• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Title Page
 Title Page
 Copyright
 Index
 Index
 Presentación
 Prólogo
 Title Page
 Historia de un libro
 Title Page
 Frontis
 Deficiencias del medio
 Reformas
 Actuación histórica
 Imperialismo norteamericano
 Ramón Cáceres
 La Convención
 Previsiones Patrióticas
 Los Victoria
 Monseñor Nouel
 José Bordas Valdés
 El Plan Wilson
 La Escisión
 Patriotismo y patriotas
 La Invasión
 Punto Final
 Reference
 Chapter
 Back Cover






Title: El Derrumbe
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/CA00800021/00001
 Material Information
Title: El Derrumbe
Physical Description: 239p
Language: Spanish
Creator: García Godoy, Federico
Publisher: Búho
 Subjects
Subject: Derrumbe
Spatial Coverage: García Godoy, Federico
 Notes
Funding: Support for the development of the technical infrastructure and partner training provided by the United States Department of Education TICFIA program.
 Record Information
Bibliographic ID: CA00800021
Volume ID: VID00001
Source Institution: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Holding Location: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Rights Management: All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier: isbn - 99934-0157-9

Table of Contents
    Cover
        Cover
    Title Page
        El Derrumbe
    Title Page
        El Derrumbe
    Copyright
        Page 4
    Index
        Page 5
    Index
        Page 6
    Presentación
        Page 7
        Page 8
    Prólogo
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Title Page
        Primera Parte
    Historia de un libro
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Title Page
        Segunda Parte
    Frontis
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Deficiencias del medio
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Reformas
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    Actuación histórica
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Imperialismo norteamericano
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    Ramón Cáceres
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    La Convención
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Previsiones Patrióticas
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
    Los Victoria
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
    Monseñor Nouel
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
    José Bordas Valdés
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    El Plan Wilson
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    La Escisión
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
    Patriotismo y patriotas
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
    La Invasión
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    Punto Final
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
    Reference
        Page 233
    Chapter
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
    Back Cover
        Page 241
Full Text




















aN






























/
... *I














-WWA
I. N.


i *i; i^ ... ..' ^









"i 4 >4^.i .
^.. :.. i.. a
', iA ". ;*


EDICIONES LIBRERIA LA TRINITARIA







ElDerrumbe






FEDERICO GARCIA GODOY



El Derrumbe



Pr61ogo de Juan Bosch


Ediciones Libreria La Trinitaria






Ediciones Libreria La Trinitaria


Titulo de la obra:
El Derrumbe

Nombre del autor:
Federico Garcia Godoy

Primera edici6n:
1917 (Destruida la edici6n
por el gobierno de ocupaci6n)

Pr61ogo a la edici6n actual:
Jaime Dominguez

Segunda edici6n:
1975

Tercera edici6n Libreria La Trinitaria:
2000

Composici6n, diagramaci6n y diseiho de portada:
STANLEY GRAFCAS & Asocs.

Impresi6n:
Editora Blho

ISBN 99934-0157-9

Impreso en Repdblica Dominicana
Pointed in Dominican Republic







Indice







Presentaci6n ................................................................. 7
Pr6logo ................................................................... 9

Historia de un libro ............................................... 37
Frontis ................................................................... 55
Deficiencias del medio ........................................... 67
Reformas..................................... ............. ... 95
Actuaci6n hist6rica ................................................ 109

Imperialismo norteamericano .............................. 119
Ram6n CAceres ...................................................... 129
La Convenci6n........................................................ 135

Previsiones Patri6ticas............................................. 141
Los Victoria ........................................................... 153







M onsefior N ouel ...................................................... 163

Jos6 Bordas Vald6s .................................... .......... 16

El Plan W ilson.......................................................... 185

La Escisi6n............................................................ 191

Patriotism o y patriots ............................................. 203

La Invasi6n ............................................................. 215

Punto final .............................................................. 229






El Derrumbe


de Federico Garcia Godoy






Esta obra, finalizada de escribir el 16 de agosto de
1916, analiza los acontecimientos y las causes que hi-
cieron possible la primera ocupaci6n estadounidense,
la que apenas comenzaba en esos moments.
Es sumamente interesante, porque su autor es a la
vez testigo y analista de los events que condujeron a
la perdida de la soberania national durante ocho con-
secutivos ahos.
Atribuye esta iltima al continuismo de los caudi-
llos en la presidencia, junto con la carencia de educa-
ci6n y el centralismo, que conduce al ciclo de dicta-
duras -guerra civiles de una parte, y al deseo de los
Estados Unidos de Am6rica de expandirse territorial-
mente y de dominar econ6mica y politicamente los
pequefios paises del Caribe, de la otra ante la cuasi
permanent inestabilidad political que imper6 en el
pais desde la fundaci6n la Republica Dominicana, el
27 de febrero de 1844, se identifica con los pensado-
res de su 6poca que mencinan como solucines a

El Derrumbe 7






la misma la descentralizaci6n la inmigraci6n, la inde-
pendencia del poder judicial, la separaci6n de lo civil
de lo military, y el desarrollo de la conciencia democri-
tica", entendidndose por el tdrmino el repudio que
toda la sociedad debe manifestar a aquellos que vi-
ven muy bien de la political.
El lector puede sorprenderse del hecho de que
temas que hoy dia salen al debate pTiblico, como la
descentralizaci6n y la independecia del poder judicial,
fuesen planteados ya a principios del siglo XX la expli-
caci6n de ello consiste en que, casi una centuria des-
puds de haberse escrito ElDermmbe, el modo de ac-
tuar en la vida political dominicana sigue siendo el mismo
grosomodo; muy poco ha cambiado.
En ese sentido, EIDenumbLe es un verdadero tra-
to de sociologia political criolla, escrito por un profun-
do pensador, culto observador, digno de la mayor ad-
miraci6n possible.
Muestra un gran dominio del lenguaje, expresin-
dose siempre con claridad y con un vocabulario preci-
so, facilmente entendible, y demostrando una gran cul-
tura literaria, political econ6mica, y social.
Es una obra Ilena de aciertos, cuya lecture se hace
imprescindible no tan s6lo para informarse de los acon-
tecimientos que precedieron a la primnera interven-
ci6n estadounidense en la Republica Dominicana, 1916
-1924, sino tambi6n para conocer los males, sus cau-
sas, que en la actualidad padece la political national.

Jaime Dominguez


8 Federico Garcia Godoy






Prologo


Juan Bosch




Don Federico Garcia Godoy naci6 en Santiago
de Cuba el 25 de diciembre de 1857 y, sin embargo,
los dominicanos que conocen su obra, que son me-
nos de los que estin obligados a conocerla, porque
su obra fue entrafiablemente dominicana, no creen
que 61 naciera fuera de la Repfiblica Dominicana.
Hay que explicar que en el siglo XIX no se conside-
raba extranjero a ningun latinoamericano en otra
patria latinoamericana. De la misma manera que
Maximo G6mez lleg6 a ser jefe del Ejercito Liberta-
dor de Cuba y que Dionisio Gil y Luis Marcano y
tantos otros dominicanos lucharon por la libertad
cubana, asi tambi6n, lucharon peruanos, puertorri-
quefios, mexicanos y venezolanos. Es mis, el autor
de la bandera cubana, el creador de la bandera cu-
bana, fue un venezolano, Narciso L6pez, que muri6
fusilado en el Castillo de la Punta en La Habana des-
pu!s de haber enarbolado esa bandera de la estrella
solitaria en combates que tuvo, primero en la ciudad
de Cardenas, que tom6 y mantuvo durante alg6n tiem-
po, y luego en terrenos de la provincia Vuelta Abajo
y de La Habana. Pero lo mismo ocurria en otras par-

El Derrumbe 9







tes de America. San Martin vino sembrando patrias
desde el extreme sur hasta el Peri. Bolivar fue tam-
bien sembrando patrias desde la orilla del Caribe hasta
las alturas de Potosi, en Bolivia. Es decir, durante el
siglo XIX todavia todos los hijos de las tierras espa-
folas de America se sentian hermanos, miembros de
una misma familiar; no habia ninguna diferencia en-
tre los dominicanos y un cubano y entire los cubanos
y un dominicano; por eso se explica que don Fede-
rico Garcia Godoy, nacido en Santiago de Cuba, fue-
ra tomado en este pais por dominicano y siga siendo
tomado por dominicano, y ademas el mismo se sin-
ti6 dominicano, y a lo largo de su obra 1l habla con
un fervor dominicanista que no deja ningun trasun-
to, no deja la menor huella de que hubiera nacido en
otra tierra que no fuera la dominicana.
En el caso concrete de la tierra dominicana se
sinti6 vegano, y habl6 siempre de La Vega como de
su ciudad, como si fuera su ciudad natal; en La Vega
iria a morir (falleci6 el 12 de febrero de 1924); en La
Vega cas6 con una vegana, doia Rosa Ceara; en La
Vega tuvo su familiar, que fue realmente una familiar
ejemplar; y no lo digo por cumplido, lo digo porque
fue asi. No hay entire los hijos de don Federico Garcia
Godoy y entire sus nietos, no hay datos de una per-
sona de su familiar, hombre o mujer, que fuera, diria-
mos, original en su manera de ser. Podia ser original
en su pensamiento y en su obra, pero no en su con-
ducta; todos tuvieron una conduct muy apacible y
muy estimable. Entre estos hijos various siguieron la
trayectoria artistic trazada por su padre, pero no


10 Federico Garcia Godoy







propiamente en la literature, aunque uno de ellos,
Emilio Garcia Godoy, fue poeta y fue periodista, y
un sobrino de Emilio, Ruben Suro, es poeta; pero
otros, por ejemplo Enrique, se dedic6 a la pintura y
fue un pintor muy bueno. En su 6poca, en el mo-
mento en que pintaba Enrique Garcia Godoy, nin-
gin pintor lo superaba en la Repdblica Dominicana
(desde luego, en ese moment habia muy pocos pin-
tores en el pais). Enrique lleg6 a ser professor de pin-
tura en La Vega, form algunos pintores y su sobrino
Dario Suro es uno de los products de la obra de
Enrique Garcia Godoy. Por cierto, Enrique, ademis
de pintor fue escultor. El hizo el busto de su padre,
el busto de don Federico en yeso que luego seria
trasladado al mirmol en Italia, y es el busto que aiios
despues iba a dedicarle la ciudad de La Vega cuando
lo erigi6 en honor de don Federico. Porque asi como
don Federico se sinti6 vegano, La Vega siente que
don Federico fue su hijo. Otro de sus hijos, Andr6s,
fue m6sico, escribi6 bellas criollas, bellas danzas que
tocaba al piano 61 mismo. Ningfin otro miembro de
la familiar de don Federico, que yo recuerde, se dedi-
c6 a la m6sica.
Aqui mismo tenemos en este moment una ex-
posici6n de pintura de un bisnieto de don Federico
que se llama como l1: Federico. De manera que la
vena pict6rica de los Godoy, o mejor dicho de don
Federico, que abri6 su hijo Enrique y que prosigui6
mis tarde su nieto Dario, estd ahora abierta tambi6n
por su bisnieto Federico. Todo eso indica el vigor
intellectual de don Federico, que era un vigor puro

El Derrumbe 11






puesto que ha sido trasladado a varias generaciones.
Otra de los Godoy, dofia Graciela, la viuda de Au-
gusto Chottin, es escritora y a menudo describe en el
LIS7fNDIARIO recuerdos de sus viajes y de algunos
hechos que tuvieron importancia en un moment
dado en la vida dominicana. Esta inclinaci6n de la
familiar Garcia Godoy parece que la tuvo tambi6n el
padre de don Federico, que era Garcia Copley, y fue
considerado como un santiaguero eminente (en San-
tiago hay una calle con su nombre) y es possible que
est6 vinculado con los Godoy del Peri y de Chile,
entire los cuales tenemos nada menos que a Gabriela
Mistral. Gabriela Mistral se Ilamaba en realidad Lucila
Godoy. Digo esto porque conoci en Cuba a una fa-
milia Godoy, a un Godoy que era president de una
agencia de publicidad en la cual trabajaba yo, que
habia descubierto una relaci6n entire ellos y los Godoy
del Perd y de Chile y mis concretamente con los
Godoy de Gabriela Mistral, es decir, de Lucila Godoy.
Don Federico Garcia Godoy era un tipo muy cu-
bano, netamente cubano en lo fisico. El cubano es un
espahol dulcificado, melificado, como hubiera dicho
Ruben Dario; y don Federico era un hombre dulce,
era un hombre afable. Tuvo una familiar muy bella.
Algunas de las hijas de don Federico eran mujeres
ejemplarmente bellas y todas ellas tenian, ademis, esa
espontaneidad de expresi6n propia de los cubanos, a
pesar de que don Federico era cauto, era un hombre
muy discrete a la hora de expresarse. Recuerdo las
tertulias de don Federico en el parque de La Vega, en
un banco que daba a la iglesia, a la iglesia que van a


12 Federico Garcia Godoy







demoler para construir alli una nueva. A esas tertulias
asistia el senior Gass6 (como le llamibamos nosotros
a don Juan Gass6, que era professor de la Normal),
don Carlos Maria Sanchez, don Arismendi Robiou, Jai-
me Suro, un puertorriquefno, hombre sumamente afa-
ble que se cas6 luego con una hija de don Federico,
con Nifia, que se Ilamaba Isabel Emilia, y form el
hogar de los Suro, de los conocidos Ruben y Dario.
Recuerdo bien esas tertulias. Mi padre iba algunas veces
a ellas y me llevaba, y aunque yo era muy muchacho
y ponia a veces la atenci6n en cosas que no eran de la
tertulia, tambien ponia mi parte de atenci6n en la ter-
tulia, especialmente cuando hablaba don Federico, que
siempre contaba cosas interesantes y lo hacia con un
lenguaje muy moderado y con unas expresiones dul-
ces, afables.
No sabemos cuindo don Federico vino a Santo
Domingo. Una de sus hijas, que es la que conserve
mis datos de la familiar, la mis joven (Maria Cristina
creo que se llama), dice que el vino aqui a los 9
afios. Si don Federico naci6 en el afno 1857 (el 25
de diciembre) y la guerra cubana de los Diez Afios
comenz6 el 10 de octubre de 1868, quiere decir
que al comenzar la guerra don Federico tenia alre-
dedor de 10 afios y es possible que entonces fuera
cuando viniera al pais su familiar, porque en esa
6poca vinieron a Puerto Plata muchas families cu-
banas procedentes sobre todo de la region oriental.
Los Garcia Copley y Garcia Godoy habian nacido
en Santiago de Cuba, que es la capital de la region
oriental, y se establecieron en Puerto Plata, donde

El Derrumbe 13







lleg6 a haber incluso un barrio que se llamaba Cuba
Libre, y no vamos a hablar de todo lo que influy6 la
colonia cubana en la region de Puerto Plata y en el
Cibao, pero influy6 much. Influy6 much en las
costumbres; influy6 en la economic porque ellos
fueron los primeros que produjeron el ganado bajo
cerca. Aqui el ganado no se criaba en potreros em-
pastados cercados. Desde el siglo XVI el ganado se
criaba cimarr6n, en las sabanas, hasta que Ilegaron
los cubanos a Puerto Plata en el ano 1868 y ensefia-
ron a los ganaderos dominicanos a tener sus gana-
dos cercados y empez6 entonces en el pais la im-
portaci6n de alambre de piuas para echarles cercas
a los potreros.
Dice don Federico Garcia Godoy, en un articulo
de los various que escribi6 sobre don Ulises Espaillat:
"El sentimiento popular en aquellos dias
se manifestaba en asociaciones political nu-
tridas de elements en su gran mayoria des-
afectos a la situaci6n existente" (la situaci6n
existente era el gobierno del president
Gonzalez, que habia derrocado al ultimo go-
biemo de Baez. El president Gonzalez era
gobernador de Puerto Plata y habia venido
desde Puerto Plata al frente de una fuerza y
despu6s de derrocar el gobiemo de Baez se
habia quedado en el poder, y 6sa era la situa-
ci6n existente a que se refiere don Federico
en su articulo). "La Liga de la Paz (dice 1l)
recogia como centro principal de atracci6n
cuantos con mal llevado disimulo s61o tenian


14 Federico Garcia Godoy







en mientes derribar del poder al general
Gonzalez. Aquella potente sociedad political"
(esta Liga de la Paz era una organizaci6n fun-
dada por dominicanos y cubanos y principal-
mente por Eugenio Maria de Hostos, que vi-
via entonces en Puerto Plata y que era uno
de los consejeros de Gregorio Luper6n.
Luper6n era en ese moment el lider del
movimiento contra Gonzalez y de la Liga de
la Paz); "aquella potente sociedad political
(dice don Federico Garcia Godoy refiriendo-
se a la Liga de la Paz), se reunia en la sala
espaciosa de baja techumbre, en algunas oca-
siones insuficientemente alumbrada, del Co-
legio San Felipe, y auin me parece contem-
plar la abigarrada multitud que alli se con-
gregaba, siempre muy numerosa, cuando asis-
tia a las reuniones el general Luper6n. Cada
vez que este peroraba, y lo hacia con fre-
cuencia, su palabra vibrant, encendida de
vigorosa entonaci6n, a veces incorrect y pre-
miosa pero de expresi6n sincera y fuerte de
su alma varonil y entusiistica, como que es-
parcia itomos igneos que caldeaban el am-
biente de la vasta sala encrespando los dni-
mos que se desbordaban en un torrente im-
petuoso de aplausos y exclamaciones. Era la
primera vez que mi alma de 16 anios, espon-
tdnea, ardiente y reflexiva, d6cil a la suges-
ti6n exterior, se ponia en intimo contact, se
confundia con el alma inmensa, rugiente y
tragica de la muchedumbre enardecida".


El Derrumbe 15







Es decir, esto debia suceder alli por el afio 1866;
ya el joven Federico Garcia Godoy asistia a esas re-
uniones y yo recuerdo que en numerosas ocasiones,
en esas tertulias del parque de La Vega, don Federi-
co se referia a las reuniones de Puerto Plata que aho-
ra, al cabo de los anos, leo que tenian lugar en el
Colegio de San Felipe. Esta parte de este articulo de
don Federico tiene un interns especial porque 61 ha-
bla de la oratoria de Luper6n en una forma muy dis-
creta, tal como era 61 al hablar; dice que la palabra
de Luper6n era vibrantt, encendida de vigorosa en-
tonaci6n, a veces incorrect y premiosa...".
Efectivamente, la palabra de Luper6n era inco-
rrecta porque Luper6n no era un hombre que habia
cultivado su inteligencia. Luper6n fue un personaje
extraordinario y yo diria que el mis extraordinario
de la historic dominicana; fue el primer dominicano
que vio con claridad el peligro que habia para la
Repdblica Dominicana en el creciente poderio de los
Estados Unidos, pero no es solamente el primer do-
minicano que lo vio, sino que estA entire los primeros
luchadores de America Latina que lo vio. El primero
de todos, desde luego, fue Bolivar, cuando alli por
el anio 1820 y tantos dijo que los Estados Unidos
estaban llamados a plagar de calamidades a la Am6-
rica espafola en nombre de la libertad. Bolivar fue el
primero antes de Luper6n, pues si alguien, alg6n
h6roe, alg6n luchador americano, vio el peligro nor-
teamericano, lo vio y se lo call. Luper6n no; Luper6n
no se lo call. Luper6n era realmente un alma extro-
vertida, un hombre de acci6n, un hombre que veia


Federico Garcia Godoy








el peligro y lo proclamaba y se lanzaba inmediata-
mente a luchar contra 61, pero no era un hombre de
discursos. Hablaba, pero no era un orador. No era
escritor, como se ha querido hacer career, y no le pre-
ocupaba serlo tampoco. A 61 le bastaba con su esta-
tura heroica en los campos de batalla; a 61 le bastaba
con dirigir la lucha en lo que algunos grandes te6ri-
cos de los movimientos revolucionarios han consi-
derado como la m.s alta expresi6n de la lucha poli-
tica, que es la guerra popular, y Luper6n era un ver-
dadero gran jefe de la guerra popular.
Hay un libro que se llama Los Prceres Escnto-
ms del cual se estAn haciendo hace algunos anos
folletones que se distribuyen en las escuelas, y en
ese libro aparece como uno de los pr6ceres escrito-
res Gregorio Luper6n, y se le atribuyen cosas que no
dijo porque no podia decirlas. Por ejemplo, se dice
que en ninguin heroe americano es tan visible como
en el autor de las NotasAutobiogrilcasel contrast
entire el hombre de pensamiento y el guerrero salido
de la pobreza y la barbarie. Ciertamente no es asi.
Las NortsAutobogrficacs que aparecen bajo el nom-
bre de Gregorio Luper6n no fueron escritas por
Gregorio Luper6n sino por otras personas, principal-
mente por el poeta Rodriguez Objio. Luper6n daba
muchos de los informes, muchas de las informacio-
nes que aparecen en esas NotsAutobiogrflcas, pero
no las escribi6 el. Dice el autor de Los Prdceres Es-
cntoresque:
"Cuando se surge, como surgi6 Luper6n, de la
noche de la esclavitud sin el menor element de


El Derrumbe 17








cultural y se cae despu6s en el tumulto de las
guenras civiles para seguir conduciendo mesnadas
sanguinarias, no es empresa ficil apoderarse de
una pluma para escribir con inspiraci6n verda-
deramente national plginas que la historic no
desdefie y que no pueden ser prontamente co-
bijadas por la indiferencia y el olvido".
Y no es cierto. Luper6n no escribi6 esas pagi-
nas. Hay por ejemplo aqui en esta opinion sobre
Luper6n escritor, frases como la siguiente: "La demo-
cracia le asustaba como el desierto al peregrino", y
en esa frase podemos encontrar claramente la figure
de Hostos, una figure literaria de Hostos, como es de
Hostos esta frase entera que dice:
"La lucha que sostuvo el pueblo dominica-
no contra Haiti no fue una guerra vulgar. El
Pueblo dominicano defendia ms que su in-
dependencia; defendia su idioma, la honra de
su familiar, la libertad de su comercio, la mora-
lidad del matrimonio, el odio a la poligamia,
mejor destino para su raza, mejor suerte para
su trabajo, la escuela para sus hijos, el respeto
a la religion de sus antepasados, la seguridad
individual y la facultad de poder viajar al ex-
tranjero. Era la lucha solemne de costumbres
y de principios que eran diametralmente opues-
tos; de la barbarie contra la civilizaci6n, de la
luz contra las tinieblas, del bien contra el mal".
Es mis, hay un trabajo de Hostos que se intitula
de forma muy parecida, La Civilizaci6n contra la Bar-
bane, y esas palabras que acabo de leer son eviden-


18 Federico Garcia Godoy







temente del educador puertorriquefio. Hostos escri-
bi6 muchas de las cosas que aparecen firmadas por
Luper6n, como escribi6 tambien muchas de las co-
sas que aparecen firmadas por Luper6n el Dr.
Emeterio Betances, que no solamente escribi6 estas
cosas en Puerto Plata sino tambi6n en Paris, cuando
Luper6n era representante diplomAtico de la Repi-
blica Dominicana en Francia y pidi6 que se nombra-
ra al Dr. Emeterio Betances, que vivia entonces en
Paris, Secretario de la Legaci6n Dominicana. Muchas
de las cosas supuestamente escritas por Luper6n
desde Paris fueron escritas en realidad por Emeterio
Betances.
Otra frase tipicamente de Hostos que es presen-
tada en Los PrceresEsritorescomo una demostra-
ci6n de la sensibilidad po6tica de Luper6n es aquella
de: "Hay temblores de alma como los hay de tierra".
Tambien es de Hostos esa frase "Aquello no era ba-
talla sino la furia de encamizamientos estupendos".
Otras frases muy parecidas a las de Hostos son de
Rodriguez Objio.
En esas tertulias del parque de La Vega don Fe-
derico Garcia Godoy decia cosas que no quedaron
escritas; y no quedaron escritas porque 61 era un
hombre discreto. Pero hay pruebas de que Luper6n
no pudo escribir muchas de las cosas que se le atri-
buyen, y una de esas pruebas es una carta que escri-
bi6 en el mes de abril de 1870 desde la isla del Gran
Turco a Manuel Rodriguez Objio, que se encontraba
entonces en Cabo Haitiano. En esa carta le dice
Luper6n:

El Derrumbe 19







"En dias pasado se me quedaron las cartas
que le tenia Escritas porque ambas ocasiones
me fueron desconocidas y estuve obligado a
despacharlas por la via de Saint Thomas.

Tengo hoy nuevamente el placer de escri-
birle aunque solamente sea para participarle
que el gbno. americano fue Rechazado com-
pletamente en su fastidiosa insistencia en el
Congress por la cuesti6n anexionista y
SamanA y hasta dbr. pr6ximo no se reuniri.
Si la suerte nos protege en esta Dilatoria po-
dremos salvar ns. Patria.

Con el amigo chuchu le mandare su zapa-
to que no dilata en salir para esa".
Luper6n era un hijo del pueblo, el hijo de un;
lavandera que no pudo ir a una escuela, que no pud<
aprender a leer y a escribir; pero tenia un alma gran
de, tenia un amor a la patria extraordinario y teni;
ademrs una capacidad de acci6n verdaderamente dt
h6roe. Lo que no debemos de ninguna manera et
querer hacer de este hombre un escritor comparable
con los escritores de entonces. No se puede escribir
un libro, no se puede distribuir en las escuelas de
Santo Domingo, en el afo 1974, un trabajo firmado
por un senior que tiene la autoridad de ser critic
literario y president de la Reptiblica, presentando al
h6roe Luper6n como no fue, como un gran escritor,
casi como un poeta. Eso no es correct; eso es sem-
brar la confusion en la mente de los nifios dominica-


20 Federico Garcia Godoy







nos que creerin, a partir de la lectura de esos parra-
fos, que cualquier heroe dominicano tiene que tener
la categoria de un gran escritor. Eso es hacerle un
dano a la mentalidad de la patria future. No saber
escribir como un escritor culto no deshonra a Luper6n.
Manuel Rodriguez Objio (en su obra Gregorio
Luperdn e Histona de la Restauracicn, Tomo I, Edi-
torial El Diario, Santiago, Rep6blica Dominicana, 1939,
p. 27) decia de 61 que "Bastironle algunas ligerisi-
mas indicaciones para aprender a leer, escribir y con-
tar, tan imperfectamente como debe presumirse" y
6sa era la verdad. Don Federico Garcia Godoy fue lo
suficientemente honest para decir, como dijo, de
una manera muy fina (ustedes recordarin la frase)
que Luper6n a veces se expresaba en una forma im-
propia.
El libro que se ha editado ahora especialmente
debido al entusiasmo de un bisnieto de don Federi-
co Garcia Godoy, el joven Franklin Garcia Godoy,
reine las tres novelas hist6ricas que 61 escribi6:
Rufmiito, Alma Dominicana y Guanuma. Leyendo este
libro y poniendo la atenci6n debida en los pirrafos
con que 61 inici6 cada una de estas novelas, pode-
mos legar a la conclusion, y no por el deseo de
llegar a esa conclusion sino porque estA dicho por el
autor, de que estos libros fueron escritos con un pro-
p6sito determinado y claro, y que ese prop6sito era
crear una conciencia national que impidiera una cosa
que 61 veia con claridad: la inevitable caida de nues-
tro pais en manos del poder norteamericano. El no


El Derrumbe 21






hablaba de poder norteamericano, l1 hablaba de una
manera clara, muy clara, del imperialismo norteame-
ricano. Todas estas novelas tuvieron esa finalidad.
Hay un desarrollo evidence no solamente en el
prop6sito politico que lo llev6 a escribir estos libros,
sino en la t&cnica con que los escribi6; hay un desa-
rrollo claro que se advierte leyendo los libros en con-
junto y por eso consider que ha sido un acierto
publicar las tres novelas en un volume. En Rulmito
apenas hay material para una novela. El tema es muy
simple: un hombre del pueblo, santanista 6l, se ente-
ra por casualidad de que los dones de La Vega son
duartistas y estAn dispuestos a apoyar a Duarte en
un levantamiento del Cibao contra Santana, y Rufinito
se apodera de una carta que estos dones escriben
para enviarla a Mella, que era el jefe military del mo-
vimiento duartista del Cibao, y se dispone a llevarle
la carta a Santana; y los dones, preocupados, asusta-
dos porque ya Duarte ha sido hecho preso y el mo-
vimiento duartista ha fracasado, se enteran del dia y
de la hora de la madrugada en que Rufinito va a salir
de La Vega para llevar esa carta a Santana; lo ace-
chan y Rufinito desaparece. Ese es el tema; y como
el tema es tan pequefio, es decir, es un granite de
anis, lo que hace don Federico es descansar el peso
de la novela en los personajes realmente hist6ricos y
en los hechos hist6ricos de ese moment. Pero cuan-
do lanza su pr6xima novela, Alma Dominicana, la
acci6n del personaje que l1 crea, que es Perico
Antinez, es una acci6n much mrs amplia que la
acci6n de Rufimito. En Rufinitolos personajes centra-


22 Federico Garcia Godoy






les son los personajes hist6ricos y los episodios im-
portantes son los episodios hist6ricos; en Alma Do-
minicana los personajes hist6ricos y los episodios
hist6ricos tienen su valor propio, pero Perico Antinez
actia dentro de esos personajes hist6ricos y dentro
de esos episodios hist6ricos, y actia mis largamen-
te. La novela entonces cobra una amplitud que no se
limita al casco de una ciudad, o al lugar donde naci6
Perico Antuinez (Santiago), sino que Perico Ant6nez
deambula por varias parties del pais y actia en varias
parties del pais; y en el caso de Guanuma, 6sta es
una novela much mis hecha que Alma Dommincana
En todos los casos, lo que hace Federico Garcia
Godoy es tomar la historic y dentro de la historic,
dentro de los hechos hist6ricos comprobados, crea
un personaje novelesco, es decir, crea un personaje
que no es hist6rico, y a ese personaje lo pone a
actuar dentro de los personajes hist6ricos. Hay pigi-
nas inolvidables en estas novelas; por ejemplo, la
vida de Santana en el campamento de Guanuma es
inolvidable, y algunos de los choques de Santana
con las autoridades espafiolas estAn muy bien des-
critos. Pero en todas esas novelas don Federico se-
fiala que hay un peligro, que es necesario exaltar el
nacionalismo dominicano ante ese peligro, y que ese
peligro se llama el imperialismo yanqui; y lo dice
con esas palabras, siempre dice: el imperialismo yan-
qui. Nosotros no podemos pedirle a don Federico
Garcia Godoy que explique las razones de ese impe-
rialismo y las razones de nuestras debilidades con
los concepts de hoy. Muy a menudo 61 achaca nues-


El Derrumbe







tras debilidades ante el imperialismo norteamerica-
no a problems de caricter 6tnico; por ejemplo, que
aqui vivimos una vida desordenada por razones
6tnicas, porque somos pueblos muy mezclados, por-
que somos pueblos que no hemos logrado encontrar
la unidad que necesitamos para enfrentarnos al im-
perialismo, pero siempre llama la atenci6n hacia el
peligro imperialist.
Federico Garcia Godoy escribi6 pirrafos como
6ste en un pr6logo para Guanuma.
"...Toda la actividad social de algunos pue-
blos de Hispano America debe en estos mo-
mentos encaminarse de modo principal al
afianzamiento del sentimiento national y a
un acentuado movimiento de advance en su
manera de ser econ6mica que d& vigoroso
impulse a la explotaci6n de las mil riquezas
que poseen, lo que influiria decisivamente
en la creaci6n de un orden de cosas stable
refractario cada vez mis al caciquismo, al
personalismo humillante, a la political de cam-
panario, a los pugilatos sangrientos ocasio-
nados generalmente por mezquinas ambicio-
nes individuales...".
Y en algunas parties, como en la introducci6n de
Ahma Dominicana, dice algo sumamente interesante:
"...La Restauraci6n, particularmente en su
primer culminante etapa, (de ahi salto un
pirrafo para que no se pierda la idea que
quiero destacar) fue obra, poco menos que


Federico Garcia Godoy







exclusive, de gente inculta salida casi en su
mayoria de las ultimas classes sociales, que
naturalmente experiment much primero
que las classes mas elevadas el golpe de pro-
cedimientos, ordenanzas y pr~cticas del r6gi-
men colonial incompatible con algunos de
sus usos y costumbres que en todo tiempo
respet6 la reci6n asesinada Repiblica. Del
alma de ese pueblo, del alma de esa muche-
dumbre inculta y desheredada, surgi6, como
de oculto volcdn, el torrente de hirviente lava
que como mar de fuego iba a extenderse hasta
los tltimos rincones del territorio dominica-
no...".
Encontramos asi atisbos, verdaderos atisbos de
una sociologia political que todavia ni se sofiaba en
la Rep6blica Dominicana; atisbos en los que se sefia-
la el papel del pueblo en la lucha de la Restauraci6n.
El papel del pueblo en el sostenimiento de la inde-
pendencia national aparece no solamente expresa-
do en acci6n a trav6s de los personajes que don Fe-
derico inventa para representar al pueblo, sino dicho
tambi6n de una manera racional y consciente en los
pr6logos que describe para esas novelas.
Hubo un libro de don Federico (y quiero advertir
que la obra de Garcia Godoy es una obra numerosa;
es probablemente el escritor dominicano que mas habia
escrito hasta principios de este siglo) que no se cono-
ci6, que el pais no conoci6, lamado EIDerrumbe. El
Dermmbe fue escrito en el afio de la intervenci6n
norteamericana, el 1916, y fue editada en la Capital en


El Derrumbe 25






la tipografia laamada "El Progreso", de un senior cuyo
nombre era Emiliano Espinal. El ejemplar que tengo
estA encuademado por don Florencio Nifiez, un puer-
torriquefio que fund una familiar muy apreciada en
La Vega; familiar a la cual conoci y estim6 much, y
various de los veganos que estin aqui presents proba-
blemente recuerden a la familiar de don Florencio
Nuniez. Este libro de don Federico Garcia Godoy no
fue conocido del pueblo dominicano ni de ningun
pueblo porque fue confiscado por las autoridades de
ocupaci6n norteamericanas. Un caj6n con estos libros
sali6, o debi6 salir de la Capital con destino a Sanchez,
que era el puerto de mar de La Vega, es decir, lo que
La Vega compraba en la Capital o en el extranjero que
no iba por recuas de caballos en esa epoca a La Vega,
legaba por el puerto de Sanchez, y de Sanchez iba en
ferrocarril hasta la ciudad de La Vega; es decir, noso-
tros le deciamos afectuosamente ferrocarril, pero des-
pues que conoci ferrocarriles fuera de la Repdblica
Dominicana no puedo evitar llamarle en mi recuerdo
trencito, porque en realidad era un trencito. Sali6 o
debi6 salir un caj6n de estos libros para La Vega y el
despacho fue detenido por las autoridades norteame-
ricanas, por 6rdenes del censor. Tan pronto tomaron
posesi6n del gobiemo de la Repiblica Dominicana
las autoridades de ocupaci6n establecieron la censu-
ra, y a ElDenrmbele toc6 ser una victim de la cen-
sura. El libro comienza con estas palabras:
"Este es un libro de honda sinceridad y des-
bordante dolor. Lo he escrito rApidamente, a


26 Federico Garcia Godoy








saltos como quien dice, con el coraz6n des-
trozado ante el espectAculo patetico y deses-
perante de un pueblo de ingentes ejecutorias
hist6ricas que presencia sin gestos de viril
indignaci6n el pronto desmoronamiento de
cuanto constitute su personalidad y le da ti-
tulos para figurar honrosamente en el n6me-
ro de las reptiblicas hispanoamericanas que
supieron conquistar su respective indepen-
dencia en dias pretritos de permanent re-
sonancia 6pica...".
Asi comienza el libro. En la pigina 117 tiene un
capitulo que se llama Imperialismo Norteamericano.
Ese capitulo empieza diciendo:
"En process de incubaci6n, el imperialis-
mo yanqui comienza a exteriorizarse
desembozadamente con sus formas y proce-
dimientos, mas o menos bien disimulados,
mAs o menos agresivos y brutales, inmedia-
tamente despu6s de terminada la guerra que
puso fin al dominio espaiiol en las Antillas.
Yo no s& si un determinismo rigido estructu-
ra y cohesiona los hechos hist6ricos con in-
dependencia mns o menos absolute de nues-
tra voluntad, en determinados casos, asume
una proyecci6n consciente y clara en el pro-
ceso de evoluci6n de esos mismos hechos. El
tema es arduo y ain no ha podido ser, quizA
no lo sea nunca, definitivamente dilucidado.
eLos hechos parecen muchas veces
eslabonarse al azar, extenderse en la linea


El Derrumbe 27








ondulosa de lo accidental y fortuito para, en
ciertos periods, fecundados por condiciones
de ambiente y de hora, producer determina-
das concreciones de caricter hist6rico de in-
fluencia mas o menos beneficiosa y nociva
en el permanent devenir de la especie hu-
mana?...".
Y mas adelante dice:
..."Lo que hoy bautizamos con el nombre
del imperialismo, es decir, la expansion ab-
sorbente, en forma political o econ6mica, de
un pueblo que ha llegado al apice de su po-
derio sobre pueblos limitrofes o cercanos de
manifiesta debilidad orginica, no es fen6me-
no hist6rico caracteristico de nuestro tiempo.
El imperio romano, en el mundo antiguo, es
prueba elocuentisima de ello..."

Como el individuo que atesora y por ambi-
ci6n, por avaricia o por hibito o por lo que
sea, pretend continuar enriqueci6ndose sin
regla ni media, una Naci6n colocada en cier-
tas y determinadas circunstancias, en el col-
mo de su grandeza material, los Estados Uni-
dos pongo por caso, vecina de pueblos que
a6n no han podido refrenar sus turbulencias
interiores y elevarse a lo que es o se supone
que sea su destino hist6rico, no limita nunca
su desbordamiento, su proyecci6n ambiciosa
sino en el punto o los puntos en que dificul-
tades mas o menos insuperables la hacen


28 Federico Garcia Godoy







precisamente detenerse. En efectiva posesi6n
de una potencia colosal de acci6n exteriori-
zada constantemente en resorts y medios de
influencia mundial, esa Naci6n, asi
engrandecida y consciente de su poderio, se
hace conquistador, monopoliza mercados
para asegurar su producci6n y adquirir la aje-
na en la porci6n que le interest, lo que a la
larga engendra celos y rivalidades con nacio-
nes tambi6n de formidable grandeza political
y econ6mica. Para su defense national, los
Estados Unidos necesitan poseer en el archi-
pielago antillano ciertos muy conocidos pun-
tos estrategicos. Dentro de su zona de ex-
pansi6n y de defense estamos estos paises
antillanos fatalmente situados".
Garcia Godoy sigue desarrollando en ese capi-
tulo el tema del imperialismo norteamericano y pre-
senta un document muy interesante que los domi-
nicanos no conocemos. Dice 1l:
"...Despues de perder Espafia sus colonies
antillanas qued6 franco y expedite el cami-
no. Principi6 con la conquista de Puerto Rico
y con la Enmienda Platt en Cuba, especie de
espada de Damocles pendiente de continue
sobre la cabeza de la heroica y rica Reptbli-
ca que a costa de los sacrificios y heroismo
de tres sangrientas guerras pudo alcanzar su
independencia. Para muestra de lo que para
esa gente del Norte significa la posesi6n de
las principles islas del archipielago antilla-


El Derrumbe 29







no, reproduzco aqui las palabras dichas hace
algin tiempo por el senator Heybuln con
motivo de una discusi6n acerca del Canal de
Panama:

"Si puedo hacer una disgresi6n, dijo, res-
pecto de esta cuesti6n hasta relacionarla con
la resoluci6n que he tenido la honra de pre-
sentar al Senado proponiendo que por el
departamento correspondiente se inicien pro-
posiciones para la adquisici6n de la isla de
Santo Domingo se vera que esta en complete
acuerdo con mis sugestiones del moment
present.

"La situaci6n de Santo Domingo en el oc6a-
no AtlAntico hace que sea la tierra mis veci-
na del canal de Panama pudiendo ser esa isla
actualmente obtenida bajo ciertas condicio-
nes por el gobiemo de los Estados Unidos.
Ella se encuentra directamente en la via que
conduce a la entrada del canal. Hemos perdi-
do a Cuba, que a mi juicio porfiamos y de-
biamos conservar. iPero al fin la hemos per-
dido? iQue podremos esperar de ella en el
porvenir? Lo ignore; pero a nuestra mano, a
nuestro alcance, se extiende la gran isla de
Santo Domingo.

"Yo no tengo la intenci6n, al presentar esta
proposici6n, como tal vez pueda creerse que
la motiva un prop6sito de expansion, de im-
perialismo, de extendemos mas adquiriendo


Federico Garcia Godoy







nuevos territories y nuevas poblaciones... Es
simplemente para que el pais pueda asegu-
rarse (el pais son los Estados Unidos, desde
luego, J.B.), en mitad del camino, entire nues-
tros puertos y el canal, una base terrestre que
en tiempo de guerra nos ponga en condicio-
nes no solamente de proteger el canal sino la
isla de Puerto Rico.

"Ademrs de sus ventajas comerciales, que
no enumero aqui por ser sobrado conocidas,
ademais de esas ventajas, repito, la soberania
y el gobiemo de la isla de Santo Domingo
son necesarios para la seguridad de los cuan-
tiosos fondos que represent la construcci6n
del canal de Panama...".
(Por la menci6n de la construcci6n del canal de
Panami se deduce que esta proposici6n al Senado,
hecha por el senador Heybum para apoderarse de la
isla de Santo Domingo, desconocida entire nosotros,
fue hecha alrededor del afio 1912).
ElDerrumbe no circul6. Lo prohibit la censura
norteamericana, y don Federico escribi6 luego (aqui
las tengo de su pufio y letra), unas cuantas piginas,
bastantes piginas, en esta libreta de teneduria de
libros, como se llamaba antes a lo que ahora se lla-
ma contabilidad, comprada en una libreria que tenia
el viejo maestro don Pepe Alvarez en La Vega, por-
que aqui esta su sello: "Libreria y Papeleria Maiximo
Antonio Alvarez, La Vega, Rep6blica Dominicana", y
aunque ustedes no puedan leerlas yo se las voy a


El Derrumbe 31







leer desde aqui. Arriba, con letra de don Federico,
dice: Fed Garcia Godoy; y abajo el tftulo es: "En la
Colonia Yanqui" y aqui la fecha: 1920. Aqui esta,
ademrs de otros trabajos, la Histona de un Libro (El
Derumbe), hecha por don Federico con su letra
menuda, pero lo suficientemente clara para que no
haya confusion alguna. En esta libreta Cl reproduce
la correspondencia que se cruz6 con el contralmi-
rante Thomas Snowden, de la armada de los Estados
Unidos, gobemador military de Santo Domingo.
En esa correspondencia el reclamaba que se le
devolviera su libro. Para entonces no habia editors
en la Reptiblica Dominicana. El autor de un libro
tenia que pagar Cl mismo la edici6n de su libro, de
modo que don Federico no solamente escribi6 el
libro, sino que tuvo que utilizar su dinero para pagar
la edici6n, y don Federico tenia unas entradas mo-
destas porque 6l habia llegado a La Vega, segin dice
Jose Agustin Concepci6n, alla por el ano 1880 y tan-
tos; habia llegado como maestro de escuela. En sus
6ltimos afios, es decir, cuando escribi6 ElDerrrumbe,
y en el 1920, cuando escribi6 las piginas a que me
refiero, don Federico recibia alumnos en su casa y
daba classes particulares; sus entradas eran modestas
y de esas entradas modestas l1 tuvo que disponer de
dinero para pagar la edici6n del libro, y el libro le
fue destruido, no solamente no se le devolvi6 sino
que fue destruido, fue quemado por las autoridades
militares norteamericanas, que por lo visto le tenian
mAs miedo a un libro que a un alzamiento military.
Aqui estAn las cartas que 61 se cruz6 con el censor,

32 Federico Garcia Godoy







senor Ramsay, y todos los arguments que esgrimi6
en defense de su libro, arguments que en realidad
no le sirvieron de nada porque al fin el libro fue
destruido; felizmente se salvaron algunos ejempla-
res, entire ellos, 6ste que tengo yo ahora aqui que me
fue facilitado por su nieto, el poeta Ruben Suro, pero
que parece ser propiedad de su hija Graciela Garcia
Godoy Vda. Chottin. Si como se ha dicho, la Univer-
sidad Aut6noma de Santo Domingo se propone utili-
zar este libro y lo puede publicar, incluso haciendo
una version en -offset. del original, porque es un
libro muy bonito, tipogrificamente muy bien hecho,
convendria que junto con el libro publicara la histo-
ria del libro, que esta escrita de pufio y letra de don
Federico Garcia Godoy.
Las juventudes dominicanas deben leer a Fede-
rico Garcia Godoy y especialmente esta edici6n de
Rulfnito, Alma Dominicana y de Guanuma, porque
no solamente se trata de tres novelas hist6ricas do-
minicanas, escritas por un escritor que conocia su
oficio, sino porque ademr s fueron hechas con el pro-
p6sito de despertar la conciencia dominicana hacia
el peligro que l1 veia, y en realidad lo dice varias
veces a lo largo de este libro, el peligro de la ocupa-
ci6n del pais por las fuerzas militares norteamerica-
nas. De manera que este libro no solamente nos fa-
miliariza con la literature dominicana del siglo pasa-
do y de principios de este siglo y con la obra de un
escritor muy respetado, sino que nos ensefia que
desde hacia tiempo en la Repiblica Dominicana ha-
bia hombres que vieron lo que iba a pasar en el

El Derrumbe 33







future inmediato de nuestro pais. Que si entire los
luchadores, los guerreros, los patriots de las armas,
el primero de los antiimperialistas fue Gregorio
Luper6n, entire los artists, los creadores de belleza,
los creadores de vida a traves de las letras, el prime-
ro y el mis consecuente fue Federico Garcia Godoy.


34 Federico Garcia Godoy

















PRIMERA PARTE
HISTORIC DE UN LIBRO








Historia de un libro







I

Jamis pens6, en mi
humildad literaria, que un libro mio pudiera tener
historic, mereciendo los honors de una persecu-
ci6n en realidad de verdad inmerecida e injusta.
Cuando un amigo mio me comunic6 de la Capital
que mi libro El Derrumbe habia sido secuestrado
por las autoridades militares norteamericanas im-
puestas coercitivamente al pais, declare con entera
sinceridad que me quede profundamente asombra-
do. Los delitos de imprenta o que, en determinadas
circunstancias se consideran como tales, tienen o
deben tener por indispensable fundamento su pu-
blicidad, el hecho de circular ocasionando efecti-
vos o supuestos daios. El caso de mi libro era harto
distinto. Ni un solo ejemplar de EIDerrumbe habia
circulado y no iba tontamente a ponerlo a la venta


El Derrumbe







despu6s de la proclama del capitan Knapp estable-
ciendo una censura rigida y amenazante para la li-
bre emisi6n de la palabra hablada o escrita. La cen-
sura aqui establecida, como lo probare alg6n dia,
ha sido mas arbitraria, dura y humillante que la mis-
ma impuesta por el lipiz rojo de los censores espa-
holes en las 6pocas mrs negras de la vida colonial
de Cuba y Puerto Rico.
Como es natural, formula inmediatamente la re-
clamaci6n que correspondia en caso tan injustifica-
ble. El impresor, segun supe mas tarde fue, por po-
cas horas, reducido a prisi6n y obligado a entregar el
manuscrito del libro. Se le hizo un largo interrogato-
rio respect del nfmero exacto de ejemplares a que
alcanzaba la edici6n de la obra y de otros particula-
res relacionados con la misma. Se daba indudable-
mente mayor importancia al libro embargado de la
que realmente tenia. En esos dias dirigi al capitan
Knapp, jefe del Gobiemo Militar, la siguiente recla-
maci6n:
"Seior:
Por un aviso de esa ciudad me he ente-
rado, con profunda sorpresa, que en ese
puerto se ha impedido el embarque para
Sanchez de una caja de libros de mi ex-
clusiva propiedad. Con esa disposici6n
se compete una gran injusticia, pues no
he violado en nada absolutamente nin-
guna orden del gobierno military que Ud.
dirige.


38 Federico Garcia Godoy







Mi libro, como puede probarse ficilmen-
te, fue escrito e impreso antes de instalar-
se el gobierno military, y tengo el prop6si-
to de que no circle en el pais mientras
no se levante la censura que desdichada-
mente pesa sobre el mis noble y excelso
atributo de la personalidad humana: la li-
bre emisi6n del pensamiento por medio
de la palabra hablada o escrita.

Espero, pues, de su ilustraci6n y recti-
tud, se digne disponer la devoluci6n de
la mencionada caja de libros por ser tal
cosa un acto de estricta justicia".
Hasta ahi mi carta, el Jefe de la ocupaci6n
military me contest de la siguiente manera:
"Sefior:

He investigado las circunstancias refe-
rentes al libro a que alude en su carta de
30 de diciembre. El Censor me ha infor-
mado que su libro contiene tales termi-
nos que juzga impossible pueda permitir-
se su venta actualmente. He leido extrac-
tos del libro y mi juicio confirm la opi-
ni6n del Censor. Los esfuerzos de Ud.
para que se embarcase el libro, como
previniendo que su contenido fuese co-
nocido, me manifiesta que en vuestro pro-
pio juicio el libro era susceptible de de-
tenci6n por el Censor.


El Derrumbe 39






Como Ud. declara que no comenzard
la venta de su libro mientras no sea su-
primida la Censura, parceme que en
nada se lesionan sus intereses con la de-
tenci6n de 6sta en manos del Gobierno
military.
Respetuosamente,
(Firmado) H. S. Knapp".

Como se ve, no puede ser mas endeble la justi-
ficaci6n del acto arbitrario de confiscar un libro que
nadie habia leido, y que, no pudiendo circular en el
pais, me proponia enviarlo al extranjero donde tenia
la seguridad de colocarlo facilmente. Por lo que va a
seguir se ver~ que ya no s6lo en lo intellectual, sino
en lo material, fui grave e injustamente perjudicado.



II

Ante todo debo y
quiero expresar con cierta latitud el pensamiento fun-
damental del modestisimo libro tan duramente per-
seguido. Escrito con gran precipitaci6n y bajo el im-
perio de circunstancias dolorosas, El Derrumbe se
resiente gradualmente de tales cosas casi siempre
adversas para un juicio sereno y lo mas satisfactoria-
mente possible. Ese volume tiene dos aspects prin-
cipales: mi complete e irreductible rebeldia a toda
abusiva injerencia extranjera en nuestra vida nacio-

40 Federico Garcia Godoy







nal, y mi acerba y fustigadora censura a nuestros
pasados y vitandos personalismos, causa principal
de nuestras tremendas y numerosas caidas. Respecto
a mi oposici6n a todo humillante control extranjero
en cualquier forma que sea, puedo orgullosamente
repetir con el poeta cubano:
"El mismo soy que al emprender la march"
En esa material pienso exactamente igual a como
pensaba en mi primera juventud. No he variado ni
en un ipice. Todo protectorado o anexi6n o cosa
que tienda al desgaste o mutilaci6n de la soberania
national, me es profundamente repulsivo u odioso.
Lo he combatido y combatird siempre. Algunos aRos
antes de efectuarse la intervenci6n que pesa actual-
mente como losa de plomo sobre nuestras almas
acongojadas, para prevenir o conjurar aquf el peli-
gro que se avecinaba, funded en uni6n de various
amigos la sociedad nacionalista Patria, a la cual pre-
sidi durante los tres anos que cont6 de existencia.
Por no haberse comprendido bien el pensamiento
capital que determine la instalaci6n de dicha socie-
dad patri6tica, por nuestra indiferencia o cosa se-
mejante, por estar la mayoria entregada en cuerpo
y alma a las luchas de nuestro estulto y disolvente
personalismo, o por todo ello a la vez, es el caso
que la idea de cohesi6n, de condensaci6n de vo-
luntades en el alto prop6sito de robustecer el senti-
miento national haci6ndole cada vez mis refracta-
rio a toda injerencia extranjera, no tuvo eco, se per-
di6 dolorosamente en el vacio en que aqui han ido


El Derrumbe 41







casi siempre a parar las mas plausibles y levantadas
iniciativas.
Mas de dos aftos antes de esta funesta interven-
ci6n, en marzo de 1914, en Carta Abierta dirigida al
poeta Ricardo P6rez Alfonseca y publicada en el I.&-
d~ DInbo, me expresaba asi:
"Creo firmemente que en la vida social, el
pensamiento, la idea, la creencia, son puras
abstracciones, palabras huecas, frases sin en-
jundia, si no se aquilatan en el esfuerzo sen-
sible, en la acci6n bien intencionada, en la
energia viril. La evoluci6n social de nuestro
tiempo pide a cada moment y con insisten-
cia, hechos, hechos de cierta proyecci6n pro-
lifica. Consecuente con esas convicciones,
quise l6timamente levar a nuestro envene-
nado ambiente politico, sin resultado, eflu-
vios de sano y vigorizador patriotism y de
efectiva organizaci6n juridica. Lo he dicho en
todas parties y lo repito nuevamente: sea cual
fuere el cimulo de beneficios que pueda
aportar a nuestra desquiciada existencia polf-
tica una intervenci6n extranjera, rechazo alti-
vamente cualquier injerencia de esa clase,
prefiriendo a tal ignominia nuestra misma
extraviada political, tan incoherente y tumul-
tuosa y tan torturada por luchas intestines.
Pero, en realidad, mi distinguido amigo, con-
templando el estado de desconcierto en que
vivimos, no son muy pocos, por desgracia,
los que consideran esa injerencia humillante


42 Federico Garcia Godoy






como nuestro mejor medio de salvaci6n. iNo,
mil veces no!

Yo sigo y seguire sosteniendo mi criteria
de irreductible dominicanismo, como flimu-
la purp6rea de deber altisimo en el hogar, en
la escuela, en el peri6dico, en la conferencia,
en el libro. De la densa sombra en que va-
mos sumergi6ndonos, salen a cada paso vo-
ces de anticipada y prudent resignaci6n, de
cobarde conformidad. Sea lo que fuere, ven-
ga lo que viniere, seguire preconizando, bajo
la noche sin estrellas, ante la tempestad des-
encadenada de pasiones vitandas, las exce-
lencias virtuales de una existencia national
sin injerencias desdorosas de afuera y sin tor-
pes caciquismos de adentro ...".
Eso dije entonces y eso sigo repitiendo hoy. Me
regocija altamente que dominicanos distinguidos que
en visperas de la ocupaci6n y aun a raiz de ella sos-
tuvieron un criteria intervencionista, piensen hoy de
manera enteramente contraria, convencidos de que
el remedio que anhelaban est6 resultando peor que
la misma dolorosa enfermedad.


I-

El otro aspect fun-
damental de mi secuestrado libro reside en un andli-
sis severe y lamentablemente verdadero de las des-
favorables circunstancias de political eminentemente

El Derrumbe 43







personalista dentro de las cuales se ha efectuado la
deficiente actuaci6n hist6rica del pueblo dominica-
no. Son diversas las causes nocivas de semejante
estado. Escasez de poblaci6n; carencia de relative
cultural; orientaciones casi siempre extraviadas; im-
perio absorbente de gente de cierta rusticidad por lo
general incapaz de imprimir acertada y fructuosa di-
recci6n a los asuntos piblicos; carencia de vias de
comunicaci6n y de otras cosas determinantes de pro-
vechosa vida econ6mica son, dentro del cuadro som-
brio y dramitico de nuestra existencia hist6rica, fac-
tores principles que durante cierto espacio de tiem-
po han impedido dar resueltamente al pais un vigo-
roso paso hacia adelante. Nada han valido los es-
fuerzos de una minoria inteligente empefiada en mo-
dificar o transformar semejante estado de cosas de
un todo refractario a sanas y fecundas iniciativas de
organizaci6n juridica, en un todo de acuerdo con
modalidades muy caracteristicas de la mentalidad do-
minicana e inspiradas en muy luminosas finalidades
de la civilizaci6n modern.
En el capitulo Deficiencias del Medio, del libro
incinerado, pongo de bulto las causes de nuestra ac-
tuaci6n political, incoherente y ca6tica, en estos ilti-
mos afios. Circula por ahi la idea, para muchos conve-
niente, de echar un tupido velo de silencio sobre nues-
tros pasados tremendous errors, figurindose que por
esa via, tapando el sol con un dedo, se quitan protes-
tas de justificaci6n mrs o menos atendibles a la actual
ocupaci6n norteamericana. No lo enciendo asi. Mi cri-
terio es distinto. Aparte de que nuestros interventores


44 Federico Garcia Godoy







conocen al dedillo, tan bien o mejor que nosotros, las
deficiencies de nuestro modo de ser politico, nada se
ganaria con pretender obscurecer o borrar la verdad.
Esta se abre siempre paso. No es possible curar una
enfermedad que se quiere que permanezca oculta
pretendiendo negar su intrinseca gravedad. Hay que
poner la llaga al descubierto antes que el mal se ex-
tienda o contagie otras parties del cuerpo. Hay que
restaurar a todo trance la repiblica, pero en condicio-
nes de un gobierno propio, absolutamente indepen-
diente, que respond a imperiosas necesidades y exi-
gencias que hasta ayer hemos descuidado o menos-
preciado, sin conocer y olvidando que en la actuali-
dad no es possible para ningin pueblo, grande o chi-
co, vivir de una manera desacorde con determinadas
finalidades de orden interior y de administraci6n pui-
blica de reconocida probidad y positive adelanto.
Culpa no escasa de nuestras uiltimas turbulencias
cabe a lo desacertado de la injerencia abusiva de la
diplomacia yanqui en nuestros asuntos interiores. Pa-
tente estA el ejemplo de James 0. Sullivan, uno de los
iltimos ministros representantes aqui de los Estados
Unidos. Este hombre, como dije hace tiempo, mejor
que el tipo de politician sin escripulos, result el del
verdadero boucanier. Sin haber ain presentado sus
credenciales, desde Montecristi, ese nuevo represen-
tante norteamericano empez6 a fungir, lo que fue real-
mente mAs tarde, como Arbitro supremo de la political
dominicana.
Revel6, desde el primer moment, un complete
desconocimiento de practices y procedimientos di-

El Derrumbe 45







plomiticos. Su gesti6n no pudo ser mas torpe y no-
civa... Y poco despu6s, el festinado e irreflexivo pro-
cedimiento que se conoce con el nombre de Plan
Wilson, en lugar de ser element de eficaz acerca-
miento entire las banderias disidentes, contribuy6
principalmente a falsear las instituciones republica-
nas, convirtiendo en letra muerta sus mas elementa-
les y necesarias prescripciones... Y para hacer rebo-
sar la copa, la instauraci6n del Gobierno Militar se
produce, con general asombro, en los moments en
que impera la paz y ocupa la presidencia de la repi-
blica un ciudadano benem6rito, austero y sabio, muy
capaz de enfrentarse y solucionar de manera satis-
factoria y definitive los asuntos interiores y exterio-
res que mas preocupaban la atenci6n piblica. He
creido siempre que nuestros errors y torpezas, por
mis graves que aparentemente parezcan, son muy
capaces de modificarse y desaparecer del todo, si
para ello se ponen a contribuci6n, hibil y tesonera-
mente, ciertos medios y resorts de conocido y pro-
bado valor sociol6gico.
No es dificil, ni con much, por obra de noso-
tros mismos, mediante nuestros propios esfuerzos
bien encaminados, no obstante ciertas cosas nocivas
en realidad superficiales, reaccionar en un sentido
claro y precise de orden stable y de prictica regular
y consciente de las instituciones democriticas que
forman el fondo de nuestra existencia national. De-
tris de cosas nocivas de muy exterior realidad, se
han movido, desordenadamente sin duda, fuerzas
sociales que, bien conducidas, bajo la acci6n inteli-


Federico Garcia Godoy






gente y patri6tica de hombres piblicos -de que no
carecemos, afortunadamente- bien penetrados del
sentido de las realidades inflexibles de la hora actual
de la civilizaci6n, podrian transformarse en factors
determinantes de una evoluci6n salvadora en la ma-
nera de ser political de la colectividad dominicana.
Esa obra, claro esta, no puede ser de moment. Pero
creo firmemente que, al restaurarse la repdblica, po-
niendo cada uno de nosotros algo de su parte en ese
alto y bienhechor empefio, pronto nos seria dable
tocar los anhelados resultados. La repdblica del por-
venir, estructurada juridicamente, sin personalismos
aviesos y perturbadores, sin humillantes intervencio-
nes extranjeras, con partidos de principios bien defi-
nidos, ha de ser, y asi hay que esperarlo, muy capaz
de hombrearse con otras americanas de cultural ib6-
rica que se enorgullecen de su existencia lib6rrima y
floreciente.


IV

Asi las cosas dej6
pasar algunos meses, y cuando juzgu6 el moment
oportuno me dirigi al senior Ramsay, jefe del Depar-
tamento de Censura, pidi6ndole la devoluci6n de mi
confiscado libro. Me respondi6 asi:
"Senior:
En respuesta de su atenta carta de lero. de
los corrientes, la que ha tenido mi mejor aten-

El Derrumbe 47







ci6n, siento no poder acceder a lo que en
ella solicita. Todavia no es la oportunidad para
devolver a U. su libro El Derrumbe.
De U. atto., S. S."
El volume secuestrado representaba para mi no
s6lo algo de interns intellectual sino de interns positi-
vamente material. No soy rico ni much menos, y esa
edici6n, primorosa y artisticamente hecha, me repre-
sentaba el desembolso de algunos centenares de pe-
sos que necesitaba con urgencia reintegrar. La venta
de la edici6n la tenia asegurada en el extranjero. Pasa-
ron dos afios mis de incertidumbres y de angustias.
Se me dijo y me pareci6 ver que la censura aflojaba
un tanto, y, creyendo la coyuntura propicia, escribi al
senior Thomas Snowden, Gobemador Militar, solici-
tando de nuevo el libro y manifestindole que mi pro-
p6sito no era que circulase aqui sino que se expandiese
en algunas de estas repiblicas hispanoamericanas. La
contestaci6n no se hizo esperar. Hela aqui:
"Estimado senior:

He recibido su cortes comunicaci6n, la que
me ha sido entregada por su eminencia el
Arzobispo de Santo Domingo, y su conteni-
do ha sido cuidadosamente considerado.

Como U. bien sabe, la Censura sigue exis-
tiendo en Santo Domingo sobre articulos y
publicaciones tendientes a estimular agitacio-
nes political u obreras.


48 Federico Garcia Godoy







Tengo esperanzas que el tiempo para que
no exista una Censura de esa naturaleza, lie-
gari muy pronto, pero por el present yo no
puedo ver qu6 bien se puede deducir de la
publicaci6n de un libro de esa naturaleza, ya
sea aqui o en el extranjero.
Le saluda con sentimientos de alta consideraci6n,
Thomas Snowden,
Contra-almirante de la Armada de los E. U.
Goberador Militar de Sto. Domingo".
Por el context de las anteriores comunicacio-
nes, muy particularmente de la iltima, adviertese bien
que, en la mente de las mas altas autoridades de la
Intervenci6n, estaba subordinada la entrega de El
Derrumbe a la supresi6n de la tantas veces mencio-
nada Censura. Jizguese, pues, de mi indignaci6n y
de mi asombro, cuando suprimida esta por una Or-
den Ejecutiva publicada en la Gaceta Oficial, al exi-
gir nuevamente la devoluci6n de mi libro, se me res-
pondi6 de esta manera:
"Muy senior mio:

Se me hace impossible devolverle la edi-
ci6n de su obra intitulada EIDermmbe, debi-
do a que todos los ejemplares de dicha obra
que fueron confiscados en 1916 han sido
quemados en cumplimiento de las leyes en
vigor. El espiritu de la obra es de una indole
tal que puede dar lugar a des6rdenes dentro
del pais, y por ende, su publicaci6n y circu-


El Derrumbe 49







laci6n resultarian contrarias a las disposicio-
nes de las leyes.

Dado el alto valor literario de la obra, sien-
to infinitamente el que los motives antedi-
chos no permitan que se conceda autoriza-
ci6n para que ella sea distribuida ni dentro ni
fuera de la Repfiblica Dominicana en la for-
ma en que se encuentra redactada.
Con la mayor consideraci6n me suscribo de U.
Por el goberador Militar de
Santo Domingo,
F. U. Lake, Teniente Comandante de
la Armada de los Estados Unidos".
Calcdlese mi sorpresa al leer la anterior misiva,
cuando por las cartas y por informes fidedignos te-
nia la creencia de que la edici6n confiscada se en-
contraba en dep6sito en la oficina de la Censura de
Santo Domingo. iUn libro de asunto patri6tico que-
mado en pleno siglo veinte por representantes de la
patria de Washington y de Lincoln! Revivieron de
golpe en mi memorial los viejos tiempos inquisitoriales.
Me pareci6, por un moment, encontrarme en plena
6poca medioeval. Lo miis extrafio del caso es que
desconozco "las leyes en vigor" que condenan un
libro al fuego y de que se habla en la carta anterior.
No las he visto publicadas en ninguna parte. La mis-
ma censura que se dice suprimida lo ha sido s61o
nominalmente. Los Prebostes continian persiguien-
do los liamados delitos de imprenta. Ahora mismo,


50 Federico Garcia Godoy







por un articulo que se juzg6 punible, sin mayor im-
portancia, publicado en Ecos del Noite, de Puerto
Plata, su author, el joven periodista Rafael Morel, fue
paseado por las calls de Santiago vestido de presi-
diario y constrefiido a pagar trescientos pesos de
multa. La juventud intellectual de aquella ciudad for-
mul6 con tal motivo viril y energica protesta...
Con los dias que pasan va ganando terreno el
desaliento. La bien intencionada moci6n del honora-
ble representante William E. Masson ilumin6 por bre-
ves instantes el ensombrecido horizonte de nuestras
esperanzas de pr6ximas reivindicaciones nacionales.
Despu6s ha vuelto a imperar, mas negra si cabe, la
noche de nuestros acerbos dolores patri6ticos. Mien-
tras de afuera nos vienen brisas consoladoras de
optimism, recientes actos del Gobiemo Militar pa-
recen indicar que la actual injustificable ocupaci6n
continual indefinidamente. Si hay algo de raiz neta-
mente popular son los municipios. La historic estA
ahi para confirmar tal aserto. Por una reciente Orden
Ejecutiva se reduce a la mitad y atin a menos en
algunas parties el personal de los ayuntamientos, y
los miembros de 6stos serin nombrados directamen-
te por el Gobierno Militar. Es decir, no habrA ya, en
realidad, representaciones genuinas de la vida co-
munal...
En medio de todos estos desencantos y amargu-
ras, consuela y regocija la idea de que el pueblo
dominicano ni se ha humillado ni se ha envilecido.
Ha mantenido altiva y enhiesta su dignidad colecti-
va. Han existido excepciones, ya lo creo, pero lo


El Derrumbe







raro es que no las hubiese habido. Las hubo cuando
Haiti y la Anexi6n espanola. Pero las excepciones
no hacen mAs que confirmar la regla. Y la consola-
dora verdad es que el pueblo dominicano, en estas
horas de incertidumbre y con viril firmeza unido y
cohesionado, mantiene irreducible y con viril firme-
za el prop6sito de no cejar ni un Apice en su empeno
de restaurar la suprimida republica sin mutilaciones
ningunas de la soberania national.


52 Federico Garcia Godoy

















SEGUNDA PARTE
EL DERRUMBE








Frontis







I

Es 6ste un libro de
honda sinceridad y desbordante dolor. Lo he escrito
rapidamente, a saltos como quien dice, con el cora-
z6n destrozado ante el espectAculo pat6tico y deses-
perante de un pueblo de ingentes ejecutorias hist6ri-
cas que presencia sin gestos de viril indignaci6n el
pronto desmoronamiento de cuanto constitute su
personalidad y le da titulos para figurar honrosamente
en el ntimero de las reptblicas hispanoamericanas
que supieron conquistar su respective independen-
cia en dias pret&ritos de permanent resonancia epi-
ca. Perdida la fe en si mismo, relajada su voluntad,
inertes los brazos que en dias no muy lejanos esgri-
mieron impetuosamente el machete de las campa-
fias libertadoras, sin vislumbrar por ninguna part la
fulguraci6n de salvadores ideales, carente del hom-

El Derrumbe 55







bre o de los hombres de intrinseca virtualidad dini-
mica que suelen aparecer como conductores de agru-
paciones sociales en las horas supremas de la histo-
ria, ese pueblo no encuentra en si la fuerza intima
capaz de alzarlo frente al hado adverse para morir
honrosamente, con la muerte de los pueblos que han
sabido esculpir con gloria su nombre en los frisos
marm6reos consagrados por la inmortalidad hist6ri-
ca. La hora no puede ser mrs luctuosa y por consi-
guiente menos propicia para apocamientos services
o atenuaciones cobardes. Es hora de decir altiva y
resueltamente, quien se respeta y respeta la pluma
que maneja, lo que se piensa y se siente no s6lo
como un deber y como un homenaje rendido a la
verdad austera y serena, sino para que se sepa, fuera
de aquf principalmente, que en este pavoroso nau-
fragio de una colectividad national desventurada y
por muchos respects digna de mejor suerte, ha ha-
bido algunos que, sin apostatar de sus convicciones
de toda la vida, desde el escollo de su aislamiento,
sin intimidarse ante la tormenta que amenaza des-
truir lo poco de nuestra precaria soberania que que-
da en pie, mantienen enhiesta la insignia simboliza-
dora de su inquebrantable adhesion al ideal de los
pr6ceres eximios de la redenci6n febrerista.
Horas de extremada acerbidad, de angustiosa
expectaci6n, de torturante incertidumbre, han sido
las transcurridas en estos dias sin sol en que el pue-
blo dominicano, febricitante y at6nito, sufria el mas
duro e injustificable ultraje en ocasi6n en que menos
se merecia ser tratado de semejante manera. Esas


56 Federico Garcia Godoy







horas han marcado profundamente su huella en la
desolaci6n de mi espiritu, produciendo en 61 estre-
mecimientos de incurable desesperanza. En esos
moments de tribulaciones inenarrables, de extre-
mada tension spiritual, parece como que la vida,
por no s6 qu6 misteriosa vibraci6n rec6ndita, se
reconcentra y cohesiona firmemente, cobra rigidez
de acero, y desprovista momentAneamente de su
variedad inmensa y prolifica, asume un solo y exclu-
sivo aspect, condena y totaliza el conjunto de sus
facultades en una absorbente vision unilateral, perti-
naz y mon6tona, que nos roba toda legitima satisfac-
ci6n y pone de continue ante nosotros horizontes
poblados de negruras insondables. Ese replegamiento,
esa concentraci6n de las fuerzas intimas que forman
nuestro ser spiritual, se opera siempre por la incon-
tenible influencia de un dolor, de un gran dolor. En
estos dias Ciltimos, de incomunicaci6n telegrifica y
postal con todas parties, de rumors confusos y con-
tradictorios, de dudas zozobrantes, de lancinantes
tristezas, he experimentado, sufriendolo, ese agobia-
dor estado de reconcentraci6n animica en que el te-
mor indefinible de algo grave que se espera, de un
inexplicable peligro que nos amenaza, de alguna cosa
que puede herirnos mortalmente en nuestros mAs
cars ensueihos, pone en tension hiperest6tica nues-
tros nervios y nos hace sombria y miserable la mis-
ma existencia...
Y el golpe esperado y temido vibra a6n con re-
sonancia espantable en lo mas profundo y sensible
de mi alma. No result ya una expresi6n ret6rica ase-


El Derrumbe







verar que estamos presenciando los funerales de la
Reptiblica. La dilataci6n met6dica, procaz y absor-
bente, de lo que se ha dado en lamar el imperialis-
mo yanqui, en contubernio con algunos politicos
dominicanos sin conciencia y sin escripulos, capaces
de comerse a sus propios hijos muertos, como el
Ugolino del poema italiano, con tal de conservar unas
horas mis un poder propicio a todo linaje de violen-
cias y rapifas, ha determinado el rapido desmorona-
miento de la nacionalidad dominicana en lo que po-
see de mas peculiar como entidad soberana y Arbitra
en todo de sus destinos. Hemos caido miserablemen-
te, como el vecino pueblo haitiano, sin pensar que las
naciones, como los individuos, tienen moments su-
premos en que abofeteada y herida su dignidad s61o
les resta defenders bravamente hasta agotar cuantos
medios de resistencia se encuentren a su alcance. Los
pocos que desde hace aios preconizamos aqui como
formula de salvaci6n tn nacionalismo de m6dula cien-
tifica inspirado en un concept de inaplazables nece-
sidades y exigencias de la sociedad dominicana aun
en rudimentaria organizaci6n, hubi6ramos aceptado
con relative conformidad que nuestro desmoronamien-
to national revistiera siquiera aspects decorosos de
una defense resuelta y heroica que por mas que a la
postre resultara infructuosa, por lo menos demostrara
al mundo que nuestra devoci6n a un ideal de patria
independiente y libre no fue sentimiento artificial y
postizo, y que hasta la uiltima hora hemos mantenido,
como rojo penacho de gloria, nuestra merecida repu-
taci6n de pueblo valeroso e irreducible...


58 Federico Garcia Godoy







En ninguna parte se ha esbozado un gesto de
vigorosa y porfiada resistencia a la invasion extranje-
ra. A meras escaramuzas se ha reducido cuanto he-
mos hecho en defense de la patria escarnecida y piso-
teada. Uno de nuestros bandos personalistas quiso
cerrar el paso al invasor, y presto vio que se encontra-
ba solo, aislado, en vergonzoso desamparo... En el
6pico bienio restaurador, La Gandara, despues de ocu-
par a sangre y fuego a Montescristi, no pudo dar un
paso hacia Santiago, capital del pais insurreccionado.
Y eso que comandaba seis mil aguerridos soldados
espaholes y contaba con un poderoso tren de artille-
ria. No pudo con tan imponente fuerza military romper
el arco de fuego formado por los cantones revolucio-
narios que le impedian el advance a la ciudad gloriosa
del 30 de Marzo... Hoy, con mil hombres de tropas
norteamericanas, gene bisofia en su inmensa mayo-
ria, el coronel Pendleton acaba de aduefiarse de San-
tiago rifendo ligeros combates en el largo y peligroso
trayecto. S6lo tuvo en ellos tres muertos y once heri-
dos... Y esa insignificant resistencia no se debe, como
superficialmente sostienen algunos, a que el valor
dominicano haya degenerado -nuestras recientisimas
luchas civiles estin ahi para atestiguar lo contrario-
sino que lo que entonces existia no existe hoy: la
convergencia de voluntades, la unidad de opinions
identificadas en un mismo y exclusive prop6sito de
redenci6n o de muerte. El personalismo imperante,
fraccionado, subordinado a mezquinos intereses del
moment, asumen toda la responsabilidad de la te-
rrible catistrofe...


El Derrumbe







Claro esta que la extinci6n de la Rep6blica no
sera total. Los m6todos de conquista y colonizaci6n
actualmente empleados difieren naturalmente de los
usados hace algunas centuries. En eso se ha progre-
sado, como en todo. Ya nunca el despojo es comple-
to. En lo porvenir seremos quizas una pAlida y me-
lanc6lica sombra de reptiblica que por lo menos ser-
virA para poner en exhibici6n ante el mundo, ante
los pueblos de la America de civilizaci6n latina, los
procedimientos coercitivamente humillantes, lo que
vale y significa positivamente el decantado, flamante
y cordial panamericanismo que como formula de
acercamiento continental exulta y proclama en sus
discursos el president Wilson. Se nos moldearA al
capricho de gente extranjera por tantos concepts
diferente a nosotros. Por obra de su incontrastable
influencia se atenuarAn hasta desaparecer nuestras
mAs salientes modalidades espirituales. Habi6ndolo
sido todo en el pais'que libertaron nuestros antece-
sores, ya no seremos sino masa amorfa de despre-
ciable inferioridad 6tnica que el conquistador, a6n
respetAndole ciertos derechos, tratara con mal disi-
mulado menosprecio...
No dudo ni por un instant que a vuelta de pocos
afios el progress material sera asombroso. Se conver-
tiri el pais, adn en grandisima parte inexplotado, en
una tacita de oro, como quien dice. Tendremos mag-
nificas carreteras, esplendidos paseos, potentes acue-
ductos, construcciones urbanas monumentales... Aca-
so hasta rascacielos. Pero ;ay! todo ese adelanto sera
la obra y propiedad de los dominadores. La tierra, sin


Federico Garcia Godoy







leyes oportunas que restrinjan convenientemente su
posesi6n, seri ficil y prontamente acaparada por el
capital norteamericano. Los escasos n6cleos de po-
blaci6n native, como los pobres indios del lejano Oeste,
desaparecerin lentamente, por emigraci6n u otras
cosas, incapacitados de fundirse con una raza cuyo
orgullo 6tnico repugna todo contact con gentes en
que circulan gotas de sangre africana... Hacienda, Obras
P6blicas, ej6rcito, qui6n sabe que otra cosa, en manos
de nuestros flamantes amos, nos converting en un
humillante protectorado a cuya sombra lanzard sus
(ltimos ayes la desventurada rep6blica de Febrero.
No hay que forjarse ilusiones. Nuestro status seri el
mismo de TUnez, de Egipto y de Marruecos. Ni mis ni
menos. Ya s6 que se transformard el pais en sentido
material; pero en las sucesivas etapas de ese cambio
desaparecerin tambi6n las iltimas particular del alma
dominicana tal como la forjaron las razas, la historic y
las costumbres. Por el juego incesante de influencias
ex6ticas nuestra despersonalizaci6n ser, complete. Una
civilizaci6n mis potente, absorbente y agresiva arro-
Ilar~ cuanto hay en nosotros del alto idealismo carac-
teristico de la cultural latina. Desvanecido en la negru-
ra de una extinci6n premature el ensuefio de la repi-
blica ideal que vislumbraran Duarte, Sanchez y Mella,
sobre las ruinas de esa repiblica incipiente, ave heri-
da mortalmente cuando apenas descogia sus alas, flo-
recera, recia y uniform, plena de robusta vida mate-
rial, la sediciente repiblica que modelan actualmente
esos aventajados artifices del imperialismo yanqui que
se Ilaman Russell, Caperton y Wilson...


El Derrumbe 61








II

Par&ceme esta hora
sombria propicia para evocar la memorial de aquel
paladin representative de la juventud dominicana
incontaminada y devota de los grandes ideales que
se llam6 Santiago Guzmin Espaillat. Cuando por to-
das parties no se ven mAs que hominculos despro-
vistos de escripulos y prestos a plegarse a todos los
servilismos y a todas las abyecciones; cuando por
ningin confin del horizonte obscurecido despunta
la silueta del hombre superiormente cohesionado de
que ha carecido la sociedad dominicana en este
moment supremamente doloroso de su historic, hay
precisamente que volver la mirada al pasado para
buscar en 61 algo que nos consuele del especticulo
actual de increibles claudicaciones y bajezas que pone
espanto en las almas que a6n no han perdido la fe
en los idealismos nobles y generosos que iluminan e
intensifican la vida. Nuestros caudillos, traidores unos,
reacios o impotentes otros, han estado muy distantes
de lo que de manera imperiosa demandaba de ellos
el moment hist6rico. Por eso echo de menos a San-
tiago Guzmrn Espaillat. Su patriotism hirsuto y bra-
vio estuvo siempre por encima de desmayos y de-
cepciones. Aprisionado desde muy temprano en las
f6rreas redes del personalismo politico, fue lentamente
desprendi6ndose de ellas y evolucionando hacia un
concept de organizaci6n juridica de virtualidades


62 Federico Garcia Godoy







capaces de determinar un efectivo mejoramiento
pdblico. En el fondo de su espiritu flotaba con con-
tornos cada vez mis precisos la concepci6n de un
organismo national capaz en un todo de armonizar
la libertad con el orden y de realizar fines de civiliza-
ci6n duradera y progresiva...
Han pasado ya cinco aios y aun alienta en mi
memorial, con primaveral frescura, el recuerdo lumi-
noso de aquella noche inolvidable de mi conferen-
cia en la benemerita sociedad Amantes de la Luz, en
la hist6rica ciudad de Santiago de los Caballeros.
Afuera imperaba la noche, una serena noche otofial,
apacible, rumorosa, en que el cielo hacia esplendido
derroche de su magnifica y deslumbrante pedreria.
Dentro, en el amplio sal6n profusamente iluminado,
enjambres de flores vistosas y policromas y mujeres
de singular y seductora belleza... A media que ha-
blaba, a media que con frase pilida y torpe expo-
nia mis ideas acerca del movimiento filos6fico mo-
derno, Illmame la atenci6n, en un dngulo de la sala,
un joven de hermosa y expresiva fisonomia que sin
apartar de mi sus ojos intensamente luminosos se-
guia con profundo interns el curso de mis palabras.
Era Santiago Guzmin Espaillat. Yo no le conocia
personalmente puede decirse. Terminada la confe-
rencia me fue presentado, y en ripida causeric, en
fugaz conversaci6n, la unica que con 61 tuve, me
ensen6 los tesoros de su alma apacentada en el culto
de las cosas de ingente eficacia spiritual de tan per-
manente actuaci6n en el desarrollo colectivo... Dos
meses despues, en el parque de La Vega, en circulo


El Derrumbe 63







de amigos intimos, bajo la embriagante caricia de
una noche de perfumes, de m6sicas y de estrellas,
como si hubiera caido sobre mi anonadindome no
s6 qud cosa espantablemente siniestra, supe la horri-
ble noticia de su eterna desaparici6n en las sombras
de obscura y misteriosa tragedia...
Supo poner siempre de acuerdo su pensamiento
con su vida. Era austero y probo, de probidad extre-
mada. De inteligencia clara y licida y de una sensibi-
lidad siempre excitable y desbordante. Su valor per-
sonal rayaba en lo heroic. Puede decirse de 61 lo que
Tdcito de Julio Agricola: "Ninguna serial de miedo se
le conocia en el semblante"... Su cultural intellectual se
iba progresivamente ensanchando. Lo atraian los es-
tudios sociales. El era a mi ver el caudillo, el caudillo
supremamente nacionalista, que se formaba lentamen-
te, que hubiera sido capaz, en un moment dado, de
aunar reciamente voluntades dispersas para impedir
que la traici6n y el peculado continuasen prosperan-
do en las alturas y para dotar al pais de instituciones
capaces de transformarlo ventajosamente. Se me figu-
raba que era el unico que encarnaba entire nosotros
las condiciones esenciales para ejercer a la larga una
bienhechora influencia en nuestro bastardeado y co-
rrompido organismo politico...
Sobre e1 han caido ya espesas paletadas de olvi-
do. Sobre su sepulcro se han marchitado desde hace
tiempo las guirnaldas funerarias que la admiraci6n y
el afecto colocaron alli en horas fugaces de acerbo
desconsuelo. Nadie ya lo recuerda. Nadie lo nom-
bra. De haber vivido en estos iltimos dias, de seguro

64 Federico Garcia Godoy







que hubiera embrazado el escudo del combatiente
para hacerse matar junto con los pocos que cayeron
gloriosamente en Puerto Plata, en la Piedra, en la
Barranquita, cerrindole el paso a los invasores de
Yanquilandia; los tinicos que, en pavoroso abando-
no, cumplieron con su deber en la hora luctuosa del
derrumbe esbozando un gesto de impossible resis-
tencia que salvara siquiera en parte nuestro decoro
como pueblo independiente y libre, gesto glorioso
que aplaudiri toda conciencia sana y honrada y que
unos cuantos pobres diablos de levita, asalariados o
inconscientes, calificaron imbecil y cinicamente de
patrioteria...

II-

En estas paginas
digo la verdad a todos; por lo menos lo que creo
sinceramente que lo es. Por eso quizas no guste a
muchos este libro. No importa. Lo he escrito para dar
expansion a mi alma acongojada ante el sombrio
espectculo de bajezas e ignominias que presencia-
mos en esta hora de hondo duelo para los buenos
dominicanos. Desde que, hace ya muchos afios, pude
romper las ligaduras que me ataban al personalismo
politico en que actue mal de mi agrado bajo el impe-
rio de dolorosas circunstancias, mi vida ha sido de
absolute consagraci6n a nobles y fecundos ideales
de mejoramiento patrio. No he escrito una sola pigi-
na, no he publicado un libro o un folleto, no he

El Derrumbe 65







pronunciado un discurso o una conferencia, que no
haya sido pensando en el bien del pais. En torno
mio, como perfume de flor delicada, he sentido, en
ocasiones, el rumor confortante del aplauso de algu-
nas almas buenas y generosas. Pero las mas de las
veces han zumbado en mis oidos ecos bien claros de
la sorda hostilidad del medio. En mi est6ril labor na-
cionalista he gastado tiempo, salud y aun algo de
mis mas que modestos medios de subsistencia. Por
mi impenitente liberalism he sido varias veces re-
cluido en un calabozo y mis de una vez extorsiona-
do. Pero me satisface y enorgullece estar solo, aisla-
do, encerrado en el reducto de mi conciencia, fuera
de la atm6sfera disociadora y nauseabunda del per-
sonalismo militant. Para mi obra intellectual, relati-
vamente considerable para lo poquisimo que en ese
sentido se produce en el pais, no he contado jams
con la ayuda material de nadie. Ninguin gobierno me
ha alargado jams su mano en ademin de positive
distinci6n y ayuda. Tampoco he solicitado nunca tal
cosa. Si alguin valor y alguna autoridad tiene mi plu-
ma, d6bela principalmente a que en lo que escribo
no se trasluce ninguna influencia partidista ni se vis-
lumbra, impulsando mi mano, la silueta de ninguin
torpe y engreido caudillo...


66 Federico Garcia Godoy








Deficiencies del medio







I

En el hibridismo de
nuestro origen ,tnico resident los girmenes nocivos
que, fructificando con el tiempo, han determinado un
estado social en gran parte refractario a un desarrollo
de civilizaci6n efectiva y prolifica. De sangre indige-
na, de sangre quisqueyana, tenemos bien poca cosa
si es que poseemos algo. Nuestra concreci6n 6tnica
actual esta integrada por sangre del blanco europeo
de procedencia generalmente baja y maleante y del
etiope salvaje y pleno de las supersticiones febricitan-
tes y fetichistas de sus selvas africanas. De esas dos
ascendencias tan distintas y desafines surgi6 un tipo
colonial de aspects precisos y definidos, pero poco
capaz de evolucionar de manera gradual y met6dica
hacia forms de vida social cada vez mis progresivas

El Derrumbe 67







y perfectibles. Como dije en un studio reciente, la
colonizaci6n de esta Antilla jams tuvo un process
regular y coherente de adaptaci6n a formas nuevas de
existencia colectiva ventajosa y permanent. Se pro-
cedi6, por regla general, con complete irregularidad,
como al azar, evidenciando la clase conquistador o
la inmediatamente sucesora de ella, s6lo prop6sito de
rapifia como el mis ficil sendero para un rApido enri-
quecimiento. El cape diem horaciano, fue norma de
conduct en esos tiempos. Aunque las leyes de Indias
estaban generalmente inspiradas en principios de re-
levante justicia, jamrs se cumplieron ni aun en part
puede decirse, pues no obstante las incesantes y en-
cendidas recomendaciones de algunos monarcas es-
paholes, sus representantes, los encargados aqui de
aplicarlas, uno que otro de ellos con manifiesta buena
intenci6n, tropezaron siempre como contra una in-
moble muralla de granite con los potentes intereses
creados, resueltos a impedir de cualquier modo la com-
pleta implantaci6n de las bendficas medidas reforma-
doras. Durante cierto tiempo mantdivose la pugna, en-
camizada y vehemente, entire una minoria culta y hu-
manitaria interesada noblemente en favor de los infe-
lices indios ya en vias de complete extinci6n y una
mayoria absorbente y Avida de monopolies e irritan-
tes privilegios dispuesta a sostener de cualquier modo
y en today su vergonzosa integridad la vitanda y anti-
humana instituci6n de las c6lebres encomiendas. Cruel-
dad, violencias y rapifias son los factors integrantes y
determinantes de la 6tica que norma la actuaci6n so-
cial de aquella 6poca hist6rica.


68 Federico Garcia Godoy







Naturalmente, no modificada o corregida por una
permanent direcci6n docente bien encaminada la
actuaci6n nociva de tales factors, estructur6se bajo
su influencia un organismo social lleno de acentua-
das deficiencies en sus modos y maneras de enten-
der y practicar la vida. No se desconocen impune-
mente determinados principios sociol6gicos. La im-
pulsi6n primitive caracterizada por el culto a la vio-
lencia persiste ain sin mayores atenuaciones en el
fondo obscure de nuestra psicologia. Ciertos de sus
mis desventajosos aspects permanecen en pie, aun-
que algo disimulados por nuestro frecuente roce con
civilizaciones superiores. Durante nuestra primera
ipoca, la fundamental de nuestra historic, levant6se,
sobre un piano de resaltante inferioridad mental, el
edificio de la vida colectiva dominicana. Ese edificio,
agrietado y ruinoso, se mantiene a6n erecto sin las
modificaciones que reclama imperiosamente su peli-
groso estado. Cerrado el period de extremada vio-
lencia con que se abre nuestro desenvolvimiento his-
t6rico, sucdele en una dilataci6n de tiempo tres veces
secular la vegetaci6n de una vida mon6tona, de ejer-
cicios piadosos, de rezos, de procesiones, que ab-
sorbe casi toda la actividad mental, lo mismo en lo
individual que en lo colectivo, y a cuya sombra, ya
casi sin empleo esa violencia que ahora dormita en
un rinc6n del organismo colonial presta a despertar-
se con impetu al primer toque de llamada, florece un
sentimiento de incondicional obediencia a la autori-
dad, de sumisi6n ilimitada a lo que viene de arriba,
al monarca o a quien lo represent, al obispo o al


El Derrumbe 69







cura, que en un principio se explica y justifica, pero
que a la larga se convierte en servilismo mds o me-
nos acentuado, de p6sima influencia en la evoluci6n
fructuosa de las colectividades sociales...
De ahi, en gran parte, cierta extremada pasivi-
dad en la obediencia, carencia de iniciativas fecun-
das, falta complete de valor moral, relajamientos e
inercias de la voluntad, incapaz de cristalizar en em-
pefos de saludable trascendencia. Por entire los res-
quicios de semejante estado de cr6nico rutinarismo
no penetraron en ningOn moment salvadores hdli-
tos innovadores. Un process de petrificaci6n mental
es lo que 6nicamente se constata en sociedades de
organizaci6n tan primitive y deficiente. Es para mi
punto menos que realidad axiomitica la creencia de
que aun las cosas de intima urdimbre natural, radica-
das en la misma naturaleza humana, sin poder ser
suprimidas de raiz, son en todo moment capaces
de modificarse, atenuarse y transformarse mediante
la acci6n ininterrumpida de procedimientos de una
pedagogia social penetrada de puntos de vista de
genuina proyecci6n cientifica aplicada sin titubeos
ni indecisiones al cuerpo colectivo con la misma asi-
duidad y competencia con que el facultativo que
conoce todos los adelantos de su profesi6n procura
curar radicalmente la enfermedad del paciente que
tiene a su cuidado. Un process educational, cohe-
rente, consciente en todos concepts de su misi6n
trascendental, inspirado en luminosas realidades de
la vida modern, acaso hubiera podido operar en
nuestro medio social las modificaciones necesarias


70 Federico Garcia Godoy







para realizar con ciertos m6todos de gradaci6n las
reforms que reclama con inexcusable urgencia nues-
tro deficientisimo organismo colectivo. La frase del
insigne Hostos aplicada a nosotros: "Reformar la ra-
z6n com6n", tiene positive importancia interpretada
en el sentido de romper con hibitos seculares de
pensar y de sentir amamantados en un tenaz e infe-
cundo tradicionalismo y de la tendencia a barrer se-
culares preocupaciones y convencionalismos, cuan-
to, en fin, obstaculiza con fuerza formidable nuestro
ingreso a una existencia mis en consonancia con
muy pronunciadas peculiaridades de la civilizaci6n
de nuestra 6poca considerada en sus mis altas y fe-
cundas manifestaciones.
Bien poca cosa se ha realizado hasta la hora
present en el sentido de hacer cada vez mas estre-
cho y restringido el dominio de la crasa ignorancia
en que vegeta a sus anchas la inmensa mayoria del
pueblo dominicano. En cierto aspect no somos un
pueblo, un verdadero pueblo capaz de evolucionar
consciente y progresivamente. En realidad no somos
mas que una masa sin precisos contornos, honda-
mente trabajada por la acci6n disolvente de persona-
lismos aviesos, cada vez mas fraccionada, sin rum-
bos fijos, sin ideales, de una inferioridad mental que
la incapacita para elevarse a un concept de Naci6n
aun en una acepci6n lo menos compleja possible.
Todo eso, en grandisima parte, podria desaparecer o
atenuarse considerablemente mediante un prop6sito
de difusi6n de ensebanza comCin cada vez mis ra-
cional y amplia. No es de ahora que se ha preconiza-


El Derrumbe 71







do la conveniencia de provocar un movimiento de
reacci6n, loable e imprescindible, contra las formas
de ensefianza vetustas y anacr6nicas que auin privan
en buena parte de nuestra actuaci6n escolar. La re-
forma radical intentada conscientemente por Hostos
es buena muestra de ello. En sintesis satisfactoria, en
un sentido netamente integral, la educaci6n vincula
la convergencia de principios y procedimientos ne-
cesarios para dar al individuo, c6lula social, la sufi-
ciente capacidad para afrontar con resoluci6n y exi-
to las vicisitudes y peligros que hay que vencer a
cada paso en la vida circunstante. Esa ensefianza, en
todas sus parties, debe tender a la conquista de una
cultural lo mrs propia y peculiar possible que respon-
da en todo tiempo a un efectivo desarrollo de civili-
zaci6n aut6noma y definida.
Esa educaci6n individual, como queria Augusto
Comte, para que sea fructuosa, debe, sociol6gica-
mente considerada, subordinarse a exigencias y ne-
cesidades de la evoluci6n superorginica.
En muchos de estos pauses se ha considerado
siempre el problema educativo desde puntos de vis-
ta exclusivamente intelectuales. Se ha descuidado
cuanto se relaciona con lo fundamental en el indivi-
duo: el caracter, la voluntad briosa y tesonera, lo que
unicamente determine en el ser individual una ver-
dadera personalidad propia para el struggle for life,
la lucha por la vida. De ahi, en parte, la superioridad
de la pedagogia sajona sobre ciertos deficientes as-
pectos de la de algunos de estos pueblos de cultural
latina. No se trata, no debe tratarse de former una

72 Federico Garcia Godoy








lite de intelectuales, de enciclopedicos, de sabios
en una palabra, sino de crear, este es el vocablo,
hombres capaces de personales iniciativas y de er-
guirse en todo tiempo y circunstancias contra lo que
reputen atentatorio a la verdad y a la justicia. Y si eso
es tratindose de la ensefanza en los mis altos estra-
tos sociales, la educaci6n comun, la de las masas, sin
descuidar la parte reference a dar consistencia y soli-
dez al car:cter, debe circunscribirse a un minimum
de conocimientos y ser gratuita y eficaz y positiva-
mente obligatoria...
Ha sido por desdicha poquisimo, casi nada, lo que
en esa via se ha cumplido en el pais. Espanta ver la
exiguidad de la suma consignada en el presupuesto
national para atenciones de la ensefanza publica. Las
rentas fiscales en parte se malgastan miserablemente
en cosas innecesarias creadas por el personalismo po-
litico para satisfacer exigencias provocadas por el ansia
de lucro o la vanidad pueril de inconformes sectarios.
Se ha hablado much de ense anza, hasta se ha decla-
rado obligatoria, pero sin los medios ni recursos nece-
sarios para hacer efectiva tal disposici6n. Nuestra po-
blaci6n analfabeta es enomie en comparaci6n de los
pocos que saben leer y escribir. Nuestras escuelas, en
su mayoria, funcionan mal, sin competent personal
tecnico, sin modemos tiles pedag6gicos, sin locales
adecuados. Los ayuntamientos son los unicos que en
realidad han hecho algo por la mAs amplia difusi6n de
la ensefianza popular no obstante lo escaso de los in-
gresos comunales y la obligaci6n de Ilenar las otras
numerosas atenciones que tienen a su cargo.


El Derrumbe 73









II

De esa general igno-
rancia se desprenden deficiencies muy acentuadas de
psicologia colectiva. Uno de los defects mis nota-
bles y resaltantes de ella es la falta casi complete de
sanci6n, de sanci6n social. No hemos acertado a com-
prender todavia el inmenso valor, la fuerza imponde-
rable de esta vulgar y sencilla frase: la uni6n hace la
fuerza.
No hemos alcanzado, si acaso en uno que otro
moment de nuestra historic, esa homogeneidad aplas-
tante que, sin anular las iniciativas individuals ni
much menos, sin mutilar nada caracteristicamente
individual, result el Onico infalible medio de Ilevar a
cabo las mrs radicales transformaciones y de crear
una opinion consistent y duradera que sirva de po-
deroso dique de contenci6n a actuaciones malsanas y
deprimentes para nuestra vision 6tica de las cosas.
Entre nosotros no existe ni ha existido nunca verda-
dera solidaridad. En esa falta resaltante de cohesi6n
social, estrecha y s6lida, consiste en primer tdrmino la
causa del tremendo desbarajuste que se revela en to-
das las actuaciones desordenadas de nuestra existen-
cia colectiva.
Un individualism rabioso, torpe y disolvente, ain
no atenuado en lo mis minimo, parece como que
marca un ritmo de permanent impulsi6n en la vida
incoherente y tumultuosa del pueblo dominicano.

74 Federico Garcia Godoy







Determine de continue una especie de anarquia en
que naufragan irremisiblemente los mis nobles es-
fuerzos y las mis altas aspiraciones. No nos hacemos
cargo de la imposibilidad de realizar nada stable y
fecundo sin una aproximada o complete unidad de
miras, sin una concatenaci6n estrecha de esfuerzos,
sin un engranaje de prop6sitos, de sentimientos y de
ideas. Sin eso se dificulta hasta imposibilitarse la con-
quista met6dica de finalidades de indispensable orga-
nizaci6n juridica. Por esa carencia de solidaridad se
han aqui malogrado en agraz esfuerzos individuals o
de asociaciones encaminadas a la realizaci6n de co-
sas eminentemente beneficiosas para el pais. De es-
fuerzos aislados, que surgeon de aqui y de alli, sin
conexiones, sin nexos, sin una verdadera base de es-
trechamiento adecuado de voluntades, intitil resultara
siempre la pretensi6n de dar ficil acceso en nuestro
restringido y rutinario movimiento social a formas y
procedimientos de la democracia modern con los
que parece estamos perpetuamente refiidos...
Para que cualquier prop6sito de organizaci6n que
lesiona con mayor o menor fuerza intereses creados y
que tienen en su abono la duraci6n y cierto prestigio,
pueda adquirir contomos mas o menos fijos y preci-
sos de cosa real, require fecundarse en un ambiente
social en que sus determinaciones encuentren, si no
en todo el mundo, por lo menos en un grupo de gen-
te culta y decidida eficaz apoyo y entusiasta aproba-
ci6n. Carecemos casi por entero de ese ambiente. Po-
seemos una minoria inteligente e ilustrada, pero aque-
jada tambi6n de un muy perturbador espiritu de in-


El Derrumbe 75







dividualismo. Todos quieren ser por si, particularmen-
te, personalmente, pero s61o a regahiadientes solicitan
la indispensable atenci6n de sus congeneres. Cuando
no en medio de una anarquia armada, de guerras civi-
les casi siempre desprovistas de sanos y bien inten-
cionados anhelos, nos agitamos en el seno de una
actuaci6n incoherente, repleta de chismes, de enre-
dos, de intrigas, de calumnias, de injustificables nega-
ciones. En esa atm6sfera resuena continuamente el
ruido estrepitoso de torpes y agresivos apasionamien-
tos. Nada se discute con templanza y caudal de ade-
cuada reflexi6n. El porque si, el aplastante porque si,
conclude por imponerse. Lo que principi6 por una
discusi6n degenera pronto en dispute de plazuela en
que triunfa siempre el que mis grita y vocifera...
La falta vergonzosa de sanci6n se revela en no
pocos aspects de nuestra manera de ser social. En lo
malo, en lo reprobable si no nos falta solidaridad, por
mns que 6sta s6lo sea artificial y ptiblica, reservindo-
se despu6s cada cual rectificar en privado la opinion
aprobatoria que extern6 publicamente respect de
actos merecedores de reprobaci6n y de anatema. Con
frecuencia lamentable vemos que los que ayer no mis
insultaron el decoro public, el prestigio cultural a
que aspira toda sociedad digna de este nombre; los
que se ensafiaron con gentes por todos concepts
honorables arrebatdndoles sin ninguna justificaci6n su
libertad y su dinero, no contents con tales actos, no
satisfechos con esta obra abominable, se pasean er-
guidos y como ufanos de sus maldades por todas par-
tes, con procaz cinismo, recibiendo el saludo afectuo-


76 Federico Garcia Godoy







so de gente que se juzga decent y aspira a que como
a tal se le siga considerando. Nunca hemos puesto,
como era nuestro deber, cordones sanitarios de des-
precio a la multitud de criminals que cinicamente se
codea y quiere alzarse hasta la altura de la gene bue-
na y honrada, que abunda aqui mis de lo que se cree,
pero que permanece en actitud de indolente retrai-
miento como medio de evitarse desconsideraciones y
atropellos.
Encarcelar, engrillar, expulsar, robar, matar, si es
en political, en lo que aqui llamamos political, no son
crimenes para los defensores de la situaci6n imperan-
te. La mayoria, influida por ideas ancestrales y por
una educaci6n extraviada y rutinaria, tiende como a
atenuar y aun a justificar tales barbaridades. Admira
siempre, a6n pretendiendo en veces disimularlo, al
que pega mas fuerte. Salvo excepciones, son mis res-
petados entire nuestros macheteros los que han pues-
to mis cruces en el cementerio. La frase es a la vez
gr-ifica y verdadera. S6lo hay una porci6n de gente
que reprueba tales hechos, pero esa minoria se con-
tenta con indignarse en el hogar o en reuniones inti-
mas, sin decidirse jams a protestar piblicamente ni a
ir al peri6dico, a la asociaci6n, al tribunal, para perse-
guir y hacer condenar a los autores de ellos en nom-
bre del decoro social escamecido y ultrajado. Claro
esti que tales cosas s6lo se explican por esa falta de
solidaridad ya mencionada que, tendiendo de conti-
nuo a la division, al fraccionamiento, a la indisciplina,
al falseamiento de todo sano e indispensable control
juridico, no permit la formaci6n de potentes n6cleos


El Derrumbe







de opinion capaces por su propia virtualidad de ejer-
cer saludable influencia imponiendo respeto a cierta
gene que s61o bulle y obra por la indiferencia o la
cobardia del mayor ndmero de los components so-
ciales. El secret del 6xito en cualquier obra de caric-
ter social de importancia consiste y consistird siempre
en agrupar inteligencias y voluntades en el sentido de
coadyuvar decididamente a su realizaci6n, penetra-
das ampliamente de las ventajas y excelencias que
entrafia y represent dicha obra. Esfuerzos fracciona-
dos, dispersos, serin sin cesar importantes para tradu-
cirse en hechos de edificante mdrito colectivo.



flI

De ese rutinarismo
mental, product director del estado de desconsola-dora
ignorancia en que vegeta la inmensa mayoria, despren-
dese, de modo. principal, inficionindolo todo, una 16-
gica political o cosa parecida de efectos prolificamente
nocivos. L6gica estAtica, l6gica de concepts fundamen-
tada en una vision torpe y permanent del pasado. Como
argument soberano e irrebatible de justificaci6n para
muchos actos reprobables buscamos siempre el prece-
dente, el funesto precedent. De esa manera creemos
explicar y aun justificar todo lo malo. Por carencia de
sanci6n social, el precedent, lo irregular, lo criminal
que se hizo, se alza de continue ante nosotros como
demostraci6n irrefutable de que fatalmente, por impo-

78 Federico Garcia Godoy







siciones de no s6 que hado adverse, no podemos des-
viamos de las sites del pasado y buscar nuevos y mas
provechosos derroteros. El caudillejo que por impul-
siones intimamente ativicas conculca un derecho, pilla
y fusila a su antojo, cree encontrar complete justifica-
ci6n para tales barbaridades, y para muchisimos la en-
cuentra, en la tonta consideraci6n de que otros tipos
similares hicieron lo mismo sin ser reprobados ni mu-
cho menos, antes al contrario, recibiendo a manos lie-
nas el aplauso de muchas gentes interesadas en la con-
servaci6n de la situaci6n political representada por el
caudillo que imperturbable y firme ejecuta tales horro-
res. Como si la maldad pudiera sentar jurisprudencia.
Funesto, funestisimo error...
He oido muchisimas veces, en conversaciones o
discusiones, a personas de relative cultural, expresar en
tono de profunda convicci6n, como raz6n contunden-
te, aplastante, sin replica possible, para justificar actos
por todos respects merecedores de amargas censuras,
la consideraci6n funestisima de que tales barbaridades
se explican necesariamente por circunstancias del mo-
mento que pueden repetirse determinando los mismos
pavorosos efectos. Se forma asi, por esa via tortuosa,
un encadenamiento de maldades que tiende a prolon-
garse necesaria y fatalmente en el tiempo. Semejante
16gica estitica no merece refutarse. Se derrumba por su
propio peso. Considerada asi, la historic no seria mis
que una repetici6n mon6tona y desesperante de perse-
cuciones y de horrores. No fulguraria nunca en ella el
rayo de sol de impulsiones de benefica trascendencia
social. Ese constant aspect gris, esa etera repetici6n


El Derrumbe 79







de maldades, bien considerados, resultan de complete
inconformidad con la realidad cuando el observador
sagaz la estudia serena y desapasionadamente. En la
trama cambiante del process hist6rico evid6ncianse a
cada instant reacciones bien acentuadas contra esas
modalidades sombrias y desconsoladoras. Conservan-
do del pasado lo que merece y necesita guardarse, debe
ser siempre nuestro empefio contribuir ardorosamente
a combatir lo que en 6l hay de lesionante y de morboso
para reemplazarlo con las innovaciones que la vida va
produciendo en su incesante dinamismo. No, no hay
que volver la vista hacia atris. Las circunstancias que
dieron vida y caricter a un suceso hist6rico no son ni
pueden ser las mismas incubadoras de hechos actua-
les. iC6mo si porque Santana, Baez, Heureaux, incu-
rrieran, en determinadas 6pocas, en actos de salvaje
represi6n debieran seguirse esos mismos barbaros pro-
cedimientos en parecidas o anlogas circunstancias, sin
pensar que esgrimiendo tal argument lo que se hace
torpe e irreflexiblemente es justificar toda tirania pasa-
da, present y venidera! iComo si porque la maldad
imper6 ayer debiera continuar imperando hasta la con-
sumaci6n de los siglos! iC6mo si toda nuestra vida po-
litica debiera desenvolverse en una sucesi6n horripi-
lante de hechos que consideraciones de tiempo y de
psicologia individual y colectiva explican mis o menos
satisfactoriamente!
Con mi palabra y mi pluma vengo desde hace aaos
combatiendo decididamente ese funestisimo error de
tan honda repercusi6n en los mis visible aspects de
nuestra mentalidad national. El mal, asi se le engalane


Federico Garcia Godoy







y acicale, es y seri siempre el mal. Una barbaridad del
pasado jamnis justificara una barbaridad del present. El
adelanto human evolucionard siempre, por ley de su
peculiar desenvolvimiento, en una series de cambios y
rectificaciones mas o menos radicales y duraderos. La
natural tendencia de toda evoluci6n consiste en la adap-
taci6n del organismo social, en toda la integridad de su
complejo funcionar, a las formas diversas en que se
encaman y condensan ideales de transformaci6n cada
vez mas radiantes y perfectibles. En el cementerio de lo
que fue hay enterradas muchas cosas buenas y malas.
Dejemos a estas iltimas dormir en paz, y evoquemos,
resucitemos las primeras, no para seguir sus ensefian-
zas en lo que tuvieron de accidentales y pasajeras sino
en lo que haya en ellas positivamente adaptable a de-
terminadas e impretermitibles exigencias de la civiliza-
ci6n contempordnea. Hay que abominar siempre a la
maldad venga de donde viniere. Atenuarla o intentar
defenderla con tales o cuales alegatos es hacerse a sa-
biendas c6mplice de ella. En el pais s6lo deberia haber
en la triste hora actual dos 6nicos partidos: el de los
hombres de bien y el de los malvados.



IV

El pesimismo, un
pesimismo incoherente, hecho de impresiones del
primer moment, product de una vision muy incom-
pleta y deficiente de las cosas, fermenta con emana-

El Derrumbe 81








ciones ptitridas en el fondo de la mayoria de nuestros
juicios y apreciaciones acerca de personas y de cosas.
Es el mismo pesimismo a que se refiere el notable
escritor brasilefto Sylvio Romero en un magistral estu-
dio sociol6gico sobre su patria. No parecemos un
pueblo joven, en pleno desarrollo, dotado de vigor y
lozania, que comienza ahora a desenvolver sus ener-
gias, sino una sociedad caduca, desesperada, sin alien-
tos, sin anhelos de mejoramiento, en process de irre-
mediable decadencia, que ve s6lo por todas parties
presagios de inevitable ruina. Por eso hemos recibido
con tanta indiferencia la injustificable agresi6n del
imperialismo de los hombres rubios del Norte. En
nuestro ambiente enrarecido flotan de continue ato-
mos de infecunda desesperanza. Antes de luchar ya
lo consideramos todo perdido. En ocasiones se cree-
ria que contamos largos siglos de existencia, y por
obra de arraigado escepticismo, s6lo nos quedara ya
la caduca consideraci6n de lo vano y efimero de las
cosas humanas...
El impresionismo en que de ordinario se conden-
sa lo esc6ptico y pesimista de nuestro pensar y sentir
parece tener su raigambre en obscuras profundidades
de nuestro fondo 6tnico. Siempre o casi siempre la
primitive sensaci6n nos domina y avasalla, y de ahi lo
superficial e incomplete de la mayor parte de nuestras
maneras de apreciar las cosas. En mAs de una ocasi6n
hemos constatado el p6simo efecto experimentado por
muchos al ver que sus planes y aspiraciones de mejo-
ramiento national no cristalizaban en hechos resal-
tantes con la rapidez con que ellos hubieran querido


82 Federico Garcia Godoy







que acaeciese. No, no es obra de romanos, no es obra
impossible, pero si dificilisima la de transformar de la
noche a la maiana nuestros deficientisimos m6todos
de vida political y ponemos en condiciones de hom-
breamos con otros pueblos de este continent afines
al nuestro por mns de un concept. Dificilisima y todo,
esa empresa de reconstrucci6n hubiera podido llevar-
se a cabo, con ciertas lagunas, incomplete acaso, con
medios y formas peculiares del terrufio de modo que
resultase lo ris national possible y lo rms en conso-
nancia con muy acentuadas modalidades espirituales
nuestras. El extranjero, por desdicha, va acaso a reali-
zar lo que no hemos querido o podido hacer noso-
tros. Y si lo hace lo hard a su antojo, a su capricho, sin
darsele un ardite si vulnera o hiere aspects privativos
de nuestro ser colectivo.
En lo fisico, como en lo social, no es possible fal-
sear impune y perdurablemente la naturaleza intima
de las cosas. La evoluci6n se desenvuelve siempre en
virtud de un determinado ritmo que no consiente cier-
tas desviaciones trastomadoras. Es absurdo pretender
hacer en un dia lo que necesita un afio. Porque intere-
ses, preocupaciones y convencionalismos se confa-
bulan momentAneamente para cerrar el paso a ciertas
reforms ardientemente deseadas, los iniciadores de
ellas, sin profundizar ni poco ni much en la comple-
jidad de los motives determinantes del aparente fraca-
so, lo juzgan todo perdido para siempre y se echan en
brazos del mAs negro y desesperante desencanto. En
tales casos el magno error de apreciaci6n es evidence.
Tan malo es contemplar las cosas desde la cima de un

El Derrumbe 83







optimism riente y deslumbrante que todo se le anto-
ja bueno y excelente, como verlas con un criterio pe-
simista en que aparece siempre parcialmente abulta-
da la realidad intrinseca de los hechos. Y, en tiltimo
caso, seria mejor, muchisimo mejor, aceptar lo prime-
ro, es decir, una vision optimist mis o menos discre-
ta y mesurada.



V

Tal estado de alma
saturado de atomos de violencia, de irrefrenable incli-
naci6n a los procedimientos coercitivos, a cuanto res-
ponda a abusivos empleos de la fuerza bruta, explica
en grandisima parte el entronizamiento de mengua-
das y largas tiranias. Estas parece como que tienen la
facultad, en rms de un sentido, de cohesionar y esla-
bonar fuerzas sociales fragmentarias y dispersas. Nues-
tro radical individualism encuentra en el tirano, du-
rante prolongados periods, por mas que parezca
antit6tico o parad6jico, un aspect de ferrea y peligro-
sa unidad. Salvo contadisimas excepciones, salta a la
vista el hecho de que en la America Latina s6lo ha
florecido y florece la paz bajo la acci6n prolongada de
despotismos omnipotentes. Parece ley hist6rica de estas
democracies en formaci6n, inconsistentes, sin arraigo,
que a periods de despotismos sucedan inevitable-
mente periods de pavorosa y destructora anarquia
en que no podemos entenderos, tirando cada cual


Federico Garcia Godoy







fuertemente a su lado. El tirano de estas latitudes es
siempre en el fondo una gran fuerza sint6tica. Result
como el instrument fiel y adecuado en que el pensar
y el sentir de la mayoria encuentran su forma de ex-
presi6n mis fiel y definitive.
Quien serenamente estudia los hechos, entera-
mente despojado de prejuicios partidaristas o de otro
g6nero, atisbari siempre, detris de esos hombres que
durante afos gobieman dictatorialmente modelando
superficialmente o en la apariencia determinados fac-
tores sociales, como empujindolos y sin menoscabo
de la privativa individualidad de cada uno de ellos, la
acci6n constant, preponderante, incontrastable, de-
cisiva, de los convencionalismos, supersticiones, cos-
tumbres y demrs modalidades intelectuales y afecti-
vas que constituyen el ambiente moral de sus respec-
tivas demarcaciones nacionales. Mas que en parte al-
guna, rev1lase en algunas sedicientes reptiblicas de
nuestra America la estrecha relaci6n existente entire la
mentalidad ambiente y el caudillaje desapoderado y
estulto. Y eso siempre a despecho de una minoria
culta, de muy acentuado y simpitico liberalism,
empefada infructuosamente en el laudable prop6sito
de aclimatar sus ideas de innovaci6n y mejoramiento.
Bufos y trigicos a la vez, esos tiranuelos americanos
son, por lo general, concreci6n personalisima de esta-
dos sociales groseramente refractarios a impulsiones
de fecundo y civilizador dinamismo...
Incurre, pues, en flagrante equivocaci6n, yerra de
medio a medio, quien crea que el tirano es product
aislado, condensaci6n individual que se exterioriza por

El Derrumbe 85







si propia, en un determinado instant, sin conexiones
intimas y estrechisimas con la realidad que lo circun-
da y penetra. Muy lejos de eso. Es y ha sido siempre
manifestaci6n individual, personificaci6n, mejor dicho,
de resaltantes morbosidades del medio en que se des-
envuelve y subordina a su talante. A tal pueblo tal
hombre. Fue TAcito, el gran historiador romano, si no
me equivoco, quien dijo hace la friolera de dieciocho
siglos, mis o menos, que todo pueblo tiene el gobier-
no que merece. Ha caido much agua desde entonces
sin alcanzar a borrar lo veraz y just del concept.
Todo ese enjambre de tradiciona-lismos y de otros
istmos nocivos y anacr6nicos que constituyen lo mis
visible y caracteristico de esta o aquella mentalidad
national, a su saz6n y a su tiempo, se vincula y este-
reotipa tomando forma corp6rea, personal, en un hom-
bre, en un caudillo bien estructurado para el caso, con
todas sus naturales y funestas consecuencias.
En los Estados Uhidos y en Suiza, pongo por caso,
es punto menos que impossible que haya tiranos. El
medio acciona condicionando al tirano y 6ste reaccio-
na despu6s sobre 61, lo que produce relaciones de
engranaje, de causa a efecto, que s6lo pueden sor-
prender a observadores superficiales o inconscientes.
Y ambos legan, en esa series mis o menos enmarafia-
da y compleja de acciones y reacciones, a un punto
determinado de actuaci6n y ascensi6n relativamente
propicio para un juicio imparcial y sereno de necesa-
ria virtualidad sintetica. Tal Ulises Heureaux, ain no
juzgado fielmente en todos los aspects de su perso-
nalidad recia y musculosa, apacentada desde los co-


86 Federico Garcia Godoy







mienzos de su carrera en un ambiente de desenfrenos
y de violencias. Fue indiscutiblemente un hombre de
cierta superioridad, capaz de altos empefios, pero echa-
do a perder desde el principio por la pemiciosa in-
fluencia de las circunstancias que lo rodearon, des-
pertando con crecientes fuerzas impulsiones que dor-
mitaban en el fondo de su ferreo y peculiar organis-
mo. En su process ascencional s6lo contempl6 ante si
muchedumbres temerosas y sumisas. Muy pocas, ha-
bas contadas, fueron las voluntades que se irguieron
ante 61. Poseia cierta peculiar cultural. Hablaba various
idiomas. Lo poco que supo lo adquiri6 por si propio,
al azar de las circunstancias tormentosas de su vida de
indomable guerrero. Y por condiciones de ambiente,
por falta de gente de caracter, no tuvo casi nunca a su
lado influencias decisivas que pudiesen encaminarlo
por ms amplios y honrosos derroteros, desvidndolo
de los escollos a que lo condujeron las ideas de vio-
lencia hondamente arraigadas en su cerebro. De ahi
su larga actuaci6n dictatorial, nociva por entero para
el libre funcionar de las instituciones, plena de hechos
de barbara represi6n, de inmoralidades administrati-
vas; pero que por lo menos dio durante afios paz
material al pais, a la sombra de la cual florecieron la
agriculture y ciertas industries y hubo garantias para el
trabajo, siendo el campesino respetado en sus intere-
ses, bien diferente a estos (iltimos tiempos, en que
tirios y troyanos, gobernantes y revolucionarios, cada
cual a su antojo, lo saquean y esquilman con odioso y
cinico desparpajo. El culpable de esa tirania fue el
pueblo. Fue el pais entero en todas sus classes, unos y


El Derrumbe 87







otros por miedo, otros por servilismo, otros por ambi-
ciones bastardas de batuta y de lucro.
Fueron, fuimos todos. Y la prueba evidence de que
el tirano no es la tirania la tenemos en la magnitude de
Ulisitos de pacotilla que para escamio y vergienza nues-
tra han florecido despues como plants de una vegeta-
ci6n monstruosa que s6lo crece en determinados me-
dios sociales; verdaderos salteadores de la Hacienda
puiblica, victimarios crueles y empedemidos de los hom-
bres de bien, que s6lo han dejado tras si, por todas
parties, huellas de desolaci6n, de rapifias, de inconta-
bles y estupendos atropellos y violencias...



VI

Desde hace poco
tiempo mi caracteristico optimism, tenaz, impeniten-
te, comenz6 a resquebrajarse, permitiendo que pene-
trasen en 61 rifagas de dudas y efluvios de penosos
desencantos. Mi fe robusta empez6 a tener moments
de vacilaci6n. No puede ser mis peligroso el estado
de alma de un pueblo inerte, desorientado, esc6ptico,
en que por ninguna parte se vislumbra la fulguraci6n
de ninguin ideal. Se veia venir el naufragio sin encon-
trar la tabla salvadora que pudiera sostenernos sobre
el lomo de olas del pielago encrespado. Y la catistro-
fe ha legado mrs pronto y con mis horrisono fragor
de lo que se hubiera creido. Despues de todo no ha
debido sorprendemos ni much menos. Camino del

88 Federico Garcia Godoy







desquiciamiento ibamos desde hacia rato. Cada dia se
patentizaba mas, en nuestra actuaci6n levantisca y per-
petuamente desordenada, la complete falta de con-
vergencia de ideas y de voluntades de absolute nece-
sidad para cimentar formas de organizaci6n juridica
que imprimiesen rumbo mrs o menos stable a nues-
tra existencia national.
Mis que de un pueblo, que de una estrecha agru-
paci6n de hombres relativamente conscientes de su
destino hist6rico y de lo que es el concept de Esta-
do, nuestra actuaci6n national, en bastantes de sus
aspects, se parece a la de una tribu semibarbara
que s61o tiene ante si una vision de incesante gue-
rrear como medio exclusive de satisfacer bajos ape-
titos de lucro y de batuta. Por imposiciones de per-
sonalismo perturbador y torpe en que se vincula
nuestra dramitica historic, ha sido impossible reac-
cionar en el anhelado sentido de una evoluci6n me-
t6dica y fructuosa, que por series de necesarias gra-
daciones redujese a sus debidos limites nuestra pre-
ponderante inclinaci6n a procedimientos de fuerza y
de violencia, y nos levase discreta y oportunamente
a una asimilaci6n lo mis complete possible de moda-
lidades de genuina fuerza civilizadora. Bien es ver-
dad que para realizar tales cosas se requieren esta-
distas de cierta talla y nosotros no hemos tenido nin-
guno. El estadista, a mi ver, se descubre en su vision
ideal, complete, en toda su cabal integridad, de las
necesidades de un pueblo en una hora dada, unida
al sentido prictico de los medios, recursos y proce-
dimientos para alcanzar gradual y efectivamente la


El Derrumbe







satisfacci6n de esas necesidades generals. El pro-
greso, el relative progress que en ciertas cosas he-
mos alcanzado, es product mas de la fuerza misma
de la evoluci6n natural de las cosas, de la natural
tendencia a mejorar, que de una direcci6n guberna-
tiva traducida en iniciativas constantes y eficaces.
La complejidad de nuestras mis caracteristicas
deficiencies se ha alzado siempre en el camino de
Ilevar a buen puerto ciertos salvadores y trascenden-
tales empefios. Solidaridad y tenacidad han sido las
condiciones que han faltado de continue a nuestra
clase dirigente. No hemos podido, ni en pequefia
parte, destruir la fuerte levadura de indisciplina, de
nociva rebeldia, de descarriado individualism, de
indiferencia, de resignaci6n apitica, de tendencia a
cruzarnos de brazos para esperar que caiga el mand
del cielo, que imposibilita nuestro acceso a nuevos
modos de ver e interpreter las exigencias imperati-
vas de la evoluci6n social, a una revision amplia y
acertada de los valores morales e intelectuales que
rigen y gobieman la mentalidad dominicana.
Esa obra eminentemente necesaria parece en
much superior a nuestros pobres esfuerzos. En los
mas rec6nditos pliegues de nuestro organismo espi-
ritual, aparte de otras ya mencionadas deficiencies,
una especie de abulia absorbe, atrofiAndolas o inuti-
lizAndolas, facultades volitivas de singular m6rito y
eficacia. Lejanos atavismos han determinado, en nues-
tra inteligencia y en nuestra sensibilidad, la propen-
si6n a la pereza fisica y mental, a cierta quietud de
ambiente monAstico, que nos hace permanecer es-


90 Federico Garcia Godoy







perando la catdstrofe sin poner nada de nuestra par-
te para impedirla o aminorar sus efectos. En noso-
tros, en buena parte de nosotros, se constata sobra
de palabreria, de verbosidad, de charlatanismo, de
cierta exaltaci6n de un falso lirismo siempre encami-
nado a falsear el verdadero concept de las cosas. Y
asi hemos vivido fatalmente resignados con nuestro
sino adverse, derribando un tirano para endiosar
maihana a otr o resbalar en la mis aterradora anar-
quia, despreciando lo que realmente sabe y vale por
lo mediocre y charlatAn, para caer al fin, presa facil y
apetitosa, sin honra y sin gloria, en las f6rreas manos
de los audaces y agresivos cartagineses del Norte .



VII

Y como corona de
tales deficiencies, flor negra y pestifera, la corrup-
ci6n mis envilecedora y disolvente. En las postrime-
rias del regimen desp6tico del general Ulises
Heureaux se exhibi6 esa corrupci6n con vivos colo-
res, pero reducida a un grupo o a grupos mis o menos
caracterizados de la situaci6n imperante. La gran
mayoria del cuerpo social permaneci6 alejada de ta-
les formas de medro administrative. Pero muerto en
Moca aquel f6rreo caudillo, el movimiento armado
que sigui6 a esa muerte y posteriores motines y re-
voluciones, fueron causa de que se aumentara en
proporciones cada vez mrs alarmantes el n6mero de

El Derrumbe 91







los que querian vivir de la political en un dolce far
niente, sin arrimar otra vez el hombro al trabajo. Pro-
fesionales, artesanos, agricultores, impulsados acaso
en el primer moment por un sano y noble prop6si-
to de bien p6blico, dejaron sus respectivos honrosos
medios de vida para en puestos diversos contribuir a
la pacificaci6n del pais; pero poco a poco, insensi-
blemente, se fueron aficionando a una vida que les
permitia el disfrute de goces de cierto g6nero, la vo-
luptuosidad del mando, los halagos de la vanidad, y
ya por ningfin concept quisieron volver a las aspe-
rezas de sus antiguas respectivas faenas. Se convir-
tieron en politicos profesionales, prestos a todas las
humillaciones, a todos los servilismos, a cometer to-
das las crueldades que se les indicase de lo alto, con
tal de no abandonar una via en que fAcilmente po-
dian alcanzar la satisfacci6n de menguados apetitos
personales.
Y como el mal ejemplo consagrado por el 6xito
es siempre contagioso, el n6mero de politicos que
pretendia sostenerse holgazanamente del presupuesto
fue siendo cada vez mayor. CreAndose para satisfa-
cer tales demands, nuevos innecesarios puestos
p6blicos. Al final de cada una de estas iltimas revo-
luciones, muchedumbres espesas de pretendientes a
empleos y a asignaciones acudian a la Capital de
todas las poblaciones del pais, Ilenando los hotels y
casas de hospedaje y agobiando con sus exigencias
intempestivas y a veces absurdas a los flamantes di-
rectores de los asuntos p6blicos. Comerciantes que-
brados o en camino de la bancarrota que en momen-


92 Federico Garcia Godoy







tos de apuro de los gobernantes prestaron sumas de
dinero o facilitaron mercancias y provisions, eran
de los primeros en acudir al gobierno reci6n consti-
tuido para exigirles el pago o por lo menos el reco-
nocimiento de sus respectivas deudas, siempre au-
mentadas en proporciones quince o veinte veces
mayores que las sumas prestadas o los efectos sumi-
nistrados. Y siempre encontraban altos funcionarios
complacientes que por debilidad de caricter, o por
interns, o por no desairar a gene influyente y adicta,
se prestaban a tales escandalosos chanchullos.
Y el ansia desbordante de lucro y de rapifias, la
oleada de la corrupci6n fue creciendo, creciendo
como gigantesca inundaci6n que amenaza cubrirlo
todo con el empuje desordenado e incontrastable de
sus aguas. Los que derrochaban una fortune ganada
en la political, no se resignaban a volver a su bufete
professional o al taller hacia tiempo abandonados, sino
que tornaban con nuevos mal empleados brios a re-
poner lo perdido buscindolo siempre con relative
exito en el fondo de las esquilmadas arcas pfiblicas.
Ciertas Comandancias de Armas y ciertos em-
pleos, en el ramo de Alcoholes muy particularmente,
han dado origenes a fortunes relativamente cuantio-
sas cuya procedencia todo el mundo conoce. La
mayor parte iba a la Capital a pescar una hicotea,
frase que traducida a la jerga political del moment
quiere decir buscar una asignaci6n o un empleo.
Despuds se puso en moda y ain lo estA todavia la
palabra ma/aretear Se ma/aretea, algunos no se re-
bozan para decir puiblicamente: estoy majareteando,

El Derrumbe 93







quiere decir buscar una asignaci6n o un empleo.
Despu6s se puso en moda y afin lo estA todavia la
palabra majaretear Se majaretea, algunos no se re-
bozan para decir piblicamente: estoy majareteando,
cuando se busca ese mismo empleo o asignaci6n, o
una dadiva monetaria, o una protecci6n de cierta
especie, halagando, adulando, arrastrindose a los pies
de los que por su posici6n official pueden satisfacer
o ayudar a satisfacer esas prioridades. A tales
ma/areteadores, con tal de lograr sus deseos, no les
importa un bledo salir cubiertos de nauseabundo lodo
del fondo cenagoso en que se debate nuestra
putrefacta political personalista. Y esos ma)&ateadores
no son, ni con much, del mont6n, como quien dice,
sino gente relativamente culta, capaz de mis dignos
y honrosos empeios... Observando con toda la po-
sible serenidad el cuadro intensamente sombrio de
las deficiencies enumeradas y del grado de insupera-
ble corrupci6n alcanzado convertida la political en
arte de granjerias y rapifias, hay que asombrarse de
que hayamos podido sostenemos en pie sin haber
antes caido bajo el formidable peso de nuestros pro-
pios estupendos errors y dolorosos y desquiciadores
extravios...


94 Federico Garcia Godoy










Reforms







I

En estos filtimos
tiempos muy particularmente, se ha hablado much
de la necesidad de laborar intensamente en el empe-
fo de buscar, por medio de ciertas radicales refor-
mas oportunas y discretas, la paulatina desaparici6n
de las morbosidades imperantes en nuestro depau-
perado organismo politico. Piensan muchos que nada
se conseguiria con tales reforms si previamente no
se modifica convenientemente al hombre, a los com-
ponentes de la agrupaci6n social que va a ser objeto
de ellas. El hombre fabric, crea leyes, instituciones
excelentes, 6ptimas, pero vemos con cierta frecuen-
cia que las cosas permanecen en el mismo o peor
estado, que los mejoramientos esperados no llegan
nunca o si Ilegan es falseados o transformados. Apa-


El Derrumbe








rentemente verdaderas, estas apreciaciones contie-
nen una cantidad de error. La vida es demasiado mul-
tiforme para que se la pueda vaciar en un solo mol-
de. Si se estudia serenamente la historic, sin partf
pns, sin espiritu de sectarismo, se observard siempre
que los grandes hechos que han transformado en
determinado sentido colectividades sociales extravia-
das o estacionarias no han sido product de la tota-
lidad y ni ain siquiera de la mayoria de sus compo-
nentes, sino de un hombre de superioridad incontes-
table o de grupos de hombres de cierta superioridad,
de una elite que ha dispuesto de la suma de poder
necesario y ha puesto en la empresa de reformaci6n
una tenacidad a toda prueba y todo el caudal de sus
privadas energias...
Si no hay ese hombre o ese grupo de hombres,
indtil es esperar nada de la implantaci6n de tales
reforms. Resultarian letra muerta en el fondo, como
muchas leyes excelentes nuestras dictadas en dife-
rentes ocasiones. Poseemos various voluminosos to-
mos de ellas. Nuestro repertorio en esa material es
abundantisimo. Creo que los pueblos siempre estdn
preparados para adelantar y avanzar en un sentido
de cada vez mis efectiva conciencia democrAtica
siempre que a su cabeza est6 el hombre o los hom-
bres de buena voluntad interesados leal y patri6tica-
mente en tal empefio. El progress jams ha sido la
obra de las multitudes, sino la de uno o mas indivi-
duos inconformes con el estado de ignorancia o atraso
del medio en que se dilata su existencia. En la incon-
formidad de que habla Emerson esti vinculada la


Federico Garcia Godoy







base fundamental de todo movimiento progresivo.
Las sociedades mis atrasadas, mas rutinarias, mas
estacionarias, han sido y son aquellas en que por
circunstancias exteriores y por deficiencies de men-
talidad no se ha podido efectuar un lozano floreci-
miento de ideas en complete discrepancia con mo-
dos de pensar y de sentir del mayor nimero de los
que las forman.
La Argentina semibArbara de Facundo Quiroga
y de Rosas va gradualmente saliendo de ese estado
y transformrndose ventajosamente, bajo la impul-
si6n de ciertos hombres hondamente penetrados de
las necesidades de la 6poca en que actuaron y pro-
vistos del conocimiento necesario de los medios y
resorts indispensables para satisfacerlas lo mIs com-
pletamente possible. Sobre los escombros de esa 6po-
ca de atraso, de rutinarismo, de barbarie, se yergue
majestuosa, aureolada con un resplandor de gloria
imperecedera, la gran figure de Domingo F. Sarmien-
to. Paises en formaci6n, como algunos de estos ame-
ricanos de civilizaci6n latina, necesitan poseer un nd-
cleo de hombres representatives dispuestos, cueste
lo que costare, a acometer la magna obra de mejorar
su deficientisima condici6n social en sentido de gra-
dual y entera adaptaci6n a modalidades de la civili-
zaci6n peculiares de la hora present. Pero esos hom-
bres representatives son como diamantes de a libra
por su escaso n6mero. No s6lo necesitan poseer re-
levantes condiciones de inteligencia, de mentalidad,
sino, much mis que eso, cualidades de carActer fir-
me y recio, de una voluntad tesonera exenta de fla-

El Derrumbe 97







quezas y desmayos e incapaz de amilanarse ante los
tremendous obstAculos que ponen de continue en la
via salvadora los intereses creados. Y hay que decla-
rar que de esta ultima clase de hombres andamos
harto menesterosos.
Bajo la presi6n de la mano de esos hombres
estructurados para realizar innovaciones trascenden-
tes, la evoluci6n de desesperante lentitud privativa
de sociedades irregularmente integradas se traduce
en movimientos aceleratorios que en ciertos momen-
tos son o aparecen ser verdaderas revoluciones. Eso
constitute una ley biol6gica lo mismo en los mun-
dos de la naturaleza que en los del espiritu, en lo
fisico que en lo superorginico. En lo fisico, la teoria
de las mutaciones discontinuas del gran naturalist
holand6s Vries parece comprobarlo satisfactoriamente
por el considerable ndmero de hechos observados
en que se apoya. En lo que respect a lo social, el
insigne Gabriel Tarde ha analizado con verdadera
profundidad esa faz del interesante problema. Por
no se qu6 oculto dinamismo, ese poder aceleratorio
que se desprende de ciertos hombres de alta inteli-
gencia y robusta voluntad se exterioriza en ciertos
moments con fuerza suficiente para arrollar cosas
afiejas que se creian por complete irremovibles. Pero
si un pueblo, por carencia de esos hombres repre-
sentativos, por falta de impulsi6n interior, de virtuali-
dades intrinsecas, no puede por si propio determinar
la impulsi6n necesaria para esos movimientos acele-
ratorios, como no es possible permanecer indefinida-
mente estacionarios estando en contact intimo con


98 Federico Garcia Godoy







paises de un floreciente estado cultural, la impulsi6n
viene de afuera y se cumple siempre, con menosca-
bo de las modalidades espirituales que particulari-
zan la fisonomia moral del pueblo que la motiva.



II

El t6pico importan-
tisimo, acaso vital, de las reforms, ha sido objeto de
muy preferente atenci6n por parte de dominicanos
distinguidos por su clara inteligencia y su constant
devoci6n a ideales luminosos de bien p6blico, como
Mariano A. Cestero, Francisco J. Peynado, Americo
Lugo, Rafael Justino Castillo, Mois6s Garcia Mella y
otros que en este moment no me vienen a la memo-
ria. Bajo la bandera de las reforms constitucionales
se han agrupado desde hace tres ahfos muchos de los
elements de mis altos prestigious con que cuenta el
pais. Ha sido el grito de combat de tres revoluciones,
puede decirse. Ha encontrado eco, puedo afirmarlo,
hasta en las iltimas classes sociales, que las han enten-
dido a su manera, pero que al fin se han dado, en
cierto sentido, mis o menos aproximada cuenta de la
trascendencia de ellas. Si al principio esa aspiraci6n
pudo considerarse y adn se consider por gobernan-
tes suspicaces como eficiente pretext de levantamien-
tos armados, luego, consagrada y depurada en tres
sucesivas etapas revolucionarias, form ambiente y
constituy6 el punto cardinal adonde afluyeron, impe-

El Derrumbe 99







tuosos y desbordantes, los mis radicales anhelos de
mejoramiento politico del pueblo dominicano. Fue
obra, pues, de soberana previsi6n, no s6lo abrir paso
a ese cada vez mnis potente deseo, sino estimularlo y
robustecerlo no d~ndole en ningun caso ni en ningun
sentido caracter partidarista sino neta y exclusivamen-
te national. Desgraciadamente, nada positive se hizo
en el camino de dar cumplida satisfacci6n a tan justi-
ficadas aspiraciones.
La tendencia general de todos los escritores
reformistas ha sido combatir el centralismo asfixian-
te que forma el n6cleo principal de nuestras institu-
ciones falsamente democriticas, y del cual, como de
charca cenagosa, ha brotado nuestro triste y disol-
vente personalismo. Nuestras veinte constituciones,
todas sin excepci6n, de tipo centralista, monirquico
pudiera decirse, no han servido sino para consagrar
la dictadura, robustecer la acci6n ejecutiva hasta un
punto apenas credible. Toda nuestra estructura cons-
titucional tiende al entronizamiento de la tirania de
un hombre o de una oligarquia. En el fondo, nues-
tras instituciones son supervivencias medioevales
disfrazadas con apariencias de modernidad. En nin-
guna de ellas resplandece un concept cientifico de
fundamentals realidades del espiritu de nuestro tiem-
po. En ellas vive el pasado. El famoso articulo 210 de
la primera constituci6n de la Repiblica, que impri-
mi6 caracter abusivamente legal a la dictadura de
Pedro Santana, aunque suprimido en las subsiguien-
tes, continue en ellas si no en la letra por lo menos
en su espiritu centralizador y terriblemente absor-


Federico Garcia Godoy


100







bente. Nuestra organizaci6n juridica ha sido esen-
cialmente favorable a la acci6n perturbadora del Eje-
cutivo. Nuestras instituciones han estado siempre
calcadas en un espiritu de tradicionalismo de fuerza,
de agresividad, de violencia, en que todo personalis-
mo politico, suspicaz y tirinico, tiene amplia y s6lida
base. Nuestro concept de gobiemo ha tenido siem-
pre su raiz en una idea de absorci6n complete de
funciones de poder, que se dirige sin cesar a anular
los g&rmenes de innovaci6n y de mejoramientos que
por ley natural surgeon con mis o menos relative fre-
cuencia en el desenvolvimiento colectivo.






En su serio y bien
pensado folleto Descentralizacit n yPersonalismo bus-
c6 el ilustre ciudadano Mariano A. Cestero, una de las
figures de mns alta probidad que ha tenido el pais,
base de positive consistencia para echar los cimientos
de una organizaci6n national ampliamente descentra-
lizadora y refractaria en un todo a los factors deter-
minantes del personalismo, de tan nociva influencia
en nuestra tormentosa existencia hist6rica. Ese torpe
y menguado regimen personalista ha convertido algu-
nas de estas rep6blicas de origen iberico en verdade-
ras satrapias donde s6lo ha prosperado y prospera el
culto de la fuerza, y donde el derecho, consignado en
constituciones ilusorias, ha resultado perennemente


El Derrumbe







un verdadero mito. La mirada del observador sereno
puede seguir ficilmente, en esos ambientes tan propi-
cios para ello, las evoluciones progresivas y aun re-
gresivas que, con desesperante realidad, nos present
a cada instant ese monstruo multiforme que se llama
el personalismo. Sus metamorfosis son a veces en
extreme sorprendentes. Lo c6mico y lo tr~gico, esto
casi siempre en mayor cantidad, alteman en su obra
nefasta, obra que en ocasiones parece inspirada por
no s6 que terrible dramaturge obseso por visions
macibricas de sangre y de exterminio. A veces en la
obra del personalismo vense soluciones de continui-
dad. Son par6ntesis luminosos abiertos por algtin go-
bemante que implanta con mano casi siempre irreso-
luta, sin m6todo y sin subordinaci6n a un process
serial, reforms o fragments de reforms. Pero esos
mandatarios son rarisimos. De ahi y de otras circuns-
tancias el creciente desencanto, la opinion de muchos
esc6pticos de que somos incapaces de salvamos por
nosotros mismos, por el bien encaminado empleo de
nuestras propias energies dormidas o extraviadas, y que
la organizaci6n de nuestro organismo national tiene
que venir de fuera, de donde menos nos conviene.
En otro folleto muy interesante y jugoso del ilus-
trado jurisconsulto Francisco J. Peynado se aboga
principalmente por la atracci6n de una buena co-
rriente inmigratoria en condiciones de contribuir po-
derosamente al mejoramiento patrio. Todas las resal-
tantes deficiencies y defects que con severe indice
sefiala Peynado y que a su juicio hay previamente
que modificar o suprimir, si es que de veras conside-


Federico Garcia Godoy


102




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs