<%BANNER%>
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Table of Contents
 Presentatión
 Literatura dominicana en los Estados...
 Período 1900-1960
 Textos representativos del período...
 La importancia del dinero en Nueva...
 La mania del tiempo
 Período 1960-2003
 Textos representativos del período...
 Generación de Post X
 Cuando el mundo me miró
 Literatura en inglés
 La diáspora como experiencia...
 La novela dominicana en Nueva...
 Writing in New York
 Back Cover


DLOC



La Unión Europea
CITATION SEARCH THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/CA00800001/00001
 Material Information
Title: La Unión Europea
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Tchakaloff, Marie-France Christophe
Publisher: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Publication Date: 2004
 Subjects
Subjects / Keywords: Caribbean   ( lcsh )
Spatial Coverage: Caribbean
 Record Information
Source Institution: La Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE)
Holding Location: Fundación Global Democracia y Desarrollo
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
System ID: CA00800001:00001

Table of Contents
    Front Cover
        Cover 1
        Page i
    Front Matter
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Table of Contents
        page v
        Page vi
    Presentatión
        Page vii
        Page viii
    Literatura dominicana en los Estados Unidos: Notas para su historia
        Page 1
        Page 2
    Período 1900-1960
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Textos representativos del período 1900-1960
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    La importancia del dinero en Nueva York
        Page 20
        Page 21
    La mania del tiempo
        Page 22
        Page 23
    Período 1960-2003
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Textos representativos del período 1960-2003
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Generación de Post X
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Cuando el mundo me miró
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Literatura en inglés
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    La diáspora como experiencia escritural
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    La novela dominicana en Nueva York
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Writing in New York
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Back Cover
        Cover 1
        Cover 2
Full Text

















Literatura dominicana

en los Estados Unidos
Historia y trayectoria de la diaspora Intelectual



FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIA Y DESARROLLO






Literature dominicana
en los Estados Unidos
Historiay trayectoria de la diaspora intellectual






FUNDACION GLOBAL
DEMOCRACIA Y DESARROLLO

Instituci6n privada sin fines de lucro dedicada a formula
propuestas innovadoras de naturaleza estratdgica sobre temas
de interest national, elevar la calidad del debate nacionaly
elaborar political pblicas para la gobernabilidad
y el desarrollo economic y social delpais.

Presidida por el
Dr. Leonel Fernaindez Reyna







Literature dominicana

en los Estados Unidos

Historia y trayectoria de la diaspora intellectual


Franklin Gutierrez
"Literatura dominicana en los Estados Unidos"

Marianela Medrano
"La diaspora como experiencia cultural"

Hector Amarante
"La novela dominicana en Nueva York"

Pedro Antonio Valdez
"Writing in New York"



Colecci6n Biblioteca Cultural
Vol. II



mw"

Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo
Santo Domingo
2004


























Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo
Primera edici6n: Agosto de 2004

Titulo de la obra:
L I 1RAI URA LO)MINICANA IN I.OS Es rADos UNIDOS
Historia y trayectoria de la diaspora intellectual

Autores:
Franklin Guri6rrez
Marianela Medrano
H&tor Amarante
Pedro Antonio Valdez

Diagramaci6n y disefio de cubierta:
Stanley Graficas & Asocs.

Impresi6n:
Editora Corripio

2004 Ediciones Funglode
www.finglode.org


Ihpreso en la Reptiblica Doininicana
Printed in Dominican Republic


Literature Dominicana en los Estados Unidos: Historiay trayectoria
de la diaspora intelectuall Franklin Gutierrez, et al.. Santo Domingo:
Fundaci6n Global Democracia y Desarrollo, 2004.
159 p.
ISBN 99934-879-X

1. Literature Repiblica Dominicana.- 2.

PQ 1418 L775 2004






Indice






Presentaci6n ............................................................ V II

Literature dominicana en los Estados Unidos ............... 1
Franklin Gutidrrez
Periodo 1900-1960 ............................................ 3
Textos representatives del period 1900-1960 ...... 15
Ubinam Gentium Sumus ............................ 15
(Manuel de Jesus Galvin Velasquez)
La importancia del dinero en Nueva York ...... 20
(Gustavo Berges Bordas)
La mania del tiempo ................................. 22
(Gustavo Berges Bordas)
Periodo 1960-2003 .......................................... 24
Textos representatives del period 1960-2003 ...... 39
La cucaracha cantora ................................ 39
(Juan Rivero)
Generaci6n de Post X ............................... 43
(Marianela Medrano)
Cuando el mundo me mir6....................... 46
(Jose Acosta)
Literature en ingles ............................................ 5 1






La diaspora como experiencia escritural ................... 57
Marianela Medrano

La novela dominicana en Nueva York ...................... 77
Hdctor Amarante

Writing in New York ........................................... 95
Pedro Antonio Valdez













Presentaci6n





El 17 de enero de 2004 la Fundaci6n Global Demo-
cracia y Desarrollo (FUNGLODE), a travys de su Centro de
Estudios de la Cultura, organize el Seminario Literatura
Dominicana en Estados Unidos.
La actividad fue formalmente inaugurada por el doc-
tor Leonel Fernandez, president de FUNGLODE, a cuyo
interns especial por este tema se debi6 la organizaci6n de este
important encuentro, al que asisti6 un notable grupo de
escritores, agents culturales, profesores universitarios y pro-
fesionales de diversas ramas interesados en el enfoque hist6-
rico y evaluaci6n objetiva del rol de nuestros connacionales
residents en Estados Unidos en el desarrollo y auge de la
literature dominicana.
Tras las palabras inaugurales del doctor Fernindez, se
dio inicio al seminario que se desarroll6 durante toda la jor-
nada de esa fecha de inicios de ano, con la exposici6n central
del reconocido intellectual dominicano doctor Franklin Guti&-
rrez, catedratico de York College y resident en Nueva York
desde hace veinticinco afios.






Tomaron part en el event, ademas, los escritores Pe-
dro Antonio Valdez, quien residi6 por various afios en Nueva
York, donde produjo algunas de sus mas celebradas obras
narrativas y podticas; Marianela Medrano, quien tiene various
afios de residencia en la gran urbe; y, Hector Amarante, quien
igualmente ha vivido por various lustros en dicha ciudad nor-
teamericana.
El present volume de la Colecci6n Biblioteca Cul-
tural de FUNGLODE recoge las exposiciones de estos cua-
tro notables escritores en torno a nuestra diaspora intelec-
tual en Estados Unidos, cuya presencia en Nueva York, espe-
cificamente, se remonta a los mismos inicios del siglo veinte,
legando hasta nuestros dias con una copiosa y trascendente
bibliografia en diversos generos.
Estas exposiciones constituyen, sin duda alguna, una
contribuci6n important al studio del relevant fen6meno
de la escritura literaria de los escritores dominicanos que de-
cidieron fijar su residencia, temporal o definitive, en Estados
Unidos, y desde alli han creado y sostenido una literature
que enriquece y agiganta toda la historic literaria del pals
dominicano.

Jose Rafael Lantigua
Director
Centro de Estudios de la Cultura
FUNGLODE





Agosto, 2004


VIll











Literature dominicana
en los Estados Unidos

-NOTAS PARA SU HISTORIA-


Franklin Guti6rrez






























Franklin Guti6rrez
Naci6 en Santiago, Reptblica Dominicana, 1951. Ensayista, in-
vestigador literario, bi6grafo y educador. Estudi6 Educaci6n y
Lerras en la Universidad Aut6noma de Santo Domingo. Tiene una
maestria y un doctorado en Literatura Latinoamericana, ambos de
The City University of New York. Desde 1988 ensefia Lengua
Espanola y Literatura Hispanoamericana en The City University
of New York (York College).
En el 2000 obtuvo el Premio Nacional de Ensayo con En-
riquillo: radiografia de un hbroe galvaniano. Entre sus obras de in-
vestigaci6n mais recientes figuran: Antologia histdrica de la poesia
dominicana del siglo XX; Evas terrenales: bibliografias de 150 auto-
ras domninicanas, Literatura dominicana en los Estados Unidos (en
colaboraci6n con Daisy Cocco de Filippis); 33 historiadores domi-
nicanos; Palabras de ida y vuelta: ensayos literarios, Diccionario de la
literature dominiicana.




















Periodo 1900-1960


Salir de la Republica Dominicana entire 1900 y 1960,
con fines turisticos o para establecer residencia, fue un suefio
que pocos de nuestros compatriotas pudieron convertir en
realidad. El elevado costo del transport maritime, Dnico dis-
ponible hasta la cuarta decada del siglo XX, asi como la con-
sabida lentitud de dicho servicio s61o motivaba a embarcarse
a quienes salian de la isla por razones political, a las altas cla-
ses sociales y a funcionarios del gobierno. Esa situaci6n debi6
cambiar sustancialmente con la inauguraci6n del Aeropuer-
to International General Andrews en 1944, ubicado en los
terrenos que hoy ocupa el Centro Olimpico Juan Pablo Duar-


1 Aunque al referirse a la ubicaci6n del aeropuerto General Andrews, la mayo-
ria de los historiadores, periodistas y escritores lo situan en el terreno donde
hoy funciona el Centro Olimpico Juan Pablo Duarte, el area que este
ocupaba era much mis extensa. Estaba limitado por la Avenida San Mar-
tin, la avenida Troncoso de la Concha (hoy Lope de Vega), un tramo de la
avenida Cordell Hull (hoy Abraham Lincoln), la Plinio Pina Chevalier (hoy






te', y tambien con la constituci6n de la compafifa area Do-
minicana de Aviaci6n, fundada el 5 de mayo de ese mismo
afio. Sin embargo, la political anti-migratoria dispuesta por
Trujillo en perjuicio de grandes sectors de la sociedad do-
minicana no s6lo coart6 el derecho al libre desplazamiento
inherente a cada individuo, sino que propici6 el estancamien-
to de la naciente industrial area privada dominicana.

Eso explica, en parte, porqud al moment del asesina-
to de Trujillo, los dominicanos establecidos legalmente en los
Estados Unidos fueran apenas 11,883, de acuerdo con el
censo poblacional norteamericano de 1960. De esa cifra,
1,150 viajaron entire 1930-1940; 5,627 entire 1940-1950 y
5,105 entire 1950-1960, lo que equivale a una emigraci6n
annual de 115, 563 y 510 personas respectivamente. La ex-
pedici6n de s61o 1,441 pasaportes de los 19,621 solicitados
en 19592 define el caracter cerrado de la political emigrato-
ria trujillista. Pese a esos obstaculos, desde principio del siglo
XX various politicos, intelectuales y escritores dominicanos se
establecieron en Estados Unidos de Norteamerica, quedan-


Pedro Henriquez Urefa), la Francia (desde la Pedro Henriquez Urefia hasta
la Leopoldo Navarro) y la Presidente Rios (hoy Leopoldo Navarro, tramo
comprendido entire la 27 de Febrero y la John F. Kennedy). La entrada
estaba en la San Martin esquina Barahona. Oper6 hasta los primeros meses
de 1960, al ser inaugurado el Aeropuerto Internacional Punta Caucedo, el
25 de noviembre de 1959. Hay quienes afirman que la caida de un avi6n de
carga en 1958, cerca de la residencia de Trujillo, motiv6 la clausura de dicho
aeropuerto, pero la construcci6n del Punta Caucedo se inici6 dos ainos antes
de precipitarse a tierra la referida nave.
2 Antonio Mdndez. La emigracion domillicana hacia los Estados Unidos. Santo
Domingo: Editora Biho, 2003: 101.






do Cuba y Mexico relegadas a un segundo piano en la prefe-
rencia de muchos nacionales que, descontentos con la situa-
ci6n political national de la segunda mitad del siglo XIX,
abandonaron temporal o definitivamente la isla.
Tres razones esenciales produjeron la egira de muchos
representantes notables de la cultural entire 1900 y 1960.
Primero, el descalabro econ6mico, el malestar politico y el
desconcierto moral legados al pais por el dictator Ulises
Heureaux, especialmente en los tres primeros lustros del si-
glo XX; segundo, el incremento de la emigraci6n europea
hacia Norteamerica ascendente a un mill6n de personas annual,
hecho que posiblemente estimul6 el ansia migratoria de
muchos latinoamericanos y caribefios y, tercero, la persecu-
ci6n ideol6gica ordenada por Trujillo contra quien no sus-
cribiera su estilo de gobierno. La elecci6n de los Estados Uni-
dos como pais receptor por parte de numerosos intelectuales
y escritores latinoamericanos y caribefios desde principio del
siglo XX no fue casual, sino product de que dicha naci6n se
ofertaba como tierra de libertad y de grandes oportunidades
econ6micas y educacionales-. Los hermanos Pedro y Max
Henriquez Urefia figuran entire los iniciadores de ese proce-
so emigratorio dominicano que entr6 en contact con la pa-
tria de Whitman en el denominado siglo de la modernidad.
En efecto, en 1901, Francisco Henriquez y Carvajal
fue enviado a los Estados Unidos por el president Juan Isi-
dro Jimenes a negociar la deuda externa dejada por el dicta-


3 Desde la llegada de los ingleses ocupantes del Mayflower v Pilgrimi entire
1600 y 1625, los Estados Unidos ha difundido la idea de que cl suvo es el
unico territorio donde se puede alcanzar libertad personal y progress econo-
mico simultrineamente.






dor Ulises Heureaux al pals. Entre las cosas importantes que
llev6 Henriquez y Carvajal a Norteamerica estaban el anhelo
de cumplir con la encomienda del president Jimenes, y a
sus hijos Frank y Pedro. Meses despues Ilegaria Max. La pri-
mera estadia de los hermanos Henriquez Urefia en los Esta-
dos Unidos dur6 cuatro afios (1901-1904). Esos primeros
anos ayudaron, particularmente a Pedro Henriquez Urefia,
a sentar los principios que colocarian posteriormente su nom-
bre y su obra junto a los de Jose Marti, Jose Enrique Rod6,
Alfonso Reyes, Andres Bello y otros protagonistas de la eman-
cipaci6n literaria y cultural latinoamericanas. De ese perfo-
do son sus poesias juveniles, su studio critic dedicado a la
obra de D'Annunzio y su primer encuentro con el teatro
norteamericano.
Otro dominicano notable llegado a los Estados Uni-
dos el primer lustro del siglo XX fue Fabio Fiallo, cuya desig-
naci6n como C6nsul Dominicano en New York ocurri6 en
1905 en el gobierno presidido por Carlos Morales Languas-
co. Al moment de su llegada a la urbe newyorquina la obra
literaria de Fiallo se reducia al poemario Primavera sentimen-
tal (1902). Tres afios despues de su llegada a New York apa-
reci6 su Cuentosfridgiles (1908), obra pionera del discurso
romantic que acompafiaria todo el resto de su producci6n
poetica y narrative. Aunque algunas de las narraciones de
Cuentosfrdgiles como "Ernesto de Anquises" y "La domado-
ra" habian aparecido en Rep iblica Dominicana en las revis-
tas Letrasy Ciencias (1899) y La Cuna deAmdrica (1903), la
mayoria de las histories, y el libro en su conjunto, fueron
escritas y divulgadas por primer vez en New York.
La segunda estadia de Pedro Henriquez Urefia en los
Estados Unidos va de 1914 a 1919. En esa ocasi6n se desem-

6






pefi6, primero como corresponsal del peri6dico Heraldo de
Cuba en Washington (1914-1915) y luego, como redactor
del semanario Las Novedades (1915-1916) de New York,
donde escribi6 sobre leyes, costumbres, artes plisticas y tea-
tro. En la imprenta del referido peri6dico dio a la publici-
dad la version definitive de su pieza teatral El nacimiento de
Dionisio (1916). En 1917 se integr6 al personal docente de
la Universidad de Minnesota como professor de espafiol, lite-
ratura del siglo XIX e historic de la civilizaci6n espafiola e
hispanoamericana. Tambien ensefi6 drama espafiol y poesia
lirica de los siglos XIX y XX en las escuelas de verano de las
Universidades de Chicago y de California. En 1940 retorn6
a los Estados Unidos como invitado especial de la Universi-
dad de Harvard para dictar la prestigiosa caitedra Charles
Eliot Norton (1940-1941). Fruto de dicha catedra es su obra
Las corrientes literarias en Hispanoamerica, publicada por
Harvard University Press en 1946. La presencia de Pedro
Henriquez Urefia en los Estados Unidos en los albores del
siglo XX marca un moment important en la difusi6n de la
literature dominicana en Norteam&rica ya que su entusias-
mo y sabiduria estimularon a sus discipulos, amigos y allega-
dos, entire los que figuraban norteamericanos y latinoameri-
canos, a acercarse a la literature y cultural dominicanas y del
resto del Caribe.
Vale destacar, en el tercer lustro del siglo, la integra-
ci6n de various dominicanos a la direcci6n del semanario new-
yorquino Las Novedades, un tabloid de temas politicos y
culturales que acogi6 positivamente la producci6n literaria
de Fabio Fiallo, Jose M. Bernard, Manuel Florentino Ceste-
ro, Jesusa Alfau de Solalinde, Francisco Henriquez y Carva-
jal y Manuel de Jesus Galvin Velasquez, cuarto hijo del autor






de Enriquillo, Manuel de Jesus Galvin. Este ultimo en su
condici6n de redactor de dicho semanario mantuvo, entire
1916 y 1918, un interesante espacio denominado Crdnica
Generaldonde comentaba temas politicos, sociales y econ6-
micos norteamericanos y latinoamericanos. En muchas de
esas cr6nicas Galvan Velasquez arremeti6 abiertamente con-
tra el entonces president norteamericano Woodrow Wilson
(1913-1921) por haber ordenado la primera intervenci6n
norteamericana a Repiiblica Dominicana en 1916. Ademas
censur6 la presi6n ejercida por los Estados Unidos sobre La-
tinoamerica para que pauses como Mexico, Brasil y Argenti-
na, entire otros, se convirtieran en sus aliados en la primera
guerra mundial.
Los escasos historiadores y analistas del capitulo New
York de la literature dominicanaatribuyen err6neamente la
fundaci6n de Las Novedades a Francisco Jose Peynado. Sin
embargo, cuando Francisco Jose Peynado asumi6 la direc-
ci6n de Las Novedadesya este tenia cuarenta afios de existen-
cia. Las Novedades fue fundado en 1876 por Jose G. Garcia,
quien lo dirigi6 hasta el 5 de noviembre de 1914, fecha en
que Peynado lleg6 a la direcci6n del mismo. El equipo de
Peynado estaba compuesto por Manuel de Jesds Galvin Ve-
lasquez (Jefe de redacci6n) y Manuel Florentino Cestero
(Redactor). Posteriormente, el 22 de julio de 1915, se sum6
al mismo Pedro Henriquez Urefia. Peynado ces6 como di-
rector de dicha publicaci6n el 16 de octubre de 1916, al ser
sustituido por Antonio Abad Alfau, quien a su vez fue susti-
tuido el 30 de noviembre de 1918 por Rafael Montafur al
adquirir este utitimo los derechos de Las Novedadescuando la
publicaci6n estuvo a punto de desaparecer por problems
econ6micos. Manuel Florentino Cestero y Pedro Henriquez






Urefia dimitieron junto con Peynado, pero Manuel de Jesus
Galvin Velasquez, por su condici6n de yerno de Antonio
Abad Alfau, continue en la redacci6n de Las Novedades has-
ta finales de 1918.
El escritor dominicano mas prolifico en New York
entire 1915 y 1920 fue Manuel Florentino Cestero, con
tres obras publicadas: El canto del Cisne (1915), Estados
Unidospor dentro (1918) y El amor en New York (1920).
El Canto delcisnees un conjunto de ocho cuentos de alien-
to modernista, como lo sugiere el titulo, que relatan dife-
rentes aspects de la vida newyorquina. El caso de Estados
Unidospor dentro, publicada en Mexico en 1918 por el
sello editorial Andres Botas e Hijos, es curioso e inverosi-
mil. Esta obra de Cestero nunca ha sido cotejada en las
bibliografias literarias dominicanas ni mencionada por los
historiadores literarios nacionales. El tema general de Es-
tados Unidospor dentro es la deshumanizaci6n de la socie-
dad norteamericana. El volume, en cuesti6n, esta com-
puesto por una introducci6n dividida en cinco parties, y
42 histories orientadas a demostrar que los norteamerica-
nos s61o funcionan empujados por el dinero, la ambici6n
y el egoismo. MAs que cuentos en si, esas narraciones de
Cestero son cr6nicas y retratos de la realidad cruda y del
comportamiento de la sociedad norteamericana que 6l
conoci6. Aunque no penetra profundamente en la sicolo-
gia de sus protagonistas, Cestero analiza desde diversas
perspectives political la idiosincrasia de los estadouniden-
ses y las causes que, a su entender, han hecho de los Esta-
dos Unidos un pais inapropiado para alcanzar el suefio
americano que ellos mismos pregonan. Elamor en Nueva
York, por su parte, es una novela cuya temitica revela la






imposibilidad de conquistar plenamente el amor en un
medio tan materialista como el newyorquino.
De la misma epoca de Manuel Florentino Cestero, es
la producci6n de Jesusa Alfau Galvin de Solalinde, nieta de
Manuel de Jesus Galvin, quien vivi6 en New York entire 1916
y 1920. Durante su estadia en la urbe newyorquina colabo-
r6 con peri6dicos norteamericanos y espafioles, especialmente
con el semanario Las Novedades, dirigido por su padre, entire
1916 y 1918. Sus articulos en LasNovedades, ilustrados por
ella misma, versaban sobre critical de arte y temas sociales
cotidianos. De ellos cabe destacar, por su frescura y ambien-
taci6n, "Visiones del norte", "El amor de las Estrellas" y
"Thanksgiving", entire otros. Hacia 1920 estableci6 su resi-
dencia en Wisconsin, donde permaneci6 hasta 1937, afio en
que se traslad6 a Mexico, pals en el que vivi6 hasta el mo-
mento de su muerte ocurrida en 1943. En Wisconsin desa-
rroll6, junto con su esposo, el destacado investigator y aca-
demico espafiol Antonio G. Solalinde, una amplia labor de
investigaci6n en las areas de la filologia y la educaci6n. Lleg6,
incluso, a impartir citedras de dichas materials en la Univer-
sidad de Wisconsin.
Ademis de sus colaboraciones en Las Novedades, la
segunda edici6n de su novel Los debiles fue publicada en
1930 por la editor Prentice Hall, Inc. con pr6logo y notas
del professor J. Horace Nunemaker del Departamento de
Lenguas Extranjeras del State College of Washington. La
edici6n en cuesti6n fue preparada con fines didicticos y con-
tiene un pequefio pr6logo de tres piginas en ingles escrito
por Nunemaker, mis un conjunto de notas y ejercicios, se-
guido por un amplio vocabulario al final de la misma para
facilitar a los estudiantes la comprensi6n del texto. Esa se-






gunda edici6n, desconocida en el ambiente literario domini-
cano, fue localizada por Daisy Cocco De Filippis en la bi-
blioteca de Queens College, uno de los recintos de The City
University of New York y publicada en el 2000, junto a ocho
de los articulos de Jesusa aparecido en Las Novedades, bajo el
titulo Como los crisantemos lila: obra escogida dejesusa Alfau
Galvdn de Solalinde. Otro libro, curioso y poco divulgado,
de Jesusa Alfau Galvan es Nomenclatura de los tejidos espaino-
les delsiglo XIII, publicado por la Real Academia Espafiola
en 1968, donde la autora de Los debiles coteja y describe
minuciosamente la gran variedad de tejidos existentes en Es-
pafia en el siglo XIII, resaltando con ello la importancia de la
industrial textil en el crecimiento econ6mico europeo de los
siglos XIII y XV. Con ese libro Jesusa Alfau se coloc6 al lado
de Henry Pirenne y Georges Espinas, autores de Historia de
la industrial textile fancesa (Bruselas, 1906) [ Recueil de docu-
ments rdlatifs a I'histoire de l'industrie drapiere en Flandre] y
La textileria francesa de la Edad Media (Paris, 1923) [ La dra-
perie dans la Flandre fanfaise au Moyen-Age], respectivamen-
te, dos obras fundamentals para el desenmarafiamiento de
la complejidad del sistema arancelario en el comercio textile
europeo.
Posteriormente, en 1925, apareci6 Cien dias en Nue-
va York (1925), de Gustavo Berges Bordas (1895-1925),
cuya muerte premature a los 30 afios de edad tronch6 una
voz promisoria de su generaci6n, dejando una obra relati-
vamente valiosa. En Cien dias en Nueva York Berges Bordas
sostiene la misma postura critical de Manuel Florentino Ces-
tero con respect a la sociedad norteamericana. Sin embar-
go, su corta estadia en New York, de apenas tres o cuatro
meses, fue insuficiente para descifrar los dos aspects, a su






juicio, mis censurables de los norteamericanos: el complejo
de grandeza y la importancia que estos le atribuyen al dine-
ro. Igualmente questionable es su valoraci6n del comporta-
miento de la mujer norteamericana, la cual le parece des-
medidamente liberada y usurpadora del rol social, politico y
laboral del hombre.
Aunque publicada en Santo Domingo en 1949 y des-
conectada totalmente de la problematica political y social es-
tadounidense, Virginia Pefia de Bordas escribi6 la novel
Toeya en New York. Incluso, Nestor Contin Aybar (Historia
de la literature dominicana) afirma que la misma fue escrita
originalmente en ingl6s y posteriormente traducida al espa-
nol por la misma autora. Toeya es una obra de factura india-
nista, en la que De Pefia de Bordas evoca el dolor y el sufri-
miento de los primeros pobladores de Quisqueya. Ademis
de Toeya, de Pefia de Bordas escribi6 Atardecer en las monta-
nas, Sombra depasiln, La hora del destino, Amores dejf pitery
Selene, Magia de priraveray Elfiulgor de las estrellas publica-
das p6stumamente en 1978 bajo el titulo Seis novels cortas.
De ellas Magia deprimaveray El filgor de una estrellase de-
sarrollan en New York y Long Island, respectivamente.
En ese mismo afio (1949) apareci6 el volume Los
cuentos que Nueva York no sabede la autoria de Angel Rafael
Lamarche, compuesto por catorce histories que recogen las
impresiones de su viaje a New York en la cuarta decada del
siglo XX. En sus cuentos Lamarche coincide con Florentino
Cestero y Berges Bordas en lo referente a las excentricidades
de la sociedad norteamericana. Otra figure apreciable de la
literature dominicana en los Estados Unidos de la primera
mitad del siglo XX fue Andres Francisco Requena. Tras ha-
ber publicado el poemario Romancero heroico delgeneralisi-






mo (1937); el libro de ensayo Unpaladin de la democracia: el
generalisimo Trujillo Molina (1938) y la novela Los enemigos
de la tierra que narra el desplazamiento del campesino domi-
nicano hacia Santo Domingo, Requena es nombrado en
1938, Agregado de la Embajada Dominicana en Chile. Sin
embargo, en 1940, poco despuds de la aparici6n de otra de
sus obras laudatorias a Trujillo, el poemario Romance de Puerto
Trujillo, disgustado por las actuaciones de la maquinaria po-
litica trujillista, renunci6 a dicho cargo y se refugi6 en Cuba.
De Cuba se traslad6 a los Estados Unidos incorporindose al
ejercito norteamericano del cual fue expulsado en 1946. En
1948 fund en New York el peri6dico Patria, que le sirvi6
de tribune para denunciar los males que afectaban a la socie-
dad dominicana de entonces. En 1949 firm su pacto con la
muerte al publicar Cementerio sin cruces, novela en la que
ademas de censurar los multiples crimenes ordenados por
Trujillo, ridiculiza y caricaturiza al dictador. A partir de en-
tonces fue acosado y perseguido por matones del tirano quie-
nes lo asesinaron en una calle newyorquina el 2 de octubre
de 19524.
La producci6n de este primer grupo de escritores e
intelectuales dominicanos en los Estados Unidos es mayor-
mente de orientaci6n political y muchos de los textos de esa
epoca, especialmente los de Manuel de Jesus Galvin Velas-
quez, Manuel Florentino Cestero y Gustavo Berges Bor-
das, critical el comportamiento de la sociedad norteameri-


4 Los peri6dicos newyorquinos La Prensa y Daily Co;/passdiffundieron am-
pliamente la noticia del asesinato de Requena y senalaron a Felix Bernardi-
no, entonces C6nsul dominicano en dicha ciudad, como responsible inte-
lectual del asesinato.






cana, sobre todo, su ambici6n, la frialdad de los estadouni-
denses y su actitud represiva en perjuicio de los pauses po-
bres. Esa linea discursiva podria ser, adrede o no, una for-
ma de desaprobar la primera invasion norteamericana a
Republica Dominicana.






Textos representatives
del period 1900-1960







*Ubinam Gentium Sumus5
Manuel de Jesus Galvan Velasquez


"Nada mas extraordinario que la conduct de los
Estados Unidos en sus relaciones con los pauses hispano-
americanos. Unas veces, los entusiasmos locos, hacen que
todos aunados, gobierno y pueblo, estadistas conspicuous y
simples mortales, entonen un himno a la fraternidad de
naciones libres de este hemisferio, y las protests altruistas
sobre el deber humanitario de favorecer y ayudar a las
republicas hermanas, adquieren caracteres de histerismo,
formando un coro abrumador, en el cual no se sabe qud
admirar mas, si la aparente buena fe con que se pregonan
los sentimientos, cordiales y entusiastas, que entrafian las
manifestaciones de la opinion puiblica al similar impulses


5 ,En qud pais estamos? Exclamaci6n oratoria de Cicer6n en su Catilinaria y
que sirve para manifestar el asombro que causa y la reprobaci6n que merece
la vista de algo atentatorio a la moral o a las leyes, especialmente cuando se
trata de un atropello injustificadamente realizado por la fuerza o por el
poder piblico.






generosos de franca solidaridad hacia los demas pueblos
del nuevo mundo, o la ambici6n s6rdida y desapoderada
que palpita en el fondo de esas manifestaciones del sentir
general, que en la practice de la diplomacia norteameri-
cana se traduce en usurpaciones de todo genero, Ilevadas
a cabo con la misma implacable sangre fria con que Cesar
Borgia trataba de poner en prictica la political de Nicolas
Machiavello.
Decimos esto porque en la ultima decena se han
acentuado los mal disimulados planes imperialistas que, ta-
pizados con las flores del humanitarismo, sirvi6 a la Ameri-
ca Hispanica el Presidente Wilson, en su enigmitico dis-
curso de Mobile, y despues en el que pronunci6 en el Con-
greso respect de Mexico; en los cuales hizo protests de
que "este pals no adquirirfa ni una pulgada de terreno por
conquista."
Efectivamente: en la political que desarrolla este
pais contra las pequefias nacionalidades bafiadas por el
mar Caribe, aunque a veces se ha hecho uso de ejercitos
de ocupaci6n, contra pueblos que no desean combatir,
se ha empleado, y se emplea, un medio mas eficaz y mis
terrible que todos los puestos en practice hasta aqui,
porque el arma adoptada es la forma mas odiosa y exe-
crable de la diplomacia del d6lar, y consiste en privar a
aquellos paises, cuando los gobiernos se niegan a ser ins-
trumentos ciegos y services de las ambiciones imperialis-
tas, de todos los recursos administrativos al negarles la
parte proporcional de sus rentas, que han sido previa-
mente embargadas por este gobierno, a titulo de poten-
cia de primer orden: o lo que es lo mismo, se trata de
rendirlos por hambre.






El caso de la Republica Dominicana


Tal es el caso de la Repuiblica Dominicana, donde,
despues que todos los partidos convinieron en deponer
los intereses bastardos, el Congreso eligi6 al Doctor Hen-
riquez y Carvajal como Presidente Provisional. El Doc-
tor Henriquez form un gabinete de altura, en el cual
estaban representados todos los partidos. Poco antes de
inaugurarse el nuevo regimen, el Receptor General de
Aduanas Mr. Baxter, nombrado en virtud de la Conven-
ci6n Dominico-americana, notific6 al Ministro de Ha-
cienda que habia recibido 6rdenes de incautarse de to-
das las rentas fiscales, aun de aquellas que no estaban
afectas a la Convenci6n.
El primer acto del mencionado Mr. Baxter, en
cuanto se ha instalado el nuevo gobierno, y el Doctor
Henriquez se ha negado a aceptar claudicaciones que
repugnan a su patriotism, ha sido notificarle que, obe-
deciendo instrucciones de Washington, suspenders el
pago de las partidas del presupuesto, hasta que se llegue
a un entendido respect de ciertos articulos de la Con-
venci6n Dominico-americana, y que se reconozca el nue-
vo gobierno.
En una palabra; despu6s de haber intervenido mi-
litarmente en Santo Domingo, so pretexto de restablecer
el orden, el Gobierno americano, cuando renace alli la
cordura, se elige como president a un ciudadano inta-
chable e id6neo, y se fusionan los partidos, lo que es ga-
rantia de paz y de orden, el gobierno americano escoge
precisamente ese moment para privar a la nueva admi-
nistraci6n de todos los recursos de gobierno; y el Recep-






tor, en su nombre y representaci6n, se erige en arbitro de
las finanzas del pais, atropella las leyes, desconoce los ter-
minos del mismo instrument international en virtud del
cual Ilena funciones oficiales, y descaradamente suspended
todos los pagos, hasta que el gobierno, obligado por el
hambre, acepte la interpretaci6n que se quiera dar en
Washington a la conversion de la deuda exterior domini-
cana, de un pais solvent, seglin informes autorizados, a
la cual quedaron afectados exclusivamente los products
o ingresos de las aduanas. Aprovechando esa malhadada
operaci6n, se ha querido establecer una tutela, por la cual
este pais se abroga el derecho de acaparar todas las rentas
de la Reputblica Dominicana.
El nuevo acto del receptor americano en Santo Do-
mingo parece calculado para crear nuevos conflicts y revo-
luciones en aquella infortunada tierra, y encontrar asi el pre-
texto de una intervenci6n permanent.
El gobierno americano, esta vez, no podra ocultar que
emplea el cohecho contra un gobierno de orden, formado
por hombres de reconocida idoneidad y acrisolada honra-
dez, los cuales representan todos los partidos politicos domi-
nicanos y son de los mejores elements con que cuenta a cos-
ta aquel pais.
Esa conduct dara visos de verdad al aserto, corriente
en las repiblicas hispano americanas de que al gobierno
americano no le conviene que gobiernen en esos pauses los
elements decentes e incorruptibles, sino los hombres ve-
nales que venden sus opinions por una limosna de po-
der, a cambio de la cual estan dispuestos a sacrificar a su
patria.






No queremos career que la Administraci6n del Pre-
sidente Wilson desee Ilevar tal impresi6n al resto de
America, y por el buen nombre de este pais desearia-
mos ver rectificada esa political, que ha llegado a ser
considerada como un escindalo international en His-
panoamerica".

Las Novedades, 27 de agosto, 1916













La importancia deldinero en Nueva York*
Gustavo Berges Bordas

Siempre se dice con much propiedad que Nueva
York es el pais del dollar. No hay pais en el mundo en reali-
dad, a donde se le de mas importancia al dinero que en
Nueva York y adonde todo el mundo (exceptuando los pa-
rias) maneje mas dinero que alli. Por este motivo me aven-
turo a asegurar que lo que no se encuentra en Nueva York
no se encuentra en ninguna parte del globo, una vez que
teniendo Ud. en el bolsillo el precio de lo que anhela, lo
obtiene, sin poner en ello mas dificultad que la que emplea
en salir a buscarlo.
En nuestros pequefios pauses adonde el dinero es esca-
so; adonde se ensefiorea, cuando no una miseria de infortu-
nado una pobreza de atorrante, porque no son abundantes
los medios de ganarse la vida, todo es escaso y la gente vive
con poco, porque lo que se consigue es barato, o sea en rela-
ci6n con lo que se gana. Por eso son tan parad6jicos (sic) los
problems de economic en nuestros medios.


SEsros cuentos, "La importancia del dinero en Nueva York" y "La mania del
tiempo", de Gustavo Berges Bordas (1895-1925), pertenecen al libro Cien
dias en Nueva York. Santiago de los Caballeros: Linotipografia La Informa-
ci6n, 1925.






No exageraria, (sic) si dijera que en Nueva York, hasta
el sagrado afecto que diferencia a los hombres de los anima-
les por las altas y puras manifestaciones del sentimiento, es
negocio; es decir, se compra, porque se vende y hay quien
tenga con que comprarlo.
Business y mas business constituyen la especial mane-
ra de vivir de esta Babilonia de nuestros tiempos. Se compra
el amor, se compra la justicia, se compran las viandas, se com-
pra el deseo y en una palabra, se compra el sentimiento.
Y es tan grande el deseo de posesi6n de dinero, como
el fajo de billetes que no se aparta de los bolsillos de una
mayoria. Una tarde iba yo en un Ferry Boat y me asombre de
ver como perdian y ganaban impasiblemente cantidades de
$15. -y $20.- en cada vez, un judio y un grupo de sujetos
entire los que habia tres o cuatro limpiabotas que perdian su
dinero jugando a la baraja, con la serenidad mas admirable.
Otro dia asisti a una funci6n religiosa en la bella Catedral de
San Patricio y cuando lleg6 el moment del clasico platillo
(que alli es un objeto en forma de colador) vi sujetos que
echaban billetes de $5 yde $10 dollars, sin respingar, con la
calma y la serenidad del creyente, cuya devoci6n lo impele a
echar algo en el platillo consabido. Algo que s61o debe servir
para pagar los piadosos maestros de la orquesta y los monaci-
llos que ayudan al santo sacrificio.













La mania del tiempo
Gustavo Berges Bordas

Una de las tantas cosas detestables y dignas de men-
ci6n que tiene Nueva York es que andando en vehiculos
baratos, se le va a uno el tiempo y el dinero sin darse cuen-
ta. Y no puede suceder menos, adonde las distancias son
tan largas como las propias dimensions de la opulenta ciu-
dad cresina.
Alli Ud. no puede comprometerse a citas, visits o en-
trevistas, si va en vehiculos de alquiler o por sus propios pids,
pues esti expuesto a faltar, una vez que sus calculos salen
fallidos, cuando el vehiculo que Ud escoje (sic) se retrasa por
algunas de las multiples circunstancias que gobiernan la mar-
cha de estas empresas.
Por eso no extrafio que la noci6n del tiempo constitu-
ya una cuesti6n, a la cual no se si Ilamar aberraci6n o mania.
Lo cierto es que el hacer turno constitute uno de esos ejem-
plares de organizaci6n, en este revoltillo fabuloso. En efecto,
he visto ponerse en fila centenares de personas para lograr
un turno al procurarse un ticket en una taquilla de vaudevi-
lle (teatro de variedades) en la Post Office (Correo) para com-
prar un sello o para obtener alguna informaci6n, en el ban-
co para situar o procurar fondos y hasta para ir a un toilet






room (inodoro) he visto a cinco personas esperando turn.
Alguien creera que exajero, (sic) pero aquel que lo dude, de
seguro que no habri caminado por los suburbios newyor-
quinos, ni se dara una idea de las abominables rarezas, inhe-
rentes tan s61o a aquella caterva de trashumantes, aquella pila
de arrivistas, los cuales no razonan concienzudamente, por-
que no acarician ningun ideal moralizador. La finalidad de
su existencia es seguir, seguir empujando para llegar a un fin;
el fin del lucro personal, el fin de llenar los intestines de bu-
tifarras y hot dogs (salchichas) para vivir, aunque su vida se
deslice sin orientaciones apreciables, sin ideales salvadores.
La vida de los rinocerontes y de los hipop6tamos.
Asi es esta factoria gigantesca; mas... la aglomeraci6n
de infinidad de personas en las esquinas para pasar de un
lado a otro y los trucks y autom6viles, hacen poco menos que
impossible el trifico. Entre la Quinta Avenida y la calle cua-
renta y Dos, por ejemplo, es interminable la fila de transedn-
tes y vehiculos, al extreme de dilatarse un vehiculo cualquie-
ra para pasar, treinta y cinco minutes.
Asi mismo, en las horas de trabajo, cuando la mayoria
invierte el tiempo en su propio beneficio, hay quienes pier-
den ese tiempo jugando golf, foot ball, basket ball, etc. sin
cuidarse de ello...
Y entonces esa misma minoria pensara y dira con mis
enfasis que the time es money. Para mi esa clase de decir y de
pensar result una mania, por cuanto no la observan, ni con
una parte de la exajeraci6n (sic) con que gobiernan ellos.

















Periodo 1960-2003


El asesinato deTrujillo en 1961 y la guerra de abril de
1965, que proclamaba la restauraci6n del gobierno deJuan
Bosch, derrocado en septiembre de 1963, introdujeron cam-
bios notorious en la cultural, la political, la literature y el arte
dominicanos, aspects controlados hasta entonces por la ti-
rania trujillista. Al mismo tiempo, generaron una aguda cri-
sis econ6mica y una elevada dosis de inseguridad personal.
Ambos factors determinaron que muchos dominicanos,
aprovechando las facilidades migratorias ofrecidas por el
Departamento de Inmigraci6n y Naturalizaci6n de los Esta-
dos Unidos como parte de las negociaciones de paz entire las
dos naciones en conflict, decidieran emigrar hacia los Esta-
dos Unidos, particularmente a New York y a Venezuela, pais
este uiltimo que tuvo hasta inicio de los 80 una industrial pe-
trolera privilegiada en relacion con el resto de Latinoameri-
ca. Sin embargo, la situaci6n de la literature dominicana en
los Estados Unidos de Norteamerica no vari6 sustancialmen-
te con ese grupo de emigrantes dominicanos llegado a Nor-






teamerica inmediatamente despuds de la guerra de abril de
1965. Ello obedeci6 al reducido numero de intelectuales y
escritores que entonces abandon el territorio national y tam-
bien a la poca incidencia de esa joven emigraci6n en la vida
cultural e intellectual estadounidense.
Los dominicanos radicados en New York en los afios
70 partieron de la premisa falsa de que su distanciamiento
de la patria no se prolongaria por mas de dos o tres aios,
tiempo suficiente para producer un buen atado de d6lares e
invertirlos en cualquier tipo de negocio que les permitiera
vivir tranquilamente en su tierra natal. En el pr6logo a su
libro Dominicanos en Nueva York, Angela Pefia describe las
causes que empujaron a muchos criollos a viajar a New York
y el impact que recibi6 dicho grupo de emigrantes cuando
comprob6 que la gran manzana no es tan dulce como les
aseguraron6. Esa creencia en el retorno inmediato a la isla
tuvo resultados ambivalentes pues mientras, por un lado, los
dominicanos desplazaban a judios, griegos y cubanos de
Washington Heights y se convertian en propietarios de la
mayoria de los negocios de ese sector, por el otro, descuida-
ban su ingreso a los centros academicos y su participaci6n en
la political partidista norteamericana. La primera de estas
opciones arroj6 frutos positives, pues a partir de entonces la
comunidad dominicana emergi6 como un grupo econ6mi-
camente progresista y batallador; pero la segunda retras6 su
inserci6n en la vida cultural, political y educativa norteameri-
cana, generando asL un estancamiento en dichas areas del
cual apenas comenzamos a liberarnos.

6 Angela Peia. Dominicanos en Nueva York. Santo Domingo: Editora Hoy,
2000.






En consecuencia, la presencia de la literature domini-
cana en el mercado de consume y en las academias estado-
unidenses en los 70 fue escasa y los pocos escritores nuestros
residents en Nueva York se dedicaban a actividades politi-
cas y culturales ajenas al quehacer literario, dado que un
numero considerable de ellos provenia de zonas rurales del
pais, generalmente con una formaci6n academica muy limi-
tada, pero con un gran interest de superar sus estrecheses eco-
n6micas. Los lugares donde se reunian eventualmente los
dominicanos identificados con el arte y la cultural eran los
clubes civicos, culturales y deportivos, los cuales emulaban
los models establecidos en Republica Dominicana en los
70 cuyo program de acci6n perseguia, entire otras cosas,
contrarrestar la represi6n desatada por el gobierno balague-
rista contra sus opositores.
Un acontecimiento literario destacable en ese perio-
do fue el taller de poesia dictado en 1973, en Columbia
University, por los poetas chilenos Nicanor Parra y Hum-
berto Diaz Casanueva, donde participaron Alexis G6mez
Rosa y Rafael Nnfiez Cedefio7. Ese mismo afo Alexis G6-
mez Rosa public el poemario Oficio depostmuerte. Otros
dos escritores que compartieron el espacio geografico neo-
yorquino con Alexis G6mez Rosa y Rafael Nifiez fueron
Chiqui Vicioso y Edgar Paiewonsky. Aparte de Oficio de
postmuerte las tres unicas obras que he podido cotejar en los
setenta son la novela Mejorar la raza (1974), de Miguel
Vazquez y los poemarios Permutable Republic /Republica


7 Rafael Nifiez Cedeno es professor de lingiiistica hispinica y director del
Departamento de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Chica-
go-Illinois, ciudad donde reside dese hace mas de veinte afos.






permutable (1979), de Di6genes Nina y Tiempo de amor
(1979) de Paul Rojas, las cuales tienen valor como docu-
mentos hist6ricos, mas no como textos literarios represen-
tativos de esa decada.
La decada de los ochenta marca el despegue de la
literature de la diaspora dominicana newyorquina. A ello
contribuy6, indudablemente, el incremento de la emigra-
ci6n dominicana hacia los Estados Unidos cuyo numero
super la decada anterior en mas de 150,000 inmigrantes.
De acuerdo con los censos poblacionales de 1980 y 1990
los dominicanos admitidos legalmente a territorio norte-
americano entire 1971 y 1980 fueron 148,135 y entire
1981 y 1990 aument6 a 252,035. Si le aumentamos a esta
ultima cantidad un 25% por los no censados y los indocu-
mentados, en vez de 252,035 tendriamos 315,043 inmi-
grantes entire 1980 y 1990.
Un event pionero en ese decenio fue el taller litera-
rio Rdcata, en 1982, patrocinado por Hostos Community
College en cuya primera version, dirigida por el poeta puer-
torriquefio Clemente Soto V6lez, participaron los domini-
canos Tomas Rivera Martinez, Fermin Cruz, Rafael Diaz,
Franklin Gutierrez, Juan Torres yJose Carvajal, quienes apa-
recen en Esta urticantepasidn de lapimienta, antologia pod-
tica que recoge la producci6n de todos los integrantes de
dicho taller. A partir de Rdcata la situaci6n de la literature
dominicana comenz6 a cambiar notablemente, pues los es-
critores criollos, diseminados por diferentes sectors new-
yorquinos, iniciaron un process de integraci6n que culmi-
n6 en un amplio program de difusi6n de la cultural domi-
nicana en New York.
Los clubes culturales de Nueva York, Nueva Jersey,






Providence, Boston y las universidades de esos y otros Es-
tados sirvieron de scenario para desarrollar dicho pro-
grama. En 1983 la Asociaci6n de Clubes y Grupos Cul-
turales de Nueva York auspici6 la publicaci6n de la pri-
mera antologia de poetas dominicanos residents en esa
urbe, titulada Niveles del imdn8. Esa tarea le fue asignada
a Franklin Gutierrez, quien tambien compile con el titulo
Voces del exilio, poemas de Jose Carvajal, Hector Rivera,
Jose de la Rosa, Di6genes Abreu, Dagoberto L6pez,
Franklin Gutierrez, Guillermo Francisco y Tomas Rivera
Martinez. En un period de s61o tres afios (1982-1984)
se publicaron alrededor de 12 poemarios9.
Surgieron tambien las agrupaciones literarias Cir-
culo de Escritores Dominicanos (1983), integrado por
Silvio Torres-Saillant, Viriato Senci6n, Esteban Torres y
Juan Rivero, quienes editaban la revista Punto 7. Poste-
riormente (1984) apareci6 el Colectivo de Escritores Do-
minicanos donde militaban Jose Carvajal, Franklin Gutid-
rrez, Di6genes Abreu, Jose de la Rosa, Guillermo Gutid-


8 Nilveles del inudn (New York: Ediciones Alcance, 1983) contiene poemas de
Di6eenes Abreu, Jose Carvajal, Jose Cornielle, Fermin Cruz, Jose de la Rosa,
Franklin Gutierrez, Dagoberto L6pez, Emiliano P6rez, Hector Rivera, To-
mis Martinez Rivera y Juan Rivero.
9 Entre los afos 1982, 83 y 84 aparecieron los siguientes poemarios: Poemas
de isla, de Dagoberto L6pez; El libro depaloma, de Juan Rivero; Hojas de
octubre, Niveles del intin e hInride Franklin Gutierrez; Para lo quefile creada
FiliMeld, de Jose Carvajal; Eldeseo y la realidad, deJuan Torres; Poemas no
coimnes patr n atar la iIter-e, de Hector Rivera; Grito desde cala, de Gerar-
doTapia; El hnno delay Idnparan, de Carlos Marquez; Al rescate del hombre, de
Manuel Marshall y Un posiblesarcasmo deloficio, de Jose Carvajal. Entre
1985 y 1990 esta lista fue ampliamente superada. Las publicaciones de ese
lustro incluyen poesia, ensayo, cuento, novela, etc.






rrez, Tomas Rivera Martinez, Jose Cornielle, Hector Ri-
vera y Dagoberto L6pez. Luego, en 1986, Jose Carvajal
fund el grupo Pensum, cuya compilaci6n Espiga delsiglo
(1984) reune textos de Jose de la Rosa, Guillermo Guti&-
rrez, Jose Carvajal y Jose Cornielle. Antes, en 1981, Car-
vajal habia fundado la revista Inquietudes, desaparecida
un afio despues. Paralela a Inquietudes, Juan Torres y Este-
ban Torres publicaban la revista Letras e imdgenes, cuya
vida tampoco super los doce meses. De 1982 data Edi-
ciones Alcance, una editor sin fines de lucro a6n vigen-
te, fundada por Franklin Gutierrez, la cual ha sido res-
ponsable de la difusi6n de gran parte de la producci6n
literaria de estos poetas.
En 1985 Daisy Cocco De Filippis, autora de Estudios
semidticos de poesia dominicana (1982), entra en contact,
por medio de quien suscribe, con el ambiente literario de
Washington Heightso1. Desde entonces su aporte a la litera-
tura dominicana de la diaspora ha sido incalculable. De ella
y Emma Jane Robinett es la primera compilaci6n bilingue
de poetas dominicanos en New York, titulada Poemas del exi-
lioy otras inquietudes(1988) y numerosas antologias y com-
pilaciones que resaltan el quehacer literario de la mujer do-
minicana, tanto en los Estados Unidos como en la Repiblica
Dominicana.
Otros events importantes fueron: La Primera Con-
ferencia Internacional y Multidisciplinaria sobre la Re-
pdblica Dominicana, organizada por Seton Hall Univer-
sity en 1986, en Nueva Jersey, el Encuentro Manuel del

10 Washington Heights es el irea newyorquina de mayor concentraci6n de
dominicanos. Muchos la llaman Quisqueya Heights.






Cabral", patrocinado por la Casa Cultural Dominicana
en 1987, que permiti6 a muchos integrantes de las diver-
sas comunidades latinoamericanas y norteamericanas po-
nerse en contact con la literature dominicana en los Es-
tados Unidos. El proyecto mas ambicioso de esa decada
fue el Primer Encuentro de Escritores Dominicanos en
Nueva York, celebrado en abril de 1989 y organizado por
la Casa Cultural Dominicana y Ollantay Center for the
Arts. El nuimero de obras publicadas durante este dece-
nio alcanza los 35 titulos, una cantidad muy superior a la
decada precedent.
El genero mis cultivado fue la poesia y los temas
predominantes eran: la evocaci6n de la patria fisica y senti-
mental dejada atras y el impact emotional producido por
los contrastes de la sociedad norteamericana en muchos de
estos escritores reci6n Ilegados. Uno de los autores que po-
siblemente mejor resume ambos sentimientos y, en conse-
cuencia, el discurso poetico de esa decada, es Hector Rive-
ra en sus poemas "Los emigrantes del siglo" y "Poema 7",
incluidos en sus poemarios Biografia del silencio (1983) y
Poemas no comunespara matar la muerte (1984), respecti-
vamente. En el primero, Rivera entiende el exilio como una
punzada taladrante que destroza la intimidad del ser hu-
mano hasta dejarlo divagando en un espacio fisico indeter-
minado e inalcanzable.

1 1 El Encuentro Manuel del Cabral reuni6 a 15 escritores y acadimicos lati-
noamericanos y norteamericanos y 25 pintores dominicanos. Durante tres
dias (9-1 1 octubre, 1987) los participants discutieron casi todas las ver-
tientes de la obra podtica cabraliana. El encuentro fue organizado por Franklin
Gutierrez, quien en ese moment se desempefiaba como Director Ejecutivo
de la Casa Cultural Dominicana en Nueva York.


30






Nosotros
los emigrantes delsiglo
vagaremos con un pedazo de tierra
colgado delpecho
sin un sitio que reemplace
la nostalgia
miraremos siempre distantes
dibujando en nuestros ojos
laceradospor rascacielos
nuestra ultima nocidn
de patria.

En el segundo poema, la ciudad, receptora del poeta
angustiado y nostAlgico, no es "La capital del mundo" ni "La
gran manzana", calificativos con los que se oferta a New York
como la tierra anhelada por todos, sino un tLinel donde la
esperanza de progress sucumbe paulatinamente.
A pesar
de
sus
letreros
luminosos
New
York
sigue
siendo
una
gran sombra.


NOTA: no hemos mencionado la industrial de la pirateria porque 6se es in
aspect que amerita un studio ponderado y aparte de lo aquf expuesto. Sin
embargo, consideraciones internacionales entienden, como dato generalizado, que
la piraterfa siempre seri de alrededor del 50% del valor agregado de un sector.






Si los ochenta es un decenio de arranque, los 90 es
una decada de definici6n para la literature de la diaspora
dominicana newyorquina, por varias razones. Primero, el
crecimiento acelerado de la emigraci6n criolla hacia New
York. El censo poblacional del 2000 establece la cifra de
406,806 dominicanos en dicho Estado, mas una variable
de 25% por no censados e ilegales y otros 37,000 Ilegados
entire el 2001 y el 2003 totalizan unos 555,507 nacionales
en New York. Ese monto casi triplica la cantidad de la in-
migraci6n de la decada anterior. Segundo, la composici6n
social de los mais recientes grupos de inmigrantes. La inmi-
graci6n de los 90 y del present ya no s61o incluye compa-
triotas de las zonas rurales sin formaci6n academica, ni tam-
poco a los que despuds del asesinato de Trujillo y la llegada
de Balaguer al poder salieron de la Repulblica Dominicana
por represi6n political o persecuci6n ideol6gica, sino tam-
bien profesionales de todas las areas del conocimiento. El
deterioro econ6mico sufrido por la sociedad dominicana a
partir del segundo lustro de los 80, asi como los bajos sala-
rios y las pocas oportunidades laborales disponibles para la
mayoria de los egresados de las universidades nacionales en
esa epoca forz6 a muchos profesionales nuestros a estable-
cerse en New York, ciudad, a su entender, donde existe el
ambiente y las condiciones necesarias para ofertar sus co-
nocimientos academicos y obtener un ingreso econ6mico
decent y acorde con su preparaci6n.
Por desgracia, muchos ignoran cuin dificil es ejercer
una carrera en los Estados Unidos cuando se ha estudiado en
otros pauses. La desorientaci6n, la barrera del idioma, los exi-
menes y las licencias operacionales exigidas por el Estado, a
veces el status legal y, eventualmente, las trabas impuestas






por la sociedad norteamericana para impedir a las minorias
el acceso al poder politico y un espacio professional notable,
han imposibilitado a incontables profesionales nuestros y de
otras parties del mundo la cristalizaci6n del llamado sueno
americano. A estos hay que agregar otros dos problems. Pri-
mero, el desconocimiento del scenario laboral elegido por
el emigrante. Muchos de nuestros profesionales piensan que
un titulo universitario y el deseo de emigrar son suficientes
para conseguir un buen empleo en otros paises y, segundo,
la calidad de la ensefianza recibida por muchos profesionales
criollos en la mayoria de las universidades nacionales no es
suficiente para competir en el mercado laboral extranjero.
Eso obliga a muchos coterrineos al ejercicio de una
de las pricticas laborales mas comunes en la Republica Do-
minicana, el pluriempleo, pues el inmigrante no s61o esta
obligados a resolver su propia subsistencia, sino tambien la
de los restantes miembros de su familiar que esperan religio-
samente cada mes la llegada de la remesa en d6lares.
El panorama se torna mas sombrio cuando nos perca-
tamos de que el ingreso promedio de los dominicanos resi-
dentes en Norteamdrica no sobrepasa los $12,000 d6lares al
afio; es decir, unos $230.00 d6lares semanal, cantidad irriso-
ria para una familiar poder sobrevivir en una ciudad de tan
alto costo de vida como New York.
Finalmente esta el debilitamiento de la idea del retor-
no. Son escasos los dominicanos residents en New York que
no han sofiado retornar a la isla. Esa fue, como indiqud an-
tes, la aspiraci6n de nuestros primeros emigrantes a los Esta-
dos Unidos, pero son pocos los que han podido convertir ese
suefio en realidad. Las razones que imposibilitan la "retirada"
son multiples: a) Falta de recursos econ6micos para estable-






cerse en su tierra natal, b) Asimilaci6n del estilo de vida nor-
teamericano, c) Resistencia de los hijos adolescents de tras-
ladarse a un habitat desconocido, d) Readaptaci6n social al
lar native, e) Precariedad de los servicios basicos dominica-
nos, f) Escasez de fuentes de trabajos bien remuneradas y g)
La corrupci6n administrative national, cada vez mas crecien-
te. Esos problems han convertido a la diaspora dominicana
newyorquina en un sector de la poblaci6n dominicana que
dificilmente retorne a la isla.
En consecuencia, su adaptaci6n al espacio geogrifico
y social norteamericano es inevitable. Esa inserci6n del do-
minicano a la sociedad norteamericana, que no implica de
ninguln modo desatenci6n a la problematica political, econ6-
mica, social y familiar islefia, ha empujado a la diaspora crio-
Ila newyorquina a la creaci6n de instituciones culturales, cen-
tros de studios y asociaciones profesionales dedicadas al es-
tudio de la realidad social dominicana desde la perspective
de su realidad existencial.
En lo referente a la literature, el estado actual de esta
difiere sustancialmente de los 70 y los 80 tanto cualitativa
como cuantitativamente. Ello obedece a dos razones funda-
mentales. Primero, el asentamiento en New York de nume-
rosos intelectuales, academicos, periodistas y escritores na-
cionales desde 1990 hasta el present y, segundo, la existen-
cia de segundas y terceras generaciones de dominicanos na-
cidos y formados academicamente en los Estados Unidos que
estin incursionando en el terreno de las letras. Un rastreo
bibliogrifico que realize recientemente me permiti6 identi-
ficar a 87 escritores dominicanos en los Estados Unidos, con
unas 286 obras publicadas. De ellos 74 resident en New York
y el resto en otros Estados. Aunque la lista incluye a los acti-






vos desde los 70, aproximadamente medio centenar de esas
voces, compuesto por poetas, cuentistas, novelistas, ensayis-
tas, teatristas, historiadores y soci6logos son parte del mis re-
ciente grupo de escritores de la diaspora.
Muestra del advance vertiginoso del referido movi-
miento literario es la aparici6n de Historias de Washington
Heights y otros rincones de mundos (1993), preparada por
Daisy Cocco De Filippis y Franklin Gutidrrez y Tertulian-
do/Hanging Out, Dominicanas and Friends (1997), de la
misma autora. La primera es una colecci6n de diez relatos
sobre diferentes aspects de la cotidianidad neoyorquina, y
la segunda una muestra de la producci6n del grupo "Ter-
tulia de escritoras dominicanas" fundado por De Filippis
en 1993. A estas sigue, La palabra como cuerpo del delito
(2001), de Di6genes Abreu y Dagoberto L6pez, un con-
junto de textos en espafiol e ingles de una decena de poetas
miembros de la agrupaci6n "Palabra: expresi6n cultural."
Tambien cabe destacar el ensayo La novel donminicana en
New York, obra en la que Hector Amarante analiza las no-
velas La sin par andariega Mamd Uca (1988), de Juan Ri-
vero; Por nada del mundo (1990), de Jose Carvajal; Los que
falsificaron lafirma de Dios (1992) y Los ojos de la montania
(1997), de Viriato Senci6n; La vieja casa de la tierra (1993)
y Eldia que Coldn llegd (1993), de Rafael Villa Espinal; De
cdmo las chicas Garcia perdieron su acento (1994), de Julia
Alvarez; Marina de la Cruz: radiografia de una emigrante
(1994), de Felix Dario Mendoza; Los cuentos de Mount Hope
(1995), de Tomas Modesto; La conjura de los hijos de Belial
(1995), deJuan Torres; El corredor de los malditos (1995),
de P. J. Perez y Tres heroinasy un tirano, (1996), de Miguel
Aquino Garcia.






A esos titulos hay que agregar otras novelas de recien-
te factura como: Conflicto en elparaiso de los dioses, 1997 y
Mar de sangre: una historic hecha novela (2000), de Elba
DomInech Soto; Aleste de Broadway (1999), de Jose Moya;
Los muertos tambien hablan (2001) y Los hijos de agua ceniza
(2001), de Ram6n A. Ramirez Biez; Con flores a la reina
(2002), de Francisco Rodriguez de Le6n; Entre dos mundos
(2003), de Dinorah Coronado y Genesis si acaso (2003), de
Angel Garrido. Una de las novelas mis trascendentales de la
narrative dominicana contemporinea, Carnavalde Sodoma,
de Pedro Antonio Valdez, fue escrita tambien en New York.
La poesia, el genero mis cultivado en las letras domi-
nicanas, tiene representantes de valia en Miriam Ventura
(Claves para fantasmas, 1996); Carlos Rodriguez (El ojo y
otras clasificaciones de la magia, 1995); Alexis G6mez (New
York City en trdnsito depie quebrado, 1993 y Si dios quierey
otros versospor encargo, 1997); Miguel Anibal Perdomo (El
inquilino y susfantasmas, 1997); Juan Rivero (Sinfonia in-
ndvil, 1997); Le6n Felix Batista (Negro eterno, 1997, Vicio,
1999 y Burdel Nirvana, 2001); Jorge Pifia (Andrdgino ciego:
metapoesia, 1998 y Ars metaonirica, 2003); Jose Alejandro
Pefia (Blasfemias de laflauta, 1999 y Elfantasma de Broad-
way Streety otros poemas, 2002); Jose Acosta (Destrucciones,
1999); Marianela Medrano (Curada de espantos, 2002); Yre-
ne Santos (El incansablejutego, 2002). Tambien continuian
vigentes, algunos de ellos, incluso, en el campo creative y en
el activismo cultural simultineamente: Di6genes Abreu,
Dagoberto L6pez, Teonilda Madera, Juan Matos, Jose L6pez
Campusano, Frank Martinez, Di6genes Nina, Cesar Sinchez
Beras y EloyAlberto Tejera. El tema recurrente de un consi-
derable numero de estos poetas es la ciudad de New York,






observada desde multiples 6pticas y aceptada o rechazada
acorde con las vivencias personales de cada uno.
No menos cultivada que la poesia es la narrative corta,
genero que ha encontrado en los uiltimos afios un espacio
singular en la preferencia de los escritores dominicanos de la
diaspora, entire ellos resaltan: Jose Carvajal (De barrio y de
ciudad, 1990); Santiago Gutidrrez (Los perros de la noche,
1993); Ynoemia Villar (Hubo una vez... y dos son tres (1993)
y De mujeresy vampiros: Armageddn (1999); Viriato Senci6n
(La enana celaniay otros cuentos, 1994); Tomis Modesto (Los
ninfos del Monte Eden, 1998); Juan Rivero (Nueva York 2014,
1999), Jose Acosta, (El efecto domind, 2001), galardonada
con el premio de cuentos de la Universidad Central del Este
en el 2000; Pedro Antonio Valdez (La rosay elsudario, 2000)
y Fernando Valerio Holguin (Autorretratos, 2002, y Memo-
rias del iltimo cielo, 2002].
La narrative y poesfa de la diaspora dominicana new-
yorquina de los 90 se aleja, en gran media, de la melancolia
y la nostalgia por la patria exhibida por los escritores de las
dos decadas anteriores. Se observa en estos autores un mar-
cado interns por la problemitica propia del espacio geogrifi-
co y social donde desarrollan sus vidas cotidianas. New York
deja de ser la ciudad perfect, la fuente de producci6n de
d6lares, de enormes rascacielos y luces deslumbrantes ideali-
zada por los inmigrantes dominicanos de los 70 para tornar-
se en un lugar real, en un medio donde hay que vencer la
discriminaci6n racial, satisfacer las necesidades de subsisten-
cia y los conflicts de identidad que desde hace un par de
lustro comenzaron a aflorar en las generaciones de los naci-
dos en New York quince o veinte afios atris.
Un hecho singular de los 90 es la incorporaci6n del






ensayo sociol6gico e hist6rico a la bibliografia dominica-
na de la diaspora. Antes de los 90 los generos cultivados
eran poesia, cuento y novela, muchos de cuyos textos abor-
dan mayormente el tema de la emigraci6n desde una 6p-
tica artistic con predominio del clamor patrio y el des-
asosiego spiritual de vivir en el exilio. Pero la madurez de
esa emigraci6n dominicana, que ya arrib6 a sus cuatro
d&cadas, ha ofrecido a historiadores, soci6logos y ensayis-
tas material suficiente para analizar la realidad social do-
minicana en los Estados Unidos desde las perspectives so-
cial, cultural, econ6mica, political y educational. Dentro
de esa tendencia sobresalen las obras: The Dominican
Americans (1998) de Ramona Hernandez y Silvio Torres-
Saillant; Elfiurioso merengue del norte: una historic de la
comunidad dominicana en los Estados Unidos (1998) de
Francisco Rodriguez de Le6n; El retorno de lasyolas (1999)
de Silvio Torres-Saillant; La emigracidn dominicana ha-
cia los Estados Unidos (2003), de Antonio Mendez; So-
bre cultural y political cultural de los dominicanos en los
Estados Unidos y elpoder de Trujillo (2003) de Francisco
Chapman; y Desde la Diaspora / A Diaspora Position
(2003), de Daisy Cocco De Filippis. Otros, como Jose
Moya (Una empresa llamada Estados Unidos, 1994); Mi-
guel Aquino Garcia (Holocausto en el Caribe, 1995); Jose
Novas (Lilis y los agents del Tio Sam, 1999, y, Balaguer,
Trujillo y el beso deJudas, 2001) y Eloy Tejera (El dia que
Balaguer muera, 2001) aunque residents en los Estados
Unidos, han incursionado poco en los temas de la diaspo-
ra, pues se han sumado a ese cuantioso numero de escri-
tores nacionales cuyo tema central sigue siendo Trujillo y,
mas recientemente, Balaguer.






Textos representatives
del period 1960-2003







La cucaracha cantora
Juan Rivero

Primero fue que: andaba pintando letreros en el
subway con los magic markers. Entonces salia pa' la calle en
pantalones amarrados con cinco cintas en laj' piernas. Lleva-
ba siempre cinco argollas en las orejas y una cadena gruesa
en la cintura. Entonces le cogi6 con andar vestia e'macho. Y
salia y entraba en la casa como un trueno. Le decia: imucha-
cha contr6late, mira a ver bien lo que hace! iHay que tener
mesura! Pero... vestia e'macho entraba y salia por esa puerta
como un trueno. Y no se conformaba con andar asi ni con
garabatear los subways "Jibaro II From Coney Island" sino
que ahora hablaba sola en la casa y en la calle... repitiendo,
preparaba discursos...:
iNo quiero Colonia ni con espa... ni con Estados Uni...
;Que hacen lospuerto... que no se... levantan, levantan, levan-
tan????
Usted ve esa que esta ahi, esa era la bandera que siem-
pre cargaba y entonces pegaba a decir cosas que hacian es-
tremecer toda la casa.






Yo le decia: imuchacha contr6late, contr6late, ten mis
cuidao, ten mis cordura, mira a ver bien lo que tu estis hacien-
do! Ella segula entrando y saliendo por ahi como un trueno.
Lo segundo fue que: comenz6 a salir con ese mucha-
cho vestio con rop'e'cuero. Andaban lojd6 pa'rriba y pa'bajo
como ufa y deo. Pero si ella se ponia muchas guindalejas, el
se ponia mas que ella. Entonces entraban y salian por esa
puerta como un trueno. Ella vestia e'macho y el... vestio
e'cuero de arriba abajo.
Pero un dia... Un dia vino llorando y se tranc6 en su
cuarto. Y le dio con no comer. Y trance en su cuarto se enca-
buy6 en silencio. Asi se encerr6 por un tiempo. Mis tarde se
supo que... quel titere ese lo habian matao. Entonces no co-
mfa. Permanecia encerrada en su cuarto. Estaba siempre tran-
cada en ese cuarto. -iSi, ese que usted ve ahi!
Un dia, despues a lo much tiempo, un dia... sali6 por
ahi bien arregli y cambi'e'ropa pa'la calle. Y volvi6 tarde en la
noche y se sent frente a la ventana. -iSi, esa, la de la esquina! Ahi
peg6 a fumar. Y se mesaba los cabellos. Cruzaba la pierna y
fumaba pensando. Y pensando se le iba la vista pa'la calle. Dicen
que de lejos parecia una pintura. Y dicen que al aparecer en la
ventana se vestia de novia. Y la ofamos que hablaba sola:

yo quise ser como los hombres quisieron
queyofiuese:
un intent de vida"

Yo siempre le decia: imuchacha contr6late, ten mis
cordura, mira a ver bien lo que estis haciendo! Y ella salia y
entraba por ahi por esa puerta, como un trueno. Se trancaba
en su cuarto. Se sentaba a la ventana. Se mesaba los cabellos,
y fuma que te fuma. Y cruzaba las piernas y fumaba y pensa-


40






ba. Y pensando se le iba la vista pa'la calle. Y se vestia de
novia y aparecia en el marco de la puerta, hablando sola,
siempre hablando sola:

"peroyo estaba hecha depresentes,
y mispiesplanos sobre la tierra promisora
no resist/an caminar hacia atrds".

Desde entonces le cogi6 con pasearse en el subway y la
encontraban viajando de Continental Avenue hasta Coney
Island, desde Coney Island hasta Bainbridge Avenue, desde
Pelham Bay hasta Coney Island, desde Delancy hasta la cien-
to tres, desde Coney Island hasta Jamaica Avenue... Y di-
cen... que recogia perlas en el piso del tren y diademas de
conchas marinas en la playa. Y... se nos moria el tiempo. Se
nos esfumaban los dias de los dedos... Se nos escapaban los
meses de las manos. Se nos desangraban las rodillas sobre las
piedras de los templos, envejecian nuestros labios de oracio-
nes y se nos moria el tiempo sin verla.
Entonces apareci6 de nuevo arropada de perlas y...
recitando como siempre:

"...A cada nuevo azote la mirada mia
se separaba mdsy mds de los lejanos
horizontes aprendidos"

...cargada de collares y en la cabeza una pamela hecha
de ayer. Ayer urdido con botellas de Coca-Cola, con helices
del Marine Tiger, de abuelas trasnochadas y de dieciseis de
agosto... Y cerr6 las puertas de su cuarto. Cerr6 las puertas
con siete laves... Estafi6 las puertas con silicio. Hizo un muro






de cal y canto. Se amurall6 semanas y semanas... Y se paraba
desnuda en la ventana, con una flor en el pelo, con un clavel
en la boca. De lejos parecia una pintura. Y cerr6 las puertas
con siete Ilaves. Estafi6 las puertas y ventanas con silicio. Hizo
un muro de cal y cantos. Se amurall6 por semanas y sema-
nas... Embotellada de Coca-Cola, de Marine Tiger, de abue-
las trasnochadas, de dieciseis de agosto. Dicen que de lejos se
veia hermosa. Que aparecia desnuda tras los cristales de la
noche, en el dintel de la puerta. Con una flor en la mano, un
clavel en la boca y una rosa en el pelo.
iY entraba y salia por esa puerta que usted ve... como
un trueno!
Y yo siempre diciendole -iMuchacha amedrentate,
serenate muchacha, mira a ver bien lo que estas haciendo!
iHay que tener mesura!
Pero... Hace tiempo que salio por ahi por esa puerta.
Si, por esa misma puerta que esta ahi. Dicen que vestida de
monja. iUsted sabe, como si fuera una novia! Y se fue cami-
nando calle arriba y calle abajo.
Y cerr6 las puertas con siete Ilaves, y estafi6 las puertas
con silicio y se qued6 desnuda en el cristal de la ventana, en
la b6veda de la noche. Se march adornada de conchas y
perlas marinas. Amurall6 el cuarto y se march.
Se fue caminando. Dijeron... que iba descalza, si des-
calza, besando las calls de Brooklyn con sus pasos de sierva.
Desnuda, si, desnuda.












Generacin de Post X
Marianela Medrano

Mi hijo naci6 en Harlem Naci6 en Harlem
He comenzado a recoger mi talle
en la estaci6n del tren
donde un ojo pregunta por mi trasero
A mis de la envidia del pene
sumese la envidia de nalgas
Fantasma ahogado
Revendido en el barrio chino por diez d6lares
Procedase al siguiente caso
Las muchachas
Las elasticas y suaves muchachas
interrumpen la clase para una acci6n metafisica
En el sal6n de al lado amamantan a sus infants
Progresa la praxis institucionalizada de
los dem6cratas o los republicans
o es la misma mierda?
Si no es asi
GC6mo se garantiza una generaci6n?
Los muchachos se intercambian muchachas
segun el clima o el climax
iNo es esto tambien metafisica?
Mi hijo naci6 en Harlem Naci6 en Harlem
La enfermera lo trajo envuelto entire sabanas






Parecia un pastel iO una imponente estructura g6tica?
Este que me mira y pide un nombre
Como si no fuera suficiente haberle parido
(Eres yo
o yo no soy mas)
Como si no ser fuera tan ficil
Recien despierto y vengo con el a Harlem
a cultivar las rosas que la nieve ha ido incubando
Evocamos al future en la memorial de un catalogo
En el anden
sobre una mesa
se extienden los trajes las boinas
Africa tambien es un fantasma de mujer
con las patas abiertas
semi-oculta en el botin que administran algunos
5Habra un tiempo limited para recoger las migajas?
SA quidn le adjudico este rosario
si desde los quince se que Dios es una estafa?
Antes ya Simone habia descubierto
el rostro hermoso de Medusa
La vision del ojo incrementa la pasi6n
Caigo de rodillas y bailo la danza
El mundo es una sola piedra
Me invento en una retorcedura
Llevo a mi hijo envuelto entire sabanas
como me ensefiaron en el hospital
Nadie hace ya caso al desusado recurso
tercermundista de curar ombligos
El coraz6n se sienta en un rinc6n a palpitar
(Mis tarde en Kindergarten el hijo iri a decir
que su madre hace borrones de poesia






inventa cuentos
y el coro responderai A quien le importa)
Mi hijo naci6 en Harlem Naci6 en Harlem
Quien paga el alquiler de esta nueva cara?
Pudo haber sido peor
Era mas fuerte la cuesti6n antes de Vietnam
Ahora vienen con Welfare bajo el brazo
Designios irreversibles
jIndescifrable el valor de X?
Mi hijo naci6 en Harlem
y es como partir sin bruijula
D6nde pongo lo hallado D6nde d6nde Silvio?
En una barriga verde negra blanca chocolate?
En una nariz que ni chata ni espigada?
Mi hijo naci6 en Harlem Naci6 en Harlem
Desde los jardines se alzan surrealistas los geranios
SEl valor de X?
Om6plato desigual en el misterioso Caribe
Verano de nalgas hambrientas
remojadas en Coca-Cola y goma de mascar
Navidades de postalitas
donde no falta nada para el scenario
prefigurado en las peliculas
O falta todo?
SQuien soporta la condena?
Como el abuelo
anudo monedas al pafiuelo
Desde ellas estoy sonriendo en un cerro del Cibao
Alli donde el hambre de mi padre se regresa
y la aguja clava el grito de alerta ante el intruso
Mi hijo naci6 en Harlem Naci6.












Cuando el mundo me mird
Jose Acosta

Era la tercera vez, desde que empez6 la postempora-
da, que lo Ilamaban a calentar en el bullpen sin que el equi-
po lo enviara a lanzar a la lomita. El novato ponia en forma
su brazo con cierta dejadez pues estaba completamente se-
guro de que esta vez tampoco lo llamarian. El juego era de-
masiado important para los Yankees de Nueva York ya que
6ste representaba la iltima posibilidad de seguir con vida
para pasar a los playoff. La series marchaba dos a cero a favor
de los Medias Rojas de Boston y el partido recien se habia
desempatado en el decimosexto episodio gracias a un cua-
drangular de la primera base de los Mulos de El Bronx.
Por eso, cuando el manager sorpresivamente lo man-
d6 llamar, el derecho recien salido de las menores se estre-
meci6. Un escalofrio le sacudi6 todo el cuerpo y por un
moment el ruido ensordecedor que inundaba el estadio
le corri6 por las venas hasta fundirse en su coraz6n. Se
limpi6 la frente con el dorso de la mano enguantada, des-
fil6 a paso double por el pasillo pegado a las tribunas, y
cuando pis6 el terreno de juego el pecho se le infl6 de
emoci6n. El joven lanzador sabia que esta salida represen-
taba la salvaci6n del equipo y quizis su propia salvaci6n
en el beisbol. La fanaticada hervia, acelerada. Cuando el






dirigente le pas6 la pelota le dijo en ingles Muchacho, de
ti sl6o necesito un out, concentrate y por nada del mundo
le lances adentro; manten tus pitches fuera del plato. El
receptor le iba traduciendo mientras el, con los ojos pues-
tos en la pelota, acomodaba sus largos dedos negros a las
costuras de la Rawlings.
Rasp6 con sus ganchos el terreno del monticulo has-
ta encajar el pie derecho. Realize various lanzamientos para
acomodarse a las sefiales del receptor y cuando el batea-
dor se cuadr6 frente al diamante, el novato sinti6 un su-
dor helado granulindole la frente como si en ese instant
reconociera la dimension de su rol en el lugar en donde
estaba. Cerr6 los ojos y por una fracci6n de segundo re-
torn6 a la infancia, al patio de la escuela, bajo las altas
jabillas, en medio de la chiquilleria bulliciosa que, en lar-
gas filas, se aprestaba a entrar a los salones de classes. iEstu-
diante nuimero 17!, escuch6 que lo llamaban. iVenga in-
mediatamente!, y se vio caminando hacia done se impo-
nia, con su tipico gesto de desprecio, la maestra de cuarto
curso. Cabizbajo, incordiado por la risa burlona de los
estudiantes que a su paso le decian Te jodiste, Popa G6-
mez, ya te agarr6 la maestra fuera de la fila. Se vio llegar y
como siempre, dofia Tatica, con su cutis de torta de caza-
be y su boquita de pescado le hizo saber frente a sus com-
pafieros, con insultos y humillaciones, que el nunca iba a
llegar a nada en la vida, que por que diablos no se podia
estar quieto mientras cantaban los himnos a los patricios,
que se fuera al sal6n a ponerse sus orejas de burro y a
hincarse en un rinc6n. Y ahi iba el negrito Popa G6mez a
obedecer a la maestra, a sumirse en la podredumbre de su
propio yo. Y ya en el rinc6n, de rodillas, la implacable






maestra descargaba sobre el, como un alud de odio, todas
sus frustraciones.
El novato realize su primer lanzamiento, Bola bajita,
y entonces record la mafiana en que entr6 al sal6n de cla-
ses y, en vez de dofia Tatica, vio a un angel sentado en el
trono del cuarto curso. Baj6 su rostro avergonzado y teme-
roso de que la figure celestial descubriera la alegria que,
por un instant, reluci6 en su blanca dentadura. Luego se
dirigi6 hacia su asiento, al final de una de las uiltimas filas.
Nifios, su maestra esta enferma y yo soy la sustituta. Voy a
pasar la lista para saber sus nombres. A mi ustedes me pue-
den Ilamar sefiorita Molly.
Cuando la nueva profesora pronunci6 el nuimero 17,
Israel G6mez se present como Popa G6mez y los nifios em-
pezaron a reir. Luego se sent silencioso pero feliz cuando
escuch6 a la educadora reprender a los alumnos y al ver, des-
de el monticulo, c6mo su segundo lanzamiento, una curva
rompiente, fue abanicado por su adversario.
Al final de la clase la sefiorita Molly, mientras acari-
ciaba con ternura maternal su cabellera rebelde, le pidi6
que se quedara un momentito para charlar con el. Un ner-
viosismo lo sacudi6 de repente; por un moment se llen6
de painico por el temor a ser regafado y luego escuch6 el
bullicio de los fanaticos iLet's go Yankees! iLet's go Yankees!,
cuando el tercer lanzamiento lleg6 como un cafionazo al
mascotin del receptor y el arbitro principal se balance al
cantar el strike. Por qu6 te haces llamar Popa, muchachito,
le pregunt6 la profesora. Porque asi era como me llamaba
mi mama antes de que se muriera, maestra. Y la sefiorita
Molly lo abraz6, y se pas6 casi una hora conversando con el
negrito que sofiaba con ser pelotero, Porque no soy bueno






para la escuela, sefiorita, ya dofa Tatica me lo ha dicho, que
yo me voy a quedar bruto como mi papa que no sabe ni la
O. Y la profesora sustituta, con su carita de santa, le dijo la
cosa mas bonita del mundo, algo que jams el pens6 escu-
char: Tu vas a ser quien tu quieras ser, hijo. No te Ileves de
nadie y s61o persigue los pasos de tus suefios. E Israel "Popa"
G6mez record en ese instant, mientras su cuarto lanza-
miento era bateado por la zona de foul del jardin izquier-
do, cuando, ya siendo un jovencito, despuds de lesionarse
el jugador de tercera, lo dejaron jugar en dicha posici6n
pese a que el no estaba vestido apropiadamente. Llevaba
una rotosa camisa mangas largas, pantal6n vaquero viejo y
remendado y lo peor de todo, y por eso no lo habian inclui-
do en el line up, estaba calzado con unos zapatos de cuero
con los tacos desgastados. Hoy vienen los escuchas al esta-
dio, Popa, y s61o van a jugar los que esten presentables; no
queremos pasar vergiienza con los gringos y, ademas, hoy
quizas firmen a alguno de los prospects. El negrito se sen-
t6 humildemente en el dogout hasta que al tercera base se
le abri6 la mufieca al tratar de atrapar una line durisima
que lo oblig6 a retirarse del juego.
Una rolata y cuando Popa G6mez recogi6 la pelo-
ta, inc6modo, lanz6 el disparo que lleg6 como un rayo a
la almohadilla de primera para sacar el out. El juego se
detuvo. Uno de los escuchas, sorprendido por la veloci-
dad del lanzamiento del negrito de tercera, entr6 al te-
rreno de juego y, despues de quitarle la bola al lanzador
de turno, lo llam6. Toma, muchacho, tira la bola lo mis
rapido que puedas. Un silencio en el pequefio estadio
del barrio Porvenir en San Pedro de Macoris, y Popa
G6mez lanz6 un fuacatazo que dej6 a todos boquiabier-






tos. Bola alta, cant6 el arbitro provocando un silencio en
el Yankee Stadium.
Con las bases Ilenas, emocionado, hundido en el en-
tramado de su memorial, el serpentinero cometi6 un error
que por un moment zarande6 al dirigente: le tir6 al peli-
groso bateador una recta que cay6 en la esquinita de aden-
tro. El receptor fue a levarle la pelota y le dijo Mucha-
cho, ya lo tienes en tres y dos, vamos a salir de esto, tirale
lo mejor que tengas. Pero la sefiorita Molly no regres6 ja-
mais. El aspirante a jugador professional desert de la es-
cuela y, con las esperanzas en el suelo, convencido de las
afirmaciones torturantes de su maestra de cuarto curso, se
pas6 la adolescencia ayudando a su padre a vender tortas
por las calls polvorientas de Macoris y jugando beisbol
en los claros de los cafiaverales, donde el sol oscurecia a
los boyeros, entristecidos inexorablemente por el paso del
tiempo. Una tarde se tropez6 en el parque con dofia Tati-
ca y le dio vergiienza que ella lo viera ya siendo un hom-
brecito, con un delantal y con una bandeja al hombro
repleta de tortas de maiz. Baj6 el rostro, apret6 los dien-
tes, sacudi6 con sus ganchos el polvo del monticulo, bus-
c6 la serial y sujet6 la pelota entire los dedos medio, indice
y pulgar. Cuando solt6 el fogonazo se dijo, sonriente,
Mfreme ahora, dofia Tatica, hija de la gran puta.

















Literature en ingles

El mas novedoso de los acontecimientos literarios do-
minicanos en los Estados Unidos es la aparici6n de un grupo
de escritores, algunos llegados muy j6venes a New York y
otros nacidos en esa u otras ciudades norteamericanas, que
ha adoptado el inglds como lengua literaria y cuyas obras,
esencialmente novelas, son promovidas por importantes edi-
toras y por los mas destacados medios de comunicaci6n esta-
dounidenses. El grupo lo encabeza Julia Alvarez, quien con
la publicaci6n ;De cdmo las chicas Garcia perdieron su acen-
to?, (How the Garcia Girls Lost TheirAccent), en 1991, irrum-
pi6 en el mercado editorial norteamericano con notable dxi-
to. A su primera novela siguieron En el tiempo de las maripo-
sas (1995) [In the Time of the Butterflies], i Yo!(1997), En el
nombre de Salome (2000); [In the Name ofSalomd]; Cuando
la tia Lola vino de visit a quedarse (2001) [How Tia Lola
Came to Visit/Stay], todas ellas ampliamente difundidas y
celebradas por la prensa norteamericana, europea y latinoa-
mericana. El fen6meno Julia Alvarez contribuy6 al surgimien-
to de Junot Diaz, quien con la publicaci6n de su relate "How






to date a brown girl" (C6mo citar a una mulata) en el mime-
ro correspondiente a diciembre-enero de 1996 de la revista
New Yorkersuscit6 la atencidn de agents literarios, editors,
periodistas, academicos y lectores comunes, interest que lue-
go aumentaria con la publicaci6n de su libro Drown (Aho-
gado) ese mismo afio y la version en espafiol titulada Nego-
cios, en 1997.
Tanto Alvarez como Diaz han generado acaloradas y
largas discusiones entire intelectuales y te6ricos de la literatu-
ra dominicana, especialmente en los residents en la isla, quie-
nes posiblemente marginando la calidad de sus obras cues-
tionan la dominicanidad de ambos. Pero desgraciadamente
los dominicanos hemos tenido la desdicha de Ilegar tarde a
los events literarios innovadores, y da la impresi6n de que
pocas veces nos enteramos de estos a tiempo. Nos ocurri6
con el romanticismo, con el modernismo y con las escuelas
de vanguardia, movimientos literarios a los que abordamos
cuando ya otros habian tirado las anclas y desembarcado en
ellos. Ahora nos esta ocurriendo lo mismo con Julia Alvarez,
Junot Diaz y otras voces menos representatives de la diaspora
dominicana que escriben sus novelas y cuentos en ingles.
Empero, ese fen6meno, novedoso para muchos, tiene ante-
cedentes que lo justifican.
En 1959 la literature chicana da sus primero balbu-
ceos cuando Jose Antonio Villarreal public Pocho, una no-
vela exponente del estilo de vida y los conflicts de identidad
cultural y lingiiistica de los mejicanos residents en Califor-
nia que han asimilado el estilo de vida norteamericano, y a
quienes sus paisanos no aculturados o del otro lado de la fron-
tera llaman despectivamente Pochos. Pero son Tomas Rivera
con Yno se lo tragd la tierra (1971); Rudolfo Anaya con Bless






Me, Ultima (1972); Alejandro Morales con Caras viejas y
vino nuevo (1975) y Rolando Hinojosa con Klail City y sus
alrededores (1976), premio Casa de las Americas en 1976,
los patentizadores de ese nuevo discurso literario, unas veces
en espafiol, otras en inglds y mayormente en spanglish, don-
de se mezclan chiles, tacos, burritos y guacamole con ham-
burguesas y hot dogs. Entre sus continuadores mis brillantes
figuran Sandra Cisneros con The House on Mango Street
(1983) y Denise Chivez con Loving Pedro Infante(2000).
Muchos puertorriquefios, por su parte, han utilizado
el spanglish como lengua literaria para desde ella explorer
los dos mundos en que viven, el borinquefio y el norteameri-
cano, en procura de construir un espacio fisico y mental don-
de repose su identidad. Pese a los conflicts surgidos entire
defensores y detractors del spanglish (los primeros aseguran
que este pronto sera una lengua con personalidad propia y
los segundos que el spanglish corroe tanto al ingl6s como al
espafiol) los puertorriquefios han creado un espacio impor-
tante en dicho modo de expresi6n literaria. Entre los inicia-
dores de dicha modalidad figuran Pedro Juan Soto con Spiks
y Nicholasa Mohr con Nilda. Les siguen Ana Lidya Vega
con el muy divulgado cuento "Pollito Chicken", Judith Or-
tiz Cofer con la novela The Line ofthe Sun (1989) y Esmeral-
da Santiago con Cuandoyo era puertorriquena (1993). Nota-
ble impact produjeron tambien los relates de Casualty Re-
port (1991), de Ed Vega y la poesia de Peter Thomas, Miguel
Algarin, Sandra Maria Estevez y Pedro Pietri, entire otros.
Desde 1937 cuando Jose Iglesias, pionero de la lite-
ratura latina en los Estados Unidos, public Home Again,
los escritores cubanos en los Estados Unidos han estado na-
vegando entire dos cultures y dos lenguas, sin que ello im-






plique desden alguno hacia su propia cultural. El propio
Iglesias ha dicho: "la asimilacidn a los Estados Unidos no
significa abandonar nuestra herencia, sino hacer nuestro mes-
tizaje ain mds rico. Los latinos en Estados Unidos nopierden
a Bolivar ni a Marti, sino que ganan a Jefferson y Lincoln."
Varios cubanos, a! igual que numerosos chicanos y puerto-
rriquefios, han logrado una respectable aceptaci6n en las aca-
demias, las editors y las librerias estadounidenses. De ellos
cabe mencionar a Cristina Garcia con Dreaming in Cu-
ban, Oscar Hijuelos con The Mambo Kings (Los reyes del
mambo tocan canciones de amor) y Sonia Rivera Valdes con
Las historiasprohibidas de Marta Veneranda. No menos in-
teresante es, en esa misma onda, la poesia de Ricardo Pau
Llosa y de Gustavo Perez Format.
Otros latinos como el colombiano Jaime Manrique,
autor de la novela Latin Moon en Manhattan (1992); el ecua-
toriano Ernesto Quifiones ( Vendedor desuefios, 2001); Isaac
Goldemberg, quien por su condici6n de peruano-judio resi-
dente en New York, ha tenido que fusionar tres mundos cul-
turales y afectivos distintos, el peruano, el norteamericano y
el judio en El nombre delpadre (2002). Todos ellos son parte
de un numeroso grupo de escritores que tienen por delante
un complejo embarazo cultural, lingiiistico y de identidad
por desmadejar.
Estos antecedentes evidencian que los logros de Ju-
lia Alvarez no son casuales ni tampoco una dadiva a la
comunidad dominicana, sino mas bien la continuaci6n
de una tradici6n gestada por otras comunidades latinas
en los Estados Unidos varias decadas atras. En ese sentido
procede atribuir el referido triunfo de Alvarez no s61o a
su talent creador, que sin duda alguna lo tiene, sino tam-






bien a un acertado plan de difusi6n de sus manejadores
para insertarla en un mercado editorial virgen coro el
que ella ayud6 a crear. El caso de Junot Diaz es much
mas delicado y difiere sustancialmente del de Alvarez. Su
estancamiento, luego de la aparici6n de Drown hace ocho
afos, sugiere que en su carrera literaria el azar y el exce-
lente trabajo de su agent literario han superado a su ta-
lento. Diaz ha recibido numerosos premios y reconoci-
mientos, becas de universidades importantes y el elogio
de los principles medios de comunicaci6n estadouniden-
ses, entire otras cosas; es decir, se ha creado en torno a el
un mito cuya producci6n es incapaz de sustentar la fama
que tiene. Incluso, cuando el Massachussets Institute of
Technology lo contrat6 en el 2002 para ofrecer talleres
de escritura y para leer sus cuentos, Philip S. Khoury, de-
cano de dicha instituci6n academica, express: "Junot Diaz
es el mejor novelistajoven de Estados Udoszios'" La pregunta
de rigor es se puede ser el mejor novelist de un pais sin
haber publicado nunca una novela? Ambos fen6menos,
el commercial y el mitol6gico, son dificil de comprender
cuando se intent abordarlos desde la distancia.
Por otra parte, a inicio de los 90 al mercado editorial
norteamericano le urgia encontrar nuevos talents latinos
diferentes a los mexicanos, puertorriquefios y cubanos, y la
comunidad dominicana, con una poblaci6n superior al me-
dio mill6n de personas y con un niimero considerable de
estudiantes y profesores en las escuelas piblicas y en las uni-
versidades, era un candidate ideal para un proyecto editorial
similar al que favoreci6 a Alvarez y Diaz. De los dos, Julia
Alvarez logr6 establecerse definitivamente, vive de sus confe-
rencias, lectures y libros, pero de Junot Diaz continuamos






esperando la obra que nunca lega, la que posiblemente ja-
mis llegara, porque segun su propia aseveraci6n al Boston
Globe2, "su escritura se haprecipitadopor un acantilado. "
Tres nuevas narradoras dominicanas que escriben en
inglds han surgido recientemente: Loida Maritza Perez, au-
tora de Geografias de lapatria (1999) [ Geographies ofHome],
Angie Cruz, de Soledad (2001), Nelly Rosario, de La can-
cidn de los santos de agua (2002) (Song of the Water Saints
(2002). Aunque las obras de Perez, Cruz y Rosario abordan
temas similares a sus antecesores inmediatos, como la nostal-
gia, el desarraigo, evocaci6n al pasado y conflicts existencia-
les propios de los grupos emigrantes, sus obras no han logra-
do, hasta este moment, situarse en el mercado norteameri-
cano con la rapidez y proyecci6n que las de Alvarez y Diaz.
La poesia tiene cultivadores como Rhina Espaillat, Ile-
gada de La Vega a New York en 1939 a los siete afios de
edad, pero inedita hasta 1992 cuando public Vencimiento
de la tolerancia (1992) y La ruta de los horizontes (1998) (Lap-
sing to Gracey Where the horizons Go). Hay otros que escri-
ben mayormente en espafiol, pero tambien han incursiona-
do en la escritura en ingles. Entre ellos se destacan Di6genes
Abreu, Marianela Medrano, Virginia Moore, Josefina Baez
y muchos otros j6venes que en un future no lejano serin
parte de esta historic de la literature dominicana de la dias-
pora que apenas comienza a escribirse.




12 El 26 de mayo del 2003 Junot Diaz concedi6 una entrevista al peri6dico
Boston Globe donde habla detalladamente de su incapacidad para continuar
escribiendo.












La diaspora
como experiencia escritural

Marianela Medrano
































Marianela Medrano
Naci6 en Montecristi en 1964. Poeta. Estudi6 derecho y educa-
ci6n en la Universidad Cat6lica Madre y Maestra. Se gradu6 de
artes liberals en Norwalk Community College del Estado de Con-
necticut, Estados Unidos (1999) y tiene una licenciatura en cien-
cias de Suny State College (2000). Trabaj6 para la Casa de Julia de
Burgos, adscrita a Yale University (1993-1996). Form6 parte del
Circulo de Mujeres Escritoras y es de las fundadoras de La Tertulia
de Escritoras Dominicanas en New York. Obtuvo el primer lugar
en el concurso de poesia de la Comisi6n de Arte de New Milford
(2001).
Ha publicado Oficio de vivir (1996); Los alegres ojos de la
tristeza; Regando esencias/The scent of waiting (1998); Curada de
espantos (2002).


58


















Quien haya dejado su aldea, para irse a probar suerte
en otra, sabe que es al moment de la partida cuando co-
mienza el verdadero trabajo de afianzamiento personal, de
btisqueda de identidad. Mientras estamos en los brazos de la
aldea se esta tan c6moda que casi se raya en la haraganeria.
No mira una mas alli de lo que esti en frente. Ahora bien,
cuando me refiero a dejar la aldea, no me refiero necesaria-
mente a cambiar de geograffa, puede este muy bien ser un
viaje interno, una separaci6n emotional. Dejar la aldea para
muchas no implica una separaci6n fisica, quiero que este cla-
ro, porque hay muchas que han viajado lejos sin mover su
cuerpo del lar native. Para otras, es la separaci6n fisica el even-
to precipitante que las Ileva al encuentro de sus verdaderas
esencias, o por lo menos a la bulsqueda.
De ahi que la diaspora, el irse de la aldea, significa un
cambio; quiere decir que ya andamos creciditas y que nos
aventuramos solas, con nuestros propios compases a buscar
la cartografia que mejor acomode nuestro viaje. Comienza
una a crear los andamios epistemol6gicos propios que res-
pondan a las necesidades de nuestro nivel cognoscitivo y a
nuestra relaci6n con el entorno. Esa buisqueda tras la expli-






caci6n de lo que no encaja bien nos Ileva a transformar nues-
tra dialkctica; nos vuelve mas aguzadas, pero auin mas dis-
puestas, menos temerosas a mirar hacia la aldea en buisqueda
del eslab6n perdido. Mientras mas nos desviamos del todo,
rmis de cerca parece que miramos a ese todo, porque es en el
todo que reside la esencia de nuestra singularidad.
El analisis de c6mo la diaspora influencia nuestra es-
critura no puede hacerse, en el caso de las y los dominicanos,
sin darle credit a la profunda labor de analisis que comen-
zara la Dra. Daisy Cocco de Filippis en su libro Estudios se-
midticos de lapoesia dominicana, y que ha seguido a traves de
un nUmero respectable de investigaciones. El marco de refe-
rencia que deja establecido con este libro la Dra. De Filippis
denota como la poesia dominicana ha estado siempre marca-
da por el deseo de la persona que describe de diferenciarse.
Ese deseo de diferenciaci6n esta vinculado tanto al momen-
to hist6rico y cultural, a la estetica, c6mo los textos que con-
versan con esos elements, y c6mo la persona que describe
inicia el dialogo, Ilamando la atenci6n hacia lo colectivo y lo
particular al unisono y cito:
Nuestro studio comienza con lapoesiapostumista pues-
to que marca el nacimiento de una poesia national dominica-
na. Esta es una poesia que busca establecersu identidada traves
de lapalabra escrita. A esteprimer moment lo llamaremos "el
nacimiento del signo "ya que sus creadores estdn preocupados
por establecer la material y laforma dominicana de la poesia.
Elperiodo siguiente, la poesia independiente de la ddcada de
los treintas, se caracteriza por un deseo de individualidad. Ya
no hay que preocuparse por establecer las reglas deljuego, hay
que buscar una manera personal dejugarlo. Entre el humor la
critical acerba: nace el mito dominicano. A este moment lo






llamaremos "la adolescencia delsigno. "Nuestra etapa final, la
ddcada de los cuarentas, la de lospoetas sorprendidos, marca la
madurez del signo dominicano que ya adulto se percibe como
parte de un mundo mds amplioy anhela integrarse a dl. A ese
moment lo llamaremos "La plenitud delsigno "(p. 20).
Si tomamos las riendas aquf tenemos por fuerza que
movernos a la implicaci6n que esta tabla de tiempo tiene en
el context de nuestras vidas y de nuestras creaciones litera-
rias. Si somos la prole de esa "plenitud del signo," implica que
hemos ido mas alli de los signos. Andamos ahora preocupadas
por fusionar la riqueza cromatica de lo global, de las otras cul-
turas que nos tocan y a la vez, queremos permanecer como
particular intactas de un todo que nos dio la vida, en este
caso me refiero a la cultural native. Existe una correlaci6n
entire c6mo combinamos los elements de las otras cultural
que nos afectan y quienes somos al final.
Asegura la Dra. De Filippis que "Poesia es, entonces,
ante todo, una lucha por romper con el cardcter arbitrario de
las palabrasy motivar el sign podtico" (13). Por un lado, al
querer romper con la arbitrariedad del lenguaje comenza-
mos a ungir las palabras con los afeites que la creaci6n segre-
ga, y por el otro lado, queremos romper con la arbitrariedad
de lo absolute y lo uniform, queremos distinguirnos auin
cuando llamamos la atenci6n hacia lo que somos de manera
colectiva. Esa ruptura con lo arbitrario es lo que trae al signo
poetico a que se refiere De Filippis; un signo poetico que
viene marcado con las trazas especificas de nuestra indivi-
dualidad. La butsqueda ahora va a la inversa, va al interior.
En una entrevista que respond al escritor y periodista Rafael
Garcia Romero sefialo que: Vivimos una epoca en que los es-
critoresy las escritoras hemos aprendido a mirar hacia dentro,






hacia el interior. Un recurso para ver si hallamos una mejor
explicacion para el enredado mundo en elque nos desenvolve-
mos. (Revista iAhora! 2000).
Angela Hernindez marca el derrotero cuando sen-
tencia: "Las palabras adaptacidn, repeticidn yfacilidad han
de resultar extranas a nuestro quehacer literario. Rigor, profun-
didad, exigencia, solidaridad, deben ser en cambio las amadas"
("Hay que nacer a la pasi6n y la utopia", xiv) y ha sido arma-
das con estas palabras que hemos aprendido a baldear las
aguas turbulentas de la diaspora. La presencia de la literatu-
ra dominicana en la diaspora ha sido sefialada por autores
como De Filippis y Franklin Gutierrez, quienes han creado
puentes entire nuestra media isla y el Norte para darle aside-
ro a las histories que se escriben entire dos aguas. Sin lugar a
dudas que vivimos en un mundo ca6tico donde la globaliza-
ci6n aun se remite a una quijoteria mal parada.
Como sefialan Don Beck y Chris Cowan en el libro
Espiral Dindmica, el dialogo entire los mundos es urgente,
las cultures tienen que converger o de lo contrario no esca-
paremos al caos:
... habitamos un mundo poliglotay divers pero aun no
interdependiente. Todas lasformas de vida humana estratifica-
das, desde las sociedades tribales hasta las informatizadas, estdn
en dispute diaria por nichos vitalesy recursos. El final del mun-
do bipolar dominado por las superpotencias ha supuesto el re-
surgir de viejas actitudes, intrusos sorprendentes provenientes
de la oscuray violent historic de nuestra raza. Al mismo tiem-
po han aparecido nuevasformas de concebir la vida en la tie-
rra. Estamos regresando alfuturoy avanzando hacia elpasado
topdndonos con todos los santosy villanos de la historic en un
tiempo brevisimo. (traducci6n de Miguel Guzman).






Lidiar con todos los "santos y villanos" que el mundo
bicultural arrastra es un malabarismo. Como hijas del siglo
XXI nos toca treparnos al tren ripido de la modernidad y
ensartar el paso con las diferentes vertientes que se suman a
nuestra individualidad. En lo que respect especificamente a
los Estados Unidos, el mito de la aculturaci6n ha permeado
el enfoque de muchos al tema de la diaspora, pero la reali-
dad es que el "meltingpot" es puro mito en decadencia. Aho-
ra la propuesta es mas parecida a un sancocho con trozos y
colors que pueden ser ficilmente distinguibles. Como sena-
la Rend A. Ruiz: "A pesar de los siglos de aculturacidn 'volinta-
ria, 'los hispanos en los Estados Unidos han preservado suflui-
dez con el idioma espanoly otras tradiciones de la cultural his-
pana"(p. 194). El biculturalismo es la nota del dia, y es lo
que creo da la esencia a la identidad de esta diaspora. Ese
caos engorda la producci6n de la poeta o el poeta que inten-
ta poner orden a traves de la escritura.
La pregunta ahora para retomar nuestra encomienda:
C6mo se inscribe nuestra percepci6n de la vida, de nuestro
entorno en lo que escribimos? Como sefala la Dra. Daisy
Cocco de Filippis: "El lenguaje lespermite a estos escritores te-
ner una biografiay lesprovee las herramientas necesarias para
crear un archivo histdrico de sus vidas como series individuals y
a la vez como testigos de una historic por hacer'" (Poems of
Exile and Other Concerns). La experiencia de la diaspora se
traduce en una literature creada como reacci6n a las condicio-
nes del entorno, independientemente del idioma en que se haga
esa exposici6n. La experiencia escritural de la diAspora tiene sig-
nos muy particulares que a la vez le dan su propio tono.
Dice Luis Rafael Sanchez que "lo que escribimos es nues-
tra autobiografia sensorial"y es cierto. Para mi, escribir es re-






tratar la vida desde nuestro mundo sensorial, pasar lo que
vemos, oimos, sentimos y olemos por el hilo de la expresi6n,
para tejer ese patio que puede ser un poema, un cuento, un
ensayo, o cualquier otro genero, y que en sus tejidos nos trae
una explicaci6n coherente de aquello que necesitamos en-
tender o procesar. Una vez trascendida esa inmediatez, ya sea
porque nos movemos a estados psiquicos mas complejos, o
porque nuestra necesidad creative ha transcendido el estado
basico, nos movemos hacia un marco mis amplio; el mundo
de otros se cuela a nuestro mundo sensorial y comenzamos a
crecer como creadores y creadoras. Es en ese moment, en el
que se trasciende mas alli de la necesidad personal, o del
entorno inmediato, cuando comienza la verdadera escritura,
el process hacia la autenticidad. Ese dejar entrar el mundo
hacia nuestro interior es lo que trae convulsi6n y caos, es lo
que nos desintegra para que podamos armarnos de nuevo.
No sd a quien escuche decir que nuestra cultural de
origen nos da un lavado de cerebro, que institute en noso-
tros determinados modos de ser. Que somos maleables y
vulnerable a las manos de nuestra cultural, que somos arci-
Ila a sus manos. Recuerdo que cuando escuche esto pense,
"Caray ;Por qud no se me ocurri6 antes?". Nacemos y se nos
regala una religion, se nos unge con los afeites de una cul-
tura determinada, se nos regala un idioma, una clase social,
y muchas veces, si provenimos de una familiar muy conser-
vadora, hasta se nos encasqueta una bandera political en la
cuna. Nuestra cultural, nuestra familiar, nos lanza al mundo
"con el cerebro lavao" como se dirfa en buen dominicano.
Nuestra verdadera identidad comienza cuando aprende-
mos a discernir entire la informaci6n recibida y lo que cree-
mos en realidad.






En el caso de la escritura, esa necesidad de retratar la
vida desde nuestro mundo sensorial, se traduce en una cos-
tumbre de virar las cosas con lo de adentro para afuera, de
modo que todo sale al aire y por consiguiente se comienza a
cuestionar todo y el product de eso es transformaci6n, y
con la transformaci6n viene la autenticidad. Aunque suene
parad6jico, para ser, tenemos que partirnos en mil pedazos y
rehacernos a nuestro gusto y media. De ahi que hasta me
atreva ahora, yo que reniego de los distintivos, a ponerme el
que me sefiala como poeta de la diaspora. Recientemente
alguien me regal una de esas mufiecas rusas que guardian
una dentro de la otra, de este modo la mufeca grande se
puede desintegrar y cada vez que quitamos una capa encon-
tramos otra version de la mufieca pero mis pequefa, hasta
llegar a una minuiscula que se mantiene intacta, que no pue-
de ser separada. Asi me parece a mi nos pasa a las y los poetas
de la diaspora, tenemos muchas capas, pero en el fondo se-
guimos intactos, enteras y enteros.
Creo que el verdadero process de la escritura comien-
za cuando atentamos a diferenciarnos, cuando rompemos la
simbiosis con la cultural. Este process de diferenciaci6n se
puede ilustrar tambien diciendo que es el stper ego (cuando
internalizamos los estandares de nuestros padres y de la so-
ciedad), usando un termino freudiano. El super ego pero
ido a huelga.
Ahora ese super ego ido de huelga va en busca de
libertad pero, una libertad condicional; buscamos liber-
tarnos de nuestra cultural y a la vez seguir conectados al
cord6n umbilical. Eso se verifica cuando leemos la litera-
tura de la diaspora y sus temas recurrentes como la nostal-
gia, el anhelo de libertad, la frustraci6n y el deseo de eri-






girnos en entes individuals en el sancocho, en la colecti-
vidad. Trascender la cultural no quiere decir desconectar-
se de la cultural, porque eso significaria perder la esencia
de lo que somos. El monje vietnames Tich Nhat Hanh
dice que es bueno explorer otras cultures, religiones, idio-
mas, todo lo que queremos pero que debemos de tener
much cuidado de que nuestra exploraci6n no nos desta-
je, no nos separe completamente de nuestras races por-
que si somos cortados de nuestras races no podemos ser feli-
ces,"(25). En otras palabras, no podemos ser autenticos o
autinticas. O como afirma Julia Alvarez "para saber quidn
soy, precise saber de ddnde vengo" (175). Lo que transcribe
la experiencia escritural de la diaspora es este viajar entire
quienes somos y de d6nde venimos.
Cuando me refiero al lavado de cerebro cultural, me
refiero a que es ahi donde se forma el ego que como las mu-
fiecas rusas debe ser desmontado hasta legar a la parte que
no se desarticula. Estoy trabajando en un poemario llamado
"Diosas de la Yuca", en el que me atrevo a descomponer la
mufieca traspasando las capas. Propongo que nos atrevamos
a alejarnos de las races, pero siempre pendiendo de ellas,
llamindolas por sus nombres. Necesitamos alejarnos de la
aldea como dice Bill Plotkin en su libro Soulcraft, porque
cuando nos confinamos a la aldea perdemos nuestra natura-
leza autentica, nos perdemos en el "Yo" falso. La esencia de lo
que somos en realidad esta en ese tejido de que hable antes,
ese tejido que hace nuestro mundo sensorial con las fotogra-
fias de lo que pasa a nuestro alrededor. Salirnos de la aldea,
pendiendo siempre del cord6n, de la raiz, significa volver los
pasos, pero para tomar impulso. Esto es precisamente lo que
planteo en el siguiente poema:






Asi nacen las tainas


Me zafo del corpifio y quedo pendiendo en el aire
pendulo ahora nadie me toca
ya sd el secreto...

Dicen que he muerto y vienen a mi funeral
de alas me escape
por entire las piernas las cabezas
me escape volando
doy a luz a una nueva luz

Se han equivocado
a mi nadie me mata ni me encierra ni me atrapa
Zafada -como dicen ellos-
me celebro en la que soy
en la que sere en el instance pr6ximo

Canto con la misma voz que antes
dijeran no tener musica
soy la musica en esencia
A que no se atreven a vivir en el espfritu
zafada de la vida me doy a la vida misma

Pendulo sigo anclada a la raiz -es mi secreto-
me escape volando por entire las piernas las cabezas
me doy a luz en pleno vuelo
pegada a la raiz pendo

Vienen a mi funeral
ignorando que es el nacimiento
liberada del corpifio
zafada de la raiz jamais.






Qud pasa cuando deambulamos lejos de la aldea,
cuando nos vamos al albergue del exilio? En que idioma y
con que voz es la apremiante pregunta? Aprender un idio-
ma, por ejemplo, puede cambiar nuestro comportamiento,
y puede a su vez impactar drasticamente nuestra escritura, y
los temas que abordamos. En mi caso, me doy cuenta de que
cuando escribo en ingles soy mas cerebral, m4s mecanica.
Cuando escribo en espaiiol, las palabras acuden certeras, ri-
pidas al Ilamado de la creatividad, la mente parece entender
los comandos sin remilgos, sin perdida de tiempo. Sin em-
bargo, en ingles puedo decir malas palabras porque no tie-
nen ninguna referencia con la censura. Los mensajes de ser
una nifia buena estin inscritos en la parte hispano-hablante
de mi cerebro. Esto tiene double filo, porque es por eso tam-
bien que la rebeldia, la inconformidad me sale en espafiol,
viene con naturalidad.
Por otro lado no se puede obviar el hecho de que
hay escritores como Junot Diaz, Nelly Rosario, Julia Al-
varez y Angie Cruz, entire otros, quienes escriben en in-
gles sobre la experiencia de la diaspora y quienes no por
eso son menos dominicanos. Como indica Nathalie Na-
dal: "la expresion lingiiistica no deberia marginalizar a
los escritores o dejarlos confinados a las sombras, como suce-
de miuyfrecuentemente" (trad. MM, p. 33). Como expli-
ca David Matsumoto en su libro Cultura y Psicologia:
" Todos operamos en nuestros mundos como agents indivi-
duales de la cultural, trayendo, implicitay subyacente, nues-
tra cultural psicoldgica a todas las situaciones, todos los con-
textos e interacciones" (trad. MM. P. 82). De un modo u
otro cada una/o trae algo a la mesa, independiente del
m6dulo lingiifstico que se escoja.






Las y los que como yo han dejado la aldea con un mar-
co referencial cultural establecido caminamos la diaspora ja-
lando del cord6n umbilical, como dice Ester Ginbernat-
Gonzalez: el regreso al zitero se vuelve el mapa del cuestionar
mismo"(p. 500). El mapa de la diaspora tiene su propia reali-
dad, pero una realidad que no le separa del conjunto; una
realidad que encuentra cohesion en volver al utero. Mi poe-
ma "Entre racess, habla de esas parties escondidas de las emo-
ciones que guardian la coherencia:


Entre Raices

Mi madre susurra
el milagro que nos retiene juntas
Anamu para la pena de amor
Anamui para los malos ratos
Anamu para la lengua extrafia
Anamu para el viento frio
Entre estaciones sigue el murmullo
Anamu para el alma extraviada
Anamui para la paz perdida
Los labios entreabiertos de mi madre
rezan la oraci6n inventada
Mientras el trago amargo que nos retiene juntas
baja por la garganta.

La diAspora se revela en la escritura, en la dualidad
de vivir entire dos mundos. No podemos sentar paralelos
sin contar con dos vertientes, eso es lo que nos trae el dejar
la isla; la diaspora es la contraparte, el otro lado de la balan-
za. Aunque escribimos sobre la realidad de aqui, esta no






deja de sustentarse en un lenguaje viajero, en un lenguaje
que traspasa las aguas bravas del Caribe y se une con la
nieve del Norte. Tal es el caso que present en el poema
"Este exilio que nos vive":

Este exilio que nos vive


Cualquier esquina y aquf estamos cualquier port6n
El morivivi enquistado en las lenguas

No nos asusta el precio much menos la muerte
por la que transparent nos paseamos

Enormes las alcantarillas tragan muchachas verdes
muchachos desvalidos en confusa hombria

De moment parece otro scenario pero no
con porte nuevo la misma corva

En las aceras todo
lo vendemos todo para comprarnos

La rosa y el tatuaje
vasijas de barro y guano

La cuava persistent
el aceite catairtico de la abuela

Claro de luna el hedor nos llega
le pensamos dulce esencia nuestra






La calle pare nifios rosas muchachas malcriadas
de espesa suavidad -casi imperceptible

De moment parece otro scenario pero no
siempre viva la salvia el guaconejo

Nos fugamos al abrazo alborotado de la Isla
somos las lagunas y las plazas

El llanto turbulento de los rios
silbando pecho al descubierto Silbando

Nos tragamos el frio por creernos soles
cualquier esquina y aquf estamos cualquier port6n.

Desde la intellectual hasta la mas humilde obrera de
fabrica entiende lo que es tragarse el frfo porque se sabe
tener el sol interior, y es asi que vencemos la dificil tormen-
ta de asimilarnos o de adaptarnos, la cual vencemos con
integrarnos, como apunta el brasilefio Paulo Freire: "Inte-
gracin, con el context propio, diferente a adaptacidn, es
una actividadpropia de los humans. La integracion viene
como resultado de nuestra capacidad de adaptarnos a la rea-
lidad mds la capacidad critical de hacer decisionesy transfor-
mar esa realidad. Cuando el hombre pierde su habilidad de
escogery queda sujeto a las decisions de otros, esas decisions
no les pertenecen mds porque esas decisions son el resultado
deprescripciones externas, cuando eso sucede no estamos inte-
grados. Estamos adaptados". (trad. MMM. P 4).
La producci6n literaria de la diaspora, en su mayoria,
revela integraci6n mas que adaptaci6n. La diversidad de nues-






tra cultural cimentada en nuestros antecesores indigenas, eu-
ropeos y africanos nos hace veterans de la diaspora, enten-
demos de fragmentaciones, de dispersi6n que enriquece. Por
eso el libro Diosas de la Yuca celebra esta policromia etnica e
intent sacar a flote un yo construido de muchas aguas, de
muchos elements, tal cual queda representado en los dos
uiltimos poemas que les leo:

Anacaona

Cacica Taina, quien componfa ritmos para los areftos.

Ataviada con el vestido suntuoso del ambar
asciende por la historic tu linda calavera
organica
presta al arefto

Inscritas en la resina
emergemos nifias desveladas
Hermosas mas que nunca nos miramos vivas
almas vivas Anacaona
almas vivas en tus huesos
almas vivas nosotras las de siempre
Las ninas eternizadas en el ambar
de imbar los ojos
de ambar el coraz6n tambien
Las mismas infants de tus pesadillas
dormidas bajo el zarpazo del intruso
Despiertas ahora en la resina y el calor
hijas de las aguas bravas
hijas del arefto
Ahora gotas de sol Ahora vida






y luz fluorescent en el pecho
fotografias sagradas de la historic
Ahora tu sangre Anacaona
milagro dorado en la resina
Almas vivas nosotras las de siempre.

El insecto atrapado en el ambar viene a representar la
esencia que no se mengua pero que bien puede mutarse en
su contraparte, la belleza negra, la que se entremezcla y hace
gestos triunfantes desde la marginalidad, la negatividad en la
que se le situa:

Cara sucia

Naci6 de pie como un augurio
Presta a la batalla naci6
El cord6n tres veces anudado al cuello
Arranc6 de cuajo las races a su madre
Dos azabaches brillantes
Desafiantes como el Diablo los ojos
Caimito morado
A plena luz del dia hizo sombras
Piernas abajo con un grito de sirena se lanz6
De pie como un augurio creci6
Con la tinta de la mala suerte
La abuela no queria una nifia morena
De pelo crespo burlando la raza
La abuela no queria otra nifia morena
Otra marca incrustada en la estirpe
Otro pelo sediento de vaselina
El discurso bajo el ala






En lugar del pan trajo desgracia


El mundo no queria otra nifia morena
Otra piel cantando salves en los montes del Cibao
A la junta vinieron todos
A mirar la afrentosa criatura
La que naci6 de pie
Con la piel morada azul marino
envejecida por las horas
Anudado al cuello el cord6n invisible
El diagn6stico insalvable
Mil veces maldecida criatura
La que naci6 de pie
Dicen que antes de desprenderse
Mordi6 el vientre de la madre
Desapercibida jams ha de pasar
Escandalosa presencia
Escandalosa piel
Escandaloso el pelo
Se pasea por las calls

Fuerza no hay para detener
A la que naci6 de pie
Con la piel oscura
Con los ojos brillantes
el discurso bajo el ala
Angel Negro voz cantante.

En fin que la diaspora como experiencia escritural
implica, en el mejor sentido, que nos desarticulamos pero
s6lo para articularnos s6lidamente.







Obras citadas:


Alvarez, J. Something to Declare. North Caroline: Penguin Put-
nam. 1999.
Beck, Dan & C. Cowan. Spiral Dynamics. Traducido por Miguel
Guzmin. www.spiraldynamics.com
Cocco de Filippis, Daisy. Estudios semidticos de la poesia dominicana.
Santo Domingo: Editora Taller, 1984.
_____ La literature dominicana al final del
siglo: Didlogo entire la tierra natal y la diaspora. New York: Do-
minican Studies Institute. 1999.
Freire, P. Education for Critical Consciousness. New York: The Con-
tinuum Publishing Co. 1998.
G6nzalez-Gimbernat, Ester. "Curada de Espantos: Un desafio a la
palabra y el cuerpo." Aparecido en Ensayos critics sore escrito-
ras dominicanas del siglo XX. Editores Miguel Collado y Rafael
Garcia Romero. Santo Domingo: Ediciones Cedibil, 2002.
Handal, Nathalie, editor. The poetry of arab women. New York:
Interlink Books, 2001.
HernAndez, Angela. "Hay que nacer a la pasi6n y la utopia. Apare-
cido en Libertad, creacidn e Identidad. Santo Domingo: Edito-
ra Universitaria, 1991.
Matsumoto, David. Culture and psychology. Belmont: Wadsworth
Books, 2000.
Medrano, Marianela. Diosas de la Yuca. Inedito.
Nhat Hanh, Thich. Teachings on love. Berkeley: Paralex Press, 1998.
Plotkin, Bill. Soulcraft. Novato: New World Library, 2003.
Ruiz, Rend. "Cultural and Historical Perspectives in Counseling
Hispanics" aparecido en Counseling the culturally different, edi-
tor Derald W. Sue. New York: John Wiley & Sons, 1981.














La novela dominicana
en Nueva York


H&ctor Amarante
































Hector Amarante
Naci6 en San Francisco de Macoris en 1944. narrador, ensayista y
periodista. Licenciado en Letras y Doctor en medicine por la Uni-
versidad Aut6noma de Santo Domingo. Fue Primer Secretario de
la Embajada Dominicana en Lima, Peri (1986) y Gestor Literario
de la Casa de la Cultura Dominicana en Nueva York (2001-2002).
En 1979 obtuvo el primer lugar en el concurso national de ensa-
yos dcl peri6dico Listin Diario con el texto <10 afios de cultural
literaria,. En 1980 su obra Ritos fue galardonada con el Premio
Nacional de Novela Manuel de Jesus GalvAn.
Ha publicado ademAs, Retrato, 1971; y los ensayos <,Es-
quema para el studio de la novela dominicana, Lima, 1987;
"Primacia de las universidades americanas: Aut6noma de Santo
Domingo, Nacional de San Marcos,, Lima, 1987; < minicana en Nueva York, 1998.


















La novela dominicana escrita en Nueva York es una
gran ausente para la tradici6n novelistica criolla. Sin embar-
go, esos textos escritos en esa ciudad son parte de la tradi-
ci6n. Por que? Sencillamente porque estin escritas con las
experiencias del exilio, pero casi siempre hay un entramado
con las experiencias culturales que sus autores se Ilevaron a la
hora de marchar de la isla.
El sintagma comunidad dominicana se ha constituido
en un ente de alteridad dentro de la vida norteamericana, a
cuya sociedad se le han rasgado ciertos velos que han permi-
tido que el ser colectivo dominicano se haya adaptado hasta
manifestar su sino cultural produciendose la ocurrencia o el
acontecimiento consistent en la escritura de novelas con te-
mas comunes e interconectados de la cultural national y nor-
teamericana.
Un cierto vacio de comunicaci6n cabal en los aspec-
tos socio culturales y literarios ha traido como consecuen-
cia que escritores y lectores ubicados en los dos extremes
mutuamente desconozcan en gran media lo que literaria-
mente se hace en Repiblica Dominicana y en Estados Uni-
dos. Por eso y por otras razones se edit6 el texto La novela






dominicana en Nueva York teniendo como referentes nove-
las como las tituladas Los cuentos de Mount Hope, de Tomis
Modesto Galan; Por nada del mundo, de Jose Carvajal, Al
este de Broadway, de Jose Moya; El callejon de los malditos,
de Pedro Julio Perez, y Cuando las hermanas Garcia perdie-
ron su acento, de Julia Alvarez, texto al que se unen Las
virgenes de los charcos de agua, de Nelly Rosario y Soledadde
la joven escritora Angie Cruz.
En la novela titulada Los cuentos de Mount Hope, texto
glamorosamente dominicano pero quizas muy dificil para
aquellos lectores que no tienen el valor de involucrarse con el
conflict de una obra de vanguardia, esa novela, repito, es
una expresi6n esencial de dominicanidad y es una expresi6n,
sobre todo, del dolor de la dominicanidad en vista del ideal
del eterno retorno. Seria rico considerar en un libro de ensa-
yo el sentimiento, ese dolor metido en el coraz6n que es el
exilio econ6mico dominicano, maxime cuando los domini-
canos son tan apegados al terrufio.
Esta novela es un aporte a la novedad en la forma y el
uso del lenguaje dentro de la novela escrita en Nueva York;
muchos lectores no pudieron captar del todo este texto, pero
s6lo fue por su poca capacidad de similar la novedad cuan-
do ella se present. En el texto predomina una sorprendente
dispersion del yo narrative y de recursos agresivamente nue-
vos. Al respect puede remarcarse el caracter centrifugo de
Rayuela desde unas palabras de Saul Yurkievich: "La muta-
bilidad, lapolifonia polimorfa, la multivalencia, la multipli-
cidad direccional, dimensional, la representacin del mundo
como pujante, como excitante barullo, como campo defuerzas
revueltasy en pugna, como cumulo de energies desencadenadas,
hallan por fin su medio de representacin en la dindmica plu-






ralidad del collage, en ese mosaico simultdneo que se atisba a
partir de Rayuela'. Eso mismo podria conceptualizarse tras la
lectura de la novela Los cuentos de Mount Hope, de Tomais
Modesto Galan. Novela postmodernista y muy significativa
dentro de la experimentalidad novelistica dominicana en
Nueva York.
Reafirma la formaci6n de un corpus narrative es-
crito en Nueva York la novela titulada Por nada del mun-
do, de Jose Carvajal, una novela que recrea realidades co-
tidianas en torno a personajes que vemos y conocemos en
el medio newyorquino; es la narraci6n de una series de
conflicts surgidos en individuos hijos de classes media y
baja, cuya problematica, al ser enrolada en la trama nove-
lesca, se Ilena de la magia narrative haciendo que la ciu-
dad -N Y- en algunos aspects cambie su piel de metr6-
polis para convertirse en un ser vivo, imponiendo com-
portamientos y actitudes conductuales a aquellos series casi
frustrados, primero, por su condici6n social, y segundo,
por su procedencia y enraizamiento en un medio hostile,
no tanto por razones culturales, como el idioma, sino por
la propia presi6n urbana, presi6n que es violencia carac-
terizadora de la obra.
La novela se desarrolla en 15 estaciones -el subwayjue-
ga su 'juego'- y es como "Una corbata larga que uno sepone
todos los dias"para decirlo con un verso del poeta Juan Rive-
ro, y que van desde el planteamiento de la anecdota -el tema
de un suicide que posterga su acto final narrando el mismo
como debi6 ocurrir pero sin que ocurra el suicidio-, acto
narrado en un reflujo de perspectives de tiempo y espacios.
La obra de Carvajal represent un aspect de la moral o la
poetica novelistica del existencialismo retratado en una obra






de este tipo y depositado sobre el mantel citadino de la Gran
Manzana.
La novela de Jose MoyaAl este de Broadway es del gd-
nero de la violencia en funci6n del tema que trata: conflicti-
vas relaciones familiares y el negocio de las drogas. El ambito
citadino newyorquino queda reflejado en su propio titulo.
Escritor con una amplia formaci6n, conocedor de los ele-
mentos que hacen a una novel, marca dentro de la produc-
ci6n novelistica una tendencia a reflejar las relaciones etnicas
interconexas que se dan en una ciudad como la de los rasca-
cielos adonde estos son una de las primeras grandes mentiras
universales.
El concept de lo human esta trascendido en perso-
najes como los que aparecen en El Callejdn de los malditos, de
P. J. Perez. Santo Domingo, como ciudad de puerto cente-
nario adonde conquistadores reales y sofiadores milenarios
han ido a posar sus sentaderas, le sirve al novelist para ubi-
car la portentosa anatomia de un marino pionero de nom-
bre Albert Connery, quien cruza destino con Juana Artemi-
sa Lora, una mulata de Barahona aposentada en Santo Do-
mingo, y cuya belleza y majestuosidad resultaban insoporta-
bles para marines noruegos o de cualquier parte de Europa;
el cuadro es como para que se recuerde al marino noruego
que embaraza a Madan Suquiette, y desde donde naceria
para la literature dominicana Yelidd, la obra teog6nica de
Tomas Hernindez Franco. De la furgurante relaci6n entire
Albert Connery y la mulata barahonera Juana Artemisa na-
ceria un personaje extrafio, Andres Connery Lora, quien
entrara en un trance de enamoramiento extraordinario ha-
cia Sor Carla Ines, una joven monja espafiola, hija de una
escandalosa pareja, tanto que la llev6 a ella desde nifia a deci-






dirse por la Orden de las Mercedarias, desde cuyo seno iria a
parar a la capital dominicana y desde alli a la frontera, espe-
cificamente al fronterizo Duvergd, en donde unos negros y
negras de creencias magico-religiosas la entronizarian como
la pura y autentica imagen de La Dolorosa, que los libraria a
ellos de sus dolores, sus temores y sus desgracias de siglos.
Una critical literaria muy conocida en la Republica
Dominicana, la escritora argentina Maria del Carmen Pro-
doscimi, afirma de Soledad, el texto de Angie Cruz, que es
"novela de la diaspora". La vida de una joven, hija de una
dominicana y con familiar, que vive en la calle 164 de Man-
hattan, es la experiencia entire el mundo de Reptblica Do-
minicana vivido, practicamente en una constant presencia
en sus personajes y la ciudad de Nueva York en la que traba-
jan y estudian.
Republica Dominicana es San Pedro de Macoris para
la madre, el lugar de sus suefios para comprar tierra, el sitio
unico en el que puede borrar el pasado; es Juan Dolio para la
abuela. La casa o las casas de los diferentes miembros de la
familiar en Washington Heights es temporal, la joven de 20
afios cree que: "En New York, ellas no viven, trabajan hasta
que van a casa. Mi madre siempre me dijo que esa casa es un
lugarpara descansary un lugarpara vivir". Una novel inten-
sa, con patetismo e intense compasi6n hacia las vidas senci-
llas y dramiticas de sus personajes, esta signada por la perte-
nencia a un pasado en Dominicana y el present en los Esta-
dos Unidos.
Cuando en el 1998 me atrevi a exponer la existencia
de una novelistica criolla en Nueva York, lo hice directamen-
te amparado en la lectura de algunas de las novelas escritas
por dominicanos en Estados Unidos y exigiendo rigurosa-





mente los m6dulos del genero. Tambien encontrando apor-
tes importantes en el tratamiento no mimetico de un discur-
so novelistico, tal cual puede encontrarse en una novela como
la de Jose Carvajal, titulada Por nada del mundo. Cuil no
seria mi sorpresa como lector y como inmigrante en Nueva
York desde 1990 el encontrar, dentro de un conjunto de 15
6 20 novelas, que cinco o seis de ellas eran verdaderas obras
de arte novelistico. Pero cuil no seria mi expectativa al ver
que algunas de esas obras trascendian sus propios temas para
constituirse en un pequefio sistema narrative que esta dando
al traste con una nueva novela escrita por dominicanos resi-
dentes en Manhattan, o bien, residents en el Bronx o en
Brooklyn, residents nacionales con sus problems, pero tam-
bi6n con sus visions de nuestras historic, de nuestras leyen-
das, de nuestros personajes, de nuestra tradici6n, y sobre todo,
de un nuevo context socio-cultural: la ciudad.
Por ejemplo, una novel como la de Juan Rivero, La
sin party andariega Mamauca trasciende desde Nueva York
la insularidad y la dominicanidad sobre un tapiz de mitos y
leyendas; esta novela, sencilla, hace arrancar el motor de la
naturaleza de algunos mitos y leyendas para darnos un per-
sonaje definido, paradigmatico. Es obra como para que ven-
ga un gran critic algun dia o un grupo de lectores inteli-
gentes y la ubique en el lugar que se merece; cuando eso
ocurra con esta y otras novelas se habra cumplido una mi-
si6n: la de Ilevar alguin tipo de entretenimiento que conduz-
ca a alguin tipo de conocimiento. Ese conocimiento a tras-
cender lo lleva encerrado toda novela que se consider tal, y
la de Juan Rivero es una novela o una noveleta que merece
considerarse como lo que es. Fue una de las pioneras de esta
novelistica, y lo fue desde el punto de vista, desde la perspec-






tiva de la leyenda y del mito. El conocimiento es la inica
moral de la novela, dice Milan Kundera. La moral de la no-
vela de Rivero es el conocirniento y el reconocimiento de la
moral del mito.
La novela surgida en Nueva York por parte de escrito-
res dominicanos es diferente a la novela y a la novelistica que
dej6 ese escritor en su pais de origen. Suponiendo que esta es
una verdad, entonces hay diferencia entire la novela o la no-
velistica escrita en Santo Domingo y la de los escritores do-
minicanos escribiendo en Nueva York. Esas novelas son dife-
rentes en tanto la mayoria de las hasta ahora publicadas por
dominicanos en La Gran Manzana imbrican simultineamen-
te las dos realidades, o hechos y circunstancias y aconteci-
mientos de experiencias newyorquinas y las experiencias del
medio de donde proceden estos escritores; como es natural,
esas dos realidades, o conjunto de realidades, alternan con
mundos y microcosmos ficticios en los que los novelistas han
dado nuevo aporte al genero.
En el conjunto temaitico de la novelistica dominicana
publicada en Estados Unidos predomina un nuevo concep-
to en tanto se reflejan nuevas experiencias directs y cultura-
les adquiridas en esta ciudad. La expresi6n y la estilistica de
esas novelas enlazan pormenores propios de esta urbe con
hechos y circunstancias de la cultural dominicana y los pue-
blos dominicanos.
En ese process creative subyace la btlsqueda de una
identidad perdida o por perderse, a la vez que se crea otra
identidad, marcada por la nueva lengua y el pensamiento
bajo los efectos de esa nueva lengua, en este caso el ingl6s.
Para algunos critics muy conocidos de nuestro pals,
la existencia de una novelistica dominicana gestada en esta





ciudad no s61o es un mito, sino que cuando ha aparecido
una novelist como Julia Alvarez la han querido desubicar
de la literature dominicana aduciendo que describe en inglds
primero, o cuando no, es que rechazan como novela el texto
de Viriato Senci6n Los quefalsificaron lafirma de Dios. Como
muchos de los presents saben, el escandalo literario provo-
cado por Viriato Senci6n no fue tanto porque no considera-
ron novela su obra, sino porque la escribi6 un escritor radi-
cado en Nueva York.
Hay critics literarios dominicanos que alegan que
no tenemos una novelistica dizque porque en las mayorias
de nuestros textos el paisaje y los temas carecen de moti-
vaci6n creadora. Es decir, se han alegado various motives
para negar la producci6n de una novela que siendo tras-
cendente o no es nuestra novela, lo mismo alegarian para
negar la novela dominicana escrita en Nueva York. El tex-
to que escribi y publicado en el 1998 trata de abordar la
historic de esa novela.
El planteamiento de esa posibilidad de escribir esa his-
toria es hoy parte de la propuesta de esta ponencia basada en
aquel libro en el cual expreso: Quizds sdlo hemos llegado a
estructurar unaficcion sobre el genero desde la perspective de
Nueva York, pero sifilere asi tambien apostamos aunque sea a
la presencia del enigma literario que representan todas las no-
velas que hemos reseiado para que otros lo diluciden o para
abrirle el camino sino a las obras mismas o a los novelistaspor lo
menos a la historic literaria que se teje alrededor de estas obras.
Entre los novelistas dominicanos escribiendo en EE
UU se encuentra Marisela Risik, la autora de En eltiempo
delolvido. Su novela expone la estirpe de un circulo de mu-
jeres fatales, maldecidas por un destiny unidireccional, que






se cierra o debe cerrarse en el capitulo final, cuando Sara,
una de estas mujeres sacrificadas en la entrega del amor,
recibe un mandate de su abuela: 'Te mandaron a decir (desde
antes de tu nacer...) que tienes que romper el circulo de los
engendros del desamor. Cuando te league el amor, no lo com-
prometaspor nada: Niporpena nipor lo que la gente diga, y
sobre todo, no lo hagas por que te sientes sola, que dsefuie mi
error". En eltiempo delolvido es novela que refleja mundos
vistos por mujeres.
Traigo a colaci6n esta novela de Risik porque me pa-
rece, dato curioso, que tiene una gran relaci6n con las dos
novelas mas conocidas hasta ahora de Julia Alvarez, es decir,
con Cuando las hermanas Garcia perdieron su acento y con
En eltiempo de las mariposas. Risik nos plantea en su novel
el conflict de intereses menores o mayores de un nicleo
familiar normal que ha sido siempre tema de muchas novelas
al estilo de El tiempo del olvido y de las exitosas novelists
Angle Cruz y Nelly Rosario.
No es ficil resolver uno de los problems mis notorious
de la novelistica dominicana: la creaci6n de un gran perso-
naje mitico, del cual se hable como un prototipo, al estilo de
Arcadio Buendia, en Cien ainos de Soledad, o al modo de
Artemio Cruz, en La muerte deArtemio Cruz, en la novela de
Carlos Fuentes. Julia Alvarez ha tenido la fortune de crear
tres personajes que ademas de su referente hist6rico real ya
son una leyenda: Las heroinas Mirabal. Son ellas personajes
novelescos de una gran obra, Ilena de calor human, de ter-
nura, de dramatismo poetico hasta la epopeya; hasta tal ex-
tremo es asi que sin abusar del gran talent de Vargas Llosa
como novelist, puede manifestarse que En el tiempo de las
mariposases mejor novela del dictador (sin ser novela de ese






subgenero) que La Fiesta del Chivo que si lo es. El placer
literario, en La Fiesta del Chivo a veces abre sus puertas con
goznes herrumbrosos, mientras que en Eltiempo de las mari-
posas ese mismo placer, un placer lectural casi mistico, siem-
pre abre esas mismas puertas muy plicidamente. La novela
de Alvarez esta mejor narrada, tiene mas de eso que llama-
mos literature dentro de la literature. La de Julia cuenta con
mas metaforas, es mas novela porque contiene mayor dosis
de mito, de poesia y de verosimilitud artistic narrative.
Nelly Rosario es una joven novelist dominicana escri-
biendo en ingles en Nueva Cork. Su novela, Canto de las
Santas deAgua, segtin Sophie Marifiez "nos habla de mujeres
y hombres dominicanos del siglo pasado cuyos descendientes
,ii, i.iour a Nueva York en los ochenta. Al visitor la vida de
cuatro generaciones de mujeres impetuosas, descubrimos distin-
tos mundos. Asimismo viajamos en el tiempo, al aifo 1916, y
nos convertimos en complices de Graciela, unajoven que, junto
a su novio, se deja fotografiar desnudapor un norteamericano.
Luego la acompanamos en su inquietud, percibimos su sed insa-
ciablepor las grandes aventuras, y nos inquieta el hervor de su
piely de sus sentidos. N6tese cdmo problems de traduccidn re-
fieren el titulo de esta obraya sea como las virgenes o las santas
de los charcos de aguas '
La novela de Juan Torres, La conjura de los hijos de Be-
lial, descubre un mundo oculto en la tradici6n del genero
de parte de un dominicano: la demonologia. Es novela que
se confront much con la cultural universal religiosa, con la
diablologia, el espiritismo, la conciencia extraterrestre, con
la mitologia griega y la romana, con la negritud -y por via de
ella- con la caribefiidad. Esta obra represent una novedad
desde el punto de vista del tema; ya lo dije; la demonologia,






ciertos mitos caribefios. En el final de la novela de Juan To-
rres, el desenlace fue el fin de una civilizaci6n, cuyo futureo',
antes de un cataclismo arrasador, somos la civilizaci6n actual
sobre la tierra.
Una de las notas mas interesantes de la primera novela
de Viriato Senci6n, Los que falsificaron la firm de Dios, la
porci6n de lo real maravilloso, aunque esta obra es una por-
ci6n minima, queda vigorizada en su segunda novela. De-
muestra, en parte, que el novelist esta sujeto a esa corriente
literaria. Incluso, pueden notarse en Los ojos de la montaina
de Senci6n, remedos de trozos narratives de la primera no-
vela que continuian en esta, aunque el lector tiene que ser muy
listo para advertirlo, porque se trata de dos tematicas -y en
consecuencia dos estilos y perspectives muy diferentes-. Los
ojos de la montana fue escrita y talleriada en Nueva York, a
mas de reflejar el context citadino desde su inicio.
Una novela como la titulada Conflores a la reina, cr6-
nica novelada por Francisco Rodriguez de Le6n, se inscribe
en la tradici6n de la narrative hist6rica dominicana. Es un
esfuerzo de encomiable labor de investigaci6n, y revive para
los lectores el concept de Leyenda Negra vertido contra
Espafia por las acciones genocidas enmarcadas en el descu-
brimiento y la conquista del Nuevo Mundo. En el argumen-
to general de la obra se alternan episodios con pretensiones
novelescas y trozos de historic cronistica de la 6poca resultan-
do un texto rico en pormenores y datos hist6ricos bien logra-
dos y mejor distribuidos, aunque de hecho casi se le planted
al lector el conflict de considerar el peso de la cr6nica ante
el peso de lo novela.
Es como decir que algunas novelas hist6ricas plantean
el dilema de que estamos ante una novel sin novela. Con


89






todo, Francisco Rodriguez de Le6n hace un aporte a la tradi-
ci6n novelistica con caracter hist6rico.


Estetica y cosmovisi6n

Hasta ahora puede decirse que los novelistas do-
minicanos que han estructurado sus obras con y en Nue-
va York, o teniendo como marco de perspective a Nueva
York, han cumplido sus cometidos en la media de sus
posibilidades. El context general de la novela domini-
cana en Estados Unidos se ha nutrido de las vivencias de
esos novelistas de asuntos y temas propios de la vida ur-
bana en Nueva York y otras grandes ciudades norteame-
ricanas, conjuntamente con la rememoraci6n de la vida
urbana y rural de la Repuiblica Dominicana. Hay una
dicotomia. Se piensa en la tierra natal, pero tambien se
traspasan nuevas fronteras. Se plantean problems pro-
fundos del exilio. De los dos exilios: el voluntario y el
forzado. La suma de los dos, con sus consecuencias, ha-
bria de dejar una estetica de la nostalgia o de la resisten-
cia, o una estetica de la aventura lena de calor human.
En la novela de Tomas Modesto Los Cuentos de Mount
Hope, hay un sentido del regreso, hay una estetica del
concept de la vuelta; en la de Julia Alvarez hay una
poetica de la huida y los conflicts de la vida domestic;
en la de Carvajal esta present el nihilismo y la angustia
existencial de su principal protagonista; mientras que en
las de Viriato Senci6n se traducen las acciones del poder
y el poder de las leyendas y los mitos. Hay una novela,
La vieja casa de la Sierra, de Rafael Villa Espinal, cuya
moral es la del animismo, uno tan patente casi como el






que se advierte en Pedro Piramo. Este mismo escritor
public su novela breve Eldia que Cristbal llegd, novela
tambien hist6rica y cuyo acento principal de la obra his-
t6rica es la desmitificaci6n de lo fatal en un personaje
que en la cultural dominicana se conoce como tal. La
novela titulada Marina de la Cruz: Radiografia de una
emigrante, de Felix Dario Mendoza, trata el tema de los
viajes en yola, y un texto como el titulado Mejorar la raza
de Miguel Vazquez induce temas raciales aunque just
es consignar que esta novela s61o tiene una importancia
de caracter hist6rico ya que es la primera de entire las
publicadas en Nueva York por parte de un dominicano
perteneciente a la camada emigratoria al iniciarse la aper-
tura democratic.
En las obras de los escritores dominicanos tratadas en
el libro La novel dominicana en Nueva York, de Hector
Amarante, hay una especie de estetica del exilio que s6lo tie-
ne proyecci6n vital en las obras artistico-literarias y en las
plasticas.
Asimismo, hay nuevos espacios y las situaciones y los
personajes mantienen el principio de la "contextualidad". Esas
cinco o seis novelas dentro del conjunto de las 14 que con-
forman este libro ya aludido son creadoras de mundos ima-
ginarios. Son abiertas, como lo demand el genero y su len-
guaje es connotativo. Contienen en su estructura tematica y
simb6lica el germen para various significados: moral, psicol6-
gico y spiritual.
Si dentro de esta literature escrita en Nueva York la
novela no existiera en cantidad ni en calidad habria que pa-
rangonar un juicio del novelist Pedro Verges a la pregunta:
C6mo ve el process novelistico dominicano y cuales novelas