Citation
El período revolucionario de 1879 a 1895

Material Information

Title:
El período revolucionario de 1879 a 1895
Creator:
Hernández, Eusebio, 1853-1933
Place of Publication:
Habana
Publisher:
Impr. "El siglo XX"
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (62 pages, [1] leaf of plates) : facsimile, portrait ;

Subjects

Subjects / Keywords:
1878 - 1895 ( fast )
History -- Cuba -- 1878-1895 ( lcsh )
Cuba ( fast )
Historia -- Cuba -- 1878-1895 ( qlsp )
Genre:
History ( fast )
Historia ( qlsp )

Notes

General Note:
"Publicado en la 'Revista de la Facultad de Letras y Ciencias', julio 1914."
Statement of Responsibility:
Eusebio Hernández y Pérez.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
786329012 ( OCLC )
036230337 ( ALEPH )
Classification:
F1785 .H471 1914 ( lcc )

Full Text
41C




t!
In je c- 74
pFA.:4 '$ \ 4 4 W4I ,oI.-4r i,. L4pw L t
7.4IwWA -7 'Ali7op
L.LY4ZL.W. MwlIl




1 1 ,-- -1 f 1 .
... NV-. .; Y, ,;. ',ft. '17- 1 b V.
-. 4 r '. -. O.- 4? I A; .&:.
1'. -a .. A .. ;J6 I W_ P- I.. .,: ;: -1w _"P & .., ., "4
.4 5/f. g : _,
_ lw _. ri I 11 -1 X -- 1 ,_& 7 -;; ,,;F,4 7 n. ,
,,A,- 7 ., -,-- -L -%%; .t.9it h 'Mi .
../ 74 L 4 1, ot.4119* : I; AN,
jQar\6& -.I. -ff *N ".
-,;.-.-'-.j ,., I
.1,N ...l. ..
N , - 2. 4; ... "O.-Or is ,W -1 e 1; I
. "' C;, l *; :, _N .9
-.;':,..;,4... Nwi, %. _? 4 .;\ . 4;%, z \ V l _....: I. _l? v t\ I .
, _. '. eV ll :-*_, -. ,.;,:: ,.- -, P.- :. .
X I W :4,
.K .4
, \ WO. 7 W.
-.' .. p ,ii. ;,
- 0 I ;;L Iq ,
I ..,i, .0 5 w N ...
- _, v -A
'- -,- ;- I i 0
, '. N _4 ;i 49',
- t, N VJ 4N' n,_,e, 7
-- N, ; -,*,,. Ilb, i
- I .. ., -4 .16 I -.",9 % i
-%, 0 I %i ; ,
.. ev,. ,tl X r .1.1 .1 I 'i \:v i. Z , -.-'%?.i I-P
, ,.!, ,-- ..I., -. '! N ,"; ",
- .., & .
I K L -,/ 6, I N
,
, i *
, 9 ,., 0-1 A
" %. .. n li .. .

W N 0 -A.- .4--Ipyz .;-..- _.' 4, ../ 'm
::Ii '. ii ,W .,,: 14 ZVI t"'Ir ..
. .-. 'A .0 i ..
% ..." ... 7 IF, .
. 'o 1\1 'i
Y .h a
'. ," .- 'N ; _1'4 :0_15,11. v i;j, ,4r.t _70 _,Lq : -"+,- 7if; ?v ... r s .117.c lo .. N ;/A
: _klN .. I :%S% %'_ -- A -4,.% _' ;; ... _. _i74.
: : AN .i ea 'k. -. ;,
- 11 'N
N7;. izsl ,-!. ;.;:.,...W ',I
, _4, .; I i" _.J6 1 i. I --
.
ft ;_ .
_- P \ ,'...-, ,4XxL! .. 7 .Z.,%5 fW .*2, .KW
'i l .. W wi: f, --N .f ; N. .1 1,
.,.- W .. ;3' 4 "* 'I- X. .. \q i 5,4 -,
- !. :, ,Y I IIK ik ; ,, ,.A;..-.. .k .' -. .. _Iv l._Ill .. :
-. .".. ., 7 w .#, :.. M l .. ".: g ., :. I 4 .
-.,(-; i.',. '%* *qv 1 r, . .; W .- i f,
'. '. / I
, 'Wj,.;.. 'i
# 7', 'i _' X. ,,,,
. J. ,
.;,. I I ; _.. ir 1 W. pl... :,
. -*4 % i .
:. + ., L t. W i i , _.,
, .... A; I "
.4'. A;l .% .
-: -, -1 W
_ .. - .:
.1 .. ....... N L ? 1.7!,:! ON, .., \ ..
.. jh L. ;. ..... V9 "' M
M 1 ..-I ;A6._l'-_.%.:x 'irm
, # :kv c /w W j ,\.L 4. __ o .. _.,
. .
-, '4 1 1,
, j .:.
!!X .% .:T """'L**t! ', &V; !i'%I. RN' 16.
\ A %!-Z -.11 ,7 '; .. W -1 -1; .., K
4\1 I -1 I .9
. 7.1p o I .V- n & w
- .. % X -Z._,! ,,..
- , . % L i: x ;i,
. ;N I- i&.:::
\ % -":: ._.: I V; -, m "'
:7 X, j ,\:7. 7. . .1 .- k
'R 7 ..; -A ., - NN-,.' sc ,%\, ,
-, &N '- ic ;g i : tIN
" -%
_', .. . .. m x. 0 7.. W ,,r; .. '4
AN M .. N 1. 71 .- ;P. -, I 4,;. Z X 1, 6 I- .
- M, ,. .
. ./ .; I ;t.:i
/ .. .1.7
; n ,N,14. '., "M ,...;
. ,
.. 'I *QI N
... ;",I... e* -, r .. .I Me i :117 1. .KA ) ." ...- ;!- .- '7. .&S ; iM -,v 4 m \ i -,&..
_ -,* ... W N' Lih 9e
S\N 4 X : /%.O 1;tN-j. % -_.
: . ., W"
?.N. A' : 2w -'!47 ;.. .: -% 4 ..- v -.:!
! . I N ,- ; *. ._ L. !; .ji L p io,*W ........... : _, #. .
: ...-,--:.---z. --.-j, '/ 4. *.i' .,. t WN L_ p. Z; NL o _* .T7uz --lio.,?
'. kn L% :;:t; R .' _Ikt .
'.. ,'. _, .. 4i I .. \ Owlal V. 1; IV
. S irD .l 0 I- ... ..,
4" go
.: .. .1
, i j; :.;# # _1-7 1_1.il ; ,:. 3. - ,. Ni j
. 7 ,-. 41; -,- .. j
, A
, - "' ; -. &'z- 47;' 4 t*
a, __ .. ...LN -, ; V_ .. -N11 ,.. -...N ljir, -. 'o- -- ., -- 4.0 ... w 0 -..*-. \& J -.4
- -*-,- "' .... ., N Zr. -. ;.- .. __ iN 0 1. A O .." X.
.- !, ;-'.: i-,-,-;t r ; .:. _.. V --,! i. 4; 1 1
: '. .r l .. ",., / ki ,
:: .W ., - .. 3 .
_ & pl
. I N.
. '7. OL
V..-" li i x -- N i A.&R _f .;;*:l'l b*;,; -.
\ 44 'N I i _; _- ;;.p O
-1 e --- I . . I I . io ... -. & _X
'. . .A ;6.. -, 1. I.W 4 j ... ;., ;.. w .1. - -.,O ,:. 40s", -, .
.p, \4, _* 1170 6 4m, .\ .;NN 1, - ..
., j 'O x Vi *' r - 0- L -, R A .1% %
. z 1 ,;, ,V im : _,O& .. V.
7ir Nk: ', _. >_ K .-.N 4.. .. ..' ., \i pl-
, iN ,.ff n. . %.. L.
..v .11- 'i 4 0; 1. IN - "
.7 11 -N 4w l :,.,?. 14. -_ : N. ... l .
- ; W __ ..---. Xl.d e. .7
Jl' / : V, &Z ;t, .! ;, w ,io ie"
..,. - N- -- 4 i _11.1 \%.,..,.r ziF N% ;/&? R __' -t :t i
'* PlS'l* I 7- 'i' vvl,-Ntm,- 4 _:_ , l 11
W, )-11_1
-1 *t t .: w --.,Sk Q : :- .:41
ii, I 9 IV -..- N_ :7.!;.I AL .. i!. i!W ..., ..-.5 f. W .-I 7 i \ 19 '.. --4 t
, L
, -7. .. ,- ,
i I p I W& "
, 'i'4 Yoi' t
,\ I- '.#s,
S, IM I rZ, , L.,,
.,r .; S\ .!it% i- ;,;,- 7 .,j
.I .. - .. ". i .L. ;;,...-, -V -tllsw70 0 -.,. I .g ; -, _-: ?
W, -'.W \o
V .., 11
S .'. _.!, t 71_ ; !.* V i ilv: -;, 1
.7 ,:,-: . r -tc, vo-!-,z-,:if -t--& zo z
, % 7// ;" n ? o-_ ,':'-.- z ". z !:. p I 'N L
.. .. ; .: 1. ". Ni. -3 ... .- --- 's
tR il -11 .J_ ...* I ....... - W ."
. 1, L (P.. n I I .tr
_..o. .V- '. *' ., .F
. & 4V L 1
. V .- ,
:-' ;, M .- ,, .. ..:....
-1.1 I , 'i .. 1 j
, . ,
. V .- r2' .r " "i '
.,: 'IN. ;i ,'.,_ 4w %n.v'. _.f: ''15. : .1 .
- V I ,; 0 I '! / .e .,: j
- .; ,
., .1 ; 7 1 I M O, 1, I SN w "I I
A
1 .- _.
-, .. 0 % ..., - .. .. --- I
W,_, i 4 X. I
* A L .,
",._ F .. ::rr. . . .i,
- ;_ k. l '. I
'. .,-- --- ". 7'.. -%..' % r;U 4;, e ;.v .. -.i,-,..
I ...C. a ; .
A 11% W.
4 .
,% -4 ; I ,% .. ; 711- b v
. .. L
..
I-ii;, ,x, N ., pt .. .., ,
. 1w .1 .6'. 1 4-, Z I 'L
.::.: OOA ,.. d i .,... ; & 'N IN Ir ,9.5 !, I IW.7t OW
N 3 Mi.4 41_ ;.Wo
7, IM Vt.- -jc, Y 50-1
. I ., I ., sv O 'L R
.' .._;,7...- ; L-- w Y _____-.r.A-.l. - V, .. I
,...,. r .T. :V ..V,. -. --i.-il. _t, N 4 f. .j .,.
:-#,. 4-.- g .f-
. .,/ 7., f., -R W .... 11 __.. 'N -- V. .. 7. ,
.. I .,*..!
, i.v ,_. .
mfz.. ..... NL z-% L IL N ,o -- _q ,
, ,ZN W .. Z -P l7i
. I
. ., ,z S io iv, L W "I, .
- % SI n ,
- 'Ir ZN<-;, 'N -, ;r- I . . . .. l
_... ,., N I , _0
..L -- v '..
* .. I .. *
- / J '. r _4"* '. t. .,.,..,
- .ik.'. 14- n -I -; I I --v I 1 N r. I..9. .. .. I v ,, W AI i .,I N ..;, .1.
-, w 'NS V. + A!
"'i & I _. ...
"" __ ; sN*'.
. M
All ys, .. _..
; LXX .., !- Pl'_._ I. ,". I'Lr,*.*_ .
, .'D .. ,--.-, ; .VA V**'. _4'k m p I .
I 7 NXN I : :q-* ; _O! % I I __ 7 14
14,10- -, .,.-,- 'Z;7. m I ;- ., g.-,.. .I.P.- . .. o ...
.,F ..* *., , w wi; _7; .... -..-* F _'. e, '.... *Z- j % ' .!;' -:-'o ..,,, X4 K
- '.! AN., : Iv il .. .
I
-
,rt.,.14 ..,.f:. -o I:f, Ilp + A 1 .
.. N / .. Zkl _. j
_- ., -, % K .zz- e _', %i
'] f k .M.
... %, -N _... I., 7 I !zz, "i I c--* - 'NA V -.;;:k .. I ; ."'& ..' -4 I., .. I .- ,.-,..: ,
. ': w .7 n M & .0
-- \ '.' .4 .. .x %
.. I .N. M .",&N. "4 __ _w -A .V1,
..g 51 pl 4 .. fl-11
.... M. ., L\ "'m L _jr
; / % ;.J. Lk! kv d k r
- V 're 4 ..
'. .. .% o; n -4v V- X Zk. 'Z& ; .,- 41._.. .
-;I'. %N A 0 'o l .. /'I -"*
: N -, ,A
. N .": 1. ,*- .-".
_. zir ,; _, - ,
_ n'e--,;."' '... $(-7 j,'; .. I- % '
.. 1. o _L -7 ;
-% .- . V ,w.-; %%n_-. ; O
. ".."
,
,..*
.
.1 :. N,,? .0 3N N ..z A 7 " 'Ir A *Z: 'i W ,,% .. I . t .".
.. , -., A/r4 .: a ..
7X ..; .0 & AN rl. _Il I A 2. F -,Tz I -4;" ; .;..
.. .. N'l ,._ I A ,;! ,Lm, OR. ,
N vj '0 ,
-;. -, N ;.., ,^ ..
." &, i: a .. *
;, S i.....4 -n ., .."77, ..-57.. X_ ;15NI'l .
.. i. -;. ; ',: ,'7 ,;:' '.. ,; V 1- ... !lk .
, .,, !*. 7 ..W'. . K.
%, F -% II.,C i,"q pivlz:
! W I , $
M iNk 1171 N ,. 1; x ,
0 V 't V" N ,, I Vj g,-; -1 F .. ,.;?rj' .-. ft .
5 1-- ,% ..'k Vji ...;.P., I ...
._IRl:M* I I .4.1 -- ..AiG & I L- '0! __ '_ AW 41 I ; !;(,O' ;; ..
1. n ... '.7 - T o .- ,IV. -V
P ., I.. a l ;. -:,. -',- .* 4.. z !K ..
_. I .- .0 -, M 9
L A;S.. kA ..
.. ...\ -I.. I l
,.-; t L
W. ., V I 1 I
7;7 f'..", ,W SR .z. I... ..
I MW I .
, .r_.... J IV
Z _!,i7*-- 0 ol"i %, %.,.:. 7p .. .
;0-1' NN 11 ,_ or 4L S _...."..'. 1, 'o J. 7-0 Nl -i f
qF "' _7 .,., g .. ;,;. .
' .! .; '.. . Otl
7". , 1. & 7 &a .- ON, N g 7 .
.! ... ,
!" ?OJ __7 -N-7 M ,, 4 ANS __;,
.._* l.714_ ; 9 _58W - I'% ,!,; .. ... ...,;. + 4 : ..' X_ Z w- -1-i ; v .'" I I .-.,. 'N. I r,- i ..
"' V -,/: .N \ . ii,
.,.. hL l ,
,11W .. 41 fw ,* _-, -7-,:
, or; 1 .*;A .
.. .- ... -? -4 1 4 .1 .;:,N.n'.. -r V ; ... .. __ "' k" W RIV ^ __1 I _1_17 ;
jl i . .. 4. 1. I.I. 1 4, ".,S:.$W. :,.: -N
.Z-M ., ;- <_-j wr. .. .. .. I , -, I / N_ W. -, e-, t. _'K
-.,. "-. .. ,;; .* ';7- IF_,* _. .
'.. .-W 41. :.It'_ -IKf_ 4
) F, .-.'7,:.
. X v ..
, T .
-..-! Ikif;# .4.7t-.,_!17
, .. 1 -- W ,& : K. .... -f-f .... ;.,A- % I ..
;.l. 1. 7 ., W
7 7 -1 "'; .1 I w .. :7- -f.-.
.it ro 'e' .J .
- i- .- M A 7 -, .,.W, 11
1;'
. -.. -- .4; -,
* ";4,iw ..- '. 1. 4' .. I 0- --- .. N ,.?.l. ,, .,,"V: I ; k cr l










IL










Dr. Euseb*o Hernandez Pe-*rez
Professor de la Universidad
e In viduo de Numero de la Academia de la H'storia de Cuba e evo ,Otci(
flo 0 3,-6, airio
e a, 1895
Publicado en la "Revista de la Facultad de'Letras y Ciencias"
Julio, 1914







EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895.







Dr. Eusebio Herna0ndez y Pe-*rez
Professor de la Universidad
e Individuo de Ndmero de la Academia de la Historia de Cuba
El Per A odo Revolucionario
de 1879 a 1895
Publicado en la "Revista de la Facultad de Letras y Ciencias"
Julio, 1914







DR. EITSEBIO HEPx,.\-ANI)EZ Y PEIIEZ
Profesor'de I umero
a Uiiiversidad de ]a Babana e hidividuo de N'
de la Aca*deniia de la I-listoria de Cuba.







EL PERIOD REVOLUCIONARIO
DE 1879 A 1895
Senoras, senores:
Esta conf erencia 0 S
debi' haber tenido" lugar el do de marzo, dia se'alado por -, mis queridos amigos' los, doctors Evelio Rodriguez Lendia'iri y Max Henriquez Ureha, en la serie por ellos organized con maestri sobre historic contemporanea de Guba; pero el period de diez y seis, anos, que me design' el' doctor Max Henriquez en vista de la participacio'n que en e'I tome'. ilinto con mis llorados com-Dan'eros los, generals Maximo




6 EUSEBIO HERNANDEZ
Emilio Ndfaez, Agustin Cebreco y Rogelio Castillo, vivos aun para bilen de la Patria, creada con sus heroicos esfuerzos y los de los proceeds surgidos el 95, no por mas,",ovenes menos esforzados titanes de nuestras epics luchas; ese largo y movido period, digo, es poco conocido, y por el natural respect que me inspire el pu'blico, que aqui se congrega habitualmente, y que tan enthusiast recibimiento me acaba de dispenser al escalar esta tribune, y por el inter's que debemos poner en'la mayor exactitude de la historic patria, hube de, aguardar en vano algunos datos que se me ofrecieron, y busear yo mismo en nnestra biblioteca Nacional, sin mayor exito, los comprobantes de los hechos que he de exponer.
Y heme aqui, a 27 & abril, obligado a confiar ese trabajo a mi memorial, no muy feliz de fechas y lugares, aunque bastante de los hechos cumin antes, 'que caracterizan esa epoca de mis mocedades, a travel's de la que he pasado con vida y con deseos de admirer y de referir a nuestro pueblo en dias como e'ste de sinceridad historic, los fundamentos de nuestra independence y de nuestra libertad, adquiridas al precio del mas puro patriotism, de ese sano y generoso impulse que congrega a los'hombres desinteresados alrededor de una idea madre encarnacio"n de la vida, de la familiar, de la propiedad y del inter's civilizado de un grupo social preparado para hacer obra propia, y para contribuir al mejoramiento y bienestar de la sociedad, como factor important, principalmente, de la parte que sufre, de la que todo lo ha dado sin recibir nada, en cambio, hasta estos u"Itimos tempos.
Pero antes de proseguir permitidme que hable' de mi ausencia del banquet dado anoche por el president salient en obsequio del General Menocal y de sus amigos y compafieros.de gabinete, tambie'n amigos mios, y al,Yunos muy queridos, y f6dos muy apreciados por mi, reference que hago por la significacion qu e se le ha querido atribuir por algunos 6rganos de la prensa; y como me interest que todo el que lo desee pueda diseernir la verdadera causa & mi ausencia de ese banquet, me complazco en saludar al entrance Presidente de la Repliblica, al Vicepresidente y a los sefiores Secretarios, y a fuer de liberal bien intencionado, en declarar aue es-Dero del nuevo zobierno dias meiores -Dara Cuba.




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 7
la felicidad de la Patria, y pasado el period de lucha electoral deber es de todos los ciudadanos, y principalmente de los que integral los partidos politicos, propender a que haya una buena administration national. Y como no soy pesimista, torque el pesimismo depended de alguna cualidad negative, o del desconocimiento de las leyes biological, y mis cualidades en ese sentido son-permitidme que lo diga-todas positives, s-upuesto que me encuentro siempre dispuesto a hacer todo el bien possible a la Nacion, me creo obligado a pensar que todos los cubanos (que no hayan demostrado despues de la independence lo contrario) esta'n dispuestos a realizer, por lo menos, iguales esfuerzos por ella.
Saiudo, pues, a esos nuevos gobernantes cubanos que de seguro su inteli x
pondran su corazon encia y su vid-a al servicio de la
Patria.
Cumplido este deber, entro de Ileno en el tema de mi conferencia. Pensad que el esfuerzo, de memorial que comienzo a realizer en este''instante es grande nos separan de 1879, 34 an'os. Era muy joven, casi un niho, 1como muchos de los files de aquel tempo que veo sentados junto a esta tribune, como los senores Fernando Figueredo, Teodoro Perez y Nestor L. Carbonell; pensadlo para que seais mas bene'volos, si cabe, aunque podeis estar persuadidos de que, si bien notareis inevitable y sensible omisiones de hechos, de personas y de lugares, confirmareis en todo tempo la exactitude, de euanto salga de mis labios.
Esta es, pues, una exposicion testificativa, que podra completarse en lo adelante -r)or quienes tengan la oportunidad v el tiempo que a mi me faltan de reunir los datos de aquel critico y por muchos concepts interested period.
El precedent histo"rico de IS79 esta' sintetizado en- el convention,
.'P 0 *
del Zanjon, convention impuesto por la epoca y la organization social. de la Colonia, a' los revolucionarios de la de'cada historica del 68.
Consist 0 a aquella organization social en las facultades omn'modas de un Capita'n general, de various Gobernadores y de multitud de capitanes peda'neos enviados por la Aletro'poli para goT)P-r-n.9-r In TzIn n-nA-VTQ(InQ iaTl TI-n An -Tr n -n n 1 tv-1 -I




8 EUSEBIO HERNANDEZ
tre los insulates contra sus dominadores. De ah' que los primers revolucionarios antetesores y contemporaneous de Narciso Lopez pensaran en la anexio*n como unico medio de romper las cadenas metropolitan, y de- ahl qne a las causes de las divisions seA.
naladas viniera a sumarse la anexio'n en conura'de la possible inteligencia de los cubanos intellectuals, distanciando a reformistas y separatists: los reformists con Saco a la cabeza eran antianexionistas, y muchos de los revolucionarios con Narciso LO"pez al frente, anexionistas.
En 1868 no se podlia hacer aun, Como se ha visto, una revolucion total con probabilidades de veneer, sino una revolitcion removedora de los obstacitlos que impedian la franca inteligeiicia de los habitantes del pais. Asi' lo comprendieron Cespedes y Aguilera que libertaron a sus eselavos, y los inmortales miembros de la Asamblea de Guaimaro, cuyos nombres gloriosos debeu repetirse siempre para grabarlos en la memorial y en el corazon de nuestro pueblo: la Asamblea constituents de Gua'imaro reunida el 10 de Abril de 1869, fue' presidida por Carlos Manuel de Ce'spedes, actuando como, secretario Ignacio Agramonte, y respondiendo a la lista de representatives Antonio Zambrana, Francisco Sa'nchez, Miguel Betancourt Guerra, Jesu's Rodriguez, Antonio Alcala',1 Jose" Isaguirre, Honorato del Castillo, Miguel Jeronimo Gutierrez, Arcadio Garcia, Tranquilino Valdes, Antonio Lorda y Eduardo Machado, queescribieron la pagina ma's gloriosa de la historic de Cuba, con un valor y un desintere's frente a los esclavistas que eran los dueflos, del dinero, comparable solo a' la conviction que tenian de que mientras no desapareciera la esclavitud, Cuba no podia ser libre; y contra la Institucion monarquica proclamaron la Rep'*blica, contra el gobierno, personal establecieron el gobierno constitucional en plena guerra; contra Ia esclavitud proclamaron la abolition complete y la igualdad de todos los hombres ante la ley, y contra el regimen colonial y la anexion, la independencia absoluta y la Repu"blica democra'tica.
A los cinco an~os de formidable lucha armada dentro, los revolucionarios de fuera empezaron-acaso sin darse cuenta de ello-a dp seuidar P1 P-nvio dP armn.,v, v mimleioTips. Tjn,,,q PxnPdieioTiP s, d ps, n a, -




EL PERIODOREVOLUCIONA RIO DE 1879 A 1895 9
de Varona sintomas de descomposicion y de muerte que tuvieron
su principio en la deposici'n funesta de Carlos Manuel.
En esa epoca, Occidente solo, producia, tanto como antes del 68 la Isla enter, y el Gobierno Colonial podia softener la guerra con recursos de la Colonia, ademas de los empre'stitos que pudo contratar. Logro" Espalha aislar la revolucio'n-organizada y potente en Oriente y Camagiiey-impedir la propagaci'n de sus principios en Occidente, y mantener desde las Villas hasta Pinar del Rio inalterable la esclavitud coit todos sus horrors, el bocaabajo y el grillete,'la veitta separada de los padres y de los ht**os, del marido y de la mujer. Durante los ffltimos cinco ahos, el eje'rcito cubano se vio' obli 'gado a tomar las armas y las municiones necesarias para la defense de su causa, en las fortalezas enemigas, sin calzado, sin sombrero, sin ropasin alimentos, sin medicines, sin refuerzos y, lo que es ma's grave, sin que el resto del pal's se diera cuenta de la importance de tantos sacrificios.
LCO"mo hacer en ese estado de la conciencia public la -pro-paganda de las doctrines revolucionarias.entre los pacificos de Occidente, sustituyendo el habito de sumisio'n por el germen de la re4,0
beldi"a dignificadora? jC mo lograr la abolition de la esclavitud en toda la Isla? jC6mo obtener la intelligence entre todos los insulates y los peninsulares identificados con las aspiraciones del pals? De una sola mantra,: estableciendo una tregua que permitiera y organizara la propaganda. Tal fu" el convention del Zanj*on.
Quien concibio ese convenio? 1,Las eircunstancias? jLa Providencia? Nosotros decimos que las leyes biolo"gicas que por igual rigen los fen6menos de la vida social y los de la vida individual; que el hombre, eslabo'n de la cadeiia social, factor y fenomeno a la vez en la lucha por la existence, oriental unas veces, otras es orientado, impose 'a ratos determinados hechos, ideas determinadas, y -en otros se los imponen a el, i que a tanto alcanza el influjo* de la hexencia, del medio y de la seleccio"n natural en accio'n constante sobre las multitudes, con o sin la mediation de la conciencia individual!
Asi se explica que los mismos que pactaban el Zanjo'n se mostrq.r.q.yl diqQ110tq.floq_ i-ntrq.TiniAoq_ iirofPofq:n+Pq mip 1-mA nq-rfp Tivi-




10 EUSEBIO HERNANDEZ
la Ultima batalla ganada por Pedro Martinez Freire, a Santos Pe'rez, terror e'ste de Guantanamo al frente de sus guerriUlas destrozadas, no obstante, como he dicho, al finalizar la guerra del 68. Prueba de que se trataba implemented de 'una tregua fatal e ineludible.
Y si el pacto del, Zanjon fue' una treaua indispensable para conseguir la total abolicio'n de la esclavitud, y Ilevar a cabo la propaganda de las ideas revolution arias a la sombra de la legalidad resultant, tenian que surgir como corolario dos acontecimientos que Ilenaron el perliodo subsiguientededieciseis anos, del 79 al 95: primer el agent de propaganda legal, segundo el agent continuador de la labor revolucionaria que dificultara la paz complete en la Colonia. De ahi' la formaci'n del Partido Autonomista, la constitution de las Juntas Revolucionarias que mantuvieron sin descanso la amenaza de una nueva guerra, torque el Zanj'on no era ni debia representer la paz, el Zanjon era una tregua, interrumpible el dia en que la coriciencia del pal's permitiera continual sin obsta'culos insuperables la lucha por la independencia.
Examinemos esos dos acontecimientos empezando por la constante labor revolucionaria, que hizo inu"til la obra del Zan*on para la Metropolis y fructifera para Cuba. En 1874 ocurrio -an hecho qv, e parecio' decisive en contra de la Revolucion, que consterno' a los patriots ya quebrantados moralmente con la muerte de Agramonte en 1873 (11 de mayo), y la de C'spedes en 1874 (27 de febrero). Todos recordareis que el general Calixto Garcia Ini 0 guez, tuvo la heroic arrogancia de esculpir en su frente la Estrella Solitaria coil la U"Itima bala de su revolver, y de ofrecerla con sus despojos al enemigo antes de ser su prisdonero de guerra. Y ese coloso que cayo" al parecer perdido para su causa, que arranco agrimas de eternal despedida de millares de ojos que e 'I vel'an una esperanza de redenci'n
que debiendo haber sido fusilado se salvo" por su estado moribund, e-se hombre gloriosa que sobrevivio para encabezar en su dia-como el mas caracterizado de los Jefes de aquel moment por no haber participado en el Zanjon-la protest armada contra aquel pacto.




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895
nandez de Castro, Varela Jado, Raimundo Menocal y otros muchos) teniamos el mismo estado de a*nimo. Las visits menudeaban, y al fin se concerto la fuga del general Garcia, y por una imprudencia, como generalmente ocurre, se descubrio p or el Gobierno Espanol. Fue, en consecuencia, trasladado a una fortaleza de Pamplona, y tratado con mucha severidad; su calabozo era oseuro y hu"medo; en poco tempo se hablia hinchado y debilitado en extreme, a tal punto que su pobre madre-a qnien acompane desde Madrid-perdi' las esperanzas de volverlo a ver; por fortuna los preparations de la Paz mejoraron su situation, y en 1879 fue pesto en libertad.
Algunos meses ma's tarde celebro" Jose' Antonio Cortina varies conferences en Madrid con j6venes de la Colonia Cubaha, a proposito de afianzar en Cuba un partido eminentemente cubano, heredero de la revolution y propagator de la autonomi 0 a, un partido, decia, en el fondo separatist a larga fecha (declaracion postuma que hago torque Cortina fue siempre partidario de la nde-pendencia, tanto que cuando murio estaba en relaciones con Maximo Gomez, con Maceo y conmigo), partido que uniera a todos los amantes de la personalidad cubana dentro de la legalidad. Por aquellos'mismos dias habliame anunciado el general Garcia desde Nueva York, la Ilegada a Espanha, presos, del Brigadier Flor Crombet, y de los, coroneles Pedro Martinez Freire, Jose' Maria Rodriguez y Beola. Con grades dificultades conseguimos que los mandarin a Madrid eon la ciudad por careel. Nos ocupabamos en comunicarnos con los Jefes que quedaron en Santiago de Cuba Para qiie si se velian amenazados se lanzaran al campo. De manera que, cuando Cortina hacia la propaganda por su partido, yo me entrevistaba con los Jefes press, y declare' a mi amigo Jose' Antonio. que no crelia possible ninguna evolution political que tuviera por base la sinceridad del Gobierno Metropolitano, del que en aquella 6 oca jamas fuli amigo'; abrigando, en cambio, la firme creencia de que la solucio'n del problema cubano estaba en la independence, so"lo realizable desgraciadamente por medio de la guerra. Y nos separamos, Cortina Para Cuba legal, yo Para Cuba revolucionaria.




EUSEBIO, HERNANDEZ
tado por eff a los coroneles Jose' Maceo, Quintin Bandera, el caPitkn Nestor Prado y a Guillerm6n, no asil al general Santos Perez ni al colonel don Silverio del Prado.
Al siguiente dia, recibi en el hotel, la vista del Jefe del partido autonomista, Urbano Sa'nchez I chevarria, lustre abogado en quien tenian la vista fija para ponerlo al frente del movimiento, Crombet, -Martinez Freyre y Mayia; pero despue's .0 A
de la prisio"n de ellos, suponian con razon que Urbano estaria aterrado, y acaso en contra del movimiento, y aunque todos confiabamos en su caballerosidad, me advirtieron que no me fran'I, ni con Guillermon a qu
queara con e ien dominaba Urbano.
A Guillermon, decia Jose' Maceo, "lo sacaremos a la fuerza en su dia
En la misma actitud en que estaba Urbano se habia colocado Santos Perez, y en vez de un amigo deblamos esperar que nos combatiera. Santos Perez, gran admirador de Martinez Freyre y de Crombet despues de la guerra, que como ellos estimaba lo sufficient a Urbano Sa'nchez para aceptar su jef atura, creia asegurado. el triunfo de los cubanos con la Ilegada de Calixto y de Antonio Maceo. Pero Calixto y Antonio Maceo no Ilegaron. Flor, Pedro Martinez y Mayia estaban press, y el 26 de agosto cuando por evitar la prisio"n de Maceo, Banderas y otros nos sublevamos en Santiago a las siete de la tarde, bajo la jefatura de dichos jefes y la de Guillermon, sacado de su casa enfermo y sin entu0 10
slasmo, Santos Perez no solamente no salio (como ya lo habia advertido), sino que redujo a prison a don Silverio del Prado, ha'bil media para librarse los dos de las sospechas que de ambos tenia el Gobierno. Como se ve, naci' herido de muerte por la priSion de Pedro Martinez, Flor y Mayia, y por la demora de Calixto y Antonio Maceo, el movimiento ma's grande que en su. inicio ha tenido lugar en Cuba. S'lo asl ha podido darse el nombre de' "Guerra Chiquita" a la ma's grande de las re-cien nacidas revoluciones, demostrativa de la protest del pam contra el Zan*o*'n. .y demostrativa tambien de que no se habt'a hecho a'n la pro-




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 13
de los ultrajes sistematicamente inferlidos a la dignidad humana, principalmente con el sostenimiento inicuo de la esclavitud.
Como habreis podido advertir, el General Garcia march a Paris de paso para Nueva York. En la capital del mundo, celebro' una conference con el doctor Betances, propagandist incansable de-la Confederacio"n Antillana y delegado de la Independencia de Cuba en Paris.
En Nueva York, constituyo Calixto un Comite revolucionario en el que figuraron como Presidente, don Jose' Francisco Lamadrid; Vice don Juan Arnau; Secretario, Pio Rosado, y Tesorero, Leandro Rodriguez.
Su proposition era allegar condos para que el General Garcia enviara una expedicion y conduiera la suya propia. Con Calixto se comunicaban Pedro Martinez, Flor y Maylia, jefes con Jose Maceo, Guillermon y Quintin, de Santiago, Manzanillo, Holguin y Baracoa; Santos Perez y don Silverio, de Guanta'namo; Mariano Torres, de Manzanillo; Pancho Carrillo, Angel Maestre, Arias, Cecilio Gonza'lez y otros, de las Villas y Colo"n, y Jose' Antonio Aauilera y Jose' Marti, delegado y subdelegado respectivamente, de la Habana. Mantenia las relaciones entre Oriente y Occidente, el Colonel Pedro Martinez Freyre, hombre culto, arrogance, de una belleza varonil poco comu"n, y de una sinceridad desconocida en estos tempos que corremos. Un dia desgraciado para Cuba, ordeno" Polavieja su prison en Jovellanos, de regreso de la Habana, yencerrarlo en el Morro de Santiago, en donde ya le aguardaban el Brigadier Flor, preso en su lecho de enfermo; el Coronel MayiJa y el Coronel Beola, reducidas a prison a la misma hora, y enviados despues a Espana, segun he dicho antes. Con esas prisoners quedo" deshecho el vasto plan de Pedro Martinez y aprobado por Calixto, de nombrar Jefe del movi'miento en Oriente a Urbano-Sanchez Echevarria hasta la Ilegada de Antonio Maceo, y Jefes de Cuerpo y de Brigada a los Generales Santos Perez, Flor Crombet, Guillermo'*ny a los Coroneles Jose' Maceo, Quintin Banderas, don Silverio del Prado, Bartolome 'Maso, Pancho Carrillo, Angel Maestre, y a otros muchos eu Holguin, Manzanillo,
"RnATATnA _RArn0nn 1qQ WIPQ AT CAMn




14 EUSEBIO HERNANDEZ
Colonel Pedro Martinez Freyre, jefe moral de aquel gran movimiento, y con la prisio'n de Martinez Freyre y companheros, y el retraimiento consecutive de Urbano Sa'nchez y de Santos Perez, quedaron sin orientacio"n los demas Jefes orientals. A orientarlos'vine yo de Madrid a Santiago, cuando me despedi de Jose' Antonio Cortina en la capital espa'ola, esperanzado de salvar ese vasto plan de guerra.
Si el 26 de agosto hubieran estado en Santiago los jefes que se hallaban press en Espanha, principalment:e Pedro Martinez, Flor y Mayia, la ciudad hubiera sido tomada y hechos prisioneros el Gobernador y demas autoridades,,y tomato el armaments y el parquet disponibles, torque hasta las doce de la noche no.' reaccionaron los espanholes. Al diia siguiente hubieran salido columnas de todas parties y por todas las vias disponibles para Santiago, y los insurrectos se hubieran visto en la precision de abandoner la capital de Oriente, pero imaginaos el effect que la toma de Santiago hubiera production dentro y fuera del pais. No se hizo asi, los revolucionarios abandonaron la ciudad sin molester a nadie, ni apoderarse de un fusil ni de una banana, por temor a la responsabilidad derivada de la propaganda racist que se hacia en la prensa.
En esos dias habian Ilegado a Santiago las instructions del General Antonio Maceo, para los jefes y officials de Oriente, Villas y Occidente, 'comprometidos a salir, 0rdenes nacidas de la seguridad que Calixto habia dado a Antonio Maceo, de que seria
jefe de Ia vanguardia como jefe natural que era de Oriente. Reunidos Jose' Maceo y Quintin, -me dieron la orden de salir al siguiente dia para la Habana con las instructions del General Maceo expresivas en papel de china manuscrito del nombre, apeIlido, grado, fecha del lugar de la sublevacio"n y del department. En contestacio"n me limited' a pedir.que se borraran los nombres de las personas indicadas por si yo cala en poder del enemigo, no se perdiera ma's vida que la mia. "Si usted tiene miedo" me contest el Coronel Jose' Maceo, "no faltara quien las Ileve como han sido recibidas". En ese caso yo las Revare, y tratar6-si




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895
pude entregar a Jose' Antonio Aguilera, delegado revolucionario en la Habana, y a Jose' Marti, subdelegado, los documents que ya esperaban en casa de la valerosa patriots se'orita Ana S. Pando, hoy envejecida y pobre, que goza de un pequeho sueldo'como inspector de niflas en la Direccion de Beneficencia, es decir, un sueldo pequenho para quien se ocu-paba en aquella epoca en desempenar comisiones grades, peligrosas e ingrates, como la de reunir condos para los cubanos en desgracia, que unas veces se llamaban Estrada Palma, Calixto Garcia, y otras un pobre soldado de nuestro ejercito, o una cubana prisionera, que su corazon estaba siempre al servicio de sus compatriots, aun guardando prison en Isla de Pinos.
En la Habana nos reuniamos todos los dias a horas distintas! y en different lugares, Jose' Antonio Aguilera, Jose' Mart'1 y YO, para ocuparnos de las armas que debiamos mandar a las Villas y a Matanzas. Aprovechando la presencia en esta capital de mi cunado senior Tirso Mesa, me puse de acuerdo con e'l para mandar unas armas a Manguito con destino al ingenio "La Vega". Hallabanse empleados en dicho, ingenio los hermanos Betancourt, encargados de recogerlas, y sin que hasta ahora sepamos lo que ocurrio en esos dias en el Gobierno Civil de Matanzas, es lo cierto que una guerrilla de Colon se present' en "La Vega" y dio' muerte a machetazos a dichos hermanos, procedentes de la revolucio"n del 68, esto es, capitulados en el Zanjon.
Con ese motive nos pusimos en espera de alguna persecution y antes que pasara mucho tempo, fueron reducidos a prision y enviados a Espanha, Jose' Antonio Aguilera y Jose' Marti, Anita Pando a Isla de Pinos, otros muchos cubanos fueron eneareelados, y yo pude escapar para los Estados Unidos en un vapor americano. Un guardaalmacen de apellido Heredia se me present antes de las, prisoners de reference a ofrecerme recursos en nombre de los empleados del Ferrocarril de Matanzas para que siguiera a Nueva York, en donde me aguardaba el General Calixto Garcia. Como yo desconflaba del ofrecimiento, Heredia me refirio'* mi odisea desde que sali de Madrid, con tal precision, que me OnTIAT"T10"I f]" nvio Tin nnill";1 0ov cl-Q4-lin "vi;"ayl ay1+a.",aA" "Ay"n In a0+Q11a




16 EUSEBIO HERNANDEZ
y me saco valerosamente del Hotel a las doce del dia y me condujo a bordo en un bote.
Marti Ilego' a Nueva York procedente de Espanha, de donde se habia escapade, y entro" a former parte del comite revolucionario en la vacate que produjo el sehor Lamadrid, por haber tenido que marcher a Cayo Hueso. El general Garcia habla regresado en esa fecha de Kingston, Jamaica, en donde se hallaba el General Antonio Maceo, aguardando la orden de salida para Oriente, segun habia manifestado en las communications que acompanaban las o"rdenes de que full portador de Santiago a la Habana. El General Garel'a-oyendo desgraciadamente a Pio Rosado que no podia perdonarle a Maceo un triunfo ruidoso con la sola compahia que mandaba despue's de haberse retirado Plio Rosado con el grueso de la fuerza por evitar una derrota-el general Garcia, digo, resolvio". dar el mando de la expedition al brigadier Gregorio Benitez, hom-, bre de gran valor, pero desconocido en Oriente, y sin suficientes. prestigious en Camagdey, de donde era native, y en donde habia asumido la jefatura en los tristes. di 0 as del Zanjon. Ese paso desacertado produjo en los sublevados Orientales hondo disgusto. Benitez se vio" solo y se corrie" a Camagdey, en cuya provincial le hicieron tambie'n el vacio, y muri6 sin haber logrado medir en forma sus armas con las del adversario.
El desaliento que este hecho produjo empezo' a surtir sus effects en las fuerzas mandadas por Mariano Torres, que se embargo' para Jamaica; en las de Maceo, Guillermo'n y Quintin. Dos co'nsules extranjeros de acuerdo con el Gobierno Espanol-a lo que parece, que de esto *'Itimo no tengo ma's datos que la conviecio'n moral que abrigaban Jose Maceo y Quint'n-ofrecieron sus buenos oficios a los jefes insurrectos para que depusieran las armas, a condicio"n de dejar en libertad a todas sus fuerzas, y de ser ellos conducidos al lugar que escogieran en el extranjero. Asi habi'a salido Antonio Maceo, despue's de Baragua, con sus ayudantes, y asi quiso salir Jose' Maceo con sus hermanos y demas Jefes y Oficiales; pero en vez de Martinez Campos, se trataba de Polavieja, que en alta mar los hizo trasbordar a un canhonero espanhol en




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 17
tropoli supiera contester otra cosa que: "Asi lo exige laintegridad de la Patria y la conservation del principio, de autoridad dos frames huecas que serving para encubrir todos los desaciertos, las filtraciones y los crimenes de aquellos tempos de despotism, y de crueldad. El general Garcia ignoiraba, como todos nosotros, lo, que, estaba sucediendo en las filas cubanas, y aunque ya habian matador a Benitez y e'l por falta de recursos habia demorado su salida, resolvio' un dia del mes de marzo de 1880 embarcarse para Cuba con algu"n dinero que le envio Pancho Carrillo. Jose' Mari a
A -110
Aguirre y yo deblamos acudir con el grupo de Roloff. Hubo una equivocation de trees y no Ilegamos a iiempo. Nuestra desesperacio"n fue inmensa, y en el primer vapor que sali' nos trasladamos a, Kingston (Jamaica). Alli supimos que la goleta que conducia al general Garcia habia tenido, que arribar a las costas jamaiquinas, en donde se vio" obligado dicho Jefe a seguir a Cuba en un bote con una parte solamente de los expedicionarios que salieron con el de Nueva York, y entre ellos Pio Rosado, Gutie*rrez, Johnson y el italiano Argenta. Cuando el General Rego' a Cuba, no pudo comunicar con Guillermo'n, Jose' Maceo, y Quinti'll, y estos rindieron sus armas por aquellos dias, quedando, el General Garcia solo con el pequeflo grupo de amigos que le acompanaban. Tenazmente perseguldo por el brigadier Valera, Jefe de una guerrilla compuesta en su inmensa mayoria de cubanos muy practices de aquellos Ittgares, fue' perdiendo a sus companies, primer a Pio Rosado, y a Argenta, hechos prisoners, y fusilados en Bayamo; mas tarde Gutierrez y Johnson, muertos en una sorpresa, y convencido de la inutilidad de sus esfuerzos, convino, con sus restates files en conseguir un bote que los Ilevara a Jamaica. Comisiono a ese effect al, capita'n Urbina, hombre de confianza, para que entrara en Holguin y entreguara una carta a un com-Padre, de Calixto, pidie'ndole el bote. Urbina fue visto y v'lgl*lado hasta la casa, de cuyo hecho enter' al destinatario, y e'ste, hombre avisado, se present" al General espanol con la carta, pidiendole la vida del general Garcia, y de sus amigos. No quedaban m"'IS insurrectos en Oriente que ellos; el general Valera, que lo sabia, spmootr' mn-ndn I-ITI nirll-10+0 "ATI nwln-n An rivin n-I-In




18 EUSEBIO HERNANDEZ
esta vez por los demas el suicide del 74, y se entrego 61 sin condiciones a cambio de que se respetara la -vida y la libertad de sus pocos companeros.
El general Francisco Carrillo, Coronel en aquella epoca; el general Emilio Nunez, teniente entonces, y el colonel 'Braulio Pefia, Sargento, no sablian lo que ocurria con el general Calixto Garcia, y siguieron luchando en las Villas, no obstante la confirmacio"n de la rendition de los Maceo, Bandera y Guillermon. Roloff, Aguirre y yo, teniamos ya organized nuestra expedition,
A
cuando se public" en Kingston la noticia de la rendition del general Garcia, la de Carrillo mas tarde, y por U'*Itimo' la de Emilio Nunez y Peha. Nosotros hicimos entrega a los Jefes de emigration de Kingston de los materials reunidos y del dinero recolectado que no habia sido empleado en armas y pertrechos, En esos mismos dias Rego' a Kingston, de Haiti, el general Antonio Maceo, que lucho" infitilmente por former una expedition con que auxiliary a sus hermanos, Moncada, Bandera y Calixto Garcia.
En resume, el gran movimiento que comenzamos en Santiago el 26 de agosto de 1879, duro escasamente un an~o. La prison de Martinez Freyre, Flor Crombet y Mayla hizo retroceder a Urbano Sa'nchez y a Santos Perez; la equivocacio"n del General I Garcia, enviando a Benitez en vez de Antonio Maceo, disgust' a los orientales y determine' a Moneada a no presenter combat, temeroso de que se tuviera el movimiento por una lucha racist; la demora del general Garcia en acudir inmediatamente despue's del 26 de agosto, y la intervention de los e('Ynsules de Francia e Inglaterra, facility' la rendition de las fuerzas cubanas en los moments en que Calixto Garcia desembareaba, y por U"Itimo, la entrega del General Garcia con los suyos' motivo mas tarde la de Carrillo y Emilio. Nunez en las Villas, y todo lo dicho trajo, el fracas de la Expedicio'n "Roloff-Hernandez-Aguirre". Y era que aun no se habl'a hecho la propaganda de las ideas revolucionarias en el resto de la Isla, la tregua debia seguir durante alg'n tempo bajo la constant amenaza de la guerra. Asi se concibe que al mes escaso de haber llegado Antonio Maceo a Kingston, procedente de Haiti, niq An-nAn




EL PERTODO REVOLUCTONARIO DE 1879 A 1895 19
preso, nuevamente, quedaba descontado, del presented plan. Vicente Garcia, a quien nos habiamos diriay-ido, daba la callada por respuesta en su residence de Caracas. Y tome' a mi cargo restablecer "Jas relaciones eiArc Antonio Maceo y Roloff, primer, y entre Roloff y Gomez, despue's. En effect, el General Gomez, que estaba en la Repu"blica de Honduras de Comandante military del puerto, de Amapala, Vino a Kingston (Jamaica) en busca de su familiar.
1nmediatamente nos reunimos el, Maceo, Roloaf y yo; Maceo, y yo hicimos que se abrazaran Roloff y Gomez, sin previas explieaciones, Como antes habia hecho yo abrazar a Maceo, y a Roloff, y acordamos reunirnos todos en la Repu'blica de Honduras para establecer en ella nuestro cuartel general.
Gomez se Ilevo" la familiar, y prepare" la entrada de Antonio Maceo Como commandant en jefe de la Capital Tegucigalpa; Maceo y Gomez prepararon la Ilegada mia y la de Roloff. De ese modo el ano, de ISSI nos hallabamos reunidos en Tegucigalpa Maceo, Jose', Joaqui"n"Mlma, el poeta; Tomas Estrada Palma, administrator de correos, y yo, que ejercia mi profession de medico, sin aceptar hingun destiny, a fin de conseguir con mi independence profesional, y la de mi card'eter, las simpatias de los habitantes de la Repu'blica en beneficio de mis amigos los militaries. Al co "ienzo del ano 82 Rego' a Honduras Flor Crombet, y Mayia, escapade, de Espana, Como Flor, se fue aSanto, Domingo, y Pedro Martinez Freyre se quedo en Madrid, en donde habia contraido matrimonio con una espanola.
En 18S2 estabamos en Honduras, Maceo commandant de Puerto Cortes y Omoa, Maximo, Gomez en San Pedro Sula, sembrando anil (cultivo, que no conocia) ; Rafael Rodriguez (el tuerto Rodriguez. que hablia sido jefe de la caballerlia de Ignacio Agramonte), Gobernador de las Islas de Rohatan; Flor Crombet, comandante del Departamento de "La Paz"; Carlos Roloff, gerente del Banco de Amapala; Jose' Joaquin Palma Director de "La Paz", oregano del Gobierno; Tomas Estrada Palma, Administrador de Correos; Juan Maso" Parra, Capita'n de la Guardia de honor del Presidente; Manuel Morey, Corofiei__J f6.ael Cuartel, v Aleiandro, GonzAlez- tp-npdor (1p. lil)roq t1p rinq on(zn do "Aynal-11;n




20 EUSEBIO HERNANDEZ
conduct me valio las simpatias y el aprecio de toda 1a* Repu"blica, y la conflanza de los politicos de todos los partidos, alli donde los padres tienen a veces desconfianza de los hijos, los maridos de las mujeres, torque es tan grande el espionage establecido por el Presidente, que se han roto los sagrados vl'nc-ulos de la gociedad, del hogar, cimentados en el amor, en el respect y la dignidad de la familiar en los pueblos de superior civilization.
A
Quedo, pues, organized nuestro campamento bajo mi direccio'n political, por mi libre position, situacio'*n de confianza que de., liberadamente me cree en el pais con mis amigos.
Desde Tegucigalpa respondia yo solicitamente a las excitaciones que se nos dirigian de todas las emigraciones, principalmente de New York, de Cayo Hueso, de Tampa, de Kingston (Jamai'a), del Canal de Panama, de Filadelfia y Santo Domingo; apaciguaba los Animos cuando se emprendia alguna campana de odio contra los autonomi,stas o los espanholes. Recuerdo que en uno de mis articulos a El Yara, de Cayo Hueso, sobre los autonomistas, conteste': "no hablemos de separatists ni de autonomistas, de cubanos solamente as que de cubanos de hombres, qne de todos los que
en Cuba viven necesitamos para llevar a fin nuestra obra de independencia "y de libertad". "Podemos considerarlos equivocados, pero no malos cubanos, pues desde el punto de vista evolucionista buscan los autonomistas el bien para Cuba; los espa~oles defienden interests contraries a los nuestros, y si bien es cierto que en nuestra independence ven equivocadamente su ruina, debemos pensar que tienen esposas, hijos e interests ctibanos, y que ha de llegar el dia en que tengamos que convivir al amparo de nuestra bandera, y entonces estaran de ma's ios odios que hoy en"gendremos y alimentemos impoliticamente en nuestros corazones, y peligroso manana para la paz de la Republica."
"No debemos perder de vista sin vacilar un moment, que seremos independientes y duehos de nuestro porvenir". "Reguemos, por tanto, el amor a boca Ilena, que el odio, fakil como todo lo malo, constitute el principio de disoluci'n de las sociedades organizadas, y el de muerte en las que tratan de organizerse.




EL PERTODO REVOLUCIONARTO DE 1879 A 1895 21
frente del movimiento que de todos modos surgi*r*la de un momento a otro. Ya Ramon Leocadio Bonachea recorria como prueba del desbordamiento las emigraciones con la noble esperanza de organizar la revolution bajo su Jefatura., Ya Limbano Sa'iachez el vaA*
liente, y Varonita. el intrepid intentaban lanzarse por su cuenta y riesgo, y aunque nosotros no esta'bamos intimamente convencidos de que hablia Ilegado el mlotnento de agitar nuevamente el pais con todas las probabilidades de exito, no dejaba de preocuparnos la desorganizacion que se iniciaba por Bonachea y Limbano, influvendo en nuestro Animo la insistence de hombres Como los coronele's Serafin SAnchez, Mayia Rodriguez, Paquito Borrero, Jose Dolores Poyo, los hermanos Bavastro, el doctor Mayner, los hermano-s Machado, fuertes manufacturers de Kingston, y su ene.argado el noble y e-ntusiasta patriots Jose' Perez, padre de mi joven e lustre amigo Luis Marino, etc., etc., y por ltimo, el ofrecimiento hecho a los generals Maximo Gomez y Maceo por don Felix Govin si juntos se ponian al frente del movimiento,de contribuir con cien mil pesos, y buscar dos amigos que dieran igual suma.
Esta'bamos, cuando eso sucedia, a fines del an'o 1883. El general Gomez me habia escrito varies cartas habla'ndome de la posibilidad de que tuvie'ramos que adelantar los success de acuerdo, con los deseos de los emigrados. Seguia Maceo de commandant general de Puerto Corte's y Omoa, Gomez en San Pedro Sula, Flor de commandant general de "La Paz", pedido por otro Departamento en donde residia la plana mayor de los adversaries politicos del Gobierno-cosa que ma's adelante explicaremos-Roloff de gere nte del Banco de Amapala Morey, Jefe del Cuartel; Rafael Rodriguez de las Islas de Rohatan y Toma's Estrada Palma de. administrator de correos de Tegucigalpa, en donde yo residia. Un telegram me anuncio' que el general Gomez estaba grave con pulmonia en San Pedro Sula, a 90 leguas honduren'as, en gran parte parecidas a las cuchillas de Baracoa, por donde no pasan nada ma's que los pajaros y las mulas amaestradas de aquella Republica. Tome' una'mula en la capital, por tele*grafo se anunci'0 nor ord.en del PrpqMPTAP .9. toda.q laq Pqtae.io-npq -rni narn.




22 EUSEBIO HERNANDEZ
en la RepAblica de Honduras en donde se tenia altisima idea de nuestra hoir-torabilidad, de nuestra independence de cardeter, ch, nuestro patriotism y valor, y ahora de nuestra resistencia fisica y de la energlia de nuestra voluntad.
El general Gomez se curo, y en su morada nos reunimos Maceo, e'l y yo; y en atencio'n a los ofrecimientos de Govin y de los ruegos reiterados de los emigrados, decidim6s comenzar el movimiento que duro sin iyterrupcion. hasta fines del 1 86, segAn mas adelante veremos.
Recibi la commission de avisar a mi regreso para la capital al general Flor Crombet en su comandancia de La Paz ", en donde acababa del solucionar -tin grave conflict a gusto del Gobierno y de sus enemigos: era, pues, Flor la confial-iza del Gobierno y la arantia de sus adversaries.
En el Departamento de "La Paz" en. effect, se conspi-raba contra el Gobierno presidio por el general Luis ogran, Cromb.-It no estaba bien enterado, y un. dia lo Ilamo el Preside nt e, y I e m ostro las pmebas que tenia de la conspiracion.- Crombet se limit a decirle que el era el responsible del orden, y si el Presidente no tenia confianza en 'l ma.dara su substitute; si tenia confianza que se le dejara en libertad do proco.der, torque si bien el le debia fidelidad al Gobierno, le debia, a, sus adversaries la garantia de sus vidas y de sus propiedades. Con la confianza plena del Gobie'rno regreso a "La Paz", I-lamo a los Jefes de la conspiracio"ii y sin decirles que el Presidente le hablia enterado de. sus planes, e'l les demostro" que los conocia y que los venia siguiendo desde su comienzo. Que sablia habia Ilegado para ellos el moment de dar el golpe acordado, y que por eso los 11-amaba para "decirles que terila tomadas sus precauciones y que si intentaban movrTse los reduciria a prison, y desde ese moment no responderlia de la suerte que -pudiera caberles, que a el no le tomarlian jamas el cuartel sino despue's de muerto, ni consentiria que el Gobierno persigniera a uno solo de los comprometidos, una vez que desistieran de sus
A
locos empen'os. Asi destruyo ese gran movimiento, el Gobierno se lo agradeclo" mucho, y acaso por la primer vez en la Repu'blica no se expatriaba, eneareel-aba o fusilaba a los authors de una re-




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 23
que predominaban los adversaries del Gobierno Como una ga'rantia para ellos, cuando Ilegue a comunicarle las instructions que para el me dio por escrito el general Maximo Gomez, y que
por una casualidad cQnservo en. mi poder y voy a leer:
"San Pedro, 10 Junio 1884. General Flor Crombet. Estimado
General: El doctor Hernandez Ileva instructions para usted ara que las cumpla si esta' dispuesto a ello. Asimism6 le hago el.,"
encargo que le instruya de todo con relacio'n al asunto, Como uno
de los Jefes de mi mayor confianza.
Puestos los dos en perfecto acuerdo seguiran la ruta marcada
hasta converged al punto indicado, para de, alli seguir cumpliendo posteriors determinaciones. Con eso basta por ahora., Lo abraza
su afectuoso general.-(f) M. GO'Omez."
En el acto ese insign-e patriots envio conmigo al general Bogran. su renuncia, y al leerla Bogran, me dijo: "En este moment me ha prestado un gran. servicio, ha hecho fracasar una revolucion y mis adversaries pollticos de "La Paz" y de "Comayagua"
me lo piden Como una garantia. Ustedes me causan un gran perjuicio hacie'ndole abandoner ese pesto que tanto ha honrado. LNo podrian. ustedes dejarlo hasta el instance en que vayan a emprender viaje a Cuba? Nada podr'amos hacer en ese sentido, general Bogran, le respond: Crombet no se quedara. Ademas, tiene la mission de aeompaRarme en el desempenho de varies comisiones. Lo unico que podre hacer en obsequio de usted es rogarle que no me acompane a Guatemala y El Salvador. Tardare un mes proximamente en evacuar las dos comisiones cerca de los Gobiernos de esas Repu"blicas amigas, pudiendo al recibir un telegram mio aguardarme en el puerto de Amapala -para seguir viaje al Canal de Padama y. de alll' a New York, en donde. nos reunirlemos Mace*o,.
---Gomez, Rafael Rodriguez y yo, con otros'Jefes procedentes de otros
passes, Como Francisco Carrillo, Emilio Nunez, Rog,-Jio Castillo, el
Marque's de Santa Lucia y Jose. Marti.
Como lo hice con Crombet, visited' al senior Estrada Palma, y le
entregue una Carta del general Gomez, en. la que le decla que al 10 0 10
emprender ese movimiento no podia ni queria dejar de -contar con 61. El senior Estrada -Palma mck eontesto' 011P. Tio tomaba nartp en




624 EUSEBTO HERNANDEZ
.. ...
... ...A
/. .. ...
..... ...........y ~ /
... .. . ............ .../ / ,




EL PERIJODO REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 25
otros revolucionarios antiguos,; y que menciono para ser' fiel en la relacio"n historical que estoy hacienda, del period que me ha sido encomendado. Por lo demas, don Toma's fue' delegado, despue's President de la Repu"blica, y goberno" bien a mi juicio-los tres primers ahos de su period presidential.
-El general Luis Bogran, recent ",;.enido al poder que habl'a recibido de manos dei senor 6fo, con las areas del Tesoro Publico vat
cias, en'Vio' por mi gestion tres mil pesos al general Gomez. para los a de no poder hacer m I s. Con nuesprimeros gastos, lament'ndose a
I
tros propios recursos'-segun costa en una carta que guard del general Maximo Gomez, salimos de Honduras, yo el primer para Guatemala y el Salvador. El general Bogran me rogo que me fuera sin fijar dia, torque enterado el public de que abandona'bamos el pal's, se preparaba -Para hacernos una ruidosa despedida, cosa que hablia de molester al consul de Espana. Asi' lo hice: una madrugada desaparecii, y, durante el dia recibl' muchos telegramas de carinosa y sentida despedida. No olvidare jamas el aprecio de que fudmos objeto en aquella Republica, de. nobles habitantes, honrados a carta cabal, e intefesados en nuestra Independencia como nosotros.
No obstante los 31 anos qne han transcurrido, conserve vivos los sentiments de gratitude que guard a la Sociedad honduren'a por la confianza y el carino con que nos trataron. Cierto que nuestros generals se portaron slempre muy bie-u, no abusaron jamas de la hospitalidad que se les brindo, ni del poder que les fuel confiado. Sirvieron al Gobierno sin divorciarse del pueblo, como.es alli costumbre principalmente en los extranjeros. Un dia pen so el senior Marco Aurelio Soto, Presidente de Honduras por las bayonets de Guatemala, volver sus armas contra su protector aprovechando la presencia de nuestros amigos y el justo renombre de que gozaban como aguePridos militaries, torque Barrios, Presidente de Guatemala, le hablia ordenado que abandonara esa presidencia en la que resultaba infield a la union Centro A-mericana que acariciaba el. Llamado por el senior Soto a la' capital con ese objeto, acordamos contestarle que ellos debian al Gobierno que




26 _VUSEWO HERNANDEZ
Jerearle funestas enemistades. Que en tal virtue, presentaban todos la renuncia de sus importance cargos.
El President Soto no las accept" y opto" por abandoner la presidencia que no habia obtenido por el voto de sus conciudadanos, con quienes no podia contar por faltarle el apoyo material de Guatemala. Su salida fue un motive de regocijo para el noble pueblo hondurenho, generalmente mal tratado por sus gobernantes-(en la e-poca a que me refiero-). Decia que me habia dirigido de Tegucigalpa a ARIapala para tomar el vapor que habla de conducirme a Guatemala. tn ese vapor.y en el tren que desde la costa me condujo a la capital Guatemalteca, senti un deplorable estado de a'nimo por la necesidad en que estaba de verme delante de un tirano. Tenia de Rufino Barrios la peor idea que se puede tener del rey intellectual y moral de los demas animals, algo asi como de un cannibal encarillado con las desgarraduras lentas de la carne para contemplar mejor la sangre destilante entre los' estromecimientos de la victim.
Llegue al fin, encontre' alegre la 'ciudad, bella, ma's bella que muchas ciudades europeas y americanas. La ciencia y las artes se traducian en el process corriente de la vida; me hallaba sin duda en una sociedad civilizada, rica, de buen gusto. Y me pregunte' si podia presidio este grupo human de superior culture, un tira110 sin ninguna, menospreciador de la dignidad humana. De ese modo me habian pintado a Barrios,,visite a un elevado, personae del Gobierno, persona 'ultisima, atenta, quien me comunic' al siguiente dia que su Excelencia me recibiria a las tres de la tarde. El palacio estaba Ileno de soldados, atravese varlos cuerpos guardian antes de Ilegar al salo"n de relcibo. Se adelanto' mi amiable introductory para anunciarme, y observe' que temblaba y palidecia. Aquel hombre culto, de maneras desembarazadas, acostumbrado al trato de los hombres y aJa amplitude de los salons aristocraticos europeos, estaba cohibido, encogido, sin saber hablar delante de su dueno y senor. Era cierto lo que me habian dicho, pense, Barrios es el tipo, de los tiranos centro-americanos. Me recibio sentado, con la cara de una seriedad ofensiva hasta que se
I A 'I 'I -I 'I -I 'I f I -I 'I 'I A




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 18,95 27
sidente a un insigne patriots v hombre bueno y justo.' Ese insigne republic renuncio por no poder complacer a sus enaltecedores. Como gozase yo fama de valiente al mismo tempo que de timid en el concept del trato social-los doses me escogieron para moralizer el pal's, practical la hegemonta sobre los, dema's Estados, y en vt. dia la Unio'n Cenko-americana", segun me dijeron enf aticamente. Esos hombres me inspiraban un respect rayano en el temor de lo grande, de lo exceptional. Sus consejos eran ordenes para mi; pero no tardaron en pedirm'e tantas preo
bends y sinecuras, privilevios contra los desvalidos, el manejo para personal beneficio del Tesoro Pu"blico, la corruption de los tribunales de justicia, es decir: el raAablecimiento de la situation derribada por esos mismos vicious, sin que jamas volvieran a* tratar de la vision qite traje al poder. De esa mantra f-ul' gradualmente perdiendo el respect q-tte les tenia, y convencie'ndome de que eran tan corrompidos y palaces como los clericales; y un dia, cansado de tantas exigencias, -los, arroje del Palacio, y brusque para gobernar el coneurso del pueblo. Y hoy, esos soberbios, de ayer, pequenos de espiritu, altos de civismo, tiemblan en mi presencia como unos azogados. Con esta arma los manejo (me mostro un Iatigo), y me obedecen como nifios, mas exactamente: como esclavos." Barrios se habl'a transfigurado, se habia sentado decentemente, su cara era amiable, su acento parecia sincere, sus, frames breves y energicas. Y cuando me hablo" de la Union de Centro-America se ilumino' su rostro. v tradujo en sus palabras la resolution de una firme voluntad al servicio de una gran idea, la de la -Union de todas las Repu"blicas, del Centro; Barrios se considerable el sucesor de Morazan. Paso a paso me iba interesando algo ese hombre; no file
era el president de pequefieces, de constant s hipocresias y mentiras de otras republican, que se tenlan por literates y estadistas, y delante de ellos no osaba pronunciar un disturso ningun ciudadano torque sus Excelencias no sablian hablar, y I e s desagradaba que en su presencia se permitiese a1guien otra cosa que leer. Mi relative simpatia por Barrios se acrecento por el inter's con que oyo el mensaje de Gomez y de Maceo, agrega'ndome al final que




28 EUSEBIO HERNANDEZ
gran nacio'n de cinco passes minu'sculos, ansiaba an adir la de pasar a la historic como un libertador.
Barrios a poco dirigia personalmente la invasion de Centro America. Una bala perdida le priv" de la vida en un combate. y a Cuba la dejo sin el concurs de un amigo que me figure q-tie hubiera cumplido su palabra. El otro rasgo que me lo hizo menos antipatico fue el de su valor; montaba todas las tardes,*solo, un brioso caballo, y recorria la's principles I calls de la ciudad. Barrios era tirano con los grades, bene'volo con los pores, franco y valeroso, como que tenia un Ideal que cumplir, como que no estaba en el poder exclusivamente para embolsarse parte de los ingress publicos.
Pa'se' de Guatemala a El Salvador, y se habia ausentado su president Zaldivar para quien llevaba otro mensaje, y naturalmente, regrese' al. Puerto hondurenho de Amapala, en donde me aguardaba Flor Crombet, para seguir juntos al Canal de Panama'.
Allii encontramos una emigration cubana enthusiast, que nos retuvo quince dias. Eran.los Jefe.s, Coroalles, doctor en medicine; Cala's, antiguo enemigo del Zanjon, del que constantemente protestaba, como la inmensa mayor p a de los que en 6 1 participation; Besosa, ingeniero empleado en los trabajos del Canal; Juan Bravo, cubano de color, bien acomodado y generous cuando de la Patria se trataba, y otros muchos cuyos nombres he olvidado lamenta'ndolo, torque quisiera mencionarlos a todos, que bien lo merecen.
Terminada una recolecta que se efectuo' para favorecer el mo-, vimiento que iniciabamos, marchamos a New ) ork, habiendo telegrafiadoantes a Marti, qne estaba un tanto retrai'do desde 1880, en que fracaso la revolucio'n dirigida por Calixto con su cooperacion, y conmigo disgustado torque no accept' el cargo de delegado en Kingston, en 1880. Nos recibieron en la station neoyorkina Marti, Enrique Trujillo, Cirilo Pouble, Juan Arnao, companero de Narciso, Lo"pez, Felix Fuentes, Leandro Rodriguez, Rubiera Lopez Queralta, el doctor Parraga, el doctor Luis y multitude de




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 29
Castillo, y ma's tarde aun el colonel Jose' Maceo y el colonel Agus--11" tin Cebreco, recent escapades de Maho11.
El colonel Maceo, se habia escapade antes de Chafarinas y habia sido entregado por una autoridad singles a de Gibraltar a las autoridades espanolas. Inglaterra destituyo a esa autoridad (el Gobernador) y reclamo los priests, que fueron mandados a Mahon con la ciudad por carcel, de donde se escaparon con otros cub a"nos.
En New York nos hospedamos en la calle 9 nu'm. 21, Este, Hotel de familiar de Mme. Griffou de Muro, en donde habian parade casi todos los insurrectos de la revolucio'n del 68, hue'spedes de New York, desde Bembeta a Antonio Maceo.
Recibimos centenares de visits Crombet y yo durante los ocho o diez dias que precedieron a la Ilegada de Gomez y Maceo. Visitamos a nuestra vez un comite' revolucionario presidido por don Juan Arnau con Pouble de Secretario, formado para preparer
-como lo habia hecho-a Limbano y Varonita, ya en ruta para el Canal cuando nosotros en el Canal embarcamos para New York.
Pue una contrariedad para nosotros que habiamos escrito a Limbano y a Bonachea, que no se expusieran a un fracas; Limbano y Varonita reunieron en el Canal various expedicionarios-entre los que estaba Martin Moru"a Delgado-para tomar pasaje a bordo de un vapor espanhol y apoderarse de e'I en alta mar.
Algun expedicionario imprudent o algun espia del Consul espanol, impidio" Ilevar a cabo esa arriesgada empress. Moru'a vino a New York a reunirse eon nosotros en moments en que ya hablian Ilegado a la gran ciudad G omez y Maceo. Limbano y Varona. se embarearon, y apart Bonachea y los suyos, para Cua, y fueron tenazmente perseguidos, abandonados de los cubanos, y muertos unos en el campo, los primers, y prisoners al desembarear y fusilados Ramon Leocadio Bonachea, Plutarco Estrada y otros cubanos dignos de mejor suerte, por su patriotism, su tenacidad y su fe. Esta los period; crevo Bonachea que 61 solo moveria en.su auxi*Iio a todos los cubanos, y la experience habla demostrado antes que sin Gomez y Maceo era poco menos que
*---- --*I-I T-- -I- I




110 MSEWO HERNANDEZ
espanol, dijo a los que le ac-usaban que no era el responsible, que era miky valiente, el gul'a de todos los guerreros cubanos, y su maestro de el a quien 'admiraba y a cuyas 0rdenes se ponla, y Gomez resurgio al conjure del grande entre los grades Antonio Maceo. Calixto pudo haber cal"do en olvido-y por a1gu"n tempo lo estuvo-despues de la Guerra Chiquita, pero su falta se redujo a no haber tenido calma sufficient para esperar a que desapareciera la esclavitud y se terminara la propaganda separatist, a cargo-quisieranlo o no-de los autonomistas, representatives legales, pero representantes al fin, de la R-*nica protest active y constante de inmediata influential en todo el pal's, en contra de la organization Colonial; falta comu"n a todos nosotros la de Calixto, pnes yo confieso Ilanamente que no me hice ni podlia hacerme esos razonamientos en aquella epo-ca en que careOiamos de experiencia, y del sentido critic que proporciona el desarrollo de los success' acaecidos en un period cualquiera de la historic de nn pueblo. Si el Zanjo"n hubiera sido el product de la reflexio"n de los que en. eI intervinieron, lo hnbieran realizado cinco alhos antes; si nosotros hubieramos tenido la seguridad de que en.el aho 79 no estabamos aun en conditions de volver a la guerra, a1gunos hubieran conscientemente ayudado la propaganda separatist legal que en un moment dado planted" Juan Gnalberto Gomez, e hizo reconocer por el Tribunal Supremo de Madrid el selhor Labra, y otros hubieramos aguardado fuera el moment oportuno indicado por el pals; conduct esta ^'Itima que establecimos nosotros anunciando desde la tribune que no deseabamos importer la revolution. Lim
-bano y Bonachea no tuvieron, pues, nexo alguno con nosotros en sus aisladas expediciones.
De mantra que, reunidos en el Hotel de Mme. Griffou, empezamos a trazar el plan que deblamos seguir en la preparacio"n de expediciones, y a estudiar los.lugares adecuados en que cada uno de los Jefes debl'a desembarcar.
Los generals Gomez y Maceo participation al senior Gov'll nuestra Ilegada, motivada entre otras razones por la promesa que no habreiis olvidado nos hizo en su nombre y en el de sus amigos
-I- ---- /onnnnnN -rt-




EL PERZIODO RIINTOLUCIONARIO Dt 1879 A 1895
ban que alentaba una revolution separatist. Los generals Go'mez y Maceo reunieron, afort-unadamente, a su paso por el Cayo, cinco mil pesos (05,000), que con el dinero de Bogran y el propio de cada uno de nosotros, sirvio para los primers moments. Con ese dinero tuvimos que enviar varies comisiones a Mejico; quiso el general Gomez que fuera Marti, v e'ste mostr' placer en que se le, designara, y comenzo" a deicirle a GO"mez lo que har a inme diatamente despues de su llegada, y Gomez, que teni'a en la mano una toalla para ir al ban'o, le interrumpio dicien-dole: lo que usted haya de hacer alla' lo acordaremos con calma, ahora prepares para salir lo mas pronto possible, y se retire" al ban'o. Marti se despidio" visiblemente contrariado, y escribio' a poco una caxta a Gomez anunciandole en te'rminos excesivamente duros que se separaba del movimiento. Por esa razon en todo ese largo period se notara la ausencia de Marti, no obstante los esfuerzos personals que hice para atraerlo, como veremos mas adelante.
En vez de Marti, se acordo que saliera para Me"jico el general Antonio Maceo; para Paris, Flor Crombet y yo; para Santo Domingo, Francisco Carrillo; para Kingston, Jose' Maceo y Cebreco; para el Cayo, Rafael Rodriguez. De cada uno de esos lugares debia salir una expedition, y el general Gomez en la de Santo Domingo aconipanado de los generals Seraflin Sa'nchez, Carrillo y Paquito Borrero, los coroneles Mavia, Barnet y algunos oficiales. El general Carlos Roloff que no figure esta vez, habla quedado en Honduras, enfermo, aguardando Ordenes de Gomez, y el colonel Emilio Nunez debia preparer su. expedici'n en Filadelfia, lugar de su. residence, y en New York.
En estos moments Ilego" a New York Antonio Zambrana, que se puso a las ordenes de Gomez, -y le acompa-o en la gran ciudad americana.
A partir de este instance, os dares perfecta cuenta de la importancia de dos liechos que voy a senhalar. Primero, sin el concurso de Goviin y de sus amigos, el movimiento-que debia empezar con doscientos mil pesos--quedaba en situation precaria, al extreme de hacerse dificil el desempefio de las comisiones acorda-




32 EUSEBIO HERNANDEZ
mas sencillos, solo esta'n dispuestos por lo regular a tomar asiento en el banquet de la victoria, que se empenRan, 'con todos sus entusiasmos, en abonar.
Los comisionados recibimos las O*'rdenes en pliegos cerrados: Maceo debia dejar preparado en Mejico, al brigadier Angel Maestre, como lo hizo, y reunirse oportunamente 'al general Gomez; Crombet y yo debiamos ver en Parl's al lustre Dr. Betances y al general Luperon; este habia salido de Parls para Santo Domingo. Con Betances visitamos a los cubanos de la gran Ciudad, que debeis suponer acomodados por el solo hecho de vivir en ella. Fue' recibida la commission con la cortesia propia de genes bien educadas, pero sin el calor que inspiran las -causas nobles como la que representhbamos. Sin embargo, el doctor Betances quedo" hecho cargo de recibir las cantidades con que prometieron contribuir tan pronto como Ilegaran a Cuba las primers expediciones. Regresamos a New York, y los demas comisionados ocuparon sus puestos y empezaron con diverse fortune los trabajos que les habian sido confiados.
A nuestro regreso de Paris, encontramos al general Gomez 11 10
ausente, sin dinero; no tenia a su vuelta a New York con que pagar los gastos de hospedaje en casa de Mme. Griffou. Entre las pocas prendas que nos quedaban, disponiamos de un solitario de brillantes que me habia regalado el senior Abelardo Zelaya, Ministro de Hacienda de Honduras, agradecido por la curaci'n de un hijo que creyo perdido, ahijado del general 13ogran, Presidente de la Republica. Lo entregue al general Go*mez para que lo utilizara, y se le ocurrio proponerselo al senior Govin en calidad, de empeno por mediacio"n de un lustre cubano' que acompanaba en esos dias al General. El se'or Govin se nego a recibirlo en esas conditions, y no se ofrecio para salvar la situation que e'l habia contribuido a crear, en ninguna forma. Otra persona empeno el solitario, y en esos dificiles moments celebramos una intima entrevista el general Gomez y yo. "Si usted me deja libertad completa para levanter condos, pronto sabremos si es o no possible continuar este movimiento". El general Gomez me dijo que con cua_PPn+P AT Oi-nOA Ynil n.PQn.Q (4E; 000) nn(II'n-rnn.Q ir n fli-ihn ozpallyi 1nQ




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 33
10
ue' decir que Gomez carecia de dinero cuando hab'an entregado a Maceo y a efl. cinco mil pesos (5,000) y Go*mez pedia al presidente del comite' reservado Carlos Mannel de Ce'spedes ", que le euviara seiscientos pesos (600) para pagar el. hospedaje. En el pliego cerrado que me entire' a mi poi la a Cayo Hueso con veinte mil pesos (20,000) cuando habiamos convention en que yo tenlia amplias facultades para reunir los cuarenta y cinco mil co'mo y donae pudiera. Conseguli en el Cayo-gracias al buen juicio de Gonzalito, su Secretario-reuni.r'le los seiscientos pesos sin'que se enteraran los emigrados de la situaci'n del Jefe, e hice caso omiso de las instruccio"n del General. Heoaqul' los comprobantes que leo por el valor historic que tienen:
"Club C. M. de Ce'spedes.-Cayo Hueso.-Secretarl'a.
para Ilenar e'or Tesorero: De orden del se'or Presidente,
otra del general Maximo Gomez, sirvase poner a disposici'n del doctor Eusebio Hernandez, representative en esta ciudad de dicho General, la suma de seiscientos pesos de los condos de nuestro Club, para tender al desempeno de una comisio'n.-Cayo Hueso, enero 6 de 1885.-(f.) J. D. Poyo Estenoz, Secretario p. s.-Vto. Bno.: Enrique Perez, Presidente.
Paguese a don Alejandro Gonza'lez, Secretario del General G6mez.-(f.) E. Herndndez.
Re-cibidos: Alejandro Gonzalez.
Recibida la suma de seiscientos pesos.-New Orleans, 12 enero, 1885.-(f.) M. Go"mez."
En aquella epoca era yo un joven de inagotable enthusiasm, y de convieciones tan, firms sobre la necesidad de la guerra para opener la independence, que con facilidad couseguia convener a mis oyentes. No engahaba a, nadie, oia a todos, no hablaba ma's que lo que debia, iba a todas parties, y procuraba proceder de un modo impeccable hacienda una vida exemplar: era un verdadero apostol.
I Commence' mis ge-stiones en el Cayo diciendo a un grupo de cubanos pudientes, que el general Gomez estimaba en cuarenta y cinco mil T)P.sos la suma Tipepqaxia nara (1p,Rnaefiar lav PxnPdieio-nPq




34 EUSEBIO HERNANDEZ
se necesitaba el doble, con la condition aun de proceder con, rapidez, y al Cavo correspondla-en el reparto hecho-contribuir con cuarenta mil pesos (40,000), de ellos treinta mil (30,000) podian prestarlos cinco cubanos ricos: Gato, Soria, Marrero, Recio y Canals, al Comite'; que se obligaba a pagarlos con el product de la primer recolecta que se hiciera spue'ss de la Ilegada de la primera expedicion; los diez mil restates los recolectariamos en las manufactures de tabaco. Antes de dar este primer paso, me entere' bien de quie'n era la persona qne en el Cayo inspiraba mas confianza a todos los miembros de la Colonia. Se me dijo por ricos y pores que don Jose' Francisco Lamadrid, que era un gran patriots, de la familiar del gran cubano don Benigno Gener, y que como este, hablia agotado su fortune protegiendo a los cubanos press y ayudando a la revolucio'n. C-Liando hable' al s,,,-,nor LamadHd de mi mission, en la que necesitaba de su concurs, me contest que "nada podia darme torque nada tenia", 4cni siquiera la actividad, que habia perdido con la juventud". "Su prestigio inmenso", le conteste, y cuando le hice saber la causa que me Ilevaba a su casa, me abrazo" Ilorando por la confianza que merecia al pueblo, y por el paso q-ae-a pesar de mis pocos an'os-acababa do de dar. "Cuente conmigo, y desde ahora le an-Lincio que usted triunfara, torque los cubanos son muy patriots en todas parties y aqui mas que en todas parties, pero se les ha explotado tanto en nombre de la patria, que con razon se muestran recelosos. 'Sin embargo, usted precede de una mantraa que no deja lugar a la menor desconfianza, y me sera- muy grato ayudarle a salir victorioso para bien de Cuba y de la confianza en nuestra causa y en nuestros hombres
Convinimos en que las cantidades aprontadas por los sen'ores antes mencionados, quedaran depositadas en la caja del senior Recio por el senior Jose" Francisco Lamadrid a disposition del.. general Maximo Gomez, y que los di.ez mil pesos restates los recau dariamos entre los tabaqueros y los pequen'os industrials.
Visitamos con ese motive el senior Lamadrid y yo, todos los talleres, y en ellos obtuvimos un exito complete; si a1guien contribul'a en el acto, como su.cedia a veces en medio de la calle, recibia




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 35
fueron los viciosos, los jugadores de oficio, y los de mal vivir, torque aun los obreros Ilevados de ideas cosmopolitan, las sacrificaban por la patria, y concurrlan al campo de batalla, por esa patria que todavia nada les lia dado.
Fue esa, senores, para mi, una gra I n escuela, poliffica y social; alli' vi en lucha encarnizada el egoismo y el altruism: el egoismo como uwa ley de la nafitraleZia; el altruism como un product de la"socieda'd, y debiendo resttltar lo cowtrario, cran los ma's egoistas los ma's ricos y los inas hdclectuales, fiteran unos y otros procedentes de las vias elevadas o de las ma's bajas classes socials. Esa diferencia en favor del pueblo dependi'a del consenso de los patriots ante el ara santa de la independence, ideal del que pendi'an todos los espirit-Lis, como suede en las luchas por una idea que Ilega a sobreponerse a los interests de la f amilia y aun a la propia vida. Los pores en aquella epoca generous se ponian fakilmente de acuerdo alrededor de Ia causa.de la independence; Ios ricos neiaesitaban ver amenazados sus interests, por lo menos tener la segurida-d de que en su actuacion no corrian el menor riesgo. Y sin embargo, los pores de mi Patria no han merecido allin la ate itcioTi de nitestros goberi taittes. Esos tabaquerog debieran haber sido inmortalizados ya en un monument qpe, haga "imperecedera y que ofrezea a las nuevas generaciones el ejemplo
A
de la historic altisima de sus sacrificios. Sin ellos no estariawos en esta tribune reconstruyendo nuestra epopeya sin temores cDmo, estamos en este moment, los ma's o menos favorecidos de la fortune, pues sigue da'ndose el caso de que ni para oir relatar la historic patria se teiiga la costumbre de contar con ellos. iQue justificadas estan 'sus ansias universales de Ilevar a la practical las
A
grades reforms socials qu.e han de mejorar su condition, uniep, manera--por otra parte-de asegurar la 'paz que tanto necesita la achtal estritchtra, social.
Notad que todos contribuyeron; los ricos con la esperanza de recuperar el dinero que adelantaban, los pores con la U"nica de ver a la patria libre. No censure a los que prestan su dihero en moments en que el dinero es el factor principal, no; pero per-




36 EUSEBIO HERNANDtZ
Fernando Figueredo firmara otro diciendole que era urgent su presencia. Vino; le presented' a las personas que habilan subscrito el prestamo, e indique' a los senores Lamadrid y Recio que hicieran entrega de los diez mil pesos de los tabaqueros, y me retire' de la reunion. Al siguiente dia me pidio el general Gomez que fuera a Kingston a activar los preparations de la expedicio"n de Jose' Maceo, y a preparer en su favor el a'nimo de los cubanos de Jamaica que se resistant a aceptarlo como Jefe. Mi Ilegada a Kingston, en donde ya se conocia mi triunfo en el Cayo, fue' objeto de una cari'osa manifestacio"n de bienvenida. En esa emigracio"n todos me querian por haber dejado en 1881 recuerdos muy grates, y mi persona era de todos estimada. No tarde en conseguir que se aceptara la jefatura del general Gomez, y se me prometiera hacerle un gran recibimiento; y antes del cuarto mes estaba listo el general Jose' Maceo. Asi lo communique al general Gomez, y le agregue que habia resuelto marcharme con Jose Esta noticia Ilego a olidos del general Antonio Maceo quien, ademas, por ser mi amigo, tenia por mi la admiracio'n que yo sentia por el; nos queriamos y nos respeta'bamos. En una carta que a continuacio'n me escribio, me dice lo que vo lament no poder leer, torque esa carta esta' en poder del se'or Sanguily, pero creo que en ella, se leen estas frames: "I En que' he ofendido yo a Cuba? Si mi padre resucitara, a mi padre no le cederia el honor de ser su companero de expedicion
El general Gomez paso' del Cayo a New Orleans, en donde
recibio" al General Antonio Maceo de regreso de Mej*ico despues de preparer y despachar la expedici'n del Brigadier Angel Maestre, por una determination del general Gomez- que nunca pude comprender. A poco I recibl en Kingston veintte' expedicionarios
enviados por el general Go"mez, sin recursos de ninguna clase. Segun carta de Ramo'n Rubiera que tengo aqui y que voy a leer:
Llegaron:
"New York, junio 23, 1.885.-Dr. Eusebio Hernandez,-Kingston.-Doctor: Segun orden del General, consign a, sus 0'rdenes los siguientes individuals: Justo Correa, Lawrence Oliver, Saturnino Martinez (muerto en el Canal ma's tarde, de fiebres), Juan




EL PERIOD REVOLUCIOXARIO DE 1879 1895 37
paneros que figuran- en otra carta del doctor J. M. Parraga, Tesorero de la "Asoci aci'n Cubana de New York".
"Sr. Dr. Eusebio Herna'ndez-Kingston.-New York, marzo 25 1885.-Muy distinguido amigo: Son portadores de la presente los C. Capitanes Toma's Lao y Juan Rojas, veterans de la patria y fugitives de Maho*'n, quienes van a esa ciudad de Kingston
al cuidado de usted por orden del General Maximo Gomez, quie. se los recomienda.-Reiterome su afectisimo amigo y companero.-(f.) Dr. J. M. Parraga.-SIC., 27 City Hall Place."
De la misma suerte procedio" el General con los expedicionarios que debian salir de otros lugares. Lament no tener el nombre de todos los que tuve a mis 0rdenes en Kingston, para darlos a conocer en esta conference.
Los heroes ano'nimos me inspiran un gran respect: son los mejores corazones-en general- que solemos encontrar entre los hombres; sin ganar nada, o so"lo una muerte oscura, lo dan, todo hasta la vida. I
El general Gomez no tuvo jamas-que yo sepa-amor al dinero, creo que no apreciaba su, valor. sino en el moment precise en que tenia que pagar a1guna cuenta o algun servicio, pero el dinero reunido en el Cayo y en otros lugare.s hasta la suma de setenta mil pesos (70,000) aproximadamente, como despues veremos, lo manejo, sin embargo, con mucha economic. Eso no impidio que procediera desde los primers instances como si sus chIculos hubieran de realizarse con' precision matematica; el transported de expedicionarios, el sostenimiento de los mismos en algunos de los sitios se'alados para la salida, los gastos de ropa, sombreros, calzado, consumieron una buena parte de los condos recaudados en Cayo Rueso, y el General se vio" obligado a modificar el primitive plan de i i invasion; de ese modo se paso' el an'o 85, y a fines del mismo nos reunimos en la Capital de...Jamaica Antonio Maceo, Go-pmez y yo, y despues de meditar mucho lo.que debiamos hacer, convinimos en que las emigraciones hablan dado las cantidades que se les habia pedido,, que en Cuba aguardaban muchos Jefes a las 0'rdenes de Gomez para sublevarse, aunque tenian la expr esa de no hacerlo mientras no desembarcara la primer expedici'n;




38 EUSEB10 HERNANDEZ
mo pisara tierra cubana-levantarla en armas a los bravos orientales v multiplicaria el enthusiasm do los emigrados, que no tendrian, ningfin inconvenient en facilitar la salida inmediata de las otras expediciones. Maceo puso por condition que yo le acompanara a reunir los condos, indispensable y fuera de Jefe de Estado Mayor con'el a Cuba. Acepte' con mucho gusto, torque se trataba de un hombre por quien sentlia justa admiration y respeto, unidos como esta'bamos por la franqueza de dos personas que en su intimidated Ileg'aron a. suprimir la reserve mental, o sea la hipocresia social.
Gomez me hizo entrega con una carta suya del proyeeto de manifesto que habi 0 a escrito y hecho revisar por don Jose' Francisco Lamadrid. En su carta que voy a leer, se resistia a que lo viera nadie ma's que yo. Oid:
"Mi estimado Dr. Hernandez.-El general Maceo se adelanto" a hacerme una advertencia, que le agradezco, que yo la habia pensado, sob re el manifesto.
Lo redact' desd.eNew Orleans y pense' pasarlo primer por el tamiz de Lamadrid, y despue's por el de usted. De quien ma's Lamadrid lo hizo y me lo devuelve corregido, y lo he pesto en limpio; ahora se lo mando a usted, para que haga lo mismo.
Maceo me aconsejo encomendar ese trabajo a un seifi.or... de New York que no conozco, pero yo no estoy do acuerdo.
Los manifestos revolucionarios son como las carts amorosas; se necesita para quo sulectura produzea sensation, que el que escriba sienta mucho amor y mucho fuego en el alma. Prescindiendo de eso, ninguno en ese caso, diria mas ni mas bonito, que Jose' Marti.
Es necesario que lo que se diga salga del corazon para que al corazon Ilegue.
Sin embargo, hagan ustedes lo que mejor les parezea; convie0
ne a la revolution a quien servimos; que yo marchare siempre con mi aparejo y mi carga por ma 9 dolorosas que sean'las mataduras. Suyo afeetisimo, amigo.-(f.) G mez."
No habreis olvidado la carta que al principio de este movimiento eseribio Marti a Gomez. "Este no la habia visto eoTi iiidi-




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 39
Roloff, y, los disgusts recientes con hombres como Marti, qnerido y'respetado de todos, rogue' al general Maceo qne le hablara a Gomez de la convenience de que el manifesto fuera obra de una comision que, apareciera nombrada por Gomez, para hablarle yo despises, al General sobre el mismo asunto. Y le hable' del documento en cuestio'n, le hice ver q-ue debiamos aprovecharlo como lazo de union de los influyentes que se quedaban con los que nos 11-bamos, y era Vueno que yo--de paso en New York con Maceo-Ilamara icon empeno a Marti y a otros cubanos. De m.ala gana accedio", como se ve en su carta, y salimos para New York Antonio Maeeo y yo.
Cite' a mi llegada para una reunion en casa de J. Miguel Parraga, a Martl',.Felix Fuentes, Castro Palomino, (ya Zambrana se habia ido para Mejico, creo), Enrique Trujillo, Dr. Juan Arnao y Ramo'n Rubiera. Dicuenta con la commission que se me habia conferido como si efectivamente fuera el deseo Ael General que modify ch'ramos el documents como entendie'ramos mas convenience a los, interests de la revoluclon que l'bamos a empezar. Todos ace'ptaron y agradecieron la atencio"n del general Gomez menos Marti que- no concurrio, y como, me suponian bien enteraclo del modo intimo de pensar del Jefe, se aceptaron todas mis indicaciones pirincip'ales sobre el particular. Result" un documents muy serio, en el que haciamos una exposicio-n de motives ante el mundo de nuestra nueva resoluci'n. En la guerra, deciamos, imperara el regimen military; en la paz, el regimen puramente -civil. Nuestra conduct en la guerra sera' la de todas las naciones civilizadas, principalmente con los prisoners, y termina*da la lucha consideraremos ciudadanos de la Republica a todos los que habiten en territorio cubffno", en prueba de que desea'bamos hacer una vida tranq-uila y segura para todos.
He aqui el proyeeto de manifesto escrito por el General Go" mez,' corregido por Lamadrid y a mi entregado como he dicho, 'y mi carta despue's de terminado:
"Maximo Gomez, Mayor General del Eje rcito Libertador de Cuba y por la voluntad del pueblo y del, Eje'rcito, Jefe Supremo de la Revolucion.,




40 EUSEBIO HERNANDEZ
tas valientes y denodados, results a morir, peleando como buenos por la libertad de su patria; de la desventurada Cuba, qne, en el seno de la libre, rica y hermosa America, entre cruelest dolores, y vilmente enganada, explotada y escarnecida, arrastra a'n las denigrates cadenas del vasallaje, con mengna de la civilizacion y verguenza de los pueblos libres.
En hora, por dem 'as, para ella infortunada, nn eje'reito valeroso, cuya frente orlaban los laurels de cien victorias; incauto y d'cil a los impulses nobles y humanitarios sentiments, formo" una paz que basada en solemnes y halagadoras promesas de dicha y libertad para la esclavizada colonial, le fue' ofrecida con insigne mala fe, y pe'rfido artificio por el digno representative de un Gobierno tenazmente desleal, tira'nico y codicioso.
" Grandemente fecunda en cruelest injusticias fule' aquella paz funesta, y en el sosiego, que tras la inquietud constant de sangrienta lucha, trajo al Animo del tirano, juzgando e'ste asegurado su ominoso poder, extremo"se en beneficiarla al compa's de sus protervas miras, para hacer a mansalva, y con torpe desde'n de sus propios compromises, mas negra su falsia, su explotacion mas desapoderada, ma's dura y cruel su opresio"n, ma's notorio su desprecio al que se somete, y pe'rfidamente alardeando, de leal y dadivoso, mas audaz e insultante su vil escarnio de la sensatez y dignidad del pueblo cubano, con ilusorias y amanhadas concessions.
An' estrella'ronse contra la roca de su insatiable codicia los laments de ese pueblo infeliz, arrastrado por despiadadas exacciones a ho"rrida miseria, para que no se le arrebatase el mezquino pan que amasa con- sus la'grimas.
"Asi torno" el adusto semblance, para que no hiriese sus oidos el profound y -lastimero gemido del miserable esclavo que encorvado por el dolor, fertilize las tierras de su indolente amo, bajo el I atigo con el sudor que corre de su frente, y la sangre que mana de sus cares y la la'grima q-u.e cae de sus ojos.
'Asi, ante rudo desire y menosprecio, malogrose el esforzado empeno que, por cantos medics halla'bamos al amparo de la razon y. de la ley, emplearon sinceramente y con lealtad, hombres ansiosos de -DroLrreso v liberta.d. rpfrpii ad oq eon q,b-n Pgaei O-'Ti Ii .roi ea




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 41
puje de una administraci'n estulta, rapaz y pervertida, contempla acongojada la devastation Ae sus campos, & que ha desaparecido la esplendida tcultura que los engalanaba, el hondo abatimiento de su active y- vigorous comercio, el angustiado vivir de sus indus-' triales, la enorme depreciation de sus propiedades, el trabajo, huyendo de los brazos del desdichado obrero, el hambre, en fin, batiendo sus pavorosas alas sobre las poblaciones, sobre sus Was fe'rtiles comarcas, la degraddeion por todas parties, e imperando el bandolerismo.
"Y en tanto sus miseros y virtuosoR habitantes vejados, explotados, oprimidos, sin ley que los ampare ni derechos que los protea.
1 "Y so"lo los pueblos ignorantes y corrompidos aceptan impasibles por mucho tempo, tanto baldo"n y tanto oprobio.
64Y nbano que ya una vez di' ante el mundo pruebas de que, premiere la muerte a la degradaci'n y la ignominia, embrazando el poderoso escudo de la razon, la justicia y el derecho, lanzase de nuevo a los combats, para arrancar de las manos del desp-ota usurpador la libertad e independencia de su. patria.
Para continuar Ilevando resignados sobre sus hombros el peso abrumador de tan terrible desafueros, menester fuera no ser hombre no ser americano.
"Pueblos libres de America: hombres libres de America y Europa, cubanos y espanoles: se va a derramar ma's sangre, se va a verter mas tanto sobre cadavers y ruins. Emperor, fuerza es que asi sea, torque escrito esta', que solo remontandose a las regions del GRgota, pueden hombres y pueblos conquistar sus derechos y su libertad, y con la civilization y progress.
"Cuba independent constituida en Republica Democra'tica, ocupara el pesto distinguido que le sehalan sus grades y prosperos destines, en la gran familiar de las naciones civilizadas, Y fiel a los sacrosantos dogmas de libertad, igualdad y fraternidad, que embellecen el program de su revolucio"n redentora, abrira su seno a todas las nacionalidades, a todas las razas, brindandoles amor, felicidad, porvenir y garantias.
"VI '11111"n




42 EUSEBIO HERNANDEZ
ba*talla, en reivindicacion de sus derechos, tu desde'n es la prenda' de amistad que ofrendas al poder de Espana, el espiritu del gran Bolivar y de Washington te maldigan.
"SOLDADOS DEL EJERCITo LIBERTADOR, la Patria os llama a vuestro pesto.
" CUBANos, haced que nuestro nombre sea una realidad!
(f.) M. Gomez
Jefe.
New York, septiembre 26 del 85. Senior General M. Gomez.
" Mi querido General: Esta' terminado el manifesto. Por acuerdo tomato en' la u"Itima session, envi 0 o a usted copia de las actas y del manifesto, a fin de que se digne usted dar su a-probacio"n y determiner lale'poca y lugar en que deba ver la luz public. Como costa en acta, se le suplica tenga usted la bonded de participar a la junta por mi conduct su aprobacio"n definitive lo mismo que cualquiera variation que considerate oportuna.
"Ahora bien, General: el principal objeto de esta junta, segun manifesto' a usted, debia ser el dar al manifesto la expresio--n del Partido Independiente en lo possible, y hacer por este medio ma's positive la ammonia de todos los elements de ella, aqu' en New York, donde tantas diferencias existent, e incondicional el apoyo a la revoluci'n fotograflada-por decirlo asi-en el documents di-cho. Como en esencia no se ha variado el proyQcto de manifesto que usted me confio'*, y s' se han aclarado concepts oscuros, y 4ado plan al trabajo, que no lo tenia, con la adicion de necesarias y honrosisimas declaraciones de que sabe usted que soy testing desde Honduras acerca del proposition de usted y de los demas Jefes para el porvenir; como en realidad nada hay contrario a su pensamiento supu.esto que el tal- documents es la voz de la Revoluci'n misma en sus principios sustentado y en la conduct .que se propane seguir, espero que sera aprobado por usted sin
A
enmienda, para conservar as' el lazo moral que con la confeccion "I --I ---- 1-- *1- -- 10




EL PERIOD REVOLUCIONARIO EE 1879 A 1895 43
nocido el mundo ya en diez anos de aplausos; las causes que nos mueven a renovar la guerra deblian ser expuestas cumplidamente, y se ha conseguido trazando un bosquejo histo"rico d'e los siete anos transcurridos, empezando en las promesas maquiave icas del Gobierno Espanol, la organizations en un program de partido de esas promesas o reforms que no han sido cumplidas; la conduct de los antonomistas no aceptada, pero tenida en respect por nosotros, la de los Jefes de la guerra y parte del element civil que rechazaron toda promesa y juzgaron como una tregua el Zanjon, hasta el moment actual de total ruina para el pal's bajo el gobier'no espanol, y sin soluclo'n a su crisis mortal ni siquiera imaginaria 116gando, a converter la mas rica de las Antillas en un monto"n de miseries y un foco de corruption. Esa es la causa que nos im-Pele a renovar la guerra, natural y sencilla como expression de la verdad y de la justicia.
Despue's, al pal's debiamos decirle los proposition de la Revolu10
cion, su orgairnzacloii, la ammonia de todos sus elements, y su conducta con la propiedad, los espanholes, los extranjeros y los cubanos todos. Y al conseguir necesariamente la conformidad del elemento civil en una organizaelo'n puramente military, coincidiendo asi con las ideas del ej'reito, no debiamos prescindir del tiftulo
A
mayor de gloria con que se an-uncia al porvenir nnestro ejercit libertador, reconociendo su misi*'n en la independence, patria, y coincidiendo con el element civil en el regimen de las institutions de derecho, u nicas que gobiernan en plena libertad. No tengo que decirle mi participation en esta obra; usted reconocera mis ideas desde la primer palabra. Y es natural: desde Honduras nos hemos comunicado tantas veces, nuestras, ideas, que no es difl'cil ya que entre usted y yo haya mucho de comfi n hasta en la mantra detallada de ver las cosas. Por Rtimo: al eje'reito era precise marearle bien su deber unico, hacer un llam'amiento a su* dignidad, confiar a su herol'smo la salvation de Cuba. El lenguaje en esta parte deb'a tener el sello military. Despues de todo e-so, si merece su complete aprobacio'n, seria, para ml un motive ma's de satisfaccion por la parte que me corresponded, y
.If
YnnQ n-1-1a aQ+A Tin-" Ino 41TIno n-n+'no A;""kno




44 EUSEBIO HERNANDEZ
Se acordo' asimismo que el documents se sellara y archivara en la A. C. de S., y se confiara a mi custodial' a su debido tempo hasta que desembarca'ramos en Cuba, pues antes no debia conocerlo nadie, y nadie se reserve de eAl ejemplares.
Inmediatamente sali, de acuerdo, con Maceo, para New Orleans, en busea de recursos para su expedicio'n. Encontre' a los patriotas disgustados con el GeneralGomez que los habl'a tratado muy mal-decian-y me costo' algunos dias el poderlos reunir. Me ayudaron el doctor Hava Fayle, y otros buenos cubanos a recau-, dar unos dos mil cuatrocientos cuarenta y cuatro (2,444) pesos que pedi en nombre de Maceo. Deje contents otra vez y unidos a todos aquellos excelentes emigrados, y regrese' a New York en don de me aguardaba Maceo. Este no habia podido recolectar nada en New York ni en Filadelfia, torque se habla convention en dejar esos ceiAros a Emilio Nunez para su ex-pedicion, que debl'a salir despues de la de Rafael Rodriguez, 0 sea la tercera, pues la de Waceo, debl'a ser la primer, como he dicho. No le quedaba a Maceo otro camino que el del Cayo si queria conseguir dinero, de donde me hablia despedido dicie'ndoles en 1885 que al ausenta'rme daria el frente al enemigo; y habl'a transcurrido casi un a~o, y me era penoso, volver afirmando que saldriamos en seguida.
Trujillo anuncio" la probable vistaa de Maceo y Hernandez, e inmediatamente contestaron del Cayo que fueramos, que el Pueblo nos aguardaba con verdaderas ansias de verhos, y de estrecharnos.
Nuestra Ilegada causo' cierta impression en el pasaje, torque fulmos saludados con 21 canonazos. Caia en ese moment un aguacero, pero los cubanos del Cayo no se deteni"an ante esas contrariedades cuando se trataba de Cuba. En un coche que nos tenian preparado, entramos a la fuerza con Lamadrid y Figueredo entre vivas y aplausos. Una banda Ae musical rompio la march a los acordes del Himno hacia San Carlos, y detras por acompan-amiento gran parte del pueblo delirante de enthusiasm.
En el teatro habl'a media poblacio'n que pidio" en el acto que yo ocupara la tribune. No me hice esperar, y empece' recordando
-rn;o *1'11+;y"QQ TNQ1QIA-"QC' An 1QQr 01 n1 0.,a-Trn-




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 45
pesto a reunir de nuevo, lo necesario para la expedicion MaceoHernandez
Profundamente emocionado presented al General Antonio Maceo, que deblia salir para Cuba en la primer expedition que queriamos organizer con los recursos que nos dieran. Inmenso, extraordinario, fue el effect que en aquellos emigrados causaron esas palabras- y la presencia de los dos acompan'ados de Lamadrid y Figneredo en el- scenario de San Carlos. Todo el mundo de- piel aplaudiendo, dando vivas, saltando al scenario para abrazarnos, y vaciar sus bolsillos en manos de la Directiva; las senoras y senoritas se desprendlian de sus aretes, sortijas, pulseras, de cuanto tenian. Se vel'an hijas, esposas o novias, sacando el retreat del ser querido de medallions y de relojes para depositarlos tambie'n. No pude continual mi discurso, con music y seguidos de aquella enorme concurrencia fulmos acompanados al alojarniento que nos tenian reservado. Hasta las doce de la noche duro" aquel entusiasm'o extraordinary, rayano en el paroxismo o la locura.
Al siguiente dia se nombro-por indicacio'n nuestra-una comi silo"n de sefioritas encargadas de rifar aquellas prendas, a las que habl'a unido el General Maceo un alfiler de corbata de su pTopiedad.
Nuestras compatriots vendian las papeletas a la misma policia, identificada con nosotros. En una, semana reunimos mas dinero del que habiamos pedido, nueve mil .(9,000) pesos en vez de ocho mil, y en esa semana patrioWica se -confundian los americanos con los cubano's, esto es, todos los hombres amantes de la libertad
uel snelo libre. Esos recuerdos no se borran ficilmente, y cuando se Ln repetido muchas veces en un largo period de la vida, dejan en el espiritu trazada una huella imperecedera, ha'bito que sigue rigiendo la march de sus actors a travel's de la exis-, tencia. Eso explica el sabor de marcado patriotism, que informa los actos de los que sobrevivimos a aquellas grades acciones en que todo era alto, desinteresado, por el bien de todos y olvidado del bien propio. Los que no conocen esas situaciones, los que no han Puesto su corazo"n al unison con el latir suDremo de la Pa-




46 EUSEBIO HERNANDEZ
unicas diferenciadoras de la Especie humana en el gran process zoolo'gico.
Cien paginas no bastarian para contender los rasgos diversos que esmaltaban la labor rapid, seiricilla y delicadisima de la semana patriotic: las senoritas nos escoltaban a Maceo y a mi en march a los talleres, y a1gunas cen'ida la bandera de Cuba al cuerpo, me preceding radiates de patriotism y de be'lleza en la tribune honrada del lector de la fabric. Maceo, el hombre de bronco, se conmovia,',Ie incesantemente le tenian de pie las repetidas ovac'iones delirantes, e inacabables provocadas por las alusiones que le hacian en sus vibrates discursos a1gunas paisanitas nuestras admiradoras del heroe.
Pronunciaba yo un discurso en San Carlos una noche para decir que 'no queriamos mas dinero y testimonial nuestra gratitud, y se present en el eseenario la Directora de un "Club de senoras y senoritas" que acababa de constituirse, y me pidio' que le diera nombre. Sin interrumpir mi discurso le Ilame "El hijo de esta noche" (6 de noviembre). Traia la Presidenta una bandera, obsequio que hacia el Club" al insigne Maceo, que ella quiso entregar en el acto en que yo lo denomine. La tomo' en sus manos el he'roe, yo guarded silencio en la tribune ante aquel p blico petri: cado, y el protestaWe de Baragua' dijo estas palabras, que salieron de sus labios como bombs de la boca de un canyon: "Juro sacar triunfante esta bandera, o caer envuelto entre sus .Pliegues". Lo que alli paso no se puede describir: vivas, aplausos, grits, carcajadas nerviosas, Ia'grimas a raudales, abrazos, y en moments dados las manos extendidas hacia el he'roe agitando panuelos, sombreros, bastones, o solas, abiertas, cerradas, y en cuantas forms puede revestir el sentimiento desbordado de un pueblo que ansia su libertad, y alienta la fe absolute de que delante tiene a su libertador.
A que seguir? i Maceo Iloraba! No se' lo que yo hacia, ni podria describir lo que sentia en aquellos instances.
i Y volver la vista en este moment alrededor, y contemplar esta realidad por fortune agonizante, de mercantilism, de fe perA;AQ




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 47
Piero no; lo grvae seria que, se repitiera, y no se repetira 1.
e 0
Ningfin mal es eterno! Esperemos la rectificacion, y si viene, ayudemosla slin envidias, ni rencores, ni mal entendido patriotismo disfrazado con el nombre de inter's de partido; que lo importante no es, quien haga el bien, sino hacerlo y aplau'dir de corazon a quien lo realize noblemente. roes, no levanteis ahora
la cabeza, esperad a que se barren por complete las huellas del huraca'n 1.
Despedidos a los pocos dias. por los habitantes del Cayo-no se puede decir otra cosa-regresamos a New York. En la noche del 27 de noviembre nos presentamos en un teatro Ileno de amigo's de' la independencia, e hicimos alli propaganda de nuestra doctrina de moderation para el porvenir, y de absolute resolution presented de derribar el imperio colonial, y anunciamos, que el General Maceo seguiria a Kingston y al Canal, a Kingston para conferenciar con Go"mez, al Canal porquIe de un lugar proximo se proponia salir; entre t.anto yo quedaba, en New York para ayndar al Colonel Emilio Nunez a preparer su expedition, y adquirir por medio de Queralta un vapor en el que me embarcaria con las armas y el Manifiesto, y recogeria en el Canal a los expedicionarios que con Maceo al frente me aguardasen para seguir a Cuba. Las autoridades del Canal, amigas de Cuba, acababan de modificar su conduct& con respect a nosotros. Una question sometida al Rey de Espanha, Arbitro aceptado por ambas parties, obligaba al gobierno colombiano a demostrar al espahol sus interesadas simpalas apoderandose de nuestras, armas, y como se'alado favor a nosotros reembarea'ndolas para el lugar de salida, y causandonos perdidas detilempo, de dinero y de hombres-algunos expedicionarios murieron de fiebres-cuyas consecuencias fueron inapreciables.
Maceo mando' de incognito a Crombet a preparer en New York otro vapor, y en la imposibilidad de salir de Panama', que se dirigiera a Jamaica a recogernos en el lugar convention de la costa.
Los expedicionarios, Maceo y yo, salimos para Jamaica a bordo de un vapor carbonero. Casi todos Ilegados con fiebre y poco




48 EUSEBIO HERNANDEZ
otros de la vigilancia, contestaria por medio de luces iguales si habia o no peligro. Si las sefiales hechas por el barco no se contestaban, debia entend&r el Capita'n del mismo que existia, y en ee caso podia seguir viaje a Santo Domingo, y aguardar alli, pesto que estaba despachado para dicha Rep blica. El vapor I'lego", hizo las se'ales sin obtener contestacion de tierra, se alejo, volvio' ma's tarde, repitio I-as sen'ales, y en vista de que no se le contestaba, el Capita'n se atemorizo y resolvio' seguir a Santo Domingo. Crombet desembarco' en un bote, afirmo que el Capita'n habia hecho las se'ales convenidas sin resultado, y que temeroso de ser apresado por las autoridades inglesas resolvio" seguir a Santo Domingo-segu"n lo convenido-a pesar de su repeti da protest.
Maximo Gomez, en los moments, en que ocurria esto en Kingston, hab'a embareado en New York-por medio del Consul dominicano, hermano del Presidente Billini, primes de G*'mez-las armas, municiones y equips para su expedicio"n. A continuacio"n se embargo el para la RepAblica hermana, en donde todo parecia estar en calma, y en ese lapso de tempo se le ocurrio" a Lily derrocar a Billini y poner en su lugar al Vicepresidente, hechura suya. Como en ese instance Ilegaran las armas y las municiones, el caudillo dominicano se apodero" de ellas, y las. repartio a sus soldados y a Maximo Go"Mez lo r'edujo a prison.
Maximo Go"mez habla empleado en esa expedicio"n el resto del dinem que le recogi en el Cayo. Maceo habia consumido igualmente buena parte del que nos dieron en el Cayo y New Orleans, y al General Rafael Rodriguez le habia yo pedido para completer el dinero de Maceo mil pesos (1,000) de los, condos destinados a
1* 10
,su expedicion, segun costa en los documents, que voy a dar a concern. Carta del General Rafael Rodriguez:
"Key West, Febrero 20, 1886.-Dr. Eusebio Hernandez. New York.-Querido doctor:-He recibido la suya de fecha 14 del corriente. Por el correo que sale hoy van los mil pesos que usted pide, dirigidos al doctor Parraga para que los entregue a usted.
"Yo lament altamente las dificultades que se nos vienen pre-'
ca-n+nTiAn nn-rq 1P ronli7.noin-n tip iiviPQ+rnz n-rn-xTPPfnQ




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895
no contando como contaba con la embareaci'n de Queralta, me sera mas dificil y costoso conseguirla por mi cuenta; no obstante estas considerations, preferir'a fracasar yo a cargar con la ma's insignifioante responsabilidad de que por mi causa se habla interrumpido el movimiento, asi 0 es que como le dije antes, no dude' un moinento en remitirselo's; p I ero como este dinero no esta' en mi poder sino que lo conserve el tesorero del Club y fue prestado como lo obtuvq, con la condici'n de parte nuestra de qne se iniciaria una collect oportunamente para abonar esa cantidad y esta no se ha hecho aun por creer no de' resultado hoy.
"Por esta razon se vio el Comite' en una dificultad que con repugnancia ha vencido, al ver lo grave de la situaci'n, y las eonsecuencias que podria traer el trastorno de aquel movimiento.
"El document que debe remitirme como comprobante de haber, recibido los mil pesos (1,000) ha'galo en la forma en que usted crea ma's propia para salvar su responsabilidad y la mia.
"Para mayor seguridad Je remito en carta certificada al doctor Parraga el dinero y al propio tempo le dirijo otra sin certificar, avisa'ndole que vaya al correo a recover la certificada, a fin de que no sufra demora.
"Hasta mi proxima quedo siempre suyo de corazo'n,
(f.) Rafael Rodriguez."
Recibo del Dr. Parraga:
"Tesorer'a General. He recibido en deposit la suma de un mil pesos (1,000) que el Brigadier Rafael Rodriguez, desde Key West, envia al doctor Eusebio Hernandez para el General Jose' Antonio, Ma&eo.-New York, marzo .2 de 1886.
(f.) Corl. Dr. J. M. Parraga.
Tesorero General.
Recibo del Dr. Eusebio Hernandez:
He recibido del General Rafael Rodriguez la cantidad de mil pesos (1,000) que le pedi a nombre del general Jose' Antonio Maceo como condition -Para -poder veneer las dificultades creadas




50 EUSEBIO HERNANDEZ
de dicho Coronel; debiendo por tanto resolver la difficult alla' el General- Maceo, lo que no podria ser sin la ayuda de mil pesos del General Rafael Rodriguez, que esta'n depositados en poder del Tesorero general, hasta que con el resto del dinero los lleve yo en persona al General Maceo.
Y doy el presented recibo explicado para salvar en todo itiempo de responsabilidad al General Rodriguez, en un asunto en que solo tiene la gloria de no haber sido obstaculo con su negative parael eXito de la empress, toda vez que sin e'I seria dificil.
New York, marzo 3 de 1886.'
(f.) Eusebio Hernandez."
El colonel Emilio Nunez no se habia movido, estaba en su casa, ni tenia que hacer gastos ni urgencia de'recaudar el dinero de su expedicio'n: todo el trabajo de organization en Filadelfia y New York lo habiamos hecho e'l, Enrique Trujillo, Portuondo, el flautista Solis'y otros cubanos y cubanas enthusiasts y yo. Con la prison de Maximo Gomez tuvimos un largo period de vacilaciones. Sin embargo, todas las emigraciones estuvieron contests en que deb amos aguardar a que Gomez fuera pesto en libertad, libertad que esperabamos"inu'tilmente todos los dias.- Al fin, a los ocho meses lo saco' de la ca'reel Lily, y corte'smente lo invite" a salir de Santo Domingo.
Llego' a Kingston el prisionero de Lily acompanado del general Pancho' Carrillo, Alejandro GonzhIez, su Secretario y otros cubanos. Carrillo se dirigio" al campo donde me encontraba con los expedicionarios que, como antes dije, habia distribuido entre las families de "Temple Hall," por career de dinero para alimentarlos, vestirlos y calzarlos, y convencido en aquella epoca,
A
como hoy, de que la mejor razon es el ejemplo, me descale y com a con ellos las yucas, malangas, bon-iatos' y pla'tanos que podiamos conseguir. Yo tenia las mejores casas de Kingston a mi disposicio"n, pero comprendi que si aceptaba los ofrecimientos que me hacian no podria responder satisfactoriamente a las justas exigencias de mis companies, entre los que estaban Martin Morua




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895 51
tonio Maceo. Carrillo me encontro naturalmente descalzo, y a sus preguntas le contest' que me estaba fortaleciendo para las marchas que teniamos que hacer'eirl Cuba (que era lo, que yo decia a mis companheros que convenia que hicieramos todos para cuando carecieramos de calzado y de sombrero en la guerra).
Mucha gracia le hizo al general Carrillo-que fue siempre muy amigo mlio y bien 'correspondido en su buena amistad-mi respuesta.
A los pocos dias recibi una citacion del general Gomez para una conference que tendria lugar en Kingston en casa de Octavio Bavastro suegro de Ale'andro Gonz' ez, y esposo de una prima de Flor, mujer de' gran me'rito moral e intellectual. Nos reunimos bajo la presidency de Maximo Gomez, Antonio Maceo, Flor Crombet, Francisco Carrillo, Jose' Maceo, A. Cebreco, Alejandro Gonza'lez y yo. El general Maximo Gomez nos hizo relacio"n minuclosa de la pe'rdida de las armas, del gasto del dinero y de su prisio"n. Maceo, a su vez, detallo los incidents que condujeron al fracas las dos expediciones que habiamos yreparado. Yo di cuenta de haber dejado incomplete la suma destinada a la expedici'n de Rafael Rodriguez por haberle pedido mil pesos que faltaron para la expedicio"n de Maceo.
A
Puesta a discussion la linea de conduct que deblamos seguir, Maceo opino' que suspendieramos el movimientos y publicara el general Gomez un manifesto firmado por todos, si asi se acordaba, explicando con toda claridad lo ocurrido. Fuimos de opinion distinct: Flor, Carrillo, Cebreeo y yo, que sostuvimos la necesidad de hacer un U"Itimo. esfuerzo por Ilegar a Cuba aunque fuera en botes. El general Go"mez dijo que mientras hubiera un jefe que entendiera cfue deblamos seguir luchando, 6*1 lo secundaria, y se declar' partidario de nuestro empenho, que por otra parte, contaba con la mayoria. Salimos con este motive otra. vez a Cayo Hueso Carrillo y yo, esperanzados de preparer nuestra expedici"n. El general Gomez y Flor se dirligieron al Canal con igual deseo. Antonio Maceo quedo" en Kingston con Jose y Cebreco, quienes ma's tarde pasaroia tambie'n al Canal. Grades apuros paso conmigo durante la travesia de Kinaston a New' York el




52 EUSEBIO HERNANDEZ
a Algido del access parecia moribund a los ojos de los profanes. El capital estaba aterrado pensando en una probable cuarentena y en la pe'rdida consecutive del cargamento, y a las primers indicaciones de Carrillo me cedio' su camarote, estrecho, pro"ximo a la maquina, en donde crel que me asaba.
Asi' Ilegamos a New York; todos me ayudaron a levantarme y a vestirme, me pusieron un sobretodo, creo que del capita'n, y cuando vino la Sanidad a pasar la vista se le dijo al medico que mis fiebre.,s.eran de Panama', palu'dicas, y que yo era medico. El doctor me hizo algunas preguntas, y qued' tranquilo respect de la fiebre amarilla, que era la mayor preocupaci'n de aquella epoca.
Descansamos en New York algunos dias para seguir a Cayo Hueso. Esa Ilegada al Cayo me tenia mas preocupado que la fiebre. jQue' podia yo decir por tercera vez a aquellos-buenos cubanos? I Que la culpa no era mi'a? No, la culpa era de todos, mejor dicho, de los accidents imprevistos que surgieron por todas parties, y acaso de nuestro firme proposition de que nadie se levantara en el pal's antes de nuestra llegada, para evitar sacrificios que no nos hubieramos perdonado nunca. I Quien podia pensar en el arbitrage, que nos costo" el reembarque de las armas en Paama en se podia hacer responsible de qui' o haber visto
las se'ales del vapor que condujo Crombet a las -costas de Jamaica? LQuie'n hubiera tenido'la menor s.ospecha de que pudieran perverse las armas que Maximo Gomez despacho' para Santo Domingo- de acuerdo con el Presidente (su primo), y de que e'I habl'a de ser-por burla de la suer'te-reducido a prisio'n? Y sin embargo, me contrariaba volver a pedir, pbrque eran en su inmensa mayoria pores los que teni'an que dar; pero como lbamos
hicer un esfuerzo supremo arriesgando nuestras vidas e botes po. Ilegar a Cuba, me confortaba con esa idea.
Al fin, Ilegamos, nos hicierbn iin recibimiento bueno Como no lo esperabamos ni Carrillo ni yo. Al siguiente dia celebramos una conference con las principles personaltdades del Cayo, y nos dijeron que estaban bien penetrados de las desgracias que habian concurrido a inutilizar nuestros esfuerzos, Que era dificil volver a




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879.1 1805 53
a la patria con ma's seguridad; y se acordo dirigir -al general MaGomez una comunicacion pidie'ndole que desistiera por el momento de todo intent de ir a Cuba en espera de otra oportunidad en que, con elements suficie.ntes, pueda darmayores seguridade s de exito; que habiendo contribuido la emigracio"n del Cayo con las dos terceras partes-por lo mc,Mos-del dinero recaudado, se crel-a autorizada para tomar esa iniciativa, con la esperanza de que mereceria la aprobacio"n de las demas. Con ese mensaje y una carta mia patio para el Canal el general Francisco Carrillo (actual Gobernador en Santa Clara) en tanto qne yo aguarde' en el Cayo sn regreso y ]a contestacion del general Gomez, 49sin cuya licencia, escrita" no quise abandoner el movimiento.
En el Canal se entrevisto Carrillo con Gomez, y este despue's de leer el mensaje de los emigrados del Cayo concordance con la mantra de pensar de los de Kingston, New York, el Canal, etc., y de conformidad con la opinion de Maceo y del convencimiento nuestro nacido del U'Itimo in'til esfuerzo que acababamos de efeetuar, se decidio" a dar por terminado el movimiento.
He aqul' la licencia que a peticio"n mia me mand' el General con Carrillo en contestacio"n a la que yo le escribli, y que deseo se
-conozea porqu refleja la psicologia de aquel moment.
Licencia del General Maximo Gomez
"Istmo de Panama, 16 de diciembre d-e 1886.
Dr. Eusebio HernAndez.-Estimado amigo: por Carrillo y por la carta de usted se va el resultado de todo. Por aca en identical conditions, Ao hay pues que pensar de moment en nada de eso nuestras gestiones, a ma's de no darnos fruto ninguno, pueden ser interpretadas de un modo desfavorable a nuestra reputaci'n. Yo no digo una palabra ma's, ni doy un paso ma's.
Despue's de todo lo ocurrido, y cuando se quiera principiar de nuevo, no se debe comenzar por pedir dinero, por ahl" se debe 'Concluir. Lo primer es organizers, y lo poquito que yo pude hacer en ese sentido todo se ha disuelto. Con quie'n se puede, pues,




54 EUSEBIO HERNANDEZ
tener dinero no he ido a ver a Bogran, pues alli dejamos amigos. Con.servese bien y quedo como siempre su amigo,
(f.) Maximo GO'Mez.
La carta que acabo de leer es contestation a la siguiente
Cayo Hueso, noviembre 19.-1886.
Sr. General Max'i*mo Gomez, Canal de Panama'.
Mi querido amigo: Id presencia del General Carrillo en esa le hara' presumir el estado de nuestras cosas. Aqui, donde el dulce nombre de Patria era la palabra sacramental, el tema de todas las conversations, de todos los discursos, suede que es hoy la U"Itima que se pronun-cia. A la confianza ha sucedido la duda, a la esperanza la incredulidad, al enthusiasm el silencio, al cariho la indiferencia, a la action eficaz la quietude des'rganizadora, i silencio sombrio 1. tal es en estos moments el Cayo.
1, Sera" que falta el patriotism? No; la fe. Las causes le son conocidas, y si para usted como para mi, son exageradas, Como seguramente para todos nuestros companeros, no por serlo son menos exacts los hechos que relate, hechos que se nos imponen con una realidad abrumadora. De modo que, antes de nacer, conjuranse las eircunstancias alrededor del movimiento y dan por resultado el aborto de la Revolucio'n.. Yo, el hombre de la esperanza creciente, de la fe inextinguible y de inalt,2rable optimism, cruzado de brazos ante la realidad abrumadora que me arranca el corazon, tengo que confesar que entr,.-A. la razon del hombre, anhelo de justicia y su indomable energl**a por el ideal que perseverante persigue, entrelazase algo, como una fuerza ciega que le perturba, y le interrumpe, y le detiene y hasta le derriba precipita'ndole en el abismo por el solo delito de amar el bien de la sociedad y el progress de los pueblos. El fatalism! Ahora lo com-' prendo, despue's de eso, la deception, es decir la duda sin horizonte, es decir el egoismo.
Y la vida, cuyo termino era el bien, dest-lino del hombre alcanzado por los mejores medics como el desintere's, el sacrifice, el heroism y sobre todo, la perseverance, redficese ahora al placer interrumpido a cada Paso Por el dolor.




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1895
esfuerzo final del hombre por el placer. El que mas goza es el mas virtuoso... He ahi la deception. A esas desconsoladoras
consecuencias podria arrastrarnos, si en sus brazos nos arroja'se-. mos en moments critics como los actuales, General. Eso no impide que yo la haya experimental. Me ha herido, a que' negarlo? Pero tomo del hecho amargo lo que debe servirnos de experience sob re los hombres y las cosas, y sin dudar de la inmortalidad del hombre como obrero. empehado, en la obra del progress human, preparome a continuar hichando si no necesitamos reponer los medics de action; o a sentar la base del mahana si los medics nos faltan ahora. En ese caso el lema sera el mismo: lAdelante! Veremos como.
Por eso queda aguardando su atto. s. y amigo.
(f.) E. Hernandez."
Y e'sta, la filtima que dentro, de una dirigida a Carrillo me escribio" el General Gomez a Cayo, Hueso a fines de 1886.
"Mi querido doctor.
Desde aqui (Canal de Panama') y dentro de la carta de Carrillo le envio un carinoso saludo.
Nos volveremos a ver? Creo, que si 0 ; y por que no?
Para Cuba y para hombres como, usted, siempre sere' el mismoy no import que el aquilo"n de la desgracia, ruja a' mi rededor.
A
Pienso, no se', estar poco por aq-ul', pero, tampoco se' donde ire' a plantar mi tienda. Donde quiera su amigo,
(f.) Maximo Gomez."
Entre lase-personas que nos ayudaron en las campanas del Cayo quiero dejar consignados los nombres de Enrique Canals, Enrique Perez Presidente del club secret "Carlos Manuel de Ce'spedes"; Jose' Dolores Poyo, director de "El Yara"; Guillermo Sorondo, president de un comite; Teodoro Perez, Eduardo H. Gato, Soria, Marrero, manufacturers; Reeio, comerciante; Fernando Figueredo; Francisco Ibern; Zaldlivar; Ramon Rivero; Brin'as; Martin Herreras; Manuel Delgado; el director de "La Propaganda", "VIIV 0 _V" _V -1




............
...........
... .....
. ........
..........
X x
............
... .......
..........
...........
...........
..... ..........
..........
..........
.. .........
............
. .........
.......... ............ ........
... ... .......
..........
. .. .. .. . .
.............
. . ... .. .. .. . .. .. . .. .
. ..........
............ .
...........
.. ... ... ... .. .. .. ...
. .. .. .. . .. .. .. .. .
. .. .. .. . .. .. .
...........
...........
.......... .
..........
...........
.. ... ... .. .. .. . .. ......
..........
.. .. .. . ... . .. ..
. ............
..........
..............
............... ....... ...
... .........
...........
........... ........ .....
............. .......... .
.... . ........
..........
.............
........ .....
..........
.......... ............
.. ..... ...
......... ..
. .. .. .. .. .. .. . .. .
. ............
...........
. .. ... .. . .. .
.. ........
...........
..........
................ ... ........




EL PERTODO REVOLUCIONARTO DE 1879 A 1895 57
Perez; Jose' Ros y Mayner; el doctor Jose' Mayner, director de "El Deber"; los hermanos Ernesto y Octavio Bavastro; los hermanos Machado (manufacture ros) ; Pepe Correoso, comerciante; Antonio Gutierrez; Antonio Collazo; Justo Solorzano; Pepe Grihan, hacendado; Antonio Cola's, propietario, y Moreno, agricultor-.cnbano de "Temple Hall".
La experience me habia ensenado lo diflicil que era reunir condos suficientes para ase-gurar el exito de un nuevo movimiento, en el que necesariamente debiamos pensar. Gomez, Maceo, Crombet, Rodriguez, Carrillo, Cebreco, Seraflin Sa'nchez, Roloff, y otros quedaban, como yo, aguardando mejor occasion. Pero tendriam'os que repetir el desacreditado sistema de las cole-etas? Las recaudaciones voluntaries o solicitadas tenian el defecto ya probado, de la pe'rdida de tempo y de los gastos que traen aparejados, eqnivalente a una buena parte de la recaudacio"n antes de que se puedan organizer los trabajos expedicionarios: hay que mover hombres de largas distancias para que esten lists al primer aviso, y es fuerza alimentarlos, vestirlos y calzarlos, sin eontar con las dificultades imprevistas clue acompaRan a esta clase de empress.
Por todas esas razones discurri un plan simple para reunir el dinero necesario sin pedir-a nadie un centavo en efectivo.
;Wem's de esa enorme ventaja, tenia la' de que no habia necesidad de gastar hasta el moment pre-ciso de la accion.
He aqui el plan. Habia en las emigraciones diez mil tabaqueros, cada uno debia contribuir con dos tabacos de su fuma de la mejor viola y mejor material, segun acuerdo tomato por los fabricantes. Vendido el miller al precio medio de cincuenta pesos, producirian. Anualmente los veinte millares diarios-descontando los domingos-trescientos diez y siete mil pesos oro americano ($317,000). En dos anhos tendriamos depositados' en un banco seiscientos mil pesos por lo bajo. Cada manufacturers venderia por turno con los suyos los "tabacos de la Patria", en tanto que los demas se repartirian los gastos de envases, escogida, fletes, etc., operations e'stas que ellos reglamentarlan para no perjudicarse, ni perjudicar los ingress r'evolucionarios.




58 tUSEBIO fIERNA-.,\7DEZ
plan necesitaba por parte del que lo Ilevara a cabo, una gran actividad y una complete independence economic: de ahi mi determinacio"n firme de estudiar una especialidad que me. asegurara esa independence, y venir a los Estados Unidos "a laborer sin descanso". A eso se debe (permitidme que lo, haga notar aqui la especialidad que hoy tengo. El afio 90 o 91, calculaba yo que podia estar de regreso en los Estados Unidos, y en effect hubiera sido asi; pero he aqui lo que sucedio": Juan Fraga, cubano "retraido" desde 1870 en New York, a causa de las luchas que habla presenciado entre la "Junta Revolucionaria", y los jefes de expediciones, no sabla que el doctor Heriaandez que actuaba con Gomez y Maceo era un nifio que eI habi'a conocido con motive de los success de Jagdey Grande, y despue's de haber llegado yo a Madrid se entero, y me escribio una carta "pesimista" sobre el porvenir de la Revolucio"n libertadora que habla Ilegado a creer impossible; y me decia que era la causa de sn Ia'rgo retraimiento la incapacidad de los cubanos para sacrificar sus egoismos hoy como ayer. Le. replique que estaba equivocado, que nosotros habiamos culminado en un fracas por causes diversas, hijas M11chas de ellas de nuestra impericia, otras de accidents inesperados contra los que nada se puede hacer, y que hoy ma's que nunca estaba convencido de que no habia mas sol-ucion a nuestro problema que la guerra, fueramos buenos o malos, egolistas o altrul'stas, y que yo me preparaba para acometer de nuev6 la empress con el plan que antes he referido.
Fue' de tal naturaleza la "reaccio"n" que mi carta produjo en el espiritu de Fraga, que no me volvi o" a escribir hasta que me pudo anunciar al comienzo de 1SS8, la constitution del club Los Independientes ", fundado por eI a ini conjure y a guisa de la vanguardia de la fuerza del porvenir. Que a ejemplo m1o, depositaria todo lo recaudado en un banco, para demostrar a los emigrados lo mucho que sin sacrifice personal de nadie se podia hacer, y que contara con eI otra vez con tantos brios y entusiasmos Como yo.
En ese club, fundado en el prinoplo de 1888, como antes he
41111% ^ ov 11"IT tN "" r% 1" 4 1" -I -t-N A -% 0 1 -1 xr+ r% On -"nln T"2-1"-" 0'I"I ,1 0- ANVIV% I-% r7




EL PERIOD REVOLUCIONARIO DE 1879 A 1890
pesto al frente de una nue-va organization Ramada Partido Revolucionario Cubano cuyo primer comite fue' el club Los Independientes Fraga me escribio" sobre esto a Paris, y mi contestacio"n fue' que prestara todo su coneurso a la obra iniciada por Marti.
En Paris recibl' carta del General Maximo Gomez a fines de 1862, de la que me per'mitireis que lea lo que sigue:
"Monte Cristo, 25 de diciembre de 1-892.
Dr. Eusebio Hernandez.
Con mneho gusto me he enterado de todos sns concepts y me place sobremamr:Ta por cuanto me siento fuertemente interesado en los asuntols cubanos que usted y Juan Fraga estuviesen iniciados en los trabajos que hoy por hoy, y a juzgar por lag apariencias, con
buen exito va llevando a cabo Jose' Marti 'revestido de buenos poderes para tal empress por la mayoria de los cubanos. Pareceme a mi que si hombres como usted se pusiesen al lado de Marti en estos moments, quiza's se pudiese llevar mas pronto a feliz te'rmino la obra comenzada. Marti vino a verme y a pedirme 1 concurso, y como mi espada siempre que el braz'o pueda moverla estara dispuesta a defender los derechos de, la future patria de mis* hijos, contested' a Marti lo que mi corazo'n y la conciencia we dietaron.'- Cuba puede contar con mis servicios a la hora que los necesite y recorded una patrio"tica frase de usted cuando juntos nos fatigabamos en igual &seo de caer en Cuba (en 1884), etc. Decia usted entonces: "Yo soy soldado sin conditionss. Eso he dicho yo ahora a Jose' Marti.
Volviendp a la solucio'n del actual movimiento que con incomparable tes'n agita Marti, creo como ustefd que el asunto pide demora, con mayor razon si-como se tiene previsto-en el plan general, esta vez se espera que la iniciativa parta de dentro, etc.
Reciba usted m-achos carin'os de todos los mi'os ongame a los pies de su senora, y soy de usted aftmo. amigo,
(f.) M. Gomez."




EUSEBIO HERNANDEZ
po para lograr lo que Marti 0 persegui 0 a con todo el influjo de su palabra vibrant y elocuente y de su creciente amor a Cuba.
En vista de la indicacio"n de GO'*mez de que prestara mi concurso a Marti, escribi a Serafin Sanchez en esa sazon en Cayo Hueso, sobre el particular, para que Ilegara a conocimiento de Marti, de quien era muy amigo; y mi sorpresa fue grande cuando en su contestacion me decia Serafin que por el tempo que faltaba para la revoluci'n, 'l crela que, en vista de mi quebrantada salud, cada dia peor en Paris, yo debia venir a reponerme a la Habana.
Como los medicos me ordenaron que saliera de Pari's si no quer a -perecer en dicha ciudad, resolvJ dirigirme a Cuba por via de New York. Vino a verme Marti en seauida, estaba enveje,cido, mal vestido, algo abandoned en su persona, como que habia abandonado todos sus negocios y economizaba el dinero de las recolectas como un avaro sus millions. Marti no hablaba ma's que de Cuba, de la inmediata revolucion, y me propuso que no siguiera a la Habana. Aunque realmente vacile, no se lo hice notar sin antes verme coil Fraga. Vino, el mismo dia el viejo amigo a aarme un abrazo y le pregunte con que contaba Marti para hacer una revoluci'n inmediata. Fraga no me podia enganar, 'me dijo que no pasaban de diez o doce mil pesos los f ondos con que contaba en aquel moment (diciembre de 1893). Y en vista de esa revelation, resolve 8eguir a la Habana con mi f amilia, supuesto que, aunque Marti rectificando su primitive plan resolviera invadir el territorio cubano el dia que contara con los medics necesarios, eso no podia suceder antes de dos o tres a~os.
Muchas personas me habian asegurado de witemano, que nadie me molestaria en la Habana, como asi sucedio; mis trabajos cientificos de Paris me habian dado a concern lo bastante, para que distinguidos medicos, representatives de la Academia y de la Prensa Medica, y amigos particulars, fueran a recibirme y que por espacio de algunos dias desfilaran por el hotel Mascotte muchos cubanos ilustres de esta capital. Una conference dada en la Escuela Libre de Medicina, Cuarteles 7, muy concurrida, me ab rio las -Duertas de la -Drofesioia en mi es-Decialidad v sin Dasar -Dor el




EL PERIOD R E VOLUC10_1 A RIO DE 1879 A 1895 61
No podia, pues, quedarme en New York; Marti' no habla variado el, sistema de conspirer; el dinero de que disponia era el product de collects entre los pores, es decir, lo que yo sin rebado ya; si Marti sultado economic suficiente y rapid habla pro hubiera aceptado mi plan de aguardar para I movernos, a tener depositados en un banco seiscientos mil pesos (600,000), para invitar despues a una reunion en New York o en otro lugar de antemano convention, a representatives separatists residents en la Isla, a representatives del partido autonomista, y a representantes del -elemento espan'ol de Cuba para que vieran nuestros recursos y discutieran o se negaran a discutir ", con nosotros, la oportunidad de un nuevo movimiento, yo hnbiera permanecido en los Estados Unidos con Marti, Poco hubiera podido hacer, en cambio, con el sistema por el. seguido, sin dinero, en los moments mismos en que me hablaba de una formidable revolncio"n, hubiera sido echarme conscience, en brazos del azar que no me hubiera sid o licito dirigir o intentar dirigir, pesto que la direccio"n la tenia el de hecho.
Adema's, hemos visto anteriormente la opinion de I I General G6mez de que seria obra de mucho tempo mover en el pais con probabilidades de triunfo a los partidarios de la independence sin haber Ilegado (y esto lo digo yo), Go"mez, Maceo,. Calixto Gare a _0
y sus printipales tenientes; asii lo escribi' al general Carrillo tambien.
Cierto que Marti hablia dicho en una occasion que contaba con la "torpeza de los gobiernos espaholes". Este factor, muy conocido en la colonial, no se hizo esperar: las reforms de Maura degeneraron en las de Abarzuza y reducidas por fin a simples promesas. Las primers ampliamente planteadas, hubieran acaso, "prolongado la tregua'y; las segundas trajeron el descontento y Marti aprovecho" el instance precise para ordenar el movimiento de Ibarra aislado y sin apoyo, el de Oriente vacilante con Moncada muy grave, y los espalh.oles asustados produjeron "(in tempo" el capitaneado por Maso' que no tuvo comunicalcion direct con Marti segun me aseguro en la revolution. Fracaso Ibarra, fracasuron las expediciones de Fernandina, vacilo Oriente, esto es, Santiago de




62 EUSE1310 HERNANDEZ
echado hondas races en todo Occidente, y espigado en el resto del pats., como que no habta en 61 q'itien desconociera los triunfos fabulosos que se referian con entitsiasino y admiration por los padres a sus h'Jos, de Agramonte, Macco, Maximo Gomez, Calixto Garcta y Sanguily, ni quien ignorase los principios proclamados en Gua'imaro, y no sintiera-para gozar de ellos-la necesidad de Ia independencia; en una palabra: Ia "tregua del Zanj*on habi'a Ilenado su objeto en sus resultados no pactados, removedores de los obsta'culos que impidieron. el triunf o en Ia. guerra del 68 al 78 Desde ese instance Ia Revolucio"n podia empezar dentro o fuera, ser o no ser importada, -a fetha fija o inopin.adamente, que las leyes naturals se cumplen a su tempo a despecho de los interests de determinados estados socials, de privileges de casta o de clases, si se oponen a los grades interests humans sintetizados en el nacimiento de una nacionalidad, y eso supo verlo y aprovecharlo de mantra genial, Jose' Marti'.
Tal fue, senores, a grades rasgos descripto, el period revolucionario de 1879 a 1890'. De eI se derivan grades ensen'anzas que no he hecho ma's que esbozar, por no seguir abusando de vuestra benevolencia ma's alla de las dos horas que Ilevais prestandome vuestra atenci'n.
Que todas las luchas que hemos sostenido contra el poder de Espana hayan templado nuestro cara'cter, lo hayan acendrado en el amor y respect de nuestra nacionalidad, que debe ser para nosotros-sin flaquezas de espiritu-imperecedera, y que cada nuevo period presidential este' senhalado por Ia creciente devocion a Ia vida constitutional, a Ia tolerancia de nuestras faltas tradicionales, al mejoramiento de nuestro pueblo por Ia independencia de los poderes del Estado, para 1lograr el funcionamiento regular de nuestro Estado, DemocrAtico, conciliando Ia Autoridad sentada sobre base moral, con el orden nacido del reparto equitativo del bien comun que lo asegura; y todo esto en medio de Ia existence sosegada que proporciona Ia garantlia-, de Ia vida, de Ia propiedad, del respect sin restricciones mentales siquiera' a Ia libertad del pensamiento, de Ia pallabra hablada o escrita y sobre todo, por Ia
f-rq.Tien. P.oYnnIta.fq. v do roformn.o, 'hiimq.-nq..q






















T'TTT T T
TITT'
TTT




"IMM KINV gg-,
RI,
Fgg
Fl, 1:
lfX, AN""",
FA _6MMIR"I
"FIT
Ito
i,-,I pwFT IF F,
-rr'F
" I
_F q" It 1- IF IF I t A IP 'i _, ,I I I I, I
Plo FF-; Z
F- r N
M;11M .... FF 6'4
4F, F F, Z
__ __ I I,
Fo F
,4 I, I,, A i, t ,
I
w" FM,
F4
F,
0",
IF F,' I I .
14
FI 'It F14
v r I,
It FlI4
I I: IF It 'I "" 4
It _, I I RM,
-IFA !,- W" 4,14F "W4 F, % n"M
Fl Fx F F-,,
F" viw
3" I IF
F Nil
POI ,z OF I
"Ft" FI
IF IF I F,
F' I '.jr
'IFF ""'I tF,
F
F-A,
M'
IF,
tF
FI
IT
" 'j j I 'k ,i n "" ILL l-"'7 '& ,I X"I i
Ft F, IF
IF
It
'F4
F I IF
lz
IFF
IF F4, ,"q F I OIL,
14, 1 k"
7 1, u M, nL I 4- -I, 'I
F", V
IF 4. FPIP
ILI F 'I,# All,
1 IrF
F,, Ri "I" F
IF I I 4 14 F
FI'_ "Ft 4
F,!k" F, 'X, F
LF
F :
IFFI _t
FFF
Rg "Ok I,,
I t
!,I It I T
IF IF
IF
'tI
F, F,
IF -, 'I",
'It
IF'
F- t'tr It,- I F: r I ;
_($
L
IF
F ,
t F, ej" IF LF;q F"
I F V
j I F 44' I Fl
FV _. I """"F ] IIII, -Ii
To IF FW I FIJ,
F_, FI 4,' 'It
IF 'd;tt,
OZ 'Ig
I "FI f,
q
g
4,
4 I I
__4 W11 IF I I
F,", Y 4'F
IF f "It,
IT t
IF IF
IF F,4 It, FIF F I IF t I j
It
I IF
tI
AF,
Y,
F
IF
IF
IF I r ft
it,
F",
I
It
4
g
FI
IF
tZ J IIF
_4F, IFj 'P I
IF ,Fl IF
F '
W
Ft I 6
F N,
If F
W IF I A
It,
RINI 4,
I'VI F',FItr 'I I, 4 4;
hI, F' tI IF
II FF'
ji _A ,4, F,
,N ta F: piF
, j IF
.4t.,
X
F IF III .4
IF K
' ,4 14
y 'J
Ft
IF
F
IF
4 IF! I_ I
tk III 5,k F I, IFFL.
4 1 F F I F Fqt q ,Ft'
t 41, 1" F,
-N
F, It" -ot
IF F
*I Jg IA Rr
....... 14
-'III L"' I t , IF j _,7 _' j "111 L41
11 -1 -1 1 4 It' Vl, "tF, IF
4 jjj,
IF If Jll, I' '
F IFII, Ty' I' IF
41; -F",
IF It,
eFIl F Q
Ij FIF'
FIT
Z I F 11; , ;
e, I
'IF -,4
t F 7'j
F- IF,
RT I;Ff,
T tw : I: t t 't, ,I, J I, I,
Y
F Fr,,, IF L It 47
FF,
.4' .4 'I',
X,3m
F F F
F, I-t I FiF F, l
-4 ..... "I FT
r( gfg I j
F,
F ?i I, ,tF,
I F F
k,
Fll FY t, IF
I Ft
7
pj
IF
, TV
FFI
FF
A A" xt Fk
I Ftl"r F :FI' I! t
7 I", I "Fol 16 I
IZ It I LL WrK aII
or, e",
'N F ,
qFI- It r TE
"FIF 1,t
F
1 '4 1, 1'
"A FV
JI Ft, "I I 'Fr, 4' 1" Ig
F F IF
' I Fr_ It II' j- 1
F, FFI j4,4 F4, I 0
4
NI
F,
It
4 -,I
IF '1 1' J'
Itp
IF 7
, 'F1 I'IF 47e "IF Vt V t" 'tF WV
F,
4F IF FI
I FF
V
F, Vt
q
F1
W FI,
JI
IF
k IIq
Iq 4,
T I,
It
t Fj
y
IF
F,
I "'let
F
IF
FF
4 I
' It'_F' IF
F4
.... . . . . . . . --- . . . . . . . . . . . . . . . . . . ...... ....... ...... .... ...




, fg"'
Kt
I ITIT, A"
tr, A., "IiO It ll l
4B
N14 66
NW P, TI
7X1
TI
Tr 'T't 4"
IT
4,
IT
44
41 '1
Tr 9F. In
Dt,
'4
"?
4




-- 1 ,, ,, I I I , I -- ,, , . , ,- .,, '- ., ,, , i ., , ,
... ." ,. ,.
,.. ." k , 1. ., ", , ., ,-, ',.
,, , """ : .. .,
. I I I I I -1 I., I I '. v; %, O:,. '. ": ; ,
, . ,
" .,. I .. , -; I I ,: 1: ". , : ". : -, ,, ,,-- .
, : ,- -, I I ,; -, < 1. , I z '. , ". ,- ,. "" 1.
5- 1, % ,-Z -,, ";". -, ,-z ? , , , : I I '
.,- ., ,, ,-- '.. ; ', ,: i ', ",',' ,, '. ': ,
- T , ', , ,,, ., .. , , , -- ,, . ,". , , ",
." I I .
, ; ,- ,.., :., .. : ,. ,7, I"- 11 1 : , --, ,
. '. -.. ., I .1
., ,k I; I ", ", I I I :.,., -, ,
'' :. : 1, I '' z ,e ; '.. ,,-,,, -': -! z 7- ,% , ,
., , .. I., : I ." ',' ; l 11
, 11, I ; 1, ., ,;, , : - ., ', I '', ,4 :,- ,
-x , ,
, I ', ', I Z; :",i,
,3, ': I I I ,,.,- , -. ., ., ., , : ",
. .
I ,- ,- ,, ., it, ". , ,
" , 1. I
,. 1 1, I t,.-
, I I" I ,. '. ,: ,,,,, I .,,, .", ,
., '-',,- .-, ,, ", ." , , '. 1, -'.
-, I . ,-, :-, ; o -, 1 % ., ., :, ,,. .,, ,,,, : o r
: ,,, ,; -'. v, --, ': ,,'C -, ," .. I I : ,, ; .", ,
. .
: : e, "--,
1, ,,., ,-,.,. ." ,, ., I 1, I , .' : :, ", ,, ', "' e. I ,
, I ., I
,..., ,." ,
- e , . , ',
' '. 1 e- I 11 I
. % 'e,_ % ', :, . -, ,
.- ..'.. -, I,, "! ,, ,, % ,, .
., f. ; , : , % ": ,.- I- ,,
. ,
1 1
" -, ,. -.." ,'. ,, ,, ,, -, : "'; ,- I , ,,, ,, .e 1. , I .; ,. ,., ', ,,'., ; ,, "", Z .
. ,
", :,-: '. I ,, ,, -2
-, ;, I I I , 1 :1 I "I z
11 ,- "", ,. , , ,.., ,' 'e : ,, ; z , I ,. , 4 ,,
., , I , :., ', v I ., ,
1, : : , 7 , , , , : , %
, , > ;V, e ',
, , ': ;, : , I I : 9 , ,
- I ': ,-, ,,, ,, , "
, I I 11
- -, ". I I I I I --
",. I" , I V, 1-11 11 4 1-1 .1 I : , "r-'ll :I. -Ill -: , ,
'. , ;, , -, , ; ,,,
,,, ", , ,; : : 1, : %
; : i , 7 "', I I I
" , ., , I i ', ; I I :: ; I .. ." I I
!- I , '- ;, ,,, ,' , , ,, ,, , , I , :
- I I- I I I
", ,,,,, : e ",,, ; ': : : -
, : ; I .,
'! .. ., I ,
, I ,
. ". ',, ,'. ,,', I , I .1 .
, I ,, , 'I,
"'i , k ,,, .. ,'. I I ;. : ', ,. "
, ,,, z : : : '. ,,, I I I I I I I I I , I I %. I I I .
, I
,l I el .. I 1. I ., I
, I I I 11
I I l : -, _. .,
I ; , : "" ,' ,,,
,. b ", .- , ', ; ";,- ". ,
- ; ,
: ,,;, :,7 ,. I : I I I ,4, :, % , , . I ,
., I.: I 1 .."i I I .: , ., ., I.. I I 1,
,- """ ; : '. ,z "', ,; ,
, I 11 I- "I I I I ,
, -, I T
-, I I I., , : , , I :
- .. I ,. I , . ,, ,,,, , ,
,%: I % : I ,,
.! ,., I :. , :, '
I . .
1. I I I : I : : : I I ,
. !, : : : ,- , ",
,
" , ,
I I I I I
, ,
1, I : : I I I I I I .. I., . v : I
I I I I I ,
, I I I I .
, , ,, .! I , 11 Z:, 1.1' ,, ., ;" '. ,, ,
' I I S I I I I .. ., : : I : i ,
. I I
] ;:, I I , ': ;, : :r, I : ..
, 11 , ". I I ,
, 2 I I
-, ; ,
, , ,
.- .-., ,, ,, 11 ., '. ,, I : 4 ': :
,; ,, '.
,, I .. .... I I I .. 1. I -, I I I z
"! ", ,
,, : -, ,
, I I .1
, I ,', .1 J, I I ':
.. I I I , : i : ,
11 :. :! -4 'v"'; ,' 1 1.1 -, ; .! .-, ", ". "" ',' "'; , .: !: , ., -, !" I ", ,
" , : ; ., .. ,., I I I : I,
, , v I % I
- I I I .
, I I I I 1 ,:, ", : ': ., < .-. 1 2 .. ,- I I ; : ,
I ., I :: ', ", ,, : -, : :- :, ,,, : . . . I I I .1 : ,; 1. I I I e I
,,,,,, -,.,e ,, ,"", """". -: ; I : I , , ', , I .. ., : ; -1, I I I 1, I
,, . 4 I"
, I
. 2 ,- I 1, , ,
: I v :, , I F I.., ,. , --- ,
, -- I I ," I I I
11 1'1- ll 11 z I I V I I I ',
- , : ,
,. I I 11 I ,11 I I : .'. I : : : : I -, I I % L ,,,
, I .- I ,: I I ",',
, -1 : I 11 I .e :, I I : ., : I I I I I I I I.: ":
, , .,
- , 1 I I
" ., I :1 ;
,, : ,", .. ,,,,, 1, I :, '. ,, : I 1, I 1. I , I I
I I I I , , I ,.:
, ,, -, v -, -, , ; ,-, -, . , I I I I I :
, , : , i,,,'-, : -, :
,; '. - '. I I I I : e ..,
,, L- ,, I I I I I I I ,e I : :, I ,: : I I I 1,
, % ,. I I : I I I ,. '.
" -: ., : .- ., ,: :
,, ., ., ,. I I I I ,11: .
'-,':,,' : .-' i, : : 1. : I I "', .% :, I ,, . , ., I , , :- % ,,, ,
'. I , : ... : ,. ::, I ,: I I I I I x
-- '. I , . . . I ,,, I I : : . I
- I I I
'- 4 -, : : -,, . ", ,. 11 -,-, -- , , : I ,,, 1 I ,, ., : , , , , % : ; : I
, : : : I .! '. -,-.' ,,, ,:
,, -, ,.. , -, ,, I : ", ::; ., . I 11 : ", : ,: : .. ,: :
11 I I I I I I ",
, : .'f, .:, 1. , I .:, I :, 4 e I I : .
I -, I I .I' : : ': I'l- a % : I I I I I .--, : ,
, , , I I I .1, 11 : : .,
, I 1'1" 1 ,' :,, "" ,
I I I % ,
!. q I I 1. m : ,, ,: , ., ,-,' ; "' 11 I :
- : ,. ,:,. .. , I "," ., I : I ; , , I
I I . I I ,', ,,,, I ,, I I I I ,,, I : % ,
- I ., 1 .
I I
I -, :
. ,
:, ': I , , ., ,
,- ,- "I I I -1 .1 "', .
9 , ,
. ., I I I : 11 11 I I j
... ,,o , , :: . , ,. I I I I , I % ..
. c , -, ,. , : .:, z, , I 1 I %, I : :, % z .
", ; . , ,", ".,. ., ,
- : I I "I' I ",
- : I I I : ; : I ,
. ,
- , ::. ,,, I I ., : I I I I I , ,-. % ,. ,.., . I I ,
. ,. , ., I : ", : ,,,' -, I -, I .. ,
I I :, I ; .. I I I I : I : I I ,.. .
': ', -. 1, I I : : : ,' '.
- , , I 4 I
11 , I ;, : :1 , ,: : , ,, ,
" : ., ',. :: I : : .,.", .. ", 'Il I I
, I : :: : : .
, , ". : : I '. z : ". : , 1 , : ::
.: ,, , , . :, I 11 I ,
1, I I I I I I ;
I , :
, I I I I
, -, .,. ,,
.. : 11 ,,
,,,,-,,,,-, ", .!, ,- I ; : :: I I I .1
; I .. ', : ,. .: I I I
, 1 : I , e -,: I ,
S, .; : '. '. : v
.. I III' "', -1 I ". ., : : I 11 :: ,
L : , : : ., : ,% ,, ,j"
.' ,-" : -1 I ", I I : 1, I I .
. % : :
, I I v ,
, :: % : ; ,, I .-, : : " ,"
; , "., : ;, .- ,, ", 1" I , , .- I , : I I I
- ; I ., .1. , .1 I ,- .. ., I 11 I : I .
, 1 ,6 1 I :
., ,' : ,, I I . I : : ",
. 'I'll z I I I I I :
, I .1 I : I I I I ,
- . : : ,, .. ,, :., ,. .% ; ': ; I : " I ;: : : ; I :, : : 11 .11
1, ,. , I : ,, I I .. : I I I : I
',, : : ,, ; : I ,
, : ez : ; !.
, I : I I I I : I
,, ,' : I I .
"'. -, : I ., ,. ., I 11
. . I , '] : %. , 7 : : . : ".1 I
. . 'I, : ': '. I : , ..
,, ; ', ,-, : " , ", :, ,,,:,, ., : ,% , : .1 I : '. I I ,
, : : I .. . -,
. ; ,- I ,
, ;,.:., ,4,,', 1'1 : ,,, ,;, : , .. I ; : .
, : :, : , : ". , : : ,
, w . ., 11
, ,,, . ... ; '," j, d : ; '. : ' ,. I I . : I ,: -1 ,,,, : -, ; : : : I : ,.: : 11 I : : : I., -,, -x :': ., 1, ,. .. ., 11 I I 11 I I I .1 1: I :
. ; I I .1 I I : : .
1; .- .". , , : I I 1. : I
, I I e % I I I ." .' I .
, ." , : : ,., ,-'. : :
, I : : I I : ,
, I I I I I I ,.
, I 1. I I 11 -,
'. I I e , -, -, , -, ,
, I I .1
,, : I -, 11 I : I I I I r ,
, : 1 I , , I I .1 I I I I I I I '- %
, I I , :
" I ..
,, -, I 11 . . ". I ,
1, ., I : "', ,,,, , : - ,v I I : ,: ., .: , ": i k , I : !
-, I ., : I : : I I I I I I .
'. I I :. e I ., ,, 1, :- , ..- :: I I : I I I ,
I : , , ; ,j w I : .
I 1: I I , Z ". :-- :: , ,%: I : :
. : : , .. I I I I -., : I I : J, I : : 1
11 'I I : ': ". 1. '. I I 1, : '. -,',, : ,,",.- ." ,' ., I
1; % : : . "" , I ; ., I . ,. I I .
, ,. I 11 I I I -. 11 I : .1 I ... I 1, I I ,:
, I I ,. I ". ,,.
:1 , I : i] , ; ,
I % ; , % I I I .1 .. I I I .1 ; : : '. I I I :, , 'l , .""
: : : ,',', ': : : : 1, 1, 1. I .1 I I I 1, : : I., I... .,
. l I I I I 11 I I ..
. I ., i. I I
, I ,; ,
,:, ,: : : I ", : ,,,
, I I I I I I I I I I I
,, ,-, ;" 1 : ': : '. I : I I 11 .1 I., I I , 1: 1: ,
I I I ,. I I . . : , , >. : : I I 11 :
,, , I , ,, ,, 1. 1, I I ,I :, I 1, ., : ': ,,
,. ., I : ', ,I .. ; :. .: ,., ; : ; I : : : : ,. :, '. v ,
.: : I : 1, I : ,: 1, : I I ,, ,, ,' 1. I 1, j . I I I I I I I I
, I . I I . I ,
lll ; : : : 4 j I . 1, I I I I ", ,, : : : . % I I I I . I , I .
". I I I , I I .1 : : 4 : I 1. I v ., I , : -, ,. 1. , % I I I 1,
. I I I : ; I I z I -: I
, : : ': :z I : I I I 1, 1, : : I I , 1. I : ,
, 1, I : ,. , .: I I I I .. I ,
. .., I Iz I % : I I I : I : I '.
,, .- ; : .1 I I I : : : I , I : : I "" .
. ., A , I I ,,., : , ?, i 11, ... "".I ,, I I I I I I I 11 . : ., : I ,, z ,, % ." I I I I I
. I , ; I .. I I I I I I I e.
, ,, 11 I I I I ,, I , : ,z, ,, : I 1. ", : ",
I I : I I : .
11 '. .. ;, I I I : 1. :. . I
, , I I I I I I I I , ,
11 :: , : ,. : I I I I I j I % : I ., ,
, I 1 4 1. I ; , % : I I v I I I : ', :
. 1. I I : 11 1, I I , I : I ,. I I I
1, I I I 1. : : I I I : I : I I : I
1. : :. I I : I : I : I I I I I "
I., : I I I I . I ,. I I I I :, I I .
- I ,
, I I
. ; : I ,: I y
, ,
- , ,
,, I ; I .11 I : I I 1 I I I % ": I . I ?. 0 1 1,
, . I I i I I I
. I :, 11 I I ,
, I .1, : I : .




DATOS HISTORICOS SOBRE LA GUERRA DE LOS DIEZ ANOS







DTOS HISTORICOS
SOBRE
LAR CUERRA DE LOS DIEZ ANOS
POR
CARLOS PEREZ DIAZ
Habana
Imprenta "El Siglo X'X"
Sociedad Editorial Cuba Contempordnea
Teniente Rey 27 1920







MIS DESEOS EN LA PATRIA LIBRE
Quisiera ver mi patria. regida por *c-ubanos honrados y cultos capaces de elevarla, a la altura de los passes mas civilizados de la tierra.
Quisiera que nuestros representatives no gozaran de esa impunidad con que se permiten matar a s-us semejantes, lo que constitute un privilegio ignominious.
Quisiera que desaparezea por innecesario, el eje'reito, compuesto, en susmayor parte, por la. clase ma's inculta de nuestro pueblo, y lo, sustituya un cuerpo de hombres escogidos para que cuiden de la seguridad y el orden en nuestros campos, como sucedio cuando los americanos nos entregaron la patria libre.
Quisiera que se suprima esa marina de guerra inutil y costosa y solo se empleen los guardacostas ne.cesarios para impedir los contrabandos.
Quisiera que se suprima, en primer termino, la Loterl'a Nacioinal por immoral y por los innumerable males que sn existencia trae aparejados.
Quisiera que desaparezean las lidias de gallons, asi como, las ruletas y otros juegos pu"blicos inmorales, que son centers de




4
Quisiera que se superman en absolute las canonjias y botellas que constitnyen un privilegio en favor de unos con perjuicio de los demas.
Quisiera que nuestros. hospitals esten asistidos con la mayor consideration, de mantra que no carezean los pores enfermos de abrigo, y bnena. alimentacio"n a que son acreedores los infelices desvalidos.
Quisiera que haya una. verdadera inspection sobre la hygiene que debe existir en. todas parties a fin de que no se vean como ahora focos de infeeci'n en el interior, de ciertos lugares pu"blicos.
Quisiera. que se atiendan las vias de comunicacio'n, en extre:mo dese-uidadas, para que puedan transportarse con facilidad los frutos, menores, limitados hoy por la. dificultad del transporte.
Quisiera, en fin, que, como en Estados Uni'dos, se superman las bebidas alcoholics.
Enero 15 de 1921. Matanzas, Maceo 44.
CARLOS PEREz Dl'Az.




LA GUERRA DE LOS DIEZ AF40S
En 1868, vivia en la Habana con Aodao-, las comodidades que podia, desear un joven de 21 anhos, enyos padres se hallaban en buena posicio"n social y le permitian vestir y calzar en los, mejores establecimientos. Mi sastre era Richard, hoy Roeland, en O'Reilly esquina a San Ignacio, y mi zapatero Pomar. Ambos eran los mejores de aquella epoca.
Con conocimiento de que, algunos jovenes de la Habana se disp6nian a marcher a la Guerra que, iniciara en Oriente Carlos Manuel de C..spedes, me incorpore a ellos y el 12 de Diciembre de ese mismo an6, nos embarcamos clandestinamente en el Morro Castle, vapor americano, y el dia 14 desembarca'bamos en Nassau 53, cuyos nombres son bien conocidos. En este lugar permanecimos hasta el dia. 23 del mismo mes eu. que, a las, 8 de la noche, nos embarcamos, en una goleta que nos Ilev 0 a Cayo Grinki. En es:te cayo se nos incorporo, al siguiente dia 24, el General Quesada que venia en el. Galvanic con las armas, municiones y unif ormes. En seguida nos unif ormamos y armamos con unos rifles Spencer de 8 tiros. En la playa de aquel cayo deje' tirades el resto de la ropa. con que sall" de la Habana, un cheque y chaleco de casimir. El abrigo, tambie'n de casimir, que llevaba, se lo regale' a Julio Sanguily. Pense' que aquel
1VVf_% r41-1"",T*r11_",1n AfN frN+tNv,1-%fN fv-% In -wr n^ w"n




6
del barco. Al amanec6r calmo' el viento y al salir sobre cubierta vimos al -pobre Jose' Aurelio, mi primo, convertido en una estatua de sal. Fue' el unico ex-pedicionario que quedo, sobre cubierta, torque no cablia en la bodega, y paso toda la noche banandose con las olas.
Al salir el sol vimos, tierra y junto a ella unos barcos. Que.sada ordeno' poner proa hacia ellos y zafarrancho de combat.
A
Ordeno, a la vez a Toma's Mendoza, uno de sus ayudantes, que* se colocase junto a la Santa Barbara y aplicase fuego a la misma en caso de ser vencidos por el enemigo. Afortunadamente los barcos eran ingleses y desembarcamos, en Cayo, Romano. Alli se recogio" plomto y volvimos a embarcar, pero debido a la Mucha carga del Galvanic se alquilo' una de las goletas inglesas y salimos. Se dispus.o que fueran algunos expedicionarios en el bote que a remolque llevaba el Galvanic. Yo fu' uno, de los 9 o 10 que ocupamos el bote, pero sucedio' que al atravesar un canal entre arrecifes, soplaba fuerte viento y se revento el cable, 0 cuerda que nos unia al Galvanic y quedamos, al garete. El bote hacia Mucha agua, y suplichbamos a grits a los tripulantes de las goletas que nos salvaran; pero. iban hacienda zig-zag contra el viento y oiam'os la voz del General Quesada que nos decia: "No podemos hijitos, no podemos,". Afortunadamente se hallaban tambien en el bote, Alfredo Arteaga, hijo, del duen'o de Cayo, Romano, y dos individuals ma's que entendian de marineria: Simon Perez y un tal Franc, y e'stos salvaron la situaci'n. Ademas de los remos, tral'a el bote una vela. Con los remos no se hacia nada y colocar la vela con tanto viento era peligroso. Al fin se resolvio por los tres marines torquee, Alfredo Arteaga tambie'n era entendido en asuntos nauticos), volver a Cayo, Romano poniendo la vela. Asi s.e hizo y al izar e'sta casi se hunde el bote, pero, nos volvio' el alma al cuerpo cuando vimos que se deslizaba rapidamente nuestra nave jugando e'l cachumbambe con las olas. Llegamos otra vez a Cayo Romano y Alfredo Arteaga nos dijo,: YA estamos seguros; manana iremos a Guanaja en una de esas, goletas -esponjeras, y ahora harems que nos hagan un buen rancho para. pasar el mal rato. Como la finca




7
Cayo Romano,; pasamos alll*' esplendidamente la noche y al amanecer, dia 27, nos embarcamos en una goleta rumbo a Guanaja. Ya el mar estaba tranquil y con viento a un largo llegamos a la bahl'a de Guanaja muy pronto. Pero cua'l no seria nuestra sorpresa al ver que nuestros companies estaban varados a la entrada de la bahl'a. Crei'mos, desde luego, que habiendo salido, los, A.
ultimos de Cayo Romano, llegariamos los primers a Guanaja; pqo no fue' asli, torque al pasar nosotros cerca de'una. de las goletas varadas, el capita'n o mayor de -nuestras companies, Francisco Socarras Wilson, que se hallaba en ella, nos ordeno" detenernos; ocup iparamos la que el lle0' la nuestra e hizo que oc-L
vaba. Asi se hizo, pero parece que Dios no quiso conformarse con aquella injusticia y permitio que tambie'n se varara la goleta
A If 10
que nos q uito El capital Socarras entonces siguio en bote para Guanaja y tuvimos la suerte que subiera la marea y se pusiera a flote nuestra barea. Alfredo Arteaga hizo poner todas las velas, foques y pitifoques y con viento en popa llegamos al muelle de Guanaja antes que el capital Socarras. Llevaba yo un pie.. pesto sobre la borda de la goleta y al topar con el muelle me agarro y patio la punta del zapato. Eran los mismos zapatos de Pomar que tral'a de la Habana.
Los camagu-eyanos, nos recibieron con el mayor gusto y nos obsequiaron con cuanto estuvo- a su balance. El General Manuel Boza era el Jefe Superior que alli se hallaba y no permitio' que mosotros hicieramos ningun trabajo en el desembarqne de las armas y municiones.
10
Guanaja era un pequen'o caserio con frente al mar. Tenia un muelle largo. En la gorilla del mar construyeron los insurrectos, antes de nuestra llegada, una trinchera con troops de caobas para contrarrestar la accion de algun canonero es-paflol que pudiera Ilegar a aquel lugar.
Cuando llego' la noche tuvimos que prestar nuestro servicio de vigilancia, en aquel lugar que tenia muchos, casinos por donde era possible que viniera. el enemigo. Los expedicionarios eramos, si mal no recuerdo, 81. Forma'bamos dos company as.
T In I- I --- __ -1 I- 1-41- __ T-1 __ __ I - ____ __ -1 -




8
nos. molestaba. atrozmente y se nos dijo que eran jejenes. (Y,
efectivamente, siempre fue' para nosotros durante la guerra un enemigo terrible el jeje'n.) Se destacaban groups de cuatro soldados. y un cabo y se colocaba el centinela hacia adelante en el centre del camino, el cual se, relevaba cada dos horas.. Teniamos que estar con el mayor silencio, y orden de no hacer candela para nada durante la noche. Serial como las 9 de la, noche del dia. de nuestra, Ilegada; se hallaba de centinela en el camino mi primo Jose' Aurelio, cuando, sentimos un 1 alto! y otro alto y otro y en seguida un dis-paro. Se produjo la consiguiente alarma y sucedio' lo que nadie podria referir a esa hora y en la mayor obscuridad. Mi primo Aurelio, desde luego, se retire en seguida a tomar posiciones; esas posiciones naturals que aconseja el espiritu de conservation y- no los conocimientos ta'cticos que desconociamos en absolute en esa epoca. Vinieron los Jefes, se procedio' al reconocimiento y se vio. que el- enemigo era una vaca.
Al dia, siguiente 28, el General Quesada ordeno que se prepararan 40 expedicionarios. que deblan acompanarlo a Las Minas, donde se encontraba entonces nuestro Gobierno. Se forIn' la compan''a y se escogieron 20 de los ma's jin.etes. Mi primo Aurelio y yo, que sabiamos mortar torque estdbamos acostumbrados a hacerlo en las fincas de nuestros padres, fuimos de los elevidos. Nos entregaron unos caballos de trote; por montura. unos aparejos de junco, sin estribos-, y por freno un bozal. Eramos. 40, 20 de cada company a, pero puedo aspgurar que los ma's jinetes. e'ramos Aurelio y yo. Nos pusimos, on march armados solo con nuestros rifles Spencer. Como a las 4 o 5 leguas del camino el General Quesada se separo' de n(%sotros con algunos camagueyanos y nos dejo' la orden de seguir hasta Las Minas donde pernoctariamo.s. Por la tarde nos cavo un aguacero tre.mendo que no parecia de la epoca. Fue' de esos que, resultant al cambiar el viento del Sur al Norte y que traen consigo un frio fnerte, como sucedio. Llegamos a Las Minas como a las 8 de la. noche. Cuando nos ordenaron, echar pie a tierra result'
d"I 4N "1 -2 411"VICIA""^ A"fIT"rIII"r% XTI_% f4,r% ^,In W""n C41I_1vI%1IIfInI* Af%




9
nos condujeron a una casa donde nos esperaban con una gran batea llena de huevos cocidos y casabe. Esa fue' nuestra comida Ie esa noche.
Nos Ilevaron despues a la Casa Almac'n de dep'sito, de la Empresa. del Ferrocarril de Nuevitas a Camagiiey. En este lugar teni"amos que pasar la noche y hacer nuestra guardian, torque so nos dijo que era un lugar muy peligroso. Era el camino por donde, dias antes., habia. pasado Balmaseda con una fuerte column. Nos quitamos, la ropa M*ojada y la tendimos. en una percha que hicimos. Mi primo Aurelio consigulo, un seron y en el nos metimos desnudos. No habiamos concilia-do el sueno cuando vin.o el cabo de guardian a buscarnos para relevar a los centinelas que se hallaban a ambos extremes del almace'n. As'
A
desnudos cogimos nuestros rifles y en march. Aurelio ocupo su pesto y se le dijo: "mucho culdado y mucho oido por ahl". Yo ocupe el otro extreme y se me dijo lo mismo. Se sentia mucha ladrer'l"a de perros, y como a la hora de estar en nuestros puestos se me aparece Aurelio temblando de frio y me dice:, Chico,, siento un ruido extran'o, por alla. Me eche' a reir al verlo en cueros y tembloroso, y le dije: Yo creo que eso no. es nada, deben ser los, caballos:. Ten cuidado no le vayas a tirar a otra vaca Vino, al fin, nuestro relevo, y- nos fuimos juntos, Aurelio y yo, a escapar dentro, del seron. Pero, i oh desgracia!, nos encontramos que nos habian Ilevado el se-ro'n y no tuvimos mas remedio que acostarnos espalda con espalda sobre aquel piso que por fortune, era de tabla. Asi pasamos aquella noche cruel. Cuando fu' de dia nos ordenaron volver a Guanaja. Habi'a alli en Las Minas una tiende-cita y se me ocurrio' compare un queso grande, de esos que alli se les llama de humo. (Nosotros, cuando salimos de la Habana, Ilevabamos Aurelio y yo doce onzas en oro o sean $204. El dia antes de embarcarnos para Cuba, Antonio Zambrana, por encargo, del General Quesada, nos pidio ese dinero para guardarlo de mantra, que no fuera a caer en poder del enemigo si nos mataban o hacian prisoners en Cuba. Le entregamos a Zambrana la mayor parte, pero nos
-3-o-- rz---




10
del camino, a la salida, de una sabana, se le ocurre a un gracioso de los de vanguardia (quizas para probar el temple de los habaneros, como nos Ilamaban), decir: "enemigo a la vista". Ante tal noticia lo primer que hice fue' tirar el queso y preparer mi rifle. Seguimos la march. al trote, creyendo que nos batiriamos, pero no hubo nad.a y ya estabamos lejos para volver por el queso.
Llegamos a Guan'aja y nos incorporamos a nuestras companias. El dia 1' de Enero de 1869, como a las. 8 de la manana, se present a nuestra vista un barco de vapor con una bandera que no conociamos. Se creyo' que seria una expedicio"n y Quesada ordeno' que doce hombres salieran en un bote a reconocer
A
el barco, lo que a mi me parecio una estupidez. Cuando nuestros companeros salian al reconocimiento ya estaba muy cerca el barco enemigo, el que bajando, la bandera, extran'a izo" la espanola, y rompio' sobre nosotros un fuego, vivo Ae caflon y fusil. Nuestros companies del bote se, lanzaron al agua y a nado Ilegaron a las trincheras. Cuando la saltaban, cayo' nuestra bandera debido a un balazo que recibio' el asta; pero Julio Sanguily, que fue' uno de los que iban en el- bote, en el acto la cogio, y la volvio' a izar, lo que le valio, un gran viva de todos. Como el barco, enemigo, estaba cerca, nuestros rifles lo alcanzaban perfectamente y se aprovechaban bien los tiros. El hecho es que se retir' bien pronto, y segu'n noticias que se obtuvieron, despues, tuvo, alguna.s bajas. Uno, o, dos dias despue's de esta accion nos trasladaron a una finca que se Ilamaba, "El Tibisial" al Oeste de la Sierra de. Cubitas.. En este lugar se disolvieron nuestras compai'dias y nuestros rifles pasaron a otros cuerpos que se formaron consoldados camagu**eyanos. Aurelio y yo, nos incorporamos a las fuerzas de Manuel de Jesu's Valde's (a) Chicho, y e'ste nos nombro' ayudante con el grado de, Teniente. Entre. muchos buenos caballos nos dieron a escoger y yo elegi uno amarillo, como de 8 cuartas de alzada. de trote.
Nuestra primer operation fue' sobre San Miguel de Nuevitas. Despue's de salir del campamento tuve que volver a eff a




esto, asi es que escoja otro, ma's chico y de movimientos ma's suaves. Asi lo hice y me fue bien. En la action que tuvo, lugar en San Miguel de Nuevitas se mat 6 un soldado espanol, primer muerto, que vi en la guerra, y Chicho me dijo: a ver, hermano carnal, desmo"ntese y vea por donde tiene I& herida ese soldado Y yo, con la naturalidad ma's grande, le contest: Chicho, yo no toco el muerto, ese El se echo' a reir, se desmonto' y viro"
el soldado que estaba atravesado, por una bala.
DesPue's de esta accion nos trasladamos a la linea de Nuevitas aCamagUey, ingenio San Jose', donde pasamos algu'n tempo.
Con noticias el General Quesada, de que una fuerte column enemiga trataba de ir de Nuevitas, a Camag**ey tomo sus medidas para impedirlo. La column enemiga estaba mandada, por el General Lesca, quien creyendo escapar mejor, resolvio" desembarcar en Guanaja e ir a Camag**ey atravesando, la Sierra de Uubitas. Quesada, con estos antecedentes, concentro' en Cubitas nuestras troops, ocupamos el paso, de la Sierra y alli esperamus a Lesca. Dos dias estuviepon los nuestros tumbando palos sobre el camino para impedir el paso. La falta de disposiciones militares fue la causa que el General Lesca passe al fin por aquel estrecho camino entre paredones muy altos. Nosotros esthbamos situddos en la parte ma's alta de la Sierra a ambos lados del camino. Con un poco, de disposicio'n, aquella situation nuestra era infranqueable con los, recursos que en esa I epoca tenl*'a el eje'reito espanhol, y Lesca no hubiera podido, pasar la Sierra. Sin embargo, se le hicieron considerable bajas. En un gran hueco de piedra, en la parte ma's alta de la Sierra, junto al camino, nos reunimos cinco tiradores armados, de rifle. Recuerdo a Melchor Bernal, E. Goldin, y dos ma's, cuyos nombres no recuerdo. TeAniamos en nuestro, blanco, derecho las fuerzas del General Manuel Boza. Cuando se nos acabaron las, municiones, y nos retirabamos muy alegres, seguros de haber dejado, en nuestro frente un buen numero, do muertos, sentimos, por donde suponiamos, las, fuerzas de Manuel Boza, que nos daban el alto seguido, de disparos. Si de.so raciadamente nos demoramos en nuestro hueco, o castillo, de -Diedras un minute mas nos hubieran co-Dado los soldados es-




12
ordenes a los capitanes Pallas, Pedro, Nolasco de Zayas y otros que se retiraran al campamento general situado en la finea San Fernando, entre Najasa y Guaicanamar, y e'l con sus, ayudantes, y escolta, fuimos al Gobierno que se hallaba entonces en Sibanicu", y de este lugar a Najasa y otros lugares. T-avimos una su'p IV
cesion de dias en qne no se, hacia, ma's. que discutir sobre politica. Esto es, discutian nuestros. prohombres. Se trato' mucho
'I
sobre 41a necesidad de pedir la anexio"n a los Estados Unidos. Chicho Valde's defendia esta tesis y tuvo, muchos partidarios. Honorato del Castillo, joven ilustrado e intelligent de Sancti Spiritus, combatia la proposition de Chicho. Nos trasladamos a Guaicanamar, ingenio de los Caballero, del Camagdey. Alli habia, una concentracion de negros que fueron esclavos, y por or10
-den de Chicho Valdes los, capitaneaba el Teniente Landrove. En el ingenio se hacia azu'car para las necesidades. de nuestras fuerzas. Eran los mec'nicos los. herinanos Ped' o- Pablo y Ruben Arias, de Sancti Spiritus.
Sobre el rio Najasa, cerca de Santa Cruz del Sur, en la finca Las Delicias, habia un destacamento nuestro encargado de observar las operations; que pndiera, efectuar la fuerza enemiga de guarnici'n en Santa Cruz. Aprovechando e'sta una gran creciente del rio Najasa, se acerc' w Las Delicias. y nuestros centinelas vieron algun-os hombres, y se dio" aviso al. Colonel Chicho Valde's, quien ordeno' que fuera yo a practical un reconocimiento con seis jinetes. Me puse en march, Ilegue' a Las Delicias y encontre' que nuestra. gente se hallaba muy tranquil en el colgadizo, de la casa que estaba junto al rio. Me re-cibi' el Jefe y me manifesto que, se vieron por la manana unos enantos individuos alla' del otro lado del r 0 0, pero cre 0 a que se hablian ido torque no se vela nada. El rio estaba, en, extreme crecido y no era possible -pasarlo a caballo. Pregunte. al Jefe del destacamen to, Como podia. ver desde aquel lugar si del otro lado del rio habla. o no enemigo. Me contest que se habian subido sobre los Ir
arboles ma's elevados. y nada. se ve'a. En esos moments sono' 41
ima dpqear-an. spviiida dp flip.wo vranpadn- A forN Ti adam P.-n t.




13
fuego y el enemigo se retir Esta fu' una leccio'n que nos sirvio, para andar con mayor precaucion en lo sucesivo.
Dias despueS en el campamento de San Fernando, nos atac' el c'lera y presenciamos escenas hcrrorosas: morian cuatro y seis diaries, y sucedio" que a1gunos enterradores se quedaron tambie'n en el cementerio, o lugar destinado a los que morian. El Coronel Chicho, ante este desastre, ordeno fraccionar las fuerzas y Aurelio y yo nos fuimos a las cocinas de Cubitas, finca de un senior Luis Marrero, y tanto este como su sehora Joaquina Borrero, si mal no recuerdo, fueron con nosotros como verdaderos padres. Un dia observe D Joaquina que yo me rascaba, mucho la cabeza y me dijo con la mayor naturalidad: I Quereis que os pase el peine fino? Y yo le conteqte: Bueno D Joaquina, Isi Vd. me hace el favor? Trajo el peine y al pasa'rmelo por la cabeza, me dijo: "Pero si esta'is Ileno de piojos". Yo me quede aterrado con la idea de Ilevar encima aquellos parasites tan asquerosos y le pregunte: 1pero con que se quita esto? Ya vera, me dijo, ahora voy a dar jabo"n de la tierra, os enjabonais bien y os amarrais 'is hasta ma'
un panuelo en la cabeza y no lo os quita nana que
os leaves vuestra cabeza y se habran muerto todos los piojos. Asi lo hice y quede en extreme complacido.
Despue's, de algunos dias en Cubitas, donde tuve el gusto de tratar a la distinguida y bella seflorita Sofia Aguiero y Valde's, volvimos Aurelio y yo al campamento que se hallaba entonces en San Jose' de Guaicanamar.
Durante'nuestra estancia en Cubitas, en una de mis visits a Sofia, me dijo ella, hablando de la posibilidad de caer prisionera por'los espanoles, que sent e a no tener un revolver pafa defenders en caso necesario. Yo llevaba un pequen'o revolver de cuatro tiros que me dio" Julio Sanguily cuando yo le regale' mi abrigo. Lo saque y se lo dii, diciendole: Dios permit que no tenga Vd. necesidad de hacer iis"o de e'l. Sofia hacia,-,versos, muy bonitos para mi. Despues no supe mas de ella.
En San Jose' de Guaicanamar nos reunimos algunos jovenes de la Habana y otros- lugares que habian venido en expedicio-n A4z -nnz+P-Pinrov_ n 1n- vvnaz+-rn V11+T-a allno On, a-n"fvn+-rQTA-a Y"; +"Ir%




14
un hecho que me parece digno de referir. Yo era el encargado del campamento. El Coronel Chicho se hallaba en su casa con su familiar. Se present" a caballo, un teniente del ejercito espanol, con su uniform de rayadillo azul, y venia guiado por una pareja de caballeria del Cuartel General de Quesada. Trala un salvo conduct del expresado General para facilitarle pra'ctico hasta conducirlo a Santa Cruz del Sur. Le dije que tuviera ]a bonded de desmontaxse, mientras, se preparaba la pareja que hablia & conducirlo, a Santa Cruz. Yo no habia almorzado toda-via, lo invite' y acep(,3 Cuando, hab'amos terminado de al mortar y despues de referirme que hablia sido prisionero, que Quesada le ofrecio la libertad si se. comprometia, bajo palabra de honor, a Ilevar al General Letona, Comandante General de Puerto Principe, una comunicacio'n y traerle la contestacion. Que Ilevo' a.Letona la comunicaci'n de Quesada y que trajo a este la contestacion de aque'l, pero contestacion verbal que dice: "Digale usted a ese titulado General QU'esada que yo no puedo ni debo entenderme con eI sino a balazos." Despue's que me refirio' esto, como la cosa ma's natural del mundo, me dice: "oiga Vd. I que' quiere decir ese trapo que tienen ustedes ahi. aludiendo a nuestra bandera. No puedo, describir lo que paso' por mi en esos moments. Le dije, poco mas o menos: 44Sefior, entiendo, que si asi lo cree Vd. no debiera expresarse de esa mantra en este lugar donde se halla Vd. resguardado por ese salvo conduct que trae. Ese trunpo que Vd. dice, represents para nosotros lo que para, Vd. otro t-rapo que Ilevan ustedes por bandera. No es mi prop'sito offender a Vd., pero no es lo mismo: nuestra bandera esta reconocida por todas las naciones y esa no esta' reconocida por nadie, me dijo. Nos basta, le replique, que sea
,y amada por nosotros, ahora, que d'a Ilegara en que sea reconocida por todas las naciones.. Llegaron los prakticos, y se fue' con ellos el teniente espanol.
En este campamento y otros, entre Najasa y Santa Cruz :del todo el 70. El enemigo no Sur, nos pasamos el a'o 69 y casi
0
sali 0 a a operations y el campo era absolutamente nuestro. Las