• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Dedication
 Contenido
 Back Matter
 Administración pública y deuda...
 Peso de los gastos militares en...
 Intrigas diplomáticas para tomar...
 Finanzas y economía del gobierno...
 Ciencia y teoría: empleo industrial,...
 Electronegatividad, por Ricardo...
 Documento: por el Cibao en 1901...
 Back Matter
 Back Matter
 Reference
 Back Matter
 Back Cover






Title: eme eme : Estudios Dominicanos
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/PUCMMA0011/00001
 Material Information
Title: eme eme : Estudios Dominicanos
Physical Description: v1, n3
Language: Spanish
Creator: Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra
Publisher: Universidad Católica Madre y Maestra
Place of Publication: Santiago
Publication Date: Octubre-Noviembre 1972
 Subjects
Subject: Caribbean
Ciencias Sociales
Humanidades
Spatial Coverage: Santiago, República Dominicana
 Notes
Abstract: Es una publicación de la Universidad Católica Madre y Maestra, hoy Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. Nació con el objetivo de difundir el fruto de las investigaciones que se realizaron en Universidad. Es una publicación bimensual; su primer número fue publicado en junio-julio 1972 y dejó de publicarse en marzo de 1992.
Funding: Digitized with funding from the Digital Library of the Caribbean grant awarded by TICFIA.
 Record Information
Bibliographic ID: PUCMMA0011
Volume ID: VID00001
Source Institution: Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra
Holding Location: Biblioteca Central. Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, Campus Santiago de los Caballeros.
Rights Management: All rights reserved by the source institution.

Table of Contents
    Cover
        Cover
    Dedication
        Dedication
    Contenido
        Page 1
    Back Matter
        Page 2
    Administración pública y deuda nacional 1844 -1861, por Luís Canela B.
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Peso de los gastos militares en la economía de la primera República, por Luís Armando Guzmán Taveras
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
    Intrigas diplomáticas para tomar Samaná: 1843-1874, por Rafael E. Yunén
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Finanzas y economía del gobierno de Ulises Francisco Espaillat
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
    Ciencia y teoría: empleo industrial, tipo de cambio y capacidad de importación. Un análisis teórico (primera parte), por Gustavo S. Volmar
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Electronegatividad, por Ricardo José Namís
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Documento: por el Cibao en 1901 (primera parte), por Tulio M. Cestero
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
    Back Matter
        Page 166
    Back Matter
        Page 167
    Reference
        Page 168
    Back Matter
        Page 169
    Back Cover
        Page 170
Full Text










SUMARIO


Administracin Pblica y Deuda Nacional,
1844-1861, por Luis Canela B.

El Peso de los Gastos Militares en la
Economa de la Primera Repblica, por Luis
Armando Guzmn-Taveras.

Intrigas Diplomticas para tomar a Saman,
1843-1874, por Rafael E. Yunn.

Finanzas y Economa del Gobierno de Ulises
Francisco Espaillat, por Peng Kiam Miguel
Sang.

Empleo Industrial, Tipo de Cambio y
Capacidad de Importacin: Un anlisis terico
(Primera parte), por Gustavo Volmar.

Electronegatividad, por Armando Jos Nams. *


Documento:
1901.-







Volumen I


Un Viaje por el Cibao en








Nmero 3


OCTUBRE-NOVIEMBRE 1972













UNIVERSIDAD CATOLICA MADRE Y MAESTRA
Monseor Agripino Nez Collado,Rector.


REVISTA EME EME STUDIOS DOMINICANOS.
Hctor Inchustegui Cabral, Director
Frank Moya Pons, Editor


Consejo de Redaccin:

Carlos Dobal

Csar Garca

Ramn Garca

Carlos Fernndez-Rocha

Sonia Guzmn de Hernndez









eme eme
Estudios Dominicanos






Nmero 3 Octubre-noviembre del 1972
Santiago de los Caballeros, Repblica Dominicana


CONTENIDO

Administracin Pblica y Deuda Nacional,
1844-1861, por Luis Canela B. 3

El Peso de los Gastos Militares en la
Economa de la Primera Repblica, por Luis
Armando Guzmn-Taveras. 33

Intrigas Diplomticas para tomar a Saman,
1843-1874, por Rafael E. Yunn. 58
Finanzas y Economa del Gobierno de Ulises
Francisco Espaillat, por Peng Kiam Miguel
Sang. 89
Empleo Industrial, Tipo de Cambio y
Capacidad de Importacin: Un anlisis terico
(Primera parte), por Gustavo Volmar. 103
Electronegatividad, por Armando Jos Nams. 140
Documento: Un Viaje por el Cibao en
1901.- 154











EDITADA POR EL DEPARTAMENTO DE PUBLICACIONES Y EL CENTRO DE
STUDIOS DOMINICANOS DE LA UNIVERSIDAD CATOLICA MADRE Y MAESTRA,
SANTIAGO DE LOS CABALLEROS, REPUBLICAN DOMINICANA


IMPRESA EN LOS TALLERES DE LA EDITOR CULTURAL DOMINICANA S. A.
SANTO DOMINGO, REPUBLICAN DOMINICANA















ADMINISTRATION PUBLIC Y
DEUDA NATIONAL 1844 1861

por Luis Canela B.


ADMINISTRATION DE LA JUNTA CENTRAL GUBERNATIVA.

LA PRIMERA ADMINISTRATION QUE tuvo la joven Repblica
Dominicana, despus de haber declarado su independencia el 27 de
febrero de 1844, se encontr con un tesoro carente de fondos
monetarios. La Junta Central Gubernativa, que fue la primera
expresin de gobierno que tuvieron los dominicanos como nacin
independiente, se tuvo que enfrentar al hecho de que los fondos que
dejaron los haitianos despus de haber abandonado el territorio
dominicano, no eran suficientes para afrontar todos los compromises
y gastos que tena la nacin'.

El monto total de dinero en efectivo dejado por los haitianos en las
cajas de Santo Domingo y Puerto Plata, ascenda a $6,068.64 pesos
fuertes y $5,093.77 pesos en moneda national. Esta suma que de por
s era insignificant, fue gastada en el cumplimiento de las
capitulaciones acordadas con los haitianos, es decir, en el pago de los
sueldos y salaries devengados por los funcionarios haitianos y en el
pago de las deudas contradas por la administracin haitiana2. De tal
forma que la joven administracin tuvo que enfrentarse al hecho de
que no haba fondos.

El 12 de julio de 1844 el general Pedro Santana, por medio de un
golpe de estado, se apodera de la direccin de la nacin y se hace
nombrar Jefe Supremo por el ejrcito, el cual "le revisti de
facultades dictatoriales quedando as reinante junto con una crisis
financiera espantosa promovida por la desconfianza que en tan
delicados moments inspiraban los destinos de la patria"3.









Durante todo este tiempo, el medio de pago que ha circulado ha
sido el papel moneda haitiano4. Por eso el 29 de agosto de 1844 con
la finalidad de retirar de la circulacin el papel moneda de Hait, la
Junta Central Gubernativa dispone la emisin de $150,000 pesos en
papel moneda national5. Esta es la primera emisin de papel moneda
ordenada por un Gobierno dominicano.

Esta primera emisin, como todas las que la seguirn, va a reunir
la caracterstica de ser moneda de fiat, es decir, que los billetes
emitidos por el Gobierno dominicano no tenan ningn respaldo
metlico y su valor de cambio estaba regulado por las disposiciones
del Gobierno6. Con esto "el crdito del Estado quedaba
comprometido con cada emisin, y para vigorizar un poco el valor de
esos billetes era necesario disponer de manera expresa su curso
forzoso en el pago de diversos impuestos fiscales"7.

En un principio la Junta Central Gubernativa pens que el
problema financiero de la nacin se resolva con un emprstito. Por
esto el 28 de septiembre de 1844 el Congreso Constituyente es
convocado para que tome en consideracin el emprstito ofrecido
por el ingles Herman Hendrik a la Repblica Dominicana, cuya
proposicin fue sometida al Congreso por la Junta Central
Gubernativa8. En esta sesin del Congreso se ley un informed
preparado por los congresistas Vicente Mancebo, Domingo Antonio
Solano, Jos Valverde, Facundo Santana y Bernardo Aybar. Informe
muy interesante donde se revela lo desventajoso que era el emprstito
para la nacin.

El informed lo copiamos a continuacin: "Seores, la Comisin
encargada de examiner el contrato pasado entire los seores Herman
Hendrik, vecino de Londres, por una parte, y Rafael Rodrguez,
Norberto Linares y Toribio Lpez Villanueva por otra parte, y a
nombre de la Junta Central Gubernativa de la Repblica Dominicana,
ha examinado detenidamente el predicho contrato, y despus de
pesado y calculado, result que el seor Herman Hendrik ofrece a la
Repblica Dominicana comprarle vales u obligaciones de 50, 100,200
y 500 libras esterlinas cada vale, fijando cada libra a razn de cuatro
pesos cincuenta centavos fuertes, pero no del cuo espaol, de suerte
que el milln quinientas mil libras esterlinas hacen, segn la
estimacin, seis millones setecientos cincuenta mil pesos fuertes:
6,750,000

Descuento de dichos vales a cuarenta y cinco por ciento, tres









millones, treinta y siete mil quinientos pesos 3,037,500
Idem. para gastos de impresin... 16,875 Inters del capital al cinco por
ciento que hacen al ao tresciento treinta y siete mil quinientos pesos
y como exigen que se avancen dos aos, hacen estos, seiscientos
setenta y cinco mil pesos... 675,000
Fletes, uno y medio por ciento, cuarenta y cinco mil trescientos
nueve pesos treinta y siete y medio centavos... 45,309.37 1/2
Aseguro, uno y medio por ciento, cuarenta y cinco mil trescientos
nueve pesos treinta y siete centavos y medio... 45,309.37 1/2

De suerte que el capital de 6,750,000 a razn del 5 por ciento de
inters annual hacen cada ao 337,500 que en treinta aos montan la
suma de 10,125,000. Deduciendo de esta los 675,000 de intereses
correspondientes a los dos aos retenidos de antemano, como
garanta correspondiente a los 28 aos restantes 9,450,000 que
unidos al principal de 6,750,000 hacen diez y seis millones
ochocientos setenta y cinco mil pesos que tendremos que pagar,
mientras que no recibimos sino ......................................2,930,006.25
Diferencia........................ 13,944,993.75

En vista de la demostracin que antecede, en que. aparecen
balanceados el emprstito y su pago, la Comisin cree ver consignada
en la admisin de dicha proposicin la ruina total e inevitable de la
Repblica Dominicana. 1ro. porque el agio exorbitante que se le exige
es superior al beneficio que puede resultar del ms ventajoso empleo.
2do. por las condiciones gravosas a que se le sujeta. 3ro. por la
imposibilidad en que est de hacer frente a este crdito mientras
conserve el sentimiento de su independencia nacional.4to. porque
consentir en una obligacin a que se tiene la seguiridad de faltar, es
un acto de notoria inmoralidad, que ninguna circunstancia puede
justificar. Sto. porque lejos de disminuirse con dicho emprstito la
penuria de nuestra hacienda pblica, se aumentara
considerablemente si se calcula que para satisfacer, no al capital, que
eso sera impossible, sino los intereses de treinta aos, nos habramos
de ver en la dura necesidad de contratar un nuevo emprstito, con
ms dificultades por la disminucin de nuestro crdito pblico; ms
oneroso, porque estaramos ms apurados en consentirlo; y, lo que
es ms, cuando nada tendramos ya que ofrecer en garanta, porque
se entiende que slo llegaramos a ese extremo despus de haber
agotado todos nuestros haberes y recursos. 6to. y ltimo, porque
destinado este emprstito a la amortizacin de nuestro papel moneda,
sera remediar un mal con otro mayor, pues a ms de que no hay
probabilidad de que nuestros billetes lleguen jams a alcanzar tan









desmesurado demrito, hay una gran diferencia entire la deuda
national y la extranjera; la primera puede conducir un pas a su ruina
y la otra aade todos los horrores de la miseria al indeleble borrn
del deshonor.

Por tanto la Comisin opina que deben rechazarse las
proposiciones hechas por el seor Herman Hendrik"9.

La propuesta se puso a votacin y "a unanimidad el Congreso
opina por la negative' 0.

Esta decision del Congreso Constituyente de rechazar el
emprstito, no fue aceptada de muy buen gusto por la Junta Central
Gubernativa, hecho que provoc el rompimiento de la armona que
haba existido entire los dos organismos 11. Y como una reaccin a
esta decision, la autoritaria Junta Central Gubernativa le pas el 11
de octubre de 1844 una nota al Congreso, donde le deca que no le
reconoca ningn poder legislative, ni facultades, ms que las que
tena para hacer la Constitucin de la Repblica, hasta que fuera
sancionada esa Constitucin, que los decretos del 24 de julio y 13 de
septiembre no le atribuan al Congreso ninguna potestad para tener
facultad gubernativa, y que por tanto deba limitarse nica y
exclusivamente a la preparacion de la Constitucin, terminando la
nota con la amenaza de hacer responsible al Congreso de los daos y
perjuicios que le podan resultar al pas si persista en sus
propsitos12.

LA PRIMERA ADMINISTRATION DE SANTANA (1844-1848)

El 14 de noviembre de 1844 el Congreso elige al general Pedro
Santana como Presidente de la Repblica13. En diciembre de ese
mismo ao Santana enva en misin especial a los Estados Unidos al
Dr. Jos Mara Caminero, con el encargo de realizar negociaciones
polticas con los gobernantes de ese pas, y con la orden de mandar a
acuar la suma de 50,000 pesos en moneda fraccionaria de cobre 4.

En enero de 1845 un extranjero comerciante, don Juan Abril, en
correspondencia dirigida al Capitn General de Puerto Rico, se
expresaba en los siguientes trminos, con relacin a la designacin del
gabinete de Santana: "la eleccin del ministerio no ha sido muy feliz,
puede que las circunstancias justifiquen algunas de ellas, pero hay
otras que nada la justificara. Para trazar una march segura y
progresiva al Gobierno dominicano,, sera necesario nada menos que








una inteligencia superior, medidas sabias y profundamente
calculadas, a fin de aumentar los impuestos, evitar la emisin de una
suma inmensa de papel moneda para evitar el crece de la moneda
fuerte, y atraer por todos los medios posibles la emigracion, para
animar a agriculture e industrial, sustituyendo el verdadero comercio
al monopolio..."1 5.

Una de las primeras medidas tomadas por Santana para hacerle
frente al problema financiero de la administracin pblica fue el
decreto que dict el 23 de enero de 1845, mediante el cual prohiba
la exportacin de toda clase de monedas de oro, plata y cobre, bajo
pena de confiscar las sumas que se intentaran sacar de la Repblica y
una multa igual, la cual se distribua de la siguiente forma: la mitad era
para el erario pblico y la otra mitad para el que hiciera la denuncia.
De igual forma quedo prohibida la exportacin de toda clase de
metal en barras, planchas y cualquier otra possible formal 6.

Con esta media Santana pretenda mantener a su disposicin los
diferentes y variados tipos de numerario extranjero que se
encontraban en circulacion, y que eran acaparados en su gran
mayora por los comerciantes extranjeros17. A juicio del autor
Antonio de la Rosa "era esta una media de las ms antieconmicas. Se
quera de este modo guardar la moneda de buena ley y deshacerse de
la que no era; pero se produca lo contrario: la mala moneda
expulsaba la buena"1 8. Por otra parte, ante la amenaza de guerra con
los haitianos Santana no vacil en usar los poderes que le conceda el
artculo 210 de la Constitucin19, y ordeno cuantiosas sumas de
papel moneda que tenan como finalidad el financial los gastos de la
gu-rra. Muchas de estas disposiciones del Poder Ejecutivo no
aparecen en las publicaciones oficiales, pero de los libros de Hacienda
el historiador Csar A. Herrera, ha podido obtener algunas
informaciones al respect, l seala haber encontrado que el 13 de
febrero de 1845 Santana dio la orden de emitir 300,000 pesos en
billentes de caja de uno y dos pesos20.

El 8 de marzo de 1845 el general Pedro Santana lee su Memoria
ante el Congreso, informando de su gestin administrative, sealando
el hecho de que el Gobierno no tenia deudas con el exterior, que la
que exista ya casi se haba satisfecho; que las relaciones diplomticas
que se tenan con las naciones de Europa y con las del continent de
Amrica, eran afectuosas; que el comercio y la agriculture estaban en
crecimiento a pesar de la guerra y que las entradas por concept de
pagos de impuestos de aduanas haban sido en 1844 mayores que en
todos los aos anteriores...21








Aunque aparentemente los asuntos de la administracin pblica
andaban bien, en fecha del 11 de abril de 1845 el Congreso
Constituyente tuvo un nuevo enfrentamiento con el Poder Ejecutivo,
a consecuencia de haber pedido el Poder Ejecutivo, a travs del
Ministerio de Hacienda y Comercio, recursos econmicos. El
Congress, ante la demand del Gobierno, decidi: "que no deba
acordar ninguna suma sin tener los presupuestos, ni adoptar ningn
tipo de media oficialmente sin saber. que el Ejecutivo haba
decretado la emisin de papel"22. Por este motivo, el 17 de abril el
Gobierno someti, a travs de su Ministro de Hacienda y Comercio,
Ricardo Miura, los solicitados presupuestos, que estaban fundados en
clculos aproximativos y que, como expresara Miura, no eran ms
que el product "de un trabajo hecho sin ms auxilio que los cculos
prudentes deducidos de una administracin desarreglada, ya por el
mal sistema anterior, ya por los desrdenes consecuencias de todas
las revoluciones"2 3, estando, tambin, l dispuesto a dar todas las
informaciones que el Congreso considerara pertinentes.

El 21 de abril de 1845 se rene el Congreso Nacional en sesin
secret, para tener conocimiento de una comunicacin del president
Santana, quien solicitaba autorizacin para una nueva emisin de
billetes. Santana sealaba en su comunicacin que su constante
deseo de prevenir todos los obstculos que traben la march de la
administracin pblica, me obliga a someter a consideracin del
Congress Nacional la situacin apurada del Erario Pblico, exhaust
de numerario con que hacer frente a las necesidades del moment,
circunstancias tanto ms graves cuanto que las exigencias de las
tropas acantonadas en las fronteras de nuestro territorio exigen la
mayor atencin"24. En ese entonces Buenaventura Bez, que era el
President del Congreso, fue de opinion que el Poder Ejecutivo poda
hacer uso de las amplias facultades que le daba el articulo 210 de la
Constitucin para actuar sin cortapisas2 5. De tal forma, que el
Congress dict un decreto por medio del cual eluda todas las
responsabilidades directs en este asunto y dejaba al Presidente de la
Repblica la facultad para tomar las medidas que l considerara
pertinentes. Santana decidi entonces hacer una nueva emisin de
papel moneda por 200,000 pesos en billetes26.

Otra de las emisiones de billetes que no aparece en las
publicaciones oficiales del Congreso fue la del 20 de mayo de 1845.
El Congress dict una resolucin por cuyo medio se autorizaba al
Poder Ejecutivo a emitir billetes hasta la suma de 771,830 pesos y, de









igual forma, se orden otra emisin de 165,949, que estaba destinada
a cubrir los gastos presupuestales de 1845-1846 .

El 28 de junio de 1845, el Congreso fija la ley sobre los gastos
pblicos para el ao econmico que comenzaba el 1ro. de julio del
corriente y terminara el 30 de junio de 1846. El presupuesto
aprobado por el Congreso ascenda a la suma de 1,179,889 pesos
nacionales28.

A pesar de las grandes emisiones de papel moneda hechas por el
Gobierno para financial sus gastos, estos no eran suficientes, y fue
necesario el contraer deudas con algunos comerciantes y abrir en el
presupuesto un captulo destinado al Crdito Pblico29. En el
balance de ingresos cerrados el 1ro. de julio de 1845 debajo de la
cuenta de Emprstito Nacional figuraba una partida de $12,000
pesos fuertes y otra de $95,591.77 pesos nacionales, por concept
de prstamos recibidos por el Gobierno de distintos comerciantes del
pas3 o. En esta forma se inicia la deuda pblica dominicana que en
sus primeros veinte aos solo present las caractersticas de deuda
pblica internal3 1.

El 2 de julio el Congreso decreta secretamente una emisin de
$329,228 court la finalidad de cubrir un nuevo deficit del presupuesto.
Por otro lado Santana al da siguiente, es decir el 3 de julio, ordena la
emisin de $100,000 y en octubre de ese mismo ao manda a emitir
otros 100,000 pesos ms3 2. A principios de 1846, segn Jos Gabriel
Garca: "engaosa era la situacin que ofreca la patria dominicana
en los comienzos de 1846... Y era que ni los actos del Gobierno, ms
atento a su sostenimiento que a la defense de los intereses pblicos,
inspiraban la fe que engendran los resultados prcticos, pues el
comercio decaa, el papel moneda se desmeritaba a la carrera y la
industrial no ofrecia seales de vida"3 3.

En enero de ese mismo ao el Poder Ejecutivo present sus
memories antes el Congreso; la del ministry de Hacienda, Ricardo
Miura, seala que los ingresos percibidos por el Estado no haban
llegado a lo que se esperaba, ya que el comercio y la industrial se
haban resentido por los efectos de la guerra; que haba tenido
problems con las leyes que regulaban el funcionamiento de la
hacienda pblica ya que creaban centralizacin de todas las cuentas
generals, que se necesitaba explicar de un modo ms claro cuales
eran las funciones del consejo administrative y las relaciones que
tenan que existir entire ese organismo y el Ministerio de Hacienda;









que la ley de aranceles aduaneros necesitaba una reform que se
reservaba para someter posteriormente y entire otras cosas, sealaba
que presentaba al Congreso el presupuesto general de la Repblica,
sobre cuya material no era possible hablar con much precision
matemtica hasta que los datos que ofreca la experiencia pudieran
servir de pauta a los legisladores y que las leyes fiscales en vigor
produjeran todos sus efectos34.

El 13 de febrero de 1846 el Poder Ejecutivo ordena la emisin de
$300,000 pesos papel moneda, para poder hacer frente a los gastos
del Gobierno3 s. Y el 26 de mayo el Congreso fija los gastos pblicos
para el ao econmico de 1846 a 1847, en $1,771,830 pesos
nacionales y $300,000 fuertes36. El 1ro. de junio de 1846 en el
balance cerrado, del ao econmico 45-46 figuraban $17,762 pesos
nacionales como pendientes de pago, pero, adems de estos, para esta
fecha se deba ms dinero, por tanto la deuda pblica segua
aumentando37.

Ya para principios de 1847 la Repblica estaba un poco
recuperada de los trastornos que haba sufrido en los aos anteriores
de guerra con los haitianos; ya exista a principios de 1847 una paz
complete y con ella comenzaba a florecer la industrial y el comercio;
aprovechando el hecho de que el nuevo president de Hait, general
Baptiste Rich, tena una poltica contraria al sistema de
invasiones3 8.

En 1847 el Congreso comenz sus trabajos con la lectura del
mensaje del president Santana, quien lo present acompaado de
sus ministros, los cuales a su vez tambin presentaron sus memories,
siendo la del ministry Miura la ms conflictiva por las agrias
discusiones a que dio lugar, a causa de que este haba pedido nuevos
crditos, un aumento de los derechos de aduana, y la autorizacin
para reducir a moneda national la existencia que haba en caja de
moneda fuerte. Sin poder justificar en su totalidad cul haba sido la
inversion realizada con los fondos que se le asignaron para el ao
econmico de 1846 a 184739.

Esto dio lugar a que los diputados Rojas y Bobadilla se
pronunciaran en el sentido de no, estar convencidos de la necesidad
de fondos que sealaba el ministry Miura, ya que el Congreso haba
votado el ao anterior una suma que era ms que suficiente para
tender los gastos pblicos, y existan en el moment unos $37,000
pesos fuertes en caja, que peda el Ministro para reducirlos a moneda
national, autorizacin que no deba salir del Congreso ya que el








Poder Ejecutivo en otras ocasiones haba hecho cambios sin solicitar
la competencia del Congreso, de tal forma que si el Ministerio de
Hacienda lo quera hacer, poda hacerlo. Y por otra parte al no dar l
cuenta de cul haba sido la inversin de los fondos que se le
asignaron para el perodo anterior, no se poda evidenciar la alegada
caresta de fondos, que produca la necesidad de alterar los derechos
de aduana hasta el quintuplo. Y tambin los diputados Abreu y
Perdomo diferan de la opinion de cambiar la moneda fuerte por
national y el aumentar 'los derechos de aduana. Particip en el
debate el diputado Lovelace, que era el Presidente de la Cmara, y la
mayora de ella, animada por el deseo de dar mayor facilidad al
comercio para que pudiera conciliar sus intereses con los intereses de
la nacin y las necesidades pblicas, haciendo desaparecer el agio
exhorbitante de la moneda circulante, el cual causaba parte de la
miseria en que se encontraba el comercio, concluy por suprimir el
pago de los derechos de aduana en moneda fuerte y determinar que
se cobrara el quntuplo de lo indicado por el arancel de 184540. Este
proyecto de ley fue enviado al Consejo Conservador para su sancin,
pero esta cmara se neg a aprobarlo y desestim la sugerencia,
alegando que desconocan la inversion de los fondos pblicos
destinados para el ao de 1846 a 1847, y que por tanto quera
ignorar e ignorara la sugerencia del seor Ministro de Hacienda,
hasta que este justificara a la nacin que no se haban malversado los
fondos destinados a la administracin pblica, ms cuando casi toda
la opinion pblica se haba pronunciado en contra de la confianza
que tal vez este seor mereca4 1.

Para esta poca todo parece indicar que exista la idea en el
pueblo de que se estaban malversando los fondos del Estado. Ya se
aban emitido unos $2,708,702 pesos en papel moneda, para el 31
de marzo de 1847, y con los egresos menores que los ingresos toda
emisin de papel moneda que se haca, naca bajo el sign de la
depreciacin42. Y ya la moneda national haba sufrido la
depreciacin escandalosa de un 90% sobre su valor4 3.

Ante esta situacin de caos financiero y administrative dos
miembros de la representacin national, presentaron ante el
Tribunado una mocin en la que decan: "la depreciacin que ha
sufrido la moneda national de la Repblica proviene de las mismas
causes que han producido los mismos efectos en todos los pases
cuyo estado de guerra ha causado gastos mayores que las entradas, y
cuya diferencia ha sido satisfecha con emisiones de papel moneda
que encontrndose en exceso de lo que las necesidades del









movimiento mercantil del pas exige, desde luego empieza a decaer".
"Tal es el estado de la circulacin actual que deseamos aplicar
remedio, es decir que figuran en la circulacin diez veces la cantidad
de pesos que el movimiento commercial del pas puede emplear, por
consiguiente, cada peso ha decado al valor real y proporcionado que
le puede caber o que puede representar en la circulacin monetaria,
es decir, de diez centavos"44. En esta forma se manifestaban el 13 de
mayo de 1847 los diputados T. S. Heneken y B. F. Rojas, quienes
adems velan "la nacin prxima a una ruina total, al menor paso
descuidado, la menor imprudencia ahora, nos engolfara en la miseria
ms espantosa que jams haya cabido en suerte a un pueblo"4 S.

La reform monetaria propuesta como solucin a la crisis por los
diputados Rojas y Heneken, estaba sintetizada en seis artculos que
copiamos a continuacion:

"Art. 1- "Que se establezca y ordene la circulacin monetaria en
moneda fuerte en todos los despachos de aduanas de la Repblica
desde hoy en adelante, y se reciba su equivalent en moneda national
al cambio de diez pesos por uno".

"Art. 2- "Que se ordene la amortizacin del papel moneda en
circulacin por medio de una inscripcin en una deuda consolidada
en la que se recibir por un trmiho medio del valor que tena en oro
en las pocas respectivas de su emisin por el Gobierno. Esta deuda
ganara el 5% de inters al ao pagadero cada seis meses y el principal
lo ser en diez aos".

Art. 3- "Que se autorice la negociacin de un emprstito o de un
crdito de ciento o ciento y pico de mil pesos si fuere necesario, o de
la venta de bienes nacionales hasta cubrir esa suma, que se
distribuir y se pondr en circulacin como ms adelante se
dispone".

Art. 4- "Que se autorice la emisin de 200,000 pesos en billetes
de uno y dos pesos fuertes en el estilo del papel de banco, para que
con los 100,000 pesos en plata efectiva y los 50,000 pesos que hay ya
en caja, reemplacen la circulacin actual a proporcion que esta entire
en la tesorera, evitando de este modo toda interrupcin y perjuicio y
medio de circulacin".

Art, 5- "Que se autorice un arancel nuevo para los derechos de
importacin y exportacin a razn de 30% los primeros y 6% los









segundos, que seran pagables en moneda fuerte, en la nueva emisin
de billetes a la par, o en la antigua al 10 por uno".

Art. 6- "Que se autorice el pago de todos los sueldos de oficiales
del Estado tanto civiles como militares, en moneda fuerte o su *
equivalent en moneda national a proporcin ms o menos de lo que
eran en oro, cuando fueron establecidos al principio de la revolucion,
a reserve de completar erra-oneda fuerte la suma nominal que ahora
tiene en papel, tan luego como los recursos y circunstancias del pas
lo permitan '46.

Las medidas que se tomaban no eran suficientes para poder
destruir de una forma radical las causes que provocaban la crisis. Se
creaba una deuda national consolidada con la finalidad de amortizar
el papel moneda que se emitiera; se autorizaba la contratacin de un
emprstito con el exterior o en el pas, de 150,000 pesos fuertes y se
autorizaba la emisin de 250,000 pesos fuertes. Lo que produca
que la crisis se combatiera con los elements de una nueva crisis, es
decir, era peor la medicine que la enfermedad, ya que aunque la
reform monetaria propona med'das que podan contribuir a
contener la crisis momentneamente, no la destrua totalmente; por
el contrario creaba las bases para un future empeoramiento de la
situacin, porque se endeudaba ms el crdito pblico con nuevas
obligaciones y si el Presidente tomaba un prstamo en el interior o en
el exterior aumentaba el pasivo del Estado, sin que la ley de aduanas
pudiera resolver totalmente el problema financiero. Y adems se
estaba dando vueltas en un crculo vicioso ya que se repetan los
mismos pasos que haban dado pie a la crisis, que se trataba de
combatir, porque la nueva emisin de dinero que se propona
contaba con el mismo respaldo que las anteriores y an no haba
cesado el estado de guerra en que se hallaba la nacin4 7.

El 29 de junio de 1847 el Congreso Nacional prorrogaba la ley de
gastos pblicos de 1846 a 1847, para los aos de 1847-184848. Tuv
tambin el Congreso que expedir la ley que reformaba la circulacin
monetaria, el 2 de julio de 1847; por medio de la cual se creaba una
deuda consolidada para amortizar con sus ttulos el papel moneda en
circulacin, a razn de ochenta por uno, hasta que se completara la
cantidad de un milln de pesos; autorizaba al Poder Ejecutivo a
realizar un emprstito de 100 o 150,000 pesos, o para vender parte
de los bienes nacionales, hasta alcanzar esta suma, con la finalidad de
invertirla en plata menuda y de buena ley; y faculty al mismo Poder
hacer una nueva emisin de billetes que iban a ser garantizados por la
tesorera y amortizados en la proporcin sobrante de las rentas49.









En febrero de 1848 Santana dicta una resolucin, disponiendo
el realizar el canje en todas las provincias concomitantemente, de
$40,000 moneda fuerte por papel moneda, al precio de $2.50 por
cada onza, con el pretexto de hacerla bajar a 1.92, o detener en esa
forma los efectos del agioso. A juicio del historiador Jos Gabriel
Garca, esta media se la atribuye ms que a la mala fe, a la
ignorancia en material econmica por parte de los que dispusieron la
medias 1.
Una de las cosas que ms entorpecan el buen funcionamiento de
los asuntos de la administracin pblica, eran las dificultades
econmicas, la escasez de dinero en efectivo para financial los gastos
del sector pblico. Por esta razn el ministry de Hacienda, que para
esa epoca era Jos Mara Cabral, haba solicitado al Congreso que se
tomaran medidas que permitieran aumentar los ingresos pblicos, de
tal forma que se pudieran cubrir los egresos, porque de otra forma
iba ser necesario acudir al mecanismo de emitir mas papel moneda o
se iba a tener que vender parte de las fincas que posea el Estado, ya
que los unicos ingresos que percibia el Estado eran por concept de
impuestos sobre las importaciones y exportaciones, y estos no eran
suficientes. Esto como ha de suponerse puso de nuevo en el tapete el
tema que tan agrias discusiones haba suscitado el ao anterior y que
hicieron que el ministry Miura abandonara el Ministerio de Hacienda
y Comercio. El Congreso decidi llamar al ministry Caminero para
que l presentara algunas medidas que pudieran aliviar la situacin
proveniente de la desvalorizacin de la moneda national y que
contuviera los progress de la incertidumbre del cambio5 2.

El ministry Caminero propuso ante el Congreso, una solucin
que a juicio de l poda amortizar el papel circulante y mejorar el que
se pusiera en circulacin. La media propuesta por el Ministro el 15
de marzo estableca: que para poder garantizar el papel moneda, se
hicieran estimar en moneda fuerte todas las fincas, terrenos, buques y
propiedades del Estado; que despus de estimar dichas propiedades,
se aadiera a su suma, el total que exista en moneda fuerte en las
cajas del Estado, sumatoria que l estimaba no era menor que unos
$400,000 pesos fuertes. Que se mandara a hacer su equivalent en
billetes de uno y dos pesos, de forma y en papel que ofreciera
confianza, con un valor nominal de 0.40 centavos fuertes cada peso,
que daran por resultado un milln, que con cien mil pesos de cobre
haran $1,100,000 pesos en circulacion, que estaran amortizados. Y
la moneda de cobre que circulaba con un valor intrnseco de cien piezas
con cuarenta centavos fuertes, se quedara en circulacin a razn de
ciento por un peso, del nuevo que se dispusiera en circulacin,








quedndose la diferencia que exista entire el valor que tena y el que
se le diera, a beneficio del pblico5 3.

Y como una forma de amortizar los billetes en circulacin y
poder financial las ms perentorias necesidades, propuso: "que se
pusiera en vigor el arancel de aduanas que vot la cmara del
Tribunado el 2 de julio de 1847, despus de revisado y modificado
segn las circunstancias lo requieran; que el pago de los derechos se
recibieran a $10 pesos del papel en circulacion, o a $2.50 del que se
emitiera, por cada fuerte; que simultneamente se cambiarian el
papel en circulacin a razn de $4 por uno del nuevo que se
emitiera"54.-

Pero estas medidas que eran consideradas por el Ministro como la
piedra filosofal que resolvera el problema, no cayeron bien en las
cmaras que no se decidieron a aprobarlas. Ya que los representantes
del Poder Legislativo desconfiaban much de los miembros del
ministerio de Hacienda y Comercio, ya que estos atribuan las causes
de la crisis y el desorden financiero en que viva el pas, al descuido y
a la negligencia con que se manejaban los fondos del Estado5 5.

Por carecer la Repblica de una moneda national, se dispuso el
15 de junio de 1848, el establecer una moneda national, compuesta
por piezas de oro y plata, las cuales seran acuadas cuando se
pudieras 6. Pero este proyecto nunca se llev a caboS 7.

En este mismo mes de junio se pretendi establecer como patrn
monetario el dlar norteamericano 8. Por medio de una ley del 20
de junio se dispuso que el Poder Ejecutivo hiciera convertir poco a
poco el dinero fuerte que haba en caja, hasta alcanzar la cantidad de
$100,000 pesos en plata norteamericana, para poder acuar plata
dominicana. Tambin se decidi exportar a los Estados Unidos toda
la plata vieja que se pudiera conseguir, para importarla acuada y la
emisin de papel moneda tirado en planchas de acero grabadas fuera
del pas, con la finalidad de conservar una cantidad de l en caja, para
abastecer el mercado cuando fuera necesario; de tal forma que se
pudiera comenzar a hacer erogaciones mitad en plata y mitad en
papel moneda, fijndose el valor de $240 pesos nacionales por una
onza de oro5 9.

El 14 de julio de 1848 se aprueba el presupuesto de los gastos
correspondientes al ao contable del lro. de julio de 1848 al 30 de









junio de 1849, ascendiendo la suma aprobada a $24,000 pesos
fuertes y a $984,260 pesos nacionales60.

Santana siempre encontr en su primera administracin,
personas en el Congreso que le hacan la oposicin; que vivan
criticndole la desorganizacin de su administracin public, en
especial su sistema financiero. En los ltimos meses de junio y julio
de 1848, estas discusiones se haban recrudecido, a pesar de que
Santana se mantena en el Poder autoritariamente y haba tomado
medidas dictatoriales contra sus adversaries. Parece ser, que l se
senta muy resentido por la oposicin del Congreso, por tanto "no
pudo llevar a trmino feliz su proyecto de reforms por lo que se vio
en la necesidad de deponer el mando y abandonar el campo de lucha
convencido de su desprestigio y de su impotencia"61. El 4 de agosto
de 1848, el general Pedro Santana hace su dimisin del Poder, ante el
Consejo de sus ministros, los que asumieron el mando en virtud del
artculo 99 de la Constitucin62.

LA ADMINISTRATION DE MANUEL JIMENES (1848-1849)

El 4 de septiembre de 1848 el Congreso elige al general Manuel
Jimenes, como Presidente de la Repblica, y este toma posesin del
poder el 8 de septiembre de ese mismo ao, prestando el juramente
de la ley ante el Congreso63. "Su primer paso, que no pudo ser ms
errado, dadas las condiciones en que ascenda al Poder, fue aceptar
sin modificaciones el incompetent ministerio que le haba legado
su antecesor"64.

En la historic de las finanzas y de la administracin pblica en la
Repblica Dominicana, el perodo del president Jimenes no ofrece
much interest. Desgraciadamente los acontecimientos politicos de la
poca no le permitieron llevar a cabo un verdadero sistema de
gobierno6 s5. Y el 29 de marzo de 1849 antes de cumplir un ao de
gobierno se vio en la obligacin de renunciar a la presidencia y
abandonar el pas. Entrando al otro da el general Pedro Santana para
hacerse cargo de la direccin del Gobierno66.

Cuando el president Jimenes renunci al Gobierno, la situacin
del pas era en lo econmico muy pobre: la hacienda pblica se
encontraba en peores condiciones que nunca y el estado de guerra
civil e international en que se haba desarrollado el Gobierno de
Jimenes, fueron los factors que hicieron que la crisis se agravara67.









Las existencias de papel moneda se haban agotado casi en su
totalidad y el hecho de que no se hubieran tomado los emprstitos
autorizados por las leyes del 2 de julio de 1847 y el 20 de junio de
1848, hizo que se produjera una gran escasez de papel moneda. Y
esta era la situacin del pas a mediados de 1849. No exista dinero
en caja para financial los gastos y el dinero que ingresaba a las arcas
del tesoro por concept de impuesto sobre las importaciones y
exportaciones, y otros concepts, no era suficiente para financial los
gastos del sector pblico6 8.

Esta situacin justific el que se volviera al mecanismo de hacer
nuevas emisiones de dinero. Y el 23 de julio se decret la emisin de
un milln de pesos nacionales6 9.

PRIMERA ADMINISTRATION DE

BUENAVENTURA BAEZ (1849-1853)

El 24 de septiembre de 1849 toma posesin de la Presidencia de
la Repblica el coronel Buenaventura Bez, por primera vez70. Su
toma de poder la seal con la lectura de su program de gobierno,
en el cual ofreca ocuparse de la organizacin y discipline del
ejrcito, que la administracin anterior haba destruido; de la
reform del sistema monetario, para poner coto al agio y las
fluctuaciones del cambio y la creacion de una moneda metalica que
tuviera en s valor intrnseco7 1.

En vista de la necesidad de tener en caja una reserve de dinero en
efectivo, con que hacer frente a los gastos que podra ocasionar una
nueva invasion de los haitianos, se decret el 28 de septiembre de
1849, una autorizacin para el Poder Ejecutivo, mandar a tirar una
emisin de un milln y medio de pesos72.

De tal forma que en el corto tiempo de dos meses se haba
autorizado una emisin de dos millones y medio de papel moneda.
Hecho que se explica, segn el historiador Manuel Pea Batlle, por
Suna simple razn histrica: "la primera emisin a que nos hemos
referido, del 23 de julio de 1849, se impuso por la necesidad en que
estaba el Gobierno de enjugar la diferencia que exista entire los
ingresos y egresos que se iba a producer en la distribucin de los
gastos publicos para los siete meses que transcurriran de junio a
diciembre del mismo ao. La segunda emisin aludida era
'consecuencia de la necesidad en que estaba elGobierno depreparar el







ejrcito y ponerlo en condiciones de resistir una problable invasion
de Soulouque. Los recursos haba que proporcionarlos a toda costa,
porque la vida misma de la Repblica dependa de las condiciones en
que se encontraba el ejrcito, cuando hubiera necesidad de
enfrentarlo a los preparativos que concluan los haitianos para invadir
de nuevo el territorio dominicano, eran circunstancias de suyo
anormales que requeran la adopcin de medidas extraordinarias e
imprevistas' 73.

El 22 de abril de 1850, el Congreso autorizaba al Poder Ejecutivo
para que en lo que se discutan y acordaban los presupuestos, tomara
todas las medidas necesarias para hacer confeccionar y emitir papel
moneda de la misma series y naturaleza que la determinada por su
decreto del 23 de julio de 184974. Y como llegaban noticias del
exterior, de que se rumoraba una nueva invasion de los haitianos, el
Gobierno se preparaba para hacerle frente y con la finalidad de tener
dinero en efectivo con que financial los gastos que la ,guerra pudiera
ocasionar, el Poder Ejecutivo autoriz el 27 de abril de 1850 al
Contador General, para reunir las sumas de $60,000 pesos en oro y
ese mismo da faculty al Ministro de Hacienda para ordenar una
emisin de billetes que cubriera la suma necesaria para la adquisicin
de los $60,000 pesos en oro mandados a reunir75.

El 15 de mayo el Congreso autoriza al Poder Ejecutivo para
negociar un emprstito de dos millones de pesos, con destino de
retirar el papel moneda circulante76. Este decreto es de gran
importancia ya que es como una recapitulacin de todo el orden en
que se haba desenvuelto hasta entonces la hacienda pblica. Se
trataba de amortizar de una sola vez todo el papel moneda emitido
desde 1844, cannjendolo con dinero en efectivo. "De ese modo se
redimiran las obligaciones de crdito contradas por el tesoro
dominicano y se haran descansar sobre la base de dinero contante
todo el sistema financiero de la Repblica..."77.

El decreto era bastante claro en cuanto a sus propsitos: "retirar
de la circulacin el papel moneda emitido desde 1844...." 78.

Al igual que en las administraciones de Santana y Jimenes, en la
primera administracin de Buenaventura Bez se hicieron cuantiosas
emisiones de dinero sin sancin legislative, sin que se publicaran en
los medios de informacin official y muchas veces sin monto fijo;
siempre bajo el pretexto, muchas veces cierto, de las urgentes
necesidades creadas al Estado por las constantes guerras con los









haitianos79. En una sesin celebrada por el Congreso Nacional el 1ro.
de diciembre de 1852, el ministry Juan Esteban Aybar present un
extract de las resoluciones del Gobierno. Entre los hechos que l
indic, estaba una resolucin del 27 de marzo de 1851, donde se
autorizaba una emisin de billetes de caja, sin consignar la suma, para
adquirir moneda fuerte que se tendra en caja para cubrir los gastos
de una possible invasion de los haitianos. Y el 22 de septiembre de
1851, segn la informacin del ministry Aybar, se autoriz al
ministry de Hacienda para hacer una emisin de billetes hasta la
cantidad de un milln de pesos, para los gastos de las tropas80.

El 6 de mayo de 1852 el Congreso aprueba la ley sobre los gastos
pblicos del ao 1852, asignndose la suma de $3,880,400 pesos
fuertes81.

Otro hecho important durante la primera administracin de
Bez, fue el que durante los aos de 1851 y 1852, esta estuvo
realizando conversiones de billetes nacionales por, moneda fuerte. Y
para el 31 de diciembre de 1852 el Gobierno tenia un balance en caja
de $231,706.80 en moneda fuerte, de cuya suma se encontraban
depositados en Saint Thomas, $100,000 en el banco de aquella isla,
ganando un inters de3% annual; y $60,791.73 en la.casa de Rotschild
& Co., al 6% de inters annual: Inversin esta de dinero que produjo
una discusin parlamentaria a la cada de Bez; y la mayor parte de
esas sumas la perdi la Repblica8 2.

En sesin celebrada el 20 de marzo de 1853 por el Congreso, el
diputado Benigno Filomeno Rojas deca: "seores: emitir cinco o
ms millones de papel moneda para reducirlos a cien mil pesos
fuertes, y depositarlos en un banco de Saint Thomas es una media
inconcebible, un hecho tan errneo, que basta haber ledo, las
primeras pginas de un Tratado de Economa Poltica para
comprender que as es como debe ser valificado"8 3.

El 15 de febrero de 1853 despus de haber cumplido su perodo
de gobierno, Bez le entrega el Poder al general Santana, quien
sustitua como Presidente. de la Repblica. Al. hacer entrega
Bez del Poder, seal que dejaba a la Repblica en paz con todas las
naciones, el tesoro, exhaust en 1849 por los dispendios de la guerra,
en un estado que poda llamarse prspero...84.









--SEGUNDA ADMINISTRATION DE SANTANA (1853-1856)

El 17 de marzo de 1853 el Congreso Nacional por medio de un
decreto le da carta blanca al gobierno de Santana, para que realizara
una emisin de billetes hasta la suma que fuese necesaria8 s. Esta
ltima emisin tena como finalidad el sustituir el papel moneda que
estaba en circulacin y que se encontraba en estado de deterioro86.

El 11 de junio de 1853, el Congreso asigna la suma de
$7,015,140 pesos nacionales y $103,290 pesos fuertes para los gastos
pblicos del ao 185387.

Pero el hecho ms important que sucedi durante la segunda
administracin de Santana, fue la demostracin por la comision de
Hacienda del Senado, en el mes de julio, de que exista un desorden
administrative y la "inminencia del descrdito national"'8. Y como
el tribune David Coen se atrevi a decir que reinaba el caos en la
contabilidad, y el tribune Aniceto Freites aadi que la bancarrota
era inevitable, el pueblo que se hallaba present en las barras del
Congress, pidi a gritos que se le ensearn los comprobantes que
debian justificar la fidelidad con que se estaban manejando los
fondos de la nacin, hecho que dio lugar a que el Gobierno hiciera
situar en esos das de sesiones una fuerza armada en las galeras de la
Casa Consistorial, y que fueran llevados a prisin el coronel Juan
Ruiz y el ciudadano Jos Mara Snchez, quienes fueron acusados de
haber sido los iniciadores de la demostracin popular, ambos
tuvieron que abandonar el pas el 17 de septiembre de ese mismo
ao, sin ningn juicio previo, en virtud de una orden del Poder
Ejecutivo89.

Para el 15 de septiembre, el Gobierno fija el valor del peso fuerte
a razn de $50 pesos nacionales por un peso fuerte, para el pago de
los derechos de exportacin e importacin90. Para el 20 de
septiembre, el Congreso aprobaba la Ley de Gastos Pblicos para el
ao de 1854, que presupuestaba de ingresos pblicos $36,000 pesos
en oro y $6,500,000 en papel moneda, y asignaba los gastos pblicos
en $72,932 pesos fuertes y $8,071,428 pesos nacionales9 1.

Tambin el 13 de septiembre de 1854 el Congreso prohibit la
venta en pblica subasta del papel moneda. Segn seala Pea Batile,
este decreto viene a sintetizar en su segundo considerando, cual haba
sido hasta entonces la poltica monetaria seguida en la Repblica
Dominicana: "Considerando que la emisin de papel moneda hecha









por el Gobierno desde su independencia del gobierno de Hait, ha sido
hasta el da la nica deuda que ha contrado la Nacin para con ella
misma con preferencia aceptar emprstitos gravosos al pas, pero no
obstante, debe considerarse esta media como transitoria, hasta que
en mejores circunstancias pueda arreglar definitivamente un sistema
monetario que satisfaga las necesidades pblicas"92.

En noviembre de 1854 se descubre en la ciudad de Santo
Domingo, miles de billetes de cinco pesos falsos que estaban en la
circulacin9 3. El Congreso intent detener esta falsificacin por un
decreto del 6 de diciembre de 1854, que sealaba que a los 60 das
de su publicacin los billetes de $5 se reputaran sin valor y seran
retirados de la circulacin. Los billetes de 5 pesos emitidos por el
Gobierno seran anulados y destruidos, y los billetes de 5 pesos falsos
depositados en los tribunales de paz contra recibo, hasta que la
justicia decidiera9 4.

Esta falsificacin de noviembre dio lugar a que se realizaran
nuevas emisiones. Y el 5 de mayo de 1855, se inform al ministry de
Hacienda Lavastida, que los tres millones de billetes de 20 y 40 pesos
emitidos de acuerdo a la resolucin de diciembre anterior, no haban
alcanzado para amortizar los billetes de 5 pesos. Todo este process
de emisiones y amortizaciones desenfrenadas estaban justificados por
el decreto del Congreso del 19 de mayo de 1853, que le otorg
,amplias facultades al Poder Ejecutivo en este sentido9 5.

El 16 de julio de 1855 el nuevo ministry de Hacienda y
Comercio Manuel Joaqun Del Monte, comunica una resolucin del
Poder Ejecutivo al Contador General. de Hacienda, general Regla
Mota, por cuyo medio se ordenaba la emisin de $1,600,000 en billetes
de 20 y 40 pesos. Un milln de esta nueva emision estaba destinado a
la amortizacin de los billetes deteriorados (no falsificados), y el
resto a otros pagos96.

El 5 de enero de 1856 encontramos otra emisin de papel
moneda por $500,000 en billetes de $10 para tender las necesidades
de la guerra97. Pero el Poder Ejecutivo no se conform con la
cuanta de la emisin anterior y resolvi emitir un milln de pesos
adicionales en billetes de $2 y $1098.

El 26 de mayo de 1856 el general Pedro Santana renuncia a la
Presidencia de la Repblica, ante el Senado Consultor, el cual
proclam al general Regla Mota como Presidente de la Repblica99.









Al otro da de la renuncia de Santana, es decir el 27 de mayo, el
Consejo de.Gobierno, hizo una de las muchas bagabunderas que se
realizaron en este perodo de nuestra historic, y fue que por una
simple resolucin tomada por ese organismo, se orden la emisin de
dos millones de pesos, sin tener el pueblo el ms mnimo
conocimiento sobre el asunto10oo0.

La administracin de Regla Mota fue extremadamente corta, ya que
renunci en octubre de ese mismo ao. Por tanto, su gobierno no
reviste ninguna importancia para nuestra investigacin.

SEGUNDA ADMINISTRATION DE BAEZ (1856-1858)

El 8 de octubre de 1856, Buenaventura Bez tom posesin de la
Presidencia de la Repblica, iniciando en esta fecha su segunda
administracin, que se caracteriz por ser una de las ms corruptas,
dentro del perodo en que est centrada nuestra investigation.

Cuando Bez asume el Poder, la circulacin monetaria se
mantena dentro de su relative valor fiduciario al tipo siguiente: un
peso fuerte tena un valor de 68.314 unidades, la onza de oro,
reducida a moneda national, equivala a 1,100 pesos nacionales'01.
Y esta constant devaluacin no era ms que un reflejo de todas las
emisiones anteriores, que llevaban al pas a la miseria, ya que todo
esto tena grandes repercusiones en el comercio y por consiguiente en
el erario public.

Una de las informaciones ms reveladoras de cul era la situacin
de la administracin pblica en aquel entonces, y de cmo se haba
desenvuelto la segunda administracin de Santana, la dio David Coen,
ministry de Hacienda de Bez, el 2 de marzo de 1857. El Ministro se
expresaba en estos trminos: "mis esfuerzos por establecer un
presupuesto regular han sido infructuosos a causa del gran desorden
administrative anterior; las cuentas que yo he encontrado eran
errneas y hasta fraudulentas, porque en las oficinas de las
intendencias exista una considerable cantidad de bonos de valor
nulo que figuraban como dinero cortant;; en las intendencias de
Santo Domingo, la capital y Puerto Plata se comprobaron deficits
considerable: la emisin de $3,000,000 de pesos autorizada por el
gobierno precedent ha sido despilfarrada; la venta de inmuebles
realizadas por el mismo fue fraudulent y anulable; es indispensable
la abrogacin de muchas leyes votadas con el fin de favorecer en
detrimento del fisco, los intereses de algunos partidarios"' 02.









El nuevo Gobierno que haba encontrado las cajas del Estado
vacas i decidi llenarlas usando el consuetudinario mtodo de las
emisiones de papel moneda. Y el 20 de abril el Senado Consultor
autoriz al Poder Ejecutivo a hacer una emisin que no poda pasar
de los seis millones, dos de los cuales se emplearan en reemplazar el
papel moneda deteriorado; y los cuatro restantes deberan ser
retirados de la circulacin antes del 2 de enero de 185810 3.

A continuacin pasamos a narrar cuales fueron las verdaderas
causes que motivaron esta ltima emisin y cuales fueron sus
consecuencias.

En 1857 como ya no haba much abundancia de papel moneda
dominicano, por efecto de una introduccin de oro y plata a la
Repblica por la zona del Cibao, el papel moneda lleg a cotizarse a
cincuenta pesos por uno fuerte; el valor del papel moneda haba
subido de valor si se compare con su cotizacin en 1856. Todo esto
no era ms que consecuencia de una cosecha muy buena de tabaco en
el Cibao, y los exportadores de tabaco comenzaron a traer al pas
much oro y much plata, en tan grandes cantidades que el comercio
optaba por el pago de sus derechos de aduana en esas species de
preferencia a la moneda national.

"Un gobierno quizs ms previsor e inteligente, hubiera
aprovechado esta oportunidad para recoger de una vez el papel
moneda en circulacion, con beneficios para sus tenedores y para el
fisco. Pero se hizo todo lo contrario, ya que el Gobierno de Bez
decidi quitar al comercio cibaeo, que supona opuesto a su
Gobierno, las utilidades que reportaba todos los aos de las
transacciones de cambio que hacia con los comerciantes del sur. Y
con el pretexto de amortizar los billetes deteriorados e impedir que
los perjuicios de la falta de numerario pudiera ocasionar a los
agricultores: perjuicios que Bez vea en el sentido de que como
haban llegado capitals extranjeros para la compra del tabaco, el
precio del papel moneda que escaseaba suba, conservando el
comercio el nominal en todos sus gneros, por lo que se produca
alteracin continue de los valores efectivos, teniendo que recibir
luego el agricultor el precio de sus products segn el estado del
cambio, y al' volver a la circulacin era con poco valor, de tal forma
que el agricultor venda su cosecha cuando estaba en su mayor valor
el papel moneda y luego lo empleaba cuando vala poco, ya que el
comercio ms previsor haba alterado para entonces sus precious. Y
con estos arguments se hizo autorizar por el Senado Consultor para








hacer una emisin de seis millones de pesos en abril del 57, como ya
sealamos anteriormente"1 o4.

Pero como en realidad no exista ninguna falta de numerario en
el comercio para las transacciones, ya que ste haba llegado del
exterior trado por el aliciente de la cosecha, el oro y la plata
alternaban ya en el Cibao con el papel moneda; pero al introducir el
Gobierno los seis millones de pesos en papel moneda, el aumento de
este vino a destruir el equ-librio mercantil ya que el papel moneda
comenz a devaluarse a la carrera 0 5.

Pero la crisis se fue recrudeciendo, ya que el 6 de mayo de 1857
el Senado Consultor autoriz a Bez a emitir ms papel moneda,
pudindose extender- la suma hasta lo que a su juicio se necesitara
para evitar prdidas a los agricultores o6.

Bez mand a emitir 18 millones de billetes, que fueron
repartidos para su venta al pblico, entire diferentes comisiones
encargadas de ofrecerlo al precio fijo de 1,100 unidades por una onza
de oro, y esto vino a ser la gota que rebos la copa de la crisis,
siendo los agricultores los ms perjudicados, ya que ellos haban
comenzado a vender su cosecha de tabaco, cuando el cambio estaba a
cincuenta por uno, y vinieron a deshacerse de ese dinero cuando ya
estaba a ms de 68 3/4, teniendo ellos que absorber las prdidas del
agio o07.

Y este agiotaje por el contrario fue de much beneficio para los
que estaban en el gobierno, que se beneficiaron de la venta del papel
moneda. Segn la opinion pblica, que calific el hecho como el
"bautizo", existan cuatro razones para haber tomado esta media:
segn unos, era el deseo de hostilizar el comercio cibaeo que no era
muy afecto al Gobierno; segn otros, era el deseo de proteger a sus
allegados polticos y darle la oportunidad de que comercializaran
con la renta pblica; segn estos a la necesidad de reunir en oro la
suma que haba el proyecto de dar al Presidente en compensacin de
los perjuicios inferidos a sus propiedades; y segn aquellos al inters
que tena el gobierno de tener en sus cajas suficiente oro para hacer
frente a la revclucin que todo el mundo esperaba 08.

Este hecho le cost a Bez el puesto, ya que los comerciantes de
Santiago le declararon la guerra y constituyeron el 7 de julio de
1857 un gobierno aparte en la ciudad de Santiago.









Bez decret el 19 de septiembre de ese mismo ao, otra emisin
de 2 millones de pesos en billetes, para poderle hacer frente a los
gastos de la guerra civil' 09. A este decreto respondi el gobierno de
Santiago, con uno del 12 de noviembre de 1857, prohibiendo la
introduccin de papel moneda de la ciudad de Santo Domingo, en
todo el territorio de la Repblica, direct o indirectamente, por mar
o por tierra, con la finalidad de impedir que el Gobierno siguiera
abusando del crdito pblico y aumentara ilimitadamente su deuda
flotante sin garanta'1 .

El 30 de enero de 1858, el Congreso Constituyente de Moca,
decidi desconocer como deuda pblica, el papel moneda, los vales u
obligaciones emitidos por el Gobierno de Baez, desde el 7 de julio de
1857111.

Por otro decreto del 9 de marzo el Congreso Constituyente de
Moca, autoriz al Poder Ejecutivo a crear una deuda national internal,
para consolidar en ella todos los vales, pagars u obligaciones que se
hubieran emitido en los diferentes puntos de la Repblica, por sumas
avanzadas, suministraciones, servicios o valores prestados a la causa
del 7 de julio y que constaran de documents fehacientes y firmados
o legalizados por una autoridad competent' 12.

El 1ro. de mayo de 1858 el Congreso nombra al general Jos
Desiderio Valverde como Presidente de la Repblica y a Benigno
Filomeno Rojas como Vicepresidente"3.. -
Por un decreto del 9 de mayo se decide, que la unidad monetaria
que deba regir en todo el pas era el peso de plata fuerte. Y esta
unidad deba tomarse en todos los casos en que se debiera establecer
el precio o valor de la moneda en circulacin' 14. Y el 11 de mayo de
ese mismo ao, se autoriz al Poder Ejecutivo a contratar un
emprstito de $500,000 pesos 1 s.

El 12 de julio de 1858 se firma entire el president Bez y el
general Santana, que se haba unido a los del Cibao, una capitulacin
por la cual entrego el primero el Gobierno a la revolucin y se oblig
a ausentarse del pas' 16.

Cuando Bez abandon el Poder, despus de 11 meses de lucha,
la Repblica estaba en complete bancarrota, la ruina era general. Y
como ya sealamos antes, fue el desorden administrative lo que
produjo la cada de Bez1 17.









TERCERA ADMINISTRATION DE SANTANA (1858-1861)

Despus que Santana haba dejado la autoridad en Santiago en
manos de hombres de su confianza, regres a Santo Domingo, donde
despus de haber declarado restablecida la Constitucin de 1854, se
dispuso a resolver la situacin econmica de la nacin, que era
realmente catica, despus de todas las emisiones de papel moneda
que se haban realizado durante el gobierno de Bez; emisiones estas
que le trajeron muchos problems al pas, no slo en el orden interno
sino a nivel international, que por no salirnos del tema de esta
investigacin no sealamos.

El 4 de septiembre de 1858 Santana declara que su Gobierno
reconoca, como vlida la suma de $45,290,430 pesos en papel
moneda' 18. Suma que l consideraba necesaria para la circulacion
efectiva o medio de cambio en las transacciones de la Repblica119.

Ya para esta fecha, el 8 de agosto de 1858, Santana haba
ordenado la emisin de $100,000 pesos fuertes1 2 0.

En enero de 1859 en comparecencia ante el Congreso, Santana
sealaba: que "Bez. y sus parciales haban dejado la hacienda
pblica en tal desorden, que a pesar de las investigaciones hechas no
haba podido averiguar con exactitud el guarismo a que alcanzaban
las sumas desfalcadas por ellos, porque los empleados responsables de
ese desorden haban eludido su responsabilidad, escapndose a la
sombra de la capitulacin, que los obligaba a hacer entrega formal de
todo lo que le perteneca a la nacin, pero cuyas estipulaciones no
haban sido respetadas absolutamente, pues que comprometidos a
entregar toda la marina de guerra, dispusieron de algunos buques,
circunstancia que indujo a mandar a Curazao un comisionado
especial para que los reclamara, con cuya diligencia slo se haba
conseguido la devolucin de una parte. Expona,, adems, que no
solamente haban dejado las arcas nacionales sin un centavo, sino que
cada da se descubra un nuevo fraude, un nuevo compromiso... Y
haciendo una recapitulacin de las medidas que habla tomado sobre
hacienda, expuso que haba ordenado la amortizacin de los billetes
de 150 y 200 pesos, sustituyndolos en el curso pblico con una
emisin correspondiente en billetes de 50, 20, 10, 5 y 2 pesos; que
haba decretado que fuesen retirados de la circulacin los billetes del
tipo de 100 pesos nacionales, representando un peso fuerte
garantizado con las rentas del Estado. Por que esos billetes, emitidos
por el Gobierno del ex-presidente Valverde, haban perjudicado









gravemente los intereses del fisco; que la penuria del tesoro le haba
movido a ordenar que los tenedores de bonos descontasen solamente
la mitad de su valor de pago en derechos de importacin y
exportacin, satisfaciendo los de puerto al contado; que deseando
liquidar las cuentas que la Repblica tena pendientes en Curazao y
Saint Thomas, a causa de los manejos del 'ex-presidente Bez con
algunos comerciantes de aquella isla, habia enviado, a ellas en calidad
de agent de la Repblica al Sr. Teodoro Stanley Heneken para que
se entendiese con ellos el arreglo de dichas cuentas, procurndose
orientar bien de ellas y hacer lo ms convenient a los intereses
nacionales1 21

En esta administracin de Santana, encontramos el mismo
mecanismo que siempre se haba utilizado para financial los gastos
pblicos y quizs de los miembros del Gobierno: las emisiones de
papel moneda.

El 4 de enero de 1860 el Congreso da una orden para que el
Poder Ejecutivo haga una emisin de hasta $50,000 pesos fuertes en
billetes del tesoro122. El 28 de marzo del mismo ao el ministry de
Hacienda y Comercio don Ricardo Ricart y Torres, present al
Senado Consultor, en nombre del Poder Ejecutivo la solicitud de una
autorizacin para emitir 10 millones de papeletas con la finalidad de
amortizar las que circulaban y estaban en malas condiciones12 3.

Y es como seala Csar A. Herrera "las fauces insaciables de la
poltica tormentosa de aquellos tiempos se tragaban cuantas sumas
de billetes pudieran imprimir las prensas del Gobierno en las ms
afanosas jornadas de trabajo"124. El 17 de julio de ese mismo ao, el
Poder Ejecutivo manda a emitir 10 millones ms de pesos
nacionales125, y el 28 de diciembre Santana dict6 un decreto para
disponer una nueva emisin de 8 millones de pesos en diferentes
tipos 2 s.

Y es muy interesante el hecho de que todas estas cuantiosas
emisiones las haca Santana, cuando ya estaba tramitando la anexin
de la Repblica a Espaa, descalabro financiero que luego iba a
recaer sobre los Capitanes Generales del Gobierno espaol.

La ltima disposicin que toma Santana antes de realizar la
anexin fue la de disponer que todo el papel moneda fuera recogido
en trminos de un ao al precio de 250 pesos nacionales por uno
fuerte. Como este decreto e lo haca en su calidad de Presidente, con








esto, todo parece indicar que l quera dejarle a la administracin
espaola un patrn o equivalencia para el canje de ms de cien
millones de pesos en billetes que circulaban en todo el pas12 7.

La anexin de la Repblica Dominicana a Espaa se realize el
18 de marzo de 1861, terminndose aqu la tercera administracin de
Santana.


CONCLUSION

Tratando de hacer una abstraccin de tipo econmico del
perodo que hemos estudiado, se llega a concluir: que como el
aumento en la masa monetaria no estaba condicionado por un
cambio en el product bruto (PB), ni por una reserve suficiente de
moneda fuerte, sino que estaba respaldada mayormente por el
crdito pblico; y aunque en varias ocasiones se hizo uso de los
prstamos al sector privado y en muy raras ocasiones de prstamos
extranjeros que de todos modos se malversaban, de manera que no
desplazaban la moneda blanda.

Por tanto, el aumento en la masa monetaria era respaldado en un
aumento de la deuda pblica.

Por otra parte, los cambios en la masa monetaria pueden
provocar inversin, lo que lleva a un cambio en el PB y en el nivel de
empleo; pero como el Gobierno no haca inversiones productivas y
los sectors privados se dedicaban en su mayora al comercio y a la
exportacin, el aumento en la masa monetaria se dedicaba a gastos-de
guerra, a gastos corrientes del Gobierno y al consumo del sector
privado.
Como no exista un cambio en el PB y las importaciones eran
pequeas, la demand era mayor que la oferta y se produca una
inflacin galopante, y por supuesto una devaluacin implcita y
continue de la moneda.

Aunque durante esta poca se intentaron diversas polticas
econmicas para resolver el problema financiero, muchas de ellas no
eran efectivas. Quizs la nica factible hubiera sido la que el
Congress aprob el 15 de mayo de 18501. La cual junto con los
impuestos a la exportacin y con una buena administracin pblica y
austeridad en los gastos corrientes, hubiera resuelto el problema.












NOTAS


1Pea Batlle, Manuel A. "Historia de la Deuda Pblica Dominicana en la Primera
Repblica". Boletn del Archivo General de la Nacin. Ciudad Trujillo. Num. 14, 16, Vol
4, 1941. p. 10
2Ibidem, pg. 10
3Garca, Jos G. Compendio de Historia de Santo Domingo. Santo Domingo, Impreso
en los Talleres de Publicaciones Ahora C. por A., 1968, tomo II p. 256
4lbid., p. 263
SColeccin de Leyes, p. 44 tomo 1
6Herrera, Csar A. Las Finanzas en la Repblica Dominicana. Ciudad Trujillo,
Impresora Dominicana, Coleccin Trujillo. 1955, tomo 18, p. 11
7Ibidem, pg. 11
8Congreso Constituyente de San Cristbal, Coleccin Trujillo. Tomo 3 p. 23
9Congreso Constituyente de San Cristbal. Coleccin Trujillo. Tomo 3 p. 23, 24, 25
10Loc. cit. p. 28
"lGarca, Jos G. loc. cit. p. 263 tomo II
12Garca, Jos G. op. cit. p. 264
13Garca, Jos loc. cit. p. 271
14Herrera, Csar A. loc. cit. p. 11
15Garca, Jos G. loc. cit. p. 272
16Coleccin de Leyes, p. 102 Tomo I
17Herrera, Csar A. loc. cit. p. 13
18De la Rosa, Antonio. Las Finanzas de Santo Domingo y el Control Americano. Santo
Domingo, Editora Nacional, 1969, p. 17
19El artculo 210 de la Constitucin le daba poderes extraordinarios al president
Santana, para tomar todas las medidas que el considerara necesarias para la seguridad del
pas.
20Herrera, Csar A. loc. cit. p. 13
21Garca, Jos G. loc. cit. p. 281
221dem. p. 285
23Garca, Jos G. loc. cit. p. 286
24Herrera, Csar A. loc. cit. p. 15
251bid. p. 15
26Herrera, Csar A. loc. cit. p. 15
27Ibid. p. 16
28Coleccin de Leyes, p. 236 tomo I
29Pea Battle, Manuel A. loc. cit. p. 11
30Ibid. p. 11
31Ibid. p. 11
32Herrera, Csar A. loc. cit. p. 16












33Garca, Jos G. loc. cit. p. 306 y 307
34Garca, Jos G. loc. cit. p. 311
35 Coleccin de Leyes p. 311 tomo 1
36Ibid. p. 394 tomo I
37Pea Batlle, Manuel A. loc. cit. p. 11-12
38Garca, Jos G. loc. cit. p. 321
39Garca, Jos G. loc. cit. p. 322
40Garca, Jos G. loc. cit. p. 327
411bid. p. 327
42Pea Batlle, Manuel A. loc. cit. p. 12
431bid. p. 12-13
44Pea Batlle, Manuel Al loc. cit. p. 12
45Herrera, Csar A. loc. cit. p. 18
46Herrera, Csar A. loc. cit. p. 18-19
47Pea Batlle, Manuel A. loc. cit. p. 13-14
48Coleccin de Leyes, p. 521 tomo I
49Coleccin de Leyes, p. 543 tomo I
50Garca, Jos G. loc. cit. p. 341
51Ibid. p. 342
52Garca, Jos G. loc. cit. p. 343
53Garca, Jos G. loc. cit. p. 343
541bid. p. 344
55Pea Batile, Manuel A. loc. cit. p. 17
56Coleccin de Leyes, p. 39 tomo II
57Garca, Jos G. loc. cit. p. 339
58Herrera, Csar A. loc. cit. p. 21
59Colecci6n de Leyes, p. 39 tomo II
60Ibid, p. 130 tomo II
61Pea Batlle, Manuel A. loc. cit. p. 19
62Garca, Jos G. loc. cit. p. 346
64Garca, Jos G. loc. cit. p. 7 tomo III
65Peia BatIle, Manuel A. loc. cit. p. 20
66Ibid. p. 20
671bid. p. 20
68Pea Batlle, Manuel A. loc. cit. p. 20
69Colecci6n de Leyes, p. 198 tomo II
70Garca, Jos G. loc. cit. p. 53 tomo III
711bid. p. 54
72Coleccin de Leyes, p. 249 tomo II
73Pea Batile, Manuel A. loc. cit. p. 21-22


30


,l 1-











74Coleccin de Leyes, p. 249 tomo II
75Garca, Jos G. loc. cit. p. 69-70 tomo III
76Colecci6n de Leyes, p. 269 tomo III
7Pela Batile, Manuel A. loc. cit. p. 22
78Colecci6n de Leyes, p..269 tomo III
79Herrera, Csar A. loc. cit. p. 24
80Herrera, Csar A. loc. cit. p. 24
81Colecci6n de Leyes, p. 403 tomo III
82Herrera, Csar A. loc. cit. p. 24
83Herrera, Csar A. loc. cit. p. 25
84Garca, Jos G. loc. cit. p. 91 tomo III
85Coleccin de Leyes, p. 476 tomo III
86Ibid, p. 476 tomo III
371bid, p. 451 tomo III
88Garca, Jos G. p. 131 tomo III
89Garca, Jos G. loc. cit. p. 131 tomo III
90Colecci6n de Leyes, p. 616 tomo III
911bid, p. 265
92Pea Batlle, Manuel, loc. cit. p. 23
93Herrera, Csar A. loc. cit. p. 28
94De la Rosa, Antonio. loc. cit. p. 18
95Herrera, Csar A. loc. cit. p. 30
96Herrera, Csar A. loc. cit. p. 30
97Coleccin de Leyes, p. 224 tomo III
98Herrera Csar A. loc. cit. p. 32
99Garca, Jos G. loc. cit. p. 181 tomo III
100Herrera, Jos G. loc. cit. p. 33
101Pea Batlle, Manuel A. loc. cit. p. 189
102De la Rosa, Antonio. loc. cit. p. 18-19
103Coleccin de Leyes, p. 295 tomo III
104Cfr. Garca, Jos G. loc. cit. p. 226 tomo III
1051bid, p. 226.
106Colecci6n de Leyes p. 531 tomo III
107Garca, Jos G. loc. cit. p. 226 tomo III
108Ibid, p. 227 tomo III
109Colecci6n de Leyes, p. 425 tomo III
110bid, p. 437
111Ibid, p. 451
1121bid, p. 503
113Coleccin de Leyes, p.











114Ibid, p. 513 tomo III
115Ibid, p. 506
116Pea Batlle, Manuel A. loc. cit. p. 195
1171bid, p. 193
118Herrera, Csar A. loc. cit. p. 43
119Garca, Jos G. loc. cit. p. 287 tomo III
120Coleccin de Leyes, p. 530 tomo III
121Garcia, Jos G. loc. cit. p. 302-303
122Coleccin de Leyes, p. 7 tomo IV
123Herrera, Csar A. loc. cit. p. 51
124Ibid, p. 51
125Coleccin de Leyes, p. 109 tomo IV
126Ibid. p. 139 tomo IV
127Herrera, Csar A. loc. cit. p. 53
1Ver notas 76, 77 y 78


BIBLIOGRAFIA

Coleccin de Leyes, Decretos y Resoluciones emanadas del Poder Legislativo y Ejecutivo de
la Repblica Dominicana. Santo Domingo, Edicin Oficial, Imprenta Listn Diario, 1927.

Congress Constituyente de San Cristbal. Coleccin Trujillo.

De la Rosa, Antonio. Las Finanzas de Santo Domingo y el Control Americano" Santo
Domingo, Editora Nacional, 1968.

Garca, Jos Gabriel. Compendio de la Histria de Santo Domingo. Talleres iAhora! Santo
Domingo, 1968.

Herrera, Csar A. Las Finanzas de la Repblica Dominicana. Ciudad Trujillo, Impresora
Dominicana, Coleccin Era de Trujillo, tomo 18, 1955.

Pea Batile, Manuel A. "Historia de la Deuda Pblica Dominicana en la Primera Repblica".
Boletn del Archivo General de la Nacin. Ciudad Trujillo, Vol. 4, 1941.
















PESO DE LOS GASTOS MILITARES EN LA
ECONOMIC DE LA PRIMERA REPUBLICAN

por Luis Armando Guzmn-Taveras


Formacin del Ejrcito de la Primera Repblica
LA ORGANIZACION DE LOS hombres dispuestos a liberar el pas
del yugo haitiano puede decirse que comenz con la fundacin de la
Trinitaria por Juan Pablo Duarte en el 18381.

De ah en adelante se organizaron grupos populares,
principalmente compuestas por jvenes que luego d haberse unido a
los reformistas hatians contra el rgimen de Boyer trabajaron
rduamente para alcanzar la independencia national2.

Como parte de los trabajos de preparacin, el 15 de noviembre
de 1843 Francisco del Rosario Snchez se comunic con Juan Pablo
Duarte, quien estaba en Venezuela, a fin de conseguir los elements
necesarios para organizer la lucha, tales como armas, municiones y
dems pertrechos3.

Duarte desengaado por las infructuosas gestiones que hizo para
conseguir estos pertrechos, opt por disponer, junto a su hermano
Vicente, de gran parte de los bienes que de su padre haban
heredado. Junto con la ayuda de algunos amigos y compaeros
reunieron los primeros medios, como plvora y plomo, por ejemplo,
que serviran ms tarde para iniciar la lucha separatista.

Los trabajos de organizacin en favor de la independencia
continuaron, y el 16 de enero de 1844 los hombres de la parte
espaola pusieron de manifiesto las razones por las cuales se
separaban del pueblo haitianos.










Como se sabe, despus de haberse pronunciado en la puerta del
Conde en la noche del 27 de febrero de 1844 Snchez,Mella y otros
patriots ms declararon la independencia de la parte del Este de
Hait y al otro da crearon la Republica Dominicana.

El ejrcito qued provisionalmente formado por la gente
corriente, dirigida por aquellos que eran ms adiestrados en la
guerra. As, Angel Perdomo se hizo cargo de la artillera; a Alejandro
Acosta se le confi la marina y la defense de las mrgenes del
Ozama6.

El 28 de febrero se estableci una Junta Provisional Gubernativa
la cual qued formada por don Toms Bobadilla, como president,
Manuel Jimenes Duarte, J. M. Caminero, Ramn Echavarra, Carlos
Moreno, Delorve, Valverde, J. Toms Medrano y Silvano Pujols como
miembros7.

Despus de haberse establecido esta junta provisional y de
haberse organizado una delegacin ante el Gobierno haitiano,
representado por el general Desgrottes el pas comenz a regirse
libremente.

Empez entonces la etapa de asegurar la independencia
recientemente adquirida crendose un ejrcito improvisado con altos
jefes que necesitaban reunir armas y los dems pertrechos8.

Pronto el pas utiliz esta organizacin de cuerpos armados
puesto que para el 9 de marzo de 1844 el Gobierno haitiano
presidido por Charles Hrard-ompa las hostilidades en el Sur9, y ms
tarde, el da 13, en el Norte. En el Sur se dio la batalla de Azua el 19
de marzo de 1844, ganada por Santana, y en el Norte, la batalla del
30 de marzo, en Santiago, ganada por Imbertlo.

Los gastos de estas batallas, del 19 y del 30 de marzo, fueron
cubiertos con las emisiones de papel moneda que hicieron la Junta
Provisional Gubernativa y los sucesivos gobiernos que le siguieron.
Por decreto del 19 de agosto de 1844 el general Pedro Santana emiti
la suma de $100,000 en moneda national11.

Pero antes de este decreto y debido a los combates empeados
tanto por el ejrcito en el Sur como en la frontera Norte, la Junta
Provisional haba emitido otras sumas en moneda national lo cual se
puede verificar por lo siguiente:








"Los derechos de exportacin de todos los frutos, efectos y
mercaderas vinieron en moneda nacional"'11 a Eso quiere decir, por
una parte, que el ejrcito fue mantenido desde muy cerca del 27 de
febrero con parte de las emisiones de moneda national que hicieron
tanto la Junta Provisional Gubernativa como la Junta Central,
reorganizada por Santana, cuando emiti los $100,000.
Por otro lado, adems de la moneda, estaban las ayudas y
contribuciones de los pueblos, que -se hacian bajo acuerdo de que
fueran devueltos despus que el pas mejorara econmicamente.
Algunas veces esta ayuda era espontnea. En el primero de los casos
podemos citar el llamado que hace el general Ramn Matas Mella al
pueblo de San Jos de las Matas, el 21 de marzo de 184412." En este
,lamado aparece una lista de las personas que contribuyeron al
sostenimiento de la guerra y del tren administrative que se
necesitaba. Estas personas fueron:

Romn Bid $800
Ciprin Mallol 200
Francisco Vials 200
Jos Devandalier 200
J. E. Villanueva 100
Juan Luis Bid 200
Manuel Curiel 100
Fernando Aponte 100
Total $190013

Otras veces, adems de las contribuciones de las comunidades
para sostener la guerra con Hait y, por lo tanto, para mantener el
ejrcito eran sumas prestadas que facilitaban personas particulares,
tal como aparece en una carta del Secretario de Guerra y Marina,
general Manuel Jimenes, al coronel Comandante de Armas de Ban,
Manuel de Regla Mota, que dice:

"Y digo a usted que es necesario pagar a las tropas,
especialmente a las que estn en las fronteras, por tanto usted
solicitar al seor Jaime Vidal u otra persona, la suma que pueda
necesitar para pasar revista a la compaa que me anuncia usted que
esta en sevicio en esa comun (Ban) y que deelladeben marchar 20
hombres para las Fronteras"14.

Adems de estas fuentes -emisin monetaria y ayuda o prstamos
a largo plazo- habla otra que consistia en los impuestos de









exportacin e importacin de los cuales dependa el Gobierno. El
Gobierno gravaba las mercancas y otros efectos de exportacin e
importacin, de acuerdoa un decreto sobre aduana dado en 18451 s.
Antes de 1845, el 19 de abril de 1844, la Junta Provisional que
gobernaba la nacin expidi el decreto nmero 4 buscando, por
todos los medios, naciones con las cuales sostener relaciones
diplomticas con el objeto de sacar, a travs del comercio
international, algunas ventajas econmicas que pudieran aliviar en
parte la carga de los gastos del Gobierno en su mantenimiento y en el
de las fuerzas armadas16.

En el decreto se dispuso quitar el 10 por ciento que se le
asignaba a los artculos de aquellos pauses que no tenan relaciones
comerciales antes con Hait. De modo que se adoptaba una poltica
abierta para que el comercio tambin ayudara a sostener la socavada
economa que era el resultado, en gran parte, de medidas de los
gobiernos haitianos de Boyer y Herard Durante sus gobiernos, haban
emigrado las principles families del pas originndose con ello una
gran fuga de capitals' 7.

Pero haba algo que estorbaba el buen funcionamiento del
comercio international. Debido a las emisiones que constantemente
hacan los gobernantes de entonces los comerciantes importadores se
vean con el problema de que mientras los minoristas podan pagar
sus deudas en moneda national a los mayoristas stos tenan que
enfrentarse con los comerciantes extranjeros que no queran aceptar
la moneda criolla por su escaso valor, a causa, precisamente, de las
grandes emisiones que se hacan18.

Este gran flujo de moneda afectaba en forma direct e indirecta
el comercio que se realizaba con unos pocos pases, entire ellos,
Inglaterra, Francia y Alemania19. De ah que los derechos de
exportacin e importacin se vieran afectados lo mismo que las
entradas del Gobierno y del ejrcito, que en cierto grado dependan de
esos impuestos.

Adems del ejrcito, que operaba en tierra, estaba la marina. Por
el decreto del 19 de abril del 1844 se declare la guerra a Hait no slo
por tierra sino tambin por mar20. Es decir, se form otro cuerpo
armado que se llam la flotilla dominicana compuesta, al principio,
por las goletas: "Separacin Dominicana", General Santana",
"Mara Chica" y "La Leonor"2 1.

Aunque algunas de ellas ya haban sido compradas por el nuevo









Estado, tal como "Separacin Dominicana",22 otras haban sido
donadas por extranjeros que depositaron confianza en la joven
nacin, despus de los triunfos del 19 y el 30 de marzo de 184423.

Algunos de estos buques haban sido prestados por extranjeros
que residan en el pas: El bergatn goleta "Leonor", de Abraham
Cohn; la goleta "Mara Chica", de los hermanos Ginebra, x la goleta
"Mara Luisa", de Pellerano y Maggiolo, quienes no slo facilitaron el
buque sino prestaron servicios en favor de la causa national24.

La misin principal de estos buques era mantener una buena
comunicacin entire Santo Domingo y otras ciudades costeras -tales
como Azua- donde tenan que ir cada 10 12 das a llevar tropas de
renuevo, o para abastecerlas llevando raciones a unos 3,000 militares
destacados en el sur26.

La flotilla national realizaba, adems, otras funciones y por
tanto esto implicaba nuevos gastos por parte de ese departamento.
As el 26 de julio de 1844 la flotilla, al mando del general Cambiaso,
sostuvo un combat naval con la flotilla haitiana27. Mantener, pues,
la marina funcionando significaba otros gastos ms para el
Gobierno28.

Segn la Ley de Gastos Pblicos del lo. de junio de 1846 al 30
de julio de 1847 al Departamento de Marina se le asign la suma de
$200,000 en moneda national, para gastos en raciones, sueldos,
indemnizacin de mesas a los oficiales, reparacin de buques, etc.,
constitua esta suma el 13.02% del presupuesto dedicado ese ao al
Departamento de Guerra y Marina, el cual ascenda a $1,535,775
pesos en moneda national y $25,000 en moneda fuerte29.

Tambin en ese ao la cantidad dedicada para la fuerza del
ejrcito terrestre fue de $1,335,775.

El por ciento de gastos para las fuerzas terrestres fue el 86.98i,
pero el total de gastos para el Departamento de Guerra y Marina fue
el siguiente:

Guerra y Marina
Gastos distribuidas en esta forma:

a) Indirectos








Moneda fuerte Moneda national
Al Secretario de Estado $3,600 $

A los empleados, y gastos de bufete $3,696- 7,296

Para gastos de sueldos:

Generales, comandantes de armas y
Estado Mayor y Secretarios de
Estado 588,316

Gastos de bufete para los comandantes
de armas 2,000

Total gastos indirectos 597,612

b) Gastos director

Raciones para el ejrcito en activid. d y
servicio 656,563

Para comprar alimentos y medicines 10,000

Para gastos extraordinarios de guerra 70,000

Para sueldos, raciones e indemnizaciones de
la Marina.31. 200,000

Gastos de las bateras de los regimientos
y de los habilitados 1,600

Total de gastos para la guerra y su
sostenirmiento
(Gastos director) $ 938,163

Como podemos ver la primera parte muestra sueldos de altos
funcionarios y de gente que no tena participacin direct en las
campaas militares. La segunda parte da una idea de los gastos
director de la guerra en ese ao, (del primero de junio de 1846 al 30
de julio de 1847). Ambas parties alcanzan el total de gastos para el
Departamento de Guerra y Marina en ese period que alcanz a la
suma de $1,535,775 en moneda national.








Los gastos indirectos alcanzaron el 38.91% del total del
presupuesto dedicado a Guerra y Marina el cual ascenda a
$597,612. -

Los gastos director para el sostenimiento de los dems militares y
de la guerra misma representaron $938,163 o sea un 61%.

Como se explic anteriormente, el Gobierno dependa de los
impuestos de exportacin e importacin, de las donaciones y
compromises hechos con personas particulares que contribuan a la
defense de la nacin; y de las grandes emisiones que haca para
sostener los cuerpos recin organizados en milicias.
Pero como se puede ver, stas sumas no slo eran para el
sostenimiento de las tropas en actividades guerreras, de sus sueldos,
raciones,etc. sino tambien para sostener una clase que constitua una
especie de burocracia military3 2.

Con este presupuesto, adems de darles las raciones y sueldos a
los militares,3 3 se compraban pertrechos de guerra y municiones. As
en 1845 el general Pedro Santana envi al doctor Jos Caminero,
Ministro de Finanzas, a los Estados Unidos donde compr
armamentos y ropa para la tropa34. Tambin aparece el dato en una
carta dirigida por el general William L. Gazneau, quien haba sido
designado Agente Comercial de los Estados Unidos aqu:

"Estn siempre sobre las armas 8,000 dominicanos, listos para el
servicio inmediato; y una vez por semana la poblacin de hombres
disponibles se present para hacer ejercicios, y cierta proporcin
queda mientras los que lo han prestado son licenciados. La Repblica
Dominicana tiene 30,000 carabinas, todas compradas a los Estados
Unidos desde 1844 hasta ac"3 s.

Esto adems de mostrar el alto costo en pertrechos que causaba a
la administracin, tambin refleja que la mayor parte de la poblacin
disponible estuviera dedicada al servicio military, causando, junto con
otros males (emisiones de papel moneda, etc.), una hendidura en la
economa de aquel entonces. Esto se puede ver mejor en un informed
del agent americano Jonathan Elliot, el 29 de septiembre de 1850:

"Todo cuanto pide este pueblo es la paz. Ellos han mantenido su
independencia durante siete aos, sin envolver la Repblica en
deudas... Mientras manejan con una mano los escasos implementos de








la agriculture para sembrar frutos que acaso no podrn cosechar, se
vepn- obligados a sujetar en la otra la espada defensora; de esto he sido
yo testigo ocular"36.

Estos gastos obedecan a que, despus del 27 de febrero de 1844,
se haban formado numerosos cuerpos armados, que surgieron como
necesidad de la Repblica Dominicana frente alas hostilidades del
ejrcito haitiano37. Adems, se haba desarrollado un ncleo de
militares que posean altos rangos, los cuales haban surgido ya de la
necesidad de organizer el ejrcito o por sus hechos en el campo de
batalla3 8

Estos grados los confirmaba, al principio de la Repblica, la
Junta Central Gubernativa cuando no los otorgaba ella misma39, lo
que dio lugar a que este ncleo de altos militares fuera creciendo
poco a poco, llegando a contarse a fines de 1845, un nmero de 68
altos jefes, entire ellos generals de brigada (13 en total); coroneles y
tenientes coroneles (25 en total); capitanes, comandantes de armas
de provincias y tenientes (30 en total)40..

El nmero aument con los sucesivos gobiernos, entire ellos el del
general Pedro Santana. el primero que gobern cuando se reorganize
la Junta Central Gubernativa el 16 de julio de 184441; y luego,
cuando fue investido como Primer Mandatario de la Nacin el 13 de
noviembre del mismo ao, as tambin en sus otros perodos durante
los cuales mantuvo su misma forma de gobierno4 2.-

La Constitucin del 6 de noviembre del 1844 favoreca el
ascenso de militares, ya que en su artculo 210 le daba poder al
President para conceder grados, mandos, etc4 3.

El 31 de mayo de 1845 el president Santana, junto con el
Secretario de Guerra y Marina, Manuel Jimenes, ascendi a un grupo
de militares en funcin a sus destacadas actuaciones durante el lapso
que haba transcurrido desde el 27 de febrero de 184444.

Estos ascensos iban naturalmente seguidos de asignaciones ms
elevadas de sueldos, en virtud de los nuevos poderes y obligaciones
que se les conferan a cada uno de esos militares. Por este motivo el
Congress Nacional, en fecha 4 de julio de 1845, mediante el decreto
nmero 57, fij los sueldos mensuales a los militares, en la' forma
siguiente:










General de brigada $170
Coronel 100
Teniente coronel 57
Capitn ayudante. 32
Teniente 24
Soldado 445,45a46

El nmero de personas que ostentaban altos grados militares
segua en aumento, y ya el 14 de julio de 1848 haba en la nueva
nacin un total de 109,47 entire generals de division y de brigada,
coroneles y tenientes coroneles (estos ltimos generalmente
ocupaban las comandancias de armas), capitanes y tenientes.
Los sueldos mensuales de estos eran:

El Secretario de Estado $3,600
General de division 2,700
General de brigada 2,040
Coronel 1,200
Capita'n 384
Teniente coronel 6 004 8
Teniente 288
Soldado 4848 a

Comparando las cifras del 1845 se nota un incremento no slo
en la cantidad de oficiales, sino tambin en los sueldos que se les
pagaban, lo cual dio lugar, como dijimos antes, a la formacin de
una especie de burocracia military.

Esta burocracia se vio favorecida por las oportunidades que tuvo
en los diversos combates con el ejrcito haitiano durante la campaa
de 1845, en las batallas y encuentros de comendador, Cacimn, Las
Caobas, Hondo Valle, Los Pinos y Oreganal, La Estrelleta, Beller,
Escalante, etc., y a travs del perodo de sostn de la independencia
que dur desde el primer ataque de los haitianos el 19 de marzo de
1844 en Azua hasta la batalla de Sabana Larga en el 185649. Esta
burocracia tambin se fue desarrollando a media que se hacan
cambios en el Gobierno gracias al ascenso a posiciones claves de
algunos militares, tal como ocurri con el golpe de Estado dado por
Manuel Jimenes al Presidente Santana el 13 de abril de 18495 0.

PARTE II

A partir de la promulgacin del decreto nmero 23 del 29 de









noviembre de 1844, el ejrcito pas a ser ya, no una series de grupos
populares sino un cuerpo institucionalizado5i.

Su funcin era -de acuerdo con la Constitucin del 6 de
noviembre- tanto "la de defender el Estado contra las agresiones
externas como contra las conmociones internal y la custodia de las
libertades pblicas"5 2.

-Estaba dividido en tres cuerpos principles: Ejrcito de tierra,
Armada Nacional y Guardia Cvicas 3.

Estos tres cuerpos estaban dirigidos por un Ministro Secretario
de Estado, cuyas funciones (de acuerdo al artculo 21 del decreto
nmero 39 del 7 de junio de 1845) eran: organizer, vigilar y
administrar el ejrcito de mar y tierra, acatar las disposiciones del
Congress, y respetar a las disposiciones del Poder Ejecutivo y cumplir
con aquellas obligaciones y deberes que le estaban asignados54.

Este organismo military deba estar compuesto por todos aquellos
dominicanos mayores de 15 aos pero menores de 40, fuesen
voluntarios o asalariadoss 5.
Para su sostenimiento, se cre, por los artculos 178 y 179 de esa
misma Constitucin, un fondo annual para sufragar los gastos
correspondientes de modo que fuera possible tender sus
necesidades5 6.

Los gastos del Ministerio se determinaban mediante el
presupuesto annual que haca el Departamento de Guerra y Marina.

Gastos del Departamento de Guerra y Marina

En vista del decreto nmero 31 del 22 de abril del 1845, el
Congress Nacional autoriz al Poder Ejecutivo, (Santana), a
tomar las medidas necesarias mientras se discutiera y se aprobara el
presupuesto del Estado para el ao 18455 7.

El decreto dice en su artculo nico: "mientras se discuten los
gastos e ingresos del present ao 1845, el Poder Ejecutivo tomar las
medidas que fueren necesarias o convenientes ante las presents
circunstancias".

Haban asignaciones a cargo de los generals y jefes que se
encontraban al frente del ejrcito. Entre ellos podemos encontrar las









asignaciones hechas al general Antonio Duverg, Comandante del
Ejercito Expedicionario en la Frontera Sur, desde el 2 de diciembre
de 1844, hasta el 21 de mayo de 184557a.

Gastos del Ejrcito Expedicionario del Sur:

2 de diciembre de 1844 $4,000
8 de enero de 1845 6,992
11 de febrero de 1845 10,512
24 de febrero de 1845 8,000
8 de marzo de 1845 8,000
18 de marzo de 1845 20,000
22 de abril de 1845 17,200
13 de mayo de 1845 800
18 de mayo de 1845 2,000
$102,504

Estos gastos del Ejrcito Sur cubren el perodo que se inicia el 2
de diciembre de 1844 y terminal el 21 de mayo de 1845ss8.

Presupuestos militares

El decreto nmero 47, del lo. de julio de 1845, fija la Ley de.
Gastos Pblicos desde: el 10 de julio de ese ao al 30 de junio de
184659.

En el artculo lo. de esta ley se asignaban para los gastos
pblicos de ese ao, $1,179,889 (un milln ciento setenta y nueve
mil, ochocientos ochenta y nueve) y para el Departamento de Guerra
y Marina un milln de pesos ($1,000,000). Este milln de pesos
cubra los gastos del ejrcito de tierra y mar, y se divida en partidas
para arsenales, hospitals militares, buques y, en general, todo el
Departamento60. El presupuesto general era este:

Ministerio de Justicia e Instruccin Pblica $75,636
Ministerio de Interior y Polica 60,736
Idem de Hacienda y Comercio 43,526
Idem de Guerra y Marina 1,000,000

$1,179,898 (a)
(a) Esta suma est rectificada.









La distribucin en tanto por ciento en moneda national fue la
siguiente:

Guerra y Marina 84.8%
Justicia e Instruccin Pblica ,6.4%
Interior y Polica 5'.1%
Hacienda y Comercio 3.7%

El 4 de julio de 1845 el Congreso Nacional lanz su decreto
nmero 57, por el cual arregla los sueldos de los militares que estn,
o no, en actividad de servicio y seala, a la vez, el de los ayudantes
del Presidente de la Repblica y dems oficiales generals6 0-.

El artculo 2 deca: "El ejrcito en campaa en las fronteras de
la Repblica, ser en todo tiempo el ms acreedor a este prest. y
subsistencia, con preferencia a todo otro empleado".

1846

Ley de Gastos Pblicos para el ao econmico del 1 de junio de
1846 al 30 de julio de 1847.

El artculo lo. de esa ley fija la cantidad de un milln setecientos
setenta y un mil ochocientos treinta pesos; y treinta y seis mil pesos
fuertes

Resumen general:61

Ministerio de Interior y Moneda Fuerte62 -Moneda national
Polica $1,000 $63,997
Idem Justicia e Instruccin 94,886
Pblica
Idem de Hacienda, Comercio y
Relaciones Exteriores 10,000 77,172
Idem de Guerra y Marina 25,000 1,535,775

Total General $36,000 $1.771,830

La distribucin en % fue:

Moneda fuerte:

Guerra y Marina 68.9%









Hacienda y Comercio y Relaciones Exteriores 27.9%

Interior y Polica 3.2%

Distribucin en moneda national:

Guerra y Marina 86.8%

Justicia e Instruccin Pblica 5.3%

Hacienda y Comercio y Relaciones Exteriores 4.36%

Interior y Polica 3.6%

1847

Decreto nmero 111 del Congreso Nacional, prorrogando la Ley
de Gastos Pblicos de 1846, a 1847, para el ao econmico de 1847
a 184863

1848

Decreto nmero 200 -Ley que fija los gastos pblicos por los 7
meses de junio a diciembre de 184964.

Artculo 1 -Se asigna para los gastos pblicos de los meses junio
al 31 de diciembre del corriente ao del 1849, la cantidad de un
milln y un mil novecientos veinte y nueve pesos en moneda national,
y cinco mil doscientos cuarenta y dos pesos en moneda fuerte.

Resumen general

1849

Ainisterio de Interior y Moneda fuerte Moneda national
Polica $117,384
Idem de Justicia, Instruccin Pblica y
Relaciones Exteriores $2,000 54,724
Idem de Hacienda y Comercio
Comercio 1,742.24 257,208
Idem de Guerra y
Marina 1,500,00 592,613

Total general $5,242.24 $1,021,929









La distribucin en por ciento es la siguiente


En moneda fuerte:

Justicia, Instruccin Pblica y
Relaciones Exteriores 36.9%

Hacienda y Comercio 33%
Guerra y Marina 27.6%

Distribucin en moneda national

En tanto por ciento es la siguiente:

Guerra y Marina 58.3%
Hacienda y Comercio 25%
Interior y Polica 11%
Justicia e Instruccin
Pblica 5%

Artculo 2.- "Desde ahora queda fijado el ao econmico del lro.
de diciembre al 31 de enero de cada ao comn65.
Artculo 6to.- Mientras una ley fije ulteriormente los sueldos
definitivos al ejrcito, los militares en actividad de servicio, de,
subayudantes sargentos para abajo hasta soldado inclusive, gozarn
del double del sueldo que les estaba asignado por cada revista de
prest.; y los "oficiales inferiores", de capitn hasta alferez inclusive,
recibirn a ttulo de gratificacin, estando en actividad, de servicio,
en cada revista de sueldos, cada uno o ms de su presupuesto6 sa.

Ya el 9 de octubre de 1849, esta ley fue modificada por un
decreto adicional a la Ley de Gastos Pblicos, para los siete meses de
junio a diciembre de ese ao.

El artculo 1ro. de ese decreto deca: adems del contingent de
dos mil hombres en actividad de servicio, queda votado por la
present un excedente de dos mil hombres ms para facilitar el
servicio alternative y en consecuencia se afecta para este captulo, en
la seccin de guerra la suma de $339,92469.

Este decreto fue firmado por el Ministro de Hacienda (Mella)
con esca modificacin el resume general qued as:70.









Ministerio de Interior Fs Ns
y Polica $117,384

dem de Justicia, Instruccin Pblica
y Relaciones Exteriores 2,000 54,724

Idem de Hacienda y
Comercio 1,742.24 257,208
dem de Guerra y
Marina 1,500 932,587

5,242.24 $1.361,903
1850

Decreto nmero 229: el 11 de diciembre de ese ao, el Poder
Ejecutivo (Bez) emite ese decreto sealando el presupuesto y
gratificaciones a la guarnicin en la frontera..71.

El artculo 1ro. deca: "los sueldos de las guarniciones de
servicio en los Cantones de Neyba, Las Matas y Guayubn, sern
pagados desde el 1ro. de enero entrante como presupuesto y
gratificacin del modo siguiente:

A los generals de division $300
A los generals de brigada 250
A los coroneles 150
Tenientes coroneles 80
Capitanes 50
Tenientes 40
Subtenientes 30
Sargentos subayudantes 25
Sargentos primeros 20
Sargentos segundos 18
Cabos primeros y segundos 16
Soldados 12

1852

Decreto nmero 267, del Congreso Nacional, que asigna los
sueldos a los empleados civiles y militares72. considerando "que
hasta la present no hay una ley orgnica sobre sueldos".









Al general libertador por
mes (Santana) $1,000
A los de division 450
A los de brigada 350
A los coroneles 200
Tenientes coroneles 100
Capitanes 75
Tenientes 60
Alfrez 50
Sargentos de brigada 40
Sargentos primeros 32

El Congress Nacional aprob la Ley de Gastos Pblicos para ese
ao. El resume general fue7 2a:

Moneda fuerte Moneda national
Ministro de Interior $300 $829,982

Idem de Justicia 175,295
Idem de Hacienda 5,100 176,476

Idem de Relaciones
Exteriores 10,000 1,500
$19,400 $3,880,425

Distribucin en tanto por ciento:

En moneda fuerte:

Ministerio de Relaciones Exteriores 51.4%
dem de Hacienda 26.8%
Idem de Guerra 20.3%
dem del Interior 1.5%

Distribucin en moneda national:

Ministerio de Guerra y Marina 71%
Idem del Interior 21.5%
Idem de Hacienda 4.5%
Idem de Justicia 4.4%
Idem de, Relaciones Exteriores 0.031%









El artculo 10 de dicha ley deca:


"En casos extraordinarios de usar los buques de guerra o de
movilizar el ejrcito, por causa de invasiones o para subvenir las
erogaciones de un caso fortuito, el Poder Ejecutivo queda autorizado
para disponer de las Arcas Nacionales, en cualquier moneda, las
cantidades que consider necesarias"7 3.

1853

Decreto nmero 291

Artculo nico: "El Congreso Nacional prorroga el presupuesto
de gastos pblicos del ao econmico anterior, (1852) desde el
primero de enero del corriente ao, hasta la aparicin legal del nuevo
presupuesto, con el aumento que previene la ley orgnica del sueldo
de abril de 185274.

11 de junio de 1853

Decreto nmero 324.- La Ley sobre Gastos Pblicos de ese ao
asigna la cantidad de $7,015,224 (siete millones quince mil
doscientos veinte y cuatro) en moneda national y $103,292 (cientos
tres mil doscientos noventa y dos) en moneda fuerte7 5.

Resumen general

Moneda fuerte Moneda national
Ministerio de Interior
y Polica ; $13,360 $670,040

Idem de Justicia e
Instruccin Pblica 1,200 647,872

Idem de Hacienda y
Comercio 24,932 2,632,380

Idem de Guerra y
Marina 63,800 3,064,952

Total general $103,292 $7,015,244









Distribucin en tanto por ciento:

Moneda fuerte:

Guerra y Marina
Hacienda y Comercio
Interior y Polica
Justicia e Instruccin Pblica

Distribucin en moneda national:

Guerra y Marina
Hacienda y Comercio
Interior y Polica
Justicia e Instruccin Pblica


61.8%
24.1%
12.9%
1.6%


43.6%
37.5%
9.6%
9.2%


1854

El Congress Nacional lanza un decreto sealando el sueldo de los
altos funcionarios, entire ellos:


El President de la Repblica
El Vicepresidente
Los Secretarios de Estado y Miembros
del Senado
Los Jefes Polticos (Gobernadores
de Provincias)


Moneda national
$72,000
36,000

36,000

24,000


Estos sueldos correspondent al Gobierno del general Santana.

1854

Ley de Gastos Publicos:

Artculo 1.- Se asigna para los gastos pblicos del ao 1854 la
suma de setenta y dos mil novecientos treinta y dos pesos fuertes y
ocho millones setenta y un mil cuatrocientos veinte y ocho pesos
moneda national, distribuida as 77


El President de la Repblica


Moneda national
$72,000









El Vicepresidente 36,000
Los Secretarios de Estado y
Miembros del Senado $36,000

Los Jefes Polticos (Gobernadores
de Provincia) 24,000

Estos sueldos correspondent al Gobierno del general Santana.

Resumen general moneda fuerte moneda national

Departamento del Interior
Polica y Agricultura $4,300 $1,160,640

Idem de Justicia e
Instrucci6n Pblica 333,372

Idem de Relaciones
Exteriores 10,000 50,000

Idem de Hacienda y
Comercio y Fomento 8,632 919,180

Idem de Guerra y Marina
y Obras Pblicas78 50,000 5,609,236

Total general $72,932 $8,071,428

Distribucin en por cientos
Moneda fuerte:

Guerra, Marina y Obras Pblicas 68.8%

Relaciones Exteriores 13.7%

Hacienda, Comercio y Fomento 11.8%

Interior Polica y Agricultura 5.7%

En moneda national:

Guerra, Marina y Obras Pblicas 69.5%









Interior, Polica y Agricultura

Hacienda, Comercio y Fomento

Justicia e Instruccin Pblica

Relaciones Exteriores

1855


19.8%

11.2%

3.8%

0.61%


El decreto nmero 407, del 4 de julio de ese ao, asigna en el
articulo l'ro. la cantidad de cincuenta mil cien pesos fuertes y ocho
millones quinientos cuarenta mil doscientos sesenta y dos pesos en
moneda national para los gastos de ese ao78.

La distribucin fue:


Resumen general
Departamento de
Interior y Polica

Idem de Justicia e
Instruccin Pblica

Idem de Hacienda y
Comercio

Idem de Guerra y
Marina

Total general


Moneda fuerte moneda national

$9,300 $1,335,940


20,000


9,220


11,589

$50,100


Distribucin en moneda fuerte:

Justicia e Instruccin Pblica

Guerra y Polica

Interior y Marina

Hacienda y Comercio

52


303,092


761,980


6,139,250

$8,540,262


39.6%

23.1%

19%

18.3%








En moneda national:


Guerra y Marina 71.9%

Interior y Polica 15.6%

Hacienda y Comercio 9%

Justicia e Instruccin Pblica 3.5%

1857

Ley nmero 495 de Gastos Pblicos, de 1857 dice en su artculo
lo.:

"Se asigna para los gastos del present ao de 1857 y del
semestre de 1858, la suma de noventa mil cuarenta y tres pesos con
ochenta y nueve centavos fuertes, y tres millones, ciento sesenta y
siete mil seiscientos pesos en moneda national79.

Resumen general
Moneda fuerte moneda national

Departamento de
Interior y Polica y
Agriculture $53,763.89 $1,811,000

Idem de Justicia,
Instruccin Pblica y
Relaciones Exteriores 24,480 614,400

Idem de Hacienda y
Comercio 10,460 725,400

Idem de Guerra y Marina81 1,440 16,800
Total general $90,143.89 $3,167,600

Distribucin porcentual:

En moneda fuerte:


Interior, Polica y Agricultura


59.7%











Justicia, Intruccin Pblica y
Relaciones Exteriores 27.1%

Hacienda y Comercio 12%

Guerra y Marina 1.10%

En moneda national

Interior, Polica y Agricultura 57.2%

Hacienda y Comercio 22.9%

Justicia, Instruccin Pblica y
Relaciones Exteriores 19.1%

Guerra y Marina 0.6%

Despus de este ao hasta 1860 es difcil localizar los gastos de
guerra.


NOTAS

1Jos Gabriel Garca, Compendio de la Historia de Santo Domingo. Tomo II, Pg. 186.
2Ernesto Vega y Pagn, Historia de las Fuerzas Armadas, Coleccin "La Era de
Trujillo": 25 aos de Historia Dominicana. Tomo I. Pg. 17.
3Garca, dem, Tomo II, Pg. 186
4Idem, Pg. 317.
5Emilio Rodrguez Demorizi, Documentos para la Historia.. Vol. 1.
6Garca, Idem., Tomo II. Pg. 220
7Vega y Pagn, Historia... Tomo II, Pg. 225.
8Garca, Compendio... Tomo 1, pg. 18
9Vega y Pagn, Historia... Tomo 1, Pg, 19.
10Garca, Compendio... Tomo II, Pg. 238.
11 Csar A. Herrera, Las Finanzas de la Repblica Dominicana, Tomo 1, Pg. 13
11aldem, Pg. 11
12Emilio Rodrguez Demorizi,Guerra Dominico-baitiana. Impresora Dominicana,
Ciudad Trujillo, Volumen I, Pg. 80.
13El autor no indica si esta suma es o no en moneda national.
14Vega y Pagn,Historia... Tomo I,Pgs. 20, 21.
5Fsto se puede apreciar en el anexo II de los artculos de importacin en la Coleccin
de Leyes y Decretos. Tomo 1.











16Emilio Rodrguez Demorizi, Documentos... Volumen I, Pg. 20.
171dem,Pgs.9, 10.
18Vega y Pagn, Historia... Tomo 1, Pg. 101.
19Rodrguez Demorizi, Documentos... Vol. I, Pg. 157.
20Coleccin de Leyes y Decretos Tomo 1, Pg. 19.
21Garca, Compendio ... Tomo II, Pg. 246.
221dem, Pg. 242.
231dem, Pg. 241.
241dem, Pg. 241.
25Idem, Tomo II, Pg. 241.
26Vega y Pagn, Historia... Tomo I, Pg. 85.
27Garca, Compendio... Tomo II, Pg. 242.
28La Ley de Gastos Pblicos del 1ro. de junio de 1846 al 30 de julio de 1847, fija para
ese Departamento $200,000 en moneda national, para los gastos del ramo: en raciones,
sueldos, indemnizacin de mesa a los oficiales y reparacin de buques lo que represent un
13.0210 de lo dedicado al Ministerio de Guerra y Marina. Coleccin de Leyes y Decretos,
Tomo I, Pg. 398.
29Se tom el presupuesto del ao 1846 al 1847 como muestra por lo siguiente: 1ro. es
el primer presupuesto de la Nacin que ofrece separados los gastos de la Marina y del
Ejrcito de tierra. 2do. Especifica ms la distribucin del dinero en el ramo de Guerra y
Marina haciendo possible obtener una diferencia, ms o menos superficial, de cmo se
empleaba el dinero en este Departamento, ya direct o iratirectamente
31Aunque en la Marina haba sueldos tan altos cotno los del Ejrcito de tierra, stos
slo los componan un general de brigada con $2,040, un coronel con $1,200 y un Secretario
de Marina con $192.
31Lo cual no es comparable con los que tenan los del ejrcito de tierra. Por eso he
introducido los $200,000 pertenecientes al Departamento de Marina como gastos de
sostenimiento del Ejrcito (gastos director) y de la guerra. Los pocos sueldos altos en la
Marina puede observarse en la Coleccin de Leyes y Decretos, Tomo II, Pg. 130
32Se ha tomado el presupuesto del 1ro. de junio de 1846 al 30 de julio de 1847 para
demostrar, sencillamente, que no todo el presupuesto estaba dedicado a Guerra y Marina en
cuanto a los gastos director.
33El total pagado a un soldado alrededor del 1844 y del 1845 era de $4.00 mensuales.
(Vega y Pagn, Historia... Tomo I, Pg. 28). As tambin un general de brigada: $170; un
coronel $100; un teniente coronel $57; un capitn ayudante $32 y un tensente $24. Idem.,
Pg. 68.
34Garca, Compendio... Tomo II, Pg. 287.
35Vega y Pagn, Historia... Tomo I, Pg. 134.
36Sumner Wells, La Via de Nabotb; Tomo I, Pg. 115.
37 Vega y Pagn, Historia... Tomo I, Pg. 30.
381dem, Pg. 30
39Idem, Pg. 30.
40ldem, Pg. 36.
41Coleccin de Leyes y Decretos; Tomo I, Pg. 28.
42 Garca,, Compendio... Tomo II, Pg.*270.










43Idem.,Pgs. 266-270.
4Vega y Pagn, Historia... Tomo, I Pg. 46.
451dem., Pg. 48
45aldem, Pg. 28
461dem, Pg. 68. (estos sueldos pueden verse en una hoja de pago enviada por la Secreta-
ra de Estado al general Duverg en el sur).
471dem, Pg. 106.
48Coleccin de Leyes y Decretos. Tomo II, Pg. 136:
48aldem, Pg. 136-137.
49Vega y Pagn, Historia... Tomo I, Pg. 137.
50Idem, Pgs. 114-115.
51Coleccin de Leyes y Decretos, Tomo I, Pg. 85.
52Idem, Tomo I, Pg. 78.
53Ilem, Pg. 78.
541dem, Pg. 190.
55Idem, Pg. 85.
561dem, Pg. 78.
571dem, Pg. 110
57aVega y Pagn, Historia... Tomo I, Pg. 26.
58No aparecen los datos acerca de los gastos del Ejrcito de la Frontera Norte, el cual
estaba al mando del general de division Francisco A. Salcedo. (Vega y Pagn, Historia...
Tomo 1, Pg. 36.) Por ello no es possible, hasta ahora, conocer cules fueron sus gastos desde
su organizacin hasta junio de 1845.
59Coleccin de Leyes y Decretos, Tomo I, Pg. 236.
60Idem Pg. 240.
60ildem, Pg. 260.
61ldem, Pg. 398.
62Las monedas fuertes, por excelencia, eran en esta poca el dlar americano y el duro
espaol.
63Coleccin de Leyes y Decretos, Tomo I, Pg. 521.
641dem, Tomo II, Pg. 202-203.
651dem, Tomo II, Pg. 203.
65aldem.
67Idem, Tomo II, Pg. 130.
68Idem, Tomo II, Pg. 130.
69Idem, Pg. 223.
70Idem, Pg. 223.
711dem, Pg. 264.
72Idem, Pg. 264.
72aldem, Pg. 408.
73Coleccin de Leyes y Decretos. Tomo II, Pg. 408.










741dem, Pg. 451.
751dem, Pg. 505.
761dem, Pg. 593.
771dem, Pg. 625.
78Coleccin de Leyes y Decretos, Tomo III, Pg. 219.
791dem, Pg. 400.
801dem, Pg. 410.
81Esto nada ms correponde en la Secretara de Estado a los sueldos de los secretaries
Official Mayor y el Jefe de Seccin.
821dem, Pg. 411.
83 dem, Pg. 411.












INTRIGAS DIPLOMATICAS PARA
TOMAR SAMANA: 1843-1874

por Rafael -.E. Yunn




1
LA POSITION ESTRATEGICA DE la Isla de Santo Domingo ha
originado, en muchas ocasiones, que la ambicin y avaricia de las
grandes potencias tendieran a ocuparla sin tener en cuenta los
mtodos a utilizar para ello. El recortado litoral, cuyos entrantes y
salientes ofrecen buena proteccin; el clima tropical que no present
muchas variaciones; su flora exhuberante que ofrece innumerables
riquezas y, sobre todo, su perfect ubicacin en el Mediterrneo
americano, hacen de nuestra isla un enorme tesoro del que se pueden
extraer pinges beneficios.

Pero no hay en toda la Isla lugares ms codiciados y quizs de
los ms hermosos, que la Pennsula de Saman, conjuntamente con la
Baha del mismo nombre. Estos nombres estn resonando en la
historic dominicana desde hace much tiempo, pero ya ms
especialmente, desde que comienzan en la parte oriental de la isla, las
ideas de independencia.

En el ao 1821 a raz de la malograda experiencia de Jos Nez
de Cceres, los franceses, aprovechando la confusion del moment,
enviaron un emisario a Martinica para que el encargado de la marina
en esa isla viniera y desembarcara en la peninsula de Samani, la cual
"era una vieja obsesin de los ministerios franceses desde los d as de
Luis XIV"(1). Cuando llegaron, ya la isla entera estaba ocupada por
los haitianos, quienes al mando de Boyer y otros, permaneceran en
ella durante veinte y dos aos.









En el transcurso de esta poca, la isla se conoci con el nombre
de Hait, aunque a los de la parte oriental se les llamaba espaoles.
Todo este period fue para el Hait Espaol sumamente tedioso, ya
que se viva en la peor de las dictaduras, lo cual sumi al pueblo en
una prolongada miseria. Este ambiente fue agravado an ms por los
excesivos impuestos que cobraban los haitianos, los cuales estaban
destinados al pago de su deuda con Francia. Esta deuda se deba a un
acuerdo hecho en 1825, mediante el cual Hait se comprometa al
pago de 150 millones de francos para que Francia reconociera as su
independencia. Dicho acuerdo fue modificado ms tarde en 1838 al
rebajrsele el pago a 80 millones de francos como indemnizacin por
daos sufridos a los antiguos colonos franceses de Hait. La
importancia que esta deuda va a tener es considerable, ya que la
poltica haitiana se mover a buscar facilidades para su pago,
mientras que la poltica de Francia (y luego de otras potencias)
tender a buscar posesiones en la isla como garantas de dicho pago.

Esta poltica de las grandes potencias va a ser llevada por los
cnsules representatives de ellas en Puerto Prncipe, entire los cuales
se destacaron A. N. Levasseur por Francia y Thomas Ussher por
Inglaterra. Estos seores harn diversos papeles, desde conspiradores
hasta mediadores y su funcin fue muchas veces decisive para.
cambiar el curso de la historic, como veremos ms adelante.

Los pagos no se estaban efectuando con regularidad, lo que
mueve a Francia a hacer presin sobre el gobierno haitiano. Segn
dice Sexter Perkins que desde 1841 Levasseur "le recomend a su
gobierno el incautarse la Baha de Saman en recompensa por los
incumplimientos" -y agrega- "que desde los comienzos Levasseur
meti la mano en las conspiraciones de los dominicanos y los alent a
career que poda asegurarse la proteccin de Francia" (2).

Efectivamente, Levasseur aprovecha que el descontento en la
parte oriental es enorme y se pone en contact con los representantes
o diputados de sa en Hait para comenzar un plan.

Pero volviendo a la deuda, los ingleses pretenden sacar provecho
de la pobre economa haitiana, ofrecindole un prstamo al gobierno
haitiano para que ste pueda pagar dicha deuda y a la vez evitar que
la anarqua dividiera la Repblica. Todo sto se iba a efectuar a
travs del Sr. Dupuy, nuevo president haitiano. Segn este plan,
Hait debera ofrecer como garanta entire otras cosas, y "en caso de
absolute necesidad para el buen suceso de las negociaciones, la







ocupacin de un punto martimo, a su eleccin" 3. Sin embargo las
garantas ofrecidas por el gobierno haitiano fueron las minas de cobre
de San Cristobal y la explotaci6n de los bosques de caoba de las islas
Tortuga y Gonaive, lo cual parece que no satisfizo las ambiciones
inglesas e hizo fracasar a Mr. Dupuy.

Francia enva un agent para gestionar el pago y a ste se le
aconseja que no acepte ninguna garantia que no fuera la Pennsula de
Samana, porque este pedazo de terreno se encontraba lejos de Hait,
y tena muchos recursos naturales. El mismo Levasseur peda
incesantemente a su gobierno que se anduviera rpido con Saman,
que se forzara a pagar a Hait y como ste no poda, que le diera a
Francia la Mole de San Nicolas y a Samana. En Abril de 1843 el
capitn Jannin decia en su informed a Francia: "la toma de posesin
de Saman no present ninguna dificultad. Francia adquiere un buen
puerto, un territorio bastante vasto, una mina de carbon, los medios
de sacar partido de valores encerrados en la parte este de Santo
Domingo, en fin, una posicin de donde le sera fcil exigir la
ejecucion de los tratados y cuya explotacin permitira indemnizar
a los antiguos colonos y cubrir los gastos de la colonia que se
fundase"4.

2
Por otro lado, algunos dominicanos comenzaron a pedirle a las
potencias que les ayudaran a liberarse del dominio haitiano para que
luego de separados, esa potencia le diera un protectorado con el fin
de poder hacer un gobierno fuerte sin intervencin haitiana. Esca idea
la mantenan diferentes grupos de la parte Este, pero se diferenciaban
en cual potencia deba protegerlos: unos queran a Inglaterra, otros a
Espana, otros a Francia y un pequeo grupo quena realmente la
independencia y sin compromise con ninguna otra nacin. Este
pequeo grupo fue el de los trinitarios.

Segn coinciden los informes de la poca, el pueblo miraba con
desconfianza estos grupos y dudando de su triunfo los llamaba
"colombianos", recordando la triste poca de "La Espaa Boba". A
pesar de todo el deseo general era el de volver a unirse con Espaa, ya
que estos habitantes de la parte Este eran casi todos de esa
descendencia, se identificaban como tales y se diferenciaban de sus
invasores por sus tradiciones hispanas, lo ms lgico era que esa misma
Espaa, viniera a "liberarlos". As pensaban figures prominentes
como Gaspar Hernndez, Lpez Villanueva y Pablo Paz Castillo,








quienes dirigan sus peticiones al Comandante espaol en Puerto
Rico.

El grupo de afrancesados estuvo ms bien radicado en Puerto
Prncipe y formado por los diputados dominicanos all, comandados
por Buenaventura Bez, quien por cierto se haba educado en
Francia. Este grupo tena tambin sus simpatizantes en Santo
Domingo, preferentemente Toms Bobadilla y Briones.

Bez comienza sus conversaciones con el cnsul Levasseur y un
grupo de oficiales franceses que residan en Puerto Prncipe, estando
tambin entire ellos Eustache Juchereaux de Saint Denys, quien haba
sido designado cnsul francs en Cabo Haitiano, pero no haba
tomado posesin de dicho cargo al encontrarse con que dicha ciudad
estaba destruida por el terremoto de 1842. En dichas conversaciones
Bez le ofreci a Francia la parte oriental de la Isla, "pero si sta
poltica resultaba ser una usurpacin demasiado fuerte, para el
paladar de algunos, entonces procurara el protectorado francs,
ofreciendo para sto la cesin de la Pennsula de Saman como
carnada apetitosa para el logro final de su designio"5. Este
ofrecimiento empezo a conocerse con el nombre de Plan Levasseur.
Este plan en su artculo No. 6 deca que en reconocimiento de la alta
proteccin de Francia, la nueva Repblica har el abandon de la
Pennsula de Saman y la ceder a Francia.

Levasseur y sus compaeros franceses empezaron a resaltar la
importancia de que Francia se ocupara de estos asuntos, antes de que
pudiera hacerlo otra potencia. Con el fin de agilizar las operaciones
consiguieron que el consul francs Saint Denys fuera designado mejor
en Santo Domingo. Logrado este objetivo, el cnsul se poseciono a
finales de Diciembre de ese ao en la parte oriental, lo cual trajo
sospechas a los jvenes trinitarios de las interesadas intrigas de Bez.

El mismo Bobadilla se da cuenta de la situacin y
momentneamente se pasa al lado de los trinitarios, siendo el
redactor del famoso document, "Declaracin de los pueblos de la
parte Este de la isla de Santo Domingo sobre las causes de su
separacin de la Repblica Haitiana", fechado a 16 de Enero de
1844, en el cual adems de hablar de otros asuntos, deja entrever en
el fondo la posibilidad de una proteccin extranjera argumento que
gust a los conservadores) y a la vez enaltece la labor de los jvenes
con ideales (cosa que agrad a los liberalss. Por consiguiente no es
de extraar que ambos bandos separatists firmaran el document.








Los liberals aceleran sus planes ya por el peligro que entraaba
el Plan Levasseur, ya porque en sus propias filas haban problems o
por cualquier razon; lo que pas fue que el 27 de febrero de ese
mismo ao se declara la independencia de la parte Este y sto
sorprende a Bez y dems, quienes todava no haban recibido
respuesta de Francia acerca de su plan.

Los diputados dominicanos en Puerto Prncipe tienen que salir
hu endo y Bez llega a Azua molesto con todo lo que haba pasado y
pide que no se le inmiscuyera en la Independencia, lo cual motivo
que se le acusara de traidor, pero luego se retracta y pide colaborar
con la Junta Gubernativa que se haba formado, en la cual haban
afrancesados o conservadores.

Es preciso sealar la misin de Saint Denys, quien se convirti en
la figure central de las negociaciones entire los dos nuevos estados.
Hasta mayo tanto liberals como conservadores actuaron unidos,
pero un hecho agrieta las relaciones: la planteada cesin de Saman a
Francia para que sta protegiera a los dominicanos de futuras
invasiones haitianas. Efectivamente, los conservadores ms algunos
miembros de la Junta queran que se firmara una carta para pedir
dicho fin. Es ahora cuando Toms Bobadilla, volviendo al lado
conservador, le ofrece la Pennsula de Saman al cnsul francs,
Francisco B. Lpez, quien adems comunica que el Sr. Paz del
Castillo le escriba dicindole que "La Espaa debera tomar
posesin de Saman antes que los franceses, pero la salida de este
paso sera questionable"6.

Los liberals logran boicotear la reunion el 26 de mayo, pero
luego sus intentos fallan y se logra firmar la carta, donde aparece
hasta la firma de Snchez. Ms luego, el General Pedro Santana
ocupar la presidencia siendo apoyado por los conservadores, el
ejrcito y el consul Saint Denys.

El vicecnsul ingls en Hait, Harrison J. Thompson, en carta
enviada el 14 de junio a Lord Aberdeen, denuncia los planes
franceses respect a Saman y a la vez dice career que "los
dominicanos preferiran que el Gobierno espaol reasumiera su
derecho sobre la parte oriental de la Isla a que caiga en manos de los
franceses. Se abriga alguna esperanza de que ef Gobierno de Su
Magestad se interpondr para evitar que los franceses entren en
posesin de Saman y yo creo que ellos gustosamente recurriran a
Inglaterra en busca de proteccin si se les animara hacerlo"7.








Hay que sealar tambin que no slo estos ofrecimientos de
entrega venan de los dominicanos, sino que el propio Levasseur estaba
ms que interesado y por varias razones, entire ellas la de que despus
de obtenida Saman, se pudiera incorporar toda la Repblica bajo la
influencia tanto econmica como cultural de Francia. Al igual que
Bez, estaba seguro que despus de Francia, no haba otra potencia
que pudiera hacerlo porque Espaa estaba destruida debido a sus
guerras civiles y no tena armas; deca tambin que "la proteccin
inglesa se cambiara fcilmente en dominacin y la dominacin
inglesa no poda establecerse sino al precio del sacrificio de su
nacionalidad, de la profunda modificacin de sus leyes y costumbres,
de la alteracin de su lengua, etc."8. Esta argumentacin parece no
tener sentido ya que costaba igual la adaptacin a Inglaterra que a
*Francia, a menos que en ese moment Bez se refiriera solo a Hait.

3

A todo sto es bueno aclarar que la posicin del gobierno francs
,fue siempre en contra del protectorado, en contra de la posesin de
Saman por ellos y en favor de mediar entire los dos estados para que
convivieran en paz. El ministry Guizot en respuesta a Levasseur el 25
de julio le comunica "que aprobaba el plan en su aspect financiero y
en cuanto al reconocimiento de la independencia dominicana por
nuestra mediacin y nuestra garanta; pero en esta restriccin que
deberis descartar toda question relacionada con la toma de posesin
de Saman"9.

Es muy razonable esta posicin del Ministro Guizot, ya que para
esa poca, Inglaterra mantenia un estado de alerta en las Antillas y
cualquier movilizacin francesa provocara roces con los Ingleses.
Adems parece ser que el gobierno francs vea la independencia
dominicana como un medio para que Hait no pudiera pagar su
famosa deuda.

Pero volviendo al terreno d los hechos, lo cierto es que
Levasseur no comunica este cambio de planes a Saint Denys, o
porque no recibi este despacho de Guizot o porque prefiri hacerse
el sordo y demostrar con la continuacin de los planes que Saman le
iba a rendir mejores beneficios a Francia que la tortuosa deuda de
Hait. Este desconocimiento de Levasseur lleg a dividir las fuerzas
revolucionarias dominicanas, precisamente cuando ms se necesitaba
su unidad.









Saint Denys pide informaciones al Ministro Guizot y ste le
contest recordndole sus despachos anteriores y a la vez
mostrndose asombrado porque los cnsules haban ofrecido su
apoyo para el protectorado. Entonces Saint Denys despus de recibir
ese despacho de fecha 20 de noviembre, le comunica a Santana un
cambio de planes, proponindole que la Repblica compartiera parte
de la deuda de Hait. Grave error porque si sto fue una de las causes
fuertes para buscar la separacin, cmo el pueblo iba a aceptar la
deuda si ahora era independiente.

Bobadilla se da cuenta de la situacin y aprovechando la
enfermedad de Santana, le contest a su manera a Saint Denys
dejndole entrever que no quera negociar en ese sentido. Saint
Denys se queja de que el gobierno no quiera y Santana al darse
cuenta de lo que hizo Bobadilla le ordena contestarle de otra manera
al cnsul francs, pero como quiera present una evasiva a la oferta
del pago de la deuda. Estas dos notas se hicieron el 25 de abril de
1845.

Se puede afirmar que a partir de esta fecha terminal el Plan
Levasseur, pero a pesar de todo, Levasseur sigue haciendo otros
planes, incluso hasta el moment en que se retira poco despus. As lo
revela el propio Saint Denys en una de sus cartas enviadas a Francia,
el 27 de diciembre, y de la cual extraemos: "Et aujourd'hui, dans
l'ignorance: des motifs qui font agir differmment notre Consul
general au Port-au-Prince et, en presence des intrigues incessantes
de aux qui passent ici pourses confident et ses agents secrets, je
m'applaudis de l'avoir adopte et suivie"1 0.

Este fue el primero de los planes que se trazarn para corromper
la soberana de la nueva nacin.

LAS POTENCIAS Y SAMANA. SU IMPORTANCIA.

LA ANEXION A ESPAA.

1
Desde fines del 1845 en adelante, el o los gobiernos que tendr
la Repblica trazarn su poltica exterior o bien a buscar simples
acuerdos comerciales o a complejos tratados de proteccin con el fin
de asegurar a la Repblica de los ataques haitianos. En todos estos
tratados de proteccin estaba la cesin de Saman o su








arrendamiento o su uso prctico; es entonces cuando esta Pennsula
se convierte en la batuta que har variar las actitudes de las potencias
para con el pas.
Para esta fecha se comienza a sobrevalorizar las riquezas e
importancias de Saman. Claro est, cada enviado sabiendo que si su
pas se decida, el agent destacado en la Repblica iba a ocupar un
uen puesto, trataba de rendir el mejor informed possible y a la vez
destacar que los dominicanos queran a la nacin que l representaba.
As vemos como estos enviados y cnsules transforman los
verdaderos sentimientos del pueblo y dicen que los dominicanos
hablaban de cada una de esas potencias como "la mejor y la que ellos
ms quieren".

Volviendo al valor que se le estaba dando a Saman para esa
poca, permtaseme reproducir algunos cuantos documents de
importancia. De un artculo publicado en un diario de Caracas el 30
de agosto de 1845 y reproducido luego en Santo Domingo en el
peridico "El Dominicano", nos dice: "La sola peninsula de Saman
con su hermosa baha de 14 leguas de largo con 5 de ancho, teniendo
dentro de ella otra, la baha de San Lorenzo o de Perlas,
desembocando en aquella el famoso ro Yuna, navegable hasta la
mejorada villa de Cotul, de la cual distan poco las ciudades de la
Concepcin de La Vega y Santiago de los Caballeros con caminos
llanos y, fciles de convertirlos en ferrocarriles, y circundadas de los
ms feraces terrenos agrcolas, puede fomentar dentro de poco un
comercio maravilloso. Nada hay en Amrica comparable a aquella
posicin desde la cual se est rumbo director a Europa"1 1.

El segundo informed habla de la visit de un enviado
norteamericano que lleg a la Isla por el 1846. Anteriormente a dicha
visit, haba ocurrido otra en el ao anterior, lo cual dio motivos para
que Mr. T. Heneken denunciara a su gobierno.ingls el peligro que
significaba la presencia de los Estados Unidos en las Antillas.
Referente a esta segunda visit, encontramos lo siguiente: "Los
Estados Unidos mandan un bergantn de guerra que estuvo en Santo
Domingo 11 das, un segundo comisionado a examiner ms
detenidamente la isla. Este comisionado es Mr. Porter, hijo del
distinguido Comodoro Porter. Despus de visitar los valles de Ban,
etc... pasar a Saman, a esa peninsula que encierra en su fertilsimo
suelo, tierra de promisin, riquezas mil para cualquier poblacin
industriosa que quiera habitarla, y recoger la primera las primicias de
un terreno virgen baado de un lado por el mar del Norte, de otro








por su hermossima, espaciosa y segura baha, riqusima de peces y
de ballenatos nunca inquietados por la persecucin active del
hombre; de otro lado por el Atlntico, y de otro por el navegable ro
Yuna que une con Cotu, etc..." -termina diciendo- "que toda
ponderacin es inferior a la realidad del tesoro inagotable que espera
en la Pennsula de Saman la actividad humana, para recompensarla
con ms del ciento por uno de las Sagradas Escrituras"12.

Al observer las actividades de los Estados Unidos en aguas del
Caribe, las potencias europeas comienzan de nuevo sus intrigas, pero
ya esta vez van mas dirigidas a la peninsula que anteriormente,
debido precisamente a que se saba que el mayor inters de la nueva
potencia del Norte era dicha Baha para una base naval y como punto
de enlace entire Amrica del Norte y Amrica Central y Amrica del
Sur.

De las primeras potencias en reaccionar est Inglaterra, la cual
contaba en nuestro pas con un ingls quien deca sentir tanto por los
dominicanos que hasta se nacionaliz como tal y pele con ellos en
contra de los haitianos. Este seor era Tehodore S. Heneken, quien
en carta enviada el 2 de junio de 1847 a Lord Palmerston, Ministro
de Relaciones Exteriores del gobierno ingls, le dice que: "la Gran
Bretaa puede gozar de los privilegios de una base naval en Saman
sin comprometer la independencia national de la Re blica
Dominicana, cuyas estipulaciones podran ser la garanta" 3. En
mayo visit la Repblica procedente de las Islas Turkas un tal Mr.
Gibb, quien se entrevista con Santana y segn l, el gobierno
dominicano estaba dispuesto a ceder la Baha de Saman como
apostadero de barcos. Todo sto lo comunica inmediatamente a Lord
Palmerston y adems le aade las noticias de que Francia tambin
quiere esta posicin y que los Estados Unidos ya han nombrado un
agent commercial en Santo Domingo, pero que el pueblo prefera a
los ingleses y que stos deben hacer un acuerdo, puesto que "la
importancia de Saman para la Gran Bretaa como apostadero naval
y commercial es evidence para el ms casual de los observadores"14.
Esta carta fue escrita en fecha 29 de junio de ese ao y segn se ve en
los archives, Lord Palmerston escribi sobre ella que no conoca a
Mr. Gibb. Lo mismo est escrito sobre la otra carta de Heneken,
aunque se pide informacin sobre l. Es de ':uponer entonces que el
Gobierno Dominicano trataba con personas que ni siquiera eran
conocidas por el gobierno que "representaban".

Los cnsules franceses en la isla son sustituidos de sus cargos por
Vctor Place en Santo Domingo y el cnsul Maxime Raybaud en








Puerto Prncipe. Parece ser que el gobierno comienza de nuevo las
negociaciones con los franceses ahora por medio de M. Place, pero
stas no concluyen en ningn punto especfico como veremos ms
adelante.

Para 1849 el gobernador de las Bahamas, Mr. Jorge Matews,
visit la Repblica y luego pas por Puerto Rico donde se entrevist
con el Capitn General para comunicarle sus impresiones y a la vez
darle a conocer lo que l crea deba ser la poltica a llevar por
Espaa. En relacin de su viaje le describe al Capitn General que
Espaa no permitir que Francia y menos Estados Unidos tomen la
Repblica Dominicana ni tampoco a Saman. "Je ne sais si le
Ministre d'Espagne a Paris a connaissance de cette affaire, mais il me
parait que cette Nation quoiqu elle ne soucie pas de se mettre sur
pied de guerre pour prendre Hispaniola, no permettra ni a la France
ni aux Etats Unis (qui "a ce q'uon dit chrche a s'enmerler au defant
de la France"), de poseeder ce beau pays avec un port magnifique de
Samana"1 5. Espaa parece que haba decidido no intervenir en los
asuntos dominicanos todava, puesto que el Capitn General de
Puerto Rico al escribirle al Secretario de Gobernacin le informa que
si los dominicanos "proclamasen a Espaa, como me ha indicado este
ingls (se refiere a Mr. Matews) que podra suceder, yo no dar
aprobacin ninguna, y antes tratar de impedirlo. Creo que obrando
as, estoy en el espritu de las instrucciones que el gobierno me ha
dado, cuando no poda suponer un desenlace tan inmediato de las
intrigas que se han agitado entire nuestros vecinos"16.

Para esta misma fecha ocurren una series de acusaciones entire el
cnsul francs Raybaud y el Sr. T. Heneken acerca de sus
operaciones. Segn dice Raybaud en su obra "El Emperador
Soulouque y su Imperio", (que public bajo el seudnimo de
Gustave D'Alaux), y en su pagina 403: "Mr. Schomburgk y Mr.
Heneken son personas que no retroceden fcilmente. Ellos
resolvieron promover la sucesin de la provincia de Santiago, a la cual
le sera agregada la magnifica peninsula de Saman, el principal
objetivo de todas sus ambiciones. Un buque de guerra ingls ancl en
Saman oportunamente con dicho fin" 7. Esto fue refutado por
Heneken, quien afirma que el nico barco ingls que toc Saman
fue el que precisamente haba trado a M. Raybaud cuando vena al
pas. En esta defense Heneken afirma que la predileccin de Francia
era "Saman (donde el demonio saca sus uas) que es la baha ms
extensa, la ms segura y mejor defendida por mar y por tierra de
todas las bahas delmundo"18.









Hay que sealar que ya para esta fecha, Heneken se haba
nacionalizado como dominicano y respondindole a Raybaud acerca
de su acusacin y a la vez dando pruebas de su lealtad a la Repblica
Dominicana dijo: "Ni Francia, ni ninguna potencia extranjera reinar
sobre nosotros. Deseamos ser dominicanos fieles a la bandera que
escogimos como emblema de nuestra libertad nacional"19.

Tcitamente las naciones europeas van creando un balance de
fuerzas en el Mediterrneo americano, debido a que ninguna de esas
potencias queran por el moment crear roces que ellas mismas
calificaban de innecesarios. Esto perjudica un tanto las relaciones que
la Repblica quera buscar, ya que las naciones europeas no se
decide tampoco a firmar tratados comerciales, con la exce cin de
Inglaterra, la cual enva como cnsul al Sr. Schomburgk, quien
desempeara luego un important papel como mediador. As
veremos como las potencias no intervienen hasta que notan que los
Es.tados Unidos estaban por extenderse ms, lo cual poda
perjudicarlas. El aceptar sto, es aceptar que esas naciones en realidad
jamas pensaron en la Repblica como pas, sino en defender sus
intereses disfrazando sus acciones con "planes de ayuda" o ahora con
el antifaz de "mediadores".

Los mismos gobiernos dominicanos hasta ahora buscaban la
proteccin para defender la Repblica; desde ahora, estos gobiernos
(quizs aprendiendo de las relaciones con fos otros pases) buscarn
el protectorado para conservarse en el poder. Se convertirn en
anexionistas y el curso de la historic se ver interrumpido de trecho
en trecho por brotes nacionalistas que sern como desahogos de uq
pueblo que muy pocas veces ha sido realmente libre y soberano.

2
En 1850 Inglaterra ya comienza a sospechar de las actuaciones
de los agents norteamericanos en la Isla. Podemos citar una carta
presentada por el consul ingls en Washington pidiendo explicacin
de dichas actuaciones, a lo que se contest que supuestas acciones de
Mr. Green con el fin de establecer una colonia americana en la
vecindad de la Gran Baha de Saman, en caso de que sean ciertas,
este seor no tena instrucciones de eso y que si lo hizo fue sin
ninguna autorizacin.

A partir de este ao, las circunstancias de la civilizacin y el
progress aumentan la importancia de Saman. Se crea que la









peninsula posea minas de carbn, lo cual facilitara el combustible a
usarse en los barcos de vapor; el punto de enlace era magnfico como
ya se ha visto, debido a su situacin geogrfica; pero ahora hay algo
ms, se piensa construir un canal para unir el Atlntico con el
Pacfico y facilitar as el comercio, lo cual haca a Saman como el
punto ideal de descanso y abastecimiento de los barcos. Heneken nos
da una idea de lo que significaba ahora el poseer Saman:

"Se- dice que Saman es una peninsula, pero el estrecho y bajo cuello
de tierra, que le sirve de itsmo y la une a la isla de Santo Domingo, tiene various
canales, uno de ellos, llamado el Gran Estero, que sirve de pasaje de la Baha de
Saman al mar situado en el Norte. Por lo tanto, hablando estrictamente, se
puede decir que Saman es una isla, como aparece denominada en los mapas
antiguos. Su suelo es sumamente frtil y por esta cualidad compite con el de la
Guayana. En sus bosques abudan los rboles convenientes para la Ingeniera
naval y en su subsuelo hay carbn vituminoso, el cual constitute por la
formacin geolgica del distrito, evidencia de que existe un yacimiento profundo
de la mejor clase de ese mineral combustible. En la isla de Saman se encuentra
el cobre y el oro y, segn se dice, tambin el platino. Durante la primavera su
baha es visitada... etc. Su gran importancia estriba pues, en su magnfica y
espaciosa baha, donde pueden apostarse flotas enteras. Como la Baha de
Saman est situada a barlovento de Jamaica y del Golfo de Mxico
-encontrndose adems casi al Noroeste de Chagres (distrito de Panam), punto
que tan poderosamente atrae hoy la atencin del mundo, con los vientos alisios
soplando hacia ella, bien puede ser considerada como la "tete du pont" (cabeza
de puente) en el camino real del Atlntico al Pacfico".
"Ya el Istmo de Panam o el canal a travs del Lago Nicaragua o ambas
rutas, han sido escogidas como vas comerciales del mundo, fuere la primera por
medio de un ferrocarril o por una canalizacin la otra. Entonces la isla de Santo
Domingo, con su baha de Saman a barlovento y su Mole de S. Nicols a
Sotavento, tendr suma importancia con cualquiera de las dos rutas antedichas
en proyecto... Saman domina el canal por donde se llega al Itsmo de Panam y
se entra al Golfo de Mxico"20

Lo que al principio parecan ser simples investigaciones de los
Estados Unidos, comenzaron a tornarse por planes ms complejos.
Efectivamente ya para fines del 1853 lleg al pas un aventurero de
nombre William Cazneau, quien con su astucia empez a hacer planes
para anexar el territorio o una parte de ste a los Estados Unidos a
cambio de ayuda para el gobierno de Santana, pues estaba muy dbil.
Est se puede considerar como el primer intent de los Estados
Unidos por tomar una parte del territorio dominicano y sta parte
era la Baha de Saman. Detrs de todos los planes, siempre estuvo
present sto, como lo afirma Munro: "The chief reafor foreing
interest in the republic was the fine harbor at Samana Bay, on its







northeastern coast, which was potentially one of the most
important strategic position in the West Indies. The :Jnited States,
specially, had repeatedly attempted to obtain a naval base there. Its
firts effort, in 1854..."21.

Retornando un poco vemos como el gobierno espaol se niega
a concertar ningn tratado con la Repblica durante la misin de
Bez, en el 1846, ni durante la de Mella en el 1850, quien regresaba
ahora desalentado.

Cazneau comienza a enviar informes a los Estados Unidos,
dirigidos al Secretario de Estado Marcy, en donde plantea la situacin
de la Repblica como de muy progresista y que adems el pueblo
estaba muy conforme y laborioso. Esto contrastaba enormemente
con los informes del Agente Comercial norteamericano J. Elliot, el
cual fue silenciado poco a poco por Cazneau.

Al president norteamericano Pierce le gustaron los escritos de
Cazneau y aprovechando un viaje de ste a Washington hicieron un
proyecto de tratado que luego fue rectificado por el secretario Marcy
"con la significativa modificacin de que en el articulo 27 del
document, qued expresado que el motivo de la negociacin era la
adquisicin por los Estados Unidos de la Baha de Saman y una
porcin de terreno en punto estratgico para una estacin
carbonera"2 2.

Cuando Cazneau regresa encuentra que el gobierno estaba en la
mejor disposicin para firmar el tratado. Ahora es entonces que las
potencias europeas reaccionan y "se preocupan" por la Repblica
Dominicana. Espaa envia al Sr. San Just como Agente Comercial en
la ciudad de Santo Domingo con.el encargo primordial de que velara
por la conservacin de Cuba como colonial espaola. Se produce un
cambio en la poltica exterior de Espaa con la Repblica, debido al
temor que ellos tenan de que los Estados Unidos ocuparan Saman.
Este cambio se puede resumir en los siguientes puntos: 1) el
reconocimiento de la Repblica Dominicana, pero no el
protectorado, ya que "sera indispensable acompaarlo con el envo
de fuerzas de que hoy no podemos desprendemos". 2) Pedirle al
gobierno dominicano que enviara un mensajero a Madrid. (Y Mella
cuando estuvo en aos anteriores gestionando lo mismo? ).3) Hacer
relaciones con los cnsules de Inglaterra y Francia "que estn
interesados en poner coto a las invasiones de la Unin Americana".
4) Hacer campaa en el pueblo dominicano en contra de lo








perjudicial que sera para el pas una dominacin yankee porque
mutilara la raza, el idioma, etc.2 3. El Agente Comercial iba a contar
con la valiosa ayuda de un sagaz espaol, Juan de Abril, tan hbil
como el mismo Cazneau.
Los cnsules ingleses y franceses no tardaron en quejarse de la
situacin y el Sr. Schomburgk conjuntamente con Heneken
empezaron a regar voces en contra del tratado con los Estados
Unidos. Santana ve entonces que la reaccin popular en su contra ha
sido bastante fuerte, aumentada por la llegada del cnsul Raybaud,
quien estaba actuando como mediador con Schomburgk frente al
emperador Soulouque.

Las cosas se le complican ms a Cazneau porque el Capitan
George B. Mac. Clellan, quien fue que lo trajo de nuevo al pas, se
haba ido a Saman donde comenz a hacer investigaciones y
levantar mapas. Cuando sto fue denunciado, el clamor general fue
mayor que en otras ocasiones. Sin embargo, Santana pareca confiar
en los Estados Unidos y haciendo caso omiso a las protests de los
cnsules, decide presentar al senado el tratado al da siguiente.

Ante tal situacin Schomburgk amenaza con renunciar alegando
que estaba siendo desconsiderado. Raybaud manda a buscar buques
de guerra y a la maana siguiente aparecen frente a Santo Domingo
tres buques franceses. Cazneau protest diciendo que "la Francia con
3 buques de guerra que tiene en el puerto oprima a la Repblica
para que no aceptara el tratado"24. Santana no sabe ahora que hacer
y comienza un conflict en el gobierno, prefiriendo retirarse al
.Prado" y dejar a sus ministros encargados del asunto.

Schomburgk y Raybaud concertan una reunin secret con
Santana y ste promete escucharlos, ya que Raybaud amenaza con
cesar en su oficio como mediador y dejar que Soulouque invadiera
provocando una nueva guerra, lo cual no estaba en el nimo de
Santana, ya que su gobierno no luca fuerte. Adems Cazneau haba
pedido que se retirase de consideraci6n el tratado, ya que not que el
ambiente no le favoreca. En realidad El Libertador lo que tena era
un tremendo pnico a enfrentarse con los europeos.

Schomburgk propone hacer- unas mutilaciones al tratado y
agregarle otros puntos con el fin de que los Estados Unidos no lo
acepten as. Se acuerda esta mocin y el tratado es aceptado por el
congress el da 5 de diciembre de 1854.








La preocupacin de las potencias estaba en que cosa se hara
para los tiempos siguientes. Cazneau ya estaba destruido, aunque sus
intrigas siguieron hasta entrado el 1855, cuando vio que no poda'
consolidar nada, ni con los Estados Unidos ni con Santana.

El Sr. Juan de Abril aconsejaba que "Espaa debe perder las
esperanzas para siempre que su marina ser grande y fuerte, para que
si algn da reconoce esta independencia, no pueda esperar en
cambio la peninsula de Saman, sino para sentar sus valores, a fin de
que otras naciones no los sienten, lugar tan codiciado hoy por los
americanos"25. Crea que era mejor que Espaa tratase de mediar
conjuntamente con Inglaterra y Francia para concertar la paz entire
los dos estados, porque as se control cualquier accin que vaya
contra los intereses espaoles y si por casualidad la Repblica
Dominicana haca algo en contra, entonces se incitara a Hait a que
le haga la guerra y no se ve as a Espaa tomando las armas contra la
Repblica.

Esta posicin es muy parecida a la que parece ser la tomada por
los c6nsules ingleses y franceses, pues el 25 de marzo del 1855 hubo
un conato de revolucin que fue fcilmente dominado, pero alpunos
cabecillas lograron escapar y esconderse en casa del consul britanico,
estando Snchez entire ells. Esto nos indica claramente que esta
operacin fue financiada por los cnsules europeos con el fin de
colocar a Bez de nuevo en el poder, ya que ste era un viejo
afrancesado y era tambin un mulato, cosa que lo convertia en
antiyanquista debido a la discriminacin racial que exista en los
Estados Unidos.

Al tener que retirarse el cnsul Raybaud, ste deja en
consideracin del Presidente una resolucin firmada por M. Darasse,
vicecnsul francs, y por Schomburgk (hay quienes vinculan a
Espaa en dicha resolucin), en la cual se pretenda como tener una
garanta de que el gobierno dominicano no iba a hacer futuros
desarreglos y que por lo tanto se pudiera seguir la tregua con Hait.
De este document nos interest el articulo primero que deca: "No.
conceder, hipotecar, ni contratar o ceder gratuitamente, a ningn
gobierno, por un trmino dado o temporalmente ninguna porcin
del territorio dominicano, y en particular sobre la Baha de
Saman"26. Santana response que someter el document a la
Representacin Nacional. Pero ya no era lo mismo, pues El
Libertador duda de las negociaciones cuando le comunica que
Soulouque invade de nuevo; esta nueva tentative ser la ltima.








La victoria obtenida por Santana, sin ayuda de ninguna potencia,
lo hizo sentirse ms independiente de la influencia de los consules, y
comenz de nuevo a negociar con los Estados Unidos. El Agente
Elliott le recomend que su gobierno aceptaba el tratado siempre y
cuando se suprimiera el artculo nmero tres, que rezaba as: "los
ciudadanos dominicanos, sin distincin de colors gozaran en los
Estados Unidos del mismo tratamiento que los ciudadanos
americanos en Santo Domingo"27. La evidencia del porqu se tena
que suprimir es obvia.

Aunque los cnsules protestan, se acuerda as el tratado llamado
de "Paz, Amistad, Comercio, Navegacin y Extradicin entire los
Estados Unidos de Amrica y la Repblica Dominicana", pero sin
hacer ninguna alusin a Saman, ya que Santana quera hacer con
ella un convenio aparte. Este tratado fue ratificado por el Senado
Consultor el 27 de marzo de 1856.

3
Como consecuencia del tratado firmado por la Repblica y
Espaa en 1855, lleg a Santo Domingo el nuevo cnsul Don
Antonio Mara Segovia, quien comunic que Espaa reconoca la
independencia dominicana. Al fin se obtena y con tantos obstculos,
aquello que Mella fue a buscar y que incluso haba ofrecido "un
protectorado y la propiedad de la Pennsula de Saman"28.

Despus del escndalo que se conoce como la Matrcula de
Segovia, el gobierno de Santana parece titubear y de esta confusion
Ellott informa al Secretario Marcy que El Libertador estaba
dispuesto a entrar en cualquier tipo de negociaciones con los Estados
Unidos siempre y cuando stos le apoyasen. Naturalmente "la
omisin de la, para el Secretario Marcy, concesin de importancia
primordial: el arrendamiento del territorio de Saman, fue la causa
de que el Gobierno americano mirara con indiferencia, cada vez ms
creciente, la march de los asuntos dominicanos"29. De nuevo
Saman hace cambiar la poltica exterior de un pas y a la vez la
historic dominicana. Santana agobiado y confundido recurre a la
misma operacin del 1854, pero esta vez renuncia y se coloca corno
president a Regla Mota.

Este seor cae inmediatamente como consecuencia de las intrigas
del cnsul Segovia y por una presin hecha por los baecistas con su
peridico el Eco del Pueblo", llega al pas Bez y toma posesin de









su alto cargo. Santana es perseguido y expulsado y luego comienza
una campaa antiyanquista encabezada por el binomio Bez-Segovia.
Cuando Segovia es renovado de su cargo, debido a gestiones hechas
por los representantes ingleses y franceses y el enviado dominicano
en Madrid, decline el poder del president Bez, quien compete toda
una series de abusos y de usurpaciones en contra del pas, que
terminan engendrando una revolucion comandada por la gente del
Cibao. Segn una carta recogida de un agent espaol de la poca, se
afirma que "el movimiento de Santiago, continuado y sostenido por
Puerto Plata y otros puntos de los mas importantes de la Repblica,
no tienen ningn carcter anexionista ni filibustero... y me
tranquilizan en cuanto hace relacin a este important asunto,
conocidos como son los deseos de Estados Unidos de apoderarse de
Saman, y la necesidad en que se encuentra la Repblica
Dominicana en buscar un apoyo" 0.

Los revolucionarios del 57 atacaron tanto los deseos anexionistas
de Bez como los de Santana, pero como se requera la presencia de
un lder que unificara, se acepta la ayuda del Libertador, quien
regres de su exilio entrando por Puerto Plata. Poco tiempo despus
ser l quien sustituir al General Franco Bid en la cabeza del
ercito y por ltimo es quien llega a la capital desalojando a Bez de
hl.

La ambicin o la creencia de que era indispensable que l tomara
las riendas del nuevo gobierno hacen que Santana desconozca la
nueva constitucin y coloque la del 1854 nombrndose president.

Durante esta administracin, Santana buscar de nuevo el
protectorado, pero ahora con fines de subsistir gobernando. y de
evantar al pas de la mala situacin financiera dejada por Bez. Pero,
hacia dnde hay que ver para negociar? Francia no haba querido
desde que la Repblica se inicia; los Estados Unidos estaban
desacreditados en el pas, debido a la propaganda realizada en su
contra, pero a pesar de todo Santana no deja de tenerlos en cuenta.
Slo queda Espaa. De nuevo va Santana a pedirle a la Madre Patria
que acepte la peticin de su gobierno.

Astuto como siempre, bien saba el ya viejo General que haba
que amenazar primero a Espaa, aparentando que se estaba
negociando con otra potencia. Por eso no olvida a los Estados Unidos
y le comunica al Agente Comercial americano que "aunque los
obstculos constitucionales pudieran imposibilitar que el Gobierno








dominicano cediera al Gobierno americano la jurisdiccin exclusive
sobre la Baha de Saman, el Gobierno estaba dispuesto a facilitar la
compra definitive o el arrendamiento a largo plazo a individuos
particulares"3 1.

Sin embargo cuando Santana solicit el protectorado de Espaa,
argumentando que Hait se preparaba de nuevo para invadir, etc., el
gobierno espaol le respondi negativamente. Ocurrieron entonces
durante ese perodo incursiones al territorio por individuos que
decan no apoyar a Santana en sus intentos anexionistas; problems
con los cnsules de Francia, Espaa e Inglaterra, que se resolvieron
gracias a la intervencin de Alfau en Madrid y adems la miseria que
Ilegaba a sus extremos, hicieron la situacin desesperante.

Se enviaron emisarios a Cuba para gestionar de nuevo los planes
de Espaa y all se decide que se pudiera hacer la anexin siempre y
cuando parezca como un acto que viene directamente de los mismos
habitantes y no de Espaa. Inclusive se busc da para celebrarse y
comenzaron a hacerse todos los preparativos.

Los enviados norteamericanos a pesar de estar enterados de lo
que pasaba, trabajaban cada uno por su lado; el general Cazneau
trataba de hacer relaciones con un nuevo aventurero que lleg, de
nombre Joseph W. Fabens (quien tendr la misma funcion que
Cazneau, pero con Bez en este caso en el 1867-1873);el Agente
Commercial norteamericano criticaba ya sin tacto la poltica
anexionista de Santana y comenz a incitar a los negros para que se
rebelaran, motivo por el cual fue relevado de su cargo y finalmente el
Secretario Cass renunci a su cargo como Secretario de Estado a
fies de 1860.

A mediados de marzo de 1861 se consuma la anexin.
Precisamente un da antes de este hecho, el Ministro de Finanzas Sr.
Ricart y Torres escriba refirindose a Fabens y Cazneau: amboss
americanos, hablaron conmigo, y luego propusieron, en una
conferencia que tuvieron con el Presidente de la Repblica, lo
siguiente: 1. Conceder al Gobierno un emprstito por la suma de
$500,000.00 devengando un mdico inters, y a largo plazo; cuya
suma, desde luego, sera puesta a la disposition de la Repblica; 2.
Establecer una corriente de inmigrantes, pagados por ellos mismos,
para colonizar la peninsula de Saman; 3. Como renumeracion...
etc."3 2.

Referente a Saman, durante la anexin espaola no se hicieron









gestiones de importancia, pero si van a haber algunos sucesos que
luego afectarn las operaciones para anexar ya no solo la peninsula
sino toda la Repblica a los Estados Unidos. Podemos citar
rpidamente algunos de ellos: 1. La ocpaci6n del Sr. Seward del
puesto de secretario de estado. Este Sr. Seward era bien conocido por
sus fines expansionistas y va a ser quien introduce las ideas de que
deben limitarse las operaciones europeas en Amrica, o sea de una
forma u otra seguir la Doctrina de Monroe. 2. El nombramiento de
un tal Mr. Jones como nuevo Agente Comercial, el cual tuvo fama de
ser un fiel amante del alcohol y por ende fcil de gobernar por los
aventureros Fabens y Cazneau. 3. El creciente estado de miseria por
el que pasaba el pals con la Anexi6n, lo cual va a dejar las Finanzas
del Pas por el suelo y entonces impedir la buena labor de los
gobiernos post-anexionistas. 4. Las mismas potencias europeas con su
afn por debilitar a los Estados Unidos y con el temor de perder sus
colonies en las Antillas, comenzaron a hacer operaciones ms
comprometedoras, lo que motive una aceleracin de los planes
norteamericanos en el Caribe.

GOBIERNOS POST-ANEXIONISTAS. INTENT DE ANEXION

A LOS ESTADOS UNIDOS. ARRENDAMIENTO DE SAMANA

1
Despus de la ruidosa salida de los ejrcitos espaoles, al ocupar
de nuevo Bez la presidencia y encontrarse con el Tesoro agotado, se
le hace necesaria la ayuda extranjera. coincidencialmente para esa
poca, se rumoraba que Napolen III estaba esperando que Bez
tomara el poder para anexar la Repblica a Francia.

El Secretario Seward quera una base naval en las Antillas, pero
"estaba indeciso entire la compra de las Indias Occidentales danesas, o
la adquisicin de la Baha de Saman"3 3. Quizs por los intrigantes
rumors franceses o por la llegada de una peticin del Gobierno
ingls, en la que se propona al gobierno americano la declaracin de
Saman como zona neutral, o por cualquier informed recibido desde
Santo Domingo, lo cierto es que Seward se decide por Saman y
resuelve viajar l mismo a la Repblica para entrevistarse con Bez.

No se sabe much de- estas entrevistas celebradas el 15 de enero
de 1866 y en las que Cazneau actu de traductor, exagerando los
deseos anexionistas de cada bando. Luego de terminadas, Seward se









ausenta y la unin Cazneau-Fabens logra consolidarse fuerte frente al
gobierno dominicano. Todos los planes concertados fueron rotos,
pero no olvidados por los aventureros, cuando cae Bez para ser
sustitudo por Jos M. Cabral.

El gobierno de Cabral trata de reorganizar el pas rpidamente,
pero cuando nota que Espaa le declara la guerra a Chile, cree que lo
mismo puede pasar con la Repblica. Enva Cabral, de acuerdo con su
gabinete (en el cual su Ministro de Relaciones Exteriores era Jos G.
Garca), notas a los Estados Unidos en las cuales se pedan prstamos
de dinero y envos de armas para poder defenders de cualquier
ataque. En una de las notas se vea el inters del Gobierno de que los
Estados Unidos pudieran apoyarnos en caso de una invasion o
ingerencia de Espaa en nuestros asuntos. Seward transforina estos
intereses de los dominicanos en Estados Unidos como el moment
propicio para buscar la venta de Saman a cambio de armas,
pertrechos o municiones de guerra, as como del apoyo moral de los
Estados Unidos. Al gobierno ceder ante este cambio de
negociaciones, dos ministros del gabinete renuncian: Jos G. Garca,
conocido siempre por su elevado nacionalismo, y el General Jos del
Carmen Reynoso.

Para esta fecha haba llegado al pas el hijo de Seward, quien era
Subsecretario de Estado de la Administracin del Presidente
Johnson, y ste al ver la division existente en el gabinete de Cabral,
decide retirarse a los Estados Unidos. Cabral no se desanima y enva
al General Pablo Pujols a los Estados Unidos, donde logra llegar al
acuerdo de arrendamiento de Saman por el precio de dos millones
de dlares. Pero este tratado que logr firmarse el 8 de enero de 1868
no tendr validez ya que el gobierno de Cabral fue derrocado por el
ejrcito de la oposicion el 21 de enero de ese ao. Lo important
para nuestro studio de este perodo es el hecho de que por primera
vez se pide y se acepta un tratado -tan rpidamente, pero esta vez no
se pudo ejecutar.

Esta negociacin da comienzo a una series de ingerencias del
gobierno norteamericano en la poltica dominicana de la manera ms
descarada possible. Ninguna potencia ha intervenido tanto en esos
asuntos como los Estados Unidos, quienes poco a poco van ganando
ventajas tras ventajas, hasta hacer defender a los gobiernos
exclusivamente de sus designios.

El 2 de mayo de 1868 ocupa Bez por cuarta vez la presidencia.








Al saber los planes del anterior gobierno, le propone inmediatamente
a Seward que l estara dispuesto a vender a Saman. As comenz
este perodo baecista que iba a durar seis aos, en el cual las garras de
la especulacin se afilaron ms que nunca. Inmediatamente los
aventureros Fabens y Cazneau (que estaban negociando ciertas
concesiones de tierra para venderlas en un future a los yankees que
vinieran) conocen la propuesta de Bez, encuentran un moment
muy propicio para sus operaciones: la poltica ambiciosa y
expansiomsta de Seward por los Estados Unidos y los intereses
pecuniarios de Bez por la Repblica Dominicana, quien no solo
quera vender a Saman, sino que los Estados Unidos anexaran a la
Repblica Dominicana de la misma manera que hicieron con Tejas y
as l poda mantenerse en el poder.

Se design al Ministro Manuel M. Gautier para que averige en
Washington hasta dnde haban llegado las negociaciones del Sr.
Pujols y el 9 de junio de ese ao, Bez propone a los Estados Unidos
la venta de la Baha de Saman por un milln de pesos en oro y
$100,000.00 en armas. Todo sto lo haca pidiendo que se enviaran
con urgencia various barcos de guerra yankees para colocarlos frente a
los puertos principles, con el fin de que lo apoyaran si se iniciaba
cualquier revuelta o incursion al territorio como ya lo venan
haciendo Lupern y Cabral. Adems que se le enviara rpidamente
un advance del pago de dicha venta.

Frente a esta situacin, patriots como Jos Gabriel Garca,
Gregorio Lupern y otros comenzaron a protestar por los planes de
Bez, envindole notas a Washington. Estas notas cayeron en el
vaco ya que Seward no escuchaba ni las protests de la prensa
norteamericana. Resultando tal y como Lupern lo haba
denunciado, el 24 de octubre del mismo ao, un despacho del Agente
Commercial de los Estados Unidos en la Repblica Dominicana
hablaba de lo siguiente: "Se invita a los Estados Unidos a que tome la
Repblica Dominicana bajo su proteccin y prepare el camino para
una Anexin y esta invitacin la hace el Sr. Bez, quien, aunque
President de nombre, es virtualmente un Dictador"34. En
noviembre Seward le contest al Agente que ser muy difcil que el
Senado Norteamericano apruebe el proyecto, pero que lo va a
estudiar. Ante esta situacin Bez quiere convencer mas a Seward y
le promete que l era capaz de hacer un plebiscito. que resultara a
favor de la Anexin a los Estados Unidos y que a la vez le enviara un
barco de guerra y $300,000.00.

Debido a todas estas presiones de parte del Gobierno








Dominicano, el president Johnson se apresta a presentarle al
Congress el proyecto, pero para esa poca exista entire el Presidente
y el Congreso una tremenda brecha que obstaculiz la agilidad de las
operaciones, sancionando finalmente con una franca negative a dicho
proyecto.

En la primavera del 1869 llega el General Grant a ocupar la
presidencia de los Estados Unidos y nombra como secretario de
Estado al Sr. Hamilton Fish, quien era tambin amigo de la poltica
expansionista. El president Bez se da cuenta de que ahora s poda
tratar fcilmente, pero asuntos internos lo mantienen ocupado,
mientras que Gautier segua pidiendo ayuda. Fabens estaba
trabajando en New York para conseguir una entrevista con el General
Grant, lo cual obtuvo pues estaba apoyado por Mr. Fish y otras
personas influyentes. De esta entrevista, Grant decide enviar a
capturar el vapor pirata "Telgrafo", que comandaba Lupern,
disminuyendo as los problems internos de Bez, y al mismo tiempo
enva al General Orville E. Babcock para que ste hiciera possible
junto con Cazneau y Fabens para que se acordara un tratado entire la
Repblica Dominicana y los Estados Unidos.

Estas dos misiones triunfaron momentneamente. Los Estados
Unidos haban designado al Sr. Raymond H. Perry como su
negociador y la Repblica Dominicana design a Manuel M. Gautier
como el suyo, quienes comenzaron las negociaciones que terminaron
con la firma de un tratado de Ahexin que deca en su artculo
nmero 10: "En caso de este tratado sea rechazado, los Estados
Unidos de Amrica, tendrn derecho de adquirir la Pennsula y Baha
de Saman en cualquier tiempo antes de fenecido el trmino de 50
aos, pagando a la Repblica Dominicana dos millones de pesos en
oro, cuo de los Estados Unidos"3 S. Este tratado fue firmado el 29
de noviembre de 1869 y se sometera a la ratificacin de los Estados
Unidos. Por otro lado se especificaba que ya el gobierno
norteamericano le haba pagado a la Repblica Dominicana
$47,229.91 y que dicha suma iba a ser descontada de los dos
millones anteriores.

2
Luego de ser firmado el Tratado, el General Babcok tom
posesin de Saman y design al coronel Fabens como gobernador
all. Hay que sealar que para poder realizar este plan el gobierno de
Bez tuvo que ofrecer tierras y otras concesiones a muchas personas,
entire ellas a Fabens, como recogemos: "A J. W. Fabens, 11 de








diciembre de 1869, de 1,863 pies, con frente al puerto, a
perpetuidad, a $112. por ao. Estas concesiones abarcan una gran
parte del frente disponible que hay desocupado en el puerto de
Saman"36. Como se ve Fabens no tena conciencia de la poltica
exterior de su pas. Le importaban sus negocios y sus ganancias de
dinero, sin importarle de donde viniera, ni porqu, ni cmo. Estos
eran los amigos de Bez.

Sobre estos asuntos describe Garca: "Pero los comtemporneos
no quisieron esperar tan tarde y se encargaron de probar a mundo,
que si Santana hizo la anexin espaola, como dijo Angulo Guridi en
su folleto "Santo Domingo y Espaa", creyendo "por ser hombre tan
falto de instruccin como sobrado de egoismo, que para asegurar su
tranquilidad personal no le quedaba otro remedio que poner su patria
en manos de una nacin extranjera, por supuesto con ventajas
personales para l y para sus partidarios", Baez, que en lugar de
combatirlo presentandose como su antpoda en punto a ideas y
propsitos polticos y sociales, se empeo en imitarlo en sus graves
errors, quera del mismo modo asegurar su tranquilidad personal,
poniendo la patria en manos de una nacin extranjera, tambin con
ventajas personales para l y para los suyos"3 7.

Para fines de 1869, a pesar de haberse firmado el Tratado, Bez
le pide ayuda a Grant y ste le enva 7 barcos de guerra a las aguas
dominicanas. El temor de Bez era que el Presidente Salnave de Hait
haba sido derrocado y que adems las insurrecciones se repetan en
el interior y en la frontera. Uno de estos barcos fue a Puerto Prncipe
y le comunic al nuevo Presidente N. Saget, que cualquier acto
contra la Repblica Dominicana seria considerado en contra de los
Estados Unidos, lo cual paraliz cualquier intent de incursin
haitiana y cualquier operacin de los patriots.

Con este apoyo Bez se decide a hacer el plebiscito, el cual
adems de falso result injurioso para el pueblo dominicano.
Notando sto, Mr. Perry (uno de los firmantes del Tratado), denuncia
en un acto de extrema honradez que el pueblo, no quera la anexin y;
que todo lo que haba pasado se resuma a la union Fabens-Cazneau,
en convivencia con Bez y Babcock, como bien afirma Welles. El
gobierno dominicano viendo ahora en Perry un peligro, pide su
traslado el cual se efectu en el acto.

Pero con la ida de Perry no se resolvan todos los problemss.
faltaba precisamente el gran paso: la ratificacin del tratado por el
senado norteamericano. Los dominicanos nacionalistas debern









siempre de estar, agradecidos del senador republican Charles
Sumner. Este seor se opuso tan violentamente al tratado porque,
segn l, haba descubierto que no era cierto que el pueblo
dominicano ansiaba la anexin; adems desenmascaro a Fabens
delante del Senado y llev a ste a una series de discusiones que
culminaron con el rechazo del Tratado el 30 de junio de 1870 para
gloria de la soberana querida por el pueblo.

No obstante el tremendo golpe sufrido por Grant con este
rechazo, pidi el 5 de diciembre que se enviara una Comisin de
Investigacin a la Repblica Dominicana, para que rindiera un
Informe de la Situacin en que se encontraba el pas y del nimo del
pueblo referente a la Anexin. Esto trae una efervescencia en el
Senado tremenda, ya que Sumner se opone de nuevo, pero esta vez
,queda derrotado y el Senado aprueba que el General Grant nombre tres
comisionados en la Repblica Dominicana para que stos prepararan
el Informe.

Es necesario recorder lo que deca el Senador Sumner cuando
defenda su posicin y refirindose a la ltima proposicin de Grant,
declaraba: "La resolucin ante el Senado obliga al Congreso a tomar
parte en una sangrienta danza macabra. Constituye ese paso una
media de violencia. Ya se han dado various, y ahora se le pide al
Congress que d uno ms... Como Senador, como patriota no puedo
ver a mi pas, permitir que su buen nombre sufra, sin hacer un
esfuerzo para evitarlo. Bez, es mantenido en el poder por el
Gobierno de los Estados Unidos para que pueda traicionar a su pas...
La isla de Santo Domingo, situada en aguas tropicales y ocupada por
otra raza... nunca puede convertirse en posesion permanent de los
Estados Unidos. Podris tomarla por la fuerza de las armas, o por la
diplomacia, cuando un escuadrn hbilmente manejado puede ms
que un ministry; ms la jurisdiccin impuesta por la fuerza no puede
perdurar... Aquella tierra pertenece a los nativos por el derecho de
posesin; por el sudor de su frente y por la sangre que han derramado
sobre el suelo de su patria; por su posicin tropical; por su sol
reverberante y por la inalterable naturaleza de su clima. Tal es el
mandato de la Naturaleza que no soy yo, por cierto, el primero en
reconocerlo. Bondad, benevolencia, ayuda, asistencia, apoyo,
proteccin, todo eso lo implica la buena vecindad; todo sto tenemos
que darlo libremente ampliamente; pero su independencia es tan
preciosa para ellos, como la nuestra lo es para nosotros, y esa
independencia ha sido puesta bajo la salvaguardia de leyes naturales
que nosotros no podemos violar impunemente"38.









Estos eran los ideales de Sumner, donde no tenan cabida el
egosmo, la ambicin, la expansion entendida como requisito de
grandeza sino el deseo de cooperacin y respeto por la soberana de
los pueblos y a la vez dejar que ellos puedan llevar una poltica de
autodeterminacin. Precisamente por sto es que fracasa frente al
Senado.

Grant rpidamente nombra al Sr. Benjamn F. Wade, .Andrs D.
White y Samuel G. Howe como integrante de la Comisin, la cual
lleg a Saman el 23 de enero de 1871, pero desembarc el 24
acompaada de eminentes cientficos como el botnico C. Wright, el
zoologo-paleont6logo Ward, el naturalista Dr. Newcomb, dibujantes,
periodistas, gelogos, qumicos, mineralogistas, etc. A pesar de tener
este equipo, su Informe carece de imparcialidad y no fue hecho con
much correccin en cuanto a las fuentes de informaciones. En
efecto, seguido lleg a tierras dominicanas, Fabens y Cazneau se
encargaron de ensearle y mostrarle lo que a ellos le favoreciera,
evitando as conversaciones con los enemigos del gobierno.

El Informe se realize tal y como Bez y Grant lo queran. Fue
presentado al Senado y ste, no obstante viendo que dicho Informe
trasluca el deseo de que se anexionara la Republica, se niega a
ratificar el Tratado de Anexin y tampoco la Convencin para el
Arrendamiento de Saman. Lo nico que se logr fue la prolongacin
por un ao ms de la validez de la convencin, pero sin compromise
de efectuar ningn pago, firmndose sto en el mes de julio.
Entonces es obvio que la ocupacin de la peninsula por los
americanos era ilegtima, puesto que no haba acuerdo de ocupacin;
lo nico que segua en vigencia era la Convencin, pero para ver si
poda ser aprobada por los Estados Unidos, no para dar derecho a la
ocupacin de Samana,.

Sacando algunas parties del Informe se puede deducir fcilmente
cul era la importancia que le daban los norteamericanos. "Su
situacin (refirindose a la peninsula y a la baha) permit el fcil
dominio del Canal o Paso de la Mona, la va oriental ms important
hacia el Golfo de Mxico, cuya importancia aumentara
enormemente si se abriera una nueva va-para el comercio mundial al
travs del Istmo de Darin. Sera muy difcil exagerar el valor que
tiene como estacin de carbn, para cualquier potencia que tenga
motivos para mantener una flota en las Antillas, y especialmente para
los Estados Unidos, que tienen enormes intereses que proteger en el
Golfo de Mxico... Su importancia para el comercio de cabotaje
crece por el hecho de que lo que aqu comnmente se llama









peninsula es en real' iad una isla, pues hay un paraje que fcilmente
se podra hacer disponible para barcos de poco tamao, desde el
extremo oeste de la Baha hasta la costa Norte de la pennsula...
Algunos ciudadanos de los Estados Unidos han adquirido derecho a
una gran parte de las aguas costeras de la villa de Santa Brbara, que
es uno de los numerosos puertos que tiene esta extensa baha, y que
hasta ahora ms ha llamado la atencin"39.

Veamos ahora la verdadera poltica norteamericana descrita
brillantemente por el General F. Sigel en un informed particular y
privado enviado a los Comisionados. Primeramente el temor por la
ingerencia europea: "se necesita armar la baha y la peninsula de
Saman. Este sistema de defense es indicado en la suposicin de que
la Baha de Saman se convierta en un gran puerto commercial en la
principal estacin naval de los Estados Unidos en las Antillas, y de
que, en caso de guerra sea necesario que resista por s sola contra el
ataque de una sola potencia como Inglaterra o contra una
combinacin de potencias". En segundo lugar considerar el pas
como puente o instrument para alcanzar otros fines mayores: "La
Baha de Saman es el refugio ms grande y seguro ms cercano de
las Antillas a que se puede llegar fcilmente por mar abierto desde la
costa nordeste de los Estados Unidos. Proporciona un refugio seguro
y convenient para el trfico con Santo Domingo y Hait y una
estacin intermedia para las dems islas de las Antillas, para la
Amrica Central y la Amrica del Sur". Por ltimo aado la
consideracin que del Caribe se hace, como si fuera propiedad de los
Estados Unidos: "Como la Isla de Hait o Santo Domingo forma el
centro de todas las Islas que se extienden desde Cayo Hueso hasta
Trinidad, nuestras fuerzas navales podran atacar, por lnea ms corta
desde Saman, cualquiera de esas islas... desde la peninsula
podramos retirar 50,000 hombres en unas cuantas semanas si fuere
necesario; sera casi impossible que las potencias europeas enven
grandes flotas de transport a travs del ocano, frente a toda nuestra
costa oriental, desde donde podran salir expediciones y cruceros a.
atacarles y a cortarles su comunicacin con Europa o Canada"40.'
Que diferente eran las ideas de Sumner frente a estos intereses
imperialistas.

Volviendo a los hechos, ya en agosto, Bez utiliza un viejo
recurso santanista, amenazando a los Estados Unidos con anexar la
Repblica a Alemania, puesto que el "Gobierno de Prusia se
propona adquirir la Baha de Saminn con el ulterior designio de
lograr, la Anexin de toda la Repblica"41. Trajo cierta alarma eh la







Secretara de Relaciones Exteriores, pero despus que Mr. Fish
descubri que el mismo gobierno dominicano se neg a esa unin con
Alemania, todo sigu como hasta entonces.

Ni siquiera Fabens poda realizar negociaciones que dieran
muestras de xito. Solo poda limitarse a tratar de mantener la
ocupacin de Saman y a hacer campaa en el Este y otras zonas
financieras para ver si individuos capitalistas se interesaban en la
Anexin, pero especialmente en Saman, segn se deduce al leer una
carta que le envi a Gautier en noviembre de 1871. De nada valan
estos esfuerzos, puesto que el Congreso Norteamericano se
encontraba caldeado, pero por otra lnea que no era precisamente el
inters por ratificar la Convencin. As se fueron retirando poco a
poco los aventureros Fabens y Cazneau, mirando ahora hacia otros
asuntos financieros en los Estados Unidos.

3

Bez ya no puede comunicarse con el Gobierno de los Estados
Unidos y decide ir reorganizndose lentamente, con el fin de que,
cuando llegase la hora de que el gobierno yankee no estuviera ni
siquiera en Saman, l pudiera sentirse con cierta fuerza para todava
mantener el control de su gobierno. As nombra a un vicepresidente
(manera hbil de hacer un equilibrio de poder) en la persona de
Manuel A. Cceres y a la vez realizar otros actos con el fin de acallar
las protests del pueblo, como fueron la creacin de nuevas emisiones
de papel moneda.

Ya para mediados del 1872, Bez tena suficientes razones para
considerarse fuerte, y es ms, debido a sus fracasos anexionistas y a
sus declaraciones de que ya no era necesario anexar la Repblica,
accede a firmar un contrato para arrendar la Baha de Saman a un
grupo de capitalistas norteamericanos, agrupados bajo el nombre de
Samana Bay Company of Santo Domingo". Dicha compaa
estaba en contact con Manuel M. Gautier quien se encontraba en
New York para hacer estos negocios. La S. B. C. estaba representada
en el pas por S. Howe (no sabemos si es el mismo de la Comisin),
T. Scott y Stewart y Burton N. Harrison, quienes firmaron el 28 de
diciembre de 1872 dicho contrato.

Las bases del contrato segn Garca eran las siguientes: "Los
privilegios e inmunidades que por el proyectado tratado con los









Estados Unidos de Amrica, quedaban concedidos igualmente a la
mencionada Compaa, a fin de que ella, sus sucesores y causes
habientes en todas sus parties, los gozaran tal como se los haban
concedido al gobierno americano, dndole a ttulo de propietaria,
para que los disfrutara en absolute dominio, todos los terrenos
pblicos de la peninsula, y los que se encontraran en los cayos e
isletas de la baha, con el pleno derecho y poder de vender y disponer
de los mismos, o de cualquiera parte de ellos, como y cuando le
conviniera. Tambin se le conceda el nico y exclusive derecho y
privilegio para hacer y poseer muelles, puentes y demas
construcciones en la mencionada baha y sobre sus islas y cayos; el de
recaudar en dicha peninsula islas, cayos y aguas, para su propio uso y
provecho, todos los derechos de puerto, muelles y dems cargas e
impuestos que estableciera".

"Cuando la compaa lo juzgare necesario, poda nombrar y
emplear funcionarios ejecutivos, legislativos o judiciales, con los
poderes y atribuciones que les designara, como as mismo organizer,
emplear y sostener una polica y otras fuerzas, con jurisdiccion en la
peninsula, las aguas de la baha, sus cayos e islas y las apas e islas del
gran estero. Los negocios y asuntos de la compana serian manejados
por un consejo de directors, cuyas reuniones podian efectuarse en
Saman, Santo Domingo o en los Estados Unidos de Amrica, o en
otra parte. La Compaa y sus propiedades quedaban bajo la
proteccin unida de la Repblica Dominicana y los Estados Unidos,
y sus funcionarios y agents poda, cuando lo estimaran necesario
solicitar y aceptar la intervencin de cualquiera de las dos naciones, o
de ambas si era preciso. Todas estas concesiones, franquicias,
derechos y privilegios, estipulados por 99 aos, estaban acordados
bajo la condicin de que la Compaa pagara al gobierno dominicano
la suma de 150,000 pesos, oro americano, anualmente"42.

Hacemos esta extensa relacin de lo estipulado en este acuerdo
para hacer notar que ahora Saman ni sera de los dominicanos, pero
tampoco de los yankees. La peninsula estara sometida a un rgimen
"excepcional, anmalo, imperfecto, como precursor del mal xito
que deba esperarse de una negociacin extravagant en que no
imper nunca sino la suspicacia y la mala fe"43.

El 2 de enero de 1873, Bez le present el contrato al Congreso,
el cual lo ratifica y entonces se procede a hacer un plebiscito como el
del ao 1870, el cual result igual de sucio, dando un resultado de
20,496 a favor y slo 19 votos en contra. El 22 de febrero de 1873 el










contrato entr en vigor como Ley de la Repblica Dominicana,
recibiendo el estado rpidamente el pago de la primera anualidad.

Durante el transcurso de este ao comenzaron a haber
anormalidades dentro del sector que apoyaba a Bez, el cual era
llamado "Rojo". Esto unido con la fuerte oposicin de los que se
llamaban nacionalistas y se identificaban como los "Azules",
empezaron a gestionar operaciones conspirativas en el Cibao, las
cuales cuando llegaron a reunir hasta los ms fieles amigos de Bez,
culminaron con una Revolucin al mando del General Gonzlez,
quien hace que Bez renuncie el 2 de enero de 1874 y salga huyendo
del pas. As terminan los famosos "Seis Aos de Bez".

Debido a la confusion reinante en ese moment, la "Saman Bay
Company" no saba a quien pagarle y entonces cancel su anualidad.
El gobierno aprovech esta falta la consider como una violacin al
contrato, cancelando as su validez y pidiendo el desalojo de la
Compaa. Terminan as los primeros 30 aos de la Repblica
Dominicana. Referente a Saman, el prximo intent de los Estados
Unidos por alquilar su territorio ocurrir durante la dictadura de
Heureaux en el 1892, el cual fracasar tambin, pero esta vez por una
publicidad premature a la firma del proyecto que causar una
oposicin popular a la firma de ste.

Desde esta fecha en adelante los Estados Unidos se interesarn
definitivamente en la Repblica Dominicana y continuarn llevando
a cabo una poltica muy parecida a la descrita anteriormente.

NOTAS

1Rodrguez Demorizi, E. "Documentos para la Historia de la Repblica Dominicana".
(Impresora Dominicana, Ciudad Trujillo, D. N. 1959) Pgina 389.
2Garrido, Vctor. "Poltica de Francia en Santo Domingo 1844-1846". (Editora
Montalvo, Ciudad Trujillo. 1955) pgina 68.
3Garrido, Vctor. ob. cit. pgina 139.
4Garrido, Vctor. ob. cit. pgina 7.
5Rodrguez Demorizi, E. Ob. cit. pgina 395.
6Rodrguez Demorizi, E. "Relaciones Dominico-Espaolas '1844-1859". (Editora
Montalvo, Ciudad Trujillo. 1955) pgina 8.
7, Rodrguez Demorizi, E. "Documentos para la Historia de la Repblica Dominicana"
pgina 54-55.
8Garrido, Vctor. Ob. cit. pgina 12
9Garrido, Vctor. Ob. cit. pgina 58.












10Rodrguez Demorizi, E. "Correspondencia del Cnsul de Francia en Santo Domingo
1844-1846". (Editora Montalvo, Ciudad Trujillo, 1944)
11Rodrguez Demorizi, E. "Relaciones Dominico-Espaolas 1844-1846". pgina 33.
12Rodrguez Demorizi, E. "Relaciones Dominico-Espaolas 1844-1859". Pginas
56-57.
13Rodrguez Demorizi, E. "Documentos para la Historia de la Repblica Dominicana".
pgina 106.
14Rodrguez Demorizi, E. "Documentos para la Historia de la Repblica Dominicana".
pgina 112.
15Rodrguez Demorizi, E. "Relaciones Dominico-Espaolas 1844-1859". pgina 74.
16Rodrguez Demorizi, E. "Relaciones Dominico-Espaolas 1844-1859".' pgina 72.
17Rodrguez Demorizi, E. "Documentos para la Historia de la Repblica Dominicana".
pgina 434.
18Rodrguez Demorizi, E. "Documentos para la Historia de la Repblica Dominicana".
pgina 440.
19Rodrguez Demorizi, E. "Documentos para la Historia de la Repblica Dominicana".
pgina 442.
20Rodrguez Demorizi, E. "Documentos para la Historia de la Repblica Dominicana".
pginas 395-397.
21Munro, Dana. "Intervention And Dollar Diplomacy in the Caribbean 1900-1921".
(Princeton University Press, Princeton 1964) pg. 79.
22Welles, Sumner. "La Via de Nabotb" Tomo I. (Editorial El Diario, Santiago, 1939)
pgina 147.
23Rodrguez Demorizi, E. 'Relaciones Dominico-Espaolas 1844-1859". pgina 157.
24Rodrguez Demorizi, E. "Relaciones Dominico-Espaolas 1844-1859". pgina 182.
25Rodrguez Demorizi, E. "Relaciones Dominico-Espaolas 1844-1859". pgina 197.
26Rodrguez Demorizi, E. "Relaciones Dominico-Espaolas 1844-1859'. pgina 219.
Ver tambin a Welles, Ob. cit. pgina 153.
27Welles, S. Ob. cit. pgina 158.
28Rodrguez Demorizi, E. "Relaciones Dominico-Espaolas 1844-1859". pginas
166-167.
29Welles, S. Ob. cit. pgina 166.
30Rodrguez Demorizi, E. "Relaciones Dominico-Espaolas 1844-1859". pgina 279.
31Welles, S. Ob. cit. pgina 187.
32Welles, S. Ob. cit. pgina 299.
33Welles, S. Ob. cit. pgina 302.
34Academia Dominicana de la Historia. "Informe de la Comisin de Investigacin de los
Estados Unidos de Amrica en Santo Domingo en 1871". (Editora Montalvo, Ciudad
Trujillo, 1960). pgina 12.
35Academia Dominicana de la Historia. Ob. cit. pgina 17.
36Academia Dominicana de la Historia. Ob. cit. pgina 102.
37Garca, Jos G. "Historia de Santo Domingo". Tomo III (Publicaciones iAhora! ,
Santo Domingo, 1968). pginas 178-179.
38Welles, S. Ob. cit. pginas 376-377.











39Academia Dominicana de la Historia. Ob. cit. pginas 89-90.
40Academia Dominicana de la Historia. Ob. cit. pgina 165.
41Welles, S. Ob. cit. pgina 382.
42Garca, Jos G. Ob. cit. pginas 197-198.
43 Garca, Jos G. Ob. cit. pgina 199.


BIBLIOGRAFIA

- Academia Dominicana de la Historia. "Informe de la Comisin de Investigacin de los
Estados Unidos de Amrica en Santo Domingo en 1871 ". (Editora Montalvo,
Ciudad Trujillo. 1960).

- Garca, Jos Gabriel. "Historia de Santo Domingo". Tomo III. (Publicaciones Ahora! ,
Santo Domingo, 1968).

- Garrido, Vctor. "Poltica de Francia en Santo Domingo. 1844 1846". (Editora del
Caribe, CxA., Santo Domingo. 1962).

- Munro, Dana. "Intervention and Dollar Diplomacy in the Caribbean. 1900-1921".
(Princeton University Press, Princeton. 1964)

- Nez Molina, Luis. "El Territorio Dominicano". (Julio D. Postigo e hijos Editores.
Talleres Publicaciones iAhora! CxA., Santo Domingo. 1968).

- Rodrguez Demorizi, E. "Correspondencia del Cnsul de Francia en Santo Domingo.
1844-1846". (Editora Montalvo, Ciudad Trujillo. 1944).

- Rodrguez Demorizi, E. Documentos para la Historia de la Repblica Dominicana". Tomo
III. (Impresora Dominicana, Ciudad Trujillo, D. N. 1959).

- Rodrguez Demorizi, E. "La Era de Francia en Santo Domingo". (Editora del Caribe,
CxA., Ciudad Trujillo. 1955). -

-Rodrguez Demorizi, E. "La Marina de Guerra Dominicana. 1844 1861". (Editora
Montalvo, Ciudad Trujillo. 1968).

- Rodrguez Demorizi, E. "Relaciones Dominico-Espaolas (1844 1859)". (Editora
Montalvo, Ciudad Trujillo. 1955).

- Welles, Sumner. "La Via de Nabotb". Tomo I. (Editorial El Diario, Santiago, R. D.
1939).














FINANZAS Y ECONOMIC DEL GOBIERNO DE
ULISES FRANCISCO ESPAILLAT

por Peng Kiam Miguel Sang


CONSIDERASE EL GOBIERNO DE D. Ulises F. Espaillat come
modelo de integridad y buena voluntad. Son de much alabanza los
trminos en que, con pocas excepciones, los historiadores se refieren
a la obra de gobierno de Espaillat y sus ministros.

Vamos, impulsados por esta idea que tenemos concebida del
Estadista, a estudiar sus finanzas y la vida econmica de su gobierno;
ya que tenemos la conciencia de que toda accin histrica tiene sus
profundas causes econmicas, y que, para mejor comprensin de una
epoca, creemos saludable resaltar.

De Espaillat slo se ha insistido en su alto valor cvico y
patriotico. Don Emilio Rodrguez Demorizi apela a sealarlo como
el ms alto personaje civil de la Restauracin"' y Lupern en su
"Elogio" se desborda sealando las virtudes del reconocido patricio

A pesar de que mantenemos ese respeto hacia la figure de D.
Ulises, creemos que un studio dedicado a la vida econmica de su
gestin gubernativa, como es el present intent, echar, luz sobre
los desvarlos que ha sufrido, y en cierta forma, continue sufriendo,
el pueblo dominicano.

Ya hemos llamado al present studio como intent, y creemos
que se debe justificar. Es de todos conocido que las principles
fuentes histricas gubernamentales se encuentran en la ciudad de
Santo Domingo, por lo que result insuficiente el material de trabajo.
Creemos, y en esto confiamos, que las fuentes utilizadas como









de las principles causes del descontento de la poblacin, de la crisis y de los
desrdenes que se produjeron en la Repblica"7.

En medio de estas prcticas tan anti-econmicas para las finanzas
dominicanas, se produjo durante el gobierno del General Gonzlez en
1874 una insolvencia que se manifesto en la suspensionn de los pagos
de las obligaciones del Estado dominicano"8 y que rpidamente
produjo la cada, debido a la llamada Evolucin de Enero, cuando,
por medio de la acusacin de corrupcin, tirana y traicin
cometidos por el ciudadano president, se logr unir a los partidarios
de los diferentes partidos, y luego de escaramuzas por el poder, se
procedi a elecciones9.

Estas elecciones fueron ampliamente ganadas por el candidate
Espaillat con un total de 24,329 votos, cerca del 95% de los
sufragioslo. Con amplio respaldo y la esperanza abierta puesta en su
persona por un pueblo acabado de salir de dos guerras
antianexionistas, la Restauracin y la de los 6 aos, ocup Espaillat
la presidencia.

Form su gabinete con los hombres ms reconocidos de su
poca: patriots, hombres de ciencias, austeros, capacitados. Fueron
estos Manuel de J. de Pea y Reynoso, hombre de letras, ministry de
Interior y Polica; Manuel de J. Galvn, novelist, ministry de
Relaciones Exteriores; Jos G. Garca, historiador, ministry de
Justicia e Instruccin Pblica; Mariano Cestero, Hacienda y
Comercio; y Gral. Gregorio Lupern, hroe de la Restauracin,
Guerra y Marina'1.

Con estos antecedentes, creemos que podemos pasar a los
detalles de la gestin financiera de Espaillat, ya que, si no mejor la
desmejorada economa national, a los menos fue ejemplo de
probidad y honradez. Pasemos entonces al studio de este gobierno
iniciado el 15 de abril de 1876.

PARTE II

LAS MEDIDAS ECONOMICS
DEL GOBIERNO DE ESPAILLAT

El perodo constitutional iniciado por el Presidente Electo se vi
desde el principio torpedeado por las exigencias econmicas y
financieras. As lo atestiguaron las palabras del Presidente de la







Cmara, Sr. Apolinar de Castro, en ocasin de la toma de posesin
del solio presidential:
"La Hacienda pblica reclama grandes esfuerzos y sacrificios. Las rentas de las
aduanas, nica fuente que puede dar al erario los recursos indispensables para
sostener el tren del servicio pblico, estn comprometidas en much parte al
pago de una deuda interior fabulosa y mal clasificada"12.

No slo eran problems de deuda internal, sino, el agravante de la
deuda externa, con el fatdico emprstito Harmont y otros, que son
las causes ms lejanas- pero directs que provocan la intervencin
norteamericana en el 191613.

A la cada de Bez, en 1873, la deuda pblica internal
consolidada se elevaba a ms de $2,400,000dlares14. El trmino
"consolidar la deuda pblica" era slo un juego de palabra para
diferir la deuda, pues era recoger los bonos y pagars y convertirlos
en otros bonos y pagares finales, diferentes' Estos pagars se
revalidaban contra los derechos de importacin y exportacion, y en
1874, a finales, se promulg la ley que de un plumazo suprimi el 6%
de inters annual que los antiguos ttulos devengaban16.

El modesto erario pblico que se impuso Espaillat, redujo el
mismo en un 60%, o sea, $585.33 piastras (moneda de plata) y
$284,050 destinados a pagar la deudal 7, corresponde muy bien a sus
planes y program de gobierno:
"Como la Cmara no puede derogarlo, pues ha sido decretado para todo el ao,
someto a vuestra aprobacin, adecundolo a la actualidad financiera, el medio de
reducirl. Consiste en rebajar el 25% de todos los sueldos de cien pesos inclusive,
para arriba, y veinte por ciento en todos los dems. Pedidle al Alto Cuerpo
decrete la rebaja, atendiendo a la angustiosa situacin fiscal, la cual exige como
element de reorganizacin y estabilidad, la ms several reduccin de los
gastos"18.

El ministry Cestero, propuso, y fue aceptado, la consolidacin de
la deuda pblica, en la llamada "deuda unificada", la que trajo ms
luego disgusto entire los miembros del gobierno, como estudiaremos
en apartado diferente de este kabajo. La deuda unificada actuara
como nica deuda del estado19.
Como hemos podido atestiguar, las finanzas pblicas se
desarrollaban entire las maquinaciones de extranjeros deseosos de
especular con el gobierno dominicano-el caso de Cazneau y Fabens
durante el gobierno de Bez que inflingieron series deudas al








Esado20- y de los gobernantes manirrotos que inflaban la masa
monetaria del pas para satisfacer requisitos de sus partidarios, por
lo que los emprstitos deban ser frecuentes, con la subsiguiente
consecuencia del empeo virtual del pas.

La actitud de Espaillat es ms que gloriosa, pues cmo le describe
a D. Carlos Rojas en Caracas, manifiesta su conocimiento de estas
malas prcticas con los siguientes trminos:
"Constantemente se presentan empresarios a hacerle proposiciones, que vienen a
ser redes del charlatanismo en que busca lucro fcil la especulacin de los que
nada tienen que perder.
Pues bien, para evitar eso durante mi gobierno, deseo que Ud. me ponga en
relacin con alguna persona en Londres, de la importancia y carcter que se
necesita para poderme confiar a ella, cuando lo requiera el propsito de hacer
algo efectivo en el pas; algo para lo que haya de contar con empresarios
extranjeros"21.

Correspondiendo a estas preocupaciones presidenciales, el
ministry de Relaciones Exteriores expresaba a los cnsules y agents
dominicanos en el extranjero esta poltica, sintetizada en el siguiente
prrafo:
"...conviene que tenga Ud. entendido y lo haga entender a todos, que este
Gobierno no piensa en transacciones encaminadas a obtener emprstitos de
ninguna clase, antes por el contrario desea balancear sus deudas para estudiar la
manera de hacerles frente u apreciar definitivamente cualesquiera compromises
legtimos que afecten el crdito del Estado"22.

Otra de las medidas realizadas a medias, pero muy brillantes, fue
la del Banco de Anticipo y recaudacin, que tendra las siguiente
bases:
"El gobierno, tomando el minimum de los ingresos generals del Tesoro,
conforma a l sus gastos anuales, contando en ellos el tanto por ciento que asigne
para amortizacin de la deuda en ttulos, el tanto por ciento que se aparte para
subasta de la misma, el tanto por ciento que decrete para obras pblicas y las
asignaciones generales del presupuesto"2 3.

Esta idea es muy loable, pues los bancos privados y familiares
tenan la potestad de emitir papel moneda propia, y an eran
afectados por los vaivenes de la poltica. La entidad propuesta por
Espaillat se dedicara a cobranzas de las Aduanas, venta de los
timbres y papel sellado, y sus beneficios estaran asignados a la









amortizacin de la deuda. No es propiamente un Banco Central, pero
si un Banco del Estado con participacin de personas civiles24.

Refirese Welles sobre esta propuesta, relatndonos la reaccin
negative de los comerciantes acaudalados de Santo Domingo, que
esperando beneficios de acuerdo a sus banderas partidistas,
negaronle su apoyo:
"...por desgracia, el Pas no estaba preparado para el experiment que se
propona llevar a cabo Espaillat, y la nica media constructive que pude ofrecer
fue la creacin de un Banco Local de emisin bajo la supervigilancia dei
Gobierno, para estabilizar el crdito national, lo que fue mal interpretado,
imcomprendido y no se pudo llevar a cabo"2 5.

La decision y convencimiento del ilustre repblico no vali de mu-
cho como para que esta realista media econmica echara races. Sin
embargo, otras dos medidas suyas fueron ms o menos dichosas de
haberse implantado para bien national o regional: la ley sobre
concesin de terrenos y el fomento de la agriculture.

Eran estos temas ya tratados en artculos periodsticos bajo el
seudnimo de 'Mara'26, por Espaillat. La poltica posterior a su
gobierno no benetici en much la continuacin de la eficacia de
estas medidas. Ms, debemos de consignarla, porque la primera, era
un intent de darle potential human al pas, lo que en trminos
modernos de economa sera llamado como expansionn del mercado
interno y de la mano de obra". La segunda era una media visionaria
para expandir las entradas fiscales, desarrollando la agriculture.

Y no era de preocuparse poco el asunto de la poblacin del pas.
Para 1871, en relacin preparada por M.M. Gautier, Ministro de lo
Interior del gobierno de Bez, sealaba en 107,000 las almas, de
acuerdo con el censo del tribunal eclesistico, insistiendo en que no
son exactas, de acuerdo al siguiente prrafo:
"De acuerdo a esta estimacin, las provincias del Sur, incluyendo el distrito de
Saman, contienen 109,000 almas, y las del Cibao, 98,000, pero esta ltima cifra
es probablemente incorrect, ya que por su produccin y consumo bien
conocidos, as como por el nmero de hombres que pueden poner en los
campos, las provincias del Cibao son evidentemente ms populosas que las de la
parte sur de la isla"27.

An con tales indicaciones en contra, afirma que tales datos
abarcan la informacin "ms confiable" que se pueda dar acerca de la
poblacin de la Repblica Dominicana. Con todas estas









inseguridades, debemos de reconocer que el nmero de habitantes era
extremadamente reducido.

Ya se desbordaba en fantasas el peridico El Liberal de Puerto
Plata al insertar la noticia de la Ley sobre concesin gratuita de
terrenos del Estado. Tenan la idea de que con la inmigracin,
llegara la civilizacin al pas, el progress y el trabajo colectivo.
Dudbase de los mtodos con que se debera fomentar el aumento
poblacional del pas. Ms, la preocupacin estaba lanzada. Adems,
era previsin de la ley, garantizar la estabilidad del pas para
acrecentar las riquezas nacionales. En palabras modernas, sera una
ley de incentive agrcola, puesto que las esperanzas estaban puestas
en este ramo de la economa, como veremos ms luego segn las
consideraciones de D. Pedro Bon.

Los considerando de dicha ley son muy significativos, pues
sealan la magnitude de las esperanzas y el grado de preocupacin del
Gobierno cuando dicen:
"Considerando: lo. que la agriculture es la base del future desarrollo de la
riqueza del pas;
Considerando: 2o. que contribuir en much al progress y ensanche de esa
industrial dar en propiedad los terrenos baldos del Estado adecuados a la siembra
de various frutos de exportacin"28 .

Adems, la ley prevea los frutos que deban ser dedicados los
terrenos cedidos por el Estado. Eran estos: caa de azcar, caf,
cacao, tabaco, algodn u otros frutos mayores. Es interesante sealar
que los extranjeros tenan el mismo derecho que los dominicanos en
optar por terrenos del Estado.

Puede deducirse, con una deduccin arriesgada, que esta ley fue
implementada por otros gobiernos, ya que la esquela noticiosa de El
Liberal de Puerto Plata es de 1878, dos aos ms tarde, luego del
derrocamiento de Espaillat.

Pero, suponer eso es especular. Lo cierto es que en menos de seis
meses de gobierno, con ms de la mitad entablada entire dos guerras
civiles -baecistas en el sur y gonzalistas en el norte- no fue possible
hacer ms que los esbozos de la poltica ms racional concebida en
bien de la Nacin Dominicana. An as, hubo logros de los
comisionados especiales de agriculture, especialmente, D. Pedro Fco.
Bon, de la Provincia de La Vega.









Tres misiones le fueron encargadas a estos comisionados, y de
much trascendencia, pues era la sntesis de la poltica de desarrollo
del Gobierno. Los otros ciudadanos designados en este puesto
fueron: Prov. de Santo Domingo, Emiliano Tejera; Provincia de
Santiago, Mximo Grulln; Provincia de Azua, Jos Ma. Cabral;
Provincia del Seibo, Juan B. Morel; Distrio de Puerto Plata, Manuel
Castellano; y, Distrito de Saman, Gregorio Riva.

Como testimonio de la labor realizada por estos seores, D.
Emilio Rodrguez Demorizi seala a Pedro F. Bon y Gregorio
Riva29. Del primero tenemos testimonio de su abnegacin y empeo
en la triple mission:
"La primera es vulgarizar y hacer estimar en los campos de esta provincia, la
poltica de libertad y justicia decididamente adoptada por el gobierno,
demostrando a la luz de los principios democrticos que todos los partidos son
hermanos y que todos caben en la Patria; segunda, fomentar la agriculture con
los medios que disponemos, detallndome Ud. los que juzga ms adecuados por
el moment; tercero, fomentar la estadstica de nuestros campos, para que
puedan recoger de este dato indispensable de gobierno, los amplios frutos que
regularmente producen"3.

Esta triple misin, es un ejemplo de desinters y empeo en
cumplir el encargo encomendado, la preocupacin de Bon, llegando
al sacrificio de proponer ciertas medidas costeadas con el sueldo
asignado a l.
"Como comisionado especial, necesito multiplicar mi pensamiento y mi palabra,
por tantas veces como individuos, cuente la provincia que puedan oirla, y esto lo
conseguir solamente por medio de una imprenta. La necesito, la pido y la pago
con las dos primeras; mensualidades del sueldo que Ud. dice se me ha
asignado"31.

En un interesante artculo, Bon ejemplifica la situacin de la
agriculture de una forma cruda. Present los vicios y desrdenes de
nuestro sistema de siembra, pues slo "un quinto de las fuerzas
disonibles concurren al servicio de la agriculture" ya que el resto
esta movilizado en servicios de guerra intiles o servicio civil mal
indicado3 2.

Adems, seala, con much suspicacia que los dominicanos
guardian las tres cuartas parties del ao. Comprenden en estas fiestas
desde los reglamentarios 52 domingos hasta los santos patrons de
los gremios diversos de las ciudades, aadiendo la estampa de cmo
se desarrolla una feria de juegos de azar3 3.








Procurando imparcialidad, podemos discrepar de las medidas
tomadas por el Gobierno de D. Ulises Francisco Espaillat, debemos,
s, reconocer que fueron tomadas dentro de unas convicciones y
creencias muy definidas sobre cmo resolver los grandes males que
aquejaban entonces a la nacin dominicana.

De acuerdo a los conocimientos de la poca, las pretensiones de
Espaillat eran amplias y profundas, destinadas a mejorar el destino
patrio en todas las reas posibles, y resolver los males que
padecamos lo ms de raz possible.

Tal vez, la suposicin de Lupern de que las medidas del
Gobierno de Espaillat eran impopulares porque la mayora de los
dominicanos estaban acostumbrados por Gonzlez a vivir de las
prebendas, privilegios y 'botellas', dando lugar a que el descontento
cundiera, pueda tener cierta validez.

Pero, l no mide la situacin, ya que es de notarse que ms cay
el rgimen de Espaillat por el "desaliento sufrido al ver sus mejores
hombres alejarse y despreciarle su colaboracin en su obra de
gobierno". Las buenas intenciones y los planes bellamente ilustrados
y rigurosamente pensados fueron sobrepasados por la accin
envilecedora de los hombres: la ambicin, los celos y la traicin.

PARTE III

CAUSES ECONOMICS
DE LA CAIDA
DE ESPAILLAT

Buena relacin de los movimientos militares son anotados por
Espaillat en sus frecuentes epstolas a partidarios y amigos, y en las
notas de Lupern. A pesar de que este ultimo racionaliza el problema
de la derrota y del derrocamiento a un mal arte military de su parte,
es much ms cierto y evidence que las causes econmicas fueron
determinantes34.

Poco ms de un mes ha transcurrido desde la ascensin al poder
cuando un suelto es distribuido dnde se afirma que el Gobierno
estaba dispuesto, mejor dicho, haba dispuesto la entrega de
$170,000 pesos fuertes al general Gregorio Lupern. Los trminos
son ofensivos y efectivos: logra levantar en armas a los gonzalistas.
"Un hecho escandaloso y que prueba hasta la evidencia que Don Ulises se deja









influenciar por Lupern, acaba de verificarse en Santo Domingo con escndalo
de todos. (..() al nclito 'Luspern' (...) cobra ciento setenta mil pesos
fuertes..."35.

Ya el brote de sedicin y desconfianza se haba declarado cual
virus contagioso. El caso es, como el mismo Lupern present, que
por Ley de la Cmara, el 27 de junio, se declaraba deuda national la
contraida por los 'jefes de las fuerzas patriots' durante la guerra de
los seis aos contra Bez, lo que nos indica que ni an Espaillat poda
librarse del vicio establecido, y que hemos comentado
anteriormente3 6.

A pesar de que a todas luces la causa de la guerra de los seis aos es
patritica, luchar contra el proyecto de anexin baecista, no deja de
ser important sealar que Espaillat era azul, por lo que tuvo este
compromise3 7.

An cuando la llamada 'Evolucin de Enero', la cul logr llevai
a Espaillat al poder, es considerada como "el nico movimiento de
doctrinas, nica lucha de ideas que se ha sostenido en el pas" por
Hostos3 8, fue percibida por los partidarios rojos y verdes como una
confabulacin y un ardid azul. As lo indican los manifiestos, tanto
de los gonzalistas como de los baecistas. Dicen los primeros:

"Nosotros no depondremos las armas sino cuando el gobierno actual que se ha
impuesto por la astucia y la sorpresa no se abata ante el amigo del Pueblo"39.

Junto a las traiciones, Caminero y Prez40, el descontento,
tuvo Espaillat otra inquietud que le malogr su gestin de gobierno.
Fueron las indisposiciones de los miembros de su gabinete: Lupern,
muy tempranamente, se quejaba de Cestero, todo a causa de la
'unificacion de la deuda' que ste impulsaba. Veamos la queja que
present Lupern:

"El seor Cestero ha sido muy desgraciado en su ramo; y si insisted en su
malhadada unificacin; si se hace efectivo este ltimo decreto, le aseguro mal
resultado. De manera, que los vales de la 'evolucin' sufrirn una depreciacin
escandalosa, mientras los remanentes, por su fcil y barata adquisicin estarn en
demanda"4.

Luego, el seor Cestero presentaba su renuncia, el 22 de
septiembre, dnde anotaba que "he llegado a notar que soy ministry
sin prestigio"42. A pesar de que no seala autores de sta situacin,
es evidence que concluyamos que las exigencias de Lupern en favor









de los Hnos. Lithgow y suyo defendiendo los vales de la Evolucin
significaron much para la toma de esta decision.

Veamos, rpidamente, la gestin administrative del seor
Cestero, cmo l nos la present en su carta-renuncia:
"Nada. puedo decir del ejercicio administrative en que he venido ocupado
durante cinco meses. No he tenido tiempo para reglamentar nada. Hall la
Hacienda exhausta, desbaratada, adeudada; comprometidas sus entradas y stas
bien pobres. No obstante, hasta el da se han pagado correctamente los gastos
por la Revolucin en esta Provincia, la del Seibo, alguna parte de los de la de
Santiago y La Vega; comprado armamento, reparado y armado buques, etc.,
etc"4

Los disgustos de otro de sus ministros, D. Jos Gabriel Garca,
son de otra ndole: su oposicin a que personas no afectas al
gobierno fuesen llamadas a ocupar puestos publicos44, lo que llev a
Espaillat a verse cada da ms desolado.

En esta circunstancias, fue entonces que el Gral. Caminero abre
las puertas de Santo Domingo a los seguidores de Gonzlez, no sin
antes haber tenido Espaillat la oportunidad de aniquilar el intent
triufante de sedicin cuando el general Isidro Pereira le comunic los
planes de Caminero pidindole rdenes para apresarlo. Espaillat
crey entonces en la persona de Caminero, por lo que se vio forzado
a ir acompaado por el mismo general al Consulado Francs, dnde
permaneci hasta diciembre, cuando el 20 sali para Santiago a
travs de Puerto Plata.

La Despedida que le dedic a los capitaleos resume su gestin
gubernativa con un dejo de desaliento y' pesimismo. No es para menos,
pues los golpes recibidos fueron altamente traidores y muy
malintencionados.

"Regreso hoy al seno de mi familiar -del cual me sac el fatal error de haber
credo que poda contribuir a la paz del pas- para dedicarme exclusivamente,
como antes, al ejercicio de mi profesin u oficio"45.

As termin el ensayo de liberalismm' que este hombre, restado
por todos, trat de echar adelante en un pueblo dedicado por
generaciones a fas guerras civiles y a los desafueros institucionales.

El 5 de octubre de 1876, luego de una inmotivada guerra civil y
en contra de un gobierno lleno de buenos planes, la Repblica




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs