Citation
Epistolario de héroes

Material Information

Title:
Epistolario de héroes cartas y documentos historicos
Creator:
Cabrales, Gonzalo
Place of Publication:
Habana
Publisher:
Imprenta "Siglo XX
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (228 pages) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
1878-1895 ( fast )
History -- Sources -- Cuba -- 1878-1895 ( lcsh )
Cuba ( fast )
Maceo, Antonio, -- 1845-1896. ( fast )
Genre:
History ( fast )
Sources. ( fast )
Historia ( qlsp )
Fuentes ( qlsp )
non-fiction ( marcgt )

Notes

General Note:
"Una colección de numerosas cartas cruzadas entre el general Antonio Maceo y sus iguales y subalternos"--Prólogo.
General Note:
"Datos biograficos y otros documentos inéditos del general Antonio Maceo": pages [177]-218.
Statement of Responsibility:
coleccionados por Gonzalo Cabrales.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
036230357 ( ALEPH )
1040036478 ( OCLC )
Classification:
F1785 .C12 ( lcc )

Downloads

This item has the following downloads:

00027.pdf

00237.pdf

00028.pdf

00057.pdf

00080.pdf

00159.pdf

00050.pdf

00196.pdf

00046.pdf

00209.pdf

00079.pdf

00111.pdf

00234.pdf

00143.pdf

00019.pdf

00071.pdf

00192.pdf

00103.pdf

00101.pdf

00075.pdf

00047.pdf

00025.pdf

00141.pdf

00194.pdf

00158.pdf

00172.pdf

00039.pdf

00086.pdf

00201.pdf

00017.pdf

00095.pdf

00210.pdf

00120.pdf

00231.pdf

00044.pdf

00171.pdf

00232.pdf

00216.pdf

00023.pdf

00220.pdf

00139.pdf

00206.pdf

00008.pdf

00208.pdf

00077.pdf

00214.pdf

00038.pdf

00026.pdf

00218.pdf

00162.pdf

00054.pdf

00112.pdf

00085.pdf

00070.pdf

00175.pdf

00135.pdf

00030.pdf

00011.pdf

00131.pdf

00205.pdf

00082.pdf

00176.pdf

00084.pdf

00173.pdf

00198.pdf

00122.pdf

00154.pdf

00236.pdf

00110.pdf

00091.pdf

00145.pdf

00200.pdf

00181.pdf

00121.pdf

00004.pdf

00221.pdf

00156.pdf

00056.pdf

00226.pdf

00219.pdf

00188.pdf

00117.pdf

00224.pdf

00144.pdf

00053.pdf

00083.pdf

00177.pdf

00066.pdf

00073.pdf

00088.pdf

00146.pdf

00125.pdf

00018.pdf

00225.pdf

00020.pdf

00166.pdf

00127.pdf

00142.pdf

00074.pdf

00031.pdf

00129.pdf

00204.pdf

00092.pdf

00115.pdf

00151.pdf

00022.pdf

00147.pdf

00081.pdf

00099.pdf

00061.pdf

00203.pdf

00193.pdf

00069.pdf

00134.pdf

00126.pdf

00068.pdf

00140.pdf

00049.pdf

00229.pdf

00036.pdf

00096.pdf

00076.pdf

00098.pdf

00211.pdf

00072.pdf

00199.pdf

00065.pdf

00032.pdf

00106.pdf

00113.pdf

00189.pdf

00024.pdf

00009.pdf

00169.pdf

00041.pdf

00190.pdf

00062.pdf

00223.pdf

00213.pdf

00185.pdf

00012.pdf

00132.pdf

00167.pdf

00118.pdf

00124.pdf

00097.pdf

00052.pdf

00003.pdf

00114.pdf

00067.pdf

00104.pdf

00090.pdf

00059.pdf

00094.pdf

00160.pdf

00230.pdf

00182.pdf

00155.pdf

00087.pdf

00178.pdf

00048.pdf

00015.pdf

00123.pdf

00040.pdf

00128.pdf

00239.pdf

00152.pdf

00170.pdf

00102.pdf

00005.pdf

00060.pdf

00100.pdf

00037.pdf

00007.pdf

00150.pdf

00186.pdf

00108.pdf

00217.pdf

00174.pdf

00233.pdf

00051.pdf

00148.pdf

00163.pdf

00164.pdf

00064.pdf

00119.pdf

00161.pdf

00043.pdf

00105.pdf

00184.pdf

00187.pdf

00240.pdf

00010.pdf

00133.pdf

00055.pdf

00212.pdf

00013.pdf

00137.pdf

00089.pdf

00063.pdf

00179.pdf

00093.pdf

00130.pdf

00157.pdf

00116.pdf

00165.pdf

00138.pdf

00058.pdf

00033.pdf

00153.pdf

00238.pdf

00215.pdf

00021.pdf

00034.pdf

00228.pdf

00029.pdf

00197.pdf

00195.pdf

00136.pdf

00191.pdf

00168.pdf

00180.pdf

00042.pdf

00202.pdf

00149.pdf

00006.pdf

00207.pdf

00222.pdf

00107.pdf

00235.pdf

00227.pdf

00109.pdf

00016.pdf

00078.pdf

00014.pdf

00045.pdf

00035.pdf

00183.pdf


Full Text
CoDfronda
I Al, ,
Gj TOL-AN I- (D
lE Am
fF
0 r R U C co b r (a > )FRI 7 C, 7e




UNIVERSITY
OF FLORIDA LIB R ARIES
'S VOLUME HAS BEEN CROFILMED THE UNIVERSITY OF ORIDA LIBRARIES.




EPISTOLARIO DE HEROES







MARIA CABRALES VIUDA DE MACEO
Muri6 el 28 de Julio de 1905







EPI STOLARIO
DE HE'o ROES
CARTS Y DOCUMENTS HISTORICOS
COLECCIONADOS
POR
GONZALO e,'ABRALES
ILABANA
IMPRENTA. EL SIGLO XX"
TENTENTE RBY W




rK
AMIPJCA




A MIS COMPATRIOTS
sTimo de deber exponer, en breves y senciHas palabras, c6mo, Ilegaron a inis manos los documents y carts originals que componen este libro, de verdadero valor historic, arenas se advierta el moment que los inspire y los hombres que los escribieron; aquellos patriots que no tenian en su cerebro inds que un pensamiento, que se sobrepouia slempre a la amistad, a la. familiar, al bienestar y la fortune personals: hacer la. Patria libre.
Despu6s de extinguida. la -filtima guerra de Independencia, iniciada. en el afio 1895, regres6 a Cuba, a inodiados del aflo 1899, de San Jose' de Costa Rica, donde1abor6 incesantemente por la causa cuba-na, la Sm. Maria Cabrales, viuda del General Antonio Maceo, y estableci' su hogar en el de inis padres, hasta juho de 19057 en que le sorprendi6 la. muerte, a causa de -una, afecei6n al corazo'n.
En aquel viajei de regres6 a su patria libre, en que volvia Maria Cabrales, cubierto el rostro con el negro velo de la viudez, trajo cousigo un ba-61, de los denominados mundo, el que, examinado superficialmente, no encerraba objeto de valor alguno. Contuvo y condujo,




EPISTOLARIO DE HfROM
en tan largo viaje, entre otras cosas, peri6dicos, carts y telegrams en abundance cantidad.
Por aquellos tempos, del afio 1899 al 28 de julio de 1905, fecha en que falleci6 la viuda del h6roe, era yo bastante pequeflo; pero recuerdo perfectamente, a pesar de mi corta edad, que para Maria aquel bafil guardaba un preciado tesoro, recuerdos, reliquias y trofeos de su vida azarosa y patrio'tica, en la manigua cubana, primero,,en el extranjero, despu6s.
En el andar del tiempo, cuando vivia aim la viuda de Maceo, fuel precise, para ciertas necesidades domesticas indispensable, descongestionar un poco aquel. enorme mueble. Y por eso fu6 que a la curiosidad de la familiar se revelaron, un dia, grades paquetes de colecciones de peri6dicos Patria, La Repiblica Cubana y la Revista de Cayo Hueso, 6utre ellos, telegrams y una enormidad de papeles que, casi sin examen, a pesar del gran valor de muchos de los mismos, se destrufan.
'De aquella montafia'de papeles quedaron los que component este volume, despu6s de una labor de muchos dias para ordenarlos y coleccionarlos debidamente.
Al decidirme a publicar este EPISTOLAMO DE HtRoFs, mu6veme una sola aspiraci6n: mejorar, con el product de su venta, hasta donde sea possible, la tumba humilde que guard los rests de la lustre compafiera del insuperable caudillo, ya que ella realize tambi6n, en los campos de Cuba y en sierra extranjera, una labor heroic y hermosa, luchando, a fnerza de privaciones y sacrificios, por el porvenir de la Patria, lo, que la hace acreedora a que el. lugar donde reposan sus rests ostente algo, quo demuestre eternamente, quien. fuel la digna compafiera del he'roe mas grande de Cuba, de Antonio Maceo.




A MIS GOMPATRIOTAS
OFRENDA POSTUMA
A Maria Cabrales.
Perdona, Maria siempre amada. e inolvidable, mi noble atrevimiento. No anhelo, con la publicacio'n de este Ebro, renombre alguno, pesto que nada de 61 es nuo, y torque, ante la grandeza de los hombres que escribieron esas cartas, me consider muy pequefio. Lucro, ni lo deseo ni lo buscare' nunca con esas venerandas reliquias. Bien lo sabes, si me escuchas por el hilo invisible del pensamiento, dondequiera que tu alma bondadosa, disfrute de la paz eterna.
Bien comprenderAs que debe aportarse a la. vida national todo lo bueno, que todavia no conste en la historia, de aquellos hombres inimitable por su grandeza y sus procedimientos extraordinarios. Los cubanos estamos necesitados de una, lecei61a diaria de patriotism. I La Patria por la que derramaste raudales de Idgrimas, Maria, necesita levantarse un poco, siquiera rememorando siempre la abnegaci'la, y el patriotism desinteresado de aquellos ciudadanos de la misma. estirpe moral de tu esposo, y mucho mAs en estos tiem.pos en que Cuba gime conturbada. de dolor, observa-ndo los errors de sus hijos, errors que produced el tambaleo constant de nuestra soberama. Nos sobrecoge a veces, un intense temor, y hasta nos parece que nuestras altivas montaflas, que td admirabas con religious




EPISTOLARIO DE HPSOES
emoci'n, -pierden su vendor y se, humillan, y que nuestras palms quiebran, entristecidas sus penachos, mustias, sin savia irli color por el cierzo fatal y terrible que nos viene del Norte...
Por eso, te pido que perdones mi noble osadia, al entregar a la, Historia el tesoro de papeles que t' tan celosamente guardabas.
GONZALO CABRALES.
S Sa.fiag de C.b., 15 enero de 1922.




PROLOGO
L intelligent joven Gonzalo Cabrales, sobrino,
[E] del general Antonio Maceo, por su esposa, la
seflora, Maria Cabrales de Maceo, posee un precious legado, que es un tesoro de patriotismo y de la Historia. Tal es una colecei6n de n-umerosas carts cruzadas entre el general Antonio Maceo y sus iguales y subalterns, en las laborers de preparaci6n de la epopeya de nuestra libertad. Integran la colecci'n radiates y febriles carts de Marti a Maceo, de Maceo a Maximo G61nez, de Maxiino G6mez a Maceo, de Flor Crombet a Maceo, de Maceo al Dr. Eusebio Hern6mdez y de 6ste aj aqu6l; de Maceo a Fernando Figueredo, a Antonio Zambrana, a Jos6 Mir6, al general Paquito Borrero, y de Diego'Palacios al general Maceo. Entre ellas se destacan, como naateria de, studio de un temperament singular, extraordinario, las de Antonio Maceo intimo, dirigidas a su esp*osa, en las que se revela la psicologia brava, sincere y- rectilinear del Tit6n.
Gonzalo Cabrales cuenta con toda esa serie de cartas aut6nticas, y las ha copiado, en voluminous folleto escrito con m6quina dactilogrfifica. La finalidad que




10 EPISTOLARIO DE HfaOm
persigue Cabrales, es dar a la publicidad en un tomo, ese epistolario historic, que es una interested contribucio'n a la Historia patria y un evangelio de patriotismo.
En esas correspondencias se sienten, a trav6s de lo, pret6rito, las formentosas luchas de aquellos abnegados pr6ceres de nuestra libertad, por levanter la Revoluci'n. Fueron almas delirantes de ideal, con las manos abiertas a todos los punts del horizonte, en demanda de recursos para organizer expediciones, muchas sucesivamente fracasadas, y que se preparaban ardientemente en las mfiltiples y pequefias islas que rodean a Cuba, y en la gran nation norteamericana, en una agitation incessant, en un v6rtice de locura patri6tica. Se sienten las contends con la miseria humana, con la rocosa realidad ingrate de los interests credos, libradas por aquellos espiritus que giraban dentro de una 6rbita de passion y de sueflo, todos de rodillas ante una supreme sefiora de su pensar y de su senior: la patria.
Las carts de Marti a Maceo son frene'ticas, agitadas por el delirio. Las cruzadas entre Maceo y G6mez son cefludas, con cierta acrit-ud, aunque enlazadas por un misterioso hilo de profunda confraternidad nacida de la colaboraci6n en sus laborers de creaci'n de libertad y eivilizaci6n, al forjar una patria nueva: Cuba.
Los dias tr6gicos de la Revoluci6n fueron de ideal y de sacrifice. T-Tia temblor desconocido, subconsciente, sacudi6 a la patria. La vida social uniform se transformol en agitaci6n permanent, en ansiedad dramAtica de todos los espiritns, en un vertigo do fuego pasional y todos los corazones cubanos respiraban encendidos por una sola aspiration: la patria. Y la fuerza enorme de la tragedia estaba encarnada en un espiritu




PR6LoGo
central: Antonio Ma.ceo. Marti fue' la luz, que ilumin a. Maceo, fu6 la fuerza, que crea. Con tidas sus imperfeeciones humans, hijas de la Historia, que es el espejo de las naciones, hoy poseemos y vivimos la obra de aquellos edificadores de la naciola. Poseemos la Rep-dblica, la independence, el ideal y el suefio, de nuestros libertadores.
El objetivo que persigue Cabrales, con la publicacio'n de esa correspondence hist6rica cursada entre los magnos fundadores de nuestra patria libre, es doblemente noble, pues con esa publicaci6n se mantiene y vivifica la llama del sentimiento national,. el culto a la bandera, y con el product de la venta del libro, que contenga ese brillantisimo acopio de cartas, que es fuente de pensamientos y de emociones patrio'ticas, a mantra de ascuas que brillan en el cenicero de los recuerdos de la epopeya, se propane Cabrales embellecer y exornar la tumba, que radical en el cementerio general de esta ciudad, y si es possible, elevar un monument sobre la misma, de la inoMdable dama que fue compafiera del h'roe epo'nimo de la Invasio'n, la sefiora Maria Cabrales de Maceo.
ANTONIO MACEO
La gesta de soberbia generosidad social de Carlos Manuel de Uspedes abrio' a los horizontes de la revolucio'n cubana. Con el ejemplo de su sacrifice personal di6 la libertad a sus esela-vos, los negros cubanos que vivian sumidos en la ergdstula, bajo el Idtigo del mayoral, igualados impfamente a los seres irracionales. El grito de Yara fu6 la explosion de la moral ahogada que sacudi6 en sus cimientos la sociedad colonial, edificada sobre el dolor. Los cubanos, de I& estirpe espiri-




12 EPISTOLAIUO DE HEROES
tual do Uspedes, que poseian todos los bie-nes materiales de, la vida: la riqueza, los honors, el poderio, inte.lectual y social, aunque no el politico, no se sentian felices. Su conciencia se estremecia y su seusibilidad sangraba, al contact del espectaculo de horror que desplegaba en su torno, y el oro que poseian, legahnente propio, les quemaba las, manos. Los toques de la campana 6pica de la Demajagua resonaron tonantes en la. aurora radios del 10 de octubre, convocando a la CoIonia para que, se pusiese de, pie, en nombre de la virtud y con los fines do conquistar la libertad y la justicia, los ideals ma's* altos de la naturaleza.
Pero junto a los siervos materials, los pariahs de las f6bricas de azficar, convivian los siervos socials, los que se sentian inferiors en el disfrute de los beneficios de la eivilizaci6u, los que respiraban constrehidos por leyes medioevales y tenian cerradas todas las puertas de la aspiraci6n y la esperanza. Estos constitution la mayoria cubana. Blancos y negros libres, es decir, Iibres de la esclavitud, fisica, pero no de la servidumbre political, gemian arrastrando la vida vegetative del colono. De este element social surgio' Amtonio Maceo.
Fue' hijo de la leyenda de sangre de 1868 y el mAs acabado de la revoluci6n tribunal de 1895. Humilde, arriero, plasmado en bronco, espiritu. encendido en las mis altas energies humans, naci6 s6lo para la gloria. Antonio Maceo no cabia en otro marco, que en aquel. propicio de su designio de h6roe. La belleza, la poesia, exigen ese terrible tribute de sangre, de pasi6n por el ideal, de total rendimiento, de todas las riquezas del espiritu, que tienen por premio la emotion de crear una patria, nneva. Antonio Maceo no cabia en la vida uniforme, aun en aquella que est' mecida por todos los honores, por iodas las caricias de la civilizacio"n. Fue' una




PR6LOGO
fuerza de la naturaleza cubana, que sumo', ella sola, igual cautidad de virtue patri6tica que la de todos los heroes y mairtires, reunidos, de la revoluci6n. El pico de Turquino es la cima ma's alta de, nuestra cordillera, y todas las cumbres estan supeditadas a su realeza. Tal es, en la historic de nuestra revoluci6-n, Antonio Maceo, la montafia mds alta. Ni el sublime y angelico Marti, numen de ideal, sacrificado liricamente como im canto del martirio, ni Mdximo G6mez, el estratega genial, rivals de 61 en grandeza spiritual y patrio'tica, le igualan en la supreme calidad del he'roe. En el es-piritu de todos los hombres de la manigua, como una energia psiquica que flotaba en el ambience ideal de la revoluci6n, fu6 Antonio Maceo un arma interior tan ponderosa como el arma de guerra que empuflaban sus manos.
Como todos los raros espiritus de su prosapia moral, en la Historia, las passions humans estaban pospuestas en su psicologia a ima passion supreme que borraba las vulgares: la passion por el ideal de la libertad de la patria. Para Napoleon Bonaparte, el genio de la guorra, los hombres eran samples "cifras", segu'n la expresi'n de Madama Stael, de las que disponian en el tablero de su ambici6n de monarquia. universal. Para Antonio Maceo, los hombres, los cubanos que obedeI
cian, al someterse a su mando, a la misteriosa y subconsciente fuerza del patriotism, a las corrientes, irresistible de la Historia, eran tambi6-n simples"'eifras que se sumaban, magn6ticamente a efl, torque era la energia del ideal, la imnanente e: imponderable virtualidad de la naturaleza, como un poder de atracci'n central. Pero Napole6ja aspiraba al tro-no del mundo y Antonio Maceo fu6 un areingel de la Libertad. El destiny condemn' a Napoleon a morir encadenado como




14 EPLSTOLAWO DE HLROM
un dguila cautiva en el solitario pefio'll de Santa Elena; Antonio Maceo se desplom6 de, su. corcel de guerra, como im h6roe home'rico, y aquella ca'da fu6 el epilogo soberbio, como una apotheosis, la finica, que Henase cumplidamente la excelsitud de su tr6gica misi6n. Antonio Maceo no cabla en la realidad de la vida vulgar.
Josi FATJ6 SPECIRT
(Dem6crito)




LA MUJER CUBANA
Maria Cabrales de Maceo.
E todas las virtues, y de la abnegaci6n sublime que entrega la vida sonriendo por el deber cumplido, di6 prueba hermosisima la mujer cubana cuando la magna epopeya de una deeada en la isla bella e infortimada.
En la quietude de la paz, al abrigo indolente de la riqueza que habia proscrito de la delicada mano femenil la m6s ligera labor dom6stica, y apenas le permitia tocar un teclado, de piano, o la novel sencilla, o el misal cubierto de ndcar, y-rara vez-1a pluma de marfil de escribir mores; en aquella existence tranquil y feliz, s6lo era dado a la mujer la prueba deliciosa de su termira, y de su felicidad incomparable.
Fu6 una vida de agitaci6n, de peligros y penalidades y heroicos sacrificios la que levant' de sublime grandeza un altar a la mujer cubana.
La revoluci6n pasaba como antorchas encendidas y con la humareda de los combats. Los hombres juraban el honor o la muerte; el niflo, por empuflar el fusil, se iba del hogar; el padre desamparaba a su. fa-




16 EPISTOLARIO DE HAROES
milia, para darle su brazo a la patria; a su novia le daba el. amante el triste adios y se marchaba entre los rifleros de la libertad. Intranquila y apenada, en la ciudad donde afin se alzaba la bandera odiosa, y donde luego veia venir entre la voceria. insultante de las turbas y el cuadro de bayonets, camino del patibulo, a un, hermano, aquella mujer afligida puso, en su corazon, todo el valor abnegado de las antiguas espartanas, y con la misma alma resuelta y generous que antes la Ilev6, una mahana espl6ndida, en el coche de, novia, a una quinta feliz, se fu6 ahora a pie por el monte desconocido, buscando por guia u1nica, el estruendo pavoroso de las batallas. Es, en Camagiiey, la gentile y hermosa Amalia Simoni de Agramonte, cuando del blanco vestido nupcial y del quitrin de lujo, se fu6 al peligro y sufrimiento de la guerra, al lado de su esposo amantisimo, y luego, viuda dolorosa, a la soledad de la expatriaci6n, andando por el Norte helado, con la escasez por compafiera y sus hijitos hu6rfanos, con el luto que no se le separara jamds del corazon, y alguna 16grima, que afin asoma luego por sus serenos ojos. Es, en las Villas, aquella encantadora nifia Martinez, cuando ve en el rancho solitario a su padre y a su hermano, asesinados por la tropa espaiiola, y en un instance de sublime locura, toma un arma, y lucha con desesperacion, hasta morir cruelmente macheteada.
Es, en Oriente, Maria Cabrales de Macco, dejando su casa c6moda y la seguridad y el carifio de la familiar por la incertidumbre y el riesgo de la guerra, por la grandeza de ofrendar sus esfuerzos a la patria, por I a lealtad de seguir, hasta el campo ensangrentado, a su esposo libertador. Maria Cabrales de Maceo, es honroso model de la mujer cubana. Ella apareci6 en el campamento entre los vitores de aquellos valientes




LA XUJER CUBANA
orientals, que le conocian desde nifia las virtudes, aun mas admiradas en ella, que su irreproachable hermosura. Iba por la montafia agresto y penosa, con sus compafieras: ninguna era ma's dgil.para subir a la cumbre, ni ma's solicit para cuidar a un enfermo. S6lo Mariana Grajales, de quien gloriosamente puede decirse-como de Cornelia, "la madre de los Gracos"-, que ella fu6 "la madre de los Maceo"; s6lo aquella heroma se present con character distinct y maj estuoso en la grandiose epopeya. Porque ella aprendio de Esparta a decir a sus hij os: Ya estd curada tu herida; vuelve a las filas a cumplir con tu deber! Y al mas niflo, que le quedaba en la casa, mientras sus hermanos morian con heroism: "Y tfi empinate, que ya es tiempo de que pelees por tu patria. Esa fu6 Mariana Grajales, la veneranda madre de los Maceo.
En Maria, la exemplar esposa, la compaiiera de A-utonio Maceo, tal vez no hubo esos e'picos rasgos de alma varonil; pero no es menor su heroism y la alteza de su abnegacio'n. Ella vi6 sin una quej a, con inds amor aun, por la causa de la libertad, acribillado d su esposo por las balas enemigas, y del retire seguro del monte baj6 al sitio donde era inds terrible la. persecuci6n, para vendor las heridas del caudillo egregio. Al pie dd la camilla ensangrentada, entre aquella decent de hombres con que Jose' Macco resistia tiro a tiro, a la columna espafiola, dvida de apresar al general herido, iba Maria Cabrales, sin ocultarse a las descargas ene. gas. Ella fu6 quien al ver, Ilegando, al sitio del peligro, al Jefe del regimiento "Santiago", Jos6 Maria Rodriguez, lo Ilamo' "a salvar al general, o a morir con el. Y el general se salv6 de la encarnizada persecuci6n y de sus heridas, y de las manos de Maria, Ilevaba la -61tima cura, cuando guio' otra vez aquella heroic in-




EPISTOLMUO DE HftOES
fanteria, de Oriente a la victoria de Nuevo Mundo y "La Llanada
Cuando el hado adverse impuso una tregua a la guerra, y se apag6 en Baragud la -dltima energia revolucionaria, al lado del gran patriots cubano, estuvo Maria, su devote compafiera, agitando en el corazon de los emigrados el ideal de la libertad, clamando con el prestigious de su nombre y su ejemplo nobilisimo al patriotism de los cubanos. Ella fundo clubs y allege recursos que sirvieron a la patria. 1 CuAntas veces Maria Cabrales de Maceo, de pie junto a la bandera Cuba, parecia ella misma, la personificaci6n austere y generous, con todos, sus dolores y toda la sublime grandeza, dei nuestro ideal redentor I
Yo la he visto en Costa Rica. Va. a cada hogair cubano, y son para ella los honors y el coraz6n. Y las sehoras y las nifias se agrupan en torno suyo, y ahorran para poner en sus manos el dinero que sirve a la guerra, que privard a Maria de su esposo y a ellas de sus hijos y hermanos.
Un dia iba por la Am6rica el infatigable trabajador de la Patria: 1leg6 a Costa Rica, y Maria le dijo: "Marti, yo quiero ayudarlo: Cuba tendrA un Club de cubanas en Costa Rica. Y reuni6 a sus amigas, y desde entonces tiene el Partido Revoluconario una agrupaci6n m6s. Las cubanas de Costa Rica hallaron un nombre feliz para su uni6n generous: el Club se, Ilamo HERMANAS DE, MARIA MACEO.
Porque en ella se ve una herniana, un ejemplo, un simbolo; Maria Cabrales nos present en toda su alteza moral, el peril mds bello y noble de la mujcr' cubana.
E. LoYNAz DEL CASTELJO.
15 diciembre 1894.




CARTS
DIE
JOSE MARTI
A
ANTONIO MACEO







New York, I de febrero 1893.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi general y amigo: .
Salgo, del tren de la Florida, veo sale el vapor de aqui A pocos minutes y le escribo estas Hneas. De mis angustias sobre tempo y distancias tendrA Ud. idea cuando le diga que hasta hoy, 1 de febrero, no ha habido oportunidad de enviar al General G6mez la respuesta de Ud. Todas mis comisiones estfin en la isla y espero en estos dias respuesta de todas sobre los detalles pedidos. El Oriente como sabrit, perseguido y preparado, CamagUey respondi6 plenamente las preguntas de G6mez. Ud. por supuesto tendrh. ya A sus genes por Oriente corriendo la voz. Sobre Ud., veo que cuenta con salir en compafifa de 26 6 25 hombres. Ud. me dijo y asi lo trasmiti6 al General G6mez, que era su desco meters por un rine6n, en plan solo de Ud. conocido, con unas cuantas cabezas files. Ahora veo que aguarda le sefiale el General lugar donde tomar los auxilios de guerra. Como su plan, supongo, serk el mismo, tengo para Ud. 50 equips completes de official, pars, desembarear y armar el doble, y Ud. me dirk, el punto en que desea recibirlos Se me va el correo. 1 Qu6 elocuente carta me mand6 Ud. sobre la querida. viejecita! La he leido mucho. g No dej6 & Patria sobre 611a?
Su amigo,
JOS9 MARTI.




22 EPISTOLARIO D, -EROES
New York, mayo 25 de 1893.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo y General:
No empiece por extraflar la letra ajena, torque mi compafiero, de trabajo es su amigo de Ud., Gonzalo de Quesada, Se.cretario hoy de nuestras laborers y esperanzas fi ver si volvemos. con la ayuda del pais fi rematar lo que Ud. comenz6 con su valor incomparable: le pide otra vez, la patria, como va Ud. viendo, toda su. bravura. Pero ni por mano de este amigo, querido le escribiria, sino por la mia propia, h no ser que estoy en cama, sin moverme mas que para las obligaciones.
Mafiana tomo el vapor, con rumbo & ud., aunqueparfindome por el camino & arreglos previous, y espero, sin aparato y anuncio de ninguna species, estar en Puerto Lim6n del 15 al 30 de junio.
Ardo en deseos de verlo. Ya le eserib! de Nueva Orleans, A Ud. y A Flor. Ya s6 que Ud. me conoce el alma bien, y que solo espera de ella lealtad y carifio. Con igual teson vigil por nuestra Patria, donde no hay problema que no se pueda resolver con honor y justicia,--y por la gloria de los que la han credo con sus. servicios. Precisamente tengo ahora ante los ojos "La Protesta de Baragufi" que es de lo mfis gloriosa, de nuestra historic. Ud. sabrfi algun dia para lo que vive este amigo de Ud.
&A que hablarle de lo de Holguin, ni de nada, si nos vamos A ver? Mejor ha sido que me detuviera la noticia cuando iba 6 verlo A fin de abril, torque hoy estamos ya sobre seguro, y ahora podemos hablar con la concordia de las horas grades, eomo si estuvi6ramos ya mfis cerea de las cosas.
Si Ud. quiere hacerme alguna observaci6n previa fi mi viaje, aunque ya conoce mi sencillez y discreci6n, y que procure estar fi todo, escribfimela fi Jamaica, por cualquiera de los amigos, que por allf creo tener que pasar.
A mi amiga Maria, la mfis prudent y celosia guardian que pudo dar fi Ud. su buena fortune, digamele otra vez todo mi respeto y carifio. Ahora volver6 fi ver A una de las mujeres que mfis han movido mi coraz6n: fi la madre de Ud.
Seguiria conversfindole, pero el quehacer es mucho. Esp6reme con los brazos abiertos, que ya yo s6 por mi cuenta que lo finico que pudiera falter fi Ud. es la ocasi6n, que ahora se renueva de




DE JOSP MART1 A ANTONIO MACEO 28,
mostrarse grande. A sus hermanos, y 6, los mios todos, cuantos cubanos viven por ahl, saluda carifiosamente en Ud. hasta el dia de mi callada vista su amigo,
JOS9 MARTi.
Key West, 15 Diciembre 1893.
Sr. Antonio Maceo.
General y amigo:
Mi silencio no le habrA extrailado. He vivid, desde que nos vimos, en una entrevista continua con Ud. De la vista que le hice me traje una de las mas puras emociones de mi vida. 1 Por supuesto, me dije despu6s de verlo, que Cuba puede ser libre,-y ser feliz despu4s. de ser libre! Las manos las he tenido ocupadas desde entonces en una labor bestial y sin descanso,-en tender, de una tierra en otra, A lo grande y A lo pequeflo,-en ir levantando, hom bre por hombre, todo este edificio. A Ud. aci en mi coraz6n, escribirle era ofenderle. Ud. debe ver de allk mi agonia, mi responsabilidad, la imposibilidad absolute de valerse de medianeros, la cura de almas incessant que permiti6 la acumulaci6n de estas fuerzas.
Esto es lo que estoy escribiendo entre un meeting y otro. Vengo de tres dias de esfuerzo angustioso, en Tampa, para ponerle un poco mAs de marina al pan: y aqui estoy, como 6, la callada, haciendo lo mismo y confirmando detalles con Roloff y Serafin, pero de modo que nada de cuanto haga d6 idea de la proximidad en que estfin nuestras cosas, si todos queremos que est6n pr6ximas. Cuba las espera, con el gobierno encima, y una agitaci6n sorda y ya extreme. Yo de aqui puedo hacer lo que dijimos y lo tuve listo y animciado para el caso de que, contra lo avisado, 6, la isla para evitar engaflog y contra la 6rden local mia express, hubiese cundido-aunque nuestra tierra estA ya muy astute para eso-el alzamiento mandado hacer eon una 6rden falsa mia, y la cual solo supo engaflar A Esquerra que anda por el campo, resuelto A no entregarse, con unos pocos hombres.
Pero esta trama, cuyo objeto era justificar en Cuba las persecuciones, provocar alzamiento incomplete y debilitar las emigraciones con un segundo apparent fracaso,--si bien no pudo tener ese 6xito afuera ni adentro-, ha production, por la sangre que ya corri6, las prisoners de primer hora, y la de Moncada y la disimu-




24 EPISTOLAWO DE HftOES
lada de Carrillo, aun libres, un malestar que seria imperdonable mantener cuando tenemos allegados los medics, modestos y bastantes, de ponerle fin. El gobierno cree que vamos, y solo aguarda h la evidencia m s cercana para segarnos aRA el pais: y nosotros, con la rapidez que no se espera de nosotros, sin aparato de invasion, ,deslizAndonos sencillamente de donde mismo estfibamos, podemos ir antes de que el enemigo nos espere, y caiga sobre la buena gente revolucionaria. No tenemos mas que ajustar los detalles, de modo de ahorrar tempo. Ahora solo estas lines le puedo poner, y la seguridad de que, lo que yo haya de hacer, ni con ligereza ni con demora serfi hecho. Yo no trabajo por mi fama, pesto que toda la del mundo cabe en un grano de maiz, ni por hien alguno de esta vida triste, que no tiene ya para mi satisfacci6n mayor que el salir de ella: trabajo por poner en vias de felicidad h los hombres que hoy viven sin ella. No espere pues, de mi,-harto lo sabe Ud.precipitaci6n alguna, ni el crime de azuzar y comprometer, por salvar la honrilla de la tentativa,-sobre qne, con hombre del juicio de Ud., eso seria peril 6 infitil. Este hombre; lo ama y lo conoce, y no faltaria asi al respect que merece su vida. Su Maria no se ha equivocado.
Y de su gran pena de ahora 6 no ve que no le he querido, hablar? Su madre ha muerto. En Patria digo lo, que me sac6 del coraz6n la noticia de su muerte: lo escribi en el ferrocarril, viniendo de agenciar el modo de que le demos algun dia libre sepulture, ya que no pudo morir en su tierra libre: 6se, ese oficio continuo por la idea que ella am6, es el mejor homenaje A su memorial. Vi A la anciana dos veces, y me acarici6 y mir6 como h hijo, y la recordar6 con amor toda mi vida.
Aqui tiene que eesar su
JOSP Rmf.
Delegaci6n del Partido Revolueionario Cubano.
De trfinsito en Key West, 15 de Diciembre de 1893.
Seflor Mayor General Antonio Maceo.
Seflor Mayor General:
Moments antes de la salida del Correo que Ilega 'a 6sta, Ilega a mis manos el presented duplicado adjunto, de nota del General




DE JOSP MARTf A ANTONIO MACM 25
G6mez fi Ud., cuyo original, enviado segfin parece de otro puerto de Santo Domingo, no me ha Ilegado a-hn. Me apresuro;k remitirselo.
La entrevista, para esta Delegaci6n y para Cuba memorable, que tuve con Ud. en ese pais,-y despu6s de la cual arenas me ban alcanzado las fuerzas, aunque en actividad continua, fi desviar las traumas del gobierno, dentro. y fuera de Cuba; y mantener juntas nuestras fuorzas,--hace innecesario de parte mia afladir comment alguno, i la nota del General G6mez, que serfi para Ud. forma official de su conocimiento de la aceptaci6n por usted de la labor principallsima que en la revoluci6n cubana por derecho propio le toca, y de la cual, por el fuego admiraci6n que meredia, di cuenta minuciosa al General G6mez.
Aguardo en estos moments, fi mi llegggada inmediata i New York, la vista del comisionado que me anuncia el General G6mez, y el cual vendrA enterado de los deseos y opinions de Ud. sobre la forma de su participaci611, 6 me traerfi, instructions del General sobre ellas. Inmediatamente las comunicar6 h Ud. y por la oportunidad que siga i 6sta escribir6 A San Jos6 sobre k lo que pueda referirse fi las operations de Ud. Por este mismo correo remito copies de la nota al Brigadier Flor Crombet y al Coronel Agustin Cebreco, y por el pr6ximo y en vista de la vista del comisionado, y del curso, cada dia mas rhpido, de los sue esos, tratar6 de ellos i la larga, y de cuanto convenga en una situaoi6n tan favorable para nosotros como delicada, y cuyo 6xito esti principalmente en obrar con prudencia y rapidez y por vias no'esperadas, antes de que 61 gobierno espafiol, preparado para nuestra agresi6n, pueda inutilizar las cabezas revolucionarias de la Isla, 6 forzarlas al desorden.
Con enthusiast affect, y el ansia natural de recibir respuesta suya, saluda h Ud.
El Delegado
Jost MARTI.
Sr. Antonio Maceo.
Xmigo mio:
Incredible parecerh h Ud., p6ro no he tenido hora de repose, ni ocasi6n de sentarme, desde que, ya con el pi6 en el ferrocarril, inclul A Ud. el duplicado de la carta del General G6mez. Salia en aquel instance al Cayo, A completer la parte de arreglos con Roloff




26 EPISTOLARIO DE iaftoEs
y Sera:rm y 6, levanter en la Florida un poco mks de ayuda,-quince dias de duelo k muerte con las influences de la Habana, y en nuestra posici6n extrafia de actividad grande y gran sigilo, emple6 en esta parte de la obra, y en informer las noticias en Cuba,--y al volver aqui, fi esperar enviados, it escribir y bacer lo necesario para desviar al gobierno y tener preparado, al pais, A poner it Ud. por el primer correo una carta en que le fuese todo lo que de esperanza y fe en Ud., y carifio por Ud. hay en este coraz6n que es suyo, y del que no necesita Ud. florets, ni lisonja, me cae encima el conflict del Cayo-nada menos que la introducci6n forzosa de espaj-doles(aqui me ceden una pluma) con ayuda violent y provocative, de los americanos de la ciudad. 1 de la ciudad fundada por los cubanos, los americanos beneficiados echan 6, los fundadores, y les van A buscar A la Habana b, sus enemigos para que los sigan oprimiendo de trabajo en la tierra extranjera! El conflict acaba de terminarse por boy, con la mudanza k Tampa de la Fibrica empefiada en introducir espafioles, lo que significant que quedan sin empleo mas de 400 cubanos del Cayo. Y como la mayoria de las Mbricas estfin en manos ya de americanos, y 6stos desean-por el interns del fabricante-tener A los obreros divididos, y Espafia favorece y paga el desvio y encono naturals del yankee para con las genes de nuestros passes, bien puede Ud. ver, como veo yo, que con todo eso, y el Ubil manejo de las generosidades anarquistas, que exagera el ben6volo cubano, ha empezado A deshacerse, y durarA poco, la capacidad revolucionaria del Cayo. Durark, si no hubiese en Cuba la guerra que vamos a hacer, unos dos afios. Pero con la guerra y buen manejo, aquello serh el tesoro de siempre,-de bolsas y de almas.
Abora. A lo mas grave, que ya le he hablado mucho de eso, saliendo el correo como en minutes We,-y es que A Ud. por orguIlo y carifio, que ojal& entienda Ud. tan grades como son, digo yo muy naturalmente todo lo que pienso y quisiera decirlo todo dia por dia,-porque sin compararme con Ud. en el valer, me siento uno con Ud. en la capacidad de morir con el pais, y de servirlo con sinceridad, y mejorarlo desde las races, y de suprimirme y sufriilo'todo por.su servicio,-siento en Ud. un alma hermana. No me diga lisonjero, ni que le digo esto por necesitar ahora de Ud. para Ilevar adelante como gloria mia esto que he desenvuelto de
-manera que sea la obra de todos y no pueda ser sin todos. Digame




DE JOS19 MARTf A ANTONIO MACE0 27
que lo he conocido,-que vemos el porvenir con los mismos ojos, y hagame senior desde allA el calor de sus brazos.
Ahora, la situaci6n de Cuba, y la nuestra en ella. De tal manera ha ido el gobierno hkbil y temeroso precipitando los sucesos que boy en Cuba la situaci6n es esta: el gobierno ha comenzado & caer sobre la revoluci6n de allA, en las cabezas que con raz6n cree principles: su plan visible es segar allh A nuestros jefes, y aterrar y desconcertar el pais, antes de que nosotros podamos ir en su ayuda: pesto que con solo queer, y obrar A una, podemos Ilevar alM la ayuda ofrecida, y sin nosotros nada hacen allA ni quieren nuestro plan, y nuestro deber, en una situaci6n creada por nosotros, y por la fe en nosotros no pueden ser mas que los de caer sobre la Isla antes de que el gobierno, pueda caer alli sobre la revoluci6n. Entendido esto por el General G6mez, decidi6, con la premura indispensable al 6xito ante un enemigo que no sospecha de nosotros tanta rapidez, enviar sus comisiones A Cuba, que-la del CamagUey sobre todo-le respondi6 con entusiasmo,-y en vista de la situaci6n de la aquiescencia de Ud. de la vol-untad de los veteranos 6. que se ha dirigido, y de la posibilidad de Ilevar 6, Cuba por tres parties k la vez el empuje; envi6 A Cuba con fecha 12 de diciembre nuevas 6rdenes militaries, fijando para fines de febr6ro la 6poca de acci6n,-y A mi me encarga que ponga en manos de eada jefe los mediosnecesarios para e:4viar cada cual su 6rden privada, k fin de contribuird la uniformidad indispensable. Veo el reloj aqui y me quedan cinco minutes. Le dir6 en ellos, con precipitaci6n que excusarfi, el ansia con que espero su respuesta,-que el primer correo lleva encargo A la gente de San Jos6 de que se entiendan inmediatamente con Ud.,-qu6 espero saber de Ud. conereta y definitivamente en tempo oportuno,-que por Ud. saludo, hago esos mismos encargos h su hermano, Flor, Cebreco, y A todos los leaves, que no dormir6 tranquil hasta que no me escriba Ud.:-ya envie, ya estfin allh los exploradores que le ofreci, por mi no habrA queja ni espera.
Ni mentira ni exageraci6n cabe en hombres como Ud. y como yo,-ni deseo explotar la gloria ajena para la fama propia. Esta* prisa es agonia de trabajo. Vengo de consultarme con Estrada y tal vez mafiana vuelva al Cayo, luego de repartido entre hoy y mafiana, nuevo juego de comisiones para Cuba.-Ud. ve la agonia: yo aqu'i, para G6mez y Roloff, tengo las dos vias preparadas: Ud. alli puede tener la suya: este mes y medio, lo emplearemos en Cuba




28 xPISTOLARIO DE HftOES
eundiendo, la noticia, prudentemente y unificando, antes de que el Gobierno, y de modo, de que el Gobierno no pueda caer sobre los nuestros: hqu6 mAs necesitamos con oportunidad como, 6sta y con almas como la de Ud?
A Maria, mi mas tierna amistad. De Ud., yo--que no abuso de palabras-bermano.
1 Escribame enseguida!
Su
MARTI.
Enero, S/94.
New York, 24 de marzo de 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo muy querido:
No es esta la carta que le quiero escribir; pero el bullicio que me sorprende hoy en la oficina, h mi Ilegada de Filadelfia, iL donde vuelvo cuseguida, no me podrA impedir que calme su hermosa impaciencia con un abrazo,-me alegre con Ud. por las cosas de allfi, en lo poco que, segfin parece, ha de durar,-y le diga como, por mis propias manos, aunque tiran de duro el gobierno, asustado, y los cubanos cobardes por arranefiriiolos 6 enredfirnolos, van pasando, m6s juntos y fuertes cada vez, los hilos de la situaci6n en que toca i Ud. tan sefialada parte. 1 Lo que yo espero de Ud! jLo que yo deseo para Ud! De eso, callo, por el miedo de siempre de que le parezea el cariflo interesado. ", pues, le dir6 al vuelo que volvi6 de Santiago la comisi6n y con ella la certidumbre de que nuestro pobre Urbano,-aunque bastante influyente para pretender cerrarnos el camino, sin confesarlo jamds, y sin que sea de temer,-no tiene influjo para acabar de juntar los $2.000 que acaso 61 mismo contribuy6 fi hacer que se exigieran h Guillermo Moneada de flanza. En resfimen, que si 61 pudiera, que se meti6 en la comisi6n sin irle k 61, estorbaria, la trama revolucionaria, q ue en sus detalles desconoce: que, para ejemplo ante aquella sociedad, cr6dito del partido y effect natural, en el finimo de Guillermo Moneada, he autorizado 6. que se pague enseguida lo que falte para su restate: que, por sobre la opinion de Urbano, todo seguirh el camino que Ud. mfis que nadie puede abrir, y es como Ud. me dice en sus cartas.




DE JOSA MA TI A ANTONIO MACEO 29
El Camagdey se ha fortalecido en estos dias, de modo que no oso flar al papel.-En las Villas las cosas entre Carrillo y Serafin, y lo que necesitan y tendrkn, torque lo pueden tener, siguen eada vez mAs apretadas.-El Occidente, por un lado fi otro, con movimiento espontkneo, continua disponi6ndose y librfindose hasta boy de la pesquisa desesperada de los falsos revolucionarios, que cunden hoy por la Isla.-En conjunto la masa est& hirviendo y yo no creo que se la pueda tener hirviendo mucho tempo, ni que esto se ha de hacer 6 retazos aislados, sino antes de lo que se espere y todo fi la vez. Y para fijar esto, de lo cual tendrk Ud. inmediatamente noticia, veo dentro de la primer, quincena del mes pr6ximo al General G6mez, que envi6 copia de su carta A Ud.-Una cosa hay en ella que me atrevo A creer riesgosa, por el aviso excesivo que con ella se daria,--y es, el viaje de Ud. A este initial y escandaloso Nueva York: preferiria caso de extreme necesidad, darme el gusto para mi intimo, de ir A verlo yo, caso-lo cual no espero-que tuvi6ramos tempo para tanto, con lo demAs que me toca por hacer: 6 elijamos, si la entrevista se estima indispensable, otro lugar menos p-dblico. Pero I qu6 lugar no serk igual para esto y donde iremos que no se sepa? jpara que sirve mi levitin negro, sino para prestar estos servicios, sin 11amar la atenci6n? I qu6 mas desea Ud. sino que le envie yo lo necesario, al lugar que, segun lo que el General G6mez acuerde, elija Ud. para un arranque unfinime y s6rio? ni L qu6 mas garantia querrA Ud. que la de este hombre que consideraria un crime arriesgar sin causa la vida de Ud. y la de los cubanos! Todo eso se lo express, boy mismo al General; y si no he de ir h lo muy urgente-A confirmer la reacci6n cubana en el Cayo, con el effect natural en Quba-por el vapor pr6ximo salgo A ver'A G6mez,-A acordar de hecho y A detalles fijos, la campaiia total 6 inmediata que se estA esperando en la Isla:-un plan complete, que no necesite revision, ni ostentaci6n riesgosa.
El General G6mez se muestra muy content, y por 61, y por todo lo demis, veo que 6 su alrededor esth Santo Domingo muy active, y-i diferencia de hace un aflo-favorable. De la isla, hasta hoy, no Ilega A Gomez respuesta a1guna de desaliento. No necesitamos, en verdad, mas que el orden que viene de un concept claro de la situaci6n, y la decision de obrar conform 6 ella,-y una economic de avaros, para hacer mucho con lo poco que tenemos, y no se nos vaya la substancia en preliminaries. Aqui acabo muy contra mi gusto. La semana que viene le vuelvo A escribir, y k Maria, cuya,




30 EPISTOLARIO DE H&OES
voluntad me he enagenado,'por esta vida mia, que no me deja escribir, y mi sinceridad, que cree siempre innecesario decir lo que se tiene de veras en el coraz6n Ni A Pochet y su inolvidable mujer, ni i nadie de alU escribo,-para que no me crean pedigueno:-mejor es que me tengan por olvidadizo,, 6 por ingrate, que es lo menos que en este mundo soy. Y les pedir6, cuando aun estemos mds cerea que hoy de la realidad, ya por fortune, tan cerean&-Adios. No se entibie en Ud. el recuerdo, de su amigo,
JOSL M&RTf.
New York, Abril 20 de 1894.
Sr. Gral A. Maceo.
Mi amigo muy querido:
En el correo, al apearme del tren-como hace quince dias cuando le escribi-recibo su carta, tan brava y tan ansiada-veo que sale enseguida el vapor de Costa Rica, y un lapiz y al vuelo se la contest. Al recibir 6sta, habrk recibido un cablegrama satisfaci6ndolo. Jamks, mientras yo tenga mano en nuestras cosas, se pasaria por sobre Ud.,-ni por esos compafierps que amo como Ud. mismo los pueda amar,-ni por una sola de nuestras virtues se pasaria, por humilde que fuera. Descause Ud. Descansen todos. Nadie ha pretendido, ni pretenders, pasar por sobre Ud., ni por sus compafieros. Ud. es imprescindible k Cuba. Ud. es para mi-y lo digo A boca Ilena y 6 pluma continua-uno de los hombres mas enters y pujantes, mas Ificidos y Atiles, de Cuba. Ni reconowo, ni permito-y no se lo he de permitir-m6s enemigo de Ud. que el que quisiera oponerse Ud. mismo. Y Ud. es demasiado grande, Maceo. Y yo, que en hora necesaria dije i Ud. mismo la verdad que sentia, y A nuestra patria le era entonces fitil, yo le digo que siento por Ud. carifio entraftable, intimo; como si hubiera---er6amelo 6 no! nacido en su misma, cuna; que lo defenderia y mantendria, en caso necesario, con mas brio que A mi mismo; que aborrezco, persigo y abogo toda injusticia 6 intriga; que tendr6 acaso mi dia mas feliz, cuando en Oriente, finico suelo digno de nosotros, cuando en suelo cubano pueda Ud. decir, ante los hombres que no se ban de desmontar:




DE JOSP, MARTf A ANTONIO MACEO
"Un hermano 6ste." LNo me quiere como hermano Maria? jNo me acarici6 su madre como A hij o? &No me he Ramado publicamente su hijo? I Soy yo un c6mico abominable, que diga estas cosas en la hora de la necesidad, y las diga sin sentido? 10 es tal nuestra sociedad que estas cosas puedan decirse de comedian? Escribo con mi sangre y muero. Descanse, que jamfis, mientras tenga yo mano, se prescindirfi de Ud.
Ahora, al vuelo, heehos. Expliqueselo todo por demoras fatales de tempo. El primer de enero fue su carta primer h G6mez.-El 16 de diciembre dict6 6rdenes, sobre febrero, que solo se recibieron en Cuba, Villas-& primers de Enero. De alli y otras parties, piden pr6rroga y se preparan con todo brio.
El 23 de enero envi6 comisi6n h Santiago y aun no ha podido volver. Alli mismo se ha debido dar tempo, haci6ndose el muerto, A que soltasen & los press. Lo del Cayo, importantisimo, para lo future y comisiones de la Isla-me ban clavado aqui.-Demoramos, pues de acuerdo comun-preparo aqui, ya de hecho, Villas y Camaguey; espero respuesta de Oriente; Ud. tenga su gente adentro pronta. Ya le pregunt6 donde quiere el equipo de 50, 6 lo que Ud. me diga. Veo que los $5000 que Ud. me dijo le ofrecieron cuando Purnio se convierten en $500.
Bueno: no esth bien, pero Ud. irfi. Eso, Jamaica y Panamfi, son para lo de Ud.-Seguro ya-antes no-asi pido y urjo. Y serfi Se va el correo. Tranquilicese. Tardaremos lo que imponen estas distancias fatales. En acuerdo con esto, me he mantenido agachado, para que no se persiga 6 azuce en la isla. En respuesta It mi, espero sus detalles, sobre lugar y gente. De G6mez, ve no ha podido recibir instructions: 61 desea estar seguro; como puede estarlo y ya sabe, de tal aquiescencia del CamagUey. De mi, ya tiene respuesta. Y esta y otra vez, la seguridad de que acaso Ud. mismo no se quiera tan hien como lo quiere
Su
JOS9 MARTf.
New York, 4 mayo 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi muy querido amigo:
Por el correo del sAbado, que acaso, Regue Ud. antes que estas lines, contest su filtima,-y, con el placer profound que me posee,




32 EPISTOLARIO DE Hft0l@S
le hablo de todo. Aqui le hablaria, si tuviera tempo; pero, se va el vapor que Ileva d Costa Rica, k busear campo y refugio en la tormenta venidera para su distinguido padre, h un joven cubano, de m6rito ya probado, capaz de organization y de abnegaci6n, y que acaba de salir pr6fugo de Cuba, despu6s, de haber prestado A la revoluci6n un noble servicio: Enrique Loynaz del Castillo. A pesar de su. juventud, el respect fi su patria y el concept del alto deber con que nos hemos de sacrificar a ella, pueden en 61 mfis que su impaciencia 6 impetus. En Loynaz hallarb, Ud. un leal y ardiente amigo de Cuba y de Ud.
Culdemelo. Favorkcamelo con sus consejos. Por si Ud. no esth ahl, le doy carta para Iglesias. Loynaz es hijo bueno, que antes de irse i pelear, quiere sacar A su padre de la peligrosa prosperidad de que goza en Cuba, y colocarlo donde pueda, con utilidad para el, pais que lo acoja, dedicarse 6, cualquiera de las laborers en que es period: azficar, madras, construcciones. Es hombre enter, caballeroso y -dtil.
Le dice adi6s alegre, y pronto veri por qu6, su muy carifloso
J099 MARTf.
Puntarenas, 18 de mayo de 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi m-py querido amigo:
Ud. no ba venido como anunciaba su telegrama, A Jos6 y yo entretuve la gran impaciencia en que aqui he'estado, con la esperanza de volverlo fi abrazar antes de seguir mares. No ha podido ser.
El vapor Ilega por fin, y sale enseguida, y Ud. tal vez est6 en camino; pero le eseribo, que al fin lo hallmark.
De mi inquietud aqui no tengo que hablarle. Cinco dias ini tiles despues de que hube visto A los mensajeros de la colonial y 6 Flor, de quienes me separ6 sin una sola Auda ni lastimadura. Luego, ni hablar ni escribir he podido arenas, de la contrariedad. Recobrar6 el tempo perdido. Si no hay modo inmediato de ir A Mftico, vuelvo al Norte, y de all& har6 lo que iba A bacer, mientras hago otras cosas. Nuestros planes en lo, substantial no habrin de cambiar y




DE JOS19 MARTf A ANTONIO MACEO 33
defender s6lo, en cuanto 6, lo principal del tempo, de' lo que hallemos hecho ya k mi vuelta.
LLe hablar6 de Ia larga, y satisfactory conversaci6n que tuve con Jos6, con todo lo general que era de justicia decirle, aunque sin detalles en lo local, que ya le dije que quedaban enteramente en manos de Ud? Le quit6 toda pena de que pudiera careers desdeflado, y le expliqu6 nuestra, concentraci6n de responsabilidades, 6 fin de que haya mfis probabilidad de 6xito. Creo que tuve con 61,-sobre Ia guerra pasada y sus tropiezos y yerros, sobre 6sta, y el espiritu nuevo con que Ia comenzamos,-una conversaci6n de realidad y-de efieacia -De ese santo de Juan Baracoa, todo ser.4 cuesti6n de que se le pueda dejar un poco segura. Ia casa: I c6mo caer allh, sin un hombre de Ia cordialidad y Ia pericia de este Juan natural, hijo fuerte 6 ing6nuo de Ia revoluci6n de Cuba, y tan bello como lo que mas lo sea en ella? Le6n Castro los acompaiiaba.
. Flor me deja una impresi6n muy grata. No le habia eserito h derechas, ni era precise como me lo demostr6 Ia entrevista. Udes irAn brazo con brazo. Nada tendrk Ud. por fortune que embrace su camino. Lo hello de estas cosas es que Ilegamos A donde estamos sin una sola reserve, double ni ocultaci6n. Lo pequefio, h Ia hora grande, se funde en lo grande. Yo k Flor le expliqu6 el plan general de lo que se ha de hacer aqui, dici6ndole que 6 Ud. quedaba Ia. direeci6n total y absolute, de lo que hubiera de hacerse aqui y yo me Ilevaba todas las demfis responsabilidades. Aluchas ideas tenia 61 sobre puerto, que he dejado para que Ud. las converse y decide, y le dije que dejaria arreglada con Ud. una clave sobre ellas, para el caso de que Ud. pareciese bien aceptar aIgunas de las. indicaciones que 61 me hacia.
Para puerto, me dice que el Tortuguero es excelente-del Tortuguero 6 Sabana Laguna.-Y dice que en un mes puede hacerse allf mismo una embarcaci6n segura.-De esto Ud. veri. Nada por eso cambio absolutamente en mis planes, y sigo con nuestro pensamiento enter. Caso de que Ud. creyese bien lo de Ia embareaci6n, deberian comenzarla inmediatamente para que no hubiese peligro de demora,-y aun creo que, A no estarse seguro, dentro del mes A contar de ahora, no debe emprenderse. Si se esti seguro, A Ud. toca decir Ed le parece bien 6 no. El ahorro seria grande. Otro inconvenience habria: Ia factura que ha de venir del Norte: y ese detalle, como que se desprendia de lo general, si se lo 'expliqu6. Me dijo Flor que en Panamfi podia obtener articulos iguales.




34 EPISTOLARIO DE HftOES
Para estar A todo, dejar6 clave en Panamk, para que, A la noticia que-por clave que incluyo-pudieran darme de su acuerdo en este asunto,--pueda yo cablegraflar i Panamh que envien aqui. Creo esto complicado, sin embargo, y huyo de lo que tiene que pasar por muchas manos. Udes. podian sugerirme, caso de que se aceptase lo de la construcei6n, un modo de enviar la factura enter A consignaci6n amiga.
Lo que si creo muy important es la indicaci6n del Tortuguero, ya por su absolute seguridad, ya torque, k mi pregunta repetida, me dice Flor que nuestra gente podria concentrarse de donde esth, tanto los de Mohin como, los de Nicoya, sin que hubiera ocasi6n para la menor descubierta 6 alarm. Esto si es muy de pensar. Yo oi todo esto; pero no dejo nada absolutamente aceptado, ni arreglado, con Flor, fi quien digo que converse de todo esto con Ud. y que yo le escribiria A Ud. sobre su proposici6n, como, lo hago. Vd. verfi. Sigo, pues, sobre lo pensado; y si hay cambio, aqui queda la clave.
De Puntarenas, cuanto carifio pueda Ud. imaginarse, nos festejarAn con excepcionales atenciones, y no he sido infitil en estos dias de paso. De cubanos y colombianos y costarricenses Ilevamos toda species de grates memorias.-convites, visits, servicios. Estuvimos en la ceremonial del vapor nuevo, y con mucho gusto se lo, hubiera descrito A Pio Viquez,-con todo lo de bonded y culture que he hallado por aqui, i no haber sido esta gran contrariedad del vapor, que me ha tenido las manos atadas. I C6mo escribir de una cosa, cuando se padece de otra? Ya vamos de viaje,-con una pena grande, la de la muerte de Pardo y Perozo. De veras que es 6ste triste modo de morir. Es mejor el otro.
Ya tengo que acabar. Yo no mudo el alma, sino que la voy enriqueciendo con cuanto veo de grande y hermoso, y cuanto oblige mi gratitude.
Imagines como podr6 olvidarlo-olvidar h Maria, que ha de pasear todos los dias de mafianita-olvidar fi Eduardo Pochet.
Se va el vapor. LY Enrique Boix? Y Loinaz? Acaso como, pens6 podr6 escribirles. Y de Panamb, vuelvo h escribirle k Ud. Wera mucho 6, su.
JOSA MARA




DE JOSf, MARTf A ANTONIO MACEO 35
PanamA, 22 de junio, de 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo mio:
Aqui nos tiene, y ya nos vamos. Llegamos ayer, despu6s de mi viaje desesperante: tres dias de Puntarenas i Panami,-dejo hecho aquf lo, que deseaba,--y salimos boy mismo, de aqui 6, unas pocas horas, para Jamaica d que all& no se me enojen, por careers desatendidos, y i tomar, como via natural, el vapor A New York 6 Nueva Orleans: Yo sabr6 guitar al viaje todo color de demasiada cereania. Presumo que en Kingston hallar6 noticias, y aun algdn comisionado de la Habana, lo cual no deseo, torque seria signo de mayor urgencia y harto tenemos con la que ya llevamos.
Yo pienso llegar sin tropiezo y desenvolverme enseguida. Ud. allA ird poni6ndose todas las friends en la mano, de modo, que ya dentro de unas tres semanas, como pudiera suceder, est6n A pnnto de andar los que debiesen, sin haber tomato, aun precauciones visible ni dejen caer el arado, hasta filtima hora, ni anticipar mucho lo de las families, ya que dentro de nuestra pobreza, puede Ud. asegurarle alguna miserable ayuda A los que quisieran salir. Yo ir6 trabajando las cosas por acA de modo que de aqui k unas tres semanas, si fuere necesario, est6 lo precise en manos de Pochet, 6 antes, si al Ilegar i New York desenvu6lve sus preparations, de modo que si tuvi6ramos un poco de mfis tempo, pudieran nuestros amigos continual como estfin un poco Inds, sin el aviso que su holganza daria, y sin la merma que eso, traeria al tesoro: ya usted sabe lo que es eso, una vez que se empieza, y ve la doble ventaja de abrirse hasta el instance del fin. I Me voy seguro de que Ud. queda ordenando 6 nuestros amigos 6 ese fin, de modo que 6 mi aviso de allh puedan casi sin ruido ir donde Ud. me diga. No olvide la indicaci6n de Flor sobre el lugar, por la ventaja de que se desaparezea de Nicoya y se caiga, de Mohin, sin raz6n a1guna para ser sentidos. Aquf amplio la -clave en hoja adjunta, ya que por la sorpresa de la salida del vapor en Puntarenas no lo pude hacer.
Creo que le hablaba de una indicaci6n de Flor sobre compra de una parte de la factura en Panamfi.: pero hallo esto complicado y como de muchas manos: caso, de que-lo que tambi6n creo de cierto riesgo torque pudiera tener que estarse esperando por ese




36 EPISTOLARIO DE HI ROES
detalle, decidiera Ud. lo de la construction que Flor indica, repito que la consecuencia seria que me indicate Ud. lugar donde pudiera consignarle la factura integra.
He de acabar, torque quiero dejar todo el correo listo, y ya, se me encima, la gente. Los detalles de mi viaje, por dos cubanos de la Habana que encontr6 y las noticias que aqui caen al paso, nos confirman en dos cosas: en la voluntad sorda y creciente del pais y en la oportunidad.
Solo nosotros podriamos veneer.
Escribo A Pochet, d Loinaz y h BoLx. A Loinaz no hable' de un ofrecimiento de Flor, por si ahi le anda estrecho: aunque en eso Ud. le aconsejarh lo convenience.
Y pudiera ser que 61 desapareciese antes, y se fuera con Flor, para no Ramar la atenei6n. Ud. sabe. I Qu6 he de decirle 7
A Maria no la hemos podido olvidar y ella acaso no nos paga tan bien como debiera, saliendo todas las mafianas A la luz del sol. Yo me voy Heno de una serena conflanza y como de fuerza mayor. No olvide que tiene compaiiero y escudo en su
JOSI MARTf.
Kingston, Jamaica, 25 dejunio 1894. Sr. GeneraF Antonio Maceo.
Mi amigo querido:
Es muy de madrugada. Se va ahora la gente, despu6s de un dia de la mfis ruda y dichosa labor, que deja allegada-y con contribuci6n muy gustosa-la suma que aqui nos era precise, y que en parte principal estaba ya en fondo. Ayer llegu6, y boy esti todo, hecho. Ma-fiana, sigo para New York. Grande es mi anhelo de Ilegar. Ahora voy seguro de nuestra total aptitude para desenvolver, desde el instance mismo, de mi Ilegada si ya se estA pronto, el plan rApido 6 inesperado de nuestra caida total y simult&nea. Me parece verbo, initial decirle m6s. No veo qu6 pueda impedirnos ese arranque de todos fi la vez con barco& no escandalosos y seguros. A eso, voy, pues. Y ah! lo dejo, como un hermano, hacienda su parte de labor, que le serh ffici 1, pesto que ya no es mas que la de distribuir como mejor quepa entre esos admirable compafieros lo que los habilite




DE JOSA MARTf A ANTONIO MACEO 37
para dejar atrAs sus families. Correrse de las fincas al lugar sigiloso que me dirh., y que puede combiner con Cebreco y los de Mohin, serA para Ud. juego,--y nadie lo podria evitar, ni los mismos que estuviesen ahi para espiarlo, y A quienes la gente se podria Ilevar de compaiieros infitiles para hacer dafio en la incomunicaci6n y vigilancia de esas soledades. Nada temo, pues, en cuanto fil esa parte, que depended toda de aquello que ya esth ganado--el sentimiento de sus compafieros de siempre. Ni de lo otro que hayamos de tenieil. Yo enviar6 con el buque un hombre amigo y prudeDte-A un hombre.-Y desde el punto de mi Ilegada, como que desde aqui escribo minuciosamente, G6mez cuanto deJ6 heaho con Ud.j--y la realizaci6n punctual de nuestros deseos, estar6 abierto A toda mi obligaci6n. La hora parece nuestra. Es impossible que nos falte en ell alma la grandeza sufficient para aprovecharla.
1 Si oyera Ud. A un grupo de manzanilleros que andan por aqui, y h la mujer de Jos6 del Carmen Perea, y A los, Rend6n que han venido de Oriente, y lo que en su cachaza deja engender un sobrino, reci6n llegado, de Bartolom6 Mass6!
Se ve buffer toda aquella comarea en su minuciosisimo relate. No hay rine6n por alli sin su jefe y su gente, y el estado, de de-.isi6n, y ferviente espera por nosotros, es realmente tal que no justifica ya mayor demora. Es la -ft1tima situaci6n, felizmente madura para lo que enseguida vamos h crear.
De por Manzanillo y alrededores-Calicito, Punta de Sagua, Campechuela, Yara-Arriba, todo esth en saz6u, ca-utos y ansiosos y con toda su gente de importance: Bartolom6 Mass6, A-mador Guerra, Manuel Salgado, Jos6 del Carmen Perea, Ismael v Enrique Estrada, Chucho Len, Santiago, Leandro y Enrique igneredo, Luis Soto y Manuel Rorriagosa, todo, lo que alli suena hoy como lo fuerte y principal. Pero yo, que no uso vendas, gozaba-fi pesar de mi cautela-en ver las muestras fervientes de la preparaci6n absoluta de toda aquella comarea.
Debo cesar torque clarea, y aun me falta fatiga. 4C6mo pondria aqui-porque lo quiero poner-ahora jue me alejo de estos mares de Ud. el orgullo y la M que le dej6 con mi filtimo abrazo? Es innecesario. Pero, en estos dias en que deblamos estar al habla sincesar, en que me parece como unnatural y cruel que no estemos al habla continuamente, ni un instance deje de pensar que en e-danto est6 en su mano no le permitirfi, fi la fortune ni atentados, ni abandons, ni desdenes contra Ud. ni abuses de su nom re, ni mas




38 EPISTOTARIO DE laftOES
peligros para Ud. que el que todos 6 la vez corramos-y si no, n6este hombre que fia en Ud. que lo tiene por cubano de singular pujanza y de toda species de grandeza,-y que lo quiere.
Que Maria no me olvide. iCuanto hemos hablado Pancho y yo en Jamaica de Uds! 1 Qu6 espontaneidad y ternura en el servicio prictico 6 inmediato de esta gente infatigable! He tenido A Marcos cerea. Siento que he sembrado aqui mucho hoy. P6ngase con U a todo: ya ve A lo que va y A todo lo que podemos ir sin estorbo, su amigo, hondo y cuidadoso.
J04 AIALRTL
New York, julio 7 de 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo muy querido:
Esta no es mas que acuse de Ilegada, y recibo de la filtima suya, yo me apresuro A escribirla, para ajustar lo de por alli 6 lo de por ach. Ante todo; no habrA difficult para lo que me dice. La embarcaci6n Renard sus deseos, si no el n-dmero exact de nudos, torque eso, en la realidad de la construcei6n, es caso exepcionalisimo, y rara vez verdadero; pero nadie irA poco seguro, ni ir6. nadie mas seguro que Ud. Yo me Ilamo conciencia.
Al Ilegar aqui hallo 6sto: lo de G6mez A toda march, y anunciado para de aqui 6 unos dias el comisionado que debia venir Como respuesta al informed de mi viaje; pero 6ste informed no puede Ilegar alli, de Jamaica de donde lo envi6 hasta el 8 6 10 de julio, y de ach, por si el otro no Ilega, no puede salir Pancho hasta el 21.-Aprovecho los once 6 doce dias en un nuevo viaie. Y al volver, aun mejor que hoy, estar6 en aptitude, si los demds est6,n lists, de desenvolverlo todo fi la vez. Creo, pues, que Como toda acci6n con hombres demasiado previa sirve de aviso y abre la puerta A gastos que deben ser de Wtima hora, Como los mismos de las families, que pueden ir-con mas prudencia-despu6s de la ausencia de sus jefes--la tarea de Ud. por all&, fuera de tener bien escogido el puerto y los detalles de llegada de la, embareaci6n, serb, tener los hombres, preparados, y sin salir del trabajo hasta el instance i filtimo. Asi, ni se llama la atenci6n: ni hay que hacer mas desembolso, en quien nada




DE JOSLI MARTi A ANTONIO MACEO 319
tenga que dejar, que la miseria con que, se les pueda ayudar en el primer moment. Indigna que haya de ser una miseria frente A tan grande sacrifice; pero aun asi debemos estarnos agradecidos, en tanta pobreza y tras tanta caida.-Ud. con su cuota, harA 016 maravillas. De Jamaica le escribi. Impossible que no Ilevemos & Juan Baracoa. Con $500 creo que se da 61 por bastante.
En Jamaica hall6 muy buenas nuevas de Oriente, que le comuniqu6. Ahora, sin la menor ofuseaci6n del deseo, que lo bace ver todo galano, hallo noticias iguales de todas parties. Sobre todo, las hallo de la Habana-y 1 quign se lo dijera! de toda Vuelta Abajo!-excelentes. En la Habana prendimos al fin. No tienen celos de nosotros. Pero es peligrosa su impaciencia, tanto como vivo el cariflo y M que hemos logrado inspirar. Los mensajeros officials y extraoficiales, de la Vuelta Abajo-son manufacturers ricos, marqueses liberals, j6venes delegates, obreros sagaces: no tendriamos perd6n si con demora totalmente innecesaria pusi6ramos en riesgo esta oportunidad-tan felizmente ayudada por la raz6n y la fortuna.
En el Principe, la situaci6n es 6sta: suspended toda producci6n en las Haciendas, por miedo A los bandoleros: cada uno que sale de la ciudad, sale con guardian que .1 paga; el Gobierno ni responded de los que salen, ni los alivia sino con un nuevo Impuesto de ganado, que ha convertido hacia nosotros A los mas tibios.
Reasumiendo, pues, Ud. alld habla 6, sus hombres, y los tiene A la capa, que esto no parece que, i pesar de las demoras con el correo, puede durar en terminarse mas de un mes desde la fecha: yo aprovecho en un viaje rApido los dias de espera forzosa, y obrando con la rapidez fi que me obligan las carts que aqui halo de G6mez, estar6 de vuelta muy pronto dispuesto fi desenvolver el proyeeto acordado.
Ya he de acabar. I Y sus cosas? I Y los socios? &Y la salud de esa meritisima Maria? &Y su viaje 6 Nicoya, de que espero noticias? Yo ya sigo eseribiendo k su gente, torque es bueno ensefiar el coraz6n. Noto que estaba escrito este papel:-no son ceremonies lo que Ud. quiere de mi, sino el alma buena, active y amiga que ha leido en mis ojos.-Hasta el sAbado.
Su
JOS9 MARTf.




40 EPISTOLARTO DE iaikRoEs
-i amigo querido:
Aun Ilego en esta ansia de bestial de que no puedo salir, 6 tempo para ponerle estas lines, decirle lo del giro, y agradecerle su cablegrama orders. I Lo del giro? Cuatro dias se ha andado aqui buscando quien pusiese dinero, por cable 6 carta, en Costa Rica,-y no se haI16 hasta el instance mismo en que se lo envi6 y con mucho ruego. Luego no se puede mandar la suma que desea, sino las que ellos tienen acordada en sus claves, y lo mejor fue lo que hicimos. Yo querla que enseguida tuviera Ud. como tender 6, cualquiera urgencia que me le ampare la persona.
Al corner le dir6 lo mas important. Todo ha adelantado, sin mas lentitud que la' forzosa, de la correspondence en Cuba desde Santo Domingo, como lo sabe Ud. por mi,-y sin ninguna desviaci6n; y ahora mismo estoy Ileno del mayor content, por la prueba plena de los aprestos valiosos que, con mi brazo al codo, y lo que mandamos, y lo muy poco que allh se ingenian, se bace, fuera de toda duda, y con el fin inmediato, en la isla, Y de la comarca mas reflexive, amigo mio; tengo el mensaje mas s6lido y consolador, por via mia indudable. Cuidese bien. Seams dignos, pesto que somos capaces, de lo que se espera de nosotros. Si ba de salir de ahi, sea muy cerca y con todo bien arreglado, de modo que no haya trastorno. Yo aqui estoy como si 6, cada instance hubiese de recibir la instrucei6n final y solar las riendas,-y asi creo que andarA Ud. por allh. 6 Pero y la preparaci6n de su Oriente? L No me los manda su hombre? De la Habana han mandado d Lacret, con dinero revolucionario de alld, torque 61 no tenia 6 Santiago de Cuba. 6Y Manzanillo, Baracoa, todo lo de Ud? Vea que todo depended de caer en uno cantos dias despu6s de la revoluci6n final, y esta puede ser A toda hora!
De carts tomadas allk, no temo. Yo no he podido eseribirle de donde estaba. Ud lo ha recibido todo. No se me apene. Y adios, y suj6teme allb, d Enrique, y que me quiera un poco Maria, y la casa de Pocket.
SU
JOSA MARA




DE JOSA MARTf A ANTONIO MACEO 41
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo muy querido:
Llego, de un viaic sobre otro-porque por M6xico y interior de este pais, en previsi6n de servicio, me he pasado estos dos meses,-recibo fi la vez que las cartas del General G6mez demoradas por mes y medio sin vapor director, de Santo Domingo,-demora que me temia como h la muerte, las cartas de Ud. fi 61 y h mi, empleo en las atenciones urgentes el dia de salida del vapor dominicano,-y no dejo, por si sale correo hoy, de anunciarle que no hay por que detener nuestra labor en la via y forma que dejamos concertadas,que por los demas casinos todo sigue paralelamente con recelos 6 impaciencias de la Habana y que desvi6 y calm6, y quejas de demora y falta de comunicaci6n en el Oriente A que Ud. atenderi,--que con el alma le ruego que me lo tenga todo en mano, como en su earta de boy me dice, para que A la hora del ajuste no haya falta alguna en el encaje de unos y otros,-y que mediate en serio la urgencia de enviar ya agent de aviso A genes como, Dimas Zamora y Celedonio Rodriguez, de Manzanillo, y los de Baracoa, que todo lo ven possible, y A todo esthn prontos y creen pronta su comarca, pero, con desconsuelo ya marcado, me dicen que por su re66n no ban tenido aun ninguna otra noticia. Por allf los visible, que andan como ordenando, y me Ilenan de carts y no me inspiran fe, son los Sartorius y Mir6, que son vistas por los nuestros como de reojo, y asi creo que ha de ser, mientras no se vea mas claro en ellos. Si va de Cuba; como con seguridad casi complete va, un detalle que se espera afuera, y yo he solicitado; no s6 yo mis.mo sino que de una hora h otra, pero con todo un Ines desde boy, y aun dentro del mes, nos pudiera Ilegar la hora de partir.-Ud. allk harh en lo local economies milagrosas, ya que el costo de mover no puede ser mucho, y lo que se deje serfi lo indispensable. Aqui los gastos por todas parties se me anuncian doubles, y A Cuba todo, se lo tenemos que hacer; pero lo suyo ir& como desea, y allA no se dejarb. de bacer lo imprescindible. Padec! mucho este mes, desde que volvi de Mexico content y con las vias abiertas para lo future, y aun para lo presented. Pero estoy justamente contento.-Esto no es carta, sino nuncio, de la del sfibado. MAndeme pronto por alli un hombre bueno, que de veras parece ser ya muy necesario.
De Pochet L por qu6 no he sabido? 6 estfi bravo con'quien tanto, tiene que agradecerle como yo, y le quiere y estima tanto?-Enri-




42 EFISTOLARIO DE Hl ,ROES
que 16, donde se quiere ir? Le escribo que se quede, k no ser que desee Ud otra cosa.-Pongo unas lines A Flor por Boix. El shbado escribo it Jos6 y A Nicoya.
Ahora, luego de estas semanas de dolorosa inquietud que pas6, d6jeme abrazarlo, ponerme 6, los pi6s de Maria, y decirle que en esta fatiga del trato de los hombres, muchas, muchas veces, vuelvo los ojos A Ud. como para hablarle, como si muy de veras lo necesitase, como quien tuviese un placer poco coffin en su cariflo y en su compaiMa.
Hasta el sAbado.
Su
J04 MARTL
New York, Septiembre 22 1894.
Sr. Mayor General Antonio .3daceo.
Amigo querido:
Esta Regark i)oco despu6s del cable en que respond al que haII6 aqui hoy de Ud y no repito por no fiar en carts, y ningun momento era mejor para respond6rselo que este en que A la vez se juntan en mis manos la comisi6n de Oriente, via Santo Domingo, pidi6ndo 6rden inmediata-la del Centro, del mayor respect (Enrique la, conoce) dispuesta, con los mejores elements, A coadyuvar enseguida (y ya sale)-cl servicio active, fi que atiendo de dia en dia, y de que estoy muy content, de Occidente y Villas--y el cable convenido con el General G6mez para asuntos filtimos. En esta situaci6n, pendiente solo de dar tempo A un detalle, demQrado en una comarca, para que ajuste con los demks, parto A disimular con una gira por Florida, mientras doy tempo A lo que falta, que por mis manos* mismas esth pasando, y le ruego que para tpebjefn fe
_fsevud p est6 absolutamente listo, torque parece impossible que deje de ser para entonces, ni que haya que demorarlo mas. En realidad, y obedeciendo A las peticiones precises, ya puedo echar fi andar las vanguardias ansiosas, cuyo movimiento somete el ff j mi decision: yo decide, ya que por su parte nada falta, ni por la de Ud. y si falta un encaje indispensable, aprovechar el tempo que me da 6ste para sbufkvt pm psufifeb bebii fvrten mf pqnfju




DE JOSI MARTf A ANTONIO MACE, 0 43
qsfdjth bsbq fvr bsutfvn bebsufif ft ffijcnpd fipd trepu tpm tpuiifjnbtmb fe psufifeb. A cables me voy entendiendo ya, y todo se aprieta y ajusta felizmente: jqu6 angustias, en cambio, el mes de mi viaj e fi M6xico y las semanas desp aes de esa primera vuelta 1
Lo que de Oriente me dice Ud. es lo que confirm, la demand formal y angustiosa que en estos instance esth ante mi, y A la que atiendo en acuerdo, con lo que, solo para Ud. le digo. Imagines mis apuros de 1hltima hora, aunque yo -cuento tanto con la honestidad y patriotism, y aun con la piedad de todos: imagines mis alegrias. Lo de Oriente es el resultado de la comisi6n. de Ud. y de dos que fueron de Santo Domingo y de la impaciencia general, y temor justo de persecuci6n, de que ya creen que no era licito, ni lo es,mayor espera El sdbado le escribo mfis.-Hoy le envio este abrazo, un apretado, abrazo.
El giro de Mendiola, no presented afin, seri obsequiado.
Dicho lo substantial y Reno de correos y de menudencias, acabo aqui, sin mfis que mencionar. Acaso tenga, accediendo A demand formal de su localidad, que pedirle que mande A Enrique. Cada cual debe estar donde presto Infis servicios.
Adios por hoy. Y quiera, y quiera Maria 6 su.
JOSt MARA
September, 29 1894.
Sr. Mayor General Antonio Macco.
Amigo querido:
Por carta anterior, y en respuesta A pregunta de Ud. y confirmaci6n de mis carts y cablegramas, le explico ya nuestra situaci6n ' A punto de madurez. Ahora le pongo estas para que alli acomod6 A ellas su trabajo; que nada tiene que hacer, ni mfis peligro que el de ocultarse mucho por la prolongada demora. Todo est6 dispuesto, y eslabonado, del modo precise y simultkneo que Ud. conoce, y pendiente de un detalle de Cuba que estA al atenderse oportunamente, y con el cual: todo lo demAs se relaciona. Hoy salgo de aqui para asunto de extreme ausencia relacionados con Oriente, y de que ya le habl6 en mi anterior. El comisionado de alld eat& aqui, pidien-




44 EPISTOLARIO DE HEROES
do 6rdenes inmediatas, h la vez; que gente de la mayor representaci6n de otras comarcas, que espontfineamente y con prisa han venido por las suyas. Pero de la Habana me Ilegan noticias sobre la sinceridad de las cuales tengo legitimas dudas: parto 6. averiguar y h aislar el peligro: suspend la salida del comisionado de Oriente, hasta tanto que la Habana y Santiago, por mis arreglos de cables, reciba respuesta clara y tranquilizadora, y no pierdo tempo en ello, ni lo pierce la situaci6n de alld, pesto que el 8 debe estar pronto h salir el comisionado y alli solo se. aguarda, la 6rden de empezar. Como estk Oriente Ud. lo sabe, y Mayia y Borrero, por sus comisiones y yo por Manzanillo y Baracoa y de la gente mas representative. Pero la comisi6n parte de Santiago, despu6s del viaje de Lacret allh, que hizo como enviado revolucionario de nuestros amigos de la Habana, y ahora se me dice de la Habana, por Julio Sanguily, que alli ban ido k apurar Lacret y Pancho SAnchez, en nombre y comisi6n de Guillermo y de Urbano. El comisionado, Francisco Rodriguez, el hermano de Mayia, fu6 recibido en casa de Urbano, y en ausencia de 6ste, por Lacret, Guillermo, Malverti y Francisco Sdnchez, y me habla de que Pancho, y el. hijo de Urbane, no contaban con su padre sino como Ud.,-IlevAndolo al campo de sorpresa. Ahora result la comisi6n 6, la Habana. Yo s6 que Collazo habia mandado i Lacret. Mi deber es aclarar esto, antes de dar salida a la comisi6n,-y prescindir de dar noticias peligrosas A este grupo, si su intervenci6n no results declarada y satisfactory, como 6, la Habana y fi Santiago la exijo. En tanto, de Cuba atienden al detalle, y yo estoy aqui, con todas las friends en la mano.
A Enrique me lo vuelven A pedir, con suma necesidad, del Camagdey, y como mafiana le pido fi Ud. por Cable que me lo embarque, ya acaso haya salido cuando Ilegue A Ud. esta carta.
Aqui un abrazo. No me alcanzo A lo que en este instance tengo que bacer. Son las 4 de la maiiana, y salgo k las nueve. &Verdad que quie.re cada vez, por lo que anda y per lo que vigil, y por lo que nura per Ud., su amigo y al de Maria?
JOSA MARTL




DE JOS]e MARTf A ANTONIO MACEO 45
New York, 13 Octubre
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo muy querido:
Llego de la Florida, de ajustar de nuevo lo de acci6n A que por 01A se ha de tender, y de recibir de genes mayors las pruebas del adelanto activisimo de todas las laborers. en Occidente, y la gqrantia de la entrada de los elements reacios, como Lacret y Urban, en los filtimos trabajos, en que yo continflo procediendos6palo asi-con. igual energia que tiento: ansio ereer, pero vigil; y asi en todo: no sacrifice nada, ni arriesgo nada: ni en esto de ahora echo nada 6 andar hasta que no est6 en mi mano la clave filtima, que es la que en estos instances espero de G-6mez: el correo esth entrando, y 6ste de Ud. se va: por cable reiterar6, Ud. el lunes medicine, en respuesta A su pregunta. G6mez mismo s6lo esperaba un detalle prdetico 6 indispensable de Cuba; 6 lo, ha recibido, 6 esbi al recibirlo: yo aqui tengo, en la mano, calladamente, todos los, preparations necesarios para el pensamiento total. Ni Cuba sola, de vanguardia de victims possible, sin que nosotros la ayudemos A la vez,--ni nosotros aqui sin la plena adhesi6n,-hoy ya ardientede Cuba,-ni de afuera unos si, y otros n6, ni unos delante y otros. detrhs. En quince dias, amigo bueno, puedo desatarlo todo. Y nada desato, aunque tardemos dias Infis 6 menos, sin la clave en mi mano. Dias mfis 6 menos, semana mAs 6 menos, Ud. me aplaude. por eso mAs que nadie. El tempo de cumplirle lo de allh da, con el cable y aviso pievio, oportunidad para que me diga, g mis pregantas, los detalles que ya tendrb, todos estudiados, como yo ack todos los mios.
De Cuba, no puede'imaginar. Del Camagiley, lo mejor y con todo e'puje. De Oriente, Ud. lo ve. Villas, al hombre. El Occidente, incredible de bueno, y con todos sus recursos adentro. Mucho me he angustiado. No s6 c6mo he podido. Estfi. Ahora amarro la pobreza que queda, lo indispensable, para las arrancadas. Lo que allfi emple6 ya Ud. es exactamente lo que, segfin nota previa, pidi6 y ha empleado G6mez por su parte. D6jeme reserves, como en el caso de 61; lo poco restate para los moments de Ud. de filtima hora. Nadie me le ha de'decir despu6s que Ud. necesit6 por allA mhs, ni alegar que habia que preparer alli menos. D6jemelas echar de padre viejo. Y quererlo, para ahora y para mafiana.-Ud. me lo tendrb todo, como yo por aeb,, al caer de un lado, y i punto de




46 EPISTOLAIUO DE H] ROES
andar.--A Enrique he tenido que quit6rselo, torque el Camagiiey me lo pide-lo pide la mejor gente, para la arrancada. Hoy le telegrafi6: aqui lo esperan sus amigos: Ud. sabe qu6 clase de gente es: la que tarda en decidirse, y es la decisiva.-Ud. me lo habri mandado.
Perdone papel y ansia, y letra: Ya conoce el espiritu que me mueve, mi prudencia, mi horror al sacrifice inutil, y lo que lo quiero: callo, y supla lo demds.-iAy!, solo un temor tengo,-que se nos adelante la Isla, 6 que fuera Adesmayar, por criminal demora, una situaci6n tan feliz, y ya alli tan extreme. No serA; para eso tambi6n vive sin dormir
SU MARTf
New York, 20 de Octubre 1894.
Sr. General Antonio Mace@.
Amigo muy querido:
Es hoy mi vida como el v6rtice de toda nuestra torment. A todo atiendo en persona, lo que no es poco por ack, con tanta distancia y un espionage mas bajo y fino que nunca. No tengo hora, ni s6 como robo este instant on que confirm mi carta anterior,-incluyo la de G6mez 6 Ud. en duplicado-que supone demoras mias en que no puede Ud. creer, y cuya patri6tica suposici6n entiendo,remito $200 por giro quo espero hoy de Benjamin, reservando lo que queda de su parte para la labor de k bordo, que lo finico que le puede. ya faltar,-y le reitero, en vista del cableggrama -61timo y carts de G6mez, lo que en mi anterior le dije sobre el plazo y fecha de nuestros embarques dependientes todos del detalle central que el cicl6n impidi6 A su hora-por la interrupci6n de todos los cables de las Antillas-y G-6mez me anuncia. La situaci6n es, pues, la de mi carta anterior: todo lo tengo dispuesto; pero, en nuestra pobreza y dificultades, no podemos orrar. tengo todas las brides dentro de muy breves dias. Por cable le ir6 avisando.
Ni parece que nada pueda torcer nuestro camino. Del Camagiiey, de dondedebi6 ir determined noticia, ha ido k G-6mez una intriga en quo 61 no parece haber caido mucho y era, so pretext de




DE, JOSP MARTf A ANTONIO MACE 0 47
adhesion revolucionaria, y en nombre de revolucionarios de antes, decirle que aquello estaba sin preparer, y que le median demora,-i lo que G6mez, segfin me dice 61 A mi, y el comisionado al volver, no ha accedido, aunque cree de buena fe al mensajero, fi quien las apariencias todas acusan de double, en estos moments funestisima. Vea Ud. en el moment del cuajo, la certera villania de ir & ponernos confusion y temores en apariencias justos, y por fortune desmentidos por los mas series conducts, y por el Marqu6s mismo, de quien el comisionado decia Ilevar tambi6n la representaci6n. Vuelve al CamagUey, y tras 61 un hombre de la mayor influence, que ha traido la verdad feliz de aquella comarca. Despu6s del comisionado vino la carta de G6mez k Ud.
De Urban, le dir6. De 61 parecen haberse recibido, por su invincible odio h Yero, hoy triunfante entre los antonomistas, pruehas pleas por la gente de la Habana de su adhesion y del trabajo enthusiast de Pancho Sfinchez. De ningun modo correriamos peligro, pesto que lo que accept de ellos fue que se alzaran, sin comprometer fecha de Ilegada de Ud. ni de G6mez, ni mds detalle que el de llevarles enseguida auxilio. Y de allk escribieron que lo seguian disponiendo todo para el 15 de Noviembre 6 los alrededores, y pendientes de mi contra 6rden si no se creyese, esa fecha oportuna.-Con toda la prudencia humana he andado en esto. Hace una hora me telegrafian de Tampa que La Uni6n Constitucional de la Habana anuncia que hay ya partidas por Oriente-que Moncada estA en el campo-que d los jefes no se les encuentra en sus hogares.
De Manzanillo s6 por Estrada que Titfi anda por el monte, y que alli todos, los acaudalados, le hablan de la guerra inminente. Amador Guerra habia ido A Santiago. I A qu6 acumularle pequefias noticias 6 meros rumors? Yo aqui creo no perder. un solo dia. Depend de G6mez, para echarlo todo h la vez. Tengo aqui ya srportador hasta esa. Deme desde allA, de sus anchas espaldas, y de su coraz6n fuerzas con que ir acumulando, entre tanta bajeza y escasez, los filtimos re--ursos,-para irlos empleando con prudencia y honor-para irme salvando de tanto obstheulo y traici6n,-para esperar sin ira y para que no se ten.a que esperar por mi.
Ud. me quiere ya un poco. Qui6rame aun mfis y entienda hien A su
JOSA MARTf.




48 ETISTOLARIO DE HftOES
Por supuesto, ya Enrique estard al Ilegar. Se lo he quitado; pero era imprescindible. Y L ya Maria estA mejor, con toda la salud con que la vi en Jamaica, con todos los cuidados de Ud 7 L Y la ingrate Florencia? I Y todos los Pochet? L Y el inolvidable Boix, los Boix? I Y Palacios?
New York, 3 de Noviembre de 1894.
Sr. Mayor General Antonio 'Maceo.
Amigo querido:
Con un cablegrama que le pondr6 el lunes suplir6 la carta que ese dia le debi6 Ilegar, y no le pudo ir, por no haber modo de envifirsela desde donde habia ido, A ver por mi las cosas en que andamos, y que s6lo en lo muy esencial fio al papel. El General G6mez me habia anunciado para el vapor que entr6 bace cuatro dias determinadas y finales instructions, que requerian que ya tuviese yo fi la mano todos los preparativos,-y en eso andaba al salir el vapor de Costa Rica. No trajo el "Santo Domingo" por complete lo que esperaba por 61, sino la carta en quq G6mez me lo anuncia definitivamente para el que Ilegarg aqui alrededor del 18 del corriente. tl se ha estado entendiendo con Cuba, por mi conduct y por el suyo, y las cosas ban ido, acerc&ndose sobre esas fechas, y yo vi6ndolas career -y en a1gun caso con mas lentitud de lo que deseara, y acomodando mis actos y todos los que dependent de mi, fi las pr6rrogas que sin mi voluntad ban venido causfindose, y que no podrian continual sin riesgo demasiado grave de perder cuanto hemos obtenido. No me pregunte mi opinion. Es la de Ud. Y s6 que es la hora del pais, y que, en nuestra economic y modestia, podemos servile. Pero he de estar, no h mi voluntad y juicio solos, que harto ban podido, sino al concurs de los demfis, sobre todo cuando mi premura pudiera parecer intrusion. Hace un mes, mfis ya, que recibi el telegrama en que se me anunciaba el detalle pendiente, lo cual significaba el desatar yo aqui en seguida de la realizaci6n de 61, toda mi labor: ban Ilegado tres vapors sin 61, aunque en el primer arenas habia tempo para la combinaci6n,-el segundo no pudo por el ciel6n tocar donde debla,-y en este tercero, los




DE Jost MARTi A ANTONIO MACE0 49
trastornos, de los casinos fueron aun la causa, segun me dice el General, que procure ajustar. Nuestra acci6n varia la forma y plazos que se ha dado it la isla y s6 que son ciertas, y pasan por mi, muy empleado durante el mes pasado en desviar dos intrigas que A filtima hora ban pretendido perturbarn6s,-una, la que ya dije h Ud., que me parece que tiene A genes conocidas de Ud. por cabeza, y ha querido tal vez ir tratando las cosas, so pretext de guiarlas, hasta ver si de Espafia venia alguna moratoria de reformas,-aunque debo decir que las personas k quienes se pudiera sospechar de este intent son las mismas que enviaron hace 3 meses 6, pedir it G6mez la 6rden de alzamiento que aguardaban ya en el campo,---6rden que 61 refiri6 A mij y yo di, despu6s de garantizadas 6 mi pregunta las personas de Cuba por sus compaiieros,cuando ya los que la median, habian fijado la fecha aun no vencida A que G6mez ha deseado ajustar su parte de labor, lo que, en nuestra composici6n uniform, implica la demora que todos Hevamos con tanta inquietud.
Despu6s de mi filtima it Ud., vino aqui Bernardo Sfinchez, que acaba de irse Para Santo Domingo, i estarse en Macoris. El ha revuelto esto con las noticias que sin reserve alguna ha propalado y todo el mundo confirm. Del campo se habian rodado todas las families A la ciudad. De la Habana habian vuelto Pancho Sknehez y Lacret cargados de ckpsulas que se salvaron. Lacretandaba por el campo. Impossible parece & Bernardo pedir mas decision y mejor oportunidad. El sali6 torque creia que la revoluci6n iba i ser ahogada por las persecuciones. En tanto, yo pedia k Cuba noticia restrict, de la actitud de Urbano, h lo que me responded reconoci6ndola, pero dando por necesario el aguardar-1 con semejante situaci6n!-h que pase la alarm creada "que serh muy pronto". Y me pide un dinero, que yo mand6. Y todo el hilo pende de los arreglos de Cuba y la Habana. I Es demora 6 es engaflo 7 1 Se contarA con ese incurable, 6 como quieren, 6 parecen queer, Pancho y Mariano, hay que pasar sobre 61?
Del CamagUey fue A G6mez un comisionado, Alejandro Rodriguez, que k mi me ha hecho la impresi6n de haber intentado, en beneficio de los azueareros, demorar la guerra, pero G6mez lo ha devuelto con instructions terrainantes, que yo reiter6 tras 61, y ya le sigue persona de empuje, que desvanecerk, en bien de la situaci6n general, cualquier confusion que pudiera haber.
&A qu6 amargarnos hablando de la demora,-6 preguntfindonos




50 EPISTOLARIO DE H1hROES
si no hubi6ramos podido flar un poco mfis 6, la actitud. conocida de la Isla,-6 lamentkndonos de que el Camagd-ey no hubiese mandadb antes lo que desde Mayo se le pidi6, y ha venido ha ir en Septiembre, d pesar de la disposici6n sufficient de la comarea,--d--opinando caso que hubiera. sido preferible-caso de que hubiera podido ser, aceptar el apremio de Cuba, aun corriendo un poco mas de riesgo, que caer acaso en la red tendida por Espaiia, de alborot ar con las. reforms, y parecer que las va k dar, en el instance en que de todas parties se senate decision revolucionaria?
Las revoluciones, por muy individuals que parezean, son obra de muchas voluntades y hay que inclinar con frecuencia la- propia. En todo pienso, pues amigo mio, y azuzo y estimulo para que no se desmigaje el sentimiento del pais, ni afuera se transparent 6 desmaye, lo que tenemos hecho.
Y asi queda la situaci6n: que en este instant parece haber de resolverse dentro del mes. Todo h la vez y ni Ud. ni nadie sacrificado antes, 6 de vanguardia riesgosa. Esa es la i5nica espera. Lo de Ud. lo tengo, todo listo, como Ud. me lo encarg6, y A punto todo. Contfnfle al rescoldo un poco mfis, y con Ud. todos los suyos. Estfi. todo al romper y no le he de poner 6, Ud. de delantero, A corner la. aventura, que A la vez los demas no corramos. Fu6 siempre mi suplica 6 Ud. por mayor seguridad, y para evitar la zozobra y el cansancio, que la gente allA siguiese en sus laborers hasta el filtimo moment, y de ellas se deslizaran al punto de embarque. Y asi creo, que lo habrh logrado Ud. fi no ser que las cosas de la colonial hayan hecho salir de ellas A los compafieros. De todoB modos, Ud. evitari la publicidad que aqui ha dado it la expedici6n Mendiola Boza, que exagera. sin duda la publicidad que las cosas allA tengan, y que Ud. con este aviso harfi sin duda por esquivar y burglar en cuanto sea dable. Y como estamos en esta cadena de detalles--que yo nunca he de permitir, ni los success, que sea interminable, y de Ud. pende ahi todo,-y nada hay en la situaci6n general deshecho, sino naturalmente prolongado y adelantado,-no creo yo que este estado de cosas justifique el menor cambio de posiciones, aunque nos consume la justa impaciencia. En cambio, yo tengo de antemano visto, y como ensayado todo aquello en que pudi6ramos titubear, 6 emplear mucho tempo despu6s. De ]a situaci6n de Ud. amigo m1o, me hago cargo, y har6 lo que debo. De Cuba s4 nos sangria y estrecha y yo i todo acudo, A lo rational y fitil, para que quede probada la participaci6n del pais, y no se excuse nadie por falta




DE JOSA MARTf A ANTONIO mAcrw 61
nuestra. Y mis ahogos Ud. los calcula. Pero todo va saliendo. Saldrd. Ayu'deme Ud. con su sobriedad, como me ha ayudado hasta aqui, para mi orgullo, que esti en que todo el mundo le vea y conozea el m6rito como se lo conozco yo,--y las varies classes de m6ritos que le conozco. A mas Ud. no tendrfi que aguardar mucho, ni pensar en abandoner esos passes nuestros. Esto nuestro, no queda del aire meses. 0 se emplea, 6 se le corta el hilo. Se va A emplear, 6 somos muy viles los hombres, y nosotros capaces de perder la ocasi6n mfis feliz-lo que no parece que seams. Pero si no se hubiese de emplear, suspendemos esta amenaza, no gastamos el tesoro; y no salimos, como hasta hoy nadie ha salido, de su vida individual. Fie en mi. No nos desperdiciaremos, en cuanto yo pueda evitarlo.
I Y el lugar? Yo se lo pedia ya en carta anterior, y Ud. de seguro lo tiene ya escogido. Por carta habrA acaso aun,--eseasamente,-tal vez no-tiempq para que me euvie los detalles que por cable winca, pueden ser tantos. Acaso me vengan por el camino.
Lo de Enrique, si no ha venido, me causa profunda pena. jC6mo puede 61 juzgar la importance del servicio especial i que lo llama su comarca, y que solo 61 puede prestar? LNegarse Enrique k prestar un servicio dificil y gloriosa, y en acuerdo con sus simpatias 7 L 0 ha perdido la confianza en mi cordura y el tacto que me da mi pequefio conocimiento de los hombres? A Ud. le pesarfi privarse de tan gallardo compafiero; pero A su lado de Ud. por raz6n de comarca y de influjo director, no puede prestar el servicio decisive y magnifico h que le Haman, respaldadas por mi, personas que tienen pleno derecho ft su agradecimiento y atenci6n. Es de tal naturaleza el servicio,-y tiene tal pesto en la situaci6n general-que al recibir Ud. esta carta habrA salido tal vez Enrique, por el cable que le volver6 & poner,-y si no ha salido, Ud. que sabe tanto de la oportunidad de ciertos hombres y success, y de cada, hombre en su suceso natural, le pedird sostenidamente que acceda fi mi ruego, y verA que emprenda viaje por el primer vapor.
Debo acabar, y contra mi voluntad, torque con Ud. hablo como conmigo mismo. Y serd siempre asi.-De una cosa no le he hablado, y debo. Luego de enviada la carta del General G6mez A Ud., record6 que en ella se aludia & mi viaje i M6xico, como si de 6ste hubiese dependido alguna dilaci6n. Si ese es el sentido, he de'aclararlo. A M6xico fui, aprovechando los doce dias que faltaban para el primer vapor de Santo Domingo, torque al volver aqui, con mi




62 EPISTOLARIO DE HLROM
parte hecha, aun no haI16 las instructions y noticias que luego ban ido vini6ndo, y me estaban anunciadas para esa fecha: por lo que al ocio de doce dias, en que no podria aun recibir carta alguna, prefer un viaje oportuno y provechoso, que distraia ademfis la atenci6n espafiola, en dias en que de un dia 6, otro podiamos ya emprender la march. Ud. me ha visto la obra: Itendrfi jamfis nuestra patria que esperar por mi?
No.
A Maria, mi mas fino, cariflo y k la casa de Pochet, callada 6 ingrate. Ud. quiera y entienda bien 6, su.
JOSA MARTI.
New York, Noviembre 10-1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Am go querido
1 Noviembre 10, y aun le tengo que escribir! Me Ilena de alegria, su carta del ........... donde me anuncia las 6rdenes de Ud. fi
Cuba, en que tengo mucha mfis f6,-mucha mfis-que en las extraflas composiciones de 61tima hora en Santiago, con que indudablemente se ha querido ganar tempo, para desviar y descubrir la revoluci6n. LPor qu.6 enviar 6 Lacret 6, Cuba? jComo vuelve Lacret con el nombre y el hermano de Sinchez y 6ste mismo me escribe por conduct de Rafael Portuondo, entre si y no, y un mes despu6s, dos dias bace, me envia una carta flrmada en que declare su resignaci6n absolute A lo actual, y desist de toda acei6n de guerra?
Asi estfi de ese lado, en conexi6n con la Habana, esa liga de que parece esperarse mas de lo justo como fuerza de arranque. 1 Ah: roman por fin! volaremos: g no me conoce Ud. el alma? Obed6zcanmele, sin esperar por esos hombres k quienes parece que se puede tachar una vez mAs de traici6n, y ya nadie puede tener pretext de ojeo innecesario, ni de mortal demora. Nada me sorprende. He previsto el bien y el mal. De todo nos salvaremos, Si se hubiese dado, tempo, sin necesidad 6 que la traici6n nos conociese y entregage,----si hemos dado, por injusta dilaci6n, modo de que vengan A




DE JOS9 MARTf A ANTONIO MACEO
ponerse IL la cabeza de una. situaci6n tan feliz los agents del Gobierno Espaia-ol,-vigilo y habremos conquistador un derecho grande. Pienso y callo. D6jeme callar.-A-hora, sin haber faltado aun los de Cuba 6, una fecha que estimo tardia,-dispuesto aqui todo por mi de modo que,-seg-fin el ensayo que felizmente acabo de hacer-salgamos con dicha y secret, y tenga Ud. allk lo que le falta para sus labores,-anunciado por G6mez el detalle k que he de subordinar todos mis actos, torque no soy yo el director military ,de la guerra, que hubiera podido y debido ya empezar,-r6stanos aguardar impacientes, y tenerlo todo A punto por nuestra. parte como, lo tenemos; a fin de obrar con rapidez en un instance que ya parece inmediato; 6 de salvar las reserves, para nueva y Infis libre campafia, en vez de hundirlas, sin esperanza de renovaci6n, en gastos que se pueden evitar. Por eso, al recibir un cablegrama de Ud. anuneikndome que le serial necesarios "para cerrar el wegocio mil quinientos pesos", seguido de dos palabras ininteligibles en cifra, le pedi que me las repitiese, y despu6s de esperar dos dias en vano la repetici6n, telegrafi6 Ud. en acuerdo restrict con la situaci6n: cierre negocio seguridad absolute pago moment realizaci6n unamos energia reserves. Eso he hecho yo aqui, caldehndolo todo y teniendo A punto todos los embarques, sin haber gastado en estos preparations, que el General G6mez me pedia tener dispuestos para el detalle que no lleg6 mas que $450.00, k cuenta de lo que en la realizaci6n se habia. de pagar. La seguridad del pago, es absolute y nadie le ha de exigir, ni a nadie le ha de consentir Ud. pago adelantado por servicios. que acaso no se hagan. Descanse pues. Pero si, por dilaci6n que no serh jamfis justifiable, hubi6semos caido en un instance enemigo, y de Cuba no rompiesen A sus. 6rdenes, como con toda el alma anhelo, Ldesmigajaremos lo que con tanto dolor hemos conquistador y se nos ha dado con la filtima fe? No: lo salvaremos: y Ud. es grande 6, mis. ojos, y no me aflgirA, sino me ayudarA A salvarlo.
IA que decirle mAs? A Ud. se me va un abrazo muy largo; pero, midi6ndo y vigilando, acaso hablase con un poco de amargura.,La omitir6.-Enrique desconoce la importance y responsabilidad de su desoimiento: por cariTaosa generosidad no insist aqui, A reserve de insistir por cable antes de que Ilegue esta carta, si fuese necesario. Err6 al suponer que podria ir en dependencia que le fuese desagradable. Y en cuanto a sacrificios I no estamos empezando? 1 Como no me repiti6 la cifra que debe ser esencial k su




54 EPISTOLAWO DE HfMOES
cablegrama? Ud. imagine los esfuerzos y cuidados que en este instante preocupan fi horrorizan, pero no ofuscan ni agobian A quien lo quiere fi Ud. tanto como su
JOSA MARTI.
Noviembre 17-1894.
Sr. A. Maceo.
Amigo muy querido:
j C6mo no me contest mis cables? 6 No imagine mi ansiedad? Herido, y le pregunto como sigue y no me dice? I Qu6 digo & cuantos me preguntan? L Y este cable, que precipita mi vuelta A NewYork y no logro engender?
Dice: "'Salieron Enrique carts efqnsp cable" lo que de Enrique me informal, por la clave no corresponded, torque es al escribir las letras siguientes y luego copiarlas por el fin. Supongo que olvid6 esto filtimo y traduzco: dempro. 6Esto que es? Sobre condos de empleo, pfiblico, ya cablegrafi6 i Ud.: higase todo, A pagar cuando se haga, como he hecho yo aqui; pero tal vez diga dinero, y aunque negado A creer que, victim Ud. ah! de un atentado, siendo Td. el hombre independent y viril que es, pueda faltarle algo,-pasado maiiana lunes primer ocasi6n, le enviar6 $200.00, no se me vaya A ver en la necesidad de adelantar algo y no tenerlo. AcA quedo en mi absolute decision. Pendemos de G6mez y la isla solo exige, enthusiast y dispuesta, que designed fecha, precise e inmediata. Todo estA it punto-I y el vapor, ya demorado tres veces, no Ilegg hasta fin de este mes! k Qu6 hacer? I Correr el menor riesgo, si el tempo y la ocasi6n se nos van de entre las manos, de quedarnos sin dinero, sin modo de levantarlo de nuevo, y sin la autoridad de la prudencia, ya que no tuvimos-tal vez-la de aprovechar la ocasi6n?
De ningun modo:-y i Ud. previsor, A Ud. con quien he juntado pecho de hermano,-A Ud. cubano y hombre, me dirijo principalmente, para que me ayude en mi sobriedad, y salvemos de todo peligro lo, que nos quedarfa de haber errado ahora,-contra lo que aun hoy parece innecesario 6 impossible. jMand6 k Cuba A pisar




DE JOSA MARTf A ANTCNIC MACE0
4 Urban? Volvi6 d mandar? De Cuba, serenos 6 impacientes... De G6mez, tengo que aguardar.
IY de Ud? 6de su herida? Ique fue, que no me responded, y, firma el cable Tomas Deru? Lleno de ansiedad escribe,-en la prisa de un tren,--su
JOSA MARTL
New York, 23 de novienibre.
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo muy querido:
Al fin supe de Ud. S6 que por su noble herida me lo quieren mfis. I No me ha sentido en estos dias cerca de Ud. al lado de su sill6n? I A qu6 hablarle de lo pasado? Ya eso es pasado, y Ud. esti en plena salud. j De qu6 le vale si n6 el cariflo que A mi alrededor le muestra todo el mundo, la ansiedad con que se ban estado esperando sus noticias, la alegria con que se ban sabido las que por las cartas de Loynaz supe ayer, y Patria public hoy? No es eso lo que quiere Ud. saber de mi,-sii2o lo que por carta puedo pfilidamente decirle, y es aun, con esperanza del fin de mfis inmediata soluci6n,-de inmediata soluci6n-lo mismo que en mi anterior y en infis de una carta mia, le he insinuado, en cuanto lo permiten carts. I Por qu6 me apena sin raz6n suponiendo que de in!, en lo mfis minimo, pueda provenir demora alguna, 6 que no vea yo todo lo que ve Ud., y de todas parties? I C6mo vivo yo desde agosto; y deade principio, de octubre sobre todo, sino c6mo estA viviendo Ud? Carta A carta lo he ido enterando de la dilaci6n, y de las causes de ella que tengo que acatar, y en este instance, dici6ndoselo de mal grado A tanta distancia, la situaci6n precise es esta: habi6ndose dado tempo A que se rehiciesen de la sorpresa 6 intimidaci6n en que los tenfamos; los elements de oposici6n nuestra en Cuba, sali6 de Santiago, capitaneada por U., torque de Lacret siguen garantizando sus compaileros la buena M, una intriga que logr6 poner en manos de U. gran parte de los asuntos de Oriente, y el conocimiento de las conexiones de la Habana, dependientes del Oriente asi vendido, hasta que yo lo esclareci, y en este instance se remedial, mientras que' las operations acfi afnera dependian de esas conexiones




56 EPISTOLARIO DE HftOES
descubiertas, y por lo de Cuba, desorientadas, de la Ha.bana:-i la vez, y por sobre mi cabeza, cay6 sobre Santo Domingo, en el instante mismo de realizarlo todo; una comisi6n falsa, torque so capa de revoluci6n iba en nombre de revoluc"ionarios i impedirla en lo verdadero, y A.perturbar i deshacer la conflanza de G6mez. Las consecuencias de esto, dedfizealas. Una vez asides estos success, que solo en los dos meseg filtimos ban hecho su aparici6n, pro use y realic6 en Cuba, it cable y emisarios veloces, la tarea de reponer lo confundido, de extluir del trabajo h los que habian entrado en 61 con traici6n, de avisar y encanzar al Camaguey y 'a Cuba, y de mantenerlo todo sin desconflanza 6 punto de obrar, mientras que los de la Isla, como nosotros amargados y at6nitos, al ver la situaci6n verdadera que de aqui les tuve que iluminar, y temer que afuera-y no de mi-hubiera confusion 6 indecision, deshacen en Santo Domingo, con la autoridad de gente del pais, lo que esa intriga tenebrosa haya logrado hacer, que parece poco pesto que ayer tengo cable en que Santo Domingo me avisa el envio definitive del detalle A que tiene ajustada, en su capacidad de director reconocido, la operaci6n que 61, y no yo,-conduce. I C6mo ni en qu6, sino cayendo por todas parties velozmente, y callando mucho, auu con Ud. c6mo ni en qu6 puedo yo precipitar, ni mudar en cuanto A tempo y hecho, una situaci6n que hoy, solo para evitar desmayos y obscuridades, depended de mi? El mfis active colaborador de su ansiedad y de su impetus, soy yo. A todo he atendido y de todas parties he sido oido. Lo de Camagiley-en que parecen ser agents principles a1gunos hombres de la guerra, con Bernab6 Sanchez A la espalda, ha estado aconteci6ndo durante todo el mes pasado, con el mayor sigilo, y directamente del Principe A Santo Domingo. Por aqui volvi6,-Io acorral.6-le puse al pi6 enseguida su gente propia, para evitar el mal que hubiese hecho.
Del Camagiiey, de Oriente y de la Habana se obra combinadamente,-y espontfineamente,-ahora sobre Santo Domingo, con las mismas ansias y las mismas razones de Ud. y las mias. Santo Domingo sale al paso de esto,--parece haber entendido la trama que A tempo y en detalles le avis6,--y de su propia voluntad me anuncia por cable la Rave de las operaciones.-Acaso, segfin todo estri. i esta hora, reciba Ud. un cable m1o poco despu6s de esta carta. Si no, lo que de todas parties va en camino, sigue, en Cuba se impide por su Oriente, de Ud., con excellent enviado, el desbande 6 desconflanza, mientras ach se precise y determinar-y aefi, con el




DE JOS]k MARTf A ANTONIO MACEO 57
freno de esas medidas oportunas de adentro, que nos conseryan lo de allk y nos lo salvan, se hace, de Cuba y de mi, al vuelo, y con alma-de hombre, cuanto se tiene que hacer. 1Y Uds. allh? Como yo aqui: al rescoldo, como medio perdidos, con derecho y raz6n para aguardar un fin pronto y seguro A estas confusions que it paso de carga se- esclarecen, y con la seguridad de que nadie allf, ni Ud., estA mas impaciente, ni sufre mfis que yo. No me content con sufrir. Salgo sin miedo y con dicha hasta boy, al paso de todas las intrigas. Cuanto har6 y hago, d6jemelo caller. Adivinelo.
Tengo que acabar: A Loynaz,' lo tengo y aqui: I Y ese pobre Alberto, leal y querido? IY todos los que me le ban mostrado affect A Ud. y ya por eso tienen derecho sobre mf? I Y esa nueva brava herida, que ha ido derecha al coraz6n cubano, y viene A su hora? No dir6 palabras infitiles. Ninguna mano apretarh la suya con el calor de la mia. Cfireseme.
Los detalles recibidos, y h ellos estar6. Vngalo todo al calor, y A punto de server, k lo cual ayuda el mismo desamparo y pobreza parents, y sepa bien que como, Ud. anhela y asi hace, su
Jost M'-'RTI.
N. Y. 8 de Dbre, 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo muy querido:
i Si me viera en este instance! Sus viejos compafieros estin cerca de mf doblenos al trabajo, torque ya todos los campos estkn claros,--el desorden de Cuba vencido,-6 encarado de modo que ya la perturbaci6n se ha convertido en enemistad franca y poco important de elements solo dafiinos cuando se listen con nuestra ropa y se valen de la traici6n, acorralada esta vez y descubierta,y el General G6mez ya en la -61tima disposici6n, que en persona me trae Mayla, que era el detalle que tan anunciado le tuve, y que en cablegrama de ayer me confirm, en respuesta 6 mi nuncio, de estar llenas sus primers indicaciones. 1 Qu6 me queda, pues, temeroso de las carts, que confirmarle el cablegrama de Mayia y del mio?




58 EPISTOLAR,10 DE WkROES
La forma feliz y por mi ya aqui anticipada, por ser tan fficil y tan poco costosa, de sus trabajos, ahi; apenas require mas que el aviso general que ya por cable le di para irle poni6ndo, todo sobre esa fecha, 6 la noticia, por la clave de dias 6 la de letras, de la pr6rroga minima, dias mks 6 menos, de una labor segura, y en este instance en todas sus parties perfectamente atada. Ya veo cuan poco, por fortune queda que hacer ahi, asi que solo tengo ya, cuando, se avecine afin mfis el dia y rapifie de mis angustias lo que pueda, remitirselo por cable, para las -61timas idas y venidas. De lugar, ya tengo la nota, y seguir6 preguntando, para no errar. Lo que haya de ir, fiemelo, que yo, nada olvido.
I I A qu6 pintarle mi alegria; que solo podria nublarse con la noticia de que aun no estaba Ud. bueno 7 i A qu6 decirle el extreme cuidado que para cada detalle necesito? Aun le escribir6 una vez, asi podr6 responder la carta que de Ud, espero, y acaso me aguarde en Central Valley. Mi jf1bilo es silencio, y Ud. me lo acompaiia con el suyo. Mucho hemos padecido, pero ya estamos premiados. No puedo alzar la cabeza; pero Ud. me ayudark de allh con toda su bonded, su aborro, y su cordura.-Y su cariflo. Si aun hubiese tropiezo, fie en el juicio y en la conciencia de su
JOSP MARTI.
New York, 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo queridisimo:
De tal modo se acumulan los success, que en el espacio de do& horas he temido que decidir el viaje, hasta este instance impensado, de Alejandro Gonzfilez, desarreglar y arreglar parte de lo que se relaciona con 61, y sentarme al vuelo (L confirmer por escrito lo que 61 fi Ud. de viva voz dirit. Todo queda preparado A la salida de Alejandro para la salida escalonada y la Uegada simultinea, de tres expediciones, garantizadas igualmente las tres, unas, torque es de Ud. de quien s6lo, grandeza espero, y hago que la esperen los demfis, otra torque es la de Serafin y queda sacada de manos de Queralta, y puesta en manos de un hombre en6rgico y de habilidad




D, JOSL MARA A ANTONIO MACEO 59
suma, un joven del sur, caballeresco y ambicioso;-y otra, la del General G6mez, torque aqui estA Mayia en nombre y representaci6n de 41, y de los expedicionarios enthusiasts y congregados de Santo Domingo, y Mayia es garantia, portador y testing de las instructions finales de march que realize como digo A Ud., y en virtue de las cuales, y por acta firmada por 61,-por Collazo, que viene en nombre de Occidente y de las conexiones de Oriente, y por ml, en acta-digo-firmada por los tres, hemos fijado y comunicado h la Isla un plan que no revela el de las expediciones y se ajusta en plazo y lugayes fi 61.
De palabras, y en las instructions que le acabo de dictar fi Alejandro, Ileva 61 A Ud. muchas otras cosas: como he deshecho intrigas de Oriente, respect A Ud. mismo,-como Lacret se dice lastimado. por una circular de Ud. de ahora en su contra,--como la he explicado, por si es cierta, compartiendo con Ud. la responsabilidad de haber dudado de 61 con apparent justicia, y en cumplimiento A mi deber de vigilancia superior A la amistad.
Y de la cooperaci6n, ya de la Isla, por la impaciencia de allf que termin6 en. enviar cerca de G6mez fi Collazo con preguntas como las que formu16 Ud. en su carta de excitaci6n fi 61, ya de G6mez, por la solemne y decisive significaci6n de qu6 Mayfa se senate y declare, por e8crito investido--, de la cooperaci6n de la Isla y G6mez, repito,-y de la de G6mez principalmente, Alejandro le va A ser testing de ojos, apart de la garantia y raiz que Ud. se senate en mi.
. Sobre condos, de dias antes de la salida del Amadis, girar6 hasta $2000 de ahi, para que Ud. haga corner 6, los pocos que fallen, sobre el punto de cita, y Corona flevarfi 4 mano alrededor de $1000 en oro para encarar,-que no lo creo necesario-cualquier difficult, la cual no espero, torque el capitfin va fi las 6rdenes del representative de D. E. Mantel, cuyo hijo va 6. bordo, y 61, el D. E. Mantel, estarfi en Santiago de Cuba, aguardando su maquinaria, sus trabajadores y sus 5 6 6 amigos, que son los que irfin a] yact en cuanto asome 6ste. Y el yact va con Corona de prbctico, que acaba de Ilegar fi este prop6sito. No s6 si debe, le preguntar6,-no creo que deba ir consignado A Lim6n de seguro, no; pero si lo, fuese estarfa 6, las instructions de las cartas de Ud. y Flor, y le habr6 hablado por cable.
g Qu6 me falta pues, que decirle I Con muy poca merma, va su pedido de armas y los preparativos,-cuatro barriers y tablones,




60 EPISTOLARIO DE HLPROES
para una balsa de desembarco, remoleada por el bote grande de i bordo, donde ademAs van otros pequefios: y ese bote grande es nuestro.
Estamos, pues, al borde de la obra grande, y yo en tal angustia de deber; y con tantos detalles k mi alrededor, que no tengo espacio para la emoci6n que me embargaria, de otra mantra, al escribirle. No me pida palabras, sino el coraz6n con que lo quiero y entrego fi Ud. la obra ayudada, y con muy poeo peligro de abandon ajeno, que por su parte coronarfi Ud. con gloria. Flor con su ingl6s mediano y su aire de elegant, haria una buena cabecera de los amigos que ban de ir a bordo. Ud. sabe de eso. Y aqui acabo. AbrAceme, que bien lo necesito en mi agonia. Yo salgo muy poco despu6s del Amadis. Si nos volvemos i ver vivos, serk para asegurar la libertad que hayamos conquistador i Cuba, 6 para acabar de couquistarla, plena, y conform it toda la justicia.-Si me acabo,.Ud. me recordarA con cariflo. Ud. y su noble Maria.
Su
JOSP, MARTL
New York, 1894.
Sr. General Antonio Maceo.
Amigo muy querido:
Sobre la palma de la mano le escribo, escapade de un cuarto de conversaci6n con genes de Cuba, que vienen y vuelven, 6 vienen para no volver. Estoy content. Todo lo hemos ordenado. Se ha acudido al desorden que'todos los elements de perturbaci6n muy bien sefialados por Ud. habian pretendido y en cierto modo logrado. A G6mez le ha ido y va cuanta prueba y estimulo pueden ayudar a deshacer las confusions en que intentaron ponerle.
De 61 sabr6 dentro de tres dias, y la situaci6n no ha mudado un Apice, 6 no ser lo adelantado en segurar la obra por la Isla,-de lo que dije A Ud. en mi anterior. Con jfibilo recibi su cablegTama con mi nombre, que vino a tempo, torque por ach no se entendia bien la dificil situaci6n en que nuestras cosas se sullen ver por esos passes amigos. Vino bien el cablegrama. Yo tengo muy cerea todos los suyos y le pondr6 uno el mi6rcoles.




DE JOS9 MARTI A ANTONIO MACEO 61
Salgo al vuelo, A acomodar y revolver mis visit.as.-Y 961o para un abrazo, y desear que sea todo, de mano de Ud. la carta que de seguro me viene en camino, tiene tempo, satisfecho de cuanto se ha ganado en medio de la demora,
SU, J09 MARTI.
New York, diciembre 25 de 1894,
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo muy querido:
El dia estit Reno de sol, y con todo 61 en el alma le escribo esta carta filtima. Al li estarh ya Alejandro. El pdsbc que lo va A buscar sale hoy de su primer estaci6n, y ya al Ilegar esta k sus manos habrA recibido, un cableggrama mio anunciindole la salida, lo cual querrit decir que parti6 de aqui felizinente con la bhsbd, que el fibujgdb va preparado 6, tomar los amigos de D. E. Mantel en el lugar adonde le Reva el empleado Miranda (Bfipspd) que va pespeb, y fi Hevarlos, camino de Phbjufibt, A visitor en la costa la mina de manganese de Mantell. A Ud. pues, A su cordura y serenidad, toca el ajustar las apariencias de modo que la salida de ahi convenga con este prop6sito,-y luego, en el caminonatural del pdsbc, y s6lo en el moment precise, detener la murcha, y bajar. Hasta el filtimo instance se puede conservar la situaci6n: eleven de ah! dos 6 tres hachas, con que abrir las cajas al caer en la costa, y asi no habr;k que entrar siquiera en explicaciones. El pdsbc Ileva, ademfis de sus tfupc usuales, uno grande; de 30 pi6s, que es nuestro. Lleva amplia comida, y Rpesdb para 25 dia&-Van con Miranda tbqbn de la butpd. La demora ha consumido parte de lo calculado, y Miranda Ileva $500 en monedas de oro americano, que es lo mismo que llevar6 yo por otro camino. Y ya s6lo por la mar le podria dar la mano, torque el cablegrama con las palabras Imposible giro, que llegark k Ud. tres dias despu6s de la salida final de su pdsbc para allh, se le pondrk como por mis propias manos, s6lo cuando ya el pdsbc de Jfnph, y yo en 61, y .Bjzbn en 61, estemos ya andando. Mi promesa serb. cumplida: ni Ud. ni los suyos correrkn mds riesgo que el que corra yo propio,




62 EPISTOLAR10 DE RAROES
y con todos los frenos que puede poner A los hombres el miedo i un dishonor seguro, que seria inexorablemente exhibido. Y el plan de esta otra rama del asunto, y el de la que va detrAs, para sbhfm A la vez que por las Jbmjk es exactamento igual al de la parte de Ud. sin una garantia menos ni mhs, ni m6s recursos.
En Bjzbn tenemos un magnifico y honrado, compafiero, incapaz de cobardias ni tapujos. El crumple, y estk dispuesto it exigir, y A cumplir A todo trance la oferta en que ban credo nuestros amigos, que, por instructions comunicadas y aceptadas, y conform fi ellas, estarAn echfindose i la vez por bssfju en la misma aventura d que nos echamos nosotros por la sbn.--De la situaci6n le imponM brevemente.-lo suyo, Ud. lo conoce: Lacret estA en la Habana en paz, y el mismo Julio, 6, quien al fin tuvieron que dar participaci6n de detalles desde Octubre, describe que es.,un misterio: y asi lo dice Juan Gualberto, que vigil y ordena con gran dicha, honradez y eficacia. Asi como se ha sacado lo de Oriente de manos de Lacret, asi-y esta es la causa de la pr6rroga de fechas, se esth sacando y se puede sacar, lo de Occidente del conocimiento previo de Julio, cuya conduct en estos instances esth siendo singular. Pero nada real depended de 61, y su misma conduct de filtima hora acaso tenga un solo objeto, en 61 habitual; s6lo que el deber me imiyone salvar, aun A costa de algunos dias, el sigilo de las operaciones, y la clave decisive, que-por lo mucho que hemos permitido que so prolongasen las cosas-vino 6, caer, sin que Juan mismo pudiera evitarlo, en manos de Julio.-Pero Occidente, tan importanto como fuerza de distracci6n, estA lejos de comenzar tibio ni desamparado. Hablo casi por mis ojos, torque lo que alli se ha gastado de lo nuestro tuvo un inspector del mayor respect y respousabilidad, asi como lo que ahora mismo ante su vista se gasta: y 61 conoce y ha palpado, el verdadero terreno, que es firme y vario, aunque con la limitaci6n natural al comenzar un negocio de esta indole. De las n-myk, sabe Ud. tambi6n. La tierra de Don Salvador temia sinceramente que la echasen sola y A la cabeza, y estaba tan poco dispuesta A eso, lo cual dijo con franqueza: como dispuesta esth, segun declare expresamente, 6, coadyuvar desde el arranque A la obra general.
Ahora, otra vez A lo, de Ud.-Pespob solo ban salido de aqui Miranda y un joven muy expert, que ya se Ileva ganada la voluntad del Lbujpbd y la iipjdbHvgjsu,--que va como hijo de rico, y lo parece,---que habla el ingl6s muy bien, torque se ha educado aqui,-




DE JOSP, MARTf A ANTONIO MACRO
me ha salvado ya aqui de un grandisimo apuro, y es el que Uds deben buscar enseguida ahi: John Mantell.-Fiese & 61, en este asunto como A su propia, persona. El daria la vida por mi. S61o 61, por sus conditions socials y su conocimiento del character de esta gente, y el trabajo que desde bace ya tres dias viene hacienda pespeb y continuarA, pudiera server de buen intermedio entre Uds y el fibujpbd. Le digo que en estos dias he tenido que poner h prueba su presteza y resoluci6n y ha salido, airoso. El se ajustari fi, Uds. y los entenderfi 6, media palabra.
Ya, antes de que reciba 6sta 6 al pie de ella, le irfi el giro final, de $2000 de ese pais. Si mfis tuviera jqu6 mfis no le mandala? Peso A peso vivimo-s y Ud. encajarb. ahi lo que falte.
En este instance me Ilega telegram de un detalle dificil y premioso fi que tengo que tender en persona. No puedo ponerle en palabras, con esta ansia del espiritu, mi esperanza de batallar cerca de Ud. por la patria justa y enter que amamos l Piense en mi 1 Bien lo necesita, para salir de tanta agonla, su
MARTf.
Por supuesto, las instructions sobre la gente son las mismas. Than 4 seguir viaje unos cuantos amigos,-y ya que van, se llevan, segun instructions de Mantell k Gonzhlez, los trabajadores que vuelven fi Cuba.
New York, enero, 19 de 1895.
Sr. General Antonio Maceo.
Mi amigo muy querido:
Desde la casa amiga donde s6lo aguardo la decision del gobierno, sobre nuestro cargamento para recomenzar inmediatamente, y sin p6rdida de ayuda ni respect, nuestra campaiia, le escribo, con mfis M que pesar, para darle rApida cuenta de la contrariedad que, de mano de un cobarde, ha venido A pararnos el brazo.-Inereible parece que pensamiento tan feliz, con tan pocas manos en 61, y servido por gente singularmente virtuosa,-que el pensamiento de Revar i la vez tres vapors A Cuba, con armas para 400 hombres




64 EPISTOLARIO DE HfROES
y abundantes pertrechos,-haya venido A encallar-asesinado desde las primers horas de su realizaci6n, en la entrega indirect, 6 directa,-que hizo de 61 el Coronel Fernando Upez, s6lo usado, por mi en el moment indispensable, por ser el guia elect por el Jefe de uno de los tres groups expedicionarios. Al anunciarle,-en instances en que rebosaba ira. por no haber podido lograr para si la comisi6n de la filtima compra de armas,-que le estaba cerea la hora del servicio, en las mismas conditions en que iba i prestar yo, y lo aceptaban los demfis groups expedicionarios, desisti6 de server en conditions que "lo obligarian h que(larse en Cuba, 6 h no poder volver A los Estados Unidos", me afirm6 que 61 podria para. su expedici6n obtener un. vapor cuyo capitAn conociese y sancionase el objeto de la expedici6n, me protest que lo iba A bacer con absolute seguridad lo, que habia hecho ya para Marco Aurelio Soto, con las mismas personas, y pesar de mi repugnancia express 6, tratar por mi mismo sin necesidad, una contract que no me parecia ni precise ni hacedera, me oblige A ir al dia siguiente en plena luz, fi una oficina de corredores de reputaci6n dudosa, de los cuales sabia yo antes de bacerme ir, que no podia obtener el vapor,-A los cuales habla revelado sin autorizaci6n el nombre supuesto con que ya tenia hechas yo dos contracts felices,-de los cuales sabia yo, antes de bacerme ir que el nombre que les daba era el que habia. contratado ya. dos barcos, que es cosa aqui de uso'--y i los cuales habia revelado desde el primer instance el objeto de la coDtrata,-todo lo cual call6 durante la conversaci6n, que me dijo seria en lugar muy privado con persona del mayor respect, y result6 ser una. oficina escandalosa con un eorredor vulgar Esto, amigo, mio, pasaba en los primers dias de Diciembre, ya con'dos vapors contratados, tripulados y provistos,-y Uds. allk,--y otras cosas en otras partes,-y toda la Isla andando y ansiosaj--y yo, entregado por un Jefe de la expedici6n desde antes de arrancar de New York Aunque asi, por la habilidad demostrada y el respect personal del agent que me representaba, se hubiese podido, componer, y se tenia compuesta, la salida. feliz, alternando el 6rden de los barcos, y tomando otras medidas r&pidas; pero cuando se tenia en el ferrocarril wagon propio para Ilevar por rifles propios 6 nuestro almac6n y A nuestro muelle el cargamento, Queralta envi6 al. ferrocarril la parte de cargamento que estaba desde hacia mas de un aflo en su poder, cuando lo de las Villas--la expedici6n que 61 habia de guiar,-envi6-digo-el cargamento manifestado como




DE JOSA MARTI A ANTONIO MACEO 65
articulos militaries, y con las cajas de cApsulas descubiertas, lo que hubiera causado esefindalo immediate, y ya lo causaba, y la negative del ferrocarril A Hevarlos sin declaraci6n verdadera 6 imprudent: y hubo que recogerlo, como, se hizo con singular prisa y fortune, perder el sigilo de nuestro wagon y su viaje de tres dias, y enviarlo, con gran demora y cierta publicidad inevitable, por una linea de vapors, A su muelle extrafio. Aun asi, ya iba cargado el vapor Lagonda, encaminado A Centro Am6rica, y estaba al salir, cuando el Department de Hacienda de Washington,-en virtue de una carta de New York A 61 dirijida en 10 de enero denunciando el objeto de los dos finicos barcos que en New York conocian,-orden6 la detenci6n y registry del vapor.
Un joven muy valeroso, de quien ya habia hablado & Ud. salv6 esta situaci6n, y lo que hubiera podido venir de no salvarla, con feliz rapidez.-Pero, aunque el cargo embargado en los almacenes debe salvarse,--segfin 4parece hasta boy por la opinion misma del Fiscal del Gobierno-la hora estk perdida, perdida la ocasi6n de conjunci6n con la Isla ansiosa, perdida la combination que en modo a1guno podia Espafia sospechar, como me lo prueba la carta del General Calleja al Consul de Jamaica que tengo original ante mi, y en la que se ve que su vigilancia es misery, y ciega, y mucho menor de la que imaginamos, y muy insufleiente 6 incapaz. Perdido el viaje triple del Lagonda, Amadis y el Baracoa, cada cual escogido para el mayor objeto que 6 cada cual fuese posi ble.-Pero no se ha perdido, por fortune el respect al cubano. La magnitud de la empress, salvo la cual ni Ud. ni yo perderemos tempo de hombres en lamentarnos, parece haber pasmado i los cubanos mfis mezquinos 6 iner6dulos,-y en este mismo initial New York, donde todo lo vivo y efleaz me ha ayudado y me volverh k ayudar amorosamente, me ha costado trabajo reprimir una reunion pfiblica, de verdadero, y positive enthusiasm, casi encabezada por los Infis murmuradores, para demostrarnos su fe 6 iniciar nuevos esfuerzos.Se hari.-No veamos h lo pasado. Ud. tendr& un moment de pena, y sonreiri. 10 me be engaflado en ese pecho de hermano?
Apenas puedo, si he de alcanzar el correo de boy, por donde devuelvo, fi Corona, que no estA aqui seguro, mientras dure la reclamaci6n que empieza ahora fi promoter el Ministro espafa-ol-deeir A Ud. mi inmediato pensamiento, para que enseguida me lo conteste, si be de recibirlo antes de un viaje mio que durarfi, un mes, y del cual bien puede ser'que no vuelva. He dicho la verdad A




EPISTOLARIO DE RYMORS
bcvD: no los debo sujetar: si pueden y quieren, sin esperar 6, la conjunci6n nueva que ya prepare, empiecen, inseguros de la conjunci6n inmediata, aunque siempre seguros de mi, y de este modo de amar al pais que Ud me ve: si quieren esperar 6 la conjunci6n nueva, hay para esta dos plazos,-uno corto, y lo vamos 6, busear, por si todos,-en vista de una situaci6n madura, y atendida adentro que solo pide direcci6n y empuje,-por si todos, digo, tienen el mismo Animo que Ud. y yo mismo, y nuestros mejores compafieros. Y entonces, es cosa breve: yo siempre podr6 enviarle $2060 de ach para que allk se busquen, propio,-porque se puede,-un psfllfx que los lleve:-y tbnsb, Ud. me dirh torque para 25 6 30 podian ir asi si caso necesario pueden ir consignadas como mercancias segun Ud. me habia diebo, y solo yo aqui s6.-Ah! Digame que piensa asi, pues es en verdad todo lo necesario, y no se necesita en verdad nada mas,-y con la majestad de ese ejemplo, y en mi conciencia la fuerza de 61 salimos Mayia y yo,--despu6s de haber asegurado yo el cariho mayor de las emigraciones,-A que por todas parties, se haga lo mismo. L No es esta la hora? I no es este su coraz6n? gNecesito hablar? INecesito escribir lo que Ud. lee sin que se lo escriba? jNo es Ud. hombre capaz de verdadera grandezaT ITibieza alguna, flojedad alguna, vacilaci6n a1guna, nos aflojarin la mano, nos har&n perder la falta de que las cabezas Reguen h tiempo--la obra que hemos necesitado en el pais, la discipline y fe que muestra en esta obra nuestra, como es, y no en parte fl hombre de ella, sino en toda ella, y el respect grande que ya se ve que ganaremos por la magnitude, que . . . . . . . . . .
Esta earta aparece trunea en el original que conserve, y del cual se ha obtenido esta Ifiel copia N. del E.
New York, 31 de enero 1895.
Sr. Gral. A. Maceo.
Mi amigo, muy querido:
Llegan carts tales de Cuba, que-sea cualquiera la labor que aqui interrumpa-salgo con Mayia, Reno de brio y justa fe, para Santo Domingo.




DE J-081k KARTf A ANTOMO MACEO 67
Ni un minute tengo. Sale el vapor y salgo. De allh recibirb un cable mio por New York, de Barraneo, diciendo acaso,-y espero que se lo enviar6-REMITO. Eso quiere decir que, si ha aceptado mi pensamiento, el finico boy possible, y el que yo mismo realize, debe ponerse it 61, torque con ese mismo cablegrama entenderfin aqui que deben enviar h Ud. 6 alzar al punto si no los tienen,-y es gente que lo hace-los $2000 que estimo possible para !a empress. Salgo. Bien ve Ud. A lo que vamos. La Isla salta, y aun aguarda un poco. AcA, soberbio espiritu, y hoy mejor. Solo falta llegar. Despu6s queda cargo comprado ya y amplio parque para tres expediciones. Esto he hecho. I Qu6 no hank Ud? b Qu6 no le ayudar6 fi hacer, afuera 6 adentro?
Me buscan ya. Decirle mfis es lastimarlo. Mucho lo estima y quiere, y h Maria.
Su
JOS]h MARTI.
A Flor digo lo mismo, para que le abra el camino por su parte, sin p6rdida de tempo.
Monte Cristi, 26 de febrero de 1895.
Sr. General Antonio Maceo.
Al General escribo boy, aun mfis que al amigo: la guerra,,& que estamos obligados, ha estallado en Cuba. Y k la vez que la noticia de ella,'que por obedecer fi nuestros anuncios y arreglos, nos revela su importance, y nos Rena de solemn deber, recibo de New York la confirmaci6n de su declaraci6n de Ud.--que A quien le conociese menos que yo pareceria un obstficulo, injusto 6 imprevisto, pero que para mi no lo es. El patriotism de Ud. que vence 6 las balas, no se dejar& veneer por nuestra pobreza,-por nuestra pobreza, bastante para nuestra obligaci6n.
El vapor del Norte sale moments despu6s de recibidos estos cables, y mi resoluci6n tiene que ser inmediata. Conociendo hombre por hombre la fuente de nuestros recursos, y seguros de que no tendriamos mfis de lo imprescindi le, ni menos,-una vez desviados nuestros vapors, escribi h Ud. 6 mi acelerada salida de New York,




68 EPISTOLAMO DE HEROES
dici6ndole que, ajustado con la Isla y A petici6n de ella el alzamiento--y teniendo presented lo que en Costa Wea vi, y trat6 con Flor y dije A Ud, sobre los modos de ir, A su disposici6n, la suma de $2000 en oro, finica que podria ofrecerle, para un plan de salida igual al que lleva al General G6mez y A mi: "Decidido" rogu6 A Ud. que me pusiera por cable, lo que queria decir que Ud. estaba dispuesto A ir con ese plan; pero el cable me decia A, la vez que necesitaba seis mil pesos, suma hoy impossible de allegar. Y hoy, estallada ya la revoluci6n en Cuba, recibo otra vez la noticia de que Ud. consider indispensable, para su salida la suma de cinco miZ pesos oro: ima que no se tiene, siondo asi que so tiene en la mano la de dos mil, y estfi enfrente, ardiendo ya, la revoluci6n en Cuba.
I Qu6 hacer en este conflict? Ud. debe ir, con su alta representaci6n, y los valientes que estkn con Ud? Pero Ud. me dice una vez y otra, que require una suma que no se tiene. Y como la ida de Ud. y de sus compaiieros es indispensable, en una efiscara 6 en un leviatin, y Ud. ya estA embareado, en cuanto le den la efiscara,-y yo tengo de Flor Crombet la seguridad de que, con menos de la suma ofrecida, puede tentarse con 6xito la salida de los pocos que de ahi pueden ir en una embareaci6n propia, decide que Ud. y yo dejemos i Flor Crombet la responsabilidad de tender ah! d la expedici6n, dentro, de los recursos possible, torque si 61 tiene modo, de que Uds. puedan arrancar de ahi con la suma quo hay, ni Ud. ni yo debemos privar k Cuba del servicio que 61 puede prestar. Y el pondrk fi las 6rdenes de Ud. la labor que Ud. me reitera que no puede hacer en su San Jos6, sino, por una suma hoy imposible,-y que no puede quedarse sin hacer, cuando hay quien la echa sobre si, por una suma que se tiene, y la pondrA hecha en manos de Ud. Ahora, detalles, abnegaci6n, abandon de todo, menos de la idea de subir al tren y 6 la mar, costo de los pocos de San Jos6 que deben bajar 6. la costa, olvido inmediato de las cosas tentadoras de 14 tierra, para lo cual se require mfis valor que para encararse al enemigo i c6mo he de ponerme yo A hablar de estas cosas con Ud? i A pedirle virtue 7 g & permitir que nadie dude de que la mostrarg supremal ji'creer qu6 hay en nadie mks valor y desinter6s que en Udf Cuba esti en guerra, General. Se dicelesto, y ya la tierra es otra. Lo es ya para Ud. y lo s6 yo. Que Flor, que lo, tiene todo, A mano, lo arregle todo como pueda. jQu6 de Ud. pudiera venirle el menor entorpecimiento? kde Ud. y Cuba en guerra? No me en-




DE JOSA MARTI A ANTONIO MACEO 69
trarfi ese veneno, en el coraz6n. Flor tendri sus modos. Del Norte irfin las armas. Ya s6lo se necesita encabezar. No vamos i preguntar, sino fi responder. El ej6rcito estk alli. La direcci6n paede ir en una ufia. Esta es la ocasi6n de la verdadera grandeza. De aqui vamos como le decimos i Ud. que vaya. Y yo no me tengo por Infis bravo que Ud., ni en el brio del coraz6n, ni en la magnanimidad y prudencia del marketer. All& arr6glense, pues y hasta Oriente! Cree conocerk bien su amigo
JOSA MARTI.







CARTS
DE
ANTONIO MACEO
A STJ ESPOSA
MARIA CABRALES







San Jos6, marzo de 1895.
Sra. Maria de Maceo.
San Jos6.
Mi adorada esposa:
Los disparates de Flor, que ha dado publicidad i todo, andando, por las calls con armas y machetes, ha dado lugar A que el Gobierno intervenga en nuestros asuntos, mandando vigilarnos, con instructions de impedir viaje; pero afortunadamente el amigo Carlos Saborio ha intervenido it nuestro favor, y creo que lograremos salir hoy h las seis sin novedad.
Cons6rvate buena y quiere i tu. negro que no te olvidark nunca.
Un abrazo y hasta la vista, con carmosos recuerdos fi Florencia y familiar.
tu
A. MACEO.
Elizardo ha sido mandado fi detener en esa ciudad por 6rden del Gobierno y con encargos de vigilarnos i todos.
Vale.
Lim6n, Marzo 25-1895,
Sra. Dofia Maria C. de Maceo, San Jos&
Mi siempre adorada esposa:
Escribo fi don Eduardo te ayude con recursos, hasta que tu negocio te permit pagar tus, compromises y los que yo dej6 ocasionados por esta expedici6n, que por ser de la patria, es l6gico que yo argue con ella, ya que no puedo hacer otra cosa con relaci6n i lo mucho que ambiciono servirla.
Con el prop6sito indicado y el de que se conozean ligeramente las causes que me han obligado A estar ocho 6 diez meses espe-




74 EPISTOLARIO DE HEROES
rando en San Jos6, escribo tan largo A don Eduardo Pochet, suprimiento lo mfis interested, aquello que se relaciona con mi vida intima y enter en nuestros planes revolucionarios. jPara qu6 contarle miseries humans A quien de sobra debe conocerlas? He pasado tantas amarguras, estoy pasando tantos disgusts y sinsabores, que tengo el alma Ilena de penas y tristezas, por los que tanta mezquindad abrigan en su coraz6n, disfrazados casi siempre con pulimento de bonded. i C6mo engafian los hombres poco leaves h sus amigos! Tambi6n contigo quiero guardar silencio; no deseo que sufras con la horrible tempestad que ha empezado i subirse i mi cabeza; que no te duela el coraz6n, Ileno de dudas y temores; quiero que seas feliz ignorfindolo todo.-Ahi estfi mi correspondencia, tfi la tines; ella da luz, y la que te incluyo complete la obra.Guarda con cuidadoso esmero todos los papeles; ellos se encargarfin de decir lo que yo preflero caller.
Procurar6 escribirte las cosas de la revoluci6n, para que con ellas tengas 6. la prensa al corriente de lo que ocurra en el campo.
No dejes de hacer la escritura; dia que pase, se pierce; manda con don Anibal que te la haga en la Notaria de Pacheco.
Sin ese requisite, puedes quedarte en la calle; despu6s de Ileno, consult si te convene vender 6 hacer transactions con el Gobierno, por lo que me deben. 1 Ojalh, hagas algo provechoso para ti! Di It don Anibal que le escribir6 en alta mar.
Con mi salida, la emigraci6n debe congregarse, reunir condos; tanto, tfi como Enrique deben encargarse de esa labor.
La Patria ante todo; tu vida enter es el mejor ejemplo; continuar es deber, retroceder, vergUenza oprobiosa. I Adelante, pues; para el terrufio, la gloria de sacrificarlo todo!
De paso para Jamaica escribir A Gonzalito dici6ndole las condiciones en que quedas tfl, i fin de que te consueles con sus cariflosas cartas; igual cosa har6 con Machado y Marcos. Yo tambi6n lo har6.
No pierdas los documents de propiedades; cons6rvalos para defense del pleito con el Gobierno y la venta de ellos.
Como no quiero dejarte la . . . . . . . . . .
Esta earta aparece trunea en el original que conserve, y del coal so ba obtenido esta fiel copia.-N. del E.




DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 75
Alta mar, marzo 27 de 1895.
Mi adorada esposa:
Maid-ana llegaremos Kingston, lunes estaremos en Cuba primer Dios. Me parece que por buen lugar vamos A caer. Aunque lleguen i tus oidos noticias contrarias A estas, ten por seguro las que te doy. Si algfin vapor espaflol veo maiiana en Jamaica, te lo comunicar6 en esta misma carta. Estoy mareado.
Si has conseguido la escritura, llama A Dn. Gabriel y dile que te la haga. Don Eduardo 6 Enrique pueden hacerte ese servicio.
Acabo de escribirle 6 Gonzalito y A Marcos, diciendoles que te giren dinero del que tfi tines en Jamaica, A fin de que puedas sostenerte hasta que eso te produzea algo 6 yo pueda mandate recursos. Quiero que te guides mucho y no abandoned la cama. El Dr. me ha dicho que no debes abandonarla.
Saluda ;i Florencia, Carmita, Juanita, Isabel, Engracia, la madre y 6, Carlos; 6 Enrique, Lola y Matilde, Anita, Amada y Florencita, Silvina y A mi Corronga. A Dofia. Sofia, Pablo, Casimiro, Rosa y un beso A Rafaelito; fi Don. Eduardo, Enrique, Hernfindes, G6mez, Zambrana, Mendiola y h la familiar Loynaz y t-d recipe un fuerte abrazo de tu esposo que mucho te recuerda y quiere,
A. M.Amo.
En campaiia, abril 30 de 1895.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos6, Costa Rica.
Mi inolvidable y siempre adorada esposa:
Despu6s de todas las peripecias del viaje llegamos iL la Isla de la Fortuna el dia 29 del pr6ximo pasado mes, donde conseguimos una barca que nos condujo A esta tierra santa, maldecida y ultrajada por los espafioles que la vejan y oprimen cada dia mas.
Desembarcamos entre Duaba y la boca del rio Toa, h vista del vapor de guerra espaflol que estaba fondeado en el puerto de Baracoa, como fi doscientas varas del pueblo, vi6ndome obligado fi




76 EPISTOLAWO DR SHARESS
mandar 6, embarrancar la goletita, torque todos aquellos lugares son arrecifes y rompientes y no estar dispuesto fi buscar lugar, haci6ndolo felizmente con un golpe de mar que di6 en popa y nos arroj6 en tierra; pulsamos luego y salimos sin novedad. para el interior de la Isla, teniendo que batirme hasta siete veces al dia para romper las lines enemigas, situaci6n que dur6 catorce dias consecutive de fuego y reverses, sin el auxilio de las fuerzas pronunciadas, torque el enemigo se esforz6 en hacerme prisionero 6 herirme para concluir la revoluci6n, que tenian desorganizada, y fria; pero afortunadamente pude escapar sin novedad.
La gente sufri6 mucha hambre, se desmoraliz6 la parte nueva en este oficio y me cogieron algunos, entre los cuales figuran Manolo y Luis Soler, mi cocinero, y Luis Enrique, aquel jamaicano que fu6 A la colonial con Tomfis; Juan Fustiel, herido, un colombiano, Noruego, Saenz, cubano y otros que se ignorant.
Se dice que Flor fue muerto por las troops espafiolas; pero, tomo, han publicado la mia y la de Jos6 y ambos estamos buenos y sin heridas, puede suceder que la de Flor sea lo mismo. Entre cuatro dias sabremos fijamente lo que ocurri6 & Cebreco.
Entre poco pedir6 al Gobierno espafiol los prisoners que me hicieron en canje de otros de ellos que ya tengo en mi poder.
Tengo seis mil hombres bien armados y con mucho parque, mucho territorio dominado, mucha gente en sus propias casas, manejados civilmente. El 15 del entrance mes, tendr6 doce mil hombres armados y conquistador mucho territorio.
Antes de ocho dias te girar6 dinero, espero ver A Felipe que ha :salido para. Cuba y regresari fi Majaguabo con el dinero.
Mucho podria contarte de mis trabajos para Ilegar aqui. Prefiero omitirlos para cuando nos veamos. Hace tres dias me comu-nic6 Jos6 la llegada de G6mez, Marti, Borrero, Guerra y dos mfis & las playas que estfin entre Guantfinamo y Baracoa, as! como que derrot6 la column que perseguia i G6mez, matfindole mucha gente y cogi6ndole armas.
Ayer tuve aqui A un reporter de los periodicos, pidi6ndome informes de la reiroluci6n.
Estamos sin families y sin impedimenta alguna.
Salfidame carifiosamente fi Florencia, Mdm. Sofia, Anita, Ama4a, Rafaelito mi ahijado y un beso & mi Corronga y tu. recipe el coraz6n de tu. esposo que te quiere, A. MAcRo.




DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 77
No hay dia en que no se me incorpore gente, toda la juventud de Santiago de Cuba se lanza al campo; tenemos m6dicos y abogados con nosotros.
Vale.
Sagua, mayo 20 de 1895.
Sra. Dfia. Maria C. de Maceo.
San Jos&
Mi queridisima esposaAcabo de ordenar un giro fi favor de Don. Eduardo Pochet, por la suma de cinco mil pesos, con encargo de entre,6xtelo A ti para que de acuerdo con Gonzalito Ileve fi cabo las instructions que te di en mi anterior, tanto en esa, como en Jamaica.
Te quiere tu esposo,
A. MAcEo.
Los Puertos,4unio 30 de 1895.
Sra. Maria C. de Maceo,
San Jos6 (Costa Rica).
Mi siempre adorada esposa:
Los progress de la revoluci6n no dan tempo k los deberes de familiar A los que, como yo, tienen el peso de esta masa enorme de revolucionarios incansables y decididos; pueden atenderla debidamente los que no ocupan mi pesto. Para mi no se ha heebo la tranquilidad; vivo A caballo, corriendo en toda direcei6n, organizando fuerzas y prefecture; veintid6s mi] hombres forman diez y ocho regimientos que tengo sobre las armas.
El qj6rcito corre en todas direcciones, sin encontrar enemigos ft quien batir; 6stos estbn en sus trincheras y pueblo.




78 EPISTOLARIO DIOI H IROES
Supongo que tfi lo pasarks mal, que no tendrAs tranquilidad con lag noticias que 6 diario corren de que nos han.muerto fi Jos6 y A mi, cosa de que no quisiera te preocuparas, pues tengg la seguridad de que no me han de matar; vivir6 h pesar de mis enemigos.
Te incluyo una letra sobre New York, para que la cobras y atiendas k tug necesidades personals y lag de ToRg. Te la endoso para que tfi la negocies con don Eduardo Pochet, y 61, A su vez, A la casa de don Moix y Co., de New York.
Saluda A toda la familiar Pochet, con recuerdos cariflosos fi los niflos y un beso k mi corronguita, mi ahijado, afectos k mi comadre y compare Casimiro, A Toii6, y tfi recipe el coraz6n de tu esposo que te adora y desea
A. MACEO.
Montompolo, agosto 1? de 1895.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jog& (C. R.)
Mi siempre adorada esposa:
Es en mi poder tu deseada carta de 6 junio pr6ximo pasado y que recibi por conduct de la Sra. de Mir6, quien reside en Holguin. Gracias por esa cartica que me quit6 de cuidadc,.
Con fecha ocho del pasado, te envi6 dos mil pesos en giro sobre New York, cuyo recibo de la Administraci6n de Correos de Santiago de Cuba, conserve en mi poder. Ojalh me digas si lo, has recibido 6 no para reclamarlo, pues te harh falta.
Toda correspondence que quieras mandarme cada diez y ocho dias de mes, por vapor espafiol que sale de esa los dias 20, puede remitirla en la forma siguiente, con cubierta para mi y sobre para la persona.-Sra. Catalina Schiniere Vda. de Richard.-Enramadas baja 33.
Viniendo asi, ella la remitir& k Diego Palacios que estk conmigo. Aqui tengo de ayudante al Teniente Alberto Boix y Odio y de Jefe de Estado Mayor al Coronel Pefia; Jos6 Palacio esth con Jos6 mi hermano; Cebreco de Jefe de la Segunda Brigada de la P division y los otros en distintas fuerzas.




DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 79
En la carts, que dirija el 10, te enviar6 "El Cubano Libre", que comenzard A publicarse el 5 del presented entre nosotros, con los parties, officials de todas las operations que tengo hechas en este Departamento, cuya relaci6n da A concern la actividad con que he movido estas fuerzas, sin darle descanso un solo dia; de tal mantra que ya muchas veces me he dormido parade.
Incl-dyote una carta que se public en. Gibara contra G6mez y algo que dice el. mismo periodic, contra mi; parece que la ociosidad. del periodista hace pareja con su informed, calumnia que compete, quizas si, para atormentarte mfis de lo que debes estar con las constants muertes, suicidios y heridas que me ban hecho y que me vi obligado A ejecutar contra mi propia existence, por no tener tierra donde parar.
Tambi6n te incluyo el parte official del General Campo, de la Altima batalla que libr6 contra 61 en Bayamo el. dia 13 de julio pr6ximo pasado, donde omite el ataque que le hice k la ciudad. de Bayamo, lugar donde se encontraba 61 con 2.000 hombres los que pudo salvar de la derrota.
Ese gallo tuvo que pedir ocho mil hombres mha . . ... . . . . . . . . . . . . . . . . .
.................................
Esta carta aparece trunea en el original que conserve, y del cual se ha obtenido esta fiel copia N. del E.
Banabacoa, agosto, 20 de 1895.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos6.
IM queridisima esposa:
Hoy recibi tu carta de 30 de mayo pr6ximo pasado, euyo contenido me ha Renado de verdadero placer y alegria; nunca, me siento mas feliz que cuando s6 de ti.
Por los tres nAmeros de "El Cubano Libre" que te incluyo verfis que ni soy muerto ni herido, que me conserve salvo y sano de culpa y pena; lo finico que me atormenta, es no haber cogido fi,




80 EPISTOLARIO DE MeROBS
Martinez Campos en ocasi6n tan propicia para nuestra causa. Se escape huyendo por la montafia.
Moncada muri6 envenenado por los espafioles: asi salia de la prisi6n para el campo; arrojaba la sangre y falleci6.
De Crombet, nadie sabe, se supone con sobrada raz6n que es muerto; pero nadie sabe como. Paquito sucumbi6 en CamagUey, como, bueno, envuelto en la grandeza de su alma de titin. Manolo, Santini, Agramonte, Fustiel, Saens, Estrada, Corona y un colombiano prisoners; muertos dos llamados Luis. Alberto Palacio, Cebreco, Pefia, Jos6 y yo, vivos y sin parar un solo dia de opera, recorriendo el territorio de la Repfiblica, sin obstAculos ni inconvenientes dignos de menci6n.
He escogido esta noche para contarte todo lo que pasa por acb,, pero hay tantos mosquitos, que me estoy arrepintiendo de haber comenzado la tarea. En mi afan de aprovechar todas las ventajas que ofrece la campafia y el deseo de hacerle daflo al enemigo, no pierdo ocasi6n, ni tempo en detenerme; por pura necesidad lo he verificado un dia desde que desembarqu6. El campo es nuestro, y si los refuerzos espafioles no Regan pronto, seremos duefios de todas las poblaciones de la Isla, las cuales se encuentran boy completamente fortificadas y con cercas de alambre en todo el rededor de los pueblos y ciudades. Esperamos artilleria, para acabar con todos los periods y genes que nos es contrarian. Concluida la pr6xima campafia martinezea, de tres A cuatro, meses, como dicen los espafloles, tendrdn que capitular y Cuba pasarh h ser de sus hijos; no le quedari otro recurso, sus elements se agotarkn y su ej6rcito desaparecerb, envuelto en la tenebrosa noche de la muerte A bala, machete y v6mito.
Seguir6 envifindote "El Cubano Libre" con la regularidad que pueda.
La madame Sofia puede darte la direcci6n de la suegra de Diego Palacios y por ella escribirme con toda seguridad.
Todavia no se si has recibido y cobrado el giro que te envi6 contra la casa de Dumois y Ca., de Nueva York; avisame, pues urge que tengas ah! dinero para todas las cosas que te recommend bacer.
Los espafioles no se cansan de enviar asesinos A que me maten y espias i que descubran los campamentos de las fuerzas y mi residence; perd todo es en vano; los que Ilegan los coAquisto desaparecen.




DE ANTONIO MACEO, A SU ESPOSA 81
Dale mis recuerdos 4 la pobre Florencia, besos k la Corronga, carifios A los niflos, saludos d las Matildes, Pochet, Sofia, Casimiro y un abrazo h mi comadre, con besos 6, mi ahijado y recuerdos d Eduardito.
La bulla de la gente y las peticiones no me dejan escribir, espero que se duerman, para concluir mi relaci6n de cositas, entre las que estA el temor de caer en lazo de los gachupines; estos vklense de todos los medics. Ya mandan mujeres k los campamentos, con pretexts de ver families que tienen en la fuerza; las que vienen de buena fe, confiesan su pecado con tres 6 cuatro repreguntas; las otras las mando salir violentamente del campamento. En los pueblos de San Luis y Dos Caminos, registrar A todas las mujeres y nifios que suponen en convivencia con nuestras fuerzas; han sospechado, hasta de las misma's que ellos me mandan al campamento, poni6ndo press i las que he podido converter contra ellos. Es una rareza una mala patriots, pero como mujeres al fin, se dejan seducir de los espafloles.
Es tan extenso el territorio que reorro d diario, que si no tuviera escalonados various caballos, me seria impossible estar en todas parties.
No dejes de escribirme; tus cartas me tranquilizan; siempre que no las recibo creo que estAs enferma y eso me preocupa. Se lo delicada y sensible que eres 0 y eso me occasion impaciencia. No dejes de Ilamar al Dr. Uribe para cualquier cosa que te aqueje, es el m6dico y caballero que yo quiero, que en esos casos te vea y alive de tus constants penalidades.
I C6mo se porta contigo y con Cuba esa emigraci6n? L Qu6 bacen?
Saluda A Zambrana, Anibal Santos, Dr. A. Esquivel, Enrique, Pepe y i todos los buenos que se acuerden de mi.
Si la propuesta que el Presidente hizo A mi abogado, es regular 6. juicio del mismo y del Dr. Zambrana, ac6ptala en el acto; vale mfis algo que nada.
Con un abrazo y mil cariflos, se despite tu esposo que te quiere,
A. MAcEo.




82 EPISTOLMUO DE HI ROES
"El Jovito", Septiembre 3/1895.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos6 (C. R.)
Mi siempre adorada esposa:
Desde que nos separamos solo una de tus appreciable cartas he recibido, no s6 A que se deba, por mks que ansio saber de ti y no tengo tus cartas.
Ayer llegu6 aqui persiguiendo los rests de una gruesa columna espaflola que sali6 de Guant&namo para el Ram6n de las Yaguas, h atacar i Jos6 mi hermano A quien suponian sin fuerzas para hacerle frente, por informed que tenfan de que estaba enfermo y solo; y ninguna de las dos cosas tenia. Yo andaba por el Caney y Cuba recorriendo el territorio con las Brigadas de Guantinamo y Cuba, al mando de sus Jefes Cebreco y P6rez, mientras Jos6 permanecia con una escolta y guerrilla en "Trucue-d" del Ram6n, de donde saIi6 un prisionero k dar aviso, fi los espafioles, recibi6ndolo Jos6 y yo 6 la vez de que salia ese enemigo 6, cogerlo.
Pfiseme en march forzada y de noche en camino para el "Ram6n" con las fuerzas que i esa hora pude poner en movimiento. Doce leguas anduvimos casi toda la noche, para romperle fuego h las spis de la mafiana del 31 de agosto pr6ximo pasado, persigui6ndo la columDa 18 leguas con fuegos por centre, vanguardia y retaguardia hasta meterla en Guantknamo h tiro limpio, dejando en nuestro poder caballos aperados, armas, parquet, botiquin y un sin n-6mero de cadiveres y caballos muertos. Entre los muertos, figuran various Jefes y officials. Aseguran que salieron heridos el asesino de niflos, Garrido; y el Jefe que mandaba esa column. Shbese ban tenido 327 bajas.
Por nuestra parte hemos tenido cuarenta baja's, un Teniente Colonel y un Comandante heridos; el resto es oficialidad y tropa.
Cuento dos combats en esta campaiia, superiors k todos los de la guerra pasada, y -una batalla sin igual en nuestra lucha por la independencia de Cuba, pienso que las tendr6 de mayor magnitud y resonancia en la pr6xima campafia que tanto anuncian los diaries espafloles, dando la final en la puerta de la Habana; all! estar6 entre pocos meses. Te avisar6 mi salida.
Por este conduct que te escribo puedes hacerlo tu cada vez que




DE, ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 83
quieras. Dirije tus carts en la forma siguiente, por supuesto, con cubierta para mi.
Sres. Brooks y Ca. Santiago de Cuba.
No olvides si has recibido y cobrado el giro que por valor de dos mil pesos te remiti, creo que en Julio filtimo, para si no lo has hecho efectivo enviarte el dinero por otro conclucto.
Jos6 estuvo enfermo, algo como reuma, que le impedia caminar A pi6; pero ya esth bueno y peleando.
Su caballo sali6 herido en el cuello.
Alberto Palacios, Pefia y demAs compafieros mios de expedici6n estkn sanos y salvos de todo peligro; hay algunos de ellos que se baten bien pero no tanto que corral riesgo de quedarse en la brecha.
Dime como, estfis, donde vives, y quienes te acompaiian y cuidan bien, saludAndome A Florencia, A quien deseo, mil afios de vida para que cuide de su cuadro, de Angeles, con carifios A sus nifios y besos A la Corronga; afectos 6, Sofia, las Matildes, Rosa, Casimiros y carifios A Rafaelito, sin olvidar h Carmita, Juanita y hermano y A cantos pregunten por mi y t-d recipe el coraz6n de tu esposo envuelto en el carifio y bonded que siempre guard para ti con besos y abrazos de tu esposo que desea verte A. MACEO.
Hato el Medio, Octubre 16/1895 Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos& (C. R.)
Mi queridisima esposa:
Cuando recibi tu primer y filtima carta, concebi la idea de que siempre sabria de ti; pero desgraciadamente no ha sucedido, me he quedado esperando dia por dia y hora por hora tus cartas, circunstancia que no s6 A que se deba, pues, desde el primer moment de mi Uegada A Cuba, te envi6 mi direcci6n, sin que una sola vez hayas empleado esos medics.
I A qu6 se debe pues ese silencio No creo que el enemigo ocupe nuestra correspondence. jSerfi desidia tuya? jNo querris que sepa de ti?




84 EPISTOLARIO Dr, jaAwm
Race poco que por un amigo de Holguin, supe que ya habits cobrado el giro que por dos mil pesos te envi6; me allegro de eso, pues ya habrAs cubierto parte de tus necesidades. Ser6 mfis largo, estoy ocupAndome de cobra las cuentas que Felipe dej6 abandonadas.
La revoluci6n cada dia mfis potent, pronto march para las Villas; tal vez sea entre ocho dias. Escribeme. Te abraza tu. esposo que te quiere,
A. MACEO.
El portador es mi amigo, ha servido bien la causa, ojalk tu procures que Don. Eduardo y amigos lo atiendan bien; va d establecerse en esa. Da recuerdos i todos, h la familiar de Pochet y particularmente A Florencia y la Corronga.
Vale.
Rep1hblica de Cuba.
Jefatura del Ej6rcito.
Invasor.
Particular.
Ant6n de Guanasi, Novidmbre 20/1895.
Sra. Maria C. de Maceo.
Mi adorada esposa:
Tengo la vista tus deseadas carts del 28 de septiembre y 12 de octubre proximos pasados, euyos contends me llenan de verdadero regocijo y tranquilidad, pues no sabia de ti ni me explicaba el silencio.
Es falso, que me hirieran de gravedad, no he recibido esta vez ni una contusion; casi no se pelea en esta revoluci6n; hace mfis de dos meses que no tengo, combats seriosTsuele haber escaramuzas de poca importance, en que resultant pof-huestra parte dos 6 tres. heridos, y muertos, como sucedi6 hace poco con la retaguardia de la column invasora que Ilevo. para' Occidente, sosteniendo esta, ligeros tiroteos con un enemigo fuerte que se empefia en no presentar combat en forma.




DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 85
L Baste saber que hemos recorrido todo el territorio, del 10 y 20 cuerpos de Ej6rcito, sin fuegos con el enemigo. La revoluci6n esth triunfante en todas parties, y con los auxilios que me Ilegan del exterior, los cuales seg-(n los informed de Tomks Estrada Palma y de Guerra, se aumentarin de dia en dia y coronaremos nuestros esfuerzos en pocos meses.
Cuando sali para esta expedici6n, estaba en la convalecencia de la enfermedad. de que to di cuenta on mi anterior, cuya gra,vedad di6 pi6 A los espafioles de Holguin, para. suponerme herido; pero ya estoy completamente bueno y repuesto de la anemia quo padezco hace afios.
Como no to referees A mis carts ni k los "Cubano Libre" que to remiti con puntualidad, sigo creyendo que se extravia la correspondencia que to dirijo. El conduct que has tomato para escribirme es bueno, aprov6chalo cada, vez que quieras darme cuenta de tu salud, de toda la familiar Pochet, de los trabajos de ese pais en favor de nuestra causa, y de mi Corronzita, A quien besarAn en mi nombre, con carii io de siempre y tfi recipe el affect de mi alma sincere con un fuerte abrazo, que de coraz6n desea darte tu esposo,
A. MAcw.
Provincial de la Habana, Febrero 14 de 1896.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos6. (C. R.)
Mi adorada esposa:
Desde que desembarqu6 en esta isla, no abandoDo el caballo un solo dia, paso el tempo montado, recorriendo todo su territorio do Norte A Sur y de Oeste 6. Este, Ilevindome de enenentro todas las poblaciones custodiadas por voluntaries espafioles; el botin de armas y parquet ba. sido espl6ndido.
La invasion que para propios y extraflos parecia impossible, se ha realizado sin grades escollos, pocas bajas no obstante tener un combat fuerte cada tres dias. Contamos en tres meses 35 fuegos de sensaci6n p-dblica. En una palabra la copia que adjunto te ex-




86 EPISTOLARIO DE HEROES
plicarh cuanto se ha hecho para Ilegar al extreme final de la Isla, de triunfo en triunfo, regresando i esta provincial, por dentro de todas las tramps que me tenian puestas los espafioles, para cojerme en ellas, de donde decian que no saldria con vida., En fin ya estoy fuera, dejando en la Provincia de Pinar del Rio, cuatro mil hombres sobre las armas; product de la invasion y patriotism de aquella gente, que 6. decir de otros es la que mejor ha correspondido; se parece A Oriente en enthusiasm y hechos.
En la relaci6n de los success de la invasion que hace Jos6 Mir6 it Manuel Sanguily, verfis las filtimas acciones de guerra que hemos tenido en V-aelta-Abajo; su importance y gravedad se deben A que nuestras armas ban supiritado las del contrario, obligdndolo A dejar sus muertos y heridos en el campo de batalla, con las bajas por heridas, de dos de los Generales mhs afamados del Ej6rcito espaid-ol,
En estos dias ordenar6 la entrega de algfin dinero para ti. Los peri6dicos espafioles, sullen darme por herido 6 muerto, y para hacer bien el ridicule, lo publican A. poco que entr6 6 pas6 por algfin pueblo. Mis caballos si me los han matador y herido repetidas veces. Estey dichoso.
Da recuerdos afectuosos i la familiar Pochet, Florencia, con besos A la Corronga, saluda k los Boix, Orlhe y comadre y tu recipe un fuerte abrazo de tu esposo que desea verte, ANToNio.
P. A No olvides h mi buena amiga Raquel Saborio, dile que aun en el fragor del combat, me acuerdo de 611a, hablamos mucho de esta geurra, y se me ha logrado hacer cuanto le dije.
Vale.
Pinar del Rio, marzo 22/1896.
Sra. Maria C. de Maceo.
AR adorada esposa:
No tengo tempo para hacerte una extensa carta, mis ocupacio-, nes son muchas; lee los peri6dicos y ve el mapa de la Isla para que te explique mis operations, lo mucho que peleo diariamente y la




DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 87
actividad de mis movimientos en las provincial de la Habana, Matanzas y Pinar del Rio. Es ocioso que te center que estoy gordo y sano, pues tfi sabes que me aprovecha la actividad, alimentada por el olor constant de ]a p6lvora de cafi6n y maiiser.
I Y tfi como esths? I Sigues bien de tus males? Dios quiera que est6s buena y disfrutes de tranquilidad.
En el pr6ximo correo te enviar6 condos, no lo hago ahora, porque el amigo que me lo ha de proporcionar, estfi ausente.
Saluda A todas las families Pochet y los tuyos, con afectos cariflosos A Raquel Saborio y tfi quiere a tu esposo que no te olvida,
A. MACEO.
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos&
Mi adorada esposa:
Hace poco regres6 k esta Provincia de Pinar del Rio, donde esperaba recibir carta tuya; pero desgraciadamente ha sucedido todo lo contrario. &A que se debe tu silencio 7, & Qu6 te pasa ? I Te ocurre novedad alguna?
Por conduct de Tomfis Estrada puedes escribirme, seguro de que llegark (L mis manos cuanto quieras decir.
Yo estoy bueno y ruego al Ser Supremo por tu salud y bienestar. Entre 22 dias estar6 en la Provincia de la Habana, tempo sufleiente para organizer esta division y hacer a1gunas'operaciones de interns para la causa. Creo que en todo el mes de agosto debe estar banboleando el poder de Espafia en esta isla. La revoluci6n progress fi media que aquel decree y se aniquila, por su propia maldad.
Con saludos A los amigos y amigas aue te re speten y quieran en lo que tfi vales, tu esposo te quiere y desea verte,
A. MACIGO.
Abril, 17/1896.




88 EPISTOLARIO DE H9ROES
Sra. Maria C. de Maceo.
San Jos6 de C. R..
Ali siempre adorada esposa:
Hace poco tuve el gusto de recibir tu appreciable carta, junto con un prospect y Lina tarjeta de nuestro Delegado en esa, A quien expresards mi agridecimiento, per su. fina atenci6n. Me allegro de los grades servicios que esa emigraci6n presta la causa y de que tfi estes content con ello.
Despu6s de a1gunos dias de tregua, sin fuego por ningu-na parte, se present una column de las tres armas en los eampamentos de los Generales Mir6 y Bandera, en circunstancia de encontrarse casi toda la fuerza de infanteria fuera de los mencionados campamentos, en operations conmigo, logrando penetrar en ellos, cuando yo me aproximaba.
Enterado de tal suceso per los disparos de cafi6n, corri con ocho nfimeros de mi escolta y 4 officials de mi Estado Mayor, al fuego que aun duraba, contribuyendo k desalojarlos, la tropa que en n-dmero de 6.000 hombres habia atacado. Desde ese memento me puse & su retaguardia, con toda la fuerza que se me incorpor6, obligAndo, al jefe espafiol fi reforzar su fuerza con otra column igual A la anterior. Ambas fuerzas tomaron la revancha y despu6s de 57 horas de fuego sin cesar, sali herido en una pantorrilla, logrindo sin embargo, desalojarlos nuevamente de sus posiciones: creo que el nflinero de bajas que ban tenido los ej6rcitos combatientes, correspondent k una gran batalla.
Basta pensar que era doce mil hombres espailoles con 12 piezas de artil leria, contra unos quinientos de nosotros, bien parqueados y con buenas posiciones: nuestros grades tiradores hicieron prodigies. Todavia no sabemos si el jefe de las columns espafiolas, sali6 bien, cosa que investigamos siempre, pues como llevamos cinco Generales realists fuera de combat, nada de particular tenaria que hubiera caido Andres Gonzdlez Mufloz, que la dirigia contra mi.
La herida que recibi, fue de inaiiser, per cuya raz6n ya estoy casi bueno; el m6dico cree que entre cuatro dias mAs estarA completamente cerrada. Desde el mismo dia ando h caballo, no me impede nada; ahora mismo salimos 6, busear ft los Panchos fi la afamada Trocha military del Mariel h Majana.




DE ANTONIO MACEO A STJ ESPOSA 89
Ya con esta herida (me hirieron el dia 23, llevo seis dias) se me ha quitado la pena que tenia, estaba atormentado, por que casi todos mis principles compafieros est6n con una y dos heridas, y yo no tenia mAs que una de esta campafia; las dos me emparejan con el que mks tiene. La primer fue muy leve, esta me hizo un raj6n.
Dios quiera que sigas hien y que pronto braces i tu esposo,
A. MAcEo.
Pinar del Rio, julio 14/1896.
Sra. Maria C. de Maceo.
Mi siempre adorada esposa:*
Le escribo A Don. Eduardo Pochet, remiti6ndole una letra 6 la 6rden del portador, por valor de mil pesos oro, para que to ayude on tus necesidades y trabajos politicos.
Ya estoy bueno de mi herida y pronto estar6 en la provincial de la Habana, de donde to escribir6.
La herida la recibi el 23 del pasado, despu6s de 76 horas do fuego contra una column de 12 batallones, 8 escuadrones y scis pizzas de artilleria, mandados por los Generales Gonzalez y SuArez Molani. Fue tan fuerte la zurra que llevaron, que no ban vuelto. Se dice que 6stos salieron heridos, el primer sali6 para Espaiia, por enfermo, segfin peri6dicos y el otro esth, en el Hospital.
No soy mfis largo por que tfi no me describes, parece que to has olvidado de mi. Parece que la political revolucionaria-mujeril, to tiene fuera dequicio.
Dios quiera est6s buena, gorda y sana y que nos veamos pronto, para tener el gusto de abrazarte en Cuba libre. Tu esposo que to quiere, A. MAcw.
"La Gobernadora", Pinar del Rio, Diciembre 10 de 1896.
Sra. Maria C. de Maceo.
Mi adorada esposa:
Ultimamente recibi tres de tus deseadas cartas, en que me comunicas haberte mudado al campo, A restablecer de salud, que-




90 EPISTOLARIO DE HEROES
branto que me ha impresionado, por lo que me dice Tomfis Estrada Palma, quien me describe apenado por tus dolencias, y falta de recursos para recuperar tu salud. Alucho pues, he sentido, todo eso, no ya por tu pobreza, sino por tu estado, que siempre me alarm.
En los peri6dicos espafioles que leo diariamente, unas veces me dan por muerto y otras por herido; pero lo, cierto es que solo una reeibl, mAs arriba del tobillo y una. contusion en la pantorrilla derecha. Hace tempo que no me pegan sin embargo de que por aqui se pelea mucho con los Generales mfis. afamados de Espafia.
Mi estado de salud es el mismo que tenia cuando me separ6 de ti pues no he cesado ni un solo dia de medicare. Tengo buenos m6dicos y no me falta medicine adecuada 6, mi enfermedad. Esta Provincial, para la guerra, es mejor que Oriente; ofrece mfis ventajas para matar Generales espafioles. Ya Ilevamos cinco de menos, que han caido aqui, todos de prestigious y fama; mucha gente del ej6rcito espafiol sucumbe, debido 6 las conditions del terreno.
Deseo que al recibo de 6sta, est6s buena y que no tengas mfis novedad. Tu esposo,
A. MACE0.




CARTS
DE
ANTONIO MACEO
A
MAXIMO GOMEZ







M6jico, Diciembre 24 de 1884.
Sr. General Mhximo G6mez.
Dificil situaci6n. en que Jos6 Rodriguez ha pesto la causa de Cuba en esta ciudad; no ha omitido medics para desprestigiarla. Salgo maflana para V cracruz y primer vapor 6, New Orleans, 'a donde aguardar6 sus 6rdenes y rendir6 cuenta de mi comisi6n.
Puede Ud. dirijir 6rdenes, al Dr. Alfaro, Presidente que ha. nombrado este centre de emigraci6n, h quien dejo ademas para entenderse con Ud.
Su direcci6n es: Callej6n de Sta. Clara, No 14, M6jico.
Le abraza su amigo que le quiere,
J. A. MACE0.
Cuarentena, mayo, 31 de 1885.
Sr. General Wfdximo G6mez.
Mi querido amigo:
Todo esfuerzo por librarnos de la cuarentena ha sido inlhtil; la sfiplica se ha estrellado ante la en6rgica resoluci6n del m6dico. Esperamos el cumplimiento de los diez dias impuestos. Vengo en un vapor espahol con bandera mejicana.
Maestro se despach6 al fin, lo supongo en Cuba. Me acompaflaron dos j6venes, que haia corridor conmigo la torment de esto,% dias pasados y presented; se Haman Jos6 Franco Pefia y Alberto




94 r,PISTOLARIO DE HA ROM
Agdero, A quienes habrfi visto Ud. publicados en la lista de pasajeros que fue a esa.
g Ya esthn en Cuba Jos6 y Flor? 6 QuAnes otros se ban lanzado ?
1 Cuando nos veremos nosotros dos?
Con carifios i Mariana y los nifios, lo abraza su compafiero,
MACEO.
Kingston, Enero 1.6/1886.
Sr. General MAximo G6mez.
Sto. Domingo.
Mi querido amigo:
Tengo A la vista su appreciable carta del ppdo. mes. La houradez patri6tica de mi pasado, justifican los actos de toda mi vida politica, probando con ello, que jamfis he "obedecido A m6viles hastardos". Ud. tiene prueba de esa integridad que caracteriza mis actos pfiblicos.
Mi presented, no permit dudas i los miopes mal intencionados. Digo lo que sentia, obedeci6ndo h la convenience de nuestros planes revolucionarios; veia obscure el horizonte, sin esperanzas de recuperar las fuerzas que perdiamos con la carencia, de prestigious.
Por patriotism he dominado siempre lo que ambicione mi espiritu, cuando la necesidad pfiblica ha requerido otra actitud de mi parte; no me he dejado Ilevar del deseo, no hay convenience personal para mi ante el interns general, que es el bien de la patria comun.
De Ud. S. S.
A. AfAcw.
Kingston, Agosto, 19/1886.
Sr. General M. G6mez.
Present.
Estimado amigo,
Tengo pena por Ud. y tristeza por Cuba. Aquella c6lebre reuni6n military debi6 bacerle sufrir mucho, se hizo mala, para ver-




DE ANTONIO MACEO A mimmo Omraz
gilenza nuestra; en ella se me hicieron repetidos y mareados insultos, por que sostenia mi opinion con respect k la ajena. Con mengua de la consideraci6n que se debe 6, caballeros, amigos, paisanos y representatives de la causa de Cuba, se ofendia mi dignidad on presencia de Ud, que como Jefe supremo, podia y debia poner 6rden en el estilo y lenguaje grotesco con que se me ofendia, mdxime cuando alli fui Ilamado por un deber invocado por Ud, y que no estfibamos en la calle, y sobre todas esas considerations, quo no habia raz6n para los insults que se me prodigaron, y que Ud. no impidi6. Pero todo eso import poco, lo siento por Ud. y por Cuba, Las cosas que fi mi tocan, yo s6 arreglarlas, y por eso cuando vi que por sobre su autoridad tenia que contester, lo hice en defense propia, y quizas si para que no continuara aquel sainete, con desprestigio de Ud: no se le respect.
Se di6 lugar h que mi calmosa flema se irritara en presencia de tanta chocarreria y dar fin 6, aquel pasaje que Ud. pasaba desapercibido, con dolor m1o, pues me veia obligado 6, reprimirme por respect 6 Ud. y h la Casa. Ud. recordar6, que una ligera equivocaci6n mia di6 lugar fi una satisfacci6n inmediata, y la di, para tranquilidad propia y consuelo del que recibia mi ofensa; nada me qued6 despu6s de eso contra Hernkndez, pues vi que 61 tenia raz6n, es decir, que yo habia torcido su frase.
Parece que a1guien habia preparado aquello para -una batalla, todo era animosidad contra lo que propose; no habla razonamiento, todo eran illusions. Nadie se acord6 del pasado y las consecuencias de un desacierto. Se me neg6 el derecho de protester, contra una cosa que mil veces dije que la rechazaba, por no creerla buena, la voluntad dej6 de ser libre; parecia que estbbamos en un Campo de batalla 6 en un cartel, no por obediencia por cierto A los superiores, sino por la imposici6n de las ideas del que manda. Y sin embargo de que siempre dije, que seguiria con el movimiento, obedeci6ndo al Jefe supremo, mi palabra no fue respetada, ni mucho menos atendida, la raz6n estaba quizas de parte de los que mejor decian; pero no obstante todo eso, yo tenia y tengo el derecho de aceptar 6 desechar las proposiciones arenas. Despu6s de todo, yo ofreci mi persona, con la expedici6n que armase, sin el compromise moral de los que Uds. crefan bueno. I Puede hacerse mfis?
Si recordfiramos nuestros pasados errors, dirigi6ramos el presente con mas acierto. jSe quiere salvar una situaci6n precaria y mala, para caer en otra peor? No contamos con nada que nos




96 EPISTOLARIO DE IRAROES
autorice i compete aventuras. Por otro, lado, la opinion general piensa que nuestros pasos deb6n ser firms y no eventuales. gNo se lo dicen A TTd. los hombres de Cayo Hueso? &No piensa Ud. en la fuerza moral que se le hace adquirir A nuestros, enemigos con los desastres que constantemente sufrimos, en presencia del desconociminto nuestro, production por los fracasos4 Estamos en condiciones de evitar mayors, males, si seguimos eon la opini6n, que es la que ayuda todas las causes: no prescindAmos de ella.
Mi tema en la reunion fu6, que en el tempo en que se organicen las tres expediciones, que Uds. quieren que salgan sin apoyo inmediato, podian quedar medio preparados los otros, y hacer con mas prontitud, que de otro modo, su arribo A las playas de Cuba.
Decia en apoyo de mi proposici6n, que k cada un jefe de nosotros, se le sefialara un centre de emigraci6n, con encargo fi este de armarlo de una expedici6n compuesta de treinta hombres bien equipados, y que asi podia bacerse una invasion, casi simultAnea, si se tiene en cuenta que para nosotros seria, bastante, dos meses de diferencia entre unos y otros; al mismo tempo que se gastaria en conseguir los condos indispensable, emplearia la emigraci6n 6 el Jefe en buscar el bareo. De ese modo las expediciones pueden entrar A Cuba sucedi6ndose unas 6, otras. La reaeci6n que produzean los primers, apoyarfin con 6xito la salida delos segundos; mientras que de otro modo, vienen d prepararse y salir para Cuba, h distiempo. Si todos entramos con poco tempo de diferencia, se aprovechark la reacci6n que produzean las primers, y si por el contrario, recogeremos las amarguras de los desastres que se sufran.
De Ud. S. S.
A. MACEO.
Kingston, Agosto 28/1886.
Sr. General Mhximo G6mez.
Present
Estimado amigo:
Tengo fi la vista la contestaci6n que dfi Ud. h la Sra. Limonta, sobre el cobro que ella le hace por el'sustento prestado h personas




Full Text

PAGE 1

124 EPISTOLARIO DE, H9ROES nes clegidos para solicitor de ellos recursos y armar la expedici6n sus 6rdenes, le corresponded al de igual grado Francisco Carrillo, el de Cayo Hueso, juntamente con el Brigadier Rafael Rodriguez. El Colonel Emilio Nfifiez, si retire su renuncia, serk auxiliado por los Centros de New York, Philadelphia y New Orleans. Para el Cuartel General se reservan todos los elements que se puedan conseguir en la Repfiblica Dominicana con nuestros compatriotas alli residents y amigos particulars de nuestra causa. Le quedan a V. todos los centers de emigraciones, sin excepci6n de ninguno, para solicitor recursos, del mismo modo que acaba de hacerlo por autorizaci6n de 6rden del 13 de junio aflo pasado, y cuyo resultado deberA esperar que le serfin afin mds favorable, por cuanto la invasion de los dos Jefes primers, nos ha de favorecer instantfineamente, por la alarm y enthusiasm que el suceso debe producer. La falta de ree-drsos, no permit que los movimientos scan simultineos, y de aqui la necesidad que se operen unos despu6s de otros, pero con oportuna seguridad. En euanto A los medics de que Ud. career, en la actualidad, paxa poder movers, no disponiendo yo mismo de ninguno, no puedo ofrec6rselos, y en tal caso, me parece cuerdo, si no los consigue de otro modo, que aguarde reali7ar los que Ud. dice le quedan afin de su expedici6n fracasada. Con lo que dejo contestada su comunicaci6n de fecha de ayer. Soy de Ud. S. S. M. G6mm. Kingston, Septiembro 9/1886. Mayor General A. Maceo. General: La 6rden y autorizaci6n que se le ha dado i Ud. para armar la expedici6n d sus 6rdenes, A la vez que para crease recursos, todos sus effects deben obrar precisamente, no solo en ammonia con el plan general, que Ud. bien conoce, 8ino dentro de su misma 6rbita de otro modo no habri 6rden ni concerto. Si el movimiento en general estA determined en tres t6rminos,



PAGE 1

16 EPISTOLARIO DE HAROES milia, para darle su brazo a la patria; a su novia le daba el. amante el triste adios y se marchaba entre los rifleros de la libertad. Intranquila y apenada, en la ciudad donde afin se alzaba la bandera odiosa, y donde luego veia venir entre la voceria. insultante de las turbas y el cuadro de bayonets, camino del patibulo, a un, hermano, aquella mujer afligida puso, en su corazon, todo el valor abnegado de las antiguas espartanas, y con la misma alma resuelta y generous que antes la Ilev6, una mahana espl6ndida, en el coche de, novia, a una quinta feliz, se fu6 ahora a pie por el monte desconocido, buscando por guia u1nica, el estruendo pavoroso de las batallas. Es, en Camagiiey, la gentile y hermosa Amalia Simoni de Agramonte, cuando del blanco vestido nupcial y del quitrin de lujo, se fu6 al peligro y sufrimiento de la guerra, al lado de su esposo amantisimo, y luego, viuda dolorosa, a la soledad de la expatriaci6n, andando por el Norte helado, con la escasez por compafiera y sus hijitos hu6rfanos, con el luto que no se le separara jamds del corazon, y alguna 16grima, que afin asoma luego por sus serenos ojos. Es, en las Villas, aquella encantadora nifia Martinez, cuando ve en el rancho solitario a su padre y a su hermano, asesinados por la tropa espaiiola, y en un instance de sublime locura, toma un arma, y lucha con desesperacion, hasta morir cruelmente macheteada. Es, en Oriente, Maria Cabrales de Macco, dejando su casa c6moda y la seguridad y el carifio de la familiar por la incertidumbre y el riesgo de la guerra, por la grandeza de ofrendar sus esfuerzos a la patria, por I a lealtad de seguir, hasta el campo ensangrentado, a su esposo libertador. Maria Cabrales de Maceo, es honroso model de la mujer cubana. Ella apareci6 en el campamento entre los vitores de aquellos valientes



PAGE 1

204 P-PISTOLARIO DE HEROES la ronea y chillona voz del marine espaflol. Parece que asi lo comprendieron el capitAn Sr. Vaca y tres j6venes cubanos, empleados del vapor, que inmediatamente trataron de hacer agradable mi presencia entre ellos, con su amena y simpatica conversaci6n. Emperor, la noche fu6 angustiosa y terrible para mi. Me abrumaba la idea de volver d Cuba por via espahola y entrar 6, mi pais en son de paz y concordia, cuando deseaba la guerra y el exterminio del sistema, colonial en Cuba. Al dia siguiente entramos en Santiago de Cuba, y ya en el muelle, volvi6 ;k aumentarse mi tristeza, tal extreme, que para no darla 6 concern d mis adversaries, me priv6 del placer de ver k millares de mis amigos, ocult ndome en el camarote, torque sentia en mi interior corner a torrents Ifigrimas de sangre, que desprendian de mi alma al contemplar de cerea las ruins de mi pueblo natal. Por el tempo que permancei6 el vapor atracado al muelle, man'tuve, con mis sfiplicas al capithn, la seguridad de que dijera k todo el mundo que no estaba bordo, para impedir que invadieran el vapor, y para que las autoridades no me vieran con recelo, logrando, sin embargo, penetrar, por la noche, el general Crombet, Antonio Colks y various de mi familiar. Dicho caballero vino, en uni6n de Crombet, i ofrecerme veinticinco centenes, con que queria contribuir 6, la realizaci6n de mis planes, lo que no accept por razones que me reserve. A todos mis visitantes hice el mismo cumplimento y encargo de esperarme en no lejano tempo, pues me propongo, les dije, hacer en toda la Isla una propaganda active en favor de un pronto pronunciamiento revolucionario, pesto que todos me manifestaron -que la provincial oriental estaba lista y s6lo esperaba una serial. De diez; fi once de la noche del 30 de enero pr6ximo pasado dejamos aquel sepulero de vivos s in sangre, pero con la energia del patriotismo que siempre nos distingue h los orientals, sin que pudiera admirer las costas del Sur, por la obscuridad de la noche. Al dia siguiente me vengu6 con usura, al recorder los lugares de mis triunfos y contrariedades political, Regando fi Baracoa en hermosa tarde, con un cielo sublime, que hacia contemplarlo al mks indifferent, ,asi coiAo la belleza de aquel panorama infinite y encantador que & mi vista presentaban los montes y el pueblo. En el puerto fui visitado por los Sres. Julio Columbi6, Varona y el colonel Enrique Dominguez, con cuatro caballeros mfis, cuyos



PAGE 1

146 EPISTOLARIO DE HA ROES sabe que las cosas de Cuba me hacen hasta distraido. Por lo .demfis, tendria ella valor de dudar de mi cariflo? Ya sabe Ud. todo lo relative i Jos6 su hermano. Me parece que hoy estfi en mejores, conditions que antes. Los espafloles deben tenerle miedo. En fan, d6mele un abrazo 6. Gonzalito. No le escribo torque es muy tarde y sale el vapor. Su amigo de siempre, E. HERNkTDEZ. Kingston, mayo 5 de 1885. Sr. General Jos6 A-utorda Maceo. Mi queridisimo amigo: Su carta de Ud., que recibi por conduct del General G6mez, mejor dicho, por su secretary, Gonzalito, me ha production tanto placer como pena me dh. la contestaci6n que le voy fi dar. -Si, mi mejor amigo, oir de sus labios que ni A su padre le cederia la gloria de Ilevarme a Cuba" es honor, tan alto para mi, cuanto que lo recibo de quien es para mi fundada opinion model de lealtad, de patriotism y de desinter6s. Ud. tiene otras muchas grandes cualidades; pero esas son las que caracterizan su personalidad como amigo y como hombre patriots. Yo, con su amistad, he dado vida A esa cualidad moral vi6-udola en Ud. resplandecer tan pura como digna; con su patriotism he fortalecido el patriotism mfo; con su. lealtad he comprendido prActicamente esa altisima cualidad moral que, junto 6 la anterior, pura se ostenta; con su desinter6s he visto que el bien se hace en la vida por deber, sin esperar la recompense, y que el deber se crumple & costa de los mayors sacrificios y de las afecciones mfis puras, sobresaliendo entre los deberes el que liga al hombre con la suerte de su Patria. A Ud. le he visto olvidarse de su persona, y aun sacrificar la autoridad de an fama y de su. nombre, para enseflar k los que as! no proceden .vivir mis atentos y cuidadores del bien de la patria que del propio bien; que pudiendo cumplir el deber y server i la causa justa fi que se debe, no import el pesto en que se sirva, ni la ignorancia en que uno quede de la popularidad. En fin, lo he vis-



PAGE 1

64 EPISTOLARIO DE HfROES y abundantes pertrechos,-haya venido A encallar-asesinado desde las primers horas de su realizaci6n, en la entrega indirect, 6 directa,-que hizo de 61 el Coronel Fernando Upez, s6lo usado, por mi en el moment indispensable, por ser el guia elect por el Jefe de uno de los tres groups expedicionarios. Al anunciarle,-en instances en que rebosaba ira. por no haber podido lograr para si la comisi6n de la filtima compra de armas,-que le estaba cerea la hora del servicio, en las mismas conditions en que iba i prestar yo, y lo aceptaban los demfis groups expedicionarios, desisti6 de server en conditions que "lo obligarian h que(larse en Cuba, 6 h no poder volver A los Estados Unidos", me afirm6 que 61 podria para. su expedici6n obtener un. vapor cuyo capitAn conociese y sancionase el objeto de la expedici6n, me protest que lo iba A bacer con absolute seguridad lo, que habia hecho ya para Marco Aurelio Soto, con las mismas personas, y pesar de mi repugnancia express 6, tratar por mi mismo sin necesidad, una contract que no me parecia ni precise ni hacedera, me oblige A ir al dia siguiente en plena luz, fi una oficina de corredores de reputaci6n dudosa, de los cuales sabia yo antes de bacerme ir, que no podia obtener el vapor,-A los cuales habla revelado sin autorizaci6n el nombre supuesto con que ya tenia hechas yo dos contracts felices,-de los cuales sabia yo, antes de bacerme ir que el nombre que les daba era el que habia. contratado ya. dos barcos, que es cosa aqui de uso'--y i los cuales habia revelado desde el primer instance el objeto de la coDtrata,-todo lo cual call6 durante la conversaci6n, que me dijo seria en lugar muy privado con persona del mayor respect, y result6 ser una. oficina escandalosa con un eorredor vulgar Esto, amigo, mio, pasaba en los primers dias de Diciembre, ya con'dos vapors contratados, tripulados y provistos,-y Uds. allk,--y otras cosas en otras partes,-y toda la Isla andando y ansiosaj--y yo, entregado por un Jefe de la expedici6n desde antes de arrancar de New York Aunque asi, por la habilidad demostrada y el respect personal del agent que me representaba, se hubiese podido, componer, y se tenia compuesta, la salida. feliz, alternando el 6rden de los barcos, y tomando otras medidas r&pidas; pero cuando se tenia en el ferrocarril wagon propio para Ilevar por rifles propios 6 nuestro almac6n y A nuestro muelle el cargamento, Queralta envi6 al. ferrocarril la parte de cargamento que estaba desde hacia mas de un aflo en su poder, cuando lo de las Villas--la expedici6n que 61 habia de guiar,-envi6-digo-el cargamento manifestado como



PAGE 1

LA XUJER CUBANA orientals, que le conocian desde nifia las virtudes, aun mas admiradas en ella, que su irreproachable hermosura. Iba por la montafia agresto y penosa, con sus compafieras: ninguna era ma's dgil.para subir a la cumbre, ni ma's solicit para cuidar a un enfermo. S6lo Mariana Grajales, de quien gloriosamente puede decirse-como de Cornelia, "la madre de los Gracos"-, que ella fu6 "la madre de los Maceo"; s6lo aquella heroma se present con character distinct y maj estuoso en la grandiose epopeya. Porque ella aprendio de Esparta a decir a sus hij os: Ya estd curada tu herida; vuelve a las filas a cumplir con tu deber! Y al mas niflo, que le quedaba en la casa, mientras sus hermanos morian con heroism: "Y tfi empinate, que ya es tiempo de que pelees por tu patria. Esa fu6 Mariana Grajales, la veneranda madre de los Maceo. En Maria, la exemplar esposa, la compaiiera de A-utonio Maceo, tal vez no hubo esos e'picos rasgos de alma varonil; pero no es menor su heroism y la alteza de su abnegacio'n. Ella vi6 sin una quej a, con inds amor aun, por la causa de la libertad, acribillado d su esposo por las balas enemigas, y del retire seguro del monte baj6 al sitio donde era inds terrible la. persecuci6n, para vendor las heridas del caudillo egregio. Al pie dd la camilla ensangrentada, entre aquella decent de hombres con que Jose' Macco resistia tiro a tiro, a la columna espafiola, dvida de apresar al general herido, iba Maria Cabrales, sin ocultarse a las descargas ene.gas. Ella fu6 quien al ver, Ilegando, al sitio del peligro, al Jefe del regimiento "Santiago", Jos6 Maria Rodriguez, lo Ilamo' "a salvar al general, o a morir con el. Y el general se salv6 de la encarnizada persecuci6n y de sus heridas, y de las manos de Maria, Ilevaba la -61tima cura, cuando guio' otra vez aquella heroic in-



PAGE 1

60 EPISTOLARIO DE HLPROES para una balsa de desembarco, remoleada por el bote grande de i bordo, donde ademAs van otros pequefios: y ese bote grande es nuestro. Estamos, pues, al borde de la obra grande, y yo en tal angustia de deber; y con tantos detalles k mi alrededor, que no tengo espacio para la emoci6n que me embargaria, de otra mantra, al escribirle. No me pida palabras, sino el coraz6n con que lo quiero y entrego fi Ud. la obra ayudada, y con muy poeo peligro de abandon ajeno, que por su parte coronarfi Ud. con gloria. Flor con su ingl6s mediano y su aire de elegant, haria una buena cabecera de los amigos que ban de ir a bordo. Ud. sabe de eso. Y aqui acabo. AbrAceme, que bien lo necesito en mi agonia. Yo salgo muy poco despu6s del Amadis. Si nos volvemos i ver vivos, serk para asegurar la libertad que hayamos conquistador i Cuba, 6 para acabar de couquistarla, plena, y conform it toda la justicia.-Si me acabo,.Ud. me recordarA con cariflo. Ud. y su noble Maria. Su JOSP, MARTL New York, 1894. Sr. General Antonio Maceo. Amigo muy querido: Sobre la palma de la mano le escribo, escapade de un cuarto de conversaci6n con genes de Cuba, que vienen y vuelven, 6 vienen para no volver. Estoy content. Todo lo hemos ordenado. Se ha acudido al desorden que'todos los elements de perturbaci6n muy bien sefialados por Ud. habian pretendido y en cierto modo logrado. A G6mez le ha ido y va cuanta prueba y estimulo pueden ayudar a deshacer las confusions en que intentaron ponerle. De 61 sabr6 dentro de tres dias, y la situaci6n no ha mudado un Apice, 6 no ser lo adelantado en segurar la obra por la Isla,-de lo que dije A Ud. en mi anterior. Con jfibilo recibi su cablegTama con mi nombre, que vino a tempo, torque por ach no se entendia bien la dificil situaci6n en que nuestras cosas se sullen ver por esos passes amigos. Vino bien el cablegrama. Yo tengo muy cerea todos los suyos y le pondr6 uno el mi6rcoles.



PAGE 1

206 EPISTOLARIO DE HEROES 6 menos, tiene las mismas conditions del anterior. No difieren en abandon y descuido. En este lugar parece que algfin pasajero 6 tripulante del vapor di6 4 saber que yo estaba A bordo, torque con sorpresa y gran interns, me solicitaron algunos j6venes del pueblo y guajiros, que fueron al buque, dfindome la bienvenida, y dici6ndome que alli todos estaban preparados esperando la hora feliz; que eada uno de ellos contaba con su armaments yque no habia patriots que no lo tuviese; que ellos no habian hecho nada, torque en el Principe existing algunos extranjeros que desanimaban, contfindoles las grandezas espafiolas y negfindoles que hubiese, dentro y fuera de la Isla quien se ocupase en nuestra Independencia; pero que ahora que in e veian, contaban con la seguridad de un pronto pronunciamento, el cual secundarian con 6 sin la aprobaci6n de los "menguados", como decian ellos Yo les hice presented que pothan asegurar que mi vuelta A Cuba no obedecia h otra cosa, que mis prop6sitos eran revolutionary la Isla,, y lanzarme 6 la lucha armada, no obstante que me veia en el caso de aparentar lo contrario, dishwilando mis pasos en el pais con varies cosas que intentaba hacer. Termin6 la larga y agradable conference con aquellos caballeros haci6ndoles recomendaciones revolucionarias. para el Marqu6s de Santa Lucia, Dr. Emilio Luaces, Enrique y Elpidio, Mola, A lin de que se robusteciera la idea y these el resultado que me proponia realizer con el coneurso de todos. Coneluy6 el vapor de cargar su ganado, y salimos despu6s de las cuatro de la tarde, arribando al puerto de nuestra capital al tercer dia, A las 11 de la inafiana, hora en que teniamos A bordo 6, tres agents del peri6dico La Lucha, representados ppr el joven Arturo Mora, y al Inspector de Marina, que, i nombre del General Salamanca, me saludaba. Hasta entonces yo no habia experimental bien la emoci6n de la tristeza, ni lo horrible de la realidad, pues me habia propuesto llevar A cabo mi plan de persuasion, sin ocuparme en que, & eada paso, veia algo desagradable y humillante para los cubanos; quedando absorto y avergonzado por cuanto vefa A mi alrededor, dominado por gente de extrafia tierra, con la soez intenei6n de deprimir al criollo, hasta con su insolence y estfipida mirada. -Busqu6,' pues, c6mo salir pronto de aquella envenenada atm6sfera, creyendo librarme por complete de su asfixiante calor, para caer en el foco de aquella Covadonga que se llama la Habana. Tuve, sin embargo, un moinento de distracei6n, contemplando la maldad



PAGE 1

218 EPISTOLARIO DE HIRROES guerrero y sepultado con 61, en una misma fosa, como si la Providencia hubiera querido con este hecho conceder i mi desgracia el triste consuelo de ver unidos en la tumba k dos seres cuyos nombres vivieron eternamente unidos en el fondo de mi coraz6n. Ud. que es mujer; Ud. que puede-sin sonrojarse ni sonrojar A nadie,-entregarse 6 los inefables desbordes del dolor, Ilbre, Ilore, Maria, por ambos, por Ud. y por mi, ya que fi este viejo infeliz no le es dable el privilegio, de desahogar sus tristezas intimas desathndose en un regnero de Ilanto. El infortunio hace hermanos. Hfigame el favor Maria, de creer que fraternize con Ud. en toda la amargura de su soledad y de sus sufrimientos. Su Afftmo amigo. M. G6MEZ. Ej6reito LibertadorCuartel General del Departamento Military de Occidente. A la Sra. Maria Cabrales de Maceo, viuda del Lugarteniente General del Ej6rcito Libertador. Maria: El i.nmenso dolor de Ud. es el de todos los cubanos. No podemos consolarnos, como no lo podrA Ud. tampoco, de tan grande desgracia. Desesperariamos, si no estuvi6semos obligados A luchar y i veneer... i Ah El destiny insensato ha derribado el coloso sobre la tierra que A su paso estremecia con el frag or de sus triunfos. Ya no hay Antonio Maceo! Cuba ha perdido su mfis valeroso paladin: la Liberfad su mfis poderoso guerrero, la victoria su Dios! 1 C6mo estfin llorando nuestros soldados 1, A mi tambi6n me abruma, mfis que cruelest Ifigrimas, el recuerdo de la campafia her6ica en que primer admire toda la sublimidad de Antonio Maceo, y del dia angustioso en que iba 61, como, arrebatado fi la muerte por el valor de su hermano Jos6 y la piadosa consagraci6n de dos mujeres admirable, la anciana madre y TH., y llegu6 yo para compartir con Uds. la dicha de salvar al Hijo predilecto de la Patria...



PAGE 1

130 EPISTOLARIO DE WkROES AsiGxAci6N de quotas que me he permitido imponer i cada Centro de inmigraci6n ya organizados, para ver de lograr alcanzar la suma que yo creo, indispensable para abrir la campafia: Cayo Hueso ....................... $ 20.000 Panamh ............................ 20.000 New York .................... ; .... 5.000 Philadelphia.. ......'. ..: ............ 3.000 New Orleans ....................... 3'.000 Jamaica ............................ 3.000 Santo Domingo .................... 2.000 M 6jico, t9do ....................... 3.000 $ 59,000 Destinando los condos. de New York 6 cargando A su caja los gastos de, different comisiones, hubi6ramos podido conservar intacto todos los, demfis fondos, hasta la hora de concentrarlos para la compra del material de guerra y alijos. Todos los Centros, se sabe que estkn trabajando para Ilenar sus quotas: pero desgraciadamente, New York no ha responded con nada, y por consiguiente, no ha sido possible enviar comisiones cerca de Gobiernos amigos de a1gunas Repfiblicas, en demand, de protecci6n y auxilio: lo poco que se ha hecho en este sentido ha sido con miles apuros y por consiguiente ha sido deficient. Yo y el Gral. A. Maceo hemos gastado* ya cuanto teniamos de nuestros ahorros, sufragando gastos de viaje y comisiones, hemos Ilamado hficia nosotros todas nuestrag relaciones particulars, hasta hemos sufrido tristisimas humillaciones supli6ando favors para Cuba: en una palabra, hemos pesto otra vez al servicio de Cuba todo cuanto poseemos, y estamos siempre dispuestos h lanzarnos k la lucha porque consideramos ese paso, no solamente, como simple deber, sino como una deuda sagrada de honor. G16MEZ.



PAGE 1

14 EPLSTOLAWO DE HLROM un dguila cautiva en el solitario pefio'll de Santa Elena; Antonio Maceo se desplom6 de, su. corcel de guerra, como im h6roe home'rico, y aquella ca'da fu6 el epilogo soberbio, como una apotheosis, la finica, que Henase cumplidamente la excelsitud de su tr6gica misi6n. Antonio Maceo no cabla en la realidad de la vida vulgar. Josi FATJ6 SPECIRT (Dem6crito)



PAGE 1

PENSAMIENTOS Y OTROS ESCRITOS DE ANTONIO MACEO A mi esposa En tu camino, coma, en el mio, Reno de abrojos y espinas, se presentarfin dificultades que solo tu virtue podrA veneer. Conflado, pues, en esa tu mas important cualidad, te abandon, por nuestra patria, que tan afligida como t-ft reclama mis servicios, Itorando en el estertor de la agonia. Pienso que tfi sufriendo y yo peleando, por ella, seremos felices; tfi amas su independence, y yo adoro su libertad. El deber me manda sacudir el yugo que la oprime y la veja, y tu amor de esposa, fiel y purisima, me induce, i su redenci6n. Dios lo quiera, para bien de ese pueblo esclavo y para tranquilidad de nuestros, espiritus. Tfl que, has pasado conmigo los horrors de aquella guerra homicide, sabes mejor que nadie cuanto vale el sacrifice de abandonarte por ella, cuanto import el deber A los hombres honrados. El honor estk por sobre todo. La primer vez luchamos juntos por la libertad; ahora es precise que luche solo hacienda por los dos. Si venzo la, gloria serh para tf. Ale amarga la vida al contemplar A mis paisanos; su abyeeci6n me abochorna y sufro horriblemente por su degradaci6n 6 indiferentismo; viven sin patria ni hogar.



PAGE 1

CARTS VARIAS DE ANTONIO MACE, 0 175 sos, i vivir como salvages humillados bajo plants impuras. A esta situaci6n de Cuba eselava, pisoteados sus derechos por gente extraFia y rapaz, vilipendiada en medio de tantos latrocinios, explotada por esbirros inmundos y politicastros services, son preferibles el inferno de las hogueras, los suplicios eternos, las cadenas y tormentos continuos, los cadalsos y las prisoners insanas, los calabozos y las violaciones inflames de los espaiioles A nuestras mujeres; todo es preferable d Revar consigo el pesado, el vergonzoso bald6n de no haber luchado, sin tregua ni descanso por nuestras libertades. h Para qu6 queremos la vida sin el honor de saber morir por la patria? I Por qu6 imitar k los espafioles en todas sus desvergiienzas y miserias, y no en sus virtues de union y consumado espafiolismo? La guerra que Ud. bace al Sr. Marti es, un crime de lesa p4tria. La revoluci6n que se agita sufre las consecuencias con la incertidumbre que se apodera de la gente floja. & C6mo tacha Ud. al Sr. Marti, torque consume ahorros de tabaqueros, que Ud. tambi6n explota con su publicaci6n? Si es verdad que lo ameno y variado de "El Porvenir" le hace A Ud. acreedor k recover esos frutos de su trabajo, no es menos cierto que la labor revolucionaria, no puede bacerse con solo el pensamiento. El Sr. Marti consagra todo, su tempo A la causa, sin otra recompense que la censure imprudent. Me gustaria verlo oenpando su pesto, lejos de rencillas personales, que pueden llevarlo al abismo de malas apreciaciones. Quiera y admire tanto 6. Marti como en 1887, en la seguridad de que Cuba ganaria con el auxilio bueno de Ud. y vendria de ello mfis prestigious para su peri6dico. Mucho estim6 el pkrrafo que dedic6 Ud. 6, D. Jos6 Joaquin Rodriguez. Gracias. Perdone la rudeza de mi estilo, y accept la seguridad del aprecio y carifio de su paisano, A. MACEO. San Jos6, 14 de Noviembre de 1894. Sr. A Rafael Iglesias. Present. Distinguido Sr. y amigo: Complicado, bien contra mi voluntad, en los deplorable acontecimientos que tuvieron lugar d la salida del teatro, en la noche



PAGE 1

CARTS DIE JOSE MARTI A ANTONIO MACEO



PAGE 1

48 ETISTOLARIO DE HftOES Por supuesto, ya Enrique estard al Ilegar. Se lo he quitado; pero era imprescindible. Y L ya Maria estA mejor, con toda la salud con que la vi en Jamaica, con todos los cuidados de Ud 7 L Y la ingrate Florencia? I Y todos los Pochet? L Y el inolvidable Boix, los Boix? I Y Palacios? New York, 3 de Noviembre de 1894. Sr. Mayor General Antonio 'Maceo. Amigo querido: Con un cablegrama que le pondr6 el lunes suplir6 la carta que ese dia le debi6 Ilegar, y no le pudo ir, por no haber modo de envifirsela desde donde habia ido, A ver por mi las cosas en que andamos, y que s6lo en lo muy esencial fio al papel. El General G6mez me habia anunciado para el vapor que entr6 bace cuatro dias determinadas y finales instructions, que requerian que ya tuviese yo fi la mano todos los preparativos,-y en eso andaba al salir el vapor de Costa Rica. No trajo el "Santo Domingo" por complete lo que esperaba por 61, sino la carta en quq G6mez me lo anuncia definitivamente para el que Ilegarg aqui alrededor del 18 del corriente. tl se ha estado entendiendo con Cuba, por mi conduct y por el suyo, y las cosas ban ido, acerc&ndose sobre esas fechas, y yo vi6ndolas career -y en a1gun caso con mas lentitud de lo que deseara, y acomodando mis actos y todos los que dependent de mi, fi las pr6rrogas que sin mi voluntad ban venido causfindose, y que no podrian continual sin riesgo demasiado grave de perder cuanto hemos obtenido. No me pregunte mi opinion. Es la de Ud. Y s6 que es la hora del pais, y que, en nuestra economic y modestia, podemos servile. Pero he de estar, no h mi voluntad y juicio solos, que harto ban podido, sino al concurs de los demfis, sobre todo cuando mi premura pudiera parecer intrusion. Hace un mes, mfis ya, que recibi el telegrama en que se me anunciaba el detalle pendiente, lo cual significaba el desatar yo aqui en seguida de la realizaci6n de 61, toda mi labor: ban Ilegado tres vapors sin 61, aunque en el primer arenas habia tempo para la combinaci6n,-el segundo no pudo por el ciel6n tocar donde debla,-y en este tercero, los



PAGE 1

CARTS VARIES 145 quedo pendiente de las instructions 6 nuevas resoluciones de 61 sin pensar mAs en lo dicho. Ah! la situaci6n de Cuba es magniflea para emprender la obra. Todas las noticias que vienen de alli indican que aquello toca A su fin. El absolutism toma proporciones nuevas. Qu6 ignorantes son los d6spotas de las necesidades resales de la sociedad que oprimen! Y es que el estado de f aerza los ciega torque comprenden que no puede aceptarse de buen grado, y temen la ira de la justicia. Quisieran en su extravio borrar toda noci6n de equidad, sin comprender que el poder necesita hoy para sostenerse de las aperiencias al menos del derecho; pero el derecho es su verdadero enemigo y solo atienden A destruirlo sin ver que se suicidal. Esa es la situaci6n de Cuba; esa la verdadera situaci6n del Gobierno en ella. Aqui hay un vapor de guerra americano torque temen que salga una expedici6n que dicen se prepare. Y es que el silencio possible y la possible reserve con que se precede multiplica el miedo de los espaftoles, y el miedo aumenta las proporciones del enemigo. Para esa sah6 en el vapor anterior un individuo cubano de bigoted rubio llamado Posada: es un espia. Hay alli tambi6n un negro americano que habla espaiiol ocupado en el mismo noble ejercicio, y saldrA otro Ilamado Rubirosa digno compaiiero de los anteriores. Todo lo que aqui se hace tiene que quedar terminado en el breve plazo de lo que falta de mes. OjalA que el General G6mez resuelva venir 61, dar el golpe decisive, pero sin descender de los $30,000, sin contar los $3.000.00, ni otro dinerillo que 61 sabe. Asi al menos he preparado yo todo, pero no me he atrevido A decirle esto mismo, torque hoy no tengo, fi, mi juicio, ni la autoridad del amigo. Quien sabe si aun podria conseguirse mas de $30.000! Solo bastaria que 61 dijera lo necesito para salir ya, entendi6ndose el tempo indispensable para prepararlo todo, tiempo que el solo podria extender cuanto quisiera asegurado el dinero. Asi es la gente y asi hay que obrar. Aqui hay una carta de un amigo, de V. Garcia, en la qud refiere haberle dicho Vicente en conversaci6n, que contestando una del Gral. G6mez, le decia, que estaba k sus 6rdenes. Como es natural el effect ha sido admirable. Todos ven la uni6n mfis perfecta entre todos los Jefes y estiman un hecho el triunfo en breve. En fin, mi buen amigo, sallhdeme eon carifio IL Maria que debe estar bravisima conmigo. No le he escrito una letra; pero Ud.



PAGE 1

A MIS GOMPATRIOTAS OFRENDA POSTUMA A Maria Cabrales. Perdona, Maria siempre amada. e inolvidable, mi noble atrevimiento. No anhelo, con la publicacio'n de este Ebro, renombre alguno, pesto que nada de 61 es nuo, y torque, ante la grandeza de los hombres que escribieron esas cartas, me consider muy pequefio. Lucro, ni lo deseo ni lo buscare' nunca con esas venerandas reliquias. Bien lo sabes, si me escuchas por el hilo invisible del pensamiento, dondequiera que tu alma bondadosa, disfrute de la paz eterna. Bien comprenderAs que debe aportarse a la. vida national todo lo bueno, que todavia no conste en la historia, de aquellos hombres inimitable por su grandeza y sus procedimientos extraordinarios. Los cubanos estamos necesitados de una, lecei61a diaria de patriotism. I La Patria por la que derramaste raudales de Idgrimas, Maria, necesita levantarse un poco, siquiera rememorando siempre la abnegaci'la, y el patriotism desinteresado de aquellos ciudadanos de la misma. estirpe moral de tu esposo, y mucho mAs en estos tiem.pos en que Cuba gime conturbada. de dolor, observa-ndo los errors de sus hijos, errors que produced el tambaleo constant de nuestra soberama. Nos sobrecoge a veces, un intense temor, y hasta nos parece que nuestras altivas montaflas, que td admirabas con religious



PAGE 1

EPI STOLARIO DE HE'o ROES CARTS Y DOCUMENTS HISTORICOS COLECCIONADOS POR GONZALO e,'ABRALES ILABANA IMPRENTA. EL SIGLO XX" TENTENTE RBY W



PAGE 1

DE miximo G&uriZ A ANTONIO MACEO 125 y Ud. corresponded al segundo, y con la, aniplitud. de que Ud. dispone, debe entenderse desde luego, que los Jefes Rodriguez y N-6fiez que figuran en el tercero, deberfin ser auxiliados posteriormente ft Ud: siendo, asi que su. iniciativa, seg-Gn la 6rden, alcanza A todos los Centros, sin exceptuar fi ninguno, afin los mismos que favorecen y ayudan h los Jefes que bacen parte del primer t6rmino, pueden hacerlo tambi6n con Ud. hasta antes de marebarse aqu6llos, y una vez que est6n debidamente llenos sus presupuestos. Desde hoy mismo, si Ud. quiere, puede entenderse con todas las agrupaciones organizadas, pues ya sabrfin estas la mantra de prestar su. valiosa ayuda., A todos los Jefes invasores segun su turno. Para todo como es consiguiente, hay que atenerse A la buena voluntad de los patriots, y de los medics que puedan disponer. Se debe engender por Centros, toda localidad donde reside una agrupaci6n de patriots, y que exist alli a1guna organization politica, con una 6 mas asociaci6nes, bajo cualquiera denominaci6n. Es por eso, que teniendo dudas que pueda quedar aun algo de eso en M6jico y Haiti me he abstenido de mencionarlas. Ambos lugares quedan tambi6n, exclusivamente h favor de Ud., para que segfin en las conditions que se e-neuentran, pueda sacarle todo el provecho possible. Dejo contestados los punts que en su oficio de, ayer pide se le aclaren. De Ud. S. S. M. mm, Z. Monte Cristy, (Santo Domingo) Noviembre 12/1893. Mayor General Antonio Maceo. Donde se encuentre. Mayor General: Con la. autoridad de que me encuentro revestido por un nombramiento expedido por la Delegaci6n del Partido Revolucionario Cubano, y la aprobaci6n de Ud., para dirigir la campafia de la guerra que ha de resultar en Cuba para hacerla libre, me dirijo i Ud. con la premura que las actuales circunstancias aconsejan.



PAGE 1

APUNTES PARA UNA PROCLAIM A Los CUBANOS Compatriots: No traigo ej6rcito; pero tengo fe en la grandeza de nuestra causa: la resoluci6n suple las faltas. He venido A traeros la libertad, la independence y el reino de la justicia. Aceptkdlog, que os hace honor. Tengo la honra de haber combatido por la libertad, en la guerra de los 10 aflos, para redimir A mis hermanos esclavizados: os reclamo, hoy, el poderoso auxilio de vuestros machetes. i Qui6n que os conoce duda de vuestro, arrojo y valor? Vosotros hab6is V'eneido .siempre, y Cuba verh muy pronto tremolar vuestro estandarte en el Morro de la Habana. Cored, compatriots, A las armas, y no sufrfiis mfis humillaci6n, que os acompafia vuestro General, A. MAcEo.



PAGE 1

CARTS VARIES 149 presentantes de la fuerza. Pues bien, yo deseo maiiana pertenecer A los representatives de la fuerza, para poder tomar la iniciativa con hombres como Ud., G6mez, Crombet, etc, que est6n bien persuadidos de que la misi6n de los libertadores terminal eon la filtima batalla, terminal con la guerra, y que desde ese moment comienza el reinado del derecho, que ejerce su poder en las urnas electorates, en el temple de las leyes, en las Universidades, 'en las escuelas, en los tribunals de justicia, en la instituci6n del jurado, en la libertad del pensamiento y de la coneiencia, &, &, sin que sea otra misi6n gubernativa que asegurar A todos el ejercicio ficil y propio de esos derechos, 6 impedir que se los eahe en olvido 6 se haga cesi6n de ellos, en bien de la ammonia social y del progress creciente de la sociedad. Y claro se ve, mi querido General, que no seremos nosotros, educados en el cartel y el campo de batalla, los mejores guardians de tan bells institutions como son las que component un Estado libre; pero, si podemos ser, por primer vez en el mundo, los que, no como individuals, sino como toda una clase de la sociedad, hasta ahora. la privilegiada, tomemos la iniciativa. en library A nuestra Patria de las desgracias de esos errors que han perturbado, y perturban la paz y el progress de las rep-hblicas latinoamericanas, malos hijos, no de la maldad del militarismo no; que entre ellos easi todos son hombres de mucho, honor y honradez, pero sin la educaci6n propia de la paz y del dereeho. Por eso, cuando hemos hablado de estas cosas Ud., G6mez, Crombet y otros dignos jefes y yo, he sentido, grades esperanzas por el fficil triunfo de nuestros males del porvenir, que serial crimenes en nosotros si, con la experience que nos rodea y la enseflanza que nos da. la filosofia de la Historia, ineurri6ramos en los vicious que nuestras hermanas deploran. Para ese fin, comprenderk Ud. que la categoria no me debe preocupar; mi gloria no estk en ser h6roe, ni bravo, ni entendido military, como no sea una nulidad; mi gloria no es de ahora; la espero luego, y mientras Ilega ese dia, me es honroso ser soldado de mi Patria, digna de esperar esa conduct de todos sus hijos. Ahora me resta decirle que su mamA estA hien, como Jos6, Marcos y demfis familiar. Brace A Maria, en mi nombre, y no, olvide nunca i su amigo fiel y franco, que lo estima como A su mejor amigo, E. HERNANDFz.



PAGE 1

PR6LOGO fuerza de la naturaleza cubana, que sumo', ella sola, igual cautidad de virtue patri6tica que la de todos los heroes y mairtires, reunidos, de la revoluci6n. El pico de Turquino es la cima ma's alta de, nuestra cordillera, y todas las cumbres estan supeditadas a su realeza. Tal es, en la historic de nuestra revoluci6-n, Antonio Maceo, la montafia mds alta. Ni el sublime y angelico Marti, numen de ideal, sacrificado liricamente como im canto del martirio, ni Mdximo G6mez, el estratega genial, rivals de 61 en grandeza spiritual y patrio'tica, le igualan en la supreme calidad del he'roe. En el es-piritu de todos los hombres de la manigua, como una energia psiquica que flotaba en el ambience ideal de la revoluci6n, fu6 Antonio Maceo un arma interior tan ponderosa como el arma de guerra que empuflaban sus manos. Como todos los raros espiritus de su prosapia moral, en la Historia, las passions humans estaban pospuestas en su psicologia a ima passion supreme que borraba las vulgares: la passion por el ideal de la libertad de la patria. Para Napoleon Bonaparte, el genio de la guorra, los hombres eran samples "cifras", segu'n la expresi'n de Madama Stael, de las que disponian en el tablero de su ambici6n de monarquia. universal. Para Antonio Maceo, los hombres, los cubanos que obedeI cian, al someterse a su mando, a la misteriosa y subconsciente fuerza del patriotism, a las corrientes, irresistible de la Historia, eran tambi6-n simples"'eifras que se sumaban, magn6ticamente a efl, torque era la energia del ideal, la imnanente e: imponderable virtualidad de la naturaleza, como un poder de atracci'n central. Pero Napole6ja aspiraba al tro-no del mundo y Antonio Maceo fu6 un areingel de la Libertad. El destiny condemn' a Napoleon a morir encadenado como



PAGE 1

28 xPISTOLARIO DE HftOES eundiendo, la noticia, prudentemente y unificando, antes de que el Gobierno, y de modo, de que el Gobierno no pueda caer sobre los nuestros: hqu6 mAs necesitamos con oportunidad como, 6sta y con almas como la de Ud? A Maria, mi mas tierna amistad. De Ud., yo--que no abuso de palabras-bermano. 1 Escribame enseguida! Su MARTI. Enero, S/94. New York, 24 de marzo de 1894. Sr. General Antonio Maceo. Mi amigo muy querido: No es esta la carta que le quiero escribir; pero el bullicio que me sorprende hoy en la oficina, h mi Ilegada de Filadelfia, iL donde vuelvo cuseguida, no me podrA impedir que calme su hermosa impaciencia con un abrazo,-me alegre con Ud. por las cosas de allfi, en lo poco que, segfin parece, ha de durar,-y le diga como, por mis propias manos, aunque tiran de duro el gobierno, asustado, y los cubanos cobardes por arranefiriiolos 6 enredfirnolos, van pasando, m6s juntos y fuertes cada vez, los hilos de la situaci6n en que toca i Ud. tan sefialada parte. 1 Lo que yo espero de Ud! jLo que yo deseo para Ud! De eso, callo, por el miedo de siempre de que le parezea el cariflo interesado. ", pues, le dir6 al vuelo que volvi6 de Santiago la comisi6n y con ella la certidumbre de que nuestro pobre Urbano,-aunque bastante influyente para pretender cerrarnos el camino, sin confesarlo jamds, y sin que sea de temer,-no tiene influjo para acabar de juntar los $2.000 que acaso 61 mismo contribuy6 fi hacer que se exigieran h Guillermo Moneada de flanza. En resfimen, que si 61 pudiera, que se meti6 en la comisi6n sin irle k 61, estorbaria, la trama revolucionaria, q ue en sus detalles desconoce: que, para ejemplo ante aquella sociedad, cr6dito del partido y effect natural, en el finimo de Guillermo Moneada, he autorizado 6. que se pague enseguida lo que falte para su restate: que, por sobre la opinion de Urbano, todo seguirh el camino que Ud. mfis que nadie puede abrir, y es como Ud. me dice en sus cartas.



PAGE 1

DE J-081k KARTf A ANTOMO MACEO 67 Ni un minute tengo. Sale el vapor y salgo. De allh recibirb un cable mio por New York, de Barraneo, diciendo acaso,-y espero que se lo enviar6-REMITO. Eso quiere decir que, si ha aceptado mi pensamiento, el finico boy possible, y el que yo mismo realize, debe ponerse it 61, torque con ese mismo cablegrama entenderfin aqui que deben enviar h Ud. 6 alzar al punto si no los tienen,-y es gente que lo hace-los $2000 que estimo possible para !a empress. Salgo. Bien ve Ud. A lo que vamos. La Isla salta, y aun aguarda un poco. AcA, soberbio espiritu, y hoy mejor. Solo falta llegar. Despu6s queda cargo comprado ya y amplio parque para tres expediciones. Esto he hecho. I Qu6 no hank Ud? b Qu6 no le ayudar6 fi hacer, afuera 6 adentro? Me buscan ya. Decirle mfis es lastimarlo. Mucho lo estima y quiere, y h Maria. Su JOS]h MARTI. A Flor digo lo mismo, para que le abra el camino por su parte, sin p6rdida de tempo. Monte Cristi, 26 de febrero de 1895. Sr. General Antonio Maceo. Al General escribo boy, aun mfis que al amigo: la guerra,,& que estamos obligados, ha estallado en Cuba. Y k la vez que la noticia de ella,'que por obedecer fi nuestros anuncios y arreglos, nos revela su importance, y nos Rena de solemn deber, recibo de New York la confirmaci6n de su declaraci6n de Ud.--que A quien le conociese menos que yo pareceria un obstficulo, injusto 6 imprevisto, pero que para mi no lo es. El patriotism de Ud. que vence 6 las balas, no se dejar& veneer por nuestra pobreza,-por nuestra pobreza, bastante para nuestra obligaci6n. El vapor del Norte sale moments despu6s de recibidos estos cables, y mi resoluci6n tiene que ser inmediata. Conociendo hombre por hombre la fuente de nuestros recursos, y seguros de que no tendriamos mfis de lo imprescindi le, ni menos,-una vez desviados nuestros vapors, escribi h Ud. 6 mi acelerada salida de New York,





PAGE 1

DE JOSI MARTf A ANTONIO MACE, 0 43 qsfdjth bsbq fvr bsutfvn bebsufif ft ffijcnpd fipd trepu tpm tpuiifjnbtmb fe psufifeb. A cables me voy entendiendo ya, y todo se aprieta y ajusta felizmente: jqu6 angustias, en cambio, el mes de mi viaj e fi M6xico y las semanas desp aes de esa primera vuelta 1 Lo que de Oriente me dice Ud. es lo que confirm, la demand formal y angustiosa que en estos instance esth ante mi, y A la que atiendo en acuerdo, con lo que, solo para Ud. le digo. Imagines mis apuros de 1hltima hora, aunque yo -cuento tanto con la honestidad y patriotism, y aun con la piedad de todos: imagines mis alegrias. Lo de Oriente es el resultado de la comisi6n. de Ud. y de dos que fueron de Santo Domingo y de la impaciencia general, y temor justo de persecuci6n, de que ya creen que no era licito, ni lo es,mayor espera El sdbado le escribo mfis.-Hoy le envio este abrazo, un apretado, abrazo. El giro de Mendiola, no presented afin, seri obsequiado. Dicho lo substantial y Reno de correos y de menudencias, acabo aqui, sin mfis que mencionar. Acaso tenga, accediendo A demand formal de su localidad, que pedirle que mande A Enrique. Cada cual debe estar donde presto Infis servicios. Adios por hoy. Y quiera, y quiera Maria 6 su. JOSt MARA September, 29 1894. Sr. Mayor General Antonio Macco. Amigo querido: Por carta anterior, y en respuesta A pregunta de Ud. y confirmaci6n de mis carts y cablegramas, le explico ya nuestra situaci6n ' A punto de madurez. Ahora le pongo estas para que alli acomod6 A ellas su trabajo; que nada tiene que hacer, ni mfis peligro que el de ocultarse mucho por la prolongada demora. Todo est6 dispuesto, y eslabonado, del modo precise y simultkneo que Ud. conoce, y pendiente de un detalle de Cuba que estA al atenderse oportunamente, y con el cual: todo lo demAs se relaciona. Hoy salgo de aqui para asunto de extreme ausencia relacionados con Oriente, y de que ya le habl6 en mi anterior. El comisionado de alld eat& aqui, pidien-



PAGE 1

CARTS DE ANTONIO MACEO A STJ ESPOSA MARIA CABRALES



PAGE 1

PROLOGO L intelligent joven Gonzalo Cabrales, sobrino, [E] del general Antonio Maceo, por su esposa, la seflora, Maria Cabrales de Maceo, posee un precious legado, que es un tesoro de patriotismo y de la Historia. Tal es una colecei6n de n-umerosas carts cruzadas entre el general Antonio Maceo y sus iguales y subalterns, en las laborers de preparaci6n de la epopeya de nuestra libertad. Integran la colecci'n radiates y febriles carts de Marti a Maceo, de Maceo a Maximo G61nez, de Maxiino G6mez a Maceo, de Flor Crombet a Maceo, de Maceo al Dr. Eusebio Hern6mdez y de 6ste aj aqu6l; de Maceo a Fernando Figueredo, a Antonio Zambrana, a Jos6 Mir6, al general Paquito Borrero, y de Diego'Palacios al general Maceo. Entre ellas se destacan, como naateria de, studio de un temperament singular, extraordinario, las de Antonio Maceo intimo, dirigidas a su esp*osa, en las que se revela la psicologia brava, sincere yrectilinear del Tit6n. Gonzalo Cabrales cuenta con toda esa serie de cartas aut6nticas, y las ha copiado, en voluminous folleto escrito con m6quina dactilogrfifica. La finalidad que



PAGE 1

194 E PISTOLARIO Dri, meRoEs directamente A eI durante la noche, si fuere possible convenir eso con el Capii;kn, sin arriesgar la empress, y en el caso contrario, Ileguen al punto sin hacerse sospechosos con vueltas y revueltas. Si Ud. congigue que le despachen para Puerto Lim.6n, stark mejor provista la embarcaci6n, y se hari de ambos el uso que convenga; estando en estas costas, A Kingston, si el caso lo require; si por el contrario, A Lim6n, dirigi6ndose al lugar que sefiale A la guardian, con encargo de expresar el dia en que Ilegue A 61. Muy pocas horas despu6s de llegar la embarcaci6n al lugar h que Vd. se dirige, debe salir para esta, A fin de que nadie advierta el contenido de nuestra embarcaci6n; al effect, si Ud. y los compafieros se concretan A vigilar su arribo al puerto, pueden, antes de verificarlo, hacerse 6 la mar y darle esta direcci6n, sin tener que recurrir 6, las autoridades, para su salida. All! hay un espionage inmenso, y todo el mundo se apresta & cosas malas; ni Ud. ni los compafieros deben hablar una palabra que los comprometa. Antes de hablar Ud. con el General, studied su mantra de pensar respect de nuestra causa; bfiblele bien de G6mez, si le preguntare por 61, sin hacerle saber su paradero; puede que est6 resentido por el folleto. Con esa gente se necesita malicia y cautela. De alli deben salir sin dejar huella, los cruceros podrian perjudicarlo. Traiga k Paquito y su gente, sin perjudicar nuestros planes, no descuide un moment; exija de sus compafieros lo mismo que yo hago de Ud., y cuando no obedezean A sus observations, prefiera dejarlos A ocasionar mayors daflos. Hay entre nosotros la costumbre de tolerar abuses y faltas, por temor de que nos denuncien. New York, Julio 30 de 1885. Sr. Dr. Eusebio Hernfindez. Kingston. Mi muy querido amigo: Hace tempo que no tengo el placer de leer sus hien sentidas y consejeras carts, que tanto gusto me dan, cuando, sus ideas robustecen mi espiritu, debilitado a1gunas veces por nuestras calamida-









PAGE 1

DE JOSP, MARTf A ANTONIO MACEO "Un hermano 6ste." LNo me quiere como hermano Maria? jNo me acarici6 su madre como A hij o? &No me he Ramado publicamente su hijo? I Soy yo un c6mico abominable, que diga estas cosas en la hora de la necesidad, y las diga sin sentido? 10 es tal nuestra sociedad que estas cosas puedan decirse de comedian? Escribo con mi sangre y muero. Descanse, que jamfis, mientras tenga yo mano, se prescindirfi de Ud. Ahora, al vuelo, heehos. Expliqueselo todo por demoras fatales de tempo. El primer de enero fue su carta primer h G6mez.-El 16 de diciembre dict6 6rdenes, sobre febrero, que solo se recibieron en Cuba, Villas-& primers de Enero. De alli y otras parties, piden pr6rroga y se preparan con todo brio. El 23 de enero envi6 comisi6n h Santiago y aun no ha podido volver. Alli mismo se ha debido dar tempo, haci6ndose el muerto, A que soltasen & los press. Lo del Cayo, importantisimo, para lo future y comisiones de la Isla-me ban clavado aqui.-Demoramos, pues de acuerdo comun-preparo aqui, ya de hecho, Villas y Camaguey; espero respuesta de Oriente; Ud. tenga su gente adentro pronta. Ya le pregunt6 donde quiere el equipo de 50, 6 lo que Ud. me diga. Veo que los $5000 que Ud. me dijo le ofrecieron cuando Purnio se convierten en $500. Bueno: no esth bien, pero Ud. irfi. Eso, Jamaica y Panamfi, son para lo de Ud.-Seguro ya-antes no-asi pido y urjo. Y serfi Se va el correo. Tranquilicese. Tardaremos lo que imponen estas distancias fatales. En acuerdo con esto, me he mantenido agachado, para que no se persiga 6 azuce en la isla. En respuesta It mi, espero sus detalles, sobre lugar y gente. De G6mez, ve no ha podido recibir instructions: 61 desea estar seguro; como puede estarlo y ya sabe, de tal aquiescencia del CamagUey. De mi, ya tiene respuesta. Y esta y otra vez, la seguridad de que acaso Ud. mismo no se quiera tan hien como lo quiere Su JOS9 MARTf. New York, 4 mayo 1894. Sr. General Antonio Maceo. Mi muy querido amigo: Por el correo del sAbado, que acaso, Regue .Ud. antes que estas lines, contest su filtima,-y, con el placer profound que me posee,



PAGE 1

150 EPTSTOLARIO DE IdROES San Jos6, Mayo 21 de 1894. Sr. Gral. Don Antonio Maceo. Present. Muy Sr. mio: Adjunto encontrark Ud. los papeles suyos que obraban en mi despacho y el testimony del poder que me otorg6. En cuanto A lo que Ud. llama mi trasfugio, creo oportuno recordarle que ya existia cuando Ud. me otorg6 su poder; en effect soy miembro de la Junta Central del Partido, Autonomista, Cubano desde 1886; desde entonces renunci6 al.procedimiento Revolucionario, y despu6s de esa fecha, y antes de ahora, he hecho mucho mfis que asistir a un banquet espafiol, he sido diputado espafiol, entre otras cosas cubanos dignisimos han aplaudido mi conducta y tienen mi criteria politico; entre ellos, mas de seiscientos insurrectos que me hicieron una ovaci6n en Santiago de Cuba y mfig de treinta Jefes de la pasada campaiia que me dirigierou una carta por medio de la prensa. Ud. piensa que obro mal siguiendo el camino que me dicta mi conciencia; pero ni Ud4 es infalible, ni el patriotism cubano son monopolies de persona alguna. Po.r lo demfis, ya que Ud. lo desea, quedan rotas nuestras relaciones. Su S. S. A. ZAMBRANA. Santiago de Cuba, 15 Septiembre 1894. Sr. General Antonio Maceo; San Jos6. Mi querido general: En primers de agosto recibi una carta, con dos m6s, para los Sres. B. Mas6, de Manzanillo, y D. F61ix Mareano; sirvase decirme si realmente son enviadas por Ud., pues estamos en duda. Los negocios se activan cada dia m6s, procurando por todos los medics que scan generals, y al mismo, tempo, tanto los del inte-



PAGE 1

rK AMIPJCA



PAGE 1

154 EPISTOLARIO DE 1119ROES decision y saber bacer las cosas, perdemos, y se aleja cada dia nuestro ideal. La carta que envi6,6, Rafael Tejada la he roto; pues dicho senior no sirve para el caso y tiene mucho miedo,--Moneada me dijo que Montienco era malo, tambi6n la rompi6; no se dirijan mAs fi ellos. Si Ud. ama A Cuba y quiere verla libre, er6ame mis observaciones, meditelas que Ud. convendri conmigo, y si estfin pr6ximo, A salir, no lo permit de ninguna mantra, pues nadie se moveria aqui y al primer tiro nos marchamos al extranjero, al que lo, dejen, estando como estamos convencidos del fracaso. No madden mfis comisionados que sean ya conocidos, por que los pueden render. Los equipajes de los pasajeros y la carga todo se registrar. Ha Ilegado A mi noticia que en Jamaica trabajan personas poco reservadas y de una manera escandalosa. Tengan presented que los Estados Unidos tienen el prop6sito de comprarnos, y los sacrificios y planes nuestros pueden bacerlos fallar, como, sucedi6 la otra vez. Tengan cuidado con los cubanos explotadores y Capitanes arafias. Respect i Lacret le dir6 que yo he sido uno de los desconfiados y aun no confio. Pero sucedi6 que cuando el descubrimiento de nuestro plan, se march al campo en Canto, y allf empez6 A trabajar de una mantra violent, y como todos son amigos mios, vinieron A verme, dici6ndome que Lacret se iba, A levanter; en el acto mand6 A mi hermano A impedir que la gente le siguiera y al mismo tempo que Moneada le enviaba 4 emisarios con el mismo objeto, y di6 explicaciones que esos no eran sus prop6sitos, y al mismo, tempo el Gobierno envia mfis de cien hombres h esa comarea y 61 y los que con 61 estaban se internaron y A los, pocos dias regresaron las troops y volvi6 cada uno i su casa, y ayer nos pusimos de acuerdo para bacerlo venir y embarearse. Como hubiera sido secundar el gusto de los enemigos el que se hubiera levantado contra nuestros planes, apesar de reconocer que an proceder ha sido hijo de su temperament nervioso y un miedo cereal que le entr6, pero por si acaso lo bacemos marcher. No dudo de Don. Urbano, trabaja de buena f6, pero teme como todos en que resulted el bufluelo por falta de preparaci6n, unidad y medics. Pronto escriffiale i Marti sobre todo esto, y recomiendo mucho,



PAGE 1

A MIS COMPATRIOTS sTimo de deber exponer, en breves y senciHas palabras, c6mo, Ilegaron a inis manos los documents y carts originals que componen este libro, de verdadero valor historic, arenas se advierta el moment que los inspire y los hombres que los escribieron; aquellos patriots que no tenian en su cerebro inds que un pensamiento, que se sobrepouia slempre a la amistad, a la. familiar, al bienestar y la fortune personals: hacer la. Patria libre. Despu6s de extinguida. la -filtima guerra de Independencia, iniciada. en el afio 1895, regres6 a Cuba, a inodiados del aflo 1899, de San Jose' de Costa Rica, donde1abor6 incesantemente por la causa cuba-na, la Sm. Maria Cabrales, viuda del General Antonio Maceo, y estableci' su hogar en el de inis padres, hasta juho de 19057 en que le sorprendi6 la. muerte, a causa de -una, afecei6n al corazo'n. En aquel viajei de regres6 a su patria libre, en que volvia Maria Cabrales, cubierto el rostro con el negro velo de la viudez, trajo cousigo un ba-61, de los denominados mundo, el que, examinado superficialmente, no encerraba objeto de valor alguno. Contuvo y condujo,



PAGE 1

174 EPISTOLAWO DE IIAROE S guridad de ser infallible y si para bien de mi Patria me cupiera la houra de I'monopolizar la dignidad y el patriotism cubano", no rehusaria. el honor que Ud. rechaza. Su A. S. A. AlAcm. San Jos6, 22 de agosto de 1894. Sr. Dn. Enrique Trujillo, Mi amigo querido: Placer y tristeza me produjo el contenido de su carta, de 12 junio del corriente afio. De un lado me hace Ud. el carifioso recuerdo de mi santa madre, que le agradezco infinite, y del otro, me trae 6, la memorial nuestros sagrados principios, prof-anados por los mereaderes y por tanta gente initial que sirve s6lo 6, los que esclavizan la patria, que hacen papel en la political cubana para vergiienza y mengua de patriots honrados que no los entienden. Su salpicada carta, de tendencies disolventes y de impurezas que no debe abrigar un coraz6n honrado, que daflan, sin Ud. pensarlo, la elevaci6n de espiritu y la sincere devoci6n que debemos A la causa de nuestra libertad, peca de fatidica y aviesa, de poco politica y antipatri6tica. No parece suyo el contenido, de esa carta. L Qu6 diablo le atormentaba cuando la escribi6? En ninguna 6poca de mi vida he servido banderias political de wnveniencias personals; s6lo me ha guiado el amor pure y sincero Que wofes6, eia todo, tiem o, A la soberania national de nuestro pueblo infeliz. Cualquiera que sea el personal que dirija la obra coffin hacia nuestros fines, tiene, para mi, la grandeza y la s-ablimidad del sacrifice honrado que se imponga. Que el Sr. Marti no quisiera ayudarnos en el 87 no es para que yo deje de server A mi patria ahora, luego y siempre que sea propicio hacer la guerra A Espaiia. Estoy y estar6 con la revoluci6n por principio, por deber. IQui6n le ba dichoA Ud. que esos impossibles" que Ud. dice no tienen su t6rmino? E s c6modo y corriente, entre nosotros, echarlas de profetas y condenar pueblos enters A perpetual degradaei6n contra toda diginidad y decor personal, debiendo, preferir para 6stos la muerte k filo de los tiranos y asesinos de cubanos indefen-



PAGE 1

32 EPISTOLARIO DE Hft0l@S le hablo de todo. Aqui le hablaria, si tuviera tempo; pero, se va el vapor que Ileva d Costa Rica, k busear campo y refugio en la tormenta venidera para su distinguido padre, h un joven cubano, de m6rito ya probado, capaz de organization y de abnegaci6n, y que acaba de salir pr6fugo de Cuba, despu6s, de haber prestado A la revoluci6n un noble servicio: Enrique Loynaz del Castillo. A pesar de su. juventud, el respect fi su patria y el concept del alto deber con que nos hemos de sacrificar a ella, pueden en 61 mfis que su impaciencia 6 impetus. En Loynaz hallarb, Ud. un leal y ardiente amigo de Cuba y de Ud. Culdemelo. Favorkcamelo con sus consejos. Por si Ud. no esth ahl, le doy carta para Iglesias. Loynaz es hijo bueno, que antes de irse i pelear, quiere sacar A su padre de la peligrosa prosperidad de que goza en Cuba, y colocarlo donde pueda, con utilidad para el, pais que lo acoja, dedicarse 6, cualquiera de las laborers en que es period: azficar, madras, construcciones. Es hombre enter, caballeroso y -dtil. Le dice adi6s alegre, y pronto veri por qu6, su muy carifloso J099 MARTf. Puntarenas, 18 de mayo de 1894. Sr. General Antonio Maceo. Mi m-py querido amigo: Ud. no ba venido como anunciaba su telegrama, A Jos6 y yo entretuve la gran impaciencia en que aqui he'estado, con la esperanza de volverlo fi abrazar antes de seguir mares. No ha podido ser. El vapor Ilega por fin, y sale enseguida, y Ud. tal vez est6 en camino; pero le eseribo, que al fin lo hallmark. De mi inquietud aqui no tengo que hablarle. Cinco dias ini tiles despues de que hube visto A los mensajeros de la colonial y 6 Flor, de quienes me separ6 sin una sola Auda ni lastimadura. Luego, ni hablar ni escribir he podido arenas, de la contrariedad. Recobrar6 el tempo perdido. Si no hay modo inmediato de ir A Mftico, vuelvo al Norte, y de all& har6 lo que iba A bacer, mientras hago otras cosas. Nuestros planes en lo, substantial no habrin de cambiar y



PAGE 1

DE JOSP, MARTf A ANTONIO MACRO me ha salvado ya aqui de un grandisimo apuro, y es el que Uds deben buscar enseguida ahi: John Mantell.-Fiese & 61, en este asunto como A su propia, persona. El daria la vida por mi. S61o 61, por sus conditions socials y su conocimiento del character de esta gente, y el trabajo que desde bace ya tres dias viene hacienda pespeb y continuarA, pudiera server de buen intermedio entre Uds y el fibujpbd. Le digo que en estos dias he tenido que poner h prueba su presteza y resoluci6n y ha salido, airoso. El se ajustari fi, Uds. y los entenderfi 6, media palabra. Ya, antes de que reciba 6sta 6 al pie de ella, le irfi el giro final, de $2000 de ese pais. Si mfis tuviera jqu6 mfis no le mandala? Peso A peso vivimo-s y Ud. encajarb. ahi lo que falte. En este instance me Ilega telegram de un detalle dificil y premioso fi que tengo que tender en persona. No puedo ponerle en palabras, con esta ansia del espiritu, mi esperanza de batallar cerca de Ud. por la patria justa y enter que amamos l Piense en mi 1 Bien lo necesita, para salir de tanta agonla, su MARTf. Por supuesto, las instructions sobre la gente son las mismas. Than 4 seguir viaje unos cuantos amigos,-y ya que van, se llevan, segun instructions de Mantell k Gonzhlez, los trabajadores que vuelven fi Cuba. New York, enero, 19 de 1895. Sr. General Antonio Maceo. Mi amigo muy querido: Desde la casa amiga donde s6lo aguardo la decision del gobierno, sobre nuestro cargamento para recomenzar inmediatamente, y sin p6rdida de ayuda ni respect, nuestra campaiia, le escribo, con mfis M que pesar, para darle rApida cuenta de la contrariedad que, de mano de un cobarde, ha venido A pararnos el brazo.-Inereible parece que pensamiento tan feliz, con tan pocas manos en 61, y servido por gente singularmente virtuosa,-que el pensamiento de Revar i la vez tres vapors A Cuba, con armas para 400 hombres



PAGE 1

148 E PISTOLARIO DE HtROES cosas!, pues de haber encontrado buenas las que suponian inspiradas por mi, como buenas las habrian aceptado sin buscar la procedencia de la iniciativa, y aunque me duele creer que las hayan encontrdo malas, siendo asi que no han podido ser mejores, no me atrevo A pensar que mi humilde personalidad les haya hecho sombra, y sea esa la causa de no hab6r visto claro lo hecho. I De todos modos, yo quedo tranquil ahora, y Ud., que tan leal es conmigo y me quiere tanto, debe quedarlo, tambi6n. Llamaremos a esto el filtimo sacrifice en bien de la revoluci6n, aunque de mi parte, el primer, torque en verdad, aun no he hecho ninguno. Por iiltimo, mi querido amigo, jamfis habia escrito k Ud. de la mantra que hoy lo hago, abriendo mi coraz6n tan por complete, hasta vaciar en el papel las ideas que acerca, de Ud. abrigaba; mas Ud. me conoce, y sabe bien que estA muy lejos de mi el rebajamiento de mi carficter, y s6lo torque pudiera ser que el secret de la tumba guarded para siempre mi pensamiento, le he dicho cuanto debi respect de mi amistad dejar A su observaci6n desapasionada. Por esa misma raz6n le ruego que roinpa esta carta mia, en cuanto la lea; ya que s6 que Ud. la romperA, voy A decirle francamente la raz6n ponderosa que me sefiala mi pesto en la guerra, por mks que yo no sienta simpatia siquiera por la carrera military, que mks bien me es repulsive. Ud. sabe que yo siempre he credo que la desgracia de los, pueblos sur y centroamericanos consisted en los gobiernos militaries, en los aparatos de fuerza, donde en realidad se conoce el derecho s6lo de memorial; y como creo que el fin, de. toda sociedad bien organizada es el perfeccionamiento del individuo, es decir, server de medio al individuo para que ejercite todos sus derechos en la ciencia, el arte, la political, la administration, la educaci6n, la ensefianza, etc., elevando la vida moral, constituyendo mejor la familia, siendo mks fiel A su carficter y 6. su naturaleza, seg-fin lo bueno, lo bello, lo verdadero y lo justo que en ella encuentre, entiendo que no son los representatives de la fuerza, sino los hombres de ideas y entregados k Ids areas del pensamiento, los que deben regir los destinos de las moderns sociedades, y principalmente de las sociedades nacientes, aunque otra sea la ensefianza que nos d6 la historic. Ahora bien, en nuestros dias, en que tanto mal ejemplo nos rodea, no bastarA seguramente decir que la fuerza debe ser simple auxiliary del derecho en la paz; seria precise probarlo, y para eso precise se hace que la iniciativa parta de los re-



PAGE 1

180 EPISTOLARIO DE Hfmor,s dante y al frente de su regimiento era siempre al que se le confiaban los lugares de mfis responsabilidad. Asisti6 a la toma de Ti-Arriba, Jiguani, el combat Saladillo, la Indiana, combat y ataque a Copeyales, SamA, dirigi6 gan&ndolas en distintas 6pocas posteriors las acciones de Michoackn, en. enero 16 del 69, obteniendo el grado de teniente colonel. Derrota al batall6n de San Quintin, en Majaguabo Arriba; acciones de la Candelaria, Palmarito, Sabana de la Burra, combat en La Cuchilla, de Palma Soriano; toma e las guarniciones de los ingenious "Arroyito" en Santa Cruz de Villal6n; ataque y toma de la "Armonla", mayo 20, donde fu6 herido en el muslo derecho; toma de la guarnici6n de San Agustin, 14 de mayo, donde muri6 su. padre de un balazo; combat en la Malanga; combat de siete horas en el camino de Santa Fe; combat de tres dias en Arroyo Verraco, obteniendo el grado de Coronel; derrota de la column, del Coronel Martinez Campos, el 16 do marzo de 1870; derrota del enemigo en La Redonda; derrotado tambi6n en el Zarzal; derrota tambi6n en la loma de la Galleta, cuya column la componian unos 1,000 hombres, contra 400, dejando en la hulda un valioso convoy compuesto su mayor parte de elements de guerra; combat en la. -Estacada, sostenido por mAs de cuatro dias contra 4,000 hombres que mandaba Palanca; ataque a Baracoa y derrota de la column que vino en su. auxilio y los persigui6 hasta su. campamento; combate del Negrito, que dur6 cuatro dias; copo de la caballeria de Tiz6n en Mata Abajo, con fuerza de infanteria; copo de Una colum.na de Vega Sucia; combat en el Limonar, de tres dias; otro en Loasis; copo del Coronel Angel G6mez Di6guez (a) "El Chato", en Santa Maria; otro en la Llanada, donde fu6 herido en un I brazo, enyo jefe de la column era el Coronel Cabezas, con 400 hombres; ataque a la fortaleza y copo en Nuevo Mundo, de una column, utilizando el convoy de guerra que conducia, donde muri6 su. hermano, Julio, diciembre 12 de 1870; toma de Sabanilla, Baracoa; ataque y derrota de la column de Llavaz6n; copo de la. columna y fuerte de Demajagua, Holguin; copo de la column de Rejond6n de Baguanos; derrota de Esponda en Chaparra; dispersion dela column de la Redonda; acci6n con infanteria y caballeria en el potrero Mejia ", mayo 5, donde recibi6 seis balazos y cay6 muerto, recogido por su hermano TomAs y escolta, Hevkndolo al lugar en que se disponian enterrarlo; en el moment de efectuarse 6ste, vffnole una bocanada de sangre por la herida del'pecho, lo quo le



PAGE 1

DATOS BIOGRAFICOS DE ANTONIO MACEO 183 Freyre y otros Jefes. Continuhbase en esta forma baciendo la guerra al eneinigo basta que, apoyado el Gobierno Provisional en ]a correspondence que recibia del extraniero, pensaron en su salida de la Isla, con el prop6sito, decian, de traer los elements de guerra que se suponian a cargo del General Julio Sanguily, aprovechando a la vez los ofrecimientos que hacian varies personas de respetabilidad. Hizosele la proposici6n de su salida en comisi6n, la que indic6 seria desempefiada por el General Vicente Garcia, indicaci6n que obedecia a los temores que abrigaba de que, al ausentarse del territorio, de la guerra, no podrian resister los que quedaban a los ataques del enemigo; contest6sele a 61 varies veces por el Gobierno, con insistence en que aceptase la comisi6n referida, objetkndosele de que el General Vicente Garcia no inspiraba conflanza sufficient, apoyando 4sta con las vaguedades, vacilaciones, apatia y otras causes del citado Jefe, asi coino ofrecian por inconveniente para el regreso de aqu6I a la Isla su enemistad con el Presidente interior. Ante tal situaci6n se resign Antonio Maceo a aceptar la comisi6n, no sin exigir se esperase su regreso, ofrecimiento que se le hizo particularmente por el General Calvar, quien dijo lo haria aunque s6lo le acompafiasen seis hombres. Insistiendo afin en no salir del pais, pues previa las consecuencias, pretext que no debia hacer su viaje en un bote, pues le embargaria Inds tempo y, por consiguiente, tardaria en su regreso, a lo que el Gobierno le contest que procurarian engaflar al General Martinez Campos, proponi6ndole ayudara, facilitando medics para su salida del pais, por convenir asi a los trabajos que aquel Jefe espafiol afin continuaba baciendo, por obtener la paz. ObtAvose todo, de aqu6I con facilidad; su embarque tuvo effect el 8 de mayo de 1878, dirigi6ndose a Jamaica. Concnrri6 con su salida del pais la llegada a la residence del Gobierno Provisional del Coronel Mariano Torres, comisionado, y portador de correspondence que para 61 le dirigian various capitulados residents en la Habana, y las que quedaron en poder del Gobierno Calvar, sin que las viera. En Kingston comienzan sus trabajos revolucionarios lamentando las diferencias de divisions political de la emigraci6n, todo lo que retardaria sa regreso a Cuba. Trece dias despu6s Ilega a Nueva York, donde el General Sangaily y la Junta Cabana, ponen a su. disposici6n los escasisimos elements de que se podia disponer. En circunstancias de estar preparando al Capitfin Alejandro Rodriguez con correspondence



PAGE 1

40 EPISTOLARTO DE iaikRoEs -i amigo querido: Aun Ilego en esta ansia de bestial de que no puedo salir, 6 tempo para ponerle estas lines, decirle lo del giro, y agradecerle su cablegrama orders. I Lo del giro? Cuatro dias se ha andado aqui buscando quien pusiese dinero, por cable 6 carta, en Costa Rica,-y no se haI16 hasta el instance mismo en que se lo envi6 y con mucho ruego. Luego no se puede mandar la suma que desea, sino las que ellos tienen acordada en sus claves, y lo mejor fue lo que hicimos. Yo querla que enseguida tuviera Ud. como tender 6, cualquiera urgencia que me le ampare la persona. Al corner le dir6 lo mas important. Todo ha adelantado, sin mas lentitud que la' forzosa, de la correspondence en Cuba desde Santo Domingo, como lo sabe Ud. por mi,-y sin ninguna desviaci6n; y ahora mismo estoy Ileno del mayor content, por la prueba plena de los aprestos valiosos que, con mi brazo al codo, y lo que mandamos, y lo muy poco que allh se ingenian, se bace, fuera de toda duda, y con el fin inmediato, en la isla, Y de la comarca mas reflexive, amigo mio; tengo el mensaje mas s6lido y consolador, por via mia indudable. Cuidese bien. Seams dignos, pesto que somos capaces, de lo que se espera de nosotros. Si ba de salir de ahi, sea muy cerca y con todo bien arreglado, de modo que no haya trastorno. Yo aqui estoy como si 6, cada instance hubiese de recibir la instrucei6n final y solar las riendas,-y asi creo que andarA Ud. por allh. 6 Pero y la preparaci6n de su Oriente? L No me los manda su hombre? De la Habana han mandado d Lacret, con dinero revolucionario de alld, torque 61 no tenia 6 Santiago de Cuba. 6Y Manzanillo, Baracoa, todo lo de Ud? Vea que todo depended de caer en uno cantos dias despu6s de la revoluci6n final, y esta puede ser A toda hora! De carts tomadas allk, no temo. Yo no he podido eseribirle de donde estaba. Ud lo ha recibido todo. No se me apene. Y adios, y suj6teme allb, d Enrique, y que me quiera un poco Maria, y la casa de Pocket. SU JOSA MARA



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A mi=o G6mFz 99 recompense, una humillaci6n. Nuestra espera ha sido de vacilaciones y dudas, abrigando la esperanza que de un moment i otro, se nos definiria. Por lo expuesto verk Ud. que no hemos tenido gusto en bacer ese gasto A la causa; que si hemos desperado, ha sido, en obediencia al silencio que Ud. ha guardado en todo; solo me detenia la 6rden de Ud. Ahora bien, su compromise como Jefe supremo del movimiento, hubiera terminado, si Ud. hubiese dispuesto algo en pro 6 en contra de la situaci6n; pero como Ud. no nos ha dicho lo que debemos bacer, justo es que esperemos. Sobre todo que habi6ndose marchado, algunos por disposici6n de Ud., parecia l6gica la espera. jPor qu6 pues Ud. no ha dispuesto lo que creia convenience, para quitarse de encima la carga que se ech6 sobre sus hombros? jSomos nosotros responsible de eso ? I Cree Ud. que podiamosadivinar su intenci6n? Impossible. Por otro lado, desde el mismo moment en que Ud. pagaba las deudas contraidas por mi, y despachaba la gente sin intervenci6n mia, dejaba yo de tener autoridad sobre ellos; estaba pues toda la gente, inclusive yo, inmediatamente subordinado A Ud. Por lo tanto, toda 6rden debia partir de Ud. asi como la manutenci6n de eso caballeros; ni ellos ni yo, y eso Ud. lo sabe muy bien, tenemos otros auxilios que aquellos que presta la causa. La vergUenza que Ud. nos ha hecho pasar, vale la sumisi6n prestada por nosotros A su autoridad de Jefe supremo. Bien por Ud. y por Cuba, que son tan cruelest y tan terrible que exigen la mengua del prestigious que merecemos. Ud. para. mi, ni siquiera guard las considerations que debia, en. el relate que dijo de la actividad que asum16, y yo sin embargo de estar al tanto de lo ocurrido, dej6 pasar las cosas en obsequio de su tranquilidad, y de lo que yo estim.6 buen deseo, creyendo que todo eso no envolvia mala intenci6n. Tal vez General, U. sin intenei6n nos hiere y lastima en lo Inds profundo y grave que tiene el hombre, con la ofensa que nos ha inferido; prefiero, creer eso. La autoridad de Ud. respect de la nuestra le daba derecho para asumir la direcei6n general de todos estos asuntos, es verdad; pero eso mismo le oblige A no negar ninguna de sus obligaciones. Pero bien General, sea lo, que fuere, la ofensa estA hecha y el pago, lo har6 yo para tranquilidad de nuestros compaiieros y amigos, y repose mio. No faltarin medics para conseguir dinero, ni



PAGE 1

Es propiedad del Compilador. Queda hecho, ol dep6s!to que marca la ley. Ea idea de, la publicacift de este libro ni fU6 ni es utilitaria: el product noto do su venta se, dedicard a la creccift de un Mausoleo en el Cernenterio de Santiaffo do Cuba sobre la tumba do Maria Cabrales.



PAGE 1

74 EPISTOLARIO DE HEROES rando en San Jos6, escribo tan largo A don Eduardo Pochet, suprimiento lo mfis interested, aquello que se relaciona con mi vida intima y enter en nuestros planes revolucionarios. jPara qu6 contarle miseries humans A quien de sobra debe conocerlas? He pasado tantas amarguras, estoy pasando tantos disgusts y sinsabores, que tengo el alma Ilena de penas y tristezas, por los que tanta mezquindad abrigan en su coraz6n, disfrazados casi siempre con pulimento de bonded. i C6mo engafian los hombres poco leaves h sus amigos! Tambi6n contigo quiero guardar silencio; no deseo que sufras con la horrible tempestad que ha empezado i subirse i mi cabeza; que no te duela el coraz6n, Ileno de dudas y temores; quiero que seas feliz ignorfindolo todo.-Ahi estfi mi correspondencia, tfi la tines; ella da luz, y la que te incluyo complete la obra.Guarda con cuidadoso esmero todos los papeles; ellos se encargarfin de decir lo que yo preflero caller. Procurar6 escribirte las cosas de la revoluci6n, para que con ellas tengas 6. la prensa al corriente de lo que ocurra en el campo. No dejes de hacer la escritura; dia que pase, se pierce; manda con don Anibal que te la haga en la Notaria de Pacheco. Sin ese requisite, puedes quedarte en la calle; despu6s de Ileno, consult si te convene vender 6 hacer transactions con el Gobierno, por lo que me deben. 1 Ojalh, hagas algo provechoso para ti! Di It don Anibal que le escribir6 en alta mar. Con mi salida, la emigraci6n debe congregarse, reunir condos; tanto, tfi como Enrique deben encargarse de esa labor. La Patria ante todo; tu vida enter es el mejor ejemplo; continuar es deber, retroceder, vergUenza oprobiosa. I Adelante, pues; para el terrufio, la gloria de sacrificarlo todo! De paso para Jamaica escribir A Gonzalito dici6ndole las condiciones en que quedas tfl, i fin de que te consueles con sus cariflosas cartas; igual cosa har6 con Machado y Marcos. Yo tambi6n lo har6. No pierdas los documents de propiedades; cons6rvalos para defense del pleito con el Gobierno y la venta de ellos. Como no quiero dejarte la .................... Esta earta aparece trunea en el original que conserve, y del coal so ba obtenido esta fiel copia.-N. del E.



PAGE 1

CARTS VARIES 141 pueblo arraigados, vuelven i Ud. buseando el amparo de su brazo, y el mejor amparo de su pensamiento por boca de todos los cubanos. Si de tal modo responded A sus houradas declaraciones los acontecimientos y los hombres, hora oportuna es de no desprestigiar esas valiosas prendas, bien con un silencio injustificado, ora con una respuesta premature. La cuesti6n debe ser estudiada pues. Organizaci6n es lo, que hace falta, y para organizer se necesita unidad de acci6n y de pensamiento. De aqui que convene saber qu6 se pretend, qu6 hay hecYto, cosa que pueden preguntar los hombres designados para ponerse al frente de una revoluci6n libertadora. Quienes son los hombres que estAn dispuestos, los elements monetarios y de guerra oon que se cuenta, para del conjunto de todos esos datos, segurcde que son exacts, poder deducir el estado del pueblo, es decir de las masas, y mfis que todo, el valor de la oportunidad para dar vida 6, la obra. Para eso serfi impossible que las in-estigaciones se hagan por cada individuo, lo cual da poca idea de organization; precise pues designer un hombre de generals simpatias, reconocidamente honrado y patriots, que ten-a su historic unida A la de los diez aflos, que por su posici6n no pueda excitar envidias y rivalidades, y en ese caso ningiiho como Tomfis Estrada. Esa es la mantra de conseguir unidad; pues 61 no dira lo, que quiera, sino lo que de antemano hayan Uds. acordado con 61. El 'a su vez podrh irles indicando los individuals que adhieran, los elemenos que entrant, tanto, del interior como del exterior, mientras Uds. al corriente de todo no se gastan ni exponent A perder simpatias con el manoseo de la cosa. 'Asi podrfi ofrecerse un cuerpo en el exterior, fuerte y de acuerdo, con el del interior, de los cuales Uds. son los Jefes militaries. En ese punto nadie les dispute la supremacia, y bueno es evitar la dispute en otro punto cualquiera. Suede con eso como con el trato que se dispense A un muchacho: mientras nos vea conservados, hasta que Ilega la oportunidad, rectos aunque ambles, rehuyendo, toda dispute con 61, aunque dfindole oportunos consejos &, nos conservarh el respect, debido entre un hombre de experience y un niflo sin ninguna; pero si nos familiarizamos tanto con 61 que le hagamos olvidar la distancia que marean los afios, la posici6n y la experience y conocimiento de las cosas, nos perderfi el respect, y nuestra figure, acaso disminnya ante la de 61, pesto que se acostumbrarfi fi medirnos con su propia media, por



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A STJ ESPOSA 89 Ya con esta herida (me hirieron el dia 23, llevo seis dias) se me ha quitado la pena que tenia, estaba atormentado, por que casi todos mis principles compafieros est6n con una y dos heridas, y yo no tenia mAs que una de esta campafia; las dos me emparejan con el que mks tiene. La primer fue muy leve, esta me hizo un raj6n. Dios quiera que sigas hien y que pronto braces i tu esposo, A. MAcEo. Pinar del Rio, julio 14/1896. Sra. Maria C. de Maceo. Mi siempre adorada esposa:* Le escribo A Don. Eduardo Pochet, remiti6ndole una letra 6 la 6rden del portador, por valor de mil pesos oro, para que to ayude on tus necesidades y trabajos politicos. Ya estoy bueno de mi herida y pronto estar6 en la provincial de la Habana, de donde to escribir6. La herida la recibi el 23 del pasado, despu6s de 76 horas do fuego contra una column de 12 batallones, 8 escuadrones y scis pizzas de artilleria, mandados por los Generales Gonzalez y SuArez Molani. Fue tan fuerte la zurra que llevaron, que no ban vuelto. Se dice que 6stos salieron heridos, el primer sali6 para Espaiia, por enfermo, segfin peri6dicos y el otro esth, en el Hospital. No soy mfis largo por que tfi no me describes, parece que to has olvidado de mi. Parece que la political revolucionaria-mujeril, to tiene fuera dequicio. Dios quiera est6s buena, gorda y sana y que nos veamos pronto, para tener el gusto de abrazarte en Cuba libre. Tu esposo que to quiere, A. MAcw. "La Gobernadora", Pinar del Rio, Diciembre 10 de 1896. Sra. Maria C. de Maceo. Mi adorada esposa: Ultimamente recibi tres de tus deseadas cartas, en que me comunicas haberte mudado al campo, A restablecer de salud, que-



PAGE 1

106 EPISTOLAMO DE HLROES culto, con perjuicio de la causa de Cuba, ni de persona alguna. Cuando Ud. dudaba de mi sinceridad y lealtad, yo pensaba bien de Ud. per que eso es indigo de mi carficter, y per que con Ud. no se necesita de acudir A medics Regales, para echarle la antipatia de un pueblo; basta su carfieter violent. LNo recuerda Ud. que i eso, le debe sus principles disgusts? jQui6n puede decir que yo he comunicado A hadie las pequefieces que pasan entre nosotros? Eso es una calumnia de reptiles, 6 una mala suposici6n de Ud. hija quizAs de sus sospechas. Yo tengo el valor moral de mis convicciones, para decir eon honrada franqueza lo, que pienso de Ud., y en manera alguna lo, haria, hiri6ndole por la espalda; nunca he hecho guerra sorda y por eso siento que Ud. no me hubiera comunicado esas dudas, que bace tempo han venido, trabajando sus creencias. .Cuando, Ud. creia que la emigraci6n de New York estaba contra de Ud. y que no queria favorecer la revoluci6n, no le saqu6 de dudas? jHubo entonces y despu6s quien le contara, que yo habla trabajado aquella emigraci6n para mi? Aqui mismo, cuando Ud. ha pensado que no le ayudaban, per tal 6 cual motive; 1 qui6n ha side quien con mis franqueza le ha sacado de sus errors? i Yo 1 6 Puede haber malas intenciones, en quien aconseja que se Ilame al Dr. Mayner A sus reunions? Los que A mi no me gustan, los acepto como A los buenos amigos, por que no tengo el derecho de rechazar A nadie. Y todo eso General, por que me hacia eco de las cosas que oia en contra de Ud,. y por otro lado, que el exclusivismo, no da buen resultado, hablfindose de revoluci6n; todos tenemos el derecho de favorecer la causa de nuestras simpatias, y sobre todo, cuando es dentro de lo legalmente constituido. Las apreciaciones son falta de respect, cuando se infieren 6. la autoridad en tono de insults; pero no cuando se reclama un derecho, con mks 6 menos mesura. Es asi como Ud. trata y precede contra los honrados. Suponga Ud. por un moment, que yo hubiera escrito 6 hablado contra de Ud. I No es Ud. hombre pfiblico I L Es un crime emitir opinions? No he lastimado su vida privada, y en ese caso, estaria bien que Ud. se resintiera del amigo y compafiero; pero en el case presented, es una osadia obscure y Rena de mala intenci6n. Sin mks soy de Ud. S. S. A. MAcw.





PAGE 1

CARTAS VARUS 155 hagan los trabajos con mfis secret y cuidado y que los espafioles no esten primer enterados de los que se hacen antes que nosotros. Toda precauci6n es poca, para enviar algo. Estku armando A los espai-aoles de maiiser, aunque es de tiro ripido, es mks convenience la tercerola remington, por sus buenas conditions de solidez y precisi6n. Es indispensable tengan caflones de montafia pequenos para atacar los pueblos y fuertes, que puedan ir al. lomo de caballo 6 mulo. Los rifles que traigan y madden que sean de calibre 44 y courts y tercerolas remington, no fusiles. Escriba pronto i los de la. Habana, para que nos envien armas, y un comisionado A, la Isla en nombre suyo y de G6mez, que diga que trabajen con M y constancia. y sin levantarse nadie, hasta que haya mfis preparation y recursos. Por todos los medics atacar al. partido, autonomista, pero sin desacreditar sus hombres. Decir en un manifesto, muy alto, que los cubanos nose lanzan fi la guerra por odios ni passions contra los espafioleg, sino por el justo y sagrado derecho, que les asiste de hacer su patria y regir sus destines. Que garantizan el respect A las vidas y propiedades de espafioles que former causa com 6n eon nosotros, tendrin los mismos derechos y privileges, que al hacer fi Cuba Libre, es para todos, cubanos y espafioles. Debo advertirle que aqui los espafiol es estfin hacienda trabajos de zapa, para desunir los dos elements de nuestra poblaci6n, ellos procuran por todos los medics de dividirnos, y todo lo que se haga para que el element de color se una fi nosotros de buena. voluntad, serk poco; piense bien sobre este particular, que merece mucha. atenci6n, pues sin uni6n nada conseguiremos. Djo k su studio y consideraci6n, las considerations que me permit hacer, hijas de mis muchos y vehementos deseos de serle -fitil A mi querida Cuba, de una mantra efleaz y procurando que el sacrifice sea lo menos possible, y tomemos ejemplo, de Alemania que estuvo mas de 10 ajhos reuni6ndo recursos y aliados y arma al. hombre esper6 una ocasi6n propicia y con la ayuda de los mismos franmes,.divididos en republicans, imperialists y realists, cayeron sobre Francia, de un golpe A una vez. I Hagamos nosotros lo mismo, apr6vech6monos de las Aiscordias de los espaiioles-prepar6monos, reumbnos recursos y elements, agitAmos la prensa de Francia i favor de nuestra causa, digfimos-



PAGE 1

CoDfronda I Al, Gj TOL-AN I(D lE Am fF 0 r R U C co b r (a > )FRI 7 C, 7e



PAGE 1

CARTS VARIES DE ANTONIO MACEO 163 ban sido para Cuba y bien de la humanidad, hoy quedan consagrados 6 recompensar, aunque deficient por mis d6biles fuerzas, tanta generosidad y grandeza de alma que hay en Uds. I QuAn puede superar en ternura y grandeza A las bellisimas y ambles cualidades de su familiar? Nadie. Maria me dice que era a porfia el cariflo y atenciones que le dispensaron Juanita, Manana y Tomasita, y por eso me congratula lo que Ud. me dice en su filtima, reference A, la march de mi esposa para esta. Entiendo pues que si k Ud. le fue sensible su separaci6n, 611a hubiera querido traverse toda la familiar para este pais, pues siempre me dice: I qui6n me pusiera aqui A Manana, Tomasita y Juanita, para estar complete? Uds. hace tempo que me tienen obligado 6, gratitude y consideraciones, pero esta vez raya en lo infinite. Al hablar de todo esto, me da tristeza comparar tantas miseries humans que me rodean, con las bondades de Uds; pero si no fuera esa la ley de compensiaci6n, habriamos de creer que este mundo es un inferno, donde ni los justos se salvan. Maria ha venido A tranquilizarme con los informed que me da de Uds., pues habia concebido la fatal idea, de que todo era malo en esta vida, y que yo debia ser lo mismo para sufrir menos. Uds. me ban curado las heridas recibidas en esta campaiia, con el bAlsamo que me trajo mi esposa. Reciba un fuerte abrazo de su invariable amigo, A. MACEO. Kingston, julio 15 de 1886. Sr. Gral. F. Francisco Borrero. Mi querido General y amigo: De un moment A otro debe Ilegar A vista de Puerto Plata, una barca Ramada Morning Star, capitfin Hudsonhudsson. Se conocerk por una banderita blanca y roja de forma triangular que tiene la parte blanca hacia el asta y la roja hacia. la extremidad libre. I Tan pronto como sea divisida debe Ud. presentable otra bandera igual para que sepa que se le estk esperando. Ahora bien, como es peligroso alli que se vean esas sefiales, lo m6s hacedero y convenido con el capitAn es que una persona salga todos los dias al encuentro



PAGE 1

90 EPISTOLARIO DE HEROES branto que me ha impresionado, por lo que me dice Tomfis Estrada Palma, quien me describe apenado por tus dolencias, y falta de recursos para recuperar tu salud. Alucho pues, he sentido, todo eso, no ya por tu pobreza, sino por tu estado, que siempre me alarm. En los peri6dicos espafioles que leo diariamente, unas veces me dan por muerto y otras por herido; pero lo, cierto es que solo una reeibl, mAs arriba del tobillo y una. contusion en la pantorrilla derecha. Hace tempo que no me pegan sin embargo de que por aqui se pelea mucho con los Generales mfis. afamados de Espafia. Mi estado de salud es el mismo que tenia cuando me separ6 de ti pues no he cesado ni un solo dia de medicare. Tengo buenos m6dicos y no me falta medicine adecuada 6, mi enfermedad. Esta Provincial, para la guerra, es mejor que Oriente; ofrece mfis ventajas para matar Generales espafioles. Ya Ilevamos cinco de menos, que han caido aqui, todos de prestigious y fama; mucha gente del ej6rcito espafiol sucumbe, debido 6 las conditions del terreno. Deseo que al recibo de 6sta, est6s buena y que no tengas mfis novedad. Tu esposo, A. MACE0.





PAGE 1

144 EPISTOLARIO DE HEROES Tomasito con un chiquito, loco; pero ni por eso se distrae de Cuba. Es el.hombre recto por naturaleza, y todos los malos procederes juntos contra 61 no lo harfin proceder mal. Cada dia lo admire mhs. Joaquin siempre recordfindolo con cariflo. Hoy como en su casa por no tener cocina, y de cerca lo estimo mfis. El no me conoce todavia; pero no dudo llegarfi 6, conocerme y entonces seremos amigos. Leonela, Americana y Maria lo nombran A toda hora. i Cuanto lo quieren! Vi su recomendado. No tiene la enfermedad que Ud. crela. Sin mfis por hoy suyo verdadero amigo, E. HERYINDEZ. Cayo Hueso, Enero, 24 de 1885. General Antonio Maceo. Mi queridisimo amigoLa carta del Gral. G6mez me ha quitado un gran peso del coraz6n. Su. tardanza me inquietaba mucho, y he Ilegado hasta tener sospechas horrible de nuestros enemigos. Yo creo que todos hemos tenido nuestros disgusts, y puedo asegurarle que al mismo Gral. G6mez Ilegu6 fi verlo preocupado. Pero en fin, todo pas6, y yo le paso tambi6n que no se haya acordado de escribirme. Yo aqui trabajando mucho, y no hay duda vamos A Cuba, porque entiendo, que Ilegamos A la suma indispensable sefialada por el Gral. Solo tengo la pena de que mis actos no han merecido la aprobaci6n de 61, y lo siento; porque yo me habia hecho idea contraria. En mi leal proceder crei que obrar de acuerdo con el mejor resultado y con buenos medics era mi deber. Yo lo pens6 asi; pero 61 no ha quedado content. Espero las nuevas 6rdenes que me d6, trabajando por su pesto. Ud. que me conoce mejor que 61, sabe que para mi Cuba es lo. primer, y que no soy hombre de detalles. Ademfis me son muy respectable. todas sus observaciones, y en mi mania de unidad en todo, recibo sin disgusto toda censura. El es responsible de todo, y yo accept las razones privadas en que funda su disgust. No quiero decir con esto que respond de mis faltas, esas son mias; pero en verdad que en mi buen deseo, solo pretend ahora el mejor 6xito, y por esa raz6n



PAGE 1

82 EPISTOLMUO DE HI ROES "El Jovito", Septiembre 3/1895. Sra. Maria C. de Maceo. San Jos6 (C. R.) Mi siempre adorada esposa: Desde que nos separamos solo una de tus appreciable cartas he recibido, no s6 A que se deba, por mks que ansio saber de ti y no tengo tus cartas. Ayer llegu6 aqui persiguiendo los rests de una gruesa columna espaflola que sali6 de Guant&namo para el Ram6n de las Yaguas, h atacar i Jos6 mi hermano A quien suponian sin fuerzas para hacerle frente, por informed que tenfan de que estaba enfermo y solo; y ninguna de las dos cosas tenia. Yo andaba por el Caney y Cuba recorriendo el territorio con las Brigadas de Guantinamo y Cuba, al mando de sus Jefes Cebreco y P6rez, mientras Jos6 permanecia con una escolta y guerrilla en "Trucue-d" del Ram6n, de donde saIi6 un prisionero k dar aviso, fi los espafioles, recibi6ndolo Jos6 y yo 6 la vez de que salia ese enemigo 6, cogerlo. Pfiseme en march forzada y de noche en camino para el "Ram6n" con las fuerzas que i esa hora pude poner en movimiento. Doce leguas anduvimos casi toda la noche, para romperle fuego h las spis de la mafiana del 31 de agosto pr6ximo pasado, persigui6ndo la columDa 18 leguas con fuegos por centre, vanguardia y retaguardia hasta meterla en Guantknamo h tiro limpio, dejando en nuestro poder caballos aperados, armas, parquet, botiquin y un sin n-6mero de cadiveres y caballos muertos. Entre los muertos, figuran various Jefes y officials. Aseguran que salieron heridos el asesino de niflos, Garrido; y el Jefe que mandaba esa column. Shbese ban tenido 327 bajas. Por nuestra parte hemos tenido cuarenta baja's, un Teniente Colonel y un Comandante heridos; el resto es oficialidad y tropa. Cuento dos combats en esta campaiia, superiors k todos los de la guerra pasada, y -una batalla sin igual en nuestra lucha por la independencia de Cuba, pienso que las tendr6 de mayor magnitud y resonancia en la pr6xima campafia que tanto anuncian los diaries espafloles, dando la final en la puerta de la Habana; all! estar6 entre pocos meses. Te avisar6 mi salida. Por este conduct que te escribo puedes hacerlo tu cada vez que



PAGE 1

122 EPISTOLARIO DE HeROES Ha responded Ud. fi la deuda contraida con la Sra. Limonta, por log hombres que aun se encuentran It sus 6rdenes, magnifico, eso era lo que correspondia hacer desde un principio, (Ihstima que haya sido al final) y despu6s entenderse conmigo si queria. Respondia yo k las deudas desde una fecha dada, contraidas por Ud. durante una situaci6n de espera, y asi lo he hecho, pero he hecho m6s, he auxiliado A muchos de sus hombres que ban qnerido retirarse. Yo no he dado 6rden para que se detenga aqui ningfin expedicionario tesperando qu6? y desde el dia 22 que present fi log Jefes superiors, por escrito, el nuevo plan de trabajo para armarnos, la situaci6n qued6 completamente definida, y fi ellos tocaba dar 6rdenes A sus subalterns, de quedarse aqui, 6 dirijirse 6 otro punto, y estudiar la mantra y modo de hacer eso. Mal puedo yo saber, ni como Jefe superior necesito saber eso, donde le convene fi un Jefe expedicionario sitar sus hombres desde ahora, y cuando he visto A alguno permanence aqui, he credo que as! ha sido determinado por ellos. Hace muchos dias que log Brigadieres Flor Crombet y Francisco Carrillo saben el punto donde deben dirijirse, y el primer fi su vez, debo suponer, se habrA, entendido con sus subalterns (seg-Cm entiendo) Coroneles Cebreco y Castillo. El Dr. Hernfindez tiene su pesto al lado del Brigadier Castillo, conventional entre log dos. Yo no s6 lo que Ud. habrA dispuesto con log suyos, ni tenia necesidad de saberlo. No se afane en queer (y eso me agrada, me dark una seguridad de la estima que me profess el pueblo cubano) echar sobre mi la antipatia de log cubanos dfindole k las cosas el colorido que no tienen-nada de eso, Ilega A mi, yo estoy escudado con la lealtad que siempre he servido su causa, y frente A la ingratitude de unos pocos, estari siempre por frente la mayoria de log hombres de sano, criteria, y rectos principios, amparo, que siempre he procurado conquistarme como hombre social. Se lo digo con sinceridad, no sabe Ud. cuanto le agradezco al acaso, la cuesti6n de la deuda, pequefia por cierto, de la Sra. Limonta, 61la ha despejado las sombras que no me dejaban ver claro una parte del camino que tengo, que recorder en la cuesti6n de Cuba. De Ud. seguro servidor, M. G-6x=.'



PAGE 1

42 EFISTOLARIO DE Hl ,ROES que 16, donde se quiere ir? Le escribo que se quede, k no ser que desee Ud otra cosa.-Pongo unas lines A Flor por Boix. El shbado escribo it Jos6 y A Nicoya. Ahora, luego de estas semanas de dolorosa inquietud que pas6, d6jeme abrazarlo, ponerme 6, los pi6s de Maria, y decirle que en esta fatiga del trato de los hombres, muchas, muchas veces, vuelvo los ojos A Ud. como para hablarle, como si muy de veras lo necesitase, como quien tuviese un placer poco coffin en su cariflo y en su compaiMa. Hasta el sAbado. Su J04 MARTL New York, Septiembre 22 1894. Sr. Mayor General Antonio .3daceo. Amigo querido: Esta Regark i)oco despu6s del cable en que respond al que haII6 aqui hoy de Ud .y no repito por no fiar en carts, y ningun momento era mejor para respond6rselo que este en que A la vez se juntan en mis manos la comisi6n de Oriente, via Santo Domingo, pidi6ndo 6rden inmediata-la del Centro, del mayor respect (Enrique la, conoce) dispuesta, con los mejores elements, A coadyuvar enseguida (y ya sale)-cl servicio active, fi que atiendo de dia en dia, y de que estoy muy content, de Occidente y Villas--y el cable convenido con el General G6mez para asuntos filtimos. En esta situaci6n, pendiente solo de dar tempo A un detalle, demQrado en una comarca, para que ajuste con los demks, parto A disimular con una gira por Florida, mientras doy tempo A lo que falta, que por mis manos* mismas esth pasando, y le ruego que para tpebjefn fe _fsevud p est6 absolutamente listo, torque parece impossible que deje de ser para entonces, ni que haya que demorarlo mas. En realidad, y obedeciendo A las peticiones precises, ya puedo echar fi andar las vanguardias ansiosas, cuyo movimiento somete el ff j mi decision: yo decide, ya que por su parte nada falta, ni por la de Ud. y si falta un encaje indispensable, aprovechar el tempo que me da 6ste para sbufkvt pm psufifeb bebii fvrten mf pqnfju



PAGE 1

New York, I de febrero 1893. Sr. General Antonio Maceo. Mi general y amigo: Salgo, del tren de la Florida, veo sale el vapor de aqui A pocos minutes y le escribo estas Hneas. De mis angustias sobre tempo y distancias tendrA Ud. idea cuando le diga que hasta hoy, 1 de febrero, no ha habido oportunidad de enviar al General G6mez la respuesta de Ud. Todas mis comisiones estfin en la isla y espero en estos dias respuesta de todas sobre los detalles pedidos. El Oriente como sabrit, perseguido y preparado, CamagUey respondi6 plenamente las preguntas de G6mez. Ud. por supuesto tendrh. ya A sus genes por Oriente corriendo la voz. Sobre Ud., veo que cuenta con salir en compafifa de 26 6 25 hombres. Ud. me dijo y asi lo trasmiti6 al General G6mez, que era su desco meters por un rine6n, en plan solo de Ud. conocido, con unas cuantas cabezas files. Ahora veo que aguarda le sefiale el General lugar donde tomar los auxilios de guerra. Como su plan, supongo, serk el mismo, tengo para Ud. 50 equips completes de official, pars, desembarear y armar el doble, y Ud. me dirk, el punto en que desea recibirlos Se me va el correo. 1 Qu6 elocuente carta me mand6 Ud. sobre la querida. viejecita! La he leido mucho. g No dej6 & Patria sobre 611a? Su amigo, JOS9 MARTI.



PAGE 1

168 EPISTOLARIO DE SHARES Para depositary log condos que se refinan por mis different agents, he nombrado Tesorero al Sr. Ernesto Bavastro, A quien dar6, ademAs, el encargo de representarme en esta emigraci6n. Queda, pues, indicado como Tesorero, supliefindole dirigir i 61 log caudales que, consiga con mis compatriots y amigos. La patria exige de sus buenos y files hijos nuevos y continuos sacrificios por la causa de nuestra libertad: i adelante, pues 1 La 6rden superior que me autoriza A impartir de Ud. este servicio, v a adjunta; cumpla bien y con active reserve para log espaRoles. De Ud. siempre su aftmo amigo y servidor, que le, estima en alto grado, A. MAcEo. A L.-. G.-. D.*. G.-. A... D.-. U.-. Al Ven. -. Maest. -. D D. y 0 0. -. de la Resp. Log. -. Interoeeknica, N 44, QQ.-. No si6ndome possible, asistir A log trabajos que peri6dicamente tienen lugar, por mis mfiltiples ocupaeiones prof. -. ruego k mis qq.-. hh.-. se dignen aceptar la separaci6n que formalmente hago de ese Resp.-. Tall.-. y por lo tanto, espero, se sirvan expedir la correspondent plan.-. de Retiro, por estar en paz y h salvo con el Tes.-., como, lo comprueba el filtimo recibo del mes que finalize hoy, que adjunto os acompafio. Aprovecho esta oportunidad para enviaros la expresi6n de, mi affect, con log votos fervientes al G.-. A.% D.-. U.-. por la paz y prosperidad de ese Resi).-. Tall.-. Afin de Ilevar it un feliz t6rmino nuest.-. mfis hellos ideals. Os saluda c.-. t.-. I.-. s.-. q.,. n.-. s.-. c.-. Valle de Bas Obispos, A 30 de diciembre, 1887 E.-. V.-. ANToNio MAcEo, ap. -. m. -. 9.



PAGE 1

DATOS BIOGRAFICOS DE ANTONIO MACEO 201 tro? La ira de aquella turba desenfrenada, que asesin6 A los estudiantes de Medicina, en la Habana, habria dado cuenta y pago de ellos, con otra becatombe igual a muchas que cometieron con indefensas families en nuestros campos. Ahora bien, los au( tonomistas no pueden deponer esa actitud que asumieron sin el riesgo de pasar A la eternidad: necesitan de los fueros y garantias de la revoluci6n armada, para. dar un doble derecha, y ocupar su pesto en nuestras filas. Esto debemos asegurarlo nosotros, para bien de la causa comAn. Aluchos veterans y antiguos compafieros necesitan de la misma protecci6n. Ambos corren el peligro de ser descabezados de la noche 6, la mafiana, hora en que la siniestra. mano de nuestros enemigos sacia su sed de sangre cubana. Los autonomistas saben, como nosotros, que el gobierno espahol no los pondrA en conditions de hacer fAcil y segura la independence patria; pero entendieron. que era necesario recover nuestra. bandera, enterrada en el Zanj6n, y no siendo ellos hombres de armas tomar, adoptaron ese medio, con la perspective de una nueva contienda, crey6ndola segura, para softener en jaque 6, nuestros contraries, que, no habiendo triunfado por imposici6n de la fuerza, se habrian cebado en ellos. Ninguno de los partidos que hoy existent en Cuba cree realizer sus ideales. El desconcierto los arrastr6 en distintas vias, sin que la fuerza del oleaje, los haya traido A un acuerdo seguro para todos. Estudi6moles desde otro punto de vista, y veremos hasta d6nde se verbn precisados A llegar. D6biles 6 impotentes como son para la lucha contra el gobierno que se senate protegido por ellos mismos, les obligarA, si nuestro movimento no ofrece seguridad A su partido, 6, nuestro fracas revolucionario y i compete toda clase de atropellos. Algunos protestarkn diciendo que no tienen participaci6n en nuestros, asuntos politicos, 6 influirkn con todas sus fuerzas materials para el hundimiento de nuestra causa; pero no torque lo deseen allk en el foudo de su alma, por el contrario, quieren, como nosotros, la Independencia de Cuba, y ansian el triunfo de nuestra revoluci6n y am-an las libertades patrias. bPero qu6 pueden bacer alli, rodeados de bayonetas 6 inconveniences, sin el desenvolvimiento de la guerra? Mientras 6sta no se declare con probabilidades de 6xito, nada pueden bacer con provecho, de todos; demos, pues, tempo al tempo y no seams *impacientes en la espera. Ning-fin cubano es espafiol de coraz6n, ni los peninsulares le tienen por tal: por el contrario,



PAGE 1

DATOS DIOGRAFICOS DE ANTONIO XACEO 207 de la naturaleza, que cobija con el mismo, cielo veneciano fi la ciudad de los crimenes espafloles mks horrorosoa que registrar nuestra modern historic. El joven Mora y sus compafieros procuraban hacerme agi dable cuanto se presentaba i nuestra vista, preguntfindonie con interns, cuando todavia no habia penetrado en. aquel campo de miseries humanas, qu6 impresi6n me producia la entrada en el puerto y qu6 pensaba de su estado. Por contestaci6n les dije: "Hacia todo lo que veo, siento repugnancia". Las calls son egtrechas y asquerosas como el sentimiento de los espaj-doles, que se proponent gobernar 6. Cuba sin mejorar la condici6n de este desventurado pais. De alli nos fuimos al hotel "Inglaterra", lugar que por su situaci6n topogrfifica, ocupa el centre principal de la poblaci6n, y principal centre de reereo, desde donde pude observer de cerca y con detenimiento el carficter y las conditions de nuestros eternos opresores. Vi en ellos represented la altaneria mks grotesca, y chocante: dibujada, en todos sus actos y movimientos, la insolencia del bruto con mando. El habanero, por el contrario, es de semblante affable y carifioso, culto y agradable en su trato, es fino y, generoso. En su fisonomia revela el pesar que domino. su levantado espiritu, la honda impresi6n que hace en ellos la dominaci6n de genes inferiors en ilustraci6n y moralidad. El espaflol posee toda la riqueza del pais: absorbed y monopolize hasta la honra. cubana; no hay ramo en la ciencia y las artes, la agriculture y la industrial que no lo haya invadido, dejando al hijo del pais desprovisto de todos los auxilios y recursos de vida propia. La miseria y languidez del semblance cubano demuestra la diferencia que existed entre el natural y el extranjero dominador. Viven con la lucha del amo y el esclavo; al primer le sobra la raz6n, y al segundo, siempre le falta la justicia, por huena que sea su causa. Nuestras mujeres tienen que ser ociosas y prostituirse por falta de ocupaci6n honrosa y digna de su sexo, pues ni siquiera, tienen, en su tierra, el auxilio de la venta de flores; oficio que desempeflan corpulentos j6venes espafaoles, de musculature tan vigorous y fuerte, que serfan capaces de derribar una montafia, si se ocuparan en faenas agricolas, siendo 6ste el Anico ramo que ellos no invaden, par su natural dureza. Da vergiienza verlos vendiendo billets de Loteria, ayudando A empohrecer al pueblo, con lo que contribute A la ruina total del



PAGE 1

DE JOS9 MARTf A ANTONIO MACEO ponerse IL la cabeza de una. situaci6n tan feliz los agents del Gobierno Espaia-ol,-vigilo y habremos conquistador un derecho grande. Pienso y callo. D6jeme callar.-A-hora, sin haber faltado aun los de Cuba 6, una fecha que estimo tardia,-dispuesto aqui todo por mi de modo que,-seg-fin el ensayo que felizmente acabo de hacer-salgamos con dicha y secret, y tenga Ud. allk lo que le falta para sus labores,-anunciado por G6mez el detalle k que he de subordinar todos mis actos, torque no soy yo el director military ,de la guerra, que hubiera podido y debido ya empezar,-r6stanos aguardar impacientes, y tenerlo todo A punto por nuestra. parte como, lo tenemos; a fin de obrar con rapidez en un instance que ya parece inmediato; 6 de salvar las reserves, para nueva y Infis libre campafia, en vez de hundirlas, sin esperanza de renovaci6n, en gastos que se pueden evitar. Por eso, al recibir un cablegrama de Ud. anuneikndome que le serial necesarios "para cerrar el wegocio mil quinientos pesos", seguido de dos palabras ininteligibles en cifra, le pedi que me las repitiese, y despu6s de esperar dos dias en vano la repetici6n, telegrafi6 Ud. en acuerdo restrict con la situaci6n: cierre negocio seguridad absolute pago moment realizaci6n unamos energia reserves. Eso he hecho yo aqui, caldehndolo todo y teniendo A punto todos los embarques, sin haber gastado en estos preparations, que el General G6mez me pedia tener dispuestos para el detalle que no lleg6 mas que $450.00, k cuenta de lo que en la realizaci6n se habia. de pagar. La seguridad del pago, es absolute y nadie le ha de exigir, ni a nadie le ha de consentir Ud. pago adelantado por servicios. que acaso no se hagan. Descanse pues. Pero si, por dilaci6n que no serh jamfis justifiable, hubi6semos caido en un instance enemigo, y de Cuba no rompiesen A sus. 6rdenes, como con toda el alma anhelo, Ldesmigajaremos lo que con tanto dolor hemos conquistador y se nos ha dado con la filtima fe? No: lo salvaremos: y Ud. es grande 6, mis. ojos, y no me aflgirA, sino me ayudarA A salvarlo. IA que decirle mAs? A Ud. se me va un abrazo muy largo; pero, midi6ndo y vigilando, acaso hablase con un poco de amargura.,La omitir6.-Enrique desconoce la importance y responsabilidad de su desoimiento: por cariTaosa generosidad no insist aqui, A reserve de insistir por cable antes de que Ilegue esta carta, si fuese necesario. Err6 al suponer que podria ir en dependencia que le fuese desagradable. Y en cuanto a sacrificios I no estamos empezando? 1 Como no me repiti6 la cifra que debe ser esencial k su



PAGE 1

VA DE OBSERVATIONS Y CONSEJOS Debe organizers la uni6n que en buena hora se ha realizado aqui. Es indispensable que el pueblo cubano desenvuelva su. vida political y social A la altura de los pueblos cults que rigen el destino del human porvenir. Si romp6is con el principio que hab6is pesto en prfictica, en estos dias de alegria para mi, y de entusiasmo para vosotros, no contAis con la patria pr6spera y feliz; pero si IlegAis 6 hacer una verdad cuanto hab6is hecho en'mi presencia, contad con que vuestros martirios serin eternal glories de Cuba y de vosotros. Tened presented que los crimenes de la humanidad son nuestros, y no del t iempo, come sullen decir algunos--borremos el pasado y proclamemos la justicia, para bien de todos. De arriba abajo y de abajo arriba tenemos que limpiarnos nuestras conciencias y depurar nuestros atrasados espiritus. Fuimos malos y lo somos; pero esta sublime emigraci6n, que todo lo piensa y que todo, lo resuelve, se Ileva sobre si la gloria de ser la primer que hari la felicidad de Cuba, con el gigantesco paso, de uni6n que acaba derealizar.-Uni6n, Fraternidad, Igualdad y Concordia, es el lema. que ha proclamado. i Vivan ]a Justicia y el Derecho! 1 Vivan los cubanos independents 1 R6stame suplicaros subordinaci6n al principio que defendemos y fi las personas que represents aqui la Revoluci61i con carficter official. He dicho.



PAGE 1

212 EPISTOLARIO DE HEROESS se aglomeraban en mi habitaci6n, unos A saludarme y otros A conocerme; todos con igual cariflo 6 interns, todos para hacerme participe de sus quejas y deseos de dar soluci6n al problema politico de Cuba. Mi alma, ulcerada por las muchas heridas que tengo sufridas por la causa de la libertad, empez6 h senior regocijo y 6, concebir verdaderas esperanzas de inmediato triurdo, con las sinceras declaraciones de aquel pueblo abnegado para el sufrimiento y grande para el sacrifice de sus vidas 6 interests en aras de la libertad; la expansion de mi espiritu fu6 infinite y cada vez mfis grande y s6lida, con las continues deferencias de que fui objeto durante mi permanencia en aquel pueblo de mis ensuefios y esperanzas. La tristeza y la melancolia que produce la existence k los que luchan por la libertad, los sinsabores, y disgusts de mi angustiada vida political desaparecieron con las halagadoras y enthusiasts promesas de todo aquel pueblo, aumentadas cada vez mAs y mks con la uniformidad de ideas y pensamientos de toda la provincial oriental, que pide A grits y clamores su libertad, condenando con implacable ira probada justicia la indiferencia de los demhs departments de la' Isla, que se preocupan tan poco de nuestro porvenir y del progress de la familiar cubana, hacienda caso omiso de la ruina total A que ha Ilegado el pals, de la impossible tranquilidad moral A que la ha conducido la bancarrota de la Hacienda pfiblica, aniquilada, sin esperanza de mejora, por gente extrafia 6 incorrigible que la explota como finico recurso y medio de salir bien. Las visits que constanteMente recibia de gente que vino, del campo 6 verme, me recordaban las que me hicieron, en la Habana, gentes de distintas provincial de las Villas y Occidente, pues apenas tuve tempo, en uno y otro lugar, de dedicarme al descanso indispensable, vi6ndome rodeado de todas, las classes socials del pals, pues tanto los pores como los ricos, los viejos como los j6venes i4e honraban con su. presencia y disposiciones para la lucha, que todos creen indispensable, para salir de la dominaci6n espafiola, cuando hube salido de aquella agradable efusi6n, despu6s que di expansion al espiritu y repose i mi alma, me coincret6 i examiner la situaci6n de todos y los elements con que contaban los orientales para hacer buenos sus antecedents revolucionarios y efectivas las promesas que constantemente me haclan, exigi6ndome apelfisemos fi las armas para vengar pronto los agravios inferidos vor la dominaci6n espafiola en Cuba; apoyo que preW siempre con justa y enter decision.



PAGE 1

Dri, MLVJMO G6MEZ' A ANTONIO MACEO 1,23 Kingston, 2 de Septiembre de 1886. Mayor General A. Maceo. General: Para desarrollar el plan de invasion, que someti A consult, y del cual tom6 Ud. raz6n el dia 22 del mes que acaba de espirar, queda Ud. en complete libertad y aptitude de emprender los trabajos, cuyos resultados favorable, le pongan en conditions de llenar la parte que le toca en el referido plan. Si 4 los demds Jefes. invasores A Cuba, les he indicado, aunque no en t6rminos precisos, el valor en conjunto de sus respectivos contingents, y el modo y medics y maneras de armarlos, no suede lo mismo con Ud. que le dejo libre en su voluntad y parecer para todo. Soy de Ud. S. S. M. GAY=. Kingston, 3 de Septiembre 1886. Mayor General A. Nfaceo. Muy Sr. mio: He leido el ap6ndice de su carta. Como le dije en mi contestaci6n, "todo creo que ha concluldo entre nosotros ". Solo queda una cosa comihn entre los dos, sagrado por cierto, y que la he hecho mia, la causa de su Patria. Para justificar la palabra, allA va el hecho, una 6rden mia. De Ud. S. S. M. G,6x&z. Kingston, 7 Septiembre 1886. Mayor General A. Maceo. General: Una vez que ya el mismo Brigadier Flor Crombet, satisfizo Jos deseos de Ud., manifestindole cuales son Jos centers de emigraeio-



PAGE 1

134 F pisToLARio Dr& HEROES Matina, 8 Diciembre 1894. Sr. Gral. Dn. Jos6 A. Maceo. Querido amigo: Corona ha estado en el lugar conmigo en un bote. Alli hicimos una sefia infallible donde deberk pararse al Ilegar, he ahi su. -6nica misi6n. Por torpe que sea podr6, hacer eso. El lugar ademks es fficil y arenoso. Todo en el sentido que Ud. me dice, estA arreglado. Para transporter .nuestros trabajadores tenemos un bote que toma 18 6 20 hombres en cada viaje. Nuestros mariners son A. Cebreco, N. Castillo, Juan Mustelier, que son todos expedicionarios. Dios mismo parece habernos escogido, tan buen punto. Mafiana ir6 en casa de Pablo. Me allegro mucho haya venido dinero; ya no sabia que decir al noble Agustin. En Lim6n se puede couseguir cinco trabajadores. Con Matina dos. Recuerdos A la buena Maria, y mande A su amigo, CROMBET. Matina, 21 de Enero 1895. Sr. Gral. Dn. Jos6 A. Maceo; Estimado General: Mfis de una necesidad local me oblige pedirle para tender i ellas $150.00, pues tengo mfis de 7 hombres que hace mfis de tres meses estin sin destiny esperando un dia y otro los acontecimientos que Ud. conoce, y estfin privados de toda elase de recursos; debi6ndo, significarle que la mayor parte de ellos son extranjeros y ya el hambre les, estA hacienda perder la fe, AdemAs, para ciertas comisiones, he gastado sumas mayors it mi pobre sueldo. Puede Ud. remitir la cantidad que le pido A Don Pablo Mayol. De Ud. Aftmo, F. CROMBET.



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A MIXIMO G6MEZ 97 pendientes de las resoluciones de Ud. como jefe supremo del movimiento revolucionario, cuyo contenido no acierto A comprender, pues se me bace duro creer que su contestaci6n A la mencionada Sra. haya sufrido meditaci6n a1guna, y prefiero suponer lo contrario. La memorial le es infield. Cuando Ud. me di6 6rden de discover la gente, no me habl6 de los jefes, por el contrario, me indic6 que los necesitaba para sus determinaciones y mks me. dijo a-an; que el General Crombet pensaba en Castillo y Cebreco, de cuyo particular tambi6n se habl6 en la reunion. Por otro, lado en mis comunicaciones anteriores le iiadiqu6, que cierto niiinero de individuals salieron. para Col6n, y que otros quedaban aqui esperando que se les despachase para distintos lugares. A eso Ud. no contest nada, no di6 6rden alguna, como no la ha dado en otro sentido, no obstante saber Ud. la imperiosa necesidad que tenemos todos de saber A que atenernos. Si no hubi6semos estado esperando sus 6rdenes, no nos hubi6ramos expuesto A pasar por la vergdenza de cuanto Ud. le dice A Escoldstica, vergilenza un tanto mayor, para los que no tienen una prenda que empefiar. Si Ud. se hizo responsiblee de pagar las deudas contrail das" por mi, haci6ndo uso de su. autoridad, I por qu6 pues no la tuvo para decir A sus subordinados lo que debian hacer? Se sali6 de la situaci6n de espera en que nos dej6 para ir 6, Co16n, con su regreso, pero dejAndonos en otra peor, sin orden a1guna. Ninguno de nosotros vive 4, gusto sosteni6ndose de los condos de Cuba; pero siendo una necesidad, lo aceptamos por no tener condos propios, y por consiguiente exponer 6, hombres honrados y decentes, A pasar por la vergiienza de una humillaci6n, como la que Ud. hace i los que deben sti comida, siendo Ud. el Jefe supremo y el finico que 6 tempo no pudo resolver la situaci6n individual de esas personas. Jos6 y yo hemos tenido que acudir A un amigo, para satisfacer la necesidad de esa pobre Sra., con pena de mi parte, por que no he podido hasta ahora, hacerlo por los dem&s. L Crela Ud. que, podiamos sostenernos aqui sin recursos? g Que podiamos obedecer fi un jefe sin que qdministre? Suyo S. S. y amigo, A. MACEO.



PAGE 1

DE JOS]k MARTf A ANTONIO MACEO 57 freno de esas medidas oportunas de adentro, que nos conseryan lo de allk y nos lo salvan, se hace, de Cuba y de mi, al vuelo, y con alma-de hombre, cuanto se tiene que hacer. 1Y Uds. allh? Como yo aqui: al rescoldo, como medio perdidos, con derecho y raz6n para aguardar un fin pronto y seguro A estas confusions que it paso de carga seesclarecen, y con la seguridad de que nadie allf, ni Ud., estA mas impaciente, ni sufre mfis que yo. No me content con sufrir. Salgo sin miedo y con dicha hasta boy, al paso de todas las intrigas. Cuanto har6 y hago, d6jemelo caller. Adivinelo. Tengo que acabar: A Loynaz,' lo tengo y aqui: I Y ese pobre Alberto, leal y querido? IY todos los que me le ban mostrado affect A Ud. y ya por eso tienen derecho sobre mf? I Y esa nueva brava herida, que ha ido derecha al coraz6n cubano, y viene A su hora? No dir6 palabras infitiles. Ninguna mano apretarh la suya con el calor de la mia. Cfireseme. Los detalles recibidos, y h ellos estar6. Vngalo todo al calor, y A punto de server, k lo cual ayuda el mismo desamparo y pobreza parents, y sepa bien que como, Ud. anhela y asi hace, su Jost M'-'RTI. N. Y. 8 de Dbre, 1894. Sr. General Antonio Maceo. Amigo muy querido: i Si me viera en este instance! Sus viejos compafieros estin cerca de mf doblenos al trabajo, torque ya todos los campos estkn claros,--el desorden de Cuba vencido,-6 encarado de modo que ya la perturbaci6n se ha convertido en enemistad franca y poco important de elements solo dafiinos cuando se listen con nuestra ropa y se valen de la traici6n, acorralada esta vez y descubierta,y el General G6mez ya en la -61tima disposici6n, que en persona me trae Mayla, que era el detalle que tan anunciado le tuve, y que en cablegrama de ayer me confirm, en respuesta 6 mi nuncio, de estar llenas sus primers indicaciones. 1 Qu6 me queda, pues, temeroso de las carts, que confirmarle el cablegrama de Mayia y del mio?





PAGE 1

Tegucigalpa, Abril, 29/1884. Sr. Colonel Fernando Figueredo. Cayo Hueso. Querido amigo: Pr6ximo esth el dia en que nos veamos; quizas sea luego y con el resultado que me prometo. La unificaci6n de ideas hace creer que la revoluci6n de hoy serk mhs feliz que las anteriores. S61o nos falta que V. Garcia comulgue con nosotros, y que hacienda abstracci6n del pasado nos ayudemos mutuamente; por nuestra parte no habrA obstAculos, por el contrario, hemos vencido el mayor de todos y nada se opondrk fi que hagamos lo mismo, con cuantos se presented A ese respect. Conseguido G6mez como Jefe de nuestra revoluci6n, con la opinion de los militaries de la pasada lucha, y con la aprobaci6n de los cubanos, creemos que V. Garcia se prestar& gustoso A former dflo con el Gral. G6mez. En ese sentido trabajamos, Crombet, Rodriguez, Roloff y yo, con el fin de impedir rivalidades y de que se piense otra cosa de nosotros; pero nada sabemos. Todavia no tengo mano, para escribir; concluyo pues, deseando que los buenos de esa, nos ayuden en la obra redentora. Salute por nil A los honorabilisimos hijos de la libertad, A Pozo A, Moreno, y haga presented mi affect i su. estimada y distinguida familiar, recibi6ndo Ud. un fuerte abrazo de su compaiiero y amigo A. M.&cEo.



PAGE 1

38 EPISTOTARIO DE laftOES peligros para Ud. que el que todos 6 la vez corramos-y si no, n6este hombre que fia en Ud. que lo tiene por cubano de singular pujanza y de toda species de grandeza,-y que lo quiere. Que Maria no me olvide. iCuanto hemos hablado Pancho y yo en Jamaica de Uds! 1 Qu6 espontaneidad y ternura en el servicio prictico 6 inmediato de esta gente infatigable! He tenido A Marcos cerea. Siento que he sembrado aqui mucho hoy. P6ngase con U a todo: ya ve A lo que va y A todo lo que podemos ir sin estorbo, su amigo, hondo y cuidadoso. J04 AIALRTL New York, julio 7 de 1894. Sr. General Antonio Maceo. Mi amigo muy querido: Esta no es mas que acuse de Ilegada, y recibo de la filtima suya, yo me apresuro A escribirla, para ajustar lo de por alli 6 lo de por ach. Ante todo; no habrA difficult para lo que me dice. La embarcaci6n Renard sus deseos, si no el n-dmero exact de nudos, torque eso, en la realidad de la construcei6n, es caso exepcionalisimo, y rara vez verdadero; pero nadie irA poco seguro, ni ir6. nadie mas seguro que Ud. Yo me Ilamo conciencia. Al Ilegar aqui hallo 6sto: lo de G6mez A toda march, y anunciado para de aqui 6 unos dias el comisionado que debia venir Como respuesta al informed de mi viaje; pero 6ste informed no puede Ilegar alli, de Jamaica de donde lo envi6 hasta el 8 6 10 de julio, y de ach, por si el otro no Ilega, no puede salir Pancho hasta el 21.-Aprovecho los once 6 doce dias en un nuevo viaie. Y al volver, aun mejor que hoy, estar6 en aptitude, si los demds est6,n lists, de desenvolverlo todo fi la vez. Creo, pues, que Como toda acci6n con hombres demasiado previa sirve de aviso y abre la puerta A gastos que deben ser de Wtima hora, Como los mismos de las families, que pueden ir-con mas prudencia-despu6s de la ausencia de sus jefes--la tarea de Ud. por all&, fuera de tener bien escogido el puerto y los detalles de llegada de la, embareaci6n, serb, tener los hombres, preparados, y sin salir del trabajo hasta el instance i filtimo. Asi, ni se llama la atenci6n: ni hay que hacer mas desembolso, en quien nada



PAGE 1

DE, JOSP MARTf A ANTONIO MACE 0 47 adhesion revolucionaria, y en nombre de revolucionarios de antes, decirle que aquello estaba sin preparer, y que le median demora,-i lo que G6mez, segfin me dice 61 A mi, y el comisionado al volver, no ha accedido, aunque cree de buena fe al mensajero, fi quien las apariencias todas acusan de double, en estos moments funestisima. Vea Ud. en el moment del cuajo, la certera villania de ir & ponernos confusion y temores en apariencias justos, y por fortune desmentidos por los mas series conducts, y por el Marqu6s mismo, de quien el comisionado decia Ilevar tambi6n la representaci6n. Vuelve al CamagUey, y tras 61 un hombre de la mayor influence, que ha traido la verdad feliz de aquella comarca. Despu6s del comisionado vino la carta de G6mez k Ud. De Urban, le dir6. De 61 parecen haberse recibido, por su invincible odio h Yero, hoy triunfante entre los antonomistas, pruehas pleas por la gente de la Habana de su adhesion y del trabajo enthusiast de Pancho Sfinchez. De ningun modo correriamos peligro, pesto que lo que accept de ellos fue que se alzaran, sin comprometer fecha de Ilegada de Ud. ni de G6mez, ni mds detalle que el de llevarles enseguida auxilio. Y de allk escribieron que lo seguian disponiendo todo para el 15 de Noviembre 6 los alrededores, y pendientes de mi contra 6rden si no se creyese, esa fecha oportuna.-Con toda la prudencia humana he andado en esto. Hace una hora me telegrafian de Tampa que La Uni6n Constitucional de la Habana anuncia que hay ya partidas por Oriente-que Moncada estA en el campo-que d los jefes no se les encuentra en sus hogares. De Manzanillo s6 por Estrada que Titfi anda por el monte, y que alli todos, los acaudalados, le hablan de la guerra inminente. Amador Guerra habia ido A Santiago. I A qu6 acumularle pequefias noticias 6 meros rumors? Yo aqui creo no perder. un solo dia. Depend de G6mez, para echarlo todo h la vez. Tengo aqui ya srportador hasta esa. Deme desde allA, de sus anchas espaldas, y de su coraz6n fuerzas con que ir acumulando, entre tanta bajeza y escasez, los filtimos re--ursos,-para irlos empleando con prudencia y honor-para irme salvando de tanto obstheulo y traici6n,-para esperar sin ira y para que no se ten.a que esperar por mi. Ud. me quiere ya un poco. Qui6rame aun mfis y entienda hien A su JOSA MARTf.



PAGE 1

44 EPISTOLARIO DE HEROES do 6rdenes inmediatas, h la vez; que gente de la mayor representaci6n de otras comarcas, que espontfineamente y con prisa han venido por las suyas. Pero de la Habana me Ilegan noticias sobre la sinceridad de las cuales tengo legitimas dudas: parto 6. averiguar y h aislar el peligro: suspend la salida del comisionado de Oriente, hasta tanto que la Habana y Santiago, por mis arreglos de cables, reciba respuesta clara y tranquilizadora, y no pierdo tempo en ello, ni lo pierce la situaci6n de alld, pesto que el 8 debe estar pronto h salir el comisionado y alli solo se. aguarda, la 6rden de empezar. Como estk Oriente Ud. lo sabe, y Mayia y Borrero, por sus comisiones -y yo por Manzanillo y Baracoa y de la gente mas representative. Pero la comisi6n parte de Santiago, despu6s del viaje de Lacret allh, que hizo como enviado revolucionario de nuestros amigos de la Habana, y ahora se me dice de la Habana, por Julio Sanguily, que alli ban ido k apurar Lacret y Pancho SAnchez, en nombre y comisi6n de Guillermo y de Urbano. El comisionado, Francisco Rodriguez, el hermano de Mayia, fu6 recibido en casa de Urbano, y en ausencia de 6ste, por Lacret, Guillermo, Malverti y Francisco Sdnchez, y me habla de que Pancho, y el. hijo de Urbane, no contaban con su padre sino como Ud.,-IlevAndolo al campo de sorpresa. Ahora result la comisi6n 6, la Habana. Yo s6 que Collazo habia mandado i Lacret. Mi deber es aclarar esto, antes de dar salida a la comisi6n,-y prescindir de dar noticias peligrosas A este grupo, si su intervenci6n no results declarada y satisfactory, como 6, la Habana y fi Santiago la exijo. En tanto, de Cuba atienden al detalle, y yo estoy aqui, con todas las friends en la mano. A Enrique me lo vuelven A pedir, con suma necesidad, del Camagdey, y como mafiana le pido fi Ud. por Cable que me lo embarque, ya acaso haya salido cuando Ilegue A Ud. esta carta. Aqui un abrazo. No me alcanzo A lo que en este instance tengo que bacer. Son las 4 de la maiiana, y salgo k las nueve. &Verdad que quie.re cada vez, por lo que anda y per lo que vigil, y por lo que nura per Ud., su amigo y al de Maria? JOSA MARTL



PAGE 1

114 EPISTOIARIO DE HAROES mos dar las diligencias de conseguir las armas y dinero que falta, pesto que tenemos una parte en caja, bien en New York 6 donde Ud. sabe que tengo un dep6sito de las primers estancado. Ayer, en mal hora, hemos tenido, yo, y el General Flor Crombet una conference sobre todos estos particulars y concluy6 por expresarse en t6rminos inconvenientes, aunque quizks C1 tenga sobrada raz6n en todos los cargos que me ha hecho, poni6ndo de manifesto mi ineptitude, que yo jamfis le negar6, para dirijir la revoluci6n, pesto que todavia no he podido hacerlo safir A 61. Todo eso es verdad, pero lo es tambi6n, que como en mi plan general, entraba, y eso lo constitute por que asi pens6 mfis asegurado el movimiento, que las expediciones, si no pudi6sen entrar simultfineamente, por lo menos que se apoyase en el intervalo de tempo, posiblemente mfis corto, no me inquietaban, A la verdad, los inconveniences que se me ban presented para bacer salir la del General Flor, torque A mfis de lo que creia de poca monta para no vencerlos, hombres como nosotros, no pensaba seria muy ventajoso para el levantamiento que ban ofrecido, los de dentro que se precipitara al Gral Crombet, sin que los demfis Generales tuviesen mAs adelantados sus trabajos para que 61 no estuviese mucho tempo solo y con todo el enemigo encima, cuya responsabilidad, llegado este caso, solo recaeria sobre mi, como Jefe del movimiento. Por otra parte, no obstante que 61 me neg6 rotundamente que en mi plan no debia entrar la parte political de la revoluci6n, pues ella estaba hecha, y solo debo armarla, yo no comprendo una cosa sin la otra, pues si no se avisa y prepare al pueblo y 6 los hombres de fuera y dentro del pais, que pueden mover las masas y arrastrar las genes y preparer elements de todos g6neros, yo no tengo la ridicule pretension de creer que, A la mdgica noticia que yo, 61 y los demAs GrIes, al pisar las playas de Cuba, corral los hombres 6, nutrir nuestras filas. Estas argumentaciones me la present cuando yo para calmer sus impaciencias, le decia que para una revoluci6n que estaba muerta, no era mIucho, algo menos de un aflo de trabajos que Ilevbmos y siempre en presencia de una penuria terrible de recursos materiales. Ya Ud. ve que no deja de ser s6rio y grave ese criteria de uno de los Generales que frente 6 las dificultades 6 inconveniences de una situaci6n dificil. y angustiosa para el Jefe en vez de ponerse A su lado para animarlo con su ayuda, en moments de confusion



PAGE 1

102 EPISTOLAR10 Dr ntRoEs constant compafiia, para sostenerlo 6 Ud. en ese pesto: sosteniendo de ese modo el principio de autoridad que tanto he respetado siempre. Quien tiene las intenciones que Ud. me supone, se niega, come me negu6 yo & la ida de Crombet con la expedici6n & 'Honduras y de aplazamiento de la revoluci6n? Si esa hubiera sido, mi entenci6n le habria ayudado A. compete sus desaciertos. No le dije A Ud. en New Orleans, que si Ud. mandaba armas 6 Santo Domingo y Roatfin, se perdian para Cuba? I Esa conduct franca y honrada ha sido la que le ha hecho ver "sombras"? Mi Arbol es muy pequeflo para el pueblo cubano y no debiera asustar A nadie. Mis amigos y de Ud, saben que he influido con todos, para sostenerlo en su pesto, y para conseguirlo me he negado 6, aceptar las indicaciones que en distinct sentido, me ban hecho los que nunca ban tenido, fe en Ud., y los que la ban perdido por virtue de nuestras desgracias. Ud. no debe ignorar que cuando unos lo aceptan come bueno, y entre esos estoy yo, otros lo rechazan. Eso sucedi6 al principio y todavia hey suede; pero a Ud. una obstinada obeecaci6n le bace ver "sombras", que no ban envuelto ni mis palabras ni mis hechos. Ahora hien, si vi6 eso hace tempo, por qu6 no me habl6 con franqueza, con aquel compafierismo de otro tempo? jUd. no sabe que yo no entiendo la patria hecha pedazos y dividida en caciques territories? Siento tristeza cada vez que pienso que Cuba pueda pasar por eso y de ahi que me alegre cada vez que veo que en mi Cuba se levantan hombres dignos, que se esfuerzan en abogar esa mala semilla en su g6rmen I No contaba Ud. con mi patriotism 2 Si tal cosa ha pensado Ud. lo siento, pues tanto peor si no ha recordado, de que hasta boy no tengo lunar que empafie mi vida pfiblica. Ante todo he sido hombrede honor y patriots. Mi palabra empefiada con Cuba, en cumplimiento de un deber, no me ha guiado por mala senda; las ambiciones personals, no las he conocido todavia, per el contrario, las he calificado de deshonrosas. Cuando su deposici6n, no accept el mando que con insistence me ofrecia el Gobierno de Uspedes, no obstante el peligro que corrie. Los cubanos saben que si me hubiera prestado al deseo de algnnos, ya se habria encontrado la mancha que Ud. quiere infitilmente ar riojar sobre mi. General, mi orgullo estriba precisamente, en no Ilevar manchas y mal podria yo sobreponerme 6 Ud, ni obstaculizarlo en su camino. 1 Cree Ud. que puede haber mfis honradez



PAGE 1

EPISTOLMUO DE HftOES fanteria, de Oriente a la victoria de Nuevo Mundo y "La Llanada Cuando el hado adverse impuso una tregua a la guerra, y se apag6 en Baragud la -dltima energia revolucionaria, al lado del gran patriots cubano, estuvo Maria, su devote compafiera, agitando en el corazon de los emigrados el ideal de la libertad, clamando con el prestigious de su nombre y su ejemplo nobilisimo al patriotism de los cubanos. Ella fundo clubs y allege recursos que sirvieron a la patria. 1 CuAntas veces Maria Cabrales de Maceo, de pie junto a la bandera Cuba, parecia ella misma, la personificaci6n austere y generous, con todos, sus dolores y toda la sublime grandeza, dei nuestro ideal redentor I Yo la he visto en Costa Rica. Va. a cada hogair cubano, y son para ella los honors y el coraz6n. Y las sehoras y las nifias se agrupan en torno suyo, y ahorran para poner en sus manos el dinero que sirve a la guerra, que privard a Maria de su esposo y a ellas de sus hijos y hermanos. Un dia iba por la Am6rica el infatigable trabajador de la Patria: 1leg6 a Costa Rica, y Maria le dijo: "Marti, yo quiero ayudarlo: Cuba tendrA un Club de cubanas en Costa Rica. Y reuni6 a sus amigas, y desde entonces tiene el Partido Revoluconario una agrupaci6n m6s. Las cubanas de Costa Rica hallaron un nombre feliz para su uni6n generous: el Club se, Ilamo HERMANAS DE, MARIA MACEO. Porque en ella se ve una herniana, un ejemplo, un simbolo; Maria Cabrales nos present en toda su alteza moral, el peril mds bello y noble de la mujcr' cubana. E. LoYNAz DEL CASTELJO. 15 diciembre 1894.



PAGE 1

CARTS VARTAS DE ANTONIO MACEO que escribi6 al C6nsul de Haiti, cuya copia conserve en mi poder. De V. E. con mi mis distinguida consideraci6n de respect, B. S. M., A. M.AcEo. Habana, abril, 10-1890. Kingston, Noviembre 3, de 1890. Sr. Don. Jos6 Mir6. Mi distinguido y consecuente amigo Quien no le conozea i Ud. no podrb, apreciar con verdadera justicia sus bellisimas y honradas cualidades de hombre libre, abnegado y sufrido defensor de las buenas causes; protector de la justicia y el derecho, h que consagran sus esfuerzos los hombres que como Ud. ban templado su alma al calor de la dignidad y la virtue. Por eso nunca dud6 que "La Doctrina", fuera la primer en protester contra el hecho de mi expulsi6n, procedimiento que acaso tenga su origin en la ida de Don. Pedro Castillo k Holguin, y no en las distintas versions que ban propalado contra la bien sentada reputaci6n de Don Urbano SAnchez y familiar, pues como Ud. sabrh,, todos ellos acordaron conmigo mi salida para el extranjero, obedeciendo d un plan que tiene relaci6n con el anterior y que de moment debia producer mal effect entre los nuestros para cansarlo en las filas del contrario; pero de todds modos, yo dejo esta cuesti6n fi. su buen criteria y desinteresado amor h nuestra causa, por que estando Ud. cerea del campo de los hechos podri apreciar mejor las cosas que ban tenido lugar k raiz de mi salida. Ahora bien, lo que conviene es que haya levantado, egpiritu; que no se desmaye en la conspiraci6n, pues yo, cualesquibra que sean los obstkculos que encuentre A mi paso tratar6 de vencerlos; superar6 al peligro que la maldad y la cobarde infamia de la traici6n me opongan. Mis deberes para con la patria y para con mis propias convicciones political, esthn por encima de todo e&fu,,srzc human; por ellos Ilegar6 al pedestal de los libres 6 sucumbir6 Inchando, por la redenei6n de ese pueblo. Diga pues, A Remigio, Feria, Cardet,



PAGE 1

DE JOSP MARTf A ANTONIO MACM 25 G6mez fi Ud., cuyo original, enviado segfin parece de otro puerto de Santo Domingo, no me ha Ilegado a-hn. Me apresuro;k remitirselo. La entrevista, para esta Delegaci6n y para Cuba memorable, que tuve con Ud. en ese pais,-y despu6s de la cual arenas me ban alcanzado las fuerzas, aunque en actividad continua, fi desviar las traumas del gobierno, dentro. y fuera de Cuba; y mantener juntas nuestras fuorzas,--hace innecesario de parte mia afladir comment alguno, i la nota del General G6mez, que serfi para Ud. forma official de su conocimiento de la aceptaci6n por usted de la labor principallsima que en la revoluci6n cubana por derecho propio le toca, y de la cual, por el fuego admiraci6n que meredia, di cuenta minuciosa al General G6mez. Aguardo en estos moments, fi mi llegggada inmediata i New York, la vista del comisionado que me anuncia el General G6mez, y el cual vendrA enterado de los deseos y opinions de Ud. sobre la forma de su participaci611, 6 me traerfi, instructions del General sobre ellas. Inmediatamente las comunicar6 h Ud. y por la oportunidad que siga i 6sta escribir6 A San Jos6 sobre k lo que pueda referirse fi las operations de Ud. Por este mismo correo remito copies de la nota al Brigadier Flor Crombet y al Coronel Agustin Cebreco, y por el pr6ximo y en vista de la vista del comisionado, y del curso, cada dia mas rhpido, de los sue esos, tratar6 de ellos i la larga, y de cuanto convenga en una situaoi6n tan favorable para nosotros como delicada, y cuyo 6xito esti principalmente en obrar con prudencia y rapidez y por vias no'esperadas, antes de que 61 gobierno espafiol, preparado para nuestra agresi6n, pueda inutilizar las cabezas revolucionarias de la Isla, 6 forzarlas al desorden. Con enthusiast affect, y el ansia natural de recibir respuesta suya, saluda h Ud. El Delegado Jost MARTI. Sr. Antonio Maceo. Xmigo mio: Incredible parecerh h Ud., p6ro no he tenido hora de repose, ni ocasi6n de sentarme, desde que, ya con el pi6 en el ferrocarril, inclul A Ud. el duplicado de la carta del General G6mez. Salia en aquel instance al Cayo, A completer la parte de arreglos con Roloff



PAGE 1

DE JOSf, MARTf A ANTONIO MACEO 35 PanamA, 22 de junio, de 1894. Sr. General Antonio Maceo. Amigo mio: Aqui nos tiene, y ya nos vamos. Llegamos ayer, despu6s de mi viaje desesperante: tres dias de Puntarenas i Panami,-dejo hecho aquf lo, que deseaba,--y salimos boy mismo, de aqui 6, unas pocas horas, para Jamaica d que all& no se me enojen, por careers desatendidos, y i tomar, como via natural, el vapor A New York 6 Nueva Orleans: Yo sabr6 guitar al viaje todo color de demasiada cereania. Presumo que en Kingston hallar6 noticias, y aun algdn comisionado de la Habana, lo cual no deseo, torque seria signo de mayor urgencia y harto tenemos con la que ya llevamos. Yo pienso llegar sin tropiezo y desenvolverme enseguida. Ud. allA ird poni6ndose todas las friends en la mano, de modo, que ya dentro de unas tres semanas, como pudiera suceder, est6n A pnnto de andar los que debiesen, sin haber tomato, aun precauciones visible ni dejen caer el arado, hasta filtima hora, ni anticipar mucho lo de las families, ya que dentro de nuestra pobreza, puede Ud. asegurarle alguna miserable ayuda A los que quisieran salir. Yo ir6 trabajando las cosas por acA de modo que de aqui k unas tres semanas, si fuere necesario, est6 lo precise en manos de Pochet, 6 antes, si al Ilegar i New York desenvu6lve sus preparations, de modo que si tuvi6ramos un poco de mfis tempo, pudieran nuestros amigos continual como estfin un poco Inds, sin el aviso que su holganza daria, y sin la merma que eso, traeria al tesoro: ya usted sabe lo que es eso, una vez que se empieza, y ve la doble ventaja de abrirse hasta el instance del fin. I Me voy seguro de que Ud. queda ordenando 6 nuestros amigos 6 ese fin, de modo que 6 mi aviso de allh puedan casi sin ruido ir donde Ud. me diga. No olvide la indicaci6n de Flor sobre el lugar, por la ventaja de que se desaparezea de Nicoya y se caiga, de Mohin, sin raz6n a1guna para ser sentidos. Aquf amplio la -clave en hoja adjunta, ya que por la sorpresa de la salida del vapor en Puntarenas no lo pude hacer. Creo que le hablaba de una indicaci6n de Flor sobre compra de una parte de la factura en Panamfi.: pero hallo esto complicado y como de muchas manos: caso, de que-lo que tambi6n creo de cierto riesgo torque pudiera tener que estarse esperando por ese



PAGE 1

DATOS BIOGRAFICOS Y OTROS DOCUMENTS INEDITOS DEL GENERAL ANTONIO MACEO Los datos biogrificos del General Antonio Maceo, que aparecen en las pkginas siguientes, han sido copiados del original encontrado junto con los demAs documents que integral el presented volume. Estos originals, como todos los que component este libro, esthn a la disposici6n de cuantos deseen examinarlos. A la vez, aparecen a continuaci6n de los apuntes biogrAficos de Maceo, proclaims, pensamientos, carts y escritos truncos, documents todos in6ditos del inconmensurable h6roe de Punta Brava y que aparecen escritos por el h6roe mismo. EL EDrroR.



PAGE 1

228 EPISTOLARIO DE 11kROES PAgs. CARTAS VARIAS DE ANToNio MACFO A Fernando Piguoredo, 29 do abril 1884. .. .. ........161 19 do julio 1884. .. .. ........162 24 do novicmbrc 1886 ... ..........162 Gral. Francisco Borrero, 15 do julio 1886. .. .. ..........163 Dr. Eusebio I-ernfindez, 2 dc agosto 1886 .. .. ...... ....165 Lorenzo Mercado, 16 de septiembro 1886 .. .. ...... ....166 Fespetable Logia lIntoroceAnica, 30 do diciembro 1887. .. .. ...168 Gral. Arsenio Martinez Campos, 5 de marzo 1890. .. .. .....169 (.obernador Jos6 Chinchilla, 10 do abril 1,890. .. .. ........170 Jos6 Afir6, 3 do novieinbre 1890 .. .. .... ..........171 Dr. Zambrana, 19 de mnayo 1894 .. .. ..... ..........172 Dr. Zainbrana, 22 do mayo 1894 .. .. ...... .........172 Enrique Trujillo, 22 do agosto 1894 .. .. ..... .......174 Rafael Iglesias, 4 do noviembro 1894 .. .. ...... ......175 DA'rOS BIOG~iFICOS DE, ANTONIO MAcLo Dates biogrificos. .. ............ .. .. .........179 Apuntes para una proclarna .. .. ............. ....187 Pensamientos y otros escritos. .. .. .. ... .. ..........188 A los cubanos do color .. .. ........... ........191 Obsorvaciones y consejos. .. .......... .........192 Instrucciones reservadas................... 193 Carta trunca a Eusobio Ilern~ndez, 30 do julio 1885. .. .. ...194 Carta trunca, a J. A. Rodriguez, 19, do noviembre 1886 .. .. .....196 Narraciones do Antonio Maeeo .. .. ....... .........203 CARTAS DE ?9SAMU A MA~iA CABRALES De Mfixime G6mez.......................217 Do J. M. Rodriguez. .. ..... ........... .....218 Do Tomis Estrada Palma. .. ................ 219 Do Betances..........................220



PAGE 1

DATOS BIOGR"ICOS DE ANTONIO MACEO 181 IIam6 la atenci6n de sus compaiieros, examinaron y vieron que respiraba por la herida y que volvia en si; otro combat en Sabana de Hato del Medio contra Sabas-Marin, durando ocho dias el combate de 5,000 hombres de las tres armas contra fuerzas menores; derrota de la column de San Quintin a las 6rdenes del Brigadier Sainz del Rio, en Arroyo Naranjo; combat del Pozo del Indio; otro en Canto Abajo; dispersion de la column de Pancho P6rez, muerto en el rio Vuelta Corta; combat en Filipinas; derrota de la column de'Fray Benito; defense de los pinares de Maydri durante cin co meses; defense de la jurisdicci6n de Guanthnamo, el afio de 1871, durante seis meses, contra 6,000 hombres mandados por el Coronel Martinez Campos, obligando a ausentar a 6ste y declarar que era impossible terminal la guerra por medio de las armas; toma del ingenio "Songuito"; ataque al ingenio "La Victoria"; otro a la Borjita; combat en la sabana de Ullao y ataque al ingenio del mismo nombre; combat de La Chiva, San Felipe, Santa Rita, Yarayabo, Vega Grande, Santa Ana, Santa Isabel, la Cruz, Nuevo Mundo, donde fu6 pasado por un balazo en el venture, La Caridad, San Jos6, la Armonia, La Uni6n, San Rafael, La Mejorana; copo de la guarnici6n de Santa Cruz de Villal6n; su participaci6n en el ataque a Manzanillo, distingui6ndose notablemente, y San Miguel de Nnevitas, donde muri6 Miguel su hermano; combat del Naranjo y Las Gufisimas; en esta 6poca habia recibido 26 heridas de bala y una. de arma blanca. S61o ha sufrido las enfermedades consiguientes a aqu6llas. Tuvo conocimiento del tratado del Zanj6n por el General Rafael Rodriguez. y Coronel Enrique Coliazo, quienes le informaron lo que ocurria en el Departamento del Centro. Acompaj-daban aqu6llos al General M6,ximo G6mez, el que al abandoner la Isla, venia a hacer su despedida e hizo reference de los success. Su actitud fu6 declarar que continuaria la guerra, con las fuerzas que quedaran en el campo. Dirigi6 6rdenes circulares, prohibiendo toda comunicaci6n con el enemigo. Ofici6 al General Martinez Campos, solicitando cuatro meses de suspension de hostilidades, al prop6sito de ganar tempo reorganizando las fuerzas, para dar a concern despu6s su actitud revolucionaria. Imp6nese el General Campos de sus prop6sitos por una comunicaci6n dirigida al General Modesto Diaz, quien la recibi6 estando, ya en conferencias con el Brigadier Valera; este suceso previno a Campos, e impidi6 aleanzar la suspension solicitada. Solicit y obtuvo, aunque



PAGE 1

76 EPISTOLAWO DR SHARESS mandar 6, embarrancar la goletita, torque todos aquellos lugares son arrecifes y rompientes y no estar dispuesto fi buscar lugar, haci6ndolo felizmente con un golpe de mar que di6 en popa y nos arroj6 en tierra; pulsamos luego y salimos sin novedad. para el interior de la Isla, teniendo que batirme hasta siete veces al dia para romper las lines enemigas, situaci6n que dur6 catorce dias consecutive de fuego y reverses, sin el auxilio de las fuerzas pronunciadas, torque el enemigo se esforz6 en hacerme prisionero 6 herirme para concluir la revoluci6n, que tenian desorganizada, y fria; pero afortunadamente pude escapar sin novedad. La gente sufri6 mucha hambre, se desmoraliz6 la parte nueva en este oficio y me cogieron algunos, entre los cuales figuran Manolo y Luis Soler, mi cocinero, y Luis Enrique, aquel jamaicano que fu6 A la colonial con Tomfis; Juan Fustiel, herido, un colombiano, Noruego, Saenz, cubano y otros que se ignorant. Se dice que Flor fue muerto por las troops espafiolas; pero, tomo, han publicado la mia y la de Jos6 y ambos estamos buenos y sin heridas, puede suceder que la de Flor sea lo mismo. Entre cuatro dias sabremos fijamente lo que ocurri6 & Cebreco. Entre poco pedir6 al Gobierno espafiol los prisoners que me hicieron en canje de otros de ellos que ya tengo en mi poder. Tengo seis mil hombres bien armados y con mucho parque, mucho territorio dominado, mucha gente en sus propias casas, manejados civilmente. El 15 del entrance mes, tendr6 doce mil hombres armados y conquistador mucho territorio. Antes de ocho dias te girar6 dinero, espero ver A Felipe que ha :salido para. Cuba y regresari fi Majaguabo con el dinero. Mucho podria contarte de mis trabajos para Ilegar aqui. Prefiero omitirlos para cuando nos veamos. Hace tres dias me comu-nic6 Jos6 la llegada de G6mez, Marti, Borrero, Guerra y dos mfis & las playas que estfin entre Guantfinamo y Baracoa, as! como que derrot6 la column que perseguia i G6mez, matfindole mucha gente y cogi6ndole armas. Ayer tuve aqui A un reporter de los periodicos, pidi6ndome informes de la reiroluci6n. Estamos sin families y sin impedimenta alguna. Salfidame carifiosamente fi Florencia, Mdm. Sofia, Anita, Ama4a, Rafaelito mi ahijado y un beso & mi Corronga y tu. recipe el coraz6n de tu. esposo que te quiere, A. MAcRo.



PAGE 1

34 EPISTOLARIO DE HftOES Para estar A todo, dejar6 clave en Panamk, para que, A la noticia que-por clave que incluyo-pudieran darme de su acuerdo en este asunto,--pueda yo cablegraflar i Panamh que envien aqui. Creo esto complicado, sin embargo, y huyo de lo que tiene que pasar por muchas manos. Udes. podian sugerirme, caso de que se aceptase lo de la construcei6n, un modo de enviar la factura enter A consignaci6n amiga. Lo que si creo muy important es la indicaci6n del Tortuguero, ya por su absolute seguridad, ya torque, k mi pregunta repetida, me dice Flor que nuestra gente podria concentrarse de donde esth, tanto los de Mohin como, los de Nicoya, sin que hubiera ocasi6n para la menor descubierta 6 alarm. Esto si es muy de pensar. Yo oi todo esto; pero no dejo nada absolutamente aceptado, ni arreglado, con Flor, fi quien digo que converse de todo esto con Ud. y que yo le escribiria A Ud. sobre su proposici6n, como, lo hago. Vd. verfi. Sigo, pues, sobre lo pensado; y si hay cambio, aqui queda la clave. De Puntarenas, cuanto carifio pueda Ud. imaginarse, nos festejarAn con excepcionales atenciones, y no he sido infitil en estos dias de paso. De cubanos y colombianos y costarricenses Ilevamos toda species de grates memorias.-convites, visits, servicios. Estuvimos en la ceremonial del vapor nuevo, y con mucho gusto se lo, hubiera descrito A Pio Viquez,-con todo lo de bonded y culture que he hallado por aqui, i no haber sido esta gran contrariedad del vapor, que me ha tenido las manos atadas. I C6mo escribir de una cosa, cuando se padece de otra? Ya vamos de viaje,-con una pena grande, la de la muerte de Pardo y Perozo. De veras que es 6ste triste modo de morir. Es mejor el otro. Ya tengo que acabar. Yo no mudo el alma, sino que la voy enriqueciendo con cuanto veo de grande y hermoso, y cuanto oblige mi gratitude. Imagines como podr6 olvidarlo-olvidar h Maria, que ha de pasear todos los dias de mafianita-olvidar fi Eduardo Pochet. Se va el vapor. LY Enrique Boix? Y Loinaz? Acaso como, pens6 podr6 escribirles. Y de Panamb, vuelvo h escribirle k Ud. Wera mucho 6, su. JOSA MARA



PAGE 1

DATOS BIOGRAFICOS DE ANTONIO MACEO 213 Tanto en los banquets de gente rica como en aquellos que me dieron los de humilde condici6n, no escatimaron los ofrecimientos de ejecutar conmigo los planes que ellos mismos me presentaroD, entre los que abundaron los de Don Urbano Sknchez Hechavarria, sobresaliendo por su importance y magnitude cantos me presentan, verdaderamente realizables por lo bien combinados. Estos eran: tomiar los cuarteles de Artilleria, Mercedes, Principe Alfonso, Concha y El Morro, todos 6 una hora dada y por medio de sorpresa, con genes de los mismos cuarteles, que 61 me present, dispuesta 6 contribuir A la toma. Don Francisco Sinchez Hechavarria, tenia su plan, para los del Cristo, cuya autorizaci6n me pidi6, para ser el Jefe de aquella localidad, dici6ndome que tenia toda la comarca 6, su disposition y que contaba con elements para favorecerme en el lugar que yo atacara, proponi6ndome ;I secuestro de dos catalanes ricos, vecinos del pueblo del Cristo, para hacernos de recursos y acelerar nuestros trabajos, en virtue de no haber conseguido Urbano lo que necesitaba, para unos comisionados al Principe y otro A Mfiximo G6mez, participkndole el dia en que debia tener lugar el pronunciamento; pero me negu6 i prestar mi asentimiento A sus deseos por creerlos contraproducentes 4 mis planes. Bernardo S&nchez Hechavarria tambi6n participaba de nuestras ideas y contaba con gente para contribuir albuen 6xito de la revoluci6n. Toda esa distinguida familiar cooperaba y hacia propaganda, baciendo mil declaraciones patri6ticas en los distintos banquetes que me dieron en sus respectivas casas, declaraciones en favor de un inmediato pronunciamento revolucionario, con s6lo la observaci6n de que meditemos bien y aseguremos el golpe para obtener el triunfo complete de nuestras armas. 6 Qui6n podia resistir k la tentaci6n de sublevarse contra nuestros enemigos, oyendo bablar 6, aquellas honorable matrons? Los hermanos Dr. Joaquin y Demetrio Castillo se hablan comprometido, A petici6n propia, fi form ar barricades, el primer, en la ciudad, para secundar mis planes, como 61 decia, y batirse en las calls, mientras que el segundo lo verificaria en las minas de Juragui, aniquilando una guarnici6n de 20 hombres que habia en aquel lugar, para incorporarse luego k los combatientes: de la ciudad. Estos distinguidos j6venes cuentan con prestigio y simpatia en toda la comarca, por su valor ....I ...............



PAGE 1

LA MUJER CUBANA Maria Cabrales de Maceo. E todas las virtues, y de la abnegaci6n sublime que entrega la vida sonriendo por el deber cumplido, di6 prueba hermosisima la mujer cubana cuando la magna epopeya de una deeada en la isla bella e infortimada. En la quietude de la paz, al abrigo indolente de la riqueza que habia proscrito de la delicada mano femenil la m6s ligera labor dom6stica, y apenas le permitia tocar un teclado, de piano, o la novel sencilla, o el misal cubierto de ndcar, y-rara vez-1a pluma de marfil de escribir mores; en aquella existence tranquil y feliz, s6lo era dado a la mujer la prueba deliciosa de su termira, y de su felicidad incomparable. Fu6 una vida de agitaci6n, de peligros y penalidades y heroicos sacrificios la que levant' de sublime grandeza un altar a la mujer cubana. La revoluci6n pasaba como antorchas encendidas y con la humareda de los combats. Los hombres juraban el honor o la muerte; el niflo, por empuflar el fusil, se iba del hogar; el padre desamparaba a su. fa-





PAGE 1

68 EPISTOLAMO DE HEROES dici6ndole que, ajustado con la Isla y A petici6n de ella el alzamiento--y teniendo presented lo que en Costa Wea vi, y trat6 con Flor y dije A Ud, sobre los modos de ir, A su disposici6n, la suma de $2000 en oro, finica que podria ofrecerle, para un plan de salida igual al que lleva al General G6mez y A mi: "Decidido" rogu6 A Ud. que me pusiera por cable, lo que queria decir que Ud. estaba dispuesto A ir con ese plan; pero el cable me decia A, la vez que necesitaba seis mil pesos, suma hoy impossible de allegar. Y hoy, estallada ya la revoluci6n en Cuba, recibo otra vez la noticia de que Ud. consider indispensable, para su salida la suma de cinco miZ pesos oro: ima que no se tiene, siondo asi que so tiene en la mano la de dos mil, y estfi enfrente, ardiendo ya, la revoluci6n en Cuba. I Qu6 hacer en este conflict? Ud. debe ir, con su alta representaci6n, y los valientes que estkn con Ud? Pero Ud. me dice una vez y otra, que require una suma que no se tiene. Y como la ida de Ud. y de sus compaiieros es indispensable, en una efiscara 6 en un leviatin, y Ud. ya estA embareado, en cuanto le den la efiscara,-y yo tengo de Flor Crombet la seguridad de que, con menos de la suma ofrecida, puede tentarse con 6xito la salida de los pocos que de ahi pueden ir en una embareaci6n propia, decide que Ud. y yo dejemos i Flor Crombet la responsabilidad de tender ah! d la expedici6n, dentro, de los recursos possible, torque si 61 tiene modo, de que Uds. puedan arrancar de ahi con la suma quo hay, ni Ud. ni yo debemos privar k Cuba del servicio que 61 puede prestar. Y el pondrk fi las 6rdenes de Ud. la labor que Ud. me reitera que no puede hacer en su San Jos6, sino, por una suma hoy imposible,-y que no puede quedarse sin hacer, cuando hay quien la echa sobre si, por una suma que se tiene, y la pondrA hecha en manos de Ud. Ahora, detalles, abnegaci6n, abandon de todo, menos de la idea de subir al tren y 6 la mar, costo de los pocos de San Jos6 que deben bajar 6. la costa, olvido inmediato de las cosas tentadoras de 14 tierra, para lo cual se require mfis valor que para encararse al enemigo i c6mo he de ponerme yo A hablar de estas cosas con Ud? i A pedirle virtue 7 g & permitir que nadie dude de que la mostrarg supremal ji'creer qu6 hay en nadie mks valor y desinter6s que en Udf Cuba esti en guerra, General. Se dicelesto, y ya la tierra es otra. Lo es ya para Ud. y lo s6 yo. Que Flor, que lo, tiene todo, A mano, lo arregle todo como pueda. jQu6 de Ud. pudiera venirle el menor entorpecimiento? kde Ud. y Cuba en guerra? No me en-



PAGE 1

112 EPISTOLARIO DE IIAROES Kingston, Julio 26 de 1885. General J. A. Maceo. New York. Estimado General: El Colonel Queralta con su demora en despachar la factura, nos ha causado un perjuicio que import mfis en dinero, que el valor de los mismos effects. I Sabe Ud. cuanto nos important semanalmente los elements detenidos que ya debian ir movi6ndose? Ciento veinte y cinco pesos. Por eso solo podrA Ud. apreciar la necesidad fortuita de que Ud. arregle ese asunto, caso que el Dr. Phrraga, no pueda hacerlo, segfin como 61 le informark. Puede y debe Ud. hacer entonces lo, siguiente: todo su dinero pr6stelo de garantia p ra Queralta en poder del Tesorero General, mientras tanto se reuna la cantidad, bien aqui, 6 en Cayo Hueso, pesto que contamos con mayor cantidad, que la que pueda necesitar el Coronel, pero que no tenemos de moment, y fu6 por eso que le habl6 del plazo, sin pensar jamAs que 61 pudiera desconflar de mi palabra, averiguando si el Tesorero General, tenia condos en caja. En fin ya Ud. sabe lo que debe hacerse en este asunto o, no puedo descender a detalles torque estoy despachando otros asuntos fi la vez, y conrio, en que Ud. sin que tenga. necesidad de dar su dinero, solo como garantia, pueda arreglar bien y pronto este negocio. No ocurre nada de importance que comunicarle, mfis que mi impaciencia por ver terminado todo esto y que acahemos de una vez de vivir, si es que vamos h morir. Suyo aftmo amigo M. G6MEz. Anoche he leido una carta de Queralta, cuando pens6 yo que me hubiera sucedido esa demora -Le escribo, Wase con 61. Kingston, Agosto 15 de 1885. General Maceo. Mucho antes de su Ilegada, pensaba manda fi Julio, como, hombre de nuestra conflanza con esos pliegos que le adjunto para



PAGE 1

INDICES



PAGE 1

DE JOSA MARTI A ANTONIO MACEO 69 trarfi ese veneno, en el coraz6n. Flor tendri sus modos. Del Norte irfin las armas. Ya s6lo se necesita encabezar. No vamos i preguntar, sino fi responder. El ej6rcito estk alli. La direcci6n paede ir en una ufia. Esta es la ocasi6n de la verdadera grandeza. De aqui vamos como le decimos i Ud. que vaya. Y yo no me tengo por Infis bravo que Ud., ni en el brio del coraz6n, ni en la magnanimidad y prudencia del marketer. All& arr6glense, pues y hasta Oriente! Cree conocerk bien su amigo JOSA MARTI.



PAGE 1

200 r,PISTOLARIO DE IIPROEI 9 nuestros paisanos del desahogo de las passions espaRolas. l n una palabra, yo abogo por la invasion d toda la Isla y 6 cada jurisdicci6n en particular, torque asi no s6lo prestamos protecci6n h las famlias cubanas, expuestas al asesinato y al pillaje, sino favorecemos nuestro movimiento, dando acogida, h cuantos quieran incorporarse al E. L., privando al enemigo de esa gente que, por medio del terror, converted en contraries nuestros; la distribuci6n de nuestros clementos nos salva de todo peligro. Y hpor qu6 no hacerlo asi? Tenemos en el extranjero 17 jefes de grades superiors, entre generales y coroneles inclusive, capaces, por sus aptitudes militaries y otras dotes, de Ilevar cada uno de ellos una expedici6n 6. Cuba; lo que falta es que asi se determine. No necesitamos de mucho acierto, ini carecemos de resoluci6n para hacer las cosas como los hombres; lo que urge es que se resuelvan esos tres problems que expongo h la c.onsideraci6n pfiblica. El Ej6rcito Libertador que se forme en Cuba, no necesitarh de nada para sostenerse indefinidamente en su pesto; una vez alli, nos harems de la resoluci6n que require la guerra, y eso bastarh, para estar abastecidos de todo, lo que se require y urge conseguir, es el traslado de los elements que tenemos en el exterior. En Cuba, la gente quiere la guerra, y 6sta es fuerte y bien dotada de aguerridos jefes y officials, formados, unos, por nuestros adversaries, y otros, que nos pertenecen por herencia de la guerra. No debe, pues, tenerse miedo de esta ligera tregua; conjur6mosla y adelante. La tarda-nza es lo finico que debemos lamenter; pero si esperamos para asegurar el 6xito, con una buena combinaci6n, viene h ser una ventaja. A otra cosa. El mal tiene remedio. Los autonomistas, queriendo girar en su verdadero campo de acci6n (la oratorio), y deseosos de Ilegar al fin por todos los cubar.os deseado, prefirieron el parliament 6 las armas, subdividiendo el partido cubano y la convenience de seguir unidos, quizfis si Ile-vados de las falsas promesas de Martinez Campos; pero dej6moles tranquilos en su evoluci6n de reincorporaci6n 6 nuestro partido. Ellos deben su. existence political al partido Independiente, y se sostienen 6 nuestro calor; son hijos naturals del fracas, no obstante ser la mayoria pertenecientes k nuestra gloriosa epopeya de los diez aflos de incessant luchar por nuestra soberania national; unos, torque pelearon, y otros torque la favorecieron poderosamente. I Qu6 seria del partido Autonomista, si no exi.stiera el nues-



PAGE 1

CARTS DE FLOR CROMBET A ANTONIO MACEO,



PAGE 1

100 EPISTOLARIO DE HEROES una persona que quiera salvar nuestro nombre de los justos ruecros de estas mujeres. Siempre suyo aftmo amigo, A. MACEO. Kingston, agosto 31 de 1886. Sr. General M. G6mez. Present. Muy Sr. mio: A su carta de esta fecha, que como las anteriores, y su conduct de alon tempo acd, me ban production hondo pesar en mi espikitu, por la poca franqueza y consideraci6n con que se me ha tratado; pero nunca "satisfacei6n profundisima", por que servia sin ocuparme de hacer dafio, ni de que se me hiciera: jambs he abrigado malas intenciones, respect de nadie, y mal podia suponeiquie hubiera prevenci6n. contra mi. He venido marchando en todo el curso de mi vida political, sin dejar huella que autorice A pensaimal de mi, y sin embargo, para los que nada tienen que perdei-, soy un "zorro" de marca mayor. Si la memorial no le fuera infield, podria Ud. decir, como lo ha hecho en otro tempo, lo contrario de lo que Ud. aflrma en su carta, A considerations, respect y subordinaci6n bien entendida, nadie me gana; desafio al que pueda decir lo contrario, y si Ud. fuera consecuente con la amistad que nos hemos profesado, cuando yo no daba lugar A temores y dudas, lo declararia ahora. MAs aun, cuando Ud. ha tenido esos temores y dudas de nuestros amigos, yo lo he sacado de ella, 6 al menos me he propuesto obtener ese resultado. La gratitude que A Ud. le deb6 como cubano amante de mi causa y atento A lo mucho que Ud. la ha servido, estk, como caballero altamente compensada con mi conduct political y social, respect de la de Ud. lo, otro que Ud. merezea corresponded al pueblo cubano. No s6 que le deba otra gratitude. La ' 'incertidumbre" en que Ud. sin fundamento ha girado, le ha hecho ver "sombras". Y aprop6sito de ese juicio de Ud., si



PAGE 1

46 EPISTOLAIUO DE H] ROES andar.--A Enrique he tenido que quit6rselo, torque el Camagiiey me lo pide-lo pide la mejor gente, para la arrancada. Hoy le telegrafi6: aqui lo esperan sus amigos: Ud. sabe qu6 clase de gente es: la que tarda en decidirse, y es la decisiva.-Ud. me lo habri mandado. Perdone papel y ansia, y letra: Ya conoce el espiritu que me mueve, mi prudencia, mi horror al sacrifice inutil, y lo que lo quiero: callo, y supla lo demds.-iAy!, solo un temor tengo,-que se nos adelante la Isla, 6 que fuera Adesmayar, por criminal demora, una situaci6n tan feliz, y ya alli tan extreme. No serA; para eso tambi6n vive sin dormir SU MARTf New York, 20 de Octubre 1894. Sr. General Antonio Mace@. Amigo muy querido: Es hoy mi vida como el v6rtice de toda nuestra torment. A todo atiendo en persona, lo que no es poco por ack, con tanta distancia y un espionage mas bajo y fino que nunca. No tengo hora, ni s6 como robo este instant on que confirm mi carta anterior,-incluyo la de G6mez 6 Ud. en duplicado-que supone demoras mias en que no puede Ud. creer, y cuya patri6tica suposici6n entiendo,remito $200 por giro quo espero hoy de Benjamin, reservando lo que queda de su parte para la labor de k bordo, que lo finico que le puede. ya faltar,-y le reitero, en vista del cableggrama -61timo y carts de G6mez, lo que en mi anterior le dije sobre el plazo y fecha de nuestros embarques dependientes todos del detalle central que el cicl6n impidi6 A su hora-por la interrupci6n de todos los cables de las Antillas-y G-6mez me anuncia. La situaci6n es, pues, la de mi carta anterior: todo lo tengo dispuesto; pero, en nuestra pobreza y dificultades, no podemos orrar. tengo todas las brides dentro de muy breves dias. Por cable le ir6 avisando. Ni parece que nada pueda torcer nuestro camino. Del Camagiiey, de dondedebi6 ir determined noticia, ha ido k G-6mez una intriga en quo 61 no parece haber caido mucho y era, so pretext de



PAGE 1

36 EPISTOLARIO DE HI ROES detalle, decidiera Ud. lo de la construction que Flor indica, repito que la consecuencia seria que me indicate Ud. lugar donde pudiera consignarle la factura integra. He de acabar, torque quiero dejar todo el correo listo, y ya, se me encima, la gente. Los detalles de mi viaje, por dos cubanos de la Habana que encontr6 y las noticias que aqui caen al paso, nos confirman en dos cosas: en la voluntad sorda y creciente del pais y en la oportunidad. Solo nosotros podriamos veneer. Escribo A Pochet, d Loinaz y h BoLx. A Loinaz no hable' de un ofrecimiento de Flor, por si ahi le anda estrecho: aunque en eso Ud. le aconsejarh lo convenience. Y pudiera ser que 61 desapareciese antes, y se fuera con Flor, para no Ramar la atenei6n. Ud. sabe. I Qu6 he de decirle 7 A Maria no la hemos podido olvidar y ella acaso no nos paga tan bien como debiera, saliendo todas las mafianas A la luz del sol. Yo me voy Heno de una serena conflanza y como de fuerza mayor. No olvide que tiene compaiiero y escudo en su JOSI MARTf. Kingston, Jamaica, 25 dejunio 1894. Sr. GeneraF Antonio Maceo. Mi amigo querido: Es muy de madrugada. Se va ahora la gente, despu6s de un dia de la mfis ruda y dichosa labor, que deja allegada-y con contribuci6n muy gustosa-la suma que aqui nos era precise, y que en parte principal estaba ya en fondo. Ayer llegu6, y boy esti todo, hecho. Ma-fiana, sigo para New York. Grande es mi anhelo de Ilegar. Ahora voy seguro de nuestra total aptitude para desenvolver, desde el instance mismo, de mi Ilegada si ya se estA pronto, el plan rApido 6 inesperado de nuestra caida total y simult&nea. Me parece verbo, initial decirle m6s. No veo qu6 pueda impedirnos ese arranque de todos fi la vez con barco& no escandalosos y seguros. A eso, voy, pues. Y ah! lo dejo, como un hermano, hacienda su parte de labor, que le serh ffici 1, pesto que ya no es mas que la de distribuir como mejor quepa entre esos admirable compafieros lo que los habilite



PAGE 1

DE mLimo G6mFZ A ANTONIO MACEO que current A todo hombre en la realizaci6n de toda empress dificil, 6 iluminarle con su parecer en resoluciones de tanto riesgo, le abruma con cargos injustificados, quizas por no saber cosas, que no debo decir 6 nadie: sin embargo, de a1gunas he tenido que violar el secret que hubiera sido convenience y hasta politico, guardar, adn despu6s del triunfo. Sin embargo, los justos cargos, tal vez, que me ha hecho ayer el Gral. Crombet, segfin su criteria, me han hecho ver mAs claro en el presented y en el porvenir de los asuntos de 19 revoluci6n de Cuba, y como ya tengo dicho que no hay peor enemigo, que un amigo torpe, y ese puedo ser yo para Cuba, ademfts lo sabe el Gral. Crombet, lo sabe Ud. y lo saben todos, que yo no tengo ninguna ambici6n de ser Jefe superior en estos asuntos. Por tanto yo march inmediatamente A Santo Domingo, A desestancar de cualquier mantra los asuntos conflados alli h un amigo: del resultado le dar6 aviso, asi de lo que determine. Como 6rden le digo A. Ud. que espere el aviso en New York, preparando todo lo que pueda, que no se pare por nada de este mundo la revoluci6n, pues no har6 falta, no hay hombre necesario, si es que en presencia de dificultades que mi torpeza 6 mi desgracia no me permiten veneer, me veo obligado h tomar determinaciones contraries A mis deseos, pesto que yo jam6s tengo miedo A ninguna situaci6n, pues siempre proceed con coraz6n honrado y las manos limpias. Como no tengo hoy un centavo ni para comprarles pan A mis pores hijos, me veo en la necesidad de determiner que todo el dinero que se esth recolectando aqui para Ud. quede en dep6sito respondi6ndo A un empr6stito que levantar6 para poder salir para un destiny. Eso quiere decir que no se le girarh h Ud. por abora segfin la 6rden que Ud. habia dado h Bavastro. Sin mAs por ahora quedo de Ud. su General y amigo, M. G6mE z.



PAGE 1

184 EPISTOLARIO DE MkROES para el Gobierno Provisional, por Santiago de Cuba, segan acuerdo con el General Calvar, y en el que le participaba las pocas probabilidades que tenia de regresar con algunos elements de guerra, le sorprende la capitulaci6n del Gobierno con las fuerzas que habia dejado en operations y a las que hacia concebir esperanza de pronto regreso, con una circular que al effect les habia enviado por conduct del Gobierno Provisional. Regresa a Jamaica en julio 15, en donde de acuerdo con el General Calixto Garcia, y algo debilitado de su salud,"continfia en sus trabajos revolucionarios, pues abrigaba la idea de que la revoluci6n debia hacerse a raiz de los success recientemente ocurridos: trabajos que dieron por resultado el pronunciamento en las calls de Santiago de Cuba, el 26 dc agosto de 1879, y al que no pudo aeudir por falta de recursos, no obstante ss esfuerzos en Jamaica, Santo Domingo y Haiti, y a lo que el General Garcia contribuy6 con gran parte declarfindole ante la emigraci6n de Jamaica, inconvenientes para la revoluci6n, y sospechoso para los trabajos del mismo, no obstante de haber participado de todos lps trabajos, de acuerdo con los Brigadieres Benitez y Crombet, que entonces resithan tambi6n en el e:itranjero. Este suceso proporcionado por el General C. Garcia, di6 lugar para que en las Repfiblicas de Haiti y Santo Domingo se tratara de asesinarle distintas veces. Maceo continue no obstante su prop6sito de ir a Cuba. Organize una expedici6n que sac6 de Santo Domingo en el vapor del mismo nom.bre, en enero del 1880. A su paso por Cabo Haitiano manda a tierra a cambiar todo, el dinero que llevaba, por monedas americanas e inglesas de ficil. eirculaci6n por las Bahamas, y all! las autoridades haitianas le roban el dinero, pretextando eran recursos que llevaba alli para revolutionary el pais: le invitaron bajar a tierra par4 hacerlo prisionero; bace escala en Fortune Island por escasez; de recursos y por convenir a sus planes revolucionarios. Allf tuvo conocimiento de la capitulaci6n del General C. Garcia y .de las fuerzas al mando, de los Brigadieres Guillermo Moneada y Jos6 Maceo. Estando solo se presentan tres vapors espafioles con el prop6sito de hacerle pris'ionero. Hecho el reclamo al Gobierno, de aquel lugar, di6le 6ste orden de evacuar el lugar, presentfindole para el effect la goleta Lily, para que en ella se embareara coil los expedicionarlos que le acompaiiaban, y la que se dirigia a St. Thomas. Ni6gase a obedecer la orden del Gobernador de la Fortune Island, por conoeer



PAGE 1

120 EPISTOLARIO DE HEROES obstante le agradezcomuchisimo) de que el incident de la noche pasada me hiciese sufrir, por cuanto el poco respect y consideraci6n que fi mi autoridad se tuvo en aquella ocasi6n: n6, y si sufri, fue por la Cuba de hoy y la Cuba de mariana, y de alli sal se lo confieso, abismado en los mfis ffinebres pensamientos. Los ultrajes hechos fi mi autoridad, esos no ban hecho ninguna mella en mi espiritu, pesto que esta es una condecoraci6n prestada por Uds. mismos, que son desde luego, los Ilamados, si saben estimarse y respetarse, i cooperar fi que yo la conserve A la altura de todos por igual; torque si n6, como en el caso presented, la falta ofende de rechazo al que traspasa los limits del decor, military y las prescripciones de la ordenanza. Yo s6, Gral. como debe entenderse el espiritu military y yo tengo una alta idea de esa instituci6n, por eso s6lo dejan en mi finimo una ligera impresi6n de tristeza los inusitados alardes de guaperia. Despu6s formo un juicio de las cosas y de los hombres y escribo en mi librito de memories, como lo vengo hacienda, bace mAs de diez y ocho afios con todo aquello que se relaciona con mi vida pfiblica. Lament que Ud. lamented, con apparent raz6n, que yo, no terciara con mi autoridad para mortar las inconveniences de la noche pasada, y si no lo hice fu6, torque en mi no predomina mfis que es la idea de la mayor suma de bienes para Cuba, me pareci6 mas convenience dejar corner, que atajar las ideas pues que ellas debian decirme con la clase de comp l afieros que ando en pos de un ideal. Por otra parte, pisoteada ya por Uds. mismos, la efimera autoridad con que se han empeflado en revestirme, no me dejaban sino lo qne me ha dado mi cuna, y como desde nifio he pensado que el que osare lastimar algo de eso, en el acto 6 muere 61 6 muero yo, y despu6s si se quiere habrh lugar A un duelo si fracas el intent; ya Ud. podrfi comprender si yo andar6 con cuidado en estas cosas. Juan Villegas esth vivo, torque cuando dicen que dijo que yo, ni habia dado cuenta del dinero de Las Villas, yo no lo, ol y entre various, solo uno, lo, oy6, y 61 mismo y todos los demfis negaron el dicho. Por otra parte General, yo siento que mi espiritu estfi muy tranquilo, por todas las cosas que estAn pasando, en cuanto respecta h mi personalidad political; por mas que Ud. y otros imagine que mi prestigious se amengile; pues yo no he perdido todavia un fusil ni el enemigo me ha muerto un soldado, y siento palpitar A



PAGE 1

DATOS BIOGRAFICOS DE ANTONIO MACE, 0 195 des humans, por el poco amor que los hombres tienen A nuestros ideals y k los altos fines del human porvenir; s6lo me queda, despu6s de tanta vaguedad 6 incertidumbre, que por esos seres se me current, el cumplimiento de deberes superiors A toda personalidad; mi ideal es el bien, asociado al porvenir de nuestra Patria. Y sin embargo, no por eso dejo de ver con horroroso asombro, lo que boy se describe de nuestros hombres, esas glories de Cuba,,que, al decir de ellos, veo A Washington conel negro lunar que empequeFiece su historic. La eselavitud del hombre por el hombre, fu6 sostenida por 61-Don Pepe de la Luz y Caballero,-tan desinteresado como aparece boy por nuestros historiadores, test6 sus esclavos cuando desaparecia de esta babel de miseries humans, para confundirse en la otra vida con los impios; no bubo pureza, en Jos6 de la Luz y Caballero. Rodriguez, el autor de su biografia, no am6 la "justieia", que Sanguily quiere expresar con el senfimiento de su pasado. Pepe de la Luz fue el educatorr" del privile.-io cubano; Do fue "tan desinteresado"; carecia de "religiosidad", de esa bonded humana de que, quieren revestirle sus admiradores, no era "hombre ornado con todas las perfecciones" que se le atribuyen al gran educator. jPara qui6n preveia un tempo gloriosa? jPara esa juventud que le recuerda con justa gratitude? 1Ah!, studied bien este asunto, y desapasionadamente juzgue de 61, echando un velo ft todo el beneficio que Ud. y otros hayan recibido de aquel hombre, dirigiendo la vista hacia tantos que el egoismo material tiene postrados en la mfis profunda ignorancia. 6 Puede haber justicia donde no es igualmente distribuida? Ud. me contestard que las instituciones espaflolas se lo prohibian; pero eso no es exact; Don Pepe tenia influenci a y mucho talent, que pudo ejercer en beneficio de todos. Como lo hizo en favor de algunos; pero era un impossible, el hombre no tenia grades sentiments; se confundi6 con Saco. El uno proclaim la conservaci6n de la eselavitud,,que es lo mismo que declarer eterno el Gobierno de Espafia en Cuba, y el otro, hered6 y sostuvo la esclavitud que test6 A su muierte. LD6nde esti pues, esa decantada grandeza? Caballero no complete su obra; fu6 buen hombre, tenia talent para la enseflanza; pero la ejerci6 mal. No fue politico, tuvo miedo, y le falt6 valor para realizer la obra, que, sin darse cuenta, acometi6, retrasfindola con sus pensainientos de evoluciones, lo de boy llevado 6 cabo por sus discipulos.



PAGE 1

DE JOS19 MARTf A ANTONIO MACE0 27 que lo he conocido,-que vemos el porvenir con los mismos ojos, y hagame senior desde allA el calor de sus brazos. Ahora, .la situaci6n de Cuba, y la nuestra en ella. De tal manera ha ido el gobierno hkbil y temeroso precipitando los sucesos que boy en Cuba la situaci6n es esta: el gobierno ha comenzado & caer sobre la revoluci6n de allA, en las cabezas que con raz6n cree principles: su plan visible es segar allh A nuestros jefes, y aterrar y desconcertar el pais, antes de que nosotros podamos ir en su ayuda: pesto que con solo queer, y obrar A una, podemos Ilevar alM la ayuda ofrecida, y sin nosotros nada hacen allA ni quieren nuestro plan, y nuestro deber, en una situaci6n creada por nosotros, y por la fe en nosotros no pueden ser mas que los de caer sobre la Isla antes de que el gobierno, pueda caer alli sobre la revoluci6n. Entendido esto por el General G6mez, decidi6, con la premura indispensable al 6xito ante un enemigo que no sospecha de nosotros tanta rapidez, enviar sus comisiones A Cuba, que-la del CamagUey sobre todo-le respondi6 con entusiasmo,-y en vista de la situaci6n de la aquiescencia de Ud. de la vol-untad de los veteranos 6. que se ha dirigido, y de la posibilidad de Ilevar 6, Cuba por tres parties k la vez el empuje; envi6 A Cuba con fecha 12 de diciembre nuevas 6rdenes militaries, fijando para fines de febr6ro la 6poca de acci6n,-y A mi me encarga que ponga en manos de eada jefe los mediosnecesarios para e:4viar cada cual su 6rden privada, k fin de contribuird la uniformidad indispensable. Veo el reloj aqui y me quedan cinco minutes. Le dir6 en ellos, con precipitaci6n que excusarfi, el ansia con que espero su respuesta,-que el primer correo lleva encargo A la gente de San Jos6 de que se entiendan inmediatamente con Ud.,-qu6 espero saber de Ud. conereta y definitivamente en tempo oportuno,-que por Ud. saludo, hago esos mismos encargos h su hermano, Flor, Cebreco, y A todos los leaves, que no dormir6 tranquil hasta que no me escriba Ud.:-ya envie, ya estfin allh los exploradores que le ofreci, por mi no habrA queja ni espera. Ni mentira ni exageraci6n cabe en hombres como Ud. y como yo,-ni deseo explotar la gloria ajena para la fama propia. Esta* prisa es agonia de trabajo. Vengo de consultarme con Estrada y tal vez mafiana vuelva al Cayo, luego de repartido entre hoy y mafiana, nuevo juego de comisiones para Cuba.-Ud. ve la agonia: yo aqu'i, para G6mez y Roloff, tengo las dos vias preparadas: Ud. alli puede tener la suya: este mes y medio, lo emplearemos en Cuba



PAGE 1

MARIA CABRALES VIUDA DE MACEO Muri6 el 28 de Julio de 1905



PAGE 1

DE JOSA MARTf A ANTONIO mAcrw 61 nuestra. Y mis ahogos Ud. los calcula. Pero todo va saliendo. Saldrd. Ayu'deme Ud. con su sobriedad, como me ha ayudado hasta aqui, para mi orgullo, que esti en que todo el mundo le vea y conozea el m6rito como se lo conozco yo,--y las varies classes de m6ritos que le conozco. A mas Ud. no tendrfi que aguardar mucho, ni pensar en abandoner esos passes nuestros. Esto nuestro, no queda del aire meses. 0 se emplea, 6 se le corta el hilo. Se va A emplear, 6 somos muy viles los hombres, y nosotros capaces de perder la ocasi6n mfis feliz-lo que no parece que seams. Pero si no se hubiese de emplear, suspendemos esta amenaza, no gastamos el tesoro; y no salimos, como hasta hoy nadie ha salido, de su vida individual. Fie en mi. No nos desperdiciaremos, en cuanto yo pueda evitarlo. I Y el lugar? Yo se lo pedia ya en carta anterior, y Ud. de seguro lo tiene ya escogido. Por carta habrA acaso aun,--eseasamente,-tal vez no-tiempq para que me euvie los detalles que por cable winca, pueden ser tantos. Acaso me vengan por el camino. Lo de Enrique, si no ha venido, me causa profunda pena. jC6mo puede 61 juzgar la importance del servicio especial i que lo llama su comarca, y que solo 61 puede prestar? LNegarse Enrique k prestar un servicio dificil y gloriosa, y en acuerdo con sus simpatias 7 L 0 ha perdido la confianza en mi cordura y el tacto que me da mi pequefio conocimiento de los hombres? A Ud. le pesarfi privarse de tan gallardo compafiero; pero A su lado de Ud. por raz6n de comarca y de influjo director, no puede prestar el servicio decisive y magnifico h que le Haman, respaldadas por mi, personas que tienen pleno derecho ft su agradecimiento y atenci6n. Es de tal naturaleza el servicio,-y tiene tal pesto en la situaci6n general-que al recibir Ud. esta carta habrA salido tal vez Enrique, por el cable que le volver6 & poner,-y si no ha salido, Ud. que sabe tanto de la oportunidad de ciertos hombres y success, y de cada, hombre en su suceso natural, le pedird sostenidamente que acceda fi mi ruego, y verA que emprenda viaje por el primer vapor. Debo acabar, y contra mi voluntad, torque con Ud. hablo como conmigo mismo. Y serd siempre asi.-De una cosa no le he hablado, y debo. Luego de enviada la carta del General G6mez A Ud., record6 que en ella se aludia & mi viaje i M6xico, como si de 6ste hubiese dependido alguna dilaci6n. Si ese es el sentido, he de'aclararlo. A M6xico fui, aprovechando los doce dias que faltaban para el primer vapor de Santo Domingo, torque al volver aqui, con mi



PAGE 1

DATOS BIOGRIFICOS DE ANTONIO MACEO 211 nar nuestros ideals politicos, pues, como ellos, deseaba sacudir el yugo de nuestros opresores y arrojarlos para siempre de nuestra, infortunada patria; todos pues, convinieron conmigo, en dar nueva, forma d los trabajos que tenian preparados, y acordamos el medio de comunicar i ellos mis iltimas instructions, para el levantamiento, indicando el lugar que debia ocupar cada Jefe y el vuelo que queria se these A. la revoluci6n, con movimientos, rApidos y ejeeuciones en6rgicas, que hiciesen pareja con la actividad y el procedimiento de vida 6 muerte contra los enemigos de la libertad; que los obsthculos revolucionarios se pusieran fuera de combat, tan pronto se notase la insuficiencia de los individuals, dfindoles aplicaci6n adecuada A los que no tuviesen aptitude. para las armas, sin rebajar su. dignidad personal, con ocupacionesque estuviesen en ammonia con las conditions fisicas de los interesados, tanto en las plans mayors de los cuerpos como en los, talleres y en las dem6s funciones y necesidades del ej6reito, pues interest, les decia, no desperdiciar la ocasi6n de utilizar h todo el mundo en obsequio de la causa,,con el fin de evitar que lo fueran por nuestros enemigos aquellos A quienes por ignorancia 6 abyeeci6n, les halague el degradante sueldo espafiol. Procuremos por todos los medics imaginables que nuestros hermanos no sigan avergonzfindose con su conduct de adhesion A los, enemigos de la independence de Cuba, pues mfis que para ellos es ofensiva A, nuestra dignidad de hombres libres y honrados patriots. Aprobados mis planes 6 instructions, que dej6 A todos mis amigos y compafieros, de ejecutar cuanto ordenara, para el pronunciamiento revolucionario, me retire de aquel pueblo, dejando pocas horas despu6s el puerto con la alegria y la esperanza que.embarga el espiritu de la libertad que domino mis sentiments y la U en el triunfo de nuestra. causa, entusiasmado con la decision de aquellos mArtires del sacrifice de vivir en Cuba esclava, sin Infis porvenir y garantia que el acaso de la fortune. El dia 25 de julio, al romper el alba, entramos en Santiago de Cuba, despu6s de haber sufrido las consecuencias de una noche borrascosa y terrible, por lo fuerte de la. navegaci6n, y sin que nadie faiviese antecedents de mi arribo k la ciudad. Me aloj6 en el hotel "Louvre", produciendo, por tanto, agradable regocijo para unos y recogimiento para otros: aquellos torque ambicionaban mi vuelta al pais natal, y 6stos porquelo sentian. Comunicada la noticia, qued6 desvanecida mi precauc16n con el oleaje de los visitantes, que



PAGE 1

58 EPISTOLAR,10 DE WkROES La forma feliz y por mi ya aqui anticipada, por ser tan fficil y tan poco costosa, de sus trabajos, ahi; apenas require mas que el aviso general que ya por cable le di para irle poni6ndo, todo sobre esa fecha, 6 la noticia, por la clave de dias 6 la de letras, de la pr6rroga minima, dias mks 6 menos, de una labor segura, y en este instance en todas sus parties perfectamente atada. Ya veo cuan poco, por fortune queda que hacer ahi, asi que solo tengo ya, cuando, se avecine afin mfis el dia y rapifie de mis angustias lo que pueda, remitirselo por cable, para las -61timas idas y venidas. De lugar, ya tengo la nota, y seguir6 preguntando, para no errar. Lo que haya de ir, fiemelo, que yo, nada olvido. I I A qu6 pintarle mi alegria; que solo podria nublarse con la noticia de que aun no estaba Ud. bueno 7 i A qu6 decirle el extreme cuidado que para cada detalle necesito? Aun le escribir6 una vez, asi podr6 responder la carta que de Ud, espero, y acaso me aguarde en Central Valley. Mi jf1bilo es silencio, y Ud. me lo acompaiia con el suyo. Mucho hemos padecido, pero ya estamos premiados. No puedo alzar la cabeza; pero Ud. me ayudark de allh con toda su bonded, su aborro, y su cordura.-Y su cariflo. Si aun hubiese tropiezo, fie en el juicio y en la conciencia de su JOSP MARTI. New York, 1894. Sr. General Antonio Maceo. Amigo queridisimo: De tal modo se acumulan los success, que en el espacio de do& horas he temido que decidir el viaje, hasta este instance impensado, de Alejandro Gonzfilez, desarreglar y arreglar parte de lo que se relaciona con 61, y sentarme al vuelo (L confirmer por escrito lo que 61 fi Ud. de viva voz dirit. Todo queda preparado A la salida de Alejandro para la salida escalonada y la Uegada simultinea, de tres expediciones, garantizadas igualmente las tres, unas, torque es de Ud. de quien s6lo, grandeza espero, y hago que la esperen los demfis, otra torque es la de Serafin y queda sacada de manos de Queralta, y puesta en manos de un hombre en6rgico y de habilidad



PAGE 1

INSTRUCTIONS RESERVADAS Advierta al. Capitin que, cuando venga, tenga cuidado, que nos persigue un vapor de guerra americano; esto, si Ud. entiende que no ha de amedrentarle. Usted. vendrh, con el. buque, al lugar que hemos convention, debiendo anunciarse i nuestros vigias con la serial. convenida-que serd un enlace de traps blanco y colorado.Si una vez en el. lugar, Ud. creyere convenience echar A tierra un hombre, lo hark en. el. acto, A fin de que avise en casa del paisano que esth d dos mills del lugar; pero entienda que de todos modos yo tendr6 un hombre en el. mencionado punto, con el cual. podrA Ud. ponerse al. habla y comunicar su arribo. Si por alguna eventualidad, corriere peligro su embareaci6n, debe evitarlo, poni6ndose en lugar oculto, y studied de antemano, poni6ndose A salvo 6, corta distancia del lugar convention, A fin de que, mediate uiia nueva indicaci6n, volvamos i vernos. Con el prop6sito de no Ilamar la atenci6n de los vecinos, har6 que tres hombres. de confianza est6n recorriendo todo ese literal hasta su Ilegada; uno me avisark fi mi por tel6grafo 6 verbalmente, y los demAs le servirdn A Ud. y h mi, para dar direcci6n 6 la gente de ambos. Ocffltese lo mks distance que pueda del pueblo, convene para evitar que alg-du vecino descubra su paradero: deben guitar todo el. velAmen para no ser visto A. distancia, pero siempre preparado para no dejarse capturar de las autoridades de la localidad. Al ser descubierto, deje pormenores, sefialando otro lugar y hAgase A la mar en seguida. Procure que el Capitkn se spare todo lo possible de la ruta que recorren los cruceros espaRoles, est es, durante el viaje y despu6s de estar escondido. Si el punto que Ud. reconoci6 presta sufficient garantia, para estar en 61 un dia, venga



PAGE 1

CARTS VARIES DE ANTONIO MACEO



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 75 Alta mar, marzo 27 de 1895. Mi adorada esposa: Maid-ana llegaremos Kingston, lunes estaremos en Cuba primer Dios. Me parece que por buen lugar vamos A caer. Aunque lleguen i tus oidos noticias contrarias A estas, ten por seguro las que te doy. Si algfin vapor espaflol veo maiiana en Jamaica, te lo comunicar6 en esta misma carta. Estoy mareado. Si has conseguido la escritura, llama A Dn. Gabriel y dile que te la haga. Don Eduardo 6 Enrique pueden hacerte ese servicio. Acabo de escribirle 6 Gonzalito y A Marcos, diciendoles que te giren dinero del que tfi tines en Jamaica, A fin de que puedas sostenerte hasta que eso te produzea algo 6 yo pueda mandate recursos. Quiero que te guides mucho y no abandoned la cama. El Dr. me ha dicho que no debes abandonarla. Saluda ;i Florencia, Carmita, Juanita, Isabel, Engracia, la madre y 6, Carlos; 6 Enrique, Lola y Matilde, Anita, Amada y Florencita, Silvina y A mi Corronga. A Dofia. Sofia, Pablo, Casimiro, Rosa y un beso A Rafaelito; fi Don. Eduardo, Enrique, Hernfindes, G6mez, Zambrana, Mendiola y h la familiar Loynaz y t-d recipe un fuerte abrazo de tu esposo que mucho te recuerda y quiere, A. M.Amo. En campaiia, abril 30 de 1895. Sra. Maria C. de Maceo. San Jos6, Costa Rica. Mi inolvidable y siempre adorada esposa: Despu6s de todas las peripecias del viaje llegamos iL la Isla de la Fortuna el dia 29 del pr6ximo pasado mes, donde conseguimos una barca que nos condujo A esta tierra santa, maldecida y ultrajada por los espafioles que la vejan y oprimen cada dia mas. Desembarcamos entre Duaba y la boca del rio Toa, h vista del vapor de guerra espaflol que estaba fondeado en el puerto de Baracoa, como fi doscientas varas del pueblo, vi6ndome obligado fi



PAGE 1

EPISTOLARIO DE HEROES



PAGE 1

140 EPISTOLARIO DE Ht ROES haber sido impossible; pero si Uds. pueden hacer algo en mi obsequio, hfiganlo, pues es una injusticia que se nos ha hecho. Sin otro particular, cons6rvate bueno y manda fi tu hermano que verte desea. JOS]e MACRO. Tegucigalpa, Noviembre 3 de 1882. Sr. General Jos6 Antonio Maceo. M mejor amigo: Contest h la fmica que de Ud. he recibido desde que march, exceptuando la de Cumayagua. Ante todo me dice Ud. que me enviaba, una abierta para T., y es bueno que vea si la dej6 fuera, pues yo no la he recibido. Ann no ha recibido Flor contestaci6n a la que le escribi6 juntamente con las que para Ud. traia de los Estados Unidos. De dia en dia se nota mks decidido, el espiritu de los del interior de la Isla, pot la Independencia. La ruina de Cuba, es inminente, y el dolor tan profound, que la prensa liberal no puede ya pasar en silencio la miserable perspective que espera al Pais con la administraci6n espafiola. Y en toda esa efervesce-neia se pronuncian con ealor y enthusiasm dos nombres: el de Ud. y el de G6mez. Esta es la hora de mostrar cordura bastante, y dar pruebas de buen juicio; pues la political consisted en saber esperar en acci6n constant. Ud. dijo una vez en hora oportuna que no violentaria los acontecimientos, y no los ha violentado, ni debe violentarlos: que no sacrificaria el porvenir por una hora de vanidad y de egoismo, y no lo ha sacrificado. Que nada le separaria de los deberes que tiene para con su Patria, y nada le ha separado. Que aceptaria gustoso el pesto que se le sefialara con tal que en 61 pudiera server i Cuba, y hoy se le sefiala ese pesto, aunque no de un modo definitivo torque se esth, en el comienzo. Que no veria sino hermanos y compatriots, y hoy todos le devuelven Henos de amor esos titulos que parecian olvidados para los caudillos, juntamente con el de jefe de cualidades eminentisimas. En Una palabra; Ud. ha demostrado conflanza en las ideas y firmeza en los. principios que sostiene, y principios e ideas en el coraz6n del



PAGE 1

26 EPISTOLARIO DE iaftoEs y Sera:rm y 6, levanter en la Florida un poco mks de ayuda,-quince dias de duelo k muerte con las influences de la Habana, y en nuestra posici6n extrafia de actividad grande y gran sigilo, emple6 en esta parte de la obra, y en informer las noticias en Cuba,--y al volver aqui, fi esperar enviados, it escribir y bacer lo necesario para desviar al gobierno y tener preparado, al pais, A poner it Ud. por el primer correo una carta en que le fuese todo lo que de esperanza y fe en Ud., y carifio por Ud. hay en este coraz6n que es suyo, y del que no necesita Ud. florets, ni lisonja, me cae encima el conflict del Cayo-nada menos que la introducci6n forzosa de espaj-doles(aqui me ceden una pluma) con ayuda violent y provocative, de los americanos de la ciudad. 1 de la ciudad fundada por los cubanos, los americanos beneficiados echan 6, los fundadores, y les van A buscar A la Habana b, sus enemigos para que los sigan oprimiendo de trabajo en la tierra extranjera! El conflict acaba de terminarse por boy, con la mudanza k Tampa de la Fibrica empefiada en introducir espafioles, lo que significant que quedan sin empleo mas de 400 cubanos del Cayo. Y como la mayoria de las Mbricas estfin en manos ya de americanos, y 6stos desean-por el interns del fabricante-tener A los obreros divididos, y Espafia favorece y paga el desvio y encono naturals del yankee para con las genes de nuestros passes, bien puede Ud. ver, como veo yo, que con todo eso, y el Ubil manejo de las generosidades anarquistas, que exagera el ben6volo cubano, ha empezado A deshacerse, y durarA poco, la capacidad revolucionaria del Cayo. Durark, si no hubiese en Cuba la guerra que vamos a hacer, unos dos afios. Pero con la guerra y buen manejo, aquello serh el tesoro de siempre,-de bolsas y de almas. Abora. A lo mas grave, que ya le he hablado mucho de eso, saliendo el correo como en minutes We,-y es que A Ud. por orguIlo y carifio, que ojal& entienda Ud. tan grades como son, digo yo muy naturalmente todo lo que pienso y quisiera decirlo todo dia por dia,-porque sin compararme con Ud. en el valer, me siento uno con Ud. en la capacidad de morir con el pais, y de servirlo con sinceridad, y mejorarlo desde las races, y de suprimirme y sufriilo'todo por.su servicio,-siento en Ud. un alma hermana. No me diga lisonjero, ni que le digo esto por necesitar ahora de Ud. para Ilevar adelante como gloria mia esto que he desenvuelto de -manera que sea la obra de todos y no pueda ser sin todos. Digame



PAGE 1

78 EPISTOLARIO DIOI H IROES Supongo que tfi lo pasarks mal, que no tendrAs tranquilidad con lag noticias que 6 diario corren de que nos han.muerto fi Jos6 y A mi, cosa de que no quisiera te preocuparas, pues tengg la seguridad de que no me han de matar; vivir6 h pesar de mis enemigos. Te incluyo una letra sobre New York, para que la cobras y atiendas k tug necesidades personals y lag de ToRg. Te la endoso para que tfi la negocies con don Eduardo Pochet, y 61, A su vez, A la casa de don Moix y Co., de New York. Saluda A toda la familiar Pochet, con recuerdos cariflosos fi los niflos y un beso k mi corronguita, mi ahijado, afectos k mi comadre y compare Casimiro, A Toii6, y tfi recipe el coraz6n de tu esposo que te adora y desea A. MACEO. Montompolo, agosto 1? de 1895. Sra. Maria C. de Maceo. San Jog& (C. R.) Mi siempre adorada esposa: Es en mi poder tu deseada carta de 6 junio pr6ximo pasado y que recibi por conduct de la Sra. de Mir6, quien reside en Holguin. Gracias por esa cartica que me quit6 de cuidadc,. Con fecha ocho del pasado, te envi6 dos mil pesos en giro sobre New York, cuyo recibo de la Administraci6n de Correos de Santiago de Cuba, conserve en mi poder. Ojalh me digas si lo, has recibido 6 no para reclamarlo, pues te harh falta. Toda correspondence que quieras mandarme cada diez y ocho dias de mes, por vapor espafiol que sale de esa los dias 20, puede remitirla en la forma siguiente, con cubierta para mi y sobre para la persona.-Sra. Catalina Schiniere Vda. de Richard.-Enramadas baja 33. Viniendo asi, ella la remitir& k Diego Palacios que estk conmigo. Aqui tengo de ayudante al Teniente Alberto Boix y Odio y de Jefe de Estado Mayor al Coronel Pefia; Jos6 Palacio esth con Jos6 mi hermano; Cebreco de Jefe de la Segunda Brigada de la P division y los otros en distintas fuerzas.



PAGE 1

DATOS BIOGRAFICOS D. ANTONIO MACEO 189 Consecuente con mi silencio respect de nuestros compafieros de armas, declare ahora, que todos famous culpable, del tragico fin que tuvo nuestra causa. Cuba no es libre 6 independent por que todos nos opusimos al triunfo. Yo el primer culpable, por mi desinter6s 6. la elevaci6n de grades militaries, que varies veces rehus6 obtener en eircunstancias que casi me lo exigian mis superiors; era indispensable para el desempefio de cargos elevados, que me hubieran pesto en parang6n con los Jefes promotores, de las desavenencias political; yo no era mayor General cuando los tres primers motines militaries. Muy pequefia pudo ser la oposici6n que present k esos success, debido sin duda A la poca extension de mando que yo me habia credo, con mi incomprehensible conduct. No era localista y sin embargo miraba con indiferencia el bien moral que podia reportable k mi pais, el ascenso inmediato, todo por que creia no haber hechos bastantes, que justificaran mi nuevo grado: tenia el temor de server de mofa A mis propios subalterns. He aqui la finica responsabilidad patri6tica, de que me acusa mi conciencia; pero no por eso me creo autorizado para hacer inculpaciones A mis conciudadanos; la historic se eneargark de juzgarlos, y yo de poner remedio en los nuevos acontecimientos politicos. I Se busca con afAn, al verdadero culpable de nuestra caida, y a1gunos la han encontrado en los Ilamados motives militaries y en los Ilamados movimientos politicos; otros, quizAs si con mas 6 menos raz6n, la encuentran en el General Presidente' Garcia, promoter de los citados motives, quien aparece el mfis delincuente en los asuntos de la Paz, por tener la fuerza y los poderes, pfiblicos A su cargo; se dice que 61 fu6 quien present el camino de la desilusi6n de la Repfiblica fi la Ckmara de B. R., iniciindolo en las proposiciones de paz, que A 61 le habia hecho el Jefe espafiol; pero digase lo que se quiera, todos fuimos culpable. Era un mal que hacia tempo reinaba entre nosotros, sin que un alma piadosa le cortara la cabeza A la serpiente, que nos devoraba con su aliento. Hacer mucho imprudentemente, equivale A traicionar su propia causa. Vicente Garcia pretendi6 eso, sin cuidarse de las consecuencias, y sin pensar que las almas egoistas, son ficiles de aferrarse A sus ideas. El temple de la libertad no se habia construldo, cuando Al pens6 en ponerle altar; los monigotes se arrojaron A su alrededor, impulsfindolo al abismo A que nos condujeron tantos males.



PAGE 1

CARTAS VARUS 147 to slempre ser de los primers A la hora del sacrificio y de los filtimos siempre A la del premio. IY si todo eso he visto, y todo eso he admirado en Ud, ser6 digno de ser su amigo si procediera de otro modo? Como i Ud., la causa que me Ileva A Cuba es el deseo ardiente de contribuir & su independence, ya que ese es el deber de todo cubano, y en ese concept debo ser "un soldado sin conditionss: libremente me he impuesto esa condici6n, y debo cumplir libremente respetando mi resoluci6n. LHay otro mfis disciplined que Ud.? Pues yo no hago otra cosa. Si cuando nos encontremos puedo merecerle mas cari-fio, quiero, como soldado, se vea Ud. obligado k decir de mi lo que en su elogio dice el General Gomez, y espere de mi la Patria lo que la Patria de Ud. espera, dieiendo: "Me sirvieron por amor A la libertad; ante los saerifleios no vacilaron;, ante los peligros. no retrocedieron; ante la ingratitude siguieron serenos cumpliendo su deber, sin darse por aludidos, ni guardarle record mezquino; ante el aplauso no creyeron que era bastante bacer lo bueno, sino lo mejor; A la popularidad no cedieron, ni temieron 6 la censure por la defense de la justicia; en fin, fueron siempre los filtimos A la hora de apreciar los esfuerzos hechos." AM pero hay para mi una raz6n mfis; no es s6lo la orden del Gral. G6mez de bacer nfimeros entre los soldados de su hermano Jos6, orden para mi honrosa: si 61 no me la hubiera dado como hombre previsor que es y atento al bien de la Revoluci6n, yo se la habria pedido. i Imagines Ud. que yo he sido causa de que se separen algunos hombres importantisimos! Y se ban separado torque creian que Ud. y G,6mez se aconsejaban de mi 1 1 Y yo haci6ndole mal a mi causa, sin saberlo! Qui6n sabe cufinto bien hubieran hecho, esos hombres, si yo, no hubiera estado cerea. de Uds.; pero bien sabe Ud. que yo no he tenido conciencia de ese mal, pues Cie otro, modo me habria anulado en absolute. Ahora bien, despu6s de saber eso, 1 debo yo permanecer cerea de Uds. un ut'omento? Ud. comprenderA conmigo que no debo, y doy las gracias al Gral. por haberme evitado solicitor mi separaci6n. Hoy no creo que, como soldado A lag 6rdenes de otro, Jefe, causase la separaci6n de ningfin pdtriota; y si maiiana, en el campo, puedo, sin caesar males, estar A su lado, procurar6 realizer ese deseo mio, que es tan grande como el suyo. i Ojalh que en adelante fallen mejor pensadas y realizadas las



PAGE 1

10 EPISTOLARIO DE HfaOm persigue Cabrales, es dar a la publicidad en un tomo, ese epistolario historic, que es una interested contribucio'n a la Historia patria y un evangelio de patriotismo. En esas correspondencias se sienten, a trav6s de lo, pret6rito, las formentosas luchas de aquellos abnegados pr6ceres de nuestra libertad, por levanter la Revoluci'n. Fueron almas delirantes de ideal, con las manos abiertas a todos los punts del horizonte, en demanda de recursos para organizer expediciones, muchas sucesivamente fracasadas, y que se preparaban ardientemente en las mfiltiples y pequefias islas que rodean a Cuba, y en la gran nation norteamericana, en una agitation incessant, en un v6rtice de locura patri6tica. Se sienten las contends con la miseria humana, con la rocosa realidad ingrate de los interests credos, libradas por aquellos espiritus que giraban dentro de una 6rbita de passion y de sueflo, todos de rodillas ante una supreme sefiora de su pensar y de su senior: la patria. Las carts de Marti a Maceo son frene'ticas, agitadas por el delirio. Las cruzadas entre Maceo y G6mez son cefludas, con cierta acrit-ud, aunque enlazadas por un misterioso hilo de profunda confraternidad nacida de la colaboraci6n en sus laborers de creaci'n de libertad y eivilizaci6n, al forjar una patria nueva: Cuba. Los dias tr6gicos de la Revoluci6n fueron de ideal y de sacrifice. T-Tia temblor desconocido, subconsciente, sacudi6 a la patria. La vida social uniform se transformol en agitaci6n permanent, en ansiedad dramAtica de todos los espiritns, en un vertigo do fuego pasional y todos los corazones cubanos respiraban encendidos por una sola aspiration: la patria. Y la fuerza enorme de la tragedia estaba encarnada en un espiritu



PAGE 1

94 r,PISTOLARIO DE HA ROM Agdero, A quienes habrfi visto Ud. publicados en la lista de pasajeros que fue a esa. g Ya esthn en Cuba Jos6 y Flor? 6 QuAnes otros se ban lanzado ? 1 Cuando nos veremos nosotros dos? Con carifios i Mariana y los nifios, lo abraza su compafiero, MACEO. Kingston, Enero 1.6/1886. Sr. General MAximo G6mez. Sto. Domingo. Mi querido amigo: Tengo A la vista su appreciable carta del ppdo. mes. La houradez patri6tica de mi pasado, justifican los actos de toda mi vida politica, probando con ello, que jamfis he "obedecido A m6viles hastardos". Ud. tiene prueba de esa integridad que caracteriza mis actos pfiblicos. Mi presented, no permit dudas i los miopes mal intencionados. Digo lo que sentia, obedeci6ndo h la convenience de nuestros planes revolucionarios; veia obscure el horizonte, sin esperanzas de recuperar las fuerzas que perdiamos con la carencia, de prestigious. Por patriotism he dominado siempre lo que ambicione mi espiritu, cuando la necesidad pfiblica ha requerido otra actitud de mi parte; no me he dejado Ilevar del deseo, no hay convenience personal para mi ante el interns general, que es el bien de la patria comun. De Ud. S. S. A. AfAcw. Kingston, Agosto, 19/1886. Sr. General M. G6mez. Present. Estimado amigo, Tengo pena por Ud. y tristeza por Cuba. Aquella c6lebre reuni6n military debi6 bacerle sufrir mucho, se hizo mala, para ver-



PAGE 1

96 EPISTOLARIO DE IRAROES autorice i compete aventuras. Por otro, lado, la opinion general piensa que nuestros pasos deb6n ser firms y no eventuales. gNo se lo dicen A TTd. los hombres de Cayo Hueso? &No piensa Ud. en la fuerza moral que se le hace adquirir A nuestros, enemigos con los desastres que constantemente sufrimos, en presencia del desconociminto nuestro, production por los fracasos4 Estamos en condiciones de evitar mayors, males, si seguimos eon la opini6n, que es la que ayuda todas las causes: no prescindAmos de ella. Mi tema en la reunion fu6, que en el tempo en que se organicen las tres expediciones, que Uds. quieren que salgan sin apoyo inmediato, podian quedar medio preparados los otros, y hacer con mas prontitud, que de otro modo, su arribo A las playas de Cuba. Decia en apoyo de mi proposici6n, que k cada un jefe de nosotros, se le sefialara un centre de emigraci6n, con encargo fi este de armarlo de una expedici6n compuesta de treinta hombres bien equipados, y que asi podia bacerse una invasion, casi simultAnea, si se tiene en cuenta que para nosotros seria, bastante, dos meses de diferencia entre unos y otros; al mismo tempo que se gastaria en conseguir los condos indispensable, emplearia la emigraci6n 6 el Jefe en buscar el bareo. De ese modo las expediciones pueden entrar A Cuba sucedi6ndose unas 6, otras. La reaeci6n que produzean los primers, apoyarfin con 6xito la salida delos segundos; mientras que de otro modo, vienen d prepararse y salir para Cuba, h distiempo. Si todos entramos con poco tempo de diferencia, se aprovechark la reacci6n que produzean las primers, y si por el contrario, recogeremos las amarguras de los desastres que se sufran. De Ud. S. S. A. MACEO. Kingston, Agosto 28/1886. Sr. General Mhximo G6mez. Present Estimado amigo: Tengo fi la vista la contestaci6n que dfi Ud. h la Sra. Limonta, sobre el cobro que ella le hace por el'sustento prestado h personas



PAGE 1

CARTS VARIES DE ANTONIO MACEO 167 a1gunas personas de Key West piden la suspension del movimiento, para reorganizarlo y busear nuevos y mayors recursos, con que acometer la empress, con mas brio y energia, ha dispuesto empezar la terrible y dificil tarea de recolectar condos; pues ni aquel desgraciado acontecimiento, ni ningdn otro, enfriarh, nuestros espiritus. Todos los que comulgamos. juntos en un principio, tenemos la misma fe y enthusiasm en el. triunfo de nuestra causa, que teniamos -.1 comenzar la jornada; y yo, por mi parte, puedo, asegurar que los inconvenientes de la vida political y reverses de la fortune robustecen mi espiritu y aumentan mi amor k la Patria. Nada que me suceda y obstaculice me detendrd en nuestro camino de "independencia 6 muerte"; la. resoluci6n esU hecha, en fuerza de un deber sagrado y sublime, que oblige al cumplimiento de compromisos contraidos con la Patria y los hombres. Las disposiciones que acaba de comunicarnos el Gral. G6mez, me parecen acertadisimas y buenas; van rodeadas de la oportunidad del caso y demuestran su firme resoluci6n de Ilevar a Cuba las armas redentoras. Depend, pues, de que.obtengamos inmediatos recursos para corner el. uno detr&s del otro, en apoyo de los primers invasores; y eso es hoy mks facil y hacedero, que en otra 6poca, si se tiene en cuenta que hay base para movers con la ayuda de los elements. que tiene el Gral. G6mez. Por las adjuntas copies de la autorizaci6n que le incluyo, verd Ud. cukles son mis nuevas facultades, conferidas por el Jefe supremo, del movimiento, y el por qu6 del nombramiento que hago recaer en Ud., para que me represented en esa emigraci6n y me consiga en ella ($400) cuatrocientos pesos, oro, los que puede Ud. empezar k reunir desde ahora, A fin de que los tengamgs parA el 25 de diciembre pr6ximo. Del mismo, modo que aeudo A esa dignisima emigraci6n, lo hago con los otros centers, para Ilenar asi el cupo de mi contingent expedicionario. Tengo, ademfis, la esperanza de qne las agrupaciones de emigrados, no organizados afin, me ayuden con algo; 6, todos impartir6 auxilios, ya que personalmente no puedo ni debo ir hasta ellos, pues gastaria mucho y obstaculizaria los trabajos que emprendan mis compafieros que han recibido orden de armarse; girar6 dentro de su campo, de operations, sin hacer dail-o alguno. Es necesario conservar A toda costa nuestra unidad, y eso es lo que me propongo, procediendo asi; y como conoce Ud. las ventajas que eso nos report, nada tengo, que recomendarle A ese respect.



PAGE 1

CARTS VARIAS DE ANTONIO MACRO 169 Habana, Cuba, Marzo 5-1890. Excelentisimo Sr. General Dn. Arsenio Martinez Campos. Madrid. Muy Sr. mio y amigo: Ni el tempo y las adversidades de la vida political, que pueden tanto en los hombres y en las cosas, son bastantes para explicar el por qu6 de esta carta & un enemigo vencedor, que aprecio por su hidalguia y honradez, y no por dejaci6n de mis principios, que estimo por sobre todas las cosas. Me explicar6. Enterado el General Salamanca, por los representatives espaholes de Jamaica y Haiti, de que yo no estaba, dispuesto h realizar en Cuba la venta de los interests de mi anciana madre, torque me causaba desagrado la vuelta 6 mi pueblo natal, eseribi6 al C6nsul del filtimo punto una carta, desvaneciendo mis temores, cuya copia le remito, para que Ud. juzgue si, conflado en ella, debia venir h este inferno de aberraciones y calamidades political, econ6micas y socials, A recibir amargos sinsabores con la muerte del difulato General, que, animado, al parecer, de su buen deseo de conciliaci6n, se permiti6 Inds de lo que yo debia esperar y aceptar de un sistema de gobierno que combat. I Llegu6, pues, el dia 5 del ppdo, vispera de su fallecimiento, y vista la actitud sospechosa que sus sucesores dieron fi mi Ilegada h la Habana, vendi, en el acto, las propiedades en valores que constituyen una deuda national, creyendo, de este modo salir pronto de esta envenenada atm6sfera y relevar asi al Gobierno de los infundados temores que le caus6 mi vuelta al pals, de lo cual no tenfan conocimiento, segfin ellos. Paisanos y compafieros de guerra fueron los primers en interesarse por mi regreso al extranjero, aeonsejkndome, por lo tanto, la vents, que hice en abonar6s del Ej6rcito active, sin contar ellos con la sistemhtica oposici6n natural, en lo que manifiestan interk sin poder ocultar la idea contrarian, que les domino. Es el caso, pues, que todavia estoy aqui sin hacer efectivos los benditos abonar6s; pero con la esperanza de que Ud. me ayudarfi A su realizaci6n, me he quedado. Abora bien, como mi viaje fi la Peninsula depended, en parte, de la wbranza de esos interests, el paseo es con el fin de tratar con Ud. asuntos politicos que se relaeionan con las propaganda que



PAGE 1

Ej6rcito Libertador de Cuba. Cartel General. Las Villas, Encro 10 de 1897. Sra. Maria Cabrales de Maceo. Costa Rica. Mi buena amiga: Nuestra antigua amistad, de suyo intima y cordial, acaba de ser santificada por el vinculo doloroso, de una com-dn desgracia. Apenas si encuentro palabras con que expresar k Ud. la amarga pena y la tristeza inmensa que embargan mi espiritu. El General Antonio Maceo ha muerto gloriosamente sobre los campos de bataIla, el dia 7 del mes anterior, en San Pedro, Provincia de la Habana. Con la desaparici6n de ese hombre ex traordinario, pierce Ud. el dulce compafiero de su vida, pierdo yo al m6,s lustre y al mhs bravo de mds amigos y pierce en fin el Ej6rcito Libertador 6. la figure mfis excels de la Revoluci6n. Hay que acatar, mi buena Maria, los mandamientos irrevocable del Destino. Ha muerto el general Antonio Maceo en el apogee de una gloria que hombre a1guno alcanz6 mayor sobre la tierra, y con su caida en el seno de la inmortalidad, lega k su patria un nombre que por si solo bastaria, ante el resto de la Rumanidad, para salvarla del horroroso stigma de los pueblos oprimidos. A esta pena se me une, allk en el fondo del alma, la pena cruelisima tambi6n de mi Pancho, caldo junto al cadAver del her6ico



PAGE 1

190 EPISTOLARIO DE HtROES Yo he tenido tempo para prOmover un conflict al gobierno, con probabilidad de 6xito; pero he credo convenience esperar el acuerdo de nuestros mAs acreditados Jefes revolucionarios y el de, aquellas personas cuyo concurs es indispensable para la lucha. Con tal motive, me ocupaba por ahora, en denunciar minas en la prbviiacia oriental, convencido de que la revoluci6n se impose como la necesidad mAs supreme, cualquiera que sea la conduct que observe el Gobierno en Cuba. Hay ahi un pueblo viril dispuesto A todo, y en vano serh el esfuerzo que hace el Gobierno, apoyado en algunos traidores disfrazados de patriots cubanos. Los peninsulares quieren que los, revolucionarios salven sus interests, y yo abogo por que asi suceda, toda vez que los neutrals se hacen acreedores A esa distinci6n. En la isla de Cuba, todo el mundo clama por la Revoluci6n, como finico medio de salvaci6n honrosa y digna para aquel pueblo oprimido y coartado en sus mds nobles aspiraciones de progress, y bienestar; pero la falta de acuerdo le hace esperar mejores tiempos. Aquellas personalidades, political, cuya conduct condenAbamos, son hoy los mas interesados por una soluci6n radical. Nadie espera nada del gobierno de Espafia. Es tal el convencimiento, que las families mAs distinguidas y acaudaladas del pais, que en todas las 6pocas eran indiferentes, renuncian ahora i su tranquilidad, A cambio de lo que el pueblo cubano llama la honra national, la independencia de la patria. A. MAcFo.



PAGE 1

118 EPISTOLARIO DE 11PDROES veces he necesitado dinero y el -51timo aun lo debo, y no sabe Ud. cuantas vergdenzas y humillaciones he tenido que pasar: le digo esto para que vea por lo que Ud. me dice, si yo no he hecho muy bien, pues tantas humillaciones pueden interpreters de un modo desfavorable, hasta para el mismo movimiento que capitaneamos. Por lo menos que pretend vivir de Cuba. Creo que estamos en buen predicament y conseguirnos recursos para softener su situaci6n de espera. Ud. por medio de la collect y yo por medio del interns de empr6stito. Aqui no puedo hacer lo primer, torque los fondos de la sociedad 6 Clubs estfin afectados, pero no lo estfin los del Istmo y alli se puede bacer eso. Encaminarme alli es lo que pudiera hacer, y es lo que trato de conseguir. Como si dijera el resto de er6dito que me queda entre los cubanos y filtimo destello de f6 que se le tenga al que se le dice Jefe de la Revoluci6n, voy A consumirlo alli poni6ndo el resultado de todo eso, si algo dh, .la disposici6n de Ud. Piense esto General, no se ofusque, se necesitan $1000 mfis que fueran, para softener una situaci6n que nada tiene de ficticia, y que nosotros no tenemos la culpa, sino Lanza, ni military por dicha nuestra, pues todo el prestigious nombre mio y de Ud. (s6lamente cuando se nos cree en peligro de muerte, antes y despu6s no vaJemos nada) no ha sido sufficient para conseguir esa suma, ofreciendo pagarla, y con inter6s por afladidura. Claro esth que no contamos aqui con amigos particulars en aptitude de sacarnos de la aflicei6n y la causa no cuenta con partidarios como nosotros, mks de 80 hombres que nos encontramos, aqui sufriendo terriblemente. Todas estas considerations, deben inducirnos h pensar que, sin hacernos illusions, el asunto ha Ilegado A tal extreme que para conseguir dinero, y afin con la collect, no lo olvide, es precise busearle el lado financier. I Si yo 6 Ud. tuvi6semos una casa que hipotecar por $1000 ya no lo hubi6semos hecho? Concluyendo esta carta Ilega G-onzAlez y me da su recado y en contestaci6n A 61 le adjunto la carta fianza en los t6rminos que me parece favorable. Ojalk nos crean, sobre todo fi MI, y no desconfien de que todo eso sea una tripala. Han sido tantos los desires que se ban sufrido que, por mAs



PAGE 1

CARTAS DE PASAME A LA VDA. DE ANTONIO XACEO 219 lba ahora 6, alcanzarle en ese Occidente que bajo 61 era soberbio pedestal, y ayudarle en su labor titfinica, cuando me detuv0 Una nueva herida. El ha muerto! Y A mi mente atribulada, viene el recuerdo de la esposa fldelisima, compaiiera en la Guerra y en el Destierro. Reciba, Maria esta dolorosa memorial de su leal amigo, J. M. RCDIdQUFZ. 14 Enero 1897. Partido Revolucionario Cubano -Delegaci6n. New York, 25 de Diciembre de 1896. Sra. Maria C. de Maceo. San Jos6, C. R Noble Sra: Permitidme que mi acongojada voz penetre en el recinto sagrado -de nuestro dolor profound. No es la voz de un extrafio, es el lament angustioso del amigo leal, que Uora con vos la p6rdida irreparable. Es tambi6n el eco repetido en la Am6rica y en Europa de un mill6n y medio de cubanos, inconsolable en su acerba pena. El golpe ha sido cruel, nadie lo esperaba; cada cual se senate herido en el coraz6n. Nos parece que el universe, enter, se ha desplomado sobre nosotros y qtie el titfin, al caer, ha roto con su inmensa pesadumbre los ejes de la tierra. Desde el primer instance fue todo confusion y duda, no era possible creerlo. 1 El h6roe, el invicto en combats sin cuento, el Atlas americano que sostenia sobre gus hombros una revoluci6n triunfante, podia acaso desaparecer de improvise al capricho alevoso de infausta. suerte I I El que, erguido, tocaba con la frente el cielo, sin que hubiese en la tierra espacio bastante i su grandeza, habia de reducirse en un instance fi la media coffin de mortal despojo 7 i Ohl sefiora, vos no sabeis enfibta fue nuestra angustia horrenda; inches de insomnia, dias de torture, sin queer convencernos de la verdad cruel. Y 6sia -no's



PAGE 1

50 EPISTOLARIO DE H1hROES si no hubi6ramos podido flar un poco mfis 6, la actitud. conocida de la Isla,-6 lamentkndonos de que el Camagd-ey no hubiese mandadb antes lo que desde Mayo se le pidi6, y ha venido ha ir en Septiembre, d pesar de la disposici6n sufficient de la comarea,--d--opinando caso que hubiera. sido preferible-caso de que hubiera podido ser, aceptar el apremio de Cuba, aun corriendo un poco mas de riesgo, que caer acaso en la red tendida por Espaiia, de alborot ar con las. reforms, y parecer que las va k dar, en el instance en que de todas parties se senate decision revolucionaria? Las revoluciones, por muy individuals que parezean, son obra de muchas voluntades y hay que inclinar con frecuencia lapropia. En todo pienso, pues amigo mio, y azuzo y estimulo para que no se desmigaje el sentimiento del pais, ni afuera se transparent 6 desmaye, lo que tenemos hecho. Y asi queda la situaci6n: que en este instant parece haber de resolverse dentro del mes. Todo h la vez y ni Ud. ni nadie sacrificado antes, 6 de vanguardia riesgosa. Esa es la i5nica espera. Lo de Ud. lo tengo, todo listo, como Ud. me lo encarg6, y A punto todo. Contfnfle al rescoldo un poco mfis, y con Ud. todos los suyos. Estfi. todo al romper y no le he de poner 6, Ud. de delantero, A corner la. aventura, que A la vez los demas no corramos. Fu6 siempre mi suplica 6 Ud. por mayor seguridad, y para evitar la zozobra y el cansancio, que la gente allA siguiese en sus laborers hasta el filtimo moment, y de ellas se deslizaran al punto de embarque. Y asi creo, que lo habrh logrado Ud. fi no ser que las cosas de la colonial hayan hecho salir de ellas A los compafieros. De todoB modos, Ud. evitari la publicidad que aqui ha dado it la expedici6n Mendiola Boza, que exagera. sin duda la publicidad que las cosas allA tengan, y que Ud. con este aviso harfi sin duda por esquivar y burglar en cuanto sea dable. Y como estamos en esta cadena de detalles--que yo nunca he de permitir, ni los success, que sea interminable, y de Ud. pende ahi todo,-y nada hay en la situaci6n general deshecho, sino naturalmente prolongado y adelantado,-no creo yo que este estado de cosas justifique el menor cambio de posiciones, aunque nos consume la justa impaciencia. En cambio, yo tengo de antemano visto, y como ensayado todo aquello en que pudi6ramos titubear, 6 emplear mucho tempo despu6s. De ]a situaci6n de Ud. amigo m1o, me hago cargo, y har6 lo que debo. De Cuba s4 nos sangria y estrecha y yo i todo acudo, A lo rational y fitil, para que quede probada la participaci6n del pais, y no se excuse nadie por falta



PAGE 1

DE MIXIMO G6MIM A ANTONIO MACEO 119 despreocupado que uno fuere no puede prescindir del pesar que produce las dudas que ya es ostensible respect A nosotros. S61o asi se explica la amargura que nos cuesta salir de una difficult. Suyo aftmo M. G6ioz. Col6n, 31 de julio, 1886. General Maceo. Estimado amigo: No he encontrado aqui 6, nadie, s6lo he visto A Urquisa, Frias y Julio, con fatales noticias sobre todo; sin embargo, sigo para PanamA. Aqui encontr6 6, Carrillo, que en cumplimiento i inis 6rdenes A mi salida de Islas Turcas, venia en busea mia-pues yo le habia dicho que despu6s que arreglase todo en Santo Domingo, viniese A reunirse coninigo A Jamaica-de modo que en la fecha que 61 sa1i6 no era possible que alli lo alcanzaran las posteriors 6rdenes mias, segun el mismo me asegura. Las carts las recibirh Serafin en la CapitAl, y de consiguiente aquel Jefe se pondrb, en march h cumplimentarlo todo. No bar& falta pues Carrillo. Como este -dltimo anda en un vapor que lo Ileva de la ceca k la meca, como 61 mismo le contarA, y aunque lo hago que siga i Jamaica, donde debemos esperar el desenlace, yo creo que esta carta llegarb primero que 61. De Ud. como siempre Aftmo amigo, M. G[6mFz. Mandeme enseguida, esa cartita ii Mariana. Kingston, Agosto 20/1886. Sr. General Antonio Maceo. Kingston. Estimado General: Voy A contester su appreciable carta, de ayer con el exclusive prop6sito de hacer desaparecer de su bminio la creencia, (que no



PAGE 1

170 EPISTOLAWO DE HEROES ta4to preocupan k los habitantes de este pais, temerosos de ser victims de la codicia de algunos y de la extravaganza de otros. Esta desventurada tierra no tieue, entre sus muchos explotadores, un amigo sincere y honrado que le bride su apoyo y la defienda de los peligros que la amenazan; pero puede que Ud. y yo hagamos mucho por ella. Deseo saber anticipadamente si Ud. cree que l1evando A la Peninsula los citados abonar6s, podr6 cobrarlos inmediatamente, 6 si dando, Ud. conocimiento al Sr. Alinistro de Ultramar, del asunto, podrd obtenerse, aqui, el pago de esos documents. De este modo me proporcionaria la ventaja de satisfacer los deseos de mi madxe, que ansia concern el resultado de la venta. Caso de que Ud. est6 dispuesto 6, complacerme, con ese servicio, le ruego lo haga sin gravamen alguno para Ud. Le doy esta molestia por no tener ahi k quien conflarle este asunto, y que me presto la seguridad y la eficacia que Ud.; cuya libertad me tomo para salvar mi responsabilidad, doblemente comprometida, pidiendo h Ud. mil excuses por el trabajo que le doy. De Ud. S. S. A. MAcw. Excelentisimo Sr. Gobernador General de esta Isla, Teniente General Don. Jos6 Chinchilla. Present. Excelentisimo Sr. General: No puedo ir hoy, como ofreci A V. E.; continflo enfermo; lo har6 mafiana. El hecho de que V. E. me preguntara "por qu6 esth Ud. aqui", me hace pensar que debo proporeionarle los informed siguientes, k fin de relevar A V. E. de cualquier duda que le ocasione mi vuelta al pais, apart de que ignore existiera disposici6n a1guna que me prohibiera bacerlo. El Sr. Casaflas, Jefe de la Secei6n Politica del Gobierno General, puede imponerle k V. E. de lo que hizo el finado General Salamanca, para que yo viniese A Cuba, y mostrarle puede la carta



PAGE 1

EPISTOLARIO DE Hlk7IOES Si tantos juicios apasionados creen que aquel hombre cumpli6 su misi6n en la vida, conformdndose con dejar incomplete la obra de instrucci6n y regeneraci6n de un pueblo, podriamos dar por concluida la nuestra, por el mero hecho de haberla empezado con el sacriAcio de tantos que ban perecido en la contienda; pero no debe ser asi, si queremos que el mundo aplauda nuestras grandezas. Kingston, Noviembre 10 de 1886. Sr. Jos6 A.. Rodriguez. New York. Estimado compatriot: El titulo de su bien redactado peri6dico me ha sugerido la idea, de dar A Ud. mi opinion sobre los asuntos de Cuba, y lo que ansia mi humilde personalidad para la Patria, ya que su buen deseo y patriotism lo animal al bien coffin de nuestro partido, danda ejemplo de cordura y buen juicio, A fin de que se presented otras ideas y podamos, con 6xito, contrarian el adverse destiny que tan severamente se opone al logro de nuestros fines politicos. Perseveremos y venceremos. Mi -dnica y exclusive aspiration, en nuestra revoluci6n por la Independencia Patria, ha sido, es y serk bacer la guerra al gobierno de Espafia en Cuba; no abrigo otra esperanza, ni tengo otra ambici6n; pero causes bien conocidas, ajenas A mi voluntad y Imen deseo, me ban alejado del teatro de las armas redentoras. Y esta vez hasta con injusticia supreme. Me dirAn algunos desatinados: 1por qu6 peleaste diez afios, y por qu6 deseas la libertad de tu Patria, si no pretends lucro personal ? Y 6 eso contestar6 yo : Quiero tener la gloria de haber contribuido al bien 6 independence de Cuba, y Ilevar, con orgullo, el titulo de buen ciudadano, que da brillo y grandeza cuando se obtiene sin mancha." Tengo bastante con los desengaflos recibidos y eon el desencanto que produced las miseries humans, que ban sido, para mi, una plaga de toda mi vida. Las bastards ambicia-



PAGE 1

DE JOS19 MARTf A ANTONIO MACEO 33 defender s6lo, en cuanto 6, lo principal del tempo, de' lo que hallemos hecho ya k mi vuelta. LLe hablar6 de Ia larga, y satisfactory conversaci6n que tuve con Jos6, con todo lo general que era de justicia decirle, aunque sin detalles en lo local, que ya le dije que quedaban enteramente en manos de Ud? Le quit6 toda pena de que pudiera careers desdeflado, y le expliqu6 nuestra, concentraci6n de responsabilidades, 6 fin de que haya mfis probabilidad de 6xito. Creo que tuve con 61,-sobre Ia guerra pasada y sus tropiezos y yerros, sobre 6sta, y el espiritu nuevo con que Ia comenzamos,-una conversaci6n de realidad y-de efieacia -De ese santo de Juan Baracoa, todo ser.4 cuesti6n de que se le pueda dejar un poco segura. Ia casa: I c6mo caer allh, sin un hombre de Ia cordialidad y Ia pericia de este Juan natural, hijo fuerte 6 ing6nuo de Ia revoluci6n de Cuba, y tan bello como lo que mas lo sea en ella? Le6n Castro los acompaiiaba. .Flor me deja una impresi6n muy grata. No le habia eserito h derechas, ni era precise como me lo demostr6 Ia entrevista. Udes irAn brazo con brazo. Nada tendrk Ud. por fortune que embrace su camino. Lo hello de estas cosas es que Ilegamos A donde estamos sin una sola reserve, double ni ocultaci6n. Lo pequefio, h Ia hora grande, se funde en lo grande. Yo k Flor le expliqu6 el plan general de lo que se ha de hacer aqui, dici6ndole que 6 Ud. quedaba Ia. direeci6n total y absolute, de lo que hubiera de hacerse aqui y yo me Ilevaba todas las demfis responsabilidades. Aluchas ideas tenia 61 sobre puerto, que he dejado para que Ud. las converse y decide, y le dije que dejaria arreglada con Ud. una clave sobre ellas, para el caso de que Ud. pareciese bien aceptar aIgunas de las. indicaciones que 61 me hacia. Para puerto, me dice que el Tortuguero es excelente-del Tortuguero 6 Sabana Laguna.-Y dice que en un mes puede hacerse allf mismo una embarcaci6n segura.-De esto Ud. veri. Nada por eso cambio absolutamente en mis planes, y sigo con nuestro pensamiento enter. Caso de que Ud. creyese bien lo de Ia embareaci6n, deberian comenzarla inmediatamente para que no hubiese peligro de demora,-y aun creo que, A no estarse seguro, dentro del mes A contar de ahora, no debe emprenderse. Si se esti seguro, A Ud. toca decir Ed le parece bien 6 no. El ahorro seria grande. Otro inconvenience habria: Ia factura que ha de venir del Norte: y ese detalle, como que se desprendia de lo general, si se lo 'expliqu6. Me dijo Flor que en Panamfi podia obtener articulos iguales.



PAGE 1

PR6LoGo central: Antonio Ma.ceo. Marti fue' la luz, que ilumin a. Maceo, fu6 la fuerza, que crea. Con tidas sus imperfeeciones humans, hijas de la Historia, que es el espejo de las naciones, hoy poseemos y vivimos la obra de aquellos edificadores de la naciola. Poseemos la Rep-dblica, la independence, el ideal y el suefio, de nuestros libertadores. El objetivo que persigue Cabrales, con la publicacio'n de esa correspondence hist6rica cursada entre los magnos fundadores de nuestra patria libre, es doblemente noble, pues con esa publicaci6n se mantiene y vivifica la llama del sentimiento national,. el culto a la bandera, y con el product de la venta del libro, que contenga ese brillantisimo acopio de cartas, que es fuente de pensamientos y de emociones patrio'ticas, a mantra de ascuas que brillan en el cenicero de los recuerdos de la epopeya, se propane Cabrales embellecer y exornar la tumba, que radical en el cementerio general de esta ciudad, y si es possible, elevar un monument sobre la misma, de la inoMdable dama que fue compafiera del h'roe epo'nimo de la Invasio'n, la sefiora Maria Cabrales de Maceo. ANTONIO MACEO La gesta de soberbia generosidad social de Carlos Manuel de Uspedes abrio' a los horizontes de la revolucio'n cubana. Con el ejemplo de su sacrifice personal di6 la libertad a sus esela-vos, los negros cubanos que vivian sumidos en la ergdstula, bajo el Idtigo del mayoral, igualados impfamente a los seres irracionales. El grito de Yara fu6 la explosion de la moral ahogada que sacudi6 en sus cimientos la sociedad colonial, edificada sobre el dolor. Los cubanos, de I& estirpe espiri-



PAGE 1

186 EPISTOLAMO DE iaARors Ilegada de un vapor de guerra, espafiol a dicho puerto; cuya circunstancia aprovech6 para pedir su separaci6n del destiny que peupaba, haci6ndola amistosamente de aquella Rep-6blica, donde permaneci6 cuatro afios. De alli pas6 a New Orleans, cuando los proyeetos. revolucionarios de G6mez-kTaceo. VoIvi6 a Kingston con los expedicionarios que debian acompaflarle a Cuba, pasando con los mismos despu6's a Col6n. Fracasado el movimiento, se coloc6 en Itsmo de PanamiL (1886), de impresario y alli permaneei6 trabajando activamente para sostenerse y adquirir recursos para emprender nuevamente trabajos revolucionarios, hasta 1890 que pas6 a la Habana a inspeccionar los Animos para la nueva campafia que se preparaba, hasta que fu6 expulsado de Santiago de Cuba por el General Polavieja. Lleg6 a Jamaica y de alli a los pocos dias, en febrero de 1891, pas6 a la Repfiblica. de Costa Rica, empleado en trabajos de colonizaci6n, por el Gobierno, y alli estuvo hasta el 25 de marzo de 1895.



PAGE 1

30 EPISTOLARIO DE H&OES voluntad me he enagenado,'por esta vida mia, que no me deja escribir, y mi sinceridad, que cree siempre innecesario decir lo que se tiene de veras en el coraz6n Ni A Pochet y su inolvidable mujer, ni i nadie de alU escribo,-para que no me crean pedigueno:-mejor es que me tengan por olvidadizo,, 6 por ingrate, que es lo menos que en este mundo soy. Y les pedir6, cuando aun estemos mds cerea que hoy de la realidad, ya por fortune, tan cerean&-Adios. No se entibie en Ud. el recuerdo, de su amigo, JOSL M&RTf. New York, Abril 20 de 1894. Sr. Gral A. Maceo. Mi amigo muy querido: En el correo, al apearme del tren-como hace quince dias cuando le escribi-recibo su carta, tan brava y tan ansiada-veo que sale enseguida el vapor de Costa Rica, y un lapiz y al vuelo se la contest. Al recibir 6sta, habrk recibido un cablegrama satisfaci6ndolo. Jamks, mientras yo tenga mano en nuestras cosas, se pasaria por sobre Ud.,-ni por esos compafierps que amo como Ud. mismo los pueda amar,-ni por una sola de nuestras virtues se pasaria, por humilde que fuera. Descause Ud. Descansen todos. Nadie ha pretendido, ni pretenders, pasar por sobre Ud., ni por sus compafieros. Ud. es imprescindible k Cuba. Ud. es para mi-y lo digo A boca Ilena y 6 pluma continua-uno de los hombres mas enters y pujantes, mas Ificidos y Atiles, de Cuba. Ni reconowo, ni permito-y no se lo he de permitir-m6s enemigo de Ud. que el que quisiera oponerse Ud. mismo. Y Ud. es demasiado grande, Maceo. Y yo, que en hora necesaria dije i Ud. mismo la verdad que sentia, y A nuestra patria le era entonces fitil, yo le digo que siento por Ud. carifio entraftable, intimo; como si hubiera---er6amelo 6 no! nacido en su misma, cuna; que lo defenderia y mantendria, en caso necesario, con mas brio que A mi mismo; que aborrezco, persigo y abogo toda injusticia 6 intriga; que tendr6 acaso mi dia mas feliz, cuando en Oriente, finico suelo digno de nosotros, cuando en suelo cubano pueda Ud. decir, ante los hombres que no se ban de desmontar:



PAGE 1

CARTAS VARIES DE ANTONIO MACEO delicado. Si los tres las reciben k la vez, juntos resolverhn quien debe embarcarse. El que sea se reunirA aqui con el General G6mez y de seguro no tendr& entorpecimientos en sus trabajos propios. Confladisimo en su actividad y reconocido patriotism, me es gratorepetirle las muestras de mayor consideraci6n y aprecio, Como aftmo amigo y compafiero que lo quiere A. MAcw. Agosto, 2/1886. Sr. Dr. HernAndez. Estimado Dr.: Claro, estk que no teniendo, Fustiel el J. no podrk dar A Ud. aviso, y que no habiendo alli la serial convenida se vuelva el buque; 1pero qu6 quiere Ud? Cuando mand6 A Fustiel, no tenia mks que para mandarlo 6, 61 6 al Farol. Parece pues natural,,que hubiera optado por el hombre. Cuando sali6 Upez, no se habia encontrado, no obstante mil esfuerzos, hasta boy que lo hallamos Collazo y yo. La casa que lo tenia es de judios, y por consiguiente el s&bado cuando encontr6 dinero no pude comprarlo. Ahora lo Ileva el mismo Collazo. Ud. se anticipa A prejuzgar que entre los cubanos no se hallmark el J. creyendo sin duda que es la finica diligencia que se ha hecho, sin saber Ud. que cuando acud! A. ese recurso, era por que no lo habria encontrado en ninguna parte; tengo la seguridad de que no he perdido el iiempo, y que por el contrarian, he suplicado para obtener los medics. El nfimero de hombres que he mandado no es sufficient, el asunto require mAs, no obstante desear yo que fuese uno solo. Debiera hacerse Como Ud. dice, si tuvi6ramos la seguridad de que no fuera mks que una noche de vigilancia. I Quien de esos y Ud. mismo resisted una serie de malas inches sin relevo? No vea el asunto sin ocuparse de esos detalles que ledejo apuntados. Cuando se sufra un fracas, no serk por descuido mio. Cada vez que pido dinero digo para qu6 y sin embargo no puedo conseguirlo con la premura que el caso require; eso se ignore torque me trago cuanto, walo oCurre 6 por que no se quiere saber.



PAGE 1

M6jico, Diciembre 24 de 1884. Sr. General Mhximo G6mez. Dificil situaci6n. en que Jos6 Rodriguez ha pesto la causa de Cuba en esta ciudad; no ha omitido medics para desprestigiarla. Salgo maflana para V cracruz y primer vapor 6, New Orleans, 'a donde aguardar6 sus 6rdenes y rendir6 cuenta de mi comisi6n. Puede Ud. dirijir 6rdenes, al Dr. Alfaro, Presidente que ha. nombrado este centre de emigraci6n, h quien dejo ademas para entenderse con Ud. Su direcci6n es: Callej6n de Sta. Clara, No 14, M6jico. Le abraza su amigo que le quiere, J. A. MACE0. Cuarentena, mayo, 31 de 1885. Sr. General Wfdximo G6mez. Mi querido amigo: Todo esfuerzo por librarnos de la cuarentena ha sido inlhtil; la sfiplica se ha estrellado ante la en6rgica resoluci6n del m6dico. Esperamos el cumplimiento de los diez dias impuestos. Vengo en un vapor espahol con bandera mejicana. Maestro se despach6 al fin, lo supongo en Cuba. Me acompaflaron dos j6venes, que haia corridor conmigo la torment de esto,% dias pasados y presented; se Haman Jos6 Franco Pefia y Alberto



PAGE 1

Due



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 87 actividad de mis movimientos en las provincial de la Habana, Matanzas y Pinar del Rio. Es ocioso que te center que estoy gordo y sano, pues tfi sabes que me aprovecha la actividad, alimentada por el olor constant de ]a p6lvora de cafi6n y maiiser. I Y tfi como esths? I Sigues bien de tus males? Dios quiera que est6s buena y disfrutes de tranquilidad. En el pr6ximo correo te enviar6 condos, no lo hago ahora, porque el amigo que me lo ha de proporcionar, estfi ausente. Saluda A todas las families Pochet y los tuyos, con afectos cariflosos A Raquel Saborio y tfi quiere a tu esposo que no te olvida, A. MACEO. Sra. Maria C. de Maceo. San Jos& Mi adorada esposa: Hace poco regres6 k esta Provincia de Pinar del Rio, donde esperaba recibir carta tuya; pero desgraciadamente ha sucedido todo lo contrario. &A que se debe tu silencio 7, & Qu6 te pasa ? I Te ocurre novedad alguna? Por conduct de Tomfis Estrada puedes escribirme, seguro de que llegark (L mis manos cuanto quieras decir. Yo estoy bueno y ruego al Ser Supremo por tu salud y bienestar. Entre 22 dias estar6 en la Provincia de la Habana, tempo sufleiente para organizer esta division y hacer a1gunas'operaciones de interns para la causa. Creo que en todo el mes de agosto debe estar banboleando el poder de Espafia en esta isla. La revoluci6n progress fi media que aquel decree y se aniquila, por su propia maldad. Con saludos A los amigos y amigas aue te re speten y quieran en lo que tfi vales, tu esposo te quiere y desea verte, A. MACIGO. Abril, 17/1896.



PAGE 1

CARTS. DE MAXIMO GOMEZ A ANTONIO MACEO



PAGE 1

DATOS BIOGRIFICOS DE ANTONIO XACE0 185 era plan acordado con la Marina espafiola, para que 6sta Be apoderara de 61 en el trayeeto a St. Thomas, escribele al Capitfin General de Jamaica el 12 de febrero, d6ndole a concern el hecho como pasajero de trAnsito para New York; y lo ocurrido en Cabo Haitiano, solicitando a la vez su protecei6n. La contestaci6n de aquella autoridad, fu6 poner a su disposici6n un buque de guerra, que los tom6 y trat6 con mil considerations, hasta dejarlo en Kingston, Jamaica, el 17 del mismo mes. El Gobernador de Fortune Island, fu6 conducido a bordo del mismo buque de guerra a Kingston y depuesto de su cargo. Fracasado el segundo movimiento en 1880, continue en la formaci6n de nuevos elements, asistido de los pequeflisimos que entonces se dedicaban a los mismos trabajos, entre los que se encontraban los Generales Roloff y Dr. E. Hernfindez. Mks tarde fu6 perseguido por distintos asesinos, que en different 6pocas le mandaba el Gobierno de la Isla a Kingston, de donde se vi6 obligado a salir para Centro Am6rica. En el afio 1881 pas6 a Honduras, donde fn6 empleado en la Capital de la Rep-dblica por el Presidente Marco A.. Soto; continfla en la formaci6n de nuevos planes revolucionarios asistido por el General G6mez Roloff, Crombet, Rodriguez y el Dr. Hernfindez, que incansables en su prop6sito, le ayudaban con notable interns. Organizados los trabajos en buena forma, concise la idea de elegir al General G6mez como Jefe superior del movimiento revolucionario, idea que fu6 aceptada per el element military. Rechaza las proposiciones que se le hacian para que 61 asumiera el mando, pensando que ninguna, elecci6n podia hacerse mejor que la recaida al General G6mez, por sus cualidades militaries y por la simpatia general de que disfruta; agrega en favor de sus 6rdenes que el, por muchas razones puede ser de inconveniences para unos y de pretexto para el enemigo, quien apela a todos los elements de maquiavelismo, para obstaculizar los planes politicos cubanos. A 9u salida de Honduras en 1885, asi como la del General G6mez,. Crombet, Rodriguez y Dr. E. Hernfindez, todos comenzaron los primers trabajos politicos, con los aborros producidos por el destiny que habian desempeflado, habi6ndole sido credo por el Presidente el de Inspector General, y el segundo, de Comandante General de Armas de los puertos de Omoa y Puerto Cort6s, donde permaneei6, hasta que, pocos dias antes de su salida de aquella Repfiblica, fu6 llamado a Tegucigalpa por el Gobierno de Bogr4n, con motive de la



PAGE 1

56 EPISTOLARIO DE HftOES descubiertas, y por lo de Cuba, desorientadas, de la Ha.bana:-i la vez, y por sobre mi cabeza, cay6 sobre Santo Domingo, en el instante mismo de realizarlo todo; una comisi6n falsa, torque so capa de revoluci6n iba en nombre de revoluc"ionarios i impedirla en lo verdadero, y A.perturbar i deshacer la conflanza de G6mez. Las consecuencias de esto, dedfizealas. Una vez asides estos success, que solo en los dos meseg filtimos ban hecho su aparici6n, pro use y realic6 en Cuba, it cable y emisarios veloces, la tarea de reponer lo confundido, de extluir del trabajo h los que habian entrado en 61 con traici6n, de avisar y encanzar al Camaguey y 'a Cuba, y de mantenerlo todo sin desconflanza 6 punto de obrar, mientras que los de la Isla, como nosotros amargados y at6nitos, al ver la situaci6n verdadera que de aqui les tuve que iluminar, y temer que afuera-y no de mi-hubiera confusion 6 indecision, deshacen en Santo Domingo, con la autoridad de gente del pais, lo que esa intriga tenebrosa haya logrado hacer, que parece poco pesto que ayer tengo cable en que Santo Domingo me avisa el envio definitive del detalle A que tiene ajustada, en su capacidad de director reconocido, la operaci6n que 61, y no yo,-conduce. I C6mo ni en qu6, sino cayendo por todas parties velozmente, y callando mucho, auu con Ud. c6mo ni en qu6 puedo yo precipitar, ni mudar en cuanto A tempo y hecho, una situaci6n que hoy, solo para evitar desmayos y obscuridades, depended de mi? El mfis active colaborador de su ansiedad y de su impetus, soy yo. A todo he atendido y de todas parties he sido oido. Lo de Camagiley-en que parecen ser agents principles a1gunos hombres de la guerra, con Bernab6 Sanchez A la espalda, ha estado aconteci6ndo durante todo el mes pasado, con el mayor sigilo, y directamente del Principe A Santo Domingo. Por aqui volvi6,-Io acorral.6-le puse al pi6 enseguida su gente propia, para evitar el mal que hubiese hecho. Del Camagiiey, de Oriente y de la Habana se obra combinadamente,-y espontfineamente,-ahora sobre Santo Domingo, con las mismas ansias y las mismas razones de Ud. y las mias. Santo Domingo sale al paso de esto,--parece haber entendido la trama que A tempo y en detalles le avis6,--y de su propia voluntad me anuncia por cable la Rave de las operaciones.-Acaso, segfin todo estri. i esta hora, reciba Ud. un cable m1o poco despu6s de esta carta. Si no, lo que de todas parties va en camino, sigue, en Cuba se impide por su Oriente, de Ud., con excellent enviado, el desbande 6 desconflanza, mientras ach se precise y determinar-y aefi, con el



PAGE 1

DE JOSA MARTf A ANTONIO MACEO 37 para dejar atrAs sus families. Correrse de las fincas al lugar sigiloso que me dirh., y que puede combiner con Cebreco y los de Mohin, serA para Ud. juego,--y nadie lo podria evitar, ni los mismos que estuviesen ahi para espiarlo, y A quienes la gente se podria Ilevar de compaiieros infitiles para hacer dafio en la incomunicaci6n y vigilancia de esas soledades. Nada temo, pues, en cuanto fil esa parte, que depended toda de aquello que ya esth ganado--el sentimiento de sus compafieros de siempre. Ni de lo otro que hayamos de tenieil. Yo enviar6 con el buque un hombre amigo y prudeDte-A un hombre.-Y desde el punto de mi Ilegada, como que desde aqui escribo minuciosamente, .G6mez cuanto deJ6 heaho con Ud.j--y la realizaci6n punctual de nuestros deseos, estar6 abierto A toda mi obligaci6n. La hora parece nuestra. Es impossible que nos falte en ell alma la grandeza sufficient para aprovecharla. 1 Si oyera Ud. A un grupo de manzanilleros que andan por aqui, y h la mujer de Jos6 del Carmen Perea, y A los, Rend6n que han venido de Oriente, y lo que en su cachaza deja engender un sobrino, reci6n llegado, de Bartolom6 Mass6! Se ve buffer toda aquella comarea en su minuciosisimo relate. No hay rine6n por alli sin su jefe y su gente, y el estado, de de-.isi6n, y ferviente espera por nosotros, es realmente tal que no justifica ya mayor demora. Es la -ft1tima situaci6n, felizmente madura para lo que enseguida vamos h crear. De por Manzanillo y alrededores-Calicito, Punta de Sagua, Campechuela, Yara-Arriba, todo esth en saz6u, ca-utos y ansiosos y con toda su gente de importance: Bartolom6 Mass6, A-mador Guerra, Manuel Salgado, Jos6 del Carmen Perea, Ismael v Enrique Estrada, Chucho Len, Santiago, Leandro y Enrique igneredo, Luis Soto y Manuel Rorriagosa, todo, lo que alli suena hoy como lo fuerte y principal. Pero yo, que no uso vendas, gozaba-fi pesar de mi cautela-en ver las muestras fervientes de la preparaci6n absoluta de toda aquella comarea. Debo cesar torque clarea, y aun me falta fatiga. 4C6mo pondria aqui-porque lo quiero poner-ahora jue me alejo de estos mares de Ud. el orgullo y la M que le dej6 con mi filtimo abrazo? Es innecesario. Pero, en estos dias en que deblamos estar al habla sincesar, en que me parece como unnatural y cruel que no estemos al habla continuamente, ni un instance deje de pensar que en e-danto est6 en su mano no le permitirfi, fi la fortune ni atentados, ni abandons, ni desdenes contra Ud. ni abuses de su nom re, ni mas



PAGE 1

DE ANTONIO MACIMO A xAmmo Omm 103 y mejor deseo, que no estando de acuerdo con sus filtimos planes, someterme incondicionalmente? Lo finico que hice, fue protester. Los que hacen eso no admiten duda. Yo no renuncio fi la causa, ni contribuir6 nunca k su fracas, por que no est6 con el mando que me correspond. No creo que lo expuesto tenga su origin en haber sostenido mi opinion contra la de mis compaiieros y amigos. El efimulo de circunstancias que nos rodean es la causa, y no es mia la culpa de que Ud. haya obedecido A ella. Para Ud. unas veces los hombres estfin A mis 6rdenes y otras lo esthn A la de Ud.; Crombet y Carrillo por ejemplo. Para pagar A la Sra. Limonta, soy yo, para despachar 6 su voluntad Ud., y Crombet y Carrillo para ordenar otra cosa distinct A la misma gente, estando 4 las inmediatas 6rdenes mias, hasta el mismo Crombet. Yo no hubiera necesitado de 6rden ni nada, si Ud. no me hubiera cortado las alas, embrollindolo todo; pero siendo Ud. el Jefe, dej6 corner las cosas, para no darle derecho A lo, que Ud. supone ahora que pretend hacer yo. Ud. pues, ha dispuesto de Crombet, Cebreco, Castillo y Hernhndez, lo que le pareci6 mejor sin conocimiento mio; asi lo ha hecho con todos. Para exijir respeto y considerations, es necesario empezar guarddndolos. Queria Ud. que le suplicara? Eso es propio de reptiles que lo roen i Ud. elogifindo su vanidad. Por eso fue que no me entendi con Ud. para que me diera el dinero de la Sra. Limonta; era cuesti6n de derecho y no habia necesidad de suplicar. Y le repito que yo no podia adivinar su pensamiento. La deuda es pequefia y no vale el m6rito que se ha hecho de ella. Mis hechos son superiors 6 las "sombras" que no le dejaban ver claro y por eso he tenido el cuidado, aunque A disgust mio, de apuntar las cosas. mas prominentes de nuestra vida pfiblica. Su plan lo he visto y respetado; pero no he recibido instrucei6n sobre el punto que debo ocupar, ni que debo hacer. La definici6n del asunto consisted en haberle dado 6rdenes A Carrillo y Crombet? Sabia Ud. lo que mfis convenia A los Jefes cuando despach6 la gente, y sin embargo hoy lo ignore. Si los Brigadieres Crombet y Carrillo saben donde van, es por que Ud. se lo habrh comunicado. El Dr. Hernfindez, es duefio absolute y puede servir con quien le presto mks garantias; su nuevo Jefe, es dignisimo. Jamfis he apelado A recursos infames, "dfindole A las cosas el colorido que no tienen", pues en ese punto he tenido el cuidado de no imitar fi lo que he presenciado con dolor Info, siendo muchas



PAGE 1

DE JOSA MARTf A ANTCNIC MACE0 4 Urban? Volvi6 d mandar? De Cuba, serenos 6 impacientes... De G6mez, tengo que aguardar. IY de Ud? 6de su herida? Ique fue, que no me responded, y, firma el cable Tomas Deru? Lleno de ansiedad escribe,-en la prisa de un tren,--su JOSA MARTL New York, 23 de novienibre. Sr. General Antonio Maceo. Amigo muy querido: Al fin supe de Ud. S6 que por su noble herida me lo quieren mfis. I No me ha sentido en estos dias cerca de Ud. al lado de su sill6n? I A qu6 hablarle de lo pasado? Ya eso es pasado, y Ud. esti en plena salud. j De qu6 le vale si n6 el cariflo que A mi alrededor le muestra todo el mundo, la ansiedad con que se ban estado esperando sus noticias, la alegria con que se ban sabido las que por las cartas de Loynaz supe ayer, y Patria public hoy? No es eso lo que quiere Ud. saber de mi,-sii2o lo que por carta puedo pfilidamente decirle, y es aun, con esperanza del fin de mfis inmediata soluci6n,-de inmediata soluci6n-lo mismo que en mi anterior y en infis de una carta mia, le he insinuado, en cuanto lo permiten carts. I Por qu6 me apena sin raz6n suponiendo que de in!, en lo mfis minimo, pueda provenir demora alguna, 6 que no vea yo todo lo que ve Ud., y de todas parties? I C6mo vivo yo desde agosto; y deade principio, de octubre sobre todo, sino c6mo estA viviendo Ud? Carta A carta lo he ido enterando de la dilaci6n, y de las causes de ella que tengo que acatar, y en este instance, dici6ndoselo de mal grado A tanta distancia, la situaci6n precise es esta: habi6ndose dado tempo A que se rehiciesen de la sorpresa 6 intimidaci6n en que los tenfamos; los elements de oposici6n nuestra en Cuba, sali6 de Santiago, capitaneada por U., torque de Lacret siguen garantizando sus compaileros la buena M, una intriga que logr6 poner en manos de U. gran parte de los asuntos de Oriente, y el conocimiento de las conexiones de la Habana, dependientes del Oriente asi vendido, hasta que yo lo esclareci, y en este instance se remedial, mientras que' las operations acfi afnera dependian de esas conexiones



PAGE 1

DE JOSLI MARTi A ANTONIO MACEO 319 tenga que dejar, que la miseria con que, se les pueda ayudar en el primer moment. Indigna que haya de ser una miseria frente A tan grande sacrifice; pero aun asi debemos estarnos agradecidos, en tanta pobreza y tras tanta caida.-Ud. con su cuota, harA 016 maravillas. De Jamaica le escribi. Impossible que no Ilevemos & Juan Baracoa. Con $500 creo que se da 61 por bastante. En Jamaica hall6 muy buenas nuevas de Oriente, que le comuniqu6. Ahora, sin la menor ofuseaci6n del deseo, que lo bace ver todo galano, hallo noticias iguales de todas parties. Sobre todo, las hallo de la Habana-y 1 quign se lo dijera! de toda Vuelta Abajo!-excelentes. En la Habana prendimos al fin. No tienen celos de nosotros. Pero es peligrosa su impaciencia, tanto como vivo el cariflo y M que hemos logrado inspirar. Los mensajeros officials y extraoficiales, de la Vuelta Abajo-son manufacturers ricos, marqueses liberals, j6venes delegates, obreros sagaces: no tendriamos perd6n si con demora totalmente innecesaria pusi6ramos en riesgo esta oportunidad-tan felizmente ayudada por la raz6n y la fortuna. En el Principe, la situaci6n es 6sta: suspended toda producci6n en las Haciendas, por miedo A los bandoleros: cada uno que sale de la ciudad, sale con guardian que .1 paga; el Gobierno ni responded de los que salen, ni los alivia sino con un nuevo Impuesto de ganado, que ha convertido hacia nosotros A los mas tibios. Reasumiendo, pues, Ud. alld habla 6, sus hombres, y los tiene A la capa, que esto no parece que, i pesar de las demoras con el correo, puede durar en terminarse mas de un mes desde la fecha: yo aprovecho en un viaje rApido los dias de espera forzosa, y obrando con la rapidez fi que me obligan las carts que aqui halo de G6mez, estar6 de vuelta muy pronto dispuesto fi desenvolver el proyeeto acordado. Ya he de acabar. I Y sus cosas? I Y los socios? &Y la salud de esa meritisima Maria? &Y su viaje 6 Nicoya, de que espero noticias? Yo ya sigo eseribiendo k su gente, torque es bueno ensefiar el coraz6n. Noto que estaba escrito este papel:-no son ceremonies lo que Ud. quiere de mi, sino el alma buena, active y amiga que ha leido en mis ojos.-Hasta el sAbado. Su JOS9 MARTf.



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 79 En la carts, que dirija el 10, te enviar6 "El Cubano Libre", que comenzard A publicarse el 5 del presented entre nosotros, con los parties, officials de todas las operations que tengo hechas en este Departamento, cuya relaci6n da A concern la actividad con que he movido estas fuerzas, sin darle descanso un solo dia; de tal mantra que ya muchas veces me he dormido parade. Incl-dyote una carta que se public en. Gibara contra G6mez y algo que dice el. mismo periodic, contra mi; parece que la ociosidad. del periodista hace pareja con su informed, calumnia que compete, quizas si, para atormentarte mfis de lo que debes estar con las constants muertes, suicidios y heridas que me ban hecho y que me vi obligado A ejecutar contra mi propia existence, por no tener tierra donde parar. Tambi6n te incluyo el parte official del General Campo, de la Altima batalla que libr6 contra 61 en Bayamo el. dia 13 de julio pr6ximo pasado, donde omite el ataque que le hice k la ciudad. de Bayamo, lugar donde se encontraba 61 con 2.000 hombres los que pudo salvar de la derrota. Ese gallo tuvo que pedir ocho mil hombres mha ....... ................................. ................................. Esta carta aparece trunea en el original que conserve, y del cual se ha obtenido esta fiel copia N. del E. Banabacoa, agosto, 20 de 1895. Sra. Maria C. de Maceo. San Jos6. IM queridisima esposa: Hoy recibi tu carta de 30 de mayo pr6ximo pasado, euyo contenido me ha Renado de verdadero placer y alegria; nunca, me siento mas feliz que cuando s6 de ti. Por los tres nAmeros de "El Cubano Libre" que te incluyo verfis que ni soy muerto ni herido, que me conserve salvo y sano de culpa y pena; lo finico que me atormenta, es no haber cogido fi,





PAGE 1

CARTS DE ANTONIO MACEO A MAXIMO GOMEZ



PAGE 1

162 ETISTOLARIO DE HAROE S San Pedro, Julio 19 de 1884. Sr. Colonel Dn. Fernando Figueredo SocarrAs. Cayo Hueso. Querido amigo y compaiiero de armas: Tempo ha que no le escribo por no haber oportunidad patri6tica como esta. Ir6 de comisionado A esa, mandado por G6mez, A investigar con que condos contamos para dar principio 6 nuestras maniobras; 61 lo harA, luego que realize otras operations. AM debo parar en una casa de hu6spedes; pero como no conozco ninguna donde puedan verme los que gusten, le anticipo esta indicaci6n para que Ud. me la haga al Ilegar k esa. Mis respects de sincere consideraci6n y aprecio 4 los honorabilisimos hijos de la libertad y con expresi6n de profunda simpatia A esos bravos defensores del derecho human. Con cariflosos recuerdos de Maria para su estimable familia, A quien deseo hacer personalmente mis humildes respects de amistad, quedando como siempre su invariable amigo, J. A. MACEO. Klingston, Noviembre 24 de 1886. Sr. Fernando Figueredo S. Key West. Ali muy querido amigo: Desde el 17 del presented mes que lleg6 Maria 6 esta ciudad, estoy recibiendo informed de las muchas atenciones de que ban sido objeto entre Uds. y particularmente por la familiar de Ud., de quienes no se cansa de hablarme y referirme sus bondades y buenas cualidades; por supuesto, Ilegando A sorprenderme en alganos punts, pues si bien es verdad que yo lo esperaba, cuanto ella me ha dicho, tambi6n es cierto que esta vez se han excedido en consideraciones hacia mi pobre esposa. Mi alma y mi corazon que siempre



PAGE 1

DATOS BIOGRIFICOS DE ANTONIO MACE 0 205 nombres no recuerdo, haci6ndome todos la promesa de estar de acuerdo con mi plan revolucionario, torque era la idea dominate en todo hijo de fa tierra y torque bacia tempo que ansiaban mi presencia, para satisfacer sus deseos y prop6sitos; declardndome que contaban con elements y que s6lo tenian A Antonio Zambrana de enemigo. ................... ............... ....................................... Les reiter6 mis compromises, asegurAndoles que contaba con ellos y el pueblo, para arrojar de Cuba la dominaci6n espafiola, cuya ignominia me avergonzaba con s6lo el recuerdo de las vejaciones, que sufre el pueblo cubano con el degradante sistema colonial; que la suerte future del pais dependia del esfuerzo que hiciesen sus hijos en favor de la libertad y el. progress. En una palabra, les recommend que aumentasen sus elements 6 hicieran doubles sus trabajos, para que fuese mas efleaz y poderoso el pronunciamiento; indichndoles los medics de que debian servirse para tomar el pueblo y las fortalezas, sin que se escapara uno de nuestros enemigos. Conform con estas instructions, nos despedimos A las seis de la tarde, en. cariflosa y fraternal efusi6n, hora en que zarpamos para Gibara, puerto 6, que arribamos en la mariana del dia siguiente. Al atracar el vapor al muelle, me sorprendi6 la agradable y simphtica figure del distinguido patriots Teniente Coronel Balkn, con various compafieros Infis, quienes me demostraron su affect eomo los anteriores, y haci6ndome presented que podia contar con todos los holguineros, bayameses, tuners y mayariceros, que estaban preparados, esperando 6rdenes superiors, para lanzarse al campo en pos de nuestros usurpados derechos. Di instructions k los presentes, con encargo de com nickrselo k los Coroneles Guillermo Cadet, Luis Feria, Angel Guerra, Remigio Almaguer y Remigio Marrero, para que 6stos, A su vez, las comunicaran 6, los subalternos de la Provincia A reserve de hacerlo por un comisionado, con el aspect que fuese tomando la cosa, fi mi Begada h la Habana, y la conference que debia verificar con el General Sanguily. Pocas horas despu6s abandonamos el puerto, de Gibara, dejando en mi dnimo hondas y tristes impressions su deplorable estado de abandon y miseria. El pueblo estA dentro de ruins y maniguas; represent un mal potrero. Al dia siguiente, amanecimos en Nuevitas, pueblo que, poco mds



PAGE 1

80 EPISTOLARIO DE MeROBS Martinez Campos en ocasi6n tan propicia para nuestra causa. Se escape huyendo por la montafia. Moncada muri6 envenenado por los espafioles: asi salia de la prisi6n para el campo; arrojaba la sangre y falleci6. De Crombet, nadie sabe, se supone con sobrada raz6n que es muerto; pero nadie sabe como. Paquito sucumbi6 en CamagUey, como, bueno, envuelto en la grandeza de su alma de titin. Manolo, Santini, Agramonte, Fustiel, Saens, Estrada, Corona y un colombiano prisoners; muertos dos llamados Luis. Alberto Palacio, Cebreco, Pefia, Jos6 y yo, vivos y sin parar un solo dia de opera, recorriendo el territorio de la Repfiblica, sin obstAculos ni inconvenientes dignos de menci6n. He escogido esta noche para contarte todo lo que pasa por acb,, pero hay tantos mosquitos, que me estoy arrepintiendo de haber comenzado la tarea. En mi afan de aprovechar todas las ventajas que ofrece la campafia y el deseo de hacerle daflo al enemigo, no pierdo ocasi6n, ni tempo en detenerme; por pura necesidad lo he verificado un dia desde que desembarqu6. El campo es nuestro, y si los refuerzos espafioles no Regan pronto, seremos duefios de todas las poblaciones de la Isla, las cuales se encuentran boy completamente fortificadas y con cercas de alambre en todo el rededor de los pueblos y ciudades. Esperamos artilleria, para acabar con todos los periods y genes que nos es contrarian. Concluida la pr6xima campafia martinezea, de tres A cuatro, meses, como dicen los espafloles, tendrdn que capitular y Cuba pasarh h ser de sus hijos; no le quedari otro recurso, sus elements se agotarkn y su ej6rcito desaparecerb, envuelto en la tenebrosa noche de la muerte A bala, machete y v6mito. Seguir6 envifindote "El Cubano Libre" con la regularidad que pueda. La madame Sofia puede darte la direcci6n de la suegra de Diego Palacios y por ella escribirme con toda seguridad. Todavia no se si has recibido y cobrado el giro que te envi6 contra la casa de Dumois y Ca., de Nueva York; avisame, pues urge que tengas ah! dinero para todas las cosas que te recommend bacer. Los espafioles no se cansan de enviar asesinos A que me maten y espias i que descubran los campamentos de las fuerzas y mi residence; perd todo es en vano; los que Ilegan los coAquisto desaparecen.



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 85 L Baste saber que hemos recorrido todo el territorio, del 10 y 20 cuerpos de Ej6rcito, sin fuegos con el enemigo. La revoluci6n esth triunfante en todas parties, y con los auxilios que me Ilegan del exterior, los cuales seg-(n los informed de Tomks Estrada Palma y de Guerra, se aumentarin de dia en dia y coronaremos nuestros esfuerzos en pocos meses. Cuando sali para esta expedici6n, estaba en la convalecencia de la enfermedad. de que to di cuenta on mi anterior, cuya gra,vedad di6 pi6 A los espafioles de Holguin, para. suponerme herido; pero ya estoy completamente bueno y repuesto de la anemia quo padezco hace afios. Como no to referees A mis carts ni k los "Cubano Libre" que to remiti con puntualidad, sigo creyendo que se extravia la correspondencia que to dirijo. El conduct que has tomato para escribirme es bueno, aprov6chalo cada, vez que quieras darme cuenta de tu salud, de toda la familiar Pochet, de los trabajos de ese pais en favor de nuestra causa, y de mi Corronzita, A quien besarAn en mi nombre, con carii io de siempre y tfi recipe el affect de mi alma sincere con un fuerte abrazo, que de coraz6n desea darte tu esposo, A. MAcw. Provincial de la Habana, Febrero 14 de 1896. Sra. Maria C. de Maceo. San Jos6. (C. R.) Mi adorada esposa: Desde que desembarqu6 en esta isla, no abandoDo el caballo un solo dia, paso el tempo montado, recorriendo todo su territorio do Norte A Sur y de Oeste 6. Este, Ilevindome de enenentro todas las poblaciones custodiadas por voluntaries espafioles; el botin de armas y parquet ba. sido espl6ndido. La invasion que para propios y extraflos parecia impossible, se ha realizado sin grades escollos, pocas bajas no obstante tener un combat fuerte cada tres dias. Contamos en tres meses 35 fuegos de sensaci6n p-dblica. En una palabra la copia que adjunto te ex-



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A mimmo Omraz gilenza nuestra; en ella se me hicieron repetidos y mareados insultos, por que sostenia mi opinion con respect k la ajena. Con mengua de la consideraci6n que se debe 6, caballeros, amigos, paisanos y representatives de la causa de Cuba, se ofendia mi dignidad on presencia de Ud, que como Jefe supremo, podia y debia poner 6rden en el estilo y lenguaje grotesco con que se me ofendia, mdxime cuando alli fui Ilamado por un deber invocado por Ud, y que no estfibamos en la calle, y sobre todas esas considerations, quo no habia raz6n para los insults que se me prodigaron, y que Ud. no impidi6. Pero todo eso import poco, lo siento por Ud. y por Cuba, Las cosas que fi mi tocan, yo s6 arreglarlas, y por eso cuando vi que por sobre su autoridad tenia que contester, lo hice en defense propia, y quizas si para que no continuara aquel sainete, con desprestigio de Ud: no se le respect. Se di6 lugar h que mi calmosa flema se irritara en presencia de tanta chocarreria y dar fin 6, aquel pasaje que Ud. pasaba desapercibido, con dolor m1o, pues me veia obligado 6, reprimirme por respect 6 Ud. y h la Casa. Ud. recordar6, que una ligera equivocaci6n mia di6 lugar fi una satisfacci6n inmediata, y la di, para tranquilidad propia y consuelo del que recibia mi ofensa; nada me qued6 despu6s de eso contra Hernkndez, pues vi que 61 tenia raz6n, es decir, que yo habia torcido su frase. Parece que a1guien habia preparado aquello para -una batalla, todo era animosidad contra lo que propose; no habla razonamiento, todo eran illusions. Nadie se acord6 del pasado y las consecuencias de un desacierto. Se me neg6 el derecho de protester, contra una cosa que mil veces dije que la rechazaba, por no creerla buena, la voluntad dej6 de ser libre; parecia que estbbamos en un Campo de batalla 6 en un cartel, no por obediencia por cierto A los superiores, sino por la imposici6n de las ideas del que manda. Y sin embargo de que siempre dije, que seguiria con el movimiento, obedeci6ndo al Jefe supremo, mi palabra no fue respetada, ni mucho menos atendida, la raz6n estaba quizas de parte de los que mejor decian; pero no obstante todo eso, yo tenia y tengo el derecho de aceptar 6 desechar las proposiciones arenas. Despu6s de todo, yo ofreci mi persona, con la expedici6n que armase, sin el compromise moral de los que Uds. crefan bueno. I Puede hacerse mfis? Si recordfiramos nuestros pasados errors, dirigi6ramos el presente con mas acierto. jSe quiere salvar una situaci6n precaria y mala, para caer en otra peor? No contamos con nada que nos



PAGE 1

98 EPISTOLARIO DE H16ROES Agosto, 29/1886. Sr. General M. G6mez. Estimado amigo: La Sra. Escoldstica me di6 fi leer el papel del cobro que le hizo A Ud. y en 61 pude enterarme de la contestaci6n que Ud. di6 A su. solicited; lo que me oblige forzosamente 6, responder por aquella suma, por que dice Ud. no haber sido, contraida por su 6rden, despu6s de haber Ud. asumido en absolute la direcci6n de todo lo que estaba A mi cargo, con el pago, de la deuda contraida por mi y el despacho de la gente. Entienda pues, que menos ofensiva y mfis franca y honrada hubiera sido su. contestaci6n, si no hubiera hecho recaer la responsabilidad en quien no la tiene, dici6ndo A Escolkstica que no hay dinero, pues Ud, no podrk negar que las personas que coming alli estfin en espera de sus filtimas disposiciones, y que no teniendo recursos propios, es 16gico y natural que pesen sobre su autoridad; mixime cuando en la reuni6n que celebramos, se indic6 que Castillo y Cebreco marcharon con Flor. Eso solo bastaba para que se pensara mfis en las consecuencias de su contestaci6n. Si se quiere pues, tener autoridad en todos los actos pdblicos, es precise que no se rehusen los que presentan mayor difficult. Cuando hablamos Ud. y yo, y cuando le escribi sobre la gente expedicionaria, le hice notar, que habia ajenos que querian ir i Col6n y que los demfis que deseaban hacerlo A different punts tambi6n carecian de recursos, h fin de que Ud. que se ocupaba de hacerlo todo, tuviese datos suficientes; y al effect Ud. reuni6 A los que crey6 conveniente. No cabia pues, que Ud. mandate A unos y A otros sin acuerdo perfecto para hacerlo. En una palabra, todos quedamos en situaci6n de espera, aguardando lo que Ud. resolviera. Cosa muy natural, pesto que estamos subordinados h Ud., la situaci6n no se ha definido. jC6mo pues podiamos esperar, sujetindonos A sus disposiciones, sin los auxilios que presta, la causa de Cuba, i sus servidores? De otro, modo, cada uno de nosotros se habria marchado en pos de ocupaci6n honrosa, y libre por consiguiente del mal rato que le hace pasar Ud. fi todos los compafieros con su declaraci6n. AdemAs, Ud. debe engender, que ninguno de esos caballeros se hubieran ex pesto ft esperar sus 6rdenes para recibir como toda



PAGE 1

San Jos6, marzo de 1895. Sra. Maria de Maceo. San Jos6. Mi adorada esposa: Los disparates de Flor, que ha dado publicidad i todo, andando, por las calls con armas y machetes, ha dado lugar A que el Gobierno intervenga en nuestros asuntos, mandando vigilarnos, con instructions de impedir viaje; pero afortunadamente el amigo Carlos Saborio ha intervenido it nuestro favor, y creo que lograremos salir hoy h las seis sin novedad. Cons6rvate buena y quiere i tu. negro que no te olvidark nunca. Un abrazo y hasta la vista, con carmosos recuerdos fi Florencia y familiar. tu A. MACEO. Elizardo ha sido mandado fi detener en esa ciudad por 6rden del Gobierno y con encargos de vigilarnos i todos. Vale. Lim6n, Marzo 25-1895, Sra. Dofia Maria C. de Maceo, San Jos& Mi siempre adorada esposa: Escribo fi don Eduardo te ayude con recursos, hasta que tu negocio te permit pagar tus, compromises y los que yo dej6 ocasionados por esta expedici6n, que por ser de la patria, es l6gico que yo argue con ella, ya que no puedo hacer otra cosa con relaci6n i lo mucho que ambiciono servirla. Con el prop6sito indicado y el de que se conozean ligeramente las causes que me han obligado A estar ocho 6 diez meses espe-



PAGE 1

CARTS VAPUAS personalidades trabajan y estfin dispuestos; pero se oponen A que 61 movimiento, sea en la actualidad, pues hay que tener muy presente que se va fi jugar la filtima partida, y que hoy por hoy el sacrifice seria inmenso y el mks complete desastre seria seguro, necesitamos preparaci6n y mucha, recursos y elements de dinero y recursos de armas. De 6sta nos concluyen para siempre eon el exterminio de la raza cubana 6 la expulsion de los espafioles. Es indispensable que Ud. escriba fi la junta de New York, sobre todos estos particulars y que cuiden muy mucho de precipitar las cosas, que no se hagan illusions y que sobre todo reunan dinero, elementos y simpatias sin tregua alguna, que los hombres de dinero de la Habana estfin retraidos y que los incite A auxiliary A Oriente de armas que alli se pueden compare muchas; no queremos dinero para que no se diga como de ellos que se malgasta. Procurar la mfis complete unidad de prop6sitos y planes en toda la Isla, pues vuelvo k decirle, con fracas de nuestros planes de ahora y los pasados y con la convicei6n de que se pueda perder para siempre el triunfo de nuestra causa, Oriente no se lanza al campo. No creemos en promesas de nadie y sin que nuestros hombres no est6n armados y sepamos de una mantra cierta y positive que es general el movimiento y haya recursos en el exterior, no daremos un solo paso, pues Ud. debe reconocer dado nuestro modo de ser de la provincial, que aqui no hay que pensak en vivir en el campo como venados, siempre huyendo, y que al levantarnos, es para estar siempre atacando y tomando los pueblos, y puertos--y de qu6 nos valiera tomar un puerto sin contar con un barco de guerra y una naci6n que nos protea y que impida que los espafloles nos bombardeen. Influya Ud. eon el General G6mez y los de la Junta, sobre todos estos particulars y que no lance una expedici6n ni excited A una intention por que el pais No REsPoNDFR,&, y le voy A repetir las palabras de Moneada que me dijo ayer, hablando con Don., Urbano, mi hermano Rafael y yo. "Yo juro, que si se hace una locura, har6 lo que nunca he pensado hacer en mi vida, me embargo. Y todos decimos lo mismo que deseamos hacer y como estamos trabajando sin descanso, preferimos morir fi comprometer nuestra causa y matar la f6 political mfis de lo que estk, pues hay muchos hombres muy buenos y de todo prestigious que temen hagamos un buffuelo y suceda lo de siempre, que por falta, de experience, voluntad y



PAGE 1

CARTAS VARTAS 151 rior de la Isla toda como los de Uds. Ahora, de Ud. depended el resto, procurando la complete unidad en todo, pues no hay que forjarse demasiadas ilfisiones, y lo mks important es que cuantos elementos se puedan reunir para la cosecha sean todos, fi un mismo tempo y todos juntos, y no como otras veces, poco fi. poco y mal. Hemos enviado comisionados fi otros punts de la Isla, como tambi6n hemos recibido, y en todas parties reina igual enthusiasm. Cuidense mucho, pues si Uds. percent, Cuba Horaria una desgracia irreparable, pues son pocog los que nos ban de conducir por el camino del honor. Esta carta es echada al correo en New York. Cuando tenga que escribirme, dirija la carta fi Dfia. Catalina Schmieres, Enramadas baja, 33, y que Madame Sofia Lamothe haga el sobre. Un abrazo a Flor, nunca lo he olvidado y que pronto nos encontremos. Quien mucho le quiere, su. aftmo amigo y compafiero, DjBGo PALAcios. Cuba, 28 de Octubre 1894. Sr. Gral. Antonio Maceo. Costa Rica. Mi querido General: Ayer recibi su encargo con toda eficacia el que serfi enviado fi an destiny, con la misma. Aqui esthbamos trabajando para haber hecho una obra sublime que se hubiera escritocon letras de oro en la historic de Cuba y todo fue denunciado por Ld. G. por amenaza que le hizo el Go,bernador Civil y por miedo A unos y A otros se march fi New York sabe Dios con que designio, avis6 enseguida A Marti; dicho individuo trabajaba de la mayor buena M y temiendo lo mataran ha denunciado todo. Y como Ud. comprenderfi el Gobierno tom6 precauciones extraordinarias en la poblaci6n y provincial, se doblaron las guardian, las troops y guerrillas en grnpos por las noches andaban por las calls y todos temimos que nos prendieran y



PAGE 1

DE JOSA MARTI A ANTONIO MACEO 65 articulos militaries, y con las cajas de cApsulas descubiertas, lo que hubiera causado esefindalo immediate, y ya lo causaba, y la negative del ferrocarril A Hevarlos sin declaraci6n verdadera 6 imprudent: y hubo que recogerlo, como, se hizo con singular prisa y fortune, perder el sigilo de nuestro wagon y su viaje de tres dias, y enviarlo, con gran demora y cierta publicidad inevitable, por una linea de vapors, A su muelle extrafio. Aun asi, ya iba cargado el vapor Lagonda, encaminado A Centro Am6rica, y estaba al salir, cuando el Department de Hacienda de Washington,-en virtue de una carta de New York A 61 dirijida en 10 de enero denunciando el objeto de los dos finicos barcos que en New York conocian,-orden6 la detenci6n y registry del vapor. Un joven muy valeroso, de quien ya habia hablado & Ud. salv6 esta situaci6n, y lo que hubiera podido venir de no salvarla, con feliz rapidez.-Pero, aunque el cargo embargado en los almacenes debe salvarse,--segfin 4parece hasta boy por la opinion misma del Fiscal del Gobierno-la hora estk perdida, perdida la ocasi6n de conjunci6n con la Isla ansiosa, perdida la combination que en modo a1guno podia Espafia sospechar, como me lo prueba la carta del General Calleja al Consul de Jamaica que tengo original ante mi, y en la que se ve que su vigilancia es misery, y ciega, y mucho menor de la que imaginamos, y muy insufleiente 6 incapaz. Perdido el viaje triple del Lagonda, Amadis y el Baracoa, cada cual escogido para el mayor objeto que 6 cada cual fuese posi ble.-Pero no se ha perdido, por fortune el respect al cubano. La magnitud de la empress, salvo la cual ni Ud. ni yo perderemos tempo de hombres en lamentarnos, parece haber pasmado i los cubanos mfis mezquinos 6 iner6dulos,-y en este mismo initial New York, donde todo lo vivo y efleaz me ha ayudado y me volverh k ayudar amorosamente, me ha costado trabajo reprimir una reunion pfiblica, de verdadero, y positive enthusiasm, casi encabezada por los Infis murmuradores, para demostrarnos su fe 6 iniciar nuevos esfuerzos.Se hari.-No veamos h lo pasado. Ud. tendr& un moment de pena, y sonreiri. 10 me be engaflado en ese pecho de hermano? Apenas puedo, si he de alcanzar el correo de boy, por donde devuelvo, fi Corona, que no estA aqui seguro, mientras dure la reclamaci6n que empieza ahora fi promoter el Ministro espafa-ol-deeir A Ud. mi inmediato pensamiento, para que enseguida me lo conteste, si be de recibirlo antes de un viaje mio que durarfi, un mes, y del cual bien puede ser'que no vuelva. He dicho la verdad A



PAGE 1

Hacho, Ceuta, 21 Septiembre 1882. Sr. Dia. A. Maceo. Querido hermano: Sin ninguna tuya h que referirme, to saludo, desebndote salud y largos afios de vida. Nosotros todos, por ahora, buenos. Supongo sabres ya la muerte de Rafael. Me extrafia que desde que estoy en Espafia, no haya recibido siquiera una letra tuya, alegrfindome en parte, pues si alguno de mis hermanos me hubiese escrito alguna carta, y el gobierno la h-abiera cogido, quizfis mks mal lo hubiera pasado: aunque el gobierno cree que yo me comumco con todos. To participo que el 15 de agosto me fugu6 de la Provincia de Chdiz, con Cecilia, Lola, Elizardo y la hija de Lola, dos cubanos mfis y yo. Salimos en un barquito y Ilegamos h Tfinger, de ese lugar marchamos A Gibraltar, Ilegando el 20; es una posesi6n que tienen Jos ingleses, por acA. La policia inglesa nos entreg6 al gobierno espafiol, en la linea punto, que divide el territorio ingl6s del espafiol, sin embargo, que le manifestamos que 6ramos politicos y que no debian de ontregarnos, toda vez que nos ibamos A refuggiar 6, aquel lugar, pues Ilegamos en hora quo la ley nos favorecia, pues fi las cuatro y media de la tarde Ilegamos, y A las seis se tira el caflonazo, para cerrar la plaza. Y sin embargo de que k las seis y media es la hora do cerrar la plaza, k nosotros no debia de tocarnos esa ley, toda vez que Ilegamos A pedir refugio. Yo. no he podido hacer mi redamaci6n al gobierno ingl6s, por



PAGE 1

EPISTOLARIO DE HkROES Kingston, Septiembre, 28 de 1885. Gral. A. Maceo. New York. Estimado Gral. y amigo: en mi poder su deseada fecha 16 del corriente en Col6n. Me allegro I muchisimo que Ud. no haya salido desairado del Istmo de Panamh, como le result la vez primer al Gral. Crombet, y que los emigrados cubanos residents hoy en las mhrgenes de aquel arroyo de dinero, cual es, puede decirse, la linea aperture del Canal, hayan ofrecido 6 Ud. algunos pesos para ayudar A abrir la campafia en los campos de su Patria en pro de su independence. No puedo de ninguna mantra acceder, no me meto en eso, en dar 6rdenes para que el dinero colectado en el Istmo, tanto & favor de Ud. como del Gral Crombet pase & manos del Sr. Bavastro. Si aquellos emigrados, despu6s de la autorizaelo'n mia que tienen los Generals Antonio Maceo y Flor Crombet, para colectar condos y completer sus contingents, el primer en todas parties y el segundo en Jamaica, Istmo, de Panamh y Haiti, no tienen confianza en entregarles A ellos mismos las sumas que estAn dispuestas 6 dares, no es 16gico creer, que se me tenga 6, mi tambi6n y de ninguna manera quiero exponerme A dolorosos desires, que harto sufridos tengo ya. Ademfis, como le tengo dicho en mi anterior y por lo que he hablado aqui, con el Gral Flor Crombet, no es hacedera la fusion de los dos contingents como Ud. pretendia. Asi se lo tengo fi Ud. expresado en carta dirigida por conduct del Dr. Phrraga, para que Ud. sepa A que atenerse. Tambi6n le indicaba en aquella, c6mo saldr6 dentro de tres 6 cuatro dias h desestancar los elements alli detenidos en S. D. de los cuales pienso tomar para Flor los que se necesiten, aguardkndo 61 mientras tanto, aqui el resultado. Debe Ud. arregglarse solo y dejar salir h Flor adelante, pues es la mantra no solamente de caminar m6s, aprisa, sino de evitarnos disgusts 6 evitfirmelos A mi. Aqui he estado despejando la mala atm6sfera que instantkneamente se form6 fi la Ilegada del General Crombet, debido sin duda A algunas inconveniences de parte de 61. No puede Ud. imaginArse cuantas horas amargas me ha proporcionado el General Crombet.



PAGE 1

Matina, 19 Septiembre 1894. Sr. General Don A. Maceo. Amigo mio: El domingo pasado fui i ver los terrenos, est6n mejores; ahora de sembrar. Aqui estoy de pi6. Har6 lo que en su nota me dice. Gracias por lo que tan k tempo me manda. Telegrafiar6 a Elena. Suyo siempre, F. CROMBET. Matina, 23 de Noviembre de 1894. Sr. Gral. Dn. A. Maceo. San Jos6. IvIi querido amigo. Nuestro buen amigo Don Pablo P6rez, que hace once afios vive en este pais y qne tiene tanto, interns como, el que mAs, en los, asuntos de nuestra, tierra; cree, y yo tambi6n, que Moin, por varies circunstancias, es mks fi prop6sito para nuestro embarque de Pascuare, por razones que detenidamente explicarfi & Ud. Sin que esto quiera decir que el punto, elect, primer, no sea Imeno. Pero Ud. sabe compafiero mio, que en estas cosas, es precise tomar todas las avenidas, como vulgarmente se dice. Escribo k Marti y le digo lo mismo. h Como estfi Ud? Le deseo buena salud. Mis reeuerdos A la noble Maria. Hasta luego, CROMBET.



PAGE 1

210 EPISTOLARIO DE H&OES tad de Cuba, la reuni6n de cuarenta mil pesos, entre los adictos al movintiento revolucionario, dkndole la direcei6n 6 instructions de c6mo debia remitirlos k los Generales Miximo G6mez, Carrillo, Sinchez, Rodriguez y Jos6 Maria Borrero y al Coronel'Nfiflez, 6. fin de que pudiesen ir A Cuba, Ilevando fi nuestros veterans que resident en el extranjero, en eircunstancias de que pudieran entrar cada uno de ellos por su respective pueblo, sin alarmar A nuestros enemigos, pues queria que todos tomasen parte en la contienda, prestando A la causa cada cual su poderoso concurs; mas como yo me sentia apremiado con la pr6xima Ilegada de Polavieja, apur6 las cosas y quise hacerlo todo en compania del Dr. Ortiz y Miguel F igueroa, que mil veces me ofreci6 su dinero con instancia; pero obedeciendo A las justas reflexiones del primer, abandon mi proyeeto, dejfindolo h an propia iniciativa y de las personas de que se rode6 para el effect, continuando yo, en mi constant labor de persuasion, haci6ndome de las relaciones que deseaba para la revoluci6n. Entonces tuve el gusto de adquirir las, del Conde Barreto, Pepe Hernindez Abreu, Marqu6s de Veitia, Lacoste, Fernfindez de Castro, Emilio Terry y hermano, Gustavo Menocal, Juan Gualberto G6mez, J. M. Govin, Enrique Jos6 de Varona y Gustavo Mora; todos con sus, respeetivos ofrecimientos de hacer por la causa, 6 media de sus fuerzas y conditions fisicas y socials, cuanto estuviera fi su balance. Continual la relaci6n de nombres de las personas que me ofrecieron su concurs, seria tarea dificil y larga, por lo que me limit a sefialar & las que tienen mas viso y representaci6n, como los Sres. Lima y Don Carlos, el representative de Andr6s Terry, que, eutre ambos, proporcionaron $750.00, para unos elements de guerra que nos vendieron, en la Habana, dos espafioles armeros. El Sr. Anselmo Arag6n, era el encargado de protege, en Regla, A la.gente de la Habana, que saliese para el campo, despu6s del effect que produjera el incendio de la poblaci6n-por causa de las distintas bombs que me ofrecieron aplicar 6, los principles edificios de aqueIla ciudad, el dia y hora del levantamiento .............. .............. ........... ...... .............. .... ....................... ...dejase satisfechas sus, aspiraciones revolucionarias, concluyendo yo por ofrecerle Que haria esfuerzos por anticiparme al dia acordado para el pronuiaciamiento,, que podian contar con la seguridad de que mis deseos y afanes no desmayarian, hasta coro-



PAGE 1

DE JOSA MARTf A ANTONIO MACEO 41 Sr. General Antonio Maceo. Mi amigo muy querido: Llego, de un viaic sobre otro-porque por M6xico y interior de este pais, en previsi6n de servicio, me he pasado estos dos meses,-recibo fi la vez que las cartas del General G6mez demoradas por mes y medio sin vapor director, de Santo Domingo,-demora que me temia como h la muerte, las cartas de Ud. fi 61 y h mi, empleo en las atenciones urgentes el dia de salida del vapor dominicano,-y no dejo, por si sale correo hoy, de anunciarle que no hay por que detener nuestra labor en la via y forma que dejamos concertadas,que por los demas casinos todo sigue paralelamente con recelos 6 impaciencias de la Habana y que desvi6 y calm6, y quejas de demora y falta de comunicaci6n en el Oriente A que Ud. atenderi,--que con el alma le ruego que me lo tenga todo en mano, como en su earta de boy me dice, para que A la hora del ajuste no haya falta alguna en el encaje de unos y otros,-y que mediate en serio la urgencia de enviar ya agent de aviso A genes como, Dimas Zamora y Celedonio Rodriguez, de Manzanillo, y los de Baracoa, que todo lo ven possible, y A todo esthn prontos y creen pronta su comarca, pero, con desconsuelo ya marcado, me dicen que por su re66n no ban tenido aun ninguna otra noticia. Por allf los visible, que andan como ordenando, y me Ilenan de carts y no me inspiran fe, son los Sartorius y Mir6, que son vistas por los nuestros como de reojo, y asi creo que ha de ser, mientras no se vea mas claro en ellos. Si va de Cuba; como con seguridad casi complete va, un detalle que se espera afuera, y yo he solicitado; no s6 yo mis.mo sino que de una hora h otra, pero con todo un Ines desde boy, y aun dentro del mes, nos pudiera Ilegar la hora de partir.-Ud. allk harh en lo local economies milagrosas, ya que el costo de mover no puede ser mucho, y lo que se deje serfi lo indispensable. Aqui los gastos por todas parties se me anuncian doubles, y A Cuba todo, se lo tenemos que hacer; pero lo suyo ir& como desea, y allA no se dejarb. de bacer lo imprescindible. Padec! mucho este mes, desde que volvi de Mexico content y con las vias abiertas para lo future, y aun para lo presented. Pero estoy justamente contento.-Esto no es carta, sino nuncio, de la del sfibado. MAndeme pronto por alli un hombre bueno, que de veras parece ser ya muy necesario. De Pochet L por qu6 no he sabido? 6 estfi bravo con'quien tanto, tiene que agradecerle como yo, y le quiere y estima tanto?-Enri-



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A mAximo G6mEz 101 apelkramos al de las emigraciones cubanas, de todos los passes donde he ido, por disposici6n de Ud., inclusive 6sta, el mentis seria terrible; pero como la chismografia no es mi arma, Ud. no conoce esos hechos y otros superiors. Parece que 6, Ud. sus amigos no le ban hablado nunca con franqueza y enter independence, y por eso le asusta ahora que yo le liable con honrada lealtad; y de ahi su infundada sospecha de estar socavando su. envidiable destino. Todo eso General, olvidAndose Ud. de mi conduct pa ada, que Ud. con su tenebrosa duda comprende hoy con lo que ha visto y soportado en su propia Patria; pero cuando Ud. pieDsa eso, que malas intenciones pueden haberle hecho concebir, todo el mundo sabe lo que he contestado A compafieros y amigos empefiados en otra eosa, y eso me basta para tranquilidad de conciencia. Rechac6 entonces y rechazar.6 hoy, como he venido haci6ndolo, no ya por Ud., sino por que hay otra cosa que yo, estimo por sobre todas las personalidades. Si no, recuerde Ud. su deposici6n y su salida de Cuba cuando el Zanj6n. En el primer caso, demostr6 caballerosidad y desprendimiento al mando, y en el que no obedeci A causes y deseos extrafios .................... Cuando aqui, allh y acullA le ban visto mal, I qui6n ha sido el primer en levanter su voz? y entienda bien General esta explicaci6n de luchas para que borre las dudas y temores que se le ocurren, sin que por un moment deje de pensar, que no he recogido el guante que me arroj6 con el context de su carta. Pero si debo advertirle, que su. carta demuestra que Ud. buscaba un pretext para salir de mi amistad, y quizas si del enorme peso que le agobia; pero Ud. ha sido poco, feliz en ese pensamiento, si tal cosa ha podido ocurrirsele, lo que no dudo dada su apreciaci6n de "sombras" fi su mando. Ayer, otro le alejaba relaciones y boy soy yo un inconvenient para sus planes. Yo he sido ciertamente un obstficulo, y quizas k eso se deba que estemos k esta altura. Compare General su actitud con la mia en Nueva Orleans y lo mucho que hablamos entonces y despu6s para reorganizar aquellos desbarajustes. g Se le ban olvidado mis discussions sobre las distintas veces que Ud. ha querido discover el movimiento y arreglarlo todo con la publicaci6n de un folleto? Su ihltima propaganda la recogi, yo y la ocult6 en mi interior, para que no hiciese mal A Cuba y al buen nombre de Ud. I Hace eso el que quiere socavar k otro? En una palabra General, yo he estado con propios y extraflos en una



PAGE 1

62 EPISTOLAR10 DE RAROES y con todos los frenos que puede poner A los hombres el miedo i un dishonor seguro, que seria inexorablemente exhibido. Y el plan de esta otra rama del asunto, y el de la que va detrAs, para sbhfm A la vez que por las Jbmjk es exactamento igual al de la parte de Ud. sin una garantia menos ni mhs, ni m6s recursos. En Bjzbn tenemos un magnifico y honrado, compafiero, incapaz de cobardias ni tapujos. El crumple, y estk dispuesto it exigir, y A cumplir A todo trance la oferta en que ban credo nuestros amigos, que, por instructions comunicadas y aceptadas, y conform fi ellas, estarAn echfindose i la vez por bssfju en la misma aventura d que nos echamos nosotros por la sbn.--De la situaci6n le imponM brevemente.-lo suyo, Ud. lo conoce: Lacret estA en la Habana en paz, y el mismo Julio, 6, quien al fin tuvieron que dar participaci6n de detalles desde Octubre, describe que es.,un misterio: y asi lo dice Juan Gualberto, que vigil y ordena con gran dicha, honradez y eficacia. Asi como se ha sacado lo de Oriente de manos de Lacret, asi-y esta es la causa de la pr6rroga de fechas, se esth sacando y se puede sacar, lo de Occidente del conocimiento previo de Julio, cuya conduct en estos instances esth siendo singular. Pero nada real depended de 61, y su misma conduct de filtima hora acaso tenga un solo objeto, en 61 habitual; s6lo que el deber me imiyone salvar, aun A costa de algunos dias, el sigilo de las operaciones, y la clave decisive, que-por lo mucho que hemos permitido que so prolongasen las cosas-vino 6, caer, sin que Juan mismo pudiera evitarlo, en manos de Julio.-Pero Occidente, tan importanto como fuerza de distracci6n, estA lejos de comenzar tibio ni desamparado. Hablo casi por mis ojos, torque lo que alli se ha gastado de lo nuestro tuvo un inspector del mayor respect y respousabilidad, asi como lo que ahora mismo ante su vista se gasta: y 61 conoce y ha palpado, el verdadero terreno, que es firme y vario, aunque con la limitaci6n natural al comenzar un negocio de esta indole. De las n-myk, sabe Ud. tambi6n. La tierra de Don Salvador temia sinceramente que la echasen sola y A la cabeza, y estaba tan poco dispuesta A eso, lo cual dijo con franqueza: como dispuesta esth, segun declare expresamente, 6, coadyuvar desde el arranque A la obra general. Ahora, otra vez A lo, de Ud.-Pespob solo ban salido de aqui Miranda y un joven muy expert, que ya se Ileva ganada la voluntad del Lbujpbd y la iipjdbHvgjsu,--que va como hijo de rico, y lo parece,---que habla el ingl6s muy bien, torque se ha educado aqui,-



PAGE 1

INDICE Phgs. A 1 11S CO[PATRIOTAS .........5 o0n2zalo Calbrales OFRENDA P6STUMA.-A M ARIA CABRALES. 7 Pa6LOGo del Sr. Jos6 Feij6. (Dem6crito.) ............9 LA MUJER CUBANA, Maria Cabrales de Maceo, por E. Loynas del Castillo .... .... .... .............. .15 CARTAS DE Jost MARTi A ANTONIO MACEO New York, 19 de febrero 1893 .. ............. 21 ,, ,, 25 de mayo 1893.......... ....... .22 Key West, 15 de diciembre 1893 ... ............23 ,, ,, ,, ,, ,, 1893 .................24 ,, ,, 8 de enero 1894 ... ............25 New York, 24 de marzo 1894 ... ............28 ,, ,, 20 de abril 1894 ... ............30 ,, ,, 4demayo 1894........... ...... 31 Puntarenas, 18 de mayo 1894 ... ............32 Panama, 22 de junio 1894 ... ............35 Kingston, 25 de junio 1894 ... ............36 New York, 7 de julio 1894 .. ............. 38 1 sin lugar, ni fecha ...... ...............40 1 sin lugar, ni fecha....................... ..41 New York, 22 de septiembre 1894. ................42 ,, ,, 29 de septiembre 1894. ................43 ,, ,, 13 de octubre ... ...............45 ,, ,, 20 de octubre 1894 ................46 .3 de noviembre 1894 ................. 48



PAGE 1

DATOS BIOGRAFICOS DE ANTONIO MACEO 209 contra la dominaci6n espafiola, y al effect, 61, SuArez y yo acordamos en casa de Pancho Aguirre, el diez. de octubre, asi como que activisemos nuestros trabajos, para estar perfectamente lists para esa fecha. De la primer reunion surgi6 algo por iniciativa del referido Zayas, en favor de un inmediato pronunciamento, en vista de sus informed, circunstancia que no crei de bastante peso para proceder asi, Infixime cuando ya se habia pesto, en duda que fuese cierto lo que el Coronel Castillo y yo manifestamos. de toda la Provincial Oriental, de donde habia Regado, 6ste para darme conocimiento de su actitud revolucionaria; pero todo, pas6 en vista del aplazamiento que propose para librarme de aquel desconcierto, sin ningfin antecedents politico que le acreditara ante nosotros. La conduct del General Sanguily, con su agradable pero, imprudent exageraci6n, me resinti6 un tanto, pues yo, ademks de recorder el literal del Norte de la Isla, dejando como un reguero de p6lvora, al comunicar mis ideas y deseos, k cuantos A y habM, de un pronunciamiento revolucionario, les, habia impuesto de cuanto pensaba hacer, pero con la explicaci6n de que antes queria tener conocimiento general de lo que deseaba el pueblo, y particularmente imponerme del verdadero juicio de los indiferentes y autonomistas, para resolver con conocimiento de causa y busear para ellos, un medio halagador que les comprometiera directamente con la revoluci6n, pues yo tenia entendido, que los m6s esforzados defensores de esas ideas medraban y vivian de la causa que apoyaban, siendo 6stos los Sres. Mlontoro, Saladrigas, Govin, G6,lvez y Delmonte; el resto seguia con ellos, por hacer algo dentro de la legalidad espaflola, sin perjuicio de ocupar su. pesto, llegada la hora de Una guerra redentora, proceder que quedarA comprobado con los concepts de mi relate. Sin embargo, una ligera explicaci6n entre mi compafiero yyo bast6 para que desapareciera toda idea de disgust y desacuerdo; ambos hemos depuesto siempre, ante el sagrado altar de la patria, toda pequefiez; y ambici6n personal, para dar paso h las ideas y 6, otros hombres que no les preocupa el bien com6n. Volver6 & mi narraci6n, para que se conozea hasta d6nde progresaron los tr4bal'os de conspiraci6n en la Habana, pues import fi la justiciay'fi los hombres que luchan por nuestra causa el conoeimiento"' de esos hechos que pueden aprovecharse en beneficio dbmfin. Cuando cref aproximarse la hora de ponerse en juego las armas, recommend al Dr. Alberto Ortiz, persona que se afana por la liber-



PAGE 1

104 EPISTOLARIO DE laftOES veces invitado por different personas y en distintas 6pocas; Ud. lo sabe. Estoy justificado con mis hechos. Le habl6 de simpatias, en el sentido de que no me hacia justicia y de que habia avergonzado A mis compaReros. En dias pasados, decia Ud. en una carta A los Machado, si los cubanos tienen vergilenza deben hacer tal cosa. Un impossible para el caballero que recibi6 la carta. IY qui6n ha combatido eso? Como en todas las cosas, desde el principio hasta boy, he sido yo, que siempre he tenido recursos para defenderle. "Hace eso el que da lugar h sombras, con la denigrate intenci6n de socavar A sotto voche? Si mi causa no es suya, no es mia la culpa; creo que si Ud. la abraz6, fue por bien propio que da honra y provecho. A eso se debe la consideraci6n y respect que le tiene el pueblo cubano, A quien llama Ud. ingrate, no obstante poner en sus manos la suerte de su patria. Pero lo cierto es, que lo que le dfi, m6ritos 6, Ud., se lo quita deprimiendo k los cubanos con malas. palabras 6 insults. No ha mucho aplacaba yo A various que se quejaban de Ud.; pero entre poco verfi, Ud. confirmed el juicio que tengo del gusano que le roe su espiritu. Los hombres de sano criteria y rectos principios, son los que defienden sus derechos sin mengua de su dignidad; aquellos que no lo hacen, por medrar el auxilio del superior, y por gusto de pelear. gA esos les llama Ud. ingrates? El que reclama sus derechos usurpados por otro, no lo hace por que pretend separarse de los favors que le hagan A su causa; es por que su dignidad super, en excess h los servicios recordados por Ud. Tanto debe Cuba fi Ud. como Ud. i ella. AM nos hemos conquistador amparo social, y por eso quiero ahora que se me respite; eso y nada mfis es lo que quiero; no tengo ambici6n mezquina que pueda obscurecer su. camino, con perjuicio de mi causa. Estoy joven y hay en mi patria ancho campo para todas las aspiraciones. Despu6s de estas declaraciones, quedarfi para Ud. y los dudosos de mi future, despejado el campo para todos, y libre de sombras, verd claro la parte del camino que tiene qne recorder en la cuesti6n de Cuba. Despu6s de leer su carta, nada me ha quedado de la conduct que Calixto Garcia observe conmigo por la misma causa que Ud.; es decir, por que crey6 que obscurecia su porvenir en la revoluci6n, y usted por que piensa lo mismo 6 por que le estorbo en otro sentido. Desengfifiese General, soy pequeflo ante Ud. y no me hago



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO, A SU ESPOSA 81 Dale mis recuerdos 4 la pobre Florencia, besos k la Corronga, carifios A los niflos, saludos d las Matildes, Pochet, Sofia, Casimiro y un abrazo h mi comadre, con besos 6, mi ahijado y recuerdos d Eduardito. La bulla de la gente y las peticiones no me dejan escribir, espero que se duerman, para concluir mi relaci6n de cositas, entre las que estA el temor de caer en lazo de los gachupines; estos vklense de todos los medics. Ya mandan mujeres k los campamentos, con pretexts de ver families que tienen en la fuerza; las que vienen de buena fe, confiesan su pecado con tres 6 cuatro repreguntas; las otras las mando salir violentamente del campamento. En los pueblos de San Luis y Dos Caminos, registrar A todas las mujeres y nifios que suponen en convivencia con nuestras fuerzas; han sospechado, hasta de las misma's que ellos me mandan al campamento, poni6ndo press i las que he podido converter contra ellos. Es una rareza una mala patriots, pero como mujeres al fin, se dejan seducir de los espafloles. Es tan extenso el territorio que reorro d diario, que si no tuviera escalonados various caballos, me seria impossible estar en todas parties. No dejes de escribirme; tus cartas me tranquilizan; siempre que no las recibo creo que estAs enferma y eso me preocupa. Se lo delicada y sensible que eres 0 y eso me occasion impaciencia. No dejes de Ilamar al Dr. Uribe para cualquier cosa que te aqueje, es el m6dico y caballero que yo quiero, que en esos casos te vea y alive de tus constants penalidades. I C6mo se porta contigo y con Cuba esa emigraci6n? L Qu6 bacen? Saluda A Zambrana, Anibal Santos, Dr. A. Esquivel, Enrique, Pepe y i todos los buenos que se acuerden de mi. Si la propuesta que el Presidente hizo A mi abogado, es regular 6. juicio del mismo y del Dr. Zambrana, ac6ptala en el acto; vale mfis algo que nada. Con un abrazo y mil cariflos, se despite tu esposo que te quiere, A. MAcEo.



PAGE 1

CARTS VARIES 157 La actitud de Ud., retirfindose fi "La Mansi6n" para ahorrar al Tesoro Revolucionario la pension que Ud. merece, no esth justificada. Ud. puede vivir en la finca como tribute fi la memorial querida de su noble esposo, pero de ningfin modo, renunciar fi la modest suma con que se demuestra fi la dignisima viuda del h6roe rtal el aprecio y el respect que los hermanos suyos en la patria le profesamos. No permitir6, no, que Ud., por un sentimiento sublime de desinter6s personal y de amor apasionado por nuestra amada causa, se sujete 6 privaciones que no dicen bien con la que fue, por tantos aflos, fiel y digna. compafiera de Antonio Maceo. A ese effect, scribe hoy al Secretario del Cuerpo del Consejo. He dado orden de que le mande con regularidad Patria. Ud. nunca debi6 pagar suseripei6n. La carta que Ud. indica venia inclusa, no la he recibido; sin duda, se olvid6 de enviarla adjunta. Le reitero, como honra que le debo, el testimonio de mi cariflo y de mi mas alta consideraci6n. T. ESTRADA PALMA.



PAGE 1

DE m1mmo G6mrZ A ANTONIO XACBO 113 Crombet, y creo que no debemos detenerlo, pues es mejor despachar todo de esta mantra que por el correo. Asi pues, ent6rese de todo, escriba Ud. largamente, dele veinte y cinco chelines k Julio y desphehelo, para que salga en el vapor de esta tarde. Suyo Aftmo, M. G6mEz. Kingston, Septiembre 22, de 1885. Sr. General Antonio Maeeo. New York. Estimado General y amigo: Sin ninguna suya que me di6se cuenta del resultado bueno 6 malo de sus trabajos, que sin embargo, me permit creerlo no muy halagiieflo, dada la penuria del tempo, me desentiendo por un moment de mil cosas que pesan sobre mi, para dirijirle esta carta de cardeter grave, si se quiere. Como al llegar aqui el General Flor Crombet, de Col6n y Panamd, me inform de que no tuvo lugar entre Ud. y 61 A la modificaci6n del plan, fusionando ambos contingentes, antes al mando separado de cada uno, segfin mi plan, pero, una vez que Ud. me hizo aquellas observations, que no me parecieron desacertadas, quise dejarlos, A los dos en complete libertad, para que de acuerdo, si se quiere, resolvieran ese punto concrete; como despu6s de eso repito no quedaba otra cosa que bacer, que tratar de allanar las dificultades inesperables que se me ban presented para realizer la salida del General Flor, como la imposibilidad. de haber hecho salir el armaments de New York para Col6n, como se habia dispuesto, por no queer el C6nsul firmer la factura consular, y no recibirlo los vapors sin Ilenar ese requisite; como no haber cumplido Marrero, Recio, y otros, compromises que ascienden i la suma de $8.000.00 que dejaron el presupuesto en descubierto, y Wtimamente la prisi6n de Rafael Lanza, por el Presidente de Haiti, cuyo comisionado sali6 en busea de barco para la expedici6n del General Crombet,'cosa convenida entre este y aquel; mientras tanto bacia-



PAGE 1

172 EPISTOLARIO DE HA ROES Marrero, Guerra y demAs compafieros, que cumplir6 mi empeflada palabra de arrojar de Cuba la odiosa dominaci6n espaflola que nos aniquila y veja con su oprobioso sistema de Gobierno; que nadie se pronounce sin que yo est6 en Cuba, para cuyo objeto avisar6 anticipadamente. Mis antiguos compafieros y yo nos preparamos, t6ngame pues al corriente de positives noticias por el mismo conduct que Ud. emple6 para su anterior. Lo abraza de coraz6n su invariable amigo, suplickudole encargue el ensanche de los trabajos, se despite su amigo y S. S. ANT6NIO MACEO. San Jos6, Mayo 19 de 1894. Sr. Dr. A. Zambrana. Present. Muy Sr. mio: He de agradecerle se sirva enviarme con el dador de la presented carta, los papeles y libreta de mi pertenencia que tiene Ud. en su poder. Del mismo modo le estimar6 d6 por terminada la representaci6n official que tiene Ud. de mis pequenos interests en este pais, circunstancia que espero ponga fuera de duda pfiblica, mi decor personal y la dignidad cubana, mancillada 6sta por los transfugas de nuestra causa. Soy de Ud. Atto. S. A. MAcm. San Jos6, Mayo 22 de 1894. Sr. Dr. Don. Antonio Zambrana. Present. Muy Sr. mio: Su conduct political justifica el juicio pfiblico que de Ud. se tiene en todas parties, no es necesaria su aseveraci6n; basta lo dicho por gente desapasionada para convencerme de mi error.



PAGE 1

D, JOSL MARA A ANTONIO MACEO 59 suma, un joven del sur, caballeresco y ambicioso;-y otra, la del General G6mez, torque aqui estA Mayia en nombre y representaci6n de 41, y de los expedicionarios enthusiasts y congregados de Santo Domingo, y Mayia es garantia, portador y testing de las instructions finales de march que realize como digo A Ud., y en virtue de las cuales, y por acta firmada por 61,-por Collazo, que viene en nombre de Occidente y de las conexiones de Oriente, y por ml, en acta-digo-firmada por los tres, hemos fijado y comunicado h la Isla un plan que no revela el de las expediciones y se ajusta en plazo y lugayes fi 61. De palabras, y en las instructions que le acabo de dictar fi Alejandro, Ileva 61 A Ud. muchas otras cosas: como he deshecho intrigas de Oriente, respect A Ud. mismo,-como Lacret se dice lastimado. por una circular de Ud. de ahora en su contra,--como la he explicado, por si es cierta, compartiendo con Ud. la responsabilidad de haber dudado de 61 con apparent justicia, y en cumplimiento A mi deber de vigilancia superior A la amistad. Y de la cooperaci6n, ya de la Isla, por la impaciencia de allf que termin6 en. enviar cerca de G6mez fi Collazo con preguntas como las que formu16 Ud. en su carta de excitaci6n fi 61, ya de G6mez, por la solemne y decisive significaci6n de qu6 Mayfa se senate y declare, por e8crito investido--, de la cooperaci6n de la Isla y G6mez, repito,-y de la de G6mez principalmente, Alejandro le va A ser testing de ojos, apart de la garantia y raiz que Ud. se senate en mi. .Sobre condos, de dias antes de la salida del Amadis, girar6 hasta $2000 de ahi, para que Ud. haga corner 6, los pocos que fallen, sobre el punto de cita, y Corona flevarfi 4 mano alrededor de $1000 en oro para encarar,-que no lo creo necesario-cualquier difficult, la cual no espero, torque el capitfin va fi las 6rdenes del representative de D. E. Mantel, cuyo hijo va 6. bordo, y 61, el D. E. Mantel, estarfi en Santiago de Cuba, aguardando su maquinaria, sus trabajadores y sus 5 6 6 amigos, que son los que irfin a] yact en cuanto asome 6ste. Y el yact va con Corona de prbctico, que acaba de Ilegar fi este prop6sito. No s6 si debe, le preguntar6,-no creo que deba ir consignado A Lim6n de seguro, no; pero si lo, fuese estarfa 6, las instructions de las cartas de Ud. y Flor, y le habr6 hablado por cable. g Qu6 me falta pues, que decirle I Con muy poca merma, va su pedido de armas y los preparativos,-cuatro barriers y tablones,



PAGE 1

128 EPISTOLARIO DE HEROES Central Valley, Abril 12 1894. Mayor General A. Maceo. General : En su poder debe estar, desde hace dias, mi contestaci6n, desde allh de Santo Domingo, A su filtima carta, en la cual le decia todo lo que yo creia que debia decirle en relaci6n fi todo lo que Ud. me pidi6. Despu6s de estar aqui, en New York, y haber conferenciado con Marti, sobre detalles que no podiamos desatender, hemos resuelto que 61 solo, para mayor economic y menos Ilamar la atenci6n, pues ya estamos demasiado vigilados, sea el que vaya A verme con Ud. y arreglarlo, todo con Flor y Cebreco. Yo los dejo en complete libertad de acci6n. L Qu6 les puedo yo indicar, cuando U., como yo y todos, nos sentimos inspirados de los mismos deseos y armados de la misma resoluci6n? Los nudos que no puedan desatarse 6 atarse entre Ud., Flor, Cebreco y Marti, tampoco me ser6 possible 6 mi hacerlo. Asi, pues, no me ocurre nada que decirle, en cuanto h los m6todos y modos, y en cuanto A los medics 6 recursos, i eso va Marti, despu6s que ya aqui lo hemos calculado todo. De Ud. con aprecio y consideraci6n. El Gral. M. G6mEz. Monte Cristy, 30 de Septiembre, 1894. Mayor General A. Maceo. General: Con notable atraso ha venido A poder -mio su carta del 26 de Agosto. No es la dilaci6n debida A la causa que Ud. supone; ni yo ni el Delegado podemos nunca obedecer i suggestions antipatri6ticas de dentro; ya todo eso es demasiado conocido para que nos dejemos embaucar. Las causes ban sido otras, pues debi6ndo partir todo del Centro de las Delegaciones, esta tuvo que salir para M6jico des-



PAGE 1

126 EPISTOLARIO DE H 'ROE S Si el Partido Revolucionario Cubano, de que nosotros, los viejos soldados componemos su. parte principal, active en la esfera de la acci6n, no aprovecha las series complicaciones que en la actualidad asedian fi Espafia, para dar ante el pais que se propane redimir, y ante el mundo entero una prueba ostensible de sus results prop6sitos, entonces casi casi el Partido no tended raz6n de ser, y i nosotros los militaries nos cabrA, la parte mayor de responsabilidades ante la conciencia pfiblica national y extrafia, y ante la Historic, de no haberse cumplido tan altos designios, por nuestra apatia 6 descuido, que la maledicencia 6 la infamia puede muy fficil interpreter de cobardia. Asi pues, General, es urgent que enseguida se ponga Ud. en movimiento como pienso yo ponerme enseguida y recomendAndole muy mucho la mis exquisite cautela, y prudencia. Inmediatamente debe Ud. ponerse en comunicaci6n direct con la Delegaci6n que debe proveer los, recursos; y conmigo tambi6n. A la vez debe Ud. pasar el mismo aviso h sus conocidos subalternos, asi de dentro como de fuera, y que aun por razones de Ud. conocidas merezean su plena confianza. En estos moments, no creo aun necesario descender d detalles. Dirija siempre su correspondence para mi: Monte Cristy, Santo Domingo, bajo sobre para Francisco G. Toro. De Ud. con Patria y Libertad. M. G6MEZ. Monte Cristi, 12 de febrero 1894. Seflor Mayor General A. Maceo. General: Esth en poder mio su nota, de fecha 12 de enero ppdo. desde San Jos6, Costa Rica, por la cual, al propio tempo que me acusa recibo de mi circular, pide instructions. Pstas le serhn trasmitidas oportunamente, en tanto que va Ud. preparando cautelosamente su expedici6n. Y paso d contestarle sobre los demfis punts que puedan revestir mayor importance. 10 El punto que Ud. mismo debe escoger para su desembarco,



PAGE 1

DATOS BIOGRkFICOS DE ANTONIO MACEO 197 nes nunca conducen al bien coffin de los pueblos, y son indignos de nuestra causa; no merecen el honor del sacrifice que hacemos, por obtener nuestra soberania national. La ambici6n infunde temores y dudas, hasta donde no existent; hace egoistas y desconfiadas A las personas; la honradez y la lealtad vienen k ser un mito para los que adolecen de ese mal. Por lo general, la vanidad viene h ser su mejor consejero. Por eso, yo desearia, para mi pais, un hombre que tenga la virtue de redimir al pueblo cubano de la soberania espafaola, sin haber tiranizado 6 sus redimidos, y que no ambicione otra fortune que la conquistada por ese medio. El que tal haga, llegarg A la supreme gloria y complete dicha. Nada mAs grande ni mAs honroso para un mortal que inmortalizar su nombre con la bendici6n de todo un pueblo; pero desgraciadamente, las perfecciones, humans est6.n muy lejos de nosotros, y debiendo ir por ese camino, nos extraviamos con frecuencia. Pero yo, entre la tirania espahola que sufrimos y cualquiera otra que venga para destruir 6sta, estoy por la filtima; la accept con todos sus horrors y consecuencias. El dia despu6s de nuestra independencia, repararemos las faltas 6 inconveniences que ella deja detrAs de si: reemplacemos, pues, el gobierno espafiol con la soberania national de nuestro pueblo. Pasemos a otra cosa, y dej6monos de exordios y digressions. Mi opinion es que nos reorganicemos, buscando los medics, de realizer nuestra empress revolucionaria; y la manera mAs adecuada y segura, respetuosa 6 imponente, civilizada y disciplined, prActica y de oportunidad, es que nuestro partido se constituya, nombrando su representaci6n official; que se caracterice con el voto popular de todo el partido Independiente, el cual debe y puede bacer una votaci6n lib6rrima de los hombres que quiere elevar d la categoria de genuine representaci6n: que dirijan la opinion de nuestros emigrados y quiten el marasmo politico en que yace el partido. Formado, podria constituir su or.-ano official de, communications, y hacer relaciones dentro y fuera de Cuba; Revar el amor patriot, juntamente con el cumplimiento de deberes superiors y sagrados, A todos los corazones amantes de la libertad. De este modo, cada Centro podria enviar al General el n-6mero de votos que resultara de las elecciones para la reprfsentaci6n del. partido, y dar :1 concern k cuantos agraciados hubiere, y ellos, 6 su



PAGE 1

NDICE 227 Pfgs. CARTAS DE MAXIMo G6MEZ A ANTONIO MACEO New Orleans, 26 de noviembre 1884 .............111 Kingston, 26 de julio 1885 ..............112 ,, 15 de agosto 1885. ..............1l 22 de septiembre 1885. .....................113 28 de septiembre 1885 ..............116 22 de julio 1886. .. ............. 117 Col6n, 31 de julio 1886. .. ............ .119 Kingston, 20 de agosto 1886 ..............119 ,, 31 de agosto 1886. ..............121 ,, 2 de septiembre 1886. .. ............ .123 ,, 3 de septiembre 1886. .. ............... .123 ,, 7 de septiembre 1886. .. ............ .123 ,, 9 de septiembre 1886 ... ............. .. 124 Monte Cristi, 12 de noviembre 1893 .............125 ,, ,, 12 de febrero 1894 ..............126 Central Valley, 12 de abril 1894. ..............128 Monte Cristi, 30 de septiembre 1894 ..............128 1 sin lugar, ni feeha ......... .................... 129 CARTAS DE FLOR CROMBET A ANTONIO MACEO Matina, 19 de septiembre 1894 ...... .......... .133 ,, 23 de noviembre 1894 ........ .............. 133 8 de diciembre 1894 .. ....... .. ....... .134 21 de enero 1895. ........... ...... 134 Lim6n, 29 de enero 1.895. ... .............135 ,, 20 de marzo 1895. ... .............135 CARTAS VARIAS Jos6 Maceo a Antonio Maceo, 21 de septiembre 1882. .......139 Dr. E. HernAndez a Antonio Maceo, 3 de noviembre 1882.. .. 140 , ,, ,, ,, 24 de enero 1885. ....144 ,, ,1 ,, ,, 8 de mayo 1885. ....146 Antonio Zambrana a A. Maceo, 21 de mayo 1894 ........150 Diego Palacios a Antonio Maceo, 15 de septiembre 1894. ....150 2,, 8 deo oetubre 1894. ....151 T. Estrada Palma a Maria Cabrales, 29 de noviembre 1897. ....156



PAGE 1

CARTS DE P&AME A LA VDA. DE ANTONIO MACEO 221 El Into, sefiora, es para Ud.; pero tambi6n para todos los patriotas, y con Ud. nos inclinamos todos, los ojos en Ifigrimas, ante la severidad del destiny. Aqui lloramos, pero enaltecemos al que fue grande en la batalla, grande en el consejo, grande en el patriotismo, y que con la punta de la espada escribi6 en la tierra cubana, de una punta A otra de la Isla, su nombre imperecedero, desde Peralejo hasta Cacarajicara. Enaltecido esti; y-si esto es consuelo,-recordemos que el 28 de febrero de 1897, la antigua Reiiia del mundo, Roma la Grande, ha celebrado LA Apomosis DE M&cEo. Cr6ame Ud. seflora, su atento y leal servidor, BETANCES.













PAGE 1

EPISTOLARIO DE RYMORS bcvD: no los debo sujetar: si pueden y quieren, sin esperar 6, la conjunci6n nueva que ya prepare, empiecen, inseguros de la conjunci6n inmediata, aunque siempre seguros de mi, y de este modo de amar al pais que Ud me ve: si quieren esperar 6 la conjunci6n nueva, hay para esta dos plazos,-uno corto, y lo vamos 6, busear, por si todos,-en vista de una situaci6n madura, y atendida adentro que solo pide direcci6n y empuje,-por si todos, digo, tienen el mismo Animo que Ud. y yo mismo, y nuestros mejores compafieros. Y entonces, es cosa breve: yo siempre podr6 enviarle $2060 de ach para que allk se busquen, propio,-porque se puede,-un psfllfx que los lleve:-y tbnsb, Ud. me dirh torque para 25 6 30 podian ir asi si caso necesario pueden ir consignadas como mercancias segun Ud. me habia diebo, y solo yo aqui s6.-Ah! Digame que piensa asi, pues es en verdad todo lo necesario, y no se necesita en verdad nada mas,-y con la majestad de ese ejemplo, y en mi conciencia la fuerza de 61 salimos Mayia y yo,--despu6s de haber asegurado yo el cariho mayor de las emigraciones,-A que por todas parties, se haga lo mismo. L No es esta la hora? I no es este su coraz6n? gNecesito hablar? INecesito escribir lo que Ud. lee sin que se lo escriba? jNo es Ud. hombre capaz de verdadera grandezaT ITibieza alguna, flojedad alguna, vacilaci6n a1guna, nos aflojarin la mano, nos har&n perder la falta de que las cabezas Reguen h tiempo--la obra que hemos necesitado en el pais, la discipline y fe que muestra en esta obra nuestra, como es, y no en parte fl hombre de ella, sino en toda ella, y el respect grande que ya se ve que ganaremos por la magnitude, que ................... Esta earta aparece trunea en el original que conserve, y del cual se ha obtenido esta Ifiel copia N. del E. New York, 31 de enero 1895. Sr. Gral. A. Maceo. Mi amigo, muy querido: Llegan carts tales de Cuba, que-sea cualquiera la labor que aqui interrumpa-salgo con Mayia, Reno de brio y justa fe, para Santo Domingo.





PAGE 1

72



PAGE 1

CARTS VARUS 143 tal que la pronuncien por amor h la verdad misma, no por motivos personals y egoistas. I Ojalfi que la experience nos haya ensefiado algo, y por su medio volvfimos A la. obra como hombres, Ilenos de virtues y escasos de vicious en lo, pfiblico como en lo, privado. Pasemos A otra cosa. Con profound dolor he visto en various peri6dicos confirmed, la noticia de haber sido preso nuevamente su hermano Jos6 y dos patriotas mfis. Yo siento de todo corazon esa. desgracia; pero deseo para Ud. la mayor calma. Su pobre madre es la que compadezco sobre todo, y k Cuba que se ve privada, de uno de sus bravos hijos y dos mks que acaso serial dos heroes tambi6n. Le remito EZ Yara. Flor vive conmigo. Esti colocado aqui supongo que en el destiny que Ud. tenia. Es im j6ven de grades esperanzas. Se ha ilustrado mucho. Hoy luce su talent con indudable m6rito. Sabe bien ingl6s y frane6s. Conoce Historia; el movimiento politico europeo muy regularmente, y sobre todo en la cuesti6n de Cuba, precede con mucho juicio y desinter6s. Es de los hombres que ha comprendido que el que es de los primers poeo import que lo coloquen en -61timo t6rmino. Por eso al. hablar de Cuba, jamfis piensa que 61 debe ocupar 6ste 6 el otro pesto. Es dificil oirl bablar de sus triunfos en la guerra; pero fficilmente se goza en dar fi, concern los de los demfis sobre todo de Ud. y de G6mez. Habla poco de los malos, y si lo hace es para. disculparlos; en recompensa elogia sin pasi6n A .10s buenos. Es discrete, fino, observador, de eond-acta inmejorable. No babla, sino con oportunidad. y procurando no cansar. Es buen amigo y el enter patriots de siempre. La inflexibilidadde sus principios se nota en la madurez de sus juicios, y en la meditaci6n de sus actos todos. Tiene mucho trato social, talent de las cosas y aprecio para. los hombres. Respetuoso aun con sus subalternos. Digno sin altaneria, y bastante perspicaz, para no ser aprovechado en caso alguno como instrumento del maquiavelismo de otro. En fin, es un hombre en toda la extension de la palabra. Por lo, demfis Ud. IG conoce mejor que yo. Mas6 me pregounta por Ud. con interns y siempre me encarga sus afectos. Nada le he dicho sobre su carta. Me ha parecido que sus -61timas palabras eran algo fuertes y he preferido guardar silencio. Entra en juicio cada, dia, y no dudo que serh un buen official. Morey me pregunta por Ud. igualmente interesado. Tambi6n muy corregido, y slempre bueno de coraz6n.



PAGE 1

24 EPISTOLAWO DE HftOES lada de Carrillo, aun libres, un malestar que seria imperdonable mantener cuando tenemos allegados los medics, modestos y bastantes, de ponerle fin. El gobierno cree que vamos, y solo aguarda h la evidencia m s cercana para segarnos aRA el pais: y nosotros, con la rapidez que no se espera de nosotros, sin aparato de invasion, ,deslizAndonos sencillamente de donde mismo estfibamos, podemos ir antes de que el enemigo nos espere, y caiga sobre la buena gente revolucionaria. No tenemos mas que ajustar los detalles, de modo de ahorrar tempo. Ahora solo estas lines le puedo poner, y la seguridad de que, lo que yo haya de hacer, ni con ligereza ni con demora serfi hecho. Yo no trabajo por mi fama, pesto que toda la del mundo cabe en un grano de maiz, ni por hien alguno de esta vida triste, que no tiene ya para mi satisfacci6n mayor que el salir de ella: trabajo por poner en vias de felicidad h los hombres que hoy viven sin ella. No espere pues, de mi,-harto lo sabe Ud.precipitaci6n alguna, ni el crime de azuzar y comprometer, por salvar la honrilla de la tentativa,-sobre qne, con hombre del juicio de Ud., eso seria peril 6 infitil. Este hombre; lo ama y lo conoce, y no faltaria asi al respect que merece su vida. Su Maria no se ha equivocado. Y de su gran pena de ahora 6 no ve que no le he querido, hablar? Su madre ha muerto. En Patria digo lo, que me sac6 del coraz6n la noticia de su muerte: lo escribi en el ferrocarril, viniendo de agenciar el modo de que le demos algun dia libre sepulture, ya que no pudo morir en su tierra libre: 6se, ese oficio continuo por la idea que ella am6, es el mejor homenaje A su memorial. Vi A la anciana dos veces, y me acarici6 y mir6 como h hijo, y la recordar6 con amor toda mi vida. Aqui tiene que eesar su JOSP Rmf. Delegaci6n del Partido Revolueionario Cubano. De trfinsito en Key West, 15 de Diciembre de 1893. Seflor Mayor General Antonio Maceo. Seflor Mayor General: Moments antes de la salida del Correo que Ilega 'a 6sta, Ilega a mis manos el presented duplicado adjunto, de nota del General



PAGE 1

EPISTOLARIO DE HfROM en tan largo viaje, entre otras cosas, peri6dicos, carts y telegrams en abundance cantidad. Por aquellos tempos, del afio 1899 al 28 de julio de 1905, fecha en que falleci6 la viuda del h6roe, era yo bastante pequeflo; pero recuerdo perfectamente, a pesar de mi corta edad, que para Maria aquel bafil guardaba un preciado tesoro, recuerdos, reliquias y trofeos de su vida azarosa y patrio'tica, en la manigua cubana, primero,,en el extranjero, despu6s. En el andar del tiempo, cuando vivia aim la viuda de Maceo, fuel precise, para ciertas necesidades domesticas indispensable, descongestionar un poco aquel. enorme mueble. Y por eso fu6 que a la curiosidad de la familiar se revelaron, un dia, grades paquetes de colecciones de peri6dicos Patria, La Repiblica Cubana y la Revista de Cayo Hueso, 6utre ellos, telegrams y una enormidad de papeles que, casi sin examen, a pesar del gran valor de muchos de los mismos, se destrufan. 'De aquella montafia'de papeles quedaron los que component este volume, despu6s de una labor de muchos dias para ordenarlos y coleccionarlos debidamente. Al decidirme a publicar este EPISTOLAMO DE HtRoFs, mu6veme una sola aspiraci6n: mejorar, con el product de su venta, hasta donde sea possible, la tumba humilde que guard los rests de la lustre compafiera del insuperable caudillo, ya que ella realize tambi6n, en los campos de Cuba y en sierra extranjera, una labor heroic y hermosa, luchando, a fnerza de privaciones y sacrificios, por el porvenir de la Patria, lo, que la hace acreedora a que el. lugar donde reposan sus rests ostente algo, quo demuestre eternamente, quien. fuel la digna compafiera del he'roe mas grande de Cuba, de Antonio Maceo.



PAGE 1

220 EPISTOLARIO DE HEROES asediaba, como el espectro de la fatalidad, estrechindonos hora per horaen el fimbito reducido de nuestras d6biles esperanzas, hasta obligarnos per Wtimo, A reducirnos A la fuerza incontrastable, de la evidencia. Pero desde entonces, como quien sacude las',visiones de horrible pesadilla y abarea de un golpe de vista la desnuda realidad, los cubanos todos, como un solo hombre, se han alzado a la altura de las eircunstancias, y enarbolando junto al pend6n de la estrella solitaria la ensefia gloriosa del Lugarteniente General Antonio Maceo, ban jurado sobre esta reliquia santa, simbolo de independence y libertad, no dar paz & la mano, descanso al cuerpo, ni tregua al espiritu, mientras, no quede para siempre redimida del yugo ibero, la patria amada, que honr6 en su vida y con su muerte el h6roe entre los heroes, vuestro excels esposo, grande come genio military y no menos lustre come ciudadano respetuoso 6. las instituciones civiles y A la ley. Seflora, enjugad vuestro Ilanto, templad vuestro espiritu en el ardor fervoroso de la patria, de quien sois hija piedilecta, y ensefiadnos con vuestro ejemplo de fortaleza it no desmayar jamfis en la obra de redenci6n, per cruentos que sean los sacrificios. Conflad, sefiora, en el amor de vuestros compatriots 6. la memoria veneranda, de vuestro immortal consorted y sabed: que per acuerdo unfinime de todos y tAcito consentimiento, la viuda del Mayor' General Antonio Maceo es la desposada del pueblo cubano. Soy, con el respect que mereceis, vuestro devote servidor y amigo fiel. T. ESTRADA PALMA. Paris, 5 de marzo 1897. Sra. Maria Cabrales viuda de Maceo. Sefiora: 1 Hasta hoyhabiamos desperado! La Colonial Cubana de Paris no queria creer en la muerte del h6roe legendario. Ya no es possible ocultarse h si mismo la cruel y triste realidad. i Entr6 en la inmortalidad el gran Capitfin Cubano I



PAGE 1

84 EPISTOLARIO Dr, jaAwm Race poco que por un amigo de Holguin, supe que ya habits cobrado el giro que por dos mil pesos te envi6; me allegro de eso, pues ya habrAs cubierto parte de tus necesidades. Ser6 mfis largo, estoy ocupAndome de cobra las cuentas que Felipe dej6 abandonadas. La revoluci6n cada dia mfis potent, pronto march para las Villas; tal vez sea entre ocho dias. Escribeme. Te abraza tu. esposo que te quiere, A. MACEO. El portador es mi amigo, ha servido bien la causa, ojalk tu procures que Don. Eduardo y amigos lo atiendan bien; va d establecerse en esa. Da recuerdos i todos, h la familiar de Pochet y particularmente A Florencia y la Corronga. Vale. Rep1hblica de Cuba. Jefatura del Ej6rcito. Invasor. Particular. Ant6n de Guanasi, Novidmbre 20/1895. Sra. Maria C. de Maceo. Mi adorada esposa: Tengo la vista tus deseadas carts del 28 de septiembre y 12 de octubre proximos pasados, euyos contends me llenan de verdadero regocijo y tranquilidad, pues no sabia de ti ni me explicaba el silencio. Es falso, que me hirieran de gravedad, no he recibido esta vez ni una contusion; casi no se pelea en esta revoluci6n; hace mfis de dos meses que no tengo, combats seriosTsuele haber escaramuzas de poca importance, en que resultant pof-huestra parte dos 6 tres. heridos, y muertos, como sucedi6 hace poco con la retaguardia de la column invasora que Ilevo. para' Occidente, sosteniendo esta, ligeros tiroteos con un enemigo fuerte que se empefia en no presentar combat en forma.



PAGE 1

208 EPISTOLARIO DE HEROES pals. I Y qui6n puede decir una palabra de esos hombres favorecidos por el monopolio espafiol y por el Gobierno mism o, sin exponer su existence? L No habrh osado que lo intent? Esto hace resaltar notablemente la ruindad de espiritu de nuestros paisanos y la maldad de algunos hip6critas y nocivos que dirigen la political auton6mica; pero afortunadamente, las ideas tienen el poderoso poder de abrirse paso y de no ser detenidas por el maquiavelismo de los que negocian la patria A nuestros enemigos. Mi Ilegada A la Habana despert6 la curiosidad de todo el mundo y se le di6 la importance de un hecho notable. Durante mi permanencia en ella fui objeto de curiosidad pfiblica, recibiendo constantemente las visits de mis amigos y compafieros de armas y de muchas respetabilisimas personas, que tuvieron la bonded de honrarme con su presencia, proporcionfindome el doble placer de conocer sus principios y sus deseos de ver realizado nuestro ideal politico. Pasado este moment de efusi6n y verdadero gusto para mi, pues leia algo en el horizonte de mis prop6sitos, empec6 fi dar i concern mis intenciones, indagando cukl era el verdadero parecer del pueblo, sumido en la mhs profunda abyecci6n y miseria, sacando de esa masa inerme y sumisa la crema de lo bueno que en toda sociedad existed; que 4 la par que me decian estar de acuerdo con la revoluci6n regeneradora, me ofrecian sus servicios morales y materiales, dentro y fuera de Cuba. Para comprobar esto, recorri la escala social, visitando las distintas sociedades y grend-os, encontrando en ellos la misma disposici6n y deseo que en las anteriores personas. Tanto los Cuerpos de Bomberos como los de las Milicias me manifestaron sus profundas convicciones en favor de nuestra causa, dici6ndome que tenian las armas para apoyar la revoluci6n, y los otros torque querlan vigorizar su constituci6n fisica y ser fitiles fi la libertad de Cuba. HaW con todos los jefes de la pasada guerra, y aunque unos 6 otros se desacreditaban entre si, les hice presented la necesidad en que estfibamos de sacudir el yugo de la tirania espahola, que era un imprescindible deber trabajar en favor de la revoluci6n, con lo que todos estaban de acuerdo y dispuestos, difiriendo en cuesti6n. .. .. ...................................... .. ...................................... ... para otra fecha 6 fin de que pudi6semos acordar el dia y la hora clue deseaba Sanguily sefialar para el alzamiento de los cubanos,





PAGE 1

12 EPISTOLAIUO DE HEROES tual do Uspedes, que poseian todos los bie-nes materiales de, la vida: la riqueza, los honors, el poderio, inte.lectual y social, aunque no el politico, no se sentian felices. Su conciencia se estremecia y su seusibilidad sangraba, al contact del espectaculo de horror que desplegaba en su torno, y el oro que poseian, legahnente propio, les quemaba las, manos. Los toques de la campana 6pica de la Demajagua resonaron tonantes en la. aurora radios del 10 de octubre, convocando a la CoIonia para que, se pusiese de, pie, en nombre de la virtud y con los fines do conquistar la libertad y la justicia, los ideals ma's* altos de la naturaleza. Pero junto a los siervos materials, los pariahs de las f6bricas de azficar, convivian los siervos socials, los que se sentian inferiors en el disfrute de los beneficios de la eivilizaci6u, los que respiraban constrehidos por leyes medioevales y tenian cerradas todas las puertas de la aspiraci6n y la esperanza. Estos constitution la mayoria cubana. Blancos y negros libres, es decir, Iibres de la esclavitud, fisica, pero no de la servidumbre political, gemian arrastrando la vida vegetative del colono. De este element social surgio' Amtonio Maceo. Fue' hijo de la leyenda de sangre de 1868 y el mAs acabado de la revoluci6n tribunal de 1895. Humilde, arriero, plasmado en bronco, espiritu. encendido en las mis altas energies humans, naci6 s6lo para la gloria. Antonio Maceo no cabia en otro marco, que en aquel. propicio de su designio de h6roe. La belleza, la poesia, exigen ese terrible tribute de sangre, de pasi6n por el ideal, de total rendimiento, de todas las riquezas del espiritu, que tienen por premio la emotion de crear una patria, nneva. Antonio Maceo no cabia en la vida uniforme, aun en aquella que est' mecida por todos los honores, por iodas las caricias de la civilizacio"n. Fue' una



PAGE 1

86 EPISTOLARIO DE HEROES plicarh cuanto se ha hecho para Ilegar al extreme final de la Isla, de triunfo en triunfo, regresando i esta provincial, por dentro de todas las tramps que me tenian puestas los espafioles, para cojerme en ellas, de donde decian que no saldria con vida., En fin ya estoy fuera, dejando en la Provincia de Pinar del Rio, cuatro mil hombres sobre las armas; product de la invasion y patriotism de aquella gente, que 6. decir de otros es la que mejor ha correspondido; se parece A Oriente en enthusiasm y hechos. En la relaci6n de los success de la invasion que hace Jos6 Mir6 it Manuel Sanguily, verfis las filtimas acciones de guerra que hemos tenido en V-aelta-Abajo; su importance y gravedad se deben A que nuestras armas ban supiritado las del contrario, obligdndolo A dejar sus muertos y heridos en el campo de batalla, con las bajas por heridas, de dos de los Generales mhs afamados del Ej6rcito espaid-ol, En estos dias ordenar6 la entrega de algfin dinero para ti. Los peri6dicos espafioles, sullen darme por herido 6 muerto, y para hacer bien el ridicule, lo publican A. poco que entr6 6 pas6 por algfin pueblo. Mis caballos si me los han matador y herido repetidas veces. Estey dichoso. Da recuerdos afectuosos i la familiar Pochet, Florencia, con besos A la Corronga, saluda k los Boix, Orlhe y comadre y tu recipe un fuerte abrazo de tu esposo que desea verte, ANToNio. P. A No olvides h mi buena amiga Raquel Saborio, dile que aun en el fragor del combat, me acuerdo de 611a, hablamos mucho de esta geurra, y se me ha logrado hacer cuanto le dije. Vale. Pinar del Rio, marzo 22/1896. Sra. Maria C. de Maceo. AR adorada esposa: No tengo tempo para hacerte una extensa carta, mis ocupacio-, nes son muchas; lee los peri6dicos y ve el mapa de la Isla para que te explique mis operations, lo mucho que peleo diariamente y la



PAGE 1

DE JOS9 MARTI A ANTONIO MACEO 61 Salgo al vuelo, A acomodar y revolver mis visit.as.-Y 961o para un abrazo, y desear que sea todo, de mano de Ud. la carta que de seguro me viene en camino, tiene tempo, satisfecho de cuanto se ha ganado en medio de la demora, SU, J09 MARTI. New York, diciembre 25 de 1894, Sr. General Antonio Maceo. Mi amigo muy querido: El dia estit Reno de sol, y con todo 61 en el alma le escribo esta carta filtima. Al -li estarh ya Alejandro. El pdsbc que lo va A buscar sale hoy de su primer estaci6n, y ya al Ilegar esta k sus manos habrA recibido, un cableggrama mio anunciindole la salida, lo cual querrit decir que parti6 de aqui felizinente con la bhsbd, que el fibujgdb va preparado 6, tomar los amigos de D. E. Mantel en el lugar adonde le Reva el empleado Miranda (Bfipspd) que va pespeb, y fi Hevarlos, camino de Phbjufibt, A visitor en la costa la mina de manganese de Mantell. A Ud. pues, A su cordura y serenidad, toca el ajustar las apariencias de modo que la salida de ahi convenga con este prop6sito,-y luego, en el caminonatural del pdsbc, y s6lo en el moment precise, detener la murcha, y bajar. Hasta el filtimo instance se puede conservar la situaci6n: eleven de ah! dos 6 tres hachas, con que abrir las cajas al caer en la costa, y asi no habr;k que entrar siquiera en explicaciones. El pdsbc Ileva, ademfis de sus tfupc usuales, uno grande; de 30 pi6s, que es nuestro. Lleva amplia comida, y Rpesdb para 25 dia&-Van con Miranda tbqbn de la butpd. La demora ha consumido parte de lo calculado, y Miranda Ileva $500 en monedas de oro americano, que es lo mismo que llevar6 yo por otro camino. Y ya s6lo por la mar le podria dar la mano, torque el cablegrama con las palabras Imposible giro, que llegark k Ud. tres dias despu6s de la salida final de su pdsbc para allh, se le pondrk como por mis propias manos, s6lo cuando ya el pdsbc de Jfnph, y yo en 61, y .Bjzbn en 61, estemos ya andando. Mi promesa serb. cumplida: ni Ud. ni los suyos correrkn mds riesgo que el que corra yo propio,





PAGE 1

NARRACIONES DE ANTONIO MACEO (FRAGMEN-rOS) ........................................ ......................... ... ..........: * Alli me puse al habla con el c6nsul espafiol y le mostr6 mi pasaporte para que me lo visara. La falta de vapor en que embarearme, di6 lugar it que me impusiera, por los peri6dicos de la, gravedad del general Salamanca, quien, A petici6n del c6nsul espafiol de Kingston, que fu6 interpelado por los Sres. Benito Machado y Prudencio Bravo, de si no corrie peligro mi vida yendo 4 Cuba, autoriz6 mi vuelta A la Isla, por m:'edio de un cablegrama; y yo, en la duda de lo, que pudiera suceder con el cambio de la primer autoridad, desist de mi viaje, y me ocup6 en hacer al gobierno haitiano propuestas de empress, mientras el Sr. Garrido, c6nsul espaflol en aquel pais, se ocupaba por su cuenta y riesgo en comunicar al general Salamanca mis impressions, sorprendi6ndome mis tarde con la lecture de una carta que el referido general le dirigia en mi favor, Ilena de ofrecimientos y promesas, -en vista de la cual resolve hacer el viaje el mismo dia, por el mismo vapor que condujo la carta. Hasta ese moment yo habia sufrido mucho, luchando conmigo mismo, por la realizaci6n de un hecho, que calificaba de desbonroso, efectuado por mi; pero se impuso el principio que opongo, fi toda preocupaci6n y recelo, tomando por fin un bote que me Ilev6 al "Manuelita", donde subi6 de punto todo, mi desagrado y repugnancia, al verme cobijado por la bandera espafiola, y salpicado por,



PAGE 1

DE MIMMO G6MEZ A ANTONIO MACEO 129 pu6s que regres6 de Costa Rica. Vuelta k New York, me avisa que ya estfi todo preparado, y desde luego lo estard Ud. pesto que asi me lo dice en la carta que contest. Por tanto he dado 6rdenes y pasado avisos: 6rdenes A quienes me compete darlas, y aviso A donde debo pasarlos, que del 15 de Noviembre en lo adelante y & la mayor prisa todos nos debemos mover. Es.asi desde luego que si Ud. estA del todo preparado y listo, esta carta, que puede muy bien ser la filtima mia desde aqui, constituye la 6rden de movers que Ud. desea. Nada me resta que decirle en cuanto i sus recursos pesto que la Delegaci6n me tiene avisado de todos los que ha pesto A la disposici6n de Ud. Y en cuanto 6. su actividad y pericia tampoco se me ocurre ninguna observaci6n que hacerle, pues ellas son bastante conocidas. Con Patria y Libertad, M. G6mg General en Jefe. General Maceo. Desapruebo la determinaci6n de conseguirse dinero por los medics que me indica, y lo desapruebo, por respect h la causa y al prestigious de U., Bavastro y Machado. Hacer esa collect boy y de esa manera & la altura que nos encontramos, es discover el movimiento, y es mejor hacerlo, sin dar ese paso aqui, Ilamando la gente y despachfindola cada una para su casa. Espere un poquito-al recibir su esquela concluia el borrador de una carta para Maehado-si 61 me contest favorablemente, entre 61 y yo salvamos la situaci6n, y Ud. tend-rk dinero---sin que Machado se sacrifique, sino yo. Si 61 no me contest favorable, entonces en vez de hacer lo que Ud. me indica debo proponerle otro medio. Voy A concluir pronto la carta. Aftmo. G6MEZ.





PAGE 1

DATOS BIOGRAFICOS DE ANTONIO MACEO 1848-1895 Naci6 en la ciudad de Santiago de Cuba el dia 13 de junio de 1848. Recibi6 los primers rudiments de educaci6n bajo la direcei6n de los professors Don Mariano Rizo, Francisco y Juan Fernfindez. A los diez y seis aflos se hizo cargo de la administraci6n de una arria que poseia su padre; mks tarde, hasta comenzar la guerra, estuvo dedicado a trabajos de labranza. El 15 de febrero de 1868 se cas6 con Maria Cabrales, seis meses antes de estallar el movimiento revolucionario, quedAndose a vivir en una finea de su padre nombrada "La Esperanza". Le fueron encomendados trabajos politicos por los conspiradores Asencio Asencio, Exuperancio Alvarez y otros cuyos trabajos realizaban entonces a favor de Cuba. A los veinte aflos, el 25 de octubre de 1868, se pronunci6 en la finca de su padre "La Delicia", jurisdicei6n de Maroto, con su padre, Jos6, Julio, Rafael y Justo, jurando ser fiel a la bandera, cubana y 800 hombres mds del mismo lugar ingresaron entonces en las filas del Ej6rcito Libertador en clase de soldado a las 6rdenes del que despu6s se pas6 a las filas enemigas Juan Bautista Rond6n. En diciembre 11 se pas6 a las 6rdenes de Juan Monz6n, dkndole de grado el de Capithn abanderado. En el ataque a Mayari en enero 11 del 1869 y como sus sobresalientes inclinaciones a military le eran tan conocidas, en el ataque a Guantknamo, el 26 de enero obtuvo el grado de Coman-



PAGE 1

DE JOSP MART1 A ANTONIO MACEO 28, mostrarse grande. A sus hermanos, y 6, los mios todos, cuantos cubanos viven por ahl, saluda carifiosamente en Ud. hasta el dia de mi callada vista su amigo, JOS9 MARTi. Key West, 15 Diciembre 1893. Sr. Antonio Maceo. General y amigo: Mi silencio no le habrA extrailado. He vivid, desde que nos vimos, en una entrevista continua con Ud. De la vista que le hice me traje una de las mas puras emociones de mi vida. 1 Por supuesto, me dije despu6s de verlo, que Cuba puede ser libre,-y ser feliz despu4s. de ser libre! Las manos las he tenido ocupadas desde entonces en una labor bestial y sin descanso,-en tender, de una tierra en otra, A lo grande y A lo pequeflo,-en ir levantando, hom bre por hombre, todo este edificio. A Ud. aci en mi coraz6n, escribirle era ofenderle. Ud. debe ver de allk mi agonia, mi responsabilidad, la imposibilidad absolute de valerse de medianeros, la cura de almas incessant que permiti6 la acumulaci6n de estas fuerzas. Esto es lo que estoy escribiendo entre un meeting y otro. Vengo de tres dias de esfuerzo angustioso, en Tampa, para ponerle un poco mAs de marina al pan: y aqui estoy, como 6, la callada, haciendo lo mismo y confirmando detalles con Roloff y Serafin, pero de modo que nada de cuanto haga d6 idea de la proximidad en que estfin nuestras cosas, si todos queremos que est6n pr6ximas. Cuba las espera, con el gobierno encima, y una agitaci6n sorda y ya extreme. Yo de aqui puedo hacer lo que dijimos y lo tuve listo y animciado para el caso de que, contra lo avisado, 6, la isla para evitar engaflog y contra la 6rden local mia express, hubiese cundido-aunque nuestra tierra estA ya muy astute para eso-el alzamiento mandado hacer eon una 6rden falsa mia, y la cual solo supo engaflar A Esquerra que anda por el campo, resuelto A no entregarse, con unos pocos hombres. Pero esta trama, cuyo objeto era justificar en Cuba las persecuciones, provocar alzamiento incomplete y debilitar las emigraciones con un segundo apparent fracaso,--si bien no pudo tener ese 6xito afuera ni adentro-, ha production, por la sangre que ya corri6, las prisoners de primer hora, y la de Moncada y la disimu-



PAGE 1

DE mkximo G6MEZ A ANTONIO MACLO 1L7 El dinero recolectado A favor de Ud. no Ilega mAs que k ;E150 que complete yo conEll que he hecho colocar alli de condos extraftos, pero cuya suma no puede Ud. mover, pues queda respondi6ndo fi, un empr6stito que he levantado en esta plaza para poder efectuar mi viaje. Ademfis de que pronto quedari A mi llegada, alli libre de compromiso ese dinero, tengo la esperanza, no muy segura de poderle onviar un giro para tomarlo en armaments. Sin otro particular por ahora como siempre de Ud. aftmo. amigo, M. G6mEz. Dirija la correspondence A, Puerto Plata, bajo cubierta A Ignacio Bel6n P6rez. Kingston, Julio 22/1886. Sr. Gral. Maceo. Ciudad. Estimado amigo: Todo lo que me dice Ud. en su carta de ayer es verdad y nada afladir6 yo A todo: antes por el contrario lo reasumo en la siguiente proposici6n: "todo el dinero que necesitamos nosotros para ahora y para luego, para softener la guerra por la independence de Cuba, debe darlo los hijos de aquella tierra". S61o rest a saber la forma en que se debe bacer una recaudaci6n, y esa 1orma se determine: que fu6 las instituciones de Clubs, y que A. la verdad dieron el resultado que debian dar, mas como eso no ha bastado torque las dilaciones en el movimiento han implicado cada dia nuevos gastos, precise fue recurrir al recurso de las collects extraordinarias. Por eso desde ayer dije A Ud. "que convencido de mi plan que iba encaminado A evitar eso, digo, de la collect, no daria resultado, siguiera Ud. el suyo para lo, que no creo tenga ningfin valor mi persona: al contrario creo que le puedo, perjudicar, y si Ud. me pregunta porqu6, yo no podr6 decirselo, pero es el caso que no he podido conseguir nunca aqui una libra, sino bajo series compromises personals y hasta pagando interns. Dos



PAGE 1

CARTAS VARM hagan los trabajos con mfis secret y cuidado y que los esparoles no esten primer enterados de los que se hacen antes que nosotros. Toda precauci6n es poca, para. enviar algo. Estin armando fi los espafioles de maiiser, aunque es de tiro ripido, es mfis convenience la tercerola remington, por sus buenas conditions de solidez y precision. Es indispensable tengan cafiones de montafia pequefios para ataear los pueblos y fuertes, que puedan ir al lomo de caballo, 6 mulo. Los rifles que traigan y madden que scan de calibre 44 y courts, y tercerolas remington, no fusiles. Escriba pronto A los de la Habana, para que nos envien aimas, y un comisionado A la Isla en nombre suyo y de G6mez, que diga que trabajen con f6 y constancia y sin levantarse nadie, hasta que haya mhs preparation y recursos. Por todos los medics atacar al partido autonomista, pero sin desacreditar sus hombres. Deeir en un manifesto, muy alto, que los cubanos nose lanzan A la guerra por odios ni passions contra los espafioles, sino por el justo y sagrado derecho que les asiste de hacer su patria y regir sus destinos. Que garantizan el respect 6 las vidas y propiedades de espaRoles que former causa com-fin con nosotros, tendrbm los mismos derechos y privileges, que al hacer fi Cuba Libre, es para todos, cubanos y espafioles. Debo adyertirle que aqui los espafioles estfin hacienda trabajos 4e zapa, para desunir los dos clementos de nuestra poblaci6n, ellos procuran por todos los medics de dividirnos, Y todo lo que se haga para que el element de color se una 6 nosotros de buena voluntad, serfi poco; piense bien sobre este particular, que merece mucha atenci6n, pues sin uni6n nada conseguiremos. Djo A su studio y consideraci6n, las considerations que me permit hacer, hijas de mis muchos y vehementos deseos de serle &il A mi querida Cuba, de una mantra eficaz y procurando que el sacrifice sea lo menos possible, y tomemos ejemplo de Alemania que estuvo mas de 10 afios reuni6ndo recursos y aliados y arma al hombre esper6 una ocasi6n propicia y con la ayuda de los mismos franceses,,divididos en republicans, imperialists y realists, cayeron sobre Francia, de un golpe h una vez. Hagamos nosotros lo mismo, aproVeeh6monos de las discordias de los espa:6oles-prepar6monos, reunbanos, recursos y elements, agit6mos la prenza. de Francia i favor de uestra eaun, digfimos-



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 77 No hay dia en que no se me incorpore gente, toda la juventud de Santiago de Cuba se lanza al campo; tenemos m6dicos y abogados con nosotros. Vale. Sagua, mayo 20 de 1895. Sra. Dfia. Maria C. de Maceo. San Jos& Mi queridisima esposaAcabo de ordenar un giro fi favor de Don. Eduardo Pochet, por la suma de cinco mil pesos, con encargo de entre,6xtelo A ti para que de acuerdo con Gonzalito Ileve fi cabo las instructions que te di en mi anterior, tanto en esa, como en Jamaica. Te quiere tu esposo, A. MAcEo. Los Puertos,4unio 30 de 1895. Sra. Maria C. de Maceo, San Jos6 (Costa Rica). Mi siempre adorada esposa: Los progress de la revoluci6n no dan tempo k los deberes de familiar A los que, como yo, tienen el peso de esta masa enorme de revolucionarios incansables y decididos; pueden atenderla debidamente los que no ocupan mi pesto. Para mi no se ha heebo la tranquilidad; vivo A caballo, corriendo en toda direcei6n, organizando fuerzas y prefecture; veintid6s mi] hombres forman diez y ocho regimientos que tengo sobre las armas. El qj6rcito corre en todas direcciones, sin encontrar enemigos ft quien batir; 6stos estbn en sus trincheras y pueblo.



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A M &XIMO G6MEZ 107 Kingston, Septiembre 8 de 1886. Mayor General MAximo G6mez. Present. Mayor General: No existiendo mhs centers de emigraciones, que los distribuidos entre Ud. y los demfis Jefes que menciona en su oficio de ayer, mi personalidad aparece A primer vista, excluida del movimiento, por career nosotros de esos centers que Ud. indica, donde dirigirme en pos de recursos, que me permitan hacer lo que deseo por la causa de mi patria; pero no obstante esa disposici6n que talito me obstaculiza, yo har6 cuanto me sea possible por armar una pequefia expedici6n y con ella ocupar el pesto que me se-fiala la revoluci6n que Ud. dirije. Para cumplir con su autorizaci6n de junio 13 del aflo ppdo, recorri los mismos centers que Ud. pone hoy A la disposici6n, de Carrillo, Crombet, Rodriguez y Nfifiez, dejando "sin excepci6n de ninguno", como dice Ud. los que en realidad no existent, pues Ud. sabe muy bien, lo mucho que tuve que trabajar en M6jico, para despachar al Brigadier Maestre con su expedici6n A Cuba, con el poco auxilio que_ aquella gente pudo prestarme, por ser cortisimo el n-ftmero de los cubanos residents en la Repfiblica y por afiadidura, muy pores; lo que produciria gastos de viaje sin resultado favorable, mhxime con el desengafio de nuestros fraeasos y repetidos contratiempos. No tengo seguridad de condos en New York. De todo lo expuesto por Ud. en el mencionado oficio, se deduce que yo debo renunciar al movimiento 6 armarme, despu6s de que todos est6n en Cuba peleando por nuestra causa; lo que no acierto & comprendeT, pero que obedezco con todos los inconvenientes que me present su autorizaci6n, dispuesto fi hacer 10s mismos esfuerzos de siempre, en obsequio de nuestro ideal. De Ud. S. S. ANTONIO MACEO.



PAGE 1

226 EPISTOLARIO DE HEROES Pigs. New York, 10 de noviembre 1894 ................ 52 ,, ,, 17 de noviembre 1894 ... ...........54 ,, ,, 23 de noviembre 1894. ......1 .........55 8 de diciembre 1894 ... ............57 New York, sin fecha 1894 ... ............58 New York, sin feeha 1894 .... ...........60 New York, 25 de diciembre 1894 ... ............61 ,, ,, 19 de enero 1895. ................63 ,, ,, 31 de enero 1895 .... ...........66 Monte Cristi, 26 febrero de 1895 .... ...........67 CARTAS DE ANTONIO MACEO A SU ESPOSA San Jos6, marzo 1895 ... ................... .73 Lim6n, 25 de marzo 1895 .. .. .. ................. .73 Alta mar, 27 de marzo 1895 ...... ............75 En campafia, 30 de abril 1895...... ...........75 Sagua, 20 de mayo 1895 ........ ...........77 Los Puertos, 30 de junio 1895 ..... ...........77 Montompolo, 19 de agosto 1895 ..... ...........78 Banabsacoa, 20 de agosto 1895 ...... ..........79 El Jobito, 3 de septiembre 1895 .... ...........82 Hato del medio, 16 octubre 1895 .... ...........83 Ant6n de Guanasi, 20 de noviembre 1895. ............84 Provincia de la Habana, 14 de febrero 1896. ...........85 Pinar del Rio, 22 de marzo 1896 .... ...........86 Sin lugar, 17 de abril 1896 .. .. ................. .87 1 sin lugar ni fecha ... ... ............... .. ...88 Pinar del Rio 14 de julio 1896 .... ...........89 La Gobernadora, 19 de diciembre 1896. .............89 CARTAS DE ANTONIO MACEO A MAXIMO G6MEZ Mdjico, 24 de diciembre 1884. ............93 Curentena, 31 de mayo 1885. ...........93 Kingston, 16 de enero 1886. ...........94 ,, 19 de agosto 1886. ................94 ,, 28 de agosto 1886. .............96 ,, 29 de agosto 1886..... ............98 ,, 31 de agosto 1886.. .............100 9,, de septiembre 1886. ................105 ,, 8 de septiembre 1886. ...............107



PAGE 1

176 EPISTOTARIO DE H]kROES del sfibado filtimo, cumple 6, mi cardeter presenter g Ud., Primer Magistrado de este Pais hospitalario, mis sentidas excuses, por haber sido, actor, aunque pasivo 6 involuntario, en esos sensible, success. Ni yo, ni mis pocos compafteros, entre los cuales se encontraba el Sr. Loynaz del Castillo, podiamos prefer la agresi6n de que fuimos objeto, si bien algo habiamos oido, acerca de exaltaciones cuyo origin se atribuia A un articulo de "La Prensa Libre", titulado "Bandolerismo en Cuba". Sobrevino la agresi6n, y fui atacado por la espalda. Debo manifestarle que ni antes ni despu6s de la herida que recibi, hice uso del arma de fuego que, de costumbre, Ilevaba conmigo, por temor de hacer dafio k las personas innocents que cruzaban la calle en los moments del ataque, entre las cuales habia muchas sefioras: eso es pfiblico y notorio; no hay un solo detalle de que pueda arrepentirme en este asunto. Debo, asimismo hacer co-star que consider de poca importancia fisica y menos importance, moral la herida que recibi, y que si, lament con sinceridad la sensible muerte del Sr. Insera. Cualesquiera que sean las opinions mias en los asuntos politicos de mi tierra, he respetado y respetar6 siempre la hospitalidad de este pais, y he mantenido, y espero mantener cordials relaciones con muchos miembros de la colonial espaiiola. Concluyo, Sr. President, hacienda votos torque el orden y la paz no vuelvan i turbarse por ninguna causa, y torque no se pida cuenta A los authors de esa agresi6n, debida k apasionamientos disculpables y transitorios, que no han de repetirse. Y reitero A Ud., mi respetado y querido amigo, el testimonio de mi affect y de mi consideraci6n mfis distinguida. A. M&cuo.



PAGE 1

DE FWR CROMBET A ANTONIO MACEO Lim6n, 29 de Enero 1895. Sr. General Dn. Jos6 A. Maceo. Mi querido, amigo. Alcides, march A esa, con 61 puede mandarme la raz6n pendiente. Los n-dmeros de expedicionarios aumentan y eada dia las necesidades se hacen mayors. El dador le informari como, fue distribuido lo que traje. Lfistima lo que pasa. Muchos trabajadores pudi6ramos conseguir y los que tenemos conseguidos es precise no perderlos. De Ud. Aftmo, CROMBET. Lim6n, 20 de Marzo 1895. General Dn. A. Maceo. Querido, amigo: Marti, desde Monte Cristy me describe, dici61adome que ha escrito 6 Ud. una carta y que la vea y me ponga de acuerdo con Ud. en un plan que me apunta en la misma aludida carta. Si pue'de Ud. venga por ach, quiero decirh Lim6n, 6 digame si debo ir fi San Jos6, cosa que no podria hacer antes del skbado. Las armas no vienen por la via indicada y no pueden venir por otra. Creo que con las filtimas noticias se puede conseguir con ciertas personas, algunos condos. Pi6nselo y contest i su aftmo. F. CROMBET'.



PAGE 1

DE ANTONIO MACEO A M!= 0 G6mEz 105 illusions, por Infis que Ud. me vea respetar todas las opinions. Mis aspiraciones son otras mks grades y mas nobles que las de un ruin pensador; no naci para intrigas ni para socavar A otro, me creo capaz de continual hacienda esfuerzos por mi Patria, que me hagan acreedor 6 la estimaci6n general, sin recurrir A medics deshonrosos. En la revoluci6n, gno impede cuantas sublevaciones me fue posible sofocar, pudi6ndo por ese medio y otros i que apelaron muchos, para Ilegar al pesto que otros prominentes de nuestra causa? Si algfin m6rito tengo es el de la obediencia 6. la discipline military y respect fi la ley, pero Ud. confunde la dignidad que reclama su derecho, con la ambici6n de un tonto que pretend un pesto. Dice Ud. "todo creo que ha terminado entre nosotros". Eso no lo entiendo; pero lo que fuere lo accept en la forma que Ud. lo determine; suplicole no confunda la causa eon nuestras personalidades. Soy de Ud. seguro servidor, A. MACEO. Kingston, Septiembre 10/1886. Sr. General M. G6mez. Present. Deseoso de que k Ud. no quede du4a de mi sinceridad y honrada franqueza, voy A continual relatando, hechos, que obran en favor mio y en contra de sus apreciaciones. Al principio de nuestros trabajos revolucionarios, dije fi Ud. different veces, que h su lado debia estar el General Vicente Garcia, y que escribi6semos fi 61, 6 insist luego en que Ud. le mandfise A buscar. El que precede asi con su 6mulo politico, no tiene mezquinas aspiraciones. 6 Recuerda Ud. que muchas occasions le indiqu6 que escribiera & Bonachea, Ilamkndolo con el fin de que hubi6semos aprovechado sus servicios y los condos que habia colectado? Con Limbano Sinchez, no hice lo mismo? Ambas proposiciones fusion rechazadas, y si algo, hizo despu6s, fue lo que no convenia fi su buen nombre. Y sin embargo, ni los compafieros lo supicron, ni le echg encima la antipatia de los cubanos, como no lo he usado nunca, para esa clase de servicios, tan degradante para un pueblo



PAGE 1

164 EPISTOLARIO DE HAROFIS de toda goleta que devise, Ilevando como distintivo caprichoso, ]a banderita referida; asi se evita fique la goleta tenga que entrar 6, hacerse sospechosa. El bote puede aparecer comopeseador con una persona de conflanza, 6 de recreo si va Ud. mismo. Esa operaci6n debi6 bacerla en persona el General Crombet; pero con motive de las viruelas, ning m vapor toma pasajeros A su bordo. En ese concept, el Gral. M. G6mcz le envia la adjunta 6rden para que tan pronto como Ilegue la goleta, se sirva Ud. embarearse en ella y dirigirse al lugar de las costas de esta Isla, & donde desembarc6 ese capitAn al Gral. Crombet, quien debido i un perchance no hall6 enseguida A los vigilantes que le esperaban. El Capit6n no se aproximarh al lugar en que dej6 k Crombet, sino despu6s de las ocho de la noche, y debe Ud. saber que 61 se anunciarh 6 los vigilantes que alli tengo, por medio de tres luces, una roja entre dos verdes; y Uds. sabr&n que los vigilantes los ban visto al descubrir en el Ingar de la costa una luz roja. Enseguida echan un bote 6 tierra con una persona de su confianza para que se vea con los de la luz roja trayendo como contrasefia para ser conocido la banderita de que he hablado antes. El buque se retire enseguida para volver i la noche siguiente despu6s de las ocho, por ejemplo A las 10 6 las once, y efectuar el embarque de la gente que yo tendr6 preparada. Yo le ruego que todo esto sea efectuado con la mayor brevedad y reserve acostumbradas por Ud., pues estando la Repfiblica en elecciones, podria hacerse la embareaci6n sospechosa ahi. Para evitarlo todo creo que nada mejor que acudir al auxilio del Gral. G. Luperon, amigo sincere y animoso de la causa de Cuba. Toda demora de la barca despu6s de Ilegar A ese puerto, trae grades males debido A la vigilancia espafiola. Por eso le ruego que no est6 en puerto ni un dia. No temo por las autoridades del pals, amigos de la independence de Cuba, apesar de lo ocurrido al Jefe supremo de nuestra Revoluci6n. El es hijo del pals y cabia cualquier sospecha sobre political local Aunque sin fundament6; pero nosotros, respetuosos con las leyes de la Repfiblica y con las internacionales, nada tenemos que temer. Ud. se presentarh al Capitin de la barea, con la adjunta comunicaci6n del Gral. Crombet para 61. Asi todo se harh fficil. Esta carta y la adjunta 6rden de G,6mez las, envio tambi6n 6, los GrIes. Sinchez y Carrillo, A fin de que el primer que la reciba se haga cargo de cumplir en nombre de la Patria este encargo





PAGE 1

202 EPISTOLARIO DE HI ROES dicen mal del que lo, finge y lo desprecian. h C6mo, pues, explicarse que todos no pensemos lo niismo de todas esas fracciones political? Los naturals odian k los conservadores en represalia fi lo mucho que 6stos detestan A los cubanos; no caben juntos como partido, y mal puede ser que se avengan, como nacionales unos y extranjeros los otros, pretendiendo 6stos quitarles para siempre el pan con que aquellos sostienen & sus hijos, contribuyendo A la desolaci6n y deshonra de sus hermanos. b D6nde estaria el honor de los cubanos de esas distintas fracciones, d6nde su reputaci6n y dignidad, si no pensaran como nosotros? Entre ellos hay hombres de ciencia, saber y culture; muchos con probidad y virtuosos dotes de abnegado patriotism, que probarfin mds y mfis, Ilegada la hora feliz de nue&tra lucha redentora; pero antes de, salir de esa dificilisima situaci6n en que estAn, por el terror que les infunda nuestro coinun enemigo, para salvarse del peligro iraninente que corral, que no es poco, dada la ferocidad de los espafioles poco honrados, se verin obligados it proceder mal. L No fu6 esa su conduct del 79, cuando el moviinento del 26 de agosto en Santiago de Cuba? Pues bien, una inmensa, mayorla del partido autonomista. ............. ......... ................ ... I ..................................... .. .....................................





PAGE 1

DE MIMMO G6MEZ A ANTONIO MACEO 127 convene que sea por las costas de la comarea oriental de la Isla, no import que elija la costa Norte 6 la del Sur, que, es sin duda, donde mds pronto y con mas seguridad puede Ud. alcanzar 6xito, por ser la residence de la mayor parte de sus viejos soldados. que prestos han de acudir A su reclamo, si, como todo nos lo, hace esperar, el espiritu revolucionario esti bastante bien preparado en la Isla. 20 La 6poca del advance 6 invasion estk pendiente de varies. circunstancias que no permiten fijarla con verdadera exactitude. Hay que zanjar dificultades y hacer preparations que demandan mucha prudencia, y 6sto, desde luego, consume tempo. Por eso es necesario ir preparAndonos todos los Jefes expedicionarios, con las mayors seguridades y economies possible, hasta que, en el curso de la preparaci6n, nos pongamos, de acuerdo en la invasion simultAnea que deba producer el mutuo apoyo de fuerzas, y desde luego, imprima prestigious al movimiento. 30 En una entrevista, que urge celebremos con el Delegado del Partido que nos arma (para la cual recibirA Ud. aviso), deberk quedar definitivamente resuelto si es que se debe aguardar que la iniciativa revolucionaria parta de dentro 6 de fuera, pues sin ponernos de acuerdo todos los principles hombres de las diversas localidades, asi de dentro como de fuera, que debemos tomar parte active en la guerra, nos exponemos A trastornos que puedan convertirse en fracas. Pero esto no obsta pars, que vayamos preparindonos todos, con la prudencia y cautela que estas cosas requieren, por lo menos, hombres y armas, pero sin moverlos, pues se ocasionarlan costs prematuros. 40 El dinero que Ud. pueda necesitar para costear la parte de la grande empress conflada al cuidado y pericia de Ud., queda i cargo de proveerlo el Tesoro del Partido que represents su Delegado. Con la expresi6n de aprecio y consideraci6n, soy de Tfd. El General Jefe, M. G6MEz.





PAGE 1

88 EPISTOLARIO DE H9ROES Sra. Maria C. de Maceo. San Jos6 de C. R.. Ali siempre adorada esposa: Hace poco tuve el gusto de recibir tu appreciable carta, junto con un prospect y Lina tarjeta de nuestro Delegado en esa, A quien expresards mi agridecimiento, per su. fina atenci6n. Me allegro de los grades servicios que esa emigraci6n presta la causa y de que tfi estes content con ello. Despu6s de a1gunos dias de tregua, sin fuego por ningu-na parte, se present una column de las tres armas en los eampamentos de los Generales Mir6 y Bandera, en circunstancia de encontrarse casi toda la fuerza de infanteria fuera de los mencionados campamentos, en operations conmigo, logrando penetrar en ellos, cuando yo me aproximaba. Enterado de tal suceso per los disparos de cafi6n, corri con ocho nfimeros de mi escolta y 4 officials de mi Estado Mayor, al fuego que aun duraba, contribuyendo k desalojarlos, la tropa que en n-dmero de 6.000 hombres habia atacado. Desde ese memento me puse & su retaguardia, con toda la fuerza que se me incorpor6, obligAndo, al jefe espafiol fi reforzar su fuerza con otra column igual A la anterior. Ambas fuerzas tomaron la revancha y despu6s de 57 horas de fuego sin cesar, sali herido en una pantorrilla, logrindo sin embargo, desalojarlos nuevamente de sus posiciones: creo que el nflinero de bajas que ban tenido los ej6rcitos combatientes, correspondent k una gran batalla. Basta pensar que era doce mil hombres espailoles con 12 piezas de artil leria, contra unos quinientos de nosotros, bien parqueados y con buenas posiciones: nuestros grades tiradores hicieron prodigies. Todavia no sabemos si el jefe de las columns espafiolas, sali6 bien, cosa que investigamos siempre, pues como llevamos cinco Generales realists fuera de combat, nada de particular tenaria que hubiera caido Andres Gonzdlez Mufloz, que la dirigia contra mi. La herida que recibi, fue de inaiiser, per cuya raz6n ya estoy casi bueno; el m6dico cree que entre cuatro dias mAs estarA completamente cerrada. Desde el mismo dia ando h caballo, no me impede nada; ahora mismo salimos 6, busear ft los Panchos fi la afamada Trocha military del Mariel h Majana.



PAGE 1

EPISTOLARIO DE HPSOES emoci'n, -pierden su vendor y se, humillan, y que nuestras palms quiebran, entristecidas sus penachos, mustias, sin savia irli color por el cierzo fatal y terrible que nos viene del Norte... Por eso, te pido que perdones mi noble osadia, al entregar a la, Historia el tesoro de papeles que t' tan celosamente guardabas. GONZALO CABRALES. S Sa.fiag de C.b., 15 enero de 1922.



PAGE 1

54 EPISTOLAWO DE HfMOES cablegrama? Ud. imagine los esfuerzos y cuidados que en este instante preocupan fi horrorizan, pero no ofuscan ni agobian A quien lo quiere fi Ud. tanto como su JOSA MARTI. Noviembre 17-1894. Sr. A. Maceo. Amigo muy querido: j C6mo no me contest mis cables? 6 No imagine mi ansiedad? Herido, y le pregunto como sigue y no me dice? I Qu6 digo & cuantos me preguntan? L Y este cable, que precipita mi vuelta A NewYork y no logro engender? Dice: "'Salieron Enrique carts efqnsp cable" lo que de Enrique me informal, por la clave no corresponded, torque es al escribir las letras siguientes y luego copiarlas por el fin. Supongo que olvid6 esto filtimo y traduzco: dempro. 6Esto que es? Sobre condos de empleo, pfiblico, ya cablegrafi6 i Ud.: higase todo, A pagar cuando se haga, como he hecho yo aqui; pero tal vez diga dinero, y aunque negado A creer que, victim Ud. ah! de un atentado, siendo Td. el hombre independent y viril que es, pueda faltarle algo,-pasado maiiana lunes primer ocasi6n, le enviar6 $200.00, no se me vaya A ver en la necesidad de adelantar algo y no tenerlo. AcA quedo en mi absolute decision. Pendemos de G6mez y la isla solo exige, enthusiast y dispuesta, que designed fecha, precise e inmediata. Todo estA it punto-I y el vapor, ya demorado tres veces, no Ilegg hasta fin de este mes! k Qu6 hacer? I Correr el menor riesgo, si el tempo y la ocasi6n se nos van de entre las manos, de quedarnos sin dinero, sin modo de levantarlo de nuevo, y sin la autoridad de la prudencia, ya que no tuvimos-tal vez-la de aprovechar la ocasi6n? De ningun modo:-y i Ud. previsor, A Ud. con quien he juntado pecho de hermano,-A Ud. cubano y hombre, me dirijo principalmente, para que me ayude en mi sobriedad, y salvemos de todo peligro lo, que nos quedarfa de haber errado ahora,-contra lo que aun hoy parece innecesario 6 impossible. jMand6 k Cuba A pisar



PAGE 1

166 El PISTOLARIO DE HAROEIS Arcilio y L6pez, van A ponerse 6 las 6rdenes de Fustiel, y dado el caso de que asi fuera, no hay raz6n para que no suceda, pesto que aqui no averiguamos el grado que tiene cada uno, de ellos, ni me import por ahora. Si he tenido tino para disgustarlo con eso, es bueno que Ud. sepa, que tampoco estoy dispuesto k complacer los deseos de cada uno, que por pretensions necias 6 aspiraciones fuera del Campo de acci6n, quieren exigir regularidades donde se carece de lo indispensable para mandar hombres. Si 61 se disgustare por que L6pez Ilev6 una 6rden para Fustiel, en que le digo que ambos van d ser sus compaiieros de servicio, y por eso hiciere mal i la causa, lo sentir6, mas no por que le haya pesto i las 6rdenes de L6pez; 61 sabe que si eso no le gusta, ya que lo reclama Como military, tiene que cumplir la 6rden. De otro modo, mandariamos todos con menos resultados que los muchos desaciertos que comet el Jefe superior, Los muchos temores sullen ser una pesadilla, p ara los hombres, y al fin y al cabo, vienen A ser un disgust constant. Consu.6lese y tenga U, y remedies Como pueda cosas que nos pueden conducir 6. mal fin; ninguno de los dos va 6. las 6rdenes del otro, ambos conducen una comunicaci6n que los ponga A las de Fustiel; pero Como el que estaba aqui era Upez, L6pez la Ilev6. He ahi el todo del asunto. Desde ayer estoy mandando 6 Tejeda al lugar en cuesti6n y no he podido hacerlo por falta de dinero; nadie mejor que 61 vigilaria todo eso, y sin embargo no puedo mandarlo. Lo har6 luego. Su siempre S. y amigo, A. MACEO. Kingston, septiembre 16-1886. Sr. Dn. Lorenzo Mercado, PanamA. Estimado amigo y compafiero: Desde que sufri el fracas de mi expedici6n, despachada por el Dr. J. M. PArraga, con la valiosa ayuda del General Crombet, y traida por 6ste, no hemos cesado de trabajar nuestra reorganizaci6n; se ha restablecido todo, y el General G6mez, en vista de que



PAGE 1

DE JOS]e MARTf A ANTONIO MACEO 45 New York, 13 Octubre Sr. General Antonio Maceo. Amigo muy querido: Llego de la Florida, de ajustar de nuevo lo de acci6n A que por 01A se ha de tender, y de recibir de genes mayors las pruebas del adelanto activisimo de todas las laborers. en Occidente, y la gqrantia de la entrada de los elements reacios, como Lacret y Urban, en los filtimos trabajos, en que yo continflo procediendos6palo asi-con. igual energia que tiento: ansio ereer, pero vigil; y asi en todo: no sacrifice nada, ni arriesgo nada: ni en esto de ahora echo nada 6 andar hasta que no est6 en mi mano la clave filtima, que es la que en estos instances espero de G-6mez: el correo esth entrando, y 6ste de Ud. se va: por cable reiterar6, .Ud. el lunes medicine, en respuesta A su pregunta. G6mez mismo s6lo esperaba un detalle prdetico 6 indispensable de Cuba; 6 lo, ha recibido, 6 esbi al recibirlo: yo aqui tengo, en la mano, calladamente, todos los, preparations necesarios para el pensamiento total. Ni Cuba sola, de vanguardia de victims possible, sin que nosotros la ayudemos A la vez,--ni nosotros aqui sin la plena adhesi6n,-hoy ya ardientede Cuba,-ni de afuera unos si, y otros n6, ni unos delante y otros. detrhs. En quince dias, amigo bueno, puedo desatarlo todo. Y nada desato, aunque tardemos dias Infis 6 menos, sin la clave en mi mano. Dias mfis 6 menos, semana mAs 6 menos, Ud. me aplaude. por eso mAs que nadie. El tempo de cumplirle lo de allh da, con el cable y aviso pievio, oportunidad para que me diga, g mis pregantas, los detalles que ya tendrb, todos estudiados, como yo ack todos los mios. De Cuba, no puede'imaginar. Del Camagiley, lo mejor y con todo e'puje. De Oriente, Ud. lo ve. Villas, al hombre. El Occidente, incredible de bueno, y con todos sus recursos adentro. Mucho me he angustiado. No s6 c6mo he podido. Estfi. Ahora amarro la pobreza que queda, lo indispensable, para las arrancadas. Lo que allfi emple6 ya Ud. es exactamente lo que, segfin nota previa, pidi6 y ha empleado G6mez por su parte. D6jeme reserves, como en el caso de 61; lo poco restate para los moments de Ud. de filtima hora. Nadie me le ha de'decir despu6s que Ud. necesit6 por allA mhs, ni alegar que habia que preparer alli menos. D6jemelas echar de padre viejo. Y quererlo, para ahora y para mafiana.-Ud. me lo tendrb todo, como yo por aeb,, al caer de un lado, y i punto de



PAGE 1

DATOS BIOGRIFICOS D, ANTONIO MACEO 199 cubanos-que los hay muchos y distinguidisimos,-como amantes de nuestras libertades patrias, que armasen k tantos Jefes expedicionarios, como le fuese possible equipar y enviar k Cuba, con la cooperaci6n de sus respectivos officials. El Jefe supremo de la guerra podria indicar al del Partido, 6 k los de Centros, previo conocimiento del primer, el equipo, armas y municiones que desee para sus expediciones; planes de campafia y otras cosas correspondientes al mismo ramo, quedarlan exclusivamente al cuidado del Jefe de la guerra. Este, h mi engender, armando pequefias expediciones, ocuparla toda la Isla, haria Inds Mcil y prouta la invasion y obligaria al enemigo h distribuir sus fuerzas con relaci6n al movimiento. De aqui que el contrario fuera d6bil y no pudiese localizer la revoluci6n en determined lugar; incapaz como ha sido para vencernos en el terreno de las armas, se haria mfis impotence para sus persecuciones y medics de defense Ahora bien, yo entiendo que la invasion, cualquiera que sea el nfimero y calibre de las expediciones, deberA hacerse lo mas simultinea possible, y con conocimiento exact de las fuerzas que en Cuba quieran favorecernos. No creo que deba pronunciarse nadie, antes de estar pr6xima la llegada de las fuerzas invasoras, pues correria el riesgo de ser sofocado antes de poder ser auxiliado, y desflorado el movimiento con las prisoners que haga el enemigo, de nuestros jefes y officials. Si la invasion adolece de falta de simultaneidad, nuestras fuerzas serkn batidas en detalle y obligadas A una desesperada defense, perdiendo de ese modo todas las inmensas ventajas que ofrece la ofensiva bien dirigi a; esta trae reacciones favorable& y la otra aleja de la causa coffin A sus mejores copartidarios, aumentando el nfimero de desafectos. Tambi6n levant el finimo del contrario, que toda invasion abate 6 intimida, no obstante exacerbar y dar brios 6, los decididos y fuertes en principios. Por otro lado, los movimientos practicados en detalle, hacen perder la fuerza moral al que sufre constants fuegos sin el auxilio de otros movimientos que distraigan la atenci6n del enemigo. Muchas son las razones que omito para demostrar las ventajas de la invasion simultfinea y la desventaja que ofrece el detalle de la misma. Valen mhs diez expediciones por distintas provincial que veinte por una sola. Como pienso yo de la invasion, podria levantarse el espiritu revolucionario que germina en todos los corazones cubanos, y obligarles, con el apoyo que ofrece un desembarco simultkneo, 6 un pronuncamiento general. Obtenido ese resultado, librariamos A



PAGE 1

UNIVERSITY OF FLORIDA LIB R ARIES 'S VOLUME HAS BEEN CROFILMED THE UNIVERSITY OF ORIDA LIBRARIES.



PAGE 1

142 EPISTOLARIO DE HEROES desconocer la nuestra. Igual suede en political. El actor de grandes acontecimientos no debe exhibirse en los preliminaries; pues un descuido cualquiera en lo pequefio lo hace descender del pesto que la confianza pfiblica le sefiala. Cierto que cuando hay verdadero m6rito se rehace la conflanza; pero es obra de tempo, y aqui tempo es lo que hace falta. El Sr. Estrada seria entonces la piedra de toque de las relaciones del interior con el exterior, encargado con su patriotism, honradez y conocimiento de las cosas de subsanar las dificultades que se presented, de suavizar los finimos, de couservar el prestigious real de cada hombre como conserve el suyo propio; de borrar todo prejuicio de bombre y cosas con su. juicio sincere y desapasionado; de rehabilitar todo lo fitil para unos y otros; de acerear las distancias en el 6rden de los principios, y borrarlas en las de las preocupaciones; de dar entrada y acaso dirigir las fuerzas nuevas torque no es egoista, de indicar la conduct mfis adecuada contra al.-una ambici6n encubierta, aniquilando la falta sin perder la cooperaci6n del hombre, En fin, de hacer uno el deber: uno la moral por id6ntico fin honrado y huntano. Asi la revoluci6n satisfarh al mas exaltado. Este solo desea saber que se harA la guerra; aquel que se harA oportunamente sin violencias ni locuras. Eso es lo que garantizarh el triunfo, reunidos que sean los elements, y entonces, no hay que dudarlo, los capitals se inclinardn, como siempre, del lado que mayores garantias ofrezea. De ese modo nos habremos colocado alguna vez i la altura de nuestros enemigos como disciplinadGs, y nos harems sus iguales en el terreno de la fuerza, y sus superiors en el del derecho. Entonces la victoria serb. nuestra torque estar6mos mfis en raz6n, cumpli6ndo aquel principio de filosofia que sostiene que las minorias triunfan de las mayorias torque la verdad no es del mayor nfimero, sino del que la posee, y los que la poseen son los menos. -Todo eso me sugiere mi inmenso amor A Cuba, y me autoriza A escribirselo la amistad pura que ; Ud. me une. De otro modo, yo no me permitiria bacer observations en asunto tan traseendental. Y en prueba de ello, nada he dicho al dignisimo General G6mez, respect de quien pienso lo mismo que h Ud. digo. Yo no ignore q-ue Uds. concern bien la posici6n que ocupan; pero en asunto tan grande, bien se puede pasar algfin detalle, y aqui copio yo aquellas palabras de Ud. en que afirma "que la verdad no escoje los labios que deba pronunciarla". Todos son Imenos con,



PAGE 1

New Orleans, Noviembre 26 de 1884. General J. A. Maceo. M6jico. Mi querido amigo: Oportunamente contest la suya del 13 que me diriji6 desde Veracruz, y ahora me ocupo de la de fecha 18, que ya desde M6jico me ha enviado Ud. Me he enterado de la situaci6n. del pais, de su political; y de sus hombres, con quien tiene Ud. que hab6rselas. Como, segfin el adagio vulgar de "no hay atajo sin trabajo", debo esperar que no se arredre por los inconveniences inherentes i la clase de comisi6n. que Ileva Ud. y que toque con brio y sin miedo A todas las puertas. No tengo nada nuevo de importance, que comunicarle, todo sigue lo mismo, y me prepare, para volver A New York, para concluir de arreglar el viaje fi L., que si yo no puedo hacerlo, mandar6 persona id6nea. Desde ayer he pasado dias agradables; pues se me han reunido, el General Rafael Rodriguez, Coronel Lechuga, j6ven i lo mfis muy bueno, y Morua Delgado, que en breve marchark A desempefiar una comisi6n. Por acA no hay novedad, todos estamos buenos. No se ha recibido el chocolate que Ud. dice envia, y con el carifio de siempre, sabe Ud. que le aprecia su amigo, M. G6MW.



PAGE 1

CARTS VARIES



PAGE 1

22 EPISTOLARIO D, -EROES New York, mayo 25 de 1893. Sr. General Antonio Maceo. Mi amigo y General: No empiece por extraflar la letra ajena, torque mi compafiero, de trabajo es su amigo de Ud., Gonzalo de Quesada, Se.cretario hoy de nuestras laborers y esperanzas fi ver si volvemos. con la ayuda del pais fi rematar lo que Ud. comenz6 con su valor incomparable: le pide otra vez, la patria, como va Ud. viendo, toda su. bravura. Pero ni por mano de este amigo, querido le escribiria, sino por la mia propia, h no ser que estoy en cama, sin moverme mas que para las obligaciones. Mafiana tomo el vapor, con rumbo & ud., aunqueparfindome por el camino & arreglos previous, y espero, sin aparato y anuncio de ninguna species, estar en Puerto Lim6n del 15 al 30 de junio. Ardo en deseos de verlo. Ya le eserib! de Nueva Orleans, A Ud. y A Flor. Ya s6 que Ud. me conoce el alma bien, y que solo espera de ella lealtad y carifio. Con igual teson vigil por nuestra Patria, donde no hay problema que no se pueda resolver con honor y justicia,--y por la gloria de los que la han credo con sus. servicios. Precisamente tengo ahora ante los ojos "La Protesta de Baragufi" que es de lo mfis gloriosa, de nuestra historic. Ud. sabrfi algun dia para lo que vive este amigo de Ud. &A que hablarle de lo de Holguin, ni de nada, si nos vamos A ver? Mejor ha sido que me detuviera la noticia cuando iba 6 verlo A fin de abril, torque hoy estamos ya sobre seguro, y ahora podemos hablar con la concordia de las horas grades, eomo si estuvi6ramos ya mfis cerea de las cosas. Si Ud. quiere hacerme alguna observaci6n previa fi mi viaje, aunque ya conoce mi sencillez y discreci6n, y que procure estar fi todo, escribfimela fi Jamaica, por cualquiera de los amigos, que por allf creo tener que pasar. A mi amiga Maria, la mfis prudent y celosia guardian que pudo dar fi Ud. su buena fortune, digamele otra vez todo mi respeto y carifio. Ahora volver6 fi ver A una de las mujeres que mfis han movido mi coraz6n: fi la madre de Ud. Seguiria conversfindole, pero el quehacer es mucho. Esp6reme con los brazos abiertos, que ya yo s6 por mi cuenta que lo finico que pudiera falter fi Ud. es la ocasi6n, que ahora se renueva de



PAGE 1

A LOS CUBANOS DE COLOR 1 A las armas por la libertad! Unios A los blanco, hijos del pais, que os defienden vuestros derechos, y ser6is felices. Arrojad de, Cuba al Gobierno que os explota,,para tiranizar mfis y m&s vuestra raza. Si, arrojad k esos enemigos de la humanidad negra, que son causa de vuestra desgracia, y encontrar6is abiertas las puertas del saber; tendr6is derechos socials, si. sois gobernados por la voluntad cubana, que serh la vuestra. Quitaos de encima esa plaga gubernativa que os prime y degrada con su terrible 6 infernal sistema de gobernar para. los suyos. S61o en Cuba es mal vigto el hombre negro. Se le, explota y exprime para embrutecerlo y eselavizarlo mks, dAndole el. denigrate destiny de asesinar h sus propios hermanos; lo empobrecen usurpfindole su sudor, para arrojarlo luego 6, las llamas del odio y la miseria en que vivis. Vuestro compatriot, A. MAcEo.



PAGE 1

CARTS DE SESAME A LA VIUDA DE ANTONIO MACE 0



PAGE 1

182 EPISTOIARIO DE EtROIES tarde pa ra conseguir el objeto que se proponia, una conference con el General Martinez Campos; efectu6se aqu6lla en Baraguh: no habiendo acuerdo y penetrado de la actitud de sus fuerzas, propuso a Campos que, mediate la garantia de los E. E. U. U., concediera a nombre de su gobierno la inmediata abolici6n de la esdavitud, capitulando en cambio con las fuerzas de su. mando; desatendida la proposici6n por Campos, quien manifesto era un asunto que no podia resolver y s6lo competia a las Cortes espaflolas, rechaz6 toda indicaci6n de Campos, calificando como antes lo habia hecho de deshonroso el pacto del Zanj6n, dando por terminada la entrevista, declarando ambos que dentro de ocho dias quedarian nuevamente rotas las hostilidades. Al separarse Campos del lugar donde tuvo lugar la conference, pregunt6 si se oirian tiros el dia de su rupture, recibiendo por contestaci6n que por todas parties, especialmente donde 61 se encontrase, comprobando este hecho haberse escapade por suerte de haber sido hecho prisionero en San Luis, dias despu6s, donde operaba el entonces Coronel Jos6 Maceo. Mientras se efectuaba la entrevista referida se realizaba por su mandate una concentraci6n, a la que acudieron los Jefes de Holguin Cuba, Rius Rivera, Leyte Vidal, Limbano Shnchez, Belisario Peralta, Flor Crombet, Brigadier Leonardo Mkrmol, General M. Calvar, Vicente Garcia, Modesto Fonseca y otros. Garcia y Calvar fueron Ilamados al prop6sito de solicitor su cooperaci6n para la reorganizaci6n de las fuerzas y sostenimiento de la situaci6n por que se atravesaba. Propone la creaci6n de un gobierno provisional, represented por un consejo compuesto de los Generales y Coroneles miembros. Interpone toda su influence para que se nombre President del mismo al General Calvar, asi como de General en Jefe del Ej6rcito Libertador, al Mayor General Vicente Garcia, ignorando que 6ste habia sido nombrado con anterioridad Presidente de la Repfiblica y que con este cardeter habia tratado con los espafioles, capitulando las fuerzas del Centro, en moments que tenia a sus 6rdenes en la jurisdicci6n de 1as Tunas a su. mando mfis de 400 hombres. Form6se el Consejo, compuesto del General M. Calvary, Coronel Fernando Figueredo Socarrhs como Secretario, y como vocals los G-enerales y Coronel Pablo Beola y Leonardo MArmol, todo lo cual fu6 aprobado por las fuerzas alli presents y representadas por sus Jefes y Oficiales, al mando del Brigadier Guillermo Moncada, Coronel, Jos6 Maceo, Coronel Pedro Martinez



PAGE 1

DE JOSA MA TI A ANTONIO MACEO 29 El Camagdey se ha fortalecido en estos dias, de modo que no oso flar al papel.-En las Villas las cosas entre Carrillo y Serafin, y lo que necesitan y tendrkn, torque lo pueden tener, siguen eada vez mAs apretadas.-El Occidente, por un lado fi otro, con movimiento espontkneo, continua disponi6ndose y librfindose hasta boy de la pesquisa desesperada de los falsos revolucionarios, que cunden hoy por la Isla.-En conjunto la masa est& hirviendo y yo no creo que se la pueda tener hirviendo mucho tempo, ni que esto se ha de hacer 6 retazos aislados, sino antes de lo que se espere y todo fi la vez. Y para fijar esto, de lo cual tendrk Ud. inmediatamente noticia, veo dentro de la primer, quincena del mes pr6ximo al General G6mez, que envi6 copia de su carta A Ud.-Una cosa hay en ella que me atrevo A creer riesgosa, por el aviso excesivo que con ella se daria,--y es, el viaje de Ud. A este initial y escandaloso Nueva York: preferiria caso de extreme necesidad, darme el gusto para mi intimo, de ir A verlo yo, caso-lo cual no espero-que tuvi6ramos tempo para tanto, con lo demAs que me toca por hacer: 6 elijamos, si la entrevista se estima indispensable, otro lugar menos p-dblico. Pero I qu6 lugar no serk igual para esto y donde iremos que no se sepa? jpara que sirve mi levitin negro, sino para prestar estos servicios, sin 11amar la atenci6n? I qu6 mas desea Ud. sino que le envie yo lo necesario, al lugar que, segun lo que el General G6mez acuerde, elija Ud. para un arranque unfinime y s6rio? ni L qu6 mas garantia querrA Ud. que la de este hombre que consideraria un crime arriesgar sin causa la vida de Ud. y la de los cubanos! Todo eso se lo express, boy mismo al General; y si no he de ir h lo muy urgente-A confirmer la reacci6n cubana en el Cayo, con el effect natural en Quba-por el vapor pr6ximo salgo A ver'A G6mez,-A acordar de hecho y A detalles fijos, la campaiia total 6 inmediata que se estA esperando en la Isla:-un plan complete, que no necesite revision, ni ostentaci6n riesgosa. El General G6mez se muestra muy content, y por 61, y por todo lo demis, veo que 6 su alrededor esth Santo Domingo muy active, y-i diferencia de hace un aflo-favorable. De la isla, hasta hoy, no Ilega A Gomez respuesta a1guna de desaliento. No necesitamos, en verdad, mas que el orden que viene de un concept claro de la situaci6n, y la decision de obrar conform 6 ella,-y una economic de avaros, para hacer mucho con lo poco que tenemos, y no se nos vaya la substancia en preliminaries. Aqui acabo muy contra mi gusto. La semana que viene le vuelvo A escribir, y k Maria, cuya,



PAGE 1

DE Jost MARTi A ANTONIO MACE0 49 trastornos, de los casinos fueron aun la causa, segun me dice el General, que procure ajustar. Nuestra acci6n varia .la forma y plazos que se ha dado it la isla y s6 que son ciertas, y pasan por mi, muy empleado durante el mes pasado en desviar dos intrigas que A filtima hora ban pretendido perturbarn6s,-una, la que ya dije h Ud., que me parece que tiene A genes conocidas de Ud. por cabeza, y ha querido tal vez ir tratando las cosas, so pretext de guiarlas, hasta ver si de Espafia venia alguna moratoria de reformas,-aunque debo decir que las personas k quienes se pudiera sospechar de este intent son las mismas que enviaron hace 3 meses 6, pedir it G6mez la 6rden de alzamiento que aguardaban ya en el campo,---6rden que 61 refiri6 A mij y yo di, despu6s de garantizadas 6 mi pregunta las personas de Cuba por sus compaiieros,cuando ya los que la median, habian fijado la fecha aun no vencida A que G6mez ha deseado ajustar su parte de labor, lo que, en nuestra composici6n uniform, implica la demora que todos Hevamos con tanta inquietud. Despu6s de mi filtima it Ud., vino aqui Bernardo Sfinchez, que acaba de irse Para Santo Domingo, i estarse en Macoris. El ha revuelto esto con las noticias que sin reserve alguna ha propalado y todo el mundo confirm. Del campo se habian rodado todas las families A la ciudad. De la Habana habian vuelto Pancho Sknehez y Lacret cargados de ckpsulas que se salvaron. Lacretandaba por el campo. Impossible parece & Bernardo pedir mas decision y mejor oportunidad. El sali6 torque creia que la revoluci6n iba i ser ahogada por las persecuciones. En tanto, yo pedia k Cuba noticia restrict, de la actitud de Urbano, h lo que me responded reconoci6ndola, pero dando por necesario el aguardar-1 con semejante situaci6n!-h que pase la alarm creada "que serh muy pronto". Y me pide un dinero, que yo mand6. Y todo el hilo pende de los arreglos de Cuba y la Habana. I Es demora 6 es engaflo 7 1 Se contarA con ese incurable, 6 como quieren, 6 parecen queer, Pancho y Mariano, hay que pasar sobre 61? Del CamagUey fue A G6mez un comisionado, Alejandro Rodriguez, que k mi me ha hecho la impresi6n de haber intentado, en beneficio de los azueareros, demorar la guerra, pero G6mez lo ha devuelto con instructions terrainantes, que yo reiter6 tras 61, y ya le sigue persona de empuje, que desvanecerk, en bien de la situaci6n general, cualquier confusion que pudiera haber. &A qu6 amargarnos hablando de la demora,-6 preguntfindonos



PAGE 1

DE MkXIMO G6MEZ A ANTONIO MACEO 121 mi lado el pensamiento de todos los hombres de bien. Esta tranquilidad de mi conciencia y esta robustez de mis pensamientos revolucionarios, que no s6 si otro lo sentirA en su alma, tal cual lo demuestre, es torque yo vengo respirando revoluci6n no desde el 68 sino desde el 66, y eso quiere decir que la revoluci6n no me incub6 A mi. Yo naci libre y lo que sucedi6 fue que nos abrazamos. Y yo que tengo fe ciega en las verdades revolucionarias, siempre muy por encima de los hombres, las venero y las respect, y por eso no veo en estos mas que unos instruments que las servirkn bien 6 mal segun sus aptitudes, no entrando por muchos quizas el valor temerario para matar espafioles. Tal vez Ud. n6, pues en su carta, en obsequio i la verdad debo decirle, no se revela nada de eso, pero no faltarA a1guno que desconfie de mi, sin embargo Ud. no olvidarfi la polvareda que contra mi se levant cuando el Zanjon, y nadie con todo eso ha podido levanter mfis alta la frente que yo. Y es, torque la raz6n y la justicia no se separan jamhs, y yo procure siempre y por cantos medics me son possible retenerlas 6 mi lddo. Omito ocuparme de los demks particulars respect A nuestros planes, torque veo con placer que nos vamos entendiendo y que tanto hemos de trabajar hasta que por fin logremos nuestro prop6sito. Como siempre su aftmo amigo, M. G6mEz. Kingston, 31 de Agosto de 1886. General A. Maceo. Muy Sr. mio: Su carta de ayer me ha causado una satisfacei6n profundisima, pues ella me ha demostrado la realidad de a1gunas dudas que hace tempo ban venido trabajando mis creencias, respect & las consideraciones y respect y hasta gratitude, que Ud. pudiera profesarme. La situaci6n mfis penosa es la incertidumbre y cuando esta desaparece el espiritu recobra su natural tranquilidad. Todo creo que ha terminado entre nosotros. Sin embargo, una exphcaei6n mfis.



PAGE 1

62 EPISTOLARIO DE HLROM parte hecha, aun no haI16 las instructions y noticias que luego ban ido vini6ndo, y me estaban anunciadas para esa fecha: por lo que al ocio de doce dias, en que no podria aun recibir carta alguna, prefer un viaje oportuno y provechoso, que distraia ademfis la atenci6n espafiola, en dias en que de un dia 6, otro podiamos ya emprender la march. Ud. me ha visto .la obra: Itendrfi jamfis nuestra patria que esperar por mi? No. A Maria, mi mas fino, cariflo y k la casa de Pochet, callada 6 ingrate. Ud. quiera y entienda bien 6, su. JOSA MARTI. New York, Noviembre 10-1894. Sr. General Antonio Maceo. Am go querido 1 Noviembre 10, y aun le tengo que escribir! Me Ilena de alegria, su carta del ........... donde me anuncia las 6rdenes de Ud. fi Cuba, en que tengo mucha mfis f6,-mucha mfis-que en las extraflas composiciones de 61tima hora en Santiago, con que indudablemente se ha querido ganar tempo, para desviar y descubrir la revoluci6n. LPor qu.6 enviar 6 Lacret 6, Cuba? jComo vuelve Lacret con el nombre y el hermano de Sinchez y 6ste mismo me escribe por conduct de Rafael Portuondo, entre si y no, y un mes despu6s, dos dias bace, me envia una carta flrmada en que declare su resignaci6n absolute A lo actual, y desist de toda acei6n de guerra? Asi estfi de ese lado, en conexi6n con la Habana, esa liga de que parece esperarse mas de lo justo como fuerza de arranque. 1 Ah: roman por fin! volaremos: g no me conoce Ud. el alma? Obed6zcanmele, sin esperar por esos hombres k quienes parece que se puede tachar una vez mAs de traici6n, y ya nadie puede tener pretext de ojeo innecesario, ni de mortal demora. Nada me sorprende. He previsto el bien y el mal. De todo nos salvaremos, Si se hubiese dado, tempo, sin necesidad 6 que la traici6n nos conociese y entregage,----si hemos dado, por injusta dilaci6n, modo de que vengan A



PAGE 1

DE, ANTONIO MACEO A SU ESPOSA 83 quieras. Dirije tus carts en la forma siguiente, por supuesto, con cubierta para mi. Sres. Brooks y Ca. Santiago de Cuba. No olvides si has recibido y cobrado el giro que por valor de dos mil pesos te remiti, creo que en Julio filtimo, para si no lo has hecho efectivo enviarte el dinero por otro conclucto. Jos6 estuvo enfermo, algo como reuma, que le impedia caminar A pi6; pero ya esth bueno y peleando. Su caballo sali6 herido en el cuello. Alberto Palacios, Pefia y demAs compafieros mios de expedici6n estkn sanos y salvos de todo peligro; hay algunos de ellos que se baten bien pero no tanto que corral riesgo de quedarse en la brecha. Dime como, estfis, donde vives, y quienes te acompaiian y cuidan bien, saludAndome A Florencia, A quien deseo, mil afios de vida para que cuide de su cuadro, de Angeles, con carifios A sus nifios y besos A la Corronga; afectos 6, Sofia, las Matildes, Rosa, Casimiros y carifios A Rafaelito, sin olvidar h Carmita, Juanita y hermano y A cantos pregunten por mi y t-d recipe el coraz6n de tu esposo envuelto en el carifio y bonded que siempre guard para ti con besos y abrazos de tu esposo que desea verte A. MACEO. Hato el Medio, Octubre 16/1895 Sra. Maria C. de Maceo. San Jos& (C. R.) Mi queridisima esposa: Cuando recibi tu primer y filtima carta, concebi la idea de que siempre sabria de ti; pero desgraciadamente no ha sucedido, me he quedado esperando dia por dia y hora por hora tus cartas, circunstancia que no s6 A que se deba, pues, desde el primer moment de mi Uegada A Cuba, te envi6 mi direcci6n, sin que una sola vez hayas empleado esos medics. I A qu6 se debe pues ese silencio No creo que el enemigo ocupe nuestra correspondence. jSerfi desidia tuya? jNo querris que sepa de ti?



PAGE 1

152 EPISTOLARIO DE HAROE S al effect nos fuimos todos los Sfinchez y Hechavarria al monte en lugar seguro, Jos6 Lacret que se encontraba aqui se fu6 A Cauto por temor tambi6n que lo prendieran y asi pasamos various dias sin hacer alarde alguno y volvimos A nuestras casas al saber que no se prendia A nadie. Guillermo Moneada se ha portado en estas circunstancias con una prudencia y valor ektraordinario, 61 nos dijo que nos fu6ramos A lugar seguro y mientras 61 se paseaba tranquilamente por las calls, demostrando con su conduct exemplar que no habia nada y todos hacienda' saber que los conservadores querian la guerra y el Gobierno nos provocaba. No son6 un tiro por suerte y todo ha pasado ya y pores de nosotros si hay un trastorno cualquiera. Desde que estuvo aqui el amigo Palacios y Fernando Corterio, hemos venido trabajando sin descanso y procurando armas, se han conseguido muy pocas y algunos rifles. Ud. conoce muy bien las personas de buena voluntad de Oriente todos estAn dispuestos, pero son pores, aqui no es como la Habana que hay casas que venden armas de todas classes y gente de dinero. Estos dias amargos que hemos pasado en que hemos sido Ilamados algunos patriots por el Jefe de Policia y por el Gobernador con amenazas de muerte si continuamos, me ha servido de una experience buena y fecunda para el porvenir tanto en los hombres como en los medics de conseguir el inmediato triunfo de nuestra causa como en los medics. Es de primer necesidad que Ud. me ponga de acuerdo con Marti para introducir siquiera mil tercerolas y algunos rifles, A cualquier precio, esto tiene que ser un complete secret entre Marti y yo y sin mezela de un tercero por que entcnees no doy un paso. Pues como Ud. conoce hay muchos cubanos que no tienen seriedad ni tino alguno para hacer nada y arenas hacen algo ya se sabe por su falta traditional de reserve y se creen que no tienen 4 nadie que los vigil en el exterior y con sus alharacas y sin tener reserve en sus planes nos comprometen i nosotros los que estamos aqui en la candela y estando ellos muy tranquilos y sin peligro de sus vidas. Aqui hay muy buenos deseos y decision, pero los hombres pensa dores y de reconocido patriotism, no estfin conforms en que la revoluci6n sea este aflo ni el que viene y yo apesar de mi vehemente deseo tengo que reconocer que tienen raz6n sobrada. Guillermo Moneada, Don. Urban, Antonio Suirez, Spotorno, Bartolo Mass6, Eduardo Ramirez, Tita Calvar, el Marques de Santa Lucia y otras



PAGE 1

EPISTOLARTO DE HEROES vez, si antes no se ban constituido para efectuar su elecei6n general, adopter la misma forma que el primer. De esta organizaci6n se pueden obtener ventajosas relaciones entre si, mutual y provechosas combinations, ligadas para el bien coffin, y combatir el mal en obsequio de nuestra obra de libertad y progress. La misma organizaci6n nos permitiria acudir al pueblo a otros medics en demanda de recursos con que hacer la guerra A nuestros cruelest enemigos, y en este caso, podriamos hacer uso de las influencias y buenas relaciones de los dos Jefes (el de la guerra y el del partido). Nosotros estamos coDstituidos con un element vigorous y fuerte, y s6lo habria que hacer una ligera reorganizaci6n, que armonizase mbs y mks nuestro orden de cosas con las necesidades generales del partido, para que, nombrado el Jefe de la guerra, conociese mejor su campo de acci6n en el extranjero y la cosa que vaya & dirigir; 6ste, segfin mi humilde parecer (el jefe), debe ser el mismo que tenemos, favorecido por la ponderosa cooperaci6n que le prestamos. Apart de todo esto, A mi me da igual que sea otro el jefe; cualquiera que nombren, serg obedecido, por mi; pero convene complacer los deseos de aquellos que luchan por personalidades descuidando la causa. Divididos los dos poderes, quedan separadas las funciones de ambos cuerpos, en cuanto k la intervenclon, manejos y medics de obtener recursos; pero como hay que tener en cuenta nuestra unidad, debemos conservar m1htuas relaciones y dar lugar d que ese orden de cosas sirva, finicamente, para hacernos mks fuertes, y sostener la organizaci6n y estabilidad que se d6 al partido; para mandar 4 Cuba cuAntiosos elements revolucionarios que tenemos en el exterior, y conservar fuera de influences extrafias la unidad de los cubanos independents, que boy m s que nunca requieren riguroso celo en nuestros. interests, extraviados en algunos punts, y que si se desatienden, serh nuestro borr6n politico. Nuestras aspiraciones son amplias, y en ellas caben todos los hombres, cualquiera que sea su modo de pensar y el juicio que former de las cosas. Si libre fuera su voluntad y decir, lib6rrima y generous debe ser nuestra soberania. Imitemos, pues, la grandeza y generosidad de Uspedes y de tantos que le secundaron A porfia. Marchando en perfecta ammonia y acuerdo, ganariamos, asegurando el kito de nuestra empress. Una vez formada la Directiva del Partido Independiente, conseguiria de los different Centros



PAGE 1

GARTAS VARIES DE ANTONIO MACEO 173 Sabia que Ud. estaba affliado al Partido Autonomista Cubano; pero no tenia conocimiento de que Ud. hubiese "hecho mucho mfis que asistir A un banquet espafiol"; que desde 1885 desempefiando Ud. una comisi6n del Gral. G6mez k M6jico, se fu6 k la Habana; que buenos revolucionarios de pasadas campaiias se hicieron la ilusi6n de que serial bien representados por Ud. en las Cortes espaflolas; que el Gobierno aceptando su diputaci6n por temor 6. sus antecedents, le libr6 del eminentisimo ridicule en que incurria Ud. con su delirio de figurar en Espaiia A la sombra de esa bandera sin gloria y con todos los vicious 6 inmoralidades espaiiolas; que se hab16 y escribi6 mucho de sus deseos de que en la Peninsula le aceptasen como espafiol; que el Coronel Alanuel Sanguily public6 un folleto reprobando el suyo en elogios A Espafia; que en Santiago de Cuba le hicieron una ovaci6n que hacia honor A sus antecedents, revolucionarios; que cuando lo vitorearon los bravos orientales, crey6ndole separatist, contest Ud. con un viva Espaiia; que dijo en Baracoa que antes que revolucionario independent vestiria el andrajoso y criminal uniform del voluntario espafiol; pero con todo eso que sabia yo de Ud. y mucho mhs que podria referirle, me resistia h creer, no podia concebirlo, que el Dr. Zambrana rebajase su dignidad cubana, su nivel social, asistiendo k un banquet cuyo objeto era celebrar el cumpleaflos de un monarch y server de escal6n politico'fi su iniciador: sobre todo Dr. Zambrana, Ud. que tanto habla de libertad y democracy, que vive aqui al amparo de instituciones republicans, que no pudo soportar en su tierra los horrors de la harapi enta monarquia espafiola, donde no pudo bacer mfis que tristisimos papeles y sufrir desengailos, dice con jactancia lo que todo el mundoreprueba a los hombres honrados. Nada de extrafio tiene que cubanos dignisimos se bayan equivocado con Ud., ni que todo el ej6rcito revolucionario que tuve la alta honra de mandar, haya estado k su lado cuando k I mi mismo me ha causado verdadera sorpresa verlo vestido con las enaguas de la Regenta y los mamelucos del niflo Rey. Aquellos y yo creimos fi Ud. k la altura de su brilliant intellect y de la causa que defeudi6; pero por lo que se v6, los de "su criteria" aplauden todo. Conv6nzase Dr. Zambrana, la guerra, es la ocupaci6n mfis licita que ha encontrado la humanidad para resolver sus grades problemas; es sublime el medio y aumenta la dignidad de los que tienen verdaderos m6ritos. En cuanto d cumplimiento de deberes patri6ticos, tengo la se-