El Mundo
ALL ISSUES CITATION THUMBNAILS ZOOMABLE PAGE IMAGE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/CA03599022/00034
 Material Information
Title: El Mundo
Uniform Title: El Mundo
Physical Description: Newspaper
Language: Spanish
Creator: El Mundo
Publisher: El Mundo
Place of Publication: San Juan, Puerto Rico
Publication Date: January 30, 1938
 Record Information
Source Institution: Digital Library of the Caribbean
Holding Location: Universidad de Puerto Rico
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 53005066
System ID: CA03599022:00034

Full Text
i
24 PAGINAS
5 Centavos
Oficina: M�rlelo �L UOTTOO.
Tal. 2221 8.J.
EDICI�N
NDO
?-
SUSCRIPCI�N DIARIA. SABATIN A
Y DOMINICAL
1 Afle
: Semutrf
1 Trimestre
Para
r. r.
1060
5.50
300
Dentro
Tratado
Toaui
14.00
7.6C
400
DOMINICAL
A�O XX.
SAN JUAN, PUERTO RICO.
Publlahesl and dlstnbuted undcr p�rmtt No. 801 authorlzed by the Act of October 6. 1017 on fue at the Poat Office at
San Juan. Puerto Rico. By order of the Presld�nt� A. 8. Burieson. Poatmaater Oeneral. Enterad ai second claas matter
� Pebruary 31, 1010 at the Poat Office at San Juan. Puerto Rico {United Sute� of America) undtr the Act of March 8. 1870
DOMINGO 30 DE ENERO DE 1938.
NUflERO 7041.
Son cr�ticas las relacionas de Estados Unidos y Jap�n
Sigue discuti�ndose un ter-
cer t�rmino para Roosevelt
Posibilidades presidenciales para las
pr�ximas elecciones
Debido a la agresi�n de que fu� objeto en
Nank�n el c�nsul norteamericano

(Por LOUIS J. SCHAEFLE)
WASHINGTON. D. C. enero. (P.
U.)� La adivinanza que loa profe-
tas pol�ticos no
pueden resolver
�e refiere al de-
seo del presiden-
te Roosevelt, o a
tu falta de deseo,
de ser candidato
para un tercer
t�rmino en la
presidencia. Esta
pregunta dar� co-
lor a las activida-
des legislativas y
pol�ticas hasta el
verano de 1939.
cuando los dos
principales part�
Pretident
RooiaTtlt
doa pol�ticos de Estados Unidos se
reunir�n a seleccionar sus candi-
datos para el puesto p�blico m�s
alto de la naci�n.
Hay dos puntos de vista en dis-
crepancia sobre este asunto. Un
punto de vista sostiene que el Jefe
, Ejecutivo ha Inaugurado reformas
sociales y planes econ�micos de na-
turaleza tan amplia y profunda
que no le ser� posible completar
sus programas al finalizar su se
gundo t�rmino y que su singular
talento pol�tico es absolutamente
esencial para llevar a su conclusi�n
l�gica las actividades emprendidas.
El otro grupo alega que Rosevelt
ha blandido el l�tigo con tal dure-
za y frecuencia que el pueblo est�
molesto y falto de confianza al ex-
tremo de desear descansar de las
reformas para dedicarse c�moda-
mente a preparar planea que no
sean trastornados por las sorpren-
dentes proposiciones que se origi-
nan a diario entre los Jefes del
Nuevo Trato.
El Presidente �claro est� - pue-
da desvanecer las dudas en cual-
quier momento, si es que �l se ha
decidi�*: ya sobre el particular. Mu-
chas da sus amistades afirman que
a Roosevelt le repugna la idea de
un tercer t�rmino, pero que una
coalici�n de sus enemigos puede
obligarlo a tomar el estandarte del
Nuevo Trato en una tercera elec-
ci�n.
En Washington se habla de una
fusi�n de los dem�cratas anti-novo-
tratistas con el Partido Republica-
no para obstruir las pol�ticas de re-
formas y de recuperaci�n econ�mi-
ca que auspicia de todo coraz�n ei
Jefe Ejecutivo. Una coalici�n entre
loa dos bandos enemigos de la Ad-
ministraci�n logr� en las �ltimas
dos sesiones del Congreso hacer
naufragar algunos de los planes
no, mordi� el polvo del fracaso: Ull-
ses S. Grant, despu�s de la Guerra
Civil y Teodoro Roosevelt en el
1908.
Si de otro lado al programa de
Roosevelt no le dan sabotaje los
enemigos de sus objetivos, se pue-
de dar razonablemente por seguro
que el Presidente buscar� un hom-
bre que �l crea pueda proseguir
con el programa de mayor distribu-
ci�n de la entrada nacional y de
ayuda a los desamparados.
CANDIDATOS DEM�CRATAS
Uno de estos probables candida-
tos dem�cratas es Paul V. McNutt,
alto comisionado de Estados Uni-
dos en las Islas Filipinas. McNutt
�que, dicho sea de paso, tiene la
reputaci�n de ser uno de los hom-
bres de figura m�s elegante en la
vida p�blica� cuenta con el tre-
mendo respaldo de la Legi�n Ame-
ricana, de la cual fu� una vez co-
mandante nacional, y se ha desta-
cado hacia la prominencia nacional
por sus logros como Gobernador
del Estado de Indiana. Antes del
Nuevo Trato, ya McNutt habla em-
pezado a efectuar reformas en la
* estructura econ�mica y social de
Indiana que en algunos respectos
resultaron hasta m�s cabales que
las luego propuestas por la Admi-
nistraci�n nacional.
Se espera que la incumbencia de
McNutt como Alto Comisionado
ensanche su experiencia y elevaS
sus posibilidades para la nomina-
ci�n. Ya hay individuos influyentes
en la vida p�blica que est�n calla-
damente preparando/el terreno a
favor del antiguo gobernador.
El gobernador Frartk Murphy, de
Michigan, y Joseph Patr�ele Ken-
nedy, presidente de la^eomlsl�n
Mar�tima que acaba de �t^ nom-
brado embajador en Londres, ocu-
pan alto lugar en la lista de
srbies candidatos. Una vasTalca
de Detroit, Murphy obtuvo tre-
menda popularidad. Es partidario
fervoroso de una mayor participa-
ci�n del Gobierno en loa asuntos
sociales y econ�micos.
Kennedy, que a la edad de 28
anos era presidente de un banco.
se gan� una fortuna en Wall Street
como financiero. Ha sido muy acla-
mado por el trabajo que realiz�
en la presidencia de la Comisi�n de
los Valores y el Cambio y se div
tlngul� notablemente como presi-
dente de la Comisi�n Mar�tima. Se
concede que Kennedy serla el can-
didato m�s atractivo a los intere-
ses comerciales.
Murphy y Kennedy son cat�licos
romanos, un factor que puede cau-
Por John R. MORRIS
SHANGHAI, enero 29. (Prensa
Unida) � Un despacho que llega
atrasado dice que los proyectiles
antl-a�reos alcanzaron al ca�onero
"Luz�n", de Estados Unidos, y a
su lanch�n durante la Incursi�n
a�rea de los japoneses contra Han-
kow el Jueves.
El operador de radio result� he-
rido levemente, hubo un chino
muerto y otros varios heridos.
Dice Dome!, la agencia noticie-
ra de los Japoneses: "El comandan-
te en Jefe de la Flota de Estados
Unidos, Harry E. Yarnell. niega el
informe de llankow que dice que
el "Luz�n" fu� damnificado y asu-
me que los proyectiles eran de pe-
que�o calibre venidos de los ca�o-
nes antia�reos de los chinos". Los
despachos de llankow afirman que
las nuevas bater�as antia�reas de
los chinos est�n muy activas den-
tro de las �reas residenciales y co-
merciales.
Se recuerda que los japoneses
dieron a entender que tal vez se
ver�n obligados a bombardear las
secciones residenciales y comercia-
les de Hankow debido a que las
bater�as antia�reas de las Inmedia-
ciones fueron trasladadas al cen-
tro del a ciudad.
Informan las fuentes chinas que
Yen Chien-Hing, Jef de Estado Ma-
yor de las tropas de la famosa Oc-
tava Ruta, habla sido nombrado
jefe de Estado Mayor de las tro-
pas de la Decimonovena Ruta que
acaben de ser reorganizadas. Es-
tas tropas gastaron fama mundial
en el 1932 por su tenaz resistencia
en Shanghai. Las tropas da la Oc-
tava Ruta operan por el noroeste
y se Informa que est�n concentr�n-
dose en las t�cticas de guerrillas,
neg�ndose por ahora a enfrentar-
se en una batalla decisiva ron los
Japoneses. De esta manera los chi-
nos le han causado mucha preocu-
paci�n a los nipones. Los guerri-
llero* entorpecen constantemente
las comunicaciones y atacan 1 a s
unidades aisladas.
Dicen los chinos que ocho divi-
Cordell Hnll. Secretarlo de �atado,
est� muy preocupado.
siones de tropas bajo el general
Hu Tsung Nan han tomado posi-
ciones para hacerle frente al nue-
vo empuje japon�s al sur de Hsu-
chow en el frente central. Se afir-
ma eue los japoneses trataron de
cruzar el rio cerca de Mingkwan
en la ferrovla Tientsln-Nankln. Los
chinos los rechazaron y los japo-
nes?s entonces siguieron hacia el
oeste.
De acuerdo con los informes chi-
nos, la lucha en Wuhu est� asu-
miendo mayores proporciones. Sos-
tienen los chinos que sus fuerzas
est�n atacando a Wuhu y a Shw-
anchen. La artiller�a china y la
de los harcr.s de guerra japoneses
libran un duelo i�nw d*� rio.
Seg�n se Informa, el general�si-
mo Chlang Kai Shek visit� nueva-
mente el frente central a Inspec-
cionar los preparativos chinos pa-
ra la batalla decisiva.
� � �
WASHINGTON, enero 29. (Pren-
sa Unida) � El Departamento de
Estado dio Instrucciones al emba-
jador de Estados Unidos en Jap�n,
Joseph C. Grew, para que protes-
te por la bofetada de que fu� vic-
tima el c�nsul interino de Estados
Unidos en Nankin. John Allison.
Esta es la segunda protesta que
hace Grew en los �ltimos pocos
d�as, lo cual refleja que aumenta
la preocupaci�n del Secretario de
Estado, Cordell Hull, y de otros
oficiales por la actitud de los ja-
poneses en relaci�n con los ame-
ricanos y sus propiedades en Chi-
na. En numerosos sitios se consi-
dera que la situaci�n est� tan cri-
tica como cuando el hundimiento
del cartonero "Panay".
� � �
TOKIO, enero 29. (Prensa Uni-
da.! � El embajador estadunidense
Grew formul� representaciones an-
te el Ministerio de Relaciones Ex-
tranjeras en relaci�n con el Inci-
dente de John M. Allison, Encar-
gado de Asuntos de Estados Uni-
dos en Nankin, quien fu� abofe-
teado por un soldado japon�s. El
Ministerio de Relaciones Extranje-
ras prometi� a Grew hacer una
investigaci�n detallada y luego con-
testar las representaciones.
El Gabinete japon�s, en sesi�n
extraordinaria que celebr� h o y,
acord� llevar a cabo una confe-
rencia en el domicilio Imperial, en
la cual se discutir�n los asuntos
relacionados con Estados Unidos.
El Gabinete discuti� todas las fa-
ses del conflicto chinojapon�s, an-
ticipando una lucha prolongada.
Se tiene entendido que todav�a
existe la posibilidad de una dec�a-
1 raci�n de guerra contra China,
' obligando asi la Invocaci�n de la
ley de neutralidad de Estados Unl-
, -
El presupuesto tendr�a qi|e ser
rebajado en tres millbnes
i
EL ATENEO DA INCON-
DICIONAL ENDOSO
A la obra "�lbum de
Oro NO HAN DECIDIDO AUN SI
ACEPTAN EL ARBITRAJE
LA COIYTROVERSIA � ^�8 navieros consultan a sus principa-
DOMINICO-HAITIANA les y los obreros se re�nen hoy otra vez
preferidos del Presidente.
En tal contingencia el Presidente sar titubeos al momento de la no-
podrla muy bien decir �opinan sus
amigos� que �l no desea doce a�os
en la presidencia y que su prefe-
rencia personal seria volver a au
helio y tranquilo retiro de Hyde
Park; pero que �l no traicionar� a
los millones que votaron por �l en
el 1936 dobleg�ndose ante la uni�n
de los dem�cratas con los enemi-
gos tradicionales de su partido*
Si Roosevelt sube nuevamente a
la presidencia, habr� destrozado la
tradici�n contra el tercer t�rmino
que se ha mantenido firme ante
los embates del tiempo. En las dos
ocasiones anteriores cuando un
presidente busc� los medios de vol-
ver a Casa Blanca un tercer t�rml-
minaci�n, considerando la aplastan-
te derrota que sufri� un candidato
de la misma fe, el antiguo goberna-
dor de Nueva York, Alfred Smith.
cuando hace diez a�os le disput� la
presidencia a Herbert Hoover.
Otros dem�cratas que tambi�n
podr�an ser quiz�s seleccionados
son: el secretarlo de Agricultura,
Henry Agard Wallace, quien tiene
muchos partidarios entre los agri-
cultores: el subprocurador general
Robert II. Jackson, que en los �lti-
mos meses ha tomado mucha popu-
laridad en Casa Blanca y a quien
seg�n informes lo est�n "acicalan-
do' para gobernador del Estado de
(Contin�a en la p�gina 12 col. 1)
Nuevo sorteo de jurados pa-
ra el juicio de Ponce
El juez Todd declar� con lugar la mo-
ci�n de Ramos Antonini
PONCE. enero 29.-A las diez
de esta ma�ana el Juez Todd pro-
cedi� a resolver la moci�n del li-
cenciado Ramos Antonini radicada
ayer tarde a nombre de los acu-
sados nacionalistas en relaci�n con
* la muerte del polic�a Ccferino Lo-
yola en los sucesos del Domingo
rie Ramos en Ponce. en la que pe-
d�an la nulidad del sorteo de jura-
dos en que se exclu�a a los doce
caballeros .que sirvieron en el Jui-
cio anterior. El Juez Todd h'zo
constar que era cierto que dichos
doce jurados hablan sido excluidos,
pero reconoci� que habla sido or-
denado debido a un error de hecho,
ya que dicho magistrado crey� que
exist�a una orden del juez Sep�l-
veda excusando a dichos doce ju-
rados para actuar en este caso.
Fueron leidas las manifestaciones
hechas en Corte abierta por el Juez
en aquella ocasi�n cuando fu� di-
1 suelto el Jurado, de las cuales apa-
rece que el juez Sep�lveda ofte?i�
a dichos caballeros como un pre-
mio a su labor rendida el que se
les excusarla de cualquier caso de
los se�alados hasta el mes de anu�.
siempre y cuando que ellos asi u
solicitaran. Sostuvo el Juez To IJ
que la Corte tenia amplia discre-
ci�n para excusar a uno o m�s ju-
radoa da actuar por cualquier ra-
z�n que a juicio del Juei fuera Jus-
tificada, tales oomo enfermedad,
condiciones de sus negocios, etc.
y que asi habla sido resuelto por
el Tribunal Supremo en el caso d*�l
Pueblo versus V�zquez y ratifica-
da esa doctrina en el caso del Pue-
blo versus Pillot y otros. Liego el
Juez se extendi� sosteniendo su dis-
creci�n, terminando su resoluci�n
en �stas o parecidas frases: "Pa-
ra corregir el error de hecho en que
se Incurri� al excluir los doce Jura-
dos que sirvieron en el Juicio o vis-
ta de este caso celebrada de sep-
tiembre 13 a diciembre 6, cree es-
te Juez que lo procedente es de-
clarar con lugar la moci�n y pro-
cede a anular el panel desinsacula-
do, y ordena inmediatamente que
por el secretario se proceda a sor-
tear un nuevo panel de jurados In-
cluyendo a los doce caballeros que
integraron el Jurado que sirvi� en
el juicio anterior durante ios d�as
antes mencionados."
Acto inmediato el secretarlo, li-
cenciado Gotay Purceil. procedi� al
sorteo de Jurados para entender en
el Juicio que ha sido se�alado pa-
ra el martes, dia primero de fe-
brero pr�ximo. En esta vista es-
tuvo presente la defensa, represen-
tada por Ramos Antonini y Felipe
Col�n D�az, y el Pueblo por el fis-
cal Rodrigues Serra.
Arturo CASTRO Jr.
Esperan hoy en Wash-
ington a Ortega Frier
WASHINGTON, enero 29. (P. U.)
�Se Informa que la reuni�n infor-
mal de los miembros de la Comi-
si�n Permanente en Washington
creada por el tratado de Gondra
para presentar un bosquejo de con-
venio sobre la disputa dominico-
haitiana, fu� pospuesta hasta la
llegada del ministro del Exterior
dominicano, Oitega Frier, y el de-
legado haitiano Abel Legel.
El jueves ios haitianos espera-
ban que la reuni�n podr�a cele,
brarse el s�bado (hoy), con sufi-
ciente tiempo en anticipaci�n a la
reuni�n formal se�alada para el
lunea por la tarde y que si la Co-
misi�n Permanente aprobaba el
acuerdo, podr�a firmarse el Instru-
mento por ambas partes el lunes,
en la sesi�n formal.
Ortega Frier no pudo lograr aco-
modo en avi�n de Mlaml a Wash-
ington y no llegar� en tren hasta
el domino por la ma�ana (hoy).
Leger dijo que el acuerdo est�
pi �cticamente terminado en cuan-
to concierne n la delegaci�n haitia-
na. Tambi�n manifest� que la se.
al�n Informal probablemente se ce-
lebre el lunes por la ma�ana, y la
formal el mismo dia por la tarde.
Los representantes de las eom-
pi�fas navieras se reunieron ayer
por la ma�ana para considerar la
carta que lej enviara el goberna-
dor Winshlp proponi�ndoles que
sometieran el asunto de la huelga
de los muelle-i a una junta de ar-
bitraje de tres o cinco miembros.
A la hora en que cerramos esta
edici�n los muleros continuaban
reunidos en el bufete del licencia-
do Ilartzell en San Juan y se pro-
pon�an nombrar una comisi�n pa-'
ra que visitara'al gobernador Win.
siiip para dant las gracias por la
"Ttl* en que habla contestado el
Memor�ndum de los patronos, en
�espuesta al "statement" del Eje-
Carpentier miembro r�e
la Legi�n
PAR�S, enero 29. PU)� Georges
Carpentler, ex famoso boxeador
franc�s, fu� hecho miembro de la
Legi�n de Honor entre 18 piorno,
torea deportivos de Francia. Esta
distinci�n se considera como el re-
conocimiento del Gobierno al ser-
vicio prestado por Carpentler le-
vantando el "standard" ftslco de la
juventud francesa.
EL GOBERNADOR NO
SALI� DE PESCA
Un portavoz de Fortaleza nos .pi-
di� ayer hici�ramos constar que
carec�an de veracidad los informes
publicados en algunos peri�dicos
en el sentido de que el gobernador
Winshlp se propon�a hacer una ex-
cursi�n de pesca acompa�ando al
doctor Hugh H. Young, que es ac-
tualmente su hu�sped distinguido,
toda ves que adem�s de que su
condici�n f�sica no se lo permite,
los asuntos relacionados con el
conflicto mar�timo, al cual , trata
de buscar soluci�n favorable a la
mayor brevedad posible, pr�ctica-
mente le obligan a permanecer en
su mansi�n.
AVIONES JAPONESES
SOBRE HOTHOW
Columnas chinas atacan
Wuhu y Shwangchen
�w
CANT�N, enero 29. (PU) - Los
informes chinos dicen que hubo
varios muertos y docenas de casas
destruidas cuando los aviones Ja-
poneses atacaron por dos ocasio-
nes a Hoihow, Ilainan. ayer al
mediod�a, a pesar de las recientes
representaciones contra las opera-
clones en Haimn.
A las 6:30 A. M. se divisaron
aviones �obre la ferrovia Hong-
kong-Kowlon.
� � �
SHANGHAI, enero 20. (PU) �
De acuerdo con los informes chi-
nos tres columnas est�n atacando
a Wuhu y Shwangchen. Una co-
lumna parte d* Kwanshan. donde
la artiller�a chino sostuvo un dus-
lo que se prolong� todo el dia con
lo* barcos de guerra nipones. Los
barcos Japoneses lanzaron m�s de
mil proyectiles hacia tes lineas
chinas. La segunda colursma viene
de Hupaoshan y est� peleando
sangrientamente. La tercera co-
lumna compuesta de guerrilleros
ataca a Chancan cerca de Wu-
chow.
tutivo Insular publicado en la
Prensa.
Sabemos qua los navieros en su
contestaci�n ai Gobernador alega-
r�n que no tienen autoridad para
resolver ellos aqu� este asunto, pe-
ro que enviar�an por avi�n toda la
documentaci�n del caso a las ofi-
cinas de sus principales en New
York y Boston, solicitando instruc-
ciones en cuanto a la proposici�n
de arbitraje.
LOS OBREROS SE REUNKN HOY
Les representantes de las Unio-
nes de Trabajadores de los Mue-
lles, bajo la presidencia del se�or
Manuel Rubio Salinas, y los miem.
bros del Comit� de Huelga, que
preside el se�or Juan Fern�ndez
Jr., se reunieron ayer s�bado por
la ma�ana en el local de la U. T.
M. en Puerta de Tierra para con-
siderar la carta del gobernador
Winshlp sobre el asunto del arbi-
traje. No se lleg� a ning�n acuer-
do tn vista de que faltaban algu-
nos delegados de los puertos de Ja
Irla y la reuni�n fu� suspendida
para hoy domingo por la ma�ana.
a cuyo acto se espera asistan todos
los delegados del Consej�1 Insular de
l niones y los representantes del C.
I. O., para tomar acuerdo sobr�
este asunto del arb�trate.
En la sesi�n celebrada per !a
Junta de Gobier.io del Ateneo Por-
torrique�o, en la noche del viernes
21 del corriente mes de enero, se
aprob� la resoluci�n que publica-
mos a continuaci�n:
Por Cuanto: Bajo el patrocinio
del Gobierno Insular,�seg�n Le>"
de Asignaciones 1937-.18. ep�grafe
Gastos de Turismo del Departamen-
to de Agricultura y Comercio, vo-
tada por la Legislatura y aprobada
por el. Gobsrnador�se est� prepa-
rando, por los se�ores Antonio M.
Monteagudo y Antonio Escame/,
editores del "�lbum de Oro de la
Rep�blica Dominicana", una oh'.i
similar intitulada "Alhum de Oro
de Puerto Rico";
Por Cuanto: La dicha obra. "A!-
bum de Oro de Puerto Rico", inde-
pendientemente de sus alcances co-
mo propaganda de alta calidad y
profusa circulaci�n, constituir� in-
dudablemente un magnifico expo-
nente, gr�fico y literario, del pro-
greso social, cultural y econ�mico
alcanzado por el pueblo portorri-
que�o a trav�s de su historia, lo
cual ha de reflejarse en merecido
prestigio pfjra~)esta Isla y sus insti-
tuciones:
Por Cua-jjro: La labor realizada
en Cuba v&anlo Domingo por los
distinguidas periodistas se�ores An-
tonio Ifl. Monteagudo y Antonio
Escame^, ha sido debidamente
apreciada y exaltada por la Prensa
toda de la Am�rica Latina, y la
que llevan a rabo en Puerto Rico,
que nos es conocida, augura un
rotundo �xito en la labor intelec-
tual y art�stica que de seguro han
Oro de Puerto Rico" y consti
una prueba palpable de sus
capacidades y nobles prop�sitos;
El Ateneo Portorrique�o, por su
Junta de Gobierno, resuelve: Dar
su m�s Incondicional endoso al "�l-
bum de Oro de Puerto Rico", que
ejecutan bajo el patrocinio del Go-
bierno Insular los porlodistas An-
tonio M. Monteagudo y Antonio
Esc�mez, y solicitar para esta
ohra.-*n atenci�n a los altos fines
que persigue, la m�s calurosa, en-
tusiasta y generosa cooperaci�n de
todas las clases sociales y de toda*
las instituciones, �culturales, poll�-
cas, econ�micas, ele, de la Isla.
Emilio S. Bclaval,
Presidente.
Manuel Garda Cabma.
Secretario.
Enero 22 de 19.18.
A base del estimado de ingresos para
1938-39 que ha hecho el Tesorero
de Puerto Rico
En fecha reciente el Tesorero de supuesto en vigpi+�sciende a un to-
Puerto Rico, Ledo. Rafael Sancho tal de SM.�Se.^i-Jtt. incluyendo el
presupuesto supi
clon p�blica -(
partidas especia
Hasta diciem!
sea, durante e
a�o fiscal en
oficiales, Tes�n
m�s de ocho na�lones de d�lares.
, Es otro hecho publico, que el pri-
Rafael Sancho
Bonct
Bonet. anunci� que debido
huelga portuaria
el Tesoro Insu-
lar habla dejudo
de percibir alre-
dor de trescientos
cincuenta mil d�
i lares. Y seg�n in
I formes obtenidos
� ayer por un re-
I d a c t o r de EL
! MUNDO en fuen
tes de Indiscuti-
] ble autoridad y
� seriedad, el se-
I �or Sancho Bo-
net ha sometido
| al Gobierno, a
1 los fines de con-
! feccionar el pre-
supuesto modelo
para el a�o econ�mico 19.18-.19. un
� estimado de ingresos de once mi-
llones seiscientos mil d�lares.
Teniendo en cuenta el montante
del presupuesto ordinario del a�o
fiscal en curso y los presupuestos
que han sometido los distintos de-
patamentos para el a�o pr�ximo,
puede decirse que el Gobierno est�
en v�speras de afrontar una situa-
ci�n en extremo grave si los en-
cargados de preparar el presupues-
to modelo tienen que ajustarse ai
escaso estimado de Ingresos envia-
do por el titular de Hacienda.
Es un hecho de conocimiento p�-
blico que durante el pasado a�o
econ�mico el Tesorero cobr� para
fondos ordinarios la suma de $17,-
000,000, aproximadamente. El pre-
brio para lnstruc-
530,000), y otras
31 de 1937, o
er semestre del
so. seg�n datos
la hab�a cobrado
a�o econ�mico
os productivo en
que hace l�gico
hfar� una suma
mostr� que co-
ero de enero rie
�cil colegjr que
e a�o pasar�n,
sacio, de 17 mi-
pre y cuando
econ�mica del
rantos violemos.
mer semestre d
es siempre el m
rentas al fisco,,
suponer que se'
mayor durante
menz� el dia
19.18. Esto ha�
los ingresos de
igual que el a
llones de d�lar
que la eslru
pais no sufra
Los distintos; � apartamentos del
Gobierno han so hetirlo presupues-
n�s de $17,000,000
a�o fiscal da
ivale a dos y me-
TJque el total riel
i'ior. De verse obll-
'* confeccionar un
' lo a base del es-
timado de 511,60? �000 sometido por
el Tesorero inejjjjjablemente habr�a
que reducir cn-Vnos tres millones
de d�lares los .presupuestos de los
distintos deparJj:hentos, no ya. rie
lo que han pe|�( i) para 1938^39 si-
no de lo que .'*� Itualmcnte tienen
consignado en jf psupuesto. La r".
baja, a bnsc dsjUk que han pedido,
serla de rlnco f.inedio millones de
d�lares, aproxisnt Viam�nie.
tos montantes
para el pr�x
1038-39, lo que
dio millones m
presupuesto en
gado el Gobiern
presupuesto me
�t�: La actitud de Washington en
altas �"
la huelga de los muelles
Comentada editorialinente tjpr el dia*
rio hispano "La Prensa", clefwew York
EN LA ISLA SE HACEN
EXPERIMENTOS
Para obtener variedades
de ca�a adaptables a
otro clima
A LOS NUEVOS PLA.
NES DE DEFENSA
CAMBIO EN SAN JUAN
Los precios ayer s�bade en San
Juan, cortes�a de The Rota! Bank
of Canad�:
Libra esterlina
Franco franc�s
Lira Italiana 5.12S
Peseta espa�ola, sin ritlzar.
11.03 \
�Digiere usted mal?
�Le IIm�Ik �I Hst�iiiaiio?
�Sufre de estre�imiento.'
Dr. Franceschi Caballero,
Tetu�n 60.
Ha surgido en Washing-
ton inesperada oposici�n
WASHINGTON, enero i�9. (Pren-
sa Unida) � Aunque el Presiden-
te cuenta en este asunto con un
fuerte respaldo en ambas c�maras,
muchos republicanos y dem�cratas
han demandado Inesperadamente
una explicaci�n detallada de la po-
l�tica extranjera y de si es que 1a
Marina habr� de pelear frente a
California, frente al Hawall o seis-
cientas millas por el rio Yangtae
arriba.
El senador Wllliam King urgi�
una nueva conferencia de desar-
me y tiene planes para presentar
pronto una resoluci�n al efecto,
aunque se cree que sus posibilida-
des son insignificantes.
�La principal critica se centra'l-
ra en torno a la acusaci�n de que
Roosevelt no ha mostrado justifi-
caci�n para los aumentos en los
armamentoa. Al mismo tiempo Nor-
man Thomas acus� en un discurso
al Presidente de "dar un paso de-
liberado hacia una alianza anglo-
americana, que conducir� a Esta-
dos Unidos auna guerra agresi-
va. .. Haca pocos meses Roosevelt
pidi� al mundo que pusiera en cua-
rentena a laa naciones agresora�;
Por V�ctor A. UMP1ERRE
(Estudiante de Periodismo, Univer-
sidad del Estado de Luisiana)
UNIVERSIDAD DE LUISIANA.
tnero. (Especial para EL MUNDO)
�"La colecci�n m�s completa y
moderna de especies silvestres de
ca�a de az�car (saccharum spon-
taneum) en todo el mundo est� en
la Estaci�n Experimental federal
situada en la ciudad de Guayama,
Puerto Rico", declar� Benjam�n D.
Gibbens, quien fu� jefe de dicha
estaci�n experimental hasta este
a�o, en que regres� a la Universi-
dad de Luisiana para seguir estu-
dios de agronom�a.
El se�or Gibbens hizo tambi�n
las siguientes manifestaciones: "A-
quella estaci�n experimental est�
bajo el control del Negociado de
Plantas � Industrias Agr�colas, di-
visi�n de Investigaciones sobre ia
ca�a. El principal objetivo de la es-
taci�n es realizar trabajo relacio-
nado con la plantaci�n de ca�a pa-
ra obtener variedades adaptables a
los Estados del Sur. Nuestro plan
es una tentativa para aumentar el
�rea ca�era de modo que pueda ex-
tenderse m�s hacia el norte y re-
sistir la temperatura fr�a."
Dijo el se�or Gibbens que todas
las semillas producidas all� son en-
viadas a la estaci�n de Canal
Point. en Florida, donde se cultivan
y seleccionan durante dos a�os.
Despu�s de ese tiempo, las semillas
selectas son enviadas a la estaci�n
experimental de Luisiana, para ser
probadas cierto n�mero de a�os.
"Por m�s de 15 a�os �declar� el
se�or Gibbens� el Departamento
de Agricultura ha estado preparan-
do aquella colecci�n, en la esperan-
za de que ser� posible determinar
el total alcance de 'a variaci�n na-
tural en una especie. Creo cerca-
nas las posibilidades para desarro-
llar nuevoa y �tiles tipos de va-
riedades de ca�a, para aumentar
el �rea ca�era de los Estados Uni-
dos."
ahora pide defensa adecuada y adi-
cional. El pr�ximo paso es la gue-
NUKVA YORK, enero 35. (SEM)
- Calificando de �ingenua" y "di-
f�cil de comprender" la promesa
hecha por la Administraci�n fede-
ral, de Intervenir en la huelga por-
tuaria de Puerto Rico cuando se
haya llegado a un acuerdo satisfac-
torio, el diarlo "1* Prensa" pu-
blica hoy un editorial titulado
l "Roosevelt y el paro mar�timo de
I Puerto Rico", en el que critica es-
ta actitud de la Administraci�n
desde el punto de vista de que la
misma "no concuerda" con la ac-
titud asumida por las autoridades
m�ximas de la naci�n en otras cri-
sis entre el trabajo y el capital.
F.l peri�dico atribuye la justifica-
ci�n de tal actitud a la posibilidad
rie un deseo de que la ingerencia
de Washington no fuese a Inter-
pretarse en el futuro "por cual-
quiera de las dos partes litigantes"
como una Imposici�n perjudicial a
sus intereses.
Insin�a el diarlo hispano la con- ,
venlenria de que, si Washington no I
desea tomar participaci�n "oficial" j
y "directa" en el asunto, el Pre-
sidente tratase de obtener inmedia-
tos efectos "m�s saludables" me-
diante la Intervenci�n de su "gran
autoridad moral". Y reconociendo
como justas las demandas de los
trabajadores portuarios portorri-
que�os, el editorial�sta termina po-
niendo de relieve la gravedad de
la situaci�n y sugiriendo "una tre-
gua que haga posible volver cuan-
to antes a la normalidad", mien-
tras siguiesen desarroll�ndose "se-
renamente" las negociaciones en-
tre las corporaciones navieras y
sus empleados en huelga.
Dice "La Prensa" a es;e respec-
to:
"El presidente Roosevelt debe ha-
ber recibido varios cablegramas de
organizaciones c�vicas y econ�mi-
cas de Puerto Rico pidi�ndole In-
tervenga para acelerar la soluci�n
de la huelga que ha paralizado el
tr�fico mar�timo. Ayer se acus�
recibo de uno de ellos en la Casa
Blanca; pero a pesar del fracaso
de todos los esfuerzos hechos en
San Juan por efectuar un arreglo
del largo y costoso paro, no se ha-
bla manifestado hasta ese instan-
te, por parte de las autoridades
capitalinas, la Intenci�n de tomar
cartas en el asunto. Por el contra-
rio, lo �nico que se habla dicho so-
bre este particular era que Wash-
ington Intervendr�a "cuando las au-
toridades locales hubiesen llegado
a un acuerdo satisfactorio". Esto,
al menos, fu� dado a entender en
la capital de la naci�n por el Co-
misionado Rfsidente de Puerto Ri-
co, don Santiago Iglesias; y esto,
ciertamente, no viene a arrojar es-
peranza alguna de la probabilidad
de la ansiada oportuna ayuda de
la Administraci�n nacional.
"Esta actitud de Washington no
concuerda con la pol�tica que vie-
ne siguiendo el Gobierno en los
casos de crisis en las diferencias
que tal vas si.
cero y veheme
de ahslenerse I
que con el til
pretarse por r�
partes litigan)]
alci�n que "perjj
La promesa ri*
rio se haya 114
satisfactorio"
der. y es haslj
eventualidad,
ral para nada
"La situarir,
viene ajrav�ndci
�que el deseo sln-
en esta ocasi�n
una ingerencia
t>o pudiera inter-
fiera de las dos
Icomo una impo-
lc� sus intereses.
Jlervenri�n "cuan-
lo a un acuerdo
jlfkil de compren-
��naenua. En esa
Intervenci�n fetit�
..necesitarla,
mientras tanto,
progresivamente
y en sentido gen.jral. Junto con el
comercio, sufra* fas consecuencias
de la paralizarlo!' mar�tima no s�-
lo los propios Ir�'ka.iadores de mue-
ben pago alguno
"f> el movimiento
sino tambi�n el
rie personas em-
o de la aguja.
ridad moral de
i ei que la Ad-
lles. que no pe�
desde que em
hace tres soma
crecid�simo n�ra
picadas en el
"La gran i
Mr. rtooacvelt
minlstraci�n. nactmij]' prefiere no
tomar parte of|� al directa por el
nvomento- podr, I incluso tener
efectos m�s sal� labres e inmedia-
tos. D--sde lueg* que el objetivo
� Cualquier interce-
arreglo definitivo
iID la situaci�n ge-
[jj delicada, rieman-
l tregua que ha-
cuanto antes a la
ra para poner a
bpremo de la en�
mu�id a d. En <\ �nterin podr�an
desarrollarse ,*ef ��mente las ne-
;.oc �aciones condjj l�ntea a un acuer-
do sobre ^as i�l las demandas de
los trabajarlore*;-.inrtuarlos, de un
mejoramiento esi jsu situaci�n eco-
n�mica.
"Torta suerte;;�' motivos imperio-
sos exigen la "f.ncepci�n d� una
f�rmula que -pq^iga t�rmino ya
mismo al muy ,jf rjudlcial entorpe-
cimiento de la V (la econ�mica In-
sular."
final rie toda
s�i'm debe ser
de la huelga:
neral, en extre�
da ante todo
ga posible volv�
normalidad, siq^j
salvo el inter�s
muy p ri
je la v ti?
Deuda de R asia a Italia
� MOSC� eneroi 29. Taas" dando' er Salto V fuentes
bien inforniadas'i y refiri�ndose al
reciente comuni( sdo italiano en
conexi�n con la � uspensl�n de pa-
pos comerciales ' �r el Soviet a.
Italia, declara lo tiguiente: "Es un
v.ateme�t" qtfe � rece por comple.
to de seriedad". m
acusaci�n de qu�
10,000,000 de He
clara que no se
pues al total de
talla es solamen-
sterlinas y agre-
Biempre ha efee-
Jrontamente. "Es
ti comunicado
a disfrazar de
En cuanto ai li
Rusia debe a Ital
tas, el "Tass'
especifica por qu|
la deuda, rusa a
te 183,000 libras,
pa que el Soviet)
tuado sus pagos
obvio �dice�
italiano va dirii
manera afbitraTlI j e ilegal la tar-
danza de pagos ' e firmas comer-
ciales italiana.-.
entra trabajadoras y patronos, aun- � transacciones m<

-
� a
i un n�mero
cantiles".
da
L


LOS REPUBLICANOS HAN
SUFRIDO BAJAS ENORMES
El MUNDO, SAN JUAN, f. R. � DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
Se les dio un plazo de dos horas para TURISTAS HACIA AME
. i ,j r RICA DEL SUR
recoger muertos y heridos
Por Irvinf B. PELAUM
BARCELONA, antro 29 (PU)�
S* Informa fidedignamente que loa
leales a� ambararon an una ofen-
�iva con la cual �aparan aislar
40.000 soldados nacionalistas en Te-
ruel. Dos fuerzas leales separadas
-una an direcci�n del oeste y la
otra hacia el nordeste� atacaron
la carretera de Teruel a Zaragoza.
importante linea de comunicacio-
nes de loa nacionalistas, cerca de
Singra, a 25 millaa al norte de Te-
ruel.
Testigos oculares han informado q.
la fuerza leal del este parece que es-
t� logrando cercar laa lineas na-
cionalistas al norte da Singra. cap-
turando posiciones dominantes en
s las colinas que quedan cerca de
la carretera. Sin embargo, las li-
neas del frente tt han cerrado �
loa visitantes, por lo que ae cree
que tslt informe no pueda confir-
marse.
Generalmente ae cree que la ca-
rretera principal no la usan los
nacionalistas, quienes se valen de
una carretera secundaria por el
OMU para llegar a Teruel, Sin em-
bargo, se informa que los leales se
estin moviendo al oeste de esta ca-
rretera secundaria en una tentati-
va por unirse a las fuerzas del es-
i*. A�n no capturando los leales
La carretera principal, se cree que
la presi�n enemiga en Teruel dis-
minuirla, pues los nacionalistas se
var�an obligados a llevar refuerzos
har�a el norte, a Singra. y que.
adem�s, obstaculizarla las comuni-
caciones nacionalistas.
Se informa que los narionalLstas
ajsja hay cerca de Celadas est�n ha-
ccnrio tuerta presi�n sobre los lea-
les.
� � �
ZARAGOZA, enero 29. (PU)�In-
f�rmase que se concert� una tre-
gua de pocas horas en los sectores
rte Celadas y Singra para perm�-
ttr a los leal�* recocer sus muer-
to�. Lo� nacionalistas aleean que
rechazaron varios ataques en el
sector de Celadas ayer, y que al
ser rechazado uno de sus ataques
� enemigo abandon� m�s de cien
muertos y m�s de cien heridos en
el campo de batalla, despu�s de
haber entrado en acci�n todas las
hater�as nacionalistas en aquel sec-
tor. Inf�rmase que la Brigada del
Campesino perdi� sus mejores tro-
pa� escogida� en Celadas, y que
tambi�n perdi� muchos hombres la
Rrigada 123 hajo el mando del co-
mandante Ferrandl, la cual atac�
en el sector He Singra.
� � �
BARCELONA, enero 29. (PV) �
Testigos oculares de la lucha en
Teruel dicen que �os leales cerca-
TTotL�LoUcUJlot
GUERRA
fe A' '
//<�/.� '......
��� . �� 'i. i/nii �.
WNEL
RADIO
(LA SAMAKITANA)
Le arregla su radio por
solamente $2.
Miguel Nieves. Mee. Graduado
Tel 226S S. J.
Luna esquina San Jos�.
SE VENDE
.NEGOCIO CON MAGNIFI-
CA CLIENTELA EN SAN
JUAN V TODA LA ISLA
Por motlvoi de talud vendo
el "Belle-Art" Beauty Sal�n,
situado en la calle Brau n�-
mero 51 altos de cia Blanco. Para Informas
llame al 2342 Rojo. Sant urce.
CEDRO
OLOROSO PARA CLOSETS
PH1LIPPINE MAHOGANY
CYPRES - RED WOOD
JOAQU�N CAMPOS

ron laa lineas enemigas al norte
de Singra y capturaron las colinas
m�s cercanas a la carretera. Sin
embargo, lai lineas del frente han
sido cerradas a loa visitantes, por
lo cual ae desconoce la aituacl�n
exacta de las fuerzas combatientes
en la ma�ana de hoy. Cr�ese que
la carretera no podr� ser usada
por los rebeldes, que Intentan lle-
gar hasta sus tropas en Teruel por
los caminos secundarios al oeste
de la carretera principal. Se supo-
ne que al oeste de estos caminos
secundarios laa otras tropa* repu-
blicanas no est�n estrechando los
cercos. Contin�a la Intenaa lucha
en Celadas y la fortfsima presi�n
de loa rebeldes hacia Teruel, la cual
sigue contenida por los leales, quie-
nes eat�n contraatacando desde el
valla del rio Alfambra.
* � �
HENDAYA, en�. 29. (PU)�El Go-
bierno est� trasladando nuevamtnte
sus fuerzas hacia el sur fuera de
la escena de la �ltima ofensiva a
lo largo de la carretera de Cala-
mocha, que estuvo acompa�ada de
repetidos ataques a las lineas na-
cionalistas en el sector de Celadas.
Loa Informes dicen que las pri-
meras tentativas para romper a
trav�s de las lineas fuero- repeli-
dos con tan grandes bajas que se
permiti� una tregua de dos horas
para que los comandantes del Go-
bierno pudieran recoger sus her %
dos en la "tierra de nadie". De
acuerdo con estos informes los he-
ridos y los muertos llegaron a 1,000.
bordo del "Rex" y
otros trasatl�nticos
20 MUERTOS Y
350 HERIDOS
Por explosiones en
Segni, Italia
SEGNI. Italia, enero 29. (PU)�
Explosiones ocurridas entre 7:35 y
803 rte la ma�ana hicieron peda-
zos los ventanales de las casas de
Segal.
� � �
ROMA, enero 29. (PU)� Opera-
dores del tel�fono en Segni Infor-
maron a Prensa Unida que se sa-
be de nueve personas muertas y
300 heridas con motivo de las ex-1 cia *
plosiones.
SEGNI. enero 29. (PU) � La
primera explosi�n, ocurrida a las
7.33 de la maAana fu� la m�s
grande; la que se registr� a las
7:50 fu� terrible, y la �ltima, a laa,
8:03, estremeci� toda la poblaci�n,
destruyendo las ventanas, haciendo
temblar las paredea y trastorn�n-
dolo todo.
NUEVA YORK, enero 29. (P. U.�
�El gigantesco trasatl�ntico 'Rex'
�el primero de tres trasatl�nticos
de la ruta del norte que han de
hacer viajes iniciales al continen-
te sudamericano� sali� a media,
noche lleno a toda capacidad con
G07 turistas de primera ciase, in-
cluyendo figuras prominentes en
las finanzas y en la sociedad esta-
dunidenses, en viaje de recreo de
25 dias.
El "Rex", que es el vapor m�s
grande que visita la capital brasi-
le�a, permanecer� cuatro dlaa en
Rio de JaneirD, mlentraa los pasa-
joros hacen numerosas excursiones
por San Paulo y otros sitios inte-
resantes.
Adem�s de los americanos que
lleva a bordo, la lista de pasaje-
ros Incluye al ministro uruguayo
en Estados Unidos. Jos� Rlchllng.
MaAana (hoy) domingo, el lujo-
so vapor "Grlpsholm" saldr� tam.
bien con centenares de turistas en
un recorrido de 54 d�as alrededor
del continente, haciendo escalas en
Habana. Crist�bal, Callao, Valpa-
ra�so, Cabo de Magallanes, Buenoa
Aires, Montlvedo, Santos, Rio de
Janeiro, donde llegar� el Hia 4 de
marzo.
a��
En el Municipal
Esta tarde se repite el estreno
del Teatro de los NIAos, presenta-
do ayer en matin�e por la compa-
Ala Diaz-Coll a d o, y que fu� un
triunfo m�s de la empresa y de
ese numeroso grupo de artistas
eminentes que componen la eom-
paAIa, que con tanto �xito viene
desenvolviendo una temporada bri-
llante desde la escena del Teatro
Municipal.
Por la noche nuevamente la
obra de Navarro y Torrado, 7 Mu-
jeres, una creaci�n de ese conjun-
to de bellas actrices, que forman
la compaAla de Pepita Diaz y Ma-
nuel Collado.
Noche a noche es mayor el n�-
mero de asistentes, que diariamen-
te acude al Municipal a testimo-
niar a Pepita Diaz y Manuel Co-
llado, sus simpat�as y a prodigar-
les sus aplausos, que llegan en mo-
mentos a ovacione� sin preceden-
tes en nuestro Teatro Municipal.
Para maAana la empresa anun-
estreno de la alta comedia
de Tovarich, "Camarada". uno de
los �ltimo� estrenos, y de la que
se ha editado una pel�cula desco-
nocida todav�a del p�blico porto-
rriqueAo.
CRONISTA
FIESTA DE ANCIANOS
HITLER Y EL CONGRE-
SO EUCARISTICO
En la peque�a poblaci�n de Fall City, cerca de Seattle. Wnahlngton, �e celebr� recientemente el aniversa-
rio de oro del rapamiento de la aeAora de Robert Biirn�, He 71 aAos de edad. En la fotograf�a vemoa, de Iz-
quierda a derecha, al se�or Burns, la aeAora madre d� la e�po�a de Burna, que tiene M anoa de edad, jr a
la eapoaa celebrante.
LAS POTENCIAS PERSISTEN EN DAR-
LE AYUDA A CHINA
Pero dudan de lograr la colaboraci�n
de los Estados Unidos
Jeffra en liorna*
condiciones
SEGNI. enero 2�. (PU) � De
acuerdo con los mejores c�lculos,
veinte personas murieron y 350 re-
cibieron lesiones durante las tres
explosiones ocurridas esta maAa-
na.
�Los aldeanos evacuaron el pue-
Cumplea�os de Roose-
velt .
WASHINGTON, enero 29. (PU)
�El qulncuag�slmo-scxto cumple
aAos del presidente Roosevelt se-
r� celebrado hoy (ayer) en toda
la naci�n con miles de bailes de
cumpleaAos destinados a levantar
fondos para ayudar a las victimas
de la par�lisis infantil. El cumple-
blo por temor a que se repitan las aAos es, en verdad, maAana (hoy):
explosiones. Cien ambulancias y $�n embargo hay numerosas cele-
trescientos carabineros llegaron de oraciones seAaladas para esta no-
Roma y Faosnona, y se est� cul-|che.
'The Llnk ot
the Am�rica*"
1290 Kc
PROGRAMAS PARA HOY
Domingo enero 30, 19.-.8
fcOO Religious Hour.
>> VI Morning Melodic�.
8 30 Voz Antillana.
19:30 CampaAa Comercial,
i: 00 Radio Souveniers.
11:30 Martin�.
12:00 Commerclal Broadcastlng.
1:15 Juan Coto.
1:45 Industrias Nativas.
3:15 Hora Deportiva.
�00 J. M. P�rtela A Co.
fitl5 La Correspondencia.
TI.) Untidol. i
S:00 Sal de Pirot
!>:00 Kresto.
�.:30 Voz del Alma.
10 30 Noticias Transradio.
11:00 Last Minute News Flashes.
11:30 Slgn O'f. Buenas Noches.
Este programa est� sujeto a al-
teraciones.
dando de loa heridos tan r�pida-
mente como es posible. El Rey y
la Reina est�n presentes y toman-
do parte activa en el cuidado de
los heridos.
El Presidente transmitir� por la
radio un mensaje de apreciaci�n
que durar� cinco minutos, comen-
zando a las 11:40 P. M. El Eje-
cutivo de la naci�n goza de exce-
lente salud.
GINEBRA, enero 29. (PU).�Las
de'egacione� de la Gran BretaAa,
Francia, Rusia y China conferen-
ciaron hoy sobre el plan tentativo
de ayuda a la China contra el Ja-
p�n, para el cual plan se husca la
cooperaci�n de Estados Unidos. La
reuni�n del Consejo de la Liga se-
�alado para esta ma�ana se pos-
puso para por la tarde para facili-
tar nuevas conversaciones.
El plan tentativo ha sido envia-
do a Pari�, Londres. Mosc� y Han-
kow para la aprobaci�n de esos
Gobiernos. A Estado� Unido� se le
notific� la acci�n tomada. Se ne-
cesita la aprobaci�n t�cnica de los
Gobierno� de Francia, la Gran
BretaAa, Rusia y China. Se da por
segura la aprobaci�n de China, Ru-
sia y la Gran BretaAa; pero los de-
legados est�n Impacientes por la
contestaci�n de Francia y la reac-
ci�n que pueda haber de parte de
Estados Unidos. Personas bien In-
formada� dicen que no se espera
una contestaci�n inmediata de Wa-
shington. Sin embarco los delega-
do� han Indicado que no desean
hacer la redacci�n final del plan
Hay serios problemas de ciu-
dadan�a en Hawai!
Muchos japoneses son ciudadanos del
Jap�n y de los Estados Unidos
(Por WENDEL BURCH)
HONOLUL�, enero 29. (P. U.)�
Vinculadoa al Jap�n por lazos ra-
ciales y religiosos, los 150,000 japo-
neses en el territorio de Hawaii,
entre loa que hay casi 40.000 que
no son subditos de Estados Unidos,
se regocijan de los triunfos de las
tropas niponas en China.
Los 30,000 chinos que tambi�n
hay en el Hawai! mantienen resuel-
tamente su fe en el �xito even-
tual de China y han luchado por
obtener suficientes fondos para en-
viar al Gobierno Central chino tan-
tos donativos como env�an los- ja-
poneses a Tokio. Adem�s, los chi-
nos respaldan activamente los boi-
coteos contra los japoneses.
Los boicoteos propuestos en Es-
tados Unidos por las uniones de
oficios y otros grupos contra los
productos japoneses han sorprendi-
do y preocupado al Jap�n. Muchos
hombres de negocios nipones han
expresado privadamente su sorpre-
sa ante los puntos de vista norte-
americanos, alegando que tal ac-
ci�n es incomprensible en relaci�n
con los dem�s lazos entre las dos
naciones.
En el fondo de la reacci�n ha-
wailana al conflicto chino-japon�s,
est� el Issue de la "ciudadan�a do-
ble". Cuando el grupo especial con-
gresional visit� en octubre al Ha-
waii investigando la capacidad de
es* territorio para la estadidad, el
principal problema de controversia
fu� el de la doble lealtad de mu-
chos japoneses nacidos en el Ha-
waii, quienes mediante leyes espe-
ciales retienen la ciudadan�a de Es-
tados Unidos y la del Jap�n.
No se conoce definitivamente el
n�mero de "ciudadanos dobles" que
hay en el Hawaii. Todos los japo-
neses nacidos en el territorio antes
del 1924 que se registraron con las
autroldades ocnsulares japonesas
asumieron asi autom�ticamente un
status doble. Sin embargo, muchos
no se registraron, algunoa han
abandonado el territorio y un gran
n�mero est� dudoso en cuanto a su
status.
Demostrativo de la situaci�n fu�
el estudio hecho en la Escuela Su-
perior McKinley de Honolul�. Se
distribuy� un total de 3,457 cues-
tionarios entre los estudiantes de
ascendencia Japonesa. De acuerdo
con los resultados, 3415 eran sub-
ditos de Estados Unidos; 1,485 eran
ciudadanos dobles; 42 extranjeros;
270 dijeron que se despojar�an de
la ciudadan�a doble dentro de un
aAo y 734 dijeron que har�an lo
mismo dentro de cinco aAo�; 17�?
manifestaron sus dudas en cuanto
a cambiar su status: 207 dijeron
definitivamente que no ten�an In-
tenciones de tomar acci�n alguna;
y 69 aseguraron que no abandona-
r�an la ciudadan�a Japonesa.
En algunos circuios Japoneses se
est� librando una Intensa campa�a
Sara ponerle fin a la ciudadan�a
oble mediante el abandono de la
ciudadan�a Japonesa. En breve .��
esperan ver los resultados finales
de esta campa�a.
PROGRAMAS PARA HOY
Domingo 30 de enero de 1938.
A. M.
8:30�Programa Religioso.
9:00�Prog. Educaci�n Obrera,
9:30�M�sica Norteamericana.
9:45�Trio "Los Gauchos"
(San Juan Lumher Yard).
10:00�Programa Ismael
Lizardi Borres.
10:30�M�sica Espa�ola
(Colmado Su�rezi.
11:00�Lolita Cuevas
(Los Dos Osos).
11:30�M�sica Popular (Vela).
11:45 �M�sica Criolla (Nofade).
12:00�M�sica Popular (Zenlth).
P. M.
12:15�M�sica Oper�lica
(V�ctor Braegger).
12:30�Danzas Portorrique�as
(Alma BorinqueAa).
12:45�Charlas Femeninas
(Gladys da Castro).
1:00�Orq. Carmelo D�az Soler
(West Indles Adv. C�)
3:15�Trasmisi�n Carreras desje}
Hip�dromo Las Casas.
6:00�"Diarlo Hablado"
(West Indie� Adv. Co.)
7:30�Trasmisi�n de la Opera
"Marina".
9:00�Programa Academia
"Cadilla".
10.00�Hora Oficial y Buenas
Noches.
(Sujetos a cambio sin pre-
vio aviso).
. sin ante* o�r de Washinston. Han
; indicado tambi�n que la futr�a del
plan depender� considerablemente
j de la actitud de Estados Unidos.
SI Estado� Unido� se dispone a co-
1 operar, el plan puede resu'tar fuer-
I te. De lo contrario el plan puede
I resultar poco m�s que una repetl-
| clon de la resoluci�n aprobada por
la asamblea anual de la Lisa en
octubre del a�o pasado. Bata reso-
luci�n recomendaba a miembos de
la Lis* oue le dieran n China tan-
ta ayuda individual como fuera po-
sible.
I.os delegado� parecen inclinado�.
! si el Gobierno de Estados Unidos
muestra inter�s activo, a buscar los
medios mediante loa cualea los Go-
biernos le puedan enviar municio-
nes a la China a pesar del bloqueo
japon�s. Se ha acordado que los
principales delegados de la Gran
BretaAa, Fancia, Rusia y China ha-
I hlar�n al Consejo el lunes y cerra-
i r�n la discusi�n presentando una
' resoluci�n al efecto. Ti�nese enten-
dido que despu�s de la aprobaci�n
por el Consejo los cuatro gobiernos
decidir�n hasta d�nde pueden lle-
i gar ayudando a China fuera de los
| cauces de la Liga, con o sin la nyu-
| da de Estados Unidos.
PAR�S, ener� 29* (PU).-EI pe-
ri�dlco "Par�s Midi" coment� la po-
sibilidad de que las democracias
ayuden a China; sin embargo, no
se muestra optimista por la acep-
taci�n de Estados Unidos, y dice:
"La opini�n est� dividida all�; ellos
nunca aceptar�n los riesgos. Entre
la actitud del Gobierno que desea
seguir adelante y el p�blico que de-
sea retroceder, hay campo para
mucha vacilaci�n. Esa vacilaci�n
por Francia e Inglaterra en 1936
ech� a perder las sanciones contra
Italia, debilit� la posici�n de las
democracias, favoreci� al conquis-
tador y finalmente benefici� a Ale-
mania. El riesgo en 1938 es el mis-
mo, pero la situaci�n es m�s peli-
grosa y los dictadores est�n m�s
unidos."
NUEVA YORK, enero 29. (PU).
La opini�n general de los que
frecuentan el gimnasio de Stlllman
e� que llarry Jeffra, quien embarc�
a bordo del vapor Coamo, est� en
excelente condici�n debido a sus
i recientes peleas, como la que tuvo
i con Pancho Villa, el d�a primero
1 de enero ert Ciudad de M�jico, por
lo que probablemente no necesite
mucho entrenamiento en San
Juan.
Como resultado de su entrena-
miento en Baltimore y la �ltima
quincena en el gimnasio de Stlll-
man, Jeffra pesa 122 libras, que �l
considera buen peso por ahora, pa-
ra bajar luego a 118 el d�a de la
pelea.
Jeffra va acompaAado de los en-
trenadores Harry "Helnie" Blaus-
tein y John "Stretch" Pollaro, y
del chata Joseph "Red" Transpa-
i renti.
Los cat�licos alemanes
no deben ir, dice Berl�n
BERL�N, enero 29. (P. U.)-La
DNB, agencia noticiera oficial, pu-
blic� un "statement" autorizado de-
clarando que la participaci�n de
loa cat�licos alemanes en el Con-
greso Eucarlstico pr�ximo a cele-
brarse en Budapest no seria con-
veniente por razones pol�ticas.
"Miles de cat�licos alemanes que
respaldan lealmente al Fuehrer, di-
ce el "statement", podr�an confron-
tarse con una situaci�n embarazo-
sa ante los discursos pol�ticos que
�e hagan en el Congreso criticando
la pol�tica del Gobierno alem�n.
Numerosos discursos anteriores por |
altos dignatarios de la Iglesia han ,
demostrado que existe la posibili-
dad de tales discursos. Sin embar- !
go, el Gobierno alem�n cree que
a los cat�licos alemanes se les de-
be evitar los conflictos de conclen- '
c�a que surgir�an de tal eventua-
lldad."
El "statement" agrega que la
aalstencla en masa de los cat�licos
en el Congreso Implica tambi�n un
gran desembolso en laa existencias
del cambio extranjero de Alema-
nia y afirma que la acci�n del Go-
bierno en conexi�n con ti Congreso
no ha sido motivada de ning�n
modo por razones religiosas y que
las autoridades cat�licas est�n en-
teramente libres y sin traba�.
��O-----------------
Con Lituania v Suiza
HOY DOMijf G0
de 12:45 a 1:OoHm.
por la estaci�n "Vr 'KAQ
en el programa ofic ado por
la distinguida aspad lista an
belleza
la Srta. ranchita
hablar� sobra laj impresio-
nes da su viaja nr Italia.
WASHINGTON, enero 29. (P.U.)
-El Comit� de Relaciones Exterio-
res del Senado aprob� tratados con
Lituania y Suiza estableciendo los
deber� militares de ciudadanos na-
turalizados. Los tratados disponen
que todo ciudadano naturalizado
que visite de nuevo el pa�s de su
nacimiento por menos de dos aAos
no estar� sujeto al servicio militar
en su pa�s natal.
-----------------.+.�.----------------
Por la paz de las uniones
MIAMl. enero 29. (P. U.)�James
F. Dewey. conciliador del Departa-
mento del Trabajo, dijo que espera-
ba conferenciar con el presidente
de la Federaci�n Americana del
Trabajo, William Green, en una
nueva tentativa para lograr una
base satisfactoria para la paz en
el movimiento obrero.
Encerados
Alambre Ej�as
Espequft *�
SOLIC�TELOS DE
JOAQU�N C|MP0S
t
Puente en las Cataratas
del Ni�gara
WELLAND. Ontario. Canad�,
enero 29. P. U.) �Se han anuncia-
do los planes para la construcci�n
�le un puente dt $7,000,000, con ocho
seccione� de tr�fico, en las catara-
tas del Ni�gara, cerca del sitio
donde se derrumb� el jueves el
puente de los Panoramas. Se tie-
ne entendido que esto puente ser�
construido aunque se reconstruya
el que se derrumb�.
�??�
Ofrecen terminar boin�
� b�rdeos contra paisanos
��__
BARCELONA, enero 29. (P. U.)
! �Oficialmente el Ministro de De-
fensa ha declarado que los repu.
' lillcanos est�n dispuestos a desistir
�de los "bombardeos contra pobla-
I clones civiles si los rebelde� hacen
! lo mismo.
�En Barcelona hay preocupaci�n
� y desasosiego. Se han suspendido
| las Incursiones nacionalistas. Se
! rumora entre el pueblo que se ha
llegado a un acuerdo seg�n �l cual
.os pueblos a m�s de veinte millas
� del frente no ser�n bombardeados
i m�s. Aunque no se ha podido ha-
llar fundamento para este rumor,
� algunos parecen creerlo mientras
que otros lleno� de pesimismo con-
: s'deran esta calma como el pre-
sagio de la tormenta que se aveci-
na.
�Est� enfermo?
y NO CUENTA CON SUFI-
CIENTES RECURSOS?
En el
CONSULTORIO ANEXO
del Dr Pranceschi Caballero
ser� usted atendido por
especialistas.
Honorarios: Trea D�lares.
Tobacco Palace � Tetu�n 60,
San Juan.
SU CORAZ�N |p TUYO
TUS ENO
SON REAI
El dia de "S')i Va-
lentina" es 1 m�s
propicio pa,rrjenipe-
zar un verdM.go tra-
tamiento a�<3pe'.lcza
de loa- qiiaSJorrece
ROSITA SIL3&\. . . y
pronto dfi>endr-
ris de ella nra el
realce de tu-�Vileza
Un tratamlstio que
brinda un �r�pido
embelleclmiei lo as
suficiente, a i fetivu.
Masajea (st'slti,
Shampoo, ! -.vados,
ondeado� y t a n 1-
cure. - 14.!W '
Nada mas id'al pa-
ra esta ter� por.it, i
de **arnava|�,Q u e
nuestra cA'jbina.
ci�n de 8** impoo,
lavados, permanen-
tes, manicura "etc.
��.
tel. ata i. i.
Rosita Silva
oz
BA�OS DE C O A IV:. O
ML ni !
(COAMO SPRINGS HOTEL)
El sitio Ideal para sua vacaciones. Agua* callente*, ni turalea, sul-
furosas, temperatura 46 grados, recomendadas para el tums, r��o-
nes y enfermedades del est�mago.
Precio* razonables por semana* y mese*. Cocina f kcelente.
iPPATIQI Nuevo y Valioso Folleto
| U fifi IIO. de Recetas Culinarias
"LA COCINA CRIOLLA"
Loa experto� en el arte culinario de
ROYAL han copllado y probado receta�
criollas favoritas ... le dan direcciones
para usarla� en su propia cocina.
iNo lo olvide! Use ROYAL, el polvo de
hornear a base de Cr�mor T�rtaro, al hacer
estos platos. Le asegura resultado� perfec-
tos. Con Royal no se expone a la p�rdida de
ingredientes coatoaos, con fracase* al hor-
near. � Compre una lata de Royal hoy mismo!
Nombra.
Recorte cate anuncio, inserta su nombre y direcci�n y �av�ale at
PAN AMERICAN STANDARD BRANDS, INO..
Dcpto. 01 � P. O. Box 13�, San Juan. Puerto Rico.
PROPIETARIOS
ADMINISTRAMOS CASAS - organizaci�n moderna. � Eficiencia
y garant�a. - ANTICIPAMOS ALQUILERES.
M�NDEZ & CIA.
DEPOSITO NUM. 8 (Marina) - SAN JUAN.
HOY
11:00 a 11:30 A. M.
Estaci�n W. K. A. O.
Nuevamente presentando a la genial
y simp�tica estrella de la Radio
LOLITA CUEBAS
�b�>O� Q�(HL
*�MO*l A. P�a
�cu� "� a*
- ftije*. **n ju�N.e.�
PINTURAS
CRISTALES
ESPEJOS
Programa Musical
Domingo M de enero de 1M8.
1�"SUSPIRO ANDALUZ",
canci�n espa�ola de Tom�s
de Aqulno.
Z�"AHORA QUE ERES BOA"
canci�n cubana de Ernes-
to Lecuona.
��"TANGO FRANC�S", de
Tino Kosai.
4�"D�JAME QUEBERTR",
canel�n hluea de Lula Ri-
vera. (ESTRENO).
5�"LA PARTIDA", canci�n
criolla de Augusto Brandt.
��"PECADOR", canci�n bole-
ro de Rodrigues Silva.
PINTURAS
CRISTALES
ESPEJOS
Para el interior
de su casa,
SHERWIN- WILLIAMS
(Semi-Li
stre'
La �nica pintrjra lava-
ble, ligerame ite bri-
llante.
Cuanto mas mod< na sea la
residencia, oficina'; hospital,
etc., m�s hermoso y
grande os ja. obro que
rea I i xa en tus paredes
"SEMI-�USTRE"
Solic�telo n el color
deseado a
?^3�
SUCS. DE A. MAY0L & C0. - San Juan, 7- *
E N C E 15 A I> O S
ai \miiki ni- n ^ � �jai i iN� Ro
< \l< �UN 1)1 IHHVK PINTURAS KSPI
'irile precios.
( I A. MAR�TIMA Di I". MORENO �S <|>."
i!


EL'MUNbO, SAN JUAN, P. R. - DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1931.
LA ASOCIACI�N C�VICA PORTORRI
Por C. MART�NEZ ACOSTA
La Asoeiaet�n Chtca Poitoiri-
que�a fu� �undada �n noviembre
22 de 1912 por lo* se�ores Luis Mu-
�oz Morales. Manuel Quevedo B�rz.
.lu�n Hern�ndez L�pez. Ram�n
r.andia C�rdova, Jes�s M. Lago.
:it� Balb�* Cap�, Manuel Ro-
dr�guez Sorra. Rafael L�pez Lan-
riv�n y Mario S. G�lgel. Sus cl�usu-
la* de incorporaci�n declaraban:
Nosotros, los que al final auscri-
bimoa, nos asociamos con el pro-
poitiio n> constituir una asociaci�n
para fines que no tienen un obje-
to pecuniario y de acuerdo con las
disposiciones de una i�y de la Le-
gislatura oV Puerto R'co titulada
"ley para Incorporar asociaci�n"*
nur no tienen un objeto p �probada en 9 de marzo de 1911. Y
por la presente certificamos:
"1.�Que el nomhre legal v titu-
lo por el cual dicha asociaci�n se-
r� conocida, es el de Ano t ico Port�n ique�a.
"II.�Que el lunar donde tendr�
su oficina principal en esta isla
fie Puerto Rico, aera esta ciudad de
San Juan. Calle de Alien, n�mero
17 12. Soa Buildinq.
"III.�Que el periodo por el cual
�u-fin asociaci�n se incorporar� es
indefinido.
"IV.�Que dicha asociaci�n no
actuar� romo partido pol�tico ni
tendr� este car�cter.
A' �Que el objeto fundamental
para el cual dicha asociaci�n se
organiza es el de educar c�vica-
mente y preparar al Pueblo de
Puerto Rico, para oue en un futu-
ro tan pr�ximo como sea posible,
pueda alcanzar y merecer, previo
plebiscito y por una ley del Con-
greso de ' loa Estados Unidos, la fi-
nalidad suprema de constituirse en
Rep�blica Independiente, con o sin
el protectorado de los Estados Uni-
dos de Am�rica.
"Y la dicha asociaci�n propende-
r� a tal finalidad por los siguien-
tes medios:
"(a).�Fundando uno o m�s pe-
ri�dicos, diarios o no, y utilizando
la c�tedra, la tribuna y dem�s me-
dios legales de propaganda, para
tratar las cuestiones interesantes a
la vida pol�tica y econ�mica del
pais. difundiendo soluciones y cono-
cimientos, y aportando amplia y
eficaz informaci�n de todo lo tiue
pueda ser condui-ente a la mayor
ilustraci�n del pueblo para su edu-
caci�n y preparaci�n civicas.
"th).�Coadyuvando a la n
"ti e implantaci�n de reformas
inmediatas en el r�gimen pol�tico y
� '�on�mico del pais. para que �ste
adquiera, en el m�s breve plazo po-
slble, todas las facultades inheren-
tes al gobierno propio, siempre que
< nnduzcan a su independencia.
"(c).�Promoviendo la adopci�n de
mis leves conveniente* al inte-
r�s p�blico, o la reforma o dero-
gaci�n de las existentes, asi como
la conservaci�n o rcsiablorimien- j
to de las buenas Instituciones, usos
imbres y tradici�n** del pue-j
hlo portorrique�o.
"(d).�Velando por la moralidad
p�blica, en todas las esferas de la �
administraci�n y en lodos los �id--
nes de la vida colectiva del pueblo
portorrique�o.
"(e>.�Pidiendo la estricta y Jus-
ta aplicaci�n de las leyes, y i
guiendo. cuando fuere necesario. |
las infracciones que de las mismas
se cometieren.
"(f�. � Fomentando la general
eultura en los diversos ramos de la
ciencia, de las letras y de la� ar- j
�es., por medio de la Prensa, cert�-
menes y dem�s medios adecuados
para tai objeto.
M{g), Practicando toda clase de,
tiones y actos tendientes a:
mantener y reivindicar el buen i
nombre fie Puerto Rico ante el I
�iohicrno, el pueblo y la Prensa ele
los Estados Unidos, refutando y drs-
\ meciendo los errores y prejuicios
que, por ignorancia o por malicia.
�tan propalado hasta ahora o se
propalen en lo sucesivo, en menos-
cabo de nuestras aptitudes como
p'iehlo culto y civilizado y en per-
juicio de nuestros derechos e ln-
�WS.
"( b �.�Manteniendo relaciones
i on todas las asociaciones an�logas
y centros que existan en los Esta-
rlos t'nidos y en el resto del mun-'
do civilizado, asi como con las
asociaciones y centros oue promue-
ven v difunden las ideas del mo-
vimiento Iberoamericano, encami-
nadas a mantener y desenvolver la
vida, la paz, la libertad y el engran-
decimiento de los pueblos hispano-
americanos, en cuyo n�mero figura
Puerto Rico.
"(i).�Celebrando fiestas c�vica*
para despertar y levantar el senti-
miento patri�tico de los portorri-
nueftos v encaminarlos a los fines
supremos del bien, de la felicidad
y de la libertad del pais, y para
honrar y se�alar el ejemplo de los
patriotas benem�ritos que nos han
precedido en el camino de nuestro
progreso y desenvolvimiento.
"(i).� Afirmando y practicando
las Ideas y los sentimientos de una
�ulcera ayuda y fraternidad entre
los portorrique�os, que tenga por
objeto destruir recelos, prevencio-
nes y discordias, hasta obtener una
absoluta y franca cordialidad para
la defensa de todas las opiniones
y para �1 ejercicio de todos los de-
rechos, en el com�n esfuerzo de
todos por el bien del pa�s.
"(k).�Promoviendo una pol�tica
econ�mica encaminada a hacer que
ei pais produzca todo lo necesario
P*ra su consumo, Importando �ni-
camente lo que no produzcan sus
diversas fuentes de riqueza.
"VI.�La asociaci�n usar� los dis-
tintivo* y emblemas que acuerde
su Junta de Directores, llenando
los requisitos legales necesarios.
''VII.�La asociaci�n ser� gober-
nada por cinco directores elcjidos
por la asamblea de socios y por
e! t�rmino de dos a�os. Los directo-
res elegidos designar�n de entre
ellos un Presidente, un Secretsrlo
y un Tesorero. Las vacantes que
ocurran entre los directores, por
cualquier motivo, se ci'brir�n por
designaci�n hecha por los directo-
res restantes entra los socios de
la asociaci�n.
"VIH�La asociaci�n celebrar�
una asamblea general ordinaria to-
do* los a�o*, en cualquiera de los
primeros diez d�as del mes de ene-
ro de cada ano, y adema* celebraste
las asambleas extraordinarias que
acordare la Junta de Directores.
"IX.�La Junta de Directore* �e
reunir� en sesi�n ordinaria una vez
por lo menos en cada mes, sin per-
juicio de celebrar las �esiones ex-
traordinarias a que convoque el
Presidente, por su propia iniciati-
va o a petici�n de cualquiera de
los directores.
"X.�Los nombres y direrci�n pos-
tal de los incorporadore* son:
�'Luis Mu�oz Morales. San Juan.
(Alien 17 12>.
�Juan Hern�ndez Lopes, San
Juan, (Alien 41).
�Ram�n .Gand�a C�rdova, San-
turce. (Stop 12).
�Manuel Quevedo B�ez, Santur-
ce, (Stop 16 U2>.
�Manuel Rodr�guez Serra, San
Juan, (Alien 45).
� �Vicente Balb�* Cap�, Santurce.
(Stop 16).
Jes�s Maria Lago, Santurce.
(Stop 12�.
�Rafa�< I,Apez Landr�n, Kan
Juan. (Ord�nez Building).
�Mario S. G�igei, Sanlurce
(Stop 16>.
"XI.�Las condicione* para ser
socio son las siguientes:
"Podr�n ser admitida* como so-
cios de la asociaci�n todas las per-
sonas que re�nan las condiciones
de ser mayor de edad, ciudadano
de Puerto Rico o de los Estados Uni-
dos, que muestren su conformidad
con las cl�usulas de incorporaci�n
de esta asociaci�n y que adem�s pi-
dieran su admisi�n por escrito en
solicitud firmada por el aspirante
y recomendada por dos socio* que
no pertenezcan a la Junta de Di-
rectores, o por invitaci�n median-
te acuerdo de la Junta de Directo-
res.
"XII. La asociaci�n tendr� cin-
co comit�s, cuyas funciones ser�n
informar y auxiliar a la Junta de
Directore� en los ramos de la com-
petencia de cada uno, y se denomi-
nar�n de la siguiente manera*
Comit� Econ�mico.
Comit� Jur�dico.
Comit� de Fomento.
Comit� de Publicidad y Propa-
ganda.
Comit� de Festejos.
Estos comit�s se compondr�n de
tres miembros designados por la
Junta de Direclores, uno de su te-
�o, que ser� el Presidente, y los
otros dos elegidos de entre los so-
cios de la asociaci�n.
"XIII.�Los recursos con que la
asociaci�n atender� a sus gastos,
son los siguientes:
(a).�Una cunta de ingreso para
cada socio, que seta de dos d�la-
res.
(b). Una cuota fija mensual pa-
ra cada socio, importante cincuen-
ta centavos.
(c).-*-Loa productos l�quidos de
lo* peri�dicos, hojas sueltas, folle-
tos, impresos en general y dem�s
medios de propaganda que utilice
ia asociaci�n.
(d).�Los donativos de toda cla-
se que se hagan a la asociaci�n.
(e).�Los producto�, rentas y uti-
lidades de lo* biene* adquirido* por
la asociaci�n.
"(f).�I.a* colecta* que a Juicio
de la Directiva fuere conveniente
hacer entre los �ocios de la asocia-
ci�n o su* simpatizadores, para
atender a los gasto* de la misma,
si no bastaren para cubrirlos los
recursos ordinario� de la asocia-
ci�n."
Para lo* cinco cargo* Integran-
tes de la Junta de Directores a que
se refiere ia cl�usula VII fueron
designado* los se�ores Juan Her-
n�ndez L�pez, Presidente; Ram�n
Gand�a C�rdova, Tesorero: Manuel
Rodr�guez Serra, Secretarlo, y vo-
cales Luis Mu�oz Morales y Viren-
te Balb�* Cap�.
I.os cinco comit�s mencionados
en i* cl�usula XII *e organizaron
ion lo* siguiente* tenores: el ECO-
N�MICO: Ram�n Gand�a C�rdova
como Presidente, y Manuel Zeno
Gand�a y Manuel Muftiz como vo-
cales: el JUR�DICO: Lu�* Mu�oz
Morales como Presidente, y Rafae;
L�pez Landr�n y Nemesio R. Ca-
nales como vocales; el de PUBLI-
CIDAD Y PROPAGANDA: TicentJ
Balb�s Cap� como Presidente, y
Manuel Quevedo B�ez y Luis Llo-
ren* Torres como vocales; el de
FOMENTO: Juan Hern�ndez L�-
pez romo Presidente, y Mariano
Abril v Jes�s M. Lago como voca-
le�; el de FESTEJOS: Manuel Ro-
dr�guez Serra como Presidente y
Mario S. G�lgel y Jos� Aldea Bi-
gle� como vocales.
La asociaci�n fund� un �rgano
en la Prensa: una rtvlata quince-
nal denominada I.a Independencia
cuyo primer n�mero sall� a la luz
p�blica en febrero 1 del siguiente
a�o y el �ltimo el 15 del mismo
mes de 1914. Hasta el n�mero co-
rrespondiente a octubre 15 de 1913.
escribi� los editoriales de dicha re-
vista don Vicente Balb�s Cap�. Del
primero de aquellos editoriales re-
produzco lo siguiente:
"Desechadas por la opini�n p�-
blica toda idea y toda esperanza de
llegar a la quim�rica condici�n de
Estado de ia Confederaci�n Ame-
ricana, s�lo dos soluciones, dos f�r-
mulas de sfafu* pueden ofrecerse a
la seria condici�n de un pueblo de
las condiciones del nuestro: la Au-
tonom�a y la Independencia."
"La Asociaci�n Cirira Porto* i-
que�a y su �rgano deben recono-
ce. y lo reconocen de buen grado,
que el r�gimen de la Autonom�a
es realmente un paso de uvance en
el camino de la ilhertad y de los
derechos del pueblo. Y siendo el
deber de aquella asociaci�n acep-
tar todo progreso en el camino de
la libertad, seguro es que saludar�
con respetuoso entusiasmo el r�gi-
men de Autonom�a que en el pais
En el mismo n�mero de la revis-
ta, despu�s del editorial, venia un
: articulo del Presidente de la aao-
j elaci�n, con este titulo: "Educarse
y prepararse para merecer". De es-
�te articulo rsproduseo esto� parra-
� fo* orientadores: �
"Un Ilustre escritor ha dicho: "no
t�rente Bullms (upo. primer editorial!*!� de ln revista quincenal "I.a
Independencia", �raano en la Prensa de la Asociaci�n
C�vica Portorrique�a.
se implante, cualquiera que *u al-,
canee sea. porque �l coloca aqu�! j
en punto m�s cercano a la Inde-
pendencia de lo que se encuentra
ahora.
"Pero esta sincera declaraci�n
no es obst�culo a otras ideas; por
el contrario. il#termina la necesi-
dad de hacer otra declaraci�n, que
es su consecuencia y *u corolario.
"El r�gimen auton�mico en Puer-
to Rico seria salisfantorio, serla
bastante a colmar la ambici�n, t�o
ti� una, sino de varias Generaciones
de portorrique�os, si il ideal de ese
niatnt se Rubiera realizado bajo
la influencia de un pueblo de nues-
tra raza, de nimfroa antecedentes
hist�ricos, de nuestra mentalidad, \
de nuestros miemos principio* v de
nuestras propias inclinaciones." .\
El se�or Balb�s Cap� daba por
implantado en Puerto Rico un r�-
gimen auton�mico desde la vigen-
cia de la Lev Fo> ah-cr. *
es posible hacer humanidad, socie-
dad ni patria, sin hacer antes hom-
bres. "Y concretando esta verdad,
en lo que a pol�tica se refiere, po-
demos a�adir, como una de sus
consecuencias axiom�ticas: no e*
posible hacer m�a patria sin hacer
antes patri�las.
"La mas ligera, la m�s sencilla
reflexi�n sobre hombres y cosas
nos demuestra lo conrluyente de
tan clar�sima verdad. Sin embargo,
no es poca l� polvareda que se ha
levantado cuando la Asociaci�n C�-
vica, al venir a la arena de la vida
p�blica y al proclamar la indepen-
dencia como ideal supremo de
nuestro pais. ha llamado severa-
mente a todos los portorrique�os
a educarse v prepararse c�vicamen-
te para poder llegar a tan alta ci-
ma, v lo que es m�s, a contraer
los merecimientos necesario* para
lin�enos dignos de �ututo tan glo-
El �ll�ino viaje trasatl�ntico
del vapor "Leviathan"
Historia de una de las naves m�s lujo-
sas que han surcado los oc�anos
Por Brydon TAVKS
NUEVA YORK. N. Y., enero


.�Lleno de las cicatrices y del
modo qu� le dejaron los a�os, el
vapor "Leviat�n", que en un tiem-
po fu� la �ltima palabra en via-
jes oce�nicos cruzar� el mar en
unos dias por �ltima v< /
Sin arboladura y sin m�stiles la I
IndiscuUda y oruullosa Reina de
los Mares de hace veinte a�os, iza-
r� la bandera inglesa por primera |
vez en su pintoresca carrera y zar- .
para en su �ltimo viaje rumbo a |
los astilleros de Rosyth. Escocia,
donde se convertir� en hierro vie-
jo.
Despojada del lujo y las comod�-
I que fueron el encanto de los
viajeros ricos de hace do� d�cadas,
y sus flancos de acero cubiertos con
la suciedad que acumularon tres
a�os de Inactividad en los muelles
de Hoboken. Nueva Jersey, la vie-
ja nave surcar� nuevamente el
Atl�ntico con la fuerza de sus pro-
pios motores tal como lo hizo du-
rante 24 de destacados servicios.
El "Leviat�n" entr� por primera
vez en el puerto de Nueva York
en el 1914. Entonces se llamaba
"Vaterland" y era el mejor vapor
de la linea alemana Hamburg-Ame-
rican. Con motivo de la Guerra
Europea Estados Unidos intern� la
nave y luego la transform� en el
transporte que condujo 110,000 sol-
dadas a Francia, de los cuales 11.
470 fueron en un s�lo viaje. Por
muchos a�os estuvo considerado
como el vapor mayor del mundo y
la �ltima palabra para viajes de
lujo. Por varios a�os no se pudo
romper su r�cord de 27.49 nudos en
velocidad sostenida.
Pasaron los a�os. Barros m�s
modernos y m�s veloces, producto
de la prosperidad de la post-guerra.
eclipsaron al "Leviat�n" y le ena-
popular. La nave, que munca fu�
un �xito comercial empez� a perder
ruinosamente.Cuando los m�s recien-
jenaron su sitio on la preferencia
tes barco* de lujo entraron al ser-
vicio del Atl�ntico del Norte -el
"Europa", el "Bremcn" y el "Rex"�
y se empez� la construcci�n de!
"Normandie" y del "Queen Mary".
la competencia se hizo demasiado
fuerte para el "Leviat�n" y sus
due�os, la United States Llne, ob-
tuvieron el permiso para retirarlo
en el 1934.
Hace poco que lo vendieron por
$732.000 para desmantelarlo y usar-
lo como hierro viejo.
A los reporteros de barcos, mu-
chos de los cuales hab�an visitado
la nave repetidamente en la "Cua-
rentena" entrevistando sus famosos
pasajeros, se le� permiti� girar una
visita de despedida a su Interior
casi en ruinas. El polvo y el des-
orden han reemplazado el amblen-
te pomposo de hace una d�cada. El
famoso Camarote Real, con su te-
rraza privada, presenta un aspec-
to de penosa confusi�n; las frisas
est�n revueltas y arruinadas sobre
las cama� y las gabetas de los ar-
marios han permanecido abiertas
en la misma forma que lss dej� el
�ltimo ocupante despu�s de la apre-
surada b�squeda de algo olvidado
al momento de desembarcar.
El polvo forma una costra en las
ventanas. En la biblioteca un tubo
hizo un charco de agua en una es-
quina. En el suelo sobre la alfom-
bra los reporteros pudieron ver una
ficha amarilla del "poker" al lado
de una mesita de juego. En uno de
los salones de descanso el tiempo
desu�o los cuatro cuadros de Ge-
rard de Lairesse.
En todos los salones p�blico� los
muebles aparec�an en centro su-
jetos en un mont�n por medio de
una soga. En el gimnasio dos de las
bicicletas mec�nicas de hacer ejer-
cicio funcionaban a�n entre chirri-
dos mientras se marcaban en el
Indicador de la pared las millas
aparentemente recorridas. Pero el
caballo el�ctrico, que en tantas
ocasiones ayud� a los ricos viaje-
ro� a desligarse de alguna obesidad
indeseada. no �e mov�a.
Por todo sitio las telara�as pa-
rec�an mostrar empe�o en ocultar
las glorias idas.
Los marineros han vuelto a aje-
trear sobro las cubiertas hacien-
do los preparativos necesarios pa-
ra el viaje. Han desmontado parte
de la arboladura m�s alta de mo-
do que el barco pueda pasar bajo
el puente de Forth. Los electricistas
han revisado las instalaciones y re-
parado el tel�grafo que dar� la �l-
tima se�al de "toda velocidad ha-
cia adelante". El "Leviat�n" zar-
par� bajo el comando ingl�s y con
una tripulaci�n limitada de ingle-
ses; pero en las m�quinas ir� per-
sonal norteamericano.
Como �i presintiera que los re-
porteros, quienes destacaron su glo-
ria en millas de columna� period�s-
tica*, iban en busca de una �ltima
historia que sirviera de adecuado
�Tel�n! a la m�s atractiva de las
saga* del mar, el barco parece que
Intent� ensayar un desenlace que
lo llevara de nuevo a las primeras
planas. Unas lonas aceitadas de la
cubierta cogieron fuego r�pidamen-
te con las chispas de una fragua
cercana. Pero la visi�n de un des-
enlace envuelto en llamas majes-
tuosas s�lo dur� un momento. Los
bomberos vinieron a bordo y extin-
guieron el fuego a tiempo.
Pero la aparici�n del "Leviat�n"
en las noticias no hab�a terminado
a�n por completo. Unos dos dias
antes del fijado para la partida, al-
guien se rob� misteriosamente dos
pinturas al �leo de uno de los sa-
lones de fumar. Se dijo que estos
cuadros, valorados en SISO cada
uno, representaban escenas del
Hamburgo o del Nueva York de
hace ciento cincuenta a�os y un
viejo gale�n o una fragata. Parece
que no �e recordaba exactamente
la naturaleza de los cuadros. La
Polic�a qued� estupefacta sobre la
manera en que el ladr�n consigui�
entrar al barco, c�mo pudo destor-
nillar los marcos, sacar el cristal
y cortar los dos lienzos escapando
luego por el �nico pasamano -el
cual est� vigilado� hacia el mue-
lle, sin ser visto.
Los banqueros le imponen
.econom�as a Hollywood
*�
Insistir�n en que quede sin contrato un
Eran n�mero Por Rarold HBFFERMAN
HOLLYWOOD, enero.-Poco an-
tes de finalizar el a�o pasado se
hicieron presentes en Hollywood
siete se�ores, a quienes por razo-
nes t�cnicas se llama banqueros, y
cu>a misi�n consiste en repartir
grandes dosis de pesimismo entre
lo* actores, actrices y jefes de ta-
lleres, como consecuencia inmedia-
ta de un programa de econom�as de
bastante envergadura.
Los caballero* de referencia re-
presentan la seeci�n financiera, con
asiento en Nueva York, de la* em-
presas Metro-Goldwyn-Mayer. Pa-
Centurv Fox, Crand National y
� amount. Warner Brothers, ��Otu
Monogram. Su presencia en Holly-
wood obedece al prop�sito de poner
punto final, sin demora, a lo que
califican de "gasto* extravagantes
e Injustificados en ra producci�n de
pel�culas".
Por lo pronto, ya se ha detenido
la ola de cintas de un mill�n de
d�lares caria una. No habr�n m�s
"super-producciones" hasta que se
haya "limpiado el terreno", supri-
mi�ndose iodo lo superfluo, y se
haya introducido un poco de orden
en lo* m�todos seguido* por lo*
talleres para el rodaje de pel�cu-
las.
El primer resultado de esta cam-
pa�a de econom�as, que se calcula
que restar� unos 25 millones al
presupuesto cinematogr�fico de
1938, ser� una depuraci�n al por
mayor de las listas de actores y ac-
trices en servicio activo. Se predi-
ce que una cuarta parte del perso-
nal de artistas quedar� en la calle
tan pronto venzan los contrato�
respectivos.
En la R. K. O., por ejemplo, que
tiene unos 100 artistas contratados,
quedar�n cesantes uno� 25 de me-
nor cuant�a. En la ParBmount y en
la Merto-Goldwyn-Mayer el n�mero
exceder� al de la R. K. O. Los otros
tullere� han resuelto suprimir las
academias preparatorias que soste-
n�an, consider�ndolas un lujo inne-
cesario.
DEPURACI�N CIENT�FICA
� Para cerciorarse en forma po-
sitiva de que no nos equivocamos
�explica uno de lo* altos jefe� de
una empresa� hemos enviado sen-
das copias de nuestra lista de ac-
tores a cien propietarios de cine-
mas importantes del pa�s, pidi�ndo-
les que subrayen los nombre� de los
artistas que. seg�n su opini�n, ca-
recen de m�ritos romo medio de
atracci�n para el p�blico; e� decir,
de aquellos que no producen Ingre-
sos en taquilla. El resultado de es-
ta encuesta es sumamente intere-
sante. Hemos descubierto que al-
guno* artistas s�lo ten�an valor pa-
ra nosotros, y que les hemos estado
pasando grandes �neldo* en balde.
Ahora que .sabemos a qu� atener-
nos, haremos una limpieza y saca-
remo� del camino a estos estorbos,
para dejar el paso libre a nuevos
artistas m�e prometen.
Otra de las medidas adoptadas
por lo* banquero* es la de dispo-
ner que se supriman escenas inne-
cesarias en varias cintas en que
hay centenares de figurantes, que
perciben de 5.50 a 8.25 d�lares dia-
rios. Los reformadores de Nueva
York sostienen que se puede mejo-
rar la calidad de muchas pel�culas
d�ndoles mayor cohesi�n en sus
argumentos en lugar de supeditar
e| desarsollo de la acci�n a esce-
nas que no tienen otro m�rito qu?
el n�mero de participantes.
ARTISTAS EXTRANJEROS
Parece que 19.38 ser� el a�o de la
internacionali/ac��n del cine norle-
americano. Casi no hay taller d�
importancia en Hollywood que no
cuente en esto* dia* con su contin-
gente de actores y actrices de ul-
tramar. S�lo en los talleres de la
Metro-Goldwyn-Mayer hay nada
menos que veintitr�s de ellos en es-
pera de argumentos apropiado* y
de suficiente dominio del idioma
ingl�s para poderse desempe�ar con
i efectividad.
No se recuerda en Hollywood que
! haya habido otra ocasi�n an�loga.
A meno* que la ola de econom�as
i que amenaza sumergir a los talle-
! res haga archivar los proyectos ac-
tuales, se tiene pensado invertir
por lo menos unos 100.000 dolare�
por cabeza en la tarea de dar �ufi-
cicnte publicidad a los nombres de
esto* artista*.
Esta cifra es modesta si se la
compara, con el cuarto de mill�n
gastado en hacer propaganda a
artistas tales como Anne Sten y
Simone Elmon. Durante un a�o en-
tero �e estuvo haciendo publicidad
a la Sten. antes de que �ita hi-
ciera su estreno en la pantalla, en
una cinta producida por Samuel
Goldwyn. En todos lo* ansie� de'.
cine, fu� esa la campa�a de publici-
dad m�s costosa... y meno* fruct�-
fera. La Sien fu� un fracaso com-
pleto.
Para "lanzar" a Simone Sim�n el
empresario Darryl Zanuck gast�
otro tanto. Ante� de que la actriz
comenzara a trabajar frente a la
c�mara ya se hablan pegado por
la� parede� de la naci�n 25,000 car-
tele* alusivos.
Entre los arti�tas que esperan
turno para comenzar labor figuran:
Isa Miranda, bell�sima italiana que
ya ha tenido marcado �xito en Eu-
ropa; Olympe Bradna. que ha tra-
bajado en Par!� y figur� con �xito
' en "Almas en el mar"; la distin-
guida soprano noruega Kirsten
Flagstad. que cantar� en "The Blg
Broadcait of 1938" (In�til intentar
la producci�n); y el apuesto argen-
tino Jorge Rlgaud, que tendr� a su
cargo un papel importante en com-
pa��a de Carole Lombard.
Do� artistas franceses consagra-
das ya por la critica europea y sud-
americana comenzar�n en breve su
labor en Hollywood: Danielle Dar-
ricux, de la Universal, y Annabclla,
de la 20th Century-Fox.
Derecho* reservados a EL MUN-
DO por North American Newspa-
per Alliance.
"Algunos han cre�do ver en nues-
tro llamamiento oiensa para la cul-
tura pol�tica del pais. Otros han
calificado de t�midas nuestra* ten-
dencia� hacia el acariciado ideal I
de una patria soberana y Ubre. Y
por �ltimo han sentido hasta indig-
naci�n ante la prudencia reflexiva
de nuestro bien definido patriotis-
mo,
"Queremo� conte�tar a tale� obje-
. iones o acusaciones, en t�rminos
preciso* y categ�rico*, para dejar
bien sentado que nuestros firmes
sentimientos de amor al ideal des-
cunsan sobre la base solida, no s�lo
ile Jos derechos que le dan vida,
sino que, tambi�n, de los deberes
que a todos nos impondr�a rl rea-
lizarlo, en un plazo m�* o menos
lejano del d�a presente.
"La palabra independencia puede
tener varia� acepciones. Indepen-
diente* son muchos pueblos salva-
jes o semi-salvajes, constituidos en
tribus, gobernada* por caciques o
reyezuelos y habitando e\tenso� e
Inculto* territorio*. Y es claro que
lodo� eslaremo� don forme* en no
querer para nuestra patria �eme-
jante Independencia.
"Puerto Rico es un pais culto.
civilizado, desde hace m�s de cua- i
tro �iglox en que fu� descubierto
por el insigne genov�*. Ha recibido
la valiosa herencia �ocial y Jur�-
dica de la vieja y gloriosa naciona-
lidad aue le dio vida y nomhre. Y
con tale* antecedentes. Puerto Ri-
co debe y tiene, necesariamente.
oue aspirar a una independencia de
pueblo culto, al igual de lo� dem�s
pueblo* civilizados y. por consi-
guiente, con una organizaci�n co-
lectiva eficaz para levantar ante
el mundo todas *us responsabllida-]
de* en el cumplimiento de todos!
los ahn* Unes de pa;. de libertad V,
seguridad para todos sus habitan-,
tes."
"Pensar que en medio de nues-
tras vacilaciones, podr�amos llegar a
un acuerdo serio y eficaz para la
soluci�n de nuestro estado pol�tico;
pretender obtener la independen-
cia con s�lo desearla unos pocos;
creer que un pal* sustanc�almente
dirigido, puede merecer lo* dones
ol�mpicos de la libertad, y suspirar
y clamar Incesantemente por un
porvenir venturoso, sin trabajar
ardorosamente por prepararlo y
conseguirlo, son ranas quimeras de
pueblo d�bil que no se decide a con-
vertirse en animoso y fuerte de al-
ma y de voluntad."
Edit�base entonces en Puerto Ri-
co un peri�dico denominado Heral-
do Espa�ol, del cual era propieta-
rio v director don Vicente Balb�s
Cap�, y aquel peri�dico, al dar
cuenta a *us lectores acerca de la
aparici�n de la revista I-a Indepen-
dencia, inform� que �sta habiise
establecido sobre bases de solidez.
\ desde el punto de vista de su nrsa-
nizaci�n econ�mica. "Un n�mero
Ilimitado de miembros de la asoria-
I ci�n �dec�a� se ha unido para
� fundar e�la empresa period�stica
I aportando cada cual al acerbo co-
! m�n la �urna de cien dolare*, pa-
I gadero* en cuatro plazos y en una
proporci�n de un veinticinco por
' ciento cada vez, si e* necesario. .��<-
g�n lo exijan las circunstancias
econ�micas de la empresa."
Compon�an el Consejo de Reduc-
ci�n de la revista los se�ores Her-
n�ndez L�pez. Gand�a C�rdova.
Mu�oz Morales. Balb�s Cap� y Ro-
dr�guez Serra, y el Consejo de. Ad-
ministraci�n los se�ores Balb�s Ca-
p�, Quevedo B�ez. Llor�ns TOi 11
y el Administrador de la revista.
que lo era tambi�n d�l Heraldo Es-
pa�ol, se�or Aldea Bigles.
Los redactores rie dicha publica-
ci�n eran los se�ores Hern�ndez
L�pez, Mu�oz Morales, L�pez I.an-
dr�n, Gand�a C�rdova. Llor�ns To-
rres. Lago. Rodr�guez Serra y Que-
vedo B�ez, quienes bajo la respon-
sabilidad de sus firmas tratar�an
la* cuestione* que sirvieran parn
preparar la conciencia p�blica del
porvenir "en cada uno de los han-
dos radicales o conseri adores en
que aquella pudiera duidirsc." exi-
gi�ndose a todas ellos, como expre-
so' de unanimidad de pensamiento
y de acci�n, el ideal �nico procla-
mado: el ideal de la independen- tu.
Es de notarse que en los suce-
sivos n�meros de la revista no co-
laboraran plumas tan conspicuas
como las de Abril, Llor�ns Torres
y Canales, y que de los directores
y fundadores de la asociaci�n, al-
gunos de ellos hombres de reco-
nocido temperamento liberal, nin-
guno demostrara tanto ardor y
constancia en la propaganda del
ideal Independentlsta como el se-
�or Balb�* Cap�, que nunca, du-
rante sus actuaciones en la ante-
rior dominaci�n, fu� partidario de
un r�gimen de gobierno propio pa-
ra Puerto Rico, y si todo lo con-
trario, habiendo combatido el mo-
vimiento autonomista y declarado
que la autonom�a la llevaban la�
mujeres portorrique�a* en el poli-
z�n y que extender a eita lila un
r�gimen de esa naturaleza equiva-
l�a a echar margarita* a cerdo�...
Conoci�ndose estos antecedentes.
no deber� extra�arnos que el �e
�or Balb� Cap�, en cuyo �nimo
�ama� arraig� el convencimiento
de que. deipu� de la guerra de
1898. Espa�a y los Estado* Unido*
hablan convenido y firmado un
Tratado de Paz, Indujera a la Aso-
ciaci�n (*�i ico Porforiiqucda, en
momento� hist�rico* en que Intelec-
tuales de Espa�a visitaban los pue-
blo* de habla espa�ola en Am�rica
para predicar el acercamiento es-
piritual de �sto* a la naci�n des-
cubridora v con tal acercamiento
la reconquista de los mismos para j
sus fine* pol�tico* y comerciales, a in-
sertar en las cl�usulas de su incor-
poraci�n el inciso (ln, que coloca-
ba la asociaci�n frente a la pol�tica
de los Estados Unidos en la lucha
que en Am�rica ven�an sostenien-
do entonces el ibrroanxcricanismo
y el pananicricanisnio, cuando don
Rafael Altamira cometi� en la Ha-
bana la indiscreci�n, que tanto le
agradecieron lo* Estados Unidos,
de declarar que lo importante en
la* excursiones de ios intelectuales
"spa�ole* a lo* pueblo* del Nuevo
.Mundo, no era lo que todo* velan,
sino lo que estaha oculto debajo de
esa* demostraciones de afecto de
la antigua madre patria a su* hi-
ja* independiente*...
Fu� aqurtl �ml Juicio un acto In-
consulto entu�ante de uiw grave
error cornftM) por la Aifaaci�n
Cicica Portvn\qnc�a; error que le>
produjo innftnerables adversarloa
y enemigo^ i�dero�o* a la propa-
ganda del! Ucal independentlsta
que ella logf� ra consignar de ma-
nera admlraf e y sensata en sus
cl�usulas de '^corporaci�n, las que
fueron mejor?1 las por el se�or Her-
n�ndez L�pexrn los p�rrafos orien-
tadores qtle^fonocen mi* lectores,
condicionandf' la consecuci�n del
ideal sunrefrttt al momento de una
preperaci�fv ibnipleta del pais pa-
ra vivir�! 4*opia vida cumpliendo
"todo* los-f�lfa* fine� de paz, de li-
bertad v i Seguridad para todos
su* habita tg".
Ia c�rc� sjancia de que el m�a
activo propajfcndista de la Indepen-
dencia-, de-� lf� miembros fundado-
res y riirnjt�le* de la mencionada
fceja el se�or Balb�s
simpat�as en la con-
a. que tuvo necesa-
-.,1� acogerla con reser-
vas y pret nciones, tanto m�s
cuanto qt ii
periodista
trar por
su acendfidj,
1 notable y valeroso
o, dej�ndose arras-
xceslva sinceridad y
amor a Espa�a, asi
como por �u temperamento, de una
descoUent�ej Orogancia, la franque-
za de* IjaeJr Ja declaraci�n de que
el r�gimen auton�mico en Puerto
Rico serial satisfactorio, serla bas-
tante a ai'.A ar la ambici�n, no de
una. '�Fmnidefli'arlas generaciones de
poiiomq�efrt*. si el ideal de ese.
status se"ieJllizaba bajo la influen-
cia de a�:� �fern/o <1f� nuestra ra�a,
ntecedentes hist�ricos,
nial �dad, de nuestros
de nuestra* propias
esto es, que el r�gl-
�Ico serla bueno con
�.l�alo con lo* Estadcs
de- n�est
de nitcst
pnwWcio
inclinad
men a vi
Espa�a
Unido*..
� �
le Confianza
F'resentimos
el famoso Producto
en este
i
(zellojakane
Cada tableta cnvi
herm�ticamente en
phane. Protecci�n absolu-
ta contra el calor, \ia ilu-
medad, el polvo y p�as
impurezas.
\M
el producto de confianza
contra DOLORES y MALESTARES
TENIA MAL ALIENTO Y NO LO SABIA
S� QUE IE GUSTO, PERO EUA NO
ACABA DE DARME EL "SI". �CU�L
SERA IA CAUSA?
NO SE, PERO SI YO FUERA TU CO-
MENZABA A USAR COLGATE Y AS�
ESTABA SEGURO DE QUE NO ERA
EL MAL ALIENTO.
fWi
l COLGAT! rHk DEJADO MIS DIENTES
TAN BLANC&S Y BRILLANTES! |Y LA
BOCA TAN IRESCAI
Ya no hay mal aliento
tras su rodianft sonrisa
En efecto, un aliento des-
agradable, causado por los
residuos de comida que se alo-
jan entre los dientes, es a me-
nudo motivo de que muchas
personas fracasen en su trato
con los dem�s. Para evitarlo,
haga esto:
Por la ma�ana y por la
noche;, usando Colgate, ce-
p�llese los dientes superiores
i a abajo y los inferio-
jajo a arriba. Eriju�-
|isuelva un poquito de
jen la lengua y enju�-
jombate el mal aliento
y deja sus dientes m�s blancos
y brillantes. Adem�s Colgate
estimul� las enc�as y deja en la
boca urta deliciosa sensaci�n
de frescura.
�r
i�
i
COLGATE
��4 SH
PARA CAUTIVAR CON LA SONRISA US� COLGATE
' V


EL MUNDO, SAN JUAN, f. *. � DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938._____
EL LANZADOR DE CUCHILLOS QUE HACE FORTUNA EN HOLLYWOOD
LOS dos estabon sentados en c'
jard�n. El arrancaba suaves acor-
des a la guitarra. Ella, recostadr
sobre �l, sus ojazos encantadores ur.
poco obscurecidos y sus labios como s
reflejaran alg�n pensamiento. Sobre
ellos brillaba serena la luna plateada
De repente, sali� silbando de una
obscuridad cercana un cuchillo. Cort�
en dos las cuerdas de la guitarra y fue
a clavar su punta de acero en el tron
co de un �rbol. La canci�n termin� en
completa discordancia. El hombre se
levant� de su sitio y comenz� a dar
vueltas. Los ojos de la mujer se abrie-
ron llenos de temor.
Pero todo aquello era broma. El
hombre, Roy D'Arcy, no estaba sorpren-
dido en verdad. La mujer, Greta Garbo,
no tenia miedo. La luna. . . no era de
verdad. Se trataba de una luna "a lo
Hollywood", cortoda en papel y pegada
entre los �rboles. Hosto el reluciente
vuelo del cuchillo hab�a sido planeado
1 tan cuidadosamente como las resolu-
ciones para un nuevo a�o.
Lo �nico realmente grande de to-
da esta escena cinematogr�fica era
Steve demento. Fu Steve quien tir�
el cuchillo. No hab�a usado para ello
olambres finos o espejos o nada que
le facilitara el tiro. S�lo se habi� va-
lido de la precisi�n de sus ojos y de la
habilidad de su brazo para lanzar
aquel pu�al de acero entre dos valio-
sos personajes de Hollywood, hacer que
cortara las cuerdas de una guitarra
y luego se enterrase en la corteza del
tronco de un �rbol, sin causar el me-
nor da�o a los artistos.
Ese es el trabajo de Steve Ciernen-
to. Lo ha sido durante casi 15 a�os.
Desde antes de que las "pel�culas ha-
blaran", Steve ha venido cortando con
cuchillos y estiletes las siluetas cl�-
sicas de Hollywood. Los hojas de ace-
ro h�bilmente lanzadas por su brazo
han pasado raspando grandezas del
lienzo como Wallace Beery y Ginger
Rogers, Joan Crawford y Claudette
Colbert, y muchos otros.
En resumen, Steve demento es el
"lonzador de pu�ales n�mero I de
Hollywood". Con una mu�eco parecida a un muelle He occro y unos
o�os tan precisos como un reloj sincronizado, este indo mejicano se
ha hecho de una carrera y de una considerable fortuno dividiendo el
ozono alrededor de las estrellas del cine.
Del color de una bellota de caf�, su cabello negro y sus ojos
parecidos a dos cuentas, Steve es el �nico hombre en Hollywood
obligado a no equivocarse. Si alguno de sus cuchillos se desv�a una
pulgada de la direcci�n que debe llevar, puede sufrir graves con-
secuencias alg�n valioso material del cinema.
Steve empez� a tirar cosas desde que contaba seis a�os de
edad. Con frecuencia arrancaba una rama de la maleza que crec�a
cerca de su casa de adobe y proboba "su punter�a" lanz�ndola con-
tra la botija de barro que colgaba sobre la cisterna. En la finca
donde se cri� Steve, no hab�a mucho en que pudiera entretenerse
un chico de seis a�os. Su padre ero muy pobre pora comnrarle ju-
guetes. Su madre siempre estaba muy ocupada para poder jugar
con �l. Ella ten�a que orde�ar las cabras, moler el ma�z y preparar
muchas tortillas paar alimentar a su familia.
Cuando Steve ya contaba ocho a�os, golpeaba la botija nueve
veces en diez tiros. Sus padres lo notaron.
"�Los buenos santos han dado a nuestro muchacho un ojo cer-
tero!",'exclamaban sus popas llenos de j�bilo. Y Steve sonreio, en-
se�ando sus dientes blancos que resaltaban con el suave color obs-
curo de su tez. "S�", dec�a el chico, "y alg�n dia tirar� tambi�n
el cuchillo".
Para la �poca en que lo dec�a, Steve no sab�a lo pronto que lan-
zar�a un cuchillo. La tarde siguiente, cuando su padre venia por el
tn cuchillo lanudo por Steve elemento corta
tlrne entre sur labios
por la mitad
Janel r'ord.
un c-lgarrillo que
El pu�al de Sleve demento lleva el fr�o
de su filo hasta rozar las ropas de las
e&rellas. pero jam�s sus carues.-Sleve
Clemeiito nunca falla
Lfl encantadorn dlnRcr Rni�or*. que nun
c�i |w.tn�>n rum�elo elemento lanz�
estilete �obre �u raheza.
"�Eh!", grit� otra vez. Pero ya era tarde. El brazo de Steve
tortuoso paso de la montano, procedente de Guadalajaro, traia algo h(jbia hecho ya su ropj(Jo movjmienlo �t orco. El cuchillo sali� dis-
*n la mano.
"Aqu�, chico", le dijo a Steve. "Aqu� est� tu espada."
De cuchillo s�lo le quedaba el nombre, pues tenia rota la pun-
ta y estaba boto .. Pero para Steve aquello era el mejor regalo
del mundo.
Un d�a se detuvo a mirarle un vaquero. ",Quc chico!", excla-
m�. Luego le ense�� a Steve c�mo agarrar el cuchillo y torcer la
mu�eca y usar el hombro de modo que la punta del cuchillo fuera
.libando a su blanco con la velocidad de una bala.
Steve atraves� el r�o Grande paro llegar a Arizona. Aqu� ob- joven mientras el hacha se clavaba a muy poca distancia, sin cau-
vuvo un empleo como boyero y se dispuso entonces a practicar con sarle da�o a la muchacha. La joven era Jen Arthur �o mejor di-
detenimiento el lanzamiento de cuchillos, mientras sus compone- cho, estaba supuesta a ser Jean Arthur� pues, como tanto el estu-
-os de faena se dedicaban a jugar baraja todas la; tardes. Steve dio como Jean tem�an que el hacha fuera a echar a perder uno de
filaba con un clavo una baraja al tronco de un �rbol de algod�n, los preciosos brazos de la actriz, se utiliz� un doble de la artista.
Luego se retiraba unos pasos y permanec�a inm�vil unos minutos
bien quieto, bien equilibrado. Su brazo se extend�a hacia adelante.
Su potente mu�eca se apretaba y el cuchillo que la misma lonzaba
iba a clavarse en el mismo sitio donde el ojo de Steve quer�a que
se clavara.
Entonces el chico marcaba con una estaquilla en la tierra la
distancia que hab�a entre el �rbol de algod�n y el sitio desde el cual
parado, cortando una sucesi�n de peque�os c�rculos a la luz del sol
y finalmente fu� a enterrar su punta afilada J0t> en el centro de
la barajo.
Del rostro del director, desoporeci� la preocupaci�n. "�Puede
repetirlo?", le pregunt�.
Y Steve pudo. Y desde entonces lo ha venido repitiendo.
Una vez se le pidi� a Steve que lanzara un hacha india en
tal forma que su mango sujetara contra la pared el brazo de uro
muerte. En este caso
el octor no solamen-
te usa el protector de
Steve admite que estaba un poco preocupado por esta par-
ticular asignaci�n. No hab�a practicado mucho el lanzamiento de
hachos y tuvo que hacer pruebas antes de acometer finalmente
su arriesgada tarea en el estudio. Practic� durante tres d�as, apren- metal, sino que tam-
diendo a lanzar el hacha al oir�, en un movimiento r�pido.
C'l.'ir.rnto cree, que Wallace Beery
(arriba) mueatra preocupaci�n
ruando ea uno de lo* p rotaron tata�
en una earena en que hay que lan-
inr un estilete. Beery, empero, tiene
mucha fe en la precisi�n de Steve.
Steve elemento, el limador de cuchi-
llo* n�mero 1 de H�IIywond. Su mu-
Aera parece un muerte de �cero y *ua
ojo* compiten en exactitud con la len-
te fotogr�fica,
matogr�ficos, pero en casa no hace
la m�s lave cortadura.
"Steve tienel'un coraz�n tan
tierno, que ni siquiera matar�a un
pollo para una cernido dominical",
ha dicho su espo�ji, y Steve lo ad-
mite sonre�do.
Lo que verdaderamente gusta
a Steve ts sentarse en el p�rtico
de su casa duron�i las largas horas
del crep�sculo vfipertino. Esto no
parece muy env.< ion ante, pero
Steve recibe y onece mucha emo-
ci�n en su trabaja para que todos
sus veinticuatro floras transcurran
sin un momento dt� sosiego. Cuan-
do termina su tarca de lanzar cu-
v
chillos, �l anhela la paz, la tran-
quilidad. De vez en cuando hace
algunas demostraciones para sus
amigos. Nada de' car�cter serio�
simplemente algunos suertes como
la de despabilar ��na vela con un
hacha o fijar un naipe en la pared
con la ayuda de j�t.estilete.
Y da mujeres&qu� decir? Pues
que a Steve le gistan' mucho. Y
le gustan porque '.icnen nervio.
"Uno creer�a que las mujeres
temer�an estarse � metas para que
alguien les tire f chillos a su al-
rededor", dice �-eve, y agrega:
"Pero no es as�. ipn'tan valientes
y serenas como (jalquier hombre.
Tenemos, por ej Triplo, a Ginger
Rogers. Es una d las chicos m�s
valientes del grujfa. Nunca pesta-
�e� cuando yo clave alg�n esti-
lete muy cerca de su cabeza. Joan
I Crawford tiene tambi�n muy buenos nervios. WallO;e Beery tal vez
I parezca algunas veces estar asustado en la escena, pero yo s� que
bien tiene un peque�o pedazo de modero debajo de la ropa, en e| t�ene much0 fe en m� precisi�n."
Naturalmente, nada sucedi� al doble. Pues cuando Steve C�e- ti sitio donde el cuchillo est� supuesto a hacer blanco. Steve equi-
lonzaba e� cuchillo, y coda d�a que\os"aTa Ya^umeVando' lo d�s- ment? dice estor listL�- cs "� lo gf si9nif\ca- Tiene *"� �*�� pw. vaco ocasionalmente este pedocito de madera, pero el cuchillo re-
rancio hosta que lleg� a hacer blanco desde una distancia de ea- Par0,d0 siempre, y sobre todo, no fallar. Su labor es ton delicada co- chozo ,�emprt 0| dor en el protector/sin causar da�o al actor,
torce pasos. mo la de un cirujano. % . ^ 1
Un d�a supo Steve que los estudios cinematogr�ficos necesita- Vino luego una pel�cula Nen que Spencer Tracy ten�a que Ion- "Un0 no PUC(,e Po!ear lo ban vaqueros para trobajor como extras y se interes� en el asunto. *or un cuchillo contra Williar^Boyd. El cuchillo estaba supuesto a bolera.
Si necesitaban vaqueros �se dijo� seguramente que podr�an uti- posar tan "raspando" que cortara la camisa de Boyd. Tracy nada
lizar un experto en lanzor cuchillos. Asi, pues, se dirigi� a Coli- sab�a de c�mo tiror un cuchillo y el estudio se vio obligado a "fal- Sin emborgo, Steve Clcmento no posa todo el tiempo tirando
iorn�n sificar la escena, usondo olambres. Y no pareci� bien. Llamaron ,
pusieron la ropa de Tracy, lo colocaron da Pu�ales contra los artistas del cine. El tiene otros intereses. Es due
entonces a Steve. Le
. entonte� a Jitit. te puncivn iw >vp� �s i iui.y, iv iuiviuium uc r-------------------------------------------------------- �---------------------------------- �----- impuriumc uct iu
Steve no perdi� htmpo brean*'O**��* cuando lego �� IHolly- |dos , |(J camara todo$ contuvieron ,| oliento, en espera de �o de muchas casas en Los Angeles y Hollywood, casas que �l ha'lo", dice Steve.
wood. Sabia que de Mf COfcwtdo la �arta par y habWddd y estaba que Sreve �cvflr0 0 cobo e, |onzomiento del cuchillo. ______�______, J:_______,_ Z .A..-.J,. 7L*a^ 1 ... L._ i
Hay, sin embargo, una debiildad femenina -que Steve admi
te que le molesta. Se comprueba en el otro extremo �las cabeza!
infladas.
"Es dif�cil sujetar un cr�neo inflodo �dice Steve� sin la ayu-
da de un hacha. Con frecuencia presento actos de vodevil en que
uso muchachas como blanco." Steva explica que todo marcha bien
hasta que la joven llega a la conclusi�n de que es el miembro m�s
importante del conjunto. "Es entonces cuando solicito otro mode-
seguro de que �sta podr�a demostrarla en cualquier oficina. Por lo MUC �"�*" "" comprado con el dinero que le ha producido la habilidad de su bra-
tanto, se present� en el primer estudio que encontr�, lleg� hasta No ten�an que preocuparse, pues Steve no lo estaba. Perfec zo derecho. Atender a sus reparaciones y entrevistar a posibles in-
la mesa del director y le anunci� tranquilamente que �l era el me- t�mente tranquilo, esperaba �l la se�al. Cuando �sta fu� dada, su �. . . .
jor lanzador de cuchillos en todo el pa�s. brazo dispar� la hoja de acero. El cuchillo pas� tan cerca de William qui"
"Se lo demostrar�", le dijo. Y antes que el sorprendido direc- M que �ste pudo sentir la presi�n de su empu�adura en ti honv
tor tuv,era tiempo para oponerse a la prueba, Steve adelant� unos br0< m,entros lo Punt0 se enterr� *n la pored *ut hab,� �tfr6s de *
Steve es tambi�n un coleccionista. En su casa tiene un mon-
El as� lo hace porque cree que los 15 a�os que lleva lanzando
cuchillos sin un solo accidente le da derecho a estar clasificado un
poco mejor que cualquiera de sus blancos femeninos.
Este es, pues, Steve Clemento, el indo-mejicano que hace a Holly*
posos y fij� un naipe en e� angosto borde de un andamio. , Como precouci�n ordinorio, los "blancos humanos" de Sttve ,0B dt Dricq-brac dt ocero �.ut nor�a envidioso a cualquier arme-1 wood contener la respiraci�n cien veces al a�o. Dispara pu�ales des-
"�Eh!" grit� el director. "Tengo cuidado, que ese andamio es usan un protector de metal debato de la ropa. Sin embargo, la poca n f�udol. Hay all� cuchillos de todos tama�os, de hojas anchas y de la oscuridad. Corta las cuerdos da ana guitarra sin tocar si-
lo �nico tuerta que hay. �El resto es lona y si usted falla, el cu- cantidad de ropa que usan algunas de las hero�nas y el hecho de angostas, de cabos de madera, de perla, botos y afilados. El con- quiera a la misma guitarra. Lanza hachas indias tan carca dt las
chillo otravesar� la telo y posiblemente hiera a olguien!" quf #| prottctor no CUDre |a pQrte superior dt la garganta, dtjan' junto da ti aspteto dt un equipo quir�rgico dt un modtrno hospi-'ctltbridadts dtl lienzo que por un segundo �stas
Steve se sonri� burlonamentt. "Yo no me equivoco", dijo, y se disponible una gran �rea donde el cuchillo pueda cortar si sa dos-'tol Srtvt conoct todo$ $u$ cuchj||0s. Los estudian tan atentamen- van a devolver al pa�s a los indias,
dispuso a llevar a cabo lo prueba. � A � e Q _e$or �,1 protector, Steve no puede fallar. . lf - . . , .... . w .
Cuarenta pies le separaban del blonco. El director estaba muy , , , . J . . *� como la t,a Emma lo ho"� c0" $u r0|l,la dt W�dflwood-
nervioso Sus dados golptoban muy agitados los brazos dt la bu- h �*�4. lo un,ca vex ' taca y su rostro rtflejoba intranquilidad. lioso mejicano es cuando el estudio est� tomando una escena da � Ckmtnto vivt tn una c�moda casita carca dt los terrenos cint-
imoginan qut
Pero todo no es m�s qut una broma. Sttva nunca falla. Es qua
no pueda fallar. Si fallara, Hollywood resulta r�a ?trido en lo vivo.
&*?-
${-*-*-*'


EL MUNDO, SAN JUAN, P. R. - DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
LA PALMA DEL
lEita leyenda fu� dedicada
a D. Jo�� J. Varga�, en fe�-
timmtin ilr febrero da 18S2).
Era el a�o de 1511, y gobernaba
l� isla de Puerto Rico D. Juan Pon-
ce de Le�n, por otro nombre el ca-
pit�n del Higuey, que tan luego co-
mo obtuvo del monarca su reposl-
.. envi� a Espa�a, acus�ndoles
de excesos, a su antecesor Juan Ce-
r�n y al aguacil mayor Miguel D�az.
Hablan formado los 'nuevos po-
bladores. Junto a Quebrada Marga-
i ni la comarca del hoy llama-
do l'ueblo Viejo, la villa de Capa-
n'�, cuyos restos se ven en la ac-
tualidad entre malezas, y que de-
bieran conservarse con exquisito
esmero, por ser la primera piedra,
�iue en aquel lejano pa�s, asent�
nuestra raza. Una Iglesia de mani-
poster�a de ignorada arquitectura,
alguna que otra casucha de barro
y ra�as, semejantes a las que en
el dia se ven en la conocida aldea
de Cangrejos, (1) y otras varia*,
basadas sobre gruesos troncos, con
piso y Paredes de palma y techo
de yaguas, iguales en un todo a mu-
chas de laa que hoy existen en loa
campo* de aquel pais. compon�an
el caser�o de la villa. Habla ade-
m�s una plaza en medio, y sus ca-
lle�, si no rectas, estaban entapi-
v de lozana yerba. En la pla-
giase la morada del gobernador
e. la m�s ventajosa en capaci-
dad por ser casa del rey y consis-
torial al propio tiempo, ostentando
en d�as festivos el estandarte cas-
tellano. En igual estilo, ti bien con
menos proporciones, hablase funda-
do, no lejos del pueblo de Agua-
da y hacia el nordeste de la isla,
!a \illa de Sotomayor, en cuyas in-
mediaciones, ocurrieron algunos de
los auresos que van a referirse.
El gobernador Ponre. continuan-
do el sistema establecido en la Isla
espa�ola, habla procedido al repar-
amiento de los Indios de Borinquen
'2' en encomiendas. Consist�an �s-
tu en poner cierto n�mero de In-
dios al ruidado de cada uno de los
i onquisiadoies y pobladores seg�n
� hechos e influencia, reservando
algunos al rey. pero este sistema
sobre ser muy perjudicial a los na-
turales, arruin� con el tiempo la
poblaci�n y cultivo de los campos
por lo qiM el monarca, en mas de
una nension. Un�" de modificar y
,vjn de abolir este sistema de re-
partimiento, tan debatido, y que a
causa de los opuestos intereses y
pa�ione* inconciliable*, ha sido la
cuesti�n de m�s Importancia du-
rante la primera �poca de la hle-|
torta moderna de aquel pa�s. Esta
instituci�n, como su nombre indi-
ca, impon�a tanto al encomende-
ro como al encomendado deberes
mutuos que jam�s se cumplieron
por paite de aquel, que estaba obli-
gado a alimentar a sus indios, cui-
dando de su salud y de su educa-'
(i^n civil y religiosa: al paso que
el �ltimo deb�a ayudar a su se�or
en las tareas y laborea de sus cul-
IIVM y granjerias; pero el pobla-
dor exig�a demasiado de las fuer-
Tas del indio, olvidando su doctri-
na y su alimento, y este, exaspe-
i�do o temeroso, se alzaba contra ,
el encomendero, o le abandonaba
refugi�ndose en la aspereza de las
monta�a�: sin que las repetidas
Instrucciones del monarca, ni las
evang�licas amonestaciones de ios
leliciosos bastaren a contener ta-,
ma�o mal traspasando por una y
otra parte los limites que la insti-
tuci�n de encomiendas prefijaba,
en da�o notorio de la nueva colo-
nia.
Andaban con tal sistema muy
descontento� los indios, y los alar-
mantes sintomas que cundian por
todas partes anunciaban una lucha
en que si bien los conquistadores
lograron la victoria, no dej� de su-'
fi ir gran menoscabo la prosperidad
inmediata que la natural fertilidad
j riqueza del pais les ofrec�a.
Tales eran las circunstancias de
la isla de Borinquen al comenzar
los sucesos qvie van a contarse en
esta lejenda.
II
En un sereno rila del mes de Ju-
lio, el sol derramaba tu luz �obro
la faz de la tierra, y la brisa tro- ;
pical templaba un tanto su ardo-
roso fuego. En las cercan�as de So-
tomayor se laboreaba una rica mi-
na de oro, de cuya existencia no
quedan vestigio*. *i bien la tradi-
ci�n la sit�a no lejos de la villa.;
en la vertiente de varias colina*.
Ve�anse en sus lomas, entre otro*
�rboles, el casta�o de Am�rica, el
nedlelnal Jig�ero. el mamey de sa-
broao fruto y la palma de yaguas
con su espada verde y aguda, que
descuella sohre sus elegantes ra-'
mas. sirviendo su punta de asiento
a las canoras avecillas, y el pl�tano
cuyas anchas, sonantes y l�nguidas
tamas se mecen suavemente dora-
das por la luz del d�a; todo esto
en medio de pastos frescos y abun-
dosos en que se velan pacer algu-
nas vacas, mientras retozaban sus
terneras.
��Pobre Naguao' � dec�a un In-
dio, contemplando el cad�ver de un
(amarada tendido en tierra.
�M�s valiera a ese Infeliz� res-
pond�a otro, -el haber huido a los
bosques. No se acord� de que el pez
fia m�s seguro lelos de la* redes.
y hele ah� aplastado por un pe�as-
(o en esas odiosas minas.
�Qu� Importa! I.a tierra, ami-
go Taboa. no da de halde esas ri-
quezas que guarda en sus entra�as.
Por lo que a mi me hace� tor-
n� a decir iStc. �tan luego como
nueda burlar la vigilancia, har� por
dar securo a mi vida entre lo* ar-
bole* del bosque: alii. con mi arco
y mis flechas, matare aves para mi i
alimento, y cuando no. los �rboles
dan fruto, y yo tengo brazos para
alcanzarlos.
� ;Y el infeliz Yoboan! �Cu�nto
llorar� al saber que el m�s queri- �
do de los suyos, el �nico que que-
daba de su familia, el �ltimo de
sus hermanos, su Naguao. ha em-
prendido el viaje a la olra tierra,
��ej�ndole solo > triste como una
roca en �1 mar?
�Dichoao �l� respondi� Taboa,
acabando da romper contra una pie-'
dra una enorme n�es de coco, y.,
despu�s de haber apurado todo iu
sabroso liquido. �Va a vivir en esa
tierra lozana y de muchas frutas y
flores, en donde no se trabaja, y
se pasa la vida sin fatigas ni do-
lencias, en donde no se envejece, ni
alcanza el poderlo del mal genio...
; Y qui�n sabe lo que ac� no saguar-
da! Trabajos, fatiga�, ca�ando...
y todo esto s�lo por ese oro, bus-
cado con tanto af�n y que no sirve
m�s que para adornar el pecho de
un cacique o las orejas de alguna
mujer en d�a de acento. (3)
A tal punto llegaba el di�logo,
cuando el chasquido del l�tigo y la
estent�rea voz del mayoral llama-
ban a las tareas a los mineros.
Comenzaron �stas, y cada cual
emprendi� con actividad su faena.
Entre los que cavaban la tierra en
pos de ia vena met�lica habla uno,
cuyo rostro inundado rt# sudor ex-
presaba profunda tristeza. De vez
en cuando brillaba en aus ojos una
mirada -siniestra, semejante al ro-
jo fulgor de un volc�n en noche
oscura.
Cuatro indios conduelan el cad�-
ver de Naguao a una sepultura
abierta al pie de un guan�bano sil-
vestre, que con sus verdes hojas le
servia de dosel. El cr�neo del mi-
nero estaba hecho pedazos, y su
rostro desfigurado; sin embargo, el
Indio que cavaba, que no era otro
que su hermano Yoboan. le reco-
noci� cuando le pasaron junto a �l.
y la dolorosa sorpresa se mostr� en
su semblante. Dej� caer el azad�n,
cruz� los brazos y su mirada ext�-
tica sigui� el cad�ver de su pobre
hermano.
Cruel fu� este momento para Yo-
boan, sus pies no pudieron dar un
solo paso, sus brazos no pudieron
articular un movimiento, su pecho;
no pudo lanzar una sola queja, y
�nicamente sus ojos, fr�os como un
espectro, dieron salida a una l�-
grima.
Pero el l�tigo, que heria su es-
palda, sac� a Yoboan de �xtasis'
profundo, y volviendo la faz sor-
prendida, mir� con ira al que asi
le castigaba. Entonces el mayoral
levant� �1 l�tigo por segunda vez,
pero ante� de que hubiese podido
descargarle, el Indio lo arranc� de
su mano y lo arroj� de si una bue-
na pieza.
--Ya est�s vencido, cristiano,�
exclam� con desd�n.
Entonce* el mayoral se lanz� so-
bre el insolente que as� ultrajaba
su autoridad, y moment�nea, si
bien esforzada lucha, sucedi� a lo
que acabamos de contar.
No pod�a ser dudoso el �xito.
atendida la corpulenta contextura
riel salvaje, que parcela un H�rcu-
les. Cayeron ambos por tierra y la
lucha continuaba.
Parec�a Yoboan uno de aquellos
toros fieros de las dehesas de Cas-
tilla, que se ceban en la victima
palpitante a�n, y que ya moribun-
da, tan solo opone la d�bil expre-
si�n de su agon�a, el temblor ner-
vioso que conmueve hasta la �lti-
ma fibra, y que revela los postre-
ros Instantes de la existencia.
Alz�*e �1 eabo Yoboan: aeahaba
de ahogar a su enemigo entre sus
brazo*.
!
Observaban los indios mineros
esta escena con muda admiraci�n.
;A ellos!� grit� un mayoral
que corr�a, aunque tarde, en ayuda
de su enmarada. Y o�da esta voz
de alarma acud�an lodos en tropel
gritando: �Venganza!
Los Indios, al presenciar el triun-
fo de su camarada Yoboan, hablan
cobrado lirios, y. armados de los pl-1
coi y azadas de su* laborea, calan
sohre sus contrario dando suelta a
su rencor.
Terrible era la pelea. Las armas
se chocaban _v her�an, y ancha bre-
cha daba paso a la caliente sangre.
Un gozoso clamoreo anunci� la
llegada del valiente Guarionex. que.!
minado de su macana, daba recios
golpes...
Era regular y apuesta su figura; ,
su edad juvenil. Su piel cobriza
estaba, como la de los dem�s In-
dios, ornada con diversas figura*
y decoraba su frente la diadema de
los caciques. Pend�a de su espalda '
la aljaba provista de agudas fie-;
chas, sobre la cual pod�a verse el
flexible arco, y su trenzada cabe-
llera estaba realzada por vistosas
pluma*.
A la llegada de e�te campe�n �u-1
eeriirt la riel valiente Salazar. cuyo
mortal acero abria con caria man- '
rioble una tumba.
De elevada estatura y rob\i*ios
miembros, moreno el rostro, a cu-1
vas abultadas facciones daban ex-�
presi�n unos ojos de mirada firme,
negros como su cabello y e�pe�a
barba, ofrec�a en su conlunto el ex-
terior del hombre fuerte y animo
sq. cuya marcial energ�a revelaba
al Intr�pido conquistador del nuevo
mundo.
Vest�a Diego de Salazar almilla
de velarte con calz�n de lo mismo,
listadas calzas y bot�n de piel, com-
pletando su arreo el enorme �om-
brero. el escudo y la tizona fiera.
A vista de tan terrible adalid, la
multitud hu�a pavorosa, y no era
extra�o que su presencia Infundie-
se tal terror, puesto que ya los In-
d�genas conoc�an su esfuerzo, y a
�u brazo se debi� en mucho la con-
nulsita y pacificaci�n de Puerto Rl- i
co. porque a semejanza riel Cid, ga-
naha batallas con s�lo su nombre. |
Guarionex se las habla con Sa-
lazar, acosado por �ste, que le aco-
met�a armado de superior manera.
se bat�a en retirada: atento no ��-
lo a los golpes que le Iban riirul-
rtos. sino a contener, con la leu-
dad de un tigre, la embe�tlrin d�
lo* contrarios, evitaba de este nodo
el exterminio de lo* suyos, que
hu�an temerosos a las vecinas sel-
vas.
Hul>o un momento en .pie. aco-
metido Guarionex por todas partes,
pues era el que atraen m�s resis-
tencia, estuvo a punto de ser pri-.
sionero o muerto; su macana era
in�til contra tantas armas: pero en
e�te momento debilitaron los con-
trarios el ataque, y tuvo ocasi�n
de ganar en do* saltos la distan-
cia y la espesura, guardando su vi-
da y libertad para otros d�as. Pre-;
�o o-muerte. �qu� serla de los su-1
vos-? �
A la contienda sucedi� el s�cacio,,
Leyenda hist�rica de Puerto Rico
�No te eonoieo�dijo el caballe-
ro.
el cansancio de los vencedores y
un lago de sangre cubierto de res-
tos humanos.
Entre �stos velase lleno de he-
ridas el cad�ver de Yoboan. junto
al de su hermano. Habla dado su
vida en cambio de una l�grima con-
sagrada a su memoria.
IV
A distancia de un cuarto de le-
gua de Sotomayor, peque�a villa
fundada por el capit�n del mismo
apellido, no lejos de la Aguada,
exist�a un bosque en una extensa
llanura; cuadro que merece descri-
birse ya por lo agradable de au
conjunto; ya porque en todas y en
cada una de sus partes se mostra-,
ba la naturaleza tropical con toda
la exquisita frescura y la vigorosa �
lozan�a que la distinguen.
Circundaba el bosque un riachue-
lo, cuyos cristales se quebraban so-
bre menudas guijas. En sus orillas
las palmas, cargadas de racimos,,
balanceaban su flexible tronco, al
par que sus ramas se mec�an reso-
nando; brindaban los naranjos con
sn fruto de oro, mientras encanta-1
ban la vista las floridas hojas del'
hel�cho Ind�gena; y sobre el cedro,
el collor y el quiebra-hacha, levan- �
t�base erguida la orgullosa ceiba. I
Aqu� y all� las flores derramaban
sus aromas, al paso que llenaban
el aire de armon�as, el zumbador
enamorado, el melodioso aisonte,
el bullicioso pltlrre y la calandria
esquiva. Mansi�n de los amores, hu-
bl�rase Venus regocijado al ver-
la, y en ella fijara su El�seo, a po-
der elegirlo a voluntad.
Pero Incompleto serla semejante
cuadro, a no figurar entre sus be-
llezas esa alma que presta el hom-
bre a todo cuanto le rodea: por lo
que vamos a ofrecer al lector una
de aquellas escenas de la vida, tan-
to m�s propia cuanlo que estar�n
Intimamente relacionados con ella,
el hombre y la naturaleza: �sta con
todas su* galas, aquel con toda la
rudeza y fogosidad de un coraz�n
primitivo.
Las doncellas que acompa�aban
a Loarina, hermana del cacique
AgUelnaha. complacidas en gran
manera de los atractivos del lugar,
colocaron sus hamaca* de silvestre
maguey entre los �rboles, a orilla*
He] arroyuelo. que. con su deliciosa
frescura, a la dulce somnolencia
convidaba.
Bellas eran las Indias que acom-
pa�aban a 1a princesa, pero entre
sus encantos y los de su se�ora,
habla la diferencia que existe en*
tre el rosado capullo y las hojas
que le rodean. Si en laa doncellas
de Loarina resplandec�an las gra-
cins con todo* sus fulgores, en la
�ltima se un�a al hechizo de �sla.i
la altiva superioridad de una sul-
tana.
Contaba apenas quince a�os, y
advert�ase ya en su brllante en-
carnaci�n el precoz desarrollo de
la vida en los pa�ses rie la zona t�-
rrida. Su cutis, con el color propio
de su raza, no'estaba destituirlo
de aquella pureza inherente a lo i
muelle de sus costumbres. Delicio-'
�a era la expresi�n de sus faccio-
nes, negros sus oios como la noche,
y ardiente como el sol que vieron
por la vez primera, y su boca con-
junto de deleites, parec�a un her-
moso ramo en que las rosas rie sus
labios circundaban el mate jazm�n
de sus menudos dientes. Sobre su
espalda cala en perfumadas tren-
zas su cabello negro, ce�ido a la
sien por la diariema de oro. De su
nnriz y orejas pend�an argollas del .
propio metal, y ornaban su gar-
ganta nacaradas perlas.
Desnudo el seno, ostentaba do*
orbes voluptuosos, cubriendo en
parte sus m�rbidas formas una es-
pecie de t�nica, que, partiendo de
la cintra, terminaba en la nunca
bien ponderada pierna, cuyos aua-
vea contornos se ofrec�an a la vista
codiciosa, como se v� alrededor de ,
nube cenicienta, la claildad de la
luna. Por �ltimo, anillos de oro en !
que supl�a la profusi�n al arte,
adornaban los redondos y peque�os
dedos de su mano.
Ataviadas con gracia las j�venes
de su s�quito, vagaban por el bos-
que, ocupadas en juegos y danza*,
a fin de proporcionar pasatiempo
a su pensativa se�ora.
Reclinada �sta en su hamaca, y
jugueteando una de sus manos con
lo* cristales del riachuelo, abism�-
base en la suave indolencia que
presta un pal* abrasado, y balan-
ce�ndose colgada de los �rboles, pa-
rec�a la Imagen de un tierno pen-
samiento, flotante como una au-
reola, er� la fantas�a de alguna vir-
gen. Entregada a cavilaciones, ya
risue�as, ya tristes, fij�banse sus
ojos en tirios los objeto que la ro-
deaban, sin que su conmovido esp�-
ritu pudiese darse cuenta de ellos.
Errante su alma, complac�ase ante
la Imagen del hombre adorado, y
su alma fatigada, vela s�lo aridez
en todo lo que no fuese su amor.
Mas. si por desgracia, la idea rie un
afecto mal pagado enlutaba su co- ,
raz�n, el furor y luego la tristeza
empa�aban el fulgor de su mlrarta.
Apareci� de repente, por entre la
arboleda, un Indio de gallarda es-
tatura: su semblante agradable en
medio de la tristeza que le encu-
br�a con su mano eslutada. su mi-
rada era viva y penetran te, y la
dulzura o el furor se expresaban
en ella con igual energ�a. Era Gua-
rionex.
Joven y robusto, ten�anle por uno
rie los m�s animosos e intr�pidos
de su tierra, cualidades que habla
mosirado. de tina manera heroica.
en las guerras contra los vecinos
(aribe*, perpetuos enemigos de Bo-
rinquen: y es fama que al esfuer-
zo de su brazo se debi� m�s de una
\ o/, la paz o la alianza demanriaria*
por aqu�llos, como una merced, en
vista de la fortaleza de tal caudi-
llo. El combate y el amor halla-
ron a Guarionex siempre pronto.
Eran sus pasiones extremadas y
violentas; y el amor, el odio, el va-,
lor y la amistad generosa hicieron
iismpre latir con fuerza la arciien-
Por ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA
tan s�lo experimentaban laa amar-
guras del amor, sin gustar sus de-
IW-ias. Ella �nguida y encantadora
como una azucena; �l fuerte y er-
�Ya me conocer�s,� replic�
aqu�l.� T� amas a Loraina. y yo
tambi�n la amo.
�Pudiera desenga�arte, indio, pe- .v .propia de
ro creer�as que te temo, y mi al-
tivez me ordena guardar silencio.
y esperar hasta ver qu� exiges de
mi. I amigo, valie�t Indio,
11. Impotente, para
lstjano.
azos y con aquella
e la muerte, caree-^
Indios de Am�rica
m�rtir, dijo:
- M�tame, jrtie* soy tu rival.
Sn*.�conif t� el caballero ten-
di�ndole una lario.�vive y s� mi
�Arma 1
matar � un
Cruz�se de
Indiferencia
teristica de
te fibra rie su alma. En la edad milrie entender, juzgamos exist�a
media, en aquellos siglos de hierro alguna cosa en su alma, parecida enjugar las ajenar l�grimas.
en que la manopla del poderoso � al remordimiento, y por tanto, ca- ' Loarina se habla dejado caer, y.
ahogaba sin piedad al desvalido, y da palabra del enamorado Guari�- puesta entre las manos su cabeza,
en que, destituida la sociedad de nex deb�a hacerla sentir su aguij�n sollozaba.
todo apoyo en favor del d�bil, se punzante.
creaban como una necesidad, las Escuchemos, pues, a Guarionex.
Ilustres y generosas congregaciones, �T� eres, Loarina, hermosa y
de que hoy, sin objeto, s�lo queda pura como la azucena; pero ingra-
el vano titulo: Guarionex tras- ta con el tierno zumbador que te
�Ella te ama tambi�n, y esa es I -Ya morl��L-dijo el indio, sin
guido como un roble. Entrambos p|,ra m, unR muer,� ni�* terrible corresponder i la afectuosa Instan-
' que la que dan vuestros tru�aos <1> ' da del jovejj castellano,�ya me
y todas vuestras armas. rir�. aunque I� muerte m�a es un
�Y bien... | �rbol que fldnWe demasiado tarde,
�Es menester que uno de lo* dos \ dirigl�ndj
muera, porque no puede haber m�s jo:
que un sol para una luna, y mal
Guarionex, de pie y clavado co-
�e a Sotomayor le dl�
mo una eslalua, la miraba con ln- pueden albergarse en un mismo ni
flamados ojos. ' do dos p�jaros rivales. Pues bien.
Al fin sacudi� sus hombros, ha- quiero que me mates, porque es mo-
j� la cabeza, y emprendi� lenta-� jor la ausencia eterna que esta vi-
ladado a Europa y educado a la festeja. �Por qu� ha de estar Gua- mente su marcha sin volver el ros- da de agon�a. �Quiero morir! ..Lo
manza feudal, habr�a �ido, ohede- rionex privado de tu cari�o? Ocho tro una sola vez. Al llegar al fin oyes? Pero quiero morir contigo,
quiero matarte, oh cristiano, por-
que te aborrezco, y cuando pienso
en ti, siento por mis vena� correr
No soy
no olvides
que 1TLHA .lili
Y al terni
tl�ae, dejant,
riirio d" lar
Hab�ase rl
gran parte
jo el �rbol de mis pa- z� a la espesura murmurando al- � su poder para acabar contigo. Jo COndenabaitf�oa encomenderos: y
Miado a los m�os a la �unas palabras: �quiz� una maldt- oyes. Maldecida del Cern� sea la cn ,� intI.�pLda; cspesurai dispo-
M bien, durante todo ci�nl P""!,'r?J.-' ""* ' "T..' t�'M'6" �'�" ��� "�*$ da una insurrecci�n.
gla del pensamiento; resultando de ese tiempo era feliz, porque no te
aqu� aquella sencillez en la exp�e- conoc�a: el dia tenia para mi luz y
sl�n, que realza las sublimes con- la noche descanso. Te vi, �oh, Lo-
cepcione�. de toda imaginaci�n apa- arina!. y desde entonces me sor-
sinnada. prende el alba sin que mis ojos se
Sus Ideas no eran el concepto pu- hayan cerrado, y ni esconderse el
clendo a su coraz�n apasionado y veces ha pasado ya la estaci�n de de la senda, estuvo algflnos Instan-
valiente, todo un noble y cumplido los truenos y de las lluvias, y en tes pensativos, pero, lrgulendo el
caballero. i todo este tiempo he administrado cuello, como el que acaba de adop-
Su lenguaje era po�tico como la justicia a la puerta de la choza en tar una resoluci�n en�rgica, se lan-; el 'uego_n>l J��_y_5Ul�l�r�^t�na>r
naturaleza que le habla dado el ser, que nac�, ha
y aus palabras rudas, contrastaban dres, o he gt
notoriamente con la belleza y ener- guerra; pues
VI
En las altas horaa de la noche
pase�base D. Crist�bal de Sotoma-
yor por las calles de la villa que
habla fundado, envuelto en un tos-
co tabardo, que le pon�a a cubler- ,
ro. resultado de las especulaciones sol me dem inste y despierto aun. ,� del roclo que tan {.opi0so es en I diera muv bien compararse esta �'"."' ,p,'PO�!
abstractas, no; eran la emanaci�n Yo te am� y te amo. Loarina her- ,� n0(.hP1 de ios tr�picos. Dorm�an mezcla de sentimientos al gemido ,mlnariorM
inmedlat-. de las Impresiones, sin mosa; t� en un tiempo me escu- �M habitantes, y la noche serena riel n�ufrago, que se deja oir por i "' �' "j�
linaje alguno de elaboraci�n, es- chabas con gozo, y yo tela el cielo ,)B,.ec|a guardar su tranquilo sue- entre el bramido de las ondas, que SenP",l de
pont�nea, franca y en�rgica. i en tu coraz�n; ahora hu.ves de mi, �o: el fresco ambiente susurraba � su vida combaten. |'B cn *xn '
El joven Sotomayor habla leido ! Acuernaba.
anjlgo, extranjero:
me has robado lo
[mi coraz�n.
� r estas palabras par�
j al caballero sorpren-
f.xtravagante firmeza.
VIII
giado en los bosques
los indios, hu.vendo
le� trabajo a que lea
rra. Quiero morir o matarle, odio-
so cristiano, ven, si tienes valor,
ven...
�Cu�nto rencor encerraban la*
palabras de Guarionex, y cu�nta
angustia se mezclaba en su pecho
a este rencor que le abrasaba! Pu-
lejanos n\"(
entre los �rboles, al paso que la lu
na plateaba sus copas, y los paji- ! en las palabras del Indio torio su
/os techos del caser�o; mudos ya- infortunio, compadec�a su demen-
cia n los pajarillos, y de tarde en < ia, y a poder evitar honrosamen-
tarde se percib�a el nocturno can-
tar del gallo, en cuyas intermiten-
cias resonaban los pasos de nues-
iro personaje, al raminar por la
empedrada senda, que a la verde
campi�a le guiaba.
Entregado a dulces meriitaciones,
a que se prestaba lo apacible de la
noche, perd�ase su alma en los abis-
mos rie lo pasado, propensi�n -na-
tural a lodo aquel cuyo presente no
satisface su coraz�n. Complac�ase
su alma en recorrer hoja tras hoja,
ese libro que se llama la vida, con
el mismo encanto, dulce y melan-
c�lico, que el avecilla recorre de ella he peleado en cien batallas, y porque, n
que cstallaMo por parles los vele
viese a su Hiriutivo y feliz estado.
No rieM-iut�Bban�los caciques, ins-
tigados pocjAgueinaba y Guario-
nex, la mal V�a ae extinguir en el
abaiuin Anfj.0 de sus vasallos la
aci�n de que los do-
ra n' inmortales; por
da u na convocaci�n
tiques, se verific� es-
l�e de los dominios de
Incundado rie altos y
s. al rayar el alba da
un hermosdf'dla.
Presidia la nsanvblea el valeroso
- -*-> n jfWMSna *� � ����* ��"su imonnir i
te una lucha a que ning�n senti- 'Aguemaba ,(3). Fuerte rie meti-
miento le Impulsaba, hubl�ralo he- hro*' rt'' Presencia venerable y con
cho: empero au conmiseraci�n se- expresi�n fe firmeza y altivez en
lia tal vez mal Interpretada, y su M1 '"stroijan aspecto revelaba la
puntilloso car�cter no le permit�a '�'�'��pnciaV aunque Inculta, ame-
menoscabar en manera alguna el lla >' �l�ante, como las selvas siem-
influjo de los suyos, en regiones tan pre VPrdM< en'que se meci� su cu-
apartadas, i "*� Presidia la reuni�n, como he-
�Indio, �aborreces la vida?�le mos dicho,Jpicferencla que de de-
dijo.-Bien est�: aunque no te pro- > recho le Ideaba, por �er principal
fes ni amor ni odio, quiero li-I se�or de a�uella isla.
brarte con mi espada de unos rilas i Estaba sfntario eii una piedra
que te aon tan funestos. Toma una enorme alAe de un �rbol ano
espada y sig�eme. corpulontiifc'i A mis lados lus cacl-
�No, mi macana me basta, con QUea, Guagpnex, el m�s querido,
que otro alguno, po>
Alejandro Tapia y Rivera, autor de I.a Palma del Cacique.
al comp�s de los latidos de su pe-
cho le ofrec�a el recuerdo de sus
amores, el fuego tormentoso al par
que deleitable, la felicidad incom-
prensible, los sinsabores ahuyenta-
dos por una sonrisa o por un beso
celestial, aquel llanto que no surca
la mejilla, porque, como el manso
arroyuelo, hermosea el prado cual
cristalina sierpe, y fecundiza las-
flores con su agua pura. Aquella
fe. aquella Idolatr�a ciega, el pres-
tigio, el poder en la mirada, en el
acento rie la muier que adora. �Ah,
exclamaba, si la vida terminara al
disiparse tanto amor!
este punto, la Huil�n toma
pe en una muier, aquel
ra hija del Betis, fija en su mente
v en su coraz�n, con sus ojos de
fuego, su boca de hur� y su andar
de diosa...
La bendici�n de un sacerdote los
hubiera unido para siempre, a con-
sentir el joven: pero deseaba la po-
sesi�n de su amada como una co-
rona de gloria que premiase sus ari-
tranrle alma, y le era
fi ilo de hacerse amar;
animoso Bro.vo.in, en
no- se dio m�s tarde
le YagQeca. y que com-
inmeriiaciones riel pue-
Sco, a. que ril� nombre
pajiitanes de la conquis-
Pse lla^paba; Almamon,
ns su)os en las m�rge.
uno en otro lodos los troncos en i ha derribado a muchos enemigos, � seria un;
que ocult� su nido, pidi�ndoles un' tan fuertes como t�. | propio el
consuelo, una memoria. Sotomayor j �Partamos, pues.�dijo el eahn- el no meif
sent�a desenvolverse ante su vista el llero. y tomaron ambos la senda que euyoa doil
cuadro de su juventud primera, que a las afueras de la villa conduela, la batalla,
VII I prend�an
Caminaban silenciosos el cacique : hl� d? A'j
y el caballero. Las palabras hablan �ln0 fle l0S
hecho lugar a las armas, y la muer- " ', * *s
le de uno de log contendientes de- '' t� ' ,'* ,,
hia poner t�rmino . la causa rie la !'" ?>l C^cbnnas, cerca de la vi-
querella. � j "a ,ln Aguada; el miiepido Mabo-
Este duelo por parte de Guari�- rtam�ta- �frotado poco despu�s en
nex era. aunque Injusto, eonsecuen-''* l'om"r.,,< de Alroaco (B) por Sa-
te, porque cuando el odio gula el LB"r >' ,os: ,u>'��' d"Pu� ''- un re-
brazo, el homicidio es un resultado n'"� ('"n,b*lp (l�. n�a� de ti es ho>
criminal, pero l�gico. En este due- *"�*� Pn '�1* K�rgantas de la sierra,
lo no entraba por nada la pueril *ln olr* '�Uz ''ue '" de ,ns tetra�
vanidad, ni un honor mal cntendi-1llas; Mayaeocx, en cuyas posesio-
do; por parte del cacique, era la | "M se '""fi�, en, 1760, la que en
� este g�nero ocu- PXP'M�I,n <"� '� �uel antipat�a que p| d'� de hoy se llama villa de M.i-
�,h.n ., �niom.vo" v Vi He-.r a le '"'P1''""� <*! hombre que le ha- y��0�. "fu estado floreciente la
paban a Sotomayor, f a llegar a | Wa f|,Ipo|),rto �. un ^ pRrR �[ h.,.P �., ,�� ��� de ,� pr,.
Ha hechice- mi" CM ln,"'ln 1"e su vida: por par- i meras deja isla: el cacique Hu-
; le de nuestro joven caballero, era macao. q�l se mantuvo rebelde por
. hilo de la necesidad, no s�lo de rie- i muclms alos, y Arazibo, que te-
fender la raya, sino de conservar "'" *"" citolcazgo en la parle que
, puro entre los ind�genas aquel buen hoy ocupp
nombre y reputaci�n de que entre ''u'* d*
ellos gozaban los conquistadores. lA m�s cl�
Llegado que hubieron a la llanu- nombres
ra. desenvain� Sotomavorja sapa-(quista,-yl
da y aguard� * tu contrario. ir aquell�j�poca. Todos, cual prin-
No tardaron en cruzarse las ai- cines de H primera estirpe, seflo-
i n1,"s- �es de tia/*ias y vasallos, ostente-
La claridad de la noche permit�a han en s^rfrente la diadema, y en
ver completamente la escena qu� su per�o-J-l guarin o plancha^ de
a seguir, y cuyos �nico� espec-loro, emhjjfnia riel cacicazgo y re-
ispen-.able para tener
�siento
Reinaba el silencio, y s�lo el con- aquel son
tinao y mon�tono cantar rie la chi-
charra y del cortil lo i se de
olr a trav�s del ruido de las ar-
mas.
Guarionex peleaba con el furor
del hombre que aborece y desea
No distaban mucho de la villa de y el mal genio me acompa�a. DI-
Soiomajor los dominios del caci- me. �qu� hice yo pora merecer tan-
que, y aunque encomendado como to desvio? T�rtola m�a, �cu�l ser�
mo sus vasallos, merced a su naci- el dia en que suspiremos juntos?
miento y dignidad, le eian guarda� �No te conmueve mi lloro? Fron-
das ciertas consideraciones por par-, lo inundar� los valles. Yo tengo
te de los conquistadores, que, cono- corales y perlas, que mis vasallos .Vuiridos m�ritos, y antes que dar
Clmdo su influjo entre los suyos, han sacado del mar, para ti son, su n0mbre al tierno objeto de sus
quer�an evitar (por la mayor suma mi bella: las perlas son menos ansias, quer�a que este nombre es-
ricl tiempo, puesto que los natura- blancas que tus dientes y los cora- tuviese enlazado a grandes hechos
les se manten�an sumisos) el san- les menos hechiceros que tus la- Estas ideas, por olra parle, eran I �
griento camino de la guerra. bios. T� ser�s mi preferida. Tan muy naturales y propias en la i�-1 d- |." S� C � J' ^"J" lutoito.
Dolado de gracia y gentileza, y luego como el himeneo nos una,' ven'tud distinguida de au �poca, pues'
siendo de los m�s poderosos se�o- tendr�s coronas y esclavas. Tengo a�n estaba en pie el caballeresco
�es del pais, habiia despertado la oro y flores con que adornarte, y edificio que levani� Enrique I de
simpat�a de la cacica m�s rebelde; mis manos pondr�n a tus pies las Alemania, y que a�n no hahia de-
pero perdida de amores su alma, aves cazadas con mi arco. Di, �por rrlbado con su implacable pluma el
por la cruel Loarina, pod�a aspi-; qu� no me amas? i m�s grande y singular de los sali-
rar tan s�lo a la lenta y continua j �Cacique, guarda tus perlas y tus1 ricos.
agon�a de una existencia triste y flores para olra: no puedo ser tu-' Libre la pen�nsula ib�rica del do- .
solitaria; como el vivir de envejec�- ya. Dices que tendr� esclavas, �ah! mulle musulm�n con la loma *�>� "r comprend�a
da seiba, abandonarla de los pajari- ya yo lo soy... ' baluarte granadino, el esp�ritu aven- �
l�os que su seno alberg�, y que la Dijo, y un suspiro desprendido lurero y belicoso de los espa�oles
festejaban con sus cantos. de su pecho, como un perfume de , encontraba un nuevo terreno mas
I.ubi�rale amado la hermosa in- �"� flor, fu� melanc�lico preludio )"�o �ira' *J���'� �J"� �> �"� P�"
de las l�grimas que corrieron por �''� ofreceiles la Elandes y la Ita-
su rostro * i "a: '*' no '* t'" ex,rB"*r iu* '�
' -No llore*, oh bella- exclam� I �Jventud ardorosa acudiese en tro-
pel a las tierras nuevamente ha-
lladas, en donde mil empresas qui-
m�ricas se hac�an lugar cn las ima-
ginaciones novelescas, con la rela-
ci�n dp exira�as aventuras, de gran-
ries proezas, y rie doradas regiones
en que los prodigio* *e mezclaban
a lo vasto y desconocido de aque-
lla villa, en la emboca-
)uel caudaloso rio (71,
fs.ios habla otros, cuyes
han"brillado en la cop-
ie omiten los cronistaa
En el
de piedn
Borlnquej
si bien
li�banle
y los �u
d�a. a no andar malparado su es-
p�ritu a causa de la pasi�n que la
inspirara cierto joven caballero es-
pa�ol, que al mirarla hab�a intro-
ducido en su coraz�n la ponzo�a,
haciendo en �l m�s estragos que la
flecha de Guarionex en un dia de
batalla. Tenga presente el lector
esto �ltimo, por si odvierie en el
desde�ado indio el apesariario con-
tinente y la trist�sima expresi�n de
sus ardientes ojos.
Acerc�se n Loarina. do drsu "naienacion, se fflOStl i
sorprendida.
el salvaje, comprendiendo mal la
causa riel angustioso llanto rio su,
amada. --.'.Lloras? �Por qui�n.!
Loarina? Por mi: �oh!, beldad de
lo* ciclos, �oh!, rosa de los bos-
que*. � y arroj�ndose a sos plantas
besaba sus manos y sus pies, lio-,
lando tambi�n.
Las abrasadas
que, por exquisito nidad s
; que fuese el temple de su acero, > p�ente e
por ejercitado que estuviese su bra- ahogada
I /o, habla menester todo su esfuer-
zo para resistir a su terrible ene-
I migo, a quien los celos hac�an va-
i ler por dos. Y en efecto, al verle
manejar la fuerie macana de colloi
(i) cual si luce
tusar de la palabra en
Vano concuiso.
||ntro. "Sobre un pedestal
levaba el �dolo de
Era de figura humana,
filante imperfecto; ador-
�n pKofusi�n las piedras
Bles preciosos. La corona
>ie.miaba en �l, la dig-
fema. ,el poder; la ser-
Dscaria en su cuerpo y
pr su amo. la fuerza: la
! su diestra esgrim�a, el
Ple- �
tJ del castigo en esta v i-
base de su fe, pues, .�'n
e creer en olra poste-
flecha q
castigo t
El teni
da
se un junco, y me-;rior. P| ��;. , ,. h -
nudear golpes sin interrupci�n, se (.lni0, ,.-{ licion , sus cacj( u��mla
convendr�a �or/osanrnte en que lr�vncnk para ,.on e, � "
solo la vehemencia de la p.s.on, ,,,��, J que el cau-
que conviene en volcan e coraz�n ,,,,,. j� 1 , ' ,
humano, podi. inspirar .1 irritado ^ "'
; lio* pa�se*.
Igrimai del ca-, N��,r0 cabai|ero era uno de es-;
cique, eran oir�s tantas gotas de
� Hermosa - dijo el cacique con
ali�ada al par que respetuosa voz,
� mi coraz�n da gracias al Ccnn
(4) que me permite verte; ojal�.
tos hombres, y en verdad que no
era la sed de oro lo que le llevaba
lan lejos de su paula. Exsecre-
tario riel Rey. riescenri�entes de ilus-
tre familia, habla sido electo go-
bernador ele la nueva isla. pero,
.radas al almirante D. Diego Co-
l�n, que le habla desatendido, se
sangre que el dolor habla helado
en su coraz�n, y al correr por sus
mejillas, d�banle al cabo rie un ins-
tante rie ventura, y riesahogaban
su alma como el trueno rie la pre-
�ada nube.
�;Ah!,-- exclam�, -antes me
sonre�an tus labios. �Misero de mi! encontraba entonces en Puerto Hi-
Habia cre�do que mi cari�o, cons- eo, como teniente del gobernador
que el pobre Cuarlonex se separe ,anlr como e| cllrp�ntero (5) que D. Juan Ponce de Le�n, futuro ade-
d*ti m�s feliz de lo que es ahora.: fo# con gu pjc0 lf)�| A,.bfl|es par� ,anll,do rie la Floriria.
El semblante de Lourina expre-, h(,r�r gu n�d�, negoria al cabo a
so darta turbeoi�n, que permit�a abrirme paso hasta tu coraz�n: pe-
entrever la lucha que hab�a en su ro fue vina m| esperanza!
agitado pecho. �Guarionex. jam�s ful riesdono-
�Guarionex, s� bien venido, $a c0|1|�g0i per0 n,j coraz�n...
- respondi� con mentida calma. __�Dilo!
Natural era una lucha semejante _^mo a olio... a pesar m�o... rico jub�n de ceniciento vellor�.
en el coraz�n de Loarina, que un __;Ah!� grit� el cacique.��amas cuasi encubierto por el tabardo d"
tanto sensible en olro tiempo a loa a otio! DI q"ii�n; no s� s� para abo- velarte que le resguardaba, en su
halagos del cacique, sent�a rubor ni rrecerle o para amarle |Oh' , cintura la espada guarnecida de pla-
�Qui�n es ese feliz. Loarina? Pero '�� bola'pajiza con espuela, y por
calla*... �Oh. sospecha! �ltimo, un somlrero adornado con
El furor se pint� en su faz co- vistosas plumas, cuyo broche :
mo el velo de sangre que encubre
al sol un rila caluroso.
��Guarionex!� murmur� la In-
:lia prorrumpiendo en sollozos.
� SI, un extranero... un cristia-
no... dada el cacique con aboga-
da voz.
indio, que, aunque diestro en mane-
jar su auna, asi se curaba de la
defensa como de renunciar a su
enojo. Tan s�lo atend�a al ataque,
y cada vez que descargaba el arma
parec�a que la misma muerte le
guiaba. Sus ojos brillaban como lo?
del tigre en la oceuridad de las sel-
vas auranic la noche, y a no ser
invisible el genio de la tumba, po-
dr�a verse iri.sle, imponente y si-
lencioso junio a Soturna; ur.
Peleaba �ste con brios y tal vez
Era el gentil caballero, de esbel-
ta figura y elegantes maneras; te-
nia rubio e� cabello, terminando en
retorcida punta el bigote juvenil, y
al brillo de la luna pod�an verse
su* ojos azules y expresivos. Un
eijii casr/ atlas por su dios en es-
la vida. '���n los Indios, con pe-
nalidades, (dolencias y una muerte
cruel, '
Alierictjr ,|el altar estaban loa
bihiiiM, �toreros y sacerdote* a un
tiempo; �Ibcrada fuerte, que, uni-
da a lo* caciques, constitu�an un
pode, rM derecho sobre-
natural:! �ieio como lo* huhitis eran
tambi�n! Invertiros, es decir, deposi-
tarios *Mj la escasa ciencia f�sica
de aquej�pueblo, ytcomo es f�cil
hacer crj*r a una sociedad igno-
las dolencias y su reme-
'untad de sus dioses, asi
conocer que su veleidad la impul-
saba a amar a olro; porque la n-�r-
mosa salvaje no era la culta dama
de nueslros tieni|>os.
Tal vez sent�a a�n inclinaci�n
hacia el pobre Indio, y al amar a
un extranjero, apesar�base rie pre-
ferir en su coraz�n al hombre que
malquer�a a los de su raza; pero
entre un hombre hermosa, valiente.
y civilizado, con un prestigio a sus
ojos cuasi riivino, y el salvaje pre-
tendiente, toda vacilaci�n se hacia
imposible, y su coraz�n rie muj?r
se vela arrastrado por el dulce
atractivo que habla de llevarla al
t�rmino cruel de ser infiel e In-
grata para con loa Wyoi Quiz� el
ila como una estrella. Inclinado so-
nre una de su* sienes, prestaban a
su aspecto el aire del Joven y arro-
le ayudaua en sus quites la cegue-
dad de su contrario; sin embargo. � r.?' ^
habla instantes en que necesitaba j�"0 ton
de toda su destreza para disputar inm" �uU/filo que.depende de leyes
la vida a aquel salvaje, que, cual nall.""lrS�fcomo '�8 cosechas, las
la coitanie hoz, pugnaba por -e-.,,uv,as .v,�s pesies, o todo lo que
*arla en sus m�s lloridos a�os. , "* h,J� db las pasiones y los Inte-
No tem�a la muerte si �sta era I,PS,?,i' co�"� l8S alianzas y las gue-
honrosa y daba renombre, empero "nt: hes.auul que no dejando el
una muerte oscura, en lucha con cpml a M leyes naturales ni a la
un desconocido, con un salvaje, � voluntad�! hombre, el uso de nin-
muerte que no era �til al mundo �Rl"10 rte-Wg ���"Ihutos," el indio de
ni a si mismo, era para �l inso- I BorlnqurtStodo lo esperaba o lo te-
poriable. mla de {$ �dolo, y, por conslguien-
De repente la espada de Sotoma-
yor se desliz� a lo largo de la piel
del indio, que, al sentirse herido,
redobl� su coraje; levant� su ma-
ante aventurero de la" Espa�a de /'��� que descarg� con tanta fuer- "ul,ado
aquella �poca.
le. la in|
ex i rema, j
la miiltjt
to. y a"|
lencia de los buhltla era
fo lejos riel Cern� estaba
que presenciaba el ar-
Irdaba con avidez el re-
tan solemne conferen-
� �Ah! soy muy desgraciada.�
dilo Loarina: ril� dos pasos hacia
"I cacique, mir�lo con compasiva
ternura y se detuvo suplicante.
� �Eres desgraciarla! �Y yo?
Hubo un momento de silencio.
Loarina, al par que victima del
No habla salido a�n Sotom�vor
de la poblaci�n, cuando sinti� que
le oprim�an fuertemente el hombro.
- Cristiano.�le dijo
�tienes valor?
aa, que, a encontrar la espada, hl-1c'*- que �jatereaante en todas oca-
cl�rala pedazos, y a caer sobre el'"ioneSi '$*r* "Gonces mis. en ra-
caballcro. borrara de una vez de su zon ae s-' * nuevos y extraordlna-
corat�n todoa los anhelos de futu- rlos r**'* que hablan acontecido
una voz�, ra gloria; sin embargo de que re Ien ,u P* �'� En efecto, algo extra-
j huy� el cuerpo, no pudo evitar que no deh,K parecer a estos salvajes
Volvi�se admirado de tal pregun-' le descoyuntara un brazo, que, a *>ue "�blt 1 vivido luengos siglos sin
ser el derecho, pas�ralo del todo! conocer I �ros hombres que los de
amor que el cristiano le Inspiraba, tiempo:
brillo de conquistador y su trata- era Inocente verdugo del coraz�n � �Espera.
miento de amo. en vez de hac�rsele de Guarionex. Observ� Sotomayor a su antago-
m�s odioso, acrecentaban no poco J�venes y amantes hasta el de-_nista' en la ruda faz de �sta se
su amor. Con todo, en nuestro bu- Uno, eran ambos inielicet, pofque ve�a piniado al furor.
la. y llev� au mano a la espada.
cual si quisiese dar una prueba por mal. El dolor le dio nuevo empuje.
respuesta. Detuvo *u brazo el re- Cansados estaban ya nuestros va-
ci�nvenido, dici�ndole al mismo i tientes e indeciso se hacia el re-
sultado de la contienda, cuando el
salvaje, ya desesperanzado de mo-
rir o de acabar con un rival odio-
so, arral� su macana a luengos pa-
sos, excitmanjlo coa dV^�a:
tu Cer�ina a la ciudad de Puerto ico. (Hoy SanturceL

(ti Non ir� ind�gena ele la wta.
(SI Bailf.
(V Diot ds Borinquen.
ai Poje i/lo de loe frdpteoa.
&m�*-*.i****&3L




EL MUNDO, SAN JUAN, P I ** DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
ir
. -
La PRRA cambiar� el curso de cuatro r�os en Garzas
Por ANTONIO CRUZ Y NIEVES
Hay ruso* muy Interesantes en i Entra lo* detalles pintorescos e � del hombre a rorrer hacia el sur.
!�s diferentes aspectos d� la ln- interesantes de Garzas� hay dos \ ;.No es esto Interesante? Claro qua
tensa obra da electrificaci�n rural qua descuellan por iu eapeclal Inte- ] lo as. Es bueno dejar, aln embar-
� Meva a cabo la PRRA. Paro al re�: la carretera que hubo de ! go. terminantemente aclarado que
proyecte hidroel�ctrico que mis se .abrirse para llegar al sitio donde | se trata de rloa tributarlos de r�os
Lago Patilla�, utilizado por el Servicio de Electrlfffacl�n y Riego.
ligue por su inter�s, lo e� sin.
i el de Garzas, cerca de Ad-
tunta�, que. conjuntamente torgif j
< i d� Dos Bocas lleva a cabo la re- I
> �instrucci�n en la actualidad. La
�tracci�n de estas plantas ex-
tienda el beneficio de la energ�a
tica a apartadas regiones del
ilg. Y ya no es s�lo en la� ca-
ri.' loa granjeros donde, al
10 tiempo que !a lu� de la es-
encienda la nueva lu� �
�tira, sino en laa casas part�-1
.Les, establecimientos de ro-
� f�bricas industriales de
aquel lo� -> . 'ores de la isla.
se construyen las plantas y el cu-
rioso cambio que los ingenieros de
electrificaci�n Imprimir�n a los ,
r�os que habr�n de utilizar alte- !
rando �1 curso de sua cauce�. El i
Ingenio de nuestros t�cnicos se er-
guir� ante las aguas de los r�os y
les dir� de modo terminante: "�No
pasar�n! �Hay que cambiar el mi-
so, se�oras aguas! Ir�n ustedes por I
donde les digamos y hacia donde
ser�n de mayor utilidad."
Creemos que. por prim?ra vez en i
la historia de nuestra ingenier�a j
cuatro r�os que corren hacia el |
norte ser�n tornados por la mano.
mayores a cuyos caudales de agua
no habr�n de restar nada conside-
rable y cuyo cambio de cauces no
afectar� absolutamente a nadie.
No vaya a creerse, pues, que es
una cosa de desnudar un santo pa-
in vestir a otro;
;Ql'E ES EL PROYECTO
GARZAST
Cre�do� de que a mayor abun.
dancia de energ�a el�ctrica corres-
ponde una mayor baratura del pre-
cio de la misma, y. naturalmente,
uso m�s general de las ventajas
lar y la Puerto Rico Reconatruc-
tlon Adminlstratlon han venido
que representa, al Gobierno Insu-
llevando a cabo �ltimamente un
Intenso programa de electrifica-
clon rural qua loa expertos en ma-
teria econ�mica consideran parte
consustancial del prop�sito recons-
tructivo que persigue la Adminis-
traci�n Federal. El programa con-
siste de una serle de proyectos de
lo� cuales conocen ya nuestros lec-
tores lo� de Toro Negro y Carite,
ya terminados. Garza�, como Dos
Bocas, est� en proceso de construc-
ci�n.
El proyecto Garras ha sido tra-
zado para utilizar ron prop�sitos
de electrificaci�n y riego las aguas
de los rio� Junco�, Vacas, Hierbas
y Garra�. Incluye, adem�s, la cons-
trucci�n de una represa de tierra
y roca de aproximadamente la� si-
guiente� dimensiones: 930 pies de
largo y 220 pie� de alto. Esta re-
presa tendr� capacidad para un vo-
lumen de 1.250,000 yardas c�bica�.
E�t� envuelta tambi�n en el pro-
yecto la construcci�n de un dep�-
sito de abastecimiento contentivo
de una capacidad de 8,500 acres-
pies.
No e� el prop�sito construir una
sola planta, sino do�, las que se
llamar�an Garza� No. 1 y Garzas
No. 2, respectivamente. Como re-
cordar�n nuestros lectores, hay
tambi�n Toro Negro No. 1 y Toro
Negro No. 2 y Carite No. 1. Carite
No. 2 y Carite No. 3. Las subesta-
ciones �on generalmente controla-
das el�ctricamente desde la� plan-
tas principales.
Para conducir e) agua de una es-
taci�n a otra, el proyecto incluye
dillera hubo qua abrir para llegar
a la hondonada donde estar�n en-
clavadas las planta�. La naturaleza
abrupta y agreste da aquella mon-
ta�osa regl�n requiri� esta carre-
tera que ha de clasificarse como
una de las mas dif�ciles y mejor lo-
grada� obra� de ingeniarla llevadas
a cabo recientemente en la Isla.
Aparte del Inter� que de*plerta
el suponer cuanto talento, esfuer-
zo y riesgo requiri� tender la cinta
de piedra y brea que lube y zigza-
guea por las faldas de ||as monta-
nas, montana arriba, existe el in-
ter�s de los paisajes maravillosos
que, visto� desde los. bordes de la
misma, llenan da - admiraci�n y
i.sombro loa .ojos del viajero. All�
abajo, muy abajo del circulante
cintur�n de esta carretera �tiovivo
que nos sirve de balc�n�, lo� va-
lles verdegueantes se llenan de co-
lores, vibraciones y lus en las ver-
dura� de los plant�os y las tierras
bald�as y en las aguas libre� de
lo� rio* durante d�a� de sol, y se
llenan de niebla� y nube� en lo�
d�as da lluvia como si lo� abismos
fueran grande� barquilla� colma-
das da un "Ice�cream" lnverosl-
mil.
El Gobernador, general Blanton
Winshlp, y don Enrique Ortega tie-
nen alli un parque improvisado por
la Naturaleza y la PRRA para
atracci�n de turista� esplln�tlcos
cansado� del azul inquieto e inquie-
tante del mar.
LOS R�OS ABANDONARAN
SU CURSO:
Paro el aspecto m�s interesante
de e�te proyecto, lo qua determina
-T
tro del sistema fluvial del cual son I estado trabajando la mayor parta y la� condlclorw� en qOe �e ha Me.
tributarios, no s�lo rendir�n ser-
vicio a la econom�a portorrique�a
a trav�s de las dos plantas el�c-
tricas de Garzas, sino que Ir�n a
del tiempo en terrenos rocoso�. Las
partes de tierras blandas, para tra-
bajar en la cuales ha habido que
recurrir al cemento y la madera.
vado a cabo, nt* puede uno sino ad-
mirar el empeCo. el esfuerzo cons-
tante de lo� hCmhrr� qua la llevan
a cabo. Sobr* todo, la gesta da
El sitio denominado Dos Bocea, entre Areclbo y tinado, donde la PRRA constri�a tina planta eJectrle*.
servir tambi�n a la agricultura en
loa secano* meridionales de la Is-
la tan necesitados de la influencia
bienhechora del agua sobre la�
"El r�gimen colonial en Puerto Rico"
� (Continuaci�n de la pasina 2> � �
remedio es el que les brin-
las cooperativas de producci�n
uta.
A qu� se ha debido ese fen�me-
�n la producci�n de tabaco que
'la el amigo Colorado con un
ment� de 6.000 acres hasta 81
mil acres bajo cultivo y a un valor
en exportaci�n de $25,000,000 en
1020' A nuesiro juicio, no cabe la
menor duda de que el r�pido des-
arrollo de la industria tabacalera
en el pa�s ha sido el resultado de
la protecci�n arancelaria que nos
ha concedido los Estado� Unidos.
�nicamente bajo esa protecci�n hu-
bleran podido nuestros agricultores
llevar la producci�n del pa�s de la
Unificante cifra de 562,000 libra�
. n 1901 hasta in cantidad conslde-
t.m�e de 50,000.000 de libra� en 1927.
i merma que se manifest� en la�
importaciones de tabaco de Puerto
(lu�anle el periodo de 1929 al
1933 se debi� a que el consumo de
i igarros en los Kstadoa Unido� dis-
minuy� en un 35%, lo cual redujo
los embarques de la Isla de tabaco
en rama en un .'18r�. En cambio en
Cuba, durante el mismo periodo de
tiempo, las exportaciones de taba-
upa para Estado� Unido* se re-
dujeron de 22.237.000 libra� a 10,-
706.000 lihrns. o sea en m�s de un
� 14 �
A qu� se debi� esa diferencia,
a pesar de que en el mercado nor-
mericano el tabaco cubano es
n^iderado superior a nuestro ta-
-e debi�, sencilla-
mente, a que en ese periodo de
i.o el tabaco cubano pagaba de
��sio $1.50 por cada libra de
ICO tripas y rapas con m�s de
nn 38* de capa�, 17'� centavos
por libra de tripa� sin despalillar,
�ti'nvos por libra de tripa� des-
palillada y 17'-.. centavos por libra
picadura, Hoy el tabaco de Cu-
ba paga el 20% menos de e�os im-
puestos en cada una de esa� clases
� le tabaco. (15)
El verdad que nuestra produc-
i de frutas alcanz� en 1930 a
una exportaci�n de cerca de ocho
millones de d�lares; pero desde ese
ano ha venido descendiendo hastia
llegar en el 1935 solamente a S-\-
100. �A qu� se ha debido seme-
jante descenso? Varias son las ra-
zones, tales como la baja de los
indios en el mercado de Nueva
York que es el que controla lo*
precios de estos productos en lo�
mercados americanos; pero no pue-
de haber duda alguna respecto a
que ha sido la reducci�n de la ta-
nta a las frutas de Cuba lo que
ha tra�do el descenso en el valor
'le nuestra exportaci�n; y a menos
qua se restablezcan las tarifas a
los tipos anteriores, o que se es-
tablezcan cuotas a la producci�n
nuestra y a la de Cuba, este pal�.
que es casi nuestro �nico compe-
tidor, aumentar� sus plantaciones
en tal forma que no� llevarla a una
"impetencla ruinosa en este ramo
de nuestra agricultura.
Es cierto que en tiempo de Es-
pa�a el caf� era nuestra principal
i \portaci�n, pero su predominio so-
bre las dem�s exportaciones no era
n la misma proporci�n que la que
hoy tiene el az�car sobre lo� de-
mas productos de exportaci�n, lo
que claramente nos demuestra que
nuestra actual producci�n azucare-
ra representa mucho m� para el
pais que lo que representaba en-
tontes nuestra producci�n cafete-
ra. Esto se ver� m�s claro cuando
nna refiramos a otroa aspecto� de
nuestro problema social y econ�-
mico, teniendo que referirnos a
nuestra producci�n azucarera.
No sabemos c�mo nuestro distin-
guido amigo pueda referirse a la
protecci�n del arancel a la cana
de az�car como causa de despla-
zamiento en el cultivo de nuestro
caf�. En el 1898 tenlamoa 197,031
cuerda� de caf� bajo cultivo; en
el 1929 esa plantaci�n se habla
reducido solamente a 191,712 acres.
(16) Esto nog revela da una mana-
ra elocuente que al cultivo da la
cana de az�car no ha crecido con
perjuicio para al cultivo dal caf�.
Y resulta mfl� claro cuando consi-
deramos que el aumento del culti-
vo de la cana se ha realizado en
?^f)S llanos costero� a expensas de
aquellos terrenos utilizados para
pastos, ya que los terrenos utiliza-
dos para .el cultivo del caf�, que
por regla general son monta�osos
I no son adecuados para el cultivo
de la cana.
i
Lo� huracanes que en los �ltimos
nueve a�os azotaron la Isla arrui-
naron casi totalmente a los cafe-
teros, al extremo de que la cosecha
del ano 1929-30 solamente alcanz�
. a .poco m�s de cinco millones de
libras; y a no �er por la ayuda
prestada por el Gobierno Federal
' a lo� acricultores del arom�tico
grano, �sto� no hubieran podido le-
vantar sus fincas despu�s de aquel
desastre. Pero parece muy conve-
, nlente decir ahora, que los eafete-
I ros en Puerto Rico ven�an, desde
, muchos anos antes de esa �ltima
' cat�strofe, en situaci�n econ�mica
' muy precaria. Y a pesar de haber
llegado a obtener m�s de ocho mi-
llones de d�lares por la cosecha
en e' 1013 y m�s de nueve millo,
nes de d�lares por la del 1920.� las
m� remunerativa* en toda la his-
toria de este cultivo--, lo cierto
es que los cafeteros, pr�cticamen-
te, no eran due�o� de sus finen*
cuando lo� sorprendi� el devasta-
dor meteoro de 1928. pues casi to-
dos las ten�an hipotecada�, y la
mayoria venia arrastrando grav�-
menes hipotecarlos desde antes de
1899. en que fueron casi arruina-
dos por el cicl�n de San Cirineo,
vi�ndose obligados los que no p�r-
: dieron �u* finca* a Incurrir en ma-
yores deuda� hipotecarias para po-
i der seguir manteniendo lo que por
: toda la vida habla constituido su
medio de subsistencia.
SI a la situaci�n angustiosa en
que sumieron los elementos de la
nstura'cza a nuestros cafeteros, se
' suman las dificultades econ�mica�
en que ha puesto el tr�fico mer-
. cantil Internacional a nuestrj pro-
ducci�n de caf�, muy bien podernos
i comprender en las condiciones des-
ventajosas en que se han tenido
que desenvolver nuestro� producto-
res. Aunque la Guerra Europea ha-
j ya tenido su Influencia en la alie-
I raci�n de mercados favorecedores
de nuestro caf�, lo cierto es que
m�* decisivamente ha ejercido su
� Influencia en nuestra producci�n el
I desarrollo de plantaciones cafetera*
! en la provincia de Oriente de la
Rep�blica de Cuba, yn que este pa�s
lleg� a ser el principal consumidor
de nuestro caf�. (17) Resu'ta. pues,
evidente que los nuevos nexo� po-
l�ticos que surgieron del Tratado
' de Par�s no entorpecieron nuestras
I relaciones comerciales con merca-
dos europeo� respecto a nuestra
producci�n de caf�, al extremo de
| afirmar que el descenso en la mls-
I ma haya tenido �u �nica causa en
| el cambio de soberan�a, pues, co-
mo hemo� demostrado anterior-
mente, precisamente, fu� en pleno
r�gimen norteamericano que nues-
tra cosecha de caf� obtuvo la m�s
� alta remuneraci�n que se conoce
en la historia de ese cultivo en
nuestro pa�s.
Si a lo que acabamos de expre-
aar se agrega la situaci�n creada
por la creciente producci�n cafete-
ra en pa�ses como Brasil, Costa Ri-
ca. Colombia, Guatemala y otroa
de nuestra misma zona, se compren-
der� muy bien la desventajosa po
sirl�n en que est� colocado este
cultivo en nuestro pa�s, ya que no
i puede esperar la protecci�n aran-
' celarla en el mercado norteameri-
1 cano que le permita competir con
' el caf� de aquellos pa�ses que son
loa principales abastecedores de los
Estados Unidos, con los cuales �s-
tos han concertado tratados de re-
ciprocidad, �tales como el celebra-
do con Brasil en febrero 2 de 1935,
efectivo desde octubre 1 de 1936,
en virtud del cual el caf� de dicho
pala entra libre de derecho (18)
con el prop�sito de ganar mercado
para la creciente producci�n agri-
manufacturera norteameri-
cola y
cana.
Mucho m�s podr�amos decir pa-
ra demostrar que la situaci�n dif�-
cil y de incertldumbre en que se
encuentra nuestra Industria cafe-
tera no �e debe exclusivamente al
actttnl r�gimen, sino que por el con-
trario tiene su origen en todos esos
factores que hemos mencionado y
*-n otros que trataremos m� ade-
lante cuando volamos a referirnos
a es'a cuesti�n.
INDUSTRIAS
Convenimos en que nuestro pa�s
no tiene muchas posibilidades in-
dustriales, y sobre todo para el
desarrollo de ciertas industria� ca-
rece en -absoluto de posibilidades;
pero esto no quiere decir que aqu�
no se puedan desarrollar ciertas in-
dustrias que muy bien podr�an ayu-
dar a resolver el horripilante pro-
blema del desempleo. A este res-
pecto el Ingeniero Civil, don Ra-
m�n Gand�a C�rdova, en un estu-
dio que someti� a la Comisi�n Le-
sislatlva encargada de Investigar
el malestar y desasosiego Industrial
y aer�cola que origina el desempleo
en Puerto Rico, hizo muy Importan-
tes recomendaciones en relaci�n con
las industrias manufactureras y fa-
briles que tienen en Puerto Rico
campo apropiado para obtener n*a-
teria prima y .....^idnsjr^iainr rr~
tante extenso para /garantizar un
�xito econ�mico. A este respecto
dijo el se�or Gand�a C�rdova lo
siguiente: "A. De producto� vego-
I tales: (a) Papel; (b) Tejido� de
algod�n; (c) Aceites y grasas ve-
| getales; (d) Jab�n; (e) Perfume-
r�a; (f> materia* tint�reos; (g)
Curtiente�; (h) Productos qu�mi-
cos; (ii Plantas medicinales: pre-
paraci�n de su� productos: (j) F�-
rula�; (k> Conserva� alimenticia�;
y (I) Utilizaci�n de residuos indus-
triales. B. Productos an�male�: (a)
Pesca: (b) Refrigeraci�n, salaz�n y
conservaci�n del pescado; (c> Pis-
| cicultura; (d) Utilizaci�n de los
rroductos del cerdo; (e) Aceite� y
grasas: (f) vela� este�ricas: (g)
I Oleomargarina (h) Utilizaci�n de
lo* residuos animales para abonos;
| (e) Calzado; (j) Curtido de pieles
i C. De Productos minerales: (a>
Pasta* cer�mica�; (b) Cemento y
sales hidr�ulicas; (rt pintura� de
I ocres, siena�." (19)
SI tenemos abundante trabajo
humano y estamos desarrollando
fuerza hidroel�ctrica y tenemos
mercados cercano� que nos podr�an
'� suplir las materias primas que no
� pudi�ramos producir, �qu� es. pues,
lo que nos falta para darle Impulso
a la industrializaci�n del pal�? A
I mi humilde criterio, lo que nos fal-
ta es capital suficiente que se
arriesgue por esos campos hasta
! ahora desconocido� en nue�tro pal�.
;.Tenemos ese capital? Creo que
� muy bien podr�amos levantar una
� peque�a parte de �l, pues, estando
1 casi todo nuestro capital eompro-
i metido en la explotaci�n de nue.v
: tra agricultura, muy poco podr�an
aportar nuestros capitalistas a esas
empresas, por lo que necesarlamen-
ie tenemos que depender de capi-
tal extra�o. Y en tales circuns-
tancias, �hacia d�nde podemos ten-
1 der nuestra mirada en. busca de
esa ayuda tan necesaria? Creo que
�nicamente hacia el capital norte-
americano. Este es, a mi Juicio, el
, �nico camino que tenemoa a n�es-
i tro alcance, y para conseguirlo de-
bemos poner todo nuestra voluntad
y nuestra inteligencia, si es que
queremos salvar a nuestro pueblo
que se multiplica en proporciones
no igualadas por ning�n pueblo del
mundo.
En verdad creemos que el amigo
Colorado no ha citado en serio
como una industria de porvenir ha-
lag�e�o la fabricaci�n de ladrillos
y objetos de barro, que existia en
el pa�s al ocurrir el cambio de so-
beran�a, porque muy mal podemos
tener en tal concepto a una rudi-
mentaria industria que despu�s de
cuatro siglos de civilizaci�n cristia-
nan sido ocasionalmente poca�.
La horadaci�n del t�nel se va
realizando normalmente. �nica-
mente en el extremo norte ha ha-
bido alg�n peque�o retardo pro-
vocado por la abertura de vena�
de agua que han requerido trabajo
de bomba. I.� extracci�n del agua
de e�ta� venas *e ha llevado a cabo
a raz�n de 1.000 galonea por mi-
nuto.
Contemplando la labor realizada
eso* h�roes an�nimos, lo� humildes
y paciente* trabajadores, laborio-
sa� hormiguitas, que exponen re-
suelto� �u� vida� levantando v
con�truyendo en la� arriesgad.-.�
pendiente� ron' la �enrula solemni-
dad de quienes ofician >�n aspa-
vientos en el Omplo del trabajo.
La mente y el brazo van dominan-
do a la Natar'aleza para reducirla
a normas. slf|cmas y regulara
de nulidad.
Se acent�a la coiifreteni'ia
internacional de lis aires
B
___________^__ fi i
Las grandes l�neas coopcr�fjii y al m�e-
nlo tiempo luchan unas �ion otras
Planta hidroel�ctrica de Carite, N�mero t, ea Cayey, �pica del alaterna de electrificaci�n rural.
un t�nel de 11000 pie� de largo
con un di�metro de siete pies. El
proyecto requiere adem�s una com-
puerta de acero, para la esclusa,
de 5,000 pie� de largo, de donde se !
conducir� el agua a la* plantas,
a una distancia de 8,000 pie*
El funcionamiento conjunto de (
la� do� plantas representar� una j
calda total de 2,100 pies.
LA CARRETERA DE GARZAS:
Un hermoso pueni� de concreto
reforzado ha tendido la PRRA antes
de llegar a Adjunta� viniendo de
Ponce, para unir la carretera re-
gular con la nueva carretera que
a trav�s de aquella parte de la cor-
�as-erlginalidad es el t�nel con iu
portal de entrada a una elevaci�n
de 2,325 pie� �obre el nivel del mar.
No hay que confundir este t�nel
con el que conducir� el agua de
una estaci�n a otra. No� referi-
mos en eate caso al t�nel al trav�s
del cual la� agua� del R�o Juncos,
del Rio Vaca�, del Rio Hierbas y
del Rio Garzas ser�n desviadas de
su curso normal que corre hacia
la vertiente septentrional de la Is-
la, y dirigidas hacia los grandes
llano� del sur donde la lluvia es
escasa y las sequ�as se suceden fre-
cuentemente.
Las agua� de e�to� rio�, ��l dis-
tra�das de lo� curso� que por �i-
gtos y ligio� vinieron �Iguiendo den-
i comarca� bendecida* por la proll-
. �!ca Pomona.
i EL T�NEL VA ABRI�NDOSE
PACIENTEMENTE:
El t�nel �nuevo laberinto donde
el minotauro del trabajo devorar�
� a la� v�rgenes linfa�� e�t� siendo
� perforado por ambo� extremo� a
un promedio de .100 pie* por mes
en los do* lado� respectivamente. ~ln
*-l momento en que eslas lineas es-
cribimos se ha excavado ya un to-
tal de 47100 pies.
Para considerar el r�cord que
las anteriores cifra� suponen, hay
que apreciar el hecho de haberse
na en nuestra isla, s�lo habla lo-
grado dar ocupaci�n a 48 ladrille-
ros y 85 alfareros. (20) Y respecto
a la Industria ganadera podemos
Informar que, a pesar de que los
veh�culos de motor y la� m�quinas
para las labores agr�colas movidas
por gasolina y vapor han suprimi-
do casi totalmente la tracci�n ani-
mal, nuestra ganader�a hoy es su-
perior y m�s productiva que la que
exist�a al cambio de soberan�a.
Frente a la� 72.935 cabezas de ca-
ballos, mu�as y asnos que ten�a-
mos en 1899, en un pa�s casi sin
vias de comunicaci�n, dependiendo
del lomo de los animales para la
transportaci�n de sus productos del
interior a los centros de comercio
costeros, hoy en la �poca del au-
tom�vil ten�amos en 1930: 57,576
caballos y mu�as, entre los que se
encuentran los caballos pura san-
gre de los hip�dromos y potreros
del pa�s, y cuyo valor total, por
esta raz�n, es muy superior al que
ten�an los existentes entonces. Y
frente a las 303,612 cabezas d� ga-
nado vacuno, 5,779 cabros y 2,055
oveja� de 1899. en el 1930 ten�amos
310.514 cabezas de ganado vacuno,
55,573 cabro� y 3,949 ovejas, depen-
diendo de un �rea de 1,071,438 MTH
de pastos, o sea. del 51% de la tie-
rra propia para las labores agr�-
cola�. (21)
SI a 16 que acabamos de exponer
agregamos que en 1929 la produc-
ci�n de leche en Puerto Rico alcan-
z� un valor de m�s de nueve millo-
nes de d�lares, habiendo tenido que
importar solamente poco m�s de
un mill�n de d�lares de este pro-
ducto para atender a laa necesida-
des de nuestra poblaci�n, se com-
prender� claramente la importan-
cia que ha cobrado nuestra indus-
tria ganadera, sobre todo cuando
tenemos que producir para casi el
doble de la poblaci�n que ten�amos
en 1899. (22)
Como Colorado hace la afirma-
ci�n de que, cuando Esparta otorg�
a Puerto Rico la Carta Auton�mi-
ca,-poco ante� de la invasi�n nor-
teamericana, se abri� un posible
futuro para el pais ya que la .nue-
va constituci�n eliminaba casi to-
das las restricciones que por cua-
trocientos aftos hablan entorpeqldo
el desarrollo comercial e Industrial
de la colonia, queriendo afirmar,
sin duda, que se nos habla conce-
dido por la antigua metr�poli la
facultad de regir toda nuestra vi-
da econ�mica, y, al efecto, que.- te-
n�amos poderes para buscar.y con-
quistar mercados ajustando trata-
dos de comercio, para establecer
nuestra! tarifas arancelarias, para,
reglamentar nuestro alaterna mone-
tario y nanearlo, en fin, para im-
plantar nuestros c�digos y estatu-
tos, hemos pensado qua la mejor
contestaci�n que podemos dar a
tal afirmaci�n es la brillante expo-
sici�n que hizo el Ilustre jurista
portorrique�o," don Rafael L�pez
Landr�n, en s� obra Cartas Abier-
tas para el Pueblo de Puerto Rico,
la eual transcribimos casi Integra,
a fin de no mutilar su pensamien-
i to, de manera que aquellos que no
i han tenido la oportunidad de leer-
I la puedan conocer esas materias
en toda la amplitud con que fue-
ron'tratadas por uno de nuestro�
m� Insigne� abogado�. A este res-
pecto nuestro compatriota se ex-
pres� asi:
"Mas habr� de ergu�rseme segu-
ramente por los.m� avilado*, �es
que no recibimos 'durante, aquella�
fugaces postrimer�as espa�olas la
facultad de. buscar y conquistar
mercados ajustando nuestros tra-
tados de comercio? �Es que tam-
poco ten�amos concedida la facul-
tad de arreglar nuestras tarifas
arance'arlas para encaminar conve-
nientemente las corrientes de nues-
tro tr�fico exterior �n contempla-
ci�n a nuestro exclusivo, propio y
aut�nomo Inter�s? �Es que nos per-
tenec�a el r�gimen aduanero Insu-
lar en grado conveniente para im-
portar m�quinas y los Instrumentos
agr�colas y las materias prima�
compr�ndolas a precio barato, sin
recargos aduaneros, escogiendo las
mejores y las m�s �tllet y la� m�s
baratas de entre todo� loi merca-
dos del mundo? �Es, en suma, que
[ ni el patr�n monetario, ni el siste-
ma bancarlo, ni los monopolios le-
galizados con el discreto nombre de
franquicia� eran de nuestro arbi-
trio franco y auton�mico?
Verdaderamente que no.
"Eng��ame, con muy grande en-
ga�o, los eol�tico� que creen toda-
v�a, como loa que entonces creye-
ron, que hablamos dado un paso de
avance abierto y franco por la sen-
da de la verdadera libertad. No e�
de admitirse que nos fuera consen-
tida la facultad inusitada de cam-
biar el r�gimen da nuestros bancos.
asi como tampoco el r�gimen mo-
netario. La. materia de bancos, co-
mo la -materia d e 1 cufio mone-
tario eran ramos reservados por
la Constituci�n borb�nica a las le-
yes nacionales, y por consiguiente,
al-poder central con sus c�maras,
de manera que nada nuevo, origi-
nal M serlo- tentamos encomenda-
do en eataa materias. El C�digo de
Comercio, as! pues, � era intangible
para nosotros. Las leyes banearias
Intangibles tambi�n. El cr�dito p�-
blico, de . la misma suerte, intan-
gible. La organizaci�n judicial y
su� tribunale� eran poderes nacio-
' nale� que tampoco depend�an de
I nosotro�, ni en sus base� ni en sus
desenvolvimientos. �Pues qu� ten�a-
mos que hacer? �Envanecernos de
i utilizar una administraci�n territo-
I rlal, provincial y municipal, cuyo
forzado sistema nos habla sido im-
puesto? �Una Judicatura sobre la
! que 'no ten�amos jurisdicci�n; un
. sistema financiero y un sistema
hancario y un sistema monetario
que no pod�amos alterar? T�tulos
y t�tulos y t�tulos puramente hono-
r�ficos, repetiremos en otra forma,
no eran m�s que estos galardone�
que se dec�an confiado� a nuestro
Parlamento In�ular.
"Se objetar� tal vez, que all� mis-
mo, en el seno de las Cortes Espa-
�olas ten�amos nuestros represen-
tantes legisladores. NI la teor�a ni
la pr�ctica de aquellos tiempos y
de aquellas leyes autorizaban a dis-
currir de esa manera. Los princi-
pios constitucionales no daban pa-
so a ninguna inspiraci�n genuina
colonial. El articulo 33 lo determi-
naba en conceptos bien generales
y absolutos. Correspond�a al Par-
lamento Insular hacer los regla-
mentos de las leyes votadas por la
naci�n para su aplicaci�n a Puer-
to Rico. Pero reglamentar no e�
legislar. El que legisla manda; el
que reglamenta ejecuta. El que le-
gisla decreta; el que reglamenta
obedece. En un estado tal de de,
pendencia qu� importaba, por ejem-
plo, reglamentar el procedimiento
electoral viciado y desacreditad�si-
mo en sus bases y raices, de donde
salieron tan frecuentemente los di-
putados que se llamaban cunercm,
recomendado� o Impuestos por los
caciques del partido mon�rquico en-
cargado de servir al poder din�sti-
co? Pero todo ello no es licito de-
Jar de afirmarlo y de repetirlo una
y .m�s veces. Los parlamentos ha-
cao leyes; los centros administra-
tivos, reglas de adaptaci�n. Era
nuestro Poder Legislativo una de-
pendencia consultiva de puro ca-
r�cter administrativo, siquiera elec-
tivo, encargada de hacer reglamen-
tos con el pomposo titulo de esta-
tutos.
"Y lo mismo que decimos de es-
tai tan graves materias habremos
de decir l�gicamente de los a�un-
to� tributarios y aduaneros, y se-
�aladamente de los pretendidos
tratados de comercio. No ten�amos
sino pobres y d�biles Iniciativas;
m�s potestad y jurisdicci�n para
acordarlos, Jam�s! No hubiera sido
ello posible viviendo como viv�amos
bajo la tutela mon�rqulco-teocrkti-
co-mintar. Ni aun ten�amos medios
de negociar nuestros tratados de
comercio. Nada tenlamoa que re-
Por A. ROGERS HAGER
NUEVA YORK, enero.-Habien-
do dado comienzo, aunque con ma-
la suerte, la serie de vuelo� de en-
sayo destinados a establecer el ser-
' vicio regular entre Estado� Uni-
idos y Nueva Zelandia, y habi�ndo-
se ya establecido s�lidamente el
servicio de pasajero� entre Balti-
more y las Bermuda�, la aviaci�n
comercial norteamericana de ultra-
mar comienza a asumir proporcio-
nes de Importancia.
No obstante la excelente cola-
boraci�n que existe entre las Ae-
rov�a� Imperiales Brit�nica� y la
empresa Pan American, adema� de
la cort� acogida dispensada a la
Lufthansa alemana y a la Air
France en Estados Unido�, el he-
cho es que se est� desarrollando
la batalla m�s encarnizada entre
estas naciones por el predominio
a�reo de ultramar. El papel que
tendr� luego el dirigible se pon-
dr� en evidencia cuando inicie sus
| vuelo� el sucesor del malogrado
Hindenburg. que har� el viaje inau-
gural a comienzo� de la pr�xima
; primavera. En donde no cahe du-
da que �e ha a�entado con solidez
la aviaqj�n estadunidense es en el
�eetor del Pacifico, en la linea de
Alameda (California) a Hong-
Kong.
Los �ltimos dato� obtenidos pro-
vienen precisamente de esta �lti-
ma ciudad. Uno de los altos fun-
cionario* de la empresa Pan Ame-
rican, comentando el adelanto ob-
servado all�, declar� recientemen-
te al que suscribe: "Una linea a�-
rea cumple �j realidad ron su co-
metido ruanrfl no solamente i
a alguna ciijdad que no cuenta
con ese servl�io �ino f,ue liga ni
el servicio a/reo a lo� otros *is' --
mas de tr^mtorte. Es por eso qi �
la extens��rTjTe~fa linea transpa-,-
| fica de Maiflla a Hong-Kong h-j
venido a dar] un signiflrndo rtue- o
al servicio a�Ven que cruza el Tn-
elfico; y de njaullas de ello el aero-
puerto Kai TBk, de Hong-Kon-
ha convertid� en un centro Int- r-
nacional dessuma ' Importancia".
PROGRESO�JJD� HONG-KONQ
Duranie-eK me� de octubre de
19.36 s�lo orNJ pasajeros llegaron y
salieron de g|ong-Kong por la
a�rea, utilizando el aeropuerto K; i
Tak. En caTabio, desde abril
1937 la Pan �jmerican Airwaya lia
estado rombfjando sus ser\
all� con lai, Aerov�as Impen
Brit�nicas, yjen octubre de 1037 el
n�meio dejUasajrros ascendi� a
547. Aun mea Interesante es el nt�.
ment� que anisa el tr�fico de
gn aerea qu*entra y sale de Kei
Tak. En orlAre de 10?.6 el movi-
miento reprfient� un lotal de 50
kilos, mientas que un a�o
pues la cifrflascendi� a 10,382 ki-
los.
1'ihi de lo� factores m� Im
tantea es quAel avi�n no s�lo nhre
nueva� rutafial comercio Interna-
cional �ino Me, en el af�n de
errmontar sa propio nego<
mu�a a otroB que pueden api
char su� ruandade� especiales. Es.
(Contin�a e�f la p�gina 12. col. 1>
-----------------------------.*)---------�-------------------------------------
presentar en el ministerio de Esia-
do. En la gran familia de la� na-
ciones �qu� per�onalldad propia
pod�amos asumir? Ninguna. Tan
s�lo las de las personas Incapaces
y sujetas a tutela. Esto era el con-
tenido del texto legal, y tal como
es, hay que aceptarlo. Nuestros de-
legado� especiales para Gestionar
cerca del Gobierno Central el con-
cierto de negocios comerciale� eran
perfectamente Innecesarios como
instituci�n. Los diputado� y los or-
ganlmos ofic�ale�) lo mismo que ca-
da ciudadano, ten�an el derecho de
petici�n, lo que se llamaba enton-
ces facultad constitucional de ha-
cer representaciones a los poderes
supremos nacionales. Ning�n sen-
tido auton�mico pod�a tener este
derecho. Era literario declarlo;
ma� en la pr�ctica, Innecesario o
superfluo.
Y ya en este modo de definir
nuestra� facultades tocante a los
tratados de comercio �nos quedaba
algo por hacer en ellos? Nuestros
atributos consist�an en prestar, por
medio de delegados especiales au-
torizados por el Gobierno colonial,
la conformidad o la inconformidad
a cada tratado de comercio nego-
ciado. Pero esto no significaba di-
rigir la gesti�n diplom�tica, ni
dad; ma�
poder hneer'
niamo� que'
hablan sido.
gatorios?" (f�n
(tipntinuaral
�r eso hnhlamo� de
p� nuestro�? �No tc-
�(.epl:ir los que nfll
ecrctados como
NOTAS:
( 9) The Faja, about the Sugir
Industr� of Puetro Reo por
Dudley Jmith y Wllllam M,
Requa fag. 43.
<10) El misn� trabbjo de Smlth y
Requa dlgina 35.
(11) El mlsnm trabajo de Smith y
Requa SBgina 2.
(12) Dato� o�enidos de don Ranv> i
Ramos desellas. Secretario d
la Asociaci�n de Product
de Az�ci�- de Puerto Rico. Los
nomhree�en par�ntesis son los
de las entidades que posa n
los lerr�jnos.
(13) R"��fta,fcl Estado Social, I
n�mico fr. Dr. C. Coll y
te p�girilt 9 y 10.
(14i Puerto Blco,s Trade with Coi
tlnentallSUnlted States por D,
Smlth pQgiua 3. Primer Inte -
me del instituto de Tabac
Puerto 5,c0- pagina 40.
(15) Custom�llouse Guidc. Edicii i
de 1937|)�gina 804.
ajustar los tratados dt comercio. (16) Censo dll 1899, p�gina 15.
Parts afput the Sugar ln
Quien los ajustaba era el Gobier-
no central. Quienes lo aprobaban
eran las Cortes del reino. �A qu�
mantener como facultades auton�-
micas las de hacer tratadoa de co-
mercio? �Habr�amos empleado pr�e
ticamente en este ramo nuestra in-
tervenci�n? De ninguna manera.
try etei
p�gina �
(17) Puerto
(Brookl
na 488.
(18) Custom"
p�gina
[por Smith >� Requ-,
Jco and Ifs Probler.-s
Insliluliom
louse Guidc Ed. 1931
�Qu� pod�an hacer loa superfluos � (19� Tercer iH�orme de la Com
delegados especiales que no pudie-
ran hacer nuestros llamados re-
presentantes en las Cortes antes de
Iniciarse el pretendido r�gimen des-
een tra llzador? �No pod�an ello�
tambi�n ante� de promulgarse el
decreto auton�mico, conocer, ges-
tionar, discutir e intervenir en la
aprobaci�n o desaprobaci�n de to-
do tratado de comercio? �Dejaban
de ser tra�dos de comercio porque
ellos no los aprobaran? Pod�amos
dejar de adherirnos a un deter-
minado tratado de comercio,, es ver-
Legi�lat@a oare investiga
desempleo en Puerto Rico p�-
gina 59. y
(20) Census fr Porto Rico 1899,
gina 32�L,
(21) Census Ij Porto Rico 1899. p-i-
fin 144� y D. Smith Puerlo
Rico Tnttde with Continental
United t�a tes p�gina 23.
(22) El misifto panfleto de Smith
p�gina 9.
(23) Cartas Abiertas para el Pue-
blo de .puerto Rico p�ginas
133-134 y,437-139.
i


1
EL MUNDO, SAN JUAN, P.
_�_------------------------------------------------_�i
R. - DOMINGO SO DE ENERO,. DE 1931
1S
Mi opini�n sobre las carreras de esta
tarde en el hip�dromo "Las Ca as"
Por CLOCKER
'Las Casas Racing Parle" presen-
ta pira hoy domingo un nutrido
* nteresante programa.-
Primera Carrera 125(1 Metros
2�HOPE LORINC; �
3-NO DIGA MAS 9B
4�MARCO ANTONIO 102
S�CAONABO 99
G--RACE STREET 102
7�SHEILA BAP.RETT 102
H-LUCIA 100
1-MAHOMA 102
11-COMENTARIO 102
Con una distancia nueva para
Puerto Rico da comlenao li fiesta
h�pica, destac�ndose como gran fa-
vorito el buen ejemplar Importado
Comentario, el cual te anot� una
decisiva victoria el mi�rcoles a 1400
metros. El caballo ha seguido en
buenas condiciones, seg�n lo ha de-
mostrado en los �ltimos ejercicios.
Lleva como contrincantes de al-
tuna consideraci�n a Marco Anto-
nio, que se mantiene en formas, y
No D.ga Mis que es un caballo
fuerte y tendr�a su mejor opor-
id en una lucha.
Tengo confianza en las comple-
tas cualidades de Comentario para
mandarlo como mi �nico can-
ito de este evento. Es un ca-
) veloz, buen salidor, fuerte y
tador, y lo m�s importante, que
r* consistente.
Segunda Carrera 1-1.4 Milla
l�VALLEY ROSE 95
2-TERE 9!S
S�AC� RAY 110
4�POLA NEGRI 102
S�MANHATTAN II 110
7-CARM�N 102
S-DON RAPTA 99
9�U'ALTZ KING 95
lf-TROL'BLE 102
11-DO* A MERCK 95
12�EL SORDO 99
En el reclamo de $600 para los
caballos importados se clasifican
vanes clemplares con opci�n al
triunfo, entre loa r�ale: se�alo co-
mo los mis fuertes candidatos a
Valley Rose, Carm�n. Waltx King y
Aja Ray.
Valley Rote ha realizado algunas
carrera� que la recomiendan y el
domingo y el jueves pasados reali-
z� dos buenos traqueo�, cubriendo
1200 metros en 1.21. y la milla en
152-2/5 f�cilmente, en La� Casas.
Carm�n es una mala salidora, pero
en las �ltimas pr�cticas de salidas
se ha portado bien con el vetera-
no jockey Pedro Cruz, y el jueves
traque� aceptablemente. Waltz
- ha sido bien preparado, lu-
ciendo buenas forma� en lo� ejerci-
cios. Es un caballo fuerte, que va
i no en peso y ha realizado ac-
tuaciones en este grupo que lo re-
comiendan. Aga Ray ha realizado
a'.gunas carreras en nueitra� pis-
ta?, pero sin realizar gran esfuer-
zo, pues ha) competido frente a su-
periores. j4oy va en un grupo en
que tiene su oportunidad de acuer-
do con sus demostraciones en Es-
tados Unidos. Es un caballo veloz,
ajiM resiste bastant?. ,
Figuran tambi�n en iste even-
to otros eontendidenies con opci�n
al triunfo, pero a mi juicio he se-
leccionado a los mis probables ga-
nadores. Mi favorita por aus bue-
no� traqueo� es Valley Ro�e, clasi-
ficando de segundo candidato a
Carmin. y como contrincante� fuer-
te� * Walta K�qg y Aja Ray.
Tercera Carrera M/ll Milla
1� DOSA ADELA M
2-LA FUGITIVA 99
.V-CARTA NEGRA 95
4�JULIO CESAR 102
5�CRONISTA 102
E�POPEYE 102
9-BLEU NUIT 102
El veterano luchador Julio C�sar
M clasifica como el favorito l�gico
en este reclamo de precio Interme-
d o. El caballo �e mantiene en
buenas formas y ha recibido la de-
h.da preparaci�n. Son sus contrin-
cantes m�s fuertes, Higuamota,
que hizo una buena demostraci�n
� mi�rcoles, y lleva la ventaja de
que es la miy veloz del grupo; Do-
�a Adela, que aunque ha realiza-
do pruebas fuertes recientemente,
-� mantiene en formas, y cuyas
actuaciones la recomiendan; y Cro-
n:sla. la cual ha progresado nota-
blemente despu�s de su debut en la
isla, seg�n lo ha demostrado en
los ejercicios matinalea y demues-
tra ser una yegua re�i�tente.
Como primer candidato con ias
mayores probabilidades �e clasifi-
ca Julio C�sar, cuyas actuacionei
-ias son superlore� a la� de sus
contrincante� y ademis e�ti des-
iansado. Pero en verdad que tlens
contrincantes de cuidado, como lo
son Dofta Adela por �u� actua-
�.ones reciente? v Cronista por su
flotable mejoria en lo� traqueo�.
Cuarta Carrera 1250 Metros
1 -CAPULLITO 105',
2�CELT PRINCE 108
� --TATITA 102
4� MAE WEST 96',
.-CECILIA B. 104
H-HELEN J. 101
7-CHIQUI GRAN 102
R -MARQUESITA IOS
FLOR DE BORINQUEN 102
Ei caballo Ceit Prlnce debia de
ser una "linea" firme en este gru-
po, pero tu inesperada derrota de!
mi�rcoles nos obliga a leftalarle
< catrineantes, entre los cuales se
cuentan Mae West y Cecilia B.
Despu�s de su carrera del mi�r-
coles, el caballo Celt Prince se ha
v�alo en buenas condiciones. Es muy
probable que aquella carrera le ha-
ya completado su preparaci�n pa-
su evento de e�ta tarde. Mae West
h'zo una gran carrera el mi�rcoles,
pues a pesar de que a la salida
fu� obstaculizada, le dl� alcance a
Cilt Prince, pero el esfuerzo rea-
lizado al principio le rest� ener-
g�as para la llegada. Cecilia B. le
hizo una buena carrera a Joan
Crawford la semana patada, obll-
gindola a realizar �u mejor esfuer-
zo. La yegua ha seguido en buenas
condicione� con la debida prepara-
ci�n.
II superior indiscutible e� Celt
eVince, pero ya eati probado que
no podemos confiar en su consis-
tencia, por lo cual le se�alamos de
contrincante a Mae We�t. que es
una potranca r�pida que viene pro-
gresando y ademis va favorecida
en peso; y Cecilia B . que cuenta
con actuaciones que la recomien-
dan con opci�n en este grupo. Pero
para se�alar un solo candidato, re-
pito que el superior es Celt Prince.
Quinta Carrera 14O0 Metro�
l-PRINCE LEILA �-CENICIENTA 5�PETEE WRACK 7�CULEBRA 8-COFRESI 95 1U2 102 102 112
El campe�n criollo, Cofresl, qu
se mantiene en su mejor forma y
bien preparado, sigue siendo el su-
perior, por lo cual todos los h�-
picos esperamos que sume otri
victoria a su larga y brillante ca-
dena de triunfos, venciendo hoy
de manera decisiva una vez mi�.
Petee Wrack, su hermano mayor,
es el encargado de escoltarlo en to-
do el recorrido, teniendo como con-
trincante de velocidad a Prince Lei-
la, que reaparece en concurso muy
repuesto de formas.
Sexta Carrera l.ioo Metros
2-JOAN CRAWFORD 95
3�MIRASOL 102
&-NENITO 102
7�LATERO 95
�-CUCA G. 95
Este evento promete resultar muy
luchado entre Mirasol y Joan Craw-
ford, las cuales han recibido esme-
rada preparaci�n esta semana.
Mirasol hizo una buena demos-
traci�n el domingo pasado frente a
Condado. El jueves fu� traqu�alo
en Las Casas a mil doscientos me-
tros, demostrando encontrarte am-
parada y dispuesta. Joan Crawford
ha recibido mis atenci�n en su
entrenamiento de esta semana, co-
lind�se que se encuentra en bue-
nas formas y luciendo disposici�n.
Aunque estas yegua� nunca �e
han enfrentado, podemos calcular,
de acuerdo con sus records, que en
la actualidad pueden vencerse mu-
tuamente y que el resultado de;
evento depende mayormente de la
salida y de la suerte que tengan
loa contendientes en el desarrollo
del evento. Por todos los motivos
recomiendo la selecci�n de ambos
ejemplares.
S�tima Carrera 1-1 16 Milla
2�FERNANDITO S. 102
3 -FLORIDO lOfi
4�TRUILLARS 102
r�BROADWAY BILL 10:>
B� REAL TESORO lOfi
7�BARRIO OBRERO 100
8-GROVICI! IOS
9-ARQUITECTA M
En la carrera del cierre, que es
un reclamo barato para los ca-
ballos del pa�s, dominan Grovich.
Barrio Obrero y Florido.
Grovich ae ha portado bien en
sus �ltimas carreras. Se encuentra
fuerte de patas y ha traqueado
muy dispuesto en esta semana. Por
tu condici�n actual, le favorece la
diitancia larga. Barrio Obrero baja
de grupo por haberse portado flo-
ja en reclamos mis caros. Es una
yegua valiente, que ha recibido e
alivio necesario para realizar una
buena demostraci�n en este grupo.
Florido tambi�n baja de grujo, lia
�ido preparado ron esmero y mas
fuerte que para sus �ltimas ca-
rreras, en las cuales ha figurado
en velocidad, rindi�ndote en los
tramos finales, pero frente a au-
periore�.
MI favorito es Grovich. el cual
he notado que traquea con mis
soltura y disposici�n y cuyas cua-
lidades todos conocemos. Pero reco-
nozco que tus rivales vienen de lu-
char en grupos mis altos, por lo
cual los se�alo como contrincantes
peligrosos. El sAgundo candidato
�s Barrio ObreaoT y tercero, Flo-
rido.
Puerto Rico tiene brillantes oportunidades en nataci�n
Luis S�nchez, el nadador que a los 17 a�os es una promesa, promete con-
quistar el campeonato de los 100 me tros
_________________________________________-------------Por Samuel E. BADIIXO-------------------------------------------------------------------------
LOGROAO. que te ha repuetto I
notablemente de formal con el cor- I
to deicanto de que disfrut�, efec-
tu� un escape corto el Jueves �l-
timo en Quintana, corriendo seis-
cientos metros sobre las bridas, con
notable disposici�n.
� � �
ARROYANO recibi� un buen tra-
tamiento de "reduclne" despu� de
�u �ltima carrerav pero desde ha-
ce algunos d�as viene efectuando
galope� corto� al lado del pony.
notindose dispuesto y repuesto de
formas.
� � � �
MICAB1L. contrincante de los re-
clamos baratos, que gan� su �lti-
ma carrera, se mantiene prepara-
do para su pr�ximo evento. El Jue-
vh cubri� los mil metro� en 1.10
4 5 fieilmente, sobre pista buena
en Las Casas.
� � �
BATACLAN, que sali� retrasado
en� su �ltima carrera, ha seguido
en preparaci�n, demostrando en-
contrarse alelado de patea y dia-
puesto. El jtieves cubri� seiscientos
metros en .4jj| 3 5 f�cilmente, sobre
pista buena In Las Catas.
COLEGIAl|ya est� realizando ga-
lopes largos Sn su nuevo entrena-
miento. o>rrw�trando notable dispo-
sici�n en sta ejercicios. El trata-
miento de -teducine" que recibi�
le ha favoit"fcido notablemente.
'f � � �
QUIQUE parte en la', �ltimas carreras, ha
sido traquerfflp con regularidad �n
los �ltimos {Has. not�ndose alivia-
do y dlspue�o. Seg�n tnformea, lo
preparan pira competir en la ca-
rrera de Eliminaci�n.
EL GALLKO, el cual estuvo
suelto y desm hace algunos mesea
cambi� de establo, recibiendo un
t�pico fuertk en las extremidades,
est� siendo �[tendido por el vete-
rano Jockey�. Cruz, quien lo tra-
quea y se ijppone quitarle los re-
sabios.
Ajilim�jili depcirtivo
Por Jl.AN B. VERGAlfl
Los tr�queos de
ayer s�bado
Las Casas, pista buena.
GALOPES: Micabi). Julio C�sar.
Yiyo, Trouble. Centavo. Capullito,
Marco Antonio, Maco, Mirasol, J�-
dex, Preferido. Cuca G.. Viva As-
turias. Florido. El Callejo. Come-
rio. Grovich. Quique .1. Colegial,
Chllly Boy, Confusi�n, Puerto Ne-
gro.
GALOPES CON PONY: Sultana.
Arquitecto. Aga Ray. Dona Adela,
Trulllars, Dinorah. llelen J.. Con-
tacto, La Bailadora, Real Tesoro,
Ganda. Keta.
� � �
la� Monjas, pista buena.
GALOPES: Don Rafa, Miss Mll-
llcent, Chlqul Gran. Bud Brown,
Popeye, Toledana, Mokatam II. El
Pescador. Latero, Mahoma. Wallle.
Lieja. Celt Prince, Petee Wrack.
Vllma R., Dr. Men�ndez. Tere. La
Fugitiva, John Barrymore, Candi-
ta. Bataclin. Black Witch.
GALOPES CON PONY: Tupi-
namba. Canaria. Pola Negri. Cro-
mlto. Toftln. Shella Barrett. I.ittle
Nap II. Keswlck. Margot Ya.
ESCAPES:
Dorado�1.200 metros sobre las
bridas. �
Carta Negra 600 metros sobre
las bridas.
� � �
Quintana, pista buena.
GALOPES: Comentario. Caona-
b�. Logro�o, Cecilia B. Condado,
Ment� Klng. Clarivel. Caperucita.
Navarra. Don Diego O Mae West,
Celosa, Cascabel. Veterano. Dormi-
l�n. Broadway Bill, Dr. Ju. Cap�-
tin. De Oriente.
GALOPES CON PONY: Tallta.
Rloja. Bleu Nuil. Colibr�. Lucia.
Arroyano, Marquesita, Ce. Vene-
zuela. Almirante. Joan Crawford.
Bram�n, Lon Chaney. Don Pelayo,
Flor de Borinqucn. Centinela. III-
guamota. Cofresl, Canillera.
ESCAPES:
Myrna Loy�800 metros en .59 fi-
Cil.
Gacela -400 metrot en .30 f�cil.
En la Comisi�n de Recreo y Di-
portes conoc� a don Jos� G. S�n-
chez. Hablaba aquella tarde don
Justo t'.lvera Cabrera del fondo
que se estaba levantando para for-
talecer la partida destinada al en-
v�o de nuestros atletas a Panam�
y don Jos�, lleno de entusiasmo, se
prest� inmediatamente para Inicial
una colecta en Catafto. Sus pala-
bras me demostraron en aquel mo-
mento que el hombre era un gran
amante de las pr�cticas deporti-
vas.
Luego supe que don Jote es el
padre de Luis G. Sinchez, el mu-
chacho nadador que dentro de unos
d�as demostrar� su va'er en la pis-
cina del estadio ol�mpico de Pana
mi; que es el colector de rentas
internas de Catafto; que es el prin-
cipal animador de las proezas de-
portivas de su hijo, a quien acom-
pafta en todas sus jornadas atl�ti-
cas; que es miembro de la directi-
va de la Federaci�n de Nadadores,
que preside Rene L�pez Duprey;
que es el jefe de una familia vir-
tuosa y fuerte; y que es un entu-
siasta propulsor de todo lo que In-
cluye el t�rmino deporte.
De labios de don Jos�, deportil-
ta hasta en el decir c�lido y vigo-
roso, he o�do la historia que hoy
relato a mis lectores. Al hablar de
su hijo, tu voz ha tomado contor-
nos de canto �pico y su gesto se
ha llenado de satisfacci�n.
LUIS G. S�NCHEZ:
Luis G. Sinchez, vistago de este
recio tronco, naci� en Catafto el 8
de junio de 1921. Cuenta, pues, die-
cisiete a�os no cumplidos. Sus pa-
dres son don Jos� D. Sinchez y do-
na Julia Santiago. Es un mucha-
cho de estatura mediana, com-
plexi�n atl�tlca y tez quemada por
| el sol; es hura�o a las alabanzas
y de pocas palabras. Actualmente
| cursa su octavo grado en las es-
cuelas de Catafto.
EL MAR
Luis Sinchez es una perfecta
confirmaci�n de la teor�a de que
el medio geogrifico se refleja en el
individuo. Nacido en Catafto. que
da tu cara a las aguaa de la bah�a
de San Juan, su vocaci�n se enfil�
hacia el mar. Desde nlfto ae entre-
g� a las aguas azules que bordan
primores al borde del simp�tico po-
blado, aunque en �l existi� el na-
tural temor del ni�o promedio ha-
cia laa aguat embravecidas y ru-
gientes del mar. Asi, sin Instruc-
ciones de nadie, aprendi� a nadar;
y asi empezaron a formarse lat
habilidades que hoy le han hecho
un buen nadador. Como muchos
grandes atletas, Luis Sinchez debe
su vocaci�n al mar. En �l o Junto
a �l han surgido muchas determi-
naciones deportivas y se han for-
mado muchos cuerpos recios. El
mar, que brinda su arena calien-
te a las corridas festivas de los
muchachos, y que acoge en aus
ag�es confortantes las travesuras
y juegos de los adolescentes, es un
gran proveedor de los campos y
canchas deportivas.
ESTILO
Luis S�nchez es un nadador que
a�n no tiene estilo. Lleno de ju-
ventud y de entusiasmos y a�n sin
poseer los secretos esenciales al
perfeccionamiento de un nadador,
este muchacho es una promesa ge-
nuina. En las pel�culas ha visto na-
dadores de fama Internacional y
ha captado lo que le ha sido po-
sible de sus estilos y de sus movi-
mientos, pero eso constituye s�lo
una m�nima porci�n del bagaje que
�l est� dispuesto a conseguir, para
destacarse definitivamente en la
nataci�n hlsoanoamerlcana. Luis
est� deseoso de estudiar y de apren
der las nociones de su deporte; es-
t� lleno de ambiciones y de amor
a la nataci�n y tiene el firme pro-
p�sito de descollar. Y ya eao es
mucho...
PRESENTACI�N
Luis S�nchez fu� presentado a la
afici�n por su amigo el gran nada-
dor portorrique�o Antonio del Va-
lle. Del Valle habla "descubierto"
las habilidades del nadador cata-
ftense mientras lo observaba en sus
pr�cticas diarias y le ofreci� una
oportun'dad de demotrar su cali-
dad. Asi fu� como S�nchez ingre-
s� en el equipo de la Cusa de Es-
pa�a, y se dispuso a presentarse
en p�blico. La presentaci�n tuvo
lugar en un torneo celebrado en el
Union Club y S�nchez, a�n biso�o
en estas competencias, se consagr�
como una promesa al empatar en
los 100 metros con su descubridor
y amigo Antonio del Val'e.
M�s tarde, en agosto de 1937.
S�nchez tom� parte en el torneo
anual deportivo de la Casa de Es-
pa�a. Result� vencedor en los
eventos de 80 metros y relevo de
40 metros, estilo libre, y fu� pre-
miado por la instituci�n con va-
rias medallas de plata.
Tambi�n ha competido, con mag-
n�ficos resultados, en las distancias
de 200 y 400 metros, estilo libre, y
100 y 200 metros sobre el dorso.
Su �ltima actuaci�n fu� en el
torneo del Union Club, auspiciado
por la Federaci�n Insular de Na-
dadores hace algunas semanas.
S�nchez lleg� segundo de Johnson
en los 100 metros estilo libre, en
una lucha porfiada y sin tregua.
Muchos opinan que el muchacho
de Catafto fu� el vencedor de la
prueba.
DEPORTISMO
Para Luis S�nchez la rivalidad
deportiva, que es esp�ritu elevado
de competencia, no debe Ir m�s
lejos de los limites de las piscinas
de nataci�n. Luis, deportista nato,
no guarda rencores para sus ven-
cedores, ni gestos de vanidad para
sus vencidos. Dentro de ese molde,
digno de los tiempos de la caba-
ller�a. Luis S�nchez me ha habla-
do con entusiasmo de su compa�e-
ro Antonio del Va'le.
"Para mi �me ha dicho� del
Valle es el indiscutible campe�n In-
sular de los 100 metros, estilo li-
bre. Cuantas veces he tenido que
enfrentarme a �l lo he hecho con
a plena convicci�n de que, no im-
porta lo re�ido de la competencia,
nuestra amistad ha de salir siem-
pre gananciosa."
Las competencias ol�mpicas, que
no proclaman vencedores ni vencl-
� dos y que tienden a estrechar los
I lazos de amistad entre hombres y
pueblos, tienen en este muchacho
un exponente verdadero.
EN PANAM�:
Varloa amigos de los nadadores
portorrique�os que componen el
equipo ol�mpico de Puerto Rico nos
han preguntado las fechas en que
competir�n en i'anam�. para ae
gulr las incidencias de las compe-
tencias. Por cortes�a del amigo Ho-
racio Qulftones. que nos ha escrito
desde Panam�, publicamos a con-
tinuaci�n el programa de nataci�n:
Martes 8 de febrero: 1:V) P. M�
:
Juegos de pelota hoy en el
Parque del Escambr�n
La novena de la PRRA, reforzada, se en-
frenta al "New York-Salinas"
Por TAB�
Por circunstancias imprevistas de
�ltima hora, el domingo pasado no
fu� posible celebrar los dos parti-
dos de baseball, entre las novenas
"New York-Salinas" y la '�PRRA"
de nuestra capital, que con unta
ansiedad esperaban presenciar lo�
fans de San Juan y pueblo� lim�-
trofes.
Y ya esta semana, hoy domingo,
en el Parque del Escambr�n, ten-
dremos la oportunidad anhelada de
ver en acci�n a la novena mixta
de extranjeros y compatriotas nues-
tros que residen en Nueva York,
y que militan en el conjunto "New
York-Salinas". Si hemos de creer
lo que no� ruentan de esta novs-
na. por las haza�as y demostracio-
nes que han realizado en los dia-
mantes baseboleros del interior de
la �t�a, tendremos que estar de
acuerdo en que este conjunto es
un magnifico equipo de baseball.
Dicen que es algo s?r�o un pit-
cher americano que milita en sus
filas, y quien en la pr�xima tem-
porada en Estados Unidos, jugar�
con los Gigantes es Nueva York.
Nos referimos a Louis Brlganti, un
mocet�n de gran fortaleza f�sica,
muy h�bil como lanzador, y con los
recursos suficientes que le han va-
lido ser seleccionado para las Gran-
! des Ligaa.
Y entre los portorrique�o� m��
destacados en dicha novena, figura
el gran Mi:lito Mart�nez, el mucha-
cho de Puerta de Tierra que se ha
abierto paso en las lides peloteras.
y que hoy es una de las columnas
m�s fuertes de'. "New York-Cu-
bans", maquinaria baaebolera de
primera fila c-n la ciudad de ios
rascacielos.
Merece que'lamli.cn digamos aiso
de Rafael Poianco, uno de loa guar-
dabosques del "New York-Salinas".
Este Joven pelotero es de Puerta
de Tierra, y su progreso en el de-
porte de baabali ha sido sorpren-
dente. Sin duda alguna los fans de
Puerta de Tierra ir�n al Escam-
br�n hoy a alentarlos en tus juga-
das, en los dos partidos.
La novena "PRRA" ha sido debi-
damente reforzada con lo mejor-
cito que le�emos en San Juan, en
baseball, y ser� dirigida desde el
banco por el siempre deportista
doctor Blllo Torruellas. una de las
columnas m�s fuertes en nueitra
capital de dldcho deporte. El har�
todo lo que est� a su alcance por
que la "PRRA" demuestre al p�-
blico, que es un conjunto de gran-
des recursos y calibre.
Sobre el papel del line-up se des-
tacan los Pepe Carbia. Quintana y
Chago Vel�zquez y dem�s jugado-
re�, que luchar�n con lodas fuer-
zas por detener la invasi�n de!
"New York-Salinas.
A continuaci�n publicamos los
line-ups de ambas novenas:
New York-Salinas": Luis Morales
y Juan Led�e. catchers; Lou Bri-
ganti. Arroylto. Chester y Hermi-
nio, lanzadores; Suso, primera ba-
se; Stevens, segunda; Charlie Ri-
vero, tercera; Mllllto Mart�nez y
Le�n Capello, jard�n corto: Frank
Rafael Poianco y Navelra, guarda-
bosques.
Novena "PRRA": Ledo. Jos� Car-
bia. catcher: Ralat. Chago de Je-
s�s. Luis Emmanuelli y Balado,
lanzadores; Chago Vel�zquez, pri-
mera base; Lulo V�zquez, segunda;
Qulntangelfercera: Lupe Ortlz. jar-
d�n corto; Brujo Mangual. Atilano
Atlles, Ceftrlno Garc�a Rivera y
Barjanln, guardabosques.
Se llevar�n a cabo dos partidos,
uno por la ma�ana y otro por la
tarde, en el Parque del Escam-
br�n, y a lo� mismo� se espera que
concurran todos los fans de San
Juan y pueblos lim�trofe�, ya que
se les preaenta la oportunidad de
ver doe bueno* juegos entre buenos
equipos.
100 metros (eliminaci�n hombres�;
8:30, 100 metros (eliminaci�n mu-
jeres); 9:15, 1,500 metros (elimina-
ci�n hombres�; 10:30, 200 metros
pecho (eliminaci�n mujeres�. Luis
S�nchez har� su primera aparici�n
esa noche.
Mi�rcoles 9 de febrero: 100 me-
tros (semifinales hornees); 8:00.
j 100 metros dorso (eliminaci�n mu-
lleres): 9:00. 1.500 metros (finales
�hombres); 9:43, 100 metros dorso
| (eliminaci�n hombres); 10:30. 200
! metros pecho (eliminaci�n hom-
j ores�. SI Luis S�nchez, que partid-
i para esa noche en lo� 100 metro�
y en los 200 metros pecho, sale ai-
roso en la prueba, habr� logrado
� colocarse en posici�n ventajosa pa-
ra competir en las finales de 100
� metros, a celebrarse la noche a
| gu�ente.
Jueves 10 de febreso: por la tar-
| de. c'avados desde trampol�n �fi-
nales para hombres); 7:30 P. M..
�100 metros (finales mujeres); 8:00,
100 metros (finales hombres); 8:30,
i 200 metros pecho (finales muje-
|res); 9:00, "diving" (finales hom-
: bres>.
Viernes 11 de febrero: 7:30 P M..
400 metros (eliminaci�n hombres�;
8:15, 400 metros (eliminaci�n mu-
jeres); 8:45, 100 metros dorso (fina-
les hombres): 9:15. "dlvlng" desde
trampol�n (finales mujeres).
S�bado 12 de febrero: 7:30, 400
metros (finales hombres); 8:00, 100
metos dorso (finales mujeres); 8:30
200 metros pecho (finales hom-
bres); 9:00. 400 metros (finales mu-
jeres); 9:30, clavados desde* plata-
I forma de 5 metros (finales muje-
I res).
Domingo 13 de febrero: 7:30 P.
M� relevo de 400 metros para mu-
jees; 8:00. relevo de 800 metros pa-
ra hombres: 8:30, clavados desde
plataforma de 10 metros (finales
hombres). A las 9:30 ser� la Intro-
ducci�n de cada campe�n, exhibi-
ci�n y ceremonia de la victoria.
Lunes 14 de febrero: Competen-
cias de exhibici�n entre loa cam-
peones centroamericanos de nata-
ci�n proclamados y los de las tro-
pas del Ej�rcito de Estadoa Unidos
estacionadas en la Zona del Ca-
nal.
Las competencias se celebrar�n
en la piscina ol�mpica, que es una
r�plica de la que se us� en las
Olimpiadas de Berlin, y que cost�
a Panam� la sume.de cien mil d�-
lares. La piscina est� enclavada en
el Estadio de la Exposici�n.
PROMESA:
A trav�s de etta temblanza I.uts
S�nchez env�a � la afici�n porto-
rrique�a este mensaje:
"Yo he tenido una gran ambi-
ci�n: la de ser campe�n de Puerto
Rico en todas lat distancias y esti-
los, exceptuando los clavados. Es-
to espero lograrlo cuando alcance
plenitud en mi desarrollo f�sico, ya
que ahora s�lo cuento diecisiete
a�os.
"En Panam�, donde me estoy en-
t tren�ndo con entusiasmo, espero
� conquistar el campeonato de los
1100 metros estilo libre, para traer-
l le un poco de gloria a mi queri-
do pueblo de Catafto. y por ende,
a mi Puerto Rico. Si all� se me
presentan cocodrilos, tendr� forzo-
samente que convertirme en tibu-
r�n, pero siempre, y lo digo con
convicci�n, luchar� como un va-
liente para hacer buenas las eape-
zanzas que en mi ha depositado
mi pueblo."
ESPEREMOS:
Esperemos los entusiastas ealaa
pruebas de nataci�n. A un lado
tengamos el programa y a otro es-
ta promesa, hecha por un mucha-
cho caballeroso y valiente dentre
del deporte.
Y Diot quiera que cuando el Cu-
ba vuelva a enfilar el canal del
Morro a su regreso. Catafto se dea-
borde en J�bilo al otro lado de la
bah�a, orgulloso de uno de sus hi-
jos predl'ectot. que vendr� lucien-
do en sui sienes la corona de loa
triunfadores.
EL AMBIENTE EN
LOS DEPORTES:
Son tan abundantes los comenta-
rlos al margen de los deportes ha-
bidos y por haber, que seria nece-
sario un detector de mentiras y
hasta un honorabnimetro: aparato
este �ltimo Inventado por Luis Pro-
gresa, para determinar con el pri-
mero, si a ciencia cierta son ver-
daderos todos lo� buenos y malos
comentarlos que pre�an el ambien-
te sobre los deportes. Y con el se-
gundo la honorabilidad en la per-
tona incluida en �stos.
El hipismo por ser el deporte
j/umbre y benefactor desde 1906
hasta la actualidad, ha �Ido el te-
ma m�s comentado. Primeramente
por lo frecuente que se celebran
carrera�, lo que da margen a que
preferentemente se abunde en fa-
vorables y desfavorables comenta-
rio�. Adem�s es un deporte que de-
bido a ein alternativa* y variante�
por necesidad �e comente en diver-
sa� forma*. Batos comentarios por
muchos que sean no son suficien-
te� para lo poco que sabemos o he-
moa aprendido de la gente de
"Over there", nuestros maestros, por
lo oue debemos dar gracias a Dios
o a lo peoueftn que parece ser pa-
ra ellos el ambiente h�pico, tan es-
t�ril para sus acostumbradas haza-
�as deporliles. que no han ideado
poner establos extranjeros en Puer-
to Rico. De lo contrario apaga v
vamonos: nos suceder�a lo que se-
g�n un cablegrama de Alahama.
les ha suc-dido con la� carreras de
perros, oue el Gobernador del es-
tado de Nueva York, pidi� a la Le-
gislatura legislaci�n para terminar
con las carreras de caninos. Nues-
tro deporte h�pico a mi Juicio es
el m�s honrado mundialmente co-
nocido. El que desee convencerse
de �sto s�lo liene que seguir pas*o
a paso el turf de Yankilandia. y se
convencer� de eue por conocer po-
co en >n materia nos escandaliza-
mos por poca co�a.
Por dicho cablegrama leemos en
EL MUNDO del mi�rcoles 26, la
petici�n del Ejecutivo Mr. Herbert
II. 1-ehman. del referido estado, pi-
diendo el cierre de los can�dromo*,
lo que nos dar� tela para cortar
tan pronto tengamos carreras de
canino� en el can�dromo que se
con�truye detr� de la PRRA. Ten-
go entendido, seg�n lo oue he le�-
do en el cablegrama, que no habr�
rectas y todos ser�n curvas y �n-
gulos, siendo muy dif�cil acertar el
ganador; y como el fan perdiendo
no se acostumbra el can�dromo du-
rar� lo que dura un arcolris. No
obstante tenemos entendido que es-
ta corporaci�n de Jio Irle muy bien
con los canes, se dedicar� al hi-
pismo en Puerto Rico, y ya llene
aus miradas puestas en el hip�dro-
mo de Las Monjas.
Ahora que hablamos de eorpo-
reciones extranjeras, a base de tu-
rismo y proteccionismo guberna-
mental, una corporaci�n america-
na ha comprado por el valor de
$1.00, (que lo" he comprobado) el
contrato de la pelea por el cam-
peonato mundial de peso gallo. Es-
te encuentro �e llevar� a cabo en
Lm �ltimas peleas del
Mayag�ez Stadium
Por SALVITA S�NIOR
En la noche del domingo �ltimo
llev�te a efecto en el Mayag�ez
Stadium el segundo programa en-
tre boxeadores profesionales, com-
puesto de cinco peleas pactadas a
telt asaltos cada una. Este pro-
grama result� m�s lnteresante*>que
el primero, porque todas las peleas
celebradas resultaron m�s re�idas
y emocionante*.
En el primer combate se midie-
ron loi buenos p�giles del peso ga-
llo Ricardo Rodr�guez y Pablo Ga-
lof�n. de Caguas y Aguadiila. res-
pectivamente. En el quinto asalto
el arbitro Antonio Soto vl�se com-
petido a suspender las hostilidades
por encontrarse Galofln en mal es-
tado, declarando vencedor por
knock out t�cnico a Ricardo Ro-
dr�guez.
En la segunda batalla de la no-
che enfrent�ronse los recios pega- '
dores Pete Lugo, de Yauco, y Cruz
Roque, de Caguas. Tambi�n este
combale termin� en el c,uinto asal-
to al declarar el arbitro vencedor
(Contin�a en la p�gina 24. Col. 6)
episodio de
nuestro pal
iros deseos
conquisland
ra en el ci�
Por eso
porte que
la perfocci'
los eternos
gendario ji
resores. Est
do con las
ciado en el
gallera Bo
que dicho
decir que
Muchas
semanalme
mingo, 'no
boquillazn,
lea tabla
mentarlo,
a un role
qu* abund
autorizaba
nuestro Par. ue del Escambr�n, que
se construyi,; para Jugar base ball,
a costa de grandes sacrificios de
nuestra c�ttflra deportiva, ti obli-
gar al Goblftno a construirlo para
beneficio dej} deporte.
Ilarry J�ffra y Sixto Escobar,
�nico "dra\f mg card" de ese peso,
ser�n los q te subir�n como l�gu-
las principaba al escenarlo esa no-
che.
Muchos y'jsustanciosos han aldo
y ser�n ios comentarios por los si-
glos de los �los, .sobre este cuarto
carrera boxistlca de
no, atinque aon n�es-
que salga airoso, re-
la corona que perdie-
ax de sus formas.
ino 'que el .�nico d�-
la llevando�? casi e
es el de la\ rifta de
vales, los galtbs, el le-
ne de nuestros ante-
es, hablando de acuer-
das que he presen-
Ollaeo de Don Rafa, la
quen de Guaynabo, la
a de paso es mentira
� en San Juan.
as se llevan a cabo
entre s�bado y do-
sistr�ndose un solo
lio* untados, una pe-
tes del tiempo regla-
galla/o por la cabeza
or.' �ta. . pormenores
ian tanto cuando se
, is jugadas, como cuan-
do se Jusari fuera de la ley.
El pulpo �i x�tico no ent.ende de
gallos de f ieaa. Este deporte es
herencia dea nuestros abuelos. Por
ser criollosSos pertenece netamen-
te. Por e.-.n jjn conocomes a rer�ec-
( Ion y no Rueden hacernos com?r
gato por Ufl|re.
HOMENAJ� A DON PE-
PITO EN �CUAS:
Sabido "etBpor la Prensa diaria,
que el Instrfttor atl�tlco de la Cen-
tral High Bchool de Caguas, el
rompet?nte�Villl* -Thompson, nue-
vamente aguerrida nlvena Caguax Indiana,
novena-qu�Aajo su direcci�n tuvo
a^ su habesauna larga cadena de
triunfos.. i �
El dominje� 30 de lo* corrientes
el team Saif a Ana dirigido por el
muy valioso y entusiasta instructor
Jos� E. R�v�b* (Don Pepito) visi-
tar� dicha l�ludad para enfrentar-
se a lot InAi que comanda Wlllle,
en un "douife-header".
Dada* Jai simpat�as con que go-
za el amUjflDon Pepito entre los
cag�enos, f.r� agasajado con un
caluroso hl penaje y es de espe-
rarse qu� Vi Heno sea completo.
El �lcali^ de la ciudad y una
dama de li>< misma poblaci�n res-
pectivamente, ser�n los encargado*
de tirar la. primera bola en esto�
dos torneos que me anticipo a au-
gurar que lijan de resultar Intere-
santes.
7*-----1, -------.
Cabalhss retirados de
"isas Casas"
Los siguientes ejemplares, los
cuales figu: "Iban en el programa
que present�, para hoy el hip�dro-
mo Las Ci�as, fueron retirados
ayer s�bade-dentro de la hora re-
glamentarla"!
Palo'-VieJ|| Villa. Gracias, Ylyo,
Higu'amota, �lontanez, Meggle G.,
Grumete, campechana. Gartcia.'
Lolir (1. Sull�n�v La Bailadora, Ca-
perucita. Piifjerido, Ment� Klng.
Se anunciaron, los siguientes cam-
bios de jockjSs y peso.
Hope Lorl% y Cecilia B. ser�n
pilotadas pul p. Castro: Shella Bar-
ren por .1. f^ntlago; Luda por D.
Garc�a; Poli';.; Negrl por W. Jim�-
nez; Waltz
z�lez con II
A. Fort; M
con 105 libfcj
A. Fort; J *
Narv�ez col
por A. Fon
vera con 1( �
L. Brown cd
por C. Santi�
T. Andino co
ng por R. T. Gon-
libras; Cronista por
West por L. Brown
s; Pe toe Wrack por
i n Crawford por J.
102 libras; Mirasol
Cuca G. por M. Ri-
libras: Florido por
109 libras; Trulllars
o: Broadway Bill por
, ;0
ce correr� c
sita con 109
La tercera
ras son a la
lia. en ve
aparecen po{
mi oficial. I
t
106 libras. Celt Prln-
111 libras y Marque-
y la s�tima carra-
, istancia de 1 116 m:-
le 1 16 milla, como
error en el progra-
Escambr�n Baseball Park
Hoy domingo 30 o las 10:00 A. M. $3:00 P. M.
N. Y. SALINAS vs b�ilA
(Este �ltimo reforzado con los mejores Jugador
"Salinas" completo y con Mllllto
del Lucky Strike)
rtinez.
PRECIOS: Lunetos,25c, Grond Stand 1!;J., Campo 10c



EL MUNDO, SAN JUAN, P. R. - DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.

15
����atl�ntico �ali� a media
he y las primeras revoluciones
d� *u� poderosas m�quinas conmo-
41 profundamente el coraz�n
Miss Rosa Malone que, alonga-
i�k sobre la borda, le dec�a adi�s a
.nadre y a un peque�o grupo de
i que hahlan venido a despe-
V all�, �asi con l�grima� en
ojos, continu� hasta que los I
grandes foros del muelle no fueron
que licrros parpadeos de luz. I
� perd�an en la distancia.
Inmediatamente se encamin� a
amar�te y *e acost�. Y a la!
nafiana siguiente, al abrir la male-
�ise, se encontr� con
una carta de su madre, en la que
ocla lo siguiente:
"Recuerda, querida ni�a, que es-
II vacaci�n en el mar la tomas
ei prop�sito de robustecer tu
i, no para que nadie pretenda
� o�arte el coraz�n. I.o* hom-
irntnn siempre de distraerse
-o� viajes a costa de las muje-
res. Ten, pues, mucho cuidado, con
flirteo* a bordo".
entra� ix-inaba �u cabello exu-
heranle. le muchacha se dijo �
: . La pobre mam� siem-
1 p,� s�. preocupa demasiado por mi.
lerto es que es eso preclsa-
ite 1" oue deseo: flirteo�, ale-
rlias. .
Mucho� pasajeros hac�an que le�
,-ran el desayuno en el camaro-
ie, pero Rosa, para tomar el suyo,
ncatnino resueltamente al co-
medor y se detuvo a la entrada, mi-
lo ron delicia hacia las mesas
: nadas con flores. El "maltre"
� m� i ella, con su men� en
roano. - ..Tenia ya mesa* La
lacha 1� respondi� que no y
II de dedicarle una mi-
sadora. le ofreci� la
i del capit�n. Pero a la mucha-
no ta complac�a la perpectiva
.tarse entre tantas personas
extra�as, y prefiri� aquella otra
l.equc�a. que eslaba situada cerca.
�tro" mir� en la direcci�n
que se�alaba la muchacha y r�>
L�a es la mesa del �obre-
Muy bien, respondi� Mis� Ma-
Sigui� al �'maltre" y se sent� en
�au, mientras los camarero� �e
iban unos a otros y �e tonreisn
picard�a. Aquella, en verdad.
una belleza digr.a de la me*a
sobrecargo.
� D�game, camarero, �quien es e:
sobrecargo?
�Un caballero muy alegre y muy
popular con las damas, se�orita...
-No le pregunto eso...
El camarero le explic� lo mejor
que pudo cu�l era la naturaleza
cargo de Levvi� Gray. quien �e
ent� en la mesa a la hora del
almuerzo. Y la muchacha pudo
rnmprobar que era guapo, �legante.
gracioso. Sus o�os eran negros y
�u� dientes blancos y perfecto�. Y
conversaci�n era muy agrada-
ble tambi�n.
Pero no fu� hasta la comida del
segundo d�a. ruando el sobrecargo,
en realidad, se fij� en la muchacha.
que discut�a acaloradamente con
dos hombres de edad mediana que
-o sentaban, tambi�n, a su mea�.
Otras do* muchachas, la rubia
an y la morena Margaret le
hac�an, tambi�n, compa��a.
La prosperidad dec�a con reberen-
eia la muchacha �no quiere decir
ei �xito en la vida. Cuando no
s� tiene tiempo para vivir bien, no
%r puede decir que se ha triunfa-
do . .
�El sobrecargo �Intervino en-
torees Llllian� si que sabe vivir la
� perfecta, �no es verdad, Mr.
Cray?....
Todos �� volvieron hacia el Jo-
ven, quien asegur�:
�Aunque no todo el mundo e�t�
de acuerdo conmigo, para mi si que
lo es...
Miss Malone. .��n darse cuenta del
� gnUlcado oue �e le pod�a dar a
palabras, se dirigi� entonces a
Gray:
�SI ha encontrado el secreto
a vida perfecta, �le dijo� de-
be comunic�rmelo a mi...
El sobrecargo la mir� con Inter�s
repentino.
��Cree u�ted que existe el arte
de �aber vivir? �la Interrog�.
�S�, �replic� la muchacha. �Y
no ��lo eso, sino que creo tambi�n
que el arte de saber vivir es el me-
� el m�s grande de todos
Kl sobrecargo se levant�. Ten�a
que hacer alg�n trabajo ante� del
poder entregarse a las delicia� del i
baile. I
Se fu� a su camarote y e�per�
hasta que crey� que la muchacha
habr�a abandonado el comedor.
Luego sali� a cubierta, y la encon-
tr� apoyada contra la borda.
Ella le sonri� al verlo y le dijo
en cuanto e�tuvo a tu lado: �Ven-
ga y d�game todo eso de la vida
perfecta. Quiero aprender de u�ted.
La llev� a un lugar solitario, en
la cubierta de loe botes, y cuando
un momento despu� le cogi� una
mano entre la� tuya�, Rosa habla
olvidado completamente la carta de
su madre y a�lo pensaba en que e'.
�a y por un momento no �upo que
contestar. Al fin dijo:
�SI, e� verdad. Alguna� vece� lo
echo de menos ..
La muchacha se sinti� triunfan-
te. ��D�nde est� entonces� le di-
jo� su vida perfecta? No puede
haberla. �Comprende ahora? El
arte de vivir m demasiado compli-
cado. Hay que sacrificar una� co-
sa� para poseer otras...
�Usted, �continu� Mis� Malo-
ne� lo tiene "casi" todo, incluyen-
do muy bueno� rato� de halle y la
comparti� de la� mujeres. Pero tie-
| cho que no se Iba a sentir feliz bal-
I lando tobre la cubierta de un gran
buque, hasta donde llegaban claros
| y diamantinos los rayos luminosos
i de las estrellas, se hubiera echado
a re�r. Pero asi era o, mejor dicho
asi fu� hasta que lleg� �l a ese
de las diez y media.
�Rosa �le dijo en cuanto la
abraz� en la danza. �Vamonos de
aqui. Quiero e�tar a sola� contigo.
La llev� otra vez a la cubierta
alta, donde estaban los botes, y la
dirigi� hacia un rinc�n oculto, don-
de nadie lo� vela.
Con mano sabia le cogi� la cara
y le dijo: ��B�same!
Ella se sinti� feliz en sus brazos,
mientra� le dec�a: Te quiero con
locura... ;Me muero por ti!
El abrazo se afloj� mientras ex-
marme muy seriamente. Eres una
buena muchacha, tal vez demasia-
do buena para mi. �Que de bueno
puedo darle yo a una mucha-
cha?...
;Oh! Ya entiendo. Tu libertad,
tu preciosa libertad. �Ere� un mons-
truo!
�No. Se raionablP. Tambi�n t�
puedes ser feliz. Tambi�n t� puedes
amarme y despu�s olvidar...
��Amarte, dices? �Pero es eso
amor? �No! Eso no es amor.
�Pero e* amor, �suplic� �l. �Es
amor aunque tenga que pasar lue-
go. Acaso por eso mismo, porque
taba tratando de sacar una pel�cu-
la del velero. La muchacha, sin
poderse contener, se dirigi� a �l.
�No lo enfoque desde aqu�, �le
dijo� s� quiere sacar buenas foto-
graf�as. D�jeme la c�mara y venga
conmigo.
Se encaminaron hacia la proa del
barco y la muchacha prepar� el
lente. Luego le dijo mientras hacia
funcionar la camarita:
�Vamos lo� dos a mucha veloci-
dad y hay demasiada luz. Usted no
hubiera logrado nada bueno, pero
yo le voy a hacer una pel�cula dig-
na de un gran "camaraman".
��Y usted d�nde ha aprendido
todo eso? �le pregunt� el hombre
sorprendido.
�E�e es mi oficio �respondi� Miss
Malone. �Trabajo para una com-
pa��a de pel�culas...
Cuando hubieron retratado al ve-
lero de todas las maneras posibles,
comenzaron a pasear por la cubier-
ta uno al lado del otro. Los cama-
reros los miraban sorprendidos, no
pudiendo comprender el fen�meno.
Habla un motivo para la sorpre-
sa. Carlos Hallam era un frecuen-
to pasajero del buque, en sus viajes
hombre que tenia ante �! era real-
mente encantador. Su voz, tobre
todo, la estremec�a con �u tono ba-
jo y acariciador.
�Acaio. �comenz� �l� cada
cual ve la vida perfecta de manera
distinta. Para mi consiste en sen-
tirme libre y feliz. Amo la vida del
mar, que me proporciona siempre
el panorama del cielo, el sol y las
estrellas. Y me gusta conocer a
gentes extra�as, alegres con la ale-
gr�a que proporcionan los viajes.
No tengo tiempo ni para aburrirme
ni para cansarme. Y cuando nece-
sito compa��a la busco y cuando
no Ja quiero Ja rechazo.
�No tnego nexo* ni responsabili-
dades �continu�. �Cuando me
siento cansado del mar, me voy a
un peque�o "cottage" que poseo en
en el campo, y dejo que el barco
haga un par de viaje� sin mi. Colec-
ciono libros antiguos y no tengo
tiempo de cansarme de mis amis-
tades, lo que supone una gran ven-
taja. Me gusta mi trabajo y me
gusta la libertad. Y me siento fe-
liz nadando, tomando el sol, con-
templando la� estrellas, visitando
puertos extra�os y, en una palabra,
cambiando continuamente todo el
panorama que alcanza mi retina.
�Puede que su felicidad fuera
completa �I no le faltara el amor.
�No echa nunca de menos el
amor?...
La pregunta lo cogi� por �orpre-
DIRECTORIO MEDICO
Dr. J. E. COLON
Especialista enfermedades de
los r��ones y V�as Urinarias.
Alien 60 altos�Tel 1634 S. J.
DR. M. PUJADAS D�AZ
Medicina general � Rayos X
Diatermia - Laboratorio Cl�-
nico - Especialista Ni�os y
Enfermedades Tropicales.
Consultas: 2 P M a 7 P. M
Parada 43 -i Tel 1737 Sant
Ave San Jorge frente Iglesia.
I Ir. Wi iiiIii LI.mi
Knlcrmedadcs de la Piel.
Ponce de Le�n 196 Pda 21
/ Tel�fono Santurc* 632.
Dr. J. A. L�PEZ
ANTONGIORGI
Oficina: Carretera 170,
Parada 19, Santurcc.
Consultas de 4 a 6:30 P. M.
Tel�fono 728 Santurct.
Da noche llame al
Tel. 1810 Sant.
_____________i---------------------
DR. CURBELO
UROLOG�A
CL�NICA D�AZ GARC�A
HORAS: 5 a 7 P. M.
TEL. ISS5 SANTURCE
Dr. \. PERNOS ISFHN
Especialmente
Enfermedades del Coraz�n y
del Sistema Circulatorio.
Estudios
Electrocardiograf�as.
Ave. de Diego N�m 4
Tel�fono 1062. Santurce, P. R.
Dr. Jenaro Su�rez
Especialista en
PARTOS Y ENFERMEDADES
DE LA MUJER
AVE. DRL ASHFORD. STOP 46
(Frente al Hospital
Presbiteriano i
Tel. 2M0 Santurce.
DR. M. SOTO RIVERA
GINECOLOG�A
CIRUG�A - RAYOS X
Especialista Enfermedades
propios de la mujer y su�
Vias Urinarias
Consultas de 2 a 6 P M.
Edificio Plaza
lado Gonz�lez Padin le�. 736
Lea Ion clasificado� de
EL MUNDO
ne que sacrificar el amor, que es lo
m�s interesante de la vida...
�Cuando quiero tener amor...
�No, �le interrumpi� la mucha-
cha. �Eso no es amor. Usted no
conoce el verdadero amor...
�Bueno, pue� quiero conocer-
lo...
�No. No tan pronto... ^e res-
pondi� ella sali�ndose dejr^orazo.
Continuaron charlando hasta bien
tarde y un camarero que lo� vid
les comunic� la noticia a los otro�.
Todo� convinieron en que Miss Ma-
lone era la novia del �obrecargo
durante el viaje... a meno� que en
alg�n puerto embarcara alguna
que le gustara m�s. �Siempre ha-
cia lo mismo!
Al d�a siguiente �# encontraron,
bien de ma�ana, en la piscina. Des-
pu�s, en la cubierta, el sobrecargo
le dijo a Mies Malone:
A bordo ocurren cosas raras.
unas veces graciosas y otras tr�gi-
cas. Una vez una muchacha se sui-
cido en este buque. Era, por cier-
to, una muchacha exquisita.
��Y c�mo fu� eso? �pregunt�
interesada la joven, sintiendo que
su coraz�n lat�a apresuradamente.
�Lo de siempre. Tom� demasia-
do en serlo un flirteo de a bordo.
Deb�a estar hist�rica y aparente-
mente era normal. La verdad es
que no se debe culpar al hombre...
La muchacha te sinti� horrorlza-
ds. mientras el sobrecargo prose-
gu�a:
�Es casi una ley del mar. �Quien
puede resistir loa. besos a la luz de
las estrellas? Las gentes se tornan
distinta� en el mar, como �i no fue-
ran ella� mismas. El mismo con-
trato matrimonial no est� seguro
cuando �e viaja �obre el agua.
Su voz era un susurro. La Joven
le pregunt�:
��Entonces el amor en el mar
nunca es verdadero?...
Not� su alarma y quiso disip�r-
tela:
��Claro que si! No me haga ca-
so. Estoy diciendo tonter�as.
Pero el coraz�n de Mis� Malone
se habla puesto triste. Aquella se-
quedad, aquel desinter�s con que
habla hablado del suicidio de una
pasajera la habla Impresionado. Y
la nube de su tristeza se Iba ha-
ciendo mayor. Hubiera querido te-
ner fuerza� para alejarse en aquel
mismo instante de Lewls. y no vol-
ver ni siquiera a hablar con �l. Pe-
ro sabia que le era impotlble. Una
sola mirada de sus ojo� oscuro�,
una sola nota meliflua de su voz.
y je sabia perdida. Porque ya no
dudaba aue M habla enamorado de
aquel hombre.
Y la confirmaci�n total le vino
por la noche, a la hora del baile. SI
una semana antes le hubieran di-
llegar� el momento en que no no�
veamos m�s, nuestro amor vivir�
en nuestros corazones eternamen-
te...
La volvi� a brazar mientras le
dec�a: �Se un poquito fil�sofa.
Ama. se feliz, recuerda y si el re-
cuerdo te duele, olvida. �Yo te quie-
ro!
La muchacha se sinti� desfallecer
y le pareci� que las estrellas baila-
ban en el cielo una danza maca-
bra. El se crey� triunfante y prosi-
gui�: �Ya sabia yo que compren-
derlas...
�No, �protest� ella. No com-
prendo. Tu punto de vista es ego�s-
ta. Es tambi�n equivocado y pre-
tende cambiar las leyes de la na-
turaleza.
�No. Rosa. Soy, solamente, sin-
cero contigo. Si me casara contigo
te har�a infeliz. �Para qu� te ser-
vir�a estando siempre lejos de ti?
Habla dicho todo lo que tenia
qua decir. El matrimonio no cam-
biarla su vida, tino que seguirla
viajando mientras su esposa pen-
sarla en toda� las mujeres que le
Iba a encontrar en el camino. Es
mejor sufrir ahora un poco, que
estar condenada a sufrir toda la
vida.
�Es mejor que nos separemos
�dijo, dolida, la muchacha. �E�e
amor que me propone no me har�a
dichosa. �Lo �iento!
El la acompa�� hasta la puerta
de �u camarote.
�Buena� noche� -r�e dijo ella.
Ha sido para mi un placer haberlo
conocido.
El sobrecargo volvi� a subir a
la cubierta �uperlor y all� perma-
neci� fumando clgarrilot hatta que
la luna estuvo alta en el cielo e
hizo palidecer la luz de la� e�tre-
llas. Miss Malone, en �u camarote,
humedec�a la almohada con su
llanto.
�Tonta de mi, ��� dec�a� que-
riendo darle mi coraz�n a quien
para nada lo necesita.
Por la ma�ana �e desayun� en iu
camarote y permaneci� en la bor-
da mirando hacia la inmensidad del
Atl�ntico. Un velero avanzaba a
loda velocidad frente al trasatl�n-
tlco. impulsado por el aire c�lido y
fuerte que llenaba sus velas.
Se volvi� al o�r patos pr�ximos a
ella, y se encontr� frente a aquel
hombre solitario, que tenia, en el
comedor, una mesa para �l sdlo. Su
reetro. taitado por el sol. emana-
ba simpat�a y sus ojo� azulea la
miraban afectuosamente.
El hombre tenia en su� manos
una c�mara cinematogr�fica y et-
�i Entonces el amor en el mar
nunca es verdaderot... Not� su
alarma y quiso disip�rsela: �Claro
que si. No me hagas caso...
de Nueva York a California, y
siempre estaba s�lo. Por regla ge-
neral no quer�a la compa��a de na-
die, pero si alguna vez se le vela
conversando, invariablemente era
con hombres. Las mujeres no exis-
t�an para �l, a pesar de sus rique-
zas.
�Hay cosa� en la t�cnica foto-
gr�fica �le dec�a la muchacha a
su nuevo amigo� que se hacen ca-
si por Instinto. Vamos al cuarto
oscuro a ver lo que nos ha salido.
Despu�s de que hubieran revela-
do el "film", cuando se iban a se-
parar, Mr. Hallam le dijo a la chi-
ca: �Venga a mi mesa a la hora
del almuerzo. Tengo muchas cosas
que hablar con usted.
Mientras almorzaban Mr. Hallam
le explic� su Inter�s por la foto-
graf�a. Iba a reunirse con un ami-
go con el cual Intentaba una nueva
expedici�n �habla realizado va-
rias� a la parte menos conocida
de las Indias Occidentales. �Ser�
un ano de vida primitiva, sin pre-
julcloa ni convencionalismos. La
b�squeda de un tesoro es nuestra
excusa, pues aunque dicen que exis-
te, lo m�s probable es que no lo
encontremo�. Pero no no� Impor-
ta. Tenemo� ya listo el buque que
mand� construir para la expedici�n
y necesito las fotograf�as para
ilustrar el libro que pienso escri-
bir con mis experiencias.
El coraz�n de la muchacha lati�
precipitadamente mientras dec�a:
�Cu�nto me gustarla tomar par-
te en ana de esas expediciones!...
�Pues no veo ninguna raz�n pa-
ra que no se una a nosotros. La
verdad es que necesitamos un buen
fot�grafo...
Sus ojo� se abrieron en sorpresa
de gozo. Pero luego pens� que pu-
dieran creerla d�bil para intentar
semejante viaje. Su amigo parec�a
examinarla toda con la mirada.
�No crea �le dijo en tono su-
plicante� que no soy bastante
fuerte. Soy pequefta. pero me �len-
to capaz de acompaftarlos y de ha-
cer una buena labor...
�No lo dudo �vino la contesta-
ci�n. �Precisamente eataba pen-
sando que parece usted "una mujer
de nervio y muy activa. Tendr� us-
ted una acompaftante. la mujer del
capit�n, que tambi�n va con nos-
otros. Es una excelente marinera.
Por la tarde, cuando hablan sa-
lido del canal de Panam� y avan-
zaban hacia el norte por el Paci-
fico, la muchacha se puso a con-
templar la costa distante, mientras
llegaba la hora de la comida. Se
sent�a a un tiempo mismo conten-
ta y defraudada.
De pronto Lewls Gray apareci�
a su lado, un Lewis Gray que no
pod�a soportar la idea de la derro-
ta p�blica que habla sufrido, que
heria su vanidad.
��Esta sintiendo ya que el amor
es m�s fuerte que la misma vida?
�le pregunt� sin dar a conocer su
estados de �nimo.
�Tal vez, �le respondi� ella.
�Pero una se olvida de su dolor
cuando tiene ante s� este majestuo-
so espect�culo. Ahora debo Irme,
porque me tengo que vestir para
la cena. �
��Bailar� conmigo esta noche?
�casi le suplic�.
�Tal vez...
Pero no bail� con �l. �ino que se
qued� hablando con Mr. Hallam.
que le di.in del otro en tono Indife-
icnte:
�Es un tipo particular. Las mu-
jeres se enamoran de �l y yo no
me explico el por qu�. En rada
viaje tiene una distinta. �Qu� aera
lo que le encuentran?
Con cierto temblor de voz, la
muchacha le respondi�:
�Es un intelectual seg�n creo.
Tiene libros raros...
�SI �afirm� Mr. Hallam� tie-
ne libros raros para vend�rtelos a
los pasajeros. Un excelente nego-
cio.
�E� realmente atractivo. Su
conversaci�n es agradable.
�Todo eso est� bien para el sa-
l�n de baile. Pero cuando se trata
del amor, e� cuesti�n distinta. No
hay que confundir esos flirteos de
sobre cubierta con el verdadero
amor que s�lo puede venir poco a
poco y requiere mutuo sacrificio.
A la tarde siguiente, densas nu-
be� gobre el mar. Una isla de color
azul acerado brot�, de repente, del
mar verde y cristalino, y Mus Ma-
lone. en la horda, comenz� a cap-
tar los colores sobre una alba car-
tulina. El sobrecargo se acerc� a
ella:
�No sabia que usted pintaba �le
dijo.
�No pod�a saberlo porque nun-
ca se lo dije. �Pero, qu� m�s da?
�Lastima que pinte en una tar-
de como �sta. Deb�a hacerlo cuan-
do el mar est� lleno de color y de
sol.
�No podr�a compararse la be-
lleza de ese dia a la de este mo-
mento incomparable, a la de esta
vista como no he admirado otra
on mi vida.
Habla pasi�n en su voz. pero lle-
gaba Carlos Hallam acompa�ado
del m�dico del buque.
Cuando la muchacha limpi� sus
pinceles. Hallam le explic� al doc-
tor:
�Miss Malone nos acompa�a en
la pr�xima expedici�n, como fot�-
grafo oficial y como artista.
El sobrecargo no pudo ocultar
su sorpresa. El doctor examin� con
la vista a la muchacha:
�Esa expedici�n �dijo� no es
una paseo en autom�vil. �Podr� us-
ted soportarla?
�Por supuesto. �Intervino Hal-
lam con convicci�n. Tiene el cora-
z�n de un le�n. �Yo no me equivo-
co en estas cosas!
Por la noche, durante la comida.
Hallam le dijo a la joven:
��C�mo voy a gozar en la expe-
dici�n!... Luego, mirando hacia
la mesa del sobrecargo:
��Ha visto la se�ora oue ocu-
pa su lugar en aquella mesa?
�SI. Vino a bordo en el �ltimo
puerto. �No es maravillosa?
�No est� mal. Pero nuestro ami-
go parece extra�amente indiferen-
te.
Cuando la muchacha abandona-
ba el comedor con Hallam, Lewis
se acerc� a ella y le dijo: �Venga
conmigo. Tengo que hablarle.
Los dot hombres cruzaron mira-
das que ten�an la dureza e Inten-
ci�n de afilados aceros. Rosa se ex-
1 cuso con su amigo y acompa�� al
; otro.
��Se ha vuelto loca queriendo
ir a esa expedici�n? Esa no es vida
para usted.
�Usted no sabe lo que soy ni lo
(que me conviene. Adem�s...
�Escucha �la Interrumpi�. �T�
I me amas y yo tambi�n te quiero.
' Ser�s mi esposa.
�No. Eso s�lo eg despecho por-
i que no conseguiste lo que quer�as.
�Estoy dispuesto hasta a aban-
, donar el mar si ei que asi lo quie-
res.
No te creo. No quiero creerte.
Esta vida te volverla a atraer...
�Tal vez. Pero nada me Importa.
Te quiero a ti. No sabia que eras
diferente a las otras. Es verdad que
uno no puede tenerlo todo. Y yo
te escojo a ti...
�Pero e� que ahora no eres t�
quien tenga que escoger, *ino yo.
Y vo ya no te quiero...
Impotente para poder convencer-
la con palabras, quiso convencerla
con la tibia caricia de sus brazos.
Pero ella se rebel�:
�No tiene derecho a quejarse,
�le dijo� si aplico a nuestro amor
�us reglas infalibles, esas que lo
llevan a querer un poco" y olvidar.
�Yo ya he olvidado!
Habla perdido el poder que tuvo
sobre ella, y eso fu� algo que �l
vio bien claro. La partida estaba
perdida sin remedio. Y era. adem�s.
la primera vez que ello le ocurr�a
en el mar.
Carlos Hallam le vino al encuen-
tro cuando la muchacha marcha-
ba hacia el sal�n de baile. Habla
lanzado un suspiro de alivio en
cuanto la vio volver, y ahora la
alegr�a le brillaba en los ojos. Le
dijo a la muchacha:
�Recuerde, Rosa, que el verda-
dero amor viene poco a poco y re-
quiere mutuo sacrificio.
Era la primera vez que la lla-
maba Rosa, abandonando el res-
petuoso Miss, y ella, al notarlo, se
sinti� muy contenta.
�Lo recordar� siempre, Carlos,
�vino la contestaci�n.
A Mr. Hallam. el hombre que no
encontraba entretenimiento en su
riqueza, le pareci� como si el cie-
lo y el mar se hubieran iluminado
de repente...
LA SALUD Y
LA BELLEZA
Est�mago limpio
... Cutis sano.
Millones de mujeres reconocen
que el afamado m�dico ingl�s Ben-
jam�n Brandreth les ha puesto an
la� mano� el agente m� valioso
fiara la conservaci�n de la salud y
a belleza.
Las Pildoras de Brandreth son
el medio m� eficaz de combatir
sin tregua loa malea del estre�i-
miento.
Pueden usarse todo el tiempo
que se requiera,, sin peligro de ma-
las consecuencias. No irritan ni
envician. Ejerc� n su acci�n direc-
tamente sobre el intestino grueso
y, sin afectar Ifi digesti�n, obran
de un modo auav$, seguro e inofen-
siva
La fermentaci�n de los desper-
dicios acumulado� en el intestino
es el peor enemigo de la belleza.
El cutis Biicid, las erupciones
de la piel, loa ojos sin brillo, laa
arrugas, el decaimiento de la vita-
lidad� todoa.estoe males son casi
siempre resultad� de la pereza in-
testinal y de.la descomposici�n da
los residuos lie la digesti�n estan-
cados en el Intestino grueso.
Las Pildoras de Brandreth �on
el medio ideal da mantener loa in-
testinos limpios. Eliminan los re-
siduos nocivos de un modo suave,
o, y por lo tanto �on
lia ,para embellecer,
odas la� buenas far-
pero comple|
de gran ayt
La3 venden
maciaa.
��CANAS!!
Desaparecen con ZHYNGARO
No mancha.
Se usa con las manos.
Fabricante- F. TORRES.
Box 157 � Juana D�a.-. P. R.
M^MWMMMVWWVt^^A^A^A^AMAMA^A�^Aa
Indispensable
Para Los
Deportistas
MENTHOLATUM
i
EXIJA EL LEGITIMO - RECHACE IMITACIONES
Ton*
Neutraliza ai �cido
r( AHTfc" ' excesivo. . . . Evita la
sadtz. eructos, agruras y flatulenc
La Transparente
deWaterrr�an's-
La M�s Moderna
I i
Su barril transparente le avisa cuando
necesita tinta. Resorte de^D^ble Acci�n
sencillo simplifica el llenara. Tambi�n
retiene m�s tinta que cualquier otra
pluma de su tama�o.
K i
Su punto perfecto de gro 14-kt con la
famosa Cucharilla Alim�ntadora, permi-
ten a la Ink-Vue transparente escribir el
instante que toca el papel. La Cucharilla
Alim�ntadora ajusta el flujo de tinta � la
velocidad y presi�n del escritor�nunca
ni mucha ni poca tinta!
Una Waterman's le escribe mas r�pido
y con m�s descanso que cualquier otra
pluma. Puede obtenerlas en tipos
Transparentes 6 Rellano Usual.
Ust Tintas Water-
man'i de calidad.
Frasco conveniente
"Tip-Fill". Puede
ponerse de lado per-
miti�ndole usar has-
ta la �ltima gota.
Waterman's
Di VENTA IN LAS MEJORES CASAS DEl RAMO
DIESEL
TODA CLASE DE MOTORES
DE COMBUSTI�N INTERNA -
GASOLINA, PETR�LEO, CAS, ETC.
Con al advenimiento de loa motoras DIESEL, da
funcionamiento econ�mico asombroso, la producci�n
do la energ�a mec�nica que mueve las rttadsts de la
Industria est� experimentando una transformaci�n- y
desarrollo imprecedentes, muy en particular en los
C sises de habla espa�ola, donde la demanda da
ombres debidamente preparados es cada ves mayor.
Estudio F�cil j Al Alcanct De Todot
Esta Instituci�n, unios en su especie, establecida desda 1905, le ofrece
al m�todo da �nso�anra mi� pr�ctico y moderno que existe para aprender
la INGENIER�A DS FUERZA MOTRIZ, abarcando toda, clase de
MOTORES desde lo� m�s rudimentario� de VAPOR y COMBUS-
TI�N INTERNA, hasta loe modern�simo� y cada va� m� � populare�
motores DIESEL, usados en la Agricultura, en la Miner�a, an los
Ferrocarriles, en la Aviaci�n, en 1� Marina, como Pla��a� Estacionaria�
para al alumbrado el�ctrico y para la producci�n de fuerza an general.
i Eleve su posici�n a la altura de loa tiempo� en qua vir�no�!
Estudie En Su Propia Caaa y En EepaAol
Pida Hoy Mlarno mi Ubre 0RATI8
Sr. J A ROSDJKRANZ. Fraaidanla. "^
NATIONAL ENOINEERINO SCHOOLS
4006 So rijuaro* Sdaat � �
Le* As�ala. Calit t U A, � 70.1' I.
Sirraae anriarma. ata nlnfuna oaufaelan dt mi parta, au Ubro>!lu#trada GRATIS.
daaenat;To da laa Oportunidada* an la Ingeniarle da ruana Moma.
Nombre-
Edad.
Dlreccl�n.
Poblaci�n
irooiaeion--------------___________ r.A* � Ee-o*-,____:______
1
I
I
J
-L
Lea los jueves "Puerto Rico Ilustrado"


EL MUNDO, SAN JUAN, P. ft. - DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
17
Clasificando su propia personalidad: El �ltimo pasatiempo
)on
�%->
&C
��#

2�\
o�
r/>
i*
s
Nuevo m�todo de entretenimiento originado en una
cl�nica psicol�gica y que promete convertirse en
"una caza de la felicidad"
Uno partida de "Giftie", el juego psicol�gico que se ha puesto en boga en los centros de sociedad norteame-
ricana. De izquierda a derecha: La princesa Laura Rosoigliosi, Harley Portwood Prim, Comina Wright y la
se�ora de John MacKinney.
La buen� sociedad de Bar Harbor m� en el caso de una joven debu-
est� ensayando un juego nuevo. En | tante en sociedad que. en una re-
su lucha constante contra el abu- i c�ente partida de "Glftie" ri�o con
rrimlento. rus miembros han encon-
trado un pasatiempo que ellos mis-
mos llaman la "clasificaci�n de la
personalidad", el cual promete pro-
su acompa�ante en la creencia de
que el era responsable dp la ba|n
anotaci�n que recibi�. Pero casi
siempre el juego termina en serio
pagarse y convertirse en una bus- y valioso auto-an�lisis.
queda de la felicidad.
La Idea del juego surgi� en un la-
l'sted puede seleccionar diez pre-
guntas de las listas usadas en el
boratorlo psicol�gico privado en experimento de Nueva Inglaterra.
Nueva Inglaterra, para ser acepta-
da luego por l�deres sociales cuyo
gran problema en la vida parece
He aqui diez preguntas tipleas, con
las cuales puede jugarse el juego |
.orno lo hace la sociedad de Bar '
aer �ste: "�Puede contarse con us- Harbor:
ted para no dejar decaer el entu-
�!� ;mo en una fiesta?"
Le� de Bar Harbor est�n usando
diez preguntas, tomadas de la lisia
mes extensa que prepararon los
psic�logos de Nueva Inglaterra. Kl o ella) que otros asuman el lidera-
jiego puede celebrarse con cual-' to? SI�No�
1��Es �l >o rila� un molestoso?
Si- No�
2��I^e es dif�cil hacer amigos?
Si - No-
S�En una reuni�n, �permite �l
quier n�mero de personas y hasta
puede jugarse como solitario.
El nombre de la persona que ha
d� ser analizada, y que se le deno-
mina el "tema", se escribe en li
parte supetior de una lista de pre-1 SI� No�
4��Puede �l 'o ella) argumentar
usualmente su salida de una situa-
ci�n penosa? SI� No�
5��Esta �l (o ella) propenso a
cambiar de opini�n con frecuencia?
guntas destinadas a clasificar su
personalidad. Cada miembro del
grupo recibe una copia de esta lisia
y luego clasifica secretamente al
miembro que ha sido seleccionado
como el "tema" escribiendo una
marca al lado de la palabra "si", o
6��Hace �l (o ella) juicios r�pi-
dos? SI� No�
7��Monopoliza �l m ella) la con-
versaci�n? Si� No�
8��Se molesta por rosas trivia-
les? Si� No-
S헿Acostumbra intervenir en los
de la palabra "no" que aparecen I ��untos privados de otras personas?
despu�s de cada pregunta. El "te- s'� No�
mi" debe tambi�n hacerse su pro- 10��Se muestra inclinado a fus-
pi� an�lisis contestando la misma 'os extravagantes? SI- No�
lista de preguntas.
Usando las preguntas que apare-
Termlnadaa de contestar las pre- en en esta p�gina, la lista anterior
�juntas, se recogen las listas, teni�n-1 P^�c ampliarse como mejor se de-
dose cuidado da que no se revele la sf,� P�r lo* <>"� participen en el jue-
Identldad de cada una de las per- �<>� P'� es de advertir que muchas
aonas que las contestaron a fin de I preguntas tienden a hacer monolo-
gue no se disuelva el juego. Luego no el pasatiempo,
terminadas, el cual dar� al "tema";- Interviniendo desde un principio
ar hace un promedio de las listas *n *v"-*r que la elegria desaparez-
un conocimiento m�s o menos exac- <"� �> �"� reuniones, los elementos
to de su propia personalidad. sociales han encontrado que el Jue-
r�H. mt.mhrn h.i �,r,,�� v. �n i R0 ��r*� �na �"leve para la fellcl-
cacia miemnro del grupo ve ron- j.j _.._t___..j.i ., ..j
,. . j m dan matr monial v que puede posl-
vierte. en rotaci�n, en tema de ana- � K,._._,. ... . j ., '
.. , I, ,. , .i- iblemente servir de preventivo con-
llsis. Algunos llevan la anotaci�n en'(ra f] a�vorclo
la forma siguiente: E esp�ritus directores, buscan-
SI todos los jugadores clasifican do � � unR p �
* fffl2�S�L�/L*J^ rou�temi decidieron usar el "Glf-
mis favorable en todes las diez pre- �,.. �� foVmV u�'Po'C; �Uer.da co-
guntas. entonces esa persona tiene � _� tt^,A . .. " .. ,, .
. ... . .�� ~ , mo me�lo de diversi�n. Una de la?
una clasificaci�n de 100. Pero sien- �._TzT: _�____. . .. rr~-~~ ,.
T primeras preguntas adicionadas fu�
do la naturaleza humana como es, .irniirni.- ���p,,.h. ��Y.,Y. ^�
�S�\2!.� "�.T,^!,8'.. ." '. �"' o es usted un "agua-f lentas?" Otra
Irado alguna cualidad ausente en
el "tema" del an�lisis. Si las ano-
taciones son favorables en cinco
preguntas y desfavorables en "as
oir�s cinco, la nota es 50. Esta cla-
sificaci�n es buena para cualquiera,
y una de 75 es muy superior al pro-
medio corriente.
Hasta hay quienes se han sent�-
pregunta era �sta: "�Se abstiene
usted de ir a una fiesta porque al-
guien que haya murmurado de us-
ted estar� presente?"
Y tal como lo ha observado la
Princesa Laura Rospigliosf, no ha-
br�a fiesta si la respuesta a cada
una de estas preguntas fuera "Si".
La Princesa fu� anfitriona en la
rio satisfechos con recibir u"�c'�; � primera partida de "Giftie" que se
sificacl�n de 30, llev�ndose luego las I ... * ' �.. ._.._.'� ��
preguntas a sus casas para contes-
tarlas ellos mismos con solamente
papel y l�piz como guias.
Personas que recordaron estas pa-
l*hras de Robert Burns
celebr� en el Hotel Ambassador. en
Nueva York. Desde entonces, las
partidas de "Giftie" so han hecho
muy populares en las aristocr�ticas
colonias de veraneo de Bar Harbor
y Newport. Entre otras asistentes
"O wad tome Pow'r the gi/lie ate tu \ al iuego celebrado en el Ambassa-
dor figuraron la Princesa Alexis
Obolenskl y la Marquesa Nina Bel-
monte. Harley Portwood Prim, fi-
gura muy conocida socialmcnte. fu�
el �nico hombre que particip�.
Aunque parezca extra�o, una de
el
Tn uro OHrsefl as ithers **� tis"
bautizaron el nuevo Juego con
nombre de "Glftie".
Uno podr�a imaginarse qu� el jue-
go ha de resultar en l�grimas y co-
raje. Algunas veces ocurre asi, co-
las preguntas que pareci� provocar
la mayor discusi�n fu�: "�Significa
para usted m�s la admiraci�n que
los hechos?" Cobina Wright. fa-
mosa como cantante y como lk'cr
social, insisti� en que los hcciics
einn lo que valia, mientras que la
Princesa Rospigllosi, la anterior
Laura Stallo, se mostr� inclinada a
discutir este punto. La encantado-
ra se�ora de John MacKinney ns-
g� que ella "gastara m�s en =Cor-
nc personal que lo que su marir'n
pod�a permitirle".
De repente, estas figuras de so-
ciedad descubrieron que su juego
era algo m�s que eso. Analiz�ndo-
se a si mismas, estudiando franca-
mente sus propias personalidades,
empezaron a tener un poco de la
merced que el poeta Robert Burns
mencion�.
El tuvo origen realmente en el
laboratorio psicol�gica del "Con-
necticut State College", donde un
hombre y su esposa trabajaban en
un experimento que pudiera resol-
ver el problema matrimonial para
miles de parejas y el del divorcio
para otras tantas.
El padre del Juego - aunque co-
mo tal no lo jugaba� es el doctor
E. Lowell Kelly, un joven y brillan-
te psic�logo con una ristra de gra-
dos despu�s de su nombre. El doctor
Kelly puede decir qui�n debe ca-
sarse con qui�n, y, posiblemente,
por qu�. Adem�s, puede decir qui�n
no debe casarse con qui�n.
Al cabo de siete a�os, la infor-
maci�n que �l y su esposa est�n
acumulando sera la base para un
tratado cient�fico sobr? el matrimo-
nio, con todos sus Inconvenientes.
Este trabajo tal vez pueda decir
tambi�n c�mo evitar la infelicidad
matrimonial.
Hace m�s de un a�o el doctor
Kelly, cuya investigaci�n la costea
por donaci�n el "National Research
Council", se propuso alistar la co-
operaci�n de 500 parejas, compro-
metidas o casadas recientemente.
El y su esposa leian todos los pe-
ri�dicos del sur de Nueva Inglate-
rra y al ver el anuncio de una bo-
da cercana, dirig�an una carta a
los novios pidi�ndoles Una entrevis-
ta. SI acced�an, el paso inmediato
era una visita personal de la se�o-
ra Kelly, seguida de las pruebas
"standard" que eran las siguientes:
el Inventario personal de Bernsreu-
ter, la prueba Otls de eficiencia
mental, el blanco Strong sobre In-
ter�s vocaclonal, y otras que com-
prend�an la edad, altura, peso, co-
lor de los ojos y del cabello, etc�te-
ra.
A cinco amigos (o enemigos) de
todos los participantes se les envia-
ba un blanco de clasificaci�n per-
sonal. La clasificaci�n estaba su-
puesta a mantenerse en secreto de
modo que pudiera llenarse el blan-
co con toda franqueza.
La Identidad de las parejas no se
revelarla. Los resultados de las
I pruebas se archivan en un "folder"
marcado �nicamente con un n�me-
ro. Por ejemplo, un matrimonio se-
r� simplemente identificado como
"56". La mujer se enumera "56F",
y el marido "58M".
Cuando todas las primeras prue-
bas est�n completas, so le env�a a
fikN*
Esta debutante en sociedad ri�: con su acompa�an
la lista de preguntas que �l le�� para analizarla a
te, pues ees que
ella fu: la cau-
cada pareja un nuevo Interrogato-
rio anual, por siete a�os. Los Kelly
esperan conseguir la cooperaci�n
le 500 parejas. Con Informaci�n co-
rrecta, podr�n establecer ciertos he-
chos definitivos.
�Se llevan mejor las rubias con
las otras rubias o con las trigue-
�as? �te atraen entre sf las perso-
nas df gustos parecidos, y si es asi.
�es eso correcto? �Es un hombre
brillante m�s felis con una esposa
mediocre o con una de su propio
nivel mental? �Ayuda u obstaculi-
za a su marido una mujer dominan-
te? Estas y miles de otras pregun-
tas parecidas quedar�n contestadas,
seg�n espora al doctor Kelly, cuan-
do este terminada su investigaci�n.
Parejas de todas las condiciones
est�n siendo seleccionadas �desde
trabajadores �n f�bricas hasta las
encumbradas figuras de la m�s al-
ta sociedad. Ha aqui la clase de pre-
guntas que se les hace. Para su pro-
pio entretenimiento, trata el lector
de contestarlas "si" o "no".
GRUPO NO. 1
1 -/.!> gusta a usted estar solo?
SI� No�
3��Se abstendr� usted de Ir a
una fiesta porque alguien que ha
murmurado da usted estar� presen-
te tambi�n? Si� No�
3� �Sa sienta usted con frecuen-
cia muy feliz o Infeliz sin raz�n al-
guna? Sf� No�
4��Se siente usted como en un
aprieto cuando conoce a alguien?
SI� No�
8� �Creo usted qua pocas perso-
nas le entienden? SI� No�
6�Cuando usted tiene una expli-
caci�n dif�cil que hacer, �le es m�s
f�cil hacerla por escrito que ver-
balmente? SI� No�
8��Es usted un preocupado? SI�
No�
9��Se siente usted herido ante
la critica, a�n sabiendo que usted
est� correcto? SI� No�
10� �Compra usted con frecuen-
cia cosas que no necesita sencilla-
mente porque el vendedor as muy
persuasivo? SI� No�
11��Lo es dif�cil a usted hacer
amigos? SI� No�
12� �Cavila usted cuando come-
te un error social? SI� No�
13�Cuando se sienta usted muy
infeliz, �desea estar solo? SI� No�
14�En una reuni�n, �deja usted
que los dem�s tomen la direcci�n?
SI� No�
sante de su baja clasificaci�n.
15��Sue�a usted de dia con fre-
cuencia? SI� No�
Ahoia cotUeatt cs'c otro grupo
1-Cuando se encuentra usted
bien vestido y bien puesto, �le gus-
ta que la gente lo observe en p�-
blico? Si- No�
2��Se puede contar con usted en
las reuniones para que no decaiga
el entusiasmo? Si� No�
3��Puede usted argumentar
usualmente su salida de una. situa-
ci�n penosa? Si� No�
4��Se le llama a usted con fre-
cuencia para que organice excur-
siones, reuniones sociales, etc�tera?
SI- No�
5��Est� usted propenso a cam-
biar con frecuencia de opini�n? Si�
No�
C�Cuando usted tiene una racha
de buena suerte, �corre a dec�rselo
en seguida a sus amigos? Si� No�
7��Sirve usted para el teatro
aficionado o improvisado? SI� No�
8�Si usted cree que una persona
ha sido injusta con usted, �le guar-
dar� rencor por ello? Si� No�
9� �Significa para usted la admi-
raci�n m�s que los hechos? SI�
No�
10�Si el seivicio en un reatau-
rante no es lo que usted espera, �se
quejar� usted al mozo o al geren-
te? Si� No-
li��Inspira usted confianza?
Si- No�
12��Le gusta a usted conocer
personas c�lebres? Si� No�
13��Puede usted permanecer ale-
gre en medio de las tristezas de
los dem�s? Si- No�
14��Usar� usted un severo som-
brero tan pronto lo introduzca la
moda? Si� No�
15��Hace usted juiciov r�pidos?
I SI� No�
Con estos dos grupos de pregun-
. tas, el doctor Kelly sa propone pro-
bar un n�mero de cosas da acuer-
, do con la anotaci�n que reciba ca-
da interrogatorio. El sostiene que
si la mayor�a de las preguntas del
grupo n�mero 1 es contestada afir-
mativamente, entonces el que las
contesta pertenece al tipo Introverso,
lo que significa qua su actividad es-
i t� enfocada en al mismo, que sa
aleja da las violentas actividades
del mundo exterior para vivir una
vida mental de su propia creaci�n.
SI la mayor�a de las preguntas
del otro grupo sa contesta afirma-
tivamente tambi�n, dica el doctor
Kelly, el respondedor' es del tipo
extravertidOi o lo que es lo mismo,
est� interesado grandemente en las
actuaciones del mundo exter'or.
Ahora, en la b�squeda de usted
pata hacer un mejor Inventario de
su personalidad, el doctor Kelly
aconseja que se busque cinco ami-
gos (o enemigos) para que hagan
de usted una clasificaci�n. Esto le
c'.rr� a usted une Idea de lo que
parece usted r la vista de los de-
m�s.
En la siguiente escala, la norma
superior designada como "la mayo-
r�a de la gente" est� situada en el
centro. Sup�ngase que usted est�
contestando la pregunta: "�Es *1 ella) desgarbado o elegante en sus
movimientos?" Si usted le conside-
ra mucho m�s desgarbado que la
mayor�a de la gente que usted co-
noce, pero no el mda desgarbado,
usted marcarla, tal vez, entre el
punto destinado tnny desgarbado y
el que se�ala a la mayor�a de la
gente, un poco m�s cerca del se-
gundo en la proporci�n que usted
lo considere desgarbado, teniendo
siempre en cuenta los dos puntos
extremos.
Despu�s que los dem�s le hayan
clasificado a usted con franqueza,
entonces clasifiquese usted mismo
y vea c�mo le coloca su propio
c�lculo con el de los otros. Saque
r.i promedio de las clasificaciones
de las otras cinco personas que bus-
c� usted en su ayuda para realizar
su inventar�o personal. Esta es una
de las pruebas de doctor Kelly.
Para un mejor entendimiento de
las relaciones humanas, especial-
mente las del matrimonio, se ha
preparado una prueba qua hace
muy poco bien a los psic�logos en
sus experimentos do laboratorio,
pero que cae precisamente dentro
del inventario de personalidad. Se
le conoce como el "Inventarlo da
faltas".
Esta prueba es sencillamente pa-
ra hacerle a usted conocedor da sus
defectos. Y puesto que n'nguna fal-
ta puede -orregirse hasta que se le
saca a la luz, la prueba tiende a
ayudar en su correcci�n. Se divide
en dos grupos, uno para mujeres y
e' otro para hombres.
Para Mujr.rf
1��Ri�e usted a su marido por
cosas que no valen 1� pena? SI�
No�
"�Da usted confianza enseguida?", le pre-
gunta la se�ora de John MacKinney a la
se�ora Cobina Wright.
2��Gasta usted m�s er. su ador>.
no personal que lo que su marldft-
puede permitirle? Si� No� *
3� �Se�ala usted las faltas de -t-
marido en p�blico? Si� No�
4��Monopoliza usted la convel�
saci�n? SI� No�
5��Es usted de inclinaci�n su�
per-posesiva? SI� No�
6��Levanta usted una a�n�s�ej.
ra cuando su marido trae a c�**
un hu�sped inesperado a comer-
Si- No�
7��Se muestra usted sospech�se,
cuando su esposo le dice que tienl
que trabajar haste tarde en la no-
Che? Si- No�
8��Se molesta usted cuando su
marido gusta de otras mujeres? SI-
No-
0��Se aburre usted cuando
esposo habla de asuntos comer�is
les? SI� No�
10��Se precuopa usted por
limpieza de la casa? SI� No-
li��Se muestra usted m�s er
t re tenida con un pupo de personL
que cunnde est� sola con su espe� �
so? Si- No- K.
12-�Lo es usted sincera? Sl-U
No�
13��Se vale usted de las l�gi*
n>as para lograr lo que desee? SI
No�
14��Se considera usted m�s cM
sus hijos que de su marido? Si-'�
�No�
15-�Impide usted a su espose*;
que tenga voz en la crianza de tus;
i hijos? SI� No-
Si una esposa puede en verdad,'
contestar "no" a todas estas pre*
' guntas, es seguro que la relaci�n/',
I matrimonial existente entra ella y
su esposo es de lo m�s feliz. SI un
i "si" aparece un n�mero de veces, |
1 es entonces a la mujer a quien ce*l
11 osponde hacer algo para remediar;
la situaci�n. -,
Para el Hombre
1��Pasa usted m�s tiempo "cor
sus amigos" que con su esposa? Si-
No�
2��Se molesta usted cuando elia'j
le habla de problema; dom�sticos,
' de sus amigas, etc.? SI� No�
3��Se olvida usted de decirle a'
I menudo que la ama? SI� No�
4��Es usted rega��n cuando ea-
! t� en casa? SI� No� r
5��No se inclina usted a confiar?,
en ella? SI� No�
6� �No admite usted sus razones^-
cuando son tan buenas como las " ^
-e usted mismo? Si� No�
7��Se mete usted en sus asun* %
tos personales? SI� No�
�-�La cela usted? Si� No�
9��Se resiente usted por peque* �
�os caprichos de ella? SI� No�
10��Monopoliza usted la conver-i
saci�n en p�blico? SI� No-
li��Es usted �spero con leal
amistades de ella? SI� No� fj
12��Desmerece usted las activl- t�
dades sociales de ella? SI� No� �L.
13��No es usted sincero con el'a? I
Si- No�
14��Compra usted m�s lujos pa- f,
ra su propio gusto que para el do t�
ella? Si� No�
15��La turba usted a ella en p�-
blico? Si- No-
Si un matrimonio puede discutir |
todos los asuntos personales sin
histerismo, sin dar espect�culos, en-
tonces podr� darse gran �mpetu a I
la felicidad matrimonial.. Esta es I
una de las muchas cosas que el doc- �
tor Kelly trata dte probar con sus. I
experimentos.
Paro hasta que sus conclusiones '
est�n listas para publicarse, �l re- I
comlenda que usted sa haga un In-
ventarlo personal, al Igual que a�
tendero pasa balance de sus �teis- I
tenclas. La psicolog�a ense�a qua I
solamente conoci�ndose uno mis- !
mo podr� escalar las verdaderas al- �
turas de la felicidad. � .1
�'
; $*?-
$&*<-*�
m
Au-H
m
v"
m


EL MUNDO, SAN JUAN, f. R. - DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
17
*?
f*
Clasificando su propia personalidad: El �ltimo pasatiempo social
�%<�
r)
*k
, i
i /'
&c
&K
\

I


"7
Nuevo m�todo de entretenimiento originado en una
cl�nica psicol�gica y que promete convertirse en
"una caza de la felicidad"
Una partida de "Giftie", el juego psicol�gico que se ha puesto en boga en los centros de sociedad norteame-
rKono. De izquierda a derecha: La princesa Laura Rosoigliosi, Harley Portwood Prim, Comina Wright y la
se�ora de John MacKinney.
La buena sociedad de Bar Harbor
est� ensayando un juego nuevo. En
su lucha constante contra el abu-
rrimiento, aus miembros han encon-
trarto un pasatiempo que ellos mis-
mos llaman la "clasificaci�n r�e la
Personalidad", rl cual promete pro-
pasarse y convertirse en una b�s-
queda de la felicidad.
La Idea del juego surgi� en un la-
boratorio psicol�gico privado en ;
Nueva Inglaterra, pata ser acepta-
da luego por l�deres sociales cuyo '
gran problema en la vida parece
aer �ste: "�Puede contarse con us- i
ted para no dejar decaer el entu-
siasmo en una fiesta?"
Los de Bar Harbor est�n usando
dir7 preguntas, tomadas de la lisia
m�s extensa que prepararon los
psic�logos de Nueva Inglaterra. El!
juego puede celebrarse con cual-'
quier n�mero de personas y hasta '
pu�rte jugarse como solitario.
El nombre de la persona que ha ,
de ser analizada, y que se le tese�
mina el "tema", se escribe en la
parle superior de una lista de pre-!
guntaa destinadas a clasificar su
personalidad. Cada miembro del ,
grupo recibe una copia de esta liste
y luego clasifica secretamente al
miembro que ha sido seleccionado
como el "tema" escribiendo una
marca al lado de la palabra "ai", o '
de la palabra "no" que aparecen!
despu�s de cada pregunta. El "te-1
mi" debe tambi�n hacerse su pro-
pio an�lisis contestando la misma
lista de preguntas.
Terminadaa de contestar las pre-',
tuntas, se recogen las listas, teni�n-
dose cuidado de que no se revele la
Identidad de cada una de las per-!
nonas que las contestaron a fin del
que no se disuelva el juego. Luego ,
terminadas, el cual dar� al "tema" �
ar hace un promedio de las listas :
un conocimiento m�s o menos exac-,
to de su propia personalidad.
Cada miembro del grupo se con- '�
vierte, en rotaci�n, en tema de ana-!
Ilsis. Algunos llevan la anotaci�n en '
la forma siguiente:
SI todos los jugadores clasifican
a cualquiera de ellos en la forma
m�s favorable en todcs las diez pre-
guntas, entonces esa persona tiene
una clasificaci�n do 100. Pero sien-
do la naturaleza humana como se,
rio se sabe que esto haya sucedido
alguna vez y siempre se ha encon-
trado alguna cualidad ausente en
el "tema" del an�lisis. Si las ano-
taciones son favorables en cinco
preguntas y desfavorables en 'as
otras cinco, la �ola es 50. Esta cla-
sificaci�n es buena para cualquiera,
y una de 75 es muy superior al pro-
medio corriente.
Hasta hay quienes se han senti-
do satisfechos con recibir una cla-
sificaci�n de 30, llev�ndose luego las
preguntas a sus casas para contes-
tarlas ellos mismos con solamente
papel y l�piz como guias.
Personas que recordaron estas pa-
labras de Roben Burns
"O vad senne Pmc'r the giltie gie us
To SM DSSfSalS a� �Iheri te� �*"
bautizaron el nuevo juego con el
nombre de "Glftie".
Uno podria Imaginarse que el jue-
go ha de resultar en l�grimas y co-
raje. Algunas veces ocurre asi, co-
mo en el caso de una joven debu- l
tanle en sociedad que, en una re-
ciente partida de "Glftie" rift� con
su acompa�ante en la creencia de j
que �l era responsable de la baja !
anotaci�n que recibi�. Pero casi '
siempre el juego termina en serio
y valioso auto-an�lisis.
Usted puede seleccionar diez pre-
suntas de las listas usadas en el
experimento de Nueva Inglaterra.
He aqui diez preguntas tipleas, con
las cuales puede Jugarse el juego
.orno lo hace la sociedad de Bar
Harbor:
1��Es �l 'o ella) un molestoso?
SI- No�
2��Le es dif�cil hacer amigos?
Si - No�
3�En una reuni�n, �permite �l
0 ella) que otros asuman el lidera-
to? SI� No�
4��Puede �1 'o ella) argumentar
usualmente su salida de una situa-
ci�n penosa? SI� No�
5��Est� �l (o ella) propenso a
cambiar de opini�n con frecuencia?
Si� No-
S�i Hace �l (o ella) Juicios r�pi-
dos? SI� No�
7��Monopoliza �l 'o ella) la con-
versaci�n? SI� No�
8� �Se molesia por cosas trivia-
les? Si- No�
9��Acostumbra intervenir en los
asuntos privados de otras personas?
Si- No�
10��Se muestra inclinado a gus-
tos extravagantes? SI� No-
Usando las preguntas que apare-
cen en esta p�gina, la lista anterior
puede ampliarse como mejor se de-
see por los que participen en el jue-
go, pero es de advertir que muchas
preguntas tienden a hacer mon�to-
no el pasatiempo.
Interviniendo desde un principio
en evitar que la rlegria desaparez-
ca de sus reuniones, los elementos
sociales han encontrado que el jue-
go ofrece una clave para la felici-
dad matrimonial y que puede posi-
blemente servir de preventivo con-
tra el divorcio.
Estos esp�ritus directores, buscan-
do siempre una excusa para sus
reuniones, decidieron usar el "Glf-
tie" en forma un poc. alterada co-
mo medio de diversi�n. Una de �as',
primeras preguntas adicionadas fu�
la siguiente: "�Puede contarse con
usted para que ayude soclalmente
o es usted un "agua-fiestas?" Otra
pregunta era �sta: "�Se abstiene
usted de ir a una fiesta porque al-
guien que haya murmurado de us-
ted estar� presente?"
Y tal como lo ha observado la
1 Princesa Laura Rospigllosf, no ha-
br�a fiesta si la respuesta a cada
una de estas preguntas fuera "SI".!
La Princesa fu� anfitriona en la
primera partida de "Glftie" que se
celebr� en el Hotel Ambassador, en
Nueva York. Desde entonces, las
partidas de "Glftie" se han hecho
muy populares en las aristocr�ticas
colonias de veraneo de Bar Harbor
i y Newport. Entre otras asistentes
i al iuego celebrado en el Ambassa-
I dor figuraron la Princesa Alexis
Obolenskl y la Marquesa Nina Bel-
monte. Harley Portwood Prlm, fi-
gura muy conocida soclalmente. fu�
el �nico hombre que particip�.
Aunque parezca extra�o, una de
las preguntas que pareci� provocar
la mayor discusi�n fu�: "�Significa
para usted m�s la admiraci�n que
los hechos?" Coblna Wright. fa-
mosa como cantante y como liricr
social, insisti� en que los hechos
eran lo que valla, mientras que la
Princesa Rospigllosi, la anterior
Laura Stallo, se mostr� Inclinada a
discutir este punto. La encantado-
ra se�ora de John MacKinney ne>
g� que ella "gastara m�s en sc*or-
ne personal que lo que su maruo
podia permitirle".
De repente, estas figuras de so-
ciedad descubrieron que su Juego
era algo m�s que eso. Analiz�ndo-
se a si mismas, estudiando franca-
mente sus propias personalidades,
empezaron a tener un poco de la
merced que el poeta Robert Burns
mencion�.
El tuvo origen realmente en el
laboratorio psicol�gica del "Con-
nectlcut State Colleje", donde un
hombre y su esposa trabajaban en
un experimento que pudiera resol-
ver el problema matrimonial para
miles de parejas y el del divorcio
para otras tantas.
El padre del Juego - aunque co-
mo tal no lo jugaba� es el doctor
E. Lowell Kelly, un joven y brillan-
te psic�logo con una ristra de gra-
dos despu�s de su nombre. El doctor
Kelly puede decir qui�n debe ca-
sarse con qui�n, y, posiblemente,
por qu�. Adem�s, puede decir qui�n
no debe casarse con qui�n.
Al cabo de siete anos, la infor-
maci�n que �l y su esposa est�n
acumulando ser� la base para un
tratado cient�fico sobrs el matrimo-
nio, con todos sus Inconvenientes.
Este trabajo tal vez pueda decir
tambi�n c�mo evitar la Infelicidad
matrimonial.
Hace m�s de un ano el doctor
Kelly, cuya investigaci�n la costea
por donaci�n el "National Research
CounciI", se propuso alistar la co-
operaci�n de 500 parejas, compro-
metidas o casadas recientemente.
El y su esposa le�an todos los pe-
ri�dicos del sur de Nueva Inglate-
rra y al ver el anuncio de una bo-
da cercana, dirig�an una carta a
los novlcs pidi�ndoles una entrevis-
ta. Si acced�an, el paso Inmediato
era una visita personal de la se�o-
ra Kelly, seguida de las pruebas
"standard" que eran las siguientes:
el Inventarlo personal de Bernsreu-
ter, la prueba Otis de eficiencia
mental, el blanco Strong sobra In-
ter�s vocaclonal. y otras que com-
prend�an la edad, altura, peso, co-
lor de los ojos y del cabello, etc�te-
ra.
A cinco amigos (o enemigos) de
todos los participantes se les envia-
ba un blanco de clasificaci�n per-
sonal. La clasificaci�n estaba su-
puesta a mantenerse en secreto de
modo que pudiera llenarse el blan-
co con toda franqueza.
La Identidad de las parejas no se
revelarla. Los resultados de las
pruebas se archivan en un "folder"
marcado �nicamente con un n�me-
ro. Por ejemplo, un matrimonio se-
r� simplemente Identificado como
"56". La mujer se enumera "56F",
y el marido "58M".
Cuando todas las primeras prue-
bas est�n completas, se le env�a a
Esta debutante en sociedad ri�e con su acompasante, pues Cftt que
la lista de preguntas ru� �l le�� para analizarla o ella fue h cau-
sante de :u baja closificcci�n.
cada pareja un nuevo interrogato-
rio anual, por siete a�os. Los Kelly
esperan conseguir la cooperaci�n
-le 500 parejas. Con Informaci�n co-
rrecta, podr�n establecer ciertos he-
chos definitivos.
�Se llevan mejor las rubias con
las otras rubias o con las trigue-
�as? Se atraen entre si las perso-
nas de gustos parecidos, y si es asi.
�es eso correcto? �Es un hombre
brillante m�s fells con una esposa
mediocre o con una de su propio
nivel mental? �Ayuda u obstaculi-
za a su marido una mujer dominan-
te? Estas y miles de otras pregun-
tas parecidas quedar�n contestadas,
seg�n espara �1 doctor Kelly, cuan-
do est� terminada su investigaci�n.
Parejas de todas las condiciones
est�n siendo seleccionadas �desde
trabajadores ?n f�bricas hasta las
encumbradas figuras de la m�s al-
ta sociedad. He aqui la clase de pre-
guntas que se les hace. Para su pro-
pio entretenimiento, trate el lector
de contestarlas "si" o "no".
GRUPO NO. 1
1��Le gusta a usted estar solo?
Si� No�
3��Se abstendr� usted de ir a
una fiesta porque alguien que ha
murmurado de usted estar� presen-
te tambi�n? Si� No�
3��Se siente usted con frecuen-
cia muy fells o Infeliz sin raz�n al-
guna? Sf� No�
4��Se siente usted como en un
aprieto cuando conoce a alguien?
SI� No-
S�i Cree usted que pocas perso-
nas le entienden? SI� No�
6�Cuando usted tiene una expli-
caci�n dif�cil que hacer, �le es m�s
f�cil hacerla por escrito que ver-
belmente? SI� No�
8��Es usted un preocupado? SI�
No�
9 -�Se siente usted herido ante
la critica, a�n sabiendo que usted
est� correcto? Si� No�
10� �Compra usted con frecuen-
cia cosas que no necesita sencilla-
mente porque el vendedor es muy
persuasivo? SI� No-
li��Le es dif�cil a usted hacer
Lmlgos? Si� No�
13��Cavila usted cuando come-
te un error social? SI� No�
13�Cuando se siente usted muy
Infeliz, �desea estar solo? SI� No�
14�En una reuni�n, �deja usted
que los dem�s tomen la direcci�n?
SI� No�
l���Sue�a usted de dia con fre-
cuencia? Si� No�
�hoia conten't esfe otro grupo
1�Cuando se encuentra usted
bien vestido y bien puesto, �le gus-
ta que la gente lo observe rn p�-
blico? Si- No�
2��Se puede contar con usted en
las reuniones para que no decaiga
el entusiasmo? Si� No�
3��Puede usted argumentar
usualmente su salida de una- situa-
ci�n penosa? Si� No�
4��Se le llama a usted con fre-
cuencia para que organice, excur-
siones, reuniones sociales?etc�tera?
�Si- No�
5��Est� usted propenso a cam-
biar con frecuencia de opini�n? SI�
No�
6�Cuando usted tiene una racha
de buena suerte, �corre a dec�rselo
en seguida a sus amigos? Si� No�
7��Sirve usted para el teatro
aficionado o improvisado? Si� No�
8�Si usted cree que una persona
ha sido injusta con usted, �le guar-
dar� rencor por ello? SI� No�
ft��Significa para usted la admi-
raci�n m�s que los hechos? SI�
No�
10�Si el servicio en un restau-
rante no es lo que usted espera, �se
quejar� usted al mozo o al geren-
I te? Si� No-
li��Inspira usted confianza?
Si- No�
12��Le gusta a usted conocer
personas c�lebres? Si� No�
13��Puede usted permanecer ale-
gre en medio de las tristezas de
los dem�s? Si- No�
14��Usar� usted un severo som-
brero tan pronto lo introduzca la
moda? SI� No�
15��Hace usted juicios r�pidos?
SI� No�
Con estos dos grupos de pregun-
tas, el doctor Kelly se propone pro-
bar un n�mero de cosas de acuer-
do con la anotaci�n que reciba ca-
da interrogatorio. El sostiene que
si la mayor�a de laa preguntas del
grupo n�mero 1 es contestada afir-
mativamente, entonces el qu� las
contesta pertenece al tipo introverso,
lo que significa que su actividad es-
t� enfocada en si mismo, que se
aleja de las violentas actividades
del mundo exterior para vivir una
vida mental de su propia creaci�n.
SI la mayor�a de las preguntas
del otro grupo se contesta afirma-
tivamente tambi�n, dice el doctor
Kelly, el respondedor es del tipo
extruvertido, o lo que es lo mismo.
' est� interesado grandemente en las
, actuaciones del mundo exter'or.
Ahora, en la b�squeda de usted
pe i a hacer un mejor inventario de
i su personalidad, el doctor Kelly
1 aconseja que se busque cinco ami-
gos (o enemigos) para que hagan
� de usted una clasificaci�n. Esto le
i der� a usted une Idea de lo que
'� parece usted r la vista de los de-
1 m�s.
En la siguiente escala, la norma
superior designada como "la mayo-
r�a de la gente" est� situada en el
centro. Sup�ngase que usted est�
�contestando la pregunta: "�Es 41 (o
ella) desgarbado o elegante en sus
'movimientos?" SI usted le conside-
ra mucho m�s desgarbado que la
mayor�a de la gente que usted co-
; noce, pero no el m� desgarbado,
, usted marcarla, tal vez, entre el
'punto destinado muy desgarbado y
le� que se�ala a la mayor�a de la
] gente, un poco m�s cerca del se-
gundo en la proporci�n que usted
I lo considere desgarbado, teniendo
�^lcmpre en cuenta los dos puntos
, extremos.
Despu�s que los dem�s le hayan
'clasificado a usted con franqueza.
| entonces clasifiquese usted mismo
! y vea c�mo le coloca su propio
c�lculo con el de los otros. Saque
.'.i promedio de las clasificaciones
de las otras cinco personas que bus-
c� usted en su ayuda para realizar
su Inventario personal Esta es una
de las pruebas de doctor Kelly.
Para un mejor entendimiento de
las relaciones humanas, especial-
mente las del matrimonio, se ha
preparado una prueba que hace
muy poco bien a los psic�logos en
sus experimentos da laboratorio,
pero que cae precisamente dentro
del inventario de personalidad. Se
le conoce como el "Inventarlo de
faltas".
Esta prueba es sencillamente pa-
ra hacerle a usted conocedor de sus
defectos. Y puesto que ninguna fal-
ta puede -orreglrse hasta que se le
saca a la luz. la prueba tiende a
ayudar en su correcci�n. Se divide
en dos grupos, uno para mujeres y
e' otro para hombres.
Paro Mujeret
1��Ri�e usted a su marido por
cosas que no valen le pena? SI�
No�
"�Da usted confianza enseguida?", le pre-
gunta la se�ora de John MacKinney.a \p\
se�ora Cobina Wright.
2��Gasta usted m�s en susdor�
no personal que lo que su mai��o
puede permitirle? Si- No- j
3� �Se�ala usted las faltas de 'i
marido en p�blico? SI� No� -
4��Monopoliza usted la conver-
saci�n? Si� No�
5��Es usted de inclinaci�n su-
per-posesiva? Si� No�
6��Levanta usted una atm&ilfr-
ra cuando su marido trae a *c***
un hu�sped inesperado a cotnsr?
SI� No�
7�,.Se muestra usted sospechosa
cuando su esposo le dice que tifne
que trabajar haste tarde en la no-
che? Si- No�
8��Se molesta usted cuando! su
marido gusta de otras mujeres? SI�
No�
^-�Se aburre ustert cuando. SU
esposo habla de asuntos comerMe-
los? Si� No�
10��Se precuopa usted por la
limpieza de la casa? SI� No� I
11��Se muestra usted m�s en-
tretenida con un pupo de personas
que cuande est� sola con su cs�k>-
so? Si- No-
li��Le es usted sincera? SI�
No� ' ;
1"��Se vale usted de las l�gri�
mas para lograr lo que desee? SI�
Ne-
is��Se considera usted m�s de
sus hijos que de su marido? Sj �
No�
15��Impide usted a su espeso
que tenga voz en la crianza de SUS
hijos? SI� No-
Si una esposa puede en' verdad
contestar "no" a todas estas pre-
guntas, es seguro que la relaci�n
matrimonial existente entre ella-y
su esposo es de lo m�s feliz. Sf-yn
"si" aparece un n�mero de veces.
es entonces a la mujer a quien dp-
rresponde hacer algo para remediar
la situaci�n.
$*?"
i&t-t-**
Para el Hombre
1��Pase ustec" m�s tiempo "con
sus amigos" que con su esposa? Sli�'
No- . f �
2��Se molesta usted cuando ella
le habla de problema; .dom�sticos,
de sus amigas, etc.? Si� No�
3� �Se olvida usted de decirle a
menudo que la ama? SI� No� I
4��Es usted rega��n cuando es-
t� en casa? SI� No�
6��No se inclina usted a confiar
en ella? Si� No�
6��No admite usted sus razon�!
cuando son tan buenas como las
�e usted mismo? SI� No�
7��Se mete usted en sus asue-
tos personales? SI� No�
8��La cela usted? SI� No�; j
9��Se resiente usted por peque-
�os caprichos de ella? SI� No� ~
10��Monopoliza usted la conver-
saci�n en p�blico? SI� No-
li��Es usted �spero con las
amistades de ella? SI� No� i
12�� Desmerece usted las activi-
dades sociales de ella? Si� No�f "
13��No es usted sincero con el'eJr
Si- No�
14��Compra usted m�s lujos pa-
ra su propio gusto que para el do
ella? Si- No-
15� �La turba usted a ella en pd- i
bllco? Si- No-
Si un matrimonio puede discutir�
todos los asuntos personales .sin
histerismo, sin dar espect�culos,"e�> �
tonces podr� darse gran �mpetu tt�
la felicidad matrimonial. Esta e�
una de las muchas cosas que el doc-
tor Kelly trata de probar con sus
experimentos.
Pero hasta que sus conclusiones'
est�n listas para publicarse, �l re�
comienda que usted se haga un Irt� -.
ventarlo personal, al Igual que uj�
tendero pasa balance de sus exis-
tencias. La psicolog�a ense�a qi
solamente conoci�ndose uno mis
mo podr� escalar las verdaderas al
tures de la felicidad.
vNS
W
luJi
m
v"
ft
W


EL MUNDO, SAN JUAN, P. R. � DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.

19
La �ltima noche de Jacobo I de Escocia
Por FRANCISCO BERENGIEK
En la playa da Forth, rU Galea, al amplio all�nelo ad�o
e� interrumpido por al �ordo mur-
mullo da laa olaa. Una suave bri�a
que llaga dal mar, rozando la au-
porf�ele da lat aguai, refresca al
ambiente del atardecer y empuja
nubes dispersas, que van amonto-
n�ndoae sobre la playa y sumiendo-
la en sombras.
La noche avanza poco a poco. Y
ion ella ti hondo misterio da la na-
� uraleaa, que habla al �nimo teme-
roso con sus mil vocea opacaa y
profundas.
Muy tenuemente. de la parte de
tierra, llega un rumor lejano.
En loa �ltimos eop'ines �parece
un reflejo centelleante de aceros.
V poco despu�s se percibe sobre el
murmullo de las aguas un ehoque
met�lico de espadaa y armaduras
v un confuso vocer�o. E� el cortejo
dal rey .lacobo I de Escocia, que
nvanza hacia la playa. Al pisar la
arena los caballos de vanguardia
ea detienen sobrecogidos anta una
�ombra que se erige anta ellos eo-
lio un fantasma. Es una mujer con
loa cabellos sueltos y las vestiduras
� flameando al aire. Sua ojos tienen
reflejos tr�gicos de espanto, como
M de laa furias. Sus brazos, dea-
nudos, �e levantan crispadoa hacia
uno de los jinetes:
�Quiero ver al Rey! �dice con
voz ronca v suplicante, a la vez que
en�rgica: ";Quiero ver al Rey!".
Uno de los soldados la aparta brus-
camente. Pero ella Insiste, oponi�n-
dose a que sigan la marcha.
,N'o pas�is de aqui! ;No sig�is
�delante!
Pero ya el Rey ha llegado adon-
de �e encuentra la extra�a mujer,
nue. rodilla en tierra, exclama en
tono sibil�tico:
�Si pasan de aqu�. �oh. Rey! si,
�ratela ��*� agua�, perecer�is sin
remedio.
El Rey presunta.
..Qu� sabes t�?
Pero la fant�stica mujer, por to-
da respuesta, coge la brida dal ca-
ballo v lo hace girar hacia atr�s.
Habla entre los del s�quito un
rabanero a quien Jacobo sol�a lia-;
mar. por �u gentileza y bella apo�.
mi�. e! "rey del amor", y como
ror entonces corriera tntre las gen-
'�� la profec�a de que aquel �fio ha-�
i� de morir un Rey de Escocia, lo I
hizo venir a su presencia y en tono:
U chanza le dijo:
�Ya los o�s, mi buen amigo. Es-
ta mujer nos recuerda, con su avl-
-o. la profec�a de que este afto ha
de morir un Rey de Escocia, y co-
mo en ella no hay m�s reyes que
vos y yo. . .
Y tras de asta, mirando a la sibi-
la triste y compasivamente, dio or-
den a sus soldados de preparar las !
barras para pasar el runo del
Wort y aeguir su marcha, camino
de Escocia.
El buen rey Jacobo. tras larga
cautividad, volv�a a tierras de Es-
cocia, donde sus sienes hablan de
ce�ir de nuevo la corona.
Llevaba en su alma dos firmes pro-
p�sitos, que respond�an a aquellas
nobles frases que un d�a profiriera |
ame un peque�o circulo da corte-
ranos:
�Si Dios me concede vivir hasta ,
llegar a ce�ir la corona de Escocia, j
no habr� en mi reino llave que no
suarda al rastillo ni establo a la
vaca, aunque yo tenga que vivir co-
mo un perro.
Eatoa doa prop�sitos eran repri-
mir loa desmanes de loa nobles y
acabar con loa bandidos, que col-
maban de fechoriaa al pala.
Iba el rey Jacobo hacia el rnonaa-
terlo da loa Domlnloa o hermanos
negroa, da Perth, donde por la Na-
vidad de 1438 habla de reunirse con
la Corte.
El rey Jacobo tenia .numeroso�
enemigos entre la nobleza, cuyoa
desmanea trataba da reprimir. En-
tre loa principales se contaban air
Graeme, que capitaneaba una
conspiraci�n, y el conde Athoh, a
euyo hijo. Roberto Eatuardo, habla
aqu�l prometido la corona de Esco-
cia. Loa conspiradores se propon�an
asesinar al Rey en el fest�n que ae
habla de celebrar en aquel monas-
terio.
El buen Jacobo caminaba hacia
la muerte...
En al fondo oscuro de la noche
brillan laa ventanas iluminadas del
convento de los Dominios, de Perth.
En una sala, fastuoaamente orde-
nada, ae celebra el fest�n en honor
de Jacobo I y de la Reina, su espo-
sa. El Rey ae halla rodeado de sus
cortesanos, a quienes sonr�e afec-
tuoso. Entre ellos se encuentra sir
Graeme. el conde de Athoh y eu
hijo Roberto con otros conjurados.
El Rey se sienta feliz en estos
momentos, y suena, acaso con ha-
car la felicidad de su pueblo. Mira
rebosante de j�bilo a la Reina, que
sonr�e satisfecha, sin sospechar nin-
guno de los dos que sus enemigos
se dedican en aquellos momentos a
ultimar sus planos de traici�n.
En efecto, mientras discurre la
charla y suenan los acordes da la
m�sica que ameniza ai banquete, loa
servidores de Graeme ae ocupan en I
Inutilizar las cerraduras y en ocul-
tar las barras y pasadores de las
puertaa de la c�mara del fest�n.
El caballero Chamber, viendo al ;
Rey tan Inocente d� fa suerte que ',
le acecha, trata de significarle con
la mirada el peligro inminente en j
que se halla, pero el Rey no le en-1
tiende. En aquellos momentos se
dispone, precisamente, a cantar una
de las baladas que �l mismo, m�- �
sico y poeta, ha compuesto durante
su pasada cautividad. ,
Pero a�n no ha comenzado la
primera estrofa, ruando uno de sus1
ujieres se presenta en la c�mara y!
le dice:
�Se�or, la sibila que se os apa-
reci� en la playa de Forth suplica ]
hablaros con grandes instancias.
��Pobre loca! Decidle que vuel-,
va otro dia �contesta Jacobo.
Y s� dispone a cantar. Mas al
momento torna el ujier.
�Sffftor. Esa mujer insiste en
veros, y dice que ma�ana seria tar-
de para preveniros del inminente
peligro en que os nall�ls.
La insistencia de la sibila despicr a
en el �nimo de Ja Reina la sospe-
cha y el temor. Mira' a su esposo,
comunicando!! su inquietud. Y el
Rey, entonces, da por terminado al I
banquete.
Loa cortesanos han abandonado
la c�mara. No quedan en ella m�s
que los reyes y algunas camaristas,'
que se dedican a preparar los le-!
chos en la alcoba inmediata.
De pronto irrumpe bruscamente |
en la sala un alarido de angustia, �
La batalla naval m�s^grande
de la historia
Fu� la de Jutlandia una batalla
naval, tipo "comb�te" de encuen-
tro", del m�s puro estilo cl�sico.
I.as dos escuadras de cruceros fue-
ron las primeras en entablar lucha
que romenro con el due�o de los al-
mirantes Beatty (ingl�s) a Hipper
'alem�n). A 3:48 de la tarde, los
barcos alemanes abren el fuego. A
lai 4:10, el crucero de batalla "In-
�efatigable" se hund�a, y S minutos
mas larde le suced�a lo mismo al
ero de igual clase "Queen Ma-
rj".
Durante la primera fase del com-
bate, seis cruceros de batalla ingle-
.es enfrentaron a cinco alemanes.
F.n seguida, el almirante Beatty.
disponiendo de la Quinta Escuadra
* Batalla que no se habla compro-
metido al principio de la centlen-
da�, envi� ocho naves Inglesas
contra cinco alemanas.
Como la t�ctica del almirante
Hipper consist�a en atraer las fuer-
7g.� inglesas hacia el "grueso" ale-
m�n, los cruceros germ�nicos hi-
�ron ruta al Sur, y los Ingleses
los siguieron. A las 4:40 de la tar-
de, los acoratados dal almirante
Srheer, atacaron. Algunos mlnutoa
despu�s, el almlran a Beatty orde-
naba virar de bordo para sustraer-
ve al fuego enemigo y atraer al
grueso de las fuerzas alemanas al
alcance de los ca�ones de los aco-
razados brit�nicos.
A las 8:30 de la tarde comienza
al combate entre la totalidad de la
escuadra alemana y la flota Ingle-
sa. Dal lado alem�n habr�a 16 aco-
razados modernos. 5 cruceros de
batalla, 6 acorazados viejos, 11 cru-
ceros y 61 destroyers, lo que en
total, daba 99 unidades de guerra.
Por su parte. Inglaterra tenia com-
prometidos 28 acorazados, 9 cruce-
ro* do batalla, 8 chicaros grandes
y 31 peque�os, 7 conductores de es-
cuadrillas y 74 de�troyers. O sea,
un total do 157 unidades.
La proporci�n en favor de los In-
glesas era, por lo tanto, aproxima-
damente, de J a 1. Paro dejando de
lado la capacidad t�ctica respectl-
va de los jefes adversarios, ae pue-
de afirmar que la calidad de las
nave*, y sobre todo de la artillarla,
desempe�aron un papel importan-
te. Desde esto punto de vista la su-
perioridad alemana se puso an evi-
dencia. He aqui algunas cifras que
lo demuestran: La artillarla gruesa
alemana dio an el blanco con el
MI por ciento de sus disparos. Los
ingleses, con el 2.17 solamente.
Hacia las 6:35 de la tarde, la flo-
ta alemana se encuentra on una
situaci�n t�ctica desfavorable. El
entonces eusndo al almirante Sheer
ejecuta una maniobra audaz qut
puede calificarse da �nica en la
histeria do la guerra naval.
La escuadra confiada a su man-
do estaba expuesta a los tiros ene-
migos por tres lados a la vez. Pero
efect�a una evoluci�n sobre estri-
bor, pasa delante y detr�s de los
barcos ingleses, y escapa asi al en-
cerramiento, sin "romper" el com-
bate ni abandonar la iniciativa de
la maniobra.
Poco despu�s, a las 6:55 de la
farde, efect�a el mismo movimien-
to. Nueva virada �le bordo sobre
estribor y nuevo ataque a la flota
inglesa. En fin, por tercera vez, a
las 7:15 de la noche, ejecuta otro
viraje en direcci�n al Sur. Simul-
t�neamente, esta maniobra es apo-
yada por un ataque directo de los
cruceros del almirante Hipper, con-
tra el centro da la linea adversa-
ria.
Calda la noche, las dos escuadras
pierden el contacto y ambas toman
ruta en direcci�n al Sur. El almi-
rante Scheer iba a ocupar una po-
sici�n estrat�gira cerca de Horns
Riff, donde la folta alemana ama-
nece concentrada el primero de Ju-
nio, en formaci�n cerrada de com-
bate, presta a proseguir la lucha.
Del otro lado, las naves Inglesas
aisladas a consecuencia del comba-
te de la noche, estaban dispersas
en tres grupos: Uno hacia el Norte
de Jutlandia, el otro al Noroeste
de Horns Riff, el tercero al Sud-
oeste del mismo punto, todos con
la proa hacia el Oeste, rumbo ha-
cia sus bases.
El balance de la batalla es claro.
En ella los ingleses perdieron el 1.1
por ciento de sus cuerpos de bata-
lla, el 37.5 de sus cruceros antiguos,
el 8.6 de sus cruceros nuevos y
destroyers, mientrss que los ale-
manes s�lo perdieron el 4.8 por
ciento de sus cuerpos de combate,
el 196 de sus cruceros antiguos y
el 11.8 de los cruceros nuevos y
destroyers.
La flota Inglesa tuvo 115 mil 25
toneladas hundidas y 6.091 muer-
tos, entre oficiales y marineros.
Los alemanes. 61 mil 180 toneladas
perdidas y 2.551 muertos.
Ciertos cr�ticos autorizados han
emitido a veces le opini�n de que
la flota inglesa fu� vencedora en
la batalla, por cuanto qued� due�a
de la zona de operaciones. Pero
contra estas opiniones se levanta
la tesis de que no se puede retener
la posesi�n de un campo de batalla
en la guerra por tierra, sino cuan-
do aqu�l est� unido a la zona de
operaciones, y particularmente ha-
blando de la guerra naval, s�lo
cuando el combate tiene lugar cer-
ca de las cestas propias.
En s�ntesis. Jutlandia fu� una
victoria t�ctica alemana, y un
triunfo politice y estrat�gico para
loe ingleses y sus aliados.
que hace estremecer a loa que all�
se encuentran.
Ea la sibila, que ae aleja, lanzan-
do al espacio voces de maldici�n.
Una de las camariatas, Catalina
Douglu, se acerca a una ventana y
retrocede con espanto. Abajo, en el
patio del convento, ae agita una
multitud con armas y hachas en-
cendidas. Sir Graeme viene sobre
el convento al frente de trescientos
�monta�eses.
Catalina Douglas comunica su vi-
si�n a los dem�s. Las damas se lle-
nan de confusi�n y rodean a los
reyes, Jacobo clama:
��Cerrad las puertas!
Se abalanzan todos a ellas, pero
vanamente. Las cerraduras ae ha-
llan Inutilizadas.
En tanto, se escucha el vocer�o de
loa conjuradoa en otraa salas del
monasterio.
Las camaristas Intentan adosar
a la puerta de entrada la pesada
mesa en que acaba de celebrarse
el featln, pero tambi�n en vano. Sua
d�biles fuerzas no pueden movorla
apenaa. La huida es Imposible por
ninguna parte.
Isabel, hermana de Catalina
Douglas. recuerda que hay bajo laa
tablas del piso una entrada oculta
que da a las b�vedas subterr�neas
del monasterio. El Rey mismo, con
las tenazas del hogar, va a levan-
tar las tablas apresuradamente.
Pero en los mismos corredores
casi a la misma puerta de la c�ma-
ra, aulla la soldadesca.
Catalina Douglas, entonces, buaca
a su alrededor algo con que suje-
tar un momento la puerta para
dar tiempo a que el Rey huya. Y
no hallando nada para su objeto,
valerosamente introduce su delicado
brazo por la* anillas de hierro, a
guisa de pasador.
Loa conjuradoa llegan a la puer-
ta y la empujan fuertemente. Se
oye el horrible crujido de los hue-
sos. Catalina Douglas resiste he-
roicamente. Pero uno de loe solda-
dos hace penetrar una hoja de ace-
ro por la rendija de la puerta y la
deia caer b�rbaramente sobre el
d�bil brazo.
La puerta cede. M�s el Rey ya ha
descendido por el agujero que da
a la b�veda, y que ocultan las ta-
blas, acopladas de nuevo, sobre las
cuales forman un grupo las cama-
ristas con la Reina.
Sir Graeme. cogiendo con violen-
cia el brazo de �sta, la pregunta
d�nde est� el Rey, a quien los otros
conspiradores buscan por todas las
estancias y escondrijos del edificio.
Alguien recuerda y hace saber a
sir Graeme que hay una entrada
oculta que da acceso a la b�veda. Y
el grupo de mujeres es arrollado y
levantadas las maderas del suelo,
que a�n presentan se�ales de haber
sirin movidas.
Por all� bajan los conjurados; ba-
ja sir Graeme...
Momentos despu�s se oye un gri-
to penetrante que llena de espanto
el coraz�n de la Reina y sus da-
ma*.
�Jacobo I ha sido asesinado!
Y mientras sir Graeme y los su-
yos, cumplido el tr�gico designio,
se alejan del monasterio en fant�s-
tica marcha, a la luz de las an-
torchas a proclamar a Roberto Es-
tuardo Rey de Escocia, la esposa de
Jacobo I, extendiendo la mano, ju-
ra no enterrar a �ste mientras no
haya perecido hasta el �ltimo de
sus asesinos.
Venganza que hubo de cumplirse. I
por cierto, del modo m�s cruel que
registra la Historia.
Observaciones
En general se reprocha la mujer
que habla demasiado. A parte del
buen criterio, el tacto y el conoci-
miento que han de intervenir en
la elecci�n de los temas, es indis-
pensable imponerse como norma
la de hablar hada m�s que lo ne-
cesario. El exceso de palabras es
opuesto a nuestra paz, conspira
contra nuestra felicidad. No hay
que olvidar la vieja frase que
aconseja: "La mejor palabra est�
por ser dicha". No es preciso ha-
blar tanto, porque al excesivo ha-
blar sigue el arrepentimiento. Re-
cu�rdese "que quien mucho habla,
mucho yerra" y que es imposible
meditar suficientemente lo que se
dice cuando las palabras salen
atropellada y r�pidamente.
El ser humano ennoblece su
conducta al moderar, disciplinar y
dirigir su conversaci�n. Cuando se
habla demasiado se dice cualquier
cosa y de cualquier manera. De-
bemos destruir la fama de la mu-
jer, que tanto la perjudica, de que
ea naturalmente charlatana. El
silencio es muchas veces sabidu-
r�a, prudencia, bondad, juicio y rec-
titud. Conviene, por lo tanto oa-
llar cuando la Conversaci�n no
justifica que intervengamos en
ella.
Aunque a primera vista no lo
parezca, forma p-irte de la religio-
sidad, de la moral y de la buena
conducta guardar silencio en mu-
chas ocasiones.
Hablar nada m�s que lo necesa-
rio y con la debida discreci�n: he
ah� un nuevo encanto, un hermo-
so atractivo que toda mujer pue-
de adquirir.
*s-e>
Iguorancia
La ignorancia ea la condici�n
necesaria, no digo de la felicidad,
pero si de la existencia misma.
Si lo supi�ramos todo, no podr�a-
mos soportar la vida ni una hora.
Los sen:imientos que nos la hacen
parecer dulce o siquiera tolerable
nacen de una mentira y se ali-
mentan de ilusiones.
SI, poseedor, como Dios de la
verdad, de la �nica verdad, un
hombre la dejara caer de las ma-
nos, el mundo quedara aniquilado
y el universo se disiparla como
una sombra. La verdad divina, co-
me el Juicio fiael, le reducirla a
polvo.
�Anatole TRANCE
LUCES DE LA HISTORIA
Blancos contra pip�es rojas
Por CARROLL MANSFIELD
AL RESCATE
Al �t*. vjaj,
BBiTOi te
aua*�aa �a*.
Totri.tjɻ*.
Ian&s UkN�
AL tAUCMAewo
UAOA �V.
CUKCLTO �(
AWUBfcA
BB\ rAOU-
NO...
k. LLf�AB Av
LA SIENTAN A
BAN4S Vv� A.
J*AK CkO� SE
LA�o,LA>V
i� Un ju-
S^rSKsf
PUNTC*JA
�4, un
- WL
Jack eba
rACIL
�>LAKJCO
Paba
?�**�� ,
veto es- '
I� **&\
�u -v��tqS
�^BA _
&ISK.1SBJ %�
A SALVA* *
A So A*i.
SO AT�.
bACos-
TA..�
MOMENTO GRAVE
ti LAPB�N
CMauuo-
OO TBATA-
BABCSA-
CAME EL
cubo �S
LA CABE-
ZA. K\T
tUBtC *-
PiSO AC�
Unan
fr�tJfSPUM
L ?A<� ABAS.'
I�?AS /�***>
TVBeAB�y�TV
*e CS-
CONOEJfc
SE TRAS
UNA
PuEfcTA
CUANDO
U�Tt2
-IACX.
Cu��
VIEJA ESTRATAGEMA
.
/*ESO NO Tfc
/l�APOJLTA A TV,
/ ... �B.ONTO H�
\TC ItAPORTAS�.
'Nadadc es-
"J3 NMJNTJO,
(f/coN CSOV. i / ?^z
>NO LC ) * '//
Pt4u�S,X i^\
X
E4iun 1"hm
9 �yr
EL OSO Y LA PANTERA
AlUsjtjA.
�AC�N*
UA V.UCHA
GLUl St
D�S ARRO-
LLABA
ABAJO....
14IM1 \fm
UNO SC
l K �>*Ar
Bat�an a
Pu�o
USAVVO...
ty'w�'�*
JA*� ts-
**OLlNo
M.tSNT��AS
SI DteUXA.
^BATALLA
*�*SBSSSF'
Cuando
al UN
CfcSAftON
��**�:
V TObO
1STABA
t* CAUAA
DC NUSVCV
CON CAu.
tbla al
�AOUNO.
K4iui P>�m
DESPU�S DE LA BATAlLA
iBeXNSSfoTX
Que wu�o bl )
Bt-OuNT-fDtL IAU- )
(, VO. WA^TA �juSLh\�
HUYENDO DEL PELIGRO
% II fufe
�CA�CT>1 .
LOS NvvjCUA-
cu�* voo�it.
*�N A LA. CA,
SUCUA..CO^NtK-
uaii'a UN Pvtn
0*AAN\XAb^
****�******�.
^OS, bttCifttt-
�.ON tssaAi AL
Punto...
[Tes pbo bable Que tiaten de
rA.*siLANT/s:jiseNos paba. hacebv j
[NOS UNA 6IABOSCADA; ASC tS j�'
?U� DeB�rA�S
�N-ift BCOVAJ�JE
EEGUIfcElAOS tAASTA el ctuce CE
3S CAAMNOS CM CL PUEBLO N
TOWvA�N\.OS HACE F�eNfte BlAl.
Q.UE NO* UJevABX NlUC^O
"VCS ABAJO �SL i��
ato�Psfco A*e
hj nos expoN- ,
DfeSLfAOS A TANTO
PEU4BO.
LA FUGA DESCUBIERTA
JciKv , CL C�Ny
Km *t \m
%AN&S WTABA
�N tu Pueblo
N ACABABA 01
S2S.*B*U� *�"
COCWE.CUANbcj
B.fc.CONOOO *L
�AOCHACWO cauc
PASABA A CA-
�ALLO.
, aloo ��Ave V* A tCBAB^
sucetie* �c�fAo se Mili
LC KCAPABfAtL
BAN6S ?


EL MUNDO, SAN JUAN,
A LAS MADRES
El Important�simo qut lo� nlAoi,
cuando te hallan en edad d� all-
mentiri� Internamente, se acos-
tumbren a comer dt todo. Nada
hay peor que lai criaturas capri-
chosa! y que lo� padre� condescen-
diente* que con el fin de que lo�
n.noa no lloren loa llenan de dul-
ce* por el hecho de resistirse a in-
ferir manjaraa por loa que afirman
experimentar n�useas. Ea imperdo-
nable tal actitud, >a que encima
de estimular los m�s antojadizos
capricho!, puede ti exceso de dul-
-es da�ar el e�t�mago de la� cria-
turas. Hay que exigir siempre de
loa ntftoa que coman todo aquello
que te lea preiente, cuando existe
la seguridad de que no ha de ha-
cerle� mal. Acceder desde el co-
mienzo de *u alimentaci�n a cam-
biar un plato por otro y �sto� por
goloalnas o comidas a base de ga-
Httitaa fuera de hora, equivale a
formar ser�* caprichotos y a mi-
nar su� cuerpos por la debilidad.
Criar a una criatura constante-
mente entre las parede� de una ha-
bitaci�n equivale a conapirar con-
tra tu talud, a poner una nota de
infinita tristeza en au vida, a mus-
fiarla en es� edad en que deberla
erar corriendo alborozada. A�n en
las ciudades hay plazas, parque�
\ paseos donde lo� peque�o� hallan
esparcimiento. Hacer que (recuen-
ten esos lugares es deber de lo�
padres, extendi�ndose esta obliga-
eldn a vigilarlo* para evitar un ac-
cidenta cualquiera. La prudencia
con lo� nlfio� nunca ha d� mezqui-
n�rsela si no se quiere correr el
i.esgo de un rli�gu�"v cuando me-
nos �e lo imagina.
La higiene del nihn ofrece tanta*
(aceta* de inter� para la madre,
la puede afirmarte que la salud
ae las generaciones, tanto como
�u fortaleza y iu vitalidad, parte
de la cuna, ya que los cuidados
que dispensan a las criatura� en
sus mia tierna Infancia te tradu-
cen luego en vigor, en robustez.
E� por ello un deber y una obli-
gaci�n que toda madre o futura
madre se empape de las norma� de
puericultura m�s corrientes, con-
' �raudo de este modo posibles ne-
gligencias, velando por el estado
i rie las criatura�.
Lo primero que hace un niho, y
esto es cl�sico, es llevar las ma-
ro� a lo� ojos. �e los restriega, a
vece� con lo� puno� lleno� de tie-
rra o con lo� dedos deficientemen-
te lavados. Igual que loa lleva a la
hora produciendo inflamaciones de
diverso orden.
Asi surgen lo� orzuelos, molesto�
\ Holoroso�. Los p�rpados �e ponen
rojo* en sus bordes, form�ndote en
la propia linea de las ceja* una
protuberancia peque��sima o ca-
p�ele, de abce.vo y que *uele durar
vario* d�a�.
En un adulto el orzuelo no ofre-
ce grandes inconvenientes porque
ya en raz�n la� persona� grandea
no ae llevan obstinadamente las
mano*, a lo* ojo� ha�ta excitar
completamente lo* p�rpado� y que-
dar con la vista en un estado las-
timoso. Por lo* ni�o* tienden a ha-
cer precisamente lo que no debie-
ran y este e* el m� grave obst�cu-
lo opuesto a su curaci�n r�pida y
eficaz.
Se pide en !a farmacia una poma-
da de precipitado amarillo, expli-
cando que e* para un orzuelo, y
ae pone en la cantidad necesaria
para cubrir el abce*o. Tambi�n se
puede hacer un leve masaje del
p�rpado sobre el globo del ojo.
En ocailone� se nota en la cria-
tura un lagrlmero insistente, te-
naz, con el consiguiente enrojeci-
miento. Siente el ni�o un dolor II-
gerl*imo y experimenta cierta di-
ficultad para ver la lux directa-
mente. Entonces puede hacer ante
estos s�ntoma* unos lavatorio� a
base de agua borlcada o bien se
aplican unas compresas h�medaa
caliente� con intervalo�, pero �In
abandonar el tratamiento sobre la
regi�n ocular.
SI el lagrimero conjuntivitis du-
rase m�* de unas 35 horas, enton-
ce� ya la madre debe recurrir a un
facultativo pues la dolencia necesi-
ta ser combatida con mayor efica-
cia que la de los remedios casaros
indicados para ciertos casos senci-
llos.
Son numerosas las madres que
abusan do la propiedad de un ter-
m�metro aplic�ndoselo a la criatu-
ra venga o no a cuento. �o pretex-
to de velar por su salud. SI el ter-
m�metro por casualidad registra
3 grados, ya acuden forj�ndose las
m�s abusadas suposiciones a los
conocimientos del m�dico que en
buena porci�n de casos �e limita
a certificar que la criatura eit�
perfectamente y que a lo aumo lu-
fre un enfriamiento, una digesti�n
de alimentos pesados que no debi�
ingerir. Una temperatura que ha
subido en forma brusca puede aer
originada por una dolencia o bien
carecer de Importancia. Cuando ya
es de temer el avance de la tempe-
ratura o su posici�n estacionaria
en m�s grados que los normales,
es viendo que pasan los dias sin
notarse mejor�a. Corresponde en-
tonces a llamar el facultativo, quien
dictaminar� acerca de la presen-
cia de una enfermedad ya declara-
da <> en gestaci�n.
Les madres recurren en muchas
ocasiones al examen prolijo de la
lengua del ni�o para deducir si su
llanto obedece a enfermedad o es
llanto de criatura sana que ha ma-
mado deficientemente, que lo ha
hecho en abundancia o que quiere
por un simple capricho que lo al-
cen en brazo* amantes. Y en efec-
to, la coloraci�n de la lengua es
un buen �ndice. La lengua rosada
h�meda es signo inequ�voco de-
salud, de estado normal. SI estu-
viere blanca, entonce� denota la
� presencia de desequilibrios digest�-
j vos o de coraz�n de vientre. Si la
I capa blancuzca que recubre la len-
gua es espesa y podr�a sacarse co-
! mo en tiritas una afecci�n pulmo-
nar o gripal. En la neumon�a y en
ciertas complicaciones pulmonares,
la lengua paree* amarillenta y ha�-
I ta negrusca. En lo* principio* de
! la escarlatina, se pone blanca y
� pastosa para despu�s mudar ese
tono por el color frambuesa cuan-
do el mal est� avanzado.
A los ni�o* nunca debe castig�r-
seles por la incontinencia de orina,
ya que tal procedimiento no reme-
dia nada. La Incontinencia llega a
suprimirse por educaci�n de la vo-
luntad, inculcando a la criatura los
h�bitos, acostumbr�ndola a qu*
llame a sus padres o a la sirvien-
ta o ni�era rada vez que experi-
menta deseos f�sicos. Un bafto dia-
rio con una esponja, tibio, unas
fricciones �eea� sobre lo� ri�on*�,
y ejercicios gimn�stico*, si la cria-
tura ya fuf� grande, rinden exce-
lente resultado.
, En caso de que persistiera la
aludida incontinencia, presentando
car�cter de enfermedad. siempre
en la suposici�n de que el nlAo
realice cuanto est� a su alcance
para removerla, corresponder� al
facultativo dar la m�dicamente*
ri�n adecuada, pue� existen diver-
sos procedimientos para su alivio
y curaci�n, siendo complicado y
poco f�cil enumerarlos, ya que la
terap�utica que debe emplearse de-
pende de los slntomss que revele
cada criatura en particular.
El reposo del marido
EL PRIMER AMOR
Ning�n acontecimiento en la vi-
da de una doncella reviste la tras-
cendental importancia que el he-
cho de sentirse, por vez primera,
cortejada por un hombre. Es en ese
momento cuando puede decirse que
la existencia de una mujer cobra
sentido y plenitud humana. El en-
sue�o impreciso y vaporoso que co-
mienza a dibujarse en su esp�ritu,
tan pronto entra en edad de ra-
t�n, se concreta entonces en rea-
lidad, tangible e Ilusionada, y no
tiene sino abrir los ojos para ver
delante de si el objeto real de to-
das sus imaginaciones dichosas.
Mal har� la novia en cris�lida
que no d� a este incomparable su-
teio todo el volumen y alegre gra-
vedad que en si tiene. Siendo en
spariencia un deleitoso Juego del
coraz�n, en el fondo es el punto
de partida de toda au vida senti-
mental y amorosa, y si hemos con-
venido, con Justicia, que el amor es
el Impulso que mueve la naturale-
za femenina, Juzg�ese de la Impor-
tancia de este primer paso por la
senda del embriagador deliquio
cuando ella ha de conducirnos al
objeto fundamental de nuestros
anhelos.
Aunque el tema es sobremanera
delicado, como todos los que se re-
Iscionan con la fuente pura del
sentimiento, acaso no sea ocioto
discurrir un instante sobre 41, y se-
�alar algunas normas ideales, fru-
to de nuestra experiencia de mujer
madura.
Contra lo primero que debe pre-
venirse una muchacha, en trance
de dejarse ganar por la m�sica del
primer amor, es de la Ilusi�n ex-
cesiva y trastornadora. Ya s� qut
esto ha de causarle cierto dolor,
pues que tiende a poner sordina y
limite riguroso a la natural expan-
si�n de su alma. Es preferible no
entregarse al principio a la disi-
pada alegr�a de la nueva emoci�n
Chiste�
El pordiosero:�Se�ora, �no ten-
dr�a por ah� un abrigo "viejo" que
darme*
La se�ora:��Y no le parece bas-
tante viejo el qu� lleva puesto?
� � �
El juez:��Por qu� est� usted
preso?
El acusado;-P"i enamorado.
El juez;��Conio fgt enamora-
ato?
El acuisdo:�SI. me enamor� de
un regio autom�vil, y �claro!, me
lo Uevi. Nereyda M.
que viene a conmovernos qut su-
frir despu�s la tristeza amargu�si-
ma de las decepciones, por haber
confiado en demas�a en las bonda-
des y excelencias del var�n. Este
saludablt dominio sobre nosotras,
&i llegamos a poseerlo, tiene ade-
m�s una doblt ventaja: la de po-
ner en nuestras manos los hilos di-
rigentes del noviazgo, con lo que, a
poco tino y habilidad qut nos d�
Dios, arrib�ramos con fortuna a las
playas dtl �xito, qut es lo esencial
y positivo en la entra�able empre-
sa.
A un hombre, para tenerlo siem-
pre pendiente dt nuestras gracias,
conviene no mostrarle, en ning�n
momtnto, una desapoderada devo-
ci�n para que ese fondo cruel de
don Juan que vive en todo� ello�
' no se despierte vanldo y acabe ha-
| ci�ndonos sus victimas.
Claro es que esta fina t�ctica
cautalosa no dtbe arrastrarnos
I nunca a una frialdad y a un des-
I den disfrazados, porque entonces el
' procedimiento puede resultar con-
i traproducente y perderlo todo por
\ habernot pasado dt listas.
Nuestro clarividente esp�ritu de
mujer, esa innegable agudeza de
nuestro sexo, st bastan y sobran
para marcarnos la linde hasta don-
de podemos llegar, en este punto
de atraer y rechazar sutilmente al
novio, seg�n convenga al Impres-
cindible mantenimiento de la ilu-
si�n que es la base de toda rela-
ci�n amorosa.
Me dir�is que todo esto entra�a
una experiencia y saber no fre-
cuentes en una muchacha que por
primera vez escucha la palabra
amorosa de un hombre. Niego tal
afirmaci�n. La mujer tiene, por lo
general, un Instinto tan certero en
cuestiones de amor que con �l su-
ple con vtntaja lo qut la experien-
cia pudltra dictarle. No tltnt sino
encauzar y dirigir bien ese Instin-
to para lograr resultados satisfac-
torios segura del �xito final.
Todo lo que hemos escrito hasta
aqu� tiende exclusivamente a poner
un poco de orden y eficacia en la
facultad instintiva de la mujer.
Dominio, dominio sobre los im-
pulsos de nutstro coraz�n: qut ti
sentimiento no venza a la inteli-
gencia: que no nos ciegue el res-
plandor dulc�simo de nuestra pri-
mera emoci�n amorosa...
Que sepamos, en suma, que cual-
quier fallo o debilidad de nuestro ea
plrltu puede acarrearnos const-
cuenclas irremediables.
81 conseguimos todo tato, lo de-
Hay muchas mujeres que se la-
mentan de que el esposo, s su re-
greso a la casa por la �ocha ta
manliltsta desganado, poco espiri-
tual, y que prefiera a cualquier
distracci�n, dentro o fuera del ho-
gar, un reparador reposo.
Claro est� qut cuando esta pro-
pensi�n al sue�o st manifiesta de
manara sisltm�tica, lo mismo qut
su preocupaci�n silenciosa durante
la comida y la sobremesa, que si
no tiene una palabra amable y cor-
dial para la esposa �siquiera sean
comentarlos sobre sus propias acti-
vidades� estar� plenamente justi-
ficada la desconfianza de ella y su
disgusto por la actitud del mari-
do. Pero si �ste ts, por ti contra-
rio, habltualmtntt afable y cari�o-
so y su inclinaci�n al descanso st
manifiesta ocasionalmente, lo m�s
probable es que tal cosa obedezca
a un recargo extraordinario tn sus
tareas habit�alas, o cualquier con-
trariedad que le ha producido can-
sancio mental que le demanda re-
poso.
Acosarlo con preguntas acerca
de su estado ts ponerlo en la moi-
tlflcanta necesidad de relatar las
incidencias del trabajo o hacerlo
revivir el episodio desagradable
que lo ha llevado a semejante esta-
do de �nimo. Si por complacer a la
esposa, el marido vuelve sobre sus
preocupaciones, no har� m�s que
revivir mentalmente hechos y ce-
sas desagradables, con lo que s�lo
conseguir� aqu�lla que los nervios
de su marido se irriten, su car�c-
ter .se ensombrezca y se ponga en
un estado de �nimo peor que el que
ya tenia, con la sobrecarga de nue-
vos pensamientos que lo exaspe-
ran.
Corresponde, entonces, al tino de
la esposa, dar por ya recibidas las
explicaciones del caso y neutralizar
el efecto de los malos pensamien-
tos que acosan a su marido con
im�genes agradables y risue�as
que tendr� al alcance de su mente
sin que deba para ello realizar un
esfuerzo demasiado penoso. El ma-
rido, al sentirse ayudado en su de-
seo de libertarse de su mal humor,
reaccionar� favorablemente en la
mayor�a de los casos modificando
su estado de �nimo, con lo que la
esposa llegar� a la conclusi�n de
qut no existe ninguna raz�n sufi-
ciente para que ella se alarme en
lo que respecta a los sentimientos
de aqu�l.
Tambi�n corresponde a la perspi-
cacia de la esposa deducir cuando
el decaimiento del marido obedece
a la fatiga consiguiente a una jor-
nada demasiado laboriosa. En este
caso, procurar� no contrariarle en
nada su deseo de reposo.
Hay mujeres que, por desconside-
raci�n, falta de tino o ego�smo, pro-
ceden de muy distinta manera. Ya
sea porque tienen muchos sirvien-
tes y escasa tarea personal, o por-
que �sta les ha permitido dormir
i una buena siesta y st encuentran
desveladas, pretenden que el espo-
so Jas acompa�e en una larga con-
versaci�n de sobremesa sobre mo-
tivos que no alcanzan a vencer el
cansancio de que aqu�l se encuen-
tra pose�do.
Otras hay que reservan para esos
momentos, precisamente, la venti-
laci�n dt los asuntos dt econom�a
dom�stica, que podr�an muy bltn
ser postergados, sin gravt perjui-
cio, para mejor oportunidad.
Y tambi�n las hay que, a pesar
de que han tenido durante la Jor-
nada largas horas para dedicarse
a la lectura, sienten por la noche,
en el dormitorio, una atracci�n
irresistible hacia la novela que tie-
nen entre manos, manteniendo en-
cendida hasta la media noche o
m�s a�n la luz del velador. Al re-
flejo molesto que cae sobre los p�r-
pados cerrados del esposo, te suma
el ruido de las p�ginas al ser ojea-
das, los movimientos involuntarios
para buscar mejor luz o posici�n
m�s c�moda y hasta los comenta-
rlos entre dientes que suelen esca-
parse a las que te posetionan exce-
sivamente de lo que est�n leyendo.
�Sobre todo si encuentran algo que
coincida con "su caso")
A la ma�ana siguiente, el espo
I so estar� muy lejos de haberse pro-
I porclonado un sue�o reparador. Se
I levantar� malhumorado, atender�
I su trabajo con desgano y, por la
noche, llevar� a su casa, a m�s de
I la fatiga cotidiana, el agregado de
: su cansando acumulado.
Imaginemos lo que ocurrir� si la
esposa prosigue con su pernicioso
sistema.
Tengan, pues, las mujeres casa-
daa la habilidad de establecer en
cada caso cu�l es ti motivo rtal
del mal humor del marido. Y si
llegan a la comprobaci�n de que
es s�lo cansancio o disgusto, impu-
table a contrariedades de su tra-
bajo, proporciones distracci�n pa-
ra el esp�ritu y descanso reparador.
Saldr�n muy gananciosas.
IRENE
(La vida) .
Cuando i� dice la vida es buena
y cuando st dice qut ts mala, st
diet algo sin itntido. Hay que de-
cir que ti buena y mala a la vez.
porque por ella y s�lo por tila tt-
nemo� idea de lo bueno y dt lo
malo. La verdad consiste en qut
la vida ts deliciosa, horrible, en-
cantadora, repugnante, dulce,
amarga, y en que lo es todo. Ocu-
rre con ella lo qut con ti arlequ�n
del buen Flori�n: uno la vt roja,
otro la vt azul, y ambos la ven
como es, porque es roja, azul y de
todos colore*. Aqu� tenemos como
ponernos todos de acuerdo, y re-
concillar a los fil�sofos qut se ha-
cen pedazos entre si. Pero tomos
tales, que queremos obligar a los
dem�s a sentir y pensar como nos-
otros, y no permitimos a nutstro
vecino que est� alegre cuando es-
timo* tristes. >
�Anatole TRANCE
ta
Chiste
D�a mtmorablt.
�Dt repente, vi una nub� dt per-
dices. Apunt�, hict fuego y cuan-
do el humo st disip�...
-�Qu�?
�No qutdaba ni una... .
m�s at nos dar� por a�adidura y
ti triunfo ser� nuestro.
MAR�A ANGELES
MODISTO OFICIAL DE LA POLIC�A
NO ES MUY6RATO (A VD NO
SE* NOVIA DEL NCf0Hl0]i f IMPORTA
DANIEL SUPO*A,��rV
ADELINA r
, rANT�N -QUILfvp Q��> HAGAS
UN VESTIDO EXAQFttfc AL QUE
TIE-NE ESA MUJER-*V UNA
PELUCA QUE SE PAPf;Z�A A
^U PELO -HAZLOS f
^WlDASPARA'ELIfl
HACE UNAS DOS SEMANAS
REGRES� A CASA SECRETA-
RE ViT� PAR* SACAR ALGUNA
Ropo. -makvS. r^� vio Y ME
\S^G�Ul6 CUAMCO SAL�
SEGU� A TODA PRISA A LA OFI-
CINA DE SUPE"r4A,PERONO&lEN
HAB�A LLEGADO CUANDO GOLPE-
ARON A LA PUERTA
�y)Art� VIO QUE ERAN UNA BANDA.
PE PlLLOSiAMENAZ� LLftrAAR. A
LA rP�dA.PCRO FINALMEHTC--
LE QUE LO
lftAlGA AQU�,
Y�T� TRAE A
"F!
r�J=*"y
��-<��'
\ "/�
w
V��-*&o a joANvv.ua o*orho
__^______


o
EL MUNDO, SAN JUAN, P. R. - DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
:;
23
Anuncios Clasificados
VENTA DE FLORES
(tLAME AL TELEFONO 969 San-
ture. se�ora Isabel Vda. de Andi-
no ti ne - -1 ramos, cruces, coro-
na� 0 cualquier otro trabajo que
desee en flores naturales. C;ntas
ron .�i� Hoarr No. 16, Parada 14. HNA-A
VNTA DE FLORES naturales:
4. toda rase dr trabajos. Se lm-
nen cinta� para coronas. Llame
a telefono S25. parada 14. Calle
Hern�ndez N�m. 6. Encarnaci�n
Hern�ndez. HNA-H
Vr.ORKS NATURALES: Exprese
� I alegr�as y sus penas con flores.
irtiaticoa traba.los. Minina del Va-
�� Tel�fonos 840 y 2fiS8 Santurce.
Tirada 13, Ponce de Le�n 27.
HNA-D
LORENZA DE MORENO: SI ne-
r -sita alg�n trabajo en flore� na-
turales, ord�nelo al tel�fono 66 y
q ^dar� satisfecho. Garant�a y pun-
tual.dad. Hato Rey, Parada 3L
HNA-M
Especialidad -Medicinal
ATLAS CATTLE DIP: Poderoso ex-
termlnador de garrapatas en el ga-
nado y otros animales. Constante-
mente en existencia. West India
Machinery 6 Supply Co., frente di
Muelle n�i.iero 3 San Juan Puerto
Rico. -P-W
CILTIK D Una preparaci�n arse-
ilcal para el completo exterminio
lai garrapatas. Garantizado de
^P'-oducir un efecto eficaz y r�pido.
P ia informes a Los Muchachos.
Suca, de A Mayol & Co., San Juan.
JPnuerto Rico. P-M
EMPKESAS-MLDANZAS
LA BOLSA ha resuelto au proble-
ma: mudar� sus muebles por pre-
cio al alcance do su bolsillo. Res-
ponsabilidad y -.eriedad. Tel 221 y
irada 18.
261 verde. Carretera 82. Pai
P-S
HACEMOS MUDANZAS desde un
d�lar en adelante para cualquier si-
tio. Ll�menos y la atenderemoi a
satisfacci�n. Personal competente,
seriedad y esmero. Tel�fono 2120
azul, P�rez 7, Santurce. P-G
MUEBLER�A TARTAK, parada 19,
Hacemos mudanzas a toda.� toras.
Amueble tu caaa con mueblta da
�ltimos estilos recibidos semanal-
mente, a plazoa c�modos. Tel�fono
2092. Santurce. H.N.A.-T
rELEFONO 2419 Verde Santurct.
M�dese con Arzuaga. No es lo mis-
mo. Arzuaga no manda, va perso-
nalmente para que sus mueblas no
sufran. Desde $100 en adelante.
1-29-A
LA MAVAGUEZANA lo mudara
sin deteriorar aus mueb.es. M�dese
con Klko. Francisco Bull Nazarlo,
tel�fono 1296 verde, Fern�ndez Jun-
cos 168. Paradh 20 Santurce. HNA-B
MUDANZAS: Quien lo muda es
tan Importante com i d�nde se mu-
da. Mudamos, embalamos, embar-
camos y almacenamos muebles C
W. Siegmund. Condado 27. tel�fo-
no 497 Santurct. H.N.A.-S
Hombre invisible
FUNERARIAS
EL BLOQUEO: Modernamente
equipada; �ngel Fern�ndez. Pre-
cios bajos. Servicio r�pido dia y
noche. Carretera Nueva, Parada
23, Tef�fono 180 Santurce; Puerta
de Tierra. San Agust�n, Parada S.
Tel�fono 598. HNA-F
DIRECTORIO RELIGIOS
i
TABERN�CULO DE LOS DEFEN-
* SORES DE LA FE CRISTIANA
Calle WiUiam Jones esquina
Padre Col�n, Rio Piedras.
I
I1 muso, enero 30:
De 9:30 a 11:00 A. M.: Escuela
�a a rarso de don Juiio H. To-
ne�. Superintendente de Escuelis
as,
1>� 2 00 a 5:05 P M : Escuelas bl-
luas cu ios di�tintos barrios de
ciudad.
De 8:00 a 9:30 P. M.: Servicio de
ange'.izaci�n dirigido por el doc-
r .1. e*. Rodr�guez. Superintenden-
M Defensores en Puerto R;-
I' .'dicar� el joven estudiante
e a Universidad y del Seminario,
rion C�sar Codo.
Li.nes. enero 31:
De 8:00 a 9:30 P. M.: Servicio de
^predicaci�n y trstmonios, dirigido
� por don Julio H. Torres.
'fMartes, febrero 1:
De 8:00 a 9:30 P. M.: Programa
M eeial a cargo de loa j�venes os-
mios del Tabern�culo. Predi-
ca-A e| se�or Jos� G. Santana.
ev M �-coles, febrero 2:
^^l De S no a 9:30 P. M : Servicio
HF de consagraci�n y sanidad divina,
h� lo la direcci�n de la se�orita Ce-
ledonia Armstrong.
r
Jueves, febrero 3:
De 8:00 a 9:30 P. M.: Servicio de
predicaci�n, dirigido por don Julio
H. Torres. Predicar� el Revdo. Pe-
dro M. Rodr�guez.
Viernes, febrero 4:
De 8:00 a 8:30 A. M.: Programa
de evangelizaci�n trasmitido a tra-
v�s de la Estaci�n WNEL y dirigi-
do por el Dr. Rodr�guez, acompa-
�ado del Coro Invisible, con don
Antonio Olivas al piano.
De 8:00 a 9:30 P. M.: El grupo
r�e Pepito Hern�ndez y Arc-adio
Soto presentar� su programa de
evangelizaci�n.
S�'.iado, febrero 3:
De 7:00 aVoO P. M.: Clase Nor-
mal para maestros de escuelas b�-
blicas, dirigida por el Dr. Rodr�-
guez.
De 8:00 a 9:30 P. M.: Servicio de
estudio b�blico por don Rafael Co-
l�n. Tema: "La Iglesia y Su Grin
Comisi�n: Evangelizar".
Nota: Todos los dias de 7:00 a
800 P. M. s� reuair� el Circulo
de Intersecci�n y Pl�ticas en el
Crep�sculo, bajo la direcci�n de la
Srta. Celedonia Armstrong.
Invitamos a todos a venir con
nosotros. Os haremos bien.
Rafael A. COLON.
�T'HAT FINAL TOUCH fc T ELEGANCI
a i
/ettetuw.
CONTRA DOLORES
NEUR�LGICOS
� REUM�TICOS
IV, � /
CONTRA LA
EMBRIAGUEZ
Y MALESTAR
Representante paro Puerto Rico:
GERM�N YELEZ POSADA
Apartado 1018, San Juan, Puerto Rico.
SOLICITE LOS JUEVES
"Puerto Rico Ilustrado"
Tanto ha sonado la humanidad
con al hombre invisible que por fin
ha venido. Cierto rayo proyectado
por un aparato da noventa cent�-
metros de altura torna absoluta-
mente invisible a las personas. La
prueba fu� recientemente hecha
en al Royal Albert Hall, de Lon-
dres, durante una exposici�n da
autom�viles. ' El inventor del ra-
yo hacia desaparecer a loa coches
proyectando au haz luminoso. El
inventor se llama Stephan Prlbil.
Es h�ngaro. Haca unos meses soli-
cit� una entrevista con Mr. Edsal
Ford, hijo del famoso lnduatrial
norteamericano, con el objeto de
realizar una demostraci�n de au
invento. Y Mr. Henry Ford, putato
en conocimiento dal hecho por au
hijo, compr� loa derecho* exclusi-
vos del aparato m�gico para uti-
lizarlo en la exposici�n.
El rayo Invisible aparecer� muy
pronto en loa escenarlos. Prlbil ha
repetido al ensayo en un teatro
donde tom� por aujetoa da expe-
riencia a loa componentes da una
orquesta, loa cualea deaaparecieron
bajo la proyecci�n del haz lumino-
so, pero ain que ae dejara de oir
la m�alca que segu�an ejecutando.
Poco a poco fueron apareciendo
loa Instrumentos, aunqu- no se ad-
virtiera ninguna se�al de la pre-
sencia da loa m�sicos. Luego loa
instrumentos a* tornaron invisibles
y aparecieron loa m�alcoa movien-
do loa brazoa y dedoa como al fin-
gieran una ejecuci�n. Subieron en
seguida al escenarlo algunaa baila-
rinas y desaparecieron tambi�n, pe-
ro el ruido de sus pasos segu�a
oy�ndose.
Prlbil, hijo de un coronel del
ej�rcito h�ngaro, descubri� el ra-
yo accidentalmente. El futuro in-
ventor sol�a frecuentar, fascinado I
por los teleacoplos, el observatorio
da uno dt aus tloa, el astr�nomo
de Budapest, profesor Ernest von
Hoffman. Al cabo de cuatro anos
de familiaridad con los telescopios,
Stephan se dedic� definitivamente
a loa lentes y las baterlaa el�ctri-
cas. Ahorraba cuanto dinero llega-
ba a aus manos y hasta hace doa
anos trabajaba con un aparato pro-
tector de "films" eaterosc�plcos.
Cierto d�a haciendo experimentos
con su aparato quiso ajustar un
tornillo. Y da pronto el extremo
del destornillador desapareci�. Pu-
so la mano en el rayo, despu�s de
otras pruebas, y tambi�n se torn�
invisib'e. Examin� cuidadosamente
loa aparatos, apag� las luces y las
encendi� de nuevo; siempre con
el mismo asombroso resultado.
Desde entonces trabaj� noche y
dia con el aparato del rayo Invi-
sible, experimentando al principio
algunas dificultades econ�micas,
hasta que hoy son tantas las per-
sonas que quieren ayudarlo que ya
no sabe qu� hacer con tanto dine-
ro.
El Invento deja anualmente una
suma da 365,000 libras esterlinas a
este Industrial de veinticinco anos,
quien ha declarado que s�lo se en-
cuentra en loa comienzos de su in-
venci�n. Cree que en tiempo de
guerra un nido de ametralladoras
puede tornarse invisible y disparar
sus armas sobre un enemigo que
no sabe da d�nde viene la muerte.
Dos aeroplanos, ha manifestado,
pueden levantar vuelo provisto
uno de ellos con el aparato del ra-
yo Invisible y armado el otro con
bombas y ametralladoras. Este se-
rla completamente Invisible. Pero
Stephan Prlbil no quiere pensar
en este aspecto del asunto.
o�o�-------------�
C�digo social
La Idea de la propiedad de los
vestidoa no suele ser el fuerte fe-
menino. En ocasiones por simple
gusto se concurre a un acto sin Im-
portancia luciendo espl�ndido ata-
vio, pero a todaa 1 u c e a Inade-
cuado. Las preferencias personales
deben ceder au posici�n a lo apro-
piado para cada hora y cada si-
tio. Por esto queda mal Ir a una
reuni�n sencilla, intima, a la con-
memoraci�n de una boda simple en
la que al ae organiza un baile es
entre un grupo de invitados y sin
orquesta, aprovechando una radio
o una vitrola. con gran vestido de
fiesta y hasta con lujosa salida de
baile.
� � �
Loa trajes de etiqueta se ponen
para asistir a un te, a un concier-
to, a una fiesta o comida da cere-
monia, para concurrir a un paleo
o platea de un teatro. No ae lleva
sombrero en dlchoa casos.
� � �
Con el vestido de noche debe cui-
darse el maquillaje m�s de lo qua
auele hacerse para diario. Tambi�n
las joyas se lucen en profusi�n.
� � �
SI una boda se realiza en un
marco reducido, familiar, la madri-
na vestir�, traja de calle.
No queda bien ver a una joven
con laa manos llenas da anillos y
ostentando muchas alhajas, por
m�s que se trate de joyas aut�nti-
cas.
� � �
Todas las comidas que se ofrez-
can en un reataurante han de estar
desprovistas en absoluto de cere-
monias.
� � �
Al hacer una visita, las mujire�
quedan con el sombrero pueato y
a�n con los guantes, pero los ca-
balleros deben quit�rselos.
� � �
En ios bailes pequeftoa la due�a
de caaa ea la que efect�a todaa las
presentaciones, y puede secundar-
la an asa labor alguna de sus hi-
jas o una persona de la familia o
amistad intima: aatas �ltimas siem-
pre como excepci�n.
� � �
El hecho de compartir un cama-
rote ya aea en tren o en un barco,
obliga a loa viajeros a mostrarse
deferentes y atentos, procurando
qua pasan los momtntos cordial-
mente. Un excursionista qua se ais-
la del reato do aus compa�eros ae
haca indeseable y se le mira an se-
guida con cierta animadversi�n,
isi
Siempre ser� signo de buena edu-
caci�n en un caballero el descu-
brirse al conversar con una perso-
na andana o distinguida o con
quien posea un cargo espectable
qua merezca respeto y acatamien-
to. La mujer proceder� con dichas
personas correctamente, alende la
primera an saludar y revelando
atenci�n y modales oortaaaa.
. JUAN SIN MIEDO
'�
�h
POR FRANK W1LJ



24 PAGINAS 5 CENTAVOS
EL Af NDO
24 PAGINAS 5 CENT�^I
DIARIO DE
LA MA�ANA
EL MUNDO, SAN JUAN, P. R. - DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1W�.
LA MODA AL D�A
� t


$
1452-B
MODELO PROPIO PARA
DIARIO
ATRACTIVO L JUVENIL MODE-
LO DE D�A
MODELO D&> VESTIDO Y DELAN-
TAL PARA NINAS
UN PAR DE ENCANTADORES
DELANTALES
MODELO DE D�A ESTILO
PRINCESA
ELEGA�
[�MODELO DE
^DE
Este estilo tan cl�iico, contin�a
tiendo uno de loi favorito! de la
moda. El corte de la blusa es de
eatilo camisa, y un detalle de co-
modidad es el bolsillo que va so-
brepuesto a un lado de la falda.
Haciendo este modelo en dos o
trea telas diferentes, aumentar� au
ajuar con poco gasto. Para la ta-
lla 36 se necesltarin, con mangas
cortas. 4 yardas y 3 8 de una tela
de 39 pulgadas de ancho. Las mu-
jeres de talla grande, encontrar�n
eitt modelo simplemente encanta*.
dor.
Este modelo estilo princesa e�
muy favorecedor. Su entalle ea per-
fecto, su principal atractivo es el
adorno de encaje, del tama�o que
ilustra el grabado, alrededor del
cuello y de las mangas.
Hace lucir la cintura m�s breve
y la figura, en general, m�s esbel-
ta y atractiva.
Para la talla 14 (32) se necesita-
r�n 4 yardaa y media de una tela
de 39 pulgadas de ancho, m�s 5,8
de yarda en contraste, asi como 2
yardas y 314 dt encaje para ti ador-
no en loa bordes.
H�gase el vestido en un estam-
pado con fondo oscuro, y las tren-
cillas del adorno en negro, con un
delantal de organd� con vuelo de
la misma tela del vestido. Otra bo-
nita combinaci�n es usar para el
vestido un estampado claro, con
un delantal de organd� en color
oscuro, o hacer los ambos del mis-
mo material.
Para una �ifla de 4 artos se ne-
cesitar�n 2 yardas y 1.8 de una te-
la de 35 � 39 pulgadas de ancho,
m�s seis yardas de cinta o trenci-
lla estrecha para el adorno. Para
el cinturdn se necesitar� 1 yarda
da cinta m�s ancha.
El d i s e A o con vuelos a I r e-
dedor est�, confeccionado en or-
sandi o coton�a. El otro, con el
adorno de trencilla o bles, est� con-
feccionado en "gingham" de mucho
colorido, pudiendo hacerse tambi�n
en percal para las horas m�s ocu-
padas del dia. Son de r�pida con-
fecci�n y se prestan para hacer
muchas combinaciones.
Para el No. I se necesitar�n, en
tama�o mediano, 1 yarda y 78 de
una tela de 35 � 39 pulgadas de an-
cho y 7 yardas de trencilla o bies
para el adorno. Para el No. 2 se
necesitar� yarda y media de vuelo
rizado para el adorno.
El est�o princesa contin�a sien-
do uno de los m�s favorecidos por
la moda. Este dise�o de lineas lar-
gas y rectas, ajustadas ligeramen-
te, le a�aden un efecto encanta-
dor a la silueta, y el medio eh>
tur�n ajusta la cintura haci�ndola
lucir breve. '
Su adorno principal son los ho-
lones al frente, desde el cuello has-
ta el borde de la falda.
Para la talla 16 (34). con man-
gas cortas, te necesitar�n Mi yar-
das de una tela de .".."> d 39 pulga-
das de ancho, m�s �� de yarda pa-
ra el contraste.
Ajregue esti
su guarda rrop�-
mente satisfecha
corte es prlhcjj]
pl'omente a li
talles de �ltlnfl
el corte recto 1
ta de cintur�i
Quedar� ene�,
do en una tola
eres. Este m<
pr�ctico lo mii
na que de tan
Para la talli
tai�n 4su yar<
39 pulgadas- de';
[(legante modelo
quedar� p�en.
�dV su elecci�n. S
y favorece an
;ura. Tiene d
moda como sr.
�cuello y la f,
Jartor" confecci�n
estampados al
10 es sumament
para de mafla-
ttc.
(34> se nrcesi-
�'de una tela de
�ncho*.
Wilkins sigue a�n buscando a los aviadores
(Continuaci�n da la p�gina 8)
ra podr�a efectuarte una explora-
ci�n eficaz; empero, en tiempo
brumoso o nublado la b�squeda
a�rea de una tienda de campa�a
levantada en el hielo polar es
(Anuncio)
GOBIERNO DE PUERTO RICO
Departamento del Interior
Negociado de Obras P�blicas
Divisi�n de Estudio y Construcci�n
de Carreteras, Caminos
y Puentes.
ANUNCIO DE SUBASTA
San Juan, Puerto Rico,
24 de enero de 1938.
PROPOSICIONES en pliegos ce-
rradoa para la adjudicaci�n an p�-
blica tubatta de lat obras de cons-
trucci�n y asfaltado de los siguien-
tes caminos municipales se admi-
tir�n en esta oficina hasta las 2:00
P. M. del dia 7 de febrero de 1938.
en que ae abrir�n p�blicamente:
Camino PILETAS de Lares,
Km. 0.00-Km. 2.00
Presupuesto .........$30.592.15
Camino PALMAS de Cata-
fio. Km. 0.00-Km. 2.08
Presupuesto.........$15,177.83
Camino HATO VIEJO PO-
NIENTE de Ciales, Km
O.OO-Km.1.042
Pretupuetto .........$22,029.22
Camino RIO ARRIBA de
Vega Baja. Km. 0.00-Km.
2.062
Presupuesto .........$19.870.42
Todos los datos necesarios se da-
r�n en etta oficina donde se en-
cuentran de manifiesto los docu-
mentos que han de regir en el con-
trato, y podr�n recoger los licita-
dorea los planos y modelos de pro-
posiciones que han de presentar,
mediante un dep�sito de quince
(15) d�lares por cada uno de los
proyectos, en efectivo, giro postal
o cheque certificado, que aeran re-
embolsados al ser devueltos dichos
documentos en iuen estado en �1
plazo de veinte (20) d�as despu�s
de efectuada la subasta.
Se llama especialmente la aten-
ci�n de los llcltadores a que sola-
mente se dar�n pliegos hasta cua-
rentlocho (48) horat antea de la fi-
jada para la tubatta, y hacia el he-
cho di que ser� rechazada toda
proposici�n cuyos precios unitarios
no hayan sido escritos en- letras
y n�meros.
La administraci�n s�lo admitir�
proposiciones de aquellaa personas
que hayan solicitado pliegos a au
propio nombre y ae reserva ti de-
recha de rechazar cualquiera o to-
das las proposiciones y el dt ad-
judicar la tubatta bajo otras con-
diciones que la de precio solamente.
':� ,/�uUtv..
(f) JOS� E. COLOM,
Comisionado.
empresa vana. La misma forma
de un avi�n, por m�s que est� pin-
tado de colores oscuros, podr�a dis-
tinguirse volando a poca altura,
pero seria dudoso que pudiera
verse el aparato en detalle.
Por espacio de un hora despu�s
del despegue volamos sobre el del-
ta y sobre el mar helado, de su-
perficie tuave y pareja. Cambia-
mos luego de rumbo, dirigi�ndo-
nos hacia un punto situado a los
80 grados de latitud y 145 de longi-
tud, encontrando hielo �spero en
latitud 71.30. Cincuenta kil�metros
m�s al norte advertimos que el
hielo se romp�a y hablan numero-
sas "lagunas", en cuyas aguas, que
parecen negras desde, la altura,
te reflejaban lot rayos lunares.
Detde lat 20.05 hasta las 21.30
volamos entre nubes tenues, a In-
tervalos de cinco a diez minutos,
separados por luz clara. Despu�s
de las 21.30 encontramos que la
capa de nubes terminaba a los 1,
500 metros. A las 22.05. despu�s
de haber volado durante media
hora a trav�s de una gran nube
cargada de nieve sin haber visto
la superficie, resolvimos empren-
der el regreso, toda vez que aun-
que pod�amos haber proseguido el
viaje por encima de las nubes,
esto de nada hubiera servido para
el prop�sito que persegu�amos,
que era el de explorar el hielo.
VIAJE DE VUELTA
Habiendo virado el direcci�n al
punto de partida comenz� a azo-
tamos el rostro una nieve dura,
granulada, que se filtraba por las
ventanillas abiertas de la carlin-
ga del avi�n. Por etpaclo de me-
dia hora seguimos volando a tra-
v�s de esta nube de nieve, que re-
duc�a a cero la vislt'lldad fuera
dt la cabina. Nuestra posici�n
calculada en el momento de em-
pezar el viaje de regreso era: la-
titud 76 norte, longitud 140 oeste.
Fijamos el derrotero en direcci�n
a la Isla dt H�rshtl! y la veloci-
dad media registrada por los apa-
ratos a bordo y el tiempo trans-
currido hasta hallarnos sobre H�r-
shell nos confirm� la posici�n cal-
culada.
Hicimos el viaje con bastante
comodidad, defendi�ndonos del in-
tenso fr�o nuestras ropas de piel
de reno, confeccionadas especial-
mente por una mujer esquimal en
Punta B�rrow. Nos fortalecimos
por el camino con caf� y "sandwi-
ches"
Tuvimos algunas dificultades al
despegar. Los esqu�s del avi�n, ni
salir dt lat tablaa en qut lot hs-
biamot colocados para facilitar
el despegue, se hundieron en la
nieve, oblig�ndonos a levantar
nuevamente la m�quina por medio
dt'un gato y volver a colocar las
tablaa. Los cristales de las venta-
nillas te cubr>ron prontamente
de una grueta capa de hielo, y
tuvimos que echarles alcohol re-
petidas veeet para evitar que ello
volviera a tuceder. Una vez en el
aire dejamot lat ventanillas abier-
ta!, confi�ndonot en la bondad de
nuestras ropas.
La cubierta met�lica del apara-
to se hel�, haci�ndose peligrosa
tocarla con las manos a la tempe-
ratura de 40 grados bajo cero. Un
perro se acerc� a olfatear el avi�n
y le qued� el hocico pegado al me-
tal. Dando ladridos lastimeros el
pobre animal logr� despegarse,
lanz�ndote luego en loca carrera
y repitiendo tut aullidos.
No obstante haberse helado algu-
nos dedos al llenar lot estanques
de gasolina, estas dificultades son
de menor cuant�a. Lo que es real-
mente un obst�culo es el tiempo
brumoso. Confiamos en repetir al
vuelo con mejore* resultados a
principios del mes que viene, si el
tiempo lo permite. Mientras tanto
seguimos cumpliendo nuestras ob-
servaciones meteorol�gicas.
Derechos reservados a EL MUN-
DO por North American Newspa-
per Alliance.
�i
LA PALMA DEL CACIQUE Las �ltima� peleas de Mayagilcz Stiiiliiii�
����}
(Cantinuacl�n de la p�gina 9)
su raza, ver caer sobre su tierra
una falange poderosa, que, como
llovida del cielo, se encontraba se-
�ora de la isla, con usos y costum-
b r e s enteramente opuestos, con
una aureola de semidioses, y de
cuya existencia Jam�s hablan te-
nido ejemplo ni noticia. Aconteci-
miento de gran tama�o era �ste, y
bien deb�an Impetrar de su dios
una explicaci�n de semejante he-
cho, y aun esperar con ansia la
luz que les ilum�nate en tanta os-
curidad, o el terrible decreto que
a eterno sufrimiento les condena-
ra.
No se ocultaba, por otra parte,
a los buhitis y caciques, que mi
causa tenia otros enemigos, que,
sin armas materiales, eran m�s te-
mibles que loa tuertea castellanos;
la funesta preocupaci�n de la mul-
titud que vela en �stos otros tan-
tos teret Inmortales; su conocida
superioridad en las armas y esp�-
ritu guerrero; y por �ltimo, la an-
tigua profesla de su dios que les
condenaba a ser exterminados al-
g�n d�a por una gente extra�a y
poderosa. He aqu� por qu� conta-
ban con el influjo supersticioso del
Un programa de acercamiento...
(Continuaci�n de la p�gina 18)
r�os de Investigaci�n en el progra-
ma de asignaturas universitarias.
Adem�s, las actividades del se�or
Pattee han hecho posible q. el Ins.
tituto posea .excelentes relaciones
en el exterior y sea conocido en
loa principales centros educativos
de Ibero-Am�rica.
La facilidad ling�istica, verdade-
ramente notable, del profesor Pat-
tee. le ha permitido Iniciar cola-
boraciones en varias dt las revis-
tas m�s Importantes que se publi-
can aobre asuntos Iberoamerica-
nos. Entre otraa. el seflor Pattee
ea corresponsal asiduo �de L'Ame-
rique Latine (en franc�s), La Ca-
na Revista Bimestre Cutama, The H�s-
pante Historial Review, The Jour-
nal of Negro History, �bside (en
M�xico', La Nueva Democracia y
The Commonweal (en Nueva
York.)
El profesor Pattee est� reputa-
do como uno de los estudiantes m�s
serios de los problemas negroides
No hubo veredicto
ARECIBO, enero 29.�El Jurado
qut tntendla en ti caso contra An-
tonio Montaner, de Jayuya, acusa-
do deasesinsto por la muerte dt
Rafael Auffant, no pudo llegar a
un veredicto; y fu� disuelto por el
Juez Agrait Aldea.
Emilio E. HUYKE.
del Nuevo Mundo. Ea una autoridad
en asuntos haitianos y su mono-
graf�a sobre Jean Jacques Dessali-
nes, fundador del Iiaitti moderno,
le ha valido el reconocimiento del
exterior. En la actualidad el se-
f.os Pattee tiene en proyecto tra-
ducir un libro de estudio sobre el
negro del Brasil y dirigir la publi-
caci�n de una colecci�n de ensayos
sobre la cultura haitiana, en la
cual colaborar�n personalidades
tan distinguidas como el Sr. Dan-
t�s Bellegarde, eminente diplom�-
tico haitiano que hace dos a�os
nos visitara Invitado por el Insti-
tuto Iberoamericano.
En julio de 1936. el se�or Pat-
tee colabor� destacadamente en el
Und�cimo Seminario celebrado en
M�xico por el Comit� sobre Rela-
ciones Cuturales con la Am�rica
Latina, el cual ha llegado en la
actualidad a ser uno de los Instru-
mentos m�s eficaces de acerca-
miento entre la Am�rica del Nor-
te t Hispano Am�rica.
Tambi�n es necesario hacer es-
pecial menci�n de la labor que es-
t� realizando el se�or Pattee en
hist orla ecuatoriana. Interesado
desde sus a�os de estudiante en la
fascinante personalidad del dicta-
dor Garda Moreno, el profesor
Pattee llev� a cabo un largo via-
je en el afto pasado, por Panam�,
Bollvla, Per� y Ecuador, buscan-
do datos para un libro sobie la
historia ecuatoriana en el siglo
XIX. Tuvo oportunidad de investi-
gar raros archivos olvidados tg
Cemi, y con la eficaz sutileza de
los guerreros.
Dieron principio las ceremonias
religiosas, colocando en el altar al-
gunos haces de le�a, y encima las
ofrendas, que se compon�an de aves
reci�n muertas por los cazadores,
y de las primicias de la agricultu-
ra; hecho esto, esparcieron en el
altar algunas resinas olorosas, v
despu�s de derramar el bjihill va-
rias ditas, (8) del m�s exquisito vi-
no de las palmas, tom� en sus ma-
nos dos maderas secas, y frot�ndo-
las una contra otra, dio fuego a la
lefia del altar. Una densa y per-
fumada nube se elev� a los cielos,
cubriendo al �dolo con un manto
misterioso. .
Oy�se entonces un ruido seme-
jante al hueco del trueno en la
cavidad de las monta�as.
Un terror supersticioso se apo-
der� de la multitud.
�El Cern� va a hablar - grit�
con fuerte voz el buhltl que pre-
sidia el sacrificio.
Al oir esto, los indios, proster-
nados y tr�mulos como el cerva-
tillo al escuchar los rugidos del
rey de los bosques, aguardaban con
ansiedad la palabra de su dios.
�Silencio, hijos de la tierra. �
grit� una voz que parec�a salir de
lo profundo de los abismos.
�El Cemi �prosigui� con prof�-
tico acento� padre de los dos ge-
nios, el del bien y el del mal, est�
sa�udo.
Al cabo de algunos instantes con-
tinu�:
�Tiempo ha que el cielo est�
cubierto de negras nubes, que vi-
nieron por el camino del sol. El
soplo de Agueinaba las ahuyenta-
r�.
Un silencio profundo sucedi� a
estas �ltimas palabras.
"El soplo de Agueinaba las ahu-
*
(Continuaci�n de la p�gina 13)
a Pete Lugo sobre Cruz Roque por
knock out t�cnico. Aun cuando Ro-
que llevaba la peor parte, firme-
mente creemos que la pelea no es-
taba para suspenderse, porque Ro-
que estaba peleando bien. Roque
demostr� no estar entrenado y al
terminar el combate nos lo mani-
fest�.
La tercera batalla de la noche
result� la mejor de la velada. Joe
B�ez, de Ensenada, y Don Daniel,
de Mayag�ez, brind�ronle a la con-
currencia un combate re�ido, san-
griento y emocionante durante los
seis asaltos. Tanto Don Daniel co-
mo Joe B�ez se batieron de cam-
pana a campana, palmo a palmo,
a la usanza de hombres vallen'es,
durante todo el encuentro, haciendo
que el p�blico puesto de pie le
tributara grandes aplausos. Don
Daniel us� magistralmentc su Iz-
quierda, acumulando puntos a gra-
nel, y cruz� muy bien de derecha
a la cara. B�ez castig� mucho a
Don Daniel con ambas manos! En
el segundo asalto Don Daniel hizo
sangrar a B�ez por la frente y �s-
te a Don Daniel por la boca. El
tener asalto fu� ganado por Don
Daniel por amplio margen, usando
su inverso de izquierda efectivamen-
te. En el cuarto Don Daniel cor-
t� el ojo derecho de B�ez por don-
de �ste sangr� profusamente. El
quinto asalto lo gan� B�ez pegan-
do punzantes estocadas de izquier-
da y matadores derechas, a la ca-
ra y al cuerpo, respectivamente. El
sexto asalto fu� ganado por Don
Daniel, usando su maravillosa Iz-
quierda, por lo cual los Jueces, muy
justicieramente, emitieron una d>
cisi�n a -u favor.
En la contienda semifinal Primo
Flores, de Mayag�ez, y Celestino
A\nla. de la Capital, sostuvieron
una re�ida pelea durante los seis
asaltos a q u e
misma. Ayala
sima demostrac
do fallar casi
d sparadas por
cuales abanicaba
ees Ayala so ajij
gar �uertement' Ci� n su Izquierda.'
�n�ctar terrible* ,
taba pactada la
lo una brillanti-
xist�ca, haden- '*
s las izquierdas
m o Flores, las
1 aire; y enton-
d�a ha para pe-
,
bien dirigida.
yentar�": murmuraron todos con . presteza un grueso ej�rcito.
fan�tica convicci�n...
El Cern� habla hablado.
Entonces ocup� su asiento Aguei-
naba, y dijo con Inspirado conti-
nente:
�Hab�is o�do, hijos m�os, lo que
el Cemi os dice; os ordena la g,ie-
rra. A�n tienen las aves plumas
para vuestras flechas, y los �rbo-
nes maderas para vuestras maca-
nas. "Tiempo ha que el cielo est�
cubierto de negras nubes; el soplo
de Agueinaba las ahuyentar�".
��Guerra, guerra! �exclam� to-
do el concurso.
El genio de la muerte repiti� con
diab�lica alegr�a estas palabras,
por boca de los ecos.
�T�, Aimamon, �continu� Asuel-
bana�, ir�s a pedir auxilio a nues-
tros aliados los caribes.
�T�, Mabodamaca, formar�s con
esos pa�ses y de discutir los pro-
blemas del libro con los historia-
dores locales. Tambi�n dict� en
Quito y otras ciudades varias con-
ferencias por radio fcobre las An-
tillas y especialmente sobre Puer-
to Rico. De su rica experiencia *n
tierra ecuatoriana el seflor Pattee
ha obtenido suficiente materia pa-
ra escribir una bibliograf�a cr�ti-
ca del Ecuador en el Siglo XIX,
una biograf�a en ingl�s sobre Gar-
da Moreno, y una historia de la
�poca que ser� publicada pr�xima-
mente en espa�ol.
Finalmente, es necesario se�alar
su ardua labor en la c�tedra. Du-
rante los a�os que ha ense�ado
en la Universidad de Puerto Rico,
el profesor Pattee ha tenido a tu
cargo interesantes cursos de His-
toria de Estados Unidos, de His-
toria de Hispanoam�rica, de His-
toria de la Edad Media y de Histo-
ria de Europa en el Siglo XIX.
En esta �ltima asignatura el pro-
fesor Pattee ha hecho una labor
digna de tncomio al publicar un
extenso bosquejo sobre el curso,
acompa�ado de una excelente bi-
bliograf�a sobre los principales te-
mas. Por sus profundos conoci-
mientos y vastas experiencias, asi
como por su habilidad Innata de
orador, el profesor Pattee se ha
hecho acreedor entre el grupo uni-
versitario, a una gran estimaci�n
y a un merecido respeto.
Por los hechos mencionados, se
desprende f�cilmente que el nom-
bramiento del profesor Pattee pa-
ra tan Importante cargo en el Go-
bierno de los Estados Unidos ha
sido un feliz acierto del Departa-
mento de Estado. Dif�cilmente po-
dr�an hallarse candidatos que po-
seyeran cualidades tan varias y ex-
cepcionales como las que tiene el
seflor Pattee para un puesto de
esa naturaleza. Es de esperarse que
en su nuevo cargo, el distinguido
profesor contin�e con mayor lnten
sidad todav�a la loable obra co-
menzada de lograr una mayor
compenetraci�n cultural entre loa
pueblos y las razas de America.
T�, Broyoan, sobre Caparra.
�T�, Guarlonex, sobre Sotoma-
yor.
�Y vosotros todos, amados caci-
ques, llamad a vuestros vasallos y
reunios conmigo. "El cielo est�
cubierto de negras nubes, y el so-
plo de Agueinaba tas ahuyentar�".
La multitud, olvidando sus terro-
res, al escuchar de su Cemi unas
palabras que llevaban la esperan-
za a su yerto coraz�n, sinti� nue-
va vida en su ser, e Impulsada por
el decreto sobrenatural que les or-
denaba hacer la guerra a les ex-
tranjeros, y las palabras fascina-
doras del jefe de los caciques, ex-
clam� al o�rle: "Agueinaba las
ahuyentar�", levantando sut bra-
zos, en muestras de contianza y
aclamaci�n.
y desordenadas
Primo Flores cas;
te ia mandlbul
dolo derribado t
el tercero, cuar
El h�bil Celes!
r� nunca que 1
caldas, levantan
combatir con
raje.
Al finalizar laj
na los jueces e
favor de Primo
La contienda
Malinsky. de Ac
lolo. de Caguas,
inter�s, porque
cuadril�tero prc
similar de pelea
p�blico inst� al i
�ste los hiciera r�
En los �ltimo� t
ron m�s acci�n,
misma no desper
exigente inter�s'
hizo sangrar a
ra sobre el p�m�
gando Lulolo que.
bla sido producid!
echas a la can. |
jdespiadanameh-
Ayala. hablen-1
�jes ocasiones: -enf
quinto gsaltosi
\ A.sala no cape?
{pitaran en susr
al punto parar
,res br�os y ecr
nocionante p�g-
il non decisi�n a
res.
Jar entre Jot
lia. y Ray Lu-
lt� pobre y
t�cnicos
aron un
arias veces
i tro para qut
r a todo tren,
asaltos brinda-,
sar de qut la
en el p�blico-
no. Malinsky.
|o por cortadu-A
Izquierdo, ale-'
ha herida ha-
or un cabeza�
ulolo invit� �
ly Lu- R
y sin
'�Sf--
es ti
zo. Varias vece}
Malinsky a pelea! �Saliendo en to-
das maltrecho. pcfuft Malinsky le"
pegaba con su i� t lerda a su an-;,.'
tojo. Al terminar^! encuentro los,'
Jueces emitieron d*|*i�n de empa- \j�
te, y el p�blico, q.fTmomentoi an-.'*
tes habla protestat-Pla decisi�n e�. ,
contra de Ayala �"Via protest� 1*
de la emitida en el �tra de Mallnt �
ky. Este gan� limjfis" y t�cnicamet '
�j i^ic sano nnip4 y t�cnicamet^
(Terminar� maHana lunes) lie el combate poriVnplIo margen>J
PARA HERIDAS
yIONTUSIONES
7tA�
Ue.pu�s de lavarte bien \' parte afecta,
da con la Maravilla de HuitJLKyt, v�ndeat
sobre un� compre�� empapada ni
Maravilla. Asi se contiene la M
morre�is, se alivia el dolor ym
evitan mucho� peligro�. ? p,
�u� propiedades curativa�
calmante�, I� Maravilla es
tambi�n excelente para,que-
madura�! inflamacionet y
dolores. ^^^^
�V���Lljsi;
"HUMPHHEYS
Tengan siempre en casa # No �el i
suDstitutet.


r
I t i
ALQUILER DE CASAS
SE ALQUILAN lo� altos da la ca�a
No. 3 en :a calle V�ctor L�pez, Pa-
rada 23. Valor $35. Tiene ganje.
Informar�n en lo� bajo�. 1-30-P
FOR RENT at Stop 314 Hato Rey.
concrete houte, oig porch, three
bed-room�, .'.mtry, modern bath
room, garage, servant quarter�,
wa*hing and �ronlng room*. �cre-
ened and iron bar� ln all Windows,
American neighborhood. A real
hou*e on a btg lot. Phone 110 R.,
Hato Rey. HNA-B
SE ALQUILA ca� a mano dere-
cha Am�rico Salas Norte. 3 dormi-
te.-.-s. garaje y cuarto de servicio
aparte, $55.00. Para Informes 503
San Juan.____________________HNA-L
ADMINISTRACI�N de Tincas Ur-
banas en San Juan. Puerta de Tie-
rra y Santurce. Descanse de la
preocupaci�n del Inquilinato y con-
servaci�n de su propiedades. Lucas
Gim�nez acepta representaciones.
Luna esquina Cruz 23, tel�fono
21T5. 2-4-G
EDUCANDO A PAPA
ftUUttifa, � fute**
PISO c�ntrico: Se alquila piso con
todas las comodidades, en Alien es-
quina a San Justo. Informar� Plo-
res Alvarez & Co. 2-3-F
SE ALQUILA por $25.00, casa ca-
lle del Rio 8. entrada por Loira
Road, cocina gas fl�!do, tres habi-
taciones. Inf�rmese en la misma.
1-30-G
[lllllllllll.....'XU�*�
ALQUILER
APARTAMIENTOS
SE ALQUILA casa Ciudad Nueva,
Hato Rey, cuatro dormitorios, sala,
comedor, doble servicio sanitario.
La llave en frente, Calle Sumbro,
Ndm. 25._______________________13Q-H
SE ALQUILA una cata en la ca-
lle San Ram�n N�m. 7, parada 17.
Santurce. Cuatro dormitorios. In-
formar�n Tel. 211 azul. 1-30-R
ALQUILASE PISO, amplio, venti-
lado, luz, comodidades, dos patios
Interiores, bien situado, calle e�ftr
trica, San Juan. Informar�n Brau>
85, tel�fono 830. 1-31-S
SE ALQUILA: Bajos de la casa
Luna 61. San Juan. P. R. Tiene
sala, comedor, cocina y cinco dor-
mitorios con cuarto de ba�o. In-
formar�: Teodoro Aguilar, tel�fo-
no 655 San Ji-n. 1-31-A
MAGNIFICA RESIDENCIA, tres
dormitorios, sala, comedor, garaje,
cuarto servicio, gallinero. Floral
Parle. Tfl�fono, Hato Rey 65 negro.
' 2-1-H
LUJOSOi C�MODO y fresco apar-
camiento, reciente construcci�n, al-
to�, San Agust�n Street, Puerta de
Tierra, doble �ervlclo �anitario,
ventilaci�n por los cuatro lados.
Tel. 1871 Santurce. 2-18-K
ALQUILASE MIRADOR: Calle Can-
delaria. No. 10. detr�s Cl�nica Ml-
m:ya, sitio c�ntrico, dos dormito-
rios, sala, comedor, cuarto bailo,
cocina, tarraza. Entrada indepen-
�diente $20 mensuales. Nueva cons-
trucci�n. _______________2-2-C
SE ALQUILA, Vietory Carden Pent
House $70 00 mensuales. Inf�rmese
497 Santurce._____________ HNA-S
SE ALQUILA por $50.00 mensuales,
cas� concreto, cuatro dormitorios,
garaje y cuarto servicio, calle Hi-
p�dromo No. 31. Informar�: Tel�-
fono 2405 Santurce. 2-2-C
SE ALQUILA mirador con dos ha-
bitaciones y servicio, calle de Alien
N�m. 78. Inf�rmese Carlos Llabr�s,
tel�fono 1258, San Juan. 2-2-L
FOR RENT penthouse. three bed-
roems, two baths. hot water, blg
terrace. cool all year around. eie-
vator servlce. new building. Vietory
Carden Apartments. Stop 15, rent
$70.00 monthly, apply Janitor on
premlses or telephone 3156 Santur-
ce, Mr. Slfre. Ml-H
SE ALQUILA segundo y tercer pi-
so, cuatro dormitorios, sala come-
dor, porch, sin garaje. 545.00, Ave-
venlda Fern�ndez Juncos. Ndm. 2.
parada 10, Santurce. 2-2-S
FIRST FLOOR ln recently bu�t
house. four bedrooms, colored mo-
dern bath, garage, servant's quart-
ers, elosets. lron bar� !n Windows at
Parque Borlnquen. Phone 1495 San-
turce, 108 azul, Santurce. 2-2-P
ALQUILASE: Alto� 188 Fern�ndez
Juncos, parada 22, cuatro habita-
ciones, cuarto servicio, garaje, estu-
fa gas fluido, elosets. Informar�:
La Previsora. Tel. 1236, Oficina 27,
Edificio Bouret. 2-12-D
PARA ENTREGA primero de fe-
brero, se alquila casa concreto, de
cuatro habitaciones y dem�s como-
didades, en Mlramar. Concordia 33.
Para Informes, tel�fono 578. San
Juan. 2-3-M
ALQUILER
APARTAMIENTOS
FOR RENT: Furnlshed apartment.
�lectrlc refngerator, resisdential
aactlon, cool. Fiol Apartments. Next
to Union Club. Sto 10. Miramar.
From $30 up. Telephone 1086 San-
turca^___________________________2-5-F
APARTAMIENTO ocupando plao
completo, ventilaci�n por todos la-
dos, cuatro dormitorios, fina do-
bit Instalaci�n sanitaria, garaje,
frente "Under The Trees". Terra-
za d�l Parque, tel�fono 1091 San-
turce. 2-3-A
FOR SALE. Househcld furn.tures
ln good condition. Apartment D.
Figueroa Buiiding. Stop 10. Santur-
ce. For �nformatlen. telephone 3185
Santurce. 2-13-M
FOR RENT: "La Rlvltra" Apart-
ment on Earle Street, Condado, one
block off Nereidas Avenue, near
the sea; parlor, dinlng room, two
bedrooms, two porche� acreened,
with awnlngi. kltchen, bathroom,
�ervant� room with bath; Janitor
�erviee. Apply Phone 5, Santurce.
Mr�. Brown. HNA-B
FOR RENT: Four room modern
apartment. near beach. Furnlshed
or unfurnlshed. Taft 28, Telephone
1003 Santurce: 2-3-C
PARADA 19, Santurce, Calle Du-
ffaut, se alquilan apartamientos.
Duffaut N�m. 6 Apart. 1-516.00 Du-
ffaut 8. Apt. 1-S18.00 Imperial 6.
parada \24 Apt. 1, $10.00 Informes
A. RulzATel 541 San Juan. 1-30-R
SE ALQUILAN elegante� y c�mv
dos apartamientos acabados de cons-
truir en la Urbanizaci�n Parque Bo-
rlnquen, frente a Lolza, con todos
los adelantos modernos. Inf�rmese
tel�fono 1388 negro. Sant. 2-1-P
FOR RENT: Furnlshed-apartments
at Olimpo No. 3, one or two rooms.
all screaned with automatlc ele-
vator. running ' modern conveniencia. Phone 388,
Santurce Special Prlce. HNA-L
APARTMENT at Cervantea Stre�t.
Condado Ward. modarn, all sers-
ened. hot running water, quiet
place. For further Information cali
telephone San Juan 1977 or 213
Santurce. HNA-Q
ALQUILASE apartamiento moder-
no, lo m�a fresco de Santurce, Pon-
ce de Le�n No. 221. Parada 23. Tres
dormitorios, doble servicio sanita-
rio, etc. Tel�fono 1977 San Juan.
HNA-Q
HA VE VACANCY at the Villa
de Caceres Apartmenta. Stop 50,
Condado and the Playa Inmedlate
possession. Phone 539 Santurce. Lee
H. Vendlng. 2-8-V
SE ALQUILA, apartamiento plan-
ta baja en Cristo 28. Renta 533.00
Otro apartamiento altos, $35.00.
Tres habitaciones y dem�s comodi-
dades. Informar�n 2040 negro. San-
turce. l-30-G
SAN JOS� 29, San Juan. Aparta-
mientos nuevos, cuatro dormitorios,
ba�os en colores, todas comodida-
des. $40.00 y $45.00. Informar� Vigo.
tel�fono 397 San Juan, horas labo-
rable�. 1-31-G
SE A�QUILA apartamiento nuevo,
tres dormitorios, dem�s comodida-
des. Avenida Fern�ndez Juncos 14,
altos, parada 16. Informe� tel�fono
145. Santurce. 2-1 -G
ALQUILER
HABITACIONES
HABITACIONES confortable� y
ventiladas, hacia Fortaleza y domi-
nando la bah�a. Viata espl�ndida y
precios reducidos. Vea a do�a Bar-
tola Torres. Alien 85. ttrctr pito,
tel�fono 2167 rojo. 2-5-T
SE ALQUILA buena habitaci�n en
la parada 13, Ave. Ponce de Le�n
No. 43, Santurce. Para Informes:
Tel�fono 614. Santurce. 2-2-S
HABITACIONES C�MODAS, ven-
tiladas y limpias. Viva en la YMCA.
Sitio c�ntrico y recreativo. Para
uno o dos personas. Tel�fono 796
San Juan. P-Y
SE ALQUILA una habitaci�n para
caballero en casa de familia res-
petable. Sol 89, primer plao. Edi-
ficio moderno, limpieza esmerada y
bien ventilado. 2-7-S
SE ALQUILAN habitaciones am-
plia� y frescas con comidas a
$2300, sitio c�ntrico. Tanca 3, al-
to�, Informe� tel�fono 1195 negro,
San Juan, y un mirador. 2-4-R
APARTAMIENTOS PEQUE190S-
$3000. Ideal para matrimonio�. Do�
dormitorio�, sala, comedor, cocina
y ba�o. Modernos y c�modos, Urba-
n�a 14>n Hip�dromo, Parada 21.
Sai: urce. Ledo. R. Buscaglla. Tel.
1307 rojo Santurce.__________2-10-B
FURNISHED APARTMENT avail-
�Me Umited time Two bedrooms.
relrigerator. garage, new furniture.
Residentlal sectlon. Ssnturce. Re-
asonable. Puj�is. 631 San Juan,
Box 1013._______________________2-3-P
SE ALQUILA un apartamiento, ca-
lle South Taft No. 28. Informar�n:
Tel�fono 497 Santurce. HNA-S
POR RESULTAR demaalado gran-
de para dos personas nueitra ca�a
alquilamos habitaci�n con balcones
a la ralle. Solamente persona dis-
tinguida. Frente Catedral, Cristo
25, esquina Luna. 2-4-M
SE ALQUILA. Habitaci�n amuebla-
da para caballero, c�moda, fres-
ca, y entrada Independiente con o
�in comldaa. Informe�, Ave. Ponce
de Le�n N�m. 2. Mlramar. 1-30-1
ALQUILASE. CANALS N�m. 3, al-
tos, dos habitaciones con o sin co-
midas. Casa familia respetable. Se
exigen referencias. Tel�fono XA,
negro. S�nturce, Felipita Garr�a
Vria Nazarm. 1-30-G
SE ALQUILAN: Habitaci�n�� muy
frescaa con muebles nuevos, con o
sin comidas, �n edificio con ascen-
sor. Informar�n Luna 30. Aparta-
miento 9. frente Catedral. San
Juan. 2-4-P
ALQUILER
HABITACIONES
SE ALQUILAN habitaciones, sitio
c�ntrico, propias para caballeros
matrimonio o j�venes oficinistas,
ambiente familia respetable. Ponce
de Le�n 234, parada 22 1 2 Santur-
ce. 1-30-V
COLOCACIONES
SOLICITUDES
ALQUILASE para caballero, habi-
taci�n muy fresca con ventana, en
casa familia respetable. $10 amue-
blada. Tambi�n amplio sal�n para
oficina. Tetu�n 53, segundo piso,
Apartamiento 2. San Juan. 2-2-G
SE�ORITA PROFESORA, desea
conseguir hospedaje en casa fami-
lia distinguida y tranquila. Habi-
taci�n Independiente preferible mi-
rador. Tel. 2951 azul, Santurce.
1-30-R
ALQUILANSE habitaciones frescas.
Comida! excelentes, esmerada lim-
pieza. Admltense abonados a co-
mer, ambiente familiar. Informa-
r�n Alien 45. segundo piso. Tel�fo-
no 394 rojo. San Juan. 1-31-R
ALQUILER
LOCALES
SE ALQUILA local con aparado-
res, sitio c�ntrico, frente al Marti,
por $100.00, calle San Justo, N�m.
37. Informar�n: L�pez 5c. y 10c.
HNA-L
UN LOCAL propio pira oficina.
Dos salones amplios. El sitio m�s
c�ntrico de San Juan. Brau 54. al-
tos Farmacia Blanco. Informar�
Guillermo Pagan. All� mismo.
______________________________HNA-M
OPORTUNIDAD: Ofrecemos 8,000
pies cuadrados de espacio en el
''Edificio Ochoa" propio oara ofi-
cinas, industria o almac�n Infor-
me: Administraci�n Edificio Ochoa,
Tel. 1273, San Juan, P. R. 2-23-G
GARAGE TO LET. ln modern con-
crete bulldlng. conveniently located
near Union Club, Mlramar. Rea-
sonable rent. For parlieulars tele-
phone 1399 San Juan or 1962 verde.
Santurce. 1-31-G
SE ALQUILA: Amplio almac�n en
O'Donnel 6. Para Informes llame
al tel�fono 808, San Juan. HNA-R
PROFESORA AMERICANA desea-
rla ense�ar Ingle� a profesor o pro-
fesora de espa�ol que estuviera dis-
puesta a enseftarle espa�ol castizo.
Mlss Handelman, e'o Mrs. Mac Do-
nald, Bol�var 58. Stop 50. 1-30-iI
YOUNG MAN with advance ac-
counting tralning, executive capa-
clty. slx years business experience,
good social background. Deslres po-
sition where responsiblllty is of
paramount importance. Write F. P.
C, Box 1378 San Juan. 1-30-C
EFECTOS DE OFICINA
MAQUINAS USADAS de escribir y
d� sumar, de varias marcas; las
vendemos en Lor muy
poco dinero; en el tercer piso de
PADIN. 2-9-G
PARA VENDER o comprar o re-
parar su maquln�lla de escribir
Underwood, o de otras marcas, vi-
site Blanco y Compart�a, frente a
la plazuela de San Francisco, calle
Salvador Brau N�m. 71. HNA-B
CAJAS DE CAUDALES fabricadas
por THE MOSLER SAFE CO. Te-
nemos existencia de cajas a prueba
de fuego nuevas y reconstruida� en
f�brica. Abrimos y reparamos ca-
jas de caudales de cualquier mar-
ca. Cambiamos combinaciones.
C. J. LAVERGNE
Representante Exclusivo, Edificio
Tobacco Palace. Tel. 729. Box 259,
San Juan, Puerto Rico.
HNA-L
OFICINAS ciaras, frescas se alqui-
lan en la casa Cristo N�m. 1 es-
quina Tetu�n. Informar� J. E. G�i-
gel, Tel. 1833 San Juan. 2-10-G
COLOCACIONES
OFERTAS
NECESITO SE�ORA para queha-
ceres de cata de un caballero y
do� nlfto�. Debe Saber cocinar. Di-
ga color, edad, referencia�. V. L.,
Box 1491, San Juan. 2-3-V
NECESITAMOS MUCHACHAS ac-
tiva� bien relacionada� en San
Juan y la Ida a sueldo y comi-
si�n. Deber�n dirigirse a "Antillas
Prlntlng Co.", Recinto Sur 49, San
Juan. Indispensable referencias.
1-31-A
NECESITAMOS AGENTES, (suel-
do y comisi�n) para los siguientes
pueblos: Aguadilla, Arecibo. Cabo
Rojo y pueblos lim�trofes. Escriba
a F. B.. Poral N�m. 42, Mayag�ez.
2-2-B
SE SOLICITAN hombres y muje-
res de quince anos en adelante,
que deseen trabajar. Pida Infor-
mes a The Anor's Sp->cialty Novel-
ty, Box 811. Ponce. P. R. 2-2-A
NECESITO SE�ORA" competente,
preferible espart�la, que entienda
de cocina y quehaceres peque�o
apartamiento. Se exigen referen-
cia�. Apartamiento Flgueroa C-l,
Parada 14, Sant.. Tel�fono 2981
Santurce. 1-31-G
De qu� le sirve
que no uso ?
ANUNC�ELO
pora la venra
en nuestros
CLASIFICADOS
CAJAS DE CAUDALES a prueba
I de fuego, tamafto� de hogar y oflcl-
I na. a precio� reducid�simos y mag-
! niflca calidad. Tenemos en existen-
cia. Abrimos cajas de caudales y
camblamo� la combinaci�n sin mu-
tilar el mueble. Casa Elmendorf,
Tetu�n 9. Tel�fono 156, San Juan.
HNA-E
REPARACIONES- SI su m�q~u7�a
de escribir es Remlngton, m�ndela
a nuestro taller. Usamos piezas ge-
nulnaa y servicio r�pido Tambi�n
en m�quina� do sumar, V�ctor PA-
DIN. , 2-9-G
VENDEMOS m�quina� de escribir
"reconstruidas" y "usadas" de todas
marcas. Aljert E. Lee tt Son. loe,
I.r Marina, San Juan, tel�fono 505
San Juan. HNA-L
SE ALQUILAN m�qutnas de escri-
bir. Albert E. Lee & Son. Inc. La
Marina. San Juan. Tel�fono 505
San Juan. HNA-L
COMPRA VENTA
_____________MOSAICOS
MOSAICOS MERINO: los mosai-
cos m�s cuadrados, m�s resisten-
tes, de dibujos m�s originales; los
pisos de mosaicos resultan m�s e-
con�mlcot que lot de madera, no
se apolillan, n" se pudren; use Mo-
saicos MERINO para su� pisos.
HNA-M
JIM�NEZ DEL VALLE CO. bajos
Teatro Marti, Stop 17. Apartado
3352 Santurce. Cuando vaya a fa-
bricar o reparar su case ex�jale a
su contratista nuestra� loseta�, si
desea calidad elegancia y dura-
ci�n en sus pisos. 200,000 Iotas se-
cas en 80 dibujo� dlitlnto�. HNA-J
MOSAICOS MERINO: liguen te-
nienoo la preferencia del p�blico
por su alta calidad por su resis-
tencia por bus disertos onginalisi-
mos; cambie tut pisos de madera
apolillada por los modernos Mosai-
co! MERINO KNA-M
COMPRA VENTA
CASAS
GANGA: $750.00. cata tret vivien-
da!, tala, dos dormitorios, cocina,
cada una. Calle afirmada, alcan-
tarillado. Segunda casa Avenida
Fern�ndez Juncos. Parada 16-12,
Renta $33.00. Tel. 1671 rojo, Santur-
ce^_______________________________2-1-C
VENDO casa concreto, magn�ficat
condicione�; amia, comedor, cinco
dormitorios, cocina, doble servicio
sanitario, garaje y patio. Calle Hi-
p�dromo Esq. Feria, parada 20 In-
f�rmete Familia Ortlz. 1-30-O
SE VENDE casa en Rio Piedras,
calle Arzuaga N�m. 33 con solar
de 576 metros, anexo de concreto
para garaje y cuarto servicio de
moderna construcci�n, renta $43
mensuales, la casa muy bien con-
servada \ sitio de mucho porvenir.
Informar� Eloy Garcia Cruz, tel�-
fono 635 verde, Santurce. 2-11-H
COMPRA VENTA
CASAS
SE VENDEN .arlas casas moder-
nas, de concreto, en Santurce, de
contado v tambi�n � plazos con-
venientes. Informar�: Insular Mer-
cantile Co.. T.-tu�n 23. altos. 2-5-1
V�NDESE CASA de madera, tres
habitaciones, un arto de construi-
da, solar propio, tambi�n sill�n
moderno barber�a, buenas condicio-
nas. Inf�rmese Lozada Barber
Shop. Rio Piedras. 1-31-L
COMPRO CASA en Miramar, tres
a cinco dormitorios, valor de cinco
a siete mil dollars. Tambi�n solar
de cuatrocientos metros m�s o me-
nos. Informes: Apartado 608, San
Juan. 2-l-G
SE VENDE rasa concreto Avenida
B N�m. 17, Urbanizaci�n hip�dro-
mo, parada 20. Tiene cuatro dor-
mitorios, garaje, cuartos servicio,
dem�s comodidades. Inf�rmese tel�-
fono 169 Hato Rey. Facilidades pa-
go. 2-8-U
SE VENDE: Por $8.000 casa en
San Juan, cuatro apartamientos,
rentando 5108 mensuales; se deja
parte en hipoteca al STr. Informar�
Del Valle. Edificio Beraval. 2-11-D
COMPRO CASA en Santurce litio
residencial, dos pisos, cuatro o cin-
co habitaciones rada uno, �ngel
P�rez, apartado 849, San Juan.
2-2-P
SE VENDE hermosa residervia.
Condado. Av�-Ida Magdalena No.
9. Buen precio. Informar� E. V�l?z
Posada, tel�fono 1739. San Juan.
Tinca 8. 2-3-V
V�NDESE 52,000 casa madera, cin-
co habitaciones y dem�s comodida-
des, solar 173 m?tros, cerca escue-
las, farmacias, teatros, guaguas,
etc. Tambi�n compro una concreto
$3.000 m�s o menos con las nvsmas
comodidades entre paradas 18 y 25
o hago permuta. Inf�rmese Tel�fo-
no 3135 A., Santurce, Ave. Sobrino,
Parada 23. 1-31-F
GRAN OPORTUNIDAD: Vendo do-
ce rasas de concreto a p'azos c�-
modos y precios bajos. Si Ud. quie-
re hacer una buena Inversi�n visite
a Gregorio V�zquez, en calle Alien
N�m. 9, tel�fono 302 San Jusn.
HNA-V
SE VENDE buena casa de concre-
to, con cuatro dormitorios, de las
mejores situadas en Urbanizaci�n
Las Palmis. Santurce. U.sntM�. Se
acepta parte en hipoteca. Tel��rnn
San Juan 50. �**
VENDO en Campo Alegre. Ran-
ch�n ron solar. Renta $'i2.O0. Pre-
cio $1200 y solar 100 mts. precio
S325.00 Informar�n Jes�s R Be:l.
Barber�a Central, San Juan^ *
COMPRA VENTA
DE MUEBLES
LA BOLSA. Muebler�a de R. L. Sol-
devilla. Vendemos ruebles nuevos
y reconstruidos. Tomamos los suyos
como abono. Reparamos, almace-
namos y mudamos muebles. Ponce
de Le�n 82. Tels. 221 y 261 verde.
Santurce. P'S
SE VENDE por embarcar, cama de
hierro ovalada plaza y media con
mattress. breakfast set, piano (bue-
no para principiante) otros mue-
bles. Flores 8-A, cerca Seboruco
1-31-Z
RADIOS ZENITH: El radio m�s
bello � Imitado de Am�rica. No
compre radio sin antes ver y o�r
un Zenith en la agencia m�s cer-
cana. Se solicitan agente� Id�neos
y responsaoles en los pueblos de
la l�la. Hijos de Ricardo Vela. Ba-
vam�n. representantes para Puer-
to Rico.______________________HNA-H
POR EMBARCARSE su due�a se
vende un carro Bulck, modelo 1935-
1936 en $500.00, un radio en sesen-
ta pesos, un ropero de dos lunas en
treinta peso�, un piano en 125 pesos,
tres abanico� el�rtriros a $10.00 ca-
da uno. una refrigeradora marca
Frlgldalre. $8000, una cocina el�c-
trica, $100.00, una m�quina Slnger
de Luxe, una maquln�lla de escribir
y otros muebles m�s. Para Infor-
mes, llame al tel�fono 1415, San-
turce. 2-1-0
SE VENDE muy barata la casa
No. 73 de la calle Cerra. Es de dos
plantas y renta $4750 mensuales.
Llame a Rudriguez, al 2222. San
SE VENDE, cocina y nevera el�c-
tricas, varias l�mparas, de sala, co-
medor y balc�n Todo est�, como
nuevo y puede conseguirlo muy ba-
rato, v�alas. Calle Mach�n N�m. 11,
Parada 25. Santurce. 2-8-V
VENDO COCINA de gal fluido
completamente nueva, l�mparas,
ramas y otro� muebles de ra�a por
la cuarta part* de su valor. Tel�-
fono 1349 azul, Santurce. 2-3-L
Juan.
SE VENDEN completamente nue-
vo� todos los muebles Apartamien-
to D, en el edificio Flgueroa, Para-
da 10. Santurre. Para Informe� i/>-
�NA-F rfono 3185. Santurce.
VENTA DE MUEBLES
FAMILIA que embarca vende ba-
rato, de poco uio rasi todo el ajuar
de una casa. Informar�n Tel. 2951
azul. Santurce. 1-30-R
BUENA OPORTUNIDAD. Vendo
juego de comedor fino, decorado
al �leo. Nevera el�ctrica usada, al-
fombra. Tel�fono 1096 Santurce.
Taft 10. HNA-S
SOI ARES
COMPRA VENTA
SE VENDE soler calle Elena, San-
turce. Sitio freico, seco, cerca ba-
�os mar. Tiene sombra. 13.70x23.55
metros. Tel�fono 612 verde, San-
turce^_________ 2-4-D
SE VENDE barat�simo uno de los
mejores solares de. Ciudad Nueva,
Hato Rey V�ase al Dr. Jenaro
Su�rez, Ave. Ashford, Santurce
Tel�fono 2660. 2-16-S
ESPLENDIDOS SOLARES, con al-
cantarillado, agua y gas. Urbaniza-
ci�n Bouret. parada 26'-.-. Sitio alto.
seco y muy fresco. Lo mejor de San-
turce. Informar�n Joyer�a Bouret.
HNA-B
SE VENDE solar de 900 metros en
la calle McLeary, esquina Gertru-
dis. Precio razonable. Informar�n
al frente. 2-12-B
533'-i METROS a $3.98. una casa
de Carretera Nueva y una cuadra
de Avenida Ponce de Le�n, parada
26'v. Espl�ndida oportunidad, ven-
ia rash, informes {tel�fono 1656 San
Juan. 2-3-P
SOLARAS: Para su hogar o nego-
cio tenemos los mejores'en Hato
Rey. colindando con la Urbaniza-
ci�n Eleonor Raosevelt o con le.
Urbanizaci�n Bernab�. Di do� a
tret dol�an metro cuadrado. Te-
l�fono 110 rojo. HNA.3
AUTOM�VILES
COMPRA VENTA
FORD V-8 del 1936. se vende bara-
t�simo, muy. poco uso. est� casi
nuevo, tiene radio y cinco gomas
nueva� Informar� Ram�n Garaje
Casino en San Juan. l-29-O
EXAMENES CHAUFFEUR, condue-
tor, y conductor trucks. Manual
edici�n 1938. Preguntas y respues-
tas. Suplemento especial, ley con
�ltimas enmiendas. Piezas mec�-
nicas, se�ales polic�a y muchas ilus-
traciones m�s, consultas y procedi-
miento� mac�nlcos, lubricaci�n, ad-
vertencias, otros detalles Importan-
tes. Aprobado por examinadores.
Precio especial, tres sello� de aho-
rro. Chauffeur Mechanic Press.
Box 553. R�o Piedra�. P-B
OPORTUNIDAD. Chevrolet 1936.
Sedan, cuatro puertas, magnificas
condiciones. 16 mes�s uso privado.
Se vende. Informar� Emilio Scia-
vicco. Lado Sur, Garaje Casino.
San Juan. P. R. 1-30-T
2-13-M
POR EMBARCAR pr�ximamente
regalo en $130.00 Ford cerrado cua-
tro puerta�, 1934. motor, carrocer�a,
magnifico eitado, muy econ�mico
gasolina, aceite. V�alo. San Jos� 15,
parada 26. 1-30-U
AUTOM�VIL FORD V8, 1936. cinco
pasajeros, de dos puertas. Carro de
familia en magnificas condiciones,
se vende por ausentarse su due�o.
Informar� Tel. 2685 Santurce. 1-30V
GANGA: Guagua Ford nueva pro-
pia para colmado o lecher�a se sa-
crifica con gran descuento. Facili-
dades de pago. Informar�n: Bala-
guer Brothers Inc., Alien 82. San
Juan. P. R., Tel. 935. 2-1-B
VENDO: Autom�vil Lincoln Ze-
phyr, 1937. seis meses uso entre
San Juan y Santurce, 9000 millas
corridas, completamente nuevo. F.
Ortiz, Edificio Buicaglia. �ltimo pi-
so, Izquierda, frente a la Dairy.
2-H-O
�GANGA! �GANGA! Se vende por
$350.00 Hudson flamante, pintura
de f�brica, cuatro gomal comple-
tamente nuevai. No pierda etta
oportunidad. V�alo, Wllson 13. Te-
l�fono 2715 azul. 2-3-A
POR EMBARCAR vendo barato, De
Soto, 1935, en perfectu condlclo-
nei. Econ�mico, garantizo 26 kil�-
metro* gal�n, gomas nuevas, v�alo
Comercio 9, Puj�is, Tel. 681, San
Juan. 2-3-P
FINCAS
COMPRA VENTA
SE VENDE una finca de 420 cuer-
das en Coilorei. Juana D�az, dis-
tante 15 kil�metros de Ponce, ca-
rretera asfaltada. Etta finca esta
montada al dia, para caf�, frutas
ci trosas y vaquer�a. Informar�
Bonnin & Co., Playa de Ponce. te-
l�fono 934. 2-1-B
COMPRA V �NTA
MIECELAI EAS
SE VENDEN dos B �tores Novo C
gasolina, de 8 H.P �y 6 H.P. es
muy buenas condlcif le�. V�alos en
la Planta del Gas, J> Iramar. 2-11-P
SE VENDE semilla' 'de hierba de
guinea. Informar�n rlburcio Gon-
z�lez. Comerciante,. Culebra, P. R.
1-30-G
�r
SE VENDE: Hotel. Jrlente, Cristo
16, San Juan. Un ar jte para riego.
Un truck en buena' �condiciones y
varios pedazos de '� �arm�les. Pre-
cio de situaci�n; "II 1-31-V
jlTr
SE ARRIENDA una finca de 30
cuerdas en el barrio Las Cuevas.
Trujillo Alto, $90 mensuales; con
cuota de ca�a de 32 cuerdas sem-
bradas. Buenas aguas, terreno lla-
no: fuerza el�ctrica y luz; Kll. 1.4
carretera embreada al Leproeo-
mio. i, V. S., Apartado 711. San
Juan. 2-9-V
SE VENDE: Finca de 40 cuerdas
carretera San Juan-Areclbo, Km.
16 Hm. 8. Tiene ca�a, agua, toron-
jas, malojillo. cas-s de viviendas y
de peones, otras comodidades. Pre-
cio razonable. Otra en Sabana Se-
ra de 12 ruerdas. Informaci�n: Box
1795, Bayam�n. 2-10-C
LOSETAS EN COL�.fcES. Const.-u-
ya o reforme ahor� 'su cuarto de
ba�o, a base de n '.estros precioa
sin igual, en toda C ase (fe loseta�
en colores. TambltinV Tahoneras, toa-
lleras, cepilleras, pulla�, espon-
jeras, etc. en las sismas combi-
naciones. Vea nu Iros �nuestra-
rios. Los. Muchach i, San Juan.
* 2-17-M
FINCA EN CAGUAS: Situada a 3
kil�metros del pueblo, v�ndense tres
cuerda� a orilla* carretera Tom�s
Castro. Contiene c�moda casa vi-
vienda, buenos pastos y agua. In-
formes: Juan Carri�, Banco Popu-
lar, Caguas. 2-10-M
COMPRA VENTA
MISCE1ANEAS
ALMANAQUE PUE� TORRIQUEf�O '
Asenjo 1938. 25 ct* � ejemplar y S
cts. para franqueo.: Se env�an 5
ejemplares al recio� de $1,00. Apar-
tado 415 San Juan�. � ' � 2-10-A
LOTES de mercanc�a; �n liquida-
ci�n, para comerciantes en la isla,
quincalleros, predije barat�simos,
para limpiar simara. Venga hoy
mismo. Casa Klein'ftSan Juan.
__________ ft 2-2-K
A, I. ROOT Compe�y. Efectot de
Apicultura. Tenso �existencia�. C.
M. Prestan. Box ljfe Tetu�n No.
1. San Juan. P. R/| HNA-P
POLLITOS BEBESfModas las ra-
zas americanas �Jsftnportadas v�a
a�rea � espcclaletjtara" crianza-
machos y hembras �el Gacantizamo�
entrojas en la islak A. R. ZENO.
Alien 16. 3-5-38-Z
POSTES ANGULARES esquineros
y terminales de hierro para verjas
y cercados. F�ciles de poner, dura-
deros y econ�micos. Pida Informes
y precios a "Los Muchachos" Sucrs.
de A. Mayol & Co., San Juan. P-.M
SE VENDE o se aJSienda una pa-
nader�a en buenas tundiciones. Pa-
ra Informes dirija
Santiago, Apartado!
a Jos� Cot
Coamo. P.R.
2-21-C
NORGE Refrlgerators, Stoves, Co-
olers, Washers, Ironers If if� a
Norge, lt'� almoit everlasting. Fac-
tory pnces. Whlte or colored por-
celdin to match your kitchen.
Show room: Taft 10. Tel 1096 San-
ture�. Arturo Guerra. Agent.
HNA-G
SE VENDE, caf� restaurant, mag-
nifica clientela. Pueden verlo In-
formal �n Monseirate No. 29, San-
turce. Stop 15*. 2-4-M
OTRA VEZ�Agujas VicVor a $4.50
cart�n. Comprando cinco cartones
a $4.25. y 10 cartones a $4.00 ei
cart�n. Una verdadera ganga. El
Jard�n del Arte. Luna 46. HNA-C
AGUJAS V�CTOR:.fatra vez a $1.50
art�n. En todas �lartes cuestan
56.00 cart�n. El Jftfdin del Arte,
Luna 46. B . HNAC
ESTUFAS de .ero��la "Perfectlon"
son bonitas, eficlcn es y econ�mi-
cas. Su costo orlchal es menos.
V�alas en las oficlMts de Ja West
India Oil Companjftj (P.R.) o pida
cat�logo. ai - 2-5-W
T�b
INCUBADORAS el�ctricas, capaci-
dad 300 huevos, usadas y nuevas.
Huevos para incubar. Garr�a Gi-
nart, Recinto Sur 29 (Frente *\
Correo) San Juan. 2-l-G
GANADEROS: Instrumentos vete-
rinarios, liquido para marcar. In-
yecciones, purgantes, verm�fugos y
todas clases medicina� para al ga-
.�ado lo encontrar� donde A. R.
Zeno. Alien 16. 3-4-38 Z
INCUBADORA EL�CTRICA de 150
a 200 huevoi, se compra una que
est� en buenas condiciones, diga
precio. Box 91, Rio Piedras. 2-3-1
TRUCKS USADOS > autom�viles
usados, v�alos en el Garaje d� E.
Sol� A Co.. S. en C, parada 10.
Carretera Nueva. Mlramar. frente
Aeropuerto. Tels. 3140-1-2, San tur-
� HNA-a
COCINAS de petr�leo marcas "Ke-
rogas", "Everlte" y "Anchor", det-
dt una hatta cuatro hornilla�, con
o �ln respaldo, muy econ�micas y
barata�. Tenemot ilemprt piezas dt
repuetto. V�alai o pida detaliei a
Loi Muchtchot, San Juan. 2-17-M
.ONES: KH
de .�lo y r�
PANTALONES:
en driles
jor fabricaci�n.
chaquetas para
Perpetua", SalvadJ
Juan.
CARLOS PICO
Apartado 41. G
todos tama�os. C
600x16 a $7.46,- 30:
Clase "C" 4 ion
$1.00. Balance C.O.:
;nlftco surtido
god�n. La me-
peclalidad �n
mareros. "La
Brau 95. San
2-15-R
.TOS. Coamo,
]AS NUEVAS,
"A" 6 lonas,
�8 lonas. $11.37.
$5.25. Remita
2-18-P
APROV�CHESE: �Dmprando aho-
ra agujas V�ctor a f�.50 cart�n so-
lamente por poeqt-Miat. El Jard�n
del Arte. Lu .a 46A� HNA-C
VIDRIERAS M
Comerciante te�en'
ftoa, estilos
competencia.
61, San Juan.
o��r
enWa-
y colojfl a
, S RcSr.
sJir
NEf �de
ADOR: Sr.
todos tama'
precios lia
Alien Nilm.
H-N-A-lt
BODAS, BAUTIZOS y �lc�tas. En-
cargue su bizcocho par� su boda
o fiesta a La Bombonera. Aqua-
rium o Fuente Padln. Estableci-
mientos Puig Abraham * Co.
HNA-P
REFRIGERATION "CARRIER
BRUNSWICK" para Colmadoa, Le-
cher�as, Restaurantes. Fuentes de
Soda. Mercado de Carne. Bart, etc.
No tolament} lo m�s moderno en
refrigeraci�n sino lo m�s econ�mi-
co. Solicite nuestros precios sin
compromiso. Mart�nez & M�rquez.
Tetu�n 64. San Juan. HNA-M
TENGA LUZ Y RADIO por 50c.
a�o con la "Planta A�rea Ongay"
Ofrecemoi motore� el�ctrlcot. bom-
bas para agua, acumuladores, cal-
deros de aluminio, otras maquina-
rlas para uso en los campos; y nue-
vos y on segundas manos. Infor-
mes: FABRICA DE ONGAY EN
BAYAMON. HNA-0
SERVILLETAS DE PAPEL para co-
merclantes, hoteles, reitaurants, et-
c�tera a precios especiales. Tambi�n
manteles y servilletas de papel en
colores para Ji-as, bautizos y cum-
plea�os. Visite a Loa Muchachos.
San Juan. 2-17-M
BUEYES JOVENEifde trabajo, a*
venden. De quince j �dieciocho arro-
bas, a buen ^recftj No deseamoa
corredores. Finca "fibuebrada Pal-
mas, Naguabo, Knfc?65.4. HNA-B
HIPOTEfCAS
PABLO GINORl�f'tel�fono 534
azul. Santurce. Hipotecas a largos
plazos, amortlzandq�capital � Inte-
r�s. Servicio personflL
.-HNA-G
MISCEL4jf�EAS
TERRAPLANE ROADSTER for
sale. 1934 Model. Baileys Motors
Service Co., Avenida Fern�ndez
Juncos, Stop 8, Shell Buiiding.
2-3-B
VENDO PONTIAC Sedan: Corrido
muy poco, perfecto estado y fla-
mante como nuevo. Seis gomas y
mucho equipo extra. Verdadera-
mente una ganga. Informe: Far-
macia Central, de Guayama. 2-3-P
BUICK MAGNIFICAS condicione�
8290.00 v�ase Garaje Rey de la
Lata. Cerra 95. Parada IS, San-
turce. Tel�fono 112, Santurce. 2-4-M
BUEN NEGOCIO Vendo reposte-
r�a y cafet�n. San Jos� 14. esquina
Luna. Negocie de diez a�os, lim-
pio, sin deudas y acreditado como
uno da los mejores de San Juan.
Emiliano Hern�ndez. 2-3-H
BEAVER BOARD: El cart�n Ideal
de colocar. Duraci�n eterna. Evita
para divisiones y cielos rasos. F�cil
la humedad. Aisla el calor. De ven-
ta por Los Muchachos. Sucs. de
A. Mayol & Co., San Juan. P. R
HNA-M
-noGA"-Allmentoa ^ara pollitos
gallinas ponedoras, conelo�. -anadr
y p rr.anales. Hacemos ajuste para en-
tregas en la Isla A. R ZENO. Alien
1M 3-V38-Z
JUNTA GENERAlll Ordinaria �a
Accionistas de la f�yuya Develop-
ment Company. P�f�la presente se
clts a Ud., como Mclonista da la
Jayuya Devei pmefK Company, pa-
ra la Junta Genej�al Ordinaria da
Accionistas de esli; Corporacida,
que se celebrar� atilla 31. de ene-
ro d� 1938. a las ijfleve de la ms�
�a�a, en la oficins�jkrlncipal de la
Corporaci�n, situapfl en la Cali*
"Amor", esquina a. i� Plaza Dege-
tau. en Ponce. Puew Rico. En es-
ta reuni�n se prooMcr� a la elec-
ci�n de la Junta yfteetiva que ha
de regir la Corporlf�n duranta al
a�o de 1938 y haiasj que sean ele-
gidos sus sucesores y se conslda�
rsr�n los damas anntos pertinen-
tes, de conformidad- con los Estatu-
tos y Cl�usulas d� Incorporaci�n�
Tambi�n se considerara en esta
reuni�n la venta BOf Un Dollar al
Municipio de Jayuj-a. P R., de una
parcela de terrencj de 600 metros
cuadrados, que halji� de tegreg�>
se de un� de las �meas de la Cor-
poraci�n, y la cuj�-ser� dedicada
por el Municipio c'jfiJayuys exclu-
sivamente al esujPeclmlento da
una Unidad de Salt�nf�bllca. Ponca,
Puerto Rloo. eneroJfepe 1938. Mar�a
del Toro Vda. de finli. Presiden��.
1-31-J
APRENDA UD. MiSilA a dlieflar,
cortar y confeecl Profesora diplomada,"fen competente
escuela europea, a|lrt su academia
en Taft 5, bajos. Ttlifonn 2232 San-
turce, V� , m-v

ZAPATE ROS. TALABARTEROS,
acabamos de reclbltftlina nueva par-
tida de "Forro" e4jcmado en di-
versas clases y el^vlodos los colo-
res, que liquidante�- a.precios que
no se consiguen tt&y > Aproveche esta gadSa. Los Mucha-
chos, San Juan. M 2-17-M
--------�-------ni�r---------
POLLITOS reci�n lijacldps, huevos
incubar, trios, blanj��s y rojos. Alia
calidad y resistenRi a*"las enfir-
medades del pala,; �obtenidas me-
diante diez a�o* qtj estricta selec-
ci�n. Granja AvteoL*! Gonz�lez. Pa-
rada 32, Apartado! 121, Hato Rey.
1-30-G
* %
35* 25
PALABRAS
PARA ANUNCIOS LOCALES EXCLLSIVAMENT�
6 d�as consecutivos � $1.50 y 31 la palabra adicional
15 " " �-12.75 y 6� la palabra adicional
30 " " � $5.00 y 121 la palabra adicional
IMPC
CON
R�E
LA
OtflfEN


20
EL MUNDO, SAN JUAN, P. R. - DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
LA DUDA
� Por NE1DA H. DE YILA
El tormento de la duda ti como
.un torcedor de progresiva Intensi-
ficaci�n: nos trastorna, nos seca
lat fuentes de nuestro esp�ritu,
arrasa con la tranquilidad, pisotea
derechos, anula entusiasmos, des-
equilibra, en una palabra, la vida.
Quien caiga o est� por caer en
las sutiles y negras redes de la du-
da, no tardar� en ser victima del
mis terrible dilema moral. Nada
escapar� a su acci�n destructora
y negativa, nada ser� respetado si
la verdad, luminosa y cierta, no
acuda en socorro del coraz�n -iue
sufre.
Este problema espiritual se pre-
senta en todas las Circunstancias
de la transitoria carrera humana,
pero especialmente en los proble-
mas de �ndole amorosa. La duda,
en el amor, es como el aguij�n de
la abeja en la carne de un ni�o.
Ahora bien: �per qu� dudamos?
Y cuando lo hacemos, �tenemos ra-
z�n?
Estas son dos preguntas, amables
lectores, muy dif�ciles de contestar:
primero, no siempre sabemos por
qu� dudamos, ni tampoco las cau-
sas de la duda son las mismas en
todas las circunstancias.
Respecto a la otra pregunta, ca-
be responder: no es posible afir-
mar, a prlori. si tenemos o no ra-
z�n. Los casos var�an tanto, que
muchas veces en centenares da
ellos no se encuentran dos pareci-
dos.
Es decir que estos problemas tie-
nen tanta complejidad que el esp�-
ritu mis sereno est� expuesto a
extraviarse en ellos.
Dudar, por el simple hecho de
que se ama, dudar hasta de la som-
bra que acompa�a al objeto de
nuestro carino, es funci�n disol-
vente de ese mismo amor, como es
ptligroso el celo del ave, que por
proteger a sus hijos se echa sobre
ellos y los mata.
Se duda de una sonrisa, de una
mirada, rio un mensaje, de un
apret�n de manos, se duda hasta
del pensamiento, porque casi todos
nuestros actos los guia el ego�smo,
y porque somos absolutistas y ex-
cluyentes de todo lo que no sea
nuestro propio ser, o nuestras vo-
liciones. En nuestro sexo, destinado
por las leyes humanas a ser guar-
di�n del hogar y ejemplo de las
nuevas generaciones, se arraiga
con mayor facilidad el sentimien-
to de la duda, porque el hombre
ofrece m�s blanco para la mlama,
dada su vida de continua relaci�n
con el pr�jimo. Muchos actos, por
su naturaleza, facilitan la inter-
pretaci�n err�nea de los mismos.
De ah� que. muchas veces, una sim-
ple funci�n comercial o de inte-
reses sea tomada por nosotras co-
mo visible desviaci�n de conducta
de nuestro esposo.
Nada duele tanto como la injus-
ticia con que se se�alan rectos y
claros procederes. Esa Injusticia,
que subleva el �nimo, y que, asi-
mismo, da margen para dejar pro-
ceder bien, la esgrimimos a cada
momento, como arma defensiva de
nuestro ego�smo.
No es mi pretensi�n eliminar del
alma de mis caras lectoras el sen-
timiento de la duda, ya que �ste
es una cualidad Imprecisable y es-
curridiza; pero si templar el esp�-
ritu para saber resistir la acci�n
de esos "garfios de acero" c,ue
aqu�lla introduce hasta el fondo
de nuestro ser sensible.
Se ha dicho con raz�n, que quien
duda ama, pero tambi�n es cierto
que no siempre la duda se justifi-
ca, ni se comprende. Al contrario.
en un por ciento elevado de veces
es difundida, antojadiza y hasta
cruel.
�Qu� grande y bella es la sere-
nidad, el esp�ritu de comprensi�n
con que algunas personas encaran
estos problemas morales! Apren-
damos de ellas a conducirnos en los
tortuosos laberintos de las pasio-
nes, despoj�ndonos del orgullo, fu-
nesto siempre, y de la vanidad, que
pierde en vez de salvar. Jam�s de-
mos un solo paso, ni digamos la
m�s peque�a palabra, si no esta-
mos completamente seguras de que
nuestra sospecha se ha confirma-
do en un hecho cierto y real. De lo
contrario, nos exponemos siempre
a ser injustos, a que se nos tema,
se nos malquiera y se nos huya.
La terrible enfermedad de los ce-
los, tanto m�s violenta cuanto me-
nos justa, es un permanente esta-
do emocional que linda con la lo-
cura. Huyamos de esa enfermedad,
serenando el esp�ritu ante todo lo
que creamos enemigo de nuestro
coraz�n y de nuestra tranquilidad.
MADAME DE SEVIGNE
En las cartas de Marie de Ra-
butln Chantal, Marquesa de Sevig-
n� se vive una �poca.
Gentilmente, encantadoramente,
con delicioso humor y gracia, su
f�cil pluma expone las debilidades
y locuras de los personajes hist�-
ricos de la Corte de Luis XVI, de-
j�ndonos un cuadro Intimo de su
tiempo.
Su propio retrato emerge de las
cartas: mujer graciosa y amante
de la aJegrla, de gusto cultivado,
leal a los amigos, y tan entregada
a su hija, con afecto tan intenso
que parece una falta en su esp�ri-
tu, en lo dem�s, tan equilibrado.
Adem�s de tratarse de documen-
tos hist�ricos, est�n llenas sus car-
tas de sagaces comentarios y obser-
vaciones agudas.
Madama de Sevlgn� puede adere-
zar un plato chismoso con verda-
dero ingenio galo o consolar a una
amiga abrumada de dolor con la
misma facilidad.
Sus cartas, que no fueron escri-
tas para que se publicaran, figuran
en literatura al lado de los traba-
jos de sua Ilustres contempor�neos
Moliere y La Fontalne.
Nacida en Par�s en 1626, Mar�a
de Rabutin-Chantal qued� hu�rfa-
na muy Joven. Creci� bajo la cus-
todia de su tia materna la abade-
sa da Coulanges. en su pa�s natal
de Llvry, y recibi� una esmerada
educaci�n, aprendiendo el lat�n, el
espa�ol y el Italiano con la misma
facilidad que el baile y el canto.
Femenina hasta la punta de los
dedos, con el encanto de una pari-
siense, su inteligencia era tan agu-
da que pod�a rivalizar con la de
sus maestras, y sus amistades au-
mentaron de tal forma que Inclu�a
a hombres y mujeres de toda cla-
se.
Amaba a las gentes y, sin embar-
go, sus cartas reflejan, a menudo
la necesidad de comunicarse con la
naturaleza, ansia �sta un poco ex-
tra�a en quien habla nacido para
las convenciones artificiales de la
vida cortesana.
Como es natural, muchos corte-
jaron a la Joven y bella heredera,
y nadie sabe por qu� eligi� a En-
rique, Marqu�s de Sevign�. de
atractivos masculinos, pero de vida
notoriamente disipada.
Despu�s de su matrimonio, a los
18 a�os, con este joven disipado de
noble linaje, vivi� en Les Rochcrs.
la bala hacienda de Sevlgn� en Bre
ta�a, donde nacieron un hijo y una
hija.
Transcurrieron ocho a�os, duran-
te los cuales el joven marqu�s dila-
pid� gran parte de la fortuna de su
esposa, y finalmente fu� muerto en
un duelo provocado por una de sus
�ltimas amantes.
Madame de Sevign� probablemen-
te le amaba. Sus cartas, tan volu-
bles, nada dicen de su vida mari-
tal.
A la muerte del Marqu�s muchas
personalidades Ilustres cortejaron a
la interesante viudita y �sta les
concedi� una duradera amistad, pe-
ro no volvi� a contraer matrimo-
nio, a pesar de que, a�n teniendo
62 a�os, recibi� una oferta matri-
monial de un Duque.
Amaba a su hijo con afecto anor-
mal y a su hija con apasionada ter-
neza, con Idolatr�a casi.
Su hija. Francisca, excepcional-
mente bella, se destacaba entre las
m�s bellas de la Corte de Luis XIV
pero era m�s fr�a y menos encan-
tadora que su madre y probable-
mente vio abierto el cielo cuando
su matrimonio con el anciano Con-
de de Grignan, le ofreci� el me-
dio de escapar a la constante de-
voci�n maternal.
Cuando los Grignans partieron
para la Provenza (viaje de once
d�as en aquella �poca) Madame de
Sevlgn� enferm� por la separaci�n.
Entonces, a los 45 a�os de edad,
comenz� a escribir sus cartas, en
las cuales verti� su coraz�n, y son
en la literatura un monumento sin-
gular de amor de madre.
Pas� los �ltimos d�as con su hija
en la casa de los Grignan donde
falleci� a los 70 a�os.
La sociedad francesa...
(Continuaci�n de la p�gina 16>
que quiere documentarse sobre el
estado de una civilizaci�n en un
momento dado. Hay all� una fuen-
te de informaciones que ni Abel
Hermant ni Marcel Proust podr�an
proveer. "Los hombres de buena
voluntad' no tienen, desde ese pun-
to de vista, ning�n equivalente en
la literatura francesa. Es una obra
de car�cter nuevo, nacida justa-
mente de ese estado de alma colec-
tivo tan particular a nuestra �po-
ca y que Jules Romalns ha tenido
la buena fortuna de saber captar,
para gran beneficio d>- nuestros
descendientes.
Tates son los tres medios de vi-
al�n que el novelista puede aplicar
al estudio de sus contempor�neos.
No se trata aqu� de calificarlos por
orden de m�rito. Algunos preten-
der�n que es m�s f�cil ser un Ro-
malns que un Proust y que los ras-
gos sat�ricos de Abel Hermant no
son m�s que elegantes juegos de in-
genio. Lo cierto es que, gracias a
estos tres escritores, la sociedad
francesa del primer cuarto de este
siglo se encuentra analizada como
jam�s lo habla sido todav�a socie-
dad alguna.
-??-
Definiciones
M�sica, es el arta de hacer rui-
do molestando lo menos posible.
Dibujo, el proce�imiento mejor
para ensuciar papel con arte y
buen gusto.
Escultura, el arte de Insensibili-
zar al p�blico contra al pudor.
Las hormiga*
Mucho se ha escrito acerca de i*
inteligencia de las hormigas, que
�i no tan virtuosas como nos las
han querido pintar los fabulistas.
son indudablemente de los insecto-
m�s inteligentes y laboriosos. Sin
embargo hay que distinguir. No
todas las hormigas son Igualmen-
te lisias. Esta bella cualidad m
privativa de las obreras, o Indis i-
duos neutros, que son los que des-
empe�an las funciones de albaft�-
les, recolectores, nodrizas, guerre-
ros, centinelas, etc�tera. Las hem-
bras demuestran mucho menos in-
teligencia sobre todo antes de :a
fecundaci�n y en cuanto a los ma-
chos, son decididamente est�pido?,
estando incapacitados hasta para
distinguir a un enemigo de un
amigo y para encontrar el cami-
no de su hormiguero cuando te
aleja de �l.
Estas diferencias se comprenden
cuando se examinan cerebros di
hormigas que hasla esto, y aun
m�s all�, llegan los naturalistas
en sus investigaciones. Las hormi-
gas obreras tienen el cerebro m�y
grande y con la capa cortical muy
rica en elementos celulares. En
las hembras, es mucho m�s peque-
�o, y en los machos casi rudimen-
tario, con una capa cortical Insig-
nificante aunque con l�bulos olfa-
torios y �pticos bastante grande:.,
lo que indica que sn ellos s�lo es-
t�n bien desarrollados los sentidos
necesarios para reconocer la proxl
midad da las hembras.
POPEYE (ESPINACA) EL MARINO
DlftO PASABLE PA��\
GWE AttQE6LE LASMEM> \
TM�A%...Hia�u.N0H0 I
TEHlA POQQ�E ESTAtt /
ENLACAQCEL.^fESA
p�tateme*,*
TAMI
I . WwU '4U. �M<
i ur. Sns fsssn hrms� \t
1 H*.. HWAOt Ufv
�cuca' . uf\reo?�Ticut
*.
set�Q tsPiH*.CA...v)VeD
' T�me'wss*._ io Mt las
AlsBtUg COMO
[coaoooiee*
LUSAKA l- TBATl
DE ANOTMHKA. P�O0
WCt LIO*-. CA POLI C�A
N\E PEa%� BAAACA%A,PMK>HW
IHCOKTBAQAH
NH&*,L.LE\iA
IttAHAV.ACMt�
COMET� OH EBttOfi ...
OC&l PEBWTIQ QOt i.**
A&ENTETEU.EVABAALA
CACCEL POtt BO&AO WAN�
ZAHAV�&iV >-----s.
WfcVTOmMl OHfcV*HA&0.��'S-^��
�ADO PAC�A
QUE TE
.ACAQA

��*��>
^V-^ do^kSb �*UC�A P\� �w .PCQO
-ScoMPat to*A% que pwcf fo-..- fcpu�
CftHCft.-NAMOt AlO A VAQI0* 'ttiOS
39'tWEK SEO. ATO-
SON www \*.*�L r ( IO A
tABACMMHAB J 1caE*UJ)?
7oh!..�ESTd'e�\ r%�L
==------*�-------Mp


NO 10 SE
ESUMDOELCAMPO,
�H0?..N\E GUSTA-
:>^
-~^r\ :..*
**-�"� A
�'�sBmL�tC-i
2l
,�^T '
.. r
*-T
PODQEMO* SEO, ATOQQANTES,
PEQOSEBEMOS AT0CBANTES
UIAP10V..N^ASA'
%M*A,TAW&IEH.
,NWT0.'
� g
� �
*
DKjO QUETtc ALUS. QUE
tCES ONAtttlQOlUUA
C�LLESE WED...M6I1V
>Ol�,1HOH.OOn�t
QUE LO ODIO'
��4|
* ''�?>

SSs?* $ps
TQA\&A
SOPA
AQU�
rTEDI&OQUETE
CAU-ES,SlHO,
HOTEDAP.EIA
\t>0DA
fi KN
Ir.� � �,, t**~.~�
ONE.SUSAl^A^.SETE'
WA COBCMC; 0 UN PON
jo en lai hed�a.

2�

��ttE�TWOESfcAt�A&Nl.O
1UE HADASTE " fe. HAQs. DOO
\�Al0.&\EN..;*ie�iE$ yk
(Vtf4iVP UnEtl Ol�-
POCO r
� CN>�MSC_OfAEPj "* �WJQAOE
EMESTE f�r^PAQA QUECO-
PLATO? ) (,?fcV�TET>-�e&E
JtNEQ UAMRBfc
i .i � >^w ,A. ......0 ,m
��11'""*' " r *'"' fl" '�'*�'�* '-
ES-TAEsA QXO... LO COM1TOD0...
i Poq que' dijo que har�a '

ii''
'�*�.
<�


18
EL MUNDO, SAN JUAN, P. R. � DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
DICE LOLITA
DICE LOLITA: Loa peque�o� lu-
jo� que contribuyen a hacer la vi-
da grata, la har�an m�s grata a�n
ai no consumieran tanto nuestro�
lutldo�.
�tW%�l.
DICE LOLITA: El hombre que
no se �acta de �o que piensa ha-
cer tien6 menos excusa� que dar.
DICE LOLITA: Amor propio es
una cosa muy distinta a adulaci�n
propia.
DICE LOLITA: Vn dentista ha
dicho que la mujer casi tiempre
pierde los dientes primero que el
hombre. Tal vea lo� oasfa con la
lengua.
DICE LOLITA: La mujer puede
guardar un secreto sobre cualquier
tema de que no sepa nada.
M
DICE LOLITA: Vn rey de Ing'.a-
ierra abandon� e\ trono "por la
mujer a quien amo". Muchos hom-
bre� ofrecen el mismo pretexto pa-
ra abandonar un juego de poker
cuando llevan la mejor parte.
DICE LOLWA: Lo curt�
agua es que f frutare se hiela con*
��" *******
DICE LOLITA: Ya no es moder*
no el que cree que debe araba)*s
la fiesta cuando comxrn.a a apun-
tar el �ol por el horizonte.
DfCB LOLITA: Las querella� >in-
I ,"iii /'/<: lintCI n' *e Uevan a cu'o �'n arbitro.
�Mi mujer <-� .(� tesoro. Haata
tr arroditta n quitarmt 'o.� saya ti
- {Cuando llega usted del clubt
�A'o. Cvnnrio quino tr rr"�.
ntrir LOLITA: n � te"
��HT r� Has lrr,\ hn\ ti n '� |�<< j, n.
duete daecoaocido c\ la '';.....u
DICE l.ni.iTA: y.i ...�n./o ,, �lt
ex ra�a lugai tm iond* lodos ta-
bea '�..... el oficia del tiecino, pe-
ro poco� xnhrv r> pinpin.
J 2 * ' " 'C l�T. >� B�n �vmii,|7�iy^'' >
DICE I.nr.lTA: Hnu un secreta
qua saben guar�ai aiuy Mea toda�
leu mujeree: su propia edad.
El patr�n monetario de oro
necesitar�a ^er reafirmado
La estabilizaci�n �le las divisas que pro-
pone el doctor Keninicrc�*
l)p la \\r\n c�mica
C�mo llega un momento rn que uno va no discute ron su mujer
-------------------------------------------------------Por MKL Sli�AHUKI) �----- -------
Un programa de acei|*amieii-
to cultural �nter americano
DICE r.nr./
ni � �< i q
tira tonteti�n
rinl.
O/j'r rti ^ '�� | � la
ron>i i 'a, In h.
'a m�a du <�! \
Por �1 Dr. EDWIN W. KEMMERER
(N. da la R.:�Fl autor de este
articulo es una de las autoridades
m�s destacadas en materia de fi-
nanzas, habiendo efectuado estudios
de tata car�cter por encargo de va-
rios gobiernos sudamericanos y eu-
ropeos.)
UNIVERSIDAD DE PRINCETON,
(Estados Unidos), enero.�Hay muy
pocos pa�ses donde pueda afirmar-
�a que el patr�n monetario de oro
asta �n estricta vigencia. Esto no
obstante, casi todas las naciones im-
portantes cuentan con una buena
reserva del metal amarillo; las
existencias actuales de oro, medi-
das en kilogramos, son superiores,
tn un 39 por ciento, a las del pr�s-
pero ano de 1929, �poca en que el
patr�n oro era de uso casi univer-
sal. Adem�s, muchos de los pa�ses
Importantes que en la actualidad
aa consideran exponentes del siste-
ma de papel moneda controlado ofi-
cialmente, tienen y han tenido por
varios anos sus unidades moneta-
rios a un nivel muy cercano al va-
lor da determinada cantidad de oro,
valuada al precio del mercado li-
bre. Por consiguiente puede afirmar-
se qua tambi�n esas naciones ob-
servan el patr�n de oro.
A mayor abundamiento, el oro es
on la actualidad el �nico medio que
permita la certidumbre de poder ser.
en un futuro m�s o menos lejano,
un patr�n monetario Internacional
de amplia difusi�n.
SI al nacionalismo malgastador
de U post-guerra ha de destruirse,
como yo creo que debe serlo, y si
hemos de tener otra vez un siste-
ma razonable de Intercambio y fl-
nanza Internacionales, habr� que
convenir en que es sumamente im-
portante que las naciones principa-
les adopten otra vez el mlsmb pa-
tr�n monetario. Para esa delicada
funci�n no hay medio m�s adecua-
do que el oro.
El problema Inmediato que debe
resolver el mundo, por consiguien-
te, no es el �nicamente nacional
de crear un sustituto Individual que
reemplace al patr�n oro en cada
pa�s, sino el Internacional que con-
siste en hallar la forma de mejorar
dicho patr�n, de hacerlo m�s aeee-
aible y m�s pr�ctico. Esta tesis-
creo�se va acentuando cada vez
m�s en los circuios financieros
bien Informadoa de todos l"s ril-
aos.
. EL ORO MET�LICO
La. forma concreta que tendr� el
patr�n oro en el futuro en las prln-
cipales naciones Independientes se-
r� probablemente la del metal en
barras. Las monedas de oro son
un medio de cambio Inc�modo e
Innecesariamente costoso; excepto
an aquellos lugares en que se quie-
ra hacer aumentar la demanda por
el metal con el fin de poner freno
a su depreciaci�n, el empico de ta-
les monedas no es aconsejable.
SI ha de mantenerse eflcarmen-
le un verdadero patr�n oro y �i
ha de cimentarse s�lirisnoente la
confianza del p�blico en la moneda
nacional, deber� ser posible la li-
bre lnterconvertibllldad de toda
clase de monedas por �oro me'A'l-
eo so laa oficinas del Banco Cen-
tral d� la naci�n.
No debe haber restricci�n �lau-
na aplicada a la importaci�n o ex-
portaci�n de oro, ni gravamen ofi-
cial alguno. El morcado de oro de-
be ser absolutamente ubre, tanto
en lo nacional cuanto en lo Inter-
nacional. El oro en cuesti�n en un
banco central por cuenta de oiro
debe ser protegido por acuerdo In-
ternacional que Impida que ningu-
na naci�n se apodere de ese me'al
en custodia en caso de guerra o
circunstancias de urgencia.
Si bien el patr�n oro del futuro.
Igual que en el pasado, ser� fun-
damentalmente autom�tico en su
funcionamiento, estar� sujeto, em-
pero, a medidas de contralor. El
concepto popular de que tenemos
dos clases de moneda, hablando en
t�rminos generales (el oro y la pla-
ta, de funcionamiento autom�tico,
y los billetes, que son manejados
al arbitrio del gobierno), es err�-
neo. Todos los patrones monetarios
de los tiempos modernos. Incluso
el de oro, est�n supeditados a ma-
yor o menor grado de contralor
oficial. No se trata de que haya o
no haya una "moneda dirigida", es
decir de naturaleza fijada por las
autoridades y de curso variable,
sino de la naturaleza y alcances de
dicha direcci�n o contralor.
FISCALIZACI�N OFICIAL
Esta fiscalizaci�n oficial deberla
ser impuesta a un sistema moneta-
rio que es de funcionamiento auto-
m�tico, y aplicada de acuerdo a
determinadas reglas que serian
aceptadas por los principales ban-
cos centrales del mundo, con auto-
rizaci�n de sus respectivos gobier-
nos. Adem�s, esta fiscalizaci�n no
deberla ser ejercida por funciona-
rlos del gobierno, impulsados por
ambiciones pol�ticas, ni tampoco por
Instituciones particulares de cr�di-
tos, impulsadas por el af�n de la
ganancia.
La fiscalizaci�n monetaria debe-
rla estar en manos de los grandes
bancos centrales del mundo, qua
en cada pa�s deber�an ser los �ni-
cos depositarios de oro y los �ni-
cos autorizados a emitir papel mo-
neda. Son estas Instituciones, como
lo ha demostrado la experiencia en
muchas naciones, las m�s Indica-
das para dar al pa�s la cantidad
limitada de fiscalizaci�n monetaria
y de cr�dito que necealta.
Estos bancos centrales deber�an
estar bajo la direcci�n de directo-
rios Integrados por hombres exper-
tos y de habilidad reconocida, Via-
jados de toda presi�n pol�tica e Irre-
movlbles aalvo causa justificada.
Los gobiernos deber�an estar repre-
sentados en dichos d'rectorlos. aun-
i que de ning�n modo deber�an rto-
I minarlos, a no ser quiz�s en c�sp
| de guerra u otra circunstancia al-
: mllar.
SI �e efe-ttiara un estudio cui-
dadoso y se hicieron experimentos
I tendientes a encontrar los bonda-
: den y deferios de los planes que se
i pusieran en pr�ctica, seria posih'r
d*iar sentada sobre basen s�lidas
'la esiobdiazici�n monetaria �ntrrna-
Utl,
Derechos reservados a EL MUN-
DO por North American Newspaper
| A!liance.
Todo* lo� a�^s mi mujer y yn nos
icgalamoj una expedici�n de jnviet-
no o r�e verano pee esos caminos,
I.a experiencia rie a�oi anteriores
fu� penosa, peo la repelimos inva-
riablemente al siguiente. El pri-
mer dia es de euforia campesina,
de comentarios alegres sobre la
dicha de encontrarse por fin lejos
de la ciudad maldita con sus hu-
mo�, sus autom�viles y apa regla-
mentos de tr�fico, las visitas de
hasta unns quince millas. Nos echa- pie lo que flsbei hacer y rehusas- tldOS, Muy pronto la lluvia que nos
mos al camino, empez� a llover, se te. V ion lindo que era con sus fio- h�bil acompn�ado en el camino
nos revent� un neum�tico,'nos mo- res. sus rejos azulea y sus parala , vino n hacernos compa��a en la ha-
r�amos de hambre y de fr�o, ya no �as verdes tras las r�ales se ariivi- bitacbm a trav�s d;l techo. El pe.
nos habl�bamos sino que nos la- naba limpieza, confort y calor . Irin�s de mi mujar comenz� a lan-
drabamos con mi mu.ter, runndo Para nn darla una bofetada ml ca- � zar unos jrritillos extra�o�. �Se
llegamos al "Campamento del Le�n I li� esta \ M ren que hablar de muer* - ?r�i� mi mujer� se esi�
Rojo". No le tom� un mjn'ito al lodo aso rssl a media noche cuan helando . Pasamos la mitad de la
propietario el explleai nos^iue no, do um est� sin comer j calado noche ninnrto sobre el anlmalito
Lo lendr� a su carpo el profesor U'i-
c liarti Patee en Washi liplou
nos pod�a acomodar tampoco; ha- hasta los h;ic
hla una convenci�n nudista i>o, g . , mo* por millos, la
all� cerca y el campo estaba reple- arreciando. n-> ruando en
mente encontrar�amos elojamicn-1 brai Igualmente are-Mes. Por
lluvia
cuando
pal
fin
la roca ropa que ten�amos par�
cubrirnos. El pekln�s nos miraba
'�orno diciendo; "; Pero yo que confia-
i-c en la inteligencia d� us;edes!"
Esa fu� la historia de nuestra ex-
amigos y 'a� conferencies del club, to He cerros. Nos riiio que'secura- cambi�bamos algunas otr?i
Al anochecer empieza la elecc'�n
rie alojamiento, Ja ciudr.d y el ho-
tel. Por lo general �sta e� ]* pr|.
mera vez en muchos meses qu�
uno no discute con su mujer; el
animo est� remozado con el aire
del campo. Asi es que muy pronto
se llega a un acuerdo. Nos detene-
mos frente a un lindo edificio, un
muchacho nos recibe las maletas,
otro lleva el autom�vil a un gara-
je, comemos, bailamos, dormimos
como �ngeles, nos levantamos* con
la senssci�n de que despu�s de to-
do con pol�ticos, parlamentos, eco-
nom�a dirigida y sindicalismo toda-
v�a se puede ser dichoso en esta
tierra. Pedimos la cuenta: son siete
d�lares por comida, ocho por los
cuartos, uno por el garaje y una
serie de gabellllas incluso uns toa-
lla estropeada por el llpstlck de
mi mujer. El Ed�n se ha desvane-
cido; el presupuesto entero tiene
que ser revisado, el viaje recorta-
do, las discusiones con la mujer
reaparecen por cada centavo.
Por eso este ano resolvimos en-
sayar esos campamentos para au-
tom�viles y pasajeros de que tsnto
hablamos le�do. Asi partimos sin-
ti�ndonos n�madas de los caminos,
y fuimos estsclonando nuestro se-
dan azul frente a esas casitas es-
casamente m�s grandes que la de
mi gato, que son las que ofrecen
para dormir los famosos campa-
mentos. Nos hicimos expertos en
campamentos; pod�amos decir a
media milla s| uno era bueno, ma-
lo o aceptable. Terminada la jiro
hemos llegado a algunas conclusio-
nes que pueden ser �tiles a los que
Intenten excursiones semejantes por
los Estados Unidos.
Nuestra primera conclusi�n es
que aunque los campamentos de
autom�viles son entretenidos y ba-
ratos nunes volveremos a poner
nuestra planta en alguno de ellos.
Volveremos a los hoteles con ele-
vsdores, alfombras, mozos para to-
do que hay que llenar de propinas
y unas cuentas capaces da asustar
al Gran Capit�n.
El primer dia de nuestra explora-
ci�n llegamos si caer la tarde a un
campamento que nos pareci� Ideal.
ie llamaba "La Vaca Gorda". Apa-
�as nos detuvimos sall� a nuestro
encuentro un viejo grufl�n que se
�ES* au�V^'clmy.ment'n^Jht1'0*'11 "^ H�J� ** Cear0" "" cam*, silencio completo. No �ama en ese; cursl�n. Por cada campamento que
remeto v nn �^�?�m1-o- �tro po no m�s ds 20 millas adelante. aulonvvil m�s que rabia y des- encomiamos aceptable diez eran �
(Nota de la Universidad)
El se�or Richard Patlce, cate.
dr�tlco auxiliar rici Departamento
de C'encJai Sociales di la Unlvtr-
I dad de Puerto Rico, ha ienido e!
gran honor de ret nombrado por
el Departamento de Estado en ! p|� visi�n t�
drl Viejo y N
fesor Pxtice
de viajes a
iO'-V. cuandov
zari's en la l
ludo por e| prjajilo presidente r!"o�-
�\e!t y �.ljip tiggp la excelente n
"i'T todo los
I Canad� en una
luuif'.'id de re
rio� Unidos
memorable j
de ti cinta rie
Interesado
Washington para un puesto de fun-
damental importancia en la Divi-
si�n de las Rep�blicas America-
nas de dicho Deparlamento. El �e-
ftor Pattee trabajar� como Jefe
Auxiliar de la Divisi�n hajo las �r-
'lenes del softor Lawrenee Duggan.
y tendr� a su cargo un vasto pro-
grama de acercamiento cultural
Interamericano,
La selecci�n del profesor Pal-
tea para tan Importante trabajo
honra no solamente al Interesado
-iiio tambi�n al Claustro y a la
Universidad de Puerto Rico en ae-
neral. Viene a constituir un fran-
co tcccnocimienlo del intenso ' ,-
tusrsfl que ha realizado y roaHza
la instituci�n para estudiar a fon-
do la cultura Iberoamericana y al
mismo tiempo mantener estrechos
lazos educativos con los grandes
centros culturales de Norteam�ri-
ca. Demuestra palpablemente las
ricas posibilidades que tiene ante
si nuestra Universidad para contri-
buir poderosamente a la mejor
compenetraci�n y soluci�n d� los
problemas del Nuevo Mundo y es-
pecialmente de aquellos que ata�en
a las relociones interamericanas.
La importancia y trascendencia
del nombramiento del se�or Pattee
nos mueve a dar a la publicaci�n
algunas notas sobre la pcrsonali-
� dad excepcional de este miembro
del Claustro.
El seftor Pattee e� graduado de j de Bona eq A
la Universidad de Arizona. donde i zo una larga
se distingui�, en sus d�as de estu- I Europa visita
obtener un� ara-
rte los l>
prendi� una
ir. riel \ ei am
s� estudios avan-
ersitlad rie Onm-
bra en Poiiij jf �r>i perm-i;
en Pe i lucaJ 14
i pn f�cil. > ,i orn-
as lenj
m lir'o i\'
te pn | ai mo-
dicho pa�s.
1�I29 el
/� un In
"ii por I
ii que le llev� c>
. i mdes nu<
ano�Am�rica,
� ' dios fi i-, til It
Indios salvajes y
xjtloradnt en i,.s
Ivia �y Parasjuay.
n a�o estiro el
erreno las i
dades pol�|.ica|fc; con�micas y
dales de lay^p erica del Sui
amisl�d
brasa dominio
na. q.ie le lia
colaborar reg
fores revistas�
Fn el vei a
sor Pattee ro
te viaje de <
in Am�rica �de
solamente a
de poblaci�n
sino �ambi�n
notas, atraveaj
dos por tribus
desiertos a�n,
territorios de
Ptr especi� profesor Pan
van rio sobre
haciendo vali�
na �es a lo la
No conlent
prensi�n tan
gia y de' los '�
Am�rica, el d!�
s� en el vera'
Mundo, donde
Universidad d
ca. y m�s ta�
ral j|le la ruta.
O i I \ni� ai una roni-
lia de la ps;ro!,.
blemas rie ibero*
fcuiri" profesor pa-
rle 19TU al Viejo
idi� en la f �
ovaina ne B
�n la l'cIvci dad
� �nia. Despu�s hiz
>ursi�n por I
Pedimos de comer. All� no habia
comida, no� dijo una vieja malhu-
morada; teniamoe q�te ir a la "Per-
diz Parda", un reataurant a �<-ia
milla�,..
repleto y no encontrar�amos otro
LEA LOS
CLASIFICADOS
DE HOY
Proseguimos oon ese terrible si-1 esperaei�n. Llegamos por fin
un
l��elo que cae sobre marido y mu- � campamento Incre�ble de feo y de ra noche. Y en los buenos hay m�s
diante, como uno de los debatien-
tes m�s brillantes de la naci�n. Fu�
precisamente a trav�s de sus acti-
vidades forenses que el se�or Pat-
tee trab� conocimiento con nues-
tra Universidad y nuestro pueblo,
cuando vino a Puerto Rico repre-
sentando a la Universidad de Ari-
zona en 1027 f.echa en que se Ini-
ciaron ios debates entre estudian-
tes norteamericanos y portorique-
�os. Dej� tan excelente Impresi�n
en nuestros circuios universitarios
que el entonces rector. Dr. Tilo-
mas Benner, le ofreci� una plaza
de Historia en la Universidad de
Puerto Rico. El se�or Pattee vi-
no a ocuparlo despu�s de obtener
su titulo de Maestro en Arles en
la Universidad Cat�lica de Wash-
ington, donde tuvo la oportunidad
extraordinaria de estudiar bajo la
ptable diez eran i direcci�n de Ollveira Lima, el fa-
como el que nos hosped� la prime- moso historiador brasilero.
lia. Lierhlenst
pa�a. Este v�a
le no solamen
cabal de Ta y
pea, sino tambi
lldari en el
del italiano, de
pa�ol.
A partir del
fesor Pattee (-
uni�n de olios i
tro, de fundar
americano en
Puerto Rlro'q
grar un mayoi
tural con los p
tlcipodo activa
zoci�n y desarrq
a. Austria, lia.
Francia y K-
tnnjrlbuy� a dqr-
| ub eonoeirfiierita
hist�rica euro-*
una mayor fari-
clo./iei al�m�rl,
ranees y del es-
Jer cuando loa doa piensan para inc�modo. De prop�sito me he ol
sus adentros que el otro es culpa- vidado del nombre. Nos llevaron n
ble ds todo y no est� haciendo mas uno cosucha sin aguo caliente, ni
que tonter�as. �corriente. Pedimos de comer; olli
�Deber�amos habernos detenido! no habia comida nos dijo una vle-
en ese lindo campo por dond* po- ja malhumorada. Ten�amos que Ir
samos a la* cinco de la tarde, a la "Perdiz Pardo", uo reataurant
-murmur� por fin mi mujer. Era
la declaraci�n de guerra verbal
Quise callarme pero no pude. ��Y
por qu� no lo dijiste entonces?
�respond�. �Te lo dije �contest�
�paro naturalmente t� sabes slem-
a seis millas. Fuimos, encontramos
unoa malos sandwiches pero toma-
mos caf� caliente. Casi empezamos
a sonre�r de nuevo cuando tuvimos
que regresar a nuestro "alojamien-
to". Nos echamos en la cama ves-
ruido que en una estaci�n de fe-
3rroearril. Y como todav�a no se ha
pasado una ley que permita ase-
sinar a los locos de atar que viajan
con radios en sus sutom�vlles. no
hay manera de conciliar el suefto
cuando las radios port�tiles comien-
zan a funcionar.
Estoy, pues, por los hoteles otra
vez. Y si nn puedo pagarlos me,
quedar� en casa y leer� mapas ubi
Al poco tiempo de Ingresar en
nuestra Facultad, el se�or Pattee
se distingui� noisblement^ como
director de los primeros equipos de
debates portorrique�os que visita-
ron con gran �xito a las mejores
universidades norteamericanas.
Gracias a su tenaz empe�o y a su
Incansable actividad, el se�or Pat-
tea consigui� que la Universidad
de IteO, el pro-
bl� la idea, en
mbros del Claus-
lnstituto Ihero-
Inivc-gidari de
irViese para ln-
erramiento rul-
os qu� han par-
te en la colonl-
del Nuevo Mun-
do. Esp�ritu lnd|�t itible de la em.
press. el -profesor Patkee comenz�
una vasta correspondencia mn to.
das las entidadejaj) personas repre-
sentaiiyas en la^SAtji�iica�. Copo..
liando el envi�
ra lo bihlioteca
"i a su lalv
el Instituto
? hoy se halla
los nuevos sa-
�a y Portugal,
de publlcoclone
del Instituto, pr,
sldod Intermln
Iberoamericano'
Instalado en un
Iones del edtficif Jile bibliotecas de
a Universidad �lea Rio Piedras,
cuenta con unal-magnlfiea colee-
clon de obras
pecio de la tula
na, obras que
de Puerto Rico adquiriese un s�-
lido prestigio forense en todos los � te puestas en. el
cando los campamentos de outom�- � Estados Unidos hasta el extremo ' ciar cursos svi
viles que no tendr� que usar. Jque uno de sus equipos fu� fellcl-' (Contin�a ea la
re cualquier �.-
Iberoam�rica-
In pr�ximamen-
Ilaci�n para Inf-
idos y semina-
les. 24, Col. 6)-


��
16
EL MUNDO, SAN JUAN, P R. - DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
&>�*. I�S�. bit Pnrnn. $m*c�t. lat. W�u ^ .^^
Aunque Usted No Lo Crea�Por Roberto l. ripley
el5��o� Perrv L.Biddle
hace esta prueba a la
edad de 90 a�os.
-Florida, EE.UU.
ASISTI� A LA ESCUELA
DURANTE H A�OS
CONSECUTIVOS Siti
NINGUNA AUSENCIA NI
LLEGADA TARDE.
rtinr�*>*ot*,EE.OO.
oa 22 anos oe soao
�AMC4MM.EE.UU.
e Pueoe ud.
trazar una
linca desde
a� i sin cruzar
ninguna unea "
/P�ate o*.
EL PRIMEA RC^LCAOOR STRCAMLINCO '
EL CASCO, LA CUBIERTA, LA CASETA V EL P�tHX*
el Piloto est�n hechos oc acero. Nu*v�Oi-ifom,eeuaL-
Cgpi 1*17. Can 'Mama SrndicMt. lac, World n,tm wnl
RECETAS DE COCINA
CONEJO A LA FRANCESA
St lava y te limpia ti contjo y
tt divida an pedazos, sazonando.o
con aal, pimienta y nuez moscada.
8a #ch� en una �ridera mantequilla
auficitnie, unoi cuantos champa-
�o�a, una hoja de laurel y el ce-
nejo; m revuelve hasta que est�
dorado a�adiendo buen caldo, ce-
bollas y zanahorias en ruedilas.
Cuando empiece a gastarse la sal-
sa te agrega un cuchar�n de vino
blanco, y un poco de harina de
Castilla pasada por colador; r.o
st aparta del fuego hasta que .10
est� bien blando.
CARNE A LA PURITANA
Se emplea boliche o pierna, se
macha Introduciendo con la pun�a
(itl cuchillo pedacltos de toclneta,
jam�n, zanahorias salcochadas,
huevoa duros, pepinos de encurti-
do, aceitunas y pasas La carne �e
ecoca en la cacerola con manteca,
baitante cebolla picada, un dienta
dt ajo, or�gano toatado, sal. oi-
miento, nutx moscada y zumo Jt
naranja agria, te rtvuelvt y cuan-
do est� dorada se le a�ade una co-
pa de vino blanco, tocineta en las-
cas caldo y el ana necesahi.
Cuando est� blanda se le agrega
una lata de petil-pois bien escu-
rridos.
SANGRE CUAJADA
Preparado el 4>uereo para darle
la pu�alada, se pondr� debajo de
�l una cacerola honda con agua
caliente y sal, para que caiga en
ella la sangre, que se batir� conti-
nuamente. Se pone a fuego mode-
rado, revolvi�ndola y a�adiendo.*
polvo de galleta, media libra de
mantequilla, sal, almendras y pol-
vo de canela. A las dos o tres ho-
ras de estar al fuego ya se habr�
evaporado el agua, se escurre a
manteca y se le igresa az�car
turbinada.
B�SCELOS DE NARANJAS
Ingredientes:
Una cucharada dt manteca- de
cerdo.
Una taza de agua.
Dos cucharadas de harina.
Un� cucharadita de maicena.
Dos yemas batidas.
La cascara rallada de una na-
ranja de China.
Una clara batida a punto de nie-
ve.
Az�car o miel.
Despu�s de fundida una cucha-
rada de manteca se le agrega una
taza de agua y se deja he�ir unos
segundos.
Se une la harina a la maicena
y la sal, se disuelven en un poqui-
to de agua y se agregan a la mez-
cla anterior. Se pone entonces a
un fuego moderado revolviendo
constantemente hasta que la mim
se despegue de los lados de la ca-
cerola. Se aparta del fuego y cuan-
do est� tibia se le incorporan las
yemas, la cascara rallada de ia
naranja y la clara batida a pun-
to de nieve. Despu�s de bien unido
todo st toman porciones peque�as
y st fritn tn grasa bitn caliente
espolvore�ndolas luego con az�-
car, pulverizaba o miel.
La sociedad francesa y la no-
vela de nuestro tiempo
Caracter�stica de los grandes novelis-
tas franceses
Por Maurice Edgard Coindrrau
Las perturbaciones profundas que,
desde hace algunos a�os, transfor-
man o amenazan a la sociedad de
todos los grandes pa�ses, dan nueva
actualidad al eterno problema del
papel que conviene al novelista
frente a esta evoluci�n. No procura-
nos determinar los casos en que ti
clero traiciona, o aquellos en que
sigue Del a ese reinado de la Inte-
lectualidad pura del que Jullen Ben.
de las Confesiones' y la trilog�a 'De
una guerra a la otra guerra'�. Aqu�
el autor cobra m�s lentitud ^/ sus
an�lisis toman entonces el car�c-
ter est�tico del que st encontrar�
un modelo admirable en la obra de
Marcel Prouit.
Porque Proust viv�a personilmen-
tt con un ritmo lento, los peisona.
jes de su novela se agitan mi.y po-
en monarca. Fij *�<�* .* ^0^^ en
como principio, el de que el novelis-^, medida en que permiten uqn �on.
ta debe permanecer como un tes�
go y no como un Juez o un arbitro.
que perm�
deo, una disecci�n psicol�gica. Co-
mo cada gesto vale un an�lisis, una
1.a literatura de propaganda no "".Jil.ri^ . . Vu J
pertenece a la literatura m�s qua \"T�**-n "
por sus pretensiones y no podr� te- � "n,npr�ni� c"m? " pr�d"Ce i Un
nerse en cuenta como memorialis- S.J" c , ^ t? T"!
tas de su tiempo a aquellos qua tra- � ,!*u�e"le; *',v0. cuando habla de J
...n de reformarlo. Los personajes' ",,,m�', ' Hermant no hubiera
oe lo, novelistas propagandistas.' lenid� ��*� e$,a Panela y le
creados para servir sus designa, d,n f,e"��s'�do placer los debates
est�n, en general, desprovistos do de .,u*. monos Pa.ra detenerlos des-
.ealidad y de humanidad, tal como pu�s de cada brlnco- Su ca�a ,de
los h�roes de los cuentos de hadas.
No son menos convincentes y son
menos placenteros para frecuentar-
los, porque les falta la espontanei-
dad subconsciente y el encanto de
la sencillez dtl mito en su estado
l-uro. Pero junto a esloa escritores
cuyaa buenas intenciones ir�n a em-
pedrar, con tantas obras, los cami-
nos del infierno dondt exp�an sua
mitas los malos cscrilorts, existtn
fltras, por lo dem�s, es la misma
que la de Marcel Proust. Las Du-
quesas de Guermante, loa Norpois,
los Charlus y los Vedurln abun-
dan en sus "Memorias". Se los re-
cuerda menos porque pasaron de-
masiado velozmente. En cambio, en
Proust, que no trabaja sino tn pro-
fundidad, los detallas m�s Insigni-
ficantes, como una llamada telef�-
nica, producen p�ginas inolvida-
ctros que se esfuerzan por compren- b1"- N*da mas fAcll que Imaginar
>ier su tiempo, por explicarlo, por | la entrada de M. da Charlus tn ca-
iiestntarlo lo m�s txactamtnte po- i *' de Mmt. Verdurin, descrita por
sible a sus lectores. Seg�n su tem-1 Aoel Hermant. Lo hubi�ramos vis-
�.eramento personal, estos memoria- *� saltar�n, onduloso, lleno de lo
listas honestos aplican a su tema un ' *�ue el Duque de Saint-Sim�n 11a-
inodo de visi�n diferente, lo que I maba "maneritas". Proust, en cam-
< .luivale a decir que ae completan.
No hay quienes, por ai solos, put-
ean dar un panorama total de ir. so-
ciedad que observan, pero yuxta-
puestos, pueden edificar monumen-
ios definitivos.
blo, apenas Indicada la actitud.
atraviesa la superficie y va a bus-
car en las abuelas, las t�as y las
tias abuelas de un sujeto la fuente
de alg�n movimiento de la mano,
de una manera de sentarse. P01
La literatura francesa est� parti- | consecuencia, la obra de Proust no
1 al�rmente indicada para el estudio:podrl* �"tenderse en superficie. Su
de este fen�meno. Puede afirmarse, j ""'verso est� limitado, pues (infi-
eu efecto, que cl rasgo fundamental �"l,amen,e mas limitado que el de
ue la novela lrancesa es la preocu-1 Balzac y el de Zola, m�s limitado
Ilaci�n psicol�gica y que los cscrl-j,ambi�n �-ue el de Hermant), y, tn
lures franceses son, ante todo, mo-! e,,e mismo universo, conoce Hml-
ralistas. Con esto no quiero decir! ,acion's En efecto, m�s todav�a
��ombres a quienes les gusta y de- que Ahel Hermant. Proust no se in-
sean moralizar, sino investigadores 1 'eresa por el individuo m�s que co-
del alma humana con miras a sacar mo Individuo. Las preocupaciones
ue ello conclusiones dt orden mo- religiosas y sociales le son absolu-
�al. Este es el rasgo que ya en el1 'ament� ajenas. Si ha mencionado
siglo XVI distingu�a al "Heptame- � 'a Buerra no ha sido por sus reper-
r�n", de la Reina de Navarra, del'cuslones profundas, pol�ticas o eco-
' Deeamer�n" ue Boccaccio, Esu es n�micas, sino porque ha permitido
el rasgo que salva del ridiculo a las a *us personaje/ contraer enlaces
novelas preciosas del siglo XVII y , Que, sin ella, hubieran sido ineon-
que, desde "La Princesa de Cl�ves", | ceblbles. (En Abel Hermant la gue-
se afuma hasta nuestros dias sin|rra ha ''do a menudo un pretexto
uro desfallecimiento que la �poca para mostrar ciertas ridiculairs de
�om�ntica, felizmente de corla ;lu- �SU8 conciudadanos. Se puede \n|-
raci�n. Y, en todos los siglos, la ver a 1 ambici�n de captar las facciones I de guerra de la familia Valadier").
del tiempo y fijarlas ser� objeto de � El hombre, es Proust, no es un
�-lguna tentativa. Ser�n las "Memo- � ciudadano. Esto se le ha reprocha-
r�as" de Saint-Sim�n por lo que ata-1 do con bastante necedad, porque
ne a la corte del Gran Rey, �nicj los mismos que le culpan no ten-
mundo que existi� para el hijo �a-; drlan quejas de un florista porque
\arito de Luis Mil. Ser�n las nove-' no vendiera papas. Analista del al-
ias de modo picaresco, como el "Gil ma individual, Proust deja a otros
Hlas" de Lesage. M�s tarde, "La �cl cuidado de ocuparse del alma
comedia hununa' de Balzac, 'Rou- colectiva. Y aqu� es donde "los
gon-Macquiarf de Zola. Finalmente, hombres de huena voluntad" vit-
en nuestro siglo XX, los diez y nue-, nen a colocarse muy a prop�sito
ve vol�menes de las 'Memorias p�- Para "pnar las lagunas que. para
ta servir a la historia de la socie- "'Runas, presenta "En busca del
dad' de Aoel Hermant, 'En busca j tiempo perdido".
del tiempo perdido' da Marctl Gran sactrdott del unanimismo
Troust y 'Los hombres de buena ve- ' Jules Romalns no se interesa por
Imitad" de JuL�s Romains: obras el hombre sino en cuanto forma
(i)iisiderablcj(Jada una de las cua- : parte de la naturaleza y de la
1 s tiene susTTm ilaciones, pero �den-, naturaleza en cuanto se 'deia im-
i.cas en su fin, y tan diferentes en preanar por la manera del hombre
:,u esp�ritu y en su t�cnica quo la El unanimismo no es una escuela
critica puede encontrar en ellas el ni una teor�a literaria. Es algo mu-
cjemplo perfecto de las tres for- cho mayor. En cl comienzo el una-
�as posibles Ue considerar a los nimismo es una toma de conciencia
ombres y sus acciones. I de una realidad: la vida del hom-
En el curso de los primeros veinte bre moderno en la civilizaci�n de
mus de este siglo conoci� Abel Her-� las grandes ciudades. Es un estilo
n-.ant el favor del p�blico .'ranees, general de sensibilidad, de pensa-
Sus ruidosos comienzos datan dt I miento, de acci�n, cuyo comienzo
1N97, cuando su Cavalier MUery' le � podria discernirse ya en los "Poe-
\ ali� la admiraci�n de los natura�s-: mas en prosa" de Baudelaire, en
n.s, demasiado poderosos entontas,
> la indignaci�n de ciilicos que lo
tncharon, sin que se lepa bien por
c,u�, dt antimilitarista. Dtspu�s dt
oJguaoa a�os dt lanfeos, duiaiue los
cuales hizo ensayos en el arle stend-
hiiliano y en la novela i'rivola,
adopt� un estilo en el que dehia ad-
quirir r�pidamente la m�s sorpren-
i'entt virtuosidad. Estilo do una ele-
gancia muy siglo XVIII, lodo pun-
tas t iron�as, esmaltado de arcais-
Ualt Whitnian, Zola. Tolstoi, Pal
Adam. Verhacren. Loa principios
del unanimismo fueron, pues litera-
rios. Luego, tras una etapa inter-
media durante la cual el unanimis-
mo coincide con cierto movimiento
filos�fico representado por Tarde
y Lebon.er sentimiento unanimis-
ta se se�ala profundamente en el
dominio po�tico. Entonces es cuan-
do el nombre de Jules Romains se
une definitivamente a esta doctri-
pesimista del mundo, que debia a
sus or�genes fundamentalmente na-
turalistas se matiz� con un humor
cruel. Se hizo ti caricaturista dt su
f poca. Las 'Mtmoriaa para servir a
la historii
nios y un tanto prtciosisla. Su visi�n na que produjo sobre todo en
novela, las experiencias m�s curien
sas, tanlo en el orden de la compo-
sici�n como en la expresi�n dina-
mica de los sentimientos. De 1914 a
1925. el unanimismo sufri� una pa-
de la sociedad, qut ce- � ralizaci�n individualista causada
menzaron en 1904, con Los recuer- por la guerra. Las obras de Piran-
dos del Vizconde de Courpi�re' son, Idello y de Proust son las principa-
para la sociedad francesa de la pie- | les manifestaciones de esta reae-
guerra, lo que los croquis dt Riu-1 clon, tal como el freudismo en mis-
mier son para el mundo de Balzac. .ca dt lo qut hav de m�s indivi-
No se les podria negar su valor do- j dual tn nosotros. Nada hay menos
cumtnttl. Abtl Htrmant capt�, per unanlmista, tampoco, qut ti super-
instituto, al lado burlesco del ser �
humano. Jam�s falsea un perfil: lo
acent�a. F�enle a la sociedad ae
comporta como las personas que, � ta. Las sociedades dictatoriales de
en el Jard�n zool�gico, se divierten I derecha o de izquierda, son una
con las muecas de los monos. Bajo | forma dtr�vada de �l. Jam�s ha si-
sus ojos divertidos y altanero�, la do tan poderoso como hoy el sen-
nobleza y 1-
deprav
realismo. Ser� preciso esperar to-
dos estos �ltimos a�os para ver re-
aparecer ti sentimiento unanimls-
� ------------- � -------------, � �� ,�,, �mueruso como noy el s
a y la burgues�a expone 1 subimiento de la colectividad Esto
�aci�n. �,u snobismo' y su ne- ]0 que explica el buen �xito de "I
cedad. S�lo se salva, en general, la
juventud. S�lo entonces deja apare-
cer Abel Hermant una emoc> jsi
siempre velada, como lo exije el de.
coro.
Va sin decir que semejante talen-
es
Los
homares de buena voluntad". Aqu�,
aunque Jules Romains se esfuerza
por dar caracteres intr�nsecos a sus
Innumerables, no llega a quitarles
su car�cter simb�lico. Tenemos a
la gran dama actriz, el hombre
10 de observador no podria existir pol�tico, el cura, el obrero, el poe-
sin dones excepcionales de psic�lo- ta, etc., pero no encontramos tr>-
go. En las novelas de Abel Hermant davia, a trav�s de los doce vol�me-
�10 se encontrar� jam�s un gesto, nes ya publicados, un Vizconde de
por burlesco que sea, que no est�' Courpi�re, un Charlus, una Mme.
motivado. Pero, por regla genercl, I Verdurin tan vivos para nosotros
el autor no Insiste. Proyecta sus' como el M. Homals, de Floubert, o
personajes con la nerviosidad un el Rastlgnac, de Balzac. Los perso-
poco burlesca de las im�genes del � naje� de Jules Romains son trazos
cinemal�gra�o. Su arle se parece un de colectividad. Y sirven a esta co-
poco al de Wa:t Disney, cuyo valor lectivldad con sus discursos, sus
discusiones. Hay vol�menes como
"B�squeda de una iglesia" o "Los
creadores" que no son m�s que
largos ensayos dialogados. Pero son
da una importancia capital para
Aunque Usted No Lo Crea-Por robert�l. �upley
los
primeros Chauffeur?
fueron Bandidos
Llamados as� por wcosTUfiWE de quemar(ckWfer)
,l5* pJes.D^*u*.L(:L'^.^fARA-HAfCRLAS REBLAR el
SITIO EN QUE GUARDABAN SUS OBJETOS PC VALOR.
leer. W>% imi fncum Syndicttt, Inc. WotW ri(hu ttwntd
r"a reside precisamente en el realismo
de las incongruencias. Convendr�a,
no obstante, hacer una reserva. Es-
te ritmo acelerado se hace m.li
ltnto tn los pocos vol�menes de la
seria cuyo car�cter ts dtcididamtn- i ti ltctor historiador o psic�logo
te subjetivo dos cuatro vol�menes 1 (Contin�a en la p�g. 20 col. 1)
YEMAS DE REINA
Se baten veinte o m�s yemas de
huevo hasta que se endurezcan,
se colocan en un molde cubriendo
el fondo con un poco de alm�bar;
se cocina ai horno, en ba�o -ma-
na y cuando" est� bien cocinado,
lo que se prueba con una aguja
que debe salir completamente lim-
pia, se corta en pedamos y se
echan en un alm�bar caliente, po-
ni�ndolos al fuego hasta que se
hinchen. Se colocan en una dulce-
ra y se cubren con alm�bar de
buen punto.
SOPA IDEAL
Se cortan rebanadas de pan tra-
tando de que queden de tama�o
uniforme y despu�s de fritas en
manteca caliente, con las mismas.
st hacen tantos sandwiehs con
queso fresco como comensales o
platos de sopa vayamos a servir.
Colocaremos en cada plato un
sandwich o dos (esto dependa dtl
tama�o qut los mismos ttngan);
sobrt cada costr�n dt pan se co-
lora un huevo entero crudo tra-
tando de que no se deshaga, ver-
tiendo sobre el mismo caldo hir-
viendo para que la clara cuaje, es
decir se coagule inmediatamente.
Esta sopa resulta adem�s de
atractiva, muy sabrosa y alimen-
ticia.
ENSALADA RUSA
Ingredientes:
2 latas de buen salm�n.
2 latas de ma�z de conserva.
1 lata de punta de esp�rragos.
1 pomo pepinillos dulces.
1 taza aceite.
H taza vinagre.
1 cucharada de az�car y sal.
% cucharadita
6 huevos dur�sl
Despu�s dt bi�l
salm�n st re
al cual st lt hi
extra�do el agua]
Se le adicionan
lata de esp�rra^nl
ambas cosas pj|
agreg�ndole e n
la sal, ti vinagt
Es rtcomendabi
Ja de lechuga bt(
platico poniendo
ma, dos /a tres
ensalada, y a> esj
da (esta cantldaif
lieos) se adorna
tad de la' lata
rueditas do hueve
Si se quiere ^st
salsa mayonesa.
Pimienta.
desmenuzado #1
e- con ti ma�z,
� previamente
ue contenga.
mitad dt la
y los pepinillos,
ios �inamen!�,
ees el az�car,
ti aceite.
colocar una no-
tierna tn cada
iba de la mis-
haradas dt la
toda distribu�-
ts para 12 pla-
m la otra m -
esp�rragos y
uros.
puede agregir


��
16
EL MUNDO, SAN JUAN, P. K. - DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1931.
Aunque Usted No Lo Crea-Por roberto l. ripley
ZANAHORIA
CON UNA PEPA
De ORO
EN UMACADENA
DEL MISMO
METAL
�rKontr*4k
#fi
W&5hinfto*.
ee.uu.
el Campe�n
De LAS
Flexiones
JofcnGftANGER
HIZO
5001 FLEXIONES
DE RODILLAS
EN 2 HORAS,
19 MINUTOS.
Lirio
COM
41 FLORES.
Cultivado en
Ut*h, EE.UU.
TOMATE,
CRECI� EXACTAMENTE EN I A
FORMA DE UN SALVAVIDA
fcop�. 1�J7. bnc Pwtum Smdicnt. lac. U'�|a ,*tj, w,^^
Aunque Usted No Lo Crea�Por Roberto l. ripley
clsemor PERRV L.BlDDLE
HACE ESTA PRUEBA A LA
EDAD DE 90 A�OS.
-Florida EE.UU.
�OHMOM
ASISTI� A LA ESCUELA
DURANTE H AROS
CONSECUTIVOS SIN
NINGUNA AUSENCIA NI
LLEGADA TARDE.
M.inr�**oKEE.uo.
o� 27 a�os ee 60ao
-A�>ka>n�h�,Ee.uu.
c poeoe oo.
TRAZAR UNA
LINCA desde
A%l SIN CRUZAR
NIN6UNA LINEA "
HACCRLO.'
EL PRIMER REMOLCADOR^TREAMLINED *
EL CASCO, LA CUBIERTA, LA CASETA Y EL P�ENJ�-
(l Piloto est�n hechos oc acero . ftu� RECETAS DE COCINA
CONEJO A LA FRANCESA
St lava y tt limpia ti contjo y
M divide tn pedazos, sazonando.o
con tal, pimienta y nuez moscada.
Se #cha tn una �ridcra mantequilla
auficitnte, unos cuantos champ �-
noni, una hoja dt laurel y �1 co-
nejo; se revuelve hasta que esi�
dorado a�adiendo buen caldo, ce-
bolla� y zanahorias en rueditas.
Cuando empiece a gastarse ia sal-
ta ae agrega un cuchar�n de vino
blanco, y un poco de harina de
Castilla pasada por colador; no
te aparta del fuego hasta que .10
est� bien blando.
CARNE A LA PURITANA
Se emplea boliche o pierna, mecha introduciendo con la pun�a
('.el cuchillo pedacitos de tocineta.
jam�n, zanahorias salcochadas,
huevoe duros, pepinos de encurti-
do, aceitunas y pasas La carne te
ccioea en la cacerola con mantea,
bat�ante cebolla picada, un diente
de ajo, or�gano toetado. tal. ci-
mienta, nuez moscada y zumo Je
naranja agria, te revuelve y cuan-
do est� dorada se le a�ade una co-
pa de vino blanco, tocineta en las-
cas caldo y el a ua necetarii.
Cuando est� blanda se le agrega
una lata de petit-pois bien escu-
rridos.
SANGRE CUAJADA
Preparado el puerco para darle
la pu�alada, se pondr� debajo de
�l una cacerola honda con agua
caliente y sal, para que caiga en
ella la sangre, que se batir� com�-
nuamentc. Se pone a fuego mode-
rado, revolvi�ndola y a�adiendo^
polvo de galleta, media libra de
mantequilla, sal, almendras y pol-
vo de canela. A las dos o tres ho-
ras de estar al fuego ya se habr�
, evaporado el agua, te escurre ia
1 manteca y se le -.gresa az�car
� turbinada.
B�SCELOS DE NARANJAS
Ingredientes:
Una cucharada dt manteca- de
cerdo.
Una taza de agua.
La sociedad francesa y la no-
vela de nuestro tiempo
Caracter�stica de los grandes novelis-
tas franceses
Por Maurice Edgard Coindreau
Dos cucharadas de harina.
Una cucharadita de maicena.
Dos yemas batidas.
La cascara rallada de una na-
ranja de China.
Una clara batida a punto de nie-
ve.
Az�car o miel.
Despu�s de fundida una cucha-
rada de manteca se le agrega una
taza de agua y se deja hervir unos
segundos.
Se une la harina a la maicena
y la sal, se disuelven en un poqui-
to de agua y se agregan a la mez-
cla anterior. Se pone entoncet a
un fuego moderado revolviendo
constantemente hasta que la mita
se despegue de los lados de la ca-
cerola. Se aparta del fuego y cuan-
do est� tibia se le Incorporan las
yemas, la cascara rallada de ia
naranja y la clara batida a pun-
to de nieve. Despu�s de bien unido
todo se toman porciones peque�as
y se trien en grasa bien caliente
espolvore�ndole� luego con az�-
car, pulverizaba o miel.
Las perturbaciones profundas que.
detde hace algunos a�os, trantfor-
man o amenazan a la sociedad de
todos lot grandes pa�ses, dan nueva
actualidad al eterno problema del
papel que conviene al novelista
frente a esta evoluci�n. No procura-
ros determinar lot casos en que el
clero traiciona o aquellos en que
sigue liel a ese reinado de la Inte-
lectualidad pura del que Julleri Ben.
dn te erige en monarca. Fijamos,
como principio, el de que el novelit-
ta debe permanecer como un testi-
ro y no como un juez o un arbitro.
La literatura de propaganda no
pertenece a la literatura m�s que
por sus pretensiones y no podr� te-
nerse en cuenta como memorialis-
tas de su tiempo a aquellos que tra-
tan de reformarlo. Los personajes
ae los novelistas propagandistas,
creados para servir sus designios,
cM�n, en general, desprovistos de
realidad y de humanidad, tal como
lot h�roes de los cuentos de hadas.
No son menos convincentes y son,
menos placenteros para frecuentar-
los, porque les falta Ja espontanei-
dad subconsciente y el encanto do
la sencillez del mito en cu estado
i cuyas buenas intenciones ir�n a em-
pedrar, con tantas obras, los cami-
nos del infierno donde explan sus
ialtas los malos escritores, existen
(tros que se esfuerzan por compren-
der su tiempo, por explicarlo, por
iiesentarlo lo m�s exactamente po-
sible a sus lectores. Seg�n so tem-
�cramento personal, esto� memoria-
listas honestos aplican a su te�na un
modo de visi�n diferente, lo que
equivale a decir que se completan.
No hay quienes, por si solos, pue-
dan dar un panorama total da>K so-
dedad que observan, p�Vo yuxta-
puestos, pueden edificar monumen-
tos definitivos.
La literatura francesa est� parti-
cularmente indicada para el estudio
de este fen�meno. Puede afirmarse,
ea efecto, que el rasgo fundamental
uc la novela li ancosa es la preocu-
paci�n psicol�gica y que los escri-
tores franceses son, ante todo, mo-
ralistas. Con cito no quiero decir
i-ombres a quienes les gusta y de-
sean moralizar, sino investuaaore*
i�el alma humana con miras a sacar
ue ello conclusiones de orden mu-
ial. Este es el rasgo que ya en el
Mglo XVI distingu�a al "Hepiame-
ron", de la Keina de Navarra, del
"Decainer�n" �e Boccaccio, (Cate e�
el rasgo que salva del ridiculo a las
novelas preciosas del siglo XVII j
que, desde "La Princesa de Cl�ves",
se alinna hasta nuestros d�as sin
(tro desfallecimiento que la �poca
lom�ntica, �c.izmonte de corta .lu-
rnci�n. Y, en todos los siglos, la
ambici�n de captar las facciones
del tiempo y fijarlas ser� objeto de
�.lguna tentativa. Ser�n las ".Memo-
1 ;as" 4|} Saint-Sim�n por lo �,-c ata-
�e a la corte del Gran Rey, �nio
mundo que existi� para el hijo fa-
vonio de Luis XIII. Ser�n las nove-
las de modo picaresco, como el "Gil
Hlas" de Lesage. M�s tarde, "La
comedia huiruna' de Balzac, 'Rou-
gon-Macquiart' de Zola. Finalmente,
tn nuestro siglo XX, los diez y nue-
ve vol�menes de las 'Memorias pa-
la servir a la historia de la socie-
dad' de A�el Hermant, 'En busca
del tiempo perdido' de Marcel
Troust y 'Los hombres de buena vo-
luntad' de Jules Romains: obras
considerables, cada una de la� cua-
I s tiene sus limitaciones, pero id�n-
1 .ca� en su fin, y tan diferentes en
KU esp�ritu y en su t�cnica quo la
critica puede encontrar en ellas el
ejemplo perfecto de las tres for-
,v.as posibles de considerar a los
'�ombres y sus acciones.
En el curso de los primeros veinte
.inos de este siglo conoci� Abel Her-
11.ant el favor del p�blico �rane�*.
Sus ruidosos comienzos datan de
ISOT, cuando su Cavaller Misery' le
vali� la admiraci�n de los naturalis-
tas, demasiado poderosos entontas,
> la indignaci�n de cr�ticos que lo
lucharon, sin que se sepa bien por
C|!l�i de antimilitarista. Despu�s de
algunos a�os de tanteos, durante los
cuales hizo ensayos en el arle stend-
l.alinno y en la novela frivola,
adopt� un estilo en el que dehia ad-
quirir r�pidamente la m�s sorpren-
dente virtuosidad. Estilo do una ele-
gancia muy siglo XVIII, todo pun-
tas e iron�as, esmaltado detarcais-
nios y un tanto preciosista. Su visi�n
pesimista del mundo, que debia a
sus or�genes fundamentalmente na-
turalistas se matiz� con un humor
cruel. Se hizo el caricaturista de su
f poca. Las 'Memorias para servir a
ia historia de la sociedad', que co-
menzaron en 1904. con 'Los recuer-
dos del Vizconde de Courpi�re' son,
para la sociedad francesa de la pre-
guerra, lo que los croquis de Riu-
mier son para el mundo de Balzac.
No se les podr�a negar su valor do-
cumental. Abel Hermant capt�, pir
instituto, al lado burlesco del ser
humano. Jam�s falsea un perfil: lo
acent�a. Frente a la sociedad te
comporta como lat pertonat que,
en el Jard�n zool�gico, te divierten
con lat muecas de los monos. Bajo
sus ojos divertidos y altaneros, la
nobleza y la btirguesia expone 1 su
depravaci�n, tu snobismo' y su ne-
cedad. S�lo se salva, en general, la
juventud. S�lo entonce� deja apare-
cer Abel Hermant una emoc< .n,
siempre velada, como lo exijt el de.
coro.
Va sin decir que semejante talen-
to de observador no podr�a existir
sin dones excepcionales de psic�lo-
go. En las novelas de Abel Hermant
lio se encontrar� jam�s un gesto,
por burlesco que ac�, que no est�
motivado. Pero, por regla genercl,
el autor no insiste. Proyecta sus
personajes con la nerviosidad un
poco burlesca de las im�genes del
cinemat�grafo. Su arte se parece un
poco al de Wa:t Disney, cuyo valor
reside precisamente en �l realismo
de las incongruencias. Convendr�a,
no obstante, hacer una reserva. Es-
te ritmo acelerado te hace m.ii
lento an loa pocos vol�menes de la
serle cuyo car�cter es decididamen-
te subjetivo t�o� cuatro vol�menes
de las 'Confesiones' y la trilog�a 'De
una guerra a la otra guerra'). Aqu�
el autor cobra m�s lentitud \ sus
an�lisis toman entonces el car�c-
ter est�tico del que se encomiar�
un modelo admirable en la obra de
Marcel Proust.
Porque Proust viv�a personalmen-
te con un ritmo lento, los peisoua.
jes de su novela se agitan mi-y po-
co. O. si lo har�n, sus xcstos no
interesan a su creador m�s que en
la medida en que permiten un son-
deo, una disecci�n psicol�gica. Co-
mo cada gesto vale un an�lisis, una
investigaci�n, se encuentra fijado
tan pronto como se produce y un
largo intervalo lo separa del gesto
siguiente. Salvo cuando habla de si
mismo. Abel Hermant no hubiera
tenido jam�s esta paciencia, y le
dan demasiado placer los debates
de sus monos para detenerlos des-
pu�s de cada brinco. Su casa 'de
fieras, por lo dem�s, es la misma
que la de Marcel Proust. Las Du-
quesas de Guermante, loa Norpois,
los Charlus y los Vedurln abun-
dan en sus "Memorias". Se los re-
cuerda menos porque pasaron de-
masiado velozmente. En cambio, en
Proust, que no trabaja sino en pro-
fundidad, los detalles m�s insigni-
ficantes, como una llamada telef�-
nica, producen p�ginas inolvida-
bles. Nada m�s f�cil que Imaginar
la entrada de M. de Charlus en ca-
sa de Mme. Verdurln, descrita por
Abel Hermant. Lo hubi�ramos vis-
to saltar�n, onduloso. lleno de lo
que el Duque d> Saint-Sim�n lla-
maba "maneritas". Proust, en cam-
bio, apenas Indicada la actitud,
atraviesa la superficie y va a bus-
car en las abuelas, las t�as y las
tlss abuelas de un sujeto la fuente
de alg�n movimiento de la mano,
de una manera de sentarse. Por
consecuencia, la obra de Proust no
podr�a extenderse en superficie. Su
�universo est� limitado, pues (infi-
'nltamente m�s limitado que* el de
1 Balzac y el de Zola, m�s limitado
tambi�n que el de Hermant), y, en
este mismo universo, conoce llml-
1 taciones. En efecto, m�s todav�a
que Abel Hermant, Proust no se irl-
i teresa por el individuo m�s qt�e. co-
mo individuo. Las preocupaciones
; religiosas y socio les le son absolu-
tamente ajenas. Si ha mencionado
la guerra no ha sido por sus reper-
cusiones profundas, pol�ticas o eco-
n�micas, sino porque ha permitido
a sus personajes contraer enlaces
.que, sin ello, hubieran sido incon-
| ceblbles. (Ejj Abel Hermant la gue-
rra ha sido a menudo un pretexto
'para mostrar ciertas rMIculaera de
, sus conciudadano*. Se puede \ oi-
i\er a leer, por ejemplo, "Las horas
Ule guerra de la familia Valadier").
El hombre, es Proust. no es un
ciudadano. Esto se le ha reprocha-
j do con bastante necedad, porque
los mismos que le culpan no ten-
dr�an quejas de un florista porque
no vendiera papas. Analista del al-
ma individual, Proust deja a otros
el cuidado de ocuparse del alma
colectiva. Y a<,u� es donde "los
hombres de huena voluntad" vio
; nen a colocarse muy a prop�sito
para llenar las lagunas que. para
algunas, presenta "En bu tiempo perdido".
I Gran sacerdote del unanimismo.
Jules Romains no se interesa por
, el hombre sino en cuanto forma
parte de la naturaleza y de la
, naturaleza en cuanto se deia Im-
pregnar por la manera del hombre.
El unanimismo no es una escuela
al una teor�a literaria. Es algo mu-
cho mayor. En el comienzo, el una-
nimismo es una toma de conciencia
de una realidad: la vida del hom-
bre moderno en la civilizaci�n de
las grandes ciudades. Es un estilo
general de sensibilidad, de pensa-
miento, de acci�n, cuyo comienzo
podr�a discernirse ya en los "Poe-
mas en prosa" de Baudelaire, en
Walt Whitman. Zola, Tolstol, Pal
Adam, Verhaeren. Los principios
del unanimismo fueron, pues litera-
rios. Luego, tras una etapa inter-
media durante la cual el unanimis-
mo coincide con cierto movimiento
filos�fico representado por Tarde
y Lebon, el sentimiento unanimis-
I ta se se�ala profundamente en el
! dominio po�tico. Entonces es cuan-
|do el nombre de Jules Romains se
I une definitivamente a esta doctri-
na que produjo sobre todo en la
novela, las experiencias m�s curio-
sas, tanto en el orden de la compo-
jsici�n como en la expresi�n din�-
I mica de los sentimientos. De 1914 a
1925. el unanimismo sufri� una pa-
� ralizaci�n Individualista causada
por la guerra. Las obras de Piran-
dello y de Proust son las principa-
les manifestaciones de esta reac-
ci�n, tal como el freudismo, en bus-
ca de lo que hay de m�s indivi-
dual tn nosotros. Nada hay menos
unanlmlsta, tampoco, que el super-
realismo. Ser� preciso esperar to-
dos estos �ltimos a�os para ver re-
aparecer el sentimiento unanimls-
jta. Las sociedades dictatoriales, de
derecha o de izquierda, son una
forma derivada de �l. Jam�s ha si-
do tan poderoso como hoy el sen-
timiento de la colectividad. Esto es
lo que explica el buen �xito de "Los
hombre� de buena voluntad". Aqu�,
aunque Jules Romaini se esfuerza
por dar caracteres intr�nseco� a sus
innumerables, no llega a quitarles
jsu car�cter simb�lico. Tenemos a
lia gran dama actriz, el hombre
po�tico, el cura, el obrero, el poe-
ta, etc., pero no encontramos to-
dav�a, a trav�s de los doce vol�me-
nes ya publicados, un Vizconde de
1 Courpi�re, un Charlus, una Mme.
IVerdurin tan vivos para nosotros
1 como el M. Homais. de Floubert, o
el Rastignac. de Balzac. Los perso-
najes de Jules Romains son trazos
de colectividad. Y sirven a esta co-
' lectividad con sus discursos, sus
discusiones. Hay vol�menes como
"B�squeda de una iglesia" o "Los
creadores" que no son m�s que
largo� ensayos dialogados. Pero son
da una importancia capital para
el lector historiador o psic�logo
(Contin�a en la p�g. 20 col. 1)
Aunque Usted No Lo Crea-r�' Roberto � ripley
r�---- ^BaSEJSOT^nm.�
\'
�l Dibujo
oe los MANTONES
pe CACHEMIRA
TUVO SU OR�JEN EN LAS
CURVAS Del R�O 3HELUM, QU� BA�A
el valle oe cachemira
$iU^ � Dibuja en CACHEMIRA. Sept 4* '1* �-^w '"*
Copt ">'. �J�I PtUSM Sy�*e�M. lac. Werld �th� nttntt
31
BOMBILLA EL�CTRICA
usada durante�
32 Anos.
Ut*h, EE.UU.
HARRY HAAKIN
ha manejado un
mav0r numero demarca6
Diferentes de. autom�viles que ninguna otra
Persona en el mundo. 172 autos diferente*.
Nueva 3�Mrr.
ee.uu

H120
TRes HOYOS
oe un Golpe
EN ELrVMSrAOHOYO
Aunque Usted No Lo Crea-P" Robert�oB, ripley
1

I�I7, Kin| Pcatum Syidicut. Int. WotW ti{hu tewntd
LOS
PRIMERO* CHAUFF��RS
FueRON BANDtOOS ;f t
Llamados as� por su costumbre m quemar (�ajjffer)
los Pies de sus victimas para hacerlas reblar el
SITIO EN QUE GUARDABAN SUS OBJETOS DE VALOf^ $*ncit,H0O
YEMAS DE REINA
Se baten veinte o m�s yemas de
huevo hasta quo se endurezcan.
se colocan en un molde cubriendo
el fondo con un poco de a.minar;
se �ocina al horno, en ba�o -nid-
ria y cuando est� bien cocinado,
lo que st prueba con una aguja
que debe salir completamente lim-
pie, se corta en pedacitos y se
echan en un alm�bar caliente, po-
ni�ndolos al fueso hasta que se
hinchen. Se colocan en una dulct�-
ra y se cubren con alm�bar de
buen punto.
SOPA IDEAL
Se cortan rebanadas de pan tr.v
tando de que queden de tama�o
uniforme y despu�s de fritas en
manteca caliente, con las mismas,
se hacen tantos sandwich� con
queso fresco como comensales o
platos de topa vayamos a servir.
Colocaremos en cada plato un
sandwich o dos (esto depende del
tama�o que los mismos tengan);
sobre cada costr�n de pan se co-
loca un huevo entero crudo tra-
tando de que no se deshaga, ver-
tiendo sobre el mismo caldo hir-
viendo para que la clara cuaje, es
decir se coagule inmediatamente.
Esta sopa resulta adem�s dt
atractiva, muy sabrosa y alimen-
ticia.
ENSALADA RUSA
Ingredientes:
2 latas de buen salm�n.
2 latas de mili de consena.
1 lata de punta de esp�rragos.
1 pomo pepinillos dulces.
1 taza aceite.
'� taza vinagre.
1 cucharada de az�car y tal.
% cucharadftaf'de pimienta.
6 huevos duro�!"
Desputt.de bu� desmenuzado el
salm�n se ftmne con el ma�z,
al cual se le abr� previamentt
extra�do el tsujf que contenga.
Se le adicionft'la-mitad de ia
lata de esp�rrasjlry lo� pepin:
ambas cosas Ripios /inamen"\
agreg�ndole e n-Io'jt ees el az�car,
la sai. el viifigrg'y ti aceite.
Es recomendad* colocar una ho-
ja de lechuga b|| terna en cada
platico ponicn.dottirriba de la mis-
ma, dos� tres||ucharadas de a
ensalada, y al ef jai toda distribui-
da testa canilda} et para 12 pla-
licos) ^e adornar
tad da la'latrf
con la otra m -
de esp�rragos y
rueditas da huev � duros
Si �� quiere �tifla putde agregir
salsa mayonesa.


14
EL MUNDO, SAN JUAN, P. R. � DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
�NO SEREMOS,... SOMOS...!
~ Por LA HIJA DEL CARIBE
Jam�s mt ha inquietado �1 por-
venir pol�tico de mi pueblo: Cre-
yente sincera, con una confianza
Ilimitada en la Providencia, ei de-
cir, en Dios, eipero que llegar� el
d�a del Hotianna para nuestra tie-
rra, porque ello est� escrito en el
libro del tiempo, que es el libro
universal de la humanidad.
Por eso, esas exaltaciones, esa
hiperestesia que embarga algunos
esp�ritus, me encuentran tranqui-
la, porque no hay poder humano
que detenga el avance de lo c,ue
ha de ser, y si asi no fuera, �d�n-
de echar�amos las altiveces y las
luchas de una Roma, que se cre�a
due�a del mundo, de una Espa�a,
en cuyos dominios no se ponia el
sol?
La historia, esa memoria de la
humanidad, nos demuestra, como
Dios no comunica ni dice de los
caminos espirituales que El se sir-
ve para la consumaci�n de sus de-
signios. Por tanto, la lucha est�ril,
Infecunda, no s�lo destruye los m�s
sagrados Ideales, sino que degra-
da la dignidad, pues lo-que hay de
derecho y de soberan�a de una na-
ci�n no lo puede contrarrestar el
poder m�s grande del mundo.
Por eso, no haya fugas de espe-
ranza en nuestras Ideas, ni flaque-
za de �nimo. Dejemos a Boabdll
llorando sobre las piedras del ca-
mino.
Repasemos en cambio, aunque
sea para consolarnos moment�nea-
mente, nuestras gloriosas rutas en
la historia, nuestra ascendencia
que debe Impedirnos el rebajarnos
a recoger el mendrugo que se nos
arroja, cuando hemos sido creados
para altos destinos.
Y esos destinos hay que respe-
tarlos, y ese pasado tambi�n.
El primer punto � combatir es el
mantenimiento de nuestro inmortal
idioma. Ello no empece que hable-
mos ingl�s, pero es muy importan-
te que hablemos m�s el espa�ol.
Nuestra hermosa lengua, a la
que se debieron esas portentosas
creaciones que Un poderosa in-
fluencia ejercieron sobre la huma-
nidad; se debieron s�lo al fruto es-
pont�neo del esp�ritu en sus distin-
tas �pocas, pero tambi�n a la per-
fecci�n del idioma castellano. Ins-
trumento flexible que lo mismo se
adapt� a las altaneras razones de
"Pedro Crespo", que a las estrofas
m�sticas de Santa Teresa de Jes�s,
que a los severos pensamientos de
Fray Luis de Granada, que a las
mordaces s�tiras de Quevedo.
Por eso, �ste es el primer deber
nuestro, pues mientras hablemos
castellano, dejad que corra la cen-
tella que no pudo caer en el pa-
rarrayos.
No comprendo tampoco ese odio
hacia los que han hecho su fortuna,
�aunque �sta sea hecha en nues-
tro suelo� por medio del trabajo;
al es de ellos, si nosotros nunca po-
dremos usufructuar ese Inalienable
derecho, puede decirse sin rebozo
que es envidia, hacia loa que han
sabido, o han podido hacer oro,
contra los que nada han podido.
Nada podemos quitarles, es de
ellos, y, �qu� nos Importa, o qu�
nos puede Importar que haya quien
pueda lucir hermosas Joyas, her-
mosos autos, hermosas mansiones?
�Por eso hemos de denigrarlos?...
No, a quien Dios se lo da, San Pe-
dro se lo bendiga...
�y acaso es s�lo la riqueza, el
poder, lo que trae la felicidad?
Ella si, contribuye al bienestar, pe-
ro no como el primer factor de la
vida.
En cambio, podemos gozar con
nuestra median�a: con las bellezas
de nuestro terru�o que no pueden
ser transplantadas; ese apacible
gusto solariego que �Jeja en nues-
tras almas el recuerdo de tiempos
pasados; todo lo que nos pertenece;
la montana silabear� entre fron-
das, �os conozco!, el rio al vernos
no torcer� su curso aldeano; todo
nos hablar� de nuestro pueblo, de
nuestros derechos, de nuestro pa-
sado glorioso y de nuestro porve-
nir rlente; no hay que ser pesl-.
mistas, ello vendr�, y vendr� con
toda la majestuosa y ol�mpica
grandeza que merece nuestra In-
comparable historia.
Pero todo eso hemos de alcan-
zarlo, por la justicia, por el dere-
cho, por la raz�n y por el civismo,
no por lis violencia. La violencia
s�lo da frutos est�riles, y quien la
acoge para llegar antes, se retrasa
sirios.
Pero como he dicho antes, lo pri-
mero es conservar nuestro Idioma,
nuestra lengua, �nica defensora de
nuestra personalidad. Ella naci�
cantando en el estridor de los com-
bates. El Poema del Cid, primer
monumento siempre ser� le�do con
noble orgullo; El Quijote, esa Bi-
blia de la humanidad, com-
prendi� de toda literatura, nos
pertenece; ese siglo de oro de la
literatura hispana, donde florecie-
ron Gonzalo de Beroceo, el Arci-
preste de Hita, Calder�n de la
Barca. Lope de Vega, Tirso de Mo-
lina, Gabriel de T�llez, Jorge Man-
rique, Miguel de Vlllena. Quevedo,
Luis de Granada, Luis de Le�n,
G�ngora, y cien m�s, nuestros son,
y pueblo que tiene esa historia, es
PUEBLO, es NACI�N, aunque
quieran negarlo. No SEREMOS,
pues, SOMOS; Guillermo de Nor-
mandia 'hundi� su acero en la gar-
ganta del Leopardo ingl�s, no dej�
piedra sobre piedra, del viejo edl-
(Anuncio)
(Anuncio)
EDICTO
EN LA CORTE DE DISTRITO DEL
DISTRITO JUDICIAL DE
GUAYAMA, puer-o RICO.
Estados Unidos de Am�rica,
El Pres.dente de los EE. UU. SS;
Genaro Cautifto Ins�a,
Peticionario.
Sucesi�n de dona Irabel Llera et al,
Opositores.
Civil N�m. 9844.
Sobre:
Aceptaci�n del cargo
de albacea.
(Incidente sobre: Ven-
ta de bienes (ganado).
POR CUANTO, con fecha 27 de
octubrt de 1937 i nplementada por
orden de fecha 14 ue enero de 1938
esta Honorable Corte mand� sacar
a p�blica subasta y por el precio
m�nimo que se expresa a continua-
ci�n el ganado vacuno, caballar y
lanar perteneclen' a. caudal re-
licto por don Jos� P�rez Llera,
siendo el expresado ganado el que
se pasa a rese�ar, a saber:
40 novillos para yugo
valorado* en ...... $ 2096.50
43.toros valorados en ... 1418.75
41 novillas valoreas en... 1085.30
43 vacas pre�adas valora-
das en............ 1606.50
44 vaoas paridas valoradas
en............... 1720.00
45 becerros (C-las) valora-
dos en............ 468.00
12 yegu .s valoradas en ... 515.00
4 potrancas valoradas en 80.00
7 potros valorados en ... 320.00
2 Caballos valorados en 70.00
7 mu�as valoradas en ... 435.00
3 muK valorados en ... 225.00
2 burros valorad ; en ... 70.U0
36 chivos valorados en ... 96.50
84 cabras y cabros (surti-
dos) valorados en ... 327.00
TOTAL: $10533.75
POR CUANTO, la referida venta
en p�blica subasta se ordena para
hacer efectivo el pago de las con-
tribuciones sobre la propiedad; la
contribuci�n sobre trasmisi�n de
bienes por herencia; los honorarios
del abogado del Administrador; la
compensaci�n del Contador Parti-
dor y la remuneraci�n a que dicho
Administrador tenga derecho, asi
como los dem�s gastos Indispensa-
bles de la Administraci�n.
POR CUANTO, seg�n las deter-
minaciones de esta Honorable Cor-
te la subasta se .levar� a cabo en
la finca "LAPA", propiedad de la
Sucesi�n de Jos� P�re� Llera, sita
en el barrio "Lapa" del municipio
de Salinas, carretera de Cayey a
Salinas, bajo la condici�n de que
todos los gastos despu�s de efec-
tuada la subasta, Ules como trans-
porte de gan do, sellado, etc., de-
ben ser por cuenta del subastador
adjudicatario, separ�ndose el ga-
nado para los efectos da la subasta
por clases, a saber: (a) Ganado
Vacuno: Vaca.' paridas.�Vacas ho-
rras.�Novillos para yugo.�Novillos
para carne.�Novillos y novillas pe-
que�as. (b> Ganado Caballar y
Mular: Caballos.�Yeguas.�Potros.
�Potrancas.�Mulo� y Mu�as.�Bu-
rros, (c) Los cabros y ovejas se
pueden vender en conjunto.
El pago debe hacerse en efectivo
(Moneda lega, de los Estados Uni-
dos) o en Check certificado a car-
ero de un banco de reconocida sol-
vencia.
El M�rshal podr� rechazar todas
y cualquiera de las ofertas si �stas
no est�n de acuerdo con las esti-
pulaciones dictadas por la resolu-
ci�n de esta Corte de Distrito en
este cas.
POR TANTO, Yo, RAFAEL LAS-
TRA CHARRIEZ. M�rshal de la
Corte de Distrito del Distrito Judi-
cial de Gu�yame, Puerto Rico, en
cumplimiento de lo dispuesto ven-
der� en p�blica subasta y por el
precio m�nimo de $10,533.75 en su
totalidad, o por los precios m�ni-
mos que se detallan en la relaci�n
precedentemente consignada, advir�
tiendo a los licltadores que en to-
do caso admitir� la postura m�s
alta sobre el tipo m�nimo fijado;
que las posturas podr�n hacerse
oralmente y las que se presenta-
ren cerradas ser�n abiertas por mi
en el mismo acto "de la subasta;
que el pago deber� hacerse en efec-
tivo, o en cheque certificado a car-
go de un banco de reconocida so,
venda y que me reservo el derecho
de rechazar todas y cualquiera a.*
las ofertas si no est�n de acuerdo
con las estipulaciones de la Corte
en los t�rminos anteriormente ex-
presados; que el detalle da la tasa-
ci�n por cabezas y clases de gana-
do estar� de manifiesto en la Se-
cretaria de este Tribunal, en mi
oficina sita en la Corte de Distrito
de esta ciudad, calle de "Jobos"
hacia la salida para Ponce, y en la
mesa del M�rshal en el sitio desig-
nado para la subasta.
El acto del remate o subssti se
verificar� el d�a 9 de febrero de
1938, empezando a las nueve de la
ma�ana y terminando a las cinjo
en punto de la tarde, teniendo lu-
gar dicho acto en la finca r�stica
denominada "LAPA" donde pasta
el ganado objeto de la misma, pro-
piedad de la Sucesi�n de Jos� P�
rez Llera y sita en el barrio de
"Lapa" del municipio de Salinis.
carretera de Cayey-Sallaas, y ad-
vierto a los licltadores que el pago
de esta venta deber� efectuara� en
moneda americana de curso legal o
mediante cheque certificado a car
go de un banco de reconocida sol-
vencia, consignando en mi poder su
Importe tan pronto como se verifi-
que la subasta, que todos los gas-
tos despu�s de efectuado el rema-
te, tales como transporto de ga-
nado, sellado, etc., debe ser por
cuenta del subastador o subasta-
dores adjudicatarios; que se admi-
tir�n proposiciones por todo al ga-
nado objeto de la venta, debiendo
las proposiciones verificarse por
clases seg�n anteriormente queda
relatado; y que el M�rshal se re-
serva el derecho de rechazar todas
y cualquiera de las ofertas si no
est�n de acuerdo on lo ordenado
por esta Corte de Distrif, y que
no se admitir�n proposiciones que
no cubran el tipo jnlnimo se�ala-
do, o por m�s de esta suma.
Y para fijar en los sitios p�bli-
cos de costumbre de esta Corte y
ciudad y del pueblo de Salinas, y
tambi�n para su Inserci�n en el
peri�dico EL MUNDO que se edita
en la ciudad de San Juan, con am-
plia circulaci�n en este Distrito,
cuya publicaci�n se har�'por el
t�rmino de veinte d�as sueee�wua,
expido el presente edicto que fir-
mo en Gu�yame, Puerto Rico, hoy
d�a 17 de enero de 1938.
Rafael LASTRA CHARRIEZ,
M�rshal de la Corte de Distrito
del Dlst.lto Judicial de
Gu�yame, P. R.
fldo nacional, proscribi� hasta la
lengua de los conquistados, para
Instituir la de los conquistadores, y
no obstante, el viejo leopardo en-
sengrentado, sigui� vivo, calentan-
do el cachorro de la redenci�n fu-
tura, y por la lima del acero de la
voluntad, por la fe en espersr,
triunf�, y es, porgue, por encima
de la fatalidad, de la Incredulidad,
se encamina la absoluta certidum-
bre del derecho.
Por eso, porque somos es que de-
bemos preocuparnos por defender
nuestro terru�o, no con algaradas
1 rebeldes armadas que s�lo tienden
a alejar de d�a en d�a nuestro sta-
tus, sino con la serenidad del de-
recho, el civismo y la raz�n. No
suicld�ndonos con explosiones revo-
lucionarias, pues quien no puede
responder con las armas por en-
contrarse d�bil ante una fuerza co-
losal, debe rehuir la violencia, y
sacar fuerzas espirituales, que tie-
nen m�s valor que las materiales.
Si pens�ramos en este �nico pro-
cedimiento, si nos ocup�ramos, me-
nos de pol�tica y m�s de las cosas
que necesitamos, no se nos presen-
tarla el caso de temer una huel-
ga desastrosa, por carecer de los
productos que da nuestra tierra;
no tendr�amos que exportar miles
y miles de d�lares para recibir ar-
t�culos de consumo dom�stico, que
se dan mucho mejores en nuestro
pa�s; pero como el caos pol�tico
lo Invade todo, como ac,ul el patrio-
tismo se demuestra echando cada
d�a un trozo de la patria en el pu-
chero, es por eso que, cerrsdo el
mercado americano por cualquier
causa, nos morimos de hambre...
en una tierra donde la exuberancia
de la vida supera a la exuberan-
cia de todo lo Importado, en una
tierra donde no se pierden las co-
sechas por Invernadas, ni por Inun-
daciones, ni por todos esos fen�me-
nos geol�gicos que se padecen en
el mundo, pues somos, �puede de-
cirse,� los privilegiados de Dios,
y como nadie tiene el valor de de-
clararlo, lo digo yo, con toda la fir-
meza que tengo para mi uso par-
ticular, con todo mi car�cter Inte-
gro, con toda mi moralidad pol�ti-
ca; que, ai, soy nacionalista, pero
no soy terrori�ta �i comunista, y
pienso con mi cabera, p�sele a
quien le pesare.
�Y es claro! El Congreso de los
Estados Unidos nos tendr� por lev
eos, pues lo somos, pues s�lo aten-
diendo a nuestro medro personal,
a la patria, contra una esquina; y
luego se extra�an de que los ex-
pertos que nos visitan cada dia...
nos miren con l�stlms, pues no
se ve por ninguna parte el pueblo
que afronta una situaci�n digna,
efectiva; todo se vuelven discursos,
maromas, y elucubraciones t,ue no
nos llevan a nada pr�ctico, banque-
tes y homenajes...
Demostremos que somos, porque
somos, pero no prostituy�ndonos
vilmente.
Y por eeso digo, al comienzo de
este articulo, que no me preocupa
el porvenir pol�tico de mi tierra,
pues ello vendr� cuando lo merez-
camos, mientras, pensemos que la
dignidad de fin pueblo est� por en-
cima de todo en el mundo, y que,
cuando este pueblo no se hace res-
petar por sus actuaciones, �l ha de
tener la culpa de su desgracia.
Toda la historia est� llena de'
hechos an�logos al nuestro, todos
los pueblos han tenido que sufrir
el martirio divino por su libertad;
pero han sido pueblos...
�Hechos, nombres gloriosos en la
historia? Las Pir�mides de Egipto
son an�nimas, las jornadas de los
pueblos tambi�n.
Le hurtan su radio al goberna-
dor de la Torre' de Londres
All� es que se guardan las joyas de la Corona, el m�s
preciado tesoro de Inglaterra
EL GRAN AMOR...
(Continuaci�n de la p�g. *4)
La Torre de Londres, donde unos ladrones robaron Impunemente hace poco el receptor de radio del Go-
bernador.
Dos libros de actualidad..
(Continuaci�n de la p�gina 4)
NUEVA YORK (Editors Press)
�A la plena luz de un d�a de a
segunda semana de enero, dos su-
jetos penetraron a la residencia
particular del Gobernador de ia
Torre de Londres y le robaron el
receptor de radio. Hay algo de
profundamente ir�nico en esta
haza�a que ha movido de risa m�s
que de espanto a los londinenses
para quienes la Torre de Londres
es un s�mbolo de lo inexpugnable y
bien guardado a la vez que de po-
der y de las m�s siniestras tradi-
ciones de los periodos turbulentos
de la pol�tica brit�nica. El Gober-
nador que no ha podido cuidar su
receptor tiene a su cargo el cui-
dado de las Joyas de la Corona.
el m�s preciado tesoro de Inglate-
rra, que se guarda en el vetusto
Castillo.
El Comandante General Sir
George Younghusband, que tal. es
el nombre y las denominaciones
del descuidado Gobernador, tiene
una tradici�n de arrogancia en el
deber que le viene desde aquel Slr
Robert Brakenbury que desempe�a-
ba el cargo en los d�as aciagos
del a�o 1483, la �poca de termina-
ci�n de la sangrienta Guerra de
lal dos Rosas.
Fu� Sir Jrakenbury quien se
neg� a cumplir la orden escrita
del Rey Ricardo III llevada perso-
nalmente por Richard Green, uno
de sus favoritos, para que se pu-
siera fin a la existencia de sus so-
brinos los Principes Eduardo y
Ricardo, de doce y diez a�os res-
pectivamente, hijos de su hermano
el Rey Eduardo IV reci�n falleci-
do. Visitando el Museo de Louv-
re uno no puede menos que sentir-
se embargado de emoci�n al con-
templar el c�lebre cuadro de Paul
Delaroche que pinta a los j�venes
Principes en su prisi�n de la To-
rre. Hay en sus fisonom�as una
expresi�n a la vez de alarma y de
dulzura' que conmueve profundl�-
mente cuando uno recuerda 'a
suerte atroz a que los entreg� la
ambici�n de su tio el Rey Ricar-
do III.
Si el reciente episodio del robo
de su receptor a 1 encargado de
gaurdar las Joyas de la Corona
es lo m�s risible que ha ocurrido
en la Torre de Londres, sin duda
el asesinato de los inocentes hijos
de Eduardo IV es el m�s tr�gico
de todos. El caso se discute a�n y
no falta quien siga aseverando
que ni el heredero del trono que
deberla haber sido Eduardo V ni
su hermanlto el Duque de York
perecieron asesinados en la To-
rre; habr�an escapado a Flandes
merced a un complot del leal Go-
bernador Sir Robert Brakenbury y
jam�s volvieron a revelar su Iden-
tidad por miedo a las represalias
de Ricardo III y sus sucesores.
A la muerte de Eduardo IV, el
monarca que estabiliz� en el poder
la Rosa Blanca de la Casa de York
tras la derrota definitiva de \\
Rosa Roja de la Casa de Lencas-
ter, nadie dud� de que le sucede-
r�a en el trono su hijo primog�ni-
to, a la saz�n de 12 a�os de edad.
Eduardo hab�a tomado el cetro en
sus manos a la muerte de su pa-
dre, el Duque de York, jefe de a
casa de ese nombre, ocurrida en
la batalla de Wakerfleld en 1460.
Muri� el 9 de abril de 1483 tras
una vida de violencias y vicios
que hablan sido el esc�ndalo del
Reino y de Europa. S�lo en articu-
lo mortls se reconcili� con su mu-
jer burguesa Isabel Woodwill que-
durante casi todo su reinado ha-
bla pasado reculda en el castillo
de Ludlow con sus dos hijos. Isa-
bel era plebeya y los grandes se-
�ores y damas de la Corte hablan
rehusado rendirle pleites�as; el Rey
consinti� en esa especie de destie-
rro de su mujer que conven�a a sus
h�bitos disolutos.
A la muerte de Eduardo, su
hermano el Duque de Gloucester,
La hermosura de las manos
tos, quienes proporcionan 500 p�gi-
nas de evidencia El proceso termi-
na con una reconsideraci�n de la
personalidad del Kaiser y de su
parte en la direcci�n de Alemania
durante los treinta a�os de su rei-
nado. El veredicto declara la Ino-
cencia de Guillermo y rechaza en
absoluto la presentaci�n de Lloyd
George de "con uclrlo a la horca".
Uneere Zuklmft Hegt au der See
Se ha publicado otro libro, por
esos mismos d�as, titulado "El Kai-
ser y las relaciones con Inglaterra"
de E. P. Benson. Como en la obra
de Vlereck aqu� se estudia su na-
aimlento y la influencia que tuvo en
su vida "la torpeza del doctor que
le infest� el brazo izquierdo", el des-
apego de su madre, la predilecta
hija de la reina Victoria, y las des-
carriadas ense�anzas de su tutor
Hlnzpeter. Se demuestra c�mo dese�
a toda costa ganarse la amistad de
Inglaterra y de lo in�til e incorn-
prendido de sus esfuerzos; sus nu-
merosas visitas a Osborne. su afabi-
lidad hada loa hab� intes de Lon-
dres y .su deleite para vestirse con
uniformes Ingleses.
El novio Luis Fernando, Doctor en
Derecho, que parece un poeta m�s
que un principe pudo interrumpir
al abuelo para expresarle c�mo la
historia de au reinado "s�lo ahora te
comienza a escribir". Su hijo el prin-
cipe Adalberto, ex-oflcial de Mari-
na, comenta alborozado c�mo Hltler
en su "pulpito" de Nuremberg co-
loc� su dlv'sa "Uisere Zukunft Hegt
an der See"... "Nuestro porvenir
est� en el mar".
SI. no hay duda, la patria ha vuel-
to si no por la f�rmula a, lo menos
por los h�bitos imperiales, y hay
motivo de sobra para regocijarse
porque la familia est� tambi�n reu-
nida en torno al compromiso matri-
monial que une dos casas imperia-
les y loa hu�spedes de Doorn brin-
dan por que la simb�lica pareja pue-
da alg�n dia...
Si loe ni�os del Tennesee hubie-
ren secuestrado al "refugiado" osa
noche del 5' de enero de 1919, qui�n
sabe lo que habr�a sucedido y a lo
mejor esta boda se hubiera realiza-
do en Poatdam bajo la c�pula de
Federico el Grande con la Gran Du-
quesa Tatiana, hija del Zar, y Kyra
asistirla como Dama da Honor...
�Hltler estarla en el poder?...
�Italia habr�a conquistado Etio-
pia?... Stalln gobernarla a Ru-
sia?..�
Las manos femeninas tienen una
atracci�n tan poderosa como el ros-
tro y son tan expresivas como el
gesto o la mirada.
Hay manos simp�ticas y antip�-
ticas, atrayentes o repulsivas, ale-
gres, dominadoras, quietas, imperio-
sas, r�gidas y magn�ticas.
La influencia de las manos es
tanta, qu? los artistas le han con-
sagrado siempre gran inter�s, fi-
jando con exactitud en sus repre-
sentaciones la evoluci�n femenina,
pues es necesario notar que la ma-
no varia a medida que cambian las
costumbres. Las manos de una mu-
jer de nuestros d�as no se parecen
a las de una mujer antigua, del mis-
mo modo que nuestro esp�ritu es
distinto al suyo.
Si contemplamos las estatuas
egipcias, veremos las manos planas
y delgadas, con las falanges gran-
des y el pulgar demasiado corto.
Los dedos expresan la menor ner-
viosidad; son de una rigidez extra-
�a.
Esta misma tendencia se nota
en las primeras esculturas griegas.
Con la propagaci�n del cristianis-
mo, el arte vuelve a 1 o s procedi-
mientos �� reglas de las concepcio-
nes primitivas. En la pintura y en
la escultura aparecen las manos
cristianas, de las que puede hallar-
se el tipo en las v�rgenes y santos.
Con el Renacimiento ese tipo se
transforma; el artista se esfuerza
por que las manos expresen Ideas.
Todo el encanto de la Gioconda no
reside s�lo en su rostro, tino tam-
bi�n en aquellas admirables ma-
nos, que expresan sue�os y pensa-
mientos. Los grandes pintores ha-
cen las manos m�s finas y delica-
das, como si �stas se dulcificaran
cada ves m�s con la superior cultu-
ra de la mujer.
En cuanto a los escritores, no
han prestado menos atenci�n a las
lindas manos femeninas. Entre �s-
tos tenemos a V�ctor Hugo, Gabriel
d'Annunzlo y los Goncourt, los cua-
les las llamaron "hojas del �rbol de
la vida agitadas por la pasi�n".
LLjtrtlWtM'rcfaa^tssjoL.,
^fft-VV^
Si del arte pasamos a la vida y
al amor... habremos de reconocer
con Balzac que la felicidad que se
trasmite al estrecharse dos manos
enamoradas supera a cuanto pue-
de expresar el lenguaje.
Cuando las manos no presentan
una linda encarnaci�n, u�as rosa-
das y lineas purat, et preciso ha-
cer que la adquieran con grandes
cuidados. La belleza de las manos
es la m�s aristocr�tica, porque s�-
lo las mujeres ricas que no hacen
nada las pueden poseer.
No hay nada mis perjudicial pa-
ra las manos que los continuos la-
vados con jab�n y agua m�s o me-
nos dulce. Se debe s�lo usar el ja-
b�n de Marsella blanco que es el
m�s puro de todos y agua templa-
da, lo mismo en Invierno que en
verano, a la temperatura del aire.
El agua fr�a endurece la piel y la
callente la enrojece.
SI las manos tienen alguna man-
cha que no desaparece con el ja-
b�n, empl�ase la arena, b�rax, el
jugo de lim�n y el amoniaco, se-
g�n la naturaleza de la mancha.
Una mezcla de 10 gramos de gll-
cerlna, una clara de huevo y .10
gramos de b�rax, forma una po-
mada excelente para la dulzura y
finura de las manos.
Cuando las manos se ponen ru-
gosas por alg�n trabajo, se frotan
bien todos los d�as con piedra p�-
mez.
Almirante de Inglaterra, de Irlan-
da y de Aquitanla, tom� en iui
manos e 1 gobierno titul�ndose
�Protector del Rey# y del Reino".
El Principe Eduardo fu� enviado
a la Torre de Londres donde era
costumbre que pasaran una tem-
porada los que iban a empu�ar el
cetro real. Muy luego fu� enviado
a reunlrsele all� el Duque de York,
su hermano de 10 a�os. Pero la
temporada de la Torre de Londres
se fu� prolongando mientras que
se difund�an por Londres los m�s
atroces rumores. Los grandes se�o-
res, encabezados por el Duque de
Bucklngham se negaban a recono-
cer a los hijos de Eduardo e Isa-
bel Woodwill como herederos y
faltos de otra prueba echaron a
circular la especie de que el ma-
trimonio de Eduardo con Isabel
era nulo por haber sido precedido
de dos matrimonios secretos del
soberano con Isabel Lucy, otra
plebeya, y con Lady Talbot.
- Era una conspiraci�n en marcha
contra el bando mismo de la Ro-
sa Blanca que reci�n habla triun-
fado sobre la Rosa Roja de Lan-
caster cuyo portaestandarte se ha-
cia llamar a�n Enrique VII Rey
de Inglaterra en su residencia del
destierro en Francia. Este Monse-
�or Enrique Tudor era hijo ma-
yor del Rey Enrique VI de Ingla-
terra y de Margarita d e Anjou.
cuya prisi�n por Eduardo IV
fu� causa de una guerra con
Francia. El Conde de Hastlngs
tom� el partido de los "bastardos"
como se llamaba ya en la corte a
los ni�os encerrados en la Torre
de Londres. Fu� a alegar su ca-
so ante el "Protector" mismo, el
Duque de Gloucester. Sall� de la
entrevista para ir a dar B la c�r-
cel y luego al cadalso. El Duque
de Bucklngham apresur� entonces
el curso de la conspiraci�n, y el
Duque fu� proclamado Rey con el
nombre de Ricardo III, poc los
cons�jales de la ciudad de Lon-
dres, por los lores y luego corona-
do dos veces en Westminster y
en York.
La historia ha recogido los nom-
bres de los miserables Miles Forest
y John Dlghton que se prestaron
para el cobarde asesinato. Con una
orden real que relevaba de su car-
go al pundonoroso gobernador de la
Torre. Slr Robert, y lo entrega-
ba a un favorito y compa�ero de
depravaci�n de Ricardo III, se
presentaron los dos sujetos a la To-
rre de Londres y asfixiaron con
almohadones a los Principes
Eduardo y Ricardo. Se entiende
que sus cad�veres fueron enterrs-
dos bajo una de las escaleras de
Piedra de esa Torre donde ahora
Sir George Younghusband logra
guardar bien las Joyas de la Co-
rona pero no su receptor de radio.
(Anuncio)
Modo F�cil para
Embellecer tu Rostro
Con Cera Mercolizada
La Cera Mercolizada � este nombre
Sue repreaenta para millonea de
amas que usan �ata querida crema
blanca *'un cutis bello y juvenil"�
aera para uated un sin�nimo de
bailesa, cuando la ensaye y vea como
hace reaparecer loa encantos juve-
niles de au cutia. Apliq�ese por la
BoeJttv� como un simple cold cream
� la Cera Mercollsada en au rostro,
cuello y brasos. Poco a poco absorbe
el cut�a exterior en diminutas e in-
ylslblea part�culas, eliminando toda
Impuresa. Un cutis nuevo aparece
entonoee, elaro, bello, aterciopelado,
suave y resplandeciente con au color
Juvenil. Descubra la bailesa oculta
de su eutls con Cera Mercollsada,
'.ni.i
Indigesti�n
Las molestas consecuencias del comer
o beber con exceso cesan pronto y
dan lugar a un agradable bienestar,
gracias a la favorable acci�n de
ENO
SAL EFERVESCENTE
DE FAMA MUNDIAL
Puede tomarse a diario. No forma h�bito
LusaUbtM " ENO". " Frult S.li " r "Stlds ftuts" ton nptcai r*mtndii
por el contrario, se preparaba a
dar el paso decisivo.
Esto dio por resultado que can-
sados Schumann y Clara de las
tercas negativas, contando como
aliada incondicional a la madre
de la joven, un d�a la pareja se
present� s las autoridades judicia-
les pidiendo cesarse y celebr�n-
dose la boda con la asistencia de
numerosos m�sicos y composito-
res.
No sabia Clara el calvario que
se habla impuesto, pues si* en los
primeros a�os la felicidad mis
completa rein� en el hogar, ia
p�rdida progresiva de la raz�n
por parte de su esposo, la sumi�
en atroces sufrimientos morsles,
pues vela c�mo el genio del gr.in
m�sico se desquilibraba, y c�mo
esa originalidad tan bella rala de
pronto en lagunas y se hacia con-
fusa, caracter�stica esta de mu-
chas de sus obras, aun de las que
m�s fama gozan.
Pero fu� la compa�era amante y
abnegada que el m�sico so�ara, e.
�ngel custodio de la labor fecunda
del esposo y ls continuadora de
tui Ideal en loe descendientes.
Clara Wleck posee en el capitu-
lo de los grandes amores y de lss
grandes enamoradas un simbolis-
mo de ternurs, de sacrificio, de
fidelidad y de consecuencia ejem-
plares y con esessos psrsngones.
SI ls naturaleza no se htrbier*
mostrado tan cruel con Schumann,
la obra de �ste habr�a sido consi-
derablemente mayor y Clara ha-
br�a tambi�n gozado de esa pa-
si�n tan ardorosamente concebi-
da y mantenida a despecho de
oposiciones y de reiterados fraca-
sos y desencantos, disfrute al que
era plenamente acreedora.
Quiz�s los contratiempos hayan
servido en este caso para medir ia
Intensidad de un amor poco co-
m�n, y menos todav�a compar�n-
dolo con los de nuestra �poca, en
que acusan de bastantes versatili-
dades y hasta de Inconsecuencias.
L. A.
Con pimienta
Casi todos los grandes aconteci-
mientos de la humanidad surgieron
de la cabeza de alg�n desequilibra-
do.
� � �
La mayor�a de los hombre* que
eaben lo que es correcto carecen
de car�cter pare ponerlo en pr�c-
tica.
V *
No descuide
latOS
DESPU�S
muy f�(
Miel y Alquil
Dr. Bell evit
viene de los el
una mojada es
resfriarse. La
de Pino del
'la tos que pro-
�s si se toma
�-
a tiempo. Gonpina las propie-
dades sanattvaTdel alquitr�n de
pino y las catn antes de la m�t
pura miel de f nejas, en forma
de sabroso jar. |i�, �f�ie suaviza
las v�as respir� ferias, calma la
irritaci�n y aflija las flemas.
Recuerde: Lev Seo* pera la tos
�� toser. No �i.�je que la los lo
domine: Den� neis pronto con
�' Iri______
MIF.LvAl|C||]ITKA.M

... PISO. .MMIMI.
MQSCAS
am�nozan
la salud-
'1
FUT�
t m
la lata no
Yicifi- �.'I soldadito
CHATIS
Hermoso Reloj Puls
En exquisita forma
de bonito dise�o
con n�meros clnrmlr
pnra srftora�
btangularl Caja
St'ula de metil
X�sted puede obtener este hermoso reloj-pulsera A�^OUUTAMENTR
ORATIS. sin costarle un solo centavo! Es oe ultiri f> modelo, tiene
maquinarla de 4 joyat y su caja esta del!cadamcnte"1nhr;ida! Un re-
loj precioso y eleg-ante! *
Dsted obtiene este excelente reloj-pulsera para otirs-Y abs�lutamen-
te ORATIS� por ayudarnos en su comunidad. Escr�banoi�*pldl�nclo-
noa informes acerca de este VENTAJOSO PIAN.
NO SE REQUIERE EXPERIENCIA
Nuestro plan ea muy simple e interesante - todos idnpucdrn hacer -
J�venes y viejos. Sea usted el primero en su comuMdnd en obtener
este bonito reloj-pulsera para se�ora* absolutamente GRATIS.
Todo lo que
debe hacer
ahora es lle-
nar el cu-
p�n, y echar
lo al correo
hoy para
nuestro plan
RTatla M�N-
DELO HOT
MISMO. NOl
PIERDA*
TIEMPO!
EMPIRE MERCHANDISE.'CORP.
414 Broadway, Dept. 2.18. Ne\
S�rvanse enviarme informes cnmplr
Oferta Especial relativa al Reloj-I
gaci�n de mi parte.
� 'ork. N. Y.
s ace�a de td
sera, sin obll-
l
AHORA
Con sus Cristales
Har� Buen
Trabajo...
Xitti^sifiss&vr*y '-Hf nervioso,�
�PTICA
SIXTO PACHECO
Alien 4T � San Juan. P. R
Opt�metraa
revalidados
:-
SOTO PAC1_
DR. SIXTO PACHKCJ > JR.
CHT.C� i
i


12
EL MUNDO, SAN JUAN, P. R. � DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
Presidentes que he conocido
WILLIAM H. TAFT riifL
v,
El segundo Presidente a quien
conoc� personalmente, fu� a WiUlam
H. Taft, de Ohio. Le habla cono-
cido anteriormente cuando vino a
la Isla, siendo Secretarlo de la Gue-
rra tn el gobierno del presidente
Roosevelt. y gobernador de Puerto
Rico Beekman Winthrop. Cuando
Taft fue gobernador de las Islas
Filipinas, Winthrop ocupaba el mo-
Lucaa P. Valdivieso
desto cargo de juez municipal de
Manila, y cuando Roosevelt tuvo
que cubrir la gobernaci�n de Puer-
to Rico, por .enuncia del goberna-
dor Hunt. Ta�i. ya Secretario de la
Guerra, le recomend� que nombra-
ra a Winthrop. quien, dicho sea de
paso, y sin �nimo de ofenderle, era
una calabaza vacia; pero proced�a
de una familia distinguida y rica
de Massachussets y tenia adem�s
un hermano banquero en Nueva
York. Tanto en Washington como
en Massachusrets se relatan ocu-
rrentes y sabrosas an�cdotas de In-
cidentes ocurridos a este Joven na-
cido con buena eslrclla.
El presidente Taft. antes de en-
trar en la carrera pol�tica, se habla
distinguido desde muy Joven en la
carrera Judicial, demostrando con-
diciones especiales de talento legal.
Cuando el presidente Me Klnley, en
el a�o de 1900 lo llam� para que
ocupara la presidencia de una co-
misi�n que enviaba a Filipinas pa-
ra estudiar el nuevo problema que
habla venido a manos de los Esta-
dos Unidos, Taft ocupaba el Impor-
tante cargo de Juez de circuito de
los Estados Unidos, que compren-
d�a los estados de Ohio, Massachus-
sets. Kentucky y Tennessee. pues-
to judicial para el cual habla sido
nombrado por el mismo presidente !
Me Kinley. En 1902. mientras pre-!
Sldia la Importante Comisi�n de Fl-1
llplnas, por dos veces se le ofreci�
el puesto de Juez Asociado del Tri-
bunal Supremo de los Estados Uni-
dos y en ambas ocasiones rehus�
la oferta, solicitando que se le per-
mitiese completar el trabajo que es-
taba haciendo y al terminar dicho
trabajo, acept� los deseos del presi-
dente Roosevelt tomando a su car-
go la Secretaria de la Guerra.
Pero antes de seguir adelante,
perm�tasenos referir aqu� algo que
debi� haberse Incluido en el ante-!
kior episodio, o sea de qu� manera ;
l�>8 republicanos de Puerto Rico ob-:
tuvieron el privilegio de Intervenir:
en los nombramientos de post-
masters de la Isla.
En los primeros dias del mes de !
diciembre de 1907, el Comit� Naci�-!
nal Republicano se reuni� en uno'
de los salones del Hotel Shorcham,
en Washington para fijar el sitio y
,la fecha para la Convenci�n Naci�-
I nal en el a�o siguiente, del mismo
I modo que lo habla hecho cuatro
anos antes, y. all� est�bamos. Cuan-
{do a mediod�a de la primera reu-
I ni�n se levant� la sesi�n para que
pudi�ramos ir a almorzar, al tras-
' pasar la barandilla que separaba
el sal�n del sitio donde se encon-
traba un p�blico distinguido oyen-
do nuestras deliberaciones, me de-
tuvo un se�or alto, de mediana
edad, rublo, muy rubio, quien me
pregunt�: ";.Ea usted el se�or Todd.
de Puerto Rico?"
��'SI. se�or*', �le contest�.
�Yo soy Frank H. Hltchcock. Ud.
quiz�s no me recuerda, pero all�
para el a�o 1897, hace ya m�s de
diez anos, le visit� en su casa, en
la calle 14 de Nueva York, llevan-
do una tarjeta de presentaci�n del
Dr. lien un. Yo escrib�a entonces pa-
ra una revista de New York y ne-
cesitando ciertos datos sobre Puer-
to Rico para una estad�stica, un
amigo me dl� una carta para el Dr.
Ilenna, quien me refiri� a usted y
obtuve de usted los datos que ne-
cesitaba para mi trabajo. No he ol-
vidado este servicio y hoy, cuando
sentado aqu� afuera, observaba ios
trabajos del Comit� Nacional, ol
mencionar el nombre de usted, me
propuse saludarle, recordando el
servicio que usted me habia hecho
anos atr�s. Ahora bien, yo necesito
que usted me ayude en ciertos asun-
tos que tengo pendientes relacio-
nados con Puerto Rico. Yo soy el
Primer Asslstant Postmaster Gen-
eral, y tengo a mi cargo los nom-
Fran�nr.o P. Qui�ones
bramlentos de los postmasters de
todo el pa�s y hay algunas vacan-
tes en Puerto Rico y deseo que us-
ted me recomiende candidatos pa-
ra cubrir esos puestos, ya que usted
es el miembro del Comit� Nacional
por Puerto Rico y. al igual que ha-
cen todos los miembros del Comit�
aqu� en la naci�n, usted tiene de-
recho a hacer esas recomendacio-
nes.
Salimos a la calle y el se�or
Hltchcock me invit� a que lo acom-
pa�ara a almorzar y luego fuimos a
su despacho en el Departamento
de Correos. Hizo venir a su secre-
tarlo con los papeles de Puerto
Rico y encontr� que exist�an tres o
cuatro puestos de postmasters va-
cantes, entre ellos el de Aguadllla,
el m�s importante de los vacan-
tes. Se me hizo saber que de to-
dos7"~#ste era el que corr�a prisa,
por no recuerdo qu� motivos. Los
otros pod�an esperar hasta mi vuel-
ta a la Isla. All� mismo Hltchcock
dl� instrucciones para que en lo su-
cesivo toda vacante que hubiera, o
que fuera a ocurrir, se me avisase
con tiempo para que yo pudiese
hacer las recomendaciones corres-
pondieni es.
Antes de bandonar el Edificio
d� Coreros, el secretarlo de Hltch-
cock me hizo acompa�arle a su es-
critorio y me entreg� una lista
con todos loa nombres de los post-
masters de Puerto Rico, sus catego-
r�as, sueldos y fechas de nombra-
mientos. En cuanto llegu� al hotel,
envi� un cablegrama al doctor Bar-
bosa pidi�ndole el nombre de un
candidato para postmaster de Agua-
dllla y al d�a rlgulenta le llev� a
Hltchcock el nombre do don Luis
A. Torregrosa. de Aguadllla. para
cubrir el puesto de postmaster de
esa poblaci�n, y a loa pocos d�as
el presidente Roosevelt envi� su
nombramiento al Senado para su
confirmaci�n. Asi comenz� la In-
tervenci�n de nuestro partido en
estos nombramientos de postmast-
ers que dur� hasta que subi� al
poder el Partido Dem�crata, en
marzo de 1013, y no volvimos a te-
ner nada que ver con ellos, hasta
la elecci�n del presidente Hardlng
en 1931.
Cuando me desped� de Mr. Hltch-
cock ese d�a en Washington, me
dijo que nos ver�amos en Chicago
en el ano siguiente, ya que �l Irit
� la convenci�n llevando la rep. e-
sentacl�n, como delegado, de alg�n
Estado : me confi� que si Taft era
nominado para la presidencia, �l se-
guramente seria el presidente del
Comit� Nacional que dirigirla la
campa�a presidencial, como en efec-
to ocurri�, ocupando Hltchcock, no
solamente ese puesto, sino el de
Postmaster General cuando Taft Ju-
r� el cargo de Presidente de los
Estados Unidos. Esta amistad con
Hltchcock se consolid� con el tiem-
po. Era un hombre culto, muy agra-
dable en su trato, v tenia el don
de hacer amlgia. A�os despu�s y
mientras vivi� el c�lebre millonario
Colman Du Pont, de los Du Pont de
Delaware, ya retirado de negocios
activos, fu� Hltchcock la mano dere-
cha de �ste, ayud�ndole en sus m�l-
tiples empresas, en las cuales Du
Pont siempre hacia figurar a Hltch-
cock como miembro de las Juntas
Directivas.
Nuestro pais no guarda buen re-
cuerdo del presidente Taft. Todo lo
contrario, hubo una ocasi�n en que
de la mayor�a del pa�s no sallan
m�s que maldiciones para �l. Fu�
all� por el a�o de 1909. cuando en
aquella famos reuni�n de la Le-
gislatura, no pudieron llegar a un
acuerdo satisfactorio en cuanto al
presupuesto de la Isla, la C�mara
de Delegados, bajo la presidencia
del se�or De Diego, y el Consejo
Ejecutivo, bajo la presidencia del
secretario de Puerto Rico, que lo
era Mr. Willoughby, y la Isla se
qued� sin presupuesto para el a�o
econ�mico 1909-10. Hubo que acu-
dir al presidente Taft, y cuando
�ste se dirigi� al Congreso pidien-
do una enmienda a nuestra Carta
Org�nica para �alvar la situaci�n y
prevenir pa. lo futuro, lo hizo,
agregando, innecesariamente, la c�-
lebre frase en la que nos llamaba
ingratos. Esto no se lo perdon�
nunca Puerto Rico a Taft.
' � � �
Para la Convenci�n Nacional en
Chicago de 1908, fuimos electos el
doctor G�mez Brioso y el que esto
narra, delegados, y los se�ores
Francisco P. Qui�ones y Lucas P.
Valdivieso, como delegados suplen-
tes.
En junio de 1912 sal! para Chica-
go para asistir a la reuni�n del
Comit� Nacional, que, por costum-
bre, se cita para una o dos sema-
nas antes de la reuni�n de la asam-
blea, me detuve en Washington con
la idea de ver al Presidente y ges-
tionar ciertos nombramientos pen-
dientes en el Consejo Ejecutivo y, i tlvo en el Consejo Ejecutivo he pen-
adem�s, presentarle la convenlen- sado que es mejor que dejemos eso
c�a de que se aumentase el n�mero � para tratarlo despu�s que se cierre
de puertorrique�os en el referido la convenci�n. Voy a invitar a la
Consejo Ejecutivo, designando a un , delegaci�n de Puerto Rico en la
William U. Taft
dente, y en la mesa se sentaron los
se�ores arriba indicados. Comoquie-
ra que est�bamos en pleno verano
y para esa �poca Washington es un
verdadero horno, la mesa se habla
colocado en la azotea del piso prin-
cipal de Casa Blanca. A pesar de
eso, el pobre presidente Taft. que
parec�a una enorme bola humana,
sudaba el kilo metido dentro del
traje negro, a pesar de un abanico
el�ctrico que tenia muy cerca.
Despu�s de la comida, pasamos
todos a tomar el caf� y fumar unos
exquisitos tabacos habanos elabora-
dos expresamente para la Casa
Blanca (***) a* la misma terraza a
donde me habla llevado Taft el do-
mingo anterior.
El Presidente Inici� la conversa-
ci�n, diciendo: "Se�ores, yo le pro-
met� al se�or Todd tener esta con-
versaci�n con ustedes, para exami-
nar y determinar sobre una peti-
ci�n que me ha hecho �l a nombre
de su partido en Puerto Rico y
voy a suplicarle a �l mismo que se
la exponga a ustedes ahora." Alu-
dido de esta*manera y con el per-
miso de la presidencia, expliqu� a
aquellos se�ores cu�l era la situa-
ci�n de los puertorrique�os bajo las
estrecheces de'. Acta Foraker que
nos regla desde el a�o 1900; de c�-
mo la mayor�a del Consejo Ejecu-
tivo, compuesta de continenatles,
eran lodos Jefes de los distintos
departamentos del Gobierno y que
luego, ejerciendo dicho alto cuer-
po las funciones legislativas, inicia-
ba y aprobaba leyes que. luego, co-
mo tales jefes de departamentos,
se velan obligados a poner en vi-
gor. Puerto Rico quer�a y cre�a que
tenia derecho, a que se le conce-
diera un puesto administrativo en
la cosa p�blica, para asi tener la
mayor�a de un voto en el Consejo
Ejecutivo. Les expliqu� c�mo el
Partido Republicano hable ayudado
al Gobierno uesde la implantaci�n
bernador Colton, que �l se encon-
del r�gimen; c�mo habia sido leal
siempre y que, siendo esos puestos
en el Consejo Ejecutivo de nombra-
miento presidencial, nada podr�a
su secretarlo�
Hules, y �al
ta que a�n
bre 9. 1912.
cl�ndome qui
clon dej Pro:
retirado del
al poco rato son� un estruendoso
ronquido y el ocurrente Mateo Fa-
jardo, que expresaba en alta voz sus
ocurrencias, tanto en las tertulias
con sus amigos, como en la Casa
Blanca, al volver la cara not� que
el que estaba roncando era el Pre-
sidente y dijo; "�Pues no se ha que-' pidi� que rec
dado.dormido el muy brib�n!'' to. recomenc'
Esta fu� la se�al para que rti�- p
ramos por terminada la conversa-
ci�n a medias con el Presidente, hi-
cimos ruido, Taft se despert� y nos
despedimos de �l; y tengo que de-
cir que nunca el gobernador Colton
propuso al Presidente que se nom-
brara un sexto puertorrique�o pa-
ra el Consejo Ejecutivo, y. por con-
siguiente, nunca s- hizo tal nom-
bramiento, mientras gobernaban los
republicanos en la Casa Blanca.
Durante la campana electoral pa-
ra la presidencia, *\ representante
por Indiana, Landls, que tenia en
Puerto Rico ur hermano ocupando
el cargo de postmaster de San Juan
hacia muchos a�os, tuvo por con-
veniente afiliarse al nuevo partido
formado por Roosevelt, llamado
"Bull Moose", y tom� parte en to-
da la ra.t.ia�a pol�tica pronuncian-
do discursos furibundos, atacando
a Taft y al resto del Partido Repu-
blicano. A la saz�n se encontraba
en vacaciones en los Estados Uni-
dos el postmaster de San Juan y
lleg� a o�dos del Presidente, de que
se habia visto a este postmaster
sentado en la tarima de los orado-
res en Indianapolls, Indiana, mien-
tras su hermano pronunciaba un
irtlcular, Charles D,
ru� contest�, en tur-
[nservo, de diclem-
isando recibo y di-
la llevarla a la atcn-
jnte. Mi nombre fue
triado y cuando se me
�endase un candida-
ai que ocupaba el
iant de Correos. Mr.
nativo para uno de los puestos ad- convenci�n n comer conmigo, imiu- I
mlnlstratlvos. y de acuerdo con pro-, yendo al tobe, nador Colton, al Se-L^ Administraci�n de Wash-
mesas hechas por el gobernador cretario de 1. Guerra Stimpson. al | , b( ef un
Colton de ayudarnos en esa gesti�n. I presidente del Comit� de Asuntos . *.auen_ DOra cse .�.� uuesto
Al saludar al presidente Taft. �ste Insulares de la C�mara, se�or Om- Jg; �\\ *� '���Jg**
nos invit� a almorzar con �l al dia
siguiente, domingo, al saber que yo
tenia que estar el lunes por la
stead. y al jefe del Bureau de Asun-, ,' ...' �,,_ h�ui._� h.M.j� __.
.' ' , * ... _ , . . . I.es dije que hablamos hablado pre-
tos Insulares (�). Tenga la bondad ,.,�_'._ . ��,� ,�,,�,� ��� ., _�
.... .�.. *.., _. . . . vinmente de este asunto con el go-
de decirle a Hlllea ""Chicago. los!,raba �,� pre,enle oyendo mis pa-
tarde en Chicago. Me advirti� que , nombres de los delegados de Puerto |Bbras � �, nab(j| promelld0i
estar�amos en familia. Cuando al Rico para poder atenderes la ln- pn puor|o R, como �|U
d�a siguiente llegu� a Casa Blan- vi.aci�n por �*l�rnfo. ��) u pn Cn| 8yudarme en esa
ca y pasamos al comedor peque�o! March� a Chicago muy esperan- prPtensi�n. cuando termin� de ha-
de la familia del Presidente, �ste zado. lema la seguridad de que., rre, e, gob(,rna(,or Colton
me hizo sentar a su derecha, presen- 'se har�ani los nombramientos en el, conflrmnria 0 negarla la aluglon
t�ndome a su esposa y al senador Consejo Ejecutivo �or otros cual.o h(| Me y CoUon no ^
Sanders, de Carolina del Norte, a�os y, adem�s, la promesa de con- . nntahr^ I o� Antena mi* di.
quien habia ..do tambi�n invitado � sulta, de paso e, �^�m^Xo^^^^^^^^il
Fl rr-presutr-Jtif ilrl Comit� Repu-
blicano thcional Frank H.
al almuerzo. Mientras almorzaba-1 otro puertorrique�o para e Con-, �� p, , Mc, ,
mos hablamos de cosas en general, � sejo Ejecutivo, lo que �iRnlflrarla ; creUr|o de ,t Gu su
haciendo el gasto en la conversa- una mayor�a de un voto Hasta en* orden mbos man|fegtaron
clon el presidente Taft. con ando-, onces. s�lo ten�amos cinco mlem- , Q compl�tame.!-
nos sus experiencias en Filipinas, broa nativos en el Consejo Ljccu- � ,'e pn manos de, Prcsid�.nPtef quion
con muchas an�cdotas interesantes, i tivo y parec�a en aquellos d�as ro-, . ,,,_,rt� � hapor �. �.mKr�.
Dr. Jos� Gomes Brioso
siguiente:
discurso de los que �l acostumbraba ; Todd"". Lo t
hacer. Poco tiempo despu�s el memoria pan
postmaster de San Juan fu� despe- brea.
dldo del dest�n y con �sorpresa pa-1 (�> Era a�!
ra el que esto narra, supe por un de Asun os
� i Hehcoclc.
Lee Nlxon, �� Presidente lo nom-
br� postmasti rf de San Juan. Des-
de luego que de haber aceptado <�]
nombramiento i!'comoquiera que 11
Partido RepjJMrcano Nacional
derrotado cufias elecciones slgu
tes,> el Scnadl i Dem�crata no hubie-
ra confirmas ti mi nombramiento,
del mismo nrtdo que tampoco
firm� a Nlxtj I*
Derrotado f \partido en las elec-
ciones de 10] ! y vuelto Taft a
vida privada, to volv� a verlo hast.i,
que, siendo p eslricn)g del Tribunal
Supremo de t s Esta�os Unidos. es>
' taba un dia t n' el Tribunal a pre-
sentar al a!>4 :at|p O. M. Wood, de '
, Puerto.Rico, � aljpcido ya. paru que
1 fuese admitid' a-ipostular en el mis-
mo. Cuando II gg' el momento de las
mociones y Qjp puse de p�e, con
gran soipi.'saT-ol que el presidente
Taft dlriRl�nfloJse a mi me di.io lo
�l es su moci�n. Sr.
I indicaba su buena
Coi dar caras y nom-
rablegrama que me envi� desde Clarence Kdw if-ils. quien se encon-
en las que �l encontraba gran p�a- mo el ffran desider�tum el poder
car recordarlas y ri�ndose con su , conseguir una mayor�a nativa en el
natural buen humor.
Terminado el almuerzo y hablen-! que al elemento norteamericano le
dose despedido el aenador Sanders, j daba miedo que pudiera haber tal
el Presidente me hizo pasar a una' mayor�a puertorrique�a. Sin embar-
era el llamado a hacer el nombra
miento y si �' cre�a que era opor-
i tuno ellos no ten�an nada que ob-
Consejo Ejecutivo. Pateca como! . . ^
_... .i -i_____._ _-,,��_�i�.�� i� Jetar.
,|�n jefe del Bureau
�Hilares, ei general
fk[y era su segunc ai
�pfrre. El presidente
| siguiente: "En cualquier momento
l en que el Gobernador de Puerto Ri-
terraza que quedaba al oeste de su | ko, han pasado los a�os y no so- � co mf recomiende ese
Washln?ton el Presidente del Com�- traba en Eul;
t� Nacional y a la vez Secretarlo el coronel M
Particular del Presidente, que �ste Taft me- confAJjJa notV�'a 'de"que a
me habia nombrado postmaster en llegar el gen �l EdwardS lo Iba a
la vacante de Landls y que habla pasar a la lii � de servirlo mi I
enviado mi nombramiento al Sena- y pensaba a �fi�rder a generaj
do. Declaro que la noticii fu� una coronel Mein |e.\Esto no lo a
sorpresa para mi. porque ni habla Mein t y re.
tZ!Z'l..S�^i:�L?l�� P-sado en tal destino ni lo habla I (�Vl>nOT I mi artWvo I.
solicitado de nadie. Adem�s, hacia ta que el secr t�r�o miles me .
nroceder ' pOCO ,,emP� *ue habu vuelto a la ' bi� a nonil-M �el Pres�deme invi-
despacho, y all� ie expuse todos los lamente tenemos mayor�a sino que � "j "T J";""-"" IZ./a, iS, ;alcaldl� de San Juan y tenia en- lando a ia defgan�n de Pumo Ri-
totalidad del Consejo Ejecutivo | de denartamento en el "��!�!toncPS'.v gi*� "n'cndo hoy d�a, la co a la com�* para despu�s de la
- del pa�s y no ha, Ejecut|PVOi yo no tendr�
de aquella conven ' nien,e en hacer el nornbi
que fu� ��rotada"! J;pu_�!^^ ���" e Roosevelt. cuan- | "..._�._ "._"": 11.' "-!' A** ! clal-^mediatamente escrib� una car- morar�n con n. tabaco en la boca.
ii para
invenci�n. | �*
<���) �Mate* Tajardo
asuntos que llevaba para tratarlos! la m�a
con �l. En cuanto a los nombra-' es hoy de hijos del pa�s y no ha, Klecutlvo vo no tendr� Ineonv. iconvlcclon d� m�enlos pendientes, me encarg� que pasado nada. j" � � 0l no "h 'X,o I "l d'd� P�r � T� P�Pular- vale! �"*� -Matcidl Tajardo era un fu-
me entendiera con su secretarlo Los Incidentes de aquella conven-, d.,0,.*, L �ir i. ��in^*� �li q. I ma� qu* un destino P�r nombra-' mador empet inido y los que le
particular, Charles D. Hllles, quien clon c�lebre, en �;�-
se encontraba en Chicago. "Por la candidatura de
cierto que si soy nominado de nue-, do form� partido aparte, y la no" i p�VAo ji�co
vo" �me dijo� "Hilles ser� mi se-j minaci�n de Taft, no son para ser c___|____
lecci�n para presidir el Comit� Na- tratados en este trabajo. Termina-
cional. Ahora, en cuanto al otro da la convenci�n, fuimos Invitados
asunto de nombrar a un puertorrl- los miembros de la delegaci�n de
quefto para un puesto administra- Puerto Rico a comer con el Presl-
� recuerdan lo reme-
partamento que tlene que ver -(nTSE^^^ fV^^naS
u ,, _,, , | honor que se me habla conferido,'fum�bamos ta acos y Mateo nos di-
Seguimos hablando de distintas, solicitando que mi nombramiento Jo por lo baj f "coja cada uno de
cosas, en las cuales daban su opl- fuese retirado del Senado, expllcan-
ni�n tanto f* Secretarlo de la Gue- do los motivos que tenia para ese
ira como el coronel Mclntyre, Sos-' acto.
thenes Behn y Mateo Fajardo, y|
�uen en nmj ina parte". Y asi
I.a carta la envi� por conducto de hicimos..
ustedes un p * de esos tabam
gu�rdemelos < ie �stos no se con�'-
SE ACENT�A LA COMPETENCIA...
to ha sido demostrado en repetidas
ocasiones en Centro y Sud Am�ri-
ca, y se est� demostrando en el
Oriente. El total de la carga trans-
portada puede no ser grande, si se
lo compara con el que llevan los
vapores; pero en cambio lo trans-
portado es por regla general mer-
canc�a de gran valor, cuya venta
produce beneficios que permiten
pasar por alto el coste del flete
a�reo.
Ah� est�, corirb ejemplo elocuen-
te, el caso. t,ue se ha hecho c�le-
bre, de las ostras de la bah�a de
(Continuaci�n de la p�gina 11)
Cheseapeake (costa atl�ntica de
Estados Unidos', que, mediante el
empleo de aviones terrestres y
transpac�ficos, llegan a la mesa de
los consumidores en Honolul�, en
39 horas.
LA GUERRA EN CHINA
La guerra chino-Japonesa ha ve-
nido a disipar las esperanzas in-
mediatas que se ten�an cifradas en
la Empresa Nacional China de
Aviaci�n, entidad de la que forma-
ban parte tanto el Gobierno chi-
no como la compa��a Pan Amerl-
Sigue discuti�ndose...
(Continuaci�n de la Ira. p�gina.>-
Nueva York; el subsecretario de
Estado Sumner Welles. <,ue cuenta
Con una larga experiencia en asun-
tos extranjeros; el gobernador
George Eagle, un vigoroso partida-
rio del Nuevo Trato en el Estado
de Pensllvania: el administrador
general de correos, James A. Far-
ley, que ha construido una podero-
sa maquinaria pol�tica; el secreta-
rio de Estado Cordell Hull, cuya
administraci�n ha sido elogiada
tanto por la Prensa como por el
p�blico; y Harry L. Hopkins. ad-
ministrador de la Administraci�n
de Obras de Progreso, con activida-
des en toda la naci�n, quien tie-
ne a tu cargo el mayor programa
de gastos de dinero en la historia
del mundo.
CANDIDATOS REPUBLICANOS
Encuestas de popularidad han re-
velado que el senador Arthur H.
Vandenberg, editor de peri�dicos de
Michigan, est� en la delantera en-
tre las posibilidades republicanas.
Vandenberg. un liberal "t�rmino
medio", ha criticado violentamente
al Nuevo Trato alguna que otra
vez y en otras ocasiones se ha abs-
tenido de criticar.
El anterior presidente Herbert
Hoover y Alfred M. Landon, qu.
port� el estandarte republicano en
el 1936. est�n considerados "fuera
de la escena"; pero ninguno de los
dos ha decidido retirarse definitiva
� lri^vocablemente. Al presente se
est� desatando una callada lucha
entre los dos por el llderato dei
partido.
Una posibilidad sobresaliente es
la de Fiorello H. LaGuardla, el li-
beral y agresivo alcalde de la ciu-
dad de Nueva York. Su resonante
victoria en las elecciones del a�o
pasado para la alcald�a de la ciu-
dad lo ha colocado al frente en las
filas de candidatos. LaGuardla es
considerablemente m�s liberal e
Inclinado a los problemas sociales
que sus correligionarios de hoy.
Otras de las posibilidades repu-
blicanas son las siguientes: el go-
bernador George Aiken, de Ver-
mont; el Juvenil senador Henry Ca-
bot Lodge, de Massachusetts; el
gobernador Harold Hoffman, de
Nueva Jersey; el coronel Frank
Knox, editor de peri�dicos de Chi-
cago que fu� el candidato de su
partido para la vicepresidencla en
el 1936; el senador Charles L. Mc
Nary, de Oregon, l�der de la mino-
r�a en el Senado y uno de los t�c-
ticos m�s h�biles; Glenn Frank,
antiguo presidente de la Universi-
dad de Wlsconsln, seleccionado re-
cientemente para presidir un co-
mit� de 100 l�deres del partido a
quienes se les ha asignado la re-
dacci�n de un programa factible;
y otros m�s.
Con las elecciones de este a�o en
el oto�o tal vez surjan nuevas fi-
guras nacionales, algunas quiz�*
caigan en el olvido y no seria dei
todo extra�o (,u. todo et panora-
ma pol�tico quede materialmente
cambiado; pero generalmente ha-
blando se espera que los contendo-
res por la presidencia en la lucha
comlclal del 1940 est�n entre los
nombrados en este articulo.
can. Al dar comienzo las hostilida-
des s. dispuso qu. s. retiraran d.
las zonas en peligro todos los ex-
tranjeros y todos los aparatos. Es-
to no obstante, han habido varias
ocasiones en que el �nico medio de
comunicaci�n ha sido el aeroplano:
los cables cortados, el servicio In-
al�mbrico comercial suspendido y
los vapores obligados a suspender
sus salidas o sus entradas.
A medida qu. s. ha Ido estable-
ciendo s�lidamente el servicio a�-
reo, especialmente en la Am�rica
Latina, han Ido cambiando algu-
nos sistemas comerciales arcaicos.
La costumbre colonial de tener
enormes cantidades de mercader�as
en existencia, debido al largo tiem-
po que se necesitaba para renovar-
las, era antiguamente un mal nece-
sario, que va desapareciendo gra-
dualmente de todas partes. Esta
costumbre motivaba grandes p�r-
didas al comerciante, por cuanto
le obligaba a tener paralizado su
capital en forma improductiva,
mientras que por otra parte su
mercanc�a se iba haciendo anticua-
da a medida que pasaban los me-
ses, con la consiguiente dificultad
en venderla. El aeroplano ha veni-
do a subsanar en parte este incon-
veniente, aunque todav�a queda,
claro est�, mucho que andar para
que reemplace .1 vapor.
En Alaska el avi�n ha venido a
suplantar a los otro, medio, d.
transporte en forma total. Hasta
las maquinarlas y los explosivos
viajan ahora por .1 aire. No que-
da ya en servido ninguna de las
tradicionales lineas de trineos, y
adem�s no hay ni ferrocarriles, ni
carreterss, ni vapores en �1 Inte-
rior. Con frecuencia cada vez ma-
yor Jos cazadores de zorros y otros
animales sa hactn llevar, conjun-
tamente con sus propios trineos y
perros, al punto m�s cercano- po-
sible a la zona que s. proponen
explotar; les resulta en realidad
m�s barato, sin hablar de la rapi-
dez.
En lo relativo al servicio a�reo
trasatl�ntico, las perspectivas no
son tan alentadoras para los nor-
teamericanos. En Europa la com-
petencia a�rea Internacional es fe-
bril, y no cabe duda que una vez
Inaugurado el servicio esa compe-
tencia se har� sentir Intensamente.
Derechos reservados a EL MUN-
DO por North American Newspa-
per Alllanc.
Romance del Maharajali Kapurthala...
(Continuaci�n de la p�gina 2)
a pasar ocho dias en su hotel de
Par�s y por �ltima vez, Anita rehu-
sa y le da un ramo de flores que
el Maharajah estrecha contra su
pecho mientras el tren parte.
En Par�s, el recuerdo de los ojos
negros de la andaluza, su gracia
morena y la naturalidad de su per-
sona, persiguen al Maharajah por
todo. lo. sitios. Desesperado, esc: I-
u* y ofrece matrimonio, pero A�ila,
tal vez temerosa, rehusa.
"Las Camelias" que asi era el
nombre de teatro de las hermanas:
siguen en el Kursaal, y su maare
do�a Candelaria Briones, contin�a
en la guardia alerta del buen nom-
bre de sus hijas.
Pero un d�a, el empresario del
teatro despide a las hermanas. Es-
tas llorando acuden donde su amigo
Enrique Romero de Torres, el fa-
moso pintor, quien a su vez sj diri-
ge al empresario y le suega deje
una hoguera atroja arroz y lee ca-
p�tulos de un l'bro antiqu�simo del
tiempo de los vedas y los declara
marido y mujer.
Nace un hijo, El Maharajah, que
ha sido casado variai veces antes,
I ero que ahora s�lo adora a �u an-
daluza, le construye un inmens) pa-
lacio para ella sola, donde no haya
recuerdo, de otras esposas. Es un
1 alacio que los mismos Maharajaes
c'e Baroda. Patiala, Bikaner y Odal-
pur, envidian.
El hijo crece, viene la guerra.
Anita viaja por todo su pais, caza
y aprende el modo de vivir de sus
subditos. Un viaje al Continente eu-
i opeo, otro a Sur Am�rica, vuelve
u Paris. Divorcio.
Divorcio especial, pues esto no
existe en la India. El Maharajah.
seg�n �ity leyes de Kapurthala, pue-
de casarse las veces que quiera,
siempre que mantenga a su exespo.
La batalla que gan� Roosevj

orden sin efecto. Gracias a sn sa y a los descendientes de �sta.
Intervenci�n, "Las Camellas" siguen
apareciendo. Pero Anita, empicha a
sentir las burlas de sus colegas
quienes le dicen que eran mentir�a
la pasi�n del principe y sus ofrec�,
mlentos de bodas.
Todo esto, Anita se lo cuenta a
Romero de Torres, quien convenci-
do que el amor del Maharajah era
genuino, decide sin consultar a la
Interesada o a su familia, escribirle
a Parla. Anita a su vez, despu�s de
conversar con el pintor, se decide a
enviar un telegrama a su enamora-
do: "SI todav�a tiene el mismo pro-
p�sito, estoy dizpuesta a aceptar".
Cuatro d�as despu�s, entrada ya
la noche sonaba el golpeador de la
modest�sima casa de do�a Candela-
ria Briones y su. dos hijas "La. Ca-
mellas". Asustada, a) ver la hora,
do�a Candelaria abre la puerta, y
ahi frente a ella, un caballero de
rostro moreno le dice que viene Je
Anita vuelve a Espa�a, su madre
ha muerto y su otra hermana, Vic-
toria se ha casado con un millona-
rio norteamericano. Blasco Ib��ez,
la entrevista en uno de sus viajes
a Par�s y le propone escribir la his-
toria de su vida, pero el Principe
heredero, su hijo, la aconseja no
aceptar porque "Blasco lb��ez, e�
un escritor que est� haciendo cam-
pa�a contra el Rey de Espa�a, y
nosotros principes de un Estado vin-
culado a una monarqu�a no debe-
mos acceder a lo que el novelista
quiere".
A�ila parte a la tierra de sus
amores, M�laga. All� en compa��a
de su madre, arrienda una villa,
"Villa Teresa" y se dispone a vivir
de los recuerdo*. Pero el destino,
hace que su madre muera en el afta
1936 y que Anita deseando olvidar
su memoria vuelva a Paris.
Ahora, la exprincesa y manara.
parte del Principe para ai reglar el ' nee. desea Ir a hacer un viaje a la
viaje de Anita y sus familiares. j India y los que est�n al tanto, creen
Anita con su hermana Victoria. I qu. habr� una reconciliaci�n ya
nona Candelaria y su esposo y
a om panadas de Leandro Oroz, ati.i-
go de Valle inci�n, Baroja y otros
c�lebres, parlen para Francia. Oros,
quien les servir� de int�rprete y
gula, les ha sido recomendado por
Romero de Torres, el amigo que los
ha aconsejado durante todo el ro-
mance de Anita.
Viene la boda fastuosa, el viaje
de Anita a la India, el segundo ma.
trimonio a la usanza hind�, en el
Ppal, a la madrugada, descalzos se
presentan ante el "jur�" quien en
que el Maharajah s'empre ha via-
jado con el retrato de la andaluza
y todav�a en los corredores de su
Inmenso palacio, hav veces que se
l'tsea .con ojos nost�lgicos.
Pero va a ser otra India, la que
completaron 218 firmas, .Jas regli-
mentarlas, sobre una petici�n pi-
ra que volviera del Comit� a a
C�mara Ja moci�n de enmienda
constitucional. Fu� lo �nico sen-
sacional que ocurri� durante la
sesi�n especial del Congreso, apar-
te del hecho da no hacer nada ni
despachar una sola de las leyes
para las cuales Roosevelt lo habla
convocado.
Para el gran p�blico, consterna-
do con el incidente del "Panay"
del 12 de diciembre, pas� casi
Inadvertido el hecho de que el l�
de diciembre se hubieran reunido
esas 218 firma* al pie de un docu-
mento trascendental; no asi para
la Casa Blanca, el Departamento
de Estado y las Canciller�as todas.
Hubo espanto en Londres y en
Par�s, un voto tal en el Congreso
de Washington quedaba fuera de
la cuenta como contrapeso d. las
politizas de agresi�n y de quiebra
de los tratados. En t�rminos bien
definidos esta alarma fu� expre-
sada a Cordell Hull. y a Roosevelt
personalmente. Lo que habla ocu-
rrido era que cinco poderosos gru-
pos de pacifistas se hablan unido
para empujar la moci�n pleiblcl-
taria en vista del discurso de Chi-
cago que "enterr� 1 a pol�tica de
aislamiento, d. la declaraci�n del
Departamento de Estado que sos-
tuvo a la Liga de las Naciones en
su declaraci�n que marc� de agre-
sor al Jap�n y del alarmante pi-
ralellsmo. equivalente eventual de
una alianza, que iba asumiendo la
pol�tica americana con la Inglate-
rra en el conflicto del Extremo
Orienta.
Esas organizaciones, ampliamen-
te flnaciadas eran "The Natlonil
Cauncll for the Preventlon ot
War". "Th. Women's Internatio-
nal League for Peace and Free-
dom". "The Fellowshlp of Reconcl-
llatlon" y la "Emergente Pesce
Compalgn".
Roosevelt s e manej� en es'.a
sorda, aunque grave emergencia.
con su astucia y tacto caracter�s-
ticos. Habla que derrotar la m>
Anita ver�, m�s complicada, m�s c|0n Ludlow. sin herir un �entl-
Mlsteriosa v m�s agitada que en ei | menlo pub,lt.0 pacifista y sufra-
ar.o 191o cuando la dejo. � , , extendido qUe p�rcce
Por una parte, enconrtar� a Ma-(
i-e.tma Ghandi, predicando la ley
seca, a su hijo el Principe estudian-
do en la Academia Militar de Dhe-
ra Dun, y a su apuesto esposo, un
anciano de 65 a�os con el bigote
cano y ojos m�s filos�ficos �que los
brillantes que la conquistaron en
el peque�o cafet�n malague�o,
� (Continuaci�n d� la p�gina 2> �
un hecho que si la propuesta Lud-
low fuera sometida, ella misma, a
un plebiscito arrastrsri a la gran
mayor�a d. lo susfragios.
De Washington sall� "la suges-
ti�n patri�tica" de qu. hab�a que
aniquilar en flor esta iniciativa
que entrabarla la acci�n diplom�-
tica de Roosev�t y dejarla al pa�s
expuesto a ultrajantes agresiones
y, por lo mismo, provocarla una
guerra a corto plazo. La Prensa,
la cadlo y la poderosa falange de
los corresponsales que conviven
con Roosevelt en Washington, se
sometieron voluntariamente* a .a
consigna y muy pronto la ofensiva
pacifista se encontr� a la defensi-
va y punto menos que acusada b�lica. Se moviliz� a Landon, [el
contendor republicano de Roose-
velt en 1936, para que escribiera
su carta al Presidente condenan-
do a los que "por sus acciones
ayudaban a dar la impresi�n en
lo* pa�ses extranjeros de que no
aprueban la pol�tica exterior del
Gobierno..." El ex-Secretario de
Estado Republicano, Stimson, de-
nunci� la moci�n plebiscitaria en
t�rminos de poco menos que trai-
ci�n a la patria. Ella destruirla
"las dos lineas exteriores de defen-
sa" en que basa la seguridad de
los Estado* Unidos; la linea diplo-
m�tica, ya que el Ejecutivo cars-
cerla de medios para esforzas ..u
pol�tica careciendo del derecho
de hablar en nombre de un pueblo
que habr�a que consultar antes .le
pelear, y la linea naval, que est�
trazada a mucha distancia del te-
rritorio cuya Invasi�n serla la �ni-
ca causa aceptable de guerra sin
plebiscito. Se Implica que Jap�n,
por ejemplo podr�a hundir media
escuadra americana en el Pacifico
y aun el Congreso y la Ca�
Blanca estar�an atados por una
prolongada operaci�n plebiscita-
ria.
El debate sugiri� adem�s que
la enmienda Ludlow Incorporarla
en la Constituci�n una derogaci�n
expl�cita de la Doctrina Monroe
que nunca fu� siquiera ley de ,a

ferencla de P�ensa y multitud de
tratadistas deiararon la enmienda
contraria a \i
r�gimen repr�
tico que no sifj
el pueblo sinc
pueblo elija.
desesperada 44
ton culmin�
los primeros
esencia misma del
n'tativo y democr�-
if lea el gobierno por
orlos poderes que ei
�f- cautelosa � pe.-o
pa�a d. Washin;-
tpida y febril en
Jal d. enero cuan-
do se reuni� �J. Congreso en sesio-
nes ordinar�a|�La, v�spera del dia
e� envi� al "Spea-
s,ra de Represe n-
a en que muestra'
cerrdad de los pa-
Jc�nan la moci�n,
i* lejos de evitar
�e. provocarlas, y
icable en su ap.i-
patible con nues-
pbierno repr�sen-
le .que "alentaria
.crear que pus-
violar los de-
10 el Presid
ker" de 1* C
tantea una c�
su fe en la a
cifistas que p
pero declara
las ,guerras h
que es "impr
eacl�n e inc
tra forma de
tatlvo", apart
a otras naci�
den inpunem
reehos amerlc
Armado con
ker" Bankhea
J
naci�n. Las naciones extranjeras llevada a toda' fcbtwenci�n noli'
Z 'inouaSaT'i" � Tm^ C" � �'-ci�n i�rTameSria
dian Inpunemente Invadir al Nua-
vo Mundo entero sin que las fuer-
zas americanas pudieran respon-
der a menos que un plebiscito las
autorizar� Roosevelt �1 su con-
carta el "spea-
�e present� a .a
contienda finaliy ^reforzado por
una verdadera!' descarga cerradi
de editoriales. : discursos ministe-
riales y declari c ones de toda .a
artiller�a oficia '��y, dijo: "Midien-
do bien el pesi ie. mis palabras
digo que esta � s la m�s grande
cuesti�n que sr� haya sometido a,
este Congreso Llesde que yo
incorpor� a*�i;j;|ace m�s de
a�os." M�s grave-'pucs. que la pro-
pia declaraci�n��le guetra a Ale-
mania. Bajo ��ta avalancha ii
C�mara resolv� f Ppr 209 votos
contra 188 dej. r la moci�n Ludlow durmlett !� en los archivos
del Comit�. En
se contaron vaf
hablan firmado;
una indicaci�n
"El Pres.dcntj
dijo despu�s d
sl�n el repre
�e �los 209 \
de los 218
14 de diciem^-�
contrario.
| y, el "Speaker".
a m'emorable se-
lante Ham�t.n
Flsh. de Nueva f�6rk, han derrota-
do lemporalme'Ma! el m�s grande
movimiento en favor de la paz
de nuestra gendtt��n. Pero la ,u-
cha apenas si B feomenzado y si
ca
toda la naci�n.
morir� hasta qi
cano tenga al
ner al pa�s fu<
tranjeras."
ta iniciativa no
'el pueblo ameri-
techo de man'e-
;" de guerras ex-



10
EL MUNDO, SAN JUAN, P. R. � DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
� � *-----------------_,-- _____^______________________________________________________.----------__-------------------------,
En Costa Rica la democracia es de principios y de hechos
r�__i. n.____i. - **- _�. .... .._.. k..l. .1 _.___i. a. .. ... , __ � �ikiIm ��nlrltlli flll� �xloencia� del DOder.
Costa Rica �� la naci�n mil aus-
tral di Centro Am�rica y posee un
maravilloso territorio He 59,000 ki-
l�metros cuadrado�, donde viven,
como en una Arcadia feliz, mil
de medio mill�n de habitantes. La
conquista no �e formalizo lino ba-
jo el esfuerzo de Visque*, de Co-
ronado >� de Juan Ca val Ion. env�a-
rioi por el virreinato di la Nueva
Espa�a.
La colonizaci�n te hizo con in-
migrantes peninsulares, porque el
Indio costarricense, de origen ca-
ribe n chorotega, estaba rail ago-
tado. La* eitadiitlca� de la �poca
no arrojan mis C|Ue una auma de
18,000 habitantes aborigen?�, aun-
que no falta quien aieiure que lo�
colonizadores, al encontrar un pa�s
sumamente pobre, optaron por
' vender esclavos nativos a loo con-
quistadores que se dirig�an a la
Am�rica del Sur.
Sea por lo que fuere, no hubo
mestizaje sino en m�nima parte.
Por eso el pa�s se preciaba de ser
rn Am�rica, un representativo real
He la raza blanca. Pero con la
anexi�n del territorio del Guana-
caste, los trlgueftos nicarag�enses
que lo habitaban dieron el primer
tono de color entre los pobladores
tico�. Al aceptar aquelloi la ciu-
dadan�a costarricense, subieron al
altiplano eitudlantei y hombre� de
negocios, y asi �e principi� a ver
gente morena en las cludadei ticas.
El negro era totalmente desco-
nocido. Cuando loi trabajoi ferro-
carrilero� y el cultivo del banano
llevaron al pa�s a los primeros ne-
gros, ie dict� una ley, poniendo por
limite para su residencia los pue-
blos de la costa, hasta Turrialba.
Pero de cada barco frutero descen-
d�a una cuadrilla de negros y la
poblaci�n aument�, hasta que se
hizo prohibitiva su Inmigraci�n;
mas. por el lado de Panami, don-
de no hay rigurosa vigilancia, la
penetraci�n ha seguido en grande,
al grado de c,ue ahora hay cerca
He setenta mil negros, y aquella ley
que limitaba a Turrialba su per-
manencia, se ha olvidado y por
todo altiplano se ven centenares de
negros en familias, reproduci�ndo-
se prodigiosamente. Todos ellos ha-
blan Ingl�s, porque proceden de
loa banales de Jamaica y a�n loi
nacidos en Costa Rica, conservan
el Idioma por el trato con los pa-
dres. De tuerte que el orgullo ra-
cial de Costa Rica ha sufrido una
lesi�n que no puede subsanarse,
porque ahera no hay pa�s que re-
ciba esa poblaci�n, y tendr�n que
aceptarla definitivamente sufrien-
do el aumento enorme de su repro-
ducci�n. Aun no hay el multaje d�-
los pueblos de les Antillas, pero eso
II cuesti�n de tiempo, y no tar-
dari en aparecer el nuevo tipo ra-
cial en el medio �tnico de la na-
ci�n.
Como todas las naciones de la
Am�rica hispana, su gobierno est�
calcado en los moldes clislcos de
la rep�blica y la demooracla ame-
ricana, con divisi�n de tres pode-
res en el Estado. En Costa Rica,
ha tenido su mayor realizaci�n la
democracia; no por el grado alto
d# ju\ cultura, ni por un empe�o
c�vico dominante. Esa democracia
se ha realizado porque en su des-
arrollo pol�tico han aparecido hom-
bres probos de verdad, fanitlcos
de loi principios y respetuosos de
la ley. Gracias a ellos se ha po-
dido mantener una situaci�n de
derecho aun en los d�as en cus ac-
ciones violentas han enturbiado su
panorama legalista.
Se cree, y con alguna raz�n, que
otro de los factores decisivos en esa
vida es el de los nexos familiares
que ligan a todos los cotarrlcenses.
Y puede ser verdad, porque no hay
una sola familia que no tenga en-
tronques de parentesco con las
otras, formando una cadena que
dif�cilmente se podr�a Interrumpir
con sangra completamente extra-
�a. Dt ah� que, como todoi ion
aerinamfiro*. las pasiones parti-
distas m detienen en los limite� de
la violencia y no ae llega a eaas
venganzas que forman la Inexora-
ble alternativa de loa otros pue-
blos.
No tient la divisi�n territorial a
la francesa, como los otros pue-
blo� centroamericanos. Ellos man-
tuvieron la provincia a la espa�ol�
con su reipectlva subdivisi�n en
cantones, quizi mis acorde con la
Idiosincrasia nacional. Asi pues, la
rep�blica se divide en cinco pro-
vincias, desde que fueron elevadas
a esta categor�a las vieja� comar-
cal de Lim�n y Puntarenas. Son
ellas San Jos�, capital San Jos�,
y a la vez capital da la Rep�blica;
Cartago. capital Cartago; Heredla.
capital Heredla; Alejuela, capital
Alejuela; Lim�n, capital Lim�n:
Puntarenas, capital Puntarenas, y
Guanacaste, capital Liberia.
En cada una de estas provincias
hay un gobernador nombrado di-
rectamente por el Presidente da la
Rep�blica, pues la naci�n es uni-
taria, y lai �nlca� autorldadea de
elecci�n popular, aon el Presiden-
te, los dlputadoi del Congreso y
loa miembros de las municipalida-
des. Lai provincias le tubdlvlden
en cantones y esto� son goberna-
dos por un cuerpo municipal y por
el delegado del poder ejecutivo, que
se denomina Jefe pol�tico. A las
municipalidades se le� ha reducido en
mucho iu autonom�a con la crea-
ci�n de los "Intendentes" munici-
pales, que son el ojo del poder etn-
tral dentro del municipio aut�nomo
por la Constituci�n.
El espinazo rocoso centroameri-
cano sufre una gran dislocaci�n en
Nicaragua, que forma la cuenca de
los grandes lagoi y el rio de San
Juan: pero de aqu� hacia el �uros-
te. principia a elevarse ll cordille-
ra del Guanacaite que va cobran-
do altura, haita alcanzar en laa
montanas de Aserrl cerca de doi mil
metros. En este punto se encuentra
ron la cordillera de Talamanca,
que desde el Istmo de Panami. vie-
ne alzindose a alturas considera-
bles, mucho mis altas que las an-
triiores, y formando picos volca-
nlcoa que, al penetrar a Costa Rica
alcanzan altitudes de doce mil pies
sobre el nivel marino. En esa es-
lab�n central formado por el cho-
que da las doa cordilleras, se forma
una alta meseu, admirablemente
f�rtil, que comienza al aur con al-
tura de 1,000 metros y va en (tos-
censo hacia el noroeste. Se le de-
nomina Valle del Abra, y en el se
asientan la capital de la Rep�blica
y las principales ciudades, de Inme-
jorable clima, netre lai cuales ae
destaca San Ram�n, lugar de las
lunas de miel.
Costa Rica es un pais volcinlco.
Partiendo de la frontera de Nica-
ragua loi conos mis Importantei
son el Oros), el Rinc�n de la Vie-
ja, el Mlravalles y el Tenorio, to-
dos en la cordillera del Guanacas-
te. En la de Talamanca se encuen-
tran loi da mayor altura y a la vez
en plena actividad. Partiendo de la
frontera de Panami tenemos el R�-
vllo, en la linei divisoria de am-
bas rep�blicas: el Camuk o Pico
Blanco, el Chlrrlp�, el Turrialba,
el Iraz�, el Barba y el Poai. El
Chirrip� y el Iraz� se elevan a
mis de doce mil pies y el �ltimo
entra en actividad con mucha fre-
cuencia, ofreciendo maravillosos es-
pect�culos, cuando eleva sus pe-
nachos de humo gigantescos o
arrojando gre�a que cae en las
ciudades de San Jos�. Cartago, Ala-
Juela y Heredla. Por eso tiembla
constantemente y en 1910, un es-
pantoso temblor de tierra destruy�
totalmente a la ciudad de Cartago,
derrumbando iui mis pesados edi-
ficios en cada sacudida plut�nlca.
El Poas es otro volcin en activo,
pero tiene la v�lvula de su laguna
en el criter, por donde te eicapan
loa vaporea que, de otra manera,
producir�an constantes erupciones.
Ail como u encuentra, no pata de
aer uno de loa pateos mis norm�-
los de ia Rep�blica, a donde aflu-
yen much�simas familias y turis-
tas del exterior, ajenos a la mata-
vlllosa naturaleza que se les pre-
senta.
Naturalmente, de estas cordille-
ras desciende una serie de estriba-
ciones, donde se obtienen todoi los
climas, desde el fr�o de las crestas,
hasta el ellido de loi litorales ma-
r�timo� En ellas esti una riqueza
admirable, aun no explotada, va
que las fincas cafetaleras no aalen
de la meseta central y de algunas
zonas >-a habilitadas por buenos ca-
minos, como Orosi, Villa Quezada y
otras. En lai costas se cultiva ba-
nano, cacao y arroz, en cantida-
des que permiten exportaciones
cuantiosas; pero el ritmo de la eco-
nom�a nacional depende exclusiva-
mente del caf�, cuya calidad ei su-
perior a cuantas ae conocen, pues
a�n en los d�as de mayor depre-
si�n econ�mica, los precios del �ra-
no costarricense fueron del dobl�'
a los caf�s de Colombia y Guate-
mala, sus rivales en aroma.
La costa del Pacifico es muy ex-
tensa y en ella se encuentran dos
hermoso� y codiciados golfos, el de
Nicoya y el Dulce, siendo el pri-
mero c�lebre por las perlas que se
obtienen en las grandes pesquer�as |
y a las cuales se refiri� el gene-
ral Morazin. en su Inmortal mani-
fiesto de David, y ya cuando la
muerte le rondaba de cerca. "Ya no
mis el oro del Guayape, ni las per-
las del Golfo de Nicoya. adornarin
la diadema del marqu�s de Aycl-
nena". Aal hablaba el caudillo li-
beral centroamericano, al comba-
tir a los reaccionarlos de Guatema-
la, en donde la nobleza de la colo-
nia tenia raigambres verdadera-
mente profundas.
El golfo Dulce tiene la Impor-
tancia de su gran calado. A sus
orilla� puede acercarte los mayo-
res barcos, pues casi todas ellas tie-
nen mis de setenta plet de pro-
fundidad y el brazo de tierra que
le circunda es una cordillera mon-
ta�osa, d* suerte que est� total-
mente abrigado. Tiene una gran
extensi�n y te calcula <,ue puede
cobijar en iu te�o a lat mit po-
derosas escuadras del mundo. Cer-
ca de la frontera de Nicaragua hay
doi pequen*� bah�as; peque�a� en
comparaci�n a los golfo* �menciona-
dos pero de gran capacidad y de
un calado no menos notable: son
ellas la dt Salinas y la de Cule-
bra. Mucho ha hecho Costa Rica
para defender la posesi�n de �stas;
pero es casi seguro que sus esfuer-
zos aerin In�tiles, cuando ae abra
el canal de Nicaragua, puea en-
tonces al Gobierno americano ten-
dri forzosamente que apoderar�a
de ellas para tegurldad de la ruta
canalera.
De los r�os de Costa Rcia que
desembocan en el Pacifico, mere-
cen especial menci�n, el Tempis-
que, el Grande de Tircolei. el Pi-
rrls y el Grande de 'ferraba; hacia
el norte y como tributarios del
Gran Lago de Nicaragua y del rio
de San Juan, deben citarse el Sa-
pos, el Fr�o, el San Carloa y el
Saraplqui. �atoa dos �ltimos nave-
gables en gran parte. En al Atlln-
tlco desembocan el Parismlna, el
Reventaz�n y al Sixaola. Aqu� de-
bemos decir algo un tanto .penoso
para loa costarricenses y es au po-
ca obra defensiva lobrt al territo-
rio nacional. Los limitas de Costa
Rica, dtade tiempos remotos, lle-
gaban hasta el rio Changulnola,
que desemboca en la bah�a del Al-
mirante; pero loa colombianos, due-
�os entonces del territorio pana-
me�o, fueron penetrando lenta-
mente, entregando e�a� zonas a la�
compa��as fruteras, que la� explo-
taban a su nombre, ejercitando, en
consecuencia un derecho de pose-
si�n colombiano. Aal perdieron loi
costarricenses toda el iraa com-
prendida entre la cima del R�valo,
!� '.'"�� r,cU htc,a U b,nl* d�'
Almirante, haita lai mirgenes del
Sixaola, que ei hoy al limita reco-
nocido.
El irea comprendida entre el rio
Saraplqui, la base de los volcanes
de la Meseta central y los r�os Re-
ventaz�n y San Juan, ea muy pla-
na y con frecuencia sufre serias
Inundaciones. Hay en toda la ex-
tensi�n, una serle de lagunas po-
co profundas, llamadas del Tortu-
g�ero, por la abundancia da quelo-
nlos y como la navegaci�n es muv
dif�cil por el litoral, se pretende
unir estas lagunas y asi lograr una
ruta segu�a hacia la barra del Co
lora do. una de las bocas d*4 San
Juan, habilitando para la siembra
de banano millares y millares de
hectireas de terrenos f�rtiles.
El trabajador de loa campos no
ea costarricense en au totalidad.
Loa feos son muy amigos del "dol-
re farnlente" de la meseta central
y no gustan de Ir a loa climas In-
salubres. Por eco la mayor parte
Una rep�blica centroamericana donde las pasiones de las luchas y contro-
versias pol�ticas no llegan a los linderos de la violencia
-------------------------------' :Por Ricanlo Gotts�lv� Hu�/----------------------------------------------------' '
de los trabajadores son de OtigW ' pues llega casi a doce d�lares per , roa costarricenses, entre los que a capitular al general Morazin,
nicarag�ense o Jamaiquinos, l.n c�pita. sobresalen algunos representantes fusil�ndolo al d�a kigulent?. ron sus
coata Sur se habla salvado de la Costa Rica no tiene Tesorer�a del pueblo, como don Juliano Padi- lugartenientes Vlllaseflor y Sara-
penetraci�n frutera; pero algiyins Nacional, ni organismos buroeri- j lia. esa deuda es el s�ntoma mis v�a. generales guatemaltecos y sal-
costarrlcenaes como personeroa de fleos He hacienda. Ese papel lo ha-: halagador del bienestar econ�mico vadore�os.
1* Compa��a Frutera, adquirieron , re el Banco de Coita Rlra, como del pueblo; para otro�. como el ge- ' Este crimen pol�tico que ni la
del Gobierno grandes concesiones asente fiscal de la rep�blica, por norat�simo don Jorge Vollo, la (leu- posteridad ha podido Jus�ifIcar, bi-
en las mirgenes de! T�rraba y el cuyo trabajo devenga un dos por ' da significa un gravamen pesado ri� de muerte a la gran naci�n
Golfo Dulce, asi como en Puerlo ciento sobre todoi los Ingresos. Los sobre la econom�a nacional y lesl- centroamericana, consolidando la
Cort�s y otros sectores de la eos- pagos de la administraci�n se ha- vo para el cr�dito exterior del existencia de los cinco pueblos qu�,
ta; concetlonea que fueron transfe- cen en giros contra el Banco y por palt. , por mis que te esfuercen, jamil
rlda� a la Uni�ed Fruit Co. de don- eso todos los sueldos estin al d�a, Los cafetaleros hac�an grandes llegar�n a obtener la grandeza que
de ahora se hacen los mayores cm- | porque a�n en el caso de que la negocios con los productores. Les tuvieran bajo una misma bandera
barques. Pero esa penetraci�n es- ru*nta del Gobierno est� agotada, recib�an el caf� a precios previa- y una misma constituci�n. Para SV'7rUura'dora"*qu*e" s� "�lama "una
ti llevando gente de' color a la la instituci�n le hace pr�stamos mente acordados por los grandes borrar en parte el hecho delictuoso i revoluci�n De ah� la enorme dlle�
costa Sur y por la pobre ambici�n hasta por dos o tres millones sin beneficios y no satisfechos con es- que empa�a la historia costarrlcen- I rencu Todos loa puebloi que han
de unos impuestos, el orgullo ra- ; necesidad de negociaciones. ta cuantiosa ganancia, cuando era se, el general Juan Rafael Mora. I implantado reformas a punta de
clal del pueblo, sufrir� otra heri- El poder emisor esti a cargo del '� hora de pagar, enrarec�an al oro preaidente de la rep�blica, alg�n I bayoneta han caldo en el sistema
da mis honda. Banco Internacional, que es el circulante, para abaratar el col�n, tiempo despu�s, fu� et abanderado i dictatorial de un hombre, porque
1 Banco del Estado con secciones hi- y efectuar sus pagos con poqulsl- de la guerra contra la invasi�n fi- I Ion avances ficticios aue iamil
Cotta Rica era la provincia m�s potrearlas, de detcuento, prenda- mos d�lares o libras: pero una sa- : llbustera de Williams Walker. de|Mrdurtn. m|tntraa que el esas re-
pobre de Centro Am�rica. Casi no r�as >� He seguro�. Todo camina "la ley ha regulado estos negocios. ] que ya nos ocuparemos, porque es form,. Iti-n �> i. ��cuela
pod�a subvenir a sus peque�o� un*- muy bien, pero hay. sin embargo, T ahora es muy dif�cil una eapecu- | la p�gina mis brillante en la vida
loa y el Gobierno estaba en manos
se cultivaron grandes esp�ritus que
bien pronto Irin a dar prestigio a
la naci�n. Ya se vislumbran loa
nombres de Ricardo Jim�nez Orea-
mu�o, de Cleto Gonxilez Vlquez, de
Ascensi�n Esquivel, de Alfredo
Gonsiles Flores. Estos hombres se
delinean mis deflnidamente duran-
te la administraci�n da don Ascen-
si�n Esquive!, el hombre del dere-
cho y de la rectitud ciudadana.
Todos estoi hombre� aln tacha,
educados en la eacuela liberal de
la �poca, son sinceros creyente� de
la democracia; ellos saben que los
sublimes principios, en honestas
manoi, ion ll m�xima expresi�n de
bondad pol�tica concebida por la
humanidad en tu b�squeda cons-
tante por el mejoramiento de aus
masas; y la era democr�tica da
principio en Costa Rica sin esa rue-
de gente rica, casi como una ne.
cesldad, porque los pueblos no po-
d�an pagar a otros elevados suel-
dos. En ese estarlo de cosas, se hi-
zo cargo del poder el doctor don
Braulio Carrillo y eran los d�as en
que el caf� cobraba Impulso. Este
gobernante, con �rdenes Ineludibles
oblig� a los costarricenses a cam-
biar su vida mon�tona, por la In-
dustrial, haci�ndolos seminar cafe.
Por eso mereci� del pueblo el ca-
lificativo de dictador; pero a poco
la protperldad asom� su ca�a son-
riente y feliz.
El caf� es hasta la fecha la fuen-
I Derecha) � El
Paseo de Col�n
en San Jos�, capi-
tal de Costa Rica.
del pa�s. El decreto separatista de
Braulio Carrillo fu� ratificado por
un congreso posterior y secundado
por los otros Estados centroameri-
canos, cuando ya no existia la gran
figura del mantenedor del pacto
federal.
Y de nuevo la naci�n entra en
uns vida lema, aln �citaciones. se-
mlfeudat; de la que es sacada por
te reguladora de la econom�a na-
clonal y por el Inmejorable bene-
ficio del grano, han logrado que
se imponga el producto .'n los mer-
cados de Londres, donde no hay
otro que alcance los precios altos
del caf� de Costa Rica. No es mu-
cha la producci�n, pues hay vec-�
que no l'eja �I nv>dlo mill�n de
sacos de 48 kilos, pero lo elevado
de su precio, compensa la mayor
tem-
bradas en el esp�ritu de los ni�os,
��lo una sacudida Ineaperada lai
podri borrar.
Y Costa Rica sall� democritlca
de la escuela donde se Impart�an
ense�anzas puras y no se creaban
fetiches galoneadoi como en Gua-
temala o Nicaragua. El primero en
llegar a la presidencia fu� Ricardo
Jim�nez Oreamuno. Y llegaba lleno
de vigor y de juventud. Le sucede
Gonzilez Viquez y de nuevo, el
pueblo en plena libertad, hace vol-
ver al sollo presidencial al hombre
entero que se ha hecho sentir co-
mo un vigoroso director de Esta-
dos. Jim�nez Oreamuno vuelve a
la presidencia, y su acci�n es la
misma, la recta de au Ideolog�a no
ha sufrido el menor quebranto y ya
el pueblo ha aprendido las mis sa-
bias lecciones democritlcas.
Cuando el periodo toca a su fin,
las miradas de much�simos ciuda-
danos se dirigen hacia el retiro de
un hombre de notables conocimien-
tos te�ricos y de moral muy r�gi-
da, que augura la mejor obra de
administraci�n. El anhelo no ei'en-
contrar quien contin�e la obra de
Jim�nez Oreamuno, sino quien le
supere; pero la empresa es tit�ni-
ca, porque �ste no s�lo es gladia-
dor en los asuntos de la adminis-
traci�n, si no un jurista de primera
fuerza, un periodista gallardo y va-
liente que desciende desde su alta
posici�n, para responder a quien
quiera que aluda a tu persona o
a su obra de gobernante. El voto
popular confia a don Alfredo Gon-
z�lez Flores la presidencia de la
rep�blica y �ste, Inbuido en las
tendencias econ�micas que princi-
pian a esbozarse, quiere tomar la
delantera a las grandes naciones y
provoca �f lerto malestar. Son los
dias dif�ciles de la conflagraci�n
mundial y el momento no parece
oportuno. El �dolo del pueblo re-
sulta demasiado idealista y la re-
acci�n no se deja esperar. El pro-
pio ministro de la guerra, con esa
exigencias del.poder.
Ya en otra�' �poca, ante una si-
tuaci�n parecida, el pait habi� si-
do electrlzadj�v por la palabra ><�
ductora del/'Igeneral Jorge Vollo.
antiguo sacar'Ote de Jesucristo y
ahora hombre �e espada. La m.sma
apasionada f� que lo llev� al sa-
cerdocio le eaJiiMjab� ahora a cam-
biar loa mol** nrcalcoe de la ad-
ministraci�n, jjl frente del Partido
Reformltta, crl {cuyas filas se adies-
traban mucho! j J�venes, este exp�-
rroco de Guan�es, fu� la bandera
mis vistosa (te te haya detplega-
do al viento i n la pol�tica costa-
rricense. Perq' � pronto, cuando to-
do auguraba [11 triunfo, se ve al
gallardo batallador plegarte a Ihs
filas del Jlmen �mo y con su fuerza
arrolladura, di r�e el triunfo m�s
completo. Se h thl� de una transac-
ci�n para el Iitupo, pero Jim�nez
Oreamuno debo haberse olvidado
de ella, porqt�f un fri� glacial co-
menz� a distanciar a le� dos gian-
del hombre�, huta llevarlo! a una
oposici�n definida. Por eso ahora,
cuando Castro Quesada se enfren-
taba al candi* ato a una tercera
presidencia, Vo lo estaba en laa fi-
las primeras d�l castrlsmo, lista su
espada por ii '1 caso llegaba.
Jim�nez Onti'muno se lanz� a la
arena con la ki llardia de siempre -
anta au arrolla lora actitud, el es-
tr�enlo prepara la guerra, la cual
estallo al safarse el resultado de
las aleccionen �ue daban una ma-
yor�a contider. ble al jlmenismo
El cuartel BeUaviata fu� tomado
por loa rebelo s, pero en vez de
apoderarse da) -candidato triunfan-
te, que estabeJtplo y desarmado en
au caaa de Cfltago, se dispusieron
a tomar la can presidencial, para
capturar a qtjtm ya no serla pre-
sidente sino pt� i Unos cuantos dias
El fracaso fu� otundo, pero la tr.t
dicional actlt�i del "tico", perdo-
n� la acci�n' I evolucionarla y los
levantados sal�1' ron a los tres dlat
del cuartel, a i isidlr tranqu�lame*
te en sus casia > despu�s de habet
disparado mal de trescientos mil
tiros, y oca�ioj� ido unas tres muer-
tes en transejlites no combatien-
tes.
Don Cleto fcbnz�lez Vlquez no
quiso reconoegl I la beligerancia al
Partido Convun Ita. Este paso era
contrario a lag libertades democri-
tlcas, pero elUlejo presidente fu�
severo y no dg�*, inscribir sus colo-
res para la luir* electoral. Al asu-
mir la presidencia Ricardo Jim�-
nez Oreamuno, Tilzo dos declaracio-
nei que fueron-i como un valiente
desafio: "Los '��ros que expida mi
Gobierno, sert]|tj documentoi a la
vista", y lo ful�-on verdaderamen-
te. "Yo no tent�al comunismo, por-
que las agitaciones revolucionarias
se ahogan denub de la libertad", >
la libertad mat^j al comunismo cos-
tarricense.
El abogado 30 ciernes, don Ma-
nuel Mora y 1� �Ilustre Carmen Li-
ra, asociados t y venezolanos:'erigieron el movi-
miento trabajador. No hiciera
mucha labor af�dlcallsta, pero agi-
taron las conciencias, despenando ��!
esp�ritu de claiu, horrando aquell?
facilidad que oferec un pueblo des- | flttlcla �gliaidadTde que hacia �al



(hqilienUt� \ la-
ta del t'n'on Club.
a noticia de la Invasi�n filibustera
en Nicaragua. Se toca generala en
todos los pueblos del pa�s y cuan-
do las milicias estuvieron reunidas,
se lanza una proclama patri�tica
y las lesiones se ponen en marcha.
Toca al presidente Mora realizar la
obra mis patri�tica, repeliendo y

cantidad de otro� pa�ses, sin el des-
embolso obligado de la mano de
obra. Ahora principia a despresti-
giarse un poco, porque estin pro-
duciendo mucho caf� de Inferior
calidad en El Guanacaste y Tu-
rrialba y. naturalmente, con la
marca de "Caf� de Costa Rica1' tie-
ne que dejprestlglar al bueno, aun-
que sus precios sean Inferiores.
El cacao de Costa Rica es Inme-
jorable. Desde ios tiempos de la
colonia cuando el chocolate era la
reina de las bebidas, el cacao de
Costa Rica no tenia en Am�rica
(Derecha) � El
Gran Hotel Coata
Rica, uno de loa
mis Importantes
de aquella Repri-
mir�.
armado, depone al gobernante y se
Inicia un gobierno dictatorial. To-
do el pueblo repudia el acto, pero
la fuerza se impone: los Izquierdis-
tas acuden en su apoyo, porque es
un fen�meno inexplicable, que ta-
les Izquierdistas, tan amantes de
la libertad, siempre estin tras los
poderes dictatoriales. La historia
pol�tica del mundo, nos ofrece los
ejemp'os mis pat�ticos.
La revoluci�n reivindicados ic
levanta en la frontera de Nicara-
gua, donde un hombro civil, todo
bondad y humanitarismo, se yergue
como ei mis gallardo mariscal y
exige la entrega del poder. Las
hostilidades se abren, pero a la pe-
nosa situaci�n pone coto el pisto-
letazo de un desconocido que siega
la vida del hermano del dictador,
que era el verdadero brazo fuerte.
Roto este baluarte, la calda de la
dictadura fu� una realidad y los
h�roes del Sapoa entran triunfan-
tes en la capital de la rep�blica.
Julio Acosta asume la presidencia,
despu�s del interinato que permi-
te la reanudaci�n del r�gimen cons-
titucional.
El gobierno de Julio Acosta no
se siente. El mismo, al hacer en-
trega del mando alude a que su
pato por la presidencia no fu� sen-
tido por ning�n costarricense, Q\xi-
so decir con eso, que nadie habla
sido objeto de una agresi�n, da un
atentado vlolatorio de aus dere-
chos, y asi era en efecto, al grado
de que la iron�a popular agreg�
que Costa Rica, bajo la adminis-
traci�n del se�or don Julio Acos-
mis rival que el grano de Soconus- �! monopolio de la administraci�n Ilaci�n en el trabajo de lo� peque- � venciendo al Invasor en hatallai � ta, habla demostrado que pod�a re-
cn en Guatemala, y era una gran de estas instituciones, todas ellas : nos agricullores. Por otra parte, i campales que, nunca se pudieron glrse sin gobierno. La naci�n proa-
fuente de riqueza; pero ahora se regidas por "Juntas", que son ver- otra ley exige al cafetalero expor- | imaginar, ya que fueron hijas de ' peraba, porque eran los dlai de la
encuentra casi totalmente abandn- ! dadarai canongiai entre circuios de udor, la entrega de tus giros a la un patriotismo verdadero, puesto
nado su cultivo y entre lo� gran- ' amigos o familiares que todo se lo , Oficina del Control de Cambios, pa- | que la t�cnica de la guerra era
des cacaotales de anta�o la selva I toleran. Ese es un viejo sistema en ' ra que �sta le haga los pagos en
esti creciendo para consumar la
destrucci�n que comenzara el aban-
dono.
El banano ocupa puesto Impor-
tante en las exportaciones nacio-
na'es: pero e�la Industria, romo ea
la naci�n: todo organiamo oficial � colones al tipo que rija en el Ins-
o semloflclal, esti regido por una , tante. Asi se ha puesto coto a la
Junta o un patronato, con poderes especulaci�n cambiarla y el pa�s
casi omn�modos, haci�ndose mis aufre menos con la zozobra artlfi-
notorios �stos sistemas en Jos Ins-
tituios de beneficencia. Peal� ya el
desconocida para los milicianos
costarricenses.
Sin embargo, los laureles del
triunfo no fueron suficiente presti-
gio para el presidente Mora y una
i pueblo est� habituado a ello y to-
lo n Irado m|en,'f,'la"l,PUebl0S�'. �� �"'� ����'"���� ���"*�
sino en grado m�nimo, y s�lo por- hi'
que hay parcelarios con quienes
hace contratos la Compa��a, se
puede obtener alg�n peque�o ren-
dimiento nacional. Pero estos con-
tratos son sumamente gravosos pa-
ra los parcelarlos: est�n hechos por
abogados nacionales, pero confec-
cionados por las grandes pfielnai
de Boston y cuando alguien se
atreve a redarg�ir alguna cl�usu-
la, se le pone ante si el dilema: o
clal que antes patrocinaran los In- . reacci�n violenta lo enfrenta a di-
lereses creados. i ficultades mayores, hasta ser vencl-
' � � 4a y fusilado en las playas da iu
Hemos dicho ya que Costa Rica , patria, juntamente con el general
ha tenido un dictador en don Brau- ! Ca�as, su compa�ero en Jas victo-
I* balanza comercial de la rep�- ; n0 Carrillo, y realmente lo fu�; | r�as de Nicaragua. Y de esa ma-
blica es favorable. Desde el a�o fis- � per0 un dictador de principios del : �era el hombre valiente y Justo,
cal 1933-33 el volumen de su co- | �>K|0 .n comparaci�n a los dicta- ' cae ante la incomprensi�n de sus
mercio va en aumento y en el a�o �oret �> hoy en muchoi paisei. es j roncludadanoa. Y di nuevo otro
citado sus exportaciones fueron de < aiK0 as| como un santo var�n, lie- ! dictador surge en la plataforma de
$8,400,000. contra una importaci�n , no ,ir virtudes ciudadanas. Don ' la patria. Es el h�roe de una ato-
de $5,400,000. A petar de que lot! Braulio Carrillo fu�, quizi, una ne- nada militar sin gloria, conocida
mercados de mayor consumo He ar- i cesldad para el palt, porque le sa- por fa "zaeatera", debido a que en
tlculos costarrlcensei. son europeos,'Cudl� fuertemente, obligindolo a una carreta con forrajes, penetra-
lo* Kstados Unidos ocupan el jn i- cambiar su vida patriarcal por otra ron al cuartel principal lot conju-
rare purato rateo lo� ivadej�oer.s ni m�% activa, y acab� con aquellos ! rados que derrocan al r�gimen. El
firma asi o se queda con au fruta P'"*'o mira ioi i^aaroo-r.s ai � mi% activa, y acab� con aquello� ranos que derrocan al r�gimen. El
y es l�gico que el parcelarlo ter- p<"'*: P""� y* *n 1935 A1*manIa ' dlsturhlos parroquiales de los "li-, general ;don Tom�s Guardia, que
mina aceptando la� cl�usulas In- *xi810 c'erlM compensaciones que � g�eros" que se hacian guerras de- � tal es el h�roe, se mantiene en el
condiclonalmente ' Plantearon los primeros problemas ! sastrosas por miserables interese.-, poder y se empe�a en hacer llegar
I al Gobierno. Han estado haciendo ! municipales. a Costa Rica los vientos del pro-
Costa Rica posee la moneda mis ensayos lobre la exportaci�n de pl-1 En la pol�tica centroamericana � greio material: es el siglo de los
depreciada de toda la Am�rica ��as y naranjas, que se producen | fu� partidario ac�rrimo del sepa- ferrocarriles y Costa Rica no Iba a
excepci�n de Chile. Su "col�n", un�-, de inmejorable calidad, pero ha*- * ratismo y a �l toc� el orgullo de i quedarse atris. Pero era tan tes-
dad monetaria, tiene, de conforml- ta la fecha lo* embarques i,o han ', dictar el primer decreto que rom- � tarudo el dictador, que no acept�
dad con l.ts leyes, un fino de 0.70020 pasado de simple* ensayo* que han plera el vinculo nacional. Hubiera que la ohra principiase por el mar.
equivalente a 0.4H.W? oro amerlca- amargado la duice e-lst.enria no; pero por faUa absoluta de ,c*. inven Madrigal, al no llegar * urja, poder, si no hubiese sido tv'H que arranca dn una ciudad del In-
paldo met�lico, ese valor es pura- talizar en pos.lt�va* fuentes d� .nue- arribo del presidente de ia Fede- i terlor. a donde hubo de llevarse,
mente nominal y el cambio fluc- vos lngretos. raci�n, general Francisco Morazin. i con grandes sacrificios, todo e'
t�a constantemente en mis de dos- � Sin embargo. Coata Rica *s el .quien invad�a al Estado para re�-
os. La circulaci�n va- pa�s qu�'jn�s debe an toda la Am�- � tablecer el imperio de laa leyes fe-
ries Centra'- La deuda p�bUca , derales. Pero esta invasi�n fu� de-
mont� a la suma de 25,000.000 de sastrosa para la causa unlonlst
r�a mucho, pero se puede asegu-
rar que J r� en derredor de siete
millones de d�lares, ocupando en
Centro Am�rica el tercer puesto en
cantidad y el primero por cabeza,
material de construcci�n. Tom�s
Guardia y Rafael Iglesias, fueron.
recuperaci�n mundial, cuando Eu-
ropa saliera de la danza macabra
que bailara durante cuatro aciago*
a�os.
A don Cleto Gonzilez Vlquez le
toca el periodo de las siete vacas
flacas. Aiume el Poder cuando la
depresi�n mundial .principia arro-
lladura. Ning�n cilculo fiscal es
bueno para las bajas que ocasio-
nan los presupuestos de ingresos y
con una fianza en esa forma, el
ritmo de la vida nacional se inte-
rrumpe. Lo* adversarlos le atacan
sin piedad, calificando de "choche-
ra" iu gesti�n oficial, sin tomar�a
el cuidado de lanzar una mirada
peaquisldora a todos los palies, pa-
ra convencerse de que el fen�meno
et Igual en todas partes. Por otro
lado, las agitaciones obreras princi-
pian y el sindicalismo pone las pri-
maras murallas al proceso Indus-
trial que ha principiado lentamente
en la naci�n.
La gente incomprensiva, la que
�iempre piensa que laa grandes di-
ficultades de la vida nacional se
resuelven con gritos y desplantes
de fuerza, claman por una mano
dura, sin darse cuenta de que esa*
manos duras s�lo sirven para caer
pesadamente sobre aquellos que
siguen clamando en el desierto de
las imposibilidades. Los costarri-
cen�es buscaron al hombre que
creyeron con mano de hierro pro-
Pi< para la situaci�n
por decirlo asi, los gobernanlea que ron la propagando con
el costarricense! del campo; Igual-
dad que consiijla en decir, sin el
servilismo de loj pueblos Id�latras,
rsfe Ricardo gM no� gobierna: r<-
tc Cleto que e\*khoratprc*\(irv
La United F�ilt Co. que es la
gran empresa, ^explotadora sinti�
bien pronto Ja Secci�n obreriita y
con ella, ro� 'hoP)brei de alta posi-
ci�n econ�mica f,|ue son tus defen-
sores; pues ya Pitemos dicho que
hasta pose�a poM medio de ello*, el
"Diario de CosLl Rica", la mejor
empresa periodJBlca, donde encon-
traban trabajo. fjcanongias los pe-
riodistas extra�aros .y nacionales
que hac�an prop� 'panda por la com-
pa��a.
Una poderosa: huelga estall� en
los bananales dtvJa costa atl�ntica
Al principio nsrdlj� la tom� en con
sideraci�n; peroj-lor dias pasaban
y iot huelguista! ganaban terre-
no. Entonces cvnenzd la obra do
lot capitalistas, ta temerosos de la
agitaci�n de la�'iaguas en aquella
feliz Arcadia dtiprle ellos ion pon-
t�fice!. Y el cla*|r fu� subiendo de
tono hasta llega {ral ataque contra
el Presidente s?;Hjuien se culpaba
de estimular la; jtuaci�n.
Le pidieron ^j-rlos KO�aMft una
acci�n en�rgica! Ilak represi�n ar-
mada de los hijiilgulstas, pero en
este momento n-pardo Jim�nez se
hizo mis altp etj: 11 horizonte de su
patria: "mientra!j sea una huelja
de brazos caldo}, Ricardo Jim�nez
no lri contra loaJrabaJadorea. por-
que ello ilgni�l�aja apoyar al ca-
pitalista explotas! *; pero el Presi-
dente de la Rae ibllca acudlrl a
reprimir la accl�r;SI se transforma
en huelga de tfi'fzos alzados" Y
hacia este extrfcao vo'vieron loa
ojos ioi lntereieftireadoi. haciendo
que grupos pseufihuelgulstas ata-
caran armados, alpinos comisaria-
tos de la Compalfa y que arraza-
ran a machete �Jnplo los lejanos
bananales. Ail loflaron que el Co-
blerno Interviniera �
Con este trlusf�. el comunismo
s- alzo; cobr� lo||brlos mis gran-
des y su marchsjfjparecia irresisti-
ble. Un crimen �ferpctrado en la
persona de un n*4�ble capitalista,
sirvi� a. la clase, -dominante para
combatir duramente al diputado
J,�' * QUlen cu-lHr�ron de haberlo
urdido; y a pest��jde que la con-
ciencia popular j^la de los Jueces
i* m empaP�daBle Ja Inocencia
de Mora, i. camjflfla del radio y
�Je la Prenia �u�Mrrlble.
Y en ese ettado#legaron las elec-
ciones, Ricardo fm�nez dio am-
plias libertades; dbr0 el capitalista
derroch� dinero s didatura de don L^Jln Cort�s, quien
declar�se enemigo'del comunismo,
ofreciendo aniquil�lo sin necesidad
de la fuerza mil I �\ o con �sta si
fuere necesario. �tst� esta decla-
raci�n, para que �1 conglomerado
comunista ae redujjta considerable-
mente a menos rieQJna tercera par-
te de loa votos rrtjtstrados en las '
ill V d*' par,lif- V en '�I'"'
Le�n Cort�s no hatajen ido necesidad
de usar armas pa�� ejercer la pre-
d�lares. haciendo gravitar sobre ca-
da uno de sus moradores -la suma
1 I
sembraron en el esp�ritu p�blico,
pacifico se levant� en armaa con- los g�rmenes de la democracia de
porque Costa Rica, el pueblo tan q u e ha disfrutado posteriormente
de |48,50; mis para loa financie- tra la .autoridad suprema y oblig� I la naci�n. Durante esa temporada,
sldad. El l'amado, seg�n ellos, eia
don Manuel Castro Quesada. din�-
mico y con despejado entendimlen
'.J-T?*8 ,,d*ncla nl pa" ^r" � loa obre-
toda m�en- ,-os: �n labemos �& ninguna ma
lo como para hacer frente a las en �pera de
�acic de nmgut
loso; pero lo que a
el obrerismo se hfT�pVsado. qutsi
nguna
-eso escanda
hemos, e� que
mejur i tiempos.


r
EL MUNDO, SAN JUAN, f. R. - DOWINOO 18 Bl'fWBW.Tfc IMS.
EL>#NDO
VERDAD Y JUSTICIA
Editora*! PUERTO IUCO ILUSTRADO INC
Mrtetor: Jos� Co!I Vidal Administrador: �ngel Ramos
Oficinas: EDIFICIO PUERTO RICO ILUSTRADO
Apartado da Corraos M9
Dirijas* la correspondencia Informativa � literaria i la direcci�n.
Para anuncios, comunicados, ate, dir�jase al Administrador.
PRECIO DE SUSCRIPCI�N
INCLUYENDO SABATINO Y
DOMINICAL:
En Puerto Rico:
TRIMESTRE--------------S3.M
SEMESTRE � � �. � s.V)
AjeO----------�----------1031
Estados Unidos y pslsas den-
tro dal Tratado Postal:
TRIMESTRE � � � � S4.00
SEMESTRE � � � � TJO
ASO--------------------------14�
Para al Extranjero:
ASO-------� � � �-------117.00
SEMESTRE-------------------� 9.00
TRIMESTRI-------�-------4.75
EL AMERICANO PREHIST�RICO Y
EL ESTRECHO DE MAGALLANES
Exposici�n de vestigios preinc�sicos en Nueva York.-Los esposos Junius Bird
han descubierto en Magallanes rastros de ocho olas migratorias
RECORDATORIO OI'OR 11 NO
El turismo que nos conviene
Uno de los problemas que debe tener en cuenta el Inititu*
to del Turismo de Puerto Rico para su* futuras gestiones,
et el que se relaciona con la visita de los grandes trasatl�n-
ticos y barcos especialmente destinados al movimiento tu-
r�stico. Es cierto que en los �ltimos tiempos hemos tenido
frecuentes visi.es de estas embarcaciones y claramente se
perfila la posibilidad de que �stas aumenten en lo sucesivo.
Espl�ndidos trasatl�nticos, con centenares de turistas de las
condiciones m�s deseables a bordo, arriban a menudo a nues-
tro puerto. Cada ve? que ello ocurre, los centros oficiales di*
funden la noticia por todo el pa�s y se comenta en t�rminoa
de la m�s viva satisfacci�n la significativa importancia que
tiles visitas representan para la econom�a portorrique�a y
el progresivo desenvolvimiento del turismo. Pero a pesar de
estas notas optimistas, si miramos el asunto como cuesti�n
de realidad y calculamos el beneficio que comporta la visita
del trasatl�ntico por el rendimiento econ�mico que dejan los
turistas en el pa�s, advertimos que generalmenete los resulta-
dos efectivos no corresponden en modo alguno a las expecta-
ciones.
Nos damos perfecta cuenta de que el turismo no logra es-
tablecerse como un negocio lucrativo por limpies artes de
improvisaci�n. Es obra de paciente esfuerzo y sostenida pro-
paganda, que requiere la contribuci�n activa y permanente de
importantes factores de la comunidad. A los elementos natu-
rales de atracci�n que pueda reunir el pais, precisa su-
mar las facilidades de transporte, las comodidades de
alojamiento y todas las fuentes de solaz, esparcimiento y
recreo que el ingenio humano sea capaz de crear para hacer
m�s agradable el sitio. Aunque en el caso especifico de Puer-
to Rico no contamos todav�a con la organizaci�n ni los ins-
trumentos indispensables para cimentar el turismo sobre ba-
ses de firme estabilidad, la raz�n de que las visitas de estos
grandes trasatl�nticos no produzcan al pais todos los benefi-
cios econ�micos que l�gicamente debian rendir, deriva prin-
cipalmente de la brevedad de su permanencia en nuestro
puerto. Los barcos que tocan en los centros tur�sticos de lo-
grada nombradia se quedan all� m�s tiempo que en Puerto Ri-
co, deparando asi una buena oportunidad a los viajeros para
conocer el pais, disfrutar de todos sus atractivos, invertir su
dinero, proveerse de cosas t�picas y llevarse un grato recuer-
do del sitio, que de seguro ser� el mayor incentivo para repe-
tir su visita en el futuro. En Puerto Rico, estos barcos se de-
tienen por el breve t�rmino de unas horas y los turistas ape-
nas disponen de tiempo para echar un superficial vistazo a
la ciudad. Se les compele a hacerlo todo con tal premura, que
no pueden apreciar los elementos de atracci�n que pueda ha-
ber en la isla ni siquiera se les proporciona tiempo y sosiego
para invertir unos d�lares.
Conviene repetir lo que ya hemos dicho en otras ocasiones:
que el movimiento tur�stico que verdaderamente interesa al
pais no es el que resulta de las fugaces visitas de los grandes
trasatl�nticos. Este es un turismo de �ndole superficial, que
no satisface al viajero, porque no le da oportunidad de apre-
ciar las bellezas, costumbres y atractivos de la isla ni deja es-
timable rendimiento econ�mico. Interesamos otra clase de
turismo m�s estable, m�s peri�dico, de m�s larga duraci�n:
el turismo de Florida y de la Habana donde el turista no es
ave de paso, sino que fija all� su residencia por semanas o
por meses. Pero a�n en el caso de estos trasatl�nticos debiera
gestionarse por las autoridades encargadas de fomentar el
turismo que no limiten su visita a unas horas, sino que per-
manezcan surtos en el puerto durante m�s tiempo, de suerte
que el transe�nte tenga amplia oportunidad de conocer el
pais, relacionarse con sus costumbres, disfrutar de sus espec-
t�culos y diversiones, gastar su dineto y llevarse un buen re*
cutrdo de la isla, que indudablemente le inducir� a volver a
ella en primera oportunidad y le mover� a comunicar sus gra-
tas impresiones a sus amistades, haci�ndonos de este modo
una efectiva propaganda.
El asunto tiene verdadera importancia y lo teferimos a la
juiciosa consideraci�n del Instituto del Turismo.
Wilkins sigue buscando a�n
a los aviadores sovi�ticos
Efect�a el primer vuelo polar a la luz
de la luna con este fin
Por Sir HUBERT WILKINS
(N. de la R.: el autor de este
artiru.o emabeza I� expedici�n
'qu* ha estado buscando a los avia-
dor�! ruso� que se perdieron en '�
tona polar el 11 de agosto do 19.17.
al Intentar un uelo sin escalas
de Mosc� a Estados Unidos).
AKLAVIK (Territorios del Nor-
oeste, Canai.�), enero 16. (Por
mensajero y radiotelegraf�a). �
Ar�bamos de efectuar la primera
b�squeda nocturna, a la luz de a
luna, que se ha hecho en la zona
del �rtico, en procura del aviador
ruso Siglsmund Levanevsky y sus
cinco compa�eros. Hemos cubierto
�n este vuelo la distancia de 2.330
kil�metros, con una temperatura
que alcanzo a lo. 48 grados cen-
t�grados bajo cero.
Al iniciar el vuelo el term�metro
acusaba 42 grados centrigrados
bajo cero. El aparato, con sus dos
motores que lanzaban llamaradas
por el escape, parec�a un drag�n
El aira caliente despedido por los
motores produjo una bruma que
pronto envolvi� a todo Aklavik e
hao necesario hacer avanzar el
avi�n unos tres kil�metro�, hasta
llegar al borde �> un riacho he-
lado. En ese punto el viento sopla-
ba de costado, lo que rio� permi-
ti� ver el camino para poder des-
pegar.
Salimos a las 18 (hora de la
costa del Pacifico) y regresamos
a las 3.35. A la salida los crista-
les nieve y las altas nubes agru-
padas en c�mulus oscurec�an la
luz lunar. A los 600 metros de al-
tura la visiblldsd result� igual a
los 1,200. Ademi�, la bruma dificul-
taba las observaciones. El radio
m�ximo de visibilidad era de cinco
kil�metros a cada lado del avi�n.
PECULIARIDADES ATMOSFE-
RICAS
Entre una y olra capa de nub*s,
cuando la atm�sfera �� piesenta-
ba n�tida, se pod�a ver con facili-
dad. Las cuestas levantada� por la*
preiione� poiare� permit�an dis-
tinguir el hielo �spero del de su-
perficie suave. Pod�an verse clara-
mente las "lagunas" o agujeros
del mar donde el agua no se ha
congelado. Los t�mpano� y eleva-
clones heladas arrojaban una som-
bra rara sobre la Inmensa super-
ficie blanca. Estas sombras pod�an
confundirse muy posiblemente con
tiendas de campafta u otros obje-
to� por el estilo. A veces, volando
b�*jo las nubes en medio de una
bruma espesa, resultaba imposi-
ble determinar la naturaleza y
conformaci�n de la superficie aun
a la altura de 300 metro�.
Habiendo lu� lunar fuerte y gis�
(Continua en la p�gina 24. Col. 1)
Por el Dr. JULIO C�NTALA
NUEVA YORK- La tierra de!
promisi�n que se llama Am�rica tle-
ne un enigma: El origen del hom-
bre nativo. La geolog�a y la arqueo-1
logia, no conceden al hombre del!
Nuevo Continente m�s de 15,000
anos de existencia. Cuando sobra
Europa surg�an los hombres de �poca Glacial y en la corteza te-
rrestre se formaba el "Periodo Pi�is-
tocenlco", en Am�rica a�n no exls-1
t�a la raza humana. Tuvieron que
pasar casi un mill�n de a�os, para
que por el norte llegaran las tribus
n�madas del Asia, y ae Iniciaran
las "culturas indias" americanas.
Paro en contra de esta teor�a ah�
est� flotando en medio del Pacifico
la Isla de Rapa Nul (Pascua), �lti-
mo trozo del "Continente Perdido'
que debi� unir * m�rlca con los pue-
blos sure�os del Pacifico occiden-
tal. Quiz� a trav�:- do este puente,
llegaron hace m�s de un mill�n de
a�os los padres do los primitivo�
americanos, ,�ara extenderse sobre
el continente y originar la� prime-
ra� culturas "prc-indlas". El m�dico
venezolano doctor Requena, nos ha
demostrado con sus estudios y exca-
vaciones, residuos culturales (cer�-
mica, utensilios, etc.) de los descen-
dientes de esos hombres llegados
de la Polinesia que despu�s de ex-
tendidos por toda la Am�rica, pasa-
ron el "puente de la Atl�ntlda" �el
otro Continente perdido� e incluso
llegaron a las orillas del mar Me-
diterr�neo y prepararon los g�rme-
nes de la cultura Ur.
�Quinientos mil a�os atr�s...
Am�rica entonces debi� de sufrir
la hecatombe final entre sus habi-
tantes! Se perdieron los hijos de los
"Colones polin�sicos", hasta los nni
males netamente americanos, como
el camello y la Jirafa, huyeron del
continente y entonces las tierras
americanas empezaron n sentir una
calma e inercia que dur� milenios
y sirvi� para preparar el escenario
de los pueblos que Col�n llam� "in-
dios". ..
El d�a 26 de diciembre en el Mu-
seo de Historia Natural de Nueva
York, se Inaugur� una exposici�n
de "vestiglos" pre-lnc�slcos. La ge-
nerosidad del Gobierno peruano ha
hecho posible esta exposici�n que
arque�logos y cntrop�logos han ad-
mirado. Lo� ejemplares mostrados
en Nueva York, han sido obtenidos
en la pen�nsula de Paracas (unos
cientos de millas al sur del Callao)
por el doctor Julio C. Tello, uno de
los arque�logos m�s brillantes de
Sur Am�rica y cuyos estudios des-
de hace tiempo admiramos en Nue-
va York. El doctor Wendel Bennet,
del Departamento de Antropolog�a
del Museo, "desempaquet�" las mo-
mias obtenidas por el doctor Tello.
Est�n envueltas en varias capas de
materiales textiles fabricados a ba-
se de algod�n y pelo de llama. Una
de las momias, muestra hasta "se-
senta capas" de una fabricaci�n tan
delicad�sima que es una prueba de
que en esa pen�nsula de Paracas
�donde aparentemente no hay signo
de civilizaci�n alguna� fu� el tea-
tro de una cultura pre-lnc�sica de
Importancia. �De qu� �poca...? To-
dav�a los arque�logos no la pueden
se�alar, pero es indiscutible que es
anterior a la aparici�n del Imperio
del Sol.
M�s abajo de las costa� del Paci-
fico, se bordea el litoral del Per�
y Chile. Se llega al "territorio del
Ay�en", el �ltimo baluarte de la pre-
sente civilizaci�n raaeoaraucana. El
Chile moderno, curiase que acaba en
ese Aysen, territorio a�n no muy
explorado. Luego se alcanza el Es-
trecho de Magallanes, la �nica in-
cisi�n espont�nea que tiene el con-
tinente americano. El d�a 20 de se-
tiembre del a�o 1519. cinco carabe-
las zarparon de Sevilla, destinadas
a dar la vuelta al mundo. "Primo
circundaste� me", fu� el lema alcan-
zado por esa expedici�n tr�gica que
"cort�" con �os navios el territorio
sure�o de Am�rica y descubri� el
pasaje n�utico entre la Argentina y
Chile. Aquellas tierras son lugares
de titanes. El clima es casi polar,
los huracanes soplan en potente Im-
pulso, la lluvia satura de humedad
una atm�sfera cruel. Los marinos
chilenos han conquistado cient�fica-
mente en menos de 50 a�os, esas re-
giones inclementes que inmortaliza-
ron a El Cano y cuyo cenrtfi jroll
tico y comercial es Magalla
cuidad situada en el centro geogr�-
fico del Estrecho.
Fernando Magallanes, el marino!
cuya expedici�n se satur� de trage-l
d�a, fu� el primero que supon�amos
pas� por el Estrecho, sin embargo, I
ante� que el navegante portugu�s'
otras razas de �pocas prehist�ricas
se deslizaron con canoas y por tie-
rra hacia estos parajes naturales.
Junius Bird, antrop�logo del Mu-
seo de Historia fcatural de Nueva
York, acaba de escribir un capitulo
en la Prehistoria de Am�rica. Du-
rante tres a�os lia viajado por los
parajes Inclementes de la Tierra del
Fuego, o .sea el trozo de tierra que
se encuentra al sur del Estrecho.
Un un bote de 10 pie�, Bird y su
esposa salieron hace tres a�os de
Puerto Mont, (Chile), y navegando
por los canales que se extienden
desde la costa de ese inc�gnito te-
rritorio del Aysen, llegaron hasta el j
v�rtice de la Am�rica del Sur. Poco
se habla escrito hasta el presente
de la arqueolog�a y antropolog�a de
estas reglones. Lo� antrop�logos que'
hablan visitado aquellos parajes, se
han encontrado con tres razas do-i
minantes de Indios que eran dif�ciles
de conectar entre si. Los "anacalu-
fes", los "onas" y los "yaganes", se-.
res desgraciado� que al vivir tantas
generaciones en aquellos climas du-
roa "hasta deben de haber perdido'
el alma", como dijo un explorador I
Ingl�s.
Este matrimonio de argonautas
que representan el empuje de la pre-
sente civilizaci�n de Estados Uni-
dos, han escavado varias cuevas.
Una en la Isla de Galvarino caai
v�rtice del Cabo de Hornos y otras
dentro de la tierra continental. En
sus exploraciones, los Bird han des-
cubierto vestigios de �lete "olas emi-
gratorias" llegadas del norte hacia
eso� parajes sure�os. De estas emi-
graciones cinco han llegado por tie-
rra a trav�s del territorio que hoy
ocupa la Rep�blica Argentina y dos
por mar, bordeando las costas de
Chile y sin duda, vali�ndose de ca-
noas primitivas. Es decir, que lo
que hlclaxo|v los misteriosos abori-
g�nes hfrVPniles y mies d� a�os,
m�s complicados con aditamentos I reglones de Am�rica,
de huesos de p�jaros. Su existen-! En la primera capa geol�gica de
< la Bird la calcula hace unos 4.U00 una de las cuevas han encontrado
a�os. Luego llegaron las emigrado- los Bird. adem�s del "caballo pre-
�es mar�timas del lado del Pacifico, i hist�rico" huevos del animal gtgan-
Dejaron en la� cuevas utensilios de I te llamado el "Mylodon" lo cual
pedernal y de conchas marinas. A ! hoce suponer que los hombres prl-
COMENTARIOS A LA REVO LVCION
Un rinc�n de la psicolog�a
de Bonapartjq
Colaboraci�n In�dita Cet prnftfvi
(Exclusivo para EL MUNDO-en Pvtfjt
x �
Gregorio Maraft�n,
Rico)
iijm
?��� #
f*it�*�*
La historia y el anecdotar�o de Napole�n. �H�jn desde hace largo
tiempo exprimidos tomo un lim�n �xhausto. Tal ''bz� ning�n otro grand�
hombre haya suscitado un n�mero tan Inmenso t i publicaciones, en re-
laci�n, sobre todo, con la relativa proximidad a ni potros de su vida mor-
tal. Sin embargo, s�lo se han hecho fugaces corymtarios acerca de un
detalle de su psicolog�a que creo de gran Inter�sS� odio a T�cito.
Suscita estos comentarlos m�os, una carta q�?) .hace pocos d�as re-
cib� de un lector desconocido y docto en la que se.�tirana de mi reciente
afirmaci�n de que T�cito tu� el primer liberal, en.il sentido moderno d�
la palabra. La revisi�n de mis notas sobre este.asunto, me darla ma-
teria para empresa m�s larga que estos peri�dico! �mon�logos, erizados �
veces de di�logos clandestinos, con mis lectores d � Am�rica. S�lo voy i
aprovechar de esas notas, las que se rcflrren a li
frente al gran historiador romano. Y las escojo
pole�nica es siempre interesante y, porgue este
la ver, ese sentido liberal ae T�cito y una faceta
del Emperador. Y todo ello de �j�uoa actualidad *
titud de Bonapart*
que la cr�nica na-
ilt/odio nos explica �
osa de la paleolog�a
nuestra Revoluemr
11

En torno, utensilios de piedra lutado* por americano* prehist�rico* de loa que varias veces Invadieron la zo-
na de Mac/allane* llegando del Norte. A la izquierda el Mylodon, caballo prelilat�rien que al parecer fu� do-
mesticado |�or el hombre de Am�rica (reconstrucci�n en el Museo da Historia Natural de Nueva York). A
la derecha, Indios fueguinos en la actualidad.
lo han repetido en los �ltimos tiem-
po* los modernos chilenos y argen-
tinos.
La primer emigraci�n se movi�
por caminos terrestres. Tuvo una
civilizaci�n primitiva. Su� utensilios
se asemejan a los del periodo "pa-
leol�tico" de Europa. Ten�an con
ellos el "caballo prehist�rico" de
Am�rica, que luego desapareci� y
fu� restablecido por el equino que �
trajeron los espa�oles. El segundo
grupo, tambi�n de origen terrestre,
vivi� un periodo cronol�gico relati-
vamente corto. A�adi� a los utensi-
lios (que emp�ricamente podemos
llamar paleol�ticos) Instrumentos
estos emigrantes n�uticos se suma-
ron mns tarde dos nueva� expedi-
ciones por tierra que acarrearon el
arco y la flecha y por �ltimo la
emigraci�n m�s reciente, que fu�
hace unos 800 a�os y de la cual qui-
z� se derivan esas razas-parias que
pasean actualmente su miseria or-
g�nica a trav�s de los canales ma-
gall�nicos.
En la �ltima capa de una de las
cuevas excavadas en el continente
se encuentran osamentas del "caba-
llo espa�ol", lo cual quiere decir
que los conquistadores en expedi-
ciones perdidas, llegaron hasta aque-
llos lugares como lo hicieron a otras
mitivos domesticaron este animal
que sin duda fu� la fuente princi-
pal de su alimento. Ahora bien; si
es cierto que el "Mylodon" y el "Ca-
ballo prehist�rico" coinciden con la
existencia del hombre en Am�rica,
quiere decir que el problema del ori-
gen del hombre americano hay que
colocarlo efectivamente dentro del
periodo "Pleistoc�nlco" o sea en la
�poca glacial... ;.Qu� dicen a esto
los antrop�logos y ge�logos...?
"Por qu� dentro de este enigma del
hombre americano, existen una se-
rie de conflictos y dogmas entre los
que estudian la arqueolog�a y lo�
devoto* de la antropolog�a...?
El �xito inmenso de la obra de T�cito est� >#i en teniente Influida
por su Intenci�n pol�tica. Sus enemigos le han acruU� do pasi�n e inexac-
titud en el relato y en el comentarlo de los suceso hue presenci�. Pero
es lo cierto qus de su fuente st alimenta prlncif i lmer.te cuanto todo*,
�abemos de la historia de Roma en aquel ntomenp qritlco en que, aire.
dedor del nacimiento de Cristo, gira la vida hu� I oha. como sobre un
gozne inmortal y empieza una nueva ora. A este �| teres que T�cito In?- (
pira como historiador puro, ��ense sus cualidades- ncomporable� de na-
rrador, su ret�rica maravillosa, vituperada por t.infos eruditos moder-
nos con Iracundia que recuerda a la del caracol lori�ndose de las ala*
de la alondra, -las es, sobre todo, repito, su actit� M lio ciudadano frene
a la pol�tica de su tiempo, de critico con poslclrtip
de imparcialidad, lo que m�s ha contribuido a ll
mente renovada y viva de su obra.
�Cu�l era esta actitud? Sin duda -a pesar
do� la de un partidario fervoroso de la anllguaj
monarqu�a. Con este r�tulo de republicano y de
cas abioluto�. ha servido el nombre de T�cito d4
de los pueblos contra los Uranos que se Inicia en id
moderna y tiene su primera crisis de repercusi�n; i
lucl�n Francesa. Salvo Voltaire y alguno de sus'
pulo�, que no los tuvo� el Intelectual franc
ejecutor de la revoluci�n, tenia entre su reper
dante cosecha de frases tacltlanas. i:
Sin embargo, nay en esta Interpretaci�n de la
de esas evidentes �y �reouentes� tergiversaci�n
voluclonarios, cuya enumeraci�n no tendr�a fin.
se apodera de los bienes materiales que de las ide
plihjctlva v sin puio-
Ivt'ialidad constan"--
� �
r�anlo ze ha dlscuti-
�b�bllca frente a 1*
�liiifco (le los monar-
nrte�a cu la lucha
m�enlos de la edad
�jversal en la Revo-
jfuidores �no discl.
orador y a vocea
pj-opagandists abun-
tud de T�cito una
e los periodos re�
revoluci�n lo mismo
el pr�jimo. La Re
p�blica romana, era una rep�blica aristocr�tica|jy la demagogia, en-
tonces, la representaban precisamente los princU ia4 absoluto;;. Es mus-
probable �sobre ello Insiste mucho Marsh, uno de|:i�d�m�s serio� comen-
tadores del escritor romano� que gran parle del �4|ldpr de �ste hacia Ti-
berio y los dem�s principes que le sucedieron, fuerH
vejado por el omn�modo poder de los emperador jt
estos principes, Impuesta por la tropa v el popula-:
Soviet dtt hoy. Y es evidente que las virtudes y 1 i
� el tirano repiesenlativo entre todos los de su �T
cho m�s a loa de Lenln que a los Litis XIV.
ullo aristocr�tico,
,tln la elecci�n de
hab�a mucho del
efectos de Tiberio
- se pareen mu-
TAL D�A COMO HOY
Tal dia como hoy, 30 de enero,
ocurrieron los siguientes hechos
hist�ricos:
Enero 30.- En 1879 renunci� la
Presidencia de la Rep�blica Fran-
cesa Mar�a Edme Patrice Maurlce
MacMahon, Duc.ue de Magenta.
Mariscal de Francia. Habla naci-
do en el Castillo de Sully el 13 de
julio de 1808 y elegido Presidente
de Francia el 24 de mayo de 1873.
El Duque de Magenta muri� en
Par�s el 17 de octubre de 1893
Enero 30.--En 1606 fu� decapi-
tado detr�s de la Catedral de San
Pablo en Londres Kverardo Digby,
c�lebre conspirador ingl�s. Digby
contribuy� con 1.500 libras ester-
linas para la conspiraci�n de "Las
P�lvoras" que se propon�a volar el
Parlamento cuando estuvieran reu-
nidos en aquel recinto con motivo
de su apertura, la familia real,
magnates y diputados.
Enero 30� En 1820 naci� en El
Ferrol, Galicia (Espa�a) Concep-
ci�n Arenal, considerada como el
�ngel de la Piedad de las mujeres
espa�olas, que dedic� gran parle
de su vida a humanizar la vida
penal en las c�rceles espa�olas ha-
ciendo Infinitas reformas en el De-
recho Penal.
CURIOSIDADES
A un rico Industrial australiano
se le ha ocurrido el testamento
m�s original de que se tenga no-
ticia. Con el prop�sito de que se
d� cumplimiento a todas las dls-
ciones que medil�, aconsejar a
os heredero� y distribuir de acuer-
do con su voluntad los cuantio-
sos bienes que posee ha hecho ro-
dar un film parlante, que se pasa-
r� al dia siguiente al de su falle-
cimiento en el estudio del ahogado,
que se ha constituido en deposita-
rio del extra�o documento. De es-
ta manera ser� la voz del mismo
Interesado la r,ue har� el reparto,
agregando las acotaciones conve-
nientes, mientras su efigie en la
pantalla recordar� lo� gestos y mi-
rada� que le son habituales. Por
este procedimiento tampoco podr�n
hacerse, borrones ni tachaduras en
el testa'mento y la voluntad del di-
funto ser� respetada en todos sus
alcances. De la matriz de dicho
testamento, que tambi�n obra en
poder del abogado, s�lo se revel�
una copla, a la que se pus'eron
precinto� y un papel con los sellos
de rigor.
En Zululandia se ha descubier-
to un �rbol del que al hac�rsele
una peque�a ^misi�n mana una es-
pecie de limonada de excelente as-
bor acidulado, pero que si se deja
reposar 24 horas adquiere el gus-
to de un vino bastante pasable y
a las 48 horas la fortaleza espiri-
tuosa de un co�ac muy consumible.
Los negros de la� tribus que ha-
bitan por dicho� darajes est�n atra-
vesando por una etapa de furor ar-
b�reo, a juzgar por las incisiones
y profundo� tajos que infieren en
el tronco de esas plantas.
� � �
Un tribunal yanqui ha condena-
do a la se�orita Joan Rogcrs, co-
rista de Jas tabla�, a pagar una
multa de den d�lares a las auto-
ridades y lo� gasto� de un juicio
bastante largo, con motivo de acu-
sarla el fiscal del Estado de ten-
tativa de suicidio por haber cami-
nado casi sin descanso 2 mil kil�-
metros rebajando 1S kilo* de peso
y siendo recogida en la \�a p�bli-
ca completamente extenuada.
El defensor consigui� t,uo reba-
jasen a su patrocinada la pena
que le hubiese correspondido, pero
le fu� imposible hacerle levantar
la mulla y que le perdonaran las
costas del curioso proceso.
� � �
Para demostrar que lo� agentes
de bolsa y los magnate� de las fi-
nanzas saben algo m�s que de tru-
cos de bursatilistno, vaya la noti-
cia de que en Par�s se ha vendido
en remate la galer�a art�stica per-
teneciente al desaparecido cambis-
ta Burat. alcanzando un solo cua-
dro de Fragonard la suma de un
mill�n cuatrocientos mil francos.
Esta tela ahora se albergar� en el
Metropolitan Museum de Nueva
York. En la primera sesi�n de ven-
tas, la viuda del banquero recau-
d� tres millones doscientos seten-
ta mil francos.
Por lo expuesto bien se ve que
el extinto era un coleccionista do-
tado de buen gusto, habiendo in-
\ettido parte su fortuna en reunir
objeto� de arte.
� � �
Se calcula que la esposa del pre-
sidente de los Estados Unidos Mr.
Roosevelt gana m�s que su espo-
so, ya que las obras radiotelef�-
nica� y las literarias de que es au-
tora, am�n de lo* art�culos, notas,
conferencia, etc., le re�portan unos
cien mil d�lares por a�o. Mr. Roos-
CASINO DE PUERTO RICO
AVISO
Se ruega a los se�ores socios a quienes nuestro cobrador no ha
visitado y por ese hecho no hayan podido satisfacer aus recibos has-
ta el presente mes de enero, se sirvan notificarlo al Administrador
o pasar por las oficinas del Casino lo antes posible a recoger los
recibos que puedan tener pendientes, a fin de qu* no pierdan el
derecho de recibir las invitaciones para las pr�ximas fiestas de Car-
naval. Dichas invitaciones son personales e Intransferibles y se exi-
gir�n a la entrada.
Se participa a aquellas personas que deseen asociarse que has-
ta el 31 de enero actual no se cobrar� cuota de entrada, pero a par-
tir del primero de febrero pr�ximo se restablecer� el cobro de dicha
cuota que se ha fijado en la suma de CINCO DOLARES.
avelt percibe de sueldo �etenllcin-
co mil.
� � �
En P.umania fu� Instaurado un
proceso a unos cuantos campesinos
acusado� de haber robado le�a en
dos bosques pertenecientes a la ca-
sa real. Los tres gendarmes denun-
ciantes del delito presentaron nu-
merosas pruebas y testigos, libr�n-
dose orden de detenci�n contra lo�
presunto� culpables. Pero el fiscal
de la prueba hall� que uno de los
acusado� era una mujer humilde
que habla fallecido ocho meses an-
tes de producirse los hechos que
se substanciaban. Entonces conde-
n� a tres mese* de prisi�n a los
�enriarme* y a cuatro meses a sus
testigos, que eran siete, por fsi-
senr la verdad > a modo de escar-
miento.
* * *
En P.-ni� te ha celebrado recien-
temente una concurrid�sima fiesta
que tenia por pomposa denomina-
ci�n "Una noche del Directorio",
luciendo todos lo* asistentes tra-
jes de �poca.
La fiesta result� un espect�culo
fe�rico, pues no se omiti� ning�n
detalle con el prop�sito de dar una
impresi�n exacta de Una de las
suntuosas reuniones de tiempos pa-
sados. Todo� lo� 'artistas de Par�s
y gente* de letras intervinieron efi-
cazmente, dando realce al acto.
Una princesa polaca, multimillo-
noria seg�n lo� informes, acaba de
contraer enlace con un gitano de
los que intervinieron recientemen-
te en los torneos muslcale� de Bu-
dapest, qu econgregan peri�dica-
mente a lo� mejores viollnes de la
raza. Seducida por el virtuoso eje-
cutante, la princesa no vacil� en
romper con su familia, de rancio
abolengo, con el fin de evivir *u
destino y unir su suene a la del
m�sico gitano.
i Se le hn dado a alguien el nom-
bajo de "papa de �os hugonote�"/
Felipe de Mornay, se�or de Du-
plesis-Morly, pol�tico, te�logo e his-
toriador franc�s, autor de la famo-
sa Memoria que Coligny envi� a
Catalina de M�dicls y Carlos IX,
en favor de los calvinistas, y que
estuvo a punto de costarle la vida
cuando la matanza de San Barto-
lom� es quien recibi� ese nombre.
Refugiado en la corte de Enrique
IV, rey de Navarra, debi�le este
monarca sus triunfos en la guerra
y la pol�tica.
Su Influencia entre los protestan-
tes d? Francia, y su grar saber teo-
l�gico, le valieron el dictado de
"papa da los hugonotes", con que
le conoc�an sus cont^mporAneos.
IfMtaa pverncra
A los que le* gustan lo� "n��itos
P'ecoces" � parece que *on mu-
chos� se lea opaca la voz por la
emoci�n al hablar de la famosa
Shlrley Temple; de esa Shlrley
Temple de quien ha dicho un pe-
riodista Ingl�s hace poco "que es
mucho m�s conocida en Inglaterra
que la propia princesita Elizabeth".
No pretendemos quitar a esos
ciudadanos �y ciudadanas� su
ilusi�n de que "la Shlrley es un
caso excepcional". Pero oigan es-
to: "Mar�a Luisa Gabriela de Sa-
boya. egposa de Felipe V, rey de
Espa�a, llega �olla s�lita� a Za-
ragoza desde Francia, convoca las
Cortes aragonesas, jura los fueros,
III
El \crdadero sentido de T�cito, como pol�tico
canismo, no rojo como han falsificado sus comen
mente lioeral, aristocr�tico. Aristocr�tico, claro
pues, un republi.
o)Ves, sino, �strlcta-
t� jan su sentido �ene-
samen te caso indcfectible-
o son en la teo-
smo y poder per-
su elogio al am-
lee supo unir �
la libertad". Im.
ral y noble y no en el de casta, de sangre azul. Un� i ele los grandes erro-
res del liberalismo, como secta pol�tica, ha sido
ner que el liberalismo era cosa equivalente y
mente unida, a la democracia. Democracia y
r�a y la pr�ctica tan dif�ciles de mezclar como II
sonal absoluto.
Donde mejor define T�cito su pensamiento o
petador Nerva, cuyo gobierno considera Ideal
dos cosas que parec�an Incompatibles: la autor
poaible decirlo mejor. La libertad, en suma, no miTieiafla por la mucho
dumbre a su antojo sino impuesta y condicionaday>d*;�un mando pt
nal virtuoso e inteligente. Nada, pues, de demoo^attt. Incluso adm�n
la necesidad del poder dictatorial cuando lo exige �ti,paz del puco.
mo ocurri� en los a�os de Augusto, despu�s de in�esantos y agotadoras
guerras civiles. Pero el poder personal es, siemprt* yfcriedio delicado y
peligroso. Y lo es, a su juicio, por razones verdUer^mcnie liberales
"porque �ajo el poder omn�modo, el pueblo be e�l�lecc"; "los grande*
genios, desaparecen"; y el mundo suspira, con rwOfij por un I �gimen
mejor, "por un tiempo feliz en el que est� porm'i!�d|; pensar lo que s�
quiera y hacer lo que se piensa". Ll
Varios siglos antes que Maquiavelo, habla debido T�cito el Inexo-
rable proceso de rotaci�n de las sociedades l-.umaMaaY conquistar la li-
bertad; abusar de ella; caer en la anarqu�a; haecifcjla� tjirania necesaria.
acogerla como una salvaci�n; cansarse de ella; �osear la libertad de
nuevo; y volver a empezar el �terne ciclo. El, com� liberal, consideraba,
como hemos dicho, que era la libertad lnexcusablcvp^ri el progreso del
mundo; pero comprend�a la raz�n de la dictadura} r ,cn todo caso la
prefer�a al raos an�rquico. Por pensar asi sufri� fri | arsecuci�n del po-
der personal bajo el reinado de Domlc.ano; y si hf1
H ra vivido unos si-
glos despu�s, el terror revolucionarlo Je hubiera r. I �iinado o fusilado
como reaccionario contumaz y traidor a
iV
a t
ausa <
Este liberalismo �y no su mal interpretado repj
contra �l la iracundia de Napole�n, extrcmadanien
PU
eblo.
bfejfcnismo� suscit�.
��.i/iojia porque lle-
ga a adquirir los caraetsres de una verdadera ma�a!��ero, sobre lodo,
por los motivos que la suscitaron.
Para explic�rnosla hay que partir del esp�ritu f>ot�idamente auto.
ci�tico de Bonaparle, acaso Impuesto por las � r-uui�tanclas en que
conquist� el poder y hubo de ejeicerlo, y no debida 'aSativa predisposi-
ci�n, No olvidemos nunca, que un tanto por cltnt�i considerable de ti-
ranos, no lo son por Ing�nita tendencia; aino que, wrisjr contrar�o, fue-
ron hombres liberales, a veces revolucionarlos; y so�D en! el clima �lgido
del poder, se transformaron en caudillo� lmperativb. Jsin duda, ning�n
dictador ha dejado de .o�ar. una noche y otra. coq�oUn su sue�o me-
jor, en la posibilidad de teguir mandando sin ti�atila� 'en un r�gimen,
que no se atrever�an a llamar liberal para no escai.
ro cuya palabra, el m�s empedernido Urano pronur
dientes.
�UjidU11
zarftilUel
alizar a nadie; pe-
a {ton fervor entre
rti�s do los tira-
camino de la
nanejar so le habla
La historia de Napole�n demuestra que fu�
nos que huoltion de dejar su liberalismo en las _
ascensi�n Cuando lleg� a arriba, la capacidad de .,
hipertrofiado al punto de convertirse en Urania de a i astfiritu. Como lo�
m�sculos del gimnasta, desarrollados por �1 largc entrenamiento, se
convierten en rectores de su vitalidad. Napole�n, ctrtio; Ibdo tirano, era
el primer esclavo de su Urania. En una conversaci�n ;iu� Tuvo con Suard.
el secretario de la academia, del que hablaremos dispu�p, dej� escapar
estas palabias: "�Yo hubiera querido la rep�blica. AroTf�a sido Imposi-
ble!" Y era. sin duda sincera esta confesi�n, que pufiieponersa en boca
de otro� aut�crata� de cualquier tiempo y de cua'i|Ber'.|isls
v s I
Otro motivo de su actitud, hay que buscarlo en '> ihaesi�n que Bo-
naparle tuvo, como lodos los. tiranos europeos, po.- *tl Modelo romano.
Digo "europeo" porquo dt- esta obsesi�n no han part�. �p |5|p los dictadores
rusos �zares o comunistas: que no han sido nunca f �rtm*oa� ni los de
otros continentes; no ya rolo los asi�ticos, de autoV Dn*'tradici�n, sino
tamb.�n los americanos a pesar de. estar influido! pot I �> ejemplo de Eu.
ropa. El caudillo americano tiene su g�nesis prop| i, .it�ntinental, con
menos elementos de escenograf�a hist�rica xjuo los isle�rbs'La preocu-
paci�n romana fu� particularmente marcada en lona�parte, segura-
mente por su atavismo Italiano. Pero, �obre iodo, por haber vivido la re-
voluci�n 'rancesa, en cuya Ideolog�a las m�ximas di la-pol�tica roma-
na corr�an como frases hechas, aunque cada cual la!, amovechase a su
modo. Sus designios Imp�rtale�, son puro fetichismo je J8s principes de
la gran Roma, sobre todo Julio C�sar. Por la misma rft�sj sent�a un odio,
lleno de ecos antiguos hacia T�cito, el romano l�ber* tl,�e!nemlgo de los
dictadores.
Los detalle* que *e pueden recoger en libros y papelea'�ueltos de esta
tacitofobla del gran guerrero. �erln tratados en alg�t prflxlmo articulo.
;� Gre�oliofWARAftON
Pan�, enero de 1938. \\K
(Prohibida la reproducci�n parcial o lo'fcll
trr-------
conslgua 100,000 pesos para necesi-
dades de guerra; va a Madrid y
preside all� la Junta de Gobierno
discutiendo con arzobispos, duques,
condes y legistas.
Y todo esto... �a los 13 a�os!
Bien es verdad que, seg�n dec�a
un escritor de la 4poca, "esta so-
berana de 13 a�os tiene la pene-
traci�n de una mujer de 30".
Experiencias in una
mujer de ciencia
Una se�ora consagrada a la cien-
cia ha referido las sensaciones que
experiment� despe� �le haberse en-
cerrado quince vttea en una c�ma-
ra llenv de gafa Investigaba las
propiedades del rjion'oxldo carb�ni-
co �ti gas venen-'so que so encuen-
tra en las m�nasele carb�n y en el
escape de los ai&om�vlles�. y ea-
tab'eci� que no alo' produce fuer-
tes dolores do cafez*, tino tambi�n
cn�ermedadtr y �bmnolencias peli-
grosas. Los experimentos que ha
llevado a efecto oXrnogtraron que el
pulm�n humano ^ puede acostum-
brarse lentamente*; a) cas, y que el
airo viciado do \A grandes duda-
dea no tiene efect s peligrosos.


----
EL MUNDO, SAN JUAN, P. R. � DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.

Por tierras de Aguadilla
Desempleo -- penuria
Por Ram�n ASESES
Conviene repetir, aunque lea lin-
f�ticamente, lo que expuliera h�ce
poco �n un diario, en relaci�n con
la cauta de la decadencia comer-
cial de Aguadilla: Que �1 auta de
au puerto, lo que insuflaba vida a
toda la comunidad ooedeci� a tata
eircunitancia:
a)�A que en la aoberania ee-
paftola prevalec�a un sistema co-
mercial distinto al presente, pues
te compraba an al marcado eu-
ropeo, a un �bazo de un ano o m�s,
por lo que las catas comercial�
del litoral �ran lat fuentet da re-
facci�n del agricultor, bien direc-
tamente o a trav�t da otrot co-
merciante!, y recib�an en pago pro-
ducto! qua te exportaban; y, �cla-
ro! � Aguadilla aflu�a todo el mo-
vimiento del dittrito. Atl al variar
atte m�todo comercial, con al cam-
bio de toberania, estableci�ndote
ventat a cortot plazos por medio da
eomiilonittai, empez� la decaden-
cia do nuettro pueblo, qua fu� in-
tensific�ndote a medida qua te
conttrulan nuevaa carreterat. Que-
da de etta manera explicada la
penuria actual del comercio da
Aguadilla y al poco movimiento
que axltte an tu puerto. El proble-
ma qua crea etta situaci�n et en
extremo enorme por el hecho de
qua Aguadilla, al tegregaria da
Aguada, la toc� una zona reducida
ya que nuastroi antepasado! aa
contentaron con quedarse con el
don m�s preciado de la hist�rica
y antigua Aguada da Puerto Rico:
Su puerto, en lo que no estuvieron
desacertados, pues fu� lo que pro-
porcion� la ara de prosperidad qua
dur� m�s da un siglo. Hoy, perdida
aita preciada joya, nos encontra-
mos con que, como no tenemos vi-
da propia, �1 esfumarte la vida que
racibiamot de otras poblacionet, et-
tamoi en plena bancarrota y con
una denta poblaci�n que tottener.
El detempleo, end�mico en Puer-
to Rico, tiempra ha tldo grande en
Aguadilla, al extremo de que hace
algunot veinte aftot, tiendo yo al-
calde de aquella bella ciudad, utili-
zando el tervlclo de doi amigot y
personal competentes: Fernando
Mil�n y Pedro'Badlllo Guzm�n hice
un aitudio tocial de lat condicio-
ne! econ�mica� en que viv�an trei-
cientai familias, residentes en lot
cerroi y tuburbiot aguadillanoi, y
aunque ya de antemano tabla cuan
anguttioia era la tituacl�n de
aquellot lectore� de la poblaci�n,
aita lnveitlgacl�n me revel� m�t
detcarnadamente la tragedia en
que ie debat�an aquellot deshere-
dados* de la fortuna. Hoy no ha
mejorado tal tituaci�n, aunque te-
nemoi una f�brica de muable� y
tallere� de costuras, en cambio el
puerto ya no lleva pan a muchat
familias y adem�t la poblaci�n ha
aumentado.
Seg�n el ultimo censo do la
P.R.R.A. la poblaci�n urbana de
Aguadilla alcanza a 11,133 habitan-
tei. pero etta cifra es mayor, ya
que una limpie ojeada a lot ha-
bitantes que aparecen en loi ba-
rrio* ruralet de Camateyet y Cai-
mital Bajo pone de relieve, a lot
que eonocemot loi llmitet de lat
doi zonal que no menos de mil ha-
bitante* hay que asregar a la po-
blaci�n urbana.
Una ciudad que tiene la alta ci-
fra da 12,133 habitantei y tolo un
n�mero limitado de personal em-
plaada� presenta por asta cauta un
porcenaja altltlmo da victimas de
la plaga blanca.
Por enorme qua aaa al atfuarzo
qua realice al Departamento de
Sanidad, por grande que aaa al em-
pe�o del Dr. Garrido Morales, aita
epidemia no podr� aar batida deci-
sivamente mientrai no sa combata
la misarla reinante.
Por combatir la penuria an que
yaco mi buan pueblo aguadillano,
qua cada dia aa agudiza m�s, no
hay m�s que un madlo: Creaci�n
da industrias qua proporcionen tra-
bajos. /\_/
Seg�n un Informa qua rindiera a
la P.R.R.A., sa tendr�a qua abordar
la instalaci�n da una central sr i-
carara an la zona del Riego opera-
da bajo un tlitama cooperativo in-
tegrado por agricultorai da Isabe-
la y Aguadilla. Actualmente casi
toda, la ca�a qua te produc� an la
zona da regad�o ai molldad an San
Vicenta, una central qua eit� ra-
dicada an Vega Baja. La P.R.R.A.
an cato da comidarar aita proyec-
to, no puada optar por implantar
el miimo alaterna prevaleciente en
Arroyo, puei an Aguadilla a li�ba-
la asta dividida la propiedad y no
exiite al abientumo; all� se ten-
dr�a que eitableeer la central o
para qua los agricultores devolvie-
ran tu coito, con un peque�o inte-
r�i, a plazos largos, o pagar un ca-
non de arrendamiento. El arrenda-
miento podr�a aarvir para ir fomen-
tando nuevas Induitrlas o aplicar
al dinero al servicio de la benefi-
cencia rural de loa pueblos da Isa-
bela y Aguadilla. SI bajo las reglas
act�alas no pudiera nacer�a alto,
ierla conven�ante pratentar aita
aiunto a la consideraci�n dal secre-
tario Ickei.
La central aparte de beneficiar
la econom�a agr�cola de dos pue-
blo*, aumentarla el movimiento del
puerto de Aguadilla, y proporcio-
narla a la vez empleo a centena-
res de familias.
Con el sistema de regad�o se pue-
den cultivar, con verdadero �xito,
diversos vegetales, paro para ase-
gurar este cultivo lobra bases es-
tables, et neceiarlo crear una f�-
brica da enlatado, donde especial-
mente te enlataran tomatei y pi-
miento! morrones. Otras Induitriai
hien estudiada* por experto* de la
P.R.R.A. y del Gobierno Insular,
urge que te eitiblezcan en Agu�-
dula, puei no debe dilatarte por
m�i tiempo combatir al enorme
desempleo existente, origen de la
miseria y por secuela de la tuber-
culosis.
La obra de Reconstrucci�n Eco-
n�mica federal, que es, y ha sido
meritoria, y an ciertos aspectos
altamente constructiva, tiene que
orientarse deflntivamente para
obras qua den empleo permanente,
que vigoricen la econom�a porto-
rrique�a. Hay obra* buenas que de
momento sirven para dar pan por
un periodo dado, pero al d�a que
cese la actividad de la P.R.R.A..
entonce* la situaci�n econ�mica
nuestra ser� de una gravedad lin
precedente*. Pero eito se puede
conjurar il de ohara en adelante
obtenemoi una vigor�la ayuda fe-
deral, por un periodo no menor le
diez aftoa, y m Invierta lo que te
reciba an obrai que proporcionen
trabajo permanente. Seguir otro
curio ilgniflcar�: Hartura para
hoy y hambre para maftana.
RAREZAS^CINE
Por el Capit�n Roscoe Fawcett
IRENE D�NNEr.
�JAVO* 7 PAtl.ES DE
fA.EO.AS tlARtAS
PAttA UNA PELfCULA
*~ - CAOA PAU�
.COSTABA
*7�2
r fcDCVARD
WEVERETT
w HORTO.V
�IIO SO NWl�SlrVVO PAPfeU
EN "OH -DOCTOa"
Los iNaoiu- ($$$&
NOS DE LA f^SWSSSt
VA Ufc&ANttAOOfsW
05 3�S/�fclY
HlLLS DESCUBRA \\
fcAN QOE LA
DUE�A ES NADA
fAENOS O.OE
S KIRIE Y
TEtAVLE.>x2a>^
Editora Prest x06
ESPECT�CULOS
Domingo, enero 30, 1^38.
SAN JUAN
TEATRO MUNICIPAL: Matin�e:
Teatro de loi Ni�os, "Pinocho".
Noche: "Siete Mujere�".
RIALTO: "Loi Candelabro! del Em-
perador" The Emperor's Candle-
stick�) con Luite Rainer, William
Powell y Robert Young.
MARTI: "Caprichos del Coraron"
con Batta Davis, Leslie Howard y
Olivia da Havilland.
LUNA: "El Hijo de AU Baba" (AU
Baba Goea to Town� con Eddle
Cantor, Tony Martin, June Lang.
TRES BANDERAS: "Idilio Inc�g-
nito" (Thln Ice) con Sonja Henie,
y Tyrone" Power.
EUREKA: (Puerta de Tierra) "Be-
aoa Brujoi" con Libertad L�mar-
qua.
MARTI: (Puerta de Tierra) "Un
Amor para Doi" con Warren Hull
y Wynne Glbson.
COMEDIA DE "LOS
SANGRIGORDOS"
Se exhibe hoy y ma�a-
na en el "San Jos�"
Hoy domingo y maftana lunei
no� anuncia el programa semanal
del Teatro "San Jos�" de la Calle
Loira al estreno de la �ltima y la |
mejor comedia de los c�lebre� c�-
micos Stan Laurel y Olivar Hardy.
mejor conocidos como "Los Sangri-
gordo*. Es en etta comedia qua \
por primera voz en su carrera ar-
tfcttiea estos famoso* c�micos can-
tan y bailan, i y da qu� manara!
"All� an al Lejano Oeste" aa des-
arrolla en los tiempo* da loa OO'i
cuando la ley ara un par da revol-
vere! en al cinto. En eie ambiente
aa encuentran "Loa Sangrigordo!"
haci�ndote paaar por doi iangul-
neos bandoleros, y. a fuerza da ti-
ros, tarminan cantando y bailando
para distraer a loi vaquaroa. Va-
rio� otroa c�mico* del cartel de
Jamaa Finlayion y Sharron Lynne
completan al reparto de etta co-
med�a. No cabe duda au� lo� con-
currentet al "San Joa�" aa var�n
como do coitumbre rebotante! de
alegr�a aita� doa noche�, sobre todo
cuando llegue el momento culmi-
nante) an qua Stan Laurel y Oliver
Hardy interpretan a la perfecci�n
�1 nuevo halla qua ee conoce por
"Swlng Dance". T. V. C.
SANTURCE, RIO PIEDRAS,
CATARO, CAGUAS
FOX: (Mlramar) "Callej�n ain Sa-
lida" (Dead End) con Silvia Sid-
ney y Joel McCrea.
LIBERTY: (Parada 13) "A la Or�-
Ha de un Palmar" con Vicente Oro-
na y Marina Tamayo.
ENCANTO: (Pda. 15, Carr. Nueva)
"Amapola del Camino" con Tito
Guizar y Margarita Mora.
MARTI: (Parada 1� 112) "El Gran
Garrlclc" con Olivia de Havilland
y Brian Aherne.
PARAMOUNT: (Parada 18) "El
Fr,lionero de Zenda" (The Priiion-
er of Zenda) con Rone�a Colman,
Madeleina Carroll y Douglai Falr-
bankt Jr.
PUERTO RICO: (Parada 31) "Qu�
Tiempoi Aquelloi" con Florencio
Parravlclni y Macha Ortiz.
POPULAR: (Parada 21) "Sarato-
ga" con Clark Cable y Myrna Loy.
DELICIAS: (Pda. 23, Carr Nueva)
"Cien Hombrea y una Muchacha"
(A Hundred Men and a Glrl" con
Deanna Durbln. Leopold Stokowiki
y Adolphe Menjou.
FLORENCIO PARRAV1CLM
Florencio Parravlclni. el notable primer actor del cine argentino, ea tina
de loa protagonista* de la magn�fica producci�n "Qu� Tiempos Aquello�"
o "Los Muchachoa de antea no usaban (�omina", lo aecundan en au ad-
mirable Interpretaci�n Santiago Arr�ete, Irma C�rdoba y Mecha Ortli,
trea valorea positivos del cine en espa�ol.. "Que Tiempo* Aquello�" aa
exhibe hoy domingo en el teatro "Puerto Rico" de Santurce.
NOTAS DE HUMACA
(Derecho* reservado! (.ara
EL MUNDO)
ACUARIO
Enero 30
El ni�o a"r. noce, hnu r* dm in-
teligencia despierta, y mucho *�
puede esperar de �l si se le enca-
mina debidamente y *c le corrigen
*u� delecto�.
La mujer que celebra en natali-
cio en ente dia, tiende, a ser impre-
sionable y a d�jame dominar en
todo momento por la emoci�n. De-
he corregir ene delecto, que le pue-
de traer complicaciones peligrosa*,
sobre todo en cuestiones de amor.
F.sta mujer es. por regla general,
muy adicta a los perfumes, lo i cua-
les debe seleccionar rehuyendo los
excesivamente penetrantes y fuer-
tes, que son de mal gusto. En cier-
tas rama* del comercio o cultivan-
do alguna* de la� bella* artes, pue-
de llegar lejos El camino del ma-
trimonio le ser� propicio, sobre to-
do si procura siempre no dar mas
de �o que recibe.
El hombre que ha nacido en este
d�a procura siempre contener sus
emocione.*, hasta el extremo de que
se le cira fri� y seco, cuando en
El s�bado 23 de enero ae h i s o
cargo de los deitinoi de la Corte
de lat Hija! Cat�lica! de Am�rica
en Humacao la se�ora Matilde
Garzot de Fern�ndez. La aeftora
Garzot de Fern�ndez viene a ocu-
par eite puesto llena de optimis-
mo y con aui mejore! deieo� pa-
ra que, en la Corto de Nueitra Se-
�ora de la Caridad, florezca de nue-
vo el entualaimo y la alegr�a que
debe unir loa corazonei, todoa bue-
nos y piadosos de las distinguidas
personalidades que la componen.
La reuni�n del s�bado fu� un �xi-
to. All� se decidi� que la Corte ae
instalarla definitivamente en un
amplio mirador cedido por d o A a
Petra Rloi viuda de Toro, y todoi
loi muebles, vajilla y dem�s nece-
sidades que requiere esta instala-
ci�n, han lido ofrecido! generosa-
mente por las hermanas de Huma-
cao y por donativos de otras Cor-
tes de la isla. Asistieron represen-
taciones de San Juan: se�ora Ma-
�anita L�pez Cepero de Vald�s,
Gran Regente de Estado: Margot
de Vadl, Regente de la Corte de
Granada, San Juan; Ellsana Blan-
co, Isabel Qui�ones, se�oritas Pie-
rea, Mercedes Garzot, Rita Barga
de Salva; de la Corte Santa Fe
de Cagues: Marta M. de Aponte,
Laura de Rodr�guez; de Juncos.
Merla Celenti de Col�n y Antonia
M�jica de M�ndez.
La Directiva de la Corle de Hu-
macao que tom� posesi�n ese s�-
bado, qued� constituida como li-
gue: Gran Regente, Matilde Garzot
de Fern�ndez; Vlce Regente, Julia
Maria L. de Col�n; Secretarla Fi-
nanciera, le�orita Paulita Su�re*:
Historiadora, Mar�a Teresa M. de
Dom�nguez; Teiorera, seftora Pal-
mira L. de Perey�; Monitora, le-
ftora Rosario Garzot; Centinela.
Eluz Col�n de Mart�nez; Profetisa:
seftora Rosa Bel�n Berga de Do-
m�nguez; Conferencista, Srta. Luz
Gonz�lez-, Organista, seftora Car-
men R. de Amara I; Sindical, se�o-
ra Pepita L�pez da Buttelo, leflo-
rita Margarita M�rquez, seftora Pa-
ca C. de Cabrera, leftora Enrique-
ta D. de Col�n, se�orita Juanita
Laino y seftora Rosita Brunet de
Veve.
Que la Virgen de la Caridad ilu-
mine el eendero de lai Hljaa Ca-
t�lica de Humacao y siembre de
flore* el piadoso camino que han
de recorrer en iu noble misi�n.
Seg�n citaba anunciado, el s�ba-
do 22 toc� el turno a los esposos
don Juan Fern�ndez y Juanita San-
to! de Fern�ndez, don Jote Ce-
rri�n y Ana Rosa Toui de Cerri�n.
La fiesta te celebr� en la reslden-
cia del se�or Juan Fern�ndez, en
la Central Roig de Yabucoa. El
mismo grupo, m�i o menot, con-
curri� a este acto. Loi esposo*
Carrl�n-To u i y Fern�ndez-Santo*
colmaron a sus invitado! de nume-
rosa! atenciones, y como siempre
1 que se re�ne el grupo, no decay�
ni por un momento la alegr�a que
, le caracteriza en tqd.vs su* reunio-
i ncs. En esa noche tuvlmoi el gus-
I to de laludar y compartir agrada-
blemente con los esposos Fernsn-
do Margarida y seftora �urea Mo-
ra de Margarlda, residentes en Ca-
guas. Acompa�aba a estos se�o-
tes su hermana, la se�orita Isabel
Mora, de Mayaguez. Los esposos
Margarida, es a la primera fiesta
de esta temporada que asisten, por-
que les habla sido imposible con-
currir a las otras. Ya no es la
octava ni la quincena de reyes, el
pretexto, para continuar ettat pa-
rrandas, estamos termlnnndo el mes
de enero y todav�a quedan pendien-
tes algunas.
realidad no lo es. En la pol�tica o
noiii/i inaeniero, avouxteeto, escri-
tor o fabricante, puede obtener for-
tuna.
Por MARINA L. MOLINA
Corretponsal
ReitaWecldo del ataque de ma-
laria que sufriera en la semana pa-
sada ae encuentra el licenciado Ar-
turo Aponte. Celebramoe qua el
se�or Aponte te haya reintegrado
a tut laborea profesionales.
� � �
Una atenta invitaci�n de Rio Pie-
dra! reciblmoi que dice asi: "Joi�
Agust�n Diai y Elmira Bonnet de
D�az aa complacen en Invitar a us-
ted al matrimonio de tu hija Ma-
ria Margarita con el tenor Robert
Francisco Me Clotkey Jr., el do-
mingo 30 de enero de 1938> * '"
cinco P. M.. en la Igleiia de San
Antonio, de Rio Piedrai, Puerto Ri-
co". Con toda sinceridad agrade-
cemos a lot eipoaoa D�az Bonnot
tan amable distinci�n, y deieamoi
toda clase de felicidades a au hipa
Mar�a Margarita.
� � �
El domingo por la maftana eitre-
chamoa la mano da la se�orita De-
lia Julia. Delia reside ahora en
Santurce y estudia an Medicina
Tropical un curio de t�cnica de la-
boratorio.
� � �
En iu casa de campo llamada "El
Retiro", a orillas del mar. recibi�
a sui amiitadea, se�ora Palmlra L.
de Perey�, teftorita E m m a M�r-
quez, se�orita Eva Dom�nguez, se-
ftora Maria Tereta M. de Dom�n-
guez, y a esta cronitta, la seftora
Blanca R. de Aponte, obiequi�ndr>-
lai durante toda la tarde y com-
partiendo en amigable reuni�n.
� � �
Cuando etcribimoi estai nota* se
encuentra muy enferma la seftora
Camin� Garc�a viuda de Perey�.
Su estado de salud es sumamente
delicado.
� � �
En el Hospital Municipal est� re-
cluido el se�or Evaristo L�pez, co-
nocido propietario del barrio Tejas,
de Humacao.
� � �
La se�oril� Ana Luisa Aran, prin-
cesa por Humacao en el Carnaval
Ponce de Le�n 1938, est� muy agra-
decida por la simpat�a con que ha
sido acogida su elecci�n, y da las
gracias al Comit� Ejecutivo de San
Juan, a S. M. Zulma I y a todos
los amigos que cordlalmente la han
felicitado en estos d�as. La se�o-
rita Aran har� lo que eit� de tu
parte por que Humacao tenga re-
presentaci�n en todos los festiva-
les del Carnaval en San Juan este,
afto.
� � �
En d�as pesados estuvieron en
Humecao las seftoritas Eliie Mae
Willsle, supervliora de clenciat do-
m�itlca� vocaclonal, y Mar�a Tere-
sa Maeto, viendo la manera de or-
ganizar el trabajo de clenciat do-
m�sticas de este distrito bejo los
auipicioi de la Junta Vocaclonal.
El cambio que ha de hacerse en-
tra�a varias ventajas para Huma-
cao, adem�s de un aumento de dos
maestras.
El municipio, a pesar de su si-
tuacl�n apremiante, se ha presta
do a facilitar todos los medios ne-
cesarios a la ampliaci�n de este
Importante departamento.
De ahora en adelante todos los �
s�timos grado* y los octavoi ten-
dr�n ciencias dom�stica! y un ma-
yor n�mero de alumnai de la Es-
cuela Superior recibir� loi benefi- ,
cioi de eita ense�anza, que hasta
ha poco estaba privado de ella.
Lai nueva� maeatrai asignadas
a Humacao ion las se�oritas Julir ,
Rodr�guez S�nchez. t,ulen aera la |
directora del departamento, y Alda
Medlavilla.
No* agradarla que igual conce-
iMa no* hicieran en cuanto a agri-
cultura vocaclonal, puet teniendo '
lat ninas de
octavo cienclaa
moi tener fac�
artea manuales'
cacional a lol
En el vapor
Rico el lunes 2f
Monserrate Mar
drlguez, due�a
turas "Humacad
se�orita herm�
chand. Ambail
do por la ciuc
durante dos me
mucho cari�o
retornan.
grados l�timo y
n�tticas, deber�a-
�dei para ofrecer
� agricultura vo-
tan ea.
arrib� a Puerto
e enero llegaron
irrd viuda da Ro-
jl taller de' ce-
eedlework", y tu
Conchita Mar-
tuvieron patean-
te Nueva York
i Saludamot con
�!at vlajerat que

CAP�TOL: (Parada, 24) "Espota,
Doctor y Enfermera" (Wife, Doc-
tor and Nurse) cor. Loretta Young,
Warner axter y Virginia Bruce.
MARTI: (San Mateo) "El Perfec-
to Ejemplar" con Errol Flynn y
Joan Blondell.
IMPERIAL:1 (Bo. Obrero) "Ritmo
de Amor" (Something to Slng
Abouo con Jamet Cagney.
SAN JOS�: (Calle Loira) "All�
en el Lejano Oeste" (Way Out
West) con los Sangrigordos.
SAVOY: (Calle Lote) "Al Comp�i
del Amor" (Shall Wo Dance) con
Ginger Rogers y Fred Astalre.
MARTI: (Barrio Obrero) "Juven-
tud, M�sica y Alegr�a" con Dick
Powell y Rosemary La�e.
ESTRELLA: (Hato Rey) "La Tra-
ta de Blancas o "En las Garras del
Vicio" (Slaves in Bondage) con Lo-
na Andre y Donald Recd.
VICTORIA: (Rio Piedras) "Mel�- ,
d�a de Broadway de 1938" Broad-
way Melody of 1938) con Robert
Taylor y Eleanor Powell.
MARTI: (Rio Piedrat) "Fanf el '
Temerario" con Borlt Karloff, Ri- !
cardo Cortez y Bevery Robertt.
REX: (Catafto) "�ngel" con Mar- i
lene Dletrich. Herbert Manhall y ]
Melvyn Douglai.
ALC�ZAR: (Caguai) "Amapola de,
Camino" con Tto Guizar.
TEATRO MUNICIPAL
D�AZ - COLIGADO
TEATRO DE LOS NI�OS
PINOCHO
HOY � a las 2 y 30 � HOY
ULTIMA REPRESENTACI�N
DE PINOCHO
��UN NUEVO �XITO DEL CINE ARGENTINO!!
El Buenos Airas rom�ntico de ayer frente al Buenos Aires alegre dt hoy, y a trav�s dt estas
escenas la vida dt la mujer m�t famoso de la gran capital argentina descrita con pin-
celadas da profundo realismo.
Te acordes hermano
La Rubia Mirella
Que quite en lo de Hansen
Al Guapo Rivera.
Cail me aulcldo
una noche por ella
y hoy es una pobre
mendiga harapienta.
Te acordat hermnao
Lo linda que era.
;Se formaba rueda
pa verla bailar!
Cuando por lat callea
la veo (an vieja
doy vuelta a la cara
y me pongo a llorar.
Que tiempos Aquellos
con Florencio Porrovicini, Santiago Arrieta, Irma C�rdova y Mecha Ortiz.
El drama amoroso m�t interesante que se ha llevado al cine en espa�ol.
Te acordat hermano
QUE TIEMPOS AQUELLOS
Eren otroa hombrea
m�s hombres los nuestros
no te conoc�an
coco ni morfina
Loa Muchacho� de antet
no utaban gemina.
Te acordaa hermano
QUE TIEMPOS AQUELLOS
Veinte y cinco abrilet
Que no volver�n.
Veinte y cinco abrilet
volver a tenerloa
ti cuando me acuerdo
me pongo a llorar.
Ta acordaa las mujeres aquellas
Mlnat f�eles de gran coraz�n
Que en loa bailes de Laura peleaban
Cada cual defendiendo tu amor.
TODOS... HOMBRES Y MUJERES VER�N ALGO DE SI MISMOS EN
Que Tiempos Aoue�los
porque esro pel�cula es vida, Vida Palpitante, Vida de Carne, Sangre y Esp�ritu.
PUERTO RICO HOY DOMINGO
Distribuida por Vicenta Blanco y C�a. � La firma da las �xito*.
kTRO
"SANE�SE"
LEJANO
ESTE"
Los rfMehres SANGRIGORDOS
cantando
pri
La mejor
R�ase a m�*
10 � 1
bailando por
a vez.
nedia del a�o.
poder por solo
20 6 30c.
TE|�TRO
MUNICIPAL
Tel�foii 912 S. J
Empresa Juaft Lucas cV'C�a.
"3ompa�i(jVEspa�ola de
Cajjjcdio
Df.Z
CULPUO
Compa��a titilar del Teatro
Victoria f|e Madrid.
TEMPERADA
POPO) LAR
Lunetl �.Loo
Galer& 0.30
Por la tardeio las 2 y 30
EXIl� DEL
teatro*�de los
nimos
PINC|CHO
Y la infantin�� Blanca-Flor.
Obsequios U los ni�os.
Por la tarn a las 5
Cinco Jlobi.tos
De grojtj �xito.
Por la noers a las 9
Grondios&Triunfo
7 Mifjeres
Inimitfble.
-------------------*----------------
Ma�ana ',-1 las 9
TOVA^CH
"CAMA��ADA"
SENSAdpNAL
�~---------------Wt

J
MARTES /JUEVES
Ma titee.
S�BADO, y fOMINGO
TEATRO DE (pS NI�OS
S
i:


i'
EL MUNDO, SAN JUAN, P K. - DOMINGO 30 DI INMO, DE 'M�.
De la reina Machinaba I
rey Leopoldo de B�lgica
al
La soberana que dej� su trono de Moheli y su palacio de
Fomboni para casarse con el hombre que amaba
NUEVA YORK (Editon Press).�
Hay algo que aprieta el coraz�n,
escribe un cronista parisi�n, en el
capitulo que Su Majestad la reina
Salima Machlmba I de Moheli eit�
agregando a la cr�nica de "los Re-
yes en ti deitlerro'.
Hace unn� treinta a�os Salima
Machlmba reinaba �obre un puna-1
do d� subditos, aln parlamento ni
�leccinnet perturbadora* de la quie-
tud mon�rquica, en una isla que
nuestros lectores pueden descubrir
tn el mapa al Noroeste de la Ula
de Madaga�car y al oriente de la
eoita de �frica. Era matriarca de
tu tribu y con ter pobres aut E�-
tadoa la corte no carec�a de cierta
pompa a 1� oriental. Machimba no
ea negra y a loa comienzo* de e�-
te alglo pasaba por la m�s hermo�a
entre lai hermoaa* de su* dominio!.
Hada que el deitino la coloc�
frente al hombre que Iba a doblar la
ruta de su vida; *e llamaba y *e
llama Camllle Paule y era soldado
de la gendarmer�a francesa.
Para casarse con el hombre a
quien amaba Su Majestad Salima
Machlmba renunci� tambi�n a �u
trono y fu* a establecerse en una
peque�a finca dt Clery (Cote d'Or)
donde el Prlnii|>e Consorte sigui�
prestando servicios en la gandarme-
rla y fu* ascendido a brigadier, una
manera que encontr� la Rep�blica
de hacer honor a su dignidad real.
Pero no fu* la �nica; anualmente
figura en el presupuesto de Fran-
cia una peque�a partida de 10,000
franc-v* con que el Krario Inriemni-i
za a la Reina amiga por la p*rdlda
de su trono.
La pol�tica devaluclonista del
�rente Popular ha aumentado bien
se sabe el costo de la vida'de ma-
nera tal que asalariado* y penslo-
nado* han puesto en Juego la In-
fluencia de sus sindicatos respecti-
vos para obtener un alza general
de jornale� y sueldos que ha tenido
al pa�s en perpetuo alboroto social
y acaba de producir una cri�is pol�-
tica probante de la maestr�a ca*l
m�gica de Chautemp*. La reina
Machlmba no pertenece a alndlcato
alguno, ni siquiera al de funciona-
rios v pensionados, pero se conside-
ra parte de la hermandad Interna-
cional de lo* Reye*. en destierro o
no. Acudi� pues en demanda de un
gesto de solidaridad de monarcas
deipu** que una carta dirigida a "*u
I.ii Frina Machimba l rn rl tlrulio-
ito alimentando a sus gallinas en
su �inca d� Clery.
primo el presidente Lebr�n" dej�
fr�os a los funcionarios de Hacien-
da.
Su Graciosa Majestad escribi�'
con fecha 29 de diciembre reci*n
pasado una carta a toda* las testa*
coronada* de la Europa Invocando
su apoyo ante el Gobierno de Pari*.
Loa diarlos de B*lglca reci*n llega-
dos publican el texto de la que re-
cibi� Su Majestad el rey Leopoldo.
Dice asi:
Clery (Cote d'Or), 29 de diciem-
bre de 19T7.
A Su Majestad Leopoldo III Rey
de los Belga*, en Rrusela*.
Majestad y querido colega.
Conociendo la grandeza magn�-
nima de vuestra Ilustre Majestad,
me permito llegar a exponerla mi
caso.
Reina de Moheli, mi hi*torla no
e* sino una sucesi�n continua de
desgracias y si me decido a hacer un
llamado desesperado es porque m�
herida moral est� siempre abierts
y siempre *angrante.
El Destino Divino me lia depara-
do el honor da ser la esposa de
un vahen'* franca* y he aceptado
renunciar a mi Corona para parti-
cipar la vida de gendarme del hom-
bre con quien me he caiadn, porque
mi nueva situaci�n no era compa-
tible con mi Corona Real.
Sin haber jam�s renunciado a
mis derechos, madre de tres hijos.
siempre he esperado a pesar de la
ausencia de protecci�n de parte de
toda persona poderosa, llegar por
mi derecho a lograr una vida apa-
cible.
Hela*... todo lo he dado a la Re-
p�blica Francesa, mi palacio de
Fombenl, m�e tierras, mis planta-
ciones, m�e Joyas, y esta Rep�blica
Francesa en la cual permanezco a
pesar de todo y cualesquiera que
�ean mis desgracias, Indefectible-
mente adicta, me abandona en la
miseria asign�ndome una pensi�n
de hambre.
Esta pensi�n fu* en un comienzo
de 3.000 francos por arlo: gracias a
la intervenci�n en la tribuna de la
C�mara de Diputados, de mi galan-
te defensor M. Theodore Valenii
fu* elevada en lo* �ltimos altos a
10,000 francos. Pero �que puede ha-
cer una anciana Reina con tan mi-
serable dotaci�n?
MI romance toca a su fin. Soy ya
anciana y ai alg�n d�a llego a des-
aparecer mis hijo� caer�n en la
m�s negra miseria.
Conociendo la bondad de alma
de vuestra ilustre Majestad me he
decidido a dirigirme a Vuestra Ma-
jestad para rogarle que preste bue-
na acogida a esta carta e interce-
da a mi favor en lo* limites que
Vuestra Majestad tenga a bit�
apreciar.
En afiebrada espera de una res-
puesta de Vuestra Majestad envi�
a Vuestra Majestad la expresi�n de
mi m�s alta consideraci�n y de mis
sentimientos muy contr�temeles.
(Firmada
Salima MACHIMBA.
Ex-Reina de Nohell".
EL CASTILLO DE MONTSOREAU
---------------------------------- l'or LENRON JACOLES ----------------------------------
Entre Tours y Saumur, a tres
leguas alrededor de esta �ltima
Ciudad, el viajero que marcha por
la ribera izquierda del Lolre, ve
bruscamente erigirse anle 41 una
masa sbrupta, una fortaleza al-
menada que a�n hoy parece ce-
rrar el camino: el castillo de
Montsoreau.
Ante este nombre se evoca In-
mediatamente el sombr�o drama
popularizado en el �ltimo siglo por
Alejandro Dumas. �Qui*n Ignora
la tr�gica aventura del bello Bus-
sy d-Ambolse y de la tierna Fran-
colse de Marldor? �Qui�n no ha
o�do hablar de "La damsi de Mont-
soreau" y de sus amores desgra-
ciados?
El castillo de Montsoreau existe
aiempre, pero desde hace muchos
aAos nadie podia visitarlo. Frag-
mentado en provecho de los cam-
pesinos de la aldea que se hablan
Instalado durante el siglo XIX en
los departamentos altos, abrigaba
toda una poblaci�n de humildes
familias; unas ocupaban una pieza,
otras un piso y en las grandes sa-
las abovedadas, las l�grimas de los
ni�os y los chillidos de las coma-
dres, hablan reemplazado la lla-
mada de loa hombres de armas y
los discursos galantes de los no-
bles se�ores. Es In�til agregar t,ue
estos lnqullinos no ten�an ning�n
cuidado de su mansi�n y que �sta,
poco a poco, cala en ruina. La-
mentable situaci�n. Emocion� un
d�a, poco tiempo despu�s, a un con-
sejero general de Maine-et-LoIre,
cuidadoso de la conservaci�n de
los viejos monumentos. El castillo
fu* comprado: la administraci�n
de lo monumentos hist�ricos reali-
z� la restauraci�n, y gracias a sus
cuidados esclarecidos, Montsoreau
ha recuperado su aspecto primiti-
vo. Los turistas pueden visitar .aho-
ra la mansi�n de Charles de
Chambes y evocar tranquilamen-
te el fin terrible de Bussy d-Am-
bolse.
Evocaci�n gratuita, por otra
parte. Porque el drama que opone
Bussy d-Amboise a la tropa de sol-
alados enviados para asesinarle no
aja desenvolvi� en el castillo de
Montsoreau, sino a algunas leguas
de all�, en el edificio de la Coutan-
ciere, lugar de caza de los se�ores
de Chambes. Alejandro Dumas Ig-
noraba veros�milmente tanto la
existencia de la Coutanciere como
la de Montsoreau donde no fu� Ja-
m�s: deploremos esta Ignorancia;
sin duda alguna, si *1 hubiera co-
nocido el castillo de Montsoreau
habr�a consagrado algunas p�gi-
nas a la descripci�n de las salas
sombr�as, de los fosos profundos
y de los calabozos tonificantes,
bien propios para remover la Ima-
ginaci�n de sus lectores.
Sea lo que sea, es preciso reco-
nocer que el prodigioso novelista
no ha deformado mucho la verdad
hist�rica. Se ha contentado con
agregar algunos episodios, ennegre-
cer con algunos trazos el car�cter
de los personajes antip�ticos, mien-
traa que lavaba de cualquier pe-
cadillo el alma de los h�roes de su
drama. Desembarazada de este fes-
t�n rom�ntico debido a la imagi-
naci�n del escritor, queda la tra-
trama siguiente, que constituye lo
esencial de la novela: Charles de
Chambes, se�or de Montsoreau, se
hable casado en 1576 con la bella
Francoise de Marldor, viuda de
Jean da Cpesmes, este Charles de
Chambes, buen servidor de Carlos
IX, era de esos bravos soldados
cuyas costumbres y car�cter no
hablan endulzado, precisamente,
las guerras de religi�n. Jefes de
banda de su especie, Francia con-
taba muchos desde la noche de
San Bartolom�. Instalo a su espo-
posa en el castillo de Montsoreau
mientras part�a a guerrear bajo
las banderas de Enrique III. Na-
turalmente Franco.se de Marldor
no tard� en hallar muy austera
la vida en esta ruda mansi�n.
Ahora bien por est� apoca, el
famoso Bussy d-Amboise. goberna-
ba la plaza y el castillo de Angers.
No nos hagomas ilusiones sobre
el car�cter de este se�or: era tan
brutal en sus actos, tan violento
y cruel como los otros compa�e-
ros del rey de Frsncia, como el
mismo Charles de Chambes.
Percia su exterior de rudo ca-
ballero Juntaba una cierta elegan-
cia de vestido, el arte de pronun-
ciar corteses discursos, que le ha-
blan colocado entre los queridos
favoritos de los principes de esa
apoca. Se le consideraba uno de
los consejero* m�* escuchados del
duque de Anjou, y deb�a a este
favor el puesto tan envidiado de
gobernador de la ciudad de An-
gers y del Anjou.
Por muy orgullo�o que estuviera
de este cargo. Bussy d-Amboise,
que no detestaba las aventuras ga-
lantes, no dejaba de buscar fuera
de la villa de Angers algunas dis-
tracciones. Conoci� asi a la dama
de Montsoreau y se ofreci� de bue-
na gana a consolar a la bandona-
da. ;. Fu* su amante en realidad?
No es seguro. Pero hablador y
fanfarr�n i* apretur� a hacerse
pasar como tal. El ruido lleg� a
Enrique III, que estaba cansado
de la vanidad de Bussy d-Amhoise.
La insolencia del favorito de Fran-
cisco de Anjou. sus maneras inde-
pendientes le irritaban. El rey en-
contr� agradable desembrazarse
del gobernador de Angers y de-
nunci� sus actividades al infortu-
nado Charles de Chambes.
El resto es conocido: el se�or de
Montsoreau resolvi� vengarse in-
mediatamente: oblig� a su esposa
a dar una cita al bello Bussy a>
Ambolse en esa morada de la Cou-
tanciere donde los dos enamorados
acostumbraban a reunirse. Bussy
se apresur� acerca de su dama: ca-
y� sobre una tropa de hombres
apostados por Charle* de Chambes
que asesinaron al gobernador de
Angers, no sin que *ste se hubiera
defendido con bravura.
Tal es brevemente resumida la
soreau pas� a la familia de Bouchet
de Sourches que lo posey� hasta
1804. Es bajo el Imperio que cono-
ci� esa lamentable divisi�n entre
veinte propietarios, causa de la rui-
na.
Dt e�ta ruina, como lo decimos
antes, nada subsiste. Montsoreau ha
recibido dichosas restauraciones y
aparece con este aspecto un poco
rudo dt fortaleza medieval que la
arquitectura del fin del siglo quin-
ce tiende a transformar en mansi�n
menos austera. Como lo escribe muy
justamente Mr. Hardlon, en "El li-
bro de oro de Montsoreau": es un
monumento de arquitectura militar
con sus buhardas, sus almenas y sus
sitios para los arqueros". Sin em-
bargo, buhardas y almenas, se ale-
gran ya con motivos esculpidos que
anuncian el Renacimiento. Las am-
plias ventanas de cruceros no re-
cuerdan en nada las estrechas aper-
turas de los castillos fuertes del si-
glo trece, y el camino de rpnda que
rodea el edificio parece m�s bien
una galer�a decorativa que un �r-
gano defensivo. A los viajeros que
llegan por la ruta que costea el Lol-
re, el castillo de Montsoreau presen-
ta un vasto cuerpo de edificio, cuya
parte superior se orna de magnifl-
ras lucarnas, flanqueado por dos to-
rres ruadradaa, de coronamientos
decapitados, que avanzan en sallen-
te sobre el rio. Este conjunto dt edi-
ficios era acabado hacia 1455. Ix>s
pisos se comunicaban por una estre-
cha escalera de piedra situada en
una torrecilla, en el �ngulo suroes-
te. Ea la disposici�n habitual de los
castillos edificados al final de la
guerra dt los Cien A�os, en un pa�s
apenas pacificado en que los se�o-
res tem�an a�n la reanudaci�n de
las luchas. A medida que la pe� se
afirm�, se sinti� la necesidad de dar
m�s confort al castillo, de construir
nuevas salas. Se edific� entonces al
este un ala de dos pisos presentan-
do sobre el mediod�a un amplio pi-
fi�n ornado de agujas. Hacia 1530
se construy� en el �ngulo sureste
la escalera que constituye actual-
mente el m�s bello ornamento del
edificio.
El exterior es encantador: la ver-
ba del escultor se ha dado una li-
bre carrera entre cada una de las
ventanas que esc'arecen amplia-
mente la escalera. Toda una serie
de escenas han sido dispuestas en
cada uno de esos bajos relieves; he
ah� una cabeza de mujer; m�* al-
to las armas y la divisa de la fa-
LA FLAMBOYANA
-----------Por LL'IS LLORENS TORRES--------------
La flamboyana. ella ea el �rbol
m�s ardoroco de nuestra tierra.
La flamboyana quema rub�es
en su suntuoso mant�n de sedi.
Ella, en su copa, junta las brasas
de sus corajes, de sus candelas.
Ella entrelaza las aerpentinas
de sus ardientes carnestolendas.
Ella, por entre sus mil peciolos,
saca la lengua, saca mil lenguas.
con que se lame, con que se unta
de coloretes la cabellera.
la nuca, el seno, la espalda, el vientre
y hasta las nalgas y las caderas.
Y ella se embarra con sangre y coagules
de sus herida*, de sus querencias,
y asi pregona que por sus ramas
el coraz�n se le sale afuera.
La flamboyana finge milagros
como los vistos en tiempo �tras:
mata de rosa que se hace �rbol
y que no deja de ser rosal;
hojas y hojas entre la llama
que no las logra nunca quemar;
copa de vino que se derrama
y aiempre llena de vino est�;
y el milagro m�s bello, la maravilla
de todos los milagros: que en nuestra Ant�la,
tierra de flamboyana� o flamboyanes,
Se trepan en los �rboles los volcanes.
Suenan que �Suenan los violoncelos
de la azul brisa de la ma�ana.
Y en el sarao febril del bosque,
bailan que bailan las flamboyanas.
Bailan que bailan: mecen que mecen
el terciopelo del fu� escarlata
que ondula y sube y se abaja en suaves
inclinaciones de aristocracia.
Suenan que suenan los violoncelos.
Arde la fiesta de la floresta
en danza roja de flamboyanas
que en miri�aques se balancean
y urden redondas ondas de blondas
tintas en sangre de herida estrella;
sangre que hierve, que se sonric,
y al sonre�rse la fronda llena
de labios rojos, como si a un tiempo
sobre la fronda se sonrieran
brindando besos todas las bocas
de las mujeres puertorrique�as.
La flamboyana de las Antillas,
la que enfurece su carmes�
sobre horizontes de latifundios,
la de los rojos Mayo y Abril,
se arranca el fuego con que se viste*
sacude el manto de su carm�n,
y se lo arroja, como bandera,
a las Antillas del porvenir.
Luis LLORENS TORRES
Dos libros de actualidad so-v
bre el ex-Kaiser alem�n
Seis soldados norteamericanos trataron de secuestrar en
1919 a Guillermo II en el Castillo de Ainerfjmgen
NUEVA YORK. (Editor* Press).� | les se hallaba en la miseria, des- tual pretendienfl al trono de los
No puedo revelar el objeto de n�es- pues de lan�as inflaciones y des-, Zaies. tiene L'8 iflos de edad, y du-
tra visita sino al Keiser en persona.' inflaciones que han ocurrido en el rente mucho neMpu su nombre ha
El hijo del Conde Von Bentlnck, mercado mundial, la hubi�ramos Ig. figurado en la fjslnria de lo� alti-
due�o del Castillo de Amerungen,! norado hasta hoy d�a. Pero Hudson ! �Irnos romances; leales. En 1930 r-f
, dijo que se m iriron el Rey Bor i
de Bulgaria, en B31 con el herma-
no de �ste y desf u�s con Nicol�s de
Rumania. En l�i t� se asegur� que
seria Princesa �f|. Asturias y hasta
hace seis sema�is los amigos del
Rey Jorge de fi-ccia la deseaban
como reina. PerUJ\>ra a pesar C<
tanto compromilj rumorado �egula
limitaba a presen-
de Honor los m�-
seos de Julieta y
t. Su actual navio,
te admirador de
ndo hijo del �\
recibi� un cari-
"�despu�s del asen-
ele.
soltera y s�lo %*
riar como Pama1
trimonios prlncB
del Duque de K<
Fernando, fervl�
Hltler, es el se
Kompriz, de <\\iV
ftoso beso patem
timiento de su
Aguilucho Imperiales
Hubo alegr�a I w noche en el es-
tillo y la fiesta.hacia recordar
tiempos Imperial �(cuando el Kaise�
mandaba al mutile'y a su familia
El anciano mir/Ja a su nieto
orgullo de Hohef tt�llern porque \� i
en el asegurada^ �[descendencia rl
m�stica. No se jJMIaban entre su
huespedes ni-su.'�jeto mayor deste-
rrado de la lnltUdad �amlllai
su matrimonio 'rargaitatiro. ni �l
menor de sus.hJfll el principe Jn�-
quin, que se sui^'dp en 1920, cuando
todo se hab�a d< fnimbado.
Ahora los t�*n;bjis han cambiado;
el optimismo de nUs cinco hijos all�
presentes lo rec.prnrtan; todos
�SVI
ven en Alemania
dos en Berl�n, t�jt
aunque el nazisrfi
(los en Postdam.
�n Hamburgo >
lo desilusion� en
lo de la reslaurffii�h sabe que �!
Kuherer titula i
a sus desponriioif
blan de Hitlrr c�)t
da".
EstA >h niu\
8 de noviembre, ru :ndo cubierto por
Arriba, en rastillo de Doorn, primera fotograf�a oficial del Principe Fer-
nando y la Trlneesa Kyra tomada el dia del anuncio de su compromiso.
Abajo, el Kaiser Guillermo II Desnudo a unn ceremonia oflrlal hcoiii-
pafiado por sus *eia hijos durante los diaa Imperiales rn Berl�n.
la neblina iba fj
su autom�vil o
de Holanda. Ah
ropa est� agitau
dales semejanl�-.j
seo vicloriosamefjl
Hombres cult.q*}� omien/an a s
a su lado; algilts escritores hav
El gran amor de Roberto Schumann
y condenatorios
han hecho hit<
han pasado.
donde desde hacia dos meses se ha- j Alexander llene a sus dos hijos en-
llaba refugiado el que fuera C.ui-i fermos, necesita pagar m�dico y re-
llermo II. todopoderoso Emperador, medios, se dirife a un gran n�a- � hasta lo dHJirten.' Los libros
de Alemania, extra�ado" e inquieto f gazlne norteamericano, escribe la f�Uos, implaiah�
ante la sorprendente misiva se re- historia y recibe 1,500 d�lares. ,^ Ludwig y Nqffik
tira con una venia. .por un, VM!i Guillermo II. sin tona pero tamos
Los seis soldados norteamericanos sab,r|0i na M|Vado dos vidas, la de
que est�n de pie en el centro del �n% mJog �> Hudson", �ola un sema-
gran sal�n alcanzan a oir el eco de naiio de Par�s; v a lo mejor por
una charla gutural en la pieza \ e- haber servido do "hada madrina" pe-
cina. Es el Kaiser quien conversa ,� |a fundad extra�a es que lam-
en voz haja con el joven Conde; des- hien esta lo ha visitado en su Cas-
pues escuchan una llamada telef�- m�o de Doorn.
nica en holand�s... pasan algunos
La Princesa K\ra. de los cinco
romancea
El fat�dico i ti
Tratado
La Imaginaci�n fecunda, riqu�si-
ma, del Insigne compositor y m�si-
co germano, sus originalidades, han
tenido plena traducci�n en el ca-
pitulo de sus amores y desvelos fun-
didos en una �ola pasi�n absorben-
te y avasalladora.
Schumann, que habla conquista-
do �xitos a- fuerza de desaf�os a la
critica y hasta a los colegas de su
�poca, bas�ndose siempre en teo-
r�as liberales, puso a los pies de su
amada el orgullo innalo y la in-
cipiente aureola de popularidad que
frecuencia fuera de la casa pater-
na.
La joven am� al compositor en-
tusiasmado por la seguridad que
emanaba de sus palabras. Ella al
fin y al cabo sent�a la ternera aca-
riciadora de las notas, se estreme-
c�a cu alma al conjuro del desgra-
nar de ricas melod�as sentimenta-
les, descriptivas de estados de �ni-
mo; y sobre el teclado del piano
vagaban sus dedos �giles y arran-
caban al instrumento acordes tan
matizado* y plenos de color, que
Instantes y Von Benltch entra de
nuevo para decir "que el Kaiser no
los recibe salvo que el objeto de la
visita sea claramente especificado".
( hampagt-" � i Vr-r'g-n
Llega un mayordomo coa una bo-
tella de champagne, sirven varias
Hacia mucho tiempo que el silen-
Ll e\-Kaisec \
de George s>w
no hace un me�
"El Enjuiciarme* fl
donde el autor s�
biera ocurrido s
conforme al artic
de Versalles hub
"Altezas Reales'
' q � e�tos ha-
de "Su Excelen-
; � esa fo< lie di i
oda m�quina en
io a la frontera'
tic nuevo la Eu-
l>or rumbos mar-
jos que el dr-
recorrer,
(culo l'l del
\ mal�es
lo circundaba, revel�ndose sereno el padre ron las mejillas h�medas
aunque tremendamente prendado de por las l�grimas la besaba con un-
yerdadera Matarla de la dama de j milla de Chambes; m�s alto a�n un
cuadro divertido: unos monos Izan
con ayuda de una polea las piedras
necesarias a la construcci�n de la
escalera: una leyenda se lee: "Je le
f eray".
En el exterior, las alta* lucarnas
del castillo atraen tambi�n la mi-
rada. Estas lucarnas est�n coro-
nadas de agudos pifiones; pin�culos
de agujas los flanquean de cada la-
do y el conjunto se armoniza ad-
mirablemente con el camino de ron-
da y los grandes techos de pitarra.
La ruta ha desaparecido absor-
bida por la perspectiva. El castillo
parece, como �mano, ba�ar sus ci-
mientos en el rio. A la derecha, la
recuerdo de San Martin de Tours
Iglesia de Candes, donde subsiste el
que all� muri�, perfila su campana-
rio; sobre la colina, las casas de la
aldea, humildes casa., dt las que
muchas remontan al siglo XVI; la
campi�a angevina y turenesa, las
praderas grasas, loa boaqusc�los. pai-
saje tan profundamente franc�s.
Montsoreau. Y para establecer per-
fectamente que es c fin democr�ti-
co s�lo fu� un episodio �desgracia-
do, sin duda, pero de poca conse-
cuencia�, en la vida del se�or de
Montsoreau y de Francisca de Ma-
rldor, es justo agregar que los dos
esposos vivieron despu�s, reconcilia-
dos y felices, durante muchos anos.
SI el castillo de Montsoreau no
fu� el teatro del drama que acaba-
mos de trazar, es, sin embargo, ri-
co en recuerdos. La proximidad de
la Ilustre ahadia de Fontevraul.asl
lo de las hijas de las m�s nobles
familias de Francia llev� a sus mu-
ros personajes principescos: Carlos
VII y Agnes Sorel; el rey de Nava-
rra y Margarita de Valois; Mar�a
Stuardo. que pas� all� algunos dia;;
Ana de Breta�a, etc.
Pero despu�s de la nuerte de Bus-
sy d-Ambolse, parece que las visi-
tas reales no fueron tan frecuentes.
El heredero de Charle de Chambes
Rene, acab� muy mal: para resta-
blecer una fortuna quebrantada se
dedic� a fabricar moneda falsa. De-
nunciado. Rene de Chambes tuvo
que huir a Inglaterra para evitar
la pena capital. Despu�s de 41, Mont-
Y el I/Dir�, ruyas aguas majestuo-
sas ruedan calmoaemento al p�e de
Montsoreau, acaba de dar al con-
junto un car�cter maravilloso.
la joven objeto de sus ensue�os.
Como sucede con los esp�ritus a
los que una vocaci�n convierte en
esclavoa voluntarios. Schumann no
habla posado los ojos en las muje-
res sino en car�cter de un tran-
se�nte por la vida. Contaba con
much�simas admiradoras que en su
af�n de preferencias comet�an lo-
curas, pero el genio de Schumann
no notaba m�s que la bulla y la
brillantez de las fiestas, resbalan-
do por su alma los cumplidos que
rodaban hacia el foso de un pia-
doso olvido. No habla hallado un
temperamento original que lo cau-
tivase, un esp�ritu sencillo y ele-
vado, comprensivo y tolerante. In-
oculado de m�sica si vale la frase
y ajeno a la vida de eterno albo-
roto.
La historia registra casos de gran-
des so�adores que fueron donjua-
nes empedernidos, que se elevaron
en aras de sus pasiones y encon-
traron en los Idilios un estimulo
poderoso, de m�rito Incalculable.
Pero Schumann no puso el talento
al servicio de su causa, en la que
se perfil� tranquila y recta su hom-
br�a de bien, su decisi�n irrevoca-
ble, ,el deseo de conquistar lo pen-
sado, allanando obst�culos, proce-
diendo vulgar y humanamente.
Clara Wleck, que fu� luego su
esposa, era una pianista merit�si-
ma, hija del maestro de composi-
ci�n que tenia Schumann. En po-
sesi�n �ste del secreto de la reci-
procidad amatoria de la joven,
vehemente y deseoso de �egar a
la meta de sus anhelos, sin vacilar,
acometi� el espinoso petitorio que
obtuvo por respuesta una negativa
rotunda. El compositor era pobre
y su fama a�n no poaeia firmes
relieves. En cambio, su maestro
ocupaba una posici�n prominente,
desahogada, y defend�a los senti-
mientos de su hija como un tesoro,
pero como �e defienden ciertos te-
soros, hurt�ndolos a la contem-
placi�n curiosa.
Schumann temi� por el fracaso
de sus amores en forma indecible
y su epistolario rom�ntico, de vue-
lo po�tico en ciertas cartas, lo pin-
ta lleno de angustia, medroso, a
�l que sol�a descutir sin ceder te-
rreno. S�lo que al final para ven-
cer la resistencia furiosa de su
maestro, se tom� la licencia del
matrimonio por su sola cuenta y
de su novia.
Cruzaba el umbral de la morada
de su profesor y las fuerzas y la
fantas�a siempre desbordantes se
sobrecog�an ante la inminencia de
que apareciese la criatura que idea-
lizaba, a la que profesaba casi un
culto. Con firme tes�n no interrum-
p�a loe lazos que lo ligaban a su
viejo maestro, mas no ced�a un api-
os ea lo tocante a laa relaciones
con Clara wiecq, a quien vela con I
don y admiraba lo que cre�a �ni-
camente progreso* de aus leccio-
nes, cuando era realmente el im-
pulso del amor quien vibraba en �l
coraz�n de la adolescente refle-
j�ndose en sus arpegios.
Clara, esp�ritu sumiso, fu� pau-
latinamente adquiriendo la certe- ,
za de que su destino ya no podr�a
ser otro que el de casarse con
Schumann o no hacerlo con nadie,
ya que se consider� unida por com-
pleto a la existencia del hombre
que habla despertado todo su aer.
Pero su padre procuraba por to-
dos los medios, estimulando la va-
nidad y ensalzando el talento bri-
llante de su hija, absorberla con
su consagraci�n al arte, describi�n-
dole un futuro rodeada da triun-
fos, dominando por derecho de su
cultivado esp�ritu y de au virtuo-
sismo musical, Inculc�ndole una
egolatr�a a la que Clara ee mos-
tr� impermeable, aunque fing�a
acatar las decisiones para no ori-
ginar disgustos, por m�s que sufrie-
se en silencio.
Schumann, perseverante, insisti�
tiempo despu�s de la primera ne-
gativa en pedir la mano de Clara,
y tambi�n estaba escrito que fre-
casaria esta vez, ya que el anciano
maestro busc�le razones y argumen-
tos que trasluc�an su decidida e
Nuevamente un viaje a la habita-
ci�n contigua, y de nuevo un posi-
tivo rectas*,
El corone] Les exhibe su pasa-
porta que impresiona vivamente al
burgomaestre.
�Usted entonces se halla aqu� por
asuntos oficiales del Gobierno nor-
teamericano.
��Oh! no, estamos aqu� en una
investigaci�n period�stica.
��Qu� significa "Investigaci�n
period�stica"? �Es acaso una deno-
minaci�n t�cnica empleada por au
de hablar ahora
>r Vi�reek qu�
ublicaia el libro
fi i|c| K � y.
najjina la que hu-
'I ex-E
L'VT ,,, i Tra�a.lo
- _ a <� ido a
closo refugiado no lucia su traje lm- Juicio "por supr \� i ofenda contra
P--IM <�n una reuni�n de familia, ni la moralidad Intll icional y la <.�n-
su rostro se iluminaba de alegr�a. tidad de les tial�j �". Lste pi
El 28 de diciembre el ex-Kaiser imaginativo se J alisa ant� i
mi vu consentimiento para el rom-, jueces y un .tura i de 12 persona:.
uno de los cua-
�do y es quien
espu�e de escu-
prinresa Kyra de Rusia. j charse a 12 testj-hs/ vivos y muer-
copas, se bebe y entra otro perso- ' u �""���l�" " rom-1 � L ' ' , "f
naje que e, el burgomaestre de 4a ';''"mls0 �"� """"nial dr su segundo hombres y mujeik
ciudad. En perfecto Ingl�s �ste le ? ?' ff"-!^ LU'* Fprn*ndo' r� M f** �""��{�
pregunta la raz�n de la entr-v.sta. '"� "'"�"> los �"BCO romances , � lee el veredicto, t
La hija riel C.ran Duque Cirilo, ac-' (Contin�a, en jija 14. "Col. 3
ELENA ME DIJO...
�La frase habla por si misma,
termina diciendo el Coronel.
El joven Conde y el burgomaestre
se vuelven a retirar; pasan ."W mi-
nutos y regresan para decir de nue-
vo "que el Kaiser sent�a haber re-
chazado la entrevista pero les pre-
gunta bajo palabra de honor si ellos
representan al presidente Wilson, al
general Pershing o al coronel
House."
Los visitantes no dan esta segu-
ridad: se sirve m�s champagne, se
conversa amigablemente durante
una hora.
Secuestradores secuestrados
De pronto ciento cincuenta hom-
bres del Ej�rcito holand�s rodean
el castillo, a las 11 de la noche los
americanos suben a su autom�vil y
Von Rentich les desea, Ir�nicamen-
te, un buen viaje a Francia.
�Eh!, Bill, �qu� te ha parecido es-
to?, exclama Hudson Alexander co-
mo si deseara con una frase cual
...QUEME ESTABA PO-
NIENDO VIEJA ANTES DE
TIEMPO POR DESCUIDAR
MI CUTIS...
V ME RECOMEjlbO QUE
USARA PALM�LE PARA
TENER UN CU1-KTRES-
C0. LINDO, JUVENIL...
i
ENSEGUIDA EMPEC�
A USAR PALMOLIVE
HOY T0D>);MI CUTIS
IRRADIA CffUEZA.
inflexible oposici�n a los amores, quiera terminar el f�nebre silencio
iniciados bajo tan malo* auspicios.
Cuando Schumann debi� separar-
se de la carrera, cada una de sus
misivas expon�ale aus proyectos y
la necesidad de adoptar una reso-
luci�n que les permitiese consagrar
ante el altar y la sociedad un Idi-
lio puro, un noviazgo que prospe-
raba entre sobresaltos, duda* y
obstrucciones, y que pon�a cada
vez m�s a prueba au arraigo, su
profundidad.
El insigne compositor tem�a que
el padre de Clara la entregase al
primer titulo que se colocase en
pretendiente, o que se dispusiese a
hacerla contraer un enlace venta-
joso desde el punto de vista econ�-
mico. Pero no Ignoraba que su
novia hab�ale hecho fervientes y
reiteradas protestas de amor y que
pose�a un car�cter firme y una vo-
luntad que s�lo podr�an quebran-
tar hechos muy especiales o un
ruego muy afectivo de su padre,
que. por otra parte, s�lo acicatea-
ba lo concerniente a los �xitos de
Clara, como eximia concertista,
halag�ndola e Insinu�ndole que
un mal paso en nombre del amor,
de un capricho que calificaba de
pasajero, pod�a derrumbar todts
las esperanza* que en ella habla
cifrado de elevarla y crearle una
posici�n tan s�lida como el presti-
gio que Iba ganando.
A todo acced�a Clara, mas no in-
terrump�a sus relaciona*, lino que,
(Contin�a ea la H Coi T)
que desde hace media hora Invade
a los seis camarades.
�Hombre, que al llegar a nues-
tro Regimiento m�s de algo nos va
a pasar.
SI, ha sido una aventura mal
terminada, dice el coronel Luke Lea.
�En todo caso yo me traje el ce-
nicero del ex-Emperador como re-
cuerdo, prorrumpe el sargento Kelly.
�Un momento muchachos, pase
lo que pase, compromet�monos a
guardar silencio sobre lo ocurrido,
a lo menos riurant � quince a�os.
�Conforme...
En efecto los seis soldados del 114
Regimiento de Artiller�a fueron da-
dos de baja y repatriados Inmedia-
tamente; hasta se pens� Instruirles
un sumarlo militar por "Indiscipli-
na y abuso de confianza".
18 a�os deapu�e
El murmullo de lo ocurrido lleg�
a Versailles y Wilson se resist�s a
creer que seis locos muchachos de
su patria hubieran intentado secues-
trar al Kaiser y tra�rselo a �l como
regalo de A�o Nuevo. Pershing ale-
gremente dijo "habr�a dado un afto
de mis sueldos por haber acompa-1
nado a los ni�os a Holanda."
Era tan Inveros�mil el gesto de
esos "ni�os" que no fu� dif�cil pa-
ra las canciller�as europeas mante-
ner en reserva la frustrada haza�a.
Los pactantes asi tambi�n lo hi-
cieron: pasaron 18 sflos. y si no hu-
biera sido que uno de los eonfiden-
f
TRATAMIENTO DE BELLEfA
'"PODAS las ma�anai al levantijrae, y
�** por la noche antes de acostarse,: ir�tese
la cara, el cuello y los brazoi con la e)puma
del Palmolive, para que penetre .jn los
poros y los limpie completamente. '�
El Palmolive es el resultado de la t h�sela
secreta de los aceites de olivi y 'itlma,
conocidos desde la antig�edad p�? sus
propiedades embellecedoras.
Use el Palmolive tambi�n en s\ ba�o
diario. Note c�mo deja todo su Ouerpo
m�s terso, lindo, juvenil. Compre Pal� tvplive
hoy mismo. ,T�
Tama�o P >Dular C �
Bien Gran ie Jf
EXTRA GtANDE 74


EL MUNDO, SAN JUAN, 9. R. - DOMINGO 30 DE ENERO, DE 1938.
La batalla que gan� Roosevelt
contra los pacifistas
Con su enmienda para quitar al Congreso la facultad de
declarar la guerra, Louis Ludiow mantuvo en suspenso al
mundo desde diciembre 14 a enero 10
"El r�gimen colonial rn Puerto Rico"
Rectificaciones y refutaciones a la mo-
nograf�a de Antonio J. Colorado
--------------------Por DIEGO O. MARRERO �---------------
NUEVA YORK, (Editen Press).
�Durtntt las �ltima! iiminii de
diciembre y hasta ti 10 del pre-
senta mee de enero, un hombre
desconocido''hizo temblar a las can-
pala deberla sailr ileso y unido,
por fuerte que fuera la tremenda
pugna.
El hombre detr�s de este extra-
ordinario episodio de la vida ln-
La opoalcl�n a la moci�n pleMacItaria de I.ndlow no dej� nada al asar
rn la votaci�n del lt de enero el representante que aparece en neta
(otok'rafia aali� del Hospital en au silla de ruedaa pera el solo efecto
de Ir a votar contra la propuesta. Sobrepuesto, Loula Ludio�.
clllerlas del mundo, de p�nico a
unas, de regocijo a otras. Los can-
cilleres hablaban del Jap�n y de
China, de los alineamientos da Es-
tados Democr�ticos y Fesclstai,
de Stalln, de Chlang Xai Shek y
de Konobe pero iu pensamiento
estaba en Washington donde, por
la voluntad de un hombre hasta
ayer sin peso en su propio pa�s, se
Iban a decidir 1 o s destinos del
mundo, Ese hombre era Louis Lud-
low; el eje sobre el cual se equi-
libraba el porvenir de las nacio-
nes era su moci�n para que s�lo
mediante un refer�ndum popular
pudieran los Estados Unidos decla-
rar la guerra en todo caso que no
�uera el de una invasi�n del terri-
torio americano.
En esas mismas semanas se li-
br� en loi Estados Unidos la m�s
formidable batalla de opini�n d>
acaso un siglo, una batalla a la
aordlna pero Intensa de emoci�n,
profunda de alarma, llevada con
toda la delicadeza que requer�a
una situaci�n a la vea vidriosa y
explosiva, convencidos como esta-
ban ambos bandos de que se tra-
taba de una lucha de la cual el
ternacional contempor�nea fu� un
h�roe "malgre lu�". Louis Le�n
Ludlow fu� siempre pacifista pero
dem�crata, adieto a Roosevelt y
americano ciento por ciento. De
s�bito el destino coloc� en sus ma-
nos el fulminante que pod�a hacer
estallar en pedazos toda la labo-
riosa edificaci�n diplom�tica de
Roosevelt. encaminada a asegurar
una influencia al pa�s en los acon-
tecimientos mundiales y garantizar
el respeto de los derechos y el
prestigio de los Estados Unidos sin
recurrir a la guerra.
Fu� in�til que Ludlow se mos-
trara un eficiente y acucioso pe-
riodista desde que hace 3? anos
lleg� a unirse al grupo selecto de
los corresponsales en Washington,
hasta que hace ocho aAos descen-
di� de la galer�a de la Prensa pa-
ra sentarse entre los representan-
tes bajo el capitolio elegido, �l que
era "seco", por un distrito "h�me-
do" del Estado de Indiana; fu� In-
�til que escribiera cuatro libros,
uno de ellos su propia biograf�a, y
otros en tono de critica despiada-
da de la politiquer�a y loa pol�ti-
cos a la ven que de la burocracia
capitalina; de nada le sirvi� una
ordenada y constructiva labor par-
lamentarla y una vida de hogar
ejemplar con tantos hijos como li-
bros escribiera; ni siquiera le sir-
vi� de mucho la pasajera notorie-
dad de haber sido �l quien, como
Presidente del Circulo de la Pren-
sa de Washington, presentara a
Lindbergh a los ases del periodis-
mo americano a ra�z del vuelo
transatl�ntico del "�guila s�lita*
r�a". Nada de perfecta insignifi-
cancia internacional en que habla
vivido hasta los M a�os de edad
que cumpli� en junio de 1937.
Pero en febrero de 1*35 Ludlow
introdujo en la C�mara de Repre-
sentantes un proyecto de enmien-
da constitucional que en parte lee:
"Excepto en el evento de una
Invaal�n de los Estados Unidos o
de sus posesiones territoriales y
de atgque a los ciudadanos ah�
residente, la autoridad del Con-
greso para declarar una guerra
no ae har� efectiva hasta que ha-
ya sido confirmada por la mayo-
r�a de los sufragios nglstrados
para ese efecto en un referendum
de tpda la naci�n. El Congreso,
cuando considere que existe una
crisis nacional, podr�, por resolu-
ci�n conjunta, referir la cuesti�n
de paz o guerra a los ciudadanos
de loa Estados Unidos, siendo la
pregunta sobre la cual se vote:
"�Deber�n los Estadoe Unidos de-
clarar la guerra a......?
Ni aun entonces ces� el anoni-
mato de pesar sobre el nombre
hoy famoso. La cuesti�n no era
nueva, ae sabia que habia una
fuerte opini�n nacional que propi-
ciaba esa enmienda, pero el pala
se ocupaba entonces de otras co-
sas y la campana de las organi-
zaciones pacifistas se agot� en la
frialdad ambiente. Una moci�n en
todo semejante fu� presentada al
Congreso en v�speras de la entra-
da de Estados Unidos a la guerra
mundial por Carlos Augusto Lind-
bergh. diputado socialista por Mi-
nnesota y padre del que deb�a aer
despu�s h�roe nacional. Y una de
plesblscito "consultivo" fue ofreci-
da por el Senador La Fol�ete, pa-
dre del actual. En los aAos que
siguieron a la guerra, de amargo
desencanto por sus resultados,
hombres de la calidad de Frank
B. Keliog auspiciaron esta Idea.
Fu� el 14 de diciembre cuando
Ludlow se hall� de pronta, par�
iu gran asombro y alarmada
consternaci�n de la Case Blanca,
en el centro mismo del tablado
Internacional y con todas las lu-
res enfocadas desde las capitales
del mundo sobre su recia estructu-
ra de "cowboy". En ese d�a se
(Contin�a en la p�gina 12 col 8)
LA ECONOM�A
Antea de seguir adelante en es-
te trabajo, deaeamoa hacer bien
claro que no ea nueatro prop�sito
defender al r�gimen colonial en
nueatro pala, ni a las corporacio-
nes abaentlataa, sobre las cualea
quiere descargar Colorado toda la
responsabilidad de la estrechez
econ�mica en que vive una gran
parte de nuestro pueblo; pero si
deseamos fijar bien claramente
que ea nueatro principal objetivo
demoatrar que el grado de progre-
so que hemos alcanzado durante
loa �ltimos treinta y nueve aAos
ae ha debido a nuestraa relaciones
con los Estados Unidos y que ese
progreso debe continuar cada d�a
m�s acentuado hasta que obtenga-
moa un r�gimen Igualitario en el
seno de la federaci�n, que es la
mayor forma de asegurar el ma-
yor grado de bienestar, prosperidad
y felicidad al mayor n�mero de
loa habitantea de este pe��n del
Caribe.
Continuando el tema que discu-
t�amos bajo el subtitulo arriba ex-
presado, tenemos que decir que no
sabemos de donde saca el amigo
Colorado au afirmaci�n de que las
plantaciones de carta cubren hoy
caal las dos terceras partes del
�rea cultivada de la Isla. De las
915,817 aerea bajo dlatintoa cultivoa,
en el 1929, 237,738 eran de caAa.
(9) Luego, entonces ese cultivo en
dicho afto ocupaba, poco m�s o me-
nos, una cuarta parte del suelo
bajo cultivo y no las dos terceras
partes como' ha afirmado mi dis-
tinguido amigo.
Desde 1929 haata 1937 el cultivo
de la caAa aument� en 63,193 aerea.
alcanzando el total del �rea bajo
cultivo a 300,951 acres. Eata cifra,
como hemos demoatrado, en mane-
ra alguna puede representar las
doa terceras partes del �rea bajo
distintos cultivos, pues, si bien es
verdad que en 1929 el �rea total
bajo cultivo era el que hemos se-
Aalado, �del cual esa cifra no re-
presentarla las dos terceras par-
tea� tambi�n es cierto que los de-
m�s cultivos han tenido aquel na-
tural aumento Impueato por las ne-
cesidades del pala, aunque no haya
sido en la misma proporci�n que el
aumento realizado por el cultivo de
caAa. (10)
En cuanto a la afirmaci�n de que
las corporaciones absentlatas (cor-
poraciones americanas) posean las
mejorea tierras productlvaa de la
Isla, tenemoa que decir, que ai bien
dichas corporaciones poseen de las
mejores tierraa para el cultivo de
la caAa, poseen Bolamente una par-
te reducida de ellas. De la totali-
dad de las tierraa dedlcadaa a eate
cultivo, esos Intereses absentlsta*.
solamente poseen el catorce y alete
d�cimas por ciento (14.7%), m�en
tras que el remanente pertenece a
propietarios residentes en la Isla,
de los cualea la mayor�a aon porto-
rrique�os. Ese 14.7% se descompo-
ne aal: 1.4% pertenece a propieta
rioa residentea en pa�ses extranje-
roa y el 13.3% a realdentes en los
Estados Unldoa. (11)
Y para que el lector aprecie a
lo que asciende ese 13.3% que po-
seen los residentes en Estados Uni-
dos, creemos oportuno citar aqu�
que las cinco organizaciones norte-
americanas que ae dedican en la
Isla a la extracci�n de az�car, pa-
ra la zafra de 1934-35, solamente
pose�an 96,918 cuerdas de terreno
y ten�an arrendadas 69.519. elfraa
que se dlatrlbulan de la manera si-
guiente: Central Agulrre Sugar
Co. (Luce and Company), en pro-
piedad 19,685 cuerdas, arrendadas
13.142: Guanica Central (Russell &
Co.i, en propiedad 16,370, arren-
dadas 12,767; Fajardo Sugar Co.
(Fajardo Sugar Growers Assocla-
tion), en propiedad 20.023, arrenda-
das 12.775; Loiza Sugar Co. (Fajar-
do Sugar Growers Association), en
propiedad 7,590, nrrendadaa 7,274 y
Eaatern Sugar Co. (Eastern Asso-
ciates), en propiedad 33,125. arren-
dadas 21,566. (12) Ea conveniente
agregar aqu� que en esas cifras es-
t�n incluidos todos 1 o s terrenos
ocupados por pastos, malezas, mon-
tes, factor�as, emplazamientos de
cargaderos, edificios, casas de vi-
vienda, v�as etc., lo que hace que
el n�mero de cuerdas de caAa ba-
jo cultivo por dichas entidades sea
solamente una parte de las 160,437
cuerdas que totalizan laa que po-
seen y tienen en arrendamientos.
Comete un error de estad�stica el
amigo Colorado al decir q u e ai
ocurrir el cambio de soberan�a exis-
t�an alrededor de 500 peque�os in-
genios azucareroa. puea ese n�me-
ro existi� en el 1878, del cual en
dicha fecha se hablan abandonado
138; y cuando se efectu� la ocupa-
ci�n americana solamente queda-
ban 249 r'e esos ingenios con 22
factor�as centrales. (13)
El mal que sufre el negocio del
tabaco en nuestro pa�s, por ser do-
minado su mercado, tr�fico y ma-
nipulaci�n por organizaciones ab-
sentlstas que crean casi un mono-
pollo sobre su producci�n, no es
un mal nuestro �nicamente. Ese
mismo mal lo est� sufriendo la In-
dustria del tabaco en Cuba, en don-
de la producci�n est� aometida a
las condiciones especulativas que >e
Imponen los Importadores nortea-
mericanos, pero con la enorme des-
ventaja de lo que representa la
tarifa que le crea una barrera en
la competencia en el mercado. En
relaci�n con lo que acabamos de
decir reapecto al monopolio que
ejercitan aobre la producci�n taba-
calera loa Importadores encargados
de efectuar p! tr�fico mercantil del
producto en los Eatados Unidos,
creemos muy conveniente apuntar
aqu�, que en casi todos los princi-
pales pa�ses del mundo, en dondt
esc negocio ha alcanzado impor-
tante desarrollo, su tr�fico tiende
a caer en manos de los monopo-
lios; y �si vemos como en Ingla-
terra, Irlanda. Franela, Italia y
Czcchoslovakia se han desarrollado
verdaderos monopolios de este pro-
dueto. Contra esc mal nuestros pro-
ductores tienen un remedio que si
saben ponerlo en pr�ctica pronto
se ver�an libres de esos cspeculado-
(Contin�a en la paj. 10 colli
Romance del Maharajah *Ka-
purthala con Anita Delg$do
------- . ' i
La malague�a que encontr� su Pr�ncipe Encantado se pro-
pone volver otra vez a la Ind ia donde fu� I\< ina
NIEVA YORK. (Editora Press.) �
lince poco, en esa legendaria tierra
de la India misteriosa Kapurthala,
su Maharajah, el famoso Slr Ja-
gatjil Slngh, celebr� con fastuosas
troceslones, festejos de grandiosidad
orientnl y un poc de solednrl, el
aniversario de riin.nnntc de su as-
cenci�n al trono.
60 artos r�e reinado, como monar-
ca abaoluto sobre m�s de 400.000
', subditos que trabajan casi s�lo pa-^
iu pitgar los impuestos que exigen
tM Inmensos gastos dej fastuoso i
orienia!, fueron los que cumpli�&'t
! Jagatjit Sin^n. Sesenta aAos, de'
1 mis 65. en los que vio tragedias,
s.ierras, muerte* y un gran amor. I
Observadores que vieron de cerca
ai Maharajah, pudieron ver en me.
cno de sus joyas, sus soldados y
c�enlos de elefantes, un dejo de so-
ledad, una tristeza parecida a la
que demostr� con ojos mes j�venes
on 1006 cuand.i dejo Maririd despu�s!
de la boda de los reyes de Espa�a.'
Alfonso XIII y la princesa Eugenia
de Batt?mber�'.
Durante el desfile principal de los
festejos, que el Maharajah presen-1
ci� desile su nono, un joven more-:
no, pero con rasaos andaluces es |
lavo sentado a au Izquierda, el Prin-:
cipe heredero, hijo del Mnnarajah I
y de Anita Ociando, la hermosa i
bailarina malague�a, que en el ano
1P06 infunClera la pasi�n mes Bran-
de de la vida del Maharajah.
El mes de mayo de 1903 corr�a
en Madrid con el alboro-o que pro-
duc�a la pro::;mu boda de Alfonso
XIII. El Paludo Oriental estaba,
destinado para servir de alnjamien.
lo a los principes de tierras lejanas
que asistir�an a la ceremonia. Poro
he a-.|ul que un principe de leyenda,
como salino de las Mil y Una No-
ciie;-, lle-a a la capital espaAola
y rehusando la hospitalidad real se
Folofjralin tomai
Kapuvtha'a sjuroi
n[iccu!a reeient* ><�
hatajah ron motil
sacio dn �'* asa
el Pn'nrin tfs
una recepci�n
tlr por #�( Afn-
�del so ttwiwsf
lian al trono.
n'oja en el Hotel Victoria ocuoan-
do dos pisos completos con su se-
c,ulto.
Avidn de conocer, de viajar y de
aber las clases de gentes quo pue-
blan los distintos pa�ses, el Maha-
rnjah, aprovechando el tiempo que
tiene antes del 31 de mayo, fecha
de la boda, se dedica a viajar por
EspaAa. Y en M�laga, er. un peque- �
no caf�, conoce a una de las dos
hermanas Delgado, que aparecen on
� as tablas del modesto sal�n de re-
croo,
Y como en los cuentos de hadas,
el Pr�ncipe cay� mortalmcnte fle-
chado por lo*'dardos de Cupldj.
i .:;u� la direcci�n de la caaa de
his bailarinas y al d�a siguiente, uno
ce sus secretarlos se apareci� con
un Inmenso ramo de flores y una
invitaci�n a pasar por el hotel en
i,uc SO alojaba su Alteza. Anita Del.
� ado acept� el ramo, pero cortes-
mente rehus� la Invitaci�n.
Asombrado el Maharajah, de que
por una vez aus deseos no �>e real!-
taran Insisti� nuevamente y envi�
un ir.alo mis positivo. Pe� o suce-
ti'� lo mismo, ton la dlferenca que
: o s�lo se le rechaz� la �nvitacici.
pino que tambi�n ae le devolvi� el
presente.
Por tercera y cuarta vez, el prin-
cipo oriental, insisti�, pero Anita
I-oleado, temerosa de ser objeto de
una burla y con esa desconfianza
propia de los 16 aAos se neg� ca.�
g�rkamente.
Enamorado como no lo habla es-
Indo nunca en su vida, el Mahara-
.ah, con su enorme Influencia, arre-
al� para que las muchachas debu.
rKursaol de Ma-
la tendr�a m�s
Iclohde �l habla
ilsiir a los dlfe-
Eahtlclpa'oan el
liiran en el Centra
clrid. Pe este modi
�eres en la capitt,
df regrcsai para <
rentes bailes' qu�
matrimonio real.
El Madrid, t� as|
tm�a con m�s fus]
bien con m�s or�
M pod�a aceptar}^
col Principe o ninj
�l a no ser que fu
�,al del matrirfioni|
Llega el "31 de [
lo* reyes, el atenti
rral que arroj� ur
en florea al paso]
los reyes mal ande
hiriendo cerc� de !rj00. Siguen d�as
�e fiestas y suron-i pero el Prin-
cipe do las Mil y)t!fia Nocheu. est�
triste, nada lo disjrje y teme la ho.
rs de que debe represar a Par�s.
Las compa�eras�ji teatro de Ani-
t�, los corrillos ej$> los caf�s y los
asistentes a las
mesa, s�lo hed�an |
uel Maharajah.
�e dice que os ut
q�t no, que es ur
o amoroso con-
y Anita, lain-
o diciendo que
ins�n prwento
jia relaci�n con
a por la via le-
�y�. la boda de
o de Mateo To-
bomba envuelta
t la carroza de
ja mus de 30 e
, lulias de �obr---
*i este gran amor
�hacen apuestas,
jnligero capricho,
i pa�ion verdade-
ra. Y por las meiftfi� de las mucha-
ctiaa j�venes de
icliz cal-nlloio qu
le. Y que viene
oc la "muerta a
bios con un beso '
Llega
ta y su
a la estaci�n a
cipe. Por �ltima
oe su int�i prct,e I
cuenta mil fraile
(Contin�a en la
pa�a pasa "esa
je adora sin ver-
lejos, vonceilor
�cenderto loa ia-
) amor'.
el dia de Ij despedida. Ani-
hermana tylctoila, acude.!
de�-ir adi�s al Prln.
�ste, a trav�*
frece ciento cln.
on tal que vaya
3.na 1- col 41
EL CORDERO DE NUESTRO ESCUDO DE ARMAS ES PASANTE
�cu* *.�? -*>*;
-------,
�*��+*
15^ .^j0 ��*
�^pi�S
Un documento fehaciente. -La Corona de Espa�a reco-
noce la Corona Mural y la posici�n del Cordero
Decretada la Abolici�n de la Es-
clavitud, el Gobierno de Espa�a en
Puerto Rico solicit� de la Coro-
na, la Impresi�n de unos billetes
de indemnizaci�n a poseedores ,1c
�selavos, procedl�ndose a la Im-
presi�n de los mismos.
Esto ocurr�a en 1874.
Los billetes fueron litografia-
dos en tal forma que en el centro
de loa mismos, en su anverso, apa-
rece cual marca de agua, el escu-
do de Puerto Rico, con el "Corde-
ro Pasante" y sosteniendo "la ban-
dera con una cruz en au veleta.
El escudo esta adornado en �u
parte superior con la "Corona
Mural" (de cinco torres). La po-
sici�n del cordero pasante, est�
correcta de acuerdo con las reglas
de la her�ldica, pues su posi-
ci�n es hacia la derecha del escu-
do aunque su cabeza esta tornada
hacia la Izquierda. El escudo ter-
mina en punta tal como el de las
provincias espaAola�.
El documento que damos a ia
publicidad, fechado en 6 de abril
de 1176, es un documento oficial
del Gobierno de Espa�a en Puer'.o
Rico, autorltado por los Reyes. En
su margen aparecen las siguientes
palabras: "Sus Majestades el Rey
y la Reina de las EspaAas", a sus
lados los cupones de tres pesos
pagaderos a su vencimiento, ih-
'<>r
E. RAM�REZ BRAU
(A la izquierdo) Billete do
indemnizaci�n a poseedores
de esclavos, fechado ti 6 dt
�bril dt 1876, tn Son Juan
de Puerto Rico, y firmado
por ti gobernador general,
don Segundo dt lo Portilla.
Veo se al contra dol billete,
�I Cerdoro Paiarttt, dtl Es-
cudo dt Puerro Rico, con la
corona mural.
(A la derecha I Varios dt
las cupones dol billete. Tan-
to si billete como los cupo-
nes aparactn cancelados,
asta ti, cobrado on iu tota-
lidad al valar dal mismo por
su tonodor.
dir�ndose en los mismos la fecha
r�e su vencimiento. Este billete del
Tesoro de Puerto Rico, N�mf.'o
67,416. Capital de 100 Pesos, con
Intereses de 6 Pesosv dice asi:
"El portador tiene derecha a
seis por ciento del capital por �n-
teres, y a la amortizaci�n por sor-
teos anuales a contar desde el pri-
mero de Julio de 1874, pagaderos
los inlereses por semestres, que
vence.i en Primero de Enero y
Primero de Julio de cada aAo. No
ser� pagado cualquier eup�.i
que *e presente al cobro sin su
respectivo tal�n". Fechado en San
.Tuan de Puerto Rico fi 'le abril de
ISTfi, y firmarlo por el Gobernador
General, Segunda de la Portilla.
el Jefe Econ�mico, Antonio Bel-
monts y el Contador General In-
terino, Ma\imiilano Power.
En el reverso del documento v
en la misma posici�n que lo est�
el Escudo de Puerto Reo, apare-
ce el E�-udo de Espa�a. En li
ilustraci�n de este billete, tambi�n
se puede ver el escudo de Esp.iAa
y e: escudo de Puerto Rico, pero
aqu� e! cordero esta mirando ha-
cia la Izquierda del Escudo.
No existe du-Ja alguna en cuanto
n la autenticidad de e.�te documen-
to. No existe duda tampoco de ejua
autorizado este documento por la
Corona de Espa�a, se reconoce ofi-
cialmente por la Monarqu�a, Je
acuerdo con laa reglas de la He-
r�ldica, que nuestro Cordero c.-. �
pasante, y deb;, como lo est�, mi-
rar hacia la derecha del Escudo
Tambi�n ratifica la tesis de don
Manuel Rodr�guez Serra, de mi-
nera irrefutable de que nuestro
L�curio, lleva una Corona Mura1.
A los partidarios del Escudo de
Puerto Rico, que sostienen que el
cordero debe Ir yacente, ofrecemos
esta prueba en contrario.
Para probar aquellos su tatts
te�en ahora quel�iompare�-cr ante
la opini�n pub�pj con un docu-
mento oficial en_ �? ue aparezca el
Cordero yacente, a tes de 1903, en
que fu� el cordela uAangotado..
Hemos mostrado? eiti documento
al Historiador-OlPial. don Ado.fo
de llosios y n: I cenciado F�lix
Orhhtero. y esm� �han emitido su
Juicio: El docurr|ej|lc- es fehacien-
te. Es una pru�aa definitiva de
que la posici�n ' flel Cordero es
pasante.
Miss Alleen Fa
-onsultante de belleza y experta demostr�ra
�rtviada especialmente a Puerto Rico por Nf�iame
�ELENA RUBINSTEIN, pan ofrece seis
�manas de consultas y demostraciones, Sitiar�
�us actividades el pr�ximo lunes, d�a 31 de e ero,
x>r una semana, en
"Droguer�a de Ponce"
de Moscoso Hermano S. en C.
PONCE
�i�-
. �


University of Florida Home Page
© 2004 - 2011 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated May 24, 2011 - Version 3.0.0 - mvs