Citation
Epistolario de héroes

Material Information

Title:
Epistolario de héroes cartas y documentos historicos
Creator:
Cabrales, Gonzalo
Place of Publication:
Habana
Publisher:
Imprenta "Siglo XX
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (228 pages) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
1878-1895 ( fast )
History -- Sources -- Cuba -- 1878-1895 ( lcsh )
Cuba ( fast )
Maceo, Antonio, -- 1845-1896. ( fast )
Genre:
History ( fast )
Sources. ( fast )
Historia ( qlsp )
Fuentes ( qlsp )
non-fiction ( marcgt )

Notes

General Note:
"Una colección de numerosas cartas cruzadas entre el general Antonio Maceo y sus iguales y subalternos"--Prólogo.
General Note:
"Datos biograficos y otros documentos inéditos del general Antonio Maceo": pages [177]-218.
Statement of Responsibility:
coleccionados por Gonzalo Cabrales.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
036230357 ( ALEPH )
1040036478 ( OCLC )
Classification:
F1785 .C12 ( lcc )

Full Text
CoDfronda
I Al, ,
Gj TOL-AN I- (D
lE Am
fF
0 r R U C co b r (a > )FRI 7 C, 7e




UNIVERSITY
OF FLORIDA LIB R ARIES
'S VOLUME HAS BEEN CROFILMED THE UNIVERSITY OF ORIDA LIBRARIES.




EPISTOLARIO DE HEROES







MARIA CABRALES VIUDA DE MACEO
Muri6 el 28 de Julio de 1905







EPI STOLARIO
DE HE'o ROES
CARTS Y DOCUMENTS HISTORICOS
COLECCIONADOS
POR
GONZALO e,'ABRALES
ILABANA
IMPRENTA. EL SIGLO XX"
TENTENTE RBY W




rK
AMIPJCA




A MIS COMPATRIOTS
sTimo de deber exponer, en breves y senciHas palabras, c6mo, Ilegaron a inis manos los documents y carts originals que componen este libro, de verdadero valor historic, arenas se advierta el moment que los inspire y los hombres que los escribieron; aquellos patriots que no tenian en su cerebro inds que un pensamiento, que se sobrepouia slempre a la amistad, a la. familiar, al bienestar y la fortune personals: hacer la. Patria libre.
Despu6s de extinguida. la -filtima guerra de Independencia, iniciada. en el afio 1895, regres6 a Cuba, a inodiados del aflo 1899, de San Jose' de Costa Rica, donde1abor6 incesantemente por la causa cuba-na, la Sm. Maria Cabrales, viuda del General Antonio Maceo, y estableci' su hogar en el de inis padres, hasta juho de 19057 en que le sorprendi6 la. muerte, a causa de -una, afecei6n al corazo'n.
En aquel viajei de regres6 a su patria libre, en que volvia Maria Cabrales, cubierto el rostro con el negro velo de la viudez, trajo cousigo un ba-61, de los denominados mundo, el que, examinado superficialmente, no encerraba objeto de valor alguno. Contuvo y condujo,




EPISTOLARIO DE HfROM
en tan largo viaje, entre otras cosas, peri6dicos, carts y telegrams en abundance cantidad.
Por aquellos tempos, del afio 1899 al 28 de julio de 1905, fecha en que falleci6 la viuda del h6roe, era yo bastante pequeflo; pero recuerdo perfectamente, a pesar de mi corta edad, que para Maria aquel bafil guardaba un preciado tesoro, recuerdos, reliquias y trofeos de su vida azarosa y patrio'tica, en la manigua cubana, primero,,en el extranjero, despu6s.
En el andar del tiempo, cuando vivia aim la viuda de Maceo, fuel precise, para ciertas necesidades domesticas indispensable, descongestionar un poco aquel. enorme mueble. Y por eso fu6 que a la curiosidad de la familiar se revelaron, un dia, grades paquetes de colecciones de peri6dicos Patria, La Repiblica Cubana y la Revista de Cayo Hueso, 6utre ellos, telegrams y una enormidad de papeles que, casi sin examen, a pesar del gran valor de muchos de los mismos, se destrufan.
'De aquella montafia'de papeles quedaron los que component este volume, despu6s de una labor de muchos dias para ordenarlos y coleccionarlos debidamente.
Al decidirme a publicar este EPISTOLAMO DE HtRoFs, mu6veme una sola aspiraci6n: mejorar, con el product de su venta, hasta donde sea possible, la tumba humilde que guard los rests de la lustre compafiera del insuperable caudillo, ya que ella realize tambi6n, en los campos de Cuba y en sierra extranjera, una labor heroic y hermosa, luchando, a fnerza de privaciones y sacrificios, por el porvenir de la Patria, lo, que la hace acreedora a que el. lugar donde reposan sus rests ostente algo, quo demuestre eternamente, quien. fuel la digna compafiera del he'roe mas grande de Cuba, de Antonio Maceo.




A MIS GOMPATRIOTAS
OFRENDA POSTUMA
A Maria Cabrales.
Perdona, Maria siempre amada. e inolvidable, mi noble atrevimiento. No anhelo, con la publicacio'n de este Ebro, renombre alguno, pesto que nada de 61 es nuo, y torque, ante la grandeza de los hombres que escribieron esas cartas, me consider muy pequefio. Lucro, ni lo deseo ni lo buscare' nunca con esas venerandas reliquias. Bien lo sabes, si me escuchas por el hilo invisible del pensamiento, dondequiera que tu alma bondadosa, disfrute de la paz eterna.
Bien comprenderAs que debe aportarse a la. vida national todo lo bueno, que todavia no conste en la historia, de aquellos hombres inimitable por su grandeza y sus procedimientos extraordinarios. Los cubanos estamos necesitados de una, lecei61a diaria de patriotism. I La Patria por la que derramaste raudales de Idgrimas, Maria, necesita levantarse un poco, siquiera rememorando siempre la abnegaci'la, y el patriotism desinteresado de aquellos ciudadanos de la misma. estirpe moral de tu esposo, y mucho mAs en estos tiem.pos en que Cuba gime conturbada. de dolor, observa-ndo los errors de sus hijos, errors que produced el tambaleo constant de nuestra soberama. Nos sobrecoge a veces, un intense temor, y hasta nos parece que nuestras altivas montaflas, que td admirabas con religious




EPISTOLARIO DE HPSOES
emoci'n, -pierden su vendor y se, humillan, y que nuestras palms quiebran, entristecidas sus penachos, mustias, sin savia irli color por el cierzo fatal y terrible que nos viene del Norte...
Por eso, te pido que perdones mi noble osadia, al entregar a la, Historia el tesoro de papeles que t' tan celosamente guardabas.
GONZALO CABRALES.
S Sa.fiag de C.b., 15 enero de 1922.




PROLOGO
L intelligent joven Gonzalo Cabrales, sobrino,
[E] del general Antonio Maceo, por su esposa, la
seflora, Maria Cabrales de Maceo, posee un precious legado, que es un tesoro de patriotismo y de la Historia. Tal es una colecei6n de n-umerosas carts cruzadas entre el general Antonio Maceo y sus iguales y subalterns, en las laborers de preparaci6n de la epopeya de nuestra libertad. Integran la colecci'n radiates y febriles carts de Marti a Maceo, de Maceo a Maximo G61nez, de Maxiino G6mez a Maceo, de Flor Crombet a Maceo, de Maceo al Dr. Eusebio Hern6mdez y de 6ste aj aqu6l; de Maceo a Fernando Figueredo, a Antonio Zambrana, a Jos6 Mir6, al general Paquito Borrero, y de Diego'Palacios al general Maceo. Entre ellas se destacan, como naateria de, studio de un temperament singular, extraordinario, las de Antonio Maceo intimo, dirigidas a su esp*osa, en las que se revela la psicologia brava, sincere y- rectilinear del Tit6n.
Gonzalo Cabrales cuenta con toda esa serie de cartas aut6nticas, y las ha copiado, en voluminous folleto escrito con m6quina dactilogrfifica. La finalidad que




10 EPISTOLARIO DE HfaOm
persigue Cabrales, es dar a la publicidad en un tomo, ese epistolario historic, que es una interested contribucio'n a la Historia patria y un evangelio de patriotismo.
En esas correspondencias se sienten, a trav6s de lo, pret6rito, las formentosas luchas de aquellos abnegados pr6ceres de nuestra libertad, por levanter la Revoluci'n. Fueron almas delirantes de ideal, con las manos abiertas a todos los punts del horizonte, en demanda de recursos para organizer expediciones, muchas sucesivamente fracasadas, y que se preparaban ardientemente en las mfiltiples y pequefias islas que rodean a Cuba, y en la gran nation norteamericana, en una agitation incessant, en un v6rtice de locura patri6tica. Se sienten las contends con la miseria humana, con la rocosa realidad ingrate de los interests credos, libradas por aquellos espiritus que giraban dentro de una 6rbita de passion y de sueflo, todos de rodillas ante una supreme sefiora de su pensar y de su senior: la patria.
Las carts de Marti a Maceo son frene'ticas, agitadas por el delirio. Las cruzadas entre Maceo y G6mez son cefludas, con cierta acrit-ud, aunque enlazadas por un misterioso hilo de profunda confraternidad nacida de la colaboraci6n en sus laborers de creaci'n de libertad y eivilizaci6n, al forjar una patria nueva: Cuba.
Los dias tr6gicos de la Revoluci6n fueron de ideal y de sacrifice. T-Tia temblor desconocido, subconsciente, sacudi6 a la patria. La vida social uniform se transformol en agitaci6n permanent, en ansiedad dramAtica de todos los espiritns, en un vertigo do fuego pasional y todos los corazones cubanos respiraban encendidos por una sola aspiration: la patria. Y la fuerza enorme de la tragedia estaba encarnada en un espiritu




PR6LoGo
central: Antonio Ma.ceo. Marti fue' la luz, que ilumin a. Maceo, fu6 la fuerza, que crea. Con tidas sus imperfeeciones humans, hijas de la Historia, que es el espejo de las naciones, hoy poseemos y vivimos la obra de aquellos edificadores de la naciola. Poseemos la Rep-dblica, la independence, el ideal y el suefio, de nuestros libertadores.
El objetivo que persigue Cabrales, con la publicacio'n de esa correspondence hist6rica cursada entre los magnos fundadores de nuestra patria libre, es doblemente noble, pues con esa publicaci6n se mantiene y vivifica la llama del sentimiento national,. el culto a la bandera, y con el product de la venta del libro, que contenga ese brillantisimo acopio de cartas, que es fuente de pensamientos y de emociones patrio'ticas, a mantra de ascuas que brillan en el cenicero de los recuerdos de la epopeya, se propane Cabrales embellecer y exornar la tumba, que radical en el cementerio general de esta ciudad, y si es possible, elevar un monument sobre la misma, de la inoMdable dama que fue compafiera del h'roe epo'nimo de la Invasio'n, la sefiora Maria Cabrales de Maceo.
ANTONIO MACEO
La gesta de soberbia generosidad social de Carlos Manuel de Uspedes abrio' a los horizontes de la revolucio'n cubana. Con el ejemplo de su sacrifice personal di6 la libertad a sus esela-vos, los negros cubanos que vivian sumidos en la ergdstula, bajo el Idtigo del mayoral, igualados impfamente a los seres irracionales. El grito de Yara fu6 la explosion de la moral ahogada que sacudi6 en sus cimientos la sociedad colonial, edificada sobre el dolor. Los cubanos, de I& estirpe espiri-




12 EPISTOLAIUO DE HEROES
tual do Uspedes, que poseian todos los bie-nes materiales de, la vida: la riqueza, los honors, el poderio, inte.lectual y social, aunque no el politico, no se sentian felices. Su conciencia se estremecia y su seusibilidad sangraba, al contact del espectaculo de horror que desplegaba en su torno, y el oro que poseian, legahnente propio, les quemaba las, manos. Los toques de la campana 6pica de la Demajagua resonaron tonantes en la. aurora radios del 10 de octubre, convocando a la CoIonia para que, se pusiese de, pie, en nombre de la virtud y con los fines do conquistar la libertad y la justicia, los ideals ma's* altos de la naturaleza.
Pero junto a los siervos materials, los pariahs de las f6bricas de azficar, convivian los siervos socials, los que se sentian inferiors en el disfrute de los beneficios de la eivilizaci6u, los que respiraban constrehidos por leyes medioevales y tenian cerradas todas las puertas de la aspiraci6n y la esperanza. Estos constitution la mayoria cubana. Blancos y negros libres, es decir, Iibres de la esclavitud, fisica, pero no de la servidumbre political, gemian arrastrando la vida vegetative del colono. De este element social surgio' Amtonio Maceo.
Fue' hijo de la leyenda de sangre de 1868 y el mAs acabado de la revoluci6n tribunal de 1895. Humilde, arriero, plasmado en bronco, espiritu. encendido en las mis altas energies humans, naci6 s6lo para la gloria. Antonio Maceo no cabia en otro marco, que en aquel. propicio de su designio de h6roe. La belleza, la poesia, exigen ese terrible tribute de sangre, de pasi6n por el ideal, de total rendimiento, de todas las riquezas del espiritu, que tienen por premio la emotion de crear una patria, nneva. Antonio Maceo no cabia en la vida uniforme, aun en aquella que est' mecida por todos los honores, por iodas las caricias de la civilizacio"n. Fue' una




PR6LOGO
fuerza de la naturaleza cubana, que sumo', ella sola, igual cautidad de virtue patri6tica que la de todos los heroes y mairtires, reunidos, de la revoluci6n. El pico de Turquino es la cima ma's alta de, nuestra cordillera, y todas las cumbres estan supeditadas a su realeza. Tal es, en la historic de nuestra revoluci6-n, Antonio Maceo, la montafia mds alta. Ni el sublime y angelico Marti, numen de ideal, sacrificado liricamente como im canto del martirio, ni Mdximo G6mez, el estratega genial, rivals de 61 en grandeza spiritual y patrio'tica, le igualan en la supreme calidad del he'roe. En el es-piritu de todos los hombres de la manigua, como una energia psiquica que flotaba en el ambience ideal de la revoluci6n, fu6 Antonio Maceo un arma interior tan ponderosa como el arma de guerra que empuflaban sus manos.
Como todos los raros espiritus de su prosapia moral, en la Historia, las passions humans estaban pospuestas en su psicologia a ima passion supreme que borraba las vulgares: la passion por el ideal de la libertad de la patria. Para Napoleon Bonaparte, el genio de la guorra, los hombres eran samples "cifras", segu'n la expresi'n de Madama Stael, de las que disponian en el tablero de su ambici6n de monarquia. universal. Para Antonio Maceo, los hombres, los cubanos que obedeI
cian, al someterse a su mando, a la misteriosa y subconsciente fuerza del patriotism, a las corrientes, irresistible de la Historia, eran tambi6-n simples"'eifras que se sumaban, magn6ticamente a efl, torque era la energia del ideal, la imnanente e: imponderable virtualidad de la naturaleza, como un poder de atracci'n central. Pero Napole6ja aspiraba al tro-no del mundo y Antonio Maceo fu6 un areingel de la Libertad. El destiny condemn' a Napoleon a morir encadenado como




14 EPLSTOLAWO DE HLROM
un dguila cautiva en el solitario pefio'll de Santa Elena; Antonio Maceo se desplom6 de, su. corcel de guerra, como im h6roe home'rico, y aquella ca'da fu6 el epilogo soberbio, como una apotheosis, la finica, que Henase cumplidamente la excelsitud de su tr6gica misi6n. Antonio Maceo no cabla en la realidad de la vida vulgar.
Josi FATJ6 SPECIRT
(Dem6crito)




LA MUJER CUBANA
Maria Cabrales de Maceo.
E todas las virtues, y de la abnegaci6n sublime que entrega la vida sonriendo por el deber cumplido, di6 prueba hermosisima la mujer cubana cuando la magna epopeya de una deeada en la isla bella e infortimada.
En la quietude de la paz, al abrigo indolente de la riqueza que habia proscrito de la delicada mano femenil la m6s ligera labor dom6stica, y apenas le permitia tocar un teclado, de piano, o la novel sencilla, o el misal cubierto de ndcar, y-rara vez-1a pluma de marfil de escribir mores; en aquella existence tranquil y feliz, s6lo era dado a la mujer la prueba deliciosa de su termira, y de su felicidad incomparable.
Fu6 una vida de agitaci6n, de peligros y penalidades y heroicos sacrificios la que levant' de sublime grandeza un altar a la mujer cubana.
La revoluci6n pasaba como antorchas encendidas y con la humareda de los combats. Los hombres juraban el honor o la muerte; el niflo, por empuflar el fusil, se iba del hogar; el padre desamparaba a su. fa-




16 EPISTOLARIO DE HAROES
milia, para darle su brazo a la patria; a su novia le daba el. amante el triste adios y se marchaba entre los rifleros de la libertad. Intranquila y apenada, en la ciudad donde afin se alzaba la bandera odiosa, y donde luego veia venir entre la voceria. insultante de las turbas y el cuadro de bayonets, camino del patibulo, a un, hermano, aquella mujer afligida puso, en su corazon, todo el valor abnegado de las antiguas espartanas, y con la misma alma resuelta y generous que antes la Ilev6, una mahana espl6ndida, en el coche de, novia, a una quinta feliz, se fu6 ahora a pie por el monte desconocido, buscando por guia u1nica, el estruendo pavoroso de las batallas. Es, en Camagiiey, la gentile y hermosa Amalia Simoni de Agramonte, cuando del blanco vestido nupcial y del quitrin de lujo, se fu6 al peligro y sufrimiento de la guerra, al lado de su esposo amantisimo, y luego, viuda dolorosa, a la soledad de la expatriaci6n, andando por el Norte helado, con la escasez por compafiera y sus hijitos hu6rfanos, con el luto que no se le separara jamds del corazon, y alguna 16grima, que afin asoma luego por sus serenos ojos. Es, en las Villas, aquella encantadora nifia Martinez, cuando ve en el rancho solitario a su padre y a su hermano, asesinados por la tropa espaiiola, y en un instance de sublime locura, toma un arma, y lucha con desesperacion, hasta morir cruelmente macheteada.
Es, en Oriente, Maria Cabrales de Macco, dejando su casa c6moda y la seguridad y el carifio de la familiar por la incertidumbre y el riesgo de la guerra, por la grandeza de ofrendar sus esfuerzos a la patria, por I a lealtad de seguir, hasta el campo ensangrentado, a su esposo libertador. Maria Cabrales de Maceo, es honroso model de la mujer cubana. Ella apareci6 en el campamento entre los vitores de aquellos valientes




LA XUJER CUBANA
orientals, que le conocian desde nifia las virtudes, aun mas admiradas en ella, que su irreproachable hermosura. Iba por la montafia agresto y penosa, con sus compafieras: ninguna era ma's dgil.para subir a la cumbre, ni ma's solicit para cuidar a un enfermo. S6lo Mariana Grajales, de quien gloriosamente puede decirse-como de Cornelia, "la madre de los Gracos"-, que ella fu6 "la madre de los Maceo"; s6lo aquella heroma se present con character distinct y maj estuoso en la grandiose epopeya. Porque ella aprendio de Esparta a decir a sus hij os: Ya estd curada tu herida; vuelve a las filas a cumplir con tu deber! Y al mas niflo, que le quedaba en la casa, mientras sus hermanos morian con heroism: "Y tfi empinate, que ya es tiempo de que pelees por tu patria. Esa fu6 Mariana Grajales, la veneranda madre de los Maceo.
En Maria, la exemplar esposa, la compaiiera de A-utonio Maceo, tal vez no hubo esos e'picos rasgos de alma varonil; pero no es menor su heroism y la alteza de su abnegacio'n. Ella vi6 sin una quej a, con inds amor aun, por la causa de la libertad, acribillado d su esposo por las balas enemigas, y del retire seguro del monte baj6 al sitio donde era inds terrible la. persecuci6n, para vendor las heridas del caudillo egregio. Al pie dd la camilla ensangrentada, entre aquella decent de hombres con que Jose' Macco resistia tiro a tiro, a la columna espafiola, dvida de apresar al general herido, iba Maria Cabrales, sin ocultarse a las descargas ene. gas. Ella fu6 quien al ver, Ilegando, al sitio del peligro, al Jefe del regimiento "Santiago", Jos6 Maria Rodriguez, lo Ilamo' "a salvar al general, o a morir con el. Y el general se salv6 de la encarnizada persecuci6n y de sus heridas, y de las manos de Maria, Ilevaba la -61tima cura, cuando guio' otra vez aquella heroic in-




EPISTOLMUO DE HftOES
fanteria, de Oriente a la victoria de Nuevo Mundo y "La Llanada
Cuando el hado adverse impuso una tregua a la guerra, y se apag6 en Baragud la -dltima energia revolucionaria, al lado del gran patriots cubano, estuvo Maria, su devote compafiera, agitando en el corazon de los emigrados el ideal de la libertad, clamando con el prestigious de su nombre y su ejemplo nobilisimo al patriotism de los cubanos. Ella fundo clubs y allege recursos que sirvieron a la patria. 1 CuAntas veces Maria Cabrales de Maceo, de pie junto a la bandera Cuba, parecia ella misma, la personificaci6n austere y generous, con todos, sus dolores y toda la sublime grandeza, dei nuestro ideal redentor I
Yo la he visto en Costa Rica. Va. a cada hogair cubano, y son para ella los honors y el coraz6n. Y las sehoras y las nifias se agrupan en torno suyo, y ahorran para poner en sus manos el dinero que sirve a la guerra, que privard a Maria de su esposo y a ellas de sus hijos y hermanos.
Un dia iba por la Am6rica el infatigable trabajador de la Patria: 1leg6 a Costa Rica, y Maria le dijo: "Marti, yo quiero ayudarlo: Cuba tendrA un Club de cubanas en Costa Rica. Y reuni6 a sus amigas, y desde entonces tiene el Partido Revoluconario una agrupaci6n m6s. Las cubanas de Costa Rica hallaron un nombre feliz para su uni6n generous: el Club se, Ilamo HERMANAS DE, MARIA MACEO.
Porque en ella se ve una herniana, un ejemplo, un simbolo; Maria Cabrales nos present en toda su alteza moral, el peril mds bello y noble de la mujcr' cubana.
E. LoYNAz DEL CASTELJO.
15 diciembre 1894.




CARTS
DIE
JOSE MARTI
A
ANTONIO MACEO







New York, I de febrero 1893.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi general y amigo: .
Salgo, del tren de la Florida, veo sale el vapor de aqui A pocos minutes y le escribo estas Hneas. De mis angustias sobre tempo y distancias tendrA Ud. idea cuando le diga que hasta hoy, 1 de febrero, no ha habido oportunidad de enviar al General G6mez la respuesta de Ud. Todas mis comisiones estfin en la isla y espero en estos dias respuesta de todas sobre los detalles pedidos. El Oriente como sabrit, perseguido y preparado, CamagUey respondi6 plenamente las preguntas de G6mez. Ud. por supuesto tendrh. ya A sus genes por Oriente corriendo la voz. Sobre Ud., veo que cuenta con salir en compafifa de 26 6 25 hombres. Ud. me dijo y asi lo trasmiti6 al General G6mez, que era su desco meters por un rine6n, en plan solo de Ud. conocido, con unas cuantas cabezas files. Ahora veo que aguarda le sefiale el General lugar donde tomar los auxilios de guerra. Como su plan, supongo, serk el mismo, tengo para Ud. 50 equips completes de official, pars, desembarear y armar el doble, y Ud. me dirk, el punto en que desea recibirlos Se me va el correo. 1 Qu6 elocuente carta me mand6 Ud. sobre la querida. viejecita! La he leido mucho. g No dej6 & Patria sobre 611a?
Su amigo,
JOS9 MARTI.




22 EPISTOLARIO D, -EROES
New York, mayo 25 de 1893.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo y General:
No empiece por extraflar la letra ajena, torque mi compafiero, de trabajo es su amigo de Ud., Gonzalo de Quesada, Se.cretario hoy de nuestras laborers y esperanzas fi ver si volvemos. con la ayuda del pais fi rematar lo que Ud. comenz6 con su valor incomparable: le pide otra vez, la patria, como va Ud. viendo, toda su. bravura. Pero ni por mano de este amigo, querido le escribiria, sino por la mia propia, h no ser que estoy en cama, sin moverme mas que para las obligaciones.
Mafiana tomo el vapor, con rumbo & ud., aunqueparfindome por el camino & arreglos previous, y espero, sin aparato y anuncio de ninguna species, estar en Puerto Lim6n del 15 al 30 de junio.
Ardo en deseos de verlo. Ya le eserib! de Nueva Orleans, A Ud. y A Flor. Ya s6 que Ud. me conoce el alma bien, y que solo espera de ella lealtad y carifio. Con igual teson vigil por nuestra Patria, donde no hay problema que no se pueda resolver con honor y justicia,--y por la gloria de los que la han credo con sus. servicios. Precisamente tengo ahora ante los ojos "La Protesta de Baragufi" que es de lo mfis gloriosa, de nuestra historic. Ud. sabrfi algun dia para lo que vive este amigo de Ud.
&A que hablarle de lo de Holguin, ni de nada, si nos vamos A ver? Mejor ha sido que me detuviera la noticia cuando iba 6 verlo A fin de abril, torque hoy estamos ya sobre seguro, y ahora podemos hablar con la concordia de las horas grades, eomo si estuvi6ramos ya mfis cerea de las cosas.
Si Ud. quiere hacerme alguna observaci6n previa fi mi viaje, aunque ya conoce mi sencillez y discreci6n, y que procure estar fi todo, escribfimela fi Jamaica, por cualquiera de los amigos, que por allf creo tener que pasar.
A mi amiga Maria, la mfis prudent y celosia guardian que pudo dar fi Ud. su buena fortune, digamele otra vez todo mi respeto y carifio. Ahora volver6 fi ver A una de las mujeres que mfis han movido mi coraz6n: fi la madre de Ud.
Seguiria conversfindole, pero el quehacer es mucho. Esp6reme con los brazos abiertos, que ya yo s6 por mi cuenta que lo finico que pudiera falter fi Ud. es la ocasi6n, que ahora se renueva de




DE JOSP MART1 A ANTONIO MACEO 28,
mostrarse grande. A sus hermanos, y 6, los mios todos, cuantos cubanos viven por ahl, saluda carifiosamente en Ud. hasta el dia de mi callada vista su amigo,
JOS9 MARTi.
Key West, 15 Diciembre 1893.
Sr. Antonio Maceo.
General y amigo:
Mi silencio no le habrA extrailado. He vivid, desde que nos vimos, en una entrevista continua con Ud. De la vista que le hice me traje una de las mas puras emociones de mi vida. 1 Por supuesto, me dije despu6s de verlo, que Cuba puede ser libre,-y ser feliz despu4s. de ser libre! Las manos las he tenido ocupadas desde entonces en una labor bestial y sin descanso,-en tender, de una tierra en otra, A lo grande y A lo pequeflo,-en ir levantando, hom bre por hombre, todo este edificio. A Ud. aci en mi coraz6n, escribirle era ofenderle. Ud. debe ver de allk mi agonia, mi responsabilidad, la imposibilidad absolute de valerse de medianeros, la cura de almas incessant que permiti6 la acumulaci6n de estas fuerzas.
Esto es lo que estoy escribiendo entre un meeting y otro. Vengo de tres dias de esfuerzo angustioso, en Tampa, para ponerle un poco mAs de marina al pan: y aqui estoy, como 6, la callada, haciendo lo mismo y confirmando detalles con Roloff y Serafin, pero de modo que nada de cuanto haga d6 idea de la proximidad en que estfin nuestras cosas, si todos queremos que est6n pr6ximas. Cuba las espera, con el gobierno encima, y una agitaci6n sorda y ya extreme. Yo de aqui puedo hacer lo que dijimos y lo tuve listo y animciado para el caso de que, contra lo avisado, 6, la isla para evitar engaflog y contra la 6rden local mia express, hubiese cundido-aunque nuestra tierra estA ya muy astute para eso-el alzamiento mandado hacer eon una 6rden falsa mia, y la cual solo supo engaflar A Esquerra que anda por el campo, resuelto A no entregarse, con unos pocos hombres.
Pero esta trama, cuyo objeto era justificar en Cuba las persecuciones, provocar alzamiento incomplete y debilitar las emigraciones con un segundo apparent fracaso,--si bien no pudo tener ese 6xito afuera ni adentro-, ha production, por la sangre que ya corri6, las prisoners de primer hora, y la de Moncada y la disimu-




24 EPISTOLAWO DE HftOES
lada de Carrillo, aun libres, un malestar que seria imperdonable mantener cuando tenemos allegados los medics, modestos y bastantes, de ponerle fin. El gobierno cree que vamos, y solo aguarda h la evidencia m s cercana para segarnos aRA el pais: y nosotros, con la rapidez que no se espera de nosotros, sin aparato de invasion, ,deslizAndonos sencillamente de donde mismo estfibamos, podemos ir antes de que el enemigo nos espere, y caiga sobre la buena gente revolucionaria. No tenemos mas que ajustar los detalles, de modo de ahorrar tempo. Ahora solo estas lines le puedo poner, y la seguridad de que, lo que yo haya de hacer, ni con ligereza ni con demora serfi hecho. Yo no trabajo por mi fama, pesto que toda la del mundo cabe en un grano de maiz, ni por hien alguno de esta vida triste, que no tiene ya para mi satisfacci6n mayor que el salir de ella: trabajo por poner en vias de felicidad h los hombres que hoy viven sin ella. No espere pues, de mi,-harto lo sabe Ud.precipitaci6n alguna, ni el crime de azuzar y comprometer, por salvar la honrilla de la tentativa,-sobre qne, con hombre del juicio de Ud., eso seria peril 6 infitil. Este hombre; lo ama y lo conoce, y no faltaria asi al respect que merece su vida. Su Maria no se ha equivocado.
Y de su gran pena de ahora 6 no ve que no le he querido, hablar? Su madre ha muerto. En Patria digo lo, que me sac6 del coraz6n la noticia de su muerte: lo escribi en el ferrocarril, viniendo de agenciar el modo de que le demos algun dia libre sepulture, ya que no pudo morir en su tierra libre: 6se, ese oficio continuo por la idea que ella am6, es el mejor homenaje A su memorial. Vi A la anciana dos veces, y me acarici6 y mir6 como h hijo, y la recordar6 con amor toda mi vida.
Aqui tiene que eesar su
JOSP Rmf.
Delegaci6n del Partido Revolueionario Cubano.
De trfinsito en Key West, 15 de Diciembre de 1893.
Seflor Mayor General Antonio Maceo.
Seflor Mayor General:
Moments antes de la salida del Correo que Ilega 'a 6sta, Ilega a mis manos el presented duplicado adjunto, de nota del General




DE JOSP MARTf A ANTONIO MACM 25
G6mez fi Ud., cuyo original, enviado segfin parece de otro puerto de Santo Domingo, no me ha Ilegado a-hn. Me apresuro;k remitirselo.
La entrevista, para esta Delegaci6n y para Cuba memorable, que tuve con Ud. en ese pais,-y despu6s de la cual arenas me ban alcanzado las fuerzas, aunque en actividad continua, fi desviar las traumas del gobierno, dentro. y fuera de Cuba; y mantener juntas nuestras fuorzas,--hace innecesario de parte mia afladir comment alguno, i la nota del General G6mez, que serfi para Ud. forma official de su conocimiento de la aceptaci6n por usted de la labor principallsima que en la revoluci6n cubana por derecho propio le toca, y de la cual, por el fuego admiraci6n que meredia, di cuenta minuciosa al General G6mez.
Aguardo en estos moments, fi mi llegggada inmediata i New York, la vista del comisionado que me anuncia el General G6mez, y el cual vendrA enterado de los deseos y opinions de Ud. sobre la forma de su participaci611, 6 me traerfi, instructions del General sobre ellas. Inmediatamente las comunicar6 h Ud. y por la oportunidad que siga i 6sta escribir6 A San Jos6 sobre k lo que pueda referirse fi las operations de Ud. Por este mismo correo remito copies de la nota al Brigadier Flor Crombet y al Coronel Agustin Cebreco, y por el pr6ximo y en vista de la vista del comisionado, y del curso, cada dia mas rhpido, de los sue esos, tratar6 de ellos i la larga, y de cuanto convenga en una situaoi6n tan favorable para nosotros como delicada, y cuyo 6xito esti principalmente en obrar con prudencia y rapidez y por vias no'esperadas, antes de que 61 gobierno espafiol, preparado para nuestra agresi6n, pueda inutilizar las cabezas revolucionarias de la Isla, 6 forzarlas al desorden.
Con enthusiast affect, y el ansia natural de recibir respuesta suya, saluda h Ud.
El Delegado
Jost MARTI.
Sr. Antonio Maceo.
Xmigo mio:
Incredible parecerh h Ud., p6ro no he tenido hora de repose, ni ocasi6n de sentarme, desde que, ya con el pi6 en el ferrocarril, inclul A Ud. el duplicado de la carta del General G6mez. Salia en aquel instance al Cayo, A completer la parte de arreglos con Roloff




26 EPISTOLARIO DE iaftoEs
y Sera:rm y 6, levanter en la Florida un poco mks de ayuda,-quince dias de duelo k muerte con las influences de la Habana, y en nuestra posici6n extrafia de actividad grande y gran sigilo, emple6 en esta parte de la obra, y en informer las noticias en Cuba,--y al volver aqui, fi esperar enviados, it escribir y bacer lo necesario para desviar al gobierno y tener preparado, al pais, A poner it Ud. por el primer correo una carta en que le fuese todo lo que de esperanza y fe en Ud., y carifio por Ud. hay en este coraz6n que es suyo, y del que no necesita Ud. florets, ni lisonja, me cae encima el conflict del Cayo-nada menos que la introducci6n forzosa de espaj-doles(aqui me ceden una pluma) con ayuda violent y provocative, de los americanos de la ciudad. 1 de la ciudad fundada por los cubanos, los americanos beneficiados echan 6, los fundadores, y les van A buscar A la Habana b, sus enemigos para que los sigan oprimiendo de trabajo en la tierra extranjera! El conflict acaba de terminarse por boy, con la mudanza k Tampa de la Fibrica empefiada en introducir espafioles, lo que significant que quedan sin empleo mas de 400 cubanos del Cayo. Y como la mayoria de las Mbricas estfin en manos ya de americanos, y 6stos desean-por el interns del fabricante-tener A los obreros divididos, y Espafia favorece y paga el desvio y encono naturals del yankee para con las genes de nuestros passes, bien puede Ud. ver, como veo yo, que con todo eso, y el Ubil manejo de las generosidades anarquistas, que exagera el ben6volo cubano, ha empezado A deshacerse, y durarA poco, la capacidad revolucionaria del Cayo. Durark, si no hubiese en Cuba la guerra que vamos a hacer, unos dos afios. Pero con la guerra y buen manejo, aquello serh el tesoro de siempre,-de bolsas y de almas.
Abora. A lo mas grave, que ya le he hablado mucho de eso, saliendo el correo como en minutes We,-y es que A Ud. por orguIlo y carifio, que ojal& entienda Ud. tan grades como son, digo yo muy naturalmente todo lo que pienso y quisiera decirlo todo dia por dia,-porque sin compararme con Ud. en el valer, me siento uno con Ud. en la capacidad de morir con el pais, y de servirlo con sinceridad, y mejorarlo desde las races, y de suprimirme y sufriilo'todo por.su servicio,-siento en Ud. un alma hermana. No me diga lisonjero, ni que le digo esto por necesitar ahora de Ud. para Ilevar adelante como gloria mia esto que he desenvuelto de
-manera que sea la obra de todos y no pueda ser sin todos. Digame




DE JOS19 MARTf A ANTONIO MACE0 27
que lo he conocido,-que vemos el porvenir con los mismos ojos, y hagame senior desde allA el calor de sus brazos.
Ahora, la situaci6n de Cuba, y la nuestra en ella. De tal manera ha ido el gobierno hkbil y temeroso precipitando los sucesos que boy en Cuba la situaci6n es esta: el gobierno ha comenzado & caer sobre la revoluci6n de allA, en las cabezas que con raz6n cree principles: su plan visible es segar allh A nuestros jefes, y aterrar y desconcertar el pais, antes de que nosotros podamos ir en su ayuda: pesto que con solo queer, y obrar A una, podemos Ilevar alM la ayuda ofrecida, y sin nosotros nada hacen allA ni quieren nuestro plan, y nuestro deber, en una situaci6n creada por nosotros, y por la fe en nosotros no pueden ser mas que los de caer sobre la Isla antes de que el gobierno, pueda caer alli sobre la revoluci6n. Entendido esto por el General G6mez, decidi6, con la premura indispensable al 6xito ante un enemigo que no sospecha de nosotros tanta rapidez, enviar sus comisiones A Cuba, que-la del CamagUey sobre todo-le respondi6 con entusiasmo,-y en vista de la situaci6n de la aquiescencia de Ud. de la vol-untad de los veteranos 6. que se ha dirigido, y de la posibilidad de Ilevar 6, Cuba por tres parties k la vez el empuje; envi6 A Cuba con fecha 12 de diciembre nuevas 6rdenes militaries, fijando para fines de febr6ro la 6poca de acci6n,-y A mi me encarga que ponga en manos de eada jefe los mediosnecesarios para e:4viar cada cual su 6rden privada, k fin de contribuird la uniformidad indispensable. Veo el reloj aqui y me quedan cinco minutes. Le dir6 en ellos, con precipitaci6n que excusarfi, el ansia con que espero su respuesta,-que el primer correo lleva encargo A la gente de San Jos6 de que se entiendan inmediatamente con Ud.,-qu6 espero saber de Ud. conereta y definitivamente en tempo oportuno,-que por Ud. saludo, hago esos mismos encargos h su hermano, Flor, Cebreco, y A todos los leaves, que no dormir6 tranquil hasta que no me escriba Ud.:-ya envie, ya estfin allh los exploradores que le ofreci, por mi no habrA queja ni espera.
Ni mentira ni exageraci6n cabe en hombres como Ud. y como yo,-ni deseo explotar la gloria ajena para la fama propia. Esta* prisa es agonia de trabajo. Vengo de consultarme con Estrada y tal vez mafiana vuelva al Cayo, luego de repartido entre hoy y mafiana, nuevo juego de comisiones para Cuba.-Ud. ve la agonia: yo aqu'i, para G6mez y Roloff, tengo las dos vias preparadas: Ud. alli puede tener la suya: este mes y medio, lo emplearemos en Cuba




28 xPISTOLARIO DE HftOES
eundiendo, la noticia, prudentemente y unificando, antes de que el Gobierno, y de modo, de que el Gobierno no pueda caer sobre los nuestros: hqu6 mAs necesitamos con oportunidad como, 6sta y con almas como la de Ud?
A Maria, mi mas tierna amistad. De Ud., yo--que no abuso de palabras-bermano.
1 Escribame enseguida!
Su
MARTI.
Enero, S/94.
New York, 24 de marzo de 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo muy querido:
No es esta la carta que le quiero escribir; pero el bullicio que me sorprende hoy en la oficina, h mi Ilegada de Filadelfia, iL donde vuelvo cuseguida, no me podrA impedir que calme su hermosa impaciencia con un abrazo,-me alegre con Ud. por las cosas de allfi, en lo poco que, segfin parece, ha de durar,-y le diga como, por mis propias manos, aunque tiran de duro el gobierno, asustado, y los cubanos cobardes por arranefiriiolos 6 enredfirnolos, van pasando, m6s juntos y fuertes cada vez, los hilos de la situaci6n en que toca i Ud. tan sefialada parte. 1 Lo que yo espero de Ud! jLo que yo deseo para Ud! De eso, callo, por el miedo de siempre de que le parezea el cariflo interesado. ", pues, le dir6 al vuelo que volvi6 de Santiago la comisi6n y con ella la certidumbre de que nuestro pobre Urbano,-aunque bastante influyente para pretender cerrarnos el camino, sin confesarlo jamds, y sin que sea de temer,-no tiene influjo para acabar de juntar los $2.000 que acaso 61 mismo contribuy6 fi hacer que se exigieran h Guillermo Moneada de flanza. En resfimen, que si 61 pudiera, que se meti6 en la comisi6n sin irle k 61, estorbaria, la trama revolucionaria, q ue en sus detalles desconoce: que, para ejemplo ante aquella sociedad, cr6dito del partido y effect natural, en el finimo de Guillermo Moneada, he autorizado 6. que se pague enseguida lo que falte para su restate: que, por sobre la opinion de Urbano, todo seguirh el camino que Ud. mfis que nadie puede abrir, y es como Ud. me dice en sus cartas.




DE JOSA MA TI A ANTONIO MACEO 29
El Camagdey se ha fortalecido en estos dias, de modo que no oso flar al papel.-En las Villas las cosas entre Carrillo y Serafin, y lo que necesitan y tendrkn, torque lo pueden tener, siguen eada vez mAs apretadas.-El Occidente, por un lado fi otro, con movimiento espontkneo, continua disponi6ndose y librfindose hasta boy de la pesquisa desesperada de los falsos revolucionarios, que cunden hoy por la Isla.-En conjunto la masa est& hirviendo y yo no creo que se la pueda tener hirviendo mucho tempo, ni que esto se ha de hacer 6 retazos aislados, sino antes de lo que se espere y todo fi la vez. Y para fijar esto, de lo cual tendrk Ud. inmediatamente noticia, veo dentro de la primer, quincena del mes pr6ximo al General G6mez, que envi6 copia de su carta A Ud.-Una cosa hay en ella que me atrevo A creer riesgosa, por el aviso excesivo que con ella se daria,--y es, el viaje de Ud. A este initial y escandaloso Nueva York: preferiria caso de extreme necesidad, darme el gusto para mi intimo, de ir A verlo yo, caso-lo cual no espero-que tuvi6ramos tempo para tanto, con lo demAs que me toca por hacer: 6 elijamos, si la entrevista se estima indispensable, otro lugar menos p-dblico. Pero I qu6 lugar no serk igual para esto y donde iremos que no se sepa? jpara que sirve mi levitin negro, sino para prestar estos servicios, sin 11amar la atenci6n? I qu6 mas desea Ud. sino que le envie yo lo necesario, al lugar que, segun lo que el General G6mez acuerde, elija Ud. para un arranque unfinime y s6rio? ni L qu6 mas garantia querrA Ud. que la de este hombre que consideraria un crime arriesgar sin causa la vida de Ud. y la de los cubanos! Todo eso se lo express, boy mismo al General; y si no he de ir h lo muy urgente-A confirmer la reacci6n cubana en el Cayo, con el effect natural en Quba-por el vapor pr6ximo salgo A ver'A G6mez,-A acordar de hecho y A detalles fijos, la campaiia total 6 inmediata que se estA esperando en la Isla:-un plan complete, que no necesite revision, ni ostentaci6n riesgosa.
El General G6mez se muestra muy content, y por 61, y por todo lo demis, veo que 6 su alrededor esth Santo Domingo muy active, y-i diferencia de hace un aflo-favorable. De la isla, hasta hoy, no Ilega A Gomez respuesta a1guna de desaliento. No necesitamos, en verdad, mas que el orden que viene de un concept claro de la situaci6n, y la decision de obrar conform 6 ella,-y una economic de avaros, para hacer mucho con lo poco que tenemos, y no se nos vaya la substancia en preliminaries. Aqui acabo muy contra mi gusto. La semana que viene le vuelvo A escribir, y k Maria, cuya,




30 EPISTOLARIO DE H&OES
voluntad me he enagenado,'por esta vida mia, que no me deja escribir, y mi sinceridad, que cree siempre innecesario decir lo que se tiene de veras en el coraz6n Ni A Pochet y su inolvidable mujer, ni i nadie de alU escribo,-para que no me crean pedigueno:-mejor es que me tengan por olvidadizo,, 6 por ingrate, que es lo menos que en este mundo soy. Y les pedir6, cuando aun estemos mds cerea que hoy de la realidad, ya por fortune, tan cerean&-Adios. No se entibie en Ud. el recuerdo, de su amigo,
JOSL M&RTf.
New York, Abril 20 de 1894.
Sr. Gral A. Maceo.
Mi amigo muy querido:
En el correo, al apearme del tren-como hace quince dias cuando le escribi-recibo su carta, tan brava y tan ansiada-veo que sale enseguida el vapor de Costa Rica, y un lapiz y al vuelo se la contest. Al recibir 6sta, habrk recibido un cablegrama satisfaci6ndolo. Jamks, mientras yo tenga mano en nuestras cosas, se pasaria por sobre Ud.,-ni por esos compafierps que amo como Ud. mismo los pueda amar,-ni por una sola de nuestras virtues se pasaria, por humilde que fuera. Descause Ud. Descansen todos. Nadie ha pretendido, ni pretenders, pasar por sobre Ud., ni por sus compafieros. Ud. es imprescindible k Cuba. Ud. es para mi-y lo digo A boca Ilena y 6 pluma continua-uno de los hombres mas enters y pujantes, mas Ificidos y Atiles, de Cuba. Ni reconowo, ni permito-y no se lo he de permitir-m6s enemigo de Ud. que el que quisiera oponerse Ud. mismo. Y Ud. es demasiado grande, Maceo. Y yo, que en hora necesaria dije i Ud. mismo la verdad que sentia, y A nuestra patria le era entonces fitil, yo le digo que siento por Ud. carifio entraftable, intimo; como si hubiera---er6amelo 6 no! nacido en su misma, cuna; que lo defenderia y mantendria, en caso necesario, con mas brio que A mi mismo; que aborrezco, persigo y abogo toda injusticia 6 intriga; que tendr6 acaso mi dia mas feliz, cuando en Oriente, finico suelo digno de nosotros, cuando en suelo cubano pueda Ud. decir, ante los hombres que no se ban de desmontar:




DE JOSP, MARTf A ANTONIO MACEO
"Un hermano 6ste." LNo me quiere como hermano Maria? jNo me acarici6 su madre como A hij o? &No me he Ramado publicamente su hijo? I Soy yo un c6mico abominable, que diga estas cosas en la hora de la necesidad, y las diga sin sentido? 10 es tal nuestra sociedad que estas cosas puedan decirse de comedian? Escribo con mi sangre y muero. Descanse, que jamfis, mientras tenga yo mano, se prescindirfi de Ud.
Ahora, al vuelo, heehos. Expliqueselo todo por demoras fatales de tempo. El primer de enero fue su carta primer h G6mez.-El 16 de diciembre dict6 6rdenes, sobre febrero, que solo se recibieron en Cuba, Villas-& primers de Enero. De alli y otras parties, piden pr6rroga y se preparan con todo brio.
El 23 de enero envi6 comisi6n h Santiago y aun no ha podido volver. Alli mismo se ha debido dar tempo, haci6ndose el muerto, A que soltasen & los press. Lo del Cayo, importantisimo, para lo future y comisiones de la Isla-me ban clavado aqui.-Demoramos, pues de acuerdo comun-preparo aqui, ya de hecho, Villas y Camaguey; espero respuesta de Oriente; Ud. tenga su gente adentro pronta. Ya le pregunt6 donde quiere el equipo de 50, 6 lo que Ud. me diga. Veo que los $5000 que Ud. me dijo le ofrecieron cuando Purnio se convierten en $500.
Bueno: no esth bien, pero Ud. irfi. Eso, Jamaica y Panamfi, son para lo de Ud.-Seguro ya-antes no-asi pido y urjo. Y serfi Se va el correo. Tranquilicese. Tardaremos lo que imponen estas distancias fatales. En acuerdo con esto, me he mantenido agachado, para que no se persiga 6 azuce en la isla. En respuesta It mi, espero sus detalles, sobre lugar y gente. De G6mez, ve no ha podido recibir instructions: 61 desea estar seguro; como puede estarlo y ya sabe, de tal aquiescencia del CamagUey. De mi, ya tiene respuesta. Y esta y otra vez, la seguridad de que acaso Ud. mismo no se quiera tan hien como lo quiere
Su
JOS9 MARTf.
New York, 4 mayo 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi muy querido amigo:
Por el correo del sAbado, que acaso, Regue Ud. antes que estas lines, contest su filtima,-y, con el placer profound que me posee,




32 EPISTOLARIO DE Hft0l@S
le hablo de todo. Aqui le hablaria, si tuviera tempo; pero, se va el vapor que Ileva d Costa Rica, k busear campo y refugio en la tormenta venidera para su distinguido padre, h un joven cubano, de m6rito ya probado, capaz de organization y de abnegaci6n, y que acaba de salir pr6fugo de Cuba, despu6s, de haber prestado A la revoluci6n un noble servicio: Enrique Loynaz del Castillo. A pesar de su. juventud, el respect fi su patria y el concept del alto deber con que nos hemos de sacrificar a ella, pueden en 61 mfis que su impaciencia 6 impetus. En Loynaz hallarb, Ud. un leal y ardiente amigo de Cuba y de Ud.
Culdemelo. Favorkcamelo con sus consejos. Por si Ud. no esth ahl, le doy carta para Iglesias. Loynaz es hijo bueno, que antes de irse i pelear, quiere sacar A su padre de la peligrosa prosperidad de que goza en Cuba, y colocarlo donde pueda, con utilidad para el, pais que lo acoja, dedicarse 6, cualquiera de las laborers en que es period: azficar, madras, construcciones. Es hombre enter, caballeroso y -dtil.
Le dice adi6s alegre, y pronto veri por qu6, su muy carifloso
J099 MARTf.
Puntarenas, 18 de mayo de 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi m-py querido amigo:
Ud. no ba venido como anunciaba su telegrama, A Jos6 y yo entretuve la gran impaciencia en que aqui he'estado, con la esperanza de volverlo fi abrazar antes de seguir mares. No ha podido ser.
El vapor Ilega por fin, y sale enseguida, y Ud. tal vez est6 en camino; pero le eseribo, que al fin lo hallmark.
De mi inquietud aqui no tengo que hablarle. Cinco dias ini tiles despues de que hube visto A los mensajeros de la colonial y 6 Flor, de quienes me separ6 sin una sola Auda ni lastimadura. Luego, ni hablar ni escribir he podido arenas, de la contrariedad. Recobrar6 el tempo perdido. Si no hay modo inmediato de ir A Mftico, vuelvo al Norte, y de all& har6 lo que iba A bacer, mientras hago otras cosas. Nuestros planes en lo, substantial no habrin de cambiar y




DE JOS19 MARTf A ANTONIO MACEO 33
defender s6lo, en cuanto 6, lo principal del tempo, de' lo que hallemos hecho ya k mi vuelta.
LLe hablar6 de Ia larga, y satisfactory conversaci6n que tuve con Jos6, con todo lo general que era de justicia decirle, aunque sin detalles en lo local, que ya le dije que quedaban enteramente en manos de Ud? Le quit6 toda pena de que pudiera careers desdeflado, y le expliqu6 nuestra, concentraci6n de responsabilidades, 6 fin de que haya mfis probabilidad de 6xito. Creo que tuve con 61,-sobre Ia guerra pasada y sus tropiezos y yerros, sobre 6sta, y el espiritu nuevo con que Ia comenzamos,-una conversaci6n de realidad y-de efieacia -De ese santo de Juan Baracoa, todo ser.4 cuesti6n de que se le pueda dejar un poco segura. Ia casa: I c6mo caer allh, sin un hombre de Ia cordialidad y Ia pericia de este Juan natural, hijo fuerte 6 ing6nuo de Ia revoluci6n de Cuba, y tan bello como lo que mas lo sea en ella? Le6n Castro los acompaiiaba.
. Flor me deja una impresi6n muy grata. No le habia eserito h derechas, ni era precise como me lo demostr6 Ia entrevista. Udes irAn brazo con brazo. Nada tendrk Ud. por fortune que embrace su camino. Lo hello de estas cosas es que Ilegamos A donde estamos sin una sola reserve, double ni ocultaci6n. Lo pequefio, h Ia hora grande, se funde en lo grande. Yo k Flor le expliqu6 el plan general de lo que se ha de hacer aqui, dici6ndole que 6 Ud. quedaba Ia. direeci6n total y absolute, de lo que hubiera de hacerse aqui y yo me Ilevaba todas las demfis responsabilidades. Aluchas ideas tenia 61 sobre puerto, que he dejado para que Ud. las converse y decide, y le dije que dejaria arreglada con Ud. una clave sobre ellas, para el caso de que Ud. pareciese bien aceptar aIgunas de las. indicaciones que 61 me hacia.
Para puerto, me dice que el Tortuguero es excelente-del Tortuguero 6 Sabana Laguna.-Y dice que en un mes puede hacerse allf mismo una embarcaci6n segura.-De esto Ud. veri. Nada por eso cambio absolutamente en mis planes, y sigo con nuestro pensamiento enter. Caso de que Ud. creyese bien lo de Ia embareaci6n, deberian comenzarla inmediatamente para que no hubiese peligro de demora,-y aun creo que, A no estarse seguro, dentro del mes A contar de ahora, no debe emprenderse. Si se esti seguro, A Ud. toca decir Ed le parece bien 6 no. El ahorro seria grande. Otro inconvenience habria: Ia factura que ha de venir del Norte: y ese detalle, como que se desprendia de lo general, si se lo 'expliqu6. Me dijo Flor que en Panamfi podia obtener articulos iguales.




34 EPISTOLARIO DE HftOES
Para estar A todo, dejar6 clave en Panamk, para que, A la noticia que-por clave que incluyo-pudieran darme de su acuerdo en este asunto,--pueda yo cablegraflar i Panamh que envien aqui. Creo esto complicado, sin embargo, y huyo de lo que tiene que pasar por muchas manos. Udes. podian sugerirme, caso de que se aceptase lo de la construcei6n, un modo de enviar la factura enter A consignaci6n amiga.
Lo que si creo muy important es la indicaci6n del Tortuguero, ya por su absolute seguridad, ya torque, k mi pregunta repetida, me dice Flor que nuestra gente podria concentrarse de donde esth, tanto los de Mohin como, los de Nicoya, sin que hubiera ocasi6n para la menor descubierta 6 alarm. Esto si es muy de pensar. Yo oi todo esto; pero no dejo nada absolutamente aceptado, ni arreglado, con Flor, fi quien digo que converse de todo esto con Ud. y que yo le escribiria A Ud. sobre su proposici6n, como, lo hago. Vd. verfi. Sigo, pues, sobre lo pensado; y si hay cambio, aqui queda la clave.
De Puntarenas, cuanto carifio pueda Ud. imaginarse, nos festejarAn con excepcionales atenciones, y no he sido infitil en estos dias de paso. De cubanos y colombianos y costarricenses Ilevamos toda species de grates memorias.-convites, visits, servicios. Estuvimos en la ceremonial del vapor nuevo, y con mucho gusto se lo, hubiera descrito A Pio Viquez,-con todo lo de bonded y culture que he hallado por aqui, i no haber sido esta gran contrariedad del vapor, que me ha tenido las manos atadas. I C6mo escribir de una cosa, cuando se padece de otra? Ya vamos de viaje,-con una pena grande, la de la muerte de Pardo y Perozo. De veras que es 6ste triste modo de morir. Es mejor el otro.
Ya tengo que acabar. Yo no mudo el alma, sino que la voy enriqueciendo con cuanto veo de grande y hermoso, y cuanto oblige mi gratitude.
Imagines como podr6 olvidarlo-olvidar h Maria, que ha de pasear todos los dias de mafianita-olvidar fi Eduardo Pochet.
Se va el vapor. LY Enrique Boix? Y Loinaz? Acaso como, pens6 podr6 escribirles. Y de Panamb, vuelvo h escribirle k Ud. Wera mucho 6, su.
JOSA MARA




DE JOSf, MARTf A ANTONIO MACEO 35
PanamA, 22 de junio, de 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo mio:
Aqui nos tiene, y ya nos vamos. Llegamos ayer, despu6s de mi viaje desesperante: tres dias de Puntarenas i Panami,-dejo hecho aquf lo, que deseaba,--y salimos boy mismo, de aqui 6, unas pocas horas, para Jamaica d que all& no se me enojen, por careers desatendidos, y i tomar, como via natural, el vapor A New York 6 Nueva Orleans: Yo sabr6 guitar al viaje todo color de demasiada cereania. Presumo que en Kingston hallar6 noticias, y aun algdn comisionado de la Habana, lo cual no deseo, torque seria signo de mayor urgencia y harto tenemos con la que ya llevamos.
Yo pienso llegar sin tropiezo y desenvolverme enseguida. Ud. allA ird poni6ndose todas las friends en la mano, de modo, que ya dentro de unas tres semanas, como pudiera suceder, est6n A pnnto de andar los que debiesen, sin haber tomato, aun precauciones visible ni dejen caer el arado, hasta filtima hora, ni anticipar mucho lo de las families, ya que dentro de nuestra pobreza, puede Ud. asegurarle alguna miserable ayuda A los que quisieran salir. Yo ir6 trabajando las cosas por acA de modo que de aqui k unas tres semanas, si fuere necesario, est6 lo precise en manos de Pochet, 6 antes, si al Ilegar i New York desenvu6lve sus preparations, de modo que si tuvi6ramos un poco de mfis tempo, pudieran nuestros amigos continual como estfin un poco Inds, sin el aviso que su holganza daria, y sin la merma que eso, traeria al tesoro: ya usted sabe lo que es eso, una vez que se empieza, y ve la doble ventaja de abrirse hasta el instance del fin. I Me voy seguro de que Ud. queda ordenando 6 nuestros amigos 6 ese fin, de modo que 6 mi aviso de allh puedan casi sin ruido ir donde Ud. me diga. No olvide la indicaci6n de Flor sobre el lugar, por la ventaja de que se desaparezea de Nicoya y se caiga, de Mohin, sin raz6n a1guna para ser sentidos. Aquf amplio la -clave en hoja adjunta, ya que por la sorpresa de la salida del vapor en Puntarenas no lo pude hacer.
Creo que le hablaba de una indicaci6n de Flor sobre compra de una parte de la factura en Panamfi.: pero hallo esto complicado y como de muchas manos: caso, de que-lo que tambi6n creo de cierto riesgo torque pudiera tener que estarse esperando por ese




36 EPISTOLARIO DE HI ROES
detalle, decidiera Ud. lo de la construction que Flor indica, repito que la consecuencia seria que me indicate Ud. lugar donde pudiera consignarle la factura integra.
He de acabar, torque quiero dejar todo el correo listo, y ya, se me encima, la gente. Los detalles de mi viaje, por dos cubanos de la Habana que encontr6 y las noticias que aqui caen al paso, nos confirman en dos cosas: en la voluntad sorda y creciente del pais y en la oportunidad.
Solo nosotros podriamos veneer.
Escribo A Pochet, d Loinaz y h BoLx. A Loinaz no hable' de un ofrecimiento de Flor, por si ahi le anda estrecho: aunque en eso Ud. le aconsejarh lo convenience.
Y pudiera ser que 61 desapareciese antes, y se fuera con Flor, para no Ramar la atenei6n. Ud. sabe. I Qu6 he de decirle 7
A Maria no la hemos podido olvidar y ella acaso no nos paga tan bien como debiera, saliendo todas las mafianas A la luz del sol. Yo me voy Heno de una serena conflanza y como de fuerza mayor. No olvide que tiene compaiiero y escudo en su
JOSI MARTf.
Kingston, Jamaica, 25 dejunio 1894. Sr. GeneraF Antonio Maceo.
Mi amigo querido:
Es muy de madrugada. Se va ahora la gente, despu6s de un dia de la mfis ruda y dichosa labor, que deja allegada-y con contribuci6n muy gustosa-la suma que aqui nos era precise, y que en parte principal estaba ya en fondo. Ayer llegu6, y boy esti todo, hecho. Ma-fiana, sigo para New York. Grande es mi anhelo de Ilegar. Ahora voy seguro de nuestra total aptitude para desenvolver, desde el instance mismo, de mi Ilegada si ya se estA pronto, el plan rApido 6 inesperado de nuestra caida total y simult&nea. Me parece verbo, initial decirle m6s. No veo qu6 pueda impedirnos ese arranque de todos fi la vez con barco& no escandalosos y seguros. A eso, voy, pues. Y ah! lo dejo, como un hermano, hacienda su parte de labor, que le serh ffici 1, pesto que ya no es mas que la de distribuir como mejor quepa entre esos admirable compafieros lo que los habilite




DE JOSA MARTf A ANTONIO MACEO 37
para dejar atrAs sus families. Correrse de las fincas al lugar sigiloso que me dirh., y que puede combiner con Cebreco y los de Mohin, serA para Ud. juego,--y nadie lo podria evitar, ni los mismos que estuviesen ahi para espiarlo, y A quienes la gente se podria Ilevar de compaiieros infitiles para hacer dafio en la incomunicaci6n y vigilancia de esas soledades. Nada temo, pues, en cuanto fil esa parte, que depended toda de aquello que ya esth ganado--el sentimiento de sus compafieros de siempre. Ni de lo otro que hayamos de tenieil. Yo enviar6 con el buque un hombre amigo y prudeDte-A un hombre.-Y desde el punto de mi Ilegada, como que desde aqui escribo minuciosamente, G6mez cuanto deJ6 heaho con Ud.j--y la realizaci6n punctual de nuestros deseos, estar6 abierto A toda mi obligaci6n. La hora parece nuestra. Es impossible que nos falte en ell alma la grandeza sufficient para aprovecharla.
1 Si oyera Ud. A un grupo de manzanilleros que andan por aqui, y h la mujer de Jos6 del Carmen Perea, y A los, Rend6n que han venido de Oriente, y lo que en su cachaza deja engender un sobrino, reci6n llegado, de Bartolom6 Mass6!
Se ve buffer toda aquella comarea en su minuciosisimo relate. No hay rine6n por alli sin su jefe y su gente, y el estado, de de-.isi6n, y ferviente espera por nosotros, es realmente tal que no justifica ya mayor demora. Es la -ft1tima situaci6n, felizmente madura para lo que enseguida vamos h crear.
De por Manzanillo y alrededores-Calicito, Punta de Sagua, Campechuela, Yara-Arriba, todo esth en saz6u, ca-utos y ansiosos y con toda su gente de importance: Bartolom6 Mass6, A-mador Guerra, Manuel Salgado, Jos6 del Carmen Perea, Ismael v Enrique Estrada, Chucho Len, Santiago, Leandro y Enrique igneredo, Luis Soto y Manuel Rorriagosa, todo, lo que alli suena hoy como lo fuerte y principal. Pero yo, que no uso vendas, gozaba-fi pesar de mi cautela-en ver las muestras fervientes de la preparaci6n absoluta de toda aquella comarea.
Debo cesar torque clarea, y aun me falta fatiga. 4C6mo pondria aqui-porque lo quiero poner-ahora jue me alejo de estos mares de Ud. el orgullo y la M que le dej6 con mi filtimo abrazo? Es innecesario. Pero, en estos dias en que deblamos estar al habla sincesar, en que me parece como unnatural y cruel que no estemos al habla continuamente, ni un instance deje de pensar que en e-danto est6 en su mano no le permitirfi, fi la fortune ni atentados, ni abandons, ni desdenes contra Ud. ni abuses de su nom re, ni mas




38 EPISTOTARIO DE laftOES
peligros para Ud. que el que todos 6 la vez corramos-y si no, n6este hombre que fia en Ud. que lo tiene por cubano de singular pujanza y de toda species de grandeza,-y que lo quiere.
Que Maria no me olvide. iCuanto hemos hablado Pancho y yo en Jamaica de Uds! 1 Qu6 espontaneidad y ternura en el servicio prictico 6 inmediato de esta gente infatigable! He tenido A Marcos cerea. Siento que he sembrado aqui mucho hoy. P6ngase con U a todo: ya ve A lo que va y A todo lo que podemos ir sin estorbo, su amigo, hondo y cuidadoso.
J04 AIALRTL
New York, julio 7 de 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo muy querido:
Esta no es mas que acuse de Ilegada, y recibo de la filtima suya, yo me apresuro A escribirla, para ajustar lo de por alli 6 lo de por ach. Ante todo; no habrA difficult para lo que me dice. La embarcaci6n Renard sus deseos, si no el n-dmero exact de nudos, torque eso, en la realidad de la construcei6n, es caso exepcionalisimo, y rara vez verdadero; pero nadie irA poco seguro, ni ir6. nadie mas seguro que Ud. Yo me Ilamo conciencia.
Al Ilegar aqui hallo 6sto: lo de G6mez A toda march, y anunciado para de aqui 6 unos dias el comisionado que debia venir Como respuesta al informed de mi viaje; pero 6ste informed no puede Ilegar alli, de Jamaica de donde lo envi6 hasta el 8 6 10 de julio, y de ach, por si el otro no Ilega, no puede salir Pancho hasta el 21.-Aprovecho los once 6 doce dias en un nuevo viaie. Y al volver, aun mejor que hoy, estar6 en aptitude, si los demds est6,n lists, de desenvolverlo todo fi la vez. Creo, pues, que Como toda acci6n con hombres demasiado previa sirve de aviso y abre la puerta A gastos que deben ser de Wtima hora, Como los mismos de las families, que pueden ir-con mas prudencia-despu6s de la ausencia de sus jefes--la tarea de Ud. por all&, fuera de tener bien escogido el puerto y los detalles de llegada de la, embareaci6n, serb, tener los hombres, preparados, y sin salir del trabajo hasta el instance i filtimo. Asi, ni se llama la atenci6n: ni hay que hacer mas desembolso, en quien nada




DE JOSLI MARTi A ANTONIO MACEO 319
tenga que dejar, que la miseria con que, se les pueda ayudar en el primer moment. Indigna que haya de ser una miseria frente A tan grande sacrifice; pero aun asi debemos estarnos agradecidos, en tanta pobreza y tras tanta caida.-Ud. con su cuota, harA 016 maravillas. De Jamaica le escribi. Impossible que no Ilevemos & Juan Baracoa. Con $500 creo que se da 61 por bastante.
En Jamaica hall6 muy buenas nuevas de Oriente, que le comuniqu6. Ahora, sin la menor ofuseaci6n del deseo, que lo bace ver todo galano, hallo noticias iguales de todas parties. Sobre todo, las hallo de la Habana-y 1 quign se lo dijera! de toda Vuelta Abajo!-excelentes. En la Habana prendimos al fin. No tienen celos de nosotros. Pero es peligrosa su impaciencia, tanto como vivo el cariflo y M que hemos logrado inspirar. Los mensajeros officials y extraoficiales, de la Vuelta Abajo-son manufacturers ricos, marqueses liberals, j6venes delegates, obreros sagaces: no tendriamos perd6n si con demora totalmente innecesaria pusi6ramos en riesgo esta oportunidad-tan felizmente ayudada por la raz6n y la fortuna.
En el Principe, la situaci6n es 6sta: suspended toda producci6n en las Haciendas, por miedo A los bandoleros: cada uno que sale de la ciudad, sale con guardian que .1 paga; el Gobierno ni responded de los que salen, ni los alivia sino con un nuevo Impuesto de ganado, que ha convertido hacia nosotros A los mas tibios.
Reasumiendo, pues, Ud. alld habla 6, sus hombres, y los tiene A la capa, que esto no parece que, i pesar de las demoras con el correo, puede durar en terminarse mas de un mes desde la fecha: yo aprovecho en un viaje rApido los dias de espera forzosa, y obrando con la rapidez fi que me obligan las carts que aqui halo de G6mez, estar6 de vuelta muy pronto dispuesto fi desenvolver el proyeeto acordado.
Ya he de acabar. I Y sus cosas? I Y los socios? &Y la salud de esa meritisima Maria? &Y su viaje 6 Nicoya, de que espero noticias? Yo ya sigo eseribiendo k su gente, torque es bueno ensefiar el coraz6n. Noto que estaba escrito este papel:-no son ceremonies lo que Ud. quiere de mi, sino el alma buena, active y amiga que ha leido en mis ojos.-Hasta el sAbado.
Su
JOS9 MARTf.




40 EPISTOLARTO DE iaikRoEs
-i amigo querido:
Aun Ilego en esta ansia de bestial de que no puedo salir, 6 tempo para ponerle estas lines, decirle lo del giro, y agradecerle su cablegrama orders. I Lo del giro? Cuatro dias se ha andado aqui buscando quien pusiese dinero, por cable 6 carta, en Costa Rica,-y no se haI16 hasta el instance mismo en que se lo envi6 y con mucho ruego. Luego no se puede mandar la suma que desea, sino las que ellos tienen acordada en sus claves, y lo mejor fue lo que hicimos. Yo querla que enseguida tuviera Ud. como tender 6, cualquiera urgencia que me le ampare la persona.
Al corner le dir6 lo mas important. Todo ha adelantado, sin mas lentitud que la' forzosa, de la correspondence en Cuba desde Santo Domingo, como lo sabe Ud. por mi,-y sin ninguna desviaci6n; y ahora mismo estoy Ileno del mayor content, por la prueba plena de los aprestos valiosos que, con mi brazo al codo, y lo que mandamos, y lo muy poco que allh se ingenian, se bace, fuera de toda duda, y con el fin inmediato, en la isla, Y de la comarca mas reflexive, amigo mio; tengo el mensaje mas s6lido y consolador, por via mia indudable. Cuidese bien. Seams dignos, pesto que somos capaces, de lo que se espera de nosotros. Si ba de salir de ahi, sea muy cerca y con todo bien arreglado, de modo que no haya trastorno. Yo aqui estoy como si 6, cada instance hubiese de recibir la instrucei6n final y solar las riendas,-y asi creo que andarA Ud. por allh. 6 Pero y la preparaci6n de su Oriente? L No me los manda su hombre? De la Habana han mandado d Lacret, con dinero revolucionario de alld, torque 61 no tenia 6 Santiago de Cuba. 6Y Manzanillo, Baracoa, todo lo de Ud? Vea que todo depended de caer en uno cantos dias despu6s de la revoluci6n final, y esta puede ser A toda hora!
De carts tomadas allk, no temo. Yo no he podido eseribirle de donde estaba. Ud lo ha recibido todo. No se me apene. Y adios, y suj6teme allb, d Enrique, y que me quiera un poco Maria, y la casa de Pocket.
SU
JOSA MARA




DE JOSA MARTf A ANTONIO MACEO 41
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo muy querido:
Llego, de un viaic sobre otro-porque por M6xico y interior de este pais, en previsi6n de servicio, me he pasado estos dos meses,-recibo fi la vez que las cartas del General G6mez demoradas por mes y medio sin vapor director, de Santo Domingo,-demora que me temia como h la muerte, las cartas de Ud. fi 61 y h mi, empleo en las atenciones urgentes el dia de salida del vapor dominicano,-y no dejo, por si sale correo hoy, de anunciarle que no hay por que detener nuestra labor en la via y forma que dejamos concertadas,que por los demas casinos todo sigue paralelamente con recelos 6 impaciencias de la Habana y que desvi6 y calm6, y quejas de demora y falta de comunicaci6n en el Oriente A que Ud. atenderi,--que con el alma le ruego que me lo tenga todo en mano, como en su earta de boy me dice, para que A la hora del ajuste no haya falta alguna en el encaje de unos y otros,-y que mediate en serio la urgencia de enviar ya agent de aviso A genes como, Dimas Zamora y Celedonio Rodriguez, de Manzanillo, y los de Baracoa, que todo lo ven possible, y A todo esthn prontos y creen pronta su comarca, pero, con desconsuelo ya marcado, me dicen que por su re66n no ban tenido aun ninguna otra noticia. Por allf los visible, que andan como ordenando, y me Ilenan de carts y no me inspiran fe, son los Sartorius y Mir6, que son vistas por los nuestros como de reojo, y asi creo que ha de ser, mientras no se vea mas claro en ellos. Si va de Cuba; como con seguridad casi complete va, un detalle que se espera afuera, y yo he solicitado; no s6 yo mis.mo sino que de una hora h otra, pero con todo un Ines desde boy, y aun dentro del mes, nos pudiera Ilegar la hora de partir.-Ud. allk harh en lo local economies milagrosas, ya que el costo de mover no puede ser mucho, y lo que se deje serfi lo indispensable. Aqui los gastos por todas parties se me anuncian doubles, y A Cuba todo, se lo tenemos que hacer; pero lo suyo ir& como desea, y allA no se dejarb. de bacer lo imprescindible. Padec! mucho este mes, desde que volvi de Mexico content y con las vias abiertas para lo future, y aun para lo presented. Pero estoy justamente contento.-Esto no es carta, sino nuncio, de la del sfibado. MAndeme pronto por alli un hombre bueno, que de veras parece ser ya muy necesario.
De Pochet L por qu6 no he sabido? 6 estfi bravo con'quien tanto, tiene que agradecerle como yo, y le quiere y estima tanto?-Enri-




42 EFISTOLARIO DE Hl ,ROES
que 16, donde se quiere ir? Le escribo que se quede, k no ser que desee Ud otra cosa.-Pongo unas lines A Flor por Boix. El shbado escribo it Jos6 y A Nicoya.
Ahora, luego de estas semanas de dolorosa inquietud que pas6, d6jeme abrazarlo, ponerme 6, los pi6s de Maria, y decirle que en esta fatiga del trato de los hombres, muchas, muchas veces, vuelvo los ojos A Ud. como para hablarle, como si muy de veras lo necesitase, como quien tuviese un placer poco coffin en su cariflo y en su compaiMa.
Hasta el sAbado.
Su
J04 MARTL
New York, Septiembre 22 1894.
Sr. Mayor General Antonio .3daceo.
Amigo querido:
Esta Regark i)oco despu6s del cable en que respond al que haII6 aqui hoy de Ud y no repito por no fiar en carts, y ningun momento era mejor para respond6rselo que este en que A la vez se juntan en mis manos la comisi6n de Oriente, via Santo Domingo, pidi6ndo 6rden inmediata-la del Centro, del mayor respect (Enrique la, conoce) dispuesta, con los mejores elements, A coadyuvar enseguida (y ya sale)-cl servicio active, fi que atiendo de dia en dia, y de que estoy muy content, de Occidente y Villas--y el cable convenido con el General G6mez para asuntos filtimos. En esta situaci6n, pendiente solo de dar tempo A un detalle, demQrado en una comarca, para que ajuste con los demks, parto A disimular con una gira por Florida, mientras doy tempo A lo que falta, que por mis manos* mismas esth pasando, y le ruego que para tpebjefn fe
_fsevud p est6 absolutamente listo, torque parece impossible que deje de ser para entonces, ni que haya que demorarlo mas. En realidad, y obedeciendo A las peticiones precises, ya puedo echar fi andar las vanguardias ansiosas, cuyo movimiento somete el ff j mi decision: yo decide, ya que por su parte nada falta, ni por la de Ud. y si falta un encaje indispensable, aprovechar el tempo que me da 6ste para sbufkvt pm psufifeb bebii fvrten mf pqnfju




DE JOSI MARTf A ANTONIO MACE, 0 43
qsfdjth bsbq fvr bsutfvn bebsufif ft ffijcnpd fipd trepu tpm tpuiifjnbtmb fe psufifeb. A cables me voy entendiendo ya, y todo se aprieta y ajusta felizmente: jqu6 angustias, en cambio, el mes de mi viaj e fi M6xico y las semanas desp aes de esa primera vuelta 1
Lo que de Oriente me dice Ud. es lo que confirm, la demand formal y angustiosa que en estos instance esth ante mi, y A la que atiendo en acuerdo, con lo que, solo para Ud. le digo. Imagines mis apuros de 1hltima hora, aunque yo -cuento tanto con la honestidad y patriotism, y aun con la piedad de todos: imagines mis alegrias. Lo de Oriente es el resultado de la comisi6n. de Ud. y de dos que fueron de Santo Domingo y de la impaciencia general, y temor justo de persecuci6n, de que ya creen que no era licito, ni lo es,mayor espera El sdbado le escribo mfis.-Hoy le envio este abrazo, un apretado, abrazo.
El giro de Mendiola, no presented afin, seri obsequiado.
Dicho lo substantial y Reno de correos y de menudencias, acabo aqui, sin mfis que mencionar. Acaso tenga, accediendo A demand formal de su localidad, que pedirle que mande A Enrique. Cada cual debe estar donde presto Infis servicios.
Adios por hoy. Y quiera, y quiera Maria 6 su.
JOSt MARA
September, 29 1894.
Sr. Mayor General Antonio Macco.
Amigo querido:
Por carta anterior, y en respuesta A pregunta de Ud. y confirmaci6n de mis carts y cablegramas, le explico ya nuestra situaci6n A punto de madurez. Ahora le pongo estas para que alli acomod6 A ellas su trabajo; que nada tiene que hacer, ni mfis peligro que el de ocultarse mucho por la prolongada demora. Todo est6 dispuesto, y eslabonado, del modo precise y simultkneo que Ud. conoce, y pendiente de un detalle de Cuba que estA al atenderse oportunamente, y con el cual: todo lo demAs se relaciona. Hoy salgo de aqui para asunto de extreme ausencia relacionados con Oriente, y de que ya le habl6 en mi anterior. El comisionado de alld eat& aqui, pidien-




44 EPISTOLARIO DE HEROES
do 6rdenes inmediatas, h la vez; que gente de la mayor representaci6n de otras comarcas, que espontfineamente y con prisa han venido por las suyas. Pero de la Habana me Ilegan noticias sobre la sinceridad de las cuales tengo legitimas dudas: parto 6. averiguar y h aislar el peligro: suspend la salida del comisionado de Oriente, hasta tanto que la Habana y Santiago, por mis arreglos de cables, reciba respuesta clara y tranquilizadora, y no pierdo tempo en ello, ni lo pierce la situaci6n de alld, pesto que el 8 debe estar pronto h salir el comisionado y alli solo se. aguarda, la 6rden de empezar. Como estk Oriente Ud. lo sabe, y Mayia y Borrero, por sus comisiones y yo por Manzanillo y Baracoa y de la gente mas representative. Pero la comisi6n parte de Santiago, despu6s del viaje de Lacret allh, que hizo como enviado revolucionario de nuestros amigos de la Habana, y ahora se me dice de la Habana, por Julio Sanguily, que alli ban ido k apurar Lacret y Pancho SAnchez, en nombre y comisi6n de Guillermo y de Urbano. El comisionado, Francisco Rodriguez, el hermano de Mayia, fu6 recibido en casa de Urbano, y en ausencia de 6ste, por Lacret, Guillermo, Malverti y Francisco Sdnchez, y me habla de que Pancho, y el. hijo de Urbane, no contaban con su padre sino como Ud.,-IlevAndolo al campo de sorpresa. Ahora result la comisi6n 6, la Habana. Yo s6 que Collazo habia mandado i Lacret. Mi deber es aclarar esto, antes de dar salida a la comisi6n,-y prescindir de dar noticias peligrosas A este grupo, si su intervenci6n no results declarada y satisfactory, como 6, la Habana y fi Santiago la exijo. En tanto, de Cuba atienden al detalle, y yo estoy aqui, con todas las friends en la mano.
A Enrique me lo vuelven A pedir, con suma necesidad, del Camagdey, y como mafiana le pido fi Ud. por Cable que me lo embarque, ya acaso haya salido cuando Ilegue A Ud. esta carta.
Aqui un abrazo. No me alcanzo A lo que en este instance tengo que bacer. Son las 4 de la maiiana, y salgo k las nueve. &Verdad que quie.re cada vez, por lo que anda y per lo que vigil, y por lo que nura per Ud., su amigo y al de Maria?
JOSA MARTL




DE JOS]e MARTf A ANTONIO MACEO 45
New York, 13 Octubre
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo muy querido:
Llego de la Florida, de ajustar de nuevo lo de acci6n A que por 01A se ha de tender, y de recibir de genes mayors las pruebas del adelanto activisimo de todas las laborers. en Occidente, y la gqrantia de la entrada de los elements reacios, como Lacret y Urban, en los filtimos trabajos, en que yo continflo procediendos6palo asi-con. igual energia que tiento: ansio ereer, pero vigil; y asi en todo: no sacrifice nada, ni arriesgo nada: ni en esto de ahora echo nada 6 andar hasta que no est6 en mi mano la clave filtima, que es la que en estos instances espero de G-6mez: el correo esth entrando, y 6ste de Ud. se va: por cable reiterar6, Ud. el lunes medicine, en respuesta A su pregunta. G6mez mismo s6lo esperaba un detalle prdetico 6 indispensable de Cuba; 6 lo, ha recibido, 6 esbi al recibirlo: yo aqui tengo, en la mano, calladamente, todos los, preparations necesarios para el pensamiento total. Ni Cuba sola, de vanguardia de victims possible, sin que nosotros la ayudemos A la vez,--ni nosotros aqui sin la plena adhesi6n,-hoy ya ardientede Cuba,-ni de afuera unos si, y otros n6, ni unos delante y otros. detrhs. En quince dias, amigo bueno, puedo desatarlo todo. Y nada desato, aunque tardemos dias Infis 6 menos, sin la clave en mi mano. Dias mfis 6 menos, semana mAs 6 menos, Ud. me aplaude. por eso mAs que nadie. El tempo de cumplirle lo de allh da, con el cable y aviso pievio, oportunidad para que me diga, g mis pregantas, los detalles que ya tendrb, todos estudiados, como yo ack todos los mios.
De Cuba, no puede'imaginar. Del Camagiley, lo mejor y con todo e'puje. De Oriente, Ud. lo ve. Villas, al hombre. El Occidente, incredible de bueno, y con todos sus recursos adentro. Mucho me he angustiado. No s6 c6mo he podido. Estfi. Ahora amarro la pobreza que queda, lo indispensable, para las arrancadas. Lo que allfi emple6 ya Ud. es exactamente lo que, segfin nota previa, pidi6 y ha empleado G6mez por su parte. D6jeme reserves, como en el caso de 61; lo poco restate para los moments de Ud. de filtima hora. Nadie me le ha de'decir despu6s que Ud. necesit6 por allA mhs, ni alegar que habia que preparer alli menos. D6jemelas echar de padre viejo. Y quererlo, para ahora y para mafiana.-Ud. me lo tendrb todo, como yo por aeb,, al caer de un lado, y i punto de




46 EPISTOLAIUO DE H] ROES
andar.--A Enrique he tenido que quit6rselo, torque el Camagiiey me lo pide-lo pide la mejor gente, para la arrancada. Hoy le telegrafi6: aqui lo esperan sus amigos: Ud. sabe qu6 clase de gente es: la que tarda en decidirse, y es la decisiva.-Ud. me lo habri mandado.
Perdone papel y ansia, y letra: Ya conoce el espiritu que me mueve, mi prudencia, mi horror al sacrifice inutil, y lo que lo quiero: callo, y supla lo demds.-iAy!, solo un temor tengo,-que se nos adelante la Isla, 6 que fuera Adesmayar, por criminal demora, una situaci6n tan feliz, y ya alli tan extreme. No serA; para eso tambi6n vive sin dormir
SU MARTf
New York, 20 de Octubre 1894.
Sr. General Antonio Mace@.
Amigo muy querido:
Es hoy mi vida como el v6rtice de toda nuestra torment. A todo atiendo en persona, lo que no es poco por ack, con tanta distancia y un espionage mas bajo y fino que nunca. No tengo hora, ni s6 como robo este instant on que confirm mi carta anterior,-incluyo la de G6mez 6 Ud. en duplicado-que supone demoras mias en que no puede Ud. creer, y cuya patri6tica suposici6n entiendo,remito $200 por giro quo espero hoy de Benjamin, reservando lo que queda de su parte para la labor de k bordo, que lo finico que le puede. ya faltar,-y le reitero, en vista del cableggrama -61timo y carts de G6mez, lo que en mi anterior le dije sobre el plazo y fecha de nuestros embarques dependientes todos del detalle central que el cicl6n impidi6 A su hora-por la interrupci6n de todos los cables de las Antillas-y G-6mez me anuncia. La situaci6n es, pues, la de mi carta anterior: todo lo tengo dispuesto; pero, en nuestra pobreza y dificultades, no podemos orrar. tengo todas las brides dentro de muy breves dias. Por cable le ir6 avisando.
Ni parece que nada pueda torcer nuestro camino. Del Camagiiey, de dondedebi6 ir determined noticia, ha ido k G-6mez una intriga en quo 61 no parece haber caido mucho y era, so pretext de




DE, JOSP MARTf A ANTONIO MACE 0 47
adhesion revolucionaria, y en nombre de revolucionarios de antes, decirle que aquello estaba sin preparer, y que le median demora,-i lo que G6mez, segfin me dice 61 A mi, y el comisionado al volver, no ha accedido, aunque cree de buena fe al mensajero, fi quien las apariencias todas acusan de double, en estos moments funestisima. Vea Ud. en el moment del cuajo, la certera villania de ir & ponernos confusion y temores en apariencias justos, y por fortune desmentidos por los mas series conducts, y por el Marqu6s mismo, de quien el comisionado decia Ilevar tambi6n la representaci6n. Vuelve al CamagUey, y tras 61 un hombre de la mayor influence, que ha traido la verdad feliz de aquella comarca. Despu6s del comisionado vino la carta de G6mez k Ud.
De Urban, le dir6. De 61 parecen haberse recibido, por su invincible odio h Yero, hoy triunfante entre los antonomistas, pruehas pleas por la gente de la Habana de su adhesion y del trabajo enthusiast de Pancho Sfinchez. De ningun modo correriamos peligro, pesto que lo que accept de ellos fue que se alzaran, sin comprometer fecha de Ilegada de Ud. ni de G6mez, ni mds detalle que el de llevarles enseguida auxilio. Y de allk escribieron que lo seguian disponiendo todo para el 15 de Noviembre 6 los alrededores, y pendientes de mi contra 6rden si no se creyese, esa fecha oportuna.-Con toda la prudencia humana he andado en esto. Hace una hora me telegrafian de Tampa que La Uni6n Constitucional de la Habana anuncia que hay ya partidas por Oriente-que Moncada estA en el campo-que d los jefes no se les encuentra en sus hogares.
De Manzanillo s6 por Estrada que Titfi anda por el monte, y que alli todos, los acaudalados, le hablan de la guerra inminente. Amador Guerra habia ido A Santiago. I A qu6 acumularle pequefias noticias 6 meros rumors? Yo aqui creo no perder. un solo dia. Depend de G6mez, para echarlo todo h la vez. Tengo aqui ya srportador hasta esa. Deme desde allA, de sus anchas espaldas, y de su coraz6n fuerzas con que ir acumulando, entre tanta bajeza y escasez, los filtimos re--ursos,-para irlos empleando con prudencia y honor-para irme salvando de tanto obstheulo y traici6n,-para esperar sin ira y para que no se ten.a que esperar por mi.
Ud. me quiere ya un poco. Qui6rame aun mfis y entienda hien A su
JOSA MARTf.




48 ETISTOLARIO DE HftOES
Por supuesto, ya Enrique estard al Ilegar. Se lo he quitado; pero era imprescindible. Y L ya Maria estA mejor, con toda la salud con que la vi en Jamaica, con todos los cuidados de Ud 7 L Y la ingrate Florencia? I Y todos los Pochet? L Y el inolvidable Boix, los Boix? I Y Palacios?
New York, 3 de Noviembre de 1894.
Sr. Mayor General Antonio 'Maceo.
Amigo querido:
Con un cablegrama que le pondr6 el lunes suplir6 la carta que ese dia le debi6 Ilegar, y no le pudo ir, por no haber modo de envifirsela desde donde habia ido, A ver por mi las cosas en que andamos, y que s6lo en lo muy esencial fio al papel. El General G6mez me habia anunciado para el vapor que entr6 bace cuatro dias determinadas y finales instructions, que requerian que ya tuviese yo fi la mano todos los preparativos,-y en eso andaba al salir el vapor de Costa Rica. No trajo el "Santo Domingo" por complete lo que esperaba por 61, sino la carta en quq G6mez me lo anuncia definitivamente para el que Ilegarg aqui alrededor del 18 del corriente. tl se ha estado entendiendo con Cuba, por mi conduct y por el suyo, y las cosas ban ido, acerc&ndose sobre esas fechas, y yo vi6ndolas career -y en a1gun caso con mas lentitud de lo que deseara, y acomodando mis actos y todos los que dependent de mi, fi las pr6rrogas que sin mi voluntad ban venido causfindose, y que no podrian continual sin riesgo demasiado grave de perder cuanto hemos obtenido. No me pregunte mi opinion. Es la de Ud. Y s6 que es la hora del pais, y que, en nuestra economic y modestia, podemos servile. Pero he de estar, no h mi voluntad y juicio solos, que harto ban podido, sino al concurs de los demfis, sobre todo cuando mi premura pudiera parecer intrusion. Hace un mes, mfis ya, que recibi el telegrama en que se me anunciaba el detalle pendiente, lo cual significaba el desatar yo aqui en seguida de la realizaci6n de 61, toda mi labor: ban Ilegado tres vapors sin 61, aunque en el primer arenas habia tempo para la combinaci6n,-el segundo no pudo por el ciel6n tocar donde debla,-y en este tercero, los




DE Jost MARTi A ANTONIO MACE0 49
trastornos, de los casinos fueron aun la causa, segun me dice el General, que procure ajustar. Nuestra acci6n varia la forma y plazos que se ha dado it la isla y s6 que son ciertas, y pasan por mi, muy empleado durante el mes pasado en desviar dos intrigas que A filtima hora ban pretendido perturbarn6s,-una, la que ya dije h Ud., que me parece que tiene A genes conocidas de Ud. por cabeza, y ha querido tal vez ir tratando las cosas, so pretext de guiarlas, hasta ver si de Espafia venia alguna moratoria de reformas,-aunque debo decir que las personas k quienes se pudiera sospechar de este intent son las mismas que enviaron hace 3 meses 6, pedir it G6mez la 6rden de alzamiento que aguardaban ya en el campo,---6rden que 61 refiri6 A mij y yo di, despu6s de garantizadas 6 mi pregunta las personas de Cuba por sus compaiieros,cuando ya los que la median, habian fijado la fecha aun no vencida A que G6mez ha deseado ajustar su parte de labor, lo que, en nuestra composici6n uniform, implica la demora que todos Hevamos con tanta inquietud.
Despu6s de mi filtima it Ud., vino aqui Bernardo Sfinchez, que acaba de irse Para Santo Domingo, i estarse en Macoris. El ha revuelto esto con las noticias que sin reserve alguna ha propalado y todo el mundo confirm. Del campo se habian rodado todas las families A la ciudad. De la Habana habian vuelto Pancho Sknehez y Lacret cargados de ckpsulas que se salvaron. Lacretandaba por el campo. Impossible parece & Bernardo pedir mas decision y mejor oportunidad. El sali6 torque creia que la revoluci6n iba i ser ahogada por las persecuciones. En tanto, yo pedia k Cuba noticia restrict, de la actitud de Urbano, h lo que me responded reconoci6ndola, pero dando por necesario el aguardar-1 con semejante situaci6n!-h que pase la alarm creada "que serh muy pronto". Y me pide un dinero, que yo mand6. Y todo el hilo pende de los arreglos de Cuba y la Habana. I Es demora 6 es engaflo 7 1 Se contarA con ese incurable, 6 como quieren, 6 parecen queer, Pancho y Mariano, hay que pasar sobre 61?
Del CamagUey fue A G6mez un comisionado, Alejandro Rodriguez, que k mi me ha hecho la impresi6n de haber intentado, en beneficio de los azueareros, demorar la guerra, pero G6mez lo ha devuelto con instructions terrainantes, que yo reiter6 tras 61, y ya le sigue persona de empuje, que desvanecerk, en bien de la situaci6n general, cualquier confusion que pudiera haber.
&A qu6 amargarnos hablando de la demora,-6 preguntfindonos




50 EPISTOLARIO DE H1hROES
si no hubi6ramos podido flar un poco mfis 6, la actitud. conocida de la Isla,-6 lamentkndonos de que el Camagd-ey no hubiese mandadb antes lo que desde Mayo se le pidi6, y ha venido ha ir en Septiembre, d pesar de la disposici6n sufficient de la comarea,--d--opinando caso que hubiera. sido preferible-caso de que hubiera podido ser, aceptar el apremio de Cuba, aun corriendo un poco mas de riesgo, que caer acaso en la red tendida por Espaiia, de alborot ar con las. reforms, y parecer que las va k dar, en el instance en que de todas parties se senate decision revolucionaria?
Las revoluciones, por muy individuals que parezean, son obra de muchas voluntades y hay que inclinar con frecuencia la- propia. En todo pienso, pues amigo mio, y azuzo y estimulo para que no se desmigaje el sentimiento del pais, ni afuera se transparent 6 desmaye, lo que tenemos hecho.
Y asi queda la situaci6n: que en este instant parece haber de resolverse dentro del mes. Todo h la vez y ni Ud. ni nadie sacrificado antes, 6 de vanguardia riesgosa. Esa es la i5nica espera. Lo de Ud. lo tengo, todo listo, como Ud. me lo encarg6, y A punto todo. Contfnfle al rescoldo un poco mfis, y con Ud. todos los suyos. Estfi. todo al romper y no le he de poner 6, Ud. de delantero, A corner la. aventura, que A la vez los demas no corramos. Fu6 siempre mi suplica 6 Ud. por mayor seguridad, y para evitar la zozobra y el cansancio, que la gente allA siguiese en sus laborers hasta el filtimo moment, y de ellas se deslizaran al punto de embarque. Y asi creo, que lo habrh logrado Ud. fi no ser que las cosas de la colonial hayan hecho salir de ellas A los compafieros. De todoB modos, Ud. evitari la publicidad que aqui ha dado it la expedici6n Mendiola Boza, que exagera. sin duda la publicidad que las cosas allA tengan, y que Ud. con este aviso harfi sin duda por esquivar y burglar en cuanto sea dable. Y como estamos en esta cadena de detalles--que yo nunca he de permitir, ni los success, que sea interminable, y de Ud. pende ahi todo,-y nada hay en la situaci6n general deshecho, sino naturalmente prolongado y adelantado,-no creo yo que este estado de cosas justifique el menor cambio de posiciones, aunque nos consume la justa impaciencia. En cambio, yo tengo de antemano visto, y como ensayado todo aquello en que pudi6ramos titubear, 6 emplear mucho tempo despu6s. De ]a situaci6n de Ud. amigo m1o, me hago cargo, y har6 lo que debo. De Cuba s4 nos sangria y estrecha y yo i todo acudo, A lo rational y fitil, para que quede probada la participaci6n del pais, y no se excuse nadie por falta




DE JOSA MARTf A ANTONIO mAcrw 61
nuestra. Y mis ahogos Ud. los calcula. Pero todo va saliendo. Saldrd. Ayu'deme Ud. con su sobriedad, como me ha ayudado hasta aqui, para mi orgullo, que esti en que todo el mundo le vea y conozea el m6rito como se lo conozco yo,--y las varies classes de m6ritos que le conozco. A mas Ud. no tendrfi que aguardar mucho, ni pensar en abandoner esos passes nuestros. Esto nuestro, no queda del aire meses. 0 se emplea, 6 se le corta el hilo. Se va A emplear, 6 somos muy viles los hombres, y nosotros capaces de perder la ocasi6n mfis feliz-lo que no parece que seams. Pero si no se hubiese de emplear, suspendemos esta amenaza, no gastamos el tesoro; y no salimos, como hasta hoy nadie ha salido, de su vida individual. Fie en mi. No nos desperdiciaremos, en cuanto yo pueda evitarlo.
I Y el lugar? Yo se lo pedia ya en carta anterior, y Ud. de seguro lo tiene ya escogido. Por carta habrA acaso aun,--eseasamente,-tal vez no-tiempq para que me euvie los detalles que por cable winca, pueden ser tantos. Acaso me vengan por el camino.
Lo de Enrique, si no ha venido, me causa profunda pena. jC6mo puede 61 juzgar la importance del servicio especial i que lo llama su comarca, y que solo 61 puede prestar? LNegarse Enrique k prestar un servicio dificil y gloriosa, y en acuerdo con sus simpatias 7 L 0 ha perdido la confianza en mi cordura y el tacto que me da mi pequefio conocimiento de los hombres? A Ud. le pesarfi privarse de tan gallardo compafiero; pero A su lado de Ud. por raz6n de comarca y de influjo director, no puede prestar el servicio decisive y magnifico h que le Haman, respaldadas por mi, personas que tienen pleno derecho ft su agradecimiento y atenci6n. Es de tal naturaleza el servicio,-y tiene tal pesto en la situaci6n general-que al recibir Ud. esta carta habrA salido tal vez Enrique, por el cable que le volver6 & poner,-y si no ha salido, Ud. que sabe tanto de la oportunidad de ciertos hombres y success, y de cada, hombre en su suceso natural, le pedird sostenidamente que acceda fi mi ruego, y verA que emprenda viaje por el primer vapor.
Debo acabar, y contra mi voluntad, torque con Ud. hablo como conmigo mismo. Y serd siempre asi.-De una cosa no le he hablado, y debo. Luego de enviada la carta del General G6mez A Ud., record6 que en ella se aludia & mi viaje i M6xico, como si de 6ste hubiese dependido alguna dilaci6n. Si ese es el sentido, he de'aclararlo. A M6xico fui, aprovechando los doce dias que faltaban para el primer vapor de Santo Domingo, torque al volver aqui, con mi




62 EPISTOLARIO DE HLROM
parte hecha, aun no haI16 las instructions y noticias que luego ban ido vini6ndo, y me estaban anunciadas para esa fecha: por lo que al ocio de doce dias, en que no podria aun recibir carta alguna, prefer un viaje oportuno y provechoso, que distraia ademfis la atenci6n espafiola, en dias en que de un dia 6, otro podiamos ya emprender la march. Ud. me ha visto la obra: Itendrfi jamfis nuestra patria que esperar por mi?
No.
A Maria, mi mas fino, cariflo y k la casa de Pochet, callada 6 ingrate. Ud. quiera y entienda bien 6, su.
JOSA MARTI.
New York, Noviembre 10-1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Am go querido
1 Noviembre 10, y aun le tengo que escribir! Me Ilena de alegria, su carta del ........... donde me anuncia las 6rdenes de Ud. fi
Cuba, en que tengo mucha mfis f6,-mucha mfis-que en las extraflas composiciones de 61tima hora en Santiago, con que indudablemente se ha querido ganar tempo, para desviar y descubrir la revoluci6n. LPor qu.6 enviar 6 Lacret 6, Cuba? jComo vuelve Lacret con el nombre y el hermano de Sinchez y 6ste mismo me escribe por conduct de Rafael Portuondo, entre si y no, y un mes despu6s, dos dias bace, me envia una carta flrmada en que declare su resignaci6n absolute A lo actual, y desist de toda acei6n de guerra?
Asi estfi de ese lado, en conexi6n con la Habana, esa liga de que parece esperarse mas de lo justo como fuerza de arranque. 1 Ah: roman por fin! volaremos: g no me conoce Ud. el alma? Obed6zcanmele, sin esperar por esos hombres k quienes parece que se puede tachar una vez mAs de traici6n, y ya nadie puede tener pretext de ojeo innecesario, ni de mortal demora. Nada me sorprende. He previsto el bien y el mal. De todo nos salvaremos, Si se hubiese dado, tempo, sin necesidad 6 que la traici6n nos conociese y entregage,----si hemos dado, por injusta dilaci6n, modo de que vengan A




DE JOS9 MARTf A ANTONIO MACEO
ponerse IL la cabeza de una. situaci6n tan feliz los agents del Gobierno Espaia-ol,-vigilo y habremos conquistador un derecho grande. Pienso y callo. D6jeme callar.-A-hora, sin haber faltado aun los de Cuba 6, una fecha que estimo tardia,-dispuesto aqui todo por mi de modo que,-seg-fin el ensayo que felizmente acabo de hacer-salgamos con dicha y secret, y tenga Ud. allk lo que le falta para sus labores,-anunciado por G6mez el detalle k que he de subordinar todos mis actos, torque no soy yo el director military ,de la guerra, que hubiera podido y debido ya empezar,-r6stanos aguardar impacientes, y tenerlo todo A punto por nuestra. parte como, lo tenemos; a fin de obrar con rapidez en un instance que ya parece inmediato; 6 de salvar las reserves, para nueva y Infis libre campafia, en vez de hundirlas, sin esperanza de renovaci6n, en gastos que se pueden evitar. Por eso, al recibir un cablegrama de Ud. anuneikndome que le serial necesarios "para cerrar el wegocio mil quinientos pesos", seguido de dos palabras ininteligibles en cifra, le pedi que me las repitiese, y despu6s de esperar dos dias en vano la repetici6n, telegrafi6 Ud. en acuerdo restrict con la situaci6n: cierre negocio seguridad absolute pago moment realizaci6n unamos energia reserves. Eso he hecho yo aqui, caldehndolo todo y teniendo A punto todos los embarques, sin haber gastado en estos preparations, que el General G6mez me pedia tener dispuestos para el detalle que no lleg6 mas que $450.00, k cuenta de lo que en la realizaci6n se habia. de pagar. La seguridad del pago, es absolute y nadie le ha de exigir, ni a nadie le ha de consentir Ud. pago adelantado por servicios. que acaso no se hagan. Descanse pues. Pero si, por dilaci6n que no serh jamfis justifiable, hubi6semos caido en un instance enemigo, y de Cuba no rompiesen A sus. 6rdenes, como con toda el alma anhelo, Ldesmigajaremos lo que con tanto dolor hemos conquistador y se nos ha dado con la filtima fe? No: lo salvaremos: y Ud. es grande 6, mis. ojos, y no me aflgirA, sino me ayudarA A salvarlo.
IA que decirle mAs? A Ud. se me va un abrazo muy largo; pero, midi6ndo y vigilando, acaso hablase con un poco de amargura.,La omitir6.-Enrique desconoce la importance y responsabilidad de su desoimiento: por cariTaosa generosidad no insist aqui, A reserve de insistir por cable antes de que Ilegue esta carta, si fuese necesario. Err6 al suponer que podria ir en dependencia que le fuese desagradable. Y en cuanto a sacrificios I no estamos empezando? 1 Como no me repiti6 la cifra que debe ser esencial k su




54 EPISTOLAWO DE HfMOES
cablegrama? Ud. imagine los esfuerzos y cuidados que en este instante preocupan fi horrorizan, pero no ofuscan ni agobian A quien lo quiere fi Ud. tanto como su
JOSA MARTI.
Noviembre 17-1894.
Sr. A. Maceo.
Amigo muy querido:
j C6mo no me contest mis cables? 6 No imagine mi ansiedad? Herido, y le pregunto como sigue y no me dice? I Qu6 digo & cuantos me preguntan? L Y este cable, que precipita mi vuelta A NewYork y no logro engender?
Dice: "'Salieron Enrique carts efqnsp cable" lo que de Enrique me informal, por la clave no corresponded, torque es al escribir las letras siguientes y luego copiarlas por el fin. Supongo que olvid6 esto filtimo y traduzco: dempro. 6Esto que es? Sobre condos de empleo, pfiblico, ya cablegrafi6 i Ud.: higase todo, A pagar cuando se haga, como he hecho yo aqui; pero tal vez diga dinero, y aunque negado A creer que, victim Ud. ah! de un atentado, siendo Td. el hombre independent y viril que es, pueda faltarle algo,-pasado maiiana lunes primer ocasi6n, le enviar6 $200.00, no se me vaya A ver en la necesidad de adelantar algo y no tenerlo. AcA quedo en mi absolute decision. Pendemos de G6mez y la isla solo exige, enthusiast y dispuesta, que designed fecha, precise e inmediata. Todo estA it punto-I y el vapor, ya demorado tres veces, no Ilegg hasta fin de este mes! k Qu6 hacer? I Correr el menor riesgo, si el tempo y la ocasi6n se nos van de entre las manos, de quedarnos sin dinero, sin modo de levantarlo de nuevo, y sin la autoridad de la prudencia, ya que no tuvimos-tal vez-la de aprovechar la ocasi6n?
De ningun modo:-y i Ud. previsor, A Ud. con quien he juntado pecho de hermano,-A Ud. cubano y hombre, me dirijo principalmente, para que me ayude en mi sobriedad, y salvemos de todo peligro lo, que nos quedarfa de haber errado ahora,-contra lo que aun hoy parece innecesario 6 impossible. jMand6 k Cuba A pisar




DE JOSA MARTf A ANTCNIC MACE0
4 Urban? Volvi6 d mandar? De Cuba, serenos 6 impacientes... De G6mez, tengo que aguardar.
IY de Ud? 6de su herida? Ique fue, que no me responded, y, firma el cable Tomas Deru? Lleno de ansiedad escribe,-en la prisa de un tren,--su
JOSA MARTL
New York, 23 de novienibre.
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo muy querido:
Al fin supe de Ud. S6 que por su noble herida me lo quieren mfis. I No me ha sentido en estos dias cerca de Ud. al lado de su sill6n? I A qu6 hablarle de lo pasado? Ya eso es pasado, y Ud. esti en plena salud. j De qu6 le vale si n6 el cariflo que A mi alrededor le muestra todo el mundo, la ansiedad con que se ban estado esperando sus noticias, la alegria con que se ban sabido las que por las cartas de Loynaz supe ayer, y Patria public hoy? No es eso lo que quiere Ud. saber de mi,-sii2o lo que por carta puedo pfilidamente decirle, y es aun, con esperanza del fin de mfis inmediata soluci6n,-de inmediata soluci6n-lo mismo que en mi anterior y en infis de una carta mia, le he insinuado, en cuanto lo permiten carts. I Por qu6 me apena sin raz6n suponiendo que de in!, en lo mfis minimo, pueda provenir demora alguna, 6 que no vea yo todo lo que ve Ud., y de todas parties? I C6mo vivo yo desde agosto; y deade principio, de octubre sobre todo, sino c6mo estA viviendo Ud? Carta A carta lo he ido enterando de la dilaci6n, y de las causes de ella que tengo que acatar, y en este instance, dici6ndoselo de mal grado A tanta distancia, la situaci6n precise es esta: habi6ndose dado tempo A que se rehiciesen de la sorpresa 6 intimidaci6n en que los tenfamos; los elements de oposici6n nuestra en Cuba, sali6 de Santiago, capitaneada por U., torque de Lacret siguen garantizando sus compaileros la buena M, una intriga que logr6 poner en manos de U. gran parte de los asuntos de Oriente, y el conocimiento de las conexiones de la Habana, dependientes del Oriente asi vendido, hasta que yo lo esclareci, y en este instance se remedial, mientras que' las operations acfi afnera dependian de esas conexiones




56 EPISTOLARIO DE HftOES
descubiertas, y por lo de Cuba, desorientadas, de la Ha.bana:-i la vez, y por sobre mi cabeza, cay6 sobre Santo Domingo, en el instante mismo de realizarlo todo; una comisi6n falsa, torque so capa de revoluci6n iba en nombre de revoluc"ionarios i impedirla en lo verdadero, y A.perturbar i deshacer la conflanza de G6mez. Las consecuencias de esto, dedfizealas. Una vez asides estos success, que solo en los dos meseg filtimos ban hecho su aparici6n, pro use y realic6 en Cuba, it cable y emisarios veloces, la tarea de reponer lo confundido, de extluir del trabajo h los que habian entrado en 61 con traici6n, de avisar y encanzar al Camaguey y 'a Cuba, y de mantenerlo todo sin desconflanza 6 punto de obrar, mientras que los de la Isla, como nosotros amargados y at6nitos, al ver la situaci6n verdadera que de aqui les tuve que iluminar, y temer que afuera-y no de mi-hubiera confusion 6 indecision, deshacen en Santo Domingo, con la autoridad de gente del pais, lo que esa intriga tenebrosa haya logrado hacer, que parece poco pesto que ayer tengo cable en que Santo Domingo me avisa el envio definitive del detalle A que tiene ajustada, en su capacidad de director reconocido, la operaci6n que 61, y no yo,-conduce. I C6mo ni en qu6, sino cayendo por todas parties velozmente, y callando mucho, auu con Ud. c6mo ni en qu6 puedo yo precipitar, ni mudar en cuanto A tempo y hecho, una situaci6n que hoy, solo para evitar desmayos y obscuridades, depended de mi? El mfis active colaborador de su ansiedad y de su impetus, soy yo. A todo he atendido y de todas parties he sido oido. Lo de Camagiley-en que parecen ser agents principles a1gunos hombres de la guerra, con Bernab6 Sanchez A la espalda, ha estado aconteci6ndo durante todo el mes pasado, con el mayor sigilo, y directamente del Principe A Santo Domingo. Por aqui volvi6,-Io acorral.6-le puse al pi6 enseguida su gente propia, para evitar el mal que hubiese hecho.
Del Camagiiey, de Oriente y de la Habana se obra combinadamente,-y espontfineamente,-ahora sobre Santo Domingo, con las mismas ansias y las mismas razones de Ud. y las mias. Santo Domingo sale al paso de esto,--parece haber entendido la trama que A tempo y en detalles le avis6,--y de su propia voluntad me anuncia por cable la Rave de las operaciones.-Acaso, segfin todo estri. i esta hora, reciba Ud. un cable m1o poco despu6s de esta carta. Si no, lo que de todas parties va en camino, sigue, en Cuba se impide por su Oriente, de Ud., con excellent enviado, el desbande 6 desconflanza, mientras ach se precise y determinar-y aefi, con el




DE JOS]k MARTf A ANTONIO MACEO 57
freno de esas medidas oportunas de adentro, que nos conseryan lo de allk y nos lo salvan, se hace, de Cuba y de mi, al vuelo, y con alma-de hombre, cuanto se tiene que hacer. 1Y Uds. allh? Como yo aqui: al rescoldo, como medio perdidos, con derecho y raz6n para aguardar un fin pronto y seguro A estas confusions que it paso de carga se- esclarecen, y con la seguridad de que nadie allf, ni Ud., estA mas impaciente, ni sufre mfis que yo. No me content con sufrir. Salgo sin miedo y con dicha hasta boy, al paso de todas las intrigas. Cuanto har6 y hago, d6jemelo caller. Adivinelo.
Tengo que acabar: A Loynaz,' lo tengo y aqui: I Y ese pobre Alberto, leal y querido? IY todos los que me le ban mostrado affect A Ud. y ya por eso tienen derecho sobre mf? I Y esa nueva brava herida, que ha ido derecha al coraz6n cubano, y viene A su hora? No dir6 palabras infitiles. Ninguna mano apretarh la suya con el calor de la mia. Cfireseme.
Los detalles recibidos, y h ellos estar6. Vngalo todo al calor, y A punto de server, k lo cual ayuda el mismo desamparo y pobreza parents, y sepa bien que como, Ud. anhela y asi hace, su
Jost M'-'RTI.
N. Y. 8 de Dbre, 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo muy querido:
i Si me viera en este instance! Sus viejos compafieros estin cerca de mf doblenos al trabajo, torque ya todos los campos estkn claros,--el desorden de Cuba vencido,-6 encarado de modo que ya la perturbaci6n se ha convertido en enemistad franca y poco important de elements solo dafiinos cuando se listen con nuestra ropa y se valen de la traici6n, acorralada esta vez y descubierta,y el General G6mez ya en la -61tima disposici6n, que en persona me trae Mayla, que era el detalle que tan anunciado le tuve, y que en cablegrama de ayer me confirm, en respuesta 6 mi nuncio, de estar llenas sus primers indicaciones. 1 Qu6 me queda, pues, temeroso de las carts, que confirmarle el cablegrama de Mayia y del mio?




58 EPISTOLAR,10 DE WkROES
La forma feliz y por mi ya aqui anticipada, por ser tan fficil y tan poco costosa, de sus trabajos, ahi; apenas require mas que el aviso general que ya por cable le di para irle poni6ndo, todo sobre esa fecha, 6 la noticia, por la clave de dias 6 la de letras, de la pr6rroga minima, dias mks 6 menos, de una labor segura, y en este instance en todas sus parties perfectamente atada. Ya veo cuan poco, por fortune queda que hacer ahi, asi que solo tengo ya, cuando, se avecine afin mfis el dia y rapifie de mis angustias lo que pueda, remitirselo por cable, para las -61timas idas y venidas. De lugar, ya tengo la nota, y seguir6 preguntando, para no errar. Lo que haya de ir, fiemelo, que yo, nada olvido.
I I A qu6 pintarle mi alegria; que solo podria nublarse con la noticia de que aun no estaba Ud. bueno 7 i A qu6 decirle el extreme cuidado que para cada detalle necesito? Aun le escribir6 una vez, asi podr6 responder la carta que de Ud, espero, y acaso me aguarde en Central Valley. Mi jf1bilo es silencio, y Ud. me lo acompaiia con el suyo. Mucho hemos padecido, pero ya estamos premiados. No puedo alzar la cabeza; pero Ud. me ayudark de allh con toda su bonded, su aborro, y su cordura.-Y su cariflo. Si aun hubiese tropiezo, fie en el juicio y en la conciencia de su
JOSP MARTI.
New York, 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo queridisimo:
De tal modo se acumulan los success, que en el espacio de do& horas he temido que decidir el viaje, hasta este instance impensado, de Alejandro Gonzfilez, desarreglar y arreglar parte de lo que se relaciona con 61, y sentarme al vuelo (L confirmer por escrito lo que 61 fi Ud. de viva voz dirit. Todo queda preparado A la salida de Alejandro para la salida escalonada y la Uegada simultinea, de tres expediciones, garantizadas igualmente las tres, unas, torque es de Ud. de quien s6lo, grandeza espero, y hago que la esperen los demfis, otra torque es la de Serafin y queda sacada de manos de Queralta, y puesta en manos de un hombre en6rgico y de habilidad




D, JOSL MARA A ANTONIO MACEO 59
suma, un joven del sur, caballeresco y ambicioso;-y otra, la del General G6mez, torque aqui estA Mayia en nombre y representaci6n de 41, y de los expedicionarios enthusiasts y congregados de Santo Domingo, y Mayia es garantia, portador y testing de las instructions finales de march que realize como digo A Ud., y en virtue de las cuales, y por acta firmada por 61,-por Collazo, que viene en nombre de Occidente y de las conexiones de Oriente, y por ml, en acta-digo-firmada por los tres, hemos fijado y comunicado h la Isla un plan que no revela el de las expediciones y se ajusta en plazo y lugayes fi 61.
De palabras, y en las instructions que le acabo de dictar fi Alejandro, Ileva 61 A Ud. muchas otras cosas: como he deshecho intrigas de Oriente, respect A Ud. mismo,-como Lacret se dice lastimado. por una circular de Ud. de ahora en su contra,--como la he explicado, por si es cierta, compartiendo con Ud. la responsabilidad de haber dudado de 61 con apparent justicia, y en cumplimiento A mi deber de vigilancia superior A la amistad.
Y de la cooperaci6n, ya de la Isla, por la impaciencia de allf que termin6 en. enviar cerca de G6mez fi Collazo con preguntas como las que formu16 Ud. en su carta de excitaci6n fi 61, ya de G6mez, por la solemne y decisive significaci6n de qu6 Mayfa se senate y declare, por e8crito investido--, de la cooperaci6n de la Isla y G6mez, repito,-y de la de G6mez principalmente, Alejandro le va A ser testing de ojos, apart de la garantia y raiz que Ud. se senate en mi.
. Sobre condos, de dias antes de la salida del Amadis, girar6 hasta $2000 de ahi, para que Ud. haga corner 6, los pocos que fallen, sobre el punto de cita, y Corona flevarfi 4 mano alrededor de $1000 en oro para encarar,-que no lo creo necesario-cualquier difficult, la cual no espero, torque el capitfin va fi las 6rdenes del representative de D. E. Mantel, cuyo hijo va 6. bordo, y 61, el D. E. Mantel, estarfi en Santiago de Cuba, aguardando su maquinaria, sus trabajadores y sus 5 6 6 amigos, que son los que irfin a] yact en cuanto asome 6ste. Y el yact va con Corona de prbctico, que acaba de Ilegar fi este prop6sito. No s6 si debe, le preguntar6,-no creo que deba ir consignado A Lim6n de seguro, no; pero si lo, fuese estarfa 6, las instructions de las cartas de Ud. y Flor, y le habr6 hablado por cable.
g Qu6 me falta pues, que decirle I Con muy poca merma, va su pedido de armas y los preparativos,-cuatro barriers y tablones,




60 EPISTOLARIO DE HLPROES
para una balsa de desembarco, remoleada por el bote grande de i bordo, donde ademAs van otros pequefios: y ese bote grande es nuestro.
Estamos, pues, al borde de la obra grande, y yo en tal angustia de deber; y con tantos detalles k mi alrededor, que no tengo espacio para la emoci6n que me embargaria, de otra mantra, al escribirle. No me pida palabras, sino el coraz6n con que lo quiero y entrego fi Ud. la obra ayudada, y con muy poeo peligro de abandon ajeno, que por su parte coronarfi Ud. con gloria. Flor con su ingl6s mediano y su aire de elegant, haria una buena cabecera de los amigos que ban de ir a bordo. Ud. sabe de eso. Y aqui acabo. AbrAceme, que bien lo necesito en mi agonia. Yo salgo muy poco despu6s del Amadis. Si nos volvemos i ver vivos, serk para asegurar la libertad que hayamos conquistador i Cuba, 6 para acabar de couquistarla, plena, y conform it toda la justicia.-Si me acabo,.Ud. me recordarA con cariflo. Ud. y su noble Maria.
Su
JOSP, MARTL
New York, 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo muy querido:
Sobre la palma de la mano le escribo, escapade de un cuarto de conversaci6n con genes de Cuba, que vienen y vuelven, 6 vienen para no volver. Estoy content. Todo lo hemos ordenado. Se ha acudido al desorden que'todos los elements de perturbaci6n muy bien sefialados por Ud. habian pretendido y en cierto modo logrado. A G6mez le ha ido y va cuanta prueba y estimulo pueden ayudar a deshacer las confusions en que intentaron ponerle.
De 61 sabr6 dentro de tres dias, y la situaci6n no ha mudado un Apice, 6 no ser lo adelantado en segurar la obra por la Isla,-de lo que dije A Ud. en mi anterior. Con jfibilo recibi su cablegTama con mi nombre, que vino a tempo, torque por ach no se entendia bien la dificil situaci6n en que nuestras cosas se sullen ver por esos passes amigos. Vino bien el cablegrama. Yo tengo muy cerea todos los suyos y le pondr6 uno el mi6rcoles.




DE JOS9 MARTI A ANTONIO MACEO 61
Salgo al vuelo, A acomodar y revolver mis visit.as.-Y 961o para un abrazo, y desear que sea todo, de mano de Ud. la carta que de seguro me viene en camino, tiene tempo, satisfecho de cuanto se ha ganado en medio de la demora,
SU, J09 MARTI.
New York, diciembre 25 de 1894,
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo muy querido:
El dia estit Reno de sol, y con todo 61 en el alma le escribo esta carta filtima. Al li estarh ya Alejandro. El pdsbc que lo va A buscar sale hoy de su primer estaci6n, y ya al Ilegar esta k sus manos habrA recibido, un cableggrama mio anunciindole la salida, lo cual querrit decir que parti6 de aqui felizinente con la bhsbd, que el fibujgdb va preparado 6, tomar los amigos de D. E. Mantel en el lugar adonde le Reva el empleado Miranda (Bfipspd) que va pespeb, y fi Hevarlos, camino de Phbjufibt, A visitor en la costa la mina de manganese de Mantell. A Ud. pues, A su cordura y serenidad, toca el ajustar las apariencias de modo que la salida de ahi convenga con este prop6sito,-y luego, en el caminonatural del pdsbc, y s6lo en el moment precise, detener la murcha, y bajar. Hasta el filtimo instance se puede conservar la situaci6n: eleven de ah! dos 6 tres hachas, con que abrir las cajas al caer en la costa, y asi no habr;k que entrar siquiera en explicaciones. El pdsbc Ileva, ademfis de sus tfupc usuales, uno grande; de 30 pi6s, que es nuestro. Lleva amplia comida, y Rpesdb para 25 dia&-Van con Miranda tbqbn de la butpd. La demora ha consumido parte de lo calculado, y Miranda Ileva $500 en monedas de oro americano, que es lo mismo que llevar6 yo por otro camino. Y ya s6lo por la mar le podria dar la mano, torque el cablegrama con las palabras Imposible giro, que llegark k Ud. tres dias despu6s de la salida final de su pdsbc para allh, se le pondrk como por mis propias manos, s6lo cuando ya el pdsbc de Jfnph, y yo en 61, y .Bjzbn en 61, estemos ya andando. Mi promesa serb. cumplida: ni Ud. ni los suyos correrkn mds riesgo que el que corra yo propio,




62 EPISTOLAR10 DE RAROES
y con todos los frenos que puede poner A los hombres el miedo i un dishonor seguro, que seria inexorablemente exhibido. Y el plan de esta otra rama del asunto, y el de la que va detrAs, para sbhfm A la vez que por las Jbmjk es exactamento igual al de la parte de Ud. sin una garantia menos ni mhs, ni m6s recursos.
En Bjzbn tenemos un magnifico y honrado, compafiero, incapaz de cobardias ni tapujos. El crumple, y estk dispuesto it exigir, y A cumplir A todo trance la oferta en que ban credo nuestros amigos, que, por instructions comunicadas y aceptadas, y conform fi ellas, estarAn echfindose i la vez por bssfju en la misma aventura d que nos echamos nosotros por la sbn.--De la situaci6n le imponM brevemente.-lo suyo, Ud. lo conoce: Lacret estA en la Habana en paz, y el mismo Julio, 6, quien al fin tuvieron que dar participaci6n de detalles desde Octubre, describe que es.,un misterio: y asi lo dice Juan Gualberto, que vigil y ordena con gran dicha, honradez y eficacia. Asi como se ha sacado lo de Oriente de manos de Lacret, asi-y esta es la causa de la pr6rroga de fechas, se esth sacando y se puede sacar, lo de Occidente del conocimiento previo de Julio, cuya conduct en estos instances esth siendo singular. Pero nada real depended de 61, y su misma conduct de filtima hora acaso tenga un solo objeto, en 61 habitual; s6lo que el deber me imiyone salvar, aun A costa de algunos dias, el sigilo de las operaciones, y la clave decisive, que-por lo mucho que hemos permitido que so prolongasen las cosas-vino 6, caer, sin que Juan mismo pudiera evitarlo, en manos de Julio.-Pero Occidente, tan importanto como fuerza de distracci6n, estA lejos de comenzar tibio ni desamparado. Hablo casi por mis ojos, torque lo que alli se ha gastado de lo nuestro tuvo un inspector del mayor respect y respousabilidad, asi como lo que ahora mismo ante su vista se gasta: y 61 conoce y ha palpado, el verdadero terreno, que es firme y vario, aunque con la limitaci6n natural al comenzar un negocio de esta indole. De las n-myk, sabe Ud. tambi6n. La tierra de Don Salvador temia sinceramente que la echasen sola y A la cabeza, y estaba tan poco dispuesta A eso, lo cual dijo con franqueza: como dispuesta esth, segun declare expresamente, 6, coadyuvar desde el arranque A la obra general.
Ahora, otra vez A lo, de Ud.-Pespob solo ban salido de aqui Miranda y un joven muy expert, que ya se Ileva ganada la voluntad del Lbujpbd y la iipjdbHvgjsu,--que va como hijo de rico, y lo parece,---que habla el ingl6s muy bien, torque se ha educado aqui,-




DE JOSP, MARTf A ANTONIO MACRO
me ha salvado ya aqui de un grandisimo apuro, y es el que Uds deben buscar enseguida ahi: John Mantell.-Fiese & 61, en este asunto como A su propia, persona. El daria la vida por mi. S61o 61, por sus conditions socials y su conocimiento del character de esta gente, y el trabajo que desde bace ya tres dias viene hacienda pespeb y continuarA, pudiera server de buen intermedio entre Uds y el fibujpbd. Le digo que en estos dias he tenido que poner h prueba su presteza y resoluci6n y ha salido, airoso. El se ajustari fi, Uds. y los entenderfi 6, media palabra.
Ya, antes de que reciba 6sta 6 al pie de ella, le irfi el giro final, de $2000 de ese pais. Si mfis tuviera jqu6 mfis no le mandala? Peso A peso vivimo-s y Ud. encajarb. ahi lo que falte.
En este instance me Ilega telegram de un detalle dificil y premioso fi que tengo que tender en persona. No puedo ponerle en palabras, con esta ansia del espiritu, mi esperanza de batallar cerca de Ud. por la patria justa y enter que amamos l Piense en mi 1 Bien lo necesita, para salir de tanta agonla, su
MARTf.
Por supuesto, las instructions sobre la gente son las mismas. Than 4 seguir viaje unos cuantos amigos,-y ya que van, se llevan, segun instructions de Mantell k Gonzhlez, los trabajadores que vuelven fi Cuba.
New York, enero, 19 de 1895.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo muy querido:
Desde la casa amiga donde s6lo aguardo la decision del gobierno, sobre nuestro cargamento para recomenzar inmediatamente, y sin p6rdida de ayuda ni respect, nuestra campaiia, le escribo, con mfis M que pesar, para darle rApida cuenta de la contrariedad que, de mano de un cobarde, ha venido A pararnos el brazo.-Inereible parece que pensamiento tan feliz, con tan pocas manos en 61, y servido por gente singularmente virtuosa,-que el pensamiento de Revar i la vez tres vapors A Cuba, con armas para 400 hombres




64 EPISTOLARIO DE HfROES
y abundantes pertrechos,-haya venido A encallar-asesinado desde las primers horas de su realizaci6n, en la entrega indirect, 6 directa,-que hizo de 61 el Coronel Fernando Upez, s6lo usado, por mi en el moment indispensable, por ser el guia elect por el Jefe de uno de los tres groups expedicionarios. Al anunciarle,-en instances en que rebosaba ira. por no haber podido lograr para si la comisi6n de la filtima compra de armas,-que le estaba cerea la hora del servicio, en las mismas conditions en que iba i prestar yo, y lo aceptaban los demfis groups expedicionarios, desisti6 de server en conditions que "lo obligarian h que(larse en Cuba, 6 h no poder volver A los Estados Unidos", me afirm6 que 61 podria para. su expedici6n obtener un. vapor cuyo capitAn conociese y sancionase el objeto de la expedici6n, me protest que lo iba A bacer con absolute seguridad lo, que habia hecho ya para Marco Aurelio Soto, con las mismas personas, y pesar de mi repugnancia express 6, tratar por mi mismo sin necesidad, una contract que no me parecia ni precise ni hacedera, me oblige A ir al dia siguiente en plena luz, fi una oficina de corredores de reputaci6n dudosa, de los cuales sabia yo antes de bacerme ir, que no podia obtener el vapor,-A los cuales habla revelado sin autorizaci6n el nombre supuesto con que ya tenia hechas yo dos contracts felices,-de los cuales sabia yo, antes de bacerme ir que el nombre que les daba era el que habia. contratado ya. dos barcos, que es cosa aqui de uso'--y i los cuales habia revelado desde el primer instance el objeto de la coDtrata,-todo lo cual call6 durante la conversaci6n, que me dijo seria en lugar muy privado con persona del mayor respect, y result6 ser una. oficina escandalosa con un eorredor vulgar Esto, amigo, mio, pasaba en los primers dias de Diciembre, ya con'dos vapors contratados, tripulados y provistos,-y Uds. allk,--y otras cosas en otras partes,-y toda la Isla andando y ansiosaj--y yo, entregado por un Jefe de la expedici6n desde antes de arrancar de New York Aunque asi, por la habilidad demostrada y el respect personal del agent que me representaba, se hubiese podido, componer, y se tenia compuesta, la salida. feliz, alternando el 6rden de los barcos, y tomando otras medidas r&pidas; pero cuando se tenia en el ferrocarril wagon propio para Ilevar por rifles propios 6 nuestro almac6n y A nuestro muelle el cargamento, Queralta envi6 al. ferrocarril la parte de cargamento que estaba desde hacia mas de un aflo en su poder, cuando lo de las Villas--la expedici6n que 61 habia de guiar,-envi6-digo-el cargamento manifestado como




DE JOSA MARTI A ANTONIO MACEO 65
articulos militaries, y con las cajas de cApsulas descubiertas, lo que hubiera causado esefindalo immediate, y ya lo causaba, y la negative del ferrocarril A Hevarlos sin declaraci6n verdadera 6 imprudent: y hubo que recogerlo, como, se hizo con singular prisa y fortune, perder el sigilo de nuestro wagon y su viaje de tres dias, y enviarlo, con gran demora y cierta publicidad inevitable, por una linea de vapors, A su muelle extrafio. Aun asi, ya iba cargado el vapor Lagonda, encaminado A Centro Am6rica, y estaba al salir, cuando el Department de Hacienda de Washington,-en virtue de una carta de New York A 61 dirijida en 10 de enero denunciando el objeto de los dos finicos barcos que en New York conocian,-orden6 la detenci6n y registry del vapor.
Un joven muy valeroso, de quien ya habia hablado & Ud. salv6 esta situaci6n, y lo que hubiera podido venir de no salvarla, con feliz rapidez.-Pero, aunque el cargo embargado en los almacenes debe salvarse,--segfin 4parece hasta boy por la opinion misma del Fiscal del Gobierno-la hora estk perdida, perdida la ocasi6n de conjunci6n con la Isla ansiosa, perdida la combination que en modo a1guno podia Espafia sospechar, como me lo prueba la carta del General Calleja al Consul de Jamaica que tengo original ante mi, y en la que se ve que su vigilancia es misery, y ciega, y mucho menor de la que imaginamos, y muy insufleiente 6 incapaz. Perdido el viaje triple del Lagonda, Amadis y el Baracoa, cada cual escogido para el mayor objeto que 6 cada cual fuese posi ble.-Pero no se ha perdido, por fortune el respect al cubano. La magnitud de la empress, salvo la cual ni Ud. ni yo perderemos tempo de hombres en lamentarnos, parece haber pasmado i los cubanos mfis mezquinos 6 iner6dulos,-y en este mismo initial New York, donde todo lo vivo y efleaz me ha ayudado y me volverh k ayudar amorosamente, me ha costado trabajo reprimir una reunion pfiblica, de verdadero, y positive enthusiasm, casi encabezada por los Infis murmuradores, para demostrarnos su fe 6 iniciar nuevos esfuerzos.Se hari.-No veamos h lo pasado. Ud. tendr& un moment de pena, y sonreiri. 10 me be engaflado en ese pecho de hermano?
Apenas puedo, si he de alcanzar el correo de boy, por donde devuelvo, fi Corona, que no estA aqui seguro, mientras dure la reclamaci6n que empieza ahora fi promoter el Ministro espafa-ol-deeir A Ud. mi inmediato pensamiento, para que enseguida me lo conteste, si be de recibirlo antes de un viaje mio que durarfi, un mes, y del cual bien puede ser'que no vuelva. He dicho la verdad A




EPISTOLARIO DE RYMORS
bcvD: no los debo sujetar: si pueden y quieren, sin esperar 6, la conjunci6n nueva que ya prepare, empiecen, inseguros de la conjunci6n inmediata, aunque siempre seguros de mi, y de este modo de amar al pais que Ud me ve: si quieren esperar 6 la conjunci6n nueva, hay para esta dos plazos,-uno corto, y lo vamos 6, busear, por si todos,-en vista de una situaci6n madura, y atendida adentro que solo pide direcci6n y empuje,-por si todos, digo, tienen el mismo Animo que Ud. y yo mismo, y nuestros mejores compafieros. Y entonces, es cosa breve: yo siempre podr6 enviarle $2060 de ach para que allk se busquen, propio,-porque se puede,-un psfllfx que los lleve:-y tbnsb, Ud. me dirh torque para 25 6 30 podian ir asi si caso necesario pueden ir consignadas como mercancias segun Ud. me habia diebo, y solo yo aqui s6.-Ah! Digame que piensa asi, pues es en verdad todo lo necesario, y no se necesita en verdad nada mas,-y con la majestad de ese ejemplo, y en mi conciencia la fuerza de 61 salimos Mayia y yo,--despu6s de haber asegurado yo el cariho mayor de las emigraciones,-A que por todas parties, se haga lo mismo. L No es esta la hora? I no es este su coraz6n? gNecesito hablar? INecesito escribir lo que Ud. lee sin que se lo escriba? jNo es Ud. hombre capaz de verdadera grandezaT ITibieza alguna, flojedad alguna, vacilaci6n a1guna, nos aflojarin la mano, nos har&n perder la falta de que las cabezas Reguen h tiempo--la obra que hemos necesitado en el pais, la discipline y fe que muestra en esta obra nuestra, como es, y no en parte fl hombre de ella, sino en toda ella, y el respect grande que ya se ve que ganaremos por la magnitude, que . . . . .
Esta earta aparece trunea en el original que conserve, y del cual se ha obtenido esta Ifiel copia N. del E.
New York, 31 de enero 1895.
Sr. Gral. A. Maceo.
Mi amigo, muy querido:
Llegan carts tales de Cuba, que-sea cualquiera la labor que aqui interrumpa-salgo con Mayia, Reno de brio y justa fe, para Santo Domingo.




DE J-081k KARTf A ANTOMO MACEO 67
Ni un minute tengo. Sale el vapor y salgo. De allh recibirb un cable mio por New York, de Barraneo, diciendo acaso,-y espero que se lo enviar6-REMITO. Eso quiere decir que, si ha aceptado mi pensamiento, el finico boy possible, y el que yo mismo realize, debe ponerse it 61, torque con ese mismo cablegrama entenderfin aqui que deben enviar h Ud. 6 alzar al punto si no los tienen,-y es gente que lo hace-los $2000 que estimo possible para !a empress. Salgo. Bien ve Ud. A lo que vamos. La Isla salta, y aun aguarda un poco. AcA, soberbio espiritu, y hoy mejor. Solo falta llegar. Despu6s queda cargo comprado ya y amplio parque para tres expediciones. Esto he hecho. I Qu6 no hank Ud? b Qu6 no le ayudar6 fi hacer, afuera 6 adentro?
Me buscan ya. Decirle mfis es lastimarlo. Mucho lo estima y quiere, y h Maria.
Su
JOS]h MARTI.
A Flor digo lo mismo, para que le abra el camino por su parte, sin p6rdida de tempo.
Monte Cristi, 26 de febrero de 1895.
Sr. General Antonio Maceo.
Al General escribo boy, aun mfis que al amigo: la guerra,,& que estamos obligados, ha estallado en Cuba. Y k la vez que la noticia de ella,'que por obedecer fi nuestros anuncios y arreglos, nos revela su importance, y nos Rena de solemn deber, recibo de New York la confirmaci6n de su declaraci6n de Ud.--que A quien le conociese menos que yo pareceria un obstficulo, injusto 6 imprevisto, pero que para mi no lo es. El patriotism de Ud. que vence 6 las balas, no se dejar& veneer por nuestra pobreza,-por nuestra pobreza, bastante para nuestra obligaci6n.
El vapor del Norte sale moments despu6s de recibidos estos cables, y mi resoluci6n tiene que ser inmediata. Conociendo hombre por hombre la fuente de nuestros recursos, y seguros de que no tendriamos mfis de lo imprescindi le, ni menos,-una vez desviados nuestros vapors, escribi h Ud. 6 mi acelerada salida de New York,




68 EPISTOLAMO DE HEROES
dici6ndole que, ajustado con la Isla y A petici6n de ella el alzamiento--y teniendo presented lo que en Costa Wea vi, y trat6 con Flor y dije A Ud, sobre los modos de ir, A su disposici6n, la suma de $2000 en oro, finica que podria ofrecerle, para un plan de salida igual al que lleva al General G6mez y A mi: "Decidido" rogu6 A Ud. que me pusiera por cable, lo que queria decir que Ud. estaba dispuesto A ir con ese plan; pero el cable me decia A, la vez que necesitaba seis mil pesos, suma hoy impossible de allegar. Y hoy, estallada ya la revoluci6n en Cuba, recibo otra vez la noticia de que Ud. consider indispensable, para su salida la suma de cinco miZ pesos oro: ima que no se tiene, siondo asi que so tiene en la mano la de dos mil, y estfi enfrente, ardiendo ya, la revoluci6n en Cuba.
I Qu6 hacer en este conflict? Ud. debe ir, con su alta representaci6n, y los valientes que estkn con Ud? Pero Ud. me dice una vez y otra, que require una suma que no se tiene. Y como la ida de Ud. y de sus compaiieros es indispensable, en una efiscara 6 en un leviatin, y Ud. ya estA embareado, en cuanto le den la efiscara,-y yo tengo de Flor Crombet la seguridad de que, con menos de la suma ofrecida, puede tentarse con 6xito la salida de los pocos que de ahi pueden ir en una embareaci6n propia, decide que Ud. y yo dejemos i Flor Crombet la responsabilidad de tender ah! d la expedici6n, dentro, de los recursos possible, torque si 61 tiene modo, de que Uds. puedan arrancar de ahi con la suma quo hay, ni Ud. ni yo debemos privar k Cuba del servicio que 61 puede prestar. Y el pondrk fi las 6rdenes de Ud. la labor que Ud. me reitera que no puede hacer en su San Jos6, sino, por una suma hoy imposible,-y que no puede quedarse sin hacer, cuando hay quien la echa sobre si, por una suma que se tiene, y la pondrA hecha en manos de Ud. Ahora, detalles, abnegaci6n, abandon de todo, menos de la idea de subir al tren y 6 la mar, costo de los pocos de San Jos6 que deben bajar 6. la costa, olvido inmediato de las cosas tentadoras de 14 tierra, para lo cual se require mfis valor que para encararse al enemigo i c6mo he de ponerme yo A hablar de estas cosas con Ud? i A pedirle virtue 7 g & permitir que nadie dude de que la mostrarg supremal ji'creer qu6 hay en nadie mks valor y desinter6s que en Udf Cuba esti en guerra, General. Se dicelesto, y ya la tierra es otra. Lo es ya para Ud. y lo s6 yo. Que Flor, que lo, tiene todo, A mano, lo arregle todo como pueda. jQu6 de Ud. pudiera venirle el menor entorpecimiento? kde Ud. y Cuba en guerra? No me en-




DE JOSA MARTI A ANTONIO MACEO 69
trarfi ese veneno, en el coraz6n. Flor tendri sus modos. Del Norte irfin las armas. Ya s6lo se necesita encabezar. No vamos i preguntar, sino fi responder. El ej6rcito estk alli. La direcci6n paede ir en una ufia. Esta es la ocasi6n de la verdadera grandeza. De aqui vamos como le decimos i Ud. que vaya. Y yo no me tengo por Infis bravo que Ud., ni en el brio del coraz6n, ni en la magnanimidad y prudencia del marketer. All& arr6glense, pues y hasta Oriente! Cree conocerk bien su amigo
JOSA MARTI.







CARTS
DE
ANTONIO MACEO
A STJ ESPOSA
MARIA CABRALES







San Jos6, marzo de 1895.
Sra. Maria de Maceo.
San Jos6.
Mi adorada esposa:
Los disparates de Flor, que ha dado publicidad i todo, andando, por las calls con armas y machetes, ha dado lugar A que el Gobierno intervenga en nuestros asuntos, mandando vigilarnos, con instructions de impedir viaje; pero afortunadamente el amigo Carlos Saborio ha intervenido it nuestro favor, y creo que lograremos salir hoy h las seis sin novedad.
Cons6rvate buena y quiere i tu. negro que no te olvidark nunca.
Un abrazo y hasta la vista, con carmosos recuerdos fi Florencia y familiar.
tu
A. MACEO.
Elizardo ha sido mandado fi detener en esa ciudad por 6rden del Gobierno y con encargos de vigilarnos i todos.
Vale.
Lim6n, Marzo 25-1895,
Sra. Dofia Maria C. de Maceo, San Jos&
Mi siempre adorada esposa:
Escribo fi don Eduardo te ayude con recursos, hasta que tu negocio te permit pagar tus, compromises y los que yo dej6 ocasionados por esta expedici6n, que por ser de la patria, es l6gico que yo argue con ella, ya que no puedo hacer otra cosa con relaci6n i lo mucho que ambiciono servirla.
Con el prop6sito indicado y el de que se conozean ligeramente las causes que me han obligado A estar ocho 6 diez meses espe-




74 EPISTOLARIO DE HEROES
rando en San Jos6, escribo tan largo A don Eduardo Pochet, suprimiento lo mfis interested, aquello que se relaciona con mi vida intima y enter en nuestros planes revolucionarios. jPara qu6 contarle miseries humans A quien de sobra debe conocerlas? He pasado tantas amarguras, estoy pasando tantos disgusts y sinsabores, que tengo el alma Ilena de penas y tristezas, por los que tanta mezquindad abrigan en su coraz6n, disfrazados casi siempre con pulimento de bonded. i C6mo engafian los hombres poco leaves h sus amigos! Tambi6n contigo quiero guardar silencio; no deseo que sufras con la horrible tempestad que ha empezado i subirse i mi cabeza; que no te duela el coraz6n, Ileno de dudas y temores; quiero que seas feliz ignorfindolo todo.-Ahi estfi mi correspondencia, tfi la tines; ella da luz, y la que te incluyo complete la obra.Guarda con cuidadoso esmero todos los papeles; ellos se encargarfin de decir lo que yo preflero caller.
Procurar6 escribirte las cosas de la revoluci6n, para que con ellas tengas 6. la prensa al corriente de lo que ocurra en el campo.
No dejes de hacer la escritura; dia que pase, se pierce; manda con don Anibal que te la haga en la Notaria de Pacheco.
Sin ese requisite, puedes quedarte en la calle; despu6s de Ileno, consult si te convene vender 6 hacer transactions con el Gobierno, por lo que me deben. 1 Ojalh, hagas algo provechoso para ti! Di It don Anibal que le escribir6 en alta mar.
Con mi salida, la emigraci6n debe congregarse, reunir condos; tanto, tfi como Enrique deben encargarse de esa labor.
La Patria ante todo; tu vida enter es el mejor ejemplo; continuar es deber, retroceder, vergUenza oprobiosa. I Adelante, pues; para el terrufio, la gloria de sacrificarlo todo!
De paso para Jamaica escribir A Gonzalito dici6ndole las condiciones en que quedas tfl, i fin de que te consueles con sus cariflosas cartas; igual cosa har6 con Machado y Marcos. Yo tambi6n lo har6.
No pierdas los documents de propiedades; cons6rvalos para defense del pleito con el Gobierno y la venta de ellos.
Como no quiero dejarte la . . . . .
Esta earta aparece trunea en el original que conserve, y del coal so ba obtenido esta fiel copia.-N. del E.




DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 75
Alta mar, marzo 27 de 1895.
Mi adorada esposa:
Maid-ana llegaremos Kingston, lunes estaremos en Cuba primer Dios. Me parece que por buen lugar vamos A caer. Aunque lleguen i tus oidos noticias contrarias A estas, ten por seguro las que te doy. Si algfin vapor espaflol veo maiiana en Jamaica, te lo comunicar6 en esta misma carta. Estoy mareado.
Si has conseguido la escritura, llama A Dn. Gabriel y dile que te la haga. Don Eduardo 6 Enrique pueden hacerte ese servicio.
Acabo de escribirle 6 Gonzalito y A Marcos, diciendoles que te giren dinero del que tfi tines en Jamaica, A fin de que puedas sostenerte hasta que eso te produzea algo 6 yo pueda mandate recursos. Quiero que te guides mucho y no abandoned la cama. El Dr. me ha dicho que no debes abandonarla.
Saluda ;i Florencia, Carmita, Juanita, Isabel, Engracia, la madre y 6, Carlos; 6 Enrique, Lola y Matilde, Anita, Amada y Florencita, Silvina y A mi Corronga. A Dofia. Sofia, Pablo, Casimiro, Rosa y un beso A Rafaelito; fi Don. Eduardo, Enrique, Hernfindes, G6mez, Zambrana, Mendiola y h la familiar Loynaz y t-d recipe un fuerte abrazo de tu esposo que mucho te recuerda y quiere,
A. M.Amo.
En campaiia, abril 30 de 1895.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos6, Costa Rica.
Mi inolvidable y siempre adorada esposa:
Despu6s de todas las peripecias del viaje llegamos iL la Isla de la Fortuna el dia 29 del pr6ximo pasado mes, donde conseguimos una barca que nos condujo A esta tierra santa, maldecida y ultrajada por los espafioles que la vejan y oprimen cada dia mas.
Desembarcamos entre Duaba y la boca del rio Toa, h vista del vapor de guerra espaflol que estaba fondeado en el puerto de Baracoa, como fi doscientas varas del pueblo, vi6ndome obligado fi




76 EPISTOLAWO DR SHARESS
mandar 6, embarrancar la goletita, torque todos aquellos lugares son arrecifes y rompientes y no estar dispuesto fi buscar lugar, haci6ndolo felizmente con un golpe de mar que di6 en popa y nos arroj6 en tierra; pulsamos luego y salimos sin novedad. para el interior de la Isla, teniendo que batirme hasta siete veces al dia para romper las lines enemigas, situaci6n que dur6 catorce dias consecutive de fuego y reverses, sin el auxilio de las fuerzas pronunciadas, torque el enemigo se esforz6 en hacerme prisionero 6 herirme para concluir la revoluci6n, que tenian desorganizada, y fria; pero afortunadamente pude escapar sin novedad.
La gente sufri6 mucha hambre, se desmoraliz6 la parte nueva en este oficio y me cogieron algunos, entre los cuales figuran Manolo y Luis Soler, mi cocinero, y Luis Enrique, aquel jamaicano que fu6 A la colonial con Tomfis; Juan Fustiel, herido, un colombiano, Noruego, Saenz, cubano y otros que se ignorant.
Se dice que Flor fue muerto por las troops espafiolas; pero, tomo, han publicado la mia y la de Jos6 y ambos estamos buenos y sin heridas, puede suceder que la de Flor sea lo mismo. Entre cuatro dias sabremos fijamente lo que ocurri6 & Cebreco.
Entre poco pedir6 al Gobierno espafiol los prisoners que me hicieron en canje de otros de ellos que ya tengo en mi poder.
Tengo seis mil hombres bien armados y con mucho parque, mucho territorio dominado, mucha gente en sus propias casas, manejados civilmente. El 15 del entrance mes, tendr6 doce mil hombres armados y conquistador mucho territorio.
Antes de ocho dias te girar6 dinero, espero ver A Felipe que ha :salido para. Cuba y regresari fi Majaguabo con el dinero.
Mucho podria contarte de mis trabajos para Ilegar aqui. Prefiero omitirlos para cuando nos veamos. Hace tres dias me comu-nic6 Jos6 la llegada de G6mez, Marti, Borrero, Guerra y dos mfis & las playas que estfin entre Guantfinamo y Baracoa, as! como que derrot6 la column que perseguia i G6mez, matfindole mucha gente y cogi6ndole armas.
Ayer tuve aqui A un reporter de los periodicos, pidi6ndome informes de la reiroluci6n.
Estamos sin families y sin impedimenta alguna.
Salfidame carifiosamente fi Florencia, Mdm. Sofia, Anita, Ama4a, Rafaelito mi ahijado y un beso & mi Corronga y tu. recipe el coraz6n de tu. esposo que te quiere, A. MAcRo.




DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 77
No hay dia en que no se me incorpore gente, toda la juventud de Santiago de Cuba se lanza al campo; tenemos m6dicos y abogados con nosotros.
Vale.
Sagua, mayo 20 de 1895.
Sra. Dfia. Maria C. de Maceo.
San Jos&
Mi queridisima esposaAcabo de ordenar un giro fi favor de Don. Eduardo Pochet, por la suma de cinco mil pesos, con encargo de entre,6xtelo A ti para que de acuerdo con Gonzalito Ileve fi cabo las instructions que te di en mi anterior, tanto en esa, como en Jamaica.
Te quiere tu esposo,
A. MAcEo.
Los Puertos,4unio 30 de 1895.
Sra. Maria C. de Maceo,
San Jos6 (Costa Rica).
Mi siempre adorada esposa:
Los progress de la revoluci6n no dan tempo k los deberes de familiar A los que, como yo, tienen el peso de esta masa enorme de revolucionarios incansables y decididos; pueden atenderla debidamente los que no ocupan mi pesto. Para mi no se ha heebo la tranquilidad; vivo A caballo, corriendo en toda direcei6n, organizando fuerzas y prefecture; veintid6s mi] hombres forman diez y ocho regimientos que tengo sobre las armas.
El qj6rcito corre en todas direcciones, sin encontrar enemigos ft quien batir; 6stos estbn en sus trincheras y pueblo.




78 EPISTOLARIO DIOI H IROES
Supongo que tfi lo pasarks mal, que no tendrAs tranquilidad con lag noticias que 6 diario corren de que nos han.muerto fi Jos6 y A mi, cosa de que no quisiera te preocuparas, pues tengg la seguridad de que no me han de matar; vivir6 h pesar de mis enemigos.
Te incluyo una letra sobre New York, para que la cobras y atiendas k tug necesidades personals y lag de ToRg. Te la endoso para que tfi la negocies con don Eduardo Pochet, y 61, A su vez, A la casa de don Moix y Co., de New York.
Saluda A toda la familiar Pochet, con recuerdos cariflosos fi los niflos y un beso k mi corronguita, mi ahijado, afectos k mi comadre y compare Casimiro, A Toii6, y tfi recipe el coraz6n de tu esposo que te adora y desea
A. MACEO.
Montompolo, agosto 1? de 1895.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jog& (C. R.)
Mi siempre adorada esposa:
Es en mi poder tu deseada carta de 6 junio pr6ximo pasado y que recibi por conduct de la Sra. de Mir6, quien reside en Holguin. Gracias por esa cartica que me quit6 de cuidadc,.
Con fecha ocho del pasado, te envi6 dos mil pesos en giro sobre New York, cuyo recibo de la Administraci6n de Correos de Santiago de Cuba, conserve en mi poder. Ojalh me digas si lo, has recibido 6 no para reclamarlo, pues te harh falta.
Toda correspondence que quieras mandarme cada diez y ocho dias de mes, por vapor espafiol que sale de esa los dias 20, puede remitirla en la forma siguiente, con cubierta para mi y sobre para la persona.-Sra. Catalina Schiniere Vda. de Richard.-Enramadas baja 33.
Viniendo asi, ella la remitir& k Diego Palacios que estk conmigo. Aqui tengo de ayudante al Teniente Alberto Boix y Odio y de Jefe de Estado Mayor al Coronel Pefia; Jos6 Palacio esth con Jos6 mi hermano; Cebreco de Jefe de la Segunda Brigada de la P division y los otros en distintas fuerzas.




DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 79
En la carts, que dirija el 10, te enviar6 "El Cubano Libre", que comenzard A publicarse el 5 del presented entre nosotros, con los parties, officials de todas las operations que tengo hechas en este Departamento, cuya relaci6n da A concern la actividad con que he movido estas fuerzas, sin darle descanso un solo dia; de tal mantra que ya muchas veces me he dormido parade.
Incl-dyote una carta que se public en. Gibara contra G6mez y algo que dice el. mismo periodic, contra mi; parece que la ociosidad. del periodista hace pareja con su informed, calumnia que compete, quizas si, para atormentarte mfis de lo que debes estar con las constants muertes, suicidios y heridas que me ban hecho y que me vi obligado A ejecutar contra mi propia existence, por no tener tierra donde parar.
Tambi6n te incluyo el parte official del General Campo, de la Altima batalla que libr6 contra 61 en Bayamo el. dia 13 de julio pr6ximo pasado, donde omite el ataque que le hice k la ciudad. de Bayamo, lugar donde se encontraba 61 con 2.000 hombres los que pudo salvar de la derrota.
Ese gallo tuvo que pedir ocho mil hombres mha . ... . . . . . . . . .
.................................
Esta carta aparece trunea en el original que conserve, y del cual se ha obtenido esta fiel copia N. del E.
Banabacoa, agosto, 20 de 1895.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos6.
IM queridisima esposa:
Hoy recibi tu carta de 30 de mayo pr6ximo pasado, euyo contenido me ha Renado de verdadero placer y alegria; nunca, me siento mas feliz que cuando s6 de ti.
Por los tres nAmeros de "El Cubano Libre" que te incluyo verfis que ni soy muerto ni herido, que me conserve salvo y sano de culpa y pena; lo finico que me atormenta, es no haber cogido fi,




80 EPISTOLARIO DE MeROBS
Martinez Campos en ocasi6n tan propicia para nuestra causa. Se escape huyendo por la montafia.
Moncada muri6 envenenado por los espafioles: asi salia de la prisi6n para el campo; arrojaba la sangre y falleci6.
De Crombet, nadie sabe, se supone con sobrada raz6n que es muerto; pero nadie sabe como. Paquito sucumbi6 en CamagUey, como, bueno, envuelto en la grandeza de su alma de titin. Manolo, Santini, Agramonte, Fustiel, Saens, Estrada, Corona y un colombiano prisoners; muertos dos llamados Luis. Alberto Palacio, Cebreco, Pefia, Jos6 y yo, vivos y sin parar un solo dia de opera, recorriendo el territorio de la Repfiblica, sin obstAculos ni inconvenientes dignos de menci6n.
He escogido esta noche para contarte todo lo que pasa por acb,, pero hay tantos mosquitos, que me estoy arrepintiendo de haber comenzado la tarea. En mi afan de aprovechar todas las ventajas que ofrece la campafia y el deseo de hacerle daflo al enemigo, no pierdo ocasi6n, ni tempo en detenerme; por pura necesidad lo he verificado un dia desde que desembarqu6. El campo es nuestro, y si los refuerzos espafioles no Regan pronto, seremos duefios de todas las poblaciones de la Isla, las cuales se encuentran boy completamente fortificadas y con cercas de alambre en todo el rededor de los pueblos y ciudades. Esperamos artilleria, para acabar con todos los periods y genes que nos es contrarian. Concluida la pr6xima campafia martinezea, de tres A cuatro, meses, como dicen los espafloles, tendrdn que capitular y Cuba pasarh h ser de sus hijos; no le quedari otro recurso, sus elements se agotarkn y su ej6rcito desaparecerb, envuelto en la tenebrosa noche de la muerte A bala, machete y v6mito.
Seguir6 envifindote "El Cubano Libre" con la regularidad que pueda.
La madame Sofia puede darte la direcci6n de la suegra de Diego Palacios y por ella escribirme con toda seguridad.
Todavia no se si has recibido y cobrado el giro que te envi6 contra la casa de Dumois y Ca., de Nueva York; avisame, pues urge que tengas ah! dinero para todas las cosas que te recommend bacer.
Los espafioles no se cansan de enviar asesinos A que me maten y espias i que descubran los campamentos de las fuerzas y mi residence; perd todo es en vano; los que Ilegan los coAquisto desaparecen.




DE ANTONIO MACEO, A SU ESPOSA 81
Dale mis recuerdos 4 la pobre Florencia, besos k la Corronga, carifios A los niflos, saludos d las Matildes, Pochet, Sofia, Casimiro y un abrazo h mi comadre, con besos 6, mi ahijado y recuerdos d Eduardito.
La bulla de la gente y las peticiones no me dejan escribir, espero que se duerman, para concluir mi relaci6n de cositas, entre las que estA el temor de caer en lazo de los gachupines; estos vklense de todos los medics. Ya mandan mujeres k los campamentos, con pretexts de ver families que tienen en la fuerza; las que vienen de buena fe, confiesan su pecado con tres 6 cuatro repreguntas; las otras las mando salir violentamente del campamento. En los pueblos de San Luis y Dos Caminos, registrar A todas las mujeres y nifios que suponen en convivencia con nuestras fuerzas; han sospechado, hasta de las misma's que ellos me mandan al campamento, poni6ndo press i las que he podido converter contra ellos. Es una rareza una mala patriots, pero como mujeres al fin, se dejan seducir de los espafloles.
Es tan extenso el territorio que reorro d diario, que si no tuviera escalonados various caballos, me seria impossible estar en todas parties.
No dejes de escribirme; tus cartas me tranquilizan; siempre que no las recibo creo que estAs enferma y eso me preocupa. Se lo delicada y sensible que eres 0 y eso me occasion impaciencia. No dejes de Ilamar al Dr. Uribe para cualquier cosa que te aqueje, es el m6dico y caballero que yo quiero, que en esos casos te vea y alive de tus constants penalidades.
I C6mo se porta contigo y con Cuba esa emigraci6n? L Qu6 bacen?
Saluda A Zambrana, Anibal Santos, Dr. A. Esquivel, Enrique, Pepe y i todos los buenos que se acuerden de mi.
Si la propuesta que el Presidente hizo A mi abogado, es regular 6. juicio del mismo y del Dr. Zambrana, ac6ptala en el acto; vale mfis algo que nada.
Con un abrazo y mil cariflos, se despite tu esposo que te quiere,
A. MAcEo.




82 EPISTOLMUO DE HI ROES
"El Jovito", Septiembre 3/1895.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos6 (C. R.)
Mi siempre adorada esposa:
Desde que nos separamos solo una de tus appreciable cartas he recibido, no s6 A que se deba, por mks que ansio saber de ti y no tengo tus cartas.
Ayer llegu6 aqui persiguiendo los rests de una gruesa columna espaflola que sali6 de Guant&namo para el Ram6n de las Yaguas, h atacar i Jos6 mi hermano A quien suponian sin fuerzas para hacerle frente, por informed que tenfan de que estaba enfermo y solo; y ninguna de las dos cosas tenia. Yo andaba por el Caney y Cuba recorriendo el territorio con las Brigadas de Guantinamo y Cuba, al mando de sus Jefes Cebreco y P6rez, mientras Jos6 permanecia con una escolta y guerrilla en "Trucue-d" del Ram6n, de donde saIi6 un prisionero k dar aviso, fi los espafioles, recibi6ndolo Jos6 y yo 6 la vez de que salia ese enemigo 6, cogerlo.
Pfiseme en march forzada y de noche en camino para el "Ram6n" con las fuerzas que i esa hora pude poner en movimiento. Doce leguas anduvimos casi toda la noche, para romperle fuego h las spis de la mafiana del 31 de agosto pr6ximo pasado, persigui6ndo la columDa 18 leguas con fuegos por centre, vanguardia y retaguardia hasta meterla en Guantknamo h tiro limpio, dejando en nuestro poder caballos aperados, armas, parquet, botiquin y un sin n-6mero de cadiveres y caballos muertos. Entre los muertos, figuran various Jefes y officials. Aseguran que salieron heridos el asesino de niflos, Garrido; y el Jefe que mandaba esa column. Shbese ban tenido 327 bajas.
Por nuestra parte hemos tenido cuarenta baja's, un Teniente Colonel y un Comandante heridos; el resto es oficialidad y tropa.
Cuento dos combats en esta campaiia, superiors k todos los de la guerra pasada, y -una batalla sin igual en nuestra lucha por la independencia de Cuba, pienso que las tendr6 de mayor magnitud y resonancia en la pr6xima campafia que tanto anuncian los diaries espafloles, dando la final en la puerta de la Habana; all! estar6 entre pocos meses. Te avisar6 mi salida.
Por este conduct que te escribo puedes hacerlo tu cada vez que




DE, ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 83
quieras. Dirije tus carts en la forma siguiente, por supuesto, con cubierta para mi.
Sres. Brooks y Ca. Santiago de Cuba.
No olvides si has recibido y cobrado el giro que por valor de dos mil pesos te remiti, creo que en Julio filtimo, para si no lo has hecho efectivo enviarte el dinero por otro conclucto.
Jos6 estuvo enfermo, algo como reuma, que le impedia caminar A pi6; pero ya esth bueno y peleando.
Su caballo sali6 herido en el cuello.
Alberto Palacios, Pefia y demAs compafieros mios de expedici6n estkn sanos y salvos de todo peligro; hay algunos de ellos que se baten bien pero no tanto que corral riesgo de quedarse en la brecha.
Dime como, estfis, donde vives, y quienes te acompaiian y cuidan bien, saludAndome A Florencia, A quien deseo, mil afios de vida para que cuide de su cuadro, de Angeles, con carifios A sus nifios y besos A la Corronga; afectos 6, Sofia, las Matildes, Rosa, Casimiros y carifios A Rafaelito, sin olvidar h Carmita, Juanita y hermano y A cantos pregunten por mi y t-d recipe el coraz6n de tu esposo envuelto en el carifio y bonded que siempre guard para ti con besos y abrazos de tu esposo que desea verte A. MACEO.
Hato el Medio, Octubre 16/1895 Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos& (C. R.)
Mi queridisima esposa:
Cuando recibi tu primer y filtima carta, concebi la idea de que siempre sabria de ti; pero desgraciadamente no ha sucedido, me he quedado esperando dia por dia y hora por hora tus cartas, circunstancia que no s6 A que se deba, pues, desde el primer moment de mi Uegada A Cuba, te envi6 mi direcci6n, sin que una sola vez hayas empleado esos medics.
I A qu6 se debe pues ese silencio No creo que el enemigo ocupe nuestra correspondence. jSerfi desidia tuya? jNo querris que sepa de ti?




84 EPISTOLARIO Dr, jaAwm
Race poco que por un amigo de Holguin, supe que ya habits cobrado el giro que por dos mil pesos te envi6; me allegro de eso, pues ya habrAs cubierto parte de tus necesidades. Ser6 mfis largo, estoy ocupAndome de cobra las cuentas que Felipe dej6 abandonadas.
La revoluci6n cada dia mfis potent, pronto march para las Villas; tal vez sea entre ocho dias. Escribeme. Te abraza tu. esposo que te quiere,
A. MACEO.
El portador es mi amigo, ha servido bien la causa, ojalk tu procures que Don. Eduardo y amigos lo atiendan bien; va d establecerse en esa. Da recuerdos i todos, h la familiar de Pochet y particularmente A Florencia y la Corronga.
Vale.
Rep1hblica de Cuba.
Jefatura del Ej6rcito.
Invasor.
Particular.
Ant6n de Guanasi, Novidmbre 20/1895.
Sra. Maria C. de Maceo.
Mi adorada esposa:
Tengo la vista tus deseadas carts del 28 de septiembre y 12 de octubre proximos pasados, euyos contends me llenan de verdadero regocijo y tranquilidad, pues no sabia de ti ni me explicaba el silencio.
Es falso, que me hirieran de gravedad, no he recibido esta vez ni una contusion; casi no se pelea en esta revoluci6n; hace mfis de dos meses que no tengo, combats seriosTsuele haber escaramuzas de poca importance, en que resultant pof-huestra parte dos 6 tres. heridos, y muertos, como sucedi6 hace poco con la retaguardia de la column invasora que Ilevo. para' Occidente, sosteniendo esta, ligeros tiroteos con un enemigo fuerte que se empefia en no presentar combat en forma.




DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 85
L Baste saber que hemos recorrido todo el territorio, del 10 y 20 cuerpos de Ej6rcito, sin fuegos con el enemigo. La revoluci6n esth triunfante en todas parties, y con los auxilios que me Ilegan del exterior, los cuales seg-(n los informed de Tomks Estrada Palma y de Guerra, se aumentarin de dia en dia y coronaremos nuestros esfuerzos en pocos meses.
Cuando sali para esta expedici6n, estaba en la convalecencia de la enfermedad. de que to di cuenta on mi anterior, cuya gra,vedad di6 pi6 A los espafioles de Holguin, para. suponerme herido; pero ya estoy completamente bueno y repuesto de la anemia quo padezco hace afios.
Como no to referees A mis carts ni k los "Cubano Libre" que to remiti con puntualidad, sigo creyendo que se extravia la correspondencia que to dirijo. El conduct que has tomato para escribirme es bueno, aprov6chalo cada, vez que quieras darme cuenta de tu salud, de toda la familiar Pochet, de los trabajos de ese pais en favor de nuestra causa, y de mi Corronzita, A quien besarAn en mi nombre, con carii io de siempre y tfi recipe el affect de mi alma sincere con un fuerte abrazo, que de coraz6n desea darte tu esposo,
A. MAcw.
Provincial de la Habana, Febrero 14 de 1896.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos6. (C. R.)
Mi adorada esposa:
Desde que desembarqu6 en esta isla, no abandoDo el caballo un solo dia, paso el tempo montado, recorriendo todo su territorio do Norte A Sur y de Oeste 6. Este, Ilevindome de enenentro todas las poblaciones custodiadas por voluntaries espafioles; el botin de armas y parquet ba. sido espl6ndido.
La invasion que para propios y extraflos parecia impossible, se ha realizado sin grades escollos, pocas bajas no obstante tener un combat fuerte cada tres dias. Contamos en tres meses 35 fuegos de sensaci6n p-dblica. En una palabra la copia que adjunto te ex-




86 EPISTOLARIO DE HEROES
plicarh cuanto se ha hecho para Ilegar al extreme final de la Isla, de triunfo en triunfo, regresando i esta provincial, por dentro de todas las tramps que me tenian puestas los espafioles, para cojerme en ellas, de donde decian que no saldria con vida., En fin ya estoy fuera, dejando en la Provincia de Pinar del Rio, cuatro mil hombres sobre las armas; product de la invasion y patriotism de aquella gente, que 6. decir de otros es la que mejor ha correspondido; se parece A Oriente en enthusiasm y hechos.
En la relaci6n de los success de la invasion que hace Jos6 Mir6 it Manuel Sanguily, verfis las filtimas acciones de guerra que hemos tenido en V-aelta-Abajo; su importance y gravedad se deben A que nuestras armas ban supiritado las del contrario, obligdndolo A dejar sus muertos y heridos en el campo de batalla, con las bajas por heridas, de dos de los Generales mhs afamados del Ej6rcito espaid-ol,
En estos dias ordenar6 la entrega de algfin dinero para ti. Los peri6dicos espafioles, sullen darme por herido 6 muerto, y para hacer bien el ridicule, lo publican A. poco que entr6 6 pas6 por algfin pueblo. Mis caballos si me los han matador y herido repetidas veces. Estey dichoso.
Da recuerdos afectuosos i la familiar Pochet, Florencia, con besos A la Corronga, saluda k los Boix, Orlhe y comadre y tu recipe un fuerte abrazo de tu esposo que desea verte, ANToNio.
P. A No olvides h mi buena amiga Raquel Saborio, dile que aun en el fragor del combat, me acuerdo de 611a, hablamos mucho de esta geurra, y se me ha logrado hacer cuanto le dije.
Vale.
Pinar del Rio, marzo 22/1896.
Sra. Maria C. de Maceo.
AR adorada esposa:
No tengo tempo para hacerte una extensa carta, mis ocupacio-, nes son muchas; lee los peri6dicos y ve el mapa de la Isla para que te explique mis operations, lo mucho que peleo diariamente y la




DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 87
actividad de mis movimientos en las provincial de la Habana, Matanzas y Pinar del Rio. Es ocioso que te center que estoy gordo y sano, pues tfi sabes que me aprovecha la actividad, alimentada por el olor constant de ]a p6lvora de cafi6n y maiiser.
I Y tfi como esths? I Sigues bien de tus males? Dios quiera que est6s buena y disfrutes de tranquilidad.
En el pr6ximo correo te enviar6 condos, no lo hago ahora, porque el amigo que me lo ha de proporcionar, estfi ausente.
Saluda A todas las families Pochet y los tuyos, con afectos cariflosos A Raquel Saborio y tfi quiere a tu esposo que no te olvida,
A. MACEO.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos&
Mi adorada esposa:
Hace poco regres6 k esta Provincia de Pinar del Rio, donde esperaba recibir carta tuya; pero desgraciadamente ha sucedido todo lo contrario. &A que se debe tu silencio 7, & Qu6 te pasa ? I Te ocurre novedad alguna?
Por conduct de Tomfis Estrada puedes escribirme, seguro de que llegark (L mis manos cuanto quieras decir.
Yo estoy bueno y ruego al Ser Supremo por tu salud y bienestar. Entre 22 dias estar6 en la Provincia de la Habana, tempo sufleiente para organizer esta division y hacer a1gunas'operaciones de interns para la causa. Creo que en todo el mes de agosto debe estar banboleando el poder de Espafia en esta isla. La revoluci6n progress fi media que aquel decree y se aniquila, por su propia maldad.
Con saludos A los amigos y amigas aue te re speten y quieran en lo que tfi vales, tu esposo te quiere y desea verte,
A. MACIGO.
Abril, 17/1896.




88 EPISTOLARIO DE H9ROES
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos6 de C. R..
Ali siempre adorada esposa:
Hace poco tuve el gusto de recibir tu appreciable carta, junto con un prospect y Lina tarjeta de nuestro Delegado en esa, A quien expresards mi agridecimiento, per su. fina atenci6n. Me allegro de los grades servicios que esa emigraci6n presta la causa y de que tfi estes content con ello.
Despu6s de a1gunos dias de tregua, sin fuego por ningu-na parte, se present una column de las tres armas en los eampamentos de los Generales Mir6 y Bandera, en circunstancia de encontrarse casi toda la fuerza de infanteria fuera de los mencionados campamentos, en operations conmigo, logrando penetrar en ellos, cuando yo me aproximaba.
Enterado de tal suceso per los disparos de cafi6n, corri con ocho nfimeros de mi escolta y 4 officials de mi Estado Mayor, al fuego que aun duraba, contribuyendo k desalojarlos, la tropa que en n-dmero de 6.000 hombres habia atacado. Desde ese memento me puse & su retaguardia, con toda la fuerza que se me incorpor6, obligAndo, al jefe espafiol fi reforzar su fuerza con otra column igual A la anterior. Ambas fuerzas tomaron la revancha y despu6s de 57 horas de fuego sin cesar, sali herido en una pantorrilla, logrindo sin embargo, desalojarlos nuevamente de sus posiciones: creo que el nflinero de bajas que ban tenido los ej6rcitos combatientes, correspondent k una gran batalla.
Basta pensar que era doce mil hombres espailoles con 12 piezas de artil leria, contra unos quinientos de nosotros, bien parqueados y con buenas posiciones: nuestros grades tiradores hicieron prodigies. Todavia no sabemos si el jefe de las columns espafiolas, sali6 bien, cosa que investigamos siempre, pues como llevamos cinco Generales realists fuera de combat, nada de particular tenaria que hubiera caido Andres Gonzdlez Mufloz, que la dirigia contra mi.
La herida que recibi, fue de inaiiser, per cuya raz6n ya estoy casi bueno; el m6dico cree que entre cuatro dias mAs estarA completamente cerrada. Desde el mismo dia ando h caballo, no me impede nada; ahora mismo salimos 6, busear ft los Panchos fi la afamada Trocha military del Mariel h Majana.




DE ANTONIO MACEO A STJ ESPOSA 89
Ya con esta herida (me hirieron el dia 23, llevo seis dias) se me ha quitado la pena que tenia, estaba atormentado, por que casi todos mis principles compafieros est6n con una y dos heridas, y yo no tenia mAs que una de esta campafia; las dos me emparejan con el que mks tiene. La primer fue muy leve, esta me hizo un raj6n.
Dios quiera que sigas hien y que pronto braces i tu esposo,
A. MAcEo.
Pinar del Rio, julio 14/1896.
Sra. Maria C. de Maceo.
Mi siempre adorada esposa:*
Le escribo A Don. Eduardo Pochet, remiti6ndole una letra 6 la 6rden del portador, por valor de mil pesos oro, para que to ayude on tus necesidades y trabajos politicos.
Ya estoy bueno de mi herida y pronto estar6 en la provincial de la Habana, de donde to escribir6.
La herida la recibi el 23 del pasado, despu6s de 76 horas do fuego contra una column de 12 batallones, 8 escuadrones y scis pizzas de artilleria, mandados por los Generales Gonzalez y SuArez Molani. Fue tan fuerte la zurra que llevaron, que no ban vuelto. Se dice que 6stos salieron heridos, el primer sali6 para Espaiia, por enfermo, segfin peri6dicos y el otro esth, en el Hospital.
No soy mfis largo por que tfi no me describes, parece que to has olvidado de mi. Parece que la political revolucionaria-mujeril, to tiene fuera dequicio.
Dios quiera est6s buena, gorda y sana y que nos veamos pronto, para tener el gusto de abrazarte en Cuba libre. Tu esposo que to quiere, A. MAcw.
"La Gobernadora", Pinar del Rio, Diciembre 10 de 1896.
Sra. Maria C. de Maceo.
Mi adorada esposa:
Ultimamente recibi tres de tus deseadas cartas, en que me comunicas haberte mudado al campo, A restablecer de salud, que-




90 EPISTOLARIO DE HEROES
branto que me ha impresionado, por lo que me dice Tomfis Estrada Palma, quien me describe apenado por tus dolencias, y falta de recursos para recuperar tu salud. Alucho pues, he sentido, todo eso, no ya por tu pobreza, sino por tu estado, que siempre me alarm.
En los peri6dicos espafioles que leo diariamente, unas veces me dan por muerto y otras por herido; pero lo, cierto es que solo una reeibl, mAs arriba del tobillo y una. contusion en la pantorrilla derecha. Hace tempo que no me pegan sin embargo de que por aqui se pelea mucho con los Generales mfis. afamados de Espafia.
Mi estado de salud es el mismo que tenia cuando me separ6 de ti pues no he cesado ni un solo dia de medicare. Tengo buenos m6dicos y no me falta medicine adecuada 6, mi enfermedad. Esta Provincial, para la guerra, es mejor que Oriente; ofrece mfis ventajas para matar Generales espafioles. Ya Ilevamos cinco de menos, que han caido aqui, todos de prestigious y fama; mucha gente del ej6rcito espafiol sucumbe, debido 6 las conditions del terreno.
Deseo que al recibo de 6sta, est6s buena y que no tengas mfis novedad. Tu esposo,
A. MACE0.




CARTS
DE
ANTONIO MACEO
A
MAXIMO GOMEZ







M6jico, Diciembre 24 de 1884.
Sr. General Mhximo G6mez.
Dificil situaci6n. en que Jos6 Rodriguez ha pesto la causa de Cuba en esta ciudad; no ha omitido medics para desprestigiarla. Salgo maflana para V cracruz y primer vapor 6, New Orleans, 'a donde aguardar6 sus 6rdenes y rendir6 cuenta de mi comisi6n.
Puede Ud. dirijir 6rdenes, al Dr. Alfaro, Presidente que ha. nombrado este centre de emigraci6n, h quien dejo ademas para entenderse con Ud.
Su direcci6n es: Callej6n de Sta. Clara, No 14, M6jico.
Le abraza su amigo que le quiere,
J. A. MACE0.
Cuarentena, mayo, 31 de 1885.
Sr. General Wfdximo G6mez.
Mi querido amigo:
Todo esfuerzo por librarnos de la cuarentena ha sido inlhtil; la sfiplica se ha estrellado ante la en6rgica resoluci6n del m6dico. Esperamos el cumplimiento de los diez dias impuestos. Vengo en un vapor espahol con bandera mejicana.
Maestro se despach6 al fin, lo supongo en Cuba. Me acompaflaron dos j6venes, que haia corridor conmigo la torment de esto,% dias pasados y presented; se Haman Jos6 Franco Pefia y Alberto




94 r,PISTOLARIO DE HA ROM
Agdero, A quienes habrfi visto Ud. publicados en la lista de pasajeros que fue a esa.
g Ya esthn en Cuba Jos6 y Flor? 6 QuAnes otros se ban lanzado ?
1 Cuando nos veremos nosotros dos?
Con carifios i Mariana y los nifios, lo abraza su compafiero,
MACEO.
Kingston, Enero 1.6/1886.
Sr. General MAximo G6mez.
Sto. Domingo.
Mi querido amigo:
Tengo A la vista su appreciable carta del ppdo. mes. La houradez patri6tica de mi pasado, justifican los actos de toda mi vida politica, probando con ello, que jamfis he "obedecido A m6viles hastardos". Ud. tiene prueba de esa integridad que caracteriza mis actos pfiblicos.
Mi presented, no permit dudas i los miopes mal intencionados. Digo lo que sentia, obedeci6ndo h la convenience de nuestros planes revolucionarios; veia obscure el horizonte, sin esperanzas de recuperar las fuerzas que perdiamos con la carencia, de prestigious.
Por patriotism he dominado siempre lo que ambicione mi espiritu, cuando la necesidad pfiblica ha requerido otra actitud de mi parte; no me he dejado Ilevar del deseo, no hay convenience personal para mi ante el interns general, que es el bien de la patria comun.
De Ud. S. S.
A. AfAcw.
Kingston, Agosto, 19/1886.
Sr. General M. G6mez.
Present.
Estimado amigo,
Tengo pena por Ud. y tristeza por Cuba. Aquella c6lebre reuni6n military debi6 bacerle sufrir mucho, se hizo mala, para ver-




DE ANTONIO MACEO A mimmo Omraz
gilenza nuestra; en ella se me hicieron repetidos y mareados insultos, por que sostenia mi opinion con respect k la ajena. Con mengua de la consideraci6n que se debe 6, caballeros, amigos, paisanos y representatives de la causa de Cuba, se ofendia mi dignidad on presencia de Ud, que como Jefe supremo, podia y debia poner 6rden en el estilo y lenguaje grotesco con que se me ofendia, mdxime cuando alli fui Ilamado por un deber invocado por Ud, y que no estfibamos en la calle, y sobre todas esas considerations, quo no habia raz6n para los insults que se me prodigaron, y que Ud. no impidi6. Pero todo eso import poco, lo siento por Ud. y por Cuba, Las cosas que fi mi tocan, yo s6 arreglarlas, y por eso cuando vi que por sobre su autoridad tenia que contester, lo hice en defense propia, y quizas si para que no continuara aquel sainete, con desprestigio de Ud: no se le respect.
Se di6 lugar h que mi calmosa flema se irritara en presencia de tanta chocarreria y dar fin 6, aquel pasaje que Ud. pasaba desapercibido, con dolor m1o, pues me veia obligado 6, reprimirme por respect 6 Ud. y h la Casa. Ud. recordar6, que una ligera equivocaci6n mia di6 lugar fi una satisfacci6n inmediata, y la di, para tranquilidad propia y consuelo del que recibia mi ofensa; nada me qued6 despu6s de eso contra Hernkndez, pues vi que 61 tenia raz6n, es decir, que yo habia torcido su frase.
Parece que a1guien habia preparado aquello para -una batalla, todo era animosidad contra lo que propose; no habla razonamiento, todo eran illusions. Nadie se acord6 del pasado y las consecuencias de un desacierto. Se me neg6 el derecho de protester, contra una cosa que mil veces dije que la rechazaba, por no creerla buena, la voluntad dej6 de ser libre; parecia que estbbamos en un Campo de batalla 6 en un cartel, no por obediencia por cierto A los superiores, sino por la imposici6n de las ideas del que manda. Y sin embargo de que siempre dije, que seguiria con el movimiento, obedeci6ndo al Jefe supremo, mi palabra no fue respetada, ni mucho menos atendida, la raz6n estaba quizas de parte de los que mejor decian; pero no obstante todo eso, yo tenia y tengo el derecho de aceptar 6 desechar las proposiciones arenas. Despu6s de todo, yo ofreci mi persona, con la expedici6n que armase, sin el compromise moral de los que Uds. crefan bueno. I Puede hacerse mfis?
Si recordfiramos nuestros pasados errors, dirigi6ramos el presente con mas acierto. jSe quiere salvar una situaci6n precaria y mala, para caer en otra peor? No contamos con nada que nos




96 EPISTOLARIO DE IRAROES
autorice i compete aventuras. Por otro, lado, la opinion general piensa que nuestros pasos deb6n ser firms y no eventuales. gNo se lo dicen A TTd. los hombres de Cayo Hueso? &No piensa Ud. en la fuerza moral que se le hace adquirir A nuestros, enemigos con los desastres que constantemente sufrimos, en presencia del desconociminto nuestro, production por los fracasos4 Estamos en condiciones de evitar mayors, males, si seguimos eon la opini6n, que es la que ayuda todas las causes: no prescindAmos de ella.
Mi tema en la reunion fu6, que en el tempo en que se organicen las tres expediciones, que Uds. quieren que salgan sin apoyo inmediato, podian quedar medio preparados los otros, y hacer con mas prontitud, que de otro modo, su arribo A las playas de Cuba.
Decia en apoyo de mi proposici6n, que k cada un jefe de nosotros, se le sefialara un centre de emigraci6n, con encargo fi este de armarlo de una expedici6n compuesta de treinta hombres bien equipados, y que asi podia bacerse una invasion, casi simultAnea, si se tiene en cuenta que para nosotros seria, bastante, dos meses de diferencia entre unos y otros; al mismo tempo que se gastaria en conseguir los condos indispensable, emplearia la emigraci6n 6 el Jefe en buscar el bareo. De ese modo las expediciones pueden entrar A Cuba sucedi6ndose unas 6, otras. La reaeci6n que produzean los primers, apoyarfin con 6xito la salida delos segundos; mientras que de otro modo, vienen d prepararse y salir para Cuba, h distiempo. Si todos entramos con poco tempo de diferencia, se aprovechark la reacci6n que produzean las primers, y si por el contrario, recogeremos las amarguras de los desastres que se sufran.
De Ud. S. S.
A. MACEO.
Kingston, Agosto 28/1886.
Sr. General Mhximo G6mez.
Present
Estimado amigo:
Tengo fi la vista la contestaci6n que dfi Ud. h la Sra. Limonta, sobre el cobro que ella le hace por el'sustento prestado h personas




Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID ENVA4TL53_KC77PY INGEST_TIME 2018-08-06T17:35:04Z PACKAGE AA00063408_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES