• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Embargo conservatorio general
 El tribunal tutelar de menores...
 Los principios complementarios
 Actuacion de los sindicatos de...
 Origenes del latifundio y el minifundio...
 Lista de los impuestos y sellos...
 Back Cover














Group Title: Revista de ciencias jurídicas (Universidad Católica Madre y Maestra. Departamento de Ciencias Jurídicas)
Title: Revista de ciencias jurídicas
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/CA01600002/00007
 Material Information
Title: Revista de ciencias jurídicas
Uniform Title: Revista de ciencias jurídicas (Universidad Católica Madre y Maestra. Departamento de Ciencias Jurídicas)
Physical Description: v. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad Cato´lica Madre y Maestra -- Departamento de Ciencias Juri´dicas
Universidad Católica Madre y Maestra -- Departamento de Ciencias Jurídicas
Publisher: Universidad Cato´lica Madre y Maestra, Departamento de Ciencias Juri´dicas
Universidad Católica Madre y Maestra, Departamento de Ciencias Jurídicas
Place of Publication: Santiago, R.D
Santiago, R.D
Publication Date: Abril-Junio 1979
Frequency: three issues yearly[<2002->]
quarterly[ former 1977-]
monthly[ former <, sept. 1984->]
bimonthly[ former <, 1992>-1994]
quarterly[ former 1995-]
monthly
regular
 Subjects
Subjects / Keywords: Law -- Periodicals -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: law report or digest   ( marcgt )
legal article   ( marcgt )
legislation   ( marcgt )
periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: No. 1 (oct./dic. 1977)- ; 2a época, año 1, no. 1 (sept. 1984)- ; 3. época, año 1, no. 1 (nov. 1991)- ; 4. época, no. 1 (sept./dic. 2002)-
General Note: Title from cover.
General Note: Latest issue consulted: 4. época, no. 1 (sept./dic. 2002).
General Note: Has supplements with distinctive titles.
 Record Information
Bibliographic ID: CA01600002
Volume ID: VID00007
Source Institution: Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra - Recinto Santo Tomás de Aquino
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 10082860
lccn - 85644548
issn - 0379-8526

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Table of Contents
        Page 1
        Page 2
    Embargo conservatorio general
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    El tribunal tutelar de menores en Santiago
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Los principios complementarios
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Actuacion de los sindicatos de trabajadores
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Origenes del latifundio y el minifundio en Republica Dominicana
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Lista de los impuestos y sellos de valores a pagar para depositar los distintos actos en la oficina de registros de titulos
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Back Cover
        Page 65
        Page 66
Full Text




































































ABRIL-MAYO-JUNIO, 1979-No.7 ARO 1979









Revista de

CIENCIAS

SJURIDICAS




1. A / ,











Contenido

EMBARGO
CONSERVATORIO GENERAL
Por Artagnan Prez M ........... ............. ..... ......... 3
EL TRIBUNAL TUTELAR
DE MENORES EN SANTIAGO
Por Leticia P. de Barrientos .............................. ........... 11
LOS PRINCIPIOS COMPLEMENTARIOS
Por Carlo; Dobal .......................... ..... .......... 25
ACTUACION
DE LOS SINDICATOS
DE TRABAJADORES
Por Lupo Hernndez Rueda ................ ................... 33
ORIGENES DEL LATIFUNDIO
Y EL MINIFUNDIO EN REPUBLICAN DOMINICANA
Por Guillermo Moreno Aura Fernndez ............................ 45
LISTA DE LOS IMPUESTOS Y SELLOS
DE VALORES A PAGAR PARA DEPOSITAR LOS
DISTINTOS ACTOS EN LA OFICINA DE REGISTROS
DE TITULOS ......... ......... ........... ........ . 59





W RECji"l "
W,'L, : r 2 t


,Y.





EMBARGO CONSERVATORIO GENERAL

Por Artagnan Prez M.


1.- GENERALIDADES. Los embargo conservatorios son medi-
das ejecutivas, de carcter provisionaly conservatories, mediante las
cuales el acreedor puede embargar bienes muebles del deudor, sin
n~sesidad de poseer ttulo ejecutorio. Entre ellos podemos citar: el
Embargo Conservatorio Comercial, (Art. 417 del C. de Pr. Civ. y 172
del C. de Comercio); el, Embargo de Efectos que Guarnecen los
lugares Alquilados o Arrendados (Art. 819 del C. de Pr. Civ); el
Embargo contra el Deudor Transente (Art. 822 del C. de Pr. Civil);
el Embargo en Reivindicacin (Art. 826 a 831 del C. de Pr. Civil) y el
Embargo Conservatorio General (Art. 48 del C. de Pr. Civ. mod. por
la Ley 845 de.1978) del cual nos ocuparemos en seguidas.

El objeto del Embargo Conservatorio General es ponerentre las
manos de la justicia los bienes embargados para evitar que el deudor
pueda hacerlos desaparecer o disminuirle su valor.

2.- E VOL UCION LEGISLA TIVA. Al adoptarse en nuestro pas
la legislacin francesa, no inclumos el embargo Conservatorio
General, en razn a que no lo haba en Francia, ni lo hubo hasta la
Ley del 12 de Noviembre de 1955. En nuestro pas hemos
incorporado el Embargo Conservatorio General a partir de la Ley
5119 de 1959 que sustituy el ttulo 1o del libro 20 del Cdigo de
Procedimiento Civil (Art. 48 al 58). Recientemente, la Ley 845 ha
reformado ligeramente, el artculo 48 del Cdigo de Procedimiento
Civil.

El Embargo Conservatorio General del artculo 48, no deroga
las disposiciones del artculo 417 del Cdigo de Procedimiento Civil,
relative al embargo conservatorio commercial, ni las del artculo 172
del Cdigo de Comerci.

3.- CONDICIONES DEC EMBARGO CONSERVATORIO GE-
NERAL. Pueden practicar un embargo conservatorio general, todos









los acreedores, o como dice textualmerte el Cdigo: "cualquier
acreedor que tenga un crdito que parezca justificado en principio".
Pero la condicin de acreedor no es la nica: es preciso adems, la
urgencia, en relacin a la cual nos explicamos en seguidas.

4. LA URGENCIA. Los actos conservatorios se justifican por la
necesidad de la urgencia. Ahora bien, qu determine la urgencia? El
mismo artculo 48 lo expresa de modo evidence: "que el cobro del
crdito parece estar en peligro". Luego y en consecuencia, hay
urgencia cuando el cobro del crdito est en peligro y recproca-
mentecuando el cobro del crdito est en peligro, hay urgencia. Los
jueces son soberanos para apreciar la nocin de la urgencia.

5.- CONDICIONES RELATIVES AL CREDIT. Segn el
artculo 48 basta que el crdito "parezca justificado en principio", lo
cual muestra el tratamiento liberal del legislator en favor del
acreedor.

El crdito no tiene que estar justificado por un ttulo
ejecutorio. Ms an: no es necesario ningn ttulo, lo cual es la regla
general vlida para todos los embargos conservatorios.

Queremos destacar adems, que el crdito no tiene que ser
lquido el moment en que se practice el embargo, lo cual tambin es
com.n a los embargos conservatorios en general. Solamente cuando
el embargo es validado se hace necesario fijar la cifra de un modo
exact.

No es necesario tampoco, que el crdito-sea exigible. Basta que
el crdito parezca fundado en principio. Por lo tanto, no es necesario
que sea cierto y los jueces lo deben autorizar todas las veces que
entiendan que est justificado a prior y no de modo irrisorio.

6. BIENES SOBRE LOS CUALES RECAE. Segn el art culo 48
se pueden embargar conservatoriamente "los bienes muebles pertene-
cientes al deudor". No importa que estos bienes estn en las manos
del deudor o de terceros, slo que !en sta ltima hiptesis hay que
proceder de acuerdo a las formas previstas en material de embargo
retentivo o de embargo en reivindicacin, todo ello conforme a lo
que expresa el artculo 52 del C. de Pr. Civ.

Por muebles hay que entender los mueble corporales con
exclusion de los inmuebles por destino. Tradicionalmente se ha
pensado que tratndose, de crditos la nica va es el embargo









retentivo, pero conforme a la jurisprudencia francesa, el artculo 48
no establece diferencia entire muebles corporales e incorporales, de
donde un crdito puede ser objeto de un embargo conservatorio (Civ.
Sec. Com. 17 Avr 1961, D. 1961. 644 Note Raynaud; Pars 5 Mai
1959. D. 1959.304; Pars 27 Fev 1962.D.1962 Somm. 64).

7. PROCEDIMIENTO DEL EMBARGO. Se -sigue el mismo
patron de los embargos conservatorios. Lo primero es solicitarle al
juez competent, la debida autorizacin para trabarel embargo,
mediante una instancia a la cual se debe anexar, de ser ello possible, la
justificacin del crdito y las pruebas de laurgencia. En efecto, el
Art. 48 mod. por la Ley 845 de 1978 expresa que: "el crdito se'
considerar en peligro y por tanto habr urgencia cu'ando se aporten
elements de pruebas de naturaleza tal que permitan suponer o temer
la insolvencia inminente del deudor lo cual se har constar en el auto
que dicte el juez'.

Una vez que se ha obtenido la autorizacin del Juez, se procede
al embargo, mediante process verbal que redacta un alguacil. Vamos
en seguidas a ocuparnos de la autorizacin.

8. AUTORIZACION PARA EMBARGAR CONSERVATO-
RIAMENTE. El nico juez competent para autorizar un embargo
conservatorio, es el juez de Primera Instancia del domicilio del
deudor o del lugar donde estn situados los bienes a embargar. Esto
lo dice de modo claro y vidente el articulo 48 del Cdigo de Pr. Civ.
La interpretacin judaica del artculo 48 conduce a admitir que el
Juez de Pa> no podra nunca autorizar el embargo conservatorio de
los muebles del deudor. Pero, si luego el Juez de Paz, en razn de la
cuanta, conocer del fondo mismo de la demand y por ende de la
validacin, cmo pensar que no\puede autorizar el embargo
conservatorio? A pesar de la redaccin del texto, yo me inclino a
pensar que el Juez de Paz s puede, sin dejar de reconocer que lo
mejor sera modificar el texto y hacerlo redactar igual al modelo
francs, donde claramente se dice que puede autorizar el embargo
tanto el president du tribunal de grande instance ou le juge d'instance
(ste ltimo equivale a nuestro juez de Paz. En Francia, cuando la'
ley no inclua e`presamente al juez de Paz, la doctrine admita que
ste tena competencia para autorizar el embargo (Enc jur Dalloz,
VOSaisie et Mesures conservatoires, No 13).

9.- EL AUTO QUE AUTORIZA EL EMBARGO. La solicitud la
puede hacer cualquier persona, inclusive un incapaz, ya que se trata,
de solicitud de una media conservatoria.








El auto debe enunciar la suma por la cual se autoriza el embargo
y l plazo en que el acredor deber demandar ante el juez
competent la validez del embargo conservatorio o sobre el fondo,
todo a pena de nulidad del embargo, conforme establece de modo
expresoel artculo 48. El auto deber hacer constant los elements de
pruebas que permiten suponer, o temer la insolvencia inminente del
deudor y adems, podra exigirse al acreedor la justificacin previa de
solvencia suficiente o la presentacin de un fiador o de una fianza
que se har en secretara o en manos de un secuestrario, sin necesidad
de llenar las formalidades prescritas por el artculo 440 del Cdigo de
Procedimiento Civil. Con estas previsiones se nota que el legislator
no ha dejado de proteger tambin al deudor.

10.- EJECUCION DEL AUTO. En su parte in fine, el artculo
48 expresa que el auto se ejecutar sobre minute y no obstante
cualquier recurso. El auto se puede notificar separadamente al
deudor, pero en hecho se acostumbra mencionarlo en el acta de
embargo. Si el embargo se hace sobre muebles en poder de un
tercero, pero pertenecientes al embargado, una copia del auto debe
notificarse en cabeza de la notificacin hecha al tercero.

1 1.- V/AS DE RECURSO CONTRA -EL AUTO: Cabe preguntar-
se si las vas de recurso estn abiertas contra el Auto que autoriza el
embargo. Prcticamente esto no tiene much utilidad, pues como
vimos el auto se ejecuta no obstante cualquier recurso. Creemos que
las vas de recurso estn abiertas, no obstante, contra el Auto que
autoriza el embargo conservatorio~.

,12.- PROCESS VERBAL DEL EMBARGO. Una vez que el
acreedor ha obtenido el auto del juez, que lo autoriza a embargar, a
esta operacin procede un alguacil. Si los muebles estn en las manos
del deudor, se procede en forma similar a los embargos ejecutivos. El
arrtculo 51 expresa que el acta de embargo deber contener, a pena
de nulidad, una designacin precisa y detallada de los bienes
embargados as como eleccin de domicilio en el municipio donde se
haga el embargo si el acreedor no residiere en ese lugar. Como el
artculo 51 temite a los artculos 585, y del 587 a 593 y del 596 al
602, nos remitimos a dichos artculos, no sin dejar de decir que el
alguacil deber estar acompaado de dos testigos, ciudadanos
dominicanos, mayores de edad, que no sean parientes ni afines de las
parties o del alguacil, hasta el grado de primo hermano inclusive ni
tampoco sus sirvientes. Despus de redactado el process verbal, se le
notifica al deudor.

6
i..,








13.- LA INSTANCIA AL FONDO d EN VALIDEZ. Un
embargo conservatorio general es slo una media conservatoria por
lo que, practicado regularmente, no permit de por s, la venta de los
objetos embargados. Para llegar a la venta el acreedor embargante
debe demandar al deudor en validez del embargo y es la sentencia en
validez la que opera la transformacin del embargo conservatorio en
embargo ejecutivo. Tambin dentro del plazo indicado por el Juez
que ha dictado el auto autorizando el embargo, el acreedor est en la
obligacin de demandar sobre el fondo.

Sea que el acreedor demand en validez o demand al fondo,
debe, en todo caso, notificar el acta del embargo conservatorio al
deudor, conforme manda el artculo 49. La demand debe hacerse
dentro del plazo fijado por el Auto.

La demand en validez se lleva ante el tribunal en material civil,
sea ante el juez de Paz cuando el crdito entra en los lmites de su
competencia, o ante el Juez de Primera Instancia cuando ste ltimo
es el competent. Territorialmente, el juez competence es el del
domicilio del deudor.

Cuando se ha validado el embargo conservatorio, no es necesario
volver a hacer un nuevo process de erribargo. El artculo 53 lo
expresa claramente: "la sentencia que valide el embargo conserva-
torio de los muebles lo convertir de pleno derecho en embargo
ejecutivo, sin necesidad de que se levante nueva acta de embargo, y la
que deniegue la validacin del embargo conservatorio valdr levanta-
miento del mismo". Si hay sentencia al fondo, sta es el ttulo
ejecutorio que permit proceder al embargo ejecutivo ya embargados
conservatoriamente, los muebles.

14.- INCIDENTS DEL PROCEDIMIENTO. Los embargos
conservatorios pueden original dos tipos de incidents: 10 el
levantamiento del embargo conservatorio o al menos su reduccin o
limitacin, y 20 la existencia de un precedent embargo conservato-
rio en relacin a los mismos bienes. A estos dos tipos de incidents se
refieren, respectiamente, los artculos 50 y 57. Vamos a tratarlos por
separado.

15.- LEVANTAMIENTO O REDUCTION, Tambin debemos
incluir, en este primer tipo de incidents, la consignacin en manos
de un secuestrario de las sumas necesarias para garantizar las causes
del embargo principal, intereses y costas, tal como prev la primera
parte del artculo 50. Es decir, que conforme al texto citado, dentro
7








del mes de la notificacin del acta de embargo, al deudor podr hacer
levantar el embargo conservatorio por instancia dirigida al Juez de los
referimientos, mediante la consignacin de las sumas necesarias para
garantizar las causes del embargo en principal, intereses y en las
costas. El secuestrario deberiser designado por el juez de los
Referimientos al cual se acude. El levantamiento debe solicitarse
dentro del mes de la notificacin del embargo, pero la cancelacin,
reduccin o limitacin se pueden pedir an despus de este plazo de
un mes.

La suma consignada debe ser suficiente para garantizar el
crdito que justific la autorizacin para embargar conservato-
riamente. Y como hemos dicho, debe ser suficiente para garantizar,
adems del crdito, los intereses y costs. Durante todo el procedi-
miento los valores consignados quedan indisponibles. Salvo acuerdo
entire el embargante y el embargado, todo parece indicar que slo se
pueden consignar sumas, y no valores ni mercancas.

16. CAUSAS DE LEVANTAMIENTO. En.todo estado de causa,
el tribunal puede al igual que el juez de los referimientos, ordenar la
cancelacin, reduccin o limitacin del embargo, cuando hubiere
Smotivos serious y legtimos. No importa que ya se haya demandado en
validez' o al fondo. En esta situacin no hay que hacer ninguna
consignacin. Pero se admite que el embargante podra acudir en
referimiento para pedir que el levantamiento, o la reduccin o la
limitacin se hagan mediante consignacin con afectacin especial,
ya que se puede acudir en referimiento en curso de instancia (Lyon 1
Juill 1948, D.542).

17.- CONCURSO DE VARIOUS EMBARGOS CONSERVATO-
RIOS. Este incident est previsto en el artculo 58: "si al hacer un
embargo conservatorio, el alguacil encontrare que los bienes han sido
ya embargados, proceder a la comprobacin de los mismos de
acuerdo con el acta de embargo que deber presentarle el deudor, y
har constar esa comprobacin en su propia acta, de lo contrario,
recurrir al Juez de los referimientos, despus de haber puesto un
guardian en las puertas si fuere necesario. El acta de comprobacin
ser notificada al primer embargante y sta notificacin valdr
oposicin sobre el product de la venta".

18.- EFECTOS DEL EMBARGO CONSERVATORIO. El efecto
principal lel embargo conservatorio es la indisponibilidad de los
bienes muebles embargados para asegurar que los mismos no sean
distrados.








Puede suceder que un tercero de buena fe, adquiera bienes
muebles embargados conservatoriamente y las disposiciones del
articulo 2279 del Cdigo Civil deben aplicarse en esta situacin. Pero
cabe preguntarse: el embargado que maliciosamente dispone de los
Sbienes embargados conservatoriamente, no se hace pasible de las
penas del artculo 406 del Cdigo Penal? El proyecto de ley francesa
del 12 de Nov. de 1955 que sirvi de modelo al texto dominicano,
prevea la aplicacin del 406 del Cdigo Penal, pero al aprobarse la
ley esa parte'del proyecto fue cresestimada. Lo nico que nos ha
quedado, en consecuencia, es lo que expresa el artcul 57: todaya
enajenacin a ttulo gratuito de un mueble embargado es nula y sin
efecto si no ha adquirido fecha cierta con anterioridad al acta de
embargo conservatorio".

Es deseable que el texto sea modificado y- los enajenantes de
muebles embargados conservatoriamente deben sufrir el peso de la
ley penal, pues de lo contrario la finalidad perseguida con los
embargos conservatorios es letra muerta, tratndose, principalmente
de personas de relative solvencia econmica.

Es cierto que el artculo 57 aporta una derogacin al principio
del 2279 del Cdigo Civil para los casos de enagenaciones a ttulo
gratuito, pero el artculo 2279 conserve todo su imperio si la
enagenacin se ha hecho a ttulo oneroso y la reindicacin es
impossible si el adquiriente es de buena fe.












EL TRIBUNAL TUTELAR DE MENORES
EN /SANTIAGO

Por Leticia P. de Barrientos


INTRODUCTION

El present trabajo tiene como objetivo compartir con ustedes
la experiencia recogida durante ao y medio en el Tribunal Tutelar
de Menores de Santiago, como centro de prcticas docente del
Departamento- de Trabajo Social y Sociologa de la Universidad
Catlica Madre y Maestra.

El trabajo es fruto de la vivencia y de la observacin, por lo
tanto no tiene rigor cientfico, pqro pretend dar una vision de lo que
es y como funciona el Tribunal Tutelarde Menores.

Es necesario hacer un reconocimie'nto a los estudiantes de
Trabajo Social: Inocencia Tineo, Pura Adela Burgos, Nilda Silverio,
Rosa Contin \ Mxima Comprs, a quienes se puede considerar como
las primeras personas que han incursionado en campo tan importan-
te, pero a la vez, olvidado, como son los menores-de conduct
irregular, que de un moment a otro se encuentran ante la justicia.

El tema es inquietante, y muestra sobre todo una actitud que
podramos considerar temerosa, especialmente cuando nos damos
cuenta de que no tenemos los instruments adecuados, tales como, la
carencia de instituciones especializadas, y que no hay una suficiente i
motivacin en los Centros de Poder, para viabilizar diferentes
acciones tendientes a efectuar los cambios necesarios. Hablamos de
cambios y no de reforms, porque pretendemos ir ms lejos.
Estimamos que, sin un giro de ciento ochenta grades en la
concepcin fundamental del problema que nbs ocupa -el menor de
Conducta irregular- slo. tendremos por ahora, 'preguntas sin
respuestas ) conocimientos sin aplicacin prctica.

Estamos viviendo da tras da; el Ao Internacional del Nio,
pero vale la pena hacer un parntesis y preguntarnos qu signficado








tiene para nosotros este ao. Con qu mentalidad vemos al nio,
especialmente aquel, que de nio slo tiene el nombre, porque hace
much tiempo que debe de ganarse la vida. Nio sin infancia porque
su rol es de hombre-pequeo, y es an misterio cmo lleg a rebasar
la gastroenteritis,.la desnutricin y las enfermedades respiratorias. La
educacin pre-escolar no la conoce, porque es privilegio de muy
pocos; escolaridad, es una cifra estadstica ms dentro del ausentismo
y la desercin, juguetes no los ha tenido, pues slo conoce su caja de
limpia-botas y el pao de limpiar vidrios. juegos infantiles no existen
Spara l, por falta de tiempo, ya que tiene que vender el peridico, los
dulces que elabora su madre, cuidar a sus hermanitos cuando estn
solos, o simplemente desde muy temprano hasta el anochecer
deambula por las calls con su interminable demee algo"; intermina-
ble porque la limosna nunca ser suficiente.

Con paternalismo y caridad no se llega a la raz del problema,
como tampoco se llega con cenas suntuosas, donde abundan los
manjares en beneficio del nio desnutrido y del que muere en las
salas de pediatra por deshidratacin. Otros contribuyen con la
infancia asistiendo a bailes benficos, mientras la casucha del
desamparado se la lleva la corriente, y en donde por casualidad salv
la vida.
Poco se aporta montando espectculos, los cuales de hecho, se
sabe que el "nio pueblo" no los va a disfrutar, ellos se conforman y
hasta se alegran de ver entrar y salir a tanta gente de esos lugares,
porque eso significa dinero adicional inesperado cuidando carros.

Es necesario cambiar la mentalidad y la actitud en cuanto a las ac-
ciones encaminadas en beneficio del nio marginado y desamparado.

Conviene por lo tanto reflexionar que la conduct anti-social del
menor no es en s el problema fundamental, ms que un mal de
menores, es un sntoma de un defecto de nuestra sociedad, en donde
el menor rebelde o infractor, est en franca oposicin a sus padres, y
a travs de ellos, a toda la sociedad.a la que siente culpable de sus
necesidade- y de sus iexpectativas frustradas. Pese a todas las
declaraciones a su favor, y a los Derechos del Nio, No Sabe quin se
los da, ni cmo puede reclamarlos.

SITUATION ENCONTRADA EN EL TRIBUNAL TUTELAR DE
MENORES EN SANTIAGO

El Departamento de Trabajo Social y Sociologa a travs de su








Prctica Docente, inici sus actividades en enero de 1978, en el
Tribunal Tutelar de Menores, a peticin del Dr. Osvaldo Tolentino,
Director del Centro Sanitario de Santiago, porque consideraba que
era necesaria la intervencin de un professional en Trabajo Social, en
los casos que se conocan de infraccin de menores.

La ley 603 que establece la creacin de los Tribunalesvde
Menores del ao 1941 y que ha sufrido poca modificacin,. se
promulg' para dar un tratamiento especial al menor comprendido
entire 8 } 18 aos que ha cometido delitos penados por la ley. Los
tribunales reciben colaboracin de la Secretara de Estado de Salud
Pblica y Asistencia Social. Funge como juez de menores, un juez de
la Corte de Apelacion- y la ley prevee la asesora de un mdico
sanitario, un inspector .de educacin y un delegado social. Estas
ltimas personas tienen voz pero no voto. En Santiago el Tribunal
funciona en el Centro Sanitario y las causes se conocen los viernes
por la maana.

La ley aunque es muy restringida y data de los aos 40, no se
aplica con el espritu de aquel entonces. En un aoYseis meses que
tenemos trabajando en el Tribunal, nunca hemos visto la intervencin
del mdico, porque el Director del Centro Sanitario delega las
funciones en el secretario, quien acta como auxiliar del juez:
recibiendo los expedientes que enva la Polica, informando al juez
sobre los casos que se han presentado durante la semana, realizando
trmites de transport para los menores referidos a Centro de
Reeducacin, y citando a las personas involucradas para la audiencia.

El inspector de educacin y el delegado socialno funcionan, es
decir, que la ley de menores con el agravante de ser anacrnica, no se
aplica como lo estipula la legislacin.

En el Tribunal de Menores se han detectado algunas anomalas
tales como:

a) Unilateralmente se conocan algunas causes, y con intervencin
del amiguismo se dictaminaba el envo de menores a/los Centros
de Reeducacin, o eran entregados a sus padres, no habiendo el
juez conocido nunca la existencia de stos casos, esta situacin
fue superada con el cambio de secretario.

b) Las causes se conocan en la oficina del secretario del Centro
Sanitario, un lugar abierto totalmente al pblico, con afluencia
de personas que realizan diferentes trmites, en donde el que









quera hablaba con los menores que seran juzgados, con los
padres o con el polica que los acompaaba, inquiriendo la ra-
zn de la presencia del menor all, constitu\endo dicha situa-
cin un acontecimiento, especialmente los casos de homicidios
u otro delito grave, sto contribua a afectar el estado emotivo
del mencf, que de por s, es de aprehensin, temor \ tension,
hacindole sentirse verdadermaente un criminal o un delincuen-
te sealado y rechazado por la sociedad.

Con la llegada de los estudiantes en prctica, esta situacin se
trat de minimizar, especialmente en icuanto a la privacidad durante
el conocimiento de la causa, logrndose obtener otra oficina, pero la
espera siempre se hace en un pasillo con acceso de much pblico.

SLos expedientes de los casos se.guardn enel archivo general del
Centro Sanitario, no existiendo un archivo especfico con la
suficiente privacidad para ste tipo de documents.

c) Se. contina confrontando el problema de la falta de transport
para el traslado de los menores que han sido referidos a los
Centros de Reeducacin, siempre se argument que no ha\
gasoline 'y por lo tanto los menores tienen que permanecei
indefinidamente en la crcel o con sus padres, a pesar de
habrseles ya dictado sentencia.

LAS ANOMALIAS DETECTADAS EN LA POLICIA DESDE QUE
LAS ESTUDIANTES INICIARON SU PRACTICE FUERON:

1. Inexactitud en el Nombre y Direccin:

La consecuencia de esta situacin fue que de cada diez
citaciones por telegrama que el Secretario del Tribunal haca, un
promedio de 8 eran devueltos por inexactos o desconocidos, lo cual
repercti en que muchos expedientes quedaron sin ser conocidos
poi el Tiibunal, debido a que las personas citadas no se presentaban a
la causa.

Al indagar sobre esta situacin se detect que la Polic a no
poni especial cuidado al tomar los nombres-o direcciones de los
acusados y querellantes.

Despus de varias entrevistas con el Jefe de la Polica, jefes de
seccin especficos, oficiales cel da y otros miembros, eriiueltos en
esta situacin, la inexactitud de nombres y direcciones ha mejorado








un poco, pero siempre se hace necesario dedicar various das en la
bsqueda del domicilio para localizar al menor o sus familiares,
especialmente en aquellos casos que se consideran important el
studio social.

2. Demora en el envo de ls expedientes al Tribunal:

La demora en algunos casos, del envo del expediente al
Tribunal, tiene como consecuencia que el menor sea mantenido en
prisin, hasta tres meses, junto con los reos adults, implicando esta
situacin todas las 'consecuencias negatives en el menor, como
resultado de esta convivencia.

En algunos casos, durante la reclusin del menor, la polica ha
aplicado el interrogatorio con mal trato fsica, en aquellos casos en
que se cree la participacin idel menor como miembro de una banda.
con el deliberado propsito de obtener los nombres o pista que,
conduzca a la localizacin de estas personas, pero los menores en la
mayora de las situaciones son involucrados en un delito cometido
por adults, simple y llanamente como instruments involuntarios-en
la mecnica del delito, que por lo regular es clasificado como grave.

La Polica aunque a veces informa que no hay menores en
prisin, esta informacin no es confiable, por comprobacin efectua-
da posteriormente, justificando con la falta de agent policial para
acompaar al menor al tribunal.

Con la intervencin del Fiscal, esta situacin ha mejorado
bastante, con las siguientes acciones:

a) Autorizacin para que los estudiantes visiten a los menores
recluidos, entrevistndolos para obtener informacin que ser
de utilidad para el studio social.

b) Participacin de los estudiantes, para que el expediente` sea
agilizado y enviado en el menor tiempo possible al Tribunal.

c) Asignacin de un agent fijo al servicio del Tribunal, ste logro
est sujeto a la colaboracin o nO del Comandante de.turno de
la Region Norte de la Polica.

El Tribunal Tutelar de Menores atiende por lo regular entire 5 y
7 casos cada viernes de audiencia, con la presencia de las parties,
querellante, acusado y familiar, a quienes el juez interroga acerca del









delito, el cual conoce en detalle a media que va leyendo el
expediente social,, emitiendo su fallo segn la gravedad del delito
cometido.

Ante esta situacin, y para que la sentencia del juez, sea
realmente just, se estableci como norma, anexar al expediente
policial el studio social, en el cual se consignan datos tales como
situacin del hogar, comportamiento escolar cuando asiste a un
centro educativo, e informacin en relacin al hecho, obtenida en
fuentes colaterales, esto contribute a esclarecer la situacin, y aporta
recomendaciones para cada caso.

Inicialmente este studio social del menor no se consideraba de
much utilidad, pero en la ctualidad el juez se ha convencido de su
importancia y toma en-cuenta las recomendaciones, fruto de ello se
ha logrado:

a) Evaluacin psicolgica y/o psiquitrica, que han demostrado
afeccin o retardo mental del menor.

b) Demostrar la inocencia del menor.

c), Comprobar cuando se ha instruido un expediente falso, muchas
veces ha solicitado de la madre, para que el menor sea recluido
en un Centro de Reeducacin.

PRESENTATION DE LA INVESTIGATION DE 108 CASOS,
REALIZE DA POR ESTUDIANTES DE TRABAJO SOCIAL EN EL
TRIBUNAL TUTELA R DE MENORES EN EL AO 1978.

Nuestro objetivo era investigar la totalidad de los casos que
conoci el Tribunal Tutelar de Menores de Santiago durante el ao
1978, lamentablemente por una series de limitaciones entire ellas:
expedientes incompletos, expedientes extraviados, expedientes con
datos falsos y errneos, no fue possible obtener el nmero total de
casos referid9s al tribunal.

La casi totalidad de la informacin fue obtenida de los
e\pedientes, completada con datos recogidos en entrevistas realizadas
por los estudiantes, especialmente con los familiares de los menores.
Esta investigacin permit obtener datos de la poblacin por sexo,
edad, decision tomada,por el juez, delito cometido y lugar de
procedencia del menor.









CASOS CONOCIDOS EN EL TRIBUNAL TUTELAR DE
MENORES EN EL ARO 1978
POR SEXO

Se\o Total %
Masculino 91 84
Femenino 17 16

Como es evidence, existe un predominio absolute del sexo,
masculino sobre el femenino en lo que respect a delitos penados,
esto es possible que tenga su explicacin en que al nio se le educa
con mayores libertades, existiendo pocos controls como los tienen
las nias, adems al varn desde pequeo se le ensea que la agresin
es un valor de "macho".

CASOS CONOCIDOS EN EL TRIBUNAL TUTELAR DE
MENORES EN EL AO 1978
POR EDAD

EDAD Total de Casos
8 Aos .................... .... ........... 1
9 Aos .. .. ......... ... ....... ..2
10 Aos ................ ... ... .2"
11 Aos ........ ... ..... ..................4
12 Aos .................... . ...... ... 10
13 Aos ..... .......... ... ...... .... ... 11
14 Aos .... ...... .... ...................22
15 Aos ... ......... . ...... ...... 29
16 Aos .1. ............. .... . 1
17 Aos .. .............. ... ..... ........ 7
18 Aos ........... .......... ............ 9

Prcticamente es mnima la incidencia de delitos cometidos por
menores, .en las edades comprendidas de $ a 10 aos. Vemos un
aumento de los 12 aos en adelante, incrementndose entire los 14 y
15 aos, se puede decir por lo tanto que la infraccin es de carcter
juvenile, ya que es muy'bajo el nmero de nios.

Evidentemente es a partir ,de 14 aos que se agudizanf los
problems del adolescent, y por lo regular el joven especialmente el
de estratos bajos no se encuentra preparado para afrontar esta etapa
de su vida.









CASOS CONOCIDOS EN EL TRIBUNAL TUTELAR
MENORES EN EL AO 1978
DECISIONS TOMADAS POR EL JUEZ


Entregados a sus Padres ,. .... ......
Institute Preparatorio Menores La Vega . .
Declinado al Tribunal Ordinario . .
Institute Preparatorio Menores San Cristbal
Centro de Nias Haina . . . . . .
No Especificado ... . . . .....


En relacin a la decision tomada por el juez, 42 casos fueron
entregados a sus padres, sto por las razones siguientes: el delito
consisti en pequeo robo o agresin, en otros haba una falsa
acusacin.

Los menores enviados al Instituto Preparatorio de La Vega
fueron aquellos comprendidos entire 8 y 14 aos. Los-declinados al
Tribunal Ordinario fueron aquellos que a criterio del juez actuaron
con disernimiento y que tenan una apariencia de 17 a 18 aos, se
dice apariencia porque no se exige el acta de nacimiento del menor
para comprobar la edad.

Los enviados al Instituto Preparatorio de San Cristbal fueron
los de 15 a 17 aos.
Slo una nia fue necesario enviar al Centro de Haina.


CASOS CONOCIDOS EN EL TRIBUNAL
MENORES EN EL AO 1978
SEGUN DELITO COMETIDO


Delito
Robo o'Hurto .... ...
Agresin ........'.
Rias Callejeras . . .
Muerte ..... .....
Estupro .. .. . .
Substraccin de Menores
Violacin a la Ley 241
Violacin a la Ley 379
Accidentes .. .. ..
Violacin a la Ley 332
Violacin a la Ley 265
No especificado . . .


TUTELAR DE


Total
. 45
..22
. .9
S. .6
...S
. .5
. .4
. .4
. .4
.. .1
. I.
. .2


. . . . . .

. . . . . .


,I










Puede apreciarse que el robo o hurto es la falta cometida por
ma\ oi numero de menores, el ms frecuente en olden de importancia
es el robo de dinero, comestibles especialmente aquellos menores que
trabaian en almacenes, colmados, barras, roban tambin prendas de
'estir. Vale la pena' destacar que en algunos casos los robos se
efectan mediante coaccin de adiltos.

Sigue en segundo lugar la agresin, son muy comunes los casos
qu e se pesentan al Tribunal por agresin entire jvenes o inter.
\ecindalio. Se presentaron 6 casos de muerte, algunas fueron,
ini\oluniai as, jvenes que en juegos callejeros propinaron sin querer
un golpe mortal.


CASOS CONOCIDOS EN EL ,TRIBUNAL
MENORES EN EL AO 1978
LU&AR DE PROCEpDNCIA DEL M


TUTELAR


ENOR


Luair
El Cirueli [o
El Ejido .
Na\ariete ... .
Pueblo Nue\o .
La Yagita de Pastoi
Ensanche Libertad
jacagu . .....
Pedio Gaicia .. .
Gurabo ........
Cienfueg(, .....
San Jos de las Matas
Villa Gonzalez . .i .
Ensanche Bermdez
Buenos Aiies .
Lice alI Medio .
Cambo a ........
No especificado . .


Total de casos
S. . 16
..... 12










..4'
..4
.... 3.
. . .
. . . 8
... .. 7
. .. .6
......5
. .... .5
.. . .. .4

. . . .4

.. ... .. 43
.......26
. ... .6


En trminos generals se puede decir que los casos conocidos en
el Tribunal Tutelar de Menores, provienen de la periferia de la ciudad
de Santiago, la maiora viviendo en reas marginadas, hay mayor
incidence en residents en El Ciruelito y El Ejido.









NECESIDAD DE ACCIONES CONCRETAS Y EfECTIVAS A
FA VOR DEL MENOR Y LA FAMILIAR

El pas carece de una Legislacin de Menotes acorde Lon los
advances cientficos y tecnolgicos que se operan cada da, una ley
qu data de 1940 no puede bajo ningn concept ser un irstrumento
adecuado para continuar aplicndose a los menores de conduct
irregular.

' 1979 ha sido declarado Ao Internacional del Nio, esperamos
que el mismo fructificfie en acciones concretas en beneticio'de la
Infancia, este ao podra ser de much provecho para el nio
dominicano, si tan slo Ilegramos a dejar la inquietud sobre la
necesidad de legislar en beneficio de la familiar y el menor, mediante
la creacin del Cdigo de Familia y el Cdigo deMenores, los cuales
vendran a ser instruments legales que den proteccin.

.- En una primera poca se consider a la familiar omon algo
reservado y vedado a la intervencin de las autoridades, previndose
la misma slo en casos extremos, como era pronunciar un di\orcio.
Sin embargo, las legislaciones modernas preveen una ma\or
intervencin de los magistrados en el mbito de la familiar, e inclusive
integran equipo interdisciplinario, donde colaboran psiclogos,
educadores, trabajadores sociales y otros profesionales, porque la
problemtica de la familiar tiene mltiples facetas y por lo tanto
require Una vision multidimensional, de esta manera se podrn ser
ms just y acorde con cada realidad al dictar una sentencia. Los
tribunales de familiar pueden llegar a desempear un rol de gran
trascendencia actuando en forma prevntiva en la esfera familiar,
asesorando y colaborando para evitar en lo possible la desintegracin
del ncleo familiar.
En relacin a los menores se necesita un instrument que recoja
y regule los derechos que tiene todo menor. Y que le permitan
obtener su complete y normal desarrollo psico-biosocial.-
Consideramos que Islo es possible alcanzarlQ, mdiante el cdigo de
menbres que cubrira especficamente en casos de conduct irregular
las siguientes acciones:

1. Protectora:,que consiste en proporcionar atencin integral
a la infancia desvalida, es decir aquellos menores que por
alguna circunstancia se encuentran desamparados, vctimas
de mal trato, explotacin y otro peligro material y/o
moral.









2. Preventiva: Consiste en proporcionar asistencia mdica,
social, educativa y orientadora en forma anticipada, a los
menores que por el medio ambiente y los actos de su
conduct irregular estn sujetos a riesgos de desviacin de
su personalidad o de incurrir en transgresiones.

3. Rehabilitadora: consiste en proporcionar los servicios y los
'medios integrales adecuados, a lograr la adaptacin de los
menores en la sociedad como ciudadanos tiles.

El codigo de menores contemplara la creacin de los Tribunales
de Menures, los cuales al amparo de la legislacin especfica
aplicialan un tratamiento tutelarr y educativo, eliminando toda
sancin de carcter penal. La persona que tendra funciones de juez
de menoies, debera tener conocimientos especializados en Derecho
de Menores o un adiestramiento en servicio.

Paia implementar el Cdigo de Menores se necesita de un
organism que tenga funciones normativas, de investigacin, coordi-
nacin \ proteccin, de los menores con riesgo de conduct
anti-social, abandonados, hurfanos y todo aqul que se pueda
considerar nio desamparado.

El recin creado Consejo del Nio podra ser el organismo
indicado ) tendra como fines:k


1. Velar por la seguridad y proteccin del menor.

2. Proteger la institucin familiar, para que esta pueda cumplir su
funcin.

3. Prevenir conduct transgresional.

4. Atender mediante tcnicas modernas y en equipo interdiscipli-
nario la conduct anterior.

5. Educar, orientar y rehabilitar socialmente a los menores.

6. Realizar investigaciones en relacin a la problemtica del menor
en sus diferentes aspects.

7. Supervisar y evaluar sistemticamente los centros de atencin al
menor.
1











PROCESS QUE SEGUIRA LA ATENCION DEL MENOR DE
CONDUCT IRREGULAR





I 'I TRIBUNAL 1) Devolveri.. al Hif ir
DE 2) Colocacion Faniiiijr Al
Centro de Observacin n MENORES 3) Libertad'. ,ii.dj


CENTRO DE
ORIENTACION









S Grupo
Timn o
eq3iipo de
apoyo


CENTRO DE-
REEDUCACION

IP








Grupo Co s io
Timn o Cn
equipo de de Egre-.
apoyo dos.








PROCESS QUE SEGUIRA, LA ATENCION DEL MENOR DE
CONDUCT IRREGULAR

1. Todo menor que fuera capturado por la polica, sera
conducido al Centro de Observacin y Diagnstico, ste sera el
establecimiento de recepcin inmediata y permanencia transitoria,
para investigar las causes de la situacin de conduct irregular, dar
un conocimiento global y especfico de cada caso, el informed sera
en\iado al Tribunal de Menores, sirviendo de orientacin al julez para
deteiminaj la media aplicable. El mismo Centro puede dar servicio
de orien tain, asesora y tratarmiento ambulatorio a las families, que
confrontan problems de conduct con sus hijos. Funcionara con un
equipo interdisciplinari integrado por psiclogo, orientador, trabaja-
dor social, psiquiatra y educador; coordinando con otras institucio-
nes para eimenes mdicos.

2. Tribunal de Menores: recibirlos casos que enve el Centro
de Observacin y Diagnstico previamente filtrados. El juez adopta-
ra tomando en consideracin el expediente del menor, las medidas
convenientes para el tratamiento de cada caso, que en los casos leaves
podran ser:

2.1. Devolverlo al hogar, en aquellos casos donde se consider
que la familiar puede colaborar en la terapia.

S 2.2. Colocacin familiar: sera temporal en aquellos casos donde
el hogar no rene las condiciones favorables, para dinamizar y
mantener el ritmo de tratamiento, y donde el problema principal
radica en la familiar.

2.3. Libertad Vigilada: en ella se realizar una sistemtica
obserxacin de las condiciones de vida, conduct, adaptacin,
desenvolvimiento del menor y de quienes lo tengan bajo su cuidado,
el trabajo de seguimiento lo realizara un Centro de Reeducacin con
personal calificado.

3. Centro de Orientacin: difiere de las alternatives anteriores,
en que el menor ingresa en una institucin para recibir tratamiento
intensive segn el diagnstico, procurndose que la estada sea lo ms
corta possible.

4. Centro de Reeducacin: es para el ingreso de los menores que
han cometido infracciones que revisten gravedad o para reincidentes.
El menor en esta situacin permanecer interno un perodo









prolongado, que conlleve un tratamiento integral de reeducacin, que
le permit su adaptacin e integracin a la sociedad como persona
til.

Tanto el centro de Orientacin como el de Reeducacin podrn
movilizar a la comunidad, para que se organic en grupo timn o de
apoyo, que trabajar en forma voluntaria, brindando asesoria, dando
trabajo professional durante determinado nmero de horas, colabo-
rando en actividades educativas, de recreacin, labor-terapia, progra-
mas de prevencin, o recaudando fondos para cubrir parte de los
gastos de la institucin.

Puede este'grupo de personas voluntarias de la comunidad,
former un consejo de egresados, para colaborar con el seguimiento y
para que el rehabilitado contribuya en la reeducacin de otros
menores.

-PARA TERMINAR DEBEMOS RECORDER QUE EL NIO
NO ESPERA, EL ES' HOY, PORQUE AYER AUN NO HABIA
NACIDO Y MAIANA SERA MUY TARDE, SERA YA UN
HOMBRE.














LOS PRINCIPIOS COMPLEMENTARIOS

Por Carlos Dobal


Desde los aos en que estudibamos Derecho Internacional
Pblico, hemos pensado en la necesidad que tienen los tres
principios: Libertad, Igualdad y Fraternidad, -sobre los que asienta
la raz ideolgica de la Revolucin Francesa y que tan decisive
importancia han tenido y tienen en el process poltico del mundo-
de ser complementados por los principios de Reciprocidad, Seguridad
y Humanidad, para que los primeros adquieran la active vigencia
international que demandan los tiempos que vivimos y que viviremos
en el future.

Por esto y en este sencillo studio, pretendemos explicar, con
ideas generals fundamentals universalmente admitidas, comporta-
mientos avalados por sus resultados histricamente positivos y
actuaciones humanas de aceptacin general a travs de todos los
tiempos, que, el principio primordial de Libertad debe ser comple-
mentado por el principio operativo de Reciprocidad; el principio
racional de Igualdad debe ser complementado por el principio
prctico de Seguridad y el principio general de Fraternidad debe ser
complementado por el principio esencial de Humanidad.

Al presentar llanamente nuestro pensamiento, no pretendemos
aportar alg estrictamente nuevo en el campo de las Relaciones
Internacionales, sino, ms bien, recoger en forma racional y
coherente cuanto la humanidad, a travs de la historic y de la
prctica social, ha venido aceptando como vlido y itil, just,
inteligente \ beneficioso para mejorar las relaciones entire los
hombres.

Qu es la Libertad? Polticamente hablando, Libertad es un
concept que puede ser definido de distintas maneras segn el sujeto
a quien pretend referirse. Se puede hablar por tanto de "Libertad
individual" -que es un valor occidental- y "Libertad social", que es
un valor oriental-; en otras palabras hay un concept de Libertad









para los hombres del Oeste y otro para los hombres del Este. La
Historia del Mundo Antiguo nos da dos ejemplos de estos do lip os
de Libertad: la "Libertad ateniense" y la "Libertad espartana". Para
los primeros, la Libertad estaba cimentada en el albedrl'o hium.ian,;
para. los segunds, en una independencia compartida sohle un eie
comunitario.

El mundo actual se divide en dos reas dce pensamiento politico
que siguen tomando como base las distinciones hist icas apuntadas.
Los pases occidentales mantienen el concept d'e Libertad iecogido
por la Declaracin de los Derechos del Hombre y del Ciudadano,
proclamada por la Asamblea Nacional Francesa el 26 de agosto de
1899 y que dice:. "La Libertad consiste en poder hacce todo lo que
no perjudique a otro". El concept de los pases del Este sobre la
Libertad, puede extraerse de las palabras de Marx cuando e\presa
que "la sociedad burguesa hace que todo hombre ertuentre en ortro
hombres no la realizacin sino por el contrario la limitacin de su
libertad"1.

La lcida mente del abate Enmanuel J. Sieys, en su fanmoso
Ensayo sobre los Privilegios y Qu es el Tercer Estado? e\presa
que "La libertad es anterior a toda sociedad, a todo legisladui ..."-

Por otra parte, el principio de Reciprocidad tiene una funda-
mentacin milenaria. Podramos vislumbrarlo'^en ei sentimiento de
equidad patente en todos los hombres,, de todas las latitudes \ tod.ts
las pocas.

Los basamentos jurdicos del Principio de Reciprocidad remon-
tan a antquisimos cdigos como el Hammurabi que se basa en la
"Ley del Talin"; y en los principios que informan la Teo i'a de las
Obligaciones-en el Derecho Romano que, como es sabido, puede
tener su raz en el contrato o en el delito, es decir siempre en uniia
accin racional compensatoria.

El mismo principio de Reciprocidad lo encontiamos entire los
retolucionarios franceses; con un fundamento esencial de contrata-
cin*, tambin aparece el principio de Reciprocidad en los Re\olu-

Durante la Edad Media las Relaciones Internacionales se regan p,.r i..,z priripi 's cj
la fuerza military y el sometimiento de unos Estados a otros. er Ij lr ,.cl,~.i
Francesa aparta unos principios nuevos basados en la utilidji ,ue prr:..ier. del
roontrato mercantil que puede favorecer a ambas parties mediapyt (. :,orics r,. ipr,
(Vicioso Soto, Horacio (Dr.), DIPLOMACIA CIENCIA Y TRTE. E.J. 5anti.
Domingo, R.D. Pg. 22 y sgtes.).









cionarios marxistas que lucharon por la just retribucin del trabajo
proletario..

De la cuidadosa ponderacin de todos los expresados antece-
dentes, tambin se puede deducir sin dificultad, que la reciprocidad
en las acciones implica la libertad de tomarlas. No puede, evidente-
mente, haber Reciprocidad sin Libertad; y, sobre un context
equitativo, tampoco puede aceptarse Libertad sin Reciprocidad.

La Conferencia Socialista Internacional reunida en Zimmerwald
del 6 a 8 de septiembre de 1915, a la que asistieron representantes de
partidos socialists de casi toda Europa beligerantes y neutrales,
proclam que: "La paz seraimposible mientras no se condenase la
idea de la 'iolacin del derecho y la libertad cde los pueblos... as
como toda incorporacin econmica forzada e impuesta, lo cual
sera intolerable an por la expoliacin de los derechos polticos de
los partidos interesados en ellos. Se reconoce as mismo a los pueblos
el derecho de autonoma"3.

Ahora bLen, la aplicacin de todos ,estos principios a las
Relaciones Internacionales require aceptar, en cierto modo, lo que
dec 'a Andrs Bello: "El derecho Internacional o de gentes no es otra
cosa que el natural aplicado a las naciones". Y aada a sto, el gran
pensador de Amrica: "toda ley supone una autoridad de que emana.
Como las naciones no dependent unas de otras, las leyes o reglas a que
deben sujetarse sus conductas recprocas, slo pueden series dictadas
por la razn, que a la luz de la experiencia y consultando el bien
comn, las deduce del encadenamiento de causes y efectos que
percibimos en el orden fsico y moral del universe"4;

Si bien es cierto que "hasta ahora la fuente del Derecho
Diplomtico traditional ha sido la costumbre, mientras que la fuente
principal del derecho de las organizaciones internacionales reside en
los Tratados"5. No es menos cierto que "debido a la falta de
autoridad superior en el orden international la Reciprocidad** ha
jugado una funcin muy important en la esfera de las Relaciones
Internacionales. En virtud de tal principio, un Estado perjudicado
por la actitud irregular de otro, adopta contra ste medidas de
represalias"". As, por ejemplo, "la Gran Bretaa y los Estados
Unidos restringieron los desplazamientos soviticos para protestar

.in de I: mejores garantas del Derecho Diplomtico, reside en su fundamento, es
de.i( lI Rciprocidad. (lalin Toppi, A., L'elemento della Reciprocita vel Tratamento
dille MIsion Diplomatiche A.R.D.I., 1956, Pp. 532-545).









contra las restricciones impuestas por la Unin Sovitica para los.
extranjeros". Y es que el principio de Reciprocidad establece una
relacin de equidad que liga a los Estados unos con otros, doctrine
proclamada por Vitoria y por Surez.

Actualmente, como la lucha entire el totalitarismo y la democra-
cia se libra principalmente, en el campo de la propaganda ideolgica
nos parece que la Reciprocidad es la just norma international
aplicable para mantener la Paz***. Un Estado deber aceptar el libre
desarrollo de la propaganda ideolgica contraria a la que l sustenta,
siempre que el otro Estado acepte-el libre desarrollo de la propaganda
ideolgica del primero, en su territorio propio.

II

SEl principio de Igualdad est tan arraigado en el hombre que ha
sido el motivo de todas las revoluciones de la historic y est en la
esencia misma del deseo de progress y superacin' inherente a todo
ser human. A este principio se opone constantemente la diferencia
de circunstancias de todo orden: Social, econmico, poltico, etc.
Esto ha desatado la lucha, que puede ser creative o destructive; y los
hechos histricos, observados con frialdad, ilustran bien al respect.

La obsesin desordenada por su superacin en las naciones
poderosas, las ha ido llevando al plano de la desigualdad y de la
competencia in\justa que amenaza constantemente la supervivencia
libre y pacfica de muchos Estados, creando fatales imperialismros
,que llevan, indefectiblemente, a la injusticia y a la guerra.

Estas son las razones por las que estimamos que, en la
actualidad, el principio de Igualdad debe ser complementado por el
principio de Seguridad. Y este ltimo debe ser garantizado debida-
mente por la organizacin de las NacionesnUnidas. El llamado Tercer
Mundo, debe recibir del organismo mundial garantas de superviven-
cia y de desarrollo de sus libertades econmicas, polticas y sociales.
No parece racional que el mundo desarrollado gaste quinientos mil
millones de dlares anuales en equipos blicos, mientras que ms de
la mitad de la poblicin mundial, en una u otra forma es vctima del

*** El Papa Benecito XV deca en 28 de julio de 1975, a las Naciones beligerantes que:
"El equilibrio del mundo, la prosperidad y la tranquilidad future de las Naciones,
reposan sobre la benevolencia recproca, sobre el respeto de la dignidad \ los
derechos ajenos. (Alvarez, Alejandro, EL DERECHO INTERNACIONAL DEL
PORVENIR, Ed. Amrica, 1916, Pg. 42).







"i... -.-.r rb,, V y


hambre de una alimentacin deficiente7. Es, por tanto, de mximo
inters mundial el desarme****. Recientemente las Naciones Unidas
fueron citadas para una sesin especial sobre este asunto trascenden-
tal. El problema de su solucin radica en los encontrados criterios de
los dos grandes Estados: La Unin Sovitica desea que se cite a una
Conferencia Mundial de desarme con facultades ejecutivas, los
Estados Unidos se inclinan a los acuerdos bilaterales. Pero las
naciones del Tercer Mundo quieren que el dinero que se gasta en
armamento sea destinado a su desarrollo.

lean Monnet, en su program econmico de Unidad Europea,
mantiene que la supervivencia cerrada del concept Estado-Nacin
es un anacronismo indecuado para definir las fronteras de las
modernas Poltica y Economa. Se impone abrir una brecha en las
soberanas nacionales mediante la sustitucin de barreras del pasado,
o reglas comunes aceptadas por todos y aplicables a todos para el
progress comn, afirmaba el gran europeo recientemente fallecido.
Ya Ar'stides Briand propugnaba por una unin fede-l europea en
19308. Y recientemente, el Papa Juan Pablo II, ha afirmadoque "las
oposiciones ideolgicas deben confrontarse en un clima de dilogo y
de libre discusin; y que los intereses de grupos determinados deben .
tener tambin en cuernta los intereses legtimos de los otros grupos
afectados \ las exigencias del bien comn superior"9.

En cuanto a la America Latina***** vemos que: en la
declaracin conjunta firmada por el president Antonio Guzmn, de
la Repblica Dominicana, y Carlos Andrs Prez, de la Repblica de'
Venezuela, se convene aunar esfuerzos para propiciar, dentro del
espritu de Il Declaracin de Ayacycho de 1974, reafirmada en
Washington en 1978, lograr un acurdo que limited las armas en
Amrica Latinal 0.

Tanto los esfuerzos de Unidad y desarme en Europa como en
Amrica tienden asegurar el principio de Igualdad, atemperado por el
de Seguridad, mediante las organizaciones internacionales correspon-
dientes.

*Limii.t irj n de armamentos con establecimiento de un Tribunal Internacional
Supremo. njr-lenimiento de una fuerza military y naval internacional..." (Charles, W.
Eliot, E president de la Universidad de Harvard en sus BASES DE PAZ EUROPEA,
Nei N ork Time, 3 de marzo de 1915.
'*** Reconsiruiiin del Derecho Internacional, en Deutsche Juristen Zeitimg, lero. de
enero 1916. jitrmaba que: "El ejemplo tpico y ms digno de imitacin es el Derecho
International xmericano que sobre tantas materials se ha ido estableciendo entire los
pajsei, del Nue\O Mundo..."


IT~~il~~~FQ.





II




La Fraternidad es un principio apreciable entire los series
humans desde la poca cavernaria, y florece an entie los
iiracionales que encuentran en el calor de sus congneres algo
agradable que buscar y disfrutar; sin embargo, ste plincipio de
Fiaternidad slo llega a su acepcin ms sublime cuando jess
predica el amor entire todos los hombres, hermandad e\celsa que San
Fr.ancisco de Ass extendi a todos los series del universe.

La posicin seera del hombre en el mundo, alcanz.ida con el
dominion paulatino a travs de la historic de las fuerzas naturales -\
que tuvo su moment clsico en la visinr antropomiirtica de la
cultural helnica- ha llegado a su culminacin'en nuestros d'as. Hoy,
todos ven en el hombre, la mxima concepcin \ la supreme
realizacin; el mayor valorante el cual deben ceder todos los dems
\alores... Todo se hace -o al menos se proclama que se hace- en
beneficio del hombre. Por sto y para estrechar la esencialidad del
plincipio de Fraternidad, estimamos oportuno en nuestra poca,
complementarlo con el principio de Humanidad, dndole as, un
fundamento filosfico firme a la defense de los Derechos Humanos.

Hasta el 1948, la garanta de los Derechos Humanos haba sido
objeto de una legislacin constitutional internal propia de cada pas;
pero por la PrQclamacin Universal de los Derechos Humanos, en las
Naciones Unidas; su respeto, mantenimientoi y cumplimiento se
convierte en una obligacin international que incumbe a todos los
passes, cualquier que sea su rgimen poltico, sus leyes o su tradicin
histrica.

La defense en el orden international, de los Derechos Humanos,
Sha mantenido una cuidadosa atencin de la opinion pblica durante
los ltimos tiempos. El president Carter de los Estados Unidos de
Amrica ha basado su poltica international en su sal\aguarda. Y los
presidents Guzmn, de la Repblica Dominicana, \ Prez de la
Repblica de Venezuela, en su Declaracin Conjunta de fines de
1978, decidieron unir sus esfuerzos para fortalecer los mecanismos
internacionales de Defensa de los Derechos Humanos.

Como. dice Arturo Uslar Pietri: "Es un gran progress pelo,
e\identemente, no basta. Todos sabemos que diariamente ocurren
innumerables violaciones de esos derechos en toda la redondez de la
tierra, desde los casos flagrantes y masivos, que afectan a poblaciones
enteras, hasta los individuals que se reduce a casos personales. Se









reduce a dos las formats que ms comnmente reviste la resistencia a
Sdar cumplimiento estricto a la programacin de derechos. Una es la
de que ha\ unos derechos ms importantes que otros. La vieja falacia
Sde que primero hay que tender a las necesidades materials y luego a
la libertad, lo que en la prctica no ha sido otra cosa que tender
mediocremente a las necesidades materials y suprimir toda posibili-
dad de libertad.

El principio que a este respect sostienen las Naciones Unidas
en el de que todos los derechos del hombre son complementarios e
indiKisibles \ que la ausencia o negacin de uno cualquiera, por
indi\ idual que sea, desnaturaliza y falsea los otros, por generals que
parezcan.

La forma de resistencia es la de alegar que toda investigacin o
denuncia en material de derechos humans en un pas por parte de
otro equivale a una ingerencia o intervencin en los asuntos internos,
que es incompatible con la propia soberana. Este subterfugio
tampoco puede ser aceptado, porque no se trata de la unilateral y
caprichosa ingeiencia de algn Estado o Estados en los asuntos
interns de otros, sino del cumplimiento de una obligacin libre-
mente contraida y de cuyo cumplimiento est encargada una
organizacin international a la que pertenecen por igual acusados y
acusadores"'I I

Los pjses de nuestro continent, reafirmando su posicin de
Sprimeros en el desarrollo de' las relaciones colectivas, han creado,
muii recientemente, una Corte Internacional de Derechos Humanos.
El president de Venezuela, Carlos Andrs Prez, ha sido el gran
promoter del funcionamiento de este organismo al propugnar que las
organizaciones supraracionales a nivel regional e international deben
imponer sanciones en los casos de violaciones especficas por part de
algn paI's.

La Sptima Asamblea de la Organizacin de los Estados
Americanos eligi a los siete miembros que formaran el Tribunal
referido que funcionar en San Jos de Costa Rica. La Corte tiene
jurisdiccin sobre los trece pases que han ratificado la convencin
que la cre: Per, Colombia, Venezuela, Costa Rica, Ecuador, El
Salvador, Granada, Guatemala, Hait, Honduras, Jamaica, Panam y
Repblica Dominicana. La Corte usar a la Comisin Interamericana
de Derechos Humanos para su instancia procesal.

Por otra part, es interesante traer a colacin, que el ao pasado









los pauses americanos iniciaron studios tendientes a establecer que la
torture es "crimen international", con la misma gravedad que la
piratera y el gehocidio. Como es'sabido, el acusado de crimen
international" se expone a la Extradiccin y a la negacin del
derecho international de Asilo.

El principio de Humanidad, como puede comprobarse por todo
lo expuesto, va adquiriendo vigencia mundial y por esto nos parece
evidence que debe ser aceptado como el complement racional del
clsico principio de Fraternidad.



BIB3LIOGRAFA
1. Marx, Karl, Sobre la cuestin Juda, etc, En la Sagrada Familia y otos Escritos,
Mxico, Ed. Grijalbo, 1962.
2. Sieys, Enmanuel J., Qu es el Tercer Mundo? Col. Nuestros-Clsicos, No. 40,
Universidad Nacional Autnoma de Mxico, 1973, Pg. 30.
3. Brown Scott, James, Presidente del Instituto Americano de Derecho Internacional,
Lima, Per, 1938. Pg. 133.
4. Cahier, Philippe (Trad. Torrente-Oreja-Gonzlez), Derecho Diplomtico Contempo-
rneo, Rialp, 1965.
5. Ibidem.
6. Perrenoud G., "Les restrictions a' le liberty de dplacement des diplomats"
R.G.D.I.P., 1953, Pp. 444-452, Rerre Generle de Droit Internacional Publii.
7. Documento INCAP.
8. Curiel, Carlos, Memorias de Jean Monnet, El Caribe, 30 de noviembre de 1978, Pag.
21.
9. Magri, Edward. (A.P.) Ciudad del Vaticano, 21 de diciembre de 1978.
10. Texto de la Declaracin Conjunta de los Presidentes de la Rep. Dominicana y de la
Rep. de Venezuela, publicado por El Caribe, de 28 de Diciembre de 1978, P. 9.
11. Uslar Pietri, Arturo; La Lucha por los Derechos, Pars, ALA, feb. 79.












ACTUACION
DE LOS SINDICATOS DE TRABAJADORES

Por Lupo Hernndez Rueda


La actuacin de ,os sindicatos de trabajadores en la sociedad
modern, depend del desarrollo ecohmico de cada pas, de la
a.ctitud del gobierno, de la talla de los dirigentes obreros y de la
organizacin poltica y econmica del medio en,el cual existen y
deben asumir sus propias y peculiares responsabilidades.

George Lefranc, en su obra "El Sindicalismo en el Mundo",
(Madrid, 1966), destaca tres grandes concepciones de accin sindical,
que subsisten en gran parte en nuestros d (as, en las que predomina la
rivalidad entire el sindicalismo norteamericano y el sindicalismo
sovitico, aunque en los pases no desarrollados de Amrica Latina,
particularmente en la Repblica Dominicana, el movimiento obrero
se escinde entire la influencia de la ORIT, pro norteamericana, la
CLASC, cristiana, y el sindicalismo chino o sovitico.

La primera concepcin apuntada por Lefranc, es la del
Sindicalismo Revolucionario, cuya mayor expresin contina siendo,
segn dice, la Carta de Amiens (1906), que proclama el deber de
adherirse al sindicato, sean cuales fueren sUs tendencies polticas o
filosficas; el derecho a participar, fuera del sindicato, en toda
agrupacin concorde con sus concepciones filosficas y religiosas, y
el deber de no introducir estas ideas en el sindicato. En fin, no
abandonar a un partido poltico, sea cual fuere, el cuidado de realizar
la emancipacin integral del trabajador El movimiento obrerofes el
que debe hacer la Revolucin, combatiendo a la vez contra los
empresarios, el capitalism, el Estado y los partidos polticos incluso
proletarios. El taller, entonces, reemplazara al gobierno, y el
sindicato sera la clula econmica de base, en torno a la cual se
organizara la produccin y los cambios*. La accin sindical

"El sindicato, hoy grupo de resistencia, ser en el future la agrupacin de produccin
y de repair to, base de la reorganizacin social". (Ver Georges Lefranc, ob. cit., pg.
27).








desbordara los mites nacionales, para ser resueltamente internacio-
nal.

La segunda concepcin es la del Sindicalismo socitico. "Las
condiciones econmicas, sociales y polticas en que se ha desarrolla-
do, han fundido en uno, a los cuatro contrincantes, ontra los cuales
quera combatir el sindicalismo revolucionario. El sindicato est
injertado en el Estado, que.es el patrono universal, pero dominado a
su vez por el nico partido. Se pierde entonces el sentido de lucha ,
la reivindicacin. El sindicalismo se torna un rgano de encuadra-
miento de las masas obreras1. Los sindicatos dejan de ser organisms
idpndependientes del gobierno, y se convierten, cualquiera que sea su
importancia, solamente en uno de los instruments a travs-de los
cuales los que dominant el gobierno pueden realizar sus designios2.

El sindicalismo revolucionario nace de las huelgas } aspira con
este medio de lucha, alcanzar la revolucin. Slo ha conseguido
-dice Lefranc- "agrupar minoras bajo la bandera de la libertad". El
Sindicalismo sovitico es un sindicalismo de masas, y, "aunque
jurdicamente no es obligatorio", no hace concesiones al pluralismo,
empleando "siempre.la accin concertada de una minoria: la de los
'conouhistas, miembros del Partido". Se propone el aumento de la
produccin, y, "la huelga slo es ya para l una forma de sabotage)
de oposicin al rgimen"3.

Entre estas dos concepciones de accin sindical, totalmente
antagnicas, se levanta el Sindicalismo cristiao. Tiende a reducir y
controlar las huelgas, y, de una reaccin espontnea e instintiva de las
masas, convertirlas "en un medio de presin para obligar al patrono a
hablar con 19s sindicatos, o a los Poderes pblicos a arbitral el
conflicto. Procura as mismo, trocar este medio de lucha en un
instrument de investigacin para determinar lo que el impresario
puede conceder sin condenar su empresa a la ruina4.

No obstante, este plan de accin del sindicalismo cristiano
tropieza a men9do, sobre todo en los pases en vas de desarrollo.
con la reaccin de los patrons que rehusan el dilogo, despiden a
dirigentes obreros, coartan la libertad sindical, evitando as' la
negociacin colectiva u otros medios de contraer compromises, que
impliquen un cambio favorable o un mejoramiento econmico para
los trabajadores. -Por su parte, el Estado es cada vez mas torpe o
insensible y slo acta cuando la lucha reivindicatKia de los
trabajaduies degenera en desorden, o afecta el inters social, o
alcanza dimensions susceptibles de lesionar la economa national o










: de quebrantar la estabilidad poltica. Enlos pases como el mo (rhe
refiero a la Repblica Dominicana), en que una gran parte de la
Sindustria pertenece al Estado, incluyendo parte de la ms grande, la
Sindustria azucarera national, y el Estado, es tambin el principal
patrono en la industrial de la construccin, su rol se debilita an ms,
por la circunstancia de que es al ~iismo tiempo juez y parte.

Esto conduce, casi siempre, al control, o a la pretension de
Scontrolar el movimiento obrero, patrocinando la formacin de
sindicatos, o alindose al sector empresarial o a uno de los grupos
Sobreros en pugna por el control sindical en la lucha sectaria e
ideolgica que fraccioha el movimiento obrero, no slo, a nivel
national, sino en el plano international.

En Rusia, China y otros pases comunistas, los sindicatos se
proponen."el aumento de la produccin"; en los Estados Unidos se
sostiene que el propsito principal de los sindicatos ha sido el
dominio de los empleos; Harold Laski5 afirma, que en la Gran
Bretaa la mayora est convencida, especialmente desde 1918, de
que los sindicatos son el centro ms valioso alrededor del cual se
puede constituir un partido socialist activo; que en Francia e Italia,
la tendencia de los trabajadores es "pensar po como miembros de un
sindicato, sino como ciudadanos, como los partidos de izquierda, y a
votar con ellos". La situacin se complica, segn observa, por la
influencia comunista, que ha logrado "en no pocasocasiones con
notables resultados, influir en los sindicatos y convertirlos, hasta
donde les ha sido possible, en instruments de sus fines, los que, en
ltimos anlisis, persiguen el derrocamiento del present orden
social".

En la gran mayora de los pauses en vas de desarrollo, los
sindicatos luchan principalmente por aumentos de salario, mante-
niendo estrechos lazos con los partidos polticos y con los gobiernos,
los que tratan de monopolizar el movimiento obrero para alcanzar o
mantener el poder.

En un Seminario celebrado recientemente en la Lniversidad
Catlica Madre y Maestra de la ciudad de Santiago de los Caballeros,
Repblica Dominicana, el professor Mozart Vctor Russomano, al
tratar sobre el tema "Papel de los Sindicatos en las Sociedades no
Desarrolladas", deca que existe una notoria colaboracin del
sindicato contemporneo con el Gobierno de los Estados, sea cual sea
el color del Estado. Que "tal colaboracin es-ms intense en los
pases socialists, en los cuales el sindicato es absorbido por el Estado
1









o por el Gobierno, o por el partido poltico, lo que significa lo
mismo".

En el mismo Seminario, al exponer el tema del sindicato,
limitado al aspect dominicano, sostuve que en la sociedad contem-
pornea, los sindicatos deben participar en la administracin del
desarrollo; tener representantes en los organismos de direccion y
planificacin de la poltica econmica y social del Estado, en los
consejos o comisiones de studio o de trabajo que se formen para la
toma de decisions o el establecimiento de recomendaciones para la
solucin de los problems econmicos, sociales y del trabajo. Pero
que los sindicatos no deben ser un instrument politico, ni actuar
como un partido polticoq ni, subordinarse a los designios de los
politicos.

"Sea cual sea el sistema econmico de un pas o la ideologa
poltica del gobierno que administra el poder, dondequiera que haya
hombres trabajando por un salario, o empleados al servicio de otros,
existe la necesidad de organizacin sindical. Los sindicatos represen-
tan un element' indispensable en toda sociedad democrtica"6. Ellos
\:no son ya.nicamente una fuerza opuesta al sistema social controlado
por la clase empresarial, sino que forman parteintegrante del orden
social mismo, y se hallan en situacin de asumir sus propias
responsabilidades. Puesto que la democracia comporta el derecho de
la mayora numrica, la clase trabajadora ocupa en la actualidad una
posicin clave7. De hecho, los trabajadores son la inmensa mayora
en el seno de la sociedad modern. Todos, de un modo u otro,
integramos ese fenmeno social, que es el trabajo human, indispen-
sable para que el mundo encuentre 'su ecuilibrio armnico y la
justicia social.

La actuacin de los sindicatos, o mejor dicho, la accin
defensive del sindicalismo, ha atravesado por diversas pocas segn la
fase de su desarrollo. En'un tiempo, prevalecieron las manifestaciones
masivas, con banderas y pancartas, solicitando el apoyo de las
autoridades, a fin de obtener de los-patronos y del Estado, mejor
tratamiento. Luego, pretendiendo desunir las estructuras polticas
existentes, se recurre a la destruccin de maquinarias, a la ocupacin
de fbricas, a la lucha contra la fuerza public. Ms tarde, de una fase
puramente reivindicativa, pasa "a otra de insercin en las actividades
productivas y en elconsorcio national e international. Se proyecta
entonces sobre el plano poltico y decide presentar sus aspiraciones al
Estado y a los empresarios, abandonando las formulas revolucionarias
de lucha Ppor una cada vez ms intense participacin en la vida









Spblica, con el empleo de tcnicas de presin sobre la opinion y el
poder pblico"7 bis.

De este modo, la actuacin de los sindicatos en la sociedad
Scontempornea, no se limita a la tutela de los intereses profesionales
de los trabajadores, sino que afianzando la negociacin colectiva, es
Sun rgano de reivindicacin por naturaleza y destino, que lucha, al
mismo tiempo, por una mejor poltica y legislacin sobre precious,
salaries, seguridad social; por participar en la toma de decisions en
los asuntos sociales, econmicos y pblicos de la nacin; en fin, por
un mundo ms just y equilibrado, por reducir en lo possible, la
distancia enorme que separa los hechos de las palabras, la realidad de
las teor as sociales y polticas.

En los passes pobres o no desarrollados, el sectarismo sindical
' impide, en gran parte, a las asociaciones profesionales de trabajadores
realizar el rol que deben desempear. No obstante, ellas participant
activamente en la determinacin de las condiciones de trabajo en las
empress, mediante las negociaciones colectivas, medio por el cual
tambin el Sindicato contribute al mejoramiento de las condiciones
de vida ) de trabajo de los trabajadores, pactando toda una red de
clusulas que obligan a los empresarios a otorgar mejores salaries,
proteccin contra las enfermedades y los riesgos del trabajo, mayor
estabilidad, en fin, un tratamiento ms just y. human, al tiempo
que adiestramiento y capacitacin de los trabajadores. La contrata-
cin colecti\a debe en gran parte su importancia "al empuje del
sindicalismo". Ella ha trastocado viejos concepts juridicos secular-
mente arraigados8 y ha contribuido eficazmente a la paz social.

Pero los sindicatos de trabajadores deben, en estos pases,
preocuparse tambin por el bienestar spiritual, el progress cultural y
tcnico de los trabajadores. Para no quedar rezagados, en un medio
en continue evolucin, deben convertirse en un centre permanent
de orientacin y de trabajo, donde se fomente la unin, la
honestidad, la capacitacin professional, el sentido de responsabilidad
de los trabajadores y la transformacin constant del sindicato, para
adaptarse al cambio incesante de la empresa, la tecnologa y el medio
social9.

Un caso de sindicato que participa active y directamente en el
desarrollo econmico y social, es el de la Federacin General de
Trabaladores judos, de Israel (HISTADRUT), fundada en 1920, 25
aos antes de la formacin del Estado de Israel. Sus fines eran
entonces la justicia social, la igualdad y la solucin de los numerosos









problems de los primeros cQlonos judos en Palestina. la lucha poi el
Sestablecimiento de "una nueva clase de obrero judo, \ \elar porque,
mientras se establece, el obrero judo product de este mismo
process, obtenga el lugar que se merece. La HISTADRUT comprende
a todos los trabajadores que yiven de su propio trabajo sin e\plotar el
trabajo de otros; regular todas las cuestiones concernientes a la clise
trabajadora en los campos de las actividades sindicales. Jel estable-
cimiento y de la educacin"1 .

La HISTADRUT ha mejorado las condiciones de \;da, salud \
trabajo de los obreros jud os, convirtindose, "despus del Gobierno,
en el patrono ms grande de Israel". Actualmente, ejeice una
influencia considerable en la determinacin d.e los planes de poltica
econmica del Estado judo, manteniendo tambin "un amplio
trabajo de servicios culturales y sociales. A la HISTADRUT peienee
el 22.7% del product national, y emplea el 20% de la fuerza laboral.
La mayora de los Kibbutzim y los moshavim estn afiliados a la
Histadrut. Ms del 85% del rendimiento de la agriculture en Israel, es
producido por la economa laboral"*.

Desde sus orgenes, el sindicalismo siempre ha admitido que su
papel reivindicativo acabara por desembocar en una autoridad de
gesti6n11. Pero cuando ha llegado a participar en la gestin.
particularmente en Amrica, parece que la reivindicacin ahoga la
gestin o viceversa. Esto plantea la necesidad de capaiitaciun del
Sindicato y sus lderes, lo que incumbe incluso al Estado; la
necesidad de una nueva concepcin o fcrma de conciencia, para
asumir responsabilidades en la empresa y en la sociedad latinoameri-
cana.

Las experiencias europeas y latinoamericanas pueden guiarnos a
Ja respuesta a este planteamiento. Pero, hay que tener en cuenta
siempre, que todo cambio social y econmico debe alustarse a la
realidad national; que el future del sindicalismo en Nmrica Latina
depender en gran parte, del rumbo que tomen las organizaciones
profesionales de trabajadores; de cmo y hacia dnde el Estado, los
empresarios y los dirigentes obreros'encaucen sus fuerzas, recursos,
capacidades y am biiones.

En un Seminario celebrado hace poco en la ciudad de Santo
Domingo, patrocinado por la Asociacin Interamericana de Hombres

Aspects of Israel, page 31, 4ta. revised edition, Jerusalem 1978. published tor ihe
Israel Information Centre, Jerusalem.








de Empresa, el Lic. Aquiles Faras Monge resalt el poder creciente
de los sindicatos, debilitando la autoridad de la gerencia traditional.

En el Reino Unido y en Francia, dijo, la ley permit la
representacin del personal en las Juntas Directivas; en la Repblica
Federal Alemana, una ley reciente obliga a la empresa privada con
ms de dos mil trabajadores, a darles igual representacin que a los
accionistas, en dichas juntas; que en Suecia, la Ley sobre Co-determi-
nacin Laboral, dispone que en caso de desacuerdo, y mientras la
Corte de Trabajo conozca de las discrepancies entire las-partes, la
empresa debe tender las exigencias y puntos de vista de los
trabajadores, situacin distinta al criteria traditional, segn el cual, l
opinion patronal prevaleca hasta tanto los tribunales dieran el
veredicto final. Esta ley concede'al personal el derecho al veto contra
determinadas decisions de la gerencia, con lo que el sindicato puede
bloquear \ controlar en parte el poder decisorio de la empresa.

En su e\posicin, Farias seal tambin los peligros que trae
consigo incorporar a pauses no desarrollados estructuras de la
democracia industrial europea, ajenas al grado de desarrollo econmi-
co > cultural de los pases pobres, lo que entire otras cosas, debilita el
poder competitive de la empresa, acelera el process de burocrati-
zacin, \ acarrea lesiones a su-normal funcionamiento.

En el Seminario de la UCMM, al que me refer anteriormente, el
sacerdote jesuita Jos Luis Alemn, sugiri el establecimiento de un
Comit de Vigilancia en las empresas privadas y del Estado. Alemn
parte -segn dijo- de las formas de cogestin practicadas en
Yugoeslamia \ en Alemania Federal, y de que, en los passes
subdesairollados, generalmente: a) el Estado es un factor "funda-
mental en el process ,de toma de decisions de la empresa moderna;
y, por los alcances y peculiaridades del medio, hay que darle al
Estado un tipo concrete de "participacin responsible en la
empresa"; b) porque los acFionistas minqritarios estn desprovistos
de instruments reales de poder; c) porque los trabajadores, aunque
tienen derecho a participar en las utilidades, carecen de estabilidad en
el empleo \ de un medio eficaz de controlar las actividades y gestin
de la gerencia; y d), finalmente, porque el movimiento sinlial en
estos pases, "est* demasiado dividido polticamente", y, por
consiguiente, no tiene poder para "estar representado dentro de la
gestioh de la empresa".

El Comit d Vigilancia propuesto por el sacerdote jesuta, sera
obligatorio en toda empresa de ms de 200 trabajadores, o para toda

39








empresa favorecida con el otorgamiento de prstamos del Fondo de
Inversiones para el Desarrollo Econmico (FIDE), o por la Ley
Nacionai de Incentivo Industrial. Este Comit, formado por delega-
dos de los obreros, de los accionistas minoritarios y funcionarios del
Estado, no formara parte del Consejo de Administracin, v tendra a
su cargo, entire otras funciones, el "derecho y obligacin de
supervisor la administracin y los libros de contabilidad de las
empresas ) poder de vetar decisions que hieran directives de poltica
econmica y social del Estado claramente definidas"' 2

Respondiendo indirectamente a esta sugerencia, el Dr. Mario
Pasco,'hasta hace poco Presidente de la Federacin Interamericana de
Administracin de Personal, relate la experiencia peruana sobre la
comunidad industrial o comunidad, laboral, la cual es una persona
jurdica de derecho privado, "que integra obligatoriamente a todos
l1s trabajadores stables y a tiempo complete de una empresa
industrial", cuyos objetivos son, fundamentalmente, "fortalecer la
empresa mediante la accin unitaria de los trabajadores en la gestin,
en el process productive, en la propiedad empresarial y en la
Sreinversin" de las utilidades, corho medio "para cautelar sus
derechos e interests"; administrar los bienes que reciba, en beneficio
de los trabajadores" y promoterr el desarrollo social, cultural,
professional y tcnico de los trabajadores"1 3.

Pasco resalt la actitud de los trabajadores peruanos, quienes
han convertido prcticamente a la comunidad industrial en un arma
de lucha sindical o en una nueva forma de catalizar el enfrentamiento
Centre los trabajadores y la empresa, sustituyendo la reivindicacin
por la discrepancia de intereses en torno al manejo de la empresa.
Esto, naturalmente, ha disminuido la produccin, generado conflic-
tos y desavenencias, baja productividad y otros males' 4

Lo cierto es que hay que tener cyidado con la importacin de
leyes y sistemas. Todo cambio debe sopesarse en base a nuestras
realidades, recursos y capacidades. Los adelantos tcnicos, la moder-
nizacin de las estructuras econmicas, la mayor libertad political, la
cada vez ms creciente e irresistible participacin de los trabajadores
en Ja vida national, requieren y necesitan de sindicatos democrticos,
dinmicos, competentes, que participen en el desarrollo, y de lderes
con sensibilidad y conciencia de sus responsabilidades.

La cogestin conlleva, necesariamente, un cambio de actitud. Es
precise rectificar rumbos, sacrificando derechos \ pretensiones en
aras del bien comn y de la libertad. Pero esta sentencia es aplicable a








Stodos, en un mundo de acelerados cambios, interdependencia e
intercomunicacin de conocimientos, ideologas y recursos.

Nuestro sindicalismo es un sindicalismo de minoras, no de
masas, dividido y dominado por las ideas polticas que fraccionan el
mundo contemporneo. Aunque nuestros sindicatos luchan principal-
mente por obtener aumentos de salaries y los trabajadores slo
aspiran a mejoras de tipo econmico, estas aspiraciones son el motor,
el instrument que aprovechan algunos lderes obreros y los grupos
politicos introducidos en el sindicalismo para, dentro y fuera del
sindicato, dar a los conflicts de trabajo el alcance que desborda los
lmites de la empresa. Para esto cuentan con una bien organizada red
de propaganda escrita y radial, y medios diversos de presin que
incluyen amenazas a la persona ffsica o los bienes dela misma.

De este modo \logran alcanzar a veces sus objetivos, en
detrimento del orden jurdico y de la autoridad empresarial, al
tiempo que obligan muchas veces al gobierno a intervenir imponien-
do soluciones polticas a los conflicts de trabajo.

El sector empresarial luce desarmado e impotente para afrontar
este tipo de lucha, evidenciando marcada desunin, falta de
solidaridad; gran pasividad. Su plan de accin se limita al cabildeo a
nivel de las autoridades del gobierno.

La cooperacin tcnica y la ayuda econmica exterior no son
factors nicos pata el progress social, como no lo son ni la
direccin, ni la tecnologa, ni los recursos humans en el process de
la produccin. Hay que acortar la distancia que separa la teora de la
prctica. Humanizar las ideas y los hechos. La experiencia fornea y
la ayuda exterior son indispensables, encuadradas en el marco de la
realidad de cada pas, pero requieren del motor del movimiento
obrero, del concurso del sector empresarial y\de la cooperacin
eqilibrante del Estado, para que el hombre y los pueblos marchen
por la senda nica del desarrollo,-la paz, el bienestar comn y la
justicia social.

El Sindicato modern es pues, toda la asociacin permanent de
trabajadores," constituida conforme a la ley de trabajo, para el
studio, mejoramiento y defense de los intereses comunes de sus
miembros, que, interviniendo en la vida pblica, demand la
participacin del trabajador en la empresa y un mundo social ms
just.








La definicin que antecede contiene los caracteres esenciales del
sindicato modern, particularmente del sindicato de trabajadores en
los pases de empresa libre y de economa mixta. A saber:

1) Es una asociacin permanent; esto es, no es una reunion o
agrupacin temporal de personas,' en el sentido constitutional del
derecho de reunin o asociacin para fines lcitos s pacficos. Se
trata de una asociacin profesioal de personas de un mismo oficio o
profesin, o que laboran en una misma profesin u oficio, o que
laboran en una misma emi'resa, pero no de un agrupamiento
momentneo de stas para celebrar un hecho, o festejar una fecha, o
cambiar temporalmente de ideas. El sindicato es una asociacin
professional permanent. Se diferencia de otras ascciaciones profesio-
niales de carcter permanent, por'el carcter de sus miembros, sus
fines y reglamentacin. Se distingue de la sociedad commercial por sus
fines, objetivos y actuacin. No hay en el sindicato un fin de lucro,
no tiene carcter commercial.

2) Es una asociacin permanent de trabajadores, de personas
t~ue prestan un servicio personal a-otra en virtud de un contrato o
relacin de trabajo. Esto sirve para distinguir al sindicato de
trabaiadores de la asociacin, en sentido general, la cual puede
agrupar a personas que no son trabajadores, cbmo la Asociacin
Mdica Dominicana, la Asociacin Dominicana de Abogados, que
agrupan a los profesionales de la medicine y dlel derecho que ejercen
una profesin liberal. Esto distingue tambin al sindicato de
trabajadores del sindicato de patrons.

3) Es una asociacin permanent de trabajadores constituda
conform a las eyes de trabajo. En efecto, el Cdigo de Trabajo
dedica todo un libro, el V, a los Sindicatos, regulando sus rganos,
objetivos; constitucin, capacidad, classes, formas, funcionamiento,
registro y disolucin mediante normas bsicas que garantizan '
reconocen a sus miembros, entire otros, el d'erecho de asociacin
sindical, la libertad sindical y ederecho de negociacin colectiva.
Todo este rgimen legal distingue al sindicato de trabajadores de
otras asociaciones permanentes de carcter cultural, deportivo,
recreativo, etc., formadas incluso por'trabajadores al tenor de la Le}
520, de 1920, para las Asociaciones que no persiguen fines
pecuniarios.

4) El sindicato se constitute para el studio, mejoramiento y
defense de los intereses comunes de sus miembros. El Art. 299 del
Cdigo de Trabajo se refiere a los fines sindicales, objetivos que con










frecuencia alcanza el sindicato mediante la contratacin colectiva,
medio por el cual procura el mejoramiento de las condiciones de vida
y de trabajo de sus miembros, la tutela de sus intereses profesionales,
. el reconocimiento del patrono de la representatividad del sindicato.
Los fines sindicales tambin separan definitivamente al sindicato de
Scualquier otro tipo de asociacin de personas o trabajadores. Estos
fines y el modo de actuacin los distancia, adems, d los sindicatos
de patrons.


S 5) El sindicato de trabajadores intervene en la vida pblica y
Sjuega un papel vital, militant o de primer orden en la vida social
contempornea, particularmente en los pauses democrticos, donde
se convierte en un rgano de presin sobre la opinion pblica y las
autoridades, esde las Cmaras Legislativas, en las comunidades,.en la
empresa. En fin, dentro y fuera del Gobierno. Su actuacin no se
Slimita va a la tutela de los intereses profesionales de sus miembros, ni
a la.solucin direct de-los conflicts de trabajo ni a la negociacin
colectiva, sino que ha incorporado la lucha por una mejor poltica de
Sprecios y salaries, por una ms amplia y protectora legislacin social
) del trabajo; por su participacin en la toma de decisions en los
asuntos econmicos y pblicos de la nacin.


6) En la sociedad tmoderna, el sindicato demand la participa-
cin del trabaador en la empresa, de la cual es parte vital, mediante
Sla accin unitaria en la gestin, en el process productive, en Ja
propiedad de la empresa y en las utilidades de la misma.

7) El sindicato de trabajadores lucha tambin por un mundo
social ms lusto, como aspiraba el sindicalismo revolucionario, la
accin sindical no puede encerrarse ni se encierra hoy dentro de unas
fronteras nacionales, sino que desbordndolas, pretende ser resuelta-
mente international". Los trabajadores son la mayora- numrica en
el mundo contemporneo. Es lgico que los sindicatos que los
Sagrupan y representan-en todo el orbe, convencidos de que la
explotacin humana 9 la miseria en cualquier parte del mundo son
un peligro para la humanidad, luchan hoy por una mejor distribucin
Sde la riqueza, por erradicar el desempleo, el hambre; en fin, por un
rgimen social y econmico ms just. El bienestar human y la.
justicia social son pues, tambin, parte de sus objetivos y planes de
accin, en el orden national e international.











BIBLIOGRAFIA

1. Georges Lefranc, "El Sindicalismo en el Mundo", traduccin de Pedro Lpez O.,
Madrid, 1979, pg. 130.

2. Harold J. Laski, "Los Sindicatos en la Nueva Sociedad", Fondo Cultural Econmico,
Mxico, 1957, pg. 12.
3. Georges Lefranc, ob. cit., pg. 140.
4. Georges Lefranc, ob. cit., pg. 141.

5. Harold J. Laski, ob. cit., pg. 11.
6. CIOSL, "Manual para Dirigentes Sindicales", Buenos Aires, 1968, pg. 8.
'7. Ugo Piazzi, "Accin Sindical', Madrid, 1967, pg. 24.-
7.bis Ugo Piazzi, ob. cit., pgs. 25-26.
,8. Alfredo J. Ruprecht, "Derecho Colectivo de Trabajo", Madrid, 1978, pg. I 1.
9. Lupo Hernndez Rueda, "Papel'del Sindicato en una Sociedad en Vas de
Desarrollo", I Seminario Nacional de Derecho Social, 1979, Repblica Dominicana,
Universidad Catlica Madre y Maestra.
10. George Lodge, "El Movimiento Obrero como Vanguardia de la Democracia en los
Pases en Desarrollo", Mxico, 1964, pg. 76.

11. Georges Lefranc, ob. cit., pg. 143.

12. Jos Luis Alemn, "Los Derechos de los Trabajadores en Funcin de la Empresa",
(Universidad Catlica Madre y Maestra, Santiago, Rep. Dominicana, I Seminario
Nacional de Derecho Social, 1979).

13. Luis Psara y Jorge Santistevan, "Anlisis Preliminar de las Relaciones entire el
Sindicato y la Comunidad Laboral", del libro Movimiento Obrero, Sindicato \ Poder
en Amrica Latina, Buenos Aires, 1974, pg. 393.'

14. Luis Psara y Jorge Santistevan coinciden en parte con Mario Pasco, pero airman
que, en las mpresas con sindicatos dbiles, o donde no existan sindicatos, la
comunidad laboral ha contribuido a su creacin o fortalecimiento, en general,
afirman, ella "se est constituyendo en un important element de educacin poltica
del trabajador, hacindolo ms consciente de sus derechos, del comporlamienio de la
clase de la empresa y de su condicin de asalariado", (ob. cit., pg. 394).













ORIGENES DEL LATIFUNDIO Y EL MINIFUNDIO
EN REPUBLICAN DOMINICANA

Por Guillermo Moreno y Aura Fernndez


La vigencia, en nuestra estructura agraria, de Latifundio y
I Minifundio, como realidades que aunque opuestas traducen por igual,
atraso econmico-social, crea el imperative de precisar sus orgenes,
para que al tener un conocimiento ms profundo del problema, las
fuerzas sociales, que accionan polticamente y que representan
intereses econmicos diferentes a los del terratenientes latifundista,
puedan en un moment determinado erradicarlos. Precisamente
porque estas formas de propiedad y de produccin, por un lado,
desde el punto de vista de la burguesa agraria, la imposibilitan de
apropiarse de la totalidad de la plusvala creada por el obrero
agrcola;, y desde el punto de vista del proletariado, porque la
presencia de estas formas de propiedad y de produccin atrasadas,
acrecentan los males consustanciales a la estructura de capitalismo-
dependiente vigente.

CONCEPTUALIZACION GENERAL DEL LATIFUNDIO Y
MINIFUNDIO.- El Dr. Vctor Livio Cedeo en su libro "La Cuestin
Agraria", seala que "el Latifundio se define como una categora
general en la cual se puede casi incluir las grandes explotaciones
intensivas modernas de tipo capitalist o de tipo socialista, (Pg.
56-57).

Esta definicin no da una vision correct y precisa de lo que, a
nuestro modo de ver las cosas, es el Latifundio. Esto pues, la
definicin comentada toma como nico criterio la extension de la
tierra. Para el autor, bastaa y sobra con que un predio sobrepase de
una determinada extension para que se le pueda llamar latifundio". Y ,
en parte es cierto, pero, la extension de la tierra, es slo el aspect
formal de lo que es el Latifundio.

Esta limitacin del concept a la idea de extensionn de la
tierra" es lo que nos permit entender al autor al presentarlo
como una "categora general".









Ms concretamente, el autor comentado concibe la e\istencia
latifundista bajo cualquier rgimen de propiedad, ademis de que no
distingue los modos diversos de darse el latifundio, de pais a pas e
incluso, en un mismo pas.

Para nosotros, por el contrario, el Latifundio es una categora
histrica. Al plantearlo as queremos\significar que el latifundio \ su
coiirlati\o el minifundio se dan en unas condiciones hi trico-socia-
l1s precisasi condiciones stas que e\presan un determinado grado de
desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad; en este caso:
-Slo puede concebirse la existencia del Latifuhtdio \ Minifundio,
%como realidad, en un sistema de propiedad privada.

-Ms an, se le ubica dentro de un modo concrete de darse la
propiedad privada. Histricamente es propio del modo de produccin
,feudal; adems est present en today la etapa de transfonrmacin del
Feudalismo al Capitalismo y supervive en los pases de capitalism
atrasado o poco desarrollado.

-El latifundio, siendo' una forma de propiedad" pri\ada sobre
grande extensions de tierra, como realidad implica adems baio
desarrollo en la productividad del trabajo, subutilizacin de la tierra,
escaso empleg tcnico professional, un sistema de poder anacrnico
y/o. la percepcin de renta del suelo por parte del terrateniente, sea
del siervo o del .burgus agrario, por el monopolio de la propiedad
privada sobre la tierra.

-La existencia del latifundio conlleva, necesariamente, la
presencia de otras estructuras subordinadas, que son su cara mitad.-
Tal es el caso del minifundio.

-'As, el terrateniente o latifundista ocupa la cspide en la
estructura econmico-social agraria y en tal sentido subordina \
explota al pequeo y median propietario agrcola, a los marginados
del campoy, algo ms propiamente en el capitalism, a la burguesa
agraria a travs de la renta del suelo, con lo cual percibe parte de la
plusvala creada por el asalariado agrcola y en ese sentido,
indirectamente, le e\plota tambin.

-En lo que concierne al minifundio, caracterizado por la
aprobacin privada de pequeas extensions de tierras, \ cua
produccin se desarrolla a travs de tcnicas atrasadas y fundamental-
mente para la subsistencia. Por stas caractersticas, su ente social, el








pequeno preductor campesino, ha de compartir la explotacin
minilundista con el trabajo en y para la gran propiedad.

ORIGENES DEL LATIFUNDIO. Y MINIFUNDIO EN LA R.D.-
Por cerca de 400 aos tuvimos una existencia como colonia. Fue con
nuestra Independencia en el 1844, cuando emergimos como Repbli-
.ca libre. En toda la poca colonial se distinguen a grandes rasgos el
desarrollo de 3 economy as diferentes: la del oro, la del azcar y la del
hato, que se diferencian unas de otras, no slo en que el product*
dominant, en cada una era distinto, sino adems en que el modo en
- que se produca, el tipo de relacin hombre-tierra, el nivel de
utilizacin de la tierrra como recurso produc4ivo presentaba en cada
una caracteres tambin diferentes, dado una series de particularidades
histricas del moment que condicionaron y marcaron el desarrollo
econmico-social de la colonia.

Precisemos una idea. En el 1492 lo que se denomin a partir de
ah la isla Espaola y Santo Domingo y que despus devino en lat
Repblica Dominicana, tena una historic y un desarrollo econmico
social particular que era la historic y el desarrollo de los aborgenes
que la habitaban.

En este ao, con la presencia de los espaoles en nuestra isla se
produce una ruptura, y nuestra historic comienza a configurarse a la
luz de lo que era el nivel de desarrollo de las sociedades de Europa
Occidental, de la cual Espaa formaba parte. Para esos aos esas
sociedades sentan los efectos de un Capitalismo naciente. Sin
embargo, \ esto es lo que ms queremos precisar, Espaa estaba
rezagada dentro de este context en cuanto a que por particulari-
dades histricas (guerra de La Reconquista, expulsion de los moros y
judos, fortalecimiento del absolutismo monrquico, etc.), se retard
su desarrollo capitalist. De ah surgi su deuda histrica para.con
nuestra sociedad.

Ese atraso en el desarrollo econmico social de Espaa se
tradujo en nuestra colonia en una incapacidad para incorporarnos
efectivamenteal nivel del desarrollo histrico alcanzado en la poca,
pero como ha de razonarse, no puede darse de lo que se carece.

De ah' que gran parte de nuestra vida-colonial se caracteriz por
el abandon como sociedad al impulso propio de nuestras fuerzas
econmico-sociales, de donde .en .vez de tener una economa
autosuficiente y articulada con el mercado international de la poca,
devinimos en una econorria de corte natural, para la subsistencia,








sumida, como se deduce, en el mayor atraso. Es dentro de este
context: de colonia de una metropolis con un profundo atraso
econmico-social que se configuran formas atrasadas de propiedad y
de produccin en nuestra sociedad, como es el caso del Latifundio y
el minifundio.

La Enciclopedia Dominicana resea que "El Latifundio domini-
cano, tal como se conoce en el present, tiene su origen en el pasado
colonial, independientemente de las variaciones sufridas en el process
de la historic agraria dominicana". (Pg. 115 tomo IV).

Creemos que s, "que es en el pasado colonial" donde est el
origen de la estructura agraria latifundista (y minifundista) agrega-
mos, del campo dominicano del present. Ahora bien es necesario
precisar en cul de los perodos de ese pasado colonial se encuentra el
origen del Latifundio y Minifundio: Veamos.

A. Economa del Oro. Por medio de la Bula Intercotera de
fecha de 3 de mayo de 1493 los reyes de Espaa adquieren la
jurisdiccin y dominio sobre las tierras descubiertas y por descubrir,
dando sto lugar a la usurpacin de los derechos que como nativos
de estos territories correspondan a los aborgenes.

Esta situacin se reforz ms tarde con la cesin dce determina-
dos predios a los colonos espaoles. Empez a darse, espec ificamente
a partir de "La Rebeli6n de Roldn", pues uno de los motivos de tal
rebelin fue la inconformidad de los colonos por no poder participar
directamente en la "empresa colonial", dada su condicin de
asalariados de la corona o del almirante. Una de las conquistas de los
"Roldanistas" fue el ser favorecidos con repartimientos de tierras e
indios.

Esta situacin en un principio, de hecho, fue legalizada e
"institucionalizada" con el establecimiento del sistema de Las
Encomiendas, con lo que se regulariz el caos en cuanto a la
organizacin de la propiedad y posesin de los derechos.

Se transform as el sistema de explotacin. En un principio los
aborgenes deban pagar a la corona un tributo y con el sistema de
Los Repartimientos se dio paso a ,una explotacin direct del
aborigen en condiciones esclavistas de produccin.

Puede concluirse en lo que a este perodo se refiere, en relacin
al Latifundio y Minifundio que: a) Dado la forma como se realize el

48









Sdescubrimiento, y subsiguiente colonizacin, unido a las condiciones
de existencia de los aborgenes, caracterizado por un bajo grado de
Sdesarrollo econmico-social, facility queddesde los primeros momen-
tos, el grupo de espaoles que habit la isla entrara en posesin de la
tierra pudiendo .disponer de considerable extensions, dado lo
reducido que eran y el valor de esta en ese entonces. b) Sin embargo,
la tierra no presentaba inters, y el afn de poseer determinados
predios no fue en funcin de ella misma, como recurso productive,
como objeto de explotacin. Se le ocupaba en funcin de la
explotacin minera, especficamente de oro. c) De ah pues que en
este perodo objetivamente no puede ubicarse el origen del Latifun-
dio Mlinifundio, como unidades de produccin agrcola. Esto as,
tomando en cuenta que en funcin de la minera, la tierra se
estructura se utiliza de modo sustancialmente diferente a cuando se
hace en funcin- de la explotacin agrcola. d) En conclusion;
teniendo como base la economa-del oro, como indica su nombre, la
produccin minera y no la agrcola no podemos hablar de existencia
de Latifundio y Minifundio dado que stos son unidades productivas
agricolas con determinadas caractersticas, e) La corona espaola, si
se quiere, era la que ms se aproximaba a la condicin de latifundista,
aunque en realidad la designacin correct sera la de propietaria
jurdica de las tierras realengas (las tierras sin dueo), que eran la
inmensa mayora (lo cual confirm lo dicho ms arriba). Pero-en
- realidad esta posicin no puede sostenerse, dado que la corona de
Espaa, al ser la duea de los territories descubiertos en su nombre,
la parte del territorio de la isla que no era de algn colono espaol,
por exclusion devena en propiedad de la corona, pero eso era la
corona, propietaria jurdica y nada ms, y eso ranes suficiente para
hablar de "Latifundio", pues ste ms que una forma de propiedad es
una unidad productive agrcola, como afirmamos precedentemente.
De lo e\puesto se infiere que el milifndio, como unidad productive
agrcola, para esta poca tampoco exista.

B. Economa del Azcar. Entre 1519-1520 surge la produccin
azucarera con carcter industrial y en lo que rest de siglo se
desarroll, consolid y entr en decadencia/

Para 1520 en la isla haban tres ingenios funcionando y various
en construccin. En 1527, el nmero era de diez y ocho ingenios, dos
trapiches N doce ingenious en construccin; en 1545 haban veinte
ingenious \ cuatro trapiches; en 1565 treinta ingenios; en 1588 diez y
siete ingenious para 1605 tan slo doce.

En "Historia Social y econmica de la Repblica Dominicana"








su autor, Roberto Cass, estima que para 1520 la produccin de
azcar no deba llegar normalmente a las 10,000 arrobas, (Pg. 86) y
en un cuadro con una curva del crecimiento probable de la
exportacin de azcar estima que para 1530 la produccin era de
30,000 arrobas; en 1540 de 40,000; en 1570 de 80,000 y en 1580 de
100,000 arrobas, (Pg. 84). En otro cuadro aparece que en 1581 las
exportaciones registradas en Sevilla fueron de 44,630 arrobas, en
1584 de 42,150; en 1589 de 10,350,y en 1599 de 2,100, (Pg. 104).

De las cifras anteriores podemos extraer lo que constituy el
perodo de crecimiento y el inicio de la decadencia de la produccin
azucarera. As vemos, por el nmero de ingenios en labor y por el
nmero de arrobas exportadas, que de 1520 a 1580 la produccin
azucarera estuvo en crecimiento y a. partir de este ltimo ao
comienza el perodo de decadencia de la cual no tuvo recuperacin.
No nos interest enumerar aqu las causes de la expansion y
decadencia de la produccin azucarera, sino dar una-idea material de
lo que fue su desarrollo. En este perodo entremos a la cuestin de la
tierra.

Empecemos por decir que un ingenio normal de la poca
requera una inversin de $10,000 a $15,000, aunque se conocen
casos de inversiones de $40,0,00 (el de Suazo). El rengln ms
important era el de mano de obra esclava, estimndose en 100 el
nmero promedio de esclavos en el ingenio, aunque se conocen casos
de ingenios con 900 negros; como el de Melchor de Torres.

Juan Bosch en "Composicin Social Dominicana", (Pg. 41) nos
dice que l negocio de producer azcar requera planeamiento;
conocimiento para el uso de la fuerza hidrulica, para la construccin
de los molinos; organizacin para la siembra y el cuidado de la caa,
talleres de construccin de carretas, y para la reparacin de todo el
equipo de madera que se usaba en la industrial, numerosas y variadas
piezas de cobre y de hierro y la tcnica para.repararlas; requera los
servicios de los llamados maestros y oficiales del azcar, que eran los
tcnicos de fabricacin del dulce; requera administracin, organiza-
cin de transport y commercial Y Roberto Cass, en la obra citada,
(Pg. 83) reafirmando esto anota que "los ingenious eran explotacio-
nes con una alta tecnologa para la poca que se correspond a con la
manufacture".

Adems la produccin d azcar, en su conjunto, requera de
considerable extensions de tierra. Era necesario tierra para el
cultivo de la caa, (la cual se sembraba por falta de conocimientos









agrcolas, de forma escalonada y durante todo el ao). Roberto Cass
Sseala que la cantidad promedio de tierra dedicado al cultivo de la
caa era por lo regular ms de 200 tareas; tierras para potreros y
- crianza de ganado y sto as dado que el ingenio deba tener 1 2
" hatos, pues requera de ganado para la alimentacin, para el
transport de la caa del ingenio y para el transport del azcar al
puerto; tierras para el cultivo de tubrculos para la alimentacin.
Haba que disponer tambin de bosques para el corte de la lea que
requeran las calderas.

Lo sealado da cuenta del aspect cuantitativo de la utilizacin
de la tierra. An result ms important lo que se refiere al aspect
cualitativo.

Se calcula que un ingenio produca entire 4,000 y 10,000
arrobas po.r ao. Y. como veremos ms adelante, dadas las condicio-
nes de productividad de la tierra y de la caa no se puede ms que
concluir que objetivamente la industrial azucarera se basaba en una
utilizacin intensive del recurso tierra. Veamos:

Aunque objetivamente representaba la agriculture ms avanzada
de la isla (utilizaba el arado con rejas movido por bueyes), sin
embargo careca de medios tcnicos que maximizaran la produccin
del azcar, como es el caso de la no existencia de sistemas de riesgos.
Sabemos hoy da que "por cada acre se producan 5 toneladas de
caa", (Roberto Cass, op cit, pg. 86) y que "era necesario un acre
de caa para producer una tonelada de azcar", (Moya Pons, op cit,
pg. 78).

De todos estos datos e ideas, qu podemos concluir de la
economa del azcar en relacin al objeto de este trabajo?...
Empecemos por decir que para procesar el azcar se requera
previamente de la produccin de la caa, y para producer sta deban
utilizarse, como hemos visto, grandes extensions de tierra, las cuales
eran propiedad privada del dueo del ingenio.

Pero si bien podemos considerar la posesin de grandes
extensions de tierra como una premisa para la conformacin del
Latifundio, sin embargo, ste no queda conformado por la sla
existencia de este rasgo. El latifundio segn lo hemos conceptualiza-
do, como unidad productive, implica sub-utilizacin de la tierra y un
sistema de explotacin de otros sectors o classes sociales a travs de
la tierra, por medio de la renta del suelo.








La estancia azucarera se caracterizaba, por el contrario, por el
uso intensive del recurso tierra y al basarse en relaciones esclavistas
de produccin, el esclavo era utilizado por el propietario del ingenio
como medio de produccin, de donde su explotacin no se daba a
travs de renta del suelo.

Ahora bien, decir sto no niega que, al. igual que la economa
del oro, la economa del azcar sentara bases para la conformacin
de nuestro sistema de propiedad sobre la tierra en latifundios,
minifundios y otras formas atrasadas de propiedad. Y esta ltima (la
economic del azcar) an ms, en cuanto que en ella se consolidaron
las formas de propiedad privada sobre la tierra, y en cuanto que su
(decadencia dio po resultado, dadas una series de condiciones, como
por ejemplo, un abundante desarro.lQ del ganado (manso y alzado),
el predominio de los hatos como la base fundamental de la
economa, que como demostraremos ms adelante constituy la
matriz de donde naceran formas de propiedad como son el
latifundio y el minifundio.

ECONOMIC DE LOS HATOS. Hemos dicho ya que la
economa de los hatos de los siglos XVI, XVII y XVIII, en cuanto
signific un atraso en la organizacin econmico-social de La
Espaola, cre definitivamente las condiciones para el desarrollo y
consolidacin, entire otras cosas, de determinadas formas de propie-
dad y de produccin como son el latifundio y el minifundio.

Aclaremos el sentido que damos a esta afirmacin...

Tratndose de una realidad de profundas races econmico-so-
ciales, al hablar de origen no estamos pensando en un moment
nico y preciso, en una fecha de aparicin del fenmeno sino que
"origen" es concebido como processo de formacin", de donde el
resultado (en este caso el latifundio y minifundio) como realidad
nueva no es ms que interconexin dialctica y fusin compleja de
fenmenos de distintos rdenes: econmicos, histricos, jurdicos,
etc. Pero este process de formacin no se pierde en el tiempo, sino
que puede determinarse "un punto de partida", punto de partida en
que unas premises, que paulatinamente vienen tomando cuerpo, en
un moment ms o menos preciso asumen configuracin "visible",
hacindose dominantes como tendencia que norma el desarrollo del
fenomeno.

Hacr estas precisiones es important para poder entender en su
sentido profundo, a qu nos referimos cuando afirmamos que el









latifundio y el minifundio tuvieron su origen en la economa del
hato. En ella se dan condiciones que de modo dominant norman el
desarrollo de las formas de propiedad y de produccin que van a
general el latifundio y el minifundio.

Pero si bien en los siglos subsiguientes' al siglo XVI se da el
process de conformacin y consolidacin (como interconexin
Sdialctica j fusin compleja de fenmenos de distintos rdenes) es
nuestra hiptesis de que Las Desvastaciones de Osorio (1605-1606)
constitu, en el "punto de partida". Es a partir de las desvastaciones
que una series de premises (pre-existentes) se consolidan y se hacen
dominantes en cuanto comienzan a normar el funcionamiento err
general de la sociedad. As, a las caractersticas del Hato, que de por
s significaba un atraso econmico-social, comomunidad productive, se
Sagrega por las desvastaciones: la miseria general de la sociedad, el
anacronismo y abandon de la vida institutional y jurdica, la
.despoblacin general de la isla y la subsiguiente desarticulacin de los
Sembriones de pobladores, atenuacin de la explotacin esclavista,
Sdesvinculacin general de la isla del mercado exterior, etc. Y las
. desvastaciones adquirieron tal significacin y trascendencia por el
modelo econmico que impuso Espaa en La Espaola y en el resto
de sus colonies; modelo que no era ms que reflejo-de el atraso que
en trminos de desarrollo histrico-social tena Espaa.

El element dinmico en la economa de las colonies resida en
el comercio exterior con la Metrpolis. Esto se traduca negativa-
mente en que no se creaban las bases para el progresso y desarrollo de
la Colonia. El bienestar econmico dependa de las demands y de
los niveles de precio del mercado exterior, con la agravante de que el
comercio de las colonies estaba monopolizado por La Casa de
Contratacin de Sevilla.

S Asi' sucedi durante la conoma del oro y del azcar. La
obtencin de grandes ganancias y eWaumento en la produccin no se
traducia en progress econmico-social interno. De ahi que cuando la
economa del azucar no fue hacindose rentable, por la falta de
mercado exterior, fue sustituda "espontneamente" por lo que s lo
era en ese entonces, el cuero, dada su alta demand en Europa y la
existencia de grandes cantidades de ganado en nuestra isla.

Lle\ados por la dinmica propiade la economa de La Espaola,
los hombres fueron dejando de producer azcar para producer cueros,
\ al actuar as' irremisiblemente hacan involucionar nuestra sociedad:
Esto as dado que la misma "descendi,del punto en que comenzaba








a organizarse como sociedad industrial al estado de los pueblos
pastores; pues eso y no otra cosa, lleg a ser la isla en la segunda
mitad del siglo XVI: un pueblo de pastores", (Juan Bosch, op cit,
pg. 43).

Y ese retroceso que en trminos de desarrollo histrico
significaba la economa del hato, sino fue sentido inmediatamente se
debi a la actividad econmica intense que signific el contraband.
A la hora que ste desapareci, que fue el objeto de las desvastacio-
nes devino un paro econmico, casi absolute, en la isla. En trmino
concrete porque las desvastaciones mismas significaron una cuantiosa
Sprdida econmica para la economa de la colbnia (se calcula que de
ms de 100,000 reses que existan, entire las que se alzaban o
murieron en la despoblacin, slo quedaron unas 2,000; 5 ingenios
que estaban en esta zona, entire los que estaban los ms productivos,
fueron destruidos tambin). Adems, porque el cuerpo representaba
un valor para los pobladores en cuanto existiera un comprador
extranjero dado que el hatero no saba manufacturer el cuerpo ni
exista en la isla el nivel de consumo e intercambio suficiente sobre el
que pudieran sentarse internamente las bases del desarrollo econmi-
co-social. Y no pudo ser as porque el element dinmico de la
Economa del Hato era el comercio exterior, el contrabando.
SDesaparecido ste devino el paro casi absolute para nuestra econo-
ma. El process que a partir de ah se inicia se caracteriza, como ya
hemos sealado, por la miseria generalizada, anacronismo institu-
cional y jurdico, despoblacin general de la isla y desarticulacin de
las poblaciones, atenuacin de la esclavitud, etc. En la configuracin
de todo estos factors es que se desarrolla y consolida el latifundio y
el minifundio en nuestra estructura agraria.

Cul fue la evolucin de la estructura agraria de la isla a partir
de las desvastaciones? Qu ocurri en los siglos XVII, XVIII y XIX
en; relacin a la tierra? De qu modo concrete se original N
consolida el latifundio y el minifundio?

Las respuestas a estas interrogantes estn condicionadas por el
comportamiento de la actividad econmico-productiva de la sociedad
en ese entonces. Esto as porque, en sentido general, el nivel de
utilizacin y de productividad de la tierra, el modo como se
produce los bienes materials de la sociedad en su conjunto, siendo
sto no ms que una expresin del grado de desarrollo del trabalo
human, configuran (en trminos de la propiedad jurdica ) de la
proporcin hombre-tierra) una estructura agraria determinada.








Hasta ahora tan slo hemos afirmado que fue en la economa de
los Hatos que tuvieron su origen el latifundio y el minifundio. Para
poder responder el porqu el latifundio y el minifundio. Para poder
responder el porqu de esta afirmacin debemos antes detallar qu
fue la economa de los Hatos. Veamos:

La existencia de una considerable cantidad de ganado, dadas
unas condiciones ambientales favorables para su rpida produccin,
junto a la fcil concesin, en calidad de propiedad privada, de
grandes extensions de tierra por la corona a los colonos, al abundar
stas, si tomamos en cuenta el nmero de habitantes,' fueron
indudablemente las premises sobre las que se desarroll el Hato
ganadero a lo largo del siglo XVI.

El Hato utilizaba de modo extensivo la tierra, para la crianza del
ganado. Tal crianza tena como base el rgimen\natural y espontneo
de reproduccin del ganado; es decir, el hombre no diriga
planificadamente su reproduccin. Es por estas caractersticas que
presentaban nuestros hatos que, como unidad productive, correspon-
den a un nivel sumamente bajo dentro de lo que ha sido la evolucin
"normal" de la organizacin econmico-social del hombre. Pero lo
dicho no es suficiente para enterar al lector de lo que realmente fue
el hato de los siglos XVII, XV4II y principios del XIX. A esas
caractersticas de atraso se sumaron, agravndolas y profundizn-
dolas, las desvastaciones y subsecuente paro del contrabando y sus
consecuencias en trminos de miseria, y abandon. Adems, las
calamidades naturales: epidemias, terremotos y ciclones que azotaron
la isla, junto a los constantes ataques de los bucaneros y pirates. i'

Con todo sto, pus para mediado del siglo XVII no slo haban
desaparecido las estancias y los pocos ingenios que quedaban sino
que los hatos se haban convertido en hatillos con lo que se quiere
significar que la cierta organizacin que impona el contrabando al
hato, se haba perdido, caracterizndose ahora por tener muy pocas
reses mansas, siendo la base central de la produccin ganadera las
monteras, que eran los bosques donde se cazaban reses totalmente
salvajes (Roberto Cass, op cit, pg. 135).

La ganadera pues, basaba en la montera, mantuvo inalterable
en el hato, la gran propiedad, como su fundamento.

Junto al hatero se destac, en este perodo, la iglesiacomo gran.
propietaria. Esta condicin le provino, de donaciones, generalmente
en tierras, de sus feligreses.








Para el siglo XVII, podemos afirmar, que los hateros y la iglesia
tenan el monopolio privado de la propiedad de la tierra. Esto lo
confirma el hecho de que los esclavos y libertos para poder entrar en
relacin con la tierra deban pagarle un tributo.

En conclusion: La permanencia de la economa de.l hato
consolid la estructura de produccin y de propiedad sobre la tierra,
que le daba sostn. Esta es pues, la explicacin del process de
formacin y por tanto el origen del Latifundio.

El Minifundio, aunque lo hiemos conceptualizado como un
correlativo del Latifundio, como ciertamente es, tuvo un process de
formacin particular.

En una sociedad altamente atrasada, de economa para la
subsistencia, donde la miseria abarcaba a todos los habitantes, como
fue La Espaola de estos siglos, objetivamente poca o ninguna
importancia tenan los esclavos. De aqu que hubiera una relative
facilidad para stos obtener su libertad. El problema estaba, dado el
estancamiento de la economia, en conseguir el imported monetario
para ello o en lograda la libertad de qu sostenerse.

El hecho fue que durante toda esta poca elesclavo y el liberto
mantuvieron la explotacin agrcola de pequeos predios a travs del
pago de tributo al propietario de la. tierra, desarrollndose en el ms
de los casos, unas relaciones de corte patriarcal y una produccin
bsicamente para la subsistencia. La posesin, pues, de pequeos
pfrpdios para la produccin agrcola exista ms en virtud del atraso
que por una rgida apropiacin privada sobre la tierra. Incluso hay
datos histricos que confirman la existencia de ciertas facilidades
para poseer la tierra a travs de la institucin de los terrenos
comuneros o de las Capellanas de la iglesia. El problema pues,
repetimos, no era de la propiedad sobre la tierra sino de la
incapacidad de utilizar eficientemente este recurso. El hecho es que
durante todo este perodo no puede hablarse del minifundio N por
consiguiente del campesinado dominicano, pues como hemos visto
los esclavos y libertos, su produccin, siendo para la subsistencia, no
estaba basada en la propiedad de la tierra1 sino que su vnculo con ella
deven a del pago de tributo a los hateros o a la iglesia.

Con la Ocupacin Haitiana se aboli la esclavitud, liberndose
de 8 a 9,000 esclavos y se procedi adems, a realizar repartimientos
de tierras entire stos y los que carecan de ella en calidad de
propietarios privados.








S Es pues con la Ocupacin Haitiana, que se consolida y
e. generaliza el campesinado, como pequeo propietario y productor
; agrcola, en el campo dominicano.

Esta estructura de grandes y pequeos propietarios se mantuvo
y se mantiene an, cada vez bajo nuevas variantes y con otros
imperativos aunque en el fondo de ella permanece el atraso y la
desigualdad social a que d origen.











LISTA DE LOS IMPUESTOS
Y SELLOS DE VALORES A PAGAR
PARA DEPOSITAR LOS DISTINTOS ACTOS
EN LA OFICINXADE REGISTROS DE TITULOS.



A.- Sellos de valores Rentas Internas: una venta Hipoteca, de
acuerdo a su monto debe llevar los siguientes sells:

De RD$5.00 a RD$100.00 ............ ..n sello de RD$2.00
De RD$100.01 a RD$500.00 .......... un sello de RD$-1.00
De RD$500-01 a RD$1,000.00 . ...... ..un sello de RD$6.00
De RD$1,000.01 a RD$2,000.00 ......... un sell de RD$8.00

Cuando la operacin sea mayor a RD$2,000.00, la forma ms
prctica de calcular los sellos, es muJtiplicando el monto de la
operacin por 2 sumndole al resultado RD$4.00. Eje. en una venta
de RD$10,000.00, los clculos son de sta manera:

RD$10,000.00 x 2 = RD$20.00 + RD$4.00 = RD$24.00

Nota: esos RD$4.00 sumados al final, correspondent a los
primeros RD$500.00 de toda operacin.
Estos sellos, deben anexarse al Acto de Venta Hipoteca,
solamente cuando son Actos Bajo Firmas Privadas; ya que en los
Actos Autnticos, ejlos quedan adheridos al original del Protocolo
del Notario Pblico.
Los Actos Autnticos, pagan en sellos de valores ms que, los de
Bajo Firma Privada. Para calcular los sellos que lleva una venta o
Hipoteca, la forma ms fcil es, multiplicar el monto de la operacin
por 3 y sumarle al resultado RD$4.00. Ej. en una operacin de
RD$5,000.00 hecha por Acto Autntico, se calcula as:

RD$5,000.00 x 3 = RD$15.00 + RD$4.00 = RD$19.00

Si fuera Bajo Firma Privada, la operacin sera la siguiente:

RD$5,000.00 x 2 = RD$10.00 + RD$4.00 = RD$14.00









B.- Adems de estos sellos, todo Acto de Venta \uintkio O
Bajo Firma Privada, debe llevar para fines de Inscripcinr,, Anotalcin
y Expedicin de Certificado cde Ttulos Duplicados del dueo, un
sello de RD$5.00, dos sellos de RD$2.00 de la Le) 37(i \ un isello de
0.25 de la Ley 67.

Si la venta abarca ms de un Inmueble, se le ane\a.r al A.to, un
sell de RD$3.00 y un sello de RD$2.00 de la Le\ 370, po cada
Inmueble adicional.

Si una persona vende por un mismo Acto a various compradores,
porciones determinadas dentro de un mismo I'mueble, se debe
anexar a dicho Acto, unsello de RD$3.00 y uno de RD$2.00 de la
Ley 370, para la Expedicin de Certificado del dueo a .ada
comprador adicional.
C.- Antes de presentarse, en la oficina del Registro de Ti'tulus,
que le corresponda de acuerdo a la ubicacin del Inmueble, el
interesado debe ir a cualquier oficina de Rentas Internajs, pa que le
liquiden el Acto de Venta.

Rentas Internas lo liquidar del modo siguiente: multiplica.i el
monto d la venta por 4%, y ste product se multiplica por 12-.;
luego,se suman stos dos products y queda liquidado el Elto. E en
una venta de RD$100.00 se calcula as:

RD$100.00x 4%= RD$4.00
4.00 x 12%= 0.48
'RD$4.48

Esta es la forma ms fcil de hacer la liquidacin, \ a que Rentas
Internas, utiliza la siguiente forma. Ej. en una venta de RD$ 100.00,
los clculos sern de la siguiente manera:



RD$100.00 x 1%= RD$1.00
1.00 x 12% = 0.12
RD$1.12 Ley 1924
RD$100.00 x 1%= RD$1.00
1.00 x 12% = 0.12
RD$1.12 Ley 3341 RD$1 12
1 12
RD$100.00 x 2% = RD$2.00 2.24
S 2.00 x 12% = 0.24 RD$4 4S Total j j-u
RD 2.24 L,; 32 _

60

/








D.- L.i: Hipotecas, adems de los sellos de valores, de acuerdo a
su mn.rit. deben llevar, un sello de RD$5.00, un sello de RD$2.00
,_Luiiuntl, dos sellos de RD$2.00 Ley 370 y un sello de 0.25; los
.tiua. t._i.Jlizan RD$11.25 que se distribuye as: RD$4.00 por la
Insci piii. RD! 5.25 por la Expedicin del Duplicado del acreedor
RD$i.'"i por la anotacin al respaldo en el Certificado de Ttulo.

'-..i caida Inmueble adicional en las Hipotecas, se anexa un sello,
dI RDL) 5.1") y un sello de RD$2,00 de la Ley 370, por la notacin al
ieipal... por la Expedicin del Duplicado del acreedor.

L.,: Hipotecas se liquidan en Rentas Internas, pagando el 5 por
mil RI), 1 00.00 y ste product se multipiica por el 12%, conform
a i .Y, .S1. Ej. de una Hipoteca de RD$10,000.00:

RD$10,000.00x 5%= RD$5.00
S50.00.x 12% = 6.00 /
RD$56.00 .- RD$56.00 f

F.- Las Hipotecas Judiciales Provisionales, solamente pagan un
sell.. de RD$4.00, un sello de RD$2.00 Ley 370 y un sello de 0.25,
poi IL Int.,ripcin y por la anotacin. Si se desea tener el Ttulo del
aJic 'ldi Hipotecario, debe anexar adems un sello de RD$3.00 y
Sunu de RD$2.00 de la Ley 370.

El esto de los Impuestos se pagarn con la Conversin de la
Hip,. tin.i judicial Provisional en Definitiva.

P'i cada Inmueble adicional se anexa un sello de RD$2.00
coii enie. para la anotacin y si .se desea el Ttulo, se siguen las
mi.iim~s 'clas de las Hipotecas Convencionales.

F.- Las Oposiciones a Transferencias, llevan un sello de
RD-4.i, un sello-de RD$2.00 Ley 370 y un sello de 0.25. Por cada
Inmueble adicional se paga un sello de RD$2.00 corriente.

G.- Los Embargos y denuncias, pagan igual que las oposiciones.

H.- Las Cancelaciones de Hipotecas, pagan os mismos sellos que
las Opusi.iciones.

I.- El Privilegio de vendedor no pagado del Suministrador de
Fondos, paga un sello de RD$4.00, uno de RD$2.00 ley 370 y uno
de 0.25, si desean la Expedicin de duplicado de acreedor privilegia-








d.., dlbhen pag.r- .idemris un sello de RD$3.00 y uno de RD$2.00 lde
la Le\ 3"'i.

J.- Las Resoluciones del Tribunal Superior de Tierras, pagan
RD$9.25, por la Expedicin del primer Ttulo y RD$5.00 pir c.id
Ttulo adicional.

K.-Las Resoluciones por prdidas pagan RD$11.25.

L.- Los,aportes en naturaleza pagan RD$9.25 y RD$5 I10 por
cada Inmueble adicional.

M.- La Constitucin en Bienes de Familia; pagan igual que los
aportes en naturaleza.

N.- Las Donaciones, pagan adems del Impuesto de Donj(ion
de acuerdo a la valorizacin que le de la Direccin General sJubi
Impuestos de Sucesionres y Donaciones; paga tambin como si fuera
una venta, de ah que se diga que las Donaciones pagan double.

N.- Los Decretos de Registro pagan un sello de RD$4.00 \ uno
de RD$2.00 de la Ley 370, y por cada Ttulo adicional paga unn de
RD$2.00 de la misma Ley y uno de RD$3.00.

Adems se paga el Fondo de Seguro, y es recomendable pagai el
Privilegio de Mensura, que figure al dorso del Certificado original.

Charla sobre: "LA VISION DEL REGISTRO DE TITULOS"
Ofrecida por: Lic. Carlos Jos Gmez Ramrez
En la U.C.M.M., el da viernes 7 de agosto de 1979, a las 5:00 p.m.








University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.9 - mvs