UFDC Home  
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Title Page
 Al Señor Don Diego Antonio De Oviedo...
 Acknowledgement
 Dedication
 Preface
 Capitulo I: Del Sitio Y Calidades...
 Capitulo II: Descubre Alonso De...
 Capitulo III: Envia La Audiencia...
 Capitulo IV: Capitulan Los Belzares...
 Capitulo V: Perfecciona Alfinjer...
 Capitulo VI: Envia Alfinjer A Buscar...
 Capitulo VII: Despacha Alfinjer...
 Capitulo VIII: Sale Alfinjer De...
 Capitulo IX: Gobierna El Ejercito...
 Capitulo X: Erijese La Iglesia...
 Capitulo XI: Determina Spira Hacer...
 Capitulo XII: Embarcase Fedreman...
 Capitulo XIII: Sale Spira...
 Capitulo XIV: Tiene Noticia Spira...
 Capitulo I: Sale Fedreman Del Cabo...
 Capitulo II: Pelea Martinez Con...
 Capitulo III: Pelea El Gobernador...
 Capitulo IV: Engañan Los Indios...
 Capitulo V: Vuelve Esteban Martin...
 Capitulo VI: Entra Fedreman En...
 Capitulo VII: Spira Llega Al Rio...
 Capitulo VIII: Vuelve Fedreman...
 Capitulo IX: Sale De Coro Lope...
 Back Matter
 Titulos Publicados En Esta...


UDO DLOC



Historia de la Conquista y Población de la Provincia de Venezuela. Vol. 1.
ALL VOLUMES CITATION SEARCH THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/CA01199981/00001
 Material Information
Title: Historia de la Conquista y Población de la Provincia de Venezuela. Vol. 1.
Series Title: Historia de la Conquista y Población de la Provincia de Venezuela
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: de Oviedo y Baños, José
de Oviedo y Banos, Jose
Publisher: Corporación Marca
Publication Date: 1824
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
Spatial Coverage: South America -- Venezuela
 Record Information
Source Institution: Universidad de Oriente, Venezuela
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
Classification:
System ID: CA01199981:00001

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Half Title
        Half Title
    Title Page
        Page I
        Page II
    Al Señor Don Diego Antonio De Oviedo Y Baños
        Page III
        Page IV
        Page V
    Acknowledgement
        Acknowledgement 1
        Page VI
        Page VII
        Page VIII
        Page IX
        Page X
        Page XI
        Page XII
        Page XIII
    Dedication
        Page XIV
        Page XV
        Page XVI
        Page XVII
        Page XVIII
        Page XIX
        Page XX
    Preface
        Page XXI
        Page XXII
    Capitulo I: Del Sitio Y Calidades De La Provincia
        Book 1 Page 1
        Book 1 Page 2
        Book 1 Page 3
        Book 1 Page 4
        Book 1 Page 5
        Book 1 Page 6
        Book 1 Page 7
    Capitulo II: Descubre Alonso De Ojeda La Provincia De Venezuela...
        Book 1 Page 8
        Book 1 Page 9
        Book 1 Page 10
        Book 1 Page 11
    Capitulo III: Envia La Audiencia De Sto. Domingo Al Factor Juan De Ampues á La Provincia De Coriana...
        Book 1 Page 12
        Book 1 Page 13
        Book 1 Page 14
        Book 1 Page 15
    Capitulo IV: Capitulan Los Belzares La Conquista...
        Book 1 Page 16
        Book 1 Page 17
        Book 1 Page 18
        Book 1 Page 19
    Capitulo V: Perfecciona Alfinjer La Fundacion De Coro...
        Book 1 Page 20
        Book 1 Page 21
        Book 1 Page 22
        Book 1 Page 23
        Book 1 Page 24
    Capitulo VI: Envia Alfinjer A Buscar Jente De Socorro á Coro...
        Book 1 Page 25
        Book 1 Page 26
        Book 1 Page 27
        Book 1 Page 28
    Capitulo VII: Despacha Alfinjer Al Capitan Bascona Con Veinte Y Cinco Hombres á Buscar Jente á Coro...
        Book 1 Page 29
        Book 1 Page 30
        Book 1 Page 31
        Book 1 Page 32
        Book 1 Page 33
        Book 1 Page 34
    Capitulo VIII: Sale Alfinjer De Tamalameque...
        Book 1 Page 35
        Book 1 Page 36
        Book 1 Page 37
        Book 1 Page 38
    Capitulo IX: Gobierna El Ejercito Pedro De San Martin Hasta Ilegar á Coro...
        Book 1 Page 39
        Book 1 Page 40
        Book 1 Page 41
        Book 1 Page 42
        Book 1 Page 43
    Capitulo X: Erijese La Iglesia De Coro En Catedral...
        Book 1 Page 44
        Book 1 Page 45
        Book 1 Page 46
        Book 1 Page 47
        Book 1 Page 48
    Capitulo XI: Determina Spira Hacer Entrada Para Las Partes Del Sur...
        Book 1 Page 49
        Book 1 Page 50
        Book 1 Page 51
        Book 1 Page 52
        Book 1 Page 53
        Book 1 Page 54
    Capitulo XII: Embarcase Fedreman Para La Española...
        Book 1 Page 55
        Book 1 Page 56
        Book 1 Page 57
        Book 1 Page 58
        Book 1 Page 59
    Capitulo XIII: Sale Spira De Aricagua...
        Book 1 Page 60
        Book 1 Page 61
        Book 1 Page 62
        Book 1 Page 63
        Book 1 Page 64
        Book 1 Page 65
        Book 1 Page 66
    Capitulo XIV: Tiene Noticia Spira De Las Provincias Del Nuevo Reino...
        Book 1 Page 67
        Book 1 Page 68
        Book 1 Page 69
        Book 1 Page 70
        Book 1 Page 71
        Book 1 Page 72
        Book 1 Page 73
        Book 1 Page 74
    Capitulo I: Sale Fedreman Del Cabo De La Vela...
        Book 2 Page 75
        Book 2 Page 76
        Book 2 Page 77
        Book 2 Page 78
        Book 2 Page 79
        Book 2 Page 80
        Book 2 Page 81
    Capitulo II: Pelea Martinez Con Los Indios Jirajaras...
        Book 2 Page 82
        Book 2 Page 83
        Book 2 Page 84
        Book 2 Page 85
        Book 2 Page 86
        Book 2 Page 87
    Capitulo III: Pelea El Gobernador Spira Con Los Indios De Mal-Pais...
        Book 2 Page 88
        Book 2 Page 89
        Book 2 Page 90
        Book 2 Page 91
        Book 2 Page 92
        Book 2 Page 93
    Capitulo IV: Engañan Los Indios A Spira...
        Book 2 Page 94
        Book 2 Page 95
        Book 2 Page 96
        Book 2 Page 97
    Capitulo V: Vuelve Esteban Martin A Pelear Con Los Indios...
        Book 2 Page 98
        Book 2 Page 99
        Book 2 Page 100
        Book 2 Page 101
        Book 2 Page 102
        Book 2 Page 103
    Capitulo VI: Entra Fedreman En Los Llanos...
        Book 2 Page 104
        Book 2 Page 105
        Book 2 Page 106
        Book 2 Page 107
        Book 2 Page 108
    Capitulo VII: Spira Llega Al Rio Zarare...
        Book 2 Page 109
        Book 2 Page 110
        Book 2 Page 111
        Book 2 Page 112
        Book 2 Page 113
    Capitulo VIII: Vuelve Fedreman A Buscar La Serrania...
        Book 2 Page 114
        Book 2 Page 115
        Book 2 Page 116
        Book 2 Page 117
        Book 2 Page 118
        Book 2 Page 119
    Capitulo IX: Sale De Coro Lope Montalvo...
        Book 2 Page 120
        Book 2 Page 121
        Book 2 Page 122
        Book 2 Page 123
        Book 2 Page 124
        Book 2 Page 125
    Back Matter
        Back Matter
    Titulos Publicados En Esta Coleccion
        Index 1
        Index 2
        Index 3
        Index 4
        Index 5
Full Text




PRIMER
ENTREGA

Jose de Oviedo y Bafios
Historia
de la Conquista
y Poblacion de la
Provincia de Venezuela
Esta obra consta de 4 Libros
en dos entregas.
Pida el No. 1 y el No. 2
simultAneamente.
No. 121 I












ODEARMASIU
DIEARwM


C eccion
flKevista
"*hemria


















II

















JOSE DE OVIEDO Y BANOS



HISTORIC
DE LA
CONQUISTA Y POBLACION
DE LA
PROVINCIA DE VENEZUELA






H IS T OR IAsi|
DE LA CONQUISTA,
HIY POBLACION l
SDE LA PROVINCIAL iw
a DE VENEZUELA.
S ESCRITA :
$POR D. JOSEPH^i
DE OVIEDO YBANOS, E'"
E ,VECINODELA CIUDAD:: s
DE SANTIAGO DE LEON DE CARACAS.
SIQUIEN LA CONSAGRA. 1
Lg Y DEDICA A SU HERMANO
ce. g E L SE OR
Di D DIEGO ANTONIO
DE OVIEDO Y BANOS, t
yAtiOYDOR DE LAS REALES AUDIENCIASI|t
i de Sanco Domngo, Guaremala, y Mcxico, dcl Confcjo !
Sd (u Magcitd en cl Rcil y Supremo
dc las Induas.
PRIMERA PART.
S CON PRIVILEGIU EnMa.irJ.cn I Imprena de D. GrcsonoH nmo6illi,
nla caIille .Iclr JuIdinn Ano hM DCC XXII.
eSi t .. Hlu ,Plk ...l, ,,u, 1,,. r.* i--,

FACSIMILE BEDUCIDO DE LA PORTADA DE LA EDICION PRINCIPLE
(Corliaia di la New York Public LibraryI









fE IISTOR I A
ELA CONQUISTA
-~~ Y POBI..CION [BE LA PROVINCIA

D DE V EN E Z'UELA,
Z DE L E S C R IQU T A I
=iNT
-r ESCRITA

P POR D. JOSE DE OIEDO s

Y B A NOS,

I ECINo nD 1-.4 Cl1). DID DE .V,4.V Tb/-GO
DE lEON DL CIR4Cd4S.
S QIIEN 1 A I iNA(jRA [FIL-11-A N 1I HEFMMANI'
F.. E IN r, L:IE-. A'NT Ii\ .i 11% [IED-- N BANil,
-;,,a m Ia Wl.. del t r si u Nldi* M jd
ReaiI prerr... d, lj. Idia
PRIMERA PARTE.

r~.......................--- .- --------- SC
J.-
t ON PHI% ILEJI(
10 El' o i.~1'e Impr'. rui E; Hre... /1,rmn. ,II
a~ I k ll; J jrdm A7-, N D-XIII
9 if., 4 .41)
Si; kLINIPRE-' I F-N i A
INI-PR E I A DiE EUIi'NA% A, 'PINCILA -
1824.

i414++1 14 '4ma24"2' '* 'II ''4'444 44"'4'f'+










AL SENIOR

DON DIEGO ANTONIO

DE OVIEDO Y BANOS,


OYDOR DE LAS REALES AUDIENCIAS
DE LA ESPAROLA, GUATEMALA. Y MEJICO, DEL CONSEJO DE
SU MAJESTAD EN EL REAL. Y SUPREMO DE
LAS INDIAS

En la protection de V. S. busca la.seguridad, para
correr sin recelo, la Historia de Venezuela: A quien
si no a V. S. pudiera yo consagrar.esta obra, para
dejar en su sombra afianzados los aciertos? Si
tibi deest meritum (decia Ciceron) magnum cura
subrogare Patronum: Y siendo las prendas que
adornan i V. S. de aquella esfera tan superior, que
sin que las exajere la lisonja, ni las pueda dismi-
nuir la emulacion, lo acreditan a todas luces por
grande; para que los dem6ritos de mi pluma pue-
dan pasar disimulados, sin dar de ojos en los tro-
piezos de su ignorancia: Magnum cura subrogare
Patronum; este es el motive por que a V. S. se la
dedico; y esta es la razon por que se la consagro:
omitiendo las mas individual espresion en sus elo-
jios, por escusar la nota que se me puede imputar







de interesado, pues aunque sobre los ilustres blan-
sones heredados resplandecen en V. S. la gran
literature, consumada prudencia, singular talent,
y conocido valor con que ayudado de sus muchas
esperiencias, y general comprension ha sabido
V. S. dar glorioso espediente A los negocios mas
graves, que la Real confianza ha comet ido A su ze-
lo, usando de la pluma de minerva con la misma
destreza que ha sabido aprovecharse en ocasiones
de los aceros de Palas, para dejar verificado en
sus acciones, que Palladis effigies una est cadem-
que MinerLe, habiendo debido A la naturaleza la
dicha de hacerme tan inmediato i V. S. en la
sangre, pudiera la critical censura atribuir A ela-
cion de propia vanagloria todo lo que corriera la
pluma de su alabanza; y asi laudet te alienus.
Un vaso de agua (segun consta del capitulo
veinte y tres de' el Libro segundo de los Reyes)
ofrecieron A David tres invencibles soldados; y
cuando en toda razon political parece se debia
reputar tan corta ofrenda por material desprecia-
ble/para los ojos de un rey, la estim6 tanto aquel
discreto monarca, que juzgAndola digna victim
de mas soberanas aras, se la ofreci6 a Dios: Li-
vavit eam Domino; sin que d6 otra razon el
sagrado Texto para esta demostracion, que haber
sido sacada aquella agua de la Cisterna de Bel6n,
a costa de la fatiga. y trabajo de aquellos tres
capitanes. Admita V, S. la corta victima de mi
rendido obsequio. haciendola digna ofrenda de
sus aras, no por lo que contiene, sino pbr el im-
ponderable trabajo, y continuadas tareas que me
ha costado sacar de la Cisterna del olvido en que
estaban sepultados, por violencia de la omision,







y rigores del descuido, los memorables hechos de
aquellos valerosos espafioles. que dan material pa-
ra tejer la narracion de esta Historia, para que
saliendo a luz a la sombra de V. S. deban a su
pAtrocinio los aplausos que merecieron sus obras.
Guarde Dios A V. S. los afios que deseo en el ma-
yor ascenso, que corresponde a sus m6ritos.

B. L. M. de V. S. su hermano, y afecto servidor.

D. Jose de Oviedo y Batfos.,









BLOW RIAL
LA IN M IIC
Un aportbc
Cultural -







CENSURA DE DON ANTONIO DONGO,
Bibliotecario de la real Biblioteca de su.Majestad,
y official de la Secretaria de Estado.
M. P. S.

De orden de V. A. he conocido el primer tomo de
un libro intulado. Conquista de la Provincia de Ve-
nezuela, su Autor Don Jos6 de Oviedo y Bafios, y
en 61 no he hallado cosa en que se desyie de lo que
ensefia la santa Iglesia Romana. ni cosa opuesta
A las regalias, y buenas leyes de estos Reinos, por
lo cual se le debe dar la licencia que pide. Asi lo
juzgo: Salco, ect. Madrid, y Agosto 26 de 1722.
Don Antonio Dongo.







APROBACION DEL LICENCIADO DON
Manual Isidoro de Mirones y Benavente, del "
Consejo de su Majestad, y Oidor de la Real
SAudiencia de Panamda.

In obedecimiento al 6rden de sefor Don Crist6bal
Damasio Canonigo de la insigne Colejiata del Sa-
cro monte Ilipulitano Valparaiso, Inquisidor Or-
dinario, y Vicario de esta Villa, y su partido, he
leido el libro intitulado. Historia de la Provincia
de Venezuela, que intent dar 4 la estampa Don
Jose de Oviedo y Bafios, vecino de Caracas: y em-
bargada la atencion desde el principio, por la
curiosidad de venir en conocimiento de lo que se
habia ocultado al public con especificacion por
tantos aios, pues solo se refiere en jeneral-por
Antonio de Herrera en sus decades, (1) y demas
coronistas de la Am6rica, el arribo de los espafio-
les a la dilatada costa de barlovento, poblaci6n de
C6ro, y reduction de aquella parte del nuevo mun-
do al gremio de la iglesia, y dominio de nuestros
catolicos monarcas; qued* suspenso, admirando
por el context, el inimitable desvelo del Autor en
solicitar materialss que perfecaconasen la obra;
pues no ministrandoselos escritor alguno en par-
ticular, debi6 a su aplicacion el hallarlos, rejis-
trando los archives de la ciudad de Caracas. y
otras de aquel territorio, cuya duplicacion de tra-
bajo, por tener el temperament de aquel clima
reducidos los papeles, asi por la humedad que
consume lo escrito, como por la polilla, que ta-.

I. Herrera Decada 4, libro 4. cap. 1. y libro 6 cap I.







ladra los process, a un caos, que pone en confu-
sion lo pasado, no es just se quede en el sileicio.
Y si a los primeros inventories de las cosas, segun
refiere Polidoro Virjilio en su Epistola dedicatoria
A Ludovico Odacio, (2) no se les debe defraudar
del aplauso de que la infatigable investigation de
su discurso les hizo acreedores, dando A luz la
verdad de lo que estaba negado hasta ent6nces a
la noticia de los hombres; careciendo la historic
de lo que al present desea el Autor se imprima.
es digno de que se le otorgue la licencia. para que
en la memorial de los siglos, desfrute en alabanzas
lo que sus tar6as estudiosas le han granjeado de
merecimiento.
Materiales tuvieron Triboniano, Theophilo, y
Doroteo en las innumerables respuestas de los Ju-
risconsultos para desempeiar lo que el zelo de el
emperador Justiniano les habia encomendado i
su esperiencia consumada; (3) pero el haber de
reducir la confusion 'de tantas decisions al 6rden
de cincuenta libros de que se componen los Dijes-
tos, ya la series de titulos para la mayor claridad
de los tratados, motive, A que como no esperada,
se atribuyese A sus Autores, entire los elojios que
merecia su aplicacion, deberse A influjo masque
human el acierto de la obra: Opus desperatum,
quasi per medium profundum euntes, calesti fa.
vore adimplevimus. (4) Permitase la aplicacion A
quien sin mas que los limitados apices de noticias

(2) Polidoro Virjilio de gli inventor delle case.
(3) Lex 2 S Omnia. Cod. de veteri lure enucleando.
(4) In proemio institutionum imperialium lustiniani,c Quorum utramque
viam.







de los principios de la conquista. engolfado,enla
confusion de los archives, en las circunstancias
referidas ha procurado dar A luz con tan buen m6-
todo, en la division de libros y capitulos. como
en deleitoso y culto estilo, la historic de Vene-
zuela, que echaba menos la curiosidad para ador-
no de las bibliotecas, y conocimiento individual
de aquel pais.
Si el argument de la obra hace digno de re-
comendacion al author, no es menos entire lo igual,
v cadente de la narrative (sin la- afectaciones.
frases, periodos y t6rminos, que la novedad ha
introducidoi la conformidad con las reglas de
consumado historiador. Prescribelas Ciceron en
las palabras siguientes: Prima historic lex, nequid
falst, dicere audeat. secunda. nequid veri non au-
dear. neque -uspicio gratia .it in scribendii. (51
Para censurar si ha declinado de los originals
que ofrecieron asunto i tan important idea, no
es preciso recurrir al cotejo, pues sobra la justi-
cia en los aplausos, que consagra A la memorial'
de los heroes, que sin reparar en montes de difi-
cultades expusieron sus vidas a que el tropel de
barbaros los sepultase. si mano soberana no los
dirijiese para el fin que tenia debtinado la sabia
Providencia; y en el vituperio de los que despre-
ciando la razon, y la clemencia ejecutaron en aque-
llos miserable. 6 porque se resistian al verse
despojar de sus haciendas, 6 cautivar su libertad,
lo que su dejeneracion de lo human les dictaba:
punto, que hah omitido algunos escrupulosos, sa-

(5) 'Ciceron libro 2. Orator.







liendo de los limits de su institute, por no coad-
yuvar la mordAz objecion estranjera al zelo que
movi6 A los espaioles a la conquista, y de que
haciendose cargo el sefor Solorzano en su politi-
ca Indiana, (6) lo satisface como acostumbra;
pues a anivelarse las humans acciones pot las
reglas de la prudencia, no se hubiera dado lugar
A que antes que el derecho de las jentes dividiese
los dominios de las cosas, promulgase leyes, que
imponiendo penas A los delincuentes, sirviesen de
ejemplar al escarmiento. (7)
En el cuerpo de la historic se han ofrecido
ocasiones, en que las hazafias de los antepasados
de la nobilisima familiar con quien se halla alia-
do, 6 las piadosas memories que fund el Ilustri-
simo Senor Don Diego de Bafios, dignisimo Obispo
de CarAcas, tio del autor, dejasen correr la pluma
A los elojios; pero arreglandose a la ley Neque
suspicion gratiac sit in scribendis, (8) en igual fiel,
sin que A su Animo lo alterasen los vinculos del
parentesco, ha sabido (9) publicar sin distinction,
segun el m6rito de cada cual, lo que la fama en
el temple del honor debe manifestar para su glo-
ria.
El impulso que movio al autor es singular,
pues fu6 el de que reviviese la memorial sepultada
en los espacios del olvido de los conquistadores,
que habiendo vertido su sangre, y superado iSppo-

(6) Libro I. cap. 12.
(7) Minsingero super instit. exponiendo el l. lus autem gentium, lib. I.
tit. 2.
(8) Cicero ubi sup.
(9) Cap. Cum aterni ludicis Tribunal in sexto de sententia, & re
iudicata.

x

e f I







sibles, cuando sus hechos debian servir de pauta
para estimulo de su posteridad, de quienes se
halla habitada aquella fertilisima Provincia, ape-
nas se conservaba aun en los mas interesados al-
guna tradition. Asunto-fue del Poeta. (10)
Fortia fact patrum, series longissima rerum,
Per tot ducta viros, antiques ab origine gentis.
Digno de aprecio juzg6 Plinio el Junior (11) era
el recuerdo de las acciones de los que por sus
virtudes no debian morir para los hombres: Quia
mihi pulcrum videtur: non pati occidere, quibus
wternitas debetur. Y siendo la Historia medio que
ha discurido la piedad, para que atestigue lo pa-
sado de los tiempos, aclare la verdad de los he-
chos. y tray6ndolos A la memorial sea maestra
de la vida para arreglar nuestras operaciones,
como lo not6 Ciceron, (12) est enin Historia testis
temporum, lux veritatis. vitd memorial, et magis-
tra ciw; no solo con el merecido aplauso se debe
dar a la estampa, sino instarle A que cuanto antes
conceda al piblico la segunda parte, que en esta
obra tiene prometida: esforzAndole con las pala-
bras de Hugo cardenal, (13) como escritas al in-
tento: Ministerium tuum imple, vel in libris
scribendis, quod est opus pietatis, ut in illis do-
ceantur poster, sicut Augustinus fecit, Hierony-
mus. et ceteri. Y no conteniendo punto contra
nuestra sagrada religion, y buenas costumbres;
antes si muchos documents para el ejemplo, soy

(10) Virgilio libro I. Eneidos.
(11) Libro 5. Epistola 8
(121 Ubi supra.
(13) In Apocalipsi cap. 2. vs. 10.







de sentir se le debe conceder la licencia que pide:
Salvo meliori ect. De este studio. Madrid, y
Enero 27 de 1723 a iios.

Lic. D. Manuel Isidoro de Mirones
Sy Benacente.



LICENCIA DEL ORDINARIO.

Nos el Doctor Don Crist6bal Damasio. Canonigo
de la Insigne Iglesia Colegial del Sacromonte Ili-
pulitano Valparaiso, extramuros de la ciudad de
Granada Inquisidor Ordinario de C6rte. y Vicario
de esta Villa de Madrid. y su partido, ect. Por la
present. y por lo que a Nos toca damos licencia.
para que ,e pueda imprimir. 6 imprima el libro
intitulado Hi~torta de la conquista, y poblacion
de la Provincia de Venezuela. primera part. com-
puesta por Don Jose de Oviedo y Baios. Atento
que de nuestra 6rden ha sido visto, y reconocido.
y constar no haber en 6l cosa opuesta 4 nuestra
santa fe cat6lica, y buenas costumbres. Fecha en
Madrid 6 primero de Febrero del afio de 1723.

Doctor Damasio.

Por su mandado
Lorenzo de San Migu l.






SUMA DEL PRIVILEJIO.


Tiene privilejio del Rey nuestro senor, por tiempo
de diez afios. Don Gregorio Hermosilla. para poder
imprimir el libro intitulado, Hi,,toria de la con-
quista. y poblacion de la Provincia de Venezuela,
primera parte. su autor Don Jose Oviedo y Bafos,
sin que otra persona alguna pueda pasar a impri-
mirlo sin su permiso, so las penas contenidas en
dicho privilejio, como mas largamente consta de
su original, refrendado de Don Baltasar de san
Pedro, escribano de Camara. Fecho en Balsain a
24 de Septiembre de 1722. afios.







CON LA OCCASION DE PUBLICARSE EST.4
historic congratula d la ciudad de Caraca., el
Licenciado Don Alonso Escobar, Presbitero, Ca-
ndnigo de la Santa Iglesia Catedral de dicha
ciudad. Comisario del Santo Oficio, Examinador
Sinodal del Obispado de Venezuela. y Secretario
de Cdmara, que fue del flustrisimo senior
Obipo Don Die.go de Bario, y Sotomayor

Coronado Leon. de cuvos rizo(
altivas Crenchas visten el compete.
gallarda no\edad. que tu nobleza
jenerosa guard para tus sienes.
Ilustre concha, que en pIrpureas lines
del lMurice dibujas los relieves
en cruzados disefios, que te exaltan.
cuando en fuertes escudos te ennoblecen.
Fertil rivera, que en plateadas hondas
el element liquid guarnece,
y en vegetables minas sus tesoros
A purpura reduce lo virente;
Floresta americana. de quien Flora
tiernos pimpollos libra en candideces
de flores, que perdiendo la hermosura,
son frutos suaves, que Pomona ofrece.
Y en abundantes fertiles cosechas
rubicundas macollas te previene.
que al azerado golpe divididas.
en rozagantes granos se resuelven.
Apreciados cambiantes para el gusto.
apetecidos de uno, y otro Oriente.
permitiendo Neptuno en sus cristales
feriar su peso por dorados trueques.

XIV







O tu Caracas! objeto jeneroso
de aquel Imperio, cuya sacra frente
ven6ran mas eferas que el Sol jira,
ni el cristalino pi6lago enriquece.
Ya lleg6 el tiempo que tu her6ica historic
A campear salga de sus lobregueces.
y dibujada en apacibles voces,
se retrate con mudos caract6res.
Solo heroica pluma Ilegar pudo
a ser pinc6e plausible de tus heroes,
porque efectos gloriosos no produce
pequeias causes, si las eminentes.
Aun mas alil del Sol sus jiros Ilegan
de su blason, privandole de suerte.
que los rayos de aquel jams pudieron,
lo que ocultaba el tiempo. hacer present.
Emulo se acredita de sus luces,
Ilustre Otriedo. cuando sabio advierte.
A fu'er de sus tareas. lo que aclara
la diestra pluma de su rayo ardiente.
Para sacar a luz tales memories
de remota rejion el vuelo prende.
de la auripara tierra producido.
el aureo grano A iluminar tu temple.
Ya en la fatiga de su docta pluma
entire tus heroes numerarse puede,
que si aquellos se ilustran por hallarte,
este por descubrirte lo merece.
A tal felicidad siempre obligada
tu'gratitud en su loor no cease,
que repetir encomios A sus vuelos,
no es suficiente paga a lo que debes.
Eterna tu memorial al tiempo deja,
dandole nueva vida sus pinceles






en la estampa, que logran tus cenizas
revifir, renacer, volar cual phoenix.



DEL MISMO AL AUTOR

SONETO.


'intcl, tu pluma .
Ostenta su primor en
:egistrando ... .
Se este emisferio dando.
Origin le declara, .
Zarracion le d .
-. ustamente le . .
Obteniendo gloriosa. .
Si de las sombras en que
mstaba esta region, .
tara que logre luz .
dist6rico las das .
>ti te debe el sr .


Oenerosa, y diestra
< arias flores,
cutil tantos primores
-anta muestra,
-sin siniestra,
Zuevos resplandores,
0 eben los honors
M l de maestra;
Oobscurecida
-a nueva vida
Mn tus pinceles;
Oe ti aplaudida,
Ofrece mil laureles.


XVI





DE DON RUI FERNANDEZ DE FUEN-MAYOR.


Santiago, mas que'A Losada
a -Oviedo debes dichosa,
pues por este eres famosa,
si por aquel conquistada;
que una piedra, aun no labrada,
no debe tanto al cantero,
cuanto al artifice infiero,
que la pule y no la part,
porque aqui se ejerce el arte,
y alla trabaj6 el acero.
Que si en Julio Emperador,
a quien di6 con gallardia,
si lo doct6 facundia
cinco triunfos el valor,
de Roma el grande orador
mas la elocuencia acredita;
en lo que Oviedo ejercita
merece aplauso mayor
que todo conquistador,
dando la c.nquiita escrita.


Ellos pusieron leales
en el riesgo el corazon,
y Oviedo en su narracion
les da espiritus vitales;
aun hoy viven inmortales,
que de mirtho, encina, y grama
pudieran cefiir la rama
por diadema, no el triunfal,
que este es para el que inmortal
les dI la vida en la fama.
Viva el que hace al escribir
phoenix A otros renacer,
y mejor supiera hacer
lo que sabe referir;
purquet- e pueden unir
lo.rtmi y merecimiento,
y a pesar'del movimiento
del tiempo, que presto vuela,
la de.., rita Venezuela,
goce su alto entendimiento.


XVII







DEL M. R. P. PREDICADOR Fr. JOSE
de Fuentes, difinidor actual de la provincia "de
Santa Cruz, del drden de S. Francisco.


ludic. c. 14.Enigmatico Leon quien pretendia.
deshaceT tu problema con denuedo?
si no fuese A Lima, ilustre Oviedo,
Ezech. c. 3.ofreciendo un volume de Ambrosia.
Lo dulce del context es una guia,
que denota tus pasos con el dedo.
tan seguro en decir, que es un remedo
Apoc. c. 5. del que en Patmos refiere alegoria.
S. Bern. En su nombre Jose aumentos pone
de letras A su frente levantada,
en los Baiios desprendes la melena,
En un Sotomayor, que te corone.
hallas sabiduria tan realzada,-
que en su comparacion el oro es pura
Sap. c. 6. arena.


XVII







DEL MISMQ AUTHOR DE LAS
dIcimas antecedentes.


Centellas de Mavorte belicosas,
Armas rejidas de espafiol aliento,
En nuevos climas el descubrimiento
De Venezuela hicieron valerosas.
Mas entire las cortihas tenebrosas
Del olvido eclipsado el lucimiento,
Cenizas eran ya de su ardimiento;
Y aunque nobles hazafas, no famosas.
Cuando Oviedo con pluma esclarecida.
Y erudicion de aplausos meritoria,
Iluminando aun lo que el tiempo olvida,
Hoy existir los hace en la memorial,
Dando el valor esta existencia, y vida,
material, que se informed con su historic.


XIX









(,t. TI'L I 10,\ DE CLIO, I(E C,'. EL .tlr ,Tl' DE H IRE
escrito la histdria de 'Venezuela D. Josd de Oviedo y Bai-.. i.
dirije el Licenciado D. Francisco de Hozes, abogado d.
la real audiencia de Santafe.


ROMANCE ENDELA-'lLABO


Heroes conquistadores de Caracas,
dejad, dejed l *. IR. er..tbr..-
que ir.l* .d r a i. ac.li a ...- l.l, .r...i -
el Vclu lill del Mia,-r..I
Despertad del letargo de la muerte:
mas por qu6 .m mrrl. rr .. ;F.....
si en el cam p. rl .. i r.v. i h. .r..r,,
triunfar os ve- mhl.'rr t i .'
De 1 .-,Jr ,-n. T rul. .. i t .
bufand. ir.nlrJ.... r -p.rar..l.. [.-l1 .,
truncando rl n rmiL..,.. p,.,.id.. I .d,.
escucho 1... ir.i-t I. .. .... .....
Hazaf. i.t-,F.;a .ji i.. ph rn.,
que ha <.r.-c,. l ..J r. r.lur- .1..l.
que los que al mundo faltan, con 1 .- ip p
de sus rasgos, no falten a los ojos.
Pues juzgo que a la vista h .... -tlr*d-..
(porque penetre siglos tan remotos)
la rapid6z del tiempo, 6 que o la idea
del tiempo le ha --.i;,i.. i.- :r. .. i-
0 clarisimo Ovi-d-. .j q.ir. I -.., rr.
para premier los hechos jenerosos
de tanto campeon ha concedido
de Minerva el amplisimo tesoro!


Victims del silencio, y dtr i .d..
f llil.rara. r,. bril..- irt.l...
.... r* r .l,- l r I. r. l....1' ..,
I JE m arrr.. I rr.n d. jl .r..r.. i l -.r ...

.[.d.t lFlr l1 la.TI [_-:.r,- ...I ,
dr, pjl u m [ ,lu rr. r. .r.. i, .a F I .
". .. [,- r ri ( .i. F 3 fF r -. I.i ,n .i.-[ r,..
T' injenio ha conseguido c.r. .u- I..,
q r :-p.r.r., jir.r..rr rnas i. r ...
que tr. EI s&'l,... F I~enl de .*- .jda
-r. il a r ,.ry .rlt. i .it rl i1.,
S. rFr.JIFi.jl .t i,- i. ..in r. rl i..

I Er r.ir. r.1, l. .. i. Fli ,.. ..
i .Fr.-F.i r u .,l he t r u r. ,,

animado de espiritu canoro,
lamiendo hazanas, y arjentar.n l. lr,..
fecundamente corre vagoros(
De tu historic los sabios -r:pla .da rft
mas brillantes se ven, que I.- ..- p.,..
que si Apolo da luz a los otiri...
luces, y objetos dan tus rasp. d.. .


Vive feliz, y el bronze de la fama
te forme otro laurel harmonioso,
que tu memorial cifia en los eternos
alientos de sus gritos, y sus tornos.







PROLOGO AL LECTOR.


Siempre fue costosa fatiga del entendimiento el
escribir como se debe para la estampa, y el agra-
dar a tan divers paladar de gustos como injenios:
impracticable acierto de la pluma que pretendido
de muchas, Ileg6 a ser conseguido de muy pocas; y
mas en nuestros tiempos, en que el primor con
que se desempefiaron algunas hizo mas infeliz la
conocida desgracia de las otras. La esperiencia
de esta verdad puso en desconfianza la mia. em-
pezando con recelo, y prosiguiendo con temor la
formacion de esta historic en que me halle empe-
fiado, a impulses de agradecido, pretendiendo,
satisfacer la estimacion que he debido a esta pro-
vincia con aplicar mi desvelo para sacar a luz los
memorables acontecimientos de Nu conquista: cu-
ya noticia. sin razon, ha tenido hasta ahora recata-
da el culpable descuido de sus hijos, sin que entire
tan soberanos injenios como produce haya habido
uno, que se dedique a tomar por su cuenta esta
tarea.
El trabajo que he tenido para disponer la
obra ha sido grande, siendo precise revolver todos
los archives de la provincia para buscar materia-
les, y cotejando los instruments antiguos, sacar
de su context la substancia en que afianzar la
verdad con que se debe hacer narracion de los
sucesos. pues sin dar credito a la vulgaridad con
que se refieren algunos, he asegurado la certeza
de lo que escribo en la autentica asercion de lo
que he visto.


XXI







El estilo he procurado salga arreglado A lo
corriente, sin que llegue A rozarse en lo afectado,
por huir el defect en que incurrieron algunos
historiadores modernos 'de las Indias, que por
adornar de exornadas locuciones sus escritos, no
reusaron usar de impropiedades. que no son per-
mitidas en ]a historic, pues introduced en persona
de algunos indios, y caciques oraciones tan colo-
cadas, y elegantes. como pudiera hacerlas Ciceron:
elocuencia, que no cabe en la incapacidad de una
nacion tan barbara: y punto tan delicado en las
formalidades de la historic, que toda la autoridad
de Quinto Curcio no pudo librarse de la objecion
con que le notan el padre Movne en su Arte de
Historia, Mascardo, y el erudito padie Rapin, so-
lo por parecerles desproporcionadas en la igno-
rancia de los Scytas las sentencias con que viste
la oracion que hicieron A Alejandro.
Si reparase el curioso en la poca cita de autores
de que me valgo, esa es la mayor prueba de la
verdad que escribo, pues habiendome gobernado
en todo por los instruments antiguos que he lei-
do, ya que la prolijidad no me permit el c;tarlos.
aseguro en su autoridad la certeza de que necesito
para los sucesos que refiero. Y como quiera que
en todo solo solicito la benevolencia del lector,
para que disimule con piedad los defects que
pudiera acriminar. con rigor, desde luego repre-
sento por merito para la v6nia A que aspiro, el
conocimiento que me asiste de mis propios ye-
rros, pues cuantos descubriere en este libro la
censura, tantos admito sin disculpa por legitimos
hijos, nacidos de mi ignorancia. VALE.


xxH









HISTORIC
DE LA CONQUISTA,
Y POBLACION DE LA PROVINCIA
DE VENEZUELA.
LIBRO PRIMERO.
CAPITULO PRIMERO.


DEL SITIO Y CALIDADES DE LA PROVINCIA.


Entre las provincias que componen el dilatado im-
perio de la America tiene lugar, por una de las
mejores, la que desde los principios de su descu-
brimiento, con alusion muy propia (como adeiante
veremos) se llamo Venezuela,. aunque despues, to-
mando el nombre de su metr6poli. es comunmente
Ilamada, provincia de Caracas. cuya historic ofre-
ce asunto a mi pluma para sacar de las cenizas
del olvido las memories de aquellos valerosos es-
paioles que la conquistaron, con quienes se ha
mostrado tan- tirana la fortune, que mereciendo
sus heroics hechos haber sido fatiga de los buri-
les, solo consiguleron, en premio de sus trabajos,
la ofensa del desprecid con que los ha tenido es
condidos el descuido: fatalidad comun de este
emisferio, pues, los marmoles que separ6 la fama
para material de sus trofeos, en las Indias solo sir-
ven de losas para el sepulcro donde se sepultan
las hazafias, y nombres de sus duefios; desgracia,








que en esta provincia ha calificado con mas veras
la esperiencia, pues apenas conserve la tradition
algunas confusas noticias de las acciones ilustres
de sus conquistadores, por no haber habido curio-
sidad que se haya dedicado a escribirlas: motivo,
que me obliga a tomar por mi cuenta este trabajo,
aun asisti6ndome el conocimiento de que ha de
ser poco agradecido de los que debia ser mas es-
timado.
En la parte que llamamos Tierra-Firme de
las Indias tiene su situation la provincia de Ve-
nezuela. gozando de longitud doscientas leguas,
comprehendidas entire el morro de Unare, por don-
de parte limits al Oriente con la provincia de Cu-
manA, y el Cabo de la Vela en que se divide al
Occidente de la gobernacion de Santa Marta: de
latitud tiene mas de ciento y veinte leguas, bafian-
do al Septentrion todas sus costas el Occeano, y
demorAndole al Sudueste el nuevo reino de Gra-
nada, sirven al Mediodia de lindero a su demarca-
cion las caudalosas corrientes del rio Orinoco;
su terreno es vario, porque en la grande capacidad
de su distancia contiene sierras inaccesibles. mon-
taias asperisimas, tierras altas, limpias y alegres
vegas. tan fertiles. como hermosas, y valles tan
deleitosos, que en continuada primavera divirtien-
do con su amenidad. convidan con su frescqra,
dehesas y pastos, tan adecuados para cria de ga-
nados de todas species, principalmente del vacu-
no, que es excesivo su multiplico; y el cabrio
abunda tanto en las jurisdicciones de Maracaibo,
Coro, Carora, y el Tocuyo. que beneficiadas las
pieles, enriquece a sus vecinos el trato de los cor-
dobanes; crianse caballos de razas tan excelen-








tes. que pueden competir con los chilenos y an-
daluces, y mulas, cuantas bastan para el trajin de
toda la provincial, sin mendigar socorro en las
est ra nas.
Sus aguas son muchas, claras y saludables,
pues no hay amnagamiento de serrania, ni ceja de
imontaia, que no brote cristalinos arroyos, que
cruzando la tierra con la frescuera de sus rauda-
les. la fecundan de calidad, que. no hay cosa que
en ella se siembre, que con admiracion no produz-
ca. ayudando a su fertilidad la :ariacion de su
temperament, pues a cortas distancias, Segun
la altura. 6 bajio que hace la tierra, se experi-
menta frio. cAlido, 6 templado, y de esta variedad
de temples se orijina su mayoi ercelencia, pues
:, que en un sitio no produce, en otro se multi-
plica. y lo que en una parte se esteriliza, en otra
se lfecunda, y asi abunda de trigo, maiz arroz, al-
godon, tabaco, y azucar, de que se fabrican rega-
ladas v exquisitas conservas; cacao, en cuyo trato
tienen sus vecinos asegurada su mayor riqueza:
Irutas, asi indianas, como europeas; legumbre,-
de todos jeneros, y fioalmente, de todo cuanto
puede apetecer la necesidad para el sustento, 6
desear el apetito para el regalo.
Sus montes crian maderas preciosas y de es-
timacion, como son, granadillos, gateados de di-
versos colores, caovas, dividibes, guavacanes. palo
de brasil, tan conocido por lo fino de sus tintas,
chacaranday, tan hermoso por la variedad de sus
visos, que asimila al carey metiendolo en el torno;
y el cedro en tanta abundancia. y tan comun, que
sirve de material a las obra' mas ordiiiarias, sien-
do singular el arbol que no deTila dulzuras, pues








abrigando enjambres de silvestres abejas, forman
en los troncos colmenas a sus rubios panales;
crianse bainillas, mas aromaticas y fragantesque
las de Zoconuzco; y en la jurisdiccion de la ciudad
de Carora. grana silvestre, tan final como la de
Misteca, que si se dedicaran a su beneficio, fuera
de grande aumento a los caudales; la zarzaparri-
lla, y el aiil son plants tan comunes en los bar-
zales, que mas sirven de embarazo que provecho.
por la poca aplicacion a su cultivo.
Los bosques mantienen en abundancia diver-:
sas species de animals. siendo los mas frecuen-
tes leones, osos, dantas, benados, baquiras, conejos
y tigres, los mas feroces que produce la America,
habiendo ensefado la experiencia, que mantienei
mas ferocidad mientras mas pequefias son las man-
chas con que esmaltan la piel. sus mares y sus,
rios abundan de variedad de peces, unos plebeyos
por lo comun, y otros estimados por lo exquisito;
sus costas proven de admirables salinas, asi por
la facilidad con que cuajan, como por lo apetitoso
de la sal que crian.
Los campos estan siempre poblados de various
pijaros, y distintas aves, sirviendo aquellos de de-'
leite con la hermosura de sus plumajes. y suavidadl
de sus cantos; y estos de regalo, con lo sagroso, y
apetecible de sus carnes, siendo los mas comunes
para este efecto, la guacharaca, el pauji, la uqui-
ra, 6 gallina de monte, la tortola, la perdiz, y otrasi
muchas de diferentes species, que son material
para el divertimiento de los aficionados a la caza.i
Produce esta provincia singulares simples,
de los que usa para su aplicacion la medicine, como
son. la cafia-fistola, los tamarindos, la raiz del








china, la tacamajaca, eficaz confortativo para la
cabeza, el bAlsamo de Carora, y el aceite que la-
man de Maria 6 CumanA, antidotos para cual-
quiera herida, celebres preservatives para todo
pasmo.
Tiene minas de estalo en diferentes parties, y
en el sitio de Cocorote unas de cobre, que descu-
bri6 Don Alonso de Oviedo vecino de Barquisimeto,
de grande opulencia, y rendimiento; beneficiolas
su Nlagestad de su cuenta much tiempo, sacando
porciones muy considerable de metal, que se lle-
vaban a Espafia para fundicion de artilleria. y
despues habi6ndolas empefiado en cantidad de
cuarenta mil pesos (con ciertas.condiciones) a D.
Francisco Martin, vecino de Caracas. este las
despoblo, aplicando los esclavos. y aperos de su
labor a otras fundaciones de mayor conveniencia
propia.
Fue en lo primitive rica de minerales de oro,
que con facilidad tributaban las arenas de sus
quebradas. y hoy, aurque se hallan muestras en
las mas de ellas, no se benefician. 6 porque aca-
bados los veneros principles, no correspond lo
que rinden al trabajo de quien to saca; 6 porque
aplicados sus moradores (que es lo mas cierto) a
las labores del cacao, atienden mas A las cosechas
de este, que los enriquece con certeza, que al be-
neficio de aquellos, que In pudieran hacer con
continjencia; crianse cristales muy transparentes.
solidos, y tersos, y.veneros de azul tan fino, que
iguala al ultramarino; palos para tintas de dife-
rentes colors: y finalmente produce, y se hall
en ella cuanto puede desearse para la manuten-
cion de la vida humana, sin necesitar de que la so-








corran con sus frutos las provincias vecinas; y si
-A su fertilidad acompaiara la aplicacion de sus
moradores, y supieran aprovecharse de las conve-
niencias que ofrece, fuera la mas abastecida y
rica, que tuviera la America.
Al tiempo de su conquista era habitada esta
provincia -de innumerable jentio de diversas na-
ciones, que sin reconocer monarca superior que
las dominase todas, vivian rindiendo vasallaje ca-
da pueblo 6 su particular cacique; pero despues
de las mudanzas del tiempo, y la continuada ex-
traccion de indios, que por espacio de mas de
veinte afios se hizo para las islas de Barlovento. v
otras parties, la consumieron de suerte, que el
dia de hoy en ochenta y dos pueblos, de bien corta
vecindad cada uno, apenas mantienen entire las
cenizas de su destruction la memorial de Io que
fueron.
Sus costumbres en la jentilidad fueron bar-
baras, sin political, gobierno, ni religion, que los
acreditase racionales, pues aunque convenian to-
dos en ser id6latras, vali6ndose de piaches v moha-
nes para consultar al demonio, y obser\ar sus
agiieros, y supersticiones, se diferenciaban todos
en las circunstancias del culto; pues no teniendo
Dios general 6 quien adorase una nacion enter.
cada indio de por si rendia veneracion, at ribuyen-:
do divinidad al objeto que mas le inclinaba su afi-
cion, y asi era muy raro el animal, savandija. cetro.j
o pefiasco, que no tuviese algun devoto, que con









obsequio de sumision le consagrase aras de ren-
dimiento, sus adoratorios mas ordinarios eran en
profundas quebradas, 6 montes encumbrados, sir-
vi6ndoles los c6ncabos. de las pefias, 6 huecos de
los Arboles de temples para colocar sus idolos,
que labraban de oro, barro, o madera, de figures
extrafas. y diversas, aunque en algunas parties
'usaban casas grandes de paja, que llamaban cane-
yes, donde se juntaban los mohanes, y al son de
sus roncos fotutos invocaban al demonio, A quien
ofrecian ovillos de hilo de algodon por victim, y
manteca de cacao, que quemada en braserillos
de barro, servia de holocaust al sacrificio; pero
ya reducidos al gremio de nuestra sagrada religion,
viven ajenos de toda idolatria, aunque con algu-
nos resabios en la observacion de agiieros. y su-
persticiones A que es naturalmente inclinada esta
nation.
Comprehende hoy la provincial en su distrito
las ciudades de Santiago de Leon-de Cardcas, la
de Santa Ana de Coro, la nueva Gamora de Mara-
caibo, la de Trujillo, la del Tocuyo, la nueva Sego-
via de Barquisimeto, la nueva Valencia del Rey, la
del Portillo de Carora, San Sebastian de los Reyes,
la de Guanaguanare, y la de Nirgua; las villas de
San Carlos de Austria, y del Pilar de Araure, y el
puerto de la Guaira, de cuyos temperamentos, si-
tios y calidades iremos dando razon en el discurso
de esta historic, segun los tiempos en que se eje-
cutaron sus fundaciones.






8

CAPITULO II.
DESCUBRE ALONSO DE OJEDA LA
provincia de Venezuela: siguele en la derrota des
pues Cristdbal Guerra, que la costea toda.

Descubierto estd nuevo mundo por el Almirante
D. Crist6bal Colon el afio de mil cuatrocientos no-
venta y dos, para inmortal gloria de la nacion es-
pafiola, y envidiosa emulacion de las extraias; ha-
biendo repetido en los afios subsecuentes diferentes
viajes eA prosecution de sus intentos, Ilego el de
noventa y ocho A reconocer la tierra firme de esta
America, por la parte que llam6 la Boca de los
Dragos, enfrente de la isla de Trinidad de Barlo-
vento; pero aunque puesta la proa al Poniente,
naveg6 sus costas hasta la punta de Araya, sin pa-
sar mas adelante, mudando el rumbo hacia el Nor-
te, di6 la vuelta A la isla Espaiola, dejando por
ent6nces imperfect este descubriiiento; con cu-
ya noticia el capital Alonso de Ojeda. natural de
la ciudad de Cuenca, que de 6rden de los Reyes
cat6licos sali6 de Espafia para estas parties del
afio de noventa y nueve, trayendo por su piloto ai
Juan de la Cosa, de nacion Vizcaino, encamino sui
derrota en demand de la tierra fire, que habia,
descubierto el Almirante; y con pr6spero viaje,.
A los veinte y siete dias de navegacion di6 vista a
la Boca de los Dragos, y tierra de Maracapana.






9,

Fuela costeando la vuelta del Poniente, sal-
tando en tierra muchas veces, y observando los
puertos, flujos y reflujos de sus mares, en distan-
cia de mas de trescientas leguas, que corri6 hasta
el Cabo de la Vela; de donde atraves6 a la isla Es-
paiola, con la gloria de haber sido el primero que
descubri6 esta provincia, por contenerse su de-
marcacion en los terminos que dej6 navegados su
derrota, cuya delineacion, con mas fundamento, 6
individual noticia, consigui6 poco despues. Cris-
t6bal Guerra; porque habiendo obtenido licencia
de los Reyes cat6licos para hacer viaje A los des-
cubrimientos de estas Indias un Pedro Alonso
Nifo, vecino de Moguer (con condition, que no lle-
gase con cincuenta leguas A lo descubierto por el
Almirante Colon) hallAndose con cortos medios
para los precisos gastos de su avio, form6 compa-
nia con Luis Guerra, vecino de Sevilla, ajustando
este entire otras capitulaciones, que intervinieron
para su contrato, el que viniese su hermano Cris-
t6bal Guerra por capitan de la embarcacion, que
habian de despachar a su descubrimiento; y he-
cha la prevention necesaria, con la brevedad. y di- -
lijencia que pudieron,-se hicieron a la vela pocos
dias despues que Ojeda sali6 del puerto de San
Lucar, y gobernando al mismo rumbo, llegaron en
su seguimiento a la tierra de Pavia,,y Maracapa-
na, donde sin reparar en la prohibicion que tenian
para no tocar en lo descubierto por el Almirante,
cortaron algun palo de brasil para principio de su
carga. y volviendo a navegar hAcia el Poniente,
pasando por las islas de la Margarita, y de Cuba-
gua: rescataron de los indios en cambio de algu-
na bujerias de Castilla, considerable cantidad de





10

perlas, que fueron las primeras que tribute a nues-
tra Espaia este Occidente.
Gozoso Guerra y sus compaieros con las apro-
vechamientos, que en tan felices principios les
iba ofreciendo la fortune, prosiguieron su navega-
cion pasando el Ancon de Refriegas, punta de Ara-
ya, y golfo de Cariaco, hasta llegar al puerto de
Cumanagoto. donde los indios llevados de la nove-
dad de ver en sus tierras jente extraila. sin recelo
alguno de los forasteros, luego que descubrieron
la embarcacion se fueron A bordo en sus piraguas.
Ilevando muchas perlas, y chagualas de oro en los
cuellos, brazaletes y orejeras que con liberalidad
feriaron a los huespedes por cascabeles, cuchillos.
y chaquiras, dejandolos mas animosos para llevar.
adelante el logro de las conveniencias, que se
proponian en las muestras de la opulencia que en-
contraban.
Con estos buanos deseos, y mas vivas esperan-
zas, salieron de Cumanagoto, y montado el Cabo
de Codera, cuasi por los mismos pasos que habia
lievado Ojeda llegaron al paraje, donde despues
se fund la ciudad de.Coro, y rescatando algun
-oro de los naturales, -pasaron mas abajo a la pro-
vincia de Coriana, cuyas playas hallaron pobladas
de multitude de bArbaros, que con repetidas sefias,
y demostraciones de amistad, instaban a los fo-
rasteros A que saltasen en tierra a rescatar algu-
nas joyas de oro. que para obligarlos les mostra-
ban; y como aun A menor sefiuelo se diera por
entendida la codicia, tomaron una resolution, que
nunca se podra library de la nota de temeraria.
pues siendo solos treinta y tres hombres los que
iban en el navio, saltaron en tierra, entregandose








A la no experimentada fe de aquellos bArbaros;
pero los indios, haciendo estimacion de la confian-
za, los recibieron con agasajos de una inteicion
,sin malicia, y les feriaron, con galanteria, cuantas
perlas, y chagualas de oro tenian para el luci-
miento de su adorno; A que agradecidos nuestros
espaiioles, correspondieron liberals con cuchillos,
alfileres, y otras nifierias de Europa, en que suplia
la novedad, lo que faltaba al valor; y conociendo
la cAndida sinceridad de aquella jente, por to-
mar algun refresco en las penalidades del viaje,
se estuvieron de asiento veinte dias gozando de
la abundancia de conejos, y benados, que produce
aquel pais; y segun el agasajo que recibian de los
indios, se hubieran detenido por nmas tiempo. si
el ansia de dar fin A aquel descubrimiento no les
hubiera dado priesa A navegar, como lo hicieron,
prosiguiendo por la costa abajo hacia el Ponien-
te, hasta que A pocos dias descubrieron unas pla-
yas, habitadas de mas de dos mil ihdios, que
armados de arcos, y flechas, manifestaban. en su
modo. el poco deseo, que tenian de admitir en sus
tierras jente extrafia.
Estos, segun el paraje, fueron sin duda al-
guna los Cocinas, jente cruel, bArbara, y traidora,
que hasta el dia de huy se mantiene con su fiereza
incontrastable ocupando la costa. que corre
desde Maracaibo al rio de la Hacha; y como nues-
tros navegantes no eran armas, ni pendencias la
mercancia que buscaban ni estaban acostumbrados
a tales recibimientos; haliandose con portion con-
siderable de oro, y mas de ciento y cincuenta mar-
cos de perlas, y algunas tan grades como ave-
Ilanas, muy orientales, y hermosas; sin ponerse A








mas peligros, acordaron volver a la costa arriba,
por el mismo camino que habian hecho, hasta dar
fondo en Araya, donde dejaron descubierta aque-
lla celebra salina, que tan apetecida ha sido de
las naciones del Norte, y en cuya defense ha con-
sumido inutilmente tantos tesoros nuestra Espana;
y tomando la derrota para Europa, a los dos me-
ses de navegacion, el dia seis de Febrero del afio
de mil y quinientos, dieron fondo en uno de los
puertos de Galicia, dejando Ilenas sus costas de
admiracion, y riquezas.

CAPITULO m.
ENVIA LA AUDIENCIA DE Sto. DOMINGO
al Factor Juan de Ampues d la provincia de
Coriana: asienta amistad con su cacique, y
dd principio a la fundacion de Coro.

Las noticias que la jente del navio de Crist6bal
Guerra esparci6 por toda Espania de las grande-
zas que encerraba en si esta tierra firme, acredi-
tadas con la riqueza. que habian Ilevado consigo,
hicieron tal conmocion, principalmente en las cos-
tas de Andalucia, que muchos mercaderes, que-
riendo entrar A la parte de tan ficiles ganancias,
armando diferentes embarcaciones, fueron conri-
nuando el trato de esta navegaci6n, gozando de su
comercio intereses muy crecidos; y asi por este
motivo, que se fue aumentando con el tiempo, co-
mo por haber despues el Emperador Carlos Quin-
to dado permiso, para que se hiciesen esclavos los
indios, que resistiesen las conquistas espaiolas;








fueron tantos los comerciantes que ocurrieron de
la isla Espafiola, y otras parties A today la costa,
que corre desde Paria hasta Coriana, tomando
por granjeria hacer esclavos los indios, sin repa-
rar en que concurriesen, 6 no las circunstancias,
que por ent6nces hicieron licita, permission tan
perniciosa. que se vio obligada la audiencia de
Sto. Domingo A procurar el remedio de los incon-
venientes, que se experimentaban en semejante
des6rden; para lo cual determine enviar al capitan
Juan de Ampues, persona de suposicion, autori-
dad, y talent, que era factor de la real hacienda
en aquella ciudad, para que asistiendo personal-
mente en Coriana, con amplios despachos, y pro-
visiones que se le dieron, embarazase, asi las
vejaciones. y malos tratamientos, que ejecutaban
los mercaderes en los miserables indios, como la
extraccion tan continuada, que se hacia de ellos
para reducirlos A la civil muerte de una esclavitud
perpetua.
Acept6 gustoso Ampues la comision, discu-
rriendo con la viveza del jenio que le asistia, que
hallAndose present con el character de juez en
una tierra tan pingiie, precisamente habian de ser
sus conveniencias muy crecidas; y aprestando
con brevedad un navio, acompafiado de Virjilio
Garcia, Esteban Mateos, y otros cincuenta y ocho
hombres, que llev6 consigo, atraves6 a la costa de
Coriana por el afio de mil quinientos y veinte y
siete, (a) donde teniendo noticia, luego que lleg6,
de que el cacique Manaure, poderoso en riquezas,


(a) Ao de 1527.









y vasallos, era sehor de toda aquella provincia,
habitada de la nacion Caiquetia. y a quien rendian
vasallaje algunas circunvecinas; solicit su amis-
tad. v\aliendose. para conseguirla. de cuantos me-
dios pudo dictarle su sagacidad prudent. sin
escusar los regalos. obsequios. ni sumisione., has-
ta que rendido el barbaro de las cortesania, de
Ampues, se determine 6 venir a su alojamiento
a visitarlo, haciendo demostracion de su powder.
y grandeza en el sequito, y obstentacion con que
dispuso su visit. pues Ilego acompanado de cien
indios nobles. que costosamente aderezado- con
penachos de vistosas plumas. brazaletes de perla,.
y orejeras de oro, cercaban una hamaca. tejida de
curiosas iabores. en que \enia tcargado en hornbros
de caciquesi el Manaure. correspondiendo el ador-
no de su persona a su gra\edad y a su riqueza.
Alegre Ampues a \ver lograda la intencion, que
siempre tuvo de estrechar amistad con el-cacique.
para por este medio dar mejor expediente a -us
intentmos, lo -alio a recibir a la puerta de la caa
en qiiu a.istia, usando de todas aquellas urbani-
cldades. que tienen introducidas laas leyes del cuin-
plimiento; y correspoindiendo el barbaro a -.u
usanza. se mostro tan liberal. cnmo cortesa no.
pues regalo a Ampues con dilerentes plezas de
cro., martas. v otras alhaias, cuyo imported (en la
comun e.(timacio.nI Ilego al valor de once mil pe-
s,.;. remultanido de -u galanteria el quedar ajuta-
da entire los do- perpetual alianza. prestando \asa-
llaje a nuestro Rey today la nation Caiquetia. que
ob.serv6 despues con tal leattad. que aunque los
de.afueros de nuestro-s soldados. en diferentes
ocasiones. dieron motive a que pudiesen. con ra-








zon, falsear las coyundas de la obediencia. jamas
faltaron los indios por su parte al cumplimiento
de la fe que prometieron: causa. para que en sa-
ti.facion de su lealtad continuada siempre hayan
sido libres de tributes. y demoras. gozando su li-
bertad sin pension que los moleste.
Bien conocio Ampues. por la opulencia del ca-
cique. la riqueza de la tierra, y las conveniencias.
que podrian resultar A ia corona de poblarla, to-
mando en ella los espafoles mas de asiento sus
asis-tencia: y asi determinando a ejecutarlo.
(aunque se hallaba sin orden. ni tacultad para ello)
huscando el sitio que le parecio mas aproposito,
el dia de Sta. Ana del mismo ano de quinientos v
veinte y siete, fundo una ciudad. iai a quien por
esta circunstancia, y ser en la provincia de Coria-
na, intitul6 Sta. Ana de Coro, aunque por enton-
ces, ni le sefal6 rejimiento. ni le nombro justicia
para su gobierno. dejandola debajo de la jurisdic-
ci6n que el ejercia, mediante los poderes, que
le habia dado la Audiencia para aquel distrito.
Esta esta ciudad en diez grades de altura
septentrional, en un temperament calido. y en
extremo seco. distance de la marina media legua,
su terreno arenoso, y falto de aguas, su comarca
abundant. y regalada; criase en ella much ga-
nado vacuno, y cabrio. y considerable porcion de
buenas mulas; tiene abundantes salinas. y por el
much trato que mantiene con Cartajena. Sto.
Domingo, Caracas.. y otras parties, trasportando a
ellas gran cantidad de quesos. mulas, y cordoba-


(a) Ciudad de Coro.








nes, es lugar rico, aunque su vecindad es corta,
su iglesia fue cathedral desde el aio de quinientos
y treinta y dos, la eriji6 el senior D. Rodrigo de las
Bastidas. su primer obispo. hasta el aio de seis-
cientos y treinta y seis, en que por recelo de las
invasiones enemigas, la traslad6 a la ciudad de
Santiago el senor obispo Don Juan Lopez Aburto
de la Mata; sirvese hoy por dos curas Rectores, y
un sacristan mayor, y el lugar mantiene un con-
vento corto de la Orden de S. Francisco. y una
hermita, dedicada a S. Nicolas Obispo.


CAPITULO IV.
CAPITULAN LOS BELZARES LA CONQUIS-
ta, y poblacion de esta provincial, y viene por pri-
mer gobernador Ambrosio Alfinjer.

Asistian por aquel tiempo en la c6rte de nuestro
Emperador Carlos Quinto, Henrique de Alfinjer, y
Jer6nimo Sailler, ajentes y factors de los Belzares,
caballeros alemanes, A quienes llamaban en la
Europa los de la famosa compafnia, por una muy
c6lebre que tenian hecha con diferentes mercade-
res, traficando caudales muy crecidos en todos
los puertos. y contrataciones del mundo; y sa-
biendo las utilidades tan considerable. que pro-
ducia el trato, y comercio de Coriana, y toda su
costa, les pareci6 seria de conveniencia a los in-
tereses de su comp.fifa el tomarla por su cuenta,
para desfrutarla scios. pidiendosela al Emperador
en arrendamierto, y aunque por part de Juan









de Ampues (quien solicitaba el gobierno en pro-
piedad para Ilevar adelante la poblacion, y con-
quista, que tenia empezada) se les hizo notable
contradiction; como quiera que el Emperador se
hallaba beneficiado de los Belzares, por las canti-
dades de dinero, que en diferentes ocasiones le
habian prestado para sus expediciones militares,
fueles facil conseguir su pretencion, con algunas
condiciones, que capitularon con el Cesar, siendo
las principles. que dentro de dos ahos se habia
de obligar la compafiia a fundar dos ciudades, y
edificar tres fortalezas en el distrito de la gober-
nacion, que se les concedi6 que fue desde el Cabo
de la Vela, corriendo al Leste, hasta Maracapana.
que son mas de trescientas leguas de lonjitud,
con el fondo, que les pareciese convenient para el
Sur, en que por ent6nces no se les sefialaron li-
mites, para lo cual habia de armar la compafiia
cuatro navios, y conducir en ellos trescientos
hombres espafioles, y cincuenta alemanes, maes-
tros de mineraje, que a su costa habian de repar-
tirse por todas las Indias, para el mejor conoci-
miento, y beneficio de los metales; y en recompensa
les hizo merced el Emperador del titulo de Ade-
lantado para la persona qu6 nominasen los Bel-
zares, y les concedi6 el cuatro por ciento de todos
los provechos, que en la conquista tocasen de sus
quintos a la real corona, y doce leguas en cuadro,
en la parte que escojiesen de las tierras que con-
quistasen, para disponer de ellas i su arbitrio,
con facultad para poder hacer esclavos los indios,
que reusasen rendir la cerviz al yugo de la obe-
diencia; guardando en esto la limitacion preveni-
da en las instrucciones dispuestas sobre material









tan grave, y con intervencion del padre fray An-
tonio Montesinos. religioso del 6rden de Sto.
Domingo. a quien nombro el Emperador. para que
con el titulo de protector de los indios. pasase a
esta provincia, adjudicandole los frutos decima-
les. para que a su voluntad los distribuyese en
usos pios, en el interin que se daba otra disposi-
cion mab convenient.
Al tiempo que se ajustaron esta capitula-
ciones. que fue el afo de quinientos y veinte y
ocho (a), habia el Emperador hecho merced del
gobierno de Sta. Marta (que estaba vaco por
muerte de Rodrigo de las Bastidasi ,Garcia de
Lerma, su gentil-hombre de boca, caballero muy
ilustre, natural de la ciudad de Birgos: y hallan-
dose este en la corte, tuvieron occasion los Bel-
zares de convenirse con 61. para que e co cunfi-
nantes en sus conquistas, se auxiliasen unqs a
otros siemper que la necesidad oI pidiese, en cu-
ya conformidad fuese por capitan de sus tres
navios' alemanes y hallando paciTica la ciudad
de Sta. Marta de las alteraciones, que se habian
orijinado por las alevosas heridas que di6 i su
antecesor Bastidas. su Teniente Jeneral Villa-Fuer-
te, pasase en persona (si fuese necesario) a soco-
rrerlos a Coro.
Confirmados estos capitulos por el Cesar
nombraron los Belzares por Gobernador de sus
conquistas a Ambrosio de Alfinjer, y por su Te-
niente Jeneral a Bartolome Sailler. ambos ale-
manes de nacion, y dispuestas todas las cosas


(a) Afo de 1528.








necesarias, el mismo afio de veinte v ocho se die-
ron a la vela, bien proveidos de caballos, armas,
\ municiones, travendo consigo cuatrocientos es-
pafoles. y entire ellos muchos hidalgos. y hombres
nobles. como fueron Juan de Villegas. natural
de Segovia. Projenitor ilustre de los V'illegas de
Caracas. varon a toda, luces grande. a quien
debe esta provincia st conservation, y aumento,
y quien nos dara bastante material para la narra-
cion de nuestra historia; el capitan Sancho Bri-
zeno, de quien descienden lo- caballeros Brizefios.
Bastidas, \'erdugos. y Rosales de la ciudad de
Trujillo; Juan Cuaresma de Melo. que habiendo:
side muchos aieos maordomo de los duques de
Medina Sidonia, pas. en esta oca-ion A esta pro-
vincia. casado con Francica de Samaniego. a
quien hizo el Emperador merced de un rejiimlento
perpetuo en la primera ciudad que se poblase:
son herederos de los meritss, y _ervicios de este
caballero los Guevaras de e'ta ciudad de Santiago.
por haher casado con dona Luisa de Samaniego.
su nieta, el capital Juan de Guevara, subrino del
licenciado Inigo de Guevara, del habito de San-
tiago. Oidor de Sto. Domingo. en cuya compania
paso de Espaia a estas parties; el Contador Diego
Ruiz Vellejo. Gonzalo de los Rios. Martin de Ar-
teaga. Juan de Frias, Luis de Leon. Joaquin Ruiz.
Antonio Col, Francisco Ortiz, Juan Villa-real. Je-
ronimo de la Penfa. Bartolome Garcia,'Pedro de
San Martin Factor de la real hacienda. el Licen-
ciado Hernan-Perez de la Muela, Alonso de
Campos. y otros.
Con prosper viaje Ileg6 Ambrosio de Alfin-
jer A Coro. y presentando los despachos que traia.








vistos por Juan de Ampues, obedeci6 lo que el
Emperador mandaba, y en cumplimiento de las
reales provisions, le entreg6 luego el gobierno,
aunque con el sinsabor, y disgust de ver conver-
tirse en ajenas conveniencias el fruto que espera-
ba gozar de sus propias fatigas; desconsuelo con
que vivid today su vida retirado en la isla de Santo
Domingo, sin que fuese bastante a templar su
sentimiento el sefiorio de la isla de Curazas, de
que le hizo merced el Emperador, procurando
aplacar con esta honra, los escozores, que le cau-
s6 su queja.

CAPITULO V.
PERFECCIONA ALFINJER LA FUNDACION
de Coro, y sale con su jente al descubrimiento de
la laguna de Maracaibo.

Tomada por Alfinjer la posesion de su gobierno,
aunque su animo, y el de los demas alemanes que
le sucedieron, nunca fue de tender al aumento
ni conservation de la provincia, sino desfrutarla,
logrando el tiempo de aprovecharse, mientras du-
rase la occasion (como lo manifestaron sus obras;)
sin embargo, hallando fundada la ciudad de Coro
por Juan de Ampues, quiso darle la perfeccioh
que le faltaba, instituyendo en ella aquellos ofi-
cios, de que necesita una republican, asi para su
lustre, como para la ordinaria administration de
su justicia; y como el Emperador habia hecho
merced a Juan Cuaresma de Melo de un rejimiento
perpetuo en la primera ciudad que se poblase, ha-









biendo Ilegado el caso. le di6 posesion del ejerci-
cio, y nombr6 por compaferos A Gonzalo de los
Rios, Martin de Arteaga, y Virjilio Garcia, que
juntos en cabildo elijieron por primeros alcaldes
A Sancho Brizefio, y Esteban Mateos. natural de
Moguer; en cuyas disp6siciones, y otras que le
parecieron convenientes para dar forma a la ma-
nutencion de aquella nueva plant, gasfo el tiem-
po que restaba del a fo de veinte y ocho; y entrado
el de veinte y nueve, (a) como se hallase con aque-
llos ardientes deseos i que IP incitaba la codicia
de'procurar cuanto antes idquirir riquezas. sin
reparar en que fuesen. 6 no justos los medios pa-
ra poder conseguirlas; consult con las personas
que tenian mas experiencia la parte que le podria
ser mas provechosa para encaminar A ella sus
conquistas: y habiendole informado ser la laguna
de Maracaibo la que por ent6nces se reconocia
mas pingiie, pues cuando no hallase otro pillaje.
siendo la mas poblaba, podria conseguir much
interest, haciendo esclavos los indios que cojiese:
se determine a ejecutarlo, sin advertir en las ma-
las consecuencias de tan inicuo consejo, ni en
las results de tan injusto arbitrio, A este fin
mandq poner por obra la fabrica de algunos ber-
gantines, para poder navegar por la laguna, y
fenecidos con brevedad. (dejahdo en Coro a su
Teniente Bartolome Sailler) despach6 en ellos por
mar alguna de su jente, para que entrando por la
Barra le esperasen en la laguna, mientras el, con
el rest que le seguia, se encaminaba por tierra,


(a): Ao de 1529.







atravesando las cuarenta leguas que hay de dis-
tancia hasta llegar A sus orillas.
Al poniente de la ciudad de Coro. y cuarenta
leguas de ella, form la naturaleza un hermoso
golfo de agua dulce, Ilamado comunmente. laigna
de Maracaibo. por el nombre de un Casique que
hallaron en ella los primeros e pafioles que la des-
cubrieron; tiene su lonjitud de Sur a Norte, co-
rriendo cincuenta leguas desde el rio de Pamplona,
hasta la Barra, por donde desagua al Mar; de la-
titud. por la parte que ma- ensancha sus aguas,
tiene treinta. y en su circunferencia mas de
ochenta; f6rmase la monstruosa corpulencia de,
este lago del caudal de muchos rios, que para
enriquecerla con.sus aguas. consumen en ella sus
corrientes; los principals son. el de Pamplona,
por otro nombre el Zulia, el Chama, cuyo orijen
es de las nieves derretidas en las sierras de M6-
rida, el S. Pedro, el caudaloso Motata n, que forma
sus principios en el 'prarmo de. Serrada; por la
vanda del Poniente le tributan sus corrientes.un
poderoso rio, que baja de las sierras de Ocafia; el
Catatumbo, que le entra por tres bocas; el de
Arinas, c6lebre por sus ocultas riquezas; el To-
rondoy, por la excelencia saludable de sus aguas:
el Sucui, que desciende de las cordilleras, que
caen A espaldas del rio de la Hacha; el del Has-
tillero. memorable por la abundancia de sus ricas'
maderas; y otros muchos, que despreciados por
pequeios, pasan por la suerte de desgraciados.
pues como corren A vista de poderosos, ni hay
quien les sepa el nombre, ni'quien les busque ori-
jen.









Navegan de ordinario por este golfo de aguas
dulces muchas balandras, fragatas, barcos, y otras
embarcaciones pequenas. y pudieran surcarlo ga-
leones de alto bordo. segun es de fondeable, si lo
permitiera la barra de su entrada; pero es esta
tan baja por los bancos de arena, que forma la
resaca, que solo da capacidad para el paso de
medianos buques, que son los que concurren al
much trato que mantiene aquel puerto.
Cuando los espaiioles descubrieron la primer
vez esta laguna. hallaron grande poblaciones de
indios formadas dentro del agua por todas sus
orillas: y de aqui tomaron motive para Ilamarla
Venezuela por la similitud que tenia su plant con
la ciudad de Venecia: nombre que se extendi6
despues a toda la provincial. aunque al present
solo han quedado cuatro pueblos, que mantienen
]a memorial de lo que di6 fundamento a la causa
de su orijen, y esos de tan corta vecindad. que el
de Moporo (que es el mayor de todos) me parece
que tendria treinta casas el apio de seiscientos y
ochenta y seis, que estuve en 6l; experimentase
en estos pueblos un raro efecto, y singular trans-
mutacion que obra la naturaleza, pues todos los
maderos sobre que fabrican las casas. como sean
de una especie que llaman vera, que es muy s6li-
da, y fuerte toda aquella parte que coji6 dentro
del agua de la laguna, pasando algunos anos. se
convierte en piedra, quedando lo demas en su ser
primitive de madera, manteniendose unidas en
un cuerpo dos tan distintas materials.
Llegado Ambrosio de Alfinjer ,a las orillas
de esta laguna, hall sus bergantines esper6ndo-








le, y embarcindose en ellos pas6 toda su jente A
la otra vanda, donde en el sitio que le pareci6 mas
convenient arm6 una rancheria, fabricando al-
gurras casas acomodadas para dejar las nmujeres
y nifos que Ilevaba con la escolta de soldados ne-
cesaria para afianzar en ella su resguardo, mien-
tras con los bergantines di6 la vuelta descubrien-
'do, y talando cuanto encerraba la laguna en su.
contorno, sin hacer asiento en parte alguna, de
cuyo errado dictAmen (seguido tambien despues
de los demas aletnanes, que le sucedieron en el
gobierno) result su perdicion, y la ruina total de
esta provincia; pues conociendo sus soldados que
no Ilevaban intencion de poblar en nada de lo que
conquistasen, y que ,asi no tenian que esperar
,por fruto de sus trabajos, ni los repartimientos
de encomiendas para la conveniencia, ni las pose-
siones de tierras para el descanso, pues solo
habian de tener de utilidad lo que cojiesen de en-
cuentro; sin que los detuviese la piedad, ni los
atajase la compassion, como furias desatadas, ta-
laron, y destruyeron amenisimas provincias, y
deleitosos paises, malogrando los provechos que
pudieran haber afianzado en la posesion de su
fertilidad, para si, y sus descendientes, si como
les aconsejaban los mas practices y prudentes hu-
bieran ido poblando en lo que iban descubriendo;.
pero como los alemanes, considerindose -extran-
jeros, siempre se recelaron de que el dominion de
la provincia no les podia durar por much tiem-
po, mas atendieron a los intereses presents, aun-
que fuese destruyendo, que A las conveniencias
futures, conservando.








CAPITULO VI.

ENVIA ALFINJER A BUSCAR JENTE DE
socorro d Coro: atraviesa la sierra del Valle de
Upar, y llega hasta la provincia
de Tamalameque.

Habiendo gastado Ambrosio de Alfinjer cerca de
un afio en revolver, y trasegar todos los rios, an-
cones, y esteros de la laguna, sin que fuesen bas-
tantes A llenar los huecos de su codicia las con-
siderables porciones de oro, que habia adquirido, ni
la cantidad de indios que habia aprisionado; di6
la vuelta & su rancheria con Animo de intentar
nuevos descubrimientos, entrando la tierra aden-
tro hicia el Poniente, y ver lo que le adaptaba a
la mano.de su fortune; pero hallAbase falto de
jente para ejecutar e'sta jornada, asi por la que
le habian consumido las enfermedades, orijinadas
del mal temperament, y humedades de la lagu-
na, como por los muchos soldados. que descon-
tentos se habian retirado a Coro fujitivos, no
pudiendo tolerar el Aspero natural de Alfinjer, ni
el modo tap extraiio que tenia de gobernar, cas-
tigando poi leaves causes con azotes, horcas, y
afrentas A muchos hombres de bien por mano de
un Francisco del Castillo, que era su maestre de
campo, hombre cruel, y de malvada intencion.
Para, remediar el inconvenient de esta fal-
ta que padecia, despach6 a Coro todos los indios
prisioneros para que se vendiesen por esclavos A
los muchos mercaderes que alli asistian,,enrique-







cidos con las viles ganancias de este trato, con
cuyo product, y algun oro que remiti6 para el
effect, le llevaron de socorro algunos infants.
y caballos, armas, y demas pertrechos de que ne-
cesitaba; de suerte, que compuesto ya su campo
de ciento y ochenta hombres utiles para la gue-
rra, (dejando en la rancheria los enfermos A car-
go del capitan Vanegas, natural de la ciudad de
C6rdova, a quien nombr6 por su Teniente) salio
de alli el afi de mil quinientos y treinta. (a) y
caminando al Poniente, despues de haber andado
aquellas veinte leguas, que hay de tierra liana
hasta llegar a la cordillera, atraves6 las serranias
que llaman de los Itotos, y sali6 al Valle de Upar,
donde sin hacer reparo que se hallaba ya fuera
de los limits de su gobernacion, por pertenecer
aquel distrito A la jurisdicci6n de Sta. Marta.
lo corrio todo, talando, robando, y destruyendo
A sus miserables habitadores, y sin que la hermo-
sura de tan alegre pais fuese bastante A templar
la zafia de su cruel pecho, convirti6 en cenizas
todas las poblaciones, ysembrados, vali6ndose
a un hmismo tiempo de las voracidades del fuego.
y de los ificendios de su c6lera, con extreme
tan atroz, que en mas de treinta leguas de tie-
rra, que en 61 hall pobladas, no encontr6 des-
pues el Capitan Cardoso casa en pie en la entrada
que hizo el afno siguiente, de 6rden del Doctor
Infante, que por muerte de Garcia de Lerma go-
bernaba i Sta. Marta.
Asolado, y destruido el Valle de Upar, si-
guiendo las corrientes del rio Cesar6, lleg6 Alfin-


(a) Afiovde 1630.








jer A las provincias de los Pocabuces, y Alcojo-
lados, cojiendo de camino buen pillaje en porciones
de oro del much que tenian estas naciones, y
otras que encontr6, hasta dar con la laguna de
Tamalameque, que laman de Zapatosa, que aun-
que poblada en su circuit de innumerables pue-
blos, los hall todos desiertos, por que habiendo-
se anticipado la noticia de las crueldades que
habia obrado en el Valle de Upar, no quisieron sus
moradores exponerse al riesgo de experimentar-
las, y tomando por asilo, para evitar el riesgo que
les amenazaba, las islas de la laguna, se habian
refujiado en ellas, recojiendo todas las canoas.
para que los espafioles no tuviesen en que pasar
A buscarlos en las parties que se juzgaban segu-
ros; pero como los nuestros desde la tierra-fir-
me alcanzasen a ver (por no estar muy distant)
que los indios, fiados en la dificultad de estar de
por medio la laguna, andaban en cuadrillas, sin
recato alguno, por las playas de las islas vecinas,
adornados de chagualas. y orejeras de oro; inci-
tados de la presa que apetecia su desmedida co-
dicia, hallAndose sin embarcaciones en que pasar
a lograrla. Juan de Villegas, Virjilio Garcia, Alon-
so de CAmpos, Hernan-Perez de la Muela, y otros
veinte y seis, se arrojaron a la laguna, montados
en sus caballos, que gobernados del freno, y ani-
mados del batir del azicate, atravesaron, nadando
hasta llegar A las islas; de cuya resolution ino-
pinada, atemorizados los bArbaros, sin que les
quedase aliento para levantar las armas, ni para
calar las flechas, unos fueron destrozo miserable
de las lanzas, y otros fatal extrago de su misma
confusion, pues atropellAndose unos a otros por








ocurrir a las canoas para escapar presurosos, ane-
gAndose en las ondas encontraban con la muerte,
donde buscaban la vida.
Desbaratados los indios de esta suerte, tu-
vieron lugar los espafioles para lograr el fruto de
su temeridad arrojada, aprovechAndose del des-
pojo, que fu6 considerable, por las muchas piezas
de oro que cojieron; y lo que mas les import por
ent6nces, fue haber quedado prisionero el Caci-
que principal de la laguna, llamado Tamalame-
que, (de quien tom6 nombre la provincia) pues
recelosos los indios de que pudiese peligrar la
vida de su Principe, no solo no intentaron algun
movimiento de armas para poder libertarlo pero
vali6ndose de la sumision, y rendimiento, consi-
guieron su rescate A precio de oro; y conociendo
'Alfinjer, por las muestras, el jugo, y substancia
del pais en que se hallaba, aunque algunos de sus
capitanes fueron de opinion, que pasasen ade-
lante en sus conquistas no quiso desamparar la
provincia que gozaba, hasta desfrutarla toda,
trasegandola por diversas parties con diferentes
escuadras, en que gast6 cerca de un afio, con
aprovechamiento conocido de mas de cien mil
castellanos de oro fino, sin lo que ocultaron Ips
soldados, que fu6 cuasi otro tanto.







CAPITULO VII.

DESPACHA ALFINJER AL CAPITAL
Bascona con veinte y cinco hombres d buscar jente
a Coro, y mueren todos de hambre en el camino.

HallAndose Alfinjer tan crecido de caudal, como
falto de jente, por la much que habia perdido en
su jornada, determine enviar al Capitan Ifiigo de
Bascona (natural de la villa de Ar6valo, hombre
de experimentado valor) A la ciudad de Coro con
veinte y cinco soldados que le acompafiasen, y
sesenta mil pesos del oro que habia adquirido,
para que manifestando las muestras del logro de
sus conquistas, .se animasen a venirle A seguir en
la prosecution de sus empress, y con este moti-
vo solicitase traerle cuanto antes la mas jente
que pudiese, y los pertrechos de que necesitaba,
dandole por orden, que si de vuelta no le hallase
en Tamalameque, (donde procuraria esperarle) le
siguiese por el .rastro que iria dejando en sus
marchas.
Con esta disposicion, y 'algunos indios que
llevaban cargado el oro, se despidi6 Bascona, to-
mando la derrota para Coro; pero guiado de la








estrella de su mal destino, no quiso gobernarse
por el rumbo que habian llevado A la ida, discu-
rriendo, que estando, como estaba, el paraje en
que se hallaban mas metido hacia la tierra aden-
tro de la parte donde le demoraba la laguna de
Maracaibo, podria con mas facilidad, y en breve
tiempo (siguiendo la serrania sobre la mano iz-
quierda) Ilegar a Coro, dejando. A un lado la la-
guna, sin necesitar de ver sus aguas para lograr
su viaje; pero apenas se engolfo en la serrania,
perdiendo el tino en la demarcacion que habia
formado, torcid el camino sobre la mano derecha,
meti6ndose por unas montafias Ilenas de anega-
dizos, y pantanos, tan ajenas de que las huviese
pisado humana huella, que luego conocio la per-
dicion en que lo habia empeiiado su desdicha,
pues consumidos los bastimentos que llevaba, em-
pez6 a experimental los aprietos de su falta, sin
poderla remediar en aquellos despoblados, ni ha-
llar otro recurso en sui trabajo. que entretener la
necesidad con la esperanza de encontrar nma. ade-
lante algun socorro; pero viendo despues que--
cada dia se aumentaba mas la afliccion, y se im-
posibilitaba el remedio, hallandose 61, y sus com-
pahieros con la falta del sustehto, tan debilitado,.
flacos, y rendidos, que aun les faltaba vigor para
mantener sus propios cuerpos, determinaron ali-
viarse de.la carga, dejando el oro enterrado al pie
de una hermosa ceiba, con marcas, y sefiales en
el sitio, por si acaso tuviese alguno de ellos la
fortune de salir de aquel laberinto con la vida,
volver a buscar el corazon, que dejaban alli con
el tesoro.







Libres con esta dilijencia del embarazo que
les causaba la carga, y muerta ya 6 los rigores de
la hambre, y teson de los trabajos la mayor parte
dB los indios que la ~onducian, prosiguieron ca-
minando aquellos miserables espaholes Con el
ansia de vencer lo dilatado de aquella inculta
montafia; pero como habia muchos dias, que solo
se sustentaban con cogollos de visao, era tal la
perturbacion que padecian con la debilidad de
las cabezas, que dando vueltas de una parte para
otra, no acertaban A salir de la cerrada confusion
de aquellos bosques; y como con la dilacion cre-
cia por instantes la necesidad, Ilegando ya 6 ter-
minos de perecer en los dltimos lances del aprieto,
ejecutaron (para conservar la vida) una crueldad
tan abominable, que nunca podr6 tener disculpa,
aun a vista del extreme peligro en que se halla-
ban, pues fueron matando uno por uno los pocos
indios que les habian quedado de servicio. y sin
despreciar los intestines. ni otra par e alguna de
sus cuerpos, se. los comieron todos. con tan poco
reparo, ni fastidio, que sucedi6 al matar el pos-
trer indio, estando haci6ndolo cuartos; arrojar el
miembro jenital, (a) (como cosa tan obcena y
asquerosa) y un soldado, llamado Francisco Mar-
tin (de quien hablaremos despues) lo coji6 con
gran presteza, y sin esperar A que lo sazonase el
fuego, se lo comi6 crudo, diciendo A los compa.
fieros: pues esto despreciais en occasion como
esta?
:Acabada la care de los indios, con que se
habian entretenido algunos dias, cada uno de


(a) Fra. Ped. Sim. not. 2. cap. V.








por si empez6 a recelarse de los demas compa-
feros; y no teniendose por seguros unos de otros,
de buena conformidad se dividieron todos, tiran-
do cada cual por su camino, A lo que dispusiese
de ellos la fbrtuna. y la tuvieron tan mala, que
entire aquellas asperezas, y montafias debieron de
perecer sin duda alguna, pues jamas se supo de
ellos, except cuatro, que por tener vigor, y tole-
rancia para sufrir con mas aguante los trabajos,
pudieron resistir A la conjuracion de tantos ma-
les, hasta acertar a salir juntos A las rivers del
rio Chama, (que baja de las sierras nevadas de
Merida) A cuya mArgen se sentaron con esperan-
za de tener algun alivio, que templase el conti-
nuado rigor de sus desgracias, por' las sefiales
que encontraron de ser habitable aquel pais, como
lo confirm breve la experiencia, pues a poco rato
de llegados vieron subir por el rio arriba una ca-
noa con cuatro indios, .que no les parecieron sino
angeles A aquellos derrotados peregrinos. que
puestos de rodillas explicaron por seas su aflic-
ciOn, pidiendo remedio a sus desdichas.
Tuvo lugar la piedad en el bruto corazon de
aquellos bArbaros, pues al ver aquellos forasteros
tan macilentos, flacos, y desfigurados, aunque
por ent6nces no se atrevieron a llegar adonde es-
taban, apretaron las manos a la boga, y navegan-
do rio arriba. dieron la vuelta con presteza, tra-
yendo cargada la canoa de maiz, yucas, batatas,
y ntras raices, para socorrerlos compasivos: quien
pensara, que semejante beneficio pudiera tener
por retorno una traicion! pero cuando en el caso
present la misma ingratitud se avergonzara de
no hacer ostentacion de agradecida. cupo en el








corazon de aquellos hombres la mas bArbara
crueldad, que pudiera ejecutar la estolidez de una
fiera pues apenas Ilegaron los indios A socorrerlos
piadosos cuando recibiendo el bastimento que
trajeron, pareci6ndoles era poco para saciar las
ganas que tenian. embistieron con ellos para ma-
tarlos, y comerselos; pero como por su much
flaqueza no pudieron sujetarlos, viendo que se les
escapaban de las manos, acojiendose al refujio
de su canoa para ponerse en salvo; por no perder
la occasion, y que se les fuesen todos, dejaron ir
A los tres, y pegando con el otro todos juntos, le
quitaron la vida, haci6ndolo luego cuartos, que
guardaron asados, satisfaciendo por ent6nces su
apetito con las asaduras, pies, y manos, que co-
mieron con tanto gusto, como si fuera de un car-
nero: execrable abominacion entire cristianos!
Cometida esta maldad. empezaron a recelar-
se, temerosos, no hubiesen dado aviso en algun
pueblo los indios de la canoa, y viniesen a buscar-
los para vengar el agravio, y muerte del compa-
nero; y asi, no atreviendose i quedar en aquel
sitio,los tres que se hallaban con mas aliento, y
vigor, cargando la parte que les habia tocado de
la came, y demas bastimentos, tiraron por el
rio arriba, meti6ndose en la montaia, donde. 6
A manos de la necesidad, 6 violencia de su mala
suerte, debieron de perecer, pues no parecieron
mas; el otro, que era aquel Francisco Martin, de
quien hicimos mencion en este mismo capitulo,
aflijido del dolor que le causaba una Ilaga en una
pierna, que no le dejaba andar, no pudiendo se-
guir a los demas compajieros, determine quedarse
solo, deseando ya la muerte por alivio, para aca.-









bar de una vez con tantas calamidades y congo-
jas como se habian conjurado A perseguirle la
vida; y hallando despues acaso en las marjenes
del rio un madero grueso, y seco, que debi6 de
arrojar alguna creciente A sus orillas, fijando toda
su esperanza en el leve socorro de aquel lefio, se
abraz6 con l6, y dej6 ir por el rio abajo. con tan
pr~opera fortune, que dentro de pocas horas en-
contr6 una poblacion, fundada en las rivers del
rio, de jente tan d6cil, y piadosa. que vi6ndolo ve-
nir de aquella suerte, lo sacaron de las ondas, y
Ilevaron por cosa extrafia, y singular A presenter
a su Cacique, que admirado de ver hombre con
barbas, y de distinto color, hizo particular apre-
cio del regalo, dAndole de estimacion lo que te-
nia de exquisite.
En este pueblo estuvo Francisco Martin A
los principios, aunque amparado del Cacique, pa-
deciendo los sustos, y peligros a que estA siempre
expuesto un extranjero; pero despues supo su
actividad darse tal mafia para granjear A los in-
*dios, que se hizo duefo absolute de la volunitad de
todos, porque imitando sus barbaras costumbres,
aprendi6 i comer el jayo; aplic6se A ser mohan,
y curandero: di6se A hechicerias, y A pactos. en
que sali6 tan aprovechado, que se aventajaba A
todos; resign6se A andar desnudo como los in-
dios; y finalmente, perdiendo la vergienza para
el mundo, y para Dios el temor, qued6 consumado
id6latra, adquiriendo tanta reputation con estas
habilidades, que le elijieron capitan, para las
guerras que tenian con sus 'Vecinas, en que logr6
tan felices sucesos, que agradecido el Cadique al
credito en que so hallaban sus armas con la di-








reccion de tal caudillo, le di6 por mtjer una hija
suva. y el absolute dominion sobre sus vasallos,
en cuya posesion lo dejaremos ahora. y lo halla-
remos despues.
CAPITULO VIII.

SA LE ALFINJER DE TAMALAMEQUE, Y
per-e-uido de trabajos llega al valle de China-
cota, donde lo matan los Indios.


Ignorante Alfinjer de las desgracian de Bat-cona,
le e.peraba de vuelta por instantes con el socorro,
que le habia de traer de Coro; pero viendo que
era ya mediado el afio de treinta y uno, (a) y no
Ilegaba. se determine A salir de Tamalameque en
prosecucion de sus conquistas, cojiendo el camino
por entre-la serrania, y la tierra llana, que corre
hasta las orillas del rio de Magdalena: experimen-
tando desde luego tales contratiempos. v trabajos.
por los mucho- anegadizos. cienegas, y esteros,
que inundan aquel terreno. y fueron tan continua-
das las enfermedades, y dolencias, por el mal
temperamanto, y humedades, que se vi6 obligado
al cabo de algunos dias 6 dejar aquel rumbo que
Ilevaba. y torcer h6cia la mano derecha, retir6n-
dose a buscar la serrania, para gozar mejores
ayres en el desahogo- de las tierras altas; pero
aunrque consigui6 librarse de los anegadizos, y
pantanos. no lo dejaron de perseguir los infortu-
nios, porque siendo muy asperas, y montuosas

ka) Ano 4e 1631.
.: .. j i .',-.- j








aquellas cordilleras, y grande ]a falta de basti-
mentos que tenia, a cada paso desfallecidos los
soldados con la continuacion de las fatigas: toma-
ban por partido quedarse arrimados a los troncos
de los Arboles, a ser pasto miserable de las fieras.
Pero Alfinjer, dando ejemplo con su incansa-
ble brio a los que le seguian fatigados, procur6
vencer con la constancia aquellas fragosidades, y
atropellando los inconvenientes que se le ponian
delante para embarazarle el viaje, vino a salir al
rio, que despues llamaron del Oro los conquista-
dores, que salieron con Quezada A descubrir el
nuevo Reyno; pero en parte tan despoblada, que
no hallando con que poder remediar la hambre que
padecian, creci6 la necesidad, y se aurnent6 el
desconsuelo, hasta que casualmente unos solda-
dos descubrieron una laguna, aunque pequefa en
la circunferencia, tan abundante de caracoles,
que fu6 bastante A darles que comer algunos
dias, que se mantuvieron A su abrigo, por hallar-
se tan postrados, que no podian pasar adelante
sin darle tiempo al descanso.
Entre tanto despach6 Alfinjer a Esteban
Martin con sesenta hombres, para que con la di-
ligencia que pudiesen procurasen por aquellos
contornos descubrir alguna poblacion donde re-
mediar con bastimentos la falta que padecian; y
;habiendo dado algunas vueltas por aquellas serra-
nias, sali6 i la provincia de Guan6 (cerca de
donde pobl6 despues Martin Galeano la ciudad
de Velezi donde, como en pais tan abundante,
y poblado, se provey6 con facilidad de las semillas
que quiso. y dentro de veinte dias di6 la vuelta al
alojamiento en que habia dejado a Alfinjer. que








sin atreverse a desamparar la laguna, se habia
estado manteniendo en aquel tiempo de los cara-
coles de sus plavas.
Alegres todos con la abundancia del socorro.
v mas con la noticia de ser aquella tierra tan po-
blada. levantaron el Real, pasando luego 6 rejis-
trarla, pero sin detenerse en ella mas tiempo. que
el que les fu6 necesario para hacer provision de
bastimentos; torcieron el camino para los para-
mos de Ceruita, malogrando (por no pasar mas
adelante) la fortuna de ser los primeros que go-
zasen la riqueza de las opulentas provincias del
nuevo Reyno. cuyos umbrales llegaron a pisar sin
conocerlos; pero parece que reservando la provi-
dencia divina la gloria de su descubrimiento para
Don Gonzalo Jimenez de Quezada. cego una y
otra vez a aquellos hombres, para que perdiesen.
por inadvertencia. la dicha que Ilegaron a tener
entire las manos, pues puestos ya en Ceruita, si
hubieran caminado al Sur diez leguas mas. se hu-
bieran enmendado el verro. restaurando la action.
que abandonaron primero; pero dejando el cami-
no que Ilevaban. tomaron la derrota para el Nore.
sin advertir. que siguiendo las jornadas de aquel
rumbo. iban a salir derechos a la laguna de Ma-
racaibo: en cuyo viaje fueron imponderables los
trabajos, asi por las penalidades del frio. que
padecian en los paramos. como por la oposicion
que hallaron en los indios de Ravicha, que con re-
petidas guasabaras (en que murieron algunos es-
pafioles) los molestaron de continue, sin permit:
tirles lugar para el reposo. hasta que vencidas
estas incomodidades, a fuerzas del sufrimianto,
hubieron de aportar al valle de Chinacota; cuyos








moradores, con la noticia anticipada de las
crueldades de Alfinjer, desamparon las casas an-
tes de verle la cara, teniendo por mas seguro re-
tirarse con sus families, buscando abrigo en los
montes, pero siempre con el Animo de lograr las
ocasiones, que les ofreciese el tiempo para vengar
sus agravios; y asi con esta intention. sin que los
espalioles los sintiesen, se emboscaron en todos
los arcabucos, que rodeaban el alojamiento, es-
perando coyuitura para ejecutar, A lance fijo, la
resolution que tenian premeditada.
Ignorante Alfinjer de la traicion prevenida,
y fiado mas qte debieran en el sosiego aparente
con que estaba todo el valle, se apart una tarde,
algo retirado dejl alojamiento, comunicando en
conversacion algunas cosas con Esteban Martin,
su grande amigo; y como los indios (observando
los movimientos de los nuestros) solo aguardaban
la occasion, apenas los vieron separados, cuando
saliendo de la emboscada les embistieron con tal
impetu,. y presteza, que cuando pusieron mano a
las espadas para defenders, ya estaba Allinjer
muy mal herido; pero sin perder el Animo, disi-
mulando la herida, hizo rostro valerosamente a la
multitud de barbaros que le acometia por todas
parties, vengando la alevosia de su muerte con
quitar la vida a muchos de sus contrarios, hasta
que socorrido de los demas espafoles, se retira-
ron los indios quedando Alfinjer tan desangrado.
y postrado de las heridas, que sin que aprovecha-
sen los remedies, muri6 dentro de tres dias, de-;
jando perpetuada la memorial de sus atrocidades
en los recuerdos que hasta hoy da de ellas su se-
pulcro ai seis 6 siete leguas de disrancia de la








ciudad de Pamplona. que despues pobl6 Pedro de
Lrsua, cuyo sitio, por haber sido donde la muer-
te puso termino a la bArbara crueldad de aquel
tirano, mantiene todavia el titulo de su nombre, -
siendo comunmente conocido por el valle de Miser
Ambrosio. aunque el Coronista Herrera, contra
la evidencia de una verdad tan clara, pone esta
muerte en Coro, por yerro conocido de las relacio-
nes que le dieron para former su historic.

CAPITULO IX.

GOBIERNA EL EJERCITO PEDRO DE SAN
Martin hasta llegar d Coro: gobierna la provincia
Juan Aleman. por muerte de. Alfinjer: sale Venegas
a buscar el dinero que enterrd Bascona, y
vuelve sin hallarlo.

Muerto Ambrosio de Alfinjer, como sea tan apre-
ciable en los hombres la dulzura del mandar, em-
pezaron a orijinarse, ei aquel pequeio ejercito
disturbios, y disenciones, sobre quien le habia de
suceder en el gobierno; y aunque los pretendien-
tes eran muchos, por voto de los mas principles
fue preferido A todos el Factor Pedro de San Mar-
tin; pero aunque las prendas de nobleza, pru-
dencia, y valor que le asistian lo hacian muy
digno para las honras del empleo, no fu6 tan acep-
to su nombramiento, que dejase de haber discor-
dias, y alborotos, que hubieran pasado A motines
declarados, si el capitan Juan de Villegas con su
autoridad, y aquella respectable veneracion, que
se habia granjeado en la estimacion de todos no








hubiera sacado la cara, y torado la mano a sose-
garlos; y asi, apagada la llama, antes que cobrase
fuerza el incendio, por la interposicion prudent
de Villegas, mand6 el nuevo Jeneral desalojar el
campo del Valle de Chinacota, (entrado ya el afio
de treinta y dos) (a) y atravesadas las montanfas,
que despues llamaron de Arevalo, salieron A las
campifias de Cucuta, que fertiles de pastes, y
abundantes de oregano, (aunque de temple enfer-
mo) son hoy muy adecuadas para criazon de mulas,
siendo las de este valle las de mayor estimacion
del nuevo Reyno.
Habi6ndose detenido muy pocos dias en
Cficuta, con bastantes contratiempos, hambres. y
penalidades, fueron prosiguiendo lo molesto de su
march, y de provincia en provincia vinieron a dar
en la que estaba Francisco Martin, tan converti-
do ya en indio, y bien hallado con sus groseras
costumbres, que ni auh sefias aparentes de espa-
hol le habian quedado; y teniendo noticia el Ca-
cique, su suegro, de que se acercaban los nues-
tros A su pueblo, junt6 el mayor numero de jente,
que pudo reclutar en sus vanderas, y se la entreg6i
al yerno, para que saliese A embarazarles la en-
trada en sus dominios, fiando las felicidades del
suceso en las repetidas experiencias, que tenia de
su valor.Bien conoci6 Francisco Martin, que los
forasteros que venian no podian ser otros, que los
espafioles del campo de Alfinjer, de cuya com-
pafiia el habia sido; y para quedar bien con el
suegro, sin faltar a la lealtad que debia guardar

(a) Afio de 1532.








con su nacion, sali6 con su jente A la campafia,
y dejAndola emboscada en las montaias vecinas,
cuando le pareci6 tiempo de que pudiesen los
espafioles estar cerca, con el motive de ir A reco-
nocer el campo del enemigo, se adelant6o solo i en-
contrarlos: iba Francisco Martin tan a la usanza
de los indios, que no se diferenciaba en nada de
ellos, desnudo en carnes, y el cuerpo todo envija-
do, coronada de penachos de plumas la cabeza,
terciada al hombro la aljava, y armado el arco
en la mano.
Acercose de esta suerte A los espafioles, que
con trabajo, y molestia iban marchando; y aun,
que se les puso por delante, no era ficil conocerlo
en aquel traje, ni pudieran persuadirse a que era
espafol como ellos, si al oirle referir sus infor-
tunios, y las lamentables desgracias de Bascona,
no fueran sefiales evidentes para caer en la cuen-
ta de quien era; abrazaronle todas con ternura,
haciendo demostracion el sentimiento al re-
cuerdo de la muerte infeliz. de los demas compa-
fieros; y habi6ndole vestido con lo que permiti6
la desnudez que ellos traian, para cubrir la total
indecencia en que se hallaba, caminaron juntos
hasta el lugar done habia dejado los indios
emboscados; y como la superioridad que Francis-
co Martin tenia adquirida sobre la simple condi-
cion de aquellos barbaros era tan absolute, que
observaban como preceptos inviolables los mas
leves antojos de su gusto, bast6 el que les dijese,
(hablAndoles en su lengua, que la sabia mejor
que ellos) que dejadas las armas, tuviesen A los
espafioles por amigos, pues los reconocia por sus
hermanos, para que saliendo de la emboscada sin






42

recelo, ofreciesen la paz con rendimiento al .Jene-
ral San-Martin, y con tantas demostraciones de
amistad, que en buena correspondencia se tueron
juntos al pueblo, donde acariciados del Cacique.
como hermanos de su yerno, se estuvieron de
asiento algunos dias, hasta que pareciendo tiem-
po al Jeneral para proseguir su viaje, levandose
consigo A Francisco Martin, y de los indios ami-
gos buenas guias, que los condujesen por trochas
limpias. y libres de anegadizos, (que era lo que
mas les molestaba) se pusieron en camino. v Ile-
garon con felicidad a Coro el mismo afio de trein-
ta y dos, habiendo consumido trees ailos en esta
initil jornada, sin que de ella se siguiese otro
provecho, que haber dejado asoladas, con inhu-
mana crueldad, cuantas provincias pisaron.
Sabida en Coro la muerte de Alfinjer. con la
Ilegada de su ej6rcito derrotado; fue recibido por:
Gobernador de la provincia un caballero Tudesco.
llamado .Juan Aleman. pariente muy cercano de
los Belzares, por hallarse con un titulo despacha-
do A prevention. para en caso de que faltase Al-
finjer; y habiendo sido dotado de una naturaleza
muy quieta, y de Animo muy pacifico. no tene-
mos que referir particular operation suya. pues
manteniendose en Coro el tiempo que duro en el
ejercicio, atendi6 mas a las conveniencias que
pudo lograr A pie quedo con quietud, que a los.,
intereses, que pudiera adquirir por medio de las
conquistas, buscAndolos con afan.
Dejamos en el capitulo sexto al Teniente Ve-
negas p6r cabo de los enfermos, y demas jente
que -dej6 Alfinjer en la rancheria de Maracaibo;
y habiendose mantenido con notable sufrimiento









los tres afios que duraron las desgracias de tan
infeliz jornada. cuando supo que desbaratado. y
consumido el ejercito habia ya salido A Coro, pas6
luego A la cludad, 6 A ver A los companero-. 6 A
tratar algunas cosas de su propia conveniencia;
y teniendo alli noticia de los sesenta mil pesos
en oro, que habia enterrado Bascona en su viaje
desdichado, se determine a ir en persona A bus-
carlos, para cuva dilijencia unrit6 hasta sesenta
companeros. que se dedicar n A seguirle: y lle-
vando consigo a Francisco Martin, para que mos-
trase la parte donde habian dejado depositado
el tesoro, di6 la vuelta A su rancheria de Mara-
caibo, para seguir desde Tamalameque los mis-
mos pasos que habia llevado Bascona: pero no
siendo fAcil el que en la confuiiion de tan espesas
montafias pudiese Francisco Martin haber demar-
cado el sitio donde quedaba la ceiba, que fue se-
pulcro del oro, despues de haberlo.' traido de
una parte para otra por entire anegadizos, y man-
glares, en su misma confusion y variedad conoci6
Venegas que tenia perdido el tino, y que de no
dar la vuelta antes de empefiarse mas. tendrian
el mismo paradero, que habia tenido Bascona,
cuyo recelo lo hizo retroceder'sin pAsar mas ade-
lante, siguiendo las cortaduras, y sefiales que
habia dejado en los Arboles, advertencia, que le
vali6 para dar breve la vuelta A Maracaibo, sa-
cando por premio de su coclicia el fruto del es-
carmiento, y la efectiva satisfaction de los precisos
empenos, que contrajo para las disposiciones de
su avio, en que quedi condenado.
Y por que de una vez demos razon del pa-
radero que tuvo Francisco Martin, es de advertir,








que retirado en Coro vivia tan arrepentido de ha-
ber dejado aquella brutal vida, que gozaba entire
los indios, y tan ansioso por ver a la mujer, Y los
hijos, que ciego con el amor, dejandose Ilevar de
la tirana violencia del deseo, se huyo de Coro una
noche, y se volvi6 al pueblo de donde le habian
sacado, tan bien hallado con las barbaras cos-
tumbres en que ya estaba habituado, que habien-
do entrado despues A aquella provincia una es-
cuadra de soldados, y traidoselo a Coro, se vol-
vi6 A ir segunda vez, y hubiera cometido el mismo
yerro otras cien veces, si no hubieran tornado el
expediente de enviarlo al nuevo Reino de Grana-
da, para que quitada la occasion con la distancia,
olvidase la aficion, que tanto lo enajenaba: re-
medio en que consist i el sosiego de aquel hom-
bre, pues vivi6 despues con gran quietud en la
ciudad de Santaf6, confesando con arrepenti-
miento los despefios A que lo habia precipitado
su apetito.

CAPITULO X.

ERIJESE LA IGLESIA DE CORO EN
cathedral, y viene por Gobernador de la provincial
Jeorje de Spira.

Luego que el Emperador Carlos Quinto tuvo la no-
ticia de estar poblada la ciudad de Coro. y las
buenas esperanzas que prometian los favorables
principios de su fundacion; deseando su mayor
lustre, y el aumento de la religion cat6lica en los
dilatados campos de esta provincia, para la mas








fAcil reducci6n de los innumerables jentiles que
la -habitaban, suplic6 a la sede apost6lica la eri-
jiese en obispado; y- movida de los piadosos rue-
gos de aquel invicto monarca la santidad de Cle-
mente Septimo, por su bula despachada en Roma
A veinte y uno de Junio del afio de mil quinien-
tos y treinta y uno, tuvo por bien de conceder la
gracia. cometiendo el acto de la erecci6n A la
persona que el Emperador presentase para primer
prelado de su iglesia.
HallAbase A la sazon en Madrid D. Rodrigo
de las.Bastidas. Dean de la cathedral de Sto. Do-
mingo, que el afio antecedente de quinientos y
treinta habia pasado A Espafia A diferentes nego-
cios de su iglesia: y pareciendole al Emperador
persona muy A prop6sito para poner A su cui-
dado la direction de aquella nueva plant, lo
present para primer obispo de esta provincia;
y como tal, usando de la facultad concedida por
la sede apost6lica, estando en Medina del Campo
el dia cuatro de Junio del de treinta y dos. por
ante Pedro de Ledesma, Notario Apostolico, hizo
la ereccion de la iglesia de Coro en cathedral; y
aunque para su servicio, y asistencia le seiial6
seis dignidades. seis canonjias, cuatro raciones
enteras, y cuatro medias, el no haber llegado las
rentas decimales A la cantidad necesaria para la
decent congrua de todas, ha obligado A que las
mas se mantengan suprimidas, sirvi6ndose al pre-
sente solo con ocho prebendas; si bien no es tan
corta la cuarta capitular, que no pudiera con
descanso mantener algunas mas, sin que su renta
hiciese falta A las otras.









Hecha la ereccion del obispado, no pudo el
Seiior Bastidas pasar tan breve 6 la residencia de
su iglesia. porque habibndole encomnendado el
Emperador la \isita general de Puerto-Rico. le t'ue
precise dilatarse en aquella isla hasta el afno de
treinta y seis. en que Ilego a Coro; per), en el
interin. para que tomase la posesion en su nom-
bre. r goberna-e el Obispado. env io con amplio ,
podere. al Dean Don Juan Rodriguez de Robledo.
que junto con el Chantre Don Juan Fruto-, de Tu-
dela Vino a Coro. siendo los dos los primeros
prebendado que me proveveron en -u igle.ia: y
aunque la venida de esto., tue el asio de treinta y
cuatro, nos ha parecido anticiparla. por -i acas.i
de-pue, no hay lugar de referirla.
Cuando se supo en Core la muerte de Altin-
jer e.-taba en aquella ciudad Nicola- de Fedreman,
aleman de nacimiento. hombre de elevado,. espi-
ritu, ; hallaba.e rico, y con amistad estrecha con
los Belzares: circuntancias. que Io animaban a
pretender el gobierno para ,.i; y dejandose Ile\ar
de este deseo. en la primer occasion que se otre-
ci6 de pasaje. .,e embargo bien proveido de dine-
ros para Epana. asi de su propio caudal, cornm de
la parte que le ayudaro.n sus amigos, para la mas
facil consecuucion de su- intentos: lleg6 a ia corte.
y se dio tan buena mafia. dikponiendo -,u pretein-
,ion con tal destreza, que con tncilidad \inieron
lo.- ajente. de los Belzares en conlerirle el gohier-
no, depachandole para ello, provision" miiu
curnpjida. coi particular instruction de Io que
habia de ejecutar. para que la compafiia lugra,.e
mayor utilidad. y conveniencia.






47

Publicada en la corte la merced, empez6 Fe-
dreman a levar jente, y hacer las demas preven-
clones necesarias. para cuanto antes partirse a su
Gobierno: pero como no hay fortune segura a la
sorda bacteria de una emulacion apasionada. ba--
to la que le manitestaroti alguno.,. que le eran
pocos alecto. para ponerlo en mal concept con
los Belzares. imputandole ser de apera condition,
de espiritu bullicioso, de natural altivo, y cora-
zon sobervio: y aunque lueron la- propiedade- de
que slempre e.tuvo inas ajeno. por haberlo dota-
do el cielo de una naturaleza alable. conver-acion
carifiosa. corazon mu\ piadoso, v anmmo repo-
sado; sin embargo fueron bastantes los infor-
mes con que apretaron los emulos. para que
recoji6ndole los despachos, lo privasen del go-
bierno, y proveyesen en su lugar a Jeorje de Spira.
caballero tambien de su nation; si bien, por no
desairar del todo a Fedreman. le nombraron por
Teniente Jeneral, con facultad, para que pudiese
hacer entradas. y conquistas por si solo, pues la
capacidad de la provincia daba lugar para los in-
tereses, y conveniencias de ambos.
Con esta disposicion, y cuatrocientos hom-
bres que levantaron en la Andalucia, y reino de
Murcia, salieron del puerto de San Lucar en cinco
embarcaciones el afio de treinta y tres; pero ha-
biendo padecido riguro-as tormentas. que los
obligaron A arribar dos veces a las costas de Es-
pafia, muchos de los soldados (que Ilegaron a cer-
ca de doscientols atemorizados con la conti-
nuacion de sustos tan repetidos. vi6ndose en tierra
A la segunda arribada, determinaron quedarse. no









atreviendose a proseguir en aquel viaje, que rece-
laban infausto. considerando el presajio de tan
adversos principios; y aunque a costa de perder
cuanto ,tenian embarcado, consiguieron con al-
guna dilijencia quedarse en tierra escondidos.
Temeroso Spira con la repentina desertacion
de sus soldados. antes que le desamparasen los
demas se hizo a la vela con los que le habian que-
dado, encaminando su derrota a las Canarias,
donde para reintegrar la jente que le faltaba. re-
clut6 doscientos hombres. los primeros que en-
contro en aquellas islas, sin reparar que fuesen
de los bastos, y groseros. que suele producer aquel
terreno; con los cuales. y suficiente provision de
bastimentos. prosiguio su viaje, y Ileg6 a Coro a
principios de Febrero del aho de treinta y cua-
tro. (a) trayendo en su compailia muchos hom-
bres de cuenta, y principles, que despues de-
sempelaron las obligaciones de su sangre en la
conquista. y poblacion de esta provincial, como
veremos en la narracion, v context de esta histo-
ria. De estos fueron, Alonso Pachecho, natural de
Talavera la vieja, projenitor de los caballeros de
este apellido en la ciudad de Trujillo. y de los
Tonares en Caracas: Francisco Infante, natural
de Toledo. de quien descienden los caballeros
Blancos Infantes de esta ciudad de Santiago;
Francisco de Madrid natural de villa Castin.'de
cuyos meritos son herederos los Villegas. Gonzalo
Martel de Ayala. de quien quedo descendencia en
el Tocuyo; Montalvo de Lugo. natural de Salaman-


lai ,~o, de 1534








ca, que pas6 despues al nuevo Reino, y desenga-
fiado con los reveses que le jug6 la fortune, se
volvi6 A Espafia a gozar con quietud de in mayo-
razgo que habia dejado en su patria; Francisco
de Graterol, tronco de ilustres families; Damian
del Barrio, natural del reino de Granada, cuyos
servicios en la Am6rica correspondieron a los
que antes tenia obrados en la Europa, habiendose
hallado en la memorable batalla de Paria, en el
saco de Roma con el Duque de Borbon, y en otras
celebres funciones de las de mas importancia en
aquel tiempo; decienden de este caballero los
Parras, y Castillo de Barquisimeto; los Silvas de
esta ciudad de Santiago; y otras ilustres fami-
lias, que tienen su asistencia en la Provincia.
CAPITULO XI.

DETERMINE SPIRA HACER ENTRADA
para las parties del Sur: envia parte de su jente
por las sierras de Carora: pasa l con el resto d
la Borburata, y jdntanse despues en el desemboca-
dero de Barquisimeto.


Cuando lleg6. Spira A la ciudad de Coro hall today
su comarca muy falta de bastimentos, porque ha-
biendo sido el afio escaso de aguas, fue conse-
cuente la esterilidad en las cosechas, y asi por
Seste motive, como por el ansia que traia de no
perder tiempo en sus conquistas, determine divi-
dir la jente que tenia, empleandola en diferentes
entradas, para que se mantuviese con mas como-
didad en las provincial vecinas; y consultando la









mejor forma para dar expediente i sus deseos,
fu6 el parecer de los mas practices. que el mismo
Gobernador con cuatrocientos hombres tomase la
vuelta de los llanos de Carora, (que demoran al
Leste de la ciudad de Coro) y que su Teniente
-Jeneral NicolAs de Fedreman atravesase la cor-
dillera por la parte del Oeste, para que descu-
bierta por un lado, y otro la serrania. se supiese
lo que encerraba en su terreno; para lo cual ha-
bia de pasar primero Fedreman a la isla de Sto.
Domingo a conducir de cuenta de los Belzares los
caballos, armas, y demas pert rechos de que nece-
sitase, para armar otros doscientos hombres, que
le habian de acompanar en su jornada.
Ajustada esta determination entire los dos,
empezo *A disponer su entrada Jorje Spira, sefia-
lando los cuatrocientos hombres que habia de Ile-
var consigo. de los cuales despach6 trescientos y
veinte A cargo de los capitanes Juan de CArdenas,
Martin Gonzalez, y Micer Andrea. de nacion Tu-
desco, con 6rden, para que atravesada la serra-
nia de Carora, lo esperasen en los llanos,
mientras 61, con los ochenta restantes (que eran
todos de A caballo) iba por la costa del mar al
puerto de la Borburata. para por alli entrar con
mas conveniencia a incorporarse con ellos.
Despachados los tres capitanes por Spira,
salieron de Coro. y empezaron a repechar la se-
rrania con bastantes incomodidades, por que
siendo la fragosidad much, las aguas continua-
das, el bastimento poco, y precise la molest ia de
ir con las armas en la mano, por la oposicion, y
resistencia con que los indios (6 cada paso) pro.
curaban embarazarles la entrada en lo que iban








descubriendo, estrafiaban los soldados (por ser
los mas de los recienvenidos de Europal aquel mo-
do tan penoso de military, a que no estaban acos-
tumbrados; pero vencidos al fin los embarazos A
fuerzas de la constancia. v atravesada, sesenta
leguas de tierra aspera, y doblada. provincia de Baraure en el principio de los lanos
A la parte del Leste; cuyos moradores apenas los
sintieron en su tierra, empefiados en lanzarlos
de ella a fuerza de armas, tuvieron tal teron en
perseguirlos, que con repeat ido. acometimientos no
les permitian, ni aun un breve lugar para el re-
poso, valiend.se (para mejor ejecutarlos) de la
molesta continuacion con que cargaban las lluvia,.
pues no pudiendoii: e aprovechar de las armas de
fuiego. por el impedimento de las aguas, lograban,
bin oposicioin, el tiro xenenos-i de sus flechas.
Este de-a.-o.iego A todas horas, sobre la
grande escases de bastimentos que teiian, desa-
nimo a los soldados de suerte, que ahandonando
la reputacion. trataron de dar la vuelta para Coro,
encaminando la march por la parte que les pa-
recia (segun su demarcacion)' p-dria venir el
(Gobernador Spira para encontrarse con ellos; y
poni6ndolo por obra, en lo mas obscure de unpa
noche desalojaron el Real, retirAndose con buen
6rden. por si fuesen entidos de los indios, no ex-
ponerse A los accident. que suele ocasionar un
de.cuido; pero aunque el animo que Iletaban era
de no parar en parte alguna hasta topar con
Spira. el embarazo de los enfermos, y heridos no
les permiti6 lugar para seguir tanto viaje, obli-
gaiidoles 4 que en Z1 de-embocadero de Barquisi-
meto (iin powder pasar mas adelantei se quedasen








rancheados por espacio de veinte y tres dias, que
fueron los que tard6 en llegar alli el Goberna-
dor, bien fatigado tambien de las molestias del
camino; pero con la alegria de verse juntos, olvi-
daron unos y otros, las species de las pasadas
miserias; y determinados a proseguir la jornada
por los llanos. siempre al Sur. levando para go-
bernarse la cordillera por guia, que les demora-
ba la mano derecha, volvieron para las poblacio-
nes de Baraure, de donde antes se habian retirado
perseguidos.
Avisados los indios de que los espafioles en-
trabah segunda vez en su provincia, como se ha-
llaban ufanos con las ventajas conseguidas en los
pasados encuentros, se juntaron en gran inmero
* cuantos habitaban la comarca, y con su acostum-
brada voceria (teniendo la victoria por segura) les
salieron al camino. presentandoles batalla; pero
acometidos con prontitud de los ochenta caballos,
que acompafiaban a Spira, les coji6 tan de repen-
te aquella novedad. (que no habian visto otra vez)
que absortos con el susto, sin tener ni aun aliento
para huir, se dejaban caer en el suelo, ofreciendo
la vida, turbados, unos al duro golpe de las lan-
zas, y otros al desmayo cobarde de su mismo
asombro.
Desbaratado con esta facilidad el escuadron
numeroso de los indios, sin mas dafio de nuestra
parte, que haber quedado heridos t res soldados.
los barbaros que escaparon con las vidas, no te-
niendose por seguros en la debil defense de sus
pueblos, recdjieron con brevedad los hijos y mu-
jeres, y se retiraron con ellos al asilo ordinario de
los montes, dejando libres las casas al arbitrio








desordenado de sus huespedes; que se hospeda-
ron en ellas quince dias, para.reparo de las mu-
chas aguas que descargaba el invierno, en cuyo
tiempo, asi para el remedio de la necesidad que
padecian, como por divertirse con un entreteni-
miento provechoso, se ocupaban muchos de los
soldados en el noble ejercicio de la caza. a que
los incitaba la abundancia de benados, que man-
tenia la sabana. Uno de los mas aficionados. que
se Ilamaba Orejon, sali6 una tarde con otros com-
paiieros A continuar en el divert imiento que solia,
y empefiado por aquellos pajonales en perseguir
un benado, se alej6 tanto, inadvertido. que des-
pues de haberlo muerto a lanzadas, cuando quiso
volver para el alojamiento. no pudo dar con la
salida. Los compaferos sin echarlo menos se reti-
raron con tiempo; pero conociendo su falta,
despues de star ya en el Real hizo el Goberna-
dor disparar algunos arcabuces, para que gober-
nAndose por el eco de los tiros, conociese la parte
donde estaban, pero 01 se hallaba tanr remontado,
ve no los pudo oir, y tan confuso con la obscuri-
ad de la noche, que determine esperar A la luz
de la mariana para intentar su Salida; pero los
indios, que ocultamente le habian seguido los
pasos, apenas le vieron desmontarse del caballo,
para descanzar un poco, cuando cojiendolo A
manos, le cortaron con su misma espada la ca-
beza; el caballo espantado con el tropel, y albo-
roto de los indios, corri6 furioso por aquellos
pajonales. y teniendo 'mejor tino que su duefio,
entr6 por el alojamiento relinchando, de que ma-
liciaron todos el infausto paradero, que habia
tenido Orejon.








Con esta sospecha envi6 el Gobernador por
la manfana al capital Juan de Villegas con una es-
cuadra de soldados. para que recorriendo todos
aquellos contornos, procurase adquirir noticias
.de Orejon, buscandolo muerto, '( vivo: y habien-
do dado vuelta a la abana. sin hallar senales de
l1. se encamino a la montaia. donde a muy poca
distancia encontro una poblacion de bien corta
vecindad, cuyos moradores, fiados en algunas
palizadas que tenian para reparo. intentaron de-
tenderse. pero conociendo breve la ventaja que
hacian lo arcabutes a la debil violencia de sus
flecha,. desistieron de su intent. se pusieron
en fuga. dando lugar a que los espanoles saquea-
sen la poblacion, y a lob primers paos encontra-
sen con la espada de Orejon. y parte de la cabeza,
"que tenian aderezada. para celebrar Icormi6n-
dolaj el triunlo de ,u victoria: serial por done
conocieron el de-as-trado lin del ciompahero.
de cuya muerte ir.ritado,. procuraron con la
\engaiiza dar alguna satisfaccion al ,entimien-
to ahorcando cuanto., indios pudo encontrar su
enojo. y su dilijencia por toda aquella montafia;
y dejando convertida la poblacion en cenizas, die-
ron la vuelta donde habian dejado a Spira, qulen
deseoso de mudar alojamiento, por las Incon-
veniencias que causaba lo riguroso del invierno en
aquel sitio. con el leave trahajo de caminar dos,
dias mejoro a -iento. pasandose a lo,. pueblo-, de
Aricagua. que por star mas arrimado< a la se-
rrania, y en terreno alto, le olrecieron comodidad
para powder sin embarazo, esperar en ellos a que
quebrase la fuerza la continuada molestia de la-
aguas.









CAPITULO XII.

EMBARCASE FEDREMAN PARA LA
Espafiola, enriando anttes s.u jelte para el Cabo de
la Vela: prende el Capitan (have' al Capitan Ri-
vera: ueilve Fedreman a tierra-firme. y da prin-
cipto a la pequeria de la' perlas.


Aunque Fedreman habia quedado de acuerdo con
Spira. de que en volviendo de la isla Espaiola con
los pertrechos que iba a buscar haria 'u entrada.
atravesando la serrania por la vanda del Oeste.
nunca fu6 su animo ejecutar lo que tenia capitu-
lado con su Gobernador; porque los altos pensa-
mientos que habia concebido en su interior, lo
arrastrahan A procurar mandar independiente. sin
poner los adelantamiento, de ,u bfrtuna al arbi-
trio de superior influjo; y a-i. luego que Spira
sali6 de Coro para la Borburata declare su inten-
cion a sus amigos, v alistando la mas jente que
pudo por ent6nces. la despacho A cargo de Anto-
nio de Chaves (a quien nombro por ,u Teniente
con 6rden de que tomase la vuelta de Maracaibo.
v sin pararpasase al Cabo de la Vela, done le ha-
bia de esperar hasta que volviese de la isla Espa-
irola. para donde se embarco al mismo tiempo que
Chaves salio para la laguna.
Tenia Fedreman muchos dias antes comunica-
da su resolution en secret con Alonso Martin, a
cuyo cargo estaban los bergantines que Alfinjer
habia dejado en Maracaibo: y asi, prevenido con
tiempo lo que habia de ejecutar, dispusieron las
cosas de suerte, que cuando Chaves llego a la ori-








Ila de la laguna, ya le estaba esperando Alonso
Martin con los bergantines, y diferentes canoas,
en que embarc6 toda su jente, y la pas6 A la ran-
cheria, que estaba de la otra vanda, con Animo
de alojarle alli despacio. dando tiempo A que
Fedreman lo tuviese para volver de la Espahola;
pero la escases de bastimentos, y las enfermeda-
des, que por esta causa se fueron introduciendo.
obligaron A Chaves A dividir la jefite en tres es-
cuadras, para que pudiesen con menos trabajo
mantenerse con lo que A las manos encontrasen;
y enviAndolas por diferentes parties; les previno.
que para 6ierto dia se hallasen todos juntos en
el Cabo de la Vela.
HallAbase al mismo tiermpo (que era ya por
el afio de treinta y cinco) (a) el Capitan-Juan de
Rivera en la conquista de la Ramada, de6rden del
Doctor Infante, Oidor de Sto. Domingo, que por
muerte de Garcia de Lerma gobernaba A Santa
Marta, y apretado de la misma necesidad, y falta
de bastimentos. desde las orillas del rio de Maco-
mite. donde estaba rancheado, despacho una tro-
pa de* veinte hombre. A buscar algun socorro
hacia la parte de la laguna de Maracaibo; y co-
mo una*de las escuadras de Chaves, que acaudi-
Ilaba el Capitari Murica, acertase A cojer el ca-
mino para el rio de Macomite, fue precise que se
topasen de vuelta encontrada en la trocha, que
unos y otros iban haciendo, por lamaleza de una
montana baja; pero los de Murcia se portaron
con tal arte. que habiendose emboscado sin que


(atA do de 1534.








los otros lo sintiesen, cuando acordaron por si los
de Rivera, se hallaron prisioneros, operationn muy
usada en los excess militares de aquel tiempo)
de cuya novedad avisado Antonio de Chaves, y
persuadido A que Rivera se habia entrado en los
terminos de la jurisdiccion, que pertenecia A los
Belzares, propasando los limits de la goberna-
cion de Sta. Marta; junt6 sus tropas, que anda-
ban divididas, y marchando a Macomite. donde
estaba acuartelado Rivera, le oblige con ruegos, y
amenazas A que con la jente sana que tenia le si-
guiese hasta el Cabo de la Vela, dejando alli los
enfermos para conducirlos despues, cuando el
tiempo permitiese oportunidad para ello.
Hecho este ajuste entire los dos, salieron jun-
tos de Macomite, y entrando en las tierras de los
guajiros, nacion altiva, y belicosa, que hasta el
dia de hoy ha sabido mantener su libertad a costa
de su fiereza, se vieron en bastantes aflicciones.
por las repetidas guaz6baras con que los moles-
taron los indios, con tanta resolution, y valentia.
que en una de ellas se hallaron Guzman de Ave-
llarneda, y otros seis soldados en los iltimos lan-
ces de perderse, por haberlos cojido A mano para
llevirselos vivos; pero ayudados de su esfuerzo
(sin que los pudiesen socorrer los compaiierosi tu-
vieron la fortune de librarse, escapando con bien
de aquel conflict; y conociendo Chaves lo que
le importaba salir cuanto antes de aquella nacion
guerrera, apresur6 el paso en las marchas hasta
llegar A los cocinas, de donde determine enviar
A Macomitepor la jente que habia dejado enfer-
ma occasion, en que tres soldados, llarxados Alon-
so Martin de Quesada, Diego Agudo, y Alonso de








Olaya Herrera, ejecutaron una accion, tan biza-
rra, que pasando los terminos del valor, lleg6 A
rozarse con los de la tenieridad, pues solo con sus
espadas, y rodelas volvieron A atravesar la tierra
de los guajiros, hasta llegar a Macomite A avisar
A los enfermos, estuviesen I)reenlidos para po-
nerse en camino luego que llegasen los cahallos,
que les enviaba Chaves para su trasporte.
La alegria que aquellos miserables espafioles
sintieron con la llegada de los tres soldados fue
tal, que de las camas se arrojaban al suelo (por
no poder-e poner en pie) a congratularse unos
con otros, por las noticias, no esperadas, de tan
cercano socorro, pues la hambre, enfermedades,
y trabajos'los tenian tan conwuumidos. y postrados,
que en las hamacas estaban muertos mu(ho, de
ellos; sin que los pocos que habian quedado vivos
hubiesen tenido esluerzo, ni aun para la accion
piadosa de enterrarlos; pero alentados con la
esperanza de conseguir alivio en sus miserias, se
pusieron en camino para los Cocinas, donde los
esperaba Chaves que alegre con su Ilegada, sin
esperar mas tiempo parti6 luego para el Cabo de
la Vela, donde hal16 ya A Fedreman, que acababa
de llegar de la Espahola con ochenta hombres, y
ntmero suficiente de caballos.
Supo al instant Fedreman el suceso de Ri-
vera, y como era Cabo del Doctor Infante, a quien
debia obligaciones, por haber hallado siempre en
su protection amparo a sus dependencias, tuvo
del.caso bastante sentimiento, porque no quisiera
corresponderle con disgustos, ni darle motivo para
quejas, y asi, aunque vali6ndose del agrado. pro-
cur6 con buenos modos reducir a Rivera A que se









quedase en su compafiia, siguiendole voluntario:
escusandose este, por la precision en que se ha-
Ilaba de volver A Santa Marta, lo dej6 ir libre con
su jente, asistiendo liberal con cuanto huvo me-
ne-ter para su avio.
Hecha esta galanteria por Fedreman, dis-
puso muy de espacio su asistencia en el Cabo de
la Vela; porque hallAndose de muchos dias atrAs
con la noticia (que en secret habia adquirido) de
los hostiales de perlas, que cria toda aquella
costa (no descubiertos hasta ent6nces de otro
alguno) siempre tuvo hecho el animo a probar
la suerte en_ aquella pesqueria, y ver el semblan-
te, que en ella le mostraba la fortune: causa, que
le movi6 A faltar al trato capitulado con Spira, y
A citar toda su jefite, para que le esperase en
aquel sitio, A cuyo fin habia tambien dispuesto
el viaje que hizo A la Espaiiola. por ver si hallaba
alli algunas personas practices. de las muchas
que asistian A semejante ejercicio en la isla de
Cuvagua. para que le ayudasen A su intent, y
disponer cierto instrument. A manera de rastro.
que tenia discurrido para facilitar la, pesqueria:
portAndose siempre con tal recato. y sijilo, que
no hubo persona que pudiese penetrar el blanco
en que tenia puesta la mira, hasta que en la oca-
;iun pre-ente descubrii A sus soldados el secre-
to; pero' anduvo tan desgraciado. que por much
que trabaj6 con la inventive de su instrument.
echandolo repetidas veces en los placeres done
se descubrian los. hostilee. no p)udo conseguir
lance. que fuese de provecho para el logroque
habia concebido su esperanza: y lo mi-mo sucedi6
A otros muchos que lo intentaron despues, hasta






60

que se discurrio por mejor modo el bucearlas, que
es la forma como se sacan hoy quedando, para
otros el provecho, y A Fedreman solo la gloria de
haber sido el autor de su descubrimiento, pues se
debi6 A su dilijencia la noticia del tesoro, que
ha tributado aquel mar en la abundancia de per-
las con que han enriquecido el mundo sus cria-
deros.

CAPITULO XIII.
SALE SPIRA DE ARICAGUA, Y LLEGA
d la Protincia de Barinas: tiene un disgusto
con su Teniente. y remitelo preso a Co-
ro: pasa el rio Opia, y padese gran-
des trabajos.
Dejamos al Gobernador Jorge de Spira en las po-
blaciones de Aricagua esperando A que el invierno
quebrase la fuerza de sus aguas; y detenido alli
tres meses, luego que asent6 el tiempo, y despun-
t6 el verano, levant6 su campo en prosecution
de su jornada: y caminando siempre por la falda
de la serrania, que Ilevaba A la mano derecha,
lleg6 A la provincia de los Coyones, cuyos natu-
rales, queriendo probar sus brios, sin tener cono-
cimiento de lo que erai las armas espaiiolas, dis-
puestos en razonable 6rden military, les salieron'al
encuentro a embarazarles el paso; pero acometi-
dos de los nuestros. aunque por algun tiempo man-
tuvieron el campo con teson, manifestando ser
jente de valor en la constancia con que sufrieron
el combat; se hubieron de retirar amedrentados,
con perdida de los principles Cabos de sus Tro-








pas, dejando heridos algunos de los nuestros, y al
Capitan Montalbo bien picado, por haberle qui-
tado la lanza de las manos.
Algunos dias se detuvo Spira, entretenido
en buscar bastimentos por aquellas cercanias; y
hecha la provision de los que pudo hallar su dili-
jencia, entrindose en la serrania por caminos
asperisimos, con mil dificultades, y trabajos, al
cabo de dos meses de continuadas fatigas; huvo
de penetrar hasta la parte donde despues se fun-
d6 la ciudad de Barinas, pero tan perseguido de
la hambre,,y necesidad, que sin hallar otro soco-
rro para el sustento. se mantuvieron los soldados
muchos dias solo con palmitos, y tallos de visao,
de que empezaron a enfermar, y debilitarse de
tal suerte, que postradas las fuerzas con la fla-
queza, hasta el aliento les faltaba para poder ca-
minar; pero consolados A este tiempo con la no-
ticia de que en algunos valles. que formaba la
serrania, se descubrian dilerentes poblaciones.
y abundantes sementeras, donde podrian hallar
remedio A la alliccioii que padecian; despach6 el
Gobernador A su Teniente Francisco de Velasco
con algunos infants, y caballos. y 6rden de que
en lleganda A lo fragoso de la serrania (donde
habia algunas aldeas) se quedase alli, y enviase
la jente que le pareciese necesaria A los valles
mas altos donde estaban las sementeras, y que
de ellas le socorriese cuanto antes con lo que
hallase mas a mano, procurando buscar alguna
sal, por la total falta que tenian.
Con esta 6rden parti6 Velasco, y Ilegando al
pie de la cordillera, en cumplimiento del mandate
que !levaba, se qued6 alli con la jente de A caba-








Ilo, enviando la de A pie A cargo de NicolAs de
-Palencia, que caminando, 6 mejor decir gateando.
por la maleza de aquellos despefiaderos, di6 en lo
mas espeso de una montafia con una casa bien
grande. donde tenian los indios e-corndidas mas
de-mil y quinientas fanegas de maiz; no quiso
Palencia pasar mas adelante- por no desamparar
la presa, que le habia deparado la fortune, y asi.
haciendo alto en aquel paraje, se qued6 a guar-
dar aquel tesoro, que por tal lo reputaba la nece-
sidad present. y envi6 algunos soldados con el
maiz que pudo Ilevar A cuestas una considerable
tropa de indios al Teniente Velasco (que como
dijimos habia quedado esperando al pie de la
serrania) quien alegre con el buen suceso que lo-
gr6 su dilijencia. por darle la noticia al Goberna-
dor con mas cumplido socorro, orden6 le bajasen
otras dos 6 tres porcione- como la que habian
traido, y luego las remiti6 con escolta de solda-
dos, encargAndole al cabo que la llev6 A su
cuidadi. observase con reparo la gracia, modo, y
-emblante que manifestaba Spira al recibirlo; y
como las acciones de este lance no corre-pondie-
sen al agradecimiento que habia esperado Velas-
co, antes parece que el Gobernador con displi-
cencia manifest algun enfado, atribuvendo A
descuido la tardanza del socorro; sabi6ndolo V.e-
lasco,, enajenado con la c6lera, y ciego con el eno-
jo, prorrumpi6 diciendo: 6 cuerpo de Cristo con
el Gobernador! pot qu6 no ha de agradecer lo
que trabajan, por servirle sus soldados? pues
voto A tal, que si 61 tiene allA ciento de capa ne-
gra, yo tengo acA doscientos de capa blanca; y
recojiendo su jente, con el maiz que pudieron






63

cargar los indios, se volvi6 donde habia dejado a
Spira. Estas palabras de Velasco, y el modo con
que las express su sentimiento, parecieron muy
mal A cuantos las oyeron, y 6 fuese por vengar
alguna passion, 6 desafecto, 6 por la comun pen-'
sion de querer muchos ganar gracias con los
superiores, aunque sea A costa de los credits aje-
nos, no falt6 quien las pusiese en noticia del Go-
bernador, acriminando la material, y subiendo de
puntos el delito; de que irritado Spira puso luego
en prisiones A Velasco, y procediendo contra 61
por via juridica, substanciada la causa, se resol-
vi6 A cortarle la cabeza; pero mediando la auto-
ridad de Juan de Villegas. Damian del Barrio,
Alonso Pacheco, y Juan Guevara, fue bastante la
interposicion de estos, para que templado el enojo
del Gobernador, revocase la sentencia, conten-
thndose con remitirlo preso a Coro, y en,su corn-
pafiia toda la jente enferma que llevaba, por li-
brarse del embarazo, y detention que le casaba
en las marchas, dindoles algunos soldados de es-
colta, que los convoyasen hasta pasar de la pro-
vincia de Baraure, de donde (dejandolos fuera
del riesgo de aquellas nacionei birbaras) dieron
la vuelta con brevedad al mismo alojamiento en
que hallaron al Gobernador, que los estaba espe-
rando; y con su Ilegada, gozando la conveniencia
del verano, levant el campo, entrandose en aquel
pielago inmens -de los llanos, y como caminaba
ya sin el estorvo de tanta jente enferma, ayudado
de la serenidad que le ofrecia lo favorable del
tiempo, pudp con facilidad, atravesando los rios
de Casanare, Zarare, y Apure, penetrar hasta las
barrancas del Opia, en cuya circunferencia hall








algunas poblaciones con suficiente provision de
bastimentos, que le pareci6 serian bastantes para
poder mantenerse, quedAndose alli A invernar,
porque el recelo de los movimientos con que ya
amenazaban las aguas, no le permitia que pudie-
se empeiiarse mas adentro.
A este fin escoji6 el sitio mas alto, y libre
de anegadizos en las orillas del rio arrimado A una
montafia, donde fabric ranchos, y dispuso aloja-
mientos para pasar el invierno: pero entrando este
con mas rigor de lo que podia esperarse, empez6
a crecer el rio con tanta abundancia en sus rau-
dales, que rompiendo los limits del marjen,
inund6 aquellos contornos, convirtiendo en mares
las campafias, y dejando A Spira tan cercado de
sus aguas, como de tribulaciones, pues por una
parte 'vindose aislado en el alojamiento. consi-
deraba, que en la falta de bastimentos le prevenia
la necesidad su mayor cuchillo, y por otra, en el
rigor de las enfermedades, (que ya picaban) te-
mia las continjencias miserables de su ruina.
A estos desconsuelos en que vacilaba confuso,
se le afiadi6 otro accident no de menor conse-
cuencia, para que por todos lados necesitase la
constancia de dar ensanches al sufrimiento, pues
huyendo la inundacion de aquellos campos, fue
tanta la multitud de tigres que se acoji6 a la
montafia inmediata. que como parte mas alta era
sola la que gozaba exenciones de segura, que no
habia persona que diese paso fuera de los ranchos,
que no le sirviese de atajo para la muerte, pues
la encontraba luego en la voracidad de aquellas
fieras, perdiendo la vida a la violencia de sus ga-
rras, como le sucedi6 A un portuguez Manuel de








Cerpa, que habiendose desviado del Real (no trein-
ta pasos) con otros compafieros ,cojer una fruti-
lla, que llaman jobos, para divertir el hambre con
aquel leve sustento, le asalt6 un tigre con tanta
velocidad, que sin que pudiesen los compafieros
remediarlo, lo dividi6 en pedazos, para que su
desdicha sirviese de alimento d su fiereza.
Esta desgracia de Cerpa, y otras semejantes,
que sucedieron, asi en algunos soldados, como en
la jente de servicio, los tenia A todos tan ame-
drentados, que hasta los caballos no se atrevian,
ni aun A salir a pastar fuera del alojamiento; y
deseando hallar remedio que minorase el rigor de
tantos males, se determinaron a fabricar una
balsa de maderos, para poder pasar a un lugarejo,
que se descubria A la otra vanda del rio, y ver si
hallaban en 61 algunas semillas 6 raices con que
entretener la vida, mientras el tiempo abria puer-
ta para mejorar fortune, y puesta la fibrica por
obra qued6 perfeccionada en quince dias, tan
fuerte, y capaz (al parecer) que podia embarcarse
en ella todo el ej6rcito junto.
'Echaron la balsa al agua con cierto j6nero de
remos para gobernarla, y algunos buenos nada-
dores, que con sogas la tiraban, empezaron A for-
mar su travesia, navegando con felicidad hasta
tanto que llegaron al raudal que formaban los re-
molinos del rio, que ent6nces combatida de las
olas, y arrebatada de la rApida corriente de su cau-
ce, no pudiendo la industrial de los pilots con-
trastar la soberbia de las aguas, les fu6 precise
ceder 4 su violencia, dejandose Ilevar del impulse
superior de tanta fuerza.
Los indios de la otra vanda, que atentos ha-








bian estado A la mira, esperando el fin que pro-
metia aquella miquina, viendo a los soldados tur-
bados con el susto que les causaba el aguardar A
cada paso una muerte, y en cada choque un nau-
trajio; saltaron con presteza en sus canoas. y die-
ron tras la balsa A toda boga. con esperanzas de
conseguir a poca costa una victoria. matando. 6
prendiendo la jente que iba en ella, cormo hubiera
sucedido, a no haber encontrado en el camino
con Francisco de CAcere-. que era uno de los na-
dadores que gobernaban la balsa, y fiado en la
destreza de sus hrazos. procuraba en aquel con-
t'licto romper las hondas. nadand.,. para asegurar
la vida, pues divertidos los indios con el entrete-
nimiento de hacerlo blanco fijo de sus flechas.
tuvo tiempo la balsa para ir impelida del mismo
olaje delrio, retirandose a la orilla. dando lugar a
los soldados para saltar en tierra. y emboscarse
huyendo de los indios, tan sin tino, que al cabo de
dos dias fueron saliendo al alojamiento por dife-
rente parte cada uno. donde creciendo la necesi-
dad, y faltando hasta la esperanza del remedio.
fueron tanto, los contratiempos con que persi-
gui6 6 aquellos aflijidos espanioles la fortune. que
parece quiso hacer experiencia del aguante A que
Ilegaba el valor.
Pero aflojando el invierno despues de algu;
nos dias. fu6 disminuyendo el no la fuerza de su.
aguas hasta dejar vado por la parte de arriba de
los ranchos. dando coniodidad a Spira para pasar
de la otra vanda. y, que desamparando aquel lu-
gar, que habia servido de teatro a tantas infelici-
dades. y desdichas, se fuese entrando por provin-
cias de tan diferentes lenguas y naciones, que por





I 67

no hallar interpreted que las entendiese, no las
conocieron por entonces, pero segun el paraje de
su demarcacion en el camino que Ileva Spira, fue-
ron sin duda las de los Chiscas y Olachas, que
demoran a espaldas del nuevo Reino de Granada.
-CAPITULO XIV.

TIENE NOTICL4 SPIRA DE LAS PROVIN-
c ia.s del nuevo Reino, y la desprecla: igue .su jor-
nada al Sur, y Ile.ga a la provincia
de Mal-Pai'.


Entre algunos indios prisioneros, que cojio Spira
de aquellas naciones barbaras, hall uno, de cuva
lengua launque con dificultad) entendia algunas
palabras uno de los interpretes del campo, y en
lo que se pudo explicar con su mal formado idio-
ma, respondiendo a diferentes preguntas que le
hicieron, dio noticia. de que caminando hacia el
Poniente algunas jornadas adelante, encontra-
rian con unas tierras muv ricas, fertiles. v pobla-
das de diversas naciones. que gobernandose con
political. vestian mantas de algodon v usaban de
joyas de oro para adornar sus personas; cuva re-
lacion oida con tibieza por Spira, hizo tan poco
caso de ella. que sin poner algun cuidado en ase-
gurar el indio, tuvo el lugar de huirse aquella
noche; y perdida esta occasion, hallandose ya sin
guia para aquel descubrimiento. conoci6 Spira su
yerro cuando no tenia remedio; pero sin embargo.
movido de la curiosidad, y animado del deseo de
hallar tan ricos paises,' despach6 a Juan de Vi-








Ilegas con cuarenta hombres, entire quienes iban
Francisco Infante, Gonzalo Martel de Ayala, Fran-
cisco de Madrid, Juan Cuaresma de Melo, Hernan
Perez de la Muela. y Alonso de Campos, para que
atravesada la cordillera hacia el Poniente, viese si
correspondia el terreno A la relacion del indio;
pero Villegas habiendo caminado por la serrania
tres dias, pareciendole su fragosidad inaccesible,
6 movido de fuerza superior, que es lo mas cierto,
di6 la vuelta desistiendo de la empresa, cuando
pudiera tener razon mas eficaz para seguirla, pues
habiendo hallado en algunos pueblecillos que
encontr6 porcion de mantas de algodon, y mu-
chos panes de sal, eran sefales evidentes, que
aseguraban por cierta la relacion del indio, y a la
corta molestia de caminar diez leguas mas, hu-
biera conseguido la fortune, que malogr6, inar-
vertido, su descuido, pues se hallara duefio de las
riquezas que encerraba el nuevo Reino, cuyas tie-
rras eran las que tenia por delante; pero parece
que Dios, por justos juicios de su divina provi-
dencia. embaraz6 siempre a los alemanes aquel
descubrimiento: pues ya vimos que Ambrosio de
Alfinjer dos veces, la una en la provincia de Gua-
n4, y la otra en los pAramos de Ceruit4, Ilegdo
saludar los umbrales de aquel opulento Reino, y
en ambas ocasiones retrdcedio como violent,
mudando la derrota al mejor tiempo, y veremos
despues A Fedreman, que arrebatado con la am-
bicion de una esperanza vana. le volvi6 la espalda
a su conquista. cuando hallandose inmediato le
brindaba con ella su fortune.
Vuelto Villegas done *estaba Spira, con la
noticia de ser la serrania impenetrable por su






69


much aspereza, no se trat6 mas en buscar aque-
llas tierras, que ya todos tenian por inciertas, atri-
buyendo A ficcion del indio la relacion que juz-
gaban fabulosa: y puesta la mira siempre al Sur,
prosiguieron en su viaje, alentados con la espe-
ranza de hallar mas adelante las riquezas. que A
cada paso les prometia su antojo, y les olrecian
los indios A montones, por echarlos cuanto antes
de sUs tierras: con este buen deseo se fueron en-
trando por los Ilanos, y a principios del afio de
treinta y seis (a) Ilegaron a un paraje de tierra
tan esteril, y empollada. Ilena de tantas ramblas
y quebradas, que le pusieron por nombre el Mal-
Pais, de cuyos habitadores (que eran pocos) hu-
bieron algunos A las rmanos. que respondiendo
mas por senas, que con palabras A lo que les pre-
guntaron, dieron alguna noticia de que A poca
distancia de aquel sitio, hAcia la mano izquierda,
estaba un pueblo de vecindad cuantiosa, y que en
sus habitadores hallarian porcionr considerable de
oro en joyas.
No pudo Spira por ent6nces oir nueva mas
gustosa, pues di6 por asentado desde luego, que
su dicha lo habia conducido A part donde po-
drian Ilenar de conveniencias los huecos de su co-
dicia; y asi, haciendo alto en aquel lugar done
le coji6 la nueva, despach6 a Damian del Barrio
con sesenta hombres, y guias de los mismos indios,
que lo encaminasen al descubrimiento de aquel
pueblo, en quien todos tenian ya puesta la mira,
esperando saciar, con los tesoros que en 61 ima-


(a) Afio de 1536.








jinaban, las buenas ganas que tenia prevenidas
su aficion.
Habiendo. pues. salido en su demand. a
pocas leguas de camino descubrieron un cerro algo
pendiente, vestido de una montafia muy frondosa
de arboles bien altos. y copados, cuya cumbre, o
fuese por fatiga de la industrial, o por disposicion
de la naturaleza, formaba un anchuroso espacio
raso. y llano, que servia de asiento A un pueblo.
compuesto de hasta cien casas, tan grandes, y
capaces, que habitaba en cada una una parentela
entera; asegur6base su defense con una muralla.
compuesta de maderos. y troncos de palmare4
espinosos, muy unidos. y juntos entire si. repartidas
A trechos sus troneras, para poder d lo seguro
ejecutar el tiro de las flechas; cercaba esta mu-
Sralla un foso de caba bien profunda, sembrado
todo de aguidas puntas de tostados maderos, cu-
bierto por encima de unas varas delgadas. que
sustentaban una tez de tierra, tan bien dispues-
ta, y con taL-arte, que no era ficil conocer el en-
gafio. ,egun estaba disimulado con la apariencia
el artificio.
Luego que Damian del Barrio llego al pie
de la montafia, aunque reconoci6 la fortaleza de
aquel pueblo, en quien se habian unido el arte. y
naturaleza para hacerlo inexpugnable, se deter-
min6 A asaltarlo. para que a vista de lo dificultoso
del empeio, sobresaliese mas la resolution de s'u
gallardo brio; y dando la sefial de acometer, se
adelant6 a todos un Miguel Lorenzo. natural de
Jaei. codicioso de aventajarse a lo., demas. y ser
el primero en el asalto; pero lo fu6 en caer en el
artificio, que ocultaba la simulacion del foso.







71 /


pues apenas pis6 las delgadas varas que lo cu-
brian, rendidas con' el peso, dieron con 61 abajo
sin remedio; pero con tal fortune, que cayendo
entire las puntas de los palos, y lo peinado de la
caba, sin recibir mas daho. que la fatiga del sus-
to, tuvieron lugar los compalieros de sacarlo. a
tiempo que los indios, sintiendo el rumor de la
interpresa. se pusieron en arma, disparando tal
multitud de Ilechas, piedras. y lanzas tostadas
desde el abrigo de sus murallas, que heridos los
mas de los soldados, sin poder lograr venganza en
su despique, se hubieron de retirar avergonzados,
experimentando la misma infelicidad en el suceso
otras dos( veces, que intentaron renovar el asalto
para la expugnacion de aquella plaza (A quien
' por la similitud, que en el sitio, y fortaleza tenia
con la de Salsas en las Frontera. de Catalufia,
la llamaron Salsillas;) y asi, considerando Da-
mian del Barrio la dificultad de aquella empresa,
y que de querer proseguir en ella era exponer su
jente al riesgo de una desgracia: dejando A los
indios con la gloria de vencedores, dio la vuelta
en busca del Gobernador Spira, sin mas fruto, que
traer prisionera una india. que pudo cojer acaso,
la cual como los soldados. para tenerla segura, y
que no se les huyese, la pusieron en prison; vi6n-
dose oprimida con el peso de una cadena que le
habian echado al cuello, empez6 a exclamar, que-
jindose de crueldad tan inhuman, pues no la
habian tratado con tal rigor otros espafioles, que
habia tenido por amos.
Razones fueron estas, que hicieron gran no-
vedad a los soldados, estrafiando donde, 6 como
pudiese haber visto aquella india otros espafioles,








cuando ellos eran los primeros que habian Ilegado
A pehetrar A tan remotas provincial; y dandole
cuenta A Spira, llevado de la misma admiracion,
hizo Ilamar A la india para informarse del motivo
de relacion tan extrafia; pero ella, continuando
en lag expresiones de su queja, respondi6 a las
preguntas que le hizo el Gobernador. diciendo:
que a diez dias de camino, navegando por un rio
abajo, que estaba A corta distancia de aquel sitio,
en una provincial poblada de muchos indios, ha-
bitaban en un pueblo cercado de palizadas unos
hombres blancos, y con barbas como ellos, que
usaban espadas para su defense, los cuales esta-
ban ya viejos, por haber muchos afios que derro-
tados habian subido por aquel rio arriba, y ca-
Ssandose con indias de aquel pais, tenian en ellas
muchos hijos: que algunas lunas atras habian
Ilegado A aquel pueblo y cojidndola a ella, y a
otras muchas, las llevaron prisioneras, pero dan-
doles buen trato, las pusieron despues en libertad,
sin que hubiesen experimentado de aquellos hom-
bres la vejacion de prison tan rigurosa como
aquella en que por ent6nces la tenian.
Oida esta relacion, empezo la curiosidad a
hacer su oficio, infundiendo en el corazon de los
soldados ardentisimos deseos de pasar A buscar
aquellos hombres, pues -A costa del leve trabajo
de'diez dias podian conseguir la gloria de descu-
brir cosa tan nueva; pero Spira como levaba
puesta la mira A otros intentos, y no queria ex-
traviar la prosecution de sus conquistas,.por in-
quirir novedades; procur6 disuadirlos del empefio,
manifestando con razones congruentes los fun-
damentos que habia para tener por falsa la no-




  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
©2012, All rights reserved