UFDC Home  
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Dedication
 Introduction
 Dedication
 Simon Bolivar
 Ecce Homo
 Preface
 Introduction
 Capitulo I: El Espíritu De...
 Capitulo II: En Torno A Los Conocimientos...
 Capitulo III: Bolívar Y El Concepto...
 Capitulo IV: Bolívar Y La...
 Capitulo V: Mística Bolivariana,...
 Capitulo VI: Prensa Bolivariana...
 Capitulo VII: La Lucha Por Los...
 Primera Parte
 Segunda Parte
 Epilogue
 Epilogue
 Appendix 1
 Appendix 2
 Appendix 3
 Appendix 4
 Appendix 5
 Appendix 6
 Bibliography
 Index
 Back Matter


UDO DLOC



El Fuego Sagrado
CITATION SEARCH THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/CA01199983/00001
 Material Information
Title: El Fuego Sagrado
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Perez Arcay, Jacinto
Arcay, Jacinto Perez
Publisher: La Planicie
Publication Date: 1980
 Record Information
Source Institution: Universidad de Oriente, Venezuela
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
System ID: CA01199983:00001

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Front Matter
        Front Matter 1
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Introduction
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Dedication
        Page 11
        Page 12
    Simon Bolivar
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Ecce Homo
        Page 21
        Page 22
    Preface
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Introduction
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Capitulo I: El Espíritu De La Patria
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    Capitulo II: En Torno A Los Conocimientos Del Libertador
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Capitulo III: Bolívar Y El Concepto Del Honor Militar
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Capitulo IV: Bolívar Y La Geopolitica
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Capitulo V: Mística Bolivariana, Nuestra Verdadera Fortaleza
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Capitulo VI: Prensa Bolivariana (El Ejército Y El Servicio Militar A La Patria)
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Capitulo VII: La Lucha Por Los Derechos Humanos En El Mundo...
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
    Primera Parte
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    Segunda Parte
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
    Epilogue
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Epilogue
        Page 245
        Page 246
    Appendix 1
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    Appendix 2
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
    Appendix 3
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Appendix 4
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
    Appendix 5
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
    Appendix 6
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
    Bibliography
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
    Index
        Page 345
        Page 346
        Page 347
    Back Matter
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
Full Text

EL
FUEGO
SAGRADO


JACINTO PEREZ ARCAY
En el sesquicentenario de la muerte
del Pat, de la Patria
.980




a+ .%rl 2:.






kpr:




5','





I.


-'I
* V




















?d3' f gl'


S 0 ..
Este. a
See~y




7,ued .rh~
nanmbrres, o Inbrc do
12. ()Ueaa hacv
brBV36 ,0Si
1' I.ik C .~- S


1979 by J. PNrez Arcay
Museo Hist6rico Militar
La Planicie. Caracas-Venezuela.
Telf. 483.15.33

















RItPUtBL.CA 135 VjANarir.-
A dA MFA M 4kX*Tr-k
a A r CAD am W

O ftseRVACIOWS
to. p'eorttww BBa 1Ai w"V LI -


1 esri ,




1 *.i
; ,'*;**N-fd4 8 M
-. ', ..~u ,... ,j *' ^ t?
__ .^ ". "^ *:*"-" **,*^







JACINTO PEREZ ARCAY


EL FUEGO SAGRADO


Ira. Edici6n, Dic. 1979. 5000 Ejemplares.
Edici6n Especial CLI-PER
Enero 1980. 5000 Ejemplares.


CARACAS 1980


BOLIVAR


HOY























AC C MItt



OBSE!- A(,'
i,-.,, Tex t ;!: e r~ti~

jeJ'! cujr.7co
=. ~3;'i) $ .:.'j;j 65rhJoC~: d
nr 8flanohk ; so;-
-narcas cl-

3. U)
n'j. '-,
9.e r:~ i~:r~a~~s i ~rk6~


















DEDICATORIA


- A la memorial del Padre de la Patria,
en el sesquicentenario de su muerte.


A los hombres que calladamente y con
inquebrantable fe, sobre postulados de
verguienza continuan dando la verdadera
batalla de Venezuela.
A quienes, con uniform o sin Rl, siguen
siendo soldados del Ejercito Libertador.

A la memorial de mis padres
A Maria, mi esposa
A mis hijos con un mensaje de paz:
usar la palabra y no la fuerza
A mis maestros



- A la poderosa Organizacidn CLI-PER,
con lealtad coriana.















REPUBLICAN DE VENEZUELA
ACADEMIA MILITARY
DIVISION ACADEMY ICA


O3SERVACIONE;S
1. Este Texto pervenece al Instituto y
debe ser devuelto a la termineci6n
del curso.
2. Quieda prohibido escribir en 61
nombres, hacer raot.,ciontes, su-
braydoes o marcas6 de c.ualauir
gtnerc.
3. La Divisi6n se reseva e! de'ech<
de hacer descornar su prc..ic !i
no es devuelto en buen esta~d d
conservac:i6n.













JUICIO CRITIC DEL PRESIDENT DE LA SOCIEDAD
BOLIVARIANA DE VENEZUELA,
Dr. LUIS VILLALBA VILLALBA


No ..........


Caracas, 27 de agosto de 1979


Sefior Contralmirante
Carlos Pulido Salvatierra
Jefe de la Direcci6n de Inteligencia del E.M.C.
MINISTERIO DE LA DEFENSE
Ciudad.


Complazcome en significarle que el distinguidisimo
Official del Ejrcito Coronel Jacinto Perez Arcay, tan talen-
toso cuanto erudito y culto en su nueva producci6n intelec-
tual, "EL FUEGO SAGRADO", no s6lo pone de relieve
su admiraci6n indesmentible hacia la figure egregia de Sim6n
Bolivar, el Libertador, sino un ejemplarizante adiestramien-
to de sus dotes intelectuales y un inequivoco sentimiento
de preocupaci6n por la grandeza de su Patria.
"El Fuego Sagrado" es signo de pasi6n, que ojala nunca
padezca mengua, por las ensefianzas, los ideales y las glorias
del Libertador, por acrecentar su formaci6n intellectual y
estar con vitalizadores fervores cultivando la historic patria,
ponderando las graves circunstancias que innumerables veces







hubo de confrontar el ejercito forjado por el "hombre de
las dificultades" y respaldando y vigorizando las mis exi-
gentes manifestaciones de la cultural national. Ningun titulo
mas elocuente pudo haber escogido P6rez Arcay para bauti-
zar su obra, titulo de sonoridades mirandinas, porque fue
Bonaparte quien al conocer al heroe de Valmy, exclam6:
ese hombre 'lleva el fuego sagrado en el alma", y ese fuego
no es otro que ese ideal de libertad que encaden6 los co-
razones del Precursor y del Libertador, 6nico bien que Ile-
varon consigo a la tumba, despues de defenderla a golpes
de heroismo.
Este libro y los anteriores salidos de la pluma incansable
del Coronel Jacinto P6rez Arcay, son testimonies autnnticos
de sus tres grandes pasiones: El Libertador, la Patria y el
Ejercito. Su pasi6n por el Libertador, se explica de sobra,
por cuanto se trata no s61o del Padre con may6scula de la
Revoluci6n Hispanoamericana, sino del.Primer Soldado de
la Repiblica, el de la genial impronta imborrable, por ser
herencia imperdible la educaci6n popular, la igualdad po-
Iftica y el valor primado de su agonfa: la moral public.


Bolivarianamente,

Luis Villalba-Villalba









Rep6blica de Venezuela
MINISTERIO DE LA DEFENSE
Estado Mayor Conjunto


DEL: Contralmirante Jefe de la Divisi6n de
Inteligencia del E.M.C.
AL: General de Brigada Director General del
Ministerio de la Defensa.
Asunto: Acuse de Recibo.
Referencia: Oficio N 6039 del 23 de agosto de 1979


Cumpliendo instrucciones del ciudadano Vicealmirante
Jefe del Estado Mayor Conjunto, tengo el agrado de diri.
girme a usted, en la oportunidad de avisarle recibo a su
oficio citado en la referencia. En atenci6n a su solicitud
significole que en relaci6n al studio y anAlisis del libro:
"FUEGO SAGRADO", y segun lo ordena el Articulo 438
de la LOFAN, esta Dependencia no tiene objeciones de
fondo sobre el contenido del Libro en cuesti6n.




Participaci6n que hago a usted para su conocimiento y
fines consiguientes.


CARLOS PULIDO SALVATIERRA
Contralmirante


05SEP9.
CPS/RBH/mab.










Dirgral-Mindefensa


Para: Ciudadano
Coronel (Ej) Jacinto PNrez Arcay
Director Museo Hist6rico Militar

Fuerte Tiuna


Noclas, Ofl. N? DG 3721


En atenci6n solicitud efectuada Oficio N 603 del 23AG079,
placeme participarle Titular Despacho autoriza publicaci6n
obra "El Fuego Sagrado, Sim6n Bolfvar Hoy".




Gral. de Bgda. Director General del M.D.
ANIBAL TERAN BRICENO


Caracas: 5 noviembre 1979













OFRECIMIENTO


Los libros, aunque marchitos, son la inica esencia que
deja la humanidad en su discurso eterno. Yo he ofrecido en
donaci6n la primera edici6n de los mfos al inmortal Ej6rcito
Libertador.

Este, El Fuego Sagrado, versa sobre algunas areas que
creo no han sido suficientemente estudiadas en los alcances
que irradia la esfera de fecundos conocimientos de aquel
hombre que asombr6 a sus contemporaineos, para los cuales
constituy6 una verdadera Leyenda Viviente.

Siempre he creido que detrAs del sentido visible de la pa-
labra del Libertador se esconde el paradigma de la prodi-
giosa imaginaci6n creadora que puso de manifiesto en la
spectacular parabola que desencaden6 desde 1810 hasta
1830. Esos veinte afios de su vida sirven, no s61o para ex-
plicar en parte el present, sino para corregir rumbos futures.
Extrapolemos del anAlisis de sus ideas todas las conjeturas
posibles que, sometidas a juicio critic, puedan cristalizar en
teorias politicas coadyuvantes a la visualizaci6n y conquista
de los objetivos que verdaderamente permitan sobrevivir al
Estado Venezolano, como ordena la Constituci6n. Tengamos
solvencia para entender a quienes han credo en el Padre
de la Patria, dentro y allende las fronteras. Bien dijo el
Ap6stol Martf: "Bolivar tiene much que hacer todavia en
America".

Parafraseando la biblica Pardbola de los Talentos, en-
trego en palabras lo que me han dejado los maestros que
me han precedido en el camino que labramos para el future.








iCada qui6n llene su vida con el cumplimiento de su mi-
si6n!... Yo creo que hoy, a ciento cincuenta afios de muerto
Bolivar, es tiempo de Teoria y de Potencia. Mafiana sera
el Acto y la Praxis, que seran efectivos si tenemos cerebros
instruidos pero inspirados en la llama profunda de ilumi-
naci6n que irradia el Fuego Sagrado del Libertador.



El Autor










A &. A 0 I C. A E..' .N I
0 1 V I 1 0 N t' A .* M iC ,
f#. .'4 I* _. __ .
V; '..IONES
S:. i r. 'i Partenece i1 institute y
3.sc is .evueAto a ia aemilnda e


"; ':w: c anoia', ion W so



3 h.r- .k'AC'i';& :i-v preciC si '
no asE fc.&ewto en ber estadC de
conpservac En. J







SIMON BOLIVAR


"Grande en el pensamiento, grande en la acci6n,
grande en la gloria, grande en el infortunio; grande
para magnificar la parte impura que cabe en
el alma de los grandes, y grande para
sobrellevar, en el abandon y en la muerte,
la trdgica expiaci6n de la grandeza.
Muchas vidas humans bay, que componen
mds perfect armonia, orden moral o estftico
mds puro; pocas ofrecen tan constant cardcter
de grandeza y de fuerza; pocas subyugan con tan
violent imperio las simpatias de la
imaginaci6n heroica. Cuando diez siglos
hayan pasado; cuando la pdtina de una
legendaria antigiiedad se extienda desde
el And'huac hasta el Plata, alli donde boy
campea la naturaleza o cria sus races la
civilizaci6n; cuando cien generaciones
bumanas bayan mezclado, en la masa de
la tierra, el polvo de sus huesos con
el polvo de los bosques mil veces deshojados
y de las ciudades veinte veces reconstruidas,
y hagan reverberar en la memorial de
hombres que nos espantarian por extranos,
si los alcanzdramos a prefigurar, miriadas
de hombres glonosos en virtud de empresas,
hazafas y victorias de que no podemos
former image: todavia entonces, si el
Ssentimiento colectivo de la. America libre
y una no ha perdido esencialmente su
virtualidad, esos hombres, que verdn como
nosotros en la nevada cumbre del Sorata
la mts excelsa altura de los Andes, verdn
como nosotros tambidn, que en la extension
de sus recuerdos de gloria nada hay mds
grande que Bolivar".


Jose Enrique Rod6
































C lA M* I L I T r









1 d e b .l .* *

-. C-!': ;. i; :'


V Ii:


r ir


V. 1"oi."-
4, Z


rr' ** *;* ri- aftR S w
'i.-:. :.: o nmaWcs


10. s re
r*.J hace-r d"' ** -


rt '
<*'}'


mi












SIMON BOLIVAR


Apuntes Biogrificos

"El Libertador ha mandado erigir monumentos que
recuerden a las futuras generaciones los servicios de
los vencedores de Ayacucho; pero en el coraz6n de
estos esti consagrado el monument que ellas han
formado al hijo de la gloria, al guerrero generoso
que nos dio Patria y que de la condici6n de escla-
vos nos convirti6 en Soldados de la Libertad y de la
Victoria. Sobre todos estos corazones y en cada uno
de ellos existe la estatua de Bolfvar, y de allf la
dejaremos a los hijos de nuestros hijos, para que su
memorial tenga la duraci6n del sol".
A. J. DE SUCRE


Naci6 en Caracas el 24 de julio de 1783 de un Arbol
geneal6gico de noble estirpe cuyas races habfan penetrado
la historic americana cerca de doscientos afios. A temprana
edad fue sacudido con el derrumbamiento paulatino de su
mundo afectivo: la perdida sucesiva de sus padres, que en
contrapartida desencadenaria -equilibrando su espiritu-
gran fortaleza interior y una asombrosa suficiencia psicol6-
gica. Desde nifio revel6se inteligente, posefdo de luminosas
reflexiones 1, cualidades que sumadas a una capacidad extraor-

1 "Uds. pueden hacer con mis bienes lo que quieran, pero con mi
persona, no. Si los esclavos tienen libertad para elegir amos, a
mi no me la pueden negar para vivir donde me agrade".
(Respuesta del nino Bolivar al Tribunal que le obligaba a volver
con su tfo Carlos, a quien no queria). Manuel C. Pinto, "Bo-
livar y sus Anecdotas".








dinaria de asimilaci6n, le hacian ser critic de muchas de
las normas existentes: era un ser premature.
Fueron sus maestros el promisor Andrds Bello, el Licen-
ciado Miguel Jos6 Sanz, el Padre Anddjar y el humanista Si-
m6n Rodrfguez, denominado 6ste "el Rousseau americano"
por sus ensefianzas naturalistas, erudici6n y tremenda pene-
traci6n filos6fica; la simiente que ellos sembraron en 6l,
germin6 en frondoso Arbol de libertad, con forma y fondo
definitivamente americanos.
Sus ojos de adolescent contemplaron los levantamientos
de Jos6 Leonardo Chirinos, primero, y de Gual y Espafia,
despuds; el spectacular desenlace que culminaria con la
inicua inmolaci6n de esos heroes, dejarfa tatuadas en sus
pupilas como imborrables imagenes eid6ticas, la angustia de
una raza frustrada por la imlpotencia, y la ensefianza de que
los profetas desarmados son condenados a muerte.
Prendido su coraz6n con el fuego sagrado de la triva-
lente genealogia americana 2, comenz6 a reflexionar muy tem-
prano sobre los acontecimientos cruciales para columbrar la
perspective hist6rica donde al discurso del tiempo serfa el
protagonista principal. Entretanto, su caracter cobraba inmen-
sa resonancia y, su temperament, aquilatado en la fragua
de aquellos acontecimientos, mistico temple. Poseldo por el
Dios de Colombia, una voz interior le habria dicho: "Apren-
de, conserve en tu mente lo que has Visto. Di la verdad a los
hombres". En ese campo psico-filos6fico escribirfa su historic
que es la Historia de la Libertad. Hela aquf:
La omnipotencia del Hado permit que se reciba de
Subteniente del Batall6n de Voluntarios de los Blancos de

2 "Nosotros somos un pequefio g6nero human, poseemos un mundo
aparte, cercado por dilatados mares, nuevos en casi todas las
artes y las ciencias, aunque en cierto modo viejos en los usos
de la sociedad civil" (Fragmento de la Carta de Jamaica).







Aragua. Es el afio de 1797. Dos afios despues viaja a Europa
donde se dice entr6 en contact con la Corte Espafiola. Alia
en el Viejo Mundo, bajo la direcci6n de su tio Don Esteban
Palacios, cultiva asombrosamente su formaci6n spiritual e
intelectiva.
En Madrid se enamora profundamente de Maria Teresa
del Toro y Alaiza. Contrae nupcias. Regresa con ella a Vene-
zuela, en 1802. Enviuda a los 19 afios de edad y una nueva or-
fandad original en su pecho otro gran vacio sobre el primero,
que s6lo podra Ilenarse con un distinto e inmortal amor,
que ya presiente: la Patria.
Bajo el signo del 6xodo viaja de nuevo a buscar el con-
tacto de las Luces e Ilustraci6n europeas; empero, su com-
pafiera es ahora la tristeza y en tales circunstancias sublimara
conductas y cristalizara su vocaci6n heroica. En Francia y
en Italia su mente se va detrAs del magnetismo del Corso
Bonaparte, muchas de cuyas virtudes militares le fueron
paradigma, asf como odiosos sus designios tiranicos; la dis-
tinci6n esti sin duda consignada por los fines diferentes que
ambos persiguieron y alcanzaron.
En Paris fue cautivado por el espiritu de la ilustraci6n,
percibiendo entire otras cosas el campo de erudici6n que ema- '
naba la filosofia de sabios naturalistas como Aim6 Bonpland "
y Alejandro de Humboldt, quien le express una vez: "Yo
creo que Am6rica esta lista para la Libertad; mas no veo el
hombre que pueda realizarla..." Humboldt lo tenfa enfrente,,.;.
En Roma, cautivado por las ensefianzas peripateticas de
su maestro Robinson, escala el Septimonium y, sobre el Mon-
te Sacro, teniendo por scenario las ruinas del Imperio Ro-
mano jura romper las cadenas de la esclavitud americy i 4
En 1806 embarca en Hamburgo y arriba 4Jorteam'ica;
luego parte a Venezuela, en 1807; eran ,Wa postrimerfas
del primer fracaso expedicionario de Miranda y el preludio
del segundo. Hasta 1809 su vida, por sus efectos ulteriores,








se presume desenvuelta en la observaci6n profunda de las
zosas. Heredero americano de los te6ricos de la Revoluci6n
Francesa, particip6 en los sucesos que culminarian con el
nuevo regimen del 19 de Abril de 1810, en cuya represen-
taci6n viaj6 a Europa como diplofmitico. En Londres hizo
contacts con Miranda, quien vino a Venezuela poseido de
su influjo.
La Junta Patri6tica nacida al calor del moment psicol6-
gico revolucionario fue conmovida muchas veces por el im-
pacto de sus ideas contundentes: en su discurso del 3 de
julio conmina al Congreso a declarar la independencia. A pro-
puesta suya una comisi6n de la Sociedad se traslada a ese
recinto para exigir la independencia absolute. Asi se abri6
el camino del 5 de julio de 1811. Asi nace la Primera Re-
p6blica.
En 1812 experiment la vivencia del primer fracaso:
Puerto Cabello. Miranda, anonadado, susurra una apostasia:
"La patria ha sido herida en su coraz6n". Capitula. Muere
la Primera Repiblica y sobre las sagradas cenizas parece
elevarse Bolivar; como el Ave F6nix. A partir de moment
tan crucial, el fuego sagrado estarA en su propio coraz6n.
El mismo afio invade por Cartagena, donde public un Ma-
nifiesto. cuya penetraci6n political y analisis social le anuncia
como el primer sociologo americano; planifica y realize la
fulgurante campafia del Magdalena y de seguidas la Admi-
rable; en el trayecto ha dejado un document terriblemente
concientizador: La Proclama de Guerra a Muerte. El sinusoide
estrategico le lleva a Caracas, donde es aclamado Libertador.
Nace la Segunda Repdblica.
Luego de victorias y fracasos intermitentes, luchando
contra el pueblo para el pueblo 3, muerde el polvo de la de-

3 No existia conciencia americanista; no existfa naci6n. Por ello
sefiala en Cartagena de Indias la necesidad imperiosa de "hacer
libres por la fuerza a los pueblos estipidos que desconocen el
valor de sus derechos".








rrota ante Boves. Cae la Segunda Repdblica. Intuye que la
revoluci6n tambi6n necesita propaganda. Las Artillas acojen
y apoyan sus proyectos. En 1815 describe la Carta de Jamaica;
document prof&tico que registra su conocimiento enciclo-
pedico y sus teorias sobre lo que habrfa de suceder en
Am6rica.
Luego..., la praxis. Siguiendo el plan preconcebido, in-
vade por Oriente con un esfuerzo emancipador que cultnina
en Angostura donde dicta la "Ley Fundamental de Colom-
bia". Es el 17 de diciembre de 1819. Esa, su gran obra,
es resultado del celebre discurso que ha pronunciado diez
meses antes, y que informa su pensamiento filos6fico-po-
litico.
Ha ejecutado un plan espiral creciente a fin de consolidar
la Colombeia4: ha realizado la campafia de BoyacA "ablan-
dando" los realistas de Venezuela y, seguidamente la de Ca-
rabobo, para consolidar la Nueva Granada. Precursor de la
geopolitica americana, sabia que el panamericanismo necesi-
taba un "heartland", es decir, un n6cleo motor: Consider6
que ese ndcled era Colombia.
A continuaci6n desencadena la campafia del Sur para
ampliar y redondear dicho nIcleo con los territories liber-
tados con la batalla de Pichincha. Necesita con urgencia jus-
tificar su filosofia political. En Guayaquil impone de sus in-
quebrantables prop6sitos al ilustre General Jose de San
Martin. Ya nada le detiene. Prosigue al Peru: Junin y Aya-
cucho le ven pasar cubierto de laureles victoriosos. Consolida

4 Nombre con el que Miranda bautiz6 al gran pais hispanoamericano
que pensaba libertar. Sus limits se extendfan desde el paralelo
44 en el hemisferio Norte hasta Cabo de Hornos, en el Sur (ex-
clufa Brasil y algunas Antillas). No pudo lograrlo. Su proyecto,
denominado Incanato, quedarfa prendido en la mente del Li-
bertador, quien, luego de grandes sacrificios, pudo activarlo y
proyectarlo a la posteridad.








la Independencia de aquel pals y crea Bolivia, a quicn da
una constituci6n. En ella insisted en el leit motiv que le ha-
bia rechazado antes el Congreso de Angostura: la necesidad
insoslayable del Poder Moral.
Subyacentemente desarrollaba su ideal panamericanista
dando calor al Congreso Anficti6nico de Panama, el cual,
convocado antes de Ayacucho, confirm su vision futurista,
es decir, su capacidad geopolitica; sabia que al discurrir del
tiempo se hacfa mas apremiante, equilibrar las fuerzas con-
tinentales y, por extension, las del mundo.
Bolivar, pues, habia ido mis alli de los hombres; la
gente comienza a perderse en su perspective: la ceguedad
de un largo dia disolveri Colombia, motor inm6vil de su
suefio. El hijo de su intelecto y alter ego de su gloria, el
Gran Mariscal de Ayacucho, es sacrificado en Berruecos 5.
El Libertador quiere irse de America; sus hijos le han aban-
donado. Siguiendo la ruta del dolor llega a Santa Marta,
pero no tiene fuerzas; las ha dado todas...
El 15 de diciembre describe su Ultima Proclama, que es
una oraci6n: la Oraci6n del Padre de la Patria. Muere per-
donando a sus enemigos. Era el 17 de diciembre de 1830.

5 El Libertador dirigi6 al espiritu del Gran Mariscal de Ayacucho,
estas frases lapidarias que debieran grabarse en la tumba que
espera sus restos en el Pante6n Nacional.
"Sucre!
La bala cruel que te hiri6 el coraz6n
mat6 a Colombia y me quit la vida...
Como soldado fuiste la Victoria
Como vencedor la Clemencia
Como magistrado la Justicia
Como amigo la Lealtad
Como ciudadano el Patriotismo.
Para tu Gloria... Lo tienes todo ya.
Lo que te falta s6lo a Dios corresponde dar".













He sido victim de mis perseguidores,
que me han conducido a las puertas
del sepulcro.
Yo los perdono.
Sim6n Bolivar


ECCE HOMO

Empero, algunos perseguidores del Padre de la Patria
pretenden seguir conduci6ndolo a las puertas del sepulcro
en el coraz6n de los Americanos; el impulso del Mal, de-
sencadenado por el sistematico antitestimonio de los Anti-
Cristo, persiste insensatamente en el pecho de quienes no
quieren soportar, sobre sus hombros, hoy y, sobre sus ce-
nizas, mafiana, la responsabilidad hist6rica de mantener y
continuar sus obras.
Cuantos de nosotros, en el mejor de los casos, hemos
cometido pecado de omisi6n: hemos visto y callado -nuevos
Judas- como le han vituperado. y negado; y ocultando la
verdad por conveniencias, hemos enterrado su nombre en el
olvido; hemos callado la negligencia de quienes deben di-
fundir la Verdad revelada; y negado orientaci6n a las classes
mas urgidas; y calumniado, desencadenando injustamente ca-
denas de escindalo y calamidades institucionales; y perma-
necido. ciegos ante la traici6n e ingratitud de quienes debe-
mos a 61 la sagrada investidura de la nacionalidad y, ulti-
mamente, sus enemigos gratuitous.
"Nadie es grande impunemente" y, por tanto, tuvo el que
pagar con creces el pecado sibilino de columbrar la poste-








ridad americana; poseido jinicamente por el Dios de la Co-
lombeia, pudo. ver el destiny de los pueblos libertados; pero
6stos, olvidando los postulados heredados, ebrios de pre-
potencia econ6mica, unos, y ausentes de derechos, otros, cons-
tituirian los polos del mAs execrable espectro: la injusticia
social... Hacer respetar la Verdad y difundir socriticamente
la luz entire las sombras de las anticatacumbas representadas
por los nuevos enemigos de Dios, traducia desenmascararles
intenciones aviesas y frenarles los impulses satinicos con-
centrados en sus Tanos. Tuvo que pagar po.r ello: le seria
cobrado el indescriptible precio de una represi6n incredible:
el atentado setembrino, el oscuro desconocimiento, el ostra-
cismo, la lenta agonia y la inmerecida muerte; el aire de
abandon. que respira en Santa Marta recuerda la amargura
del Gdlgota; y su Ultima Proclama, la aceptaci6n filos6fica
de la cicuta ateniense. Y para colmo, el olvido. .. Oh! Dios;
Oh! Justicia; Oh! Caridad 1
















1 22. Tus enemigos se avergonzardn
Y la carpa de los malvados desaparecerd.
(JOB, 7-9)










PROLOGO


La obra que brota de la pendola del Coronel Jacinto
R. Perez Arcay, es un aporte para el studio de la
vida y de la obra del Libertador. Contiene nuevos atis-
bos y nuevas perspectives en la contemplaci6n y el
andlisis del pensamiento del caraqueno inmortal. Es
fruto del trabajo paciente y laborioso de un Oficial,
que ha consagrado su energia en entender y hacer
entender, parte de lo much que podemos encontrar
en la ocednica dimension que caracteriza el mundo ideal
bolivariano.
El Coronel Ptrez Arcay hace que su mente imprima
a su mano tal pasi6n y energia que su obra brota como
los veneros de mi montana andina: con vigor y limpi-
damente cristalinos... Con el correr del tiempo la obra
de Pirez Arcay tambien se vestira con otra virtud del
torrente: la fuerza: Fuerza que se la comunicaremos
los lectores y amantes de lo que entrafa la condicion
de guerreros.
El vigor, la limpieza y la. fuerza de la obra de Perez
Arcay deben ser explotados convenientemente por los
oficiales de las Fuerzas Armadas, como maestros que
somos en servicio permanente, para comunicarlos a
nuestros familiares y subalternos en la tarea national
de construir a Venezuela tal como lo anhelo el Padre
de la Patria.
La accion del Coronel Ptrez Arcay no causa sor-
presa pues jams ha sido raro advertir cdmo los mili-
tares venezolanos -de todos los tiempos- se han
acercado al h6roe, deseosos de identificar su proceder








con la doctrine del genio. Hoy luce que para las gene-
raciones actuales, y para las que han de venir, el ideal
bolivariano significa un recurso de proyecciones incalcu-
lables. Bolivar es un hombre frutal, una fuente inago-
table; la mejor que tenemos, para acicatear, mejorar
y moldear nuestra conduct.
Las Fuerzas Armadas de Venezuela, desde su mis-
mo nacimiento -el 5 de julio de 1811-, ano tras
aino. se han venido superando. Nuestra oficialidad de
modo general siempre ha acogido las ideas de perfec-
cionar el instrument military y entiende que la tinica
senda es la capacitaci6n de los cuadros en todos sus
niveles. Este deseo de superacidn emprendido con el
valor tipico de nuestra gente le han comunicado a la
mayor parte de los oficiales la solidez como profesio-
nales y la orientaci6n en los diferentes campos del sa-
ber, lo cual favorece la comprensi6n y soluci6n de los
problems de mando y la cooperaci6n a las autoridades
legitimas que deben prestar los oficiales en servicio ac-
tivo, en razdn de las funciones de cardcter ptiblico que
les correspondent.
Bolivar fue, es y seguird siendo el guia a quien
debemos respetar y seguir. El es nuestro faro mds in-
tenso. El movimiento bolivariano va alcanzando en el
mundo un desarrollo cada vez mayor. Hoy se aprecia
en paises de idiomas y psicologias distintos a los nues-
tros, la existencia y funcionamiento de sociedades boli-
varianas que realizan una labor ejemplar. Para mencio-
nar sdlo un caso, se recuerda con afecto que en el
V Congress Internacional de Sociedades Bolivarianas
celebrado en Panamd en 1976, como parte del progra-
ma de los actos conmemorativos del sesquicentenario
del Congreso Anfictidnico de Panama, estuvieron pre-
sentes alli 186 delegados de 23 paises de America y








Europa. El president de la Sociedad Bolivariana de
Alemania, senior Ernesto Krieg, al dar cuenta de que
habian sido fundados centros bolivarianos en aquel pais,
con un numero de militares que sobrepasaban toda pon-
deraci6n, afirm6 enfiticamente: "Nosotros estamos con-
vencidos en Alemania de que el destino de los pueblos
latinoamcricanos, se encuentra estrechamente ligado a
las ideas del Libertador y de que sdlo estas ideas se-
rdn capaces de salvar a estos pueblos de los peligros que
los rodean, amenazados como se encuentran permanen-
temente por potencias muy dificiles de doblegar". eQuc
expresidn encierra mayor claridad? .. el sefor Krieg
ratific6 en el VI Congreso Internacional de Sociedades
Bolivarianas celebrado en Buenos Aires en 1978 su
aserto.

La sentencia de Marti sigue vigente. Todavia Bo-
livar tiene much que hacer en America. Esto se ve y
se palpa a diario, sobre todo a traves del vigoroso y
generalizado movimiento de integraci6n latinoamerica-
no, que hoy ocupa la atenci6n de los pensadores, de
los estadistas y de los soci6logos del continent y que
constitute tema obligado de los congress internacio-
nales que se celebran. Movimiento &ste que se basa en
forma expresa y categ6rica en las ideas universalmente
aceptadas del Libertador. No hay ninguna exageracidn
al decir que el padre del panamericanismo, el precursor
y el mis fandtico y consecuente y tenaz defensor de la
integraci6n de los paises latinoamericanos, fue Bolivar.
Si, l1 fue el hombre que cultiv6, propagd y defendio
dicho ideal, hasta limits impredecibles. La negacidn
de esta aseveracidn seria negar la existencia de nuestra
galaxia.
La obra del Coronel Perez Arcay -escrita con una
innegable y profunda devocidn bolivariana- es un en-







sayo de intcrpretacidn de lo ocurrido en Venezuela a
partir de los dias genesicos de nuestra independencia;
el jerarquiza y coloca en sus justas dimensions la em-
presa que se realize entonces al amparo de las armas
patriots; bajo la direccidn supreme del Libertador,
el genio tutelar de la guerra; el hombre que se adelant6
en llevar a la prdctica el axioma: "en el cerebro la
idea y la bala en el fusil". .. Pero, a la vez P&rez Ar-
cay, le concede una especial importancia a todo cuanto
vino despues, especialmente a la Revoluci6n Federal,
que al igual que la Guerra a Muerte, sacudid las es-
tructuras sociol6gicas de nuestro pueblo hasta en sus
bases mas hondas. Esta obra contiene pdginas tan bien
logradas, como las que dedica a evocar nuestra Bandera
y a exaltar las virtudes insoslayables del honor military.
El Coronel Perez Arcay, como de costumbre, conmueve
y desata en los militares la felicidad de ser soldados,
marines, aviadores o guardias nacionales.
La obra de Perez Arcay obliga, por su calidad y
sentir patridtico, a que todo Oficial de las Fuerzas Ar-
madas le dedique un moment de su tiempo a su
lecture.


LUIS ENRIQUE RANGEL BOURGOIN


La Planice, 26 de octubre de 1979












INTRODUCTION


"No escondas lo que has escrito, porque
la hora del cumplimiento se acerca".
Apocalipsis, 22

Poseido por la fuerza superior que proporciona la lec-
tura de nuestra magna historic, he sentido, imperiosa necesi-
dad de comunicar estas reflexiones -juicios criticos- que
en torno a los pensamientos del Padre de la Patria comenc6
a interpreter y a escribir desde Cadete. Si con ello -que
me parece insuficiente para expresar mi profunda admiraci6n
y amor filial- lograre inducir a un solo compatriota a querer
un poco mis a Venezuela, daria por cumplido el cometido.
Al margen de la pasi6n del soldado por su historic y por
sus forjadores, he tratado de ser respetuoso de la verdad
con el prop6sito de que estas meditaciones sobre el Liberta-
dor puedan servir de estimulo a quienes pretendan seguir
nuevos caminos. Yo se que no es tan faidl conseguir sende-
ros que permitan enviar mensajes a la Patria. ;Resulta tan
dificil seguir la huella de aquel pasado grande, inmarcesible,
al trav6s del sinusoide del present empequefiecido, desvir-
tuado en su pasaje hacia el future! Desde luego que esa
abstracci6n que Ilamamos present se ha venido a menos
por la ceguedad de quienes, desde topes piramidales diversos,
no han sabido conciliar sus compulsiones con los postula-
dos dejados por el fundador de este pais; y no tanto por su
violaci6n como por los estimulos que sus ejemplos desenca-
denan haca la deshonestidad moral que embarga a la na-
ci6n.








Estas palabras del Libertador, pronunciadas en Angos-
tura en 1819, parecen escritas para los legisladores de hoy:
"Uncido el Pueblo Americano al triple yugo de la ig-
norancia, de la tirania, y del vicio, no hemos podido adqui-
rir, ni saber ni poder ni virtud. Discipulos de tan pernicio-
sos maestros, las lecciones que hemos recibido y los ejemplos
que hemos estudiado, son los mas destructores. Por el en-
gaiio se nos ha dominado mas que por la fuerza; y por el
vicio se nos ha degradado mas bien que por la superstici6n.
La esclavitud es la hija de las tinieblas; un Pueblo ignorante
es un instrument ciego de su propia destrucci6n: (...).
Un pueblo pervertido, si alcanza su libertad, muy pronto vuel-
ve a perderla porque en vano se esforzarin en mostrarle que
la felicidad consiste en la prActica de la virtud: que el im-
perio de las Leyes es mis poderoso que el de los tiranos,
porque son mis inflexibles, y todo debe someterse a su
bendfico rigor: que las buenas costumbres, y no la fuerza
son las columns de las leyes: que el ejercicio de la Justicia
es el ejercicio de la libertad. Asf, Legisladores, vuestra em-
presa es tanto mis improba cuanto que tennis que constituir
a hombres pervertidos por las ilusiones del error, y por in-
centivos nocivos. La Libertad, dice Rousseau, es un alimento
suculento, pero de dificil digesti6n".
Bien dijo Martf: "Bolivar tiene much que hacer todavia
en America", lo que traduce que la teoria del fundador de
estos pauses no debe quedarse, por nuestra ceguedad, en el
frfo estatismo de la potencia, sino que al fuego de las pa-
labras debemos hacerla cristalizar en actos concretos que
permitan lograr los objetivos que 61 sofiaba. A la consecu-
ci6n de esos fines y no a otros, he querido ayudar interpre-
tando algunas areas de la vida del Libertador que han sido
poco estudiadas y cuyo anilisis descubre poca penetraci6n psi-
col6gica por parte de quienes estabamos obligados a teorizar
sobre ellas para acrecer el cuerpo de conocimientos de algunas








disciplines que, como la Geopolitica, coadyuvan al manteni-
miento de la vida de los Estados.

En torno a ello queremos insistir en el hecho de que
hemos observado con angustia nuestra march a espaldas del
tiempo. Desconocemos ]a vision jrnica que debemos tener
como Estado que pretend ser libre para siempre, como
ordena la Constituci6n. Claro; el oro negro, que lo corrom-
pe todo, y los millones de inmigrantes que vienen por 611,
han trastrocado el centro de gravedad de nuestra nacionalidad,
forzindolo a salirse de la base de sustentaci6n representada
por nuestro sagrado territorio; vale decir, estamos perdiendo

1 Pafses organizados como los norteameric:nos y los europeos han
demostrado sociol6gicamente que s61o la inmigraci6n discriminada
result favorable a su dcsarrollo. En consecuencia, cuando la han
concebido en sus planes nacionales de gobierno, lo que han hecho
es trasladar y ejecutar, por analogfa cientifica, lo que sabiamente
realize la Madre Naturaleza en el process de evoluci6n de la vida
en el planet: la Seleccidn Natural para la sobrevivencia, tal como
la entreviera el naturalista Lamarck y la comprobara el sabio
Darwin. Por tanto, si deseamos conservar la vida future en la
Tierra perteneciendo al Estado venezolano (y no como ap:itri-
das, miembros de un antiguo Estado que se llam6 Venezuela,
infcuamente desmembrado), debemos ejecutar en la political de
inmigraci6n lo que en sociologia se denomina Concepto de Nd-
nzero Optimo, tanto en terminos cualitativos como cuantitativos.
En funci6n del diagn6stico que ofrece la realidad venezolana,
es saludable aplicar a la inmigraci6n una mayor cualificaci6n y
una menor cuantificaci6n, sin olvidar, de paso, que la celidad
no esti determinada por la instrucci6n de los hombres, sino por
su formaci6n moral, por su educaci6n y grado civilizatorio. Nadie
duda que los valores culturales relacionados con la corrupci6n
administrative que pareciera embargar irreversiblemente al pais,
han sido incorporados desde afuera en circunstancias en que los
connacionales han carecido de antidotos adecuados que opener
a la enfermedad social. A la variable end6gena de una relative
inmadurez national se afiadi6 el hecho de que no ingres6 al
pafs la elite cultural y civilizatoria correspondiente que equili-
brara la acci6n pat6gena social importada.







el amor por los simbolos patriots, la veneraci6n por nuestros
mayores y la confianza en el porvenir. Desorientados dentro
de esas traicioneras brumas, el equilibrio de la paz lo hemos
obtenido muchas veces a costa de los mejores hombres que,
iluminados, fueron extinguidos para que pudieran aparecer
los contornos de los que se mueven en las sombras de las
pasiones subalternas; todo dentro de una madeja de com-
ponendas, product a su vez, de estrategias foraneas que
descubren la intenci6n de mantenerse en el poder a cual-
quier precio: a ellas nos hemos plegado ciegamente ...
De alli que, en oscuras circunstancias que resultarian
deplorables para el logro de los fines del Estado, fueron
arrollados por la vorigine de la ceguedad hist6rica tantos
hombres necesarios a su permanent evoluci6n. Y paralela-
mente hemos visto c6mo, en forma incredible, se han ido colo-
cando valores subalternos sobre los espirituales. Tal con-
ducta pareciera estar motorizada por el impulse del Mal.
Desde luego que por sus efectos es casi criminal, pues con-
duce a la destrucci6n del Estado: la fuerza negative desa-
rrollada origin y motoriz6 el Anti-Bolivar, el anti-espiritu
national cuyos efectos son exclusivamente materials; por ello
no es de extrafiar que s6lo nos hayamos ocupado de la na-
cionalizaci6n del petr61eo y del hierro, que son perecederos,
pero no del hombre inmortal national que ha sido absoluta-
mente olvidado. Esto es particularmente grave en circuns-
tancias en que por nuestra ubicaci6n geopolitica y tenencia
de riquezas materials, hoy negatives, hemos sido peligrosa-
mente penetrados por intereses forAneos disfrazados de
amorr" por Venezuela 2. La conjunci6n de estas variables,
2 "Hoy, la inmigraci6n indiscriminada, por sus efectos, es casi cri-
minal. No nos engafiemos. Es un suicidio conceder derechos po-
liticos a quienes vienen en busca del product del estiercol del
demonio, a personas que no tienen conciencia para con la patria.
Necesitamos desarrollar urgentemente la idea de Estado y con-
solidar el espfritu national en torno a nuestra genealogfa arrin-
conada"J. Perez Arcay. La Guerra Federal. Edit. CGnesis. 1977,







en cadenas de causes, conduce a la perdida territorial.
Permitaseme explicar esta paradoja: La premisa de las
desigualdades humans, la infinitud de necesidades y la es-
casez de bienes para satisfacerlas, concluye en enfrenta-
mientos dicot6micos que explican la sobrevivencia de los mis
capaces sobre las cenizas o el sometimiento de los menos ca-
paces (Ley de Selecci6n Natural). Correlativamente, si en un
enfrentamiento el polo de los mas capaces esta poseido de la
improbidad (por inmigraci6n indiscriminada), el resultado
es desastroso para el polo que represent a la nacionalidaa
como un todo, pues carente de madurez hist6rica, no tiene
antidotos suficientes para contrarrestar dicha improbidad. Y,
por extension, la separaci6n econ6mica inherente al process
original, al discurrir del tiempo, sentimientos opuestos en am-
bos polos de la dicotomia social que, paulatinamente -al
igual que estalactitas y estalagmitas- se van incorporando
a sus respectivos inconscientes, dando lugar a reflejos con-
dicionados que, al transmigrarse de generaci6n en generaci6n,
desarrollan complejos de classes socioecon6micas -opresores
y oprimidos- que a6n persisten en el mundo. Ergo, cuando
el impulse de libertad es reprimido por barreras originadas
en aquellos reflejos derivados del sometimiento, se original
el coniplejo de clase que traduce anormalidad patol6gica.
Y este process evolutivo, que explica la dialectica de los
hombres y grupos sociales de un pais dentro de sus fronteras,
puede afectar tambidn al grupo social mayor, a la Naci6n,
que es como decir el Estado, pues constitute su element esen-
cial por antonomasia. Claro, si el enfrentamiento afecta recu-
rrentemente el campo de fuerza de la naci6n en sus relaciones
con los demis, del process dial6ctico un Estado desarrollar4
complejos de superioridad, y otro los de inferioridad; y luego
-cuando no consigan suficientes bienes paar ambos-, la
amenaza de la guerra o la guerra misma diri a quien corres-
ponde salir mutilado territorialmente. Esto ha sido hist6ri-
camente inexorable y, por tanto, debemos promocionar el
pragmatismo hist6rico, vale decir, columbrar y seguir buenos
31








caminos (objetivos y fines nacionales), evitando aquellos que
conducen al debilitamiento del espiritu national3. No de-
bemos ser indiferentes a la suerte de Venezuela.
El Estado require, pues, de autenticidad; acendramiento
de sus valores hist6ricos y culturales que le permitan sobre-
vivir a las presiones dominates desencadenadas estratdgica-
mente desde afuera; s61o asf podra autorrealizarse sin menos-
cabo de la gloria del Libertador, de su dignidad y prestigio
hist6ricos. De no ponderar las consecuencias que original la
indiscriminada dependencia tecnol6gica, cultural y civiliza-
toria, seremos absorbidos por otros pauses sin darnos cuenta,
entonces, de ello; y, el colmo, nosotros mismos serfamos
la causa eficiente de lo que terminaria en irreversible des-
membraci6n de nuestro territorio. Esto se explica asi: al
ser absorbidos por sistemas de valores de otros Estados,
no perdemos la vida biol6gica pero sf la hist6tico-cultural,
pues en tal sentido estarfamos identificados con esos Esta-
dos transculturizadores. La consecuencia inmediata es la
imposibilidad de mantener la integridad territorial dentro

3 Todos los pauses estin en el derecho de defender su autenticidad.
El grande e inmortal tribune Jorge Eliecer Gaitin pensaba asi
respect del nacionalismo colombiano:
"Se equivocan si creen que esta raza colombiana la pueden ba-
rrer; que nos hablen de esto los candidates de la oligarqufa. A los
pueblos no se les puede robar el sentido de su nacionalismo, en
cuanto el nacionalismo no sea agresivo, no sea repulsi6n del ele-
mento extranjero que debe ser fraternalmente acogido entire no-
sotros, en cuanto venga a prestar sus beneficios; en cuanto no sea
agresi6n al extranjero que afortunadamente nosotros no podemos
realizar, pero en cuanto sea estimulo de nuestra propia raza, ve-
neraci6n de nuestras tumbas, porque eso no es lenguaje dema-
g6gico ni ret6rico; pues los hombres que hemos cruzado univer-
sidades sabemos que el hombre es como las plants, que la plant
da frutos y flores no por la plant misma,sino por el surco y la
tierra donde ha prendido, y que el hombre y un pueblo no pue-
den ser grandes ni fuertes sino en raz6n de las tumbas donde
tienen alimento para su future.







de un territorio cuyos grupos culturales y socioecon6micos
perdieron la identidad national al irse detrAs del magnetismo
de los valores de otros pauses. La consecuencia de esta conse-
cuencia es la entrega territorial.
Para confirmar nuestro aserto leamos a Federico Ratzel:
"Si en el territorio de un pueblo penetra uno mis
fuerte, entonces 6ste se apodera del territorio y lo presiona
de tal manera que el primitive ocupante pierde su agarre al
terreno y desaparece (por ejemplo: los tasmanios; muchas
tribus indigenas). La superioridad de un pueblo sobre otro
se materialize en el espacio, al que ripidamente ocupa, ex-
plota, aprovecha, acelerando estos process; y como la su-
perioridad siempre es privativa de las cultures superiores,
6stas desplazan a las inferiores.
Por eso el ascenso y la desaparici6n no afectan sola-
mente a los pueblos, sino que involucra tambi6n a las cul-
turas y a las circunstancias espaciales, por lo que la proble-
mAtica del espacio domina toda la historic" 4. (C6mo no re-
lacionar estas palabras con alguna pacifica invasion? (C6mo
no ver desaparecer la plataforma meridional bajo nuestros
pies e incorporarse a otra frontera? UC6mo no sentir pun-
zante dolor en el poniente y tierra movediza en el oriented?


Al recoger los postulados que nos deja el studio de la
historic del Padre de la Patria hemos querido utilizar la his-
toria como Maestra de la Vida; como ciencia que nos per-
mita comparar al pasado como causa, con el present como
efecto; s6lo asi podremos dilucidar las cosas en las cuales
hemos fallado para corregir nuestro camino future. En este
orden de ideas la obra pretend ser una semblanza coyun-
tural del pasado bolivariano con los ideales del present, y
persigue, a travis de su comunicaci6n, realizar tomas de

4 Ratzel, Kjellen y otros; ob. cit., p. 33.








conciencia en torno a la que hemos sido, a lo que somos
-rebuscando socrAticamente nuestra interioridad- y lo que
debemos ser, en funci6n de lo que fuimos. No debemos
olvidar que la obtenci6n de la libertad americana requiri6
el concurso y sacrificio de una pleyade de hombres a cuya
cabeza fulguraba el Paladin sin miedo. Debemos recorder,
como decfa 61, que "un pueblo pervertido, si alcanza la li-
bertad, muy .pronto vuelve a perderla; porque en vano se
esforzartn en mostrarle que la felicidad consiste en la prac-
tica de la virtud; que el imperio de las leyes es mas poderoso
que el de los tiranos, porque son m6s inflexibles, y todo debe
someterse a su ben6fico rigor; que el ejercicio de la Justicia
es el ejercicio de la Libertad" 5.
Realizar una semblanza entire las proyecciones que ha
dejado la teorfa bolivariana y la realidad present, result
siempre dificil, tanto por el esfuerzo que implica el seguirlo
en sus tremendas penetraciones filos6ficas, como por los em-
barazos que require el despojarse de propias subjetividades
para objetivizar el present.
iQu6 de grande habri sido Bolivar, que result tan di-
ficil escribir sin endiosarlo! iQu6 dificil result escribir so-
bre el present sin tener que criticarnos! Si no, que lo digan
los ardientes desgastados guijarros del camino abierto, con su
pecho desde el Orinoco hasta el Potosf; los crecientes valles
de los rfos a costa de las desmoronables y cansadas cumbres!
iQue lo digan las mil veces borradas paredes de las
injustas cArceles o la elocuencia del silencio de la inmensa
extension de la necr6polis! iQue lo digan los que han ca-
minado "sin camino y sin nombre", saboreando el duro y
amargo pan del ostracismo! ;Que lo diga, en fin, la historic
patria!


5 Bolivar, "Discurso ante el Congresp de Angostura".








Este no es un trabajo de ret6rica narrative sobre el Li-
bertador: flaco servicio harfamos al espfritu inmortal del
hombre que no aspir6 a otra gloria que a la consolidaci6n
de las patrias que habfa forjado. Si dejamos enclaustrada su
obra en el pasado, el present no serfa mis que un compare
timiento estanco desde el cual no alcanzariamos a prefigu-
rar el future. Digamoslo de una vez: la ausencia de vision
jinica en la direcci6n de los Estados traduce, por extension,
ausencia de filosoffa political y, por tanto, imposibilidad de
sefialar el verdadero norte franco de un pais.
Aterrados ante esa horrible pesadilla --o realidad?-
hemos querido escribir, no para vivir de la vida del Liberta-
dor, sino para ayudar en la magna empresa de resucitarlo en
nuestras mentes y poder, asf, proyectar su inconclusa obra
intellectual. iCuinto bien traducirfa para su patria, integrar
a los clhsicos poderes de Montesquieu, que hoy sustentamos,
el Poder Moral que sofiara en Angostura!
Revisando la teorfa bolivariana que impregn6 de libertad
la historic de America, hemos tratado de interpretarla en
su contenido filos6fico social, pues a pesar de que no cris-
taliz6 con todo su esplendor, hizo possible aquella historic
y, por tanto, para darle continuidad, debemos examiner a
conciencia sus exactas races. La proyecci6n de esa teoria,
por la profunda penetraci6n filos6fica del Padre de esta pa-
tria, tiene y tendri aplicaci6n a despecho de obsticulos per-
turbadores, principalmente la transculturaci6n indiscriminada.
En efecto, la sensibilidad geopolftica que de 61 hemos deri-
vado permit percibir la aplicaci6n de factors estrategicos
motorizados por political forineas -herederas de las que
nos colonizaron durante aquellos "trescientos afios de calma"
de que hablaba Bolivar- que pretenden penetrar nuestra
autenticidad y cambiar nuestra fisonomfa.
Para llenar estos cometidos ha sido necesario abordar al-
gunas Areas virgenes del inagotable cuerpo de conocimientos








que se desprende de postulados, teorias y reflexiones, tan
diversas como coherentes, del Libertador. Asi, de lectura en
lecture, relacionando ideas y asociando concepts, hemos
llegado a las fuentes de ciertos principios que le orientaron
en el desarrollo de parte de su filosofia political que, entire
otros aspects, abarc6 areas de la geopolitica y de conoci-
mientos generals sobre las bases psicosociales y morales de
los derechos del hombre.
Una sola frase del Discurso de Angostura confirm nues-
tro aserto: "La naturaleza hace a los hombres desiguales en
genio, temperament, fuerzas y caracteres6. Las leyes corri-
gen esta diferencia porque colocan al individuo en la sociedad
para que la educaci6n, la industrial, las artes, los servicios, las
virtudes, le den una igualdad ficticia, propiamente llamada
political y social (...) Yo abandon a vuestra soberana de-
cisi6n7 la reform o la renovaci6n de todos mis Estatutos
y Decretos; pero yo imploro la confirmaci6n de la Libertad
absolute de los esclavos, como imploraria mi vida, y la vida
de la Rep6blica" 8.
En base a las areas precitadas hemos concebido la obra
en sendos capitulos que a nuestro juicio abarcan reflexiones,
conjeturas y studios de la extensa obra del Libertador, al-
gunos de los cuales no han sido aun abordados seriamente.
Correlativamente hemos tratado de aplicar en nuestro
studio el relativismo cultural a fin de apreciar el pasado
6 Bolfvar alude la calidad de inica que tiene la personalidad; igual-
mente design ciertos factors de 6sta, en concordancia a lo que
ulteriormente haria Nicola Pende en su studio de la Piramide
Tetra6drica de la Personalidad.
7 Se refiere al Congreso.
8 La abolici6n de la esclavitud como base tedrica del establecimiento
de la igualdad, y el sancionamiento jurfdico de esta para regular
las tendencies de la persona humana dentro de un orden social,
constituyeron el leit motiv del Libertador en sus luchas por los
Derechos Humanos.








en forma objetiva y poder extrapolarlo al future con sus
verdaderas dimensions. Esto, asociado a las ensefianzas que
nos deja la vision del pasado, son las unicas justificaciones
que tiene el studio de la Historia como discipline cien-
tifica.

Bolfvar mismo decia:
"Un vasto campo se present delante de nosotros, que
nos convida a ocuparnos de nuestros intereses; y bien que
nuestros primeros pasos hayan sido tan tremulos como los
de un infante, la rigurosa escuela de los tragicos sucesos ha
afirmado nuestra march habiendo aprendido con las caidas,
d6nde estin los abismos; y con los naufragios, d6nde estin
los escollos".
Despu6s de evidenciar, pues, los hechos cumplidos del
pasado bolivariano y la pretensi6n de poder analizar obje-
tivamente el present, he sintetizado este trabajo con la es-
peranza de que pueda servir de alerta a los desprevenidos,
a la vez que de mensaje hist6rico para el future; de reafir-
maci6n en los 'sagrados prop6sitos de lucha por la justicia,
y de confianza en el ser venezolano y, concretamente, en
una organizaci6n military que lo ha dado todo cuando lo
ha tenido que dar y que, de ser necesario, sus soldados se-
rian acreedores, como otrora, a la CRUZ DE LIBERTA-
DORES, y de arengas similares a 6sta de Bolivar que per-
siste todavia, trascendente en los espacios y en los tiempos:
"iSoldados! Lo que se ha hecho no es mas que un pre-
ludio de lo que pod6is hacer. Preparaos al combat, y contad
con la victoria que Ileviis en las puntas de vuestras lanzas
y de vuestras bayonetas" 9


9 Sim6n Bolivar. Obras Completas. Proclama a los Bravos del
Ejercito de Apure. Biblioteca Sim6n Bolivar. Tomo VIIII, p. 326.















REPUBLICAN DE VENIlo.' I
ACADEMIA MILl 'T,
DIVISION ACADEMl
Toxto W __. iq w I pq I ..g.pCIecio

-, .-r&VACIONES
I. Esti: partenece al Institut'r
delbp, wec ck-uelto a la terrnirt,
del owSTio.
2. C?', prohibido oscribir oi.
n~ 6, htcers rizstbilea r
brava~dos n-a.,~ M Wt 4vi,

3. La Divisit tn t-~e* v e ttc
de hacer J&srcntar- su pxv:oic si
m enor, et v k en bumn asts06, f4e
oonservaci"in.





















CAPITULO I


El Espiritu de la Patria


LEY DE BANDERA,
ESCUDO E HIMNO NACIONALES
De los Simbolos de la Patria
Art. 1.-La Bandera Nacional, el Es-
cudo de Armas de la Repiblica y el
Himno Nacional son los simbolos de la
Patria, y deben ser venerados por todos
los venezolanos y respetados por los
ciudadanos de los demAs pauses.





















ffi8uucA as VOW11VOA
ACADEMIA MkAIY ik

fe 5f ON Ae. Nca PtI~ t k
3fSER VAC1QlW4.
1, Este rexto pi~rtomg# at losp,
ieobe ser &avuelfF o
l CursM.





Bi I
~m~p~~tk. Sni~r(' ~it.~~. .z;:it~












A MANERA DE EXEGESIS


Los simbolos, o Sefial de sefiales, como los designara
Ivan Ptrovitch Pavlov, forjan en el hombre los m6s persis-
tentes reflejos condicionados en torno a las cosas que repre-
sentan sus ideales. A nivel de la Patria, estos son:, la BAN-
DERA, el ESCUDO y el HIMNO. Ellos marcan un tatuaje
indeleble en el inconsciente de la persona y, en consecuen-
cia, el sentimiento generado discurre en lo profundo, deba-
jo de la barrera de lo consciente, fuera del campo de acci6n
de la voluntad de la persona.
La Bandera, el Escudo y el Himno, con esa significa-
ci6n spiritual, representan s61o a la Patria que los produjo y
a nadie mis; por tanto, como la madre, no puede set mas que
una. No es possible tender dos sistemas de simbologias ni tam-
poco dos Patrias, de la misma manera que no podemos tener
dos soles en nuestro sistema.
Un venezolano, por razones diversas, puede amar otro
pais, pero tal sentimiento es distinto a la pasi6n ardiente y
hegemonia posesiva del espfritu que insurge de la relaci6n
espacio-temporal al calor de la raza, del gregarismo como
expresi6n de la necesidad de sobrevivencia, y de la sociali-
zaci6n como motor vinculador del nacionalismo, factors es-
tos que le han determinado a former una comunidad his-
t6rica sobre una geograffa que habri de permanecer para
siempre tatuada en su mente y prendida en sus pupilas, y
de cuyo contact tiene marcada su vida biol6gica, psicol6-
gica y sociol6gica (literalmente y en sentido figurado). Y,
reciprocamente, el territorio y la naci6n hinse modificado
al contact de 61, guardando en su geograffa y en sus valo-








res sociales, respectivamente, lo que 61 les ha incorporado.
Consecuencialmente, geograffa y naci6n son reflejos parca-
les de su personalidad: ellos responderan a la naturaleza
univoca del Ser venezolano, a su voluntad y a sus ideales,
tienen de 61 la marca indeleble de su conduct y de sus
realizaciones.

El venezolano, por consiguiente, debe espiritualizar su
vida honrando los sfmbolos patriots, los cuales representan
el "patrimonio moral e hist6rico de la Naci6n forjado por
el pueblo en sus luchas por la libertad y la justicia y por
el pensamiento y la acci6n de los grandes servidores de la
Patria, cuya expresi6n mas alta es Sim6n Bolivar, el Liber-
tador", quien una vez express:

"En el dia no tengo mas miras que servir a Venezuela;
demasiado he servido a la America; ya es tiempo, pues,
de dedicar a Caracas todo mi conato, toda mi solicitud; por
Caracas he servido al Perd; por Caracas he servido a Co-
lombia; por Caracas he servido a Bolivia; por Caracas he
servido al Nuevo Mundo y a la libertad, pues debfa des-
truir a todos sus enemigos para que pudiera ser dichosa:
mi primer deber hacia ese suelo que ha compuesto mi
cuerpo y mi alma de sus propios elements, y que en calidad
de hijo debo mi vida y mi alma misma por mi madre (...)
La suerte de Venezuela no puede serme indiferente ni ain
despues de muerto; mi Patria, a quien adoro por encima
de todas las cosas".













EL ESPIRITU DE LA PATRIA


"He Ilevado siempre a la libertad en mi coraz6n;
no he existido mis que para ella; me basta ser
su amigo, sin preocuparme en parecerlo. Quienes
aman al pueblo por principios no son siempre los
que vociferan sin cesar".
Miranda

"Yo sigo la carrera gloriosa de las armas s61o por
obtener el honor que ellas dan: por libertar a
mi patria, y por merecer las bendiciones de los
pueblos".
Bolivar

iQu6 infinitamente grande es la historic de Venezuela,
que detras de las brumas de un pasado inmarcesible trae
hasta nosotros las portentosas imigenes de mil signos dis-
tintos! iCu~ntos simbolos turgentes de gloria se esconden
en sus piginas! iCuantos prohombres caminaron al martiro
logio y al holocaust para darnos la vida! iCuanta tierra
regada de sangre!
Los prohombres de esta tierra tan cargada de historic
gravitaron en torno a un faro de luz que les iluminaba los
senderos de un destiny superior y les daba esperanza y alien-
to metaffsico. Ellos, sublimados en dioses, volaban, prenda-
dos de un ideal, por encima de un scenario de fuego, sangre
y lodo; estaban posefdos de un espiritu rutilante, buscando
la perpetuidad idealizada en una simbologfa.
El primero de esos hombres, prendido su coraz6n con un
extrafio fuego sagrado, zarp6 de un puerto. un dfa. Se lla-
maba Miranda. El mar negro del Imperio espafiol no enco-







gi6 su coraz6n. El horizonte azul del mar Caribe se ondulaba
a lo lejos como una franja de bandera impossible; las noches
sucedieron a las noches: el crepfsculo nAutico matutino iba
borrando el negro manto de esas noches, apareciendo sobre
el espejo del azul el bello amarillo de un sol reverberante.
Debajo del azul, mas alli del talud continental, en las
profundas fosas abisales, estaba ya concentrada la sangre de
mis de trescientos afios de calma. Pero el odio no deja sino
odio: Los hombres de un pequefio pais situado al Norte de
esta America "combatirAn con furor en los campos y en los
pueblos interns hasta expirar o arrojar al mar a los que
insaciables de sangre y de crimenes rivalizaron con los pri-
meros monstruos que hicieron desaparecer de la America a
su raza primitive" 1
La tripulaci6n de Miranda no conoce su destino; niufra-
gos de la noche europea, arriesgan su libertad y sus vidas
en aras de la gloria, el prestigio y el honor; van atraidos
por la fuerza inexorable del magnetismo del bravo General
de la Revoluci6n Francesa. El "Leander" donde viajan va
dejando sobre el mar de Occidente una estela ondulante que
se hace bandera. Una sinfonfa de colors va surgiendo en la
mente del anciano impenitente al acercarse a la Isla La Es-
pafiola, la Isla de Col6n.
N~ufrago con esperanza se arroja al mar de nuevo; la
tierra firme de su patria es escudo que le espera. Ya ha te-
jido con la historic su bandera, ese misterio trascendente del
tricolor que jams seri humillado ni vencido. Con tr6mulas
manos que expian su angustia la iza en el mAstil. En esa su
Bandera vibra todo un pasado: En su flamear sonoro se adi-
vina el eco de la inclita proclama del hombre mutilado en
mil pedazos; se adivina el suefio de Jose Maria Espafia, cu-
yos miembros expuestos a lo largo de la costa nuevamente

1 Sim6n Bolivar; Carta de Jamaica.







ensangrentada, y en la Plaza Mayor, serin banderas flamige-
ras, levantadas al infinite como grito de protest ante la
violencia ilegitima de la Madre Patria.
El anciano precursor desembarca en la costa caquetia y
sobre el inmaculado oleaje tr6mulo de los m6danos clava la
ensefia y de seguidas el potente viento del Norte la levanta
con destiny hacia el cielo 2. De allf la tomar6 Bolivar y no
la soltara jams. A caballo de la historic, a lo largo de un-
espacio de llanuras y montafias infinitas la seguirA como se
sigue un norte y un destino.
Y asf la entregarA al future: comprendiendo el escudo y
comprendida en el himno. Y aquf esta, recogiendo entire sus
pliegues simb6licos de oro, mar y sangre, la suerte insospe-
chable del Prometeo.
Venezolano de siempre: La Patria no es viajera; es una
sola. Y una sola es la bandera. Esta es tu Bandera. Honrarla
es honrar a Tus Mayores. Ella constitute la llama profunda
de iluminaci6n que flamea en tu coraz6n cuando les recuer-
das. Al darle vida haces eco de inquebrantable fe en la
trascendencia de tu pasado hist6rico y de esperanza en un
destiny superior. Por tanto, tu Bandera no es ni deberd ser

2 Miranda era --dice Parra P6rez- "sencillamente defsta, apenas
cristiano, pero como politico no era ni enemigo del catolicismo
ni positivamente anticlerical; al contrario, sus proyectos consti-
tucionales comprenden una Iglesia del Estado, seg6n la opinion
de Rousseau, que fue repudiada por la Revoluci6n Francesa y
que Miranda crefa indispensable aplicar, particularmente en Ame-
rica espofiola; 61 veia funcionar en Inglaterra la Iglesia del Es-
tado y es indudable que este ejemplo segufa impresionindole.
Cuando conspiraba contra Espafia alidbase con los jesuftas expul-
sados. Su proclama a los "Americanos Colombinos", cuando de-
sembarc6 en Venezuela y excit6 a los pueblos a la revuelta, en
1806, estaba llena de previsiones para la religion cat6lica e invo-
caba con fervor para su empresa el apoyo de la Divina Providencia
y del Creador del universe".








nunca, un medio para la consecuci6n de intereses subalter-
nos; ella es un fin en si misma; es la sintesis del amor al
Libertador.
Venezolano: Esta, tu Bandera inmarcesible, es el manto
de iris que cubri6 las excelsas sienes del dominador de Los
Andes. Con ella, resucitada invencible, vo16 el Aguila Ame-
ricana hasta los hombros gigantescos del tiempo y del espa-
cio y toc6 con su cabeza milagrosa la copa infinita del fir-
mamento.
Venezolano: Esta Bandera es la misma que flame6 vic-
toriosa llena de p6lvora, sudor y sangre, en los campos de
Carabobo, BoyacA, Pichincha, BombonA, Junin, Ayacucho y
en las mil batallas dadas por la Libertad. Esta es la misma
Bandera que cubri6 rutilante y gloriosa como madre cari-
fiosa, la vergiienza de la camisa rota con que vistieron los
restos mortales del hombre de San Pedro Alejandrino, en
la tarde increfble del 17 de diciembre.
Esta Bandera es la misma que desde siempre ha flamea-
do en las fronteras, sostenida por las manos de acero de
soldados de hierro, descendientes de los libertadores. Qui&n
lo duda?
La idea subalterna y materialista del lienzo con tres sim-
ples colors deja de ser idea para transformarse en ideal
cuando al calor del coraz6n y del espfritu comienza a palpi-
tar la conciencia y sobre ella el Camino, la Verdad y la
Vida3, entonces la Bandera viviente se hace una estrella,

3 Los simbolos patriots constituyen una representaci6n suprarracio-
nal de las instancias psfquicas superiores del hombre, por opo-
sici6n absolute a las concepciones materialistas que expresan, se-
g6n Marx, que "el lienzo adquiere valor cuando es transformado
en mercancia, del mismo modo que el hombre adquiere carActer
carneril cuando se identifica con el Cordero de Dios". (El Ca-
pital; F.C.E. 1946; p. 19).







recostada sobre el firmamento infinite, detrAs y delante de
otros rutilantes luceros.
Esa eres t6, Bandera de Venezuela, Bandera de Miran-
da, Bandera de Bolivar y del mill6n de grandes. Al verte asi,
con vida, Bandera de Venezuela, desearfa tener la musa
virgiliana y la prosa de los grandes para expresarte en len-
guaje apote6sico y biblico la elevaci6n a que nos leva el
misterio de tu fascinaci6n. Quisiera decirte que eres el mis
grande gir6n de gloria; que en ti vive la segunda naturaleza
russoniana a travis del 6nico Emilio que hizo possible, a dis-
tancia, que los venezolanos seamos iguales hoy; decirte que
eres el sfmbolo mis expresivc, el verdadero inspirador del
segundo sistema de sefiales.
Queremos que t-i sepas que al desplegar tu aura ante el
viento no s61o te levas al himno contigo, no s6lo te vas
con tu escudo, sino que en alas del recuerdo te llevas nues-
tra mente recostada en tu historic.
Aquf estamos, pues, recogidos ante tf, como se recoge
un Ap6stol ante un temple.
Sabemos que t6 viste viviente a Bolivar. Prendida en
sus pupilas y sostenida por sus manos de profeta le acom-
pafiaste del Aventino al Chimborazo; desde el Orinoco hasta
el Potosi 4; del Delirio a Casacoima, desde La Puerta hasta

4 Finalizada la guerra en Ayacucho y fundada Bolivia sobre la auto-
determinaci6n del pueblo Altoperuano que decidi6 independizarse,
el Libertador quiso realizar en aquellas lejanas regions algunos
actos que traducirian gran significaci6n. Uno de ellos consisti6
en remontar las cumbres de plata del Potosi, como testimonio
de su elevaci6n por encima de lo material y de su acercamiento
a Dios.
Rodeado de un augusto sdquito que inclufa la Delegaci6n de
Buenos Aires iz6 las ensefias libertarias, jirones de gloria de las
naciones libres de America. Alli le oyeron susurrar estas palabras
conmovedoras: "La gloria de haber conducido a estas frigidas
regions nuestro estandarte de libertad, reduce a nada los teso-
ros de Los Andes'.







el Alto Peru. Ti y 61. El y tui. iQu6 largo y dificil el ascen-
dente y casi inaccesible camino fatigante! iCuinta apoteosis
en el triunfo! Pero al regreso, despu6s de libertada la Am6-
rica, la ingratitud consider que no hacia falta ningun Li-
bertador y, por tanto, Bolivar fue condenado al destierro,
que es la muerte, y al olvido... Entonces le acompaiiaste en
la ruta del dolor y, avergonzada de los hombres como la luz
del G6lgota que se sumi6 en tinieblas; sorprendida como la
luz del Mito de la Caverna, te fuiste detris de 61, fundi6n-
doos los dos en una mfstica Proclama, la oraci6n cristiana
de San Pedro Alejandrino; despu6s, con ternura infinita,
cubriste sus despojos mortales con la piedad de Aquella
Madre, y celosa te lo llevaste a la tierra para que se fun-
diera con el Sol y se diera con retorno en los hijos de los
hijos que hoy estamos parados aqui, y en toda la extension
de Venezuela, firmes, rindi6ndole tributes y sagrado testimo-
nio a su memorial a trav6s de tu misterio. iSalve, Jir6n de
Gloria!

















CAPITULO II


En Torno a los Conocimientos

del Libertador

"Siendo el hombre product inmanente de una ley,
la ley de la creatividad, tiene que sobrepasar la
ley de su existencia, creando otras que lo hagan
digno de su nacimiento y especie. Por esto ha
creado leyes espirituales para conversar con Dios.
Ha legislado acogiendo su mente la profundidad
de la filosoffa para aplicarla a la moral. Sintiendo
el calor de sus semejantes en convivencia social,
no pudo distanciarse y cre6 las leyes civiles y po-
liticas.
Las leyes como emancipaci6n de Dios, fundamen-
tan un principio universal y valga la redundancia,
c6smico. Por esto las leyes de la naturaleza son
eternas e inmutables y las de los hombres por
muy salvajes que sean, tienen un principio de
moral que cuadra con la conformaci6n del pueblo
que las dict6".
Anibal Ramirez Angel

"El juicio segdn el cual la vision genial es
considerada como una anormalidad, me da la im-
presi6n del juicio de un normal sobre la normali-
dad que no comprende".
Leopoldo Garcia Maldonado











Generalidades


A tftulo de premisa donde apoyar mis .. -j :..' i acerca
de los conocimientos del Libertador, he considerado partir
de algunas reflexiones cientfficas como -'.- .: r- meto-
dol6gico:
"Max Nordau, por cierto discipulo de Lombroso, es
quien con verdadero sentido filos6fico ,i'w.' y expone:
..">Qud es un talento, equd es un .,'.'?
Creo que nos aproximamos much a la verdad, diciendo:
un talent es un ser que realize actividades general o fre-
cuentemente practicadas, mejor que la mayoria de los que han
tratado de adquirir la misma aptitude: un -r n'o es un hom-
bre que imagine actividades nuevas a6n no practicadas hasta
que 61 las realize, o bien, que practice actividades conocidas
segin un m6todo completamente propio y personal. Defino,
de prop6sito deliberado, el talent como un ser y el genio,
por lo contrario, como un hombre; en efecto. el talent no
me parece en modo alguno limitado a la humanidad" ....
..."Un genio, por lo contrario, en cuanto a manifestaci6n
individual, no puede imaginarse sino en el hombre; ate-
ni6ndonos a nuestra definici6n, consiste en que un individuo
sigue nuevas vias nunca abiertas antes de que el las haya
trazado". "Existe, pues, entire el talent y el genio, no una
diferencia cuantitativa, sino una d -r.. ..;i, ,.. "El
genio, estriba, pues, en un desarrollo orginico n r iii I. -
te superior; el talent, en un pleno desarrollo adquirido me-
diante la aplicaci6n del ejercicio, de las disposiciones natu-
rales que en el seno de una raza dada, posee la mayorfa de
los individuos sanos y normales".








"Si nada digo acerca de las causes que produce el genio,
porque estas causes son ain desconocidas, dedicare, sin em-
bargo, aqui, algunas palabras a las relaciones entire el genio
y la locura; se ha querido similar estos dos t6rminos; en
opinion de un gran nimero de alienistas,. el genio es una
neurosis: mi ilustre maestro Lombroso precisa: el genio es
una forma de la epilepsia; luego, pues, siempre patol6gico,
siempre degenerative. Yo creo que este es un error que tiene
su punto de partida sobre todo en una aplicaci6n traditional,
pero inexacta, de la palabra genio; se llama asf, con una
deplorable facilidad, a cualquier imbecil estitico que se las
echa de profeta o de artist y que deslumbra por su extra-
vagancia absurda a esa porci6n, la mas repulsiva del ejer-
cito de los filisteos: los snobs que blasonan de estetismo.
En los pueblos barbaros se consider a los locos y a los
idiotas como personajes sobrenaturales y se les rodea de
una especie de religioso respeto; por virtud de un residue
de esta superstici6n primitive, es por lo que se aplica a es-
pfritus enfermos cuya condici6n patol6gica se manifiesta por
medio de una actividad sedicente "artistica", este nombre
de genio, que tiene que servir tambien para designer a los
inventories de nuevas verdades y a los iniciadores que hacen
avanzar el conocimiento human. Los pseudo genios "artis-
ticos", los abandon a los alienistas; son, en efecto, series
patol6gicos y degenerados; pero los genios que son realmente
tales, aquellos a los cuales no se les llama asi abusivamente,
no son, de cierto, ni enfermos ni degenerados".

La discriminaci6n exacta verificada por Max Nordau es
digna de quien figure entire los poligrafos de mayor relieve.
Entendido, pues, el genio, imp6nese la conclusion 16gica de
que entire la naturaleza de esa facultad y los casos de epilep-
sia o estados epileptiformes, se abre un inconmensurable
abismo: la desemejanza, la desigualdad. Y como estos po-
derosos motives anulan el rebuscado intent de aproxi-








mar el genio a la neurosis, con mayor raz6n impide identi-
ficarlos, porque admitido el postulado biol6gico de que la
enfermedad es una alteraci6n de la armoniosa sinergia fun-
cional Ilamada salud, serfa entonces peregrina ocurrencia es-
tablecer que el genio, vale decir, la mayor categoria de se-
lecci6n intellectual del genero human, sea una neurosis. Por
el contrario, lejos de entrafiar las facultades geniales una de-
generaci6n (aunque se apele al tropo de llamar degenerados
superiores a los genius), entendemos que los superdotados en
tal magnitude representan el maximum de perfecci6n que la
humanidad puede alcanzar. Parece ser que el genio marcara
el lfmite con la divinidad. No hay manera de conciliar con
la exactitud el sofisma de que pueda haber algo de comin
entire la mayor lucidez mental, entire las facultades psiqui-
cas llegadas al sumo, y la inferioridad constitutional de los
epilepticos, a morbosidades afines. Por un epileptoide ex-
cepcional, Dostoiewski por ejemplo, icuintos millones de
nulidades? Bien lo sabe la escuela lombrosiana, pero de igual
modo que cuidase de hacer tan desacopladas generalizacio-
nes, sin que por esto logre eximirse de otras similares, pro-
cura sin embargo sortear ficiles consideraciones que coad-
yuvan al debilitamiento de la teoria que ficha al genio entire
las neurosis. Pasada de moda la doctrine en cuesti6n, deje-
mosla en su silencio de cpsa olvidada; pero veamos que
concept tiene del genio Sikorsky, lumbrera psiquiatrica de
Kiew:
"Con el nombre de genio se design, de ordinario, un
desarrollo sorprendente de todas las facultades psiquicas,
combinando con la tendencia a las generalizaciones y a la
actividad creadora. La producci6n de los genios es explicable
no s61o por proporciones y grado de capacidad psfquica, sino
tambien por la fuerza de voluntad que le da la tenacidad
necesaria para realizar sus proyectos.
El talent represent algunas de las propiedades del









.. .;. .dentro de lo que I" .!, ia llamarse la actividad psiquica
o fisica.
El talent se '.,-,, ,I L_ del genio por la menor origina-
lidad y ausencia de amplitud de vision. El don es una ma-
nifestacidn .:J: .1 del talent desde el punto de vista de sus
dimensions y del circulo de la actividad psiquica.
Los genios tienen no solamente grandes ideas o grande
ti ... .. sino que los .-i;Lnn en la vida. En esto es que
el genio se i .:.. del hombre corriente que, a menudo
bien dotado, sabe mirar la vida y tiene la intenci6n de
i..l..,, 1io que ha ideado, pero en realidad jams lleva a
cabo sus j.:.r. ..- a causa de falta de voluntad y profun-
didad en las concepciones. c.;. suerte que el genio esta por
encima del .. de talent. y del bien dotado, porque es
capaz de .. por si solo sus empresss.
Todas 1as caracteristicas del genio, asi cualitativas, nove-
dad en la ideacidn y exactitud en la ejecuci6n, como las
cuantitativas, mnimero de actividades y obtenci6n del rendi-
miento ambicionado, denotan en su riqueza y concordancia
privilegiado intelecto. L6gica en el juicio y previsi6n de cual-
quiera ..- .. .. i grave; rapidez en la elecci6n infalible
del objetivo 'i. ,;i ,- o remote; disponibilidad de caricter
emprendedor, inmune a la vacilaci6n y el renunciamiento
pusilAnime; presencia de Animo, valor para negar, sefiorio
al conceder; .... -.i:ii innovadora en los medios ejecuti-
vos e improvisacidn de recursos ante situaciones desespe-
radamente -.-. :i;l: constancia, desprendimiento, rectitud;
in.,,i.. para cautivar voluntades, apasionar y convencer; sos-
tenerse en un ,..-,n.,_ de ticita superioridad que irradie res-
peto sin provocar envidia ni rencor; ser a la vez just y duc-
til, severe y comprensivo, piadoso sin debilidades, hidalgo
sin alarde; todo es, unido al desarrollo masivo de lo demas
que integra los atributos del genio, y que siendo como su









esencia es tambi6n una modalidad especifica de la funci6n
social desempefiada por l6, francamente que tantos dones,
timbre de humana excelsitud, no pueden tener por origen
una neurosis" *


La evolucidn del hombre frente a la
evolucidn del conocimiento

A partir de un largo e indeterminado perfodo en que
el fen6meno human se iba desprendiendo de las ataduras
de la irracionalidad, al par que se debilitaba su biologia para
subsistir en un habitat que se le hacfa progresivamente ina-
decuado, comenz6 el process de creaci6n de conocimientos
como respuesta a los estfmulos generals que presentaba la
naturaleza 1. Desde entonces y, desde ese punto espacial,
si pudi6ramos prefigurarlo graficamente, la inteligencia del
hombre y la ciencia han ido evolucionando interrelacionada-
mente por lineas que al discurso del tiempo se hacfan y hacen
cada vez mis inarm6nicas porque mientras el conocimiento
se ha ido multiplicando en una como esfera mas y mis cre-
ciente, el hombre, para aprehenderlo, ha tenido que dividirse
en mas y mas equipos.
He aqui la explicaci6n: cuando el conocimiento general
era exiguo, los mas capaces pudieron abarcarlo todo. Ello
sucedi6 en el lapso representado por el despertar del hom-

* Arturo Guevara. Historia Clfnica del Libertador. Litograffa Co-
mercio, pp. 11 y 12.
1 El conocimiento es contemplaci6n, asimilaci6n y creaci6n, segin
Vicente Fatone; en esas tres palabras estan contenidas las tres con-
cepciones bisicas sobre el conocimiento, y correspondent a los tres
giandes perfodos de la filosoffa europea: Plat6n, Santo Tomds y
Hegel serfan sendos representantes de la vida contemplative de la
antigiiedad; de la vida asimilativa del Medioevo y de la vida crea-
tiva del mundo modern, respectivamente.









bre, es decir, cuando comenz6 a controlar su irracionalidad;
y tambidn durante el process evolutivo de las primitivas
civilizaciones (sumericas, egipcias, mesopotamicas, medite-
rrineas y asidticas). Mas, a media que se fue ampliando
el radio circunferencial del sistema cientifico, al par que no
variaba sustancialmente la inteligencia ni el tiempo 6til del
hombre para aprehenderlo, los cientificos fueron dejando
de ser conocedores circunferenciales para ser conocedores
sectoriales; es decir, el hombre se vio forzado a parcelar
el conocimiento en diferentes areas cuya existencia multiple,
hoy, revela nuestras grande limitaciones para comprenderlo
todo.
El conocimiento critico, ya sea filos6fico o cientifico es,
pues, uno solo; total e integral; nunca, per se, ha estado
dividido en parcelas aisladas. Y lo que hoy designamos
como tales no son sino el artificio a que hemos llegado para
llenar el vacio en profundidad creado por el crecimiento
inusitado de la Ciencia, product de la creaci6n, el descu-
brimiento y la invenci6n.
En conclusion, mientras el hombre, individualmente con-
siderado, va acreciendo su capacidad de conocer en una pro-
gresi6n determinada por los parimetros de su evoluci6n,
el sistema de conocimientos cientificos crece en progresi6n
geom6trica porque es product de la multiplicaci6n de aque-
llos, es decir, de nuevos y numerosos aportes individuals
y colectivos.
Correlativamente, la Ciencia no constitute una simple
agregaci6n de conocimientos; es un sistema que, como tal,
esta integrado por parties interdependientes que s6lo tienen
sentido en funci6n de la armonfa del conjunto. En tal sen-
tido, a media que va creciendo el sistema se va haciendo
mis complejo y, el individuo, por tanto, ve disminuir mis
y mas su capacidad para comprenderlo.









Excepciones de esta regla son determinados hombres,
quienes no solo poseen una inmensa capacidad para deducir
conocimientos por su eficiente educci6n de relaci6n y corre-
laci6n, sino tambi6n para inducir otros que hasta entonces
eran inexistentes 2. Estos series suprarracionales desarrollan
su conduct en funci6n de ciertos dones especiales dadoles
por la Naturaleza, en los que destacan una superior inteli-
gencia 3 y una extraordinaria imaginaci6n creadora4. Estos
hombres, distinguidos con el calificativo de genios, pueden,
en base a la comprensi6n de algunas parties del sistema filo-
s6fico-cientifico, inducir el todo circunferencial, enciclop6dico
del conjunto. Para ellos, en veces, no hay nada oculto: son
verdaderos fil6sofos y poseen, en consecuencia, vision janica
y profetica, es decir, capacidad de predicci6n del future por
proyecci6n del conocimiento pre-existente. De manera, pues,

2 Es possible que, simultaneamente, en diversas regions se est6 des-
cubriendo, inventando o creando el mismo conocimiento (sin con-
tacto entire los cientificos), dando lugar a lo que en Sociologia se
denomina paralelismo cultural; o tambi6n, que un determinado co-
nocimiento exista en la realidad, pero es desconocido por un sujeto
investigator, lo cual no es 6bice para ser creado por este a fin de
aplicarlo en la soluci6n del problema que tenga en studio.
3 La inteligencia se define como la capacidad personal para adaptarse
con 6xito a situaciones nuevas. Charles Spearman formula las tres
leyes fundamentals de su doctrine:
a. Ley de introspecci6n: los individuos tienen, en grado mayor o
menor, el poder de observer lo que pasa en su propio es-
pfritu.
b. Ley de educci6n de relaciones: cuando en la conciencia se
dan dos o mAs contenidos, el individuo es capaz de concebir
mentalmente las relaciones esenciales que existen entire ellos.
c. Ley de la educci6n de correlaciones: si la conciencia contien-
una idea, y a la vez una relaci6n, es capaz de concebir la idea
inicial que corresponde a esta bltima. (P. L. Diaz Garcia, "Lec-
ciones de Psicologfa", p. 615).
4 La imaginaci6n creadora es la representaci6n de ideas mediante la
cual se obtienen products originales. Esti motivada por una nece-
sidad social que la condiciona.









que el fil6sofo, si domina lo general, domina todas y cada
una de las ireas en que, por limitaciones humans se ha
parcelado el conocimiento. Arist6teles decia al respect:
"La inteligencia cuando ha entendido lo que es mas inteli-
gible, entiende mejor lo que es menos ineligible" (El Alma;
II y III). Y Santo Tomas en su Suma Teol6gica: "Los
series dotados de conocimiento se diferencian de los que no
lo tienen en que 6stos iutimos no poseen mas que su propia
forma, mientras que los primeros alcanzan a tener, ademas,
la forma de otra cosa, ya que la especie o forma de lo co-
nocido estA en el que le conoce".
Uno de estos hombres extraordinarios --que al decir
de Key Ayala no se produce sino de siglo en siglo, no se
sabe en qu6 region misteriosa- es el Libertador, quien,
por dominar las diferentes areas de la realidad 5 ha sido
confundido en sus proyecciones cientificas por historiadores
y critics en general. En base a mecanismos de defense que
retratan s us propios y parciales intereses, los estudiosos de
las instituciones political lo han visto revestido exclusiva-
mente de vocaci6n political: los te6ricos del fen6meno gue-
rra, de vocaci6n military; los humanistas, de vocaci6n
psicosocial, etc. Nada mds falso. El Libertador, como genio
que era, lo era todo, gestalticamente hablando: no, s61o era

5 La realidad es una sola; no es sumatoria de compartimientos es-
tancos. Empero, el subjetivismo, inherente al comiin de los hom-
bres, no permit que pueda ser captada en su totalidad, cosa que si
es possible para el fil6sofo.
"Bolivar desarroll6 temprano sus facultades naturales, las dirigi6 a
todos los conocimientos y hacia todas las instrucciones y luces;
asf es que su talent y su espiritu, cultivados y auxiliados por una
memorial admirable, han podido abrazar facilmente y ejercitarse a
la vez en las ciencias, las artes, la literature, y dedicarse mis pro-
fundamente a la Ciencia Politica y al arte de la guerra, como tam-
bidn a la Oratoria y al arte de escribir en los diferentes estilos que
debe emplear el hombre p6blico, el military y el hombre privado".
(Pern Delacroix; Diario de Bucaramanga; p. 166).









military, politico, soci6logo y psic6logo, etc., su conocimiento
era mayor que la suma de esas parcelas de la realidad.
Merecia la apreciaci6n que Faraday tenia para el fil6sofo:
"Es un hombre que escucha todas las sugestiones, pero que
esta resuelto a juzgar por si mismo. Que no se deja desviar
por las apariencias; que no tiene hip6tesis favorites; que no
pertenece a ninguna escuela y que, en material de doctrine,
no tiene maestro. Respeta no a las personas, sino a las
cosas. Su principal objetivo es la verdad".
El andlisis certero en torno al carActer del Libertador
que nos ha dejado su maestro Sim6n Rodriguez, quien lo
conoci6 desde nifio, confirm el aserto anterior:
"Hombre perspicaz y sensible, intrepido y prudent a
prop6sito, generoso al exceso, magninimo, recto, d6cil a la
raz6n, ingenioso, active, infatigable, por tanto, capaz de
grandes empresas. No se deja dirigir, porque sabe mandar,
toma consejo y en esto se excede hasta el punto de parecer
perplejo, indeciso, timido, pero luego se observa que tiene
consejo propio, que no se somete al parecer ajeno sino
despu6s de haberlo comparado con el suyo, que pide indi-
caciones como todos los que mandan, y que, como ellos,
yerra si lo han engafiado".
En lo que se refiere a la comprensi6n de la guerra, el Li-
bertador no se cifi6 concretamente a ninguna corriente te6rica
contemporAnea. La vivencia6, la geografia, la raza, la co-
munidad hist6rica hombre-suelo (que 61 mismo forjaba con
la palabra, el ejemplo y el uso rational de la fuerza) eran

6 Bolivar vivi6 con profunda intensidad los 47 afios de una vida fi-
losdfica singular, llena de resonancias espirituales, propias de un
alma noble; su sensibilidad, ademis, permiti6le captar a plenitud
todas las dimensions espacio-temporales que le toc6 recorrer en la
fulgurante partbola de su historic. Esa penetraci6n, aunada a otras
causalidades como las virtudes y la fortune, le permitieron formular
teorfas exitosas en el campo de las disciplines polfticas.









variables -aplicadas de manera distinta en las civilizaciones
europeas- que habrian de tomarse en cuenta para deducir
y aplicar los principios mis adecuados a la soluci6n de los
problems inherentes a ese fen6meno. Los millares de epis-
tolas y documents y, en lines generals, la conduct
intellectual del Libertador, nos hablan del profundo cono-
cimiento que tenia de los hombres y de las cosas. Fil6sofo
por naturaleza, Bolivar no s6lo posefa aquella capacidad
de asombro de que hablaba Plat6n, motor de la cultural
hel6nica; tuvo tambien grandes capacidades de asimilaci6n,
de darse cuenta de las cosas en un santiam6n y, sobre todo,
aptitud insuperable para la creaci6n.
Tuvo la rara facultad de admirarse de cuanto le rodeaba;
su vision, de amplia circunferencia, permitfale captar el todo,
reflexionar sobre 61, deducir principios, hacer analogfas y
diferenciar y, al final, obtener conclusions vAlidas que apli-
car a situaciones parciales, referidas a las diferentes disci-
plinas implicadas en el process de evoluci6n polftica de los
Estados que creaba.
Confirman esta aseveraci6n muchos documents y acti-
tudes del Libertador, particularmente la entrevista que sos-
tuvo con Morillo en Santa Ana el 27 de noviembre de 1820,
preludio del Tratado de Armisticio y de la Campafia de Ca-
rabobo que ulteriormente desencadenaria con el moment
psicol6gico general a su favor. Estas son, segun Peru De
Lacroix, sus reflexiones en torno a ello:
"-iQue mal han comprendido y juzgado algunas per-
sonas aquella celebre entrevista! -dijo el Libertador-. Unos,
no han visto por mi parte ninguna mira political, ning6n
medio diplomatico, y s6lo la negligencia y la vanidad de
un necio: otros, s61o la han atribuido a mi amor propio,
al orgullo y a la intenci6n de hacer la paz a cualquier pre-
cio y condiciones que impusiera Espafia. jQu6 tontos o qu6
malvados son todos ellos! Jamas, al contrario, durante todo









el curso de mi vida p6blica, he desplegado mis political, mis
ardid diplomitico que en aquella important ocasi6n, y en
esto -puedo decirlo sin vanidad- creo que ganaba tam-
bidn al general Morillo, asi como lo habia ya vencido en casi
todas mis. operaciones militares. Fui a aquella entrevista
con una superioridad en todo sobre el general espafiol; fui,
ademAs, armado de cabeza a pies; con mi political y mi di-
plomacia bien encubiertas con una grande apariencia de fran-
queza, de buena f6, de confianza y de amistad, pues es bien
sabido que nada de esto podia tener yo para con el Conde
de Cartagena, y que tampoco ninguno de aquellos sentimien-
tos pudo inspirarme en una entrevista de algunas horas.
Apariencias de todo esto fue lo que hubo, porque son de
estilo y de convenci6n ticita entire los diplomAticos pero ni
Morillo ni yo fuimos engafiados sobre aquellas demostra-
ciones; s61o los imbeciles lo fueron y lo estAn todavia. El
armisticio de seis meses que se celebr6 entonces, y que tanto
se ha criticado, no fue para mi sino un pretexto para hacer
ver al mundo que ya Colombia trataba como de potencia a
potencia con Espafia; un pretexto tambidn para el important
Tratado de regularizacidn de la guerra, que se firm tal,
casi, como lo habia redactado yo mismo; Tratado santo,
human y politico que ponfa fin a aquella horrible carni-
cerfa de matar a los vencidos, de no hacer prisioneros de
guerra; barbarie espafiola que los patriots se habian visto
en el caso de adoptar en represalia; barbarie feroz que hacia
retroceder la civilizaci6n, que hacia del suelo colombiano un
campo de canibales y lo empapaba con sangre inocente que
hacia estremecer a toda la Humanidad. Por otra parte, aquel
armisticio era provechoso a la Repiblica y fatal a los es-
pafioles; su ejercito no podia aumentar, sino disminuir, du-
rante dicha suspension; el mio, por el contrario, aumentaba
y tomaba mejor organizaci6n. La political del general Morillo
nada podfa adelantar entonces en Colombia, y la mia obraba
active y eficazmente en todos los puntos ocupados todavia









por las tropas de dicho general. Mis ain: el armisticio en-
gafi6 tambien a Morillo y le hizo ir a Espafia y dejar el
mando de su ej6rcito al general Latorre, menos active, me-
nos military que el Conde de Cartagena; esto era ya una
inmensa victoria, que me aseguraba la entera y pronta
libertad de toda Venezuela y me facilitaba la ejecuci6n de mi
grande e important proyecto: el de no dejar un solo es-
paiol armado en toda la Am6rica del Sur. Digan lo que
quieran los imbeciles y mis enemigos sobre dicho asunto,
los resultados estAn en mi favor. Jamis comedia diplomi-
tica ha sido mejor representada que la del dia y noche del
27 de noviembre del afio 20 en el pueblo de Santa Ana.
Produjo el resultado favorable que habia calculado para mi
y para Colombia, y fue fatal para Espafia. Contesten, pues,
a esto los que han criticado mi negociaci6n y entrevista con
el General Morillo, y que no olviden que en las ofertas de
paz que se hicieron hubo, sin embargo, de parte de los ne-
gociadores colombianos, un sine qua non terminante por
principal base, es decir, el reconocimiento previo de la Re-
pFblica; sine qua non que nos dio dignidad y superiodidad
en la negociaci6n" 7
A esta sutil habilidad diplomitica incorpor Bolivar su
enorme capacidad estrat6gica, orientando su pensamiento
con una filosoffa de accidn que descubre el rigor cientifico
de su actividad intellectual. "En la guerra -decia- se ne
cesita que todo march uniformemente y que no se haga
nada fuera del plan propuesto, pues en la unidad consiste
la mejor parte de nuestros buenos sucesos".
Seg6n apreciamos, queda fuera de 16gica el hecho de ca-
lificar a Bolivar como seguidor de corrientes subalternas de
pensamientos, porque en primer lugar "las cosas no pueden
ser y no ser al mismo tiempo"; y en segundo lugar, "lo

7 L. Peri De Lacroix, Diario de Bucaramanga, p. 156.









particular no define lo general" 8. Por lo contrario, podemos
asegurar, al menos en lo que se refiere a la Filosoffa de la
Guerra, que no se cifid a ninguna doctrine en particular
sino a la conjunci6n de todas las que le permitieran com-
prender y resolver problems nuevos para adaptarse con
exito a la todavia incomprensible situaci6n americana. Esto
nos permit inferir que las obras de J6mini, Clausewitz,
Turena, Napole6n, Thiebault, Montecuculli, fueron estudia-
das pero no llegaron a ser libros de cabecera de quien, como
el Libertador, era pensador universal, enciclop6dico. Si tuvo
autores favorites ellos fueron, pues, Voltaire, Montesquieu,
Rousseau... como 61 mismo lo refiere en carta a Santander,
la mayoria de los cuales fueron fil6sofos, es decir compren-
sivos universales del conocimiento.9. El Libertador, sabfa
muy bien que quien domina el Todo domina las parties 10;
quien logra remontarse a los principios generals puede.
--como decfa Montesquieu- ver plegarse a ellos los casos
particulars.
AnAlisis exhaustivos de algunos documents esenciales
del Libertador permiten ver, no s6lo su propia concepci6n
filos6fico-hist6rica, sino la inclinaci6n que tuvo por algunas

8. Principio de Identidad del Ser, de Parmenides, y Silogismo Aris-
totelico, respectivamente.
9 "Puede ser que Mr. De Mollien no haya estudiado tanto como yo
a Locke, Condillac, Buffon, D'Alambert, Helvetius, Montesquieu,
Mably, Filangieri, Lalande, Rousseau, Voltaire, Rollin, Berthot y
todos los clasicos de la antigiiedad, asi fil6sofos, historiadores,
creadores y poetas; y todos los clisicos modernos de Espafia, Ita-
lia y gran part de los ingleses. (...) Aunque, por otra parte,
yo no se nada..." (Sim6n Bolivar, Obras Completas, Edit. Cum-
bre. Vol. V, p. 39).
10 La escuela de Psicologia de la Forma establece en sus principios
que el Todo se ha configurado antes que las parties, y es mayor
que la suma de ellas; en consecuencia, las personas que tienen
la rara virtud de la vision estructuralista, es decir, la capacidad
de ver el Todo, tienen de suyo, por tanto, vision complete de
cada una de las parties que lo integran.









teorfas derivadas de fil6sofos que hicieron eco en la cultural
helenica y en la revoluci6n francesa; tal es el caso de la
concepci6n del process de causalidad y efecto como motor
de la Historia, que observamos en el poeta griego Pindaro
o en el bar6n de Montesquieu.
El primero coincide con Bolivar en la forma de relacio-
nar los hechos hist6rico-mitol6gicos (Estrofa-Antiestrofa-Con-
clusi6n) de sus Odas, con el Ayer-Hoy-Mafiana de la Carta de
Jamaica.
Montesquieu, por su parte, en el Espfritu de las Leyes,
asocia la conduct del hombre con las relaciones necesarias
que se derivan de la naturaleza de las cosas:
"Yo he establecido los principios y he visto plegarse a
ellos los casos particulares como por si mismos, y he visto
c6mo las histories de las naciones no eran mis que sus con-
secuencias, y cada ley particular la he visto enlazada con
otra ley o dependiendo de otra mas general".
"Las verdades no se hacen sentir hasta que se haya visto
la cadena que las enlaza con otras" (...) "Poco a poco,
de observaci6n en observaci6n, de confrontaci6n en con-
frontaci6n, el espfritu, sometido primero a los hechos, a
las cosas aprehendidas en su naturaleza intima, consigue
elevarse por encima de ellos, de ellas, para percibir al fin,
el resort principal, el gran rodaje central" (...) "Hay cau-
sas generals, ya morales, ya ffsicas que obran en cada Monar-
quia, la elevan, la mantienen o la precipitan; todos los accl-
dentes estAn sometidos a estas causes; y ,si el azar de una
batalla, es decir, una causa particular, arruin6 a un Estado,
habia una causa general que hacia que este Estado debiese
perecer en una sola batalla; en una palabra, la modalidad
principal arrastra consigo todos los accidents particulares" 11

11 Montesquieu, citado por Chevallier en "Los grandes textos po-
liticos", pp. 103-104.









En la Carta de Jamaica el Libertador hace un andlisis
sociohist6rico de la situaci6n americana: se remonta al pa-
sado para descubrir una series de variables economicas, po-
liticas, religiosas y militares (los principios de que habla
Montesquieu), las cuales, a su juicio, estructuran y con-
forman la causa general desencadenante de los sucesos en-
tonces presents. Realizado esto, se atreve a proyectarlos
al porvenir con el mayor rigor cientifico, es decir, sefiala
sus efectos aplicindoles el relativismo cultural. Asi naci6 la
lamada Profecia de Jamaica.
Correlativamente recomendaba la unidad para corregir las
desviaciones inherentes a los resultados previstos seg6n su
filosoffa political. Estas son sus palabras:
"Cuando las Aguilas francesas s6lo respetaron los muros
de la ciudad de Cidiz, y con su vuelo arrollaron los frigiles
gobiernos de la Peninsula, entonces quedamos en la orfan-
dad. Ya antes habiamos sido entregados a la merced de un
usurpador extranjero; despues, lisonjeados con la justicia
que se nos debia y con esperanzas halagiiefias siempre burla-
das; por iltimo, 'inciertos sobre nuestro destino future, y
amenazados por la anarquia, a causa de la falta de un go-
bierno legitimo, just y liberal, nos precipitamos en el caos
de la revoluci6n. En el primer moment s61o se cuid6 de
proveer a la seguridad interior, contra los enemigos que
encerraba nuestro seno. Luego se extendi6 a la seguridad
exterior; se establecieron autoridades con que sustituimos a las
que acababamos de deponer, encargadas de dirigit el curso
de nuestra revoluci6n, y de aprovechar la coyuntura feliz
en que nos fuese possible fundar un gobierno constitutional,
digno del present siglo, y adecuado a nuestra situaci6n.
Todos los nuevos gobiernos marcaron sus primeros pasos
con el establecimiento de juntas populares. La Nueva Gra-
nada sigui6 con uniformidad los establecimientos politicos
y cuantas reforms hizo Venezuela, poniendo por base fun-









damental de su constituci6n el sistema federal mas exagera-
do que jams existi6 (...).
Los acontecimientos de la Tierra Firme nos han pro-
bado que las instituciones perfectamente representatives,
no son adecuadas a nuestro caracter, costumbres y luces
actuales.
Por esta raz6n, sus d6biles enemigos se han consetvado,
contra todas las probabilidades. En tanto que nuestros com-
patriotas no adquieran los talents y las virtudes political
que distinguen a nuestros hermanos del Norte, los sistemas
enteramente populares, lejos, de sernos favorables, temo que
vengan a ser nuestra ruina. Desgraciadamente estas cuali-
dades parecen estar muy distantes de nosotros en el grado
que se require; y por el contrario, estamos dominados de
los vicios que se contraen bajo la direcci6n de una naci6n
como la espafiola, que s6lo ha sobresalido en fiereza, ambi-
ci6n, venganza y codicia (...).
A pesar de este convencimiento, los meridionales de
este continent han manifestado el conato de conseguir ins-
tituciones liberals y a6n perfectas, sin duda, por efecto del
instinto que tienen todos los hombres de aspirar a su me-
jor felicidad possible; la que se alcanza, infaliblemente, en
las sociedades civiles, cuando ellas estAn fundadas sobre las
bases de la justicia, de la libertad y de la igualdad. Pero
(seremos nosotros capaces de mantener en su verdadero equi-
librio la diffcil carga de una repiblica? Se puede concebir
que un pueblo recientemente desencadenado se lance a la
esfera de la libertad, sin que, como a Icaro, se le deshagan
las alas y recaiga en el abismo? Tal prodigio es inconcebible,
nunca visto. Por consiguiente, no hay un raciocinio verosf-
mil que nos halague con esta esperanza (...) Para que un
solo gobierno d6 vida, anime, ponga en acci6n todos los
resorts de la prosperidad puiblica, corrija, ilustre y per-
feccione al Nuevo Mundo, seria necesario que tuviese las









facultades de un Dios, y cuando menos las luces y virtudes
de todos los hombres (...).
Yo dire a Ud. lo que puede ponernos en actitud de ex-
pulsar a los espafioles y de fundar un gobierno libre: es la
uni6n, ciertamente; mas esta uni6n no nos vendra por pro-
digios divinos sino por efectos sensibles y esfuerzos bien
dirigidos" 12.
Y cuatro afios despu6s, el espiritu superior que hay en
Bolivar se revela en las profundas reflexiones que refleja una
de sus obras maestras: el Discurso de Angostura. El texto
de este document politico sugiere la esencia de la Constitu-
ci6n que necesita Colombeia, su Amdrica libre y una.
Es evidence que una obra intellectual de tal envergadura
require el concurso de distintas areas del conocimiento y
gran penetraci6n filos6fica. Un solo pArrafo de su estructura
discursiva confirm la aserci6n:
"Yo no he podido hacer ni bien ni mal: fuerzas irresis-
tibles han dirigido la march de nuestros sucesos: atribufr-
melos no serfa just, y serfa darme una importancia que no
merezco. Quereis conocer los autores de los acontecimien-
tos pasados y del orden actual? Consultad los anales de Es-
pafia, de America, de Venezuela: examined las leyes de In-
dias, el regimen de los antiguos mandatarios, la influencia
de la religion y del dominio extranjero: observed los pri-
meros actos del gobierno republican, la ferocidad de nues-
tros c:-i'igons y el caricter national".
Algunos ,.cl;ito-s, poseidos de natural subjetivismo, se
han quedado cortos en la apreciaci6n del alcance de cono-
cimientos circunferenciales del Libertador. En efecto, han
racionalizado su aseveraci6n de que fue seguidor de algunos

12 Sim6n Bolivar. Carta i Jamaica.









te6ricos militares contemporineos que indudablemente eran
enciclopedicamente inferiores.
Tales aseveraciones resultan, pues, absurdas. Un Grati
CapitAn no es copiador de nadie; es un creador dentro de la
discipline cientifica referida al fen6meno guerra, que im-
plica, para comprenderlo y resolverlo, dominion del conoci-
miento, no" en t6rminos parciales sino enciclopedicos. Asf,
en un ambiente como el hispanoamericano, cuya superestruc-
tura cultural estaba naciendo y, por tanto, todo estaba por
hacer; en una geograffa absolutamente desconocida, virgen
y acomplejante, poblada de una raza mestiza product de
otras tres que llegaron a la historic mAs tarde que la an-
glosajona; requerfa de hombres que tuviesen vision futuris-
ta, coraje, espiritu de sacrificio y suerte; pero sobre todo,
que fuesen creadores, de geniales empujes con que pudie.
sen sacar recursos de la nada; que pudiesen transformer
montoneras en batallones, unidades homog6neas, organizadas
y espiritualizadas; que pudiesen deducir corolarios de las le-
yes aplicables a la guerra e inducir nuevos conocimientos
para resolverla favorablemente.
La guerra constitute un fen6meno biopsicosocial afecta-
do de lo geografico y determinado por causes de diverse
indole, las cuales hay que conocer para poder encauzarla.
De manera que ese hombre llamado Bolivar, que identifi-
caba la revoluci6n, al decir de Morillo; que se nos aparece
como psic6logo social en el Manifiesto de Cartagena; enci-
clopedico y geopolitico en la Carta de Jamaica; estadista y
legislator en el Discurso de Angostura, y fil6sofo en la con-
junci6n de toda su obra, conoci6 y domin6 el lenguaje de la
naturaleza Americana, lo cual permiti6le hacer la guerra con
reflexiones tacticas y estrategicas completamente nuevas para
entonces. De manera que orientar la historic military del Li-
bertador por senderos parciales no result objetivo y, por
consiguiente, no se ajusta a la verdad hist6rica. Bolivar es
6nico. Es cierto que ley6 muchas teorfas (incluso de escri-









tores inferiores), pero eso no significa que su genio hiciera
eco de ellas ni que su conduct como lider estuviese condi-
cionada por simples te6ricos.
Lo que asombra en el Libertador es su extraordinaria
imaginaci6n creadora; su gran capacidad para adaptarse a
las situaciones nuevas campeantes en Hispanoam6rica, re-
solviendo sus problems inherentes, contra los cuales se es-
trellaban Espafia, Inglaterra, y la Santa Alianza. Esto plan-
tea que en America la doctrine, la tActica y la estrategia
habian de observarse desde puntos de vista distintos a los
europeos. Asi, por ejemplo, carente de ciertos recursos para
realizar su empresa y/o poseedor de otros distintos a los
que habian permitido teorizar la guerra en Europa, tuvo el
Libertador que incorporar etapas que el Viejo Mundo habia
superado y/o desechar otras que todavia aquel utilizaba en
el process cientifico de hacer la guerra.
Observemos, por caso, que cuando Bolivar quiere dar
una batalla decisive en Venezuela, el TO por abarcar no
se reduce al territorio de este pafs sino al comprendido es-
trategica y politico-militarmente, no tanto por las ireas geo-
graficas inherentes, sino por la necesidad de cristalizar pre-
viamente un determinado moment psicol6gico colectivo.
Por ello antes de penetrar a Venezuela teoriza lo que debe-
mos hacer biopsicosocialmente, para contrarrestar las causes
de la caida de la Primera Repiblica.
Y asf, teniendo por scenario el Pacifico colombiano, es-
cribe la teoria -Manifiesto de Cartagena 3- de la estrategia

13 Causas del derrumbamiento de la Primera Rep6blica y estra-
tegia recomendada por Bolivar para corregirlas:
1. Lo inadecuado de la Constituci6n, cuyos designios eran con-
trarios a los intereses de la Rep6blica. Implicaba sustituirla
por otra mAs prdctica que contemplara un gobierno estruc-
turador, centralizador.
2. El espfritu de misantropia de los gobernantes. Debfa corre-










que aplicar6: de inmediato desencadena la campafia del
Magdalena; luego, en Trujillo, consecutivamente, asume la
tremenda responsabilidad hist6rica sobre el terrible y fulmi-
nante Decreto de Guerra a Muerte y, para cristalizar la
praxis, ejecuta la Campafia Admirable en territorio venezo-
lano, con lo cual echa las bases militares de la llamada Se-
gunda Repuiblica, que se derrumba al afio siguiente (1814)
porque no existe naci6n americana, ni venezolana; hay que
crearla.
Una conduct estratigica parecida realize Bolivar siete
afios despues en la campafia de Los Andes de 1819, en la
que se nota la asociaci6n y recurrencia de ideas que tenia
respect de Nueva Granada y Venezuela como nucleo de lo
que habrfa de ser-Colombia.
Parte Bolivar de Angostura, recorre los llanos centrales
y occidentales a lo largo de los rios Orinoco y Apure y se
apresta a realizar el paso de Los Andes. Cae al otro lado de la
enhiesta cordillera y bate al enemigo en Gimeza, Pantano
de Vargas y Boyaca. (Qu6 habia logrado con ello? No s6lo

girse tal falla aplicando la abstracci6n sobre los sentimientos
individuals. Los gobernantes debfan limitarse a aplicar le-
yes eficaces que estuvieran dirigidas a eliminar las causes
de la anarqufa y la confusion.
3. La oposici6n al establecimiento de un cuerpo military pro-
fesional. Por tanto, habia que concientizar a los criollos,
por la raz6n o la fuerza; habia que ensefiarles lo impres-
cindible de la formacidn de un cuerpo military con clara con-
ciencia de libertad al servicio del Nuevo Regimen.
4. El fanatismo religioso, explotado por sacerdotes promonArqui-
cos cuando se produjo el terremoto que semidestruy6 a Ca-
racas. Se requerfa colocarse por encima de los acontecimien-
tos, mediante la palabra y el ejemplo (como en el caso pro-
tagonizado por Bolivar en la plaza de San Jacinto).
5. Las facciones internal. Su correcci6n conllevaba la aplica-
ci6n de las leyes con todo rigor para pacificar las provin-
cias sublevadas.









la victoria military destruyendo parcialmente las fuerzas ene-
migas (teorfa de Clausewitz) 14 en territorio granadino, sino
tambien la voluntad de lucha (teorfa de J6mini) de los que
se encontraban en territorio venezolano.
El golpe mortal esta, pues, dado: el moment psicol6-
gico estai de su parte, ya que fue concebido con ese pro-
p6sito. Ahora si puede enfrentarse a Don Pablo Morillo o
a quien fuese, en territorio venezolano, donde las fuerzas
realistas sobrepasan los diez mil hombres.
Contrariamente a como han venido narrando algunos
historiadores militares, quienes refieren que la salida de Don
Pablo Morillo, "El Pacificador", fue una de las causalidades
del triunfo de Bolivar en Carabobo, quiero exponer una con-
jetura tal vez impossible: despues de la campafia de BoyacA
con la cual se proporcion6 una tremenda sorpresa estrat6gica
al Estado Mayor de Barreiro y su consecuencial destrucci6n,
se produjo la desmoralizaci6n del mando realista en territo-
rio venezolano quebrantindose su voluntad de lucha, su
moment psicol6gico y el adecuado sentido de oportunidad,
para triunfar.
Este process destructive de la naturaleza mental pro-
hispinica que se habfa venido acendrando paulatinamente
desde los lejanos tiempos de la Colonia, y la creaci6n de
moments psicol6gicos favorables a la naturaleza national

14 Para Clausewitz el objetivo principal de-la guerra es la destruc-
ci6n de las fuerzas armadas enemigas. En alguna forma tambidn
o1 fue para J6mini, quien sefial6 la necesidad de "concentrarse
para cortar y destruir el ejdrcito enemigo, pues con ello los
Estados o provincias caerfan por si solos cuando dejaran de con-
tar con fuerzas organizadas destinadas a defenderlas". No obs-
tante, J6mini hace 6nfasis en las lineas de maniobra decisivas,
las cuales deben coincidir con las vias existentes dentro de una
zona geometrica, descubriendo su inclinaci6n por ocupaci6n de
territorio antes que aniquilar al enemigo. (Edward Mead Earle;
"Creadores de la Estrategia Moderna", p. 201).










americana, devenia desde antes del 19 de abril de 1810,
cuyas consignas se ataron al carro de la revoluci6n. Respecto
de ella diria Bolivar: "el 19 de abril naci6 Colombia". Don
Pablo Morillo sabia con quien habria de v6rselas y, por ello,
al presentir su descalabro, al saberse vencido en el tablero
del ajedrez bolivariano, prefiri6 declinar la derrota por una
retirada.
Todo estaba muy claro: si su excelente intuici6n estra-
t6gica le hubiese permitido entrever alguna posibilidad de
triunfo frente a Bolivar no habria abandonado la empresa
dejando su prestigio en tela de juicio. No. Si otro hubiera
sido el hombre contra el cual hubiese tenido que batirse
-cualquier otro general americano- Morillo no se habria
arriesgado a perder su carrera military, declarindose vencido
en el tablero de ajedrez de un mill6n de kil6metros cuadra-
dos que era el T.O. de Venezuela. Lo mismo, aunque con
otras perspectives y causalidades sucederia al ilustre General
Argentino Jos6 de San Martin despu6s de la entrevista de
Guayaquil15. Como expresara el historiador chileno Vicufia
Makenna: "Bolivar es uinico. Nadie manda donde 61 manda".
En el preludio de su fulgurante carrera political, Bolivar
sabia que necesitaba inn6meros recursos que opener a las
diversas estructuras peninsulares. "La Espaiia -dice des-
pu6s de caida la Primera Republica- tiene en el dia gran
nimero de Oficiales Generales, ambiciosos y audaces, acos-
tumbrados a los peligros y a las privaciones, que anhelan

15 "Por qu6 se va el General, el Protector, el Heroe, el Hombre
necesario? Cuando se lo preguntan, no responded, se contradice.
Al fin tendri que inventar una respuesta satisfactoria para rehacer
su pAgina, como dijo Sarmiento. Las palabras de su amigo el
general Rufino Guido, su admirador fervoroso, su subalterno
fidelisimo, su colaboradbr, le pegan en lo mis intimo: Jamis
perdonard la retirada de Ud. del Perd y la historic se veri en
trabajos para cohonestar este paso". (Guillermo Mor6n. "La
Mentira en Guayaquil", Edit. Avila Grifica. 1951; p. 144).









por venir aqui, a buscar un imperio que reemplace el que
acaban de perder. Es muy probable que haya una prodigiosa
emigraci6n de hombres de todas classes, capaces de subvertir
nuestros tiernos y linguidos Estados y envolver el Nuevo
Mundo en una espantosa anarquia" (...) "Estos transfu-
gas hallarAn ciertamente una favorable acogida en los puer-
tos de Venezuela, como que vienen a reforzar a los opre-
sores de aquel pafs y los habilitan de medios para empren-
der la conquista de los Estados independientes".
"LevantarAn quince a veinte mil hombres que discipli-
narin prontamente con sus jefes, oficiales, sargentos, cabos y
soldados veterans. A este ejercito seguira otro todavia mis
temible de ministros, embajadores, consejeros (...) que
inundarin todo, arrancando las semillas y hasta las races
del Arbol de la libertad de Colombia" 16
'De d6nde sacar recursos para contrarrestar la estrategia
peninsular? Bolivar sabia que habia de partir de la nada,
pues la novfsima raza americana no habia despertado de la
servidumbre en que le sumio la cultural hispanica.
Conmueve comparar su solitaria situaci6n con la de
otros Capitanes de la Historia que, en el peor de los casos,
encontraron la espiral revolucionaria en plena acci6n, amen
de variados recursos estructurados y dinamizados que, per se,
constitufan estimulos para seguir motorizando dicha es-
piral.
En tal sentido Bolivar no tiene parang6n en el mundo.
Con la constancia que siempre le fue peculiar, fue transfor-
mando la naturaleza prohispanica de los natives en con-
ciencia nacionalista americana; sabia, por propia experiencia,
que la mente y el coraz6n de los hombres son los recursos
esenciales que permiten resolver favorablemente las bata-
llas militares; por ello se da a la tarea de hacer sacar fuer-

16 Sim6n Bolivar. Manifiesto de Cartagena.









zas de flaqueza, de lograr ilusionar a los hombres con el
ideal de la libertad; de crear recursos sustitutivos para sa-
tisfacer necesidades primaries; de crear un adecuado sistema
de valores, una manera de pensar, una conciencia estructu-
rada en todos y cada uno de los hombres encuadrados en
las filas del ej6rcito libertador. Esto traduce que Bolivar
ide6 las conducts (hibitos) que habrfan de usar sus hom-
bres, Id que, en terminos militares implica doctrine; ensefi6
vivencialmente a sus generals los concepts aplicables en
dicha doctrine, es decir, los modos (metodologias), teorias
y formulaci6n de hip6tesis, no s61o para resolver problems
inmediatos del conocimiento referido a las particularidades
militares, sociales o political, sino al todo enciclopedico de
la filosoffa americana que estaba, con ello, forj6ndose 17.
Esto ratifica lo que afirmamos inicialmente: lo que existe
en America en torno a doctrine general, ya sea political, psi-
cosocial o military es, en germen, de extracci6n bolivariana.
Por ello es por lo que Bolivar continia vigente, porque a
cada instant descubrimos que los buenos sucesos realiza-
dos hoy, tienen el trasfondo de una teorfa bolivariana que
ayer no querfamos o no podiamos ver. Por ello debemos

17 El Libertador super con creces las tareas que sefiala J6mini
para el general en jefe. El te6rico suizo expresa:
"Es -dice- la combinaci6n de la teoria sabia con el cardcter
grande que hard al gran CapitAn. Una aptitud natural para la
guerra, y la habilidad de inspirar a las tropas, son tambidn cosas
importantes; pero para tener 6xito, el general debe haberse
educado en los principios fundamentals de la guerra. No hay
duda de que el genio natural podria, mediante una inspiraci6n
feliz, aplicar los principios tan bien como lo podria hacer el
te6rico versado. Pero una teoria sencilla, una teoria libre de toda
pedanteria, que vuelve a los primeros principios evitando los
sistemas categ6ricos, basada en sintesis en unas pocas miximas
fundamentals, puede a menudo complementary el genio y ser-
vir para desarrollarlo, aumentando la confianza en sus propias
inspiraciones". (Edward Mead Earle. Ob. cit., p. 199).









estudiar la obra del fundador de este pais, como paso obli-
gado para conocer y seguir su metodologfa, objetivos y fi-
nes, pues de otro lado, por oposici6n, la transculturaci6n in-
discriminada, planificada o no allende las fronteras, rompe
las urdimbres venezolanas y americanistas -que ayer fueron
creadas por 61 18
De allf el profundo respeto y amor que nos inspira su
obra y el sentido existencial que debemos tener para quien
es causa de lo que somos en terminos de esencia de lo te-
rrestre, que la divina deviene de Dios.





















18 Bolivar mismo nos deja esta frase:
"Es de la gratitud de Venezuela, es del honor national conser-
var con gloria, hasta la ljitima posteridad, una raza de hombres
virtuosos, prudentes y esforzados que, superando todos los obs-
tAculos, han fundado la Repiblica a costa de los mis her6icos
sacrificios. Y si el pueblo de Venezuela no aplaude la elevaci6n
de sus bienhechores, es indigno de ser libre, y no lo sera jamss.


























CAPITULO III


Bolivar y el Concepto del Honor Militar


"Yo soy incapaz de comprometer a nadie sin tener
la certidumbre de quedar bien; porque mi honor
es preferible a todo; y me verfa como un hombre
indigno, si fuere capaz de asegurar lo que no estoy
cierto de cumplir".
Bolivar

"El ejercicio de las armas aunque arma y dice
bien a todos principalmente asienta y dice mejor
a los bien nacidos".
Miguel de Cervantes.

"La lealtad y la buena f6, deber a servir de gufa
en las relaciones oficiales del military, porque el
engafio y el abuso para con el superior, el com-
pafiero, el subalterno o el amigo, implican que-
brantamiento de las leyes del honor military .
Art. 36 de la LOFAN














El concept del Honor Militar


La vida del superorganismo que inopinadamente llama-
mos Estado Venezolano se ha mantenido hasta hoy al calor
de la historic de una revoluci6n sagrada cuyo motor es el
Libertador. Cuinto sacrificio para que la Naci6n, su fuerza
viva estructurante, se levantara sobre las cerizas de tantos
ap6stoles que siguieron al martirologio de la parabola tra-
zada por su espada.
Hace siglo y medio que ellos, saliendo de lo profundo
de la angustia y de la desesperaci6n de ver a la Patria humi-
Ilada, explotada y escarnecida, ofrendaron generosamente sus
vidas para el holocaust, para redimir la bandera de la Li-
bertad que se encontraba en manos de los opresores. Sacri-
ficio sublime de un pueblo virtuoso que llev6 calada en su
fusil de guerra, el arma invencible de la raz6n y de la jus-
ticia, para que sus hijos, las generaciones futuras --el actual
pueblo de Venezuela- continuara aquella inmensa labor, de
suyo tan dificil, pero ficil de seguir por hombres en cuyas
venas corre la misma savia misteriosa ...
Para lograrlo, el venezolano de hoy require de nuevos
sacrificios personales, entire otros, apartar las compulsiones
egocintricas que le son inherentes como persona humana,
pues, de no hacerlo, obstaculizaria el process de consoli-
daci6n del espiritu national. Tal conduct es virtud que
fuerza, merced al libre albedrfo, a tener un comportamiento
diferente al estimulado por la formula endocrina individual.
Esta conduct revela una particularidad etica que denomi-
namos honor.









Paradigma de nuestra conduct debe ser siempre la del
Libertador, cuyo honor military fue una cualidad moral for-
jada sobre la base de su genealogia, en tiempos, espacios y
ambientes determinados que le condujeron al mas severe
cumplimiento de la 6tica respect de los demAs y de sf mis-
mo. Para el, tan solo el honor y la gloria habia de conservarse
en medio del huracan de pasiones recurrentes que se desen-
cadenaron en el process de la forja de la libertad americana.
Los grandes documents de Bolivar asi como su gran
epistolario, no estAn ausentes de 6tica ni de profundidad
sociol6gica: El Manifiesto de Cartagena y El Diario de Bu-
caramanga, por jemplo, son testimonios de profundo anilisis
sociopolitico de America y del conocimiento de los perfiles
psicol6gicos, hasta entonces ocultos, de quienes con el habian
hecho la historic, respectivamente.


El conocimiento de los valores sociales
y la necesidad de salvaguardar el honor

El Libertador tenfa clara conciencia de la facilidad con
que se podia manchar la reputaci6n de una persona honrada,
por lo que no vacil6 en recomendar en determinadas opor-
tunidades, a los fines que convenian a la Repfiblica, las
acciones mas duras contra el enemigo; suya es la frase:
"Contra los canallas deben utilizarse las mismas armas que
ellos usan", pues habfa sufrido en came propia que "mis
puede un intrigante en un dfa que cien hombres de bien
en un mes"; por ello se quejaba con amargura:
"Los asesinos, los ignorantes maledicientes y los traidores,
han rebosado la media de mi sufrimiento. No hay dia, no
hay hora, en que estos abominables no me hagan beber la
hez de la calumnia".
Que razones poderosas llevaron al Libertador a cuidar
su reputaci6n, no obstante de que fue hollada, segun sus









propias palabras, amen del testimonio dejado por la conduct
de quienes, incapaces de ser lo que 1l fue, le calumniaron
inicuamente? Bolivar, como las grandes almas, no tenfa pa-
si6n por las cosas materials, a las que renunci6; se incli-
naba por las cosas sublimes e imperecederas, pues sabia que
la gloria esta en ser grande y en ser uitil, abstrayendose de
miserias terrenas. Al querer proteger su reputaci6n aspiraba
que su gloria fuese inmarcesible al par que la de Colombia,
forjadas ambas al calor de llamas profundas de iluminaci6n.
Son reveladores los desvarios inherentes al delirio, en las
postrimerias de su vida, y traducen segin Reverend, que
estaba dominado por el espiritu de la inmortalidad: "Mi
gloria; mi gloria", era el leit motiv de sus iltimos mo-
mentos.
La conduct de Bolivar en tal sentido era bastante ra-
zonable desde el punto de vista de la sociologia y hoy, en
el umbral del siglo XXI, nos conmueve saber que le asisti6
absolute raz6n. Veamos por que:
Existe honor cuando se actua en funci6n de una toma
de conciencia supra racional dentro de una situaci6n social.
El factor social dentro del concept de la moral nos explica
c6mo un hombre absolutamente pundonoroso y honorable
puede estar deshonrado y carecer de honor ante la sociedad.
Un falso testimonio, una calumnia planificada y propa-
lada por un intrigante contra un hombre inocente le puede
quitar el honor ante la sociedad antes de que esta tome
conciencia del error. La historic esta Ilena de hechos que
confirman este aserto, como es el caso de Jesis de Naza-
reth. "(Me dira alguien que Cristo falt6 al honor, como
hecho de conciencia? No. iY sin embargo muri6 deshon-
rado, en un ambiente colectivo de vileza, y fue precisamente
llevado para su muerte al sitio de la deshonra!"'. Pasaron

1 Jorge Eliecer Gaitin. "Los mejores discursos de Gaitin". Edit.
JORVI; p. 539.









mucbos afios antes de que la historic consignara la verdadl
del honor de Cristo, antes de que ci mundo se diera cuente
de su error. La calumnia v su aliada la mentira se csQ ;-
ron con el tiempo. Su memorial se encuen!ra en todis, parts;
En las paredes de las Iglesias y de las Escuclas, cn las ctispidcs
de Ics campanarios y en las cimas de los mortes; en los ni-
chos de las calls, a las cabeceras de los lcchos v sobre las
tumbas, millones de cruces rccuerd.n it murte3 dcl Cruci
ficado 2
Es indudab!e que el Libcrtador sabia ie cl honor nu
es un simple concept que puede tencrse aisladamente, al
margen de la Sociedad y de sus valeres culturalcs, y asi por
ejemplo, justifica ante la naci6n su inclinacion hacia la vida
military y los hechos sangrientos, no descados, que Ic fucron
inherentes, como en el caso del Decreto de Guerra a Mucrte.

"Yo no me puedo hacker amar personalmente -rfiere
con firmeza en otra oportunidad-, porque estoy hacienda
una reform de usos y costumbres abominables y antiguos.
El ejdrcito y ]a administraci6n necesitan de una reform
radical que estoy ejecutando. Por consiguiente, los intri-
gantes me aborrecen". Parad6jicamente, estas actitudes que
desarrollaba Bolivar para moralizar el gcbierno, i.mplicaban
espiritu de sacrificio de lo que le era mis sagrado, es decir,
su reputaci6n y su amor por la libertad americana.
No obstante, estos valores 6ticos de la instituci6n military
-reserva moral nacional- estin condicionados por las pre-
siones derivadas de la comunicaci6n con el. rest de lasins-
tituciones civiles, mas propensas a la penetraci6n extranjera
de valores culturales antag6nicos, tales como las asfixiantes
roscas de la moneda, la prostituci6n y el vicio, que los he-
rederos de Bolivar tienen que pagar al precio de su dege-

2 Giovanni Papini. "Historia de Cristo".









neraci6n. Es decir, todo lo contrario de lo que 61 recomen-
daba en una sana y moralmente discriminada inmigraci6n:
"Venezuela no s6lo ha convidado, sino que desea ver
entrar por sus puertas a todos los hombres titiles que vengan
a buscar asilo entire nosotros, y ayudarnos con su industrial
y sus conocimienlos, sin inquirir cu6l sea la parte del mundo
que les haya dado la vida" (...) "La protecci6n que el
Gobierno concedcri a los extranjeros honrados que quieran
establecerse entire nosotros, reparard nuestra despoblaci6n v
nos dard ciudadanos virtuosos".
Es de observer, pues, dentro de una cadena de causes,
que algunas transculturaciones pueden traducir efectos ne-
gativos o positives en los valores morales nacionales y, por
extension, a las mas cerradas instituciones. Consecuencialmen-
te, cada pais tendri las instituciones que merece, porque son
las que ha formado: tendr6 como sost6n de su historic,
ejdrcitos de mentiras, mercenaries de conduct impredecible,
o por el contrario, ej6rcitos aquilatados en sus valores tra-
dicionales mis y mis fortalecidos, dignos representantes de
la historic inmqrcesible dejada por Bolivar. Las consecuen-
cias respectivas serin, inexorablemente: el turbi6n violent
quebrantador de la moral del pais que a la postre cederA el
territorio a los ge6fagos de siempre, o inversamente, la es-
tructuraci6n y consolidaci6n del espiritu national que es-
timulara el establecimiento de un gobierno progresista. Nues-
tra sociedad Abstracta Mayor, dinamizada por el empuje de
su fuerza geneal6gica y encauzada por los gloriosos valores
culturales heredados, no podrA renunciar nunca a la idea
de tener un Ej6rcito Institucionalista, digno representante
del Ejercito Libertador. S6lo asi podremos actuar honora-
blemente como recomendaba CUsar Zumeta en el preludio
de la batalla diplomatica donde nos fuera l arrebatado por
la p6rfida Albidn el territorio esequibo: "Pueblo que cede
a la amenaza es pueblo indigno de lo que cedi6; de lo que









por misericordia o por conveniencia le deja el usurpador;
del nombre de naci6n; de sus tradiciones de gloria y del
respeto de las gentes: porque la sumisi6n cobarde, agotada
que fuere la prudencia digna, es para los pueblos imborrable
marca de infamia. Sensiblerfa? iSea! Yo prefiero Prometeo
a Jupiter; Jesus a los fariseos; el paraguayo L6pez a sus
verdugos; y entiendo que el despojo ha de ser sangriento,
para que el despojado sea augusto".
El concept del honor military conlleva espfritu de sacri-
ficio pot la patria. Y ese espiritu responded a un process de
formacion del nacionalismo, de comunidad histrrica cuyas
races permiten mantener el edificio de la republica. Por con-
siguiente, la incorporaci6n direct de sistemas de valores, mo-
delos u organismos extratios inadecuados afectan su identidad
y le debilitan. En consecuencia, si la Venezuela de hoy se
encuentra sometida a la presi6n de una inmigraci6n indiscri-
minada, debemos reflexionar sobre estas frases lapidarias que
escribiera el Libertador a PAez en 1828, y que debemos acep-
tar como admonicion:
"Yo creo que el nuevo gobierno que se dd a la Republica
debe estar fundado sobre nuestras costumbres, sobre nuestra
religion y sobre nuestras inclinaciones y, Wltimamente, sob;t
nuestro origen y sobre nuestra historic. La legislaci6n no ha
tenido efecto saludable, porque ha consultado libros extran-
jeros, enteramente ajenos de nuestras cosas y de nuestros
hechos",
Los ideales del Libertador se refieren a una filosoffa
moral, a un deber ser del venezolano respect de su pais, y
por tanto, require de respuestas adecuadas de las diferentes
instituciones de hoy. Particularmente, la conducts de los
militates responded a expectativas de la Sociedad Abstracta
Mayor a que pertenecen, porque el campo psicofisico, el
sistema de valores y, en general, el esquema de la naci6n
se encuentran hondamente acendrados en enos, y porque las









escuelas militares les forjan un espiritu inquebrantable de
pertenencia a la organizaci6n sobre la premisa de mantener
la libertad e independencia de la Naci6n. Cabe sefialar, de
prop6sito, que los sefialamientos sistemrticos -aunque sean
legales- a traves de los medios de comunicaci6n social,
contra un military, afectan a la organizaci6n como un todo,
especialmente si el personaje tiene antigiiedad para ser con-
siderado representative. El dafio es mayor aun si ello forma
parte de una campafia infamante contra las Fuerzas Armadas.
Debemos reconocer, como deca el Libertador, que "sin ejer-
citos perece el honor al cual hemos consagrado ya innume-
rables sacrificios, por conservarlo en el esplendor que le Lan
adquirido la vida de tantos martires, y la privacion de tantos
bienes".
Hay razones ancestrales, enraizadas bolivarianamente,
consecuenciales de una trascendencia dial6ctica, originadas
en la Historia misma de Venezuela, que obligan a los pro-
fesionales de las armas a tener un comportamiento diferen-
te, ajustado a normas dificiles que hablan del mas legitimo
honor. El analisis de las siguientes normas juridico-morales
que derivan de nuestras leyes confirm el aserto. Veamos:
(Es acaso ficil ser culto en su trato, aseado en su traje,
marcial en su porte, respetuoso con el superior, atento con
el subalterno, severe en la discipline, exacto en el deber e
irreprochable en su conduct?
EEs que es facil cumplir con todas las misiones que se
ordenen, aunque haya en ellas peligro de muerte?
(No es dificil cumplir con los deberes que se imponen
y demostrar siempre much afici6n a la carrera, honrosa am-
bici6n de distinguirse y constant deseo de ser empleado en
ocasiones de mayor peligro y dificultades, a fin de dar a
conocer su valor y aptitudes?
eNo require sactificios el ego para ser discrete toda !a
vida?









!Es acaso ficil cumplir dentro de una gloriosa institu-
ci6n bolivariana forjada con las variables lIgrimas, sudor y
sangre y que establece que "No puede ser military el cobarde,
el que carezca de dignidad, pundonor, ni el de relajada con.-
ducta, pues mal puede ser guardiAn de ]a libertad, honra e
independencia de su Patria, quien tenga miedo al sacrificio
y ultraje sus armas con infamantes vicios"?
;Ante la avalanche de corruptelas administrativas, ire-
sulta fAcil ser honorable y modesto, ser buen administrator
de su sueldo, ajustando sus gastos a sus posibilidades, den-
tro de la mayor economic para evitar contraer deudas, que
siempre repercuten sobre el honor?
Ante la realidad sociol6gica de pautas de aislamiento
entire las Fuerzas Armadas y quienes las ignoran, am6n del
product poblacional de una inmigraci6n indiscriminada,
Gno se require espiritu de justicia social para proporcio-
nar seguridad a todos los ciudadanos --venezolanos y ex-
tranjeros- para que puedan disfrutar del product de sus
empresas v de sus trabajos; ser garantia para el desarrollo
normal de todas -absolutamente todas- las actividades
politicas, m~-,nmi>c:i; y sociales; favorecer la industrial y el
comercio, ayudar a educar, alfabetizar a las classes mas ne-
cesitadas; ayudar a mejorar el nivel de vida de los vene-
zolanos, desarrollar la moral individual y colectiva, baio tod.i
circunstancia de espacio y tiempo, y todo ello sin aspirar a
recibir otra cosa que no sea el reconocimiento de la Patria?
El espiritu de los reglamentcs derivados de la conduct
political del Padre de la Patria sirve, pues, para estructurar
la naci6n venezolana y consolidar el Estado. Bolivar requiri6
de rd.dc.-i'., fuerzas morales para sacrificar sus humans
compulsiones y plantear la libertad, muchas veces a expen-
sas de lo que le era mas preciado: su reputaci6n: "Servir6
en las armas hasta la muerte; influir6 en la mejora y soste-
nimiento del nuevo gobierno.; apoyare con mi brazo y con









mis. amigos 1.- irii;l.rc., al rn inii. J.>, que nos den; me
g,:l. ,ii :de pcl-.lrlc ciega.y d6cil obediencia; lo defender
dentro y fuera de la repdblica; no excusar6 mi reputaci6n
v mi vida en este servidio".
Estas son, pues, parte de las razones por las cuales el
honor.militar es diferente, muy diferente. Hasta en las cosas
formales se diferccnj.i de otras la Instituci6n Militar; ppr
ejemplo, hay .ildc,.':aci'6n, l6gica y coltul1n.-i ci.I con nuestros
valores morales cuando se estil.a en la comunicaci6n military
la redacci6n de; "Tengo el honor". .., rechazado en general
por la 'Ral Academia, quiiin recomienda el uso de "Tengo
a honra. ". En el caso particular de la Institucidn Arma-
da, es justificable su uso, en tanto en cuanto interpreta un
i\;l.'r moral perm.innenle, crisu.li7.ldo a traves de much tiem-
po, desde'los lejanos afios en que Bolivar y sus seguidores,
forjadores de la N.icionilidad, dieron calor a la idea de crear
el Ej6rcito Lihcrt.ldor con fines definidos.
La 'vida ejemplar de Sim6n Bolivar puede apreciarse al
trav6s de la lectura de sus obras, reflexionando sobre sus
pensamientos vivos, imaginando sus suefios al calor de sus
pensamientos:. .
Eri lo que se refiere a su vida military, es e idente que
nos ha dejado la mas preciada herencia, la de ser el mejor
general americano de todos los tiempos, el mis asombroso
y fdrtil; uno de los mis honorables. No son simples palabras;
por el conrtrario, mi pluma carece de la elocuencia requerida
para1 calificar su obr i. El nos ha dejado frases rutilantes que
retratan el honor con que revisti6 su conduct:
"Yo sigo la carrera gloriosa de las armas s6lo para ob-
tener el honor ,que ellas dan: por libertar a mi patria, y
por merecer las bendiciones de los pueblos".
Tales frases, que confoi-man la urdimbre moral de la
teoria bolivariana, constituyen, por extension, la plataforma









de nuestra &tica de hoy; etica plasmada en reglamentos y
grabada en nuestras mentes como conciencia colectiva.
Por ello es explicable que cuando el military de hoy pone
de manifiesto una aparentemente extrafia conduct ante al-
gtn grupo social, y la justifique en la tambi6n aparentemente
simple expresi6n del honor military, no esta haciendo otra
cosa que cumplir con los deberes morales que tradicionalmen-
te le ha venide exigiendo la Sociedad Abstracta Mayor, por-
que, como e1 aseguraba, "si no hay un respeto sagrado por
la Patria y por las leyes y por las autoridades, la sociedad
es una confusion, es un abismo: es un conflict singular
de hombre a hombre, de cuerpo a cuerpo".
La siguiente exposici6n del inmortal tribune Jorge Eli6-
cer GaitAn, pronunciada horas antes de ser asesinado en la
Carrera Septima de Bogoti, confirm el aserto anterior:
"Al escupir una persona a otra en la cara se produce
la ofensa a la dignidad de 6sta. Al decir que este sujeto es
un mal nacido se ofende la dignidad materna. Cuando se
produce el bofet6n a un military, en circunstancias especiales
en que todo el gremio esta siendo agredido, sin que el abo-
feteado reaccione adecuadamente, el concept social no puede
ser sino adverse contra el sector a que pertenece una per-
sona que tan cobardemente soporta los ultrajes a la inistitu-
ci6n y a si mismo. No se le puede exigir al soldado vilipen-
diado y ofendido que vuelva al cuartel a justificar su co-
bardia con razones como 6sta: soy un cobarde, la sociedad
nos tiene en menos pot eso; porque dice que quienes per-
tenecemos a las instituciones armadas somos unos feminoi-
des, sin patrimonio civil que defender. iNo! El verdadero
comportamiento es el del professional de las armas que re-
clama primero contra los ataques injustos a los militares
y luego rechaza la personal agresi6n de que se les hace
objeto".









Eso es lo que hay que ver en el honor, el criterio de
su legftima defense, la defense del concept social, del con-
cepto honorffico, elevado, alto en que la sociedad tenga al
sujeto, seg6n se actfe o no se actde en moment de tal
delicadeza.
Asistia, pues, sobrada raz6n al Libertador cuando afir-
maba que "los caracteres militares que pueden adornar a un
soldado son el valor, el desprendimiento, el patriotism, la
actividad, el celo y el talent military" y, por tanto, la con-
ducta de quienes estan investidos con los simbolos patriots
debe estar ajustada al may's legitimo honor, pues, para de-
fender el pafs, y sus instituciones, hasta perder la vida, se
necesitan coraje y virtudes espirituales que respondan a las
expectativas de un pueblo soberano hecho naci6n, que espera
que sus soldados sean irreductibles en el manejo de su
honor.
La defense autintica del pais require, pues, de hombres
formados en escuelas militares y cuarteles donde la educa-
ci6n, la realizaci6n de su personalidad en funci6n de vocaci6n
castrense, discipline y subordinaci6n, forjen en su espiritu
permanentes mecanismos de sublimaci6n, es decir, una se-
gunda naturaleza. S61o asf podremos mantener el patrimonio
hist6rico que cost la vida a Bolivar y al mill6n de grandes
que le siguieron en la sublime empresa de la libertad ame-
ricana. S6lo asi se podrAn portar "simbolos tan grividos de
asombro", seg6n reza el himno glorioso de la Academia Mi-
litar de Venezuela.
No obstante, para los apAtridas -quienes de hecho no
tienen conciencia de defense del pais del que disfrutan-
es muy dificil juzgar adecuadamente el honor military. Claro,
ello conlleva practicar el relativismo cultural, que implica
sustituci6n y sublimaci6n de algunos valores por los corres-
pondientes de la Instituci6n Armada, lo que no fLcil para
personas distintas de las altamente socializantes.









TaT. que riL.pcr el tabi de lo military dej6 Jil al-
L.un ir -expresi6n de intereses. foraneos-- y nunca military
alguno se,.opuso, a. ello. Sin embargo, el tabp. p.;-i :no
porque se oculte algo, sino porque no puede o 1no quLi ic
verse que nuestro sistema de valores es distinto, forjado
en itn.i carrera que forma a los !,:,mb!:lc para matar y/o
morir por la patria; el tabz' persist, t.ll~,i.n, .'i...- los
precitidos valores son Jilrct.Lic aicQmo Al ui.-r.' quieren.que
sn, sporque es in oblihante y suigeneris valor !.i .1 nropio
de L|I. sociedad i-lerl .a de las glorias del IJj'rci Liber
tador.
Los ciud..,d i,,n civiles cple han logrado hacer observa-
.P. .. par 'denti., de l i.cnlturr vilirIt.' I.n roto
el '.:. pero a c.ta de ser ..b'"bid". pr Li o .ni.:ci'n
cuyo p.rt l.-' :. pri-rii-'' on nmas u:il:,.i,.c,,it.a- que a 'in-
mensa selva verde de Canaima... Ellos han terminado .im.n-
do la carrera de las armas profundamente, muy profunda-
trmeite. Ya nada ni nadie les hard salir de ese m .ii..o
.;ninp,' de fuerza p~ i.,-lic, i iigieni .llid1 por el, epiriti mi-
litar edel Libertador.
Por otra ptrte, hay quienes han plct.ndJidl, rti '-,Ipjr el
tabt y no lo han logrado, porque no ban hecho.ias r'c.':-
'.1.; observaciones participants; no han penetrado, viveri-
cialmente a la instituci6n armada; claro, result muy duro
conocer de cerca el espiritu de trabajo y .,cificii., sin es-
perar otra cosa que el reconocimiento; iri-ulta muLI', duro t-
ner que resolver conflicts de roles como pot ejemplo, c,.;n-
do esposa e hijos requieren la presencia del professional de
las armas y 6ste debe cumplir primero con la o'ig.ni iz.ci.n,
d6nde y cuindo 6sta lo requiera; result muy .-! ixi.inr: p.ir.
algunos hundirse en el mar de la mistica profesibnal, de la
asiduidad y consagraci6n al servicio, del sacrificio de la vida
propia por la vida de la Patria y la co;nsrvaciin de su
aier.do territorio aunque se tenga que luchIr contra elminti-









do, como ordenaba el Libertador 3.
Si analizamos exhaustivamente el esquema general pre-
sentado en torno al Honor Militar, podremos decir que nues-
tra tradici6n hist6rica es particularmente trascendente por
sus valores morales. Y esto traduce, para quienes no sean
frutos del arbol geneal6gico de Bolivar -en lenguaje literal
y figurado- grandes dificultades de comprensi6n y acepta-
ci6n de lo military, tal como es. Claro, no es muy ficil seguir
los ejemplos de un hombre que "nace de siglo en siglo no
se sabe en qu6 region misteriosa" 4. En ello reside la gran-
deza de los que siguen la gloriosa carrera de las armas, esten
encuadrados en sus filas o fuera de ellas.


















3 "La patria exige cada dia nuevos sacrificios y es necesario darle
hasta el ultimo aliento de la vida" (Carta de Bolivar a Salom;
Ob. cit., Vol. II; p. 807).

4 "Mi 6nico amor siempre ha sido el de la patria; mi 6nica am-
bici6n su libertad. Los que me atribuyen otra cosa no me cono-
cen ni me han conocido nunca" (Carta de Bolivar a Pedro Bri-
cefio; Ob. cit., Vol. II; p. 313).





















CAPITULO IV


Bolivar y la Geopolitica


"Volando por entire las pr6ximas edades, ni iinagina-
ci6n se fija en los siglos futures, y observando desde
alli, con admiraci6n y pasmo la prosperidad, el es-
plendor, la vida que ha recibida esta vasts region,
me siento arrebatado y me parece que ya la veo en
el coraz6n del universe, extendidndose sobre sus di-
latadas costas, entire esos oc6anos que la naturaleza
habia separado, y que nuestra Patria redne con pro-
longados y anchurosos canales. Ya la veQ enviando a
todos los recintos de la tierra los tesoros que abri-
gan sus montailas de plata y oro; ya la veo distri,
buyendo par sus divinas plants de salud, la vidi
a los hombres dollentes del antiguo universe; ya la
veo comunicando sus preciosos secrets a los sabios,
que ignoran cuAn superior es la suma de las luces
a la suma de las riquezas que le ha prodigado la
naturaleza, Ya la veo sentada sobre el Trono de la
Libertad empuiiando el cetro de la Justicia, coro-
nada por la gloria, mostrar al mundo antiguo la ma-
jestad del mundo moderno".
Boliva
(Fragmento del Discurso de Angostua: 15 febrero 1819).











LA GEC.TOL1TICA Y EL ESTADO


La Geopolitica es una discipline cientifica. Tiene prin-
c pios, eyes y metodologia propios; su objeto definido de
,LtuliL cs. el. Est.,o, cuyos fines es capaz, de prever. Su
cuerpo de t.........; i-t-., es enciclopedico, basado funda-
piL,!nt.,Il',ii- en la gz:r.ff.. el derecho, la historic y las cien-
cias que ,.-li" **. al hombre. como ente bio-psicosocial. Las
demis ciencias son sus auxiliares.
La Geopolitica analiza la vida, evoluci6n y fines del: Es-
tado como derivaciones, entire otras cosas, del proceso evo-
u.iii Jcl hombre en el Planeta Tierra. El camrpo- m~s es-
p)c...lc. J. es el psicol6gico, respect del cual podemos decir
cque !as instancias psiquicas que se han descubierto en el
dJi.iri ,li. de la espiritualidad humana se presumen coexis-
tn!-l,- en .la evoluci6n de la psiquis colectiva de la N.icion
SCharles D.i .6.in, en su tratado sobre el origen de las
species, Cde.s.-b ii el principio de la seleccidn .:'.,r-!, que
rige i vida en'la ti~ rr- desde que lp.ireiLran' los uinicdl,.
aIre- en la: er proterozoica hasta su n;i.;iim.ld, e tc.idn en
Id cenozoica, representada por el hombre de hoy. El pri-
ci:do principio traduce una lucha a muerte por:'la vida en
.que~ soreviven los mtis capaces, siendo aplicable: tanto 'al
hombre como al Estado.
Con,:oritjanteimente Sigmund Freud,,. Alfred AJdler ,y
Karl Gustav Jun,., de la Psicologia Profi.nd. y ,otras es-
cuelas, demostraron la existencia de las instancias psiquicas
del hombre en las que destacan el consciente, el preconsciente
y el inconsciente (individual y colectivo). Cuando, el hom-
bre enferma psicol6gicamente, el studio de dichas ins-
tancias permit determinar, mediante el "asociacionismo li-
Tbre" u otras reglas, su conduct future, que puede ser mo-









dificada case de que las tendencies sean negatives como la
autodestrucci6n. Cuando el enfermo es el superorganismo
que Ilamamos Estado, el geopolftico aconsejara la conduct
political a desarrollar. Maquiavelo denomin6 pragmatismo
hist6rico esa capacidad de corregir y dirigir el camino de
los acontecimientos.
En su estado normal el hombre desarrolla, segdn su per-
sonalidad, algunas compulsiones, ora constructivas, ora des-
tructivas (Eros y Tinatos), diversos mecanismos de defense
instintos de territorialidad y otros, que desencadena de ma-
nera inconsciente para poder mantener su salud psfquica in-
dividual.
Cuando los hombres se integran a una comunidad hist6-
rico geogrAfica mediante el gregarismo, la raza, la religion,
la cultural y la lengua surge la naci6n, que, igual que un or-
ganismo, tiene tambi6n su mundo de sentimientos, su sis-
tema de valores y sus mecanismos de defense, todo ello de
acuerdo a su personalidad estatal, El Estado es una mis-
teriosa realidad concrete constituido, entire otras cosas, por
tres elements esenciales: territorio, naci6n y poder sobe-
rano, sin contar otros components existenciales. La naci6n,
que es consecuencia de la integraci6n de los hombres, es
tambidn el element por excelencia que da vida a este su-
perior organism o superorganismo que al decir de Plat6n,
Hegel, Hobbes, Haushofer y otros, son realidades objetivas,
sensibles y racionales como la persona humana.
Destacan una compleja personalidad en que se puede
notar el temperamento estatal" con mecanismos de defense
y compulsiones caracterfsticas que le hacen actuar de acuer.
do a sus transformismos para sobrevivir en la lucha que man-
tiene con otros Estados (capacidad de intuici6n y sobre-
vivencia),
El Estado, pues, nace, se desarrolla y crece con tenden-
cia a vivir o a morir segun el poder espfritu-intelectual de
los circunvecinos limitrofes o de los Estados Potencia.
96









PENSAMIENTO GEOPOLITICO
DEL LIBERTADOR

Generalidades

De todo el pensamiento politico del Libertador, la faceta
mas important por lo trascendente y menos estudiada por
lo abstruse lo constitute su sistema de conocimientos geo-
politicos. Al respect, no hay en America identificaci6n m6s
grande entire un hombre y su vocaci6n cientifica que la exis-
tente entire Bolivar y la ciencia del Estado, aserto confir-
mado por el hecho de que pudo columbrar para las colo-
nias, mediante el dominio de esa discipline, el future som-
brfo que prometfa la dependencia de un Imperio decadente
como lo era el Espafiol. La vision geopolitica permiti6le ac-
tuar acertadamente en el process de liberaci6n de esas co-
lonias y despu6s, a pesar de la fragmentaci6n que les fue
inherente -similar a la del Imperio Romano despues de la
invasion de los barbaros 1, seguin sus propias palabras-, em-
pujarlas con el verbo, el ejemplo y la fuerza a fin de enrum-
barlas, ora como naciones, ora como estados por el camino
que conduce a sus objetivos americanistas.

Parad6jicamente, no hemos estudiado las fuentes del
pensamiento geopolftico venezolano ni al Libertador como
su principal cantera. Una de las razones que lo explican se
resuelve dentro de un circulo vicioso si hacemos trascender
sus propias palabras. En efecto, la frase lapidaria que ayer
sefialaba Bolivar en su carta profetica como causa eficiente

1 "Al desprenderse la Am6rica de la Monarqufa Espafiola, se ha
encontrado semejante al Imperio Romano, cuando aquella enor-
me masa cay6 dispersa en medio del antiguo mundo. Cada des-
membraci6n form6 entonces una Naci6n Independiente conforme
a su situaci6n o a sus intereses, con la diferencia de que aque-
llos miembros volvian a restablecer sus primeras asociaciones".
(Simdn Bolivar. Discurso de Angostura).









de la perdida de la libertad -"el oro lo corrompe todo"-
se cierne hoy como espada de Damocles sobre el future de su
patria: Lo subalterno es lo que satisface, lo que permit
realizar al individuo: La expectativa general es francamente
materialista: los valores monetarios, no producidos por el
trabajo del hombre sino derivados del "estidrcol del demo-
nio", se han venido colocando por encima de los valores
espirituales.

Esto original, entire otros males, la negaci6n del deber
ser del venezolano en funci6n de su pasado y el desinter6s
por el studio de la historic -pues no produce dividends
materiales-, todo lo cual impide descubrir las races geo-
politicas del Estado. Una de las consecuencias inexorables
de esta inversi6n de valores ha sido la ausencia de una doc-
trina geopolftica venezolana, lo cual lleva de suyo el debili-
tamiento del espiritu national con imprevisibles consecuen-
cias.
Observemos, en una primera aproximaci6n, el paralelo
entire el Libertador y la Geopolitica.
En el periodo comprendido entire el Congreso de Viena
de 1815 y la Primera Guerra Mundial se reafirm6 el pro-
ceso evolutivo de las diferentes Naciones Europeas, las cua-
les, espiritualizadas por sus respectivos patriotismos, se in-
tegraron cuantitativa y cualitativamente en base a comuni-
dades territoriales, etnicoculturales y linguohist6ricas dentro
de fronteras que no se correspondian con los Ifmites polf-
ticos trazados par la fuerza de las armas en aquel Conti-
nente. Las contradicciones biopsicosociales y geogrificas in-
herentes, desencadenaron consecuencialmente una de las mis
espectaculares modificaciones territoriales del Viejo Mundo y
permitieron ampliar los conocimientos sobre la relaci6n hom-
bre-suelo, determinando, a partir de la Primera Guerra, el
nacimiento de la geopolftica como ciencia del Estado.




  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
©2012, All rights reserved