Citation
El general Calleja

Material Information

Title:
El general Calleja biografía
Creator:
Barrios y Carrión, Leopoldo
Place of Publication:
Madrid
Publisher:
Imp. de El Correo militar
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (381 pages, 1 leaf) : frontispiece (portrait), 2 maps ;

Subjects

Subjects / Keywords:
1810-1899 ( fast )
Politics and government ( fast )
Política y gobierno ( qlsp )
History -- Cuba -- 1810-1899 ( lcsh )
Politics and government -- Cuba -- 1810-1899 ( lcsh )
Cuba ( fast )
Genre:
History. ( fast )
Historia ( qlsp )

Notes

General Note:
On cover: Primera edición.
Statement of Responsibility:
por P.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
902878284 ( OCLC )
036230343 ( ALEPH )
Classification:
F1785.C35 B37 1896 ( lcc )
923.546 ( ddc )

Full Text



AvV I t ,
UNIVRSIT
~:OF FLO ID q j,
L
~o
FI4
UNIERIT OF FLORIDA
rtA
4; ,~nEfl
4AWJyap,




'A's
It-it
Af
,or rt jr,
Pv 411
6F v
41,
"Al l




YAWN q
ffoff
4 7 4




EL GENERAL CALLuk.




f 40
C4 c
bxVw
i
zr.




27 IM, RP-M71' rxm
il"T 'All
lop




4
"I'll 1- I
11 Y_ I ,
, --- t
,? N* f "k, _- ,*"',f', y 'p 1 1
-hpi-M"IT"A A41 , qv- , i "I
, ,, *--- - ,,_ J, ,,,f -2'- 't -Y
- "I -16
, I
K* -- ,,, I I-- "_ ,_1 1, "J, I I I I % ,
" 11 I *, i --- -",t, ,;--I ,
-
, I 11 ,,;, ;"x 'IM ,'I, 1, lj, -f __ I- !sl)
_4g - 'I, _*(14T;I I I
1 er / '4 *+ "
, -f, I Tj t 1,
Wri I : 4-- , ,- , ,, ,_ ,
, ,. , ,, _01
- ,,;,
1 1_ IN 7v, _f I Z, ',k', "I
, , N
." I , , A ,,-, 1 #' I', I ,- % 1,, , -_f
__: __I ,Y,141 ,;4 !0 4 , _N ",-, -11 ii, 4 ., -17-v*', 1 ,_ ,"
.1j, 1'1 i ,i , 1 , __, _, ,
J "", ,
- I I ,- I , i , , ,, -4 "' ,-,,,,
r, g -1 47 1 Ce ,;; % IV ? ,g , 7- -z 4 ,f "
,- ,, '4,12", ', , ",r$ I 'fo "I I iW I -,2
I 4 i XW* A -1, 4 -A- -_TW -0 0 V ) "o , !,4 1 I ,,, r, ov a ji
, ,;, , v 'L4 , 5, ,' l, - lf,- 1
A 'i , ,1,7,; '., ,.',,f, ,:!,% ,, 1Z,"', 4 ,'i M "'g,"," ,,, 5 ,
I I an A ,,41, __ ,or, 0 Q AN 0-- of ", Q
6 I S
At S
. ,,,, *--v- 4, -1 -1 p 1 444
li I 1' I 1 ,!i"Z ,, Q - ,,, ". i:,3 A *-T- ,iu, 14, "i
-1 I I _q 'i,
A 4 "j, IITI ,01 I , 11 x 'i ;rlt 11" 11 A
" ,, ^ _"11 T; 1, I ,
_ 4 1 All, ti P,!
i Y ;, -,,,i4 t I pu p
i, 4 a ;, i : ,, ,
r I -- I I p , I
, 4 :, vl+ ,, :I- 7, 1 I , I ,
; A I M-A& , , I M ax W q! I .. ' , 4 -4f
- - ,; ,,, ". A 'T ,., -, i M A A OW ;- a -i", r , -, ,f,, ,
,v AT " -- -i, 4, _, , -, I is ,
, IT 'qj ,_ ,
-, 1, ,", , - W 1 1 1 -,:, -, ,"'- 1, __ ,.e T -W - jo"W I xmjok '" so", &_ !- YA A i, j Wq "Ot
'I, f -,, -1, __,1' , ,, I , I 4 000
.011 AA Q A WT 45 1 axw, *, "i , -,-V '- -i v ,, I It 014
W _'_7 ,f f&_ tli_, -1 I" -e ... ,'- I, 1*1 ,
f-,'J, A? I I L ,,Ii t ; I IS r Ij W A Von: ,I o" 41, .. o h'"! I , ,,,
OA: f", ';, t """", il- I- 1-1,0 1121 ,, -___-- .
-:5 4, ? i ', 4- -4,v ll 4 -4- " ,'.., , ,, ,,' '.*, i
, ,* - ,; 7 V, - , 1. W Q_ Q , '- O f-, vf I _. I'. I" fo ,
1 , -, : I '., -, -,- "., i ,
2iv' I ,, I '. 1; 1:11 1.
, '. ., i
i- ,.,f ,f if' ,;o , 7' : ,,. 6%; : L" ,'_'J, c
Y- A lil- i -*' ', I ", ,-- -t, i ,,- ,'- 'of -1 'i", ,ij '' ".". 11 t, ,, _,. ': ,i k
, ,,, 'T I a"7.. 'i ".
1 ., i -P. . U, .Kl_ I I -__ "i-_ . .,- 1 ) ,.- 47 ,;
',, vb, ", Not T iiav> '_ r _';,i_ .%.p ell : -, _, ,
I- '. ,_ rl ,, '_ . ,% .., --, I -, ""'i
- t, 4T- "'. te ,- ., v i? : '' ".. .", 11 ,
If -,-, - ,:% z , A 4_ 1_4
-, ,--- J', ..; _," ', ;,. .-, 1, , 'j- jq LI
' ,A, ,, -) I ._W y yp om n ."n S _x_,?7,e ,Z .. __ ,, .. .:,..
,; , ; , ,:;, : -4 ,, _-'t
" 1, ','f,_I, ,,, $- I .... .. ; ", I ., I I .. .. I , Il";W ',_ ., -" ,;! ; I
i, ,% ,0 j :I-i ,. ,_'I, 1. .f ,,'-,,I- , *, ', i I I 1. . 7-: :,;'-'% I
" -1 I ..., ',. I.. -4 .. ., -,.- -, , ,, e ,, 11, _. I I" "i
11 '. -,;_1 ."'r ,' ,- g ly ", "', ., i,
.0 111,121 K .% W -'. e Z
.. -, ,,, -,,-.jQ Q N gl A ;, '. .1
- ..
11 V, '. Y '"k, I "; ,,
_," __ I - 4 1, Wv "A", -1, ,,
1-1 - I .. N A M ,*, 11.",, .,. W 10 ,.
--V v ,, _. ,,-Y& T -e .1 t .., i'' ,, <
, 11 11-11_.I 1 1- _,, -;, n_,,'____ 41 __. ,,_. : _:, I_ '_ . .
'' __ "Y' -; -. ,;,,.,. ,.,-. "," I 1 I',
I I.. I .... .. f _;' ',
'M ... I I I i 1,,, ,,-_ I j -_ '. < .
,- v,,, -.. -, 1 '-'; .kr --I ; 'i- 111. 4- __ '; _, : I- , %, ,.."". ., 1". _..SI i =
, -'I --- ,4 ,,,, I I _,.", : '.
" 1A,- Q I ", .. , ,
4Q ,W ,j y"" "0qA% jA- -1,;' %,Ii,_ :_;W'. ,-' .
i, _* -.1 11 ,, I , ''. . :, _'.,_ .___i __ ,. ', .'', ,
, ", '11, r, ,' ,- .1 I -,,v, -, #- ,' '
,I" Q I I'll, ", I '. I- 2 r _, W, ." '!,- '-. I .. ",
__ I I '. 4 _.X2 -, ,t;d __ 1 ,.- 1 I : ,. 7 ;1, .11 k .", ...
111. -, M o 'W -1 Y 4104?1150 ..", ", ,
'o 'i ,' ,- . '_, ,' ., -,. ,
-- ,- -k, I _-_ ; I '; -, ... i%, ,
_ I- "", -. I '' : 1-1 "I .... ,
-_-. I, -- I I ._ ,g-.q, 1,1. W 1 1". ': :- ", ''...., ," "I.. I .,]: ., ., "., __14 ,- n v- ,
i, -',,, v _;-', , .,.: ), ,I " ... ....
.1 : k I I I , , .11 __ If,
. .,.%, , r,. -!* -;, ., 11. I
11 ', 4 -,vs -,_4,,, ,, ., '. ." e, vl ,", ,
. .. I I- : : I I .e
"I, ; '' -_ I I : ... I ,-",- ..' _., f ,:- "'!
tll, " ,,,,, 4 1 ,If I &;
11 -*-'- ,li "," I I :.' ", I A I. ,,* ji, I*, ,: ,, .1 ,-,-,.,,, ,, ,:,.,-, ,,-,,,
, '_ T ,- V,4,e .; , ,en,.,! ." ;"..' :_ ". 1 _,_- I 1, "i, .. ., 1. :..: ,
'A" If ,,, -4 k
, ,,, -,,, 7 """ I ; ::7 .,
* 1,,, =_ .-,' ., ., .';.- ,.,_.. ,.i,, ,. ", .. ., I, ,- ', ,, , ,,
1,4, '' _ I ,. >
.' 4 I ,
,- .... .. e -14, 0 I I 1% .1 1, - .': ,, ,-- 2 .;.: I _. ;: .. ..,. ., -- ,, -,,
I ", 1, ".. -P V ','$ .e_ ; -1 : ,. I ., ,!:l : "', .1
"', Ip '. rt I'- ,' ,, A. I- I __ _,-,, 11 ., ., .k : fi., ., !., "', -2. ,:. ;:: 4
"I'll 4 __ 1 . , 1.1, .,_ ,- 'j vz .'J.-' 7 " 1 a 1 1 --, ,-!, .4 I 1_1 i -T,!"
"I" I I li-t I , _,,- ,, -t ., '. ,. t I , -- .. " ,
, ,. , & ,,' : -- ,, .- r i- -,,. ,, ,, -- 4_ ,
I I I t J. ,i -, ,_- '1,4 ,_---7 4__, "-, ;., . v I ; ,. I _., ,,, I .1 I '11 '! I
-1 -j ... ,. z, .. ,.e ',:,, - "V A
;,- , 7 (- I, 1, I I 1
M I A T _,4, ',. ', ., 11
),,,,, 1. I 11 j v & L ; ? y 4 "I , j .. ., ;_). -, ,,. 4- ""
1_ o 0 -, J o- nj?' -, 5. . . .. ., I : t 1 v 7' WN-K-z-- 1 j z jlykyf, -1 _., 1 % : *. I ,-,.,,- ., 7 _. , : ? , I, t ,, 1 ,; 11 .".1. V ,, ., .-' ,- ..
Ill, fy ., .1 ., '... ".1,; ,; I
I f _4 ,-Q, 0 -Y "I ,. ".,. I __I:, I/
T" , T-.&* ,. W m ,, "* -17.' Io n, ,,,
- 1, I I .. -, ., , , ,
't o- -1, '-? 1. ".... _- ", ," Y v V Won : .. j, t ";
_f If"i 1-11, I I ...... 4 ; t 'l,
, , "'( .;, ;,. t '' I I I I ,.. ''I '
- '' !"., -, 11. '., .''. ; i, ,.,'-, ,: ,_ r. , ,_ '; ;:
- .- 1, C., ., .. ., I ,., , ,,, i_ ., , 11, I ,.. 'I e ... "
Qf & j.,- I ir., _-, , ,4 , I : I ,; ,
." ..., 11 I .9 .. 1. I 1 _1 11 'I" I I "",
, -- , - -, ,* "I' I "I''.. I :_ e .. i I ,,
- : ' :. -l' ', 4_1 ,, -1 .1, .1 I'll v . 4 "I, I I ,_ A I ,
-o 'iz, ,'A, '_ , , . : I- ". I .-; 'j" ,I I ,
1, ; , I , 140 1 1 1 1 I'r ., -1 "., , ., ": I :." 1 "6A Z ,!
- ; ., I .. I "'..61-;, -,, , " .-" ', '6: ;, 6 _. : : I ,. , i
I __ 'i '6 -6: .6, j 6 '; i -1 "I" '-- 1,
x PI, r 4' b I 3 v o-,I: i','- -__,, f _' 0 ,4 .' 6 "6"",6 ','. ; ,' j i 6' : 6, 6, ,. .. _, I 6 1. .. ,. ', 4, ", 6 "
---
,-, ," j I 1 1 __ 6 ': 6 I I i ; 6 I
- __ _- -_ I jn Q7 -0 I '- 6 , ; ,6 6 1 I I 6 6 .. 6" .. '. ,
qi__ ;, "" ;% _, _, _, .- 6"" ", j : I. : 6 6 Y'6 4 6 ",' .6 ", j
-, - _vl 6 _4, '6' .. ., : _, _.6 "_':' 6 :' _J 6 J 7 ,f
I ._ 6 6' .' '
q, -- 11 % I I I 1 7 0 '
If ,,', '_,!,, I --, -i " :- , t -- < : ) 14 "., "6' ,V.!'_ 6 1 6 '6 ; ;- ,
11 I ", 1, 4 .I- i ., , _. 6 6 ,
'Y - _, ,,' , 6" ,; !, ... . . ? I : '
, ,4_ ,e 7" 6 6 ", P"
, p ,7:" , ., 6- ' I L'
'C' L 6 .1 :- : : . ,.I., 6.6 6 ",; Z, 1 "",
, ; I _, :'-' 6 6 6 -, _' f k,
, ,' 6 ,I
,, ,"'I il' ',- ''I ", , ; ", ,6, ..,--4 I W I .. I
M- "6' ""'_ -"6" : .; 6 .: I I 6 6 % 1 6 ', ,
a ry 1 6 -0 v; v 1 & '0 4 7 : : '6 ; Y I 6 6 : 6
_, 0 Q "I is Y jy j Z 0 j q I "j I : j 6, e
'
I ", ,, ,6" 6 W .'6 ., ;6 ,. I 6 I I .1 ', I f -K "If ,, )
1, , I ,,- I I i! I I I 1116 '. .1. I- I 6' 1 Q K 6' ,.'*:' 6 ,:, 6 6 I- 61 6 '6 .. 7 ",
- "I I 6 '6 '6,: ,, :. I I I ,. ,, I
, 1' ,. "_- 6' 6 , o ..' 64 6 ,L- '6 6 %" 6': 6 :' 6 : ." I 1 6 .. - 1 6 I
" 1. ' "I. 'N' ;, 11 6 6 .. ,6 11 6 : I .. ., ', I ,7
, I 6 6 I, ; , -_ '
"" ' ,6 1, , 6 6 6 ,"' 'k
_ I ' 1 '6 I."' 6 ,. o ,
, I 6- '.. "6' ; J 6 I - r ,
, V ,' t " 1. I Ill V *, _' '6 ' ,," ', i 6 -: Aq nN ; % YQ Q U "" ;. I 'T
_ I 1, -, : i 6 ,,,
id ? I ; a o 0 ; ', "6. ,
I ' ,., '.', , _'! _! ., ,- "6:, 7 ;, -,
J A i 1 _' ," 6 _: , 6 6 ,6 6 '_ ," 66 'C 1
IF U I S I 6 1 . 6 6' 61 4 -_ 6 6.' 'v- ,
I 6 I 6, 1 6 4 -",
; ', -, ,_ 6 1 6 .6' 6 ,:. _', n 6 1 ,_ I : : ;,
, , ., __ , ,. , "A bij A x I !
" [' 6 7, 6, t 6
- 6]"4 ,- 'I 1 ;, 6'6" '; '?, '.6. 6 ", f',
";X 4 6"6 ,.,r,, LCK 6
, i ,- o'. _' 6 ,, , 6 6 6, ,, 6' -, __,
_, I '.., 'W > 6 I ,. "'
i I i 7, I I (; ,. ', 6, "' ,_ I 1 6 1 6 6 : 6 4
1 A I" ':- 6 . .1. ,"'6 I -1 o
'I- I I 1, 1 r I MJV 7 6 :! ; I I- I 6 I,_, I 6 6
, k 3,6 ' 6 - '6 ,
, , .. 6 6 6 6 1 .2
, I "' 6 1* I "I : 6 6 1: ',* j_ ,,_ ,
"4- o" 7 16' i ,_ '.,',,5 "t 6 1 ,
- ii V h ?" 0 .6 6 : I, ,; 1 6 6 1 6 I ,
,
, ,:, ," ,, .Q ,
-, 1, -, ' ,;' ,4' 26'. :. .. 6 4 I X ,0,, ,, _, j 5
, - - m, ; -y 'I, I I A/A
n, o __ -, ,- -, -, If ,
I d -1 6 ;, ,4 .... 6 ,%
510,_ WN j .. I 66
Q! ,my , ,
, I I I 6 _' _- f, 6 I 1 6 6 ,6., :, , : 1
, j: ,j,'ilt 4 ,f., 2j, ," , i , : -:, 7, .., 6' "' I 6A' ., , :6 6' % ," , 6, , .1
, I 4 - ,,, ,t,:' 6 : 6 6 v 6 6 _; IV ky 10-1 f C A 6 ,. ,I __ _Y
" 4 W A n 'a jo -'- 6 6 1 .6. 6 6 I 6 : 6 6' ': %' 1: I I -1 "I
- ob j)6 ' 't ' _' ,
11 _j _,"'*, _; ; e ' '4 6 I .. I : ON %-,404A Q i 1'1
" ,"4j , 6 o ; 6 6 I 6 1 I I - 6 , 11 I '6 7 I ;_ _,
; , ': 1 6 i, 6 6 1, : I +1 .6 J 6: "t 6 6 1 I I: 1 -'6 6 f.
k, I "" : I : ; 6; .' "' : "'. : : 6 : I I I 4,
11, 11 I 6 1 1. ; ; ', 4 , ,j , 1
. ,
'?- v 6 n 6 6 1 '6 I .1 , ,.
, _1 ; 4 ; I
_' ,, ", 't 6 ,t ", I ,6 : 6 6 "' <'% "l , Q- b n n g u 6 6 ,
, ;6 w 6' 6 1 ', 6 6 ". ;6" 6 ,6 '_ "%%' 6 -,
-, I A,4 ,;44 :,. L%' '- 6 .1 6 L 6 1 I 6 ..,. ., '. .. : : " I ., ,
1 4i ', ,'- -11 ,;- "I_ I I ,.6,_ "' 1; "' .. ' ,6 I 6 1 1 "I 6 I -,
11 -4- ', 1 -, j,6 '6 :, i I '6'- '. i "
, -x I 1, ) e, : , - 6; I : 6 : ;
-, ,,I , 'I -, ", , k I 6 .: ,
-, -- ". i '6 6. j ... 6 : 6, 6 '6 f I 6 I ,6, 1 6. 6. I _j I I I , ; A I -;' '
, ', 4 -kf "I 1. 6 : 6 6 6 "' "_' "
,6' '-i', "" ,'4 V ", I I -.4 Q ; : I I 1. 6 i",
"I 4 1 j 0- !Q i, "' -, 6 '_- :6., '6 1. 6
1 1. I , "t , lk,_ Z
f, , -, ; ,6 I 6 I ;6 I.,
', ', I- 6, 1 2 1 6 -6 ,
f, : 'i 'N '6 j ;6 ,i;,, ,,,, ,
, 1' d
, ,1 -, -- of i 1 .6 ', 6 1, -1 I ," ;. '
i 4i k- ,x f .' ,- ,"", 'k k' '-, ' 6' . -,6 6' I ' : % 6 4 : '; .
1 I 1 "- ,i! 1 6 6 . 6 ", 6, ,,, T,!t :, _, _1
' I r I" ,
' 6 -j. %j. 6, 11 I ," 6 : .6 ,.
,-- ,, -, ,- , '--, , 1 .' ' 6 6 ...6 '.' ', I .
- .% 6 t v 6 1 .- "' ... 6., "' ' 6 6 j I , ,,
_" 'R '6 j' ,j-, I 6 6 .,. -,
I I 6' .. 1. 6 I 1 :6 .6 : 6
- RVa a j kv -o 'k j '6 ' &r, 6 ,. ",, -' 6 I
1 I ). 6_ 6. .1 : ." oi _" ,,", "4 -o a v ", ", '. I .. : :_ 6 ., 6 jt ,
. t I I , ., ,
-1 ,2,* 6, 1 .1 ,_ K I , 6 ., F ,
o', 4 6 -&,- 11 I ", ,_ : : 6 : , I 6 '6'-;,, 16' IV -'% r., ,jr
, , , W I "', I 1 ; 6*, 6 6 1 ..
I'S I , 4 " i ,1 j W 1 " , 1 11 ..6 ti t" A I I : ,; 11 '6 6 6 , 6
1", ', '6" N -, .., 7 6 1 6 6 6 I I , - Z
, 6 6 ' ;-Sj ', 6. 1 6
,,, I . -01 6 I I 6 ;" ,
', ,g h <6"" Z I '. . 6 : I ::ns p 1 A "M ,
V, I V- 6 ' "' 6 6: 1 I .
- , _" " 6 6. 6 6 6 6 ,.
, I I ,, ,; 6 _Z % _. :,' 6 :; : I : ., 6'6 ,,,-,- -, .- ", '_ 6 ; '; ,, I :6 6 '6 : 6 I- 6 6 ' 6 Y
- W I N 1 w ., I : ,7_ 6 I 10 _,
- to 1 7 I .1 ,6 6 , M y P '
N, o 14 6 . : I I I I I : '_ _;, I 1 1 I I
v i a K 1 I 4, 1 Q !
1*1 jr, ; ' 6 6, A
I to 15 6 6 1 6,
1 6 4 .6 ""', : _- 6 "J ,:, ,'.,, I ' : 6 1 1 '6 I y A
--- -0 I A NOW n o ' 6 I '6 _' 6 6 I I I -, ,,--' ,,
, IK ? 6 ,., , 1 ..
>. of 1. Q 1 n 1 j 1 1 7 w x I 7 , . I I r;- "it ,_,i',
41 j '6 JW ." . I 6 6 1, '6 ; '. ,, ".
, f ,- I '%. 6 j", ,6. ,j .. ,,, s , X _
I "-- ., 6 6 I ., 6, 6 6 66 ,6 6 I : I i I ,6, '6 _Ifo
., I 1. S I I % 6 : 6 6 6 -, 1 "
t, ,6 6 _' 6'
,e i 1 6 ,6 '6 I I 6 , : 1 6 1 6 1 _, .
i1i -,".' " 0'6 rZ, 6 i 6 ': : A Q Y : Y M
I 1 I 1, I I I 6% '_ 6 6 6 ' 61 4 ,
i, ",. 1. 1, '. '' I 6, "I 6 6 ,_,
I I ? ,, 6 ,. : I I _,, i .: , 0 ,
1 2 ,_" 6- ,
-ij, .1 5 3 in 1 "" of .1 6 ,, '. x I W$' 4 4, ,6 '6'
' 6_ ' , I I :; _ ; T 'A I ,
_ p f' 6 " 4, 3 X ,,,, ,,, 1 ,_6.,
I i 6 ; - I I 6 I 11
4, ,, ,. 6 ,. -41 '6, " ; ", 6 6 6 6 1 6 '6. 6 :: : _'. : I I I .1 - 4 1 ,
- K "i 11 %; : ,_ 6 I' 6 t A W AN _: , I I I t -T- 6, _' Y6 ,. 16 ,,,
, _' 'i 2' '
I 11 i A 11 "I I I I I I I ,V
_ 6 4 ,. '. 6 1 ": 6 '
, t ... .. .. "j, 6 ,, I "
, I 1. I I 1 6 6,
1 ,- i- I '1 I I ,Z, 6 P Thk 1 T - I K -, 7 : ., -: I I I I ,6".,; 6 ': " ,, 6 6,, '6 I :1 ;
, I 11 I I 6 1 x 6 -, 'i ,




L.
GE$EBHL BRLLEJIR
BIOGRA.FiA
Pop,
MADRID
Imp, de EL CORREO NIILITAR'
Santa Brfaida
1898







re
PR EAMBULO
El lector de esta biocvrafia no parara minutes en cuyo sea su autor, <) (1) Y esa condici6n la he perseguido con tal empefio y escrupulosidad, que he elii-ninado cuidadosamente los prejuicios sugeridos
por mi amistosa adhesion personal.'
Serfa en verdad peril 6 innocent el disimulo de esa eircunstancia, comlin A todos los que aeometen este linaje de trabajos, En ellos, el autor haillase Iigado mediate lazos de affect, admiracio'n 6 -cigradecimiento con el biografiado, y semejante correlacio'n es parte muy principal, cuando no U" nica, para Ilevarle al desempef-o de la tarea. No habr6 de ocultar, asi pues, que un gran contingent de esos sentimientos, consagrados A la persona de D. Emilio Calleja, me han impulsado a' tomar la pluma; pero a' ello hay que afladir, en portion no. pequefia, el conocimiento que poseo del caraicter ultra-modesto del General, la convicci6n de sus ventajosos procedures en cuanto se. relaciona 4 los cometidos politicos que ha desempeiiado, y, por Altimo, la fe que conserve
(i) Frase del ,Quijote,,.-Capitulo 1, final del primer parrafo.




-on la virtualidad de ciertas ideas sustantivas, a8f
-como en su aplicaci6n adjetiva, proporcionalmento adeeuada .4 las distintas fases de, la, realidad. Ha-.,, ciendo caso omiso de toda suerte de, interests perso-nales, creo muy necesario que se conozca y aprecie debidamente la persona del general Calleja, no s6lo por la, iiitervenei6n que le ha cabido en mfiltiples
-cuestiones, sino por el papel que, aun A pesar suyo,
-deberd todavia representer.
Declarados asf mis prop" sitos, arenas tengo quo repetir cuanto me he esforzado en suprimir juicios y apreclaciones, atento solo A que los lectore pudieran condenser la expresi6n de esta lecture di-ciendo: facta non verba. Hechos, no palabras, y del conjunto severe de, los hechos deduzcan ellos la sintesis crftica correspondent.
Poco mAs de nada me resta por manifestar, pero en demand, de la concision y claridad que acaso no Pu-diera yo imprimirle, prefiero reproducir algunos troops de esa obra cultural de nuestro idioma, do esa prosa de bronco y marmol nunca superada-y ra. ras veces conseguida por los authors siguientesy precedents A D. Francisco Manuel de Melo. (1)
<)
Ni el'arte ni la lisonja han sido parciales a' mi escriturw) . . ...........................
...................
( Si en, algo te he servido, pidote no te entrometas 'a saber de, mf mds de lo que quiero decirte. Yo tfo inculco iai juicio tal y como lo he recibido en suer(i), Historia de los movimientos, separaci6n y guerra de Cataluna en tiewpo de Fe. ipe IVpor D. Francisco Manuel de Melo .




il I "W'7F4
7'
te; no te ofrez o mi persons- que no es del rASO -Para que perdones, 0' coudenes wis escritoa.s
cLargo es el teatro; dilatada I& t ragedia; Otta -vez nos toparemosya me conocerAs pw la vea" yo I li Por la censure.







LIBRO PRIMER.
FI o, notad cuatro yerros c guardarvos de ellosi qUe son: precio, porfi-i, presuran-iiento y pereza.
GUTIERRE IMAZ DEG 'Al EZ. (Cr6nica del conde D. Pero Nz. ,o.)




Wk,




Si aIg d n recelo hu b6 de caberme antes de empezar esta narraci6n, desvaneclose enteramente at ene'ontrar las exyresiones que han servido de epl'grafe at LiBpo. Tat parece, en verdad, que con ellas 8- e encierra y define la silueta moral de nuestro personae; de ma. nera que si Diaz de Gamez concediales tanta importancia y tan resuelta caracterizaci6n, no es mucho suponer except at relieve J la figura'que supo evitar constantemente los cuatro f fundamentals yerros.,,
Y no me deslizo tampoco 'a' ninguna, exageraci6n ,at softener la coneurrencia de las cuatro virtues. Por poco que se conozea at general Calleja; por mucho que se trate de escatimarle y regatearle sus rele, vantes condicionesnadie osarA poner eia, tela. de uicio su honradez acrisolada; el sentimiento de su modestia (exagerada Alas veces) que le impede aferrarse cieopamente a' sus juiclos y opinions s6lo por ser suyosantes bien le induce d aceptar, de'ntro de t6rminos prudenciales las indicacionesy modificaciones que puedan of recksele, ya sean product de las personas, de los success 6 de la eternal ensefianza hist6rica; yporu"Itim-o, su alejamiento de los dosrestant s yerros (presuramiento y pereza), torque no incu-




12
rri6 en la ma's minima ligereza, precipitacion o apresuramiento, ni tampoco ha regateado un apice su
e -so-Dal de riesgos, fatigas trabajos; contingent T) 1 0
por el contrario, mu6strase pr'digo de ello, h. punto de que en ma's de una occasion hubiera sufrido 9 rran detriment su salud A no ser por la foitaleza de ella, niuy superior a' cuanto parece indicar el primer. aspect.
A despecho de la limitac'i6n que yo mismo me he sefialado, no podia prescindir de bosquejar algu" n tanto esas condicionales simultdnemente inne(-rabies que contribu'an definir ventajosamente la persona lidad sin envolver los prejuicios, tan aludidos como esquivados. Y en. aras de ello suprimo ahora cualquiera otra punttializaci6n psicol6gica, aplazAndola en todo caso para cuando el desarrollo narrative de los success haci6ndola resurgir forzosamente imponga su particular anotacio'n.
Ilk




Perteneciente A distinguida familiar castellana, Emilio Calleja vi6 la luz en Burgos la ( Apropiada occasion se me ofrece para sefialar los ventajosos resultados de aquel brillan te centre de instruce.O'n military; pero ademds de prohibirmelo el deseo de abreviar, carecerian estas reflexiones de objetivo director, pues en ese como en otros varios punts de organization military hemos alcanzado situaci6n harto satisfactory v nada debemos apetecer en rigor, salvo la natural exigencia del progresivo iricren-iento cientifico.
Una vez vistiendo el u-niforme de official de fnfanteria, pudi6ramos seguir a' D. Emilio Calleja examinando la continua elaboracio"n de su. entidad psiquica, la, sucesiva manifestaci6n de sus notables cualidades y los resultados que en la realidad de la vida




. . . . . . . . . . . . .
14
produjeron las prudentes mAximas y sabios consejos que supo recover en la ensenanva primaria y en la, professional. Cierto es que en es(.Ps decisions periodos se vislumbran los profiles, capaces de suministtar uras en posiciones mAs
'durante las dpocas fut
elevadas, legitima satisfacei6n a' los interests que le fneron conflados v alto coi-icepto ante la opinion
'blica sensate y verdaderamente patri Aica. Empero-las diversas escenas y episodios que encierran los g6rmenes de semejantes auspiclos han de des
-iuy modesto, c'
envolverse dentro de ambience n om
es modest, la figure y representation n personal en los employs inferiores de la militia. El grado general otorgado al Ej6rcite. tras el movimient* de 1864) correspondi'le A Calleja con el de Aeniente)), 1nica, gracia, de esa "ndole que ostenta on toda su larga Carrera, y para eso signific6le muy poco provecho, si se tiene en cuenta que seis meses mAs tarde ascen-dia por antigil6dad al empleo de Teniente efectivo.Con tan modest categoria, pero mandando accidentalmente una compafifa de Granaderos del Regi miento de Castilla, c'pole participaci6n ell los sucesos del 56; pues halldndose el susodicho regimiento de guarnici6n en Tarragona y habi6ndose dispuesto de 61 para sofocar la sublevaci6n de loa nacionales de Reus, distinguished Call&ja en la tomg, del convento de San Francisco, haci6ndose acreedoT al grado de -((capitAn>) que le fu6 concedido oporti-inamente.
Tres aflos m6o tarde, en en 1859, formAbase el cuerpo de Infanteria de Marina, y A 61 pas6 el Teniente AIleja, logrando poco despu6s su ascenso A Capitabi por elecei6n reglamentaria. Encargaindosele de una compact "a del mercer batall '1 6, sus servicios
1 0 -1, continue
-1 aflo de 1861
en Ferrol y San Fernando hasta e en el
CUal aseendio .4 Comandante y le fu6 cometido el




IA ?,,N 4
Mando accidental del, segundo batall6n. del cuerpo.
Todavfa se prolong, los afios de, 1862 y 1863, el que pudi6ramos denominar perlodo relativamente pacffico de lahistoria del general; mas en ese iilti mo afio) y A punto de terminal, fud enviado con su. batall'n A I& guerra de Santo Domingo, donde. comenzara A mostrar las dotes militaries que le ador-




v
'o es recuerdo agradable la campa fia doi-ninicana am6n de ello constitute un episodic suelto, sufi, cientemente proximo y casi ajeno a' los acaecin en tos posteriors, para que juzcyue necesario detenerme en su relate de conjunto. Anotar6, sin embaruol, la cireunstancia de ser, por su indole, clima otras diversas particularidades, en todo seme ante d la Ty, anto, com'O
guerra de Cuba, viniendo d server, por t, fructuosa prepara(U bril-lantemente 'utilizada por el Con andante Calleja.
Samana', Cacaos y Punta-Balandra proporcionaron sucesivo, contrast a' su -valor y pericia, obteniendo ekomo recompense total, y por cierto no muy espl6ndida, el grado de Aeniente coroner. En el sucesi.vo transcurso de ese afio volvio' de guarnici6n A Puerto Rico retorno ala c,,ampafla de Santo. Domingo, f re-' clientando reiteradamente los lugares de Samaad y f San Cristobal
Punta Balandra, asi como el rfo Jaina, el rifo Nigua, Manoguayabos, etc., etc. Por filtimo, en 0 Coronel, por el
Octubre de 1864 aseendi' A Teniente moment6supernumerario, y en breve (al siguiente mes' efectivo enc-omendando'sele el sexto batall'n
0,




17
del arma que guarnecia a' Cadiz, 6 donde se traslado Calleja en Marzo de 1865.
Tra's el aoitado bienio de 1863 a' 1865 kicrui6 otro de tranquilidad relative, desempefiando en el Ministerio de Marina el destiny de official de la Direcei6ii de Artillerfa 6 Infanterfa de Marina. En los comienzos del aflo de 1867, Calleja reanuda el mando de fuerzas militaries; va a' Puerto Rieo,, pasa, 'a' la isla de Cuba; regresa otra vez d la pequena Antilla coo.perando d sofocar las alteraciones que por aquel entonces alli surgieron, y al retornar a' la Peninsula es 4 destinado al Ferrol, donde le hallaron los success de 1868. Ya se sabe que e'stos, por multiples conicansas que no he de analizar, originaron en las escalas movimientos de transcendencia y, aunque tales efectos a'pe-nas alcanzaron al cuerpo de Infanterla de Marina, de suyo reducido y modesto, con todo algo de-, bio' transgender y acaso contribuy6 a' que en 5- de Febrero de 1869) le correspondiera A D. Eniilio.Calleja el aseenso d Corone! del cuerpo, si6ndole cometido al proplo tempo el mando del segundo regimiento que guarnecia el susodicho departameDto del Ferrol.




IV
En 1868 habla estallado en Cuba la insurreccion.separatista, cuyos prodromos se dibujaban elaramente y cuya transeendencia no era tampoco dificil pronosticar. Nunea como en ese caso apareci'
-ist'teles: ( mAs verdadero el aserto de Ai 0 de ias revoluciones son sievqre inuy graves, awique su Pretext Pteda I)areceP itil)). (1) Sin embargo, poco import, d mi juicio, el exclarecimiento te6rico de los motives que expongan los contendientes. Sobre que no dejara' cada uno de ellos de poster su contingente razonable, species de porei6n alicuota aportada d la justificaci6n de la lucha; desde el punto de vista rdetico, nada Si(rnificari'a que consigui66emos investigar la respective prep ondenonci a. Lo que verdaderamente interest averiguar, es la existence de factors hist"iicos, politicos, religious, socials O'econo'micos, que, en plazo mayor o' menor, bajo la acei6n de tales 6 cuales cansas fueran suseeptibles de producer la contlagraci& armada. Averiguado eso, es claro que el esfuerzo pacifico debe tender d contrarrestar los e-xpresados factors, y cuando no resultara absolutamente possible, a" soslayarlos halbilniente, despoidnAsist6teles.-Politica.-Libro octavo.--'] j-atado de 1a5 Revoluciones.-Capitulo 111.




doles do su virtualidad revolucionaria, por lo menos en cutinto se refiere al eonflicto armada.
Acaso algu'n lector tachard' estas reflexiones de poco pertinentes. Fu6ranl o sin duda ninguna, si olvidasemos que estos relates se describe C1. post 'riori) no s6lo conociendo de antemano la sucesiva
1aci(.)n'de los acontecimientos sino debiendo asiorr1ar 6 los incidents y'Circunstancias futures su ver(hadera signification y transcendencia cuando me iios en lo que atafie al biograflado.
No quisiera que el deseo de justificar mis reflexioues me arrastrase hasta el extreme de convertirlas en dioresion estemporanea; por consiguiente, sen4
Mdas las primers razones que sirvan de fundamento a' his que vendran engendradas por la continuaci'n de los success, no de-bo avanzar mds- por ahora, apresurdndome -A recobrar mi relate.
Taj-jipoco sera' sin observer que la aplicaci6n de nuestro 'razonamlento al problema armada de la &(Yuerra de Cuba>) y la ponderosa intelligence del lustre honAbre de Estado 11 que entonces recria los destines de la Patria, suministran los bastantes elementos parst inferior la prolongaci6n de la lucha, y disculpar que los refuerzos enviados lentamente constituveran tan s'lo una species de ()- de campafia latevIe, 0' mejor dicho constant, aconsejada por las circunstancias como preparatoria de la soluei6n. final,
2 Me rellero 1). Jua'n PrIM.




71
En el mi,,mo aflo de 1869 acredit6 el Sr. Calleja sa nuevo enipleo, hallaindose constaftteinente en movi miento hacia el Norte y el Mediodia de la Peninsil la 'a' las 0" rdenes de las auto ridades militaries, terrestres 37- marltimas, que en aquellos desdichados tempos requerfan todos los elements armados para acallar, ya unos, ya otros de los frecuentes disturb bios. En los U" Itimos meses envi6se el Regimiento d ]a Isla de Cuba, contdnd'lo el capitdn general a mailera de refuerzo para asignarle convenlente empleo, en la sofocaci6n del incendio insurreecional, el cual, segun apunO indirectamente, encerraba mayor gravedad de la que d primer vista pareciera.
Instalado su Regimiento durante los, finales dias del aflo, puede asegurarse que el Coronel Calleja inauguraba el pr6ximo de 1870 con ese sistema de actividad incessant reclamada por la indole de las. operations de aquella guerra.
Consignar menudamente las diversas vicissitudes que se siguieron, es tarea punto menos'que imposible, y ademds, cayendo en inevitablib monotonia,'-no cohtribuye 6 former idea aproximada de la cantidad de trabajo, del linaie de sus gestiones ni de los fructiferos resultados que, parcialmente obtenidos, ape-




m9s dejan senior su influjo en el aspect total, pero que, debidamente analizados, acusan la formaci6n del concept military exact de aquella campana y ,encierran el (yermen del acierto que habla de manifestar en los futures mandos superiors.
La guerra. de Cuba, 6 propiamente hablando, (Ia insurreccio'n de Cuba)), es una de las campanas que en
-iominan ) el () se dei
v si valiera mi expresio n, aun dirl'a que la guerra de Cuba es la qtiWa esencia de las campaiias h-regulai-es. No omitir6 ahora la enumeraci6n de los t6picos. recomendados en esa indole de contends, torque aun estima'ndolos como generalidades harto conocidas, no dejan de ser muy exaetos 6 ineludibles. Orden, m6todo y especial cuidado en cuanto se refiere A las necesidades del soldado, ya sea la manutencion, como en lo concerniente al vestuario, alojamiento 6 hioJene (Yeneral, preciosos resorts, unicos capaces de cohonestar los effects fatales del clima, muy superiores A las bajas de los empefios tActicos. Por lo dema's, tanto en marches como en repose: vigilancia incesante, precauciones de seguridad nunea omitidas, en thminos que ha gan casi impossible una sorpresa, del adversario. En presencia, de 6ste: calma y prudent cautela, no dejandose arrastrar por el 6xito ni imponer por aparici6n aventurada del enemigo; y, por U, Itimo, sobre todo y por eneima de todo-, no olvidar que, obteniendo el insurrecto su principal cooperaci6n del element is, terreno 6 localidad, debemos tender -iosotros a' emularle en lo possible, logrando
Zn tanto mas, cuanto que la mancoauxilio anAlooo,
munidad de idioms, leyes, costumbres, ongenes,
etc., supreme lo que en otro caso constitui ria difictiltad insuperable.
Todo el afto de 1870 transcurri6 para el Coronel




xj
22
Calleja en esa lucha absorbent v titdnica. Existed u-na biograf -a del General, acaso no publicada, pero desde lueoo debida a" plurna mejor cortada que la
y voy A permitirme copiar de ella algunos pa'rrafos que en. este perfodo expresan con acierto lo, que tal vez yo no lograse.
< -Repito y no puedo menos de insistir en. ello, que es absolutamente impossible enumerar todos los choques, acciones, trabajos de organization. v establecimiento que el. Colonel. Calleja ejecuto, no ya en. los afios de 1870, sino en el. de 1871 y 1872. No queriei-ido, sin embargo, privar al lector de la enumer.ci6n detallada de ese guerrear permanent, como asimismo de la puntualizaci6n. de algunos otros detalles no menos curiosos pero tambi'n omitidos en obsequio a' la amenidad, he inclui'do en el ap6ndice (11 la hoja de servicios, precisamente hasta la 6poca comprendida en este LIBRo al cual correeponde
i) Wase ap":'nd ice n 6 m. i




vi
Segu" ii lo que acabo de decir, a' fines del aho do 18 2 regresaba el Sr. Callejf1 A la Peninsula encargado de gestionar el pronto envio de refuerzos) torque la campaft-a arruinaba los primitives efectivos de lo,,4 cuerpos y eran aqu6llos m6s y mas necesarios.
Por considerarlo digno de ello, copio de la ante'dicha biograf fa:
()
Y en. breve aRade:
(



24
al abandoner la isla, que 116vaba congigo la satisfacclon de no haber cometido ni una sola falta military 6 political, y, por lo tanto, no contar un solo descalabro en i cu arentay tantas I! acciones de guerra man dadas 6 dirigidas por 61, y en las cuales mantuvo siempre inc6lume la gloriosa ensefia de la Patria. >) Para hablar co'n f ranqueza, no debo pasar en silen
-iotoria injusticia de que fu6 Y'ctimael Caronel Calleja, al consider que obtuvo como u'nica recom pensa polel largo period de operations que queda consignado, alguna'cruz de esas que presuponen insignificantes servicics. Tan solo un afto despu6s, el Gobiernode la Repu"blica hizo justicia A sus esfuerzos y trabaj os promovi6n dole al empleo de Brigadier. Dos IJ dias ma's tarde (el 11 de Septiembre de 1873) le fu6
epeomendado el mando de una brigade A las 0'rdenes del General en Jef e del ej 6rcito sitiador de Cartagena, y alla' march, efectivamente, constituyendo el ala derecha del asedio y ej er'ciendo, por dos veces el man do total interior hasta la victoria definitive obtenida por el general Lopez Dominguez.




He Ileoado uno de los per'odos m,,'ts brillantes de nuestro biograflado. Los employs inferiors, como ya tengo dicho, no pue(len dar lugai,, sino en muy contadas occasions, al desarrol.lo amplio de las facultades sobresalientes, y, por tanto, no puede. obtenerse verdadero realce hasta que la esfera propia del mando asi lo consented. Aunque el cargo de jefe de brigada no se halla por complete en tales conditions, no dejan de ofrecerse en 61 contingencies adecuadas siDgularmente en ]a esfera, que podri'a denominarse military be'lica.
Pocas 0' ninguna de esas paginas merecerdn enumerarse como la que ahora es, objeto de iluestra atenci6n- la victoria de Minglanilla, ganada por el. Brigadier Calleja a' las hu estes carl istas, A despecho de la enorme superioridad num6rica contada por ellos y de las ventajas de posicio'n que disfrutaron, gracias a esa misma superioridad de numero, insuticientemente contrarrestada por la discipline 6 instrucci6n .de nuestras troops.
El -combate deMinglanilla es un verdadero. episodio tactics digno del mayor interns, y en puridad bien meree'a ser citado en las obras didacticas con-




7 1
2)
agradas a' -mestra juventud militar-escolar, en vez de los -i'ltiples combats de las grades guerras europeas, cuya important enseaanza no pretend regatem, sin que pueda tampoco negarseme que para. nosotros la ofrece mAs palpitante y direct el he'cho que nos ocupa. Esquivando atribuir al presented trabajo una caracterizacio'n exclusivamente t6enica, no Ilevar6 la descripei6n del combat hasta eierto grado de pormenores; no obstante, sin rebasar la cateowla circunstancial que aqul' le corresponded, ha br6 de onsayar un aproximado bosquejo para aquilatar su valfa.
Sabido es que la discordia civil, que por entonces ensangrentaba nuestro suelo, halla'base localizada en tres teatros estrat6gicos: ('), que comprendia las provincial Vascas, Navarra, Burgos y la Rioja; ) sea la porei'a septentrional del an' guo Principado, y el Xentro ) que, teniendo como nucleo al Maestrazoo, se diversifica por los territories de ]as provincial de Albacete, Valencia, Teruel y Cuenca. Adema's de esto, no debe olvidarse que las provincial meridionales constitulan otro palenque de revueltas, utilizadas por los matches exageradamente democratic, los; cuales hacian altar frecuentes cliispazos, cuAndo en Cadiz, cudndo en Sevilla cudndo en Cartagena. Tan desdichadas circunstancias, unidas al relieve que adquirieron en breve las fuerzas carlistas del Norte y de Cataluffa, dieron margin A que. el Gobierno descuidara casi inconscientemente las facciones del Centro. Vi6ndose 6stas poco hostigadas y nutriendo sus filas, como acontece en este linaje de campafias, con elements del- pals familiarizados localmente en las respectivas comarcas, crecieron en nu" mero y osadfa, aleanzando, segun he dicho, cifra y aspect muy respectable.




2
No se le ocultaba -al Briga(lier Calleja semejante estado de cosas cLiando comenzo' a' opera con sa brigade, arenas terminado el sitio de Cartagena, por las provincial de Albacete y Cuenca. AU" n mAs, penetro'se tambi6n de la, urgencia, de imponerles un esearmiento capaz de refrenarlos suficientemente, va que no hacerlos descaecer y disolverse.
Las fueizas carlistas agrupadas en esos territories se componlan de las respectivas legions de los cabecillgs Cucals, Sant6s y Palacios, sumaindo un total aproximado de 10 A 12.000 horabres, mientras que, las troops del Bi-igadier Calleja speiias ascendian a' 3.0003 no neces-itando ailadir ma's para demostrar que la aspiraci6n (Jensiva, A que estoy aludiendo, pesto que no fuera impossible, ni mucho merits, exima, sin embargo, cierta, mesura y prudencia en s.u ejecuci6n. La, modestia, qtiizais exagerada, de Pon Emilio Calleja, se ha utilizado por sus enemippos para, ac-Lisarle de vacilacio'n decisive, y nada hay mas lejos de la, realidad, Hombie de concieincia y nada presuntuoso, cada vez que tiene que adopter un partido euya respoiisabilidad coinoce mejor que niadie, pess, mide, aquilata y hasta consult si es del caso, todas las razones, circunstancias, observations 6 incidents, que llegan a' su noticia; alld en su bien equilibrado cerebro realize, la gestacio'n de Io que constituira' su finalidad inspiradors; mas conclu'da, esa labor, y resuelta su lfnea, de conduct, ya, sea micrecio"n props, ya, proceed de iiiferencia ajena, la, cual, desde que ha sido prohijada, la, identifica, con su espiritu en virtue de los arguments que la, abonan; una vez., repito, termiinado el trabojo preparatorio, fuerte en su conviccio'in, firme en su honrado senior, depositando en ]a Providencia el resto de las futures contingencies, me atrevo a' asegurar (y Io aseguro




28
torque he tenido btistantes ejemplos de comproba, ci6n) que no hay General ni Gobernante que abrigue mayor dosis de resoluci6n ni ma's tenacidad ejecutiva, ni que march mas rectamente hacia su objective.
Tal aconteci6, ni mAs ni menos, en el episodic que nos ocupa, ya se atienda d su preparaci6n deliver, da, ya al desarrollo del empefto tActico, seyAn har6 observer en seguida.




Vill
Veamos el tablero tActleo donde va A rehire la contienda. Entre los pueblos Cle Villqgordo y Min. glanilla corre pro'ximamente equidistant el rl'o Cabriel, salvado por la carretera de , Creo que las anteriores explicaciones, unidas al croquis, cuya inspecdon ocular es necesaria siempre, bastaran para suministrar lioTra idea de la noci6n preliminary del combat.
Era el dia 9 de..\,Iarzo de 1873; en el pueblo de ViIlagordo se liabian reunido Palacios, Sant6s y Cucala, convini6ndose que los dos primers hablan de iniciar el ataque de frente, dirigi6ndose por la ca-




rretera A octipar el puente de Contreras, atrayendo hacia si la atenci'n de las troops liberals.
Cuadraba la coincidence, seglin Ilevo dicho, (1) de que el Brigadier Calleja, previo el maduro- examen y la necesidad, mas que urgent apremiante, habia reSuelto tomar la of ensiva, y en aquella misma manana abandonaba el pueblo de Minglanilla, dejando en 61
(C, Aunque la resoluc16n del Brigadier Calleja coincidiera en principio con la determinaci6n de los carlistas, no pu de estimarse qLIC pasa de ahi la ingerencia del factor ,casual)).'
Et Brigadier C l1e)a atendia cuidadosamei-ite al serviclo de exploraci6n uti:izando con oportunidad las escasas fuerzas
-i-nontadas que poscia. Da d conoCc r esto i tl espiritu ablerto y el natural estudioso de D. Emilio Calle'a, M Xime si se tiene en cuenta que el cometido logistics del armi de Caballeria no detropezar con clei nc a en los primers tempos; pero
eii cambio, tendriamos aqui una nueva prueba, si se conceptuase necesaria, de cuarito import adquirir con el estudio, selecc.onar con el talent reflexive v aplicar con la inspiracio'n en el terreno de la prdctica, escogitando el moment adeCUado y las Z11)
dernds circunstancias consecuentes adjetivas. Uiia de las parejai, que el dia 8 habian sido destacadas en direcci6n de Villagordo, pUdo contemplar en la madrugada del o el despliegue y advance de las fuerzas enernigas, principal niente divisando el golpe de troops que por la c irretera se d i 4 ir aian sin duda hacia
el trdnsito dcl rio. Con arr. ,,glo d las instrucciones recibidas, partieron d rienda suelta para avisar al Brigadier. Halldbase 6ste preparando las fuer/as para emprender su )ornada presupuesta, y al recibir la noticia, se percat6 inmediatamente de la supr--i-na importance que encerraba la possession del puente, y por ende de la necesidad de anticiparse al adversario. S610 un batallon se encontraba disponible, y colocdndo ,e al frente de 61 y ord nando que le signees n ei ivamen-i breve sucesi
te las piezas de Artilleria, los otros batallones y el resto de la brigade, emprende ]a march forzando la velocidad en cuan to era possible. El result-tdo no se hizo esperar: el batall6n nuestro, con su Brigadier d la c'abeza, OCUp6 el puente con una antelaci6n que arenass Ileo-6 d diez vnintitos respect d las troops de Sant6s: el influjo de esta ocupacion,, segun veremos en el relate que sigue fu6 tal, que no vacil6 en SLIponerlo deciSkvo.




tan s'lo un corto destacamento, con los enfermos y heridos, encaminahidose haeia el Puente de Contreras y anticiptindo su. ocupacion. Asi, pues, at Ilegar las primers troops de Sant6s, chocaron con un bataIl'n de la brioada, el cual, apoyado por dos pizzas de Artilleria convenientemente emplazadas, hizo fracasar los primers intents del enemigo.
Consistia la segunda parte del plan carlista en efectuar un movimiOnto envolvente, utilizando el camino de la Pesquera y el Puente del Paijaro, Para caer sobre Minglanilla y aconchar 'a' Calleja contra el rio, del cual se habrian posesionado con'antelaei6n Palacios, y Sante's. Avfnole bien d Cueala que tras de una marelia, rapidisimit, at abordar el pueblo, I)asose 6 sus filas el official commandant del destaca mento, con to c'al dicho se esta' que cay6 en su poder la. localidad y pado con siderar terminado el. movimiento en el extreme que le concernia. Allas he. mos visto que anticipado Calleja en el Puente de Contreras, resistio bravamente .as-prinieras acometidas de la manana, y pereatAndose del empen-o que sucesivamente desplegaran los enemigos, extreme cada vez mds la defense. Con todo, no era menos grave la situaciof n de nuestra lprigada at terminal la evoluci'n taetica enemiga. Entre el pueblo de .Minglanilla y el rio se extended la deliesa denominada igualmente Minglanilla, la cuat veniti ahora d constituir el teatro de la accio"n; alrededor de ella desplegaron los earlistas sus fuerzas: las de Sant6s, insistiendo en el ataque del rio, 6 mejor diebo, del puente; las de Palacios, extendi6ndose de Este d Oeste, d caballo sobre el rio, formando martillo con ]as anteriores y ligand su. acci'n tactical con las de Oucala; y, por i'ltimo, las de ese, ConStitU-N7endo otro segundo codo establecidas de Norte 'a' Sur a vaDguar




dia del pueblo, cubri6ndole y encaminando su ofensiva hacia las posiciones ocupadas por las troops nuestras.
No me atrever6 A negar que en las disposiciones consecuentes del Brigadier Calleja no entrase por mucho la resoluci6n mencionada y preconeebida; pero no es, por eso, menos cierto que las avalora sti situaci6n aparentemente aouda y muy propia para desalentar A ciertos characters ligeros. Ile dicho aparentemente, torque, en effect, son aplicables d la preceptive tActica los principios desarrollados por Napoleo"n en la estrategia. Si la action convergence envolveDte, posee la ventaja de actual, concurriendo sobre un punto gran superioridad de fuerzas, en cambio la defensive dispose a' su vez de una iniciativa irradiante, digAmoslo asi, por medio de la cual Puede revolvers a' voluntad contra cada uno de los different cuerpos del adversario, bati6ndolos en detalle, tal y como hem's visto ejecutar al capital. del siglo (1),. Aun cuando la f uncion taictica opera en escala ma's reducida, no se desmiente el principio, m6xime tratdndose de las' operations envolventes, en las cuales el objetivo tactico constittiye el epito9 o de la accio'n estrate,Yica. Lo dificil lo verdaderamente exceptional y fuera de las reglas, es acertar con el uso y empleo de tales principios generals. Y es en vano reglamentar esa porci'n' ejecutiva; el criteria personal, el contiDgente del individnQ, si se me permit la expression, ha de escapar forzosamente a' las preparations artificiales El Brigadier Calleja, vie hab',,t determined la ofensiva,' al contemplarse d SU vez acometido, no renuncia a
(i) V6ase sobre todo en la ca.-I-ipai'la de IVA [a de 1796 y el las campanas de 1813 y 18 it. La itidoic del libi-o no me per mite descender detalles.




3,03
lo que estim,,ira como iiecesidad imperlos.a. La poseSi6n. del puente representaba ahora el cimiento de fensivo, y utilizando como principal apoyo 1A que se Ilamaba <



34
ciendo caer su inmensa pesadumbre sobre Palacios, cuyas huestes, unas siguiendo el rio, otras repasindole Para Ilevar la noticia y con ella el e, a spanto 'Ias
fuerzas de Sant6s, permiten la re:acci6n ofensiva do nuestros defensores del puente, y, en resoluci6n, generalizan y dan cumplido remote .4 la victoria, quedando anonadadas y disueltas ]as divisions enemigas.
1\7o fu6 Minglanilla uno de esos combats en los que el ardor v,aleroso derrochado impede aquilatar ]a efectiva utilidad y consecuencia del triunfo mds 6 menos discutido, no; la superioridad moral de las troops nacionales y la pericia de nuestro caudillo eonstituyeron la base de una victoria tan decisive y resuelta cual pudiera apetecerse. La transcendencia del triunfo y sus deducciones maniflestas pueden estudiarse en la historic, segun expresamos en la nota (1).
(i) W ase, ad- de ]a obra ciel Sr. P'rala, el 11bro tituladoDorregaray)) el cual, siendo cle *procedencia carlista y descontandc) la-atmuacion natural, da d entender cudii complete fue' esta- victoria 'pdyi nas, 4 2 48).




Ix
La resonancia del triunfo de MiDglanilla-Se deno_' ta, entre otras sen-ales, con. la f elicitaci6n 'especial y direct que hubieron de dirigir al'Bfigadier Calleja, no s6lo el Capitdn General del- district, sino el Ministro de la Guerra v el Pre'si-dente de'IPodor Ejecutivo. (1) Como era lo'gico' y casi obligado, se publico el relate en orden general, y los 'lAcemes do toda clase de cor nudearon' consideToraciones me
randose undn'imemente, _'y asf- fu6 en puridad, que las facciones delCentro habfan recibido por aquelentonces un golpe decisive.
Con -tale's antecedents I
'tienen dif'cil explicam*6n
las consecuencias que siguen: la opinion general designaba'el'ascenso del Brigadier Calleja, y el Consejo de Alinistros'so'lo le 'torg6 la Gran Cruz del M6rito Militar, recompeiisa muy inferior, relative y absolutamente considered "A las'.,que se concedieron en la propuesta general prevenida. Las coDsiderriciones de, antigtiedad, ausencia de tal 0' cual requisite, etc6tera, etc., no debieron aducirse aqui, por tratarse de un hecho de tamafto relieve; y Mcilmente probaJ) W anse en el Ap6ndlce nUll). 2,




remos algU"n d'a que se cometio con esto una, enor me injusticia. (1) Mayor anomalia y de mAs honda transcendencia constitute el resultado del juiciocontradictorio para la cruz de San Fernando, solicitado por elBrigadier Calleja, A instancias de sus subordinados y amigos, por engender todos que habla m6ritos MUy inas que suficientes, y torque, ademds, los que participation de la accio'n tenian en ello particular interns, falcilmente comprensible, que decidio al Sr. Calleja a' formula la petici6n. Declare no conocer al fiscal del expedience, y con eso me anticip'o a separar cualquier species que pudiera molestarle; pero hecha la anterior salvedad, debo igualmente decir que es inconcebible su dietamen.- Segun el articulo 18 del t'tulo 17, tnatado II de las Reales Ordenanzas, se conceptu a en un ofleial 6 jefe como acci6n distinguida... qeI batir al enemigo con un tercio menos de, gente en ataque 6 retirada >) ZY que' diremos tomando en cuen-ta la desproporci6n que existla en la funci'n tActica. presented? Puede darse un m;o en el cual se ofrezea con mayor claridad la influencia decisive de la pericia, y del valor her6ico para cohonestar y exceder la enorme superioridad nu-Arica?... De tal mantra creo absurd y an6mala la conclusion negative de la
(i) Me ha sido impossible enumerar en los pdrrafos anteriores las numerosas demostraciones de pldce.mes que recIbI6 el entonees Brigadier Calleia, pero entre todos conozco dos que no PLIedo menos de citar; uno consisted en m carta de un dignisimo General cuyo nombre. no me consider autorizado para descubrir, en la cual, expresdndose en los t6rn-iinos m s lisonjeros para Calleia, declare relteradamente que ha merecido el ascenso y supone qLk2 il:)a d serle otorgado; el otro testimony es completamente piblico, y consisted en Ia Gran Cruz roja que, una vez conocida la decisi6ri del Goblerno, le 'LU6 regalada por la Diputaci6n Provisional de Cuenca, con Lin precious estuche y la dedicatoria en. placa de oro, etc., etc.




37
cruz de San Fernando, que no puedo conf ormarme d
-considerarla como filtima palabra; antes bien, espero que lia de existir y apurarse todavia algu" n medio de rehacer, lo que la injusticia y el error han producido, en detriment de la emulaci6n military y de los necesarios estimulos del valor heroic.
No puedo ni debo ser ma's expli'cito por Rliora; pe. ro si es cierto que errare humanum est, tambi6n es tendencia modern y sabiamente juiciosa, dejair abierta la via a' los t6rminos capaces de subsanitr el yerro.




Era. precise completer la victoria de Minglani 11.% por medio de una persecuci'n incesante-, y asf lo. verific6 Calleja, batiendo U4 los rests carlistas, en multitude de encuentros, entre los cuales citarfamos los de Cafiamares, Losa la Salada, Domefio y trots. Mas no en vano se abusa de las resistencias fisio16 gicas por bien dispuestas que se fallen, como le sucede al General.
Unas flebres intermitentes, tenaces y complicadas con disenterfa, le obligaron d abandoner la brigada en Julio de aquel mismo aflo, despu6s de haberse ganado en buena lid el empleo de General, y de haber desarrollado un perfodo de mando tan dificil como brilliant.
No era imaginable qvie la dolencia, detuviera los buenos deseos de Calleja, cuando toda la Peninsula ard'a en luchas civiles. Asf es, que en Agosto, apeinas repuesto del period mds agudo de las flebres, consiguio, nuevo mando en campana, siendo nombrado gobernador military de la plaza,3, provincial de Guipfizcoa.
Me veo obligado 4 repet'r lo que dije cuando trataba de sus mandos de Cuba: es punto menos que im-




39
possible enurnerar ]as vicissitudes de una biografi tan fecunda sin caer en la monoton'a contraproducente. En el ma'do sehalado, asi Como despu6s, al frente de una brigade; .4 las 6rdenes del General Laserna, de Loma, de Despujol, continuo' trabajando y distiugui6ndose sin tasa. Volvio' al Centro, y otra vez hizo sufrir a' Cucala nuevosclescalabros; pas6 a' Catalufta, venciendo al enemigo on Mirambel, Tronch6n, Besora, Breda y otras hasta el mes de Noviembre del afio 1875, en el cual, y por Real decreto fecha 14, fu6 promovido, al fin al empleo de Mariscal de Campo, seg'n entonces se denominaba el hoy general de division, empleo que no me canso de repe. tir puede considerarse hab'a ganado reiteradamente.
En la redacci'n del Real decreto so express, ( Halla'base el ejdrcito de Catalufia en sus, postri merias. El ya General Calleja fu6 nombrado Comandante General do la Segunda Divisi6n del Segundo Cuerpo, del que se denomino Ej6rcito de la Derecha, y verificaindose el advance hacia el teatro del Norte, march Calleja al frente de sus brigades a' situarse en Puente la Reina.
Si alguna duda pudiera quedar a(erca de la exactitud de nd apreciaci'n,, cuando dije que al ascender A General, se habfa reparado tardiamente una injusticia, torque lo tenia merecido desde muy larga -fecha; si se c' onceptuase precise obtener la corroboracio'n official de dicho aserto, bastar'a fijarse en el incident que ahora se nos ofrece.
El -Teneral Jovellar habla sido nombrado Capitain




4,
40
general l y Generat enJefe de la isla de Cuba, y por indicaci6n 6 bei -iepl'cito suvo, ofreci6se el cargo de Segundo Cabo al General Calleja. Siempre ha sido ese destiny de important'sima categoria, hasta tal pun to, que en diversas occasions., y aun ahora mismo, lo ha ocupado un. teniente general. 1) Repetidas veces ha servido como trdwite escal'n suficient.e
0 0 para con
quistar el seoundo entorchado, y desde luego puede afirm.irse que no se ha s6lido proveer con generals
aseendidos, cual lo era aparentemente el seC'Allefa. No obstante, ni el Gobierno ni la pu blica opinion suscitaron -el mds leve repair. ijAhIl Es que el juicio erilico, es que la apreciacion general do un hecho 0' de una personalidad Ileva consigo cierto peso especffico que determine y contrast su valer efectivo; es que hay un. tribunal latent eneargado de rectificar los- errors de recompense y los deficientes otorgamientos... y es que. ante semejante denominator comdn, el General Calleja, lejos de ser modern, era uno de los, generals ma's antiguo8.
Puesto de honor y de confiaiiza, puestQ dif icily aunpeligroso, desde mu"Itiples punts de. vista, de b'a y debio' ser aceptado con noble orgullo por el General, que nuncA se consintio' a' si mismo dilaciones. El Real d-eer'eto Ilevo la, fecha de 3 de Enero de 1876: el di"a 20 del mismo mes embarcaba -Calleja en Santander A bordo del vapor Antonio Lopez, y el dia 9 de Febrero desembarc6 en la Habana, tomando Posesi6n inmediatamente del cargo y sus anexos.
Aquf terminal la primer parte 0' libro primer, en que he dividido esta. biograffa, por engender que es fecha determinate, como lo demostrard el sucesivo desenvolvimiento.
(1) Recu6rdese que cuando esto se describe, es Seoundo Cabo de la Isla el Teniente General Marqu6s de Ahumada.




f
41
FAltame consigner un pormenor que, omiti A Su
debido tempo por no ingerirlo en la Armonia del relate, pero que no ser'a lo'gico suprimir, dada la influence, transcendental que presupone la vida privad.a en la plblica. El aflo de 1863, D. Emilio Calleja contrajo, matrimonio (1) con la distinguida sefiora dofia Dolores Martfnez Viiialet, que hoy compare con 61 los atractivos de su excelente y bondadoso cardcter, siendo fruto de esta union la, hija U'nica que llevaron. consigo al ocupar el cargo de Segundo
Cabo de la Isla de Caba en 1876.
(i) V6ase tambi6n ta hoja de serviclos en el Ap6ndice que
ya fu6 alUOIdO.







LLBRQ 8KH{JRDO
...................
,La constancia; ella sola es el escudo donde el cuchillo agudo la adversidad embota, ella convierte en deleite el dolor, la ruina en gloria; ella fila el dudoso torbellino de la fortuina, y manda di la victoria.)
NIM J. QUINTANA.
(Oda al combate die Tr-afal4 ar.)







X-1
Aunque tard'a 6 imperfect, no dej6 de constituir cierta species de reparation la importance excepcional del destiny que se le encomendara al General Calleja. Su. desempeflo, ya lo he dicho y no me pesa repetirlo, es muy bastante para acreditar las dotes de mando necesarias .4 los tiltimos escalones de la militia, y bien. se puso de manifesto en. la ocasi6n presented, torque 6 los pocos dias de su Ilegada vi6se el general Calleja encargado del despacho del Gobierno y Capitani'a General de la Isla por ausencia del General Jovellar.
Apenas restitui'do 6ste a' la H abana, se apresur6 A encomendar :k Calleja la mission de inspeccionar el territorio de las Villas, en cuanto se refer'a 6 las tropas y servicios militaries, de todo g6nero. Poco, mds. tarde (en Julio del mismo aflo) recibi6 el General Calleja la delegaci'n del Capitan General y General en Jefe, para que, <), revistara la tercera y cuarta division y ]a brioada de reserve.
Podria aducirse como testimony, del buen desempefto de estos encargos, las consecuentes aprobaclo-




46
nes ofiaiales; pero ya que esas sullen otorgarse con deniasiada'facili(lad a' las veces, no respondiendo como, debieran. al exact y verdadero concept, prefiero apoyarme en un becho tan elocuente como es el de menudearse las tales comisiones, demostraci6n clar'sima de la conflanza y descanso que se encontraba en su ejecucion.
Fu6 este period muy laborious y arduo, para el General Calleja, torque repercutian on su cometido, t6das las deficiencies y asperezas, que sirvieron do obstaculo PI General Jovellar en su mando supremo. ICudles f ueron ellas? N_Io tardaremos en averiguarlo; pero, deseaba dejarlo momentAneamente COnSigDado, torque las dificultades aludidas abarcaron, aunque Por distinct causa, no solo el afto de 1875 a' 76 LAno tambi6n en, los meses posteriors y en la proporcio'n que alcanzaba A las respectivas autoridades. Semejante situaci6n puede decirse que se prolong hasta Julio do 1878, en cuya 6poca, al reunir el. Capit.An Goneral, D. Arsenio Martinez Campos, los cargos de Gobernador y Capitdn General de la Isla, fu6 designado para el pesto de Segundo Cabo el Teniente General D. CaTetano Figueroa, y el General Calleja pas6 entonces'd mandar la tei fa
cera division, que compared' el territorio de las Villas, coincidence en ]a nueva organization civil con la flamante provincial do Santa Clara.
Ante el deseo natural do no quebrantar la armonica ilaci6n del relate, he preferido, precipitarlo un poco, y, suprimiendo detalles, pasar rapidamente sobre el transcurso Ae los interesantes success, casi casi omitidos. Sin embargo, la exigencia de ofrecer ante la impression del lector el conjunto aetivo, sin soluciones do continuidad, no puede justificar el que on absolute se prescindiera de estudiar los




47
acaecin-ilentos y de discurrir acerca de ellos, con toda la atenci6n y juicio que merecen, mdxime relacionAndose a' la persona del General Calleja, que tan ligado se encontr-6 con las subsiguientes pAginas hist6ricas de la Isla, y quo al terminal aquel mismo perfodo soport6 nueva desigualdad, por no Ilamarlo injusticia, al distribuirse las recomponsas.
En los siguientes capftulos, y con el detenimiento necesario, procurar6 explanar suficientemente esa species al paso quo desentrafto mis reflexiones.




X11
Ya hice observer antes, que la guerra de Cuba pertenece al g6nero, de campafias denominadas en Arte mililar . En tal. concepto, 6 sea desde el punto de vista tdcnico professional, huelga advertir que no hay que pretender en ella combinations estrat6gicas de mayor 6 menor cuania, ni perseguir finalidades taicticas total 6 paralmente decisivas, ya sea con relaci'n
6 a un periodo 6 6 una etapa-conjunto de operations, no, na(la de eso; el objetivo constant, latent, determinate, concluyente y casi unico de estas campailas, ya sea apreciandolas en suma, 37a en lo que atafte a una localizacio'n de operations, no puede ser otro, que el quebranto del espi"ritu. enemigo; agredi6ndole sin cesar, persigui6ndole sin tregua y restindole cuantos recursos pueda deducir del element <> en Bus dosacepciones, comarea -6 territorio y poblaci6n 6 habitantes. De suerte que en tales guerras, ade'del enlace precise entre la gesti'n military b6lica de los je-fes superiors, y. lo que se llama <



49
transgender la norma political, la caraeterizaci6n 6 m6dulo general que se juzgue oportuno imprimirIa. De lo contrario, no Se obtienen resultados verdaderamente fruefuosos., 6 bien los que parcialmente se consign, presentan entre si tal discordancia que los hace est6riles (1).
Propo'ngome ahora decir algo acerca del aspect politico de esa guerra (y advi6rtase que me refiero principalmente d Ia instirrecei6n de 1868 A 1880) torque en Ia actual se han ingerido a1gunos factors extrafios), pero nuncio desde luecro que pienso re-' ducirme .4 breves considerations:
La o-uerra de Cuba era ante todo un movimiento insurreccional, y como tal, un movimiento espontaneo. Recordando un concept del Sr. Pl' y Margall, repetiremos: ( (i) Por poco quo, el lector fije su atencio'n en estas razones, comprenderd que no hay en ellas hip6rbole al-una. En toda campana le incumbe participation muv.relevante d Ia political de Ia guerra,; Pero en las irregulars, d media que se reduce y empequenece Ia acc,16n tdctica-estrat6gica, cobra vuelos Ia gest16n political y moral. Si Ia campana, ademds de irre,'-wlar en su calificacion t6cnica es instirreccional, clasilicada politicamente todavia sut're increments !a desproporc16n sei'alada, y,
Ultimo, si Ia insurrection participate de Ia caracterizaci6n de
-uerra civil siendo una lucha entre bands que en general tienen mancomunidad de origen, de raza, de idioma y de entidad nacional... entonces el predominio del factor moral 6 politico Ilega d tanto, que, sin vacilar puede asegurarse que d l solo le compete Ia accl6n resolvente decisive de Ia contienda, quedando Para las armas tan solo una cooperac16n auxiliar, aunque ofrezca gran aparato externo. Calc6lese, en vista de eso el concepto que r-nerecerd Ia expres16n'de acci6n military exclitsiva. Vale Dios que eso no lo ha dicho ni puede decirlo ningun mintar, haya estado 6 no haya estado en Ia Isla.
4




ex
50
Iqs imciones como de los individuals ) (1). Por consi guiente, debleron sernos conocidos los datos psico16gicos-6tnicos de la cuesti6n, toda vez que no puede olvidarse que el nervio, el n'cleo directive del alamiento cubano estaba constitu'do por el element blanco; es decir, puramente hispano.
Todos los datos anteriores nos permiten planter, la cupsti6n con', acierto bastante para adivinar 6 suplir cuando menos al desarrollo hist6rico. He aquf
f
COMO:
Ya se ha dicho, hasta la saciedad, que nuestra, im.-. previs16n national resalta mds, a'llf donde menos debiera esperarse. No es maravilla, pues, que la insurreecio'n cubana, cuyo contingent justification no tenemos para qu 6 esclarecer, pero' cuyo nuncio se dibujaba claramente dentro de un horizonte inmediato, anticipada 6 fraguada, que esto tampoco es del caso, estallase en medio del abandon mA' COM.pleto. No pudo mantenerse mucho fiempo la illusion optimist de qqe haefan gala los primitives telegramas de-Lersundi, y mal de su crrado, el Gobierno me. tropol'tico hubo de comprender, aunque tarde, la verdadera tra,,nscendencia del movimiento. Era por entonces casi arbitro de los destines de Espafia Don Juan Prim, hombre de clar'sima intelligence, que no tard6 en percatarse d6 las conditions del problema.
una campafia irregular, en la cual el 'enicamente,
enemigo se halla lo mismo a' un flaneo que a' otro, 'a' vanguardia que a retaguardia; no se cura de conservar sus lines de operations, y hasta sus bases 6 centers inima
de avituallamiento, reducidos A su m' expresi6n, arenas le preocupan tampoco. En su con(i) Wase ,Las Nacionalidades),. Libro 111, capitulo V117 pdgina 241 de. la tercera ed ic16n.




secuenc,.1a, las,- troops regulars deben aspirar .4 prescindir en- lo posiblelde la atenci'n estrat6gica de esos mismos elements, los cuales, entretendran su f uerza sin proporcionarle ventajas positives. El concurso moral d-el pais, su mado con la poca densidad de poblaci'n, con las. dificultades topogrAficas con los fat-ales effects del clima, mantienen por sf solos la. eampafia; toda vez que suministran conditions de vida para los insuroen'tes en los campos y en los pueblecillos agricolas, facilitando adema's su ocultaci6n y basta la f upra si se llega el caso, y por otra parte, retienen la ] asividad de las troops, diezmadas por las causes ya aludidas, crecientes en progresi6n geom6trica. Emperor si nada de esto pudo ocultarsele 6 ID. Juan Prim, tan ducho en. la guerra irregular no dej' de reparar al propio tempo que contdbamos con la neutralidad political de los Estados Unid6s, colectivamente' al menos. Bien obedeciese esto d que los (> genuinamente del Norte deseaban, evi"tar la preponderance, siquier f uese remote, de los del Sur bien a' cualesquiera otra kaz6n que no nos incumbe, (1) el effect inmediato traduciase en limitar los auxilios reduci6ndolos a' aquellos que daban algunos particulars, y en regatear la protecei611 que, d duras penas y siempre vergonzante, obtenian los insurrectos, produciendo en definitive los,. resultados
(i) Hdse ind 1cado, tambi6n qu,-- una de ]as razones intiLi yentes para la ben(2volencia relative que entonces nos demostraba el Gobler(io dt la Umori,,era su simpava declarada por la form, a republican v para las nacio, nes q ue adoptan esa instituClon, alegdndose -como comprobarite el hecho de haber sido el OnIco Estado que se apresur6 d reconocer la reci6n procl-arnada Rep6blica Espanola en 1873. AUnque este Lliltnn o etalle es- muy clerto, la deducci5n anterior par c, ,me algo innocent y plat6n;ca.




7 X.
OW:
.52
siguientes. El tablero estrat6opico reduefase A los t6rminos rudimentarios; represented, en printer lugar por la base 0' centre principal ( Como'las conditions knicas, que f ueron sefialadas antes, figuraban proximamente equilibradas en los dos bandoq, era locura pensar en el fin de la contienda mediate ]a acci'n exclusive de las arenas; ofreCianse, pues, al lustre estadista dos esperanzas resolventes: una, que la action beneficiosa y lenta dela political gubernamental, uniform al par que diversificada, y arm6nica al propio tempo que con variados matches, fuera minando y destruyendo el entusiasmo romAntico que animaba A los cubanos y los habfa lainzado d la pelen; la otrq,, consist ia en afianZar por Duestra parte el () indicado, y par-




53
tiendo de 61 y manteni6ndole a' muy poca costa, e-mprenderfamos con los insurgents algo asi como un handicapp> de tenacidad, constancia y resisiencia, para lo cual contabamoscon Superioridad, en tanto que no sufriesen alteracio"n las condicionales antedichas.
Pensar en Io primer era poco raenos que fantdstico, y aunque por ahora me limit d consigner la expresi6n, volver6 sobre ello oportunamente 11). Quedaba, pues, el 'Segundo partido, y d 61 debi6 irse y d 61 se fu6, encaminandose las provisions del Gobierno a' disminuir 0" suavizar la carga, tornaindola en Ilevadera 0' soportable, a' fin de que la escasa maomitud Ael esf uerzo, unido, A su repetici6n, transformase en molestia consuetudinaria lo que para el adverse rio iba siendo sacrifice cada, dia mds enorme 6 insostenible. En resolution, que individualizando el Estado espafiol mientras 6ste gozaba del pleno uso de sus pulmones, la entidad () no podia respirar arenas.
Basta con lo dicho para IA clara intelicrencia del
(i) NI consignar esa molalidad de procedimiento, bien se me alcanza que, si no fantdstico, result completamente te6rico. La poco escrupulosa eleccl6n del personal de gobierno ultrama,ino, es Lin mA demasiado antiguo, corno que vemos ya LAS CASAS lamentars-. de ello.'Faltando idoneldad e1i las personas, c6mo puede desenvolverse una acci6n political, cualquiera que 6sta sea, concertada y arm6nica, no d1go en los momentos de la guerra, pero ni aun en plena paz? Por o-tra parte, el cisterna Cie OCLIpar esos puestos con personal military, monopolizando su desernpen'o para esa clase, corno acontecia en. Cuba, si blen pocird suministrar en los individuos un. contingent, seguro deprobidad, actividad y energia, no ofrece esperanzas de aptitud political ni tarnpoco de competencia necesaria.
Era, pues, implanteable el procedimiento en el terreno de la prdctica.




54
corto relate A continuaci6n bosquejado. No se si parecerd poco pertinent A mis lectores, tomando como base la indole blogrAfica del libro; pero habr6 de confesar, que cabalmente por ella restlltame ahora imprescindible, tanto mAs, cuanto que al hablar :anteriormente, de la participaci6n, que nuestro. biografiado tuvo en esa campafia, me abstuve de toda referencia general, aplamindolas para la ocasi6n de pre Sentarlas reunidas, y no cabe mds adecuada oportuDidad que la presented.




x",
El 9 de Octubre de 1868, al lanzar Carlos Manuel de Uspedes el grito insurrreecional, es presumable que contara con nuestra complete imprevisi6n material y moral. No me remontard a' esclarecer ef respeetivo (tanto de culpa>); bAstame con recorder el hecho, para que nos explique, hasta cierto punto, el exagerado optimism del general Lersundi, que el d'a 18 publicaba un () extraordinary dando por fracasada la'intentona, precisamente en la D-lisma fecha en qRe los insu genes, elevados hasta el n6mero de 3 000 hombres, ent.raban en Bayamo, vali6ndose segdn toda probabilidad, de, las muChas inteligencias que tendrfan en la villa,* y consiguiendo ascender ralpidamente en importance.
De sobra comprenderA. el lector que no voy A continuar el relate con semejante diapas6n; no obstante, he credo deber insistir en dicha circunstancia a trueque de sentar plaza de enojoso, por la significativa transcendencia queha de ofrecerme para las .consideraciones futures.
Tambi6n consign en el anterior capitulo que el Gobierno Nacional se di,6 exacta cuenta de 14 importancia del movimiento, y que la conspicua personali-




dad que se htillaba a' la cabeza de los negocios pu-, blicos, forn-io' exact juicio de las conditions generales del problema, y del desarrollo serial que impon1a svi resoluci'n acertada.
Hablase enviado al General D. Domingo Dulce, el cual patio' de la Peninsula influl'do por los optimismos de, los prinieros telegrainas de Lersundi, y lo que es mas, por el engreimiento del triunfo, que si alguna vez merecio disculpa, nunca mejor que en aquella ocasi6n, en la cual Espajda levantada undnimemente, Ilevo' 6 cabo su transformacio' polftica, sin derramar mds sangre que las cuatro gotas de Alcolea. Desembarc', Pues, el nuevo Capit,4n General, imagindndose que tan luego se conociese en los campos de la Isla el completo triunfo de la revolucio"n y el establecimiento del nuevo orden de cosas, correrian los sublevados A Utilizar el indulto, soltando las armas que- en mal hora empufiaron. Cierto que existfan muchos cubanos que de buena fe asi pensaban; pero en esas revoluciones existed una misteriosa embriaguez de fatalidad, y despu6s de ciprto plazo, salvado determinado l'mite, puede repetirse lo que dice un libro que me permitir6 copier, por ser acaso de los poquisimos quehan tratado estos asuntos y haber merecido alun excitaci6n y elocrio del insigne historiador se flor Pirala. (1)
(4 . No era ya tempo de conferenciar ni do ))negociar; hab'a transcurrido ese moment unico en Aodas las c.onflagraci ones, d partiT del cual la tole(i) El libro d que me refiero es el del hoy Teniente Coronel d e Estado Mayor D. Leopoldo BaIrrios con el titulo de xSobre la historic de la guerra de Cuba,), mencionado con encomio por el Sr. Pirala en su Introduccl6n d los ,Anales de la gue ra)).




r
57
vrancia se interpret como temor y la concesi6n coi mo debilidad. Los mismos elements de buena fe .vque pudieran existir en uno 6 en otro bando, deRn convencerse pronto de la inutilidad de sus es*fuerzos, y efectuado el deslinde de los campos, to>)marfan puestos de combatientes ya en u.na 6 en otra >)fila. >),
Se comprende bien el fracas del General Dulce, y aun puede conjeturarse, c6mo la reacci'n y tendencia contrarian, presented por el General Caballero de Rodas- no habia de ser tampoco la formula capaz de d-evolver la paz a' la isla. Asf sucedi6; reconocida por el Gobierno la inutilidad de las medidas y conducta expansive 6 ben6vola con exceso, que planteara aquel General, nombro'se A Caballero de Rodas, vencedor do los alzamientos republicans de Andalucla y destinado 'a' simbolizar la exageracio'n opuesta. No son tales situaciones agudas las mds adecuadas para seguir un procedimiento de afirmaciones 6 negaciones absolutes, d me"- os de contar gran superabundancia de elements y recursos que respondan A la f 6rmula ejecutiva del procedimiento. Requi6reSe, por lo comun y en tales casos, una dosis no pequefia de suavidad, ductilidad y sutileza, la prudente difidencia que aconseja Saav'edra Fajardo, y la interpolaci6n oportuna de alardes de energifa y severidad, pocos si se quiere, pero en conditions de suficiente aparato y suseeptibles del effect moral quo se per-sigue.




x1v
C"On toda, franqueza, y sin Animo de molester a nadie, hay que reconocer que el personal military no puede reunir las aludidas prendas de obierno, por lo menos en todo el desarollo apetecible; y esto sentado, t6inese en cuenta que los organismof; de la isla, se hallaban regidos many, military. IA qu6 hemos de continual, pues? ....... la exagerada sisteniatizacio'n en un sentido, ocasionaba vista su inutilidad, un contragolpe no menos exclusivista en el sentido contrario, y como a' su vez ese nuevo apagamiento 6 las formulas exclusives, no podia producer, empleado ciegamente, satisfactorios resultados, en la eto-p-a pr6xima volvi'amos.4 recobrar la inclinaci6n anterior ........... Y asi' anduvimos
dando alternatives tumbos, durante diez afios, y hubi6ramos, continued, si no fuese Ilevada la, hora, de recover el fruto final del camino tan lentamente preparado
El General Caballero de Rodas desempefio' el mando desde Junio del 1869 hasta Noviemdre de 1870) Siendo relevado por D. Blas Villate, Conde de Valmaseda, que A su vez lo ejerci6 hasta, fines de 1.872, entregAndole al' interino General Ceballos mientras




se desigliaba"y se hacia cargo en propiedad el General Pieltain, al cual siguieron, en.plazos que arenas pasaban de -un afio y muchas veces ni aun siquiera le alcanzaron, Jovellar, el Marqu6s de la habaina, nuevamente el Conde de Valmaseda y otra vez el General Jovellar ell 1876.
En esta cronologfa debo bacer especial mencio'n de dos nombres: el Conde de Valmaseda y el Gene.ral Jovellar; el primer por su conocin-liento prActi co de la isla, el segundo por su. intelligence reposada, y anibos por su cultivado espiritu no ineurrieron en los sistemas ni en Ins especialielades, ni en Ifts nociones adquiridas. a' priori. Harto sabin uno y otro, que en ]as artes de gobierno reiina el eclecticismo y mayormente en los tempos moderns con los procedimientos que los caracterizan. Por eso, sus respectivos perifodos de mando tienen algo que los distingue notablemente, se observe en ellos tendencias y finalidades, selection discrete, y posici6n desligada de las fracciones, que ro\Iean allfcomo en todas parties a' la autoridad, pretendiendo cada una poster la exclusive, y brindando una species de Tanacea al incauto gobern.ante que se entregue en sus brazos.
Se me argiiird con eso y con todo, que tampoco obtuvieron el apetecido 6xito; mas re'licar6 que la idoneidad del superior gobernante, pesto que f uese condi.cio'n inexcusable y supreme) no era, sin einhirgo, la U"nica, quedando muchas deficiencias personales y materials impossible de subsanar, A trueque de todos los esf tierzos del, talent y la voluntad.
El bienio de 1870 a' 1872 represents la 6poca en que, se tuvo ma's sojuzopada la insurreecion; y no obstante3 las cri'ticas circunstancias que atravesdbamos en ra Peninsula, hicieron disminuir los rief-tierzos, pre-




60
cisamente cuando se requeria un ligero aumento en ellos, por la atenci'n de la Trocha, que en.aquel en0'
tonces vino a representer una verdadera exigencia estrat6gica. Para acabar de hacer infecundo ese inteligente mando, no bast6 la penuria de hombres y dinero, sino que se presentaron las dificultacles creclentes de personal. Atra'do 6ste por Ias campanbas de la Peninsula, arenas quedaron jefes ido'neos, y los 'pocos que habl"a contemplaban esterilizadas sus dotes y esfuerzos, tal y como vi.mos que le sucedio' A V. Emilio Calleja.
Comenzado el afio de 1872 y relevado el Conde, hasta las mismas ventaj as logradas. volvi 6ronse en contra del 6xito, torque atribuyendo a' determin.adas medidas una virtualidad exclusive, que siempre es absurda, se insisti6 en procedimientos que de seguro requerian modificaciones en vista de la exigdidad de los medics. jTriste privilegio de las inteligencias vulgares es el pretender generalizar los procedimientos, convirti6ndolo todo en sistemal jBien dijo el Duque de Ragusa: (



xv
Harta extension va tomando este par6ntesis y no he de agravarla con la reseha del primer mando del General Jovellar, desde Noviembre de 1873 A Marzo de 1874, ni tanipoeo con el del Marqu6s de la Habana en Abril de 1874 a' Alarzo do 1875. La segunda 6poca del Conde de Valmased.a. y la del general JoveIlar, este U"Itimo nombrado, como ya dije, en Enero de 1876, denotan respectivamente la confirmaci6n del favorable concept que he expresado; pero am.bas flaquean por id6ntico motive (t). La Restauracio'n habfa encontrado d los espaftoles fatigados por seis afios de lucha, y mediate ese anxiliar poderoso de la opinion plblica, iba pacificando las diversas conflagraciones que agostaban nuestra, Patria. Emperor la propia necesidad do escalonamiento sucesivo di,6 origin a' que la Isla, niuy lejos del Poder Central, quedase relegada al. lugar postrero. -No censure en absolute -semej ante preterici6n, 16gica hasta ciertol,
(i) At cesar el General Concha, Marqu6s de la Habana, nombro'se nuevamente at Conde de Valmaseda, que se encarg6 en Abril de 18 85, siendo relevado por el general Jove'llar Segun se indica.




.0
62
punto, si se observe que en political, como en todos los negocios humans, no se puede diversificar la, atencio'n con eficacia; pero vuelvo A notarlo, y no me pesa insistir en ello, que el pasajero olvido de que era victim la guerra de Cuba esterilizaba el efecto de las juiclosas medidas y prudentes determine. clones de sus gobernadores. En resume, las autoridades--que en aquellos dias ejercieran en la Isla el Mando superior, no estaban destinadas d desenvol ver una action decisive, sino A proporclonar treguas al Poder Central, manteniendo la situaci6n que hallaron, sin empeorarla hasta tanto que la Naci'n pudiese consagrar d ese solo punto la aplica'6n total de sus f aerzas, parcialmente divertidas. De esta suerte, y con tal condici6n f fundamental se desarrollaron los gobiernos citados filtimamente.
No trato de regatear ni un alpine, .4 la gloria, habilidad y talents del General Martinez Campos; repd rese, sin embargo, en las desembaraza(las condiciones que se le prestaron. Nadie.basta entonces habia Ilevado un contingent de 20 batatlones; 1 fa,
contado con una reciente negociacion del Banco-Hispano-Colonial qae, cualesquiera que fuesen sus condiciones futures, suminisfraba por el pronto pingties recursos. Cuanto al General. Jove Ilar,' debo declarer
el principal inconvenience con que luch', fuera apart de la escasez de medics materials, consisti6 en las ingerei-1cias nids y mAs pronun6iadas de los Estados Unidos, los cuales, si hasta entonces se. mostraran cuerdamente reservados, comenzarin 6 significar la political en que despu6s han insistido., no sabr6 decir si envalentonados, por los 6xitos anterior. res y recientes, 6 acaso, y esto no excluye A lo otro, juzgaPdo disipados sus recelos, de la preponderancia sudista, 0' creyendo Ilegada la oportunidad de




JI
63
traducii en realidades la c6lebre doctrine de Monroe.,
De cualquier Inodo, faicil es calcular el espinoso diesarrollo de aquellos meses desde Enero A Noviembre de 1876, y no necesito ampliar estas indicaciones para, justificar la exactitude de mi expresi6n, cuando dije, que semejantes asperezas y dificultades habian de compartirse en el cargo de lugarteniente desem-, peftado por el General, Calleja, mdxime contando con la ef'si6n y honrado deseo que le sirve de inspiraci6n on todos sus actos.




7
xvi
Si no esta' averiguado, par ece muy probable que el General Jovellar, al formula su division en 1876, pretendia ma's bien una renovaci'n de confianza, con. la cual pudiera cohonestar el mat effect del desastrede las Tunas. De ser asi, hubo indudablemente, preeipita6i6n en la respuesta, del Gobierno y con, claridad Ee barrunta, cuando rec6rdamos que, admitida -la division en principio, y Ilamado el General Martinez Campos A la Corte, reclam6 como condicion'fundamental la permanencia del General dimisionario al frente del Gobierno de la Isla, condici6n d la cual so avino aqu61 por fin, aunque en las primers gestiones habia rehusado.
La division de niandos, que tanto asusta los espfritus estacionarios, se implants, pues, en plena guerra y para coadyuvar at mefor 6xito de ella. No puede ocultarse A nadie, sin embargo, que el antiguo Capitdn General quedaba en una posici6n harto despair. No es que le, faltase'n ocupaciones arduas. y I problems delicad's.imos que resolver, sino que su fuerza moral hab'a sufrido cierto quebra to, al Parentarse, como no podia menos, la ligereza del Gobierno arenas subsanads. Si conform escribo la




biograffa del General Calleist me refineries d la de Jovellar, mostrar'a explicitamente toda la cantidad de trabajo que supo'ne la gesti6n -de ambos en aquellas ci reunstancias, pero el pesto de Segundo Cabo aunque importantisimo, no deja de ser subordinado y no es possible en tal concept atribuirle significaci6n propia, sino lierada, 6 reflejada respect A la persona que ocupa el lugar preference; en su consecuencia he optado por omitirlo.
Esto no empece para sefialar la omisi6n recaida sobre los servicios del General Calleja, 6 juzgar por el olvido en que se tuvieron al distribuirse las recompensas del fin de la campana.
Es tan penoso descender al terreno de las -comparaciones personals, que a' trueque do no completar la consecuencia, me limit d Ilam ar la atenci6n del lector sobre los. Ormirtos del juicio comp-a, ratio. Am', estos podriffan hacerlo si lo desean, porque se trata de personalidades coil tem p ordneas, vivas las ma's de ellas, parangonando los tieim-pos y servicios que respeetivamente contaban en lq clRse de official general, y... no pregunto el resultado.
La explicacio'n de esto, ya que no la justificaci6n,.
muy obvia; entre las distintivas Icualidades del General Martinez Campos, existed una que no me atrever6 A decir si es buena 6 mala,' pero que leha' sido r6conocida undnimemente; la ofrecen sus entusi.Asticos admiradores presentAndola como siiigular m6rito, y la esgrimen sus detractors reputalildols como imperfeeci6n manifiesta; consisted, pues, aqu6Ila en una exageraci'n de affect hacia sus amigos, la cual le Ileva A dispensaries benevolencia 6 a' distribu"rles mercedes con algunft mayor liberalidad de lo, que los cAnones dela justicia. Gran. cosa es la indulgences, y hasta la




Is,
cristiana, religion recomienda caridad con las faltas ajemas; pero no olvidemos cuain distintos son los deberes individuals del cristiano las altas obli gaciones impuestas, 0 consagradas por la misma religion, a todo aquel que, desempefiando a1gu"n cargo grande 6 pequefio, viene a ser en cierto modo el int6rprete de la Providencia, en u resultado, el guardador social de los eternos principios dejusticia y de moral. Todavi'a, S1 la indulgencia, f uera empleada en levanter a1guna pena, ji-tortificaci'n 6 castigo, pesto que resultasein lastimados los f1jeros de la equidad, torque se patentizaban desiguales corrections por Wntica'falta im puestos; todavia repito, el mal no s(.rla grande si bien se repair, Pero cuando la tal preterici6n 6 parcial benevolencia entra como criteria aplicativo, no solo para suavizar correcciones, sino tambi6n para el otorgamiento de. las recompenses, estableci6ndo se, si Vale decirlo asl', una disparidad en. sentido positivo y otra en sentido negative, que por modo misterioso concurrent ahibas al propio fin, entonces me abstengo de senalar las consOcuencias perturba doras que se acarrean. () Y m's ad lante aflade: (Mucho se perturba la Replblica c ia -ndo se repartee mal las honras>) (1)... Zpero d qu6 busear nuevos, apovos? Son innecesarios Para' visl'umbrar cantos -nerjuicios ocasiona el anteponer d la apreciaei6n del m6r1to 6.dem6rito las prevenciones% y el apasionamiento'perso/11' V&ase ,Eirpresas Politicas.
La primera clitua es de hi Empresa XV111., 1), g. 118, torno 1. La segunda es de la Empresa I-Vill, pig 6-7, tomo ii.




nal, flegando hasta oscurecer aqueIlas, y siendo reemplazadas por estas U"Itimas como A nico ar.bitrio y recurso. Gudrdome muy mucho de decir que el. General Campos toque siempre en ese extreme; pero fuerza es confesar que ha, Ilegado muy cerea de 4 en mas occasions de las que conviniera.
Y no teingo para qu6 ailadir que el no ascender al.
-General Calleja enando en 1878 sellaba, la paz del
Zanj6n, cuando por el Gobierno Superior se otorgaba el tercer entorchado a' su jefe inmediato General Jovellar, cuando se prodigaban Ins recompenses de, mayor cuai3tia, podria, constituir acaso uno de los ejemplos desfavorables, dando material, para bien fundada, quejo, 4 no ser torque el General Calleia, incapaz de formularlas ni aun concebirlas, de fijo se vera sorprendido por el anterior razonamiento, Si Ilega a' fijar su vista en los presents renolones;..
-hasta, tal punto entraflan el fondo de su personalidad la mode stia y la, constancia, que tanto la av... loran I




XVU,
-ipos, que despu6s de hi
El Ge eral Martnez Can
Paz del Zanj6n;nsumio' los cargos de Gobernador v Captain General, no permanecl' en ellos ma's que algunos meses. A ptincipios del afio 1879 fu6 llamado A la. Metr6poli por exigencies. political, mAs 6 me nos justificadaH, reemplqzaiidole en el Gobierno y Capitan'a general de la Isla el Teniente General Don Ram6n Blanco Marqu6s de Pefiaprata. Como era 16ogico suponer, quedo' vacate tambi6n el pesto de, Segundo Cabo, P or marcher d la Peninsula el General Ficrueroa V lVielldo a, ("Cuparlo el Sr. Calleja.
No fueron ciertamente desaprovechados los weses de estancia en las Villas. Conocedor antiguo de la guerra de Cuba, habi6ndola d fondo desde el af o de 1870, penetrado de la complejidad esa lucha trafa aparejado, .del problema politico o.m.
sospechando que la paz aun no se encontraba asegurada, acaso por la ardorosa precipitaci'n que la pre sidiera, y, por tanto, fiatimamente persuadido do que existing muchos, elements descontentos capaces de aproveebar el ma's love pretext para lanzarse A una intention, aplic6se asi'duamente a' e4udiar y conocer en la comtirca donde los success le depa rarR-n




los diversos y variadisimos factors que en su d'a pudieran -Qer utilizados ma's 'provechosamente que la exclusive acci'n de ]as armas
Tuvo ocasi6n adema's, de prestar un verdadero y eficaz ,zervicio a' ]a causa pu'blica de la Isla, con la disoluci6n y destrueci'n de, la partida Bonachea que habla quedado en la pro-vincia como rastro de la guerra; servicio de. colossal importancia en aquel territorio eminent agrfcola, que contemplaba paralizada la obia de su reconstruccioii, por las depredaciones de aquella banda guerrilleresea con punts y ribetes de bandolerismo.
El mismo Capitdn General loaba couio se mereclan tales serviclos, y al participarlo al interesado, ,en oficlo fecha 16 de Abril, anadia que asf lo comunicaba y recomendaba muy especialmente al Ministro de la Guerra. Esta recommendation, fueran cuales fueran los t6rminos explicitos, se convertfia en una propuesta para el aseenso d Tpniente General, dados los m6ritos v servicios del Sr. Calleja, que no dabaD nargen a la concesi'n de otra recompense.
Enipalmando el nuevo ejercicio del cargo de Se---yundo Cabo con el Perfodo anterior pronto reunia el plazo reglamentario, que se cumplio en los primers meses.det afio de 1880. Nuevas y muy estiwables demostraciones podriamos aducir de su gesti6n en ese period. El Capitdn General, antes tie que cease, le reitero' su aprobaci6n y contentamiento -y ademAs le hizo saber que se lo participaba igualmente al ExcLno. Sr. Ministry de la Guerra, proponi6ndole explicitamente y con todo encomio para el empleo de Teniente General. Yno se redujeron a' 6sta los comprobantes aludidos; el Mi. nistro de Alarina di'le 1guaimente las gracias por escrito, con moti-vo de su cooperacio'n en varies cues




0
tones, pero muy sinopularmente en la organizaci6n del secrundo batall6n expedicionario de Infanteria de Marina; y, finalmente' para evitar al lector la consiguiente monoton'a, me abstendr6 de afiadir ningln otro testimony al suministrado, por la Sociedad Econo'mica de Amigos del Pals, de la Habana., en su acuerdo de nombrarle <> de la misma. Dejo a la consideraci6n del lector la signifi7 caci6n de semejante honor, que esa corporaci6n no prodigy por cierto, y que ha sido solicitado con em pefto y vanamente hasta por algu-nos capitanes generales de la Isla.
Si al cesar en el segundo pesto de Cuba se hubiera encontrado 'sta en circunstancias normales, seguramente que el General Calleja hubiera regresado A la Peninsula; pero, como indiqu6 no hace mucho, la tranquilidad pu" blica se habla quebrantado, V uso el vocablo tranquilidad d conciencia, torque el concept de (



71
b ierno del General Calleja en la susodicha comarca, reclamo sus servicios en aquel pesto.
Bien comprendia el General Blanco, nece8itado de los servicios de Calleja, la clase de' est'mulos que, debia ejercitar con 61. Erale precise, casi indispensable, a" D. Emilio Calleja volver 6 la'Pen'nsula. Quebrantos de salud y asuntos d- familiar demandAbanselo de consuno; pero requerido para ocupar un pesto de honor y de peligro siquier no guardase ya la debida proporc!6n con su creciente respetabilidad' y merecimientos, defirio a' ]a indicaci6n del Marqu6s de Pefiaplata, y sacrificando sus necesarias conveniencias particulars, presto' su aquiescencia, siendo nombrado por segunda vez Comandante General y Gobernador civil de la provincial de Santa Clara, al cesar en el otr cargo, es decir, en 13 de Marzo de 1880.
Apen'as comenzara adesempeflar su. cometido, recibi6 la Gran Cruz de Isabel ]a Cato'lica, como consecuencia de la propuesta ya mencionada, ditatdndose asi el merecido ascenso y arrastrando los perjuicios de la anterior omisi6n hasta la fecha que pronto veremos




XV111
No p iedo menos de volver la vista atris, rela i nando estas reflexiones con la breve ojeada, histo' rica. que abareaba la campanahasta 1876. El General
-ipos, desembarazado dj la atenci6n que
firt'nez Can
a todos los Capitanes Generales y Gobernadores de la Isla absorb'a el despacho ordinario, pudo, concentrar su gesti'n exclusivamente, sobre el. objetivo b6lico contando para ello, como ya he dicho, con
-excepciODales recursos en hombres en dinero. Hav que reeonocerle emperor, una iniciativa, que aun .uando no fuese origiDal, nadie como 61 podia low. grar que prevaleciera, torque se necesitaba imponerla desde el mando en jefe con toda resoluci6n y energia. Me refiero .4-la humanizacion de la guerra y a la firmeza con que supo softener esa misma conducta, que si ya era seguida por algunos lefes discretos y prudentes, entre los que no puede olvidarse A D. Emilio Calleja, es notorio que tales procedimientos paiciales solo produce un effect episodico, bien'distinto del resultado obtenido me diante la generalizacio'n
humanitario co
El denominator comdn nsigui
disipar los U"ltimos rec.elos, de, quienes se encontra-




ban va, al cabo y a' punto de agotamiento, no de las fuerzas morales, que esas son inagotables en la raza ibera, sino de las resistetneias fisiol6gicas, las cual-es tienen. un limited, aun. tratdndose do gente tan sobria y tan sufrida como lo es. esa misma raza. Y de nuevo me permit copier del libro antecitado,. siempre en demand de la brevedad. (1)... ( A partir de este moment, la paz estaba hecha y no quedaba otra cosa sino madurarla con calma y i e cooerta en sazon. No obstante cuando nuestro caudillo Ileg6 'a' percatarse del effect que se produjera en las filas insurrectas, no le consintio' qu impaciencia inuchas dilaciones. Sin du ia olvidaba aquella otra sentencia del Principe de nuestros politicos (2) que dice- No goza el fruto de los negocios quien los quiere sazonar con las manos>).
No me seria dificil especificar cuainto redund6 ese apresuramiento en perjuicio, no dir6 de la paz, pero si de su fundacion y garantias, torque hubo entre los cubanos jefes.harto ladinos, para saber aprovecharlo, presentaindose como sostenedores inconvencibles de la contain uaci6n b6lica. Pudieron asi esos tales dar forma objetiva a' su protest a, recogiendo la aureola de no sometidos, sino opuestos 6 indignados, y res ervando su libertad de accio'n; por el coil
(i) N-L rellero d la obra del Teniente Coronel Barrios.
(2) Saavedra Fajardo, Evnpresas Politicas. Ernpresa XXXIV, pdal na 2 30. tomo 1.




74
trario, si nuestra calma hubiera patentizado su impotenciadurante un plazo dilatorio, no les hu iera consentido asumir semejante sigipifiescion.
Dirdseme tal vez que esa eircunstancia importa.'ba poco ante la urgencia de asignar verdadera foral thmino, de la guerra. Olvidase, discurriendo asi, que en estos negocios nunca faltan descontentos y que los indicados jefes, alardeando de nc vencidos ni conformados, quedaron pso facto d la cabeza de aqu6llos ejerciendo su influence latent, y en espera de trasformarla en especffica tan luegro, como se presented cualquier eventualidad. Y es ularo, que no lbabl'an de eseasear las contingencies. mAs 6 menos justificadas, suscep tables de ensayar' una intention. Por eso aDot6 que el General Calleja, en su mando de las Villas, acerto A pereatarse deque la tranqt, ilidad pu" blica, distaba mucho de hallar se asegurada; por eso repito, ahora que el movimiento de Oriente, que en rigor se f ragu6 6 inici6 con cierto cardeter exclusive de raza, pareci6 a' los villaclareflos levantiscos que les brindaba un albur A, prop6sito para tentar la f ortuna




X71 X
Vol-viendo al general Calleja, nos hallamos en otro de los periods adecuados para manifestar sus exceleiites dotes, no tan brillantes como valiosas. He, procurado puntualizar la indole de la campaila de Cuba, y, por consiguiente, no he de repetir inada acerca de ello. Para los lectures que hayan seguido mis razonamientos, no tengo nada que afladir, y pa, ra los que est6n results de antemano A no convencerse, tampoco debo acometer la empress ganando en cambio la tacha de insistence enfadoso.
Inu" til me p,,irece, por tanto, hablar de la necesidad de la accio'n political, y 1nicamente me ratificar6 gustoso en la conviction de quo todos los ii-Lilitares de a1guna experience se hallan penetrados de esa conditional. Es, sin embargo, muy fuerte la tentaCion para el jefe superior que, encontrindose al frente de una column 6 del ihando de: un territo-rio, se le ofrecen dos forms o' maneras de perseguir el objetivo; echar los cimientos de una pacificacio'n s6lida, para la cual necesita rel"gar d segundo Ormino, la actuacion military, y consagrar todo su conato a' cultivar la intervenci6n political, len,Ia pero segura; 6 prescindir, por el contrario, de esta U'Itima y encami-




7 6
nar su empefto al brilliant aspect de la primer, cuyos iesultados pueden ser m'as, rApidos, aunque meiaos consistentes. La atracci6n de este segundo camino es tal, que casi todos sue-timben A ella decidi6ndose por la gloi-ia military aparatosa y retumban-' te y de inmediatos resultados.
Verdad es que el general Calleja acumulaba gloria military sufficient para resister ]a comez'n de su anhelo; pero esa consideracion, que por otro lado tambi6n le. favorece no hubiera quiz's detenido otros, y slempre result a' su favor un saldo de abnegaci'n y patriotism. La labor que emprendio W6 de aquellas espinosas, sUtiles, lentas, tenaces 6 imperceptibles. Hay mas; es poco menos que impossible dar una idea exacta de la cresti'n ardua y con que, minando el espiritu del pais, atray6ndose Jas fuerzas vivas cooperadoras de la pacifleaci6n y arrebatando al enemigo los resorts de su vitalidad, concluyo' con el movimiento ins-Lit'reccional sentando la
cifieaci'n sobre bases permanentes.
El anterior perl'odo de gobierno en la provincial de Santa Clara hab'a coincidido con la transform cion pol'tica estipulada, en el Zanj6n que niotivo 'la impla'taci6n de los nuevos organisms, 6 por lo linens de las nuevas modalidades orgAnico-administrativas. Estas circunstancias produjeron aumento de trabajo para el Sr. Calleja, en concept de Gober nador civil obligaindole adema's A examiner y estu diar con toda detention los. -resortes gubernati ,os que existieran en el nuevo orden de cosas, facilitan do y suavizando el traInsito 6 cambio de ejes coordenado's; mas ese propio coefficient multiplicador de trabajo que habia agravalo sus areas, sirvi'le maravillosamenteen.la nueva 6poca de que estoy tratand0. Efectivamente, resultaba el General Calleja con 11111a




-preparacion tan intima y complete, cual no era posible pretender m6s. Si6irido 61 mismo quien habi.11 montado y pesto en movimiento la nueva maquina administrative, debf.qn serle families todas sus palancas y resorts; tanto ma's, cuanto que no es Don Emilio Calleja de esas autoridades que se echan en brazos del Secretario, Jefe de Estado Mayor, 6 adjunto correspondent, fiando parte del desempeflo de su cargo .4 la detallada gestio'n de ese segundo. No; sin pecar de nimio ni. de excesivamente detallisia, el General Calleja intervene personalmente hasta el grado absolutamente prec! so, no s6lo para darse complete cuenta de los asuntos que le stain encomendados, sino para Ilevar 'a' ellos la huella de su entidad personal.
Conocidos pues los elements primordiales, 37 110 si-endo factible seguir ]a urdimbre tan s6lo apreciable por sus resultados, -veamos de opintar 6stos. A fines del afto 1879) el dia 25 de Noviembre, la partida de Carrillo, Icainzada y batida por la column del Coronel Garcia Navarro, produjo una brillante -victoria, que sirvio' como inauguraci6n preliminar de 6ninaos en la lenta labor political, complementada por una metodizaci6n military que nos iba proporcionando constantemente numerosos encuentros secundarios impossible de recapitular. Producto general de todo ello fu6 el que, en los primeros, meses de 1880, pudiera considerarse enteramente dominado el levantamiento de ]as Villas. Era precise, sin embargo, prestar forma objetiva A esa conclusion, y1a obtuvo muy cumplida, primer en los "Itimos dias de Mayo de 1880, con la derrota de Cecilio Gonza'lez que, aleanzado por nuestras tropas, fu6 derrotado y inuerto, sigui6ndose la disolucio"n de su partida. Despu6s con la entrega su-




8
-n-mcion de Ic.s fuerzas de Carrillo en los satisfactorios t6irmiros que denotan los telegrams reproducidos en el Aphidice, 6 igualmente COD la presentacie'n de Is partida N 6fiez, tambi6n. reseiiada en la propia forma (1).
Justo es confesar que en la presented ocasi6n el Gobierno no dilate' su recompense hasta los 'Itimos acontecimientos narrados. Sobre que se acumulaban hartos servicios en el General, ya vengo diciendo que la insure ecio"n de las Villas, atacada rudamente en sus paincipios, pudo estimarse como definitivaMente dominada desde la primavera de aquel afio. Asi ante una nueva propuesta del General Blanco "y ya era la tercera que se had'9) fu6, promovido' Don Emilio Calleja A Teniente General por Real Deereto de 30 del aflo de 1880.
/i) Aunque en el susodicho Ap6ridice n
um- 3 se incluybn
integros los telegrams, par6cerne oportuno indicar sumari.amente que el 26 de Septlembre se verific 0 la entrega de Carr-.11o y Ramos con 12 titulado-s jefes y oficiali s, mds 55 individuosde tropa., entregandoademds 38 armaments y1as correspondlente s"municiones.
La rendicion de NCin'ez se realiz6 el dia 3 de Diciernbre con el citado NLin'ez (Emillo), mas siete titulados jefes y oticiales y i individuals d.e tropa.




W
Por el relate de los success U'Itimos se infiere que
el General Calleja, despu6s de ascendido, prosiguio' en el cargo de Comandante General de las Villas.
Efectivamente a propuesta del Capit 'a' n General de la Isla, dict6se -la Real orden de 6 de Septiembre de 1880, en la cual se disponia, que a pesar de su aiscenso continuase ejerciendo en commission el susodicho destiny, toda vez que por el Capit6n General se considera-ba necesaria, su permanencia para el logro
de la complete, pacificacion de aquel territorio.
No dejaban de tener alguna semejanza los momentos que se siguieron con aquellos otros en que 6 rai'z del Zanj6n correspondi6le al mismo General y en el propio territorio, 4firmar y complementary el estado p, 'fico que se iniciaba porque'si bien es verdad que ahora no abfan de implantarse nuevos organisms o nuevas Iformas administrative, lapacifleacio'n exPlifeita y real exigifa, Como entonces, una paci.ficaei6n moral suplementaria, victoriosamente conseguida Por el tacto, discreci'n y firmeza de D. Emilio
Calleja, casi irreemplazable.
EnApero no podia proloDgarse la anomalia, que ese
desempefio Ilevaba consigo, y entrado el af--o de




so
t881 se resolvio por Real orden. de 28 de Febrero que el General Calleja regresase 'a' Ia. Peninsula para ?ttilizar sus sei vicious en pesto coy)-es a sn categwia militai-, Esta Real orden vino a' cerrar Ia excepci,6n, almen'os en forma te6rica, future y mediata, cloncretAndose poco mds tarde con Ia de regreso fecha.5 de Marzo, Ia cual se nombraba para el Gobierno civil y military de Ia provincial al general Chinchilla.
Las especiall'simas circunstancias que concurrieron en los dos per'odos del General Calleja,, unid.as a -sus talents y habilidades, establecieron firme correlaci6n entre Ia persona de aqudl y Ia entidad local en sus representaci ones legalese, Diputa-, Cion y Ayuntanlientos. Bien se le alcanzo' al discre esa compen-etracion
to General Ia exigencia de qu e
en. moments agudos, hiciera possible Ia transm.isi6n de las impulsiones superiors 6 los rodajes po P ulares, los cuales escalonan sucesivamente su Peci6n administrative; y como demas de esto puede afirmarse que el Sr, Calleja es UDa de las, pocas pero -nas sinceramente modestas, a' quienes no euesta Dingdn esfuerzo el reconocer y basta elogiar Ia cooperacion ajena, Ilevando' su abneoacio"n tan. ade-, lante en eso, que nadie osarA acusarle de anhelos desmedidos ni avidez de reasumir facultades, honors, renombre, m6ritos y servicios, entendi6, Ilegado el instante de su march, que no debia limiiarse d ia.
official, harto
despedida ria y superficial, y en su
consecuencia redacto' una earta de Ia cual no debo privar .4 los lectures.
Dandose cabida en el Ap'ndice (1) A Ia integri dad del documents, asl como A las contestacion-es que
(i) Wase Ap6ndice n'um. 4.




17
le dirigieron, entre otros Ia Diputaci'n Provincivil yrel Ayuntamiento de Santi-Spiritus, solo voy 6 insertar aqui algunos pairrafos que denotan Ia. sillf0ta gubernament.al y political del General:
La linea de conduct que, he secruido. inspiradasiempre en el vehement deseo de cum plir con honra los grades deberes que impose el mando, y de ejercerlo con moralidad 37, paternal jus. ticia. >>
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
....... De todas las corporations, de los habitantes todos, h,-,, recibido una eficaz cooperacio'n, para ayudarme con sus dotes, con su abnegaci6n, con su probidad, d realizer aquello que parecia exigido por Ia convenience de Ia provincia. .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
, K ...... Ltevo al alejarme de Ia provincial Ia, inmensa satisfacci6n de quo por mi cau ia no se hayan derramado la'grimas, y sf Ia de haber enjugado mviChas...
111Hermosas palabras de despedida, tanto ma's vaRosas en aquel que habia devuelto Ia tranquilidad al territorio, y que esc'udado po'r el ejerelcip de su cargo y por las necesidades de Ia campaiia, hublera podido acudir A los procedimientos de rigor con, f ftcilidad relatively it 4CO'mo ha de extrafiar que el, G-eneral Calleja haya (onquistado desde entonces tantos corazon(s en Ia isla?
De Ia propia, mantra que los documents antedichos, he insprtado tambien en el Ap ndice algunos pArrafos au" n no publicados, de Ia obra del Sr. Pirala, para que se vea Ia identidad de concepts y de expresiones clar, cu ha
mucho mds de apre antique no
habido amerdo previo entre nosotros.
No terminar6 esta parte de mi trabajo sin Ilamar




82
la atencio'n sobre una similitud que se verificAba en el aseenso y empleo, de Teniente General., con res pecto al de Mariscal de Campo (hoy General de divisi611'.,Ya vimos que al ser pr6movido. el Brigadiei Calleja contabal varlas indicaciones propuestas; de mantra, que empez6 A ejercer su nueva categor'a di visionaria con una. fuerza moral respectable; igualinen'te observamos en el lugar'correspondieiate que la lo'gica incontrastable de los hechos vino al cabo y al fin A sancionar su antigiiedad latent. Pues bien; ert el aseenso 6 Teniente General le acontece una costi P arecida. Si6ndole concedido tras de diversas reco irtendaciones ya mencionadas, una vez otorgado, tal Pareci*6, que.el Gobierno y Ia. opinion retrotrajeron Sus effects 6- mAs antigua fecha de ejercicio; y asi vemos que Ia Eveal orden 111timamente citada, express Ia intenei6n de utilizar sus servicios en Ia Peylift-isula, en cargo adecuado .4 su categoria; y corroborando, el Auuncto arenas desembarcado se le nombr6 Capit'' i General de Xhdalucfa inmediatfiniente so




LIBRO THRCERO
Farna bueiia e ataban/a, ii-ids es de guardar'que la ganancia.
PER(,, ALVON *.







XXF
Por Io mismu que la biografia va hmi6ndose mdfs
-y mds interested; por lo mismo que require cierta
-detenci6n. y cuidado en el context de. Ilas pAginas
-que relatan.las 6pocas correspondientes-A una, elevaAa categorfA propia para intervenor en .1a, historic 'patria; por lo mismo que esos perfodos ''y 'esas pAgi-nas me exigirAn tina atenci6n minucipla yunas
-con siderac i ones y reflexilones mAs extenpas,,,estoy obligado a' abrevia.r -y_ I rec'orrer rApidamente'Aodas aquellas otras en las' cul'ales s6lo se trate,.deI'e;erci-,
* cio de un cargo durante 6pocas norn-ial.es,. para vuyodesempefio ya es sabido que le so'bran condiciones a' mi bio rrafiado.
A fines de Mayo (61:,dfa 25) parti6 de In Habana., Aesembareando en Santander el dfa,,,13 d6l Junio
siendo nombrado un mes mAs tarde (Real Decreto Ae 25 de Julio) CapitAn Oe neral de Andaluefa, Sus
-condiciones' de cardeter conquistdronle all', co, *
-en todas parties, numerosas simpati'as;, pe"rol ra,zones particulars movii6ronle 6 defeat un do clima, pues aqu6l perturbaba la salud de sa,
-SiUlpaitiCa COMpaffera, y en opinion de los docto-a-es no cabfa otro medio (to owadir el prejudicial in-




!n
flujo sino su apartamiento de 61. En consecuencia, gestion6 la posibilidad de, traslaci6n, y con fecha 9 de Octubre de 1882 fu6 nombrado Capitain General de Castilla la Vieja, tomando posesi6n seguidamente y continuando alli hasta el afto de 1886.
Durante su estancia en Valladolid, y el pacifico transcurs6 de aquel mando, military, adquirio' el General Calleja, una amistad entre otras, que- estaba destinada A ejercer resuelta influence en su vida Politica. Me refiero A los lazos de affect que desde entonces le han unido con el distinguido hombre Pfiblico D. GermAn Gamazo. Lo que voy A decir en seguida, no puede ser atribui'do, a' interns personal, ni menos A ensayo de adulaci6n 6 lisonja. En 108 moments en. que es'to escribo, y quizAs en el. restan te desarrollo de mi modest vida, no he tratado personalmente a' D. Germain- Gamazo, y probablemente, Tepito, no tendr6 ocasi6n. de hallarme en contact con 61. El juicio que. hago es, por consecuencia, enteramente te6rico, y a'n dir6. mAs, que podra' fqltarle acaso la seguridad y exactitude. propia del conocimiento de ciertos datos; mas reduci6ndolo A I a mera apreciaci6n de una personalidad, hecha desde la tribUDa de espectadores en la gesti6n. de los ine goclos publics, ofrece, en defect de otras condiciones, un requisite inappreciable: el de la sinceridad.,
Pronto va A hacer un siglo que los espafioles estamos luchando por aclimata.r entre nosotros la libertad polftica. No tema el lector que me entregue a disquisiciones complicadas;, pero necesitaba, anotar esa circunstancia para echar de ver que la implant, -a ci6n de aquella idea en. el campo de la prActica b,a debido pasar, y ha pasado por todas las fases naturalmente l6gicas, tomando en cuenta nuestra idiosincrasia kni-ea. El exageradop]Rtonismo, el entu-,




+
siasmo ide'logo de los primers ailos del sigio hdIlasehoymuy alejado de nosotros, y aunque no pertenezco ciertamente al n'mero de los que hacen burla y chaelota de las edndidas manifestaciones de nuestros, abuelos, que ordenaban A los espa:doles eser justos y ben6ficos>>, (1) no puedo menos de convenir. en que la, fantasia pokica aplicada A la prAetica polftica produjo tantos inconveniences y tan graves perturbaciones que, labro' en breve su r4pido descr6dito. Mas en tales movimientos corre peh gro nuestra raza do ser arrastrada hacia, la exageraci6n opuesta, cayendo en el otro extreme, no menos falso y no menos censurable. Asi, el < si hemos de creer 6 la opinion uwinime; desde
su altivez y soberbia, no siempre justificada, hasta su eternal desconflanza, y menosprecio para, las con diciones morales, todavia muy ehteras del, pueblo es, pafiol. Y por desgracia, el Sr. Cdnovas no es el s61.0
iinico que asi piensa y asi obra, aunque me haya
referido preferentemente a 61, por ser de los que mAs claramente lo trasparentan. Del predorainio imaginative de los meridionales imperando en Ing. esferas do gobierno no podia esperarse (otra cosa. Et prudent refreno de un delirante optimism, hay que buscarlo, sin caer en la expansion contrarian; y
(i) Wase art. 6.1 de la Constituci6n Ge 1812.1
arnor la Patria es una de las principles oblipaciones
de todos los espanoles y asimismo la de Ser justos V bepc fic('S.'-




88
f5em-ejante effect de templanza, de raciocinio, de mesura y de calma espahola, s6loes susceptible de alcanzarse cuando Do prevalezea en la gesti'n pu" blica hi hip6rbole genial meridional. Allora bien; apenas recuerdo escasos nombres que, signifiquen dignamente esa concepci6n. verdadera y prActica, esa resurrecei6n, lo dir6 en una frase, de la altiva y prudente seriedad castellana. Entre esos nombres ocilpan lugar preference los del Sr. Gamazo y Sr. Maura y muy pocos mas que omito, pqr no considerarlos Pertinentes A mi objetivo director.
Si hubiese de justificar ahora las concretes apreciaciones de esas figures pfiblicas, hie'rame precise estudiar puntualmente sus actos, encontrando en ellos, en. sus procedures de gobierno y en el linaje y contextura de sus discurscs, la coDfirmaci6n de cuanto lie expresado sucintamente. Emperor por mucho que abreviara, slempre iria demasindo lejos-V me separar a de la verdadera f alidad de este libro, prestAndose ademas con semejante spartamiento una leve sombra de. rszon a inspira-los que malicigse,
dawmis considerations en el premeditado intent de lisonjear a' dichos sefiores, para mi desconocidos.
Baste decir que el general Calleja castellano viejo, participate de esa caracterizaci6n, en mi concept tan reclamada, para remedial la infausta suerte de nuestra Patria; y que su claro j ulcio y su recto senAido le colocan dentro de la exacta apreciaci6n polifica aludida. La coincidenciaamistosa. con el leadetcastellano, sirvi6 de ba-,ze a' Io que despu6s ha constitaido coincidence political; resultando quizAs en estos moments, no una agrupaci6n mez(juina, de esas .que se forman en demand de ambiciones personales y se dis elven 6 disgregan. con la propla facial dad con que nacieron, sino la acumulacift instinti-




va, la concordancia concurrent do personalidades sanals, y la adaptaci6n de sus entidades psiquicas hasta producer, 0' mucho me engafio, beneficiosos frutos en la march decaida y enmarafiada de la politica espafiola.
-caso el par6ntesis se ha prolongado mAs de la cuenta, pero ya habr4 comprendido el lector cuAn interested era su material con relaci6n al desarrollo de los futures acaecin-deritos.




rA
X1 I
Permaneei6 el General Calleja en Vafladolid hasta que principos del aflo 1886 fu6 iiombrado or Real Pecreto de 1-9 de Febrero Gobernvdor y CapitAn Geiei-al de la Isla de Cuba cesando en el. cargo, que. desempefiaba el 1. e 1
-0 de Marzo, embareando I d'a 1.0 del mismo en CAdiz y lle'ando A la Habana el d'a -25.
-icias de success
Siempre he eludido I ts refferei rivados, torque me costa que el Gene al Calleja como todos los que piensan alto y sienten hondo, consagra cierto pudor A los detalles y epi'sodios': particulars del hogar. Es indudablemente serial de elevaci'n de alma, y tal parece que se repugna ver entregado d la curiosidad p"blica, aquello mismo que-uno envuelve en el manto sagrado de la intimi dad dom6stica, poco menos que inviolable. Teniendo eso en 'ueDta, apei-ias he hecho otra cosa que consignaracontecimientos de sefialada importance en ese orden, como eran su matrimonio, y la existei-icia en 1878 de una linda nifla fiuto de su uni&i. No significant mi silencio la falta de tales incident's, vino la ab,,negaci6n de mi biograflado, que, aun ocupfindlo los m6s' altos puestos, siempre antepilso 8118




Ai
deberes officials A .1as incidencias de sus afecciom-s privadas, violentaindolas y torturandolas si fuera. precise; torque es de advertirse que D. Emilio CaIleja, cuyas caracteristicas psicol6gicas se ban manifestad -0, SieDte con profundidad y firmeza, amique sin gran aparato de expresi6n.
Tales considerations me ]as ha sugerido en esos moments la perturbaci6n de los provectos particulares del General, entre ellos el. matrimonio de su bella hija, que bubo-de adelantarse a' la fecha determinada No insistir6 en pormeDorizar dichos asuntos,, por las razones sefialadas; pero a' despecho del desagrado que esto habrA de producirle d aqu61 cuando, lo sepa, no he querido dejar de consignar el heelto en conjunto; pues no era la primer vez ni la tinica que, experimeritaba contrariedad en sus asuntos, pri vados, suponiendo gran virtue, harto rara en quieD1, ocupando elevada posicio'n, result duefio de la iniciativa y puede usarla para preterir sus deberes, cosa poco menos que inconcebible en el dnimo del General Calleja.
La Ilegada, del General d la Habana precede muy eseasamente al comienzo.de un period asaz intere.Sante para el. desenvolvimiento politico de la Isla, y por e,,-ta raz6n merece tratarse en capitulo separate), cifi-6ndome ahora a' la determination cronol6(yi(.a official, poco complicada y breve.
Las simpatias que el. General Calleja supo recolectar en Santa Clara, trainseendieroin, cual no podia menos de suceder, A. las restates comarcas de la Isla, v muy especialmente a' la capital, donde, su persona, era ya bien conocida. Aparentemente, encontrAbase el General Calleja en, v6iitajosas conditions para el acertado desempeno de su cometido; no obstante, al liacer la aseveraoi6n en forma tan rotunda, se olvi-




92
dan los factors politicos, y cono otras tantas veces lie dicho, y no me canssi 6 de repetirlo, es absolutamente impr, 1 0
acticable aconieter cgs' el problema. S'lo en teoria 6 hipotkicanietito, podemos imitar lo que se bace en maten a ineas
-ifficas para e; studio de las If
superficies; 6 saber, iningitiar por modo fant'stico, suprimidas las otras diniensiones, aunque en la realidad no exist cueipo a1guno, desprovisto de ftqu6llas.
El susodicho enlace propoi ia tal vez la cla ve de la escasa duraci'a dt niando de D. Emilio Calleja, d trueque de sus inn.i(jorables intenciones v del exact conochniento del p, 18.
Por lo demAs, propouie'ildonos iDve.stigar el g6ne sis de su rc nuncia, no podria. stribuirse A la eterna cuesti6n de eleecio Mpo so
nes, porqtip en su tie 'lo las hubo municipals en -Ahiyo de 1877, y el Sr. Calleja
f
unicamente verific6el nonibiatiiieiito de Alcalde de la Habana, eligiendo al efteto al lustre Conde de lbdfiez, con lo cual dicho se estA que nadie se atreveria a' reelamar mejor acierto en la elecci6n. Los nombramientos restates quedai-on ya para el sucesor, pues la dimisi6n no se dilat' mucho mds de esa 6poca. Lo que no me atreveria a' afirmar tan se. guramente, serfa que la precitada renuncia fuese igualmente ajena 6 las questions de nombramiento de alto personal. Conste, sin ein-ibargo, que s6lo por mi cuenta y riesgo aventuro seme ante indicaci6n, ftindaindome para ella en nuestras corruptelas ordinarias, las cuales ino Fe conipadecen bien con la ejercitada modalidad del cargo superior gubernativo on tanto lo desempefiase D. Emilio Calleja.
Desdichadamente, nuestros hombres publicos, unos con cierta pud-oro.ga parsimonia y otros alar demand del mAs descocado nepotism, olvidan por




93
complete cierto proverbio, al cual debe, sin duda la Gran Bretafia una gr:iti 1..irte cuando no todo su. engrandecimiento: The i-ig,',t mav in the righ(place (1). Cabalmente me atrevo I'A' 11-1 SCI"U r.1r, sin temor de. equivocarme, que no se encoiifrar m personas mas coilvencidas que el Gein-ej at C.alleja de la important transcendencia de e! e. proveibio, ni mAs results que lo esta 61 A Ilevarlo al terreno de la PHAct-ica, dentro, naturalmwite, de las pequeflas impnrezas do la vida y de la ftflibih(lad humana.
Y cerrando yo esta ,, mi,4 conjeturas, sin haber topado coil la expticacio'n demandtida, dir6 que, en rigor, no aparece deflneadt) para ella ningln motive, suficientemente podtroso.
Sea como fue-re I a fines- do Julio de 1887 entendia el General Calleja que, hnbi(-ndoqurgido en sus relaciones con el Gotieriio Superior de la Metr6poli algunas discrepanehs, .9tinque 6stgs fuesen ligeras, venian A quebrantar ]a. i(ientificaci6n absolute requerida por la indole del enr(fo. En su. consecuencia conceptuindose fallo d(-I necesari-o apovo, presen0 la diniisio'n, que le fi:t6 admifida ante sus reiterRdas manifestacioine-s, vor Cablegrama de 7 de Julio) dietando--e nmr's fiirde el correspondent Real Decreto fecha 23 &-1 ml' -1110 Ries de 1.987. Dos dias despu6s, esto es, el 2D de Julio, desembareaba el General Call(-,.j,-,i en la Iviii-r.suhi; pues al comunicar le por tel6grafo la avept:ici6n de su renuncia so le autorizaba, seg'n ballia solicitado, para entregar
(i) Es imposibi tra .4 UCj r con exactitud esta frase, cual acontece con todas las de ese iiia)e Podrh decirse: El valer -Ye cada hombre ha de corresponded al pul-sto que ocupe; 6 bien, cada hombre ocupe el pesto que le corre pnda, 6 otro cualquier giro anAlogo.




fA
elmando al Segundo .,Cabo, emb.areandose, Como Io verific'efectivamente, el d'ft 15 del susodicho mes,
Una vez. desembarcado, solicit' su Cuartel para Guarinizo, pueblo do, la provincial de Santander, y concedido que le fu6 (por Real orden 6 de Agosto,11 allf perrmaneci6 hasta que se reclamaron nuevamente sus servicios pocos meses m6s tarde, como-veremos en su debida opqrtunidad.