Title: eme eme : Estudios Dominicanos
ALL VOLUMES CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/PUCMMA0011/00084
 Material Information
Title: eme eme : Estudios Dominicanos
Physical Description: Book
Publisher: Universidad Católica Madre y Maestra
Publication Date: Enero-Abril 1989
 Record Information
Bibliographic ID: PUCMMA0011
Volume ID: VID00084
Source Institution: Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra - Recinto Santo Tomás de Aquino
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Downloads

This item has the following downloads:

Binder1 ( PDF )


Full Text
Anotaciones del libro de Gobierno y Correspondencia del Arzobispado de Santo Domingo
P. Antonio Camilo G.
Algunos de los Grandes Problemas de la Educacin Dominicana
A ma rilis Prez de Zapa ta
Notas sobre la Poesa de Tema Negro en Manuel del Cabral
Jos Rafael Lantigua
Fernando Valerio: Semblanza de un Hroe Popular Carlos Dobal
Documento: Relacin del Viaje de Coln. Mayo de
1502
Vol. XV No. 82 EnVAb. 1989


I


ESTUDIOS DOMINICANOS
L
XV No. 82 Enero / Abril 1989
CONTENIDO
Anotaciones del libro de Gobierno y Correspondencia del Arzobispado de Santo Domingo.
P. Antonio Camilo G.................................. 3
Algunos de los Grandes Problemas de la Educacin Dominicana.
Amarilis Prez de Zapata............................... 59
Notas sobre la Poesa de Tema Negro en Manuel del Cabral
Jos Rafael Lan tigua.................................. 1 07
Fernando Valerio: Semblanza de un Hroe Popular
Carlos Do bal........................................ 115
Documento: Relacin del Viaje de Coln. Mayo de 15Q2..... 123


EME-EME
Estudios Dominicanos
Revista Cuatrimestral
Directora: Bienvenida Polanco
Director Fundador: Hctor Inchustegui Cabral
Consejo de Edicin: Monseor Nez C, Rector Radhams Meja
Rafael Emilio Yunn
Carlos Dobal
Jos Luis Alemn, S. L.
_w
Adriano Miguel Tejada Danilo de los Santos Bruno Rosario Candelier.
Fecha de inicio: Junio, 1972
Composicin: Alfredo de Jess Pea
Diagramacin: Chame Romn Pea.
Impresin: Editora Corr pi
DEPARTAMENTO DE PUBLICACIONES
PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATLICA MADRE Y MAESTRA
Derechos Reservados
Santiago, Repblica Dominicana, 1989.


ANOTACIONES DEL LIBRO DE GOBIERNO Y CORRESPON DENCIA DEL ARZOBISPADO DE SANTO DOMINGO.
Por P. Antonio Camilo G.*
A travs de esta prestigiosa revista de la Pontificia Universidad Catlica Madre y Maestra, me propongo presentar este modesto trabajo que recoge las anotaciones oficiales del Gobierno Eclesistico de la Arquidicesis de Santo Domingo desde el ao 1859 al 1871.
En el Archivo General del Arzobispado de Santo Domingo se conservan dos volmenes manuscritos donde los Vicarios Generales, Administradores y Delegados Apostlicos anotaban los actos y correspondencia de su Gobierno Eclesistico.
Me parece sumamente interesante para los estudiosos de nuestra historia civil y religiosa conocer esa fuente. Por eso me propongo en estas Ifneas presentar un resumen que prepar en 1983, recogiendo los datos ms significativos, nombres y fechas que puedan llamar la atencin y servir de pista para una ulterior consulta ms exhaustiva en una fuente tan valiosa.
El Dr. Vetilio Alfau Duran, recientemente fallecido, a quien me uni una sincera amistad y hacia quien mantengo sentimientos de veneracin y respeto, prepar en la dcada del 60, con su erudicin y humildad caractersticas, un importante trabajo titulado ''Gobierno Eclesistico de Santo Domingo 1844-1960" que fue publicado en varias entregas por el Seminario Catlico FIDES y que l mismo me proporcion.
En la publicacin de estas notas sobre el Libro de Gobierno no
voy a perder de vista este trabajo del querido Don Vetilio, por ser una pista segura, como marco de referencia, para la ubicacin histrica de estos actos del Gobierno Eclesistico.
?Historiador e investigador eclesistico dominicano. Vicario General de la Arquidicesis de Santo Domingo, Prroco de la Parroquia San Pablo Apstol.
3


I
Otra razn que viene a hacer ms oportuna la publicacin de te trabajo es la celebracin a partir del 6 de julio de 1985 del primer centenario de la Consagracin Episcopal del Arzobispo Merino.

Es interesante constatar que en este trabajo se consignan los primeros actos de gobierno eclesistico del joven presbtero Fernando Arturo de Merino, que a temprana edad empez a servir a la Iglesia Catlica Dominicana con su don de mando y carisma de gobierno, que lo hicieron uno de los prelados ms preclaros en la historia eclesistica dominicana.
Los hombres que rigieron la Arquidicesis de Santo Domingo a partir de 1830 fueron los siguientes:
1) El Dr. Toms de Portes e Infante, que gobern la Arquidicesis primero como Vicario General y Delegado Apostlico desde el 28 de junio de 1 830 y luego como Arzobispo el 12 de noviembre de 1848 hasta su muerte el 27 de abril de 1858.
2) El Cannigo Gaspar Hernndez recibi comisin del Arzobispo Portes antes de morir y gobern esta Dicesis desde el 9 de abril hasta el 21 de julio de 1858. Sali del pas el 12 de junio y traspas su jurisdiccin al Vicario Apostlico de Curazao.
3) EJ Cannigo Calixto Mara Pina y Bentez, desde su puesto como Cura de la Catedral, a falta del P. Gaspar Hernndez, desempe las funciones de Superior Eclesistico desde el 12 de junio de 1858.
4) El Pbro. Fernando Arturo de Merino y Ramrez asumi el Gobierno Eclesistico por designacin del Vicario Apostlico de Curazao Mons. Martn Juan Niewindt, Obispo Titular de Citrum el 25 de febrero de 1859.

La Santa Sede lo nombr Administrador Apostlico y permaneci en ese cargo hasta verse obligado a abandonar el pas, el 14 de abril de 1862.
5) El Dr. Antonio Cerezano, electo Arzobispo de Santo Domingo, nombr a Merino Vicario General, aunque Cerezano no lleg a
4


ser consagrado, porque muri en Aasco, Puerto Rico, el 11 de julio de 1 860.
6) Cannigo Calixto Mana Pina, nombrado por Merino al tener que abandonar el pas el 14 de abril de 1862 hasta el 4 de agosto de 1862 en que entreg el gobierno al Arzobispo Monzn.
7) Dr. Bienvenido Monzn y Martn, Arzobispo de Santo Domingo, tom posesin el 4 de agosto de 1862, gobern durante el perodo de la Anexin hasta el 10 de mayo de 1864.
8) Dr. Blas Daz de Arcaya, Vicario General, Sede Plena, en ausencia del Arzobispo Monzn, desde el 19 de mayo de 1864 hasta el 11 de julio de 1865.
9) El Lic. Benito Daz Pez gobern como Pro Vicario General a la salida de Daz de Arcaya el 11 de julio hasta el 8 de diciembre de 1865.
10) El Cannigo Calixto Mara Pina se hizo cargo de la Arquidicesis a la salida del pas del Lic. Daz Pez el 8 de diciembre de 1 865 hasta el 19 de mayo de 1866.
11) El Cannigo Juan de Jess Ayala Fabin y Garca, nombrado Vicario General por el Lic. Daz Pez, que haba sido constituido Administrador Apostlico. Gobern desde el 21 de mayo hasta el 4 de julio de 1 866.
12) Lic. Benito Daz Pez regres al pas y gobern la Iglesia desde el 4 de julio hasta el 25 de agosto de 1866.
13) El P. Luis Nicols Jos de Bouggenoms, nombrado Delegado Apostlico el 19 de junio de 1866, estuvo en el pas desde el 25 de agosto hasta el 9 de septiembre de 1866.
14) El Cannigo Juan de Jess Ayala Fabin y Garca designado por Bouggenoms gobern desde el 9 de septiembre de 1866 hasta el 23 de abril de 1867.
5


15) Cannigo Francisco Xavier Billini, designado por Bourgge-noms desde el 23 de abril de 1867 al 19 de septiembre de 1868.
i
16) El P. Luis Nicols Jos de Bouggenoms regres al pas el 19 de septiembre de 1868 hasta el 14 de noviembre de 1868.
17) Cannigo Calixto Mara Pina, nombrado Gobernador Eclesistico por Bouggenoms desde el 14 de noviembre de 1868 hasta el 27 de noviembre de 1870.
18) Fray Leopoldo ngel Santanch de Aguasanta, nombrado por la Santa Sede Delegado Apostlico desde el 16 de agosto de 1 870 hasta el 6 de agosto de 1874.
En la vida y obra de estos personajes y en el marco de estas fechas se encuadran los hechos y datos a que nos referimos a continuacin.
AO 1859 Marzo
9 Es nombrado el P. Bartolom Vintr (Espaol) Cura Auxiliar de Bayaguana.
El Pbro. Juan Lagrange es nombrado Cura de Neyba y Encargado de Barahona.
10 Confirma el nombramiento del Pbro. Manuel Camarena como Cura de San Carlos, quien lo haba recibido del Gobierno por estar en ese tiempo la Iglesia acfala. Emiliano Tejera es nombrado Secretario de la Vicara General. Se reciben documentos de manos del ex secretario del Arzobispo Portes ya fallecido.
-
20 Pantalen Soler es nombrado Capelln de Coro de la Catedral.
26 El Pbro. Bartolom Vintr es nombrado Cura de Baya-guana.
o


Abril
1 Se envan dispensas al Pbro. Bartolom Vintr, Cura de Ba-yaguana.
2 Al Cura de Jarabacoa y a la vez prroco de La Vega en Ja-rabacoa.
6 Llama a la Capital el Clrigo suspenso Anselmo Ramrez quien haba solicitado se le levante la suspensin.
7 Nombra al Cannigo Francisco Charboneau como Prroco de Saman y de Sabana de la Mar.
8 Se concede facultad de bendecir iglesia nueva de los Pbros. Valencia y Quezada de Santiago.
11 Carta sobre los Derechos Parroquiales recibida y firmada por los curas de Santiago, Moca, la Sierra, Puerto Plata, Guayubn, San Juan y Monte Plata.
13 Dispensa de impedimento matrimonial enviada al P. Sua-zo, Cura de Azua.
15 Recibe la circular No. 1 firmada por los curas de San Carlos, S. Cristbal, Ban, Azua, San Juan y Neyba.
18 Comunicacin del Obispo de Curazao fechada el 11 de febrero donde notifica haber recibido Breve Pontificio nombrndole Vicario Apostlico de Santo Domingo. Se refiere a las censuras de los Pbros. Manuel Gonzlez y Bernardo Pichardo y a la suspensin del P. Moya. Comunicacin al P. Moya avisndole de la suspensin y llamndolo a la capital.
19 Comunicacin al Ayuntamiento de Santo Domingo de que ayer muri ajusticiado Manuel Mara quien no quiso recibir los Sacramentos del Pbro. Francisco X. Bill ni.
7


19 Al Pbro. Francisco Daz Pez para que pase a San Cristbal a continuar las funciones de Semana Santa y las otras funciones eclesisticas, hasta nueva orden. Al Pbro. Francisco Gonzlez Bernal sobre suspensin.
21 Tercera comunicacin al Pbro. Bernardo Pichardo para que entregue la Parroquia de San Cristbal.
25 Carta al Pbro. Juan Lagrange, Cura Interino de Neyba. Mayo
3 Circular No. 3 del Vicario General Merino sobre las facultades recibidas.
5 Al Pbro. Bartolom Vintr para que auxilie la Parroquia de San Jos de Los Llanos.
10 Ttulo como Cura Interino de San Cristbal al Pbro. Benito Daz Pez.
11 Comunicacin al Pbro. Roca, de San Feo. de Macors, encargndolo de la Parroquia de La Vega.
13 Al Pbro. Domingo de la Mota que siga administrando la Parroquia de Higuey.
15 Licencia al Pbro. Ramn Suazo, Cura de Azua, para viajar a la Capital.
17 Licencia al Pbro. Andrs Rosn, Cura de Ban, para viajar a la Capital.
18 Escribe a los Presbteros Puitverg, en Cotu; Valencia, en Santiago; Espinoza, en San Jos de Las Matas; y Octavia-ni, en Guayubn.
20 Certificacin a Florentino Saldaa de haber sido clrigo y familiar del Arzobispo Portes.
8


24 Se llama a la Capital al Pbro. Francisco Chabonneau, Cura de Saman y Sabana de la Mar.
Junio
3 Se comunica al Pbro. Carlos Ma. Pieyro que si no viene a diaconar desde el domingo, a la Catedral, ser suspendido.
6 Se transmiten al Pbro. Jos E. Espinosa, Cura de San Jos de Las Matas, unas dispensas para matrimonio.
3 Circular No. 4 sobre las Logias Masnicas.
26 Licencia para vestir talar a Juan Francisco Alfonseca. Cartas a los Pbros. Valencia, Lagrange, Charboneau, Puitverg, Gutirrez, Vintr, Suazo, Quezada, Silvestre, Octaviani, Benito Daz Pez, Ayala y Moya.
28 Licencias para presenciar matrimonio a los curas de Santiago Pbro. Valencia y Quezada.
30 Se envan dispensas para matrimonio al Pbro. Moya, Cura de La Vega.
30 Licencia al Pbro. Francisco Daz Pez, Cura de Santa Brbara, para pasar a Bana recuperar su salud.
5 Cuatro dispensas matrimoniales al Pbro. Espinosa, Cura de Las Matas.
16 Circular No. 5 sobre la Carta del Papa Po IX referente a la guerra de Europa.
19 Dispensas enviadas al Pbro. Silvestre Nez, Cura de Moca. Nombramiento como Cura de Hato Mayor a Bernardo Pichardo (ya rehabilitado). Pbro. Manuel Palet de Hato Mayor que pase a Bayaguana. Al Pbro. Bartolom Vintr de Bayaguana que pase a la Capital.
9


21 Nombramiento del P. Ayala como Cura interino de Jaraba-coa y confirmndole las facultades recibidas del Arzobispo Portes. Nombramiento del P. Suazo como Cura de Azua y facultndole erigir una ermita en Tbano.
20 Dispensa para contraer matrimonio a Luis Tolentino y Bartola Santana, de Bayaguana.
26 Llama de la Capital, de parte del gobierno, al Pbro. Valencia y al Pbro. Quezada. El P. Espinosa es nombrado Encargado Provisional de Santiago.
27 Se dan 5 das al Pbro. Bartolom Vintr para que venga de
Bayaguana.
Agosto
6 Se levanta la suspensin al Pbro. Anselmo Ramrez, 12 aos suspendido por el Arzobispo Portes.
29 Dispensa para matrimonio de Jos Pantalen y Victoria del Rosario en San Francisco de Macors.
Septiembre
6 Licencia a Antonio Olivas Volta para vestir hbito.
9 Licencia al Pbro. Moreno del Christo para que acompae al Vicepresidente de la Repblica en viaje a Azua.
12 El Pbro. Bartolom Vintr pasa de Bayaguana a ser nombrado Cura de Saman y Sabana de la Mar. Se extienden Letras Comendaticias al Pbro. Valencia. Se nombra Cura de Santiago al Pbro. Valencia. Se nombra Cura de Santiago al Pbro. Francisco Charboneau y Teniente Cura a Anselmo Ramrez. El Pbro. Manuel Palet ha llegado a la capital y se pone a nuestras rdenes.
10


21 El Pbro. Hctor Figari es nombrado Cura de Bayaguana.
22 Letras Comendaticias al Pbro. Fernando. Tema que permaneci algunos meses en este Arzobispado.
26 Nombra al Pbro. Carlos Ma. Pieyro, Encargado Provisional de Las Matas de Farfn.
30 Carta al Pbro. Espinoza para que de Santiago regrese a San Jos de Las Matas.
Octubre
1 Al Pbro. Santos Quezada nombrndole Mayordomo Colector de la Iglesia de Santiago. Dispensa de cuotas parroquiales al Pbro. Octaviani.Curade Guayubn.
6 Licencia para usar hbito clerical a Lorenzo (Cayetano) Camejo.
24 El Pbro. Charboneau es nombrado Cura Superior de Santiago y Tenientes Curas Anselmo Ramrez y Quezada.
Noviembre
11 Licencia al Pbro. Miguel Billini,Cura de Los Llanos, para que erija una ermita en el lugar llamado Macors, acordado n verbis por el Dr. Portes.
Diciembre
22 Certificado de vita et moribus a los Pbros. Manuel Palet, por el tiempo que trabaj aqu, y a Jos Mara Mondra-gn, que permaneci mes y medio en esta ciudad.
23 Respuesta al Ministro de Interior que se queja de la conducta del Cura de Saman, Bartolom Vintr, y se le llama a la Capital.
11


27. Se exige al Pbro. Bartolom Vintr que venga a la Capital y deje Saman y Sabana de la Mar.
ANO 1980 Enero
I Respuesta al Ministro de Interior sobre la conducta del Pbro. Juan Lagrange.
II Se enva dispensa al Cura de Ban.
14 Contestando al Pbro. Rosn su carta del 12 que si por enfermedad no puede ir a celebrar la fiesta patronal de Ocoa que avise al Cura de Azua para facultarlo.
16. Al Alcalde Constitucional de la Capital sobre incidente
ayer (anoche) entre el Cura de la Catedral y Santiago Ge-raldino.
20 Comisiona al Pbro. Suazo a pasar a San Juan y averiguar los matrimonios hechos por el Pbro. Jos Narciso Barrien-tos y si hay irregularidades los declare suspenso.
Licencia al Pbro. Bartolom Vintr para pasara Puerto Rico despus de haber trabajado en S.D. once meses y algunos das, observando buena conducta.
4 Cura Interino de San Juan el Pbro. Narciso Barrientos. Se responde a una peticin de las autoridades de San Juan del 29 de diciembre.
6 A los habitantes de Monte Cristy dicindoles que no se les puede mandar un cura ahora.
20 Licencia a Juan Durocher Pardo para vestir hbito clerical.
Febrero 3
12


21 Licencia a Ricardo Martnez Sarda para vestir hbito clerical.
Marzo
20 Al Cura de Bayaguana, Pbro. Hctor Figari se le encarga de las parroquias de los Llanos y Guerra.
Mayo
5 Recibe pliegos del Libertador informndole de delito del Pbro. Pichardo, Cura de Hato Mayor.
6 A las 5 A. M. fue hecho preso el Pbro. Pichardo. A las 4 P. M. le hemos escrito al Cura de la Catedral, Pbro. Pina que reciba y se encargue de la custodia del Pbro. Pichardo.
15 Es nombrado el Pbro. Francisco Pereyra Cura Auxiliar de San Jos de Ocoa, pueblo hasta ahora anexo a la Parroquia de Ban, y se le conceden licencias especiales que se enumeran.
16 Licencias al Cura de Higuey, Pbro. Domingo de la Mota, para venir a la Capital por razn de enfermedad.
18 El Pbro. Francisco Daz Pez es nombrado Cura Encargado de Hato Mayor con las mismas facultades que gozaba en Santa Brbara y se le encarga investigar all las acusaciones contra el Pbro. Bernardo Pichardo.
30 El Pbro. Bernardo Pichardo, preso en el Cabildo Eclesistico, es puesto en libertad.
junio
i-
1 El Papa concede al P. Espinosa, Cura de San Jos de las Matas, el privilegio de celebrar misa en oratorio privado.
6 Circular pidiendo oraciones por la salud del Dr. Cerezano, electo Arzobispo de Santo Domingo. Se recuerda que el
13


7 de Abril de 1858 muri el Arzobispo Portes y qued de Gobernador Eclesistico el Presbtero Gaspar Hernndez quien muri el 21 de julio. La iglesia dominicana estuvo seis meses acfala y la Santa Sede nombra Vicario Apostlico al Obispo de Citrum, (Vicario Apostlico de Curazao), quien nombra al presbtero Fernando A. de Merino el 5 de mayo de 1859 como Vicario General y Gobernador Eclesistico.
18 El ministro de Interior comunica el extraamiento del presbtero Bernardo Pichardo. Se escribe carta al General Libertador sobre el caso del presbtero Pichardo que ha pasado 25 das en prisin.
20. Licencia al Presbtero Bernardo Pichardo para pasar a cualquier dicesis.
23 Amonestacin a Mons. Moreno del Christo por su conducta moral y poltica.
Julio
9 Es nombrado Cura de Neyba el presbtero Carlos Ma. P-eyro, encargado de Barahona y de Las Matas de Farfn. Comunicacin al presbtero Lagrange, hasta ahora Cura de Neyba, que debe presentarse a la Capital en 10 das. Carta al Libertador manifestndole el cambio de Cura de Neyba a peticin suya. Se contest carta al Ayuntamiento de Neyba que en su comunicado del 28 solicitaba enviara otro cura en vez de Lagrange.
19 Infausta noticia de la muerte del Arzobispo Cerezano. acaecida el da 11. El presbtero Elias Gonzlez es nombrado Cura de Santa Barbara.
20 Se concede facultad de or confesiones al presbtero Joaqun Pereyra y pasa a El Maniel.
22 A proposicin del Libertador es nombrado Cura de Las
74


Matas de Farfn el Cura de San Juan, presbtero Jos Narciso Barrientos. Circular sobre los oficios religiosos en su fragio del Arzobispo Cerezano, fallecido el da 11 a las 12 de la noche.
28 Certificacin de la buena conducta observada por Moreno del Christo ante acusaciones en su contra.
Agosto.
4-6-14-18 24
Se responde a las autoridades de Los Llanos que piden un cura.
Certificacin de buena conducta del presbtero Francisco Lpez Ramos, quien se va de la Arquidicesis.
El presbtero Elias Gonzlez es nombrado Cura de Hato Mayor y el Presbtero Francisco Daz Pez regresa a Santa Brbara.
Requerimiento al presbtero Juan Lagrange para que se presente a la Capital.
Se comisiona al presbtero Elias Gonzlez para visitar los fieles de Saman y Sabana de la Mar.
Septiembre
Se enva dispensa al Cura de San Antonio de Guerra. Su comportamiento en las Matas de Farfn. Amenaza de suspensin al presbtero Calixto Ma. Pina, Teniente Cura de la Catedral por desobediencia contumaz.
Octubre
Se autoriza al Presbtero Pedro Texidor, venido de Puerto Rico, para celebrar misa.
15


Octubre 24
Al presbtero Lagrange se le enva a sujetar interinamente la parroquia de San Cristbal.
Octubre 25
Carta a Roma, al P. Comisario Espaol del Convento Franciscano de Ara Coeli.
Octubre 27
Al Cura de Hato Mayor Elias Gonzlez, retirndole las licencias de pasar a Saman. Al Cura de Higuey, llamndole al cumplimiento de su deber. Al Cura de Neyba, llamndole la atencin sobre quejas recibidas. Al General Libertador, presentndole Curas para la parroquia de Saman, Neyba y Los Llanos.
Octubre 31
Nombramiento del presbtero Pedro Texidor como Cura de Saman y Sabana de la Mar.
Noviembre 13
Llega a Santo Domingo el presbtero Juan Pineda y se le concede permiso para celebrar la misa.
Noviembre 16
Carta del presbtero Domingo de la Mota justificando el cumplimiento de su deber como Cura de Higuey.
Noviembre 26
Se autoriza al mayordomo de la Catedral, presbtero Pina, a vender algunos objetos de culto, de plata, a la iglesia de
Sabaneta.
16


Diciembre 3
Es nombrado Cura de Neyba y Barahonael presbtero Joaqun Pereyra y se le avisa al prroco anterior presbtero Carlos Mara Pieyro, para que entregue las llaves al anterior y se presente a la Capital.
Diciembre 5
Se concede licencia para celebrar la misa al presbtero Gregorio Benicarlo, llegado de Puerto Rico.
Diciembre 6
Al Presbtero Gregorio Benicarlo se le conceden licencias para confesar.
Diciembre 9
Al Cura de Guayubn, sobre la parroquia de Monte Cristi y al general Hungra. Licencia al Cura de San Francisco de Macors para pasar a hacer diligencias personales a Santiago.
Diciembre 10
Carta al Presbtero Domingo de la Mota, Cura de Higuey.
Se presenta al Gobierno al presbtero Gregorio Benicarlo para Cura de Monte Cristy.
Diciembre 29 i
Licencia a la Sociedad Amigos del Progreso para construir una capilla en el cementerio de la capital. Observaciones: Todas las parroquias estn provistas. Han venido 9 sacerdotes del extranjero y se han empleado 6. Han salido de la Arquidicesis 6 sacerdotes. Han sido castigados los presbteros Bernardo Pichardo, Narciso Barrientes, Carlos Pieyro, Calixto Ma. Pina y amonestado Domingo de la Mota.
17


Diciembre 31
Se concede al Cura de Azua facultades especiales
AO 1861
Enero
5
Dispensa a favor de Juan Garca y Manuela Pantalen, de La Vega.
29 Licencia al Pbro. Francisco X. Billini para exhumar los restos de su madre Ana Joaquina Hernndez y su hermana Ruperta Billini, del Cementerio de los Llanos,y trasladadas a la Catedral.
Febrero
4
Licencia a Juan de Jess Carvajal Ramrez para usar hbito talar y se le asigna a la Iglesia de San Carlos. Se concede licencia para administrar los sacramentos al presbtero Be-rardo Larrain.
8
Nombramiento del presbtero Gregorio Benicarlo como Cura de Los Llanos y Guerra.
Marzo
11 Circular sobre la facultad de administrar la confirmacin otorgada al Vicario General Fernando A. de Merino por el Papa Po IX.
14 Queja del Ministro de Interior sobre el Cura de la Catedral que bautiza sin la boleta del oficial civil.
Abril
3
Certificacin_al prebstero francs Pedro Claudio Alegre "de vita et moribus" que se ausenta de la Arquidicesis.
18


4
Circular avisando al clero la llegada de los Santos leos. Comunicacin al General Gobernador manifestndole el deseo del presbtero Larrain de servir la parroquia de Las Matas.
El presbtero Berardo P. Larrain es nombrado Cura de Bayaguana. Licencia de celebrar al presbtero ngel Campos.
El Pbro. Carlos Mara Pieyro es nombrado Cura de Hato Mayor. La mayordoma del Santuario de Bayaguana queda a cargo del cura de esa parroquia.
Licencia de vestir hbito talar concedida a Juan Toms Me-ja Cotes.
Nombramiento del Pbro. Elias Gonzlez como Cura interino de San Pedro de Macors. Se le comunica al Cura de Hato Mayor que ambos Curatos tendrn por lmites los mismos civiles y militares. Se entrega al Pbro. Elias Gonzlez algunos ornamentos y vasos sagrados de la Catedral. Se solicita el acompaamientp de msica y tropa para el vitico de los invlidos maana.
p
El Pbro. Hctor Figari es nombrado Cura de Barahona.
Licencias de celebrar otorgadas al Pbro. Elias Yrizarri, venido de Puerto Rico.
Letras dimisorias para la Ordenacin de menores hasta sub-diaconado de Pedro Toms Mena y Portes, Jos Perdo-mo hasta el diaconado y Jos del C. Bethancourt, Raimundo Guevara, Juan Velzquez Francisco X. Billini y Francisco Velzquez hasta el Presbiterado inclusive.
Se concede licencia para celebrar dos misas los das festivos a los curas de Azua y Saman, que deben atender la
19
7
6 8
11 17
18 30
Mayo 1


tropa. Se aprueban las licencias de celebrar dos misas en das festivos al capelln Manuel. En abril se concedi licencia de celebrar a los presbiterios ngel Campos, Sebastin Gmez y Vctor Surez. Se concede licencia al Pbro. Vctor Surez para administrar los Sacramentos y se le comisiona pasar a San Jos de Ocoa.
20 Dispensa para contraer matrimonio a Pablo Tejada y Fa-biana Pantalen, de la parroquia de La Vega.
21 Licencia de celebrar al Pbro. Fourcat, quien acaba de llegar de la Arquidicesis.
31 Comunicacin al gobernador sobre el nombramiento del Pbro. Pedro Texidor como Cura de Higuey mientras Domingo de la Mota est fuera de all, y Elias Irrizari a la parroquia de Saman.
Junio
5 El Pbro. Elias Irrizari es nombrado Cura de Saman y Sabana de la Mar y Pedro Texidor Cura de Higey.
7 Se concede licencia para celebrar al Pbro. Juan Terrones y Snchez llegado a la Capital.
8 Se comisiona al Teniente Cura de la Catedral para que examine de rbricas al Pbro. Francisco Billini, y se le concede licencia para celebrar.
14 Se comisiona al Teniente Cura de la Catedral para que examine de rbrica al Pbro. Francisco Velzquez y se le concede licencia para celebrar.
22 Despus que el Cura de Santa Brbara examine de rbrica al Pbro. Ramn Guevara, se le concede licencia para celebrar. El Cura de San Carlos examina al Pbro. Jos del C. Bethancourt y se le concede licencia para celebrar.
20


23
El Teniente Cura de la Catedral examina al Pbro. Juan Ve-lsquez y se le concede licencia para celebrar.
Dimisorias al Tonsurado Fermn Batista que est en Venezuela.
Certificado "de vita et moribus" al Pbro. ngel Campo que sale hacia Puerto Rico. /
El Pbro. Berardo Plcido Larrain es nombrado Cura de Saman y Sabana de la Mar.

Se concede facultad al Cura de San Carlos para que absuelva al excomulgado Juan Paniagua, quien est grave.
Se enva al puesto militar de Yamas al Pbro. Jos del C.
Bethancourt para que administre los Sacramentos a los fieles.
El Relicario de la Comunin de enfermos fue extrado del Sagrario.
Circular sobre la absolucin de la ex-comunin de Ramn Paniagua que haba sido proclamada en 1852 en el Santuario de Bayaguana y el 19 vino arrepentido desde ese campo a San Carlos.
Se encarga al Pbro. Francisco X. Billini de hacer el inventario de las iglesias de Santo Domingo y de Regina. Al Pbro. Juan Velsquez se le encarga hacer el inventario de las Iglesias de San Lzaro, San Miguel y Las Mercedes.
Invitacin a los Sacerdotes de la capital a recibir el Capitn General de la Colonia.
21
26
Julio
5
10 17 22
23 26
27
Agosto 3


9 Se recibi del Obispo de Puerto Rico las alhajas, pertenecientes a la Parroquia de Sabana de la Mar.
10 Nombramiento de Cura de Saman y Sabana de la Mar al Pbro. Dr. Beraldo Plcido Larrain. Comunicacin al Jefe de Estado Mayor que el Pbro. Texidor, natural de Espaa y venido de Puerto Rico, fue nombrado en Saman y Sabana de la Mar y despus en Higuey y ha dado buen ejemplo.
12 Al Jefe de Estado Mayor comunicndole que el Pbro. Sebastin Gmez, natural de Espaa, vino de Cuba a principios de este ao y aunque pareca humilde ha dado muchos dolores de cabeza. Haba que averiguar en Cuba.
1 7 Al Obispo de Puerto Rico inquiriendo datos del Pbro Domingo de Villanueva y que ha llegado sin las letras comendaticias. Es nombrado Cura de Bayaguana el Pbro. Elias Irrizari. Se le concede al Cura de San Juan que celebre dos misas en das festivos mientras la tropa no tenga capelln.
21 Se ordena a los curas hacer un inventario de sus iglesias.
26 Se ordena al Pbro. Domingo Solano para que entregue los ornamentos para inventarios.
29 Al Pbro. Juan Ferrones que se presente al Comisario de Guerra, Inspector del Hospital para recibir el empleo de Capelln del Hospital Militar de Guerra.
31 El Pbro. Domingo de la Mota es nombrado Cura de Jara-bacoa.
Septiembre
6 Sobre el arreglo del patio de la Iglesia de Las Mercedes donde est acuartelada la tropa.
22


18
Nombramiento del Pbro. Francisco Pereyra como Cura de Hato Mayor con las facultades que gozaba en San Jos de Ocoa.
Amonestacin al Pbro. Manuel Camarena de San Carlos por no haber do a confesar un enfermo al campo.
Dispensa remitida al Cura de San Jos de Yamas.
El 27 de Septiembre fue nombrado el Pbro. Fernando A. de Merino como Subdelegado Castrense. Certificacin de que el Pbro. Miguel Quezadaesun cura de vida digna en Santiago y que puede ser nombrado Capelln del Hospital Militar de Santiago.
Se faculta al Pbro. Simn Francisco Octaviani, Cura de Guayubn, a celebrar dos misas mientras est la guarnicin espaola.
Solicitud a nombre del Pbro. D. Jos Alcoba y Lpez quien se desempea como Capelln del Batalln de Azua, quien ha observado buena conducta pero debe ser nombrado fijo para esa Capellana.
Invitacin a los sacerdotes para el besamanos el da 10 a las 12 M.
Letras Dimisorias a favor del Pbro. Gabriel Moreno del Christo quien viaja a Cuba.
Al Pbro. Juan Lagrange se le nombra Capelln Castrense del Primer Batalln de Regimiento de la Reina.
Licencia para que el Pbro. Ramn Guevara, de este Arzobispado, pase en Cuba seis meses.
Dispensa de parentesco a Gregorio Perell e Ins Tejada de Ban.
23
20
28 30
Octubre 1
3
9 11
18 19 25


Noviembre
4 El Pbro. Vctor Surez es nombrado Capelln del Hospital Militar de Saman.
6 Se envan dispensas al Cura de Yamas.
13 Comunicacin al Pbro. Bernardo Pichardo, Cura de San Cristbal, avisndole de la suspensin y llamndolo a la Capital.
1 8 Invitacin para el besamanos que ser en el Palacio de Go-
bierno a las 12.
25 Se citan a los examinadores Sinoidales para que el 28 examinen al aspirante a Dicono Pedro Toms de Mena y al aspirante a Presbtero Jos Mara Perdomo.
28 Se determina que el dicono Jos Mara Perdomo y el Subdicono Pedro Toms de Mena hagan ejercicios espirituales bajo la direccin del Teniente Cura de la Catedral.
Diciembre
2 "Por razones graves" no se concede autorizacin al Cura de Neyba para construir una ermita en Las Damas, jurisdiccin de la parroquia de Neyba.
11 Letras Dimisorias para que pueda ser ordenado de pres-bstero Jos Mara Perdomo y de dicono Pedro Toms de
Mena y Portes. Al Cura de Ban encargndolo nuevamente de la Comn de San Jos de Ocoa.
12 Licencia al presbtero Francisco X. Billini para pasar 10 das en la parroquia del Ban.
16 Licencia para celebrar concedida al recin llegado presbtero Eulogio Saldaa.
24


23 Autorizacin al Cura de Azua para pasar a Tubano a promover la ereccin de una ermita.
24 El Pbro. Elias Gonzlez es nombrado Cura de San Antonio de Guerra. Se comunica al Presbtero Gregorio Benicarlo que desempeaba las parroquias de Guerra y los Llanos.
AO 1 862
Enero
2 Se envan a Sabana de la Mar las alhajas tradas de Puerto Rico.
3 Autorizacin al presbtero Juan de Js. Ayala para or en confesin general al presbtero Domingo Villanueva y levantarle la suspensin.
6 Licencia de celebrar al presbtero Domingo Villanueva.
8 Oficio al Gerente de la Real Audiencia sobre el estado de la Catedral. Hay 39 parroquias, 4 Vicaras Forneas (Santiago, La Vega, Azua y Seybo). No tienen templo Los Al-carrizos y Bonao. No tienen cura por no poder sostenerlo: Monte Cristi, Bonao, Alcarrizos, San Lorenzo de los Minas, Sabana de la Mar y las Matas de Farfn. Tienen curas propios: San Felipe de Puerto Plata, 1 de Santiago (hay dos) y San Cristbal. Hay 38 sacerdotes, 7 Capellanes y un dicono.
10 Se le comisiona al Teniente Cura de la Catedral para examinar de rbricas al Pbro. Jos Mara Perdomo y se le autoriza a celebrar.
13 El Pbro. Francisco Velsquez es nombrado Cura de Los Llanos y encargado de la cura de almas del lugar de San Pedro de Macors. Se le comunica al Cura de Los Llanos Gregorio Benicarlo. Se autoriza al Cura de Hato Mayor para que firme las partidas de bautismo dejadas por los anteriores y para que bendiga la primera piedra de la iglesia.
25


15 Es nombrado notario de la Curia Jos Mara Prez.
16 Se concede licencia al presbtero Dionisio de Moya para ir en diligencias a Monte Cristy y en su ausencia se encarga a la parroquia de La Vega al Cura de San Francisco de Maco-rs. Al presbtero. Francisco X. Billini se le comisiona para ir a San Jos de Ocoa, dependencia de Ban, a celebrar la fiesta de la parroquia.
22 Al presbtero Jos Mara Perdomo se le concede licencia para pasar a San Cristbal y se le da comisin para Bonao Se comunica al capitn general el cambio del capelln del hospital de Saman y se nombra al presbtero Domingo Villanueva. Se concede licencia de usar hbito clerical a
Antonio de Soto Cabral asignndole los servicios de la Catedral.
23 Se concede el poder usar hbito clerical a Aurelio Fernndez Hernndez, asignndolo a la Catedral.
24 Se concede el hbito talar a Severino Dessangles Montas y se le asigna a la Catedral.
25 A Rafael Massara Soto se le concede hbito talar y se le asigna a la Catedral.
26 Al Seor Francisco Quirico Contreras se le concede permiso para usar hbito talar y se le asigna al servicio de la Catedral.
28 Se concede facultad de absolver casos reservados al presbtero Manuel Cabrera Machado, Capelln del Batalln del Regimiento de la Corona.
29 Se concede licencia a Juan Ramn Snchez Perdomo para usar hbito talar y estar al servicio de la parroquia de San Carlos, tambin a Ramn Hernndez Ubiera en la Catedral y Marcos Vicioso Germn tambin para la Catedral.
30 Por la gravedad del presbtero Andrs Rosn, Cura de Ba-
26


ni, se nombra al presbtero Francisco X. Billini cura encargado de ese lugar. Se escribe al Teniente Gobernador de Ban avisndole del encargo dado al Padre Billini para esa parroquia. Al Cura de Hato Mayor se le autoriza vender animales y habilitar edificios para celebrar los oficios.
Febrero
3 Licencia para vestir hbito clerical a Federico Henrquez y Carvajal y es asignado a la Catedral.
5 El Pbro. Juan Velsquez es nombrado encargado de almas de Ban y San Jos de Ocoa. Es nombrado Cura de Los Llanos y San Pedro de Macors al Pbro. Jos Mara Perdomo.
6 Notificacin al Cura encargado de San Cristbal: El P. Ayala se queja de que Ud. dispone de un hospicio de pobres que l hizo y l no quiere que se negocie con eso, por ser esa su parroquia.
A los miembros de la Junta Municipal de San Pedro de Macors que solicitaron un cura el 3 de febrero y se comprometieron a pasarle una suma mensual se les informa que el Cura de San Jos de Los Llanos atender hasta que se pueda. Licencia para predicar y confesar al Pbro. Juan Velsquez.
10 Se autoriza al Cura de Ban a firmar las partidas de bautismo que estaban sin asentar. Se responde a la peticin del pueblo de Ban que como el P. Billini solicit no lo mandaran a Ban, le han mandado al Pbro. Juan Velsquez.
12 Licencias al Pbro. Jos Ma. Perdomo de predicar, celebrar y confesar por dos aos.
13 Nombramiento del Pbro. Gregorio Benicarlo como Capelln del Primer Batalln del Regimiento de la Reina por fallecimiento del Capelln de Azua y se le ordena pasar all. Se le renuevan las licencias al Pbro. Feo. Billini por dos
27


aos para confesar y predicar. Se renuevan las licencias ministeriales por dos aos al Pbro. Juan Velsquez.
14 Se renuevan licencias ministeriales al Pbro. Jos A. Be-thancourt. Certificacin de buena conducta del tonsurado Guillermo Atiles "en los pocos das que ha estado en esta ciudad".
17 Se piden informes al Cura de Saman ante denuncias de que el Capelln del Hospital Militar de Saman, Pbro. Vctor Surez, a veces est ebrio y hace matrimonios sin jurisdiccin.
17 Ala Junta Municipal de San Jos de Ocoa respondiendo a su solicitud de un sacerdote. Se han enviado dos pero se necesitan los vasos sagrados. La cantidad $178 entregada para eso al Pbro. Vctor Surez no es suficiente. Se les promete enviar prroco.
18 Licencia para confesar y predicar por dos aos al Pbro. Elias Gonzlez.
20 Se renuevan por dos aos las licencias ministeriales al Pbro. Elias Irizarri.
21 A los Pbros. Gregorio Benicarlo y Juan Ferrones se les renuevan las licencias por dos aos.
22 Se concede vestir el hbito talar a Manuel de Jess Garca Tejera y se le asigna a la Catedral.
23 Nombramiento al Pbro. Francisco X. Billini como Cura de San Carlos. Se le comunica al actual Prroco Manuel Cama-rena.
25 Se reitera orden al P. Camarena de entregar la Iglesia de San Carlos al P. Billini.
26 Pbro. Merino pasar a San Carlos a dar posesin de la Pa-
28


rroquia al P. Billini. Suspensin al Pbro. Manuel Camarena. Al notario Eclesistico Pbro. Juan Ferrones que pase a San Carlos para que el Pbro. Camarena cumpla lo mandado.
28 Carta al P. Billini ordenndole se presente al Pbro. Camarena. Carta al P. Camarena para que entregue al P. Billini.
Marzo
3 Al Regente de la Real Audiencia sobre la pobreza en adornos de la Catedral para el recibimiento del Real Sello.
7 Se otorga licencia de celebrar al Pbro. Francisco Comesa-a que viene de La Habana. Circular al clero sobre recibimiento del Real Sello en una funcin en la Catedral el da 10 a las 11 A.M.
11 A peticin del Pbro. Francisco X. Billini se le retira de San Carlos y se nombra al Pbro. Juan de Jess Fabin y Ayala.
Al Pbro. Vctor Surez, Capelln del Hospital Militar de Saman requirindole la suma que le entregaron los fieles de Ocoa para compra de ornamentos y los libros parroquiales. Autorizacin al Pbro. Bernardo Pichardo a sacar un altar o cuadro de la iglesia de San Andrs.

12 Al Capitn General sobre la peticin del P. Ayala que est privado de su parroquia.
12 En atencin a las razones del P. Ayala se le retira el nombramiento en San Carlos y en su lugar se nombra al Pbro. Marceliano de la Nieva.
13 Se concede permiso para usar habito clerical a Pedro Toms Pichardo y se le asigna a la Catedral. Al Capitn General sobre el lastimoso estado del Santuario de Higuey y la peticin que hacen el P. Billini y acusaciones contra e Pbro. Gregorio Benicarlo. Se ordena al Pbro. Camarena en San Carlos que entregue los libros al P. Marceliano de la Nieva.
29


22
Al Pbro. A. Jernimo Simarola, Capelln del Batalln de Puerto Rico, sobre la paga de los entierros de soldados muertos en el Hospital Militar.
Al Pbro. Vctor Surez, Capelln del Hospital Militar de Saman, ordenndole que responda a oficio enviado.
Licencia de celebrar al Pbro. Jos Mara Borosela, quien acaba de llegar.
Licencias ministeriales al Pbro. Manuel Mara Acevedo, quien acaba de llegar.
Es nombrado el Pbro. Domingo de la Mota como Cura de Monte Plata y Boya.
A la Junta Municipal de San Pedro de Macors respondiendo su peticin del 27 que renan la suma para ornamentos y se entiendan con el cura interino, ya que no es posible enviar a otro.
Los libros parroquiales del P. Camarena en San Carlos no estaban bien llevados. Certificado de buena conducta a favor del Pbro. Manuel Mara Acevedo, procedente de Puerto Rico, por los pocos das que estuvo aqu.
Circular comunicando que el Vicario General Fernando A. de Merino ha recibido orden del Capitn de abandonar el pas en 48 horas. Licencias ministeriales concedidas al Pbro. Marceliano de la Nieva.
Se conceden licencias ministeriales concedidas al Pbro. Francisco Comesaa y Jos Mara Borosela. Certificado de vita et moribus al Pbro. Marceliano de la Nieva. Ha servido en San Carlos. Certificacin de buena conducta a favor del Pbro. Francisco Comesaa por los 36 das que estuvo en el pas. Certificacin a favor del Pbro. Francisco Perey-ra, natural de Venezuela, por la buena conducta que ha
30
24 28 29 31
Abril
5 7 11 12


12
22 30
Mayo 1
5 6
7 8 12
observado siendo Cura de Hato Mayor y San Jos de Ocoa Licencias para celebrar otorgadas al Pbro. Jos Mara Borosela. Permiso para vestir hbito talar a Jos Llaverasdel Orbe y se le asigna a la Catedral y tambin a Elseo Gmez Alfau.
FIN DEL VICARIATO DE MERINO
Fernando A. de Merino, desde Puerto Rico, subdelega sus facultades al Pbro. Calixto Ma. Pina como Gobernador Eclesistico y le seala las facultades otorgadas.
Autorizacin al Pbro. Ramn Guevara y Gina para trasladar su domicilio a Santiago de Cuba.
Se comunica a los sacerdotes el nombramiento hecho por Merino del Pbro. Calixto Ma. Pina y las facultades que posee.
Nombramiento del Pbro. Francisco X. Billini como Cura Auxiliar de la Catedral.
Autoriza al Pbro. Francisco Pereyra, Cura de Hato Mayor, a vender algunas alhajas para la construccin de la Iglesia.
El Pbro. Francisco Comesaa es nombrado Cura de Jara-bacoa. Se le comunica a la Junta Municipal de all "a fin de que enven por su nuevo cura a la mayor brevedad".
Por renuncia del P. Francisco Billini se nombra Auxiliar de la Catedral al Pbro. Bernardo Pichardo.
Se propone al Capitn General para Cura de Jarabacoa a Francisco Comesaa, Jos Borras o Jos Mara Borosela.
Se ordena al Cura de Saman y Sabana de la Mar que venga a la Capital (Pbro. Bernardo Plcido Larrain) y que de-
31


je la Iglesia en manos de la Junta Municipal. Al Pbro. Vctor Surez, Capelln del Hospital Militar de Saman, para que atienda las parroquias de Saman y Sabana de la Mar.
26 Circular a los curas sobre la disposicin real de dotacin del culto (fechada 20 de abril). Circular sobre la Real Orden que dispone la clasificacin interina de los curatos.
-
28 Es nombrado Cura de Neyba el Pbro. Jos Borras. Al anterior Pbro. Joaqun Pereyra se le ordena presentarse a la Capital.
Junio
2 Se ha escrito al Vice Real Patrono sobre los sacerdotes que desempean la cura de almas en Sabaneta y Yamas.
Se vuelve a escribir a la Junta Municipal de Jarabacca transmitiendo el oficio del da 6.
7 Se han pedido informes al Pbro. Francisco Pereyra.Curade Hato Mayor, respecto a las alhajas de Ban ya que el cura de ese lugar asegura que estn en su poder.
9 Licencias al Pbro. Domingo de la Mota, Cura de Monte Plata, a pasar a la Capital en viaje de salud.
10 Facultad al Pbro. Francisco Daz Pez para bendecir la ermita de Don Domingo, en jurisdiccin de la Parroquia Santa Brbara.
12 Se encarga al Cura de Bayaguana Elias Yrizarri, tambin de la Parroquia de Monte Plata y Boya, mientras dure la ausencia del titular.
16 Licencia a Jaime Vidal para inhumar los restos de su esposa en la iglesia de Ban. Circular sobre la suspensin de los matrimonios civiles.
32


17 Se propone al Vice-patrono Real para Cura de Bonao a los Pbros. Jos Mara Barrosela, Joaqun Pereyra y Domingo Villanueva.
23 Habiendo elegido al Vicepatrono Real a Jos Mara Baro-sela como Cura de Bonao se le conceden las facultades necesarias. Oficio al Pbro. Antonio Gutirrez,Cura del Seybo, para que informe sobre la conducta del Cura de Higuey.
25 Por falta de salud renuncia a la parroquia de San Carlos el Pbro. Marcelino de la Nieva. Tambin se acepta la renuncia del Pbro. Francisco Daz Pez a la Parroquia de Santa Brbara por el mismo motivo. Se propone al Vice patrono Real para Cura de Santa Brbara a los Pbros. Pedro Texidor, Francisco Velsquez y Joaqun Pereyra.
26 Se solicita al Capitn General que ordene al Cura de San Juan que desaloje la iglesia de Las Matas de Farfn y la entregue al cura encargado.
fe
27 El Vice-patrono Real elige como Cura de San Carlos al Pbro. Carlos Mara Pieyro y como Cura de Santa Brbara a Pedro Texidor.
28 Se le propone al Vice-patrono Real como Cura de Higuey a Francisco Z. Velsquez, Joaqun Pereyra y Francisco Daz Pez.
1 Es elegido por el Vice-patrono Real Cura de Higuey al Pbro. Francisco Zenn y Velsquez. Se pide al Vice-patrono Real la aprobacin de Manuel Mara Saldaa como Mayordomo de fbrica de la iglesia de Ban.
2 Se proponen para Cura de Los Minas a los Pbros. Francisco Daz Pez, Joaqun Pereyra y Marceliano de la Nieva.
4 Se proponen al Vice-patrono Real como Cura de Saman
33


y Sabana de la Mar a los Pbros. Marceliano de la Nieva, Joaqun Pereyra y Domingo Villanueva.
7 A| Cura de Ban sobre las alhajas que se prestaron a San Jos de Ocoa.
8 Son elegidos por el Vice-patrono Real como Cura de Los Minas Francisco Daz y Pez y de Sabana de la Mar Marceliano de la Nieva.
11 Se concede licencia para usar hbito clerical a Pedro Antonio Bobea de Castro y se le asigna a la Catedral y a Santiago Bobadilla y Roseller que se asigna a la Catedral.
_
14 Se concede permiso al Pbro. Juan Velsquez, cura interino de Ban, para celebrar dos misas los das de precepto mientras est en dicho pueblo el Cuerpo de Artillera que hoy se encuentra en l.
17 Comendaticias al Pbro. Berardo Placido Larrain que parte para Puerto Rico.
21 Se oficia al cura interino de Ban sobre el particular de las alhajas.
Agosto
26 Licencia para vestir habito talar a Miguel Antonio de Mena y Portes asignndolo a la Catedral.
31 Se encarga al Pbro. Benito Moreno del Christo la Censura de un sermn que va a imprimir el Pbro. Berardo Plcido Larrain.
1 Oficio al Cura de Ban sobre el inventario de la iglesia que se le orden hacer. Licencia para vestir hbito clerical a Jos Mara e Isidro Abru Gonzlez, ambos asignados a la
Catedral. Licencia para vestir habito clerical a Apolinar Tejera Pensn y se le asigna a la Catedral.
34


2 Se invita al Clero a la entrada del nuevo Arzobispo maana a las 4:30 de la tarde.
4 Circular comunicando que el Pbro. Calixto Ma. Pina cesa en sus funciones de Vicario General.
i*
PONTIFICADO DEL DR. BIENVENIDO MONZN Y MARTIN
7 Se permite al Pbro. Manuel de Jess Ayala volver a su curato.
16 Al cura de Neyba, autorizndolo a recoger limosna para fabricar una ermita.
18 Al Cura de Saman que sirva al Hospital Militar de all a la muerte del Pbro. Vctor Surez.
22 La gente de Boya se queja de que el Cura de Monte Plata en 5 meses no ha ido a celebrar a Boya. Oficio al Alcalde de San Jos de Ocoa que pide un cura.
27 Al pueblo de Guerra felicitndolo por el deseo de erigir un templo. Oficio al Cura de Monte Plata sobre el reclamo del Pbro. Yrizarri de Bayaguana, sobre el pago por un mes que atendi Monte Plata.
Septiembre
3 Oficio al Cura de Saman concedindole licencias para bendecir la iglesia de ese pueblo al ser evacuada por los militares como almacn. Al Cabildo de la Catedral para recibir la imagen de la Virgen de la Antigua.
9 Al Cura de Monte Plata para que pague la 3ra. parte de la asignacin del mes de julio al Cura de Bayaguana que le supli.
12 Nombramiento del Pbro. Joaqun Pereyra como Capelln Interino del Hospital Militar de Saman. Se le comunica al Cura de Saman.
35*


20 El Pbro. Benito Daz Pez es nombrado Cura de Los Llanos.
22 Permiso a la Junta Municipal de Guerra para que comience la construccin de la Iglesia.
30 A la Junta Municipal de San Pedro de Macors que tiene el deseo de nombrarle un cura que pudiera ser el Pbro. Elias Gonzlez con la condicin de que le asignen un sueldo mensual. Carta a los vecinos de la Concepcin de La Vega. Se enva como Auxiliar de San Cristbal al Pbro. Jos Mara Perdomo.
Octubre
1 Comunicacin al Cura Castrense del Batalln de San Marcial para que se presente a la Capital dejando un sustituto.
15 Letras apostlicas dirigidas a los fieles de Los Llanos por el Arzobispo Monzn (P. 113).
21 Oficio al Pbro. Andrs Pereyra concedindole las facultades necesarias para desempear el cargo de Cura de Ban mientras est ausente el titular.
24 Oficio al Cura de Neyba para que con el auxilio del Alcalde, con prudencia y delicadeza, insista en el matrimonio de los amancebados.
27 Nombramiento de Rector del Seminario al Cannigo Manuel Ochotorrena. Y se le ordena reciba las cuentas del Sndico Mayordomo Dicono Pedro Toms de Mena y Portes.
30 Oficio al Cura de San Jos del Bonao sobre las cuentas de fbricas de esa Iglesia.
Noviembre
6 Nombramiento del P. Pichardo para la ctedra de latn.
36


8 Oficio al Cura de San Jos de Los Llanos ordenndole que celebre los oficios religiosos en un lugar decente, mientras se habilita la iglesia.
11 Oficio al Capelln del Batalln del Victoria D. Bernardo de Urrutia concedindole las facultades necesarias para que pueda desempear la Parroquia de Ban mientras se halle enfermo en esta Capital el Cura Prroco Interino de ese pueblo. Al Cura de Neyba autorizndole celebrar los oficios religiosos en un lugar provisional hasta que se termine la obra de la Iglesia. Al Cura de Barahona, agradecindole auxilie al Cura de Neyba. Se le oficia al Cura Ecnomo de Ban residente en esta capital, transmitindole la comunicacin que se le dirige al Capelln del Victoria de Ban.
12 Se concede licencias para predicar y confesar al Prroco Castrense Eusebio Snchez Posada, del Batalln San Marcial.
17 Comunicacin al Comandante Militar de Las Matas de Farfn que solicita un cura fijo, que se atender su peticin cuando se encuentre uno.
1 8 Se enva al Cura de Saman y Sabana de la Mar copia de las
quejas en contra del Gobernador de aquella Provincia.
20 Oficio al Pbro. Miguel Freto, Capelln de Coro de la Catedral, enviando a desempear la Parroquia de Hato Mayor.
25 Al Cura de San Juan de la Maguana sobre la edificacin de la nueva Iglesia y ordenndole visite con frecuencia el Pueblo de Las Matas de Farfn.
26 Al Pbro. Bernardo Urrutia, Capelln del Batalln de la Victoria en Ban, preguntndole si recibi la comunicacin que se le pas.
Diciembre
2 Se contesta cartas del 10 de octubre y 19 de noviembre al
37


Alcalde y Junta Municipal de San Pedro de Macorfs informndole estar de acuerdo de que el Pbro. Elias Gonzlez pase a desempear el cargo parroquial de S. Pedro de Macn s si se comprometen a entregarle $50 mensuales hasta tanto se erija Cannicamente la Parroquia.
10 Oficio al Cura de Saman sobre la reedificacin de la Iglesia.
13 Al Pbro. Anselmo Ramirez para *tue mientras se halle se encargue de la Parroquia Castrense del Batalln San Marcial en Santiago, vacante por fallecimiento reciente del Pbro. Eusebio Snchez Posada.
30 Oficio al Pbro. Bernardo Urrutia e Eizaguirre, Capelln del Batalln de Victoria, concedindole facultad para celebrar 2 misas en Bani, punto de su residencia, en los das festivos, siempre que lo crea de absoluta necesidad. A los curas de Macorfs y Saman avisndole que la Visita Pastoral ser despus de Reyes.
AO 1863
Enero
3 Renuncia el Cura de Santa Brbara en Santo Domingo y es nombrado el Pbro. Antonio Passaggi.
28 Oficio al Pbro. Elias Gonzlez para que pase a San Pedro de Macors a desempear esa cura de almas sin perjuicio del arreglo parroquial que ms adelante se haga. Tambin se le comunica al Cura de Los Llanos.
Febrero
5 Se le comunica a la Junta Municipal de San Jos de Ocoa que se ha enviado al Pbro. Jos Ma. Perdomo a ese pueblo con todas las facultades de prroco. Al Cura de Bani se le indica quedar relevado del servicio de la feligresa de San Jos de Ocoa.
38


25 Comunicacin al Pbro. Jos Ma. Borosela, Prroco de Bonao.
Marzo
4 A la Junta Municipal de San Jos de Ocoa envindole al
Pbro. Jos Ma. Perdomo para que desempee las funciones de Prroco hasta que S. M., apruebe el expediente de la ereccin de la Parroquia. Al Pbro. Joaqun Perdomo se le enva una larga carta sobre su misin en San Jos de Ocoa.
10 Carta a los residentes en Guayacanes, lugar de la Parroquia de Los Llanos, para que se puedan casar en San Pedro de Macors. Carta al Pbro. Perdomo acusando recibo de su comunicacin de ayer y aprobando que se haya detenido en Ban para atender a esa poblacin por haber tenido que mandar el encargado de ella siguiendo el Batalln del que es Capelln. Le concede las facultades para que pueda cumplir su cometido en la Parroquia de Ban pero le ordena avisar al Comandante Militar y a la Junta Municipal de San Jos de Ocoa el motivo de su detencin en Ban.
17 Comunicacin al Comandante de Armas de Guerra sobre el nombramiento en esa fecha del Pbro. ngel Oses como Cura de Ban y Joaqun Pereyra para Cura de Guerra, quien se har cargo de la Parroquia el da 24. Oficio al Pbro. Lic. ngel Oses, Cura de Guerra, nombrndole Cura Ecnomo de Ban por fallecimiento del Pbro. Juan Velsquez y por la salida del Encargado de ella el Capelln del Batalln Victoria. D. Bernardo de Urrutia y al Pbro. Joaqun Pereyra nombrndole Cura de Guerra por el traslado del Pbro. ngel Oses.
26 Al Prroco o Encargado de Ban acusndole recibo de su comunicacin y la del Mayordomo de Fbrica al Cura Interino de esa Parroquia sobre el atraso del pago de dotaciones de los curas y a la fbrica de esa iglesia. Debera permanecer atendiendo esa feligresa durante unos das por haberse suspendido el traslado del Pbro. ngel Oses.
39


En su lugar ser nombrado Cura de Ban un eclesistico de experiencia. Mientras llega el dinero de la Oficina de Hacienda se le aconseja diligenciar un adelanto con alguno de los feligreses con la seguridad y confianza de que no pasar mucho tiempo sin que le sea reintegrado. Oficio al Comandante Militar de Ban (p. 124) avisndole que a principio de abril se nombrar en esa Parroquia otro eclesistico ya que el Pbro. ngel Oses debi permanecer en Guerra para la terminacin de esa Iglesia.
Abril
9 Al Cura de San Pedro de Macors sobre los matrimonios en Guasa. Al Cura de Santa Cruz de El Seybo encargndole entenderse con el Cura de San Pedro de Macors sobre los matrimonios en Guasa o ir personalmente a hacerlos.
14 Oficio al Capelln del Batalln San Quintn, Pbro. Jernimo Valdez, amplindole las facultades que tena en La Habana. Al Cura de San Juan de la Maguana ordenndole vaya cada 1 5 das, o cuando la gravedad lo exija, a Las Matas de Farfn, hasta que se pueda mandar un cura a ese pueblo. Al Pbro. Charbonneau, en Santiago, para que observe la conducta del Capelln del Batalln S. Quintn Pbro. Jernimo Valdez.
21 Al Cura de San Jos de Las Matas que remita la concesin apostlica para celebrar en su oratorio.
24 Al Cura Interino de Ban, Pbro. Perdomo, para que bajo inventario entregue esa Parroquia al Pbro. Manuel Arambu-ru. Oficio al Comandante de Armas y dems individuos de la Junta Municipal de Ban notificndole del nombramiento de Prroco en D. Manuel Aramburu y suplicndoles remitan las Caballeras necesarias para conducirlo.
Mayo
1 Comunicacin al Comandante Militar de Yamas informndole que nterin se promueva el expediente para la crea-
40


cin de una parroquia en dicho lugar, los vecinos ayuden a a las necesidades del cura.
2 Oficio al Pbro. Juan Pineda,Cura de Sabaneta.
6 Oficio al Cura de Saman para que se encargue del Hospital Militar de Las Flechas de Coln, mientras dure la ausencia del Capelln. Al Pbro. Francisco Ramos, Capelln del Hospital de las Flechas de Coln, ordenndole se presente inmediatamente en esta Capital. Oficio al Pbro. Narciso Ba-rrientos,Cura de San Juan de la Maguana.
8 Oficio al Pbro. Hctor Figari, Cura de Barahona, trasladndose a Neyba. Al Cura de Neyba, Pbro. Jos Borras, enterndole la anterior comunicacin. Nombramiento del Pbro. Domingo Carbone como Cura de Las Matas de Farfn. Al comandante de San Juan de la Maguana, enterndole del nombramiento del Cura de Las Matas de Farfn.
18 Se oficia al Capelln del Batalln de San Quintn para que ejerza el ministerio en Sabaneta, de acuerdo con el Cura como Capelln del Batalln Cazadores de Bailen. Oficio a la Junta Municipal de San Jos de Ocoa aprobando lo acordado en la sesin celebrada en este pueblo, segn comunicacin del 5 de mayo, para dotacin del Cura interino y fbrica de la iglesia entre tanto se aprueba el expediente de ereccin y dotacin de la Parroquia.
22 Oficio al Cura de Bonao ordenndole averiguar la situacin del Capelln del Hospital Militar de esa ciudad que fue a-rrestado por varios desacatos cometidos en esa localidad.
26 Se acusa recibo al Cura de Saman, Pbro. Francisco Ramos Lpez, de la sumaria. Al Comandante Militar de Yamas aprobando la determinacin de la dotacin mensual del cura.
Junio
6 Oficio al Pbro. Juan Rovira nombrndole Capelln Castren-
41


se del Hospital de Las Flechas de Coln para que releve al Prroco en la construccin de la iglesia. El Prroco renun-ciante por falta de salud es el Pbro. Marceliano de la Nieva.
9 Comunicacin al Cura de Bayaguana sobre asunto del Alcalde y Mana Marty, para que el Alcalde se case con ella.
I 0 Comunicacin al Capitn General informndole que el
Pbro. Hctor Figari ha tomado posesin de la Parroquia de Neyba el 29 de mayo y Domingo Carbone de Barahona el 22.
15 Oficio al Cura de Guayubn.Pbro. Simn Francisco Octavia-ni, para que entregue los libros de Sabaneta.
19 A la Junta Municipal de San Pedro de Macors, para que pague al Pbro. Elias Gonzlez, la suma que le adeuda.
26 Oficio al Pbro. Juan Robi nombrado Cura de Saman y Sabana de la Mar, nombrndole Capelln Provincial del Hospital Militar de Las Flechas de Coln para sustituir al Pbro. Marceliano de la Nieva. Al Pbro. Francisco X. Billini encargndole de la asistencia espiritual del Escuadrn de Cazadores en Santo Domingo, desempeado antes por el Pbro. Juan Ferrones.
30 Oficio al Pbro. Elias Gonzlez, Cura Prroco de San Pedro de Macors, recomendndole se modere en las palabras con las autoridades.
J ulio
6 Comunicacin al Cura de Ban, Pbro. Manuel Aramburu, concedindole que se tome el tiempo necesario para cumplir con las disposiciones del edicto del 1 ro. de enero.
14 El Pbro. Antonio Abantos es nombrado Cura de Bonao.
15 Al Cura de Ban, encomendndole se encargue de la ass tencia espiritual del Batalln San Marcial.
42


16 Al Cura de Las Matas de Farfn, felicitndole por su celo pastoral y prometindole ornamentos para la iglesia en reparacin.
Agosto
3 Al Pbro. Cura de Ban Manuel Aramburu, encargndole nuevamente de la Parroquia de San Jos de Ocoa hasta nueva disposicin ya que el Pbro. Jos Perdomo debi salir por enfermedad. Al Pbro. Juan Rovira, Cura de Saman y Sabana de la Mar, para que entregue al Pbro. Juan Pineda la Parroquia de Sabana de la Mar.
5 Comunicacin al Pbro. Juan Pineda sobre nombramiento para Sabana de la Mar y al Pbro. Juan Rovira, Cura de Saman, para que entregue al Pbro. Juan Pineda la Parroquia de Sabana de la Mar.
17 Al Cura de Las Matas de Farfn, Joaqun P. Pereyra, concedindole permiso para construir una ermita en Sabana Mua. En vista de la situacin de los habitantes de El Cercado se le faculta al Pbro. Joaqun P. Pereyra para que pase a ese lugar y administre los sacramentos en el boho ms decente y excite a los fieles a que fabriquen uno que sirva para ermita en todas las ocasiones. Al Presidente de la Junta Municipal de Sabaneta comunicndole que en caso de haber convenido ya sobre la cantidad que van a entregar al cura, estando designado el cura pueden mandar las cabalgaduras para transportarlo.
22 Al Cura de Bonao, Pbro. Antonio Abanto, acusando recibo de su comunicacin sobre la toma de posesin y le enva $30 para 30 misas como ayuda. Al prroco de San Jos de la Sierra, sugirindole que proponga a alguien como mayordomo de fbrica, por renuncia del anterior.
24 Al Cura de San Pedro de Macors requirindole enve copia del compromiso de los vecinos para sostener al cura y encomendndole felicitar al Comandante de Armas por
f
43


haber hecho separar al hebreo de la mujer con quien viva en pecado Al Cura de Sabana de la Mar que ayude al de Saman quien est enfermo.
Septiembre
2 Al Cura de Sabana de la Mar recomendndole no emplear otras medidas contra los amancebados que la prudente exhortacin. Le da facultad para que pueda bendecir el nuevo cementerio.
3 Comunicacin al Cura de Guerra, Pbro. ngel Oses, aprobando que se encargue de la Parroquia de Los Llanos por la ausencia del Pbro. Benito Daz Pez. Al Pbro. Antonio Gutirrez, Cura de El Seybo, sobre la ermita en la Costa de Jovero.
4 A los curas de la Catedral y Santa Brbara para que hagan oracin en favor de nuestras almas y bien de esta isla. Ordnase recen preces "pro tempore belli".
10 Al Cura de Monte Plata, Pbro. Domingo de la Mota, aconsejndole que en las actuales circunstancias no debe salir de su parroquia y que debe influir entre los feligreses para el mantenimiento de la paz y obediencia.
17 Al Cura de Hato Mayor, Pbro. Miguel Freto, solicitndole informe a cuanto asciende el donativo recibido al Cristo de Bayaguana. Al Cura de Puerto Plata, lamentando su arresto y pidindole le comunique las causas. Mientras tanto ha encargado la atencin de la Parroquia al Pbro. Valentn Martnez Reinaldos, Cura Prroco del vapor Hernn Corts. Comunicacin al Pbro. Valentn Martnez Reinaldos sobre la manera de atender la Parroquia de Puerto Plata mientras duren las actuales circunstancias. Al Cura de Hato Mayor, Miguel Fret, accediendo a su solicitud de trasladar para fecha ms oportuna la celebracin de la Virgen de las Mercedes ponindose de acuerdo con la Junta Municipal.
44


17 Al Cura de Hato Mayor, Miguel Fret, preguntndole a cuanto asciende el donativo recibido para el Cristo de Bayaguana. Al Cura de Las Matas de Farfn contestando su oficio del da 7 y autorizndolo a arrendar las tierras pertenecientes a la Iglesia de Bnica, en beneficio de esa iglesia.
24 Al Pbro. Calixto Ma. Pina, Cura de la Catedral, informndole que la entrevista que solicit esa maana al Arzobispo no fue posible concedrsela por estar en su Capilla Domstica y al terminar de celebrar inmediatamente se embarc.
Agosto
1 Al Presidente de la Junta Municipal de Guerra. La construccin de la iglesia se resolver entregando al arquitecto Francisco Gonzlez 500 pesos fuertes por el trabajo hecho y as quedar decidido el contrato (P. 146).
28 Se le ordena al Pbro. Juan Pineda, quien renunci a la Pa
rroquia de Sabana de la Mar, que la entregue al Pbro. Juan Robira, Cura de Saman. Comunicacin al Cura de Saman, Juan Robira, para que reciba la Parroquia de Sabana de la Mar.
Octubre
2 Al Cura de Ban, Pbro. Manuel Aramburu, agradeciendo su oficio del 29 y felicitndole por su conducta y celo sosteniendo el buen espritu de sus fieles.
7 Al Pbro. Bernardo Pichardo, Encargado Interino de la Catedral, por haber sido separado del cargo el Pbro. Calixto Ma. Pina por el Gobierno Civil, se nombra como Encargado Interino al Pbro. Jos Taberne.
14 Oficio al Pbro. Manuel Machado habiendo renunciado a Capelln del Batalln de La Corona, se le nombra Capelln Interino.
28 El Pbro. Jos Ma. Perdomo es nombrado Capelln del Bata-
45


Iln de Tarragona en los Ejrcitos al mando del General La Gndara.
Noviembre
3 Oficio al Capelln del Batalln Puerto Rico para que se ponga de acuerdo con el Capelln del Batalln de Bailen para el uso de los ornamentos. El Pbro. Calixto Ma. Pina es nombrado Racionero de la Catedral y por ese motivo es nombrado Cura de la Catedral el Pbro. Jaime Agusti. Se ordena al Cura Encargado Actual, Pbro. Bernardo Pichardo
que entregue todo bajo inventario (P. 151).
10 Se mandan hacer rogativos secretos en las Parroquias Catedral, Santa Brbara, Hato Mayor, Bayaguana e Higuey, durante tres das, por entrar la Reina en su quinto mes de embarazo. Se ordena a los Capellanes Castrenses que digan la oracin "pro muliere pregnante" hasta el alumbramiento de la Reina.
13 Se concede licencia al Cura de Bayaguana Elias Yrrizarri para venir a la Capital.
16 Comunicacin sobre los entierros. Diciembre
1 Al Cura de Saman Pbro. Juan Robira sobre los fondos para la Construccin de la Iglesia. Desde el 14 est a cargo tambin de Sabana de la Mar.
4 El Pbro. Carlos Ma. Pieyro de Prroco de San Carlos es nombrado Cura Interino de Guerra y el Pbro. ngel Oses es nombrado Cura de San Carlos. Nombramiento del Pbro. ngel Oses, antes en Guerra, ahora Cura de San Carlos.
8 Comunicacin al Pbro. Francisco Lpez Ramos nombrndole Cura de Guerra, parroquia que est vacante.
9 Al Pbro. Carlos Ma. Pieyro comunicndole que en aten-
46


cin a sus quebrantos de salud, el Arzobispo le relevaba de sus cargos, y se le indica que entregue la Parroquia de San Carlos al Pbro. ngel Oses.
15 Se le solicita informacin al Cura de El Seybo de si la Seccin Mata de Palma pertenece a esa jurisdiccin o a Hato Mayor.
17 Comunicacin al Pbro. Francisco Gonzlez, Capelln del Segundo Batalln de Tarragona No. 8 de Infantera, sobre el Altar Porttil para Campaa y crismera para los Santos leos.
29 Al Cura Prroco de Ban, Pbro. Manuel Aramburu, comunicndole su nombramiento de Capelln del Hospital Militar de Ban con el sobresueldo que se le asigne. Al Cura de Bayaguana comunicndole haber sabido por oficio del Alcalde Mayor de Bayaguana sobre su enfermedad: le autoriza a trasladarse a la Capital si es absolutamente necesario.
ANO 1864
Enero
11 Al Capelln de Artillera de a pie Pbro. Andrs Pateiro concedindole 1 mes de descanso en Puerto Rico.
Al Pbro. Francisco Charbonneau suponindole estar al cuidado de sus feligreses de Santiago, mitigando los efectos de la sangrienta guerra, pero le autoriza a venir a ver en qu circunstancias ha perdido sus ttulos y documentos.
14 Al Cura de Azua, Pbro. Pedro R. Suazo, encargndole averiguar el estado de los ornamentos de la Parroquia de San Juan de la Maguana.
1 8 Al Capelln del Batalln de Cazadores de Bailen D. Gregorio Benicarlo indicndole entregue libros y pertenencias al Pbro. Calixto Prez, nombrado por Real Orden Capelln
47


Propietario. AI Cura de Hato Mayor, Miguel Freto, aprobando interinamente el reglamento de la Hermandad del Santsimo Sacramento.
20 Comunicacin al Cura de San Carlos, Pbro. ngel Oses, contestando su oficio del da 19 indicndole seale el local ms apropiado para servir de iglesia parroquial en las actuales circunstancias.
22 Al estar vacante el Curato de Salvalen de Higuey se nombra para ocuparlo al Pbro. Gregorio Benicarlo. Al Pbro. Francisco X. Billini invitndolo a presentarse ante el Provisor y Vicario General.
31 Comunicacin al Pbro. ngel Oses, Cura de San Carlos, concedindole permiso para celebrar la fiesta de la Pa-trona en lalglesia de la Merced.
Febrero
9 Al Cura de Ban, Pbro. Manuel Aramburu, envindole las licencias ministeriales solicitadas por el Capelln del 2do. Regimiento de Caballera y encargndole se fije en la conducta de dicho sujeto antes de entregarle las licencias.
18 Comunicacin al Pbro. Domingo Villanueva de su nombramiento Real como Segundo Capelln del Hospital Militar de la Isla con $75 de sueldo. Al Capelln del Batalln de Bailen, Pbro Calixto Prez, envindole los Santos leos.
23 El Capitn General accede a la peticin de retiro del servicio del Pbro. Francisco de la Villa, por razones de salud.
24 Nombramiento del Pbro. Francisco de la Villa y Villa como Cura de Higuey, en lugar del Pbro. Gregorio Benicarlo. Al Pbro. Gregorio Benicarlo comunicndole el nombramiento de su sucesor y encargndole le entregue los libros parroquiales.
48


25 29
Marzo 3
19 20
Abril
1
10 12
Se concede licencia para ir a La Habana a D. Miguel Herrera, organista de la Catedral.
El Arzobispo Monzn nombra al Pbro. Santiago Aniceto y Arispe,Capelln Castrense del 2do. Batalln del Regimiento Reina No. 2 del Ejrcito de Cuba por renuncia del Pbro. Francisco de la Villa y Villa.
Al Presidente dla Hermandad del Pacientsimo Jess concedindole permiso para invitar al Pbro. Dr. Manuel Regalado para predicar el Martes Santo en la Iglesia de Santa Brbara en Santo Domingo.
Al dejar la Parroquia de Guerra el Pbro. Francisco Ramos, es nombrado Ecnomo el Pbro. El fas Irizarri (P. 168).
Habindose ausentado de su Parroquia de Los Minas sin orden superior el Pbro. Francisco Daz Pez, se nombra suplente al Pbro. Elias Gonzlez.
Comunicacin al Cura de Saman Pbro. Juan Robira para que entregue los fondos de la construccin de la Iglesia al Gobernador de Saman para evitar responsabilidades por el estado crtico de las actuales circunstancias. Al Secretario de Cmara y Gobierno del Obispado de La Habana respondiendo a los informes solicitados sobre la conducta del Pbro. Jos Ma. Barosela quien demostr arrepentimiento mientras estuvo en la Capital y observ luego buena conducta.
Al Cura de Los Llanos, Pbro. Benito Daz Pez, sobre los Santos leos.
Al Capelln del Batalln San Quntn para que devuelva los objetos de culto propiedad de Monte Plata, que se le prestaron.
49


18 Se concede permiso para trasladarse a la Isla de Cuba al Pbro. Gregorio Benicarlo.
Mayo
2 Oficio al Pbro. Gudencio Balestreri para ir a Saint Tho-mas.
9 Al Cura de Hato Mayor comunicndole que se le ha propuesto para que se le conceda la Cruz de Isabel La Catlica.
18 Se comunica al Clero que el Arzobispo Monzn sali ese da para la Pennsula dejando como Gobernador Eclesistico al Vicario General Lic. Blas Daz de Arcaya.
24 Se nombra al Pbro. Francisco X. Billin'r Capelln Prroco Castrense del Escuadrn de Cazadores de frica, mientras permanezca en. la Capital.
Junio
2 Al Pbro. Elias Gonzlez nombrndole Capelln del 2do. Batalln de Infantera de Marina.
18 Al Pbro. Rafael Barranco y Martnez, Capelln del 2do. Batalln de Regimiento de Infantera del Rey No. 1, ordenndole salga inmediatamente a atender su regimiento a El Seybo.
Agosto
12 Se le comunica al Pbro. Domingo Sierra, medio racionero de la Catedral, que la Reina le deniega permiso para dirigirse a la Pennsula.
Septiembre
1 Comunicacin al Pbro. Hctor Figari de su nombramiento como 2do. Capelln del Hospital Militar de Santo Domingo por fallecimiento del Pbro. Domingo Villanueva.
50


16 Al Pbro. ngel Oses, Cura de San Carlos, nombrndole Capelln en Comisin del Batalln de Madrid, mientras dicho batalln est en San Carlos y dure la enfermedad del Capelln Pbro. Modesto Garca.
24 Es nombrado el Lic. Narciso Domenech como Rector del Seminario por la muerte del Lic. Manuel Ochotorrena.

Noviembre
7 El Gobernador Eclesistico Blas Daz de Arcaya nombra al Pbro. Jos Borras Ecnomo y Administrador Espiritual de Guerra.
13 Al Pbro. Dionisio Vega para que entregue los libros de la Parroquia de Guerra al Pbro. Jos Borras.
18 Al retirarse las tropas de Los Llanos se ordena al Capelln del Batalln de San Marcial que recoja los libros y alhajas de la Iglesia y los remita al Gobernador Eclesistico. El Gobernador Eclesistico comunica al Cura de Ban Pbro. Manuel Aramburu, que con fecha 1 de octubre se le ha concedido la Cruz de Isabel la Catlica.
22 Al Cura de Saman, Pbro. Manuel Robira, concedindole permiso para ira la capital.
26 Comunicacin al Cura de Higuey, Pbro. Francisco de la Villa, encargndole tener preparadas las alhajas de la Virgen de Altagracia para que, si es necesario, sean remitidas a la Capital.
Diciembre
13 Al Pbro. Miguel Freto, Cura de Hato Mayor, ordenndole se encargue de la Parroquia de Higey durante la ausencia del Pbro. Francisco de la Villa, quien est en la Capital.


ANO 1865
Enero

11 Al Cura de la Catedral, Pbro. Jaime Agusti, envindole una comunicacin del Capitn General, relativa a la rifa de objetos para el convento dominico.
20 Oficio de la Capitana General al Pbro. ngel Oses de San Carlos para que reintegre a la Hacienda los $600 que ha recibido por la dotacin del Curato de Los Alcarrizos.
29 Al estar vacante el Curato de San Carlos por haberse marchado a La Habana el Pbro. ngel Oses, se encarga al P. Ayala del gobierno espiritual, nterin las presentes circunstancias le impidan el desempeo de la Parroquia de San Cristbal.
*
Febrero
14 Al Pbro. Miguel Freto, por la ausencia del Pbro. ngel Oses, se le nombra Capelln en Comisin del Batalln de Madrid, por enfermedad del Capelln Propio Pbro. Modesto Garca.
28 Se enva comunicacin al Obispado de La Habana para el Pbro. ngel Oses ordenndole dar cuenta de lo recibido de la Real Hacienda y de lo gastado en la construccin de la Iglesia de Guerra.
Ma rzo
20 Al Pbro. Miguel Fret, Cura de Hato Mayor, nombrndole Cura de Ban en la vacante dejada por el Pbro. Antonio de Aramburu trasladado a Santa Brbara. Nombramiento del Pbro. Manuel Antonio Aramburu como Cura de Santa Brbara por cesacin del Pbro. Passaggi.
26 Comunicacin al Pbro. Eusebio Ruiz Aldai, Capelln del Batalln de La Corona y Encargado de la Parroquia de


Puerto Plata, indicndole que el Cura Propio de esa, Dr. Manuel Regalado, sale ese da para ese punto.
Junio
1 Certificacin del tiempo que permaneci en esta isla el Pbro. Hctor Figari.
P.
GOBIERNO ECLESISTICO DEL PBRO. LIC. BENITO DAZ PAEZ DESDE EL 4 DE SEPTIEMBRE DE 1865 AL 6 DE DICIEMBRE DE 1865
GOBIERNO ECLESISTICO DEL PBRO. CALIXTO MA. PINA, PROVISOR Y VICARIO GENERAL.
Diciembre
9 Nombramiento del Pbro. Rafael Garca como Cura Interino de Santa Brbara.
12 Nombramiento del Pbro. Fernando A. de Merino Cura de Sabana de la Mar. Se confirma el nombramiento de Cura Beneficiado de Santiago al Pbro. Pedro Toms de Mena.
14 Nombramiento del Pbro. Gabriel Moreno del Christo como Cura y Vicario Forneo Interino de La Vega. Nombramiento del Pbro. Benito Daz Pez Cura de Hato Mayor.
AO 1866
Enero
2 Comunicacin al Ministro de Interior y Polica del traslado del Pbro. Puigvert desde Cotu a la Capital, por indicacin del Gobierno.

12 Traslado del Pbro. Bartolom Pinelli de auxiliar de Santiago a Cotu para sustituir al Pbro.Juan Puigvert. Al Pbro. Miguel Quezada, Cura de Santiago, se le llama a la Capital
53


17
ordenndole entregar la Rectora de Santiago al Pbro. Pedro Toms de Mena.
Comunicacin a los Pbros. Gabriel Moreno del Christo y Francisco Roca para que instruyan una sumaria sobre la conducta pblica del Pbro. Dionisio Valerio de Moya mientras fue Cura de La Vega (P. 194).
La Iglesia de Los Llanos en mal estado.
Comunicacin al Cura de Hato Mayor para que se traslade a San Pedro de Macors a bendecir el lugar donde se va a reedificar id iglesia.
Al Pbro. Francisco Comesaa, Cura de Jarabacoa, se le encargue Comisin dada al P. Roca sobre la conducta del P. Moya.
Oficio al Pbro. Elias Yrrizarri, Cura de Bayaguana, ordenndole que pase a la Capital.
Nombramiento del Pbro. Teodosio Ramrez, como Cura de Bayaguana y Guerra, dejando a su eleccin el lugar de su residencia. El Pbro. Silvestre Nez presenta renuncia ala Parroquia de Moca y se le permite retirarse a La Vega.
Se acepta la renuncia del Pbro. Silvestre Nez ala Parroquia de Moca y se nombra Cura Interino al Pbro. Quezada de Santiago.
Nombramiento del Pbro. Elias Yrrizarri como Cura de Saman y Sabana de la Mar. El Pbro. Carlos Mara Pieyro es nombrado Cura de Moca.

El Pbro. Silvestre Nez es encargado nuevamente de Moca.
54
25 29
30
Febrero 12
28
Marzo 2
12
Abril
9


20 Comunicacin al Pbro. Carlos Ma. Pieyro para que se haga cargo de la Parroquia de Moca ponindole de acuerdo con el Cura de La Vega, Pbro. Gabriel Moreno de Christo. Comunicacin al Pbro. Silvestre Nez en Moca para que entregue esa Parroquia con inventario.
Mayo
1 Al Pbro. Lic. Benito Daz Pez nombrndolo Cura de Monte Plata.
1 7 Se concede licencia al Pbro. Rafael Arteaga para trasladarse a La Habana.
ANO 1 868
Octubre
1 2 Se otorgan letras testimoniales al Pbro. Miguel Zubira para que pueda regresar a Cuba.
ANO 1870
Mayo
20 Calixto Ma. Pina, Vicario General y Gobernador Eclesistico, autoriza a Ruperto Martnez para construir una ermita de madera en la Parroquia de San Antonio de Los Alca-rrizos, cuya Patrona menos principal ser N. S. del Carmen. Encarga a Fray ngel Lipiano de dirigir la fbrica.
Diciembre
1 Accediendo a una peticin de las Autoridades de Altamira nombra al Pbro. Carlos Lefresne como Cura Auxiliar de Puerto Plata pero residente en el Puesto Militar de Altamira.
17 Comunicacin al Ministro de Interior y Polica del nom-
55


bramiento del Pbro. Dr. Marcos Aurelio Caccavelli, Cura de Bayaguana.
27 El Pbro. Carlos Lefresne, sacerdote francs, es nombrado
Cura de San Carlos en sustitucin del Pbro. Elias Yrizarri. El Pbro. Elias Yrizarri es nombrado Cura de Guerra.
Una Comisin de San Carlos repudia al Pbro. Lefresne y solicita como Prroco al Pbro. Elias Yrizarri, pero se echa-ca a una trama del Pbro. Pina, ex Vicario General (P. 317).
28 Caso semejante pas en Santiago a la retirada del Pbro. Miguel Quezada y al nombramiento del Pbro. Calixto Ma. Pina. Informa el Vicario Apostlico Fray Leopoldo de Aguasantaal Ministro de Interior y Policia Manuel Mara
Gautier. AO 1871 Mayo
3 El Dr. Marco Aurelio Caccavelli, es nombrado Cura Rector y Vicario Forneo de La Vega y para sustituirle en Baya-guana es nombrado Cura Interino de Los Llanos y Auxiliar de Bayaguana el P. Antonio Hernndez, Cura Coadjutor de San Cristbal. El Pbro. Caccavelli sustituye en La Vega al Pbro. Teodosio Ramirez, cinco meses ausente.
17 Nombramiento del Pbro. Luciano de la Concepcin San-tana como Cura de la Catedral para sustituir al Pbro. Antonio Hernndez quien es nombrado Auxiliar en San Cristbal.
Junio
3 Nombramiento del Pbro. Luciano Santana, hasta entonces Cura de la Catedral, como Cura Rector y Vicario Forneo de Santiago. El Pbro. Francisco de Paula Charbon-neau de Santiago es nombrado Cura de Saman y Sabana
56


de la Mar. El Pbro. Francisco Pozzo de Saman es nombrado Cura Auxiliar de Santiago. En la Catedral de Santo Domingo es nombrado el Pbro. Rafael Garca.
25 El Pbro. Manuel de la Villa de El Seybo es nombrado Cu-ra de Saman y Sabana de la Mar. Nombrado Cura de El Seybo el Pbro. Carlos Lefresne.
Agosto
14 Nombramiento del Pbro. Juan de Jess Ayala y Garca como Vicario General.
Septiembre
30 Se conceden facultades al Pbro. Pedro R. Suazo, Cura y Vicario Forneo de Azua, para pasar a Pettr a administrar los Sacramentos.
Octubre
17 Nombramiento del Pbro. Jos del Carmen Bethancourt como Cura de Bonao. Nombramiento del Pbro. Gregorio Ceccaldi, Cura de Hato Mayor. Es nombrado Cura de Guerra el Pbro. Corn y Ros.
Noviembre
15 El Pbro. Pedro R. Suazo, Cura de Azua, informa de su misin en Pettr donde bautiz 51 nios.
57
4


I

i


ALGUNOS DE LOS GRANDES PROBLEMAS DE LA EDUCACIN DOMINICANA.
Amarilis Prez de Zapata*
Los problemas de la educacin dominicana son comunes a todos los de los pases del tercer mundo y ms especficos an, de los pases de Amrica Latina que pertenecen a ese grupo. Por otro lado, la situacin de la educacin depende en gran parte de la situacin de la poblacin, la situacin socio-econmica y otros. Es por ello, que es importante presentar algunos datos al respecto.
Algunas Caractersticas de la poblacin en Amrica Latina.
En el perodo comprendido entre los aos cincuenta y ochenta la sociedad latinoamericana registra una considerable serie de cambios que traen como consecuencia una transformacin educativa de gran significacin y mltiples consecuencias socioculturales. Este cambio en la educacin est vinculado a la transicin estructural de la regin, pero ha tenido como motor fundamental la demanda social de educacin, que constituye un fenmeno social de mucho valor para comprender los procesos de movilizacin en Amrica Latina.
Entre los cambios que han influido en esa transformacin educativa se pueden destacar:
a) La poblacin se duplic en el perodo y aument la proporcin de jvenes; entre el 40 y 50 o/o de los habitantes estaban entre 0 y 15 aos, y casi un 20 o/o entre 15 y 24 aos. La urbanizacin fue acelerada, y hacia 1980, dos tercios de la poblacin era censalmente urbana.
b) La estructura econmica se modific pasando de un predominio agrario y de produccin de bienes secundarios en unidades fabriles de pequea escala o artesanales, a una industria establecida en los grandes pases y algunos de los medianos y unos pocos de los pequeos. En todos los casos hubo renovacin tecnolgica.
* Educadora. Dominicana. Directora del Centro de Documentacin e Investigacin Educativas, CEDIE, Pontificia Universidad Catlica Madre y Maestra.
59


c) La ocupacin industrial se increment aunque luego hubo un estancamiento en algunos pases. El sector terciario fue el ms dinmico y hacia l acudieron las nuevas generaciones altamente educadas, mientras que los sectores marginales nutran el mercado informal.
d) A los cambios cualitativos correspondieron profundas modificaciones en las relaciones entre los grupos sociales. (Zapata, 1988).
-Algunas caractersticas de la Poblacin Dominicana.
La poblacin dominicana, por su lado ha tenido un rpido crecimiento poblacional en Iqs ltimos 60 aos. Entre 1920 y 1981, fechas del primer y ltimo censo de poblacin realizados en el pas de forma organizada, la poblacin se ha incrementado en ms de 4.7 millones o sea 75,000 personas promedio por ao, lo que significa un 500 o/o en el perodo. Este rpido incremento es resultado de los cambios en los niveles de mortalidad y los altos niveles de fecundidad. A partir del 1960 han bajado los ndices de fecundidad, esto ha hecho que se hayan reducido parcialmente las tasas de crecimiento poblacional en la ltima dcada. (Ver cuadro No. 1).
cuadro i
poblacin y tasa de crecimiento intercensal,
1920 1981
censo poblacin tasa de crecimiento intercensal (o/o)
1920 8,94,665 3.4
1935 1,479,417 2.4
1950 2,135,872 3.6
1960 3,047,070 3.0
1970 4,009,458 2.9
1981 5,647,977
60


La distribucin de la poblacin por zona muestra un rpido crecimiento de la poblacin urbana pasando de 16.6 o/o en 1920 a 52.0o/o en 1981. (Ver cuadro No. 2).

CUADRO 2
DISTRIBUCIN ABSOLUTA Y PORCENTUAL DE LA POBLACIN,
POR ZONA 1920 1981
CENSO POBLACIN DISTRIBUCIN PORCENTUAL
URBANA RURAL URBANA RURAL
1920 148,894 745,771 16.6 83.4
1935 266,565 1,212,852 18.0 82.0
1950 508,408 1,627,464 23.8 76.2
1960 929,940 2,117,130 30.5 69.5
1970 1,593,299 2,416,159 39.7 60.3
1981 2,935,860 2,712.117 52.0 48.0
Fuente: One.
La distribucin de la poblacin por sexo segn algunos grupos de edad en los censos de 1970 y 1981, la podemos apreciar en el cuadro No. 3. Como se puede apreciar en el mismo el 26.5 0/0 de la poblacin dominicana est entre 6 y 14 aos, mientras que el 22.4 0/0 est entre 15 y 24 aos, lo que equivale a un 48.9 0/0 de la poblacin en edad entre el pre-primario y el trmino de los estudios universitarios.
61


CUADRO 3
DISTRIBUCIN PORCENTUAL DE LA POBLACIN POR SEXO, SEGN
GRUPOS DE EDAD, CENSOS 1970 1981
Fuente: One.
Caractersticas Educativas de la Poblacin en Amrica Latina.

La educacin desempe el papel de variable de ajuste de ese enorme cambio estructural, afirma Germn W. Rama que "slo la educacin abra a las jvenes generaciones la posibilidad de lograr socializaciones urbanas cada vez ms complejas; de trasladarse del medio rural al medio urbano; de pasar de ocupaciones paternas manuales a ocupaciones no manuales de los hijos; de incorporarse al vasto sector ocupacional de profesionales y semiprofesionales...; por ltimo, de disputar el acceso a ocupaciones que deparan ingresos" (Rama, 1987).
La educacin se convirti en una "credencial" para la obtencin de puestos, debido a la rpida expansin del sector moderno,
62


la escasez inicial de mano de obra calificada y el poder de los sectores medios; es decir la educacin tena una alta rentabilidad. Sin embargo, en los pases en que la modernizacin educativa fue ms temprana y en que las tasas de crecimiento econmico fueron ms bajas en el perodo considerado, se advierte ya la fuerte cada de ingresos de la poblacin educada y su exposiciin a condiciones de desempleo y subempleo anteriormente reservados a los sectores bajos menos educados.
La competencia por acceder a las ocupaciones relativamente privilegiadas reforz la demanda educativa. Las demandas sociales por educacin se generalizaron en grupos de posicin relativamente baja en la escala social. Esta presin hizo que los grupos de escala social ms alta aspiraran aun nivel superior de educacin. Tambin las empresas comenzaron a exigir un nivel ms alto de preparacin.
Toda esta presin gener en una devalorizacin del sistema educativo nacional. Los empleadores ante una demanda superior a los puestos optaron por poner requisitos educativos cada vez ms altos, primero porque as obtenan mayor rendimiento y segundo porque la calidad promedio de la educacin se deterioraba. As se encontr que grupos que haban obtenido alguna educacin, ya no tenan cabida en el mercado.
La transformacin educativa se da en diferentes formas dependiendo de cada pas o grupo de pases; de acuerdo a cual ha sido el punto de partida de la situacin educativa; de la existencia de polticas de privilegio para la educacin en cuanto agente de transformacin e integracin; de la magnitud del cambio de las estructuras; de la caractersticas sociales y finalmente de la naturaleza del desarrollo econmico.
As nos encontramos con pases como Argentina, Uruguay, Costa Rica y Chile que siguen conservando las mejores posiciones en cuanto a alfabetizacin, escolarizacin primaria generalizada y desarrollo equilibrado del sistema educativo. Tambin hay tasas de analfabetismo juvenil (20-24) aos) de menos de 10 o/o, Cuba y Paraguay.
En un segundo grupo de pases con tasas de analfabetismo de
63


entre 10 y 20 o/o (por los aos 70) se encuentran Ecuador, Venezuela, Panam, Per, Mxico y Colombia.
En una tercera categora estn los pases que para 1970 tenan ms de 20 o/o de los jvenes en situacin de analfabetismo, entre los cuales se encuentra la Repblica Dominicana.
La evolucin de la educacin primaria est asociada a los indicadores de alfabetizacin del grupo de edad joven.
Hacia los aos ochenta la gran transformacin consiste en que la mayora de los nios llegan a la escuela. Sin embargo, la calidad de la educacin, la discriminacin por zonas y los problemas econmicos y los de repeticin, ausentismo y desercin hacen que sea bajo el porcentaje que egresa de sexto ao de primaria.
En este indicador se aprecia claramente la distancia entre pases. De acuerdo a Germn W. Rama (Rama, 1987) "hacia 1970 los pases de temprana modernizacin educativa y de integracin regional consolidada, como Uruguay, registran para la edad de 12 aos un 93 o/o de asistencia, mientras que el 87 o/o de los educandos tiene apenas un ao de retraso escolar; en el otro extremo, pases como Brasil registran porcentajes de 71 y 25 o/o, respectivamente". La Repblica Dominicana se encuentra en una situacin peor que Brasil." (Zapata, 1988).
Para 1 985 haba en el mundo 889 millones de adultos analfabetos (1 5 aos o ms), de los cuales el 60 o/o eran mujeres.
Se considera que analfabetismo es a la vez una causa y una consecuencia del subdesarrollo y de la pobreza, esto lo demuestra el hecho de que el 98 o/o de los analfabetos del mundo viven en los pases en desarrollo de acuerdo a datos de la UNESCO. Para la misma fecha, (1985), Amrica Latina y el Caribe tenan un 173 o/o de analfabetismo. En 1 980 se estim que 114 millones de nios de 6-11 aos de edad que vivan en pases en desarrollo no estaban inscritos en locales escolares. En este momento todos esos nios han engrosado las filas de los analfabetos adultos. As encontrarn ao por ao engrosndolas si no se toman medidas inmediatas para escolarizar a toda la poblacin.
64


El Proyecto Principal de Educacin en Amrica Latina y el Caribe es el resultado del consenso de los representantes gubernamentales de los pases de la regin sobre la necesidad de un esfuerzo renovado, intenso y sostenido para atender teniendo como horizonte el ao 2,000, carencia y necesidades educativas fundamentales no satisfechas e indispensables de enfrentar para el desarrollo de los pases, respondiendo a objetivos compartidos por todos y mediante acciones en que el esfuerzo propio de cada pas se beneficie de la cooperacin horizontal subregional, regional e internacional". (UNESCO, 1981).
Las carencias de educacin que se han calificado como graves por este Proyecto son las siguientes:

1) La persistencia de una baja escolaridad en algunos pases.
2) La existencia de 45 millones de analfabetos en la regin sobre
una poblacin adulta de 1 59 millones.
3) Una excesiva tasa de desercin en los primeros aos de la escolaridad.
4) Sistemas y contenidos de enseanza a menudo inadecuadas para la poblacin a la cual se destinan.
5) Desajustes en la relacin entre educacin y trabajo.
6) Escasa articulacin de la educacin con el desarrollo econmico, social y cultural.
7) En algunos casos deficiente organizacin y administracin de los sistemas educativos. (UNESCO, 1981).
Caractersticas Educativas de la Poblacin Dominicana:
Como sabemos para estudiar la situacin educativa de un pas debemos comenzar por estudiar los indicadores que determinan esa situacin, ellos son, entre otros: Analfabetismo, cobertura de educacin del sistema con respecto a la poblacin, nivel de instruccin de la poblacin, etc. Pasamos a estudiar algunos de estos indicadores.
El ndice de analfabetismo registrado indica que si bien se ha reportado una mejora en la poblacin de 10 ms aos no es una tasa real pues aqu no estn incluidos los analfabetos por desuso, es decir aquellos que tienen menos de 3 aos de escolaridad.
65


Tambin podemos notar que las dos terceras partes de los anal fabetos residen en la zona rural. (Vase cuadro No. 4).
CUADRO 4
DISTRIBUCIN PORCENTUAL DE LA POBLACIN DE 10 AOS Y MAS POR ZONA DE RESIDENCIA, SEGN SEXO Y CONDICIN DE ALFABETISMO
CENSOS DE 1979 Y 1981
CONDICIN DE ALFABETISMO
DISTRIBUCIN PORCENTUAL DE LA POBLACIN
DE 10 AOS Y MAS
CENSO DE 197 0
CENSO DE 1981
Y SEXO TOTAL URBANA RURAL 1 TOTAL URBANA RURAL
AMBOS SFXOS too 00 41.4 58.6 100.0 53.7 46.3
ALFABETAS 67.5 33.7 33.8 73.9 45.0 28.9
ANALFABETAS 32.5 7.7 24.8 1 26.1 j 8.7 17.4
Fuente: One.
En cuanto a la asistencia escolar vemos que el 54 o/o de la poblacin entre 5 y 29 aos asista a la escuela en 1981, mientras el 35 o/o declar nunca haber asistido. El resto declar haber asistido alguna vez; lo que implica que un gran grupo de estos es desertor del sistema. (Vase cuadro No. 5).
CUADRO 5
DISTRIBUCIN ABSOLUTA Y PORCENTUAL DE LA POBLACIN DE 5 a 9 AOS POR ZONA, SEGN SEXO Y ASISTENCIA ESCOLAR
CENSO DE 1981
SEXO Y ASISTENCIA ESCOLAR POBLACIN DE 5 A 29 AOS DISTRIBUCIN PORCENTUAL DE LA POBLACIN DE | 5 A 29 AOS
TOTAL URBANO RURAL 1 TOTAL URBANO RURAL
AMBOS SEXOS 3,198,129 1,694,917 1,503,212 100.0 100.0 100.0
ASISTE 1,7 38.411 1,050,925 687,486 54.4 62.0 45.7
ASISTI 681,723 395,124 286,5 991 [ 21.3 23.3 19.1
NUNCA ASISTI 777,995 248,868 529,127 24.3 .14.7 35 2
Fuente: One.
66


Otros datos importantes sobre escolaridad de la poblacin pueden consultarse en el cuadro No. 6.
cuadro 6
distribucin absoluta y porcentual de la poblacin de 25 aos y mas que asisti a la escuela por sexo, segn nivel de instruccin y finalizacin, censo 1981
nivel de instruccin
total
primaria
completa incompleta
poblacin de 25 aos y mas que asisti a la escuela
total
1,082,775
774,724
83,729 660,995
hombres
562,662
37 6,771
44,915 331,856
mujeres
distribucin porcentual
total hombres
520,113
367,953 38,814 329,139
100.0
100.0
mujeres
100.0
intermedio
completa
incompleta
162,516 94,897 67,619
91,806 52,761 39,045
70,710 42,136
28,574
secundaria
completa
incompleta
128,398 61,5 35 66,863
66,373 29,814 36,559
62,025 31,721 30,304
univ.
completa
incompleta
47,137 30,542 16,595
27,712 18,330 9,382
19,425 12,212 7,213
Fuente: One
67


Algunos de los Grandes Problemas de la Educacin Dominicana:
Cuando nos ponemos a analizar la situacin de la educacin dominicana bullen en nuestra mente un torbellino de ideas sobre esta problemtica. Sin embargo, si quisiramos sintetizar diramos en sentido general que el gran problema es la baja calidad de la misma.
Pero tenemos que identificar cules problemas estn incidiendo para que se d una "baja calidad de Educacin Dominicana".
i
-Disfuncionalidades del Sistema
-Un primer problema son las disfuncionalidades que se dan entre el sistema educativo y la sociedad actual.
En este pas, como en los dems pases de Amrica Latina, ha habido una explosin de la matrcula educativa en todos los niveles, misma que no ha sido acompaada por un mejoramiento de los elementos que determinan una buena educacin.
Existe una situacin de contraste en el desarrollo de la educa-
w
cin de este pas. An persiste terminando el Siglo XX, una masa de analfabetos y potenciales analfabetos funcionales; no se ha logrado una escolarizacin primaria para toda la poblacin y junto a ello, existe una gran expansin de la educacin media y de la educacin superior con resultados paradgicos. Este pas se encuentra entre los pases que tienen de cada 5 6 jvenes uno es analfabeto y uno es universitario.
Es un pas donde miles de nios estn fuera de las aulas, mientras una gran cantidad de maestros graduados se encuentran sin trabajo y ms an se cierran escuelas normales para dedicarlas a otros usos o porque su deterioro fsico no permite el alojamiento de estudiantes.
No hay una sola escuela rural que ofrezca el nivel pre-escolar ni existe ninguna escuela tcnico-vocacional situada en el rea rural.
Ms del 95 o/o del presupuesto de la Secretara de Educacin
68


hay que dedicarlo al pago de personal para dedicar una parte mnima a todos los otros renglones de gastos del sistema.
Cuando se empobrecen ms las clases necesitadas disminuye la participacin del sector pblico en cuanto a la cobertura porcentual de oferta educativa.
De todos es conocido el gran trastrueque de valores que se da en la Sociedad Dominicana. La escuela no escapa a "estaescandalosa transmisin de valores desacertados" (Jackeline Malagn, Listn Diario, agosto 25,1988).
Existe una falta de control y supervisin, de parte de las autoridades educativas, de todo el quehacer educativo, tanto del sector pblico como del privado.
Una fuerte disfunsin del sistema educativo actual nuestro es que no ha sabido dar respuesta a los ciudadanos sobre su proyecto de vida. En la mayora de los reglamentos y legislaciones educativas de Amrica Latina se establece de alguna forma la formacin integral del hombre. Sobre esto afirman Andrena y Corvaln "si la educacin est llamada a formar para la vida no puede desentenderse de formar para la vida activa. En la medida que el trabajo productivo forma parte esencial de la vida activa, es difcil imaginar una educacin para la vida, sin que ella incluya elementos importantes de trabajo productivo que permita a los educandos captar el valor, el sentido, la orientacin y la prctica del trabajo" (Citado en Zapata y Meja, 1987).
En un sentido semejante afirma la doctora de Almea que "para que una educacin sea considerada de buena calidad, esa educacin debe tener como objetivo fundamental, formar al individuo como hombre, como ciudadano y como productor". (Dra Lerner de Al-mea, 1987).
De aqu analizaremos algunos otros problemas ms especficos que vienen en cierto modo a explicar parte de las disfunciones mencionadas en este primer problema general.
69


-Alto ndice de Analfabetismo
Un segundo problema ms especfico, pero uno de los principales es el alto ndice de analfabetismo existente en el pas y la marcada situacin de desventaja de la poblacin rural y femenina y de los grupos marginados de las ciudades. Los datos ofrecidos avalan esta afirmacin.
Sin embargo, para la solucin de esta problemtica no ha existido en los ltimos aos ningn plan nacional que ataque debidamente el problema. Las acciones en este sentido se han limitado en su mayor parte a las emprendidas por grupos religiosos, por clubes y otros grupos privados y en alguna medida el sector oficial. En este sentido podemos predecir que a menos que no se generalice la cobertura de la educacin primaria; que se realice una lucha profunda y constante sobre las diversas clases de malogro escolar como son: Abandono, fracaso, repeticin y ausentismo; que se ponga mayor atencin a la alfabetizacin de la mujer adulta (por aquello de que ("educad a una madre y educaris a una familia"); la situacin de analfabetismo no mejorar sustancialmente. Esa gran cantidad de nios y adolescentes que se queda fuera de las aulas cada ao (de acuerdo a la SEEBAC en el ao 1986-87 fue de 136,000 en edad de 0 a 14 aos, pero a decir de otras fuentes el nmero sobrepasa los 300 mil) pasar luego a engrosar esas cifras que hoy presentamos. A pesar de que el pas fue signatario de los acuerdos establecidos en diferentes reuniones de la UNESCO que culminaron con el acuerdo del Proyecto Principal de Educacin para Amrica Latina y El Caribe; no ha desarrollado ningn plan que tienda a cumplir en parte con la meta principal de ese proyecto que era la de erradicar el analfabetismo para el ao 2,000.
Todava tenemos esperanza de que se desarrollen acciones precisas y contundentes para la solucin de este problema. Ahora que la UNESCO declara el 1990 como el "Ao Internacional del Alfabetismo". Dos de los objetivos de ste son:
1. "Incrementar la conciencia pblica del alcance, la naturaleza y las implicaciones del analfabetismo, as como de los medios y condiciones para combatirlo. En particular se de-
70


be hacer un esfuerzo para alertar a la opinin pblica acerca del alto ndice de analfabetismo entre las mujeres adultas y sus implicaciones para el bienestar de sus hijos, el ndice ms bajo de participacin escolar de las nias con respecto a los nios y la asociacin entre analfabetismo por un lado, y pobreza, subdesarrollo y economa, exclusin cultural y social, por el otro".
2. "Usar el Ao Internacional del Alfabetismo para el lanzamiento de planes de accin encaminado a la erradicacin del analfabetismo en el ao 2,000 y enfocar los problemas de importancia crtica para el progreso del alfabetismo, tales como la reduccin de la desercin de la escuela primaria y el establecimiento de programas de post-alfabetizacin para prevenir la recada en el alfabetismo'' (NO-RRAG NEWS, 1988).
-Ineficiencia de la Educacin Primaria.
Un tercer problema es el estado de deterioro en que se encuentra la educacin primaria en el pas.
Este nivel se caracteriza por:
Una baja cobertura de la poblacin en edad escolar comprendida entre los 7 y 14 aos de edad.
En el ao escolar 1980-81, 202,489 nios se quedaron fuera de las aulas, en 1986-87 la cifra ascendi a 136,171. (Ver cuadro No. 7).
Basado en una informacin del Banco Mundial el seor Roberto Liz, seala que un 35 o/o de nios en edad escolar no ingresan a la escuela primaria y 3 de cada 4 nios inscritos abandonaron el 6to. grado. (Listn Diario, Septiembre 20,1988).
71


CUADRO 7
POBLACIN DEMOGRFICA, ALUMNOS EN LA AULAS Y PROBLACION FUERA DE LAS AULAS EN EL GRUPO DE EDAD 7-14 AOS
ANOS
1980/81 1981/82
1982/83 1983/84 1984/85 1985/86 1986/87
POBLACIN DEMOGRFICA 7-14 AOS
1,240,970 1,247,067
1,253,164 1,259,262 1,265,359 1,257,543 1,305,095
ALUMNOS EN LAS AULAS 7-14 AOS
1,038,481 1,076,548
1,114,148 1,152,5 96 1,108,947 1,091,984*
1,168,294
POBLACIN FUERA DE LAS AULAS
7-14 AOS
202,489 170,519
139,016 106,666 156,412 183,559
136,171
* Cifras Premilinares.
FUENTE: SEEBAC
Una concentracin alta en los primeros cursos. Del total de 1,055,491 alumnos matriculados en el nivel primario en el ao lectivo 1986-1987 (hasta 8vo. curso), 660,226 estaban en los tres primeros cursos y slo en el primer curso haban 295,000 nios matriculados.
Alto ndice de repitencia, desercin y sobreedad que se da en estos cursos. Para el ao escolar 1980-81 los ndices de repitencia en el 1er. 2do y 3er. curso de primaria fueron de 31.6, 16.9 y 13.8 o/o respectivamente. Para los mismos cursos los ndices de desercin fueron de 13.1, 9.1 y 8.4 o/o, respectivamente. (Vase cuadro No. 8). Los ndices de
promocin de esos cuadros se pueden ver en el mismo cuadro.
72


CUADRO 8
NDICE DE DESERCIN, PROMOCIN Y REPITENCIA DEL NIVEL PRIMARIO,
POR GRADO, SECTOR PUBLICO, 1986-87
NDICE
DESERCIN*
PROMOCIN
REPITENCIA
ANUAL
9.6
65.3
18.5
1
13.1
31.6
30
8.4
79.3
13.8
40
8.1
83.5
11.8
7.3
83.0
10.9
6
6.8
82.3
9.4
Se refiere a la desercin que se dio de principio a fin del ao lectivo. 1985-86
FUENTE: SEEBAC
Respecto a la sobreedad en los cursos de primaria, podemos decir que este es un problema grave. De los 283,385 alumnos que estaban en 1er. grado en 1985-86 slo 126,788 tenan menos de 8 aos de edad. De los 165,545 que estaban matriculados en 2do. slo 49,497 tenan menos de 10 aos. (SEEBAC, 1987).
Bajo nmero de clases por ao; el nivel de preparacin de los maestros; la escasez de libros de texto y otro material educativo auxiliar a la enseanza, etc. (Sobre los textos se han hecho buenos intentos en el ltimo ao). Sobre la situacin y formacin de los maestros en general, hablaremos como un problema capital aparte.
A nuestro entender los males mayores que reportan en la educacin primaria y a los cuales habra que atender con carcter de urgencia son:
Baja cobertura de la poblacin en edad escolar correspondiente.
Limitado presupuesto dedicado a esta rea (Ver Alemn, 1988).
Bajo rendimiento en todos los niveles, principalmente en
73


los tres primeros cursos de primaria y en 6to. y 8vo. cursos (Hernndez), 1 985) (Luna y Gonzlez, 1 987). Deficiencia en la competencia y la situacin general del profesor de primaria.
Escasez de material educativo barato, apropiado para alumnos y maestros.
Afirma Psacharopoulos (1988) en una investigacin realizada para el Banco Mundial que "para los pases ms pobres, quizs la estrategia ms segura es incrementar la cobertura de la educacin para los nios en edad de 6 a 14 aos. Tal inversin tiene el porcentaje de retorno social ms alto, y a menos que la poblacin est alfabeti zada, otras inversiones (fsicas) pueden fracasar (Mingat y Tan, 1 987). En adicin al retorno econmico directo, la educacin primaria se asocia con una mayor externalizacin que la de cualquier otra inversin social: Es suficiente mencionar la creacin de un electorado ms informado. Houeman y Wolfe, (1984) han identificado muchos
beneficios "no mercadeados" de la educacin que incluyen mejores decisiones en el hogar, mejores hbitos de salud, ms tiempo libre, consumo ms eficiente, y an mejor eleccin de compaero. Cuando tales efectos son cuantificados, los standares estimados pueden abarcar slo la mitad del total del valor de la escolaridad".
En general, creo que al nivel primario hay que ponerle atencin con carcter de urgencia, pues no se concibe que a estas alturas el Estado no haya sido capaz de dar cobertura general a este nivel, el cual est obligado a ofrecer de acuerdo a nuestra Ley Orgnica de Educacin vigente.
Enseanza Secundaria Inadecuada
Un cuarto problema que vamos a considerar es el de la enseanza secundaria.
Como hemos expresado en la introduccin y en el primer problema, en los ltimos aos ha habido una gran presin de parte de la sociedad en general, y de la poblacin joven (15-24 aos) particularmente por la falta de ms y mejores oportunidades de educacin.
74


Esta, entre otras, ha sido una de las causas para que el crecimiento de la matrcula a nivel secundario en los ltimos aos haya alcanzado
la magnitud de la forma que lo ha hecho.
"En la dcada de 1940 se duplic la inscripcin de jvenes en la educacin secundaria general en Amrica Latina. En el caso de la Repblica Dominicana de 1930 a 1955 aument un 580 o/o, mientras que en el mismo perodo la poblacin aument en un 87 o/o. Entre 1950 y 1980 la educacin media aument en unas 10 veces su matrcula. Para este ltimo ao haba alrededor de 15 millones de estudiantes en ese nivel en Amrica Latina.
Hacia 1975, Cuba, Panam y Uruguay registraban ms de 50 o/o de escolaridad, en el nivel mencionado, mientras que Argentina, Mxico, Per, Colombia, Chile y Venezuela ms de 30 o/o y los otros pases restantes, entre los que est la Repblica Dominicana, menos de 30 o/o. (Zapata, 1988).
Una muestra de la preocupacin que ha generado en los ltimos aos la situacin de este nivel, es el hecho de que la 40a. reunin de la Conferencia Internacional de Educacin de la UNESCO (1 987) celebrada en diciembre de 1986, dedicara toda la discusin a esta temtica. Hubo un acuerdo general entre representantes de diferentes pases en que la enseanza secundaria se ha desarrollado en funcin de su doble fin: La preparacin para el acceso a nivel y tipos de enseanza postsecundaria, por un lado, y por otro, la insercin en la vida activa y en la sociedad. Hasta la fecha se ha dado mayor importancia a la primera, pero se est desarrollando un gran inters por el segundo.
Se hizo un reconocimiento general de que haya necesidad de desarrollar globalmente la personalidad del individuo. El imperativo tecnolgico con que se enfrenta la mayora de los pases ha puesto de manifiesto las relaciones recprocas y las interacciones de capital importancia de la educacin bsica, la formacin profesional, la es-pecializacin cientfica y la preparacin para la vida en una sociedad que evoluciona a un ritmo cada vez ms rpido. En esta reunin y en otros eventos que se han llevado a cabo en el seno de la Organizacin de Estados Americanos OEA (La Educacin en Amrica La-
75


tina y el Caribe en los Prximos 25 Aos) (La Educacin, 1987, ha habido convergencia de opiniones en lo que se refiere a las dimensiones humanas de la educacin.
Tenemos que enfatizar el desarrollo del individuo, haciendo hincapienla identidad cultural, en los valores morales y espirituales y en la sensibilidad y las calificaciones de orden esttico. Se debe adems favorecer el fortalecimiento de la vocacin humanstica en la enseanza secundaria.
En los dos eventos citados, por otro lado se puso de manifiesto la funcin intermedia de la enseanza secundaria entre la primaria y la postsecundaria y el mundo del trabajo, que como tal tema que, en sus ciclos inferiores y superiores, desempear papeles diferentes para lograr una transicin significativa y sin tropiezos. El primero con un carcter ms general y de contenido, y unificado y el segundo con un grado de diversificacin de acuerdo a las necesidades.
Hay an un consenso general en que la enseanza secundaria constituye un instrumento para la promocin del desarrollo social, econmico y cultural. Tambin lo hay en que esta debe dar importancia al desarrollo de las aptitudes del individuo y de que esta satisfaga sus aspiraciones. Hay que preparar a las personas para que sean capaces de pensar por s mismas de modo creador, de respetar las opiniones y sentimiento de los dems; de respetar la dignidad del trabajo y de vivir como miembros responsables y disciplinados de la sociedad.
Se ha puesto nfasis, adems, en la necesidad de revisar las condiciones de vida y de preparacin de los maestros que se dedican a este nivel (de los maestros hablaremos en detalle luego).
Algunos de los elementos para considerar que la educacin secundaria es un rea problemtica del sistema educativo nacional, son los siguientes:
Baja cobertura de la poblacin en edad para el mismo. Para el ao escolar 1981-1982 haban matriculados 319,003 estudiantes en todas las ramas y modalidades de este nivel.
76


Para esa fecha, segn los datos del censo de 1981, tenamos aproximadamente 713 mil jvenes en la edad de 15-1 9 aos. Lo que arroja una cobertura de un 50 o/o de la poblacin correspondiente. Sin embargo, los datos de otras fuentes sobre la cobertura en el mismo perodo, como lo expusimos antes, hablan de menos de un 30 o/o de cobertura. (Vase ONE 1 983, anexo y estadstica de la SEEBAC y datos anteriores en este documento).
Aunque de 1980 a 1983 se nota un incremento moderado en la matrcula de la Educacin Secundaria general (de 159 mil a 212 mil) la misma disminuye en el ao escolar 1984-85 (194 mil).
En particular, algunos liceos de la capital han sufrido deserciones masivas en los ltimos dos aos. Mientras que en la educacin primaria no existe tanta diferencia en la matrcula, respecto a las zonas (urbana 52.7 o/o, rural 47.3 o/o), en la secundaria se da una diferencia ms marcada: Un 87.2 o/o del total de estudiantes de educacin secundaria provienen de la zona urbana. Tambin de las 5.107 aulas slo 765 corresponden a la zona rural. Esto sin contar la matrcula ni las aulas del sector privado que funcionan slo en la zona urbana. (Estadstica de la SEEBAC), (Vase). (Vase cuadros Nos. 7, 8, 9 y 10 anexos).
La discriminacin zonal llega a su expresin extrema en el rea tcnico vocacional y en la formacin de docentes; renglones en los que no existe ningn establecimiento en la zona rural.
Otro indicador de la deficiencia de la educacin secundaria lo constituye la mala preparacin con que salen los egresados. Estudios realizados en la UASD y en otras instituciones de educacin superior ofrecen datos que avalan esta afirmacin. Se encontr que al ingresar al nivel superior muchos estudiantes de secundaria tenan un nivel de conocimiento en espaol, ciencias naturales, matemticas y
77


ciencias sociales equivalente al 6to. grado de primaria. En una universidad privada de 258 estudiantes de nuevo ingreso que tomaron la prueba exploratoria de matemtica slo el 10 o/o aprob dichos exmenes. (Hoy, marzo 22, 1988) (Sobre esta misma temtica ver Toms Marmolejos en Nuevo Diario, agosto 6,1988).
Otro aspecto indicador que nos hace considerar la educacin secundaria como un problema es el hecho de la coexistencia en este nivel de una gran variedad de planes y modalidades que hacen muy difcil definir con propiedad cules son las caractersticas del egresado de la educacin media dominicana. La mayora de los planes de estudios y de la matrcula cubierta corresponde a aquellos cuyo objetivo principal es preparar al joven para seguir estudios universitarios. La enseanza tcnico-vocacional ha tenido una participacin muy modesta en la matrcula general del nivel medio. Datos ofrecidos por Fernndez y otros (1987, pg. 2 y cuadro No. 1 de los anexos) hacen ver que "en el censo 1 965-1966 representa slo un 13.6 o/o del total y en la actualidad ha bajado en su significacin numrica relativa hasta un 6.2 o/o". Todo esto se da a pesar de que como hemos visto antes en otros pases, como Argentina, Brasil la cuota de este nivel alcanza hasta un 50 o/o.
Adems, a nivel nacional ha habido una opinin pblica inquieta. En los ltimos aos que ha sealado este aspecto como prioritario para el desarrollo socioeconmico, tecnolgico y cultural del pas. (Ver los citados por Fernndez, pg. 3 y 4).
Se ha afirmado muchas veces que los bachilleres egresados de nuestras escuelas secundarias "no saben "hacer" nada". Por otro lado, si por lo menos salieran bien preparados en su formacin bsica de ciencias y matemticas tendramos algo que argumentar a su favor, pero lamentablemente no es as.
Hay necesidad de lograr una mayor coherencia y una me-
78


jor orientacin de la enseanza secundaria dominicana, de modo que responda a las necesidades de la sociedad dominicana actual.
No vamos a ofrecer aqu mayores detalles sobre la educacin tcnico-vocacional por considerar que la temtica ha sido tratada en diferentes foros en los ltimos meses. Por ltimo, creo que hay que poner especial interesen ofrecer al egresado de nuestra educacin secundaria otras alternativas de vida que le permitan sentirse individuos que puedan realizarse por s mismos, sea ascenciendo sin tropiezos a los diferentes establecimientos de educacin post-secundaria o incorporndose a la vida del trabajo de una manera digna. Aquellos que por su condicin econmica no puedan dedicarse slo a estudiar una carrera universitaria, lo haran si le damos los medios para que ellos mismos se financien sus estudios.
La cuestin de dar una mayor proporcin de educacin tcnico vocacional a nivel secundario es determinar (Zapata, 1 988) "si se introduce el componente vocacional en los curricula para que los alumnos no vayan a la universidad o si por el contrario se hace con el objetivo de que aquellos estudiantes que no puedan asistir por falta de recursos (y a veces de habilidades) tengan una preparacin que le permita incorporarse al trabajo productivo y ms an dar oportunidad a los que tienen las habilidades que puedan trabajar y estudiar a la vez.
La crtica ms fuerte a la enseanza secundaria tradicional general no es tanto porque prepare al individuo para ir a la universidad sino, porque lo hace slo para eso y no da opciones a los que no pueden asistir a ella.
Muchos analistas mencionan el sistema secundario slo orientado a la universidad como una de las causas de la alta tasa de repeticin y desercin que se da en los estudiantes provenientes de las clases trabajadoras.


Segn Corvaln "la proporcin promedio de educacin tcnico-vocacional permaneci alrededor del 25 o/o durante el perodo 1 960-1980, lo que sugiere que el grueso de la matrcula adicional se ofreca en educacin secundaria general de corte puramente acadmico y orientado hacia la universidad...El hecho de que para finales de los 80 slo el 14.3 o/o de los jvenes en la edad propia estaban asistiendo a la educacin superior, es una indicacin del fracaso de una estrategia que la meta predominante de la educacin secundaria la preparacin acadmica para una futura educacin. Es decir, que casi dos tercios de los estudiantes de secundaria tengan que ser sacrificados para capacitar a una tercera parte para entrar a la universidad" (Corvaln, 1979).
El aspecto de formacin de docentes de primaria que se da en este nivel sobre la situacin del docente de secundaria lo trataremos cuando enfoquemos el problema del docente.
Por ltimo, no debemos olvidar que a este nivel asisten los jvenes cuando estn en una de las edades ms crticas para la fundamentacin de su sistema de valores y para dar un sentido a su vida.
En este perodo de sus vidas necesitan de mucha orientacin vocacional y espiritual. Son ms propensos a caer en los vicios que se han convertido en la actualidad en nuestros dolores de cabeza, entre ellos todo tipo de droga. Es en esta etapa de sus vidas donde es ms vulnerable a la atraccin de las "formas fciles" de progresar en la sociedad. (El problema de las drogas no lo voy a tratar por considerarlo muy amplio y porque de seguro, ser tratado en otras reas de este seminario).
-Explosin de la Educacin Post-Secundaria
Un quinto problema es la proliferacin de centros universitarios y la consabida variedad de capacidades con la que salen los egresados de los diferentes centros docentes dedicados a la educacin postsecundaria.


Aunque presento aqu esta situacin como problema, quiero reconocer los valores positivos que tiene el hecho dla gran expansin de la matrcula universitaria. Hecho que es una constante en los dems pases de Amrica Latina y El Caribe.
Al respecto citamos a G. Rama en otro documento queexpo-ne en forma extensa esta situacin (Zapata, 1988) que "la mayor transformacin educativa de la Regin se registr a nivel superior. Hacia 1980, la participacin de la Regin en el volumen de estudiantes universitarios en el mundo haba ascendido alrededor de 10 o/o, contra un 4.7 en 1960. Pases como Cuba, Ecuador, Panam, Venezuela, Argentina y Costa Rica tenan ms de un estudiante universita rio por cada 5 jvenes entre 20-24 aos, mientras que la relacin era de 1 a 6 en Per, Brasil, Uruguay y Repblica Dominicana0.
Es diferente la situacin de la educacin superior en Repblica Dominicana?
Este es el subsistema que ms rpido ha crecido en el pas pues "se estima en 4,000 estudiantes la poblacin universitaria del pas en el ao 1962, los cuales fueron atendidos por 2 universidades.
En el ao 1965 haban ya 4 universidades y 6,500 estudiantes. Estas cifras llegaron a 14 universidades y 78,000 estudiantes en el ao 1978. En la actualidad, en este ao 1984, se estima que hay 32 instituciones de Educacin post-secundaria, 19 de las cuales han sido reconocidas por el Estado y las otras estn pendientes de reconocimiento. La poblacin en estas instituciones oscila alrededor de los 130,000 estudiantes.
Las instituciones privadas atienden aproximadamente la mitad de esta demanda". (Lora, 1 984).
Para 1988 la matrcula de la educacin superior est alrededor de los 150,000 alumnos. Tenemos unas 34 universi-
81


dades de las cuales 24 han sido reconocidas por el Estado a la fecha.
fe
Ya actualmente se nota una estabilizacin de la matrcula de nivel superior. Para algunas universidades y algunos casos en particular, la situacin es ms aguda en ese sentido.
Una crtica constante que se hace a las instituciones de este nivel es que se dedican casi por entero a la "formacin" de profesionales sin embarcarse como debieran a explotar otras posibilidades ligadas a la investigacin, a la produccin cientfica y tecnolgica, as como a convertirse en foros donde se discutan y se den soluciones a los
problemas de la sociedad en que vivimos. Podemos concluir que dado el hecho que para la creacin de las universidades se han exigido generalmente reducidos requisitos legales, ha dado lugar a la proliferacin de la cantidad de centros universitarios con que hoy contamos. Esto unido a la ausencia de reglamentaciones y controles efectivos por parte del gobierno ha dado lugar a un crecimiento de este nivel en forma muy desordenada. Existen en el subsistema "desde instituciones muy serias que cumplen su tarea con desinters y entrega hasta verdaderos traficantes inescrupulosos. Ciertamente hay mucho que enmendar y hasta que lamentar. Sin embargo...se han producido muchas cosas buenas. En un relativo corto tiempo han surgido instituciones de gran potencial que se han do fortificando y ahora prometen un futuro mejor...el laissez-faire permiti innovaciones que ahora dan sus frutos" (Fernndez, 1983).
Para concluir mis consideraciones sobre la problemtica de la educacin superior me permito citar los retos que se plantearon en una encuesta donde se preguntaba cules son, a su juicio, los tres principales retos o desafos que ahora tiene la universidad dominicana para cumplir hoy y maana con su misin en la sociedad? (Torres de Utrecho, 1 988). De acuerdo con la fuente "Cinco retos fueron planteados por todo el grupo como principales. Estos son, en orden de prioridad.


a) Mayor participacin de la universidad en la se de los problemas de la sociedad, estrechando s culos con los sectores pblico y privado.
b) Formar los profesionales y lderes que requiere ciedad.
c) Fomento y desarrollo de la investigacin.
d) Excelencia acadmica en el quehacer universitari
e) Definir y ejecutar estrategias para atraer, retener sarrollar personal de calidad en la universidad".
-Situacin de los Maestros.
Un sexto problema muy determinante para la calidad educacin nacional es la situacin general de los doc visto desde el punto de vista de su situacin socioe mica, de su identidad, de su formacin, de su status, otros.
La situacin de desventaja, en todos los sentidos, res a las dems profesiones en que se encuentra el mag en la mayora de los pases, es una muestra de que I temas imperantes no le confieren la importancia de nante que tiene el personal docente en el desarrollo humano y de la sociedad. Esto a pesar que, de acuerc la UNESCO y OIT (UNESCO-OIT, 1984) "los got reconocen en general la necesidad de garantizar al pe docente una situacin que corresponda, por una par funcin esencial que desempea en el proceso de la cin y, por otra, a la importancia de su contribucin sarrollo del ser humano y de la sociedad". (Pg. 2).
Este mismo documento es enftico al afirmar que que atae a la formacin que corresponde al persor cente, esta es esencial para el progreso econmico y puesto que la instruccin es la que permite aprovech


mente las aptitudes y los recursos intelectuales de cada uno" Pg. 2).
Otra afirmacin contundente sobre lo determinante del profesor en la educacin es la de Lluis (Magister, 1980, Pg. 13) cuando afirma "si bien considero muy importante en la enseanza, es el maestro".
Corrigan (1982) va ms lejos al ponderar la importancia del docente y su preparacin al afirmar que "la educacin de una sociedad nunca ser superior en calidad, al nivel de preparacin de quienes se dedican a la funcin docente. Ignorar o negar el rol determinante de la formacin de los profesores, es ignorar el futuro intelectual de una nacin". Como vemos hay consenso en reconocer lo importante que es el personal docente, no slo para el sistema educativo sino para el pas. Sin embargo la situacin del maestro en la mayora de los pases est muy por debajo de la de otros profesionales en cuanto a nivel socioeconmico, reconocimiento social, oportunidades de profesionalizacin y otros.
Corrigan (1982) nos asegura que "estudios realizados en diferentes pases muestran que una de las ocupaciones que ocasiona mayor "Stress" es la de ensear.
Esto se atribuye a los factores (entre otros):
1) Baja estima y falta de apreciacin del pblico.
2) Exceso de papeleo en casa que limita la interacin entre alumnos, maestros y padres.
3) Carga irrazonable, clases supernumerarias y los problemas disciplinarios que le acarrean...".
Nuestro pas ha tenido en los ltimos aos un acelerado desarrollo econmico y una gran modernizacin social. Ha habido por ejemplo, desarrollo del sector financiero, comercial, turstico y del rea de los servicios en general. Es-


to ha dado lugar a una gran demanda de profesionales y tcnicos y mano de obra a todos los niveles.
Entre otras razones (como son la crisis de valores) estas han hecho que "las humanidades en general y el magisterio, en particular vayan perdiendo importancia en la escala ocupacional, ante el empuje de las carreras que sirven al comercio, las finanzas y dems actividades especulativas. Cualquier tcnico medio goza de valoracin social e ingre-, sos mucho ms altos que los de un maestro" (Daz, 1988).
Las condiciones de trabajo del maestro dominicano se caracterizan por su bajo ingreso, escaso reconocimiento social, por desarrollarse en condiciones precarias y con muy pocos incentivos para el ascenso. Valores de la condicin de ser maestro, como la vocacin de servicio, han pasado a un plano muy bajo en esta sociedad capitalista actual "con sus crisis, competitividad, consumismo,inseguridad econmica que han erosionado las viejas motivaciones humansticas".
Cuando nos referimos a los docentes estamos abarcando a-qu a los de todos los niveles y modalidades del sistema, as como a tcnicos y personal dirigente de todos los niveles. El maestro universitario participa en cierta medida de este estado de cosas cuando se le compara con profesionales de otras reas de su mismo nivel de preparacin y lugar de trabajo.
Afirma M. Daz (1988) que "aunque la vocacin sigue siendo una cualidad necesaria para desempear el trabajo de maestro, el escaso atractivo econmico y social que esta carrera ofrece, aleja de ella a muchos jvenes con verdadero talento para la docencia. Una profesin que no ofrece a sus miembros la posibilidad de vivir decentemente no puede ser caldo de cultivo para la excelencia".
Algunas de las caractersticas de la poblacin magisterial dominicana la podemos ver en los cuadros Nos. 9 y 10.
85


CUADRO 9
DISTRIBUCIN DE LOS MAESTROS SEGN SECTOR EN QUE TRABAJAN 1986-87
SECTORES CANTIDAD o/o
TOTAL 46,744 100.0
PUBLICO 30,608 65.5
PRIVADO 16,136 34.5
FUENTE: DEPARTAMENTO DE ESTADSTICA, SEEBAC.
CUADRO 10
PERSONAL DOCENTE POR NIVELES Y MODALIDADES, SEGN ZONA
SECTOR PUBLICO 1986-1987
NIVELES Y MODALIDADES
Fuente: DEPARTAMENTO DE ESTADSTICA, SEEBAC
a/ NO INCLUYE MAESTROS DE PREESCOLAR Y TCNICO PROFESIONAL.
86


Como podemos ver slo un 65.5 de los maestros est en el sector pblico a pesar que la matrcula del mismo cubre el 77 o/o. Esto as, a pesar de que la relacin maestro-alumno es ms o menos igual. La distribucin por zonas y niveles y modalidades la podemos ver en el cuadro No. 10. Se puede ver que a pesar de que el o/o de analfabetismo es mayor en la zona rural el nmero de maestros es significativamente menor (413 rural, 1,784 urbano). El 71 o/o de los maestros del sector pblico trabaja en el nivel primario, el 21 o/o, en secuencia, el 7 o/o en educacin de adultos y el 0.3 o/o en educacin normalista.
Aunque la proporcin de maestros por alumnos no da cifras para preocuparse hay un error real en el conteo, ya que por ejemplo en el nivel secundario la distribucin no es tan sencilla como dividir el total de alumnos de una escuela por el nmero de maestros, ya que un maestro puede impartir clases en una tanda hasta a 7 grupos con un promedio de 45 estudiantes por grupo. Si a esto agregamos que el maestro de escuela pblica casi siempre trabaja ms de una tanda la situacin es alarmante. Respecto a la titulacin de maestros podemos notar que la proporcin de maestros titulados ha aumentado considerablemente en los ltimos aos. Esto podra hacernos pensar que ello ha contribuido a mejorar notablemente la enseanza. Sin embargo los resultados obtenidos cuando se investiga la calidad de la enseanza en los ltimos aos (Estudio de la UASD, Luna y Gonzlez y otros), dan cuenta de que la situacin no es as.
cuadro 11
distribucin porcentual de los maestros primarios
segn tituacion y aos sector publico
aos titulados no titulados
1969-70 18.9 81.1
1974-75 36.3 63.4
1978 -79 48.4 51.6
1982-83 55.1 44.9
1986-87 79.9 20.1
fuente: departamento de estadstica, seebac.
87


CUADRO 12
DISTRIBUCIN PORCENTUAL DE LOS MAESTROS SEGN TITULACIN Y NIVEL EDUCATIVO
- SECTOR PUBLICO 1986-87
NIVELES TITULADOS NO TITULADOS
PRIMARIO 79.9 20.1*
SECUNDARIO 63.8 36.2
ADULTOS 43.1 56.9
NORMAL 82.4 176.6
FUENTE: DEPARTAMENTO DE ESTADSTICA, SEEBAC.
Tradicional mente los gobiernos de turno no han prestado la debida atencin para mejorar la calidad, el status, las condiciones de vida de los maestros. Muestra de ello son las condiciones en las que trabaja la falta de operacionalizacin de un verdadero mecanismo de ascenso, el descuido total en que han mantenido los centros de formacin de docentes de nivel primario -No existe a nivel oficial un centro donde se formen los maestros de preescolar, de adultos y tcnico profesional que demanda el sistema-. Por otro lado, no hay uniformidad (tambin se cuestiona la calidad) en la formacin de los docentes del nivel medio que son formados por las universidades. La matricula por otro lado va decayendo en esos centros de estudios superiores y tambin en las escuelas normales.
Estas ltimas instituciones han pasado en los ltimos aos por un creciente deterioro. Estudios como el realizado por Montalvo y otros (1985) ofrecen datos fehacientes que avalan las afirmaciones que aqu hacemos.
Los datos numricos aparecidos en las matrculas de las escuelas normales en los ltimos aos se ven abultados por la cantidad de maestros capacitados en diferentes programas a distancia y sabatinos. Por ejemplo, desde 1985 no encontraban estudiantes nuevos
88


a ninguna de las escuelas normales del pas; slo en tres de ellas se iniciaron estudiantes nuevos a partir de marzo de 1988. En ninguna de las escuelas normales se graduarn maestros normales en el perodo de gobierno (con excepcin de los que ya estaban en ellos en el ao 86).
Debemos reconocer que se ha hecho un intento por mejorar el plan de estudios para estas escuelas que incluye aumento del perodo dentro de las mismas y adems ya 'se est ofreciendo el nuevo internado a algunos estudiantes y alimentacin a todos los que estn asistiendo (menos de 200) a las tres escuelas que estn funcionando. Las escuelas normales de Santiago estn cerradas actualmente debido a las condiciones fsicas en que se encuentran.
Mucho sera lo que tendramos que escribir sobre la situacin del maestro dominicano, pero nuestro tiempo y espacio limitado no nos permite extendernos. Sin embargo, no podemos pasar por alto el hacer comentarios sobre la participacin sindical del profesor. A este respecto podemos afirmar que creemos que han sido muchas las conquistas que se han logrado a travs de la organizacin sindical: Salariales, de seguridad en el empleo, de escalafn, beneficios marginales (seguro mdico), etc. Sin embargo queda mucho camino por recorrer. Creo que ya nuestras asociaciones magisteriales han llegado a una madurez, que puede dedicar mayores esfuerzos por lograr otras conquistas como las recomendadas por la OIT y la UNESCO en su recomendacin 73,76 y 95 que establecen lo siguiente:
73. "Las organizaciones de personal docente deberan elaborar normas de tica y de conducta, ya que dichas normas contribuyen en gran parte a asegurar el prestigio de la profesin y el cumplimiento de los deberes profesionales segn principios aceptados".
76. "Las autoridades y el personal docente deberan reconocer la importancia de la participacin de los educadores, por conducto de sus organizaciones o por otros medios, en la elaboracin de las disposiciones encaminadas al mejoramiento de la calidad de la enseanza, en la investigacin pedaggica y en el
89


desarrollo y divulgacin de mtodos de enseanza nuevos y mejores".
95..M1) El personal docente debera gozar cada cierto tiempo de
licencias de estudio total o parcialmente pagadas.
2) Las licencias de estudio deberan ser computadas para el clculo de la antigedad y la pensin de retiro.
3) En las regiones alejadas de los centros urbanos, y reconocidas como tales por las autoridades pblicas, el personal de enseanza debera gozar de licencias de estudio ms frecuentes".
Queremos tener un maestro que se sienta orgulloso de su profesin y su trabajo, de su propia identidad.
Consideraciones Finales.
Hay otros grandes problemas en nuestra educacin dominicana como lo son:
Educacin preescolar slo para los nios de la zona urbana y mayormente privada.
La influencia de la situacin de la familia en la educacin.
Bajo presupuesto dedicado a la cartera (con la particularidad que no tienen otras de tener que dedicar ms de 95 o/o a pago de personal).
La ineficiencia interna y externa a todos los niveles.
Adecuacin de los curricula.
Los valores y antivalores de nuestra sociedad actual.
Pero por el tiempo y la necesidad de priorizar no podemos tocarlo..
90


Slo nos resta ex poner algn as consideraciones finales. Es hora de acciones pues ya tenemos los diagnsticos. Se hace necesario que todos nos sintamos comprometidos con la problemtica, slo as sacaremos a flote nuestra sociedad de la crisis en que est inmersa.
En una charla que ofreci Monseor Nez Collado (1985, pgs. 14, 15 y 16) aseguraba que "El proceso de inversin de valores que se est dando en nuestra sociedad ha sido descrito por los Obispos latinoamericanos reunidos en Puebla como basado en los siguientes factores:
El auge del materialismo individualista que atenta contra la comunin y la participacin impidiendo la solidaridad.
El materialismo colectivista que subordina la persona al Estado.
El consumismo con su ambicin descontrolada de tener ms (que) va ahogando al hombre moderno (y) lo cierra a las virtudes evanglicas del desprendimiento y de la austeridad.
El deterioro de los valores familiares bsicos que desintegra la comunin familiar, eliminando la participacin responsable de todos sus miembros y convirtindolos en presa fcil del divorcio y del abandono familiar.
El deterioro de la honradez pblica y privada; las frustracciones, el hedonismo que impulsa a los vicios, como el juego, la droga, el alcoholismo y el desenfreno sexual" (CELAM, Puebla, No. 55 y ss).
Estas contradicciones han hecho de este Siglo una poca marcada por la ansiedad, la inseguridad, la confusin y la desorientacin. Es evidente que no podemos seguir permitiendo que la poca actual contine distinguindose "por un claro contraste entre el inmenso progreso realizado por la ciencia y la tcnica y el asombroso retroceso que ha experimentado el sentido de la dignidad humana". (Mater et Magistra, 243).
Por ello "es de suma importancia que se eduque a las nuevas generaciones con un profundo sentido de la responsabilidad en todas
91


las manifestaciones de la vida" (Ibid, 1985) porque, "slo la responsabilidad hace responsables". Como se afirma en la Encclica Gau-dium et Spes, "el porvenir de la humanidad est en manos de quienes
saben dar a las generaciones venideras razones para vivir y razones para esperar.
La libertad humana con frecuencia se debilita cuando el hombre cae en extrema necesidad de la misma manera que envilece cuando, satisfecho con una vida tan fcil, se encierra en una dorada soledad.
La libertad se vigoriza cuando el hombre acepta las exigencias de la convivencia humana y se obliga al servicio de la comunidad en que vive" (Gaudium et Spes, II. 31).
Citamos nuevamente a Monseor cuando propone un Proyecto Nacional el cual para ser logrado "se hace" necesario encontrar puntos mnimos de consenso de que es lo que queremos como Repblica Dominicana, independientemente de quienes sean los lderes de turno...un punto de convergencia tiene que girar alrededor de valores inalienables como son la libertad y el respeto a la dignidad de persona humana como base para conseguir una sociedad que sea fruto de la justicia".
Una de las tareas inmediatas de ese proyecto"...debe ser la de educar en los valores que permanentemente han caracterizado a la
dominicanidad: El respeto, la honradez, el amor al trabajo, el sentido de cortesa y de limpieza, el sentido del amor, el sentido de la compasin, la atencin a la familia, el respeto mutuo entre los hombres, el sentido de la austeridad y del sacrificio, entre otros".
NOTAS
1. Alemn, Jos Luis. POBLACIN Y EDUCACIN, TENDENCIAS RECIENTES
Y URGENCIAS FUTURAS. Santiago de los Caballeros : PUCMM, 1988. 37 h.
(mimeo).
2. Conferencia Internacional de Educacin 40a. Reunin, Ginebra, dic. 211, 1986.
INFORME FINAL. Ginebra : UNESCO OIE, 1986. 143 p.
3. Corvala'n U., Osear Trens in Technical Vocational and Secondary Education in Latin
America. INT. J. EDUCATIONAL DEVELOPMENT (Great Brltain), Vol. 8, NO. 2, 1988. pp. 73-98.
92


4. Fernndez, Jorge Max. "Educacin Superior y Poblacin : Una Reflexin". En:
POBLACIN Y SOCIEDAD. Santo Domingo : CONAPOFA, 1983. pp. 705 716.
5. Fernndez, Jorge Max y otros. EDUCACIN TCNICO-PROFESIONAL. Santo
Domingo : SEEBACBID, 1987. 178 p.
6. Lerner de Al mea, Ruth. "Educacin Anticrisis para la Amrica Latina y El Caribe,
Consideraciones y factores relevantes". En: LA EDUCACIN (Washington OEA), ao XXXI, No. 101, 1987, pp. 83-106.
7. Lora, Ricardo. SISTEMA EDUCATIVO DOMINICANO. Santiago de los Caballeros :
PUCMM, 1984. 9 p. (Mimeo).
8. Luna, Eduardo y Sarah Gonzlez. EL SUBDESARROLLO COMO CAUSA DE BAJO
RENDIMIENTO EN MATEMTICA: EL APRENDIZAJE DE LA MATEMTICA EN LA REPBLICA DOMINICANA. Santiago de los Caballeros : PUCMM, 1986. 34p hojas anexo (Mimeo).
9. Psacharopoulos, George, "Education and Development a Revieu. En: THE WORD
BANK RESEARCH OBSERVER. Vol. 3, No. 1, January 1988.
10. PROYECTO PRINCIPAL DE EDUCACIN EN AMERICA LATINA Y EL CARIBE.
CARACTERSTICAS Y MODALIDADES DE ACCIN. Santiago de Chile: UNESCO-OREALC, 1981. Pg. 2 y 3.
11. Rama, Germn W. "Educacin y Sociedad en Amrica Latina". En : LA EDUCA-
CIN (Washington OEA), ao XXXI, No. 101, 1987. pp. 45-66.
12. Repblica Dominicana. Secretara de Estado de Educacin, Bellas Artes y Cultos.
ESTADSTICA DE LA SEEBAC, Ao 1986-87.
13. Repblica Dominicana. Secretara de Estado de Educacin, Bellas Artes y Cultos.
INFORMACIN ESTADSTICA DE EDUCACIN PRIMARIA 1980-1986. Santo Domingo : SEEBAC, 1986. 80 p.
14. Repblica Dominicana. Secretariado Tcnico de la Presidencia. Oficina Nacional
de Estadstica. CENSO NACIONAL DE POBLACIN Y VIVIENDA 1981. Santo Domingo : ONE, 1983. 350 p.
15. "United Nations Proclains 1990 International Literacy Year" En: Norrag News
(Stockolm, Institute of International Education, University of Stockolm). No. 5, nov. 1988.
16. Zapata, Amarilis; Meja, Miriam. ESTADO DE LA PRACTICA DE LAS EX-
PERIENCIAS EN EDUCACIN Y TRABAJO PRODUCTIVO EN LA
REPBLICA DOMINICANA. Santiago de los Caballeros: PUCMM-CEDIE, 1987. 56 p Anexos (Mimeo).
17. Zapata, Amarilis. SITUACIN ACTUAL DE LA EDUCACIN EN AMERICA
LATINA Y EL CARIBE: ENSEANZA SECUNDARIA GENERAL O
DIVERSIFICADA? Santiago de los Caballeros : PUCMMCEDIE, 1988. 26p. (Mimeo).
18. UNESCO-OIT. LA SITUACIN DEL PERSONAL DOCENTE. Ginebra: OIT
UNESCO, 1984. 56 p.
19. Daz, Santana, Miriam. SITUACIN SOCIOECONMICA Y FORMACIN
DEL MAGISTERIO EN SANTO DOMINGO : Fundacin Friedich Ebert, 1988. 64 p.
93


20. Nflez Collado, Agrlplno. EL DIALOGO Y LOS VALORES EN EL CONTEXTO DE
LA CRISIS ACTUAL. Santiago de los Caballeros: UCMM, 1985. 20 p.
21 Luis E. Montalvo y otros. DIAGNOSTICO DE LA SITUACIN DE LAS ESCUELAS
NORMALES DE LA REPBLICA DOMINICANA. Santo Domingo: Presidencia de la Repblica, 1985. 42 p. anexos.
22. EDUCACIN HOY: ESTADO DEL DEBATE: Santo Domingo : Fundacin Frie-
drich Ebert, Informe No. 2,1988.
94


ANEXOS
CUADRO 1
ALUMNOS MATRICULADOS POR AO, SEGN GRADO
SECTOR PRIVADO
ANO TOTAL G R A D O S
1 Grado 2o Grado 3o Grado 4 Grado 5o Grado 6 Grado
1980/81 143,256 48,637 27,361 22,209 18,736 14,545 11,768
1981/82 150,849 50,115 28,661 23,481 20,023 15,697 12,872
1982/83 158,844 52,655 29,725 24,793 21,106 16,863 13,702
1983/84 167,262 52,887 31,771 26,039 22,516 18,620 15,429
1984/85 176,128 53,885 32,142 28,477 24,341 20,255 17,028
1985/86 185,462 56,738 33,145 29,257 26,197 21,953 18,172
1986/87 195,292 59,745 34,902 30,807 27,586 23,117 19,135
*Cifras Preliminares Reales.
1/ Datos estimados.


CUADRO NO. 2
TASA DE CRECIMIENTO DE LA MATRICULA DEL NIVEL PRIMARIO POR PERIODO,
SEGN DIRECCIN REGIONAL. SECTOR PUBLICO. 1980 86
TASA DE CRECIMIENTO POR PERIODO
DIRECCIN REGIONAL --
1980 81 /1983 84 198384/ 198586 198081 / 198586
TOTAL PAS 2.65 (2.92) 0.39
BARAHONA 2.7 (3.5) 0.17
SAN JUAN 3.4 (2.8) 0.87
AZUA 3.7 (2.9) 1.0
SANTO DOMINGO 3.9 (2.4) 1.3
SAN PEDRO DE MACORIS 2.2 (0.25) 1.2
LA VEGA 1.2 (5.6) 1.6
SAN FCO. DE MACORIS 1.5 (3.9) 0.7
SANTIAGO 2.8 (2.3) 0.7
MAO 1.8 (2.1) 0.2
CUADRO No. 3
NDICE DE PROMOCIN DEL NIVEL PRIMARIO, POR GRADO SEGN
AOS ESCOLAR, SECTOR PUBLICO
AO TOTAL NDICE DE PROMOCIN POR GRADO
lo 2o 3o 4o 5o 6o
1984-85 65.0 53.4 78.7 82.9 80.6 82.8
1985-86 65.3 53.6 79.0 83.2 81.8 82.6
1986-87 65.2 53.8 79.3 83.5 83.0 82.3


CUADRO NO. 4
NDICE DE REPITENCIA DEL NIVEL PRIMARIO, POR GRADO
SEGN AO ESCOLAR, SECTOR PUBLICO
AO
TOTAL
lo
NDICE DE REPITENCI A POR GRADO
2o
3o
4o
5o
6o
1984-85
1985-86
1986-87
16.7
17.6
18.5
27.7
29.7
31.6
15.5
16.2
16.9
12.5
13.2
13.8
10.8
11.3
11.8
9.3
10.1
10.9
8.3
8.9
9.4
CUADRO No. 5
NDICE DE DESERCIN DEL NIVEL PRIMARIO, POR GRADO,
SEGN AO ESCOLAR. SECTOR PUBLICO
NDICE DE DESERCIN POR GRADO
AO
TOTAL
lo
2o
3o
4o
5o
6o
1983-84
1984-85
1985-86
9.4
9.6
9.5
12.8
13.0
13.1
8.8
9.0
9.1
8.1
8.3
8.4
7.4
7.8
8.1
7.2
7.3
7.3
7.0
7.0
6.8


00
CUADRO NO. 6
CANTIDAD DE MAESTROS DE EDUCACIN PRIMARIA POR AO, SEGN TITULO
AOS
MAESTROS
1980 81
1981 82
1982 83
1983 84
1984 5
198586
TOTAL
17,816
18,024
19,617
20,195
20,585
20,786
CON TITULO DOCENTE
9,717
9,834
10,815
14,092
14,577
14,659
SIN TITULO DOCENTE
8,099
8,190
8,802
6,103
6,008
6,127


University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs