• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 El destino de la fuerza en...
 Situacion actual de la responsabilidad...
 El procedimiento en materia de...
 Bibliography
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: Revista de ciencias jurídicas (Universidad Católica Madre y Maestra. Departamento de Ciencias Jurídicas)
Title: Revista de ciencias jurídicas
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/CA01600002/00008
 Material Information
Title: Revista de ciencias jurídicas
Uniform Title: Revista de ciencias jurídicas (Universidad Católica Madre y Maestra. Departamento de Ciencias Jurídicas)
Physical Description: v. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad Cato´lica Madre y Maestra -- Departamento de Ciencias Juri´dicas
Universidad Católica Madre y Maestra -- Departamento de Ciencias Jurídicas
Publisher: Universidad Cato´lica Madre y Maestra, Departamento de Ciencias Juri´dicas
Universidad Católica Madre y Maestra, Departamento de Ciencias Jurídicas
Place of Publication: Santiago, R.D
Santiago, R.D
Publication Date: Julio-Septiembre 1979
Frequency: three issues yearly[<2002->]
quarterly[ former 1977-]
monthly[ former <, sept. 1984->]
bimonthly[ former <, 1992>-1994]
quarterly[ former 1995-]
monthly
regular
 Subjects
Subjects / Keywords: Law -- Periodicals -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: law report or digest   ( marcgt )
legal article   ( marcgt )
legislation   ( marcgt )
periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: No. 1 (oct./dic. 1977)- ; 2a época, año 1, no. 1 (sept. 1984)- ; 3. época, año 1, no. 1 (nov. 1991)- ; 4. época, no. 1 (sept./dic. 2002)-
General Note: Title from cover.
General Note: Latest issue consulted: 4. época, no. 1 (sept./dic. 2002).
General Note: Has supplements with distinctive titles.
 Record Information
Bibliographic ID: CA01600002
Volume ID: VID00008
Source Institution: Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra - Recinto Santo Tomás de Aquino
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 10082860
lccn - 85644548
issn - 0379-8526

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Table of Contents
        Page 1
        Page 2
    El destino de la fuerza en America
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Situacion actual de la responsabilidad civil del guardian de las cosas inaminadas
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    El procedimiento en materia de conflictos individuales de trabajo
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Bibliography
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Back Matter
        Page 119
        Page 120
    Back Cover
        Page 121
        Page 122
Full Text























































JULIO AGOSTO SEPTIEMBRE No. 8 AO 1979












Revista de

CIENCIAS

JURIDICAS


Contenido



EL DESTINO DE LA FUERZA EN AMERICA
Por Lic. Enrique I'menez .. ..... .... .... .. ............... 3


SITUATION ACTUAL DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL
DEL GUARDIAN DE LAS COSAS INAMINADAS
Por Ramn Tapia Espiinal ... ................

EL PROCEDIMIENTO EN MATERIAL
DE CONFLICTS INDIVIDUALS DE TRABAIO
Por Scrjtes de jess Hernndez ................


. . . . . . . 17


. . . . . . . 3 1












SEL DESTINO DE LA FUERZA EN AMERICA

Por el Lic. Enrique Jimnez*





La civilizacin de nuestro siglo hubo de iniciarse impelida por, el
sino de la fuerza, y cada da, cada ao que pasa, es testigo de un
desarrollo ms y ms gigantesco de esta fuerza.

Fiebre loca de dominio, demonacos empeos de superacin mili-
tar en el mar, en la tierra y en los aires; afanosa ambicin de prepon-
derar en el campo de las finanzas y las industries y d conquistar
ilimitados mercados comerciales, son los combustibles que alimentan
la division y la lucha sin cuartel entire naciones.

El ingenio, el corazn del hombre y el progress de las ciencias y
las artes se han dado por entero al servicio de la trgica aventura que
ensombrece los mbitos del mundo.
SLos ms audaces, los ms activos, los ms irresponsables en el
empleo de esta fuerza ensanchan el podero de sus naciones a expen-
sas de los dbiles, de los que no han sabido o no han querido unirse y
organizarse para su defense. Y se da el caso de que los mismos fuertes
consagrados por la historic, comienzan ya a sentirse inseguros en la
posesin de lo que ellos tambin conquistaran por medio de la
audacia, del terror y la matanza.

De esta trgica realidad histrica que caracteriza a nuestro siglaes
responsible la humanidad entera. Individuos y naciones, en gra Jo
ms o menos idntico, han venido preparando, a travs del tiempo,
esta supremaca de la fuerza sobre el espfritu, esta materializacin de
la mente humana, esta irrupcin de fuerzas instintivas sin cauce ni
control spiritual que las conforme a la vida consciente y,social del
hombre.

SExdiplomiico dominicano y delegado por la Repblica Dominicana a la Conferencia In-
teramericana de Consolidacin de la Paz de Buenos Aires.









Para el logro de sus fines, esta fuerza no distingue ni apreci.
calidad de los medios, puesto que ella se consider incoercible y ci
al igual que las fuerzas de la naturaleza. Es un torbellino human q
pretend arrasar los ms nobles atributos del hombre: su poder espt
tual, su personalidad, su dignidad, su libertad y su fe en la eficacia
amor y el bien.

SLa liquidacin de la guerra de 1914, entire los poderes centrales'
imperialistas del continent europeo y las democracies tambin im
rialistas, hubo de sancionar desmembramientos irritantes y prctic
opresoras en el orden econmico-internacional, difciles de mant
ner por tiempo ilimitado. De aqu que, como una reaccin natu
contra esta infortunada liquidacin, no tardaran en organizarse
Estados totalitarios que, con sus vehementes ideologas y sus brush
arremetidas, se estn abriendo paso a march forzada, derribandi
frenticamente, las endebles armaduras de los intereses creados. Y el
franco desenfreno contra las democracies, detentadoras del velloci
de oro, el eje Roma-Berln no parar su march hasta no ver
convertido en dominador usufructuario de las fuerzas politic ;
econmicas del continent europeo o rendirse bajo el peso de fuerz
superiors a la suya.

La Rusia Sovitica, Estado totalitario de colosales proporcion~
con vistas hacia Occidente y el Oriente, ha puesto sus inmensos recu
sos y su vitalidad entera al servicio de una doctrine, cuyo mater.
lismo histrico tiene por norte la fuerza y la destruccin del order
moral, econmico y politico, creado por la cristiandad democrti
del mundo.

Por cuanto despierta las necesidades instintivas de las masas qu
'aspiran a un mayor bienestar material, esta doctrine ha encontrad
en todos los pueblos asidero propicio para su desenvolvimiento. Mi
no es la paz el ambiente de esta doctrine comunista, puesto que ell
no puede vivir sino empujada por el torbellino de la fuerza de la
pasiones y los odios. No busca trminos medios, una evolucin haci
ut just equilibrio de los intereses humans, sino el derrumbamient
total de lo creado por el hombre, pretendiendo construir un nuei'|
estado de cosas que no habr de representar, por cierto, ni un bienrie
tar ms amplio ni una mayor justicia. Y es que la fuerza, organizad4
exclusivamente para satisfaccin de los instintos, no puede engendrai
ms que esclavitud y miseria. ,
En el lejano Oriente, el Japn -como todo buen discpulo del]
escuela de la fuerza que acaba, no solamente por burlar sino por
1 ."i








atropellar al maestro- el Japn, con la boca de sus caones y desa-
Sfiando a todos los poderes del orbe, ha proclamado su doctrine pana-
sitica: "Asia para los asiticos".
Invadi y organize, poltica y econmicamente, el Manchuko, y
ha invadido y pretend organizer, en la misma forma, a la China. Para
la imposicin de esta poltica totalitaria, imperialista, el Japn
avanza, fantico y ciego, arrollando todas las fuerzas que se le opo-
nen en su camino. No respeta intereses creados ni derechos adqui-
ridos, por lo mismo que se siente capacitado para destruir por la
fuerza lo que la fuerza engendrara.

Y ya hemos visto que los interests y los derechos de las naciones
occidentales, adquiridos por tratados impuestos a los chinos por la
fuerza, se han cor)vertido en letra muerta de la noche a la maana;
Sderechos e interests que estas fuertes naciones occidentales, inseguras
Sen su propia casa, no se han atrevido ni se atrevern a defender.
1 Muchas protests verbales, muchas notas diplomticas, y mientras
tanto el apn, con sus labios a medio sonrer, impertrrito hasta no
ver logrado el fin que se propone alcanzar.

La fuerza del Japn lleva la misma trayectoria de la fuerza occi-
dental, con la ventaja de que el discpulo ha superado al maestro en
astucia, en fanatismo politico y guerrero, en frrea discipline y en
resistencia heroica frente al dolor y la muerte.

Y no hay duda que si la fuerza del Japn, como ya se est
perfilando, logra imponerse y controlar a la China, para former con
sta una sola potencia econmica, polticaly military, entonces no nos
sorprendera ver caer a Indochina, a la India, como a las dems
Sposesiones pertenecientes a naciones occidentales, bajo la influencia
y el control del panasiatismo japons. No es sta una profeca, sino
hechos que se estn realizando y cuyo desenvolvimiento tiene toda la
fuerza de un alud incontenible.

Y cuando esto acontezca, puesto que nuestra desintegrada civili-
zacion occidental an no est en capacidad de presentar un solo
frente para evitarlo, cules habrn de ser las consecuencias en lo
poltico y en lo econmico e industrializado, al igual que el Japn,
comience a vomitar products a bajo precio, contra los cuales no
seran suficientes ni las barreras artificiales de las tarifas, ni el boico-
Steo, ni ninguna otra media que no sea el cambio radical de nuestras
.costumbres, de nuestros vicios, de nuestras vanidades, de nuestros
odios, de nuestro afn de enriquecimiento a base de explotacin
i irritante y, en fin, todo lo que no sea un cambio complete en nuestro

S,








sistema de vida? Y quin se atrever a oponerse, cuando esto acon-
teciera, a un desplazamiento del centro econmico del mundo hacia
el Oriente organizado, superior al Occidente en poblacin, en sobrie-
dad, en serenidad y concentracin y en espritu de adaptabilidad e
imitacin?

No es una muestra palmaria de lo que puede hacer el Oriente
industrializado, el esfuerzo expansionista que, tan slo como dbil
ensayo, est realizando el japn por todo el mundo con los produc-
tos d su industrial, frente a los cules estamos viendo la competencia
de Occidente declararse en franca derrota?

Y no entraa, pues, este despertar del Oriente, este advance de la
fuerza japonesa, todos los aspects de una lucha econmica y de una
lucha de razas sin precedentes en la historic del mundo?
II
Y Amrica, qu se propone hacer Amrica frente al monstruoso I
despliegue de las fuerzas de los Estados totalitarios e imperialistas de
Europa y de Oriente, adiestradas y dirigidas por el influjo omnipo-
tente de los nuevos Csares contra el orden, la economa i la vida d,
los regmenes democrticos?

Cul ha de ser la conduct de Amrica, expuesta como esta por
ambos flancos a la penetracin de las disolventes ideologas de-estos
stados totalitarios, cuya misin es provocar la supresin de las liber-'
tades humans con el establecimiento de regmenes tu nicos que les:
permit ensanchar impunemente su peligroso sistema commercial, as
como su insaciable ambicin de conquistas territoriales?

Cul ha de ser el destino de la fuerza en Amrica, tanto en el
orden national como en el international, y cul el sentido construc-
tivo de esta fuerza capaz de garantizar, dentro de la colectividad
americana, no tan slo la evolucin pacfica de su bienestar material:
y de su progress cultural, sino la solidaridad y la cooperacin necesa-;
rias para la comn seguridad de sus intereses vitales?

No tiene Amrica el deber de oponerse con su propia ideologa,
con una nueva organizacin econmica y con su fuerza constructive'
al desconcierto universal que se avecina?

En estas horas de resoluciones definitivas, el contenido de estas
interrogaciones tiene, a nuestro juicio, el inters y el apremio de la
cuestiones previas, que no se pueden ni se deben aplazar, por cuanto.





'-



de su consideracin inmediata ha de surgir el conocimiento cabal de
Snuestra present realidad y han de tomarse disposiciones en relacin
con esta realidad y con la suerte future de los pueblos que integran la
colectividad americana.

SEl sentido destructive de la fuerza que caracteriza la civilizacin ,
de nuestro siglo, arranca del process industrial del siglo XIX en que
Spara la explotacin del hombre por el hombre -nueva esclavitud que
suplantaba a la del rgimen feudal- fue necesario organizer un sis-
tema de opresin y de conquista que garantizara el gigantesco desa-
rrollo industrial que, al amparo de la mquina, hubo de iniciarse en
Sprovecho de una clase privilegiada de la sociedad. Y as hemos visto
que a media que este process industrial ha ido trasponiendo los
.lmites nacionales para desbordarse en el campo international, mayor
ha tenido que ser la responsabilidad de la fuerza en furcin de este
voraz nacionalismo econmico, en cuyo centro vemos girar, hoy da,
::a todas las naciones civilizadas del orbe.

S Viironse, pues, surgir las naciones imperialistas y-las luchas por la
conquista de posesiones territoriales, No conformes con la simple
competencia commercial, estas naciones civilizadas no tardaron en
declararse en franca competencia de armamentos cada da ms per-
feccionados en relacin con su poder destructive. Y en el apogeo de
.su grandeza, la fuerza de estas naciones se ha desencadenado destru-
Syendo a millones de series humans y a ciudades y campos pacficos,
sin respetar ni considerar en lo ms mnimo los valores ms puros de
la cultural.

A la Amrica libre no le fue dable libertarse del espritu de coac-
.cin del sistema colonial que presidi su educacin a travs de various
,.siglos, N de ahi que la democracia americana desarrollara su vida bajo
las inspiraciones de la economa y de la fuerza europeas. Y es sta la
causaa de que la gran repblica norteamericana dejara contaminar su
igrandioso progress y su espritu democrtico con el vrtigo de un
.imperialismo infecundo, destructor de la confianza que los dems
pueblos de Amrica tenan derecho a esperar de la sinceridad y la
nobleza de sus instituciones democrticas.

S Empero, en la vida de los pueblos y frente a la realidad circun-
-dante cada generacin se plantea problems nuevos que la obligan a
variar de directives. Da por da, para el conjunto americano, esta
.verdad se ha venido patentizando con caracteres ms claros y apre-
imiantes, a tal punto que ya no se consider una utopa la posibilidad
e abandonar los egosmos nacionales, los prejuicios de raza y las

7
,. .









exacerbadas ambiciones econmicas para buscar, en la interdepen-
dencia, en la cooperacin y en la solidaridad de las naciones ameri-
canas, la solucin de los problems urgentes relacionados con la ga-
ranta y la defense comn de sus intereses. Y aunque hasta hoy los
recelos y los temores no han permitido cristalizar en una poltica con-
tinen'tal definida, las necesidades fundamentals de todas y cada una
de las naciones americanas, justo'es confesar la existencia de un
grmen anunciador de grandes transformaciones en el orden national
como en el international americano.

Ao tras ao, en el seno de las cancilleras, en las peridicas
conferencias panamericanas, en los congress especiales, se ha venido
realizando una plausible labor de acercamiento, de comprensin y
cooperacin. Paulatinamente se ha ido conformando N afirmando
una nueva ideologa americana que ha dado por frutos la creacin de
,principios y doctrinas que auguran la construccin de un slido sis-
tema jurdico americano.

Es cierto que se han aprobado convenciones sobre los derechos y
los deberes de los.Estados Americanos y sobre el arreglo pacfico de
tos conflicts internacionales. Se han hecho grandes progress en
relacin con la codificacin de nuestro Derecho Internacional Pri-
vado y se ha emprendido el trabajo de la codificacin de nuestro
Derecho Internacional; se ha consagrado, sin cortapisas, el principio
fundamental de no intervencin; se han tomado acuerdos trascenden-
tales sobre el mantenimiento, afianzamiento y restablecimiento de la
Paz Americana, etc.; pero en nuestro concept se ha venido eludien-
do en toda esta labor panamericana, quizs intencionalmente, el pro-
blema bsico es el que tiene relacin con el destino de la fuerza en
Amrica, o bien con la organizacin de la fuerza americana en sen-
tido constructivo, ya sea en el orden national como en el interna-
cional.

Hasta la fecha ningn propsito que encierre esta finalidad'se ha
planteado seriamente en el seno de nuestras Conferencias Interameri-
canas. Ms bien parece como si ses hayan querido dejar en el aire los
principios y las doctrinas, los derechos y los deberes que informant el
process de nuestra vida democrtica.

El origen de nuestros males, de la poltica imperialist norteame-
ricana en buenhora suplantada por la sabia poltica de buen vecino, el
origen de los regmenes tirnicos que han surgido en Latinoamrica y
el atraso, de' esta vasta y rica porcin del Continente Americano, hay
que buscarlos, no hay duda, en el falso sentido que se le ha dado a la,

8 j









Sfuerza, por el hecho de no tener el valor de despojar a nuestras
democracies del espritu de brutal coaccin proveniente de nuestros
Stiempos coluniales.

En las relaciones humans que se manifiestan dentro de una con-
.vivencia cada dia mis solidaria; en la vida actual de nuestras socieda-
des americanas, cu\os problems polticos, econmicos y culturales
no se pueden resol\er sino dentro de la ms estrecha interdepen-
dencia, la fuerza, como el derecho, ha de ser un factor imprescindible
Sde organization. Descuidar este factor, desnaturalizado negandose a
circunscribir sus minimientos dentro de un sistema organizado de
responsabilidades, es igual que confiar al capricho y a la codicia la
suerte de las colei i\ idades.

El Continente Americano, en estos aciagos moments porque
atna ics. el mundo, tiene el deber de velar por la perdurabilidad de su
dem(crii.cia; tiene el deber de conformar esta democracia con las
Snues\j necesidades eiiinmico-sociales y con el espritu de solida-
ridad que ha de tegii la-vida international americana. Es sta una
terdad que ha de ar.aigar en el pensamiento de las masas, y para
lograilo es urgent que la fuerza americana, con su sentido constiuc-
tio,, infnda en Il's mnimps de los individuos y en la erne g-i de los
Spueblos la conf;inzaii en sus libres y disciplinadas determinaciones.

S La fuerz. naciinal >.n cada Repblica Americana, en funcin de
la moI al, de IJ edLIc aclii n, de la justicia'social, de la justicia econ-
mica \ de I, liclL t.d promovera transformaciones saludables en el
sen', de nuestI.,s s,-,ciedides. El progress material y la cultural de estas
sociediildes, Li funt~ iin distributiva de la tierra americana ncontra-
ri u. enr el sentido constructivo de esta fuerza, su mejor propulsor. .l
no esta al sel.ic\i.i dle cprichos y de intereses personales y al respon-
der, en tod: ml,'ment:l, a los reclamos de la justicia y la libertad, esta
fi. uei rza n i s . iiin cr: ntinuo torment para el espritu pblico, ni un
SpriOieso esp.inta. o pra los asociados. Y no siendo possible, por fin,
Sque est.i Iuczi njcional, as constituida, pueda arrogarse, en caso
S3algunl, el di eLchu de intervenir o atacar a cualquiera nacin ameri-
Scna, ella repiesentai i., pues, el ms firm sopQrte de nuestras derpo-
i cracias, l.s cuales estal ian en capacidad de aportar un concurso efec-
i' tli\ .1l ..lnzmiento de la paz y a la seguridad del Continente.

De igual md se la de propender a la organizacin de la fuerza
( t intleri nac inn l a imericla.o y a

S Am1e'ici: ,mi, \ desea la paz; pero el mantenimignto y al afianza-








miento de esta paz no habrn de lograrse.sino mediante una pe-ieita
organizacin de su fuerza continental.

Aunque, propiamente, no se cuenta con la existencia de una
asociacin de naciones americanas, lo cierto es que en la \ ida de estas
naciones se est sintiendo, diariamente, un palpitar comn, un fluio \
reflujo de necesidades e intereses comunes que indican la e\istenria
de un organismo continental en formacin. Un vasto telido de inte-
reses politicos, econmicos y culturales recprocos han solidarizado,
a tal punto, la vida del Continente Americano que, poi rmas que se
quisiera, sera impossible rehuir la responsabilidad comn en cuanto a
*la defense de estos intereses.

De modo, pues, que para responder a esta defense colecti\a, es
indispensable plantear el problema, sin demora alguna, con sinceridad
y confianza y con la amplitud que demandan [os trgicos aconteci-
Smientos actuales que perturban al mundo. La defense del Continente
no debe de entregarse a la responsabilidad exclusive de la fuerza de la
Repblica Norte Americana. El hecho de que la riqueza de esta
nacin y los medios de que ella puede disponer sean superiors a los
medios y a la riqueza reunidos de todas las naciones latino-ameri-
canas, no es un argument para que estas naciones permanezcan con
los brazos cruzados frente a un conflict en que haya de \erse com-
prometida la vida de las instituciones democrticas del Continente.
Todo lo contrario: en todo plan de defense continental cada nacin
latino-americana debe aportar su concurso por pequeo que este sea.
Si erlla actualidad este concurso es un grano de arena comparado con
la maquinaria que, para su defense y para la del Continente, puede
organizer la nacin norteamericana,, tambin es cierto que en un
future muy prximo este grano de arena puede convewrtise en una
montaa.

Toda necesidad convertida en ideal (y no de otro modo debe ser
contemplada la defense de nuestro continent) ha de tener la \irtud
del sacrificio, y en este sentido ningn hijo del Continente, ninguna
nacin americana, cual que sea su dimension, pueden sustraerse al
cumplimiento de este imperioso deberde este alto ideal continental.

O- Amrica organize su fuerza en sentido construction, solida-
rizndola para su defense y para asegurar, una evolution social,
econmica y cultural ms humana y responsible, o habr de ~erse
anarquizada y sometida en, un porvenir no muy lejano, a las impe-
rialistas y avasalladoras influencias de la fuerza asitica } de la fuerza
europea.









Los pacifistas indefensos, los desarticulados por pasionales y
mezquinos interests nacionalistas, los que por egosmo o descon-
fianza eludan con hermosas palabras y tericos principios la solucin
prctica s perentoria de los problems relacionados con laseguridad
colectita, los escasos de-comprensin, los que rehuyan la responsa-
bilidad de su misin histrica, porque les falte el valor y la hidalgua
para enfrentarse a la realidad de los hechos, que se prepare para
bajar la cerviz ante el amo insolente y cruel y para la vida de esclavos
que se les espera.
III

FUN,\CIO' DE LA FUERZA AMERICANA
De acuerdo con la precedent exposicin, la funcin constructive
de la fuerza americana ha de ser eminentemente social. Si lo que se
debe pei seguir en Amrica, en estos moments decisivos de su histo-
ria, es el afianzamiento de la paz, por medio de un slido sistema
juddico respaldado por una verdadera organizacin de la fuerza
americana, \ es trabajar unidos y confiados por la conservacin y
perdurabilidad de su democracia, no cabe duda que este trabajo debe
de iomenzar por la construccin de una ideologa social que tenga
por base una.clara concepcin de la realidad americana.
Y esta realidad -debemos declararlo sin rodeos- no es del todo
halagadora. La mayora de las repblicas americanas an estn
'vi\iendo dentro de la ms complete desorientacin: desorientacin
political \ econmica principalmente, debido a que la educacin en
estas repblicas no se ha sabido adaptar a las necesidades de su
ambient. No existe la verdadera capacidad para el trabajo, y de ah
que este trabajo se realice muy limitadamente,.sin mtodo y en for-
ma completamente rutinarja; no ha habido an el empeo de crear
mtodos de previsin social que garanticen la salud y la fortaleza de la
raza. Las instituciones polticas se han ocupado ms en- fortalecer los
grades inteeses de las classes privilegiadas que en intensificar el desa-
rrollo de la pequea propiedad, a fin de asegurar la independencia
econmica de las classes media y menesterosa de estas sociedades. En
fin, eliercicio de la funcin del poder, de la fuerza que respalda a
nuestras democracies, no se ha practicado en provecho del bienestar
general de los asociados. La ausencia de verdadera responsabilidad
social en los agents encargados de vigilar y dirigir esta funcin de la
fuerza americana, ha impedido la formacin de un espritu national
vigoroso, \ ha favorecido la penetracin de ideologas como las del
comunismo \ fascismo, products de necesidades distintas a las del
ambient americano.
L 11









Los egostas y abstractos concepts que hemos venido susten-
tando respect de nuestras sociedades americanas, han sido contra-
producentes. Estos concepts han dado origen a elucubraciones que
han tenido por finalidad teoras y prcticas que estn contribuyendo,
persistentemente, a confundir y desviar la actuacin intellectual y
material del hombre americano y, lo que es peor an, a crear una
complete desorientacin moral y una atmsfera deprimente de incre-
dulidad y desconfianza. Por esta razn es til llegar al convenci-
miento de que es necesario abandgnar los exacerbados egosmos para
entregarse a una labor social prctica y fecunda; ha\ que llegar al
pleno convencimiento de que ninguna sociedad debe de considerarse
como una abstraccin, sino como una realidad amplia \ profunda-
mente humana, ya que de care, hueso y espritu estn formados sus
tejidos y de .que sus funciones son las del ,hombre, de tal modo
ampliadas, que abarcan las del conjunto de los hombres. El amor, la
inteligencia, la voluntad y el trabajo de los asciados son los transfor-
madores de esta sociedad. Un medio fsico estril, hosco, inclement,
es possible convertirlo en un medio productive, atractivo \- risueo. Y
un amibiente.social, 'trastornador del orden y las relaciones sociales,
tambin es possible hacerlo responder a una consigna elevada del esp-
ritu, a un ideal de justicia y confraternidad humans.

El esfuerzo de nuestras democracies ha de consistir, pues, en no
apartarse de esta orientacin social que encierra los postulados de la
nueva ideologa americana, ideologa que habr de operar las saluda-
bles transformaciones de que estn necesitadas estas democracies.

Y no son los movimientos de la fuerza los responsables director
de estas saludables transformaciones y los que deben, antes que cual-
quier otro factor, oponerse a-toda desnaturalizatin que tenga por
fin la: supresin de la libertad como la satisfaccin de ambiciones
personales que pongan en peligro el equilibrio social?

No constituira la ms sincera y positive expresin de solida-
ridad y cooperacin interamericanas, el esfuerzo que se hiciera en el
seno de nuestras Conferencias Panamericarias, con el fin de llegar a
un acuerdo que tenga por base determinar el ejercicio de la funcin
social de la fuerza national en cada una de las Repblicas Ameri-
canas, as como fijar la responsabilidad de estas repblicas en lo
referente a la organizacin de una fuerza international americana,
capaz de responder con la mayor eficiencia a la defense del conti-
nente?

No representara un acuerdo semejante la obra ms trascenden-








tal entire todas las que hubiere de realizar la voluntad colectiva ameri-
cana, por cuanto ella habra de poseer la virtud de unificar el pensa-
miento \ la accin americanos, en lo que tiene de ms esencial el
process econmico, poltico y cultural de nuestras democracies?
Veamos, pues, lo que habra de integrar este acuerdo en lo que
toca al ejercicio de la funcin social de la fuerza national, en cada
una de las Repblicas Americanas. A nuestro juicio se podra declarar
en este acuerdo interamericano que el objeto de la organizacin de
esta fuerza national sera responder a las necesidades siguientes:

1o.- A la consolidacin del espritu democrtico en cada una de
las naciones americanas, que tenga como fundamento: a) el respeto a
la vida humana y su dignificacin por medio de actuaciones que
robustezcan y no denigren ni envilezcan el carcter de los asociados;
b) la organizacin de instituciones polticas que represented las fuer-
zas vivas, es decir, las fuerzas morales, intelectuales y productoras de
la nacin; c) la seleccin del element inmigratorio, tanto en lo que
respect a sus condiciones fsicas como a sus condiciones morales; y
d) impedir por todos los medios posibles la penetracin y consagra-
cin de doctrinas exticas que tiendan a trastornar el orden democr-
tico americano, con la implantacin de gobiernos dictatoriales, cuyo
nico fin es suprimir la libertad de pensamiento y educar a las multi-
tudes en la escuela del servilismo.

20.- A la reform del sistema econmico americano, reform
que ha de efectuarse: a) a consecuencia del trabajo universal y obliga-
torio, apto para lograr una just distribucin de la riqueza social, fin
ste el ms important de toda nueva ciencia econmica. Para alcan-
zar este fin sera preciso no obstaculizar sino encauzar los despla-
Szamientos de esta riqueza, para as poder evitar los grandes
atesoramientos y acumulaciones que son los que produce los vacos
perjudiciales dentro del campo econmico, acumulaciones y atesora-
mientos que suelen promover los desastres y las miserias humans; y
b) procurando un just avenimiento entire el trabajo y el capital, con
el firme propsito de mejorar las condiciones del factor human y de
abaratar lo ms possible la produccin americana, de modo que este
abaratamiento permit contrarrestar la invasion de products de
otros continents. Limitando sus beneficios en favor de este abarata-
miento de la produccin y del factor human, el capital contribuira
a difundir el bienestar general y a aumentar el poder adquisitivo de
los asociados, lo que promovera una ms amplia evolucin y una
mayor seguridad de este capital.








30.- A la organizacin de un sistema educational iqie ilsponda a
la realidad internal y externa del ambiente social amencii no. Esta,
educacin contemplar el panorama de nuestra production ai i(cola e
industrial, a fin de capacitar a nuestras juventudes, tanto la masculina
como la femenina, para el trabajo eficiente, fuente primordial de paz
y bienestar sociales. Atender con preferencia estia -ducalin a la
clase media, como a la clase ms pobre de nuestras sociedades, \a que
del seno de estas clases,es de donde tiene que salir el eiciito de
trabajadores que ha de aumentar y mejorar nuestra produccin, y
puesto que son ellas las que, en todo tiempo, forman el nervio de las
naciones.

4.- Al respect que deben prestarse entire si las na.cionles ameri-
canas, en inters de garantizar su independencia recproca \ ensan-'
char su intercambio econmico y cultural.

Estos son, a grandes rasgos, los puntos en que ha de estiibar,
principalmente, la responsabilidad de la fuerza national americana,
responsabilidad que no sera cuerdo eludir y que es necesario hater
defender de un convenio colectivo.

La conveniencia de organizer una fuerza international americana
-a cuya constitucin es deber de las naciones americanis, sin excep-
cin alguna, concurrir con el mayor entusiasmo y la :n.is fire con-
fianza- es a todas luces irrebatible. Como ya lo hemos dicho, los
intereses, politicos, econmicos, culturales y religiosos que linculan
tan estrechamente la vida de las naciones americanas \ que en reali-
dad constituyen la expresin de una asociacin de nj iones amenri-
canas en'formacin, no se pueden nii se deben dejar e'.puestos al
capricho y a la codicia de fuerzas extraas, cuyas intenciones oten-
sivas se estn manifestando, da por da, con mayor intensidad. Por
tanto, la funcin de esta fuerza international americana ha de cii-
cunscribirse:

1o.- A la defense de las instituciones democrticas \ de los.
intereses vitales del continent, cuando estos intereses-e instituciones
se vean amenazados por la agresin de una fuerza o de fuerzas de
otros continentse. Con este propsito cada nacin aimeriana, de
Sacuerdo con su capacidad econmica, deber aportar su contribucin
Sen personal y en elements adecuados capaces de garantizar la organi-
zacin, amplia y robusta, de esta fuerza continental.

20.- No siendo destructive sino eminentemente constructive, la,
funcin de esta fuerza international americana ser el ms firmeo

14
,j







i:sostn de la paz y del sistema jurdico-social americanos y, mediante
el respeto que inspire su eficiente organizacin, contribuir al mante-
nimiento afianzamiento de la paz universal.

S Un con\enio en la forma que acabamos de exponer y analizar, no
tan slo \endra a afianzar la seguridad del continent, sino a robus-
.tecer la responsabilidad social de cada una de las naciones ameri-
canas, en lo que respect a las reforms urgentes que es preciso
.realizar en el seno de sus instituciones polticas y econmicas.

El Continente Americano es el punto de mira del mundo. Hacia
'l con\ergen todas las ambiciones comerciales de otros continents.
Infinidad de concepciones religiosas, artsticas, filosficas y cien-
ificas; propagadores de ideologas subversivas y siniestras; aventu-
reros y desheredados de la vida; miles de despojados y arrojados por
prejuicios de raza del suelo europeo, todo converge hacia Amrica en
precipitado torrente.

Es una gigantesca labor de seleccin de extraordinaria energa la
que es preciso realizar en suelo americano.

Amrica es el vasto crisol donde habrn de fundirse y templarse
las inquietudes presents y las nuevas orientaciones de la humanidad.

Si la democracia americana se socializa, es decir, si ella distribuye
.la tierra, el pan y el amor entire los hombres; si en medio a nuestra
'peligrosa expectativa actual logramos adaptarnos a una vida sencilla,
.sana y fuerte, libre de prejuicios y desconfianzas; si la funcin cons-
tructiva de la fuerzamericana solidariza el espritu y la accin de los
:pueblos, para que el alma social de esta, Amrica, amparada por un
Muevo y fecundo sentido de la vida, pueda crear, con libre compren-
sin y seguro discernimiento, los elements que han de dar autctona
,:xpresin a los smbolos de su cultural, no hay duda que entonces
podramos tener la inmensa dicha de contemplar la hermosa coinci-
dencia de la victoria de la razn, del derecho, de la justicia y la
libertad con el triunfo del destino de la fuerza en Amrica.












s.
SSITUACION ACTUAL DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL
DEL GUARDIAN DE LAS COSAS INANIMADAS

SPor Ramn Tapia Espinal


INTRODUCTION

En el mbito de la responsabilidad civil no existe ningn sector
tan fascinante para su studio, como aquel que est regido por la
primera parte del artculo 1384 del Cdigo Civil: nos referimos,
obviamente, a la responsabilidad civil a cargo del guardian de la cosa
inanimada.

Aunque ya han transcurrido casi dos siglos desde que entr en
vigencia el Cdigo Civil, lo que ocurri en el ao de 1804, es porten-
toso que todava su artculo 1384, prrafo primero, no haya sido
objeto de modificacin. Ello as, tomando en consideracin la cir-
cunstancia de que la ley francesa del 7 de noviembre del ao 1922,
Sno cambi ni siquiera una coma al texto original que expresa:

"No solamente es uno responsible del dao que causa un hecho
suyo, sino tambin del que se causa por hechos de las personas de
quienes se deba responder, o de las cosas que estn bajo su cuidado."

En efecto, la citada ley de 1922 lo que hizo, en puridad, fue
simplemente agregar un acpite al mencionado artculo 1384, en
cuanto dispuso:

"No obstante, el que posee, a cualquier ttulo que sea, todo o
part del inmueble o de los bienes muebles en los que se haya origi-
nado un incendio, no ser responsible con respect a los terceros, de
los daos causados por ese incendio, ms que si se prueba que debe
atribuirse a su culpa o a la culpa de las personas por las que sea
responsible."

"Esta disposicin no se aplica -contina expresando dicho
Sacpite- a las relaciones entire propietarios y locatarios, las cuales
Squedarn regidas por los artculos 1733 y 1734 del Cdigo Civil."








Es admirable que an hoy da la jurisprudencia ) la doctrine
encuentren en la letra y en el espritu del prrato primero del ar-:
tculo 1384, la formula adecuada para resolver correctamente, sin
desnaturalizar ni violentar su texto, los graves problems jurdicos
que la tecnologa ha venido creando desde los aos finales de la
pasada centuria hasta el present.

ALCANCE DE LA EXPRESSION "COSAS INANIMADAS".

Cuando los redactores del Cdigo Civil concibieron y elaboraron
esa prodigiosa obra legislative, aunque hubiesen tenido la facultad
sobrenatural que otorga la videncia, nunca pudieron imaginar que la
regla jurdica objeto de este tema alcanzara las ilimitadas pro\eciio-
nes que le han dado la jurisprudencia y la doctrine, para poder solu-
cionar dentro del marco de la justicia y la equidad, los intrincados
conflicts que incesantemente se presentan a causa de los daos oca-
sionados por las cosas inanimadas.

Sobre todo, porque hay que destacar que para bien administrar
una justicia que se avenga a los mltiples y variados interests de los:
di\ersis sectors de la sociedad modern, los tribunales \ los iurista!
han tenido que buscar, y encontrar, haciendo asombrosas interpreta-
ciones de la regla legal, sin corromperla, -y ste es indiscutiblemente
un gran mrito que hay que reconocerles'al poder iurisdiccional del:
Estado ya los tratadistas de la material -el equilibrio indispensable
fundamental, que es la base de la paz pblica, de la tranquilidad
social.

As, la responsabilidad por el hecho de las cosas inanimadas ha.
sido aplicada en los ms variados aspects: ella est en iuego cuando
el dao es producido por muebles corporales inanimados o por in.
muebles -en ste ltimo caso, salvo que se trate del perijuicio causa
do por la ruina de un edificio, situacin que est regida por el aticu-
lo 1386-. Por ejemplo, el guardian es responsible, en principio-
cuando el dao es causado por automviles, barcos, a\;ines, ferioca-,
iriles, bicicletas, rboles, ascensores, fludo elctrico, emanaciones',
atlmicas, armas blancas o de fuego, agua de una alberca, etc. En fin,
el criterio predominante es que la responsabilidad de la cual debe
responder el guardian es la que est en juego a causa de cualquier
cosa inanimada, con la sola excepcin que expresamente establezca 1
ley. (Req. 6 mars 1928, D.P. 1928. 1. 97, note de M. josserand; Civ.,
8 avr. .1941, D.A. 1941.-J. 210; Civ., sect. civ., 25 iiin 1952, D
1952. 614; Civ. sect. com. 19 juin 1951, D. 1951. 717, note de M.
Ripert; 23 janv. 1952, D. 1952. 400; Paris, 4 juil!. 1956, D. 1956

18









685, note de M. Ripert; Civ., Ire. sect. civ., 23 janv. 1959, D. 1959.
S281, note de M. Rodiere; Bordeaux, 10 nov. 1954, D. 1955. 32, note
de M. Ripert, et, sur pourvoi, Civ., 2e. sect. civ., 23 janv. 1959. D.
1959. 101, note de M. Sabatier; Bordeaux, 7 dc. 1966, D. 1967.
239; Lyon, 29 janv. 1962, D. 1962. 580; Civ. 2e., 12 mai 1966, D.
1966. 700, note de M. Azard.)

QUIEN ES EL GUARDIAN DE LA COSA INANIMADA

La guard sugiere la idea de dominio, y de control sobre la cosa
inanimada. La dificultad se suscita cuando entire dos o ms personas
se precisa determinar cul de ellas es el guardian responsible.
El criteria adoptado por los tribunales y por los jurisconsultos
Ssobre este asunto era impreciso. Fue la sentencia de las Cmaras
reunidas de la Corte de Casacin francesa, dictada el 2 de diciembre
.de 1941, la que zanj la dificultad.

Hasta ese moment, la jurisprudencia y la doctrine haban
,optado por establecer una distincin entire la guard "material" y la
j"uridica", lo que daba lugar a que frecuentemente se confundiera al
."tenedor lato sensu" con el verdadero guardian.

Los hermanos Henri y Len Mazeaud y Andrs Tunc, en su Tra-
tado Terico \ Prctico de la Responsabilidad Civil, Delictual y Con-
tractual (T. II, Vol. I No. 1159, pg. 140), como es habitual en tan
!eminentes juristas, hacen un enfoque magistral de este asunto, al
destacar en cuanto al indicado planteamiento lo siguiente:

"Cabe, por tanto, distinguir la guard "material" y la guard
'iurIda", si se pretend sencillamente con ello oponer la tenencia
lato-sensu a la guardd" que compromete la responsabilidad en los
itrminos del artculo 1384, prrafo 1ro. Entendida as, la distincin
es ciietamente exacta. Se concretar eso cuando se muestre que la
irisp udenlia no se ha plegado a la misma.

S"Per: se ha solido dar un segundo sentido a la distincin: al
poner la guarda "jurdica" a la guard "material", se ha querido
firmnar no solo, lo cual es apenas discutible, que el simple hecho de
ner una cosa en las manos es suficiente para ser su guardiann" en el
ntido del art culo 1384, prrafo 1ro., sino tambin que, para tener
se carcter, hay que ejercer sobre la cosa un poder derivado de la
ituacin lurdica; es decir, ser titular de un derecho sobre la cosa. El
ardain "jurdico" no es ya entonces simplemente el que es desig-

19








nado como responsible por la ley (primer sentido del calificativo de
"jurdico") y el guardian "material", el que no tenga ningn derecho.
sobre la cosa. Esta ltima distincin, defendida por Henri y Len
Mazeaud, es la que fue condenada por las Cmaras reunidas de la
Corte de Casacin el 2 de diciembre de 1941."

Esta sentencia, adems de zanjar la cuestin por largo tiempo
debatida, relative a la determinacin del guardian responsible, tam-
bin reafirm el principio aceptado por la jurisprudencia y la doctri- ^
na acerca de que la guard es una cuestin de hecho.

Ciertamente, la Corte de Casacin, en la decision que estamos
comentando, cindose a la letra y al espritu del artculo 1384,
primera parte, proclam enfticamente que guardian es "quien tiene
el uso, la direccin y el control de la cosa inanimada".

Entre los motivos en que se afianza la sentencia del 2 de diciem-.
bre de 1941, la Corte de Casacin, con una precision digna de los ms '
encendidos encomios, hace resaltar el que transcribimos a continua-?
cin:

"Considerando que, para desestimar la demand de los consortes.
Connot, la sentencia declara que, en el moment en que se produjo el
accident, Frank, desposedo de su auto por efecto del robo, se
encontraba en la imposibilidad de ejercer sobre dicho coche vigilancia
alguna; que, ante ese hecho probado, del cual result que Frank;
privado del uso, de la direccin y del control de su coche, no tena
tampoco la guard y no estaba ya, desde ese instant, sometido a la
presuncin de responsabilidad establecida por el artculo 1384,
prrafo primero, del Cdigo Civil; la Corte de Apelacin, al fallar!
como lo ha hecho, no ha violado el texto legal citado" (S. 1941. 1.
217).

Nuestra Corte de Casacin, consciente de que el criterio de los1
franceses es el que mejor se acomoda a la idea de guard, no vacil en
adoptarlo.

As vemos que ella, en su sentencia del 6 de diciembre de 1949
(B. J. 473, pg. 1022), se pronunci en el sentido de "que si, en
principio, se presume que el propietario tiene la guard de la cosa que.
ha causado un dao a otro, esta presuncin puede ser destruida v no
podra subsistir cuando aquel no ejerza sobre la cosa, en momentodel
accident, el dominio y el poder de direccin que garantiza al guar-l
din".








En esa misma decision, nuestro ms alto Tribunal puntualiz,
adems, que "el responsible no ser fatalmente el propietario, puesto
que la guard puede ser confiada eventualmente a otra persona; que,
por tanto, los jueces del fondo, deben, para aplicar correctamente el
artculo 1384, prrafo 1ro. del Cdigo Civil, investigar y precisar, de
acuerdo con todas las circunstancias de la causa, quin tena cuando
ocurrio el accident, el dominio y la direccin de la cosa que produjo
el dao".

Otro fallo posterior, del 9 de octubre de 1951, (B. J. 495, pg.
1292), al determinar quin es el guardian responsible, utiliz las
mismas expresiones empleadas en la mencionada sentencia del 2 de
diciembre de 1942, pues dictamin que "el guardian sobre el cual
recae la responsabilidad del hecho de las cosas inanimadas, es la
persona que tiene el uso, el control y la direccin de estas cosas".

Esta formula ha venido siendo repetida incesantemente y de
manera invariable en diversas sentencias posteriores. Entre otras,
merece especial mencin la pronunciada el 11 de abril de 1957 (B. J.
561, pg. 764). En esta decision nuestra Suprema Corte de J.usticia
seala que "si ha habido una sustraccin del vehculo o si ste ha sido
utilizado por un tercero con el consentimiento expreso o implcito
del propietario, siendo la guard una cuestin de puro hecho, en caso
de robo del automvil, el propietario cesa de ser guardian desde el
Smomento en que ha sido privado del uso, direccin y control de su
vehculo v no est, por tanto, salvo circunstancias particulares, some-
tido a la presuncin de responsabilidad dictada por el artculo 1384,
Ira. parte, del Cdigo Civl de causar el ladrn un dao con el manejo
del mislmo".

De modo pues, que la guard es una cuestin de hecho. Esto
nadie \a lo discute, ni aqu ni en Francia. Una sentencia del 17 de
junio de 1959 (B. J. 587, pg. 1195), as lo proclama cuando ex-
presa: "Una cosa es la presuncin de responsabilidad que consagra el
" articulo 1384 del Cdigo Civil contra el guardian de la cosa inani-
mada que ha causado un dao, presuncin que slo puede ser des-
truida por la causa extraa, y otra cosa es que el demandado alegue
.que l no es guardian de la cosa y que por tanto a l no le es applicable
el referido texto legal, porque en ese caso se pone en juego la condi-
cin esencial para la aplicacin del mencionado artculo, esto es, la
condicin del guardian responsible, que es una cuestin de hecho,
sobre la cual todos los medios de prueba son admisibles".
La Corte de Casacin dict una sentencia que tiene fecha 16 de








mayo de 1973 (B. J. 750, pg. 1297), que fue objeto de una cr'rica
nuestra publicada en la prensa, por considerar nosotros no solamente
que la misma abandon el criterio jurisprudencial \ doctrinal
dominant, sino tambin por entender que ella se apai ta de las reglas
que rigen la convivencia social y de las relaciones humans normales.,

En el fallo a que estamos aludiendo, la Suprema Corte de Justicia
decidi, vulnerando sus propios principios, que la responsabilidad del
guardian de un automvil subsiste, "an cuando el propietario haya
prestado o facilitado ocasionalmente el vehculo a un tercero para su
uso o utilizacin; pues lo que podra desplazar la guard a otras
manos, para excluirle de responsabilidad, adems de los casos de
prdida y de robo, es si el propietario establece con la presentacin
de un contrato formal preexistente, que haba dado en alquiler o en
virtud de otro vnculo contractual, el vehculo a un tercero." *

En otro orden de ideas, nos importa delimitar ahora el criterio de
la guarda de la estructura" y la guarda de la utilizacin de la cosa."
Sobre este punto la jurisprudencia parece estar an \acilante.

Sobre este particular, los hermanos Mazeaud y Tune (op. cit. T.
II, Vol. II, No. 521, pgs. 231-232), manifiestan:

"Cuando la cosa haya sido entregada por el propietario a un
tenedor, es possible que, segn las circunstancias del accidente, la
custodia pese unas veces sobre el propietario, y otras veces sobre ese
tenedor. En efecto, es preciso distinguir entire la guarda de la
estructura de la cosa y la guard de la utilizacin de la cosa. Si un
expedidor entrega una cosa a un porteador, y esa cosa causa un dao
en el curso del transport el guardian ser unas veces el expedidor)
otras veces el porteador: el porteador, cuando el accident sea debido
a la utilizacin de la cosa, por ejemplo, a la carga oa a a descarga; \ el
expedidor, cuando el accident sea debido a la estructura de la cosa.
Desde luego, es preciso admitir que pesa una presuncin sobre el
tenedor, que tena la utilizacin de la cosa: a l le incumbir
demostrar que el accident se ha debido a la estructura de la cosa;
indudablemente, se ha establecido una presuncin de custodia en
contra del propietario; pero el propietario ha destruido esa piesun-
cin demostrando que haba entregado la cosa al tenedor el cual se
convierte normalmente en guardian.

"En un principio, la Corte de casacin pareci negarse a
distinguir entire la guard de la estructura y la guard de la
utilizacin: declar guardin al que alquila un automvil, aunque el









accident hubiera sido la consecuencia de un vicio (estructura) y no
Sde la utilizacin del coche. (Civ. civ, II, 11 de junio de 1952; Sem.
SJur., 1953. II. 7825 y nota de Weill). Pero se ha negado a exigir la
responsabilidad de un porteador en carcter de guardian de una
botella de aire lquido cuya explosion fue debida a un vicio propio de
la cosa, \ no a su conservacin (Civ. com., 30 de junio de 1953; Sem.
S)ui., 1953. II. 7811 y nota de R. Savatier). Por una sentencia de la
SCmara ci\il, Seccin civil II, del 5 de enero de 1956 (Gaz. Pal.,
1956.1.184; Sem. jur., 1956.11.9095 y nota de R. Savatier), ha
Sfallado en igual sentido (en la especie, la causa de la explosion de
la botella de o\igeno comprimido segua siendo desconocida; pero la
sentence ha estimado que ni siquiera se haba alegado que esa
Sexplosin se debiera a su conservacin).

La teor a de la guarda de la estructura" y de la guarda de la
utilizacin de la cosa" es sutil y no ha hecho ms que venir a
j complicar la situacin, pues nadie discute hoy por hoy que la guard
es alternative \ no acumulativa.

Por ejemplo, el empleado no es el guardian de la cosa que le haya
entregado el comitente, sino ste. Sin embargo, segn Philippe le
Tourneau, La Responsabilit Civile, 2da. edicin, casa Dalloz, 1976,
Nos. 1833 \ 1834, esta teora es poco prctica y por dems
'desfaao rable para las vctimas de los accidents, en razn de que esa
division de la guard hace desaparecer los beneficios que la primera
Spare del art ulo 1384 le otorga al lesionado.

Philippe le Tourneau al pronunciarse contra esa teora nos dice:

"1833.- Esta construccin terica ha recibido una cierta acogida
,en la iurisprudencia, principalmente a propsito de los iecipientes
ique e\plotan (V. el clebre caso de Oxgeno Lquido; esta sociedad
ha continuado guardian de la estructura de las botellas de oxgeno
Somprimido de las cuales el transportista no tiene ms que la guard
nel comportamiento)".

"1834.- Pero la jurisprudencia rechaza a menudo la distincin,
sobre todo cuando ella comprueba que el pretendido guardian de la
structure no tena ninguna posibilidad de descubrir el vicio de la
osa. (Ej. una ampolleta conteniendo un medicamento).

S"Sera preciso entonces, en cada especie, investigar quin, del
xpedidor, fabricante, transportista, depositario o destinatario, est
n situacin de dominar los riesgos, lo que lleva de nuevo a

23









preguntarse cul es la importancia de la "situacin de fuerza" en la
teora causal.

"Desfavorable a la vctima, la division de la guard le quita al
artculo 1384, prrafo Iro., la gran ventaja de la simplicidad: piece
preferable rechazarla."

LA RESPONSABILIDAD PRESUMIDA DEL GUARDIAN.
CAUSES EXIMENTES DE ESTA RESPONSABILIDAD

La brevedad del tiempo de que disponemos nos impide hacer,
aunque sea en apretada sntesis, un recuento de la e\olucin histrica
sobre la presuncin de responsabilidad civil que el arti'culo 1384,
prrafo primero, del Cdigo Civil, pone a cargo del guardian de la
cosa inanimada. El progress de esta teora ha sido incesante, pasando
sucesivamente de una presuncin de culpa a una presuncin de
imputabilidad, hasta llegar a la presuncin de responsabilidad, que es
lo que impera actualmente.

Es incuestionable que existe una presuncin de guard contra el
propietario de la cosa inanimada, y tambin que el lazo de causalidad
entire la falta y el perjuicio se presume. De igual modo, se presume
que el' dao es ocasionado por la intervencin acti\a de la cosa.
inanimada.

Por otra parte, la Teora del Riesgo de Seleilles F Jsserand, que:
se fundamental en la mxima "Ubi emolumentum, ibi onus" (donde
el beneficio, all la carga), proclama, en sntesis: "el que crea, el que
vigila y el que dirige un organismo cuyo funcionamiento es
susceptible de perjudicar a otro, se erige por eso mismo en author
responsible de los daos que ese organismo cause en su camino,.
hecha abstraccin de toda idea de culpa, de toda cuestin de
imputabilidad."

Esta teora, que ha sido rechazada por la jurisprudencia \ por la
inmensa mayora de la doctrine, en nada afecta el criteria jurispru-
dencial y doctrinal imperante respect a la aplicacin del artculo
1384, primera parte, debido a que de acuerdo a ese criteria, ms que.
una presuncin de culpa lo que gravita a plomo sobre el guardian de
la cosa inanimada, es una presuncin de responsabilidad, con todas'
las consecuencias que la misma implica.
Otra teora de creacin relativamente reciente es la de la
responsabilidad objetiva, adoptada por la legislacin de alguno
pases, como Puerto Rico, various estados de Estados Unidos, Suecia y'

24









Dinamarca, entire otros, aplicable, en principio, a todos los casos de
responsabilidad civil, incluyendo principalmente la responsabilidad
contra el guardian de la cosa inanimada.

De acuerdo a esa teora, la vctima del dao tendr siempre
derecho a una determinada indetnnizacin limitada por la ley, sin.que
Sel responsible pueda quedar exonerado en ninguna circunstancia, ni
por ninguna causa. En exceso del lmite legal el derecho comn en
Smateria de responsabilidad civil recobra toda su vigencia, y por tanto
Sal acreedor de la indemnizacin, demandante en exceso de ese lmite,
el demandado puede oponerle todas las excepciones exoneratorias
que puedan fa\ orecerlo.

Todos los casos de responsabilidad civil suponen que el deman-
darte ha sufrido un perjuicio resultante del hecho imputable al
demandado, por una relacin de causa.a efecto. El perjuicio no da
lugar a la accin en responsabilidad cuando el mismo sea debido
e\clusi\amente a la fuerza mayor, al hecho de un tercero o a la falta
de la \ cima; estas son las tres causes extraas que redimen de
responsabilidad al guardian.

La jurisprudencia asimila el caso fortuito a la fuerza mayor, como
lo hace el articulo 1148 del Cdigo Civil. Ello as,.porque pese a que
podra ser hecha una distincin, segn ciertos autores, basada en la
circunstancia de que la fuerza mayor podra ser un acontecimiento
inevitable, proveniente de una fuerza extraa, por ejemplo una
tempestad, siendo la irresistibilidad su carcter esencial; mientras que
Sel caso fu tuito sera necesariamente imprevisible, las dos expresiones
han \enido a ser sinnimas ya que la jurisprudencia se ha mostrado
rms se\eia ) ha exigido la reunin de esos dos caracteres. Al mismo
tiempo, como el element fundamental es hoy da la irresistibilidad,
en tanto que antes era la imprevisibilidad, es completamente
'comprensible que, en la prctica, la expresin caso fortuito ya no sea
empleada, habiendo sido sustituda por la de fuerza mayor.

Los tiatadistas justifican la exoneracin de la responsabilidad del
guardian cuando el dao se ha debido a un caso fortuito o de fuerza
.ma\or, funidamentndose en la mxima del Derecho Romano que
reza: a la imposibilia nemo tenetur (a lo impossible nadie est
obligado).

Adems de los caracteres de irresistibilidad y de imprevisibilidad,
la fuerza mayor debe necesariamente estar revestida de un carcter
exterior. En cuanto a este punto, Ren Savatier, en su obra de la

25








Coleccin Dalloz, La Teora de las Obligaciones, 3ra. edicin, 1974,
No. 246, pgs. 305-306, nos ensea lo que expresamos a continua-
cin: "Para descartar la responsabilidad del guardian de una cosa
capaz de causar un dao, esos acontecimientos exteriores deben, no
solamente haber eliminado toda falta de su parte, sino, adems, ser
e\iitraos a la cosa susceptible de causar el dao de la cua l l er
guardian. As, el vicio de construccin de un automvil, si e\clu\e la
falta.del dueo actual de ste (que no poda imaginarla), no le impide
responder del dao sufrido por la vctima del accident que ese \icio
ha causado. El vicio le permit solamente un recurso contra el
constructor en falta, pues el vicio.supone una falta de este ltimo o
de sus preposs".

En consecuencia, para que el guardian de la cosa inanimada sea
responsible de la reparacin del dao, no es necesario que la cosa
tenga un vicio inherente a su naturaleza, susceptible de caesar un
dao guarda de la estructura), pues el artculo 1384, prrafo
primero, ata la responsabilidad a la guard de la cosa, no a la cosa
misma.

En el mismo aspect planteado, Lalou en su obia Tatado
Prctico de la Responsabilidad Civil (No. 1237, pg. 762) e\presa:
"As, la responsabilidad del artculo 1384, prrafo 10, incumbe a un
industrial en caso de la explosion, resultante de una casa descono-
cida, de las granadas encerradas en la fbrica y colocadas bajo su
gualda.

"An ms, el vicio inherente a la cosa que ha causado el dao no
constitute, respect al guardian de esa cosa, un caso fortuito o de
fuerza mayor. El caso fortuito o de fuerza mayor es, en etectu, una
circunstancia exterior a la cosa".

Nuestra Corte de Casacin, consecuente con el pensamiento
jurisprudencial y doctrinal de los franceses, decidi so)bre este
particular, en virtud de su sentencia del 3 de octubre de 1973 (B. J.
755, pg. 3021) "que es un hecho no controvertido que los daos
sufrid,-s por los demandantes fueron directamente generados poi la
explosion de un camin petrolero; que no hubo ninguna plueba \ ni
siquiera intent de prueba, de que algn hecho o fenmeno, nueo \
fortuito, de carcter externo al camin y al petrleo, pro\>:cara la
e\plos~I)i", razn por la cual, la responsabilidad del guardian del
camin y del petrleo estaba comprometida en el caso luzgado por,
esa decision.









Para que el hecho de un tercero- y el de la vctima sean
exoneratorios de la responsabilidad civil del guardian, es necesario, de
acuerdo a la jurisprudencia, que el hecho del tercero revista los
caracteres del caso fortuito o de fuerza mayor; mientras que en
cuanto al hecho de la vctima, es indispensable que sta haya
cometido una falta y que la misma sea concomitante con el accident
v exclu\ente de cualquier responsabilidad del guardian, pues si la
falta de la vctima es solamente parcial, la liberacin del guardian no
es total, sino que estar en proporcin con la gravedad de la falta
cometida poi la vctima del dao. Es lo que comnmente se
denomina falta comn.

Durante largo tiempo se ha discutido cul es la situacin del
guiardin de la cosa inanimada en el caso del transport gratuito. La
jurisprudencia y la doctrine se inclinaron por negarle al transportado
Sbenvolamente las ventajas de invocar el artculo 1384, prrafo
Sprimero, del Cdigo Civil.

Sobre este asunto, Mazeaud, Mazeaud y Tunc (Op. Cit., T. II,
Vol. I, No. 1273, pg. 318), se pronuncian en los trminos siguientes;
"La jurisprudencia exige hoy, para .que la vctima pueda alegar el
art iculo 1384, prrafo 1, que "no haya participado a ttulo gracioso
en el uso de la cosa", que haya causado el dao. Hay en ello una
restriccin important para la esfera de aplicacin del artculo 1384,
prrafo 10. El requisito establecido obligar con frecuencia a que la
vctima tenga que probar la culpa en los trminos del artculo 1382".

Expresan ms adelante dichos autores, lo siguiente: "Reconoz-
camos entonces que, en esta esfera, la jurisprudencia ha hecho obra
pretoria. Le ha agregado al artculo 1384, prrafo 1, un requisito que
el precept legal no implicaba, sobre el fundamento de un acuerdo
que se habria podido pactar razonablemente entire las parties. Por
otro lado, result muy difcil censurarla por eso; porque la equidad
impone la solucin dada. Al menos cabrfa desear que el legislator
reprodujera expresamente la solucin". (Op. y loc. cit., No. 1287,
pg. 332).

En el mismo sentido, Lalou (op. cit., No. 465, pg. 358) nos dice,
al comentar una sentencia dictada por la Corte de Dijon, en 1928:
"En suma, el transport benvolo es un contrato de beneficiencia sui
generic en el cual la responsabilidad del transportista es, como en
todos los contratos de beneficencia, apreciada con ms indulgencia
,que la responsabilidad del deudor obligado por los lazos de un
.contrato a tftulo oneroso, conforme a la distincin enunciada en el

27










segundo prrafo del artculo 1137 del Cdigo Civil. Esta jurispru-
dencia ha sacado de esta concepcin de la responsabilidad del
transportista gratuito la consecuencia de que aquel que transport
gratuitamente un tercero slo est obligado por las faltas o por los
hechos que, no habiendo podido ser previstos como normales por la
persona transportada, no han podido por lo mismo ser aceptados por
adelantado".

Esta ha sido la opinion traditional dominant en jurisprudencia y
en doctrine. Sin embargo, la jurisprudencia francesa se ha apartado
recientemente de esta orientacin, pues la Corte de Casacin por sus
sentencias de fechas 20 de diciembre de 1968 (D. 1969. 37); y 21 de
enero de 1970 (D. 1970. 525), se ha pronunciado en sentido
contrario a como lo haba hecho anteriormente, al proclamar en
ambas decisions, que "la responsabilidad resultante del artfculo
1384, prrafo lo, puede ser invocada contra el guardian de la cosa
por el pasajero transportado a ttulo benvolo fuera de los casos en
que la ley dispone lo contrario".

De igual modo, Philippe le Tourneau (op. cit. No. 1843, pg.
638), se pronuncia a ese respect en los siguientes trminos:
"Asimismo, hoy en da, el guardian no escapa ya a la responsabilidad
de pleno derecho bajo el pretexto de que el transport era a ttulo
gratuito, sin ninguna especie de inters para el transportista occasional
y benvolo. El pasajero a ttulo gracioso no tiene que probar la falta
del conductor. El puede prevalecerse de la responsabilidad del,
artculo 1384, prrafo 1o, despus de la sentencia de una Cmara
mixta, del 20 de diciembre de 1968".
SEl comentario que hace el Cdigo Civil Dalloz, edicin
1977-1978, del artculo 1384, prrafo lo, (No. 7, transport
benvolo, pg. 642), express: "La responsabilidad resultante del
artculo 1384, prrafo lo, puede ser invocada contra el guardian de
la cosa por el pasajero transportado en un vehculo a ttulo benvolo
fuera de los casos en que la ley disponga lo contrario". (Cass., ch.
mixte, 20 dc., 1968, D. 1969. 37, concl. Schmelck; Civ. 2e, 21 janv.
1970, D. 1970. 525, note de Mme Lambert-Faivre; V. Y. Lambert-
Faivre, Le transport bnvole, D. 1969, Chron., p. 91; Chabas, note
au D. 1973. 533.)

LA COSA DEBE HABER JUGADO UN PAPEL ACTIVE

La cosa cuyo hecho es tomado en consideracin, debe hacer
jugado un papel activo en la realizacin del dao. Es a la vctima a









quien, en principio, corresponde probar que la cosa inanimada ha
participado de manera incuestionable y determinante en la realiza-
cin del perjuicio. (2e. Civ., 19 nov. 1964, J.C.P., 1965.14022.n.
SRodiere, D., 1965.93, n. Esmein).

Sin embargo, cuando la cosa es susceptible de movimiento, esta
prueba ser muy difcil de aportar, y en ese caso, una presuncin de
causalidad ha sido admitida, que el guardian puede destruir probando
el papel pasi\o de su cosa (Aubry y Rau, No. 448).

S Cuando la cosa es por su naturaleza inmvil, su hecho no puede
ser reconocido mas que si l ha sido activo, si la vctima demuestra
que la cosa, a pesar de su inercia, ha tenido un papel causal. (Civ., 14
Smai 1956, ).C.P., 1956.9446, n. Esmein: por ejemplo, una trampa
dejada abierta en una escalera oscura).

S Cuando la cosa es susceptible de movimiento, sobre el guardian
pesa una presuncin de que" la cosa ha jugado un papel activo en la
realizacin del dao, como ya hemos dicho. Es entonces a l a quien
incumbe la carga de demostrar que, pese a las apariencias, la cosa no
ha sido el instrument del dao, sino que ha sufrido la accin extraa
de la vctima o de un tercero (21 de junio 1972, D. 1992.553; 27
oct. 1975. D. 1976).

Tambin este es el criterio adoptado por nuestra Corte de
Casacin, al disponer en su sentencia de fecha 10 de mayo de 1961
I (B. j. 610, Pg. 1667), que para quese aplique la presuncin de
responsabilidad del guardian de la cosa inanimada, prevista por el
artculo 1384, primera parte, del Cdigo Civil, "no basta una
intervencin cualquiera de la-cosa, sino que es preciso que la
intervencin sea active, esto es, que la cosa sea la causa generadora
:del dao; pues cuando la cosa inanimada ha desempeado un papel
:puramente pasivo, el dao no puede reputarse como causado por el
.hecho mismo de ella, en el sentido del referido texto legal."

SEn conclusion, la jurisprudencia y la doctrine, con el propsito
de alcanzar una proteccin just y adecuada en provecho de las
.vctimas de los accidents ocasionados por las cosas inanimadas, cada
vez ms han ido buscando en la esencia de la primera parte del
articulo 1384 del Cdigo Civil, soluciones jurdicas, que sin vulnerar
ese texto legal, evidentemente vienen a cumplir una important
'uncin social.











EL PROCEDIMIENTO
EN MATERIAL DE CONFLICTS INDIVIDUALS
DE TRABAJO

Memoria para la Licenciatura en Derecho
Spresentada y sustentada por Scrates de Jess Hernndez

SINTRODUCC/ON

S La Humanidad, desde su alborada hasta nuestros das, ha venido
Sprogresanido, superndose constantemente. Ese progress, ese advance
Sque nunca se detiene, es fruto director del trabajo del hombre. Y en
e.efecto, ha sido mediante el trabajo, que es el factor ms important
de la produce in, que el hombre ha sido capaz de dominar a los
Sdems series i\ientes que junto con l comparten el habitat comn,
.la tierra: \ de dominar tambin e ir transformando a la Naturaleza;
1 enseoi endose sobre ella, con lo que se sientan las bases materials
[que siren de sostn, hoy por hoy, a todo el gnero human.

De la misma manera que el hombre ha ido construyendo y
.transformando mediante el trabajo, siempre generando riquezas con
ello, como tina contradiccin dialctica, el trabajo tambin ha ido
haciendao" al hombre, de tal manera que todo el desarrollo material
e intellectual de ste, ha sido fruto del trabajo. Sin l, el hombre
.'hubiese sido un animal ms sobre la tierra, vegetando al igual que los
'dems \ como ellos slo viviendo de aquello que la Naturaleza
brinda, espontnea y generosamente. Pero as, el reloj de la Historia
por siempre hubiese estado detenido en la primera hora.

SHe ah, a grandes rasgos, la capital importancia de esa inagotable
fuente de riquezas y progress social que es el TRABAJO; as con
.na us iulas.

,Ahora bien, el hombre y su principal actividad, el trabajo, han
onocido distintas etapas, siendo la valoracin de los mismos distinta
n cada una de ellas.

En el mis remoto estadio de la comunidad humana, poca
lenominada por los estudiosos de'la Historia "comunismo primi-
vo", los hombres trabajaban nicamente para satisfacer sus necesi-
ades, desconocindose entonces el derecho de propiedad privada de









los medios de produccin. A esta etapa le sucedi el perodo de la ,
"sociedad esclavista", caracterizado por el hecho de que unos 1
hombres, la mayora, tenan la condicin de objetos propiedad
exclusive de otros, la minora, de tal manera que aquellos que tenan
esa desgraciada condicin de esclavos, producan mediante el trabajo
exclusivamente para sus amos, los seores esclavistas, quienes en
definitive se apropiaban de lo producido. Esta etapa de la Historia
concluye en el "perodo feudalista", cuya caracterstica fundamental
fue la afectacin del esclavo de ayer, denominado entonces siervo, a
la tierra, a la cual quedaba definitivamente ligado, y la que era
propiedad exclusive del esclavista de ayer, ya en esta etapa conocido
con el nombre de seor feudal. En este mismo per'odo del
feudalismo fue en el que se di el "rgimen corporation" de
produccin artesanal, al travs de los gremios compuestos por
aprendices, oficiales y maestros; rgimen este que fracas por el
nepotismo de estos ltimos, los cuales iban perpetuando en sus:
familiares su condicin de tal en detrimento de los oficiales, que asi
quedaban estancados, sin poder alcanzar la maestra. Al final del
feudalismo, y precisamente en el rgimen corporativo, fue que tuvo
su gnesis el modo de produccin capitalist, perodo de la Historia
caracterizado por el hecho de que en l el trabajador vende su fuerza
de trabajo al patrono o seor capitalist, quien es el dueo de los
medios de produccin.

Es en este perodoen el que se dan las relaciones de trabajo.
subordinado, al impulso de las cuales maduran las condiciones qu~:
hacen possible el surgimiento del Derecho del Trabajo, rama del
derecho cuyo objetivo fundamental es reglamentar esas relaciones. ElI
advenimiento de esta nueva rama del derecho fue la resultante direct
de las desigualdades abismales que desde "siempre" existan entire'
trabajadores y patrons; pues bajo el modo de produccin capitalist.
-al igual que en los dems perodos histricos que le precedieron-,,
mientras el process de la produccin es social o colectivo, la.
apropiacin de los beneficios producidos mediante el trabajo es!
individual. El estado secular, de miseria del trabajador y su familiar, a
la vez que las condiciones infrahumanas de trabajo, teniendo todo ello
como contrapartida irnica el bienestar cada vez ma\or de los
patrons y los suyos, agudizaron las contradicciones ya e\istentes
desde much, haciendo que los trabajadores adquirieran consciencia
de su situacin y de su importancia en el process de la produccin.'
Todo esto llev a los trabajadores a reclamar, al travs de dolorosas
jornadas de lucha, una series de reivindicaciones de clase, las que al se.
conquistadas y convertidas en leyes, constituyen lo que hoy

32





niwrBit. SBIBLIOTEC


conocemos como Derecho del Trabajo. As, "a golpe de yunque",
naci esta rama del derecho.

La finalidad que persigue el Derecho del Trabajo, que dicho sea
de paso quizs sea la rama del derecho ms impregnada de contenido
humano e inters social, ha tenido como resultado que rena una
series de principios que le sirven de fundamento y que estn en plena
armona con sus objetivos. A esta rama del derecho sus caracters-
ticas la diferencian de las dems ramas, le dan fisonoma propia,
razn por la cual su autonoma no se discute, teniendo ya carta de
ciudadana propia. De ah que, al tener el Derecho del Trabajo como
objetiKo primordial la reglamentacin en todos los aspects que le
'conciernen de las relaciones de trabajo subordinado, propugnando en
: todo moment por el bienestar de los trabajadores, sus normas estn
.dotadas de un carcter imperative, marcadas con el sello del orden
pblico. Es por esto, porque persigue atenuar o disminuir las
profundas desigualdades entire trabajadores y patrons y llevarlas a la
mnima expresin possible dentro del modo de produccin capitalist,
por lo que los principios que lo informan y sus disposiciones
normativas se expresan en el sentido de concederles a los trabajadores
un mnimo de ventajas o conquistas irrenunciables.

Pero; de nada servira que el Derecho Sustantivo del Trabajo le
acuerde a los trabajadores esas ventajas, si no existieran los
.mecanismos procesales correspondientes que le permitan al traba-
'jador, cuando sus derechos son desconocidos, reclamar y hacerse
Ireconocer los mismos con la rapidez que el caso amerita. Esta es la
i razn por la cual el Derecho del Trabajo, sustancial o material, ha
'dado origen, a su vez, al Derecho Procesal del Trabajo, adjetivo o
formal; el cual tiene las mismas caractersticas que aqul y est
presidido por los mismos principios, pues la finalidad de este Derecho
Procesal del Trabajo es hacer efectivo en la realidad concrete al
Derecho del Trabajo: ambos son las dos caras de una misma moneda;
los dos aspect tos de la misma realidad jurdica y social, el trabajo.

Aplicados al Derecho Procesal del Trabajo los principios y las
aractersticas del Derecho del Trabajo, pueden sintetizarse en la
iguiegnte e\presin: El Derecho Procesal del Trabajo tiene por-
inalidad "evitar que el hambre llegue primero que la justicia" a la
asa del trabajador.

STodas las consideraciones que hasta aqu hemos hecho, son las
ue nos han decidido a escoger como tema a desarrollar en nuestra
eemoria Final, requisito exigido para optar a la Licenciatura en

33








Derecho, "El Procesamiento en Materia de Conflictos Individuales de
Trabajo".

En consecuencia, nos proponemos estudiar dicho procedimiento,
determinando sus caractersticas distintivas; as como tambin, frente
a la eventualidad de que el procedimiento que para la solucin de
tales conflicts se encuentra instituido en el Cdigo de Trabajo, an
no est vigente, trataremos de determinar cul es el kigente; ,-a la
vez, estudiaremos tambin dicho procedimiento no \igente al cual 1
acabamos de hacer referencia; para con ello poder determinar con '
propiedad si frente a la necesidad de que se sustituxa el xigente, por .
uno ms dinmico y protector de los intereses del trabajador, el
mismo satisface los requisitos suficientes y necesarios que debe tener
el procedimiento de marras a la luz de los altos fines que peisigue el .
Derecho del Trabajo en general; o si por el contrario, adems de su
puesta en vigencia pura y simple, amerita de algunas reforms.
Asimismo, veremos la nocin de orden pblico social, desde el punto >
de vista de si el mismo es, o no es, caracterstica propia de las leyes
procesales de trabajo.

Por otra parte, como todava en nuestro pas no han sido creados
los tribunales de trabajo con jueces especializados en la material,
excepcin hecha de las ciudades de Santo Domingo Santiago en
donde existen tribunales de trabajo de primer grado N una cmara de
trabajo como tribunal de segundo grado, pero en Santo Domingo
exclusivamente. En el resto del pas la jurisdiccin competent para
dirimir los conflicts individuals de trabajo lo es la de derecho
comn, esto es, el Juzgado de Paz y el Juzgado de Primera Instancia,:
como tribunales de primer y segundo grado, respectivamente; luego,
estudiaremos dicha jurisdiccin, conjuntamente con el Departamento
de Trabajo, pero ste nicamente como organismo competence para.
conocer del preliminary de la conciliacin.

De igual manera, estudiaremos en sus detalles el desenvolvimiento':.
en la prctica del Proceso Laboral por ante la jurisdiccin compeij
tente, para de ello deducir en qu media se hace necesario la :
creacin de tribunales especiales de trabajo, y para ver el procedi-,:i
miento laboral vigente en su aplicacin prctica, con lo cual,.
determinaremos lo apuntado ms.arriba, es decir, la necesidad de que
dicho procedimiento sea sustituido por el del cdigo. Veremos elI~
Proceso Laboral partiendo desde el preliminary de conciliacin, peroi,
sin incluir la sentencia laboral, a la cual dedicaremos un capitulo,
aparte. Sern objeto de nuestro studio tambin el rgimen de la;
prueba y las vas de recursos de que disponen las parties; del rgimen1

34









de la prieba nos interest destacar sus peculiaridades en material
laboral. Determinaremos tambin la possible validez de la "clusula
compromisoria" en esta material.

Como rec(ientemente han sido dictadas dos importantes leyes de
procedimiento, las cuales introduced importantes modificaciones al
Cdigo de Procedimiento Civil, el cual se aplica con cai.cter
supletorio al te\to de ley que rige el procedimiento laboral que nos
ocupa, trataremos de precisar en qu media esas nuevas leyes han
Senidcl a mo-dificar a este ltimo. Adems, estudiaremos los procedi-
miente,'s especiales, el uno, que institute la Ley No. 3143 para el caso
,de trabalo lealizado y no pagado, y el otro, instituido por la Ley No.
637 pair. el desalolo de vivienda ocupada por un trabajador en virtud
de un contract : de trabajo, y el cual haya concluido.

; P.r ltime, hemos de decir aqu, que como siempre es
. con~nt.ente hluci lo, acudiremos al derecho comparado, para con ello
'ver u ino luncionan determinadas instituciones de procedimiento
'laboral en pJi' -s que navegan delante de nosotros en los mares del
i Dereciho d-el Tialhajo. As podremos determinar con propiedad las
posibl-es iC.-.rmas equeridas por esta material, en su aspect procesal,
Sen nuestro pis, ', si las mismas deben ser realizadas conforme a las
instituci,:lonei s lpi ocedimentales vigentes en esos pases.

lEL PROCEDI ilIEVTO EN MATERIAL DE CONFLICTS INDIVI-
DUA4LES DE TR -BAJO

SCA PI TULLO I

CONSIDER CIONES GENERALS

S.4) EL PROCEDI IIENTO.- CONCEPT

1.- Proceso .. Procedimiento. Estas dos expresiones son utiliza-
das indistintamente en la prctica como sinnimas, como que ambas
significant la misma cosa, lo cual constitute un error, pues si bien las
niismas estin intimamente relacionadas, cada una de estas expre-
Siones tienei su significacin propia. Asvemos que, de acuerdo a una
:definicin imu\ general, process es el "Conjunto de las fases sucesivas
de un fenneno", mientras que procedimiento es el "Mltodo de
iecLutar algunas cosas" En el mbito jurdico propiamente dicho,
amboss trminsir tienen su significacin propia, y as vemos cmo la
hiaoi i'a de los procesalistas proceden a hacer la.debida distincin de
.dichos \ocablos; por ejemplo, para el professor Froiln Tavrez el









process "es el medio o instrument jurdico que las parties a quienes
divide un diferendo de intereses deben emplear para obtener del juez
que dicte sentencia dirimitoria..."; y en lo relative al procedimiento
expresa en otra parte de su important obra, que el "procedimiento,
strict sensu, son... las formas que deben observer las parties
interesadas para obtener y asegurar" la "proteccin de intereses...
particularss". Pr su parte, para Rafael de Pina el process es "la
series de actos de los sujetos procesales encaminados a la realizacin
del derecho objetivo y a la tutela consiguiente de los intereses
fundados en ste". Para este autor el procedimiento "es la manifesta-
cin ;del proceso...", o sea, que el procedimiento es la formaa
exterior del process; la manera, como la ley regular las actividades
procesales, la forma, el rito a que stas deben ajustarse"3.

Distinciones como las precedentes abundan, y de hecho, los
autores coinciden en lo esencial al definir process y procedimiento;
no obstante ello, nos permitimos transcribir para una mejor
comprensin del significado jurdico de dichas expresiones, la
distincin que al respect hace el jurista espaol, A. Zamora, el cual J
dice:

"El process se caracteriza por una finalidad jurisdiccional
compositiva del litigio, mientras que el procedimiento (...), se
reduce a ser una coordinacin de actos en march relacionados o
ligados entire s por la unidad del efecto jurdico final, que puede
ser el de un process, el de una fase o fragmento suyo... As, pues,
mientras la nocin del process es esencialmente teleolgica, el.
procedimiento es de ndole formal y de ah que,... tipos distintos
de process se pueden sustanciar por el mismo procedimiento y
viceversa, procedimientos distintos sirven para tramitar process
de idntico tipo. Ambos concepts coinciden en su comn
etimologa, de proceder, avanzar, pero el process, adems de un
procedimiento como forma de exteriorizarse, comprende los
nexos, constituyan o no, relacin jurdica que entire sus sujetos
(es decir, las parties y el juez), se establecen durante la
substanciacin del litigio"4.

A su vez Armando Porras Lpez tambin nos dice que el.
processo es un sistema para el desarrollo de la actividad iurisdic-
cional, en tanto que el procedimiento es la forma, real, concrete,
material, del desenvolvimiento del process"; ms adelante dice el'
mismo autor que, el processo es lo abstract, en tanto que el
procedimiento es lo concrete; el process es el continent y el
procedimiento es el contenido"5.








En nuestra opinion, el process no es ms que el diferendo entire
las parties, el cual someten al conocimiento de un tribunal, dando con
ello origen al litigio, para que ste le d solucin; mientras que el
procedimiento es el conjunto de actuaciones qu impulsan el
process, el aspect formal de los actos que se deben realizar y el
mtodo a seguir para la solucin final del litigio a que ha dado lugar
el process. En este sentido, el procedimiento comprende los actos
mediante los cuales se da inicio al process, como por ejemplo, el acto
de emplazamiento; as como tambin todos aquellos que sirven para
..la instruccin y sustanciacin del mismo, al igual que el acto con el
cual conclude el process, que lo es la sentencia; comprendiendo
adems, el procedimiento, la series de actuaciones que deben ser
realizadas las formalidades que deben ser observadas para la
ejecucin del acto jurisdiccional. Todo ello en el sentido de las
formas exteriores, de la ritualidad a seguir.

Con todo lo anterior creemos que queda claramente establecida
la distincin entire lo que es process y lo que es procedimiento.

B) El Procedimiento Laboral.- Caractersticas.

2.- Nocin general. Como ya expresramos en la introduccin, el
Derecho del Trabaio, material, hadadoorigen al Derecho Procesal
Laboral, formal, cuyos caracteres "estn determinados por ,la
'necesidad" de adaptar sus normas "a los fines protectores en favor
del asalariado"6 que caracterizan al Derecho Sustantivo del Trabajo.
S'El Derecho Procesal del Trabajo es el "conjunto de normas y de,
Sprincipios especialmente destinados a regular los process tendientes
a dirimir las controversial que surjen de las relaciones de trabajo"7
entire patrons y trabajadores. Por otra parte, en la exposicin de
motivos de la Ley Federal del Trabajo mexicana, leemos que, "el
derecho procesal del trabajo son las normas que tienden a dar
efectividad al derecho sustantivo, cuando ste es violado por alguno
de los factors de la produccin"8.

S En consecuencia, y en correspondencia con las nociones de
procedimiento que ya vimos (supra, No. 1), podramos definir el
procedimiento laboral como el conjunto de actos, formalmente
considerados, que deben ser observados para impulsar el process de'
trabajo, con la finalidad de hacer efectivas las normas y principios'
:. que conforman el Derecho del Trabajo, cuando los mismos han sido
violados.

: 3.- Fundamento de las caractersticas del procedimiento laboral.










La Justicia Social es, en definitive, el objetivo bsico del Derecho del
Trabajo; y es precisamente esta circunstancia la que reclama e
impone la necesidad de que el procedimiento laboral para la solucin
de los conflicts de trabajo, especficamente los individuals, que
dicho sea de paso son las controversial o diferendos que se suscitan
entire patrons y trabajadores ligados por un contrato o relacin
individual de trabajo, rena una series de caractersticas que hagan
possible la solucin rpida y econmica de tales conflicts; aseguran-
dole al trabajador sus derechos sin dilaciones de' ninguna especie,
cuando estos le son desconocidos por el patrono. De nada servira,
pues, todo aquello que el Derecho del Trabajo le reconoce al
trabajador, si para reclamarlo tiene que seguir el camino tortuoso del
procedimiento comn, o de otro que se le parezca, pues como con
propiedad se ha dicho, los "procedimientos tradicionales de derecho
comn estn destinados a solucionar conflicts de intereses patrimo-
niales desprovistos... de repercusin social"9, ya que los mismos son
eminentemente formalistas, razn por la cual su desenvolvimiento
est erizado de incidents, haciendo el process arduo, largo y
costoso. En este sentido, los tratadistas coinciden en sealar como
caractersticas tpicas del procedimiento laboral la gratuidad, la
celeridad, la simplicidad e informalidad; as como tambin la oralidad
como forma predominante del desarrollo del process y el papel
activo del juez. Estudiemos, pues, dichas caractersticas en sus
detalles.

4.- Gratuidad. De manera general, la parte actora en el process
laboral lo es el trabajador, quien como se sabe carece de una base
econmica no ya slo para costear un procedimiento que le result
oneroso, sino que tambin su falta de recursos econmicos le
impiden asegurarse, para s y para los suyos, un sustento adecuado y
una existencia digna de la condicin de ser human. Frente a esta
situacin, el legislator ha tenido el cuidado de asegurarle al
trabajador una justicia gratuita, o si bien no completamente gratuita,
por lo menos que la misma no le result onerosa, y que por esto
ltimo tenga que desistir reclamar por ante los tribunales lo que
legtimamente le corresponde. En consecuencia, la gratuidad es una
caracterstica fundamental del procedimiento laboral, es decir, que
ste tiene que ser econmico, poco oneroso para el trabajador. En
este sentido, en nuestro pas el Art. 62 de la Ley No. 637 sobre
Contratos de Trabajo, que es nuestra ley procesal en material laboral,
dispone expresamente que "todos los actos y documents relacio-
nados con el procedimiento en material de contrato de trabajo,
estarn libres de impuestos y derechos de cualquier naturaleza. Los
honorarios de los alguaciles se reducirn al 50%. La misma ley









dispone en su Art. 52 que los'abogados que postulen por ante los
Tribunales de trabajo "percibirn el cincuenta por ciento de los
honorarios a que tienen derec ho en material civil, conforme a la
Tarifa de Costas judicidles"; y en su part infine, el mismo Art. 52
facultya a los tribunales a limitar la cuanta de los apoderados en los
contratos de cuotas litis...". Tal cormo se ve, todas estas disposiciones
estn dirigidas hacia el objetivo de asegurar la baratura, la gratuidad
Sdel procedimiento laboral. Adems, de conformidad con el Ain. 394
del Cdigo de Tiabao, "El Poder Ejecuti\o puede organizer, por
.decreto, el ser icio, de asistencia judicial"; es decir, el Poder Elecutivo
tiene "la facultad de asignarle defensores gratuitos a los litigantes sin
Srecursos que los necesiten"10.. Esto tendra a ser como el equi\alente
en material laboral de los abogados, de oficio e\istentes en material
represiva; desconocemos sin embargo, si esta disposicin se ha
i cumplido alguna wez en la pictica, pero los negati\os precedents
Sque conocemos, nos inclinan a suponer que la misma es letra muerta,
icomo tantas otras en material laboral en Repblica Dominicana.

Las legislaciones de otros passes kan un poco ms lejos que la
nuestra para asegurar esta caracterstica esencial del procedimiento
Slaboral. As' vemos que, en Chile por ejemplo, en "los juicios del
trabajo se ha simplificado much la tramitacin, as, no ha.
1' comparecencia de las parties en segunda instancia..." \ las notifica-
Sciones pueden practicarlas "el secretario del tribunal, o los empleados
de l dependent, o carabineros, introduciendo as modificaciones al
Spiocedimiento comn, para facilitar y hacer menos dispendiosa la
diligencia"'' En nuestro medio, por el contrario, las notificaciones
es necesario practical las o efectuarlas mediante los alguaciles, al igual
que en delecho comn.

5.- Celeridad. Quizs no e\ageramos si decimos que el traba-
jador, aquel que endede su fuerza de trabal) -vale decir, girones de su
propia vida-, lo hace para subsistir, para comer. De ah la necesidad
de que cuando se \e compelido a reclamar por ante los tribunales de
trabato sus pretensions legtimas, sea imperati\o que la justicia que
reclama, no solamente le result barata, sino que la misma adems sea
ipida. pues se hace necesario en tal situacin que se observe el
supremo principle: que debe set el faro que ilumine todo el
procedimiento laboral, que no es ms que el evitar que el "hambre
llegue antes que l: LiLsticia"' a :a casa del trabajador. Es por ello que
la celeridad es caacteris a primoirdial dl pic,cedimiento laboral.
Dicha celeridad se expresa en "la bievedad de los plazos para el
Ielercicio de la aLcin y para la administracin de la iusticia"' 3
cuestiin esta que silo es possible lograr hacienda que los plazos no

39









sean fcilmente prorrogables, y que adems sean perentorios para las
parties como para el juez. Como tendremos oportunidad de ver ms
adelante, en nuestro pas, y en lo que concierne a los plazos, estos
generalmente no se observan como lo prescribe la ley; as por
ejemplo, nuestros jueces de trabajo tienen un determinado plazo para
dictar sentencia, luego que los asuntos de que estn apoderados
quedan en estado de ser fallados, pero fundamentados en lo que
dispone el Art. 55, in medio, de la Ley No. 637 que dice: "Todo
Tribunal de Trabajo fallar a ms tardar, 30 di'as despus que el
asunto est en estado, salvo causa justificada que impida la solucin
del litigio en el trmino sealado, lo cual se har constar en auto...".
En consecuencia, apoyados en esa coletilla final dichos jueces
dirimen esos asuntos cuando les da la gana, o para ser indulgentes,
cuando el cmulo de trabajo se lo permit. Todo esto tiene por
consecuencia, dicho sea de paso y quizs adelantndonos con ello a
nuestras conclusions, que la celeridad como caracterstica del
procedimiento laboral dominicano sea un mito.
Por otra parte, es indispensable para lograr que el procedimiento
laboral sea rpido, y as evitar que el trabajador "se rinda por
cansancio", que el mismo no sea incidentable, fcilmente reenviable;
esto se logra limitando al mximo el formalismo y eliminando:
trmites innecesarios. Esto es algo que aqu, en Repblica Domini-
cana, muchos abogados y hasta magistrados de trabajo del patio no'
alcanzan a comprender fcilmente, y hasta se espantan de la supuesta
celeridad del procedimiento laboral vigente, no sabiendo que ste,
comparado con los procedimientos vigentes en la casi totalidad de los
pases latinoamericanos, bien result una tortuga, lo cual tendremos
oportunidad de ver y apreciar ms adelante. Pues bien, dichos
letrados, con su mente "programada" en el process civil, han hecho
en la prctica el process laboral incidentable, pues los unos, imbuidos
del criticable espritu de chicana, constantemente viven planteando
incidents para entorpecer la buena march de este process; mientrasi
los otros, acogen cndidamente cualquier pretension. En este sentido
son alentadoras las nuevas leyes procesales nuestras, en las cuales se
acogen parte de las reforms introducidas en Francia a partir del ao
de 1958, cuyo objetivo es darle jaque mate al espritu de chicana,
pues limitan en much el formalismo del procedimiento civil
ordinario y del sumario. Como tendremos oportunidad de ver (infra,:
No, 36), dichas leyes tambin introduced modificaciones a la material
objeto de nuestro studio, en razn de que en ella se aplica elj
derecho comn con carcter supletorio.
El studio del derecho comparado nos revela que la tendencia
general en la mayora de los pauses van encaminada a hacer efectiva]

40









.en la prctica la celeridad del'procedimiento laboral, tratando de
,lograr esto mediante la concentracin de los trmites, tratando de
reducir a la mnima expresin possible el nmero de audiencias y al
travs de la perentoriedad e improrrogabilidad de los plazos, adems
de tratar que la extension de los perodos de tiempo de que se
componen los mismos sean lo ms breve possible. As vemos a manera
'de ejemplo, cmo en Chile el procedimiento es "rpido (predominio
de la oralidad, concentracin de los trmites...), se acortan los plazos,
se suprimen trmites" y, adems, "se han suprimido formalidades,
y... se han suprimido recursos" 1 ; todo ello con la finalidad de lograr
que en lo possible los asuntos laborales sean ventilados en una sola
udiencia. Incidentalmente diremos aqu que de acuerdo a la Ley No.
'834, la cual modifica en various aspects al Cdigo de Procedimiento
Civil, el cual se aplica supletoriamente, a la Ley No. 637, todas las
.medidas de instruccin debern de ser solicitadas conjuntamente; ello
constitutee evidentemente un paso de advance, aunque tmido,
encaminado a dar un poco ms de celeridad al procedimiento civil
.ordinario y al sumario, y desde luego, al procedimiento laboral
vigente.

En Mxico, por su parte, el "procedimiento se inicia con una sola
audiencia de conciliacin, demand y excepciones"1 5, segn se lee
en la exposicin de motivos de la nueva Ley Federal. Y en Argentina,
"el procedimiento judicial est estructurado, principalmente, de tal
manera que la causa termine en una sola audiencia si fuera
possible 6. En Francia, luego de la reform procesal del 1958,
'diversas disposiciones nuevas comunes a las jurisdicciones o propias
a la Magistratura de Trabajo, estn inspiradas.del deseo de evitar un
formalismo excesivo, de facilitar la representacin de los litigantes,
e luchar contra el espritu de chicana (sic)"1 7.

Con todo lo que acabamos de ver, la celeridad como element
caracteri'stico del procedimiento laboral queda ampliamente eviden-
iada.

6.- Simplicidad e informalidad. La simplicidad significa que el
rocedimiento laboral carece de formulas sacramentales, sino que la
demanda de trabajo, aunqbe a fecha fija, contiene las menciones
ropias de todo acto de alguacil. Pero, el Art. 54 de la Ley 637... que
eala el contenido del acto de emplazamiento en material de trabajo,
o exige mencin alguna a pena de nulidad", lo cual no excluye
omo bien dice Hernndez Rueda "un vicio que afecte la existencia
isma del emplazamiento"1 8. Intimamente ligada a la simplicidad,
e encuentra la informalidad, la cual tiene como resultante direct la

41









no existencia de nulidades de forma; y en este sentido el Art. 56 de la.
Ley 637'es preciso cuando dice que no "se admitir ninguna clase de
nulidades de prlocedimiento, a menos que stas sean de una gravedad
tal que impidan al Tribunal, y a juicio de ste, conocer y juzgar los
casos sometidos a su consideracin. En este caso se decidir por la.
misma sentencia las dichas nulidades y el reenvo para conocer del
fondo del asunto". Nuestra Suprema Corte de Justicia en varias
sentencias haba sostenido un criterio errado en torno al alcance de la
parte final del precitado texto, pues en todas ellas la interpretacin
que haca del mismo era parcial, ya que en las distintas especies
juzgadas no se haca aplicacin de esa parte in fine del Art. 56; es,
decir, aquella que expresa que "En este caso se decidir por la misma
sentencia las dichas nulidades y el reenvo para conocer del fondo del
asunto". Por esto hemos credo pertinente hacer alusin en este
punto a una important sentencia de la Suprema Corte de justicia, en
la cual se vara el criterio jurisprudencial que hasta la intervencin dea,
dicha sentencia estaba firmemente establecido en torno al alcance y'
el sentido del Art. 56 de marras, pues consideramos que en esta.
sentencia es que se hacela interpretacin correct de este texto. He.
aqu lo decidido por nuestra Corte de Casacin:

"Considerando que el propsito perseguido por la ley estd
justificado en una material como la laboral en done general~
mente intervienen personas no slo de escasos recursos econ-
micos; sino de limitada preparacin intellectual; que, adems, es
indudable que el legislator no slo quiso abarcar en este texto las
irregularidades de que puedan adolecer los actos que estn a
cargo de las parties, sino en general cualquiera omisin en el.
procedimiento mismo, que sea subsanable, como la no presenta.
cin de la copia de la sentencia impugnada en apelacin; que ese:
criterio encuentra fuerza de reafirmacin en la idea expresada por
el legislator en la disposicin final del Art. 56 citado, cpand.
dice: "En este caso se decidir por la misma sentencia las dichas
nulidades y el reenvo para conocer del fondo del asunto" lo que'
supone la existencia de un expediente con actos no regulars, d'
incompletos, el cual deba ser regularizado para quq pueda
impartirse una buena justicia; que en ese orden de ideas la
procedente era en el caso ocurrente, al advertir el tribunal .de
alzada la falta de la copia del fallo apela4lo ordenar por sentence..
su presentacin y depsito y reenviar por esa misma sentence
preparatoria, para otro da del conocimiento del fondo dei
asunto; que al no proceder de esa manera, desconoci el Art. 56
citado al no ponderar su sentido y alcance..." (Sent. del 15 de
julio de 1966, B.J. 668, pgs. 980-85).





-''wra Ursau o1~lica Madre y Maeutr
BIBLIOTECA



A nuestro juicio, esta sentencia, que no admite comentario
alguno, constitute la muestra ms palmaria de la informalidad del
i.rocedimiento laboral. Por otra parte, el Art. 52 de la Ley 637
dispone que "No ser indispensable el ministerio de abogado en las
urisdicciones de trabajo, y las parties podrn comparecer personal-
rmente o por mediacin de apoderados especiales". Ademis, en su
-prrafo segundo dicho artculo tambin dispone tque "Los abogados
,ho necesitarn de un poder escrito para actuar por ante dichos
'tribunales...". Todo esto ejemplifica claramente la simplicidad de
ldicho procedimiento laboral.

"7.- Oralidad. Como caracterstica del procedimiento laboral la
oralidad "significa que slo lo alegado verbalmente puede former la
base de la decision", lo que no excluye desde luego "la preparacin
escrita, la cual, por el contrario, es indispensable"' Esta caracteris-
tica est 'ntimamente relacionada con la celeridad del procedimiento
en la material, pues esta ltima se logra ms perfectamente cuando el
process laboral se desenvuelve oralmente y no mediante escritos, tal
:oomo sucede con el process civil ordinario. Es difcil, claro est, que
la oralidad se d en grado absolute, como algo qumicamente puro,
Iino que en realidad lo que predomina es un procedimiento mixto en
rla mayori'a de los pases, an en aquellos que cuentan con
procedimientos que tiendan a la ventilacin en una sola audiencia de
los asuntos laborales, en lo possible. En consecuencia, el processo
lmixto es, actualmente, el tipo de process que prevalece en los pases
del mundo civilizado"20, nos dice Rafael de Pina.

SPor ltimo, debemos decir en este punto, que nuestro procedi-
Riiento laboral vigente, es de tipo mixto, pues la forma de interponer
la demand es mediante acto de alguacil, y las parties luego de
concluir sobre el fondo en audiencia pueden someter, y de hecho as
ocurre en la prctica, escritos de ampliacin de conclusions.
Mientras que pr el contrario, los debates en audiencia se desenvuel-
ven oralmente. No obstante todo ello, es necesario dar preferencia a
a oralidad sobre la escritura en el process laboral, sin caer en
ext remos.

8.- Papel pel juez en material laboral. En el process civil los
oderes del iuez estn muy limitados, y hasta el moment mismo en
aue a\a a dictar sentencia sobre el asunto que le ha sido sometido
ara su solucin, sus conocimientos sobre el mismo son vagos, las
uestiones sobre las que versa dicho asunto no le dicen riada; y son
s parties las que deben impulsar el referido process. Todo esto tiene
i explicacin lgica en el'hecho de que en material civil los intereses

43










envueltos son de carcter patrimonial, de puro inters privado. No
sucede igual en material laboral, en la que los asuntos litigiosos
interesan a la paz social, razn por la cual el juez es un element
dinmico del process laboral, teniendo un papel muy active y, por'
ello, estando obligado a impulsar el process, pudiendo dictar de.i
oficio cuantas medidas le parezcan pertinentes para la sustanciaciop g
de los asuntos que se le someten para su solucin. Ello se explica, "
puesto que en este process "predomina un inters de proteccin a1,
trabajo human, product del carcter tutelar del derecho del :
trabajo,' integrado por normas de orden pblico e irienuncia-~
bles..."21 i

C) Carcter de Orden Pblico de las Leyes Procesales.

9.- Nocin de orden pblico. Esta es una nocin muy elstica,
razn por la cual su significacin vara de acuerdo con las pocas y
con las ideas imperantes en un moment dado de la vida social; es
por ello que tratar de enmarcar dicha nocin dentro de los rgidos'
ifmites de una definicin, quizs sea algo intit. Sin embargo, se.
podra decir de acuerdo a una concepcin muy amplia que el orden
pblico comprende todo aquello que en un moment histrico
determinado tiene un inters director y primordial para la sociedad;:
comprendiendo el mismo en consecuencia, todas aquellas institucio-
nes. y reglas que tengan por finalidad asegurar y preservar la paz
social, as como tambin la buena march de todo aquello que la'
sociedad necesita para su-normal desenvolvimiento.

El orden pblico, pues, tiene una gran importancia en todo
ordenamiento jurdico, y el mismo se manifiesta en el sentido de que
todas las disposiciones legales que le interesan, tienen un carcter.
imperative; o sea, que se imponen a todo el mundo y no pueden ser
objeto de convenciones particulares que tengan por objeto dero-.
garlas, o cuando menos escapar a su aplicacin. Este es el orden
pblico general. o traditional, el cual se encuentra consagrado en
nuestro Cdigo Civil en su Art. 6, que expresa: "Las leyes que
interesan al orden pblico y a las buenas costumbres no pueden ser
derogadas por convenciones particulares".

Este orden pblico general ha dado origen, a su vez, a otra
species del imismo,yashoyen da se habla de la existencia de u
orden plblico politico, de un orden pblic econmico y de un'
orden pblico social o laboral, entire otros ms. Este ltimo es el que]
nos interest.

44
1









SEl orden pblico social, cuya finalidad es la de proteger al
.trabajador, quien es la parte ms dbil en la relacin de trabajo, tiene
5;su consagracin definitive en el Principio IV de nuestro Cdigo de
I.Trabajo: "Los derechos reconocidos por la ley a los trabajadores, no
[pueden ser objeto de renuncia o limitacin conventional. Es nulo
Ltodo pacto en contrario". Adems, hay consagracin e\presa del
orden pblico social en los Artculos 37 y 38 de dicho cdigo, los
que disponen, repecti\amente, que en "todo contrato de trabalo
'deben tenerse como includas las disposiciones supletorias dictadas
I.en este cdigo para regir las relaciones entire trabajadores y
.patronos..." \ se tienen como que son "nulas las clusulas que tengan
ipor obleto la renuncia o limitacin de los derechos que acuerda este
Ic6digo en beneficio de los trabajadores...". Como se ve, estas
Jdisposiciones de dichos artculos son consagracin positive de la
,nocin que estudiamos en este punto.

S Luego, las leyes de trabajo son de orden pblico, "pero no de
laquel traditional instituido por el Cdigo Civil (Art. 6), sino del
;denominado por la doctrine contempornea (...), "orden pblico
Social" cu\a dinmica opera en un solo sentido, en una sola via,
icontraria a los intereses del patrono y favorable a los intereses del
trabajador. Su carcter imperative se manifiesta garantizando a los
.trabajadores los derechos que la ley les otorga y evitando que los
'mismos puedan ser desconocidos o limitados"22. En otras palabras,
'por el efecto del orden pblico social o laboral las leyes de trabajo,
;cual que sea su naturaleza, tienen un carcter imperativo, siendo en
rconsecuencia irrenunciables en tanto sus disposiciones favorecen al
,trabajador. iazn por la cual las clusulas insertadas en una
convencin de trabajo y en las cuales se consignan renuncia o
7limitacin de derechos de parte del trabajador se reputan como no
escritas, es decir, dichas:clusulas no anulan el contrato, sino que
,ellas se consideran no escritas, aplicndose en su lugar la disposicin
legal que co-iresponda. Es decir, las leyes de trabajo "son de carcter
iimperatiu, \, por ende, de orden pblico, en losque respect a la
'persona del patrono; pero son supletorias frente a la persona del
.trabaLad rl ":' -.

Esto ltiim. ,se explica, ya que tal como dispone el Art. 37 del
iCodigo de Trabajo las partiess pueden' modificar las leyes laborales
"siempie que sea con el objeto de favorecer al trabajador y mejorar
'su condicin": en consecuencia, "la inderogabilidad de la ley de
"trabalo, es relative"24.

Mhis a rriba expresamos que las leyes de trabajo, cual que sea su

45









naturaleza, tienen un carcter imperative en virtud del orden pblico
social. En efecto, el imperio del Principio IV comprende tanto las
r leyes sustantivas de trabajo, como las procesales propiamente dichas.
Estas leyes "tienen carcter pblico por hacer actuar preceptos
substanciales que poseen aqul carcter y por ser relatives a la
jurisdiccin que es una potestad esencialmente pblica"25. En torno.
a este punto el jurista chileno Pereira Anabaln express "que las
leyes del trabajo formales tienen definido carcter pblico, cuanto
por ser relatives al ejercicio de una potestad esencialmente pblica
como es la jurisdiccin"2 6

Es indiscutible que entire nosotros las leyes procesales de trabajo
son de orden pblico social, ello lo explica claramente el carcter
general del Principio IV, el cual, ubicado junto a los dems principios
generals, presidiendo todos ellos al Cdigo de Trabajo, eidencia la
intencin inequvoca del legislator de que no hubiese dudas de
ningn gnero acerca de que los mismos se aplican a todo el cdigo,
as como tambin a toda la legislacin laboral an cuando no forme.
parte de dicho cdigo: "Las normas procesales... estn presididas y.
orientadas por los principios bsicos"27 del cdigo.

CAPITULO II

DUALIDAD PROCEDIMENTAL EN'MATERIA LABORA1L E,~ LA.
REPUBLICAN DOMINICANA

A) El Procedimiento Laboral Instituido en el Cdigo de Trabajo

10.- Generalidades. El Cdigo de Trabajo de la Repblica
Dominicana, fue votado por la Ley No. 2920, la cual fue promulgadat
el .11 de junio de 1951. Desde esta fecha entr en \igenci.
parcialmente por disposicin expresa de'su Art. 691, el cual dice~'
"Mientras no estn funcionando los tribunales de trabajo creados po .
el present cdigo, los procedimientos en caso de litigio seguirr.
siendo regidos por los artculos 47 al 63, bis, inclusive, de la Ley Noi
637 sobre Contratos de Trabajo". En consecuencia, toda~'a hoy:
veinte y ocho aos despus, que evidentemente constiiu\en urr
transitoriedad sui gneris, seguimos teniendo dos procedimiento`
para los asuntos laborales: el no vigente del cdigo \ el de la Le
637, segn se desprende de la inteligencia del texto ms arriba citado
Y todo parece indicar que esa situacin permanecer invariable po
algn tiempo ms, ya que no se vislumbra que el Estado se anime .
rear por ahora los anhelados tribunales de trabajo con jLec
especializados. La situacin que acabamos de exponer en lo que n

46





Sipermidad Catlica Madre y ae

BIBLIOTECA

, ha Ilecado a titular el present captulo con el ttulo que lo encabeza,
el cual a primera vista luce algo pretensioso: pero como se ha visto el
mismo no es ms que el reflejo exacto de la realidad concrete en este
sentido.

En cuanto al procedimiento del Cdigo de Trabajo, el mismo se
encuentra comprendido en el Libro Sptimo, Ttulo II, Cap'tulos I,
II \ III de dicho cdigo, bajo el ttulo "Del procedimiento ante los
tibribunales de trabajo en los conflicts jurdicos". Antes de entrar a su
.estudi1, debemos de aclarar que en su studio no seguiremos el
rmismo norden del articulado en que se encuentra comprendido dicho
procedimiento, as como tambin que el mtodo que utilizaremos
ser meramente expositivo o enunciativo, sin emitir ningn juicio
ssobre tal o cual de sus disposiciones, lo cual tiene su e\plicacin
.lgica en el hecho de que el mismo nunca ha estado vigente.

11.- El Preliminar de Conciliacin. La necesidad de este
requisito pre\io a la demand laboral est contemplada en el Art.
455, el cual dispone al efecto que "Ninguna demand relative a
conflictos de trabajo puede ser objeto de discusin y juicio sin previo
intent de conciliacin...". La misma est a cargo del mismo tribunal
que deba conocer y decidir el asunto, en caso de que las parties no se
concilien. En efecto, el Art. 484 expresa: "El da y hora fijados para
la cl-mparecencia, reunidos el juez y los,vocalesen audiencia pblica
-con asistencia del secretario, el primero declarar la constitucin del
juzgado en atribuciones de tribunal de conciliacin, o:rdenaFi la
lectul de lus escritos de las partes".,Por su parte, el Art. 485 dispone
que "El juez, una vez ledos los escritos por el secretario, precisar
ls puntos contro\ertidos de la demand y ofrecer la palabra alos
ocales, para que traten de conciliar a las parties por cuantos medios
:citos aconsejen la prudencia, el buen juicio y la equidad". Acto
eguido, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 486, los
locales (los cuales integran el tribunal junto al juez, pues este
irocedimiento supone la existencia de tribunales colegiados, en los
tue estn representados los dos factors de la produccin) en su
tuacin como conciliadores "harn a las parties las reflexiones que
onsideren oportunas, procurando convencerlas de la conveniencia de
a\enimiento" y les "insinuarn soluciones razonables", agotando
ara ello "todos los medios persuasivos a su alcance, pero conser-
,ndo su carcter de mediadores imparciales que les impone su
ndicin de miembros del tribunal".

'Por otra parte, el Art. 487 en su prrafo segundo dispone que
iando en conciliacin "se hiciere alguna proposicin en pugna con

47









disposiciones legales de orden pblico, lo advertir a las parties o a los :
vocales, segn el caso, invitndole a ensayar otras soluciones o a.'
eliminar de la propuesta... las, condiciones prohibidas". De acuerdo
con el Art. 488 la "audiencia de Conciliacin terminar... despus de
haberse logrado un avenimiento, o cuando el Juez consider intil
continuar, en vista (la) actitud de las parties o de algunas de ellas"; sin
embargo, dispone el mismo artculo, que el juez tiene la potestad de
"suspender la audiencia para continuarla en fecha posterior", a sea
"cuando se lo pidan las parties con el propsito de hacer ims fcil su
conciliaciln., o cuando... lo consider de lugar". Para esta situacin,
la part infine de dicho Art. 448, dispone que "la declaracin del
juez por la cual fija el da y hora para continuar la audiencia, %ale
citacin para las parties .

Cuando las parties lleguen a un acuerdo, segn el Art. 489, "el
juez ordenar que se redacte el acta correspondiente", en la cual debe
constar lo convenido por ellas. Esta acta, debidamente firmada por
los miembros del tribunal, juez, vocales y secretario, "producir los
efectos de una sentencia irrevocable". Por el contrario, si las parties
no se concilian, no llegan a un acuerdo, el juez deber proceder a fijar.
el da y la hora para la audiencia de produccin y discusin de las
pruebas \ deber disponer que se redacte el acta de lo ocurrido, es
decir, en la que conste que las parties no llegaron a un acuerdo y
"declarar terminada la audiencia" (Art. 490). El acta de no acuerdo,
al igual que la que se deber redactar cuando las padres lleguen a un
avenimiento, tendr que ser firmada por los miembros del tribunal,
segn dispone este ltimo artculo.

Para el caso de que una de las parties no comparezca a la
audiencia d conciliacin, el Art. 491 dispone que "se proceder
conforme a lo dispuesto en el Art. 490", esto es, que el juez deber
fijar el da y la hora para la audiencia de produccin \ -discusin de
las pruebas. El Art. 492 establece una presuncin juris tamtuin de
que las parties se conciliaron, cuando ambas no comparecen a la,
audiencia de conciliacin, autorizando al juez en esta circunstancia:
para que ordene que "el expediente sea definitivamente archivado".

El da en que las parties comparezcan en audiencia pblica se
proceder a una segunda tentative de conciliacin, ofiecindosele la
palabra a las parties para que declared si despus de la primer
audiencia de conciliacin "ha intervenido algn avenimiento entire,
ellas", \ si ello no ha sido as, para que traten entonces de llegar a un
acuerdo antes de que se proceda a la "produccin y discusin de las:
pruebas" (Art. 493). Al igual que en la primera audiencia, los.

48









vocalss intei\endrn en la segunda tentative de conciliacin con las
.mismas facultades y los mismos deberes que la ley les confiere para la
primera. Despus que haya transcurrido un tiempo razonable sin que
las parties lleguen a un acuerdo en esta segunda tentative de
conciliacin, el juez deber entonces proceder a invitarlas a producer
Slash pruebas de "sus respectivas pretensiones, debiendo hacerlo
primero la demandante" (Art. 494).

12.- La Demanda. La forma de interponer sta es por escrito del
Sdemandante dirigido "al juez del tribunal competent" y entregado
"al secretario de dicho tribunal", acompaado de los documents
'que le sirven de fundamento (Art. 476). El escrito de demand debe
contender, de conformidad con lo dispuesto por el Art. 477, las
Senunciaciones siguientes: 10 la designacin del tribunal ante el cual
se acude el lugar done funcione; 20 las generals del demandante,
Scon indicacin de domicilio elegido en el lugar done el tribunal est
ubicado; 30 los nombres y residencias de los patrons, o los
domicilios de eleccin de stos, si existed contiato de trabajo escrito
Sen el cual conste dicha eleccin; 40 la enunciacin sucinta de los
hechos, la del lugar donde estos ocurrieron y su fecha exacta o
Saproximada; 50 el objeto de la demand y las razones que le sirven de
fundamento, o sea, que la misma debe ser motivada; y 60 la fecha en
que el escrito ha sido redactado y la firma del demandante o de su
Smandatario, \ si no lo tiene y tampoco sabe firmar, dicho escrito
debe ser firmado por cualquier persona que no desempee cargo en el
Tribunal, lo cual deber hacerse en 'presencia del' secretario del
tribunal, el cual deber certificar dicha firma.

S Si el demandante carece de aptitud para redactar el escrito de
; demand, podar en tal situacin utilizar los servicios del secretario
,del Tribunal o del empleado que ste indique; la formalidad de la
firma en este caso sigue estando sometida a lo prescrito en el ordinal
6' del Art. 477. (Art. 478). Despus que hayan transcurrido cuarenta
y ocho hJras del demandante haber entregado el escrito de
demanda al secretario del tribunal, tal y como lo dispone el Art. 476,
-el iuez autorizara su notificacin conjuntamente con los documents
depositados con ella a la persona demandada, citndola a la audiencia
que se fije en el mismo auto por medio del cual el juez ha autorizado
la notificacin de la demand. Entre la fecha de la citacin y la'de la
audiencia deber mediar un trmino de tres das francos. (Art. 479).
.Para esta notificacin el alguacil deber observer lo dispuesto en los
Artculos 68 \ 69 del Cdigo de Procedimiento Civil, es decir, que la
.notificacin debe hacerse a persona o a domicilio, dejndose copia
:del acto notificado, etc. En definitive, se aplica el derecho comn en

S49








lo referente a la notificacin de los actos de alguacil. Esto lo dispone
el Art. 480, en el cual tambin se enumeran las menciones del acta de.
notificaciin, las cuales son: 10 el lugar y la fecha de la actuacin del
alguacil, 2': la fecha del auto que autoriza la notificacin \ la
designacin del tribunal en el cual desempea sus funciones; 3 la
declaracin del alguacil de haberse trasladado al lugar done debe
hacerse la notificacin, e indicacin la persona con quien hable, etc.,_
y 50 el monto de los honorarios de la actuacin y firma del alguacil..

En lo que se refiere a la contestacin de la demand, el
demandado deber depositar un escrito de defense er la secretariat;
del tribunal por ante el cual se le cit, antes de la hora fijada para la.,
audiencia (Art. 481). Este mismo artculo dispone en su parte final,
que junto al escrito el demandado deber depositar tambin los
documents que le sirven de base para su defense. Ple paso debemos.
decir que cuando se han iniciado contestaciones, las parties que.
depositen escritos o documents estn obligadas a depositar tambin`
,tantas copias de los mismos, como parties contrarias existan, as lo'
dispone el Art. 459. El escrito de la parte demandada deber
contender las mismas menciones que las exigidas por el Art. -177 para
el escrito del demandante, claro est, con las diferencias que seani
pertinentes de conformidad con el papel de demandado. Esas
menciones se encuentran enumeradas en el Art. 482.

El Art. 483 le reconoce al demandado la facultad de poder
demandar reconvencionalmente al demandante, lo cual puede hacer.:
tanto en el mismo escrito de defense como oralmente en audiencia,
siempre que ello sea procedente. En tl circunstancia, el demandado;
en lo principal, demandante en lo reconvencional, deber e\poner en
forma sumaria los hechos y el lugar donde ocurrieron, en qu fecha,:
e\acta o aproximada, indicando asimismo el objeto y el fundamento
de su demand.

De conformidad con el Art. 454 en esta material ningn acto deJ
procedimiento podr ser declarado nulo por vicios de forma; \ en los,
casos en que se haya omitido una mencin sustancial, o que unag
mencin haya sido formulada de manera incomplete, ambigua u,
oscura, de tal manera que impida o dificulte el ejercicio del derechol
de defense o la sustanciacin deJ asunto de que est apoderado un
tribunal de trabajo, los tribunales de trabajo podrn ya sea de oficio,
o ya sea a solicitud de parte, conceder un trmino no mayor de tresi
das a la parte que le corresponda, para que el acto irregular sea
redactado de nuevo o para que sea corregido, si es que esto ltimo es
possible. Tambin dispone dicho artculo 454 que las nulidades por

50







r
vicios que no sean formales, o sea, por vicious de fon'do, solamente
Spueden ser declaradas en los casos de irregularidades que perjudiquen
Iderechos de una de las parties o impidan o dificulten la aplicacin de
>la ley.
Por otra parte, y en lo referente a las notificaciones de actas,
1ordenanzas \ actuaciones que se redacten en los tribunales, as como
tambin las notificaciones de las actas y documents depositados en
las secretar'as de los tribunales de trabajo, deben efectuarse dentro
de las veinte y cuatro horas de su fecha o de su depsito (Art. 456).
Estas notificaciones podrn hacerse por la va postal o telegrfica,
segn los casos, y a diligencia de los secretaries, except las
notificaciones de las demands introductivas de instancia, las cuales
idebern efectuarse por acto de alguacil (Art. 457). Las notificaciones
ihechas por la va .postal o telegrfica, se reputarn diligenciadas o
efectuadas un da despus de que se hayan depositado las actas o las
copias por parte del secretario en la oficina postal o telegrfica
correspondiente (Art. 458).
De conformidad con el Art. 463 los plazos procesales son francos
y aumentables en razn de la distancia, en la proporcin de un da
or cada treinta kilmetros o fraccin de ms de quince. Los das no
aborales no son computables, y si un plazo vence en da no
laborable, se prorroga hasta el prximo da laborable. Por lo dems,
est prohibido que se haga actuacin procesal alguna en los das no
aborables, ni tampoco antes de las seis de la maana o despus de las
seis de la tarde, durante los das laborables.
13.- Acumulacin de Acciones. El Art. 473 pone a cargo de
odo demandante, principal o incidental, la obligacin de acumular
en una sola demand las acciones que pueda ejercer contra el
demandado; v seala, que la inobservancia de esta regla extingue las
cciones no acumuladas, a menos que stas resulten de disposiciones
e orden pblico; y en esta circunstancia, es decir, cuando las
*cciones no acumuladas resulten de disposiciones de orden pblico,
licho demandante slo tendr derecho a la repeticin de las costas de
aprimera demand, si procede. Por otra parte, el juez podr
cumular de oficio: 10 Cuando las demands sean entire las mismas
artes y cuando la sustanciacin y juicio en comn sea possible sin
rjuicios de derechos; y 20 Cuando las demands intentadas por un
trono contra dos o ms trabajadores y viceversa, teniendo la misma
ausa o idntico objeto y se encuentren en la misma etapa del
roceso (Art. 474). Tambin el juez puede acumular de oficio las
emandas de un patrono contra dos o ms trabajadores, o la de stos









contra aqul aunque tengan causes y objetos distintos cuando la
sustanciacitin y juicios en comn sea possible sin petiuicio de
deilchos. El cmulo de acciones o de demands no iimplica su
indi\isibilidad (Art. 475).

14.- La Audiencia laboral. Despus que las parties no han Ilegado
a un arreglo, el juez est obligado a fijar el .da y la hora pala la
audiencia de produccin y discusin de las pruebas, ;a cual deberi
Lelebi ai se con posterioridad a los tres das subsiguientes a tla fech en
que ha sido fijada. La declaracin del juez en relacin al da ', li hora
de esta audiencia, la segunda, pues la primera es aquella en la que se
conoce de la tentative de conciliacin, vale citacin para las parties
presents, estando el secretario en la obligacin de citar a aquella de
las parties que no haya estado present en la audiencia de conciliacinri
(Art. 490). En la fecha fijada para la comparecencia de las pal tes, se
reunirin en audiencia pblica el juez y los vocales, asistidos del
secretaiio, declarando el juez la constitucin del iizgad, en'
atributionles de tribunal de juicio de conflicts juridicos; luego,
ofrecer la palabra a las parties para que stas declared si despus de la
audiencia de conciliacin ha intervenido algn avenimiento entie
ellas, \ si ello no ha ocurrido as, para.que traten de lograrlo antes de i
procederse a la produccin de discusin de laspruebas (Ait. 493). El .
juez, sin perjuicio de la sustanciacin del caso, procuiiiar que la
produccin de las pruebas se verifique en el ms breve plazo possible; :
pudiendo disponer la celebracin a puertas cerradas de esta audien-..
cia, o de parte de ella, si as lo exige el mantenimiento del orden ,_ el
e\itar que se divulguen secrets o cualquier otra causa gra\e que lo
justifique (Art. 495). Habamos pasado por alto sealar que antes de
que se proceda a la produccin de las pruebas confo:rme a lo
dispuesto en el Art. 495, previamente a dicha produccin, el Ai t. 494 .:
contempla la segunda tentative de conciliacin (ver supra, No. 11). ]

El Art. 496 dispone que en la misma audiencia de la produccin i
de prueba, o en la siguiente, si lo avanzado de la hora no permit.
hacerlo en ella, se proceda a la discusin de las pruebas presentadas,
cuando no sea suficiente para la produccin de las pruebas, el juez-
podr ordenar su continuacin en una de las audiencias siguientes.

El luez podr declarar terminada la discusin cuando se conslde ,
suficientemente edificado. Despus de finalizada la discusi-n o en su
curso, solicitar de las parties informaciones adicionales o aclaraciones..
sobre hechos, alegaciones de derecho o situaciones relatives al caso
discutido Airt. 498). Cuando se hayan agotado los turnos, el juez
ordenar al secretario hacer constar en acta, sumariamente, todo lo..

52 d









ocurrido en la audiencia; esta acta la firmarn los miembros del
tribunal el secretario. En las cuarenta y ocho horas siguientes las
parties podrn ampliar sus observaciones y arguments (Art. 499).

El Art. 500 dispone que la incomparecencia de una o de las dos
parties a la audiencia de produccin y discusin de las pruebas no
suspended el piocedimiento.

SPor otra parte, es optativo de toda persona que figure como parte
Sen un proceso ante los tribunales de trabajo actuar por s misma o
Spor mandatario, eigindose en este ltimo caso, an de oficio, el
,depsito del poder, a menos que la parte est present en las
actuaciones de su mandatario, que declare el mandato en secretara o
que est representada por un abogado (Art. 470). La presencia de la
parte representada puede ser ordenada de oficio si as lo exige la
mejor sustanciacin de la causa y nada le impide obtemperar a tal
Srequerimiento (.Art. 471).

S15.- De la Sentencia. La apreciacin de las pruebas, la decision
del caso \ la redaccin de la sentencia corresponde todo ello al juez,
quien puede hacer consultar a los vocales acerca de hechos o materials
de carctei tcnicu que sean del conocimiento de stos (Art. 501). El
juez podi.i suplir de oficio cualquier medio de derecho y decidir
sobie el fondo \ sobre los incidents, si los ha habido, except en los
casos de uiregulaiidades de forma (Art. 502). En cuanto al plazo para
!ser pronunciada, el mismo es de quince das, a parti'r de la e\piacin
Sdel trmin.ii sen lado a las parties para presentar sus escritos de
ampliaci'in (\rt. 503). Cuando el juez haya ordenado cualquier
mediaa de instruccin, el trmino que establece este artculo
comenzari a contarse el da siguiente al de la ejecucin de la media
ordenada (-rt. 504).

Las enunciaciones que deber contener la sentencia estn
sealadas en el artculo 505. Su notificacin a las parties se efectuar
por entrega especial, con acuse de recibo; esta notificacin ser hecha
ipor el secretario \ solamente incluye una copia del dispositivo de la
'sentencia. Si la part demandada no ha elegido domicilio, el envo de
la sentencia se le har al lugar en el cual el alguacil hubo notificado el
.escrito intioducti\o de la demand (Art. 506). Estas sentencias sern
:ejecutoria a contar del tercer da de su notificacin, salvo el derecho
de la part sucumbiente de consignar una suma equivalent al duplo
de las condenaciones pronunciadas. Cuando la consignacin se realize
espus de comenzada la ejecucin, sta quedar suspendida en el
estado en que se encuentra. En caso de peligro en la demora, el juez

53,










podr ordenar en la misma sentencia su ejecucin inmediata despus
de su notificacin, caso en el cual si la consignacin intervene ya
comenzada la ejecucin, sta tambin quedar suspendida (Art. 507).
Por ltimo, el Art. 508 reputa contradictoria toda sentencia laboral.

Hasta aqu el procedimiento propiamente dicho, que para la
solucin de los conflicts individuals de trabajo institute el Cdigo
de Trabajo.

16.- De los incidents de procedimiento. a) Excepciones de
inadmisin.- Estas excepciones, las cuales pueden resultar de la
prescripcin extintiva, de la aquiescencia vlida, de la falta de calidad
o de inters, de la cosa juzgada o de cualquier otro medio que aunque
no contradiga el fondo de la accin la hagan, no obstante ello,
definitivamente inadmisible, pueden ser propuestas en cualquier
estado de causa (Art. 554).

b) Excepciones de declinatoria.- La declinatoria por incompe-
tencia en razn de la material puede ser solicitada en todo estado de
causa porcualquierade las parties; si stas no la solicitaren, el juez
podr ordenarla de oficio (Art. 555). Mientras que, por otra parte, el
Art. 556 dispone que la incompetencia relative, litispendencia o
conexidad, solamente podr ser ordenada a solicited de la parte'
demandada, nica y exclusivamente, antes de la produccin y
discusin de las pruebas. Se decidir sobre las excepciones de
declinatoria conjuntamente con lo principal, es decir, en la sentencia
que decide sobre el fondo (Art. 557).

c) Excepciones de nulidad.- Toda diligencia o actuacin practi-
cada fuera de los plazos impartidos para su verificacin ser declarada
nula, en los siguientes casos: 10 cuando la inobser\ancia del plazo
perjudique el derecho de defense de una de las parties o viole
derechos consagrados en el Cdigo de Trabajo con carcter de orden
pblico; y 20 cuando impida o dificulte la aplicacin de este cdigo o
de losreglamentos de trabajo. Adems, toda diligencia o actuacin
practicada por terceros en nombre de cualquiera de las parties en.
violacin a lo prescrito en el Art. 470 relative al mandato, esto es,
que cuando una de las parties otorgue poder a un tercero para que la
represent en el process, la misma deber depositar el poder
correspondiente en el tribunal apoderado, a menos que dicha parte
representada est present en la audiencia o que est representada
por un abogado (Art. 558).

d) Excepciones por irregularidad de forma.- La parte interesada

541









en que se ordene una nueva redaccin o correccin de una acta
( viciada, en los casos de omisin de una mencin sustancial, de
r mencion incomplete, ambigua u oscura, podr solicitarlo por escrito
dirigido al uiez, u oralmente en audiencia, antes de today discusin
S(Art. 560). En el caso en que la solicitud se haga en' audiencia \ el
Sacto emane de la parte adversa, sta podr obtemperar inmediata-
mente, dictando en la misma audiencia la nueva redaccin o la
correccin del acta o de la parte de sta sealada como irregular, o
prometiendo hacerlo en el curso de los tres d as siguientes. En el caso
Sde que la part de quien proviene el vicio, obtempere a la solicitud de
Ssubsanarlo en la misma audiencia en que su contraparte lo haya
i.solicitado, la audiencia podr continuar si la parte que propuso la
excepcin no tuviere inters evidence en oponerse a que dicha
audiencia continue (Art. 561). En todos los casos de nueva redaccin
o de correccin de actas que le sirvan de punto de partida a un plazo
para efcctiia una diligencia o actuacin, dicho plazo comenzar a
correr de nueCo a partir de la fecha de la, nueva redaccin o de la
correcci.n de las mismas (Art. 562). El juez podr ordenar de oficio,
antes de toda discusin, la nueva redaccin o la correccin del acta
en la cual, a su juicio, se haya omitido una mencin sustancial, o que
contenga mention incomplete, ambigua u oscura. En tal situacin, la
.ordenanza que disponga la nueva redaccin o la correccin del acta,
acilrdara un plazo de tres das para su ejecucin (Art. 563).

17.- 'iis de recurso. El Cdigo de Trabajo contempla la
apelacin, la casacin y la tercera como vas mediante las cuales
% pueden ser impugnadas las sentencias de los tribunales de trabajo. La
Saplaciu,_n esti reglamentada en los artculos de trabajo. La apelacin
Sestl ei lae-irmL niadj en los artculos 586 a 605, ambos inclusi\e. Eitre
s.1 ica, ateristi~ a distintivas estn, entire otras, que la misma deber
iintel ponerse mediante escrito en la secretara del tribunal que dicte
la sent en i apelada (Art. 588) y tambin mediante declaracin por
secretaria d. dicho tribunal (Art. 589), de igual manera la defense
i'puede ser producida por declaracin en secretara (Art. 594). En la
l:audiencia se tratar antes que nada de conciliar a las parties ( t.
60u0), luego s-e procedcir al igual que poranteel tribunal del primer
gradoJ si Li. paJ tes no se avienen (Arts. 602 y sigtes.). En lo que se
Siirefiere a la senttncia, es aplicable lo dispuesto en los artculos 501 a
508, excpi: qLue el trmino para su pronunciamiento es de un. mes, a
lcontar de la e\piracin del trmino sealado a las parties para
i"presentar escrits de ampliacin, con excepcin de lo dispuesto en el
larti'ul 504-, stu es, que cuando el juez ordenare cualquier media
de instiuccL,'r el trmino tendr como punto de partida el da
giguente --il de la ejecucin de la media ordenada. Adems, que la

55









redaccin corresponder al president o al juez que ste design en
cada caso, en razn de que las cortes de trabajo previstas en el cdigo
estn integradas por various jueces y por los vocales representantes de
los factors de la produccin (Art. 605).

En cuanto al recurso de casacin, el mismo est reglamentado en
los artculos 606 a 614, ambos inclusive. El Ait. 606 declare
aplicables a dicho recurso las disposiciones de la Ley sobre
Procedimiento de Casacin, con las siguientes excepciones: El escrito .
o memorial de casacin se depositar en la secretara del tribunal que..
ha\a dictado la sentencia recurrida por dicho recurso, acomnpaado.i
de los documents, si los hubiere (Art. 607). El recurso no ser`
admisible despus de un mes a contar de la notificacin de lai
sentencia (Art. 608). En el Art. 609 se consignan las menciones que i
deber contener el escrito de casacin. Por su part, el -\rt. 610.
dispone que en los cinco das que sigan al depsito del escrito, el`
secretario enviar una Copia de ste a la parte adversa \ remitir elV.
expedient complete, acompaado de un inventario en duplicado de.)
las piezas del mismo al secretario de la Suprema Corte de justicia,
quien deber devolver, a su vez,, uno de los duplicados al secretario'
remitente, debidamente firmado por l.

En los quince das de la notificacin del escrito introductiv\o del 1
recurso, la parte intimada deber a su vez depositar en la secretaria'
de la Suprema Corte de Justicia su escrito de defense, con:
constitucin de abogado y designacin o eleccin de domicilio; el:
escrito deber contener las menciones enunciadas en el Art. 609-1,
y ser notificado por el secretario de la Suprema Corte de justicia a
la parte recurrente en los tres das de su depsito (Art. 611). Despus'
de vencido el trmino prescrito por el Art. 611, o hecho el depsito
del escrito de la parte intimada en el curso del mismo, el secretario
pasar el,expediente al Presidente de la Suprema Corte de justicia, el
cual deber fijar la audiencia correspondiente mediante auto, sin
previo relato ni dictamen del Procurador General de la Repblica
Art. 612). Finalmente, segn el Art. 613 la Suprema Corte de
usticia deber fallar dentro de los treinta das de haberse celebrado
la audiencia, debindose ajustar la sentencia que intervenga a lo
dispuesto en los artculos 23 y 24 de la Ley sobre Procedimiento de
Casacin. Cinco das despus de dictada sta sentencia, el secretario.
de la Suprema Corte de Justicia remitir copia certificada de la
misma a la secretara del tribunal que haya pronunciado la sentencia
recurrida, si sta ha sido casada. Igualmente, remitir el expediente a
la secretara del tribunal de envio o a la de aquel del cual orocede la
sentencia recurrida si la misma no ha sido casada (Art. 614).

56








S Poi otira parte, la tercera le es permitida a aquellos terceros que,
'ha\an sido perjudicados por una sentencia, pudiendo intentarla
Stambin el causahabiente de una de las parties, cuando sea vctima de
Sfraude \ el acreedor quirografario tambin en el caso de que haya
.habido fraude, o cuando pueda hacer valer algn medio de defense
no invocado pur su deudor (Art. 615). La tercera principal deber
Ssei intentada por ante el tribunal que haya pronunciado la sentencia
I y la in dental deber promoverse ante el tribunal que conozca de lo
:.principal, s este es de grado igual o superior al que pronunci la
Ssenten ia ( Art. 616). El artculo 617 dispone que la tercera principal
se intentai., sustanciar y juzgar como cualquier accin principal
1relatiKa a un conflict jurdico. Adems, que la incidental puede ser
,.pronmoiida por escrito depositado en la secretara del tribunal o por
declaracin de la parte o de su mandatario.

Para los casos de tercera principal, el tribunal podr suspender la
ejecucin de la sentencia objeto de dicho recurso; mientras que en los
casos de la incidental puede suspender el curso de los procedimientos
sobre lo principal (Art. 619). Dispone el mismo artculo 619 que el
trib[inal que admita la tercera retractar o reformar la sentencia en
:todo cuanto perjudique los derechos del tercero que la hubiese
intentado. Pero, tambin dispone este artculo, que en caso de
:inadmisin de ste'recurso, por la misma sentencia que decide sobre
dicha inadmisin se condene al tercero al pago de daos y perjuicios
en favor de la parte que result perjudicada, si se logra establecer que
aqul intent o promovi el recurso de mala fe o como consecuencia
de un error grosero. El tribunal puede declarar tambin solidaria-
mente obligada al pago de esos daos y perjuicios a la parte a quien el
tercero hubiese intentado favorecer con su recurso, si se establece en
cualquier forma la existencia de un acuerdo entire ambos, dispone
finalmente el mismo artculo 619.

Hasta aqu el procedimiento laboral no vigente instituido en el
Cdigo de Trabajo dominicano, expuesto en forma esquemtica y
transcribiendo casi in extenso los artculos en los cuales se haya
contenido, habiendo hecho el mnimo de adiciones, supresiones y/o
interpretaciones de nuestra parte.

B) El Proceduenteto Laboral Vigente.

18.- Explicacin previa. Como ya hemos hecho referencia
knterioi mente (supra, Nos. 4 y 10), nuestra ley procesal en material,
d!e conflicts individuals de trabajo o "de las contestaciones que
urjan entire las parties con motivo de la ejecucin de los contratos de

57








trabajo", lo es la Ley No. 637 sobre Contratos de Trabaio, en razn
de que as lo dispone el Art. 691 de nuestro Cdigo de Tiabaio. Con
anterioridad a la promulgacin de este cdigo en el aio de 1951,
nuestra ley de trabajo lo era dicha Ley No. 637, a la cual \ino a
suistiruii el referido cdigo; pero como no fueron creaIJs coniunta-
mente con la promulgacin de este ltimo los tribunals de trabajo,
el legislator dispuso que el procedimiento contenido en el citado
cuerpo de leyes no entrara en vigencia de inmediato al igual que las
dems disposiciones en l reglamentadas, sino que dej \ gente, hasta
tanto fueran creados los tribunales de trabajo, a dicha Le\ 637 en los'
artculos comprendidos entire el 47 y 63, bis, ambos inclusive.

19.- Interpretacin del Artculo 51 de la Ley Ao. 637. Este
artculo constitute e! fundamento mismo del procedimiento laboral
vigente, pues con su interpretacin es que podemos saber a ciencia
cierta en qu consiste dicho procedimiento. El texto express.

"Los asuntos sometidos a- los Tribunales de Tcibaol sern
considerados como material sumaria".

La disposicin final del texto, que hemos subrayado, es la que 1
nos interest; la misma puede prestarse a equvocos, como de hecho
ha sucedido en la prctica, pues la primera impresin que causa nos.
conduce a career, errneamente, que el procedimiento que debe
seguirse para la solucin de los conflicts individuals de trabaio por:
ante la jurisdiccin competent, es el procedimiento sumario del
derecho comn, lo cual veremos que no es cierto. En efec to, el A t. 51
no dice que los asuntos laborales "son considerados material
sumaria", sino que los mismos "son considerados "como material
sumaria". En ese como es que reside la clave del enigma, lo que nosI
permit resolver el problema de cul es el procedimiento laboral
vigente. Y ese enigma lo ha resuelto nuestra Suprema Corte de
Justicia en algunas sentencias que en torno a esta question ha
dictado, en sus funciones de Corte de casacin.

En una primera especie ha dicho nuestra Corte de casacin lo
siguiente:

"... que al disponer en el artculo 48 de la Ley 637 de 1944 que
los juzgados de paz "conocern, en primera instncia, como
tribunales de trabajo, de las contestaciones que suijan entire las
parties con motivo de la ejecucin de los contratos de trabajo", el'
legislator ha entendido hacer referencia, en principio a lai
disposiciones relatives al procedimiento que debe seguirse ante,









los ILIriziads de paz, de conformidad con las normas establecidas
poi el Cdilo ac Procedimiento Civil", y que por consiguiente la
disposicin contenida en el Art. 65 de la Ley 637 (el cual no fue
incluido entire los vigentes al dejarse vigente dicha ley en su
ispl 1i p io tsal) segn cuyos trminos "todas las cuestiones no
prl-iviss it ella sern regidas por el derecho comn", no puede
sei int pipCrt.lida en otro sentido que en el de remitirse al
procedumento establecido por el Cdigo de Procedimiento Cii ii
pata los demis asuntos que entran dentro de la competencia de
los /uzaados de Paz, puesto que las reglas generals de stei
procedimiento constituyen el derecho comn aplicable en la
instruccin \ i el juicio de todo asunto civil (Sent. de 31 de
octtubre de 1949, B.]. No. 471, pg. 901).

En .-tri nt` nci se ha decidido:

"... qe los al untos sometidos a los Tribunales de Trabajo sern
consi~ciJdi:s C,,mO material sumaria....no supone que la Ley los
estime sinmnos, sino, que a ellos se le dar el mximo de
celodlid "nmoi a los asuntos sumarios" (Sent. 14 de octubre de
19"-t. CI .... '"7, pgs. 2738-43).

La mim i n i--te-nrcia de octubre de 1949, ms arriba citada,


S.. tidenternte, la distincin entire materials ordinarias y
Ifhret'r7is sutinri. es privativa del procedimiento establecido ante
los tuZicdhis de primera instancia y las cortes de apelacin, y es
Sdel todo aieina ol procedimiento de los asuntos de la competencia
de los ,iliia/:is de paz, el cual es uniform para todos, salvo
disposicin colnraria de la ley" (pg. 900).

Indiscutiblemente que estas decisions constituyen una correct-
ima intelpietLacion del Art. 51 de parte de la jurisprudencia, pues al
*tilizji el legislad':i en su redaccin el adverbio de modo "como" y
no la forma ceibal "son", revela su intencin de que el procedi-
miento laboral \igente no es el procedimiento sumario. Que este
procedimiento no sea el aplicable a los asuntos laborales por ante el
uzgado de paz, es algo que se explica lgicamente, pues el mismo le
.s ,ttalmente al-no a esta jurisdiccin, que es de excepcin; creada
recisamente para conocer asuntos de escasa cuanta con una
eleridad miiho m;i\or que la que'el mismo procedimiento sumario
erlmite, cuestin esta que debe haber tenido en cuenta el legislator
ara, ante la ine\istencia de tribunales especiales de trabajo, atribuir









competencia como tiibunales de primer grado a los juzgados de paz
para conocei de los asuntos de trabajo, los cuales tienen una
necesidad initinseca de ser \entilados \ resueltos con una celeridad
ma\or que la que requieren aquellos cu\o conocimiento es atribu-
cion natural, propia, del juzgado de paz, tribunales estos que en
algunas localidades del pafs en las que funcionan, son ser idos por
lueces que no son profesionales del derecho, y an en aquellos en que
son servidos poi profesionales del derecho, e\iste el problema de la
no especialidad de los jueces en la material laboral, lo que acarrea
interpretaciones deformadas y ajenas al espritu del Deiecho Laboral
tanto de los jueces de paz como de parte de los iueces de primer .
instancia que conocen de la apelacin de los asuntos laboiales, todos
ellos moldeados en la escuela ci ilista. Estas circunstancias son las
que justifican aun ms que el procedimiento laboral vigente no sea,
precisamente, el piocedimiento sumario por ante dichos tribunales,
es decir, por ante los juzgados de paz; en razn de que este limo
procedimiento: todava en la acrtualidad es, mas o menos, formalista.
En tal \irtud, lo decidido por la jurisprudencia armoniza el hecho de
que el procedimiento instituldo en el cdigo no est \igente toda i'a,.
con la necesidad prctica de un procedimiento laboral e\ento de
formal ismos..

Por lo tanto, nos parece enrinea la afirmacin del prof. Lupo
Hernndez Rueda de que "a falta de disposicin expresa de la le\ de :
trabajo, la regla procesal aplicable es la prevista para el conocimiento
de los asuntos sumarios"28, pues rie con lo decidido por la
jurisprudencia, la nica facultada para interpreter la le\ en ltima
instancia, tal como se eildencia en las sentencias citadas en este
mismo nmero. Sin embargo, esa af:imacin de Hernndez Rueda es
parcialmente ierdadera, E\pliquemos, pues, es.

Coio es de conocimiento general para los estudiosos del
derecho, en toda material se aplica el derecho comn con carcter
supletorio; pero en material laboral, y en lo reference al procedi-
miento para la solucin de los conflicts individuals de trabajo, se
impone hacer una distincin en torno a la aplicacin del derecho
comin con carcter supletorio, a la luz de lo que se ha decidido, para
as determinar cul es ese procedimiento \igente.

Tal como se ha dicho ya, la ley que rige la material es la Lev No.
637; en consecuencia, todo lo relatiko al procedimiento a seguir para
el conocimiento de los asuntos laborales, que est consignado y
reglamentado por dicha le\ de manera expresa v precisa, se aplica tal
\ como est en ella sin necesidad de acudir al derecho comn. Asi' por









Sejemplo, el .rt. 47 reglamenta el preliminary de conciliacin de una
; manera complete v precisa, en consecuencia, se aplica dicho artculo
en todo lo concerniente al conocimiento y desarrollo de la tentative
de conciliacin, sin necesidad en este caso concrete de acudir al
derecho comtn.

Por el contrario, aquellas cuestiones del procedimiento que la ley
citada no reglamenta de manera precisa, sobre las que dice poc o o no
dice nada (que es la regla general), se aplica el derecho comLn con
caracter supletorio ala Ley 637. Pero ha\ que hacer una subdistin-
cin sobre esto. Por ante el juzgado de paz como tribunal de primer
grado de trabajo, el derecho comn applicable lo constitu\ en las reglas
contenidas en el Cdigo de Procedimiento Ci\il aplicables a los
asuntos civiles por ante el juzgado de paz, reglas stas que estn
comprendidas en los articulos 2 al 47 de este tiltimo cdigo, \ lo que
estas reglas tampoco reglamentan, se rige entonces, \ slo entonces,
por el deiecho comtin puio \ simple, esto es, se aplica el
procedimiento sumario a los asuntos laborales por ante el juzgado de
paz, como ocurre por ejemplo con lo reference al information (infia,
No. 44), que en material laboral, en ambos grados de lurisdiccin, se
lige por las disposiciones que rigen el information sumario. En lo que
respect a la jurisdiccin de segundo giado, el derecho comn
aplicable con carcter supletorio a la Le\ 637, lo constitu\en en este
caso especfico, el conjunto de reglas del procedimiento sumario,
inclui'das en el Cdigo de Procedimiento Civil; v es que precisamente,
.el procedimiento sumario ha sido creado para que sea mediante sus
reglas que se conozca la apelacin de los falls dictados por los
juzgados de paz, principalmente.

Luego, la Ley 637 (Arts. 47 al 63-bis); las disposiciones del
Cdigo de Piocedimiento Ci\il que reglamentan los asuntos civiles
por ante el juzgado de paz- (Arts. 2 1 47) y las que reglamentan en
ese mismo cdigo el procedimiento sumario, \ aplicadas supletorna-
.mente a dicha Ley 637, constituy en el procedimiento laboral igente
para la solucin de los conflicts indi\iduales de trabajo en la
Repiblica Dominicana.

SCAPITULO III

r LA JURISDICCION' PARA LA SOL UCION DE LOS COAFLICTOS
SINDI VIDUA LES DE TRABAJO

20.- Ausencia de una jurisdiccin especial. El Principio VIII de
nuestro Cdigo de Trabajo, reza: "El Estado garantiza a patrons v










trabajadores, para la solucin de sus conflicts la creacin y el
mantenimiento de jurisdicciones especiales". La obligacitn que este
principio pone a cargo del Estado dominicano data del ao de 1951,
fecha en ique fue promulgado el referido cdigo, es decir, hace ya
veinte y ocho aos de ello. La misma Constitucin nuestia en su Art.
10, faculty al Congreso de la Repblica a "...crea o suprimir
tribunales ordinarios, o de excepcin"; no obstante todo ello las
evidencias nos indican que el Estado parece que no cumplir, al
menos en el future inmediato, con dicha obligacin, o sea, la de crear
una jurisdiccin especial de trabajo en todo el pas.

'21.- justificacin de una jurisdiccin especial. Es universal mente
aceptado que la solucin de'los conflicts de trabajo, indikiduales o
colectivos, debe estar a cargo de tribunales especiales de trabajo; en
torno a ello "se nota una clara tendencia en casi todos los passes del
mundo a entregar a tribunales especiales el conocimiento de las'
materials de carcter tambin especial"29. En algunos passes la
creacin de la jurisdiccin de trabajo data del siglo pasado; en efecto,
segn Rafael de Pina "esta jurisdiccin surge en los comienzos del
siglo pasado, en Francia, con los Consejos de Prud'Hoimmes, que
datan de 1806"30. En Inglaterra fue creada con carcter official en el
1821, \ anteriormente a esta fecha ya exista con caricter pri'ado;.,
en Mxico lo fue en 1917, a raz de la Revolucin; mientras que en
Chile una "justicia especial para los asuntos derivados de un contrato
de trabajo nace" en "septiembre de 1924"31. En Argentina "con
posterioridad a la revolucin de 1943 se crearon los tribunales de ;
trabajo, primeramente para la Capital Federal" y en "la actualidad
existen en casi todo el pas"32.

Se aducen various arguments para justificar la necesidad de que
los asuntos laborales sean conocidos por jueces especializados,
dicindose por ejemplo, que con ello se logra ms efectivamente la
celeridad en el conocimiento y fallo de los asuntos, pues como los.
jueces de trabajo estn encargados de ventilar el conocimiento de
cuestiones que versan sobre la material de su especialidad, con ello se.
evita que se acumulen los expedientes y, adems, precisamente por
ser especializados en material laboral son los nicos que estn en la
capacidad de comprender "el espritu" del Derecho del Trabajo, y
comprender tambin su carcter'proteCtor de la part dbil, que es el i
trabajador, estando facultados por esas razones a interpreter \ a
aplicar la ley laboral con un criterio de equidad \ a "apreciar en
conciencia la prueba que se rinda ante ellos"33.

22.- jurisdiccin competent en Repblica Dominicana. La

62








Sjurisdiccin competent en material laboral la componen el juzgado
Sde paz, como tribunal de primer grado; con excepcin hecha del
Distrito Nacional y de la ciudad de Santiago. En el Distrito Nacional
han sido creados un juzgado de trabajo y una cmara de trabajo,
como tribunales de primer y segundo grado, respectivamente.
Originalmente tambin en la ciudad de Santiago de los Caballeros
'fueron creados un juzgado de trabajo y una cmara de trabajo, pero
1sta fue posteriormente suprimida.

23.- La Competencia. a) Clases de competencia.- Como es de
Sconocimiento general para los studios del derecho, la jurisdiccin es
,'la facultad que tiene el Estado de decir el derecho, es decir, aplicar el"
derecho. Esta facultad que es propia del Poder Judicial, uno de los
Itres poderes del Estado, se ejerce al travs de los tribunales; la
Sjurisdiccin es slo una, pero como es materialmente impossible que
.un solo tribunal conozca de todos los asuntos litigiosos, la misma'se
ha dividido en distintos grados. Estos grados en que se divide la
jurisdiccin es lo que constitute la competencia. En consecuencia, la
*competencia es la aptitud que tiene un determinado tribunal para
conocer de un asunto con exclusion de cualquier otro.

Existen diversos criterios para determinar la competencia de un
tribunal, tales como la naturaleza del asunto a resolver, el lugar de
ubicacin del objeto litigioso o el domicilio del demandado, etc.; y
en ese sentido la competencia puede ser de atribucin o en razn de
la material, territorial o en razn de la ubicacin del objeto del litigio
-o en razn del domicilio del demandado. Existen tambin otros tipos
de competencia, tales como competencia implcita, prorrogada y
funcional. No obstante esto, aqu solamente nos interesan la'
competencia de atribucin y la competencia territorial.

i En lo que a la competencia de atribucin se refiere, o
competencia en razn de la material, la jurisdiccin competent para
conocer de los asuntos laborales lo es por disposicin expresa de la
Ley 637, la de derecho comn. Esto es, el juzgado de paz y el
tribunal de primera instancia como'tribunales de primer y segundo
grado, respectivamente. En efecto, el Art. 48 de esta ley dispone:
"Las AJcaldas son competentes para conocer, en primera instancia,
:.omo Tribunales de Trabajo, de las contestaciones que surjan entire
ilas parties con motivo de la ejecucin de los contratos de trabajo".
Mientras que el Art. 49 expresa: "Los Juzgados de Primera Instancia
conocern, como tribunales en segundo grado, de las apelaciones
pontra las decisions de los Tribunales de Trabajo". Es procedente
Iue aclaremos que por disposicin de la Ley 1337 del 26 de enero de

63









1947, las alcaldas se denominarn juzgados de paz, por lo que la
disposicin del Art. 48 ms arriba citado, debe de lerse como que
dice "Los Juzgados de Paz...".

De lo anterior se desprende que cualquier otro tribunal que sea
apoderado de un asunto de trabajo que no sea el juzgado de paz, es
absolutamente incompetent; de igual manera, es incompetent de
manera absolute para conocer de la apelacin de los asuntos de
trabajo cualquier otro tribunal que no sea el juzgado de primer
instancia.

En lo referente a la competencia relative o territorial, la misma se
establece siguiendo como criterios ya sea el lugar donde se encuentra
ubicado el objeto litigioso, ya sea el domicilio del demandado o ya
sea, especficamente en material laboral, el lugar de la ejecucin del
contrato de trabajo. De esto se desprende que los tribunales
competentes para conocer de un asunto de trabajo, nicamente
pueden serlo en primer grado, el juzgado de paz que se encuentre
ubicado en el lugar donde tenga su domicilio la part demandada, o
el juzgado de paz que est ubicado en el lugar de ejecucin del
contrato de trabajo; mientras que como tribunal de segundo grado en
razn de la competencia territorial lo es el juzgado de primera A
instancia del lugar donde est ubicado el juzgado de paz que haya
dictado la sentencia laboral impugnada por la va de la apelacin. En
consecuencia, y en razn de que las reglas de competencia absolute o
relative son de orden pblico, son nulas las clusulas que se inserten en
un contrato de trabajo en virtud de las cuales se atribu\ a competen-
cia territorial a una jurisdiccin que no sea la que corresponda en
cada caso en particular. En otras palabras, territorialmente slo
son competentes el juzgado de paz del domicilio del demandado o de
la ejecucin del contrato de trabajo, como tribunal de primer grado,
y el juzgado de primera instancia del lugar donde est ubicado el
juzgado de paz que haya fallado un asunto laboral, como tribunal de
segundo grado.

b) El juzgado de Paz como tribunal de trabajo.- Como acabamos
de hacer referencia, los juzgados de paz son competentes en razn de'
la material para conocer de los conflicts individuals de trabajo.
Conocern de tales asuntos en nica instancia cuando la cuanta de la
demand no exceda de $50.00, lo cual se deduce del Art. 61 de la J
Ley 637, parte final. Cuando el monto de trabajo, conocer en'
primer grado de dichos asuntos, siendo apelable la sentencia que]
intervenga en esta situacin. En la prctica, es bastante difcil que
nos encontremos que se conozca de un asunto laboral por ante el
jj








.juzgado de paz en instancia nica, pues el ms insignificant
g.diferendo obrero-patronal envuelve una suma superior a la contem-
:-plada en dicho articulo 61, la cual de hecho result risible, si
tp9mamos en cuenta lo largo y complicado en que se ha convertido el
1 process laboral, lo cual bien podra tener como consecuencia en la
.mayor a de los casos que solamente en gastos de procedimiento esa
s uma sea superada.

El onto mi'nimo para saber o determinar si un asunto debe ser o
no ser conocido en instancia nica, debe ser calculado en base a X
[cantidad de salaries devengados por el trabajador que se encuentre
.envuelto en un conflict de trabajo, es decir, que el mismo var'e en
cada caso en particular.

Sc) El juzgado de Primera Instancia como Tribunal de Trabajo.-
|Como ya expresamos en este mismo lmero, es el Art. 49 de la Ley
i637 el que le atribuye competencia a este tribunal para conocer de
'las apelaciones de los tribunales de primer grado. Como en algunos de
los distritos judiciales este tribunal est dividido en cmaras, la
: cmara competent en material de trabajo lo es la cmara civil,
l.comercial y de trabajo, con excepcin de Santo Domingo en donde
existed, como va tantas veces hemos dicho, una cmara de trabajo.
Esto es asi, pues para tal efecto los asuntos laborales s son
considerados como sumarios, es decir, para ser instruidos por ante la
jurisdiccin del segundo grado mediante el procedimiento sumario
(supra, No. 19).
Por otra part, como la Ley 5055 de 1958 cre dos juzgados de
Trabajo en Santiago y en el Distrito Nacional, los cuales son los
kinicos competentes para conocer en primer grado de los conflicts
individuals de trabajo en esas ciudades; ) que adems la misma ley
ecre dos cmaras de trabajo en esas ciudades, siendo suprimida
.posteriormente la que fue creada en Santiago, quedando en conse-
cuencia nicamente la creada en Santo Domingo, N la cual es el
tribunal de segundo grado en la material all; todo ello no quiere
1significar o no implica que en nuestro pas exista, ho, por hoy, una
,iurisdiccin especial de trabajo, sino que ms bien dichos juzgados de
trabajo y dicha cmara de trabajo constituyen una gran excepcin,
razn por la cual se puede afirmar con propiedad que "no hay
jurisdicciones especiales de trabajo en nuestro pas"'4. Los
fribunales ordinarios sealados, que hacen la regla general, consti-
tuyen la jurisdiccin de trabajo en la Repblica Dominicana.

SQue los tribunales ordinarios sean la jurisdiccin de trabajo, cuya

65








competencia se determine "por la naturaleza de los conflicts dea
trabajo, an ms que por a cuanta... que es el carcter determinante-
de la competencia" y cuya finalidad es civil en privado"35-'
constituye una anomala que dejaremos sea expresada por -
autorizada pluma de Ernesto Krotoschin, quien dice al respect: "..
la jurisdiccin laboral, en realidad, no ha de ser tanto una jurisdiccin!
en su sentido estricto, esto es, una institucin que atribuye a cad
uno lo suyo conform a derecho, sino que ms bien debe juzgar de
acuerdo con la equidad y determinados principios sociales... En tales'
circunstancias, existe el peligro de que los tribunales comunes.
desconociendo las particularidades del derecho del trabajo traten de'
amoldarlo a concepts del derecho clsico, sobre todo del derecho1
civil, los que muchas veces no son aplicables ntegramente a los.
fenmenos diferentes de la vida del trabajo"36.

C4PITULO IV

EL PROCESS LABORAL

A) El Preliminar de Conciliacin.

24.- Concepto y fundaniento Armando Porras Lpez ha dicho:'
que desde "el punto de vista psicolgico, la conciliacin es el estado"'
anmico, en el cual las voluntades concurren, espontneamente paral
la realizacin de un objeto concrete"; mientras que "desde el punto;
de vista juridico, la conciliacin es el procedimiento por virtud delV
cual las parties encuentran sus derechos y obligaciones de acuerdo conl
principios universales de derecho"37.

El fundamento mismo de la conciliacin es la paz social, pues conr
ella se persigue armonizar las diferencias existentes entire los dos'
factors que inter\ienen en el process productive, el capital y el.:
trabajo, tratando de que las parties en conflict lleguen a "un acuerdo.
sin los consecuentes incidents, generalmente enojosos, de un juiciol
laboral, pues dadas las contingencies del mismo se produce una:
honda inquietud en la sociedad"38. De ah' que el inters quej
represent para la sociedad toda, result innegable, razn por la cual*
debe propugnarse porque la tentative de conciliacin no se reduzca al
ser un puro formalismo, sino que- ms bien la misma por sus
resultados positives, sea preferida siempre a la resolucin judicial de'
los conflicts de trabajo, pues como muy bien dice la sabidurfa
popular "ms %ale una mala transaccin que un buen pleito".

Como el objetivo bsico de la conciliacin es "procurar un

66
),j









'.avenimiento director entire las parties en conflict mediante los buenos
.pficios o la mediacin de la autoridad competent o de un organism
permanente al efecto creado"39, las legislaciones de la mayora de
los pai'ses la han previsto y reglamentado con especial interns. De ah(
iel por qu tambin nuestro Cdigo de Trabajo la haya previsto en su
:Principio VIIl, el cual dice: "Se institute como obligatorio el
preliminary r de la conciliacin. Esta puede ser promokida por los jueces
.en todo estado de causa". De igual manera, la Ley 637 la pre\ en su
.Art. 47: "Toda contioveisia surgida como consecuencia de un
Kcontrato de trabajo, deber ser sometida previamente al Departa-
Smento de Trabajo, quien actuar como amigable componedor".

S25.- El Departamento de Trabajo. Este es un organismo de
icarcter administrative, dependiente de la Secretara de Estado de
.Trabaio, la cual es, a su vez, el brazo administrative executor de la
poltica del gobierno en material laboral. For mando parte de dicho
.departamento, \ bajo su \igilancia, estn los iepiesentintes locales de
Strabajo, tal ) como lo dispone el Art. 389 del Cdigo de Tiabalo.

A cargo de dicho organismo, el Art. 47 de la Ley 637 ha puesto
el conocimiento del procedimiento preliminary de la conciliacin,
artculo que hemos citado en este' mismo punto.ms arriba.

En la ma\oria de los pases el conocimiento del preliminary
,bbligatorio de la conciliacin se ha confiado a los mismos organisms
.j'urisdiccio-nales competentes para Conocer de los asuntos laborales,
cuando las parties no se avienen. As vemos, por ejemplo, cmo en
lMeico las juntas de Conciliacin y Arbitraje, jurisdiccin compe-
tente en material de conflictos de trabajo de cualquier especie, tienen
cmo funcin "procurar "un arreglo conciliatorio, recibir las
.pruebas... para conocer y resolver los conflicts de trabajo"4. Igual
ocurre en la Argentina, done el juez de trabajo "en el procedimiento
de conciliacin que algunas leyes ponen a su cargo... deba actuar
-como pacificadoi, y no como sentenciador"41. Asimismo, el
procedimiento instituido en nuestro Cdigo de Trabajo, pone a cargo
de los tribunales de trabajo el conocimiento del preliminary de
tonciliacin: pero como sabemos dicho procedimiento an no est
.vigente (supra, No. 11).

Es evidence que se derivaran miltiples ventajas del hecho de que
la tentatila de conciliacin deba tener lugar por ante los jueces de
trabajo; pero quizs la mayor ventaja sera aquella de que en tal
iircunstancia el juez estara Ins edificado sobre el asunto que tal vez
irs tarde deba dirimir, sobre todo conociendo mejor las actitudes de

67









las parties envueltas en-el asunto en favor o en contra de un arreglo.,
Krotoschin dice al respect: "el inconvenient principal de. laM
separacin de los rganos para la conciliacin y el juzgamiento resides;
precisamente, en la circunstancia de que se priva al juez de la
posibilidad de influir, en la preparacin adecuada de la vista judicialI
de la causa, sobre todo,de la prueba, con el fin de llevarla lo ms"
rpidamente possible a la solucin, conforme a la estructura a los:
principios particulares del process laboral. El hecho mismo de la-
doble instruccin (conciliatoria ) judicial) implica un cierto elementoi
de dilacin" 2. Ahora bien, nada se opone a que el conocimiento de!
la conciliacin tenga lugar por ante un organismo administrativo,l
siempre \ cuando la misma pueda ser propuesta o intentada por losi
jueces en todo estado de causa; de esta manera se aseguraran los
objetivos que con ella se persiguen, es decir, lograr que el juez puedan
influir efecti\amente en las parties y que el diferendo necesariamente
no tenga necesidad de ser resuelto judicialmente.

26.- La Suprema Corte y la conciliacin. Nuestro ms alt.
tribunal de justicia ha establecido algunos criterios al trai\s de sus
sentencias, los cuales nos permiten apreciar cules son las caracteris
ticas que distinguen al preliminary d' conciliacin en nuestro mediQ
Por eiemplo, nuestra jurisprudencia ha negado el papel conciliado,
del juez de trabajo, con Jo que se aparta de lo que ha dispuesto e
Principio VIII sin ningn fundamento lgico y si' con un pobre
desafortunado razonamiento jurdico, diciendo que. "la funcin
conciliatoria, en todo estado de las causes laborales, a que se refieri
el Principio VIII del Cdigo de Trabajo est slo prevista para el caso
de que se establezcan los tribunales especiales de Trabajo..., mienmr
ello no ocurra la nica tentative de conciliacin imperativa en
material laboral es la administrative objeto del artculo 47 de la Le`
No. 637..." (Sent., 27 de abril de 1962, B.J. No. 621, pgin
601-08). Tremendo esfuerzo de prestidigitacin jurdica, pues sl
jugando a ser el mago se puede decir semejante contrasentido. El-
esta decision no se interpreta, sino que lo que se ha hecho
desconocer la voluntad del legislator.

En otra especie la Corte de Casacin ha decidido "que la oferta.
hecha por una part en conciliacin" no puede "ser retirada despue
de haber sido debidamenta aceptada por la otra parte, ante lo.
funcionarios competentes, ya que tal oferta, una vez aceptad!-
cambia la situacin jurdica de las parties (Sent. 19 de junio d
1956, B.J. No. 551, pgs. 1276-89).

Tambin ha decidido la Suprema Corte que como la conciliaci










res un procedimiento de carcter administrative cuya realizacin
ipone la Ley a cargo de determinados funcionarios del Departanento
de Trabajo... dicho procedimiento escapa a las regulaciones del
.Cdigo de Procedimiento Civil y de la Lev de Organizacin
Judicial..." (Sent. del 21 de octubre de 1959, B.j. No. 591, pgs.
.2074-81).

SPor su sentencia deL16 de junio de 1961, dicho alto tribunal ha
dicho que "en material laboral, las dificultades planteadas en la
onciliacin, son las nicas que pueden ser sometidas al tribunal
lamado a estatuir sobre las contestaciones". (Sent. del 16 de junio de
961, B.j. No. 611, pgs. 1223-29).

En otra sentencia la Suprema ha decide que "para que la
entativa de conciliacin agote todas sus posibilidades, es necesario
ue cuando las parties interesadas, o alguna de ellas, no concurran
personalmente a su celebracin, sino que se hacen representar por
edio de apoderados, stos, si no son abogados, estn obligados a
resentar, en el moment mismo del intent conciliatorio, si le es
edido, el escrito que acredite vlidamente su representacin, pues la
alta de exhibicin de tal document podra constituir, eventual-
nente, un obstculo insuperable para la satisfaccin de los propsitos
-el legislator al instituir, en la material laboral, como formalidad
evia... el preliminary de conciliacin" (Sent. del 12 de mayo de
71, B.J. No. 726, pgs. 1199-y sigtes.).
Por ltimo, la Corte de Casacin ha reafirmado el carcter de
rden pblico v de inters general de la tentative de conciliacin, a la
ha dicho que para el caso de su inobservancia 1no es aplicable el
rt. 56 de la Ley 637, pues segn este alto tribunal dicho artculo se
lica exclusivamente "a las irregularidades procesales, las cuales no
'n sancionadas con la nulidad..." (Sent. del 29 de mayo de 1958,
-J. No. 574, pgs. 1114-20). De acuerdo a esta misma sentencia los
eces, en los casos en que no se cumpla con el preliminary de
|nciliacin, pueden suplir de oficio esa irregularidad.

27.- La Tentativa de Conciliacin, procedimiento. Como ya
os visto anteriormente (supra, No. 25), la tentative de concilia-
6n tiene lugar por ante el Departamento de Trabajo, el cual para tal
cto tiene una seccin denominada de Querellas v Conciliacin. El
eliminar de conciliacin es una formalidad pie\ia, de carcter
ncial, al procedimiento laboral del cual no forma parte. La misma
se puede obviar bajo ninguna razn, so pena de que la demand sea
bible, lo cual se desprende de los trminos absolute utilizados

69









poi el legislator en el Art. 47 de la Ley 637, que dice: "Todai
conlteisia surgida'como consecuencia de un contrato de trabajo
debeir sei sometida presiamente al Departamento de Trabajo, que;
actuar como amigable componedor". Por otra parte, el preliminary
de cinciliacin tiene por efecto interrumpir la prescripcin de l[
acc ion. ,

28.- El Procedimiento en la conciliacin. El Departamento de
Trabaio u el Representante local de trabajo, qe hace sus veces, una
wez que ha sido apoderado del conflict individual de trabaj.
mediate querella piesentada por una de las parties, las citar a qu,
comparezcan a la audiencia de conciliacin. Ya en audiencia, .s
ofrecer la palabra a las parties, una a continuacin de la otia, par
que e\pongan sus puntos de vista sobre el diferendo que las envuelve
luego las invitar a que lleguen a un arreglo amigable, mostrndole la
ventajas que de ello se derivan, pero sin tratar de imponer soluciones
lo cual le est prohibido, en razn de que carece de podel
jurisdiccional para ello. Esa es, precisamente, la funcin del Depart
mentor de Trabajo de conformidad a la e\presin "amigabl
componedor" utilizada por el Art. 47, citado. Si las parties llegan a u
acuerdo, se le\antar acta,la cual contendrolos tirminos precisos d
mismo. Si ocurre lo contrario, es decir,.que las parties no lleguen a u_
arreglo, se levantar el acta correspondiente, denominada en I.
prctica actaa de no acuerdo". Esta ltima es la salida normal de l'
tentativa de conciliacin en nuestro pas, o sea, su fracaso. En uno..
otro caso, las parties deben firmar las actas correspondientes.

Contrario a lo que ocurre en casi todos los pauses, donde "I
acuerdos conciliatorios pasan en autoridad de cosa iuzgada"4,3i
teniendo en consecuenci igual fuerza ejecutoria que la que tiene un
sentencia dada en nica o en ltima instancia, entire nosotros el act
en que conste el acuerdo a que han llegado las parties no tiene fuerz
ejecutoria. Hasta en este aspect es la conciliacin frustratoria e
nuestro medio.

Por otra parte, en Francia las reforms introducidas a la materi
procesal en el ao 1958, modificaron tambin el pieliminar
conciliacin en el sentido de que si bien "la tentative de conciliaci
permanece obligatoria", la "omisin en el juicio de la constatacind
esta formalidad no es susceptible, como en el pasado, de entraar
nulidad de la sentencia"44',

En lo referente a la facultad del conciliador para propon
soluciones a las parties, la ley argentina "dispone que cuando

70
70 .;





r w

.erecho del trabajador surja de hechos reconocidos por el patron,
Io podr proponerse a las parties soluciones transaccionales (articilo
,5)"'. Esta disposicin, como se 'e, es una consecuencia del
principio aquel segn el cual los derechos de los trabaiadores son
rrrenunciables \ que por ello no pueden ser objeto de limitacin
tonvencional.

Por iltinio, es conkeniente que sealemos, que tal como dilimos
mTs arriba, la conciliacin no forma part del procedimiento laboral
judicial an cuando 'las consecuentias jurdicas que el derecho
p..ocesal comln in(ula a la presentacin de la demand ante los
Iteces, se produce \a en el procedimiento de conciliacin"-4 ; por
iimenos ese asi' .n nuestro derecho.

) La Demnanda Laboral

. 29.- ocin de Demanda. Cuando una persona quiere hacerse
e~onocer un derecho que le pertenece, ouna determinada situacin
qridika, el mecanismo que debe utilizar para ello es la accin en
sticia; o sea, hacer uso de la va de derecho que a tal efecto la lev le
i.uerda, pues las 'as de hecho, el hacerse justicia por sus propias
mpanos, es algo que est terminantemente prohibido 1or la misma le\,
alo el e\cepcionali'simu caso de la legtima defense, \ ello
nicamente en las condiciones que la ley ha prelisto. La accin en
usticia es definida como el "derecho que consiste en dirigirse a los
tibunales en solicited de proteccin para una situacin iurdica
.olada, desconocida o en cualquier forma contradicha, sea para
Sbtener su mantenimiento o su restablecimiento, sea las reparaciones
leciadas"'' Teniendo \a una concepcin clara de lo que es accin,
S"demanda en justicia s el hecho de ejercer la accin, general-
ene, pero no siempre, por medio de un acto que se llama citacin
Sp.justicia o emplazamiento, o asignacin... No debe confundirse el
erecho de accin en justicia con la demand en justicia, que es el
to iurdico procesal por cuyo medio se ejerce aquel derecho"'4

30.- Forma de interponer la demand laboral. El Art. 53 de la
637 determine que "EI emplazamiento se har por acta de
guacil, previa fijacin de audiencia solicitada y concedida por el
ibunal correspondiente". Mientras que por su parte el Art. 54
nsigna las menciones que debe contener el acto a que se refiere el
t. 53. El Art. 55 de la referida ley dispone que "El plazo de la
mparecencia ser de un da franco, aumentado en razn de la
tancia". Luego, la forma de interponer la demand laboral de
nera general, \ sin que ha\ a lugar en torno a esta cuestin ninguna

71









excepcin possible, es mediante acto de alguacil, el cual debera
contener las menciones que seala el Art. 54, precitado, y acono
paado o encabezado, como la parte final de este articulo seala, cot
el acta de no acuerdo o de no comparecencia. Como se ha visto, antes
de notificar el acto de emplazamiento introductivo de la demand
laboral, es indispensable haber obtenido previamente la fijacin de
audiencia, pues debe indicarse la fecha en que esta ltima ha de tene(
lugar, habindose observado el plazo de la comparecencia que es do
un da franco.

En lo que se refiere al acto de alguacil "que materialize ei
nuestro derecho comn, la demanda introductiva de instancia"'9, e
mismo generalmente debe contener las menciones sealadas por!e
Art. 53 de la Ley 637 y las que sean comunes a este tipo de acios:
pero sin necesidad de que se observen en l formulas sacramentales
Ademns, las omisiones que se cometan en el mismo necesariament
no lo inmalidan, en virtud de lo dispuesto en el Art. 56 de la ley qu|
rige la material, segn ,el cual en esta material no se admiten nulidadt
de forma, a menos que el vicio que se haya cometido sea de unr
gravedad tal que impida al juez conocer del asunto; disponiend
adems dicho articulo que en caso de que la irregularidad cometid
no impida al juez conocer del asunto, ste est en la obligacin d
ordenar que se repare el vicio de forma que se haya cometidi
reenviando el conocimiento del caso para una nueva audiencia (vt
sent. citada supra, No. 6).

Conjeturando nosotros acerca de la naturaleza del vicio que sea
de una gravedad tal que impida al juez de trabajo conocer del caso9
nica circunstancia que hara nulo el acto de emplazamient
introduction de la demand laboral, de acuerdo al,Art. 56 de la ley d!
marras; sera el caso, por ejemplo, en que se omitan mencion
sustanciales en dicho acto, tales como que el acto sea notificado p"
una persona que no tenga la calidad de alguacil, o el caso en que n.
se design la persona del demandante o del demandado, o de aqul e
que se omita la designacin exacta del tribunal por ante el cual s
deba comparecer. Como se ve, en todas estas situaciones ms que
acto pueda ser considerado nulo, ms bien debera decirse qu
jurdicamente no es tal cosa, es decir, no sera un acto de alguacil
sino otra cosa.

S En cuanto a la acumulacin de demands, se aplica el derech
comn en la material, o sea, que el demandante "puede reunir varis
demands contra un mismo demandado en una misma citaci
aunque no haya conexidad entire ellas, siempre que sean de la misma









|iaturaleza, que puedan ser instrudas y juzgadas conjuntamente, y
,que caigan dentro de la competencia de atribucin del tribunal
'ipoderado"5 0. Luego, si se dan esas condiciones sealadas por el
umo Pontfice de la material procesal en nuestro pas, en material
procesal laboral tambin tiene cabida la acumulacin de demands de
ponformidad con el procedimiento laboral vigente. Claro est, en
torno a ello es necesario tener present lo sealado ms arriba (supra
No. 26) de que segn puede versar la demand laboral, son aquellas
'iue fueron planteadas en el preliminary de conciliacin. De igual
pnanera tambin debemos de decir que la amplitud de la demand
Imisma viene ya configurada en el acto de emplazamiento, siendo las
cuestiones sometidas en l las nicas que el juez laboral debe resolve;
sobre si ste est facultado o no para fallar ultra y extra petita
tablaremos ms adelante. La acumulacin de demands en esta
iateria interest particularmente en lo concerniente a si various
irabajadores demandantes en contra de un mismo patrono pueden
refundir sus demands respectivas en una sola, permaneciendo desde
luego las pretensiones de cada uno de ellos debidamente individua-
lizadas. En esta situacin la afirmativa se impone, pues "Nada se
opone: 10, a que various demandantes entablen conjuntamente por
una misma citacin sus demands respectivas contra un mismo
idemandado;...'51. Aderis, la acumulacin de demands contribute
,ficazmente a que se logre la baratura del procedimiento laboral, la
cual como se sabe es una de sus caractersticas fundamentals.

En lo que respect a las demands incidentales tambin se aplica
dI derecho comn en esta material, as, nada se opone a'que el
demandante original mediante una demand incidental ample o
iodifique el contenido de la demand original; as como tampoco
iada se opone a que el demandado, a su vez, demand reconven-
ionalmente al demandante, ni tampoco existe obstculo alguno que
impida a un tercero intervenir en el process laboral con la finalidad
le preservar sus intereses. Todo ello siempre que se observen las
glas pertinentes en cada caso en particular.

.Por otra parte, los efectos de la.demanda laboral son los mismos
que tiene la demand en derecho comn (interrupcin de la
prescripcin, litispendencia, etc.). Cerramos el expediente de la
demanda laboral en nuestro pas, diciendo que el acto de emplaza-
miento, como es regla general entire nosotros, debe ser notificado a
ersona o a domicilio; y que dicho acto se cobija bajo la sombra del
rt. 56 de la Ley 637 en lo referente a las irregularidades que pueda
ontener.

73









29.- La demand laboral en el derecho comparado. La mauor l
de las legislaciones de los distintos pases han tratado de manera real
y efectiva lograr que el procedimiento laboral sea lo menos formalista
possible, llevando a su mnima expresin possible lo que en nuestro,
medio es denominado popularmente como el "papeleo" innecesario,1
es decir, los trmites 'que no sean verdaderamente liles. De ello1
hemos dado mltiples ejemplos al travs de las numerosas citas que4
liemos hechd, no siguiendo como criterio el abultamiento innecesario.
de este trabajo, sino haciendo las mismasde acuerdo a un criterio de>
pertinencia de dichas citas. La preocupacin del legislator foineo de:
que el procedimiento laboral sea econmico y rpido, reduciendo el:
fiormalismio, ha tenido en la demand laboral uno de sus blancosi
prcdilectos. Y as vemos que, en Chile, de "acuerdo con el inciso 16
del irticulo 517" de la ley que rige la material, "la demand se.
interpondi verbalmente o por escrito, aunque en el hecho es
normalmente escrita"52. Debemos aclarar que cuando el te.\to de l
ley chileno se refiere a que la demand tambin pueda ser interpuesta
por escrito, ello en modo alguno implica que sea mediante acto de-
alguacil que la misma deba ser introducida (en torno a esto ver cit4
No. II, supra, No. 4). S es necesario, por el conntario, que el
demandante present "con su demand los instruments en que I1
funde..."5 3. En la Argentina la demanda debe interponerse ante I :
comisin de'conciliacin (...) por escrito, o verbalmente, hacindo-
sela constar en acta"5 4.

Finalmente hacemos referencia a la legislacin mejicana; en ella
vemos que el Art. 685 de la nueva Ley Federal del Trabajo e\presa:I
"En los process no se exige forma determinada en las compare-
cencias, escritos, promociones o alegaciones"; mientras que en el,
comentario del mismo se nos dice que en dicho artculo se "reitere el
principio que rompe el formalismo en el process laboral; tambie
seguir imperando el principio in dubio pro operario conform a(
artculo 18..."55.

30.- Notificaciones y plazos. Como ya hicimos referencia Isupra,,
No. 28), de acuerdo con los textos legales que rigen la material
laboral, la notificacin de la demanda laboral dtbe ser heciha
mediante acto de alguacil; ocurre igual con cualquier otro acto que'
las parties en. el process laboral tengan necesidad de notificarse
recprocamente. En otros pases no ocurre igual, por elemplo, enf
Algentina es el mismo tribunal el que debe de notificar al
demandado, luego de introducida.la demand por el demandante, "su
obligacin de contestar a la demand y ofrecer pruebis bajo
apeicibim.iento de lo dispuesto en los artculos 62 N 130" de la ley

74









lque rige 1. matcria en ese pas, debindose contestar la demand "a
mrns tardai, en la misma audiencia"56. En Mxico, la Junta Especial
a"apercibir al demandado... de tener por contestada la demand en
7.sentido. aliini-atii:) si no concurre a la audiencia... La notificacin ser
personal ', se Iha tres das antes de la fecha de la audiencia"57. Y en
'Chile, en "cu.nLt a la notificacin de la demand al demandado, el
artlo u '519 dice que deber hacerse por un empleado del mismo
tribiunal I...) por Carabineros, personalmente o por cdula, en el
2domicillo del 1emandado, entregando copia de la demanda..."58.

SNuestfi ci-digo en su procedimiento an no vigente, que dicho
ssea de p.isk ntucamente, admite la demand introductiva mediate
ideclaracin '.e bal por secretara o por escrito depositado en la
"risma. p:i o. e la notificacin de la demand al demandado por la va
.,postal ..) tclc.-ra3f.a (supra, No. 12).

E n 1, i e l r ente a los plazos, hemos visto que el Art. 55 de la Le\
'637 dispione que el plazo de la comparecencia es de un da fiance;
.(p,:i ,I p:n le ~el artculo 50 dispone que el recurso de casacin se rige
.en esta mjii.iti por la Ley sobre Procedimiento de Casacin, en
consec':.ienci, cs de treinta das el plazo para interp. ne dicho
Criechlrs'., eil col comienza a computarse a partir de la notificacin de
.la sent- nci.i jd;ia en nica o en ltima instancia); mientras que el Art.
1.61 de dl I.h l:' dispone que no "ser admisible la apelacin si no ha
,Sid( inrtenrt:id: dentro de los 30 das francos a contar de la fecha de la
jnotifi.aci.n i de lI: sentencia". En lo que se refiere a la prohibicin de
apelar las dicisiones del Juzgado de Paz dentro de Ids tres das de
h ab sid priiiunciada la sentencia, la misma ya no tiene lugar, pues
la irfiiima intirodl.cida al Cdigo de Procedimiento Civil de parte de
il Le, No. ;_-45 d- 1978, la cual modific el Art. 16 de este cdigo, el
:;ual \;i no li c-ntiempla, sino que el mismo en su nueva redaccin lo
que c'ontLml.-i s un plazo ms breve, de quince das contados desde
la n-)titficiac. de la sentencia, para las apelaciones de las sentencias
enididas pi los Ijzgados de paz; disposicin esta que el legislator "al
apo,"' debl'i haber hecho extensive en la material laboral, en la que
rs se iuslitica p.:r las razones que ya conocemos.

ST :.,.s estl:s plazos que hemos visto, es decir, el de la compa-
tece i a \ I .s que deben ser observados para interponer los recursos
e ape. elaci:,n' \ casacin en material laboral son francos y aumentables
en ~az'n de la distancia, cioni frme al derecho comn59.

Eni cuianti al plazo que tienen los jueces de trabajo para dictar
eniteni;i, el Ai t. 55 de la Ley 637 expresa que el mismo es de treinta

75









das despus que el asunto est en estado, salvo causa justificadal
etc., etc. Esta ltima disposicin es la que le permit a los iueceS
extender sin lmites el plazo contemplado en ese mismo artculo para
fallar los asuntos laborales. Y esto. es algo que ocurre no slo con lo,
jueces de primer y segundo grado, sino tambin ante la misnimsimg
Suprema Corte cuahdo conoce del recurso. de casacin de eson
asuntos, o mejor dicho de las sentencias laborales cuando soi
impugnadas por dicha va de recurso. Es necesario que seamoi
honestos y que por ello digamos que no siempre es la desidia la nica
razn de que los jueces de trabajo fallen con tardanza exagerada lo
asuntos laborales, sino que tambin muchas veces el cmulo de
trabajo enorme existente tanto en los juzgados de paz como en los dJi
primera instancia es quien lo impone as; pero no obstante todo estoj
de una y otra cosa se compone dicha tardanza. Esto es lo qug
justifica que se reclame hasta el cansancio la creacin de los tribunal
especiales de trabajo.

En Argentina el dictamen de la sentencia tiene que ser efectuad.
"inmediatamente despus del alegato sobre el mrito o dentro de uiq
trmino de dos das"60. Por su parte, el Art. 711 de la nueva Lel
Federal Mexicana del Trabajo dispone que la "junta dictar laI
resoluciones dentro de un trmino rio mayor de xeinticuatro horas'
as como tambin "a las parties se les exige el cumplimiento strict"
de los trminos procesales, la nueva disposicin que se comenti
obliga a las Juntas a dictar sus resoluciones dentro de trmino'
procesales..."61, as expresa el comentarista del referido texto de l
mexicana.

C) La Audiencia Laboral

31.- Comparecencia de las partes. El Art. 52 de la Ley No. 6
expresa lo siguiente: "No ser indispensable el ministerio de aboga
en las jurisdicciones de los Tribunales de Trabajo, y las parties podra
comparecer personalmente o por mediacin de apoderados esp
ciales".

Como se ve, el texto que acabamos de transcribir es bastan,
claro, razn por la que cualquier interpretacin del mismo sa
sobrante. No obstante ello, diremos que por ante los tribunales
trabajo las parties, tanto el demandante como el demandado, pued
comparecer sin la, asistencia de ninguna otra persona, para
exposicin de los alegatos en que se apoya la demand, de la una,
para la exposicin de los medios de defense Con que es contestal
dicha demand, de parte de la otra. Adems, las parties en el pr.oce

76









,laboral tienen la facultad de hacerse representar por ante la jurisdic-
xin competent por personas que no sean abogados, pero es
Pnecesario en esta eventualidad que estas personas estn provistas del
;poder correspondiente. Esto es lo que significa la expresin "... las
~partes podrn comparecer personalmente o por mediacin de
,apoderados especiales" del referido Art. 52. Este mismo artculo
dispone que cuando las parties estn representadas por abogados,
Pestos "no necesitarn de un poder escrito para actuar por ante dichos
ribunales" de trabajo. No vemos cul es la justificacin lgica de que
los apoderados especiales de las parties por ante la jurisdiccin
laboral... necesariamente tengan que estar provistos-de, un poder,
pues ello va en contra de la simplicidad y de la informalidad del
procedimiento laboral; lo ms lgico en este caso es que a esos
poderados que no sean abogados no se le exija, al igual que a estos
lltimos, un poder escrito.

De manera general en la prctica los asuntos laborales son
onocidos sin que seanecesario que las parties comparezcan a las
audiencia, a menos que dicha comparecencia sea solicitada como
4edida de instruccin.

Por ltimo, debemos de decir aqu que las disposiciones del Ait.
2 son una consecuencia direct de la simplicidad como caracte-
stica del procedimiento laboral (supra, No. 6).

32.- Desarrollo de la audiencia laboral. Con propiedad este
tulo deberamos pluralizarlo, y en consecuencia decir "D.esarrollo
e las audiencias laborales"; en razn de que en nuestro pas el
onocimiento de un asunto laboral originado en un conflict
dividual de trabajo es algo que require dos, tres... sabr Dios
untas audiencias; y lo que es ms grave todava, el plazo que media
ntre una y otra audiencia muy bien puede ser, y de hecho lo es, de
asta de dos meses; al igual que un asunto civil o commercial
ualquiera. Esto se explica en razn de que las parties no estn
bligadas a proponer de ante-mano las-excepciones que harn valer,
1 tampoco los medios de prueba de que harn uso en apoyo a sus
retensiones, contrario a lo que ocurre en otros pases; esa cantidad
xagerada de audiencias se original tambin en la gran cantidad de
suntos que tienen que conocer y resolver los tribunales competentes
ra conocer de los asuntos laborales, que como se ha dicho ya son
s tribunales ordinarios de derecho comn, el juzgado de paz como
ibunal de primer grado y el juzgado de primera instancia como
ibunal de apelacin. Todo lo que digamos en este punto lo decimos
niendo en mente cmo se desarrolla el process laboral por ante el

77









tribunal de prrimer grado, pero se aplica, mutatis mutandi, a su-
descn\ol imiento por ante la jurisdiccin de segundi rirado, en virtud
tambin del efecto devolutivo que tiene 14 apelacio n :n esta rnateria,-
al igual que en toda otra.

En la'primera audiencia, y de una manera casi general, la part a
quien correspond se limitar a solicitar que se ordene una medida de:
instiuccirn, en vista a hacer la prueba, ya sea de lo justificado de la
demand o lo contrario. Generalmente dicha part precede a solicitap
como media previa a la audiencia la comunicacin de documentss.
) solicitan esta media hasta en la segunda audiencia, cuestin esta
que contribute a hacer ms lento eJ procedimiento. Ahora bien, de
conformidad con el Art. 49 de la nueva Ley No. 834 "La part que,
hace uso de un document se obliga a comunicarlo a today otra part,
en la instancia", y ms adelante dispone que "la comunicacin de los
documents debe ser espontnea" y que en apelacin "una nueva.
comunicacin de los documents ya realizada en los debates de la-
primera instancia no es exigida", aunque toda part puede pedirla a
pesar de ello. Si no se pide comunicacin de document, general-
mente se solicita un informative, media esta que ha venido a
constituir la prueba por excelencia en esta material \ en nuestro pas,
para probar una de las parties, por ejemplo, el trabajador que hi
demandado- a su patrono por despido injustificado, en el caso de que
su parioni haya negado que dicho despido se la\a producido,
circunstancia en la cual le corresponde probar a dicho trabajador
entire otras cosas el hecho del despido. Dicha media se conocer va'
en una segunda audiencia, como el contrainformatiKo es de derecho
har reserve de hacer uso de tal media, no ya ptrna esa segunda
audiencia en que se proceder a la audicin de los testigos median.te
los cuales el trabajadorquerr probar lo justificado de su demand
sino ms bien para una tercera audiencia. Para el caso contrario, ei
decir, para cuando el patrono niega que el hecho del despido se ha
producido'real y efectivamente, caso en el que le corresponder a l
antes que nada probar la just causa del mismo, invirtase el orden de
lo que hemos expuesto, poniendo el nombre del patrono donde
hemos dicho trabajador y viceversa.

A-la cantidad de audiencias necesarias en la ma oria de los caso
para la produccin de la prueba, adase la cantidad necesaria par
conocer y resolve las tcticas dilatorias que, balu la forma d
excepciones acostumbraban a plantear, generalmente los abogad
representantes de la parte patronal, con fro y desesperante cacuT
Por fortune, en la siguiente seccin de este captulo \eremo-s cujil

78









son las nuevas reglas de juego en torno a esta cuestin de las
e.\cepc i el 's.

k En (ste punto ha quedado ms que evidenciada la e\ierada
'cantidad de audiencias necesarias para conocer y resolver los .r1untos
laborales; :ls exagerados plazos que median d una audiencia a otra;
agreguimij le a todo esto los plazos que solicitan las parties pala
depositary escritos de ampliacin de conclusions y el plazo, cuLI\
dduraciin en cada caso se ignora, que tienen los jueces de trabajo para
dictai stetencia definitive sobre el fondo. Es por ello que podemos
repetii ion propiedad lo que ya antes habamos avanzado: la
kceleridaid del procedimiento laboral vigente constitute un gran miro.

33.- La realidad de otros pases. Las legislaciones forneas han
Stratado de Ieglamentar el procedimiento laboral de tal manera que el
mismo se corresponda con las necesidades del trabajador, que son de
orden ilimrinticio fundamentalmente; han tratado que ese pioce-
.dimiento est acorde con la poca en que vivimos, poca de
~no\edos ,s medios de comunicacin, de viajes supersnicos, etc. Y en
este sentid o se ha propendido a que en lo possible los asuntos
laborales sean ventilados en una sola audiencia; y con ello no se
lesiona en modo algunii los in.tereses de los patrons, quienes por el
contrai io siguen acumulando plusvala ycuya prosperidad es una
spiral ilcia el cielo a pesar de todo ello; es decir, a pesar de que los
asuntos laborales se conozcan en una sola audiencia, y quizs no en
ms de dos. Y es ms, esos patrons provistos de una mentalidad de
impresarios modernos y dinmicos, no pegan el grito al cielo, sino
ue teniendo los pies en el suelo y la cabeza donde suele estar, estn
lenamente de acuerdo con que el procedimiento laboral para la
olucin de los conflicts de trabajo, cual que sea su niituraleza, sean
onocidos v resueltos por la jurisdiccin competent muy, pero mu\
ipidamente.

En apo o de estas consideraciones que acabamos de hacer vemos
ue, en la Argentina, el "procedimiento judicial propiamente dicho
mpieza con la designacin' de audiencia pblica ante el juez
articulos 65 y 42). Pero el juez, al mismo tiempo, debe disponer las
iligenrias necesarias,para que la prueba ofrecida pueda sustanciarse
una sola audiencia (artculo 67; llamado principio de concentra-
in)"-''2. Los chilenos, por su parte, que llaman a la primer
udiencia "comparendo de estilo", tambin han propugnado porque
ta en Ik. possible sea la.nica para conocer de un asunto laboral, lo
ual es fa tible lograr, pues segn Humeres Magnan "los objetivos del
rmparendo de estilo" son."recibir la contestacin de la demand;

79









llamar a las parties a un avenimiento, y, si ste no ocurre, recibir la
causa a prueba'6 3. Como se puede apreciar, en Chile la causa laboral
cuando menos queda en estado de recibir fallo en la primer
audiencia, y en la prxima audiencia, se deber dictar sentencia
definitive, previo haber llamado nuevamente "a las parties a un
avenimiento..."64.

La nueva tendencia de que los asuntos laborales se ventilen
rpidamente la encontramos en Mxico; y as vemos que, el Art. 752
de la nueva Ley Federal del Trabajo dispone que "E! Pleno o la junta
Especial sealar da y hora para la celebracin de una audiencia de
conciliacin, demand y excepciones, que deber efectuarse dentro
de los diez das siguientes a la fecha en que, reciba la demand, y
apercibir al demandado detenerlo por inconforme con todo arreglo;
y de tener por contestada la demand en sentido afirmativo si no
concurre a la audiencia"65. Mientras que el Art. 753 de esa misma
ley expresa a su vez que "La audiencia a que se refiere el artculo
anterior se celebrar de conformidad con las normas siguientes: III.'
Si no se llega a un convenio, se dar por concluido el perodo de
conciliacin y se pasar al de demand y excepciones..."66. Luego,'
en Mxico, al igual que en Chile, en esa primera audiencia, la que J
tambin podra ser nica, se conoce del preliminary de conciliacin, .
del mrito de la demand y de las excepciones. El Art. 758 de la Ley'
Federal tambin dispone que "Si las parties estn conformes con los,
hechos y,la controversial queda reducida a un punto de derecho, al
concluir la audiencia de demand y excepciones, la junta oir los:
alegatos y dictar laudo"67.

Debemos de recalcar aqu, con insistencia de retrucano, que en
esos pases a que nos hemos referido, frente a la circunstancia de que
un asunto no pueda ser resuelto en una sola, audiencia, la prxima
que sea necesaria es fijada para una fecha que est bastante cercana.
Esto es algo que se deduce fcilmente de las citas que hemos hecho
con fidelidad benedictina de lo dicho por los distintos autores.

34.- Dos decisions jurisprudenciales en torno a la audiencia.
Hemos querido hacer referencia en este punto a dos decisions de;
nuestra Suprema Corte referentes a la audiencia laboral. En una.;
primera sentencia se ha decidido que cuando el demandante o el
apelante no ha comparecido a audiencia, habiendo presentado en
una audienciaanterior conclusions al fondo, el tribunal apoderado
frente a su incomparecencia no puede descargar pura y simplemente
de la demand o de la apelacin a la parte demandada o apelada. Lo-.
dicho por la Suprema en torno a esto es lo siguiente:








"Considerando que a pesar de que el actual recurrente no asisti
a esta ltima audiencia, el Tribunal a que no poda en buen
derecho, pronunciar el descargo puro y simple de la aplicacin,
especialmente en esta material en que las sentencias en defecto se
reputan contradictorias y no son susceptibles de oposicin, pues
no se puede afirmar que dicho recurrente estuviese en defecto, si
ya haba presentado con ocasin del mismo litigio conclusions
formales sobre el fondo, las cuales no tena para qu reiterar en
una audiencia que fue fijada para la administracin de la prueba
ofrecida por la actual intimada..." (Sent. de 24 de febrero de
1954, B.J. No. 523, pgs. 251-57).

Por otra sentencia se ha decidido que:

"Considerando que las disposiciones del Cdigo de Procedi-
miento CI vil se aplican en material laboral con carcter supletorio,
en la media que sean compatibles con el procedimiento
instituido por los artculos 47 y siguientes de la Ley No. 637...
Considerando que en este orden de ideas el artculo 5, segunda
parte, del Cdigo de Procedimiento Civil, que establece que
cuando no se hayan observado los plazos de la citacin, si el
demandado no compareciere, el juzgado de Paz ordenar que se
le cite nuevamente, se aplica a la material laboral (Sent. de 21 de
marzo de 1956, B.]. No. 548, pgs. 622-27).

D) Excepciones

S 35.- Generalidades. Como una consecuencia de la aplicacin del
derecho comn a la material laboral con carcter supletorio, y ante el
silencio de la Ley 637 en lo referente a las excepciones, el modus
i. operandi de las excepciones en el process laboral era, y es, al igual
Sque en material civil. En sntesis, las excepciones, defenses y medios
de inadmisin'en material laboral se rigen por las disposiciones del
derecho comn.

Es de conocimiento general cual era la forma de proponer las
excepciones de conformidad a lo que disponan los artculos 166,
169 y 173 del Cdigo de Procedimiento Civil; es decir, siguiendo el
orden que prescriban esos textos de ley. Pero lamentablemente ese
orden no se respetaba; al respect el Dr. Jottin Cury nos dice: "Uno
de los males propios del process civil y commercial dominicano lo
encontramos en las excepciones, fuente inagotable de chipanas que
prolongan excesivamente la solucin de las contestaciones judicia-

81









4es"; y ms adelante refirindose a los textos que gobernaban el
orden en que dichas excepciones deban proponerse, express dicho
(autor que "Tal como se hallan actualmente concebidos, nada impide
que si este orden es respetado, puedan presentarse varias e\cepciones
en el curso de un mismo process"68.

En principio, las excepciones deban invocarse o proponerse in
limini litis, y en el siguiente orden: 10 Excepcin de fianza del
extranjero demandante; 2o Excepciones declinatorias; 3 la excep-
cin de nulidad; 40 excepciones dilatorias y 50 la excepcin de
comunicacin de documents.

Este orden previsto en el Cdigo de Procedimiento Civ\il,
condimentado con un poco de mala fe, haca interminable prctica-
mente al process laboral y, por ende, entorpeca tambin el
procedimiento laboral vigente como es fcil colegir. Refirindose a
las excepciones tal y como estaban reglamentadas, el pruf. Froiln
Tavrez ha dicho que las mismas son "medios que obstiiven la
march normal del process hacia su terminacin normal, la sentencia
definitive"69. Este estado de cosas ha venido a se resuellto,
conjuntamente con otras cuestiones referentes al procedimiento, por
las leyes 834 y 845 de agosto del ao 1978, leyes stas que han
hecho suyas algunas de las modificaciones introducidas en Francia en
1958 y en aos subsiguientes. Su aplicacin al procedimiento laboral
por las razones que hemos expuesto a lo largo de este trabajo, es lo
que justifica que las hayamos incluido aqu.

'36.- La Ley No. 834 y el procedimiento laboral vigente. Esta le)
bajo el ttulo de Las Excepciones de Procedimiento dispone en su
Art. 1 que "Constituye una excepcin de procedimiento todo medio
que tienda sea a hacer, declarar el procedimiento irregular o
extinguido, sea a suspender su curso". Mientras que por su parte el
Art. 2 de esta ley expresa que, "Las excepciones deben, a pena de
inadmisibilidad, ser presentadas simultneamente y antes de toda
defense al.fondo o fin de inadmisin. Se proceder de igual forma
cuando las reglas invocadas en apoyo de la excepcin sean de orden
pblico". Como se puede apreciar, este artculo barre de golpe y
porrazo con el antiguo orden segn el cual las excepciones de
procedimiento deban ser propuestas de conformidad a los textos
que reflamentaban esta cuestin antes de entrar en vigencia la ley
que comentamos. Pero dicho artculo va ms lejos an, dispone que .
las excepciones adems de que es necesario e indispensable que sean
propuestas conjuntamente, tambintienen que serlo in limini litis, so
pena de que sea inadmisibles.









El mimii Art. 2 de referencia, in medio, dispone que la
"demnd;ia n c' municacin de documents no constitute una causa
de in;adls:.in de las excepciones"; es decir, que si se demand la
comunlic.l Iin de documents separadamente ello no tiene por
coiise uii ni ia que las dems excepciones sean inadmisibles, las que s
tienen que ser propuestas conjuntamente in limini litis. Ya en su
pa te tinal el -\t. 2 que comentamos, dispone que las disposiciones
de su piJrjat primero, esto es, aquqllas que expresan que las
"e'icepeiinis deben, a pena de inadmisibilidad, ser presentadas
si.mlt:ineame]rti y antes de toda defense al fondo o fin 'de
inadmisi'irn", n:, constituyen un obstculo a la aplicacin de los
a;i.ulus 31, '; y 40 de la misma fey. En este sentido, la excepcin
de cone ..: id I \rt. 31 puede ser propuesta en todo estado de causa,
ppen. Ini mismi puede ser descartada si ha sido promovida tardamente
con mu; intenlt inn diltoria. Tambin la "nulidad de los actos de
pi.':edlilnti puede ser invocada a media que estos se cumplan;
pei ,ll. -II; ;.;i cubierta si quien la invoca ha hecho valer, con
p, steri. i:i idad I acto criticado, defenses al fondo u opuesto un medio
de inatdminsi' n sin promoter la nulidad.

P.:i sii pal e, el Art. 40 de dicha Ley 834 expresa que "Las
ex\epLil,-nes d nulidad fundadas en el incumplimiento de las reglas
de f'ind,, rlit.ivas a los actos de procedimiento, pueden ser
propuLstas en todo estado de causa, salvo la posibilidad para el juez
de ,:ndeninar daos y perjuicios a quienes se hayan abstenido con
intend i.',n dila t-,ria, de promoverlas con anterioridad".

Bai,-, el 'tfulo de Las Excepciones de Incompetencia, y para el
caso de que la incompetencia sea promovida por las parties, la Ley
834 dispune en su Art. 3 que "Si se pretend que la jurisdiccin
apodeiada es incompetent, la partes que promueva esta excepcin
debe, a pen.a de inadmisibilidad, motivarla y hacer conocer en todos
los cas--s ainte cul jurisdiccin ella demand que sea llevado".
Debnemus iha1 i referencia al llegar a este punto a lo expresado por
Biun et Galland a propsito de las excepciones, y que es lo siguiente:
"El r.~imen general de las excepciones previsto por los artculos 168
\' siuiientes del Cdigo de Procedimiento Civil, modificados por los
decretos del 22 de diciembre de 1958 y del 2 de agosto de 1960, se
aplica a la Magistratura de Trabajo. En particular las excepciones de
inci mpetencia de atribucin y territorial deben ser promovidas in
limini \ litis \ el litigante est obligado de hacer conocer en igual
tiempo, biaj pena de irrecibilidad, la jurisdicdin que l estime
Lalilicada. La Magistratura estatuye en el ms breve plazo y la fecha
* en la cual la decision sobre la competencia ser rendida debe ser






indicada al cierre de los debates"70. Ntese que estos autores se
refieren a la aplicacin en Francia a la material laboral de las :
modificaciones hechas all, al Cd. de Proc. Civil en 1958 \ 1960,.
references a la forma en que deben ser propuestas las excepciones de .
procedimiento, conexidad, etc.; reforms que nuestro legislator ha
hecho suyas recientemente y que comentamos en esta seccin.

Volvamos a la Ley 834. El Art. 4 de esta ley dispone que "El juez J
puede, en la misma sentencia, -pero por disposiciones distintas,
declaraise competent y estatuir sobre el fondo del litigio, salvo
poner previamente a las parties en mora de concluir sobre el fondo, en
una prxima audiencia a celebrarse en un plazo que no e\ceder de
15 das, a partir de la audiencia". Mientras que el 'Art. 5, a su \ez,
dispone- "Cuando el juez no se pronuncie sobre el fondo, pero la-
determinacin de la competencia depend de una cuestin de fondo,
'el juez debe, en el dispositivo de la sentencia, estatuir sobre esta
cuestin de fondo y sobre la competencia por disposiciones
distintas".

Para el caso en que el tribunal al que se ha planteado la excepcin'
de incompetencia, y el mismo se haya declarado' competent para
conocer del asunto, en virtud de lo dispuesto en los artculos 4 5 de
la ley, sta ha organizado un procedimiento particular de apelacin y
que se denomina La Impugnacin o "Le contredit" paia el caso de .
que el juez se haya ronunciado sobre la competencia sin estatuir
sobre el fondo. Si por el contrario, el juez junto con la declaracin de
su propia competencia estatuye tambin sobre el fondo por una
misma sentencia, sta slo podr impugnarse por la l'a de la
apelacin. Veamos estas dos'situaciones tal y como estn reglamen-
tadas en la Ley.

El Art. 6 expresa: "Si el juez se declara competent \ estatuye
sobre, el fondo del litigio en la misma sentencia, sta slo podra ser
impugnada por la va de la apelacin, sea respect del conjunto de 1
sus disposiciones si es susceptible de apelacin, sea la parte del
dispositivo que se refiere a la competencia en el caso (de) que la :
decision fuere rendida en primera y ltima instancia". Segn el Art. 7
"Cuando la corte revocare la part relative a la competencia, estatuir
sin embargo sobre el fondo del litigio si la decision atacada es
susceptible de apelacin en el conjunto de sus disposiciones y si la
corte es la jurisdiccin de apelacin en relacin con la jurisdiction que
ella estima competente. En siu part final este mismo articulo
dispone: "En los otros casos, la Corte al revocar la part relati;a a lai
competencia de la decision atacada, reenviar el asunto ante la corte i

84









Sque fuere jurisdiccin de apelacin con relacin a la jurisdiccin que
': era competent en primera instancia. Esta decision se impondr a las
parties y a la corte de reenvo".

En sntesis, cuando el juez se ha declarado competent y por una
Smisma sentencia tambin ha estatuido sobre el fondo, sta sentencia
es impugnable por la apelacin comn y corriente, respect de todas
sus disposiciones si es apelable, o sobre la parte del dispositivo
referente a la competencia si la decision fue dada en njca instancia;
que cuando la sentencia es susceptible de apelacin y la corte haya
revocado la parte relative a la competencia, estatuir sobre el fondo si
:. ella es la jurisdiccin competent de apelacin; mientras que por el
Scontrario, si no es la jurisdiccin de apelacin en relacin a la
r jurisdiccin competent de apelacin, reenviar lel asunto ante la
corte competent en relacin a la jurisdiccin competent, decision
que se impone a las parties y a la corte de reenvo.

Por otra parte, el Art. 8 dispone que "Cuando el juez se
pronuncia sobre la competencia sin estatuir sobre el fondo del litigio,
su decision no puede ser atacada ms que por la va de, la
impugnacin (le contredit) an cuando el Juez haya decidido el
fondo del asunto del cual depend la competencia"; y en su prrafo
segundo dicho artculo expresa que "Bajo reserve de las reglas
particulares al experticio, la decision no puede igualmente ser atacada
en lo relative a la competencia y ordena una media de instruciin o
una media provisional".

Para el caso en que el juez se declare competent, el Art, 9
dispone una suspension de la instancia hasta la expiracin del plazo
previsto en el Art. 4 (el cual no puede exceder de quince das) para
intentar la impugnacin, y si sta se ha intentado ya, dicha
suspension se extender hasta que la corte haya rendido su decision.
El Art. 10 dispone, por su parte, que la impugna~in debe ser
motivada ) entregada al secretario del tribunal que ha rendido la
decision declarndose competent, dentro del plazo de 15 das en
que dicha impugnacin debe intentarse, todo ello a pena de
inadmisibilidad. Dispone tambin dicho artculo la consignacin de
los gastos de la impugnacin, para que sta pueda ser aceptada. Las
disposiciones sobre cmo debe ser instruido la impugnacin estn
reglamentadas en los artculos del 11 al 19 de la Ley 834.

Los autores franceses anteriormente citados en este punto,
expresan acerca de la impugnacin en material laboral lo siguiente:
"Si el Magistrado rechaza la excepcin, el litigante est entonces

85









obligado de diligenciar un procedimiento particular de apelacin, le '`
contredit. El debe entablarlo, a pena de prescripci n en un plazo de *
diez das a contar del pronunciamiento del fallo... Si bien este plazo
es franco, no es susceptible de ser prorrogado en razn de la :
distancia.... La impugnacin (le contredit), que el litigante est I
obligado a motivar, es interpuesto por acto de alguacil, (notificado al
adversario)"71.

La Ley 834 tambin ha previsto en.su Art. 20 el hecho de que la .
incompetencia pueda ser promovida de oficio; esto ocurre cuando se '
ha \iolaJo una regla de competencia de atribucin, pero unicamente
en el'caso en que dicha regla sea de orden pblico. En Francia "la i
M agistwrii.ur de Trabajo o, en apelacin, la Corte estn en derecho .!
--pero esta no es ms que una facultad y no una obligaion- de
aplicar de oficio las reglas de competencia que presentan un carcter
de orden pblico"72.

Contrario a lo que hasta aqu haya podido parecer, nuestro .
objetivo en esta seccin no ha sido el de hacer un studio detallado
de las excepciones de conformidad a la nueva Le\ 834, la cual ha i
modificado ese aspect del Cd. de Proc. Civil; ello desbordara el
lmite de nuestro studio. Nuestro. objetivo ms bien ha sido el de
demoistiai su aplicacin, es decir, la aplicacin de la Le\ 834 en lo
referente a las excepciones al procedimiento laboral \ igente; cuestin .
esta que ha quedado aflrmati\amente evidenciada por las razones
siguientes: a) porque si las nuevas leyes estn inspiradas en la
ecesidad de hacer el camino del process civil ms e\pedito, esa
necesidad es ms imperiosa en material laboral; b) por la aplicacin
del derecho comn con carcter supletorio a la Ley 637 \ c) por la .
aplicacin en Francia, pas desde donde han sido impoitadas dichas
disposiciones de la Ley 834 a la material laboral.

37.- Las excepciones en las legislaciones extranjeras. En torno a 3
este asunto, y con la finalidad de que el procedimiento laboral no sea
incidentable y, por lo tanto, para asegurar con ello la debida'
celeridad del mismo, las legislaciones de los passes que hemos
estudiado coinciden en disponer que las dichas excepciones deben ser
propuestas, no en limini litis como entire nosotros, sino en la primer
audiencia y conjuntamente. En efecto, en Chile "el ait'culo 525 del,'.
Cdigo,... precepta quetodas las excepciones debern oponerse en "
el comparendo de contestacin de la demand y en el se oird la
/respuesta de ellas"J.3. Pero adems, el tribunal, de conformidad con
el artculo 525, inciso 20, del Cdigo del Trabajo chileno, "deber
fallar las excepciones, sean dilatorias o perentorias, o cualquier.,

86









:peticin para enervar la accin, en la sentencia definitiva..."74; pero
"puede resol\er en la misma audiencia las de falta de personera del
demandante \ la de incompetencia del tribunal"7s.

En la Argentina como la ley ha previsto que los asuntos laborales
.sean conocid:s, en principio, en una sola audiencia, "las excepciones
formuladas con posterioridad a la primera audiencia ante la comisin
l de conciliacin, no se tienen en cuenta"766. En Mxico, por su parte, el'
Art. 752 de la Ley Federal del Trabajo dispone que la juisdiccin
i-competente para conocer de un asuntd laboral "sealar da y hora
para la celebracin de una audiencia de conciliacin, demand y
e\cepcion(lcs...".77 El Art. 753, ordinal V de la misma ley, dispone
tambin que en "su contestacin, opondr el demandado sus
e\cepciones \ defenses, debiendo referirse a todos y cada uno de los
hechos que comprenda la demanda... La excepcin de incompetencia-
no eNime al demandado de contestar la demand en la misma
audiencia; si no lo hace y la Junta se declara competent, se tendr
por contestada la demand en sentido afirmativo...7 8. Previamente
.a las disposiciones de estos artculos, los artculos 7-25, 733 y 734
han dispueso que: "Las cuestiones incidentales, salvo los casos
pre\istos en esta ley, se resolvern juntamente con lo principal...
(Ait. 725). Las cuestiones de competencia pueden promoverse
unicamente por declinatoria (Art. 733)" y el artculo 734 expresa
que "La declinatoria debe oponerse en la audiencia de demand y
Sexcepliones, como excepcin de- previo y especial pronuncia-
miento"'

Bre\emenrte debemos decir aqu que en nuestro pas para resolver
:sobre las c.\ opciones se aplica el detec11ih comn a la material laboral;
as, unas pueden ser resueltas separadamente y otras conjuntamente
en la sentencia sobre el fondo, Nos remitimos a lo dispuesto por los
art'ul:s del 4 al 8 y el 23 de la Ley No. 834,varias veces citada.

E) QuiL/ d la/ Clusula Compromisoria

38.- En qu consiste. La clusula compromisoria es aquella que
,es inseil ada en un con.trato, y mediante la cual las parties contratantes
'"delaran i LeC en caso de que surjan dificultades en su ejecucin, se
obligan a someterlas'a rbitros"80. Como se puede apreciar, dicha
:clausula consiste ms bien en una promesa de compromise, el cual, a
.su \ez, es el "contrato por medio del cual dos o ms personas
contieren a uno o a various rbitros la misin de conocer de un
pioceso \ decidirlo por medio de una sentencia"81.

87








Hugo Pereira Anabaln define, a su vez, la clusula compromiso-
ria como "el contrato o clusula de un contrato en cuya virtud dos o
ms personas, vinculadas por una determinada relacin jurdica, se
obligan a someter a la jurisdiccin arbitral los conflicts nacidos o
por nacer, sobre ciertas cuestiones"82.

39.- Es vlida en material laboral. El Art. 1003 del Cd. de Proc.
Civ., modificado por la Ley 834, dispone con un aparente carcter
general: "Toda persona puede establecer compromises sobre los
derechos de que puede disponer libremente".

Es evidence que de conformidad con lo dispuesto en ese artculo
la validez de la clusula compromisoria en material civil y commercial,
es algo que est por encima de toda sospecha, o sea, eso es algo que no
admite discusin possible. Pero el alcance de esa disposicin no llega
tan lejos como para admitir que dicha clusula tambin pueda ser
vlida en material laboral, cuestin sta que trataremos de dilucidar a
seguidas. ,

Ha sido precisamente Preira Anabaln quien mejor argumenta-
cin ha dado en contra de la validez de la clusula compromisoria en
material laboral, es por esta razn que a continuacin transcribimos
sus consideraciones al respect. El dice:

"Valor de los pactos de arbitraje en.asuntos del trabajo:.- Si se
trata de cuestiones de competencia de los tribunales del trabajo
son ineficaces las cuestiones de arbitraje que pretendan sustrar-
sela.
"La existencia misma de la judicatura del trabajo, segn se ha
expresado, y las particularidades del process laboral, obedecen a
la necesidad social de proteger los derechos y beneficios que las
leyes concede a les Trabajadores, espritu protector que no
existe o puede no existir en un tribunal arbitral que, a parte de
no ser especializado, est servido por un particular > no por un .l
funcionario del Estado.
"A igual conclusion se llega si se tiene present la norma que .
establece la irrenunciabilidad de los derechos que otorgan las-
leyes del trabajo, porque ser juzgado por un tribunal es un
derecho rrenunciable si se trata de la judicatura laboral, adole-
ciendo de nulidad absolute por ilicitud del objeto cualquier
convencin que pretend sustraer el negocio a esos tribunales
especiales"8 3

Estos arguments son parcialmente vlidos, pues en material de

88









conflicts colectivos de.trabajo la misma ley remite al arbitraje, y ello
es convenient que as ocurra en pro de la paz social; pero claro est,
en este caso no se trata de que la ley prqnuncie la validez de la
clusula compromisoria en material de los conflicts colectivos de
trabajo, sino que lo que hace la ley es admitir la jurisdiccin arbitral,
por lo que no es completamente cierta la afirmacin de que en las
cuestiones "de competencia de los tribunales de trabajo son
ineficaces las cuestiones de arbitraje", como dice el autor ms arriba
citado. Ahora bien, en lo que se refiere a la no validez en esta material
de la clusula compromisoria, especficamente en lo referente a
conflicts individuals de trabajo, en Francia, mediante "una
sentencia del 20 de junio de 1957, la Corte de casacin ha condenado
en trminos categricos la clusula compromisoria en el contrato de
trabajo. Ella la juzga ilcita y contraria a la competencia de orden
pblico e la Magistradura de Trabajo. Pero uno' se pregunta si es
permitido o prohibido a los interesados convenir, cuando el litigio se
suscita, que ellos lo sometieran al arbitraje. La acentuacin del
carcter de orden pblico de la competencia de la Magistratura de
Trabajo (Art. 81, D. 22 dic. 1958) y la tendencia general de la
jurisprudencia (condenacin de las clusulas de competencia terri-
torial) incitan a hacer adoptar la prohibicin del arbitraje"84. Asse
expresan Brun \ Galland acerca de la clusula compromisoria. En
cuanto a las sentencias francesas al respect ver: J.C.P., 1958, II.
10-773; Soc., 25 de mayo de 1956, Bol. IV, No. 492, p. 363 y Soc.,
5 febrero 1960, 6 sentencias, Bol. IV, No. 146, p. 113.

En lo que se refiere a nuestro pas, result innegable que la
clusula compromisoria no podra ser vlida en material laboral, en
virtud de que las reglas que rigen la competencia en todas las
jurisdicciones son de orden pblico. Esta es la razn fundamental de
tal prohibicin, pero ella se opone tambin a la forma que establece
la irrenunciabilidad de los derechos. Nuestra Suprema Corte no ha
tenido oportunidad de juzgar acerca de la validez de la clusula
compromisoria en material laboral.

U CAPITULO I'

REGIMEN DE LA PRUEBA

A) Generalidades

40.- Qu es probar. La existencia misma de un derecho del que
una persona alegue ser titular, o el reconocimiento de una deter-
minada situacin jurdica, son cuestiones que estn supeditadas a que

89






sean probadas. Probar, en definitive, no es ms que dar demostracin
de la verdad de un hecho-o de un, derecho; es convencer al espMritu
del juez, por ejemplo, de que se es titular de un derecho o que es :
necesario y procedente que a una persona se le reconozca una
determinada situacin jurdica. En sntesisla prueba tiene por nico
objetivo el establecimiento de la verdad. De todo esto se deduce que
el probar es un ,arte y, a la vez, una ciencia cuyos mtodos deben ser
rigurosamente lgicos, razn por la cual. se ha tenido que proceder a""
"una ordenacin lgica de los medios de prueba..."8 5.

41.- Caractersticas de la prueba en material laboral. La
produccin de la prueba en derecho comn ha sido, y es todavia, ms
o menos formalista; y de igual manera su apreciacin debe ser
efectuada respetando la jerarquizacin a que estn sometidos los
medios de prueba, en virtud de su ordenacin lgica, de tal manera
que muy bien pueden los distintos medios de prueba irse excluyendo
unos a otros; asT, por ejemplo, la prueba escrita, que es considerada la
prueba por excelencia- por su carcter preconstituido al litigio,
excluye a los dems medios de manera casi absolute, cuestin que ha
llevado a decir "que no se puede probar por testigos contra el
contenido de las actas".

Por el contrario, en material laboral no sucede exactamente igual,
pues la "apreciacin de la prueba se aleja del rigorismo del sistema
positive o legal, otorgndose al juez facultades ms amplias en la
ponderacin o valoracin del material probatorio. Se abandonan,
asimismo, en cuanto sea possible, las formalidades de la tramita-
cin"86. En un important trabajo sobre la prueba material laboral
Herndez Rueda nos dice que: "Los medios de prueba en los
process laborales, son los medios de prueba del derecho comn...,
con la natural modalidad que se desprende de la naturaleza y
objetivos del Derecho del Trabajo, y, consecuentemente, de las
caractersticas propias del process laboral"; y agrega: "...en material
-de trabajo, los modos de prueba tradicionales resultan enriquecidos y
ampliados en razn de la autonomf de este derecho, sus fines
esenciales, que son "el bienestar human y la justicia social", su
carcter proteccionista del trabajador y los dems factors que
histricamente le dieron nacimiento"8 7

De. todo lo anterior se desprende que las caracter'sticas de la-'
prueba en material laboral consistent en las mayors atribuciones del
juez respect del sistema probatorio; la jerarquizacin de los medios'
de prueba no es tan rigurosa como en derecho comn, razn por la
cual el juez puede desestimar lo que conste porescritoy preferir, en

90









algunos casos, la prueba ofrecida por testigos; adems, el papel activo
de que goza el juez en esta material le permit ordenar cuantas
medidas crea necesarias, para la mejor sustanciacin del asunto, lo
cual incide positivamente en la administracin de la prueba, as como
tambin la apreciacin de la prueba de parte del juez lo es "en
conciencia", cuestin esta que se nos parece a la (ntima conviccin
que es la caracterstica fundamental de la apreciacin de la prueba en
material represiva. Finalmente, es caracterstica de la prueba en
material laboral.la aplicacir del principio "In dubio pro operario", 0
sea, que en caso de duda la misma favorece al trabajador en aquellos
casos en que exista oscuridad o insuficiencia, Por el contrario, al igual
que en derecho comn, tienen aplicacin los principios actori
incumbit probation" y "reus excipiendo fit actor".

B) Los AMedios de Prueba

42.- Introduccin. En nuestro pas, y en material laboral, las
parties no estn obligadas a sealar de antemano los medios de prueba
con los que pretenden avalar sus respectivas pretensiones, ni tampocod
Lla produccin de la misma ante la jurisdiccin competent en esta-
materia tiene que efectuarse en una sola audiencia. En otros passes la
situacin es bien diferente; as, Humeres Magnan nos dice al respect
que en Chile la novedad en material de prueba la constitute el hecho
de que se "obliga al actor sealar de antemano los medios de prueba
de que har uso y (si desea) indique la individualizacin de los
testigos" ss. Pero al demandado se le exige que haga lo mismo en la
contestaci6n "de la. demand. En Argentina, antes de que se efecte la
audiencia judicial, "las parties deben haber presentado ya toda la
material del process, inclusive los medios de prueba,..."89

43.-- La prueba documental. En razn de su carcter precons-
titudo, este medio de prueba es el que goza de ms credibilidad, y se
le consider la prueba por excelencia. Al respect F. Gorphe dice que.
"Esa regla ci\il.de la prueba preconstituida se aplica en todas las
jurisdicciones... Tal norma tiene como corolario la de que no cabe
probar mediante testigos o por presunciones contra el contenido de
un document o ms all de su letra: la prueba escrita debe
prevalecer"'0. Sin embargo, en material laboral la prctica ha
relegado este medio de prueba a un segundo plano, contrario a lo que
sucede en material civil; cuestin que se explica lgicamente, en razn
de que ante la jurisdicin de trabajo de manera casi general lo que en
esencia ha, que probar son simples hechos y, slo incidentalmente,
se plantea la necesidad de probar algo por escrito. -










-En material laboral la prueba escrita "comprende las actas
autnticas...; los actos o documents privados...; las actas y registros
ela.borados por las autoridades administrativas del trabajo; los libros, 1
libretas, registros y otros documentos..."91, que son exigidos por la
ley a patrons y trabajadores.

Como el Art. 57 de la Ley 637 consagra que"todos los medios
de prueba sern admisibles en los litigios que se originen con motivo
de un contrato de trabajo, y los jueces gozarn de un poder soberano
de apreciacin en el conocimiento de los mismos"; nuestra Suprema
Corte ha decidido que se hace "'un uso correct de este texto"
cuando se acepta como medios de prueba "de la falta cometida por el
trabajador, el libro de sueldos y jornales..." (Sent. 31 de octubre de
1950, B.J. No. 483, pgs. 1059-60).

En esta material, al igual que en cualquier otra, cuando se alegue
la falsedad de un acto autntico que se haya presentado como medio
de prueba, el mismo solamente podr ser impugnado por el
procedimiento de inscripcin en falsedad; la prueba testimonial en
contra de dicho escrito no es suficiente. Por otra parte, nuestra Corte
de casacin ha decidido que los jueces del fondo pueden dar por
probados los hechos cuya existencia se haya declarado o reconocido
en las actas levantadas por las autoridades de trabajo en ocasin de la
tentativa, de conciliacin, apoyndose en el contenido de tales actas
(Sent. 21 de nov. de 1962, B.j. No. 628, pgs. 1778-82).

44.- La prueba testimonial. Como medio de prueba el testi-
monio ha venido a constituir la prueba por excelencia en material
laboral, al igual que en material penal. La prueba testimonial "se
administra mediante un procedimiento que, en nuestro lenguaje
juidico, se conoce como informative o informacin testimonial. La
contraprueba por testigos se llama contra-informativo o contra-
informacin testimonial"92. Es decir, la prueba testimonial consiste
en la produccin de la prueba por medio de testigos, que son aquellas
personas que van a informal al tribunal acerca de lo que han visto u
odo. Si bien los "testigos son los ojos y los odos de la justicia", no
es rmenos cierto como muy bien dice F. Gorphe que, en ocasiones son "
falaces, razn por la cual es necesario que sean "utilizados con gran :
sentimiento crtico. Prueba relativament;e sencilla y fcil de recibir,
pero casi 'siempre muy delicada de apreciar", por lo que constitute
"fuente de numerosos errors judiciales, que podr'an ser evi-
tados"93. .

Segn nuestra Suprema Corte, los jueces "que ordenan un

92i i
1/









information testimonial, no estn obligados a disponer una contra-
informacin si no se les pide..." (Sent. 29 de oct. de 1958, B.J. No.
579, pgs. 2323-30). De igual manera se ha decidido que los jueces
"cuando frente a dos o ms testimonios se decidan por atribuir
Mayor credibilidad a los que les han parecido ms sinceros y
verosimiles, no incurren con ello en vicio alguno..." (sent. 25 de feb.
1 de 1970, B.J. No. 711, pg. 364). La double regla contenidaen el Art.
1341 del Cdigo Civil y que condiciona la admisibilidad de la prueba
testimonial en material civil no se aplica en esta material, es decir, en
material de asuntos laborales. Adems, los jueces de trabajo tienen la
facultad de dar preferencia a un testimonio sobre un acta bajo firma
Sprivada, lo que constitute una derogacin a las reglas que rigen la
prueba en derecho comn (Sent. 11 de dic. 1951, B.J. No. 497, pg.
1672; sent. 20 de mayo 1964, B.J. No. 640, pgs. 817-23).

Por ltimo, debemos de sealar que la prueba por testigos se rige
en material laboral por las disposiciones que reglamentan las misma en
derecho comn, especficamente esas reglas son las del procedi-
miento sumario.

45.- Las presunciones. Este medio de prueba consiste ms bien
en un complement del testimonio; las mismas pueden ser de dos
classes, las que relevan de la obligacin de probar, que son las
presunciones simples o juris tantum; y las presunciones absolutas,
que son aquellas que no admiten la prueba en contrario, ojuris et de
jure o irrefragables.

Una presuncin podra definirse com las consecuencias que
deduce el legislator de un hecho conocido, a un hecho por conocer.
SSegn nuestra Suprema Cort, "la presuncin legal dispensa de toda
prueba a aqul en cuyo provecho existe; que, por tanto, las
presunciones legales realizan un desplazamiento del fardo de la
prueba \ el que se beneficia de ella slo tiene que demostrar qu se
encuentra en las condiciones exigidas por la ley y a las cuales
subordina sta el funcionamiento de la presuncin" (Sent. del 30 de,
marzo de 1954, B.J. No. 524, pgs. 584-90).

Nuestro Cdigo de Trabajo establece algunas presunciones:

En el Art. 16 se establece una presuncin simple de existencia del
contracto de trabajo entire el que presta un servicio personal y aqul
a quien le es prestado". Mientras que el Art. 55 establece una
presuncin iuris tantum de falta del trabajador por ausencias
injustificadas. Para el caso de que el despido no sea comunicado a las

93









autoridades de trabajo en el plazo correspondiente, el Art. 82 J
establece una presuncin irrefragable de que el mismo fue injusti- ;
ficadb. Inversamente, en caso de dimisin el Art. 89 presume que la
misma fue injustificada, irrefragablemente, si no es comunicada a las .I
autoridades correspondientes en el plazo prescrito por la ley. :4

Existe otro tipo de presunciones que no han sido establecidas
por la ley como las presunciones juris tantum y las juris et de ure, las
cuales son denominadas presunciones del hombre u hominis; es decir,
son aquellas de hecho; aquellas que no han sido previstas en la leyv,
sino que son aquellos elements que por deduccin lgica de un ;
hecho conocido conducen a la prueba de un hecho desconocido.

46.- La Inspeccin de lugares. A juicio de Gorphe este medio
constitute "la prueba ms sencilla y segura: suprime generalmente
toda discusin y dispensa de largo comentario; si bien no ha ,
configurado, en Derecho, un medio de prueba aparte"9. En
realidad, como muy bien dice este autor, la inspeccin de lugares o
prueba direct rno constituye en propiedad un medio de prueba, sino
que ms bien su objetivo es el de que el juez, al descender al terreno
de los hechos, all donde estos ocurrieron, trate de recreai en su
mente cro fue que en realidad ocurrieron los mismos; \ as,
mediante el mudo lenguaje de los objetos y de los lugares, los que a. :
veces guardian recuerdos de los sucesos acaecidos, pueda resultar.
mejor edificado con la finalidad de que pueda apreciar con ms
fidelidad otros medios de prueba que por ante l se han producido;
especialmente los testimonios, ya que mediante la inspeccin del
lugar donde ocurrieron los hechos sobre los cuales los testigos harl
declarado, dicho juez puede apreciar mejor la sinceridad de sus
declaraciones y as graduar mejor su verosimilitud.


Ahora bien, la importancia de este instrument auxiliar de
prueba, como preferimos llamarlo, es mayor en el Derecho Penal, en
razn de que la reconstruccin de un crime sobre el scenario done
ocurri,, es algo que generalmente causa vvida impresin en el agent
criminal, cuestin que permit afirmar la conviccin del juez acerca
de la culpabilidad y responsabilidad del reo en un sentido u otro;
pero en material laboral su importancia y/o utilidad es bastante
escasa. No obstante esto, nada se opone a que en un process laboral
se pueda hacer uso de este instrument, ya que en esta material todos
los medios de-prueba son aceptados; as, muy bien puede el "juez de
trabajo, disponer, cuando lo consider til... la inspeccin directa de
alguna fbrica, taller u otro lugar de trabajo, o cualquier otro sitio
que a su juicio tenga relacin con el trabajo prestado, o la litis de la'









cual est apoderado", lo cual es una facultad que se deduce "del
papel del juez \ de su poder soberano de apreciacin"95

Por ltimo, esta media puede ser pedida por las parties o ser
Sordenada de oficio por el juez de trabajo cuando la consider
Spertinente; e igualmente puede desestimarla cuando se consider
Ssuficientemente edificado en torno al asunto que debe fallar;
tampoco puede "ordenar de oficio esta media, cuando un peritaje
sea possible o est dispuesto por ley"9 6

47.- El Peritaje. Este s constitute un medio de prueba
important \' necesario en todas las materials, en razn de la rica gama
de resultados positives que ofrece para la mejor sustanciacin de un
process. Y esto tiene su explicacin lgica, en razn de que vivimos
en un mundo de alto desarrollo tecnolgico, y prcticamente no hay
actividad humana alguna que escape a la tcnica: hasta el crime
obser\a una clara tendencia a tecnificarse, a usar las computadoras y
otros instruments sofisticados para as obtener.mejores resultados.
De igual manera, el imperio de la tcnica ha requerido, a su vez, la
especializacin en todos los aspects del human vivir; as, tcnica y
Sespecializacin son los dos aspects de la realidad de hoy, y quizs no'
-seamos soadores si pensamos que el desarrollo de la ciberntica har
en el future del peritaje la prueba por excelencia, o algo parecido,
Ssiempre que en l se conjuguen tcnica y especializacin.

: Despus de estas disquisiciones de introduccin, podemos decir
que el peritaje o informed pericial no es masque.e l emrpleo de
especialistas o experts en una determinada material, para-ule
informen al tribunal en base a sus conocimientos-tcnicos, sobre una
cuestin que se haya envuelta en el litigio, la cual cae dentro del
campo de su especialidad.

S En esta material el juez, cuando consider que determinados
asuntos que debe resolver y sobre los cuales no est lo suficiente-
' -mente edificado por carecer de los conocimientos tcnicos necesarios
Spara ello, puede ordenar el correspond rtambin proceder a 'nombrar y juramentar a los peritos que lo
I!.llevaian a cabo. Las parties tambin pueden solicitar al juez que
,.ordene una informacin pericial.

SSern Hernndez Rueda, el peritaje "en material laboral, no est
. sujeto a las formalidades y condiciones del peritaje ordinario. Las
Spares pueden elegir los peritos, y el juez confirmar la eleccin, como
.el propio tribunal puede nombrarlos de oficio"; sin embargo, este

-95









autor expresa que por "ante el Juzgado de Paz (...), la facultad de
elegir los peritos corresponde exclusivamente al juez...".

Por ltimo debemos decir que al igual que el derecho comn, el
informed de los peritos, las comprobaciones que hayan efectuado, no
ligan de ninguna manera al juez; por el contrario ste puede
desestimar el informed pricial y no fundar su decision en el mismo. A
este respect se ha dicho que el informede de los peritos constituse,-
-simplemente una opinion que no obliga al tribunal, el cual conserve
siempre libertad para estatuir en el sentido que le dicte su
conviccin "98; razn por la cual el juez de trabajo ho \iola los Arts.
1319 y 1320 del Cdigo Civil, si para establecer una determinada
"situacin jurdica distinta a la admitida por el perito..."'9, le da
preferencia a lo dicho por un testigo.


48.- La confesin y el juramento. En opinion de F. Guiphe la
"confesin consiste, por parte de aquel contra el cual se alega un 1
hecho, en reconocer la exactitud del mismo"1 00. Como medio de
prueba es aceptada en material laboral, y a este respect Lupo
:Hernndez Rueda dice que la misma es divisible en esta material, es
decir, que "el Juez de trabajo est capacitado para di\idir una
confesin aceptando aquella de sus parties que estn corroboradas por..
los otros elements de pru'eba aportados (en) el process v
rechazando las que no estn..."101. Sobre esta cuestin, quei
constitute una derogacin del derecho comn en esta materia.(Art.
1356 del Cd. Civ.), dicho autor cita varias sentencias que ha rendido j
nuestro ms alto tribunal: Sent. 26 mayo de 1949, B.J. No. 466, pig.
410, sent. 23 de dic. de 1946, B.J. No. 461, pg. 2019; sent. 28 de
nov. de 1949, B.J. No. 472, pg. 1007 y sent. 18 de agosto de 1961,
B.J. No. 613, pgs. 1568-74).

Por otra parte, el juramento "es la afirmacin que hace un
litigante de un hecho que le es favorable; puede ser decisoiio, cuando
es deferido por una parte a otra, en cuyo caso se impone al juez, y,
consecuentemente, resuelve el asunto por s solo; y supletorio, o sea,
e' que se difiere de oficio por el juez a cualquiera de las partes... En
este caso no decide la litis, aunque puede contribuir a su esclareci-
miento"102. A juicio de nuestra inefable Suprema Corte de justicia
este es el nico medio con que se puede destruir la presuncin de
pago que constitute el fundamento de la prescripcin en material.
laboral. Es decir, a juicio de nuestio: ms alto tribunal cuando un
patrono invoca la prescripcin de la accin de que es titular el
trabajador, la nica va que ste tiene para combatir la presuncin de

96
'' -,' .









. pago que dicha prescripcin original es defiriendo el juramento a
Sdicho patron, Como se ve, enestepas, sucede nada ms v nada
i. menos que la Suprema Corte de justicia convierte a los patrons en
testigos de su propia causa, en razn de que "siempre" el juramento
|. de un patrono en torno a si pag o no pag determinadas,
Sprestaciones a un trabajador ser interesado. En verdad, que "la
Sconfianza espontnea en la palabra humana es una ilusin
Singenua"': 3, y esa ingenuidad se eleva hasta el infinito cuando se
cree ilusoriamente que los patrons mediante el juramento recono-
Scern la Listeza de las pretensiones de sus contrarios, los trabajadores.

49.- La comparecencia personal de las parties. Dicha compa-
recencia no constituye un medio de prueba, slo pretendemos
Sreferirnos a ella brevemente aqu, considerando que quizs este
captulo sea el ms indicado para ello. Como ya hemos dicho, es
possible que en nuestro pas un asunto laboral sea ponocido y resuelto
sin que ha\a necesidad de que las parties envueltas en el litigio
,comparezcan personalmente, cuestin esta que tiene su asidero
jurdico en el Art. 52 de la, Ley 637, el cual permit la representacin
de las mismas cuando expresa que: "...las parties podrn comparecer
personalmente o por mediacin de apoderados especiales". Y esta es
tina cuestin que se admite, es decir, la representacin delas parties
hasta para su comparecencia por ante el Departamento de Trabajo,
para la celebracin del preliminary de conciliacin.

Ahora bien, generalmente la comparecencia de una cualesquiera
de las parties, o de ambas, es requerida para que presten declaraciones
con la finalidad de que se aclaren determinados hechos, todo ello con
la finalidad de una mejor edificacin del juez y, por ende, para una
mejor sustanciacin del asunto que haga possible una decision ms
iusta; pero en' muchos casos 'esa comparecencia es solicitada
intilmente, pues a pesar de lo que disponen los artculos 543 \ 549
del Cdigo de Trabajo, facultando el primero de esos artculos al juez
para ordenar la comparecencia personal de las parties en cualquier
estado de la causa, de oficio o a solicitud de part, y el segundo que
Sdispone que la falta de comparecencia o la negative a contestar de
Suna de las parties, sin causa justificada, puede ser admitida como
presuncin contra ella; los mismos jueces de trabajo se muestran
Srenuentes a hacer aplicacin de esos artculos, especficamente del
Art. -549. Adems, es una regla general de que la negative a
-.'obtemperar al mandato de comparecer es un desacato; que en toda
in material es sancionado admitindose por averiguados los hechos sobre
Slos cuales deba declarar la persona que se ha negado a comparecer;
. pero nuestros jueces de trabaio no hacen uso, repetimos, de esas

97








disposiciones y pasan por alto Ja incomparecencia de las parties sin :1
mayors consecuencias, espec ficamente de la parte patronal que es "-
la que con mayor frecuencia, se niega a comparecer por ante los
tribunales.

En otros pauses, cuando las parties son requeridas para que se
presented a declarar sobre determinados hechos, la parte que se
niegue a ello .es tenida como que admite que son ciertos los hechos
,alegados en su contra; y as vemos que, la "Corte del Tiabalo de
Santiago (de Chile)... ha estimado qu; procede d`r por confeso al
litigante que se niega a prestar confesin"104. En la legislacin
me\icana se va ms lejos todava, a ms de que la part que no
comparezca es tenida como admitiendo los hechos alegados en su
contra, el Art. 753 de la Ley Federal del Trabajo, ordinal \ dispone
que: "La negacin pura y simple del derecho importa la confesin de
los hechos. La confesin de stos rro entraa la aceptacin del,
derecho"1 o05

CAPITULO VI,

LA SENTENCIA LABORAL

50.- OCnce'pto. Como acto jurisdiccional con que culmina el
process, la sentencia es definida como el "acto emanado del tribunal,
en ejercicio de su poder pblico,' que decide o,falla el fondo del
conflict de intereses sometidos' a su conocimiento"'' -. Esta
definici,'n es incomplete, pues debe incluir a las sentencias que
resuelven definititamente sobre un incident, y no solamente como
figure en dicha definicin, hacer referencia a las sentencias definitikas
sobre el fondo. ,

Las sentencias han sido objeto de varias clasificaciones, pero
solamente nos interest aquella que las clasifica en definitivas,
piepaiatorias e interlocutorias. Son definitivas aquellas que ponen fin :
al process o a una etapa del mismo, o las que resuelven definitiva-
mente sobre un incident; son preparatorias las que ordenan una
media de instruccin, pero sin tocar el fondo del asunto, mientras
que las interlocutorias son aquellas mediante las cuales se resuelve..
sobre los incidents de procedimiento, pero que toca o prejuzgan el
fondo. Nuestra Suprema Corte ha dicho que "ha\ sentencia
interlocutoria cuando el tribunal, al ordenar una media de instruc-
cin. ha desechado implcitamente una defense, o un medio de
inadmisin..." (Sent. 29 de marzo de 1976, B.J. No. 284, pg. 584).
La distincin entire sentencias preparatorias e interlocutorias interest

98




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.9 - mvs