesentiseis, inclusive, y ser entregada mensualmente a la
Universidad Catlica Madre y Maestra de Santiago por duo-
dcima parties.
Art. 3. El Contralor y Auditor General de la Repblica,
queda debidamente autorizado a intervenir en inspeccin la
contabilidad de la citada institucin cuantas veces lo juzgue
necesario al inters estatal, y en consecuencia, podra exigir
a sus dirigentes toda informacin en relacin con la aplica-
cin de los fondos otorgados en virtud de la present Ley.

PARRAFO UNICO: El Contralor y Auditor General
de la Repblica, realizar dicha intervencin cuando menos
una vez al ao, y enviar informed de sus actuaciones y reco-
mendaciones al Poder Ejecutivo, al Ministro de Finanzas y
al Ministro de Educacin, Bellas Artes y Cultos.

DADA Y PROMULGADA, en el Palacio Nacional, Santo
Domingo, Distrito Nacional, Capital de la Repblica Domi-
nicana, a los siete das del mes de diciembre de mil nove-
cientos sesenta y cinco, aos 1220 de la Independencia y 1020
de la Restauracin.
Publquese en la Gaceta Oficial y en un peridico de
amplia circulacin en el territorio national, para su conoci-
miento y cumplimiento.

HECTOR GARCIA GODOY"


Me apresur a enviarle un cablegrama a Roma a monseor
Polanco informndoselo. El se encontraba all participando
en la III Sesin del Concilio Vaticano II.
La Ley 76 fue determinante para que la Universidad pu-
diera empezar a planificar en firme sus instalaciones en el
nuevo campus y, asimismo, signific una ayuda decisive para








que el Fondo Especial de las Naciones Unidas acogiera favo-
rablemente una solicitud que estbamos preparando para la
Facultad de Ingeniera.
En el mes de marzo de 1966 personalmente entregu, en
compaa del Embajador licenciado Ramn Rodrguez, la
solicitud a funcionarios del Fondo Especial en la sede de
las Naciones Unidas. Fue aprobada en 1967. La cooperacin
del Fondo Especial de las Naciones Unidas a travs de exper-
tos, becas y equipos de laboratorio alcanz ms de un milln
de pesos, en trminos de dinero.
Tal como indicamos ms arriba, la Ley 76 fue un factor
de importancia en la significativa ayuda que, a ttulo de
donacin, nos ofreci la Agencia Internacional para el Desa-
rrollo (AID), a travs de la Universidad de San Luis, del
1966 al 1970.
Firmamos un acuerdo con ella, mediante el cual la pres-
tigiosa institucin acadmica nos ofreci asesora para la
organizacin acadmica y administrative, becas para pre-
parar profesores en el rea de las Ciencias Sociales; profe-
sores de la misma Universidad, en calidad de experts, coope-
raran como docentes e investigadores; la organizacin de
un Departamento de Idiomas con su correspondiente labo-
ratorio y asesora para la organizacin de la Biblioteca Gene-
ral y, particularmente, para la seleccin de material biblio-
grfico en la rama de las Ciencias Sociales; y por ltimo
la organizacin de un Departamento de Desarrollo y Rela-
ciones Pblicas. La contribucin econmica de la AID, dentro
de este program de colaboracin con la Universidad de San
Luis, alcanz la suma de casi dos millones de pesos.
El program fue de gran impact para la Universidad pues
preparamos 36 profesores por lo menos a nivel de maestra
en las mejores universidades de Estados Unidos y de Lati-
noamrica.
Los beneficios de la Oficina de Planeamiento Universitario
se pueden palpar en la organizacin acadmica y administra-
tiva de la Universidad, as como en su aspect fsico.
Con la lectura de este libro se podrn apreciar, paso a
paso, los aspects relevantes de estos programs, y del que se
empez en el 1971 con participacin financiera del Banco
Interamericano de Desarrollo, la generosa ayuda que ha re-
cibido la Institucin del sector privado national y de algunos
gobiernos amigos.








No quiero omitir los nombres de dos consultores cuyos
servicios tuvimos la suerte de empezar a tener dentro del
program de colaboracin con la Universidad de San Luis.
Me refiero al arquitecto Francisco Camarena y al doctor
Ismael Rodrguez Bou. Camarena acept un contrato por un
ao, en 1967, despus de obtener la licencia necesaria de la
Universidad Autnoma de Guadalajara, en la que era Director
del Departamento de Arquitectura y miembro distinguido de
su Oficina de Planificacin.
Terminado el convenio con la Universidad de San Luis, la
Universidad Madre y Maestra pudo persuadir al arquitecto
Camarena para que continuara ofreciendo sus valiosos servi-
cios en la etapa de desarrollo en que se encontraba. El arqui-
tecto Camarena atendi nuestra solicitud y hoy tenemos la
satisfaccin de considerarlo miembro de la comunidad de
Santiago y de nuestra familiar universitaria.
Quiero dejar constancia de lo valiosa que fue para la Uni-
versidad la colaboracin del doctor Ismael Rodrguez Bou,
actual Rector de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de
Ro Piedras, quien en 1967 desempeaba las funciones de Di-
rector de la Oficina de Planeamiento y de Asesor del Rector
de la mencionada universidad. El doctor Rodrguez Bou acep-
t un contrato de colaboracin como consultor de corto
tiempo. Terminado el program con la Universidad de San
Luis tuvimos la suerte de continuar contando con sus servi-
cios de asesora, tambin a corto tiempo. Su amplia expe-
riencia como educador, tanto en su pas como fuera de l, su
respeto a las ideas ajenas, su capacidad de comprensin de
las dificultades dentro del context de la propia realidad, hi-
cieron de l desde 1967 hasta que ocup la Rectora de la
Universidad de Puerto Rico, no slo un colaborador eficiente,
sino tambin un gran amigo de todos los que compartimos la
responsabilidad del funcionamiento de la UCMM.
En 1966 se crearon carreras que resultaban nuevas en el
pas, tales como Trabajo Social, Enfermera a nivel universi-
tario, Administracin Pblica, Ingeniera Industrial y Eco-
noma.
El 26 de enero de 1967 salimos del Politcnico para tras-
ladar las facilidades y servicios de la Institucin a las
nuevas instalaciones que fueron inauguradas ese da, con la
presencia de los miembros de la Conferencia del Episcopado
Dominicano, del Excelentsimo seor Presidente de la Rep-








blica, y de personalidades nacionales y extranjeras relaciona-
das con el mundo de la educacin.
Las primeras obras inauguradas fueron concebidas dentro
de un proyecto de planificacin con el concept modern de
funcionalidad de un campus universitario.
En junio de 1967 la Universidad entreg al pas su primera
hornada de profesionales. Ese da el Rector anunci una cam-
pafia official de recaudacin de fondos, a nivel national, que
se iniciaba con una donacin de la familiar Bermdez, de
RD$ 500,000.00, para la construccin de 'la Biblioteca.
La Universidad se preocup desde su fundacin en contar
con la ayuda, no solamente del Gobierno Nacional y de orga-
nismos internacionales, sino tambin del sector privado.
No haba tradicin en el pas de donaciones significativas
por parte de ese important sector pues, como en otros pases
latinoamericanos, exista la conviccin de que todas las obras
de alguna importancia deban estar a cargo del Gobierno.
La Universidad se ha preocupado en ir creando conciencia
de la funcin social del capital y ha tenido aportaciones de
admirable generosidad del sector empresarial del pas. A la
fecha de hacer este relato histrico, la Universidad ha recibi-
do del sector privado, a ttulo de donaciones incondicionales,
RD$ 2,144,198.23.
En 1967 ya la Universidad tena organizada su Oficina de
Desarrollo y Recaudacin de Fondos con asesoramiento de la
Universidad de San Luis. Tena tambin un Consejo de Desa-
rrollo, constituido por conocidos hombres de empresa, presi-
dido por el seor Domingo O. Bermdez.
En agosto de 1968 se inici el Programa de Administracin
Pblica a nivel de posgrado, una cooperacin de la Universidad
con el Gobierno Nacional para la capacitacin de servidores
pblicos. En ese mismo ao se crearon la carrera de Filoso-
fa, un program de la Facultad de Ingeniera para preparar
Tcnicos Medios y, en colaboracin con el Instituto Superior
de Agriculture (ISA), la carrera de Ingeniera Agronmica.
Por primera vez una institucin universitaria del pas se
preocupaba en preparar recursos humans a ese nivel.
En 1968, asimismo, se comenz la ejecucin del program
de reforzamiento de la Facultad de Ingeniera gracias a una
donacin del Fondo Especial de las Naciones Unidas, admi-
nistrado por la UNESCO, ascendente a RD$ 932,550.00. El pro-
grama fue concebido para ser ejecutado en un perodo de







cuatro aos, e inclua experts, becas para preparar profe-
sores y equipos de laboratorio. Como se ver ms adelante,
el program fue ampliado posteriormente y ha sido muy signi-
ficativo en la consolidacin de una magnfica Facultad de
Ingeniera. Veintisis (26) jvenes profesores dominicanos se
han beneficiado con las becas ofrecidas en el program.
Es convenient sealar que, aparte de las grandes ayudas
que la Universidad recibi, como las mencionadas de la AID,
del Fondo Especial de las Naciones Unidas, y otras, sus diri-
gentes continuaron, en forma ininterrumpida, las actividades
necesarias para alcanzar los objetivos de una Institucin que
quera ser no solamente de servicio a la sociedad, como debe
serlo toda universidad, sino de servicio eficaz en el sentido
de ofrecer al pas aquellos programs ms ntimamente liga-
dos a las necesidades prioritarias para su desarrollo. Por eso
se vena definiendo la Institucin como "universidad para el
desarrollo dominicano" mientras ella misma ha estado en de-
sarrollo y siendo objeto de constant examen y reorientacin
de sus programs.
En 1969 se realize una profunda y minuciosa revision de
los Estatutos para adaptarlos al crecimiento institutional y
a las, exigencias de los nuevos tiempos. En este trabajo de
reform y adecuacin de normas y reglamentos se cont con
la orientacin y con el valioso aporte de monseor Roque
Adames, a la sazn Rector de la Universidad. Esta revision
implic un cambio sustancial en la estructura de gobierno.
A solicitud de los dirigentes universitarios, mediante reform
estatutaria, la Conferencia del Episcopado Dominicano deleg
toda la autoridad para el gobierno de la Universidad en una
Junta de Directores integrada por veintin miembros, de los
cuales tres seran Obispos, incluyendo el Obispo de Santiago
de los Caballeros; el Rector y los Vicerrectores; y los restantes
seleccionados de diferentes sectors profesionales de la co-
munidad national.

Los primeros miembros de la Junta de Directores fueron:
Mons. Roque Adames R., Mons. Hugo Eduardo Polanco
Brito, Mons. Juan Antonio Flores, Mons. Agripino Nez
Collado, Srta. Obdulia Estrella, Ing. Roberto Bonetti Gue-
rra, Lic. Vctor M. Espaillat M., Dr. Vinicio Nez Castro,
Sr. Ernesto de Js. Moya, Ing. Luis B. Crouch B., Sr. Ra-
fael Herrera C., Ing. Gabriel Aldebot, Lic Emilio Rodrguez
Demorizi, Sr. Alejandro E. Grulln E., Lic. Marco Cabral,







Ing. Felipe Vicini, Dr. Danilo Ramrez, Sr. Juan F. Arstegui,
Dr. Manelik Gass, Dr. Hctor Inchustegui Cabral e Ing.
Pedro Porrello.

El objetivo fundamental de este cambio consiste en incor-
porar a miembros prominentes de la comunidad national a
la vida de la Universidad para que sta tenga oportunidad de
conocer los problems tal como lo perciben lderes indepen-
dientes y calificados, lo cual es de gran ayuda en la orientacin
de los programs, pues as stos responded adecuadamente
a las necesidades reales del pas. Este tipo de participacin
contribute, al mismo tiempo, a hacer solidarios con la causa
de la Institucin a todos los sectors del pas.
En esa reform los Obispos se reservaron el derecho a in-
troducir cambios en los Estatutos a nombrar a los miembros
de la Junta de Directores y al Rector, escogiendo este lti-
mo de una terna presentada por la Junta Universitaria y la
Junta de Directores. El gobierno interno de la Universidad
continue bajo la responsabilidad de una Junta Universitaria
integrada de la siguiente manera: el Rector, los Vicerrectores,
el Decano de Estudiantes, los Decanos de Facultades, el Di-
rector de la Biblioteca, el Director del Registro y el Director
de Planeamiento. Adems tienen derecho a former parte de la
Junta tres profesores y dos estudiantes. El ao 1969 fue de
gran significacin en la creacin de los instruments necesa-
rios para el funcionamiento interno de la Universidad como
fueron el Reglamento de Profesores y de Carrera Docente, el
Reglamento de Participacin Estudiantil y de Actividades Es-
tudiantiles, y dentro de la estructura se cre el Decanato de
Estudiantes con la finalidad de ofrecer mejor atencin a to-
das las actividades extracurriculares del estudiantado. Los
Estatutos, asimismo, oficializaron dos Vicerrectoras que ve-
nan funcionando desde el ao 1967: una acadmica y la otra
de desarrollo.
En febrero de 1970 la Conferencia del Episcopado Domi-
nicano design un nuevo Rector seleccionado de conformidad
con lo que establecan los nuevos Estatutos.
El 4 de agosto de 1971 la Universidad firm con el Banco
Interamericano de Desarrollo un contrato de prstamo por
3.4 millones de pesos, como parte de un program de 5.2 mi-
llones. El Programa fue definido como de Consolidacin
y Ampliacin del Desarrollo Fsico y Acadmico de la Insti-
tucin, y ha sido de gran impact en la vida de la Universi-








dad, tanto en su organizacin internal acadmica y adminis-
trativa, como en el mejoramiento de las instalaciones y de
los equipos que sirven de apoyo a la vida acadmica.'
Todos los objetivos del program iniciado en 1971 fueron
alcanzados en su totalidad dentro del plazo previsto y se
lograron ahorros que permitieron construir ms aulas, ad-
quirir equipos de laboratorio y material bibliogrfico, que
costaron ms de RD $ 900,000.00. Al concluir el program la
Universidad tiene facilidades para tender una poblacin de
hasta 6,000 estudiantes.
En 1972 se puso en ejecucin lo que se llam Nueva
Estructura Acadmica y Administrativa de la Universidad,
que fue el resultado de ponderados studios realizados bsi-
camente en el seno de un Comit definido como de Evaluacin
y Cambio, presidido por el Rector e integrado por los prin-
cipales funcionarios acadmico y administrativos y por dos
profesores en representacin del profesorado. Este Comit
cont con la valiosa asesora de experimentados y reconocidos
educadores del Continente.
La nueva estructura puesta en funcionamiento en agosto
de 1972 contempla una organizacin acadmica en tres gran-
des facultades y 17 departamentos.
Al comienzo del ao acadmico 1975Y76, la poblacin
estudiantil era de 3,706, con 147 profesores de tiempo com-
pleto, un presupuesto de RD $ 3,647,000.00 y las ofertas de la
Universidad estaban enriquecidas con tres nuevas carreras:
Medicine, Arquitectura y Geologa e Ingeniera de Minas. La
decision de crear estas carreras fue fruto, como en los casos
interiores, de profundo anlisis y ponderado studio de las
necesidades y possible demand en el mercado national.
Concretamente, la carrera de Medicina, como se podr ver
en uno de los trabajos, se ofrece en un program integrado
y contribuir notablemente al mejoramiento de los servicios
de salud en la region en que est enclavada la Universidad.
La carrera de Geologa e Ingeniera de Minas, que se puede
estudiar por primera vez en el pas, obedece a necesidades
prioritarias incuestionables. Cada vez hay ms conciencia
de la necesidad de ofrecer atencin en forma cientfica al
conocimiento, preservacin y explotacin de nuestros re-
cursos minerales. El program aspira a former ingenieros
con los conocimientos requeridos relacionados con la Geo-
loga y la explotacin minera y estar ofreciendo, en el plazo








de cinco aos, profesionales formados en el pas, bien califi-
cados en estas importantes reas. El program, nuevo entire
nosotros, ha empezado con el important apoyo de un acuer-
do de colaboracin entire el Gobierno Britnico y la UCMM,
a travs de la Universidad de Gales. Esta universidad
ha empezado a ofrecemos asesora y consultores con carcter
permanent, por un perodo por lo menos de dos aos, y el
Gobierno Britnico donar gran parte del equipo necesario
para el eficiente funcionamiento de este program.
En 1976 la Universidad est ofreciendo las siguientes ca-
rreras:
Arquitectura, Administracin de Empresas, Contabilidad,
Derecho, Economa, Educacin con concentraciones en So-
ciales, Matemticas-Fsica, Espaol, Administracin Escolar,
Biologa-Qumica, Orientacin, Ingls y Secretariado; Enfer-
mera, Filosofa, Ingeniera Agronmica, Ingeniera Civil, In-
geniera Electromecnica, Ingeniera Industrial, Ingeniera
(Qumica, Medicina, Trabajo Social, Ingeniera Geolgica y
de Minas, Secretariado Ejecutivo; Espaol y Bilinge, Tecno-
loga en Ingeniera Mecnica, Tecnologa en Ingeniera Elc-
trica, Tecnologa en Ingeniera Industrial, Tecnologa en
Ingeniera Electrnica, Tecnologa Mdica, Odontologa, Tec-
nologa en Contabilidad, que se ofrece en las extensions; y
Tcnico en Programacin Fortran IV y RPG, en Programas
Nocturnos.
La Universidad, como se podr apreciar por la lectura
de este libro, desde su nacimiento se preocup por abrir
nuevos caminos en el campo de la educacin superior y en
este abrir nuevos caminos ha tenido siempre en cuenta las
necesidades prioritarias de la nacin, preocupndose en crear
no solamente nuevas carreras, sino tambin en levantar la
estructura acadmica y administrative que, como base firme,
sirva de soporte al empeo de lograr sus objetivos.
La Universidad ha sido la iniciadora en el pas de los
siguientes procedimientos, normas y criterios educativos:
1. Seleccin de los estudiantes por medio de pruebas
de aptitud, desde 1963, para hacer possible que la Institucin
est abierta a la capacidad, requisito necesario para el logro
de la excelencia acadmica que ha sido uno de sus ms
preciados objetivos. Por eso el crecimiento ha sido contro-
lado para hacer possible que la Universidad ofrezca al pas
ms calidad que cantidad de profesionales.








2. Profesorado de tiempo complete, en su gran ma-
yora, especializado en el rea de su docencia. Profesores pro-
fesionales, no profesionales profesores, como era la tradi-
cin.
3. Sistema de evaluacin annual del profesorado y del
personal administrative.
4. El sistema de crditos acadmicos.
5. El sistema de semestre, en lugar de ao, como era
la tradicin en el pas. La Universidad ha venido ofreciendo
dos semestres y una sesin de verano.
6. El sistema de ndice acadmico o promedio de
puntuacin para determinar la permanencia o la separacin
de un estudiante de la Universidad.
7. La obligacin de asistir por lo menos a un 80 % de
las horas de classes impartidas en cada asignatura.
8. La departamentalizacin acadmica para el logro
de una mayor eficiencia en la utilizacin de los recursos hu-
manos y de las instalaciones.
9. El ofrecimiento de un primer ao comn, o ciclo
bsico de los studios generals, obligatorio para todos los
estudiantes de nuevo ingreso.
10. Un calendario acadmico fijo, dividido en dos se-
mestres; agosto-diciembre; enero-mayo; y una sesin de
verano.
1L Pasanta obligatoria durante dos veranos, para to-
dos los estudiantes, en aquellas carreras que necesitan alguna
experiencia prctica.
12. Programa de crdito educativo, de su propio pre-
supuesto, para todos aquellos estudiantes que carecen de
recursos econmicos para hacer una carrera universitaria.
Ms de un 40 % del estudiantado se beneficia de alguna ma-
nera de este program de prstamos estudiantiles.
13. El sistema de prematrcula, que ayuda a la eficien-
cia de la administracin docente y permit una adecua-
da planificacin para la utilizacin del personal docente y
de las instalaciones, aparte de que discipline al estudiante
en la planificacin personal de la utilizacin de su tiempo








para una ms pronta terminacin de su carrera universitaria,
de conformidad con su capacidad.
14. La implantacin de un sistema financiero-contable
utilizando criterios de contabilidad y control de presupuesto
aplicables a las instituciones no lucrativas, y, particularmen-
te, a las universidades.
15. Sistema computarizado para el manejo de la infor-
macin de los estudiantes, desde su solicitud de ingreso a
la Universidad, hasta la terminacin de su carrera.
16. Computarizacin de la organizacin administrative.
financiera en los aspects de norma y de control-presupues-
tario, cuentas por pagar y por cobrar, inventario actualizado
de los bienes que constituyen el patrimonio de la Universidad.
17. Ofrecimiento de programs en Ciencias de la Com-
putacin, especialmente para los estudiantes de Ingeniera
y en programs de carreras cortas para contadores y admi-
nistradores.

La enumeracin de los cambios que ha introducido la
Universidad en el sistema educativo del pas no es exhaustive.
Tampoco significa que la satisfaccin que pueden propor-
cionar estos logros indique que ha concluido la tarea de los
que compartimos la responsabilidad del funcionamiento de
la UCMM. En una institucin universitaria cada paso de avan-
ce y logros implica nuevos retos.
Afortunadamente, de eso hay verdadera conciencia en la
Junta de Directores, y en los dirigentes acadmicos y admi-
nistrativos de la Universidad. Conscientes de las crecientes
necesidades de orden econmico de una institucin en pleno
process de desarrollo y con clara conciencia de que debe
permanecer en continue examen y en permanent actividad
para responder a las necesidades prioritarias del pas, la Junta
de Directores reestructur recientemente el Consejo de De-
sarrollo, con la finalidad de intensificar y ampliar sus es-
fuerzos para obtener la colaboracin de las empresas, ins-
tituciones y personas que en el pas estn en condiciones
y en el deber de invertir en la mejor causa: en la educacin
del hombre.
Afortunadamente, en el sector privado national se est
tomando cada vez ms conciencia de la responsabilidad so-








cial del capital y de lo que significa la inversin en la edu-
cacin para proporcionar igualdad de oportunidades educa-
tivas a todos los jvenes que tengan capacidad intellectual
y no dispongan de medios econmicos para prepararse pro-
fesionalmente. La Universidad contina su contact con los
organismos internacionales que han venido contribuyendo
eficazmente a su slido desarrollo. Para seguir ofreciendo
sus servicios y mejorarlos necesitar del apoyo que ha tenido
del Gobierno national; del sector privado, de los organismos
internacionales y de los gobiernos de pases amigos.
No puedo concluir sin expresar un profundo reconoci-
miento a todos los que en una forma u otra han hecho po-
sible la realidad que constitute hoy la UCMM, particular-
mente a los distinguidos colaboradores que tanto dentro
de la Institucin como desde la comunidad national, como
es el caso de los profesores y el personal administrative, los
miembros de la Junta de Directores y del Consejo de Desa-
rrollo, han sabido compartir con nosotros las angustias de
las dificultades y las alegras de los xitos.
Asimismo, expresamos nuestro agradecimiento a Su Emi-
nencia el Cardenal Beras, quien no slo ha sido signatario
del Auto de Ereccin de la Universidad, sino que especial-
mente en los moments de dificultades ha ofrecido su deci-
dido apoyo a la defense de las normas, principios y valores
que sustentan la Institucin. Igualmente, los Nuncios Apos-
tlicos que ha tenido el pas durante la vida de la Univer-
sidad. Todos han demostrado gran inters por su buen desen-
volvimiento y clara comprensin de la misin de una uni-
versidad catlica en un pas como el nuestro: monseor
Enmanuele Clarizzio, monseor Antonio del Guidice, mon-
seor Luciano Storero, monseor Giovanni Gravelli, actual
Nuncio. Todos, repito, se pueden considerar entire los grandes
amigos de la Universidad Catlica Madre y Maestra.


Mayo del 1976












EN LA INAUGURACION DEL LABORATORIO DE
IDIOMAS


Con la inauguracin de este modern laboratorio de idio-
mas, podemos decir que se complete el program de cola-
boracin de la Universidad de San Luis con la UCMM.
Cuando se estudiaba la forma en que la Universidad de
San Luis y la AID podran ayudar a la UCMM en esta etapa
de desarrollo, fueron precisados dos objetivos prioritarios:
a) La creacin de un Departamento de Ciencias Sociales y
b) La organizacin de un Departamento de Idiomas. Estos
dos aspects fueron fijados por considerarlos especialmente
enmarcados dentro de la misin actual de la Universidad.
El tema de la misin de la Universidad ha sido y es ob-
jeto de amplia discusin a niveles nacionales e internaciona-
les, sobre todo, en nuestro Continente. Se ha escrito much
sobre el particular. Me voy a permitir recorder las respon-
sabilidades fundamentals que personalidades universitarias
latinoamericanas, en diversas reuniones, han sealado a la
Educacin Superior en la empresa national de desarrollo
social y econmico de los pases, que son cuatro.
1. Formar los dirigentes de nivel superior, que inter-
preten el pensamiento social, definan las aspiraciones de
los pueblos y sus tiempos, y diseen y apliquen las medidas
e instruments de que se valdr la sociedad para satisfacer
sus aspiraciones.
2. Adelantar el conocimiento cientfico y tcnico y con-
tribuir a internacionalizar el program tecnolgico, tan
necesario como el cientfico, para que el hombre se con-
vierta, en condiciones de libertad, en autntico maestro de
su medio.
3. Elevar y asegurar la eficiencia econmica de la po-
blacin en las condiciones necesarias para garantizar la su-
pervivencia y continuidad del progress material.









4. Contribuir a hacer realidad los principios de la de-
mocracia, expandiendo los canales de la movilidad social y
asegurando igualdad de acceso real a las oportunidades de
vivir dignamente que la sociedad civilizada puede ofrecer
a sus miembros.

La sola enumeracin de estas tareas pone de manifiesto
la magnitude de la funcin social de la universidad de nuestro
tiempo. Para juzgar su urgencia sera necesario inquirir
qu significado tiene para el desarrollo de los pases pobres.
Los cuatro puntos y tareas enumerados, son slo vas
complementarias a travs de las cuales la educacin escala
su fin ltimo: la formacin integral del hombre, del ciuda-
dano y propenden a asegurar el volume de bienes y servicios
necesarios para el desenvolvimiento normal de una sociedad
que pueda llamarse democrtica.
La formacin de dirigentes ha sido una de las funciones
tradicionales de la universidad. Pero el contenido de la tarea
actual tiene otras proyecciones. Hoy no se trata slo de for-
mar hombres en la tradicin y para la preservacin del pa-
sado. Los hombres que en nuestros tiempos asuman la tarea
de conducir a las sociedades en vas de desarrollo, deben
ser formados para el cambio y la innovacin, es decir, como
individuos capaces de desentraar soluciones nuevas para
los viejos problems, y de llevarlas a cabo. Dirigentes que,
efectivamente, orienten a los pueblos por los nuevos caminos
que ellos mismos tracen, con seguridad y fe, y estos hombres
no pueden formarse en la estricta tradicin, sino que deben
dinamizarla.
Por eso la Madre y Maestra, sin descuidar la atencin
que merecen los programs de tipo tecnolgico que traz
desde su segundo ao de vida, se propuso robustecer los
studios bsicos (sin pretender, desde luego, que hayamos
alcanzado el ideal), y en estrecha colaboracin con la Uni-
versidad de San Luis y el respaldo econmico de la AID, se
impuso la obligacin de ofrecer especial atencin a los estu-
dios humansticos o, como otros suelen llamar, de las Ciencias
Humanas: Filosofa, Sociologa, Psicologa, Antropologa y
Ciencia Poltica.
La deficiencia existente en nuestro pas en este campo, es
comn a casi toda Latinoamrica. La UCMM consider de
suma importancia el incremento del studio de la Sociologa,









la Antropologa y la Ciencia Poltica. En Sociologa y Ciencia
Poltica, adems de los experts de San Luis, tenemos domi-
nicanos preparados en buenas universidades del Continente
que trabajan, con dedicacin y entusiasmo, en el Departa-
mento de Ciencias Sociales. En Antropologa, tambin hemos
logrado bastante, aunque no todo lo deseado. Podramos de-
cir que en el vasto campo de las Ciencias Sociales, en nuestro
pas, la Sociologa y sobre todo la Antropologa y la Ciencia
Poltica, son las ciencias que, con particular eficiencia, pue-
den contribuir a la metdica solucin de algunos de nuestros
urgentes y serious problems. Nuestro pas, como latinoameri-
cano, se encuentra dentro de la convulsiva bsqueda de su
propia identidad.
Creemos que la Universidad debe contribuir a encontrar
una adecuada clarificacin de los problems relacionados
con el desarrollo, ajustada a nuestras peculiaridades. Pero
tal vez nos movemos en un crculo vicioso si aceptamos la
teora de algunos experts que opinan que la universidad,
para replantear nuevas estructuras y encontrar la propia
identidad, necesita que haya estabilidad en escala national e
international. Por otra parte, existe el convencimiento de
que es necesario acelerar los process de cambio en las es-
feras de lo poltico, lo social y lo econmico.
Consideramos que las Ciencias Sociales en general, y en
particular la Ciencia Poltica, enseadas con metodologa mo-
derna, pueden ayudar a elevar el nivel cientfico, a escala
national, de la discusin de estos problems, colocndolos
fuera de las meras conjeturas emocionales e intuitivas. Cree-
mos convenient que los cursos de Ciencia Poltica sean apro-
vechados por todos los estudiantes. Estos cursos, adems
de capacitar el future professional para un mejor desempe-
o de su inevitable papel de dirigente, le ofrecen la posibili-
dad de aproximarse, en forma serena y objetiva, al studio
del acontecer poltico, dentro y fuera de las fronteras nacio-
nales
Otra funcin que pretend llenar la Universidad con el
equipo de Ciencias Sociales, es la investigacin. Aunque la
docencia es funcin esencial universitaria, ella sola no cons-
tituye la universidad. Su complement indispensable es la
investigacin que, arrancando de los plans en que opera
el process de aprendizaje, llegue hasta lo ms alto de la
ciencia aplicada y la ciencia pura. La investigacin aplicada
~ sRasad Caft-ica Madre y Ma 29
BIBLIOTEC4








puede contribuir, de manera decisive, al studio de los pro-
blemas de nuestra comunidad national a la que la institu-
cin se debe. Esperamos llegar a tener un Departamento
de Investigacin en las Ciencias Sociales que sea un verda-
dero generador de soluciones pensadas a los mltiples pro-
blemas que gravitan sobre nuestra sociedad.
Desde el nacimiento de la Universidad fue un vivo deseo
de su principal impulsor, monseor Hugo Eduardo Polanco
Brito, que todos los estudiantes salieran del campus teniendo
conocimiento de un idioma adicional al materno: francs,
los de la Facultad de Derecho; ingls, los de las otras carre-
ras. Por eso, la Universidad puso especial atencin en la
adquisicin de profesores oriundos de pases donde se hablan
estas lenguas.
Desde 1965, el Ministerio de Asuntos Exteriores del Go-
bierno Francs nos concedi un eficiente professor.
Cuando en marzo de 1965 se estudiaron los detalles de
la colaboracin que la Universidad de San Luis nos hara,
con financiamiento de la AID, el Departamento de Ingls se
coloc dentro de las prioridades como dije antes.
Cuando se habla de la importancia de la investigacin a
todos los niveles, se pide que la universidad utilice sus re-
cursos en beneficio de la comunidad para contribuir a solu-
cionar no slo los problems mediatos e inmediatos de la
comunidad local, sino tambin de la national, la international
y la universal, en lo possible, en forma de cooperacin
interuniversitaria.
Con esta perspective, huelga insistir en la importancia del
conocimiento de otro idioma. Aprender un idioma tiene im-
portancia porque, adems de la capacitacin que proporciona
para el desenvolvimiento externo de la vida, el idioma es un
instrument de funcin social con el que cada uno puede
compenetrarse con el modo de pensar y de ver de otros
hombres, de convivir y articular el mundo de otra forma, de
abordar los problems comunes con una sensibilidad y vo-
luntad comn.
Es este, pues, el sentido ms profundo del conocimiento
de un idioma extranjero: tener con otros hombres una ima-
gen comn del mundo, una posicin comn frente a l.
La puesta en servicio de este modern laboratorio dar
un significativo impulso a la enseanza lingstica en nuestra








Universidad y especialmente al ya bien organizado Departa-
mento de Idiomas.
La UCMM agradece al pueblo de los Estados Unidos,
representado aqu por el Subdirector de la AID, seor Robert
Kancer, esta nueva colaboracin con el pueblo dominicano, a
travs de la Alianza para el Progreso.
Nuestro agradecimietno es extensive, de manera particular,
a la Universidad de San Luis, por la important ayuda que
nos viene ofreciendo en diversos campos, y por su reiterada
decision de continuar colaborando en el desarrollo de esta
Universidad. Estamos seguros de que cada peso y cada es-
fuerzo invertido en la educacin, tendr cosecha de frutos.
La familiar universitaria sabr aprovechar al mximo esta
nueva ayuda que se le ofrece en este magnfico auxiliar del
professor que se llama Laboratorio de Idiomas.


9 de marzo de 1968













EN EL SEGUNDO SIMPOSIO DE PROFESORES


El hecho de que nos encontremos congregados aqu en
torno a diferentes interrogantes sobre lo que debe ser un
centro de studios superiores contemporneo, evidencia nues-
tra inquietud y aspiracin para que nuestros pasos tomen
la mejor direccin en el future.
Hace poco la revista Life recogi en sus pginas una series
de ensayos, que merecen atencin por la calidad y expe-
riencia de sus autores, sobre las universidades latinoame-
ricanas.
Abundan en estos artculos duros reparos al funciona-
miento y a las finalidades que perseguan las instituciones
de educacin superior. Se pona de manifiesto que no se
estaba educando para la vida, sino para la escuela. Se recri-
minaba la exagerada aficin a las artes liberals, al brillo
de la retrica, en detrimento de la ciencia y se criticaba
en fin, la apata e indiferencia frente a los grandes problems
e interrogantes que plantea un mundo en el que el ritmo de
la historic se ha acelerado.
No creo que esas deficiencies, que en parte son ciertas,
puedan, en rigor de justicia, aplicarse a nosotros en los ac-
tuales moments.
Creemos que la universidad de hoy no puede ser la de
ayer. Consciente de que ha de ser un instrument eficaz al
servicio de los hombres, nada human le puede ser ajeno.
Una sumaria ojeada a las disciplines que se imparten en
nuestras aulas nos hace advertir la sensible distancia que
nos separa de la universidad traditional.
La ciencia y su aplicacin prctica, que es la tcnica,
constitute una de nuestras preocupaciones fundamentals.
Aspiramos a que ellas sirvan para satisfacer necesidades;
para remediar dolores; para crear atmsferas difanas, pro-
picias a que el hombre, encontrndose a s mismo, se haga








modelador y dueo de su propio destino, capaz no slo de
"tener ms" sino, y sobre todo, de "ser ms".
Nosotros aspiramos a algo ms que sanas teoras. Cum-
pliendo el mandato divino, consignado en el Gnesis, debe-
mos dedicar todos nuestros esfuerzos a ayudar al hombre
a que, transformando a la naturaleza se haga amo y seor
de ella y en la realizacin de estos objetivos no hay ni puede
haber exclusivismos. Todos estamos llamados a poner nues-
tras manos en el arado: desde el joven, que da sus primeros
pasos por la senda del saber, hasta el viejo, cargado de aos
y de desengaos.
Por eso estamos persuadidos de la necesidad de que pro-
fesores y estudiantes participen activamente en la bsqueda
del buen camino que nos conduzca a nuestra propia iden-
tidad.
As podremos crear, en beneficio de un bien comn, el
sentimiento de la solidaridad, el sentido de la corresponsa-
bilidad; en otras palabras, lograr una verdadera participacin,
que para m no es otra cosa que responsabilidad compartida.
Se habla much hoy del llamado conflicto de las
generaciones". Del trnsito entire una poca y otra, entire el
moment en que unas ideas o unas pautas arcaicas van
cayendo, como las hojas en otoo, para dar paso a la eflo-
rescencia y a la pujanza primaveral.
El empuje que viene de atrs, de la nueva generacin
que avanza, que surge cada quince aos, segn algunos, cada
treinta aos, segn otros, constitute la ms preciosa y la
ms valiosa manifestacin de la vitalidad creadora de la des-
cendencia de Adn.
Es, pues, impossible detener la march ascendente de las
nuevas generaciones.
Ellas deben tambin entender, por su parte, que la no-
vedad no es en s misma un valor absolute y que hay, en
cambio, valores absolutos que se niegan a morir porque
tienen un carcter y una categora eternas.
Me voy a permitir, en este punto, reproducir unas pala-
bras del doctor Gregorio Maran, un ferviente defensor del
derecho del joven a la rebelda:
"Mientras la humanidad exista -dice el conocido m-
dico y humanista espaol- la cabeza juvenile se levantar
airada contra la cabeza encanecida. Es intil protestar.
Ello es preciso para que el mundo march. Toda accin









se orienta en virtud de una reaccin contraria, y lo que
sirve de estmulo y de gua al paso audaz del adolescent
es, aun en los casos en que l nq se da cuenta de ello, el
deseo instintivo de no seguir la senda hollada por el an-
ciano, sino precisamente otra."
"La guerra eterna de las edades es, pues, una guerra
fecunda. Lo important para que sea, adems, una gue-
rra limpia y digna es que viejos y jvenes se percaten de
que al obrar as cumplen un deber inexorable, que no
vulnera ningn derecho privativo de cada edad."
"Pero este contrast necesario no debe impedir que el
anciano alumbre con el fanal de su experiencia la march
atropellada del adolescent, ni que ste sea, al fin, el en-
cargado de honrar la frente cargada por los aos."

Estas densas y sabias frases del autor de los "Ensayos
Liberales", que no tienen desperdicios y que reflejan viva-
mente la realidad de nuestro tiempo, deben afianzar ms
en nosotros la conviccin de que en una institucin como
la nuestra, que por definicin es una empresa comn, el
dilogo, el intercambio de pareceres, debe estar encaminado
a la bsqueda de los medios para realizar los proyectos
concebidos, a armonizar puntos de vista, a hacer que las
ideas fraternicen en la bsqueda del camino adecuado para
el bien present y future de la Repblica Dominicana.
No podemos perder de vista que vivimos en una sociedad
subdesarrollada, en un pas agobiado por mltiples y com-
plejos problems de dimensions imponderables.
Y slo el esfuerzo comn es capaz de permitimos salir
de las honduras en que estamos sumergidos.
La tarea que corresponde a una universidad, en una na-
cin como la nuestra, slo es comparable, en su magnitude,
con la responsabilidad ineludible que tiene contrada con
el hoy y el maana del pas.
Aprovecho para sealar que el primer escollo que tenemos
que vencer radica en el subdesarrollo mental. Este tipo de
subdesarrollo ofrece a la mirada reflexiva varias luces y ma-
tices. No slo est subdesarrollado mentalmente el desdi-
chado que por falta de oportunidad se ve forzado a firmar
con una cruz. Es tambin subdesarrollado mentalmente, por-
que no concuerda con los signos del tiempo, el que no acaba
de comprender que la propiedad, si es, en dimensions ra-
zonables, una garanta de la independencia de la persona, no








es un derecho irrestricto y absolute, y que tiene, por consi-
guiente, responsabilidades sociales. Es un subdesarrollado
intellectual el egosta y desorientado que cree que el lucro, y
exclusivamente el lucro, es el motor esencial, el incentive
nico de la sociedad. Es un subdesarrollado, porque el afn
de la ganancia desmedida, como nico objetivo, le han mu-
tilado el sentimiento y el deber de la solidaridad social.
Esta sumaria enumeracin demuestra la necesidad de lo-
grar un cambio en las mentalidades. Esta labor, de carcter
esencialmente educativo, supone una siembra incansable de
nuevas semillas. Y este trabajo debe ser responsabilidad
de todos aquellos que forman parte de una comunidad uni-
versitaria como sta. La Universidad Catlica Madre y Maes-
tra ha sido fundada bajo el signo del desarrollo, pero no
slo del desarrollo econmico, sino del desarrollo human
en general.
Ardua es la tarea que nos toca realizar para colaborar
en la creacin de un nuevo orden social, en el que la jus-
ticia impere y el bienestar se difunda, como el aire y como
la luz del sol.
Para realizar sto es preciso descender a investigaciones
concretas, especficas; planificar, evaluar recursos y deter-
minar prioridades para preparar los hombres necesarios para
esta empresa en comn.
Es claro que donde los hombres no estn suficientemente
unidos en el mismo propsito de progress, y donde no exista
una mstica y una clara conciencia que les impulse y los
anime hacia el porvenir, no puede haber sano desenvolvimien-
to social y distribucin equitativa de los bienes.
Colaborar en la creacin de las condiciones que generen
esa mstica es tambin parte de la misin de una univer-
sidad como la nuestra.
Para que esta mstica sea eficaz y alcance el fondo mismo
de la persona se require que tenga como base y raz un
claro humanismo integral.
En este sentido comparto el parecer de Denis Goulet
cuando afirma que result ilusorio pensar que un simple y
solo cambio de estructuras y de formas exteriores, puedan
producer la justicia hermanada a un orden sano.
Es preciso -como seala el mencionado filsofo- mo-
dificar esas estructuras; pero hay que volver a modelar los









espritus, las categoras mentales y las disposiciones de
los hombres.
Nuestro compromise, porque debemos comprometernos
y comprometernos sin reserves, no es slo ir a la bsqueda
de un bienestar puramente material, sino prepararnos para
colaborar generosamente con todos los dominicanos, pa-
ra que puedan descubrir la fuente de vida superior que
radica en el alma de cada hombre.
El progress a que todos debemos aspirar debe enmarcarse
en un alto y noble concept de la cultural. Si la cultural es
el hombre manifestndose, para que sea cumplida, tiene
que manifestar al hombre en toda su riqueza escondida y
en la sublimidad de su trascendencia.
Debe revelar el tesoro del pensamiento human, en una
filosofa que le sirva de gua y de luz; el caudal precioso de su
sensibilidad, en las exquisitas producciones del arte; su habi-
lidad creadora para vencer y hacerse amo de la naturaleza, en
la tcnica; la fuerza de su amor creador, en la edificacin de
un hogar en que resalte la comunin interpersonal; su voca-
cin profunda por la paz, en el sentido de su responsabilidad
social.
Estos trabajos entire nosotros comienzan en un ambiente
cargado de interrogantes. La Repblica Dominicana, aunque
es parte de una isla, es tambin parte de un mundo sacudido
por una profunda crisis. Sin embargo, comparto el sentir del
historiador Walter Goetz, quien asegura que las crisis no son
contingencies, sino parties integrantes de la historic universal
-como un amplio problema cultural- y en esa historic
"nada hay sencillamente destructive; aun la crisis ms grave
tendr su participacin en la fecunda creacin de lo nuevo".
Creemos que esta Universidad, al intentar trazarse rum-
bos, est contribuyendo a la construccin de un future mejor
para nuestro pas.
Desde ya, la Rectora y toda la comunidad universitaria
que los acompaar en sus deliberaciones les agradece, muy
de corazn, esta dedicacin, este compromise y estos es-
fuerzos.

20 de marzo de 1970















EN LA CELEBRATION DE LA CUARTA GRADUACION


Este centro de studios, que surgi como de un sueo y
cuya realizacin fue considerada por muchos como obra de
inesperado prodigio, no cuenta an con una dcada de exis-
tencia. Es pues, una institucin muy joven. Y tiene, y querr
tener siempre, el dinamismo, la intrepidez y la imperiosa
vocacin de future que define y caracteriza a la juventud.
Esto se hace evidence en su progresivo crecimiento fsico,
en las edificaciones que se levantan airosas en nuestro pai-
saje, en la topografa de estos terrenos maravillosamente
apropiados para la formacin de un campus universitario
que por s mismo sea un estmulo, para todos los miembros
de la comunidad, al trabajo y al servicio de la nacin domi-
nicana.
Una universidad, sin embargo, no es, huelga decirlo, un
conjunto de edificios, como un hombre no es un cuerpo.
Abelardo, all en la Edad Media, congregaba sobre la desnuda
montaa de Santa Genoveva hasta cinco mil estudiantes, sin
ms techo que el cielo estrellado de Pars, sin otras paredes
que la encantadora luminosidad de la urbe que se ha lh-
mado La Ciudad Luz. Y aquello constituy una de las prime-
ras universidades de Occidente.
La esencia, por consiguiente, de una institucin como la
nuestra, reside en su alma, en el espritu que la anima, en
los ideales y objetivos que se propone y en la capacidad y
noble generosidad de su comunidad para contribuir al logro
de esos objetivos.
Esta graduacin de hoy, en la que, por primera vez, reci-
ben los ttulos que acreditan su saber estudiantes de todas
las carreras que actualmente ofrece esta Universidad, menos
Agronoma, traduce y revela parte de los objetivos que anhe-
lamos alcanzar. Es, asimismo, testimonio de los procedimien-
tos que se han venido empleando para que las nuevas genera-
ciones constituyan factors vitales en las necesarias trans-









formaciones y en el urgente progress que reclama la sociedad
en que vivimos.
No estamos trabajando en abstract ni guiados por el
acaso. Cada nuevo program que se inicia en esta Universidad
es fruto de cuidadosos y esmerados studios de la realidad
dominicana.
Creemos en la necesidad de mantener un alto nivel de
excelencia acadmica en programs que respondan cabalmen-
te a las necesidades prioritarias de la comunidad national,
necesidades que, para que sean satisfechas a plenitud, de-
mandan los conocimientos y el dominio de las ciencias y las
tcnicas modernas.
La circunstancia de que hoy, por primera vez, se graden
en el pas a nivel universitario, los primeros Trabajadores
Sociales y los primeros Enfermeros, demuestra que estamos
marchando al ritmo de los tiempos y de las necesidades.
Donde se detecten necesidades de profesionales en reas
tan sensibles como la salud, sin la cual no puede haber ren-
dimiento en el trabajo ni felicidad en el corazn del hombre;
donde existan necesidades relacionadas con los problems
econmicos y sociales, ah debe sentirse la presencia bien-
hechora de la universidad, contribuyendo a la solucin de los
problems, desempeando su papel de agent de cambios.
Hace tiempo, en una solemne ceremonia anloga a sta,
Gabriela Mistral extern pensamientos que en parte me voy
a permitir repetir, por considerarlos apropiados para el acto
que estamos celebrando, con la esperanza de que sean ma-
teria de reflexin para cada uno de nosotros. Deca la maestra
y poetisa chilena:

"Cada da creo ms en que las reforms salen del tutano
del alma y asoman hacia afuera, firmes como el cuerno del
testuz del toro, o bien se hacen en el exterior, como cuerne-
cillos falsos pegados con almidn".
Y ms adelante agregaba: "Lo primero, para alcanzar efi-
cacia y sublime categora humana, ser pensar la profesin
lo mismo que un pacto firmado con Dios, con la ciencia y
con la sociedad, y que obliga terriblemente a nuestra alma,
y despus de ella, a nuestra honra mundana".
Es difcil encontrar ms hermosa y ms hondamente ex-
presada en qu debe cifrarse la misin de una universidad








de hoy, y del coraje moral, del desprendimiento y del empuje
que debe animar a un egresado de un centro acadmico de
nuestros das.
Hoy ms que nunca es necesario el cambio en las menta-
lidades. Los grandes problems que gravitan sobre nuestra
sociedad exigen de todos, y especialmente de las nuevas gene-
raciones, un nuevo estilo de vida acorde con los imperiosos
problems en cuya solucin todos debemos sentirnos com-
prometidos.
Necesitamos profesionales con verdadera sensibilidad so-
cial, con sentido de dimension humana frente a los problems
de hoy. Profesionales que no tengan el lucro como nico y
exclusive motor de sus actuaciones. En otras palabras, la
sociedad necesita profesionales con clara conciencia de la dig-
nidad del hombre que debe ser el centro y el alma de la
economa y de la convivencia civilizada.
Traicionara su misin la universidad que, en la parte en
que le corresponde, no contribuya con los programs que
conduzcan a la obtencin de hechos concretos. La universi-
dad debe sentirse comprometida en la tarea de la renovacin
de las mentes, en los cambios en las disposiciones de los esp-
ritus, que es, como seala Gabriela Mistral, donde est el
tutano de toda genuina transformacin en beneficio del bien
comn.
Estamos convencidos de que es una necesidad imperiosa
llegar al fondo de los problems, para curar las races desde
donde brotan las deficiencies que ocasionan'trastornos que
imposibilitan la march por las pedregosas vas del progress.
Nos proponemos como prxima meta a alcanzar, organizer,
con todos los recursos que nos brindan las tcnicas y conoci-
mientos contemporneos, desde nuestra Facultad de Educa-
cin, un program de extension tendiente a servir y mejorar
a nuestros maestros.
Como es bien sabido, aproximadamente un 70 % de nues-
tros maestros de niveles primario y secundario, carece de
ttulo. Y son millares los que investidos con la obligacin
de ensear slo disponen de los conocimientos adquiridos a
nivel de escuela primaria.
En relacin con esta extension, tenemos el propsito de
empezar con un program intensive que abarque, como pri-
mer paso, a Santiago, Moca, La Vega, Salcedo, Mao y Puerto
Plata.








Ser indispensable, para que esos maestros conquisten el
tiempo perdido, tomarlos de la mano casi individualmente,
adiestrarlos en el conocimiento y empleo de la nueva metodo-
loga que la pedagoga modern ha puesto al servicio de la
escuela, teniendo en cuenta el nivel de cada uno y las ma-
terias que imparten, para ponerlos al da, al menos en su
rea de enseanza.
Huelga abundar sobre la importancia de este program y
sus consecuencias positivas para el desenvolvimiento econ-
mico, social y cultural del pas. El remozamiento en calidad
y el crecimiento en cantidad de nuestros maestros lo consi-
deramos fundamental en los esfuerzos que se hacen a nivel
national en la creacin de una infraestructura slida para el
desarrollo de nuestro pas.
Colaboraremos, en la media de nuestras posibilidades, a
llenar el vaco de obreros calificados a nivel medio que de-
manda nuestro desarrollo socio-econmico.
Tenemos que preparar profesionales para las necesidades
prioritarias del pas. La multiplicacin de profesionales en
carreras tradicionales, cuyo mercado de empleos est cubier-
to, no, tiene justificacin. Si es frustratorio el desempleo en
una persona ignorante es desconcertante y fatal para un pro-
fesional.
Personalmente creo que ya es una necesidad imperiosa la
planificacin de la educacin en nuestro pas. Hay que ofrecer
las carreras prioritarias para las necesidades de la nacin.
Aqu, como en la mayora de los pases latinoamericanos,
"hay carreras que estn completes en cuanto a su campo ocu-
pacional, mientras que hay otras en las cuales la oferta de
profesionales es todava insuficiente".
En la Universidad Catlica Madre y Maestra estamos estu-
diando y examinando los programs y carreras que ofrece la
institucin. El propsito principal de este studio, que realize
el Consejo Acadmico, es establecer las bases y los criterios
necesarios para evitar la duplicacin de esfuerzos y de re-
cursos. No tenemos el propsito de ofrecer carreras que ya
existen en otras universidades y centros de studios superio-
res del pas.
Posiblemente una reestructuracin acadmica nos llevara
a la creacin de nuevas carreras cortas y, en un future, a la
creacin de cursos de postgrado que vendran a constituir








como el complement de otras formaciones profesionales, y
que evitaran, de paso, el flujo de estudiantes dominicanos
hacia el exterior en busca de especializacin.
Se trata, pues, de prevenir de frustraciones a numerosos
jvenes que, una vez graduados, chocan con el contratiempo
de no encontrar ocupacin adecuadamente remunerada, ya
que en la realidad la oferta excede a la demand.
Planificar, para establecer prioridades, no significa nece-
sariamente reduccin o supresin de determinadas carreras
o reas de enseanza. En cambio s puede implicar reorien-
tacin para perfeccionar y adaptarlas a nuestra realidad.
Debo advertir, sin embargo, que el propsito de preparar
a la juventud, no para la abstraccin acadmica, sino para la
lucha por la vida, no debe llevarnos al error de incurrir en
mutilaciones espirituales. La universidad debe brindar a los
estudiantes la oportunidad de hacerse, por s mismos, de una
concepcin global de la existencia, de una filosofa humanista
que les haga comprender que al hombre, a todo hombre, no
le basta para ser integralmente hombre el "tener ms", sino
que tambin debe aspirar a "ser ms".
Ser ms qu? Ms hombre, sin dejar rincones vacos en
su ser, desarrollando a cabalidad todos los components de su
ser human; inteligencia, sensibilidad, espritu, creacin del
confort decoroso, en una palabra, cultivo de todas las dimen-
siones, incluyendo, por supuesto, la dimension comunitaria
que se encarna en la realizacin de la justicia social.
El fomento de estos valores debe florecer en un sentido
de la responsabilidad individual y de la responsabilidad so-
cial de la persona.
Al logro de uno de estos objetivos est encaminada la par-
ticipacin estudiantil en la orientacin y en la march de esta
universidad.
Participacin, sin embargo, que debe estar regulada, y lo
est, por nuestros Reglamentos, en el sentido de que son
irrenunciables e indelegables aquellos derechos inalienables
y aquellas prerrogativas, como las ideas personales de carc-
ter cientfico, religioso o de tipo y corte poltico, de las cuales
un hombre no puede apartarse, a no ser que renuncie a su
sagrada individualidad.
Toda tendencia a la masificacin, cualesquiera que sean
los motivos en que se inspire, todo propsito de violentar la








actitud individual en asuntos trascendentales que tienen re-
sonancias perdurables en la vida de cada hombre y en la
vida de la comunidad, aunque ello se intent con el simple
amedrentamiento psicolgico, constitute una incursin impro-
pia en el mbito sagrado de los principios que integran la
personalidad.
Ni un padre de familiar ni un educador pueden escuchar
con indiferencia, de labios de un estudiante, el grito deses-
perado que Unamuno pone en boca de una figure literaria:
"iMi yo! que me arrancan mi yo!"
El mantenimiento de este principio importa much para
la existencia de una comunidad pluralista, como lo es, y debe
serlo, esta Universidad. Y es tambin esencial para que el
disfrute de la libertad individual vaya a ritmo parejo con el
respeto debido al derecho ajeno que, conforme a la consabida
mxima de Jurez, es la paz.

Queridos graduandos:
Esta Universidad, y toda la comunidad que la integra, se
siente orgullosa de ustedes y se congratula hoy, con profunda
satisfaccin.
Como Madre seguir con amor sus pasos y se llenar de
jbilo y de legtimo orgullo con sus xitos, que siempre re-
fluirn sobre ella.
No olvidar, y esperamos que ustedes tampoco olvidarn,
que el sentimiento materno nunca se disipa ni se agota, ni
siquiera cuando llega, por la ley de la naturaleza, el instant
de la emancipacin.
Como Maestra estar siempre dispuesta a seguirles ilumi-
nando y ayudando en todo lo que est al alcance de sus
posibilidades.
Van a entrar de lleno en una vida que no est exenta de
inquietudes e interrogantes. Van a entrar en un mundo en
crisis permanent. Una buena parte de su responsabilidad
estar en infundir en el ambiente en que les corresponda
desenvolverse como profesionales, ingredients de sensatez,
de equidad, de justicia y de esperanzas.
Cuando surjan las dificultades que quieran arrastrar a la
desesperacin o al pesimismo, no presten odos a los fat-
dicos agoreros. Cuando arrecie la tormenta de las dificultades







tomen del vidente Jeremas, no sus lgubres lamentaciones,
sino el vigor de sus profticas denuncias y agreguen siempre,
al sealamiento de cada mal, para que su denuncia no sea
estril, el eficaz remedio que pueda disiparlo.

27 de junio de 1970














EN LA INAUGURACION DEL EDIFICIO DE LABORA-
TORIOS DE CIENCIAS BASICAS


Con suma complacencia inauguramos hoy este edificio,
albergue de los laboratories de Ciencias Bsicas.
La culminacin de esta obra, cuyos salones alojan moder-
nos equipos, patentiza el dinamismo creador de todos los que
en esta Universidad aunan sus esfuerzos inspirados en el
noble propsito de convertir esta Casa de Estudios en un
instrument apto y eficaz de formacin cientfica, en benefi-
cio de la familiar dominicana.
Consider oportuno sealar en esta grata ocasin, que
nuestro crecimiento no es puramente material. De poco val-
dra levantar edificios si dentro de ellos no existiera un esp-
ritu que se preocupara, en primer trmino, por la dimension
humana y que propiciara las condiciones necesarias para que
la juventud que frecuenta nuestras aulas prepare adecuada-
mente su inteligencia y su voluntad para el servicio de los
dems.
El doctor Gregorio Maran, refirindose a las ciudades
universitarias, dice que "en su inmensidad arquitectnica, en
su lujo, son, en cierto modo, jaulas o crceles, todo lo dorado
que se quiera, donde se encuentra un tanto aprisionada la
sabidura". De aqu que nuestras actividades de extension
cultural, nuestros esfuerzos por llevar la educacin ms all
de los muros de nuestra Institucin, la procedencia geogr-
fica y social de nuestro estudiantado, logren que la Universi-
dad Catlica Madre y Maestra est lejos del modelo de uni-
versidad sealado por el humanista espaol.
Esta Universidad, naci, como su nombre lo indica, bajo
la inspiracin de los principios que encarna la Encclica
"Madre y Maestra" de Su Santidad Juan XXIII, y quiere ser
un testimonio viviente de esos principios. Sus Estatutos, en








el Artculo 4, consagran que, la UCMM "como entidad de
servicio pblico, est abierta a todas las personas, sin distin-
cin de raza, clase social, ideologa o creencias religiosas; y
se consagra a la bsqueda cientfica de soluciones que res-
pondan, en cuanto a los problems nacionales, a las exigen-
cias del bien comn".
Por estos laboratories pasarn todos los estudiantes que
frecuentan nuestro centro acadmico. En sus aulas de Cien-
cias Bsicas, se impartirn las disciplines que forman el ci-
miento de las ciencias. Adems, ofreceremos concentraciones
para los aspirantes a maestros, en Biologa, en Qumica y en
Fsica.
Aqu tendrn, los futuros profesionales, su primer en-
cuentro con el mundo maravilloso de la Fsica, con sus leyes,
con sus energas ocultas; de la Qumica, de tanta importancia
en la produccin de los alimentos del hombre; de la Biologa,
que revela la supreme sabidura que precede a la creacin
de la vida. Los conocimientos fundamentals en estas ramas
de las ciencias podrn contribuir a despertar valiosas voca-
ciones investigadoras.
Aspiramos a que nuestra Institucin contribuya al logro
de hermanar los requerimientos de la tcnica, con las exigen-
cias de un sano humanismo; humanismo imprescindible para
que la tcnica est siempre al servicio del hombre, y no se
convierta solamente en amenaza de destruccin.
Maran, en su preocupacin por la ciencia aplicada, es-
cribi: "Podramos decir, parodiando a los fsicos antiguos,
que la humanidad tiene horror al vaco intellectual; y ese
vaco en nuestra edad se va colmando de tcnica. Y como
la tcnica tiene una raz brbara, antihumana, el exceso de
tcnica, que puede hacer, aunque no siempre, la vida ms
c5moda, la pone en peligro de hacerla de peor calidad moral".
Igual preocupacin expresaba Ortega y Gasset, quien
llega a afirmar que la tcnica, al conferirle al hombre una
capacidad ilimitada, como lo demuestra el vuelo hasta los
astros, hace que al hombre, puesto a vivir de la fe en la
tcnica y slo en ella, "se le vace totalmente la vida".
Con el Concilio Vaticano II confiamos en "el studio de
las ciencias y la exacta fidelidad a la verdad en las investiga-
ciones cientficas; la necesidad de colaboracin con otros
grupos tcnicos; el sentido de la solidaridad international
y la conciencia, cada vez ms sentida entire los peritos, de








su propia responsabilidad por ayudar a los hombres e in-
cluso protegerlos, y la voluntad de elevar el nivel de vida
de todos, principalmente de quienes sufren la privacin de
ejercer su responsabilidad o padecer por la pobreza de su
cultural Todos estos frutos de la tcnica pueden, y deben,
ser aprovechados, y son clara demostracin de que si el hom-
bre domina a la tcnica y no se deja esclavizar por ella, es
la tcnica la que queda humanizada.
Una universidad de hoy, y especialmente una universidad
catlica, debe preocuparse por el hombre, en toda la gama
de sus dimensions: econmicas, polticas, sociales y mora-
les adems de las espirituales.
En nuestra Institucin aspiramos a que sea esfuerzo de
todos, dirigentes, profesores y estudiantes, el logro de una
sana convivencia dentro del recinto universitario, que tenga
como base el recproco respeto de la personalidad de cada
uno, a sus ideas y a sus inquietudes, como conviene a los
miembros que participan en el seno de una comunidad plu-
ralista.
Estaremos siempre en contra de todo tipo de adoctrina-
miento. Estimularemos toda actividad que tienda al desa-
rrollo de la inteligencia, a su capacitacin, para que ningn
miembro de esta comunidad sea mero espectador de las
cambiantes realidades, sino agent activo que, con sereno
espritu crtico, trate de saber el porqu de las cosas y se
niegue a convertirse en masa amorfa e impersonal.
Esta obra se ha contruido con una generosa donacin
de la Sociedad Industrial Dominicana, haciendo uso de un
financiamiento de la Financiera Dominicana, S. A. Con esta
obra cumplimos el compromise contrado con el (PNUD), Pro-
gramas de las Naciones Unidas para el Desarrollo de construir
el edificio que alojara los laboratories de Ciencias Bsicas
donados por esa organizacin mundial.
Como se ve, en esta modern construccin equipada tam-
bin con modernos laboratories, se han mancomunado re-
cursos y esfuerzos de las Naciones Unidas, de una industrial
dominicana, de una financiera national y de una universidad,
para rendir un inapreciable servicio a los jvenes domini-
canos que la han elegido para realizar sus studios profe-
sionales.
Tal conjunto de factors demuestra que existe la convic-
cin de que la educacin es no slo un campo important,







sino el mejor, para la inversin reproductive. Al menos los
que nos encontramos aqu estamos convencidos de que no
puede haber autntico desarrollo national sin los recursos
humans calificados que salgan de los centros de studios
superiores.
Es un deber de justicia que cumplo con agrado, expresar
la gratitud de nuestra comunidad universitaria a la Sociedad
Industrial Dominicana, por su generosa contribucin. Tam-
bin a la Financiera Dominicana, que hizo possible la obten-
cin de los fondos en el moment requerido. De un modo
particular va nuestro agradecimiento a los ejecutivos del Fon-
do Especial de las Naciones Unidas, que aprobaron la
donacin de los laboratories, aceptando como constancia
de la contrapartida local la garanta moral de la Institucin
y la fe en la capacidad de sus dirigentes, para lograr los
recursos necesarios.
Antes de terminar quiero expresar tambin nuestra sa-
tisfaccin por la honrosa presencia en este acto de distin-
guidos dirigentes universitarios latinoamericanos que han
venido a participar en la VI Asamblea de la Unin de Uni-
versidades de Amrica Latina, celebrada en nuestro pas. Los
distinguidos visitantes representan un alentador simbolismo:
el simbolismo de la unin de esta Amrica nuestra, una y
multiple, que quisiera conquistar, a empuje de talent, con
el despliegue de sus bros morales, con la concordia hemis-
frica, su derecho a una vida libre, a un bienestar comn
que se cimente en la justicia y en el amor.
Gracias pues, a todos por habernos acompaado en este
acto que represent un paso ms de advance de esta Univer-
sidad en su vocacin de servicio a la juventud dominicana.

23 de agosto de 1970













EN LA PRESENTATION DE LA MEMORIAL DEL AO
ACADEMICO 1969-1970


Aunque como todos saben sirvo a la Universidad Catlica
Madre y Maestra desde su nacimiento, esta es la primera
vez que comparezco ante su ms alto organismo y la comu-
nidad universitaria para cumplir con una de las obligaciones
que sealan los Estatutos al Rector.
La presentacin de la memorial de una institucin se con-
sidera como una ocasin propicia para enaltecer logros,
actividades positivas y, en una palabra, todos los aconteci-
mientos de relevancia ocurridos en el transcurso de un ao.
Yo quisiera que esta presentacin de la historic viva ae
la Universidad, correspondiente a los ltimos doce meses,
constituyera una especie de examenn de conciencia". Preten-
dera que mi exposicin sirviera como una gua que ayudara
a comprender actitudes, a perfeccionar logros, a prevenir
males, a rectificar rumbos y tambin para proyectar el future
a la luz del pasado.
El ao acadmico 1969-1970 se inici con una matrcula
de 1,491 estudiantes y 153 profesores, de los cuales 105 fue-
ron de tiempo complete. La preocupacin principal la cons-
tituy la revision cuidadosa y maduramente pensada de los
Estatutos, para adaptarlos, por un lado, al crecimiento de
la Institucin y, por otro, a las nuevas orientaciones, fruto
de los tiempos que vivimos.
Los Estatutos deben servir de cauce orientador a las ac-
tividades acadmicas y a otras inquietudes. En la revision
de los mismos se tuvieron en cuenta las preocupaciones sur-
gidas en todo el mundo universitario durante la ltima d-
cada. Pusimos especial atencin en la naturaleza y en las
causes de las demands de reivindicaciones de los estudian-
tes de todas parties del mundo, desde Alemania y Pars, el
Ocano Pacfico, hasta la Cordillera de los Andes.
Un somero anlisis de las causes de este fenmeno pone







de relieve que en los reclamos de transformaciones no exis-
ta un denominador comn, que las agitaciones que en forma
violent sacudieron a muchos centros acadmicos no eran
homogneas.
La bandera de la lucha en Francia, por ejemplo, entire
otras causes, se enarbolaba por una renovacin de los pro-
gramas que incluyera una nueva estructura de la jerarqui-
zacin de las ciencias, que los pusiera en armona con los
requerimientos de los avances tecnolgicos del mundo de
hoy.
El carcter poltico que cobr el movimiento, segn al-
gunos observadores, obedeci al convencimiento de que la
condicin arcaica de las universidades, en ltima instancia,
era fruto del sistema econmico y social imperante en aquella
nacin.
Es obvio que la violencia estudiantil que estalla en repu-
tados centros acadmicos de los Estados Unidos, tales como
Berkeley y Kent, no tiene su origen en las mismas causes que
llevaron la violencia a los centros acadmicos europeos. Pro-
blemas muy exclusivos de los Estados Unidos determinaron
los disturbios y las violencias en las universidades. Es evi-
dente el papel determinante que jug el sentimiento de
oposicin a la guerra de Vietnam, los conflicts creados por
la discriminacin racial y la brecha generacional.
Una sola caracterstica pareca ser comn a los reclamos
que surgan tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo: el
anhelo del estudiantado de participar, con sentido de res-
ponsabilidad, en la direccin de las universidades.
Este aspect de la participacin es el que ms ha venido
preocupando a profesores y estudiantes en la Madre y Maes-
tra; preocupacin compartida por los dirigentes de la Ins-
titucin.
Es evidence que los problems de las universidades de
Europa y Estados Unidos no son los nuestros. Los Estatutos
aprobados por la Conferencia del Episcopado Dominicano,
en diciembre de 1969, incluyeron, y as se puso en prctica,
un concept de participacin que encierra, al mismo tiempo
el de la responsabilidad del estudiante y del professor en la
vida universitaria, siempre conforme con los principios de
inspiracin cristiana, liberal y democrtica.
El Reglamento de Participacin y Actividades Estudian-
tiles, aprobado por los organismos universitarios, tiene como








fundamento la idea de que debemos convivir en el seno
de una sociedad pluralista, en la que, si es verdad que hay
deberes comunes, como los acadmicos y otros servicios que
ofrece la Institucin, es tambin cierto que cada miembro
de la comunidad es poseedor de derechos inalienables como
son el mantenimiento de sus convicciones polticas, la defen-
sa de su credo religioso y su libertad en la eleccin de su
profesin, derechos que son indelegables por constituir valo-
res intransferibles de la persona humana. Estos valores
personales son los que deben constituir el valladar que im-
pida la masificacin, que evite el fanatismo y que detenga
los intentos de incursin indelicada y masificadora en el
individuo.
Aspiramos a que cada estudiante, mientras madura y
crece en contact con la filosofa, la ciencia y la tcnica, se
forme su propia ideologa y su propia personalidad intelec-
tual, para que nunca sea vctima de los idelogos sectarios
ni de los mitos convencionales.
En una institucin como sta no debe existir lo que Paulo
Freire llama domesticacin. Por el contrario, debe haber
independencia de pensamiento frente a todo y a todos, esp-
ritu crtico sustentado por el anlisis filosfico.
Enmanuel Mounier afirma: "La persona no puede recibir
desde fuera ni la libertad spiritual ni la comunitaria. Todo
lo que puede hacer y todo lo que debe hacer por la persona
un rgimen institutional es nivelar ciertos obstculos exte-
riores y favorecer ciertas vas, a saber:
1. Desarmar cualquier forma de opresin de las per-
sonas.
2.0 Establecer, alrededor de la persona, un margen de
independencia y de vida privada que asegure a su eleccin,
una material, un cierto juego y una garanta en la red de las
presiones sociales.
3.0 Organizar todo el sistema social sobre el principio
de la responsabilidad personal; hacer actuar en l los auto-
matismos en el sentido de una mayor libertad ofrecida a la
eleccin de cada uno.

La verdadera libertad corresponde conquistarla exclusiva-
mente a cada uno. No se puede confundir, sin caer en la uto-







pa, la minimizacin de las tiranas materials con el 'Reina-
do de la Libertad".
A la luz de estos principios que estn consagrados tam-
bin en la Encclica "Pacem in Terris" (N.o 30), y establecidos
con claridad en nuestros Estatutos, nosotros vemos en la
poltica un problema hondamente human y consideramos
que la Universidad debe ocuparse de ella, como objeto de
studio.
La Universidad no puede ni debe ser apndice de ningn
partido poltico. La poltica partidista divide y disocia, pro-
picia la intolerancia en detrimento del respeto que un hom-
bre debe a las ideas de otro hombre. La UCMM, como
institucin, nunca estar a favor ni en contra de gobierno
alguno, sino al servicio de la sociedad y del pas.
Porque queremos ser independientes, no podemos estar
comprometidos con ningn partido que aspire a llegar al
Gabierno. Precisamente para mantener nuestra libertad
cuando ese partido llegue a l. En otras palabras, no ten-
dremos aliados ni opositores polticos, ni ahora ni nunca.
Aprovechamos este moment para dejar claro testimonio
de agradecimiento a todos los gobiernos que ha tenido la
Repblica durante la vida de la Universidad, no slo por su
generosa cooperacin, sino tambin por el absolute respeto
a nuestra autonoma, la que han mantenido siempre, haciendo
sus contribuciones sin exigirnos condicin alguna. Este mismo
reconocimiento lo extendemos a todas las instituciones, in-
ternacionales y nacionales, pblicas y privadas, que han ob-
servado igual respeto cuando se han sumado a nuestro es-
fuerzo con sus apreciadas donaciones.
En cuanto a la poltica, debemos advertir, sin embargo,
que una cosa es la poltica como ciencia y como arte y que
otra cosa es la politiquera. Como universidad catlica cree-
mos en una poltica trascendente, aquella que es alabada por
el Concilio Vaticano II, y rechazamos todo tipo de concep-
cin totalitaria del Estado que intent extinguir las institu-
ciones intermedias y suprimir y ahogar los valores esenciales
de la persona humana.
Por esta razn, hemos manifestado pblica y comunita-
riamente con vigorosa energa, nuestra indignacin cada vez
que un dominicano ha perdido la vida en sucesos injus-
tificables.
No somos, por tanto, ni seremos nunca, ni apticos ni







indiferentes frente a cualquier atropello a los valores esen-
ciales del hombre.
Persuadidos de que la autntica autonoma universitaria
implica tambin total independencia frente a toda faccin po-
ltica, no debemos ni enfeudar nuestra Universidad en la
poltica partidista, ni hipotecarla como patrimonio exclu-
sivo de ninguna clase social ni de ningn sector econmico.
Nuestra disponibilidad al servicio de todos -de todos
los credos, de todas las filosofas, de todos los militants
polticos- nos impone el indeclinable deber y nos exige el
sacrificio de estar al margen y por encima de todo comporta-
miento partidista.
Esta actitud es consecuencia de que la Universidad, por
su propia definicin y naturaleza, es una institucin de ser-
vicio pblico, y, como tal, es para todos sin distingos ni
discriminaciones de ninguna ndole. La Madre y Maestra
aspira a ser Familia Universitaria, y al igual que en toda
sana familiar, evitar con delicadeza los puntos de discre-
pancia que separan, que desunen y que amenazan con de-
sintegrar su cohesin.
Estas determinaciones tendientes a evitar atmsferas in-
flamadas por la emotividad no implican, ni por un moment,
el que seamos ajenos a los problems nacionales; estos son
de nuestro inters e incumbencia como todo lo tocante a la
comunidad national.
A fin de evitar malentendidos, no queremos dejar de
subrayar que le reconocemos el derecho y el deber a cada
universitario -profesor, alumno o empleado, a ttulo de
ciudadano- de participar activamente en la vida poltica
del pas. Pero esto no puede hacerse en la vida universitaria,
ni puede tomarse la condicin acadmica para levantarla
como bandera de un partido.
Estas son, seores, en sntesis, las normas en que se
inspiraron nuestros Estatutos, gracias a cuya estricta obser-
vancia hemos resuelto las crisis originadas el pasado ao, re-
percusin inevitable de las tensions polticas que vivi en-
tonces el pas.
El pasado ao acadmico significa slo un paso ms
hacia el ideal trazado por los Obispos que fundaron la Insti-
tucin con el propsito de servir a todos los que llamaran
a sus puertas y que tuvieran capacidad, principalmente a los
ms necesitados, ofrecindoles la oportunidad de adquirir







conciencia clara de su dignidad de personas, capacitndolos
para el disfrute real de una igualdad de oportunidades.
Sin orgullo, pero s con cierta complacencia, podemos
afirmar que muchas de las preocupaciones reinantes actual-
mente en muchas de las universidades del Continente, en par-
te ya han sido logros de esta Institucin, al menos en
dos aspects: el studio serio y el profesorado de tiempo
complete. A este propsito me permit reproducir lo que
afirma el conocido intellectual colombiano Alberto Lleras Ca-
margo: "La verdad es que la universidad latinoamericana,
con muy pocas excepciones, no est realizando el esfuerzo
notorio que se observa en la universidad sovitica y en la
norteamericana para la aplicacin casi sobrehumana al es-
tudio, la consagracin al trabajo investigative y la active
participacin seria, no electoral, en el examen y solucin de
los problems sociales y principalmente tcnicos y cientficos
de nuestra poca".
La Ayuda Estudiantil ha hecho possible una autntica se-
leccin humana, sin que la situacin econmica haya obs-
taculizado el ingreso de los estudiantes a la Universidad. Para
este fin, al 30 de junio de 1970, la Universidad haba invertido
de sus propios fondos la suma de $ 287,000.00, sin incluir
la inversin que ha hecho la Fundacin de Crdito Educativo
en 288 estudiantes.
En el Programa de Superacin del Profesorado, sin in-
cluir la ayuda international, que slo el ao pasado sobre-
pas la suma de $ 100,000.00, la Universidad ha invertido la
suma de $ 284,000.00 de sus propios fondos. Los frutos de
este program, hasta la fecha, son 24 profesores reincorpo-
rados a la UCMM con el grado de Maestra unos, otros con
los requisitos completos para su Doctorado, y 36 que actual-
mente estudian en universidades del Viejo y del Nuevo
Mundo.
Sin embargo, ilusorio sera pensar que hemos andado
todo el camino. Estamos embarcados en la tarea de hacer
una institucin y, desde luego, todas las cosas que dependent
de la mano del hombre son, por su naturaleza, perfectibles.
En esta tarea creadora estamos comprometidos todos los
components de esta comunidad universitaria.
Quiero aprovechar esta ocasin para hacer un llamado
solemne a todos los integrantes de esta comunidad: estu-
diantes, profesores y personal administrative, y a m mismo,







para que pongamos lo mejor de nuestros conocimientos y
de nuestra capacidad en un esfuerzo de participacin active
dentro de la filosofa en que se inspira nuestra Institucin
para la bsqueda de nuestra propia identidad.
Estamos persuadidos de la imperiosa necesidad de una
abierta y franca participacin y comunicacin de inquietu-
des. Slo as, es decir, con la participacin de todos, podre-
mos crear, como dije en otra ocasin, el sentimiento de la
solidaridad, el sentido de la responsabilidad; en otras pala-
bras, lograr la verdadera participacin, que para m no es
otra cosa que responsabilidad compartida.
Hemos nacido sobre la experiencia de la Vieja Universidad
Latinoamericana, esa que precis de una reform sustancial
en sus ancestrales estructuras y que, con ritmo distinto, cada
pas est en process de realizar.
Como universidad nueva -la nueva Universidad Domi-
nicana que hemos iniciado- la reform que necesitamos no
se circunscribe a una actualizacin annual, a un crecimiento
acadmico y material junto a estos tiempos que tan verti-
ginosamente corren y adelantan.
Para lograr este objetivo, para mantenernos al da, he
formulado un llamado solemne para compartir responsabi-
lidades en el trabajo present y en la previsin del future.
Me propongo crear una Comisin de Planeamiento Uni-
versitario, integrada por el Rector, quien la presidir, tres
estudiantes, tres profesores, un decano, un Vicerrector y el
Director de Planeamiento Universitario, para analizar todas
las iniciativas que salgan de su seno o del resto de la co-
munidad universitaria, y canalizar luego sus recomendaciones
a travs de los organismos correspondientes.
En el empeo de conservar la dinmica que nos man-
tendr corriendo parejos con los tiempos, hay tambin el
propsito de impulsar los bufetes populares, la extension
universitaria y la pasanta social para todos.
Como institucin de servicio, la Universidad ha de ir hacia
el pueblo para compenetrarse con l asistindolo profesional-
mente o elevando cada vez ms sus niveles culturales.
Y en todas estas labores habr una caracterstica que las
definir. La caracterstica ser la participacin, ese compartir
responsabilidades en la tarea de que la Nueva Universidad
Dominicana no luzca vieja nunca sino nueva como cada da
o cada ao o cada dcada.








La Junta de Directores, que tom posesin el 29 de di-
ciembre de 1969, y el nombramiento del nuevo Rector y las
nuevas autoridades acadmicas, que iniciaron su gestin aca-
dmica el 16 de febrero de este ao, son fruto, asimismo, de
los nuevos Estatutos a que nos hemos referido.
Estimo que entra en mi estricta obligacin, fundiendo
en mi voz la de profesores y estudiantes, expresarle en estos
moments la gratitud de la "Madre y Maestra" a monseor
Roque Adames, quien alumbr con sus luces, quien enrique-
ci con su apostlico y emprendedor espritu, el legado que
fue puesto en sus manos y que l acept, no obstante, con
sacrificio y dedicacin, pues, como es sabido, tena las impor-
tantes responsabilidades del manejo de su Dicesis.
Entre las innovaciones realizadas en el curso del pasado
ao acadmico, sealamos con satisfaccin la creacin de
la Oficina de Egresados y Pasantes que ya va rindiendo frutos
sazonados. El pasado verano, durante ocho semanas, 160
estudiantes trabajaron en 77 empresas dominicanas. Es inne-
cesario acentuar que este puente de unin redundar, por
fuerza, en copioso beneficio tanto para las empresas como
para el destino future de cada uno de nuestros estudiantes.
Merece especial mn.cin, por sus proyecciones sociales,
la Asociacin de Egresados, que qued definitivamente cons-
tituida el 12 de septiembre de 1970. En la Asociacin de
Egresados palpita y vibra el just anhelo de que en nuestra
familiar acadmica se dilate, se extienda y se mantenga en
todos, a lo largo y ancho del pas, la vitalidad spiritual, el
ansia cientfica y el empeo comunitario que los anim mien-
tras frecuentaban nuestras aulas.
Merece otra mencin especial la Oficina de Planeamiento
Integral de la Universidad. Se le encomend la tarea de
elaborar un proyecto de solicitud de prstamo al Banco In-
teramericano de Desarrollo. Esta solicitud fue presentada
formalmente, el 25 de febrero de 1970, con todos los requi-
sitos de esa entidad crediticia.
Entre las generosas colaboraciones que hemos recibido
debemos destacar la ampliacin del program que hemos
venido realizando con la Universidad de San Luis con finan-
ciamiento de la Agencia Internacional para el Desarrollo,
(AID), lo que nos ha facilitado la beneficiosa oportunidad de
conservar entire nosotros, al menos por un ao, al arquitecto
Francisco Camarena y al Padre Edward Justen, en la Oficina








de Planeamiento y en la Direccin del Departamento de Idio-
mas, respectivamente. El Gobierno de Francia tambin ha
ampliado su colaboracin con el ofrecimiento de un professor
de francs y material audiovisual, y con otro professor para
la Facultad de Ingeniera.
Fresca est todava en nuestra memorial la inauguracin
del edificio de Aulas II, gracias a la cooperacin de algunas
empresas dominicanas.
En virtud de una generosa donacin de la Sociedad In-
dustrial Dominicana, se levant el edificio que alberga los
laboratories de Ciencias Bsicas, ya en pleno funcionamiento.
Finalmente, no quiero omitir mencionar el comienzo de
la construccin del edificio que alojar nuestra Biblioteca.
Como se sabe, esta obra ser possible gracias a la contribucin
de la familiar Bermdez. Esta donacin es, hasta el moment,
la mayor que ha hecho el sector privado de nuestro pas para
obra alguna. El costo total ser de $ 547,000.00 y la familiar
Bermdez nos ha asegurado que su donacin cubrir total-
mente el costo de la obra.
No puedo terminar sin puntualizar los ecos del goce in-
telectual que produjo en la sociedad dominicana la pasada
graduacin, en la que por primera vez entregamos a la so-
ciedad egresados de las Escuelas de Enfermera y de Tra-
bajo Social. Este acto solemne y brillante en que se confiri
a prominentes personalidades, entire ellas a monseor Hugo
Eduardo Polanco Brito, progenitor de esta Universidad, el
ttulo de Doctor Honoris Causa, tuvo amplias repercusiones
a lo largo y ancho del pas.
Ahora se nos abren promisoras las perspectives de un
nuevo ao y abrigamos la absolute seguridad de que con el
espritu de concordia que nos inspira y alimenta nuestros
propsitos, alcanzaremos nuevas metas para satisfaccin
de nuestra familiar universitaria, y para el progress y el
auge de la Repblica Dominicana.

10 de octubre de 1970














ANTE LAS CAMERAS DE COLOR VISION


Es de comn conocimiento que las autoridades de la
UCMM, an despus de ser desplazadas de sus oficinas, han
hecho esfuerzos supremos y no han escatimado medios ra-
zonables para superar la crisis que ha paralizado la vida
acadmica y administrative de nuestra Casa de Estudios.
Todo el mundo conoce, asimismo, en este pas, la forma
violent, reida con todas las maneras civilizadas, en que
un grupo de estudiantes, tras una semana de agitacin, logra
movilizar a otros estudiantes, en detrimento de la mayora,
e irrumpe tumultuariamente en el edificio de Administra-
cin, el da 17 del present mes, con el propsito claro de
tomarlo por la fuerza. La toma del edificio no se efectu
ese da por la valiente intervencin de profesores, estudian-
tes y empleados y por haber accedido la Rectora a recibir
una comisin de los amotinados, en horas de la tarde, en
presencia de los miembros de la Junta Universitaria. Cuando
la comisin fue autorizada a pasar a la Junta, los compo-
nentes de la misma se negaron a hacerlo, alegando que no
se haban satisfecho todas sus demands.
Al da siguiente, en horas de la maana, el edificio de Ad-
ministracin fue tomado con el evidence propsito de arran-
car por la fuerza lo que la razn les negaba y paralizar la
Universidad.
Nosotros hubiramos podido, tambin, emplear la accin
direct para recobrar lo que por derecho nos pertenece. Pero
la violencia no es nuestra norma.
El atropello, aunque sea con objeto de reclamar lo propio,
no constitute para nosotros un mtodo acceptable de man-
tener relaciones humans.
Lo propio de series racionales es el dilogo, el razona-
miento, el intercambio de ideas y pareceres. Los llamados
grupos clandestinos nunca usaron ante las autoridades estos
procedimientos.









La Madre y Maestra es una institucin privada y posee
sus propias normas y reglamentos internos que regulan su
vida acadmica. Sus Estatutos y Reglamentos establecen
la forma de participacin responsible que permit a los
delegados de los estudiantes, no slo participar en los asuntos
internos de la Institucin, sino, adems, sugerir cualquier
tipo de cambio o de mejora de los asuntos que tengan un
carcter estrictamente universitario.
Como sealamos en otra ocasin, cuidadosos de la obser-
vancia del espritu del Reglamento de Actividades Estu-
diantiles, de no rozar los derechos individuals, encarecemos
el respeto a aquellas prerrogativas de la persona humana
que se identifican con el santuario de su conciencia, y que,
por tanto, son indelegables, tales como su derecho a career
en lo que le dicte su conciencia, su facultad de profesar la
ideologa poltica que quiera o su libertad para escoger la fi-
losofa o el campo de investigacin que mejor cuadre a sus
aspiraciones.
Este delicado y especial cuidado hacia ciertas prerroga-
tivas de la persona humana nos haba liberado de tumultos
emocionales que, segn expresin de Paulo Freire, desem-
bocan "en el sectarismo que tiene siempre una matriz acr-
tica y que es arrogante, antidialogal y, por eso, anticomu-
nicativo".
"El sectario -escribe Paulo Freire- nada crea, porque
no ama. No respeta la opcin de los otros. Pretende imponer
la suya -que no es opcin sino fanatismo- a todo".
"De ah la inclinacin del sectario al activismo, que es
la accin sin control de la reflexin. De ah su gusto por los
'slogans', que difcilmente sobrepasan la esfera de los mitos,
y, por eso mismo, mueren en sus mismas verdades, se nutren
de lo relative a lo que atribuyen valores absolutos".
En mensaje a los profesores, el da 9 de febrero pasado,
les deca: "Considero responsabilidad de todos, pero espe-
cialmente de los profesores, hacer los esfuerzos que sean
necesarios para lograr que nuestros estudiantes, empeados
siempre en ser ellos mismos, no se vean arrastrados por el
espritu gregario. La Universidad debe ser la mejor garan-
ta, el nico lugar donde nunca debe perecer la alternative
de hacer valer el derecho personal a optar.
Creemos en la participacin estudiantil, pero en aquella
que sirva para encauzar las disposiciones de la juventud a








fin de que, interviniendo responsablemente en los asuntos
universitarios, como sujeto activo del progress de las ciencias
y de la cultural, hagan de nuestra Institucin un dnamo que
genere energas bienhechoras, un fanal que irradie luz que
oriented y conduzca al pas hacia un future mejor".
Estas son las bases en que descansa la vida y las activi-
dades de la Universidad Catlica Madre y Maestra.
A nadie obligamos a incorporarse a nuestra Institucin,
pero el que libremente ingrese sabe de antemano a qu
atenerse, por lo que respect a las normas que pautan el
desenvolvimiento de nuestra Casa de Estudios.
Lo natural y lo lgico es que si alguien tiene otras ideas,
otros criterios y otros propsitos que los que rigen a la Madre
y Maestra, no la escoja para realizar en ella los studios
superiores.
La mayora de nuestro estudiantado ha respetado sus
Estatutos. Esa circunstancia ha hecho possible el rpido pro-
greso de la Universidad y es la causa de que nuestros egre-
sados constituyan, en sus respectivas reas, un orgullo de
la Nacin por estar ya en la lista de los ms eficaces ser-
vidores profesionales.
En vista de estas consideraciones, se comprender que
para bien de la juventud, de las families dominicanas y del
pas, no estamos dispuestos a aceptar un tipo de universidad
en la que impere el divisionismo poltico y en la que a la
poltica sectaria se le otorgue categora de valor supremo.
Los hechos acaecidos en la Madre y Maestra durante estos
das demuestran hasta dnde conduce el conportamiento
human cuando tiene como principal norte el fanatismo
poltico o el inters partidista, que tienen siempre, como
dice Paulo Freire, una matriz preponderantemente emocio-
nal y acrtica.
Ni las autoridades de la Madre y Maestra, ni la Iglesia, en
cuyas mximas se inspira nuestra Institucin, aceptaran la
existencia de una universidad en la que la persona, duea
de s misma y responsible de sus actos, sea sustituida por
una marea humana movida por consignas extra-universita-
rias, generadoras de antagonismos disociadores.
En el context de estas ideas, que estn en la esencia
misma de la Madre y Maestra, an estamos abiertos al di-
logo tranquilo, sincero y leal; pero slo cuando sea desocu-
pada la Universidad y entregada a sus autoridades legtimas.








Mientras tanto, se ratifican las sanciones a los estudiantes
y para las otras negociaciones permanecemos en la misma
actitud, estableciendo como condicin previa la desocupa-
cin del Edificio de Administracin.
Como no existen condiciones por el moment para laborar,
nos vemos precisados a declarar formalmente cerrada la
Universidad hasta que surja el ambiente adecuado para la rea-
pertura.
Deseamos expresar a la prensa de la capital nuestra ms
profunda gratitud por el apoyo que nos ha brindado, por su
espritu de comprensin, y por haber mostrado en sus co-
lumnas y pginas editoriales, a la opinion pblica, la just
posicin sustentada por las autoridades de la Madre y
Maestra.
Antes de terminar, queremos hacer en este moment un
llamado solemne a la ciudad de Santiago para que no perma-
nezca indiferente a lo que est sucediendo en su Univer-
sidad. Quizs muchos no han advertido, por un lado, lo que
significa la Universidad para el pas, pero especialmente
para Santiago, y a lo mejor, por otro lado, estn mirando
como un espectculo ms lo que est sucediendo a la en-
trada de la ciudad. Sin embargo, est en juego la vida de la
Universidad Catlica.
En una ocasin o decir a alguien que la Universidad
Madre y Maestra estaba a la entrada de Santiago y ah se
ha quedado, sin penetrar en el corazn de los santiaguenses.
Si muere la Universidad Catlica Madre y Maestra, y esto
sera inevitable en el moment en que sucumban sus princi-
pios, es probable que Santiago no tenga una universidad
por generaciones.
Muchos santiaguenses, muchas families de esta comuni-
dad, estn conscientes de que, de no existir la Madre y Maes-
tra, hoy sus hijos no fueran profesionales o no estaran en
vas de alcanzar una profesin. Alguien ha dicho, y yo lo
he repetido en ms de una ocasin, pblicamente en Santia-
go, que lo que determine que una comunidad deje de ser
pueblo, para convertirse en ciudad, son sus instituciones
de studios superiores. Quizs Santiago no ha advertido to-
dava que el aire cosmopolita que poco a poco va tomando
la ciudad se debe, en grandsima parte, a la existencia, en
su entrada, de la Universidad Catlica Madre y Maestra.
Consider que nadie en este pas, pero principalmente








Santiago, puede ser indiferente a la situacin present y
que, de empeorarse, nadie obtendr beneficios. Santiago no
debe ser indiferente a nuestros esfuerzos a fin de superar
esta situacin.
Esta ciudad, ha visto nacer y crecer a la Madre y Maestra
y conoce de los sacrificios y de los abnegados empeos, de
los sudores que ha costado constituirla en un timbre de or-
gullo del Cibao y del pas. La ciudad de Santiago no puede,
ni debe, pues, permanecer pasiva ante la amenaza de anar-
qua que se cierne sobre una institucin que, a pesar de su
corta edad, ha colaborado y colaborar en el process de
su desarrollo material, cultural y spiritual y en la movili-
zacin social de todos sus hijos.
Santiago y la region del Cibao seran los ms perjudi-
cados si los enemigos de la estabilidad institutional de la
Madre y Maestra logran, por su pasin sectaria, sepultarla
en el silencio.

27 de marzo de 1971












NUEVAMENTE ANTE LAS CAMERAS DE COLOR
VISION


Como es del conocimiento de todos, en sus pocos aos de
vida, la Universidad Catlica Madre y Maestra ha estado
abierta al mantenimiento de un ambiente de libre discusin
de ideas, basado en los principios del rigor cientfico, en
la tolerancia mutua y en el respeto a la dignidad del hombre.
Y, dentro de estos principios normativos, la UCMM se ha
propuesto el desarrollo integral de la persona humana que
permit al pas disponer de los recursos humans que nece-
sita para su desarrollo material y spiritual.
La Universidad Catlica Madre y Maestra se siente leg-
timamente orgullosa de los frutos obtenidos hasta hoy, los
cuales fortalecen y reafirman la bondad de sus principios
y valores, principios y valores que la Universidad tiene el
derecho de exigir que se respeten, como es ella respetuosa
de los de todos y cada uno de sus miembros.
Es, por consiguiente, y los hechos lo han demostrado,
absolutamente falso que en nuestra Institucin no tenga
vigencia el pluralismo. En ningn instant se ha pretendido
reducir a una uniformidad gris la vida intellectual en la
UCMM.
Lo que ocurre es que, precisamente, para que la corriente
del pensamiento libre sea libre de verdad, las normas esta-
blecidas en la Universidad exigen que se tenga respeto a la
libertad ajena y no se le quiera imponer a una mayora la op-
cin adoptada por una minora. Es obvio, que en tal caso,
sera esta minora la que no respeta los postulados de la
pluralidad.
Por otra parte, como cuestin de principio y sin el menor
deseo de entrar en polmicas teolgicas, creo que debo re-
cordar que si en la Iglesia la autoridad es servicio, diacona,
tambin es principio de cohesin y de orden, como es fcil
mostrar en mltiples pasajes de los Evangelios, y en las
cartas de San Pablo, en que inclusive la separacin, para








bien de la comunidad, est autorizada. (S. Mateo, cap. 18
- vers. 15-19)
No son estas referencias product de las circunstancias
actuales por que atraviesa la UCMM.
Los que quieran enterarse con ms detalle del carcter
y de la funcin de la autoridad en la Iglesia, pueden lograrlo
con pormenores en la obra del gran telogo dominico Congar:
El Servicio y la Pobreza en la Iglesia.
No se justifica, pues, que se quiera tomar el Evangelio
como un fomentador de anarqua y de indisciplina, contra-
rias al bien comn de la Iglesia.
Hecha esta introduccin, vamos a hacer un anlisis cro-
nolgico de la crisis que afecta a la UCMM y de nuestra
propia actuacin:
I. Desde el inicio de la crisis la Rectora ha estado
consciente de que estaba en juego much ms de lo que a
simple vista pareca, y de que se haba fraguado un plan
tendiente a violentar los principios y a destruir la esencia
de la Universidad.
II. En efecto, desde hace alrededor de dos aos, funcio-
nan en la Universidad clulas clandestinas con evidentes
propsitos polticos-partidaristas, cuya meta es la toma de
la Universidad. Desde hace unas seis semanas, la Rectora
est en posesin de informacin fidedigna de la existencia
de un plan para producer un enfrentamiento entire los estu-
diantes y las autoridades universitarias, tendiente a llevar a
la toma de la Universidad por fuerzas extraas a ella, enar-
bolando la supuesta falta de libertad de asociacin. En ese
sentido, se estaba preparando un program concrete que
produjera un escndalo el da de la prxima graduacin.
III. La precipitacin de este plan en la "semana de
movilizaciones" que todos conocemos, parece que obedeci
a que sus impulsores supieron que la Universidad estaba
en conocimiento del mismo. En esta "semana de moviliza-
ciones" participaron, desde su inicio, personas de dentro y de
fuera de la Institucin, con conocidos intereses partidaristas.
Estas personas manejaron la situacin para el logro de sus
propios fines, siendo necesario que las autoridades sancio-
naran, con una suspension de matrcula por un ao, a los
dos estudiantes (uno de ellos reincidente) que haban parti-








cipado ms activamente en la organizacin y desarrollo de
las movilizaciones.
IV. La firme actuacin de la Junta Universitaria neu-
traliz los intentos del llamado Comit Unitario de que se
aprobaran los grupos polticos, no obstante las tremendas
presiones ejercidas con esos propsitos ante miembros del
organismo. Este fracaso, unido a la suspension de los dos
estudiantes, les hicieron cambiar sus mtodos por otros ms
agresivos y violentos.
V. Todo el mundo conoce como los grupos polticos,
tras una semana de movilizaciones, logran arrastrar a otros
estudiantes. Es de conocimiento pblico, asimismo, que estos
planes ms violentos se materializaron con el intent de
toma del Edificio de Administracin por un grupo de estu-
diantes, el mircoles 17 de marzo. La toma del edificio no
se materialize ese da por la valiente y decidida intervencin
de profesores, estudiantes y empleados, y por haber accedido
la Rectora a recibir a una comisin de los amotinados, en
horas de la tarde. Cuando la comisin fue autorizada a pasar
a la. Junta Universitaria, los miembros de dicha comisin
se negaron a hacerlo, alegando que no se haban satisfecho
todas sus demands. Valga aclarar que ese da 17, muchos
de los amotinados llevaban piedras, palos y ladrillos.
VI. Al da siguiente, jueves 18 de marzo, en horas
de la maana, el Edificio de Administracin fue tomado con
el evidence propsito de arrancar por la fuerza lo que la
razn les negaba, y paralizar la Universidad, sin medir las
graves consecuencias que esto implicaba. Qu hubiera
ocurrido si las autoridades universitarias hubieran hecho
resistencia? No hay que descartar la idea de que tal vez se
buscaba un enfrentamiento violent quizs para conseguir
mrtires que les ofreciesen al choque un aire de heroismo
juvenile.
VII. Durante la ocupacin del Edificio de Adminis-
tracin, se intensific el adoctrinamiento poltico, con la par-
ticipacin de estudiantes, algunos profesores de la Univer-
sidad y personas ajenas a ella. Para una mejor edificacin
de la opinion pblica copiamos textualmente algunos p-
rrafos de los comunicados distribuidos en el campus durante







las "movilizaciones", y especialmente durante la ocupacin
del Edificio de Administracin.
Uno de los grupos, de nombre ARES, dice en su lnea
programtica: "lucharemos por la legalizacin de los dife-
rentes grupos formados con orientacin poltica". Otro grupo
denominado "Comit Unitario Gregorio Lupern", dice entire
otras cosas: "...por cuanto slo es possible alcanzar la re-
forma y democratizacin plena con el derrocamiento del r-
gimen burgus-terrateniente (oligrquico-imperialista) y la
instauracin de un gobierno revolucionario de obreros, cam-
pesinos y dems sectors democrticos... y declaramos que
persistiremos en la lucha de masas..." y terminal, entire otras
cosas "...Libertad de Asociacin poltico-ideolgico (sic)".
En otro panfleto titulado: "Lucha Poltica, S; Economis-
mo, No!" se dice, "Movilizaremos las masas contra el r-
gimen de Balaguer y los yanquis. Pongamos la poltica al
mando..."
Podramos seguir citando frases conocidas por todo el
mundo, pero slo me voy a permitir hacer una ltima cita
del "Grupo de Liberacin", que dice: "Las autoridades de
la UCMM, como institucin que sufre el lastre de acciones
represivas en el pasado, ha reaccionado de acuerdo a la psi-
cologa de la clase que la cre, apoya y define; el miedo a
perder sus privilegios de explotadores, la Alianza anti-pueblo
de la Iglesia y los poderosos."
En el peridico El Sol, del 8 de abril, en un comunicado
del Directorio de la Asamblea de Profesores, en reiteradas
ocasiones se reconoce el carcter poltico, de poltica parti-
dista, que tena el movimiento.
Creemos que lo que antecede aclara toda duda en cuanto
a la naturaleza y fines de esta lucha, en la cual muchos
participaron creyendo ingenuamente que estaban luchando
contra una supuesta inexistencia de libertad de asociacin.
VIII. Producido el hecho de la ocupacin por los estu-
diantes, dirigidos por la unin de los cuatro grupos polticos
en un llamado Comit Unitario, comenzaron largas horas de
deliberaciones en el seno de la Junta Universitaria, organis-
mo representative de los distintos sectors de la vida univer-
sitaria, y que incluye la representacin de cinco estudiantes.
En estas deliberaciones siempre se estuvo de acuerdo en
que no se poda ceder por presin al reconocimiento de los







grupos que traan la politizacin de la Universidad y el divi-
sionismo que siempre hemos tratado de evitar. Tambin se
estuvo de acuerdo, en todo moment, en no ceder en el as-
pecto del reconocimiento de la autoridad del Rector y de la
Junta para conocer la apelacin de los estudiantes sancio-
nados.
IX. Se sucedieron comits y representaciones para dia.
logar con los estudiantes, quienes tambin se mantenan
firmes en sus demands de reconocimiento de los grupos
y rechazo de las sanciones.
El domingo 21 de marzo, visitaron el campus universitario
conocidos lderes polticos de Santo Domingo. Cabe pregun-
tarse: estos lderes venan acaso a resolver problems aca-
dmicos?
En la madrugada del 22, las autoridades policiales cer-
caron el campus universitario, con el propsito, segn ex-
presiones de su Comandante local, de impedir la introduccin
de armas en el recinto universitaro. Es bien sabido, adems,
que esas mismas autoridades se preocuparon por la presencia
en nuestra Universidad de notorious lderes polticos proce-
dentes de la capital.
Permtaseme acentuar que el cerco policial fue levantado
por la gestin personal del Rector ante el Jefe de la Polica.
Quiero subrayar esto porque lo consider de importancia
como paso conciliatorio dado por la autoridad universitaria.
X. Mientras tanto, seguan ahondndose las divisions
entire el estudiantado mismo, fraccionado ya en cinco grupos
polticos. Entre los mismos profesores exista un descon-
cierto acerca de las medidas a tomar para superar la crisis
y regresar a la normalidad acadmica.

XI. En la maana del jueves 25, la comisin de di-
logo nombrada por la Junta Universitaria express en el seno
del organismo que no tena esperanzas de que el llamado
"Comit Unitario" dejara su intransigencia en cuanto a la
forma en que el Rector y la Junta Universitaria deban co-
nocer el recurso de apelacin de los dos estudiantes sancio-
nados. En este moment, ocurri en la Junta Universitaria
lo que se calific como un tranque del juego.
En vista del abrumador cansancio producido por las du-
ras y largas jornadas de trabajo que visiblemente afectaban








a los miembros de la Junta, y ante el evidence desconcierto
que imperaba, el Rector solicit un voto de confianza para
que, actuando de conformidad con las atribuciones que le
confieren los Estatutos de la Institucin, tomara por s mis-
mo la decision que considerara ms convenient.
Debo significar en este punto que al solicitar el voto de
confianza les manifest a los miembros del organismo que,
en la bsqueda de la solucin anhelada no procedera solo,
sino que consultara con algunas personas de autoridad y
experiencia, amantes de la Universidad, como lo es sin duda
su ex-rector monseor Roque Adames. Esto lo hizo el Rector
al grado de que, sin tender a las fatigas, esa misma tarde,
monseor Adames le acompa a Santo Domingo, donde
se reunieron con los miembros de la Junta de Directores
residents en la capital.
Al da siguiente monseor Adames reuni en Santiago
los representantes de la Junta residents aqu para informar-
les los asuntos tratados el da anterior en Santo Domingo.
XII. Odos los pareceres, despus de dos das de me-
ditacin y consult con Dios y mi conciencia, llegu a la
dolorosa conclusion de que, por el moment, la nica alter-
nativa necesaria para salvar la Institucin, era declarar un
cierre temporal. Es decir, hacer official la situacin de hecho
creada con la toma de la Universidad por los grupos estu-
diantiles. Esta decision la anunciara el sbado 27 de marzo,
en horas de la noche, por estos mismos canales. Comuniqu,
de manera informal, esta decision a algunas autoridades de
la Universidad. Poco despus, era del conocimiento de mu-
chos miembros de la familiar univers.itaria la decision del
Rector. Parece que la divulgacin de esta decision motiv
que un grupo de profesores comenzara a trabajar activa-
mente con los estudiantes ocupantes de la Universidad en
un esfuerzo por convencerlos a abandonar el campus. La
salida de los estudiantes se produjo el sbado 27 de marzo,
en horas de la tarde.
El llamado "Comit Unitario" y un grupo de profesores
produjeron sendos documents, diseado el de los profesores
con una series de recomendaciones al Rector (pues no tena
autorizacin para llegar a acuerdos).
XIII. Producido el hecho de la entrega del edificio, el
Rector tuvo un cambio de impresiones con la Junta Univer-







sitaria y en el nimo de la mayora haba la impresin de
que se podran reanudar las classes el lunes 29. Fcil hubiera
sido, e irresponsible de parte del Rector, aceptar las reco-
mendaciones y sugerencias de volver a la normalidad como
si nada hubiera ocurrido. Pero el Rector, que posea informa-
ciones fidedignas de todo el problema de fondo, aunque
haba cancelado un program de television, ante la reiterada
invitacin del productor, accedi a comparecer al mismo. En
el lapso de las seis de la tarde a las nueve de la noche, previo
a mi comparencia a la television, tuve una series de infor-
maciones que me confirmaron que el abandon de los edifi-
cios por los estudiantes, en cuyo hecho participaron pro-
fesores bien intencionados, haba sido una trama y que tena
como finalidad evitar el cierre para que el lunes se pudiera
continuar la lucha en el campus con el consiguiente enfren-
tamiento de estudiantes y autoridades.
Los acontecimientos ocurridos me autorizaban a career
que tales hechos se realizaran. Por eso decide leer la de-
claracin que tena preparada anteriormente, pero que ya
no tena toda su vigencia, y declarar suspendidas las acti-
vidades docentes hasta poder aclarar las denuncias que tena.
-Consider que era urgente tomar medidas a fin de impedir
que el curso de los acontecimientos nos llevara a irrespon-
sables y funestas consecuencias.
XIV. El lunes 29, en horas de la maana, me reun con
el Directorio de la Asamblea de Profesores, y por la tarde,
con ms de un centenar de profesores, a quienes expliqu, en
la media en que era possible, las razones por las cuales no
se haban reiniciado las labores acadmicas ese da.
Tanto en la reunin con el Directorio, como en la celebra-
da con la mayora de los profesores esa misma tarde, se
le pregunt al Rector si se mantendran las proposiciones
que haba hecho la Junta Universitaria a los estudiantes,
antes del abandon del edificio. La respuesta del Rector fue
afirmativa, pero, debo aclarar, que la Junta Universitaria slo
haba prometido las siguientes cosas:
1. Producido el abandon del edificio, se aceptara
el recurso de apelacin de los dos estudiantes san-
cionados, el que tendra efecto suspensivo a partir
del moment en que fuera interpuesto.
2. Que no se aplicaran nuevas sanciones a los estudian-








tes como consecuencia de la ocupacin del edificio,
salvo el caso de comprobacin de daos a la propie-
dad y violencia fsica.
3. Nombramiento de una comisin compuesta por es-
tudiantes, profesores y autoridades para estudiar
las causes de la crisis y el problema de la parti-
cipacin.

Al da siguiente, la prensa national public todos los
pormenores de esta reunion. Aclaro, adems, que el Rector
ha tenido en cuenta estos puntos y por eso tiene recibida la
apelacin de los estudiantes, y tan pronto como las circuns-
tancias lo permitan, la Rectora dar los pasos necesarios
para que se forme la comisin para los fines antes men-
cionados.
En la referida reunin con los profesores, el da 29 de
marzo, llegamos a una especie de consenso de reabrir las
labores docentes el da 12 de abril. Sin embargo, despus de
leer los documents de los grupos ocupantes de los edificios
y convencerme del plan de adoctrinamiento que se estaba
llevando a cabo durante dicha ocupacin, y despus de con-
versar con muchos miembros de la misma Universidad, los
cuales me exponan con claridad su certeza acerca del cono-
cimiento del problema de fondo que se estaba ventilando,
aunque algunas autoridades de la Universidad externaran
su deseo de que tratramos de dar "apariencia de normali-
dad" reanudando la docencia cuanto antes, pens que, hones-
tamente, como Rector, no poda poner a la Institucin en un
estado de aparente normalidad que, de conformidad con
las informaciones, nos poda llevar a una situacin an ms
grave.
Despus de todo esto me consider en el deber de pedir
al President de la Junta de Directores convocar a la misma,
teniendo en cuenta la magnitude de la trama implicada y la
division internal imperante en la Universidad como fruto
evidence de la labor que se haba realizado y que hara
muy difcil evitar el confrontamiento con los estudiantes po-
litizados.
XV. Efectivamente, el da 1ro. de abril, se reuni la
Junta de Directores en Santo Domingo y, despus de un
prolongado anlisis en el que se discutieron y analizaron








posibles salidas al problema de fondo, llegu a la conclusion
de que se deba cerrar la Universidad hasta que se lograra
un clima propicio a su adecuado funcionamiento. Comuni-
qu esta decision a la Junta y sta me ofreci su apoyo.
Si ustedes, seores televidentes, tuvieran la oportunidad
de revisar los diferentes documents emitidos por el llamado
"Comit Unitario", aun al da siguiente de abandonar el
edificio, podran comprender fcilmente que no se prevean
condiciones para laborar normalmente en la UCMM.
Quiero insistir en que la crisis no empieza con las san-
ciones a dos, estudiantes, ni con la rescisin del contrato
a seis profesores, sino que es una sola y empieza antes y
se agrava con la toma del edificio de Administracin, cuando
las autoridades son desplazadas de sus oficinas y son inte-
rrumpidas todas las actividades normales de la Universidad,
por causa de la actividad de grupos estudiantiles politizados.
La Universidad Catlica Madre y Maestra est convencida
de que el present es mejor, en general, que el pasado, y de
que el future debe ser much mejor que el present. En eso
tenemos fe y, en consecuencia, creemos que se podrn rea-
lizar cambios sin detrimento ni de la Institucin, ni de la
comunidad, ni de las families que nos han confiado sus
hijos. Pero, cambiar por cambiar no tiene en s valor intrn-
seco alguno. El cambio debe ser siempre para mejorar no para
retroceder. El cambio debe ser para enriquecer los valores
humans de la Universidad, no para empobrecerlos haciendo
de la Institucin caldo de cultivo del sectarismo fantico y
disolvente. Cambiar, en s, por el simple hecho de cambiar,
carece de lgica y de racionalidad. El cambio slo tiene valor
y sentido cuando trae un bien.
Tomar una actitud, o ptopugnar por un cambio como la
politizacin de la Universidad, cuyo efecto negative es bien
obvio, no tiene sentido.
Necesitamos hombres y mujeres educados para entender
lo que sucede y con capacidad de decidir sobre lo que debe
suceder y sobre lo que es bueno para el conglomerado huma-
no que forma el pueblo dominicano. Pero tambin los nece-
sitamos con el sentido comn de saber ser respetuosos
cuando hay principios fundamentals envueltos y con una
voluntad firme para resistir las presiones cuando los prin-
cipios as lo requieren.
En este perodo de grandes cambios que vive la humani-








dad, la UCMM estar a la vanguardia en su misin de trans-
misin de conocimientos y anlisis crtico de los problems
de la comunidad, pero ser firme en el mantenimiento de
los principios y de las mximas de la Iglesia, en los cuales
se inspira. Se nos calumniara si se dijese que hemos patro-
cinado la formacin de conciencias ingenuas. Jams hemos
tratado de amaestrar a nadie. Siempre ha sido nuestra aspi-
racin la de colaborar con el estudiante, quien debe ser, en
ltima instancia, el artfice de su propio destino, en la forma-
cin integral de su propia personalidad.
La Universidad Catlica Madre y Maestra es de la Iglesia
y, al igual que su organismo rector supremo que es el Epis-
copado, est al servicio de la comunidad national. Por eso,
no puede someterse ni a intereses creados, ni a grupos de
presin poltica, ni a classes sociales, ni a regmenes.
La participacin estudiantil no ser politizada e ir paso
a paso, apoyando el paso siguiente en la experiencia y el
xito del paso previo. El cambio require paciencia, y la
paciencia require madurez.
Hay sectors que toman como un deported apasionado e
irreflexivo el cambio, aunque ello implique la destruccin
del instrument mismo que los ayudara a realizar una trans-
formacin que signifique progress.
En el desempeo de nuestras funciones como Rector, no
vamos a cargar con la grave responsabilidad de permitir que
pequeas minoras destruyan el porvenir de una mayora
juvenile que busca en la Madre y Maestra el centro donde
hacer florecer su personalidad, animada por un generoso es-
pritu de servicio al pas.
Para proteger las mayoras y alcanzar los objetivos de
la Institucin, es necesaria la cooperacin de los profesores
y de todos los miembros de la comunidad universitaria. Te-
nemos que colaborar todos para evitar que grupos polticos
radicalizados destruyan la labor de ocho aos de innume-
rables personas de buena voluntad.
Personas inteligentes no pueden ni deben permitir que
frases o slogans los hagan cambiar de parecer, o juzgar con
ligereza medidas bien meditadas.
En el libro de los Proverbios se lee: "El simple cree
cada palabra, pero el hombre prudent busca el sentido de
las palabras".
Bajo el pretexto de libertad de asociacin, la Universidad








Catlica Madre y Maestra ha sido embestida por asociaciones
polticas, apelando al odio de classes, a la envidia y al pre-
juicio, y hasta al odio y al insulto a la misma Iglesia. Para
reparar a la Universidad del dao que se le ha ocasionado
necesitamos de voluntades firmes y generosas, de inteligencia
y determinacin y, sobre todo, de serena ponderacin.
En el curso de los prximos das la Universidad tomar
la iniciativa para tratar de reiniciar su vida institutional y
solicita de ustedes, profesores, estudiantes, empleados y miem-
bros de la comunidad, su cooperacin y comprensin.
Antes de terminar, queremos asegurar a la comunidad na-
cional, y sobre todo a la universitaria, que no escatimaremos
esfuerzos a fin de que nuestros estudiantes puedan terminar
su ao acadmico.

11 de abril de 1971













EN LA PUESTA EN VIGENCIA DEL REGLAMENTO DE
CARRERA DOCENTE


Este encuentro de hoy quiere ser una expresin del esp-
ritu y actitud abiertos que nos anima en todo lo que con-
tribuye a afianzar y a hacer realidad los principios y objetivos
que constituyen la razn de ser de esta Universidad.
El observador superficial de las actividades que desarrolla
nuestra Institucin podra incurrir en apreciaciones erradas
si slo contempla la parte fsica de la misma, como es el
levantamiento de edificios, la terminacin de la va de cir-
cunvalacin y otras obras que en estos moments se eje-
cutan.
La Universidad, como es del conocimiento de todos, es-
pecialmente de los que fueron sus primeros alumnos, algunos
de los cuales estn aqu, naci en 1962 sin edificios, pero
con un propsito firme de servicio, complement de los
esfuerzos que entonces realizaba la nica universidad del
pas, la estatal, para preparar los recursos humans indis-
pensables para el desarrollo del pas.
De ah la naturaleza de la mayora de nuestras carreras.
En 1964, antes de realizar la planificacin fsica, se tra-
zaron los planes acadmicos con clara vision de que, para
lograr el objetivo propuesto, la excelencia acadmica, era
imprescindible tener profesores excelentes. As naci nuestro
Program de Superacin del Profesorado y la iniciativa de
interesar en nuestro trabajo a los dominicanos que se pre-
paraban en otras latitudes.
Creo convenient referirme al pasado, a manera de re-
cordacin, para evitar la possible interpretacin o creencia
de que cuanto hasta el present hemos cosechado es fruto
de la improvisacin y del acaso. La decision de tener un gran
nmero de profesores de tiempo complete se tom en 1964
y junto a esa decision se empezaron a desplegar esfuerzos
ante organismos internacionales y universidades como la de
San Luis y otras, tendientes a la obtencin de los medios








para crear una institucin diferente en el pas, un centro
de trabajo y de sentido de responsabilidad. En otras palabras:
preparar a los hombres que pudieran contribuir a crear un
nuevo estilo de conquista, aquella que se logra con las ideas
y con el ejemplo del trabajo responsible.
Personas hubo en la comunidad de Santiago que tildaron
de locos y de soadores irrealistas a los pocos que en aquella
poca trazamos planes. Sin embargo, hoy vemos con satis-
faccin, an cuando la Universidad no ha cumplido su pri-
mera dcada de vida, que aquellos planes que much tenan
de providencialistas, apoyados en una fe inquebrantable en
la ayuda de Dios y en la calidad humana de los dominicanos,
estn dando ya frutos sazonados.
Desde entonces empezamos a trazar normas distintas y
a redactar reglamentos diferentes, convencidos de que nues-
tros jvenes candidates a profesionales eran capaces de
exigirse a s mismos y de dar de s lo que otros estudiantes
en otros pases se exigan y daban.
En este corto lapso, gracias a la atencin que hemos
dedicado a los asuntos acadmicos, a pesar de todos los obs-
tculos que todava debemos superar, es evidence que se ha
mantenido la calidad de la docencia y abrigamos la firme espe-
ranza de que todos lleguemos a tener la satisfaccin de ex-
perimentar el gozo que puede producer la seguridad de que,
debido a la alta calidad acadmica, estamos contribuyendo
eficazmente a la formacin de las generaciones que necesaria-
mente deben desempear un papel de liderazgo en la noble
misin de renovar al pas para que se dirija con pie seguro
hacia el future.
En los aos de vida de la Institucin hemos invertido
slo en edificios, equipos y medios de comunicacin
$ 2,789,991.50. Esta cifra no incluye el valor de los terrenos,
que en una evaluacin conservadora, sobrepasa, ya en la
actualidad los $ 3,000,000.00
Slo por razones de localizacin y urbanizacin este valor
est aumentando cada da.
En ayuda estudiantil, en forma de crditos, al 31 de di-
ciembre de 1970 llevamos invertidos $ 407,008.77, suma, que
por ser recuperable, constitute un fondo rotativo. En el
Program de Superacin del Profesorado, si incluimos la ayu-
da international realizada en forma de becas y donaciones, y
si aadimos los casi $ 400,000.00 gastados por la Institucin,







la inversin hecha en el mencionado Programa sobrepasa
$ 1,000,000.00.
Los frutos de estas inversiones en la capacitacin del
profesorado no se pueden medir en pesos, como no se les
puede poner signo de peso a los 344 graduados que hemos
entregado al pas.
El mrito de este slido advance es obra de todos. Es el
resultado de la abnegacin, del talent, de la imaginacin
creadora y sobre todo de la generosa entrega de cuantos
hemos decidido consagrarnos a lo que algunos llaman el
apostolado de la docencia.
Era mi primer propsito aprovechar este moment para
expresar la gratitud de la Madre y Maestra y la ma personal,
al Vicerrector Acadmico y al Comit Transitorio de Carrera
Docente, por las largas horas de trabajo dedicadas al pro-
ceso de evaluacin, y a los seores Decanos, Directores de
Escuelas y de Departamentos, por haber compartido la preo-
cupacin de la Universidad en relacin con el alto costo
de la docencia. Esta preocupacin supieron transmitirla a
los seores profesores, quienes no slo la acogieron con esp-
ritu de sacrificio sino que adems aceptaron con generoso
nimo, en no pocos casos, exceso de carga acadmica y de
otras responsabilidades.
Este laudable sentido de solidaridad hizo possible una
notable reduccin en el captulo de gastos de docencia y
permiti satisfacer todas las necesidades en medio de un
presupuesto deficitario.
Asimismo, debo manifestar nuestro reconocimiento a to-
dos aquellos que en el aspect administrative colaboraron
para reducir al mnimo erogaciones que en las actuales cir-
cunstancias nos hubieran ocasionado graves contratiempos.
A estos gestos ejemplares de generosidad la Rectora ha
procurado responder con equidad, tratando que no falte
cuanto precisan los profesores para cumplir con sus tareas
docentes con eficiencia. Es obvio que si al professor le in-
cumbe la obligacin de ensear e investigar, los dirigentes
de la Universidad tienen el deber de proporcionarles los me-
dios indispensables para la realizacin de su trabajo, libres de
otras preocupaciones.
La reunin de hoy, cuyo motivo principal es la puesta
en vigencia del Reglamento de Carrera Docente, evidencia
nuestra preocupacin, no slo por mantener y mejorar la








calidad de la enseanza, sino tambin por el mejoramiento
de las condiciones econmicas y el bienestar general de nues-
tros profesores.
Consideramos una obligacin de la dirigencia de la Uni-
versidad lograr que los profesores, en la media de lo posi-
ble, estn liberados de la angustia econmica que ira en
detrimento de la docencia. Consideramos un deber de la
Institucin la creacin de las condiciones favorables para
la superacin constant de sus profesores a travs del studio
y de la investigacin.
Quiero recorder a este respect, que la Universidad, en
su Reglamento de Profesores y de Carrera Docente, ha asu-
mido, entire otras, la obligacin de proporcionar, en la me-
dida de sus posibilidades econmicas lo siguiente:
1) Retribucin adecuada al rendimiento y preparacin;
2) Plan mdico, seguro contra accidents e incapacidad
fsica y mental, seguro de vida;
3) Plan de pension y jubilacin;
4) Facilidad, cuando lo permit el Presupuesto de la Ins-
titucin, para asistir a seminarios y cursillos y visitar
otras instituciones acadmicas;
5) Instruccin gratuita para los hijos de profesores que
sean admitidos en la Universidad.

Estos planes no son meras promesas. Me place anunciar-
les que la Junta de Directores est realizando todo lo huma-
namente possible para recabar los recursos econmicos indis-
pensables. Los esfuerzos realizados en el campo acadmico
y la reduccin de los gastos administrativos nos han per-
mitido ajustar los egresos a los ingresos en el semestre enero-
agosto de 1971.
Hemos venido haciendo gestiones en el sector privado, y
continuaremos hacindolas, tendientes a conjurar un deficit
acumulado de alrededor de medio milln de pesos. Nuestro
empeo se orienta no slo a la superacin de ese deficit en
cuentas por pagar sino, adems, a la obtencin de los recur-
sos que necesitamos para hacer frente a las obligaciones
que crear el desarrollo future, que tiene como meta inme-
diata el poder tender una poblacin de 6,000 estudiantes.
Por encargo de la Rectora se estudia un plan para el






program de pensions y jubilaciones que abarcar al perso-
nal docente y administrative.
Otro aspect que quiero resaltar en esta ocasin es la
ntima satisfaccin que nos ha proporcionado el espritu
comprensivo con que los profesores han aceptado el primer
paso del process de evaluacin. Es possible que no todo
haya salido a la perfeccin, pero tengamos en cuenta que
studios de esta naturaleza son difciles, cuando faltan expe-
riencias previas. A pesar de las posibles dificultades y natu-
rales apelaciones, es un advance significativo en la Institu-
cin y confiamos que, con la experiencia de este primer tra-
bajo y la buena voluntad de los que continuarn participando
en este process, mejoraremos cada da el sistema de eva-
luacin.
El Reglamento de Carrera Docente puesto en vigencia es
una garanta para la calidad de la enseanza, porque cierra
las puertas a la docencia rutinaria, estimula la vocacin
docente y constitute un estmulo para el progress cientfico,
para la constant renovacin de los conocimientos que deben
estar siempre al da, a tono con los tiempos.
La evaluacin significa una continue supervision cuida-
dosa para estar siempre prestos a responder a lo que la ju-
ventud y la sociedad dominicana requieren de nosotros.
Una institucin como sta, para lograr sus objetivos tiene
que ser obra solidaria de todos.
Estos propsitos debemos tenerlos constantemente pre-
sentes, como un objetivo que jams se debe apartar de nues-
tra vista. Por ello en el Segundo Simposio de Profesores
insistimos sobre la responsabilidad compartida, para que
el profesorado no deje perecer por apata, su derecho y su
obligacin de una efectiva y positive participacin en el
studio y solucin de los problems universitarios.
Huelga indicar que toda sugerencia, toda inquietud pre-
sentada a la Rectora, ser recibida y ponderada cuidadosa-
mente.
El espritu comunitario, la solidaridad y el intercambio
de ideas son esenciales para el logro de nuestras metas. Para
alcanzarlas, cada uno debe considerar la Universidad como
cosa propia, y todos como cosa de todos.
Estamos conscientes de que para que la participacin se
realice con conocimiento de causa el profesorado necesita








una informacin adecuada, tanto de los problems que surgeon
como de las soluciones o de las varias opciones que se ideen,
para superar contratiempos y disolver dificultades.
Quiero aprovechar la oportunidad para hacer del cono-
cimiento de todos que si hemos podido adecuar los egresos
a los ingresos se debe, adems de las razones sealadas, a
los esfuerzos realizados por la Direccin Administrativa y
a la cooperacin de Vicerrectores, Decanos y Directores de De-
partamentos en la reestructuracin del Presupuesto enero-
agosto de 1971.
Como resultado de esa reestructuracin fueron suprimidas
las adiciones de activo fijo y las erogaciones no imprescin-
dibles para el normal funcionamiento de la Universidad.
Permtaseme mencionar, para evitar falsas apreciaciones,
algunas actividades que realize la Rectora que pueden ser
consideradas como dispendio o lujo indebido: una recepcin,
un agasajo, un coctel social que la Universidad ofrece, o
viajes que pueden parecer como de pasatiempo o de alegres
recreos. Sin embargo, en esas oportunidades, la mesa, ms
que de un convite es una mesa de conferencias, de negocia-
ciones, para convencer de que cuanto hacemos aqu es bueno
para el pas. Y esas actividades culminan, a corto o a largo
plazo, en una donacin, en el logro de un prstamo, en una
colaboracin valiosa o en un contact permanent que re-
dunda en bien de la Institucin.
En este mismo orden de ideas quiero contestar las pre-
guntas que algunos se hacen en el sentido de que, a pesar
de un ostensible deficit, se est invirtiendo alrededor de un
milln de pesos en edificaciones e instalaciones. Debo re-
cordar que los edificios que se levantan actualmente y la
va que se construye, se realizan con donaciones que han sido
hechas con esas finalidades especficas, en otras palabras: son
donaciones otorgadas para un determinado fin.
Me parece que es buena tambin esta oportunidad para
reafirmar, una vez ms, el hecho de que si la Universidad
recibe contribuciones del sector pblico, del sector privado,
de organizaci -nes internacionales de las que el pas es miem-
bro, o de otras, esto no la ata en lo ms mnimo, pues si
los mencionados sectors y organizaciones han decidido co-
laborar con nuestros esfuerzos, como seal en otra ocasin,
lo hacen con el ms absolute respeto a nuestra autonoma,
nunca fijando la ms mnima condicin.







Por otra parte, conviene tener en cuenta que la cooperacin
econmica de algunos sectors con la educacin no debe
considerarse como una ddiva o una limosna, sino como el
cumplimiento de una obligacin que le incumbe al que tiene
bienes materials. La riqueza tiene una responsabilidad so-
cial con la comunidad.
Por eso cuando nos acercamos a nuestros posibles donan-
tes tratamos de hacerles comprender que sus aportes para
promover la educacin van a constituir una inversin que
redundar en beneficio de la sociedad en que viven y de la
cual han obtenido sus bienes. Un tcnico, un pensador, una'
enfermera, un trabajador social, un maestro, son factors
activos de desarrollo, tan necesarios e indispensables para
un autntico desenvolvimiento econmico y social como el
capital.
En ese sentido, por consiguinete, toda ayuda ofrecida a
la Universidad, opera como un fermento de las transforma-
ciones sociales, polticas y econmicas para cumplir con las
exigencias que aparecen en los signos de los tiempos.
Estoy seguro de que ustedes, los profesores, estn cons-
cientes de la abierta y franca libertad de ctedra y de inves-
tigacin de que disfrutan en nuestra Institucin. Y lo recalco
para que desterremos el miedo o el fantasma de dominios
ocultos de nuestras actividades acadmicas.
La Rectora quiere poner nfasis en que la filosofa que
orienta esta Universidad se centra en la persona y toma en
cuenta todas las dimensions y prerrogativas inalienables
de ella, pero acenta, al propio tiempo, sus responsabilidades
ineludibles.
Por ello apoyamos todas las actividades tendientes a crear
el ambiente propicio para la formacin de una conciencia
crtica, es decir, quisiramos que nuestros estudiantes no
fueran un almacn de conocimientos sino personas capa-
citadas para usarlos y para que, puestos frente a varias
opciones, sepan ejercer, sin cortapisas, pero razonablemente,
su libertad.
De ah nuestra insistencia en que el estudiante participe,
con alto sentido de responsabilidad, en las actividades que
son de comn inters para la familiar universitaria.
Cuidadosos del respeto a los derechos individuals, de
conformidad con el espritu del Reglamento de Actividades
Estudiantiles, encarecemos ese respeto a aquellas prerroga-








tivas de la persona humana que se identifican con el santua-
rio de su conciencia, y que, por tanto, son indelegables, tales
como su derecho a career en lo que le dicte su conciencia, su
facultad de profesar la ideologa poltica que quiera o su
libertad para escoger la filosofa o el campo de investigacin
que mejor cuadre a sus aspiraciones.
Esta delicada atencin a ciertas prerrogativas de la per-
sona nos ha ayudado a evitar climas emocionales que, en
expresin de Paulo Freire, creador de la Educacin como
Prctica de la Libertad, desembocan "en el sectarismo que
tiene siempre una matriz acrtica y que es arrogante, anti-
dialogal y, por eso, anticomunicativo".
"El sectario -escribe Paulo Freire- nada crea, porque
no ama. No respeta la opcin de los otros. Pretende imponer
la suya -que no es opcin sino fanatismo- a todo".
"De ah la inclinacin del sectario al activismo, que es
la accin sin control de la reflexin. De ah su gusto por los
'slogans', que difcilmente sobrepasan la esfera de los mitos,
y, por eso mismo, mueren en sus mismas verdades, se nutren
de lo relative a lo que atribuyen valores absolutos".
Consider responsabilidad de todos, pero especialmente
de los profesores, hacer los esfuerzos que sean necesarios
para lograr que nuestros estudiantes, empefiados siempre en
ser ellos mismos, no se vean arrastrados por el espritu
gregario. La Universidad debe ser la mejor garanta, el
nico lugar donde nunca debe perecer la alternative de
hacer valer el derecho personal a optar.
Creemos en la participacin estudiantil, pero en aqulla
que sirva para encauzar las disposiciones de la juventud a
fin de que, interviniendo responsablemente en los asuntos
universitarios, como sujeto activo del progress de las cien-
cias y de la cultural, haga de nuestra Institucin un dnamo
que genere energas bienhechoras, un fanal que irradie
luz que oriented y conduzca al pas hacia un future mejor.
Lo hemos dicho en otras ocasiones: la Universidad no
puede ser nunca un factor ms de confusion, debemos
esforzarnos todos, especialmente los profesores, en evitar
distanciamientos entire autoridades, profesores y estudiantes.
Separados no es possible el dilogo constructive. Slo se
percibiran frases sueltas o inconexas y se creara el am-
biente propicio para que proliferen los males, los rumors
y los fantasmas.








Para mantener la eficacia del dilogo, de la participacin
responsible, es necesario, desde todo punto de vista, que
respetemos las reglas del juego.
Permtaseme hacer un parntesis para expresar mi sa-
tisfaccin al ver que los profesores ya han comenzado a
elegir a sus nuevos representantes en la comisin de planea-
miento que anunciamos en ocasin de la presentacin de la
Memoria.
Tal vez no tengamos el sistema de participacin perfect,
pero s estoy seguro de que la nica va saludable de mejo-
rarlo es la de la participacin institutional.
Dentro de la participacin de toda la familiar universitaria
en los empeos institucionales es sumamente convenient
no olvidar las marcadas diferencias existentes entire una
institucin estatal y una institucin privada, o de asociacin
voluntaria, como lo es la Universidad Catlica Madre y
Maestra.
En lo tocante al estudiantado, en la revista de los alumnos
de la Universidad de Notre Dame, Indiana, de diciembre
ltimo, pueden leerse las sabias consideraciones que hace
Donald O. Briend, Presidente de la Asociacin de Ex-Alumnos.
Seala que "si los estudiantes aspiran a convivir en paz
deben observer la ley comn". Puntualiza que "mientras
una institucin estatal puede llegar en sus sanciones a cas-
tigo de carcter coercitivo, en una institucin privada a lo
ms que se puede llegar es al despido o a la expulsion".
"La ley en una institucin pblica mira a conservar el
orden o a imponer penalidades. En una universidad privada
la primordial preocupacin es su conservacin y el manteni-
miento de sus finalidades pedaggicas, sin herir ni lastimar
los derechos individualss.
La comprensin que ha manifestado la mayora de nues-
tros estudiantes en los moments de crisis y su ejemplar
sentido para situarse en el just medio -libertad con res-
ponsabilidad- constituyen esos relevantes mritos de nues-
tra juventud que deben producimos satisfaccin y constituir
un nuevo estmulo en nuestro trabajo.
Nadie mejor que ustedes, seores decanos y profesores,
manteniendo las reuniones semanales y las asambleas de
facultades, abriendo sus unidades a una real participacin
para bien de la Universidad y no para servir a intereses
extraos a ella, nadie como ustedes, repito, puede contribuir








con mayor eficacia para hacer de esta Universidad una autn-
tica familiar en la que, por encima de los intereses personales,
prime el sentido de la responsabilidad en el aprovechamiento
de los medios que tenemos, para no defraudar al pas en lo
que espera de nosotros.

9 de febrero de 1971




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs