UFDC Home  
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Capitulo X: Conseguido El Castigo...
 Capitulo XI: Nombra La Audiencia...
 Capitulo XII: Prosigue Utre En...
 Capitulo XIII: Llega Juan De Carvajal...
 Capitulo I: Entra Felipe De Utre...
 Capitulo II: Siguen Los Omeguas...
 Capitulo III: Altercan Sobre El...
 Capitulo IV: Llega El Licenciado...
 Capitulo V: Sale Alonso Perez A...
 Capitulo VI: Entra Juan De Villegas...
 Capitulo VII: Funda Pedro Alvarez...
 Capitulo VIII: Descubrense Las...
 Capitulo IX: Levantanse Los Indios...
 Capitulo X: Tiene Noticia Francisco...
 Capitulo XI: Nombra La Audiencia...
 Capitulo XII: Puebla Francisco...
 Capitulo XIII: Vuelve Fajardo A...
 Capitulo XIV: Entra Juan Rodriguez...
 Index


DLOC



Historia de la Conquista y Población de la Provincia de Venezuela. Vol. 2.
ALL VOLUMES CITATION SEARCH THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/CA01199981/00002
 Material Information
Title: Historia de la Conquista y Población de la Provincia de Venezuela. Vol. 2.
Series Title: Historia de la Conquista y Población de la Provincia de Venezuela
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: de Oviedo y Baños, José
de Oviedo y Banos, Jose
Publisher: Corporación Marca
Publication Date: 1824
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
Spatial Coverage: South America -- Venezuela
 Record Information
Source Institution: Universidad de Oriente, Venezuela
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
Classification:
System ID: CA01199981:00002

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Half Title
        Half Title
    Capitulo X: Conseguido El Castigo De Los Saparas...
        Book 3 Page 125
        Book 3 Page 126
        Book 3 Page 127
        Book 3 Page 128
        Book 3 Page 129
        Book 3 Page 130
    Capitulo XI: Nombra La Audiencia Por Gobernador Al Señor Obispo Bastidas...
        Book 3 Page 131
        Book 3 Page 132
        Book 3 Page 133
        Book 3 Page 134
        Book 3 Page 135
        Book 3 Page 136
    Capitulo XII: Prosigue Utre En Su Descubrimiento...
        Book 3 Page 137
        Book 3 Page 138
        Book 3 Page 139
        Book 3 Page 140
        Book 3 Page 141
        Book 3 Page 142
        Book 3 Page 143
        Book 3 Page 144
        Book 3 Page 145
    Capitulo XIII: Llega Juan De Carvajal A Coro...
        Book 3 Page 146
        Book 3 Page 147
        Book 3 Page 148
        Book 3 Page 149
        Book 3 Page 150
        Book 3 Page 151
        Book 3 Page 152
    Capitulo I: Entra Felipe De Utre En Macatoa...
        Book 4 Page 153
        Book 4 Page 154
        Book 4 Page 155
        Book 4 Page 156
        Book 4 Page 157
        Book 4 Page 158
        Book 4 Page 159
        Book 4 Page 160
        Book 4 Page 161
        Book 4 Page 162
    Capitulo II: Siguen Los Omeguas Con Poderoso Ejército á Felipe De Utre...
        Book 4 Page 163
        Book 4 Page 164
        Book 4 Page 165
        Book 4 Page 166
        Book 4 Page 167
        Book 4 Page 168
        Book 4 Page 169
        Book 4 Page 170
    Capitulo III: Altercan Sobre El Gobierno Utre...
        Book 4 Page 171
        Book 4 Page 172
        Book 4 Page 173
        Book 4 Page 174
        Book 4 Page 175
        Book 4 Page 176
        Book 4 Page 177
        Book 4 Page 178
        Book 4 Page 179
        Book 4 Page 180
    Capitulo IV: Llega El Licenciado Frias A Coro...
        Book 4 Page 181
        Book 4 Page 182
        Book 4 Page 183
        Book 4 Page 184
        Book 4 Page 185
        Book 4 Page 186
    Capitulo V: Sale Alonso Perez A Descubrir Las Sierras Nevadas...
        Book 4 Page 187
        Book 4 Page 188
        Book 4 Page 189
        Book 4 Page 190
        Book 4 Page 191
        Book 4 Page 192
    Capitulo VI: Entra Juan De Villegas Al Descubrimiento De Tacarigua...
        Book 4 Page 193
        Book 4 Page 194
        Book 4 Page 195
        Book 4 Page 196
        Book 4 Page 197
        Book 4 Page 198
        Book 4 Page 199
    Capitulo VII: Funda Pedro Alvarez La Ciudad De Borburata De Orden De Villegas...
        Book 4 Page 200
        Book 4 Page 201
        Book 4 Page 202
        Book 4 Page 203
        Book 4 Page 204
    Capitulo VIII: Descubrense Las Minas De S. Felipe...
        Book 4 Page 205
        Book 4 Page 206
        Book 4 Page 207
        Book 4 Page 208
        Book 4 Page 209
        Book 4 Page 210
        Book 4 Page 211
        Book 4 Page 212
        Book 4 Page 213
    Capitulo IX: Levantanse Los Indios Jiraharas...
        Book 4 Page 214
        Book 4 Page 215
        Book 4 Page 216
        Book 4 Page 217
        Book 4 Page 218
        Book 4 Page 219
    Capitulo X: Tiene Noticia Francisco Fajardo De La Provincia De Carácas...
        Book 4 Page 220
        Book 4 Page 221
        Book 4 Page 222
        Book 4 Page 223
        Book 4 Page 224
        Book 4 Page 225
        Book 4 Page 226
    Capitulo XI: Nombra La Audiencia Por Gobernador á Gutierrez De La Peña...
        Book 4 Page 227
        Book 4 Page 228
        Book 4 Page 229
        Book 4 Page 230
        Book 4 Page 231
        Book 4 Page 232
        Book 4 Page 233
        Book 4 Page 234
        Book 4 Page 235
        Book 4 Page 236
    Capitulo XII: Puebla Francisco Ruiz En Los Cuicas á Miravel...
        Book 4 Page 237
        Book 4 Page 238
        Book 4 Page 239
        Book 4 Page 240
        Book 4 Page 241
        Book 4 Page 242
        Book 4 Page 243
        Book 4 Page 244
        Book 4 Page 245
    Capitulo XIII: Vuelve Fajardo A La Costa De Caracas...
        Book 4 Page 246
        Book 4 Page 247
        Book 4 Page 248
        Book 4 Page 249
        Book 4 Page 250
        Book 4 Page 251
        Book 4 Page 252
        Book 4 Page 253
    Capitulo XIV: Entra Juan Rodriguez En Caracas De Orden Del Gobernador...
        Book 4 Page 254
        Book 4 Page 255
        Book 4 Page 256
        Book 4 Page 257
        Book 4 Page 258
        Book 4 Page 259
        Book 4 Page 260
        Book 4 Page 261
        Book 4 Page 262
        Book 4 Page 263
        Book 4 Page 264
        Book 4 Page 265
        Book 4 Page 266
    Index
        Index 1
        Index 2
        Index 3
        Index 4
        Index 5
        Index 6
        Index 7
        Index 8
        Index 9
        Index 10
        Index 11
        Index 12
        Index 13
Full Text




PRIMERA
ENTREGA

Jose de Oviedo y Bafios
Historia
de la Conquista
y Poblacion de la
Provincia de Venezuela
Esta obra consta de 4 Libros
en dos entregas.
Pida elNo. lyel No. 2
simultAneamente.
No.121 n
rg MMOA-OA


Un~~~~ aIIrc ROEEO
(c AINDME ICA
DEAMA







UfllllillMAll
IA mros
HinA vista
DEARMAS o emia


















JOSE DE OVIEDO Y BANOS



HISTORIC
DE LA
CONQUISTA Y POBLACION
DE LA
PROVINCIA DE VENEZUELA















CAPITULO X.


CONSEGUIDO EL CASTIGO DE LOS
Saparas, tira Navas con los soldados la cuelta de
Cubagua: ua el Doctor Navarro d detenerlos: pren-
denlo los soldados, y se lo llevan consigo d Cuma-
nd.: muere Jorje Spira, y gobierna Villegas
la provincia.


Despachado por el Gobernador el titulo de Capi-
tan a Alonso de Navas, empez6 a levantar jente
para poner por obra la dilijencia que se habia fiado
a su cuidado; y como su nombramiento hahia sido
tal a gusto. y satisfaction de todos, a porfia sc le
ofrecian los .oldados para acompanarle en aquel
caso: pero no queriendo Ilevar mas jente, que la
que le parecio ser necesaria, escojio cie, hombres.
ios que discurrio mas a prop6sito..y con eli s si-
lio de Coro en busca de los Saparas, i quieiies con
facilidad desbarato en dos encucntros. cojiendo
a los ma, culpados en el movimiento de su intend.
tado rebelion quE press, con buena,, guards
remit io al Gobernador.
Fenecida con tanta brevedad la expedicion,
como los soidaa(os se hallaban disgustados con el
dominic Aieman. cuyo gobierno aborrecian. por e!
poco provecho oue losraoan de military en ,u.- van-






126


deras; vi6ndose al present en libertad quisieron
lograr la occasion de huir el cuerpo A sujecion tan
pesada; y resueltos A no volver mas A Coro, de-
terminaron tirar para Cumana, para pasarse A la
isla de Cubagua, donde por las muchas perlas que
se sacaban ent6nces, ocurria mayor nimero de
jente, que A las demas parties de la costa; y po-
niendo por obra su prop6sito, empezaron A cami-
nar con Animo de entrar por la serrania, dejando
A la parte del Norte la ciudad para salir al Tocu-
yo, y de alli por el desembocadero, atravesando
los Llanos, pasar A CumanA; pero algunos de los
soldados, arrepentidos de resolution tan temera-
ria, pareci6ndoles, que emprender un viaje tan
dilatado, aun cuando se Ilegase A conseguir, ha-
bia de ser A costa de innumerables afanes, sin
que los companeros los sintiesen se huyeron una
noche, y por caminos extraviados dieron la vuelta
A Coro, avisando al Gobernador de todo lo que
pasaba; de que sentidos Spira, y el Sefior Obispo,
clamaban, prorumpiendo en quejas, con palabras
muy descomedidas contra el Doctor Navarro, car-
gAndole la culpa de todo lo sucedido, por haber
sido causa con su protection, y empefio, para que
aquella pacificacion se hubiese encargado A Na-
vas; dando motivo para que los soldados tuviesen
coyuntura de ejecutar aquel atrevimiento, dejan-
do la ciudad desproveida, y expuesta A la violen-
cia de una invasion enemiga; y como A esto se
afiadiesen las protextas de los Factores, y aliados
de los Belzares, por el menoscabo, y p6rdidas-que
podia padecer su compaffia, se vi6' tan apurado
el Doctor Navarro, que por librarse de la calum-
nia. que todos le imputaban, y sosegar aquella






127


puiblica conmocion que habia formado contra 61
el sentimiento, se ofreci6 A ir en persona a re-
ducir los soldados, y volverlos A traer A la ciudad;
y para ello, juntando sesenta hombres bien ar-
mados, tom6 el camino de la costa hasta el puerto
de la Borburata, y por alli sali6 A Barquisimeto,
para atajarles el paso antes que se metiesen en
los Llanos; y como Navas, y su jente caminaban
A pie, y por tierras asperas, hubo tiempo para que
Navarro Ilegase primero, y se pusiese A esperarlos
en una poblacion de indios Ajaguas; pero los
soldados sabiendo en el Tocuyo que estaba alli
Navarro, torcieron el camino, y por un lado se
entraron en los Llanos por el desembocadero de
Baraure, sin parar hasta las orillas del rio Pao.
Pocos dias despues lleg6 A saber Navarro su
pasada, y tirando A largas jornadas en su alcance,
gobernAidose por las noticias que iba adquirien-
do de los indios, hubo de dar con,ellos en el Pao,
donde todavia se hallaban detenidos; y repren-
di6ndoles con Asperas palabras el delito cometido
en la desercion tan inicua, les afe6 la ingratitud
con que habian correspondido A su fineza, pues
.habiendo 61 sacado la cara A defenderlos, contra
el dictlmen de Spira y del Sefior Obispo, daban
motive con aquella resolution intempestiva i que
todos le atribuyesen (con razon) la culpa de su
fuga.
Pero satisfaciendo los soldados A este cargo,
le respondieron con la veneracion debida A su,
persona, que el desamparar la provincia no era
efecto de deslealtad, pues como vasallos aman-
tisimos del Rey deseaban perder la vida en su
servicio; pero que el punto de buenos espafoles






128

no les permitia pasar por la ignominia de vivir
sujetos al tirano Gobierno de los Belzares, te-
niendo expuestas las vidas, y las honras al arbitrio
violent de un dominion extranjero: y que asi,
mientras las cosas de Coro corriesen con aquel
temperament que tenian ent6nces, no se cansa-
se en persuadirlos, porque seria en vano cualquiera
dilijencia que intentase para moverlos de la firme
determination en que se hallaban de no quedar
en la ,provincia: que harto sentian hubiese tomado
el trabajo de venir a buscarlos, por ser precise
quedase desairado en aquel lance, y ellos mortifi-
cados de no poder dar gusto en la occasion A
quien siempre habian venerado por padre, y reco-
nocido por amparo.
No le parecio bien A Navarro la respuesta,
y sentimiento de aquella terquedad; volvi6 a re-
plicarles con enojo, tratasen de disponerse para
volver a Coro, porque de resistir a su mandate,
haria que concediesen A la fuerza, lo que negaban
al ruego. Reportaronse con esto los soldados, y
callando dieron A entender estaban prontos a se-
guirle, por ocultar con aquel finjimiento su inten-
cion, vali6ndose del disimulo, para que descui-
dAndose Navarro pudiese tener logro mas seguro
lo que tenian pensado; y conociendo que su Ga-
pitan Navas, obligado de las razones de Navarro,
estaba en Animo de volver A Coro, no quisieron
consultar con 61 su determination; antes privAn-
dolo del puesto, sin que lo llegAra A entender,
con gran secret nombraron entire todos por cau-
dillo a uno, Ilamado Pancorbo, y con su parecer,
aquella noche, estando el Doctor Navarro sin
aquel recato y vijilancia, que debiera prevenir, se-





129


gun la occasion en que se hallaba, dieron de repen-
te sobre 61, y coji6ndolo descuidado, le quitaron
las armas, y caballos, pagando con aquel ultraje
la culpa de su confianza.
Sentidisimo qued6 Navarro con el escozor de
burla tan pesada; y vi6ndose desarmado, y ex-
puesto a la discrecion de los soldados, se vali6 de
la humildad para dorar su desire, pidi6ndoles con
encarecimiento, atendiesen a la representation
de su persona, para no permitir quedase avergon-
zado con la infamia de semejante despojo; y que
en satisfaccion de los buenos oficios, que siempre
habia interpuesto en su defense, le restituyesen
sus armas, y caballos para volverse A Coro; pero
los soldados desvanecidos con la altivez que les
ocasionaba el buen suceso, sin hacer caso de las
humildes representaciones de Navarro, le respon-
dieron, que algunos caballos le darian, para que
pudiese con su jente pasar seguro entire los in-
dios, y que sin esperar de ellos otra cosa, ni gas-
tar el tiempo en persuadirlos, se volviese luego,
pues guardando el respeto que debian A su per-
sona, no intentaban que experimentase deten-
cion, ni padeciese molestia: resolution, que-cono-
cida por Navarro, no teniendo cara para volver A
Coro A ser blanco de los enojos de Spira, y asun-
to de la irrision de todos, determine pasar, con los
soldados A Cubagua, de que quedaron ellos muy
contents, considerando Ilevaban por companero
en su fortune al que habian tenido por contrario
en su opinion; y aunque toda la jente de Navarro
quiso seguir el mismo rumbo, no lo consintieron
los soldados, por el recelo que les caus6 la nove-
dad de movimiento tan extraiio, temiendo alguna







130

traicion,, disimulada en los disfraces de una volun-
tad finjida; y admitiendo solo cuatro, los mas
afectos A Navarro, despacharon A Coro los demas
con tres caballos, y algunas armas que les dieron
para su defense; y ellos en prosecution de su de-
rrota, entrAndose por los Llanos, sin mas guia
que el tino de una demarcacion imajinaria, al cabo
de algunos meses, en que padecieron bastantes
penalidades y miserias, Ilegaron a CumanA, y de
alli pasaron A la isla de Cubagua, que era el fin
A que siempre habia aspirado el ansia de sus de-
seos.
Ya en este tiempo era pasada gran parte
del afio de cuarenta (a) en el cual el dia doce de
Junio muri6 en Coro el Gobernador Jorje de
Spira, dejando encargado el Gobierno de la pro-
vincia al Capitan Juan de Villegas, que A la sazon
era Alcalde mayor de la ciudad, para que lo tu-
viese A su cuidado, hasta tanto que la Audiencia
proveyese la vacant; y teniendo el Doctor Nava-
rro esta noticia en Cubagua, aunque siempre ha-
bia hecho el Animo de no volver mas A Coro; pa-
reci6ndole que inudado el teatro con la muerte
de Spira habrian tomado otro semblante las ma-
terias, y podria sin embarazo, fenecer las comisio-
nes que habian quedado suspensas; se embarc6
en una piragua, y Ilegando en pocos dias de na-.
vegacion a Coro, sin tender A otra cosa procur6
finalizar con brevedad cuanto tenia A su cuidado,
retirAndose despues A la quietud de su casa en la
ciudad de Sto. Domingo, donde tenia haciendas


(a) Afio de 1540.






131


muy cuantiosas, sin necesitar de comisiones para
vivir con descanso.


CAPITULO XI.

NOMBRA LA AUDIENCIA POR GOBERNA-
dor al Sefor Obispo Bastidas; entra Pedro de Lim-
pias d la- laguna de Maracaibo; y sale Felipe de
Utre c descubrir el Dorado.

Sabida en Santo Domingo la muerte de Jorje Spira,
nombr6 la Audiencia por Gobernador interino al
Senior Obispo D. Rodrigo de las Bastidas; y por
su Teniente Jeneral para las cosas de la guerra, y
nuevos descubrimientos, A Felipe de Utre, Caba-
llero Aleman, pariente muy cercano de los Belza-
res, mancebo de poca edad, pero de much pru-
dencia, cuyos despachos remitidos con brevedad
A Coro, fu6 recibido el Sefior Obispo al ejercicio
de su nuevo empleo el dia siete de Diciembre del
mismo afio de cuarenta, empezando desde luego
A disponer las cosas de la provincia, con mas res-
peto A las atenciones del baton, que A las obli-
gaciones del bAculo, pues dejAndose llevar de
aquella constelacion que corria ent6nces, de que-
rer todos los ministros en las Indias aspirar al
renombre de conquistadores; luego que tom6 su
posesion despach6 A la isla Espaiiola por jente,
armas, y caballos, para poner en plant las milita-
res empresas, que tenia premeditadas; y ha-
Ilandose falto de medios para satisfacer el costo
precise de su conduccion, envi6 a Pedro de Limpias






132

(que mal hallado en el Nuevo Reino, donde entr6
con Fedreman, se habia vuelto a la querencia de
Coro) con una escuadra de soldados A la laguna
de Maracaibo, para con el precio de los indios
que se cojiesen dar cumplimiento A las deudas,
que para el apresto se habian contraido en la Es-
pafiola.
Ya era por el afio de cuarenta y uno (a) cuan-
do Pedro de Limpias lleg6 a Maracaibo, y como
prActico antiguo de toda su laguna, dispuso la
expedition de suerte, que con facilidad aprision6
quinientas piezas, entire varones, nifios, y mujeres,
que conducidas A Coro, y entregadas al Sefior
Obispo, pasaron por la desdicha de una triste
esclavitud, (b) pues vendiendolas A diferentes mer-
caderes, hizo que la libertad de aquellos misera-
bles sirviese de satisfaccion A los empefos, que
sin necesidad contrajo por las vanidades de su
antojo; y animado con el buen suceso de opera-
cion tan inhumana, como indigna de que la ejecu-
tase un prelado, trat6 luego de disponer, que su
Teniente Jeneral Felipe de Utre saliese A nuevas
conquistas, a que instaban much algunos de los
que fueron con Spira, persuadidos A que podrian
lograr mejor fortune con la experiencia de los
yerros cometidos en la primera jornada, pues
siempre atribuyeron sus fatalidades A desacier-
tos, orijinados de la mala direction de Spira; y
como Pedro de Limpias por su parte fomentase
la material, asegurando por ciertas las noticias
qpe habia adquirido cuando entr6 con Fedreman


(a) Afio de 1541.
(b) Fr. Ped. Sim. not.






133


al Nuevo Reino de unas opulentas provincias, que
demoraban hacia la parte del Sur, fue fAcil dis-
poner lo necesario, y mover los Animos para la
entrada; de suerte, que en breves dias se hall
Felipe de Utre prevenido de un todo para ciento y
treinta hombres, que le seguian voluntarios, 4
cargo de los Capitanes BartolomB Belzar, Sebas-
tian de Amescua, y Martin de Artiaga, con los
cuales sali6 de Coro por el mes de Junio del mis-
mno aio de cuarenta y uno, Ilevando por Maestre
de Campo A Pedro de Limpias, quien para hacer
mas plausible, y apetecido aquel descubrimiento,
empez6 A intitular las provincias, que habia de
conquistar, con el rumboso nombre del Dorado:
apelativo, que el afio de treinta y seis, estando
en Quito, inventaron los soldados de D. Sebastian
de Benalcazar, por la fantAstica relacion que les
di6 un indio de un poderoso reino, que por la par-
te de los Llanos caia hAcia el Oriente, 6 por dis-
posicion diab6lica (que es lo mas cierto) para que
esparcido despues por toda la Am6rica fuese
causa de tantas muertes, 6 infelicidades como ha
llorado la nacion espaiola en cuantos, llevados
de la fama de estas mentidas provincias, han in-
tentado buscar sus finjidas riquezas.
Habiendo, pues, salido Felipe de Utre de la
ciudad de Coro, por ser viaje mas acomodado to-
m6 el camino por la costa de la mar, pasando las
cincuenta leguas que hay hasta el puerto de la
Borburata; y de alli atravesando la corta dis-
tancia que se interpone de serrania, sali6 al mis-
mo sitio, donde despues se fund (y hoy perma-
nece) la ciudad de la Valencia, de donde buscando
el desembocadero de Barquisimeto entr6 en los








Llanos, siguiendo siempre los mismos pasos que
llev6 Fedreman en su jornada, hasta dar con el
pueblo, que este llam6 de la Fragua, y Jorge Spira
de nuestra Sefiora, en la provincia de Marua-
chare, donde le pareci6 precise el alojarse por
algun tiempo, asi por dejar quebrantar las aguas
del invierno, como por informarse, y adquirir
con fundamento alguna luz, 6 noticia de las tie-
rras que buscaba; y como para este efecto, con
diferentes preguntas ejecutase entire los indios las
dilijencias posibles, hubo de saber con claridad
como pocos dias antes (llevado del mismo fin) ha-
bia pasado por alli Hernan Perez de Quesada con
doscientos y cincuenta hombres, y porcion consi-
derable de caballos; porque engaiado tambien de
la ponderacion, y circunstancias con que los sol-
dados de Benalcazar pintaban en el Nuevo Reino
los tesoros, y excelencias de su mentido Dorado,
abandon la felicidad, y conveniencias que goza-
ban, gobernando sus provincias en ausencia de su
hermano D. Gonzalo, por seguir la incertidumbre
de una dudosa esperanza: inadvertencia, que cuan-
do no tuvo remedio le di6 A conocer su desengafio,
pues derrotado, y perdido, estim6, por particular
favor su fortune, el poder salir A la ciudad de
Pasto en la Gobernacion de Popayan, despues de
consumidos dos afios en excesivos trabajos, sin
conseguir otro fruto, que haber comprado A precio
de su constancia las veras de un escarmiento.
Esta noticia de haberle ganado Hernan Perez
por la mano caus6 en Felipe de Utre tan confusos
pensamientos, que no se le ofrecia medio A la ima-
jinacion en que no hallase algun tropiezo su dis-
curso; pues si se resolvia A seguir la misma de-






135


rrota de Hernan Perez, consideraba, que llevAndole
la delantera con tan superiorr numero de gente,
aun en caso que la fortune le deparase algun po-
deroso reino, siempre habia de gozar las ventajas
de primero, quedando el, y los suyos defraudados
del premio de sus fatigas, y atenidos solo A las
cortas conveniencias, que les quisiesen dar como
a auxiliares.
Por otra parte discurria, que exponerse Her-
nan Perez A la continjencia de una conquista du-
dosa, desamparando tan opulentas prpvincias como
las que gobernaba, no era accion que permitia la
prudencia, si no fuera llevando noticias ciertas,
que le afianzasen una esperanza segura de des-
cubrir mayor reino; cuya capacidad no podia ser
tan limitada, que faltase lugar para que l6, y su
jente, sin servir de embarazo A la de Hernan Pe-
rez, pudiesen quedar aprovechados: dictAmen, que
comunicado con los otros Capitanes principles
de su campo, les pareci6 a todos tan seguro, que
se determinaron A seguirlo; y sin aguardar a mas,
porque en la tardanza no consistiese el peligro,
empezaron A marchar, Ilevando por guia sieipre
los rastros que habia dejado Hernan Perez; y aun-
que no faltaron algunos inconvenientes, que pu-
dieran haberles retardado en el camino, se dieron
tal priesa en atropellarlos, que con brevedad lle-
garon a dar vista A la provincia de Papamene,
cuya situation empieza a las espaldas de Timana,
en la Gobernacion de Neiba.
En uno de los pueblos de esta provincia se
aloj6 por algunos dias Felipe de Utre; y como en-
tre sus vecinos hallase un indio, que segun la
madurez de sus acciones, sosiego de sus palabras,






136

y gravedad de su persona, manifestaba ser de
jente ilustre; procur6 informarse de 61 muy por
extenso, sobre las conveniencias que buscaba en
aquel viaje que seguia; y satisfaciendo el birbaro
a sus preguntas con aquella injenuidad que es
propia de un pecho noble, le advirti6 el error que
cometia en seguir el rumbo que llevaba, pues no
mudando de dictAmen, encontraria por alli su
perdicion en manos de su temeridad, como la
habrian ya experimentado los otros espafioles, que
habian pasado primero, por ser todas aquellas
comarcas paises inhabitables, ajenos de humana
huella, por lo aspero de sus montafias, y destem-
planza de su clima; pero que si tomando su con-
sejo quisiese volver atras, hallaria lo que deseaba,
pues Bl se ofrecia acompafiarlo hasta dejarlo
introducido en unas tierras muy ricas, pobladas
de much jente, y abundantes de oro, y plata;
para lo cual era necesario caminar desde aquel
sitio, llevAndo siempre la cara al nacimiento del
sol, hasta dar con la ciudad de Macatoa, fundada
sobre las rivers del celebrado rio Guayuare; y
en prueba de la verdad en que fundaba su oferta,
ensefi6 a Felipe de Utre unas manzanas, 6 nis-
peros de oro, que dijo haber traido un hermano
suyo, que habia venido de ella.
No fueron bastantes las circunstancias, que
acreditaban esta relacion de verdadera, para que
Felipe de Utre variase el tenaz proposito de se-
guir las pisadas de Hernan Perez, persuadido a
que en este consistia el logro de sus aumentos, y
que otra cualquiera derrota que tomase era des-
preciar sin fundamento, la dicha que le ofrecia
su fortune; y asi, sin hacer caso de las adverten-







137


cias del indio, ni de 1os pareceres de muchos de
sus soldad,"-, quc A inciinaban A seguirlo, desa-
loj6 el camp,' enUtt~do ya el afio de cuarenta y
dos, (a) y empcz6 a marchar por los rastros que
habia dejado Hernan Perez, Ilevando consigo al
indio,' que le acompafi6 gustoso por espacio de
ocho dias; pero viendo que ni lo inaccesible de
las montafas, ni lo caudaloso de los rios, ni lo
-continuado de los tremedales, y pantanos desen-
gafiaban A Felipe de Utre, para que conociese la
verdad con que le habian informado, y que de
proseguir por el camino que Ilevaba era entregarse
sin remedio al desastrado fin de una muerte las-
timosa, que amenazaba A todos: dejandolos des-
cuidar se puso en huida una noche, y se volvi6
para su pueblo, compadecido al ver la ceguedad
con que se querian perder aquellos hombres por
su gusto.
CAPITULO XII.

PROSIGUE UTRE EN SU DESCUBRIMIEN-
to: gobiernan la provincia Diego de Boica, y Hen-
rique Rembolt: pasa Villegas c Maracapana, y
nombra la Audiencia por Gobernador al
Licenciado Frias.


La inopinada fuga de aquel indio A vista de las pe-
nalidades, y falta de salud, que por lo desapacible
del terreno, y lo nocivo de su temperament, ha-
bian experimentado en el t6rmino corto de ocho


(a) Afio 1542.






138


dias, fu6 de tan general desconsuelo, que prorrum-
piendo en quejas los soldados, para desahogar su
sentimiento, ponderaban con publicidad el desa-
cierto de haber menospreciado los consejos, y
anticipadas prevenciones de aquel indio, sin aten-
der A las conveniencias, que se pudieran lograr,
buscando aquellas provincias que aseguraba su
oferta; pero aunque estas voces, ayudadas del
comun desabrimiento con que se hallaban todos,
Ilegaron A noticia de Felipe de Utre, nada fu6
bastante para que dejase el obstinado teson en
que habia dado de seguir las pisadas de Hernan
Perez, pues parece que negando su fuerza A la
razon, buscaba de prop6sito su ruina, hasta que
los continuados trabajos, enfermedades, y muer-
tes, que por instantes se le iban aumentando, y
las repetidas advertencias con que le aconsejaban
los mas cuerdos, hubieron de reducirlo A torcer
el camino sobre la mano izquierda hAcia el Sues-
te, dejando el que llevaba Hernan Perez siempre al
Sur, por cuyo rumbo A pocos dias de jornada lle-
garon A descubrir una punta de Sierra alta, que
por prolongada distancia se entraba en los Lla-
nos, (A quien Ilamaron la punta de los Pardaos) y
considerada A la primera vista, les pareci6 distin-
ta cordillera de la que habian seguido desde Bar-
quisimeto: circunstancia, que les movi6 A apre-
surar el paso para reconocerla mas de cerca,
teniendo ya por conseguido el logro de sus inten-
tos, por ser una de las noticias que llevaban
para el descubrimiento de su finjido Dorado, te-
ner su situation esta provincia al pie de otra
serrania, en el todo separada de la que caminando
al Sur habia siempre servido de norte en las







139

entradas, que se habian hecho en los Llanos: pe-
ro estas alegres esperanzas que habia formado el
deseo, se marchitaron en floor a la luz del desen-
ganio, pues conocieron despues con evidencia ser
aquella punta ramo de la misma cordillera, que
siempre habian traido a la vista en su jornada.
Ya era esto a tiempo que empezaba el in-
vierno a inundar con sus aguas las campaiias, y
huyendo las incomodidades de aquel terreno
bajo, hallindose imposibilitados por ent6nces de
poder volver atras, tomaron por partido repechar
la punta de los Pardaos, para alojarse en ella
hasta que entrase el verano; pero como el dis-
trito era poco habitado, y por esta razon falto de
bastimentos, fu6 tan grande la necesidad que
padecieron de ellos; que llegaron A extreme de
perecer, pues el mayor sustento que tal vez podian
por dicha adquirir, era un bollo de maiz, que
puesto a la boca de un hormiguero, hasta que se
cubria de hormigas, lo iban amasando con ellas
repetidas veces, hasta que Ilegaba a componerse
de mas hormigas que masa; teniendo este grosero
alimento por el dnico remedio para mantener la
vida. Y como aun esto no llegaban a conseguirlo
todos, hubo muchos, que apretados de la hambre
no dejaron asquerosa sabandija de cuantas pro-
duce la tierra con que no procurasen remediarla;
de que result hincharse algunos, caerseles a otros
los cabellos, barbas, y sejas; y finalmente, llenos
todos de pestiferos tumores, y ulceras veneno-
sas, convertirse aquel aflijido escuadron en un
teatro de miserias, y un hospital de desdichas;
hasta que minoradas las aguas, huyendo Felipe
de Utre de tanta infelicidad como habia experi-






140


mentado, por la obstinacion de su mal consejo,
di6 la vuelta por diferente camino del que habia
llevado (aunque con mayores trabajos, por la
much jente enferma que tenia) en demand del
pueblo de nuestra Sefora, donde lleg6 A principios
del afio de cuarenta y tres, habiendo consumido
un afio entero desde que sali6 de 61 en segimien-
to de Quesada; y donde lo dejaremos por, ahora,
mientras damos noticia de lo que por este tiempo
sucedia en Coro.
Por Junio del afio de cuarenta y uno, que fu6
cuando sali6 Felipe de Utre de la ciudad de Coro,
dejamos en ella al Sefior Obispo Bastidas envuel-
to en los aplausos de Capitan Jeneral de la pro-
vincia: ejercicio a que lo inclinaba lo jeneroso de
su bizarre espiritu, y ocupacion; que le dur6
hasta principios del de cuarenta y dos, en que
habiendolo promovido su Majestad al Obispado
de Puerto Rico (y por su ascenso presentado
para esta Di6cesis al Dr. D. Miguel Jer6nimo Ba-
llesteros, (a) Dean que era de la cathedral de
Cartajena) le fu6 precise embarcarse para su-
nueva iglesia, dejando encargado el Gobierno mi-
litar, y politico a Diego de Boica, Comendador
del 6rden de Cristo, hijo de padres portugueses,
aunque nacido en Castilla, caballero de grandes
prendas, y singular expediente para cualquiera
negocio; A quien la Audiciencia de Sto. Domingo,
teniendo present la calidad de su persona, con-
firm6 despues en el empleo, aprobando el nom-
bramiento hecho por el Sefior Bastidas; si bien


(a) Jil Gonz. Tea. Ecles. tom. 1.







141
antes del aiio despach6 nuevo titulo de Gober-
nador interino A Henrique Rembolt, de nacion
Aleman, que asistia en Coro por Factor de la Com-
pafiia de los Belzares, para cuya mudanza varian
las opinions, sobre los motives, que obligaron 6
la Audiencia. El Cronista Herrera dice, que por
haberse huido Boica la provincia de Honduras,
(b) temeroso de algunos delitos, cometidos en el
Gobierno; y el Provincial Fray Pedro Simon ase-
gura, (c) que por haberlo empleado la Audiencia
en ocupaciones de mayor consecuencia; y siendo
ambas opinions apoyadas de autores de tanto
cr6dito, no habiendo hallado instrument auten-
tico de aquel tiempo, que favoreza A alguna de
ellas, suspend el juicio, quedAndome neutral
entire los dos, para que el lector siga la que le
pareciere mas conforme, pues como quiera que
ello fuese, no hay duda que en lugar de Boica
entr6 6 gobernar la provincia Henrique Rembolt
por fines del afio de cuarenta y dos, en ocasion,
que asi por las pocas conveniencias, que goza-
ban los vecinos, como por la much jente que se
habia consumido en tan repetidas, como infruc-
tuosas jornadas, orijinado todo de la mala dis-
posicion, y gobierno de los alemanes, se hallaba
la ciudad de Coro tan destruida, y.falta de mora-
dores, que los pocos que le habian quedado, vien-
do la mala forma que tenian de mantenerla, tra-
taban de despoblarla, retirando sus families 6
las provincias vecinas.


(b) Herr. Dec. 7. 1. 10. & 16.
(c) Fray Pedro Sim. not. 5. cap. 4.







A esta resolution se opuso siempre Juan de
Villegas, conociendo, que de llegar A efecto re-
solucion tan intempestiva, era abandonar con
descredito lo que hasta alli se habia mantenido
con valor; pues desamparar una provincia tan
principal, erecta ya en Obispado, y donde quitado
el violent, y ambicioso Gobierno de los alemanes,
se podian lograr las comodidades, que ofrecia lo
fertil de su terreno, era una accion tan fea, 6
irregular, que nunca podria librarse de la nota
de culpable; y arbitriando el remedio para sose-
gar los Animos de los que intentaban semejante
novedad, se determine A pasar personalmente a
Cubagua, y CumanA A buscar jente que traer A
Coro de la much que en aquellas parties andaba
en aquel tiempo entretenida en el trato inhumane
de cautivar indios, para venderlos por esclavos:
dictAmen, que habi6ndolo comunicado con Rem-
bolt, le pareci6 acertado; pero para mayor fa-
cilidad de la material, tuvo por convenient ejecu-
tase el viaje en compafiia de Diego de Losada,
quien ya por ent6nces tenia su residencia en Co-
ro, donde se habia avecindado, despues que sepa-
rado del Capitan Reinoso con la muerte del Go-
bernador Cedefio, di6 vuelta A Maracapana con
la jente que le seguia, como dejamos apuntado en
el capitulo nono de este libro, pues como persona
prActica, y de conocida autoridad en aquellas pro-
vincias, por haber militado en ellas de Cabo su-
perior, seria bastante su respeto para conseguirlo
todo; y asi, dAndoles igual poder, y comision A
entrambos (con veinte hombres que le sirviesen
de escolta, entire los cuales iba el Contador Diego
Ruiz Vallejo) los despach6 A ejecutar aquella di-






143

lijencia, en cuyo logro tenian puesta la esperanza
para su inico remedio.
Ya era por el mes de Marzo- del afio de cua-
renta y tres cuando Villegas, y Losada salieron de
Coro, encaminando el viaje por la costa hasta el
puerto de la Borburata, y pasada la serrania se
entraron por los Llanos, dejando que admirar a
nuestros tiempos la resolution, y valor de aquellos
hombres, pues atravesaron mas de doscientas
leguas de camino, tan pobladas de bArbaras na-
ciones, y diferentes peligros, que aun el dia de
hoy se hacen impracticables al corazon mas atre-
vido; pero vencidos todos los embarazos con el
teson, y el sufrimiento, hubieron de llegar A Cu-
mana, donde Villegas, usando de particular co-
mision, que llevaba de Rembolt, trat6 con las
Justicias de Cubagua se declarasen los limits
hasta donde llegaba la jurisdiction de esta pro-
vincia, mediante A que el Emperador en la capi-
tulacion hecha con los Belzares les tenia concedido
desde Maracapana, hasta el cabo de la Vela, cuyos
despachos vistos, y reconocidos, se hall estar
comprehendido aquel distrito en lo pertenecien-
te A la Gobernacion de Venezuela, y con este
motive, en virtud de la- facultad, que Villegas
llevaba de Rembolt, tom6 la posesion de 61
por ante Andres de Andino, escribano de Cubagua,
empezando desde luego A ejercer jurisdiccion
civil, y criminal, como Justicia mayor de aquel
partido, mediante el titulo que para en tal
caso le habia dado el Gobernador.
Concluida tan A favor esta material, trataron
luego de poner por obra lo principal que llevaban
A su cuidado, y habia sido la causa de su viaje, en






144

que hubo poco que hacer; porque como la jente
desperdigada que asistia en aquellas costas era
much, y la veneracion, que se habian adquirido
los que lo solicitaban era tanta, fu6 fAcil en bre-
ve tiempo juntar noventa y seis hombres, unos
movidos del respeto, a que no pudieron excursar-
se, y otros llevados de la esperanza que los ani-
maba de mejorar de fortune, con los cuales, y
ciento y diez y siete caballos se volvieron para
Coro. Pero como la independencia en el mandar sea
un punto tan apetecido, y delicado, que A la mas
leve accion que la perturbe no hay talent que
no falsee, ni prudencia que no peligre; siendo
igual la autoridad, y dominio en Villegas, y Losa-
da, no pudieron avenirse en el gobierno de aquella
corta escuadra de soldados sin que se orijinase
alguna emulacion entire los dos, que empezando
por sentimientos secrets, pas6 a disgustos cono-
cidos hasta llegar A disturbios declarados; con
tal teson de ambas parties, que la enemistad con-
cebida en este caso les dur6 despues toda la
vida; de que se causaron inquietudes bien per-
judiciales en la provincia, asi por haberse exten-
dido la discordia entire parciales, y amigos, como
por haber procurado cada uno de los dos abatir
por todos medios la parte de su contrario.
Iguales efectos, nacidos de semejante causa,
se experimentaban al mismo tiempo en Coro;
porque habiendo muerto el Gobernador Henrique
Rembolt, y dejado el Gobierno a cargo de los Al-
caldes ordinarios, Bernardino Marcio, y Juan de






145


Bonilla, cada uno pagado de su dictamen, -con
resoluciones encontradas empezaron A disponer
las cosas A su modo, con tal confusion, que lo
que el uno mandaba, el otro contradecia; y no sa-
biendo los vecinos A cual debian obedecer, se
.redujo la ciudad A tan monstruoso des6rden, que
Solo veian en ella injusticias, sobornos, y vio-
lencias, a que sin miedo, ni temor habian sol-
t4do la rienda los Alcaldes.
En este desconcierto se hallaba aquella afli-
jida Repfiblica, cuando por el mes de Septiembre
del afo de cuarenta y cuatro (a) llegaron A ella
Villegas, y Losada con el socorro que traian de
Cubagua, y CumanA; y, 6 fuese por el recelo que
les caus6 d los Alcaldes la autoridad y respeto de
estos caballeros, 6 por el temor que habian con-
cebido con la noticia que ya tenian, de que la
Audiencia de Sto. Domingo, enterada de sus ex-
cesos, habia nombrado por Gobernador de la
provincia, para que aplicase el castigo que mere-
cian sus delitos, al Licenciado Frias, su Fiscal;
no teni6ndose por seguros, con la desconfianza
de su mal obrar, se huyeron una noche con tal
secret, y prevention, que jamas se supo de ellos,
ni la parte donde fueron A parar, quedando la
ciudad por este medio, libre de aquellos males
presents, para entrar padeciendo los que vere-
mos despues.


(a) Aho de 1544.






146


CAPITULO XIII.

LLEGA JUAN DE CARVAJAL A CORO,
falsea las provisions de la Audiencia, 6 introduce
d Gobernador: sale Felipe de Utre del pueblo de
nuestro Seiora, y Ilega 6 dar vista d Macatoa.


Antes que el Fiscal Frias se pudiese disponer
para salir de Sto. Domingo lleg6 a aquella ciudad
la noticia de la fuga que habian hecho los Alcaldes
de Coro; y pareci6ndole con esta novedad, que ya
para el remedio no era tan necesaria su presencia,
teniendo A su cuidado algunas comisiones, que le
habia conferido la Audiencia para la isla de Cu-
bagua; tuvo por mas convenient pasar primero
a fenecerlas, para despues, libre de aquel embara-
zo, entrar de asiento al goce de su Gobierno; y
poniendo por obra esta resolution, se embarc6
para Cubagua, enviando A Coro a Juan de Car-
vajal, (y no Francisco, como lo han, Ilamado al-
gunos) Relator de la misma Audiencia, A quien
traia por su Teniente Jeneral, para que tomando
la posesion en su nombre, gobernase la provincia
mientras duraba su ausencia.
Con esta 6rden, y alguna prevention de jente,
armas, y caballos, se hizo Carvajal A la vela al
mismo tiempo que Frias; pero sobreviniendole en
la travesia algunos vientos contrarios, sin poder
cojer A Coro, huvo de desembarcar a principios del
afio de cuarenta y cinco (a) en el puerto de Para-


(a) Afio de 1545






147
guana, algunas leguas mas A sotavento, adondo
con la noticia de su Ilegada pas6 luego Juan de
Villegas A recibirlo, asi por cumplir con la aten-
cion, y urbanidad que merecia la representation
de su puesto, como porque hallAndose ya empe-
fiado a cara descubierta en la enemistad con
Diego de Losada, quiso ser el primero en el obse-
quio para granjear la gracia de Carvajal, y A su
sombra (teniendolo de su parte) lograr cuantos
tiros pudiese disponer el desafecto para destruir
A Losada, como lo consigui6 su sagacidad mafio-
sa, porque hallando disposicion en el Animo. trai-
dor de Carvajal, tuvo lugar de impresionarle cuanto
le dict6 su emulacion para descomponer A su con-
trario, de suerte, que Ilegado A Coro, como iba
revestido de los apasionados informes de Ville-
gas, puso cuidado en observer los mas minimos
movimientos de Losada; y conociendo que por lo
respective de su persona, lo afable de su condi-
cion, y lo cortesano de su trato era bien quisto en
la ciudad, gozando particular dominio en la volun-
tad de todos, recel6, como cauteloso, que hombre
de semejantes prendas no convenia tenerlo pre-
sente a sus designios, por el embarazo que podria
poner su autoridad A las tiranias, que pensaba
ejecutar su alevosia; pero no atreviendose A rom-
per sin causa con Losada, para tener pretexto (que
A lo menos en lo aparente) calificase por just
cualquiera resolution, que emprendiese su teme-
ridad, le dispuso con malicia algunos lances en
que pudiese tropezar precipitado; pero Losada,
conociendo el fin a que tiraba su intent depra-
vado, gobernAndose por aquella prudencia supe-
rior con que le dot6 el cielo, tom6 por occasion







148

algunas aparentes conveniencias, que en otra par-
te le ofrecian los accidents del tiempo; y con
este motive, antes que llegase el caso de experi-
mentar algun ajamiento en su persona. desampar6
la provincial, quitAndose del riesgo para ver desde
lejos los efectos de aquella tempestad, que ame-
nazaba en Coro.
Libre Carvajal de sus recelos con la ausencia
de Losada, empez6 A poner en plant las mAximas
que tenia premeditadas en su idea, dando prin-
cipio A ellas con una maldad, que solo la pudiera
haber forjado su atrevimiento, pues tratando de
levantar jente para entrar A poblar el Valle del
Tocuyo, para que los soldados le siguiesen con mas
obediencia, 6 mejor gana, false las provisions
de la Audiencia, y quitando en ellas el nombra-
miento que tenia de Teniente Jeneral, lo hizo de
Gobernador, aunque con tan poca destreza, que
conociendo muchos el engafio, se opusieron A su
recibimiento, alegando la falsedad de los despa-
chos; pero siendo mas el nimero de los que tenian
su part, y calificaban el titulo de verdadero, fu6
en virtud de 61 recibido por Gobernador de la
provincial: y como tal nombr6 luego por su Te-
niente Jeneral a Juan de Villegas, A quien se le
siguieron despues por esta causa bastantes pesa-
dumbres, y cuidados, como adelante veremos.
Puesto Carvajal en posesion dd su Gobier-
no; trat6 con mas empefio de juntar jente para
efectuar su entrada, vali6ndose de violencias, y
rigores para obligar a los mas que le siguiesen; de
que exasperados muchos de los vecinos, y en par-
ticular los que se hallaban en conocimiento de ser
intruso su Gobierno, queriendo antes vivir entire






149


las fieras, que'estar sujetos al arbitrio de un ti-
rano, se huyeron de la ciudad y acojieron en los
montes; pero buscados con dilijencia de su enojo,
en Los que pudo haber A las manos ejecut6 crueles
castigos su venganza: causa para que los demas, 6
temerosos, 6 advertidos se ofreciesen a seguirle
voluntarios, juntando de esta suerte hastas dos-
cientos hombres proveidos en abundancia de todo
lo necesario, porque cuidadosamente no dej6 en
la ciudad caballo, ni arma que no llevase consigo,
para que el Fiscal Frias, cuando viniese de Cuba-
gua, se hallase tan imposibilitado, que no pudiese
entrar en su alcance, para aplicar remedio sus
excess.
Con esta disposicion parti6 Carvajal de Coro,
y atravesada la serrania de Carora, sali6 con su
campo al valle del Tocuyo, donde tom6 su aloja-
miento muy de espacio, y lo hallaremos despues,
por sernos ya precise para la encatenacion de los
sucesos buscar A Felipe de Utre, A qufen dejamos
en el pueblo de nuestra Sefiora tan deseoso de
volver A buscar las tierras de que le di6 razon el
indio de Papamene, que sin temor de los impon-
derables trabajos, y desdichas que habia padecido
en su descubrimiento, no obstante hallarse con
muy poca jente, por la much que le habian con-
sumido la hambre, y las enfermedades en viaje
tan dilatado, se determine a no dar paso atras
hasta perder la vista en la demand; pero para
poder seguirla con algun fundamento, que le diese
esperanza de lograrla, todo el tiempo que le fue
precise detenerse en aquel sitio, mientras sus
soldados conseguian algun descanso de las pasadas
fatigas, y alguna convalecencia de los achaques








presents, no ces6 en hacer exactas dilijencias
por ver si habia entire los pueblos confinantes
algunos indios que conformasen con la noticia
que le di6 el de Papamene: material en que an-
dubo afortunado, pues hall muchos que con-
viniendo en las circunstancias de la misma re-
lacion, solo variaron en el nombre de la nacion
que habitaba aquellas ricas provincias, pues estos
Ilamaban Ditaguas A los que el otro habia intitu-
lado Omeguas; pero no haciendo reparo Felipe de
Utre en la leve diferencia de los nombres, luego
que se lo permiti6 la entrada del verano, dejando
en el pueblo de nuestra Sefiora algunos soldados
de los sanos, que escoltasen los enfermos, con
solo cuarenta hombres que le pudieron seguir,
y las guias que le parecieron necesarias, sali6
otra vez en demand de la punta de los Pardaos,
puesta siempre la mira en buscar la ciudad de Ma-
catoa (que era el fin a que anhelaban sus ansias)
por ser la sefia mas fija que llevaba para dar con
los Omeguas, cuyo deseo le hizo no perdonar dili-
jencia, que pudiese conducir a su buen logro,
pues aunque por lo desapacible del pais fueron
muy singulares las poblaciones que encontr6, pro-
curo siepnpre informarse de los indios, que pudo
haber A las manos, de todas aquellas particula-
ridades, que le parecieron precisas para la mayor
certeza en su derrota.
Respondi6ndole A todo conforme imajinaba su
deseo, animAndolo A la empresa de conquistar los
Omeguas, por discurrir (aunque bArbaros) habia
llegado la occasion de vengar, por mano ajena,
los agravios que tenia recibidos de los nuestros
todas las naciones de los Llanos, pues siendo tan






151


corto el nmimero de soldados que componian
aquel pequefio escuadron, y tan acreditada entire
todos la valentia, y altives de los Omieguas, lo
mismo seria llegar a saludar sus provincias, que
sacrificar las vidas al filo de sus macanas.
Este discurso le fu6 de gran conveniencia a
Felipe de Utre, porque los indios, por ver cuanto
antes lograda su maliciosa intencion, lo condluje-
ron por caminos tan abiertos, y veredas tan tri-
Iladas, que sin dificultad que sirviese de tropiezo
lleg6 A las mArjenes del caudaloso Guayuare,
cuyas profundas corrientes no dan lugar A esgua-
zarlo, sino en canoas, 6 A nado; pero siempre con
el riesgo de batallar con sus aguas. Y habi6ndose
rancheado en sus orillas con el desconsuelo de
no saber hdcia que parte quedaba la ciudad de
Macatoa, tuvo la fortune de hallarse en breve li-
bre del desabrimiento que le daba este cuidado,
por haber aprisionado un indio, que poco mas abajo
estaba mariscando solo en las playas de aquel
rio; quien despues de sosegado el susto que le di6
la novedad de ver jentes tan estrafias, libre de
aquel primer miedo que concibio su temor, sa-
tisfaciendo con semblante alegre a diferentes pre-
guntas que le hicieron, express, que A poca dis-
tancia del rio arriba encontrarian la ciudad, pero
que necesitaban de canoas para conseguir su tran-
sito.
Ent6nces Felipe de Utre, aprovech6ndose de
la docilidad que manifestaba en sus palabras aquel
indio, le di6 algunas cuentas de vidrio, cascabeles,
y otras menudencias de Castilla, y le pidi6 fuese
A Macatoa, y de su parte le dijese al Sefior de






152

ella, que con aquellos soldados se hallaba alli para
pasar A otrfs provincias que estaban mas ade-
lante, en cuya busca venia; y que deseando su
alianza, solicitaba lo tuviese por amigo, para fa-
vorecerlo como A su confederado, sin que sus tie-
rras, ni vasallos padeciesen hostilidad alguna de
su jente, como conoceria despues con evidencia,
experimentando en su comunicacion la lisura de
su trato. Di6 muestras el indio de aceptar con
gusto la embajada, y meti6ndose en una, mala
barquetilla, en que apenas cabia 61 solo, fiado en
el bracear del canalete tom6 la lengua del agua
rio arriba 6 dai cumplimiento, con empeiio, el
encargo que le habian hecho con agrado.






153


LIBRO TERCERO.

DE LA CONQUISTA,
Y POBLACION DE LA PROVINCIAL
DE VENEZUELA.
CAPITULO PRIMERO.


ENTRA FELIPE DE UTRE EN MACATOA,
y con el favor de su Cacique descubre los Omeguas:
queda herida en el primer encuentro, y con
un modo estrario lo cura Diego de Montes.

Era el indio prisionero vecino de uha Aldea cerca-
na A Macatoa, y pagado de la afabilidad, y regalos
con que lo trat6 Felipe de Utre, quiso correspon-
derle agradecido, ejecutando con prontitud lo que
le habia encargado; y supo hacer tan bien la dili-
jencia, ponderando tanto el agasajo, y agrado de
los nuestros, que se determine el Cacique A acep-
tar la amistad que le ofrecian, enviando el dia
siguiente A un hijo suyo con cinco canoas grandes,
y noventa Garidules, para que visitando en su nom-
bre A Felipe de Utre, lo condujese A la ciudad
para hospedarlo en ella. Era poco despu6s de-ha-
ber amanecido cuando se descubrieron desde el
alojamiento las canoas, que favorecidas de la co-
rriente, y ayudadas de la boga, navegaban por el
rio abajo; y aunque los nuestros (por hallarse
prevenidos para cualquier accident) luego que
les dieron vista se pusieron en arma; los indios






154


sin concebir recelo de aquella demostracion ni ex-
trafiar la novedad de hallar con apariencias de
guerra A quien buscaban de paz, saltaron en tie-
rra, preguntando por el Cabo de aqiuella jente ex-
tranjera; y enterados de que era Felipe de Utre
en quien residia el dominio, echAndole los brazos
el hijo del Cacique, con entereza en el Animo, y
.gravedad en el semblante, es comun tradition que
le habl6 de esta manera.
"Con uno de los moradores de estas rivers
enviasteis ayer A saludar a mi padre, (a) que es el
Sefior de Macatoa, haci6ndole saber vuestra veni-
da a estos paises, y ofreci6ndole vuestra amistad,
y pacifico tratamiento A sus vasallos; no siendo
otros vuestros intentos (segun le dais A entender)
que informaros de las naciones que habitan A la
parte de cierta serrania, que demora a razonable
distancia de este rio, en cuya busca venis desde
la remota habitacion de vuestro clima, con pro-
mesa de serle agradecido con buena correspon-
dencia, en caso que os encamine A las tierras que
buscais; y hallAndose mi padre obligado de vues-
tra atencion, reconociendo por vuestras palabras
ser muy diferentes vuestras obras de lo que algu-
nos sefiores confinantes le habian dado A enten-
der, pues afirmaban que erades hombres crueles.
y feroces, enemigos de la paz, y movedores de la
guerra, me envia de su parte A saludaros, y deci-
ros gusta de aceptar vuestra amistad, y hacer, no
solamente el informed que pedis, sino tambien ayu-
daros con todo lo necesario, dandoos seguras


(a) Piedrahita lib. 10. cap. 2.






155


guias que os encaminen al reino de los Omeguas:
tambien os ruega mi padre, os sirvais de pasar A
la ciudad, done pueda mas bien comunicaros, y
regraciar la amistad, que con amor le ofreceis, A
cuyo fin os remite estas canoas, y estos vasallos
A que os transporten en ellas a la otra vanda de
este rio, sobre cuyas barrancas cerca de aqui te-
nemos nuestra vivienda."
Agradecido, y prudent respondi6 Felipe de
Utre A esta embajada, sirviendo Pedro de Limpias
de razonable int6rprete para poderse explicar;
pero cautelando no trajese disfrazada alguna ocul-
ta traycion, resolvi6, con parecer de sus Cabos,
no aceptar la oferta por ent6nces, ni atravesar el
rio en tan pocas canoas, por no exponerse al ries-
go de pasarlo divididos; y asi, vali6ndose de
excusas cortesanas, por disfrazar su recelo, des-
pidi6 al hijo del Cacique, pidiendole volviese A
donde estaba su padre, y le expresase el afecto
con que estimaba las veras de su atenci6n; pero
que para lograr el deseo que tenia de gozar sin
dilacion el fruto de su amistad, se sirviese remi-
tirle otro dia las embarcaciones suficientes, para
que pasando todos juntos, pudiesen conseguir
con brevedad, en el gusto de comunicarle, la con-
veniencia que esperaban del favor de hospedaje.
Pero entendida esta respuesta por el Animo jene-
roso del mancebo, no quiso convenir en lo que se
le proponia; y quedAndose en el alojamiento con
los nuestros, despach6 una barqueta A Macatoa,
que brevemente di6 la vuelta con otras ocho ca-
noas, para que remediada la falta, no quedase
excusa en el pasaje, ni la pudiera tener Felipe de
Utre, A -vista de accion tan noble, y operation








tan bizarre; y asi, libre de recelos, porqde los
indios no atribuyesen a temor lo que habia sido
cautela, hubo de embarcar su jente aquella tarde,
Ilevando A nado los caballos, que guiaban desde
las canoas con aladeras; pero atravesado el rio,
pareciendole habria tiempo para poder entrar con
dia en la ciudad, se qued6 acuartelado en sus ba-
rrancas, despidiendo hasta por la mariana al hijo
del Cacique, que bien apesarado de que se hubiese
detenido en aquel sitio, di6 la vuelta A Macatoa,
para dar cuenta A su padre de la cercania en que
quedaban ya los forasteros, A quienes el dia si-
guiente bien temprano envi6 en hombros de cin-
cuenta indios porcion considerable de pezcados,
maiz, casabe, y care de venado, para que toma-
sen un refresco antes que se pusiesen en camino:
socorro, que les infundi6 nuevos alientos para mar-
char con mejor brio A la ciudad.
Esta se componia de hasta ochocientos veci-
nos, de casas bien formadas, en sitio muy alegre;
sus calls anchas, tiradas, y parejas; sus edifi-
cios, aunque en la fAbrica groseros, en la dispo-
sicion gallardos, pues hechos en igual proporcion
unos con otros, quedaban A la vista muy airados,
sirvi6ndole de adorno, y hermosura el aseo, y lim-
pieza de sus calls, pues no se encontraba en todas
ellas yerva, piedra, ni embarazo que pudiese servir
A los ojos de tropiezo. Cuando entr6.en la ciudad
Felipe de Utre la hall desocupada de todos sus
-vecinos, pues porque tuviese mejor conveniencia
en su hospedaje, se habian retirado como un tiro
de arcabuz sobre las mismas orillas del rio, de-
jAndole las casas proveidas de cuantos j6neros de
bastimentos tiene para su sustento el uso, y cos-








tumbre de los indios; portAndose estos con tal
urbanidad, y con disposicion tan 6rdenada en sus
acciones, que admirados los nuestros de ver aque-
llas political, tan ajenas en la rudeza de una na-
cion bArbara, preguntaron al Cacique la causa
que tenian para ejecutarlas, y con especialidad el
motive de haber desembarazado la ciudad, cuando
bastaban cuatro casas para alojarse todos; A que
satisfizo diciendo: que hallAndose sus vasallos en
el reconocimiento de la superioridad, y ventajas
con que la naturaleza habia adornado A los es-
pafioles, les habia pArecido desacato el quedar-
Sse en la ciudad para que habitansen juntos,
cuando por todas razones solo merecian el servir-
los.
Era este Cacique hombre (al parecer) de
cuarenta aios, en la estatura meldiano, en el trato
Sagradable, en la condition noble, y en el discurso
claro; de miembros bien proporcionados, el ros-
tro delgado, y la nariz aguilefia; los indios que le
rendian vasallaje se llamaban Guayupes en su
Sidioma, jeneralmente de cuerpos bien dispuestos,
medidos en sus acciones, en el hablar reposados, y
en el natural muy dociles: prendas, que dieron
disposicion A Felipe de Utre para poder informarse
de cuanto deseaba saber para su intent. Y viendo
que las noticias que le daban correspondian en
todo A las que tenian anteriores, pues le asegura-
ban con certeza, que A la falda de cierta serra-
nia, que se divisaba de aquel pueblo en tiempo
claro, habitaban en opulentas poblaciones los
Omeguas, nacion muy poderosa, por la abundancia
de oro que producia la tierra en diferentes mine-
rales del contorno; trat6 de salir de Macatoa, por





158

dar cuanto antes glorioso fin A aquel descubri-
miento: y aunque el Cacique por su parte procur6
disuadirlo.del empefio, teniendo su resolution por
temeraria, pues siendo tan pocos lo6ssoldados que
Ilevaba (por valerosos que fuesen) habian de que-
dar por despojo de la multitud de sus contrarios;
hallAndolo tenaz en su dictAmen, y. resuelto A
ponerse A todo riesgo en brazos de la fortune, le
di6 para que lo condujesen los indios que le pidi6,
y el avio necesario para el tiempo de nueve dias,
que podria tardar hasta otra ciudad amiga, cuyo
Cacique era su confederado, A quien lo recomen-
d6 con tanto empefio, que aficionado A los nues-
tros por las relaciones del amigo, los recibi6 con
amor, y hosped6 con gran regalo; aunque la nove-
dad de aquella jente peregrina, lo singular de las
armas, y lo estraiio de los caballos, lo tenian tan
admirado, que no habia objeto A la vista que no
le fuese un asombro.
La aficion que este Cacique cobr6 A Felipe
de Utre, y sus .soldados, aumentada con la co-
municacion, y trato de aquellos pocos dias que
estuvieron en su pueblo, le hacian temer las des-
dichas, que habian de sobrevenirles, si llevando
adelante la inconsideracion de su arrojo querian
pasar al reino de los" Omeguas, por saber la abun-
dancia de jente belicosa que mantenia en sus
provincias, ejersitada siempre en las campafias,
asi por las continues guerras que tenian con sus
vecino, como por las discordias civiles en que los
traia envueltos de ordinario su demasiada opu-
lencia; consideration, que le movia A procurar di-






159
vertirlos del intent, representAndoles ser mas
temeridad, que valentia, querer provocar (siendo
tan pocos) A una nacion en quien sobresalia tanto
el valor, como la muchedumbre; y que teniendo en
sus tierras animals cuasi tan grandes como los
caballos (que debian de ser carneros de los que
hay en el Peri) les seria facil el montar tambien
en ellos para hacer oposicion A los pocos que lle-
vaban, y quitarles el recurso de batallar con
ventaja; pero como al paso que el Cacique ponde-
raba estas dificultades, expresaba tambien la su-
ma riqueza que tenian en plata, y oro, ningun
peligro se les ponia por delante, A vista de los te-
K soros de que se juzgaban ya duefios: gran fuerza
Sla que tiene la codicia en el corazon human! pues
i la mas minima esperanza de interest no hay tra-
bajo que lo asuste, ni riesgo que lo acobarde; ni
hay desdicha que no sufra, ni pena que no tolere.
Viendo, pues, el Cacique, que no obstante las
evidentes razones de su representation estaban
determinados a proseguir el empefio, y no dar paso
atras sin haber visto la cara a los Omeguas; Ileva-
do de la aficion, que habia cobrado A los nuestros,
no quiso desampararlos, ni fiar el acierto de su
viaje A otra conduct, que la suya; y asi, asistido
de algunos indios que le acompaiiaban, los fu6
guiando por caminos bien abiertos, aunque despo-
blado, por espacio de cinco dias que tardaron has-
ta llegar a una Aldea de poco mas de cincuenta
casas, que dijo el Cacique servian para recojerse
los que guardaban las sementeras de los Omeguas;
y debia de ser asi, porque algunos indios, que an-






160


daban esparcidos por el campo, apenas reconocie-
ron la jente forastera se fueron retirando, con
paso apresurado, hAzia la Aldea.
HallAbanse los nuestros A este tiempo en un
sitio elevado, y tendiendo la vista a todas parties,
A poca distancia descubrieron una poblacion de
tan extrafia grandeza, que aunque estaban bien
cerca, no pudieron discurrir hasta donde llegaba
la poblada extension de aquella maquina: tenia
las calls derechas los edificios muy juntos, y so-
bresalia entire todos uno de soberbia fAbrica, que
segun la relacion que les di6 el Cacique amigo, era
el palacio del sefor de la ciudad, que se llamaba
Cuarica; y le servia juntamente de habitacion A
su persona, y de temple A muchos dioses que te-
nia de oro macizos.
Puestos 'ya los nuestros A vista de los Ome-
guas se les despidi6 el Cacique, por parecerle no
era ya necesaria su asistencia; pero por ultima
demostracion de su amistad, aconsej6 A Felipe
de Utre procurase aprisionar aquellos indios que
se habian refujiado al abrigo de la aldea, antes
que tocando al arma diesen aviso A la ciudad. Es-
taban a caballo A la sazon Felipe de Utre, y otros
que le acompafiaban, y teniendo por acertado el
dictAmen, aplicaron el acicate A los hijares, y
corrieron para la aldea; pero los indios, con mas
velocidad en la fuga frustraron su dilijencia, pues
se pusieron en salvo antes que pudiesen aprisio-
nar a ninguno; solo Utre, por ir en un caballo
muy lijero, lleg6 A alcanzar a un Gandul, que
procuraba escaparse con una lanza en la mano;
pero viendose atropellar de la violencia del caba-
llo, quiso librarse del riesgo con hacer rostro al








peligro; y volviendo la cara para Utre,-le despidi6
la lanza con tal fuerza, que pasAndole el sayo de
armas, lo atraves6 con ella por entire las costillas,
que caen debajo del brazo derecho, y prosiguien-
do en su fuga se meti6 en la poblacion, dando lu-
gar a Utre para que vueltas las riendas al caballo,
con el dolor de la herida, se incorporase con los
demas compafieros, que turbados a la novedad de
tan desgraciado accident, no acertaban A re-
solver lo que habian de ejecutar.
No se hallaba menos confuso el Cacique ami-
go, que deseando experimentar el valor de los es-
pafoles, habia estado A la mira del suceso; y pa-
reciendole aquel desastre castigo bien merecido
A la arrogancia con que habian menos preciado
sus consejos, recelaba temeroso, que irritada con
el aviso toda la nacion de los Omeguas habia de
cargar sobre ellos antes que tubiese tiempo para
poder retirarse: discurso, que acredit6 la expe-
riencia, pues en breve se empezaron A oir confusos
alaridos, que mezclados con el estruendo de los
tambores, y el resonar de los fotutos, llenaban de
horror el ayre, pues parecia que se conjuraba el
mundo entero contra aquella corta escuadra de
espaioles; pero sobrevino la noche A tan buen
tiempo, que detuvo el paso A los Omeguas, y di6
lugar, para que poniendo en una hamaca A Felipe
de Utre, caminasen con 61 A paso tan largo, que
A la noche del dia siguiente llegaron al pueblo
del Cacique amigo, donde trataron de buscar for-
ma para curarle la herida.
De esta dilijencia se hizo cargo un soldado,
natural de Madrid, llamado Diego de Montes, que
despues entr6 con el Jeneral Diego de Losada A la







162


conquista, y poblacion de esta ciudad de CarAcas,
y en edad decr6pita muri6 vecino de la del To-
cuyo: hombre tan singular, y de tan raras habi-
lidades, que asi por ellas, como por su respective
ancianidad, adornada de grandes experiencias, y
superior talent, lleg6 A conseguir el renombre de
Venerable: apelativo con que fu6 conocido, y tra-
tado en toda esta provincia, granjeandose tal es-
timacion en ella, que sus palabras se Ilegaron a
apreciar como si fueran oraculos.
Determinado, pues, este soldado (aunque no
entendia de cirugia) A curar A Felipe de Utre, co-
mo la .herida era entire las costillas, y no habia
tientas para reconocer si estaba superior A las
telas del corazon, 6 las habia lastimado; discu-
rri6 un modo tan singular como temerario para
salir deesta duda; y fu6, que con beneplacito del
Capique coji6 un indio, el mas anciano del pue-
blo, (que debia de ser esclavo) y montAndolo A
caballo con el mismo sayo de armas que tenia
Utre, hizo que otro indio por la misma rotura lo
hiriese con una lanza semejante A las que usaban
los Omeguas: prueba, que le cost la vida al mi-
serable, pues abri6ndolo despues para hacer la
anotomia, de que necescitaba para asegurar su
cura, hall, que sin lastimar las telas habia sido
la herida superior; y libre, con esta experiencia,.
de la duda, rompi6ndole mas con un cuchillo,
para que quedase manifiesta la herida, le hizo
ciertos lavatorios con agua de arrayan,, y otros
compuestos, que fueron bastantes, para que me-
ciendolo de una parte para otra expeliese la san-
gre que se le habia cuajado dentro, dejAndolo en
disposicion, que qued6 sano del todo en pocos





163


dias, con notable admiracion del Cacique, y demas
indios, que absortos ponderaban el sufrimiento, y
valor con que el paciente toler6 los martirios de la
cura.

CAPITULO II.

SIGUEN LOS OMEGUAS CON PODEROSO
Ejercito d Felipe de Utre, y Pedro de Limpias los
vence'en batalla: retiranse los nuestros al pue-
blo de nuestra Seiora; y toman de alli la
vuelta del Tocuyo.


No se les ocut6 A los Omeguas la retirada de los
nuestros, aun en medio de la obscuridad con que
se cerr6 la noche; pero por dar tiempo A la me-
jor disposicion de su ej6rcito dilataron su salida
hasta el romper del alva, que al ronco son de sus
caracoles, y fotutos, en bien formados escuadro-
nes,; que se componian de quince mil combatien-
tes, empezaron a marchar en su alcance con tanta
celeridad, que no fueron sentido hasta llegar dos
leguas antes del pueblo del Cacique amigo; quien
teniendo la noticia por algunos vasallos suyos,
que asistian en sus labranzas, di6 aviso a Felipe
de Utre del riesgo que amenazaba A todos con las
sercanias de tan pujante enemigo; pero como 61
con el dolor de la herida no estaba para montar
A caballo, ni poder cuidar de nada, encarg6 la dis-
posicion de todo A su maestre de campo Pedro de
Limpias, hombre bien afortunado, y prActico en
las guerras de las Indias, el cual ordenando su
jente con el concerto; y brevedad que le dict6 su







164


experiencia, y el aprieto requeria; sali6 al encuen-
tro A los Omeguas, (a) que en bien dispuestas es-
cuadras, coronados de penachos, entire diversidad
de vanderas, se venian acercando por un dilatado
campo, muy acomodado para poderse aprovechar
de los caballos,. que aunque pocos, dieron princi-
pio A la batalla, logrando, con dafo de los contra-
rios, las ventajas que ofrecia la conveniencia del
sitio, pues descompuestas con su ferocidad las
primeras filas del ejercito enemigo, tuvieron lu-
gar los infants, gobernados de Bartolom6 Belzar,
para hacer mas sangrienta la refriega; porque
siendo este 6mulo de Limpias en el valor, obr6
aquel dia en su competencia maravillas, y A su
imitacion los demas soldados, que conociendo era
necesario echar el resto al esfuerzo para salir del
aprieto en que los tenia puestos la multitud de
tanto bArbaro, convirtieron en rayos las espadas;
de suerte, que aunque los indios, como valientes
guerreros, procuraron mantenerse en el comba-
te, no pudiendo resistir el impetu con que aquellos
treinta y nueve espaiioles atropellaban sus mas
lucidas escuadras, se empezaron A retirar A los
principios con 6rden; pero. despues conociendo
que A los nuestros en lugar de quebrantarles el
Animo la continuada fatiga del guerrear les daba
nuevos alientos para mostrarse invencibles, con
atropellada fuga desampararon la campafia, de-
jindola sembrada de cuerpos, y de penachos, sin-
que de nuestra parte se padeciese otro dafio, que
haber quedado herido del golpe de una lanza el
Capitan Martin de Artiaga.


(a) Batalla de los Omeguas.






165


Esta fu6 la celebrada batalla de los Omeguas,
en que la nacion espafiola manifest los quilates
de su valor, y la fuerza de su fortune, pues siem-
pre sera memorable en las edades futures ver
derrotado un ej6rcito de quince mil combatientes
de una nacion belicosa por el corto n6mero de
treinta y nueve espafioles, y esos consumidos, y
postrados al continuado teson de tan repetidos
trabajos como habian padecido en su dilatado
viaje: accion en realidad de tan superior esfera,
que por much que la pluma quisiera remontarse
en su alabanza, siempre quedarA corto el mayor
hip6rbole para su ponderacion; y que A no ase-
gurarla por verdadera la antigua tradition de
este suceso, y los autenticos instruments de aquel
tiempo, pudiera quedar escrupulosa la mas fAcil
credulidad para el asenso; pero los descuidos de
aquel siglo, en que A vista de la espada no tenia
lugar la pluma, ocultaron de suerte la memorial
de estos insignes varones, privAndolos de la glo-
ria, que debia darles la fama, que por much que
ha trabajado mi solicitud para dar A luz sus nom-
bres, sacAndolos del olvido en que han estado
hasta ahora, solo ha podido descubrir catorce de
ellos, que son los ya nombrados, Pedro de Limpias,
Bartolom6 Belzar, Diego de Montes, y Martin
Artiaga, Diego de Paradas, Alfonso Pacheco,
Juan de Guevara, Sancho Bricefio, el Contador
Antonio Naveros, el Tesorero Gonzalo de los Rios,
Luis de Leon, Juan de Badillo, Damian del Barrio,
y el Chantre D. Juan Frutos de Tudela, i quien la
falta que ent6nces habia en Coro de operarios de-
bi6 de dar motive para dedicarse a servir de Ca-
pellan; si no es ya que la relajacion de aquella







166

edad le concediese permiso para alistarse por sol-
dado, pues siendo cierto que se hall en esta jor-
nada, solo una de estas dos causes pudo conducir-
lo A ella, faltando A la precisa residencia de su
Coro, y a la inescusable asistencia de su iglesia.
Convalecido Felipe de Utre de su herida, po-
cos dias despues de conseguida esta victoria de-
termin6, con parecer de sus capitanes, dar la
vuelta A Macatoa, y de alli al pueblo de Nuestra
Sefiora, en busca de los soldados que habia dejado
enfermos, para con el dictamen de todos resolver
lo que debia ejecutar sobre la conquista de tan
poderoso reino como el que habia descubierto; no
pareci6ndole acertado empefiarse en negocio de
tanta consecuencia con tan poca jente como la
que tenia ent6nces; y aunque de esta resolution
manifest gran sentimiento el Cacique amigo, por
lo bien hallado que estaba con la compaiifa de
sus huespedes, de cuyo trato, y familiaridad espe-
raba quedar aprovechado, aprendiendo aquellas po-
liticas, y modo de vivir, que habia observado en
ellos; sin embargo, animado con la promesa de
que habian de volver breve, hubo de convenir en
la determination del viaje, dAndoles el basti-
mento, y avio necesario, con guias que los con-
dujesen hasta dejarlos en Macatoa; pero huy6n-
dose estas al mejor tiempo, dejaron a los nuestrbs
precisados A caminar a tino, solo con la esperan-
za de que marchando siempre hAcia el Poniente
no podian errar el rio Guaibare, cuyas corrientes
mas arriba, 6 mas 4bajo los habian de llevar A
Macatoa, como les sucedi6, pues encontrando con
sus aguas por la parte superior A la ciudad, reco-
nocido el paraje, segun la demarcacion que pudie-






167

ron former del sitio en que se hallaban; despach6
Felipe de Utre A Pedro de Limpias con algunos
soldados para que fuese A Macatoa, y le buscase
canoas: dilijencia, que ejecutada por Limpias
con presteza, facility el transport, pues volvi6
el dia siguiente con embarcaciones bastantes para
todos, en que habi6ndose conducido A la otra
vanda, sin accident que les retardase el viaje,
prosiguieron hasta llegar al pueblo de nuestra Se-
flora, despues de tres meses que habian salido de
61 para este descubrimiento.
Singular fu6 el regocijo que recibieron los
enfermos con la relacion bien ponderada que da-
ban los compafieros de las grandezas, y tesoros
del reino de los Omeguas, quedando unos, y otros
persuadidos A que su felicidad les habia dado la
dicha de descubrir el Dorado, en cuya busca ha-
bian salido de Coro, atribuyendo A favor de la
fortune haber ellos conseguido lo que sin logro ha-
bian pretendido tantos: pero si les preguntAramos
la razon que tenian para decir, que aquella pro-
vincia era el Dorado? no hay duda que no supieran
explicar la causa de su discurso, pues siendo este
un nombre imajinario, fundado en pura quimera,
cualquiera conquistador que en otra parte de la
America descubriese 6tra provincia poderosa pu-
diera afirmar tambien, que era el Dorado, sin ha-
ber mas razon de congruencia para uno, que para
otro; pero sin embargo, no podemos negar, que
justamente se hallaban desvanecidos los soldados
de Felipe de Utre con el descubrimiento que ha-
bian hecho, pues tuvieron esfuerzo aquellos hom-
bres para tolerar cuatro afios de imponderables
desdichas, hambres, y necesidades, atravesando








tan diferentes, y dilatadas provincias como hay
desde Coro al rio de las Amazonas, pues a poca
distancia de sus mirjenes (segun la mas comun
opinion) tienen su asiento los Omeguas; y no hay
duda, que este reino descubierto por Utre fue el
mismo de quien tuvo noticia Francisco de Orella-
na, cuando el aiio de cuarenta y uno despachado
por Gonzalo Pizarro (que se hallaba en el descu-
brimiento de la Canela) navegando por este rio'
supo en la provincia de Machifavo, que A pocas
leguas la tierra dentro tenia su residencia un gran
Senior, (a) poderoso en vasallos, y riquezas, Ila-
mado Omeguas; pero Orellana despreci6 su descu-
brimiento, llevado de aquellas mAximas con que
habiendo faltado al parentezco, y amistad, que le
debia A Pizarro, procuraba cuanto antes salir al
mar del norte para pasar a Espafia; y Felipe de
Utre lo malogr6, perdiendo la vida en la crueldad
de un tirano (como veremos breve) por las dis-
cordias, y parcialidades que introdujo la desunion
en sus soldados, siendo el orijen de ellas las que
corrian entire Pedro de Limpias, y Bartolome Bel-
zar, sobre las disposiciones militares, pues siendo
6mulos declarados, y el uno Teniente General, y el
otro Maestre de campo, no se ofrecia occasion, por
leve que fuese, entire los dos, que no parase en
disgusto; de que sentido Pedro de Limpias, por el
empeflo con que Utre, como paisano, y pariente
favorecia en todo A su contrario, faltando A las
obligaciones de su sangre, deseaba oportunidad
para vengarse de ellos, fraguando (aunque fuese


(a) Herr. Dec. cap. 2.







169


A costa de su credit) la perdicion de entrambos;
y para poder lograrla sin recelo, se le vino A las
manos la occasion por los cabellos, por que dispu-
tada entire todos en el pueblo de nuestra Sefiora la
resolution que debian tomar sobre la conquista
de los Omeguas, aunque sobre la material hubo di-
ferentes pareceres, se tuvo por el mas acertado
volver A Coro para reformarse de mas jente, pues
intentar con la poca que tenian la sujecion de un
reino tan poblado, donde por lo distant se con-
sideraban imposibles los socorros, era exponerse
A la continjencia de malograrlo todo, y perder con
la precipitacion lo que estaba seguro con la espera.
Hall6 con esto Pedro de Limpias la coyun-
tura que deseaba para ejecutar su alevosia; y
vali6ndose de cuanta afectacion pudo finjir el
disimulo, aprob6 por el mas convenient aquel
dictAmen, ofreci6ndose A pasar personalmente a
Coro, como le diesen veinte hombres para su es-
colta, y con la mayor brevedad.que permitiese el
tiempo dar la vuelta con la jente, armas, y caba-
llos, que le parecia serian precise para dar expe-
diente A la conquista que tenian entire las manos.
Pareci6le bien a Felipe de Utre la propuesta,
pues por aquel medio, sin fatigar su campo, ni
desacomodarse de aquel pueblo donde se hallaba
con viveres suficientes para su manutencion, con-
seguia el socorro de que necesitaba para prose-
guir su empresa; y sin sospechar la malicia que
ocultaba el corazon de Limpias, lo despach6 a Co-
ro, quedando muy agradecido a la fineza de su
oferta; si bien pocos dias despues cay6 en la
cuenta de su yerro, y arrepentido de haberse fia-
do de un hombre A quien tenia quejoso por los







disgustos pasados, empez6 A recelar, que puesto
en Coro, no solo habia de.faltar A socorrerlo con
lo que habia prometido, pero le habia de hacer
cuanto mal tercio pudiese para desacreditarle la
conquista: y no hallando otro remedio para atajar
el dafio que temia, levant su campo del pueblo
de nuestra Sefiora, y doblado las jornadas, tir6 en
su alcance; pero Limpias previniendo lo que podia
suceder, se di6 tanta priesa A caminar, que cuan-
do Utre lleg6 A Barquisimeto ya habia dias que
l1 estaba en el Tocuyo, donde habi6ndose en-
contrado con el intruso Gobernador Juan de Car-
vajal, procur6, vali6ndose del favor de Juan de
Villegas, introducirse en su gracia, como lo consi-
gui6; logrando por este medio la occasion de cul-
par, y deslucir todas las acciones de Utre, exaje-
rando el mal gobierno con que'se habia portado
en la jornada, por seguir, contra el dictAmen de
todos sus soldados, las pisadas de Hernan Perez,
y la imprudencia con que A lo mejor del tiempo se
habia retirado, abandonando la conquista de los
Omeguas, a la cual procur6 inclinar el bullicioso
espiritu de Carvajal, representAndole la honra, y
utilidad que le podia resultar de ella, pues se ha-
llaba con bastante nimero de jente para poderla
emprender: propuesta, que siendo muy conforme
A su natural inquieto y ambicioso, acept6 de bue-
na gana, y la hubiera ejecutado A no hab6rsela
embarazado las novedades que sucedieron despues.






171


CAPITULO III.

ALTERCAN SOBRE EL GOBIERNO UTRE,
y Carvajal; prende este al otro con engafro: cor-
tale alevosamente la cabeza; y funda despues la
ciudad del Tocuyo.


Luego que Felipe de Utre lleg6, en seguimiento de
Limpias, al desembocadero de Barquisimeto supo
por relacion de algunos indios Ladinos, como en
el valle del Tocuyo se hallaba acuartelado un Ca-
pitan, Ilamado Carvajal, con otros muchos espafo-
les que le acompafiaban; y como Felipe de Utre
por ent6nces no pudiese discurrir, que jente fuese
aquella que tenia tan inmediata, obrando con el
recato de Capitan prevenido, hizo alto en Barqui-
simeto, sin querer pasar mas adelante, hasta in-
formarse por estenso de lo que debia observer, pa-
ra disponer sus cosas con mayor seguridad; pero
como estaban tan cercanos los dos campos, no
corrieron muchos dias sin que comunicindose los
unos soldados con los otros, se llegase a manifes-
tar la intencion de los dos cabos; de que result
asegurarse cada uno en su cuartel con dobladas
centinelas, y observante vijilancia; porque Carva-
jal, fiado en el falso titulo de que se habia valido
para apoderarse del Gobierno, pretendia que Feli-
pe de Utre, entregAndole la jente que traia como






172

A Capitan general de la provincia, quedase sujeto
A su obediencia. Y Utre, que no ignoraba la su-
brepcion del despacho en que estrivaba la preten-
cion del despacho en que estrivaba la pretencion
de su contrario, alegaba la nulidad de su recibi-
miento, afianzAndose, en que siendo l1 Teniente
general, lejitimamente nombrado por la Audien-
cia, no podia prevalecer Gobernador intruso con-
tra la certeza de un titulo verdadero, en cuya
virtud se hallaba en posesion del gobierno de las
armas, segun las disposiciones prevenidas por su
Alteza.
No dejaba Pedro de Limpias por su parte de
atizar cuanto podia aquella llama, cuyo incendio
temian todos habia de cobrar tal fuerza, que abra-
sase la provincia en rompimientos civiles; pues
Ilevado del desafecto concebido en su passion con-
tra aquellos caballeros alemanes, aconsejaba A
Carvajal prendiese A Felipe de Utre, asegurando
la fuerza de su razon en el violent derecho de Jas
armas, pues se hallaba con triplicado n6merd de
jente del que tenia su contrario; pero Carvajal,
como hombre astuto, nunca lo pareci6 acertado
aventurar las ventajas de su partido A la incerti-
dumbre de un encuentro, y siempre tuvo por me-
jor valerAe de sagaces disimulos para sacar A Fe-
lipe de Utre con engafio de la seguridad de su.
cuartel, 6 parte donde faltindole el resguardo de
sus soldados, pudiese sin peligro aprisionarlo: de-
signio, que habi6ndolo entendido algunos amigos
de Utre, que estaban con Carvajal, se lo avisaron
luego, previni6ndole viviese con cuidado, sin dar
lugar A que lograse la cautela que intentaba la
malicia de su contrario; pero sin embargo fu6







173


tanta la sagacidad, y mafia de aquel Animo taima-
do, que tuvo forma para persuadir A Utre, remi-
tiesen la question i jueces Arbitros, que viendo
las provisions de uno y otro, declarasen A quien
pertenecia el Gobierno de los dos: y para asegu-
rarlo mas de la sinceridad con que deseaba la paz,
y correspondencia de ambos, le propuso por se-
gundo medio para que se acabase la discordia:
que caso que no gustase de poner la material en
manos de terceros, por via de compromise, seria
mejor que de conformidad gob.ernasen juntos la
provincia, y uniendo la jente que tenian fuesen de
compaffia A conquistar, y poblar lo que dejaba
descubierto en los Omeguas.
Era Utre de un natural tan docil, y sencillo,
que no obstante la prevention que le tenian hecha
sus amigos, se dej6 llevar de las astucias con que
tiraba Carvajal a engafiarlo; y dando ascenso al
tiltimo partido, sin recelar el fraude que encerraba
la propuesta, bien contra el parecer de sus mas
confidentgs, y allegados, dejando el alojamiento
que tenia en Barquisimeto, pas6 con toda su jente
a la ran'cheria del Tocuyo, donde Carvajal, para
dar aparente disfraz A sus intentos, con finjidas
demostraciones de amistad, lo recibi6 con apa-
riencias de alegria, previni6ndole para el hospe-
daje cuantos cortejos pudo inventar el disimulo;
pero breve conoci6 Utre el engafio en que lo habia
metido su facilidad, y empeiiado su confianza,
pues sin darle Carvajal parte en el Gobierno, (co-
mo le habia prometido) ni hacer caso de su per-
sona para nada, solo trataba de buscar occasion en
que poder prenderlo sin tumulto; de que avisado
Utre, arrepentido de haberse puesto con tanta





174

inconsideracion en manos de su enemigo, andaba
siempre sobre aviso, acompafiado de sus mas con-
fidentes, y allegados, hasta que Carvajal, desean-
do acabar de una vez con tanto finjimiento, lo
convid6 a comer un dia a su casa, con Animo de
ejecutar la prison, que tenia premeditada, entire
los regocijos del banquet: y aunque Utre cono-
ci6 bien el peligro que se le prevenia en el cortejo;
no obstante, fiado en la bizarria de su valor, y en
el numeroso sequito de sus amigos, fu6 al convite,
dejando prevenidos A Bartolom6 Belzar, y A los
mas de su faccion, estuviesen con cuidado para
entrar a socorrerlo al menor rumor que oyesen. Y
como Carvajal, .noticioso de esta advertencia, no
se atreviese A hacer demostracion alguna en lo
que tenia tratado ejecutar; animado Felipe de
Utre con el temor que conoci6 en su contrario,
despues de acabada la comida le dijo: vivia ya en
conocimiento de los engafios con que lo habia
tratado, pues faltAndole A todo lo prometido,
solo experimentaba los efectos de una violencia
continuada, A cuyo reparo le era precise ocurrir;
y pues'en la falsedad de su double trato no tenia ya
que esperar, solo pretendia lo dejase ir A Coro con
su jente, para pasar de alli a Santo Domingo A
dar cuenta A la real Audiencia de todo lo sucedido.
Alborot6se Carvajal con la propuesta, y le-
vantAndose de la silla, con acciones descompues-
tas, y la voz algo alterada, le respondi6: tenia
licencia para irse donde quisiese; pero que no pen-
sase en Ilevar jente consigo, ni tuviese atrevimien-
to para intitularse Capitan general, ni aun Tenien-
te de aquella Gobernacion, pues en ella no habia
mas jurisdiction, que la que en 61 residia, mediante






175


las provisions despachadas por 'a Audiencia; A
que replicando Utre, se fueron travando de pala-
bras, hasta llegar a- meter mano A las espadas,
apellidando cada cual favor al rey, A cuyas voces
acudieron luego los parciales de uno, y otro; pero
habi6ndose declarado muchos de los de Carvajal
a favor de Ut re qued6 tan ventajoso su partido,
que pudo, sin embarazo, haber puesto fin A la com-
petencia con la muerte, 6 prison de su enemigo:
mas llevado de la jenerosidad de su noble animo,
solo se content (para su perdicion) con despo-
jarlo de todas las armas, y caballos que tenia, y
dejAndolo en su rancheria avergonzado, se retir6
con los soldados de su s6quito al valle de Quibor,
seis leguas distant del Tocuyo.
No desmay6 Carvajal con la desgracia de tan
adverse suceso; antes maquinando nuevas trazas
para poder tomar venganza de la afrenta recibida,
despach6 a su Teniente general Juan de Villegas,
A Melchor Gurbel, y A un Cl6rigo, llamado Toribio
Ruiz, que le servia de Capellan, al alojamiento de
Utre, para que exajerAndole la enormidad del de-
lito en que habia incurrido, por haber desarmado
con violencia A un Gobernador de la provincia,
cuya autoridad debia siempre venerarse en respe-
tuoso obsequio de lo que representaba, procurasen
(ofreci6ndose A servir de medianeros) reducir la
material A conciertqs d$ amistad, para que que-
dando en buena correspondencia, con olvido de
todo lo pasado, se acabasen de una vez tantos
disgustos: dilijencia en que no discurriendo los
terceros pudiera haber malicia, sin sospechar lo
que ocultaba el traydor Animo de Carvajal; pu-
sieron tanto esfuerzo, interponiendo ruegos, pro-






176


mesas, y partidos, que obligaron al corazon senci-
llo de Utre a que debajo de ciertas capitulaciones,
que por ambas parties se firmaron ante un Es-
cribano, restituyese' las armas y caballos que
habia quitado a Carvajal; y que desisti6ndose por
ent6nces de la accion que pretendia al Gobierno,
pasase con los que le quisiesen seguir A Coro,
para de alli ejecutar el viaje, que deseaba hacer a
Sto. Domingo A dar cuenta A la Audiencia del es-
tado en que dejaba los progress de su conquista.
Pero apenas Carvajal se vi6 con armas, y dese-
cho el partido de su contrario, en confianza de la
concordia estipulada, cuando empez6 A marchar
en sus alcances con tanta celeridad, que A pocas
jornadas lo descubri6 alojado sobre las barran-
cas de una de las quebradas, que corren por las
montafias de Coro.
No se alborot6 Felipe de Utre, aunque vi6 a
Carvajal con jente armada, porque con finjido agra-
do, disimulando su depravada intencion, lleg6 ma-
nifestando en el semblante apariencias de una
perfect amistad; hasta que apeAndose de los ca-
ballos, como coji6 a los alemanes descuidados,
con facilidad prendi6 Felipe de Utre, A Barto-
lom6 Belzar, al Capitan Palencia, y A Romero,
y sin permitir mas t6rmino A aquella infausta
trajedia, que el que pedia la crueldad de su cora-
zon cobarde, mand6 A un negro que Ilevaba les
amarrase las manos, y cdh un machete fuese cor-
tando las cabezas de aquellos nobles varones; y
como el instrument tenia embotados los filos con
la continuacion de haber servido en otros ejerci-
cios mas groseros, con prolongado martirio aca-
baron la vida aquellos desdichados, mas A las





177


repeticiones del golpe, que al corte de la cuchilla,
sin que en el bArbaro corazon de aquella fiera hi-
ciesen la mas leve impression para la listima las
crueles circunstancias de tan tyrano suplicio; an-
tes si, complaci6ndose con Limpias, y Sebastian
de Armacea, mientras duraba la ejecucion de tan
villana insolencia celebraba, por pasatiempo, las
raturales fatigas que padecian aquellos infelices
Scn las ansias del morir.
Este fu6 el fin lastimoso del Jeneral Felipe
Sde Utre, digno por cierto de mejor fortune. En la
ciudad de Spira, en las provincias de Alemania,
tuvo su nacimiento, y llevado del ardor de sus ju-
veniles aiios pas6 A la Am6rica, donde manifest
isiempre los quilates de su prudencia, y valor; y
como estos sobresalieron en todas ocasiones a la
sombra del parentezco que tenia con los Belzares,
dieron motive para que la Audiencia de Sto. Do-
mingo le nombrase por Teniente general del Sefior
Bastidas; los deseos del aplauso, mas que el an-
sia de las riquezas, lo empefiaron en el descubri-
miento del Dorado, donde el yerro cometido en
seguir con tenacidad las pisadas de Hernan Perez
le hizo malograr la gloria, que le prevenia su dicha.
Ningun Capitan de cuantos militaron en las Indias
ensangrent6 menos la espada, pues habiendo atra-
vezado mas provincias que otro alguno en el dila-
tado viaje de cuatro afios, solo movi6 su moderacion
la guerra, cuando no hall otro remedio para con-
seguir la paz. El descubrimiento del reino de los
Omeguas, en cuya busca (aunque en valde) han
trabajado despues tantos, hubiera hecho sin duda
gloriosa la memorial de su nombre, si la venganza
infame de Pedro de Limpias, y la crueldad traydora






178


de Carvajal, no le hubieran con violencia anticipa-
do la muerte en lo mas florido de sus afios, pues
cortaron el hilo de su vida A los treinta y cuatro
no cabales de su eda'd, quedando sepultadas con
el lastimoso suceso de su desgracia las noticias
mas claras de aquel opulento reino, pues hasta
hoy se ignora la parte donde estA su situation.
Fenecida la trajedia de Felipe de Utre, di6
luego Carvajal la vuelta al valle del Tocuyo, donde
perdiendo el temor A Dios, y la vergiienza al mun-
do, solt6, sin rebozo, ni cautela, la rienda A sus
crueldades, pues sin mas motive que su gusto, to-
mando por pretexto leves causes, era raro el dia
que no ahorcaba uno, 6 dos de los que habian
sido parciales de Felipe de Utre, sin que hubiese
persona que se atreviese 6 irle A la mano, para que
se abstuvise en la repeticion de tanto desafuero,
por no experimantar los terrible efectos de su
enojo; pues siendo el Factor Pedro de San Martin
el sujeto de su mayor confianza, porque un dia 6
solas, como amigo, le advirti6 lo mal q.ue hacia
en ejecucion de tan sangrientos castigos, falt6
poco para mandarlo ahorcar, y A buen partido,
fulminAndole causa de traydor, lo remiti6 con un
par de grillos preso A Coro.
En estos, y otros semejantes ejercicios, hijos
de su temeridad desenfrenada, se eritretuvo Car-
vajal, hasta que por fines del afio de cuarenta y
cinco, a instancias de los hombres principles que
tenia en su,campo, determine poblar una ciudad
en el mismo paraje en que tenia su rancheria por
las grandes conveniencias que para ello ofrecia el
distrito; y formada la traza de las calls, para
ejecutar la plant hizo desmontar todo el boscaje






179


que ocupaba la capacidad del sitio, reservando
solo por blason de su crueldad una hermosa, y
copada ceiba, cuyas ramas, sirviendole de horca,
habian sido teatro de sus injusticias, sin discurrir,
que como otro Aman, dejaba en ella el patibulo
para su muerte, y el instrument para su afrenta;
y despues de celebradas las demas disposiciones,
que en tal caso se acostumbraban, el dia siete de
Diciembre del mismo aiio cuarenta y cinco hizo la
fundacion de la ciudad, intitulAndola nuestra Se-
flora de la Concepcion del Tocuyo, (a) cuyos pri-
meros vecinos y pobladores fueron, Diego Ruiz
Vallejo, Esteban Mateos, Damian del Barrio,
Juan de Guevara, Juan de Quincozes de la Liana,
Luis de Narvaez, Gonzalo de los Rios, Sancho del
Villar, Crist6bal de Aguirre, el Licenciado Hernan
Perez de la Muela, Alonso de Campos, Crist6bal
Lopez, Juan Sanchez Moreno, Juan de Antellano,
Antonio del Barrio, Domingo del, Barrio, Thom6
de Ledesma, Amador Montero, Cristobal Ruiz, Die-
go de Montes, Gonzalo Manuel de Ayala, Diego
de Morales, Bartolomb Garcia, Francisco Sanchez,
Juan de Villegas, Francisco de Villegas, Luis de
Castro, Diego de Ortega, Francisco de Vergara,
Bias Martin, Alonso Martin, Juan de Salamanca,
Melchor Gurbel, Leonardo Gurbel su hijo, Diego
de Escorcha, Diego de Leiba, Juan Mateos, Ber-
nardo de Madrid, Francisco de Madrid, Bartolo-
mB Suarez, Juan de Cisneros, Juan Catafto, Vasco
de Mosquera, Gonzalo Martel, Pedro Hernandez,
Juan Mufioz, Pedro Alvarez, Luis Tani de Miran-


(a) Ciudad del Tocuyo.






180


da, Juan de Tordecillas, Hernando Alonso, Toribio
Ruiz, Francisco Mufioz, Francisco Lopez de Triana,
Juan Roldan, Pedro de Limpias, Crist6bal Rodri-
guez, Sebastian de Almarcha, Alvaro Vaez, y Fran-
cisco de San Juan; de los cuales nombr6 Carvajal
por primeros Rejidores A Damian del Barrio, Juan
de Guevara, Alonso de Campos, y Bartolome Gar-
cia; por Alguacil mayor a Luis de Narvaez, que
juntos luego en el cabildo, para dar en tod6 for-
ma a la nueva ciudad, elijieron por Alcaldes a
Esteban Mateos, y A Juan de Antillano.
Tiene su asiento esta ciudad en un hermoso
valle, A quien da nombre el rio Tocuyo, que lo fe'-
cunda con sus aguas siempre cristalinas, delgadas,
y gustosas; su temperament es templado, aunque
mas toca en cAlido, que en frio; su comarca abun-
dante. y su terreno fertil; produce much trigo,
algodon, azucar, maiz, y otras semillas; c6jense
muchas frutas, asi criollas, como extranjeras, y
en particular ricas manzanas; y muy fragantes
rosas; sus pastos son muy adecuados para gapado
cabrio, en que es imponderable el multiplico, de
cuyas pieles benefician muchos, y buenos cordo-
vanes, que sirven de mercancia A sus moradores;
la ciudad al present es habitada de ciento y
treinta vecinos, y entire ellos algunos de families
muy ilustres, asi descendientes de los primeros
pobladores, como agregados despues; ademas de
la iglesia parroquial mantiene dos conventos de
relijiosos, uno del 6rden de San Francisco, y otro
de Santo Domingo aunque ambos de corto n6mero.








Los que ponen la fundacion de esta ciudad
(a) en el afio de cuarenta y siete hecha por el Go-
bernador Juan de Tolosa, no hay duda que le qui-
tan sin razon dos afios-de antigiiedad, por la mala
relacion con que escribieron, pues constando lo
que Ilevamos referido por los mismos autos de
su poblacion, y por el repartimiento de encomien-
das hecho por Carvajal entire los vecinos pobla-
dores, no hay fundamento alguno para la opinion
contraria.

CAPITULO IV.

LLEGA EL LICENCIADO FRIAS A CORO:
quita el Emperador d los Belzares la administration
de la provincia, y viene d gobernarla el Licenciado
Tolosa: prende i Carvajal, y por sentencia suya
muere ahorcado.


Las insolencias, y desafueros de Carvajal fueron
de calidad, que no pudiendo contenerse la fama de
ellos dentro de los limits de la provincia, con'fa-
cilidad Ilegaron las noticias a la isla de Cubagua,
donde se hallaba el Licenciado Frias entendiendo
en las comisiones que le habia encargado la Au-
diencia; y enterado del mal proceder de su Te-
niente general, con el deseo de aplicar cuanto
antes el remedio A semejante dafo, procur6 abre-

(a) Fr. Pedro Sim, not 5. cap. 14, Piedrahita lib. 2, cap, 3.






182


viar todo lo possible las dilijencias que tenia a su
cuidado; y fenecidas, pas6 a Coro por principios
del afio de cuarenta y seis, (a) Ilevando en su
compafia A Diego de Losada, que retirado en Cu-
bagua desde los primeros lances que tuvo con
Carvajal en Coro, habia estado A la mira para
ver el incendio desde lejos; pero como Carvajal
con la viveza de su jenio, previniendo este future
accident, se habia llevado cuantas armas. y' ca-
ballos habia en Coro, hall Frias tan desproveida
la ciudad de un todo, que le fu6 precise detenerse
algunos dias, mientras buscaba forma de preve-
nirse de suerte, que pudiese pasar con seguridad
al Tocuyo, porque rezeloso de los atrevimientos
de Carvajal, no se atrevia a entrar en busca suya
sin Ilevar jente armada, con que poderle hacer
oposicion, en caso que intentase alguna rerssten-
cia.
En este intermedio lleg6 a Coro el Licencia-
do Juan Perez de Tolosa, natural de la ciudad de
Segovia, caballero muy prudent, y gran letrado.
A quien el Emperador envi6 por Gobernador. y Ca-
pitan general de la provincia, por haber privado de
la administration de ella A los Belzares, mediante
las repetidas quejas, y noticias con que su NMa-
jestad se hallaba de los irreparables dafios. tira-
nias, y des6rdenes, introducidos con el Gobierno
aleman, que fueron tantos que con just razon
dieron motive para que el senior D. Fray Bartolo-
m6 de las Casas en su libro de la Destruccion de
las Indias, llamase a esta provincia infeliz, y des-
graciada; y lo fu6 sin duda, pues si no hubiera


(a) Aio de 1546






183


padecido la desdicha de haber estado aquellos
diez y ocho afios -ujeta 'al domino extranjero, fue-
ra una de las mas opulentas que tuviera la Ame-
rica; porque en lo dilatado de su distrito, lo f6rtil
de su terreno, lo benigno de su clima, lo abundan-
te de sus aguas, ni en la conveniencia de sus
puertos hay otra que la iguale, y en la multitud
innumerable de indios que la habitaban hizo ven-
taja a muchas, aun de las mas pobladas; pero
como los alemanes la vieron sin amor, conside-
r6ndola como una cosa prestada, ni atendieron A
su conservation, ni procuraron su aumento, pues
solo tiraron d aprovecharse mientras duraba la
occasion, sin reparar en que los medios de que se
valian para disfrutarla fuesen, 6 no, los mas efi-
caces para destruirla; pues sin hacer asiento en
parte alguna. ni poblar en tan hermosos paises
como descubrieron, llevAndolo todo a sangre y
fuego, no dejaron cosa que como fieras desatadas
no asolaron; y come el interest principal de su ga-
nancia lo tenia afianzado su codicia en la esclavi-
tud de los miserables indios, fueron por millares
los que sacaron para vender a los mercaderes
que ocurrian A Coro, con el cebo de tan infame
trato; de que result despoblarse lo mas de la
provincia, porque los indios huyendo de padecer
las violencias que experimentaban en semejan-
tes tiranias, por asegurar la vida, y la libertad,
desampararon sus pueblos, y se fueron retirando
A lo interior de los Llanos, donde se han quedado
hasta el dia de hoy; perdiendo por esta causa
tantos vasallos el rey, y tantas almas la iglesia.
La noticia de estos procedimientos, y otros,
que por su enormidad (con cuidado) deja en silen-






184

cio la pluma, fue el motivo que tuvo el Emperador
para privar a los Belzares, y enviar por Goberna-
dor al Licenciado Tolosa; quien luego que Ilego
A Coro, informado de las operaciones de Carvajal,
asi por relacion que le hizo Frias, como por la
que le daban diferentes personas, que cada dia
venian huyendo los rigores de su proceder tirano,
determine pasar cuanto antes al Tocuyo. para
atajar los pasos de aquel hombre, aplicandole
el castigo.que merecian sus maldades; y para ello,
valibndose de la misma prevention que para el
mismo efecto tenia dispuesto Frias, y de alguna
jente de la que en su compafia habia venido de
Espafia, sali6 de Coro, disponiendo el viaje con
tal presteza, y secret, que sin ser sentido. ni te-
nerse noticia alguna en el Tocuyo, amanecio una
maiana sobre los ranchos de la nueva ciudad. v
cercando la casa de Carvajal, lo puso luego en prn-
siones, pasando por la misma fortune su Teniente
general Juan de Villegas.
Ejecutada esta dilijencia. con tan buena dis-
posicion, para sosegar los Animos de los parciales
que pudiera tener Carvajal, antes que entire ellos
se pudiese orijinar alguna alteracion por verlo
preso, junt6 Tolosa todos los vecinos de la ciudad
en las casas que habia escojido para su morada:
y despues de haberles manifestado las provis-io-
nes, y titulos que traia de Gobernador, y Capitan
general de la provincia, y los despachos particu-
lares del Emperador contra los Belzare;. con
agradables razones, tan prudentes como discre-
tas, les di6 i entender los motives que habia te-
nido para prender A Carvajal, y 6 su Teniente, a
quienes oiria en justicia, aplic6ndoles de su parte







185
cuanto permitiesen los ensanches de la gracia;
porque su inimo solo era tender al comun sosie-
go, procurando (en cuanto pudiese) la mayor uti-
lidad, y conveniencia de los vecinos: de que
quedaron todos tan pagados, estimando la afabi-
lidad, y buenos modos de Tolosa, que con general
aplauso, sin que se reconociese en alguno la mas
leve serial de displicencia, fue recibido al uso de
sus puestos; pero sin embargo, no obstante la
aceptacion con que Tolosa reconoci6 habia sido
admitido en el Tocuyo, se hallaba bastantemente
cuidadoso, temiendo alguna oposicion, 6 movi-
miento del Capitan Juan de Ocampo, 6 quien Car-
vajal pocos dias antes habia enviado con sesenta
hombres de sus mas confidentes, y allegados, A
descubrir los valles de Umucaro; y para salir con
brevedad de este rezelo, despach6 en busca suya
A Diego de Losada con alguna jente de guerra, y
testimonio de las provisions del Cesar, para que
haci6ndoselas saber, le notificase de' su parte,
diese luego la vuelta a la ciudad: dilijencia en
que t-uvo poco que hacer la aptitud de Losada;
porque siendo caballero el Juan de Ocampo, con
la lealtad que pedia su sangre, en vista de los
despachos di6 luego la obediencia A Tolosa. reco-
noci6ndolo por su Gobernador sin repugnancia
alguna; y celebrando todos la dicha de verse li-
bres de la opresion que padecian con la tirania de
Carvajal, y violent gobierno de los Belzares, vol-
vieron otra vez para el Tocuyo.
Compuesto todo tan a gusto de Tolosa, me-
diante la buena forma con que lo dispuso su pru-
dencia; luego que se vi6 en la quieta posesion de
su Gobierno, trat6 de substanciar la causa de






186


los press; y habiendola seguido con grande es-
pera por todos los terminos que dispone el dere-
cho, como quiera que contra el Capitan Juan de
Villegas no result cargo alguno; antes si conito
de la sumaria no haber tenido intervention en
los precipitados excess de Carvajal, (que como
hijos de aquel natural ind6mito, no hubo consejO
que pudiera contenerlos) por sentencia, que pro-
nunci6 en veinte y cinco de Septiembre del minmo
afio de cuarenta y seis, lo declar6 por libre: y
para darle satisfaccion del agravio que pudo haber
padecido en la pri-ion. informado de la calidad, y
prendas del s.ujeto, lo nombr6 por su Teniente je-
neral; adquiriendo por este medio en la comun
aceptacion tantos aplausos Tolosa, como cr6dito-.
Villegas.
Muy diferente fu6 el fin que tuvieron los tu-
cesos de Carvajal, porque siendo sus delitos tan
enormes, y su proceder tan desrreglado, fueron
tales las atrocidades que se le justificaron, que
se vi6 obligado Tolosa a condenarlo A muerte.
mandando: que despues de arrastrado por las ca-
lles' mas publicas de la ciudad, fuese ahorcado
en la misma ceiba, que habia sido teatro de su,
injusticias; y aunque por parte del reo se apelo
para el consejo, y por la de algunos caballero> -e
interpusieron ruegos, estuvo Tolosa tan firm en
su resolution, que atropellando por todo, ejecuto,
la sentencia; pagando Carvajal con una vida, que
perdi6 con razon, tantas como 61 habia quitado
sin ella: y fu6 particularidad muy reparable, que
desde el instant que muri6 en la ceiba, siendo
hasta ent6nces un arbol muy frondoso, se empe-
z6 A marchitar, hasta secarse, con tanta bre\e-









dad. que sirvi6 de admiracion su ruina, si antes
habia sido asombro su hermosura.
CAPITULO V.

SALE ALONSO PEREZ A DESCUBRIR LAS
sierras Nevadas: atraviesa el rio de Apure, y ilega
6 las lomas del Viento, y valle de Cucuta.


Fenecida la trajedia de Carvajal, trat6 Tolosa de
dar asiento, y nueva forma para el gobierno, y per-
manencia de la ciudad, que hall recien fundada;
y como lo principal en que habia de consistir su
conservation y aumento era en las encomiendas
de los indios, para asegurarlas en los vecinos que
las poseian, y que no quedase puerta abierta, para
que la inconsideracion de algun Gobernador im-
prudente pudie.e en algun tiempo privarlos de
aquella corta utilidad. que gozaban por tnico pre-
mio de sus servicios, y trabajos: conociendo la
nulidad que padecia el repartimiento hecho por
Carvajal, por -falta de jurisdiccion, pues siendo
Gobernador intruso no habia tenido autoridad para
formarlo, declare por vacas todas las encomien-
das, y sin inmutar en cosa alguna, con integridad
singular las volvi6 i proveer en los mismos que
las tenian antes, despachAndoles nuevos titulos
para su seguridad, y mayor firmeza; y aunque
agradecidos los vecinos a la limpieza de su obrar,
le suplicaron con instancia se adjudicase para si
los indios del valle de Cilbiro, que habian sido de
Carvajal, solo pudieron conseguir de su modestia
tomase en repartimiento (por satisfacer A sus rue-






188


gos) algunas pocas families, y las demas, con je-
neral aclamacion de todos, las di6 a Diego de Lo-
sada, que fu6 la inica remuneracion que debi6
aquel' caballero A esta provincia, cuando la con-
tinuada tarea de sus servicios, en la comun
estimacion de todos, lo gradu6 siempre por digno
de los mayores premios.
De esta dilijencia result quedar el Gober-
nador Tolosa en el conocimiento que habia muchos
espafioles sin conveniencia en el Tocuyo, porque
siendo las encomiendas pocas no podian ser bas-
tantes para acomodarse todos; y deseando buscar
forma para el remedio de los que habian quedado
sin parte en el repartimiento de los indios, dispuso
que su hermano Alonso Perez de Tolosa saliese con
cien hombres A descubrir las sierras Nevadas,
(A cuya falda se pobl6 despues la ciudad de M&-
rida) que por su elevada eminencia habian sido
siempre divisadas A mano izquierda en todas las
entradas que habian hecho a los llanos; y era fa-
ma, segun la relacion de algunos indios, encerra-
ban en si grandes riquezas, cuyo descubrimiento
no hay duda fu6 el motivo principal de esta jor-
nada; aunque otros la quisieron atribuir A buscar
camino para pasar ganados desde el Tocuyo al
nuevo Reino, por dictamen de Cristobal Rodriguez,
que como uno de los que habian entrado alli con
Fedreman sabia la gran utilidad, que podia resul-
tar de este comercio; y con efecto el fu6 el pri-
mero que consigui6 despues introducirlo en San-
taf6, quedando bien aprovechado. con su arbitrio.
Pero al fin, sease por el un motivo, 6 por el
otro, dispuesto todo lo necesario sali6 Alonso Pe-
rez del Tocuyo por principios de Febrero del afio






189


de cuarenta y siete, (a) Ilevando por su maestre
de campo a Diego de Losada, cuyo parecer, por
6rden expreso del Gobernador, se habia de seguir
en todo cuanto se pudiera ofrecer en la jornada;
y encaminando su derrota por el mismo rio del
Tocuyo arriba, despues de haber gastado algunos
dias en sus mArjenes, atravesada la serrania, que
por alli le demoraba hAcia el Oeste, sali6 al rio
Guanaguanare, que por aquella parte corre con el
nombre de Zazaribacoa; y entrando por los Llanos
camin6 por ellos hasta la misma falda de las sie-
rras- Nevadas, con intencion de trasmontar sus
cumbres para buscar de la otra parte los tesoros,
que aseguraba la fama de sus riquezas; pero como
los mas tenian puesta la mira en irse acercando
al nuevo Reino, buscando caminos mas tratables
para introducir ganados, contradijeron la opinion
de Alonso Perez, tomando por pretexto lo inaccesi-
ble de la misma serrania, cuya fragosidad, ayudada
de las nieves, hacia impracticable el pasaje, con
el riesgo de perecer en el yelo de sus pAramos:
circunstancias, que bien consideradas, obligaron
a seguir el camino por los Llanos, hasta llegar A
las rivers de Apure, sobre cuyas barrancas se
detuvo Tolosa algunos dias, en los cuales, anima-
dos los indios de la comarca al ver el corto nd-
mero de que se componia aquella escuadra de es-
pafioles, respect de las que habian pasado por
alli en otras ocasiones, determinaron probar ven-
tura para lanzarlos de su tierra con las armas; y
juntos, en bien formados batallones, dieron de so-


(a) Afo de 1547.




190


bresalto una mariana al romper del alva sobre el
alojamiento de los nuestros, que ignorantes de
semejante movimiento, estaban entregados al sue-
fio descuidados; pero-volviendo en si con el es-
truendo, sin que tuviese lugar la turbacion en
aquel lance, cojieron con presteza los caballos, y
echando mano A las armas, rompieron por entire
las barbaras escuadras, que descompuestas A los
primeros encuentros, con p6rdida de sus mas va-
lientes guerreros, dejaron el campo, y la victoria
en manos de los nuestros: aunque no A tan poca
costa, que no muriese un soldado, y quedasen he-
ridos mas de veinte.
Habi6ndose detenido Alonso Perez, despues
de la refriega, solo el tiempo que fu6 precise para
curar los heridos, volvi6 A buscar la serrania, en-
trAndose por las cabeceras del mismo rio de Apu-
re, discurriendo que por aquella parte (al pare-
cer menos fragosa) podria ofrecer el paso mas
tratable; hasta que apretado de la necesidad que
padecia de bastimentos, despach6 A buscarlos al
Capitan Romero con cuarenta hombres, que A
poca dilijencia, en una quiebra que hacia la cor-
dillera, encontr6 con una median poblacion, cu-
yos vecinos puestos en arma con razonable defense,
embarazaron por gran rato la entrada de los
nuestros; pero aunque hirieron de peligro en el
combat al Capitan Romero, y A otros cuatro
soldados, 6 hicieron de su parte cuanto supo el
valor para la resistencia, no pudieron librarse de
pasar por la mala fortune de vencidos, pues que-
daron todos los mas aprisionados, y el pueblo en-
tregado al saco, robando, y destruyendo los sol-
dados cuanto les dict6 su antojo.





191


Con la presa de indios, maiz, mantas de al-
godon, y raices comestibles, iguieron el mismo
rio, y A pocas leguas de camino, sobre la opuesta
rivera dieron con otro lugarcillo de.indios Tovoros,
que A la primera vista hicieron muestras de que-
rerse defender, ostentando muchas armas desde
las barrancas del rio; pero advirtiendo el denuedo
con que los caballos se arrojaban i la corriente
para pasar en su busca, desampararon el sitio,
poni6ndose en huida, y. dejando la poblacion al
arbitrio de los nuestros, para que pasase luego
por los rigores del saco. Pero no contentAndose
con lo que hallaron en ella, dos de los soldados,
tan atrevidos como codiciosos, se entraron por la
montafia, por ver si su dilijencia les deparaba A la
mano algo de lo que en tales ocasiones suele ocul-
tar el miedo, 6 la prevention; y dando en una em-
boscada dohde los indios estaban retirados, per-
di6 el uno luego la vida en pago de su codicia, y el
otro hubiera pasado por la misma desventura A
no haberse aprovechado de la lijereza que le di6
el temor, y el susto para ponerse en salvo, co-
rriendo presuroso hasta ampararse del pueblo;
donde sentido Alonso Perez de la desgracia sucedi-
da, le hubiera dado garrote, a no haberse inter-
puesto de por medio la intervention de algunos
capitanes, a cuyo ruego le conmut6 el castigo en
otras penas.
De este pueblo de los Tovoros prosigui6 Tolosa
su jornada siempre por el mismo rio de Apure, has-
ta llegar A la boca de otro que se le junta, no me-
nos caudaloso, por el cual, dejando A Apure, en-
camin6 su viaje, buscando el valle, que-hoy llaman
de Santiago, (donde despues se pobl6 la villa de
San Christobal entire las ciudades de Pamplona,





192

y M6rida) cuyos moradores, con la noticia de que
Ilegaba jente forastera a sus umbrales, bajaron
por el rio una jornada, con animo de aprovecharse
de una angostura, que formaba el valle entire dos
eerros, para embarazarle la entrada con las ar-
mas; pero absortos con la novedad, al ver el traje,
y disposicion de los espafioles, y la grande lije-
reza, y brio de los caballos, se pasmaron de suerte,
que no acertaban a valerse de los arcos para la
ofensa, ni de los pies para la fuga; hasta que aco-
metidos de los nuestros, 'con la muerte de unos,
y las heridas de otros, se hubieron de resolver A
retirarse, abandonando todo el valle A discrecion
de los soldados, que sin perder el tiempo metieron
A saco las primeras poblaciones que encontraron,
donde alojados aquella noche, tuvieron noticia el
dia siguiente, de que en el valle arriba habia otro
pueblo de numerosa vecindad (que fu6 el que lla-
maron despues de las Aviamas los que poblaron
la villa de S. Cristobal;) y partiendo en su busca
con presteza, pas6 por la misma fortune de los
otros: sin que bastase el no haber hecho oposicion
alguna sus vecinos, para que dejase la crueldad
de ejecutar algunas muertes en los que solo aten-
dian A huir para salvar la vida.
Recojido el pillaje de este pueblo, y atrave-
sado el rio de S. Cristobal, fu6 A dar Alonso Perez
A la poblacion, donde al present estA edificado
el temple de la milagrosa imagen de nuestra Sefiora
de Tariba, cuyos naturales con temor anticipado
habian recojido sus muebles, y families A la cum-
bre de un elevado monte, pensando hallar en 61
seguridad para su susto; pero seguidos por el
rastro, aunque con trabajo en la subida, fueron





193


descubiertos por los nuestros, para acreditar lo
que vale la desesperacion en un aprieto, pues pues-
tos en defense hicieron tal resistencia, que sali6
muy costoso el vencimiento, -quedando muertos
seis caballos, y mal herido Alonso Perez, con otros
de sus soldados, sin conseguir otro fruto de la
victoria, que el corto despojo de cuatro alhajas
in6tiles: causa, para que desconsolados al ver las
pocas muestras que encontraban de las riquezas
que les habia prometido su deseo, desamparasen
el valle de Santiago, con la esperanza de hallar
mejor fortune en otra parte; y atravesadas las
lomas del Viento por la poblacion de Capacho,
salieron al gran valle de CUcuta, celebre criadero
de las mejores mulas, que hoy produce el nuevo
Reino, y donde con verdad se puede asegurar, que
todo el moqte es oregano, pues apenas se hallard
otra plant en lo dilatado de su fertil y cAlido te-
rreno.

CAPITULO VI.

ENTRA JUAN DE VILLEGAS AL DESCU-
brimiento de Tacarigua: toma la posesion de su
laguna, y da la vuelta al Tocuyo: muere el Gober-
nador Tolosa, y Alonso Perez prosigue su jornada.

Despues que Alonso Perez sali6 del Tocuyo al descu-
brimiento de las sierras Nevadas, deseando el Go-
bernador Tolosa hacer celebrado su Gobierno con
nuevas poblaciones, y conquistas, y animado con
la esperanza de descubrir algunas minas de oro,
de que se habian hallado muestras en las entra-







194


das que diferentes veces se habian hecho por el
puerto de la Borburata, di6 6rden A su Teniente
Jeneral Juan de Villegas, para que Ilevando ochen-
ta hombres A su satisfaccion, atravesado el valle
de Barquisimeto, fuese costeando la serrania
hicia el Oriente, hasta salir A la provincia, y la-
guna de Tacarigua, en cuya jurisdiccion poblase
una ciudad en la parte que le pareciese mas con-
veniente, para que sirviese de sujecion a la co-
marca; y en su cumplimiento, hechas las pre-
venciones necesarias, sali6 Juan de Villegas del
Tocuyo por Septiembre del mismo afio de cuarenta
y siete, llevando en su compafiia A Luis Narvaez,
Pedro Alvarez, veedor de la real hacienda, Pablo
Suarez, Alguasil mayor del campo, Juan Domin-
guez, Gonzalo de los Rios, Sancho Brisefio, Her-
nando del Rio, Juan Jimenez, Cristobal Lopez,
Esteban Martinez, Juan de Zamora, Miguel Mu-
fioz, Pedro Gonzalez, Antonio Sarmiento, Juan
Sanchez Choque, Luis Gonzalez de Rivera, Bar-
tolom6 Nufiez, Juan Sanchez Moreno, Pedro de
Gamez, Alvaro Vaez, Juan de Escalante, Diego de
Escorcha, Antonio Cort6s, Pedro Suarez, Alonso
Vela Leon, Rodrigo Castafio,.Juan Diaz Marillan,
Jorje Turpi, Vicente Diaz, Francisco de San Juan,
y otros, hasta el nimero de ochenta, con los cua-
les faldeando la serrania por la orilla de los Lla-.
nos, siempre al Leste, lleg6 A reconocer las rivers
de la gran laguna de Tacarigua, hermoso lago, que
en un ameno valle, A sesenta leguas del Tocuyo, y
A veinte de CarAcas, retirado siete del mar la
tierra adentro, ocupa catorce de lonjitud de Leste
A Oeste, y seis de latitud de Norte A Sur, tan pro-
fundo, que A corta distancia de sus orillas no





195


hay sonda que le descubra el fondo de sus aguas;
sus mArjenes en toda su circunferencia son ale-
gres, vistosas, y deleitables, pobladas de frescas
arboledas, y de varia multitud de diversas-aves;
adornan su hermosura algunas islas, y entire ellas
dos, que tienen mas de legua y media de vojeo,
abundantes todas de baquiras, paujies, guacha-
racas, patos, y otras diferentes species para el
entretenimiento de la caza.
F6rmase el monstruoso cuerpo de este lago
de las aguas de catorce rios, que continuamente
le estan tributando sus corrientes; crianse en 61
unas hojas anchas sobre el agua, que con las rai-
ces se van entretejiendo unas con otras, y con las
hojarascas de los Arboles, la tierra, y palazon que
traen los rios con sus crecientes, y avenidas se van
incorporando poco A poco, y crecen, de manera,
que se forma un conjunto de dos, y de tres varas
de grueso, y mas de treinta 6 cuarenta de largo,
tan firme, y unido uno con otro, que en la super-
ficie se crian Arboles pequefios, y A veces algo
grandes, segun la disposicion de la material, y aji-
tadas del viento A todas parties, parecen A la vista
islas movibles de aquel pi6lago, 6 fluctuantes pen-
siles de aquel mar, hasta que al continuado movi-
miento de las hondas, y al fuerte combatir de la
resaca se deshace aquella trabazon, en que con-
sisten, y quedan desbaratados, A manera de las
que segun refiere Plinio (a) en su natural historic,
se forman de la misma suerte en el mar Septen-
trional, y en el pais de Artois, segun Botero en
sus relaciones del mundo. (b)
(a) Plin. lib. 2. cap. 27.
(b) Bot. Rel. uni. lib. I.






196


Luego que Villegas lleg6 al valle de Tacarigua
(de quien tom6 el nombre de la laguna) deseoso
de poblar en 61, por las conveniencias que ofrecia
la disposicion del sitio, aprendi6 la posesion juri-
dica por ante Francisco de San Juan, Escribano
p~blico, en veinte y cuatro de Diciembre del mis-
mo afio de cuarenta y siete; pero despues no ha-
Ilando rastro de las minas de oro que buscaba, (y
era el fin principal A que se habia encaminado la
jornada) aunque para su descubrimiento habia
revuelto toda la comarca Hernando Alonso, Juan
Jimenez, y Juan Sanchez Moreno, mineros, que
para el efecto llevaba en su compahiia, mud6 de
intent, y desamparando la laguna, y valle, que
tanto le habia agradado, atraves6 la corta serra-
nia de siete leguas, y baj6 ~ la Borburata en la
costa de la mar, donde le pareci6 mas acertado el
poblarse, asi por lograr la hermosura de aquel
puerto, capaz con desahogo para mas de cien na-
vios, seguro de todos vientos, y tan fondable, que
con planchas pueden descargar en tierra, como
por haber hallado en las quebradas del contorno
algunos granos de oro tan fino, que pasaba de
veinte y tres quilates en su ensayo: causa, para
que animados todos con la esperanza de la ri-
queza que prometia aquel principio, se determina-
se, por parecer comun, A ejecutar la poblacion en
aquel puerto; y poni6ndolo por obra, en virtud de
la facultad que Villegas llevaba del Gobernador
Tolosa, en veinte y cuatro de Febrero del afio de
cuarenta y ocho, (a) despues de haber tomado la


(a) AMo do 1548.






197
posesion juridica por ante el escribano Francis-
co de San Juan, provey6 el auto de la fundacion
de la ciudad, a quien intitul6, nuestra Sefiora de
la Concepcion de la Borburata.
Mientras Villegas se ejercitaba en estas co-
sas, recibi6 Tolosa prorogacion de otros tres afios
mas en el Gobierno: merced, que le concedi6 el
Emperador, en atencion A los crditos de su buen
obrar; y animado con la honra de semejante fa-
vor, dejando dispuestas lo mejor que pudo las
cosas del Tocuyo, sali6 para el cabo de la Vela A
la averiguacion de algunos fraudes, ejecutados
en el quinto de las perlas, y tomar residencia A los
Ministros de aquel pueblo, mediante comision que
para uno, y otro le remiti6 el consejo. Pero como
en esta vida no hay felicidad, ni dicha tan segura,
que no tenga por sombra una desgracia; cuando
mas favorecido se hallaba Tolosa, prometi6ndose
los acrecentamientos con que le galanteaba risue-
fia la fortune, cort6 el hilo A sus esperanzas lo
intempestivo de una muerte acelerada, pues ca-
minarido para el cabo de la Vela perdi6 en un
despoblado la vida, al rigor de una aguda fiebre;
quedando junto con el cadaver sepultada en aquel
desierto su memorial, pues hasta hoy se ignora la
parte donde tuvieron descanso sus cenizas: las-
timoso fin en varon tan venerable! cuando su lite-
ratura, desinteres, rectitud, y singular prudencia
fueron prendas, que merecieron el logro de mejor
fortune.
Esta novedad fu6 causa de que por ent6nces
quedase sin efecto la poblacion que intentaba Vi-
Ilegas en la Borburata, porque habiendo recibido
aviso que le hicieron sus amigos de la muerte de






198


Tolosa, y la noticia de que al tiempo que salia
para el cabo de la Vela le habia dejado cometido
el Gobierno de toda la provincia, durante su
ausencia, le pareci6 convenient pasar cuanto an-
tes al Tocuyo, para atajar con su presencia cual-
quier movimiento que se pudiera intentar en perjui-
cio de aquella delegation, en cuya virtud pretendia
mantenerse en el Gobierno hasta tanto que la
Audiencia determinase otra cosa: y asi dejAn-
dolo todo por la mano, sin pasar A mas dilijencia
en la fundacion de la ciudad que habia empezado,
desanpar6 la Borburata, y camin6 con tal pres-
teza, que el dia diez y nueve de Marzo entr6 con
todo su campo en el Tocuyo, donde aunque por
parte de los Alcaldes de aquella ciudad, y la de
Coro, con bastante fundamento, se movi6 la cues-
tion sobre el Gobierno, alegando tocarles a cada
uno en su jurisdiccion durante la vacant, por no
ser suficiente el titulo en que afianzaba Villegas
su derecho; sin embargo como su s6quito era
grande, y la parcialidad de sus amigos numerosa,
con razon, 6 sin ella, interviniendo el consenti-
miento de los dos Cabildos, se qued6 apoderado
del Gobierno.
Bien ageno de todas estas cosas se hallaba
Alonso Perez en el valle de Cicuta, dond. luego que
lo sintieron entrar sus naturales, desamparando
sus bujios, se retiraron A una casa fuerte, guar-
necida de double palizada, y sembrada A trechos de
troneras, para el disparo de su flecheria, (que
sin duda les debia de servir de receptaculo en las
ordinarias guerras, que tenian unos con otros) A
cuyo abrigo se portaron con tan rigurosa resis-
tencia, que aunque los acometi6 en ella Alonso





199


Perez, con muerte de tres soldados, y algunos
caballos, se vi6 obligado a desistir del combat, y
pasar sin detenerse hasta el rio Zulia; y habi6n-
dolo esguazado, se fu6 entrando por el territorio
de los indios Motilones, hasta penetrar la setra-
nia en que habitaban los Carates a las espaldas
de la ciudad de Ocafia, por la vanda del Norte, en
cuyo rumbo, ademas de los aspero, y despoblado
de la tierra, padeci6 tanta necesidad con la falta
de bastimentos, que caminadas ya siete jornadas,
se vi6 precisado a retroceder, volviendo otra vez
al valle de Cficuta, donde reforzado con la abun-
dancia de sus viveres, y descanso de algunos dias,
determine seguir nueva derrota el valle abajo en
demand de la laguna de Maracaibo, por donde
sali6 la junta que llaman de los tres rios, (por
unirse al desembocar junto a la misma laguna)
A cuya vista, llevando siempre sus aguas a mano
izquierda, fu6 caminando para el Leste: y aunque
a costa de diferentes reencuentros, por la oposi-
cion que hall en los moradores de sus orillas,
hubo de salir A los llanos, que llaman de S. Pedro,
(no muydistantes de la parte donde se fund des-
pues la ciudad de Jibraltar) asiento de los indios
Babures, nacion afable, y poco belicosa, pues
todos los instruments de su guerra eran unas
cerbatanas con que disparaban a soplos unas fle-
chillas pequefias, tocadas de cierta yerba, de vir-
tud tan singular, que al que Ilegaban a herir con
ellas dejaban al instant como muerto, privado
de sentido por dos 6 tres horas, que era el tiempo
de que ellos necesitaban para ponerse gn salvo
sin peligro; y pasado aquel termino; volvian los
heridos A su acuerdo, quedando sin otra lesion,






200

ni dafo; y asi, con poco embarazo de esta nacion
pusilAnime, prosigui6 su march por los llanos,
vojeando siempre la laguna para volverse al Tocu-
yo; pero cuando mas empefiado seguia por esta
senda su camino, se hall atajado de una cienega,
6 estero, que comunicando sus aguas con las de
la laguna, entraba hasta la serrania con mas de
media legua de latitud por la parte mas angosta,
tan fondable, y cenagosa, que por mas dilijencias
que hizo para buscarle vado, no fue possible hallar-
le forma para esguazarlo, pues aunque se detuvo
seis meses en sus playas, por ver si con la fuerza
del verano se minoraban sus aguas, se mantuvie-
ron siempre tan en un ser, que perdida la espe-
ranza de poder lograr su trAnsito, huvo de deter-
minar volverse por los mismos pasos que habia
entrado a buscar socorro d C6cuta: valle, en cuya
fertilidad parece le tenia depositada la fortune el
alivio de sus desdichas, y el asilo de sus trabajos.

CAPITULO VII.

FUNDA.'PEDRO ALVAREZ LA. CIUDAD DE
Borburata de 6rden de Villegas, y Alonso Perez
prosigue su jornada hasta dar la vuelta al Tocuyo.


Desembarazado Villegas del empefio en que lo pu-
so la pretencion del Gobierno, luego que fenecida
la question con los alcaldes se hall en la quieta
posesion de su dominio, porque no quedase malo-
grado el fruto de su trabajo en la jornada que ha-
bia hecho al descubrimiento de Tacarigua, volvi6








la mira a -efectuar la poblacion, que en el puerto
de la Borburata interrumpi6 el afo antecedente
la aceleracion con que di6 vuelta al Tocuyo, y para
ello, entrado ya el afio de cuarenta y nueve, (a) en-
vi6 por capitan poblador al veedor Pedro Alvarez
con sesenta hombres, entire quienes iban Alonso
Pacheco, Alonso Diaz Moreno, Vicente Diaz, Se-
bastian Ruiz, Francisco de Madrid, Andres Her-
nandez, Pablo Suarez, Juan de Escalante, Luis
Gonzalez de Rivera, Alonso Vela Leon, Pedro Ga-
mez, Juan de Zamora, Francisco de San Juan,
Antonio Sarmiento, y otros, que deseosos de go-
zar las conveniencias que prometia la nueva ciu-
dad, determinaron avecindarse en ella; y Ilegados
sin dificultad al puerto de la Borburata, debajo
del auto de fundacion, y demas dilijencias judi-
ciales, que el afio antecedente habia formado Vi-
Ilegas; en veinte y seis de Mayo del de cuarenta
y nueve dieron principio d su poblacion, (b)
y nombrados Rejidores, que lo fueron Francisco
de Madrid, Alonso Pacheco, Juan de Escalante, y
Alonso Vela Leon, elijieron por primeros Alcaldes
ordinarios a Vicente Diaz, y Alonso Diaz Moreno;
pero aunque esta ciudad en sus principios di6 es-
peranzas de grande crecimiento, asi por las muchas
personas de suposicion que se avecindaron en ella,
como por la facilidad con que en el trato de su
puerto, y algun oro que daban las quebradas, ad-
quirian aumento los caudales: la continuacion
con que los pirates dieron en molestarla, por estar


(a) Afio de 1549.
(b) Ciudad de Borburata.





202


situ.ada a la lumbre del agua, y sin algun reparo
para su defense, fu causa para que sus vecinos,
por verse libres de sustos tan repetidos, la fue-
sen desamparando poco a poco, hasta que el afio
de sesenta y ocho, gobernando la provincia D. Pe-
dro Ponce de Leon, la avandonaron del todo, de-
jandola despoblada, sin que bastasen las dilijen-
cias del Gobernador para embarazar su ruina.
La que amenazaba a su campo tenia descon-
solado a Alonso Perez, vi6ndose tan perseguido de
las desgracias, que no intentaba salida en que
no hallase un estorvo; y resuelto ya a volverse
para Cucuta, despach6 por delante A la lijera al
Capitan Pedro de Limpias con veinte y cuatro
compafieros, para que fuese a dar cuenta al Go-
bernador su hermano, de que volvia derrotado,
sin fruto alguno, de su infeliz jornada; y aunque
al tercero dia, despues que se apart de Alonso
Perez, en un reencuentro que tuvo con los indios
le mataron cinco hombres, con los restantes, A
costa de imponderables trabajos, hubo de prose-
guir hasta llegar al Tocuyo.
No los padeci6 menores en su retirada Alonso
Perez, pues por la much jente enferma que Ileva-
ba le era precise caminar a paso lento, con tanta
necesidad de bastimentos, que en distancia de
diez leguas, dej6 veinte y cuatro soldados muertos
de hambre: aprieto, que le oblig6 a dejar el ca-
mino que seguia, y cojer a mano izquierda por
tierras altas, y montuosas, no holladas de otros
espaiioles hasta ent6nces, por si acaso entire su
aspereza le deparaba la suerte algunas sementeras
con que remediar su falta; y como cierto dia en-
contrase una pequefia aldea de seis, 6 siete casas,






203

pretendiendo los soldados buscar en ellas algun
alivio a sus males, hallaron tal resistencia en sus
pocos moradores, que no pudiendo (por la gran
flaqueza que tenian) mantener por much tiempo
el combat, dejaron la porfia de acometerlas,
y pasaron a saquear otro bujio, que estaba algo
apartado de las casas, y segun la provision de
maiz, care asada, y raices, que habia en 61, debia
de ser almacen comun de aquella aldea; pero los
indios animados con haber salido bien de la opo-
-sicion primera, cargaron sobre los espafioles, (que
des6rdenados solo trataban de recojer el basti-
mento que podian) y del primer encuentro mataron
dos, 6 hirieron seis, y hubiera pasado A mas el
dafo, si vueltos en si al recuerdo de su peligro
no hubieran convertido en fuerzas su flaqueza,
para acometerlos juntos en un cuerpo, con tal
brio, que volviendo los bArbaros la espalda, de-
jaron desamparadas las casas, y el almacen, don-
de recobrados en algo aquellos cuerpos rendidos,
pudieron tomar esfuerzo para caminar con menos
pena, hasta llegar tercera vez 6 Cicuta, socorro
de sus necesidades, y alivio de sus miserias.
Convalecidos con la abundancia de viveres
en aquel hermoso valle, volvieron A dar la vuelta
para las lomas del Viento, hasta salir al valle de
Santiago, y por la angostura de su rio a las rivers
de Apure, cuyas corrientes siguieron hasta meter-
se entire 61, y el de Zarare, a las mArjenes de otro
pequeno, que 'llaman Oro, donde treinta de los
soldados que seguian i Alonso Perez, mal satis-
fechos de las pocas conveniencias del Tocuyo, le
pidieron licencia para pasarse al nuevo Reino:
demand en que convino, asi por hallarse ya en






204

parte donde necesitaba de poca escolta para su se-
guridad, como por parecerle era bastante nfimero
para vencer las dificultades del camino, y poder
conseguir su intent sin peligro; y habi6ndoles
nombrado por cabo para que los gobernase A Pe-
dro Alonso de los Hoyos, despedidos de los demas
compafieros tomaron la derrota, faldeando la cor-
dillera, hasta llegar al rio de Casanare, (que tiene
su nacimiento i las espaldas de los indios Chi-
tas, 6 Cocuyes) cuyas corrientes fueron siguien-
do, gobernind6se por los panes de sal, y mantas
de algodon que iban encontrando, (frutos conoci-
dos de 'la tierra que buscaban) hasta dar en las
poblaciones de los indios Laches, pertenecientes
a la jurisdiccion de Tunja, a tiempo que D. Pedro
de Ursua se hallaba levantando jente para la con-
quista de los indios Chitareros; y alistAndose en
sus vanderas fueron de los que A la conduct de
tan c6lebre caudillo, consiguieron sujetar aquella
nacion guerrera, y poblar la ciudad de Pamplona,
donde Pedro Alonso de los Hoyos se avecind6, y
fu6 encomendero, quedando desde ent6nces des-
cubierto camino para poder pasar con convenien-
cia desde el Tocuyo i Santa F6, por donde. con
gran interest de esta provincia, y conocida utili-
dad del nuevo Reyno, se introdujeron considera-
bles porciones de ganado, que logrando crecidos
multiplicos en la fertilidad de sus dehesas, cau-
saron la abundancia de que hoy gozan.
Pocos dias despues de haberse apartado Pe-
dro Alonso, levant6 su campo Alonso Perez de
las rivers del Oro, caminando por el Apure abajo,
hasta salir i lo llano, donde socorrido con me-
diana porcion de bastimentos, que le dieron algu-






205

nos indios caiquetios, que le salieron de paz, pudo
proseguir en su derrota hasta los rios que llaman
de Barinas, donde habiendo hecho alto para des-
cansar un poco de las fatigas de tan molesto
viaje, cobr6 nuevo aliento para poder dar fin a
su jornada, y entrar en el Tocuyo por Enero del
afio de cincuenta, (a) despues de haber gastado
dos afios y medio de trabajos en su infeliz descu-
brimiento, y desgraciada conquista.

CAPITULO VII.

DESCUBRENSE LAS MINAS DE S. FELIPE:
funda Villegas la ciudad de Barquisimeto: levdn-
tase el negro Miguel y se corona: sale en su busca
Diego de Losada, y lo vence y mata
en una batalla.


Hallabase a este tiempo en el Tocuyo considerabi-
lisimo nimero de jente, asi por la que sali6 de-
rrotada con Alonso Perez de Tolosa, como por la
much que habia ocurrido de otras parties: causa,
para que algunas personas principles tratasen con
empefio de que se dispusiese nueva entrada a los
Omeguas, para perficionar con su conquista el in-
fausto descubrimiento de aquel reino, hecho por
Felipe de Utre; pero como la comprension, adqui-
rida de su much experiencia, le habia ensefiado
al Gobernador Juan de Villegas, que de semejan-
tes armamentos dimanaba la ruina miserable en


(a) Aio de 1550.





206


que se hallaba la provincia, pues consumida en
ellos la jente, armas, y caballos, sin conseguir otro
fruto, que malograr el tiempo sin provecho, se
habia perdido la occasion de irla poblando, nunca
quiso consentir en pretencion tan nociba, pare-
ciendole mas convenient fundar algunas ciudades,
en cuya vecindad se afianzase el lustre, y perma-
nencia de la tierra; mas como los des6rdenes an-
tecedentes la tenian puesta en extreme de rema-
tada miseria, era precise buscar primero alguna
conveniencia, cuya utilidad movies A los pobla-
dores para avecindarse en ella; y esta no podia
ser otra por ent6nces, que el descubrimiento de
algunas minas de oro, de que se tenia noticia,
comprobada con las muestras, que asi en polvo,
como en joyas, se habian hallado entire los indios;
y siendo esta dilijencia al cuidado de Damian del
Barrio, entrado el afio de cincuenta y uno (a) lo
despach6 Villegas con bastante escolta de solda-
dos a la provincia de Nirgua, (que demora al Leste
del Tocuyo, entire Barquisimeto, y Tacarigua) don-
de era opinion comun estaban los veneros princi-
pales; y aunque A los principios salieron vanas las
catas que di6 en diferentes parties, al cabo de al-
gunos dias hubo de encontrar una veta razonable
en las rivers del Buria, de que di6 luego aviso a
Villegas, remiti6ndole muestras del metal, cuya
noticia fu6 de 61 tan celebrada, que sin dilacion
pas6 a reconocer personalmente la calidad de la
mina; y pareci6ndole no seria bien despreciarla
(por las buenas esperanzas que ofrecia) mientras


(a) Aiio 1551.






207


no se hallasen otras de mayor consecuencia, y en-
tidad, se determine A poblarla, para trabajar en
ella en forina, intitulandola, el real de minas de
S. Felipe de Buria, debajo de cuyo nombre se re-
jistraron sus quintos todo el tiempo que dur6 su
beneficio.
Animado Villegas con el buen suceso de su
dilijencia, y advirtiendo la comodidad de haber
entire el Tocuyo, y el mineral descubierto porcion
de indios bastante, para que repartidos en enco-
miendas pudiesen mantener un pueblo de espaiio-
les; mediado el afio de cincuenta y dos (a) fund
el valle de Barquisimeto (tantas veces repetido en
esta historic) la ciudad de la nueva Segovia, (b)
por dejar vinculado en ella el nombre de su patria;
fueron sus primeros vecinos. Diego de Losada, Es-
teban Mateos, de quien asi en aquella ciudad, co-
mo en otras de la provincia, hay lustrosa descen-
dencia; Diego Garcia de Paredes, hijo tanto en el
valor, como en la sangre del otro, cuyas hazafias
fueron asombro de Italia; Damian del Barrio,
projenitor de nobilisimas families; Pedro del Ba-
rrio su hijo, Luis de Narvaez, Gonzalo Martel,
Juan de Quincozes de la Llana, Francisco de Vi-
llegas, Melchor Guruel, aleman de nacion, Cristobal
de Antillano, Francisco Lopez de Triana, Diego
Garcia, Hernando de Madrid, Francisco Sanchez,
de Santana Olaya, Pedro Suarez del Castillo, Basco
Mosquera, Gonzalo de los Rios, BartolomB de Her-
mosilla, Pedro Hernandez, Pedro Suarez, Cristobal


(a) Afio 1552.
(b) Ciudad de la nueva Segovia.






208

Lopez, Diego de Ortega, Esteban Martin, Juan de
Zamora, Juan Hidalgo, Pedro Gonzalez, Juan Gar-
cia, Sebastian Gonzalez de Arevalo, Francisco
Sanchez de Utrera, Cristobal Gomez, Diego Brabo,
Diego de la Fuente, Francisco Tomas, Pedro Vil-
tre, de nacion aleman, Sancho Bricefio, Jorje de
Paz, Diego Mateos, Pedro Mateos, Jorje Lans,
Francisco Graterol, y otros, de los cuales nombr6
Villegas por Rejidores A Gonzalo Martel de Ayala,
Francisco Lopez de Triana, Cristobal de Antilla-
no, Diego Garcia de Paredes, Hernando de Ma-
drid, y Francisco Sanchez de Sta. Olaya; y por
Escribano de cabildo A Juan de Quincozes de la
Llana, que juntos luego en su Ayuntamiento, eli-
jieron por primeros Alcaldes ordinarios A Diego
de Losada, y Damian del Barrio; y por Procurador
general a Pedro Suarez del Castillo.
El sitio donde Villegas hizo la fundacion de
esta ciudad fu6 donde hoy llaman el Tejar; pero
experimentados despues por sus vecinos algunos
inconvenientes en tiempo del Gobernador Manza-
nedo, la mudaron d la parte en que al present
permanece, doce leguas al Leste del Tocuyo, en
unas sabanas altas, alegres, y descombradas, de
temperament sano, aunque algo calido; su cielo
hermoso, pero sus aguas malas, gruesas, y desa-
bridas; tendrl ciento y cincuenta vecinos que la
habitan, antes mas que menos, y entire ellos caba-
lleros ilustres, y conocidas prosapias: sus natu-
rales son de agudos, y claros entendimientos, cbr-
tesanos con political, y afables con urbanidad:
pudieran ser muy ricos, si supieran aprovecharse
en los caudales, por las gruesas haciendas de cacao
que tienen en sus valles, a cuyo trato ocurren mu-





209


chos forasteros, y mercaderes de las provincias
vecinas; pero la continuacion de su desprecio es'
causa de que siempre se hallen empefiados: goza
esta ciudad el titulo de muy Noble, y Leal con que
la honr6 la majestad de Felipe segundo el afio de
quinientos y noventa y dos, cuya merced confirm
01 senior D. Carlos segundo el de seiscientos y
ochenta y siete; y se gloria con razon de contar
eitre sus hijos al ilustrisimo senior D. Fray Gas-
par de Villarroel, Arzobispo de las Charcas, lustre
honroso de su patria, y honor esclarecido de la
Am6rica; ademas de su iglesia parroquial en que
administran dos curas, sustenta un coivento del
6rden de S. Francisco con cuatro, 6 seis relijio-
sos, y un hospital, donde la caridad de los vecinos
se ejercita en la piadosa asistencia de los enfer-
mos.
No eran de tan poco provecho las minas de
S. Felipe para los vecinos de la nueva ciudad de
Segovia, que no fuesen experimentando con ellas
aumento conocido en sus caudales, y animados con
el interest que ya gozaban, tuvieron disposicion
para poner mas de ochenta negros esclavos, que
acompafiados de algunos indios de las encomien-
das, trabajasen en el beneficio de los metales al
cuidado de los mineros espafioles, que con ti-
tulo de Mayordomos asistian A la labor; y como
cierto dia, ya por el afio de cincuenta y tres, (a)
uno de estos mineros quisiese castigar un negro
llamado Miguel, esclavo de Pedro del Barrio, tan
ladino en la lengua castellana, como resabiado en


(a) Afo 1553.






210


sus maldades, viendo que lo querian amarrar para
azotarlo, huyendo el rigor de aquel suplicio, arre-
bat6 una espada, que acaso encontr6 a la mano,
y procurando con ella defenders, arm6 tal albo-
roto, que tuvo lugar entire la confusion de cojer
la puerta, y retirAndose al monte salia de noche, y
comunicfndose A escondidas con los demas ne-
gros, que trabajaban en las minas, procuraba per-
suadirlos A que sacudiendo el yugo de la esclavi-
tud, restaurasen la libertad de que los tenia
despojados la tirania espafola; y aunque los mas
despreciando las instancias de tan mal consejo,
proseguian en su trabajo, sin darse por entendidos,
pudo tanto la continuacion de su persuasive ins-
tancia, que redujo hasta veinte de ellos a que
le siguiesen en su fuga, con los cuales di6 una
noche de repente sobre el real de las. Minas, y
matando con el furor del primer impetu algunos
de los mineros,.aprision6 los demas, para que fue-
se mas prolongado su martirio, pues quit6 la vida
con cruelisimos tormentos A todos aquellos de
quien 61, y sus compafieros (6 por haberlos azo-
tado, 6 por otros motivos) se hallaban ofendidos,
y A los otros di6 luego la libertad, quedando tan
sobervio y arrogante, que les mand6 fuesen a la
ciudad, y de su parte advirtiesen A los vecinos, le
aguardasen prevenidos, porque esperaba en breve
pasar A coronar con la muerte de todos su victo-
ria; y queria fuese mas plausible, con la gloria de
haberlos avisado.
A la fama de este suceso, y A las continues
persuasiones con que Miguel instaba A los demas"





211

negros, 6 indios Ladinos le siguiesen, esperando
conseguir la libertad a la sombra de su fortune, se
le fueron agregando poco A poco todos los mas
que trabajaban en las minas, de suerte, que se
hall en breve con ciento y ochenta compafieros,
con los cuales se retir6 a lo mas interior de la.
montafa, y en el sitio que le .pareci6 mas apropo-
sito, debajo de fuertes palizadas, y trincheras,
edific6 un pueblo razonable, para establecer en 61
su tirania, donde viendose temido, y respetado
de su jente, mudo la sujeci6n en vasallaje, ha-
ciendose aclamar por rey, y coronar por reyna a una
negra, llamada Guiomar, en quien tenia un hijo
pequefio, que porque tambien entrase en parte de
aquella monarquia fantastic, y fuese personaje
de la farsa, fue luego jurado por principle herede-
ro de los delirios del padre; y desvanecido Miguel
con los aplausos de la majestad, para que la os-
tentacion del porte correspondiese con la autori-
dad del puesto, form casa real que le siguiese,
criando todos aquellos Oficiales, y Ministros que
tenia noticia servian en los palacios de los reyes;
y porque su jurisdiccion no quedase sefiida al do-
minio temporal, nombr6 tambien Obispo, escojien-
do para la dignidad A uno de los negros, que le
pareci6 mas digno, y que en la realidad tenia de-
recho A pretenderla, y lo mas andado para conse-
guirla, pues por sus muchas letradurias, cuando
trabajaba en las minas, lo llamaban todo el can6-
nigo: quien luego que se vi6 electo, atendiendo
como buen pastor al bien spiritual de su negro
rebafio, levant6 iglesia, en que celebraba todos






212


los dias misa de pontifical, y predicaba a sus ove-
jas los desatinos que le dictaba su incapacidad, y
producia su ignorancia.
Dispuesto por Miguel todo lo que le pareci6
mas necesario para el inejor gobierno de su nueva
replblica, y prevenido de arcos, y flechas para los
indios, y de lanzas, que labr6 de los almbcafres
para los negros, con algunas espadas, que pudo
recojer su dilijencia, por no gastar el tiempo solo
en las delicias de su corte, sac6 su jente a cam-
pafia, y animAndola con una exhortacion muy di-
latada, para que Ilevando adelante lo que tenian
principiado, asegurasen con el valor la libertad
perdida, march para la nueva Segovia con fija
esperanza de destruirla, sin mas 6rden military en
sus escuadras, que fiar los aciertos de su empresa
A los horrores de una noche obscura, entire cuyas
tinieblas, llegando A la ciudad sin ser sentido, la
acometi6 a un tiempo por dos parties pegando
fuego A diferentes casas; y aunque en la confusion
de aquel asalto repentino mataron a un sacerdo-
te, llamado Toribio Ruiz, y otros dos 6 tres veci-
nos, los demas que pudieron con la priesa preve-
nirse, echando mano A las armas, juntos en un
cuerpo hasta en nfimero de cuarenta, hicieron cara
A los negros, embistiendoles con tanta resolution,
que matando A algunos, 6 hiriendo A muchos, los
obligaron A volver con apresurado paso las espal-
das, hasta que amparados al abrigo de un cercano
monte hicieron alto, y reparAndose los nuestros
con recato, no quisieron pasar mas adelante, por
no exponerse A continjencia de malograr la victo-
ria con algun accident no pensado en el engafio
de alguna emboscada prevenida.





213


Jamas se persuadieron los vecinos de la nue-
va Segovia A que el atrevimiento de Miguel pasase
A tanto, que tuviese osadia, de acometer la ciudad,
aunque lo habia prometido, y el no haber hecho
caso de su amenaza fu6 la causa para que los co-
jiese descuidados; pero desengafiados ya con la
experiencia, conocieron era precise acudir con
tiempo al castigo para extinguir aquella rebellion,
antes que con la tardanza se hiciese impracticable
el remedio; y no atrevi6ndose A ejecutarlo por si
solos, luego que amaneci6 dieron aviso al Tocuyo
de lo sucedido aquella noche, y del riesgo que ame-
nazaba A todos, para que enviAndoles socorros
pudiesen con mas seguridad salir al alcance de
los negros: demand A que correspondieron con
tanta puntualidad los del Tocuyo, que juntando
sin dilacion la jente que se hallaba en la ciudad,
la despacharon cometida A Diego de Losada, a
quien por su much experiencia military, y conoci-
do valor, nombraron tambien los de la nueva Sego-
via por cabo de la suya, 6 incorporando una con
otra, sali6 tan aceleradamente siguiendo el rastro
de los negros, que antes que Miguel tuviese noti-
cia de su entrada se hall sobre las palizadas de
su pueblo.
No desmayaron los negros, aunque se vieron
acometidos de repente, pues siguiendo a su rey,
que con la voz, y el ejemplo los animaba A la de-
fensa, hicieron bien dudoso el vencimiento, pbr el
teson con que peleaban obstinados, hasta que ren-
dido Miguel al golpe de dos heridas, acab6 con su
muerte el valor de sus soldados, pues perdido el
aliento al verse sin caudillo, empezaron a retirar-
se temerosos, dando lugar A los nuestros, para







214

que matando A unos, y aprisionando A otros, pu-
siesen fin con el desbarato de todos a aquella
sublevacion, que tanto lleg6 A temerse, por haber-
la despreciado en sus principios; y terminando
en trajedia las. que fueron majestades de farsa,
volvieron la reina Guiomar, y el principle su hijo
a experimentar en su antigua esclavitud las mu-
danzas de su varia fortune, pues se hallaron en la
cadena abatidos, cuando se juzgaban en el trono
elevados.


CAPITULO IX.

LEVANTANSE LOS INDIOS JIRAHARAS:
viene por Gobernador el Licenciado Villacinda; y
aunque procura sujetarlos, no lo consigue: entra
Alonso Diaz d Tacarigua,'y funda la ciudad de
Valencia.


Fenecida la rebellion de los negros con la muerte
de su rey Miguel, bien pensaron los vecinos de la
nueva Segovia quedarse sin embarazo que les pu-
diese estorbar el beneficio de sus minas, en cuyo
interest tenian afianzada la conveniencia para su
manutencion; pero no bien se extingui6 aquel fue-
go, cuando brot6 otra llama, cuyo incendio por
setenta y cuatro afios continues, con repetidas
muertes, insults, y calamidades, abras6 la pro-
vincia de calidad, que imposibilitada a los princi-
pios la labor, y perdida despues con el tiempo la
memorial de la parte donde estaban los veneros,






215

quedaron hasta el dia de hoy privados de la utili-
dad de sus metales; orijinAndose esta desventura
de la inquietud de los indios Jiraharas, nacion tan
valiente, como altiva, que tenia su habitacion en
la provincia de Nirgua, inmediata al asiento de las
minas, que movidos del ejemplar nocibo de los ne-
gros, 6 temerosos de que la riqueza que buscaban
los espafioles se habian de conseguir A costa de su
personal trabajo, tomaron con tanto empefio el
embarazar la occasion, que podia ser motive de su
Sservidumbre, que convocAndose armados, dieron
repetidos asaltos A las minas, de suerte, no atre-
viendose a mantener mas el Real, lo desampararon
de una vez, retirAndose A vivir A la ciudad, aunque
con el desconsuelo de ser inevitable la pobreza que
habia de seguirse A todos; hasta que por el afio
de cincuenta y cuatro (a) lleg6 A Coro el Licencia-
do Villacinda, Gobernador nombrado por la Prin-
cesa Dofia Juana, que por ausencia del Emperador,
su padre, gobernaba a Espafia; y habi6ndose de-
tenido alli muy pocos dias, paso al Tocuyo, y
nueva Segovia, donde informado por sus vecinos de
lo sucedido con Miguel, y del present peligro en
que se hallaban con el alzamiento de los indios,
determine, con parecer de ambos cabildos, que
para el pronto remedio de aquel .dafio, y que pu-
diesen labrarse las minas con seguro, se poblase
en ellas una villa de espaiioles, pues habia bastan-
te distrito para su jurisdiccion, sin perjudicar los
t6rminos concedidos A la nueva Segovia, repartien-
do entire las personas que se avecindasen en ella


(a) Afio de 1554.







216


los indios encomendados, que estaban en el con-
torno, para cuyo efecto hicieron dejacion de ellos
los duefios propietarios, que los gozaban en feudo.
Determinada, pues, por convenient esta re-
solucion, nombr6 el Gobernador por cabo para que
la ejecutase al Capitan Diego de Montes, hombre
celebre en aquellos tiempos, asi por su grande ex-
periencia military, como por el raro conoeimiento
que tenia de las yerbas saludables, y particular
gracia con que curaba las heridas de flechas en-
venenadas, aplicando los antidotos segun recono-
cia la cualidad de los t6sigos: prendas, que uni-
das con otras muy singulares que lo adornaban, le
adquirieron despues el nombre de venerable, como
tenemos ya referido en otra parte; y armado con
cuarenta hombres escojidos, encamin6 su march
al rio de Buria, ahorcando, y empalando en el
camino cuantos indios pudo cojer de los rebeldes,
asi por vengar las muertes, que habian hecho en
algunos espafioles, como por atemorizar el pais
con el rigor, para que A vista del castigo pudiese
tener lugar el escarmiento, hasta que reconocida
la comarca, y examinado el terreno, buscando el
sitio mas acomodado para hacer la poblacion, le
pareci6 el mas aprop6sito A las rivers de un rio,
que muy cercano A las minas corria, atravesando
por la hermosura de un vistoso palmar, donde, en
conformidad del 6rden que llevaba, fund un;
villa, que intitul6 de las Palmas; pero engaiiad
con la vana presuncion de su confianza, y persua
dido A que los indios Jiraharas no tendrian atre
vimiento para intentar novedades, con mas anti-
cipacion de la que requeria el estado de la nueva
villa para asegurar su permanencia, la dej6 en-






217

comendada a los Alcaldes, y se volvi6 para el To-
cuyo; y como en su compafiia salieron tambien
algunos, que eran vecinos de la nueva Segovia, y
volvian para sus casas, fueron tan pocos los que
quedaron, que teniendo noticia poco despues de
que los indios trataban de acometerlos en la mis-
ma poblacion, no atreviendose A esperarlos, por la
mala disposicion con que se hallaban para su de-
fensa, abandonaron la villa, retirAndose todos A
la nueva Segovia.
Este accident fu6 de grande desconsuelo pa-
ra el Gobernador Villacinda, por ver con tanta fa-
cilidad frustrada toda su aplicacion y dilijencia, y
malograda la esperanza que siempre tuvo, de que
sujetos los indios con la fundacion de aquella villa,
volveria A quedar corriente el beneficio de las mi-
nas; pero como faltando estas se hallaban los
vecinos sin remedio, por no tener otra cosa de que
poder mantenerse, el afio siguiente de cincuenta
y cinco (a) dispusieron segunda entrada, para la
pacificacion de los rebeldes, al cargo de Diego de
Paradas, natural de Almendralejo en la Estrema-
dura, uno de los treinta y nueve espaioles, que
acompafiaron A Felipe de Utre en la memorable
batalla que tuvo con los Omeguas; quien con
treinta y cinco hombres bien armados sali6 de la
nueva Segovia A poner en ejecucion la dilijencia; y
habiendo corrido primero todo el pais enemigo,
haciendo diferentes castigos en los indios, persua-
dido tambien como Diego de Montes A que seria
bastante aquella demostracion, para que temero-


(a) Afio de 1555.





218


sos los rebeldes no intentasen volver a tomar las
armas, pobl6 segunda vez la villa quitAndola el
titulo de las Palmas, y poniendola el de Nirgua,
por haberla fundado a las rivers del rio de este
nombre, de quien le toma toda la provincial; pero
aunque mud6 de sitio para su poblacion, no mejo-
r6 de fortune para su consistencia, pues solo pu-
dieron permanecer en ella sus vecinos el tiempo
que dur6 la estacion apacible del verano; porque
logrando los indios despues la occasion de las con-
tinuas aguas del invierno, cuya molestia embara-
zaba A los espafioles para poder salir a correr la
tierra, y buscar bastimentos para su manutencion.
bloquearon la villa, acometiendola sin cesar a to-
das horas, de suerte, que aunque procuraron us
moradores defenderla con valor, viendo era impo-
sible faltos de viveres, contra el porfiado teson de
tan molesto enemigo, abandonaron la villa, dejan-
dola despoblada.
Noticioso al mismo tiempo el Gobernador \'i-
llacinda de la abundancia de indios que habia en la
comarca de la laguna de Tacarigua, y la con\ve-
niencia que ofrecia la hermosura, y fertilidad de
su terreno para poder.poblar en ella una ciudad. v
animado aun mas con la esperanza de que sujeto.
y reducido aquel contorno podria servir de escala
para emprender con mas facilidad la conquista
de los Caracas, que intentaba ejecutar; junto el
mayor n6mero que pudo de soldados de las trees
ciudades de Coro, Tocuyo, y nueva Segovia, y nom-
brando por cabo a Alonso Diaz Moreno, vecino








que ent6nces era de la Borburata, lo despach6 con
6rden de que poblase una ciudad en las cercanias
de la laguna; dilijencia en que puso tanto cuidado
Alonso Diaz, que aunque los indios procuraron
estorbarla, fuerza de sus armas, vencidos siem-
pre, y desbaratados por el valor de Alonso Diaz,
dieron lugar a que atravesada la provincia, y re-
conocido el mejor sitio, fundase el mismo afio de
cincuenta y cinco la ciudad de la nueva Valencia
del Rey (a) en un hermoso llano, A siete leguas
distant del puerto de la Borburata, y poco mas
de media de la laguna de Tacarigua, donde se con-
serva hasta hoy con una iglesia parroquial, rica
de rentas, por la gruesa parte que le toca del nove-
no y medio de los diezmos, y un convento del 6r-
den de S. Francisco, con situation muy corta aun
para la manutencion de dos 6 tres relijiosos. Pu-
diera ser ciudad muy opulenta, por las muchas
conveniencias de que goza, si no hubiera padecido
el infortunio de haberla quemado unos corsarios
franceses, que el afio de seiscientos y setenta y
siete entraron i saquearla, y si la cercania de la
ciudad de Caracas no la hubiera arrastrado mu-
cha parte de lo mas granado de su vecindad: con-
tratiempos, que juntos con la suma inutilidad, y
poca aplicacion de sus moradores son causa fun-
damental de la gran diminucion que experiment.


(a) Ciudad de Valencia.




  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
©2012, All rights reserved