Citation
Historia de la isla de Cuba

Material Information

Title:
Historia de la isla de Cuba
Creator:
Pezuela, Jacobo de la, 1811-1882
Place of Publication:
Madrid
Nueva-York
Publisher:
C. Bailly-Baillière
Baillière hermanos
Publication Date:
Language:
Spanish
Edition:
v. 4
Physical Description:
1 online resource (4 volumes) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
History -- Cuba ( lcsh )
Cuba ( fast )
HISTORIA -- CUBA ( renib )
Genre:
History. ( fast )
Historia ( qlsp )

Notes

Statement of Responsibility:
por D. Jacobo de la Pezuela.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
692138985 ( OCLC )
036286783 ( ALEPH )
Classification:
F1776 .P52 ( lcc )
972.91 P522h ( ddc )

Full Text
. . . . ...
JA"
. Ix. ; M 4- Ar,
Am
. . . . . .
ar Mr. IV 4.
A-ROL 'p.
lb: le. "al
Dl
ji
qf!
01%
... ... ...
4w
Wi
xxi
vlA N! '4f wk
-An




moo
.0o0n 000 CFf
4 oIl
C-
iF
4CF
as4




Awl 70
A.4
7Q
-70 -0 t
70







I i 1- '4t ', -11 11 I I I
F", P7 .Cf I
- I
I
Iill
- I
,, I
,11i r I "
- I 1-1
I t,
111 I ",.i I
It 1, i ,
- "
- 1-1- -1, ,
11 I I I 11, ,IT, ,,, -, -1 ,
, i ,* T- ," ,f
, t I ', "I
1, "I -,., t I "i, 11
IiT k "I I tl-', I 11 11. I
, I 111 .1 , ,- It,, in ", 1 I ",ii
- ", W ,iTi, ,l Z 1 I'll, ,,I it -I", I 14 -,
-I--,---- --- .-I-- I
- I t
.- 11, ', 11 I t I I
-- I - I 1.
.. .- I titit S
I ',',,,l -!w 1111 ,-it It I, f7 j "- I 4m I 11 i L "
,,, ivlll 1, r ,t *" tw W :74 772" "' 1 1 5" ',' -, TlU f &" "" i!f'*1 7-1,M' "Ixf %;Iis, ,,11, grrf -T- ,
T, ,, A W 11 1-1- 111V"
I'll J-,,F; ,i- -I -, ,-," ', ,Y,-, -T;i-,- ,-T, I i' ,- --t, ,,i". ,, "-- I 'i I -, ,", 114'
t- I 'I"11 , ,itv',, -T ,, T" 'Im, -41t V-111 ,,,I- i
', ,_1 -, ,-- '41r m Z F -, it F ', F I -- -11
1 "T, 1, I , ,- 1 111,11-T11- ,i, "
11 I I 1; I -1t, I If, 11 t ft- I T, "',
- ,, 4 -J,4 I -- 'jv'I
-1 I iii----,,- t,"'T, ,ii- t ,, ,T- ,w ,^14 l-it -'-,,", 1 1 1: i I 1 11 I !,; 1111 11 ""', 14 I
'm ."'. ,, I ,,, ,
- Tr litI,,i' -Tlir ,' tlz ,,
-, ,,,, """4 ,,-,, ,,, q ., , ""I "
kl, 1 iT, -,.,An I i;-,1,11--,- It
,, IT i, ', ,,, ,- I 'l ,, -i IT I"
i 11-1 ;w V '1-4illl , ,, ,
,qt4iI, il t ,,! ,,I,,:!It,,,',v-T,,",I- ITT IT TO. t i TTrv,;4 Jv gj- I I, 'K
"i'l-iT, 1i ,-- --,, I I YT11
, i I I ;, , -* i, -, i r", R I tx ,
I ;i -% i i 4--' j,,'#'X, I '' 'L' ',,-T ."'I"If, -i ,,V
I, *ii, k -T ,,,, i:,,"IT, ', t., w it,' t: I t; , ,--,,, ,,-, 11 ,, kii, I T, i7 l, "I IT T ,.",V ,% T- -;] ", 411- ; 1,
1 I I- ,- ,,- i^ ,,4 ,Ii -,- ,, -1 , "I 14, 114 N, 11 1-11
- -, I I ,. , x It-,. I tO I I T I ,
", --,1-,i T 1 ,-IT: IN , "' TT '1 1 il ,,, t'11I 'PI, I ", VT
I I I I t, I, T, I ,,;, 11, I I, "', ,, ,I I I t ,.:r ,V ,,v q ,,, ,I, ,I ; it I 1 , ,, T
, , ,1, t "I" ,,',,, -,, 7,1 ;,11"Itt" ,",
C 1 t , 3 , t ,- ,- ,< t I n , I',, TV -1 ill I i'i
q1,11 T I i ,T4 -k' I "", 11 '1'1' T ,! ,,, ,jt,,! ,,',' ,4 i W ,
,,, I I IT", 1- I x ,n i ,, ; 'ti,,
,I ,* l, I I I ,, ,iIi!" ,, ,I ,I "., ,ic
1, T ,-, ,,, I V,," I', i- It ,,, -, ", ', i; I "I T, 1 a 7 tivi 1, ,111 T ,*- I",- " T! T
, I i ,,,, l ,-, '111, -11 T, 1 1; Ti ,,, Y- T i ,
, I ''l , T, T 'ti I I 1 I I, ttl -I Ii IT- TI, -I'Ij7lf", T ,,, T ;-- "i 4 ,, "
, I t I I
,- , l ,- i 'j", T;T It, "T T T, I I 11, Til .- ,
I I iT "', %Iii- "I ,,Tit,,' ilt,,ii, i ,,, ,,, !R" -- ,, 3i .1t,_1 I. I T S
, ", ,,IV -, T, I I ', T 1,j A,,ij iT
11111 'e, .T I 14, "41 I ,,,, I I I-, I 1 j I I I I '1 I 11 TII I I I, 11 I, 1:'- 1, I I'll, + I 1, I 1- ,+, I, ^ ", 1 [11
't, I I k, I ii,," 11 I I 11 Ttt' I-- -,' I IT. T't I 11
I 't, ,t, L : Tfl ,- i, 'I"T ;+ ZT f
, ", I I -,, t-,,. 1'1 't I l :1
1, 1, ,T , 't-, I T, ",If ,T ,T, 11 I: 1, 1 ,7"-" ;', f 'I, I I I I I 'I i
,,T,, -"-;, -, I I I ,,,,-,',,, IT'.
-& ; I f V ; I T ,- ;iA I,- if ,
-11 I .-1 I, , + , I IT , ,,,
r I T 'I I , 4 4 I ',
I 1, ..... I'll,
I ,, :T, t-, I I "' , 111
- , t I I ill,,-" I I -tIi-, ,, ,t P", *, Y TT+- I ,,, t, I T IT, t T, ,,, """ 11 'I" ,,- ,. , T T -t4 + I -1 I 14,
I, T, ", I I I 1, "I I IT T, I 11 iT111 #Ilil'
- T -, I it I -,iO ,,, ;, ,- ti,- ,ii!T It" -, Il
- I I I I IV
: %,-, I I iT I ,- 'i, I -1 'T ", I' -,,',
t ,, -"",.ti ,'4+ i, , t ,
I it 'v I 11, ,,, I
t ,- ,T, -, 11".
, ,,'- ,, -,',' A I T -,,i -- "Tt"'."; T T, Ag
" I -' 4 i 'I 'j, I ng" Iti" ,i1,st. ] ,T
I, j I v 4 -,-,' T ""'T, 'T , Ti r, ,.- I,,,
F I 1k ',,i,,t,,I,1T7, , t I TT I i Til 'O :Tt l I "k, + -4 44
, 'It, i ""I I A ----q 12 T, I it '''
4-,; + "'t': -, --- ," T -', -11-77 F '11111 I : I -,I i "
I III 4 'i 'Iij ,; --I ,,
i I'', 1+ 1 I 11,- I ,,, 4, 11 I I -ill +Ii, I ;,- '; Tt',,,il,
f -, it- "T, I I , ,T "', I T ,'9i4 :, ,Ti, "", -- ? *I- ,, V
'- 1 I "it- 1 ,', ,,, I I A T ih., .1 ;,- $
ItA "ITIt ;I'T" I, 11, '4i IT +,A' I "f I I fi, +i "- 11
,il I , I' IT-11 11 '11, I I I I I Ti 1 I, ; ", t i- I 7 i T,.iI -1 ", "' ; --,,
- I it", ,T It I I I ,'4' ,,, I I I le
,, ,,' ,J- - ,,T T, , I, '
"I I I I~ '! ,,I , I I "I
" I .T,, ,, ;,' -' 1-W 11,
, ,,VT -_ I ,,I 7' , -iT I, T "k, "I""T I , ",T IT I I ,,
%, ; ,, k I it -I I I! "", .- -0-,: : I I
11 ,,, "t' , T, ""', I I t , I I A, fi t ,- 1, ,1 I'll I ,, ,, I i 1 it I I IT 1,
,,, i I i 1 I , ", I IT t" I Ill ,,1 I '
- li I IT, ti it ", IT ,' IT 1
IT 4 IT I I ?' T1, ", ,I:", "'T", 'I I- , oi t I t ", Tr, -, i -I +T I -1 I I I 11 1, .. I I I ,
I 11, I ,ii, t I I" ,,,
1,11. I I 11 ,'I T T 1, I I I I I T
'I T It 11 -, 11
f I I1-, '91t I --. ,, IT, il,; I ""', I,7 ,,; + ,,, I ,, "It" I I -,I-I,_, + 4 ', I T il I ? 's, -116f I- I 4
-,I t 1,9 I -t I I I it "T- I -; o -- 3 "I IL
, 1;i T-1, I I t L I - ) -T,,ii
ii , I ,,, -, T v U -, :, I T" :' I 'I I I I 't' I- TT' 1 I I,
tt, -, TT, + I :, ,,, -1 I I- I 1 L j t4i L, L ,,-,, ie I '' I I 11 t I ,- , : ,
, I I
, ,, i "" I t"
' "TI I I IT tt, I 1-1 T- --t! ', IT tt,,,I -, i ", I I 1 w T " i, I I,, "I I
- 1, , ,,, V T IV 12i, ,' I I I +'i," ,, t ,I "', I I , , , IT i I I t
I I I I ,,, I I I I ,
I I I ,, T, IT, t- 4 t ,; - -ii T "" '4' I I I t
It i, 4" I I , , "', , ll ; l ,: I I i- , ';,, -*' I 1 t". I I 11 1
11 11 I I I I, I I I I I I ., T, -, I -, '. I I IT, , ;- I I ,,,,
7 Tj ii: 'I,' " 'T I .: ,
!J:4 , "- T I I T '- I T -,t, I ?;
' Itt I I I ", ,- T,' T I ', , I 11
I !- t I 1, i : ', Ti, i 'Y ,
, 1 ,,,, j 1, I I I T I I I Ili I I I t I I id I
, -4!,, I I r , T , I I I I I ,ti:I i VITZ"
,, I I I I 'TT T, j '+Ittil 4", I,
I V I T ',,,, 'Is , I ,,,', I; I ,Til 1 ', I I 'I I 11 I I i I I I I I 1 T T
I I I I I T ;It I I ,','-, T ,4, ji1 t 11A
,7,,t 1 ; I i 4t , icI, T T, -I' 1, , T T TT Tit 11 I
,,, "T", 1, T T", I IT 't ,, I -,i L
I -,, I I ,T I ,*, ..... 's; I ,','k'%
I I I 1 4 I I I T , 11 I : t ,'4 I I I I ;T'Tj ;, -, ; I ,IT I I',, T "t, I ,
- I I 11 ,o 1, I I I it T 11 ,
fi l 'I 1, I i T *1 F- I
, I I I + I I I I I I I iL, :, % ,,, F 11 I I t, I 14 ,
k", I 11 I I 1, I I I I
I 4, T I I I I 'I, -1f-1 I I k T , ,,
"' I I i ,
"I I 11 11, I I t7 I t it I I 'i, I ': ., I I "r I ,, I 1 'IV I i4 I I ", I 140i ,IlzI IT I ITT I 1 1
! :1 T I I I I 1, ", T I I ".1 I -, : 11 I,
% , :, T_ ,, I I I ii
Z l I I I -, 'I ,I, ,
L Ij -,T I I I I I 1,4, ,t,
., I I 1-1 I I I +, I I IT I I 4 T 1 T, I , "'t,
I'll I 11, I I I It X,, I v "', I
, I I I I" 1 -,j
, I ,I 11 I I :::: I ,,,, y 141, 1 4
1 , -- I I I to ,,p
1, -, , I 11 L I I I i rr ,,, I L j I , "
, I I 1, I -r- I
-11, 11, I 1 T I 1, "I 11 I 11 ,if "I 11 17, W -T, ,, i t ,
I W l I T I T i 111:
, : I 4T I 11 11 -, - I "I j I, 11 11 I , 11 I I I 114i; I I k 1i I 11 I I ,
11 I I I "I I TT,, I ". ,W, ,- T 1,i ', *, 4w
, ]'
i;,I . . *
I i ,,, ,,,*,,, ,,-," io,", '.j 'J I ,
, ,I
!": I I I 1:. I I "" I v "I 1-11, ',',I, I ft TI I it ,.' ,j II t" 'I
, i i I I I 11.1. I I I I "I I I 1 ,4 1 , ,,, ,,
.1 I ,4 I I
11 I "i I I ,. I I r I I I i ", ,,I -:, I I 1 ,TT,' ,, 1 1
I I I 1, l I I i ,,, -1, ; 11, ... t + t
-, I I I 6 .. - I I I I I I I I I I 'i", ;,v ,, ,
.. I I ... T 1 I ,, ",
", '14 ,,-, IT
.1. I 1 .. I I ., I ,,, T'
. I I I I I ... I I I : IT, I I -T'
, L I I I I I :. .: : .. I.. i : . I i'-1- I I I Ili, I I T "' ; : ,:?. .11 : I I : I -TI+,,- ,.,
,.r+I, '- .'. , I t I II II V,
1:1 I :, I -: : : : ; J I A I I I I Ii ,,,
, I ,.. I -, 1i 11 ,- I A O ,t',"
I I ,TJ T, ""t , tk
:"., % I : 11 T "I 11 T, I, ,,,I, ,4- IT
.: 11 1. : ": I 1-11 I I :: , I 11 I I ,:, t 'Tr ,! ,
... I %. 1. .1 ,. 1101 IT I .I",
11 I I .. .. I . . . 1. .. I : .11 I I 11 1, ,
.- I I I t', I I I i i t', t
: ,, ,.: .. I I I .. "I I 1, -, "'Itt, 1
"I'll" I I .. -, ... ": Z:., I I 1, T I ", I* I I I I .. 1, I I I I T I T, I It'
1: :. , - .1 . I ,, I I I F ::4, ': : I I : 4 I I 11 i I
. .. I I 1 7- 1. I .. ..
... . .1 : Ii I I .. 11 1, : .. I .. I- I I t I I!t ,-4i, t. I,, ,
(, I I 1. : ,.: I I ... I.., tT it-, I I I .. I I I iil t ", '.1m, ,,,
( I ; I I I ': :: I I 4 I ... I .
11 .. .. I .r I I I '. .-. ,.'. '. ; .: : .:. : I R 11 I I I I I I I I ... ,j" I -, I , t -,I ,iwq kAt I
, I I P ,O I : I I I I I I 11 -- ,,,
., I I I
", L"
. .: 1 II T I , I I I I I I' I % It, I -'N
. I I I I
I ,,+1 "I ,4- I I .1 I 1, 1,
': , I 't, I 1 ,- T- i, I, 1,
rr .. .. 11 e : : , I '- , I I I -I I I I t, -,, _", It
. .1 I ,. I it ,'I 1, I T .1 .1 r. I I I I I tf '. %,
TI : I I I I I I ,, :
It I I . ..
.1 I : 11 I I I l I T "'. "
T.- : '*, I IT I 't, t It I I ,
.. I I I I .. 1. . I ... I ... 11
It I I I I I I I
*1 v ,it I :. I I I YIt, ,, 'F41
, ,, ,I I I I I N 1. I I -V "I 'T I I .
I T 7 I I I 1:: 1, I 1. .. I I 4 I It
, :: i: I.,.- q I '- 4 I I I 11 i ", 'I, A ,
- .1 v
"I TI ; . I I I I T I ,T2 1. I ,, 11 11
,:, I I I I", I 11. I I I ", ,Ti I' I 1,
., IT 4 I I T I I 11 I I . r I I I I I I
,It', ,
. I I I ,
I I ,Toi ,,, V , TV ,
11 I I 11 I -ki ,, ,,,,
'0' ,,4, ", ,, ,,-,
.. I I I I I I 'i ,,, IL"i It, ,4 , M,
,, I 1 ,,
- I I I I I -,T, I
1,,, 1. ,,,, I I T I ,, I ,
'.' ,, .% I, P
11, LA, %Z v
... I I I 11, ,T 111, -,iil 1$ "' ,F
, D IA-COBO', DE 1 +4- ,Ok
I' IN 'IT I it, '4 4 I,
-1 I IT ,' I --, Ii 1 I -,,W, jT: i,4,-,
]i 1. : ., ,' :. I I I I ,+ V l -1111 I I i I I -" -,, .. T "-r, T', 11 I 11 I I 1, I I -1
I .1 I 1; I I M T _,:L-117',-7--
1. ": : : :. I i- I I? l_+t -11, I ,, t" I, 7-7 -, I I i h l I I *. it , I ,ir IT T ;,-i I I I I ,
, 1, 1: : I I I I, ,-, ', 1 I Ill ,
, I 11 I + 7 77 1" ,,r1,i,,,;,,, 4i
- I -1 t ,,, I I ,' 11 ,, T 'i 1,11' t-,T,
I I .111: ::, ,-, I -- t I 1,e t 1 ,,i ,T',:-1,- I T -;, 1 tll, I ,r I I I I t !, 1 ',
. .. I 1, I x A, 1, ; 1 I, I I T
I : ,. I I I T ,i, J I IT, I 11 ", ; I It",
.1 I I I I , I , I+, I it I , ", I It
.. .. I 11 I "i I T ; y
, < : : I ,:, t -kvA ]A qo Dl;, 11 A 111 1, -"t -, I "T ", X- lz ,.: 11" : .W y
, I I I I I , : 1*
:1.1'. I .1 t- I I ,, I ,t4 ,T T I I O
111 I t elt ,
i" I J "'T',, T"-, ,,, I I ', 1 ,It
,4; : T , A4 k , I II I I I v
, i, i, IT -z I I 6 Ik i,,, ,,
.. ,: I I I I I I I I -- I I ,,,, T, : *', ,*, ,-, ', ,-, I I "I iii, 4, ,, ie ,
, T ", ,- ',, I t I I T ,; I I I ,, ,I, I
I ,,, T- T I, ', qt ,,,,-i,-,,' I : ,-, 1 11- 1 T,
- I I 'I it, ,
. I ,,, I TP I I 'i T i I T:-'Tt -. ,,, ,-', 1 4 -tt
1; 1, I I pt I I "I I 'i 1, I I t IT I I I -, I "" ,,i,",,f I ;H I
, I I ,I, ""I IITI i ,,,, ,, I I I - , I ,, , ,'
%, I ." I + i, 0 ij -T-- : +,, "t
I .., ,-,,- I 1 i ." - T ,, ,' ,'I' ,T I I I "I "i- ''I
i I" , I 11 TT t', ,, ;i I I I i ii, "", 1, 'T T I t ,,, 4, I ', I -: !, I ,I--_ , ,T";, T I, 'if . . r ;, "it, T,
ILL % , I i ,- ,,,,4,, 1 I tt,- Tt','!,, T *1 T, ,I I "' 't, ," , If,
- ,, 11 ''ItIt- Iiii 1 11 I I , If, ,
11 I ti" I 1 I "I I I I 1, I 1, I 1-1t, I 0. I :::: I ,,,_, ,, 1 1 T
11 1, I '1 I I ti I I I T ttj , -- "I ell
N_,-- I I I
"I I t Tj 'T 'I i I 11 I 1, 7 :* ,'I,.,' 'i, I I I I
1111 ,, I I 7 -1, , -- T
, I I I ,- I I I I t 11 "I I .- I I : T', I t "It" I, I I 1, I i'vor I I
I I I' I , it, I ",- I i;, --- A ,--- I I I
,, I 1, I "I",- 1 191 T, ,,, -k-', I I 1-1 I ,Ti +- I I 11", "4H 4
, I I I I I I ", I I- 1" ,, T 11
- 1 -"
, I I I I 11 I -,'ii,, % 2
., 4, 11 '- I I i I 11 I I -, I'' I 1' ,, i I I 1- 1
I'll I I T' ;- 1 1 I It- I,,X 1, 4- 1 1 ,, ,,, ,", 11 i,
- I I ,:-,
-; k , - :T -_', 0 I I ,,, 't I I I I -1 1 t ,
TI ,I I-' I I I I I I I 1,7 i: ,,,,, j 1, '1
, ,,, j I I 17-11 11 "I +,,, ,+ ,
1. I 11 ,I t 4, TTT ,A, ,I , I I ,I I I ,I+ I I "T I L, I I ;
, I i 41' L IT , I L I I I L' 1, , -, titi_ ,,, I I L ,,,,,,
L I 4 I "
- '. T T L t I L I 'ilF' Y LT- '' T 1 '- , LT1 t ; I "
I 141- I i TI* w I I I I L T' I
.. 1. I I L I I V t" L I I L -1 I L tilp, I I If '41 t I"" "t, I ,
'I, I ii" L -1 I I I I I I A ,
, I I I I "' t, """ I I I , I ,
" I 0, I I I I It TIft I' L t ,'I I 11 I "t I, I I I I 1 ;L It ,
- L I I V ;iI L 1, , I'll
I y, T', L fi, T , I I
I I 1. I L, 'r "" I- I I -,, I I It, 'I ,I,
. , 'O V 14-1 ,
..., I I I I I L L %T, I A- I I L I I L t T , 11 .. I.. I I 1 l I I ,
-1 11 I T L I I "I
, L t L A l
- ", L '
. L : T O 11 ka' I 0 I 11 IT W 1, 1% 11 "I
. I I I I .t: Tli 11, I I ,$; I I I 11
I I I ,L I I I I 'L I 1 "I -k I t 'L' ," il I , "t':j- L 11 .,
,
LLL .11 I ,- I IT I :, -1, ,,,, "17- -- I
!, tt- I I L L I i I ,
I "I'T, I L "' "" 'L'' ,
-: .. '' I IT, I T +,, '' I L I '
1, I ,I L I L L I I I T 'I : I I I I I I _':_V, ITI _-'',,'-,' L T I' ,', I v .
, I I I ',,,,t" T+ ; -L 1 '!' T:- '- T '- 1. "I ---,,,,, ''I I I j ", I -, t I 11 I L I ,, I -I ,
_ 4t"'I I , ". t, ,,It, I L 1 i "" ;,I,
4 "- L ", t, I ,, I I IL -I- Ii tt,.;, ":, t '* L',T it I I I I L I 'I -"
,; IT L ,' "I'' I -Y ',' ;ii' ;, I L ; L "f , 'I ,, T 1 "
, T g ', '_ li, ii, 'I
t"', L itt l L _,_ I I I , I I I , IT T L I I "',
1, T I I T I I 1 -, L t I , 4: il, L"T I I A I _, '.
IT I I T ;, I 11 T,
11 I i T "I,




TAN V 7 IQ A WIT




HISTORIC
1)E LA ISLA IDE CUPA,,.




- - - - - - - - - - - - - - - - - -- - - - - - - - - - - -




HISTORIC'
DB L &
SLA D-E Ct BA-POR
D. JACOBO DE LA PEZUELA.
ACADEMIC DE LA HISTORTA.
TONO CUARTO.
4p
MADRID
CARLOS BATLLY-BAILTAEBL,
Ubrcro de la Universi(lad central del Congrreso do los scores Dipufaflos v de In
Actademia do Jurispruclencla Legis'W cion
LIBRE14A EXTRANJEBA Y NATIONAL, CIE'N'liFICA Y LITETIARTA
Flazw de Santa I n.' 10.
Paris, J. B. Bailliere 6 hijo.-Londies, Bailliere.
A K 1, R




f ft-b-




HISTORIC
DE LA ISLA CUBA.
CAPfTULO -PRIMERO
Cobierno de D. Juan Ruiz de Apodaca.-Piratas.-Inconvenientes de ]a
Constitution de 1M para el buen r gimen de la isia.-Guerra entre la Gran Bretafia y log Estados-Unid.os de Am6rica.-Favorecen estos la, insurreccion de los Iiispano-americanos.-Ccmprometid,-i situation de las plazas de la Florida.-Se apodera el general norte-americano Wilkinson de M6bila por sorpresa.-Apuros pecuniarios en la Habana.-Acertada conduct de Kindelan en la Florida.-Triunfo,; de los espan-oles sobre log franceses en Espa-a.-Regresa de Francia A Espanha el rey Fernando V11.
-Su conducta.-La Constitucion de 181.4. es abolida.-Tranquilidad de ese cambio de regimen de gobierno en la isla.-Principales operaciODes de ]a guerra entre ingleses y ijorte-americanos.-Jackson en plena paz compete a Panzacola.-La toma y ]a evacfta.-Bechaza luego en Nueva Orleans al principal armaments de los ingleses.-Estado de la guerra en la Am6rica espa-nola.-Buenos resultodos de la tolerancia del libre comercio en la Habana.- I n trod action de la loteria en esta capital.-Don
Alejandro Ramirez, superintendent general de Hacienda en la isla.
El marque's de Soweruelos, termin6 su largo mando en 4 4 de abril de 4 812, reemplaz6odole el teniente general de"Marina D. Juan Ruiz de Apodaca que, at gobierno superior de la isla reuni6 las functions de commandant gen-eral del Apostadero. Por esta causa ces6 tambien en tste caroo D. Icynacio de Alava sin que los apdro*s de las
n .03
Cajas en epocas tan revueltas y azarosas le permitiesea
I V ase su biografia en la3 pAgi- Geopr. Est. Hist, de la isla de C049
erv n #% a 4 A vp 4 4 f% T" n. I A&I Moi, nrfo al A111tAv




6 HISTORIC
emprender construcciones en 61 arsenal, ni ninguna. otra obra que correspondiese A su cre'dito en la. armada. Empezaba entonces la era de las turlbaciones political, y el poder de aquella dependencia naval y las demAs de Esft pana habia ya terminado.Apenas habia buques, que defendieran de insults, A la grande Antilla cuando empezaban ya A infestar sus aguas los corsarios de los Estados, insurrectos en el continente', 6 por mejor decir, los, nort.e-americanos que arbolaban, su bandera. Dificil era en tal estado softener la neutra40=6 lidad armada que A la sazon prescribia el ministerioesw panot al estallar un esperadorom pimiento entre dos potencias aliadas de Espana, la Inglaterra y los Estados2 a n M
Unidos. Mand6 las autoridades, espa'olas que la ob
servasen tan escruputosa y tan several, que no pudiera ,ninguna de las dos potencies beligerantes, alegar el menor pretext para host-ilizarnos. En effect, debia ser entonces nuestro erica, que no nos distrajeraprimordial fin -en Am'
nwguna. causa extrana de emplear nuestros esfuerzos y recursos, en sofocar la insurrection de n"ues.tras posesiones; y nos interesaba esencialmente que no nos suspenthese la gran Bretafia. sus auxilios, tan kiles 6 la sazon para libertar el suelo espan'ol de la invasion francesa.
Asi lo'comprendio' Apodaca renunciando A un proyecto, que formO en los primers dias de su gobierno que no por legitimo yjustisimo dejaba en tan delicada ocasioia de ser cowprometido; el de destruir con a1gunos, buques arWas e la cornunicacion reser- res de los dominion espanWes con, vada del minister de Gracla y Jus- respect A los ingleses y norte-ame40a A Apodaca len 13,de agosto de ricanos. Archivo de la Capitanta 1812, diet-Andole' la conduct que general. Legajos de Apodaca.




DE LA ISLA DE CUBA* 7
mados, Is horda de corsarios y sun pirates que 6 Is sombra del pabello'n americano se anidaba. en la isla Barataria, A la embocadura del Misisipf. En aquellas riberas re sidian, sin participar de ningun peligro, los bass interesados en aquella asociac*ion vandAlica,.viviendo del piIloje y enarbolando cualquier pabellon para apresar y robar A cantos buques merchants no fueran americanos y franceses. Aigunos subditos de Francia se habian hecho declarer ciudadanos, de Is Union para asegurarse Is Impunidad die sus piraterfas A la sombra de ana bandera amiga de Espan-a solo en la apariencia. Para evitar que no fuese enemigo abiertamente, y que no se complicaran mAs las dificultades de ]a tucha con Is insurrection de tos, dominion ultramarinos, tuvo el nuevo gobernador de Cuba que desistir de un pensamieUtO Datural y bueno y
0
sun de excellent ejewplo en otras circunstancias. AM como entonces, combatidos por dentro y d6biles por fuera, nos-fue menester tolerar que en aquel an'o sufrieran grades quebrantos Is Habana y otras plazas comerwo ciales, de la America central con las press que arrebataron los corsarios de Barataria. Consentian allf las' autoridades, de Is vecina Nueva Orleans, que fabricasen almacenes y hasta un castillejo con catorce pizzas para mejor protege sus repartos y dep6sitos. La consecuencia inmediata, in questionable de tan solemn y calculado desprecio de las ]eyes, internacionales por'el gabinete de Washington, fue' que ni Cuba, ni Puerto-Rico pudiesen proveer a sus urgencias sino con importaciones, y buques Dorte-americanos'.
Pero et rompimiento inesperado, que por questions de nav'egacion y territorio estal.16 entonces, entre Is Iniflat..rra v.QnQ antianne minni.sm- truin A In mpmnu vin mr..




HISTORIA
rectivo A la osadia de los, de Barataria, siendo solo sen. sible en aquella guerra, qtie los I*ngleses, por lo comun ton desafortun'dos en sus expediciones terrestres, no.se limitaran luego, como en un principio, A conservar su superioridad maritime, I
A esa causa debieron a1guna mayor seguridad los, espanoles en la navegacion del Archipielago antillar, cuando en 4 3 de Julio anc16 en la Habana la goleta -de guerra CantAbria, conduciendo oficialmente para su publication y regimen en el pais los primers ejemplares de la Constitution political de la monarquia espanola publicada en CAM Era ese c6di*go una novedad muy esperada: la sanction natural de las innovaciones que las e6rtes habian ido eingendrando desde que se abrieron en 22 de may or de 4 84 0 por un decreto de la Junta Central, habi6ndose extra1imitado luego sin media de las atribuciones de la antigua representation national, jama's convocada en los pasados tempos sino para objets, fijos y en casos muy especiales, Y marcados.
AdemAs de no corresponded A este libro el anAl 'Isi's ni la refutation de las mudauzas que introduce la Constitu 40
0
cion en el regimen ultramarino, seria tarea supe'rflua y fastidious reproducir lo que hasta various de los mismos authors del c6digo escribieron luego para su reform; y lo que todos los espanoles de ilustracion' y patri6ticos deseos han aprendido con las consecuencias que acarre6 6 la metr6poll' y A sus dominios de Ultramar squel engenw dro del patriotism y la inexperience. Necesario es, noobstante, que incliquemos las novedades con que empez6 A contnover 6 Cuba entonces un sistema que, inapplicable para su inisma metropolis, contribuy6 desde un principto
gh A*L NW% 6% am j1% a Am ik as e% a itv% &N, o-%. ft a 'r. -a-,a 17 1% A% -ft, A% 4a-




DE LA ISLA DE CUBA* 9
turbada entonces por causes muy independents de los errors del Congreso Gaditano.
En aquel docamento, y al tratarse de Jos elecciones para diputado.3 A Cortes fue' donde primer pudieron leer los ultramorinos de raza blanco que se les concedian los mismos derechos politicos que A los espo'oles peninsulares en cuyo pleno goce habian estado por espacio de tres siorlos enters. Parecia tan torpe decla'racibn un compr obante de la calumnia mas gastada por los detractors del dominion espa-o'l, Jai de que se les hubiese hasta alli tenido Por inferlores A los otros, excluye'ndose A loscrio11fis de los cargos pu'blicos para conferfrselo's todos A los de la Peninsula. Las leves de Indias, ]a tradition y aun la historic tenian tan desmentida aquella imposture, que desde veinte aftos deipues de la conquista A cantos naturales deUlLramarquisieron secyuir una carrera p'blica, 4 se les abrieron, para ese fin las mismas puertas que 6 los
peninsulares. A los pro'ceres, del pal's, casi siernpre con menores servicios personals 6 dinAsticos, se les confirieron loi mismos honors. En Mejico, ern el Peru' y aun en, Chile y Buenos-Aires, ademas de infinidad de tfiulos vinculados exiitian muchas casas con grandeza,'senorio3 con jurisdiccion de' pueblos y otros privileges; y ya vimos que desde principios del sicylo anterior los contaba, tambien Cuba. Apenas hubo eciesiAstico america ''no senalado porous virtues, sus letras 6 trabojos 6 quien no se recompensara con beneictios, con dignidades y hasta con mitras en -ambos hemisferlos. Cerca de la mitad de los que cineron las de Ultramar fu'eron naturals, de America; y la de Cuba la liabian cen'ido cuatro. Lo mismo habia acontecido con lo;t que sobresalieron con a1gun lucimiento en
I I 2 f 12 11 - -




+0 HISTORIA
g1strados de las audiences, Y aun GobernAdores de los territories naismos donde habian nacidol como Io fu6 en la Habana Chirino, Vandeval at principiarse el reinado de Felipe V. Con respect A to's militaries ultramarines, larga
-a la lista nominal de los que Ilegaron 6 los 'Itimos puestos en la carrera de las armas, ocupando, sills ministeriales y hasta de Regentes del Reino como Mosquera y- Lardizabal, s*rviendo vireinatos como, Revillagigedo, Vertiz y otros muchos, y los primers puestos del Estado cowo Azanza y el- teniente general habanero D. Gonzalo O-Farrill. En la guerra. de la Indepeadencia peninsular, otro teniente general habanero mandaba ahora divisiones, provincial y aun ejercitos D. Jose' de Zayas; y tres nacidos en la misma Cuba habian sido ya Capitanes generales en su misma sierra, el marque's de Casatorres, don Luis Chacon y D. Juan de Cogigal. Exceptuando el ejewplo, de Godoy, dificilmente fue ningun peninsular objeto de un abuso de favor igual. at de otro, hijo de la Habana, el conde de Jaruco, que en ]a aurora de su vida Ileg6 6 General sin haber mandado, una compania, ni un regimiento,, ni asistido at menor lance martial. En fin nos Iimitamos A ahadir sobt-e tema tan el6stico, que entonces como en Cuba y en el con-tinente, la mayor parte de los
0
empleados inferiors, y aun no pocos de los superiores, eran naturals del mismo pais en donde los serving. La political species de declararse entonces iguales unos derecho'sque sierDpre lo habian sido, les permiti6 pues 6 los americanos legitimar con unlpretexto mas de queja sus esfuerzos por emanciparse deuna metropolis muy distante y desconocida por ellos, para ser amada y ademas muy d6bit por ese tempo, para sertemida.
T V - 1 1, 1*1- a 1 -1 *--- & -1 -




DE LA ISLA DR CUBA* 44
Constitution, como d1jimos atr6s, se. practicaba ya cas', completamente hacia dos anos, No tnvo otra barrera que la def fastidio que la. lecture de la mayor parte de las publicaciones periodicals inspiraba y la consiguiente disminucion de sns lectures.
La innovation was peligrosa de la.q que en un principio adujo el nuevo regimen en Cuba, no por su objeto, sino por los desorganizadores effects de su forma, fue' la de marcar para elegir diplitados A Cortes en las posesiones ultramarines igual march que la fijada para la Peninsula, cuando aquellos pal"ses entre si tan different antes lo eran mucho was de su metr6poli, por lo lieterocre'neo de su poblacion, por sus respectivasy largu'simas distancias, sus peculiares necesidades y tendencies, y las especiales condiciones de cada uno. Decret6 que el realamento de elecciones que 6 la sazon regia en Espan-a se observase en los dorniaios de Ultramar, decla.rando electors 6 cuantos espa-oles y descendientes de espan'oles pasaran de veinte y cinco anos.
Caleada. la reciente Cf)nstitucion political de 4 812 sobre la francesa de 4 791, como se aplic6 esa copia al regimen administrative de los pueblos sin alterar las forms y mecanismo de original en'cuanto 6 municipios, con tal reform se tenian que variar esencialmente los ayunta. mientos, no solo en personal I sino en atribuciones. En personal, por que la mayor parte de las plazas se declaraban etegibles sin reservar ya para. los regidores por juro, de heredad was que la preference para la eleccioo; y en atribuciones, torque los municipios ahora tenian que 11*4M mitarseal regimen economic del casco de los pueblos que representaban, cre6ndose en. cada provincial una corpora-




42 HISTORIC
cion provincial, represen.taseA todo el territorio, y aun A Jos municipios que radicaran dentro, de su t6rmino. De estas Diputaciones se &cretaron para Cuba tres, la de so caf .
p, Ral, la de Santiaoro, y la de Puerto Princi niendo, dividida A la. isla en tres departments. Sus fines prin,cipales eran repartir con la possible igualdad ]as contribuciones y cargas genet-ales; vigilar el curnplimiento del servicio, pu'buco; informer y representerr al gobierno sobre el estado y necesidades de sus respectivos territorios, etc. Pero se oponian aun grades tropiezos A que se reformasen repentinamente los ayuntainientos Y'se instaloran con fruto las tres diputaciones, no conocie'ndose aun apenas en los pueblos personas de mayor ilustracion que Jos rervidores propietarios ni que por lo tanto fueran trias
-aptos para. desempenar sus cargos que ellos; no apareciendo en arcas teales"fondos para reintegrarles lo, que emplearon en adquirirlas sus antepasados, no conoci6ndose aun on censo por closes, ni estando dividido el territorio' corno la Peninsula para que pu-diesen formarse con acierto lists electorates. Para lil)rar de nuevas perturba ciones A los pueblos en epoca tan critica, juiciosamente prefiri' Apodaca dejar las cosas en so ser antiguo, limitAndose A mudar sus nombres. Continuaron los ayuntamientos casi todos con sus antiguos individuals y se formoron las diputaciones con los sujetos de. mas cuenta, sin necesidad de elecciones tumultuosas.
Antes de compendiar los success de la guerra entre la Gran Bretana Y la Union Americana durante el perfodo, en qtje el regiwen constitucioual imper6 en Cuba, rorapa Mos el silencio que desde la deplorable cesion de la Luisiana hemos guardado sobre nuestras relaciones con I-- -A- -I-




DE LA ISLA DE CUBA.
Arduas y dificiles para el gobernador de Cuba y el ministro de Espafia en Washington por el cotmun deber do conservar las dos Floridas, aunque su possession ya no fuese para la metropolis sino una carga indtil, compromet*da, dispendiosa y sin objeto, geogrAfico, pol'tico ni m*litar, desp'es de la enajenacionAe aquella otra provincial.
Los manejos, que con el grosero pretext de no estar autorizado para poderlos impedir habia tolerado el gobierno arnericano para arrancar- de la coroDa de Espafia A la Luisiana, era menester y aun natural que luego los reprodujeran sus agents para despojarla tambien de las Floridas. ZCu6l mejpy Di was OpOrtUD8 coyuntura para el 4xito de sus artificios que la que juntamente les brindaban la revolution de Espana y su debilidad exterior con ]a doble y gigar)te.Qlca lucha que es4aba sostenieudo contra una invasion formidable en su propio territorio, y contra la rebellion en sus apartadisimas colonies?
A un gabinete que, habia dilatado a-os enters la admision de D. Luis de Onis como representative del gobierno, national de EspaD'a hasta que le dictasen los suceros de la guerra si le convendria mejor reconocer al del francs, Jose' no eran escru'pulos, aquellos para contenerle en- su marcba absorbent y codiciosa. DeA6 4 8 09 esos a geDtes, y entre ellos aquel inquieto adventurer, Wilkicson, quince anos atras asalariado por el capital general de Cuba Casas para server A los interests espan-oles, y ahora general y gobernador de Nueva Orleans para perjudicarlos, lograron en Batou-Rouge y hasta en las colonies vecinas de Florida former y-robustecer contra ]a causa de Fernaudo V11 un partido afrancesado que termino' por declararse duen'o de aquel territorio y expulsar de la co-




HISTORIC
como, una guardian de ]a bandera national, que para dewfender un lugar fortifficado. La escasez de tropa y de recursos del brigadier Kindelan, gobernador entonces de Ias Floridas, le forz6 A disimular aquel ultraje y a' sol*citar del plenipotenciario Onis, que gestionase en Washin'gton su reparacion. Pero resultaron indtiles sus pasos. N* de un buque, ni de una compa'la habia polio Someivelos desprenderse para socorrerle; y las miras y sinceridad de aquel gobierno, como en nivguna circunstancia de la larga historic de esas usurpaciones territories que, llama hoy anexiones, pudieron conocerse.mejor que en el desenlace de la insurreccion de Batou-Rouge. Wilkinson, cumpliendo instructions del ii-jismo Presiflente d e la Union y pretextando la necesidad de restablecer en aquel district el 6rden que habian sus propios agents trastorow nado, peneti-' en. 61 con un cuerpo de militias federales, y no tardo' un acta del Congreso, en declarer parte integrante de la Uoion americana un nuevo estado, el de Arkansas. A la cesion de la Luisiana al inetios precedierou negoelaciones regulars, cambios territories y en.tregas pecuniarias; 'hora hasta se su primi' toda forma decorosa.
Con amaDOS semejorites intentaron los emisarios de Wilkinson apoderarse de la isla Amalia de la miswa plaza de MO'bila y aun de, todo lo demas. de la Florida occidental hasta Rio-PeAdo; pero no con el exito que en Batou-Rouge, porque se estrellaron alli los cobechos y las suggestions en la sinceridad y buena, f6 de. los colonos, en la actitud y valor de los destacametit.os espaMles, y !?n la aroma que guardaban con las indiadas
I -Lian effect iDed*
comarcanas. V'endo que tio sui ios eacubiertos, no repuguo' el gobierno de la Union valerse de




DE LA ISLA DE CUBA*
guerra con Espafia. Expidio' 6rdenes A Wilkinson, su go. bernador y mas allLorizado funcionario en Nueva Orleans,
que se apoderase de M'bila, cohonestando este atentado con la necesidad de privir A la marina inglesa de un abrigo donde refresc6ra, sus viveres y aguadlas, y pudiera prepararse Para emprender hostilidades contra]a Union.
Wilkinson, hombre active, poco escrup'uloso y muy idoneo por lo tanto Para violencias y usurpaciones de aquel ge'nero, A que se v"10' autorizado Para ejecutarlas, reunion' apr esurada y sigilosamente tres mil hombres de militias; y en la noche del 7 al 8 de abril de 4 813 circunval6 6 M6bila mientras el comodoro Shaw se apostaba con a1gunos buques de guerra en la embocadura de SU Puerto. Pasaban por aliados nuestros, los norte-americanos, o, eranlo tambien, y 6 la sozon mas verdaderos sus adversaries Jos ingleses no habia entonces mas nation enemiga de Fspafia que la Francia que harto tenia que hacer con sus, guerras en Europa para venir 6 hostilizarla eD sus colonies. NinguDa aprension rational de cuidado ni de alarm podia sentirse pues- a' la sazon. en una plaza de regulars y bien artilladas defenses, aunque accidentalmente gobernase allf las armas tin capital improvisor y flojo, D. Cayetano. Perez, y solo la goarneciesen ciento cincuenta hombres hambrientos y desnudos como todos Jos demas destacamentos de Florida en este tiempo. Tal fue' el aturdimiento de aquel oricial al amenazarle de repent6 una agresion tan brutal e' inesperada, que casi sin di.cparos entrego' 6 Wilkinson el puerto despues de cinco dias empleados, nAs en negociaciones que en combats. A tan poca costa y asi se, apoderaron los, norte-america-




16 HISTORIC
plaza que con mas generosidad que prudencia habia Espana treinta anos antes conquistador para cooperar 6 emanciparlos; y su corta guarnicion mucho was honrada por las, conditions de la capitulacion que por sus esfuerzos para. la defeasa, march' A incorporarse 6 la de Panzacola conservando su armaments y los harapos, que constitution entonces su equipaje. Depresivo hecho este de la sorpresa y toma de NI O'bila para la. reputation del gabinete de la Union y el honor de su bandera y pronostico elocuente de su ulterior conduct en el cumplimiento de sus deberes y tratados cou los Jewas, pueblos. sobre todo con aquellos que por su distatwia, debilidad
-exterior y causes de otro ge'nero no podian obligarle A observarlos de otra suerte.
Exigia tan traitor e' insolente desafuero una. sangrienta y pronta represalia, Aun guarnecian A la Florida como dos mil. soldados de los tres incompletos batallones del regimiento de 1gual nombre, uno del de la Habana y los destacamentos de artilleria y maestranza de ingenieros. Los indios del pais tenian A los espan-oles un'afecto que contrastaba con su despeao a' tos americanos, y estos el dano que nos podian-bacer lo, tenian ,ya hecho. No cumplia, pues al desagravio del lionor national otro partido que el de obtenerlo con [as arwas. Pero para. ias posesiones hispano-americanas arenas era ya. m.as que un recuerdo la epoca -de los Estavas, los Galvez y otros capitanes, cuando se lavaba pronto con sangre toda injuria alpabellon espan-ol. Con I-a de la Constitucion habia Ilegado ]a de 'las discordias polifticas la de la debilidad exterior, la del abatimiento national,
En tan humillantes circunstanclas forzo'samente tuvo




DE LA ISLA DE CUBA*
dentales la conduct de los dos funcionarios, espanoles mas inmediatamente responsible de la conservation de la integridad territorial de aquella provincial, el plenipo., tenciario Onis y el capital general de Cuba Apodaca, q'ue lo era tambien de la Florida.
El primer, despues de una protest en6rgica, per. maneM en Washington calmado y con'tenido por-la eva. siva 6 infructifera respuesta que el Presidente habia dado, A sus. notas reclamando ]a devolution de Mo'bila Y otros territories. Sin otra garantia que su palabra, le asegur6 en esa respuesta, ((que quedarian en poder de la Union sulm jetos a lo que se resolviese en las amistosas negociaciones que se preparaba a' entablar con Espan~a. x
Razones atin mayors que las de Onis justificaron la forzosa inaction de Apodaca, y para explicarlas habrelm mos de recorder abora cua') era el estado de Cuba al ocurrir aquel tropiezo.
Hacia ya tin a-no que no se habia recl'bido de Veracruz ninguna remesa, para cubrir las cargas ordinarias,, y no aleanzaban por cierto 6 cubrlrse las extraordinarias y
enos las que necesitara una expedic*oja de ja A la Florida con los ingress de las aduanas, ctiyo aumento era progressive pero lento.'Los pocos batallones que contaba la isla. para su defense estaban casi en cuadro
0 1
por taita de reclutas. Tenian que cubrir rauchas veces el sorvic.io de los veterans, las militias y aun las quince cowpantas de Voluntarlos de Fernando Y11, que sin recursos stificientes para su vestuario y armawento,, en vano se esforzaba en organizer para que pudiesen ser
as'tiles, el brigadier D. Juan Tirry y Lacy que entonces las mandaba.
v"41 Is If % -0 #




48 HISTORIC
tui r su anticrua vida, no con construcciones, nueva-s no; eso sin condos, era un sueno, Pero para, la reparation de muchos buques de guerra ara la defense de las costas v
0 p w
Para las communications con el continent. Habia tenido. que reducir la maestranza por falta de caudales, cuando, mas precise era aumentarla. Aun asf, aquella reanimada dependencia en soto un ano, en el de 4 813, rehabilit6, recorri6 6 careu6 cuatro navies de guerra, tres, fracyatas, dos corbetas, y hasta otros trece btjques entre bergantines, goletas y correos. Seis 6 siete mil pesos mensuales buseados con empre'stitos y todo g6nero de arbitrios por el Consulado de la Habana, evan ademas de laG; aduanas de la isla los U'nicos recursos fijos con que se contaba Para cubrir, las cargas pu'blicas, y empleAbanse con preferencia en raciones de los cuerpos, en suministrar ]a mitad de su prest 6 lo.4; de tropa, y una tercera-part-e de sum pagas 6 los iefes v oficiales, d6ndoles el mismo Apodaca honroso ejemplo con no tomar tampoco mas que la tercera parte de su sueldo.
A poco de su entra(la en el mando, ente rado poIr Onis de las rnaniobras que se pi-eparaban contra las Floridas, habia'enviado 6 San Agustin como treccientos sol"da&s negros escogidos en las compa-ias de Morenos de la Habana. Pero este medio discurrido para refrenar el espiritu agresivo de los estados, de Georgia, Virlyinia y Ca. rolina, que abundabau en' esclavos, surli6 un effect mlly cont'rario, estimul6ndolos ellos A armar lambien mas gente para impedir todo contact entre unos v otros,
El U'nico que pudo mostrar a1gun rityor y contender los exceso-s de Wilkinson rue' el brigadier D. Sebastian de Kindelan,' destinado A mandar en la, Flori(la tempo deiA.-% Ol




DE LA ISLA DE CUBA,
Tonel D. Pedro Suarez de Urbina, que en marzo de 1810 babia llega'do de Venezuela 6 recibirlo. Vien.do que los, americanos no limi.taban sus aspiraciones al inicuo art;ebato de M6bila, y que se apoderaban de la isla Awalia yaun de los puertos de la ribera. del San Joan, reunion, CoM'O pudo una column de seiscientos hombres de Saa Agustin y Panzaeola, y se decidio' A acometerlos con esta escasa fuerza. A exception de la Amalia, en que opusieron Jos invasores alguna resistencia- el 9 de junio, un simple ,paseo military de aquella. corta hueste bast6 para-ahuyentarlos. Estas ligeras muestras de energta y a1gunos refuerzos que se recibieron de la Habana en San Agustin y Panzacola va a' fines de febrero de 1814, parecia, n bastard Para, que sirywesen respetadas las dos plazas, v Para la reorganization en dos batallones de los tres del regimiento de la, Luisiana que estaban casi en cuadro, cuando mas necesitaban estar en su complete. Se habria aun asegurado mejor aquel do[DIDiO si se hubieran consagrado A 61 solo los escasos recursos de Cuba y tio se bubiesen preferentemente dedicado de 6rden del cyobierno ,A una expedition de menos importance en ]a parte 60-. panola de Santo Domingo.
./Habiendo muerto e! bricyadier D. Juan Sanchez Ramirez que la gobernaba desde que en 4 809 y tan denoda,damente la habia reconquistado, confiri6se su vacant al mariscal de campo D. CArlos de Urrutia. Este military, natural de la Habana Ileno de concessions en aquel pais 'y de indole atrayente y diestra Para aprovecharlas, obtuvo Para Santo Domingo lo que no consiguieroa ni en circunstancias tan apremiantes las Floridas- Se le agregaron alorunos Wes v officials do conceao. v le acom-




0 HISTORIC
trios Para reforzar la guarnicion de, un territorio des4provisto sf Pero tranquil. MAs aun obtuvo Urrutia. Et, intendente Aguilar, sobreponi6ndose A los apuros y estrechez de ]as cajas, le, auxIli6 con los condos necesarios Para atenciones mas urgentes, anticipados por el comer-6 cib y luego reintef--yrados por la Hacienda, Pero entre tantas contrariedades y conflicts, 6 lo me-i nos para Cuba comeDzaban por este tempo A disiparse. los nublados politicos con los felices acontecimientos de la guerra en la Pewnsula al comenzar A disolverse allf la mole de la formidable invasion que la oprimia. Bisbfia', mal armada, y peor conducida, en un principio la juven"& tud ,peninsular, habl'ase ido poco A poco organizando, ante el canon de los franceses, y eprendiendo con sus wismas derrotas A vencerlos. Si las de Tamames y Hostalrich, Castillejos, Arro omolinos y otras muchas ac.56 clones acreditaron que aun con fuerzas inferiors sabin ya triuufar de las huestes mas aguerridas de aquella 6poca, Pamplona y San Marciallas gorillas del Adour, ya en Francia, y la batalla de Tolosa, ]a postrera de aquella lucha de gicrantes, demostraron que los espanoles aun peleaban y vencian con igual denuedo que sus abueios los de Cerinola y Garellano, de Pavia. y de San Quintin. A principios de 4 814 ya habia. obligado el leon de Espan'a' -4 las aguilas francesas A repasar las cumbres de los Pirineos dejando el. suelo national casi purgado de ex4o traDjeros, cuando vivamente estrechado, Napoleon por todas parties, restituy6 el trono y la libertad al rey Fernando VIL
Piso este principle el territorio espanot en 22 de mar-* 7A dA 4P%4,L nnr'(.qt.nInAq v nacA nnr Gtornna v otrn.%




DE LA ISLA DIE CUBA* 24'
o los escombros de sus rotos muros y 8* parecian enro. jecidos con ]a sangre de s6s her6icos defensores. wEste .esoectkulo debiO, dice Toreno, conmover al m'onarea estrecharlo a' weditacioln-profunda, destinlado A labrar la felicidad de un pueblo que al defender sus propios hocvav res, habia sustentado, tambien y defendido, con los su o intereses de la, corona. jo Moti vos, en effect, poderosos para que en galardon de sus sacrificio.s se fijara en asegurar stj bienestar con institutions say bias y templadas, y preser.-! varl-es asi no solo de las discordias y calamidadessevabrar ,das durante su ausencia por las c6rtes de Cadiz con au febrill prurito de precipitadas reforms, sino de la reaction de las ideas opuestas, y del ciego retroceso, A antiguas fortuas de gobierno ya impossible,
Con.cediendo la misma Constitucion A la corona la facu.tad de discover las C6rtes y convocar otras, claro era e.1
-catnino para que llegase la influence de Fernando V11 A recomponerlas coo su, antiguo car6cLer national respe. la.r todo lo buenoque hubiese sanci onado el.Congreso ga!,ditano, y suprimir toda Ila parte Oe su obra quo pareciera pernicious.
Requeria este plan mucha reserve y un co.mpleto disimulo, h 'asta venir la op. ortunidad de realizarlo. Pero en su 1'ento trAnsito desde Valencey hasta Valencia no observe Fernando elnecesario pAra que, su repugnanciad la Const'" tucion no se trasluciese; y ese fu6 el. origen de un.decreto ,que. ya desde Madrid promnlg6 aque.11a Asamblea declaTando, nulos tos actos del Monar-ca, .6asta, que no hqbiese jura-do en so propiio seno el c6digo vigente. P.;
-desdicbada hostilidodentre I,a representation oacipoal y la coropa,'d .1a. cual correspoadO A., 14ouarca, en 4 do nnr h,%mhrP&




212 HISTORIC
mas leaves que entendidos, y revocando sin distinction ni exArnen todos los, aclos, de las C6rtes. Deshaciendo aside un soplo aquel fr6gil edificio acab6 el Rey de marear la HOWnea separatoria de opinions que tan bien y muy imprudentemente habia trazado aqfjel cuerpo entre los esp-an'oles. Desde entonces comenz6 A haber entre las, e'lases cults, fiberales y services, nombres gen6ricos que se subdividieron con el tiernpO en apelativos infinitos que ahora nos desorientan y trastornan. No cumpliria al -objeto de esta. obt-fa enumerar los males que infiri' A Espana un cambio de escena tan r6pido y violent. Aun no habia pesto la plant aquel Principe, en so c6rte, cuando ya gemian en 116bregos encierros, 6 eran enviados, A otros mas distances aquellos diputados de las C6rtes de CAdiz que si erraron en muchas teorfas mas que por sus dessciertos se habian aun distinguido por su elocuencia y I& hidaigu'a de 4s u s d er. e os .
Una sola disposicion escrita del Monarca W bastante para que desapareclese el regimen constitutional ; y aunque en el decreto de su disoluoCion ofrec*6 mejoras y re'". forms que bastasen Para encaminar 'a' la prosperidad A so monarquipa, tan olvidada fue' luego esta promesa, que hasta reaparec*6 en la eseena, aunque tan Incompatible ya con la 6poca, la decr6pita Inquisicion con, su rdnebre aparato, aunque no ya con sus feroces, -autos de f6 ai sus hogueras.
Si en Espana no se alz6 entonces una. sola voz A protestar contra una transition too s'bita y violentani me-t)os un solo brazo para pre6averia, era natural que tflm bien fuese e' Cuba inuy pacl* ica la caida de un sistema
tan de,;acomodado- 6 su indole, A so suelo y a' la diver-




DE LX ISLA DR CUBA*
En tan iwprevista mudanza se manejo' Apodaca con la prudencia y el tacto que le eran habituales. Al saber' en 6 dejulio por conducLo fidedigno la abolition del regi.men liberal en la metr6'oli, no esper6 a' recibir por el,
P
official tan transcendent nueva Para sujetar de repented la prensa A la censure pre'via, eomo solo medio de impedir que algunos de sus 6rganos consagrasen los postreros dias de su licencia a' desahogos peligrosos y trastornadores,
Justific6 su prevision la tardanza con que llegaron A manos de aquel goberna-dor las primers 6rdenes oficiales, y las instructions del nuevo ruinisterio. Apenas se advirti6. en la Habana esta -transicion de un .6rden A otro, habiendo casi enmudecido sobre la material los peri'diCos,, y no public6ndose parLe de las novedades, polificas de Espana hasta.el 25 de aquel mes. eif la Gac'eta de gobierno. En muchos pueblos, en cuanto se recibieron las circulars del capital general participAndolas A todos, su sola lecture fue' bastante Para que cesarean obedientemente y sin murmullo en sus, cargos los dIputados provinciales, los nuevos municipios y otros funcionarios recien credos antes, no menos celosos antes en lo referente 6 sus atribuciones, que sumisos ahora A resignarlas todas
Con la caid-a del regimen constihicional coincidieron
Una de las novedades que si- dido. En. cuanto A Jos de Cuba ni se guieron al restablecitniento del an- habla en aquel decreto de los bienes tiguo r6crimen en Espanha, N4 el de que tuvo la Compania en la isla, ul Ia mitigua Companla de Jesu's por costa reclamation ninguna sobre decreto de 10 dr1 setiewbre de 1815. ese punto en la larga docurnentacion En la Peninsula se les puso en po- official que hemos examinado con re&Pqian tip fafln In nartp tip. cric anti. fprant-in al npimpr flapimin dol ern-




24 HISTORIC
acontecimientos no menos favorable para Cuba que para el bienestar de Europa enter. Hablamos de las paces generals que tuvileron que cele.brar la Francia y sus aliados con las monarquias que se habian opuesto a' sus conquistas, reduci6ndo'la A sus frontiers naturals. Bonaparte tuvo, que abandoner el trono franc4s 6 susantiew guos due'os, y la calma empez6- entonces A serenar aquella parte del mundo tan cansada ya de trastornos, y de sancrre,
Pero no se extendi6 por desgracia igual beneficio, al continente americano en cuya parte meridional crecia on fiereza el alzamlento contra la metrpoli ,
0 ni en la
septentrional, en donde los Estados de la Union se aparew ja ban A resister los impetus de la Inglaterra, ya mayors desde que la paz de Europa le permiti6 destinar mas recursos militaries contra sus antiguas posesiones.
En effect, al media el inmediato agosto se empezaron A mover fuerzas britAnicas con indicios de maniobrar por la Luisiana y territorio aledano a' las Floridas. El coronel Nichols, con cinco, companies procedentes, de Bermuda fonde6 en Panzacola despues de haber in'tilmente solicitado, de Apodaca auxilios aun mas eficaces que el de parmitirle' esperar en aquel puerto la Regada de inas fuerzas inglesas. LejGs de concede'rsele, le exig*6 promesa aquel' general de quo guardaria la mas estr*cta neutralidad en aquel punto. Por fines de noviembre sam 10 una escuadra de Jamaica A las 0'rdenes de Cochrane
-con considerable fnerzas de desembarco, y con rumbo A Nueva Orleans, A las que ge inciorporaron luego, las do Nichols; mientras que sus contraries, A Ja voz de los ge-nerales, norte-americanos Jacks'on y flayborne, reunion




DE LA ISLA DE CUBAo 25
f a
fice y demas punts, estrategicos del literal de la Luisiana.
Sin desembarear troops en tierra ni falter 'a' las. leves de la neutralidad, se reconcentr6 parte del armaments ingl6s en la bah'a de Panzacola a' hacer aguada y repararse. Como autoridad de una potencia aliada no podia" rehusar A un armaments amicro, esos auxilios el comandante military de la provincial D. Mateo Gonzalez Manrique, sin quebran'tar los deberes intern9cionales. Sin embargo, el 7 de noviembre los U'Itimos buques inolleses estaban evacuando el puerto, cuando Jackson con multitud de milicianos del Kentucky, Georgia y Alabama, 0' por bostilizarlos, 6 por re.etir el atentado, de Wilkinson en X16bila, se apareci' sobre la plaza aquella 'misma tarde. Podia temerse todo de los instincts usurpadores da la Union'. que nada respetaban, y m6s cuando en la carta que con el mayor Pierce dirigi6,a' Manrique Jackson aparecia este pArrafo: cNinguna mira hostile abrigamos nosotros contra Espan'a. Deseamos, solo que los ingieses, nuestros enemigos, no cuenten ah' con un refugio desde el cual puedan da'fiarnog. He q6erido solo ayudaros A bacer respetar la neutralidad de la plaza interim recibials Ias troops, necesarias para hacerla observer mej*or.,.v
0 por su imprecision, 6 por Io abandonados, que estaban del gobierno Jos puertos de Florida, apenas'contaba Manrique, con trescientos hombres para cubrir unas, defensas que requerian al menos Idoble numerol y esto, incluyendo en aquel un centenary que guarnecian con el coronel Soto el hornabeque 6 castillejo me*dio derruido de San Miguel de Barrancas. Basto recibir la respuesta de Manrique rehusando semejante auxilio para que el migm'O Pierce. con 'mas de mil americanosM. eaves. sobrA




6 HISTORIC
operations que deben preceded al ataque de todo lugar fc)rtificado. Castigaron los fuegos de Soto su osad'a rechazaridol'e con al'guna p6rdida; pero mientras se distraia, con squella tertativa la atencion de Manrique y de la guarnicion, tres columns con mas de tres mil hombres cu biertas Por los accidents del terreno se acereaban al recinto sin ser vistas, y excavando la muralla sin *,-esistencia se hacian duen'as de la plaza, Atin les perwi66 el crepusculo que distinguieran en el horizonte bogando, W-cia el Misisip' [as Wtiwas embarcaciones de la escuadra inglesa. Solo al rumbo que Ilevaba ese armaments tan alarmante Para Jackson, se debio' que Panzacola no peram teneci.ese A la Union desde aquel dia. Presurosos de acudir al mayor riesgo los norte-americanos, despues de insultar 6 los n s no tuvieron tempo mosque
jefes espa'ole
Para incendiary A Barrancas y algunos almacenes, y dirigirse precipitadamente A la Luisiana a' donde se' iban tambien dirigierido los inaftses.
Tan brutal atentado n() tuvo was resultados que su ignominiosa impunidad, la reparation de los dan-os materiales con condos del erario, y multitud de causes formadas a' Manrique y otros jefes cuya culpabilidad en gran parte se cubria c.( )n la indiferencia, anterior del gobierno 6 sus reclamaciones. Habian carecido hasta de los objets mas necesarios, y a1gunas veces hasta de armas Miles.
Tor moments se esperaba entonces que co.'amoviese A la Union a1gun tremendo golpe. La formidable expedi,.. cion que habia anclado en Panzacola flevaba en sus na4m vios was de catorce mil. veterans de los mismos que acababan de humillar al orgullo france's en la Peninsula,




DE LA ISLA DE CUBA* 27
pulcro en Waterloo a' la primer gloria military del si. glo. Pero la. lentitud, la vacilacion de lbs ingleses, en adopter un plan y ejecutarlo, permitieron que el active Jackson tuviese ya reconcentradas-sobre Nueva Orleans todas las fuerzas del pats, cuando despue3 de forzar la embocadura del Misisipt se presentaron los ingleses A atacarle el 23 de diciernbre. Jackson I mas inferior aun A sus, adversaries en la calidad que en el number de sus soldados, recurri6 diestramente A un medio nuevo en los anales, de la gueira para defender a" la capital de la. Lu*siana, el de cubrir sus, approaches, con parapets improvisados con pacas de algodon de buen 6 mal' grado arrancadas A los comerciantes. En tan sinoulares, pero tan s6lidos reductos, se estre116 aquel dia la intr6pida. arrogancia de un ejercito acostumbrado A triunfar de los franceses. Allf period la vida el temerario lord Packenham; y por insistir en su desconcertado ataque derramaron tam" & bien su sangre el general en jefe Kenne y otros, cabos principles.
Despues, de otras hostilidades menos, importantes, en los dias, siguientes' los, esfuerzos del valor ingle's, y de su imponente expedition A Am6rica, estrellAndose ante bison-os 6 indisciplinados firadores, no dieron otro fruto que celebrar un armisticio y evacuar el pats elevando la pre.0 ponderancia -norte-americana en el nuevo continent hasta donde no habla podido lleorar desde sm indepen*mwl dencia, Un solo error, un movimiento equivocado bast6 en aquella breve campana, como en tantas otras, para malograr eltmentos'que parecian asegurar un. exito com. pleto. El armaments, naval de los ingleses, despues de un desalstre, que solo habia podido alcanzar A las troops des'-'




28 HISTORIC
Zo y d*16 fondo en la Habana, q..ue. ad.mir6 I'"soberbia 6 intelligent structural de sus buques, deplorando que de squellas acabadas w.ues'tras del arte de Vitrubio no PuOx dieran ya en su imponente arsenal ioffrai-se copias..La, mayor parte de aquellos navlos de guerra salieron en abril Para Inglaterra,, y los deroas Para Jamaica,
La Paz que celebro' InalaLerra con sus s'bditos antiguos A corisecuencia de tau inesperado des.calabro disip6 las esperanzas que tenia Apodaca de aprovechar aquella pucyna Para recabar la integridad de las dos Florid-as cuando se Io permitiesen las cajas de la Habana exl)austas casi s;empre en aquella epoca. Pero perdieDdo definiti"O vamente desde entonces unas posesiones tan indtiles couto onerosas y comproroetidas, mucho habria Espafia ganado con solo e' vita itse gastos y auravios vergonzosos.
La estre'lla de su poder se iba entonces eclipsando en todo el continent. Baenos-Aires, Chile, Quito, Nicaragua habian casi dejado, de ser provincial suyas, ensenom. re6ndose tambien la insurrection de Venezuela Y Sari104opt Fe'. Los dos primers passes habian ya organiiado, e*6rcitos enteros de traps regulars Para propagiar la rebelion en el vireinato del Peru, y aun obtenido repetidos Ariunfos sobre los indfaenas realists. En 4 813 arenas se reconocia la.,autoridad del virey Abascal mas que en los I'mites de 'Lirna, cuando-logr6 desbaratar A los insur00 genes el general D. Joaquin de la Pezuela en las bata-, flas de Vilcapugio y-Ayotim oilindolos lue
a, aniq- go .6 los
Desde ON hasta fin* de marzo gleses entre navies, fragatas y berBegaron 5 la Habana de Wbila para gantines.-Marzo de 18i5-"-V6anse continual i Europa en los diez pri- los Diarips de la Habana de esta Marna fifne dol Q;ffl-11'anto Ohril haOn AnAnn




DE LA ISLA DE CUBA9
tres anos de relicisima campafia en la muy senalada & Viluma.
Cuando renacia por el Peru' tan enganosa calma,'desembarcaba en Venezuela una aguerrida expedition de mis de diez mil hombres al mando de D. Pablo Moriflo, reputation reciente y merecida de la Altima con ia- Francia. Pele6 con valor y con fortune venciendo muchas veces A aquellos belicosos, insurgents adaudillados por el famous Bolivar, y arrostrando la sana de aquel c-lima mas temible que ellos. Posesion6ronse otra vez ]as armas espanol s de aquellas opulentas provincial"* pero la decision del pais por su independence de tantos, anos atra's sembrada en aquel suelo, el rigor de una atm6sfera de fueryo la constancia de aquel caudillo, y m6s aun las discordias- political de la metr6poli, hicieron que mas adelante, ast' Como en los demas, reins ultramarines, se perdiese el fruto de repeticlas victorias y muebos sacrificios.
La rebellion 6 duras penas contenida en M6jico por el ejemplar castigp del faccioso Hidalgo, y la firmeza del vire' D. Francisco de Venegas, lueao sofocada en unas parties, y reton-ando con mas vigor en otras bajo el mando de su sucesor D. F61ix Calleja, iba tornado vuelo bajo la direction de otro cle'rigo de condition tan impr-o"' pia para su estado, corno el anterior, D. Jos6 Marfa Morelos. Este
I AdemAs de los diez mil hom- publicado por D. Niguel Lardizabal bres que en febrero de 1815 salieron en 9 de mayo de 181a",, no eran ma de CAdiz con Morillo, del mismo que la vanguardia de unpje'reitode puerto salieron tambien en el si- veinte y, dos mil hombres que se guiente mes otros dos In il y qui- mando' reunir y organizer en Qd1Z,, nientos A ]as 6rdenes del mariscal y que luego se emp!eo' en fines tan, de carnpo D. Alejandro de Hore y el diversos de los que aconseiarort sa # V
it Vnww"d%"r1^




30 HISTORIA
Morelos, despues, de haber all[ elevado' el alzamiento po--polar A pro. porciones, imponentes, cobrando contribucio-', nes, ocupando provinciasy ciudades, y creando hasta una species de congress, que legitimara sus actos, v violencias, vencido, al. fin y pri.sionero, expi*6 el 22 de diciewbre de f8i 5, como Hidalgo, en on patibulo el doble crfmen que habia cometido como su'bdito trastornador y cle'r*go hoci Una expedicionde avetiturerosqueprotegida por los Estado's Unidos', habia invadido A Tejas A las 0'rdenes del habanero D. Jose' Alvarez de Toledo, habia sido vencida y expulsada; p"ero no impidio el triunfo que aleanz6 sobre ellos el brigadier Arredondo, que por allf se abriese luego ancho camino p4ra nutrir y fomenter la insurreccion en Nueva Espana.
Desordenadas con atenciones extraordinarias y apremiantes las cajas de aquel rei*no opuiento, donde con fre'no cuencia desaparecian entonces los ingress con repetidas sacas de los insurgents en las provincial y en lospoeblos, que alternativamente ocupaban y evacuaban, impossible era que siguieran suministrando con regularidad afio por ano dos millions quinientos cuarenta y tres mil quinientos ochenta y Ires, pesos A que ascendia to que la sola Cuba con sus dependencies necesitaba, ademas de sus rentals, propias, para completer so creciente presupuesto, Y era i'dependiente aquella suma de la que M6jlco te nia tambien anualmente que, surninistrar A Puerto Rico, Santo -Domingo, A las posesiones de Mosquitos, y 'a' la legacion & Espan'a en Filadelfla. Lejos de prestimirse que pudiera seguir soportando tan crecida carga, de agradeA 0 Is
cer tue, cual prueba de cyran celo, aue en tin quinquenjo
In a
de turbaciones y quebrant.os cobrieran los vireyes Vene-




DE LAISLA DE CUBA. 31
exteriors. Desde 4 809 semejante y tan repenfino de censo, en susinoresos tuvo, que ocasionar en vjuDa la su..; presion de renglones de primer 0'rden en su presupuesto. Alava y Apodaca, no contando, por ejemplo, con los ca.= torce millions de resales coosignados al Apostadero, des-pidieron de los talleres casi toda la maestranza; y lirni. taron los gastos del material de marina A las reparaciones mas indispensable v 6 los pagos mas precisos, de las tripulaciones. Y aun esas reparaciones y ha*sta el entretenimiento de las fortificaciones, de e.Qa precious garantia dela conservation del pais, tuvieron que suspenders en perlodos repetidos. Todo, 6 la verdad, tenia que postergarse a cubrir por prorateos secyun se iba Pudiendo, lo-Qpresupuestos, del personal military y civil, -por mas que la U'blica penuria recibiese un alivio inesperado con la' repentina sul)ida de los frutos colonies en 4 84 5; torque las paces del a-no anterior no solo habian acabado con el poder de 13onaparte, sino con'. su bloqueo, continental, I -ciales.
ruina de todas las plazas comes
Exbaustos de azkar, de caf6 y otros articulos, los 61macenes de Europa, aceleradamente acudieron a' surtirse asi que se les franque6 entonces, el camino; y merced a, tan favorable circunstancia se elevaron las rentals de Cuba en aquel a-no a' tres millone.4 cuatrocient'os veinte rnil clento veinte y slete pesos fuertei ; y habrian sido aun mayors sin el descarado contraband que se bacia por las costas y aun en los puertos, principles, y sin los frauds que ge comedian en las a(luanas carecle"ndose ademas de guarda-costas ni fuerzas de resgitardo suficientes, para vigilar un literal tan d1latado. Sin accloll nI medio, por lo tanto Para extirpar tal cancer,, el intei)-




32 HISTORIC
siguO una mejora para la administration en los siete an'os que estuvo manejAndola; tal fu6 la renta de N loteria', el pensarniento antiguo de un empleado cu.yo nombre era D. Buenaventura Fernandez, que en una memorial razonada habia propuesto al gobierno des-de 48 de.ma"yo de 4 803 la introduction en la isla de una que desde muchos anos atr's ri.ndi6 al. erario provechos de importance en MeJico. flasta habia ya Ferrer desaparecido de la escena ctianio lleg6 -6 p!antearse en la Habana por Acv uilar en 21 de abril de 4 8,12 una proposition ma-i U'til que moral, nueve anos retardada como tantas otras en Espa-fia por trAmites, informed y consults. Constituy6se esa nueva renta desde el primer sorted verifloado en 4 2 de setiem bre con una combination de cuarenta mil pesos dividi.dot en diez mil acciones representad.as por igual nu, mero ae billets, subdivididos en medics, cuartos y octavos para facilitar su adquisicion 6 todos los bolsillos. Para gasws de administration y regall'a del fisco se reserve desde luego u.n veinte y einco por ciento en areas resales, re sultando tres tantos mis, es decir treinta mil pesos distribuidos en cada sorted que habia, de repetirse catorce veces en eada an'o. Este' modo de planter el proyeeto de Ferrer en que tan asegurado quedaba el inter's del erario con tendencia A aumentar sus ingress en cerca de tres millions anuales, honr6 A Aguilar tanto como A su autor el coneebirlo; y por mucho que ambos esperasen de s.us resnultados, quizA -no presurnieran que Ileg6ran nunca. A los Wiles millions que por ese ramo se est4a recaudando en nuestros dias. Tat fu6 el. inter's que despert6 desde un.,
Is En la collection del Autor se en para la instalacion de la loterfa en cuentra un denioar de la primer laaabana,




DE LA ISLA DE CUBA* 33
principio esejuego en toda Cuba, hasta en el infeliz esclavo A quien multitude de ejemplares estimula A cifrar Sus mejores sueDOS para el porvenir en los caprichos del sorted
Ni aun ese medio, ni otros habrian bastado pa ra con. llevar los conflicts de ese tempo si de mucho atrAs no se resolviese Apodaca hidahzatiaeriLe 6, cumplir con un deber que en la gobernocion de Cuba habia ya tomato el. car!lcter de traditional e' impresci'dible. Desde que re. g es6 FernanJo V11 de. Francia, y recobro' la plenitud de su soberania, se habia -recoustituldo, el con'sejo de Indias, dODde alcrunos de sus antiguos miembros, que nada habian apretidido de los aflos y los hechos, se esforzaban en similar el retroceso, de la administration en las rentals al que se habia pronunciado en la, poliftica. y se volvieran
decretar prohibiciones que rechazaba ya la misma ilustracion del siglo. La aplicacion de sus, insensatas doetrinas habia sido Ila Rriticipal causa promovente de la sedicior) de las provincial de Ultramar; N7 parecia que obstinAndose aun en sustebtarlas, se proponian perder tambien cuanto antes las que nos quedaboli. Se expidieron desde setiembre de 4 81 repetidas resales orleiies para que de (!Ct 4 .* &i si'omerite etiero, tjo admitieI C, 1 .11$
Sl_^ 11 Oil los puerto, (le Cuba Ti-as cilnl)ak-ca ..T'Des exl'F 111jecas (_,,U Iiido co 'i recienLes paces podiiiii ilci],ir stj
t
111kiell-110 penluisular! ,.
Njro rili Crain
lk-'T "d !co de, G_1_ a v ot ris rlrti Di habia Para ell,I scf- uii( wl que con ]a paz e !F o poii estatido elo de Ca 0 O's
con bandOi-a Je las '_6ovR11 1_% P Con-




134 HISTORIC
pente se suprimiesen correspondt).1ndas commercials desde mas de treinta afios entabladas e ntre la Habana Baltimore, Nueva-York y Boston, que habian cubiert.o las riece4idades commercials de la grande Antilla, cuando no le permitieron cumplir con ese deber a' la. met'r6poli dos largas guerras con la Gran Bretan-a'y Una consfante par6lisis de sus tratos con sus posesiones. No vaci16 aquel general, de aquerdo con el Intendente y con el Consu. lado, en perwitir que sicruiesen entrando buques extra. jeros, torque negarles la entrada era arruinar A Cuba, Lejos do resultar contra e'l Dingun careo Dosterior por Una desobediencia tan political y forzosa, ademAs de recibir
-honrosos testimonies de gratitude de las corporations del pais, encomi6 luego el mismo gobierno su conduct en un ,caso tan critic, mientras 6 s'us sucesores libraron luego de embarazos de aquel ge'nero las representations de Arango y Valiente en el Consejo de Indias, y el t.iatural y pronto triunfo de la libertad comrrcial sobre el prohibicionISMO
Desde los principios de su gobierno se habia mostrado Apodaca mas opuesto a intervenor en nada. relative al Fisco siendo funcionario de exquisite desintere's y moderadisimos deseos. Este, entre otros, fu6 un motive Para que des pues de crease las dos Intendencias ae z! antiago de Cuba y Puerto Rico, s e elevara la antigua de la Habana al car6eter de superintendencia; y que en lugar de ensalzar A la capitania general con esa ampliacion de facultades, seconfiriesen A Aguilar esas atribuciones. No le distiadieron 6 este honrado y anciano funcionario, sin embargo de su anterior resolution, de renunciar su puesto-y rP..qfif.nir.qPA'Vqnana. Admitida sn division se le encomen-




DE LA ISLA T)E CUBA* 35
&z Roldan 6 mediados de abril d 184 5, y se ernbarc6 7 de allf6 poco Para la Petifusula. Una inspiration feliz de Fernando VII, mas atinado en general con Cuba que con ,otros reinos, fue' despues Para la grande Antilla de gran fruto, como ya veremos, confiando su administration econ6mica 6 un inteiiaente y joven intendente que daba a' la ,sazon resultados que habian sorprendido en Ja de Puerto Rico, 6 D. Alejandro Ramirez. Estas notables expressions del titulo en que se le nombro' Intendente de la Habana ,anunciabanya 6 la isla los beneficios que podia esperar
-de este nuevo funcionario: o(Os confiero la Intendencia de ]a 'Habana en consideration al estado floreciente en que por Vuestros conocimiento.Qcelo y actividad habeis puesto la aerricultura, comercio y rentals en la, isla de Pueao Ri.co.s
Wase su blografia en las pAginas 4 y 5, T. 1. Dice. Geogr. Est. Hist. de Ja isla de Cuba por el A.




CAPf'FULO SEGUNDO.
Goblerno, de D. Jos6 Cienfuegos.-Befuerzos de tropas.-Goiadecoracionet
ntievas.-Corsarios insurgentes.-ArmameDtO cop-sular.-Sus buenos, resultados.-Reorganizacion de las troops de la isla.-Felices encuentros navales con los corsarios.-Pritner tratado represivo del traffic de negros.-Decreto coticediendo la libertad de cornercio con todas las banderas.-Tercer censo de la poblacion de Cuba -Medidas de pollcia urbana y rural.-Persecucion de inalbechores.-FraDquicias.-Ftindacir)nes de la villa de Cienfuegos, del Mariel y de la ciudad de Nuevitas.-Conversion en propliedades absolutes de las antiguas mercedes territories.
-Dese8tanco del cultivo del tabaco.-Prosperidad de la isla.-Grandes servicios, del intendente Raniirez.-Atentados de los norLe-americanos en, las Floridas.-El getieral Jackson se apodera de Patzacola.-F s devuelta luegoA las trops enviadas de la. Habana--Prelimimi res para la cesion de ]as Foridai los EsLados-Unidos.-Enredos del general emigrado de,
Espafia D. W.Ariano Renovales.-Fs preso en la Habana.
El 2 de Julio de 4 84 6 entr6 en la Habma la fra aa ta Castilla, procedente de Ucdiz, con '%,mos frasporles condu ciendo cerca cle mil ho'rnbres del t-egimieuto de Navarra,
rajo aque] ) -,iqt, e, al tenitante general D. JoF-' G,' nfuef-.'Yos 'Jovellanos nnevo capif m cy,-'n c J'a quton sin demora entrego Apo,',.,c,-i el A os ((1) i S (lespues encarr),6 tamb*en del goh',-rno i n r i-, 'o 11 1 -jdero al ca4p pitaml de D. P.,,-4,lro Acevc-,I -..%, n If) 11). f 11 1," e 0 6 1 a c
Wanse las plainas -0, 31 y '24 rn.-,r':ima de Navarrete y la publiT. 1. del Dico. Geogw. Est. Hist. de elcla por su nieto D. Fernando de
L I A f C' V I




DE LA iSLA DE CUBA* 37
zon official general de la armada a quien encomendars'elo. Pero no tardo en presentarse a' desempefiarlo en propie. dad el jefe de esevadra D. Anvustin Ficytieroa, aunque ya cuando Apodaca, promovido al vireinaLo de Nueva Espafia, habia zarpado para Veracruz a" pacificar con dichosos prel-witos un imperio destinado luego, por la estrella do nuestra nation, a' perverse entre sus manos.
Do fat'dico aguero para el gobierno de Cilenfuepros ca11ficaron los suparsticiosos el desastre ocurrido el uaismo dia de su Ilegad'a COLI 1,a) fragata de guerra Mocha incendiada por un rap y reducida a' cen;M4.s en el mist-no
-por forturia los adc2'antos quo loor" el pa puerto. Raro ro is
en su tiewpo desintritieron lue ro esos prono'sticos puerilmente deducidos de un incident. casual y deplorable. DurdDte, su gobternol y 'st no por sus iwpulsos, por los de la netC-esiuarl y de la exr)eZ-Ien(-;a, el11-TCAzo a lanzarse la isla por la seiida do prosierldad, swayre creciente,
-&sde entoince>, y de la cuai timica consicruieron desviarlw despues ni errors insensatos, w ob-Akulos sin
-cuento.
Traji) Cienfuegost consigo niultitwi de, v-racias v 'veneras para io.s militaries de Cuba y IaS Florldas -Y 8SI IIILroduio el aran de llevarl'-Js en ull ("Orlde a, njuy conta,*dos de sus habitantes y Por serviclos COBOMIOSP Se habia premlado hasta entorices con la O'rden do, Carlos 111, la sola que Luvie, e Eszpafia, adema's del Toisor) y las cuatro Ordeties, que, ya Lan impropiamente se Haman uniiitarez-! Fernando VII, despues de destruir en lugar de reforwar meditaddmente el edificlo de la III)erLad poliltica, halaryo 'a' todas las eases del Estado con la InstiLucion de nutAvas- ordenes, e' insli-ynias nacionales, creadas a1gunas
__ I_ n z .__ -1 I ---*- _'L_ ___




38 HISTORIC
pensar con honors los extraordinarios hechos y servicios de unas troops que el Erario no podia siempre premier de otra mantra. La *n igne del Toison de Oro, con raras excepciones, era y es la venera reservada. 6 ]as per.sonas reales, A los soberanos, y priticipes extranjeros y A notabilidadeS Dacionales y europeas. Las cuatro antiguas. 6rdenes militares de Santiago, Calatrava, Alea'ntara y Montesa, incompatibles en un mismo individuo, no eran ya el premi'o de ninguna hazana, sino uns mera prueba de genealoo'a y de la nobleza. heredada de los que In Ilevaban. Las CoHes pr.i*mero, y luego el rey, a*corde con ellas en ese solo punto, crearon la 6rden military de San Fernando con ematro classes di'stintas, para piemiar los. merits de guerra ; la de San Hermeneaddo, dividida en otras tres classes -reservadas al buen porte y CODStancia en el servicio de los generals, jefes yofiuiales, y en Fin, la Arnet-icana. de Label la Cat'lica, con las mismas, exenciones y privileges que la de CArlos 111, destinada en un. principal A recompensar la fidefidad y los, merits de los que sosten*an la causa de Espana en Ultramar contra los insurgents, 0" prestaran servicios de otra clase en el continent americap.o. Solamente de la de San Her'Ido correcvndieron a' los, *efes y officials de las troops de la is 'a mas de cincuenta entre places y cruces' sencillas, cnyos. diplomas repartio Cienfuegos con alganos de las. de Isabel y San FerDando.
Tampoco por las atmas, de Cuba faltaban occasions de ganar veneras. Recorrianlas alcyunos buques, de aventureros que con kmdera de los Estados hispano-amer*canos beligei'antes contra su metroPoli, no serving en realidad sino a' su codicia v sus, rar)aces 6nsias. No reno-




'k DE LA ISLA DE. CUBA* 49
gl ) va por faltarles. su union e' intrepidez, y torque la culture, del present te sigio va no, perimitia, que se reoova:,-, sen. altentados, como los de aquefla, asoclacion de bandidos.
Desde la altura de Puerto-Rico hasta. a' su arribo, na habia Cienfuecros navecyado un, solo dia, si.n dlv*sar alaun"., cors.a rio.
Uno de los corifeos de Barataria, Aury, mulatto de 4. parte ftancesa de Santo Dominao, a.caudillaba entonces. hasta cinco embareaciones con. pabellon de Cartagena.,; 6, Ji.mitando e'n eso a aquellps foragidos, a1guna vez, deposito' sus press en los cayos de Tortuga. Despues de realizer allf mas de sesenta mil pesos de desp Jos de espanoles y holandeses, artebataronselos sus, tripulaciones, negras sublevadas; y, aunque herido, huyO Aury A la Luisiana, donde fue' despues el mayor enemigo de loa espanoles,
No'tardaron en repet-irw hostilidades de ese ge'nero, v presentar.ate otros corsai-ios hasto en las aguas vecinas a la Habana. Antes de que llegaran A, abricyarse dentro de Babia-honda dos fragatas mereantes fueron alcanzadas por otros dos corsarios y cogiclas sin resistencia, siendo, su, gente poca, y mal armada. Casi al m1swo tiewpo apres.aron en aquel mismo puerto otros dos berganLines desarbolados, apoderAndose tambien., despues de un renidisinio combat, del falucho guarda-costas, San Fernando, cuyo capital quedo' herido Y prisionero con su. tripulaclon v hasta doselentos individuals de los, dema's barcos.
La osadia de los corsarios los clamored, de.1 comercio Y la ineficacia de los.,medios que podia adopter el Consulado paral ca,stioar tales ipsultos, decidjeron A Cienfueryos
V RqM ;rO-7 /A f1iQPT1rr1r1,(-%41 MnQ Zn"Firt-10 11 Ckef-barsao. 0,;n fla-




4 0 HISTORIC,
tenerse en cortapisas ni en escru'pulos. Convocados, acluel cuerpo y muchos notables por iniclativa de ambas autoridades, acordaron en 19 dejulio: aumentar un 2 por 4 00 sobre las introducciones extranjeras, cuya admission basta entonces era tolerada por lo necesaria. Se inipuso tambien un 4 por 40-0 sobre las inLroducciones en baodera national; un peso fuerte sobre cada tonelada de. los buques procedentes de la costa de Africa, y medio peso fuerte a' los de todas las dema's embareaciones espan-olas de toda procedencia. Aunque no se extendieron esos recargos.6-las costeras 0' de cabotaje, tambien alcanzaron A los hacendados las medidas entonces adoptadas, imponiendo cinco resales de vellon por cada caja de azucar que desembarcAra en los puertos de la isla. Careciendo aun el pais de casinos para trasportar por lo interior los frutos, teniendo, que cond ucirse estos. por war los mercados; muy contados fuero'n los que se preservaron' de aquel gravAmen necesario. Por liltirno, se iinpuso tambion en la extraordinaria derralma de aquel dia otro reCal-go de trece resales y veinte y cuatro maravedises de' vellon como derecho additional de tonelada a' todo barco, extranjero. Estas exaccioties, que solo una apremiante necesidad jpstificaba erripezaron desde luego sin ninguna. demora A realizarse ; y harto concluyentes serial las causes que las motivaron, cuando se desentendi6 la Corte de aquella extralimitacion de facultades y las aprob6 todas a' titulo de arbitrios para el lianiado armamentsto consular,)) A cuyo effect se destinaron tambiede"nto'nees los anLiguos y ya muy instificientes conocidos con los, nombres de (( Armada 6 Armadilla'))
El comercio anticip6 sumas considerable con la ga-




DE LA ISLA DE CUBA. 44
en breves dias mas de veinte buques-mercantes con tripulaciones numerosas y aguerridas, adeaAs de dos 6 tres de guerra que pudieron utilizarse para el servicio de la isla.
No se limi-t' Cienfuegos A darcon Figueroa-ese impiul. so inesperado, 6 [a defense maritime. Puso al instance en inovimiento A todos Jos officials de ingenieros que, ya con peones de maestranza, ya con los suministrados por los propietarios, repararon todos los*torreones y puestos forIr levant6ndose bateras en Jaruco Maicados de la costal
riel, Cabanas y Bahlahonda, en San Juan de los Remedios, Sagua, Gibara y Nuevitas. AnAlogas disposiciones se tomaron. por las costas del department oriental, entonces gobernado por el brigadier D. Eusebio Escudero, que ya ha.bia reemplazado a' Urbiua en el ruando de Santiago.
La iniclativa de esos, y otros aprestos militaries no par66 solo de Cienfuegos ni del temor a' los corsarics; par66 tambien de la misma co'rie que empezaba 'a' interesarse en preserver a la precio-sa Cuba de la sedition y encarnizada guerra de las provincial del continent hispanoamericano. Era ya urgent reorganizar y aumentar en el pal's las fuerzas fijas que habian de guarnecerlo y cambiar radicalmente su sistema de defense military. Si yp no estaba desacreditado, ill aun lo estA en el dia, la conservacion de Cuba solamente se ha debido, A una estrella tutelar, constant en libertarla de tanto peligro interior y exterior, de tantos atuagos formidable, y lo que es m6s aun, de las consecuencias de tantos desaciertos,
Para la reorganization y auvaento de las troops Cien-, fuegos recIbi6 algunos refuerzos de la Peninsula en varias nartid.w; dp. rev.InLas. Pero se le hahian drecido hasta




HISTORIC
pasaron de dos-mil los que Ilegaron. Ba-staron sin embargo para Ilenar ventajosamente 6 hueco del batallon de M6jico reclamado por Apodaca desde que Ise le nombr6 virey de Nueva Espan-a, con el mismo empen-o que habia mosr trado en retenerlo, mientras, man'd6 en Cuba; ta nto que ser lIev6 e'l mismo, A Veraernz aquefla, fuerza en M de julio A bordo de la cabeta de guerra Diana encuatro beraan&
y
tines de, la Armah.
A pesar de esta baj"a determine Cienfuegos que el subinspector Echeverri reconstituyese el regimiento de. Cuba compuesto de, dos batallones, escas'simos en uno solo, bajo el pid que acababa de darse A muchos de los beigee, rates en el continent; siendo mas sencilla y Mcil esa forma para la contabilidad y aun para el mando en un palst donde, A excepcion de la capital, un regimiento de dos, 6 tres, baw.'Jones tenia que- fraccionarse siempre. Luego Ilego' el batallon ligero de Tarragona organized, bajo el Mismo pie', pero con tanta fuerza como, ta de los dos que M. regimiento de Cuba, habia temdo., y tambien se redujo a un solo batallon el regimlento & Navarra. Empezaron ademAs 6 crease cuatro compaiiias, de voluntaries, llamalv das de M6, r1lo por co-star de tropa cutnpli.da, reeDganTI chada y con premios, por fiempo &.ser vitcio; siendo desde tin principio su destino cubrir los iestacamentos, de la isla de Tinos, y la. costa para evitar Ios. perju icios, que inferia A- la- discipline y In anejo econo'mioa de los cuer.". pos la fiecesidad de fraccionarse para aquel objeto indis-1pensable. Para la creation de aquella nueva fuerza ech6se ma no de loslicencia-dosque arribabandel continente de trAnsito para la Peninsulaf,
La arLille ria. de, euva arma. imcedia CienfijeCos. con




DE LA ISLA DE CUBA*
toin6 desde luego un incremebto, desproporcionado con fas dema's fuerzas, elevAndose de prouto en la isla y sus dependencies 6 una brigade de cuatro. compan-'as. Una era montada, y tr es, eran de 6 pie' con destiny a' ]a sola ca pital y su district ; componie'ndose cada una con ciento y cinco plazas de t ropa, sin contar .1a plana ma vor ni ta oficialidad que era escogida. Quedaron adema's dotadas las Floridas con ana compan-fa de artilleria de A ciento cincuenta plazas y siete officials; y Santiago, sus castillos y la fortification de Baracoa con otra de. setenta y cuatro. Crear-)nse otras seis compafflas de artilleros inificianos, dos en la Habania, y ]as otras cuatro, en Santiago, Matanzas, Puerto Principe v Floridas. Ast' tom6 pues en la isla esa -arma facultative un ser aproxirnado al de los departameritos en ETafia; y pudo luego, con el earActer de Subinsipector, venir a' dirigirla el brigadier D. Rafael de Arce.
Falt6le mucho A Cienfuegos para elevar A igual6s proporciones la caballerfa, arma auxiliary en Europa y much'os passes, pero preference siempre en, regions cAlidas, hdmedas y llanas como Cuba. La veteran solo se reorm ganizo, en dos escuadrones del regimiento, de Dragones, de America, mandado, por D. Ramon de Sent manat, quedando Iris de militias sin aumento alguno. Este Wel error mas reparable del nuevo plan de defense adoptado por aquel general.
A pesar de estos progress, la totalidad de las fuerzas veterans, inc!uyendo las'planas mayors, las de las plazas y folIrti flea clones, y los, cuadros de militias, no llego' A cinco mil. hombres, guarismo military exiguo, entonces ya con un horizonte tan araenazador y tan sombrio como el clue
ArINA^ vdh&,% ^w% VfA"Ift ^*vift




HISTORIC
tares para em render la persecucion del corso enernigo por I as costas, Interin el Consulado, el. commandant general dal Apostadero, Figueroa v Ramirez, hacian armar 6 toda prices otras ernbareaciones, dos bergantines comprados, al moment con anticipaciones obt6nidas'sobre los arbi trios decretados empezaron A ahuyentar de 1as aguas de la Habana A los corsarios. Habilit6ronse otros buques y lanchas cafioneras, siguiendose el ejemplo de-la capital en Matanzas, Trinidad, Santiago v Baracoa de cuvos puei,tos todos sall' al corso gente osada y mariners dirigida por el doble esUmulo del honor national y el inter's privado de las press; y el kito no tat-do' en corresponded 6 ese enthusiasm. Aquellas fu erzas malriftimas improviaw sadas tuvieron con frecuencia encueDtros muy felicesO
Dos buques de la armada apresaron entre Nuevitas y la Guanaia haila siete de corsarios -- insurgents sorprendidos en lo inas estreclio del canal, apresa'ndoles multitud de prisoners y effects de importance,
La goleta Feliz Cubana, despues, de darle infitilmente eaza en octubre de 4 8 116, persiguio hasta la miswa bahfa de Puerto Principe de Santo Domingo al. corsario fran
I
ces que llevaba al rebelde D. Francisco Mina 6 rDorit- peleando en Me*ico contra la bandera de su propla pAtria.
Cerro' aquel afio, regociJando las, pascuas en Santiago una debil goleta, la Isabel, que entro' en el puerto con dos ernbarcaciones de mas porte rendidas y apresadas. Suceso en st pequeno, pero grande por el espiritu y confianza que acab6 de infundir en nuestra create ese ejemd& plo de'nodddo*
Acabo' con otras dos echAndolas a pique a principios de 1817 at frente de Matanzas la.fragata Sagunto, des,-




DE LA ISLA DE CUBA*
dias el guarda-costas aReal Consuladov tambien escarmento' 6 otras dos.
La goleta, Galveston, el mas terrible de Jos corsarios de aquel tempo por su audacia y sus rapinas., con tripulacion norte-ameriCaDa cas-i toda, fue' batida y rendida con solo tres descargaS Dor el bergantin Almirante, que mandaba el teniente de iragata D. Manuel de los Rios. De sesenta y un hombres que la montaban no se salvaron mas que diez y siete,
Fuera difuso enumerar la multitude de encueDtrosque tuvieron por ese timpo nue'stras naves, siempre con. exito, cuando la superioridad num4rica del enemigo no lo hacia im Fj
possible A nuestros mariners de icrual intrepidez, asl' en los casos felices como en los adversos. Recidentes en la poblacion de Regla. la mayor parte de los que se dedicaban a' corsoar contra los insurgents Por la costa del Norte, alli era donde combinaban sus expediciones y vendian Inego ]as parties que les babian correspondido de sus press. Aun subsi-sten capitalists, de la Habana cuvas fortunes dirnam-1,11 de looros de aquel"
En su Ill. ryar dejamos ya consignaflo que el primer ariete contra el edificio de la esclavitud africAt, n en, todas la's colordris lo LO &1i 11anzado la misma potencia was cnn!- ,Nanta en sola que en It, period s ionoiolizo 1, r 3 ,1 propia el r(,iuhal do. oro que producia la 'A' I I f' n r Za
1A A (A inevpliciA,)1e si w-'s a 10 la
caran ya p o T- t: _jitino S111 M'Or-yl" : "-IS S113 L& iLAern,'Aeriales y li s %',rc F,tas r'k'c.j)GY'cior(s quo, (I itxi"'er-O
f 1 '0 j $-d fy r (A ;Z i V 7 -.1
colonial de la Go-'.r.




46 HISTORIC
rado un ventajoso -ir.,odo de sustituir A la servidumbre de una raza la de otra, ]a de los negros con la de los cipayos, que desde un principio W una. esclavitudian real y verdadera como la d-e aquellos,, aunque no se la designara. ,con el mismo nombre. Como las demas metr',polis solo coulaban con los africanos para explotar sus posesiones; COMO Interesaba esenciatmente al COMe.VCiO iDgles qpe todos los mercados decrecierat'i para, IlegarA ese rin, no le importaba mucho A la Liglaterra que sufriera'n igual suerte sus Antillas que las de Espana y Francia; torque en la balanza de su imperio eran ya. en esta epoca de mucho rDayor peso los products de sus posesiones asi.6ticas que los de sus colonies americanas. Asi sacrificato ban relativamente un miller para conseguir un m-illon de beuAcios. No.otra he' la idea polftica que gui6 al I-)obierno ingle's para exigir en -los tratados que en 4 814 celebraron las potencias europeas A quienes acababa de as.egurar en sus troops con su constancia y con sus armas, que con ella cooperasen Ide concerto hasta. obtener la complete extinction del mismo traffic que con fanto empeno habia inonopolizado antes y. que califica'ba, ahora de inhumane.
La Gra n Bretana despues de haberle propagado. tauto, habia renunciado A continuarlo, cediendo en 4 807 t no Sin. resistirlas mucho, a' las inspiraciones de Wilberforce, Fox, Clarkson,,, Gren-ville-Sharp y otros negr6filos. Y sin embargo de abrogarse aquella. nation la gloria de la iniciativa en la ion de aquel comer'io, se la disputaban la Francia y la Union awericana; esta, torque A los pohabia suprimido la escla'
cos anos de su independence, vit.ud en doce Estados; y aquella, torque al constituirse




DE LA ISLA DE CUBA* 47
revocase alguna8 de esas disposicioones luego, que se tras. ,form6 en imperlo,
Pero Esspafia, sefiora aun de vaStisimas regions fecundadas por la raza n-egra, no podia ceder 6 las exigencias do Inglaterra sin declarar de repented A infinitos de sus subditos redentores de las consecuencias de un error cometido y sancionado tres silos seguidos, y principalmente por la misma nacion mas interesada, mas empenad-a despues e'n extirparlo.
D. Francisco Aranryo, que habia pasado 6 Espana c(mio, diputado de una's cortes que al flegar hallo' cerradas, no necesit6,que continuasen abiertas para defender luego en Madrid con Jos iritereses de Cuba los de casi todos Jos pueblos hispano-americanos. No soseor6 basta no conlos perr-onajes mas iDfluyentes del gobierno y veneer. a %-aun al mismo soberano, de los infallible e' incalculable desastres que de repented surgirian aciediendo A las exigencias ingleas. Y no tuvieron sus afanes y senators razonamientos poca parte en las instructions que se -coa D. Pedro Labrador
municaron representative de EspaDa en ]as conferencias de Viena, para que no cediese un punto, al empen-o, del ingle's en comprender entre las potencies indiferentes A la extincion de la trata 6 la mas interesada on continuarla hasta no discurrir medics y forma de llenar tal. hueco. El anciano, cotisejero de Indias D. Pablo Valiente, que poco despues termin6 su, honrosa, carrera con su vida, prest6 su poster servicio A Cuba ayudando, 6 Arango con todo, el, fuego de su genio en gestion tan vital para la grande Antilla. Pero el e'xito que eDtonces se obtuvo en aquellos co-nferenclas, no desterr6 de las mentes pensa&ras el, temor de que ]a abo-




48 HISTORIC
un mal aplazado, pero no precavido ni impedido para tempos venideros con m'rminos tan A 'olutos como la conservation de tantos interests creados requeria. La aprension no era infundada. La Inglaterra, despues ae proclarnar la abolition universal del tr6fico, -como sin ri v.01 en el dominio de 4os mares', se arrogaba el derecho de x7isitar los buques necyret-osde-to(los las banderas, eri,gie'ndose, dice un autor modern, aen mayntenedora exclusiva (to la filantropfa europea..v Y mientras tanto,, continuaban en Madrid lap. negociaciones frustradas' por Labrador en 'Viena; las seguia con todo el leson que ca-, racteriza 6, SU p(Altica y toda la exigencia do una aliada que tan 'til acababa de s6ral rey Fernando. Tres an"09 set-yuidos y con buenas razones resistieroti 6 su porfiada
-os. Per' luego' el
pret.- ion e ste monarea y sus ministi 0 9
de Estado,, IDAose' Pizarro, was flexible' que sus autecesores y mas ersado ea asuntos europeos que en los ulLratn amoll" en hora fatalpara la grande Antilla. concerO a'. if), e,#i 3 de setiembre de 4 8171, un trauado especial entre Espa-a y la Gran Bretan-'a para la abolicion del tra11C.), Cups prehimmires habian sido aceptados desde el 7 (Iel anterior mayo.
A la nueva de una meJida tan traScendenta I
CONIO U111 grifto universal de Sohresa'Ato I InZIC-Arorl 1(;, LrAuutclsl lo ml,-ImD los veudeJoies que los, COIIIpN,I(A0ITSp 1,11 ver ,-,e de re,Pet-ite des-poiados de Ios fj'I 'Ie 1 11 1. 1 C
C1 y pi ucros que, Li n fmcffero 'omercio les pro'I"
Jr c t o a 1) ILI y los hacendados y d, ue'o do csclavos, de toda e cala'y clase, temicron con pstisimo recelo que
0 11
fuese 1") ah0ii(I lel traffic la Unmediata precursor de fa
icion de la e,, -:cllav'tu I -su comnleta eri-,anem.c I d. eau*va ente a,




DE LA ISLA DE CUBA* 49
Por el arti'milo, primer del tratado se obligaba el rey 6 que el tr6fico de negros quedas' abobdo en todos, sua dorni n ios para el d ia 3 0 de ma ).,o de 4 82 1 dando asf 6 M'y& plio plazo, no solo, ppra que se realizasen his expedicio n.e3 pendientes y tratos entablados '. sino, para aprovechar ese period, en multiplicar la, introduction. Por el tercero, se sujet6 el, gobierno ing,e's 6 pagar at espafiol cuatrocientas mil libras esterlinas destinadas A compensar las, perdidas que sufriesen los armadores espa'oles en las expediciones que se intercleptasen antes de caDjearse la's. ratificaciones del tratado. Solo se referian los.demAs articuloi a' reglamentar el. modo y forryja con que podria continual el trafloo en el tempo que faltaba para su termino-,' y al establecimiento, de los tribuna!es que, situados uno, en las posesiones inglesas y otro, en las de Espa4m, na, habian de decidir todos los casos de infracciones.. A estos tribunalei;, cuando se formaron, se les llaw6 desde luetyo, comisiones, mixtas, v aun conservan ese no m bre.
Dicyno es de notarse que el misnao ministry que, susN6 A un pacto, tan prejudicial y premature, at comum" Dicar 6 Cienfuegos y demis autoridades de Ultrawar varias instructions reservadas y respectivas A su ejecudoo, reconocia sia disimulo el dano que tan precipitada disposicion iba a' inferior A las Antillas espanolas, esforz6ndose en indicar medics tan tardios' como inericaces para cotijurarlo. La real 0'rden diricrida por Pizarro A squel general en 13 de enero de IM8, preveaia que: oTanto para, evitar las violencias de los inorleses, como para atender at desarrollo future de la raza negorra, se cuidase tnu-* cho, de que los armadores, de expediciones para Afri CA




50, HISTORIC
hicieran y de que retornasen siempre por to menos con una tercera parte de hembras, para que, propagAndose la species, se hiciera menos sensible en to futur'o la supresion del traffico.10
Sin que la recomendara nioguna autoridad, esta U'ltima precaution, siempre aconselada por el inter's de los compradores, contaba. ya de prktica to que contaba casi de antig**edad la misma trata de Africa; y aquella. adverfencia era supe'rfltja,.
El tratado prohibitive del comercio de negros y el temor de una inmediata emancipation fueron las nubes que turbaron e1horizonte de opulencia que empezaba entonces a' brillar en la atm6sfera cubana. Solo el effect de ton negra y difundida. aprension puede explicamos'-que no conmoviese de regocj*o a' todos los habi tastes de la grande Antilla el ben6fico decreto de 4 0 d e febrero, de, 4 818. MAs que los'clamores de D. Francisco Arango, del intendente Ramirez, (let Consulado y de cuantas persoDaS ilustradas conocian A Cuba, los desenganos y el elocuente parallel de to perdido en mAs de dos siglos de prohibition y lo ganadGen algunos perfodos de toleran-, ciao fueron los agents, el orforen de una providence que, promulgaindose diez an-os antes, hubi*era conservado, at imperio espan-ol muchas regions, Las que se separaban de su madre patria para en'tregarse A la anarquia y .6 la barbaric antes que para ser independents, habrian adquirido'con aquella- gran franquicia toda la importancia de.s(i situation y de la riqueza de su suelo. Hubieran, preiericio entonces el bienestar que les proporcio'naba su metr6poll at que esperaban, de una ilusoria libertad entre calamidades y desastres de todo g6nero.




DE LA ISLA DE CUBA*poco dichoso reinado de Fernando V11, vino 6 abrir de UDa vez para siempre y de par en par las puertas de
-oro del porvenir de'Cuba. Su aure'ola d'e opulencia desde
-entonces la proclaim reiaa, *de las islas que adyacen al Mmisferio americano,
Mucho' antes de promulgarse una media tan'leDtan1ente preparada, demde su ingreso en el gobierno, el laborioso Cienfuegos, amante del me'todo y del 6,rdeD, habia dispuesto la formation de otro* censo de poblacion de ]a isla que reemplazara con' ventaja al que se habia formado en la epoca de Casas. E-ite, en veinte an'os de tras4w cvrso, arenas era ya applicable al r4gimen de un pais en cuya. poblaeion, cuyos products y a.ccidentes se observaba un movimiento extra ordinario. Los resultadosjustifi-ca-ron plenamente la oportunidad del trabajo dispuesto por Cienfuegos. No tard6 en reconocerse, cu6l habia sido su aumento, 6 lo, menos en punto A poblacion. El censo de 1792 habia dado un resuitado de doscientos setenta y dos mil trescientos cuatro individuals de toda edad, con-dicion, color y sexo; y el de 4 817 demostro' oficialmente .que existing va en la grande Antilia en este tempo qui
%0
nientos eincuenta y tres mil veinte y ocho per.Q11onas. Re-sultaba pues, que la poblacion de Cuba se habia mas que duplicado en poco tiet-Y)po en medio de los amagos, los pelicyros, las revoluciones que la habian rodeado siempre; y que habia. sobreptijado su potent s6via 6 la fanesta
-desconfianza en el porvenir que la alteraba casi tanto
a los demas passes hispano-americanos,
La pobiacion blanca se elevaba A trescientos trece mii setecientos veinte y ocho habitantes de toda edad y sexo, y ]a de color, tanto libre como esclava a doscientos,




HISTORIA
il cincuenta y ocho eran. libres, y los demas esclavos.1', resultando, de este U'Itimo number, comparado con el delos que vivian eu fibertad y por su cuenta, bien palmaria prueba de la facilidad con que al abrigo de las pr6cticas y costumbres de las posesiones, espanolas podrian, los eselavos emanciparse de toda servidumbre.
De' senior fA, sin embargo, que este censo, exact en. sus guarismos,, tardase en poblicarse hasta 4 Si 9, sin me pjorar arenas la mezquina forma de los anteriores y Iimj_.-tAndose A presenter en solo un pliego el estado de la poppblacion distribuida por casts, sexos y edades, en gobiernos, jurisdicciones, parfidos v Pueblos. La estad'sticareferente 6 ]a agriculture, propiedad urbana y territorial y demas ramos que constituent el conocimiento exact, de la riqueza pu'blica y los producLos del pal's siguio't., corno antes de publi.carse aquel document, entre tinie-blas, cuando, mAs se necesitaba averiguar su estado ges"Ineral para promoter y dirigir su creciiniento,
Cuando tantos y tan diversos i'mereses conspiraban por mortar el robu'sto cable que arnarraha su vasto imperial, colonial A Espana,, comprendi6 Cienfuegos que, para HOW brar A Cuba de Jas Iavas del volcano cereano, interesaba casi tanto como a' su. defense mariti.ma. y terrestre-, argaqw, nizair su policia interior, la vigilanc.ia de sus campos y susdegiertos fondeaderos. Este mismo pensatuiento habia tenido, en 4 84 -1 Someruelos. Pero despues de largos Wmi-tog, el gobierno supremo habia recotioci(.9. que el pro4w yecto de policia d.e aquel general crearia con la administracion de Justicia, competencias y embarazos, porquebabia propuesto que se erigiese en la isla ese rarao de gobierno, con forms y ser de un, tribunal especial y de.160




DE LA ISLA DE CUBA
,desde luocyo a] minister de innovar nada en la legislai.. ,cion que la regia, preririendo 6 la improvisation de reglamentos nuevos la fiel observancia de los que ya habia y especialmente de los que habia dejado Casas.
Ademas de las causes exteriors y pol'ticas que exi-gian su aplicacion, la demandaba el estado do los, camp as con urcyegcia. AbrioAbanse eu ellos multitud de va.gos, Sin arraioo ni otra ocupacion que el-juego 6 industrias reprobadas, y hasta malhechores que asaltaban en
-cuadrilla A lo,,-.-, transeuntes. Dueflos de flacas habia en la Habana y en Matanzas que hasta abandonaron su manejo por temor do ser rDtiertos 6 robados; y no bast6 para tranquilizari'os el escarmiento hecho por Apodaca, eD el 'Ulumo, ticmpo de su mando, con el facineroso I Joselbarral complice del asesinato cometido en Cadiz en 4808
-con el general Solano y a'tor de otros veinte y tantos homicideso, habia expiado en el patibulo sus crimenes ..6 fines de abritde 1816.
De.eardo corregir la deplorable situation do muchos .partidos rurales, presidio Cienfnegos con este solo fin tj
f
Varies Sesiones del a ,uutawiento ae, Ica- flabaim. De esas coti ferenc*, "r de un sensato int' mae -)s y 0 e'do en 4 6 de ocAubre de 4 816 1 'obra de D. Jose' 11incheta, U110 de los regidores que, lo suscriNan, resultaron varies medidas reTresivas y de inmediato resultado.
Practic6se una nueva division de barrios ea aquella ..capital y demas pueblos, constituye'tidose eri inspector y rels-ponsable del 0'rden en cada un o de ellos 6 un regidor del ayuntamiento 6 cuyas 0'rdenes habian de funcionar lo3 comisarios y Lementes ide cornisario respectivos, Debia Por las notches recorder y vigilar las calls una
VnnrfA viriol tirnn An xn,-;nAO hrinplArto O;n firimm




HISTORIC
pudiesen eximirse de ese servicio al p'blico ni aun los mas categoria. Hasta. el mismo capital general el. mas excusado de todos por lo- atareado de su empleo, I&. prest6 con frecuencia en su barrio para dar ejemplo.
Con -respecto A la persecucion de malhechores orden6se, que los capitanes de partido y sus te6ientes escogieran cabos de ronda y mozos de su jurisdiction de lo& mas aptos, que asalariados.por el procomun y reunidos en partidas, los persiguiesen sin descarso abonAndoles el, gobi*erno cierta cuota por cada capture,
Ademas de ese servicio de persecution local bien concebido, se crearon dos partidas ma-yores- y destinadas 4emprenderla en cualquier territorio do la isla en que, fuere necesario. Se M sul mando con detalladas instrucciones impress 6 dos sujetos prActicos y valerosos, don Jos6 Gavilan v D. Andre's Visiedo, facult6ndolos- para elegir A los que hubiesen de formarlas. Se organization tambien en Sa utiago y Puerto Principe partidas de per-seguidores. Para su so-;,- teni mien to y conservation. se estableci6 un impuesto general entre los propietarios de la, isla de veinte pesos anulales por cada ingenio, diez porcada cafetal, cinco y aun menos por Ias dehesas 6 hatos, los potreros y estancias de labor.
En un -principio dieron esas medidas felice.Q resultados,. con la capture de muchos delincuentes rem'Lidos la. mayor parte A los presidios de Africa, Pero no t.ardaron en reconocerse sus-inconvenientes, A no pocos de los perseguidos presentados A indulto -y perdonados se les destin6 A server en las mismas c I uadrillas de Visiedo, y Gavilan;'y reprodujeron en alcrunos partidos, siendo defen., sores de la seguridad F'blica fechorias muy parecidas, 4, ]as que, atentando contra ella, habian cometido antes.-




DE LA ISLA DE CUBA*
Sliendo escasa la gente honradaque se prestaba A aquel servicio, se prefirio' conservar las partidas aun con tal de-fectol 6 dejar los campos en el abandon, y des6rden en que estaban antes; torque si a1gunos de los perseguidores comedian excess, no eran tantos como. 1()s perpetrados anteriormente y la pu'blica seguridad algo ganaba con esa disposition de las cuadrillas.
Se marco' esta 6poca con medidas de inmensa utilidad y gran influence, para- que cuando s.us demas, Fosesiones, se despren'dieran de su metr6poli, se ligase mas, con ella la fecunda Antilla destiny ada ella sola A resarcirla de la p6rdida de todo, un hemisferio. Entre las mas provechosas que-el albor de su prosperidad trajo*.consigo, merece mention muy se'alada una real ce'dula que se prornulgo en 21 de octubre de 4817 por gestiones del intendente Ramirez y de Arango para prornover el fornento, de la poblacion blanca cuando se considerable inevitable la progresiva disminucion de los brazos de color. Aqu"el provechoso, decreto W el golpe de gracia contra las tinieblas de un prohiblicionismo, kil en a1gunos, puntos y en pasado;.; tempos, pero, incompatible ya con el siglo, y el buen regimen de lo, que restaba de las antiguas posesiones.,
A Jos naturals peninsulares y 6 Jos extranjeros que* ya podian residir en la isla libremente desde que se abrieron sus puertos al comercio, de todas las naciones', concedi6ronseles dos privileges ios mas, adecuados para propagar y extender la agricultural. Eran estos: quetoda finca nueva que se roturase quedaria exenta depago de diezmos en un perlodo de quince anos y 6ravada en solo ese sentido, con un dos y medio por ciento anual de los, products li'quid.os en los que sigoiesen a' los quince; que




HISTORIC
tambien quedar*an libres de la onerosa y entorpece.dora conLribucion indirecta. de las aleabalas las tierras ificultas que se-vendiesen y destinasen A laborers y at cultivo.- A tan liberals franquicias acompanaron. at mismo tiernpo. a1gunas otras para facilitar la redencion de census y los repartimientos de tierras. Todas y mAs eran precises pa.ra combatir el formidable obst6culo que at desarrollo d-e la' poblocion blanca p.resentaba el preferido cultivo de la cana, exclusivamente entregado A los mas capaces de sufrir en aquel clima sus fati.gas, 6 los negros,
Lo's primers berieflcios que se recogieron de una disposicion que allano inAirlectamente las dificultades opuestas hasta entonce*s A la reaction de poblaciones antes provectadas, fueron el sitioult6neo y casi repentino naelmiento de' W de Jarvua 6 Gienfuegos, el Marie], Guantanamo y NuevitaS,
Para la colonization de la de Jagua se habian pfornovido desde el sia;lo. xvii empenados expedients; tanto la reclamaban la frondosidad de'su cam'ifia y la hermosura de su puerto. Se habia fortificado desde tnediados del xvill su espaciosa ahia con el castillo de los Angeles, sin que por eso la empress de su poblacion adelantaSe; y to propio, poco mas 6 wenos, habia acontecido con reSpecto at Market, y especialmente A Guatanamo, donde se malo-graron'los esfuerzos del. conde de Jaruco I no courts caudales por plantearla.
Autorizados Cienfuegos y Ramirez, no solo por aquel decreto, sino por fdcultades 6 instructions especiales para promoter ]a fundacion de n*uevos pueblos, acogieron A principles de, 4 84 9 un proSecto presented por el cororiel D. Luis de Clow, rico -emigrado de Luisiana, para establecer en las riberas de, aauella bahia cuarenta himiat




DE LA ISLA DE CUBA. 57
-fias blancas de labradores, procedentes ]as m6s de Nueva Orleans, y que fueron sus colons primitives, El gobierno, ademas de costearles el viaJe, concedio' en aquel territorio 6 coda blanco, mayor dE diez y seis anos, la propiedad de una. caballe*r'a de tierra que de Clouet le senalara; y asi(-yn6 una corto pension alimenticia 6 coda indiv'duo que se incorporate A la nueva. colonial. Con e ,tos elemeutos, y despues de adquirir de Clouct el territorio necesat-io, se dio' principio en los primers meses de aquel .ano A esa Poblacion de rico porvenir que va. crescendo, A
-orillas de la bah'a de Jagua, y a' la que la gratitude de su fundador denomin' Cienfuegos, cuyo nombre aun la s*gue apellidando. Confiri6se su gobierno vitalicio y su adupinistracion al mismo, fundador de Clouet,.A quien rDuchos an-os deputies sucedio su bijo, D. Alejandro, que luego lo-renuncio por honrosisimos motives.
Otra bahia anchurosa y aun defendida tambien cotno ]a de Genfuegoi reclamaba astmis1110 la iniStalacion de un vecindario, y una aduana que facilitaran la exportation de gran parte de Ics rrutos de setscientas cincuenta y dos haciendas que se cultivaban en su territorio y el comarcano de Guanajay, cont6ndose entre ellas entonces hasta setenta y sie!,e ingenious. Su natural intei-'s indnio A los hacendados de este Wtirno pueblo 6 tomar )a iniciativa en pro(Lover la creation de otro nuevo en equel puerto, que era de mero Wnsito h3sta esta epoca. Una razonada representation de Ramirez consiguO que se habilitara para el comercio, y se fuera, en effect, formlando, la poblacion que hoy existecon el misitio, no.mbre de su bah'a, la del Mariel pero, ya despues de'terminado el gobierna de Cieufuegos.
Pive an a' Ir. err% Q trin I; unQ Qn hahilitn' Inatyti nfra at] tin tiq




58 HISTORIC
m6s en la ensenada de Guantanamo con iguales atribuciones qu'e ]as otras concedidas en 4 84 6 A la de Baracoa. El colonel Cruz, que accept el compromise de coloniz I aria, aprovech6 Para former la poblacion hasta los, murallones all' levantados en 4 742 por los ingleses. Pero pa.ralizaron su desarrollo la insalubridad de aquel clima y la placya de insects de su suelo,
En Nuevitas, Puerto en el centre del canal viejo de, Bahama y marcado desembarcadero Para los tr6ficos de, Puerto Prl'ncipe y su rico territorio, te'nia la colonization que luchar con casi tropiezos que en Guantanamo. No obstante, aconsejaron promoveria las necesidades de la comarea y la.de suprimir alll' perpe'Luos contrabandos; y algo la facility la circunstancia de resid.iren aquel punto alounos Pescadores y conservarse mezquinos caserlos antes habitados por la gente que empleaba la marina en cortes de madras, cuando engendraba el, arsenal sus mejores construcciones.
En 5 de abril de 1819 resolvieron las autoridades la fundacion, de un pueb lo quo se Ilam6 desde entonces San, Fernando de Nuevitas, lo mismo que aquel Puerto; y no, tardaron en distribuirse A las families honradas que se presentaron 6 pedirlos algunos socorros y tierras cedidas. por particulars, cotno D, Agustin Cisneros y D.- Pedro Medrano, 6 compradas para aquel fin por el gobierno, que se las traspas6 A tos colons con conditions venta. josas. Fu6 fuego crescendo lentamente el nuevo vecindario, elevado, sin embargo, de su poquedad A cabecera, de jurisdice ion 6 tenencia de gobierno desde hace algunos anos. Dot6sele de aduana habilitada como [as de las, otras nuevas poblaciones; Pero tenia que aplazarse su fornento hasta que se terminaran las vlas de comunica-




DE LA ISLA DE CUBAe
cion que felizmente, para su desarrollo, le enlazan ya con Puerto Principe.
Por trascendentales 6 impo'j-tantes que ruesen muchasprovidencias ejecutodas en esta e'poca notable, ninguna foe' tan inesperada y sorprendente como una real ce'dula de 16 de julio de' 4 84 9, cuyo origin y consecuencias explicare'mos en resume.
En oportunos lugares de este texto queda escrito que al ayunta.niento de la Habana despues de distribuir muchas sin authorization, le habian autorizado en i I de febrero de 41579 para mercedar en 'usufructo fierras que arenas tenian valor entonces, potque arenas babia poblacion cultivo, ni coruerclo. En sus demareaciones res pectivas habian tenido los dem6s cabildos la misma facultad que el. de aquella capita-1, concedie'ndoselas por una figera retribution anual a' sus mas favorecidos, sin wedida regular, ui exacta y con'las denominaciones de a hatosw para. la ceba y cria de ganado mayor y de ecorrales)), para ganado menor, de cerda y otros usos. Dio' lugar la confuAsion y la irregularldad de los Ifinites y medidas deaquellas mercedes 6 discordias en los, pueb,'.os 6 interim nables litigious entre los hacendados A consecuenqia de la arbitrariedad con que se daban y quitaban tierras, sin lindero ni demareacion bien aciarada entre unas y otras; tanto que ya desde principios del siglo xvin se empez6 A acumular en la capital y de 6rden de la Audiencia, un expedience para exhonerar de tan indiscrete y perjudicial prerogative 6 los Ay unta mien to(S. Quiso resolverlo. v quitArsele en 1720 el gobernador D. Gregorio Guazo pero contuvieron su proposition los mi-ramientos que uebia A un municipio que tanto le habia ayudado, en la, defense del Dai's v cuidados de la zuerra. v norati. di.q.




HISTOMA
frutaban de mercedes muchos. de sus ai iembros. Insti96 lueepo Ia Audiencia de Santo Dornin(vo Para que termin6ra ese expedience A Mardnez de Ia Vega, sucesor de Guazo, que despues, de registrar los volumino-os antecedeates, de asunto tan incyrato, extendio stj informed y Ia elevo' A Ia. c6rte de donde desceudio' en 47"--.)9' ut)a real .cedula prohibiendo que mereedaran los Ayuntamientos nuevas tierras, y declarando meros usufrue'LuarioS) a' los que las tuviesen mercedahs, cullndo arenas restaban ya por repartir mas que pantanos 6 I(Dproduchvas asPerezas.
Que Ia aplicacion del remet-lio habia s1do tardia se re-conoci' proato en multitud de caso.--; Pero en ninguno Ian palpablemante como en el reparto de terrenos pra Ia colonizatioli do San Fernando de Nuevitas, donde re,sulO que de casi todos los, cedidos Para formarla, ni siquiera los pseian Va de hecho lo3 que los cedieron corno h arederos de los priwitivos, mercedados. Este des6rden v'tl, explicaba en todas las jurisdicciones de Ia isla y mayorm-ente en'la mas dedical.a 6 Ia ganaderia, en ]a de Puer-to Pri"neipe', por Ia. facilidad con que Ia falta. de linderos y demareaciones separatorias entre las haciendas perrDitia.
los mas audaces invader las arenas, sobre todo cuando contaban con inflaencia y faerzas Para conservarlas; porque mientras entre el usurpador y el usurpad-o se fallaba un pletto que rara vez se terminaba en vida de atiabos.
I -ios inextinguiDe aquf dit-nanaban.las d*scordias v los od bles Y tradicionales entre las families; procedlendo tandw tos wales,,rnenos aun do las inconsiderabs mercedes repailidas, que de Ia pernicio-sa imperfeccion. con que empez6 kme'dirlas el acyrimensor Luis de Ia PenD, A quien tn 157 9 cornision6 Para ese objeto el interior gobernador Gasnar de Torro.q. Habia emudeado Pema en Ia.% demarvA-




DE LA ISLA DE CUBA* 61
clones ]a media circtilar, concediendo dos leguas de circunferencia p'ar-a las haciendas mavores, y una para fas menores; y cuando no le permitian trazarlia exactamente los accidents del suelo y las eqf)esuras de los mosques, sustituian a' la circulation polkyonos de portion de lados, sin quedar bien inareados y deterwinados para que pudie-ran consei*varse sus mojones, ni respettarse sus lines a4 cabo, de aloun tempo. Los huecos que resultaban A consecuencia do tan i4rracional media se consideration coma realengos; y liabie'ndose segui(fo el ejamplo, de Pen'a e'n casi todas paaes y p,-)r casi todos los -agrimensores en ef deslin.(Je de Gerras mercedadas, excusa(lo es extenders A reff-1,xiones sobre los enredos que reinaban en cuanto A la propiedad territorial en el comun de cada pueblo. NG contaba, nadie con la segui-idad de que no le despojasen en el siguiente mes de los terrenos que le hubiesen adjudicado en el anterior.
Como para resolver tan enmaran-a(las cuesfiones con acierlo, era asunto 6rduo descubrir en quie'n residian los mas claros derechos, se adelant6 poco con la venida a' Puerto PrIncipe de la au'diencia, en la cual, no por estar mas cerea., residia .Dayor destreza parla desatar tan complicados nudos. 12nian ya que cortar's.e como el gordiano, con la espada; y encargado de la administration delpalk. un funcionario, de la conciencia -y cefo que Ramirez, sin capitular con la diCicultad cotiao, sus an ecessores, la atac6 con la raisnaa resolution qne 6 los demas obstAculos opuestos al des3rrollo de la riqueza pu'blica por la rutitia y atraso de pasarJos fiempos. No hemos v*sto la documentacion de un. expedience tan. notable, ul de lo que se propuso a-1 gobiervo, ni de lo que en ta c6rfe se estudiase pan




HISTORIC
W tan clara y de effects tan palpables, que a1guna. luz inos dan sobre sus causes reservadas.
En 4 9 de julio de 4 819 y por el ministry de Hacienda, D. Jos6,lmaz Baqueda.no, fu6 promulgado un real dec*reto orgAnico sobre realengos y baldfos, dividido en diez arti'Culos.
DeclarAbase por el primer, del modo mas solemn.e y terminate, que se respetaran como legl'timos fitulos de dominion todas las mercedes de tierras conferidas por los ayuntami ntos de la isla hasta. el ano de 4 729; y autorizando A sus poseedores para enajenarlas 6 destinarlas A Jos usos que juzgaren convenirles. Segun el tenor del ar1'culo segundo, cuando faltaren los t'tulos de las mercedes, se habian de admitir y reconocer como tales los de una. PoSesion de cuarenta afios, qu e bastaban., segun el tercero, para que los usufructuarios pudiesen disponer ,de los funds como los que conservaban sus t'tulos originales expedidos 6 sus antepasados. Los demas articulos, desde el cuarto hasta el dekiwo, se referian A dietary reglas para el descubrimiento de los terrenos baldlos y realengos q'Ue resultaren despues de reconocidos ya. corno propiedades los antiguameDte mercedados;, A prohibit la. media circular 6 Jos agrimensores, y 6 declarar de oficio las costas de los expedients que se promoviesen en la designation do lines de 'unos y otros funds, A los que debian por proporCiODadas parties agregarse todos los buecos y segments que entre ellos resultaron de aquel cisterna de agrimension tan defectuoso,
Exceptuando ]as dona clones hechas 6 Godoy por Garlos IV, no recuerda la historic que ningun monarch espanol premise l1as hazahas de insignese'apitanes y ser-




DE LA ISLA DE CUBA41 63'
-6 Jos cubanos por Fernando V11. A contados ve icinos, de Cuba, que residieron siempre en sus, t1ranquilos lares, sin occasionn arenas de etioplearse en servicio de la p6tria, Jos transform de repented de meros' usufructuarios en duenos absolutes de territories, que st antes no valieron nada, empezablin A valer ya mucho v babian de valer infinitamente mAs en el discurso de los anos. El orfaen
-de la riqueza territorial que disfrutan hoy muchas famihas principles de la gran Antilla. nacio' de aquel decreto., A] promulgarlo, solo se propuso el gobierno allanar un gran estorbo, y meditAndolo mAs discurriendolo con miras mas utilitarlas, habria hallado mas ventajas. Solo fue provechoso para pocos, cuando pudo ser y con general aplauso uhil a' muchos. Se malogr6 entonces la. ocasion marcada para un proorr esivo y considerable ingrerio con un corto, censo anu
-so en el era al que se impusiera
sobre cada caballerfa de tierra sin roturar, que procethese de las antiguamente mereedadas.
Como quiera y aunque resultaran con tan liberal y r'diora media tan perjudicados en general Jos inteareses, publicos como favorecidos los de a1gunos individuog sin beneficio director de los demAs, la aneja y perjud*icj*al question de mercedes, realengos y baldfos, tuvo A Jo'menos, para la isla- un te'rmino tranquil,
A aquella providencia dos afios antes, babia precedido ,otra de no menos trascendencia, una franquicia inmensa en uno de Jos ramos mas importames, de la agriculture de ]a grande Antilla. En oportunos pasajes de este libro, quedan indicadas las alternatives mas 6 menot, absurdas y perjudiciales quie acompa.fiaron siernpre desde sus primer&_'; siembras en el pafs al. cultivo, del tabaco. Algun'




64 HISTORIC
desde to's primers an'os del reinado de Felipe V, una mal coutebida factoria'', despues de traspasar su monopolio durante mas de treinta 6 una clom pa n- a privilegiada, to halbia vuelto A tomar a su cargo en 4 764; sin que correspondieran los beneflcios de los cultivadores 6 la bonded de las reforms que habian ido introduciendo en aquel establecimiento Ricla, Bucarely y el marquis de la. ]PLorre. Casi siemp.re se aproveclA para eludirlas la impureza de los empleado's y manipulates, de la facilidad que para encubrir sus torpezas les brindaba la misma complication de las operations de aquella dependencia y'de sus sucursales en los de.mas pueblos. Qae tampoco alcanzaroo a corregirlas nuevos reglamentos -represivos como los de 1783 y 4793, bien to demostraron las escandalosas causes en que entendi6 D. Pahlo Valiente en su primer visila; y para desarraicyar 'ese c6neer, W tan impotence aquel entendido funcionario, que los vecyueros tuvieron que irse dedicando A otros cultivos que aseguraran mejor su subsistencia.,
Ea 4 801 no alcanz6 la cosecha ni para el surtido de una isla, tan, poco poblada aun; y la region que produce el mejor tabaco del universe "" tuvo que tender A su consumo propio coinprando en aquel ano cuarenta mil arrobas de la Luisiana v de Kentuky. Remedio bien escaso W que en semejante postracion del, rarno se creara para reanimarlo una superintendencia, especial, recayendo, el nuevo I cargo en aquel D. Rafael Gomez Roubaud, que con tanta repetition dejamos mencionado. A pesar desus illusions y esperanzas no se presO su esp ritu de contradiccion A. loi consejos que en razonado informed. sobre la factoria y aun sobre la necesidad de su supresion le ba"
2- 1 VI% TV




DE LA ISLA DE CUBA* 65
sejustific6 Roubaud de no adoptarlos, torque aunque fuesen excelentes, la epoca de seguirlos entonces no era la mas propia. La guerra peninsular y la revolution de fas posesiones hispano-americanas sobrevinieron 6 paralizarlo todo. durante alounos afios. Fue' precise un viaje A la c6rte do aquel habanero infatigable para que fue sen al fin sus arguments comprendidos; y ese W el orfgen del util'simo decreto real de 3 de Julio de 4 84 7 que de una vez di6 repentino fin al estanco y mono's polio del cultivo y la. venta. del tabaco en Cuba, 6 las perjudiciales factorfas, 6 los vejAmenes q ue durante un, siglo enter habian sufrido los labradores, y aun A los perim juicios que con el procomun habia, sufrido el mismo Erario. En el mismo preAmbulo de una reso!ucion que no tuvo otro defecto que el de no ser prornulgada muchos anos antes', se inlicaban suinaria aunque fieltnente los abuses y los errors cuyo radical remedio contenia
Fueron las inmediatas consecuencias de loa precepto.9 que dictaba aquel mandate real la instantAnea snpresion de todos los privilege's de la factor'a; limitar sus facultades A la mera, recaudacion de lo que al ravao se debiese y A la compra, sin distincion ni prefereacia, de la hoja aceptable que se fe, vendiese, hasta donde alcanzarao los qui" nientos mil pesos que anualmete se destinaban 6 ese objeto.
Tan ejecutivo fue' aquel fiat lux disipador del ca'os en que tan atendible ramo de riqueza anduvo envuelto, que de repented quedaron libres de toda traba no Solo el culam tivo del tabaco, sino su elaboration, su venta y su exportacion por todas, las banderas. Una franquicia tan indicada y tan reparadora fue' ademas un estimulo potent




66 HISTOMA
tivo de la can'a para el de la. negra. Este hay que emprenderl o con capitals considerable y con los solos brazos capaces de ejecutar sus rudas faenas bajo el sol del tr6pico aquel, no 'requiriendo sino, esmero e' industrial, OsO al'alcance de todas las fortunes y se explota, en mayor 6 menor escala con toda clase y nuf mero de manos. Si ]a libertad del cultivo, la elaboration y el comercio del tabaco, sirvi'eron 6 no para equilibrar el desarrollp que la introduction. africana, iba tomando, no tardo' mucho, en demostrarlo el. crecimiento de la poblacion blanca" de la Vuelta de Abajo, la predilecta zona de aquel. fruto, que en pocos anos se elevo' de cinco mil. ochoci*e'ntos ochenta' y dos individuals A nueve mil. seiScientos setenta y nueve, Otra esencia] ventaja result tambien muy pronto de la, emancipation de un product sujeto y monopolizado tdnio tempo. Se generalize lo mismo en los campos que. en los pueblos una industrial coino la, de fabricar cigarros Ilamados en el pais tabacos con lo cual la ociosa 'Naganciadisminuye, y buena. parte de la poblacion proletaria se mantiene, cuando no prosper,
Si 6 lag franquicias que, arrancadas por la experience, se habian ido poco 6 poco"'consioruiendo desde el reinado de Carlos 111, siguie'ndolas en Cuba adelantos instant6neos para su agriculture y su comercio, discu'rranse los, que resultarian de tantas y tan especiales reforms obtehidas en on pertodo hist6mco, que el liberalism calific6 para Espa n-a de tir6nico. La desa p asionada le'ng ua de los nu"meroscon su evidencia irresistible resumirA mejor aun'' que I-As tnas galanas frames, los palpable progress con quedesd-e loego la-nzaron A ]a grande Antilla 6 una gradual prosperidad la I'lberted de com'ercio v noblacion. la del,




DE LA ISLA DE CUBA* 67
Tas que, aun con toda su imprevision y -sus, defects, di6: el decreto de adjudication de rnercede3 A los, usufructua-' rios que no podian antes ni traspasari*s, ni venderlasf
Concretemonos a' los de ]a capital, entonces, corno aho-ra, su mas active centre de tr6fico y consurno en, una isla que de muchos, articulos tenia que abastecerse en su merca(lo; y ex'aminemos los guarismos de su movirniento mercantilel y de su recaudacion en el primer quinquenio
-de su prosperidad, desde 184 5 hasta 4 81-90
La exportation de su primer renglon, del azucar, ery.ez6 6 tomar esas proporciones elevadas A que su pro.gresivo crecimiento nos ha ido acostumbrando. As -,endi6 en aquel period a' diez- y seis millions quiniontos siete mil seiscientos cuarenta y ocho arrobas, 6 6 m6s de tres Millone's y trescientas wil en cada uno de los cinco sin' contar ciento cuarenta y un mil doscientas, sesenta y sels pipas 6 bocoyes de rn.ieles, 0" welazas de capacidad equi'. valente A la de unos treinta barriers de los que se usan en Espa D-a
Do M4, cuyo cultivo habia vuelto 6 tomar algun ifflpulso desde la paz con Francia. y el reorreso 6 la isla de a1gunos, de sus propagadores A 'rincipios del siglo,,qe exportaron all. rededor de cuatro mil arrobas despues, de cubrir su e-xorbitante consurno dornestico. Se expor16 gran cantidad de cera, otra product que al rned'ar el si glo anterior aun no existij. La salida del aguardiente de ,cana subi6 A catorce ruit trescientas cuatro pipas de un valor aproximado a mil resales de vellon cada. una. Eu fin se elev6 en aquel quinquen'io el db todos, los, effects exportados A cincuenta y seis millions doscientos veinte y
AM
cuatro mil'cuarenta y un pesos tuertes que despues de




68 HISTORIC
Ilones treinta y nueve mil treinta, aument.6 ]a riquezaciTcular del mercado principal con un beneficio efectivo de mas de treinta millones de pesos obtenidos con un. movimiento de 'once 'iI seiscientos setenta y never buques.
Solo en la trata de Africa, que entonces se esforzaban' en explotar A toda prisa Para aprovechar los plazos concedidos por el tratado prohibitive, se emplearon en aquel. tempo, dos millonesciento cuatro mil ochocientos noventa pesos, con los cuales se aumento' la eseliavitud de la I*sla con ochenta y'siete mil quinientos treinta y cuatro negros.. habie'ndose introduced por la'misma Habana en solo el ano de 4 84 6 hasta diez y siete mil setecientos treinta y tres,
El resultado que report' el Erario de ste movimiento abn con defectuosos y mal combinados aranceles, fue' u'na, recaudacion general en toda la isla de diez y siete millones doscientos sesenta, y emco tmd cuatrocientos cinquenta, y un pesos procedentes tanto de los, derechos de Aduanas, como de todos Jos dema's impoestos.
Corno se ve, los procyresos de las rentals de la isla. proMetian ya cubrir prouto su propio, presupuesio- y A ese fin se Idirigian los esfuerzos de Ramirez; Pero se estrellaban en. tropiezos graves. El crecimlento que por desgracia habia tomato muy desproporcionadamente con el de los
la necesidad de cargar con extra"n-as atenciones, ya mayors ya menores, Pero nunca fijas y muy cuanAiosas siernpre, no le permitieron fijar con estabilidad Pau la m arreglo la distribution de Jos recursos PUDIICOS. M6 ico, ya, en Jugar de enviarlios, no tenia los sufleientes Para sus propias atenciones; y 11ovian talmente las, de




DE LA ISLA DE CUBA* 69
-de 4 84 7 tuvieron que auxiliar con sesenta y tees m*1 seiscientos sesenta y siete A los emicvrados de Santo Do. minorr; con mas de, ciento cincuenta mil a' [a Florida; con cincuenta y tres mi'l dos.cientos cincuenta y seis A ]a lega.0 mcion de Espana, Constiles Y-aryentes consulates en los Es,tados-Unidos; y por u"Itimo con ciento cincuenta y un .mil. quinientos veunte y uno 6 Costa-firme, pasando de .ocho millions de rea'es los aplicados, anualmente A esa
-clase de serviuios.
Injusto e' inubl -habria sido solicitor la supresion de estos
-grav6meties ev,,t Porque ni podia el Erario espanol cubriflos de otro tiodo, m exisoa derecho en un pal's sostenido y er)grande cido 6 costa de otros por espaclo de tres siorlos pai-a woar a' Su Metr6poli auxilios tan debidos, D.a. sent.ir fue quo R.mirez, entre los coDflictos de e.se liempo y muchas disposicioties encaminadas para reme-diarlos en lo venidero, no acertase con un arbitrio, Ae resultados tanto was prontos 6 inmediatos, cuanto que las,
-mismas franquicias reclen dadas al comercio y 6 !a agri,cultura aconseiaban su urcyent.c apileacion. Nos referimo3 A la- reform rad;leal de les aranceles de derechos de importacion y exp.-c)rtacion, que, con li(yeras modificaciones, segutan siendo ahora que se abrian los puertos de la isla a' todas las banderas, los mismos qLie cuando solo se permitia su entrada a' la naciona'A. Procedentes de Inglaft terra, Francia, los EAados-Uaidos y olros passes, apare-cian ya mas de dos mil articulos Previstos, cuando para regir en las aduanas de una, isla. de un consume tan superior a' su poblaciou y de geografia tan ce'ntrica y adecuada 6 trAficos no se especiricaban sino, ciento sesenta y si-ete. Implemented con adopter la nomenclature de aran,celes extranieros se Ilenaba un hueco tan Deriudicial af,




70 HISTORIC
fisco, cuanto que eran los vistas y dependientes de aclu&w. Has oficipas los que por ]a pauta de. su albedr'o 6 la de sa, woralidad, n+o cabal siernpre, habian de aforar infinidad de mercancias de cuyo nombre y valor nada decian auestras' tariffs. A aquel superintendent correspo'M Ja iniciativa de esa enmienda cme hubiera figurado entre sus betieficios adminiArativos corno el mas U'til de todos, Pero la conaplicacion de los apuros y de los sucelsos & una 6poca tan revuelta y los adelantos que Iogr6 en otros concepts, salvando escollos y tropiezos, disculpan aqtje--Jla owision de honroso modo en el mas interesado en no haberla padecido.
A Ramirez, ya en union con Cienfuegos, ya de acuerdo',con ei, ilustrado obispo Espada para difundir la instruccion pa' blica, le debieron su ser la Academia de dibujo qu.e aun Ileva su nombre patronimico, una escuela de+qutmica, las primers c6tedras-de economic po'lltica, y Bota'nica, un Museo ana.t6mico y' la primer luz, que, desde el Morro alumbrase al puerto de ]a Habana. Los.. hospitals, los establecimwntos de beneficencia y otros. pub4cos le debieton refot-mas que no eran de esperar cuando no alcanzaban aun los ingress 6 cubrir'los gas-tosde la is I a
Insens-lb lemente nos apart la indicaclon de los progresos logrados en estae'-poca de menos grata tarea, de lade'apuntar tambien los success exterioresq las bumillaciones y contrariedades que ei padrastro de la conserva,ciori de Jas Floridas acarreaba 6"Espaw.
M iet)tras el superintendent, por med-ios industriosos y co el crecimiento de la recaudacion iba cubriendo Io& presupoestos-y las necesidades de las courts guarniciones, de aquell.a-comarea ultra.marina, habia Cienfuegos ilnfun _




DE LA ISLA DIE CUBA,
dido 6 swz comandantes energia bastante para que forza. sen a contribuir para los gastos de sus plazas al'pids cir. cunvecino. Despues de reforzarlos y abastecerlos, les habia ordenado que ejecutaran aquella providence con toda la circunspeccion' compatible con el decor de la bandera y la amistad de una potencia aliada. Various adventurers, y entre ellos el mulatto Aury, filibuster antes de mar y ahora de tier'ra con gente, al parecer armada por su cuenta y en realidad por cueDta del mi9mo gobierno de la Union 2 inquietaba sin cesar a' los destacamentos espa noles y excitaba A la sedition 6 aquellos pocos pueblos. Pero al principio no sacaron de sus tentativas y atropele llos otros resultados que la prison y envio de a1gunos de sus agents A los calabozos de la Cabafia. de ]a Habana, no atreviendose las hordes de Aury A pelear con'Dinguna partida de los espan-oles.
No torque se frustraser) entonces tales manejos, comoantes se habian fru'strado en la Luisiana y Baton-Rouge,. era natural que renunciase A acabalar su territorio enaquella zona de su continent un gobierno, que desdeque naci6 y cualesquiera que fuesen las opinions de sus individuals, nunca tuvo, otro fin de pol'tica exterior que. extenders y absorberlo todo en su contorno. A la sazon, le asaltaban inqu-1etudes de otro rompimiento con fa Graa. Bretan-a; urgiale la adquisicion de la Florida menos por ja importance military de Sa.-O Agustin y Panzacolaque por la del gran Delta de Tampa que, mal apreciado por los espan'oles, lies ofrecia, con su 6mplia y abrigada.bidrograffa una localidad muy adecuada para establecer un vasto arterial. Era marcado punto para apostadero de sus fuerzas navales, y desde allf estorbar A aquella potencia su comercio con el archiDielaao v el dorainio del caDal




72 HISTORIC
de Bahama. La cesion de la Florida ya la estaba negotiando el plenipotenciario espa-ol pero pendia aun de trAmites, y averi(yuaciones muy dilatorias para la impa,ciencia de los norte-americanos. bales mucho en posesionarse, 6 cualquier precio y sin reparar en forms de ,aquel punto ; y para polar la brutalidad de una agresion solo usitada entre naclovIles Urbaros, iijotiva'ronia sin mas preludio en las supuestas vio!encias de alounos destaca-wentos es-panoles y en la PlIsIon de alorunos, s'bdiLos
-americanos. Jackson, el mas propio de todos sus ca'diflos para hostilidades de este ge'nero, aUeO, Was de ocho wil hombres de militias; y con artiller'a recibida de Nueva 01,leans embistio' sin mas declaracion de guerra A mediaclos, de mayo de 1818 A Panzacola,
Maadaba en esa plaza guarnecida por treScientos hombres el colonel de aiLillerl'a D. Jose' Masot, bombre esforzad o* que e[Dpez6 con favorable anuncios su defeasa, siendo Jackson rechazado con double pe'rdida de un ataque sin miliLar arte diri,-rido contra el fuerte exterior de San Carlos de Barraticas. La leccion le obli(-)O' 6 ser 'was circunspecto. Despues de circunvalar todo el recinto estrechamente, esforz6se en conveacer al gobernador con repefidos parliaments de la. inutilidad de defender
-contra las tropas norte-americanas una plaza que de todos modos les habia de pertenecer despues, como se estipulaba en los preliminares, de un tratado cuyo conocimiento era ya pu,* blico. La razon era mas propia para rretraer al agresor de un ataque innecesario, que para que
0
Tenuriciase Masot 6 preserver 'a' su pabellon de un tneditado ultraie. Cedio, sin embargo, este gobernador, me nos A la presion de sus numerosos sitiadores que a' la
Pnnviof%;ny, da nna nn nridrin Qar Panonrridne v nrantA nna




DE LA ISLA DE CUBA. 73
capitulation honrosa despues de inmolar al enemigo en un solo ataque mas so'idados que loss que contenia de guarnicion la plaza que entregaba. En la relacion'en que, justificando su conduct comunic6 a' Cienfueoros Massot aquella pe'rdida, es notable este fragmertto: c Los laurels cofyidos por Jackson tomando con un eje'rcito de ocho mil hombres A San Marcos de Apalache y Panzacola, con menos'de trescientos, le han sl(lo puestos en cabeza por las sefioras de Mo'bila; corona que le Ilenard de glorla en los fastos de las usurpaciones de los EstadosUvidos. Yo, si mis troops en Barrancas hubieran tenido relevo, le tenia 'preparada para la noche del 27 Una guirnalda de cincuenta granadas reales..v
Tuvo JackSon que limiter a' tan mezquino triunfo sus conquistas. Aunque la de San Agustin tambien le habia, sido ericargada, la entereza de D. JoSe' Cappit)aer, que gobernaba aquella plaza, una.guarnicion mas numerous y obras de m-as extension y espesor que las de Panzacola, le retrtajeron de emprenderla,
Exalt' de indicynacion A la Habana el nuevo. ultraie inferido por un. general de una nation aliada al honor de las troops espa n-olas Y i la integridad del territorio que estaban custodiando. Cienfue(yos resolvio' restituir ofensa por ofeasa, y fueran 6 no oidas las reclamaciones del plewpotenciario D. Luis Onis al president Quincy Adams* El g0bierno americano no ignoraba que existing en Cuba mas de seis wil veterans y mayor number de gente voluntaria para vengar una agresion cometida en plena paz, intent disimular la vileza de aquella, hostilidad con la equivocada interpretation dada por Jackson A sus 6rdenes; y despues de muchas satisfacciones escritas ewitio' for- -1 t I 1 1 1 Y'r I I's I




7 41' HISTORIC
cuanto se habia usurpado. Dettivo asi aquel general los impetus de su ira; Pero viendo que la prometida restitution .se-dilataba, rnand6 reunir condos, y transports Para cuatro regimientos y prepar6base A salir la expedition cuando, at wediar enero. de 4 819, lleg6 aviso de Onis de estar dadas las 0'rdenes Para la devolution de -Panzacola, San
4
MArcos y sus puestos dependientes inmediatarnente que se presented un jefe autorizado por el c.apitan general de Cuba con las troops necesarias Para volverlos a' ocupar. Llegaron cas* al mismo tiewpo insLrucciones de Madrid en respuesta A los oficios que habia Cienfuegos diri,ido con W detalles de aquel acontecimiento escandaloso; y asi por estas causes, como por evitar gastos inhiles, redu'jose la expedition 6 enviar a' Panzacola at mariscal de campo y segundo cabo de la isla D. Juan de Echavarri con solo el batallon ligero de Tarracrona, a1gunos piquetes d e otros cuerpos, una compan-ia de artilleria y nna partida de dragons que el 24 de aquel mes, salieron de la Habana en las corbetas de guerra Diana y Urvaen. y los, bergantines merchants, Tito y Bello Indio.
Malos tempos no les, permitieron fonder hasta el 4 de, febrero en aqnel puerto. Entreg 'selo at dia siguiente con todas las formalidades wilitares el colonel arnericano, King, lo mismo que el castillo de San CArlos de Barrancas y el fuerte de San MArcos de Apalache, del cual paso 6 posesionarse con un destacatnento el coronet D. Jos6 Callava,
Pero esta reparation no fu6 mas quo un est6ril desagravio at honor de la bandera espanola o. torque el 22 del mismo febrero se firmaban en Madrid los, prel.iminares del tratado de cesion de la Florida 6 los EstadosUnidos., El traspaso, de ese territorio ora para Espana de




DE LA ISLA DE CUBA*
necesidad y conveniencia despues del qpe tan irreflexi vamente habia tenido lucyar con el limitrofe de la Lui.siana, cedido 6 la Francia, para vende'rselo A la Union Amer"icana. Ensen'oreada esta nation de la limitrofe pro-, vincia de Tejas, que ocuparon sus adventurers sin guardar fueros ni observer convenios; dominando ya.,,desde los puet-tos de estos dos nuevos Estado's la navegacion de todo el Golfo mejicano, poco podrian estorbar su marcha usurpadora tres a*sladas y reducida" fortificaciones, y un territorio, literal. de menos de diez mil. almas de poblacion y enclavado en una potencia ya de diez millions, de habitanfes, results a, apropiArselo, para acabalar su geografia,
En cambio de una cesion ya convenience, Espana, tras de ahorrarse los sinsabores y ;os gastos inherentes A la conservaclon de aquellos puerLos, debia. por el. tratado recobrar A Tejas; y se aliorraba un desembolso de quince millions de pesos en que en 1802 se habian fijado, las indemnizaciones reclamadas poe los arnericanos por presas hechas por corsarios espan'oles y franceses, y por otras causes,
El solo defecto de aquel tratado de cesion aconsejado por D. Luis de Onis, fu'e que con igual. derecho no exigliera tambien elgobierno espan-ol, antes de celebrarlo, las indemnizaciones que le debia el arnericano, que en multitude de casos permitia a' los insurgents de las poselm stones, espa-olas sacar de sus puertos dinero, genes, armas y aun embarcaciones y precisamente wAs cuando. aquellos preliminaries se estaban acordando.
El pueblo ingle's, por motives que no podia alegar. el de la Union, no ocultaba su inter's y simpat'a por la suhlavnninn enntra al dnminlA OQnanAl On 01 n11OYf-& gIrtnti-




76 HISTORIC
te. Los age irme
ntes de Buenos-Aires, Chile y Costa-M
hallaban con faclilidad condos en Londres; y pudieron alli por ese tempo completer up arinamento cuya mayor parte se preparaba A la sazon en Nueva Orleans.
Estaba destinado 6 acaudillarlo el mariscal de campo, D. Alariano.Renovales que, condenado, a' muerte por conspirarcontra. el gobierno absolute de Fernando VII, iba A desfionrar al partido, liberal de EFpana arrn ndose contra ella. Pe-ro, ya por miras de interest personal, ya por remordimientos, antes de salir de Londres sr.1, avisto' secretamente con, el ernbajador de su inacion y por volver A la gracia de su Rey se comprorneti6 por 0scrito A selm Pararse en tempo oportuno, Ide la expedition con los mejores'de sus officials, 6 frustrar su principal objeto, impidiendo la reunion de las ftjerztis preparadas y A comunicar el- plan que lueop se ado.-)'.ara con arreglo 6 Jos proyeetos de, la Junta y caudillos de la insurrection de' Nueva Espan-a, que eran Jos que debian indicar los movimientos. Por conduct del ministry da, la Guerra Ecyuia autoriz6 el Rey entonces A Cienfuegos para entenderse con Renovales, reservadam'etite Y observer todos sus pasos y manejos con la cautela que su conduct anterior aconsejaba. El arrepent'ido cutnpli' en lo esenam If a
cial con sus promesas; pusose en cowunicaciou, con Cienw fuegos y Apodaca; enter6les de cuanto iba de'scubriendo; y acaso impidio con sus avisos que se volviese a proparyar la insurreccion casi vencida en aquel reino. Discurriendo luego pretexts justificados en la falta de cumplimiento de varies ofertas que el club directive de aquella insurrection le hizo al Ilawarle, despues de desacreditar al gobierno de los mejtcanos y excitar. en su gente* desconfianza v discordias entre los, europeos Y




DE LA ISLA DE CUBAs 77
americanos que la componian, el mismo Reno"a',es disol. vio' la expedition, Luego, con dos buques, armados, y a1gunos officials j -se present en ]a Habana 'reclawa ndo ochenta y tres mil duros por el valor del armametito y pertrechos de guerra que habia traido. Pero buques y effects no faltaban en el ai-senal, n* en los almacenes d ela. Habana no se necesitaban ebtonces (ampoco en los districts del contmente donde ardia la guerra y los recien presentados solo recibieron el aux'ilio de his pagas que les cor.respondian segun su clase, destinAndose A al. gunos A- los regimientos y en various oLros punts. No tard6 en lanzarseluecyo a nuevas mapinaciones y tra moyas el inquieto Renovales, arrastrado acaso por stis mismos compromises a' nuevas exigencies ; y se metio pronto en maniobras que obliaaron A Cienfuegos a' arrestarle en la Cabafia. Alli murio' de enfermedad-nattiral meses despues y dias antes que en la Habana y toda Es40
ana se restaurase un regimen p"'Aico mas pi pio que el de entonces para recompensar sus merecimientos como conspirator y revolucionario.




CAPITULO TERCERO.
Gobierno de D. Juan de Cagigal.-Befuerzos de troops para la isla.-Estraw gos del v6mito.-Sucesos de la Penfrisula.-Restablecimiento de la Constitution en Espaha.-Motin en ]a Habana obligando 'a Cagigal 3' bacerla jurar antes de recibir 0'rdenes del gobierno supremo.-Trastornos en todos Jos ramos y especialmente en la, administration de justicia.ABlicia nacional.--heces de Letras.-Consulta de Cagigal sobre ellos.Diputados A Urtes.-Excesos de la prensa.-Muerte del intendente Ramirez.
Tanto por dolencias contraidas bajo, un clima contrario A su temperament que una. vez le obligaron A entregar las friends del gobierno A D. Juan Echavarr*, corno por desanimarle los muchos tropiezos de su desempen'o, habia Cienfuegos reclamado casi tantas veces su relevo como los refuerzos militaries que considerable indispensab para la isla. En ambas pretensions fu
les e al, fin atendido, El vuelo, de la insurreccion del Continente exigia. que las fuerzas de Cuba se aumentasen ; y m6s cuando desde la primavera de 1819 las diezm'aba el v6mito cruelmente. Perecieron mucha tropa, jefes y officials, entre ellos el mariscal de campo D. Mariano Osorio, transeunte de Lima para ]a Peninsula.'
Del mismo ej6rcito que 6 la sazon se reconcentraba. junto 6 CAdiz para, la reconquista de alcyunas provincias de Ultramar, y quo solo se emple6 luego en restablecer la CInn-patitme.nn d. 4 R4 9 Pn In PAninpufln- dp.pAqpA A onhiprnn




OW9
HISTORIC DE LA ISLA DE CUBA
tres mil hombres que en la fragata de guerra Sabina y various buques mercantes salieron de aquel puerto al mediar julio con.rumbo a' las Antillas. Nadie de esa. expe,dicion sabia, de fijo su destino hasta que, con arreglo A reservadas 6rdenes y en IODgitud determined, abri6 los pliecros que traia el entente general D. Juan Mantiel do Cagigal que mandaba aque'llas ruerzas. Entre. aquellos papeles apareci6 su nombramiento de Capitan General de Cubaen cuyo ml'smo titulo se le prevenia* que, des'pues de reemplazar las bajas de las troops de aquella isla, r.eorganizase dos batallone*; ligeros m6s con las fuerzas que restaurant de las que l1evaba y las demas que fuese recibiendo. Empez6 A asomar por la Habana la escuadrilla el 28 del siguiente agosto; el 29 relev6 A Cienfuegos un general A quien ya no permitian, la falta de salud, y sobra. de anos desplegar la firmeza necesaria en las turbulencias que habian de ocurrir prontol,
Condensadas todas las nubes sobre el vecino Continente, nunca se habia presented .1a atm6sfera de Cuba mas serena ni con porvenir mas balagiiefio. Aun mAs que el mismo Oc6ano, los instincts de su propia prosperidad y la sensatez de sus habitantes apartaban de su suelo la desoladora revolution de, las demas provincias, Llegaban, si, de muchas parties carts alarmantes v escritos incendiaries, pero sin effect; torque si excitaban la curiosidad de algunos, olvid6base su contenido en pocos dias y pon'anios en manos de la autoridad los que los recibian, por no hacerse sospechosos ni contrary compromisos por extranas causes. Eran ademas poco envi." disables para los que sabin discurrir los frutos que recogian de sus revueltas las provincial sublevadas para




80 HISTORIC
de la. Paz, una vez rotas las mayors trabas que se oponi"-an at desarrollo de su fecundidad. Le sobraban terrenos, feracisitmos y empezaban A abundar los brazos; habi4ndose introduced en el an'o que corrie, y por la sola capital, mas de veinte mil africanos que, sinpagar derecho aim guno, se vendian por la quinta parte de to que costaron luego. Nadie pensaba entonces. en la grande Antilla mas que en labrar su fortune 6 fornentarla.
Con e!ernen-tos tan felices y Para promoverlos, coincithan por ese tiernpo las primers aplicaciones del vapor en la isla, ast Para abreviar las communications martin. mas, corno Para explotar la industrial del azue.ar mejorando su calidad y aliorrando tiernpo y brazos en su fa., bricacion.
Varian talented las opinions con respect at descubrimiento de tan- poderoso agent de ceteridad y movimiento, que mas que al de un genio individual hay que atribtiirio 6 los proarel*kos que, con el mero studio de Io3 effects naturalist obtenia ]a fisica. Muchos silos eran ya pasados, desde que reconoci6 Vitrubio que con el aux1lio del fuecyo podia convertirse el a-ire en agua, basta que at media el diez y seis explic6 A Carlos V el casteIlano Blasco de Garay cierto mechanism movido por va. por Para hacer andar las naves. Coln multitude de, teorias, con pr6eticas y ensayos no felices, asi Para aplicarlo A la navegacion corno A otros mucho3 usos, habian trascurrido, o1ros dos siglos cuando empezaron 6 obtenerse a1gunos resultados del descubrimiento. Pero aun asornaba la luz entire no pocas tinieblas, cuando despues de muchas experiencias desgraciadas, el perseverance norte-arnericano, Roberto Fulton, protegido por Bonaparte, Io(Yr6 surcar el S.naA finp.q dp 4RO3 eon P.1 nrim.r vanor maritime! v-




DE LA ISLA DE CUBA* 84
ya muy mejorado, empezo' la Inglaterra A adopter ese sistema de navegacion en 4812. Fabricaron luego, sin generalizarlos, alaunos de esos nuevos barcos en los Es. tados'"Unidos; Y de allf trajo el primer en 4 819 A bordear las costas de su pal's entre Matanzas y ]a capital don Juan O'Farril habanero tan distinguido por su anhelo en mejorarlo todo, como por su cr6dito en el gratuity desempe-o de muchos corg6s publics. Su util'sima especulacion no fu6 tan provechosa para 61 como para los que, andando el tempo, fe it-nitaron, cuando a" la desconflanza que inspiran en sus principios los inventor, sucedi6 la conviction progresivamente infundida por los hechos.
Desde sus priweras aplicaciones, 16oro' un 6xito mas pronto el impulse dado por el vapor A las mAquinas para moler can-a. gradual sus jugos y convertirlos en azucar, Con grades resultados, moli6 por primer vez, su cosecha' en aquel an-o en un increnio suyo D. Pedro Diago, natural de Galicia, por medio d-e un I a bomba condensadora de la clase que los ingleses,, mas adelantados entonces en maquinaria que los demas pueblos, Ilamaban ya expansivas 6 de alta presion. La iniciativa de Diago fu6 tan provemis chosa, que desde el siguiente ano le imitaron moliendo con aquel mismo artefacto todos los propietarios de in genius A quienes susituacion les permitio' adquirirlo.
Si las consecuencias de este adelanto en la elaboration. del azu'car fueron de importance, lo, demostr6 a1gunos, aDos despues el parallel entre los, dos quinquenios de 4 84 6 A 4 820, y de 1821 A 4 825. Aunque hubiese tomado el cultivo de la. cana un increments extraordinarily con las numerosas entradas de africanos, que quedan indicadas, con la mayor facilidad en romper tierras, con la
I V, -., #. m A ww% % a, ^e% w% # : I ., I , ,, ,. ^ -. ^ L -,, n -. A it n ,% ^ n ; ^ i-, ^ V% ^ in A 1%




82 HISTORIC
Cienfuegos, sobrev inieron success deplorable, A-impedir que se extendiese aquel Progreso en el segundo de aqueIlos das perfadas, durante el cual no se aumenta' Como
If I tv
antes elnumero de nucas, tanto par lo que disminuIeron las introducciones de negros, como par lo que se difundO la descoinflanza en, el Pais par las-causas que dir4mos. Sin embargo, despues de-surtir al consume de la isla, la exportacion de aquel valioso arti'culo se elev6 en ese segundo qu*t)quenio A siete millions quinientas trece mil trescientas diez y seis arrobas, obteniendo sabre aquel primer una ventaja de un million quinientas noventa y cinco mil seiscientas diez y nueve, 6 pesar desus favorable circunstancias y de lo -contrarias que fueron las del otro, Y no creciendo luego como autes el cultivo, hay que atribuir aquel aumento de production expresado por el segundo guarismo A la economi'a de brazos y de tie.mpo consegui. da par las m4quinas movidas por vapor o saltos de agua,
Mientras inesperados tropiezos no le detuvieron, camin6 Cagigal par las huellas de su antecesor, aunque de menos fortaleza y de Indole mas blanda, asociAndose A sw fines los mismos auxiliaries de Cienfuegos, el discrete obispo Espada y el inte-ndente Ramirez, celos'simos promovedores de adelantos en todos les ramos. SecundAbanJos a4euwas el consulado y las sociedades econo"micas de la Habana v de Santiago, en las cuales resplandecian 6 ]a sazon individuos tan notables coma D. Jose' Ricardo., don Rafael y D. Juan O'Farril, D. Francisco y D. Jose' Arango, D. Juan Montalvo, D. Claudio Pinillos, el conde' de Barreto, D. Andre's de, JAuregu* Y' muchas otros intelligence bacendados,
Todo tiraba a] Progreso en el pals, y ni u-na nube




DE LA ISLA DE CUBA, 83
linental, cuando de repented sobrevinieron A turbArselo success que ocurrieron donde debian temerse menos., Los resumiremos.
Desde su reinstalacion en el trono en 1841, fu6 la mira principal del rey Fernando 'a reconquista de las provincial de Ultramar que se habian ya emancipado del dominio espa'ol y ]a complete pacification de las que seguian peleando Para conseguirlo. Si Apodaca habia logrado aquietar casl* todo el territorio mejicano, y Pezuela con sus tr'unfos y Jos de sus cabos dominaba 6 la rebe. lion en el Peru, mucho le restaba aun a' Morillo que
-combatir Para sofocarla en Costa-Firme y Nueva -Granada y por las regions del Ecuador, Buenos Aires, Chile y otras, el levantamiento lo dominaba todo s' bstAculo. MAs de veinte mil hombres habian Salido ya de Jos Puertos espanoles fraccionados en. expediciones destinadas A distintos punts; pero necesitAbanse aun mayors fuerzas Para someter aquellas u'ltimas provincial dta la Ame'rica meridional, y el cobierno, aunque privado de sus- remesas coloDiales, logr6 con bien 0' mal discurridos arbitrios Was allegando. Pasaban va de aquel nfimero las acantonadas en las cereanias de CAdiz a' fines de 4 8,19 bajo et mando de D. Fe'lix Calleja, antecesor de Apodaca en A vireinato mejicano, babi6ndose tenido que internarlas y subdividirlas Para preservgrlas en aquel verano de la fiebre amarilla, que afl1gi6 A aquella plaza y punts aledanos. El partido liberal, que anababa de prornover sin fruto en otras parties aisladas sediciones, descubrO en aquel eje'reito expedicionario el mas pi-opio elemerito para asegurar el ti-iunfo de sus miras si loloraba allt' gamar proselitos. sobre todo entre Wes y cficiales influventes. La




81 HISTORIC
para todos 1'sonjera. Segun su convenience material y e discurrir de los propagandistas, valia mas emplearse sin, peligro en restituir la libertad polftica A su propia p6tria, que quitArsela A costa de riesgos y de sangre 6 los que 4 tenian conquistada ya para la suya, Promesas, pecuniarias al soldado v de aseensos extraordinarios 6 los jefes y officials, que los m6s habian recibido, uno en aquel afio,. todo, arte, todo medio se emple6 para promoverUDa in0 Hitar con la'que luego, se cambiase prouto la, surreccion mi
faz pilitica de Espana. A los interesados en ]a sublevacion les importaba poco. que se imitara andando el tiernpo, aquel funesto ejeDaplo en los ej6rcitos, con tal que su primera consecuencia fuese derribar A un gobierno y crear otro qu e facilitara sus ambiciones y sus medros. La conserva cion 6 la p6rdida de los reins, y provincial hispau americanas era para tales patriots a'unto, indifferent.
Lograron aquellos manejos un 6xito complete, concer.6 Ondose la mayor parte de los comandantes de los cuerpos para proclamar la Constitucion seis anos antes suprimida. El del segundo batallon de Astutias., el infelize incauto D. Rafael del Riego, inaugW el an-o de 1820 proclamando.en su printer aurora el c6digo, de CAd1z al frente de su tropa en el pueblo de las Cabezas de San Juan. Ca 6 con ella luego sobre Arcos de la Frontera, donde se alojaba el cu'rtel general, y se apoder6 del general en jefe, el 'olco quizA que alif ignorase una conspiracion que sabin todos. Casi simult6neamente imitaron el ejevaplo de Riego sublevAndose cootra el gobierno, al frente de sus, troops, el brigadier D. Demetrio O'Daly, y'los coroneles D. Antonio Quiroga 1, D. Miguel Lopez I Este jefe habia recibido cuatro guirse en la persecution y capture




DE -LA ISLA DE CUBA* 8,5Ban-os, y D. Felipe Arco Agu'lero- Otros jefes hubo que prefirieron alejarse de sus puestos 6 atentar contra debe. res tenidos hasta entonces por sagrados; pero fue' el 4nico
-,entre todos que-logr6 conservar su fuerza, en la obediencia D. Jose Caldaval, que mandaba el regimiento de
-CO'Moba. Por mas que se esforzaran los sofismas 6 ilusiones de partido en disfrazar con colors de heroism la ,irynominia de aquella insurreccion, desde que se perpetro' la analizaron y juzgaron, sin aguardar el fallo del porvenir, todos, los contemporAneos amantes de la verdad, de su pAtria y su decor. Porque si A promoter reaccianes thera mArgen el, no cut-oplir Fernando V11 todas sus protv tne as desde que en 1814 aboli6 el sistema representa-.
-ti vo, en ninryun caso fue' leal, patr16tico ni propio de dece:ites militaries el, derribar un gobierno del que acababan de recibir ascensos, del que, contando, con su. fideli(lad, les, confi6 armas destinadas a' un objeto tan gloriosa ..como el, de restituir apartados y perdidos dominion, 6 su pa t r i a.
Infelices, fueron en sus comienzos las operations dea 1()s sublevadoi. En lucyar de abrirles sus puertas, Como 'creian, los rechaz6 Cadiz con sus baterlas; y despues Ale, indecisos y alternados success en sus encuentros con las troops ieles, en sus marches y contramarchas, por Andalucia. no se adhirio' A su causa un solo pueblo. Conducifanlos, ya a' refugiarse por la Extremadura baja ,.Cv'l Portugal la desertion y su impotencia cuand'o en 20 de febrero estall6 en Galicia otra insurrection military, .si no tan imponente como la de Rie(yo mas afortunada.
Galicia. RemunerAroale ahora con obtuvo otros dos aseensos por no ba_L__ ____ --I t,---" I- A- -W




86 HISTORIC
Esperaba aun el rey FerDando reducir A los d-e Andalucfa con las troops que A la sazon reunia en Ocafia don Enr*que O.Donnell, cuando, se supo, en Madrid el 6 de, marzo, que este general se habia decidido, al frente de ellas por la misma causa que sehabia. ofrecido, A de.#.-truir. Arrastrado, por el torrent de tantas deslealtades.tuvo el monarch que jurar la'Constitucion de 4 84 2 6 los. dos dias y convocar las C6rtes, ayudAndole 6 calmer los, 6niw.os y gobernar ]a nation, hasta que el Congreso de diputados se reuniese, una Junta provisional presidida, por el cardinal de Borbon, arzobispo de Toledo, y coinpuesta de a1gunos otros funcionarlos de templadas miras, como el sAbio D. Antonio Romanillos y el. antiguo, ministro D. Ignacio de la Pezuela, padre del autor de la presente er6nica,
Como en toda tierra separada de los hemisferios por los mares, en ]a Habana habian sobresaltado en general a las genes con los rumors que de tan tristes aconteeimientos Pegaban de los Estados-Unidos y aun de la Peninsula con las din-,ensiones con que suele abultarlos la distancia. Pero el I I de abril ya se sabia el mal exito de fa primera insurreccion de Andalucia y la. daba el capital general Caoigal por sofocadacuando con treinta y un dias de* navegacion fonde6 en el puerto un barco de Galicia, trayendo entre otros papeles un diario, constitutional de la Corona y del 13 de marzo, en que se publicaba el real ,decreto del 7 para ]a jura del c6digo de CAdiz. Cot-66. por la poblacion la noticia y ]a conmovi*6 cual chiispa electrical,, como conmueven siempre A fos pueblos ines-peradas novedades,
De la cErteza de esta noticia no se dudo eu ]a' confelft-




DE LAISLA D.E CUBA* 87
des principles. Pero, por veraz que fuese, aun no era ofiol cJal mente conocida ni se tenia tam poco por seguro que se extendiese a' Cuba por segunda vez el regimen constituaw cional de la Peninsula, que no habia proporcionado A la isla ningun bien en la primer. En la linea legal no proom cedla pues, revolver en su gobernacion mudanza de tal bulto hasta no recibirse phegos el instructions oficiales que lo declarasen; y A tan 16gico parecer se arre.0 g16 e.1 acuerdo de la junta. Consecuencia de tal resolution fue' la proclaim en que anunci6 Cagigal el dia siguiente que no habria, innovation en el gobierno y estado de Cuba, hasta que 6 61 no se lo ordenase el de S. M.
La algazara y las demostraciones que inspire la noticia de haber el Rey jurado la Constitucion, los grits de algunos de esos groups de alborotadores que sullen tomar la voz, del, pueblo en, casos de esa species, lejos de altesm rar la resolution del Capitan general en un principio, le animaron A ordenar por correos extraordinarios A los, gobernadores que imitasen su. ejemplo en sus districts,
Pero a' Cagigal los achaques y los an-os arenas le de-Wo jaban sino el nombre de los dos generals de su misma familiar que habian mandado en Cuba, cuando mas neces'taba esta isla de la destreza del primer. y del temple del segundo para sobreponerse al motin que iba A humillarle.
Ademas de las fuerzasque guarnecian los castillos y de la caballerfa acua-rtelada entonces como hoy en un barrio extramural, hacian servicio en el recinto de la plaza los batallones, de Tarragona, Catalu'a y Malaga, reorganizados estos dos con la gente recent ven1da con Cagigal de Udiz, y muy contaminada por las ideas de los sublevados en Andalucia. Resaltaba por su exaltation la.




88 HISTORIC'
subalterns, D. Manuel Vals, y D. Manuel Elizaicin, nom.. bre luego inseparable de revueltas y pronunciamientos en Ia madre p5tria mientras vivio' el que lo tenial. Reunido ese batallon 6 las ocho de la ma n-ana del 4 6 para posar la lista en el punto acostumbrado., que era la plaza de armas, como ahora, y frente A los balconies de la capitania general, victorearon ambos officials A la Constitucion de CAdiz, no tan au'dazmente como se supuso, sino ya sabiendo que la victorearia tambien la tropa y que no tendrian valor sus jefes ni para contenerlos, ni para tomar .esa iniciativa en lugar de ellos. Asoci6se instantAneamente A aquel grito el batallon de MAlaga, alli. cerca acuartelado .en el castillo de la. Fuerza y de cuya oficialidad los m s estaban co.nvenidos en apoyarlo. No faltaron ociosos que Jes sectindaron, ni tardaron mas que minutes various grupos de paisanaje y de soldados sueltos en precipitarse 4 ]a casa de gobierno, allanar su entrada sin ser contenidos por la guardian, subir en propel las escaleras, y sin respeto 6 la dicroidad, ni 6 la situation de uIn anciano postrado len aquel moment por el asma, forz6ronle con intimaciones descompuestas y amenazadoras 6 salir A la plaza casi sin vestirse y 6 proclamar un viva A la Constitucion con voz casi apagada.
Pero ni con la. humillacion de la primer autoridad del pais se calmaba la torment. Otra mas fue' indispensable para conjurarla. El batallon de Tarragona, mantenido, en perfecta obediencia y discipline. por su colonel D. Toma's O'Conelly, jefe querido del soldado, habia. despreciado I'as excitaciones de a1gunos de sus officials, y estaba ya formado 'n los patios de su cartel, el de San Telmo, para reprimir e I alboroto. Los que acababan de triunfar




DE LA ISLA DE GUM 89
y A consternar a' la pacifica Habana con escenas de sangre y vandalism. Sin perder instance tuvo Cagigal que ordenar que Tarragona concurriese 6 la plaza, no ya A. reprimir la sedicion triunfan-te, -sino 6 completer su objeto Y proclarnar tambien el c6digo de Cddiz. Despues tambien dispuso que lo jurasen las de was fuerzas, la guarnicion de los castillos y los ayuntamientos, corporations y classes que habia en la isla,
Componiase buena parte de ]a poblacion de tenders, almacenistas y dependientes que, contraidos al cuidado de las tiendas, en cuanto, a' noticias y pol'ticas aprecia4ciones ensanchaban el alma y el discurso con toda la libertad que la sujecion de su oficio, y modo de vivir no permitia 6 sus cuerpos. Los m6s eran mozos' peninsulares que se habian candorosamente interesado por la sedicion de -Rieryo. Conmovidos ahora por la oovedad de ]a Constitution y los, accidents de su. jura se manifestaron apasionados enthusiasts de un sistema que no cow nocian. Como ii tuviesen muchas injusticias que senior del reorimen caido, 6 muchos beneficios que esperar del que se proclarnaba, se lanzaron la -mayor parte A las caIles bulliciosamente. Bubo comparsas improvisadas de danzantes y patri6ticas canciones. La tropa convidada en groups por los mozos ceno" en los bodegones ; y alOrunos almacenistas, A unos y 6 otros les distribuyeron vinos y licores notAndose que, en un des6rden, que despues de aquella noche continue dos dias, arenas ocurrieron insults ni desgracias,
A principios del anterior sialo escandalizo' a' la capital de Cuba una sedition de campesinos motivada 6 no por d.q.qeiP.rtnq adminid.rativnq- Ent.nnep..P. qP. manhivn fiP1 la




90 HISTORIC
to, meses despues volvi6 A dejar airoso su ejercicio, un milltar de temple y bajo un regimen que, con todas sus imperfecciones, era incompatible con la duration de los deso'rdenes y de sus consecuencias. Ahora la misraa guarnicion peninsular al principio de autoridad lo, arrastraba por el fango; y en r6aimen tan inadecuado, para la isla como, el de la Constitucion de 4 84 2 mal podian alcanzar 6 restaurarlo, las cualidades de quien al d6bil Cagigal relev6 luego,
Dias despues de ceder A una coaccion tan humillante, amigos indiscretos, tan temibles como, enemigos declarados, di'ctaron a aquel general una proclama en que le, haciao vanagioriarie de haberse anticipado A sus deberes por un effect, de su amor A la nation y A las nuevas institu0 1 If
clones. AM termin6 con et riaiculo lo, que la violencia habia empezado; y con su prestigious personal desaparecio' tambien el del alto cargo que ejercia entre la confusion y. el movimiento con que se sullen crear las situaciones, nuevas.
Fue' precise que se reprodujera toda. junta, la que habia drzsaparecido en un instance en 4 81.1. Resucitaron y volvieron A funcionar, reco I puestos con casi todos sus antiguos miembros los ayuntamientos credos, en el ante rior per'odo liberal, de igual mantra que las tres dipu. taciones provincials, de la Habana, Puerto Principe y Santiago, en las cuales por fortune preponderaban hombres de 6rden y de honrosos fines.
Mas estrepitosa fu6 la instantanea resurrection de la prensa perio'dica.,, que reton-O entonces con las Ansias que sels allos de repression y de mutismohabian depositado
tan PI mrq7nn, do rania riadarfnrrkQ irnnanianfnQ nnr difran.




DE LA ISLA DE CUBAs 91
Casi a' un tempo vieron la luz p'blica El Conservador, El Botiquin, El Observador habanero, El Esquife, El Indicator y El Mosquito, apareciendo tambien en la palestra. El Tio Bartolo, con jocosidades tan vulgares como. su Mismo nombre, pero was impostor y p'nzante que ningun perio'dico de la anterior epoca. Fue'se pronto, aumentando el number de impress, en general mas dedicados A personalidades y miseries que A difundir el verdadero, progress social y 6 protege las luces.
Abati*ero'n A Cagigal por una. .1 parte, los a taques de la prensa, y por otra las areas de su destiny entonces recargadas con la presidency de la diputacion provincial y del ayuntamiento que casi diariamente celebraban session extraordinary. Interim aceptaban en Madrid su division desde mediados, de'junio y por dos veces tuvo que sustituirle el segundo cabo D. Juan Echevarri no en el mando, torque apenas era mas que nominal el que ejercia, sino, en el trabajo de presidio aquellas juntas y el de firmer en su. lugar los expedients.
COntiDuaron intactas al principio las jurisdicciones de la Iglesia, de Hacienda y de Marina; pero en su conjunto y en todos sus detalles sufrieron mayors 6 menores mudanzas la military, la. gubernativa y la judicial,
Aunque siguieron los cuerpos veterans, en su misma plant, se desvirtuaron los de militias e'n su esencia con ]a creation atropellada de otra Imilicia llamada urbana. al principio, y national despues, que se organize y uniform como la de Madrid _V las dem6s cludades de Espana. Tanto para las veinte v cinco companfas levantadas en el solo district de la Habana, como, para las diez y seis de los f.p.rritnrinv. dp. Rqnfinon u Pnartn Prinnina friarnn nii'milL




HISTORIC
y el uniform, muchos por los privileges del segundo y la, ventaja de, vivir armados en dias que prometian revueltas, y no pocbs para acechar la coyunt.ura de defender algo mas que la libertad political de Espana y sus provincias ultramarines.
Ni se pregunt6 a' los presenta(los A alistarse si pertenecian 0' no A las militias disciplinadas y rurales; y slendo, muchos de estos'los que ingresaron en aquellas compaias, no habia que contar ya, con aquellas, como antes, para reemplazar en casos necesarios 6 las troops veteranas. Result' asi que una initicia, *vtil y probada se camW por otra. que solo pudo emplearse en formaciones y parades cdando no en trastornos,
El gobierno, railitar y politico siguio' centralizado en la Capitania. general. eiercienaole tambien los gobernadores en sus territories y jurisdicciones respectivas.
Pero en virtue del nuevo, r6,cvimen qued6 el segundo entcramente separado del primer 6 intervenido en todos sus detalles por las diputaciones provincials y los ayuntan)ientos. Ningun abuso se extincrui6 con la intervention, de ecas corporations. Solo loararon deroLyar las prActicas establecidas para la a plicacion y percibo de los fon(hs propios y alterar el 0'rden observado en otros ramos ocasionando confusion y quejas infinitas.
Mayors fueron aun las originadas despues en otra reforma constitutional, am cuando, para la. administration dejusticia provaetie-Q-e A primer viSAa, consecuencias bue118s, conao la de compete tan important ramo, 6 manos de letrados y librarlo de las de jefes militaries que habian actuado, siempre como juices legos. Se apoyaba aquelia en f-Alioi'lamnin rip Inp. nnoinnAp. mp.Mr adminiianidas_ donde, ha-




DE LA ISLA DE CUBA* 93
dicial lo military. 'Pero olvid6ronse a] plantearla en la isla de que en realidad eran letrados los que actuaban con el. car6eter de asesores de los gobiernos y tenencia's; y de que, cuando Do se conformaban Jos gobernadores con suis pareceres al providenciar sin su dict6men en actos dejusticia, incurrian entonces ell'os solos en la responsabilidad de unas diSposiciones que en Jos demos casos afectaban solamente 6 Jos asesores. Dondepor espacio de tres rivIos se habia considered como el. Mas autorizado y fuertex al que ejercia el mando de las armas, serving los gobernadores y tenientes gobernadores militaries de fteno, y cortapisa A Jos excess que comedian con frecuencia Jos letrados; y 'til era, que por lo misino que conocian estos de todos Jos expedients judiciales,'tambien a' su vez pudlesen aquellos oponerse A sus irregularidades e' iDjusticias. Que la administration judicial de entonces exigia una reform radical, indudable era; pero la que sobrevino, con el catibio politico de aquellos dias, eu lugar de mejorarla, la empeoro'.
Desde autes de 4 811 hubieran hecho camblar de esencia y forma a' Jos tribunals de primer instancia, asimila'ndolos sin exAmen ni studio 6 los de la Pen'Insula, Jos innovaciones que pata los de Ultramar determination ]as Cortes si la prudencia, v oportunas consults de Apodaca no hubieran demorado su ejecuclon hasta la ca ida de aquel cuerpo y del sistema que lo, autorizaba, Permaneciendo asf seis anos m6s los tribuuales inferi.-I. res de Cuba sin mudanza. En cuanto A que i -eclamasen prOD to corrective, los vicious de que adolecian no lo dudaba nadie; y aun muchos comprendian que alcanzasen A corregirlos la autoridad y la arbitraria iniciativa del C.finit.an general v de, la Andipneia. vq qnnrimiPndn In.q




91 HISTORIC
emoluments de los juices legos que como gobernadores 6 tenientes gobernadores, tenian su sueldo y otros gajes, ya reformando los aranceles de costas para que re-, sultase la adm'nistracion de justicia. mas bharata; ya circunscribiendo 6 justos 11"mites la jurisdiction de los asesores y alcaldes ordinaries. Pero al reinstalarse el sistema constitutional y las mudanzas que introduce en todos los ramos, 6 nadie sorprendi6 que reapareciese una. instruction de 2.3 de junio de 4 84 3 reformando todo lo judicial en t6rminos inaplicables y aun absurdos para las posesiones de Ultramar, Vinieron luego decretos tras decretos intimando so observancia, y en on principio, aunque despues mud6 de parecer, hasta la, reciamo el municipio mismo'de la flabana la corporation mas interesada en eludiria, pidieyado sin reflexion y empuja*do solamonte por el prurito liberal de la epoca, que se des.embarazase 8' los alcaldes de* atribuciones judiciales, para que quedasen asl' mas expedites para las gubernativas y econo'micas. A exception de Jos que vinieron de Espana al tiempoque estas 6rdenes, los m6s de los mismos letrados que desevape'aban con cr6dito las asesor'as fueron los nombrados para lasjudicaturas recent creadas; y tanto Para facilitar- so admission, como para ahorrarles on viaje A Puerto Principe, autoriz6 la Audiencia al jefe politico, que era el mismo Capitan General, para recibirles juramento,
'Cuando en 25 de octubre, algo repuesto y reanimado con Ia esperanza de relevo, se restituy6 Cagigal A sus dio ficites fun"ciones, no f66 en realidad sino para recibir nuevos agravios y suffer nuevas contrariedades por lo de la combatida admission de jueces de letras y otras causes.
I A t A,%