• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Table of Contents
 Consideraciones sobre el saneamiento...
 De algunas excepciones en materia...
 Ediciones de la UCMM
 Back Cover














Group Title: Revista de ciencias jurídicas (Universidad Católica Madre y Maestra. Departamento de Ciencias Jurídicas)
Title: Revista de ciencias jurídicas
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/CA01600002/00006
 Material Information
Title: Revista de ciencias jurídicas
Uniform Title: Revista de ciencias jurídicas (Universidad Católica Madre y Maestra. Departamento de Ciencias Jurídicas)
Physical Description: v. : ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad Cato´lica Madre y Maestra -- Departamento de Ciencias Juri´dicas
Universidad Católica Madre y Maestra -- Departamento de Ciencias Jurídicas
Publisher: Universidad Cato´lica Madre y Maestra, Departamento de Ciencias Juri´dicas
Universidad Católica Madre y Maestra, Departamento de Ciencias Jurídicas
Place of Publication: Santiago, R.D
Santiago, R.D
Publication Date: Enero-Marzo 1979
Frequency: three issues yearly[<2002->]
quarterly[ former 1977-]
monthly[ former <, sept. 1984->]
bimonthly[ former <, 1992>-1994]
quarterly[ former 1995-]
monthly
regular
 Subjects
Subjects / Keywords: Law -- Periodicals -- Dominican Republic   ( lcsh )
Genre: law report or digest   ( marcgt )
legal article   ( marcgt )
legislation   ( marcgt )
periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: No. 1 (oct./dic. 1977)- ; 2a época, año 1, no. 1 (sept. 1984)- ; 3. época, año 1, no. 1 (nov. 1991)- ; 4. época, no. 1 (sept./dic. 2002)-
General Note: Title from cover.
General Note: Latest issue consulted: 4. época, no. 1 (sept./dic. 2002).
General Note: Has supplements with distinctive titles.
 Record Information
Bibliographic ID: CA01600002
Volume ID: VID00006
Source Institution: Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra - Recinto Santo Tomás de Aquino
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 10082860
lccn - 85644548
issn - 0379-8526

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Table of Contents
        Page 1
        Page 2
    Consideraciones sobre el saneamiento inmobiliar y su consecuencia, el certificado de titulo
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    De algunas excepciones en materia de procedimiento civil
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    Ediciones de la UCMM
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Back Cover
        Page 113
        Page 114
Full Text



































































ENERO-FEBRERO--MARZO, 1979- No. 6- AO 1979








































UNIVERSIDAD CATOLICA MADRE Y MAESTRA
Monseor Agripino Nuez Collado, Rector

REVISTA DE CIENCIAS JURIDICAS
Vctor Jos Castellano, Director

Consejo de Redaccin:
Mercedes Marfa Estrella
Jos Daro Suarez
Luis J. Veras L.
Luis Bircann Rojas

.. ...





'f RECIB:DO 1 EW"JfF 101


Revista de
CIENCIAS
JURIDICAS


Contenido



CONSIDERACIONES SOBRE EL SANEAMIENTO
INMOBILIAR Y SU CONSECUENCIA,
EL CERTIFICADO DE TITULO
Por Rogelio A. Hernndez ................... .................. .3
DE ALGUNAS EXCEPCIONES
EN MATERIAL DE PROCEDIMIENTO CIVIL
Por NilsaTavares N ................................ .......... .67








CONSIDERACIONES
SOBRE EL SANEAMIENTO INMOBILIAR
Y SU CONSECUENCIA,
EL CERTIFICADO DE TITULO.

Rogelio A. Hernndez


IN TRODUCCION

No somos partidarios de la Propiedad Privada, ni del derecho
que como superestructura determinada por la infraestructura de la
sociedad capitalist, la justifica. Para nosotros sta es la causa primera
de la injusticia social, y por ende, su existencia es injusta, porque
comlu piensa Pedro Jos Proudhon en su obra Qu es la Propiedad?
pags. 160 y 190, "La sociedad se devora con ella" y "es la negacin
de la igualdad".

Sin embargo, a pesar de mis convicciones ideolgicas estamos
ante la realidad de que somos estudiante de la carrera de Derecho, y
en esta calidad debemos hacer un aporte a la ciencia jurdica, a travs
de un studio del rea. Por conveniencia hemos escogido, paradjica-
mente un tema relacionado con la propiedad Privada, piedra angular
de la sociedad capitalist.

Nos proponemos estudiar un aspect de la Legislacin de Tie-
rras Dominicana: El Saneamiento Inmobiliar y su consecuencia el
Certificado de Ttulo, lo cual forma parte de un todo llamado Siste-
ma Torrens, que est formado por un conjunto de principios que
organizan y regularizan la tenencia y uso del derecho de propiedad
inmobiliar. Este sistema lo trataremos en su parte histrica.

En este trabajo tenemos el propsito de abarcar el process de
saneamiento inmobiliar y su consecuencia el Certificado de Ttulo en
sus puntos de ms inters prctico. En consecuencia, establecemos
desde este moment, que nos circunscribiremos a hacer consideracio-
nes tericas-prcticas sobre el tema anunciado; esto de una forma
lgica y sistemtica, que respond a las condiciones y naturaleza del
procedimiento estatuido porla Ley de Registro de Tierras para solu-
cionar el problema de la propiedad inmobiliar en Repblica Domini-
cana.

Con este limitado studio, pretendemos ofrecer un aporte orien-
tador respecto a la va (saneamiento) para la obtencin de un Certifi-









cado de Ttulo, el.cual es un document altamente important para
las operaciones y actividades econmicas dentro del mundo capitalis-
ta, del cual forma parte la Repblica Dominicana, en su condicin de
neo-colonia, y en segundo lugar, important por la seguridad legal
que ofrece cuando ampara un determinado inmueble.

A pesar de la trascendencia del Certificado de Ttulo y la va
para la obtencin de ste, creemos, a manera de hiptesis, que conse-
guir 'el document en cuestin es dificultoso, en razn de que el
process de saneamiento es lento y largo.

Para los fines de este trabajo, aunque el material bibliogrfico es
sumamente escaso, trataremos de ser lo ms preciso possible, y de
hacker uso acceptable y correct de la Ley de Registro de Tierras, que
,ser nuestra principal gua en el desarrollo del tema, y de la cual no
prescindiremos. Adems, haremos uso constant de sentencias juris-
prudenciales de tierra, especialmente de las ms actualizadas, a fin de
que los concepts que emitamos sean reforzados por las mismas.
Igual utilizacin daremos a los criterios doctrinales que al tema se
refieren.

Es pues, que sin ms prembulos, presentamos a continuacin el
desarrollo secuencial y sistemtico de esta Memoria final.

CAPITULO /

BREVE RECUENTO HISTORIC

1.1 ORIGEN DEL SISTEMA TQRRENS.-

El sistema Torrens tuvo aceptacin y aplicacin por primera vez
en Australia, siendo ste obra de Roberto Torrens, de quien adquiere
tal nombre.

Su aceptacin en Australia se produjo en el ao 1858, y sufri
recepciones en pases como Inglaterra, Gales, Escocia, Irlanda, Cana-
d y otros.

La adopcin por parte de los pases mencionados no fue unifor-
me, sino que con su expansion se produce en el Sistema Torrens
modificaciones y perfeccionamientos, consecuencia de la necesaria
adaptacin al medio concrete de cada pas. Por esto es que hoy se
habla de Sistema Torrens Ingls, Australiano, etc.









Cuatro han sido los principios conformadores del Sistema estu-
diado; esto sin importar el pas que lo haya aceptado. Vemoslo
sucintamente como material de simple ilustracin:

1. 1. 1 PRINCIPIO DE LEGALIDAD.- Da base legal al derecho
sometiendolo a la depuracin antes de su publicidad.

1. 1.2 PRINCIPIO DE PUBLICIDAD.- Organiza la forma para
hacer pblica la existencia del derecho de propiedad y su transmi-
sin, con el fin de proteger a los terceros.

1.1.3 PRINCIPIO DE AUTENTICIDAD.- Es el principio que
hace possible la prueba del derecho. Se relaciona con el Ttulo emana-
do en consecuencia de la aplicacin de los principios anteriores.

1.4 PRINCIPIO DE ESPECIALIDAD.- Se relaciona con el ca-
rcter In Rem del registro del derecho de propiedad. Organiza la
indi\idualizacin del inmueble, mediante un orden de registro.

Con la aplicacin de los cuatro principios vistos, se pretend
crear un cuerpo jurdico-legal capaz de corregir las fallas contenidas
en los cdigos vigentes en el moment de la concepcin del sistema
legislative estudiado. As Roberto Torrens, como representante de un
ascendiente orden poltico-econmico, logra conformar el mecanis-
mo con el cual organize y regulariza la tenencia y uso del derecho de
propiedad sobre las tierras de Australia; concretizando esto en un
procedimiento de Saneamiento que culminar, segn sus planes,'con
la adjudicacin del Bien inmueble y el otorgamiento de un ttulo de
propiedad, emanado de una autoridad legalmente investida para ello.

Con todo lo antes expuesto, se pretend dar seguridad a los pode-
rosos hombres del capitalism, los cuales son los que realmente con-
trolan las propiedades y ejercen el derecho a stas.

Finalmente, respect al origen del sistema en cuestin, seala-
mos que, como viento emanado de la naciente sociedad capitalist, es
decir, como reflejo superestructural de la infraestructura capitalist,
los principios de ste se propagan por el mundo, sufriendo una am-
plia recepcin en los passes con similares models polticos-econmi-
cos, quienes con sus empresas colonialistas lo imponen a las naciones
sometidas por ellos, como ha sido el caso de Repblica Dominicana
en el 1920. Sobre esta situacin nos referiremos a seguidas.








1.2 INTRODUCTION DEL SISTEMA TORRENS EN REPUBLICAN
DOMINICANA.

Autores como J. A. Bonilla Atiles y el Licenciado Ruiz Tejada
coinciden en sealar que varias fueron las legislaciones que precedie-
ron a la introduccin del Sistema Torrens en la Repblica Domini-
cana: Las Bulas de 1493 del Papa Alejandro VI; l Ley de Amparo
Real, del 20 de noviembre de 1578; la Ley sobre Composicin de
Tierras, del 17 de Mayo de 1631; la Constitucin de 1844; la Ley de
Bienes Nacionales del 21 de Julio de 1845; la.Ley sobre Registro y
Conservaduira de Hipotecas, del 21 de junio de 1890, y la Ley sobre
DiKisin de Terrenos Comuneros de 1911.. A stas se agregan las
disposiciones del Cdigo Civil relacionadas con este tipo de propie-
dad.

De todas las legislaciones de tierras mencionadas, los principios
de la penltima y la ltima tuvieron proyeccin de importancia para
la future reglamentacin de la Propiedad Inmobiliar en el pas. La
penltima sirvi de base a la vigente Ley No. 2914 sobre Registro y
Conservadura de Hipotecas, y tiene aplicacin en ocasin de transa-
ciones o actos inter vivos (compras ventas, etc.) que se relacionen con
Terrenos no registrados. Esta misma legislacin tuvo gran importan-
cia, porque el principio se aplicaba a todas las situaciones de esta
ndole, anteriores a la adopcin de la Ley de Tierras. La ltima, es
decir, la Ley sobre Terrenos Comuneros, fue transportada, en su
generalidad, a la actual Ley de Registro de Tierras.

En lo referente a la introduccin del Sistema Torrens en Rep-
blica Dominicana, nosotros, a diferencia de muchos tratadistas de la
material, consideramos necesario tomar como punto de partida el
studio de un fenmeno histrico-social, que hizo possible la llegada
de ste a nuestro territorio. A lo que nos referimos es a la grosera
Intervencin Norteamericana de 1916-1924.

Con la breve consideracin de la intervencin se har possible la
observacin de las races sociales, polticas, econmicas e histricas
que dieron origen a la misma, y su repercusin en el plano jurdico en
la Ley de Registro de Tierras, como expresin del Sistema Torrens.

Aunque para muchos esto sea una hereja jurdica, es la Ley de
Registro de Tierras y su sostn el Sistema Torrens, un product del
hecho histrico ya mencionado. Es un instrument de dominacin
jurdico-legal, introducido por el invasor norteamericano, con el fin









de asegurar las propiedades de los capitalistas, cipayos criollos, me-
diante el otorgamiento a estos de Ttulos que se basten a s mismos y
sean imprescriptibles. Con tal procedimiento los norteamericanos for-
talec ian sus planes de e\pansin econmica y aseguraban el control
del pas, debilitando en el irea del Caribe a los imperios europeos al
lograr despolarlos de estos mercados. Esta tesis la justificamos al
afirmar que para el 1916 los Estados Unidos era una nacin imperia-
lista en ascenso, con necesidad de proteger y conservar las zonas que
giraban dentro de su maico de influencia, as como de ampliar su
dominacin.

En lo que respect a nuestro pas, el cual innegablemente viva
un estado de verdadera desorganizacin en el sistema de tenencia de
las tierras, cu\'as ai'ces se adentran en la colonizacin espaola con
sus mercedes \ repartimientos, desde las dcadas del siglo XIX los
capitalistas norteamericanos estaban penetrando, dominando particu-
larmente en el rea camera y financiera; de ah que en el 1916, en la
consecucin de los planes denunciados, se produce la Intervencin
Military, tomando como pretexto la supuesta violacin por parte de la
Repblica Dominicana de la Convencin de 1907.

Es bajo estas circunstancias que se produce cambios sociales,
politicos, econmicos \ en consecuencia jurdicos en Repblica Do-
minicana.

En lo relative a los cambios jurdicos estos se hacen necesarios
en la media en que se acenta la division de classes, y se va creando
una capa social nativa econmicamente poderosa, que necesita instru-
mentos juridicos-legales para la proteccin de sus intereses, y los de
los norteamericanos que lo enriquecen y apadrinan. Estos ltimos ya
por los aos de 1920 estaban pensando preparar su retirada, pero con
la intencin de mantener, como hasta ahora lo han hiecho, el dominio
indirecto del pais a tra\s de sectors abiertamente services.

Para poner en prctica los planes de retiro y mantenimiento del
dominio politico, econmico y social, urge para los interventores
efectuar cambios en el orden jurdico, y es as cuando el 1ro. de julio
de 1920 promulgan la Orden Ejecutiva nmero 511, con lo cual se
introduced los principios del Sistema Torrens Germnico. Con la
referida Orden se dispona el "registro de las tierras' y el deslinde,
mensura y particin de los terrenos comuneros".1

Finalmente, y ya gozando la nacin de una aparente indepen-








dencia, pues haca tiempo que se haba producido el retiro de las
tropas yanquis, la Orden Ejecutiva de 1920 que estuvo vigente hasta
despus de la desocupacin, fue sustituida por la Ley No. 1542 del 7
de noviembre de 1947, la cual sigue hoy vigente, regiendo la material
inmobiliar en Repblica Dominicana.

Luego de haber realizado un breve bosquejo histrico, como
media introductoria preparatoria, pasaremos a considerar la material
esencialmente jurdica, que es el verdadero motive del trabajo pro-
puesto.


CAPITULO II

PRELIMINARES PARA LA OBTENCION DEL CERTIFICADO DE
TITULO

2.1 EL SANEAMIENTO.- GENERALIDADES.-

El Saneamiento Inmobiliar es un process de depuracin de dere-
chos inmobiliarios, practicado por el Tribunal de Tierras a instancia
del Estado formaa direct) o de los particulares formaa indirecta) a
fin de que sea possible un posterior registro y la obtencin del Certifi-
cado de Titulo que ampare l o los inmuebles saneados.

Este procedimiento coloca de frente a aqul que reclama el
derecho y al Estado como Propietario Originario de todos los bienes
que por una u otra razn se encuentren sin sanear. Este principio est
consagrado en el artculo 270 de la Ley de Registro de Tierras, el
cual reza as:

"En los casos de terrenos o mejoras sobre los cuales ninguna
persona fsica o moral hubiese establecido su derecho de propiedad,
se declarar al Estado dueo de dichos terrenos o mejoras por senten-
cia del Tribunal dictada a su favor; y en nombre del Estado, como
dueo, se expedirn el Decreto y el Certificado de Ttulo correspon-
dientes".

En el process de saneamiento, nos encontramos con que no
'existen parties, sino reclamantes, porque aqui no ha\ una demand
propiamente dicha, sino una reclamacin in rem frente al Estado. En
este sentido la Jurisprudencia ha sido constant y clara al establecer
que "en los procedimientos relatives al saneamiento de terrenos, no









se trata de una demand intentada por una parte contra otra y res-
pecto de cuClas reclamaciones debe decidirse el Tribunal dando razn
a una o a la otra, lo que produce como consecuencia la relatividad de
la cosa juzgada, sino de reclamaciones contra porciones determinadas
de teirenos, dirijidas como lo expresa el articulo 2 de la Ley de
Registro de Tierras, (Artculo 7 de la actual Ley de Registro de
Tierras) notaa ma) "in rem, contra las tierras, edificios y mejoras". .2
El procedimiento en cuestin es de Orden Pblico, y en conse-
cuencia puede ser iniciado a instancia de cualquier interesado, siem-
pre que, al igual que en derecho comn, demuestre tener derecho
inters, calidad y capacidad para realizar la reclamacin. Lo puede
promoter el Estado de forma direct o cualquier particular de mane-
ra indirect i'a Abogado del Estado.
Ha\ que notar que no slo los reclamantes pueden salir benefi-
ciados con una Decisin que ponga fin al Saneamiento, sino que los
derechos pueden ser adjudicados a quien result propietario del in-
mueble, aunque no lo haya reclamado ni haya participado en la
reclamacin. Con esto se le otorgan amplios poderes al Tribunal,
cu\o juez tendr un papel activo en el process por ser el Saneamien-
to de Orden Pblico. Esta situacin la veremos posteriormente de
forma ms detallada en ocasin de tratar la sentencia de saneamiento.
Es, pues, el Saneamiento, el amplio mecanismo legal creado
por el legislator para aclarar la situacin de confusion de derechos
existentes en los aos que precedieron al 1920; de ah que por la
importancia del problema a resolver se le diera el carcter de Orden
Pblico, s ms cuando era necesaria la organizacin de la Propiedad
Privada, base indiscutible del Sistema Capitalista.
En la actualidad, en esta sociedad de Oferta y Demanda, y con
esto tratamos de ser objetivo, el Saneamiento Real Inmobiliario ha
tomado una mayor importancia, en razn de que la gran mayora de
instituciones crediticias, como los bancos, compaas de Bienes Ra-
ces, etc., \ los particulares, se niegan a hacer operaciones cuando no
existed Certificado de Ttulo lo que garantice plenamente el derecho
de propiedad. Es que con el Saneamiento y su consecuente Certifica-
do de Ttulos se logra dar movilidad a las operaciones inmobiliarias,
principalmente cuando los inmuebles en nuestros das han aumenta-
do en su valor a pasos galopantes.

Despus de la generalizacin vista, es prudent conocer en el
orden terico-prctico el process de Saneamiento en s mismo, consi-
derado sintticamente desde su comienzo hasta el final.








2.1.1 PRELIMINARY ADMINISTRATIVE


Es con el inicio de la Mensura Catastral, solicitada por el intere-
sado, cuando se establece la competencia del Tribunal de Tierras. En
consecuencia todo procedimiento de Saneamiento debe estar prece-
dido obligatoriamente por la mensura de los terrenos a sanear.

Aunque la Ley, la Doctrina y la jurisprudencia ocupan much
campo para tratar tal media, nosotros consideramos innecesario en-
trar en detalles profundds, pues la Mensura es de orden tcnico y slo
es possible ver su valor jurdico en la media en que sea tratada en su
relacin con la parte esencialmente jurdica del saneamiento, cosa
que haremos en los prrafos subsiguientes.

El process de Saneamiento inmobiliar est precedido por un
preliminary considerado de orden administrative. Es administrative
porque las medidas que trataremos ms adelante, aunque forman
parte del process de saneamiento, no tienen el carcter peculiar que
exhiben las del Juicio del process, en el cual deviene una situacin
contenciosa propia de las audiencias, donde hay intereses encontra-
dos.

Cuatro son las medidas administrativas:

2.1.1.1 A) Resolucin de Prioridad

2.1.1.2 B) Requerimiento del Abogado del Estado al Tribunal
Superior de Tierras;

2.1.1.3 C) Designacin de un juez de Jurisdiccin Original; y

2.1.1.4D) Publicacin del Aviso de Requerimiento, Auto de
Emplazamiento y de Fijacin de Audiencia.

La Ley de Registro de Tierras dedica a estas medidas un amplio
articulado que va desde la, Seccin Primera a la octava inclusive, del
captulo VII.

Veamos en sntesis algunas notas importantes sobre las medidas
administrativas mencionadas.

2. 1.1.1 LA RESOLUTION DE PRIORIDAD.-

Esta consiste en la orden emanada del Tribunal de Tierras por la








cual se ,videna la mensura de un terreno y se le concede preferencia
paia tal laboi a quien el Tribunal juzgue convenient.

La Le\ de Registro de Tierras en sus artoulos 44 y 45 deja
notai algunos punts de inters para el studio de la Resolucin, a
saber:

A.- La solicited de prioridad debe ser dirigida por el interesado
Sia el Abogado del Estado, al Tribunal Superior de Tierras, quien a su
\ez, \ esto es de lurisprudencia constant, deber tomar en cuenta si
la solicited es una pretensin seria, no siendo imprescindible exigir la
calidad de propieta io; y

B Las pei sonas autorizadas para elevar la solicitud son:

1.- El propietario del inmueble;

2.- El Co-piopietario;

3.- Los titulares de servidumbres, privilegios e hipotecas;

4.- Los titulares de derechos reales;-y

5.- El mismo Abogado del Estado.

El Tribunal Superior de Tierras, es soberano cuando conoce de
la solicitud de prioridad, cuando la conoce lo hace en Cmara de
Consejo.

La Decision que emane al conocerse la solicitud de prioridad
tendr un caircter inapelable, porque.en primer lugar la misma es
Administrativa, \ en segundo lugar porque es el Tribunal Superior de
Tierras quien conoce el caso, el cual es la Jurisdiccin de Segundo
Grado, no e\istiendo en consecuencia un grado ms alto. Es pues,
que se falla en ltima Instancia.

Pero a pesar de lo antes establecido, el Tribunal Superior de
Tierras puede ie\ocar la Decisin relacionada con la prioridad cuando
lo juzgue de lugar \ por razones atendibles. Esta consideracin est,
awalada por la jurisprudencia, la cual dice que "... nada en la Ley de
Registro de Tierras se opone a que una orden de Prioridad pueda ser
revocada por el Tribunal Superior de Tierras, con la publicidad que
acompa la mismna orden, cuando dicho Tribunal se convince del
erior cometido por el al dictarla, sea cuando l haya sido sorprendido








por algn solicitante sin derecho para obtener dicha orden de priori-
dad, sea cuando una investigacin ms complete le ha permitido
cerciorarse de que en la extension abarcada por la Orden de Prioridad
por l dictada espontneamente, no existe la confusion y obscuridad
en los derechos de prioridad, generadora de conflicts y obstaculi-
zadora del fomento de esas tierras que el inters pblico require
hacer cesar. ..3

Por ltimo, en lo referente al Recurso de Casacin, aunque la
Decision es Administrativa, y en consecuencia, en principio no es
susceptible del recurso, en este caso es possible cuando est en juego
una cuestin de derecho. Para Nosotros, entonces existe en tal situa-
cin una sentencia propiamente dicho, y no una simple Resolucin
Administrative.

2. 71.2 REQUERIMIENTO DEL ABOGADO DEL ESTADO.

En este aspect poco hay que decir. Slo un artculo dedica la
Ley de Registro de Tierras al mismo: Artculo 61, al cual remitimos
para mayor detalle.

Pero diremos que el Requerimiento en cuestin es la Instancia
que el Abogado del Estado dirige al Tribunal Superior de Tierras, con
el fin de que se lleve a cabo el saneamiento y se adjudiquen ttulos.
Esto se hace cuando ha concludo la mensura y el plano hecho en
consecuencia es aprobado por la Direccin General de Mensuras Ca-
tastrales.

Con el Requerimiento del Abogado del Estado se reafirma el
principio del Estado como Propietario Originario, en virtud de que el
funcionario, representante de la Sociedad, es el nico con facultad
para apoderar el Tribunal, por lo que los particulares interesados
debern recurrir a l para mover un saneamiento, el cual ya hemos
dicho, es de Orden Pblico, no de Orden Privado.

'Finalmente, respect a la Instancia donde se concretiza el reque-
rimiento, para una mejor ilustracin anexamos en los apndices un
modelo, lo cual servir para la observacin del contenido y formalida-
des de la misma.


2.1. 1.3 DESIGNATION DEL JUEZ DE JURISDICCION ORIGINAL

Una vez apoderado el Tribunal Superior de Tierras de un expe-









diente de Saneamiento, a requerimiento del Abogado del Estado,
dicho Tribunal, por medio de un Auto de designacin de juez, apo-
dera a un juez Residente o de jurisdiccin Original para que proceda
a conocer en Primer Grado del expediente que adjunto al Auto se le
env ia.

Este apodeiamiento tiene su razn de ser en la intencin del
legislador de permitir tambin en la material de tierras que los asuntos
en discusin tengan la oportunidad de recorrer el DobleGrado de
jurisdiccin, consagrando as en esta rea el principio de Derecho
Comtn del Doble Grado de jurisdiccin.

Por ello, se crea el Tribunal Superior de Tierras, como rgano
supremo de Segundo Grado y los Tribunales Auxiliares de Jurisdic-
cin Original como los del Primer Grado.

Es pues, que el Auto de Designacin de juez es el apodera-
miento u orden emanada del Presidente del Tribunal de Tierras,
quien haciendo uso de las prerrogativas que le otorga el ar culo 63
de la Le\ de Registro de Tierras, apodera del expediente al Tribunal
de jurisdiccin Original que l juzgue de lugar.

Para la Designacin no hay limitacin jurisdiccional, y por ende
no se toma en cuenta la competencia Ratione Sine Personae vel Loci,
siendo en consecuencia competent cualquier tribunal de la Repbli-
ca designado al efecto. Los Tribunales de Tierras tienen jurisdiccin
Nacional. Por ejemplo, si existe una discusin sobre una Parcela situa-
da en el Municipio de Nagua, y se apodera del expediente al Juez
Residente de Santiago, esto est correctamente hecho y por lo tanto
el Tribunal apoderado es competent para fallar. Slo habr limita-
cin jurisdiccional para el posterior registro del derecho de propie-
dad. Este Asunto ser considerado en la segunda parte-del trabajo.

Veamos a seguidas la ltima media de orden administrative
que por mandato de la Ley debe preceder a la audiencia de sanea-
miento.

2.1.1.2 A VISO DE REQUERIMIENTO, AUTO DE EMPLAZA-
.MIEN TO Y FIJA CION DE AUDIENCIA. PUBLIC CIONES.

Antes Je entrar de lleno en la material ya titulada nos permiti-
mos hacer una digresin relacionada indirectamente con el asunto
a tratar; necesaria sta para una mejor comprensin.








La Ley de Registro de Tierras en su artculo 63 prrafo nico,
seccin octava comienza a hacer relacin de la media que a seguidas
consagra de manera ms precisa en los artculos 64 y 65 de la Seccin
novena.

El prrafo del artculo 63 en una de sus parties dice: "... y
enviar (al Juez Designado por el Auto) (Nota ma) en seguida el
expediente al Secretario del Tribunal para que ste proceda a hacer
las publicaciones correspondientes segn se indicar ms adelante". A
las publicaciones que se refiere ese artculo es al Aviso de Requeri-
miento, Auto de Emplazamiento y de Fijacin de Audiencia.

El prrafo despus de leerlo e interpretarlo nos obliga a cuestio-
narlo. En l encontramos que su contenido no se corresponde con la
prctica en material de tierras. Aqu se sigue un procedimiento dife-
rente a lo prescrito para las publicaciones.

En primer lugar, en el sentido descrito, precisamos que el expe-
diente no es enviado al Secretario del Tribunal Superior, como seala
el prrafo, sino que el mismo se queda en Jurisdiccin Original hasta
que sea fallado.

En segundo lugar, el procedimiento seguido por nuestros tribu-
nales para las publicaciones, no se correspond en un todo con lo que
en el plano terico manda la Ley. Esto es as porque la redaccin del
Aviso es realizada en el Tribunal de Jurisdiccin Original, por el
Secretario Delegado con la aprobacin del Juez Residente, de donde
se enva, no el expediente, sino el Aviso al Secretario del Tribunal
Superior de Tierras para que se publique en un peridico de circula-
cin Nacional y en la Gaceta Oficial; esto es contrario, como se puede
observer, a lo que se deduce del prrafo cuestionado, el cual con una
redaccin confusa da la impresin de que es el Secretario del Tribu-
nal Superior de Tierras quien redacta y hace la publicacin.

Son los artculos 64 y 65 de la Ley de Registro de Tierras los
que de manera expresa organizan el sistema de publicidad previo a la
audiencia de Saneamiento.

Es a travs del Aviso en cuestin que se organizan la citacin y
Requerimiento de las personas interesadas en el Saneamiento; adems
en l se fija la fecha de la audiencia para tal fin.

Segn el Artculo 65 de la Ley de Registro de Tierras el plazo
para el Emplazamiento no ser menor de un mes ni mayor de seis









meses. Este Articulo establece un mnimo de un mes, reputado como
un plazo prohibitivo, durante el cual los interesados, por lo menos los
que saben leer, tendrn amplias oportunidades de enterarse del Sa-
neamiento que se llevar a cabo en la fecha estipulada en el Aviso, y
pertrecharse de pruebas para sustentar sus reclamaciones.

Contrario al plazo mnimo, el mximo de seis meses no tiene el
carcter de piohibitio, porque el Tribunal puede por motivos razo-
nables prorrogar el mismo. Un motivo de prrroga, por ejemplo, sera
un error detectado en el plano para audiencia.

El Aviso, e\presin del sistema de publicaciones organizado por
la Le, para emplazar y fijar audiencia, deber contener los siguientes
puntos esenciales:

A.- Nmero del Distrito Catastral; Municipio y Nmero de
parcela o solar;

B.- Nombres de Reclamantes e interesados;

C.- Linderos de la propiedad;

D.- Dia, hora y lugar de la audiencia, a manera de citacin;

E.- Nombre del Agrimensor Contratista;

F.- Firma del Secretario del Tribunal Superior de Tierras; y

G.- Visado de aprobacin del Juez de Jurisdiccin Original.

Ha sido inters del legislator dominicano organizer el sistema de
publicidad estudiado para dar las ms amplias oportunidades a todo
aquel que crea tener un derecho en el inmueble a sanear.

Este responded al mismo carcter de orden pblico y erga ommes
del proceso de saneamiento, porque tiene como finalidad dejar em-
plazados o citados a todo aquel, como dijimos antes, que crea tener
un inters, no pudiendo en consecuencia alegar ignorancia quien no
ha hecho su reclamacin, aunque no sea mencionado por su nombre,
pues se presume comprendido en la frase "I a todos a quienes pueda
interesar".

Consecuencia de lo antes expuesto, es que la sentencia a interve-
nir ms luego le ser oponible, sea cual sea la situacin de compare-









ciente o no compareciente, y en juicio pueden adjudicrseles dere-
chos a personas que no,han formulado reclamaciones, pero que si
resultan ser los verdaderos propietarios del inmueble discutido.

Es por las razones expuestas que la Ley de Tierras en su artculo
86 sanciona con la imposibilidad de impugnar la Decisin de sanea-
miento por causa de ausencia, minoridad, impedimento, inhabilita-
cin o incapacidad legal de las personas que ellas perjudique.

Por ello, adems, hoy se le reconoce un Efecto Aniquilatorio a
la Sentencia de Saneamiento. Este efecto lo estudiaremos ms adelan-
te con ms profundidad, en virtud de su importancia.

A pesar de nosotros reconocer la amplitud y eficacia del sistema
de publicaciones organizado'por la Ley de Tierras, consideramos,
para finalizar con este punto, que su efectividad no es absolute, sino
relative, porque al ser una publicidad escrita, la misma no se corres-
ponde y choca con la realidad del pas, el cual present un cuadro de
un alto ndice de arTalfabetismo, predominantemente en la zona ru-
ral, lugar ste donde se encuentran la mayor cantidad de terrenos por
sanear.

Por tales motivos, creemos pertinente introducir reforms, ten-
,dientes a dar a las publicaciones un mayor alcance y garanta como
sera organizer un sistema de difusin radial, del aviso, a fin de que
los analfabetos tengan igual oportunidad y con ello no salgan perjudi-
cados.

2.1.2 LA AUDIENCIA.-

El expediente de saneamiento para ser conocido en audiencia
pblica y contradictoria, adems de los documents de la prueba
presentados en posibilidad por los interesados, deber estar formado
por los documents siguientes:

A.- Formularios de Reclamaciones;

B.- Plano Provisional para audiencia;

C.- Certificacin del Conservador de Hipotecas del Departa-
mento donde est radicado el inmueble, en el cual se haga constar si
existe o no gravamen sobre el rhismo, y sus mejoras. Esta es expedi-
da a solicitud del Tribunal;









D.- Copia del Auto de Designacin del Juez de Jurisdiccin
Original;

E.- Copia del Aviso de Requerimiento, Auto de Emplaza-
miento y de Fijacin de Audiencia;

F.- Informe del Agrimensor, donde se establecen los hitos;

G.- Requerimiento de Saneamiento y Adjudicacin de Tftulo
del Abogado del Estado; y

H.- Auto de Fijacin de Audiencia y de Citacin dictado por el
juez designado.


Para mejor ilustracin, recomendamos al lector remitirse a los
apndices anexos, donde presentamos models de los principles do-
cumentos que acabamos de mencionar.

Formado el expediente con los elements vistos, el artculo 66
de la Ley de Registro de Tierras dispone que "Al vencimiento del
plazo fijado en el emplazamiento para la comparecencia, o en cual-
quier otra fecha posterior que se hubiere indicado, el Tribunal proce-
der a la celebracin del juicio". Este ser pblico y contradictorio.

Toda persona que se crea con un inters en el inmueble a sanear
y que comparezca a la audiencia deber llenar el formulario de recla-
macin, el cual segn manda la Ley debe ser jurado por ante el
Secretario del Tribunal y firmado por el interesado. Sobre el conte-
nido de los formularios recomendamos remitirse al modelo, el cual es
la mejor forma de observacin.

En material de Tierras no es obligatorio el ministerio de aboga-
do, y en consecuencia los reclamantes pueden comparecer por si
mismos o representados por cualquier persona, sea sta abogado o
no.

Para el caso de que se use un representante no abogado, el
artculo 67 de la Ley de Registro de Tierras prescribe que dicho
representante debe estar provisto de un poder especial.

Pero a pesar de la prescripcin del artculo 67, es prctica cons-
tante de nuestros Tribunales de Tierras no acatar tal disposicin, no








exigiendo en el caso poder especial alguno. Para ellos basta la simple
declaracin que se presta bajo juramento en el formulario y en pre-
sencia del Juez en audiencia.

Esta media prctica de nuestros tribunales, la consideramos
just y procedente, porque con ella se logra darle mayor celeridad al
largo process de saneamiento con lo que se acorta su duracin, re-
dundando esto en beneficio de los reclamantes.

En cuanto al element de las pruebas la Ley de Tierras admite
que la misma puede ser literal o testimonial.

Para la primera se admiten los actos autnticos y los actos bajo
firma privada los cuales deben estar exentos de vicios y duda, debida-
mente transcritos.en la Oficina de la Conservadura de Hipotecas, a
fin de proteger los terceros y darles fecha cierta.

En lo relative a las pruebas testimonials, la Ley de Registro de
Tierras le dedica un amplio articulado que va desde el artculo 75 al
82 inclusive.

Es este tipo de prueba important especialmente para probar la
posesin de un terreno con la finalidad de que le sea adjudicado por
prescripcin adquisitiva o usucapin. En tal situacin se aplican las
disposiciones de los artculos 2228 y siguientes del Cdigo Civil,
relatives a la prescripcin en cuestin.

Para la adjudicacin de terrenos y en el orden de las pruebas, el
artculo 82 prrafo nico nos trae una nota muy important. Este
autoriza al Tribunal aceptar cuando lo juzgue convenient declaracio-
nes de ventas verbales, realizadas por campesinos para los fines de
adjudicacin en el process de saneamiento. Con esta disposicin se
est admitiendo que para tal situacin la prueba literal o documental
o testimonial no son imprescindibles para que el tribunal pueda deci-
dir el asunto.

Sin embargo, hay que estar claro sobre esta situacin, porque no
siempre es admitida. La aceptacin de las ventas verbales, slo es
possible cuando se trate de terrenos rurales o parcelas, y por ende
nunca cuando sean solares los objetos envueltos en la presuntaventa.

Ahora bien, nosotros establecemos que a pesar de la disposicin
del artculo 82 visto, y de lo expresado en el prrafo anterior en el
sentido de los terrenos rurales, esto no es suficiente para que el









tribunal admita las ventas verbales. Creemos necesario agregar un
nuevo element: La cuanta envuelta en la transacin.

El nuevo element agregado tiene su razn de ser en la inten-
cin del legislator de admitir en ciertos casos este tipo de ventas
verbales con el fin de evitarle gastos a campesinos poseedores de
pocos terienos. Entonces, nose admiten ventas de este tipo cuando
e\iste una cuanta o precio que a juicio del Tribunal sea elevada.

En el sentido antes expuesto, somos partidarios de que se acep-
ten las rentas verbales no slo en los casos en que los intervinientes
sean campesinos, como dispone el artculo 82, prrafo nico de la
Le de Registro de Tierras, sino an cuando el vendedor no sea
campesino, con tal de que el comprador s lo sea, pues es a ste
ltimo quien le corresponde el pago de impuesto por venta. Con esto,
entendemos, se cumplira an ms con los deseos que tuvo el legisla-
dor al dictar la disposicin en studio.

Es pues, que para que se acepten ventas verbales en la adjudica-
cin de un terreno sometido a un process de saneamiento, es necesa-
rio estn presents cuatro condiciones, a saber:

A.- Que el vendedor y comprador sean campesinos;

B.- Que se trate de parcela, no de solar;

C.- Que la cuanta o precio, a juicio del Juez, no sea muy
elevada;

D.- Que se trate de un process de saneamiento, done se persi-
ga hacer reconocer la venta. Por argument al contrario, no sern
admitidas \entas de este tipo, en material de terrenos ya registrados.

Por otra parte, y en el mismo orden, diremos que en material de
tierras e\iste una derogacin a los principios de Derecho Comn que
que al interrogatorio se refieren.

El articulo 80 de la Ley de Registro de Tierras dice as:

"Las declaraciones de los testigos, con excepcin de las que se
hicieren de conformidad con el articulo siguiente, se prestarn verbal-
mente ante el Tribunal, y cada testigo podr ser interrogado por
cualquiera de las parties o por los representantes de stas, o por el
Tribunal, con la suficiente amplitud y libertad para poner de mani-








fiesto su exactitud, veracidad, ausencia de inters o principio, con el
fin de esclarecer todos los hechos importantes que se relacionaren
con la cuestin".
Es de la interpretacin de este artculo que se infiere la deroga-
cin cuestionada. En material de tierras rige el principio del interro-
gatorio director, mientras que en el Derecho Comn la norma es
hacerlo de forma indirecta.

El principio de interrogatorio director, reflejo del origen anglo "
sajn de la Ley de Tierras, permit, en consecuencia, que el interroga-
torio pueda ser realizado por cualquiera de los participants en la
audiencia sin tener que utilizar al Juez como intermedio. Este ltimo,
en caso especfico de tierras, tendr poder para limitar, concretizar y
controlar las preguntas, segn establece el prrafo nico del artculo
80 de la Ley de Registro de Tierras.

2.1.3 SENTENCIA DE JURISDICCION ORIGINAL

Vencidos los plazos que se hayan podido ofrecer a los reclaman-
tes para presentar sus escritos y conclusions; odos los testigos, en
fin finalizada ya la audiencia, el expediente de saneamiento queda en
Estado de Fallo. Esto quiere decir que el Juez podr desde ya dar
la sentencia escrita que decidir, por lo menos a este nivel o grado, el
asunto sometido a su consideracin.

Pero antes de proceder a dictar sentencia, el Juez Residente
requerir al Conservador de Hipotecas del Distrito Judicial donde
est situado el inmueble, Certificacin, donde se haga constar si exis-
ten ( no gravmenes hipotecarios sobre el inmueble y sus mejoras
para luego hacerlo constar en la Decisin a intervenir.

Esta exigencia slo es requerida en material de terrenos en sanea-
miento no en terrenos registrados, ya que en este ltimo caso, aun-
que la Ley no lo prev as, dicha Certificacin debe ser solicitada y
expedida por el Registrador de Ttulos, quien lgicamente es la per-
sona llamada a dar la informacin y con ello evitar gravmenes ocul-
tos.

El artculo 84 de la Ley de Registro de Tierras ha establecido
que "En las sentencias de los Tribunales de Tierras se har constar: el
nombre de los jueces, el nombre de las parties, el domicilio de stas si
fuere possible indicarlo, los hechos y los motivos jurdicos en que se
funda, en forma sucinta y el dispositivo". Y agrega ms adelante que








"En cuestiones en que no se susciten contestaciones, las sentencias de
los Tribunales de tierras no tendrn que contener motivos".

Poi su part el artculo 141 del Cdigo de Procedimiento Civil
Dominicano, tiene much de parecido a lo enunciado en el artculo
precedentemente citado cuando establece que "La redaccin de las
sentencias contendr los nombres de los jueces, del fiscal y de los
abogados; los nombres, profesiones y domicilios de las parties; sus
conclusions, la exposicin sumaria de los puntos de hecho y'de
derecho, los fundamentos y el dispositivo".

Doctrina \ Jurisprudencia estn contests en que ambos artcu-
los guardian poco de diferencia, siendo aplicable, Mutatis Mutandis, el
articulo 141 de Cdigo de Procedimiento Civil en material de Tierras.
En consecuencia, las sentencias de saneamiento deben contener a
pena de nulidad todas las enunciaciones que son sustanciales al tenor
del Derecho Comn, salvo las que se refieren a los motivos, cuestin
que la Le\ de Tierras en el prrafo nico del artculo 84 lo precise
claramente.

El format usado por los Tribunales de Tierras difiere de los
dems Tribunales Dominicanos, por esto es fcil distinguir cundo
estamos ante una sentencia procedente de un Tribunal de Tierras y
cundo no.

Las Decisiones en esta material se encabezan, todas, con el N-
Smero Catastral; Nmero de Solar o Parcela; Nmero de Decisin y
Fecha de sta.

En esta material existe un detalle caracterstico en lo que respec-
ta a los expedientes y las sentencias que dan solucin al caso someti-
do. Aqu, \ as sucede frecuentemente, puede el juez fallar slo una
parte del expediente, como en su todo, dependiendo si ste est
parcial o totalmente en Estado de Fallo.

Cuando el expediente es fallado en su totalidad, la Decisin ser
numerada con el Nmero 1. Pero, como dijimos, se puede fallar por
parte del expediente, entonces las Decisiones llevarn los nmeros 1,
nmero 2, etc., segn vayan fallndose los solares o parcelas en discu-
sin.

Las Sentencias de Jurisdiccin Original, que no necesariamente
tienen que ser pblicas, debern decidir al efecto y ordenar la adjudi-
cacin del derecho de propiedad y las mejoras a favor de la persona o








las personas que hayan probado el derecho invocado. As se le pone
fin, en este grado, al process de saneamiento.

El Original de la Decisin adjunto al expediente o legajo, segn
sea fallado en parte o en totalidad, debe ser enviado al Tribunal
Superior de Tierras, notificado su dispositivo a los interesados que
figuraron en el process y enviada copia de la sentencia a la.Direccin
General de Mensuras Catastrales. Lo primero se lleva a cabo con la
finalidad de hacer possible la Revisin de Oficio; lo segundo para
enterar a los interesados del fallo y darle a su vez oportunidad a que
conocido ste a tiempo puedan interponer el recurso que les recono-
ce la Ley, si es que no estn conformes, y con lo tercero se busca que
la Oficina en cuestin tenga conocimiento del fallo y en consecuencia
conozca a favor de quin harn los plans definitivos del solar o
parcela. Esto ltimo se hace despus de que la sentencia es aprobada
por el Tribunal de Tierras.

La Ley de Registro de Tierras en su artculo 118 dispone que
copia del dispositivo de las sentencias deban fijarse en la puerta prin-
cipal del Tribunal que la dicte.

SAunque la media del artculo 118 tiene gran importancia para
dar mayor efectividad y amplitud al sistema de publicidad en material
de tierras y. porque la misma es el punto de partida para contar los
plazos para ejercer recursos contra la sentencia, sta no es observada
por la mayora de los Tribunales de Tierras de Jurisdiccin Original.
Estos se limitan a notificar el dispositivo de la Decisin y hacer
constar en dicha notificacin que toda apelacin ser recibida en,
plazo de un mes a partir de la fecha de la sentencia.

Con la no observacin de la disposicin mencionada, somos del
criterio de que se est limitando el radio de alcance de la publicidad y
perjudicando a los interesados, lesionando su derecho de defense en
un procedimiento de Orden Pblico. Esta crtica tiene su base porque
fue intencin del legislator brindar un sistema de publicidad amplio,
a fin de que ms personas puedan enterarse del fallo y en'consecuen-
cia menos personas resulten perjudicadas por el mismo. Es la inten-
cin de reconocer derechos, no de despojar lo que ha movido al
legislator al crear el process de saneamiento; de ah que recomenda-
mos cumplirse con el mandato de la Ley al respect. Para avalar
nuestra consideracin citamos a la Suprema Corte de Justicia: "Con-
siderando qlue los artculos 118 y 119 de la Ley de Registro de
Tierras establecen una double formalidad para la notificacin de las
sentencias del Tribunal de Tierras: Primero: exigen la fijacin de una








copia de la sentencia en la puerta local del Ayuntamiento en los
Municipios en donde no hay una oficina del Tribunal de Tierras;
Segundo: exigen la remisin a todos los interesados, por correo, de
una copia de la sentencia; que en los casos controvertidos deber ser
enviada por certificado, en la cual se har la indicacin de la fecha en
que ha sido fijada y la del vencimiento del plazo en que debern
interponerse los recursos; que el propsito del legislator al crear esta
double formalidad fue el asegurar que llegara oportuna y regularmente
al conocimiento de todos los interesados en los asuntos controver-
tidos, el fallo que hubiese dictado, para que la parte que se consider
lesionada pudiera interponer los recursos pertinentes".4


2.1.3.1 CA RACTER DE LA SENTENCIA DE JURISDICCION ORI-
GINA L

Toda sentencia en esta material tiene un carcter, al igual que el
process de saneamiento, erga omnes, porque siendo definitive es
oponible a "todo el mundo", hayan, como hemos dicho en mltiples
veces, comparecido a la audiencia de saneamiento o no. Todas las
personas interesadas se presumen citadas a travs de la frase "1 a
todos a quienes pueda interesar", contenida en la citacin pblica
(Aviso de Requerimiento, Auto de Emplazamiento y de Fijacin de
Audiencia) en la propia sentencia, la cual, repetimos, es general en
cuanto a sus efectos de oponibilidad. As lo confirm de forma preci-
sa el art'culo 86 de la Ley de Registro de Tierras al decir que las
sentencias del Tribunal de Tierras... "sern terminantes y oponibles a
toda persona, inclusive el Estado, el Distrito Nacional, sus munici-
pios, \ cualquiera otra subdivision poltica de la Repblica..."

Lo antes dicho es en principio aplicable a todas las sentencias
que emanan de los Tribunales de Tierras.

Pero en lo referente a las Decisiones de jurisdiccin Original la
situacin es condicionada. Su valor jurdico legal est sujeto a que
sta sea revisada de oficio por el Tribunal Superior de Tierras, con lo
que si' adquiere los caracteres de una verdadera, sentencia de tierras.
Aunque muchos no estn de acuerdo con esta tesis, la opinion predo-
minante es sta, y iosotros nos adherimos a ella.

La ma\ or a de la Doctrina y la jurisprudencia est contest en
precisar que las sentencias de jurisdiccin Original son simple pro-
'ectos que cambian para convertirse en verdaderas Decisiones con la
consumacin de la Revisin de Oficio por el Supremo Tribunal de








Tierras, lo cual, en principio es obligatorio, salvo excepciones que en
ocasin del studio de la Revisin de Oficio veremos ms claramente.
La jurisprudencia es precisa, cuando dice: "Considerando que, con-
trariamente a lo establecido por nuestro Cdigo de Procedimiento
Civil, las sentencias que emanan, en material regida por la Ley de
Registro de Tierras, de los jueces de Jurisdiccin Original, como jue-
ces de primer grado, se encuentran sometidas automtica y necesaria-
mente, a la revision del Tribunal Superior y no tienen, mientras la
sentencia de ste no haya sido rendida, todo el valor jurdico de una
verdadera decision". (5) En fin, el criterio Doctrinal y jurispruden-
cial se apoya en la disposicin del artculo 15 de la Ley de Tierras, el
cual precisa que las sentencias en cuestin no tendrn fuerza ni efec-
to sin la aprobacin- y revision del Tribunal Superior"...

En resume, las sentencias de jurisdiccin Original al estar con-
dicionadas por los aspects expuestos, sern oponibles a todo el mun-
do cuando se cumpla con el requisito de la Revisin de Oficio; opo-
nibilidad que es la caracterstica principal de los fallos de saneamien-
to inmobiliar.

Las sentencias de primer grado en esta material, como es natural
en derecho, estarn sujetas a los recursos que el Derecho Comn
acuerda a los interesados, ms la Revisin de Oficio que'es algo
intrnseco en la material. Veamos cada una de estas situaciones.

2.1.3.2 RECURSO DE APELA CION

El recurso de apelacin junto a la Revisin de Oficio forman la
double funcin del Tribunal Superior de Tierras: Tribunal de Apela-
cin y de Revisin.

Para la Doctrina y la Jurisprudencia tienen oportunidad de invo-
car el recurso de apelacin todo interesado, aunque no haya figurado
como reclamante en jurisdiccin Original. Slo basta tener y demos-
trar un inters legtimo; y, como en derecho comn, tener capacidad
para ello.

La Ley de Registro de Tierras en su artculo 120 ha precisado
que slo ser admisible el recurso contra aquellas sentencias de juris-
diccin Original que deban ser revisadas, por el Tribunal Superior de
Tierras. De aqu se deduce que slo stas Decisiones son susceptibles
de apelacin y que existen algunas que pueden no ser revisadas por el
Tribunal Supremo de Tierras, siendo por ende no susceptibles de
apelacin. Igualmente se consideran no apelables las que contienen









visos penales, consagradas en el artculo 238 de la Ley de Tierras, el
cual textualmente establece la prohibicin en su prrafo II.

El Artculo 121 de la Ley de Registro de Tierras establece el
plazo de un mes (30 das) para que los interesados puedan interponer
el recurso en cuestin.

El plazo hbil para apelar se computar a partir de la publica-
cin del dispositivo de la sentencia en la puerta del Tribunal que la
dicte. Es de ah la importancia de esta exigencia prescrita por el
arti'culo 118 de la Ley de Tierras, de lo cual recordamos nos referi-
mos en ocasin de tratar la publicacin de la sentencia de jurisdic-
cin Original; y donde hicimos observacin del artculo ya mencio-
nado.

Sobre el plazo para apelar es procedente que digamos que las
vacaciones judiciales no lo interrumpe, sino que esos das hay que
computarlos como vlidos. Esta situacin, que choca con las
disposiciones del Derecho Comn, tiene su razn de ser en el hecho
especial de que en la legislacin de tierras no es necesaria la
intervencin de ningn funcionario que pudiera darle carcter
judicial al acto contentivo del recurso.

Otra derogacin al Derecho Comn la encontramos en el hecho
de que la apelacin contra una sentencia de saneamiento ihmobiliar
siempre tiene un carcter principal, sea cual sea la fecha de la
interposicin del recurso, no existiendo la apelacin incidental como
es el caso del Derecho Comn, donde el primer recurso en el tiempo
es el principal, y el segundo incidental.

En lo que respect a su forma de interposicin, el artculo 123
de la Ley de Registro de Tierras deja al apelante tres salidas para ello:

A.- Por ante el Tribunal, Superior de Tierras por medio de acta
que a requerimiento de los reclamantes levanta el Secretario del
Tribunal;

B.- Por escrito dirigido directamente al Secretario del Tribunal
de Tierras; y

C.- Por ante el Secretario Delegado, o sea, por ante el
Secretario del Tribunal de jurisdiccin Original que dict la Decisin.

Finalmente, diremos que la Doctrina y la Jurisprudencia han
0









considerado que el Tribunal Superior de Tierras al conocer de la
apelacin podr confirmar total o parcialmente el fallo; revocarlo y
darle l mismo solucin al expediente y ordenar Nuevo Juicio.

Las dos primeras situaciones las creemos bastante claras, por lo
que no entraremos en su studio; pero en lo que respect a la ltima
s, vemosla.

2. 1.3.3 El Nuevo juicio.

El Nuevo Juicio es la devolucin del expediente a Jurisdiccin
Original, a fin de que ste sea conocido nuevamente. La orden de
devolucin puede afectar total o parcialmente la Decisin discutida.
Todo asunto de saneamiento conocido nuevamente ser benefi-
ciado por el Doble Grado de jurisdiccin, y por la Revisin de
Oficio, es decir, ser conocido y fallado como si fuere por vez
primera.

Pero en lo que respect a la sentencia misma del Tribunal
Superior que ordena el Nuevo Conocimiento del asunto, ha sido de
jurisprudencia constant considerar que sta tiene un carcter
preparatorio, no definitive, por lo cual no es susceptible el recurso de
casacin, salvo el caso en que a pesar de ello, decide sobre una
cuestin de derecho, como por ejemplo si se viola la Ley, afectando
el "derecho de propiedad pretendido por las partes..."6

2.1.3.4 La Revisin de Oficio.

Con la consagracin de la Revisin de Oficio nos encontramos,
no con un recurso para los interesados, sino con un mandato
impuesto por la Ley de Tierras para ser aplicado, en principio, a las
Decisiones evacuadas por los Tribunales de Jurisdiccin Original. Es
pues, que la Revisin es impuesta y por ende tiene un carcter
obligatorio para el Tribunal Supremo de Tierras.

Esta Revisin de Oficio, figure propia en la legislacin de tierras
tiene su fundamento y razn en la misma naturaleza de las Sentencias
de Jurisdiccin Original. Estas, y as lo hicimos saber ya, tienen un
carcter de Proyectos de sentencias, sujetos a la Revisin de Oficio
para que puedan surtir efectos y ser aprobadas. Ellas no adquieren la
Autoridad de Cosa Juzgada, mientras no son revisadas.

La Revision, segn lo dispone el artculo 124 de la Ley de
Tierras, deber ser llevada a cabo en un plazo de un mes, contado









despus Je haber sido publicado el fallo de Jurisdiccin Original; y la
decision de Revisin deber dictarse dentro de 30 das despus de
\encido el plazo anterior. Este perodo de 30 das podrser
prorrogado por un trmino igual por motivos justificados, dice
finalmente el artculo.

Con el plazo de 30 das mencionado, creemos que el legislator
ha buscado, y as se hace en la prctica, dar oportunidad a que
transcurra el plazo legal de la apelacin, y luego si sta no se produce
pasar a la revision. Si los interesados apelan no ser necesaria la
re isln de oficio por parte del Tribunal Superior de Tierras, pues al
conocer en apelacin estar a su vez revisando el asunto. En este
sentido en Jurisprudencia del 19 de Diciembre de 1941 nuestro ms
alto Tribunal ha dicho que el Tribunal Superior de Tierras "est
facultado a revisar de oficio las decisions no recurridas en
apelacin".

'ista la situacin antes planteada, decimos que el carcter
obligatorio que la Ley le imputa a la revision no es tan categrico,
puesto que el mismo est condicionado, por la apelacin o no de la
sentencia de jurisdiccin Original.

En cuanto a la forma para realizar el examen de oficio, la Ley
de Tinrras en su artculo 126 impone que ste deba hacerse en
Cmara de Consejo o en Audiencia Pblica.

En el primer caso no son odos los interesados, pero en el
segundo si, y en consecuencia deben ser citados, pues tenemos en
esta ciicunstancia un juicio contradictorio; se conocer como si fuera
una apelacin.

Al conocer del expediente el Tribunal Supremo de Tierras tiene,
como imnos al tratar la Apelacin, y citando al Lic. Ruiz Tejada, tres
caminos; los cuales repetiremos, pues estamos en otro punto del
studio, a ttulo recordatorio:


A.- "Confirmacin total o parcial del fallo de Jurisdiccin
Original;

B.- Revocacin del mismo y solucin del asunto por propia
autoridad de distinto modo; y

C.- Ordenacin de nuevo juicio"7








Ningunas de las alternatives las consideraremos ampliamente,
porque ya fueron tratadas, como se verifica, en el tema de la
Apelacin.

Pero s diremos que, aunque la Decisin que ordena un nuevo
juicio no es susceptible, en principio, del recurso de casacin, s lo es
la que decide confirmar total o parcialmente el fallo o la que revoque
el mismo y plantee la solucin del asunto por autoridad del propio
tribunal que la dicta.

Por otra parte, y sobre el mismo tema, y su conclusion, diremos
que las excepciones a la regla de la revision son las decisions que se
relacionan con la material penal, o sea, cuando el Tribunal de Tierras
incursiona en este campo, como es el caso de desacato, y cuando el
Tribunal de Jurisdiccin Original falla como Tribunal de apelacin en
material de interdicto posesorio, tampoco tiene que ser objeto de
revision la sentencia intervenida.

Visto el recurso ordinario de Apelacin y la Revisin de Oficio,
figure propia de la legislacin de Tierras, pasaremos a considerar el
recurso extraordinario de Casacin,


2.1.3.5 Recurso de Casacin.

Este recurso, al igual que en Derecho Comn, conserve su
carcter de extraordinario, y se funda en la violacin de la Ley. Por
todo ello en material de tierras debe ser instrudo y juzgado conforme
a las reglas del Derecho Comn.

El artculo 132 de la Ley de Registro de Tierras establece que
las sentencias definitivas, es decir, las que ponen fin a las contesta-
ciones en el process o resuelven un incident del procedimiento, son
las que podrn recurrirse en casacin.

Las sentencias pueden emanar del Tribunal Superior de Tierras
o de Jurisdiccin Original; lo que importa para la Ley es que sean
definitivas para el recurso.


El artculo de marras en su parte in fine dice: "El recurso
afectar nicamente a las parcelas a que se refiera". como se puede
observer ste slo habla de parcels, lo cual es una omisin del
legislator porque no se refiere tambin a los solares. Por ello la









interpietacin que se le debe dar al artculo es enunciativa y no
limitati~a, e\tendindose su aplicacin a los terrenos urbanos o
solares.

Aunque el artculo 132 no la incluya, la Doctrina y Jurispru-
dencia, \ nosotros nos mostramos de acuerdo con ellas, consideran
como sentencias recurribles en casacin a las interlocutorias, porque
las mismas, al igual que las definitivas, tienen un carcter irrevocable.
Contrariamente a lo expuesto no son susceptibles de este
recurso las Decisiones preparatorias, como es el caso de una sentencia
que ordena la celebracin de un Nuevo Juicio. Sin embargo, es de
jurisprudencia constant admitir que las mismas son recurribles
siempre que intervenga el fallo definitive sobre el fondo; pero jams
lo son por si' solas.

Por otra parte, el artculo 133 dice que podrn incoar la
casacin los interesados que hubieren figurado verbalmente o por
escrito en el procedimiento y en material penal el Abogado del Estado
\ la parte condenada.

Es la disposicin del artculo mencionado enunciativa o
limitatiKa? Nosotros nos vamos por lo primero. Es possible, tanto en
esta material como "en la ordinaria, la participacin con calidad,
inters \ derecho de un causahabiente, aunque no haya figurado
verbalmente o por escrito en el process. Esto se justifica por la
aplicacin del principio de Derecho Comn de que hay una
continuidad de la personalidad del Decujus en la persona del
heredero o causahabiente.

Igual sert'a la situacin para aquellas personas que no hubieren
apelado porque el fallo le es favorable, pero que ms luego por efecto
de una apelacin o de la Revisin de Oficio, salvo el caso de que se
ordene Nuevo Juicio, ven modificado su status de favorecido. Por
ejemplo: X es beneficiado por sentencia de Jurisdicci6n Original con
la adjudicacin del solar 5 del Distrito Catastral Nmero 1 de
Santiago, pero luego Z, supuesto perjudicado, apela la Decisin por
ante el Tribunal Superior de Tierras, quien falla a favor del apelante
Z, periudicando consecuentemente a X. En este caso le queda abierto
el recurso de casacin a X, aunque no haya figurado en apelacin,
como apelante.

En lo que respect al plazo para ejercer el recurso es el mismo
que en material ordinaria: Dos meses. Este se cuenta a partir de la








notificacin de la sentencia definitiva, y ste ser franco; aplicndose
por ende el artculo 1033 del Cdigo de Procedimiento Civil
Dominicano.

Para finalizar este aspect, el artculo 136 de la Ley de Tierras,
trata acerca del envo del expediente, si es casado, por parte de la
Suprema a un Tribunal inferior, y trae una derogacin al derecho
comn.

Este artculo expresa que el Tribunal Superior de Tierras
cuando se produce un envo estar obligado al fallar nuevamente el
caso, a seguir las disposiciones de la Suprema en el punto de derecho
sometido. Igual suceder cuando la sentencia impugnada provenga de
Jurisdiccin Original.

Con la consagracin del mandato del artculo 136 en cuestin
hemos dicho se deroga en tierras lo que en material ordinaria es
aplicable. En material ordinaria encontramos que en un segundo
envo cuando el Tribunal designado queda obligado por la recomen-
dacin de la Suprema, mientras en tierras, para as explicar la
derogacin, tal obligacin se produce con el primer envo.

2 1.4 El Efecto Aniquilativo del Saneamiento.

Concludo el process de saneamiento, porque la sentencia ha
adquirido Autoridad de Cosa juzgada, es decir, que la Decisin no es
susceptible de ningn recurso, en vista de que no han sido intentados
o porque hayan sido agotados, se produce consecuencialmente el
llamado Efecto Aniquilativo del Saneamiento.

El inters de este efecto radica principalmente en que es
prohibitivo para los interesados presentar, despus de que la
sentencia definitive de saneamiento adquiere autoridad de cosa
juzgada, actos realizados con anterioridad a la sentencia como
pruebas para respaldar un derecho o inters, que durante la instancia
del process no fueron presentados.

Veamos un ejemplo ilustrativo: "A" reclama un solar, pero el
mismo es adjudicado a "B" por sentencia, sin que "A" haya
presentado pruebas que avalen su reclamacin. Luego la referida
sentencia adquiere la Autoridad de Cosa juzgada, y "A" posterior-
mente se destapa mostrando un acto de compra regularmente
realizado, pero con anterioridad a la sentencia, en el cual queda
manifiesto su derecho sobre el referido solar. En esta situacin el









acto, aunque regular y vlido, en principio, queda anonadado sin
validez por el efecto estudiado, pues todos los derechos existentes
quedan resueltos sin que puedan subsistir derechos ocultos.

Hemos visto ya que el juicio de saneamiento est precedido por
medidas previas, tendientes a garantizar la mejor publicidad possible y
la participacin de los interesados en tal juicio, a fin de que el juez
tenga much ms base y claridad para fallar y adjudicar el inmueble y
las mejoras, dando con ello una solucin con carcter erga omnes. De
aqu que hoy exista el efecto aniquilatorio como obra creada por la
Jurisprudencia.

Sin embargo, esta obra Jurisprudencia ha sido el fruto de la
interpretacin del artculo 86 de la Ley de Registro de Tierras, parte
in fine. El artculo establece que las sentencias del Tribunal de
Tierras sen oponibles a toda persona, inclusive al Estado, el
Distrito Nacional, sus municipios y cualquiera otra subdivision
pol'tica de la Repblica, y que las mismas no podrn ser impugnadas
por motivos de ausencia, minoridad, impedimento, etc., est consa-
grando tcitamente el efecto reconocido textualmente por nuestra
jurisprudentia, la cual en funcin creadora de derecho y llenando
algunas de la Ley dice que, "Considerando que si conforme a los
principios que norman la Ley de Registro de Tierras y regulan su
aplicacin todos los derechos que no hayan sido invocados en el
process de saneamiento quedan aniquilados por la sentencia que le
pone trmino a ste, una vez que ha adquirido la Autoridad y fuerza
de la cosa irrelocablemente juzgada".8
En el caso de la especie, la Jurisprudencia es clara y precisa y
por ello creo definido el punto del efecto aniquilatorio, el cual ya
con la base creada, lo veremos en toda su importancia ligado en el
desarrollo de los temas siguientes.

CAPI TULO /

DECRETO DE REGISTRO

Finalizado el process de depuracin de derechos (Saneamiento),
porque ha intervenido sentencia con Autoridad de Cosa Juzgada,
aparece en escena el primer acto administrative a que esta Decisin
da origen: El Decreto de Registro.

El Licenciado Ruiz Tejada, como representante de la Doctrina,
ofrece un concept claro de lo que es en realidad este acto: "Es la









orden expedida por el secretario en virtud de la sentencia final sobre
el saneamiento, para que el Registrador de Ttulos anote o registre en
el libro registro el derecho ya saneado, en favor de la persona que ha
resultado adjudicataria de ese derecho".9

Por su parte, la Ley de Registro de Tierras dedica un amplio
articulado al Decreto, el cual abarca los artculos 150 al 155.

Del studio del concept y articulado extraemos lo que a
nuestro entender son los puntos de ms importancia para las
consideraciones del trabajo memorial desarrollado.

A.- El Decreto es una orden emanada del Tribunal Superior de
Tierras, que debe cumplir el Secretario de dicho Tribunal, siendo ste
el encargado de la expedicin del mismo.

B.- La expedicin del Decreto tiene como fin el Registro del
Derecho de Propiedad; de ah que sea al Registrador de Ttulos a
quien se enve para ello.

C.- Para expedir el Decreto es necesaria la previa presentacin
por parte del agrimensor de los Planos Definitivos. A estos fines la
Ley establece plazos de 5 das a partir de la fecha en que se firma la
sentencia para remitir copia del dispositivo de la misma al agrimensor
y al Director General de Mensuras Catastrales; y 60 das para que el
agrimensor que hubiere practicado la mensura pueda presentar los
Planos Definitivos. Agrega la Ley que el trmino puede se prorrogado
30 das adicionales por el Tribunal Superior de.Tierras a instancia de
la Direccin General de Mensuras Catastrales. En el sentido tratado,
debemos consignar que los plazos en cuestin no son fatales, sino
conminatorios. Esta situacin ha sido motivo para que en la prctica
exista una notable negligencia en la confeccin y presentacin a
tiempo de los Planos Definitivos, por lo cual, en consecuencia, la
expedicin del Decreto de Registro se ve retrasada en perjuicio de los
interesados.

Ha sido preocupacin del legislator, al estatuir acerca de los
Planos Definitivos, hacer que estos sean instrumeptos de orientacin
para la elaboracin del Decreto de Registro y el posterior Certificado
de Ttulo. De aqu que sea indispensable para la expedicin del
Decreto, la presentacin de los Planos Definitivos.

Estos plans son los documents elaborados por el agrimensor,.
que servirn de base en la descripcin tcnica del inmueble; y









permitirn una clara individualizacin del Bien inmueble a registrar
definitivamente. Es pues, que este aspect tiene gran inters en la
dimension expuesta, porque de l depend la correct ubicacin y
descripcin del Bien saneado.

Contest de la importancia consecuencial del Decreto de
Registro, elartculo 152 de la Ley de Registro de Tierras dedica sus
parties al contenido de esta orden, concretizada sta en un formulario
adoptado por el Tribunal de Tierras para ello.

Tres son las enunciaciones principles consagradas al efecto:

A.- Nmero de orden y fecha de su expedicin;
B.- Generales del adjudicatario del terreno; y las del propietario
de las mejoras, si es que stas no son del primero; y
C.- Mencin de los gravmenes, servidumbres y embargo, si los
hay.

Consideradas en su conjunto, estas enunciaciones deben ser de
observacin estricta, porque ellas responded a la necesidad de que el
Certificado de Ttulo que va a original el Decreto de Registro,
contenga todos aquellos datos que permitan una clara y definida
individualizacin del inmueble, como as ya vimos. Tambin estos
fines de individualizacin se buscarn respect del adjudicatario, las
meioras \ su propietario; pues as se obtendr un Certificado de
Ttulo capaz de bastarse a s mismo, porque en inmuebles registrados
no existen derechos ocultos. En fin, son formalidades que afectan el
fondo del derecho de propiedad y su posterior registro y, por lo
tanto, deben ser observadas obligatoriamente.
Considerado en una extension limitada hemos visto el valor del
Decreto de Registro en una fase.
Para nosotros el Decreto, adems de ser un acto administrative
de proyeccin determinante en el Certificado de Ttulo, es una etapa
intermedia donde se comienzan a delimitar los campos entire un
terreno registrado y no registrado; intervalo dentro del cual se
presentan fenmenos jurdicos prcticos que merecen ser considera-
dos.

3.1 Terrenos Registrados y No Registrados. La Ley. La jurispru-
dencia.
La actual Ley de Registro de Tierras, No. 1542, en su artculo 6









consider registrado un terreno "cuando el Decreto de Registro haya
sido transcrito, es decir, copiado in extense en el Libro Registro, en
la Oficina del Registrador de Ttulos del Tribunal de Tierras
correspondiente".

Por su parte, la Suprema Corte de Justicia en casacin del 30 de
noviembre de 1945, B. j. 424, pgs. 1112 y 1113, fecha sta anterior
a la vigente Ley de Tierras de 1947, haba ya referido el mismo
criterio de la Ley, diciendo que la calificacin de un terreno
registrado se determine con la transcripcin del Decreto de Registro.

Si seguimos la orientacin precedentemente mencionada, por
razonamiento contrario, si un terreno se reputa registrado despus de
la transcripcin del Decreto, es no registrado mientras esta operacin
no se haya producido, o sea, ni a partir de que la sentencia adquiere
la Autoridad de la cosa Juzgada, como tampoco de la fecha del
Decreto de Registro puede considerarse registrado el terreno.

La lectura y studio del artculo 6 de la Ley de Tierras no llama,
aparentemente, a confusion. Existe una precision insoslayable. Para
ms, est reforzado por la Jurisprudencia.

Sin embargo, puede la Jurisprudencia crear una interpretacin
contraria a lo que manda la Ley con claridad meridiana. Nos
inclinamos por la negative, pues la Ley est por encima de la creacin
iunspiudencial en la escala de las fuentes del derecho. Pero Puede
llen.ar sta las lagunas dejadas por la Ley? Creo que todos nos vamos
por la respuesta afirmativa.

Estas preguntas tienen su base y razn, y de seguro que los
lectores \a se planteaban la interrogante, en que la Suprema Corte,
despus de coincidir con la Ley, como ya vimos, vari su orientacin
5 criteria en sentencia de fecha 25 de marzo de 1952, B. J. 500, pg.
559, al decir respect a los terrenos registrados que: "Debe
entenderse por tales aquellos que han sido fallados definitivamente
por el Tribunal Superior de Tierras, aunque la operacin material del
registro no se hubiere efectuado".

E\identemente que al observer la ltima Decisin jurispru-
dencial, nos encontramos ante un "choque" entire la Ley y la
Jurisprudencia.

Al estudiar la situacin esbozada, no nos aventuraremos en
considerations tericas de la prevalencia de la Ley sobre la








Jurisprudencia o viceversa. Si hiciramos lo contrario, caeramos en
un campo estril, poco prctico que nos alejara del objeto fundamen-
tal del trabalo.

Para nosotros el inters de diferenciar con exactitud cundo
estamos ante un terreno registrado y cundo no, estriba en un punto
dual, sumnamente prctico, determinante, por un lado, para el
saneamiento, como para las consecuencias posteriores a ste, por el
otro lado. Nos referimos al moment en que terminal en realidad el
saneamiento, en primer trmino, y en segundo trmino a los Actos
traslatitos de propiedad y aquellos que afectan al inmueble, como
son las cargas y gravmenes.

En primer lugar, si partiramos de la simple interpretacin y
aceptacin del mandato de la Ley de que es registrado un terreno
cuando la transcripcin del Decreto de Registro, se haya producido,
quedamos con la impresin de que el saneamiento terminal en ese
moment, \ no con la sentencia definitive, y admitiramos que todos
los actos pueden ser sometidos al Tribunal Superior de Tierras, an
despus de la sentencia definitive, y an hasta despus de haberse
dado el Decreto de Registro, porque los actos, no han sido
anonadados por el saneamiento. Tal sera el caso de una persona que
en JurisdicLin Original y en el Tribunal Superior de Tierras no haya
presentado o depositado como prueba un document de adquisicin,
pueda someterlo con posterioridad a la sentencia que adjudic el
inmueble a otra persona.

Si aceptramos el criterio antes mencionado, atentaramos
contra la just tesis jurisprudencial de reconocer un Efecto Aniquila-
ti\o a la sentencia definitive del saneamiento, porque tal criterio deja
abierta, tcitamente, la posibilidad de que actos posteriores a la
sentencia puedan ser 'sometidos al Tribunal, lo cual, adems, a
nuestro humilde entender, es contrario al principio de Autoridad de
la cosa juzgada, pues deja libre la posibilidad de una reapertura del
process, \ por ende, crea una incertidumbre para el adjudicatario
beneficiado por la sentencia.

Por tales motivos, la Jurisprudencia, al variar su criterio que la
identifica con la Ley, consciente de la laguna jurdica dejada por sta
s su articulo 6, ha afirmado categricamente, como vimos, en la
casacin de 1952, que es registrado el terreno a partir de la sentencia
definitive, con lo que se afirma lo negado por la Ley.

De conformidad con la Jurisprudencia el saneamiento terminal








en el moment en que la Decisin adquiere la Autoridad de la Cosa
Juzgada y los Actos anteriores al saneamiento, por el Efecto
Aniquilativo, quedan anonadados, tal como hemos consignado varias
veces.

Refirindose al problema del saneamiento y su terminacin,
nuestro ms alto Tribunal, en condiciones ms flexibles que la Ley,
ha dejado aclarada la situacin por sentencias recientes del 17 de
octubre de 1969, B. J. 707, pg. 5061 y del Tribunal Superior de
Tierras al que compete decidir sobre todo acto intervenido con
posterioridad a la sentencia definitive y anterior al primer registro,
pudiendo para ello designer un Juez de Jurisdiccin Original para que
el asunto, que es conocido como litis sobre derechos registrados,
recorra el Doble grado de Jurisdiccin. Es decir, el Tribunal slo
estar apoderado del acto y no habr nuevo saneamiento.

En segundo lugar, es preciso recorder que los actos traslativos de
derechos o aquellos que afectan los inmuebles, como los gravmenes
estn sometidos a un rgimen de publicidad que vara segn se
refieran a terrenos registrados o.no registrados; los primeros, en
principio, deben ser inscritos por ante el Registrador de Ttulos y
estarn regidos por las disposiciones del artculo 189 y siguientes de
la Ley de Tierras; y los segundos sometidos al sistema de la
transcripcin por ante el Conservador de Hipotecas, para as hacerlos
oponibles a los terceros.

Al considerar como registrado aquel terreno adjudicado por
fallo final surgeon las preguntas de: Cul sera la suerte de los actos
posteriores a la sentencia definitive, pero anteriores al primer
registro? Cul es el procedimiento a seguir para darle oponibilidad a
los actos? o sea, Cul es la formalidad a llenar, si la transcripcin o
la inscripcin? Es que la Jurisprudencia ha dejado tambin una
laguna?

Buscando las respuestas a las interrogantes anteriores, preciso es
citar el artculo 190 de la Ley de Registro de Tierras: "Los actos a
que se refieren los artculos precedentes (actos traslativos de
propiedad) notaa ma) no podrn registrarse sino desde el moment
en que el derecho de que se trate se encuentre registrado a nombre de
la persona que otorgue el acto de disposicin o gravamen". Este
artculo al hablar de derechos que se encuentren registrados, se
refiere, y as lo interpretamos, a los derechos inscritos en la Oficina
de Registro de Ttulos.









En este punto de discusin, la Jurisprudencia, tomando como
base la disposicin del artculo 190 e interpretando su sentido, ha
precisado una solucin salomnica y ciertamente lgica, en la cual da
salida al asunto y puede mantener su criterio general respect a los
terrenos registrados y no registrado., Ha estatuido que los actos
posteriores a la sentencia, pero anteriores al registro, debern ser
sometidos al rgimen de publicidad de los terrenos no registrados, es
decir, a la transcripcin por ante el Conservador de Hipotecas, no
obstante, para fines de litis, ser terrenos registrados.

En resume, para avalar todo lo expuesto, citamos una
sentencia jurisprudencial que ofrece la solucin al problema dual que
se present en ocasin de considerar como registrado el terreno
cuando intervene fallo definfitivo sobre el mismo.

"CONSIDERANDO, que si bien para los fines de las litis sobre
derechos registrados, el terreno se consider registrado, en cuanto a la
afirmacin del derecho de los adjudicatarios, desde que ha interveni-
do sentencia final del saneamiento, an cuando la operacin material
del registry no se haya efectuado, esto no quiere decir que para la
redaccin de los actos que realicen esos adjudicatarios rijan ya las
formalidades del artculo 189 de la Ley de Registro de Tierras, pues
esas formalidades estn previstas especficamente para el caso en que
se haya efectuado materialmente el registro, lo que en la especie no
ha ocurrido; que, por tanto, el alegato del recurrente debe ser
desestimado".1 o


CAPITULO IV

PRIMER REGISTRO. CERTIFICADO DE TITULO ORIGINAL.

Siguiendo el orden cronolgico propuesto, arribamos a la
consecuencia del process de saneamiento: El Certificado de Ttulo.

El Certificado que se expide en ocasin del saneamiento o en
precision, en virtud del Decreto de Registro, es el que estudiaremos.
Hacemos la salvedad porque existen certificados que son products
de operaciones posteriores; por todo lo cual nos referiremos al entrar
en material al Primer Certificado Original de Ttulo y no a otros
posteriores, para as seguir un mtodoque se corresponda con el
propsito del present trabajo.









4. 1 Conceptos


Arstides Alvarez Snchez ofrece un concept general, y dice
que "El Certificado de Ttulo no es ms que la transcripcin
complete del Decreto de Registro en el Libro Registro en la oficina
del Registrador de Ttulos o de la anotacin posterior al primer
registry de cualquier document, resolucin o sentencia que tenga
por objeto el transferimiento o modificacin de un derecho
registrado".1 1

Por su parte la Ley de Registro de Tierras en su artculo 168
refiere que "se denominar "Certificado Original de Ttulo" aquel
que en el Libro Registro result sea de la transcripcin del Decreto de
Registro, sea de la traslacin concisa y circunstanciada de cualquier
document que tenga por objeto la adjudicacin o el transferimiento
del derecho de propiedad de inmuebles registrados".

De la lectura y studio de los concepts citados observamos
claramente que el uno como la otra no hacen distincin en cuanto al
primer certificado de ttulo original, considerando lo mismo aqul
que result del saneamiento, como aqul que surge de una transferen-
cia.

Nosotros al respect de tal situacin hemos hecho ya la salvedad
y distinguimos. Cuando el Registrador de Ttulos procede a la
transcripcin del Decreto de Registro, o sea a la copia in extense del
mismo en el Libro-Registro, se opera lo que se llama Primer
Registro. Con esto ltimo se forma lo que es en realidad el Primer
Certificado de Ttulo, que amparar legalmente el inmueble ya
sometido al saneamiento. Este certificado, como se infiere de la Ley,
estar protocolizado en la Oficina del Registrador de Ttulos del
Departamento correspondiente.


4.2 Efectos del Primer Registro

Antes de hablar del tema enunciado, debemos recorder lo
sealado en otra parte del studio, que no podemos deducir como
efecto del Primer Registro, el hecho de considerar registrado un
terreno, sino que ste ya lo es a partir de la sentencia definitive.

Hecha la aclaracin, diremos que dos son los efectos principles
del Primer Registro:









4.2.1. Este acto consecuencialmente coloca al Registrador de
Ttulos en condiciones de tener conocimiento y constancia, por vez
primer, de la existencia de un derecho inmobiliario ya individuali-
zado con motivo del process de saneamiento, En otros trminos, ya
el Registrador estar apto para realizar inscripciones de documents
que podran modificar el derecho originalmente registrado, como por
ejemplo actos de transferencias, hipotecas, etc., los cuales, en
consecuencia no debern ser sometidos a la formalidad de la
transcripcin por ante la Conservadura de Hipotecas, sino que esta
obligacin cesa para dar paso a la de la inscripcin por el Registro de
Ti'tulos, con lo cual, al igual que en la Conservadura, los actos
adquieren rango y se hacen oponibles los derechos contenidos en
ellos a terceros. Adems puede solicitarse cualquier informacin,
porque son fuentes pblicas, con la diferencia de que para tal cosa en
la Conseriadura de Hipotecas se toman en cuenta nombres de
propietarios de los inmuebles, mientras que en el Registro se sigue la
orientacin de la Ley de Tierras, en cuanto al procedimiento in rem:
no import nombre, sino nmero de parcela o solar con su respective
Distrito Catastral.

4.2.2 Es desde el Primer Registro cuando el inmueble queda
amparado por el Certificado de Ttulo, pudiendo los interesados
hacerse expedir Certificado Duplicado del Dueo o Carta Constancia
del inmueble registrado. Sobre-el Duplicado y la Carta volveremos
ms adelante, tratndolos de forma individual.

4.3. Caracteres del Certificado de Ttulo.

Dos son los caracteres que de la interpretacin de la Ley de
Registro de Tierras y de los principios que la norman reconocen la
Doctrina \ la Jurisprudencia al Primer Certificado de Ttulo y a los
Certificados posteriores a ste: La Irrevocabilidad y la Imprescritibi-
lidad.

4.3. 1. Irrelocabilidad del Certificado de Ttulo.

El Certificado expedido pata amparar una parcela o solar en
ocasin del saneamiento, estabilizar el derecho de propiedad
contenido en l, dndole inconmovilidad. Este definitivamente
adjudicado no podr, en principio, ser anulado por ninguna autoridad
judicial ni ejecutiva. El Certificado es irrevocable.

Ha sido preocupacin del legislator, al darle ste carcter al








Certificado de Ttulo, que el mismo respond al objeto de la Ley de
Tierras y los principios que la rigen. Busca ofrecer seguridad y
certidumbre al derecho de propiedad en Repblica Dominicana.
Tan grande es el celo del legislator que en inters de mantener
el principio de irrevocabilidad del Ttulo, ha preferido crear un fondo
de indemnizacin para pagar cualquier perjuicio que pueda ocasionr-
sele con la prdida de un derecho o inters por aplicacin de la Ley, a
un tercero no negligente. Esta indemnizacin es possible gracias a la
creacin, en consecuencia, del denominado Fondo de Seguros de
Terrenos Registrados, el cual est reglamentado por la Ley de Tierras
en un amplio articulado que va del artculo 225 al 234.

Es pues, que el legislator consider pertinente que si no hay
negligencia de la persona perjudicada al despojrsele de un derecho
en vez de rectificar el registro se proceda a indemnizarla y as
mantener la naturaleza del Certificado y el apego al objeto mismo de
la Ley de Tierras. Veamos un ejemplo de lo tratado:

Si L, propietario del solar No. 5 del Distrito Catastral No. 1 de
Santiago, amparado por el Certificado de Ttulo No. 565, vende
varias porciones de st, manteniendo una parte sin vender. Al
iniciarse un process de Subdivisin, los compradores resultan, con
motivo de la sentencia evacuada al efecto, dueos de los solares 5-A;
5-B y 5-C fallndose a favor del Dominio Pblico la 5-D (Porcin
no vendida por L), en la cual qued formada una calle. Ante la
imposibilidad de destruir el Certificado de Ttulo que ampara el solar
5-D, dicho seor L se vera en la obligacin, como ltimo recurso,
de proceder a demandar al Fondo de Seguros para procurar
indemnizacin, en razn de que sin su culpa, y por error del Tribunal
que aprob la subdivision por sentencia, ha sido privado de un
derecho registrado, en este caso del solar 5-D. La Ley prefiere que la
demand sea contra el fondo antes de revocar el Certificado expedido
a favor del Estado u otra persona.

Sin embargo, como toda regla tiene su excepcin, la cualidad de
irrevocabilidad reconocida al Certificado no es absolute. La Ley
prev que el Certificado de Ttulo puede ser modificado y revocado
por una accin en Revisin por causa de error material, reglamentada
en la Ley de Tierras por los artculos 143 al 147 o por la Revisin
por causa de Fraude.

Con respect a la segunda opcin no entraremos en detalles por
el moment, pues su studio corresponde a un punto aparte. Pero en








lo referente a la primera s haremos algunas precisiones necesarias, sin
entrar en un studio extenso y profundo de la misma.

Aunque la Doctrina y la Jurisprudencia, mal interpretando la
Ley, sin distinguir entire la irrevocabilidad y la inmutabilidad, hayan
incluido a la Revisin por Error material como forma de impugnar el
Certificado de Ttulo y hacer possible, por ende, la existencia de una
excepcin al.principio estudiado, creemos que la misma no constitu-
ye tal excepcin a la irrevocabilidad. Afirmamos tal cosa porque la
Revision en cuestin, por referirse a error puramente material, como
por ejemplo un error en la extension del terreno, no afectara en
nada el derecho fijado en el Certificado; es decir, no modifica en su
esencia el derecho, por lo que realmente se mantiene invariable e
inmutable el Certificado en su parte esencial, lo cual no sucedera si
la accin que prospera fuera la de Revisin por Fraude, donde, como
veremos, si se puede producer una verdadera anulacin de los
derechos contenidos en el document estudiado.

Somos del criterio de que el legislator ha querido dar el
Certificado de Ttulo ms que un carcter de inmutabilidad, una
cualidad de irrevocabilidad, porque, como hemos repetido mltiples
veces, es de inters fundamental mantener la certidumbre del derecho
registrado. La propia Jurisprudencia consider que "el Tribunal
Superior de Tierras no puede modificar sustancialmente los derechos
registrados, pues ello implicara un atentado al principio de la
autoridad de la cosa juzgada".1 2

En virtud de la discusin planteada, donde existe una confusion
entire lo que es inmutabilidad e irrevocabilidad por parte de 4a
Doctrina y jurisprudencia; donde nosotros no estamos de acuerdo en
que se asimilen ambos trminos, Podra existir un tercer carcter, es
decir, la inmutabilidad del Certificado de Ttulo? Si fuera cierto
admitiramos la excepcin de la Revisin por error material, como
accin que afecta al Certificado; pero para esta aceptacin hay que
hacer la distincin, lo cual si justifica la existencia de la Revisin por
error material como va creada por el legislator para impugnar el
Certificado de Ttulo.

Por ltimo, debemos consignar que, a pesar de lo antes expuesto
no slo debemos admitir las excepciones al principio de irrevocabili-
dad ya vistas, sino que se admiten otras vigentes, como la Ley 5924,
sobre confiscacin General de bienes, de fecha 26 de Mayo de 1962,
que ordena la confiscacin de los bienes de la familiar Trujillo y sus
aclitos, por enriquecimientos ilcitos, revocndose en consecuencia









todos los certificados de Ttulos que amparaban los inmuebles
confiscados; y la Ley 6087, del 10 de Diciembre de 1962, que
dispone la devolucin a sus legtimos propietarios o sucesores de
inmuebles, que como ejecucin de sentencias por delitos polticos,
atribudos por la tirana trujillista, fueron adjudicados al Estado
Dominicano.

Con todas estas disposiciones se revocaron los Certificados de
Ttulos, por razones de Inters Social, el cual se interpuso al Orden
Pblico que justifica la garanta del Estado para con estos documen-
tos y la funcin estabilizadora del derecho de propiedad.

4.3.2 Imprescritibilidad del Certificado de Ttulo.

Esta cualidad del Certificado es la nica que no admite
excepcin de ningn gnero, porque es sta la que ms vinculada est
al propsito supremo de la Ley de Registro de Tierras, de estabilizar
el derecho de propiedad, dndole seguridad y certidumbre. Es decir,
que con ello se consolida el derecho regularmente registrado. Es la
perpetuidad del Certificado de Ttulo el corolario de la garanta del
Estado para con este document legal.

Para que no haya duda de la importancia de este carcter el
legislator lo consagra textualmente en el artculo 175 de la Ley de
Registro de Tierras, el cual reza as: "No podr adquirirse por
prescripcin o posesin detentatoria ningn derecho o inters que
hubiere sido registrado de acuerdo con las prescripciones de esta Ley;
ni tendrn aplicacin a la venta de terrenos registrados las disposicio-
nes de los artculos 1674 a 1685, inclusive del Cdigo Civil, que
disponen la rescisin de ventas en que sea perjudicado el vendedor en
ms de las siete duodcimas parties del verdadero valor del terreno; ni
las disposiciones del artculo 2124 del mismo Cdigo, en cuanto a la
caducidad de las inscripciones de privilegios e hipotecas y a la
necesidad de renovarlos antes del trmino establecido por la Ley". El
artculo es claro y deja varias derogaciones al Derecho Comn;
derogaciones express y tcitas. Estas ltimas se refieren a los
artculos 2228, 2229 y siguientes del Cdigo Civil, relative a la
posesin y la prescripcin adquisitiva.

El derecho contenido y reconocido en el Certificado imprescriti-
ble, no se pierde nunca; ni se menoscaba en su forma registradas, a
pesar del no uso que haga su dueo o propietario. Tampoco se pierde
el derecho por el usufructo que de l haga un tercero por much
tiempo.









En consecuencia, con la consagracin de la imprescritibilidad
del Certificado de Ttulo, ha quedado eliminada en material de
Terrenos Registrados, la prescripcin adquisitiva o Usucapin. Igual
suerte ha corrido la eficacia de la posesin, la que en esta
circunstancia no ser creadora de ninguna situacin jurdica.

En conclusion, ninguno de los principios de derecho comn
derogados por la Ley de Tierras, tendrn aplicacin en material de
Terrenos Registrados catastralmente, slo conservarn su vigencia en
material de Terrenos no registrados catrastralmente.

4.4. Duplicado del Ttulo.

El Duplicado del Ttulo es un document que, en principio tiene
los mismos caracteres del Certificado de Ttulo Original, y por ende
el mismo \alor jurdico, que a solicitud de parte interesada se le
expide. Es de aqu que el tenor del artculo 172 de la Ley de
Registro de Tierras se infiera que existen diferentes tipos de
Duplicados: Duplicados del Dueo; del Acreedor Hipotecario; del
Acieedor Privilegiado, etc., este dependiendo del derecho registrado
sobre el inmueble.

Hemos dicho que este document present los mismos caracte-
res del Certificado de Ttulo Original, pero tal situacin se
condiciona a la circunstancia de que ste se corresponda con
fidelidad absolute al original que consta en la Oficina del Registro de
Ttulos. Por ello hay una presuncin juris tantum de que el
Duplicado es una copia fiel del Certificado Original; por ejemplo, si
en el original consta algn gravamen, en el Duplicado tambin
constara.

Se consider que la presuncin es juris tantum porque puede
suceder que no haya correspondencia entire Duplicado y Original, en
cuyo caso el artculo 171 de la Ley de Tierras ordena que debe
drsele prevalencia al Original, el cual a nuestro entender es en
realidad el Certificado de Ttulo.

4.4. 1. Quines Pueden Hacerse Expedir Duplicados?

El artculo 172 de la Ley de Tierras contest la pregunta al decir
que "A toda persona fsica o moral en cuyo favor se hubiere
registrado algn inters o derecho, se le expedir su correspondiente
duplicado de Ttulo". De este artculo se infiere que la restriccin es








mnima. Slo basta tener inters o derecho sobre el inmueble
registrado para tener la condicin de solicitar el duplicado del Ttulo.

Aunque la Ley no lo expresa as, la mayora de la Doctrina
consider obligatorio, en principio, para el Registrador de Ttulos
entregar el document cuando le sea solicitado. Esta imposicin tiene
sus excepciones, casos en los cuales se deja libertad al funcionario
para actuar: Primero: cuando en el caso de varias porciones de
terrenos slo expide un extract; y Segundo: cuando el Registrador
por poder del artculo 175 de la Ley de Tierras retiene el Duplicado
hasta tanto no se efecte una Subdivisin, cuando existan respect
del inmueble un nmero de ventas parciales que exceden de tres.

En el sentido antes expuesto, el Doctor Arstides Alvarez
Snchez emite su criterio respect a la obligatoriedad, refiriendo el
Sartculo 183 de la Ley de Tierras como base de sta, y dice que "De
la simple lectura de este texto se infiere que la entrega del
correspondiente Duplicado no puede ser negada por el Registrador de
Ttulos a ninguna persona que sea titular de derechos registrados o al
representante debidamente autorizado de sta. Sin embargo, es
convenient advertir que de no comparecer personalmente el
interesado o su representante debidamente apoderado por escrito, a
retirar dicho Duplicado, segn el citado artculo, queda a juicio del
Registrador de Ttulos apreciar si la persona que lo procura 'est
facultado para recibirlo"',13 y agregamos nosotros, negarse a
entregarlo si tal facultad no la posee la persona que lo procura.

De la lectura del artculo 183 de la Ley de Tierras no deducimos
la obligatoriedad ni tcita ni expresamente, como quiere dar a
entender Alvarez Snchez. Disentimos humildemente de l. Para
nosotros aqu no es que est consagrada la obligacin, sino que la
misma se desprende del carcter pblico de los Libro-Registros,
consagrado en el artculo 177 de la Ley de Tierra, el cual expresa que
"son pblicos y toda persona tiene derecho de examinarlos o de
requerir certificaciones de las menciones, datos o notas que en ellos
existen". En consecuencia, deducimos que si toda persona puede
hacerse expedir certificacin, mal podra ser que se le negara a una
persona con derecho, expedrsele copia del Certificado. Es pues, que
el principio cuestionado ms se deduce del artculo 177 que del 183.

4.5. La Carta Constancia.

Por ltimo, quisiramos consignar un detalle referente al punto
enunciado, llamado Carta Constancia.









Aunque la Carta Constancia y el Duplicado, muchas veces se
confunden, poque son documents que se entregan en la Oficina del
Registiadur de Ttulos a solicitud de parte interesada, con lo que se
aplica el artculo 172 de la Ley de Tierras; valen en principio como
Certificado de T tulo; son de utilidad para hacer operaciones sobre el
inmueble, en cuanto a exhibir el derecho, y en trminos prcticos se
les llama a ambos, Duplicados, son dos cosas distintas.

La diferencia entire estos dos documents la encontramos en
que el Duplicado, copia, en principio del Certificado Original, es la
reproduc(in fiel de la totalidad de la extension de la parcela o solar
registra.do, mientras que la Carta Constancia es, y as ofrecemos un
concept, un document que es un extract de una part del terreno,
e\pedido a peticin del interesado. Por ejemplo, X es propietario de
la Piacela No. 6 del Distrito Catastral No. 5 de Santiago, amparada
peo el Celtificado de Ttulo No. 65, cuya extension es de 10 tareas.
X decide enderr a Y 5 tareas de dicha parcela. En tal situacin se
efecta por ante la Oficina de Registro de Ttulo la Transferencia. Si
V solicita, se le expedir un extract donde se haga constar sus
derechos sot-e una porcin de la Parcela No. 6, es decir, 5 tareas
compradas a X. Entonces, Y podr tener en sus manos una Carta
Constancia, no un Duplicado. En este mismo orden, es el artculo
170 prrafo de la Ley de Registro de Tierras, el que faculta al
Registrador para expedir la Carta Constancia o extracto del
Certificado Original, con los datos esenciales relatives a la Parcela o
Solar de que se trate".

CAPITULO V

RE VISION POR CA USA DE FRA UDE

La Revisin por causa de Fraude, conjuntamente con la
Revisin por error material, constituyen las dos excepciones que
segn la Doctrina y la Jurisprudencia, pueden afectar de una forma u
otra al Certificado de Ttulo y sus caracteres.

En lo referente a la Revisin por Error Material, ya cuando
consideramos el carcter irrevocable del Certificado de Ttulo nos
referimos elementalmente sobre ella, en su parte considerada de
inters por nosotros. Por tanto, no entraremos en ms detalles,
porque esta accin no afecta al Certificado en su parte esencial o de
derecho, que es lo que nos interest para los propsitos buscados en el
present trabajo.








5. 1 Naturaleza del Recurso de Revisin por Causa de Fraude.

Este recurso, segn el Licenciado Ruiz Tejada, es una verdadera
creacin del legislator. Dice que es "Una accin que no es la tercera
del derecho comn, que no es la revision civil, que no es tampoco la
casacin, ni es el recurso ordinario de la apelacin; es un recurso
realmente excepcional y extraordinario que crea un derecho nue-
vo".14

Por su parte, la Jurisprudencia en una decision actualmente
aceptada a pesar de su antigedad, refiere: "Considerando, que de
modo contrario a como lo pretend el intimate, la accin en
revision por fraude, instituda por el artculo 70 de la Ley de
Registro de Tierras (Actualmente Artculo 187) (Nota ma), es slo
una va excepcional que tiene "la persona que fuere privada de un
terreno o de algn inters en el mismo, debido a un decreto,
mandamiento o fallo de registro obtenido fraudulentamente".15

De los criterios de la Doctrina y Jurisprudencia vistos, deduci-
mos que el recurso de revision por causa de fraude es una creacin
del legislator propia para la legislacin de tierras. Es algo excepcional
que choca con el principio de irrevocabilidad del Certificado de
Ttulo, que tiende a la anulacin de ste, o la revocacin del Decreto
de Registro o la anulacin de una sentencia definitive dictada en
ocasin del saneamiento.

En fin, es una accin que la Ley ha creado para que an despus
de una sentencia definitive, un decreto de registro o del certificado
de ttulo, sea possible la revocacin de estos, obtenidos fraudulenta-
mente, porque ha sido preocupacin del legislator que la sentencia,
el decreto, etc. sean las ms vivas expresiones de la verdad, con lo que
se present un derecho registrado libre de vicios. Es una accin que a
pesar de su alcance extremo "no despoja, del carcter general de la
cosa irrevocablemente juzgada, a las sentencias del Tribunal Superior
de Tierras", 6 porque, agregamos nosotros, no vuelve a juzgar el
fondo del saneamiento ni se pronuncia sobre el derecho de propiedad
del demandante, sino que juzga si hubo o no la existencia del fraude.

5.2 Elementos Constitutivos de la Revisin por Fraude.

Respecto de este tema, como la Doctrina ha dicho casi todo,
seremos sintticos y precisos en las consideraciones a realizar.
Seguiremos de cerca el plan trazado por el Licenciado Ruiz Tejada en
su obra Estudio sobre la Propiedad Inmobiliar en R.D.; pero no nos









limitaremos a hacerlo al pie de la letra, sino que trataremos de darle
al studio un enfoque algo personal, agregando ingredients propios,
avalados con las Decisiones jurisprudenciales ms recientes, para con
ello elitar malos entendidos, en cuanto a la originalidad de este
trabajo.

Del studio del captulo XV de la Ley de registros de Tierras,
especialmente de los artculos 137 y 138 se desprende que para
poder ejercer esta accin es necesario estn presents los siguientes
elements:

"A) Haber sido privado de un terreno o de algn inters en el
mismo. por medio fraudulentos;

B) Intentar la accin no ms tarde un ao a partir de la fecha de
la transcripcin del decreto;

C) Que no haya adquirido inters contrario un tercero de buena
fe a ttulo oneroso".1 7

Consideraremos en sntesis cada uno de estos elements,
haciendo algunas precisiones de lugar:

5.2. 1 Haber Sido Privado de un Terreno o De un Inters en el mismo
por Medios Fraudulentos.

Del primer element deducimos que es la persona privada de un
inters a quien est reservado el recurso de revision por causa de
fraud. Es de jurisprudencia constant considerar transmisible la
accin a los herederos, pudiendo stos actuar, haciendo valer los
medios de pruebas que les son reconocidos a la propia vctima del
fraude.

Un segundo aspect, es que exista un fraude que prive a una
persona de un inters o derecho. La propia Ley de Tierras en su
artculo 140 establece como tal "cualquier actuacin, maniobra,
mentira o reticencia realizada para perjudicar al demandante en sus
derechos o intereses y que ha perjudicado o dado lugar a la obtencin
del decreto del registro". El concept es general, por lo tanto
abundaremos algo en l. Primero hay que observer que en el caso los
jueces tienen soberana absolute en la apreciacin del Fraude, segn
dispone la jurisprudencia de forma constant. El Fraude, segn la
jurisprudencia, para ser bas de la revision y ser admitida sta, debe
ser de forma intencional; por argument en contrario si la omisin o








reticencia ha ocurrido sin intencin la revision no se admitird,
porque el fraude no se constitute.

Adems, las maniobras deben ocurrir durante el process de
saneamiento, con lo que excluyen aquellas actas anteriores o
posteriores a ese procedimiento. La primera situacin se concibe por
aplicacin del Efecto Aniquilativo del saneamiento y la segunda
porque al ser posteriores, intervienen en una situacin donde el Juez
no puede ser sorprendido con una maniobra posterior, porque no
puede estatuir sobre una situacin que desconoce, en tal caso nos
encontraramos con una litis sobre terrenos registrados, no con una
Revisin por causa de fraude. Es pues, que el fraude tiene que ser
concomitante al saneamiento.

Para avalar lo antes expuesto veamos dos extractos de igual de
Decisiones de la Jurisprudencia, refirindose a los aspects tratados.

"Considerando que los jueces del fondo son soberanos para
apreciar los hechos que constituyen el fraude a que se refiere el
artculo 140 de la Ley de Registro de Tierras, as como el alcance
moral y el carcter fraudulent de los hechos alegados... conforme la
soberana apreciacin de los jueces del fondo, la instancia tena que
ser rechazada... pues la simple omisin no basta para autorizar la
revision del fallo, que slo debe ser ordenada cuando existe el fraude
intencional..."1 8

Considerando que el recurso en revision por fraude... ha sido
estatudo en beneficio de "toda persona que fuere privada de un
terreno o de algn inters en el mismo, por una sentencia,
mandamiento o decreto de registro obtenido fraudulentamente", y
es por tanto, indispensable para que prospere la accin que los
hechos que constituyen el fraud hayan ocurrido durante el
saneamiento..."1 9

La ltima Sentencia no nos merece comentario. La creemos
clara y correct, pero s lo haremos con la primera.

Siendo el propsito y espritu de la Ley de Tierras adjudicar las
tierras y las mejoras mediante el saneamiento a sus verdaderos dueos
no nos explicamos, al igual que el Dr. Arstides Alvarez Snchez,
como la Suprema Corte de justicia, que en casacin del 22 de
Diciembre de 1936. contenida en el B. J. 317, pgs. 709-710,
mantuvo una posicin correct, hoy, en abierta contradiccin con los
principios de orden pblico, en la primera decision citada estatuya









como que slo el fraude intencional constitute razn para admitir la
Re isin por Fraude.

Para nosotros el criterio de la Jurisprudencia, adems de chocar
con la Le., despoj a las personas no negligentes privadas de derechos
o intereses en un terreno, de la oportunidad de recuperar esos
derechos o intereses, por cuanto limita el alcance del recurso de
Re\ isidn por causa de fraude al campo del fraude penal o intencional.
La Suprema ha recortado el alcance de la Revisin por fraude y con
ello limitado el ltimo instrument jurdico legal abierto a las
personas que se vieran perjudicadas en las condiciones que exige la
Le\ para admitir el recurso por fraude.

Si aplicramos en la prctica el criterio jurisprudencial cuestio-
nado, slo cuando exista la intencin habr condicin para el xito
de la acciun por fraude, entonces, pensemos, cuntas personas
legitimas dueas de terrenos, han sido despojadas, no por el que
inintencionalmente realize, por ejemplo, un acto de reticencia en
perjuicio de uno, dueo legtimo, y en su beneficio, sino por la
Suprema Corte de justicia, que con esta tesis desubicada ha creado
esta situacin tan injusta.

Por tales motivos, es prudent que la Suprema Corte de Justicia
varie su actual orientacin respect al problema de que se trata, y
por ende admit que haya o no intencin de causar el perjuicio con
las maniobras, debe caracterizarse el fraude, en virtud de que el
recurso de Re\isin por Fraude responded al ideal del legislator, no de
liberal al author de las maniobras, sino de proteger al reclamante
vctima de la actuacin fraudulent.

5.2.2 Intentar la accin no ms tarde de un ao, a partir de la fecha
de la transcripcin del decreto.

Respect a este element nos circunscribiremos a seguir, a la
jurisprudencia \ la Doctrina; precisando los detalles ms relevantes.

En primer lugar, se ha establecido que este plazo no es franco, y
en consecuencia todo recurso de Revisin por causa de Fraude
interpuesto despusdel ao de haber sido transcrito el Decreto de
Registro, es inadmisible. En este sentido la Jurisprudencia dice que:
"Considerando, que este plazo, contrariamente a las pretenciones de
la recurrent, no es franco, puesto que no tiene como punto de
partida, al tenor del artculo 1033 del Cdigo de Procedimiento Civil,
una notificacin a persona o a domicilio; que, adems, la disposicin








general del referido artculo 1033 no se aplica a los plazos prescritos
a pena de caducidad para ejercer derechos y acciones, a menos que
exista una disposicin expresa de la Ley en sentido contrario, ni
tampoco cuando el legislator ha manifestado por una formula
exclusive y precisa, como ocurre en la especie ms all de cierto
termino el plazo que ella prescribe"...20

En segundo lugar, a pesar de lo expuesto, esto no quiere decir
que necesariamente tenga la accin que interponerse a partir de la
transcripcin del Decreto, sino que, y as lo admite la Ley en su
artculo 137 prrafo nico, ste podr interponerse vlidamente an
antes de la transcripcin, siguiendo igual procedimiento, con tal de
que exista un fallo definitive referente al derecho o inters, contra el
cual deba dirigirse el recurso de Revisin por Fraude.

5.2.3 Que no haya adquirido inters contrario un tercero de buena
fe.

Esto quiere significar, en lenguaje ms preciso, que el derecho
no haya sido traspasado a un tercer adquiriente (comprador) de
buena fe.
Dos puntos son dignos de comentar en este tercer element:
En qu consiste la buena fe? y Quines son terceros adquirientes?

La Ley de Tierras en ninguno de sus artculos precisa la
respuesta a estas interrogantes. La Jurisprudencia en su funcin
interpretativa del derecho s lo hace.
Respondiendo a la primera pregunta nuestro ms Alto Tribunal
en Decision de Mayo de 1975, B.J. 774, pgs. 808-809, ha dado una
respuesta salomnica, estatuyendo de manera concisa que "la buena
fe o la mala fe es una cuestin de hecho de la soberana apreciacin de
los jueces del fondo". La respuesta de la Suprema es clara y definida;
no tenemos nada que objetar.
Contestando la segunda interrogante, la Suprema Corte en
sentencia de junio de 1966, B.J. 667, pg. 913 dice: "Considerando
que los terceros que ampara el artculo 138 de la Ley de Registro de
Tierras, son todos los que han adquirido de buena fe y a ttulo
oneroso un derecho registrado o sobre el cual ha intervenido la
sentencia final del saneamiento".

Sobre esta ltima Decisin Jurisprudencial, s precisramos
algunas cuestiones, pues la encontramos general e insuficiente.

50









Del studio de la Decisin en cuestin se desprende que
debemos considerar tercero a la persona que adquiere un inmueble a
titulo oneroso y de buena fe del adjudicatario beneficiado con la
sentencia de saneamiento, sino que es tercero aqul que lo adquiere
del primero, es decir, de aqul que llamaremos primer adquiriente.
Esta es as porque en el saneamiento, recordemos, no existen parties,
sino reclamantes; de ah que luego de ste es que s podemos
consideiar como primera parte (adjudicatario); segunda parte (primer
adquiriente); tercera parte (tercero) y as sucesivamente.

Bajo la situacin planteada, observamos una anomala; laguna
que alecta al primer adquiriente. La Decisin Jurisprudencial
comentada ha dejado al primer adquiriente en una condicin de
imeci dumbie, pues en tales circunstancias puede ocurrir el caso de
que estj peisna actuando de buena fe, pueda verse eviccionada al
comprai directamente al adjudicatario, ya que al no ser considerado
tercero, podria aparecer un intesado con derecho y alegar haber sido
perludicado por un fraude del adjudicatario e intentar la accin en
Retisin por causa de fraude, dejando en consecuencia desemparado
al primer adquiriente de buena-fe. Aunque la Ley ni la Jurisprudencia
ireieren al especto, nosotros creemos que para que el desamparo no
sea tal, debemos recurrir a la, aplicacin del derecho comn,
reconocindole por lo menos una accin en garanta por la eviccin
al primer adquiriente contra el adjudicatario; esto aparte de la accin
en Daos \ Perjuicios que regularmente reconoce el derecho comn.

Por todo lo antes expuesto, agregamos, para darle fin al studio
de este element, que para nosotros el Certificado de Ttulo adquiere
su calidad de irrevocable, etc., no a partir del Primer Registro, sino a
partir del moment en que la accin en Revisin por Fraude no
pueda ser ejercida, como por ejemplo si la accin est prescrita, o
cuando el inmueble haya pasado a un verdadero tercero de buena fe.

Somos partidario de la tesis antes mencionada, por las razones
que en ocasin del studio de la ltima jurisprudencia referimos, en
el cual planteamos una situacin criticable, ya que personas de buena
fe que apoyadas en el criterio de que el Certificado de Ttulo est
dotado de todas las prerrogativas vistas y protegido por la Ley,
compren al adjudicatario para luego ver flaquear su derecho por una
accin en Revisin por causa de fraude.

El legislator por los motivos mencionados, ha debido prohibir la
venta de derechos registrados hasta tanto no haya pasado el plazo de
un ao, o por lo menos aclarar que el Certificado de Ttulo a








originado por el Primer Registro, no adquiere la calidad de
irie\ o)cable y sus dems caracteres hasta tanto no transcurra un ao a
partir de la transcripcin del Decreto de Registro, con lo que se
e itaran muchos inconvenientes.

En otro orden de ideas, de la lectura del artculo 137 de la Leo
de Regist o de Tierras se infiere que'el recurso de Revisin por Causa
de fraude est reservado a "toda persona que fuere privada de un
terreno o de algn inters el mismo". Es esta prescripcin del
artLulo de marras de interpretacin enunciativa o restrictive? Es
enunitiati\a. La accin no es privativa para la persona que se
consider perjudicada, sino que el ejercicio de sta es transmisible a
sus herederos, por aplicacin del principio de Derecho Comn de que
stos ltimos son los continuadores jurdicos de la persona del de
cujus.

Consecuencia de la tesis de que el contenido del artculo 137 es
enuncitivo, la Suprema Corte de justicia, va an ms lejos y declar-
"Considerando, que la revision por causa de fiaude supone que ste
se funda en una actuacin, maniobra, mentira, reticencia u omisin,
pioducida en el curso del saneamiento del terienu, que haya dado
lugar a una adjudicacin indebida, lo que, indudablemente autoriza a
todos los interesados, sea parte en el saneamiento o no, a intentar el
recurso de revision por fraude..."21

En contrapartida de lo antes dicho, el artculo 138 de la Ley de
Registro de Tierras expresa que "La accin ser dirigida contra la
persona indicada en el decreto o contra cualquier causahabiente
suyo, si lo hubiere, o contra el adjudicatario..."

Al tenor del artculo citado, slo contra las personas mencio-
nadas en el mismo podr dirigirse la accin. Puede decirse que su
interpretacin es restrictive.

En torno a la disposicin del articlo cuestionado ha, sido
planteada la interrogante de si, a pesar de lo pieescrit, debe incluirse
entire los posibles demandados al Estado. En este sentido la Doctrina
se divide. Unos sostienen que el Estado no est includo entire los que
pueden ser demandados por fraude. Estos justifican su apreciacin
diciendo que el Estado por estar reputado en el Sistema Torrens
como propietario originario de todos los terrenos del pas, no es
pasible de incurrir en maniobras que puedan caracterizar el fraude
prescrito en el artculo 140 de la Ley de Tierras; ellos no ponen en
tela de juicio la probidad del Estado. Este criterio es rebatido por









otros que argumentan que el Estado al asumir una postura active en
el saneamiento, por ser ste propietario originario, principio que se
desprende del artculo 270 de la Ley, y por la naturaleza de orden
pblico del process, es pasible de incurrir en maniobras capaces de
caracterizai el fraude. Por tales motivos, los partidarios de esta tesis,
entire los que se encuentra el Dr. Arstides Alvarez Snchez, agregan
que ninguna disposicin de la Ley de Tierras excluye al Estado, ni lo
e\ime de caer en esta situacin jurdica; y concluyen que en base a
esas argumentaciones el Estado es pasible de ser demandado por
fraude.

Respect de la discrepancia doctrinal enunciada, nuestra Supre-
ma Cort e de Justicia ha tomado partido en favor de la primera. Esta
en sentencia de febrero de 1963, B.J. 631, pg. 98, ha dicho que la
accin en Revisin por Fraude se debe dirigir contra la persona favo-
recida con la orden de registro o contra sus causahabientes, como
impone el artculo 138 de la Ley de Tierras, pero no contra el
Estado. Esta Decisin es constant, siendo por ende la seguida en tal
circunstanci- por razones de orden jerrquico en cuanto a las fuentes
c eadoras del derecho.

5.3 Proceso de la accin en Revisin por causa de Fraude.

Siguiendo el principio procedimental, la demand en Revisin
por Fraude se inicia con una Instancia de apoderamiento dirigida al
Tribunal Superior de Tierras; Tribunal competent para conocer de la
demand, lo cual se desprende de la disposicin del artculo 139 de la
Le\ de Registro de Tierras. Esta Instancia debe contener, fecha, el
nombre \ las generals del recurrente; nombre de la persona que ha
cometido el fraude; nmero de parcela o solar con su correspon-
diente Distrito Catrastral; los hechos que caracterizan el fraude a
juicio del recurrente y las conclusions.

El mismo artculo 139 prescribe que una copia de la Instancia
introductiva de la accin deber ser notificada a la parte contraria y
al Estado, en la persona del Abogado del Estado. El primer mandato
de la Ley tiene como propsito garantizar el derecho de defense, y es
tanto as que es de Jurisprudencia constant considerar como
interpuesto el Recurso de Revisin por Fraude el da que se da copia
de la Instancia al intimado, quedando, en consecuencia, apoderado el
Tribunal cuando se le d constancia o prueba de la notificacin de la
Instancia al recurrido. Este criterio,fue establecido en Decisiones de
fechas 14 de diciembre de 1950, B. J. 485, pg. 1248 y del 30 de
septiembre de 1952, B. J. 506, pg. 1770. Por tales motives, se









consider que el Tribunal no est apoderado del caso hasta tanto no
se'demuestre que el intimado tiene conocimiento de la demand.

En cuanto a la notificacin al Abogado del Estado, la misma
debe hacerse para ponerlo en causa, no como parte intimada, sino
para fines de dictamen. Tal exigencia del legislator tiene su motivo
en que el Estado es el garante del Certificado de Ttulo, que surge del
saneamiento, cuya anulacin se pretend con la Revisin por Fraude.

En el mismo orden tratado, el artculo 139 de la Ley de Tierras
dice que: "Pasado el plazo de un mes, sin que la parte intimada d
contestacin a dicha constancia o cuando pidiese en su rplica que
aquella fuese rechazada, el Tiibunal Superior de Tierras, fijar una
audiencia pblica para conocer del caso..." Este artculo precisa que
la audiencia de la Revisin debe ser pblica y contradictoria,
agregamos nosotros.

En lo referente a las pruebas en esta material, del studio del
artculo 140 de la Ley de Tierras, respaldado por la Jurisprudencia de
forma constant, se infiere que las mismas deben limitarse a
demostrar el fraude, sin que en ningn moment se pueda entrar en
la impugnacin al fondo de lo decidido en el saneamiento. Con esto
se restringe tambin el papel del Tribunal, porque, y as lo reconoce
la Jurisprudencia en casacin de fecha 12 de Mayo de 1968, B. J.
690, pg. 1021, slo podr apreciar los hechos'que conforman el
fraude.

Para aportar las pruebas, lo cual es incumbencia del demandan-
te, no hav limitacin, segn el artculo 140; stas pueden ser escritas
u oral; en fin, son admisibles todos aquellos medios que disponga el
demandante para demostrar el fraude.

Edificado el Tribunal, y encontrndose en estado de fallo el
expediente, ste podr dictar ya sentencia, que pondrfin al asunto.
La Decision puede rechazar la demand o admitirla. Si la rechaza no
surtir efecto alguno sobre el Certificado de Ttulo. Si la acepta s lo
surtir. Pero sea una cosa o la otra puede sta ser recurrida en
casacin, conforme al artculo 132 de la Ley de Registro de Tierras.

5.4 Efectos de la Revisin por Fraude.

De la aceptacin de la demand y comprobacin del fraude, el
artculo 141 de la Ley de Tierras nos ofrece las consecuencias de tal
Decision:









En primer lugar, la sentencia que admite la revision por fraude
impone la anulacin o revocacin de la sentencia intervenida en el
saneamiento o en lo que se refiere al derecho envuelto en la
demand.

En segundo lugar, la cancelacin del Decreto de Registro y del
correspondiente Certificado de Ttulo, es ordenada por el Tribunal
Superior de Tierras al aceptar la demand.

En tercer trmino, cuando se acoge la demand, se debe
designer a un juez de Jurisdiccin Original para que inicie un nuevo
saneamiento, porque se anula el anterior. Este saneamiento puede ser
parcial o total, segn que la impugnacin haya sido en relacin con
part o todos los derechos. En consecuencia, el nuevo saneamiento
debe presenter las mismas caractersticas exigidas por la Ley para un
prime saneamiento, salvo en lo que respect a las publicaciones, las
cuales, segn tratadistas, no est el Juez Designado obligado a repetir.

Por ltimo, diremos que el artculo 142 de la Ley de Tierras
consagra que a consecuencia de la anulacin de la sentencia, decreto,
etc., sea possible el inicio de una accin en Daos y Perjuicios por parte
del perjudicado con el fraude y contra l o los autores del mismo.
Esta demand puede ser admitida en el plazo de un ao, computado
al igual que el de la Revisin por Fraude, pero ambas son dos
acciones distintas que se pueden intentar por separado, aunque
ambos plazos sean concomitantes.

La accin del artculo 142 es personal y tiene los mismos
fundamentos que la Responsabilidad Civil consagrada en el artculo
1382 del Cdigo Civil, el cual prescribe que cualquier hecho del
homble que causa un dao a otro, obliga a aqul por cuya culpa
sucedi a repararlo. No obstante, ser esta accin personal, la cual no
es competencia, en principio, del Tribunal de Tierras, porque ste,
tambin en principio, slo conoce de acciones reales inmobiliarias, la
accin del artculo 142 s es de competencia del Tribunal de Tierras,
constituvendo una de las excepciones al procedimiento de competen-
cia In Rem creado por el legislator en la Ley de Registro de Tierras.

Vistas las consideraciones precedentes, referentes a los caracte-
res del Certificado de Ttulo y las excepciones a los mismos,
presentaremos un pequeo y ltimo studio relacionado con el Valor
del Certificado de Ttulo, con lo cual ponemos punto final al
desarrollo del trabajo, pues ste ha sido el objeto final del mismo.








CAPITULO VI


VALOR JURIDICO LEGAL DEL CERTIFICADO DE TITULO

Consecuencia de los caracteres que present el Certificado de
Ttulo y de los principios que norman la Ley de Registro de Tierras,
es que se reconoce un valor jurdico-legal al Certificado.

El Certificado de Ttulo es un document que: se basta a s
mismo como una moneda; est protegido por el Estado, y que tiene
Fuerza Ejecutoria.

Veamos y consideremos cada uno de.estos valores.

6. 1 Documento que se basta a s mismo.

Esto quiere decir que el Certificado es un ttulo que nace en la
vida jurdica, mediante la depuracin del saneamiento, sin ningn
riesgo, porque es oponible a todo el mundo.

Si se basta por s solo, en consecuencia, no puede haber
derechos ocultos, es decir, los derechos que no consten en el Ttulo
no podrn ser alegados o ser ejercidos. Por tanto tiene fuerza
probatoria absolute por ante los tribunales, como document
probatorio de cuantos derechos, acciones o cargas que aparezcan en
l. En fin, se basta a presentacin.

Sin embargo, debemos hacer una observacin pertinente.

En ocasin de tratar el Certificado Duplicado, referimos que
este document se presume copia fiel y con los mismos caracteres
del Certificado Original. En tal sentido hablamos de que el
sealamiento expuesto deba hacerse bajo reserves, porque en la
prctica puede suceder que el Duplicado no sea la copia fiel del
Original, entonces la Ley exige que en el caso se le d prevalencia al
Original.

Cuando sealamos que el Certificado de Ttulo se basta a s
mismo, lo hacemos en sentido relative, porque somos del criterio de
que el principio slo se refiere en el orden absolute al Certificado de
Ttulo Original y no al Certificado Duplicado. En cuanto al problema
planteado hay una verdadera confusion, que en la prctica ha trado
inconvenientes para muchas personas, que han sido engaadas por no









tener claro el problema de diferenciar una cosa de la otra. Veamos el
caso prctico, a manera de explicacin e ilustracin:

Una persona X, a favor de quien se haba expedido un
Certificado de Ttulo Duplicado, esconde el mismo y despus de
cumplir con las disposiciones del artculo 204 de la Ley de Tierras, se
hace expedir uno nuevo por prdida. Esta operacin es sumamente
fcil, pues el Tribunal Superior de Tierras, no tiene que verificar la
sinceridad de la prdida. El document as obtenido expresar al
dorso que el primer certificado ha sido cancelado y no tiene ningn
valor. La persona X tiene en sus manos dos certificados.duplicados,
uno cancelado, pero con apariencias de regularidad, y otro con todas
las garantas uir dicas-legales.

La persona X, luego efecta una venta vlida con el nuevo y
regular Certificado de Ttulo; venta sta que es registrada, expidin-
dose al comprador su certificado correspondiente por la transferencia
de derechos. Sin embargo, X actuando dolosamente vende a otra
persona el mismo inmueble, valindose del primer certificado ya
cancelado. Esta ltima venta es nula porque ha vendido una cosa que
.ya no ela su\.a; pero lo que importa para el ejemplo, es que como el
segundo comprador crea que el certificado duplicado se bastaba a si
nismo, no cre\ necesario hacer una investigacin en la Oficina del
Registro de Titulos, a fin de comprobar si dicho certificado coincida
con el Certificado Original, el cual es, en realidad, el que se basta a s
mismo, por lo que cay en la maniobra del estafador.

Es[e mismo caso, mutatis mutandi, es ms frecuente en las
actividades hipotecarias, donde con esta maniobra se produce
doubles hipotecas, ocupando las dos, supuestamente, las mismas
condiciones.

En conclusion, el mensaje que queremos llevar con el ejemplo
expuesto, consist en que es de importancia capital prctica, por las
razones vistas, observer que antes de hacer cualquier operacin con
terrenos registrados, investigar en la Oficina del Registro de Ttulos
correspondiente la situacin del inmueble, y solicitar en la misma una
Certificacin, donde conste la forma y proporcin en que se
encuentra registrado el inmueble objeto de la possible operacin, a fin
de determinar si el Certificado Duplicado coincide con el Original, el
cual, repetimos, es el que en realidad se basta a s mismo y
condiciona al Duplicado.








6.2 Documento Protegido por el Estado.


Esto significa que el Estado por aplicacin de los principios y
propsitos que dieron origen y rigen a la Ley de Registro de Tierras,
es el rgano que garantiza el Ttulo y los derechos registrados en l;
asegurando su perpetuidad, su irrevocabilidad y valor absolute. Por
ello es que esos derechos contenidos en el Certificado de Ttulo, no
se pierden jams y bajo ninguna circunstancia.

Por la garanta del Estado, todo derecho de propiedad, sus
transmisiones y afectaciones al ser registrados por los rganos
correspondientes que representan al Estado, sern dotados de
Certificados expedidos a nombre del propietario, y por ende sern
considerados los nicos derechos sobre la tierra registrada.

6.3 Documento con Fuerza Ejecutoria.

Porque se basta a s mismo y por la garanta del Estado, este
document, al igual que las sentencias emanadas de los Tribunales,
podrn ser usados como instruments jurdicos legales para practicar
embargos, desalojos, etc. En este sentido la Jurisprudencia ha dicho
que es el Ttulo ejecutorio por excelencia.

El valor de document con Fuerza Ejecutoria es consagrado
textualmente por el artculo 173 de la Ley de Tierras, modificado
por la Ley No. 3719 del 28 de diciembre de 1953, al establecer que:
"El Certificado duplicado del Ttulo o la constancia que se expida en
virtud del artculo 170, tendrn fuerza ejecutoria y se aceptarn en
todos los Tribunales de la Repblica como documents probatorios
de cuantos derechos, acciones y cargas aparezcan en ellos, salvo lo
que se expresa en el artculo 195 de esta Ley". El artculo 170 de
referencia en el 173, se refiere a que el Duplicado ser copia field del
Certificado Original, de ah que slo bajo esta circunstancia deber
ser aceptado el mandato del artculo 173.

Para concluir, nos permitiremos citar a nuestra Suprema Corte
de justicia en una de sus Decisiones recientes, donde ella condensa
todo el valor del Certificado de Ttulo, fin ltimo de nuestro trabajo
memorial.

"Considerando: que, conforme a la Ley de Registro de Tierras,
los Certificados de Ttulos que dicho Tribunal radica en su registro,
constituyen ttulos ejecutorios y de fuerza erga omnes, y por
disposicin expresa deben ser reconocidos por todos los Tribunales;








que esa ejecutoriedad y esa fuerza jurdica se refieren no slo al
derecho de propiedad, sino expresamente a todas las cargas, derechos
\ acciones que sean anotadas en dichos certificados..."22

CONCL USI/N

Delimitadamente hemos tratado dos aspects esenciales en la
Legislacin de Tierras: El Saneamiento y el Certificado de Ttulo,
como consecuencia del primero.

Del primer aspect, precisamos que el Saneamiento inmobiliar
ha sido el mecanismo legal, que en consonancia con los fines
pol ticos que le dieron origen, ha servido para la relative estabiliza-
cin \ seguridad de la propiedad inmobiliar en la Repblica
Dominicana, la cual responded al modelo capitalist mundial.

No obstante ser la Ley de Registro de Tierras tan complete y
prctica, en (ierto sentido adolece de fallas, principalmente en lo que
concierne al process de Saneamiento, el cual es tan lento que a 58
aos de la introduccin del Sistema Torrens en nuestro pas son
muchas las tierras que quedan sin sanear o por lo menos en curso de
saneamiento, con lo que persiste una cierta incertidumbre en el
Derecho de Propiedad. As vemos que como ejemplo de la larga
duracin del saneamiento, en la prctica un process normal, o sea,
sin discusin entire reclamantes, es de una ao promedio a lo menos.

Otros tipos de deficiencies, son manifiestas en las etapas que
componen el process de Saneamiento. Por ejemplo, el Preliminar
Administration, que lo forma la Resolucin de Prioridad; Requeri-
miento del Abogado del Estado al Tribunal Superior de Tierras;
Designacin del Juez de Jurisdiccin Original y las Publicaciones,
present fallas notables, de corte burocrtico para los primeros y de
esa ) otra 'ndole para la ltima.

Las publicciones, forma de citacin estatuda por la Ley, a fin
de dar las ms amplias oportunidades a todo aquel que crea tener un
inters o derecho,en el inmueble a sanear, tiene deficiencies, porque
es un sistema de publicidad escrita. Por ser de naturaleza escrita, su
alcance est limitado a un sector de la poblacin, es decir, a aquellos
que saben leer. Esta irregularidad viene a chocar con la realidad de
que nuestro pas posee un alto ndice de analfabetismo, predomi-
nantemente en las zonas rurales, donde encontramos la mayor parte
de terrenos sin sanear.








En consecuencia, proponemos, y as lo reseamos en el
desaniollo del trabajo, que se cree un sistema de difusin radial del
Aviso de Requerimiento, Auto de Emplazamiento y de Fijacin de
Audiencia, a fin de que los analfabetos e incluso las personas que
saben leer, pero que estn imposibilitadas de recibir un peridico por
lo alejado de su residencia, tengan igual oportunidad, y con ello no
salgan perjudicados; consiguindose con esta media darle mayor
eficacia a las publicaciones, y se cumplan los deseos del legislator de
reconocer derechos, no de despojar.

En otro orden de ideas, en cuanto al process no administrative,
debemos puntualizar las notas siguientes:

De la audiencia, diremos que el juicio tiene un carcter pblico
y contradictorio, por lo que la participacin de los reclamantes es
amplia y sin limitacin. El ministerio de Abogado no es obligatorio y
se puede comparecer en la audiencia sea o no citado por su nombre.
Igual amplitud existe en relacin a las pruebas. Estas pueden ser
orales o escritas.

La prueba testimonial es usada, y as lo admite la misma Ley,
para probar la posesin adquisitiva. Asimismo, se admite para probar
las ventas verbales o de boca, realizadas entire campesinos; que
envuelvan parcelas; que la cuanta de la venta no sea elevada y que la
prueba sean sometidas en el curso de un process de saneamiento.

En el sentido antes expuesto, afirmamos que si la intencin del
legislator al estatuir sobre la aceptacin de las ventas de "boca" fue
beneficiary a los campesinos de escasos recursos, la venta de boca debe
admitirse cuando el comprador sea campesino de escasos recursos
econmicos, sin tener en cuenta el vendedor. Entonces, despus de la
consideracin precedent, podemos decir que los elements necesa-
rios para aceptar una venta de "boca" se resume en la siguiente
forma:

A) Que por lo menos el comprador sea campesino;
B) Que se trate de parcela;
C) Que la cuanta no sea elevada; y
)Que sea un process de saneamiento donde se trate de hacer
valer la venta verbal.

Adems, sobre la audiencia, debemos significar que en la misrma
existe una nota relevant digna de considerar. Del artculo 80 de la









Let de Registro de Tierras, se infiere que los interrogatorios, a
diferencia del Derecho Comn, pueden hacerse de forma direct, lo
cual es mas fcil y prctico.

El principio de interrogatorio director, que es desconocido por
muchos juristas y jueces, es herencia del Sistema del derecho angld
sajn, que en su sentido prctico ha influido para que el interroga-
torio en material de tierra respond a un mecanismo que hace menos
complicado el process de saneamiento en la parte que corresponde a
la audiencia, y contribute a que las cosas sean ms fciles para los
reclamantes que pretenden probar sus derechos frente al Estado
propietario originario.

Respecto a las sentencias de los Tribunales de Jurisdiccin
Original s su valor jurdico, nos identificamos con el criterio
sustentado por el Licenciado Prestol Castillo, que las consider
simple proyectos, sujetos a convertirse en verdaderas sentencias,
cuando se consume la Revisin de Oficio.

Por ser las sentencias en cuestin simples proyectos, es por lo
que constituyen, en cierta forma, motivos para hacer ms lento el
procedimiento de saneamiento. En razn de ello, propugnamos
porque la Revisin de Oficio no sea obligatoria para todas las
Decisiones de Jurisdiccin Original. A las excepciones a la regla de la
obligatoriedad estatuda por la Ley se debe agregar otra, Creemos
que el Tribunal Superior de Tierras bien puede dar crdito a una
Decision de Jurisdiccin Original que haya estatudo acerca de un
saneamiento donde no se produjeron discusiones de derechos y que
no se determinaron herederos. Con esta media se lograra distribuir,
entire los Tribunales menores de Tierras, algunos de los poderes casi
absolutos del Tribunal Superior de Tierras, pues por lo menos en la
circunstancia planteada las sentencias de Jurisdiccin Original, como
Tribunal de primer grado, tendran valor inmediato y definitive, lo
cual seria demostracin de una tmida confianza para con los Jueces
Residents. En fin, adems la media contribuira a facilitar la
circulacin de los expedientes y adescongestionar los archives de los
Tribunales que se encuentran abarrotados de expedientes con
decenas de aos sin fallar.

Cuando la sentencia final de saneamiento adquierela Autoridad
de la Cosa juzgada, afirmamos que el saneamiento concluye, aunque
para muchos doctrinarios el final de ste sea al llegar el Primer
Registro.









f Somos defensores de la tesis expuesta, porque seguir la opinion
contraria es atentar contra el principio de la cosa juzgada, y por ende,
desconocer el just Efecto Aniquilativo de las sentencias de
saneamiento con Autoridad de cosa juzgada.

No podemos considerar el intervalo a partir de la sentencia final
de saneamiento hasta la transcripcin del Decreto de Registro, o sea,
Primer Registro, como continuacin del process de saneamiento,
sino como una etapa intermedia administrative, que aunque es
consecuencia de ste, est divorciada de lo que es el saneamiento en
s mismo, el cual es un process fundamentalmente contencioso, y no
administrative.

Esta situacin intermedia entire el saneamiento y el Primer
Registro, como ya hemos visto, es bastante delicada, porque es de
proyeccin para el Certificado de Ttulo, y es donde se comienza a
delimitar los campos entire lo que es un terreno registrado y no
registrado; donde surge otra delicada situacin que pone aparente-
mente de frente a la Ley y a la Jurisprudencia. En este ltimo
sentido, puntualizamos que tomamos partido a favor de la Jurispru-
dencia, pues la misma, aunque de difcil interpretacin, ofrece una
solucin bastante prctica al problema, haciendo una interpretacin
eclctica de la propia Ley y sus artculos 6 y 190, cuando establece
que los terrenos son registrados a partir de la sentencia definitive,
pero que el procedimiento a seguir para darle publicidad a los actos
relacionados con el inmueble es el de los terrenos no registrados, es
decir, la transcripcin.

En cuanto al segundo aspect central de este trabajo, el
Certificado de Ttulo, el mismo ha sido tratado de forma delimitada,
que llamamos Certificado de Ttulo originado por el Primer Registro,
el cual al estudiarlo en sus caracteres y naturaleza es la proyeccin de
los dems que posteriormente puedan surgir por transaciones entire
interesados.

Este Certificado del Primer Registro, al igual que los que le
subsigan present caractersticas propias, reconocidas por la Doctri-
na, la Ley y la Jurisprudencia.

Somos de opinion de que tres son los caracteres del Certificado
de Ttulo: Irrevocabilidad, Inmutabilidad e Imprescritibilidad. Esta
tesis es contraria a la mayora de la Doctrina y al mismo criterio de la
jurisprudencia. Ambas asimilan los dos primeros caracteres, con lo


62









cual no estamos de acuerdo porque los trminos son diferentes en
esencia y en consecuencia.

En el mismo orden, establecemos que slo la irrevocabilidad y la
inmutabilidad admiten excepciones, pero nunca la imprescritibilidad.
Estas excepciones son: El Recurso de la Revisin por causa de
Fraude y las Leyes nmeros 5924 y 6087 del ao 1962, para la
irrevocabilidad, y la Revisin por Error Material, para la inmutabi-
lidad.

Finalmente afirmamos que el Certificado de Ttulo present un
valor jurdico legal, que se corresponde con la misma naturaleza de la
sociedad capitalist; sociedad de Oferta y Demanda, en la cual las
operaciones crediticias bancarias y dems actividades de la esencia
misma del sistema econmico en que vivimos, exigen la garanta de
un document legalmente protegido por el Estado; que se baste a s
mismo; que tenga fuerza ejecutoria y que le d movilidad a las
operaciones inmobiliarias.

Es pues, que al considerar ambos puntos de la Legislacin de
Tierras, ratificamos la hiptesis de que conseguir el Certificado de
Titulo para un terreno no registrado es dificultoso, en razn de que
el process de saneamiento es lento y largo. Por tales motivos,
recomendamos que se haga una revision seria en los mecanismos que
componen el process de saneamiento, a fin de que ste sea ms
acelerado, y por ende sea ms fcil la consecucin del Certificado de
Ttulo, lo cual respondera a las necesidades de orden pblico que le
dieron origen, y para lo cual fue creado.



NOTAS

1. Repblica Dominicana. Ley de Registro de Tierras con sus modificaciones.. Santo
Domingo, R.D.,Publicaciones Amrica, S. A., 1978, pg. 5.
2. Suprema Corte de Justicia. Sentencia del 22 de noviembre de 1938; B.J. 340, pgs.
732-733.
3. Suprema Corte de justicia. Sentencia del 9 de Agosto de 1932; B.J. 265, pg. 18.
-. Suprema Corte de Justicia. Sentencia del 17 de Noviembre de 1967; B.j. 684, pg.
2207.
5. Suprema Corte de Justicia. Sentencia del 31 de Enero de 1940; B. J. 354, pg. 52.
6. Suprema Corte de justicia. Sentencia del 9 de marzo de 1934; B. J. 284, pgs. 5-6.









7. Ruiz Tejada, Manuel Ramn. Estudio sobre la Propiedad Inmobiliar en Repblica
Dominicana. Ciudad Trujillo, R.D. Editora El Caribe, C. por A., Publicaciones de la
Universidad de Santo Domingo, 1952, pg. 281.

8. Suprema Corte de justicia. Sentencia del 1ro. de Abril de 1955; B. J. 537, pgs.
678-679.

9. Ruiz Tejada, Manuel Ramn. Op. Cit. pg. 296.

10. Suprema Corte de Justicia. Sentencia del 17 de octubre de 1969; B. J. 707, pg. 5061.

11. Alvarez Snchez, Arstides. Legislacin de Tierras. El Caribe del 27 de Mayo de 1967,
Nm. 6,669, parte III, pg. 6-A.
12. Suprema Corte de Justicia. Sentencia del 31 de Octubre de 1958; B. J. 555, pg. 2223.

13. Alvarez Snchez, Arstides. Op. Cit. El Caribe del 8 de Julio de 1967, Nm. 6,705,
Parte III, pg. 6-A.
14. Ruiz Tejada, Manuel Ramn. Op. Cit. pg. 201.
15. Suprema Corte de Justicia. Sentencia del 23 de Marzo de 1944; B. J. 404, pgs.
1400-1401.
16. Idem.

17. Ruiz Tejada, Manuel Ramn. Op. Cit. pgs. 315-316.

18. Suprema Corte de Justicia. Sentencia del 5 de octubre de 1962; B.J. 627, pg. 1515.

19. Suprema Corte de justicia. Sentencia del 4 de noviembre de 1970; B. J. 720, pg.
2493.

20. Suprema Corte de Justicia. Sentencia del 30 de sept. de 1952; B. J. 506, pgs.
1769-1770.

21. Suprema Corte de Justicia. Sentencia del 30 de noviembre de 1977; B.J. 804, pg.
2292.

22. Suprema Corte de Justicia. Sentencia del 23 de diciembre de 1975; B.J. 781, pg.
2667.


BIBL OGRA FIA

OBRAS

BONILLA ATILES, J.A. Legislacin de Tierras Dominicana. El Sistema Torrens. 2da., ed.
Santo Domingo, R.D., Librera Dominicana, 1974. 555 pp.
ENGELS, FRIEDRICH. Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado. 217 pp.

GONZALEZ CANAHUATE, ALMANZOR. Recopilacin jurisprudencial integrada de las
Decisiones de la Suprema Corte de Justicia de la Rep. Dominicana. Aos 1975 y
1976. Santo Domingo, Rep. Dominicana, 1977. 90 pp.
MACHADO, PABLO A. Jurisprudencia Dominicana, 1960-1976. Tomos I y II, Santo
Domingo, Ed. Universidad Autnoma de Santo Domingo, R.D. 1977. 766 pp. 1560
pp.










---- La jurisprudencia de Tierras en la Era de Trujillo, aos 1939-1958. Tomos I, II y
III, Ciudad Trujillo, R.D., Ed. Dominicana, 1958. 753 pp., 1040 pp. 1671 pp.

PRESTOL CASTILLO, FREDDY. jurisprudencia de Tierras en la Era de Trujillo. Ciudad
Truillo, D.N., Rep. Dominicana, Ed. del Caribe, C. por A., 1957, 450 pp.

PROUDHON, PEDRO J. Qu es la propiedad? 3 ed., Buenos Aires, Argentina, Ed.
Proeccin, 1973. 353 pp.

RUIZ TEJADA, MANUEL RAMON. Estudio sobre la Propiedad Inmobiliaren Repblica
Dominicana. Ciudad Trujillo, R.D. Ed. El Caribe, C. por A., Publicaciones de la
Unitersidad de Santo Domingo, 1952. 446 pp.

TAV AREZ, F RO LAN. Cdigo de procedimiento Civil y Legislacin Complementaria. 4 ed.
Santo Domingo, R.D. Ed. Stella, 1969. 340 pp.

TERRERO PEA, PLINIO. Cdigo Civil de la Repblica Dominicana. 2da. Ed. Grficas
Meri Industria, Madrid, Espaa, 1971. 518 pp.



LEYES

Le\ Nmero. 1542, sobre Registro de Tierras, 11 de octubre de 1947, G.O. Nm. 6707, 7
de noviembre de 1947.

Lem Nm. 5924, sobre Confiscacin General de Bienes, 26 de mayo de 1962, G.O. Nm.
8660, 9 de iunio de 1962.

Lev Num. 6087, que dispone la devolucin a sus. legtimos propietarios o sucesores de
inmuebles, que por ejecucin de sentencias por delitos polticos atribuidos por la tirana
Truiillista, fueron adjudicados al Estado Dominicano, 30 de octubre de 1962, G. O. Nm.
8709, del 10 de noviembre de 1962.


JURISPRUDENCIA DOMINICANA.

S.C.I. Sentencia del 22 de noviembre de 1938. B.J. 340
--- Sentencia del 9.de agosto de 1932, B.J. 265
--- Sentencia del 17 de noviembre de 1967. B.J. 684
--- Sentencia del 31 de enero de 1940. B.J. 354
--- Sentencia del 9 de marzo de 1934. B.J. 284

S.C.I. Sentencia del 1ro. de abril de 1955. B.J. 537
--- Sentencia del 17 de octubre de 1969. B.J. 707
-- Sentencia del 31 de octubre de 1958. B.J. 555
--- Senencia del 23 de marzo de 1944. B.J. 404
--- Sentencia del 5 de octubre de 1963. B.J. 627
--- Sentencia del 4 de noviembre de 1970. B.J. 720
--- Sentencia del 30 de septiembre de 1952. B.J. 506
--- Sentencia del 30 de noviembre de 1977. B.J. 804
--- Sentencia del 23 de diciembre de 1975. B.J. 781
--- Sentencia del 12 de mayo de 1968. B.J. 690
--- Sentencia del 30 de noviembre de 1945. B.J. 424
--- Sentencia del 25 de marzo de 1952. B.J. 500
--- Sentencia del 8 de mayo de 1970, B.J. 714
--- Sentencia del 22 de diciembre de 1936. B.J. 317
--- Sentencia del 23 de Junio de 1966. B.J. 667









ARTICULOS DE PERIODICOS

ALVA' EZ SANCHEZ, ARISTIDES. Legislacin de Tierras. El Caribe del 27 de mayo de
1967, Nm. 6,669, parte III, p. 6-A.
PRESTOL CASTILLO, FREDDY. Consideraciones sobre la Revisin Art. 124, Ley de
Registro de Tierras. Listn Diario 30 y 31 de enero de 1978, Nms. 21,812 y 21,813,
Parte I, p. 6.










DE ALGUNAS EXCEPCIONES
EN MATERIAL DE PROCEDIMIENTO CIVIL

Nilsa Ta areas. N.



PROLOGO

El present studio constitute nuestra Memoria Final para optar
por el grado de Licenciado en Derecho. El mismo versar "De algunas
Excepciones en Materia de Procedimiento Civil", comprendidas en
nuestio Cdigo de Procedimiento Civil, Libro II, Ttulo IX, artculos
168 al 172 N en la nueva Ley No. 834 de 1978 (artculos 1 al 34).

Cabe sealar: slo trataremos las Excepciones Declinatorias
fundamentals. A) Excepcin de Incompetencia; B) Excepcin de
Litispendencia; y C) Excepcin de Conexidad.

Paia mavor facilidad y comprensin de esta investigacin,
hemos dil idido la misma en tres parties; cada una de las cuales consta
de dos cap ittulos.

En la primera parte, la cual hemos titulado Nociones Prelimina-
res, presentaremos un primer captulo contentivo de un breve
historical de las Excepciones de Procedimiento, entire cuyos aspects
tenemos: origen, concept y fundamento, tanto en el Derecho
Antiguo como en el Moderno. En su segundo captulo, enfocaremos
la clasificacin de las Excepciones en sentido general.

Pasaremos entonces, a la segunda parte donde en un primer
captulo haiemos un compendio de las generalidades de las Excepcio-
nes Declinatorias en el sistema del Cdigo de Procedimiento Civil. En
un segundo captulo, presentaremos, en tres secciones, las distintas
classes de Excepciones Declinatorias: la Excepcin de Incompetencia,
la Excepcin de Litispendencia y la Excepcin de Conexidad.

Terminadas estas secciones haremos, en una tercera parte, un
anlisis de las Excepciones Declinatorias despus de la reform
introducida por la Ley No. 834 de 1978. En ella trataremos en un
primer captulo la Excepcin de Incompetencia en cuanto a las reglas
que rigen su kerificacin y los recursos abiertos contra la decision que







estatuye la competencia. En uni segundo captulo expondremos, en
dos secciones, la Excepcin de Litispendencia y la Excepcin de
Conexidad.

Con nuestras conclusions arribaremos al final de este studio.

Creemos que no hay lugar a dudas en cuanto a la importancia de
un tema de tal relevancia, especialmente despus de las ltimas
reforms introducidas recientemente, aunque no pretendemos pre-
sentar un trabajo acabado que agote las perspectives y profundidades
de una temtica que por su naturaleza es de suma importancia y que
,en estos das est alcanzando apasionados comentarios en la doctrine
dominicana:

Queremos dejar constancia de que en la eleccin de este tema
hemos acogido la sugerencia del professor Dr. Artagnan Prez Mndez,
quien ha hecho comprender al autor la importancia actual de "Las
Excepciones Declinatorias" en el Derecho Procesal Civil y el aporte
que podemos dar, en doctrine, a las reforms introducidas por la
reciente Ley No. 834 de 1978; y, quien en todo moment ha
manifestado estar dispuesto a prestar su valiosa asesora para poder
llevar a cabo nuestro trabajo.

PART 1
NOCIONES PRELIMINARIES
INTRODUCTION

"La historic es el camino de los pueblos; sus hechos la enseanza de
los hombres".

No nos ha preocupado indagar quin es el autor de este
principio, pero, inspirados en l no hemos podido evitar que los
primeros pasos de esta Memoria Final, estn dirigidos hacia tan
important Ciencia -La Historia-, sin olvidarnos de que nuestra
meta principal la constitute hacer un aporte doctrinal a las Ciencias
Jurdicas en material de Procedimiento Civil.

Por otra parte, somos de opinion, que todo studio require de
una explicacin, que aunque breve, permit obtener un panorama
acerca de su evolucin histrica, el cual, sin lugar a dudas, cimentar
la base para una mejor comprensin del tema a tratar, siendo la
misma imprescindible para edificar el sistema seguido por el Cdigo








de Procedimiento Civil Dominicano y para consolidar, ms tarde, las
ms recientes modificaciones introducidas por la Ley No. 834 de
.1978 a nuestra legislacin procesal civil.

Por todo ello, damos inicio a su desarrollo, ofreciendo a los
lectures un breve historical de "Las Excepciones de Procedimiento",
desde su nacimiento hasta hoy da.

CAPITULO /

LA S EXCEPCIONES DE PROCEDIMIENTO

1.1 ORIGEN

Las excepciones no fueron conocidas durante la vigencia del
viejo sistema de las acciones de la ley; su origen hay que buscarlo en
las Constituciones de los Emperadores, en los Senados-Consultos y
en las Le\es propiamente dichas, por lo cual puede afirmarse que
nacieron en el segundo perodo del Derecho Procesal Romano -el
llamado Forn ulario-1, que se inici con la Ley Aebutia y las dos
Le\es Julia, cuya fecha y contenido se ignoran, pero que los autores
colocan en el perodo que abarca desde Cicern hasta Diocleciano.

El sistema de las excepciones tiene un origen eminentemente
pretoriano, pues al parecer, basndonos en su historic, fue introduci-
do por el pretor para eludir las consecuencias derivadas de la estricta
aplicacin del ius civil.

La primitive concepcin pretoriana de las Excepciones slo
sirvi para el sustrato histrico, ya que es en la poca de Justiniano
done se encuentra el punto de partida de la idea de "excepcin" en
sentido propio, como el derecho a impugnar la accin. No obstante,
anteriormente, el ttulo I, libro XLIV del Digesto trata del mismo
tema comienza con la conocida formula de Ulpiano que consider
la excepcin "como una accin que el demandado ejercita contra el
actor".

"... Antes de su creacin, el demandado se limitaba a negar las
pretensiones del actor; no poda modificar los trminos de la
controversial con nuevos hechos, modificativos o extintivos de la
accin,".

Tanto en el Derecho Antiguo como en el Derecho Moderno, la
excepcin tiene realidad jurdica y constitute un medio de defense








puesto en juego por el demandado. La relacin existente entire el
Derecho Antiguo y el Moderno queda explicada cuando el gran
clsico italiano Giuseppe Chiovenda nos dice que "la historic del
process entire los pueblos civilizados modernos se resume en un lento
retorno a la idea romana", pues la "idea romana es el alma y la vida
del process moderno.

1.2 CONCEPT

En sentido comn, excepcin es una "cosa que se aparta de la
regla o condicin general de las dems de su especie", as lo
aplicamos en el lenguaje corriente y lo confirm la definicin de la
Real Academia Espaola. Sin embargo, en el Derecho la palabra
Excepcin puede ser objeto de distintos significados dependiendo del
sentido con que se aplique, conservando, en ocasiones, en la doctrine
y en las leyes, la misma terminologa de sus fuentes originarias, tal y
como lo demuestran las diversas acepciones del trmino "excepcin",
dadas por juristas y autores, conforme al fondo del asunto de que se
trate:

"10. En sentido amplio o general es cualquier medio de defense
del que se sirve el demandado para justificar la demand en
desestimacin y, por tanto, la simple negacin del fundamento de la
demand actora.
20. En sentido estricto, es today defense de fondo que no
consista en la simple negacin del hecho constitutivo afirmado por el
actor, sino en la contraposicin de un hecho impeditivo o extintivo
que excluya los efectos jurdicos de la accin.
30. En sentido propio comprende slo la contraposicin al
hecho constitutivo afirmado por el actor de los hechos impeditivos o
extintivos, tales que por s mismos no excluyan la accin, pero que
dan al demandado el poder jurdico de anular la accin".3
Unamos. ahora el puente tendido desde el origen hasta nuestros
das. As vemos como durante el sistema Formulario o sea en su
nacimiento, la excepcin "es el medio concedido por el pretor al
demandado para paralizar o rechazar temporal o definitivamente la
accin del demandante".4 Hoy da, "las excepciones no son sino
medios opuestos a las demands, para quedar dispensados de
contestarla hasta que se haya vencido un trmino o se haya cumpido
una formalidad".5 En sentido ms amplio, "la excepcin es algo de
que todo derecho est provisto, que siempre puede ejercitarse y que
es por su naturaleza perpetual. 6








1.3 FUNDAMENTO


Para fundamental las excepciones hemos de analizar su apari-
cin en el sistema Formulario junto a otras fuerzas impulsivas como
la accin y el interdicto. Las mismas surgieron entonces para atenuar
el rigorismo del Derecho Civil Romano, cuyo excesivo formalismo se
hizo odioso, impidiendo las flexibilidades que la justicia permit en
cada caso.

Por otra parte, la excepcin permitira ensanchar el campo de la
controversial, dar mayor fluidez a la misma y economizar juicios, por
lo que podramos decir que su fundamento radica en la equidad de la
eficacia jurdica a las disposiciones de la ley.

Este fundamento es ya el mejor exordio para revelar la
importancia de este tema, pues como acabamos de ver, la excepcin
no decide la litis, pero la incident a fin de que el process, sin dejar
de dar ganancia a quien tiene la razn, obligue a ste a una
canalizacin conforme a la necesaria integridad del derecho de
defense.

En fin, consideramos que la excepcin se fundamental en la
garanta constitutional, segn la cual nadie puede ser juzgado sin ser
odo.


CAPITULO II

CLASIFICA CION DE LAS EXCEPCIONES

Hemos visto en el captulo anterior que en Derecho, la
excepcin puede ser objeto de distintos significados dependiendo del
sentido cor/que se aplique dicho trmino y conforme al fondo del
asunto de que se trate. Quizs por esto, nos sea ms fcil comprender
por qu e\isten diversas classes de excepciones y a qu se deben las
diversas clasificaciones que por su origen, por su efecto, por su
naturaleza, por su extension, etc., han surgido, algunas de las cuales,
a pesar de la natural evolucin del tiempo se conservan, con muy
pocas variantes.

Pues bien, aunque admitimos su origen eminentemente pretoria-
no, vemos en el derecho clsico de acuerdo al mismo, segn fueron
reconocidas por las Leyes y Senados-Consultos o creadas por Edicto
del Pretor, existe la division en civiles y pretorias.









Por otra parte, en relacin a la persona o cosa por quien o
contra quin se opongan, en las excepciones denominadas reales y
personales, existe la division en activas y pasivas; las primeras pueden
ser opuestas slo por determinadas personas y las segundas por varias
con un inters comn.

De traditional nos atrevemos, a catalogar la clasificacin que
divide las excepciones -por su efecto- en perpetuas o perentorias y
temporales o dilatorias, segn que la excepcin pueda ser opuesta en
cualquier moment o en una porcin de tiempo determinada. Las
diferencias principles entire ambas estriban en que la perentoria
destruye la accin, en tanto que la dilatoria slo impide su ejercicio
en un process determinado, y que el oponer una excepcin
perentoria no es ms que un process para determinar la existencia o
inexistencia de la accin, mientras que la excepcin dilatoria conlleva
un process especial de fondo. Por otro lado, entire las perentorias
existen de hecho y de derecho, personales y reales, civiles y pretorias.

En cuanto a su naturaleza las excepciones son: sustanciales y
procesales; sustanciales las referentes a la validez esencial de la accin
ejercitada y procesales las relatives a:

a) el modo de su actual ejercicio en el juicio concrete de que se
trata;
b) a dilucidar una cuestin previa;
c) las excepciones procesales formales, cuyo precedent est en las
prejudiciales justinianas, y son:
1. La de incompetencia absolute, o la relative opuesta antes
de contestar;

2. La de recusacin del juez o miembros del tribunal;

3. La de excomunin que induce incapacidad de la parte;

4. La de incapacidad de la parte, que hace nula la sentencia;

5. La de poder insuficiente o ilegtimo de procurar, igualmen-
te insaneable;

6. La demand insuficiente o ilegtima;

7. La citacin indebida o ilegtima efectuada;


72
i!








8. La de compromise previo, alegada al contestar o sobrevenir
por primera vez en el juicio;
d) las cuestiones de previa resolucin".7

En cuanto a su extension las excepciones pueden ser simples o
reconvencionales; simples, las que se limitan a destruir la accin y
reconvencionales las que en realidad constrituyen una accin de signo
personal dirigida por el demandado contra el actor.
Las clasificaciones antes citadas, no constituyen los pilares
donde se edificar nuestra investigacin. No obstante, motivado a
que las excepciones son frutos del Derecho Procesal Romano, no
hemos querido entrar en material sin antes ilustrar con una
visualizacin superficial de las mismas.
Muchos aos transcurrieron del process romano a la constitu-
cin de la legislacin dominicana; ya para entonces, nuestro devenir
histrico nos haba acercado involuntariamente a Francia, y la
legislacin francesa engendr la nuestra, en cuyo contenido, en el
rea de las excepciones tenamos: De la Fianza que deben prestar los
extranjeros. De las Declinatorias, De las Vulidades, De las Excepcio-
nes Dilatorias, De la Comunicacin de Documentos. Dejaremos de
lado su clasificacin a la luz de las ltimas modificaciones,, pues en
este studio nos limitaremos a dilucidar las Excepciones Declinato-
rias, aunque con referencia especial a las nuevas reforms introduci-
das por la Ley No. 834 de 1978:
A) Las Excepciones de Incompetencia
B Las Excepciones de Litispendencia
SLas Excepciones de Conexidad

NuCstra meta bsica ser exponer el alcance de esta reform.
iPretensin osada! ... Pero nutrida por el aporte que podamos
doctrinalmente dar al ms palpitante tema procesal de actualidad.


PARTE II

EXCEPCIONES DECLINE TORIAS EN EL SISTEMA DEL
CODIGO DE PROCEDIMIENTO CIVIL

INTRODUCTION

Al iniciar este studio quisimos presentar una Nocin Preliminar








donde tratamos acerca de Las Excepciones en General, con la
esperanza de que el lector -iniciado, nefito o estudioso-, pudiera
lograr una mejor comprensin del tema.

Finalizado ese aspect, damos inicio a la segunda parte de esta
investigacin, donde trataremos "Las Excepciones Declinatorias
conforme el antiguo sistema sealado en el Cdigo de Procedimiento
Civil Dominicano".

A pesar de que el'mismo ha sido completamente modificado,
consideramos su studio de inters, pues ste trazar el camino que
nos permitir hallar las innovaciones que a la actual Legislacin
Procesal Civil aporta la Ley No. 834 de 1978.

Hemos considerado que sin conocer el sistema seguido por
nuestro anterior Cdigo de Procedimiento Civil result impossible
analizar la nueva legislacin procesal a la luz de la ley 834 antes
mencionada. De ah, pese a su modificacin, la vital importancia de
esta segunda parte; ella servir de antorcha para iluminar el incipiente
y dudoso sendero que, desde el 12 de noviembre de 1978, abri a la
doctrine dominicana la susodicha ley.

CAPITULO /

I GENERALIDADES

1.1 DEFINITION Y CONCEPT

Conforme al Cdigo de Procedimiento Civil Dominicano son
declinatorias las excepciones que tienden a obtener que el tribunal
apoderado de un process no pueda conocerlo, en razn de que
-conforme a la ley- no es el tribunal designado. Podemos atribuir su
nombre a que el litigante decline el honor de ser juzgado por el
tribunal apoderado, o bien a que ste, a solicitud de una de las parties,
la mayora de las veces el demandado, o simplemente de oficio,
decline su competencia limitndose a declarar que no es a l a quien
corresponde este process.

La ley llama a estas excepciones "reenvo", pues se supone que
el tribunal recibi o acogi la excepcin, reenvindola ante los jueces
competentes.

El nombre reenvo es tambin empleado con un segundo
sentido para designer otro incident, el cual result de que dentro del









tribunal apoderado y competent, una de las parties cuenta con cierto
nmero de parientes o aliados; entonces, la otra' parte tiene e--
derecho de demandar que ese tribunal no conozca del caso y
proponer su reenvo. En efecto, en este caso el tribunal apoderado
debe indicar quin va a estatuir en su lugar, aplicando, por tanto, el
nombre de reenvo a este incident y reservando siempre las
e\cepciones bajo el trmino de declinatorias, ya que sta es la
expresin que emplea la doctrine y la jurisprudencia, y hasta el
legislador la incluye tambin dentro de algunos artculos del citado
Cdigo de Procedimiento Civil (Arts. 424 y 425).


1.2 EXCEPCIONES DE PROCEDIMIENTO EN GENERAL

1.2. 1 LAS EXCEPCIONES PROPIAMENTE DICHAS

1.2.1.1 NOCIONES. Las excepciones son los medios que-el
demandado invoca para critical la instancia por considerarla mal
orientada. No se trata, pues, de discutir la justeza de la pretensin del
demandante, sino de tratar de lograr un encausamiento correct de la
instancia.

1.2.1.2 DIFERENCIAS CON LAS DEFENSES. Las defenses
al fondo son los medios por los cuales el demandado ataca el fondo
del derecho, negando, de este modo, la justeza de las pretensiones de la
part demandante. El inters prctico en distinguir las defenses de las
excepciones radica en lo siguiente: si la defense al fondo es acogida
por el uez, se dar ganancia de causa a quien la ha invocado. De esta
manera, el demandante habr sucumbido en la litis y si recomienza el
pleito se le puede oponer la autoridad de la cosa juzgada.

Por otra parte, la sentencia rendida contra un demandado que
ha propuesto una defense al fondo, es definitive, mientras que
cuando el demandado slo ha presentado una excepcin, cabe la
posibilidad de que an incurra en un defecto en relacin al fondo.

Pero la diferencia ms notoria es que las defenses se pueden
presentar en todo estado de causa, mientras que las excepciones,
como la veremos ampliamente, deben ser presentadas en su oportuni-
dad y conforme a un rigorismo procesal determinado por la ley.

1.22 LAS EXCEPCIONES DECLINE TORIAS

1.2.2.1 SISTEMA TRADITIONAL DEL CODIGO DE PROCE-








DIMIENTO CIVIL. Las excepciones declinatorias aparecen en
nuestro Cdigo de Procedimiento Civil en los artculos 168 al 172.
Son tres grupos de excepciones cuya finalidad es obtener el
desapoderamiento definitive del juez por ante el cual se ha iniciado la
instancia. Son: las excepciones de incompetencia, litispendencia y
conexidad. Insistiremos un poco ms en las distintas classes, para
lograr as, una mejor dilucidacin del tema.

CAPITULO II

DISTINTAS CLASSES DE EXCEPCIONES DECLINE TORIAS

En las excepciones declinatorias se distinguen tres species:

1. La excepcin de incompetencia, la cual se original cuando el
tribunal apoderado del process es incompetent para conocerlo;

2., La excepcin de litispendencia, o sea cuando el caso es llevado
entire las mismas parties ante dos tribunales de igual competencia
para conocerlo;

3. La excepcin de conexidad, la cual se produce cuando en los
dos juicios hay identidad de personas y acciones, aunque las
cosas sean distintas; y cuando las acciones provienen de una
misma causa.

A continuacin en secciones que hemos denominado A, B y C
tratamos ampliamente sobre cada una de estas excepciones, es decir,
presentamos en secciones independientes un studio acerca de las
excepciones de Incompetencia, de Litispendencia y de Conexidad.

SECCION A

LAS EXCEPCIONES DE INCOMPETENCIA

La excepcin de Incompetencia tiene lugar o en razn de la
persona (ratione personae) cuando la material que forma el objeto de
la demand est dentro de las atribuciones del tribunal ante el cual ha
sido llevada, pero que es otro tribunal del mismo orden quien debe
estatuir; o en razn de la material (ratione material) cuando el objeto
de la demand no est dentro de las atribuciones del tribunal ante el
cual ella ha sido llevada.

As las cosas, vemos que existen dos classes de incompetencia:









a) En razn de la material la cual result de la violacin de una
de las reglas de la competencia de atribucin o funcional, es de orden
pblico y generalmente se conoce con el nombre de ABSOLUTA;

b) En razn de la persona la cual result de la violacin de una
de las reglas de la competencia terriorial, es de inters privado y
comnmente se le llama RELATIVA.
A continuacin nos ocuparemos detenidamente de cada una de
ellas, sealando al mismo tiempo las diferencias que la separan y
determinando los efectos que ellas produce.

A. 1 INCOMPETENCIA ABSOLUTE

La incompetencia absolute es de orden pblico y nuestra
Suprema Corte ha decidido que puede ser propuesta:

1. En todo estado de causa, an en casacin, pero a condicin de
que 1~ cuestiones de hecho que le sirven de fundamento hayan
sido sometidas a los jueces del fondo.

2 Por primera vez en casacin, y an suscitarse de oficio por los
jueces de casacin,3 pero a condicin de que las cuestiones de
hecho que le sirven de fundamento hayan sido sometidas a los
jueces del fondo.4 No se debe asentir de ella.5
Una incompetencia absolute supone que el demandante ha
llevado el caso ante un tribunal de una naturaleza, de un grado o de
orden diferente determinado por la ley, es decir ha violado una
norma de orden pblico, la cual se consider fundamental en nuestra
organizacin judicial.

Ahora bien, es regla general que toda sentencia estatuida sobre
la competencia es susceptible de ser impugnada por la va de
apelacin.6 En la incompetencia absolute an despus de expirados
los plazos de esta va de recursos, la mayora de las veces, puede ser
cubierta, si las parties dejan transcurrir el plazo de apelacin sin
atacarla, pues el recurso de casacin jams sera admitido contra una
sentencia que ha sido susceptible de apelacin. Pero cuando el orden
pblico est interesado es impossible para las parties cubrir la
incompetencia absolute, ya sea por renuncia expresa o tcita.

La necesidad de impedir la perpetuidad indefinida de los








process obliga entonces a admitir que la sentencia viciada de
incompetencia absolute, de no ser atacada, llegue a ser irrevocable en
cierto moment, pues de lo contrario mientras el plazo de apelacin
est abierto sobre la competencia, nada se opone a que esta apelacin
sea incoada, pues "la incompetencia ratione material es de orden
pblico y puede ser propuesta en apelacin en todo estado de
causa",7 salvo que la sentencia o la parte de la sentencia sobre el
fondo, tome la fuerza de cosa juzgada.

A.2 INCOMPETENCIA RELATIVE


La incompetencia relative ha sido establecida en el Cdigo, en
inters de las parties, es decir, en el inters privado de los litigantes.

Ella result, bsicamente, del hecho de que el demandante
violando la llamada competencia ratione personae vel-loci, abre al
demandado la posibilidad de atacar la instancia proponiendo la
incompetencia.

A simple vista observamos que hay diferencias entire estas dos
incompetencias y P. Rambaud en su obra titulada "Procdure Civile"
cita las siguientes:

"1. La incompetencia en razn de material puede ser propuesta en
todo estado de causa, es decir en cualquier moment del
process, porque no estando el asunto dentro de la jurisdiccin
del tribunal apoderado l no tiene el derecho de juzgar, an con
el consentimiento de las parties. Por el contrario, la incompeten-
cia en razn de persona debe ser propuesta por el demandado
ante todas las otras excepciones y defenses bajo la pena de
caducidad, pues la demand est dentro de las atribuciones del
tribunal embargado; este tribunal puede juzgar si el demandado
no se opone al debate.

2. La incompetencia en razn de material puede ser invocada tanto
por el demandado como por el demandante. Por el contrario la
incompetencia en razn de persona habiendo sido establecida en
inters privado del demandado, no pliede ser invocado ms que
por l.

3. La incompetencia en razn de material debe ser propuesta de
oficio por el tribunal cuando las parties no la invoquen. En









efecto, los jueces deben desapoderarse ellos mismos de un
asunto que no entra en sus atribuciones. En caso de incompe-
tencia en razn de persona los jueces pueden desapoderarse,
pero ellos no estn obligados".


As lo expresa el Art. 170 del Cdigo de Procedimiento Civil
cuando establece:

"Si el tribunal fuere incompetent por razn de material, la
declinatoria se podr pedir en todo estado de causa, y si no
fuese pedida por la parte, el tribunal deber declinarse de oficio
mandando que las parties se presented ante quien fuese de
derecho".

No sin antes haber sealado en su artculo 169:

"Esta excepcin debe formularse previamente a cualquier otra
excepcin y defense".

En resume, los efectos de la incompetencia relative son bien
diferentes y much menos graves son sus consecuencias, en relacin a
la incompetencia absolute.

Este sistema ha sido profundamente alterado por la Ley No.
834 de 1978, como veremos en la tercera parte de este studio.


SECCION B

LAS EXCEPCIONES DE LITISPENDENCIA


El artculo 171 de nuestro Cdigo de Procedimiento Civil
ampara de igual manera las excepciones de litispendencia y conexi-
dad. Dicho artculo expresa:

"Cuando anteriormente se haya establecido en otro tribunal,
una demand sobre el mismo objeto, o cuando la contestacin
sea conexa a un pleito ya pendiente ante otro tribunal se podr
pedir y ordenar la declinatoria".

Por tanto, supone siempre que la litispendencia y la conexidad








existen ante dos tribunales diferentes, igualmente competentes, con
la nica diferencia de que la litispendencia implica necesariamente
dos instancias ligadas entire las mismas parties y la conexidad, como
veremos ms adelante, puede tener lugar entire dos asuntos relaciona-
dos entire dos parties diferentes an cuando existe entire ellas un lazo
ntimo.

Lgicamente, hay litispendencia (lis, pendere) cuando dos
demands son formadas por el mismo objeto, por la misma causa,
entire las mismas parties, ante dos tribunales diferentes pero igualmen-
te competentes para conocerlas, pues si uno de los dos tribunales es
incompetent no deber proponerse la litispendencia, sino la excep-
cin de-incompetencia (Ver Seccin "A").


B.1 EN QUE CONSISTE LA LITISPENDENCIA Y LA
EXCEPCION DE LITISPENDENCIA.

La litispendencia ha sido definida por los autores clsicos
"como el litigio que se haya pendiente de resolucin ante un
tribunal, o lo que es igual, al estado del juicio del que ya conocen los
tribunales y no ha sido resuelto por sentencia ejecutoria".8 La
litispendencia da lugar a la excepcin que lleva su nombre.

La excepcin de litispendencia prevista en el mencionado
artculo 171 present como condicin ineludible parasu aceptacin:
que se trate de un caso en que dos tribunales, igualmente
competentes, se encuentren apoderados del mismo asunto existente
entire las mismas parties. La ley apoyada en el susodicho artculo evita
que dos tribunales estatuyan sucesivamente sobre un mismo asunto
entire las mismas parties, pues entonces se llegara a un resultado
negative. Se puede, sin embargo presentar el caso en que los dos
tribunales estatuyan en sentido contrario, entonces la segunda
sentencia ser nula por violacin a la cosa juzgada, pudiendo as
recurrir a la apelacin o al recurso de casacin; en cambio si las dos
sentencias son iguales, no se ha hecho nada, slo gastos intiles,y
tiempo perdido.


B.2 DESDE CUANDO EXISTE LITISPENDENCIA?


A esta pregunta surgeon tres posibles respuestas:








a) Desde que se present la demand;


b) Desde que se opera traslado de ella al demandado;

c) Desde que ste la contest.

Algunos autores parecen decidirse en el sentido de la primera
respuesta, al prevenir que la presentacin de la demand seala el
principio de tina instancia o sea del juicio.

Sin embargo, es opinion generalizada entire los jurisconsultos,
que nicamente hay litispendencia cuando se ha operado traslado de
la demand y emplazado al demandado. Por tanto, no hay
litispendencia:


1. Entre una demand en nulidad de un testamento y la instancia
formada por el legatorio con el fin de librarse de su legado, si la
validez del testamento no es contestado, en esta instancia.9

2. Entre la demand en pago anulada por vicio de forma por
sentencia atacada en apelacin y la demand formada por el
demandado originario en revision de su cuenta.1 o

3. Entire la demand en rescisin por lesin de la venta de derechos
sucesivos y una demand en retracto sucesoral.11

4. Entre la demand formada por el marido contra la mujer
demandante en separacin de cuerpo, con el fin de fijar su part
contributoria a los gastos domsticos, sobre la cual ha sido
prorrogada hasta despus de la rendicin de cuenta del marido,
aquella en provision alimenticia formada por l ante otro
tribunal despus de la sentencia que orden la separacin.1 2

5. Cuando el tribunal ante el cual haya sido propuesta dicha
e\cepcin persiste en declararse competent, lo mismo que
cuando uno de los tribunales haya estatuido al fondo. Especial-
mente, en el ltimo de esos dos fallos, el desapoderamiento de
uno de los tribunales, consecuencia del fallo rendido, se
opondra radicalmente a la existencia de una situacin de
litispendencia.1 3

La litispendencia por todo lo dems est sometida a todas las








reglas establecidas por la conexidad, como veremos en nuestra
prxima seccin ("C").

Este era el sistema de nuestro Cdigo de Procedimiento Civil,
ahora modificado por la Ley No. 834 de 1978, que ms adelante
examinaremos.


SECCION C

LAS EXCEPCIONES DE CONEXIDAD

"Las conexidad es la relacin y la unin existente entire muchos
asuntos que demandan ser decididos por una sola y misma
sentencia".14 As lo confirm el Cdigo de Procedimiento Civil
Dominicano en su artculo 171, y tambin lo demuestra el anlisis
que presentamos a continuacin para fundamental nuestro studio al
respect.

C 1 EN QUE CONSISTE LA CONEXIDAD Y LA EXCEPCION DE
CONEXIDAD

La ley no determine de manera precisa en qu consiste la
conexidad; esta apreciacin es del dominio del juez, el cual debe
mostrarse muy circunspecto. Por tanto, la cuestin de saber si hay
conexidad es ante todo de hecho y por eso mismo juzgada
soberanamente por el tribunal o por la Corte.

El ms frecuente de los casos de conexidad result del principio
que existe en todo contrato sinalagmtico donde cada parte puede
demandar su ejecucin, nulidad, revocacin o resolucin; si los dos
contratantes forman el uno la primera y el otro la segunda demand
hay manifiestamente conexidad.

Los jurisconsultos clsicos consideraban como causes conexas
las siguientes:

"1 Cuando entire los dos litigantes hay identidad de personas y
cosas, an cuando la accin sea diverse;

2. Cuando hay identidad de personas y acciones, an cuando las
*cosas sean distintas;

3. Cuando las acciones provengan de una misma causa, aunque se









d>.n contra muchos y haya por consiguiente diversidad de
pi .sonas;

-1 Cuando haya identidad de acciones y de cosas aunque las
pc'iionas sean diversas;

5. Cuando provengan de una misma causa, aunque sean diversas las
acciones".15

La excepcin de conexidad supone dos demands distintas
somitidis a dos tribunales igualmente competentes, las que sin estar
rneiesariamente ligadas entire las mismas parties, presentan tales
relac(i-nes entire ellas que si los dos tribunales dictaran dos sentencias
en sentido contrario habra oposicin de cosa juzgada, pero sera
diMi l u impossible hacer ejecutar las dos sentencias. As tenemos que
se lepiutan como conexas:

1. Las demands principles y las demands accesorias.1 6

2 La accin real sobre el mrito de una inscripcin hipotecaria, o
la accin personal sobre la validez de un embargo mobiliario; si
los dos process reposan sobre el mismo ttulo, y si el
demandado pone la misma excepcin de liberacin.1 7

3. La demand en validez de una inscripcin, y aquella en
reduccin de esta inscripcin, sobre todo si ellas reposan ambas
sobre los mismos ttulos.1 8

4. La demand en desembargo parcial de un embargo de retencin
\ aquella en pago ntegro de las causes de embargo.1 9

5. La accin en nulidad de embargo inmobiliario intentado contra
el acreedor que hizo embargar al coheredero, su deudor
personal, el inmueble que los herederos pretenden ser dueos
por indivisin de la sucesin, y que el acreedor sostiene ser de la
propiedad exclusive de su deudor, y la demand, en participa-
cin de esta sucesin.20

6. La demand en pension reclamada por la mujer segn sus
convenciones matrimoniales y aquella formada incidentalmente
por el marido, tendente sta a que la mujer regrese al domicilio
conjugal.

7. La oposicin formada frente a un tribunal de comercio o una









ordenanza de exequtur, dada por el president de este tribunal
sobre una decision arbitral entire asociados, y la instancia
intentada frente a un tribunal civil sobre la validez de ofertas
hechas en ejecucin de esta ordenanza.2 1

8. Las dos quiebras de dos casas de comercio, entire las cuales
existe una sociedad en participacin.22

9. La demand en pago de billetes pertenecientes a un quebrado y
aquella en homologacin del contrato de unin de los acreedo-
res. La primera, aunque personal, puede ser llevada frente al
tribunal apoderado de la segunda, aunque este tribunal no sea
aquel del domicilio del demandado.23

10. Las demands que dos parties han formado respectivamente el
uno contra el otro frente de dos tribunales en supresin de
escritos diferentes.24

11. Cuando el recurso de casacin de la parte civil y el del inculpado
estn ligados por vnculos tan estrechos que crean una verdadera
conexidad.25

En cambio, no hay conexidad "en la unin de muchas
demands formadas por individuos teniendo intereses distintos
contra una sola persona, ante el mismo tribunal y por la misma
cuestin".26 As, no son conexas:

1. La demand en resiliacin, por inejecucin de un contrato de
venta y aquella en expropiacin del inmueble afectado a la
ejecucin del contrato, si el demandado no justifica ms que sus
medios de defense sean identificados en los dos asuntos.2

2. La accin en disminucin del alquiler por eviccin del arrenda-
tario, y aquella en nulidad del alquiler por incapacidad
notificada por el arrendador.28

3. La accin con fin de fianza y privilegio sobre las mercancas
embargadas, y la instancia en distribucin del precio de las
mismas mercancas.29

4. La venta para licitacin de inmuebles, propuesta por los
acreedores ante el tribunal de la sucesin, y las demands de
expropiacin, formadas por el acreedor hipotecario del difunto









(de cujus). Este acreedor puede siempre actuar con la instancia
de la seleccin de los inmuebles.30

5. Las contestaciones relatives a la liquidacin de una sociedad y la
demand formada ms tarde en declaracin de la quiebra de esta
sociedad. No es necesario llevar esta ltima demand ante el
tribunal encargado de la liquidacin.31

6. La demand de daos y perjuicios contra dos oficiales ministe-
riales por procedimientos frustratorios, si el motivo parte del
juez que favoreci estos actos de construccin.32

7. La apelacin de una sentencia que ha sido rechazada por vicio
de forma.33

8. La accin en rescisin de una venta por lesin y la demand en
nulidad de la misma venta; estas dos acciones son distintas
completamente.34

9. La accin en solicitud de plazo de gracia en material de embargo
inmobiliario que slo se refiere al plazo de la acreencia en s y
nada tiene que ver con la validez del crdito.35



C2 CUANDO DEBE SER PROPUESTA LA EXCEPCION DE
CONEXIDAD?


A diferencia de lo que ya hemos visto en la excepcin de
incompetencia, la ley no especifica en trminos formales el moment
en que debe ser propuesta la excepcin de conexidad. Entonces,
cundo debe ser propuesta? Veremos este incident desde dos
puntos de vista:

1. En todo estado de causa, pues las caducidades no se,presumen.

2. De oficio, cuando el reenvo fuera solicitado por el demandado.

Ahora bien, puede realmente la conexidad ser propuesta en
todo estado de causa? La interrogante surge de que, como dijimos
antes, la ley no exige en trminos formales que ella sea presentada en
limine litis y de sto que la excepcin fundada sobre el inconvenient








de sentencias contrarias interest al orden pblico en todos los
aspects.

Sin embargo, otros admiten sin dificultad que la conexidad no
toca el orden pblico, es siempre de inters privado, muy particular-
mente del demandado, pues l slo puede proponerla; ni el Ministerio
Pblico, ni el tribunal pueden en caso contrario proponerla de oficio,
pues el juez no puede declinar su competencia. Slo en material
commercial, amparados en el Art. 427 del Cdigo de Procedimiento
Civil, se puede demandar a uno de los tribunales que place su
pronunciamiento hasta que el otro haya estatuido definitivamente,
pues el artculo 171 no contiene ninguna disposicin anloga.

En consecuencia, se dice que el ttulo consagrado al procedi-
miento commercial tiene por objeto hacer conocer las reglas propuestas
a este procedimiento, de tal forma que es permitido concluir que el
derecho comn est en sentido contrario.

C.3 ANTE CUAL TRIBUNAL DEBE SER PROPUESTA LA
EXCEPCION DE CONEXIDAD O LA DE LITISPENDENCIA

La declinatoria por conexidad o litispendencia debe ser propues-
ta ante el segundo tribunal apoderado; ante el primer tribunal el caso
ha sido regularmente "entablado" y por error del demandado no ha
comenzado ms que cuando l se dirige al segundo tribunal. En caso
de litispendencia l no se desapoderara, en caso de conexidad l
habra de juntar la segunda causa a la primer. Para saber cul es el
tribunal que ha sido apoderado primero se debe consultar los datos
de asignacin, pero no los de citacin en conciliacin.

Cuando la excepcin de conexidad o de litispendencia es
.establecida, el ltimo tribunal apoderado est obligado a desapode-
rarse en provecho de la otra si una de las parties lo solicita, pues es
delante de l que la irregularidad ha sido cometida. En su defecto, el
juez puede hacerlo de oficio, pues el reepvo es obligatorio.

La regla por la cual el segundo tribunal apoderado debe reenviar
al primero no es interpretada rigurosamente en la prctica y se deja,
dentro de ese caso, un cierto poder discrecional, tanto a los litigantes
como a los tribunales.

Cuando se trata de process idnticos o conexos ventilados en
tribunales de grados diferentes es muy discutida la cuestin de saber
si las excepciones de litispendencia y conexidad pueden ser propues-








tas, predominando entire los autores la opinion negative, fundamenta-
da en motivos distintos segn el caso de que se trate.
Todos estos arguments han perdido su inters prctico debido
a las reforms introducidas por la Ley No. 834 del 1978 que
analizaremos pormenorizadamente en la tercera parte de esta
Memorial Final.

PA R TE III
LA S EXCEPCIONES DECLINE TORIAS DESPUES
DE LA REFORM DE 1978
INTRODUCTION

Como vimos, la segunda parte de este studio nos conduce,
mediante el anlisis de las Excepciones Declinatorias en el antiguo
Cdigo de Procedimiento Civil, al camino donde podamos encontrar,
real \ efectivamente, las innovaciones producidas por las modificacio-
nes introducidas a la legislacin procesal civil por la Ley No. 834 de
1978.
Sin embargo, es en esta tercera parte donde verdaderamente
damos inicio a nuestro objetivo, sin que con ello pretendamos
satisfacer las exigencias de concrecin y rigor necesariamente
demandadas por juristas y legisladores.
Conscientes de la ruta que hemos emprendido, aunque temero-
sos de los resultados, abordamos nuestro propsito, aplicando en
cada caso la Ley No, 834 antes mencionada, lo que nos permitir
hacer un studio detallado de la misma, lamentablemente slo en el
rea de las Excepciones Declinatorias, con la esperanza de poder con
ello convertir nuestra Memoria Final en el primer aporte del
Departamento de Ciencias Jurdicas de la Universidad Catlica Madre
N Maestra, a la actual legislacin procesal civil dominicana, en cuanto
a las E\cepciones de Procedimiento se refiere.

CAPI TULO I
LAS EXCEPCIONES DE INCOMPETENCIA

1.1 REGLAS QUE RIGEN LA VERIFICATION DE LA COMPE-
TENCIA

El nuevo rgimen para la verificacin de la competencia
establecido por el legislator dominicano mediante la Ley No. 834 de








1978 (Gaceta Oficial No. 9478 del 12 de agosto de 1978) y que ha
entrado en vigor desde el 12 de noviembre de 1978, present como
rasgos distintivos los siguientes:

a) La declinatoria ha quedado sometida a condiciones estrictas; y

b) La ley ha establecido un procedimiento especial, cuyo objetivo
principal es acelerar el procedimiento.

Estos dos rasgos constituyen fundamentalmente la originalidad
del modern sistema.

Queremos hacer notar que ste desemboca en dos recursos: la
impugnacin y la apelacin; uno de los cuales (la impugnacin) es
una verdadera novedad.

Un anlisis profundo del mismo nos permit concernir en el
sentido de que su reglamentacin hace much ms rpido y eficaz,
conocer y fallar sobre un incident relative a incompetencia.

Este sistema tiene aplicacin, segn entendemos, en todas las
jurisdicciones de orden judicial, sean civil o commercial, solucin sta
que ya la jurisprudencia francesa haba consagrado.1

A continuacin veremos, separadamente, dos asuntos:

1. Cmo se verifica la competencia; y

2. Los poderes del tribunal.

1.1.1 COMO SE VERIFICA LA COMPETENCIA

De acuerdo a lo establecido por la reform procesal la
competencia de una jurisdiccin puede discutirse siempre y la
jurisdiccin apoderada puede proceder a verificar su propia compe-
tencia. Pero es caracterstico del sistema implantado por la Ley No.
834 que la competencia se impone, tanto a las parties como al juez
competent.

1.1.2 LOS PODERES DEL TRIBUNAL

Las previsiones de la ley 834 establecen que la incompetencia
del tribunal puede ser invocada por uno de los litigantes en un
tiempo corto o de lo contrario se pierde tal derecho.









A su \ez el tribunal puede declararse de oficio incompetent en
aquellos casos que la ley enumera. De inmediato trataremos el
procedimiento de declinacin de competencia y la incompetencia de
oficio.

En efecto, los artculos 2 y 3 de la ley 834 expresan:

"Art. 2.- Las excepciones deben, a pena de inadmisibilidad, ser
presentadas simultneamente y antes de toda defense al fondo a
fin de inadmisin. Se proceder de igual forma cuando las reglas
invocadas en apoyo de la excepcin sean de orden pblico".

"Art. 3.- Si se pretend que la jurisdiccin apoderada es
incompetent, la parte que promueve esta excepcin debe, a
pena de inadmisibilidad, motivarla y hacer conocer en todos los
casos ante cul jurisdiccin ella demand que sea llevado".

Debemos notar que la incompetencia, al igual como se consagra en
el Cdigo debe presentarse por va de excepcin, pero sta no es
recibible si no cuando estn reunidas dos condiciones relatives, la
primera al moment en que ella debe ser presentada y la segunda
relative a la lustificacin. Veamos estas dos importantes condiciones.

1.1.2.1 IMOMENTO EN QUE DEBE SER PRESENTADA LA
DECLINA TORIA. En vista de el poco contenido doctrinal de estos
asuntos, por lo reciente que son, tanto en Francia comoen la Repblica
Dominicana, exponemos nuestras opinions conforme a la doctrine de
Jean Vincent.2

Todo lo establecido por la ley 834 en Repblica Dominicana
tiene sus precedentes en tres reforms francesas, una operada en
1935, otra en 1958 y la ltima y ms important, la del decreto del
20 de iulio de 1972. No insistiremos ni en la reform del 1935 ni en
la del 1958, pero debemos aclarar que la operada en 1972 en Francia
ha sido determinante para el Cdigo de Procedimiento Civl francs,
cuvyas disposiciones parcialmente recoge ahora el legislator dominica-
no.

En efecto, y en relacin al tema que ahora tratamos relative a la
incompetencia promovida por las parties, el Art. 4 de la ley 834
expresa:

"El juez puede, en la misma sentencia, pero por disposiciones
distintas, declararse competent y estatuir sobre el fondo del








litigio, salvo poner previamente a las parties en mora de concluir
sobre el fondo, en una prxima audiencia a celebrarse en un
plazo que no exceder de 15 das, a partir de la audiencia".

Volviendo ahora al Art. 2 de la Ley 834 segn el cual las
excepciones deben a pena de inadmisibilidad ser presentadas simult-
neamente y ante toda defense al fondo afirmamos que todos los
medios de incompetencia que se pueden hacer valer sea con respect
a la competencia de atribucin o territorial deben serlo al mismo
tiempo y simultneamente con todas las otras excepciones que se
quieren invocar.3

1.1.2.2 OBLIGACION DE MOTIVAR LA DECLINATORIA.
Quien present una declinatoria no puede, en modo alguno, invocar
simple y llanamente que el tribunal es incompetent, sino en virtud
de lo que dispone el Art. 3 de la ley 834 "si se pretend que la
jurisdiccin apoderada es incompetent, la parte que promueva esta
excepcin debe, a pena de inadmisibilidad, motivarla y hacer conocer
en todos los casos ante cul jurisdiccin ella demand que sea
llevada". De conformidad con el texto que acabamos de transcribir si
el litigante no lo cumple cabalmente su excepcin result irrecibible.

Segn lo expresado por sectors serious de la doctrine francesa, si
various tribunales son competentes basta con que l propiamente cite
una sola de las jurisdicciones competentes, pudiendo tambin citarlas
todas.4


1.2 LA INCOMPETENCIA PROMOVIDA DE OFICIO

"La incompetencia puede ser pronunciada de oficio en caso de
violacin de una regla de competencia de atribucin, cuando
esta regla es de orden pblico, no puede serlo sino en este caso".

Esto es lo que textualmente dice el artculo 20 de la Ley No. 834. De
todos modos conviene distinguir el dominio gracioso del contencioso
en relacin a esta misma cuestin de la incompetencia promovida de
oficio.

"En material de jurisdiccin graciosa el juez puede declarar de
oficio su incompetencia territorial. En material contenciosa, slo
podr hacerlo en los litigios relatives al estado de las personas o
en los casos en que la ley le atribuya competencia exclusive a
otra jurisdiccin".









Asi lo seala el artculo 21 de la citada ley.


En esumen, en material graciosa el juez puede siempre declarar
de oficio su incompetencia territorial, pero en material contenciosa
slo lo puede hacer en dos casos: en los litigios relatives al estado de
las personas y cuando la ley atribuye territorialmente una competen-
cia exclusive a cierta jurisdiccin.
En los casos a los cuales se refieren los artculos 20 y 21 de la
le\ 834. los tribunales pueden promover su incompetencia de causa
inclusive por primera vez en apelacin y an en casacin.
No es ocioso tener present que cuando el tribunal quiera
declaiar de oficio su incompetencia las parties deben ser llamadas para
que pre\ iamente presented sus observaciones. Aunque en honor a la
verdad esta deducacin la hacemos tomando en cuenta el contenido
de los Arts. 14 al 17 del Cdigo de Procedimiento Civil Francs, an
no recogidos por el legislator dominicano y lo cual no deja de
presentar series dificultades.
En vista de lo dispuesto por el Art. 24 de la ley 834, tenemos
que:
"Cuando el juez estimare que el asunto es de la competencia de
una jurisdiccin represiva, administrative, arbitral o extranjera
se limitar a declarar que las parties recurran a la jurisdiccin
correspondiente".
En los dems casos trtase de jurisdiccin de primer o segundo
grado, el tribunal design la jurisdiccin competent la cual se
impone tanto a las parties como a la jurisdiccin de envo, de acuerdo
a lo transcrito en la parte infine del artculb 24:
"En todos los otros casos el juez que se declare, incompetent
designar la jurisdiccin que estime competent. Esta disposi-
cin se impondr a las parties y al juez de envo".
Lo anteriormente expuesto nos obliga a distinguir las dos
situaciones que se pueden presentar con respect al punto que ahora
analizamos y que son: que el tribunal se declare incompetent o que
al Lontrario se declare competent.
1.2.1 LA JURISDICCION APODERADA SE DECLARA COM-
PETENTE
En relacin a este tema insistimos en la doctrine sustentada por
el professor Jean Vincent (oportunamente citado), cuando el









tribunal sea a consecuencia de una declinatoria promovida por las
parties o de oficio se declare incompetent, l no deber examiner el
fondo, ni ordenar ninguna media, salvo en el caso excepcional en
que tenga que ordenar una media conservatoria.

Pero, repetimos, no basta con que el tribunal se declarare
incompetent sino que todas las veces debe enviar a los litigantes
antes la jurisdiccin competent, es decir, el juez debe aplicar la part
final del Art. 24, caso en el cual se abren de par n par las puertas del
novedoso recurso de la impugnacin (le .ontredit).

En los casos en que en relacin a la primera parte del Art. 24 el
juez estime que el caso es de la competencia de una jurisdiccin
represiva, administrative, arbitral o extranjera se limitar a declarar
que las parties recurran a la jurisdiccin correspondiente.

1.2.2 EL TRIBUNAL APODERADO SE CONSIDER COMPE-
TENTE
El artculo 6 de la Ley No. 834 dice:

"Si el juez se declara competent y estatuye sobre el fondo del
litigio en la misma sentencia, sta slo podra ser impugnada por
la va de la apelacin, sea respect del conjunto de sus
disposiciones si es susceptible de apelacin, sea la parte del
dispositivo que se refiere a la competencia en el caso de que la
decision sobre el fondo fuere rendida en primera y ltima
instancia".

Es decir que la reciente ley le otorga al tribunal la facultad de
examiner el fondo en aquellos casos en que sea declarado. Esta
reform nos obliga a distinguir tres,eventualidades:

1. El tribunal del primer grado se declara competent por una
sentencia que exclusivamente ha decidido la cuestin de
competencia. Esta decision nicamente puede ser atacada por la
va de la impugnacin. Es lo que de un modo claro pone de
manifiesto el artculo 8:

"Cuando el juez se pronuncia sobre la competencia sin
estatuir sobre el fondo del litigio, su decision no puede ser
atacada ms que por la va de la impugnacin (le coniredit)
an cuando el juez haya decidido el fondo del asunto del
cual depend la competencia".









2. El tribunal estatuye sobre la competencia, pero sta est
subordinada a un examen previo del fondo. Esta eventualidad es
lo que se prevee en el Art. 5 que reza:

"Cuando el juez no se pronuncie sobre el fondo del litigio,
pero la determinacin de la competencia depend de una
cuestin de fondo, el juez debe, en el dispositivo de la
sentencia, estatuir sobre esta cuestin de fondo y sobre la
competencia por-diposiciones distintas".

Debemos notar que en este caso no se trata de que el juez haya
conocido el fondo del litigio, si no que para poder estatuir sobre
su competencia ha tenido necesidad de tocar el fondo, como
por ejemplo, sin decidir el fondo el tribunal constata si el acto
litigioso era o no un acto de competencia para poder determinar
si el tribunal de comercio era o no competent o si el acto
litigioso era o no un contrato de trabajo para determinar si el
tribunal de trabajo era o no competent. En, este caso
expresamente previsto por el Art. 5 la nica va de ataque es la
impugnacin, tal como la indica el Art. 8 en su primera parte.

3. La tercera eventualidad se desprende del contenido del Art. 4 al
expresar:
"El juez puede, en la misma sentencia, pero por disposicio-
nes distintas, declararse competent y estatuir sobre el fon-
do del litigio, salvo poner previamente a las parties en mora
de concluir sobre el fondo, en una prxima audiencia a ce-
lebrarse en un plazo que no exceder de 15 das, a partir
de la audiencia".
En la eventualidad prevista por este artculo la reform no abre
una opcin al litigante si no que proporciona dos vas paralelas
segn el tribunal haya estatuido o no en primera y en ltima
instancia.

Vamos a insistir un poco ms en este sentido, desglosndole de
la siguiente forma:

A) La jurisdiccin del primer grado ha estatuito sobre el fondo en
primer y ltima instancia: el nico recurso abierto es la
apelacin. As lo demuestra el Art. 6 cuando express:

"Si el juez se declara competent y estatuye sobre el fondo
del litigio en la misma sentencia, sta slo podra ser









impugnada por la va de la apelacin, sea respect del
conjunto de sus disposiciones si es susceptible de apela-
cin, sea la parte del dispositivo que se refiere a la
competencia en el caso de que la decision sobre el fondo
fuere rendida en primera y,ltima instancia".

B) La jurisdiccin del primer grado ha estatuido sobre el fondo en
primera instancia solamente. La va abierta en este caso es la
apelacin, conforme a lo establecido en el Art. 6 copiado en el
prrafo anterior.

1.3 RECURSOS ABIERTOS CONTRA LA DECISION QUE ESTA-
TUYE SOBRE LA COMPETENCIA

Sabemos que cuando una jurisdiccin del primer grado se
declara competent o incompetent su decision puede ser atacada
por el ejercicio del correspondiente recurso. En la actualidad y
gracias a la reform introducida por la Ley No. 834, dos recursos son
posibles, tal como hemos dicho anteriormente, la apelacin y la
impugnacin. De esto nos ocuparemos en seguida.

1.3.1 LA IMPUGNACION (LE CONTREDIT)

En relacin al recurso de impugnacin examinaremos dos
aspects:

1) Casos en los cuales procede la impugnacin; y

2) Procedimiento a seguir ante una Corte de Apelacin.

1.3.1.1 CASOS EN QUE PROCEDE LA IMPUGNACION. La
impugnacin es una va de recurso original instituida por el legislator
a fin de buscar una solucin rpida y eficaz a un problema de
competencia.

La impugnacin abarca a todas las parties que figuran en la
instancia, ya que se trata de un mecanismo legal de verificacin de
competencia, con una eficacia jurdica y legal que concierne a todos
los litigantes en razn de lo que ha dicho la jurisprudencia.5

La impugnacin como recurso nuevo en nuestra legislacin est
siendo y ser objeto de muchas crticas. No dejar de tener sus
ardientes defensores y sus tenaces opositores. Slo el transcurso del
tiempo habr de delimitarla a la idiosincrasia jurdica de nuestro








medio. Creemos que con el tiempo lograr imponerse, ya que es una
exigencia de los tiempos modernos que pide una agilizacin profunda
del procedimiento civil.

Ahora bien, cules son las condiciones de recibilidad de esta
Sia de recurso especfica?

1) El plazo.' En sus orgenes la impugnacin estuvo sometida en
Francia a un plazo de slo tres (3) das, despus se llev a 10 das,
hasta que finalmente se fij en 15 das, siendo ste ltimo trmino el
que recoge la nueva reform introducida por la ley 834. En
consecuencia un plazo de 15 das despus de pronunciada la
sentencia est abierto en favor del litigante, cuyas pretensiones en
relacin a la competencia la incompetencia no han sido acogidas y
como es lgico suponer, la instancia debe ser suspendida hasta que
transcurra este plazo de 15 das, y en caso de que se haya acudido a
esta via de impugnacin la instancia quedar suspendida hasta que la
Corte de Apelacin haya decidido.

En efecto, de un modo claro as lo enuncia el Art. 9:

"Si el juez se declara competent, la instancia es suspendida
hasta la expiracin del plazo para intentar la impugnacin (le
contredit) y, en caso de impugnacin (le contredit), hasta que la
Corte de Apelacin haya rendido su decision".

Este plazo debe observarse rigurosamente a pena de exclusion,
ya que el mismo es de orden pblico.6

2) La impugnacin civil debe ser motivada siendo sta una
formalidad sustancial.7 Por lo tanto esta condicin es exigida a pena
de irrecibilidad. El Art. 10 de la referida ley, dispone en su primer
part:

"la impugnacin debe a pena de inadmisibilidad ser motivada..."

3) El autor de la impugnacin debe consignar los gastos. Esta
condicin es requerida en Francla desde la reform introducida por el
decreto de 1972, ha sido mantenida en el nuevo Cdigo de
Procedimiento Civil Francs y recogida por el prrafo segundo del
Art. 10 de la ley 834, segn el cual:

"la entrega de la impugnacin no es aceptada ms que si su
autor ha consignado los gastos referentes a la impugnacin".









Con esta finalidad el legislator ha querido poner un freno
contra algunos recursos abusivos o utilizados como simple tcticas
dilatorias, por lo que es innegable su utilidad, pero su aplicacin
prctica originar series dificultades por falta de una reglamentacin
adecuada que hasta ahora no existe en nuestro pas.

En relacin a lo estipulado por el Art. 11:

"El secretario del tribunal que ha rendido la decision notificar
sin plazo a la parte adversa una copia de la impugnacin (le
contredit) por carta certificada con acuse de recibo, y lo
informar igualmente a su representante si lo hubiera".

A manera de resume, enumeramos las hiptesis en las cuales es
possible acudir a esta va:

1. El tribunal se declara incompetent sobre una declinatoria;

2. El tribunal se declara incompetent de oficio (Art. 22);

3. El tribunal se declara competent sin abordar el fondo;

4. El tribunal se declara competent sin decidir el fondo, pero
tomando posicin sobre un asunto exigido por la competencia;

5. El tribunal se pronuncia sobre la incompetencia y ordena una
media de instruccin o una media provisional (Art. 8 parte
infine).

1.3.1.2 PROCEDIMIENTO ANTE LA CORTE EN OCCASION
DE UNA IMPUGNACION. Este procedimiento es muy simple y est
contenido en los artculos 11 al 15 que nos permitimos resumir de la
manera siguiente: Una vez que se ha recibido el recurso el secretario
del tribunal que ha rendido la decision notificar, sin plazo, a la parte
contraria, una copia de la impugnacin 'por medio de una carta
certificada con acuse de recibo informndole igualmente al represen-
tante de la parte contraria si lo hubiere. Al mismo tiempo tramitar
al secretario de la Corte de Apelacin el expediente del asunto al cual
anexar la impugnacin y una copia de la sentencia y las sumas o
valores que el impugnante ha consignado en sus recibos (Art. 11).
Una vez recibido todo esto por la Corte y dentro del ms breve
plazo el president del tribunal fijar la fecha de audiencia, la cual
ser informada por el secretario a las parties mediante una carta








certificada con acuse de recibo. Una vez que las parties hayan sido
enteradas podrn en apoyo de su argumentacin depositar todas las
observaciones escritas que estimen tiles. Estas observaciones o
argumentaciones sern visadas por el juez y anexadas al expediente
(Art. 13).

Finalmente, la Corte de Apelacin apoderada tendr, segn los
casos, la eleccin entire dos vas: una designar la jurisdiccin que
habr de conocer la litis o en segundo lugar limitarse a precisar que
los tribunales judiciales no son competentes y las parties sern
reenviadas ante quien fuera de derecho.
1.3.2 LA APELACION

Esta aparece reglamentada en los artculos 6 y 7 de la ley 834.
Recordamos que se recurrir por la va de la apelacin cuando el juez
se declara competente.y estatuye sobre el fondo del litigio en la
misma sentencia (Art. 6). Veamos ahora las reglamentaciones que
deben seguirse cuando se lleve a cabo el procedimiento de la
apelacin.

1.3.2.1 CASOS EN LOS CUALES LA APELACION ESTA
ABIERTA. Por todo lo antes dicho, tenemos que la apelacin
procede cuando el juez del primer grado se declara competent y
estatuye sobre el fondo del litigio.

Hay varias tesis al respect, segn el professor Jean Vincent en su
obra antes citada. He aqu una de ellas, la cual present el artculo
19:

"Cuando la Corte estima que la decision que le es diferida por la
va de la impugnacin (le contredit) debi serlo por la va de la
apelacin, ella no deja de quedar apoderada".

Se trata en este caso del empleo de la impugnacin por error en lugar
de la apelacin. Es decir si la Corte estima que la decision que le es
referida por la va de la impugnacin debi serlo por la va de la
apelacin, la Corte sigue apoderada.

Por lo tanto, es el procedimiento de la apelacin el que ser
seguido, las parties estando obligadas a constituir abogado, la
apelacin siendo declarada irrecibible por falta de constitucin de
abogado por el autor de la impugnacin en el plazo legal que sigue al
aviso dado a las parties por el secretario.








1.3.3 PERSECUCION DE LA INSTANCIA


Si a consecuencia de un recurso de apelacin de una sentencia
que ha abordado el fondo la Corte revoca y estatuye sobre el fondo,
se observan simplemente las reglas del procedimiento de apelacin.
Recordemos que el Art. 7 de la nueva ley expresa que cuando la
Corte revocare, la parte relative a la incompetencia, estatuir sobre el
fondo del litigio si la decision atacada es susceptible de apelacin en
el conjunto de sus disposiciones y si la Corte es la jurisdiccin de
apelacin en relacin con la jurisdiccin que ella estima competent.

Si la representacin por un abogado es necesaria en apelacin,
sta representacin ha sido la condicin de la regularidad de la
apelacin. No obstante conviene examiner cmo la litis es perseguida
segn que:

1) La Corte avoca la impugnacin;

2) Reenva ante otra corte de apelacin; y

3) Se producir un reenvo ante una jurisdiccin del primer grado.

1.3.3.1 LA CORTE DE APELACION, EN OCCASION DE UNA
IMPUGNA CION A VOCA EL FONDO. La Corte de Apelacin debe
por carta certificada con acuse de recibo invitar a los litigantes a
constituir abogado en el plazo que ella determine, por lo que el
artculo 18 dice:

"Cuando ella decide avocar la Corte invita a las parties, si fuere
necesario, por carta certificada con acuse de recibo, a constituir
abogado en el plazo que fije, si las' reglas aplicables a la
apelacin de las decisions rendidas por la jurisdiccin de la cual
emane la sentencia recurrida por la va de la impugnacin (le
contredit) imponen esta constitucin".

Si slo una de las parties constitute abogado en aplicacin de los
textos nuevos contenidos en la ley 834 se decidir sobre el efecto de
comparecencia del demandante o del demandado.

Si ninguna de las parties constitute abogado despus de expirado
el plazo fijado por la Corte sta puede radiar de oficio la litis por
decision motivada no susceptible de recurso, la cual se comunicar a
las parties por simple carta dirigida a su domicilio o a su residencia.
Veamos, pues, la parte final del artculo 18:




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.9 - mvs