Citation
Estudio acerca de la guerra de guerrillas en Cuba

Material Information

Title:
Estudio acerca de la guerra de guerrillas en Cuba
Creator:
Consuegra, Walfredo I., 1874- ( author )
Place of Publication:
Santiago de Cuba
Publisher:
publisher not identified
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (151 pages) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Since 1895 ( fast )
Guerrillas -- Cuba ( lcsh )
Guerrillas ( fast )
Guerrillas ( qlsp )
History -- Cuba -- 1895- ( lcsh )
History, Military -- Cuba ( lcsh )
Cuba ( fast )
Genre:
History ( fast )
Military history. ( fast )
Historia ( qlsp )
Historia militar ( qlsp )

Notes

Statement of Responsibility:
por W.I. Consuegra.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
036230355 ( ALEPH )
1040036239 ( OCLC )
Classification:
F1787 .C8 1978 ( lcc )

Full Text
-WAPr
A t i L
f4




UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES
lITHIS VOLUME HAS BEE
MICROFILMED 8b7 THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.
4/9o




10







STUDIO
ACERC--,c-V DE LA
GUERRA DE GUERRILLAS
--CUBA--,
POR
Wo I.. CONSUEGRA
TEN I ENTECORONELDELA GU A RDI A RURAL.
- -kNTIAGO DE ('-TBA
1914--







'A MIS COMPANEROS DE ARMAS
Adaptar a' las conditions dt.., nuestro P.lis
A
cualquier obra extranjera de tactical military, traducie'ndola 6 arregUnd'ola, es tarea que eiTibarga mucho fiempo, v demand gran trabtajo. 1, -si la criffica en estos easos fuese rehativ:ci v viera coa benevolen.c*a el esfuerzo ido v el beneficio que dicho trabajo pueda reportar a' la *nstitucio'n a que se dedica, eii algo se verfan recompensados los buenos deseos del autor y no se watarfan sus iniciativas para el ve"
futu'O. Pero por lo gerieral, debido, a' nuest-t.4
Hiosincracia e apreciamos
propla I dnicament
la forma de. las vosas, ("Ollsiderando suma-mente f6cil todo aquello, que. no efectuamos., sin prest,ir ciot
ninguniq aten -i a] fondo de las mismas v al trabajo ajeno y mirando hasta con despreefio, I.i inavor parte de I.Is veces., 10




AVC 01-1) ')")1' olas ttabi.jo y repor ju cl cr t es; c I e ecprtanc*a
(M ICA-1 "t 1 ,A, C(11111*01 q 0 I'LA
avi (tectica, or Iqc
VW C4 nut- r 1-) ( (10 sus c1le
I cst,Js coiisideraci ones, rne.,Jor dicho, este desahogo, 1-ne 10 81-1 -,I-*o el de heI C iTCUMIT
chos ocurriclos tio h,i ii--Juho tempo con mo tivo de la public.ici'li de obras militares en. las que he tomato participamM mas o menos (Jirectc-i. Dispensaurne estos renglones, que es(,.r* bo a mantra de I io u icamen
just'ficac"n "n* te,
sin que se veart ell Cllos alu-siolles de ninguna species
Recuerdo, que reci.-C.1n terminacta la, revoIticio"n de Agosto de 1-906, mi amigot nuestro compafiero h o refirado el Capitap 1(ynacio Delgado .,-fnpi-enc!.,,.eido que el cuerpo
de la, Guardiq, ccirecia de un. mnnua oc
A'
Instruction militIttr p'r el qiie se regultisert ejerciclos takticos de esta fii(-rz,,j sin d "-), T)
lop,
estimulo de ningt'in comeT zo a I i acer
una, traduceio"n al del Allanu,"I de
instruction de c. dr-4 Ej- rcito 1(:)s
Estados Unidos. Yo se, ltisnoches en vel t que
, A A
pasoleste Oficial frente a un idiomtt.del citie casi nada' conoci,,i, los descm.bol.sos que 11 izo de s'u peculio pei-sonal, I.-)agando traductore's de P8 I t"-i (I C A t-irdo esci trtduc-




cio"n literal. hecha Por gente civil, el signifflectdo y la voz de mandoprecisa en el, le.nguaje
castellan ). I despue,;, la lucha tenaz entablada para conseguir'que su trabajo fue ra adoptado por Ia. Guardia, Rural y que p6-.-lo tanto el Gobierno costease su impression. Solamente desf.Aaba, tener en pago, el honor do. ver su nombre al frente del libro y -que e'ste fuera util a su. arma. Bien, poco,, por cierto Despue's de grades luchas ir bastante tempo, consiguio qiie su obra f uese 1 enviada a' distintos Jefes militaxes americanos, para que hiciesen las enmendatti.ras y correecionc..is necesarias, e informasen aco.-Tca de su utilidad, Entonces V on virtue del resultado favorable de Pstos intormes,,el Teniente Coronel H. J. Slocum que ejercia functions de Supervisor de Ia Gua-rdi.t Rural en Ia Direeci'n del mismo Cuerpo-,1 nolnbro al Capitan Delgado y al Jefe que stiscj.,,*be, para hacer una final revision, complete ado el trabajo yopreparandolopara su publicata para el uso de la Guardia
c O.q, por cuen -v
Rurat
Estuvirnos ('4.OMO seis I-neses, dia por di.I., t-, iirea- Como- no te,entregados 'a e.sta enojosa, t, nla',m-os a-,nuestra disposicio'n sotd1fados que cono(,,ieran Ia iiistrUCC1*611 military; con objeto de OV, -1 te,
Poder coulprob-ax Si 1'- s -tm 11t )s est




explicados correctamente, err,,. pleabarn'os soldaditq.s de ploiri-o, que haci,rirrios sobre una gi-an mesa., simulando esculadr.is, pelotones, Escuadrones, Tercios, etc; y como en materia de instluccio'n military, de todo se carecia
-en nuestro Cuerpo," c) I final de la obr a agregu e" Iguanas reglas, de las mcis ele entales M acerea
los e os(
jercici le "Posiclorl y punteria para aprovechar la occasion, que por primer vez se presentaba, de hacer altro que estimabamos
0 Sol
i itii para, nuestro mejoramiento future. Luego vienen a' mi mente, las alegrias al terminar el'trabajo, de revision, verlo progresar convertido en cuartillas. U' hojas impi-esas, corri0 0 .0 q#
giendo las pruebas de ii-npresion, mirando los grabados de las posiciones v giros, y final mente, cuando Io 'vitnos converfido en grueso, libro listo va para. ser distribuido 'a' las fuerzas'.
Sin embargo, paso au'n alg'n tieni.-po I para que riuestra gente lo utilizara: "no fuimos ,epmprendidos". La critical incipient solo v*0-' en el libro una mala copia y de aplicaci'n. indtil por defectuosa. El conientario final fu6 que no podian htwer una obra buena, aque"llos que carecian de nociones de lo escrito. y no c *HOCian el singles.
Pewo ya ha Pasado I bastante tempo y feft lizmente bemos mejol', Ido mucho eD litiestra




education militt-ti Ya el official lee COD, Ifill temente v esta. jnsioso d e adquill-Ir nuevozs co* 41
riocimientos. Lo mejor en questions militaries, publicado e. otras naciones., se ha traducido y adaptado d nuestros mectios. El "Manual de Caballerl"a" de Delgado, con a1gunas modificaciones y repairs, es actualmente la obra de texto cn la "Academia, de Aplicacion cte Caba Ilerfa y la base de la instruccio n del arma Con ello me siento pagado de la parte que me, corresponding" en ese trabajo ......
Alorun tempo despu's de la, publicacio11 orl
del referido Manual, colabore' en la redacei del actual Reglarnento de la Guardia Rural: en un. Manual de "Higiene lHilitar" para, el uso de la.s Escuelas de Clases del Rea*miento numero 3 v mepare' el "Reglamento de Maniobras" en uso; pero estos trabajos fueron retilizados en virtue de ordenes superiors v por 1--1 tanto bajo pauta v disposiciones se-alad.1s de antemano.
I corrieron etititro ci-rico 01IMS7 y ocurrio el alzamiento de los Independientes de color v eon ello vino la necesidad de Ilei -i to al terreno de la pr6etica, los conocimientos adquiridos en las Academias siendo, por t-t nto indispensable ajustarse ct las prescripedones del actual Reglamento del st-livic'to dc- que




-6
6n del que eniplea el Ej'reito de Iis Estados Unidos clr.% Am-erl"ca, del Norte.
Durante esa campaiia estLive siempre a, mando de fuerzc-is en oporaclones y pude Potar que casi todas las prevenciones de dicho He(damento de campafit-t -resultaban "exo"ficas"' ,,kra nosotros, en- o..uantci A su aplicacio'n en f,,sta, elase de guerra, donle ro, se podian segun sus preceptos ni siquiera de un modo 'apl.--oximado. Vi, que Ia mayoi-Ij de, ntiest,,,a oficialidad joven, carecia de todki noci*on .%cere.a de la Cguerra de (ruerr-1111is," que na teniamosun Manual o unta guia par..-t e, Iiuos ca-sos, v que Por lo tanto no se podia exigi-rIes gran cosa va quck 110 Se.les: h---ibla eiisefi-,-ido n* to -ica, ni pra'cticamente, iiada que se acercar.-I 0 pareciera a los medics que se dehfan eimplear. No tenfan Ita, ldea mas remot-i, de los procedimientos a que debl"an ajustarse durante- las, mar(.,,.ha;s. campamentos v persecticio'n do, groups alzados, para todo lo ctial se re(Iiiieren conocimientos especiales que no figuraii en ninguno de los recrIamentos actuales.
A
por eso me decide a hacer esfa, obrilla'. ,rerminada va desgarbada literariamente v quiza Ilena de defects, .1a he publicado solaniente para los que nada saheit m* pretenden saber mas que el m ac- stro




-7
Para ellos exclusivamente es mi obra, ellos-se la dedico, torque' para ellos resultci completament(.1 original 1. Los queformamos'en las filas del Eje'rcito Libertador, bemos pensado y practictildo todas.. estas "triquin-uelas",
e haciendola vida(-,-L
Ilan-i "moslas asi, mamQuiza todos no resulteiitjs lo Ntistante peritcjs; pero el que ni as y el que i-nenos, ha adaptado algo de lo visto practicado. Ellos, les *ovf.Anes, no; v con esta ptiblicaci 6n espero que podran formars-e una idea, sino" lo bastay-* te complete, por lo menos aproximada, de cuales son los me'todcs que deben emplear en las "guerras de guerrillas" I)cr revolucio'n.
No be querido copier nada de nadie; dispensadme esta. vanidad. Lo bueno 6 malo que A 'todo
resulted el trq.bajo,, e-.: la exposition y el me seguiHo es obra exclusivayriente mia, las ideas no; por qtie siempre lo que se describe, ba sido pensado antes por otra persona; y las, ideas, originals son la oxcepci'n. No existent una vez publicadas ..............
Si la obra os results de alguna utilidad, ampliando vuestros conocimientos, agradecedmelo sclameiite v con ello quedaran pagqdos con exces.0 el trabajo v. las boy-as empleqdas.
No quisiera sin embargo (Itict se os pre-




sent,ase nunca la ocasio" -n de Ilevar 'a' la prActicka los l1ledios v sisteMas que en ella he hosquej.-tdo'; porr-4 bien de nuestro Pais, ( n primer "ISMIE101 por que las "guerras de guerrillcls'
6
CIli flevoluciones resultan siempre entre hernialic)s, hijos todos de una madre cumu"n: La P Itri.,-j,. Pei o como desgi-aeiadamente, por lo general, la.Q passions humans se sobreponey) t 1,t rqzo n mas alta, estudiad por si acaso sus precepts, va que por vuestra carrera no po(wis imitando la mansp-dumbre de ,Cristo presenter la otra mejilla al agresor". Vuestro compa-em,
TL,-nlE7NTF COLONEL OE LA GUARDTA RURAL.
Santi igo de ('ubll' FJ10110 Cie -19-1.4.




CA IT LO 1.
RESERA HISTORIC.
La guerra de guerrillas, de parfidttrios 6 "Sistema mambl", 11 acepeio"n esta uItima con. que es conocida por la mayor parte de 1-6t, po, wacion de la Isla, es el me'todo de cornbclean, por lo co los hombres tir que erp Al mun
0
armados de memento, sin instruction militftr ifl(Tuna y, agmpA dos en partidas, aprovechando las 'ventajas naturales que ofrecev los accidents del terreno elt que se mueven, qiie easi siempre- les es cojiocido palmo a' palA 0
mo, por ser nae*dos o ertados en sus contornos 6 -vecindad.
Este sistema de -ruerim, restilta imy beneficioso, ctian(lo se, tisa para comb-titir a ejer-




citos enemi:!o' ; que traten de inv-cd1r el te4or-o national con animo de conquistarlo, 1lik .1 .1
el ej."Teito do la Nt--,c10n invadida, por su Pr a efectii 10,qd Tnurn "i no cuente cutr fuerzas bastantes parc. library batt-A.11as con ot jeto de d,:,.,tenp.,r la 1--iivasion.
Ell este effASO, la mission clel ejereIto
nnl fr.n-cciopciC4n- U TAldo 'a' Icis patriots con-v-ertHos en gyu cxiil lie ros result efectiva en crrado 1A. o; debera con ituir a' i janera do vin gr e4Lq-;ambre de avispas quie se extienda por el. frente y flancos de Ins colurv!m,s enernips, qtic las hostile cojitiptuame-Tate por todoS 1--idos, que difficult y retarded sus rr,,arch,,is empleando para ello col-abates tvgercs de vft"-guardia, defendieido pqsos de rios y clesfiladeros previti-i-neiAe ocupados, tomando con antelacio'n las posiciones m6s ventcijosa's; y, trtitfAndo en fin, por -"todos los medics, de ccriusotr y softener un estcido depresivo en el dnimo del combatiente enem. igo, al que no se' deberd dejar reposar un moment, hostilizandolo constantemente durante las marches y en los earnpsimentos; aprovechando tambien hcts altas horas de la noche para activar la hostilidad, sin dejar que nunca se descubra el verdadero efectivo de la fuerza hostilizad ora, haeicndo para ello cambios constcmtcs de frentle, sin




esenl-arnun.cauncoi-nbatcAfori nct]. -Ii, stesispr U %-tema, d a*' buenos result--Aos sieiiiT)re, por que el enemigo no Ilega a' concern nunca exaetamante laverda(,Le-]--%a fuerza del contrtario ni el territorio en que aquel se. mueve;y esto, Como es natural, le obliga amoverse en grades coItin-inas por el temor 'a' suf rir descalabros do consMeracio"n Ademas, SUS medios.de information resultant deficientes por regla general,,ya que los, confidantes o espifl s que emplea, no obran lealmente con el invasor y las noticias y datos que facilitan, casi SieInpre suelenser errone-)s, no reportandole por lo tanto gran beneficio estas informaciones, y si perjudicandole en sus planes y movimientos.
Tambien sullen emplear el sistem.,1 dc Ja guerra de guerrillas, las partidas que en
-.uestro pafs, con character insurreceloiial 0
-en son de protest, acostumbra-n levaiitarse en arm-is Contra los gobiernos constituidos para tratar de derrocarlos de modificar alcrunas le-ve's, y cuyo acto, conocemos con el nombre 1-?
de "alzamiento" 0' revolution"n. En este caso., es verdaderainente inconiprensible !a adopcio"n de este sistema de guei ra pues si el fin perseffuido por toda revolucioll revue P a
'Ida insurreccioll es el vei)cin-J.ento rdpi-




12-
(10* del coil -h.,-,I rio rehmTendo el cornbate,, no testilta el medio ma,s apropia io pana conseguh una pi-onta victoria. La -ruerfa de guerriHas 0" "manllbf," es im siste-1-pa ilk ilicaynente de resistencia o sostenh-niento pues no coriduce
la victoriN1, sino por el ",,,Y,,,otam.ieiAo gradual de los re('111'sos del cofl-tramo, despises de trk-tnscurrido lar(To tempo, algimics afjes I ;,sl sleMpre; y general mente, en virtue de transa.Cciones, oe",irriendo esto U"1111 , do el Gobicr.no legitimo no center con ftierzas debidamc nte orcrt-mizadas v su.s recurSGS scan tan precarios, que no ptieda ni siquiera atendor al rii(_ S10lit'I'Miento de las tropfls.
Aqui, en Cuba, se adopt.c-tdo este s1stem,.1 (-.e guerra, en vista del resultado favorable obtenido por los tilzados en ,jrmas, durante las cruerras de Independencia contra Espana y eii 1,9. reciente revoluclo"n de Agosto de 1906. Pero fi: ry quo tene* "t en cuentq, que el. resultado conseuuido en las germs contra Espar'.a, f uCA completamente nulo por las de 1868-78 y 1880
-Sl; y, que, si en la de 1895-98 se ob-tuvo la consecucio'n de la independence, fue debida en gyran parte, a' la ayuda efectiva que no.9 prest() el ejereito norte-americano derrotap-do al espafiol en el Caney, San Juan y' Santiago de Cuba; pties si bien es verdad, que los cau-




-M
santes de esta guerra interDacional, fue.roll nuestfos hero"icos "mambises, que con su teson y resistencia, ruantuv6er'on l4cai-npana durante nias de tres n ROS, suf friend PeDalidades sin cuento; tambien es positive, que nuiica con n.uestr22,propios recursos hubierairtos podido, derro-tar al ej credit espa-ol enUna bqtalln, que nos these la v* )ria define I-t*vq Quiza, I -ibie-' ramos podido llegtir a' ci(--rot&lr a' EspaAa en iecursos monetarios paiu, pod.er softener la
tinuaiidola afio, tras aflo v descamp.cilla, coil n 14
truyendo nuestra poblacio"n al mismo tempo por, covasecuencia d(-b la miseria y penalidades pero este medi o que representaba el suicidio, de la mayor prifte, de im pueblo, resula'n de problemaficos resultados tt 14
que los recursos pecunarios de una naci*on scmCasi inagotables Y nuestras reserves alimenticias iban siendo cada vez nias exigttzlis. I la razon para que nuestras fuerzqs 110 pudielsell library una batalla'decisiva, 110 fue debida sol, mente A la eseacez numerica de combatieDt :,S
A 0 4 10
ni al temor a pl-o(ligar nuestra sanof-re 81110 c6l,
oo troops c4ue vel-daderaineiique careciamos dc
te supi-leran maDiobrar en el campo de la acA
ci6n bajo el fuccro enemigo a que no se disp onill de los elen-ictitc)s de'guecra iieces.,-trios v sAre todo "t (Ille. era jnipossi*l.-de convertir en




-14
eiereito A -Mcisas acosturn-bradas a la individual*(Ic"A, v carenfies por Io tanto, de la cohecion debida, para piesetitar durante la action la resistericia necesaria. La organization militar do un ej*C*reito no consisted unicamente en dqrIe forina -a' las masas, relacionandolas en el papel o agrupa.-adolas de mowento en escuadrones, batallones y regii-nientos; la, verdadera organirZacio"n trae aparejacia como finaHad, la eficiencia, cornpleta, de todas y cada una de sus parties para emplearlas con ventcajas en el combat. I este grado de efilencia solo se obtiene despues que el soldado. rnerced 6 los trabajos en los ca,pamentos, inaniobras y campos de tiro, Ilega a' hacer abstracei on complete, de su individual alidad, convirtie'ndose en rueda, del engranage general, y cuando la disciphi-m es h6bito natural que lo hace obedecer, sin Pensar en, el peligro, ni en su responsabilidad personal. En' las fuerzas de la revolucio'n por la, independence, nunca se pudo desarraigar el individualisnio del combatiente, y de ahf que no pudieramos presenter iin nucleo fuertementb organized, frente d las troops espa n-olas, para re Air una acc';O'* n de resultados definitions. El General Calixto Carcfa en Oriente Ile(To" 6 agrtipar bajo SU Mando los nucleus nnayores de fuerzas libertadoras v




con a1guna artiflerfa, obt-avo GIx.ito en ques a las Tunas y Guisaj en+,re otros; pero nay que tener presefltc ql.-ie estos peque-k~LOS POblados, no tenian el c',,lrakter n.;. concliC,161a de plazasfuertes y que. su ocupa c ion mon-ic, ntc,,resultaba ma's de effect nnloral parti nues-,tros vi-napatizad ores, qte un ver(iadero triunfo
-c-ttilitar de r c s t i I b, (I o.sl nla [eriales para finiquitax la campaka. E41 General Antonio Maceo,., el primer heroe de la mopeva glor)*osa, en Pinar del Rio, comb.-i-Lio con R-Ilediano Cx*-'L-o ti11fis veces, y otras con ventajas en
o n t e z u el o T u rp. 1) fo s d e F, s t o r i n o Gf4. I "L 10' n Coja del Negro, Soroa, OU,-airabito N Otros v:irtos co-mbates'; pero 1-111TIca Ia, victoria cornP
pleta collono SUS esfijerzzos, hacienda Prisic,
6 destruyendo tofalmente d tina c o I u I.-ii 11ct eflemiga. I taropeco p!.--,dra' argintsenos qiie
causa determill ante de la no conslccucl' .-) (11'e tin verdadero e.xito militfir, fuese constantei.-iente la inferloridad nurn6rica Nuestras fuci zas pudieron concentrarse en nu'cleos ii-layores cada vez que asi Io deset"ibanios, v eii bastantes accione*s de gt-1orra, stiperamos a, en mas del doble el
las fuerzas espallol 0
jo 0
triple cle su nuirlel"O, v sin ep-ib.argo, nunca pudimos deshara-Lir Ia Ifnea de conibate enemi()rcl causflndcles (leL'i-Of.f" col11p.lefiri. Verdad




-16
tambit" ti es, q u e 191 mferiorHad de nuestro ar marrelito clon 1_---Ja60,n :A Mau,-- que usaba el enemigo era notGria; pero la razon. priniordial de tio poder obtener resultados satisfactorios, no hay que atri-buirla tampoco 6 esta desventaja, sino a que nuegtras fuerzas nunca estuvieron en vdnrdad orgaDizadas militqrmente, y que por lo truito, carecian de la cohesi' n debida para el ataque y desalojo de las posiciones que ocupaban nuestros contrarios.
En la revolution (le 1906 ocurrio' alo-o distinto en la forma, pc.-kro ocasionante de igual causa. E I Gobierno constituido en aquella
A
epoca, para poner frente 'a' las fuerzas revolucionaxias, contaba solamente con unos 3300 Guardian Rurales, que prestaban sus servicios como policies del campo, diseminados por todo el territorio de la Repumica, mal montados y equipados,, v armados con fusiles Lee calibre 30; armaments que debido a su gran fragiffidad y malas conditions ballistics, resultaba de uso inadectiad.o para la guerra. Los Guardian Rurales, para los effects d e las operations militaries de esa campana, fueron agrupados por vez prime'oila, de moment y sin preparaci'n a1guna, tomando la forma de Es(1,11adrones de caballerial organization qne so-




-17
lo tenfan en las nominal y en lo*s papeles oficiales. Estas fuerzas careefan de los ma's rudimentarios principios de instruccio"n milibr, no hablan tirade nunca al blanco y malameiite conocian el, mechanism del fusil. Su valer military era completamente nulo; repregentando un coefficient de eficieiicia de casi igucil valor al de los alzados, de los que solarciente se diferenei'aban en que todos vestfan un.iforme kaki y tenian un mismo armaments v equipo. La acci*on I ofensiva de estos n'cleos improvisados tenfa que limitarse 'a' la, carga de masa; y como en este caso por regla, general, suele veneer la, fuerza que center con mayor number de combatientes, en igualdad de esta condicio'n, la audacia del Jefe al niany 0 1 su poder en Ict
do juega un papel principal, t
ofensiva, siendo como eran rnenores numericamente, resultaba nulo contra fuerzas mayo0 -ido eii
res, como aconteck en e I combat ren Wajay. Sin embargo, cuando A estas mismas fueizas de la Guardia Rural se les agregaroll algunas unidades de infariterfa regular (la poca artillerfa, de costas que formaba la guariiOp
cion de la Capital), que ya teman el hAbito de disciOna y la cohesion T.teeesaria aunque no contasen con una instruccio'n complete de combat y no hubieran heeho prakticas de ti-




ro, entonces se combatio c on ventaja notoria, (lerrotando al enemigo e .-! Consolacio"n del Sur V IGS Palacios, a pesar de qtle este eontaba con rnas del doble triple de personal combatieute, que la column al mando del CoroDel Emilio Avalos. I esto fue lo ocurrido en Pinar del Rfo Habana v en Las Villas, en euvas provincias los alzados se contaban por milla- es y donde las partidas superaban por tanto
A
en gnan ii umero a las f uerzas leaves all bierno. Nunca sin embargo, estos grande's conth-igentes revolucionarios pudieron derrotar completamente a' las futerzas leaves, o* retener la posesio"n de algut.ja poblacio'n de mediana importance, y ni aun siquiera sosteniendo his posisiones que ocupaba- en los combates; sus operations guerreras se limitaban a correrias y marcha8 constants, destruiTendo las lines de ferrocarril y telegrafos; v si no es por que el Gobierno de los Estados Unidos intervino en la question, poniendo fin a' la contienda, seguramente que esta revulucion hubiera tomato etiracter cr-nico o muerto por consuncion, ya que no er + posIble que las partidas alzadas hubieran Ilegado nunca al vereimiento total, por la toma de la Cftpital de la Isla y ciudades impartantes, pues no contaban eon el material de guerra liece!)ario a




ese objeto y ni si qui*era conocian su. rpi,, jo. La revolution. de Agosto de 11,06, tan-diien germiiio en. las provincias orientals de Camaguey y Santiago de Cuba, pero det)1do a' las .A P
w..edidas de precaution. rapidamente adoptadas en. los primers moments de ocurrir el 1-)ro te, no Ile 4 go a'* adquirir la pujanza e import ancia que en las provincial del Centro y Occidente.
Examinado a, grades rasgos el sisterr.,q de guerra que se empleo', tanto en. las campnnas de independecia contra Espana, como en la revoluccio"n de Agosto de 19C6; y, enq.m.bas de las cuales el autor tomo' parte active., en la primer COMO revolucionario duvi nte toda la de 1895-98 v en la segui da. corno n)iembro de la Guardia Rural; sohaniente flL-11tct para dar fin a'. esta ligera resen'a bistollefl, Proceder al exar.en del rnetodo eniple,,,i(lo pot nuestras fuerzas en la campana de Nlavo a rtlzam*ento
Agosto de 191.2, con motive del I
del partido Independiente de Color; revolucio'n de razas,'que conmovio a' la Isia toda Aque tuvo COMO principles eSCeDarios de operaciones, a los, fe'rtiles territories do' Sagua y Cienfuegos en las Villas y las abrupttis monP
tanas de-Jos terminus municipals de Santiaa
go San Luis, El Caney, Guantanamo Sacruta de Tanamo, El Cobre v Pahi-.I-i Sori.cino en.




-20-
Oriente.
'wkmdo ocurri' el alzamiento de los "Independientes de Color" el di'a 20 de Mayo de 1-912, el Gobierno de la Repu"blica contaba con unos 10-000 hombres de Fuerzaq Armadas, de los cuales 5.200, pocos mis o menos, Componfan la Guardia Rural; que., al igual que en Agosto de 1906, prestaba, el servicio de vigilancia en los campos, distribuida en peque11os destacamentos, compuestos comunmente de una escuadra, eon la exception del "Tercio Taktico" destacado en el. campamento de CoJumbia (unos 300 hombres aproximadamente) que era la '-.aca fuerza de caballeria verdade,tAtl ---n estado
i con instruction, ganado en bu.-, Y con el equipo y armaments complete. Las fuerzas de la Guarditt Rural qtie Ise hallaban distribuidas er, destacamentos, no teman el ganado complete, y el. que existfa resultaba inu"til para todo servicio de e,,impafia, va que los caballos estaLan corripletarnente arruitiados, por haber sido domados defectuosamente y por Ilevar mas de diez al-os de un servicio duro con dtficiente alini-entacion, ademas de que la calidad de ev-,e ganado ciiando fue adquirido iio era de la njejor. Toclas las fuerzas de la Republica, estab,,i.narrtiadas del fusil "Ne-w Springfield" rnodclo, arniamento de ptin-a




-21
calidad, reconocido como de la mejor clase, debido 'a' su gran precision travectoria completamente rasante, velocidad y alcaiiee superior -a' todos los fusiles en uso por los Ejercitos moderns. De mantra, que al estallar este mcvimiento insurreccional, el Gobierno podi'a poner en el teatro de la guerra unos 4.500 hombres, aptos, completamente instruidos y equipados para emprender inmediatarnente las operations de campan-a,- pues el resto del Ejercito v ]a Guardia Rural, ten'a que quedar en reserve, destinado a' prestar el servicio de guarnicion en la Capital y territories rurales del resto de la Isla. En las Villas, debido 'a' la wrcan rapidez en la persecucion I -a revuelta fu6 aplastada, 'a' los cinco dfas de su. comienzo, por las fuerzas locales de la Guardia Rural pertenecientes al Regirniento N' 2, que fueron reforzadas con dos Escuadrones del Tercio Taktico;'y los cuales, una vez que termino eii esa jurisdiction el pQligro, fueron enviados a' operar a la provincial orietital. En este fugar, 'a' pesar de la leven- a que existfa, considerando corno inexpugnables muchas de las posiciones que ocupaban los alzados; debida esta creeacia 6 la gran escabrosidad de las monta n-as y a' los inalos casinos, 'a' que hab'a levaiitados on armas muy cerca de 6.000 hombres ,,jl




-22
ndo de Estenoz, lwnet v de la maycria cle los Jefcs de color que tomaron parte en la re' A, ulucio"n de Independencia, coritra Espan-.a; y I.
,i Fesar de que emplearon el nico sistema combatir conocido v practice do con, exito, por ellos en aquella guerra: la guerra de guemHas 0" "mambf," fueron destruidos completamente 'a' los dos meses aproximadamente de come'n:zar la revolution, causandoles nuestras, troops, 11111-LImerables bajas por muerte; y entre ellas, ]a de los dos pyincipales, Jefes, Ivonet y Esteno"z y obligando 'a' rendirse incondicionalmente a' mas de 2.000 hombre-S con todos sus cabecillas; N7, este resulta(lo obtenido por primer vez en Cuba f rente a' la revoluej on que nacio mas puJante, nos ha legado grandes ensen-anzas para el future, pues ha traido a nuestro Animo el convencimiento pleno de que aplicados ciertos principios, merced a' la complete, instruction de combat que se ensena a nuestras troops, se puede batir con exi.to compIpio, cualquier revolution; rompiendo la tradicio'n existence, que nacia creer como, de exito seguro e-1A. todos los casos, el sistema de combatir que hasta ahora han empleado los n'cleos rebeldes: el us'o de la guerm de guerrillas .
Podremos estar equivocados; pero mien-




-23
tras no se nos demuestre con. hechos lo contrario, seguiremos creyendo, en la eficacia del m e*todo empleado en Ila campana racist de 1912. En el se basa este estudio..
Hay ]a creencia muy generalizada, de que los groups insurgents de la revolution de Mayo de 19124, no cormbatieron con gran. teson y que solamente trataban de rehuir los encuentros con nuestra's troops. Es cierto que no hubo grades combats; pero esto, no fu6
A
debido 'a' su falta de deseos; ya que en "Jarahueca" y "Peladeros" hicieron despliegues de various centenares de hombres armados, eon animo, de combatir. Pero esas muchedumbres aguipadas en various dfas, no tenfan consistencia PIguna, como no 1, pueden tener nunca las partidas revolucio n arias; y fueron desbaratadas facilmente al prime empuje de nuestros soldados., merced 'a. la discipline y eficacia del fuego. Despues vino la dispersion y la desmoralizacion gerieral y com, eonsecuencia natural de ella, el fin de la revuelta.
El combat se puede rehuir, cuando las fuerzas, perseguidoras sean pocas, cuando estas se agrupan, en grades columns, 0" cuawJo rio
A
se efectua una persecucio-n continua con btuenos practices; pero si se cuenta con elements bastantes v estos, se emplean juiciosamente,




-24
.0
el choque no se hara. esperar, y el choque en los primers dias, destruye siempre a' las f uerz,,i.s sin consistencia.
Asf sucec..io en Mayo de 1912. EI General (n Jefe de las operaciones militares, Mayor GenertiI Jose' de J. Monteagudo, tuvo muv en cuenta todas estas razones Y obrando con gran tacto, dio' una victoria al. Ejerelto -\7- salvo nuestro Pafs a' la civilization. Esa es ; -u gloria, que no puede ser discutida, ya que se basa en hechos probados.




CAPITULO 11.
REVOLUCIONES
ISITS CAUSES Y PORI'AACMI-ST.
Hay que hacer un detenido studio de ],,-),s different causes ocasionantes de toda revolucio'll, con objeto de poder apreciar desde e-I primer moment su verdadera importance, y deducir si to'mara' incremento, por contar con las -simpatfas de la mayorl"a del pais o-' de lo ew, nun esuna gran parte dcl mismo. Poi I
fas protests armadas no emanan c141 pueblo; este TIO se lawa, cieganiente a aveqpturtis de ese genero, si a ello no es impelidt por una f -te corriente de opinion, debidaA la tiran" iiei 0 ia
de los -gobernantes, 6 por imMckrsele, ein,-, I'Aeando la fuerza el uso de su &Arechos de
-al iiZvueltas arCiudAaDO. Por lo genei la,




-26
madas on nuestro pals son preparadas por cac-iques politicos descontentos; personages unas veces, y otras, quienes tales se creen, que go 10
zando en una situaci'n poll"tica, "por fas o por nefas" de grades, privileges, al Cesar esa situaci (on y los emoluments consiguientes, se, sienten preteridos y, mortificados; y encontrandose altos de recursos monetarios y sin habits para el trabajo, son los querecurren a esfis aventuras, cubriendo con Ia capa del desinteres general y el mejoramiento de la situacio"n del pais, la mezquindad de sus miras parLiculares. Hay que tener presented, que por muy prosper que sea la situation del pals, siempre existent descontentos dispuestos a secundar esos mov*m*entos con la esperanza de obtener o-rados y honorse" (?) en caso d e e'xi to.
La mantra de hacer una revoluclon seun el sistema empleado hasta hoy, es la s*ffuiente: el que- funge de cabeza del niovimienzn
to y sus amigos personals, comprometidos de antemano, nunca mas de 20 0' 30, sale.1 al campo armados, en son de revoluci 0 on, por aquellos lugares, donde son practices y conocedores del vecindario; y despu's de asigDarse altos grades militaries, recorren los sitios y caserios que teigaii escasa guarmel 6- n de fuer-




-27
zas del gobierno, recogiendo, las armas quo poseen los due-nos de las fincas. rdsticas parn gu defense personal, tratando, de incorporar parciales a' sus filas; cosa que no result diftell durante los meses de Mayo a Octubre, en que han cesado en la mayor'a del pais, las tareas agricolas de la zafra y la siembra de tabaco; y en cuyo per-i6do, por lo tanto, gran ndmero de jornaleros y genes de 'campo se encuentran sin colocacion. Estas incorporacione.s A la partida en formation. se efectuan, por Io general, inconscientc 'Imetjte, como, si en vez de ir 'a' corner peligros de consideration. fuesen A una. fiesta; y sullen menudear bas-,' tantesilapartidao gruponoes perseguido deadeelptimermomentopor lasfuerzas del gobierno.
Si el. official la clase al mando, de. la Guard*a Rural en la zona donde ocurra un alzamiento de este' g6nero, es algo avocado, de dninlo, o si temeroso, de incurrir en respon-' sabilidades, (que solo'existen en 6u imaginae16n por creer que su U"Dico deber es no a0
bandonar la poblacion o, caserio en que esta destacado), al recibir la noticia, por regla general abultada, decuplicada casi siempre, res pecto al number de los alzados, se dejase suge.stionar por consejos mAs o menos interesa-




-28
dos v, se de(lica a' telegraffiir 'a' los centers superiores, dando cuenta de las noticias que reciba v pidiendo refuerzos, sin salir enseguida, en busca de la partida para batirla; entonces el solo es iesponsable de ]a pujanza que adquiera despue's la revolution. Pero si al recibir las noticias abultadas del movimiento, el official raciecina o piensa friamente: que "los alzados seran la mitad de los que dicen," v que de esta cuarta parte, solo un pequen-o npmero portara' armas de guerra y en bastante mal estado, por su antigiledad y falta de culdado; asi como que la gente no habituada a' los trabajos de la guerra, se dispersara generalmente en el primer tirot-eo; entonces, ese oficictl 0 clase no perdera el tempo en hocer calculos ni pedir refuerzos y si cuenta con ocho soldados a' sus 0'rdenes, saldra' con seis de ellos a' batir a' los alzados; y es positive, que aunque los tirotease de baqtante larga distancia para ocasionar grades da~os, por lo menos, conseguira su dispersion total; y coii la primera. dispersion viene el raciocinio del peligro corridor 3T el arrepentimiento y rapido regreso 'a' sus hogares de los que. se habianpuestoInconscientemente fuera de la Ley. El disparo, seguido del silbar del proyectil, occasion igual efeeto que una ducha helada. Refresca y hace reac-




cioiiar.
Por eso Av)av que tener muv preserite, Como lema que no falla: REVOLUCI *'N QUE ES 13ATIDA EN EL PRIMER 0 SEGUNDO DIA DE SU COMIENZO, ES REVOLUCION MUERTA. No se ha, dado el caso todavia do, al(yuien que se hava, incorporado a' wia partida revoluciomiria eii huida, en disper,3ion o duranfe tin firoteo.
10 A
No hay excuse de m*ngun genero, par-ci el official 0" la clase al niaido de tin destacamento, que al tener noticias de uri alzamien.to en el territorio, de la zona a' su c,,irgo, iio salga enseguida par.-a el fugar en que este' el
0 10
enernigo con objeto de batirlo o perseguirlo. Conlo uIfinio extreme, se debera hasta dejar sin guarnicioAn el destacamento, por que es mucho mas facil atajar el mal ensu co' ionzo, que tener que corregirlo, despues que liaya tomato incremento de consideracion.
Si los, alzadosfuesen tantos, diez 0" doce veees mas iAmero que las fuerzas con
que contare, no por eso debe dejarseles continuar tranquilamente en la obra de incorporar vecinos pacifficos; ]a mis'O"n del jefe de destacamento en ese caso, es hostilizarlos constantemente, Como si la pequefta fuerza a' sus ordenes fuere una fraccion de cAra mayor, enviada para efectuar im reconocimiento; y co-




-30
mo un u'Itimo esfuerzo debera' aproveebar la Oseuridad de ]a noche con objeto de asaltarlos, sorprendiendolos en su campamento, que previamente podrd ser reconocido durante. el dfa; empleando Pn esta mission 6 soldados practicos 0 consiguiendo la information necesaria, por medio de confidantes 0' vecinos, amigos de confianza, que seguramente cada official 6 clase tended en la zona donde ejerce el. mando.
Como regla general, deberA, ajustar su co nducta a' las circunstancias del mome-nto; pero
- aj o la siguiente pauta: Al recibirse la noticia de -un alzamiento en la zona, y antes de salir del poblado, debeni avisar por tele-fono,
A 1w
teleAgrafo, o si careciese de estos medics, por parte escrito, a' los centers su"er v iores, enviado
con persona de toda seguridad, dando cuenta del lugar del alzamiento, sus Jefes y dem.4s datos que ten a conocidos v expresando que sale hAcia el lugar del hecho con objeto de batir al enemigo. En el caso, que exist algu*n otro destacamento cereano, tambien se le darA el aviso consiguiente al. jefe del mismo, con objeto de que cooper 'a' la operation, indicandole la iruta camino que deba seguir; y si es plosible, hasta sen-ttlandole la hora en que se debe eDCO ntrar en dicho lugar o Sus inmediaciones;, pero sin -que, una vez toma-




-31
das estas medidas de elemental precOuk.1"1611, salga sin pe'rdida. de fiempo, con objeto (le bafir aI eDemigo, que es su obligacio"n primordial.
Si el altaque que efectu-ire, tuviese un e 'to franco culminando en la di xi aspersion del
enemigo, obligandolo a' retirarse precipitadamente 6 haciendole algulios muertos, prisioneros y ocupandole effects, bajo ningu"n Concepto deberA. regreiiarse al, destacamento; entonces, es cuando su, misi6n debe ser mas eficaz: la, -persecucion se activara', no ,.Ibmndonando, el rastro un solo moment y en-Niiando si,,con ello, no, se sufriere demora, aviso 'a los, Centros superiors por el lugar y via mas rapida-, da ndo, cuenta-de la accion y del mrnho que los alzados bayan tomato en la huidg. Si por el contrario, los alzados vali(ios de la ,superioridad numerical, Se hiciei-,qn fuertes 0' efectuasen alguna reaccio'n ofensiva a' fondo, no por ello de*ar'a-' de bacer la mavor resistencia possible y en uItirno I extreme, el destacamento, adoptaH,. por su parte el sistema de la guerra de guerrillas, tiroteando a' los revoltosos desde el lindero, de los montes, sosteniendose constantemente a' caballo o' a pie por sus alrededores hostilizindOIGS; ya que, siendo generalmente.el personal de los desteca-




-32
mentos pra'ctico en los contornos de la, demarcacion, le resultard fdcil la adopcio"D de esta media; v mas,,, teniendo la seguridad de que por el aviso que envio' antes de salir, no pasara mucho tiernpo sin que acudan fuerz,%(;.en su protection, a' las que entonces podr a^' informar con detalles completes, de la composicio'n y fuerzas del enemigo.
Como media de precaution, antes de salir del poblado en' que este' radicado el destacamento, el Jefe del mismo debera ponerse de "cuerclo con las autoridades civiles, con obj,,--to de que los vecinos se encarguen de la cu stodia y Vigilancia en el poblado, armandolos al effect, si contare con fusiles sobrantes; pero sin que la, adoption de esta media pueda en modo a1guno ser causante de perdida de tempo para, salir 'a' batir al enemigo; que, como hemos expresado antei-iormente, es su obligaelon supreme. Debera pensarse: que si se dej a tomar cuerpo a' la revoluci On que acaba de nacery entonces si correrian serio peligro el poblado y sus moradores, y que batiendo o persiguiendo al enemigo rapidamentel nadie se incorporara' 'a' sus filas, v dar -a' fin 'a' la revuelta, Ilena, ndose de gloria por este hecho y salvando al propio tempo los interests confiados a su honor military.




-33
Como buenos ejemplos que abonan la adopci'n de estas medidas, coronadas con el exito mas lisonjero, cita*remos entre otras, las
evueltas de los Pupo, la de Sevilla y la de Miniet en Oriente, las de los Corte's y "Chen-. cho" en Remedios (Las Villas) v la de Acevedo en la Habana; reviieltas 6 alzamientos que murieron casi al iniciarse, debido Anicamente a que no se period tempo alguno, en perseguirlos, evitandose con ello, mayors derramamientos de sangre y restableciendose enseguida la normalidad y confianza, que siempre se resienten con estas,,revueltas; pues aunque es, cierto, que en estos conatos de movimientos insurreccionales, la masa popular no secundo" las intenciones de los Jefes de ellos, no, pode-, mos. calcular el desarrollo y balance que hubiesen obtenido, si a' tempo no se hubiere entablado up.a accion rapi& de persecution sobre las partidas alzadas.
Ita de energies o,
Cuando, por* ctesictia, ta
por causes inevitable, el brote revolucionario, baya tomato irieremento de consideraci6n, formandose partidas fuertes numericamente, y las fuerzas locales no sean suficieiAes para dominarlo, entonces la acC1*0D que hay que emprender es de distinct car A cter; v para operar con exito v destruir el ndeleo principal,




Lav que movilizar fuerzas regulars en mayor flumero, transportandolas desde otros lugares. En este caso, las operations militaries debera*'n obedecer a un plan combinado, dirigidas por un Jefe superior; y al studio de todas las contingencies que puedan presentarsel, dedicaremos otros capitulos, en los que se ira tratando con el orden y la amplitude necesarios, de las medidas que 'a' nviestro juicio resultant mas eficaces, no so'lo para la perse cueio'n v batida del enemigo sino en todo cuanto se refiera 'a' la formacio'n de columns de operations, distribution de las fuerzas en ZO D 11 S, precauciones v methods que se deben emplear en las marebas, marebas nocturnes,, servicio de seguridad en marches y campamentos; y finalmente, de los rp.e'todos ma's cLpropiacl08para obliffaral enemigo 'a' combatir.




CAPITULO Ill.
SUSPENSION DE LAS GARANTIAS CONSTITUC ION ALES.
Cuando un movimiento revolue'onario se haya extendido a una gran, parte del territorio national y las, partidas rebeldes tengan. tanta importance, que no -sea possible efectuar su destruction con las fuerzas locales de de la Guardia Rural, la primer media que debe adoptarse por el Gobierno, con objeto de. conseguir buen exito en las operations militaries que se Yan 'a' emprender, es ordenar Ja suspension provisional de los derechos individuales, que garantiza nuestra Constituclorl, en todo, o en aquella parte del territorio Cie la Rep'bliea que este' infestado por I.-). revuelta.




-36
Ejereita ndosP entonces por una misma autoiid.1.4 no solo las functions propiamente militaries de toda campan-a, o' sea batiendo al enemigo en los campos v obligandole A salir de sus gt arias; sino que al pr6pio tempo, por esa autoridad se podra vigilar y castigar en los poblados y campos A* los revolucionarios pasivos v 'a' los confidantes del enemigo; privAndosele de los auxilios y noticias quo siempre sullen faeilitarles aquellos, muy pronto, sufriran sus consecuencias las partidns armadas; pues sus components altos de confidencias y escasos de municiones, no tardara'n mucho tempo, en caer Pn poder de las troops leaves, o' presentarse sometie"ndose a' los p,-)deres cop-stituidos. Sin esta, suspension de garantias, result ilusoria la persecucio'n que pueda hacerse, no es possible efectuar el registro domiciliario sin mandamiento judicial ; v por esta causa, cada casa habitada result un baluarte natural de amparo, para el alzado, por la inviolabilidad que al domicilio garantiza nuestra, Constitucio'n.
Adema's, el effect moral que occasion la suspension de las garantias constitucionales, se extended tambien a' toda poblacion paclfiCq, tarito del campo como de los pueblos; v de ello result, que lo que no se ha podido,




conseguir espontaneamente o empleando la persuacio-n: las buenas confidencias, se logra ante el temor de verse preso y j-uzga-ko por, tin Consejo de Guerra.
Tan pronto se publique por el Ejecutivo, la Ley Decreto suspendiendo la's garantias con'stitucionales em, el territorio de una provincial, el Jefe military de superior categoria designado para la directionn de Mcs opern.ciones, en el territorio de la misma, se presentara ai Gobernador Provincial, poniendose de acuerdo para asumir el mando civil en todo
Is A
lo conce rimente al servicio de orden v seguridad en el caso de que sea resignado por esa autoridad y declarer el "estado de guema" en el territorio de dicha provincia, de conformidad con la Ley de Orden P'blico vigente. Desde'ese n,).omento; y una vez dictada la proclarna consiguiente para conocimiento general, el Jefe military, por sip op por medio de los Comandantes, militares que designate, par.4-i ejercer su autoridad delegada etj las disti.11tas A 10
ciudades 0" pueblos de la provincial, tundra a su carao el mando supremo, en todo lo referente a' la,,eonservacio'n del orden public, taiito en las ciudades o piieblos, como en los campcs, diet-amdo los tandem que estime convenlentes y neces.arios a'* la ccn,( ecuc* on del




-38
inejor e*xito de las operac*ones militaries que se van a emprender y a' todo lo relacionado con la seauridad y policia de ]as ciudades v pohlados 'a' su cargo.
Recomendamos conio indispensable en este easo, el ekudio por todos los sefiores Oficiales, de la vigente Ley de Orden P'blico, que aparece en el libro del Capitan Maximo Dubouchet, titulado "Manual de Justicia Mifitar, obra que fue" declarada de texto official por la Jefatura de las Fuerzas Armadas de la Rep'blica, para los Oficiales alumnus, de la. Escuela de Aplicacion d e Ca ballerfa. En la nlisma encontrardn perfeetamente explicadam todas las atribucilones de la autoridad military en los different casos, v las medidas que pueden adoptarse.
Para mayor facilidad, y con objeto de que este'n a' la vista, copiamos a', continuation los articulos de la Constitucio"n Nacional, cuYa observancia podra ser suspended provisionalmente, 8jI dictarse Ley al effect:
((Art-. 15- Nadie podra ser detenida s4no en los (-Yasos y en la forma que prescriban ]as leyes.
Art. 16- Todo detenido sera' pesto en libertad
entregado a] juez 5 Tribunal competence dentro de ]as veinticuntro horwi Siguientes al acto de la detenCio' n.
Art. 17- Toda detencio'n se dejnra' sin effect, 0" se elevarai a' prisiln, dentro de his setenti(jos horas de




9
haber sido entregado el detenido al Juez 0 Tribunal con-ipetente. Dentro del mismo plazo se notificara' al IIItere-sado la providence que se dictate.
Art. 19- Nadie podra' ser procesaclo ni sentev.ciado sino por Juez 0" Tribunal competence, en virtud de leyes anteriores al delito y en ]as forms que estas establezcan.
Art. 2 Es *tiviolable el secret de la correspondencia y dernas, documents privados, y iii aque'tIa iii 'stos podrain ser ocupadcs ni exarninados sino por disposici'n de Autorid,d compe tente y con ]as formalidades que prescriban ]as leyes. En to(io caso se guardarai secret respect de los extremes aje.os al asunto que motive la ocupacion o examine.
Art. 23- El dornicilio es inviolable, y en cons-ecuencia nadie podra penetrar de iioche en el ajeno, sin e I consentimiento de su morador, a' no ser para, auxiliary (1) socorrer a victims de delito 0' deoastre; ni de dia, sino en los casos y en ]a forma determina.dos por las leyes.
Art. 24- Nadie podra ser compelido 'a' Illudar de domicilio 0" residence, sino por niandato de Autori(lad competence y en los casos prescripts por las ]eyes .
Art. 27- Toda persona tiene. el dereebo de dirigi r peticiones a' las Autoridad es; de que sus petition eS sean results, y de que se le cornunique la resolution que 10 ellits recaiga.))
Tambien Ilamamos la atencio"n de los senores Oficiales,'hakia los precepts contends en el Articulo 12 del "Manual de CampaIIq vigente, donde se trata con la debid'a extension de las instrucciones para el gobierno de las Fuerzas Armadas de la Rep'blica de Cuba, en. casos de guerra, que confienen noticias completes references a' estos asuntos.
Abora bien, hay que tener gran tacto en




-40
el empleo de las ctmplias fvcultades que confieye 6 los, Jefes militaries, dicha suspension de los precepts, constitucionales. Esta suspenSiO, Dprovisional, solamente debe existir de hecho para los que resulted culpable; todos los habitantes de la Repu"blica, son ciudadanos libres; V D.o debe olvidarse un solo moment: que la energia no se Uisa en el atropello, y que ese estad o de cosas ser a** ano.-mal y de corta duracio"n. No debe extremarse la nota en
.0 Ic
ningun caso mano de acero con g ** ante e terciopelo," dete ser la divisa de los Jefes militaries,
Existed el error de creer que la suspen,-,i n de las garqntias constitucionales crea un estado de absolutism tirano; hay que desvanecer ese error de la poblacion paciffica. Los Jefes militaries, durante est'e'n investidos, de functions gubernativas, deberan multiplicarse v prestar gran atencion a*' todos los problemas, tanto en lo reference a*' las, questions militaries, como 'a' la hygiene, 0" rden, subsistencias y respect 'a' todas las ley,.-- del Pais.
No es possible sen-alar unq pauta para todos los casos. La conduct de los Comandantes militaries debera ajustarse en primer t,*rmino, a' las conveniences generals, de las operaciones militaries v al plan que desarro-




-41
Ile el Jefe supremo. Pero, deiAro de est,,is lines, se debera' guardar las mayors consideracionos a' ]as autoridades, civiles 31 JUdiciales v prestarles, todos los auxilios v faciHades, guardando con ellas las mejores relacicnes y harmonfa, de manei-a- que la action military sea fimitada exclusivamei-ite 'a' cases precisos, evitaDdo intervenor cn todas las questions que puedan ser resuWas por aque-Has. Seran muy parcos en aceptar denuncias contra personas. Sieml)re investigaran eviidadosamente) antes de tomar cualquier ac cion definitive v terdian. muy pi-esente, como norma, que la misiOn provisional a su cargo debe basarse en la, justiocia mas extricta, pero aplicada sin atropellos ni vejaciones de nin(ru'n ge'ne'.ro.
Emplemido una conduct rational y justiciera, se conseguira' la confianza, de todos los vecinos del territorio eii que se ejerza mando, v esta confianza es siempre beneficicsa para conseo ulr un buen Oxito en Itts oyem"11 clones mili tares.




CAPITULO IV.
REQUISA DE CABALLOS.
La requisa.de caballos debera' ser ordeDada, por el Gobierno de la, Repu"blica, tan pronto sea declarado el "estado de guerra" en a1guna, provincial o territorio de la Repu'blica. Esta, media, result, de suma, importancia en toda, revuelta armada; no so"lo por que con ella, se restan recursos a', los revolucionarios, sino por que facility, la persecticion, empleando esas besting en, preparer el mavor
A
number de fuerzas montadas. La ventaja que represents el trasladarse rcipidamente de un lugar 'a' otro 'a' gran distancia, en un momento dado, aprovechando para, ello todos los cabaIlos que se encuentran en. los campos, es siem-




-43
mej. el que ]as
pre el punto de mira v-,,,r* *pal en partidas revolve ion arias cifran sus esperanzas para conseguir eludir, ventajosame!ite la persecucion que efectu"en, nuestras tropcis. Requisados todos o' gran parte de los caballos aptiles que posean los vecinos de los pequenos poblados y campesinos pacifficos a' los rocos dfas de. marches forzadas o correrias, los nucleos alzados tienen que ir poco a poco quedando desmontados; y esta situacio'n, a mas de resultar poco agradable para los que no estan. acostumbrados a las fatigas que siempre ocasionan las grades marches de infanterfa, Jos imposibilita, para su Anica, ofensiva: la ctirga en masa por sorpresa. Entonces, resulta'muy dificil paralas. partidas alza(las, subsistir en los terrenos despej ados, donde forzo sAmente serfan vi'ctimas seguras de las acometidas de nuestras fuerzas de caballerl'a; y por lo tanto, tendri'an necesariamente que ii.. ternarse en Jos montes OP terrenos escabrosos y en estos lugares, por regla general, no abundan los, recursos de ali*mentaeion necesarios para la subsistencia de gran ndmero de hombres. I el hombre civil que, a' pie', mal armado y sin instruccio'li military, resultci un factor de valer casi depreciable y una im]pedimenta en todos lugares y forms, al en-




-44
contrarse falto de alim.i.-Antacioll, no es dudoso que tratara de hacer su pre.sentae*IOD. sometien.dose a' las a-Lito..-idades.
Aunque no entra en el Objeto de esta obra dietary regla.s sobre asuntops que compete. a los, Jefes superiors, aconsejamos el empko de las que van a' ccntinuacio"n, para facilitauel trabajo, ya que, con la urgencia de las operaciones, nunca hcli sido possible reglamentar completamente estos asuntos.
Cuando se dicte la orden para requisar caballos en uii.a provincial, debera designers por el Jefe military, un Jefe u Oficial como, encargado de este ramo, denomina'ndole Jefe de la requisa." Este Oficial tundra a su cargo el recibo, y resefia de todas las bestias que se ocupen, anotandolas en las relaciones 0' libros que Ilevara' al effect, en lo's que constara'n todos los particulars de los animals y sus dueo-os, asi conio el Jefe de operations que los ocupo y aquellos a quienes fueron entregados, con objeto de que una vez que baya sido terminada la. campaha, se puedan comprobar con claridad todos estos extremos.
Cada duefio 6 poseedor de un aDiMal requisado, debera. ser proviso de un resguardo 0 iel,-*ibo, en d que constara' la fecha y ellu-




-45
A 4ft
par de la ocupaciol-1, la resefia complete de Ifbestia y su valor aproximado, conservandose pol, el Oficial, 0" clase que haya efectuado la
A
requisa, el talon o matrix en donde consten dichos, particulars. Este Oficial 0" clase, inmediatametite que Ilegue al centre de operaciones a' quepertenezca, remitird bajo su firina al "Jefe de, la requisa, una relacon completa de los animals ocupades, CODtentiva de los nombres de los duen-os, su precio ep tasacio"n y la resen-a complete de cada ctrimal, hacie'ndose responsible de los mismos, hasta que, de no eniplearse en las operations de 4quel lugar, por el Jefe superior se dispon.ga su ulterirjr destiny.
Todo Oficial requisador ', en su defecto, todo Jefe de zona, se proveera de una calimba 0" hierro paia marear los caballos que ocupare en su zona de opeiciones. De esta mantra se facilitara, grandemente ]a operacion de su bu8ca al terminal la, revolution; pues, sucediendo por lo general que para el servicio de campan-a so mezelan todos los animales con objeto de mortar a' unidades' v guerrillas de distintas procedencias, las que hiego, por las i)ecesidades de las operations son destinadas a' otros lugares; tarea sumamente enojo.sa resultara despues el encontrar las ca-




46
balgaduras elite tantas de i(-Yuales o parecidas resen-as. Senalando con una, calimba 0 hierro especial ]as de cada procedencia, se obviaran en gran parte., estos inconveniences.
Todo Jefe Ofieial ya extendido
u que ha
recibo por animals al "Jefe de la requisa estara obligado, cada, vez que regrese de operaciones, a' enviable una acta test'ficado, por dos Oficiales 0" Clases de la column, bajo sil firma, especifican.do aquellos animals que nubieren muerto o se extraviaren por consectieftcia de las operations de la campa n- a.
Los caballos que se ocuparen. al enemigo, que, por lo general, pertenecen tambien a'* vecinos de los campos, deberan. ser entregados por el Jefe de la fuerza oeupante al Jefe de la req uisa o al Oficial destacado en laZODn' de operations correspoi-)..CIiente, recoogi e-ndose del mismo, recibo r'elacionado por duplicado. A exemplar debera ser enviado al "Jefe de la re-quisa" y el otro lo conservara el que ocupe el caballo, para constancia. El "Jefe de la requisay' bajo ordenes del Comandante eDJefe de las operations, podra emplear dichos caballos pai'a la remonta de las fuerzas del GO'. bierno, pero Ilenara iguales requisites que con los caballos requisados.
El "Jefe de la requisa," tan pronto ter-




4
minen las openiciones de ccimpa-n, si otr,t, cosa no se dispose por la Autoridad competente, bara' entrega al Oficial Cuartel-Maestre de superior catelryorla en el lugar, de todos los caballos requisados v ocupad'o's, 6 en sti defecto, de los recibos de'los officials respopsables ydema's, documents del caso, justificantes de su mission. De esta manem, el Jefe t"I Official Cuartel-Maestre podra pro-eder con pleno conocimiento de todo, a la devoltici'n 0 reintegro del valor de Us cabaflos requisados.




VAPITULO V.
PLANES IDE OPERATIONS
Diversos problems se presentara -ri al Jefe de las operations militaries de una, provincia 0" territorio extenso, para adopter el. plan de campan-a que deba secruirse, cuaDdo una revolution o revuelta armada hava tomato
Af
arraigo 0 Ilegase a contar con nu'cleos o parWas euvo efectivo total sea superior a quinientos honibres. Como base principal, habra de teiierse en cuenta la topograffa del territorio en que se muevan los ndeleos eilemigos, estudiando detalladaniente el terreno eu que se han de desarrollar his operacioiies militares, para concern si es especialmente montaTioso 0" despejado. Debera estar perfectarnente




-49
enterado del nurnero de partidas lzadas, de ]as condiciones de los Jefes que ejerzan el 10
mando de ]as mismas, si e"stas estan concentradas en grades masas 0" fraccionadas en pequenos groups, y aproximadamente, cuantcs hombres tienen montados y cuantos a' pie". Tambien le es, de indispensable necesidad proporcionarse un-buen sistema de espionaje, empleando buenos ionfidentes, para estar enterado constantemente.de todos los movimientos y planesde las partidas, asf como- del numero y clase de las armas y munieiones.con que cuentan. Conocidos todos estos datos, y ajustandose a' I-as fuerzas con que eont.a.re, podra entonces combiner el pla"a general para las
que vaya a.:empreiider v estudiar a fondo las different contingencies que se pueian presenter.
En el caso de qne: las fuerz,,js alzadas se Moviesen por ferrenos que*brados 37 cublertos de montes Como SOD en su mayoria los de la region Norte do Pinar del Rio, Sur de S ,-,,nta Clara y Este de la, provincial, de Santiago de Cl/uba; y en cuyos luo-ares, debido 'a' la naturale.za del terreno,- los casinos, trillos y veredas resultant contados el plan ma's indicado vs lanzar sobre el enemigo desde el primer momeiito, pequen-as column.as a' base de Com-




-50
pnfifa, 0 Escu.ArOD, si no se tuviere a mano infan. e.r'a suficieAe para que, marchando por distintos rumbos, converjan a' efectuar una action conjunta sobre el lugai, donde se stipotie situado el enemigo totalmente concentrado sobre sus n'cleos inavores. Est'scis pequenas colU MD 'f is deberan cubrir su advance ctianto sea possible, ht)ciendo las marches por los lugaies, menos trIc-Insitados, v sienipre, durante las horas en que resulted menos visible, efectuando ademas reconocimi(ntos que cubran los casinos no" ocupados por otras fuerzas.
Si el enemigo operate por terrenos descubiertos, propios para el empleo de las fuerzas de caballerfa, las columns seran formadas a' base de Escuadro"n) I que se podra' ag regar una seccio"n de a'rr'letralladorasl si con ella se contase. La unidad "Escuadr'n," se basa tomando en cuenta,- el efectivo v composicion de Jos Escuadrones del "Tercio Tacticol" pues, tratandose de lAs fuerzas de la .Guardia Rural, agrupadas de moment pra el servicio de campint-t-y carentes de una cohesion cornpleta, su. efectivo tendri"a que ser mayor, por lo nienos en una tercera parte; ya que estas fuerzag no tienen la discipline, ganado, ni efeetividad en el combat, que las re-, feridas up-idtides del "Tercio Taktico."




-51
Cuando los alzados operen frciccionados, formando different groups 0' partidas CU 17 )., fuerza no exceda de cien hombres aproximuldamente por cada gi-upo, taiito en terrenos niontuosos como despejados, las columns do operaciones que se eDVfen contra ellos deberan ser meows, empleando casi siempre, la secei on de infanterifia v el peloto'n de caballer a como base.
Todas estas fue,,4zas, bien seltin F,,scuadrones, Conipan-ias, pelotones o secciones deberan movers CODstantemente dentro de un ra(lio que se les sefialara' de antemano; y su mi, sion unica sera perseguiry batir al enemigo cn todas situacionshies, dejctirlo reposar, con objeto de obligarlo a' dispersarse 0" subdividirse en groups menores. La dispersim- ocasiODa casi siempre el panic, que es el principio del fin de toda reviielta. Si esto se obtuviese y la desmoralizacio'll se apoden-ase de los revoluclonatelos, entmices'se pueden hacer a'n ma's pequefias las fraccioties perseguidoras, operaii.dopor escuadnas a' mando de classes.
Si la revolution fuese ma's exteDsa en. su desarrollo, y cubriese por lo tanto, distintos y ,,apartados luaaf-es lo mas indicado sera" divi(Iir el territorio infectado, en varies zonas de Operacionies; C.. la titia al mando de Ios Jefes




-52
V ofi(i.,,Ies mas practices y conoceclor'es del terrcno, situando ei punts tipropiados, las b.-ises 0' cabeceras de e, cs centres, d, de los cuales saldran continuamente his fuer&is a, batir al enemigo, bajo los planes y direcci'n del Jefe respective. A estas Jefaturas 0 centers, se les sefialardn sus limits y fuerA
zas, tanto de guarnicion -como de operations, por medio de 0'rdenes dietadris por el. Jefe superior; y el Jefe Oficial al mando de unCA zona, sera el Unico responsible de la buena march de las operations miHitares y del restablecimiento de la normalidad. en el territorio que cubra I a rn iR m a.
10
Adema's de esta division en zonas, se recomieiida como muy U'til, el empleo de varias columns violates que deberan movers con enterca independence, sobre los nuMeos mayors que puedan concenti-arse momenta'neamente; sin perjuicio de las medidas qtie se adopte- en e stos casos por los Jefes de z onas -donde se efectuare una- concentration del enemigo.
Otra, de las medidas, la, mas important a nuestro juicio, que debera' adoptarse al. comenzar toda campaka contra groups revolucionarios, es prestnr la debida protecci*on, guarneeie*ndolos con fuerzas bastantes, 'a' todas




las propied'ades importantes- y rnu- especicilmente, a aquellas cuyos -due n-os'no sean ciudadanos del pa 8 pues casi SlenlDre las partidas alzadas tratan de destruirlas, cot) objeto de prDvocar conflictosal gobAerno constitul"do sin deteneArse a pensar, quo, el perjudicado con, la adopeio'n de esta media result ser el propio, Pai's as habra' que it-thoncir
con cuyas rent
la reclamation que presented el poder' extranjero, euvo subditO hava sido dal-Ando en sus interests.
No pueden d*ctarse, -sin embarffo re'U'las fijas para la preparation de tin plan de can, pan~a con objeto de destruir o veneer rapidarr mente a' una revolution armada, Hay mil in!
'dencias que se p an repentinamenresentar'
te y que baran necesario variar de iiaometito el plan ma's estudiado; pues, de secrifirse nl pi('* de la letra, sin tom"irlas en. cuenta,' convertirian en fracaso,. I@ que pocos dfas 6 quizas heras antes, se estimaba com'o, de un ("xito seguro. Por eso ]a mission. del Jefe oil mando supremo result' tan compleja y delicada.; se necesita, unagran ductilidad de. cartIcter pan-i poder amoldarse a' las clircunsLaiicias que se le presentareny'sacar sie-mpre de ellas el rrejor partido; no debera' dejarse itifluenciar en Dingun caso pof- el desotliento -oe,,s*ionado por




4
cuttilquier ieves o fracas partial sufrido; deberan aceptarse todas las confidencias como buenas, y aun, de aquellas, que se supongan falsas, se tratard de aprovechar todo lo que pueda serle de. alguna utilidad; pero, sobre todo, tiene que revestirse de una dosis enorme de pacieiicia Para oir y juz(jrar acerea, de tantos pareceres encoiitrados eomo habran de presenta-b-sele. Su voluntad no se ha de doblegar nunca ante ninguna influeticia extrafia, por ponderosa que sea. Una vez que hava adoptado wia media que estime, beneficiosa pfi.ra la canipan-a o una operation, aunque par ezea mala erronea a' los demas, levantando toda clase de criftica, debe sostenerla sill vacilaciones hasta el fin_; tenietido en cuenta que si los resultados correspondent debidaineiite y el exito coronase sus esfuerzos, sit-ya unicamente sera" la gloria a' pesar de to dos 10's defects que tuviere su resolucio"D y las medidas que para su ejecuci'n hubiese dictado; pues el exito mayor o menor podra discutirse; p(Aro, corno oro de buei-ia ley, Siempre reluce y siernpre es oro.
Otra cuestio'n de vital importanci:t y que iio del)era JaWas echarse al olvido, es que las Ordenes clue se dicten pana las op.)kraciones militaries, no C(--)n. lpreiideran man-datos do ca-




aeter impei-ativo so]aMeDte; se senalara conprecisio"n el objetivo deseado a' eada Jefe de column 0" grupo en operaciunes, pero sin cohibir totalmente la iniciativa. personal del Jefe u' Oficial subalterno en el desarrollo de la parte que le correspondiese efectuar en la acCiOrl COD'juntci. Todos los p'equenos detalles de ejecticion, correspondent al Jefe 'de la fuerza que va' sobre el enemigo y unicamente se le pres(-ribir.-,.n las lines generals y el objetivo de la operation. Nunea hay razon para nacer lo contrario; ni aun en el ca-so de eGnsiderar falto de capacidad 0" dotes de mando 'a' cualquiei suba-Iterno. Ma's vale, reconocida por el Jefe superior, la ineptitude de de un Jefe A Oficial colocado bajo su. mando, no designarlo para el mando de fuerzas en una, operation, ya que, seguramente culminara en un fracas su gestion.; torque 110 COMprendera el. -aleance de las 0'rdenes por cor-cretas y detallada*s que se le diesel.
U)na conduct rational y de conformid.ad con los me'todos que emplee el enemigo, debera seguirse para el tratamiento de los prison neros'y espi 0 as que se. captured "or las fuerzas leaves. Si los alzados no destruYesen las propiedades, ni se dedicaren a' efectuar actos de bandidaje, sus prisoners deberan ser trata-




6
ilos con la cortesia natal hacia el vencido, .de.conformidad siempre con las le3Tes de la guerra en todos los pueblos c'v*lizados,
1 1 coil
las especiales que so dicten para la eampana y con las vigentes do nuestra legislation penal; pero sin que esta media generous, implique nunca el reconocimiento de, la perso-. nalidad e los alzados como beliuerantes ni la del gobierno 0" jefatura que pudiesen constituir para el regimen de la revolucio"n. Pero si los procedimientos quo empleasen. los nucleos partidas rebeldes no se ajustaran a las necesidades escuetas e'toda' guerra civilizada, y las partidas se dedicaren. al robo, saqueo 0" incendio de propiedades, o cometiesen otras depredaciones 0 actos propios de foragidos contra los vecinos pacificos o con las troops v sus auxiliaries; entonces los prisoners, cu.alquiera que fuese su. clase o gerarquicl, deberan ser tratados con el mayor rigor y considerados solamente como handidos. (1) Sip(I)- ((Instrucciones para el Gobie-rno de las Fuerzas Armadas de la Rep'blic.I de Cuba en tempo de, guerra.
De Ins partidas rebeldes.- Los individuals 0" gruPos de ello.,;- que cometan hostilidades, bien sease conibaliendo, invadiendo territorio parn, sti destruction y pillage, 0' hacer correrias-de cualquier clase, sin con-ii-




-57
embargo, ]a poll"tica de ]a campa a, debera ser siempre ajustada a' las eireunstancias 0, el moment y dependera siempre de los medfOS con que se cuenteTi y de la naturaleza (Id
sio'n official, sin constituir parte portion' del ejercito ene-migo en armas y sin compartir continuamente las operations de gue-rra, sino que lo bacen con intermitencias regresando a' sus casas y quebaceres, 6 en ocasiones f-4mulando aparecer ocupados en sus pac I ticos trabajos. despojandose del cardcter de soldados y volvienA
dolo a' tomar cuando sirve a sus proposition, esos individuos o' groups de individuos no tendrain derecho a" los previlegios que se conceded 'a' los prisoners de guerra, sino que strain juzgados sumariamente como bandidos
6 pirates.
A falta de O'rdenes generals 0" especiales de la superior autoridad sobre este asunto, sera' responsible de la action que correspond el Jefe de la fuerza del ln-Par, cuando dichos individuals son capturados en el acto, 0 no hubiese duda possible de su culpabilidad. Antes do que se imponora la pena capital, elComandante Jefe, do modo que pueda protejerse contra cualquier possible et-ror de sus actos, convocara una junta de tres officials para que depuren los hechos, con el nomi-bre y declaracion de los testigos de cargos y luego remitir lo actuado con el informed de la accio'n que tome a' su superior inmediato. Si no pudiese contarse con tres ofi *iales' se formara' el tribunal de dos y basta con uno solamente. S1 solo estuviere'presente en el lugar el Comandante Jefe, ]as dichas declaraciones formarAn parte de su informe. Cuando no se creyere necesario el imponer ese inmediato ejemplo de castigo, se confinara' el culpable y presentard' cargos formales, que servirain de base ptara celebrar el juicio bajo un Tribunal 'Militar, siempre que I.-is exigenci*as de la campana no hicieran ose 1)rocediinie-nto como practicable.




enemi(ro que haya que combatir. Es cuesWn, que el buen juicio del Jefe al mando de.0
cidira, segun convenga al bien del Pais y 'a' la Luena mai-cha de ]as operations militaries.
Cuan(lo Jos -ictos quo, se cometan sean (le la naturaleza de, ho:-,,tilidades, Como la destruccio"n. de puelites, Casinos, ferrocarriles 0" canales, substraccio'n 0' destrueci ii de la correspondence 0" mortar los ala mbres telegra'ficos, el Jefe del district, apelara a' tantos medics de represio"n hasta Ilegar a*' ],,,i ejecuci'n de la pena de muerte, bajo las restrictions establecidas en el primer pa'rr-afo, coino puedan parecerle necesarias para ]a proteecio'ti de ]a 11'neas de comunicacio'n.
espi"a puede ser castigado con ]a pena de muerte, aboredindolo, bien baya. 0" no' 'logrado obtener la informaciln y trasmidirsela, al enemigo.
Los espias, traidores de guerra, y los itisurgeq-ites rebel(les, iio se carijearain conform a' ]as ]eyes corrientes de la guerra.
Si un ciii&dano de ]a Rep'bl.'c,,i, fuese, military, funcioritirio civil 6 un particular, obtuviese information de valor military o' biciere traicio"n declarandola al eiieinigo, sufrira pena de muerte al ser juzgado y convict.
Un traitor confo'i-me al C'digo de la, guerra, 0" traidor de guerra, es una persona que en un lugar 0" distrito bajo ]a jurisdiction militax, trasmite information de, cualquier clase de enemigo, 0** mantiene comunicacio'n. con el.
Al icrual que el C'digo Penal no hace especial disdincio'n por este motive de sexos en los que respect a' otros delitos criminals, el CO*'digo de la guerra tampoco Io hace en lo que concerned ali los espias traidores de guerra 0 insurgents en armas.
Toda c6municacion no autorizada 0 secret entre el enemigo, es considered segun el Co'digo Militar traicionera




_59
Queda aun por examiner el plan de ciw.p.qfia que debera' adoptarse para batir coit 10 A
exito una revolution que abarque, no solamente una Provincia o, zona, sino el territorio, de la Rep'blica eDtodo o, en su mayor parte. Como en este caso, el mando supremo correspondera siempre a-- Oficiales Generales, que cuentail con per-sonal apropiado en sus Estados Mayores; y ellos, p6rsonalmente, tieDen en mayor grado la gran experience, y conocimiento de varies campa-as de esta clase, sus decisions se ajustaran seguramente con mayor tino, a' las necesidades del caso, de CODformidad con las.fuerzas que, ten(ran 'a' sus
A
ordenes y 6 las different contingencies que se puedan presenter.
Si un ciudadano de un district enemigo 6' que estuviese invalido sirviera voluntariamente de praetico al enemigo, 0le ofreciera sus servicios, esta' conceptuado como traitor de guerra, y se le podra' aplicar L) pena de muerte.
-ierite que pricticos han
Cuando se probate clarai) a
guiado mal intenciona.1mente, se les podra imponer la pena de muerte.




CAPITULO V1.
COMPOSITION
-DE LAS
COLUMNS DE OPERATIONS.
Para la formacio"n de las columns que luqn de operar contra nu"cleos alzados en arjyias hay que tener en cuenta: el nume-L-40 v composition de las partidas, su efectividad relative como fuerza combatiente y la topograffa del terreno en que e.fectuen sus correritis. Un Jefe U" official expert en esta clase de uerra v Praetico del territorio en que
A
se vaya a opera, conocera casi siempre aproximadamente, el number de components de las partidas que va a combatir y hasta la, Clase Y number de las armas y municiones que poseen. No htty que hacer c Alculo aluuno, tomando en cuenta como person-til copn-




-61
batiente, al iiu'cleo formado por la P.kent.o (Ilef-A
armada -conocido po'r- impedimenta- cuando se trate de opera en terrenos quebrados montuosos; pues si un grupo, numuuso u a zados, montado y armada solamente con machete, puede ser emplecido a1gunas veces con eficacia contra una fuerza de eaballerf.t menor numericamente v con escasa Instrucclon military en campo descub*erto, arroja ndose en masa a' la carga por sorpresa ; e;sa *-%o-: sibilidad no se presentara en los terrenos cubiertos de gran vejetacio'n v quebrados, donde el fuego efectivo de 40 0' 50 bombres Men instruidos y dirigidos, destruira completamente al grupo, que intentare una ciudacia, '
bien una estupidez de esta clrise,
De 100 a' 150 infantes5 recrulav, ,s 20 25 caballos para efectuar los reconocimientos necesarios y entablar una persecuci o*n act-iva e caso, de retfrada huida del enemigo y un.,i seccio'n de ametralladoras, cigregandoles dos ac6milas para conducir'el repuesto de municiones, result la column, ideal para. opera contra grades nu'cleos de alzados en terrenos escabrosos o cubiertos de montes extensos. No"deben formarse coluninas ma yores numericamente; va que, por Io getteral, el frente de la action en esta clase de terrenos




-62
resulta, reducido en extreme y- nunca en.trarian en combat todas ]as f uerzas. Hay que tener presented, que la dotacio'n de municiones de las partidas revolucionarias es siempre muy corta, y que por esta causa, no podran casi nunca presenter un combat sostenido, limitando su action combatiente, a'* tratar de retrasar el advance de las columnas v sostenerse el mayor tempo possible, cansando 'a' nuestras fuerzas con ligeros tirote-)s por la vanguardia y flancos.
En terrenos, de.scubiertos despejados, que se present para rnaniobrar las fuerzas de caballeria, las columns deberan ser compuestas casi en su totalidad por fuerzas de esta ,trma; tomando como base para su formacio'n que resulted ser la mitad 0' un tercio menores en nuniero que el nucleo revolucionario que vayan a combatir; pues la instruccio n para el combat a pie que poseen y la efectividad del fuego, compensara' siempre con excess la superioridad numerical que pueda presenter el enemigo. A estas columns formadas solairnente por fuerzas, de caballerla, es muy conveniente agregarles una 0" dos ametralladoras; con objeto de apoyar el ataque de las fuerzas, que se tuviere neceQidad de desmontar, 1 0
en el caso de que los alzados en gran nurr e




-63
pile' a' tierra, se hagan fuertes en una bue-.aa posicion; o' bien para rechazar ventajosa v ra'pidqmente, ocasionaiido grtin dan-o, cualquier reaction ofensiva del contiario, envalentonado por su. SU perioridad en el numero de combatientes.,
Las giandes cohim, ii,,- s conipuestas de las tres armas, a' base de batallon, escuadron v baterfa, resultant de uso exceptional. e-i ]a "cruerra de guerrillas" por reVGIUCio'n que sullen ser las campaRas corrientes en nuestro Pais. Unicamente podrian emplearse, con objeto de batir a grades nu"cleos revolucionarios que lograsen efectuar una gran coiieentracionde fuerzas, que sume aIgUDOS millares, y se. hicieren fuertes en posiciones Cie dificil desalojo para las fuerzas de. infanteria. Solamente en este caso, resultarl"a de utilidad el uso de los can-ones de montafia, torque ahorrarian perdida de tempo v sangre. Es cierto, que la artiller'a de montafla, puede cruzar por todos aquellos lugares en que transient fuerzas de caballeria, y que su. transporte y colocacio'n en batervt no occasion gran perdida de tienipo; pero en la "guerra cle guerrillas," la mayor pai-te de las veces, nuestras columns tienen que movers por triIlos y veredas, v en occasions hasta atravesar




-64
ks ir-onteS sin camino a1guno, y en. este easo, los eafiones no podrian seguiff rcpidamente el inovimiento. Ademas, CODIO las partidas rebeldes',, emplean el sistema de combatir en deloudas lipetis de tiradores ocultos por lo general y no sostienen las pasiciones; no darl'an fiempo Siquiera para el njuste del alza, y por lo tanto, resultara nulo en consecuencias el fuego que se les, heaga con las piezns.
pos_,,cioli en nuestro defenNo haA Pais,
I I a I
'id,,t por alzados, pertenec*entes -Itierzas revolucionarias, escqsos de inuniciones y con las different, anticutadcis classes de fusiles Cle que siempre fienen que proveerse, que pue.ta ser sostenida contra el ataque formal y bien di.rigido, de ciento cineuenta. infants 13--e() Ulares, proviso I-Ale dos ,Ametralladoras que apoven con. su fuego el av.,tnce (Ie los, mismos. Creer lo contrario es hacerse engahosls 1luC Ver(Iad es, que durante nuestras guerras de indepen.-Tencia contra Fspaha, en muChas occasions, diez o' doce mambises en la crest de una loma, detenian largo tienipo el advance de una'colurnna compuesta de mil infante,;1., o mas, con. una o des piezas de arti flerfa; pero hay que tener muy en cuenta, y esto lo putdimos apreei,,ir, presenciandolo en inuchtis cctis'1011(1s, que. has treptis espaflolas,




6 5"'debido quizas 'a' ]a tactica de coynbate que entonces empleaban, o a causes por nosotros desconocidas, generalmente, con los primers disparos cte su descubierta., coincidi"a el desPliegue de todas 0" casi todas las unidades de que se componfa la column; euyas fuerzas
iban entrap-do en I"
segun inea, omplan tin fue
go nutrido y no iniciaban el advance, hasta que se habia batido con mucho, fuego y du rante largo rato la posi*ci*on contrarian. De ello resultaba que, mientras la column enemiga se concentraba y ocupaba la position que defendio, momentaneamente nuestro grupo, transcurria una hora o mas; tempo, de sobra Para colocarnos, fuera de su balance. Recuerdo qu e, en muchas occasions, hasta A una leA
gua de distancia del lugar de la accion, estuvimos oyendo las descargas cerradas de f usileria y canon, con que batman la crest de ]a lorna que haniamos abaiidonado hacia mas de media hora.
Las columns deberan ser equipa- as lo nias ligeramente possible, yendo, desprovistas de toda, impedimenta. Recomendamos como
'til el empleo, de dos peque-os calderos muv u 7 11
y tin cubo de aluminio por escuadra, com-o 10
unicos U"tiles de cocina, cargandolos los soldaGlos. _N',,,,ida de tiendas de abrigo, rolls, ni el




-66
k-Lico de raciones; solarviente deber Ilevar 1, inft nterfa el poncho de goina, que le servii (le capa en easo de Iluvias y como cama 1),ara el descCanso nocturne. A I racionamiento deI._-,)era efectuarse sobre el terreno, adquirieDdolo en los lugares por clone se opere; comprandose los viveres y ef ectos para, la, comida en his estancias 0" sitios. La caballeria, asirnismo, debera' ser equipada con.,el me nor peso pesible, Ilevandose so"lo en las alforjoas, una. pequena c,,intidad de grano y los, Atiles de herreria, necestirios.
Todas has colummis quo sa-Igan a operaCiories, s(ATan provistas con la debida antela10
ciAn de buenos ()-ulas o rdeticos "del dfa que conozean no so'lo los casinos y veredas del territorio en que vawn a opencir, sin-) los vesia, que son los
Mas pequcnos trills de tr.-,t I usadoq comunmente por los 'Alzados. Debera pi-ocurarse, que los praetiecs sean aqueIlos soldados de la Guardia Rural, que por su destiny constant en los destacamentos est6fl mas familiarizados y conozean exactamente los menores accidents, del terreno y los eaminos v serventfas. Los sen-ores officials de este cuerpo, al. mando de escuadrones o seeciones., (leberan prestar la, mayor -Aencio"n a este asunto) hficiendo sus sol-ados bien eo-




--67
nocedores-del territorio, merced :,a' recorridcis CODti'nuos, efectuados, durante ID, paz; va que esto result de gran eCODOM'1"a al Gobierno, y de vital importancia, para el exito de una. campana. Los practices civiles, sue'len dar buenos resultados tambien; pero -resulta, y es natural, que desconocidos casi siempre del Jefe al man.do de la column, durante los pr*meros dfas de operations, no le inspiran la confianza, bastante y necesaria para seguir completamente las indicaciones que aquellcs, le hacen; y las que, en muchos casos, de prestarsele atericion, beneficiarfan grandemente la operation que se vaya emprender. Cuando no se consign practices voluntaries do la poblacion civil, se les, puede obligar a' servir como, tales- pero no re(,,omeDdamos el empleo de este medio, sino en aquellos cases do extreme urgencia, Ode una, necesidad absolute.




CAPITULO NTII.
MARCHES DE CAMPANA.
0
PRECAUCIONT:S QUE, DEIBEN -NIDOPTARS-E,
Todo Jefe al maildo de. una column en operations tiene que prestar la mayor atenCio"n. hacia todos los pequenos detalles relacionados con las marches y su prf _,paraeio"n; inspeecionando el estado fi'sic() de toda la fuerza y ganado, hacieDdo rapidamente una revista personal, con objeto de comprobar s* la dotaeio'n de municiones se encuentra completa, examiliar el estado del armaments y equipos, y convencerse de que las ac'milas estan. correctamente cargadas para evitar demorals, 1 10
innecesarias durante la march que se va a
0 ,
emprender. Esta inspection result indispensable, ya que de ella puede deducir exactamente




-69
el Jefe,,cl mand'o, ]as c ondiciones de la tropa para la jornada y a resistencia fisica del personal y ganado, para, la clase de opeiaciones que vaya a emprender. Se recomienda efectuarla diariamente; v, en caso de cornbate, 'a' ser possible, termi*nado''ste, o ]a persecucion, cuando se acampe. Cuando se hava convencido de que sus disposiciones 11MI sldo fielmente ejecu tadas, y de que todo so encuentra correct, proccciera- a'- organizer la columna de conformidad con Ins 0rdenes que hubiese Aictado con. la debida antelaci' n; teniendo cuidado de no emprender la rr_ archa, hcista que se hayan incorporado, a sus respectivas unidades, los groups fracciones que formaban las avanzadas situadas* Para cubrir
A
61
el campamento, y que el grupo que compound r. la descubierta hava comenzo-do, a inverse.
Pocos moments antes de emprender la jornada, estando formcidas las fuerz, s y sin retirar a'n his a;vanzadas. revisara tamble11 personalmente, o' por medio, de un official 'a' sus ordenes todos los lugares donde estuvieron aI zn
campadas las different unidades, con objeto de cerciorarse de que no quedan abandonadas pizzas del equipo, ni municiones; cosa bastante frecuente despues de various dfas de operaciones, y de que por el ofAcial p-jeboste, sefian




todas las disposiciones de policia v orden interio-i'. Esta media, no debe ser echa(1a en olvido; pero puede excusarse, cuando !a urgencia de emprender ]a march, por consecuencia de a1guna operaci 'n, obli(-Yue 'a no perder tempo alguno. Entonces, todo se suhordinara a' la adquisicion del maximim de
0" r,,ip;dez.
A
Debera asign.,C-Irse un gui,,i siempre que sea possible, a cada una, de las unidades 0 sub(tivisiones de la column, para no perder tempo cilcruno en el caso de que sea precise efectuar un fraccion,,imiento resuelto sobre la misma march; bien sea por la necesidad, de Revar 'a' caho algun movimiento de flanqueo (turante un c*Aombate de vaiiguardia, o' por mu.1titud de causes que stielen presentarse a' cada rnomento, (lurante la persecucio'n del cnem*,,Vo,. (1014 objeto de obligarlo 'a' combatir.
Cuando se march por trillos y veredas Qe monte, la column tiene preeisamente que desfilar por hileras, y por esta razon., sullen ser esos los higares aprovechadios por el eneInigo, para sitar sus en-lboseadas 'a' cubierto, en el monte. Recomendamos en este c,,iso la subdivisio"n de la eolumna en tantas fraec)Ones como pelotones se cuenten, guardando una distancia de 50 'a' 75 metros, entre estas




-71
diferentes subdivisions. De esta, mantra U, el caso de un ataque de emboscadas, impre visto, realizado sobre uno de los glances, cada fraction. puede independientemente efectuar una reaction. ofensiva, sobre el enenigo.; evitcAndose, ademas, el pequefio moment de desconcierto que siempre suele ocasionar todta, sorp.-esn. Las fuerzas rnas fogueadcas v de mejor organization, acostumbran por 10 general 'a' desorganizarse, amontonandose, al recibir la primer, descarga, que provenou de una, emboseada; las no veterans o' bisofias, casi siempre, tratan de ponerse fuera, del alcance del fuego enemigo, Ilegando en muchas occasions basta la, dispersion; v este panico momentaneo se puede evitar parcialmente, adoptando esta media, va que asi" la, Oesr)rganizacion no Ilegara, a las fracciones que no resulted expuestas al fuego director, y con mi buen, uso de ellas, f akilmente se podra desalojar al enemigo', merced a' un habil desplie,P 0
gue por la derecha, o izquierda, seg'n los casos que bata- de blanco la, position de la, emboscada-enemig.a. Las fuerzas que recibieren el fuego director a' quemarropa, deberat-i avan,* 0
.zar rapiHamente hacia el frente para desenfilarse, y una vez rebeebas, ecoperar al movimiento de las demas fra.cciones. El Jefe al




M.9,11do, antes de emprender ia marchn, debera instruir a todos los ofieiales -a' cargo de subdivision.es, de las primers rredidas que se deben adopter cuando cavern ba o el fuego 0' i zn
director, de una emboscada enemiga, bien por el frente o por cual.quiera de los flancos_; va que en ese moment, por la, rapidez con que se des,,irrollara la action, no s.era possible trasmitir ordenes; y con ello, se evitara que alguna f racci (on de la column pueda recibir el faego de otra parte, al. efectuarUD. flanqueo rapid fuera de la vista, por dentro del monte.
Los Jefes de unidades tendran gran cuidado en que sus fuerzas respectivas observed (Junfinte las marches v altos el. mayor sigilo, no entablando con-\-rersaciones, ni haeiendo ruidos de n in(rura clase, y a que las distancias sean guardadas rigurosamente; estando siempre atentos los ofici -ales, para evitar que queen. spacious descubiertos entre sus fracciones. Es decir; que result media indispensable, el "mantener siempre a' mano" toda la unidad. complete, dispuesta para entrar en Ilecion sin entorpecimientos ni demoras de ninguna clase, en el. moment y Itigar en que se presentare el enemigo.
Como en las campafias contra revolueionarios todo se encuentra subordinado 'a' un




_-73
objetivo: batir A ener*go ripidamente; las reglas de Una observacio"n imperative, respect to A la duracio'n e' intensidad de las mcarchas, no deben prescribirse en los manuals, ni por el official commandant en Jefe. El Jefe t' official al mando de Una column, en operacio0 0 10
nes, con,,buen juicio, deducira claraniente el ndmero de descansos y el maximun de velo'dad que deba dar a' su tropa durante la jornada, prestando para, ello, como hemos expresado antes, cuidadosa atencion al estado fi 0 sico de sus hombres y a' las jornadas sucesivas que tundra que efectuar. Ocurre en ocasiones, que Una sola, march continued, de 45 A 50 kil6metros alo o ma's efectuada por Una column, compuesta en su mayor parte por fuerzas de infanterfa, puede decidir el resultado de Una campan-a de esta clase, batiendo y dispersando, por coiisecuencia de ella, al principal nu'cleo del enemigo. No es posible en.tonces, detenerse por disposicio"n alguna de los reglamentos tactics, relative al ma,'ximun de jornada.' En marches de persecticion siouiendo el rastro del enemigo con menos de 24 horas de atraso, hemos hecho durante la U'Itima revuelta racist, en cinco dfas seguidos, jornadas de 32 'a' 40 kilo'metros por dia una de,50 kilometers, dividiendolas en




-74
dos tapas: la primer de 4-30 a.n). a' las 10 a.m.; hacienda un alto para deseansar y almorzar ]as fuerzas, y otra desde 'as 2 p.m. a' ]as 6 p.m. acampando entonces, hasta las priineras horas de la ma-ana, del siguiente dfa, Con objeto de reparar las f uerzas de la tropa, pira, la jornada, sucesiva. Pero estos casos, que resultant excepcionales tratandose de campanas regulars, en nuest-ras guerras de guerrilla, causada por una revolucio'n, son de lo Mas corriente. Es cierto, que podra argilfrsenos, que una column de infanterfa al cuarto 0" quinto dia de efectuar una march contiAnua, como de las que hemos indicado anteriorme n.te, carecera de casi todo su valer como fuerza combatiente; pero a'* pesar de la razon que envuelve este aserto; hemos notado, que la soA
bre-exitacion nerviosa, hace, que al sonar los primers disparos, cese como por ensalmo el cansancio, y que los soldados, por lo general, se encuentren- en buenas conditions fisicas para emprender la action. No se podrfa sin embargo, so' pena de destruir las troops, continual durante un tempo indefinido, haC iendo marebas continuadas de esta clase; el soldado no es de hierro, pero hay que tener muy en cuenta, que la consecucion de e'*xito, demand, sacrificios y disimula, siempre estcas,




-75
faltas; ya que en nuestro PalS NO ES POSIB14E DEJAR QUE UNA REVOLUTION PUEDA SUBSISTIR MUCHO TIEMPO. H.,jy que hacer un usfuerzo supremo, igual al que efectuamos dura-te Ia ultima revuelta de los Independientes de color, en Oriente y defitiir con toda rapidez el exito de.1a campana, hacienda para ello toda clase de sacrificios 3T sufriendo las mayors penalidades; con ello gana el Pals y la reputaci -n del ej6rcito.
Se debera tener presented como regla invariable, que la hostilizacion por parte del enemigo, se efectuara casi siempre durante las marches. La action que desarrolle el Jefe de P 10
la column, en este caso, debera ser rapi(la y desprovista de vacilaciones, que ocasiotiarfan
A
perdida de tempo y hombres. Tendra presente: que estos ataques, mejor dicho, estas hostilizaciones, siempre ocurrir an cuando seaii menos esperadas, y que lo mismo, podra ser el hostilizante un* grupo pequefio formado por ocho diez indivictuos, que desde una loma 'a' su frente, o emboscados entre la maleza sobre cualquiera, de sus flancos, hard unos cuantos disparos 'a' ]a column, perdieudose enseguida de vista, desapareciendo entre el monte tras de las lomas; 0" bien puede resultar ser el holstilizante un nu"cleo mayor que aspire a' detet)er




la march de la colump-a, parapetado sobre las m a^* rgeries de un rio o arroyo de difl'*cil vado. En iiinguno de estos casos, el Jefe al mando, a no ser que reconocimientos anteriores, 0 la evidencia asi se lo demostrare, debeA 10
ra juzgar que tiene frente a el, un gran contingente enemigo dispuesto para entablar un combat formal. SP limitara a efectuar un tanteo progressive, v si es possible, efectuado s-)bre la misma mqrcba, destacando bacia uno de los flancos y dando frente a' la posicio'n ocupada pof el enemigo, una cscuadra casi siem
A 0,0
pre y un peloton como exception, para que respond al fuecro del contrario coD el- suyo, que debera ser cuidadosamente dirigido, ya que, como hemos dicho antes, es conduct in variablemente observada por los groups inA
surgentes, tratar de detener la persecution que efectu'an las columns, empleando la hostiliza cion constant por pequen'os groups, con objeto de provocar el despliegue gener"61 de las fuerzas persegui4oras; lo que siernpre trae Rpahjado, como es consiouiente, perclida de tempo que es aproveebada por los a]zados para ganar distancia v ponerse fuera del alcance de aquellas-. Esto no es i6bice, sin embargo, para que se adopted toda clase de precauciones, por si se ttatase iverda- .




-77
deramente de un combat formal; pero estos casos resultaran excepcionales trat6ndose de. partidas revolution arias, euvo objeto excluSIVO como se ha dicho otras veces es sostenerse y eludir la persecucio'n de las troops del gobierno, Por lo general, se notara que los groups hostilizadores no sostienen nunca la posicio'n que, ocupi-in y que se dispersal 11 ocultan, antes de que la esicuad ra en guerrilla tenga tempo para hacer cuatro '0 cinco descargas. Si la hostilizacio'n ocurriese en terrenos despejados, se vera que los disparos del enemigo, siempre parten. de lometas alturas situadas fuera de distancia, para un. fuego efectivo v que al mas simple- movimiento que indique un advance rapid por parte de las fuerzas de caballerfa que marchan. a' la descubierta de la column, Ics hcstilizadores se
#0 of
retirai an precipitadamente.
Por todas *estas razones, el Jefe U' official al mando de una .olumna de opet-aciones, deberd ser muy parco en disponer despliezues del total 6 de gran. parte de sus unidades, en los casos de tiro, teos poco, nutridos por la va.n.guardia sobre sus flancos. Comviene en estos c'a-so4, d"estacar una pequen-a fraction)_ como go explico' en. el pari-afo anteri*or,- y examinar bien. con los anteojos de campan-a,




-78
todos los detalles del terreno hacia el lugar de donde parties el fuego del contrario, en la seguridad de que, casi siempre, descubrirA el verdadero number de los tiradores con-trarios, v por ello podra apreciar con certeza las intenciones U' objetivo que se propane conseguir el enemigo. Hay que tener muy presente, y por eso no nos cansamos de repetirlo: que en esta clase de guerra, los combats son la exception el 'xitoestriba, la mayor
parte de las veces, en efectuar una persecuA
cion rapid y constant, para obligar a dispersarse al enemigo.
Los trills y casinos que se desvien de la ruta seguida por la column, deberan cubrirse, colocando en la intersection formada por arnbos casinos, a' soldados que se iran relevando por las otras unidades. CuaDdo las columns son muy pequen-as, se acostumbra: "tapar los casinos", lo que se efectu"a, atravesando.una rama verde sobre el trillo o' camilio que no se deba tomar. Este tcimbi en es el cisterna empleado por el enemigo. Para despistarlo, en el caso de que explorase el rastio de la coluinna, se puede usar el procedimiento inverse; es decir: atravesar la rama en el camino que se vaya -a' seguir.
Si lo, column contare con a1gunas fuer-




-79
zas de caballerfa, es de grCan utilidad en el moment de emprender la march, enviar algunos reconocimientos, formados por ocho 0" diez ginetes al mando de un official 0" clase de competencia probada, que efectuarAn. exploraciones en un radio de gran extension, que les sera' sefialado de antemano, con objeto de adquirir noticias 0" buscar contact con el enemigo. Su mission. no es combatir a' fue'rzas de gran superioridad numerical, sino conseguir information para el- Jefe de la columna. Se les sen-alara el lugar y hora aproximada, en que debeniDeorporarse nuevamente 'a' la column. Su deber es al mismo tiem]po, server "de flanqueo C6. la, column durante la, march (1).
Otro asunto al que debera' prestar la, mayor atencio"n todo Jefe de column, es 'a' la acertada election del official 0" elase que desig(I-)- REGLA.VE.NTfO DEL SERVICITO DE CAMPAI A. ON trullas de reconocirniento)).-Estaran formadas de dos Soldados por lo menos y de un jefe expert, que en casos importance debera' ser un Oficial. La babilidad que se require para, tomar ra"pidamente el rumbo en los territorim desconocidos, ]a resistencia a" las fatigas del servicio que nacen. del amor a' su trabajo, la presencia de alinimo y astucia para, en moments de peligro, conducirse de modo que pueda veneer las dificultades, seran las conditions -ipetecibles para el desempe-o de estas comisiones. La fuerza de I.a p.,,itrulla varitira' segun




_80
ne para el mando de la "punta" 0" descubierta de la misma, durante una marcha.. I esta election es mas important de lo que a' simple vista parece, torque no todos los officials y classes se encuentran. capacitados para ejercer esta clase de mando; no' por la carencia de dotes militaries ni de valor, sino torque require conditions espee*all,'simas en esta clase de guerra, donde la astucia es el principal factor del exito, y la practice y los conocimienfos derivados de la misma, sus U*nicos
-isociados.
El official 0" clase al maiido de la descusean ]as eircunstancias y puede consistir des--de una eompania. hasta un Tercio.
El objeto de ]a patrulla no sera' combatir, sino obtener informaci6n. averiguar el lugar donde se encueiitre el enemigo y descubrir cuando se vaya aproximaiido. Las patrullas se moverain con Precaucion. y silenCio; haran altos frecuentes Para escuehar; se familiarizaran con el terreno de mantra que puedan dar informes sobre el mismo y si fuera necesario, Para server de practices. Preveerain el peligro de que se les pueda interceptar, tomando en occasions, different rutas de regreso. Van generalmente con el equipo ligero. Podrai ser necesario el indicarles la '. hora. de su regreso. Tendran que evitar el ruido de4os articulos del equipo y que brillen las parties metailicas del mismo.
La information que se teriga en definitive del enemigo debera darse eii el acto La patrulla, no hai-a fuego a no ser que ,ilguno de sus miembros estuviere en peligro lo hubiere Para el -mando.))




bierta no debe dejar ptisar inadvertido detaHe alguno, por insignificant que sca, que pueda indicarle hacerle sospeehar, la presencia del enemigo, 0' la de sus exploradores v escuchas. Una hoja arraneada recientemente, el nAstro fresco de pilsadas removiendo las hojas secas calfflas de los, arboles, el rocl"o quitado, .de la supv-%erficie de las liojas en 1,,is primers horas de la man-aDa, el agua algo enturb;-ada en los pasos de los rfos 6 arroyos, son deta,Iles "que hablan," puede decirse asi, al hombre avezado, a esta clase de campf-mas. Tendra que ser extremadamente culdadoso en los reconocimientos, tratando de descubrir las emboseadas de blanco, bien por las sehaJes de los rastros, o por pequenos rui -dos, olores & examinavi minuciosamente a' todos los vecinos que eiieueDtre d tirante
la march, bien. eD IOS caminos o en stis casas recogiendo cuantas informaciones puedan interesar al Jefe de.la COIUMDa, al que dara* cuenta enseguida; tratara de descubrir al enemigo, antes de que sii presencia. pueda ser notada; y ejercera' en fin, tina aceion
A
constant como, el principal guardian de toda lq column en march. Otra mission de graii importance 'a' sti cargo, es la de tratar de hacer prisoners al eiiemigo; apresandolos sin




-82
reeurrir 'a' medics violentos y sin ocasionar alarma, valiendose solamente de la astucia; para que, por medio de ellos, el Jefe do la column, pueda informarse de la verdadera situation del contrario y de cantos detalles pudiere obtener, si no con persuasion, con arr-enazas, Por to'das est(is razones; y como estos conocimientos son hijos unicamente de la observation continued, y nose poseeii naturalmente; demandando por otra parte, conditions y conocimientcs especiales, "M Jefe de toda fuerza, repetimos, debera ser muy cuidadoso en la selection del official 0 Onse para el mando de la descubierta.
10
Cuando se utilizaren los servicios de practicos civiles que inspired enter confianza, no resultar A entonces de tan imperiosa necesidad contar con un official. 0" clase expert para el mando de la descubierta; pero sin que por esta razon, se deje de hacer por parte del Jefe, la, mejor selection entre los subalterns, euvas aptitudes esta' obligado a' concern de antemano. Generalmente, los bombres de nuestros campos, que resultant los mejores gulas, por su vida continutt, entre la manigua, como eazadores de venados y puercos ji"baros y como labradores, tienen notablemente, desarrolla'do un gran espfritu de observation, que




3
los hace competir con los subuesos de ma's fino olfato; y al igual que estes, son aptos para seguir, monte 'a' monte, el rastro de cualquier persona, por suti.1 que resulted la huella dejada, viendo detalles completes, donde nuestros ojos nada en concrete apreciarl"an. Sus servicios en esta clase de guerra de la ,tucia y emboscadas, son de incalculable valor. Un practico de esta clase adicto, represents una carta de triunfo tan grande, en manos del Jefe de una column, en operations contra alz,,,,-dos, que casi siempre inclina el exito -a' nuestro favor; por eso no debe desdenarse, en ningun easo, cualquier observation que aquel le haga, aun cuando parezca indtil. El gul"a civil, podr -a' no concern la insbuccion. military, ni los reglamentos de campana; pero su instinct, unido a la practice, que le ha dado el roce constante con los, hombres de campo, -sus iguales- que son los components en gran mayoriN de las partidas revolu6onarlas; le hara ver y penetrar mejor IGs designios del contrario, que al official mas expert. Por eso, un Jefe de columna no debe desatendet- ninguna de sus observexiones, y le o-tiardara Ins mayors consideraciones, haciendole comprender, para inspirarle confianza, que en eI soln. mente esta confiado para obtener tin resulttido positive. Su trato,




S4
se cultivars con gran cuidado, pues, nuestro carppesino,-muy suspicaz aunque no lo parezca a simple vista,- si notase el. mds pequefo siffitgnia de desconfianza, se encerrara en un estudiado silencio; y en este caso, se perdera -nuestro mejor cooperador.- Uno de los defects de que adolecen los practices civiles, durante los primers dfas de operations, es el. de la 9,preeiacio'n erro"nea del valer military del enemigo, y tambi en, como la mayor parte de la poblacion paciffica, respect 'a' su verdadera fuerza nume'rica, lo que constantemente les hace hablar, abultando det.qlles, ante la tro...w pa. Este error se basa, generalmente, en el desconocimiento que tienen de la verdadera fuerza military que represents la instruction y nuestros, methods de combatir; y a' que el sistema que suele emplear el. enemigo, es, el. 'P_1co conocido por ellos, y considered como el mejor entre los n'O militaries. No debe por tanto, ser considered como muestra de cobardi"a esta conduct; deberan disimularse pacientemente sus indiscrecioipes, evitando solamente que Ileguen a' oidos del soldado, hacienda que acampen siempre junto 'a' los officials, los que A 0 0
POCO a poco les iran inspirando la confianza. nece-saria en nuestro sistema, y en nuestra fuerza..
61
Despues que e"sto resulted, el practice civil serc'




?w
el primer cooperator del Jefe y no habra que bacerle indicaciiones de ningur.a clase.
Estasr'ecomendaciones, vandirigidas princiPalmente los officials jovenes, reciensalidos de las academies, que no han tenido trato direeto con, la. gente de nuestros campos; torque, generalrnente result, que un mal entendido espfritu professional les hace mirar con gesto des enoso, a' los profa n:)s que expresan opi n-ione.s so-bre questions militaries y no" lbs prestan. atencion alauna. Cuando va los anos havan paqado sobre sus cabezas, tengan ]a practice de a1gunas campan-as de esta ntituraleza, es cuando comprenderan la gran utilidad que entra-Da la experiencia; y eDtonces y solo e'ntonces, podran dominar, cornpletamente, el amor propio, y supeditarlo tolo al bien da. la cauSa COMU'Irl. PARA LA CONSECUCTO'N DEL EXITO EN UNA CAMPANA NO HAY AUXILIO PEQUENO; TODOS LOS MIEDIOS SON BUENOS. E XITO EXITO Y NADA Af-kS QUE EXITO, SE DEBE TRATAR DE CONSEGUIR.




CAPITULO VIII.
MARCHES NOCTURNES
U SO -Y CONVIENIIENCIA.
PHY CAUC10--N-PS QU__E, IYEIBIMN- ADOP rARSE.
D-1 la guerra de guerrillas, las marches nocturnas resultant un factor importantisimo de exito, torque no descubren nuestros movimientos al enemigo, y siren al mismo, tiempo, para despitarlo acerca de nuestras intenciones y situation. No es convenience, sin embargo, abuser de ellas, torque flegarl"an. 'a' resentir la salud del soldado pero como la necesidad es supreme ley, siempre que resultare practice su empleo, no ebe dudarse un. moment en efectuarlas.
Las marches nocturnes son recomendables, bien. sean para acerearse al enemigo con. objeto de atacarlo, en knts prin-ieras horas de ]a




-87
inariana, para sorprender sns cainpan),entes sittiados en buchnas posiciones y cuyo ataque
la uz del d" la mtich.,-j.s bajas, para
a la, costar'
'combatir contra ftierzas excesivamente maNI-ores numericamente; 0, para cambiar la situacio"n de un campaniento elegido durante el dfa, cuando, se opere en una zona cubierta de ene'igos, quo segui-timente trataraa de hosti*liz'ar 'a' la colurnn-i en las horas de la nocbe, para 0 ue los soldados sp
entreguen al descanso noeturno.
Cuando se opere en uu.a zona hostile, cubierta por grandest nucleos de. alzados, result-i practice cambiar el campamento de las troops durante- la noche. En este caso; es suficiento mover el, vivae a corta d istancia tan pron-to anoe'hezea v no en"eader fog,(it,,js ni hacer ruidos, de ni*ngun genero. El enemigo par.. efeettiar una hostilizaci'n clurante la noehe, casi siempre efect6a exploracioiies por el di"al desde el, lindero de los montes, con objeto cic, concern la situation de las avanz.ctdas y el lucrar en que estan acampadas las fuerzas, y de este modo, poder fogtiearlas despues de oscurecer con el menor pelicrro possible. Un liaero cambio efectuado al. anocheeer, traslada-do, el campamento a' uno 0" dos kilometers de distancia, es sufficient para hacerlo fnicasar en su




plan; y, en n-luchas occ-tsiones esta media suele converter en sorpresa para 61, la que intentaba, ocasionar 'a' nuestras troops.
La mejor hora para emprender una marcha nocturDa, es a' la puesta del sol, despueS que se ha dado al soldado la U'ltitna con-iida. La Jornada no se prolongara mueho tempo, a menos que asi lo exigiese a1guna operacioll proyectada. Entre 10 y 11 p.m. deber' hacerse alto, y descansar en la misma situaci6n
Orden de march escouiendo lugares elevados y que tengan agua en abundareia. Se colocaran emboseadas al frente y retaguardia, para cubrir este campamento provisional. No se encenderan fogatas ni luees, ni se hara ruldo aIguno.
Durante las marches nocturnes todas las precauciones que se adopted resultaran pocas. Las fuerzas deberan march ar mas unid as y estrechando au" n mas las distancias que cuando so Ilevan 'a' cabo durante el dfa, observando un absolute silencio. Todo los Atiles de metal se Ilevara n cargados en Ins acemilas, para evitar que el rui'do descubra al enemigo la presencia de la column a' grades distancias; no se permitira* que los soldados fumen ni enciendan luces; los que suf risen catarros suelan toser involuntariamente se colocaran a' retaffuar-




dia. Con objeto de que. no se roman Icas filas, fracciona-'ndose la column y para que se guarded la mayor composture y silencio, los. officials recorrecan consta-,i teme rite sus ui).idades respectivas. Los officials de compa~.0 on deberan intercalarse situannia o escuadr"
dose uno 'a' la cabeza otro en el. centre v el Capita'n ai'la retaguarditt de la unidad, estando siempre vigilantes.. Todos los casinos 0" tr*llos que se desvien de la ruta seguida, deberaAn ser cubiertos, 'colocando un soldado a'
A
u I no o, dos Pasos a'* la derecha 0" izquierda, pero sin que se separen del rastro; incorpordndose a' su fuerza, tan pronto, haya sido rebasado por ]a miosma, relevantn dose incontineiiti por otro individuo de Ica unidad siguiente. Se evitara' en lo, possible' cruzar por casas habitadas y pequenos caserios; pues los perros, que nunca faltan, con sus ladridos, sullen server de aviso al enemigo.
Igual precaticio'n que la senalada para las marches de dfa, debera' adoptarse por el. Jefe de, la column, rc,specto 'a' ]a designacio'n del official 0 clase, para el mando de la descubierta; la que, durante la noche, no se sepanird nunca mas de diez doce pasos del grueso cle la column. En las marches nocturnes, ]a infantet-fa, por regla general, se situara a' la




_90
van, uardia -v a que su paso occasion mucho
9 y I./
menos ru'do, y estar," siem re, con mavor rapidez, dispuesta para ent,.rar en accion. Cada official a-I mando de uDidad 6 fraccio'n, debe ser proviso de un praetico, que conocera perfeetamente, antes de la salida del campamento, la ruta que haya sido elegida por el Jefe. Resulta de gran convenience, efectuar una reunion previa ap.te el Jefe de la fuerza, de todos los practices y officials al. mando de las fracciones, moments antes de emprender la jornada; para que, con conocimiento todos, de la ruta, y- medidas adoptadas, se eviten los extravl'os de fracciones, que tan facilmente ocurren Clurante una march nocturne.
Pero apesar de que todas las precauciones que se adopted resultaran pocas, ninguna recomendamos tanto, por ser indispensable en esta clase de marches, como la de mantener una union perfecta en toda la column, situando siempre A las fuerzas de infanterfa en vanguardia, con una peque-a descubierta al f rente.
No se crea que torque la noebe cubra con su velo a' todos, los objets, un expert dejtira de bacer durante la ruta, a1gunas apreciaciones respect al enemigo. El hombre practice avezado -a' esta clase de campallas,




-91
puede d e.-Sc-tibrir siempre algo que le indique su presencia. Un ejemplo: cuando se march por veredas de monte y estas se atreviesen, sin que los venues hilos de la te'a de aran-a Ileguen a rozar la, cara del practice al frep.te de la, descubierta, es, una, senal casi segura de que pocos moments aDtes, el camino ha sido cruzado por alguna persona o grupo delante de, la, column, Esto se comprueba, examinando el rastro en el primer rfo o arroyo que se atraviese. I como este que citamos, hay mil pequenos detalles, so"lo apreciados, por quien esta' acostumbrado a vivir constantemente en los montes, y sea ademas, un buen observador. Todos los, hombres, no tenemos dicha cualidad lo bastante desarrollada para hacer deducciones de esta, Indole. Durante notches, sn,-"renas, los so*idos, y olores se perciben a distancias enormes; y, como por regla general, revolucl*onarios catecen de habits, de disciplina, result, que en sus campamentos n-) se guard absolute silencio y siempre hay a1gu"11 ruido, produeido por cantos, y conversations altas, que los deltaa 'a' nuestras troops; sus fogatas se divisan muchcas veces, desde las, altas, elevac*onesdel terreno, a' distancia de uiia 0 dos leguas, v, en occasions, se Ilega hasta senior claramente el olor de los condiments,




o el producido, por la ceniza resultant de la queiwi de (yran cp. nfidad de la madera seca, que se emptea como combustible.
En. el caso de ocurrii, algu"n choque imprevisto, durante unci, jornada nocturne, por mar(--,har un grupo enernigo en direction. contraria 'a' la que Ileve la column, la ventaja siempre debe quedar de parte de las troops; ya que la presencia del eDemigo podra' ser notada con antelacio"n. Los zilzados opera montages generalmente, y nuestr:i-s troops f-.ercibirap con ekiridad y tempo stificiente para su preparation, el ruido ocasionad.o por las pisadas de la caballerfa. En este ctriso, lo mas recommendable es conservar ]a formation de column, echando los hombres ra'*p*damente una 0' dos varas bacia la derecba o izquierda, dejando franco completamente el trillo vereda que se Ileve, pero sin oeasionar ruidos de ninguna clase; y a' querna ropa, hacer fuego tan pronto corno el grupo enerni-ffo se haya, colocado por el blanco derecho o izquierdo, de una gran portion. de nuestros infants. No de1-wran nue,,Qtras f uerzas, movers do su posici on, hasta que se ordene "alto al fuego"; pues de esta mantra se evitaran, las desgracias consiguientes a un reconocimiento efectuado, en ha oscuridad cle la noche. En este caso, es ven-




t, -Aj cso, el usso de la bail oneta el machete Si inversamente, nuestras troops fueren las fidvertidas con antelacio'n por les revolucionarios, puede tenerse como iiorn)a segurti, que el enemigo, rowpera el fuego incontinence sohre la deseubierta. En casi todas las ocasiones, ellos sullen dqr el "alto" por temor 'a' bacer fuego sobre sus parciales, que acostumbran 'a' efectuar sus correrfas durante la nocbe. El tempo que se invietta en el reconocimiento, debera' emplearse para preparer las f uerzas, bien avanzando la descubierta sigiloamente, 6 desplegando, al frente. En el caso de que el enemi(ro rompiese el fue(ro sin proceder ,q] reconocimiebto, aconsejamos el despliegue qlao avanzado hakia el frente del (Trupo, que forme la descubierta,, que rompera' e-,Useguida tin fuegg bajo y ordenado, pero sin avanzar, hasta que el enemigo se haya retirado 0" el Jefe de la column ordene lo conducente. Hfiy que tener muy en cuenta, que durante la noche, los despliegues hacia los flancos no debe.ran disponerse. Esta es una regla general. Solamente bajo, circunstancias excepcionales,, debera adoptarse esta media, que por lo, general, oeasiona el extravi"o de las fracciones destacadas por los flancos, ponie.nd-o con ello, a] grueso de la column, en peligro de ser ba-




-94
tida por el fuego -1cle las fuerzas disuregadas hacia los flancos, Si se. notare que el enemigQ illicia un ataque, de a1guria consistencia, que parezea serlo, lo ma's recommendable es darle frente, con todp.s las fuerzas, formando una sola Ifnea, y batirlo con fuego eon* centnado -v a' corta distancia, cada vez que intent avanzar. No debera' emplearse el fue(Yo a discrecio"n sino en aquellos casos de zn y
advance notados claramente, pues el gasto de municiones resultara excesivo e inu'til, ya que durante la noche es muy difl'*(,-,il percibir las siluetas de los tiradores contraries,. Se reCOmienda en este caso las posiciones "rodilla en tierray' 6 "tendido". La ventaja, durante la noche, siempre dc.kbe quedar de parte del que espere, pues si se niantienen en silencio, las fuerzas, muy fakilmente sera' ]percibido el ruido ocasionado por los pasos de un enemigo que advance. Ademas el fuego que se hagi "tendido" "rodilla en tierra", es diez veces mas efectivo, que el que, hacen los tiradores durante un av.jnee de uoche. El que ataca, por el contrario, no descubrira al enemigo, sino" despue's de recibir la pi-imera descarga. Por esta causa, no se romped el fuego sino a poeos metros de distaricia N.- bien diriYido y es seguro que el agresor resultard