• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Table of Contents
 Preface
 Este monólogo tiene su histori...
 El monologo
 Bibliografia, documentos, videos...
 Apendices: Discursos
 Mu-Kien Adriana Sang-Ben
 Back Matter
 Back Cover














Title: Yo soy Minerva!
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/CA01600003/00001
 Material Information
Title: Yo soy Minerva! confesiones más allá de la vida y la muerte
Physical Description: 178 p. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Sang, Mu-Kien A ( Mu-Kien Adriana )
Publisher: s.n.
Place of Publication: Santo Domingo, Republica Dominicana
Santo Domingo, Republica Dominicana
Publication Date: 2003
 Subjects
Subjects / Keywords: Dominican drama -- History and criticism   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographical references.
Statement of Responsibility: monólogo, Mu-Kien Adriana Sang.
 Record Information
Bibliographic ID: CA01600003
Volume ID: VID00001
Source Institution: Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra - Recinto Santo Tomás de Aquino
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 57227834
lccn - 2004437610
isbn - 9993423564 (pbk.)

Table of Contents
    Front Cover
        Front cover 1
        Front cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Dedication
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Table of Contents
        Page 11
        Page 12
    Preface
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Este monólogo tiene su historia
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    El monologo
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Bibliografia, documentos, videos y fuentes de informacion
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Apendices: Discursos
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Mu-Kien Adriana Sang-Ben
        Page 177
        Page 178
    Back Matter
        Page 179
        Page 180
    Back Cover
        Page 181
        Page 182
Full Text













.Y:
". 9;





















iYo
soy
Mmnerva!








iYo
soy
Minerva!
CONFESIONES MAS AILLA DE LA VIDA Y LA MUERTE
Monlogo
~Mu-Kien Adriana Sang





























A Ded Mi'rabal,
digna, valiente, alegre y eterna mariposa.

A Minou Tandrez Mi'rabal,
y en ella a toda la descendencia de las
muchachas, por haber llevado
con dignidady responsabilidad el pesado
fardo de su herencia.


A mi sobrina Angdlica,
a mi sobri~na-abifada, Lucia Isabel, y en
ellas a todas las mujeres jdvenes,
para que busquen en sus vidas un ideal
inspirador.

A todas las mujeres
que ban luchado con sinceridad y sacrif-
cio por la lizbertad.







































A Rafael Tori'bio, mi esposo,
por su paciencia eterna

A Rafael Ovalles,
por su sueffo loco de confiar en mi para
bacer este mondlogo.


A Ed'lz,
Por tomar con tanta pasian este ensayo.


A la familiar Mi'rabal por su confianza
en este trabajo.
















Contenido















Pr6logo ................. .................. 13

Jos6 Rafael LANTIGUA


Este mondlogo tiene su historia...
-El inicio de la experiencia .................. ................. 21

-Las entrevistas .................... ................. 23
Con Ded .................... ................. 23
Con M inou ................. ................ 26

(Visita al Museo) ................. ................ 28

Con Sina Cabral .................. ................. 29
Con Ambiorix Diaz ................... ..... .. .. ... ........ 32
Con Vrioleta Martinez, la de San Francisco de Macoris ............ 34
En casa de Tono ................... ........ ............... 36
Con Angela Tavdrez, la hermana de M2ranolo .......................... 37
Conz Norys y Nelson, dos de los hifos de Patr-ia .......................... 40
Con Doria Chelito .................. .................. 43
Con "Vi'zoletica" Martinez ................... ..... .................. 48
Con Manolito Tavarez Mirabal, en San Francisco de Macoris ... 55
En la casa del doctor Angel Concepcian Lajara ....................... 57
Con Binelli Ramirez, Luisa forge y Wenceslao Vega,
compaileros de M~inerva en la universidad .......................... 62
Con T~helma Benedicto, la amiga de tempos felices ................. 67

-El momentum ................... .................. 71

-Minerva MLirabal y sus dimensions humans .................... 81









12 Mu-Kien Adriana Sang



-El estilo, la estructura y la forma del relato ........................ 87

-La consult de materials ................. .............. 89

-Agradecimientos ................ .................. 93

-Unas palabras finales ................ .................. 97


El mondlogo
iYo soy Minerva! Confesiones mis all de la vida y la muerte .. 101

-De vuelta al mundo 43 ailos despu6s ................. ................ 103

-Minerva llega a su tierra: Ojo de Agua ............................... 113

-La familiar ............................ ... ........ ....... 125

-MLinerva llega a Conuco ................. ................. .. 133

-Minerva-ayer y hoy-mujer enamorada y madre ................. 145

-MLinerva-ayer-realidad. El encuentro con la muerte ........... 149

-Minerva-hoy-energia, en Conuco. Pensando en el pasado,

present y future de la humanidad. ................... ..... .......... 155

-El adis, el balance final ................ ................ ... 159

-El regreso a la nada .............. ....... .......................... 161


Bibliografia, documents, videos y fuentes de informaci6n .... 165


Apndices. Discursos

-Discurso doctor Angel Concepci6n .................... ............... 169

-Discurso de Minou Tavrez Miraval .................. ................. 173












Prlogo
Jos Rafael IANTIGUA










Mu-Kien Adriana Sang Ben ha inscrito su nomnbre en el mbi-
to historiogrfico, tradicionalmente manejado por hombres,
con ribetes de oro.
Parece un decir, pero no. La historiadora santiaguense se
ha insertado en la labor de investigaci6n hist6rica con altas
dosis de riesgo: enfrentar la historiografia al uso, la que trae el
sello de 10 traditional y la que se ufana de concebirse bajo
una categoria mis critica, para decirlo de alguna manera,
mediante la publicaci6n de textos que examinan la personali-
dad -particular, vital y politica- de connotados prohombres
de nuestra nacionalidad.
El riesgo estaba sin dudas en el asumir el derrotero evalua-
tivo, desde la base de la documentaci6n, el studio y la inves-
tigaci6n mis profundas, contrariando pareceres anteriores y
ofertando visions nuevas sobre los roles protag6nicos en
nuestro desarrollo socio-politico de esas notabilisimas figures
de nuestra historic.
A esta hora, todos sabemos los resultados. Tal vez, mu-
chas veces, a contrapelo de algunas indiferencias o dudas,
muy propias de cualquier mbito intellectual, cuando quien
asume el reto se encamina en el oficio en primer intent, la









14 Mu-Kien Adriana Sang


historiadora asent6 su nombre con firmeza de caricter en el
examen historiogrfico de su interns, con una vigorosa dispo-
sici6n para enfrentar el suceso histrico con vision propia, y
con la pasi6n que exige el oficio.
Probablemente, estos atributos que han de reconocersele
a Mu-Kien en cualqurier instancia intellectual, le habrin servi-
do para enfrentar esta vez un reto que se salia de su cauce: la
escritura de un monlogo teatral sobre MCinerva Mirabal.
El reto tuvo que conmoverla, sin duda alguna. Escribir un
monlogo no figuraba en su haber intellectual ni en su saber
de historiadora, oficio ste que tiene caracteristicas expositivas
muy diferentes a las del teatro. Empero, lo asumi6. Al fin y al
cabo, la autora tenia que bregar con el conocimiento hist6ri-
co, base de cualquier episodio del arte que tenga como sus-
tento a un personaje o hecho de la historic. En lo inmediato
pues, supo que debia comenzar por donde comienzan todos
los historiadores su labor: investigando. Y eso hizo.
Mu-Kien se fue a la fuente bsica y bebi6 de ella y de
todos sus afluentes, con la disposici6n escudrifiadora, inquisi-
dora, arropadora, que no deja detalles a la intemperie, de una
verdadera historiadora. Puedo verla: atenta a cada referencia,
cuestionando cada parecer, intentando extraer el mayor cu-
mulo de verdades y revelaciones para poder traspasar esos
conocimientos al papel en blanco.
Desde luego, Mu-Kien -ya lo sabemos- debia v6rselas con
un nuevo oficio. Ya no era simplemente hacer el trasvase de
experiencias vivenciales o de testimonios precisos hacia el
informed y descripci6n de un suceso hist6rico. Se trataba de
algo mas: de convertir las revelaciones acumuladas durante la
investigaci6n en un texto literatio, pues no otra cosa es el









Pr610go 15


monlogo teatral. La literature se describe en este terreno de
una manera distinta tal vez a la narrative o al poema. Pero, la
presencia de las caracteristicas descriptivas y ficcionales de la
narraci6n, o el lirismo e intimismo del poema deben quedar
grabados como esencialidades proyectivas del acto teatral.
Como puede verse, Mu-Kien asumi6 pues un reto en alguna
media mayor que los que acogi6, cuando decidi6, afios atrs,
transportar sus conocimientos metodol6gicos e investigativos
como historiadora formada profesionalmente hacia el ensayo
interpretativo basado, desde luego, en la documentaci6n mis
explicita, en torno a capitulos especificos de la historic domini-
cana, y de cuyo ejercicio salieron a la luz libros que hoy son
fundamentals en nuestra andadura historiogrifica modern.
He leido con pasi6n especial este texto teatral sobre MLinerva
Mirabal y confieso que al finalizar su lectura qued impresio-
nado con los logros de la pieza escrita por Mu-Kien Sang.
Entre esos logros debo citar tres fundamentals: la forma como
la autora vierte las referencias recogidas en su investigaci6n
en el texto escrito, sin tener formaci6n de dramaturga y, sin
embargo, transfiriendo los hallazgos de esa investigaci6n con
singular precision y dominio de la forma teatral; la adopci6n
que hace, como motor de la pieza que impulsa su desarrollo,
del element fictivo que la sustenta, en este caso el de la
muerte y sus dominios, y la presencia de la heroina desde el
mis all como detonante de la narraci6n teatral; y, a mi juicio,
el element mis descollante del monlogo, la manera como
la historiadora hace la dramaturgia visualizando a la heroina
en su contorno metafisico sin afectar su imagen personal y
sin crear una caricature de su personalidad que pudiese ha-
ber afectado su estatura hist6rica.










16 Mu-Kien Adriana Sang


El resultado es asombroso. Mu-Kien logra producer una
pieza teatral que deber asentarse en lo inmediato como un
logro de la escena dominicana. Ha podido recrear la historic
politica de los treinta afios de la dictadura trujillista, el am-
biente epocal de la tenebrosa Era, el suceso central que mar-
ca su derrumbe con el trgico asesinato de las tres hijas de
Ojo de Agua, y de paso nos revela una MLinerva con su perso-
nalidad avasallante -valiente, audaz, intelectualmente bien
formada- y con su examen, mis allay de su paso terrenal (que
es el ncleo donde se oferta el drama teatral), sobre la vida
del pais y las coordenadas de su devenir hist6rico.
Obviamente, ningn texto teatral, por ms bien escrito que
est, como es este caso, puede existir sin la puesta en escena.
El teatro se hizo para ser representado. De este modo, la
actriz que solicit a Mu-Kien escribir este monlogo -admira-
dora ella de la personalidad sin dudas cautivante de Minerva-
tiene ante si un reto igualmente trascendente: el de trabajar
en las tablas este singular texto para que la labor emprendida
por autora y actriz permit que la pieza complete su obligado
ciclo de escritura y proyecci6n.
Hace bien la historiadora, convertida ahora en autora tea-
tral, en publicar el texto de la pieza que ha escrito, sobre todo
porque en su exordio ella explica con detalles los movimien-
tos de su investigaci6n, entire los que se cuelan los informes
de experiencias vividas por la autora mientras escribia su
monlogo, sin duda alguna impresionantes porque nos reve-
lan, tal vez, los caminos del mis all y la presencia de sus ejes
ignotos en nuestra andadura humana. De aqui que la amplia
explicaci6n que hace la autora del process de bUsqueda de
datos y de acopio de informaciones en torno a la vida y el










Prdlogo 17


martirio de las Hermanas Mirabal, y de Minerva en particular,
constitute una pieza aparte que ofrece al conocimiento de la
obra en si un valor afiadido que el lector que asuma la misma
no puede de ninguna manera desdefiar, para reconocer los
valores de esta obra teatral.
No son muchas las piezas teatrales surgidas en el teatro do-
minicano en torno a personajes histricos. Aparte del Duarte de
Franklin Dominguez, y la Salom Urefia de Chiqui Vicioso, son
probablemente escasos los textos que toman a personajes hist6-
ricos como sefluelos de la narraci6>n teatral. Mu-Kien se inserta
en el g6nero con esta pieza primeriza que es, adems, la pri-
mera tal vez que recoge la historic de M\linerva Mirabal de Tav-
rez, a trav6s de sus confesiones mis all de la vida y la muerte.
iYo soy Minerva! es, por tanto, un texto teatral trascenden-
te que al ponerse en escena inaugura, con toda seguridad,
una manera de conocer y examiner la historic dominicana,
esta vez con el auxilio de la metafisica, pero ms an, con el
sello de la ficci6n como sustrato de una realidad distinta y
duradera que no podemos ignorar.
La historiadora Mu-Kien Adriana Sang Ben cierra por un
moment la portezuela del haber cientifico de la historic que
forma parte de su ser human y professional, para asumirse
como autora teatral, inscribiendo asi su nombre en los anales
de la historic del teatro dominicano con una pieza que desea-
mos sinceramente sea representada por todos los confines de
la Repblica.
Prepar6monos pues, a disfrutar este monlogo de la histo-
ria y de la verdad, del ser y su vida m1tiple, del dolor y del
mito, de la realidad del mis ac y de la realidad del ms all.
iQue se abra el tel6n!








Este mondlogo
tiene su hCistori~a...










22 Mu-Kien Adriana Sang


dije que en esos moments de mi vida estaba muy ocupada,
pues era el final del Proyecto para el Apoyo a Iniciativas De-
mocrticas (PID-PUCMM-USAID), y que desde mi posici6n de
Director Ejecutiva tenia muchas responsabilidades y estaba
inmersa en multiples actividades. Les cont tambin que la
segunda parte de la Investigaci6n sobre politica exterior' es-
taba en fase final, y que por lo tanto, debia dedicar tiempo a
la revision de los borradores. Por todas esas razones, expli-
qu, no podia hacer nada hasta finales de abril del 2002. Acep-
taron. Acordamos incluso que no pondriamos fecha, pues lo
important era que se hiciera bien. Sali feliz y preocupada de
la reunion.
En los primeros meses del afio 2002, en los escasos mo-
mentos que el PID y mis otras ocupaciones me dejaban algn
tiempo libre, hice un plan de trabajo. Me dispuse a hacer una
investigaci6n bibliogrfica, para conocer qu6 y qui6nes ha-
bian escrito sobre las hermanas Mirabal, y especialmente acerca
de Minerva. Despu6s hice una lista de personas que debia
entrevistar. Dos nombres encabezaban mi lista: Dofia Ded6
Mirabal y Minou Tavrez Mirabal.










'Me refiero al libro de mi autoria "La politica exterior dominicana (1961-
1974)". Tomo 1 "13 afios de politica exterior. Apuntes para un nuevo enfo-
que" y Tomo II "La politica exterior dominicana: del caos al abandono,
Santo Domingo, Banco de Reservas, 2002.












Las entrevistas




"La sondisa florece en los labios y las kI-
grimas en los ojos; pero ambas se elabo-
ran en el corazdn.
A veces la ocasian propicia del xito salo
dura un instant; por desaprovecharla
perdemos meses y ailos"
Pensamientos de Minerva Mirabal


Con Ded
En enero del 2002, la familiar Ovalles (Edili, Rafael y sus hijos),
mi sobrina Ang61ica Mota y yo nos trasladamos a Ojo de Agua.
Alli nos recibi6 dofia Ded6 con su contagiosa energia y su
amplia y eterna sonrisa. Le hablamos de nuestra intenci6n. Le
encant6 la idea. Acept6 gustosa contestar nuestras preguntas.
Respondia igual que en cientos de ocasiones anteriores, con
la misma pasi6>n y las mismas palabras la historic de sus her-
manas y su familiar. Un recuento que ha repetido una y otra
vez por mis de 40 afios. El esmero de sus palabras me estre-
meci6 profundamente. Sentia que se esforzaba en darnos los
datos y sus vivencias, como si este encuentro fuera el ltimo,
a sabiendas que mafiana o cualquier otro dia, otras personas,
en ese lugar o en otro scenario, le formularian preguntas
similares y tendria que revivir una vez mas los singulares epi-
sodios de su vida.
Dede cont6 cosas interesantes sobre sus relaciones con su
hermana Minerva. Dijo que en una discusi6n de hermanas,


'Tomado del libro "Homenaje a las Hermanas Mirabal", textos de Violeta
Martinez, Santo Domingo, quinta edici6n 2001.









24 Mu-Kien Adriana Sang


terminaron a putietazos. El balance final fue que Dede sali6
ardiada y Minerva con una ua rota. Haciendo un recuento de
moments felices en Ojo de Agua, cuenta nuestra entrevistada,
que a Minerva le fascinaba subirse a una mata de limoncillo a
sofiar, leer poesias o mirar el paisaje. Sus ojos le brillaban cuan-
do recreaba los afios felices de Ojo de Agua. Como por ejem-
plo cuando ella y Fefita Garrido se atrevieron a usar pantalones
por primera vez, o cuando en 1949 le compraron un carro Ford
gris, y aprendi6 a manejar gracias a Jos, el chofer de la casa.
Amante de la lectura y la poesia, Ded6 rememora con ca-
riflo cuando escuchaba a su madre pedir a su hermana MLiner-
va que dejara de leer y se fuera a dormir: "Muchacha apaga
esa luz" era, me decia, la frase nocturna cotidiana. Por este
amor al conocimiento, Minerva se resistia a la tarea obligato-
ria asignada por su padre en el negocio, reclamndole cons-
tantemente: "!Padre, padre querido, til quieres que yo deje
mis versos y mis libros por la pesada carga de un comercio!"
Le apasionaba, sigue recordando Ded6, los personajes hist6-
ricos que luchaban por la libertad, como Gandhi, a quien
definia como "el hombre que liberty la India, un pas tan
grande y tan pobre."
Recuerda como si fuera hoy las palabras premonitorias de
Dofia Chea, alarmada, vea el derrotero que habia tornado su
vida. "Minerva, te van a matar" o "El que ama el peligro en 61
perece", le decia a cada instant a su hija, como advertencia y
consejo. Tal parece que su madre se imagine desde un prin-
cipio el final trgico de su hija. Lo que nunca imaginaba, y asi
lo confirm Ded6, es que Patria y Maria Teresa, serian arras-
tradas por esa espiral de violencia y estarian envueltas en la
tragedia.









Este mondlogo tiene su historia... 25


Pero asi como en su memorial permanecen intactos los
hermosos recuerdos de los afios vividos en su casa natal, Ded
tambi6n atesora, para no olvidar y repetir hasta el cansancio,
los detalles de los dias de dolor y tragedia. En el hospital,
alcanz6 a ver los cadiveres de sus hermanas y, rememora,
sac6> fuerzas de donde no sabe, para tomarlos. Pidi6 a gritos
una tijera, y cuando se la alcanzaron, le cort6 la trenza de
Maria Teresa y le quit los aretes. Los guard con celo. Tam-
bien atin6 a quitar el anillo de graduaci6n de Minerva, que
hoy conserve Minou. Dice que cuando le entreg6 los cadve-
res de sus hermanas a su madre le dijo "Aqui estin tus hijas,
M\/adre". Luego atin6 a decir "Salcedo, aqui tambien estin tus
hijas que han muerto por la libertad."
Dofia Chea no fue al entierro de sus hijas en el cementerio
de Salcedo. Nunca las visit. Le decia siempre a Ded, "No
me Ileves al cementerio. T me Ilevas el dia que yo muera."
Asi lo hizo. Veintiun afios despus, en 1981, Dofia Chea fue a
descansar junto a sus hijas, cuando sus ojos se cerraron para
siempre.
Ded6 recuerda con tristeza la inmensa y terrible soledad
de los afios posteriores. Durante los 5 afios despu6s de la
muerte de Trujillo y los 12 aflos de Balaguer, no dej6 nunca
de celebrar la misa cada 25 de noviembre, ni de visitar el
cementerio. S6lo asistian los verdaderos amigos, los que no
temian a las consecuencias de su solidaridad con esa familiar
golpeada por la violencia. Los allanamientos a las propieda-
des de los Mirabal eran events consuetudinarios, hechos que
todavia lastiman a nuestra mariposa viviente.
Caminamos por el pequefio sendero que conduce al jar-
din; el mismo que hizo Minerva, pisamos las mismas piedras









26 Mu-Kien Adriana Sang


que ella coloc6 y que se ocupaba de limpiar personalmente
para asegurarse de su nitidez. Nos ensefi6 las flores cultiva-
das por ella y sus ayudantes, un lugar paradisfaco, propicio
para recitar poesias de amor y desamor, como hacian ellas en
los tiempos felices, cuando sus vidas no se habian marcado
por la tragedia. Terminamos el encuentro horas despus, nos
dimos cuenta que la tarde se ocultaba para dar paso a la
noche. Salimos satisfechos de la visit. La imagen de esta her-
mosa mujer ya entrada en afios, con su caracteristico mech6n
blanco, con su poderosa energia vital, se fue haciendo pe-
quefia, mientras el vehiculo adelantaba su march.

Con Minou
La segunda entrevista fue con Minou. A diferencia de la
anterior, la de "mam," como le Ilaman cariflosamente a Dofia
Ded6, estuvo caracterizada por los avatares de la cotidianidad
capitalina, en un espacio buscado forzosamente en agendas
complicadas, especialmente de alguien que ademis de sus
responsabilidades como madre, esposa y professional, se ha-
bia lanzado al ruedo de una campafia electoral para ganar
primero la nominaci6n de su partido y someterse luego al
escrutinio real el 16 de mayo a fin de salir electa diputada por
la circunscripci6n No. 1. La reunion se produjo en una cafete-
ria de la ciudad muy visitada por los que tienen la necesidad
de verse a toda prisa con amigos, resolver una transacci6n y
rapidamente marcharse. Estuvimos presents, ]Edili, Ovalles,
MLinou y yo. Disfrut much la velada. Nuestra entrevistada al
principio puso poca atenci6n, pues estaba preocupada por-
que Manolito, su pequefio hijo, salia de unas classes de depor-
tes. Vi c6mo se iluminaron sus ojos cuando su hijo apareci6









Este mondlogo tiene su historia... 27


sonriente por la puerta, se sent junto a nosotros, y sin ningu-
na timidez nos salud6 y pidi6 de manera insistente algo de
comer. Lo presenci maravillada. Es un hermoso niflo que a
pesar de tener conciencia de la responsabilidad hist6>rica de
sus abuelos, y quizs sin percatarse plenamente, es capaz no
slo de sonreir a la vida, sino de mirar el pasado con concien-
cia y respeto, para asumir el future con optimism. La 11egada
de Manolito nos ofreci6 la paz que necesitbamos. Iniciamos
nuestro dilogo. Hice muchas preguntas a Minou. Me cont6
algunas hermosas experiencias personales. Le pregunte si te-
nia algunos recuerdos de su madre, y me contest: "Lo finico
que recuerdo de mam es c6mo se echaba el pelo al lado,
como lo hace mam Ded6". De su padre tampoco guard
demasiados recuerdos. Dice que se parece a 61 en la expre-
si6n un poco ausente de sus ojos.
MLe prometi6 darme las cartas que sus padres se escribie-
ron cuando novios, esposos y desde la carcel. Tiempo des-
pus, y con mis ocupaciones que nunca, pues estaba inmer-
sa en el batallar de su campafia political, Minou cumpli6 con
su promesa. Cuando las cartas llegaron a mis manos, las de-
vor enseguida. Me enterneci much con estas lectures. Des-
cubri las dificultades de esta pareja que por encima del amor
tenia su compromise con la libertad.
El PID terming formalmente el martes 12 de marzo del 2002;
sin embargo, despu6s del acto formal de clausura, teniamos la
tarea de ordenar y clasificar los archives, asi como preparar la
auditoria. Los dias que quedaron de marzo y todo el mes de abril
lo dediqu6 por entero a cerrar esa hermosa etapa de mi vida
professional. Pero como una forma de escapar, hice algunas co-
sas para este monlogo. Program algunas visits y lectures.










28 Mu-Kien Adriana Sang


Me dediqu6 a leer todo lo que pude sobre las Hermanas Mirabal;
incluso busqu6 en el Internet, y para sorpresa mia, encontr6
bastante informaci6n. Hice un rastreo en las bibliotecas princi-
pales del pais y encontr6 muy poco.

(Visita al Museo)
En abril del 2002 volvi al Museo de las Hermanas Mirabal,
acompafiada de Lucia Isabel Surez y Ang61ica Mota, dos
sobrinas -aspirantes a historiadoras, investigadoras y es-
critoras, segfin sus declaraciones-, con el prop6sito de dar
una mirada distinta al lugar de estas valiosas mujeres y
quizis analizar mejor sus vidas cotidianas, recreindome
con sus cosas para ubicarme mejor en su mundo. Entr a
la biblioteca del museo. Est organizada con esmero, aun-
que tiene vacios muchos anaqueles esperando por almas
caritativas que hagan donaciones. Me detuve en los libros
de la pequefia biblioteca que sirve a la comunidad de Co-
nuco y zonas aledafias. Pedi un permiso especial para co-
nocer la zona prohibida donde est el inmenso librero que
guard parte de los libros de la biblioteca personal de
Minerva. Me sorprendi6 la diversidad y la calidad de sus
obras. He aqui algunas cosas que anot6 porque mne Hlama-
ron la atenci6n:
LIBROS DE DERECHO: Derecho Procesal Penal en cuatro tomos;
Derecho Civil de Jos6 Rand; Derecho Penal Dominicano.
Tratado Elemental de Derecho Civil de Marcel Planiol, Droit
Penal; Biologia Criminal; La Jurisprudencia Dominicana en
la Era de Trujillo; Gufa de la Prueba Civil y Comercial.
LITERATURA UNIVERSAL: Obras de Moliere, Anatole France, La
Iliada de Homero, Spencer, Cervantes, Humme, Dumas.









Este mondlogo tiene su historia... 29


AUTORES DOMINICANOS: Franklin Mieses Burgos, Emiliano
Tejera, Freddy Gat6n Arce,...
Observe con atenci6n los 61eos de Minerva, los carboncillos
de Patria, las esculturas de Minerva, especialmente los ros-
tros de Minou y Sina creados con sus propias manos en la
circel. La expresi6n de la pequefia Minou es la misma de
hoy. El rostro de Sina no pude reconocerlo. Desde el pro-
pio museo llam6 a doita Ded6, quien me presto, no a mi,
sino a la "Hija de Miguelito", mi padre, una series de videos
y entrevistas muy interesantes. Debia devolver el material
de inmediato. Cumpli mi promesa. No hice mis que Ilegar
a mi casa, cuando me dispuse a ver los videos. Observe
con esmerado respeto la grabaci6n del acto solemne "De
vuelta a casa", que recoge con detalles impresionantes el
acto en que fueron depositados los restos de las hermanas
y de Manolo en su jardin de Conuco. Las ligrimas de los
niflos, los nietos que no conocieron a ninguna de las tres
hermanas, me conmovieron sobremanera. Vi a Minou y a
su hermano de sangre y a los otros hermanos de vida,
Ilorar silenciosamente. Me sent orgullosa de haber acepta-
do el reto de escribir este monologo sobre Minerva Mirabal,
una mujer verdaderamente excepcional.

Con Sina Cabral
En abril, gracias a los buenos oficios de mi querida amiga
Argelia Tejada, hermana de Dulce Tejada, militant del 14 de
Junio, otra ms de las valientes mujeres anti- trujillistas, pude
entrevistarme con Tomasina (Sina) Cabral, amiga entrafiable
de Minerva y quien estuvo tres meses presa junto a ella y
Maria Teresa. Me impresion6 su belleza y su pose distinguida.



Pontificia Universidad Cat6lica Madre y Mlaestra
RBBLIOTECA








30 Mu-Kien Adriana Sang


Vestia impecablemente, su cabellera, hermosamente blanca,
estaba recogida en un moflo discreto que le daba un aire de
cierta altivez. Segura de si misma, se mostr6 amable y sincera
conmigo. Me dijo que casi no daba entrevistas, porque sobre
"las muchachas" se hablaba much mentira; pero sobre todo,
porque ahora cuando ellas se han convertido en heroinas,
todo el mundo dice que estuvo a su lado. Me comentaba que
cuando escuchaba a tanta gente hablando y tejiendo fantasias
y falsedades, pensaba en ellas y en su sacrificio. Me cont6 de
su experiencia, de sus vejaciones en la crcel, de los escasos
moments de alegria en esos largos dias de encierro. Cuenta
Sina que en uno de esos moments de intimidad, le pregunt6,
a MLinerva y a Maria Teresa si habian pensado en la muerte. La
primera que reaccion6, segn cuenta fue la menor, cariflosa-
mente nombrada como Maite, quien dijo: "Quizs no he pen-
sado en la muerte por joyen". Dice que Minerva se qued6>
pensativa, pues en verdad su arrojo le habia impedido medir
las verdaderas y graves consecuencias de sus acciones politi-
cas. Sina respondi6 que las tres estaban cerca de la muerte, y
que lo mejor era asilarse. Ambas le respondieron: "No pode-
mos hacerlo, pues no podemos dejar a los muchachos (sus
maridos)". Entonces Sina respondi6, "me voy a asilar, no te-
nemos mis salida para salvar nuestras vidas". Las condiciones
terrible de la circel, provocaron diferentes estados de ni-
mos en las tres. Por ejemplo, Minerva en una oportunidad ler
dijo: "Sina, yo creo que nosotras, ms que heroinas somos-
mirtires, pues 10 unico que hacemos es sufrir".
Cuenta Sina que al salir de la crcel hizo todos sus amarres-
para el asilo. No comunic6 su decision ni siquiera a sus padres.
Supieron de sus planes pocos minutes antes de emprender el









Este mondlogo tiene su histonia... 31


viaje a Santo Domingo. Sabia que sus compafteros buscaban la
mejor forma de que la acci6n se produjese sin problems.
Nunca supo d6nde iba, cuando sali6 como a las 4:00 de la
mailana de Salcedo, acompafiada de Ren Snchez C6rdoba
y Dario Echeverria. La dejaron frente a la Embajada Argenti-
na. En ese moment supo d6nde seria su exilio. Ya en Bue-
nos Aires recibi6 ayuda de Evangelina Leroux y Manuel del
Cabral. Los dias en Argentina fueron largos y tristes. En cada
moment evocaba el peligro de los suyos, principalmente de
sus amigas-hermanas entrafiables, las Mirabal.
Volvi6 al pais desde el exilio en enero de 1962, cuando el
tiranicidio se habia perpetrado. Al regresar a Salcedo, una de
las primeras cosas que hizo fue visitar a Dofia Chea, quien la
recibi6 con alegria y tristeza, y al abrazarla le dijo: "Ay, Sina,
mi querido espiritu blanco, por lo menos tti has regresado,
pero mis muchachas no vienen mis".
MCientras Sina me hablaba, la observaba con atenci6n. Su
mirada se perdia en el infinito cuando evocaba sus recuerdos.
Hasta llegaba a reir cuando me contaba las pequeilas travesu-
ras de los dias en la crcel, los juegos tontos que hacian para
no sucumbir al tedio, a la tristeza o al miedo. En medio de la
tristeza que le provocaba la evocaci6n de los dias como pri-
sioneras, Sina se reia a carcajadas cuando recordaba que en
una ocasi6n, las tres se dieron cuenta de 10 much que hedian.
"Minerva, decia, se puso a llorar porque hediamos". "No nos
baftibamos. iImaginate!" Por el busto que Minerva le hizo a
Sina en la circel, que hoy est en el Museo de Conuco, hubo
una discusi6n entire las amigas-hermanas. Sina recuerda con
cariflo el incident. "Le dije a Minerva cuando lo terming, que
no se parecia a mi". A Minerva no le gust6 la opinion de su










Este monologo tiene su histodia... 33


impresionaba de nifia, viviendo en mi Santiago natal. Cuando
pasaba frente a su casa no podia dejar de mirarla, atractiva e
imponentemente pintada de rojo, con decenas de matas de
pltanos bordeando la verja. Cuatro d6cadas despu6s, la casa
sigue igual, aunque ya se nota el golpeo sistemitico del tiem-
po. Hacia tiempo que no los veia. Nos recibieron en el refu-
gio preferido de Don Ambiorix, una pequefia biblioteca-estar
en un segundo piso con entrada independiente. Nos mostra-
ron las fotos de los viajes oficiales del viejo roble perredeista.
Lo vi dar la mano, sonreir o posar junto a Fidel Castro, Felipe
Gonzlez, Joaquin Balaguer, Antonio Guzmin... entire otros
muchos. Nos ensefiaron la muestra grande de lbumes de
fotografias de sus multiples viajes en su calidad de congresis-
ta o funcionario estatal. Finalmente nos sentamos alrededor
de una mesa y comenzamos la entrevista.
Nos narr6 que cuando 10 11amaron tarde en la noche del
25 de noviembre y le dijeron que habia ocurrido un terrible
accident en la cumbre, camino a Puerto Plata, no se imagi-
naba nada, cumplia simplemente con un deber professional.
Al Ilegar y comenzar a recoger los cadiveres, se percat6 de
quines eran. Entonces se puso tenso y apresur6 el trabajo. Al
Ilegar a Santiago y depositar los cadiveres, y despus de dis-
poner todos los arreglos, se dirigi6 donde su padre y le dijo:
"Viejo, mataron a las Mirabal". Cuando su padre escuch6 el
relato, nos cuenta que s610 atin6 a decir "Cofio, se jodi6 Tru-
jillo". Y asi, sigui6 narrando sobre el process judicial que se
Ilev6 a cabo contra los asesinos materials de las hermanas.
Le pregunt6 por qu habia asumido la posici6n tan firme de
Ilevar los asesinos a la crcel, me dijo con toda sinceridad:
"Mu-Kien, no creas que soy tan guapo, hice lo que tenia que










34 Mu-Kien Adriana Sang


hacer, pero recuerda que ya Trujillo estaba muerto. No soy
tan guapo, no". Finalizamos la entrevista, no sin antes entregar-
me una publicaci6n de la Revista Ahora,2 e aca prc
una amplia entrevista suya de hace mis de 20 ailos. M\/e entre-
g6 tambin una copia del expediente judicial. Al final nos invi-
taron a mi y a Ovalles a almorzar. Disfrutamos much el al-
muerzo. Fue un agradable encuentro. Partimos rpidamente
hacia San Francisco de Macoris, donde nos esperaba Violeta
M\/artinez, una de las amigas ms cercanas de Minerva durante
sus afios en el Colegio Inmaculada Concepci6n de La Vega.

Con Violeta: Marti'nez, la de San Fr-ancisco de Macoris
En el trayecto hacia la ciudad nortefia, Ovalles y yo co-
mentbamos la entrevista que habiamos tenido con Ambiorix.
Nos cost encontrar la comunidad de La Joya, pero finalmen-
te 11egamos, despu6s de preguntar a various transefintes. Nos
encontramos con una casa muy singular, bordeaba de jardi-
nes espectaculares. A la derecha del lugar, aparece un monu-
mento especial, la tumba de los padres de Violeta, Francisco
Martinez Bosch y Amalia Valor. En la parte trasera de la casa,
en medio de flores y plants ornamentales, hay varias tarjas
dedicadas a los poetas-amigos muertos que han visitado su
casa: destaco la de Franklin Mieses Burgos. Dofia Violeta, una
mujer altisima, con una energia sorprendente a sus 77 afios,
nos recibi6 desde que el vehiculo hizo su entrada. Al escu-
char sus primeras palabras, la describe en mis adentros como
enrgica, poseedora de una personalidad imponente, culta
hasta sorprender, picara, risuefia, fuerte, muy realista y hasta

2"yo levant los cadiveres de las Mirabal" por Bonaparte Gautreaux P.,
Revista Ahora, Aflo XVI, No. 711 del 27 de junio del 1977.










Este mondlogo tiene su bistoria... 35


un poco misteriosa. Hablando de manera espontinea antes
de la entrevista, vi fotos familiares que me hicieron caer en la
cuenta de que conocia bien a su hijo Emery ya su esposa
Clidia. Conclui que verdaderamente un pais tan pequefio como
el nuestro es un vecindario en el que todo el mundo se cono-
ce. Nos sentamos en una mesa redonda que est colocada en
la terraza trasera, adornada con objetos diversos, extrailos y
dispersos, cuyo finico vinculo es el alma contagiosa y espe-
cial de su duefia. Tomamos caf6, hablamos de todo. Me ense-
16 fotos inditas donde aparece Minerva Mlirabal. Nos dijo
cuan amante de la poesia era su amiga Minerva. De las largas
noches que en Ojo de Agua, siendo las dos adolescents so-
fladoras, se sentaban en el jardin, alumbradas s610 por la luna
para recitar poesias. Me mostr6 tambien su libro de despedi-
da cuando dejaba el colegio Inmaculada. Vi el aut6grafo de
MCinerva firmado el 14 de julio de 1945, acompafiado de un
hermoso pensamiento, en el cual ratificaba su amistad.


"~lulio 14 de 1945
/Cuan agradable es ver reflejados la pureza y la senci-
Ilez en los ojos de una mujer. ;Espejos de un alma trans-
parente! QSue irradies siempre querida amiga esa dulce
luz que cautiva los sentimientos y enamora el corazdn.
Quien te recordara siempre al travis de los ailos"


MCinerva
Recuerdo de tu despedida (Salida del colegio)

Durante toda la entrevista me percat6 de la existencia de
un velo que ocultaba algo. Pues descubrimos que a partir de










36 Mu-Kien Adriana Sang


1947 la amistad con Minerva, tan larga, cercana y profunda
durante aflos, se quebr6. Ovalles, que es mis perspicaz que
yo, se dio cuenta, y descubri6 el enigma. Durante la juventud,
Rafael Ortega Gonzilez, el esposo de Violeta, estaba perdida-
mente enamorado de Minerva, pero sta nunca corresponding
a ese amor. Tiempo despus, las aguas tomaron su cauce y
Violeta retom6 los vinculos con la familiar Mirabal, tanto asi
que en 1961 Dofia Chea le bautiz6 a uno de sus hijos. La
entrevista no terming, ahi, pues en el camino de regreso, Ovalles
y yo decidimos que volveriamos. Asi lo hicimos casi un mes
despuis. El 25 de mayo regresamos a la casa, esta vez acom-
pafiados por toda la familiar Ovalles.

En casa de Tond
El mismo dia de mayo que volvimos donde Violeta, hici-
mos cita en Ojo de Agua para visitar a Antonia Rosario Rodri-
guez, Ton6, la fiel compaftera de Doita Chea, de Dofia Ded6
y de toda la familiar Mirabal, quien de joyencita pas6 a vivir a
la casa de Don Enrique y dofia Chea, para ayudar con las
tareas de la casa. Estuvo con ellos por mis de 50 aflos, aban-
donando su segundo hogar cuando las fuerzas comenzaron a
fallarle. Nos cont6 que mantiene relaciones muy estrechas
con todos, tanto asi que es la madrina de Manolito, el hijo de
Minerva, y de Raulito, el hijo de Patria. Para esos dos "mucha-
chos", como les dice ella, hombres hoy para nosotros, ella es
Tonina. Con orgullo nos dio una lista de pauses visitados; por
ejemplo, los 15 dias que estuvo en Italia cuando Jaime David
estudiaba por all, o los 21 dias que pas6 junto a Ded6 en los
Estados Unidos. Me sorprendi6 su casa, cuidadosamente arre-
glada, con un jardin pequefio que le sirve de entrada, bien










Este mondlogo tiene su historia... 37


acogedor y Ileno de flores. La imaginaba vieja y gorda, no s6
por qu, pero lo cierto es que me sorprendi6 ver una mujer
bastante bien conservada para sus 74 aflos, delgada y muy
bien puesta. Nos habl6 del fatidico dia como si hubiera sido
aver. Recordaba detalles tan precisos, que s610 podian haber
permanecido en la memorial de alguien que habia vivido una
experiencia muy singular.

Con Angela Tavdrez, la hermana de Manolo
Dias antes de estas dos entrevistas, Edili, Ovalles y yo fuimos
a visitar a Angela Tavarez, hermana de Manolo. Nos recibi6 en
su apartamento de La Castellana. En esos dias los apagones gol-
peaban duramente. La zona tenia casi 36 horas sin energia elc-
trica. Dofia Angela tuvo que solicitar ayuda a una vecina para
que nos suministrara luz de su pequeila plant de emergencia.
Nos sentamos y empezamos la entrevista. Nos ubic6 sobre su
propia existencia. Nos dijo que su esposo era el Ingeniero Jaime
Ricardo Socias, sobrino de Bienvenida Ricardo, la segunda espo-
sa de Trujillo. Ricardo Socias, a pesar de su parentesco, fue un
reconocido luchador antitrajillista, militant del 14 de Junio, que
muri6 junto a Manolo en la fracasada guerrilla despus del gol-
pe. Como lo fue su cuitada Minerva, dofia Angela es una amante
de la poesia. Gracias a un cuaderno hermoso donde ella transcribe
sus poemas favorites, pudimos copiar "Nocturno", de Jos6 Asun-
ci6n Silva, uno de los grandes favorites de Minerva. Recuerda
que en Montecristi, ella y Minerva se sentaban de noche en el
patio a recitar poesias. Minerva recitaba muchos poemas, pero
siempre inclula "Nocturno" en su "repertorio". Dofia Angela en
cambio, no dejaba nunca de recitar "Penas y alegrias del amor"
de Rafael de Le6n.










38 Mu-Kien Adriana Sang


Recuerda ahora con cariflo las divergencias que tuvo con
M\/inerva. En enero de 1954, Minerva, mientras visitaba a su tio
Fello Mirabal en Jarabacoa, como forma de encontrar consue-
lo luego de la muerte de su padre, conoci6 a Manuel Aurelio
Tavrez Justo y se enamoraron. Angela recuerda que Manolo
estaba comprometido con Ana Matilde Cuesta, hija de Don
Pelayo Cuesta. Confirma Angela la version socorrida de que
Minerva no conocia de esa relaci6n, pero que Manolo al ena-
morarse de Mlinerv-a, rompi6 su compromise, hecho ste que
disgust much a su hermana. Este disgusto provoc6 que
durante los primeros afios guardara rencor a Minerva, por
haber sido la causante de la ruptura.
Me cuenta que el 13 de enero de 1960 apresaron a Ma-
nolo. Minerva entonces decidi6 tirar el colch6n de su cama
al piso, porque no podia pensar que ella estuviera dur-
miendo en una cama, mientras su esposo dormia en el
suelo. Ademis, dice Angela, Minerva para justificarse decia
"no me molesta el suelo". Dias despu6s la detuvieron, el 22
de enero de 1960, para llevarla luego a la circel La 40. Dice
que cuando la fueron a buscar, estaba tranquila y se dej6
Ilevar por los gendarmes. Angela y su mam le introduje-
ron mentas y chocolates en el bolso, asi como ropa inte-
rior. Minerva vestia un pantal6n y una blusa. Solo pidi6
que cuidaran a sus hijos. Cuando salia, Minou, que era una
nifiita, se aferr6 a sus piernas Ilorando. Dice que ella y su
madre insultaron a los gorilas, mientras Minerva seguia tran-
quila sin Ilorar. Cuando la entraron al carro grit6 "iCuiden-
me a M\/inou!"
En la tarde del 24 de noviembre, un dia antes del asesina-
to, Dofia Fefita, madre de Manolo y Angela, estaban sentadas









Este mondlogo tiene su historia... 39


conversando, cuando de repente una de las espadas que
estaba en la pared se cay6, provocando un estruendo en la
casa. Su madre s610 dijo '"iQu barbaridad! iAlgo muy grande
va a pasar! iAlgo terrible!" Al otro dia recibieron la noticia del
asesinato de las muchachas. Angela recuerda que el dia que
la mataron, Minerva llevaba puesto un vestido que ella le
habia confeccionado.
Casi al final del encuentro, Ileg6 Angela Ricardo, su hija, la
exquisite disefiadora de joyas, algo que pudimos notar desde
que entramos al apartamento. Los vistosos collares adornan un
espacio arreglado para atraer una clientele exigente. Se integr6
a la conversaci6n como si la conociramos de toda la vida. Al
principio nos habl6 de las caracteristicas de algunas piedras,
del arte del disefio y de la gran demand que ha tenido su
trabajo. Despus, ya ms en la intimidad, nos confess la gran
soledad que sinti6 cuando era nifia debido a la falta de su
padre y a su manera trgica de morir. Nos cont6 que cuando
sus restos fueron exhumados3 junto a los de las muchachas y a
los de Manolo, para ella fue un moment de much dolor.
Recuerda que recogi6 de los bolsillos de los pantalones del
cadaver de su padre unas cuantas monedas, que guard en su
monedero como un talisman. Cuando nos ensefid las mone-
das, mugrientas y golpeadas por el abandon, sus ojos se Ile-
naron de ligrimas. Se produjo un silencio que me pareci6 eter-
no. Su voz se quebr6 al proseguir la conversaci6n. No supe
qu6 decir. S610 la abrac6 con carifio al despedirla. Demasiado
dolor hay en esa hermosa mujer, quien a pesar de ser una
exitosa artist y empresaria y de hacer esfuerzos por vivir y

3Los restos de Ricardo Socas fueron trasladados al cementerio de Mon-
tecristi.









40 Mu-Kien Adriana Sang


asumir los estragos y las pruebas de su vida, mantiene abierta
una herida que quizs no cicatrizar nunca.

Con Norys y Nelson, dos de los hifos de Patriad
Casi a finales de junio, Ovalles y yo logramos entrevistarnos
con Norys y Nelson Gonzlez, los hijos mayores de Patria.
Dos hermanos unidos por el amor y la tragedia. Hoy ya adul-
tos, con hijos y nietos, a mis de cuatro d6cadas de los he-
chos, pudimos conversar con tranquilidad, dolor, nostalgia y
alegria. Norys es un cascabel: abierta, simptica, espontinea
y dispuesta a contarnos sus experiencias. Nelson, por el con-
tratio, a pesar de ser un hombre amable, es timido e introver-
tido. Al principio el dilogo fue un poco ligero, informal y
digamos precario. Creo que nos mediamos mutuamente. Ha-
bria de esperar un largo rato para que entrramos en confian-
za. Unos minutes despu6s, se integr6, s6lo para escuchar,
uno de los hijos de Norys, un hermoso joyen, con cara de
niflo bueno, que luce much menor de sus 22 afios.
Norys y Nelson eran adolescents cuando ocurri6 la trage-
dia, por eso quizis el impact de la muerte de su madre y sus
tias fue muy fuerte y traumatico. Ella tenia 16 afios y estaba
internal en el Colegio Inmaculada Concepci6n cuando supo
del accidentte. Me dice que al otro dia temprano fueron a
buscarla, y que le extraf16 much que las monjas la sacaran
por la puerta trasera. Cuenta Norys que cinco dias antes su
mam habia ido a La Vega a visitarla, y le habia comunicado
lo feliz que estaba de poder organizer un viaje a Puerto Plata
para ir a ver a los esposos de sus hermanas. Recuerda con
cariflo c6>mo se aferr6 a la imagen de un pequefio Niflo Jess
que se encontraba en el Colegio, pidiendole que la cuidara.









Este mondlogo tiene su historia... 41


Parece ser que el pequefio nifio Dios no escuch6 sus spli-
cas. Dice Norys que ella hace un ejercicio cotidiano para re-
cordar los detalles de la vida junto a su madre: las flores que
adornaban el jardin, los viajes a Santo Domingo y la visit
obligada al Vivero Inmaculada, propiedad de los Bobea Di
Franco, las visits dominicales despu6s de misa, para termi-
nar todos en Conuco, en casa de la abuela Dofia Chea, y
almorzar junto a los demis miembros de la familiar. Nelson y
Norys recuerdan a M/inerva como una mujer alegre, estricta,
perfeccionista, a quien cariflosamente Ilamaban "Titi".
Le pregunt6 a Norys si habia tenido algun tipo de "contac-
to con su mama o sus tias". Sonri6 para responder. Me confe-
s6 que durante largos afios intent sofiarse con su mam,
"mami" segUn sus palabras, pero no lo lograba, hasta que una
noche, tuvo el suefio mis hermoso de su vida. Cuenta Norys
que vio a las tres hermanas hermosamente vestidas en tul. Se
velan bellas, felices y tranquilas, entonces ella les pregunt6
"iC6mo estin?". "Bien" les respondieron las tres a coro, y a
seguidas le dijeron: "Ven para que veas d6nde y c6mo vivi-
mos". Dice que en el sueflo les sigui6 los pasos y se encontr6
con una casa suspendida en una nube, hecha como de dulce,
rodeada de rosas de color t6. Entonces despert6 feliz, al saber
que su madre y sus tias estaban felices viviendo la vida eter-
na. iPor fin! Tiempo despus Norys se sofib con su "mami".
En el sueflo Patria le dijo dulcemente que no se preocupara,
pues la cuidaria siempre.
Nelson desde principio estuvo timido. Cuando tomaba la
palabra, Norys callaba para dejarlo hablar. Se prepare. Re-
cuerdo que cuando hice la introducci6n, me miraba director a
los ojos, como escudriftindome. Se habia preparado para la










42 Mu-Kien Adriana Sang


entrevista. Me entreg6 una lista de personas importantes en la
vida de las hermanas. Introvertido por naturaleza, golpeado
duramente por la vida, pues a sus escasos 18 aflos estuvo
preso, fue testigo de los apresamientos de su padre, sus tios y
sus dos tias. Cuenta que a finales de 1960, perseguido por los
calieses, tuvo que refugiarse junto a su padre en los cacaotales
de la familiar y que, impotente, fue testigo del apresamiento
de su tia Maria Teresa. Uno de sus recuerdos mis tristes fue
escuchar, sin poder hacer nada, los gritos de Mama Chea cuan-
do se Ilevaban presa a su hija mis pequefia. A Minerva la
recuerda active, lectora voraz y cariflosa. Dice que siempre le
repetia, "Nelson, tienes que estudiar, pues el future es del que
estudia y se supera".
El dialogo prosigui6, Nelson escuchaba con atenci6n mien-
tras Norys y nosotros hablibamos de detalles de alguna en-
trevista. Nos dijo que preferia no saber para no sufrir mis. Le
pregunt sobre los recuerdos que tenia del dia del asesinato.
Recuerda con precision que en esos dias estaba quedndose
en casa de Ded6 y Jaimito, que cuando fue Pedro, uno de los
trabajadores de la casa, a avisarle que las muchachas no ha-
bian Ilegado, se fueron inmediatamente a Conuco. Al Ilegar a
la casa materna, partieron de inmediato junto a Dofia Chea
hacia Salcedo. Alli les confirmaron que las tres hermanas ha-
bian muerto en un aparatoso accidentte. Recuerda con deta-
Iles la reacci6n de Ded6, quien comenz6 a gritar y a decir, "las
asesinaron", "las mataron", "asesinos". Nelson emprendi6 junto
a su abuela el camino de regreso a Conuco, mientras que
Ded6 y Jaimito, siguieron hacia Santiago a buscar los cuerpos.
Dice Nelson que durante el velorio se mantuvo como en
vilo. No quiso ver los cadveres. "Preferi recordarlas vivas, tal










44 Mu-Kien Adriana Sang


tambi6n me conocia, sabia que soy historiadora. Y que ha
vivido conmigo, algunas angustias existenciales que he ex-
presado por escrito y oral.
A sus 81 aflos es una mujer active hasta sorprender. Nos
ensefi6 la casa, cada rinc6n tiene un significado muy espe-
cial. Observe maravillada las canastas que fabric, utilizando
s610 papel de peri6dico. Cuando exclam6 mi admiraci6n, me
11ev6 entonces a una vitrina, donde me mostr6 otras maravi-
11as hechas con sus manos: cermicas y flores de organdie. Me
mostr6 sus pinturas en 61eo. Luego tambi6n los potes de cera-
mica con culantrillos, "era una plant muy amada por Miner-
va", asi como una hermosa plant de "anturios de terciopelo",
una variedad que Minerva le trajo de regalo. En lo alto de la
vitrina de su comedor, hay una hermosa canasta redonda de
madera, "un regalo de M\inerva", recuerda con cariflo. "Me la
llev6 un dia a la casa, con unas flores blancas preciosas".
Dofia Chelito es la madre de los muy reconocidos Narciso
y Tony Isa Conde, dos personajes que han estado en la vida
pblica dominicana por d6cadas. Descendiente de catalanes,
oriunda de San Francisco de Macoris, Dofia Chelito se hizo
ingeniera-arquitecta despu6s de estar casada con Aris Isa y
haber procreado sus dos hijos. Cuando finalize, la carrera se
convirti6 en la primera mujer arquitecta de su Macoris natal.
Se define a si misma como una anti-trujillista radical y na-
tural. Cuenta que finalize sus studios en 1958, pero que no
quiso presentar su tesis, porque habia que dedicarla a Truji-
110. Prefiri6 trabajar y que algn amigo le firmara los proyec-
tos. En 1960, pudo presentar la tesis, y Manolin Jimnez, a
pesar de que se percat6 de la ausencia de la dedicatoria al
sitrapa, no la delat6.










Este mondlogo tiene su histonia... 45


Su familiar conocia muy bien a la familiar Mirabal porque su
esposo le vendia cacao al papa de Minerva. La necesidad de
Doita Chelito de ganar un poco mis de dinero para mantener
la familiar, porque "lo que ganaba Aris no era suficiente", la
motive a hacer una pension en su casa. Al principio tuvo dos
pensionadas: Sina Cabral e Isaura Ventura. Asi su casa, ubica-
da en la calle Santo Toms de Aquino esquina Ram6n Santa-
na, se convirti6 en un lugar visitado por Minerva. Doita Chelito
no recuerda si fue en 1954 o 1955, pero poco tiempo des-
pus, Minerva le pidi6 que la dejara vivir all. Su respuesta no
fue afirmativa de inmediato, recuerda la hermosa y encanta-
dora anciana. Habia un problema real de espacio, s610 ha-
blan tres habitaciones. Una era ocupada por ella y su esposo
cuando venia a la casa, pues Aris seguia trabajando en el inte-
rior y visitaba quincenalmente a la famiilia; la otra era ocupada
por sus dos pequefios hijos; y la tercera por Sina e Isaura.
Ante la sGplica insistente, acept6. Entonces, como pudo, co-
loc6 las tres camas y nunca se arrepinti6.
El tiemnpo que Minerva estuvo en su casa fue maravilloso.
H-icieron una amistad extraordinaria, pues ademis del senti-
miiento anti-trujillista, ambas eran amantes de la lectura, las
flores, la msica romintica, la clsica y la poesia, especial-
mente la de Amado Nervo y H6ctor J. Diaz. Rememnora el
regalo del disco con la 6pera Carmen que Minerva le Ilev6, y
los moments en que ambas la escuchaban. Su narraci6n era
entrecortada y alegre. Su espontaneidad la hacia saltar de un
tema a otro. Pero de manera insistente decia que lo que mis le
impresion6> de Minerva fue su gran cultural, su amor por la
lectura, su sencillez y su alegria. En una oportunidad, nos cuenta,
su hermano Narciso Conde, "un verdadero come libros", le










46 Mu-Kien Adriana Sang


dijo sorprendido y admirado, "Chelito, iC6mo es possible que
una muchacha nacida en Ojo de Agua y educada en La Vega
sea tan culta?". Una vez, sigue dici6ndonos Dofia Chelito, Mi-
nerva le dijo que los libros que ella lea estaban obsoletos,
por eso le Ilev6 de regalo un libro de sicologia escrito por
Sigmud Freud, "para que aprendiera lo (iltimo que sobre esa
material se habia escrito".
Una escena cotidiana en la vida de la pension, era que las
dems "pensionadas" estudiaban en silencio y se quedaban
en el comedor de la casa, pero Minerva nunca pudo estudiar
en silencio, tenia que hacerlo en voz alta. Por eso se iba al
patio a leer sus citedras. El mis pequerto de los hijos de
Dofia Chelito, Narciso, el hoy muy reconocido dirigente co-
munista, se iba con ella, se sentaba en una pequefia silla a
leer cualquier cosa y Minerva a recitar sus catedras. Cuenta
que Narciso, viva admirado con la belleza de Maria Teresa,
pero sobre todo con sus trenzas, y cada vez que podia acari-
ciaba esa cabellera que tanto le impresionaba.
La pension era una especie de santuario, seglin sus pala-
bras. Por el hecho de que su marido no estaba en la casa, no
aceptaba las visits de amigos. Recuerda que s6lo una vez
acept6 que "Virgilito,4 el hijo de Virgilio Diaz Ord6fiez, visita-
ra a Mlinerva, porque insisti6 much en conocerla y saludar-
la". Cuenta que Manolo y Minerva se conocieron all, porque
61 se hospedaba en la pension de Isabel viuda Lithgow, que
estaba en la calle Ram6n Santana.
Los dias felices de la pension terminaron cuando el Coro-
nel Rodriguez Reyes, por demis primo hermano de Dofia


4Se refiere al muy reconocido literato Don Virgilio Diaz Grull6n.









Este mondlogo tiene su bistoria... 47


Chea, le dijo a su hermano Narciso Conde que en la casa de
su hermana vivian dos mujeres "comunistas". Cuando Miner-
va se enter se fue inmediatamente de la casa. Dice que fue
un moment muy doloroso.
Recuerda que la Iltima vez que vio a Minerva fue casi
inmediatamente despus que habia salido de la circel. Estaba
en su casa situada en la calle Madame Curie, pues se habia
mudado de la vivienda que tenia en la calle Santo Toms de
Aquino, haciendo quehaceres dom6sticos, cuando de repen-
te escuch6 un murmullo de gente que decia: "Cierren las puer-
tas que ahi vienen las M/irabal". Al escuchar aquel insulto,
sali6 corriendo y abraz6 a Minerva. Estaba muy cambiada,
recuerda, con ojos tristes. Al abrazarla le dijo, "Minerva, cui-
date y cuida a tus hermanas". Ella le respondi6: "Dofia Chelito
no se preocupe, que a las muchachas no les va a pasar nada.
A mi si me pueden matar. Pero si Trujillo me mata, sacar el
brazo de la tumba (dice que levant alto el puffo para termi-
nar la frase), entonces si me lo Ilevo, asi ser6 ms fuerte".
Cuenta tambi6n que su hermana Anita Conde, que viva
en San Francisco de Macoris, visit poco antes del asesinato a
Ded6 y le dijo que le dijera a las muchachas que tuvieran
cuidado, pues en el pueblo se decia que el hecho de que
trasladaran a sus maridos era para hacerles datio a ellas, pues
"la voz del pueblo es la voz de Dios". Cuando se enter del
asesinato de las hermanas, dice que sinti6 un profundo dolor
al escuchar la noticia que le comunicaba su hermano Narciso.
Terminamos la conversaci6n horas despus, con la pro-
mesa de que si tenia necesidad me comunicaria de nuevo con
ella. Se despidi6> varias veces de nosotros. Sali6 al balc6n a
despedirse, agitando con alegria sus manos.









48 Mu-Kien Adriana Sang


Con "Violetica" Marti'nez
El dia de las Mercedes, el 24 de septiembre del 2002 visit a
la otra Violeta Mart'inez Bosch, oriunda de Moca, Violetica, como
le decia Minerva, o Violeta la prieta como la distinguian de su
prima, bautizada con el mismo nombre tambi6n Violeta Marti-
nez Bosch, la de San Francisco de M\/acoris, a quien Hlamaban
Violeta la blanca, y de quien hablamos en pginas anteriores.
Era una tarde lluviosa, la tormenta Lily amenazaba con
azotarnos. La poblaci6n estaba pendiente al fen6meno atmos-
f6rico, nosotras tambin nos preocupamos, pero decidimos
continuar con nuestro plan de encontrarnos. Llegue a su resi-
dencia ubicada en los altos del MLuseo de la Porcelana. Es un
hermoso edificio inspirado en la arquitectura del medio oriented.
Las piezas que conforman la colecci6n de este pequefio y
especial museo son hermosas y guardian en sus vitrinas mu-
chos aflos de cultures diversas provenientes de China, Alema-
nia o Francia, cuyo punto en comun es el amor por la porce-
lana de su progenitora: Violeta Martinez Bosch L6pez.
Haciendo honor a su apellido Bosch y a su raza, esta Vio-
leta Martinez, como la de San Francisco de Macoris y como su
prima Milagros Ortiz Bosch, se distingue por su cabellera blanca
cortada en capas, su energia, su seguridad ante to que dice y
cree, y su verbo florido y culto. A sus 70 afios, es sorprendente-
mente active. La encontr6 terminando un libro de investigaci6n
sobre su pasi6n: la porcelana. Tiene en sus planes inmediatos
escribir otro libro sobre el pensamiento de M\/inerva Mirabal. En
su biblioteca me mostr6 una gran riqueza documental de su vida
en el exilio newyorkino. Le rogu6 que escribiera sus memories,
que no dejara en el olvido tantas vivencias y experiencias. Son-
ri6 y me dijo, "quizs to puedas escribirla, pues con todo lo que










Este monlogo tiene su bisto ia... 49


me falta (terminar el libro de la porcelana y el de Mlinerva) no
voy a tener tiempo de hacerlo". No respond, simplemente son-
rei. Me vi yo misma reflejada en su vida. Pasadas las siete deca-
das, hurgando entire libros, notas, documents y recuerdos, in-
tentando transcribir pasiones y reflexiones en blanco y negro, a
sabiendas de que las palabras nunca sern tan poderosas como
los sentimientos.
Despus de ver el sal6n me Ilev6 hacia su casa. La electri-
cidad, como siempre, hizo de las suyas, y a la luz de velas y
limparas de gas, pudimos iniciar nuestra conversaci6n. Al
principio creo que nos mediamos mutuamente. Era nuestro
primer encuentro. La primera vez que la vi fue durante el
paseo al Museo de las Hermanas organizado por las Damas
Amigas de la Pontificia Universidad Cat61ica Madre y Maestra,
y apenas pudimos presentarnos. Una vez iniciamos el dilo-
go, el hielo fue desapareciendo. Al final ni cuenta nos dimos
del tiempo. Hice conciencia de la hora, cuando mi esposo
Rafael me Ilam6 desde nuestro hogar para preguntarme cuin-
do pensaba regresar.. iHabian pasado mis de cuatro horas!
Supe que Violeta habia sido miembro del Movimiento Ju-
ventud Democrtica. Fue parte de la primera c61ula mocana
del grupo, la cual estaba integrada por Lourdes y Federico Pi-
chardo, Ruth Fernindez y ella. Recuerda que esa c61ula tenia
relaciones con la de Santiago, la cual contaba con miembros
como Jos Cordero Michel, Gilda Prez y Amiro Cordero.
La conversaci6n con esta nueva fuente de informaci6n fue
muy rica. Le pregunt6 c6mo habia conocido a Minerva M/irabal.
Me respondi6 con much soltura y seguridad que en San Fran-
cisco de Macoris en casa de su prima Violeta, compattera inse-
parable de Minerva en el Colegio Inmaculada Concepci6n de










50 Mu-Kien Adriana Sang


La Vega. Parece ser que la Violeta Martinez mocana visitaba a
su tocaya y prima francomacorisana en las vacaciones: las de
semana santa, las de verano y las de navidad. En ese ambien-
te familiar inici6 su larga amistad con Minerv-a, con quien
mantuvo una estrecha relaci6n a trav6s de encuentros espor-
dicos y sobre todo mediante un largo, interesante y profundo
intercambio epistolar. Tuve el privilegio de conocer parte de
ese tesoro documental que Violeta Martinez guard con celo.
Las correspondencias manuscritas de Minerva estin plastifica-
das, prevenci6n correct de Violeta para evitar que el tiempo
las deteriore. M\/e ensefi6 el paquete de correspondencia, pero
s610 tuve acceso a algunas. Las otras, me dijo, son muy perso-
nales. Respet6 y comprendi sus razones. MLinerva Mirabal es
para mi un personaje apasionante de la historic reciente. Para
ella la amiga entrafiable y compaftera de aventuras y desven-
turas, vilmente asesinada.
Lei con fruici6n, avidez, ternura y alegria las cartas que
M\/inerva Mirabal, desde "su exilio dorado", como denomina-
ba Minerva los dias en Ojo de Agua, le escribia a Violeta. La
letra de Minerva es redonda y clara, en su caligrafia se nota
inmediatamente que su formaci6n escolar se produjo en un
colegio de monjas. Las primeras cartas, pertenecientes a la
primera juventud de ambas mujeres amantes de la lectura,
denotan claramente el deseo de estas mujeres de:

"Qud feliz me harias si me consigues ese manjar a mi
Avida vida intellectual. De los libros, he sacado tantos...
que no s cuales te enviard ni de cual hablarte... Dime
si leiste "El Fi'lo de la Navaja"'..
(Carta de Minerva a Violeta Martinez en 1949)










Este m~ondlogo tiene su historia... 51


Las misivas no se detuvieron ni si quiera en el exilio. Cuenta
mi entrevistada que al Ilegar a Nueva York tuvo que trabajar
en lo que apareciese para poder subsistir. Un tiempo duro,
despus de haber vivido una vida intellectual, de haberse con-
vertido muy joyen en maestra y de ser reconocida en su Moca
natal, Ilegar a una gran ciudad y ser una desconocida, una
mis en la urbe, constituy6 una etapa dificil en su vida. Estos
sentimientos fueron expresados a su amiga de Ojo de Agua, a
quien le contest con palabras de animo:

"Cudnto no darza yo por ser vulgar obrerita que solo
obedece las leyes de la Real Gana. Tu sabes que primero
yo queria estudiar aquf en la Universidad, despus que-
rfa estudiar en un Colegio de Canada... M~epregluntas
de libros y te digo que son como siempre mis insepara-
bles compaileros y mis mas consoladores amigos; gra-
cias a ellos conservo mi ligero barniz de civilizacidn...

(Carta de Minerva Mirabal en 1952)

Vi en Violeta, a pesar de la oscuridad, c6mo se aguaban
sus ojos al recorder sus cartas y discusiones intelectuales con
Minerva. A pesar de su juventud, ella y Minerva lean de todo.
Desde Tolstoi hasta Oscar Wilde, de Rousseau a Stendhall.
Minerva intent que Violeta amara las novelas de Victor Hugo,
pero fue en vano. Para su amiga, el novelist francs era ex-
celente, para Violeta era escritor que utilizaba un lenguaje
extremadamente barroco, una trama simplista y en sus textos
se notaba una gran falta de contenido te6rico. Cuenta que le
devolvi6> la novela Los Miserables a Minerva porque "no po-
dia fajarse con semejante libro".










52 Mu-Kien Adriana Sang


MLe dijo Violeta que junto a Minerva y Tobias Emilio Ca-
bral, a quien ellas denominaban "Larry", el hermano de Sina,
constitulan un trio entrafiable de amigos, unidos por la amis-
tad y la pasi6n por la lectura y las discusiones te6ricas. Larry
era tambin un militant anti-trujillista que se vio obligado a
partir al exilio:

"iRecuerdas a Larry? Es uno de mis mds queridos perso-
najes, que bablamos con 1y de I1en el "Fi'lo de la Na-
vaja "... Te hablo de Larry, quiero que lo veas, estd alld
en casa de una senora... dile que me hace much falta
y que le recuerdo..."
(Ojo de Agua 1952).

En sus correspondencias Minerva tambin desnudaba su
alma. Su amiga le describe en 1952, despues de haber vivido
algunas experiencias dificiles en su vida, como la prisi6n de
su padre y su deterioro fisico, su propia detenci6>n junto a su
Madre, Minerva expresa sus dudas y preocupaciones, pero
ante todo, su determinaci6n de seguir luchando por sus con-
vicciones:

"Alguien me dito una vez que yo soy un libro abierto
go soy todavia? Pero t que babias lei'do mis cartas di-
ces "ba perdido su jovialidad (o su espontaneLidad) pues
no querida amiga mia, podrds sentirme triste, pero
amargrada nunca! Y mi espiW'tu no quiere incli'narse
bacia delante, mejorse parte hacia atras... Adids Vizola,
gracias por todo. Te quiere siempre Minem/a"
(Ojo de Agua 1952)









aste mondlogo tiene su historia... 53


Confirma Violeta el amor que tenia Minerva por la poesia.
No olvida las poesias de Osvaldo Bazil, que su amiga recitaba
constantemente ("iPobre tristeza mia que no se cansa de ser
triste...!"); asi como las de Rub6n Dario. Pude ver la trascripcin
a mquina del poema Invernal que hizo Minerva en 1949, y
que Violeta guard como un preciado tesoro.
Uno de los episodios mis interesantes que rememora con
cariflo esta pequefia Violeta morena, es la visit que ambas
hicieron a La Vega para ver el espectculo de la singular
declamadora argentina Berta Singerman. Cuenta nuestra en-
trevistada, que no olvida la llegada de Minerva, montada en
la parte trasera del Ford, guiado por su chofer.
Violeta me mostr6 una foto suya de su juventud, en la cual
mostraba una abundante y larga melena negra. Me cuenta
que un dia Minerva tom6 unas tijeras y se la cort6 "porque ya
no se usaba ese pelo tan largo", iTe imaginas, me dice? En ese
moment me molest, abora recuerdo el incident con cariflo
y nostalgia, se respondi.
En 1949 estuvo detenida junto a Mlinerva. A ella la llevaron
a la pension de Celia Prez en calidad de detenida, mientras
que a su amiga la detuvieron en el H-otel Presidente. No olvida
Violeta los duros interrogatorios de que fue objeto, ni los ros-
tros toscos y duros de Manuel de MLoya Alonso y del General
Caamafio, el padre de Francisco Alberto. En 1950 viendo c6mo
se agudizaba la represi6n y que su vida podria correr peligro
decidi6 asilarse. Inst6 a MIinerva a hacer lo mismo, pero 6sta no
quiso. Argument que su padre, Don Enrique, estaba enfermo
y no podia dejarlo. Segn Violeta, Minerva se sentia culpable
de la situaci6n de Don Enrique, quien estaba notablemente
enfermo. Esa fue la 1tima vez que las amigas pudieron verse.










Este mondlogo tiene su historia... 55


Nos despedimos como viejas amigas. El tiempo pas6 sin
percatarme. La lluvia se habia detenido. Sali reconfortada de
su casa, un tesoro arquitect6nico que guarece una valiosisimna
colecei6n de porcelana, documents inditos de una mujer
que jug6 un papel important en un trozo de nuestra historic,
pero que sobre todo sirve de espacio para conservar muchos
y valiosos recuerdos.

Con Manolito Tandrez Mi'rabal,
en San F;rancisco de Macorz's
El sbado 5 de octubre, luego de una larga e intense sema-
na de trabajo, Ovalles y yo salimos hacia San Francisco de
Macoris como a las 10:00 am., una vez 61 terming su labor en
el program de television sabatino "Despierta en fin de sema-
na". El trayecto fue relativamente corto. El tiempo pas6 sin
darnos cuenta, escuchando msica romantica y boleros de la
vieja generaci6n. Durante el trayecto recibimos una Hlamada,
era Mlanolito, confirmando nuestra cita y asegurindose de
que almorzariamos en su casa con su familiar.
Al 11egar a San Francisco de Macoris, palpamos el creci-
miento de esta ciudad nortefia. Negocios por doquier, hacen
que este viejo pueblo commercial, tenga apariencia de gran ciu-
dad. Llegamos a la casa, despus de preguntar a various tran-
sentes. Nos recibi6 la esposa de Manolito, pues 6ste habia
salido por un moment. Nos sentaron en una grande y her-
mosa terraza, adornada por sonajeros de todos los colors,
los cuales con el viento nos ofrecian pequefias canciones de
paz que aligeraban un poco el inmenso y terrible calor del dia.
Cuando "Manolito" entr6 a la casa, me percat6 de su imponen-
te anatomia. No s6 por qu insisted en Hlamar "Manolito", a









56 Mu-Kien Adriana Sang


este hombre cuya figure dista much de su apelativo. Lo co-
nocia de referencia, pero nunca habiamos interactuado.
Nos sentamos y comenzamos a conversar. Fue un dilogo
abierto, pero no pudo darnos muchos datos, pues contaba
con 2 ailos cuando ocurri6 la tragedia. Nos dijo que una de
las cosas que mis admiraba de su madre era su diversidad
como mujer. La gente s610 conoce su faceta como politica,
pero olvida a la Minerva romntica, pintora, escultora, aman-
te de las flores y por dems gran jardinera. Esta multiplicidad
de facetas de su madre, dice tambi6n existen en mam Ded6.
Se sorprende c6mo esta mujer entrada en sus setenta aflos es
capaz de doblarse sin cansarse para arreglar su jardin, para
luego tender con sonrisa a la gente que visit el Mluseo, o a
los asuntos de sus negocios de cacao.
De las obras que se han escrito sobre las M\/irabal, conside-
ra que la de M/iguel Aquino Garcia es buena, porque est
sustentada en la verdad hist6rica. La de Willian Galvin la eva-
IGa como objetiva, pero se circunscribe a los aspects politi-
cos. La novela de Julia Alvarez tiene el valor de que hizo de
las MCirabal un patrimonio universal, pero a su juicio los 4
personajes principles estn muy segmentados. Cuenta que
vio la pelicula de Salma Hayek y consider que el personaje
mejor logrado es el de Maria Teresa.
En la conversaci6n hizo referencia a que debido a los terri-
bles hechos ocurridos en la vida de sus padres, 61 y Minou
fueron declarados tardiamente, a los 10 y 12 afios respectiva-
mente; raz6n por la cual su hermana est bautizada como
MineBra Josefina, y no como Minou.
Mientras conversbamos, sus tres hijas entraron a saludar.
Son adolescents muy hermosas, portadoras de nombres muy










Este mondlogo tiene su bistoria... 57


simb61icos: Minerva, Minou y Talia; 6sta ultima bautizada y
declarada antes de que la cantante mexicana fuera tan famo-
sa. Una vez terminamos de almorzar, Ovalles y yo nos trasla-
damos rpidamente para nuestra otra entrevista.

En la casa del doctor Angel Concepcidn Lajara
Nos esperaba, de eso no cabe duda. Estaba bien vestido,
con una chacabana de lino crema manga larga, muy bien plan-
chada, y un pantal6n gris oscuro. A sus 88 aflos es un hombre
muy hicido y bien conservado. Al entrar a su casa me sorpren-
di6 su extrema austeridad. Me Ilam6 la atenci6n un vel6n en-
cendido al lado de una vieja foto de una mujer entrada en los
cuarenta. Al notar mi curiosidad, se acerc6 y me dijo "Es mi
esposa durante su juventud. M/uri6 de repente hace dos me-
ses." Prosigui6 explicndonos: "Visitaba a una hermana enfer-
ma de un cancer que la mantiene hace meses en cama, cuando
de repente se sinti6 mal. La llevamos al medico y no se pudo
hacer nada." "Al velatorio fueron todos los hijos de las mucha-
chas a darme el p6same." Le pregunt si mantenia relaci6n con
la familiar Mirabal, me respondi6 que Ded6, siempre que pue-
de, le da la vuelta. Confess que su lazo ms fuerte con la
familiar era con Dofia Chea, pero que al morir, los muchachos
al crecer, "se han alejado un poco." Mientras hablaba, observe
bien la casa. En la pared principal abundan las places y los diplo-
mas de reconocimientos otorgados por diferentes organizacio-
nes de su natal San Francisco y de otras ciudades. Estas places
contrastan con la sencillez del mobiliario y los escasos adornos
de sus mesas y paredes. Sin titubear nos dijo que acept6 la invi-
taci6n, pues habia averiguado qui6nes ramos. Confiesa que se
han dicho muchas mentiras y falsedades sobre las muchachas.










58 Mu-Kien Adriana Sang


El Dr. Concepci6n es primo de Horacio Vsquez, fue alum-
no privilegiado del Dr. Moscoso Puello, midico del San Fran-
cisco rural de los arios cincuenta y padrino de casi todos los
hijos de las muchachas: Manolito, M\/inou, Raulin y Jacqueline.
Fue un militant activo del 1J4, pero, aclara, del movimiento
patri6tico, no de la organizaci6n que se fue radicalizando y
perdi6 su esencia inicial. Era amigo muy cercano de Manolo
Tavrez. Rememora y valora tanto esa amistad, que hasta nos
hizo referencia del pacto-juramento que hizo con M/anolo.
Cuenta que en una oportunidad ambos amigos juraron que si
uno moria, el otro moriria tambin. Cuando el dirigente poli-
tico organizaba su expedici6n, le hizo prometerle que 61 (Dr.
Concepci6>n) seria el medico del grupo. Recuerda que poco
antes de la partida, se encontr6 con Manolo en casa de Dofia
Chea, y que le habia reclamado que debian partir para las
montafias. La mama de Minerva, los 11am6 a ambos y les dijo
que aquella acci6n era una aventura, que moririan y que la
acci6n guerrillera era un fracaso. Fue, dice el Doctor, como
"una premonici6n de Dofia Chea". Esta valiosa mujer, mis
que amiga, como una madre para 61, les dijo "Si tu caes Ma-
nolo y cae tambin Angel, iqui6n velar por mi y los mucha-
chos?" Recuerda, y vi sus ojos humedecerse, que Dofia Chea
lo abraz6 y exclam6 "Usted no va". Luego se dirigi6 a M/ano-
lo, "No vayas, te van a matar". Los sucesos posteriores, ya
sabemos, confirmaron los temores de esa sufrida mujer.
Le pregunte c6mo definia a Minerva y me contest "Ella era
la mis todo", frase que describe muy bien su percepci6n de la
heroina. Dice que se sorprendia de su amplia cultural. Recuerda
cunto amaba las novelas de Victor H-ugo y las obras de Ling
Yutang, especialmente la novela "Una Hoja en la Tormenta".









Este mzondlogo tiene su bistoria... 59


Contratio a la opinion de Violetica Martinez, la de MLoca,
piensa que Trujillo sentenci6 a muerte a Mlinerva, porque fue
la Umica mujer que no pudo doblegar y hacerla suya. La pri-
mera oportunidad que Trujillo tuvo de fijarse en Minerva fue
en julio de 1949 en la fiesta de Santiago. La segunda fue un
mes despus durante la inauguraci6n del Hotel Montafia, donde
Minerva bail con Trujillo y con Ramfis. Y la tercera, donde se
produjo el detonante, fue en octubre de ese mismo afio, en
una fiesta en Villa Borinquen, San Crist6bal. Para esa ocasi6n,
el dictador prepare una especie de "emboscada sexual", pues
todo estaba listo para satisfacer sus apetencias. Dice el Dr.
Concepci6n que cuando esto ocurri6 Minerva le dijo al hom-
bre fuerte del pais: "Sienteme, crel que estaba bailando con
un caballero." Recuerda que despu6s de ese incident, en el
que la familiar Mirabal sali6 rapidamente del lugar, en el carro
de la familiar, manejado por Jaimito, el esposo de Ded, co-
menz6 el hostigamiento hacia la familiar. Dias despu6s fue
apresada Minervla junto a su padre, y dos afios despu6s, en
1951, su padre fue hecho preso injustamente y Ilevado a la
fortaleza Ozama, mientras ella y su madre eran detenidas en
el Hotel Presidente. No descarta ni minimize tampoco el Dr.
Concepci6n el mrito politico de Minerva, al contratio, le con-
fiere un valor extraordinario.
Respecto al asesinato y a sus incidencias, la historic que
nos cont6 el Dr. Concepci6n fue muy interesante. Cuando
trasladaron a los esposos a la crcel de Puerto Plata, la voz
mis socorrida era que habian hecho este cambio para "pro-
vocar un accidente, por 10 cual le aconsejaban que no hicie-
ran los viajes de visit a esta crcel. La opinion se apoyaba en
el suceso que dias antes habia ocurrido con Marrero Aristy,










60 Mu-Kien Adriana Sang


"muerto en un accident de carretera", version que por su-
puesto nadie creia. Cuando el Dr. Concepci6n le dijo a Miner-
va que desistiera del viaje, hacindole referencia al caso del
intellectual, dice que 6sta le contest: "MCarrero Aristy, que
solo se quedan los muertos. Pero tu no estas salo, pronto esta-
remos juntos... De todas maneras, el Dr. Concepci6n insis-
ti6~, entonces las palabras de su amiga fueron mis fuertes:


iQud pensarfa usted como esposo si su esposa no lo va a ver
por temor a la muerte?
Por azar de la vida, el dia fijado para la visit a la crcel
de Puerto Plata, el chofer Nano Castillo dijo que no haria el
viaje. Parece ser que le habian advertido del peligro que
corria. Minerva, cuando Castillo le comunic6 su decision,
le contest: "Se metid en miedo". Entonces despach6 al
chofer, y le dijo al Dr. Concepci6>n, "Vcly/ase a su casa y
dejamos el viaje". Asi lo hizo el doctor. Horas despus,
estando Minerva conversando con Ren6 Bournigal, Ileg6
su chofer Rufino Martinez, para traerle las llaves del jeep,
propiedad de Bournigal, que utilizaba para transportar pa-
sajeros de un lugar a otro, ya que ese dia el negocio estaba
flojo "oues no babian pasajeros. Minerva, al oir aquello le
dijo, "Usted tiene abora 3 pasajeras. Nos vamos a Puerto
Plata. Tenga esos 20 pesos para echar gasoline y veng:a a
buscarnos". Asi lo hizo, y los cuatro, el chofer Rufino Mar-
tinez, Patria, Mlaria Teresa y Minerv-a emprendieron el Iltimo
viaje de su vida.
Respecto a los detalles del asesinato, afirma el Dr. Concep-
ci6n que ha podido, despubsp de muchas indagiatorias, recons-
truir el hecho. He aqui su version:










Este mondlogo tiene su bistoria... 61


-Cuando llegaron a la circel de Puerto Plata, todo transcu-
rri6 normal. Incluso les permitieron durar mis tiempo del
estipulado.
-De regreso, en el puente de M/arapic, los apresaron y
llevaron a la Casa de Trujillo de la Cumbre. Debian ser aproxi-
madamente las 5:30 pm. Al moment que los apresaban, pas6
un cami6n del seguro social, las muchachas le gritaron: "Somos
las Hermanas Mirabal, digale a nuestra familiar que nos hicieron
press y que nos van a matar."
-Los entraron por una puerta lateral hacia el norte, ubica-
da despu6s del port6n. Este lugar hacia de garaje. Alli los
torturaron y asesinaron. Cuando se produjo el juicio, el Dr.
Concepci6n y el Abogado de la parte Civil fueron al lugar y
vieron una mancha blanca. Al quitarla, se encontraron con la
huella de una mano llena de sangre.
-Por una de las ventanas de la habitaci6n, Patria logr6
escapar. Cerca de la casa existia una factoria de caf propie-
dad de un italiano, quien la ayud6. Pero los verdugos logra-
ron atraparla de nuevo. Al otro dia, el italiano "se suicide" en
su factoria. Apareci6 aborcado, y la version official de su muerte
fue calificada como suicidio.
-Los mataron en la casa de la Cumbre. En el vehiculo se
dieron cuenta que Minerva todavia viva, por eso la ahorca-
ron. Llevaron los cadveres a donde habian dejado el jeep.
Colocaron de nuevo los cuerpos en el jeep, y los lanzaron por
un precipicio."

Su opinion sobre Ded6 y Dofia Chea es muy positive, "al
margen, dice, de la amistad firme que me une a esa familiar .
La madre de las muchachas, considerada por 61 tambin como









62 Mu-Kien Adriana Sang


una madre, nunca les fall a sus hijas, ni siquiera en los mo-
mentos ms dificiles de la represi6n politica. De Ded6, la her-
mana que qued6 viva para contar la historic, piensa que ha
jugado un papel fundamental en la vida de los 9 niflos que
quedaron bajo su responsabilidad. Se pregunta, "si ella no
hubiera estado ah i que habria sido de los muchachos? iQuin
hubiera dado la cara por ellos?"
Cuando terming la entrevista, estibamos los tres bailados
en sudor. El vaso de refresco que nos ofreci6 alivi6 un poco
la pesada carga ambiental. Al despedirnos, nos cont algunas
de sus hazafias como medico. Nos facility various de sus escri-
tos y poemas sobre las hermanas Mirabal. Cuando entr6 al
vehiculo le dije a Ovalles, "fijate c6mo paga nuestro pueblo a
gente tan noble y sacrificada, que dieron sus mejores aflos
por la libertad." Confieso que la soledad, el aislamiento y la
precariedad de su vida me lastimaron en lo m8s profundo.
Como me dijo el propio Dr. Concepci6n: "despius de mas de
50 ailos de ejercicio, subsisto porque mi padre me dejd esta
casa y tengo una pequena pensidn del Estado. Es todo lo que
teng-o. Y me conformo. "

Con Binelli' Ramirez, Luisa forge y Wenceslao Vega,
compaileros de Minerva en la universidad
Conversando una noche cualquiera con el buen amigo
Wenceslao Vega, Wences, le comunique sobre mi nuevo pro-
yecto: Minerva Mirabal. Le vea los ojos asombrados mientras
le relataba las cosas que estaba haciendo. Me pregunt6 si
habia conversado con alguna persona que conociera la faceta
de estudiante universitaria de Minerva. Le dije que todavia
no. Con su habitual desenvoltura se dispuso a ayudarme. Esa










Este mondlog:o tiene su historia... 63


noche me enter de que el amigo Wences habia sido compa-
fiero de Minerva en algunas classes.
Hicimos los arreglos y coordinamos un encuentro con
Luisa Jorge, Binelli Ramirez y el propio Wences el 23 de
octubre del 2002. Al Ilegar a la oficina professional de mi
amigo, me di cuenta que conocia a Luisa, pues su familiar y
la mia habian sido vecinas por ms de dos d6cadas en San-
tiago. A pesar de tener tantos aflos sin verla, la reconoci. Le
pregunt6 por sus sobrinos, que eran mis amigos, y rpida-
mente nos pusimos al dia.
Los tres iniciaron los studios de derecho en 1952 y termi-
naron en 1957; es decir, al mismo tiempo que M\/inerva. El
grupo de estudiantes era amplio. Comenzaron unos 100 y
terminaron como 70. Durante esos 5 aflos compartieron mu-
cho con ella. Cuenta Wences que Minerva siempre iba bien
vestida, algo que le Ilamaba much la atenci6n. Recuerda que
normalmente usaba conjuntos de falda estrecha, casi siempre
bajo las rodillas, y chaqueta corta. Dice que cuando ella cami-
naba por los pasillos con su pelo suelto, tenia un paso felino,
pero suave, con un aire distinguido. Cuando entraba al aula,
se sentaba, cruzaba las piernas y se le velan sus bien forma-
das pantorrillas. Cuando se estaba en classes junto a Minerva,
perdia a veces la concentraci6n, embelesado con sus piernas.
Al rememorar esos detalles, Luisa Jorge dijo: "Mu-Kien, es
que MLinerva vestia bien. Compraba ropa buena. A pesar de
su sencillez, ella y Maria Teresa compraban sus ropas nada
mis y nada menos que en la Casa Virginia."
Los tres recuerdan con ternura que a pesar de que en la
lista de la universidad se le habia colocado una calificaci6n
de "desafecta al regimen", los profesores la trataban con










64 Mu-Kien Adriana Sang


much respeto, principalmente porque era una mujer no s1ol
inteligente, sino~ tambin muy buena estudiante. Tomaron jun-
tos classes con Hip61ito Herrera Billini, Carlos Snchez y San-
chez, Rafael F. Bonnelly, Damin Bez, Joaquin Balaguer y con
el Padre Robles Toledano. Los tres coinciden en la gran cultural
de Minerva, asi como en su amor por los libros. Fences recuer-
da que le hablaba siempre de las poesias de Pablo Neruda.
De los tres, la ms cercana a Minerva era Luisa, aunque
reconoce que la verdadera compailera de Minerva fue Hor-
tensia Marcial, hermana del padre Marcial Silva, fallecida hace
unos pocos afios. Cuando afirmaron esto corrobore la infor-
maci6n, pues en las cartas que Minou me presto el nombre
de Hortensia aparecia con much frecuencia. Otra compafte-
ra cercana a Minerva fue Yolanda Vallejo, a quien tratamos de
localizar en ese moment pero fue impossible.
Luisa y Binelli recuerdan con nostalgia la conversaci6n
que sostuvieron con Minerva en 1953. Para el segundo aflo
de la Universidad, Minerva tuvo que escribir una especie de
proclama con laudos a Trujillo para poder obtener de nuevo
la inscripci6n. Dicen que Minerva misma les cont6 y que al
final les dijo "Oh! iY yo voy a dejar de estudiar porque Trujillo
no quiera?"
Una an6cdota graciosa que recuerda Luisa ocurri6 un dia
por el aflo 1953, ella y un grupo de amigas habian ido a la
casa de Clarita Bez (la que luego se casara con el professor
Carlos Snchez y Sanchez) para celebrar su cumpleaflos, y
parece que el ponche que le brindaron tenia un poco de
alcohol. Al terminar la fiesta temprana la noche dijeron "Va-
mos a visitar a Minerva". Cuando llegaron a la pension, Mi-
nerva las recibi6 con cariflo, y las invite a sentarse, entonces










66 Mu-Kien Adriana Sang


Aprovech el encuentro para hablar con Wences sobre su
experiencia en el movimiento anti-trujillista. A final de 1959,
Wences fue reclutado por Ram6n Cceres. Seglin estaba esta-
blecido, cada militant debia conseguir dos personas mis.
Wences pudo reclutar a Marcos Troncoso y a Pepe Vifias.
Cuando lo invitaron a participar en el movimiento, le dijeron
que ya estaba a nivel national y que los lideres eran Manolo
Tavarez y Minerva Mirabal. Su misi6n era buscar gomas nue-
vas para los carros. A principios de enero de 1960, los Ileva-
ron press, primero a la 40 donde estuvieron 10 dias y luego
a La Victoria, lugar en el que estuvieron por casi tres meses.
Compartia la celda con Marcos Troncoso, Leandro Guzmn,
Cayeyo Grisanti, Freddy Bonnelly y el chofer de Manolo a
quien le decian "La Cuca".
Recuerda que los golpeaban y luego les echaban agua
salada. "Quizs por eso no enfermamos ms", dijo. Ya en La
Victoria, una noche, despus que se habian ido los guardias,
escuch6 una voz femenina que le dijo: "Wenceslao Vega, jte
acuerdas de mi?" Reconoci6 la voz. Era Minerva Mirabal. Sin
decir su nombre, la voz femenina sigui6 hablando con l. Fue
una conversaci6n esperanzadora en medio de ese ambiente
lugubre y triste. Recuerda que en la circel debian haber ms
de 600 press. El grupo, con excepci6n de las mujeres, quie-
nes fueron liberadas poco tiempo antes, fue "juzgado" y con-
denado a 30 afios de prisi6n. Mas tarde, despus que la OEA
visit el pais para evaluar los casos de los press, fueron
juzgados de nuevo y "absueltos por falta de pruebas".
Le pregunt6 sobre un episodio que habia escuchado mis
de una vez: MIinerva cantando el himno national cuando el
grupo fue 11evado al Palacio de Justicia. Me confirm la version.









Este mondlogo tiene su historia... 67


Cuenta Wences que Ilevaron al grupo a ese lugar por la parte
de atrs. Se habia corrido la voz del juicio, por eso cuando
llegaron se encontraron con much gente conocida: amigos,
familiares y otros que estaban alli s6lo por solidaridad. Cuan-
do los bajaron de la guagua, los policias no pudieron impedir
que la gente les dijera palabras de aliento. Pero cuando se
acercaban al lugar donde serian juzgados se produjo un silen-
cio sepulcral. De repente se escuch6 una voz de mujer que
cantaba bajito el himno national. Levant6 la mirada y vio a
Minerva, quien baj6> la cabeza en signo de reconocimiento. El
ptiblico complete siguid cantando el himno. Aquella melodia,
en aquel moment no slo era dulce y reconfortante, sino el
signo de protest y de resistencia de un-pueblo que se habia
cansado de la opresi6n trujillista.
Finalizamos el encuentro con alegria. Esas horas comparti-
das entire los cuatro nos ayud6 a todos. A mi, a confirmar
algunas informaciones que habia recibido, a ellos, a recorder
hermosos, tristes y emocionantes moments.

Con Thelma Benedicto, la amiga de tiempos felices
Aprovechando el feriado dedicado a la Constituci6n, viaj6
a Santiago acompafiada de mi sobrina Ang61ica para visitar a
Thelma Benedicto. Esta agradable sefiora de 72 afios, no esta-
ba en mi agenda de entrevistas, pero lo hice por insistencia
de Dofia Ded6. Y reconozco que vali6 la pena.
Me cuenta dofia Thelma que conoci6 a Minerva en los
aflos 1943-44 durante las vacaciones de secundaria, cuando
su madre la enviaba a casa de su tia Maria Guzmn viuda
Brache. Era tan delgada, que las vacaciones en Salcedo tenian
como prop6sito "que tomara algunas libritas". Era amiga de










68X Mui-Kien Adriainai S:ng


Olga Fernndez, la hermnana de Jaimnito, el esposo de Ded. A
trav6s de ella conoci a Minerva, y entonces se inicio una
larga y s61ida amistad que se fuie desvaneciendo cuando
Thelma se cas6 con Silvino Pichardo en 1953. No lo dijo, pero
estaba implicito en sus palabras, para entonces Minerva habia
estado presa y era una desafecta al gobierno. Cuenta que
visit a Minerva en Montecristi para conocer a Minou, cuando
nacio.
Durante los ailos de amistad, Thelma y Minerva intercam-
biaron much. En los; periods de vacaciones, ella iba a Ojo
de Agua a pasarse las vacaciones, o Minerva iba a Santiago.
Recuerda Thelma que a Minerva le encantaba su casa, porque
habia muchos arboles. Estaba situada en la Avenida 27 de
Febrero, conocida comno la calla de la Barranca, muy cerca de
la Fortaleza San Luis y de la Tabacalera.
De los tiempos felices de Minerva, especialmente la poca
de carnaval, Thelma ha guardado en su memorial moments
muy lindos. Dice que al final de la temporada adornaban can
flores los coaches tirados por caballos, entonces paseaban por
toda la ciudad. Otros ailos lo hicieron en una camioneta de
Erasmo Bermudez. No olvida la comparsa de rumbera que
hizo estragos en el Centro de Recreo de Santiago. Ella, Miner-
va, Gilda Bonnelly y Adalgisa Nicols, entire otras, se vistieron
de bailarinas de rumba, cuyos trajes, rojos con vuelos blan-
cos, estaban inspirados en los msicos cubanos que tocaban
esa musica. Dice que otro ailo Minerva caus6 sensaci6n cuan-
do se visti6 de reina Egipcia. "iSe vea iinc.ns..s.,.', dice,
rememorando los viejos tiempos. Thelma sonrie cuando afir-
ma que a Minerva le fascinaba bailar, pero que no lo hacia
bien, pues era un poco pesada y no se dejaba llevar.










Este monologo tiene su historia... G


Los muchachos que las cortejaban eran muchos. Evoca el
nombre del apuesto joyen que era Poppy Bermlidez, uno de
los mis fervientes enamorados de Minerva, pero que ella siem-
pre 10 acept6 solamente como amigo. Otro de los admirado-
res-enamorados de Minerva era Sully Eduardo Bonnelly, el
hermano de Gilda.
Dice que a M\/inerva le encantaba comprar y vestir bien. Su
gusto era exquisito, por eso compraba cosas buenas. La ropa se
la encargaba a Maria Hernndez, una sefiora que traia trajes
importados desde New York. Cuando Minerva visitaba Santiago
no faltaba a su cita en el saln de Tina Vargas, pues le gustaba
como le recortaban el pelo. Minerva y sus hermanas eran asi-
duas clients de El Gallo. Recuerda que cuando MCinerva entraba
a la tienda llamaba la atenci6n por su elegancia y simpatia. En
esos tiempos se pusieron de moda las boinas. Se compraron de
todos los colors para combinarlas con los vestidos.
Un dia un grupo de amigas, entire las que estaban, ademis
de Thelma, Camelia Bonnelly, Irma Paniagua y Filita Castella-
nos, organize un viaje a Ojo de Agua para pasarse el dia con
las Hermanas Mirabal. Este encuentro se perpetu6 con fotos
del grupo, todas sentadas en el jardin de la casa.
Cuando terminamos de conversar, dofia Thelma me ense-
fi6 su Ilbum de fotos. Muchas de ellas, la gran mayoria, son
desconocidas, pues s610 ella las tiene. Me permit verlas con
detenimiento. Confirmi la belleza de Minerva. Le dije que
debia cederlas a Dofia Ded6 para que las copiara y las lleva-
ran al Museo. Me dijo que 10 haria.
Nos despedimos con un fuerte abrazo. Ella me express su
deseo de ver el monlogo cuando fuera a presentarse en el
teatro.













El momentum




"Trodos los series humans, al margen de
nuestra nacionalidad, riqueza o pobre-
za, tenemos necesidades, deseos ypreocu-
paciones. En realidad, nunca he conoci-
do a nadie cuya mayor necesidad no sea
el amor. El verdadero amor incondicio-
nal... No hay forma de confundir el
amor, se siente en el corazon, es la fibra
comn de la vida, la lama que nos ca-
lienta el alma, que da energia a nuestro
espzintu y da pasian a nuestra vida... Toda
persona pasa por dizicultades en su vida.
Algunas son grandes y otras no parecen
tan importanztes. Pero son las lecciones
que bemos de aprender. Eso lo hacemos
eligiendo... La vida es una responsabili-
dad... cada persona elige si sale de la di-
~ficultad aplastada o perfeccionada..."
Elisabeth Kubler Ross



Una cosa que me atormentaba desde el mismo moment que
contest afirmativamente a la petici6n de Ovalles y Edili, era el
punto de partida, el "momentum ", como me coment6 muy
atinadamente el escritor M\/anuel M/ora Serrano, por demits muy
amigo de Violeta Martinez. No queria hacer una biografia mis,
cuando ya hay muchos trabajos escritos, algunos muy buenos
y completos. Tampoco podria ser una historic de su vida con-
tada por la propia Minerva, representada por Edil. Recuerdo
que en esa cafeteria donde nos encontramos por primera vez,
se me ocurri6 la idea de presentar a M\/inerva en la llamada
"Cuarta dimension", es decir, ella hoy a sus 77 aflos, s610 en su
realidad de cuerpo astral-no fisico, evaluando su propia vida y
el mito en que se ha convertido. La cuarta dimension, dicen los









72 Mu-Kien Adiriana Sang


esotricos, es ese estadio en el que los series humans, converti-
dos en energia, pueden presenciar, sin intervenir directamente,
el mundo material de los vivos. Al escribir esto, sigo mirando las
caras de sorpresa de Ovalles y Edili. Pero les gust6 la idea.
Queria saber si mi ocurrencia tenia fundamento en el mun-
do de los esotricos, por eso le pedi al amigo C6sar Fafias que
nos hablara sobre el tema. Organizamos un encuentro en mi
casa. Con su formalidad habitual, Fafias nos prepare a los tres
una conferencia. Asi, seg(in los esotricos, existe el mundo real
y tridimensional, que es el que nosotros vivimos; y un mundo
inmaterial, pero real, que se divide en cuarta, quinta, sexta y
s6ptima dimension, que es el mundo del espiritu o de la ener-
gia. Segn nuestro "Guru" esa dimensionalidad diferente no es
comprensible para las personas que slo viven el ahora, y la
realidad de lo material. Incluso nos Ileg6 a decir que en el
espacio donde nos encontribamos, pululaban y nos observa-
ban decenas de espiritus interesados en nuestra conversaci6n.
La verdad es que cuando hice la observaci6n, no tenia
todo el convencimiento, sino una intuici6n, product de ex-
periencias personales muy singulares a raiz de la muerte de
mis padres. Pap muri6 despus de una larga enfermedad
terminal, y el mismo instant en que se habia resignado a no
seguir luchando, mi hermano menor, Peng Bian, que estudia-
ba en Boston, sinti6 la necesidad de Hlamar a la casa paterna,
en ese moment preciso pap acabada de morir. Cuando vino
al pais, le pregunt6 por qu6 habia llamado y me dijo que una
fuerza externa lo impulse. Hace tres ailos mi madre muri, y
me dej6 con la tristeza de no haber podido despedirme de
ella, por la forma repentina de su deceso. Meses despu6s de su
muerte, tuve un suefio tan hermoso, en el que las dos pudimos










Este mondlogo tiene su bistoria... 73


decirnos todo aquello que con la rapidez de su partida no nos
dijimos. Luego nos despedimos abrazadas. Ella desapareci6 en
mi presencia, convirtindose s6lo en energia. Despert6 feliz,
con la firme convicci6n de que habia estado un largo rato con
mami.. Algo similar le sucedi a otros de mis hermanos.
La intuicin se fue confirmando a media que prosegula
con la investigaci6n; mientras hacia las entrevistas y leia sobre
el tema, mis me convencia de la novedad de ese "momentum"
para el monlogo. Busqu6 informaci6n. Lecturas nuevas sobre
ese tema y algunos relatos. Indagu6 un poco sobre lo que los
hinduistas piensan sobre la muerte, pero no quise seguir pro-
fundizando porque no me interesaban los temas del karma y la
reencarnaci6n. Friday de Villamil, una educadora nata e innata,
pero ante todo amiga entrafiable, me hizo Ilegar el libro "El
hombre y sus cuerpos" de Annie Besant,l cuando supo de mis
andanzas con el monlogo de Minerva Mirabal. La autora, sos-
tiene, basindose en muchas teorias hinduistas, que pueden
definirse tres cuerpos en los series humans:
1. El cuerpo fisico. Bajo este trmino, dice la autora, se in-
cluyen los dos principios inferiores del hombre, que en el
lenguaje teos6fico se denominan Sthula Sharira y Linga Sharira.
Ambos elements estin compuestos de material fisica y son
abandonados al moment de la muerte. Se desintegran juntos
en el mundo fisico.
2. El cuerpo astral. Convencidos los defensores de las teorias
teos6ficas, que el ser human es algo mis all que su cuerpo
fisico, sostienen que tambin cuenta con el Ilamado plano astral.
"En primer t6rmino, debe entenderse bien 10 que significant las

'Annie Besant, El hombre y sus cuerpos, Barcelona, Editorial Humanitas,
segunda edici6n, 1997.










74 Mu-Kien Adriana Sang


palabras mundo astral... El mundo astral es una region definida
de universe que rodea y penetra el mundo fisico, pero que es
imperceptible a la observaci6n ordinaria, por estar constituida
en una clase distinta de materia... la material astral sirve de vehi-
culo a Jiva, la Vida Una que todo lo anima, y por conduct de la
material astral... sostienen y alimentan cada particula de material
fisica...". Este plano, seg(in los esot6ricos, es tan real como el
fisico. Apoyindose en esta teoria, Besant sostiene que much
gente que muere y que despierta en la region inferior del mundo
astral, se encuentra a menudo y se cree que contin(la viviendo
en el mundo fisico, pululando, sin tiempo, entire dos plans.
3. El cuerpo mental. Este vehiculo de conciencia, sostiene
Besant, pertenece a los cuatro niveles inferiores del Devechin,
de cuya material est formado. El cuerpo mental, sigue dicien-
do, es el vehiculo del Ego, del Pensador, de la inteligencia.
"Est formado de material sutil; en cuanto a sus funciones, es
el vehiculo inmediato, en el cual el Yo se manifiesta como
inteligencia; respect a su crecimiento, crece vida tras vida en
proporci6n del desarrollo intelectual...
Gracias a Argelia Tejada, conoci los trabajos de una gran
investigadora sobre la muerte, la siquiatra Elizabeth Kubler-Ross,
quien dedic6 toda su vida professional a estudiarla: el trnsito de
la vida a la muerte, la despedida de los mnoribundos del mundo
real y sobre todo, la posibilidad de que en la otra vida, los muer-
tos, transformados en otra esencia, pudieran tener sefiales y con-
tactos con sus series queridos desde las otras dimensions.
La autora cuenta en el libro "La rueda de la vida",2 el caso
de Manny, su ex marido y padre de sus hijos, otro reconocido


2Elisabeth Kubler-Ross, La rueda de la vida, Barcelona, Ediciones B, SA, 2000.









10te monologo tiene su bistoria... 75


medico y cientifico, quien en desacuerdo con su non orto-
doxa vision de la ciencia, rompi6 professional y sentimental-
mente con ella. Despu6s de una larga enfermedad, Manny
sucumbe. En su lecho de moribundo, Elisabeth le rog6 a su
ex compattero sentimental que le diera una sefial cuando es-
tuviese en el mundo de los muertos. Dias despus de enterra-
do, su hija, el ser que ms amaba, encontr6 un ramo de rosas
rojas, sus flores favorites, sembrado en la nieve, sefial inequi-
voca del amor de su padre fallecido.
En este libro, "La rueda de la vida", una impresionante
autobiografia, la intr6pida siquiatra nos relata las diferentes
etapas que el ser human tiene que vivir para pasar del mun-
do material, 10 que denominamos vida, al mundo inmaterial,
que Ilamamos muerte. En sus palabras:

"Esos extraordinatios ballazgos condujeron a la con-
clusin cienti~fica aun mas extraordinaria de que la
muertie no existe en el sentido de su definicion tradicio-
nal. Pens que cualquier definician nueva debia tras-
cender la muervte del cuerpjo jhico; debia tomar en cuenta
las pmebas que teniamos de que el hombre posee tam-
bidn alma y espiritu, un motiuo superior para vivir, una
poesia, algo ms que la mera existence y supewmivencia
~fisica, algo que contim2a.'5

Dice la siquiatra Kubler Ross que la muerte nos Ilega
cuando "hemos hecho todo el trabajo que nos ha sido enco-
mendado al enviarnos a la Tierra", entonces, sigue reflexio-
nando, "se nos permit desprendernos del cuerpo, que nos

3Ibid., p. 255.









76 Mu-Kien Adriana Sang


aprisiona el alma como el capullo envuelve a la maripo-
sa..."4 Afirma que no importa la forma de morir, violent o
por enfermedad, en la muerte no hay dolor ni miedo, ansie-
dad ni pena, s6lo existe el agrado y la serenidad de una
transformaci6n en mariposa. En sus investigaciones la doc-
tora Kubler Ross Ileg6 a la conclusion de que cuando llega
la muerte se suceden cuatro fases, veamos:
Primera fase: En esta fase, la persona que acaba de morir,
sin importar las causes (suicidio, accident, enfermedad o ase-
sinato) sale flotando de su cuerpo, como la mariposa que sale
del capullo, pero adopta una forma etrea. Sabe lo que ocu-
rre y observa como espectadora, el scenario donde ella mis-
ma es el centro de la escena.
Segunda fase: Aquellas personas que salen de sus cuerpos se
encuentran en un estado despus de la muerte en que todo es
espiritu y energia. Dice la investigadora, que fuera cual fuera el
lugar o la forma en que se muere, las personas son capaces de
ir a cualquier parte a la velocidad del pensamiento; aunque sus
series queridos estuviesen al otro lado del mundo. "Esta fase es
la ms consoladora para las personas que Iloran la muerte de
un ser querido, sobre todo cuando ste ha tenido una muerte
tragica y repentina."
Tercera fase: Es el moment, segn la investigadora, en que
los muertos, entran en un tUnel o una puerta de paso, y detrs
de ella o al final de este tnel se ve una luz brillante que es la
fuente de la energia del universe.
Cuarta fase: Lo define como el Encuentro con la Fuente Su-
prema, lo que algunos llaman Dios. En ese estado la persona


"Ibid., p. 256.









78 Mu-Kien Adriana Sang


mam, me he obligado a replantearme el tema como un sig-
no vital indiscutible, a sabiendas de que la Onica certeza que
tengo por estar viva es que mi muerte y la de los mios es un
hecho future innegable.
Conocer a Minerva Mirabal a trav6s de este mon6logo,
sumergirme en los detalles de su vida, contactar a la gente
que la am6, a los suyos que Iloraron su partida tan trgica e
injusta, me ha obligado a replantearme el tema de la muerte.
Morir es un designio de la vida, pero matar es atribuirse para
si una funci6n que s610 Dios, en el caso de los creyentes, o la
existencia misma, para aquellos que no creen en la trascen-
dencia, puede hacer. La historic ha demostrado que muchos
hombres y mujeres, errando en su propia percepci6n, se han
credo poseedores de un designio especial para arrancar la
vida a otros series. Dice Elisabeth Kubler Ross que estamos en
el mundo con un tiempo determinado, para terminar tareas
que nos fueron asignadas. Yo me pregunto siempre jes posi-
ble aceptar la muerte de un ser querido, cuya vida ha sido
violent e injustamente interrumpida? iExiste alguna diferen-
cia de morir? iSignifica que las tareas asignadas por el destino
se cumplen de todas maneras aun en los casos en que se ha
arrebatado la vida? No tengo respuesta a esas ni a otras pre-
guntas. La complejidad de la vida y de la muerte escapan a mi
limitada capacidad de pensar y razonar.
No tengo seguridad alguna de que la cuarta y las dimen-
siones siguientes existan. Creo que la muerte, ademis de im-
perativo ha sido, es y sera siempre un enigma. iExiste la vida
despu6s de la muerte? Tengo la confianza de que asi sea. Mis
convicciones religiosas, mi profunda fe cristiana, mi certeza
de que existe Dios, mi deseo infinito de reencontrarme con








Este monologo tiene su histod'a... 79


los series queridos, me hacen career que si existe. Pero esta
afirmaci6n es estrictamente personal.
Las lectures que hice sobre la muerte, me permitieron cons-
truir un discurso, un manojo de reflexiones y pensamientos
de una mujer, M/inerva Mirabal, quien desde la cuarta dimen-
si6n, analiza, escudrifia, interpreta, juzga y recuerda su vida y
el mito en que se ha transformado.














Minerva Mirabal

y sus dimensions humans



iEstaba Minemua? Estaba
iEstaba Patnia? Estaba
Estaba Mania Teresa? Estaba
Estaban las Mirabal.
Encendido en cada pecho
El dolor/la cruz
Chorro de sangre los ojos
Lagrimmas de tantos buesos...
Las tres amaban la Patria
El tambor/ la libertad
Las tres rodaron/ cada una
Era bandera
Una bandera muy grande
Que aprisionaba sus cuerpos
Con la carne destrozada.
Donde flotan las banderas
Lloran por la libertad
Minemva / Patria/ Maria Teresa
Que bellas en el tope estan
Las :. .. de Dofia Chea
Madre de las Mirabal."
Aida Cartagena Portalatin,
Cantan las Mirabal


Conocia de manera general y por qu no, tambi6n superfi-
cial, la vida de las hermanas Mlirabal. Minerva, la mfis intr6-
pida y comprometida de las cuatro QiDed6 por qu6 siempre
te dejamos fuera?). Era uno de mis personajes favorites y
admirados, pero claramente desconocido. Durante muchos
afios vivid inmersa buscando los vericuetos existenciales y
politicos de Lilis, Bilez y Espaillat; para luego dedicarme, en
los filtimos cinco afios de mi vida a estudiar la political exte-
rior dominicana. Concentrada como estaba en mis investiga-
ciones anteriores, habia dejado para despues el conocimien-
to de MLinerva Mirabal.










82 Mu-Kien Adriana Sang


Confieso que me he quedado marayillada ante la Minerva
que se ha desnudado ante mis ojos. He visto con detenimien-
to sus fotos; las publicadas en los libros y reportajes sobre las
hermanas, las que engalanan las paredes del museo, pero
tambi6n imgenes inditas de Minerva, gracias a la cortesia
de algunas de las personas que entrevist6. En todos estos
testimonios grficos me he encontrado con una mujer segura
de si, poderosa, por su capacidad de influir en las personas
que la rodeaban. Durante estos meses de lectures, entrevistas,
visits y anotaciones, he tenido ante mi a una mujer valiente,
aguerrida, comprometida, romntica, alegre y poderosamen-
te atractiva.
Los diversos instrumentos de investigaci6>n han permiti-
do que me acercara tanto a ella, que casi siento que la cono-
ci personalmente. A sabiendas de que disfrutaba profunda-
mente con las flores, he Ilegado a imaginrmela arreglando
el jardin en Ojo de Agua; vi el camino de piedras que cons-
truy6 y que todavia permanece intacto, en el santuario de
Ded6, y la imagine, tozuda como dicen que fue, colocando
animosamente cada piedra. Todo el mundo ha confirmado
su amor por la poesia y de las largas noches dedicadas a
memorizar y recitar los versos de sus poetas favorites.
Releyendo los poemas que memorize y recite una y otra vez
con Violeta, Sina o Angela, casi la escucho recitando el Noc-
turno de Jos6 Asunci6n Silva; o aquella triste historic, segn
me relate Violeta Martinez, la amiga de infancia, de San
Francisco de Macoris, que siempre aparecia en las noches
de romanticismo. Cuenta Violeta que esta historic desgarra-
dora y triste se refiere a una pareja de esposos quienes pro-
ducto de su pobreza, decide entregar a uno de sus hijos.










E~ste mondlogo tiene su historia... 83


Desconsolados por el hecho, se paran delante de las dos
cunas, para decidir a cul entregarn; al final, los esposos
no regalan a ninguno de sus hijos. Minerva terminaba la
historic y recitaba siempre el mismo trozo del poema: "Que-
ri'do Juan que me amas todavia, con la misma ternura de
aquel dia en que el cielo bendifo nuestra unidn... iCucil ha
de ser Dios mio? Yo al esposo mird y I me mird... Querido
Juan...~
A trav6s de las lectures, entrevistas y visits; de las pala-
bras expresadas, de los gestos, las miradas, las ligrimas
contenidas; he conocido el drama de esta familiar, pero so-
bre todo, la dimension humana de la historic. He estado
vinculada al relato hist6rico y a la reconstrucci6n del pasa-
do por algo mis de dos d6cadas. Mis relaciones con los
personajes de mis histories eran extremadamente frias. Los
conoci a travs de los documents consultados en imper-
sonales archives. Fui feliz mientras descubria hechos y su-
cesos. M\/e dediqu6 por afios en cuerpo y alma a esas ta-
reas. Hoy descubro que s6lo pude Ilegar al umbral de la
interpretaci6n intellectual. Mi alma fue celosamente resguar-
dada para dar paso a una escritura cientifica, con intentos
de objetividad. La dimension humana no estaba present
en mis relatos, a pesar de mis intentos por conocer todas
las intringulis en la vida de mis personajes. Lilis, U1ises
Heureaux,l por ejemplo, ya lo he dicho en varias ocasiones,
reconociendo su condici6n de dictador y todas las secuelas
que esta denominaci>n implica, su personalidad me sedujo,


'Me refiero a mi libro "Ulises Heureaux: Biografia de un dictador", Santo
Domingo, Intec, 1987.










84 Mu-Kien Adriana Sang


por su inteligencia y arrojo. Buenaventura Bitez,2 pOT ejem-
plo, no me produjo ninguna seducci6n ni embrujo. Su figure
y personalidad, a pesar de haber sido un "bon vivant", no me
resultaron atractivas. Mi relaci6n con Espaillat, por ejemplo,
fue diferente a la que tuve con los otros dos personajes. Su
vinculo con la historic no fue por su participaci6n en la vida
politica dominicana, sino por la profundidad de su pensa-
miento y su actitud tica ante la vida y la participaci6n politi-
ca; por eso am y disfrut profundamente hacer esa investi-
gaci6n.
Este monlogo fue una nueva experiencia de investiga-
ci6n. Tuve que hacer uso, como antes, de los recursos apren-
didos durante los process investigativos. A diferencia de
los trabajos anteriores, no tenia la preocupaci6n de hacer
reconstrucciones exactas de los hechos hist6ricos, los da-
tos recolectados pasaban a una fuente important para ela-
borar un discurso, en el cual, apegado a la verdad histori-
ca, podia hacer uso de la imaginaci6n creadora. Y esa nue-
va dimension de mi vida de escritora me result extrema-
damente atractiva.
La idea de escribir este monologo a partir de la cuarta
dimension, es decir, una Minervia hablando desde su nueva
realidad, una nueva esencia, configurada a partir de la ener-
gia vital, que ha visto el discurrir de la vida durante 41 afios,
de la historic que ella misma escribi6 con su sangre, que ha
sido testigo silent, pero siempre present de la vida de sus


2Aqui estoy hablando de mi segundo libro, Buenaventura Bilez. El caudi-
110 del Sur, Santo Domingo, Intec, 1990.
3Esta investigaci6n fue mi tercer libro: Una utopia inconclusa. Espaillat y
el liberalism dominicano del siglo XIX, Santo Domingo, INTEC, 1997.









Este mondlogo tiene su historia... 85


hijos, de los hijos de sus hijos, de sus sobrinos, de su herma-
na, sus amigos y enemigos, es el product de mi imaginaci6n.
La investigaci6n slo me permiti6 conocer, con cuatro d6ca-
das de distancia, a la Minerva Mirabal nifia, a la adolescent
Ilena de una energia vital extraordinaria y a la joyen mujer,
que apenas al iniciarse en el mundo adulto, el vil strapa se
Ilev6.












El estilo, la estructura
y la forma del relato









MIientras hacia las entrevistas, me atormentaban muchas co-
sas. Cada informaci6n nueva, cada idea nacida de las conver-
saciones, me obligaban a hacerme nuevas preguntas: iC6mo
desdoblarme para escribir asumiendo la vida, el estilo y la
forma de mi personaje? iDebo ser critica o complaciente? iA
qu darle prioridad a la Minerva mujer, la Minerva hija con-
vertida luego en madre, o a la Minerva politica? iDejarme
Ilevar y hacer una apologia mis de esta gran mujer? iC6mo
evaluar la Minerva hist6rica?
Lo primero que hice fue leer algunos monlogos que Edill
y Ovalles me facilitaron. Uno de ellos me impact sobrema-
nera. Lei con verdadero deleite "Diatribas de Amor Contra un
Hombre Sentado", escrito nada mis y nada menos que por
Gabriel Garcia MAlrquez. En ese trabajo se evidencia la ex-
traordinaria imaginaci6n de este gran escritor y sobre todo su
dominio del lenguaje escrito. Me cuentan que la puesta en
escena de esta obra tuvo un extraordinario exito en la perso-
na de Edili, consolidndose como actriz no s6lo de comedia,
sino tambin de drama.
Durante dias enteros estuve pensando c6mo debia iniciar
y terminar este trabajo. En varias oportunidades converse con









88 Mu-Kien Adriana Sang


Ovalles sobre algunas de mis ideas, compartimos y nos entu-
siasmamos juntos, mientras le daba forma concrete a mi ima-
ginaci6n. Antes de sentarme a escribir este monlogo, tom
varias decisions:
-El personaje de MCinerva Mvirabal seria tratado fundamen-
talmente en su dimension humana. El personaje histrico ha
sido ya muy estudiado y difundido.
-El relato tendria dos grandes parties. La primera se centra-
ria en los detalles de la vida de Minerva, para lo cual tuve que
recurrir a los instrumentos que me ha dado la investigaci6n
hist6rica. Qu hizo, qu6 no hizo, qu pensaba, c6mo camina-
ba, c6mo vestia, qu6 le gustaba, sus amigos, su actividad po-
litica, su amor por Manolo, sus hijos, etc.
-La segunda parte, seria a partir de 1960, es decir 41 afios
despus. iC6mo evallia la Minerva -energia, el desarrollo de
la historic que ella ayud6 a construir? iEstaria conforme con
los resultados? iEstaria de acuerdo con haber pagado el pre-
cio que pag6 para hacer lo que consideraba correct como
mujer comprometida? iSabia ella que se convertiria, junto a
sus hermanas, en heroinas nacionales y en simbolos de las
luchas de las mujeres de todos los tiempos?












La consult de materials











Mis reflexiones y decisions estuvieron acompafiadas de lec-
turas sobre M/inerva Mirabal. Busqu6 por donde pude, y 10
cierto es que encontr6 muy pocos libros. Algunos incluso no
son lo suficientemente profundos como para Hlamarlos inves-
tigaciones. Creo que mi instrumento mis util fue sin duda la
investigaci6n de William Galvin, siendo hasta el moment la
biografia mis complete, cientifica y objetiva sobre esa gran
lider politica que fue Minerva Mirabal. Indagu por Internet
tambin. Me encontr con la pigina electr6nica de la Funda-
ci6n, imprimi alguna informaci6n. Compr en el museo los
pocos libros que tienen sobre las muchachas, incluyendo el
de Leandro Guzmn, "De espigas y fuegos", quien ademis de
haber sido un militant activo del 1J4 era el esposo de Maria
Teresa y padre de Jacqueline, la finica descendiente de la
menor de las Mirabal. Este relato no me impresion6 much,
sin embargo me aport6 algunos detalles interesantes sobre la
6poca y especialmente sobre la vida de las muchachas.
Julia Alvarez y su notable novela "En el tiempo de las
Mariposas", fue una inspiraci6n. Habia leido la novela y me
habia encantado. Cuando empec6 a escribir, decide no volver
a abrir el libro, pues no queria sentir su influencia en mi








Este~ mondlog~o tiene su bistoria... 91


medio de la ms obscena contienda b61ica..., el modernismo
ya no tenia nada mis que decir, e intu que, una vez apagadas
las llamas devastadoras la nueva poesia espaola e hispano-
americana reaccionaria contra la mia. Y asi seria, por ley irre-
versible..."
Como lo hizo lan Gibson con Ruben Dario, la Minerva de
mi relato tambin habla de su vida, de sus tiempos felices, de
su familiar, de su vida political, de su amor y de sus hijos, pero
sobre todo pone en una balanza para evaluar los principles
hechos de su vida. Contado tambi6n en primera persona, Mi-
nerva reafirma su convicci6n de mujer comprometida, Ilega al
mundo de los vivos, observa, valora, evallia y juzga... al final,
acepta con resignaci6n lo que encontr6 y parte de nuevo a la
dimension que le pertenece.
Esta hermosa coincidencia me sorprendi6>, pero me tran-
quiliz6, enormemente el saber que mi idea de una MCinerva
energia que regresa al present, para evaluar el pasado, no
era algo descabellado.













Agradecimientos











Convencida de que la vida se hace ms fcil si cuenta con la
ayuda de los demis, este monlogo es el resultado de las
observaciones de muchas personas. De manera generosa,
un grupo de amigos y amigas leveron con interns el borra-
dor que les presto. Incorpor6 lo mejor que pude sus obser-
vaciones.
Mi familiar fue un testigo activo de este trabajo. Arancha y
Rafelito, mis hijos, acompafiaron el process, leyendo conmi-
go algunas de sus parties. Mi esposo Rafael, fue un observa-
dor y lector muy critico, que me hizo incluso eliminar algunas
piginas.
Mi amiga Amparo de Mejia fue una lectora concienzuda y
cuidadosa. Friday de Villamil y C6sar Fafias, leyeron el texto y
le pusieron el ingredient esot6rico. Sus observaciones fue-
ron muy valiosas, por cuanto me introduce en un tema que no
dominaba. Wenceslao Vega fue el historiador elegido. Su for-
maci6n y sobre todo su participaci6n active en la lucha anti-
trujillista me fueron muy titiles para evaluar criticamente algu-
nas descripciones que hago de los sucesos. Juana Hernndez,
mi fiel asistente de investigaci6n, me ayud6 much en la lo-
calizaci6n de fuentes y la transcripci6n de notas. Mientras










94 Mu-Kien Adriana Sang


escribia, Rafael Ovalles acompaf16 el process, no slo partici-
pando activamente en las entrevistas, sino leyendo cada pgi-
na que escribia.
Agradezco de manera especial a Minou Tavrez Mirabal y
a Dofia Ded. Siempre quise que el monlogo fuera fiel a la
realidad, y quin mejor que la familiar para hacer este juicio.
Cuando converse con Dofia Ded6, dias despu6s de que se lo
enviara, me dijo que habia llorado much. Se sorprendi con
algunas escenas del relato, pues segn ella, eran fieles a la
realidad. Con Minou fue mis especial. Me interesaba much
su opinion, no s610 como hija de Minerva y Manolo, sino
tambien por su formaci6n professional. Fil61oga al fin, me hizo
una series de concienzudas observaciones y criticas, que acep-
t6 con la mayor humildad possible.
Giovanny Cruz, el reconocido director teatral, tambin hizo
sus aportes al texto. Le gust6 much el estilo y la novedad
utilizada: M/inerva hablando desde la cuarta dimension. En la
conversaci6n figure algunas escenas y todo los presents nos
entusiasmamos much con su energia y entusiasmo. Dijo, sin
embargo, que a algunas escenas, se le debia dar el lenguaje
teatral.
El ltimo lector de este texto fue Jos6 Rafael Lantigua. Ovalles
y yo lo elegimos por muchas razones. Le pedi el favor de leer el
texto, por sus conocimientos como literato, pero tambi6n por su
amor al teatro y a la actuaci6n, pues como 61 mismo me confess
en su carta de observaciones al monlogo, hubiese sido actor.
"Siempre he dicho que si me hubiese criado en Santo Domingo
hubiese sido actor y hoy, tal vez, dramaturgo..."
Esper un tiempo para que pudiese leer el trabajo con la
paz de espiritu necesaria. Un dia, recibi una carta, un libro y









Esrte mondlogo tiene su bistoria... 95


los borradores corregidos. Lei con fruici6n y avidez la misiva,
pues me interesaba much su opinion. Le gust6, pero me
hizo una series de observaciones importantes. Creo que las
tom en cuenta, tanto, que me oblige a sentarme de nuevo
en la computadora, a releer de nuevo el texto en base a sus
critics y a incorporar las sugerencias.
De todas maneras, todos estos amigos y amigas que slo
por amistad, dedicaron un tiempo valioso a leer y sugerir, no
son responsables del texto. Lo que de aqui ha resultado es de
mi responsabilidad absolute.












Unas palabras finales











Consciente de que escribia un monlogo para teatro, puedo
jugar un poco con mi imaginaci6>n. Basindome en las verdades
hist6ricas recogidas durante las entrevistas, en documents e
investigaciones, construi mi propia Minerva Mirabal.
La Minerva Mirabal que sale en estas pginas sigui6 siendo
la aguerrida, hermosa, valiente, romntica y espontinea mujer
que todos recordamos, pero quizs puse en sus labios conside-
raciones muy mias, al querer hacer una reflexi6n sobre los
mitos que construyen los pueblos. Imigenes que a fuerza de
elogios casi sobrenaturales, olvidan su condici6n humana, ha-
ciendo del mito un dios o una diosa que a ojos de todos debe
11egar casi a la perfecci6n, modificando la propia realidad.
Creo tambin que la historic de las Mirabal debe volver a
escribirse. Minerva fue una mujer extraordinaria, afirmaci6n
que escribo con absolute convencimiento. Sin embargo, no
hemos sido justos en el anlisis de Maria Teresa, como dice
Sina Cabral. Ella no fue la hermana pequefia que sigui6 a la
mayor o al esposo revolucionario, sino una mujer de profun-
das convicciones que se entreg6 en cuerpo y alma a una
causa por la que crea. Patria Mirabal, se vincul6 quizes por
accident, pero ella y su esposo Pedro, fueron victimas de la










98 Mu-Kien Adriana Sang


represi6n y la rabia del dictador; sufriendo en carne viva los
horrores de la violencia estatal.
Todo el mundo habla de "Las tres hermanas Mirabal", pero
hay una cuarta hermana. Dede Mirabal es esa cuarta, la que
vivi para contar la historic. Es reconocida como la mujer que
luch6 para tener en alto el valor y el heroismo de sus herma-
nas asesinadas. Sin embargo, yo creo que Ded, ha sido, es
y sera siempre, como sus hermanas, una verdadera mariposa.
Asumir el compromise, junto a su madre de criar unos niflos
hu6rfanos, educarlos con una vision positive de la vida, sin
olvidar el pasado y en medio de un ambiente hostile, no fue
tarea fcil. Y ms atin, luchar para situar la memorial de sus
hermanas en el coraz6n del pueblo, recorder que su sacrifi-
cio no fue en vano y lograr que hoy sean las Mirabal un
icono de la lucha de las mujeres, s6>lo puede ser el product
de un ser extraordinario. Las mujeres de hoy tenemos una
gran deuda con Dofia Ded6. Imitar su optimism vital, debe
constituirse en un objetivo. Trabajar tanto como ella, como
las hormigas de su jardin, debe ser motivo de orgullo y de
ejemplo a seguir por nuestro gnero. Pero lo que ms me
impresiona de Dede es su disposici6n permanent de contar
una y otra vez, ad infinitum, la historic de sus hermanas. Re-
cibir a todos los que quieren conocerla con la misma sonrisa.
Abrir su casa a gente extrafia, para mostrarle sus recuerdos, y
poner a la disposici6n de quien quiera su pequefio espacio
vital, s6lo puede ser realizado por alguien verdaderamente
excepcional. Creo que vivir como ella, es sencillamente un
canto a la esperanza. Minerva Mirabal y sus hermanas, fueron
mujeres de su tiempo, que asumieron los retos de ese tiempo
con valor y sacrificio.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.9 - mvs