Citation
El coronel Ordóñez y Cuba en 1851;

Material Information

Title:
El coronel Ordóñez y Cuba en 1851; reflexiones que someten á la consideración de las Cortes del reino y de todos los Españoles residentes en ambos hemisferios, dos Cubanos
Creator:
Rovira, Carlos A ( author )
Place of Publication:
Paris
Publisher:
Garnier hermanos
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (50 pages) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
1849-1851 ( fast )
History -- Cuba -- Insurrection, 1849-1851 ( lcsh )
Cuba ( fast )
Ordóñez y Romero, Agustín. ( lcsh )
Insurrection (Cuba : 1849-1851) ( fast )
Genre:
History. ( fast )
Historia ( qlsp )
non-fiction ( marcgt )

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
036230358 ( ALEPH )
1040037011 ( OCLC )

Full Text
EL COLONEL, ORDONO""OEZ
C t B A E'.
REFLEXIONES QUE SOMETEN A LA CONSIDERATION
DE LAS CORTES DEL 'EINO Y DE TODOS LOS IESPAiNS'OLES
IIESIDEiNTES EN MBOS HEMISFERIOS,
DOS CUBANOS,
TARIS
LIBRERTA DE GARNER TlElft"MANOS
CALLE DE SAINTS-PERES N 6.
1 867







EL CORONEL ORDONEZ Y CUBA EN 1851




op
4Cf
Parlis.-Imp. de E. TuuNOTI Y calle Racine, 26.




EL COLONEL ORDOSEZ
REFLEXIONES QUE SOMETEN A-- LA CONSIDERATION
DE LAS CORTES DEL REINO Y DE TODOS LOS ESPANOLES
RESIDENTS EN AMBOS HEMISFERIOS
DOS CUBANOS,
LIBIRERIA DE GARNER HERMANOS
CALLE DE SAINTS-PERES N? 6.
1867.







ADVERTENCIA,
Habiendo llegado, por casualidad, 'a nuestras manos un opusculo de 38 paginas, impress en Londres, en que se establece demand ante el criteria de todos los espanoles de ambos hei-nisferios sobre un. servicio prestado por lel Coronel D. Agustin Ordo'ez y Romero, residente hoy en. la Habana, cuando las intentions. filibusters que padeci6 la Isla de Cuba en 1851; y pareciendonos el caso especialisbno, nos vimos en. la necesidad de estudiar el keeko, cuyas pruebas aduc'ia el autor del folleto referido. Ma's tarde, hemos tenido la suerte de ir amontonando cuantos datos podian apetecerse Para entrar en las considerations que reclama el important suceso, que manana caera a no dudarlo bajo el dominion de la historic. Y amigos (imparciales) del Coronel Ordon'ez, resolvimos apelar 'a la imprenta Para dar conocimiento del as-Linto 'a todos aquellos que quieran. Ilevar MO
siempre con orgullo el nombre de espanoles. A ellosnos dirijimos en el presented escrito reclamando justicia Para uno de los mas dignos jefes que cuentan los ejercitos castellanos. El amor 'a' la Patria y al am*go son los principles m6viles de nuestra pluma,; Pero M aqui nuestra profession. de f6: amicus Plato sed magis amtea veritas.







Somos cubanos: lo decimos en voz alta; y, con este fitulo nos sentimos muy honrados, torque eI Ileva en,
imbibito el de espa'oles con que se decoran y enaltecen los mejores hijos del suelo en que se mecio nuestra cuna, y en cuyos verdes y feeundi'simos campos se desliz6 nuestra infancia entre caricias, y nuestra primera juventud; la edad de las illusions, de las locas esperanzas, de los dulces ensuen'os de virtue, de patriotismo y de amor.
Como cubanos, queremos y aspiramos 'a lo que aspiran y quieren los hijos mas esclarecidos del pais que
vo / Trias Betancourt Azcrate
io nacer: Saco, a La
Sagra, Armas, Angulo, etc.-Queremos una Cuba espahola; pero una Cuba provincia en vez de una Cuba colonial. Somos, pues, partidarios decididos de las refor-




-8
mas que coloquen 'a nuestras Antillas en el predicamento que estan Ilamadas 'a' oeupar en la monarquia espanola por su ilustracion, por su riqueza, por su incontrastable fidelidad 'a la patria comun y 'a la diwastia que rige sus destinos. Trascurridos mas de dos tercios del siglo que se llama de las luces, es decir, de la verdad, de la justicia, la hora ha sonado en que los clamores de los buenos sean escuchados y atendidos; y, en que se acallen asimismo las alharacas de los malos, hacienda desaparecer los pretexts en que fandan sus proditorias declamaciones.
No queremos que vuelva nunca mas a' sonar en nuestro oido la ominosa y fatidica palabra anexion!
iAnexion!-All' esta', siempre con el ojo fijo, ardiente y avizor, el corvo pieo hambriento, afilada la sangrienta garra, el Aguila formidable bajo cuyas alas se revuelve, bulle y march un puebl o que cuenta sus aventureros por millions y, con cuyo ci 0 ego fanati-smo
dose fatalmente predestinado 'a ser due'o exclusivo del mundo de Colon, sigue, sigue sin tregua ni descanso, sin mirar un instance atras, sin vacilaciones, atropollando todos los derechos, en su infernal labor de incessant y paulatina a bsorcion.-Alli. esta' el yankee:
siempre, siempre listo para marcher, rifle al h6mbro, el revolver en mano, pendiente del cinto la cuchill-a e'aliforniana; encomendandose 'a Monroe y gritando S'ti desden'oso y tremebundo go ahead!-Alli esta': contempladle risuel'-io y amenazante, brindando con el ya hist6rico whiske,y por su destiny mani.flesto; parapeta'do tras los impenetrable muros defendidos por almeI nas y torres giratorias, vomitando minas, desolation y
-MuOrIte, desde esos Sebastopoles de hierro que Haman lip6critamente monitors, esto es, anion estadores.....
f cl% I
Solno's cubanos, si, y somos espanoies y queremos




serlo; porque -Ct ello nos arrastran. nuestr,is simpatias y
e Ilo inducen el sentiiniento del deber v la conviecion del espiritti. Poi-que Ctiba no puede dej(ar de ser espa7
Dola sillo 1.)(ara ser,,ycdA .'/',(/ y esto para nosotros, que teneillos a la vist,it Ct T 4 1- G-i-rwrnia significant tanto 01") 41 s "/ n
conio renunciar 'a to-dos ituestros antecedents; al noinbre de rtuestros padres, 'a' los glori-osos hechos con quo ilustraron la historic Jt la reli(rion de nuestros mayors que I-acta-i-nos en el seno maternal, 'a' impedir 'a' nuestros hijos saborear y Ilamar suya nuestra herniosa habla castellana; 'a' reneoar de nuestroyo, 'a' declinar nuestra au11 -NTerlo hundirse todo 'a iiii tiemtonomia, provincial, para
po en los abis][116S sin fondo y sin, gorilla del egoismo an,qIo-sa). on.-iVoragine absorbent e" insatiable conio el tonel de las Danaides!
Por eso, por ser cubanos tales, es que somos espanoles de todo corazon y con toda el alina; y por eso es tambiep. que no podemos pronunciar sin profound respeto y tierna emotion los nombres de los heroes que en different epocas y por distintos inedios han sabido salvar a nuestra, Cuba idolatrada, de las acechanzas y embestidas mas o" inenos formidable de la codicia anglosajona. Y he" aqui lo que hoy nos pone la pluma, en la mano: se trata do hacer justicia 'a' uno de esos inclitos, benemeritos patriots, y queren-tos, y nos creemos obligados 'a' cooperar con nuestros de"biles esfuerzos (en monientos en que se preparan. 'a reunirse las cortes espanolas) los esfuerzos de otros muchos espan'oles arnantes de su. pais e inspirados por una elevation de miras digna de todo elogio, que repetidi"simas veces durante los U'ltimos cuatro anos, han. levantado su. voz, por modio de la iniprenta, en. defense del vei-dadero salvador de Cuba en 1851.-Ya se adivina que hablamos del Coronel. D. Agustin Ordo.n'ez y Romero, acerea de cuyos
2




10
merecimientos han manifestado unanimemente sus votos favorable la mayor parte de los diaries de Madrid, representatives de las opinions de todos los paxtidos Politicos.
Asi, la sinceridad y nobleza de nuestros mo"viles no podran ser mal interpretadas, ni aun por aquellas personas cuyos malos procedures hayamos de patentizar, poniendo de relieve- sus tortuosos manejos, sin tener en cuenta para nada, lo encumbrado de su position.
Vamos por parties. Tijemos distintamente los *u'ntos que nos proponemos ventilar en este escrito.
ZEs constant que el Coronel D. Agustin Ordefiez y Romero presto' 'a la nation espan'ola un servicio eininenle, de caracter extraordinary, y exceptional en 1851, cuando la invasion del ex-general D. Narciso Lopez?
Examinaremos desde luego- esta question: tarea fAcil, por cierto, tratAndose como se trata de un hecho, teniendo a' la vista los testimonies mas irrecusables asi officials como de todo genero que lo comprueban. Vamos a verificarlos.
Se present en primer te'rmino, en esta species de j U-L cio contradictory, entablado ante el Gobierno Supremo y ante el tribunal de la opinion n pfiblica, entre el Coronel Ordon'ez e
, por una parte, y el General D. Jos' de la Concha, por otra* se present en primer lugar, decimos una cerfificacion expedida por este en favor de aquel y que reproducimos aqui integramente, torque nos hemos propuesto que la justicia de la causa torque abogamos, sea reconocida, por su palpable evidencia.-Dice asiL.:




((D. Jose' Gutierrez de la Concha etc. etc. etc.
((Certifico: Que durante ]a primer epoca de mi man((do en esta Isla, y principalmente en la invasion de los piratesas en el ano de 1851, utilice" el talent y la leal((tad del Coronel graduado primer Comandante de In((fanteria retirado A Agusstin Ordon'ez, ocupandole en, aservictoos especiales de la mqyor importance; debi'ndose ((a su laboriosidad el conocimiento ma's reservado de las ((comunicaciones de aquellos, inclusas las escritas en, ((cifra en idioma extranjero, sobre planes que debian po((nerse en practice, facilitabidose ast'los medics de contra(westarlos, cuyos servicios que exigian una absob(ta con((fianza, fueron desempen'ados a mi enter satisfaction ((y deSinteresadamente por el mencionado Jefe, que ni ((aun de ellos pidio certification 6 documents con que ((acreditarlos; y 'a' fin de que pueda bacerlos co-star y ((Yaler cuando le convenga, le doy la presented en la Ha((bana 'a diez y siete de Marzo de mil ochocientos cin,((cuenta y nueve.-Jos' de la Concha.))
H I f
e aqui clara y terminantemente reconocida la especialidad del servicio y su inq)ortawia, que el mismo Jeneral califica, de la inayor, en absolute, n6 en relative.
De mantra, que en concept de S. E. cualquier otro servicio, al compararse con el prestado por el Coronel Ordon'ez, debe ser colocado en un grado inferior 'a aquel.
He ahi confesado sin rodeos ni ambig**edades que el Colonel Ordon'ez faci'lito los inedios de contrarestar los planes de los invasores.
Ile ahi noblem.ente manifestado, que los servicios prestados por ese digno veteran en aquella, emergencia.cAtica, merecieron la enter aprobacion del primer Jefe de la Isla. -Y dejamos al lector desapasionado




12
que por si mismo deduzea las denies consecuenclas que se desprenden de ese precious certificado.
Viene luego como segundo, comprobante, aunque hayamos de apartarTios del Orden cronol6gico, un panfleto, publicado en 1864 por algunos amigos del Coronel Ordo'ez en el cual se re istran los docunientos siguientes:
19-Una eXpoSiCion elejTada a' S. M. la Reina por el Colonel Ordofiez en que hacienda merits de los servicios prestados por eI 'a su pa' -ia en 1851, servicios 'a que se debio la salvation de la Isla de Cuba, como, eI alli lo demuestra y lo demo straremo s nosotros en el curso de este escrito, se queja de que despues de once anos ellos no hayan merecido del Gobierno Supremo la meteor muestra de que le fuesen siquiera conocidos y mucho me'nos recon-ocidos; pidiendo 'a' S. M. resuelva lo que en ((su olevada intelligence, estime justo al valuar la importancia de caquellos, la difficult vencida y la alta catecroria del, personae que los utilizO'.))-Semejanto exposicion que no fue por cierto atendida como, merecia prueba sin embargo que era fundada, pues de otro, modo habria sido contradicha y contestada.
29-La certification de que antes hemos hablado dada por el General Concha, ocho anos despues de realizados los success 'a' que se refiere, lo' cual agrega quilates, no tan solo 'a la demostrac;.on del hecho mismo, sino que prueba tambien la importance eminentemente traseendental de este.
3' Una instancia presented 'a' las Cortes del Reino con feeba 30 de Octubre de 1863, en la cual se queja el Sr. Ordo'ez de que la exposition 'a 8,5. M. elevada en Diciembre do 1862, no hubiera obtenido hasta ent6nces contestacion ni resolution alguna. Costa, (Diario de las Sesiones de corle 20 de Febrero) que a esta instancia se dio curso pasandola al M*nisterio de la Guer-




13
ra, el cual no la contradijo, prefiriendo darla por trasp(apelada. ;Elocuente silencio que aboga con fuerza irresistible en favor del Coronel Ordonezi
49-Cl tas (le diez periodicos de Madrid de todos los colors y matches politicos que, tratandose de una cuestion de honra, y de justicia macional, se ponen de acuerdo, con una admirable unanimidad, conio acontece siemlos escritores espa.'oles cuando, se trata. de la patria, y no de miserable interests de partido. Ni un solo diario, ni una sola voz se alzo para contradecirlos; asi el considerable servicio del Coronel Ordon'ez quedo una vez mas confirmado por la sanction universal de sus conciudadanos.
59-Creemos ser esta la primer, vez que se alega publicamente uno de los mas concluyentes arguments que militant en pr6 del Sr. Ordo'ez, el que nosotros nos vamos a' tomar la libertad de aducir ahora. Dos anos antes de baber elevado ese caballero Ja exposition, A S. M., tantas veces mencionada, babia dirigido otra en identico sentido por el respetabilisimo conduct del Capital General de Eje'reito A Francisco Serrano, 'a' la sazon Gobo...rnador Superior Civil de la Isla de Cuba, que fue apoyada, vivorosamente por dieba autorid( d en carta seinioficial dirigida en 4 de Agosto de 1860 al Exerno. Sr. Duque de Tetuan, ento'nees Presidente del Consejo de Ministros. En esta carta, de la cual daremos copia en su lugar, (*) se reconoce paladin e' hidalgamente el merit contraido por el Sr. Ordon'ez y se excita con toda lealtad al Gobierno, para que atienda 'a dicha solicited que el noble General Serrano no vacila en calificar de Nenfundada.
69-Por U"Itimo: la prueba mas perentoria del hecho
Wase el final de este folleto.




14
de que se trata es la Real 0rden de 23 de Setiembre de 1865, comunicada por el Sr. Ministry de la Guerra al Capital General de Cuba en que se dice que, como recompense al servicio prestado por el Coronel Ordonez el an-*-o de 1851, se stynifique al Ministro de Estado la voluntad de S. A para que se concede, al referido JefeUNA ENCOMIENIDA DE ISABELLA CATO'LTCA.--El servi-, cto est-d reconocido, el keeko deinostrado.
Desde luego se comprendera la razon que nos induce a abstenernos en este lugar de hacer comentarios minuciosos acerca, de los documey)tos eitados; pero no por esto dejaremos de efectuarlo en su oportunidad. Por ahora, lo repetimos; dejamos asentado sobre bases indestructibles el primer punto, que segun nuestro plan nos propusimos evidenciar. Y pasemos al segundo, que acaso, juzgaran, algunos, mereceria, haber debido ser tocado'en primer lugar.
zEn que consistio' el merito contraido por el Sr. Coronel D. Agustin OrdoneOez y Romero en 1851? ZCua'l fue' el servicio que prestara ent6nces y que le hace acreedor 'a las mayors distinctions, 'a las ma's valiosas recompensas, a la gratitude del Gobierno Nacional y 'a las bendiciones de sus contemporaneous y de la, posteridad?
Vamos 'a decirlo:
Corria, el a-no de 1851.-II)ensos nubarrones encapotaban los horizontes politicos de la plaza de, Cuba. Afuera en el vecino continent, circulaban cual sends y lejanos truenos, amenazantes rumors de formidable expediciones filibusters, que, como avalanches asoladoras iban 'a caer suDitamente, de un moment 'a otro,




sobre la, plaza de Cuba. Dentro, semejantes a los ruidos subterraneos precursors de la pr6xima eruption de U n volcano se escluebaban con ansied.ad, crecientes susurros que eirculaban de boca en boca, sin que nadie pudiera Ajar su procedencia, y que anunciaban exte'nsas y ter rifles. inteligencias entre los invasores extranos y Coll piradores habitantes del pais La, zozobra era univer sal y luego hubo, de palparse que tal. zozobra era justificada.
Bien pronto todos nuestros agents en la Repu"blica Yeeina empezaron a' enviar unos tr'as otros con eficaz teson despachos de character alarmante y perentorio, en que se noticiaba al Gobierno Superior que los aniagos iban 'a trocarse brevemente en urgent realidad. Tgnoraban ellos la clase y cantidad de los recursos con que corita'ran alla' los expedicionarios; ignorabanse en Cuba los, elements de que podrian disponer en la, Isla sus tonfabulados; y, por grande que fuese, como efectivamente lo era, la decision y firmeza de la primer Auto,ridad de combatir 'a todo trance 'a' unos y otros eneniigos; por mucha. que fuese su conflanza en la lealtad del ejelreito y en el enthusiasm patriotic de millares de buenos ciudadanos; la oscuridad tenebrosa en que estaba envuelta la revolution hacia vacilar 'a' los espiritus was Tuertes y palpitar con extrai'la emotion los corazones mas briosos: el mismo General Concha no alcanzaba a eximirse de esa preocupacion que a' todos inquietaba.
Dificil seria formarse una idea. no solo exacta, sino aun aproximada del cuadro angustioso y aflictivo que presentar'a la poblacion de Cuba desde la capital hasta la aldea: desconfianza en las relaciones de todo linaje: political, commercials, y hasta de familiar; paralizacion en las industries; medidas extraordinarias de pu"blica, seguridad: ley martial, estado de sitio, comisiones mi-




16
litares permanentes, movimiento de troops regulars, armaments de paisanos voluntaries; y affieciones y miserias y la'grimas y desolation en el hovar dom'stico.
Como era natural, el Gobierno, obligado por las circunstancias, por las excepcionales exigencies de la situacion y, teniendo en cuenta la inmensa responsabilidad que pesara sobre sus hombros, intereeptaba 'a' veces las correspond encias de origen sospechoso; 'a cuya medida se debi6 en su mayor parte la salvation de la Isla.
Hemos Ilegado 6 vamos a' flegar al moment precise en que sin la providential intervention del Coronel D. Agustin Ordo'ez y Romero, la mina, o" por lo menos, la conflagration general del pal's babria sido inevitable.
Dejemosle bablar 'a eI que, en estilo sencillo y respetuoso, dice en su exposition 'a' la Reina:
Xuando 'a mediados de 1851 se alistaba contra esta importantne Isla de Cuba una pronta invasion de osa((dos adventurers conducidos por el General que fue' ((D. Narciso Lopez, siendo mayor Ica alarm por no sa((berse el punto que elegirian para su desembarco en Aan dilatadas costas, fue' afortunadamente cogida una ((Comunicacion secret, que el caudillo enemigo dirigia ((desde New-Orleans 'a un c6usul en la Habana.
Xon el mas vivo interest fue abierta esta comunica((cion por el Jefe Superior de la Isla, pero desgra'iada,((mente solo aparecieron dudas Y numerous; de modo que (do que se creyo un precious hallazgo, se convirti6 en ((objeto, infitil por no baber quien supiese desQifrarlo: en ((vano se ocuparon de ella con decidido empeno, escogi((das capacidades. Asi lo manifesto de oficio el Fiscal ((de la causa que se form6; y en su consecuencia paso' (do actuado al archive con la misteriosa carta. De all' ((sali6 esta por disposition superior para que se ocupase ((de ella el que suscribe, qui.en lo, rehus 0' mucho por va-




((rios motives, creyendo, tambien que alcanzar lo que Aabia resistido tanto 'a personas escogidas era casi un impossible. Tuvo, sin embargo, que ceder arespetables persuasionsns y desde ent6nees le fue' precise concenArar toda su atencion 'a este finico o jeto ......... Mas ((obligado a' la brevedad, dira: que cuando, ya casi su((cumb'la rendido por el mas intense y extenuate traAajo, un rayo de luz inexplicable ...... pero basta.... 0
((Con la mas cuidadosa reserve, sin que se inipusiese ((ninguna clase de oficina ni secretario, puso en las respe((tables manos del Exemo. Sr. Capilan General de la Isla, ((no solo la carta ya descifrada, sino la f6rmula de su cla((ve y por consiguiente lo hizo due'o de alcanzar todo ((Io que bajo ella el caudillo enemigo ent6nces 6 despues ((d e term hiara. Se daban Ordenes ........... Se anunciaba
asu desembarco ......... Se bablaba de conse(yuidas seAucciones en este ejercito no solo sobre alau' Jefe.... asino.........Todo puede comprobarse.))
Sin aquella intelligence, sin aquellas facultades intuitivas, sin esas dotes singulares aisladas en un solo y unico hombre, sin Ordon'ez, para decirlo todo en una palabra desp-Lies de ti-es dias no interrumpidos, pudo al fin exclamar como otro Arqui'medes su Eureka redentor, todo, absolulamente todo se habria perdido, sin exceptuar el honor, como Francisco I en Pavia.
IV
Realizado, el portentous descubrimiento, puesta en manos del caudillo espanol la Have maestro de los, areanos enemigos, conocidas sus intenciones, sus proyeetos,
a
los nombres -de las personas implicadas eii el complot,
3




4si particulars como del eje'rcifo; teniendo de manifiesfo las carta s del contrario, ganar Ia partida era, Como To fue en effect, hacedero y hasta fAcil; un solo hecho de armas, el de las Pozas, concluyo con Ia revolution; y una simple denuncia, Ia de Castan'eda, aplast6 Ia. cabeza de Ia hidra devoradora.
Al haber faltado el mag*co talisman, facilitado por Colonel Ordon'ez al General Concha, este habrfa triunfado a uizas; pero esto despues, de muchas ba
tallas en que Ia sangre habria corridor 'a mares de las venas do millares de hombres, y 'a costa de millions & pesos.
En effect, y el trascurso de diez y seis anos, que ha .descorrido el velo que encubriera muchos misterios lo ha revelado, eran tan fuertes como numerosos. los hilos de Ia complicada trama que urdian los, enemigos de Ila patria, y ciegos serial los que no viesen que los agresore* estaban bien respaldados y, que 'a haber surtido 'volfocto Ia- primer audaz intention, Ia guerra, pues, tal characterr asumiria habria tomato proporciones desco..munales, por no decir internacionales .........
La mas terrible amenaza, sin embargo, lo mas grave del peligro, no residia en el punado de adventurers que
' If
acompanaran en. su desembarco al mal aconsejado Narciso Lopez, no: eran los combustibles hacinados en el propio pais, y que una chispa bastaba para converter en inmensa y sangrienta pira los que f iera menester desparramar.
Y eso se hizo como por encanto 6 sortilegio, en minutos breves en Ia capital, y dentro del termino preciso de las distancias en los punts 'a donde alcanzaban jas ramificaciones de Ia nefanda conjuracion.
De donde result, que al conocimiento anticipado de los planes del enemigo, frustrados por el Coronel Ordo-




19
nez, unica y exclusivamente, en primer lugar, y secundariamente al combat de las Pozas en que perecio gloriosa, aunque indebidamente el malogrado y bizarre General Enna, fue debido, es cosa notoria, el triunfo de la buena causa, la victoria de las armas espan'.olas, la salvation de la Isla de Cuba en el ano de 1851.
V
Sin incurrir en la mas mini*ma responsabilidad y sin desdoro para su fama, pudo el Sr. Ordonez eximirse de prestar el servicio que se le exig'ia, siendo el asunto de que se trataba completamente extrano a' la carrera de las armas, 'a que el se habia dedicado; con tanto mayor razon, cuanto que personas caracterizadas de aphhi.des indisputable habian fracasado en el empeno de veneer la enorme difficult; y efectivamente, en un principio, dudando de s'I mismo, vaci16 y aun rehus6 inten'tar la colossal empress. Por otro lado, no se le ocultaban los, riesgos mortals que desde luego, y para lo sucesivo, correria el hombre que se aduen'aba un secreto, que pesto en manos del Jefe del Gobierno desbarataria las combinations y aniquilaria los proyeetos revolucionarios.
Y no se diga que temor semejante habria sido infundado y peril: el asesinato de Castaneda, por la parte que tomo' en la capture de Lopez, revela bien 'a las claras el temple de la gente cuyas iras iba 'a provocar; cuyo enconado enojo iba 'a desafiar. Castaneda no fue asesinado al volte'ar de una esquina, durante una noche oscura, ni en la encrucliada desierta de un camino real, al traves de enmaranado mosque, n6: fue muerto en el




20
amplio salon de un e stable cimiento pfiblico de recreo, sobre una mesa de pillar, 'a' la luz de las girandulas del gas, en presencia, de numerosos eircunstantes, de un pistoletazo a quema-ropa, y icosa sinvular! sin que nadie viera al matador, cuyo nombre aun permanence sumido en el mas hondo misterio.
Ni harems ni admitiriamos comparison, por remota que fuese, entre el servicio hecho por aquel desgraciado, servicio vulgar que prestan cuotidianamente todos los agents de la policia en todas las naciones del mundo, para el cual no habia nienester ni talent, ni gran valor y mucho menos, equipararemos ese acto, con. la obra magnq, del Coronel Ordonez en que campean simuitaneamente la mas ellara intelligence, el ma's acendrado patriotisino, el valor moral Ilev ado hasta la heroicidad, el desintere"s mas puro y una abnegacion sin limits; en te"rininos que, como lo certifica el mismo General Concha, ocho anos despues de h aber utilizado [textual] los servicios de este hombre benemerito: ((ni aun de ellos pidio" certification 6 documents con que acreditarlos.))
Sin embargo, Castan'eda entre otras reewnpensas recibio" dos asceyisos, y despues de su muerte la munificencia soberana de nuestra lon4T"("M*ma Reina ha adoptado a' sus infelices hue'rfanos. Lejos de nosotros el propos*to de censurar ese arranque generoso del maternal corazon de tan Augusta Se'ora; antes bien, es todo 'lo contrario: lo aplaudimos sincere y cordialmente. Pero nos era forzoso apuntar el hecho, para hacer resaltar mas la extran'a, inexplicable indiferencia, el silencio y el olvido en que por el espacio de tai-itos an'os ha dormido el sue'o de la oscuridad el nombre de D. Agustin Ordon'ez y Romero.




21
VI
Por via de parenthesis, pero coyno base de ulteriores considerations, vamos 'a trasladar aqui al xunos parrarafos de un luminoso opu'sculo, publicado en Undres el ano pasado por persona caracterizada, 'a impulse de los mismos sentiments de patriotism y de justicia que a nosotros nos animal hoy, y reference al mismo asunto. Rogamo.s 'a nuestros lectures present su atencion 'a lo que sigue:
((Aqu' habiamos Ilegado de nuestra tarea cua ndo con ((asombro vimos las siguientes lines: ((AI Coronel O*do((nev le ka sido concedi(la la critz de Comendador de Isabel ((Ia Catolica en recomImnsa de los sermcios extraordinarios yresla(los por R en Cuba en 1851. -EI Sen-or Ordon-e ?, (([arece kaberla rekusado orenunciado.))
((IAhl, Una y otra vez hemos leido y releido las anAeriores lines, y una y otra vez se nos ha caido la ((pluma de la m,,uio. Que hacer? Apenas sabriamos de Anir si fue un sentimiento de dignidad, de indignation ((6 de justicia el que agito nuestro corazon y nuestro ((espir' itu. ZSe recompense acaso con una encomienda un ((servicio tan extraordinary? ZEs esto lo que simboliza ((una action equivalent 'a un triunfo de inmensa tras(wendencia, 6 valie"ndonos de la expression de' un escri-, Aor que se ha ocupado de esta misma question, a' mu((ckas batallas yanwlas? ZQue dira'n ese gran numero de ((cubanos files 'a Espana, que han ensalzado la action Ael Coronel Ordonez a' la altura de la apote4sis y que ((aguardaban satisfechos de la generosidad de nuestros ,((gobiernos una justa recompense? ZY es una encomien((da el ejemplo que se les ha ofrecido de nuestra gene--,!




22
((rosidad? Puede ser ese el premio acordado por el fallo macional 6 por la volu-ntad soberana en vista de la cla((ra exposition de un servicio tan dificil como el que ((prestara el Coronel Ordon'ez? 4Es possible que la Reina ((que en aquellos momeiitos de supreme ansiedad ex-* ((clamo": ((Yo mandare" alli todos los ejereitos de Espana
si Dona -Lsabel I empen'o sus joyas para descubrirla (([Cuba] yo vendere las mias para conservar esa proovincia que tanto ama mi corazon;)) es, possible, repeti((MOS, que la Reina sepa quien es y lo que hizo el. Coc'.) 9
((ronel Ordoi)ez y que si lo sabe crea sufficient recom((Densa la de una pobre encomienda para el extraordimario servicio que aquel prestara? 4No es mas rational. ((suponer que S. M. ignore tal, servicio todavia? ZPor((que no habra habido quien le dijera al monarca con
CIO
((franqueza:-((Senora a no haber sido por el Coronel ((Ordo'ez, V. M. hubiera tal vez perdido las joyas y la Jsla, la Patria muchos soldados y las inadres muchos ((hijos!)) Y asi, y solo asi se hubiera dicho la verdad. ((Pero no solo dudamos con fundamento que S. M. ten((Va noticia del hecho en question por indicaciones de al((gunos de los hombres de gobierno, sino que nos costa ((que ha kaNdo a/ ara
,qttn empeno en que el hecho qu.ed*'
((relegado al. olvido. Ahora recordamos que en DiciemAre de 1862, segun se nos ha dicho, el. Colonel. Ordo((Rez elevo 'a S. M. una instancia en la cual tenia la hon((ra de exponer a su. ilustrada consideration el servicio ((prestado; mas ........ d nde esta esa instancia? ZLa ha ((visto realmente el, monarca? zEn que' pantheon del ol((vido yace eclipsada, A oculta? Sera possible que no Aenga la menor noticia de ella S. M? Es cierto que se ((ha extraviado? Y si ha sufrido extravio, 4qui6n tiene ((Ia culpa? iAs' se descuida o' se juega con documents ((que entranan y revelan graves e" im'portantisimos suce-




23
((sos! Volvemos 'a decir: 1)6nde esta/ ese documents? S 0 *1 0-1
era inuui que se contest con el silenclo o con subter(Suigios y evasivas. Nosotros un dia y otro dia, con igual ainsistencia, fundada en la razon y en la justicia, repeatirenios la demand, la elevaremos 'a las c6rtes, al troano si es precise y se nos tend 'a que contester de una ((manera clara, terminate y categorica. Es ma's, Zdo'n((de se halla la instancia que con el misi-no objeto fu' ((elevada en Agosto de 1860 por conduct del General ((Serrano?))
VII
Nosotros seremos mas explicitos, no interrogamos sino afirmamos resueltamente. Es de todo punto imposible que la magnanima Isabel, la excels Reina que hasta en los actos mas indiferentes se muestra, siempre 'a la altura de su regia estirpe, baya credo que la salvacion de esa Cuba aque tanto ama su corazon,)) y por la cual se hallaba, y aun se halla y se hallara dispuesta 'a hacer los mayors sacrificios, pueda ser bastantemente reewnpensada con una simple encoiniencla.
iOh, si"!-La Reina que hizo Marques de la Habana al General A Jose" Gutierrez de la Concha, por haber cumplido con su deber en 1851, como lo habria hecho cualquier otro Jefe de su misma graduation en ident*-' cas circunstancias, y haber sabido utilizar (textual) el extraordinary servicio prestado por el Coronel D. Agustin Ordo'ez y Romero; la Reitia que justiprecia en lo que vale su grande y siempre fiel Antilla, llamada La Perla anton omas ti came nte; la, buena Reina que, (al tener noticia, de que en los E. Unidos se preparabct una expedition armada para arrebatarle a' su. querida Cuba,




24
exclain6, Ilena de f4 y de 1-naternal union. ((N6, los cuAanos no permitiran que se coiisun-ia ese crime: ellos ((me pagan el amor que les teno-o por buenos y leaves, ((y si es precise, con la fuerza, defewlere esa precious Jsla. Yo mandare" alli todos los ejereitos de Espana, y ((si Do'a Isabel I empeifio/ sus joyas para descubrirla, ((yo vendor' las )nias para conservar esa Provincia que ((ama tanto mi corazonp) esa Reina que aun despojada de la bist6rica diadema que cii-ie sus augustas scenes, seria siempre la mas noble de, las mu*eres; ella no ba podido, lo decimos con intima conviction, no ba podido queer saldar la ingente, deuda de gratitude national, 'a' que es acreedor el Coronel Ordon'ez, con una cruz prodigada hasta, el extreme de llegar a' hacerse, popular.
Pregunta con hidalga sencillez el autor del opu'sculo citado:-(( Porque no habra habido quien le dijera al ((monarea: Sefiora, a no haber sido por el Coronel Or((don'ez V. M. hubiera tal vez perdido sus joyas y la Jsla, la Patria muchos soldados y las padres muchos ((hij o s?))
Nosotros vamos 'a responder apoyados en el inflexible testimony de los heebos. Se ha ocultado a' S. M. la obra insigne del Coronel Ordoi'aez torque tal silencio interesaba mucho a cierto person-aje, que siendo Ministro de la Guerra 'a la sazoR [Octubre de 63] no se, atrevi6 'a articular una palabra, al ser acusado pu"blica y
0 e -10
decididamente, por varlos perlOcticos de, la C6rte, distinguiendose mucho entre ellos el que Ileva por titulo Las Novedades.
Por eso desapareci' la instancia que en 1860, por la via reservada, elev6 ese Jefe, recomendada instantemente por el General Serrano; por eso se evaporo tambien la que en uso de su derecho dirij*io aS. M. la Reina en 1862, relative al mismo asunto.




il'orter en tela de juicio los merecimientos comproI c
bados de OrdofiezI.-ilmposible! Eso equival(ir'a A clecir la verdad A revindicar la justicia ultvl jada, la. jusli( ia. pe es ra qtda virlml e' compa)-le a" cada uno su dei-echo egitalmente, seutin el noble senior del sabio Rey A Alfonso!
Y ahora si quo preguntamos: Qui6n con tan perseverante cuidado y tan exquisite esmero se ha desvelado, para oscurecer una gloria que empen-'aria la suya propia,- la habra' beebo patented, en todo, su splendor a' los ojos de la Reina?
Por eso a nombre de S. M. se ofreci6 la encomienda de Label La Cal"lica al Coronel Ordon'ez;-icomo si tal f 1-4
insignia, por honorinca que se la, considered valiera lo que valen la placa y cruz de S. Hermenegildo que l1eva sobre su pecho aquel inmaculado military, merced 'a sus luengos an'os de servicio!
Vill
iAun hay ma'st.
El Suprenio Tribunal de Guerra y Marina manifesto al Ministry de la Guerra, en 25 de Agosto de 1865, que considerable al Coronel Ordo'ez di n yno de una recomcompensa; para lo cual debiafwinulavse / presentarse un
_p ro la s Co"'
,yeeto de le,y a 4es.-Bastante elocuente es por si solo este acto para que nos creams obligados 'a comentarlo.-La question que el deja v1jente es la de f6r-. mula, la de apreciacion, la de cuanda. Y en effect, el Tribunal Supremo creyo con razon innecesario, entrar en los detalles torque el hecho realizado se habia tipreciado ya en absolute por la Reina Nuestra Sei3ma:
-((MIS JOYAS Y TODOS LOS IEJERCITOS I)EESPANA;)) pudien4




26
do avaluarse tambien en relativo, comparando las recompensas que aleanzaran, otros, por servicios que en ningun tempo, ni en ningun caso, significarian el precio de la Isla de Cuba.
El Exemo. Sr. Teniente General D. Domingo Dulce pidio un ascenso para el Coronel Ordon'ez en virtue de haber sido facultado por el Ministerio de la Guerra para hacer una motion en favor de aquel; mas no tan, solo fue desatendida tan respectable y autorizada gestion, sino que ademas se desoyo abiertamente la insinuation del Tribunal Supremo de Guerra; concluye'ndose por comunicar como.de Real Orden sin publicarlo en el 6rgano official, que ((se signifique al Ministro de Estado, la vo(duntad de S. M. en conceder al Coronel Ordon'ez la
7 0
((Cruz de Comendador de Label La Cato, aea.,))
Ix
El reinado de D4 Isabel II malgrado los cambio& inherentes 'a la alternabilidad constitutional de los Gabinetes ministeriales, se ha distinguido siempre, hablando en ferminos generals, por su severidad en la distribucion de lajusticia, habi endose Ilevado hasta la munificencia ese -principio, reflejo de los sentiments de nuestra Soberana, cuando se ha tratado de galardonar los servicios rendidos 'a' la nation y los sacrificios de todo linaje ofrecidos en las aras de la patria; sin eco-nomizar los honors, las condecoraciones, los ascensos, los titulos que sirven de retribution 'a' los unos y de incitante esfimulo a' los demas.-Despues de la guerra de Africa ,q1on'0-18a, [el adjetivo esta ya consagrado] para.no remontaruos a mas remotes tempos, lemos visto asignar




-27
0 -4.1 (Y(II a,
pensions, con mano ue nerosa y hasta pr'(1 todos los que all' se distinguieron por algun acto notable de valor 6 patriotismo.-Es verdad que enel teatro de la guerra todos se disputaron la palma de la fama, y que, desde A general hasta el soldado, se portaron como dignos espanoles; pero tambien es cierto clue sus sacrifi. cios no fueron desconocidos ni olvidados: diganlo desde el General O-Donnell, Duque de Tetuan, hasta el cabo, Mur, cruzado y pensionado. Los Caslillejo's, Ow(rd-elJehi, Vad-Ras, etc., prestaron. sus nombres 'a otrostantos fitulos de Castilla.-Cuanto 'a' las crtiees, con 6 sin encomienda ......... nada hay que decir.
La misma generous tendencia se manifiesta con ma's abultado relieve en Santo Domingo. Lo de Santo Domingo es un. episodic que a costa de la vida queriamos borrar de la Historia de nuestra patria comun-.-Esa isla ue anexada, como dicen los americanos,,del Norte, 'a su antigua metr6poli, merged al buen queer de Santana, A (au y otros.-4DO,'nde estan los cuadros estadiisticos que nos reveled el number de victims sacrificadas en esa inmensa emboseada de Caobos, en esa infanda becatombe que dur6 tres an'os?-Espana ab.andon6:esa Isla, por no decir esa cirte. No obstante, Santana W Teniente General del Eje"reito espanol., con el tratamiento Excelencia Y el titulo de Jfarqite's de las Carreras ......... En la Peninsula esta' el Sr. General Alfau con su familiar.
Y ahora sin transition apparent, preguntarellios Y responderemos con paLriotica decision:
ZQue fu /
, e, que se sac6 de la guerra de Marruecos?
4Que se saco de la an exion, de la guerra y del abandono de Santo Domingo?
Prescindamos del amor patriot: de- ese noble entusiasmo que cual otro ninguno hace palpitar de J* Abilo nues-




28
tro corazon al recorder los dias de Pavia y de Lepanto, y abramos lugar 'a la est6ica filosofl'a si queremos ,ser files apreciadores de log hechos: apaguemos por complete aquel fueyo sayrado que anima nuestro pecho al canter las glories de Saopunto y la heroicidad de Numancia y encendamos la luz de la justicia, de la verdad, de la razon.
ZSe ba variado la topografl'a del mapa de Africa despues de esa series continued de batallas encarnizadas en que los nuestros Ilevaron siempre la mejor parte?N01.-Ah' estan Ceuta, Melilla, Albucema, El Pen'on de Velez y la Gomera. Eso poseiamos en aquel Viejo continent y eso mismo poseemos ahora. Lue go no se dilataron nuestros dominion nacionales? ZLuego el botin. de la conquista no corona el e"xito victorious de nues.y nuestro val*ente e "reito?-Cual, tros bravos caudillos I
fule pues el resultado .1eflni,'Iit7o de esa jornada gloriosa de 1859 'a 1860?
Helo aqui:
La indemnizacion de los gastos hechos en. la guerra, si: veinte millions de pesos cuyo cobro total 'a estas horas no se ba realizado todavia. Esto en primer lugar: y en segundo la rehabilitation de nuestra nacion, como potencia de primer 'rden. en el Congreso europeo. Es decir: un poco de gloria para enaltecer solamente el orgullo nacional.-Pero se ha recobrado la sangre de las victims? ZSe ha devuelto la Vida 'a' los millares de valientes que la perdieron. en Guad-el-Jel', los- Castillejos y Vad-Ras?
#00600*#0 *******$* 000009*.** 1011#900
Pero al fin: fue" positive el exito que corona nuestra campana de Marruecos: alli vencimos las tribes barbaI
ras de los moros del Riff y hoy los marroquies respetan nuestro lustre pabellon. Ma's ...... Zque se consigui6




29
con lo de Santo Domingo?-Erogar cuantiosas sumas en. el establechniento de un sistema de gobierno ana10go al de nuestras otras Antillas: softener una, guerra intestine, en un. territorio completamente salvage, desconoc*do de nuestros bravos caudillos sobre cie'nagas y pantanos, luchando siempre contra las inclemencias del clima, entre mosques virgenes todavia, hallando un enemigo detras de cada cedro, en cada hebra de esa, maraCl-i
.na de caobos: icombate desigual y horrible en que uno de los adalides era el hombre, y el otro, el otro era la misma, Naturaleza! Y al fin, Zque sacamos de alli_? Nada: peor que nada: dejar exhaust el erario del Estado: sacrificar la vida, de miles de soldados y polar de heridos los hospitals de sangre.
Este es el resu"men de la, sangrientaepopeya que se llam Cwnpana de Santo Domin
yo y por cuyo resultado se prodigaron las 'ruces y las recompensas de todo linaje, 'a manos llenas.
A proposition de Santo Domingo y de recompenses. Cierto Coinisario de querra ayuA6 'a sofocar un, incendio en una, fortaleza de Puerto Plata en aquella Isla.-No negamos que la, ace-ion, es i-neritoria en este mundo y en. el otro; pero eso mismo lo hacen en, todas parties los honrados bombers, y otros que son lo uno sin ser lo otro, y otros que son esto sin ser aquello, y muchos que no son ni honra*dos ni bo)nberos. Pues bien: ese Sr. Comisario logro' en recompense de aquel servicio una cruz de San Fernando de. 14 clase nada: as' d*ce la
Real O"rden d-e 29 de Octubre de 1866.-Ahora bien: se nos ocurre planter y resolver la, siguiente propoi-eton, en la, cual tenemos tres termimos conocidos.
Contributor a" la extinction de un ineendio: (es) a" la Cruz de 14 cla-se de San Fernan(lo pensionada :: (conto) salary a Cuba ahorrando las jogas de la Corona, todos los e "




30
cilos de Espana, millares de mClimasy mi I riadas de reales : (es) a ....... X.
Necesitamos h(allar el valor de este cuarto termino: queremos despe *c a incoy
ytr est nita. Pero para hacerlo menester es consider la relation que liga 'a' los datos* Con la, cantidad desconocida: precise es hallar por medio del analisis l6gico, arithmetic, matemAtico, 6 como quiera Ilamarse, el valor de esa, X que, viene, 'a representar, en aquel problema, el premio 'a que se, ha beebo acreedor el'Coronel Ordon'ez. Consideremos el primer miembro de la, ecuacion: se ayudo 'a sofocar un incendio en una fortaleza; he' aqui el hecho: ZY que" medics se pusieron en practice para, conseguirlo? Mas que, otro ninguno (se nos dira), el trabajo f1sico, esto es: la fuerza material: manejar un hacha, resister el calor de las llamas, corner peligro el individuo de perder un brazo, una pierna, acaso. la vida, y ......... nada m afs. Pero no basta que el,
individuo, arrostre los azares de un incendio, y haga alarde de desaflar 'a la muerte entre las llamas. El hecho es hero"ico, lo confesamos; mas, precise es considerar el beneficio que se consigue con semejantes rasgos de valor; menester es, 'a no dudarlo ver el, provecho, que la, patria 6 la sociedad hayan obtenido utilizando semejante servicio. Nada puede considerarse en absoluto: todo es relative; y asi como el suicide, al, volarse el craneo, de un pistoletazo, 0" el bandolero que asalta en los casinos, son condenados a' pesar de su arrojo 'a eterno baldon, torque en el uno la sociedad, pierce 'a un individuo y el otro ataca la propiedad de los demas,, del mismo modo todas las acciones humans tienen siempre que apreciarse y aquilatarse en razon del bien general que con ellas se consiga.-En esa, communion, de los seres humans Ilainada sociedad nos debemos los, unos a' los otros; por eso es que la filosofia de la histo-




31
ria relega al olvido todos aquellos hechos ejecutados por el hombre en que solo se revela elp, esa simiente enferma del Arbol raquitico y esteril del egoismo. Veamos pues, cuai iue el resullado positive que se logr 6 con el servicio prestado por el Comisario de guerra, en Puerto Plata. Salvar una vieja y ruinosa fortaleza que debio" haber sido presa de las llamas Para que a estas horas no se hallara en poder de nuestros propios enemigos y alounos pertrechos de guerra que en ella se encerraban: he" aqui todo.-Por nuesta parte, le"Jos de rechazar el premio concedido al referido individuo en, la Real 6rden citada anteriormente, aplaudimos con entusiasmo esa nueva muestra de la munificencia Soberana: creemos merecido el galardon, en vista de la utilidad del servicio; hechos de tal naturaleza, bien mere-, cen ser recompensados cuando son tan spontaneous como el que acabamos de apuntar; Pero ahora se -nos permitira, trazar un parallel entre esta misma recompense y la que tambien de Real 6rden se concedi6 al Coronel Ordonez por su im-portante descubrimiento realizado en 1851. Para ello menester es comparar la naturaleza, y fbtma de Ambos servicios, pues de otro modo nunca podriatnos Ilegar 'a concern el beneficio rendido por cada uno. El aconteciiniento de Puerto Plata es bien fAcil de analizar: ya lo dijimos una vez 'antes y volAreremos a decirlo: laborers como lo que en e'l resalta se realizan en el mundo 'a, cada dia por los honrados boinberos y por otros que no sonDikonrados ni boynberos: un aninio esforzado es bastante Para a.cometer trab"Jos de t.il nabiraleza. Esto sent(ado, pasemos a examiner la o4brfrl, Ilevada 'a' cabo y feliz te"rmino por el Coronel Ordonez. Tres dias solaniente bastaron Para realizer el iniportante descubrimiento, es veda-d: Pero icuantos anos de estudios y vigilias require el cerebr'O human Para po-




32
der ver estas cosas! lQu' cau, al de grades conocimientos es necesario reunir pa.rca hacer revelaciones tales! ZNo se consultant las inteligencias mas notables que rodeaban a' la primer Autoridad, en aquel lance critico supremo? C mo ninguna pudo deselfrar el inescrutable logogrifo que se destacaba, siniestro cual el 31anes, Thesel, Phares de Baltasar? Cabe, pues, comparacion entre este importantisimo servicio y el que presto" un Comisario de guerra en Puerto Plata? Seguros estamos de que caeria el mas espantoso ridi'culo sobre el osado que quisiera, trazar semejante parallel. Y esto en primer lugar: veamos ahora cua'l fue el lauro recogido merced. al trabajo intellectual de Ordon'ez.
Permitasenos el signiente argument:
6-Que' habria sucedido 'a no haberse hallado la solu.cion del enigma? Ya lo dejamos. explicado en el curso de este escrito: hubiera estallado la revolution, y Aa ((guerra., pues, tal cara'cter asumiria, babria, tomato pro((porciones gigantescas, por no decir intern acionalesp) hubiera sido necesario reforzar por medio de costosisimas expediciones la reducida guarnicion de Cuba, segun lo signific' S. M. al manifestar que estaba dispuesta a' vender las joyas de la Corona; la sangre habria corridor A torrents dejando sin -vida 'a millares, de victims, Y, acaso 'a la larga, aun a costa de tales sacrificios, la Isla hubiera perdido su nacionalidad, n.6 para -ver endear sobre los muros de la, Caban'a la bandera, desplegada por el pul'aa-do de adventurers, que siguieron 'a Lopez en. las Pozas, sino el pabellon tricolor y estrellado de la Union vecina. Esta es la verdad desnuda, descarnada, y Como tal, amarga; pero al fin, es la verdad; somos hombres, de bonor y creemos qne los, ambages y los rodeos son impropios de las almas nobles.
Hemos llegado ya al termino que nos propusimos:




3
hallada la relaci-on que ligaba a' los datos coii la, i'ncoqni'la en el problema antes en-tineiado, podenios averiguar el valor de aqueffia, deduclendolo de esa misnia relacion. Pues bi*en: si por salvar de la.s Ilamas una, fortaleza insianificaRte, quo decid?'&t rnente no nos pertenecia se confirio ia cruz de San Fernando de 14 clase y pellsionada; por salvar 'a' Cuba, todos los eje"reitos de Espacl% )
na, y las joyas de la. Corona, Zque premio deberia senalarse? zPodriamos valuarlo, exactamente? No": torque aunque la Isla y las joyas pudieran apreciarse, no sucederl'a lo mismo con el number de victims, cuya cantidad, 'a' nuestro engender, equivale al infinite. Pero, sin embargo; dentro del poder human, caben recompensas, fAciles de realizer, por ejemplo: la efectividad del grado, de colonel, la del de brigadier, 6 uno 6 dos ascensos, si: la faja de mariscal de campo, verbi-gracia. ZParece esto exhorbitante? i\Ta,(Ia de eso: Santana consigui6 algo mas, sin necesidad de corner escalafon alguno: solo por sus buenas intenciones; ipor el no realizado deseo de anexar la Isla de Santo Domingo 'a' su antigua Metr6poli!-Empero, no obstante el valor de la X se despeJ6 por el gabinete do O-Donnell, asignando la, encomienda, ordinaria de Isabella Cat6lica al Coronel Do Agustin Ordo'ezl. Y aqui PoAemos punto: no es posible decir una palabra ma's .......... 4 0 0 0 0 0 0 0 0 # * .0 Is 4 0 .
tattoo 0*0004 0000#0*0 0 #0 0000 04.0000 *0 **too* 0 *90000 410-00 0*4110 0 .* 4 14 10 0 0 0
Hollado, conculeado el oriflama'nacional por la Republica de Chile y newandose e'sta a' darnos una leal reparacion, saludandolo con veinte y un cai'nonazos, conforme 'a los usos intern acionale s moja sus quills en son de guerra, en las aguas del Pacifico una escuadra, de nuestra Armada. Los resultados de aquella lejana expedicion no han dejado de ser un tanto desastrozos, aunque es, cierto que ha quedado bien puesto el honor




34
national; ose I'dolo a4orado por todo corazon espa.Uol, gracias 'a' la iniperte"rrita bravura de nuestros maxims, que bombardeando 'a Valparaiso, en justo desagravio, infligieron 'a' la Repu"blica de Chile el castigo a que se habia hecho acreedora por su osada impenitencia; y combatiendo en la babia del Callao probaron a' la America y al mundo que la garra del hesperico leon alcanza. le'jos y no se insult impunemente el. tendon castellano. Eso es verdad; pero icuantos leaves y valientes servidores de, la patria no se han sacrificado en aquellos remotos wares! ...... iY la perdida del inclito Pareja, inapreciada, inmensa, irreparable!...... iY la Covadonga que enarbola en, lo alto de los mastiles los pabellones ene......... iY el incendio que devoro nuestra fragata Triunfo!,iY los m illness de duros que ba sido necesario erogar por el erario del Estado en tan costosa ex-, pedicion! ............
Sin' embargo, Espana siempre noble y agradecida y .su magnan' ima, Reina han sabido recompensar dignamente 'a aquellos bravos guerreros, que recordaron los dias de Lepanto; y desde Mendez Nunez hasta el U"Itimo grumete, han obtenido muestras relevantes de la munificencia castellana .................
**00416 060*00 60*000
Volvamos 'a nuestra Cuba.-Cuando aquello, cuando lo de Narciso Lopez, el dia de la tentative sobre Cardenas en 1850, sucedi6 que un tal Carrazco, lancero si los. hay soldado como hay pocos, ejecut6 'a la par que ,algunos de sus companies, un hecho heroico que no se queda en zaga del de Leonidas y sus trescientos soldados. en las Term6pilas.-Carrazco cumpliment6 su deber:
-su. memorial es sagrada para nosotros tanto y au I n mas
'que, para. mosque nacieron en su, mismo pueblo.
Espan'a ysu Gobierno no podian resucitarlo; pero todo




lo' que es possible hacer por los muertos se ha hecho con el: inmortalizarlo, 0/, por lo menos, perpetual su memoria hasta el instance en que se derrumben los muros de la, cabana, donde se levant el obelisco f-hnebre que Espana y Cuba agradecidas han constituido en su renombre.
Desafiamos, retamos 'a campo cerrado, 'a quien quiera que se atreva 'a sustentar que uno, que ninguno de los servicios prestados en las precedents complicaciones que hemos cita-lo, pueda compararse en resultados vent,,j,*osos al acto llevado 'a' cabo y feliz termino por el Colonel Ordo'ez, quien como queda demostrado', salv6 a Cuba del abismo en que iba 'a' hundirse, la arranc6 de la garra anglo-sajona y la devolvio inc6lume al reC%.)
gazo maternal de la Reina de las Espanas.
x
Diez y seis an'os han trascurrido deslizandose como el suave soplo de los ce"firos primayerales sobre la fren.. te del General Concha. Esos diez y seis anos han pasado para el Coronel Ordon-"'ez con desesperante ansiedad, torque durante es te largo lapso de tempo ha debido apurar sends tragos de amarguisima hiel, al verse postergado, desconocido y vulnerados sus derechos, con menoscabo de su propia gloria. Pero nos costa que aquel esclarecido varon, bacie'ndose fuerte con la conciencia de su derecho, revistiendose de est6ica resignation, espera y aguarda que a' la larg a y al fin la voz de la justicia se abrira paso has1ta los oidos de Isabel 11, y enonces, recoj era con creches lasrecompensas que otroshcqn disfrutado ya, iiierced 'a su importantisima revelation.
El Exemo. Sr. A Jos4 Gutierrez de la Co ncha, por




36
10 menos, gano en aquella critical jornada un nuevo titulo que agregar 'a' los muchos con que le habia protegido la fortune, y hoy se oye apellidar Marque's de la Habana, en Espana y en el extranjero; al paso que si la esperanza que hemos formado en el parrafo anterior no se realizara, y si el Sr. Ordon'ez no poseyera, Como posee una fortune heredada de sus m8yores y aumentada con su incessant laboriosidad, se veria en el tristisimo, vergonzoso trance de tender al transeunte, cual otro Belisario, su gloriosa y abollado casco de batalla, diciendo como el general romano a' las puertas de la Ciudad Eterna: date obolum Belisario duci!
xi
El autor del opu'sculo publicado en Undres 'a m.ediados del filtimo an'o en una luminos,,a nota agregada como apendice 'a' su concienzudo trabajo, propane y resuelve vietoriosamente, el siguiente dilemma: ((0 sabe la ((Reina o" no sabe el servicio que el an'o de .1851 prest6 ((en la Isla de Cuba el Coronel Sr. D. Agustin Ordoifiez.))
Planteado asi el problema, en te'rminos tan absolutamente extremes, la resolution dada por el opusculista es de todo punto lo"crica. Pero a nosotros se nos ocurre un termino medio.
ZSabe la Reina de Espana que el Sr. Ordonez presto a ella y 'a la nacion. un important servicio en 1851? S1, pesto que su rema firma, ha suscrito la concession a dicho Jefe de una encomienda de Isabella Cat6lica.
ZHa llegado 'a noticia de S. M. toda la importance de ese servicio? No': pesto que lo juzga suficientemente galardonado con esa misma encomienda.




37
ZQu4 se deduce de aquP Que se ha ocultado por un motive 6 por otro., A la augusta Soberana la mayor parte de la verdad, hacie'ndola- creer tan solo que Ordonez era acreedor a una muestra de su inagotable behevolencia. Asi' se desprende rectamente del context de este escrito.
El Sr. General O-Donnell recibi6 sie-ndo Presidente del Consejo de Ministros, una instancia que por la via reservada y con toda eficacia sostenida por el Sr. General Serrano, elev6 'a S. M. el Sr. Colonel Ordon'ez. Y esa instancia desaparecio como por arte de encantamiento. Ella dejaba al descubierto los me"ritos contraidos por el General Coneba en aquella epoca angustiada; y a1gunas hojas de la doble corona civica y military que cin'o sus scenes, merced a' la redencion de Cuba, se habrian dedicado 'a ornar la frente del verdadero salvador de la precious Antilla.
Porque tambien nosotros tenemos un problema militar de tercer grado que enunci*ar, planter y resolver.
Sin el descubrimiento hecho por el Coronel Ordon'ez sin ese servicio prestado por My que solo e'I en la Habana y en los moments precisos podia prestar ;,se habr'a salvado Cuba 'a tan poca costa? No: en el ourso de este trabajo queda mas que probado. Ordon'ez es indudablemente merecedor 'a todas luces de los honors del triunfo.
Y dada la revelation debida 'a sus talents, singularisimos, a su acendrado patriotism, 'a su her6ica abnegacion personal; conocidos los planes connivencias del enemigo Zhabria sido indispensable la presencia del General Coneba para conjurer los peligros y dominar la situation? N6: cualquiera otro military de igual graduacion que 'I hubiera hecho otro tanto. Como Capitan General de la Isla de Cuba, no hizo ma's que cumplir con su deber.
ZA quien, pues, la mas insigne gloria?-ZA qui6n,




38
pues, el mas preciado galardon?-ZAI lustre Marques de la Habana 6 al postergado, por modesto y probo, Coronel Ordon'ez9.
Esto es lo que ha debido hacerse presented 'a la inclita Soberana de las Espanas.
Que sepan. S. M. y los Cuerpos C olegislad ores, to'do, todo lo que pas6 en Cuba en 1851 es lo que deseamos, para que en pro de nuestro amigo sean revindicados los fue'ros de la justicia national.
Por lo dema,;;;, la sentencia que pronunciariamos al ser tribunal competence queda ya formulada; y ella sera dietada infaliblemente desde el moment en que b*en" informada S. M. obedezea, como ahora puede hacerlo,'
ora que su.
los dictados de su. magnani*mo corazon ah''
regia voluntad no se ve opresa y suplantada por la violencia de gobiernos de partido; ahora que el Gobierno'' e verdaderamente national.
x1i
Permitasenos ins ertar A 6ra la carta d*rl'gida por el. Duque de la Torre, al Duque de Tetuan, Presidente del Consejo de Ministros, cuyo document hemos citado ya en otro lugar.-Dice asi:
((Excmo. SR. DUQUE DETETU'AN Y PRESIDENT DEL
CONSEJO DE MINISTERS.))
((Rabana 4 de Agosto de, 1860.)) ((Madrid*))
((Mi querido General: tengo el honor de pasar 'a ma I f ,
mos de V. E. Ia ad nta instancia que por la via reser-




39
((vada eleva al Gobierno de S. M. [Q. D. G.] el Coro-((nel graduado Primer Comandante de infanteria retir*&4 ((do en esta Plaza D. Agustin Ordo'ez y ]Romero. I (Tor el context del referido document V. E. no
((podra menos de comprender al primer golpe de vista Oas poderosisimas razones en que me apoyara, al cur-"' ((sar particularmente como lo hago ahora, una, bien fun-. ((dada solicited que es en mi concept atendible y mu' ((di(rna de que V. E. la tome en consideration.
((Empero, la naturaleza de los hechos que en ella se ((aducen exige un prudent sigilo ya por lo que pudie((ra convenir a' las futures miras political de esta Capi(dania General, ya taixibien por lo que se refiere 'a la persona de iyii antecesor en el mando de la Isla.
((Nadie mas interes(ado en publicar sus distinguido& ((ser.vicios que el, mencionado Coronel; y sin embargo,((e iismo revestido de una fuerza de voluntad extraor((dinaria hasta con perjuicio propio supo guardar en el ((silencio mas profound durante muebos anos la, exposiacion de aquellos, solo por considerations y respect al ((Sr. Marque's de la Habana cuya Autoridad convenien((temente los utilize en su dia.
((hicreible parece que este Sr. no haya dado cuenta a' ((V. E. de los merits contraidos por el ilustrado Jefe, ((de quien voy hacienda reference; nias incredible es, toadavia que se haya mostrado indifferent para, premier ((de una inanera oportuna, decorosa, y esponta'nea las (as dificiles areas del gnio analizador y re-'
((flexivo a quien la nation espanola debe acaso su triun((fo sobre la hidra revolucionaria de 1851 en Cuba.
((DisculpeMos si, la omision del General D. Jos6 de 01ITid i volitntario si n6 'a
((1a. Conclia, atribuyendola a 0 111
I
((recelos mas 6 me'nos fundados que pudo tener supo((niendo que iba 'a reveler el secret, otorgando ent6n41




4'0
Rees cualquier sel'aalada recompense. Hoy que el esp'((ritu del pais es otro; hoy que al abTigo de la paz y de
T I,# 0
(da union poi I itica solamente propende la gran Antilla Ken su inconcebible de-sarrollo mereantil e' industrial A (dos pr4speros fines que se obtienen con el amor al tra((bajo, en todas Y en cada una de las classes que cons,otituyen su oblacion; hoy, pues, que fu' sabedor de, (dos referidos antecedents, y, antes de que la opinion pufiblica Ilegue a' traslucir lo que en el trascurso de nue ave afios durmi4 en la oseuridad mas complete, deber ((mio es dirigirme 'a V. E. en su"plica para que en cuan- Ao sea possible, se baga lo que cuniple al splendor del (*ono, a" la gratitude del Gobierno Suprew t a" la recta ((admi*nistracz*On dejusticia, sen'alando al Coronel expo-(mente un inerecido galardon que no se limited 'a premier ((sus talents, sus especialisimas facultades pereeptivas, ((SU decidido amor patriot y su respetuosa adhesion a' la ((Augusta Soberana que dirlie los destines del Estado, ((.si-no que tambien demuestre 'a la faz de todos los Es((panoles cuan dispuesto se encuentra el GobierDo Suaperior de esta siempre fiel Provincia 'a establecer una ((noble emulation entre las capacidades que se distinagan en honra y pro de nuestras instituciones monar((quicas. De lo contrario, Exemo. Sr., la responsabiliadad moral que gravitara sobre nosotros sera' inmensa; ((el enthusiasm de nacionalidad decaeraf por precision; ((y si-,, pur inesperado event se reprodiijesen las criti(Oclas situaciones que aun lamentamos por sus tristes consecuencias no podriamos contar seguramente con (dos esfuerzos de privilegiadas inteligencias de tan U"til f dando asi creches
(wooperacion, que al fin desalentadfts, Y ((al loco arrebato de los enemigos del 4rden, tal vez des((pertarian sus deseos al penetrate grito de las injusC.-I)
Aicias y de los desenganos.




41
((No dudo que V. E. con su acreditada penetration (0 M, a -apa
.1 (Alizar' la solicitud qtie acoi no y sus consecuen ((tes reflexiones, para resolver con el acierto que tanto (de disfingue.
((Reitera 'a' V. E. las si(mificaciones del mayor apre((cio y de la inas alta consideracion, su affmo. q. s. m. b.))
No se necesita ser un politico como Machiavello Montesquieu 0" Napoleon para deducir como consecuencia 10"gica; que los peligros que amagaban la existence de Cuba como provincial espanola en 1851, lejos de haber desaparecido, asoinan hoy aun mas ame-nazadores en sus horizontes.
Recuerdense y tengase muy en cuenta el objeto y los resultados de la tita*nica guerra civil que acaba de solar A la, gran Repu'blica del continent septentrional. ainericano. La eselavitud puede server 'a un tempo de pretext social y do i-notivo politico para provocar incesantemente y cohonestar la codicia de este terrible vecino. Hoy compra un astillero en Santo Domingo: manana tomara, si puede, las extensas costas de nuestra AntiIla,, que miran por el Norte hacia el Atlantico, por el Sur al mar Caribe, dominando al Este entrambos archipielagos y siendo por el Oeste la Have del Seno mejicano.
Releguense al. olvido, menospreciense los buenos servicios de los files ciudadanos, apaguese con ingratitu.des la Ilama del patriotism, matense los est'mulos p ostergando el merit real para enaltecer el. prestado ...... el Colonel. Ordon'ez no dejara por eso de ocupar siemtodo trance el pesto que le senalen la, P'tria pre y a a
y el honor; pero no" todos sabran imitar su noble ejemplo.




42
X111
Estamos bien seguros, sin embargo, de que la monstruosa injusticia no se consumara.
La valoracion del servicio prestado por el buen ciudadano que facility" al General Concha los niedios de salvar 'a Cuba en 1851, escarmentando 'a los filibusteros ejemplarmente y previniendo ulteriores intentions; el precio de tal servicio estaba- fijado de antemano por la misma Reina cuando manifesto su nobil'sima resolution de vender sus joy-as y enviar todos los eje"rcitos de la Nation en defense de su Cuba mu amada.
Y los buenos espanoles peninsulares habitantes de esta precious Isla, en donde tienen sus esposas y sus hijos; y los mismos cubanos files y leaves, h1jos de espanoles y tan espanoles como sus padres- que' sacrificios se les hubiera exigido, inclusos el de la hacienda y el de la vida, que no hubieran prestado sin vacilar por salvar de la garrayankee ese pedazo de tierra tan querido 'a' su corazon? Y Zcomo mirarian los unos y los otros el que se insistiese por el Gobierno de S. M. y por la Reina misma en contemplar como bastantemento remunerada la redencion de Cuba con una simple encomienda de Isabella Cat6lica? Semejante insistence, adema's de ser una injuria y una injusticia al Coronel Ordon'ez seria vejamen inflivido 'a los hi*os y 'a' los habitantes todos de aquella provincial, que -no sin razon lleva en s.tis armas el significative mote. de ((1a siempre fiel.)) I 'I'Losmismos invasores, al saber que su secret se haRaba on poder de un hombre, que sus planes, por lo tanto, iban 'a' ser desbaratados- que no habrian dado por impedir a ese hombre que hablase?




43
N6 n6: solamente por error, por ignorancia de los beebos, por falta de los datos necesarios ba podido Don'a Isabel 11 autorizar con suregia rubrica tan inconsulto decreto. Mejor informada abora y oyendo el voto de las CO"rtes del Reino y el grito unanime de la opinion national, Ella sabra reparar la injusticia irrogada 'a uno de los mejores- servidores de la, patria.
Sobreponiendose al sufrimiento la dignidad. y la delicadeza del Coronel Ordon'ez tal vez calle ante la tardia e irrisoria recompense que se le ba ofrecido; y este es un motive mas para que nosotros, y con nosotros todos los buenos cubanos nos esforcemos por contribuir 'a la reparation de la injusticia Por mas que el CorODel Ordonezi con singular modestia, pero con la, firmeza qvie inspira la conciencia de los propios inerecimientos haya diebo al finalizar su exposition 'a' las Co"rtes eu 1863: ((Reosionandose al fin el que suscribe 'a que se ten(ya por 0110 dicho cuanto ha expuesto, si se considerate indifevrente, AL INTEREST NATIONAL Y AL HONOR ((DEL GOBIERNO.))
II/ demostrada, resumida en. esas pocas palabras, toda la abileffacion y patriotism que mas de una vez, en. el curso de este escrito, hemos concedido al Colonel Ordon'ez. Pero no basta que svi modestia aspire a que se tenga por no (licko cumito expuso 'a las CO'rtes del Reino en 1863: seria necesario apagar primer, la llama del patriotisino en el peebo de t odo ciudadano espanol; menester era a no dudarlo borrar para siempre del mapa de la vieja Europa el nombre de nuestra gran nation ante cuyas banderas ATiCtoriosas hizo temblar el magno C.arlos V 'a todos los reyes do la tierra.
Somos cubanos, si: ya invocamos este nombre con orgullo al empezar 'a hablar ; hierve en nuestras Yenas la inisma sangre latina que hizo palpitar el corazon de




44
mil abuelos, y ya desde las margeties del Almendar donde nacimos 6 bien desde las gorillas del caudaloso Sena que ahora, corre silencioso 'a nuestros ples, los Ojos est'n fijos sin cesar en el corazon de laMetro"poli, donde se asienta bajo histo"rico dosel esa gran Reina tan Justamente comparada 'a' Don'a Isabel I por uno de nuestros was ilustres compatriots, el ce"lebre literate D. Jose G ** el y Rente".
Ella nos ama, si; y nosotros le pagamos con orgullo el amor que la debemos: su. honor es el nuestro y jamas podremos consentir que se ponga en (luda el acendrado affect que siempre la profess esta Cuba a' que tanto ama su corazon. Por lo tanto, lo decimos en voz alta: Don'a Isabel 11 consider que el inter& nacionaly el honor del Gobierno no pueden ser indiferentes al servicio prestads por el Coronel Ordo-**ez en 1851: 19 torque la, perdida de Cuba era la ruina del poderlo de Espana en las Americas; 29 torque la, impotencia del Gobierno para, sofocar los planes revolucionarios babria infligido mengua, a' la Dacion que no hubiera sabido defender 'a todo trance lcz mas tinportante de sus province de Ultramar.
x1v
Dice el aut or del folleto 'a que nos bemos referido varies veces:
((Esclarecidos con fAciles y sencillos razonamientos alos terminos del dilemma, ava"zaremos sin temor una, ((pregunta que podria convertirse quizas en un cargo ((gravisimo contra el gobernante, a, quien corresponded (wontestar: ZHa visto S. M. la Reina la instancia que le ((elevara el Coronel Ordon'ez en Agosto de 1860 por




45,
(Wonducto tan respectable y autorizadocomo es el Duque ((de la Torre 'a la sazon Capitan General dela Isla de ((Cuba? Y si S. M. no ha lleoado 'a verla seuun parelcen demostrarlo los hechos, COIuo pudol.sablerni dietary (do ma" s convenience, lo inas justo, lo ma's acertado con ((Conocimiento de causa? Nmo podia resolver, fidta;n' ((do el documents esencial 6 fundamental? ......... A i ((y solo asi. se explica la extrana solution. que :se ha ((pretendido dar al expedience relativoal relevance .s er((vicio prestado 'a' la Isla de Cuba, 'a la Reina y'Ala paAria por el Coronel Ordon'ez, solution con. lacual no ((nos conformariamos en el lugar del interesado..v
Por incredible que semejante resultado parezea, menester es ceder ante la incontrastable evidencia de lo-s hechos y sonieterse necesariai-nen'te a' las cons ecuencus 16gicas que de ellos se desprenden.
Primer hecho: el Capitan General del Ejereito Don. Francisco Serrano, hoy Duque de la Torre, siendo Capitan General de la Isla de Cuba, dirige una im.porta.to comnicacion al Presidente del Conseio de Ministros reconociendo en toda su. extension, y en terminos claros y precisos la magnitude del serv*c*o prostado por el Colonel Ordon'ez en 1851, eneareciendo al Gob.ierno la obligation en que estaba por justicia, por conveniencia, por honor national y por el propio decor de altos NncionarlO'S PA"DUCOS, de recompensar do una manera,digna y proporcionada el exito conseguido a' vista de dicho servicio, al benemerito military que. lo rindiera. 8, egundo -. esa communication. no produce resultado a1guno.
ZSe extravio en el correo? N6: se habria sabido,; ademas de que la correspondence official entre tan altos fun0 if *
cionarios no esta jamas expuesta--a' contingencies tales.
ZSe traspapel6 en alguDa m, esa del M'*nisterio, do la Guerra?-N6: torque el cara'cter de aquella nota era de




46
naturaleza semi-oficial, pero absolutamente reservada.
ZFue" extraida acaso de la carter del General 0Doi(nell por una niano interesa(la en ocultar u' oscurecer el asunto? Eso es tan improbable que raya en lo imposible. Notas de taman'a signification. no se le pidei-i 'a' un Ministry y menos 'a un Ministro como aquel.
Que deber(,mos, pues deducir? ZQue' entre poner en e, A7idencia al General Concha y hacer una, injusticia al Cororiel Ordonez y un desire al General Serrano, el Sr. O-Donnell opto" por el filtimo extrenio? Pero eso seria tan irregultir., tan insolito, t,(.tn cietorme, que el corazon de los bombres bonrados reliusa consentirlo. A un hombre del taman'o del Duque de la Torre ya por sus dotes person.iles, ya por su alta graduation en el Ejercito, ya por su encumbrada signification polifica no se le puede desatender tan. arbitrariamente.
Y sin embargo, la nation espallola y cori m(as especialidad el pueblo de Cuba necesitau ver aclai-(Idos estos misterios y revindicada la justicia.
Y en nuestro humildisimo cone epto la iniciativa hoy debe partir de bas C6rtes del Reino, en donde mezquinos interests personals no pueden liallar cabida y cuya opinion en un asunto de este linaoe no puede ser sospechosa.
iY bien! El tempo es Ile(r, do 'e ofrecer ha, digna reparacion de uwa injusticia que ha dura(lo diez y seis tMos a este servidor; y la mantra de ht-werlo esta indicada desde luego. Merecio el Coronel Ordon-'ez y Romero obtetier siquiera -Lin ascenso por el extraordtitario servicio que prestara en 185,1? Como queda visto el 'Tribunal de Guerra, v Marina, los tres Capitanes Genexales de la Isla de Cuba, Concha, Serrano y Dulce, y la opinion unanime de la Prensa peri6dica de la nacioia estan acordes en que dicho Jefe es acreedor a una re-




47
componsa proporcionada al me'rito contraido. Pero 6coino ha de valuarse aquella recompense? De. que Inanera debera aquilatarse la ley de aquel servicio, que tan equivocadamente se consider renumerado con una tristo encomienda? La -Y19oca de 6 de Julio de 1863 pidi6 para el Sr. Ordo'iez la efectividad del grado de Coronel y la p,riga "Integra, 'a pesar de su jubilation; pero, los cui(Jados que rod.ean 'a la redaceion de un perio"dico no le permitieron h,,,winar, como a nosotros uno por uno, todos los antecedents relatives 'a la question Ordo'ez* y pobre, mezquino sermaquel ascenso ante las consideraciones quo hemos aducido.-ZCual fue" el resultado recocAdo 'a causa del important descubrimiento de aquel beneme"rito patricio? Se salv6 Cuba? ZSe evito"la fusion de sangre? ZSe cargaron acaso los presupuestos con centenares de montepio reclamados por inilfifles de viudas y de huerfanos? ZNo qnedo ileso el hoiior nacionalZ ZNo se ahorraron las joyas de la corona quo queria vender S. M? Pues bien; despues de todo esto, teagase en cuenta que por una batalla anada
9 y aun a veces no ganada, se conceded ha'ta dos ascensos, para poder venir en conocimiento de la recompense que merece el Sr. Ordol'iez.
Todas e stas considerations, todo lo que pudiera, conducir al aprecio del servicio prestado por Ordol'Iez, y aun mucho mas, se haeia co-star en la instancia que el interesado elev6 'a S. M. en Agosto de 1860 por condueto del Duque de la Torre. Asl' se dice en el pen U"ltimo parrafo del opu"sculo publicado en LO"ndres y en 41 se insisted sobre la urgent necesidad do tenerla 'a' la vista, para dictar cualquier resolucion.-He aqui el parrafo 'a' que nos contraemos:
((Por el contrario, nosotros en su situation, [h-tbla adel Sr. Ordon'ez] protestariamos contra cualquiera re-




- 48
((-solucion-que ire ; cayese 6 hubi ere recaido, contra toda eva(duacton' que del servi'cio se hicier';ri, mientras no se exhiabiese-'6 I do'cu In'ento e'seiicialfPh.-wi'e),de y que es, por dec 1 r I o a s-i aI base sobre la que debe levantarse el s-ervi.acio, 6,sea la instancia elex-ada' por el Coronel Ordofiez ((por conduct del Duque d e la Torre 'a' S. M. y en la cual ((,,s.e expose, etyidencia y I)rueba claramente el servicio in((:dicado y su iniportancia indudable y transcendental) )
Pues bien: perdida, como ya dijimos, la instancia en que se expuso, widencio ly probo" el serATiCio, a qui4ii debe' ocurtiorse, para que de" testinionio, de ellOV.-Al finico queJa tuvo en sus manos; al Uffilico que despues de haberIA-4eid' y considerado tonio" la pluma para decir al Duque de Tetuan, no solo que aquella era bien funclada, sino, que pareda incredible que se hubiera guardado, ilemci 'o, tanto tempo, acerca de tan eminent asunto. Interroguen las C6rtes del Reino al Excino. Sr. Capital General del Eje"reito D. Francisco Serrano y Dominefl'hablara; 61 mejor que otro, ninguno p-L
guez, y iede
0,11camInar al Gobierno, directamente hasta ensen'arle cual debe ser el Verdadero punto de partida.
El documentofehaciente se ha extraviado; pero afortunadamente no ha sucedido lo, mismo con la carta*el Diquo de la Torre, cuya copia damos en otro, lugar: y, ya, que confiados con la indulgencia proverbial de tan noble" caballero, la hemos entregado al criteria pfiblico,
n. mas mleritos que nosotro antos
61'contestara, co S, a cu
informed -se le pidan por el Congreso national.
xv
Sean. 'ualquiera que, fuesen los motives que han pro-




49
ducido la p4rdida 6 la ocultacion de la *nstancia eleva.. da por el Sr. Ordon*"ez el espetable 6rgano del Duque de la Torre, el hecho es que la tal instancia ha des--16 aparec*do sin que sobre ella recaiga' determination alguna. Pero nosotros, espanoles, podr'amos Ilamar 'a Serrano por antonomasia el General Caballero.-Lo es: y asi, ei, que ha escrito v suscrito con su gloriosonombre la carta official al Duque de Tetuan, de que h-emos hecho mention y de la cual hemos transcrito algunos parrafos, es impossible que deje de sustentar con su palabra y con su voto ante la representation national y ante el Gobierno lo que, despues de escrupulosos informes y de concienzuda conviction, sinti6 de su deber recomendar con respetuosa, pero elocuente y encarecida exigencia A la justification Soberana de su Reina.
Lo que dice el General Serrano, por escrito y bajo su firma, lo mantiene con su espada y lo sustenta con su palabra.
Irremediablemente se habria perdido Cuba en 1851sin el, Coronel Ordon'ez. El, con sus talents, se sustituY6 'a muchas batallas; por el Cuba no ha sido abandonada; la Habana por e"I no ha sido bombardeada, y 141, -41, la Perla de las Antillas habri'a sido perdida, 6 sAlido muy mal parade de aquel trance critico, supremo.
El Duque de la Torre ei: jo su
-icarece y justiprecia ba*
firma todos estos me'ritos: Asi, General Serrano: alzad esa noble frente; poned la mano sobre el generous peQho, al quitarla de la cruz de vuestra gloriosa 'espada, y ...... hablad.
iLo quiere Espal"'I"a, os lo exige Cuba!




5 0
XVT
se h ian dado al Sr. Ordo'ez los ti
Cierfamente, abr'
tulos y las talegas que hubiera exigido, a' trueque del d escubrimiento redentor. Luego, si, su modesto des*n--.! teres no lo bubiera retraido, e'l habria alcanzado algo mas que una encomienda. Pero crey6 que el General
11 1 rb
Concha no olvidar'a lo que dijo en su propia certineaclon.-Tal vez se ha equivocado.
As', el deseo de ver subsanadas y reparadas tan ins6litas irregularidades, nos ha impulsado a' escribir las presents pagi*nas dedicadas preferentemente al Sena....0 do y al Congreso, representatives de la voluntad nacio---! nal Espana paga siempre lo que debe, sobre todo, cuan do'la, deuda es de honor; y barto hemos demostrado que al Sr. Ordo'ez se le debe una recompense proporcionada al servicio _que rindiera 'a la patria en 1851; tomando en cuenta que en toda ley divine 6 humana, natural 6 civil, privada 6 international, es obligation del
V CV 0 0 0
deudor resarcir e' indemnizar los danos t pe)ttzezos oca-sionados por indebidos retards.
Asticia, juslieta, Justicia, es lo que queremos para el Colonel D. Agustin Ordon'ez y Romero.-Exijase por los legislators al Gobierno la presentation de las tres. stancias de que hemos hecho mention; examinense y recaiga sobre ellas la decision que correspondcu.
Por nuestra parte, creemos haber cumplido con un deber sagrado y satisfecho una deuda do conciencia.
He'mos sido amanuenses files, taquigrafos leaves del corazon!
Lease! mediftesel. resuelvase!
CARLOs A. ROVIRA. CARLOs ECIIEVARNE.










AqW




UNIVERSITY OF FLORIDA
3 1 2620 74119529