Citation
Escrito de réplica en los autos del juicio declarativo de mayor cuantía seguido contra la Iglesia Católica y la Compañía de Jesús

Material Information

Title:
Escrito de réplica en los autos del juicio declarativo de mayor cuantía seguido contra la Iglesia Católica y la Compañía de Jesús sobre devolución del Convento de Belén y su destinación para la obra de caridad para que fue donado por Diego Evelino de Compostela
Creator:
Cruz, Carlos Manuel de la. ( author )
Place of Publication:
Habana
Publisher:
La Moderna Poesía
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (116 pages) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Church and state -- Cuba ( lcsh )
Church and state -- Catholic Church ( lcsh )
Church and state ( fast )
Church and state -- Catholic Church ( fast )
Iglesia y Estado -- Iglesia Católica ( bidex )
Iglesia y Estado -- Cuba ( qlsp )
Cuba ( fast )
Colegio de Belén (Havana, Cuba) ( lcsh )
Catholic Church. ( lcsh )
Jesuits -- Cuba ( lcsh )
Colegio de Belén (Havana, Cuba) ( fast )
Jesuits ( lcsh )

Notes

Statement of Responsibility:
del Carlos Manuel de la Cruz.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
036230336 ( ALEPH )
1039889969 ( OCLC )
Classification:
KGN3037 .C78 1916 ( lcc )

Downloads

This item has the following downloads:


Full Text
. z .. I I I I I I I 1 I ., I I I'
1 1 I 1 . : ' I .
, 1 I I I I I ,, .. I I I I I I .
,. 1, 1, I I 1 1 11 I I I I 1 1
, I I I I I I I I
I I I .. 1.
.1 I I I I 1.
' '.1 I .1 I I I I I I I I o I I I ., I I I 1. I I
I I ; I : I I . .
.1 I .1
,,, ,, I I 11 : I .
'' I I I I I I I 11 I I .
. I 11 .
I I I I I I ,
I .
., : I ,
I I I ; I I 11
, I I : I I I I I ,
. ; I I I I I . : I : I I I I I
, I I I I I I I ; I I I I .
I I I I I I I I I I I I ;
. I I I I I I I : I I I ( I I I I I I I , '.
,- .. I I I I I I I I ,
. I I : I I I I I I I ,
'4 I' I "I I I I I I I I : I I I I I ', .
- : .. % t .. 1, I *, I '. .. I ,
'' '. -, I I I : ., I I
, I I I I I
I I I i I I ,
.. : ,, "'' . :, ,- I I I ,;
'! ,,' ,.* ; ..
,. I I ,,,
11 I I I I I ". ". : I .1
. .. i., I I I I 1* I ., I ., I I I
. I I I I I I I I ,
I : ., I '. I I I I., I I I ' ', : .1
j,
li I I I i I I I .1 I ,
I I I I I I I I I I I I I I I I 1,
J& I N I I I I I I 1, .
.. I I I I I I ., ., , : ., I I I I I I I I 1. I I ,I I
.R q: I I I I I I
!, I. I 4 11, '. I. I I I 1.
,. ' 1 -:1 .1 ; I I : .1
I 1, 1, :17 -,
, : ; ', .11 I I .
T I I 1; I I I '' I ; :, : '], ; , I I I .
i, I f I I 1 ,I I I I ., I ., I ,
,4 : ,
I I : I I I I I I I
I I I I I ; : I I I I
I I I 11 I I I I I : I 1 1,
1- ;, I I ,; I 1.
, I 1 1 1 I 1, I I x I
. I % I I I I I 1 4
i. I I I : 1 : I '' I I 1, I ,
. I I : :,
. I I I i I ., I I .. 1. ,: I I :;, ,. 11 I I I I
,,, -. '. -, ,
': : I I I I I I I I I I ,
. I .
I I I I I I I I ., I I I -, , ., 1, I .,
.1, I 11 I 1 1 -, I 1. I .
I -S I I '. : '. ,
.1 : I I I I I I I : I , I I I I : I
- I , I .1 ". I I I I I I : I I I 1.
1. : 1 ; I ',' I 11 : I I .
, I I t I ; ." I 1. I I I I :
i I .. I I : ', I I ,
1, I 1 I 1. ,,, "", , I .
I .., ; I , ,, : % : I ., ,
, ,
,. I -; ', , I -i- ,
, I I ..
, ., :: 1, I '. I . I I : ; I 2 .,. I
0 I I I ., ,,, I I I
I I I I .
, I I , .
: ;, ; 1, ., , , ,
. : I I I I I I
I ': ". % : 1 :2 1, ', I i I I I , I
Z I I I ::, I r I I '* :,, .. I : : I . I :, I .
; I I I .
? I ,., 1, I :, I I I ,
, I I I I I I .1 I I
I I I I I I : I I
, ; , I I I ,
1. : I 1, .. I : ; ,
- I I I I I I I 1
.. I : I I '. 1, : I I
! I I I I I , I I I ,
I I ,. I I ,
I I I I I I : I I I
,. I I I z I '. .,
... I I I I . 1 4 I 1, I : :. : I I I e ': , I I I
I I I I I ; : I s I I I 11 I I I I .
. 'i -, I I 4 I -, I : I I I I 1.
I I I I I : I I I I :
i ... ; I I I I I I I -" 1 ,
. I I : : ; 1, I I ;,
, I I I 1. I I 4 .
1. .
!! I I I ., .. '. : I 1
-1 I I I I I T I i I o v : : .
h I I I I I I , ", I I I I .
I I I f j :1 11 1, 1, I I I I I I I , 11 I I I I ; 1, I
, : I : I **, '. , I . .: I 1, I I I I
. I I I I I I I : *, I I I , I I I .
: I I I I ' I " I I .. 'I, I I ; : , I ,
:- I I I I .
. I I I , I I ,
: I I I I I I : .
.1 I I I I I I I I I I I I I : . '.
I i I I I I '.
;. I I I I : I , I I : I I I I : I I I I I
, I ; I I I I I ,
4: i : I .: I I I 1, 1- I .
. I I I I I I I I I I .
I I I ; I I I I .
.. I : I i : , I I I I , I ,
, : 1. I ,
I ' I I 1 1 ' I I I I I I I : ,
, I I 1 I I '' i I I
I I I I I I .
:, I : I I ; : I .
. I I I I I I I I
I : : I . ..
. I I : .
1, I I I I I I I I I I I I I 1
* I I I .
'. z I I I I ,. 1.
- I : I I I I I
IL I I I I I I I 11, I I : I I I I I I I I I : I I I
I I I I I I ,, 1.
!!. I I I I I I I I I I I I I
i. r I L I I I I I : , I ,
I . : ..
I t I o I I I I I ; I I : I I
I I I I . ., I : ..
. I I I I I I i : I I I I ,
. I 1 7 1 I I : ,
. I t : , : I
, I 4 I I I I I I .. . .
I I I : I I I I I
, I .
" I I I r :- I : ,.
.. I I ; I I I I I I
% I ': I I ; % . I I I '; I .
I I I I I i I I I ..." ; '' d I 1, I
; I I I I I I 1 I I I I I I I I : I : I I I I ,
I ,) ; I I I I : I I I I , -*
I .
. I ; .
" i -, .1
. I I I .1
, 1, I I .,
. : I I I I I L ': c : ,,' .. : 1. .. I I .1 I I I I f
I I I i i I I I .1 I I 11 1 I I
I I I I I I ; I I I t c I I I I I I .
:. .1 I I : I .,
I I I : I I
. I I I I I I I : I I z .
r I I I I I I I .
1 I i. .. I - I .. 1. I I I I I
I I ,
. I I I I
I I I I I I I : .
jil-! I t z I -, I -, I I I I
. . I I : I ,
.1 : I I I I .
A l, I : I ; I : ; , I 4 I I I I I ,, I .
. I ; I I I I I I
. 1 I I I I I I '. I I
. I I : ., .. ''
.. ''. I I I I 1t i I I ,
I I I I I : ,
I I I I I I % I I '. I I I I ..
.. i I I k I I I I I 14 I I I ,
4 I I , : .
, I '. I I . I I I I I I .l : 1 .. I I I I I : I I I I I : 1
I I I
.. I : I I I I I I .
I I I I I . I I I I I : I I I :
I I I I I I
tl
; I I I I I I : I % , I I I I I I I I I I I I *
I .
V I I I I I : ': ,
I I I ,
. I I I I I .
:, I I I % I I I I % I I I : I I ., I I I I I .
. I I I I I I I , I I I I I I I I I I I I I ,
. I I I I : : I I I I I .
I I f ,. 1 I I I I I I I.,
I I I I I I I I : I .
. I I I
: I I I : r I I I ,
I I I I : I : I I I . : I ,
.1, I l 11 1 11 1 I 1 11 I- ~ ..
9; : I : : I ; I I I I I I I I I I I I
. I I I I I I I I I . I I I I I I ,
, .,
I o t . I t I I I I I I I I I I f I :
!; I I : I I I
- I : I I .
- ltf '- I I I I I I I I I :
. .' i I I . I I I I I I I .. I I I I I I ., ., I I I I :
. I v : I I '. : I : I I .
$. i I : : : I i I
I I i I I I I .
, I : 1 : .,
. I "
i I . t. 1. I I I I .
.: I : - I I I I I I
I I .. : t I I I : I I
. I I I I I I I . ,
. I I I I I ,
. I w I ,
,
.. I I I 1
. I I I I , I I I I z I I .
, I I I I I I ,I I I I I I 1
. I I I I I I I I I I I I
I I I I I .
'. '. .1 1 1 , I I I ' 1,
I 4 , -, -. : I I I I I I - I I .
i
I I I I I .
. I : I .
-, '. '. I I I I I ,
I I I I I I I I .
.. I : I I I I .
.1 I I I .
. ; I I I I I I I I I I I I I I ,
,
. I I : I I 1. I I A I I I , I I I.. ,, %
" I I I I I 1
I .
I I ; : : I % I I : I I .
I I I I'
. I I i .
I I .. I : : I 1 I ., 1 : .
.1 I I .
IIIi
t I I I I I I
I I I I I I .
. I I I I I I I I I I I I I
1I I I I I i , I , I I I I I I I I I I I
. I I I .
I ) : I .1 I : I I I : I 1, I F I I I I I
*
I : ; I I I I I : I I I I I I : j*
I I I I I I I I I I ,
P
. 'I : I : I I , 1,
,.. .. , : 11 I I I
I I I I I I I I I
. 1. I I ,- 11 I I I,
.2 I I I I .. i
1
I I I I I I :
., I I . I I I I I I I : I I I I I
. I I I I I I I I
i!
I.- I I : *,
I I il I I I I i,
.i I I I I % .. I I i .., I I .. I I I I I I I I I
. I I I I I I 11
. I I I : p I I I ,
, I I I I I I I I I I I t I I , 1 I I . I I , '. 1, I I I i 1,
. I I ? I I I I I I I I I I I I
I I I I I e ; 1,
1 '. I : I . I I : I ., i ', I I I
,
. I I I I I I ; : I I I ,
.
11 I I I ; I I -, : -, I .,
4 1 1. I I .
. I I I I I : : I I I I I ,
1, I I I I 1, :, I
t I I I : : I I I I % , ,
. I I I I I I 1 I I I . I I % '.
. ll r I I 1 '. ., I
-lml
. I I I I I I I I I
.. I I I I I I 1 I '
I I I I I : 1. '' .
-. I I
fl;( : I.. I I I - I v I I 1 1 I I ''. ,, :1
. I I I I I I
I I I I I : I ; I I I I I
1, i I I I I I I z I I.,
0
I I I I I I I .
. I I I I I I I I I I I I I
I I I I I ; I .
; I : : I I I I I I I .. I I I I I I I 1.
%
, I I . I
t:i I I 1. I . I I I I I % )
, f I I I I : 'i I I I I I .
i : I I I I I I I I I I I I 11 I : I I . I I .
F
. : ,
I I I I I I I I I I I I I . I I I I I i I I I I .
. I I I I I I I I ; I I I I I I I I I .
I I I t I I I I I : I I '.
.. I I I I I I I I ,
I I I I I I ,
I I I .
. I I I I I I : I I
., I ,A
I : ,
I' 1. I I I I I I I I. I I I I
. I I I I I '.
I I I I I : I I
. I I I I I I ,
. I I I I I .
I : I I I I I I I I.
r I , I I I I % I I I I I I .
! I I I I I 1 1 ' I I . 1 1 . I I I I 1. I I I I
..
.%
- I I 1. I I I : I. -. : .1 I I I I I I I 11 I I I
; I I I ; I
1: I I I I 1,
. I I I I
... ; I . I I I I ,
i
. I ; % I I I . I .,
.1 I I I I I I I ., I I I I
I I I 1.
r I I I I I I I I I I I I I I
.... z i I 1. ,,
- ,
I. I I I
I I I I I
. I I .
l ; I , ., I I I I I 1
.; I I I I I I I 11
- I I I I I I I I I I I I I I
,- .. I I I I I I I 1
.i I I t I I I I .
", 1, : L : 1 1 . I I : .1 .. I I I I
. I I I I I I I I I I I .
,,I,,,.-L-I,,,,I--i I -Iil I I I I I I I I I I I I I I : I




77M
rE, LIB"S
NIVE11:111c:11TY of 9FLOIRIDA.
IWO
A"ViL
Ll -77
THIS OL *Pl
V, s
MICR
BY Tht RSITY OF
FLORIDA LIBRARIES




IIle
*9
t I
0/ JIbN a 101
44













]RIEF31VIE31,1CAL T-)R CUIBA
SECRETARIAT DE SANIDAD Y BENEFICENCIA
ESCRITO 'DE'REPLI UNA
Dr. CARLOS MANUEL DE LA CRUZ
ABOGADO CONSULTOR DR LA S19CRETARIA. DR SANIDAD V BENEFICENCIA
FN LOS AUTOS DIM JUICIO MCLARATIVO DU MAYOR CUANTIA SFtGUIDO- CONTRA LA IGLtSIA CATO'LICA Y LA COMPARIA Dt jl S'S, SOBRF, DUVOLUci6N DF,L CONVENT M BFUN Y SU DFSTINAci6. PARA LA OBRA M CARIDAD PARA QUVe FUI DONADO POR
DIEGO EVELINO DE COMPOSTELA




LAW LISRARY cc--,,i.,LxCnONS




106 As
-0072V AF
14
N D C
Pitin"*
A-L juzGA,-DO.
PRIMER PARTE
I. Afirmaciones de la Compa'la de Jesu, 11
IL. Un supuesto del es*crito de contestaci'n. 22
III. Fundacio"n de Beneficencia-Leyes del Protectorado a 16 4 e 24
IV. Leyes Desamortizadoras. V. Bienes Eclesiasticos. Devolucion a la lglesia. 51
VI. Bienes del Obispo Compostela. Hospital de Convalecientes Nuestra Sra. de Bel'la. 62
BEGUNDA PARTE
Los Titulos de Dominio de la 11glesia, Cato'lica de la Isla
de Cuba* y de la Compa'l'a de Jesu's sobre el Convento de Belen. 65
11. Ni Ja Compan'I'a de Jesu's im la, 1glesia Cato"lica
pueden invocar la prescripcio'n como medio para adquirir el dominio del titulado Convento de
Bele'n. 67
II. La Compai-11a Cie Jesu's y, la, Prescripcion extraordinaria 1854-1898. 74
III. La Iglesia, Grt'lica v la rescripcion extraordi-naria 1854-1898 75
IV. Los demanda.dos y la prescription ordinaria 18981915. 8q.







AL JUZG.A-DO
Carlos A1anuel de la Cruz Aboa-ado Cons-u-Itor de la S..cretaria de San'dad y Beneficencia a miribre y en represeiitacion de la Administraci'n General del Estado y del Gobieriao en el ejereicio del Protectorado de la Beneficencia PU"blica on los autos del juicio declarativo- de inavor eviantia, seguido ebiitra la Tulesia Catolica Apost'lica A- Rwmail-a de esta Diocesis la Comy!,ail'a do Jesu"s sobre nulidad de la inscripcion del Convento de Bele11 v sn entrega para la obra de caridad instituida po--wL- Dieoo Evelino de Compostela, ante el Juzgado comparezeo on ]a fornia quo mejor proceed en derecho d*ITO:
Que dentro del te rmino do lev, vencro a producer en este ju*40 0
cio el escrito de replica quo a na parte emicierne ; es(--rito quo desgraciadameute no podra, eeiiirse a um factura proel.).sal extrictal Sino que comprendera adelims, apreciacloms de otro ordeii, quo nos vemos precisados a. consigner, para que mia serie do iiiexactitudes del escrito de colitestacion, producido por la CompanIa do JOSTISI no queen sin rectificar,
Fue nuestro deseo I)erseuuido en los cs(ritos miterioms, -Imestro norte constant en ]as orientaciones adoptadas dentro de esta litis el render a la coiAval--arte tr*buto de respect v iio torque al estlidiar co,"a cuidado los miteoedeiites, de este Cisunto carecie'ramos de justos motives de"indignaci6ii, iliciido corno so falsean clertcas cosas que debievaii ser sagradas., shio po-I-que iios place siempre en imestras co-litroversias pi-ofesiomales eefiir las cuestiones a su aspect jur'dico exelusivameiite, dej,-Mido las descoinpotsturas para quielies descomciendo elemeiitales nornias que soii de o-i -se iio han teii*do en su vida oportunidad do hablar ot-ro




costa en estos, autos, pudimos escuchar mortificantes alusiones, personals, arenas com letamente al asunto discutido, y diri i das al compan'ero de profession que am-, con mas alteza de- miras. Indiscutiblemente, ejercitaba, un derecho I defendiendo al Estado, Y el propio escrito de contestacion, a que nos venimos refiriendo, que encabezado con un dicterio, sen'ala como mo'vil de este pleito la codicia. Ve'amos -ya el mencionado escrito y empecemos dedicando a ese dicterio 'algunas considerations, para estudiar desPues, en su plan y en su detalle, todo el legato.
Preguntandonos y rebuscando do'nde pudiera estar el interes personal nuestro que justificara la codicia, imputada y el motivo que asistiera a la contraparte, para impugnacio-n tal, viendo que e-ra este asunto llevamos, la representaci'n de los pores, sin otros emoluments que los, que como funcionario nos concede la Ley, con y sin el pleito, confesamos ingenuamente que no habiendo encontrado tal inter's, nos hemos e: plicado la impuguacioll, por la ley p'sicolog-ica infallible que nos dice, "ser tendencia del spi-ri ivotu el asignar como moti los actos, ajenos los que siempre
descubri'mos en nosotros mismos como determinants de los proPiosI)#
No sabemos si los, poderes de la representation contrarian, Po deres secrets, desde luego, tendran facultades para denostar e injuriar, Creemos sinceramente que no, torque asignamos a la Compailia, de Jesus correction y discretion suilciente -Para no autorizar que en su nombre se esgri*-ma el dicterio; creemos ma's, creemos que. asiL se represents mal sus interests; torque esas act*tudes, hostiles e incorrectas nos colocan en estado de legitima deTensa y nos llevan, aunque apesar nuestro, a la reciprocidad. Y
-en este caso, por e emplo, ya que se nos dice codic j losos, pasemos
a ver de que' parte estara' la codicia. De la nuestra, que invoca-




normas de derecho, en hacer cumplir para beneficio de la huma.nidad dobente la voluntad caTitat a de quien vIvio pobre y para los pores; o de la que violentaiido la loy y la voluntad del donatario aprovechase torticeramente del patrimonlo de los, dema's? t De que' parte estara de la que, luclia para que se levant un hospital gratuity; o de la que procure el funclonamiento de una industri a que produce p l*ug u** es provechos a sus, duefios ya millonarios I
Y todavla, a mayor abundarniento, s i nos constara la solidaridad de la Compa'la de Jesus con su abogado director, pudieramos referirnos'y estudiar-el famoso'Breve de Clemente XIV de 21 de julio de 1773, que en su apartado, 20 hace declaraciones a este respect muy elocuentes. Tenemos en. effect la copla de ese documents historic, pero, fiel a nuestro, lema de no mortifficar a qulen no nos mortifique, lo guardamos para la oportu*dad en que nos convenzamos que la Compama de Jesu's hace suyas las
9 *,* 0 10 -so
inexplicable attitudes de su. representacloin juriclica.
Y dicho lo dicho, vamos al grano,
0.0
El escrito de contestaclon de la Compal'a'a de Jesus, que lo hace suyo el Obispado, a grades, rasgos puede dividirse en dos aspeetos, principles; uno ma's o menos legal que sera de nuestra atenci'n; y el otro, species de inclenso que carinosamente so quema en honor de los demandados, y quo pasamos por alto, pues Como unlea justification, dentro de un document de esa m'dole, acaso pudiera encontrar el.ce"lebre pareado de Lope de Vega que dice:
El vulgo es, necio y pues Io paga, es justo,
hablarle en necio para darle gusto".
Y ese escrito que leido de corridor pudiera aparecer anar-




-4
Y si el plan que nosotros descubrl*mos no ha sido premeditado, forzosamente habra que i--putarlo a que el escrito de contestaci 0' ei'n y, factura, no responded a la orientacion
117 en s I concept
de una sola mentalidad. Se descubren en 61 rasgos caracterl'sticos de una labor de convent, de. congregaci'n, acaso de una serie de pensadores ilustres de la Compam"a de Jesus, bajo la eg*da o direecion de un jurista, quo. de tramo en tramo dota al escrito de alg un pensamiento de derecho, que le va atenuando su mistico olor & legato ecles ia'st ico. A que' negarlo ? Por lo sombrio, por ]as citas evangelical& que. taebonan las paginas del escrito, nos paA
rece. distinguir cuatro o ei-neo, religious, los ma**s versados quizas en questions de derecho,'al.rededor de una, mesa, concibiendo, el legato destinado a producer sus effects en los tribunales ordina:rilios de la Repu'blica. Y nuestra imagination asi transported, despierta los recuerdos de la impression que le 1 )rodujeta la vista del famous cuadro de Laurens "Les homi-nes du Saint Office" 7 que adorna el museo de 1-juxemburgo, y en el que los miembros de aquel te'trico tribunal, alrededor de la mesa, en sends butacones medioevales, entre pergaminos embrollados e infolios antiguos, aparecen atareados rebuscando,' en. nombre de la cruz que ostenta ano de los macizos pilares. de ]a celda, los eleniciAos con que Ilevar a los pores a la hoguera y confiscarle sus bienes.
No somos caprichosos al expresar que una de las takticas seguidas por la direcci'n de la Compan 0 a de Jesus en su escrito, ha sido la de tergiversar para confun&ir: El Juzgado, a quien con,lideramos agobiado con el mencionado escrito, ra po
hab dido com.probar que entre otras muchas cosas, que ilada tieneil que ver coil el asunto discutido, se encuentra el apartad.o Septimo que titular "El Hospital Real de Mexico y los Religiosos de San Juan de Dios".




-5
Corrobora lo dicho adema's lel deseo que se advierte en el. escrito de contestacion de contarnos de todos modos la, historian: de todas las Ordenes Religiosas, y en especial la de los Betlemitas, para decirnos algo que ya teniamos olvidado, por sabido;, es decir, que a virtue de las gestiones del Hermano Mayor Rodrigo de Ia, Cruz Su, Santidad Clemente XI elevo a la categoria de Orden a los congregants Betlemitas.
Todo, eso que sera' muy cur-oso y muy interested, A no fuera para producer sus effects ante los tribunals, es realmente inadecuado al caso nuestro; porque a la Beneficencia. Pu blica-, mejor dicho, .,al Protectorado de la Beneficencia le interest I)oco saber cuales eran los antecedents de la religion betlemitica, toda vez que en la fundacio"n, erigida porDiego Evelino de Conipostela en 17 de mayo. Y 31 de julio de 1704, solo dlstinguimos a la orden, betlemitica', cualquiera que sea su origin, legitilno 0 bastard, y cualquiera que sea su profession, religiosa o military, como la eneargada- de ejercer 61 patronato que le confiara el donate pard, eI cumplu*M*ento de su caritativa volun'tad. La situation juridica frehte a la function social del Protectorado de la Beneficeheia no se altera por las. conditions ni por los antecedents personals de los patrons.
Pero es que hay nias es que a fuerza de eserib*r fiaito se Ileg a consagrar el popular aforismo que asegura "que el que, mucho, habla mucho yerra". Y asi nos encontramos con tremendas, contradieciones deutro de esos mismos preambulos histo"ricos, contradieciones, de las que nos ocupar mo', no torque en realidad h'agan aI caso en este pleito, sino torque ponen d- relieve co'*mo es exact lo que, hemos dicho respect al'exceso de eseritura que se sidvierte en el legato. Efectivamente, en la .0 0 pagma trece-se afirma,
que entm los fund*amentos que tuvo Clemente XI para7 elevar a




previo el consejo de nuestros venerable hermanos los Cardena "Ies'de la Santa Iglesia Romana y las consults de la sagra da "congregaci'n de Obispos y rSulares, aprobamos y confirmamos 64perp6tuamente la ereccion e institution de la hospederia y congregation subsodicha;, asiL como sus constituciones, ordenagiciones, estatutos y escrituras y todo lo demas coutenido en ellas;
A
44con tal que sea licito, houesto y no contrario a los sagrados caginones y al tener de las piesentes letras y con nuestra autoridad itapost'lica perp'tuam'ente las aprobamos, confirmamos y las da- i4mos fuerza perpetual e inviolable, y suplimos todos los defector I'de hecho o de derecho que tuviesen aunque fuesen subs"tanciales".
Eso se hace'en la pagina trece y catorce, y ma's adelaute en la pagina cuarenta y uno como si nada de esto se hubiera dicho se express que la orden religious de los betlemitas tenia un cara**cter puramente spiritual, es decir, todo lo contrario de lo que se habi 0 a afirmado que sirvio de fuhdamento a Su. Santidad Clemente XI para dictar la, Bula de "Salvatoris Nostril'.
A
Otra de las takticas seguidas en el escrito de, contestacion de
~,p 10 A 0
la Compalaia de.Jesus es mas agresiva, aunque menos, seria, Coinsiste en relacionar en el cuerpo del escrito determinados docu-mentosl v como si se estuviera copiando literalmente, se con'signan ciertos parrafos en letras, bastardillas para que asi se supouga; siendo lo- cierto que si se va a confrontar el documents, no solamente dej a de expresar lo, que se quiere hacer ver que se copla,
4 0.0
smo que hasta, por su naturaleza y por su diecion Ilega a docir y
0
fijar todo lo coutrario. Adema's, a la hora de collar cualquier frase de los documents, maliciosamente se detiene, hasta el punto, 1* 0 ^ *,p
que de, haber coutinuado, se veria que el sentido y signineacion dela frase es completamentedistinto al que se le asigna. Y va*os a




I'Decrieto do. 27 de abril de 1875, sino que fueron .(aq.u** empieza "la escritura con letra bastardilla, pAra que haga el effect deque ices copia literal) donaciones puras. Perfectas, irrevocable, quo' reel dereehollama inter vivos y partes'presentes, para que, Ids gore
zasen y poseyesen como hacienda propia, adquirsda- -con justo "tihdo y para ello traspaso' -todos sus derechos y- accionos,, re 0 0
para que de ON' en adelante dispusteran de ellas -a su volunta v resegun'su constitution". Y a continuaci'n se dice com o asi -se disA
i9pone en las escrituras p-dblicas de donac*ion senaladas con Jos numeros 2 7 3 Y 4 etc. I%
Y eso es falso. Es 111cierto. Falta maliciosamente a la verdad la Compa'la de Jesu's si tal cosa dice, pues I-as escr*Wras Mencionadas copiadas honorable y textualmente en sus parties' pertinentes, e xpresan.: 6 4 que el Obispo Diego Evelino de Compo stela' "ha tenido y tiene mucho amor y voluntad a que permanezean en "esta dicha ciudad la fundaci'n del Convento de la Relig'do"n Bet-. lemitica, segun su constitution para effect de recover en ella repair convalecer a los pores enfermos en la conformidad que lo "hacen y acostumbran dichos religi*osos en otras parties que hah "hecho *us fundaciones y permanecido, en ellos; y para que' tenga, effect en esta ciudad y Dios nuestro senor se ha servido y 'U 49santo y divine culto vayja en mayor aumento para dar prilacipio
A
4'a obra tan piadosa Su Sria. Ifustrisima, fabric uha ermita "quo hoy tiene por nombre Sefior San Diego y conjunto a ella 49 A
unas casas con fin* de* que a su tempo sirvan de enfermeri-as, con a1gunas oficinas fabricadas dentro y en las salas y alcobas que "hoy tienen, algunas alhajas de valor y sus sardines y otras cosas* 49 0 1
que constant de memorial individual que Su Sria. IlustrisiLma 44me entrega para que la cosa e inserted en mi protocol para firit meza de lo que ira' ha declarado por haberlo dispuesto con ansias.




quir Justo t"tulo para el ef ecto
Como hacienda propia ad ida con I
IfIrreferifdo y co:n la condition contenida en la priiaera escritura "de donaci'n, citada".
Estas 0% tlbxias frames Para el effect referido y con la condiCiLon contenida'en la prunera escritura de donaci'n citada y eia eu itura de donation se deternAna Como condition express
0 10
que si la f-undacion de la obrapia no Ilegase a alcanzar I-a licencia de su Majeqtsrid o dejase de tener effect por cualquier causa que sea2 se ent 1'enda revocada la donaci'n torque solo la, hace su Ilustrisi-nia al effect que va referido de las pores documentso numero 4 pagina number 6 folio. 12 -Drimera pieza de auto) despues que. se viene hablando de los pores y de los fines que pe'sigue -el donatario, frames que no aparecen transcripts en el cuerpo del eserito de contestaci'n, Como 'hemos, visto, sino que solo se copia desde donde comienza la letra bastardilla en el fundamento de dereebo va citado hasta donde dice "inter vivos y parties presentes" para despue's detenerse en la inserci'n y agregar, en la misma forma de letra bastardilla, Como si continuara la copla, otras pala b ras; es lo que viene a demostrar la mAlicia, rayana en temeridad, con que la parte contrarian se viene desenvolviendo en esta, cuesti-On.
Coufrontese del escrito, de contestacio'n de la Compa''a de Jesu's la P16criua 1-13-fundamento de derecho segundo-linea 17,
A
donde comienza laletra bastardilla, con el doewneDto number 6 vagina numero 10 linea 4 y siguientes foR643 primer pieza de ,a-utos y con, el documents RU'Mero 4 pagma, 6 lines 11, 12 y sigiAentes, folio 12 de la misma pieza de autos y'asi* ma's ternunantemente quedara' comprobado este triste recurso del demandado,
Eso no es honorable, no es prestigious, no es de la altura de un. debate, en el que confienden el Estado, la Compan a de Jesu's




a sus interests, que eso es justo y es legitimo; pero no false la 'verdad, no altered la historic, torque entonces, de la position mas o menos gallarda de defendido se salta a la de farsante temerario. Y si en este debate se va a proceder con la altura que 61 require, recuerde que el Decalogo consign en una de sus reglas como prohibici'n -. "No ment ir".
Es ma's: el mencionado escrito Ilega a citar disposici-ones legales que no existent. Asi nos encontramos, por ejemplo, en el mismo apartado segundo de los fundamentos de derecho que se cita la Ley 40 Pit. 58, Partida Primera, siendo lo cierto que de las -Siete Partidas que nosotros tenemos, es decir, de las que son coplas del Ldo. Gregorio L 6pez, que es la que por Real Orden de 7 de septiembre de 1555 se declararon autenticas, no encontramos ninguna que league al'Titulo 58. Bien esverdad que la representaci'n de la Compa'la de Jesu's pudiera tener para su uso propia un C'digo de las Siete Partidas distinct de las que dictara, el Sabio RevD. Aloiaso el Nono.
Pudiera arg-Limentarse que ello se debe a un error materiAl y esto queda, desvirtuado cuando se sepa que el escrito de contestacion ha sido impress para el Juzgado y que despue's se ha hecho: un folleto, en imprenta tambie'n, que forzosamente habra tenidoque sufrir varies correcciones de prueba.
Y es, que por el decline ya de las falsedades, no se reconocen linderog en A mencimado escrito, y se llega hasta imputarnos frases, y afirmaciones que no hemos, vertigo, y que constituent verdaderos disparates. Asi lo, en la 00 Is a 89 del escrito de
por ejemp pagin
contestacion se dice y se copia entre commas que nosotros -pedimos it que se, dej e a su dispose ici'n (del Protectorado) el Convento y Colegio de Belen para asunur las facultades que la Ley de i em P..q i i a, P, am, -R pin PA opm ei n.
Bemefiee.inei.q. le. en-nfieresobre Ins, b* t ioq d P.




-10
sobre el mencionado escrito para qu.e se de' cuenta de euantos medios se popen en praktica, y como ningulao de ellos se desechan, por mas que pudieran ser incompatibles con ciertos principios fundamentals.
Y todos esos maquiavelismos Regan realmente a sorprender la buena fe' del que los lea. Y asl fue, lo confesamos ingenuamente, que nosotros mismos Aespue's que lo repasamos y apesar de nuestra conviction en la tesis sustenta-da, titubeamos seriamente, nos
- All 10
parecia que sonaDamos, veiamos un mundo distinct al por nosotros concebido. Situaci'n de animo que nos duro" hasta que con ,cuidado ful"mos comprobando que las copies no eran exactas, que las citas estaban mal hechas y que el escrito todo esta plagado de una serie de falsedades.
Con el ruego al Juzgado que vea y compruebe todo esto que Aecimos, pasamos, ya a 'estudiar en sus detalles el citado escrito para estudiar despues, el de la Iglesia Cato'lica.




PRIKERA PARTE
AFIRMACIONES DE LA COMPA NIHA DE JESUS
Primero: Que el Obispo de Compostela no' hizo en las escrituras
u'blicas de 17 de mayo y 21 de julio de 1704 otorgadas, ante el
Escribano FernAndez de Velazco, ninguna fundacio'la, ni eclesiastica ni laical".
Segundo: Que la fundaci'n de la Hospederl'a u Hospital deConvalecientes de Nuestra Sen'ora do Belen, se Ilevo a pura y debido effect por el institute religioso de los belemitas, pa-ra fines propios de su institute, a saber: el de hospitalidady permanencia".
Tercero: "Que el Obispo de Compostela proporciono' al, instituto religioso de los Belemitas los medics economies que estuvi-eren a su balance para dar principio a la erection y fundaci'n del Hospital".
Cuarto: "Que los, bienes que don' el Obispo de Compostela al
112stituto religioso de los Belemitas, y los que el institute adquirio' y poseyo" despue**s hasta que fue supriLmido definitivamente, fueron bienes eclesia'sticos".
Qu*nto: "Que la institution, fundacio'n y constituci'n del Hospital de Convalecientes Nuestra Senora de Belen, es de naturaleza eclesia'stica y religious, el, lugar y la obra del Hospitai
por su, fin y por sus medics" *
Sexto -, Que es incierto por tanto, que el Obispo de Compostela fundase el Hospital de Convalecientes Nuestra Sefiora de,
0
Ppleii eorno iiinn. nbrania o i-n4ifuto d. beinefiepmein. inarfiem-




Y es expresacondicion que si no se alcanzare la li17cencia de S. M. para la fundacion mencionada o dejare "de tener effect por cualquier causa que sea, se entie'n"da ser en si ninguna e'sta donaci'n, torque solo la hace Y"su Iltma. para el effect qt e va referido de los pores"
"(Documento number 4, pagina n'L'imero 6,110110 -1-2, pri"mera pieza de autos).
Es de advertir que esta declaracion que hace el Ob ispo de Compostela, la contiene la escritura p'blica de 17 de mayo de 17041 donde ya se fija el character y, asi se express, de fitndacio"A .a la creacio'n que con sus bienes hace al Hospital de Convalecientes el magnanimo e lustre Obispo ya citado.
'A esta escritura y conform con estas de'terminaciones del Obisipo de Compostela de obtener la licencia "de S.'M. para la fundacion mencionada coneurren y manifiestan los religious Fray Francisco del Rosario y Fray Julian de San Bartolome "que por 81 y en nombre de su sagrada religion Belemitica aceptan esta es77critura para usar de ella en el'efecto meneionado y e stiman y agrade*en la merced que para e'lla hace Sria. Iltma y esperan "la coutinuara adelante en beneficio de los poress. (Documento number 4, pagina, n umero 5 vuelto, folio 11 vuelto, primer pieza Ae autos).
Pero es que hay ma's, es que -vamos a continual con los PYOpios documents inexpugnables que figuran en estos autos, demostrando que efectivamente el propio Obispo de Compostel -a al hacer su donacio'n para el Hospital de Convalecientes, rmino que esta era una fundacio'n":
El Rey Mi Gobno. y Capn. General de la Isla de
"Cuba, y ciud. de Sn. Chistoval de la Hava, el Dor. Dn"Diego hevelino hurtado siendo Obpo. de la 11glesia Cha-




"Ien del de Sn. Juan de Dios y los ma's forecasters sin "forma de recogerse" (Document6 que se acompana con la letra A- Real Orden de 3 de may ode 1705- Documento humero 5 de los acompai'aados por la Compania
de Jesus).
Es decir, que el propio Obispo Compostela en carta de 6 de mayo al dar cuenta a S. M. de la donac'io'*n que hae'a declare que habiendo hecho diferentes fundaciones Ilevaba a cabo la del Hospital de Convalecientes, y en esa misma R. 0. y documents que se cita se determine el papel que juegan en este caso los religious Belemitas.-Dejemos.coutinuar hablando al propio, Obispo Compostela
Solicitando para el intent con el Virey Duque de A IN -10 0
"Alburquerque le enviase de Mexico tres relig-losos del "Hospital y casa de los Belemitas, y que haviedo Ilegado 7 la esa ciudad dos de ellos por haber fallecido el otro en 71el viaje, tuvieron por conveiniente el sitio v solo encon"traron la difficult de dotar seis camas para dar prin77cipio a su ereeci'n", etc. (R. 0. de 3 de mayo de _1705Documento nilmero 5 ya citado).
Llamo' el Obispo Compostela a los Religiosos Belemitas para hacer los ejeeutores de la obra caritativa por e'l fundada, los administradores del Hospital de Convalecient6s, los que habrian de softener con todo este character la fundacion que se habia realizado, primer por ]a voluntad manifiesta del caritativo Ob*spo y despues col la entrega desus bielleso
Y s* alauna duda cupiere todavia respect de que el, Obispo Compostela hizo una fundacion, leed lo que refiere S', M. de la solicitud que le hizo el eitado Obispo; yque aparece len la R. 0. trans-




El character de fundacio'n gue tiene el Hospital de Convale0
cientes desde su origin en que fue erigido por el Obispo ComposA
"puede selo la Compania de Jes's n* su abogado ditela no negar
rector torque como tal fundacion lo reconoci' el Rey de Espan~a en su R. 0. de 3 de mayo de 1705, tantas veces, citada, en la que dijo:
"He resuelto atendiendo a tan justos motives per77mitir la fundacio'n del expresado Hospital"S
Y como tal fundaci'n fue' recohocida en 11 de mayo de 1821, cuando al incautarse el Gobierno de los bienes pertenecientes a las suprimidas Ordenes Religiosas en el acto de tomar posesio'n de los que corres-pondieron a la Orden de los Belemitas, los, Comisarios del Excelentisi-o Ayuntamiento, a quienes habritan de serle entregado el citado Hospital expusieron:
"Que insisted en que se les pasen las escrituras y
"los testaments en que constant los capitals de este Convento (se refieren a Belen) destinado a la fundacio'n de
"Escuela y Hospital gratuitous en beneficio de este Pu"blico que entienden no pueden defraudarse y por lo "mismo protestan a salvo cualesquiera derechos que co72 10
rrespondan a dicho establecimiento" (Documento numero 12, paginas 5 y 5 vuelto, folio 90 y 90 vuelto primera pieza de autos),
Claramente demostrado esta que el fundador del Hospitalde ej
Convalecientes lo, fue el Obispo Uompostela, que hasta solicit' tal tiftulo.
La palabra fundacion que proviene del latin foundation sigA n I
nifica action y etecto de fundar; y precisamente la accio'n y el effect de fundar lo tuvo el Obispo Compostela. No son estas afirmaciones nuestras, son declaratorias terminates que continent




cton el que la constitu ndo constituir, dotandola con Wenes
existences o con los que se hubieren de compare para dotarla.
No import que en la escritura de donacio'n no se fijen las reglas,- estatutos o bases por las que habra de rezl*r v aobernarse la fundacio'n Hospital de Convalecientes; baste solamente que el donalite para tal extreme ceda, renuncie y traspase sus bienes y le fije de mantra concrete su especial aplicaci'n, fundando el dicho Hospital v dotandolo de sus medics de vida necesaria, para que la fundacion est6 -Por si constifulAda.
La Orden de los Belemitas recibio' los bienes del Obispo Compostela con su especial destiny y si es cierto que el referido donante hizo la entrega formal de sus dichos bienes a la comunidad
A
reli-giosa'citada, cumpliendo asi precepts de leyes que le obligaban a formalizar en' el acto de la donaci'n la tradition; no *es menos cierto que la donacioAn por actos intervivos que no es gratuity sustancialmente, por cuanto impose la prestacion de un servicio u obligaci'n, incumplidos los cuales el donadio puede revocarse, es de las que refiere la ley 60 titulo IV de la partida quinta Que dice: Otro Sl* dezimos que dando uno ome a' otro vina, o huerta, "o eredad, o otra cosa qualquier en esta mantra, diziendo sefiala"damente quando faze aquella donaci'n daua aquella cosa, torque "de los frutos que saliesen della diesel cosa cierta a algunos olnes 46para gouirno o p'ara sacar catiuos o para otra razon semejantes, "destas, si aquel que recipe asi el donadio crumple aquello torque
7 A 0
gelo dieron, vale la donacion, e si no lo crumple bien lo, puede
4 4 reuocar 9 1*
V A
eamos ahora la unica y esencial causa o motive o fundamento de la donation del Obispo de Compostelao, .0 4
"Y es express condition que si no Alcanzara la li44e.Pineia (1p. S- M- -nara Iq. fu-ndq.eioP-n mp.neininmin. n dA.iq.rA.




-16
y effect. Luego, fue' el m0"vil y la causa predominate de dicha donaci'n: la fundaci'n de una obra de caridady la especial atenci'n de los pores que hoy para hacerse mantener tiene, la fria caridad official, esa que sin postrarse de hinojos en aparatoso alarde de sumisio'n couple con su deber ma's fiel y honradamente, ne'cesidad de establecer ante los Tribunales ordinaries de la Repfiblica, demand contendiendo con la Igles*a Cat'lica y la Compa'la de jesu" S.
Y ya que la necesidad oblige a corner el peligro de que se nos trate como impios en este caso, en que irnejo.r imitamos el ejem-plo de Jesus, y mejor cumplimos su doctrine, a despecho de sus predicadores officials, pedin-ios conio buenos cristianos que nos perdone nuestro Padre Celestial.
Los Bienes del Obispo Compostela quedaron siempre afectos a la especial -destinacion que este 16s dio': a la caraa o gravamen de beneficencia parla que fueron destinados; al beneficio de los po-I* bres para que fueron donados. Y asi se accept que fueran cedidos con ese especial objeto y entregadoscon el Hospital fundado a los dos religious Belendtas y a la comunidad que ellos representaban.
Aqui hacemos un pare'ntesis para examiner la Real Ce'dula de Felipe V, dictada en Aranjuez en 31 de Mayo de 1721 y fijar el balance que ella tiene respect de los Religiosos Belemistas y sus relaciones con la donaci'n del Obispo Compostela, a fin de continual despue's en las pruebas de nuestras afirmaciones, de que. no solo el citado Obispo fij o la causa de su donaci o*n en los pobres, sino que por disposiciones del Gobierno Espa'ol, se declararoll slempre afectos a esa atenci'n benefica los referidos bienes objetos de la donacion,
Esa Real C'dula dictada en Aranj u** ez en 30 de mayo de 1721 tiene como fundamento el library. a la Real Hacienda de la obliaa-




-17
ce Felip -0 V, "a mis, Virreyes del Peru' y Nueva E' Pre
"4entes, Audienclas, Gobernadores, y demas Jueces y Justi "cias de ambos Reims; y ruego, y encargo a los, Arzobispos y Obispos, sus 6ficiales o Vicariois Generales y a los, Cavil4.
"dos de las, Iglesias de ellos no pongan ni consientan poner a la "Religion Belemitica, embarazo ni impediment a1guno, en.la li'.'bre, franca y general adquisicio'n de los, bieres, rentals, y limosuas 11 *taren, para la manutenci'n de sus religious y para la
77asistencia gastos, y curac*o'n de los enfern-os que acuden a las 7 'easas de hospitalidad que estan a su cargo y de las que en ade'71ante se fundaren con licencia y aprobaci'n mia", etc; resolviendo Felipe V. repito, esas, obligaciones, y quedando la Real Hacienda libre, en cuanto a sufragar los gastos, de reference y las, Re0 49
ligiosos Belemitas en disposici'n de adquirl*r bienes, rentals y limosnas que necesitaren para la vmnutenci'n de sus religiosos y para la asistencia, gastos y curacion de los enfermog que acudem a la casa de hospitalidad que est,(ta a su cargo, .%
Es decir, que esta disposicio"n de character general no fue dictada ni affect al caso, especial de la donacion del Obispo Compostela pero aun en ese supuesto esta propia Real Ce"dula de Felipe V, contiene dos declaratorias que ma's, bene&iosas no pueden ser a los interests que reclama el Protectosado de la Beneficencia Pubnea; la primer que los religious belemitas teman a su cargo las casas de hospitalidad, es decir una, de ellas, la creada por el Obispo Compostela; la otra que se le otorgo-1a libre adquisici'n de bienes rentals. y limosuas "que necesitaren para la manutencio'n de sus religious y para la. asistencia gastos y curacion de los enfermos que acuden a las casas de Hospitalidad".
Precisamente fija todav'a ma's el caraeter de ben'fico de los bienes donados, por el Obispo Compostela, la a-plicaci'n de la, Real




18
bienes, si bien C'sta se le otorga por el precise fnndamento qne habra*'u de aplicarse a la manutencio'n-de los, dichos, religious y al nraci'n de los, enfermos qne se encuent sostenimiento gasto y c 0 ren
-en los Hospitales que este'n a sn cargo. Aceptamos, de bnen grado .esa Real Ce'dnla y solo solicitan-os que el Juzvado la lea ffitegra-mente para que conozea bien sus fundamentos, y no se deje sor-der con palabras sueltas recogidas al aza-r e interpretadas segu'u
convenience del comu"n demandado.
El Gobierno de Espana al sancionar la Ley votada por las 'Cortes de 25 de octubre de 1820 declare' en el articulo Vige'sinio, Tercero lo siguiente
" Todos, los, bienes muebles, e inmuebles de los Monas"terios, Conventos y Colegios, que se suprimen ahora o
que se superman en lo sucesivo, en virtue de Jos articu0 A
"los de'eimo sexto, de'eimo septimo, ciecimo nono y vige"Simo, quedan aplicados al cre'dito pfiblico pero sujetos
como hasta aqui a las cargas de justicia que tengan, asl'
44civiles como eclesia'sticas".
00
En cumplimiento de esta disposition se entregaron todas aquellas cosas que por su naturale'za, tenian el character de eclesia'sticas torque al culto se dedicaban, a la Iglesia (vease documento nu'mero9, pagina 9, folio 72 de la primer pieza de autos). (Documento nu'mero 12, paginas 1 a la 4 vuelto, folios 86 al 89 vuelto) Y cumpl I*endo tamb ien asl' el precepts de dej ar affect a las cargas de justicia, de character civil, los bienes, que estuvieren Ia-fectos a esta obligacioln, se ordeno' entregar al Exemo. Ayuntamientc; de la Habana el Hospital de Convalecientes instalado en A Convent de Bele'n (ve'ase documents nu"mero 10, pagi nas 1 y 2, ,folios, 77 y 78 de la primer pieza de autos, y documento n u** mero
-12, pagina 5 folio 90 de dicha primer, pieza de autos), e'timan-




4'dos a la fundaci'n de Escuela y Hospital gratuitous eil beiaeficia "de este pfiblico que entienden no pueden defraudarse y por lo 4imismo protestan a salvo cualesquiera derecho que correspondent "a dichos estableciia-lientos" (Ve'ase documents Ru'm. 12, paginas
5 y 5 vuelto, folios 90 y 90 vuelto, primer pieza de autos)
- I En 1704 al hacer la donacio'n Diego Evelino de Compostela la hizo fundando un Hospital por y para los pores; en 1721 el Rey Felipe V. al dictar su Real C e*'dula fechada en Aranj u** ez en 30 de mayo, reconocio que los Belemitas tenian a su cargo Casas de Hospitalidad fundadas, y las que pudieran fundarse con su apro-bacion y, para tender a los dichos religious dedicados a tan iao-ble empeno y para el sostenimiento y curaci'n le los enfermos que, acudieren a las cicadas Casas de Hospitalidad, les otorgo' la facultad de la adquisici'n de bienes, sin que en nada cambiara la. con-7. dicional propuesta por el Obispo Compostela, en su donation.
Pero es que hay ma's; es que con posterioridad al an'o de 1829, se dicto' una Real Orden no menos famous que la Real Ceauia de. Felipe V. y que fue' para ser aplicada concrete y especialmenteal Hospital de Coluvalecientes y Escuela gratuity existentes en elConvento de Belen: Veamos, copiando houradamente dicha R. 0, lo que express:
"Al Gobernador Capitan General de esa Isla digo .
44con esta fecha lo siguiente: Exemo. Sor. He dado, cuen-4'ta al Gobierno Provisional de la Nacion de la carta do4 cumentada de V. E. de 31 de marzo de este aflo nu'mero'4628, en que da' cuenta de las contestaciones que me"diaron con esa 'Intendencia de Ejerelito, sobre traslacion a otro punto del Hospital de Convalecencia y de.
"la Escuela gratuity existe*htes en el Convento de Bel'n
6417 QnQ+a-n;f1nQ nT"l-InQ "nTl 1no VV"nAVT"+n0 An 0-1-10 v-r-




,20
.mente de enfetmedades epidenucas, y escasa, por otra parte de escuelas de primera education y en vista de "todo, tomando* en consideration que el pr*n*tivo obje"to de las Comunidades Belemita en Ultrauar es el de "la hospitalidad y beneftencia, y que los bienes y rentals "de las mismas llevan naturalmente anexa la responsa,."bilidad de cubrir las cargas a que se fallen afectas de 6 4 cuyo principio no es I 1"Cito separarse, sin manifiesta, in"fracci'n de las autiguas leyes de India y de las moder"nas de la Peninsula que gobiernan en la material, se ha servido el Gobierno Provisional declarer expresamente 64sujetas a las cargas de hospitalidad, instruction y be4.4neficencia a que por institute se halleen afectos los bie44nes y rentals de las comunidades de Ultramar, cuya ad"ministraci'n haya tomato a su cargo la Hacienda pu'"blica, o que de cualquiera otro modo se hubieren distrido "de su primitive objeto. todo con arreglo al espiritu y "letra del articulo 21 de la Ley de 29 de julio de 1837 y "del sexto de la de 2 de septiembre de 1841, y mandar al 94propio tempo que arreglandose V. E. y el Superinten"dente Delegado de Hacienda de -esa Isla a las referidas "disposiciones, se pougan de acuerdo Para que de los productss de las rentals con que las mencionadas Co"munidades atendian por institute o functions particu10 1 101
"lares a la.hospitalidad e instruction gratuity, se apli44quen los foudos suficientes a softener tan. tiles estable# 0 0 0 *,p
4 6 c lentos sin ninguna variation en la extension que an" tes tenian, en el concept de que si current motives fu'R" dados Para hacer alg-una novedad, deberan limitarse las "Autoridades respectivas a la.,instrucci'n del oportuno
If z "W t Is .2 w 10 0 1 a




pital de Convalecientes que adquirieron y poseyeron despues hasta que fueron supri*midos los Reli *osos Beletimas, para dicho objeto; discutir, repetimos, que dichos bienes tiene-n character be1-16fico, es la terneridad rayana en falsia,-w-la frescura en los I' *tes del descaro.
Y. isi A Ob ispo -Compostela instituyo 0 constltuv6 el Hospital de -Convalecientes Nuestra Senora de BeIen para los, pobre-s y por esta misma causao maotivo lo entrego con -sus Dienes a los'Relig*0sos Belernitas que al cuidado de los enfermos pores, se dedicaban; si esta fu' la causa de la Aonacion y au naturaleza, el lugar y la obra del Hosp, ital -por su fin, y p or sus rnedios c 0** mo I-legar a afirmar que esa fundacion-es de naturaleza -cclesiastica y religio'sa y la obra de Aicho Hospital por -su fin y por sus medics eOesiastica y religious tambie"n-I
Hemos probado la tesis fundamentO de la demand: a saber la fundaci'n de beneficencia creada, wpor la donaci'n de Diego Evelino de Crompostela, conform se decla-raen la R. -0. de 5'septolembre Ae 1843, -que acabamos de inserter -, -no son frames generals y vagaB -m iiterpretacioines torcidas y maliciosas la8 que en el es-crito de denianda fijamos al determinarcomo olarapia, carga ben6fica, fundacio'n de beneficencia, la 6bra de dicho Hospital. Son declaraciones terminates -que continent todos los documents que Ilevamos -copiados. Unos de las manos del propio, donate, otros disposiciones legalese del. Gobierno Espahol, que obligan amique no quieran a Ia Igles*a -Cato"lica y a la Compan a de Jesu" 8 O-y que constituent precisamente-61 eje y soften de la demand, dwide se
A
encuentra la fundacion de taracter benefico y no eclesia'stico y I-a .0
esperanza fundada para el Protectorado de la Beneficencia PRblica, que es, t;riste leccio'n objetiva para el -comu"n demandado, e
-"I & '1 11
illusion en vias de -realiaacL para el denunciante Tabares, de la




-22
UN SUPUESTO DEL ESCRITO DE CONTESTACION
Si en verdad el Obispo de Compostela hubiese hecho una fundaci'n u obrapia, cuyo patronato hubiese encargado al institute religioso de los Belemitas, -habria, quien dudase que la funda69ci'n u obrapia fuese esencialmente eclesia'stica. Y en este inA
"discutible postulado, como n 0 por A'nde habia de serle permi"tido al Secretario de Sauidad y Beneficen*cia el ejercicio de la 4,0
speciese de reivindicacion til que intent en la demand, despues que la Real -Orden de 1857 declare' que el prelado de la Dio"cesis era y debia entenderse ser el sustituto natural y necesaIs *
"rio de la religion suprimida Que estaba Ilamada a' desempenar el patronato I
A estas erroneas afirmaciones de la Compania de Jesu's vamos a responder, vie'ndonos obligados, muy apesar nuestro y contra de reiterados propo"sitos, a levanter ca'tedra para dar lecciones respect de leyes que rigen en material Ide beneficencia*
La pregunta que como indiscutible postulado -formula la Compania de Jesu"S respecto de que "I habria quien dudase de que la fundacion u obrapia fuese esencialmente eclesiastica"? esta rotunda y categoricamente. contestada en sentido negative,' no. en nuestras afirmaciones y apreciaciones de la dicha fundacion, de character eclesiastico o bene'fico, por la Real Orden de 5 de septiembre de 1843, que figure en el documents Rumero, 14, folio 95 al 97 de la primer pieza de autos. Omitimos, pues, tratar sobre esta primer parte, que es otro de los badiscutibles postulados que, estrepitosamente se le cae.a la Compani 0 a de Jes ** S#




-23
camente en que la Iglesia siempre estimo' como cosa propia los bienes de los- hospitals, a extreme tal que Ilego' a excluirse al Estado de la intervention natural y convenience que en todos estos servicios de character temporal deb'a tener; y hasta el siglo XVI se acudi 0" a la Santa Sede para reglamentar, reunir y modificar los ,establecimientos de beneficencia, y los Reyes aprobaban y hasta promovian este procedimientol,
Pero con el transcurso del tiempo el Estado dando pruebas
A
de que covocia el:alcance'de su mission, y comprobando el mal uso, que hacia la Iglesia de tan hermosa prerroaativa dicto" leyes y disposiciones en esta material que Ilegaron a comprender hasta el caso del Hospital de Convalecientes fundado por Diego Evelino de Compostela, declaraiadolo como una obra de beneficencia y cari-0 00
,dad, y los bienes donados para el, sujetos de tiva y perpetuamente a este objeto.
Para demostrar todo esto 'y para probar el desconocimiento que se tiene de la Real Orden de 1857, demos aunque sea un poco extenso este trabajo la leccion prometida. Y vamos a la ca'tedra jue ya nos desespera el proposition de verhos maestros.




Ad 7X
FUNDACION DE BENEFIVENCIA
Leyes del Protectorado
En 1526 toma grades proporciones la. competencia s-uxgida entre la Iglesia y el Estado, por la exclusk de, que 'ste hab'a sido, obj,,eto en los estabIec*MI*entos de. beneficencia, y por los abuses que bajo pretext de misas y de otros objets. de piedad comedian los eclesia-sticos burlando la voluiAad de I.c.s. fuL -,da-dores en, lo que al fm ben-efico intcresaban ; y en Relgica Juan LuiS ViVeS comlen za por softener que el cuid'ado de los. estable-cimientos beneficos. co" responded a las autoridadeg civil s, reforzando su doctrine Weitz en su obra Dle cwitl*nendis dowto pauper"I*bus. y cuyas doetrinas. laspuso en. practice el Consejo de; Burgom. aestres en Bruja en' 1564.
Hasta el, Reinado de Carlos 1111 iao se Ile a former en.-. E&pana un verdadero- plan de beneificekCia, sin que se desconozea la, sensible necesidad que- tuvo-el Estado- variias. veces de interpoucr recursos de fuerza contra las awtoridades eclesia'sticas para facilitar y promoter eficazmente el. cumplimiento de las. obras pias intervenciones que realize' el Poder pu"blico de acuerdo con la autoridad eclesia'stica por engender que se trataba de un asunto, -como temporal, de su competencia, pero tomando a dicas autoridades eclesiasticas como auxiliaries.
No es necesaria tener aqui una historic complete de las leyes y disposic ione" S dictadas en material de beneficencia desde su comienzo, toda vez que tenemos un punto de partida que habra de
A
servirnos tomo norte coustante en esta investigation y este punto, lo es desde la Constituci'n de 1812 en aue se confi 0" a los avunta-




desde esta fecha hasta la de 1812 en que no se encuentra ninguna. otra disposition de cardeter general, mas que la de 30 de mayo del 1721 dictada por Felipe V y que se refiere a los Religiosos Bele'17 mitas, ni especial que pueda aplicarse a la dicha fundaci'n, tene-,. mos que esta no tiene ni otro caraeter nl otra regla a que ajustar-, se que la U'ltima disposicio"n citada, de 1812 y, que en lo adelante podremos Ilegar a determiner, cuanto nos proponemos, con vista de Tos precepts y di sposiciones que iremos estudiando, el car acter de esta fundaci'n y la action que tiene el Protectorado de la Beneficencia para la reclamacio'n propuesta.,
En 25 de octubre de 1820 el Rey de Espai'm sauciono la ley-, votada por las Cortes suprimiendo varies 6rdenes, -religiosas entre las que comprendio' la de los Belemitas, disp"niendo en el ar-: ticulo vige'sl*mo tercero que "fodos los bienels muebles, e ininuebles"de los monasteries, colaventos y colegios ques'e suprimen ahora o que se superman en lo sucesivo, en virtue de l's articulos deeirnosexto, de'cimo se'ptimo, deci-mo nono y viI:reSimo quedan aplica"dos al cre'dito public, pero sujeto-s como h.astaaqui a las carfras; "'publicas que tengan asi civiles con-io- eclesicisticas".'
El Estado espanol en -cumplimiento de esos precepts se incauto' de different bienes, devolvio"algunos de:los que temau ca- racer religioso y estaban destinados al culto conio vasos y ornamentos sagrados, altars, etc.; y dejo' los que estaban afectos a las cargas civiles como los de hospitalidad y benefieenc*a destinados a ese propio fin, conform a los precepts citados.
Los Religiosos Belemitas, a quienes se le notiffleo' esta ley, que declararon acatar y cumplir sin protests, continuarou hecho cargo del Hospital de- Convalecientes por haber dispuesto en el anO.. de 1822 el Real Decreto de 12 de feb-rero, dictado por las Cortes,,,
a los hospitals con ejerciicio de enfermerias sus bienes,




-26
-dado de los patrons parti( ulares los establecimiento' de beneficencia' 'que tuviesen ese cardeter y cuyos. patrons no quisieren ceder dichos derechos"de fal patronato, quedando, exchii'dos de reibir aux 1 no penuciar
c il o algu io del Gobiarno y sujetos en todo -caso a la inspect *0n de los a-yuntamientos con respect al cumpli-, Miento de las obligaciones- y fines' de institute.
Anipliando los* prinei diz habian
pios que las Cortes !de Ca
consiguado en la Constitucio'n de 1812, la ley de 6 de febrero de :1822 cre' Juntas Munieipales de Benefic.-Tneia, determine' la organizaci'n, regimen y facultades de las nuevas corporaciones *; re-* lament" la administracio"n:de los condos de beneficencia y dio' reglas generals sobre los establecimientos ben6ficos y algunos par1'eulares sobte Casas de Materhiclad y de Socorros;- socorros do_Inuciliarios y hospitalidad domiciliaria y public.
A virtue de lo, dispuesto 'n el articulo 25 de esta ley, se des;tluo al socorro de las necesidades a que la misma ley prevel"a, los
0
foudos de beneficene'a procedentes de fundaciones, memories y .,obras pfas de patronato p-dblieo real o eclesiastico, cualquiera que fuese su origin pr 'm *it iv 0, y, finalmente eneargo' al Gobierno, que I -Propusiera a las Costes, las reforms de econo Ila que creyera conveniente para la adminis traeion, de los condos de beneficeiricia, luego que averiguase su importance, (artieulo 135).
Las Cortes no Ilevaron a cabo reform tan traseendental, Y', ,Aesto-salvo importantes interests, particulars, entire los que se en'
-contraron los d "las fundacione's.- de beneficencia de car'cter parti: ftular de ITItramar.
Estas u'ltimas disposiciones relatives a' la beneficencia en nai- los religious Belemitas, que
da alter'aron la situacio'n que ten'an .Contionupan al frente de'l Hospital de Convalecientes Nuestra Se--nora de Bele'n hasta'el'Afibde 1842, pero sometidos y obligados los




-.27
Obispo de Ciudad Rodrigo, el collector General de Espol*os, a misario General do Cruzada, el Director General de Rentas, Jubi.lado D. Alfonso B- atanero. (Ve'ase R. D. do 210 de abril. de -1824)., Comenzaron las reforms por la instruction qiie on 30 de novicuibre de 1833 dirigio el -A.-Iinistro do Fom.ento General del P-cdno. a los, sub-delegados del Ramo exponiendoles un, Plaii, de adi-ninistracion civil donde se menciona los hos .j*ci*oq hospitals -v, dema,s establecimientos, de beneficencia, fij"andose en "fundaciones, partl'-culares que merecieran ser objeto de reform con arreglo a las iie-cesidades del dia t 4
La Real Orden de 26 do marzo. de 1834 fija, precisamente el
-caracter del Protectorado y su *ntervencioAn en las, f-andacioiieg.. viene a abolir la costumbre, hasta en tones, sestenida, do elegir precisdmente de la nobleza o del e.st,,,i*do a todos los, in-dividuos que debieran composer las juntas y cor-poraciones directivas do los establecimientos- de b.eneficenc*a y rm-mda que en lo sucesivo recaigan las elecciones.en, sujetos que, cualquiera, quefuese la clase a que perteneciese'n poseyeran conocimiento on Ta ciencia economic y estuvieran dotados de celo por el bien de susA
semejantes; con este motive se quito al Colector General do Eg-polios, y Vacantes la Superintendeneia General de, Casas de Aalise-.ricordia y Hospicios, y se mando remitir las cuentas pendientes a los Jefes politicos. (Real Orden de 2 2 de septiembre de 1834).
Don Luis Almendariz, Gobernad.or de Sevilla en. 1836-2i3 de febrero-propuso al Ministro de I a* Gober'n'acion. un. reglamentapara la administration de los patronato's' en' aquella provincia: ew reglamento se basaba en principios hoy sostenidos en la actual administraci'n; declaraba sujetos A la inspecclo'n de aquel Gobierno
Ml auxiliado por las Corporacione' M a # todos los pa1V s municipals,
tronatos, que tuvieran un objet6'P''Ladoso de beneficencia, cual0 A 0 e I IV 411 Is *2 a i a I & 'V




-28
Cuarta:-remover a los administrators.
Qu* nta --aprobar, y alzar las fianzas abonadas.
A los, Tribunales de Justicia conflo', primer resolver las questions sobre mejor derecho a las dotes. Segundo: las referentes al mejor derecho de patronato o administration con arreglo a la fundacio'n; y Tercero: todas las que pusieran en duda, derechos particulars y exigieran previa declaracio'n legal de la voluntad del fundador.
En 12 de abril de 18316 se dicto' una Real Orden coil el carac,ter de disposicio'n general que mando' a los Gobernadores de ProVIncia, formerr la estadisti( a de las fundaciones particulars de "'beneficencia y clasificarlas por su objeto, con presencia de*las .44escrituras originals de fundacion yaudiencia de las respectivas
','Juntas Provinciales de Caridad; a los patrons, siquiera fuesen
eclesiasticos, ex-timir dichas escrituras en los Gobiernos Civiles 44y a las Juntas de Caridad, aplicar las fundaciones con aproba4 ci'n del Gobernador y de la DiputacionProvincial y con auxilio de juntas subalterns ; organize' las juntas de caridad de los parIp
"tidos con el Alealde Presidente el cura parroco mas anti4clbuo, el "sindico, del Ayuntamiento, y los, patrons a una representation de las obras pi'as que se le encomendarall, Y mando' a las Provinciales, que formasen los, reglamentos de una y otra, y que los soA
I'metiesen a la aprobacion, superior".
Pero posterior ente en 8 de septiembre de 1836 se dict' el Real Decreto que restablecio' en toda su fuerza y vigor la ley de 1822 que no pudo ponerse en ica y vigor, torque durante el
transcurso de los anos de 1822 y 23 ni posteriormente al de 1836, ."se hab'a formad9 los reglamentos para lasjuntas parroquiales
que disponian los articulos 5 Y 24 de dicha ley ", y como de otra narte. va. em 1838 se hallaba -Dendiente de discussion en las Cortes




29
duciendo, variants si no de conformidad con los respectivos representantes, ". (V'ase Ia R. 0. de 30 de noviembre de 1838)
El decreto de Ia Regencia de- 29 de julio de 1841 es otra de las pruebas Mas terminates de Ia resistencia ofrecida a Ia ley de on, que tue eneargada..-..
de febrero y de Ia necesidad de su revisit' A of
por esta disposition a una commission de personas mand'ndoles pro poner un proyeeto de ley que estableciese "Ia oportuna suuaiv: sio'n, administration ydependencia de los establecunientos pi& "'dosos, bajo Ia base de centralizacio'n de todos los condos aplica'dos a beneficenci-a aunque respetan do, en cuanto fuera Atil v posible Ia voluiritad de los fundadores De este modo iba definie'ndose cada vez mejor, aunque lenta mente, Ia intervenci'n del Poder pubiico en las institutions particulares Ia fuerza del poder coercitivo y regular fijandose con Imas, precision en lo que respect a las fundaciones benefices, Ia. ..idea ma's clara y precise, del Protectorado. Pero entretanto y que 10
es lo que da lugar a a1gunas interpretations erroneas, se dicta en 2 de septiembre de 1841 Ia ley qua declare bienes nacionales las propiedades del clero, pero que para aclarar tambien el respect leonsagrado a los bienes, rentals, derechos y accioues especialmente de'dic"ados a objets de hospitalidad, beneficencia e instruccion tpublica, y que quedaban comprendidos bajo Ia tutela del Pode,' r' ,pfiblico, los except'a Ia propia ley en su artHculo sexto apartado
para que siempre quedarait afectos a esas cargas de hospitaliWad y beneficencia.
Como hasta aqui hacemos este studio solau-iente con el proposito de probar los derechos del Protectorado de Ia Beneficencia, public y sus antecedents para ostentar Ia representation que. hoy Ileva de colectividades indeterminadas y demostrar asi, que 1e corres-Donde eiercitar Ia acci'n entablada en este pleito, de-la-




_30
ellos hlizo,, el Gobierno de Espana en Ia Ciudad. de Habana, tem an sue sor,, a Ia 11glesia, conform se pretend por 61
1 0 osay erronea
comun demandado, dando. una *nterpretaci'n dol Ia R. 0, do 26 de noviembr'e de 1852.
Ya que, en nuestro studio history ico de Ia' legislaci'n de bene-ficencia no. -debemos perder de vista Ia institution Hospital de Convalecientes, fijaremos que, ya en el ano de 1842 fueron totalmente suprimidos los Religiosos Belemitas en cumplimiento dela ley citada de. .2 de septiembre de 1841 e incautados sus-. bienes, queaando* d lichos bienes por Ia exce opi*a.ley.
pcion establecida en Ia pr
sujetos a las cargas de hospitalidad y beneficencia A que e.staban
A
afectos y por ello, continuo' bajo Ia administration del. Poder publico el Go*bl*erno Espan~ol, el Hospital o Sala de. Convalecientes, hasta el ano de 1843 en que como podra' verse. por Real Orden y a citada',. se frat 0" de su traslado que se Ilevo' a cabo mas, tarde, y a otro hospital, Ia dicha Sala de Convalecientes, que fue' sostenida hasta los.u'ltlimos moments de IA domination espan'ola, eii Cuba.
Y es.tanto ma's cierto qne el gobierno siempre -ostento en su real patronato ese protectorado, con los im*smos derechos y facultades que hoy se ostenta por. el Gobierno de Ia Repfiblica, que en 'Orden de Ia Regencia en 24 de enero de 1842, se decia al Jefe politico de Sevilla que hiciera, engender al Cabildo, Catedral de aquellan Capital "que es de las atribuciones del Gobierno, Supremo como protector nato de todos los establecimientos de beneficencia i'laspecelonarlos y adopter cuantas providencias, crea conveniences para c orregir los abuses que se noten eil el cumplimiento de Ia voluntad* de' los fundadores y a todas las autoridade's provinciales, .,se circulo una Orden important'sima que prec.-samente viene a aclar'ar no solo Que el Gobierno de Espan~a con-io protector nato de todos Jos establecimientos de beneficencia adoptaba cuantas




Cua'i-ido los poderes, legislative y eje- uti-vo resicLian en ettrono disposiciones real's Co'' leron a, dixersas auel protectorado de las fundaciones; sm distincion. al, ademas juzgados especiales, para
wuna y crearon
fallar'los negocios contenelosos relatives, 'a.. las mismas. Estableci p s el'rotectoWo el gobierno representative
t do lo conrado en las provi ncias a los Jefes, politicos 0
0
tencioso" a, la justicia orainaria. Este cambio'de. sistema, unido al, restablecimento de la ley de 6 de 'febrero de 1822, ha dado occasion a varies, dudas que S. M. me'manda aclarar en te'rminos que sirvan de regla para lo sucesivo. Reves*tido el gobieri-io de S. M. por el articulo 43 de la- CO'n'stitucion, de un soberano imperio so*bre cuanto concern, al orden p'blico, ejerce. por si mismol Y- por medio de los jefes politicos, sus, delegados, el p*rotectorado, 110 tan'solamente I de los. establechmentos que pertenecen al Estado, a las provincias o a los pueblos, 'sino ta"mbi*en el de los interests colectivos, que, como'el soco'rro de p.obres o el dote de doncellas, sin entra*r en el cuadro de aquellas divisions political, requieren : una I esial't tela de parte de la admiiaistrac* fibl ica a
c u iLon.
Por S-Li Importancia, ya por career de representative Que eficazmente los defienda. Siempre que el pro tecito-rado 6 la administration de los interests, pfiblicos o eolec'tivos estan. reunidos en una sola'mano, el Gobierno- que ojerce ell toda su plenitude el imperio de que se halla con'stitucio'aalmente revestido pero cuandol; 10's patrons o administrators son personas particulares, el ejeri io -del protectorado queda reducido a 'Ja vigilanVn+Ar-vA"PiA-n inaonQnrinQ Tinvn "121P by- -,itAbim-fird




-32
res etada en tanto que no se opone ni a la moral ni a la naturaleza, ni a las leyes. Por U'*lt*mo. si una fundacio'n
de aquellas en que tiene parte los interests pu licos 0
t*vos se hallase sin patron, o- nadie se creyese con derecho a serlo o si creyendose alguno considerate el Jefe politico que no le corresponded, en tales casos debe 'ste nombrar por sl mismo un patron, en tanto queun fallo
judicial no venga a declarar este derecho".
En 1842 suprimidos los Religiosos Belemitas, la fundacio'n hospital de Convalecientes paso' a la Administracio'n del Gobiern I o Espanol que comenz' desde esa fecha a ejercitar los der'echos del protectorado Ilevando la representation de las colectividades indeterminadas, de los pores convalecientes, sin que le fuera discutido ese derecho, que lo mantuvo hasta los'L"Iltimos moments de su en Cuba,
Contini'la la legislation en material de beneficencia su progreSivo advance, y en ti de enero de 1845 dictate una ley que sustentando los principios ya sentados en cuantas disposiciolaes hemos citad6, solo hubo de faltarle para que guardara concordancia y relaclon con la de 6 de'febrero'de 1822 la clasificaci'n de los"Iestablecumentos bene'ficos y las reglas para consular esta clasificacion1w todo fo que fue' suplido por las Reales Ordenes de 3 de abril y 28 de' septiembre de 1846.
Despu's de various trabajos y proyeetos y para poner. este servi.cio, en armon P a con la constitucio"n political en Espal"I'a- Constitucion de 23 de mayo, de 1845, y con las leyes organicas de las cor-poraciones populares, ley de 8 del, enero de 1845, se dict' la de 20 de Junio de 1849 y el reglamento de 14 de mayo de 1852.
Esta ley y el reglamento confian la direction de la beneficeneia al Gobierno, auxiliado de las Juntas Generales, Provincial -Y




nes que juzguen beneficiosas a los mismos y no fueren de su pro*" pia competencia. (Articulos 11 n'ni. 60 de la ley).
Los establecimientos beneficos se clasificaroia entonces en pu'blicos y particulars, y los primers en generals, provincials y
0 0
munici-pales, y fueron determinados sus characters y conditions. (Articulos 1, 2 y 3 de la ley y 1 y 7 del reglamento, y cuya clasificacion se reproduio en la misma forma en los articulos 1, 2 y 3 del R. A de 6 de julio de 1853).
En esta ley, y su reglarnento se respect' la beiieficencia de caracter particular, y aunque declare public por regla general a los establecimientos de ben6ficeilcia, reconoci' la existencia-de los
-0 sus c no obstante,
particulars y determill' ondiciones, mandando,
que cuando estuvieren confiados a patrons que lo fueran por razon de oficio, y este quedase suprimido, el establecimiento se rigiera por la ley com'n, respetando en todo lo demas las de la fundaci'n. (Artl'culo 10 de la ley).
Impidio' dicha ley en su artl'culo 44 y el reglamento en el 46 al 49, la distracci'n de los bienes destinados a los establecimientos beneficos; y el R. D. de 6 de julio de 1853 v*.no a completer la obra de la ley- de 1849 y el reglamento de 14 de mayo de 18521 it y "disposicioiaes posteriors, pero inmediatas, activaron el estable"cimiento del nuevo sistema, dando a los Gobernadores de Provincias reglas conveniences para cumplir su cargo y estnnular s-a ticelo" (R. 0. de 28 de mayo de 1853) y mandaiadoles visitor los, establecimientos de beneficencia. (R. 0. de 7 de julio de 1_8:53)*
Tenemos por la propia legislaci'n de beneficencia ya dictada
A
en esta fecha, hasta la definition de lo que son establecimientos, de esta fildole, su clasificacion en particulars y pdblicos: la ley
0 0
de 1849 en su articulo primer en relaciolri con el 1. 2. v 3.0 del
v




94,
por el..Gobi,*erno para ese effect o a patrons des*gnados por el fundador.
No hay-que olvidar que el Hospital de Convaleciente's er*gi*dopor Diego' Evelino de Compostela, y cuyo patronato lo ejercieron losReligiosos Beleimitas hasta el afio de 1853, cualquiera que fuese la clasificacion que -rudi*era corresponderle a esa institution, es lo cierto, I y', es' este hecho innegable, que ya en 1849 el Gobierno espallol, que hab'a tomato a su cargo la referida institution en cumplimiento de la R. 0. de 5 de septien-ibre de 1843 e*ontinuaba sosteniendolo" con sus rentals v, bienes v sin que perdiera su carakter, por el inismo comprorraso por el contrafflo en la citada R. 0. de 18431.
Y e n el transcurso de este historical, Ilega la R... 0. de 20 y 24 nA
de marzo de 1857, que sirve de base a la Compaffl-a de' Jesus para f uhdar, en el supuesto negado y probado que la fundacio'n u obrapla hecha por el Obispo Compostela, fuese esencialmente ecle,slastica, de que correspondiera entonces el patronato de esa funda*ci*on, de acuerdo con el apartado o alticulo priniero de la citada R. 0., al prelado de la dio"cesis respective, coino sustituto na-. tural del patron de dicha obrapia, que lo era una comunidad religiosa, suprimida.- y en ese sentido no podr'a por tanto el Secretario de Sanidad y Beneficencia, ejereitando el Protectorado de la' Benefi'encia Pfiblica ion que en esta demand
-utilizar la ace"
-se utiliza.para exigir el cumplimiento de la voluntad del testador
10
de'dicha', obrapia o institute beuefico.
Dejamos a un lado el aspect moral de esta cuesti'n de que correspondiendo el -patronato a un parroco de la di'cesis 'ste no lo. hubierA feclamado ni en el afio 1857 ni ahora, para hacer cumplir 10,
a i la voluhta'd del caritativo y magna 811 nimo Obispo Diego Evelino
Compostela, renunciando a esos sus derechos y a los deberes por




35'
ci'n religious suprimida o un cargo eclesiastico que por cual' quier razo'n hubiere caducado, sea y se entienda'sustituto natural y necesario el prelado de la Dio"cesis respective ", estuvo en vigor hasta 15 de octubre de 1862; y es un hecho tambie'n de todo punto innegable que desde 1857 a 1862 el parroco o el prelado de la Dio'cesis respective no reclamo' para sl' el patronato de la fundacion Hospital de Convalecientes Nuestra Sefiora de Belen lo ei
ci' el Gobierno y que continuo' ejerciendolo despues por estimar como asi es de derecho, que esa fundacion es de character c*V*.l y no A &
eclesiastico, porque ella tiende unica y exclusivamente a los pobres convalecientes de la Ciudad de la Habana, y no tiene en sus escrituras fundamentals, ninguna disposition que terminan'temente se refiera a la celebraci'n de cults, de' misas, de pediment tos en favor del alma ni de beneficios por ninguno de los, ilustres santos de la Corte Celestial,
Ha olvidado de una mantra la-entable la Compania de Jesus, y esto es, imperdonable para quien entra en una material juridica con aire doctoral, que las R. 0. de 20 y 24 de marzo de 1857 por ella invocadas, fue' modificada por la de 15 de octubre de 1862 que precisamente el parrafo primer quedo' totalmente destrufflo, al declararse que "cuando las fundaciones sean de character civi "suceden en el patronato de las mismas, a las comunidades y car94gos eclesia'sticos supru*m*dos, los gobernadores como delegados "del Gob i*erno, y que el propio patronato sea ejercido -Por los pre"lados de las dioceses respectivas, cuando las expresadas funda44
ciones tengan por objeto el cumplimiento de cargas espirituales
t Puede decimos la CompaMa de Jesu's cuales son las cargas. espirituales que continent las escrituras de 1704, donde fundo' YPrio-in OnTI RIIR hipinpo. P1 Ohi.qnn VnmTn.QfA1n al TTnQn'*fq1 r1a On-n-




-36
e Hospital de
iTlativo a los que se contraen al institute benfico
A
Convalecientes, Nuestra, Sebora de Belen, seguiremos fijando los dexechos del Protectorado para intervenor en esta fundacio'n con el character con que lo hace. y la justicia de sus pretensions aducidas en esta demanda..
4 *
Interest siquiera sea como antecedents de inestimable valor, antes de citar el Decreto de 30 de dicien-bre de 1873 que coutiene la Instruccio'n para el Protectorado en las institutions de beneficencia y que rigio' hasta la de 1875, hoy en vigor, citar a1gunas de las. declaraciones contends en la R. 0. de 20 de abril de 1-871, que se, refiere a los bienes de beneficencia cuando deben'se'r declarados como tales., los que constituent ciertas fundaciones de character privado, como para redencion de cautious y dotes de doncellas, etc,
Dice esa R. 0* ** "La palabra beneficencia derivada de bene"facere, indica la instituci'n de la caridad en cuantas manifesta."ciones puede emplearse para socorrer a los desvalidos, que por "cualquier accident o desgracia careen de medics para hacerlo
-46 "'; y agrega: "No es esta ocasi'n de examiner el origin de "los diversos establecinlientos de Beneficencia, inspirados todos i4en la earidad, ni esto parece el objeto de la consult: bdsta deter44 0
minar que la caridad, fue' el fundamento de la famous Orden de la Merced para la redenci'n de cautious; que el mismo, origin tuvieron tantas otras institutions particulares encami00
"nadas al mismo fin, y queel sentbMiento intimo, el deseo de hacer .0
_"un bien a los que, queriendo entrar en religion, carec 0 an de los medicss necesarios para ello, fue' asimismo la causa de tantas "fundaciones particulars como se registrar en nuestro pal's, des"finadas a former dotes para entrar en religion. Es, pues, indu"dable, que pertence a la Beneficencia canto se refiere a estos
9 obj etos




-04
I' Ras que contrarian matrl'-Monio o ingresen en religion. La. obra es esencialmente ben efica, y sus bienes, como de naturaleza del "Beneficencia, han de regirse por las leyes que se arreglan los de .0
gisu clase. Por esta razon, sin duda, se exceptuaron de la desal!' c6mortiac*LO"u por la ley de 2 de septiembre de 1841 y el Decreto I I de 18 de octubre de 1868, elevado a ley por acuerdo de laa Cortes "Constituyentes, declarando extin *dos los monaster*os conven"tos y dema's establecimientos religious que cita,, ni ha variado "la indole ni la naturaleza de las fundaciones, ni puede en rigor dec irse que por virtue del mismo a1gunos de estos bienes, los correspondientes a dotes para entrar en rel 1*gi-on, deban recaer en el "Estado, pesto que con arreglo al art. 90. de dicho, decreto-ley, "1 -1 *
"se declararoh subsistentes las comunidades religi*osas ciecLicadas a laeuse- Rama y beneficencia
Las propias declaratorias del Gobl*erno Espanol muestran ejemplos de' kastituciones o comunidades similares al HospitalNuestra Senora de Bele'n, que tienen analog procedenciLa, pero con fines exactamente iguales, declaradas de character benefico, como lo hemos sostenido nosotros respect del citado Hospital.
La instruccio'n para el protectorado de las instituciones de I* J-J #0
beneficen6a no mociinco en nada sustancial el derecho coustituido, y por lo tanto solo la mencionamos a los effects d'e poder enlazarla hasta Ilegar a la de 1875, que es la que hoy se encuentra en vigor,, a virturd de haberlo as]" declarado el articulo 324 de la Ley del Poder Ejecutivo, y sin que tampoco pueda argumentarse en estos moments, que es de aplicar como lo hace la Compa' ia de Jes's, la R. 0. de 24 de marzo de 1857, que en material de beneficencia no rige n1' puede regir, y que aunque as],'- fuese, la i-nodi-ficacio'-I que sufrio' por la de 1-5 de octubre de 1862, anularl"a todo el alcauce




au-nque con destiny, semej ante, conocidas comunmente con el nombre de patronatos, memories, legados, obras y causes pi'as.
El propio fundador del Hosp ital de ConvaleCientes Nuestra Sefiora de Bele'u, declare' en su escritura fundacional, que era de character perpetuo, para siewpre jamas, desti-nando a la satisfaccion gratuity de neces*dad fisica de convalecencia de los pores enfermos sin que tenga ninguna otra obligaci'n la donacio'n que hizo el benemerito, obispo, que como obligation terminate y expresa puso esta en favor de los pores, hasta con clausula resolutoria, de la donaciola, conforme costa en las escrituras de 1704.
El citado R. A de 1875 a que nos venimos refiriendo, declare en su articulo 2.0: que la beneficencia particular comprende todas las instituciones beneficas creadas y dotadas con bienes particulares y cuyo patronato y administration fueron rtglamentados por los respectivos, fundadores o en nombre de e'stos, y confiLados en iguai iorma a corporations, autoridades o personas determinadas y agrega en el articulo 3." que adquirird el cardeter de public toda institucio'n particular cuando estuviere encomendada por fundacion a patrons de oficio, y este fuere suprimido,
Esdepir, que si tuviere character particular la institution creada por Diego Evelino de Compostela de acuerdo con este precepto, adquiere el carader de public, toda vez que los patrons de oficio, a quienes encomendo la dicha fundacion o sease a los Religiosos Belemitas, fueron suprimidos, y el gobierno hecho, cargo de la administration de los bienes aplicados a la citada institui'n benefice, reconocio es cumpno ia.0 *'V '# ta y "1 0 .0 -1 voluntad del testador no tan solo por lo dispuesto en la R. 0. de 5 de septi embre de n 0,0
1843, sino tambie'n por la consignacion que njo en sus presupuestos, desde que traslado' la Sala de Convalecientes del lugar destinado, para ella hasta 1899, en que ceso' en esta Isla.
-w*lr & I "1 0 1 0 1 11"1




39
afectos dichos bienes; y el hecho innegable de abonar el propio gobierno al ocupar totalmente el edificio Convento de Bele'n para Cartel de Caballeria como al dar en 61 habitacio'n y alojamiento
n
a la Compa'la de Jesus, en cumplimiento de la Real Ce"dula de 26 de noviembre de 1852., la Sala de Convalecitntes establecida en dicho Convento demuestra de mantra conereta, terminate e innegable, que no se puso fin ni re-mate a las fundaciones propias de aquel institute credo por Diego Evelino de- Compostela,
Correspond al Gobierno segu'*n determilaa el articulo, sexto, d.e la ley vigente en la material, el protectorado de todas las instituciones de beneficeiacia, que afecten a colectividades, indetermiiaadas, y que por esto necesiten de tal representaci'la.
"Asumir la representaci'n de todos los interests pfiblicos, es character esencial y*obligada condici'n de todo gobierno, y "mucho mas cuando se trata de derechos que afectan a colectiv*"dades iladeterminadas: a los hue'rfanos, a las viudas, a los en"fermos a los pores de una ma's o menos extensa demareaci'n".. Y es que hay interests de cardeter y condici'n tan generals, que solo al Gobierno es dado, inspeccionarlos; y cuando, la beneficencia tiene tendencies u. objets, pfiblicos de character permanente, cuando, hay alguna. institution que affect a esas colectivi, dades iiadeterminadas, a los pores y carece de representatives que eficazmeste la defendant, como, ocurrio" al suprmurse los Religiosos Belemitas, entonces el protector nato de todos los. establecim1eiatos de beneficencia, el verdadero patron por derecho propio, en Espana, S. M. el Rey; en Cuba el Gobierno, representado porlel Secretario, de Sanidad y Beneficencia, es el Ilamado, a asegurar en beneficio public el cumplir'ento de la voluntad de los fundadores.
de 27 de abril de 1875 es el Hospital de Convalecientes Nuestra




.40
der Ejecutivo, respect, de que debe solicitor el Secretario del Despacho' que ejerza jurisdiction sobre los asuntos de beneficencia, la debida aplicacion de los bienes de todas classes destinados a establecimie-utos u obras de beneficencia, p'blica ; asl se hizo por el senor Seeretario de Sanidad y Beneficencia, qui 0 en pidio' a su companero el de Justicia, el establecimiento de las reclamaciones y ju v cios -uecesarlos para el cuinplimiento de la voluntad de Diego Evelino de Compostela es decir, para destinar el Con-vento de Belen donado, por el citado Obispo a beneficio de los pores convalecientes, y fijar en e'l el Hospital que instituyo'.
Estan, pues, njados los derechos y el balance del Protectorado de la Beneficencia pfiblica, que datan desde tiempo immemorial y que tienen precedents en toda la legislation que en material, de beneficencia se ha citado. &
Olvida de mantra lamentable la Compa'la de Jes's, apart del desconocimiento que esto demuestra de los derechos Ael Protectorado de la Beneficencia Publica para exigir el cumplimiento de la voluntad de los fundadores au"n en las fundaciones que esten representadas y administradas por eclesia'sticos, cuando estas afecten al interest pfiblico o a la colectividad; olvida, repeti-os, la.
A
Compan'la de Jes A S, que ella no es la sucesora, ni representalite de los Religiosos Belemitas para, negar como lo hace el ejercicio de esta ace *0n al Protectorado de la B ene-ficencia, pfiblica, Aebiendo tener en cuenta, solo que ocupa un edificio que iao esde su propiedad, que no lo fue' en ningun tempo; que precede de los bienesdonados para la fundacion Hospital Ae Convalecien:tes, y que por una torcida ymaliciosa interpretation de la Real Ce'dula Ae 26 de noviembre de 1852, se hace hoy aparecer propietaria, del valioso lamueble, hecho por el cual concurred a este debate, citada por el Gobierno en el ejercicio de ese Protectorado y en el que solo pue-




este dono para el Hospital'de Convalecientes Nuestra Sehora de Belen, que hubo de fundar por sus escrituras de 1704, teniendo, en # 0,0
cuenta qu*e el inmueble cuya especial destination solicit no es de character eclesia'stico, ni fue* vendido, n* cedido, n* traspasado por el Gobierno de Espana,-Io que hemos, dem'ostrado y probaremos-, cumplidamente-ni por el primer Gobierno Interventor, RO por los que lo hala sucedido en la Repfiblica hasta el actual, que ejer-. cita como se ha probado los derechos del Protectorado, de la Be-neficencia Pfiblica en atencion a que jjie ro Evelino de Compostela, con la donacAon hecha en su. tantas veces citadas escrituras de1764, instituyo un Hospital de Convalecientes denominado Nuestra Senora de Bele'n de character benefico, que Afecta a colectrnda --des indeterminadas, a los pores, convalecientes, y cuya fundacion se ordeno respetar y mantener por la R.. 0. de 5 de septiembre de, 1843 y asl' se hizo por el Gobierno de Espana, hasta que trasmitia todos esos derechos al firmer el Protocolo en 12 de agosto de 1899 y al cesar su soberama en Cuba, al primer Gobierno que le suce-dio y a los que le han sucedido despue**s; con todos esos precedentes es que esta' perfectamente rebatida la tesis sustentada por la Compama de Jesu's en estas de sus segundas afirmaciones que hemos auotado y combatido.




42
IV
LEYES DESAMORTIZADORAS
En 19 de septiembre de 1798 comienza la desamortizacio'ia civil bajo el reinado de Don Carlos IV que expire siete decretos relatives a la enajenaci'n de bienes raises pertenecientes a cofradias, memorlas y otras, fundaciones piadosas; enajenaci'n libre de bienes races vinculados; venta de bienes de las temporalidades de los jesuitas; venta de bienes de los colegios mayors; caudales de depositors judiciales; caudales de concursos y quiebras y contribucio"n temporal sobre las sucesiones y herencias transversales y con el propo"sito de sustituir los vales resales por otra deuda de menos inter's, acord' la venta de 16s bienes races pertenecientes a hospitals, hospicios, casas de misericordia, de reclusion y de expositos, cofradias memor-las, obras f y patronatos de ley; imponlendo su product en la caja de amortizaci O'n.
El Decreto de 19 de septiembre de 1798 insert en la Real C e"dula del Consej o de 25 del mismo mes que es la Ley XXII tl'*tulo 5.0 libro, primer, de la Nov].sima Reco-pilacio'n coutiene todas las disposiciones references a practical la venta de todos los Menes referidos por la desamortizacio'n propuesta.
A los obispos se les concedio' la facultad de enajenar las fincas de patronato eclesiastico; a los, Intendentes las de patronato laical; y a las dos jurisdieciones unidas las de patronato mixto. Resolucio"u, de 18 de noviembre de 1799 insert en C e*'dula del Consejo de 29 del mismo mes, Ley XXXIII, t'tulo 50. libro primer de la Novisima Recopilaciola.
En'esta desamortizacion de bienes quedaron por fin compren-.




_43
mero parrafo sexto) los de las 'rdenes tercera menos los pertei e0 0
clients a los hospitals que tuvieran a su cuidado; los, de las temporalidades de los exjesuitas y los de los colegios mayoress
De esta desamortizacion quedaroia exceptuados, los bienes races propios de las iglesias cathedrals, parroquiales y colegiatas, de sus cabildos y de las comunidades religious aunque tuvieren alguna carga piadosa; los que en parte tuviesen esta pertenencia, en parte de los establecimientos piadosos y no admitieren co"moda, division, antes de ser evacuada la consult que en tales casos hab'a de hacerse 'de acuerdo con la Adici'ia de 27 de diciembre de
-799 ya citada.,
De aqui parte la primer legislaci'n desamortizadora que tan graves perturbaciones produjo a la beneficencia y que la coiafusio'n por ella ofrecida desde tan remotes tempos dio lugar a q ie en nuestra naciente rep-dblica, en los primers instances, se planteara por parte de la Igiesia Cat'lica, reclamaciones para obtener bienes y hacer venta de otros, que al studio, de toda la legislacion espanoia, que hubo de desligarla de sus propiedades, no podria esta, con toda honradez, volver de nuevo a adquirir y* vender bienes que ya no le pertenecian; realizando famous operaciLon que dio' lugar a que, un representative a las Camaras Cubanas, el selaor Pelayo Garem, levantara su voz contra tan extraordinario. y si-gnificativo negocio, que omitimos tambien examiner en conjunto y en detalle, por no ser objeto m* problema de este debate's pero que prometemos darlos a concern en studio que habremos de publicar.
Toda esa legislation trato" de respetar sienipre la existence de las fundaciones, y asi" lo disponia el decreto de 19 de septiembre de 1798, al establecer que continuaran ejerciendo en los establecimientos pi"os las autoridades que estuvieren a su cargo,




-44
obhg a los compradores, de fincas de establecimientos piadosos que no las hubieren pagado, a pagarlas en breve plazo.
La Real Cedula de 17 de diciembre de 1809 resolvio que los products de toda obrapia que no tuvieran aplicacio"n a Hospitales, Hospicios, etc., se aplicasen a las nrgencias del Estado, establecie'ndose asi esa especial distinction respect de l6s bienes que
-estuvieren afectos a cargas benefices.
En 1820 se dict' la ley de 25 de octubre procedente; de las Cortes Espan'olas, que suprunio alstintas 0'rdenes religious, ,entre las que quedo comprendida la de los Belemitas pero dejo" affect a las cargas de justicia que tuviese asl' civiles como eclemasticas (artl'culo 23) todas las rentals y bienes de los. monasteries, eonveutos, colegios y comunidades suprimidas,
Al decretarse la primer supresion de monasteries y conven1081 en 25 de julio y 11 de octubre de 1835, se"dispuso por la Reina gobernadora que sus bienes, rentals y effects que poseyeran, se apheasen a la extinction de. la deuda p-dblica, pero con sujecion a las cargas de justicia, que tuvieran asi civiles como eclesiastica; ,y la Real Orden de 8 de marzo de 1836 y la de 24 del mismo mes
que jaizo excepcio
v, ano n de los coleg*os de misioneros para Asia
4. scuelas pfas, hospitalarios de San Juan de Dios y beaterios de hosp*talidad o de ensefianza, aplico' a la caja de amortization pa10 -to
ira la extinci'n de la deuda. pubuca, todos los bienes races, muebles y semovientes de las casas de.comunidades de ambos sexos, asi suprimidas como ex*stentes, pero quedando hasta entonces sujetos a las cargas civiles y eclesia'sticas a que estuviesen afectos Jos bl*en'es de dichos institutes.
Los Religiosos, Belemitas compreiadidos en la supresio'n del ,ano 1820, fueron ma's tarde repuestos sin sufrir ellos ni el Hosital de Convalecientes Nuestra, Senora de Bele'u, de que estaban




-45
0 u I nes rentals v deon Para la ext*nci n de la deuda P'bl*ca, los bie I 4f rechos etc., pertenecientes a los cole 0 os de mission a la obra de losSantos Lugares de Jerusalen y a los que se hallaren especialmente dedicados a objeto de hospitalidad, beneficencia e instruccio'n pu'blica (articulo 21) coinsagrandose una vez mas la tendencin a respetar y niantener las institeciones o fundaciones, de ca#0 As I*
racer bene'fico que afectaba a la colectividad y al interest pu I U11coy y declarando, sus bienes siempre sujetos a estas cargas.
En este estadoy sin que los Religiosos Belemitas ni el Hospital Nuestra Sefiora de Belen sufrieran modification, se dicta la ley de 2 de septiembre de 1841, que califico** como bimes naciona,les todas las propiedades del clero, sin distinction de clase, origin, nombre ni aplicacion o destiny, (articulo primero; exceptuando, totalmente de las anterioresprescripciones, entre otros, los bienes pertenecientes a prebendas, capellaul'as, beneficio y dema's fundaciones de patronatos de sangre active o pasivo, los de cofradivas y obras pias, procedentes de adquisiciones particulars, Para cementerios y otros oficios privativos a sus individuals y los bienes, rentals, derechos y acciones que se hallaran especialmente dedicados a objetos de hospitalidad, beneficencia o instrucci'n public (articulos VI, umeros y 3) (Sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de 21 de noviembre de 1872 a demand de la Congregacion de Nuestra Sen'ora de los Remedios en Madrid). (Vease Orden de la Regencia de 28 de agosto de 1841 que pidi 0 al Cabildo, Eclesia'stico de Sevilla, en cumplimiento de la Circular de 27 de junio del mismo ano, nota cireunstanciada de las fincas de patronatos, y obras piLas de beneficencia, administradas por corporaciones eclesia'sticas, para que -no se vieran confundidas con las del clero secular)




-46
la apl'eacio'n y venta de'los bienes, derechos y acciones que se hallaren especialmente dedicados a objets de hospitalidad, beneficencia o instruccio'n pu'blica, exception que vtas bien naca del objeto par -a que se adquirieron y a que estaban afectos los citado"S bienes, que del orligen # forina de su adquisici'n, (veas'e -Deereto de la ;!A, de 11 de marzo de 1843 art"culo III) se resp..-t*
la Jnstitucio'la Hospital de Convalecientes Nuestra Senora de BeJen por el Gobierno de Espai'aa, que coutinuo sostenl*eiado*lo en el edificio Para 61 desti-nado conform ya hemos dicho,
Y Para fliar coneretamente hasta el character de las excepciones establecidas respect de los bienes y fundaciones bene'ficas y el derecho o- facultad del Gobierno Para intervenor en la administraci'n de los mismos, copiamos a continuacion un comentario de la citada ley de 2 de septiembre de 1841 que, tales excepciones establec*'-a y que su articulo noveno f1jaba esa facultad del Gobieriao de intervenor en la administration de los bienes de las citadas, fundaciones benefices:
"Cuando los particulars reclamaran alguna de las excep"ciones citadas, retendrian los bienes hasta la resoluci'n defini"tiva, si de los, documents que presentaren se indujera, a primera vista una presuncio'*n favorable de su derecho, como por "Qemplo, cuaiado por institute tuvieraia a su cargo estableci"mientos de beneficencia o iiastruccion public, cuando invoca94ran patronazgo de sangre y las fundaciones hie ieren Rama94mientos families, o en casos de igual notoriedad. Lo contraitrio se harl"A si la presuiaci'n fuese a favor del Estado. Y aun Cien el primer caso el Gobierno teia'a la facultad de intervenor 0,
"la administration o inversion del product de los bienes dis"tputados, Para evitar frauds, y facilitar en su d'a las aplica46ciones que se acordaren".




47
vemos, repetimos, que esas leyes jesamortizadoras hiqieron especial distinction, en aquellos bienes, del clero secular y de la Iglesia de que tambie'n se apodero' en virtue de ellas el Estado espahol y, de los que estaban destinados a objets de hospitalidad, beneficencia e instrucci'n pu'blica y cuya especial carg4 reconoci' el Estado y respect' en toda epoca.
Asl vemos tambien que en 5 de septiembre de 1843 al pretender ser trasladado del Convento de Bele'n el Hospital de Convalecientes y la Es cuela Gratuita, se dicto' la Real Orden. que Ileva esta fecha y que declare que los bienes rentals derechos y acciones de dicho, Hospital, que la Hacienda pu'blica habia tomato a su cargo 1')rocedente de la Comunidad de Religiosos, Belemitas, llevan naturalmente anexa la responsabilidad de cubrir las cargas de hospitalidad -y beneficencia a que se hallan afectos y de cuyo prineipio, no es licito separarse sin manifiesta iin.fracci'n de las antiguas leyes de Indias, quedando asi tambien cumpima la excep,ci'n establecida en, el articulo, sexto nu'mero 1, 2 y 3 de la citada ley de 2 de septiembre de 1841 en beneficio, de estas instituciones beneAficas y administradas de acuerdo con el noveno, de la propia ley por el referido Gobierno, a quien no se le discutio' ese acto que en aquella fecha realizaba amparado por un precepts de caraeter obligatorio y general.
La Real Orden de 10 de febrero de 1855 suspendio" la venta de los bienes del Estado, de los pueblos, del clero y de beneficencia o instruccio"n pAblica, mientras se dictaba la ley de primero, de mayo de ese an'o, que declare' en estado de venta sin perjuicio de las cargas y servidumbres a que legiftimamente estuviesen. sujetos, todos los predios ru"sticos y urbanos, census y foros, perteneciente'sal clero, 6rdenes militaries de Santiago, Calatraba, Montejo y San + 0
Tvin'n ilia _TrA-PviQn1AIn n -U OCITI TICk-MAQ Q




-48
sep'iembre fueron suspendidas las vents, En 18,56 en 23 de
de los bienes que hablan sido devueltos, por la ley d e* 3 de abril de 1845 al clero, secular; las disposiciones, contraries al Concordato de 1851 (v'ase Real Decreto de 13 de octubre de 1856) la ley de desamortizacio'n, (ve'ase Decreto de 14 de octubre del mismo alao) las de 1841 y 1855 sobre cap"ellaul'as colativas, (Decreto de 28, de noviembre de 1856) y la..redenci'n de cargos espirituales y temporales (30 de diciembre del mismo an'o) y por los Decretos de 12 de noviembre, del mismo, al'o y 20 de enero de 1857, se fijaron las reglas para la ejecucion de estas medidas.
Volvio" de nuevo la orden de enajenacion respect de los predios, rust*eos y urbanos de beneficencia e instrucci'n pfiblica, con los dema's declarados en estado de venta por la ley de 1.0 de mayo de 1855 v la de 11 de julio de 1856. Disposiciones que estan coutenidas en el Real Decreto de 2 de octubre de 1858 y la Real Orden de :12 de mayo, de ese mismo, ano; y la ley de 11 de marzo de 1859 y la Real Orden de 21 de mayo, de 1860, de acuerdo con la circular de 25 del mismo aflo, a poner en estado, de venta y reglamentar este, los bienes, census y capitals de manos muertas de character IVI. *1 propios de los, pueblos, cuyos bienes, fueron declarados, de, venta por las dos leyes, de desamortizaciola,
En 1859 celebro" la Sahta Sede y el Gobierno, de Espana con-venio en virtud del cual dicho, gobierno reconocia a la Iglesia el derecho de adquirir, retener y usufructuar, y como, propietaria absolute de todos, los bienes que le fueron devueltos, por el Concordato; se comprometio" no hacer dicho, gobierno en lo adelante, vents, conmutaciones, ni otra especie de enajenaci'n de los dichos bienes, de la Iglesia, sin la authorization que califico de necer3aria de la Santa Sede. (Ve'ase la ley de 4 de abril de 1860 y el. Decreto de 21 de agosto del mismo an'o).
9 a & .6. # *




-49
mortizacio'n de b ienes, que ya la ley de 1855 m's claram terminal su balance y donde se fijan los bienes suietos comol los exceptuados de desamortizaciola.
Para concretar nuestros proposition de fijar como en. medio de todos estos in autamieiftos y vents de bienes, es de notar que aquellos que correspondieren a cargas beneficas y los que estuvieren en fundaciones de ese character bene'fico no fueron comprendiAll "1 10
dos como bienes de la Iglesia, bien fueren pumicas o privadas di-.chas fundaciones bene'ficas y que aunque por la ley de 1849, 20 de junio, no fueron comprendidos en la venta y, si le alcanzaxe esta en la de 1855, es conciliable esta U'ltima resolution, torque la desamortizacio"n de esta clase de bienes no implica mas que un cambio de forma en los mismos y las leyes desamortizadoras no quisieron suprimir los establecimientos de esta clase, sino simplemente verificar en ellos una subrogacio n. de renta que hiciese compatible su subsistencia con la libre eirculacion de sus bienes hasta alli amortizados, por estar eia poder de manos, muertas, en su mazo de 1865, Real Orde* n de 28 de octubre de 1870 expedida- por el yor parte; citaremos aqui el decreto sentencia de nueve de marMinistro de Hacienda declarando sujetos a desamortizaci*o'n los bienes del patronato de A Lorenzo Nicolas Iba'n-ez Porcio, administrado por el Cabiddo Catedral de Cadiz y la sentencia, del Tr*Lbunal Su-premo de Justicia de 4 de noviembre de 1872 que fija esta doctrine'.
No debe perverse de vista que con posteriLoriLdad, a 1843, el
0 0
Gobierno Espal'aol hecho cargo de la a stracio'n del Hospital
de Convalecientes, y habiendo destinado el *10mueble donado para ese fin, el Convento de Belen a Cuartel de Caballeria para cum*plir con la fundacion, fija en otro lugar, que estima couvenientes 0 A -posterioridad a 1854, en aue
la Sala de Convalecientes v. aun con




no
fundaci**n ni el inmueble Convento de Bele'n perteneciente a la nusma, en las leyes de desamortizacion del ano 1855, y que aun en el caso de haber s'do as' determined dentro de la referida ley, no por esto sus bienes y eutre ellos especialmente el Convento de Belepin, que no fue vendido en la primer de'las transmissions que se hicieron en la ley anterior de desamortizaci'n, por estar expresamente exceptuado en ella, y que tampoco se enajeno en esta segunda de 1855 por el hecho de que la Administracion del Estado lo tema en su poder desde 1842 en concept de bienes pertenecielates al. Hospital de ConvaTecientes Nuestra Senora de Bele'n affect definitive y perpe'tilamente a la carga de beneficencia, seg'n la declaratoria de la Real Cedula de 5 de septiembre de 1843, puede estimarse que dicho Convento estaba in lu'do dentro de los bienes 4-el'clero o del la 11glesia y, de los que por tanto teinian que volver a ihanos de la misma, de acuerdo con las estipulaciones fijadas en la ley de 17 de octubre de 1851, articulo 38-cuya ley declare en vigor el Concordato de fecha 16 de marzo,-ratificado en 1.0 y 23 Ae abril del mismo ano-ni por lo expresado en la Real Ce'dula de 26 de nov*,*.embre de 1852*




-51
V
BIENES ECLESIASTICOS
Devilucio'n a la IgIesia.
Antes de proceder a relacionar los convenios celebrados entre el Gobierno de Espafia y la Santa Sede sobre devalue ion 'de bienes a la Iglesia con motive de los ineautamientos y los pre, ceptos dictados relatives a los pagos, y entregas de los referidos, bienes, precise fiJar cuales alcanzan el caraeter de eclesiasticos. y- si es possible admitir qu e entre estos figure los donados, por Don Di ego Evelino de, Compostela,. y que constituent la funU&.clon ben'fica Hospital de Convalecientes Nuestra Sefiora de Be-, len regida y gobernada por la Comunidad de Religiosos Belefitas, suprimida en 1841 por ley del Gobierno Espanol.
Este studio de las cosas pertenecientes a la 11glegia, lo he-, mos de realizer tomando los antecedents de las Institue.iones del Derecho Cano'nico, fuente para los demandados, segun expresan, la ma's autorizada y que p recisamente aceptamos, en todo, este debate en cuanto no se oponga a las. reglas y prescripciones de la legislaci'n del Estado, por ser en otros, tempos un derecho
A
supletorio y hoy ma's bien estatutos o reglas de una persona jurt, dica; la Iglesia Cat'Tica.
Aceptando la division "que establecen en su. mayor parte, los, canonistas respect del derecho canonico en persona cosas.. y juicios; busquemos lo que respect a la palabra gene*rica cosaff" que "se entiende todo lo que, sin ser person nt juwt.os, puede contribuir a la satisfaccio'n del hombre y a promoter el ejercicia,
A^ I &"% ^A &,% A evwv c44, &"% "" &,% 7 9




11tos, las oraciones, las ceremonies sagradas, etc,, las corporals "solo contribuyen indirectamente y como intermedia a producer diestos effects y pueden subdividirse en sagradas, religious y "tewtporales.f, .
Las cosas corporals sagradas son los, que "estan consagrad, as, "a Dios para los Oficios del culto, como las Iglesias,,vasos s agra"'dos, ornaments, etc.; las religiosas comprenden los edificios des"tinados al retire y contemplacio"n de los que profesan la vida monastic; y las temporales forman el cu"mulo de bienes indis'4pensables para la- dofacio'n de las Iglesias, del culto y de los M*It
nistros del altar"O
Como quiera que a nosotros solo nos ocupa este studio en
0.0
cuanto se relaciona con la donacion del Obispo Diego Evelino de t*
Compostela, para la fundacion que erigiLo, omi imos tratar con Mas amplitude el problema de las cosas espirituales torque claramente se ve que dentro de ellas no puede caber la dicha donacio'n que en nada se refiere a la salud del alma, ni a los sacraments, ni ordena oraciones,, ni ceremonies sagradas ni ayunos, sino que cede el citado Obispo sus bienes al solo effect i4que va referid'o de los pores enfermos convalecientes"; estudiemos, pues, las cosas corporales en sus aspects de sagradas, religious y temporales, para demostrar tambien que entre 'stas, tampoco es possible comprender Ilos bienes del Maguanimo Compostela con los que fundo el Hospital de Convalecientes Nuestra Sefiora de Bele'n.
La Iglesia, como toda sociedad, con fines, bien religious, espirituales, sagrados o caritativos y para la propagaci-on de la fe', o bien con, propo'sitos, mercautiles, necesita de medics materials de siibslstencia, y tiene entre estos las cosas corporals, clasificadas en sagradas, religious y corporals, que- forman el cu'mulo de bienes indispensable para su dotacio'n, el sostenimien'to del culto
'I A "I I IV -1 0




cion; no entrego' a la IgIesia a que pe'rteneela sus bienes; hizo una, donaci'n a la fundacion que el, creaba al Hospital Nuestra Senora de Bele'n, por y en beneficio de los pores convAlecientes. Los bienes que para el fin indicado recibieron los Belemitas y que fueroia ineautados inas tarde por el Gobierno Espanol, no constitu0 A
yeron ninquna oblacio'n en favor de la, Iglesia, III esta tuvo m puede tener ningun titulo sobre ellos; toda vez que estos constaiti en las escrituras de 1704, como de propiedad privada, del Obispo do-nante, cuya donacio"n hizo, como se ha dicho, en favor de los pobr''e s convalecientes.
Esos bienes al clamar por sus duefio.s, claman por' el Hospital de Convalecientes Nuestra, Senora de Bele'n, por lo's Tobres, I convalecientes, por la fundacio'n benefice que es a qui6n pertenecen y siauen.
Tampoco pertenecen a la Iglesia en concept de bienes propios, porque demostrado esta' en autos el origin de ellos y su propietario; no los adquirio la Tglesl*a porque tuvieran el concept, de diezmos que es "la prestacton que los files pagaban a la Iglesta I en frutos de la tierra, ganados y por otros concepts par'a. atendeP la subsistencia del culto y de sus Ministros" ni de priral.cias que son "los primers frutos de la atierra que se ofrecen a, Dios en reconocimiento de sus beneficios y tampoco la entidad Uridica Iglesia Caltolica tiene titulos & adqui 0 scion con anterioridad a las leyes de desamortizacion m* despu**s de e'sta, de, los bienes que forman la institution Hospital de Convalecientes y entre lo s- que se encuentra el Convento de Bel e**n, que como hemos probado, W puede pertenecerle por su condition y carActer especialde propiedad privada,-bienes patrimoniales de un "beneficiado" *1 es de los que deban devolverse por concept' de las distilltas estipulaciones contenida en los coneordatos y leyes que los




cion benefica que a cargo de dichos Belemitas erigio' en esta Ciudad de la Habana en 1704 el Obispo Diego Evelio de Compostela.
Y solo habremos de estudiar los pacts de entrega de bienes a. la Iglesia, contends en los citados Concordatos y leyes a los mismos reference', para probar tambien que ni por dichos, pre-, ceptos. puede la Iglesia ostentar tampoco titulo de dominion sobre el inmueble objeto de este pleito, y asi dejar evidenciadoque m por el character que pretended los deniandados dar. a d*clibs bienes, de eclesia'sticos-que demostrado esta que no lo son
-ni por las interpretations dolosas atribuidas a la R.. 0. de 26 de noviembre de 1852 pueden ostentar el character de propietarios que se han dado; sl*n que tampoco, fuera de toda justicia, y apart de razones morales, les balance la prescripcio'n sostenida.
La ley de 8 de mayo de 1849 autorizo' al. Gobierno, de Espanapara que con acuerdo de la Santa Sede en toda aquella que 'fuere necesario o convenience, veriflque el arreglo general &er le4lclero y procure la solulcio'n de las questions eclesiasticas pen"dientes), conciliando las necesidades de la Iglesia y del Estado".
tn tal virtue el Gobierno suscribio -con la Santa Sede el Concordato de fecha 16 de marzo que fue' ratificado en 10. y 23 de abril de.1851 y pesto en vigor por la Ley de 17 de octubre de este M*8mo ano que sanciono la Reina Dol'aa Isabel II.
El articulo 38 de la Ley que acabamos de citar, dispose en su parrafo 6.0, lo siguiente."Adema's se devolveran a la Iglesia desde luego y
"sin demora todos los. bienes eclesia'sticos no comprendidos en la expresada Ley de 1845 y que todavia no han s *do enajenados, inclusos los que restan de las comuni"dades religious de varones. Pero atendidas las cir94cunstancias actuales, de unos y otros, bienes, y la evi11 AM A e% f4V '1 14- A-% 'WZ Q,.,4.1)




En 25 de noviembre de 1852 se dicta por do' Isabel II una important Real Orden, Ia que entre otras cosas, se refiere a Ia devolucio'n'de los bienes eclesiasticos, comprendidos en el arti'culo 8 de Ia Ley del Concordato y cuya Real Orden -no comprende el Convent de Belen, torque no estaba determined m era su condici'n- de eclesia'stico, y que en esa fecha estaba en poder del Estado que regia y gobernaba Ia fundacio'n a que dicho Covento pertenecia.
La Reina creyendo que Ia education religiosa de las classes, pores en esta Isla, v en particular Ia de sus numerosos parvu-, los, no estaba convenientemente atendida, y las de las classes aco-FW, modadas se hallaba n- en manos mercenartas que frementemente Ia convierten en objeto de especulacion mercantil y aun a veces.. en instrumentos de reprobadas y -apasonadas miras po1UicaS__-_!por lo, que hubimos de afirmar que fue el motive politico uno de 16s principles para Ia complacencia con Ia Compania, de Jesus, que especialmente vino por lo que refiere don~a Isabel 11 a dirigir ht so'ciedad cubana por caminos solamente favorable a Ia Coro na-autorizo' el establecimiento en esta Isla de Ia CompanMa de Jesl'is y deterl* no, que se estab lezcan por ahora documento laum. 15, folio 105, Ia pieza de autos) "y a reserve de hacerlo ma's ade"lante en otras poblaciones, el Coleqio de Ia Compan'ta de Jesus,,,.. 4' 'en a1gunos de los suprimidos Conventos de esta Ciudad que os 4,epareciere a proposition y mando" ademas erigir dos casas, de Ia., Orden de San Vicente de Paul, una en Santiago de Cuba y otra en Ia Habana; otras dos de Padres- Escolapios y que las Hermanas de Ia Caridad se hicieran cargo de los Hospitales, que perte.-' necieron al orden hospitalario de San Juan de Dios comunidad




_56
cordato de 17 de Octubre de 1851, a los bienes incautados y vendi. dos y dice:, "Noveno:-Habiendo tenido a bien decretar y declait A
rar su Santidad a mi instancia en el articulo 42 del -dltimo, Con"cordato que los que durante las pasadas circunstancias hubiesen
ompra bienes eclesi sticks al tenor
c do en los dominion de Espana
de las disposiciones civiles a la sazon vigentes; y esten en posegisio"n de ellos, y los que hayan sucedido 6' sucedan en sus derechos "a dichos compradores no sean molestados en ningfin tempo ni 44manera por Su Santidad ni por los, Sumos Pontifices sus sucesores antes bien asi ellos Como sus causahabientes disfr-utaran se4 1 gura y pacificamente la propi-edad de dichos bienes sus einolu9 pimentos y products; os encargo cuideis como Vice-Patrono de que por nadie iii bajo ningu-n concept, ahora ni en tempo algutilao sean molestados, ningun comprador de los bienes pertenecien"tes a las comunidades religious de la Isla que este en possession de ellos, conform a las disposiciones a la saz **n vigentes, ni tamtipoco los que hayan sucedido o sucedan en sus derechos- a dichos .49 .
compradores, los cuales han de seguir disfrutando segura y. -Patici 0 ficamente como los demas de su propiedad. Por tanto os ordeit 'r *
no y mando que guardeis, cumplais, ejecuteis y hagais dar
4 cumpl id y ej ecutad cuanto en esta Mi Real C' dula va dispuesto, por ser asi mi voluntad y que de ella se tome razo'n en Mi Conse"jo de Ultramar y se refrende por sus, Ministros Semaneros. Dada en Palacio a ve inte y seis de noviembre de ochocientos
ticincuenta y dos. Yo la Reina".
En cuanto a los bienes eclesia' sticks que la citada Ley del Concordato (articulo 38) declare que deben devolverse a la Iglesia, dice esa misma Real Cedula lo que sigue: "y estando resuelto por




-57
44sas y no hubiesen sido enajenadas, mas por cuanto no puede tener aplicacion en esos paiLses la conversion de aquello en inscrip...i, clones intransferibles de la deuda del Estado, Como ordena el mismo articulo y deseando Yo suplir en la forma ma's adecuada, a esta disposici'n. Quiero que terminado que sea el inventario se C'extienda por el Superintendente eu Mi Real Nombre obligacioia formal a favor de la Iglesia y en su representaci'n de los respectivos Diocesanos donde radiquen las fines de invertir en, sus' nieces on y so numen*dades y con preference en la manutenci' Ste
"to de los institutes religious a que se contrae la prese-nte c'dula, mediatee estar asegurados por la que tuve a bien expedir en 30' "de septiembre U'ltimo, la dotaci'n del culto y clero secular de la, "Isla, todos los products que se obtengan de la venta a censo, que
0
"de los nu*smos bienes ha de hacerse, conform a las instructions, "que Me reserve dictar con presencia de lo que, de acuerdo, con dicho Superintendente y Reverendos Prelados. Me informarels, "sobre el part icular.-Sexto:-Igual aplicacion tendran las li0 e 0 A
"mosnas de misas, amversarlos, cultos de magenes y otras fun, 0
"daciones pi*adosas que hubiesen estado a cargo de las suprmu*dag' C4congregacioiaes religious, a euvo effect. dictareis segun previei4ne en el articulo 39 del mismo Condordato, las disposiciones con44
venlentes para que los particulars cumplan las, cargas de esta, 46clase a que estuviesen afectos sus fines; lo nn*smo que los Cora"pradores, de los, bienes nacionales que los hubieren adquiridos, 44con esta obligacioln, slendolo de Mi Real Hacienda satisfacer la&
que resulted contra los, que hubiere vendido Como libres.-S ,Pti. 6 4 mo *.- Estos census, y cantos, products, provengan de los ex"presados, bienes que se recaudaran por Mi Real Hacienda con enL L 1 0,0 1 1 1 A I




58
dosos, que de conformidad con el Muy Reverendo Metropolitano 4'de Cuba y Reverendo- Obispo de la IE-Iabana en su caso Me pro6pusie'seis y Yo tuviese a bien aprobar; declarando como desde ahora declare, que de estos foudos han de satisfacerse con pre"ferencia a cualquiera otra obligaci'n las pensions que hoy disfrutan los religious exclaustrados procedentes de los suprimidos Conventos de esa Isla, como tambien los que, sin serlo, la tengan asignada por esa Junta de Autoridades, con el fin de tender al culto de a1gunas, Iglesias de los propios Conventos, "Imientras- permanezean reunidos, en comunidades o no obtuvie'-, 144ren otra renta".
Demostrado esta' que, esa Real Ce'duda no ordeno entregar ni a-la Iglesia ni a la'Co*mpania ae Jesu's el Convento'de Bele'n, y solo Autokizo al Capitan General de la Isla, para aloj ar a I a* Com-' pania Icitada e n- cualqu'*era de. los suprum* dos Conventos: que con xespecto a, los bienes Ide, character eclesia'stico 'solo dispuso que fue-r ran respetados, en la tranquil y pacifica posesio'n que tuvieren 1as personas que hubier"n adquirido bienes procedentes de las'' incantaciones; y que-,*-'en cuanto a los que, por no haberse vendido debian devolverse a la Iglesia, se proceed a former inventario y que se dediquen jos . products que de dichos bienes se ob- w ton -an, de la venta a censo, conforme con las instructions que so dicten al sosten*m*ento de -los Teligiosos y comunidades; y aun-en el apartado.,60. todavia es ma's terlDinanto esta Real ,disposici'la, cuando ..orden.a qu* de acuerdo con el articulo .39 cle la.:Ley..del Concordato, se. dicten las medidas-convenientes paraque los particulares.cu nplan las cargas de fundaciones i dosas a quo estuviesen afectos sus, fliacas. v declare que la Real 'Hacienn III n Al A fl cl CN 4" C4 -Pei &M f% I" A ; AIAL SN C4 Y1 n "*I cl C4 Z111"I C% C4 C4 f4 I'VI f%




59
de, eclesiasticos a los bienes de los, Belenn' stas,-Real Cedula de 5, de septiembre de 1843-y que especialmente se refiere a los bie..* nes entre los ".cuales estaba comprendido dicho Convento de Be,*# Mon. Y la Real Ce'dula de que nos vemmos ocupa do en este'estudio que es aplicable en lo general- 'a bienes eclesiasticos 'y que para su entrega, repetimo's, se reserve' el Gobierno, de, su Majestad las iiastrucciones pertinentes. (Vease documents nu'niero-15 folio 109 vuelto lifileas 7 y 8 de la primer pieza'de autos
Esto seiatado viene a demo'trarse de una mantra clar'a y categorica que la Real Ce"dula de 1852 no le dio character de eslesiastico a los bienes procedentes de la donacio'n del, Obispo Com-postela que le fueron M*caut.ados a sus A stradores, Belem]*.-,tas donde despue's en uno de dichos bienes, el Convento de Bele'n, el #0
Capitaba General libremente determm*o alojar la Compania de Jesus al ser autorizado su establec*m*ento en* esta -Lsia por la citada. Real Cedula de 1852. Y por todo ello p'rob'ado tambi' a la
Iglesia M*, se le devolvio tal hamueble, 'i se le dio** posesioll por ningun concept, ini disfrute.de 61 en gun caso; que la otral en-,
n
tidad, la Compaffl-a de Jesus fue alojada en 61 tantas veces.eitado Convent de Bele'n, de acuerdo con .1a, umea, disposicwn,.de esta Real C'dula y del Decreto del Capitan General de la Isla de .30,
septieinabre de 1853 que figure al folio 120 de la prmera pieza, de autos, en el documents number 16 y que-ldice asl'*, "El Excelen-*_1
isimo Sr. Gobernador Capitan General,se ha servido disponer 9.6que la, parte del edificio, del. Convent de Bel e'n en que estaban. "situadas las habita6iones deE. S. General Segundo Cabo y las' "Oficinas de la Direccion, General y P. M. de las Armas quede."desocupado para el alojamiento en dicho punto de la Congrega--c 0i'n de P. P. Jesuitas. Lo que de orden de S. E. se coinaunica a-




-60
va cara' er que toda vez que el gobierno
et, pretend
e- lerse de ese'
de Espana no se los confirio'.
Los titulos en que funda su. derecho la Iglesia Cato'lica y la Compahi"a de Jesu's respect del inmueble Convento de Belen y, que los hacen aparecer de las interpretations dolosas dadas a la Real Ce'dula de 26 de noviembre de 1852 y a las disposicio.es posteriores del, Capitan General de la Isla de Cuba, que en cumplimiento de esa Orden superior alojo' a la Com pal11'a de Jesu's en el referido Convento sera' motive de nuestra atenci'n separadamente, para estudiar alli tan--ibie'n el problema relacionado con la
-posesion que alega tanto la Iglesia Cat'lica como la Compa'ia de Jesu's para estimar prescrita toda acci'n intentada en esta demanda, y por ende el nacimiento de un derecho a favor del com'n Aemandado.
Terminemos, pues, este studio respect de los bienes eclesia'sticos y su devoluci'n a la Iglesia, citando los distintos conveMios y disposiciones, que posteriormente a esta fecha de 1852, se,celebraron r el Gobierno de E robusy sancionaron po spana, que
fecen precisamente la tesis sostenida en nuestra demand, aun#0 a
que no es possible fijar la aplicaci'n de ellos ni en sus epocas ni en la presented, por el hecho ya sentado de que la fundaci'n del 'Hospital de Convalecientes Nuestra Sefiora de Belen bajo la admiiiistracion del Gobierno de Espana conthmaba sostenida por
-este, aunque el edificio o local destinado -a este especial fin,
-fuera distraido de su objeto, primer para alojar la tropa y des-pues para alojar tambien a la. Company P a de Jesu's, sin que por vesto perdiera su. especial condici'n ni se le library de la carga a que estuviere affect; y cuyo studio demuesira que dentro de esta
-clasifficacio'n. de bienes eclesiasticos y la obligation de su devolucion ilunca estuvieron comprendidos los que en esta demand,




61
Por ciento y Para representer por inscripciones de la misma especle el resto de la dotaci'n del culto y clero, conservando la Iglesia el derecho de adquirir los consignado en el articulo 41 del, 'Concordato ya citado del al'o de 1851. La Ley de 4 de abril de 1860 mando' observer el convenio con la Santa Sede de 25 de agosto de 1859 y que se refiere precisamente a la authorization ya prevista, en la de, 4 de noviembre que se acaba de citar; y por Alti mo el convenio de 12 de julio de 1904, que modifica el Concordato de 1851, en que se refiere a los gastos del culto y clero, sin que Jp
en relation con los bienes eclesiasticos, ni aun los que pueden tomarse como tales, encontremos disposiciones dignas de aportar en este asunto,




_62
VI
BIENES DEL OBISPO COMPOSTELA; HOSPITAL DE CONVALECIENTES NUESTRA SERORA DE BELEN
Hemos visto ya de acuerdo con el R. D. de 27 de abril de 1875 lo que, son bienes de beneficencia y el character especial de 'sto.s, doude positivamente, se encuntran incluidos los del Hospital de Convalecientes Nuestra Sen'ora de Belen; pero vamos ahora a,. demostrar que esos bienes ni aun por pertenecer a un Obispo,
A
a.un beneficiado, puedeia estimarse de character eclesiastico, toda' vez que es facil encontrar precedents a'n dentro de las propi*as 11astituciones, del derecho can'nico, de la facultad de disponer libremente de ciertos bienes, conform a la legislation civil del pais I que tenian los inistros de la Iglesia como fue' el -Obispo Compostela.
Los cl'rigos podian tener dos classes de bienes; unos llamados patrimoniales, los otros llamados, profecticios. De los primers podian disponer libremente como cualquier otro ciudadano; los segundos corresponding a la Iglesia, por pertenecer el dom'M**O a ella y ser de los que, ostentaban los clerigos, en virtue del ministerio de que estaban revestidos, (Ve'ase Libro III Tit. 25 de las Decretales, de Peculio Clericorum).
Los cle'rigos hasta despue's del siglo XII no pudierou tester respect de los bienes profecticios, tanto muebles como inmuebles; y ya desde la epoca sen'alada se introdujo la modificacion de aceptar este acto de U'ltima voluntad respect de estos bienes pero que solo tiene lugar para los effects del fuero externo, toda vez que dentro de la Iglesia los antiguos ca'nones no han sido, deroga-




63
dad no obligaba hi suietaba a cargas, y gravamen de character bene'fico perpetuamente como tambi en as i lo, dispuso, bienes de la Igiesia y que formaren su peculio de character profecticio, del que no podia' disponer en esa, forma, bien sabia el Obispo Compostela, que disponia de bienes propios y que hac 'a ces' "n de ellos con la misma autorizacioia que le otorgaban los canoes de la Iglesla de que era figure prestigious.
En los, documents que figuran en autos marcados con los humeros 4, 5 y B de los que correspondent los folios del 7 al 47 .0 0 1
ambos inclusive de la primer, pieza de autos, estan, pertectamente comprobadas las afirmaciones que el Protectorado de la Beneficencia public ha hecho respect de la ereecio'n de una fundacio'n (le cara'cter permanent, por Diego Evelino de Compos0 V
tela y especialmente benefica, por su atencion directamente encaminada a los pores enfermos convalecientes; demostrado tam-, bieAn que los bienes. donados para la dicha fundacion son bienes privativos que constituyeron los.- de carakter patrimonial del peculio del citado Obispo y que ni en ese moment, ni despue's de la donacio'n pudieron nunca revestir el character de religious; y probado asi mismo que aunque de ellos se hubiere incautado, el Gobierno Espanol cuando la supresio'n de las Ordenes Religiosas e incautamiento de los bienes de la Iglesia, no se libero a estos bienes de la especial carga a que quedaron afectos, no solo por su do nante, sino por la R. 0. de 5 de septiembre de 1843; y, por 'RLMO, probado igualmente que la fundaci'n bene'fica fu' siempre regida, respetada y sostenida, en cumplimiento de la voluntad. de su fundador, por el Gobierno de Espana tom, la
, que o a su cargo
administration de los bienes destinados a la misma; y todo esto por si, constitute la negation mas rotunda e ind*scutible para que




64
No tie-ne titulos originarios, la Iglesia ni ia Compa a
Jes Us. Veamos, pues, Como los, credos a la sombra y en mo10
mentos de ofuseacion en que cesaba' un Gobi erno para nacer nueva situaci 'n political en la Isla, dolade los element' rezagados de la evacuaci'n al9unos de los cuales preparaban ya en magnifficas valijas sus altars, ornaments y bibliotecas, para salir rumbo a la Peninsula, renunciando al alojaiento que le diera la complaceia6ia del gobierno caido, a camA 10
bio de aquella instruction que indico' se diera, por la Compama de Jesu's a la juventud cubana, que comenzaba a ser dirigida por los primers, sol'aadores de la Libertad; son los, titulos formados para hoy discutir con mengua de la caridad cristiana y olvido de los ma's elementales, precepts que Jesucristo predicara, el destino que para Hospital de Convalecientes pretend dar al Convento de Belen, el Protectorado de la Beneficencia Plhblica.




;sEuuNDA PARTE
LOS TITULOS DE DOMINION DE LA IGLESIA CATOLICA
DE LA ISLA DE CUBA Y DE LA COMPARIA DE JESUS
SOME EL CONVENT DE BELEN
Probado esta que los titulos de la Iglesia Cat'lica sobre el Convent de Bele'n no estan en su misma ereecion ni en ningun acto o declaratoria, del Gobierno de Espana, anterior a 1854; situacio'n que alcanza, igualmente a la Compa'ia de Jesu"s, cuya existence o vida juri'dica en esta, Isla, nace Aespue's de la Real Ce'dula de 26 de -noviembre de 1852.
Veamos, pues, si con posterioridad y por el hecho de la ocupacio'n que la Compal'ala de Jesus ha tenido y tiene del referido,
A
-nmueble, ha. alcanzado su. dominion para si y en beneficio de la Iglesia; no sin antes consiguar que estamos en estado de sanid-ad de J. uicio y que a buena fe y mas convencidos sostenemos que el virtuoso Obispo Cat**lico de la Habana, el.Cabildo Ca teA 1 0 it
dral, su Senado y la Compania, de Jesus, se reunieron con preA
cspitacio'n rayana en vertigo" quebrantando, como au'n hoy lo ratifican por medio de su Letrado Director, el mandamiento de su ley, que prohibe a todos sin exception 'alguna codiciar los blends ajenos, para inscribir el Convento de Belen a su favor ilegalmente,
Esta no es sok afirmacion nuestra; un diario de esta capital en 21 de e*nero de 1899, dijo lo siguiente:
"El Convento de Bele'n"
Segu'n se nos dice esta camino de Washington y enviados




-66
pana pose a en la Isla, el edificio del Convento fue' traspasado 194a los Jesuftas por escritura public firmada ante el Notario "Lancis. Tres dias ma's tarde, el 26 del propio mes de Agosto el "Registrador de la Propiedad con precipitacio"r inusitada, dio' 4'entrada en los libros al legal traspaso.
"Entre los comprobantes., que se le envan al Secretario de "Ila Guerra, para demostrar de uina mantra official y conviiacenI'te que el Convento es propiedad del Estado, que los Jesuitas lo
indebidamente y que por el Gobierno Espan'01 se violo # A
el Protocol, figure la R. 0. que se comunico al Gral Callejas 44 cuando este, exgobernador general y que en su oportunidad se publicc" oficialmente, disponiendose queno hay derecho, ningugino para que los Jesuitas pidieran se les these la propiedad del ."Convento de Beleia, ni traspaso para que el Gobierno.Espano1 "hiciese tal cesio"n.
I I Se nos asegura que arenas se reciban por Mr. Alger los do196cumentos que se le han enviado, se restituira al Estado de Cu4 Iba el valioso edificio de que ha pretendido despoiarlo Espana i9en los estent6res de su Soberaial'a en la Isla".
Y ya pasemos a estudiar uno de los ti'tulos h1vocados.




-67
NI LA COMPARIA DE JESUS NI LA IGLESIA CATOLICA
PUEDEN INVOCAR LA PRESCRIPCION COMO MEDIO PARA ADQUIRLM
EL DOMINION DEL TITULADO CONVENT DE BELEN
n
Entre los titulos que la Compa'la de Jesu's dice que tiene para justi-ficar su dominion actual sobre los bienes dejados por don Diego Evelino de Compostela, sefiala la prescripci'n. Y de estonos vamos a ocupar con ciudado, no torque sea dificil demostrar que en este pleito la prescription es una exception improcedente,. smo torque este argument es el de ma's bulto que pudieran presentar los demandados. En realidad la primer observation que se ha venido a la mente de todo el que ha estudiado o seguido de cerea esta cuestiola, es la exclamation corriente que estamos cansados de oir: Pero si los curas hace nia's de 50 afios que estan If ah"
Esta circunstancia, como podra comprender el Juzgado, la hubo de tener muy en cuenta el Protectorado de la Beneficencia antes de interponer su demand, torque es no' ya elemental, sino rudimentario para cualquier estudiante de derecho, el que las coA
sas se ganan y se pierden por prescription; y a nosotros aunque no muy practices en el latin, se nos tiene que conceder tambie'n que no lo ignoramus,,
Efectivamente, la prescription es un medio legitimo, de adquirir la propiedad ajena y, locos seriamos si le negaramos efica..w. cia en la ley, donde tiene vida arraigada, o si le discutiLeramos su just ificacio'la ela la doctrine, constandonos que el mismo C*cero**n,.. elevandola con su grandeza de estilo la denomina "Patrona ger.AD "T __ a dI A




Prescripci'n
Esta, institucio'n juridica, que vive en el derecho positive de. los pueblos moder-nos, y que arranca, su existence desde la misma ley de, las Doce Tablas (usucapio) costa, de dos elements, la posesio'n y el tiempo. Esucapio est adiectio domino, per conti. nuationem possessions temporis lea., e definite, segun dijo Modestinus con la clarividencia jur'dica, que puso siempre en sus defiA
mciones, y segun dijo 'Ulpiano, aunque coucretandose a la legislaci'n de la, epoca cuando express* : est dominii adeptio per continauNonem possemoms annt vet wennu: rerum mobillium anni mmobilium bienwit.
Veoamos separadamente estos, dos elements,
Tempo
El art. 1959 del Co'digo Civil sen'ala para la prescription, Ilamada, extraordinary require ni e 1, torque no r buena f ni justo
tulo, el lapses de treinta aflos, cuando dice que: "se prescriben., "tambie'n el dominio y dema's derechos resales sobre los bienes, 1=Uebles por su possession -no interrumpida durante treinta anos, Lapsos de tempo que accept, de la Ley XXI, Tit. XXIX de la Tercera, Part'da que express : Treynta afios continuadamente, "o dende arriba seyendo algun ome tenedor de alguna cosa por qual mantra qwer que ouiesse la tenencia, que non le mouies49sen pleyto sobre ella, en todo este tempo, ganarla *1 a".
De suerte que dando por sentado que los, demandados pudieran alegar eficazmente el tempo transcurrido, y que con el mismo cubrieran todas las. prescripciones ordinaries y extraordinarias de la legislaci'n anterior y de la presented, vamos, a ver si el otro element, tan important o ma's, que el tempo, ha sido tam'-




69,
los, aficionados a especulaciones juridicas, cada, una de estas palabras revelan un orden de cosas absolutamente dist]*Mto; a tal extremo que en sentido juridico la, palabra, tenencia esta' con rela-, cion a la. palabra, possession en el orden de la parte al. todo.
Efectivamente, dejando la palabra a Baudry-Lacantinerie, coplamos de la'pa'gina 723, tomo 1', 1908, el parrafo 1293 que .traducido honorablemente, tal como lo encontramos y no como lo querramos encontrar dice lo siguiente: "Elementos de la posesio'n. Son dos que se designan en la doctrine, con el nombre de iicorpus" y "animus" (el hecho y la intenci'n)
Priniero, El corpus consisted en ejecutar un acto material o "juridico, por el cual se manifiesta, el ejercio, del derecho poseido".
"Si se trata de la posesi6n del derecho de propiedad se tiene 4 el corpus cuando se fiene la cosa, bajo la rnano, de suerte que se 44
pueda comportar con relacio'n a ella, como un dueno. Segundo: "El animus es el element intentional de la posesio'n. "El vivifica por asi decirlo el corpus y le da su signIfficacio'n; vie6tne a ser la conciencia, de la posesio'n. Tener el. avhims es tener "la, intencio'n de ejercer un -derecho como t*t ilar de ese derecho "En la posesio'n de un derecho de propiedad, el anhitits no es otra, 44 0
cosa que la voluntad de comportarse co,o propietario. animus ""rem sibi habendi., anii,),ius dowtini.
"La, reunion de esto s dos elenientos constituent la, posesi'n "verdadera. La intenci'n sin el hecho no basta. El hecho sin la, 44, 10 A A
intention no es mas que la simple detentacion que no consi-gue
*,P
"las ventajas juridicas de la, posesion9l.
Y ma's adelante (parrafo 1293 bis): "el concurs de los ele"mentos de la possession (corpits, anhims) es necesario p ara la, adquisici'n de la, possession
Se -Donen des-Dues v a. r i i os e. i P. m -DI os -Darn. de.mostrar In. tnn-




t4una persona. Poses *0"n civil es esa misma tenencia o disfrute uniI' dos a la intenci'n de haber la cosa o derecho como suyos", tampoco es nueva, el mismo Paulus de quien parte el criteria, decia: "Adipiscimur possessionem corpore et animo, nequ.e per se ani11(mo., ant per se corpore", y la Ley la. Tit. XXX de la. Partida Tercera, eon su expression ruda, consign que "possession tanto i4quiere decir como ponimiento de pies, E seg'n dixeron los sa"bios antiguos, possession es tenencia derecha que ome ha en I'las cosas corporals, con ayuda del cuerpo e del eiatendimiento".
Y a tal extreme es, esencial a los effects de la prescription que la posesio'n reuna esos dos requisites, que a mas de lo expuesto sobre Baudry y sobre Paulus, se nos ocurre" citar en demostraci'n de firmeza la Ley VI, Tit. 4,', Libro 4.* del Fuero Viejo de Castilla, que express que "Ningund Cristiano a' Judio 9'nin Judio a Cristiano non puede toller eredat uno al otro por 46 J*
alao e dia, si non mostrare demas como lo compro o Como lo
* 0
9 gano por alguna ragon derecha y dentro de la legislation m"! mediatamente anterior a nuestro C'digo Civil, que invocan los demandados, la Ley 6.", Tit XXX, Partid'a Tercera, que dice; 4.9 ganar queriendo a1gund ome alguna possession de castillo, o de casa, o de otra cosa qualquier', ha menester que faga dos co4 sas, la vna que haya voluntad de la ganar. La otra que la entre 6 por si corporalmente e la tenga, o otro alguno por 61 en su 4 nombre. Y si alguna destas dos cosas le falleciesse non la podri'a ganar
Y nuestro C'digo Civil fiel a esa tradition Jur'dica tiene declarado en su articulo 447, textual y houradamente copiado, que: "solo la possession que se ad.uierey se disfruta, en concept "de dueno, puede server de titulo para. adquirir el dominion .
De modo que aunque pudieran levantarse teorias contra la




71
principios. de 'moral. Asi es que con el transcurso de los, an'os el ladro'n puede llegar a adquirir el dominion de la cosa maguer fuesse furtada, 0 forgada 0" robada segun expone la citada Ley 21, Tit XXIX, Partida Tercera y hasta el articulp 1956 de nuestro C'digo Civil lo Ilega a consagrar. Y como consecuencia del rigorismo l6gico que produce la teorfa del "animus domine" en la posesio'n, se le niega, en cambio, al precarista, que en ninA 00
gun caso puede obtener el dominion de la cosa por prescripcion. Y esto se explica, torque el derecho, graciosamente, no puede dar a nadie ma's de lo que su voluntad desea, mas de lo que su inA
tencion supone.
Los demandados, mutilando segun su costumbre la ley que copian, invocan como atigente a su caso, la Ley 21, Tit. XXIX de la Tercera Partida, pero en cambio se callan la ley posterior, es decir, la Ley J.a Tit. 8.*, Libro 10 de la Novishna Recopilacion que consagra loque Ilevamos expuesto respect del precarista. Integramente la copiamos a continuaci'n. "Todo home que "demandare heredad a otro, o otra cosa qualquier, s* el tenedor "de la heredad, o de aquella cosa que le demandan, quislere ampararse por tempo, e dixere que afio e dia, es pasado que lo tuvo en paz, e en faz, entrando y saliendo, en la tierra, o en la Villa el demandador no le respond el tenedor de la cosa,* ite si el tenedor de la cosa no pudiera esto probar asi como, man.a
"da el Fuero; mandamos que respond al demandador. E si tu..;.
00
vo, la heredad 0' la cosa en penos, o encomtelnlda., 6 arren I "alogada 0' forzada no se pueda desfacer por tempo, asi Como
a
queda dicho es en esta ley. Ca estos a tales no son tenedores por si, mas por aquellos de quien tienen la cosa".
Y que esta *'Itima ley citada es perfectamente applicable a Ir).q en.,qnv P-n mip, dp. -nrPqe.riiiei '-n qp frnfp_ q.-nfP.riorP,.g .9.1 C'difrn Ci-




miento. E por eude.quanto tempo quier que ellos las tuuiesseu 44assi, non ganarian, el senorio por ello. Pero aquellos que tienen i4a feudo a1gund heredan-dento, 0' han ende el vsofructo dello 0" I'lo tienen, a censo daiado cosa cierta por ello cada ano, si fueren "apoderados de aquellos heredamientos, ganan Ia possession "dellos. Pero en saluo, finca el, senori*o a sus due'os: de mantra, 44que estos tales por tal tenencia como esta non ganan Ia pro9'priedad dellas, quanto tempo quier que las tengan".
La necesidad de poster las cosas como duefio, es decir, el ammus domino que tan s'lidamente arraigado viene en Ia legislaci'n, aparece consagrado reiteradamente en Ia j*ur*sprudencia de los Tribunales.
Por sus sentences de 23 de. f ebrero y 16 de abril de 1859; 15 de abril de 1860; 21 de diciembre de 1861 17 de septiembre de 1864; 24 de abril de 1865 26 de junio de 1868; IS de marzo de 1874 y 29 de septiembre de 1873, el Tribu'nal Supremo espanoi tiene declarado que "Ia posesi*o*n o' tenencia por arrendamiento, "encomienda o' por fuerza, no sirve para prescribir el, domm**o segunlas leyes 22, tit. 29 y ley 5.0' Tit. 30 de Ia Partida Tercera it y 10 a I Tit. 8.* Libro X1 de Ia Nov'sima Recopilaciola,,porque lino son tenedores por si mas por aquellos de quien Ia cosa tie9t
Inen
Asl' mismo por su sentencia de 26 de junio de 1868, el proplo Tribunal tiene declarado que "Ia mera tenencia de bienes, "careciendo de las eircunstancias que requieren las leyes para, ig .0
estimarla derecha y ostensible, no puede segun Ia ley 10, Tit* "Xxx, Partida Tercera, y sus concordautes, ser calificada de posesorlo a los effects de Ia prescripcion, ordinaria en esta sentencia nos parece distin *r los fundamentals precepts del derecho canonico, consignados en Ia. Decretal D."




Y nuestro Supremo Tribunal de Justicia confirm en un todo cuanto se lleva expuesto en su sentencia do 26 de octubre de 1900, ya referida, cuando express honorablemente copiado: "la "declaracio'n hecha por la Sala como resultado de su aprecia4 1 ci'n de la prueba de que el autor ha pose'do- en precario la "finea que pertenecia como duen'o al demandado, excluye la po"sibilidad de que aquel la hubiera podido adquirir por prescripciola, torque esta exige, como uno de' sus requisites, que a la 94posesion material acompane el ti'tulo o' car-acter de duel"lo." (Gaceta de 28 de marzo de 1901).
Con lo expuesto no cabe, pues, dudar que la posesi'n juridica, *la posesio'n civil que pudieran invocar la Compania de Jesu's o la 11 es*a Cat'lica sobre los bienes do don D*ego
gl 1 0 1 Evelino de
Compostela, require los dos elements expuestos: animus y corpus. Vamos a ver si efectivamente la tenencia de ellos goza del-. element intentional del animus,
Y como el tempo transcurrido desde el 11 de agosto de1854 hasta la fecha, que es desde donde hacen partir los demandados el inicio de la prescripcion que invocan, aparece por sus actos dividido en dos periods nosotros nos vamos a ocupar tambien, seg-dn la logical lo inipone, separadamente de cada una do ellos; estudiando la prescripcion desde el 11 de ago'sto de 1854, hasta el 27 de agosto de 1898, en que se inscribi' en el Registro de la Propiedad del Mediodia de esta Ciudad, a favor de los demandados, el Convento' de Bele'n; y desde.esta fecha, hasta el dia 19 de marzo de 1915, en que fue presented, por el Protectorado de la Beneficencia, la demand, motive de este juicio, con lo que forzosamente se ha interrumpi-do toda prescripcion.




-74
XE
LA -COMPARIA DE JESUS Y LA PRESCRIPCION EXTRAORDINARIA 1854-1898
Desde el 11 de agosto de 1854, en que el Padre Bartolome' Munar, recipe el edificio del Convento de Bele'n, en nombre de los Padres Jesuitas, hasta, la fecha, los demandados tienen reiteradamente expresado el character de precaristas con que poseen.
Efectivamente; a fojas 165 de la prhuera pieza. de. autos, documents n 202 umero costa la certification del Archivo Nacional relative a u-na comunicaci'n del., Padre lpii-a, Rector del Colegio, de Belen, de fecha 23 de mayo de 1885, en la que literalmente express, en ]a parte pertinent, lo que sigue: "La, finca, 49 aque se hace reference en la adjunta papeleta no pertenece a 44la corporation religious que el firmante represents, pues es "propiedad del Estado. En cumplimiento de disposiciones supe.0
44 riores del Gobierno Supremo de la Nacion, el Gobierno GeneA
4 ral de esta Isla, install a los Padres de la Compama de Jesus 44 en el ex-convento, de Bele'n, con obligation de tener en 61 un "'colegio, de primer y segunda ensefianza etc.".
Y en el mismo escrito- de contestacion, pagina, 73, la Compania de Jesu's demandada, manifiesta: "que el Reverendo Pa"dre Ipina, no se equivocaba en 1882, al decir'que el Convento do "Bele'n no le pertenecia, a la Compani a de Jesu's que el representaba
No hay para que insistir. Por actos propios de uno de los demandados, se revela que aunque tuvieran la tenencia de la co sa, esta, no la di8frutaban en concept de duen~o. Nos basta, pues, lo consigmado para comprobar, de acuerdo con los precepts le-




-75
m
LA IGLESIA CATOLICA Y LA PRESCRIPTION EXTRAORDINARIk 1854-1898
Es esta la U'ltima trinchera que 'queda, a los demandados, dentro del campo de la prescription, para, contester, o mejor dicho para excepcionarse de las justas pretensions del Protectorado de la Beneficencia.
Afortunadamente Para ma's claridad de la, tesis que sustentamos, tambi'n la contraparte, como no podia por 'enos, senala como elements necesarios de la posesio'n civil que conduce al domillio: la voluntad o el animo y la tenencia, o el cuerpo, segun express en la pagi*na 73 de su escrito de contestacio'n, la. tantas veces citada, Compafiia, de Jesus.
Veamos literalmente su argument:
Si conform, a la ley 6.1, Tit. 30 de la, Partida 3.a, vigente en 1854 Ganar queriendo a1guno ome possession de castillo "o de casa, o de otra, cosa, cualqui*era... ha, menester que haya
A
"voluntad de la ganar... y que la, entre por si corporahnente e "la, tenga, o otro alguno por e'l en su nome. .. Es de toda, evidencla que la, Iglesia gano' en 10 y 11 de Agosto de 1854 la, poA
sesio'n del Convento de Belen, torque concurrieron entrambos
-uisitos integrates de la posesi'n civil- a saber:'la volu-n"tad o el anmo y la tenencia o el cue*rpo, como lo dem'estran "las siguientes pizzas documentaries : -la, primer, en la, Co"Muni-m-, gicacio'n que el Capitan General dir*g*o' al Diocesano en 8'-de"Agosto de 1854, para hacer la entrega, del Convento* la, segun *' da es la, que dirigio' el Maestre Escuela. de la, Santa Iglesia' Ca--




-76
N1# por los documents citados de 8 y 11 de agosto de 1854 tuvo la Iglesia, un solo moment reunidos en su favor el anl*mo o voluntad de adquirir, ni la tenenciao ellcuerpo de la cosa cuya prescripcio'n invoca.
Vamos a demostrarlo. El documents de 8 de agosto de 1854 dice textualmente:
"Exemo. e Iltmo. Sor. Habiendo determined entregar a V.. "E. 1.7 en cumplimiento de soberanas disposiciones el Convento de Bele'u, que hasta ahora ha servido de Cuartel a uno de los batallones de esta Guarnicion, lo participo a V. E. I. para que el viernes proximo a la hora que lo tenga a bien, nombre las per4 isonas que deban hacerse cargo de este edificio; part icipandoine"lo oportunamente para dietary la orden de entrega con las forina"lidades debidas. Dios guarded a V. E. 11. ins. as. Habana 8 de "Agosto de 1854".
Puesto que ese es el titulo invocado como demonstration del lanimo en favor de la Iglesia y dicha carta se ex a -10 A pialo en cumplimiento de soberanas disposiciones, vamos a ver si esas soberainas disposiciones daban a la Iglesia la propiedad del Convento.
La Real Ce'dula a que se refiere dicha carta, cuando expre-sa "soberanas disposiciones" es la de 26 de noviembre de 1852, que en su apartado tercero, que es el atingente al caso, express literalmente:
"'Restablecida para las Islas Filipinas la CompaniLa de JeSus que tantos y tan selfialados servicios ha prestado a la Reli"gio'n y al Estado y considerando o que puede prestarlos todavia, de grande importance, asi en las parroquias y doctrines que 49se'erijan en los punts mas despoblados de la Isla, como tam"bie'n en la ensen'anza secundaria superior, que con el mejor e*xito para los alumnus y sa'ti'sfacci'n de. los padres ha desempenado .1 it 0 11 10 11 A 'I 'I _Vr




77
en otras poblaciones Un colevio de la Compania de Jesu's en algunos de los suprimidos convents de esa Ciudad que os pareciere i9a proposition, con obligaci'n de encargarse de la educacio'n secundaria superior, con arreglo al plan que Yo aprobare y sin perj ul..i. cio de que se empleen asi' mismo sus individuals en cuanto lo, peri9mitan su iaumero, en el servicio de las nuevas doctrines y parroi4quias que como patron tuviere".
De suerte que la entrega a que se refiere la cita;da comunicaci'n de 8. de agosto de 1854 y que -efectivamente se efectuo' en 11 del mismo mes y afio, no era con otro fin que con el de dar cumpliniiento a esa "soberana disposicion" es decir, "con la de dar alo"jamiento en dicho punto a la Congregaci'n de los Padres Jesuitas", como ya en 30 de diciembre de 1853 lo habla dispuesto el Gobernador Capitan General Jose' de la Pezuela, segu"n el documento cuya copia certificada costa a fojas 120 de la primer pieza de autos el cual copiado literalmente dice as':
"Gobierno y Capita. Gral.-Secretaria militar.-El Excrao Sr. Gobernador Capitan General se ha servido d isponer que la "parte del edificio del Convento de Bele'n en que estaban situadas "las habitaciones del E. S. General 2." Cabo y las Oficinas de la "Direcci'n Gral. y E. M. de las Armas quede desocupada para el 9 Calojamiento en dicho punto de la Congregaci'n de P. P. Jesuffas, "Lo que de orden de S. E. se comunica a la Secretaria Poli Otica pat 4 a
ra su colaocimiento y dem's effects. Habana 30 de Diciembre de "1853.-Jose' de la Pezuela.-Rubricado".
Corpus
Un instance, en 11 de agosto de 1854, quizas los minutes nesesarios nada ma's para extender una firma, segu'n result de las dilijyP.ne.iq..q nlip q.1nn.rPep-n .9.1 fi-n.9.1 (1p.1 doolimpTifo miynprn minfrn .9.aoyn-




_78
del ilamueble referido, pues desde esa fecha 1 asta ahora, el Con-* vento de acuerdo con las Reales Disposiciones, ha venido sirviendo a Ia CompaniLa de Jesu's como colegio de primer y segunda enseiaanza; y ese instance, no por pequeno menos appreciable, en que el Obispado pudo teiaer el corpus de Ia cosa cuya prescripci**n invoca, vamos a ver en que concept lo disfruto, Como 10 tuvoo
Sentimos incurrir en repeticiones, pero ello es, necesario para contester esta, duda.
No habie*hdose referido para nada, Ia Real C'dula de
noviembre de 1852, en su apartado, tercero al Obispo de Ia. HaA 10 0 10
bana, y si solo a los Padres Jesultas, tpor que interviLiao en este asunto el referido prelado? Seiacillamente a los effects eclesia's.ticos. El mismo nos lo va a decir. Ve'ase a fojas 12.0 de Ia primera pieza de autos Ia copia certificada del documents que dice as1L.
"Obispado, d.e Ia Habana.-Exemo. Sor.-Es en mi poder itel oficio de V. E. su fha. de ayer, y enterado de su conteiaido he "dispuesto fuese trasladado al Superior de los P. P. Jesuitas y "al Presidente de Ia Coiagregacion de Nuestra Sefiora de Bele"n, ticon Ia orden a e'ste'de entregar al primer en su oportunidad .0
".Ia Iglesia de que esta' hecho cargo. Y a fin de procurer, segun es mi deber el mayor aumento possible del Culto Divin 0 y aten der mejor a las necesidades espirituales de los files, he vei-Ado "tambie'n en disponer que dicha Congregacio'n pase a Ia Iglesia, "de San Isidro tan luego como los- P. P. Jesuffas entire en poCisesio'n de Ia de'Belen. Lo. que participo a V.'E. contestando a i6su citado oficio* Dios guarded a V. E. ms. as.-Habana Dbre. "31 de 1853.-Exemo. Sor. Freo. Obpo. de Ia Habana.-rubricado. "Exemo. Sor. Gobdor. Capn. Gral. Vice Real Patrono".
Trnf.q'.-nc1n.qP c1pl, frqqlqtln A i1n0+.q1n0in-n Ilia Orrpinn.Q TZial i ai n.on Q




79
Animus
Los mismos demandados invocan la comunicacion de 8 de agosto de 1854, en la pagina 73 de su. escrito, como reveladora del animus, que conjuntamente con la'teneiacia disfrutaron en los instances referidos del 11 de agosto, que viene a integral para ellos, la. posesio'n civil del inmueble; y si la tenencia, en los mencionados instances, fue consecuencia de la entrega, y la entrega, a su vez el cumplimiento de'las soberanas disposiciones ", y estas soberanas disposiciones para. nada se Teferian a propiedad, y mucho menos en favor del Obispado, es, evidence, 'es logico, es forzoso que el Obispado de la Habana con estos documents a la vista, nunca pudo tener a su favor el animus domino.
Conocia el Obispo la Real Ce'dula de 26 de noviembre de' 1852, y sabl'a periectamente que todo aquel expedience no tendia a otra. cosa que al cumplimiento de la mencionada real disposicio"n. Como en dicha real disposition para nada se hablaba de la propiedad ni de dominion en favor de la Iglesia del Convento de Belen s'lo de alojamiento a la Compa' a de Jes
I y si 0 1 us, en
cualquiera de los suprimidos Conventos, l'gicamente no pudo surgir, Como no surgio en el animo del prelado la idea de que aqueIlas cosas las ejecutaba como dueno del Convento de Bele'n.
Esta' demostrado por los actos propios del Obispo, que en la comunicacio'n que se transcribe literalmente en la p a*gina 74 del escrito de contestacion, no pudo haberse adquirido de ninguiria mantra A animus o el concept de* dueflo, seg-dn lo que Ilevamos expuesto. Pero es que hay ma" s ; es que el sexto de los documentos acompanados con el escrito de contestacio'n. result que algo se dice relative a la propiedad, y ni au'n por esto como podrap verse iacilmente, pudo el Obispo de entonces adquirir el a'ni-




-80
94miento del articulo 3.0 de Ia Real Cedula de 26 de noviembre "de 1852, es Ilegado el caso de que se realize ese important pen44samiento. Por lo tanto he venido, en resolver en mi doble cara'c'4ter de Vice Real Patrono y Superintendente General delegado 11de Real Hacienda que se ponga a disposici'n del Exemo. e "Illmo. Prelado Diocesano el edificio que fue Convento de los Pa11dres Belemitas. a fin de que se instalen cuanto antes en 61 los, de
~ A
"Ia Compania de Jesu's y se abra a Ia. ensefianza pu'blica el cita"do colegio con que Ia soberana munificencia ha tenido a bien dotar a esta Capital. Lo que comunica a V. S. para su conoci16miento y que expida las 0'rdenes conducentes a que se entienda "que desde esta fecha deja el meincionado edificio de ser propie"dad de Ia Hacienda, pasando, exclusivamente a Ia de Ia Dio'ce"sis de este Obispado, en el concept de que por Ia Capitania "General se ha dispuesto que el Cuerpo de llngenieros haga con "las formalidades. de ordenanza entrega del mismo edificio al 44ramo eclesiastico. Y lo traslado, a V. E. L para su debido co44nocimiento y a fin de que luego sea entregado el edificio corno
0
"lo ha dispuesto Ia Capitaiala General se sirva V. E. L mani"festa rmelo para que -conste este dato -necesario en el exp'edien"te que debe obrar en esta Superintendencia para su orden y "deseargo y a fin de establecer para en adelante los derechos 4 respectivos. Dios guarded a V. E. 1. ms. as. Habana 17 de agosto d!p 1854. El Marque's de Ia Pezuela.-Exemo. Sor. Obispo D iocesano 7 7*
A primer vista, de Ia simple lecture, pudiera parecer que existent en el documents expuesto, elements bastantes para hacer nacer el concept de dueno; pero, no es asi, y para ello requerimos res-Petuosamente Ia atenci (oa del Juzaado a fin de aue nos siza con




damento de esa resolution se express que se hace. en cumplimiento del articulo 3'. de la Real Cedula de 26 de noviembre de 1852"'W
Cinco dias despue's del anterior escrito el Obispo de la Habana, se vuelve a referir a dicha Real Cedula Y dice lo siguiento al Capital General:
"Excemo. Sr.-Por el.oficl*o de V. E. de 17 del corriente me "'he impuesto del que con la misma, fecha ha,. tenid6 a bien dirigir 44al Sr. Intendente de esteDepartamento y al Tribunal Superior "Territorial de Cuentas de esta Isla, relative a que se ponga a mi "disposici'n el edificio que fue' Convento de los, Padres Belem*"tas a fin de que se instalen citanto antes en el los de la Compaina "de Jesu's designados por S. M. en el Art. 3 de la R. C. de 26 de no44
viembre de 1852, para dar la education secundaria superior en 4 4 esta cap ital y habiendo sido entregado dicho edificio el dia 11, del corriente bajo formal inventario por el A37-udante de Inge~ 4 4 uieros D. Manuel Palomino, lo digo asi a V. E. en colitestacion a "su citado oficio para que conste ese dato necesario en el expe-"diente que debe obrar en esa Superintendencia a los fines sue, 44
convenga, "-Dios etc. agosto 22 de 1854".
De suerte que el balance del escrito de Pezuela de 17 de agosta de 1854 lo concrete el Obispo de la Habana en su, comunicacio'n del dia 22 del mismo mes y ano anteriormente transcita en, la que se hace reference a la. Real Ce'dula de 6 de noviembre de 1852*
Conocia. adema's el Obispo que con motive de su escrito de 1-1 de agosto, documentso num. 5 acompanado por la Compania de Jesus) se segui'a en la Superintendencia, General Delegada de.
4 It "
Real Hacienda,, el expedience a que se refliere en ei nual de la comunicaci'n transcript Utimamente. Y sabia pertectamente que. la comunicacion de 17 de agosto, tambien. transcript, que le. d*-




82
pues de ser asi se hubiera conformado con dicha entrega, y no hubiera production su escrito de fecha 14 de a'gosto que a la letr'a dice:
"Hay un membrete q-tie dice Ob*spado de la Habana",, "Excelentisimo Sr. Heelia ya por V. E. la. entrega del Convento de P. Belemitas en el d'a 11 del corriente a la Iglesia y en su rei4presentaci'n al Obispo, ciohform6 a lo dispuesto en el Art. V de "la Real Ce'dula de 20 de Nov*enibre de 1852, tel..1go la satisfacci'n de dar a V. E. las gracias por su celo al acusar a V.- E. el recibo 44y entrega de dicho ediBi,Aio bajo inventario de puertas y v6ntat4
nas por el Real Cuerpo de Ingenieros al Pbro. Dignidad de Maestro de Ese iela de esta mi Santa Iglesia Dr. Manuel Franco Gare a, comisionado por la dignidad Episcopal a este effect. "Cumple ahora a m* *nisterio hacer a1gunas observations a Vo
4
E. para el ma, s exact cumpl *im* ento de lo que su Magestad or'' dena en la ., expresada Real Cedula. El Art. 3 de la misma que "vieue contraido al establecimento de los Padres Jesuitas, ha"blando con V. E. en calidad de Vice Patrono, previene se esta"blezean en otro de los Conventos suprimidos que a V. K pare44ciere ma's a proposition. El articulo quinto previene ademas, en "fuerza de lo, estipulado con la Santa Sede en el'articulo 42'del Ultimo Concordato qte con acuerdo, del Superintendente de Real "Hacienda e intervenci'n del Diocesano proceed V. E. a former inventario de todos los census y fincas ru*'sticas y urbanas y se "extienda despue^'s obligacio"n formal por el Superintendente en '6nombre de S. M. en' favor de la Iglesia y.en su representaci'n "del Obispo, de invertirlo, todo en sus necesidades y con prefe4irencia a la manutencio'n Im
,y soften* iento de las nuevas comuniA
"dades. Como el inventario tardara mucho en concluirse y no sea 6'prudente esperar a aquel entonces la obligacio'n formalque se "ha de otorvar a la ILYIesia como finca urbana com-Drendida en el




83
pa-1,1111a de Jesttls, dando ctienta despue's al Gobierno de S. M., y 44cuyo documents sirva de titulo*en el porvenir a la Iglesia, que"dando el original en la Secretar'a del Gobierno Politico, y una 4 copia autorizada en la del Obispo y otra en poder del Padre Pre"sidente y Rector del Colegio, de la CompaRia de Jesu"s. Asi pa94rece al Obispo que deberia, procederse; pesto que es u-na fmca 4urbana de la que han de devolverse a-la Iglesia y cuya entrega, 44emana de un principio de justicia cual es la devolucion estipu"lada por el Concordato".
El documents que es muy extenso viene senalado por el e cr* to de contestacion con el n **Mero 5, y por nosotros, aparece su certificacion en ia pagina 138 de la primer pieza de autos y otra certificaci'n'del pr6pio documents de las paginas y49 a la 131 ambas inclusive de la propia pieza de autos.
En lo transcript podra' comprobarse co"mo el mismo Obispo so nala hasta el proced1hiliento que- 61 estima necesario para poder adquirirla propiedad del Convento. Y es evidence que vivio en la creeneciA de que no serl'a tal propietario hasta que no se efec-tu'ara "la obligacto"n formal" que e'l interesaba, y previa la consulta de S M.- De suerte que el fotografiado documents de 17 do agosto de 1854 que pudiera haber hecho nacer alguna idea dominica en la conciencia, del Obispo, como se ve' claramente, no lo
0
consiguio', pues el proplo Obispo, conocedor de las leyes, sab a que su propledad no podia nacer sino despues de la oblLigacion formal que pedia, ya que ninguna eficacia le otorgo' el mismo, a -1a, entrega del dia 11. Revela por tanto este documents del dia, 14 que la intervencion que tuvo el dia 11 para cumplimentar la Real Orden del an'o, 1852, fue una gestio'n oficiosa que ninguil derecho le asignaba.
La -Droi-)i a. -Detieion del Obigno de, 14 de, avosto de, 1854- veA-




-84
clembrel, de 1853., que en. virtue de la disposicion ultimamente citado orden' alojar e*n el dicho Convento a' la mencionada Compania.
Con todo lo -expuesto se ha demostrado, estudiando los propios actos de la Iglesia, como es cierto que nunea ha disfrutado ni del animus domini, ni del corpus, es decir, ni de la volu.ntad de propietario n* de la tenencia del Convento de Belen, para poder invocar la possession civil que combinabadose con el tiempo pudiera dar vida a la prescription extra ord hiar *a que es un medio para adqu*rir la propiedad.
Como se ha dicho nos hemos, fijado solamente en los propios actos del Obispo de la Habana; pero como aqui result el caso curioso que la excepcio'n que competia alegarla, en algun caso a la Iglesia de la Habana, que esuno.de los demandados en esta litis, aparece invocada, en su favor, no obstante, por la Compania, de Jesu's el otro demandado; y como la Compan:La, ae Jes AS con sus propios actos en, la historic de estos antecedents ha dicho que po-Beia en nombre del Estado (ve'ase la declaraci'n del P. Ipifia) tenemos que toda la exception cae por su base, adema's por la falta
-de autoridad de quien la alega.
E feet 'vamente ; con toda modestia la del Obispado deja hablar a su conipan.'ero dei-nandado y hasta le permit 10 Is
que. excepciones que le serial propias sean por el otro alegadas y
I
defendidas, y nosotros preguntamos v ese otro, que es la Compania, de Jes ** S, puede hacerlo ? Evidentemente que no.
A -us no puede decir en este acto, sin ineuLa Compania, de Jes'
rrir en attitudes contra dictorias, que ella ha poseido para la Igle.sia Catolica; torque ya tiene Aeclarado, en los afios de 1882 y de :1885 que el edificio era propiedad del Estado. La sentencia, del Tribunal Su-Dremo Es-Dafiol de 11 de mavo de 1888 tiene declarada v




Formula curiosa, genial, y tan sublime, que border lo ridiculo, en que se ha querido interpreter el mas fundamental de todos. los documents demonstrations del cardeter posesorio con que disfrutaba la Compania de Jesu's el Convento de Bele**n. 1DO"nde iria a parar todo el orden juridico establecido, c,,i las relaciones contractuales y las obligaciones de toda iffidole quedaran sometidas, como lo pretend la Compama de Jesils, a la vele*dosa conciencia de Jas parties!
i No Maestro; como representative de la Compama de Jesus, b'squele# otra h-terpretaci*lon a, sus frames, pero en su nombre, en su favor, no diga, i por D *os!, que la Compani 0 a de Jesu's dice mentira!!
Y au"n pudieramos hacer gracia de todo lo expuesto; podriainos si se quiere conceptual como, no escrito todo lo anterior, pues 10 ma's contundente, lo que result realmente asombroso y hasta hace suponer que la parte contrarian no ha le'do la propia docu-mentacio'n que present para justificar la prescr'l)6on que alega, es la manifestation hecha por el mismo Ob*spo de la Habana, en, 1898 cuando va a inscribir el Coiwento e n el Reg'stro de la Propledad.
Efectivamente el auto n bana do 21
del se~or Obispo de la Ha
de agosto de 1898, declare en uno de sus Considerandos literalmente lo que sigue,0 "Considerando* que de los antecedents re"lacionados se deduce legalmente, que al entregar el Estado, a es0 0 do It
"te Obi'spado, como bienes'de la Iglesia, el edificio que sirvio cLe' "Convento a los Padres Belemitas, para que en e'l se 1"nstalara el "Colegio que iba a establecerse por la Comp,i,1'.1'a de Jesus, conforme a lo ordenado en el Capitulo V de ]a Real Ce'dula de' 26 "de noviembre de 1854, y al entregarse por el Obispado d*cho ed*- 'I- A -r --2t -1 e 11 _7 _7___ -7- J -7 !' 7- __




-86
Esto sera' falso, Pero revela corao con aquellos actos de 1854 el 'Obispado no adquirio el concept de duelfio. Asilo reconoce en 1898.
Pero es que todavia hay ma's, en otro Cons'derando del mis.MO auto reconoce el Obispado de la Habana que 61 no ha tenido posesio'n a1guna del Convento de Bele*n, Wamoslo a continuacio'n: "Considerando: que el expresado derecho que cree le asiste la "Compama de Jesu's ha sido sustentado por la prescripcio'n a virtud de la posesio'n que ha venido disfrutando durante 44 an"os, coneurriendo para la validez de la misma el justo titulo buena
-4 4
e y possession continua y termino senalado Por derecho que em .4 t 10
este caso alcanza el maxima de 40 anos, segun la Ley 26, Tit. 267
Parti da Tercera".
Ya esto es definitive : posesio'n, buena fe', justo titulo, tiempo prescrito, todo se lo reconoce el Obispado de la Habana a la ,Compam"'a de Jesu's.
Esta es la prueba ma's evidence de que el Obispado de la Habana no tuvo nunca ni anhuus, ni corpus, n* nada. Son sus proplas manifestaciolles, son sus propias -palabras. El Tribunal que despue's de esas maDifestaciones concediera al Obispado de la .Habana la prescrl*pc*o'*n del dominion del Convento de Belen, pre-varicaria.
Lo transcrito costa del auto'por el cual se inscribio' el Convento de Belen a favor de la Compa~Ia de Jesu's en 26 de ag'osto de 1898 *,p 0,0- ~ 10
,-en la certification que de esa inscription se acompano con los documents de la demand y que costa en fojas 210 de ...-Ios autos.
La Compan''a de Jesu's por su parte en la pagina 73 de su esIcrito de contestacion, dice lo simuente: "Es de toda evidencia que %-' 0.0
"la Iglesia gano' el 10 y 11 de agosto de 1854 la possession del Con44vento de Bele'n. Porque concurrieron entrambos requisites in-




87
de aquel mismo ano, participandole que la entrega del Convento se habia Ilevado a cabo
1 En qu' quedamos, la Iglesia por el auto que inscribe, dice que la posesio'n del eble la ha disfrutado 40 anos la Compa~A ]a
ma de Jesu's, y la Compa~ia de Jesus en su escrito de contestacion-en este -pleito, dice que efectivamente, que nunca ha poseido el *nInueble y que este era y fue' siempre possession de la Iglesia ?La situation no puede ser mas curiosa, v hay que convenir en que la representaci'n jur'dica de la Compania, de Jesu"s ha te"do que pasar por alto forzosame-ute al contester la demand el auto famoso del Obispo de la Habana de 23 de agosto de 1898.
Que le vamos a 'hacer, Lapsus lamentable al que no son ajenos ni aun los mismos Maestros. Seguro estamos que sl* la direcA 0 A 11 0 ~j#
Cion juricLica de la Compania de Jesu's hubiera sabido al contester su escrito que la Iglesia Cat6lica habia reconocido va la posesion a la Compan'I"a de Jesu's, no hubiera hecho, la rotunda afirmacion que aparece en la pagina 73 de su escrito.
Que n* la entrega de 11 de agosto de 1854, que las comunicaciones de 8 y 17 de agosto del nusmo ano, le dieron a la Iglesia la posesio'n que ahora le quiere asignar la Compania de Jesu's, 10
* tv 1 0.0
demuestra la propia mamtestacion de la IgIesia en su auto famoso, tan famous como la Real C'dula de Felipe V, (11) diclendo que
0.0 ~ 10
la posesion la tuvo siempre la Compania de Jes ** S*
Para colmo de gracia, la representation juri'dica de la Iglesia en este pleito, se ha plegado en su contestacion a la contestaci'n de la CompaRia de Jesu's. Y aqui tenemos al com-6n, demandado perfectamente amarrado, no por interpretaciones mAs o menos logicas sino por sus proplos actos por sus propias mamfestaciones,
Dia lno. dn.v. lipolhn



-88
la PoSeSi6n. que produce effects Jur P awos: la entrega del dia 11 esta' desprovista de i*mportanciA por el propio Obispado que pedia, no obstante ella, una obligac a on formal; y por lo consignado en el auto de 1898,' la comunicaci6n del-, dia 14, esta' explicado que siendo en cumplimiento de "disposicliolles soberanas" no pod a otorgar nia's derechos que los que dichas "disposiciones" concedieron, y entre esos no estaba, lo que se' refer a derechos doMIDICOSY Como lo, Justifican. todos los Considerandos del auto famoso...
1 tan famous como la famous Real C'dula de Felipe V. . I
Nosotros sabemos que un titulo nulo puede sin embargo dejar en la conciencia del favorecido la impression de que ha alcaiazado el animus domino. Y sabemos que a los effects, juri'dicos basta que ese annno se combine con la tenenci a material y con el teinporis lege definite" para que surje la prescripcio'n. Por eso nos bemos dedicado, a demostrar no tan solamente la ineficacia de los titulos que Pudieran invocarse, sino la conciencia, ne'gativa que como poseedores civiles han teDido la Compa'la de Jesu's v ]a Iglesla Cato'] *c,,i con relaci'n al Convento de BeleIT.




IV
LOS DEMANDADOS Y LA PRESCRIPTION ORDINARIA 1898-1915
Con lo que hemos dicho, de la -1glesia Cat 'lica en lo que respecta, a la prescripci'n extraordinary, nos sirve para que ni sl*quiera la tengamos en cuenta al estudiar la prescripcio'n posterior al ano 1898. Ella misma por los, considerandos del auto tantas veces citado, y transcrito ma's arriba, ha declarado que no poseyo' en ningu n moment anterior al ano 1898, y con posterioridad -a
.01 "Is
ese ano, es pu I Dlico y es notorio que es la Compania de Jes U's la que viene poseyendo, y hasta la misma hiscripcion en el Registro, de la
A
Propiedad, donde el Obispo de la Habana no se reserve mas que una conditional resolutoria, para el caso de que la Compama (Le Jesu's abandoned el inmueble, viene a demostramos que la posesio'n del Convento de Bele* en cuanto a la 11glesia, tampoco existed des-de la fecha de la inscripci'n hasta la interposition de la demand.
Nos basta saber que no ha pose'do para que no la tengamos ni en cuenta a Ilos ef ectos de la prescripci'n ordinaria, que como, todas las prescripciones adquisitivas (usucapio) require la posesion continuada.
Y vamos a hablar ahora de la prescription ordinaria en cuanto a la Compam 0 a de Jesu's.
La ley exige, a mas de la posesio'n continuada la buena M
el, justo titulo, para que surja o nazea la figure, juridica, Ramada pyescripcion ordinaria.
El articulo, 1,957 del Co" digo, Civ *11 textualmente dice que El dominiono y dema's derechos resales, sobre bienes inmuebles se pres--* criben por la poses On durante diez anos entre presents y veinte Pn-n liupmn- fo -xT iii.q+n fiffiilnll-




_90
El articulo 1,950 del C'digo Civil express.
Que I -a buena fe', del, poseedor consisted en la creencia de que 'Ila persona de quien recibio' la cosa era duen'o de ella, y pod'a trasmitir su dominion
La,.Compama de Jesu's en 1882 a 1885 declare' reiteradas ve-' ces que el Convento de Bel'n no pertenecia a esa comunidad, sino que era propiedad del Estado; no pod. P a por tanto en 1898 pedirle como lo hi zo- a la 1glesia Cato'lica que le otorgara un titulo domi'nico del citado inmueble. Y si lo hizo, sabia perfectan-iente, es decir tuvo la creencia, que. adquiria el dominion de quien no 'era dueDoy y de quien tampoco podia trasmitirselo.Esto 'entado, no es possible suponer que la, Compania de Je.M sus, league la bueiaa fe en la prescripc*o'n ordinaria.
Justo titulo
A nosotros nos bastapara negar el justo titulo, simple y senciHamente *m"DU marlo,,; dejando a la Compa'la de Jesu's la tarea impose we de probarlo, y a m parandonos en A Art.- 1,954 'del Codigo Civil, que express que el justo titulo debe probarse y no se preSume Runca,
Pero como es la U'Itima vez que hablamos en la primer instancia de este juicio, ya que estas questions no pue den ventilarse en el escrito de conclusions y tememos realmeiate que puedan falSearse ciertas. cosas y que estas se queen sin contester, vamos a Ocuparnos tambiell del justo titulo que pudiera invocar'- la ComA
'Pania de Jesus,
El articulo 1,952 del propio C'digo Civil, clonsigna:
Que se, entiende por j usto titulo el que realmente baste para, "transferir el dominion o derecho real de cuya prescription se




Full Text



PAGE 1

77M rE, LIB"S NIVE11:111c:11TY of 9FLOIRIDA. IWO A"ViL Ll -77 THIS OL *Pl V, s MICR BY Tht RSITY OF FLORIDA LIBRARIES



PAGE 1

Y es expresacondicion que si no se alcanzare la li17cencia de S. M. para la fundacion mencionada o dejare "de tener effect por cualquier causa que sea, se entie'n"da ser en si ninguna e'sta donaci'n, torque solo la hace Y"su Iltma. para el effect qt e va referido de los pores" "(Documento number 4, pagina n'L'imero 6,110110 -1-2, pri"mera pieza de autos). Es de advertir que esta declaracion que hace el Ob ispo de Compostela, la contiene la escritura p'blica de 17 de mayo de 17041 donde ya se fija el character y, asi se express, de fitndacio"A .a la creacio'n que con sus bienes hace al Hospital de Convalecientes el magnanimo e lustre Obispo ya citado. 'A esta escritura y conform con estas de'terminaciones del Obisipo de Compostela de obtener la licencia "de S.'M. para la fundacion mencionada coneurren y manifiestan los religious Fray Francisco del Rosario y Fray Julian de San Bartolome "que por 81 y en nombre de su sagrada religion Belemitica aceptan esta es77critura para usar de ella en el'efecto meneionado y e stiman y agrade*en la merced que para e'lla hace Sria. Iltma y esperan "la coutinuara adelante en beneficio de los poress. (Documento number 4, pagina, n umero 5 vuelto, folio 11 vuelto, primer pieza Ae autos). Pero es que hay ma's, es que -vamos a continual con los PYOpios documents inexpugnables que figuran en estos autos, demostrando que efectivamente el propio Obispo .de Compostel -a al hacer su donacio'n para el Hospital de Convalecientes, rmino que esta era una fundacio'n": El Rey Mi Gobno. y Capn. General de la Isla de "Cuba, y ciud. de Sn. Chistoval de la Hava, el Dor. Dn"Diego hevelino hurtado siendo Obpo. de la 11glesia Cha-



PAGE 1

-60 va cara' er que toda vez que el gobierno et, pretend elerse de ese' de Espana no se los confirio'. Los titulos en que funda su. derecho la Iglesia Cato'lica y la Compahi"a de Jesu's respect del inmueble Convento de Belen y, que los hacen aparecer de las interpretations dolosas dadas a la Real Ce'dula de 26 de noviembre de 1852 y a las disposicio.es posteriores del, Capitan General de la Isla de Cuba, que en cumplimiento de esa Orden superior alojo' a la Com pal11'a de Jesu's en el referido Convento sera' motive de nuestra atenci'n separadamente, para estudiar alli tan--ibie'n el problema relacionado con la -posesion que alega tanto la Iglesia Cat'lica como la Compa'ia de Jesu's para estimar prescrita toda acci'n intentada en esta demanda, y por ende el nacimiento de un derecho a favor del com'n Aemandado. Terminemos, pues, este studio respect de los bienes eclesia'sticos y su devoluci'n a la Iglesia, citando los distintos conveMios y disposiciones, que posteriormente a esta fecha de 1852, se,celebraron r el Gobierno de E robusy sancionaron po spana, que fecen precisamente la tesis sostenida en nuestra demand, aun#0 a que no es possible fijar la aplicaci'n de ellos ni en sus epocas ni en la presented, por el hecho ya sentado de que la fundaci'n del 'Hospital de Convalecientes Nuestra Sefiora de Belen bajo la admiiiistracion del Gobierno de Espana conthmaba sostenida por -este, aunque el edificio o local destinado -a este especial fin, -fuera distraido de su objeto, primer para alojar la tropa y des-pues para alojar tambien a la. Company P a de Jesu's, sin que por vesto perdiera su. especial condici'n ni se le library de la carga a que estuviere affect; y cuyo studio demuesira que dentro de esta -clasifficacio'n. de bienes eclesiasticos y la obligation de su devolucion ilunca estuvieron comprendidos los que en esta demand,



PAGE 1

"Ien del de Sn. Juan de Dios y los ma's forecasters sin "forma de recogerse" (Document6 que se acompana con la letra AReal Orden de 3 de may ode 1705Documento humero 5 de los acompai'aados por la Compania de Jesus). Es decir, que el propio Obispo Compostela en carta de 6 de mayo al dar cuenta a S. M. de la donac'io'*n que hae'a declare que habiendo hecho diferentes fundaciones Ilevaba a cabo la del Hospital de Convalecientes, y en esa misma R. 0. y documents que se cita se determine el papel que juegan en este caso los religious Belemitas.-Dejemos.coutinuar hablando al propio, Obispo Compostela Solicitando para el intent con el Virey Duque de A IN -10 0 "Alburquerque le enviase de Mexico tres relig-losos del "Hospital y casa de los Belemitas, y que haviedo Ilegado 7 la esa ciudad dos de ellos por haber fallecido el otro en 71el viaje, tuvieron por conveiniente el sitio v solo encon"traron la difficult de dotar seis camas para dar prin77cipio a su ereeci'n", etc. (R. 0. de 3 de mayo de _1705Documento nilmero 5 ya citado). Llamo' el Obispo Compostela a los Religiosos Belemitas para hacer los ejeeutores de la obra caritativa por e'l fundada, los administradores del Hospital de Convalecient6s, los que habrian de softener con todo este character la fundacion que se habia realizado, primer por ]a voluntad manifiesta del caritativo Ob*spo y despues col la entrega desus bielleso Y s* alauna duda cupiere todavia respect de que el, Obispo Compostela hizo una fundacion, leed lo que refiere S', M. de la solicitud que le hizo el eitado Obispo; yque aparece len la R. 0. trans-



PAGE 1

_56 cordato de 17 de Octubre de 1851, a los bienes incautados y vendi. dos y dice:, "Noveno:-Habiendo tenido a bien decretar y declait A rar su Santidad a mi instancia en el articulo 42 del -dltimo, Con"cordato que los que durante las pasadas circunstancias hubiesen ompra bienes eclesi sticks al tenor c do en los dominion de Espana de las disposiciones civiles a la sazon vigentes; y esten en posegisio"n de ellos, y los que hayan sucedido 6' sucedan en sus derechos "a dichos compradores no sean molestados en ningfin tempo ni 44manera por Su Santidad ni por los, Sumos Pontifices sus sucesores antes bien asi ellos Como sus causahabientes disfr-utaran se4 1 gura y pacificamente la propi-edad de dichos bienes sus einolu9 pimentos y products; os encargo cuideis como Vice-Patrono de que por nadie iii bajo ningu-n concept, ahora ni en tempo algutilao sean molestados, ningun comprador de los bienes pertenecien"tes a las comunidades religious de la Isla que este en possession de ellos, conform a las disposiciones a la saz **n vigentes, ni tamtipoco los que hayan sucedido o sucedan en sus derechosa dichos .49 compradores, los cuales han de seguir disfrutando segura y. -Patici 0 ficamente como los demas de su propiedad. Por tanto os ordeit 'r no y mando que guardeis, cumplais, ejecuteis y hagais dar 4 cumpl id y ej ecutad cuanto en esta Mi Real C' dula va dispuesto, por ser asi mi voluntad y que de ella se tome razo'n en Mi Conse"jo de Ultramar y se refrende por sus, Ministros Semaneros. Dada en Palacio a ve inte y seis de noviembre de ochocientos ticincuenta y dos. Yo la Reina". En cuanto a los bienes eclesia' sticks que la citada Ley del Concordato (articulo 38) declare que deben devolverse a la Iglesia, dice esa misma Real Cedula lo que sigue: "y estando resuelto por



PAGE 1

-10 sobre el mencionado escrito para qu.e se de' cuenta de euantos medios se popen en praktica, y como ningulao de ellos se desechan, por mas que pudieran ser incompatibles con ciertos principios fundamentals. Y todos esos maquiavelismos Regan realmente a sorprender la buena fe' del que los lea. Y asl fue, lo confesamos ingenuamente, que nosotros mismos Aespue's que lo repasamos y apesar de nuestra conviction en la tesis sustenta-da, titubeamos seriamente, nos -All 10 parecia que sonaDamos, veiamos un mundo distinct al por nosotros concebido. Situaci'n de animo que nos duro" hasta que con ,cuidado ful"mos comprobando que las copies no eran exactas, que las citas estaban mal hechas y que el escrito todo esta plagado de una serie de falsedades. Con el ruego al Juzgado que vea y compruebe todo esto que Aecimos, pasamos, ya a 'estudiar en sus detalles el citado escrito para estudiar despues, el de la Iglesia Cato'lica.



PAGE 1

cton el que la constitu ndo constituir, dotandola con Wenes existences o con los que se hubieren de compare para dotarla. No import que en la escritura de donacio'n no se fijen las reglas,estatutos o bases por las que habra de rezl*r v aobernarse la fundacio'n Hospital de Convalecientes; baste solamente que el donalite para tal extreme ceda, renuncie y traspase sus bienes y le fije de mantra concrete su especial aplicaci'n, fundando el dicho Hospital v dotandolo de sus medics de vida necesaria, para que la fundacion est6 -Por si constifulAda. La Orden de los Belemitas recibio' los bienes del Obispo Compostela con su especial destiny y si es cierto que el referido donante hizo la entrega formal de sus dichos bienes a la comunidad A reli-giosa'citada, -cumpliendo asi precepts de leyes que le obligaban a formalizar en' el acto de la donaci'n la tradition; no *es menos cierto que la donacioAn por actos intervivos que no es gratuity sustancialmente, por cuanto impose la prestacion de un servicio u obligaci'n, incumplidos los cuales el donadio puede revocarse, es de las que refiere la ley 60 titulo IV de la partida quinta Que dice: Otro Sl* dezimos que dando uno ome a' otro vina, o huerta, "o eredad, o otra cosa qualquier en esta mantra, diziendo sefiala"damente quando faze aquella donaci'n daua aquella cosa, torque "de los frutos que saliesen della diesel cosa cierta a algunos olnes 46para gouirno o p'ara sacar catiuos o para otra razon semejantes, "destas, si aquel que recipe asi el donadio crumple aquello torque 7 A 0 gelo dieron, vale la donacion, e si no lo crumple bien lo, puede 4 4 reuocar 9 1* V A eamos ahora la unica y esencial causa o motive o fundamento de la donation del Obispo de Compostelao, .0 4 "Y es express condition que si no Alcanzara la li44e.Pineia (1p. SM-nara Iq. fu-ndq.eioP-n mp.neininmin. n dA.iq.rA.



PAGE 1

-44 obhg a los compradores, de fincas de establecimientos piadosos que no las hubieren pagado, a pagarlas en breve plazo. La Real Cedula de 17 de diciembre de 1809 resolvio que los products de toda obrapia que no tuvieran aplicacio"n a Hospitales, Hospicios, etc., se aplicasen a las nrgencias del Estado, establecie'ndose asi esa especial distinction respect de l6s bienes que -estuvieren afectos a cargas benefices. En 1820 se dict' la ley de 25 de octubre procedente; de las Cortes Espan'olas, que suprunio alstintas 0'rdenes religious, ,entre las que quedo comprendida la de los Belemitas -pero dejo" affect a las cargas de justicia que tuviese asl' civiles como eclemasticas (artl'culo 23) todas las rentals y bienes de los. monasteries, eonveutos, colegios .y comunidades suprimidas, Al decretarse la primer supresion de monasteries y conven1081 en 25 de julio y 11 de octubre de 1835, se"dispuso por la Reina gobernadora que sus bienes, rentals y effects que poseyeran, se apheasen a la extinction de. la deuda p-dblica, pero con sujecion a las cargas de justicia, que tuvieran asi civiles como eclesiastica; ,y la Real Orden de 8 de marzo de 1836 y la de 24 del mismo mes que jaizo excepcio v, ano n de los coleg*os de misioneros para Asia 4. scuelas pfas, hospitalarios de San Juan de Dios y beaterios de hosp*talidad o de ensefianza, aplico' a la caja de amortization pa10 -to ira la extinci'n de la deuda. pubuca, todos los bienes races, muebles y semovientes de las casas de.comunidades de ambos sexos, asi suprimidas como ex*stentes, pero quedando hasta entonces sujetos a las cargas civiles y eclesia'sticas a que estuviesen afectos Jos bl*en'es de dichos institutes. Los Religiosos, Belemitas compreiadidos en la supresio'n del ,ano 1820, fueron ma's tarde repuestos sin sufrir ellos ni el Hosital de Convalecientes Nuestra, Senora de Bele'u, de que estaban



PAGE 1

normas de derecho, en hacer cumplir para beneficio de la huma.nidad dobente la voluntad caTitat a de quien vIvio pobre y para los pores; o de la que violentaiido la loy y la voluntad del donatario aprovechase torticeramente del patrimonlo de los, dema's? t De que' parte estara de la que, luclia para que se levant un hospital gratuity; o de la que procure el funclonamiento de una industri a que produce p l*ug u** es provechos a sus, duefios ya millonarios I Y todavla, a mayor abundarniento, s i nos constara la solidaridad de la Compa'la de Jesus con su abogado director, pudieramos referirnos'y estudiar-el famoso'Breve de Clemente XIV de 21 de julio de 1773, que en su apartado, 20 hace declaraciones a este respect muy elocuentes. Tenemos en. effect la copla de ese documents historic, pero, fiel a nuestro, lema de no mortifficar a qulen no nos mortifique, lo guardamos para la oportu*dad en que nos convenzamos que la Compama de Jesu's hace suyas las 9 *,* 0 10 -so inexplicable attitudes de su. representacloin juriclica. Y dicho lo dicho, vamos al grano, 0.0 El escrito de contestaclon de la Compal'a'a de Jesus, que lo hace suyo el Obispado, a grades, rasgos puede dividirse en dos aspeetos, principles; uno ma's o menos legal que sera de nuestra atenci'n; y el otro, species de inclenso que carinosamente so quema en honor de los demandados, y quo pasamos por alto, pues Como unlea justification, dentro de un document de esa m'dole, acaso pudiera encontrar el.ce"lebre pareado de Lope de Vega que dice: El vulgo es, necio y pues Io paga, es justo, hablarle en necio para darle gusto". Y ese escrito que leido de corridor pudiera aparecer anar-



PAGE 1

106 As -0072V AF 14 N D C Pitin"* A-L juzGA,-DO. PRIMER PARTE I. Afirmaciones de la Compa'la de Jesu, 11 IL. Un supuesto del es*crito de contestaci'n. 22 III. Fundacio"n de Beneficencia-Leyes del Protectorado a 16 4 e 24 IV. Leyes Desamortizadoras. V. Bienes Eclesiasticos. Devolucion a la lglesia. 51 VI. Bienes del Obispo Compostela. Hospital de Convalecientes Nuestra Sra. de Bel'la. 62 BEGUNDA PARTE Los Titulos de Dominio de la 11glesia, Cato'lica de la Isla de Cuba* y de la Compa'l'a de Jesu's sobre el Convento de Belen. 65 11. Ni Ja Compan'I'a de Jesu's im la, 1glesia Cato"lica pueden invocar la prescripcio'n como medio para adquirir el dominio del titulado Convento de Bele'n. 67 II. La Compai-11a Cie Jesu's y, la, Prescripcion .extraordinaria 1854-1898. 74 III. La Iglesia, Grt'lica v la rescripcion extraordi-_ naria 1854-1898 75 IV. Los demanda.dos y la prescription ordinaria 18981915. 8q.





PAGE 1

a sus interests, que eso es justo y es legitimo; pero no false la 'verdad, no altered la historic, torque entonces, de la position mas o menos gallarda de defendido se salta a la de farsante temerario. Y si en este debate se va a proceder con la altura que 61 require, recuerde que el Decalogo consign en una de sus reglas como prohibici'n -. "No ment ir". Es ma's: el mencionado escrito Ilega a citar disposici-ones legales que no existent. Asi nos encontramos, por ejemplo, en el mismo apartado segundo de los fundamentos de derecho que se cita la Ley 40 Pit. 58, Partida Primera, siendo lo cierto que de las -Siete Partidas que nosotros tenemos, es decir, de las que son coplas del Ldo. Gregorio L 6pez, que es la que por Real Orden de 7 de septiembre de 1555 se declararon autenticas, no encontramos ninguna que league al'Titulo 58. Bien esverdad que la representaci'n de la Compa'la de Jesu's pudiera tener para su uso propia un C'digo de las Siete Partidas distinct de las que dictara, el Sabio RevD. Aloiaso el Nono. Pudiera arg-Limentarse que ello se debe a un error materiAl y esto queda, desvirtuado cuando se sepa que el escrito de contestacion ha sido impress para el Juzgado y que despue's se ha hecho: un folleto, en imprenta tambie'n, que forzosamente habra tenidoque sufrir varies correcciones de prueba. Y es, que por el decline ya de las falsedades, no se reconocen linderog en A mencimado escrito, y se llega hasta imputarnos frases, y afirmaciones que no hemos, vertigo, y que constituent verdaderos disparates. Asi lo, en la 00 Is a 89 del escrito de por ejemp pagin contestacion se dice y se copia entre commas que nosotros -pedimos it que se, dej e a su dispose ici'n (del Protectorado) el Convento y Colegio de Belen para asunur las facultades que la Ley de i em P..q i i a, P, am, -R pin PA opm ei n. Bemefiee.inei.q. le. en-nfieresobre Ins, b* t ioq d P.



PAGE 1

Ad 7X FUNDACION DE BENEFIVENCIA Leyes del Protectorado En 1526 toma grades proporciones la. competencia s-uxgida entre la Iglesia y el Estado, por la exclusk de, que 'ste hab'a sido, obj,,eto en los estabIec*MI*entos de. beneficencia, y por los abuses que bajo pretext de misas y de otros objets. de piedad comedian los eclesia-sticos burlando la voluiAad de I.c.s. fuL -,da-dores en, lo que al fm ben-efico intcresaban ; y en Relgica Juan LuiS ViVeS comlen za por softener que el cuid'ado de los. estable-cimientos beneficos. co" responded a las -autoridadeg civil s, reforzando su doctrine Weitz en su obra Dle cwitl*nendis dowto pauper"I*bus. y cuyas doetrinas. laspuso en. practice el Consejo de; Burgom. aestres en Bruja en' 1564. Hasta el, Reinado de Carlos 1111 iao se Ile a former en.-. E&pana un verdaderoplan de beneificekCia, sin que se desconozea la, sensible necesidad quetuvo-el Estadovariias. veces de interpoucr recursos de fuerza contra las awtoridades eclesia'sticas para facilitar y promoter eficazmente el. cumplimiento de las. obras pias intervenciones que realize' el Poder pu"blico de acuerdo con la autoridad eclesia'stica por engender que se trataba de un asunto, -como temporal, de su competencia, pero tomando a dicas autoridades eclesiasticas como auxiliaries. No es necesaria tener aqui una historic complete de las leyes y disposic ione" S dictadas en material de beneficencia desde su comienzo, toda vez que tenemos un punto de partida que habra de A servirnos tomo norte coustante en esta investigation -y este punto, lo es desde la Constituci'n de 1812 en aue se confi 0" a los avunta-



PAGE 1

63 dad no obligaba hi suietaba a cargas, y gravamen de character bene'fico perpetuamente como tambi en as i lo, dispuso, bienes de la Igiesia y que formaren su peculio de character profecticio, del que no podia' disponer en esa, forma, bien sabia el Obispo Compostela, que disponia de bienes propios y que hac 'a ces' "n de ellos con la misma autorizacioia que le otorgaban los canoes de la Iglesla de que era figure prestigious. En los, documents que figuran en autos marcados con los humeros 4, 5 y B de los que correspondent los folios del 7 al 47 .0 0 1 ambos inclusive de la primer, pieza de autos, estan, pertectamente comprobadas las afirmaciones que el Protectorado de la Beneficencia public ha hecho respect de la ereecio'n de una fundacio'n (le cara'cter permanent, por Diego Evelino de Compos0 V tela y especialmente benefica, por su atencion directamente encaminada a los pores enfermos convalecientes; demostrado tam-, bieAn que los bienes. donados para la dicha fundacion son bienes privativos que constituyeron los.de carakter patrimonial del peculio del citado Obispo y que ni en ese moment, ni despue's de la donacio'n pudieron nunca revestir el character de religious; y probado asi mismo que aunque de ellos se hubiere incautado, el Gobierno Espanol cuando la supresio'n de las Ordenes Religiosas e incautamiento de los bienes de la Iglesia, no se libero a estos bienes de la especial carga a que quedaron afectos, no solo por su do nante, sino por la R. 0. de 5 de septiembre de 1843; y, por 'RLMO, probado igualmente que la fundaci'n bene'fica fu' siempre regida, respetada y sostenida, en cumplimiento de la voluntad. de su fundador, por el Gobierno de Espana tom, la que o a su cargo administration de los bienes destinados a la misma; y todo esto por si, constitute la negation mas rotunda e ind*scutible para que



PAGE 1

-16 y effect. Luego, fue' el m0"vil y la causa predominate de dicha donaci'n: la fundaci'n de una obra de caridady la especial atenci'n de los pores que hoy para hacerse mantener tiene, la fria caridad official, esa que sin postrarse de hinojos en aparatoso alarde de sumisio'n couple con su deber ma's fiel y honradamente, ne'cesidad de establecer ante los Tribunales ordinaries de la Repfiblica, demand contendiendo con la Igles*a Cat'lica y la Compa'la de jesu" S. Y ya que la necesidad oblige a corner el peligro de que se nos trate como impios en este caso, en que irnejo.r imitamos el ejem-plo de Jesus, y mejor cumplimos su doctrine, a despecho de sus predicadores officials, pedin-ios conio buenos cristianos que nos perdone nuestro Padre Celestial. Los Bienes del Obispo Compostela quedaron siempre afectos a la especial -destinacion que este 16s dio': a la caraa o gravamen de beneficencia parla que fueron destinados; al beneficio de los po-I* bres para que fueron donados. Y asi se accept que fueran cedidos con ese especial objeto y entregadoscon el Hospital fundado a los dos religious Belendtas y a la comunidad que ellos representaban. Aqui hacemos un pare'ntesis para examiner la Real Ce'dula de Felipe V, dictada en Aranjuez en 31 de Mayo de 1721 y fijar el balance que ella tiene respect de los Religiosos Belemistas y sus relaciones con la donaci'n del Obispo Compostela, a fin de continual despue's en las pruebas de nuestras afirmaciones, de que. no solo el citado Obispo fij o la causa de su donaci o*n en los pobres, sino que por disposiciones del Gobierno Espa'ol, se declararoll slempre afectos a esa atenci'n benefica los referidos bienes objetos de la donacion, Esa Real C'dula dictada en Aranj u** ez en 30 de mayo de 1721 tiene como fundamento el library. a la Real Hacienda de la obliaa-



PAGE 1

39 afectos dichos bienes; y el hecho innegable de abonar el propio gobierno al ocupar totalmente el edificio Convento de Bele'n para Cartel de Caballeria como al dar en 61 habitacio'n y alojamiento n a la Compa'la de Jesus, en cumplimiento de la Real Ce"dula de 26 de noviembre de 1852., la Sala de Convalecitntes establecida en dicho Convento demuestra de mantra conereta, terminate e innegable, que no se puso fin ni re-mate a las fundaciones propias de aquel institute credo por Diego Evelino deCompostela, Correspond al Gobierno segu'*n determilaa el articulo, sexto, d.e la ley vigente en la material, el protectorado de todas las instituciones de beneficeiacia, que afecten a colectividades, indetermiiaadas, y que por esto necesiten de tal representaci'la. "Asumir la representaci'n de todos los interests pfiblicos, es character esencial y*obligada condici'n de todo gobierno, y "mucho mas cuando se trata de derechos que afectan a colectiv*"dades iladeterminadas: a los hue'rfanos, a las viudas, a los en"fermos a los pores de una ma's o menos extensa demareaci'n".. Y es que hay interests de cardeter y condici'n tan generals, que solo al Gobierno es dado, inspeccionarlos; y cuando, la beneficencia tiene tendencies u. objets, pfiblicos de character permanente, cuando, hay alguna. institution .que affect a esas colectivi, dades iiadeterminadas, a los pores y carece de representatives que eficazmeste la defendant, como, ocurrio" al suprmurse los Religiosos Belemitas, entonces el protector nato de todos los. establecim1eiatos de beneficencia, el verdadero patron por derecho propio, en Espana, S. M. el Rey; en Cuba el Gobierno, representado porlel Secretario, de Sanidad y Beneficencia, es el Ilamado, a asegurar en beneficio public el cumplir'ento de la voluntad de los fundadores. de 27 de abril de 1875 es el Hospital de Convalecientes Nuestra



PAGE 1

-67 NI LA COMPARIA DE JESUS NI LA IGLESIA CATOLICA PUEDEN INVOCAR LA PRESCRIPCION COMO MEDIO PARA ADQUIRLM EL DOMINION DEL TITULADO CONVENT DE BELEN n Entre los titulos que la Compa'la de Jesu's dice que tiene para justi-ficar su dominion actual sobre los bienes dejados por don Diego Evelino de Compostela, sefiala la prescripci'n. Y de estonos vamos a ocupar con ciudado, no torque sea dificil demostrar que en este pleito la prescription es una exception improcedente,. smo torque este argument es el de ma's bulto que pudieran presentar los demandados. En realidad la primer observation que se ha venido a la mente de todo el que ha estudiado o seguido de cerea esta cuestiola, es la exclamation corriente que estamos cansados de oir: Pero si los curas hace nia's de 50 afios que estan If ah" Esta circunstancia, como podra comprender el Juzgado, la hubo de tener muy en cuenta el Protectorado de la Beneficencia antes de interponer su demand, torque es no' ya elemental, sino rudimentario para cualquier estudiante de derecho, el que las coA sas se ganan y se pierden por prescription; y a nosotros aunque no muy practices en el latin, se nos tiene que conceder tambie'n que no lo ignoramus,, Efectivamente, la prescription es un medio legitimo, de adquirir la propiedad ajena y, locos seriamos si le negaramos efica..w. cia en la ley, donde tiene vida arraigada, o si le discutiLeramos su just ificacio'la ela la doctrine, constandonos que el mismo C*cero**n,.. elevandola con su grandeza de estilo la denomina "Patrona ger.AD "T -__ a dI --A



PAGE 1

-5 Corrobora lo dicho adema's lel deseo que se advierte en el. escrito de contestacion de contarnos de todos modos la, historian: de todas las Ordenes Religiosas, y en especial la de los Betlemitas, para decirnos algo que ya teniamos olvidado, por sabido;, es decir, que a virtue de las gestiones del Hermano Mayor Rodrigo de Ia, Cruz Su, Santidad Clemente XI elevo a la categoria de Orden a los congregants Betlemitas. Todo, eso que sera' muy cur-oso y muy interested, A no fuera para producer sus effects ante los tribunals, es realmente inadecuado al caso nuestro; porque a la Beneficencia. Pu blica-, mejor dicho, .,al Protectorado de la Beneficencia le interest I)oco saber cuales eran los antecedents de la religion betlemitica, toda vez que en la fundacio"n, erigida porDiego Evelino de Conipostela en 17 de mayo. Y 31 de julio de 1704, solo dlstinguimos a la orden, betlemitica', cualquiera que sea su origin, legitilno 0 bastard, y cualquiera que sea su profession, religiosa o military, como la eneargadade ejercer 61 patronato que le confiara el donate pard, eI cumplu*M*ento de su caritativa volun'tad. La situation juridica frehte a la function social del Protectorado de la Beneficeheia no se altera por las. conditions ni por los antecedents personals de los patrons. Pero es que hay nias es que a fuerza de eserib*r fiaito se Ileg a consagrar el popular aforismo que asegura "que el que, mucho, habla mucho yerra". Y asi nos encontramos con tremendas, contradieciones deutro de esos mismos preambulos histo"ricos, contradieciones, de las que nos ocupar mo', no torque en realidad h'agan aI caso en este pleito, sino torque ponen drelieve co'*mo es exact lo que, hemos dicho respect al'exceso de eseritura que se sidvierte en el legato. Efectivamente, en la .0 0 pagma trece-se afirma, que entm los fund*amentos que tuvo Clemente XI para7 elevar a



PAGE 1

LAW LISRARY cc--,,i.,LxCnONS



PAGE 1

Y esto.,no -podriaadmitirse, por varlas, razones fundamen' A tales:, -primera, torque -,en. eI auto en question el Obispo se recon .occ asi mismo derechos que se dice adquiridos* del Estado, y ordeI 1 10 1 * A I --0 na su mseri-pcion; segunda, torque siendo un derecho que e'l ce-' di*era a la Compani 0 a de Jesus, tendria que estar previamente insito -a favor de la a, Para que el -Dudiera inscribirlo despues a favor de la Compania de Jesus; y tercera, torque si se le quisiera otorgar el character de. un documents entre parties, tampoeq seria inscribible, pesto que en ese caso, tendria el cara'cter de documents privado, Y para. ternnuar este orden de razonamieiatos, creemos de A nuestro. deber 11amar la atencion que de los propios documents presentados, surge el Estado con el concept de tercero; pesto que, de el se dice que se adquiere el derecho y ning'll documents fehacien'te, authentic, lo, justifica, Cree A Maestro que -las,,nulidades de inscripciones, solo se pueden decretar en los casos previstos en .el articulo, 30 en relacion...cou, el 9 -de. Ja -ley Hipotecaria; olvidando de. manera'lamentable ue el art .0 culo, 4 del. Co"digo Civil declare que son nulos todos los actos ej ecutados Contra lo dispuesto en Ia -ley y que el articulo 16 del. propio cuerpo leaal, express, que en las materials que se rijan, p6r leys especiLa es, las .deficienclas de 'stas se supliran por las' dis'posiciones de* este C'digo. En.-elapartado 30* Ae Ja su'plica, de nuestro escrito Ae da-mok manda o que por'se Pidi' I Juz ado se declaran nulas -ineficaces ydolosas las consignaciones.,atribuidas a Jos, documents present I dos 'Como legitimos a obtener un titulo, de,,dominio Aedichos bieues (los dejados por Diego Evelino, de CoM t -con I& conditional resolutoria clontenida, adoleciendopor ello, la providencia o auto dictado Por el Obis-Dado de esta Di'cesis.Como base



PAGE 1

-.27 Obispo de Ciudad Rodrigo, el collector General de Espol*os, a misario General do Cruzada, el Director General de Rentas, Jubi.lado D. Alfonso Batanero. (Ve'ase R. D. do 210 de abril. de -1824)., Comenzaron las reforms por la instruction qiie on 30 de novicuibre de 1833 dirigio el -A.-Iinistro do Fom.ento General del P-cdno. a los, sub-delegados del Ramo exponiendoles un, Plaii, de adi-ninistracion civil donde se menciona los hos .j*ci*oq hospitals -v, dema,s establecimientos, de beneficencia, fij"andose en "fundaciones, partl'-culares que merecieran ser objeto de reform con arreglo a las iie-cesidades del dia t 4 La Real Orden de 26 do marzo. de 1834 fija, precisamente el -caracter del Protectorado y su *ntervencioAn en las, f-andacioiieg.. viene a abolir la costumbre, hasta en tones, sestenida, do elegir precisdmente de la nobleza o del e.st,,,i*do a todos los, in-dividuos que debieran composer las juntas y cor-poraciones directivas do los establecimientosde b.eneficenc*a y rm-mda que en lo sucesivo recaigan las elecciones.en, sujetos que, cualquiera, quefuese la clase a que perteneciese'n poseyeran conocimiento on Ta ciencia economic y estuvieran dotados de celo por el bien de susA semejantes; con este motive se quito al Colector General do Eg-polios, y Vacantes la Superintendeneia General de, Casas de Aalise-.ricordia y Hospicios, y se mando remitir las cuentas pendientes a los Jefes politicos. (Real Orden de 2 2 de septiembre de 1834). Don Luis Almendariz, Gobernad.or de Sevilla en. 1836-2i3 de febrero-propuso al Ministro de I a* Gober'n'acion. un. reglamentapara la administration de los patronato's' en' aquella provincia: ew reglamento se basaba en principios hoy sostenidos en la actual administraci'n; declaraba sujetos A la inspecclo'n de aquel Gobierno Ml auxiliado por las Corporacione' M a # todos los pa1V s municipals, tronatos, que tuvieran un objet6'P''Ladoso de beneficencia, cual0 A 0 e I IV 411 Is *2 a i a I & 'V





PAGE 1

AL JUZG.A-DO Carlos A1anuel de la Cruz Aboa-ado Cons-u-Itor de la S..cretaria de San'dad y Beneficencia a miribre y en represeiitacion de la Administraci'n General del Estado y del Gobieriao en el ejereicio del Protectorado de la Beneficencia PU"blica on los autos del juicio declarativode inavor eviantia, seguido ebiitra la Tulesia Catolica Apost'lica ARwmail-a de esta Diocesis la Comy!,ail'a do Jesu"s sobre nulidad de la inscripcion del Convento de Bele11 v sn entrega para la obra de caridad instituida po--wLDieoo Evelino de Compostela, ante el Juzgado comparezeo on ]a fornia quo mejor proceed en derecho d*ITO: Que dentro del te rmino do lev, vencro a producer en este ju*40 0 cio el escrito de replica quo a na parte emicierne ; es(--rito quo desgraciadameute no podra, eeiiirse a um factura proel.).sal extrictal Sino que comprendera adelims, apreciacloms de otro ordeii, quo nos vemos precisados a. consigner, para que mia serie do iiiexactitudes del escrito de colitestacion, producido por la CompanIa do JOSTISI no queen sin rectificar, Fue nuestro deseo I)erseuuido en los cs(ritos miterioms, -Imestro norte constant en ]as orientaciones adoptadas dentro de esta litis el render a la coiAval--arte tr*buto de respect v iio torque al estlidiar co,"a cuidado los miteoedeiites, de este Cisunto carecie'ramos de justos motives de"indignaci6ii, iliciido corno so falsean clertcas cosas que debievaii ser sagradas., shio po-I-que iios place siempre en imestras co-litroversias pi-ofesiomales eefiir las cuestiones a su aspect jur'dico exelusivameiite, dej,-Mido las descoinpotsturas para quielies descomciendo elemeiitales nornias que soii de o-i -se iio han teii*do en su vida oportunidad do hablar ot-ro



PAGE 1

-28 Cuarta:-remover a los administrators. Qu* nta --aprobar, y alzar las fianzas abonadas. A los, Tribunales de Justicia conflo', primer resolver las questions sobre mejor derecho a las dotes. Segundo: las referentes al mejor derecho de patronato o administration con arreglo a la fundacio'n; y Tercero: todas las que pusieran en duda, derechos particulars y exigieran previa declaracio'n legal de la voluntad del fundador. En 12 de abril de 18316 se dicto' una Real Orden coil el carac,ter de disposicio'n general que mando' a los Gobernadores de ProVIncia, formerr la estadisti( a de las fundaciones particulars de "'beneficencia y clasificarlas por su objeto, con presencia de*las .44escrituras originals de fundacion yaudiencia de las respectivas ','Juntas Provinciales de Caridad; a los patrons, siquiera fuesen eclesiasticos, ex-timir dichas escrituras en los Gobiernos Civiles 44y a las Juntas de Caridad, aplicar las fundaciones con aproba4 ci'n del Gobernador y de la DiputacionProvincial y con auxilio de juntas subalterns ; organize' las juntas de caridad de los parIp "tidos con el Alealde Presidente el cura parroco mas anti4clbuo, el "sindico, del Ayuntamiento, y los, patrons a una representation de las obras pi'as que se le encomendarall, Y mando' a las Provinciales, que formasen los, reglamentos de una y otra, y que los soA I'metiesen a la aprobacion, superior". Pero posterior ente en 8 de septiembre de 1836 se dict' el Real Decreto que restablecio' en toda su fuerza y vigor la ley de 1822 que no pudo ponerse en ica y vigor, torque durante el transcurso de los anos de 1822 y 23 ni posteriormente al de 1836, ."se hab'a formad9 los reglamentos para lasjuntas parroquiales que disponian los articulos 5 Y 24 de dicha ley ", y como de otra narte. va. em 1838 se hallaba -Dendiente de discussion en las Cortes



PAGE 1

59 de, eclesiasticos a los bienes de los, Belenn' stas,-Real Cedula de 5, de septiembre de 1843-y que especialmente se refiere a los bie..* nes entre los ".cuales estaba comprendido dicho Convento de Be,*# Mon. Y la Real Ce'dula de que nos vemmos ocupa do en este'estudio que es aplicable en lo general'a bienes eclesiasticos 'y que para su entrega, repetimo's, se reserve' el Gobierno, de, su Majestad las iiastrucciones pertinentes. (Vease documents nu'niero-15 folio 109 vuelto lifileas 7 y 8 de la primer pieza'de autos Esto seiatado viene a demo'trarse de una mantra clar'a y categorica que la Real Ce"dula de 1852 no le dio character de eslesiastico a los bienes procedentes de la donacio'n del, Obispo Com-postela que le fueron M*caut.ados a sus A stradores, Belem]*.-,tas donde despue's en uno de dichos bienes, el Convento de Bele'n, el #0 Capitaba General libremente determm*o alojar la Compania de Jesus al ser autorizado su establec*m*ento en* esta -Lsia por la citada. Real Cedula de 1852. Y por todo ello p'rob'ado tambi' a la Iglesia M*, se le devolvio tal hamueble, 'i se le dio** posesioll por ningun concept, ini disfrute.de 61 en gun caso; que la otral en-, n tidad, la Compaffl-a de Jesus fue alojada en 61 tantas veces.eitado Convent de Bele'n, de acuerdo con .1a, umea, disposicwn,.de esta Real C'dula y del Decreto del Capitan General de la -Isla -de .30, septieinabre de 1853 que figure al folio 120 de la prmera pieza, de autos, en el documents number 16 y que-ldice asl'*, "El Excelen-*_1 isimo Sr. Gobernador Capitan General,se ha servido disponer 9.6que la, parte del edificio, del. Convent de Bel e'n en que estaban. "situadas las habita6iones deE. S. General Segundo Cabo y las' "Oficinas de la Direccion, General y P. M. de las Armas quede."desocupado para el alojamiento en dicho punto de la Congrega--c 0i'n de P. P. Jesuitas. Lo que de orden de S. E. se coinaunica a-



PAGE 1

-36 e Hospital de iTlativo a los que se contraen al institute benfico A Convalecientes, Nuestra, Sebora de Belen, seguiremos fijando los dexechos del Protectorado para intervenor en esta fundacio'n con el character con que lo hace. y la justicia de sus pretensions aducidas en esta demanda.. 4 Interest siquiera sea como antecedents de inestimable valor, antes de citar el Decreto de 30 de dicien-bre de 1873 que coutiene la Instruccio'n para el Protectorado en las institutions de beneficencia y que rigio' hasta la de 1875, hoy en vigor, citar a1gunas de las. declaraciones contends en la R. 0. de 20 de abril de 1-871, que se, refiere a los bienes de beneficencia cuando deben'se'r declarados como tales., los que constituent ciertas fundaciones de character privado, como para redencion de cautious y dotes de doncellas, etc, Dice esa R. 0* ** "La palabra beneficencia derivada de bene"facere, indica la instituci'n de la caridad en cuantas manifesta."ciones puede emplearse para socorrer a los desvalidos, que por "cualquier accident o desgracia careen de medics para hacerlo -46 "'; y agrega: "No es esta ocasi'n de examiner el origin de "los diversos establecinlientos de Beneficencia, inspirados todos i4en la earidad, ni esto parece el objeto de la consult: bdsta deter44 0 minar que la caridad, fue' el fundamento de la famous Orden de la Merced para la redenci'n de cautious; que el mismo, origin tuvieron tantas otras institutions particulares encami00 "nadas al mismo fin, y queel sentbMiento intimo, el deseo de hacer .0 _"un bien a los que, queriendo entrar en religion, carec 0 an de los medicss necesarios para ello, fue' asimismo la causa de tantas "fundaciones particulars como se registrar en nuestro pal's, des"finadas a former dotes para entrar en religion. Es, pues, indu"dable, que pertence a la Beneficencia canto se refiere a estos 9 obj etos



PAGE 1

95 Y hora vam I os I a erceAI t ro, que es en el que se basan losdeman. d6do-s para obtener a su favor declaratorias de derechos dominicos. De -ese docum'ento podemos decir, que el presented al Registro de A 0 IA'Propiedad no fue' un documents fehaciente authentic. El articulo 50 del Reglamento de la Ley Hipotecaria express* que se entendera por titulo para todos, los-efectos de la inscrpciola, el do6umento pfiblico y fehaciente entre vivos o por causa de muerte en que funde su derecho sobre el hamueble o derecho real la persona a cuyo favor deba hacerse la inscripci'n misma. Y el articulo 51 declare "que se considering documents aute'nticos para los, effects de la ley, los que sirviendo de ti'tulo al dominion o derecho real, esten expedidos por el Gobierno o por autoridad o funcionario competence para darlo y deban hacer fe por st solo". A-hora bien, de acuerdo con estos precepts el Registrador de la Propiedad no pudo otorgarle fehaciencia, a un documents o colnunicacion administrative que se presentaba a trav es de un test*-Monio por exhibici o**n expedido por el Notario Lands, que para colmo ni siquiera legalize la fima de Pezuela que aparece al pie del Smo, La comumcacion de Pezuela fu' dictada en un expedience ad 0 0 ministrativo y para comprobar su autenticidad y *ustificar su fe~ haciencia, se debio pedir la certifleacio'n correspondent en vista A del expedience respective, donde debia co-star esa misma resoluci 0" n que en 17 de agosto de, 1854 comunicaba Pe.zuela al Obispado, de Ila Habana, El testimony notarial de Lancis no hace fe nada mas que en cuanto al hecho de que se le present' un documents por el repres0atante de la Compania de Jesu's en la fecha a que se refiere el milsmo testimony; pero no hace f' a1guna en cuanto al contenido flia 1n "vin tn V In ^ .V% .I .I^A^ I OeVA%



PAGE 1

t4una persona. Poses *0"n civil es esa misma tenencia o disfrute uniI' dos a la intenci'n de haber la cosa o derecho como suyos", tampoco es nueva, el mismo Paulus de quien parte el criteria, decia: "Adipiscimur possessionem corpore et animo, nequ.e per se ani11(mo., ant per se corpore", y la Ley la. Tit. XXX de la. Partida Tercera, eon su expression ruda, consign que "possession tanto i4quiere decir como ponimiento de pies, E seg'n dixeron los sa"bios antiguos, possession es tenencia derecha que ome ha en I'las cosas corporals, con ayuda del cuerpo e del eiatendimiento". Y a tal extreme es, esencial a los effects de la prescription que la posesio'n reuna esos dos requisites, que a mas de lo expuesto sobre Baudry y sobre Paulus, se nos ocurre" citar en demostraci'n de firmeza la Ley VI, Tit. 4,', Libro 4.* del Fuero Viejo de Castilla, que express que "Ningund Cristiano a' Judio 9'nin Judio a Cristiano non puede toller eredat uno al otro por 46 J* alao e dia, si non mostrare demas como lo compro o Como lo * 0 9 gano por alguna ragon derecha y dentro de la legislation m"! mediatamente anterior a nuestro C'digo Civil, que invocan los demandados, la Ley 6.", Tit XXX, Partid'a Tercera, que dice; 4.9 ganar queriendo a1gund ome alguna possession de castillo, o de casa, o de otra cosa qualquier', ha menester que faga dos co4 sas, la vna que haya voluntad de la ganar. La otra que la entre 6 por si corporalmente e la tenga, o otro alguno por 61 en su 4 nombre. Y si alguna destas dos cosas le falleciesse -non la podri'a ganar Y nuestro C'digo Civil fiel a esa tradition Jur'dica tiene declarado en su articulo 447, textual y houradamente copiado, que: "solo la possession que se ad.uierey se disfruta, en concept "de dueno, puede server de titulo para. adquirir el dominion De modo que aunque pudieran levantarse teorias contra la



PAGE 1

Formula curiosa, genial, y tan sublime, que border lo ridiculo, en que se ha querido interpreter el mas fundamental de todos. los documents demonstrations del cardeter posesorio con que disfrutaba la Compania de Jesu's el Convento de Bele**n. 1DO"nde iria a parar todo el orden juridico establecido, c,,i las relaciones contractuales y las obligaciones de toda iffidole quedaran sometidas, como lo pretend la Compama de Jesils, a la vele*dosa conciencia de Jas parties! i No Maestro; como representative de la Compama de Jesus, b'squele# otra h-terpretaci*lon a, sus frames, pero en su nombre, en su favor, no -diga, i por D *os!, que la Compani 0 a de Jesu's dice mentira!! Y au"n pudieramos hacer gracia de todo lo expuesto; podriainos si se quiere conceptual como, no escrito todo lo anterior, pues 10 ma's contundente, lo que result realmente asombroso y hasta hace suponer que la parte contrarian no ha le'do la propia docu-mentacio'n que present para justificar la prescr'l)6on que alega, es la manifestation hecha por el mismo Ob*spo de la Habana, en, 1898 cuando va a inscribir el Coiwento e n el Reg'stro de la Propledad. Efectivamente el auto n bana do 21 del se~or Obispo de la Ha de agosto de 1898, declare en uno de sus Considerandos literalmente lo que sigue,0 "Considerando* que de los antecedents re"lacionados se deduce legalmente, que al entregar el Estado, a es0 0 do It "te Obi'spado, como bienes'de la Iglesia, el edificio que sirvio cLe' "Convento a los Padres Belemitas, para que en e'l se 1"nstalara el "Colegio que iba a establecerse por la Comp,i,1'.1'a de Jesus, conforme a lo ordenado en el Capitulo V de ]a Real Ce'dula de' 26 "de noviembre de 1854, y al entregarse por el Obispado d*cho ed*-'IA -r ---2t -1 e 11 _7 _7___ --7J --7 !' -7__



PAGE 1

102 juridica preexistente; que el transeurso de los aRos, co-ILPI Dinandose con la codicia ha podido oscurecer y mixtificar. No se trata de poner al Estado cubano en una posicio'n contradictory con quien pudieramos Ilawar su causante. No. Precisamente se quiere demostrar y se ha demostrado, que ese, causante no Ilego' a entregar nada, en concept de trasmisi-n dominica, Y para que se vea hasta que punto esa communication presentada a travel de un test*monio notar*al es completamente nula e meneaz para la inscription en que figure como antecedents, bas~ le ta decir que la inscripcio"n se hace a favor de la Compal-lia de Jeus, y que la comunicacion, i el titulo! se refiere a la 11glesia Ca t'lica. Y vamos ya a estudiar la resolution episcopal declarativad* derechos que el mismo Registrador -caJifica de "proVidencia", origin y-motivo de la curiosa metamorfosis.-que en la propiedad del inmueble se descubre, dentro de la inscription que impugnamos. tPudo el Registrador de la Propiedad inscribir, como ejecutoria, una providence dictada .dentro del orden ecles'iastico 1 Que nos contest la ley de Enjuiciamiento Civil, eirl su articulo 51, que copiado, literalmente dice "La jurisdieci'n ordinaria sera' la unica competence para* co-, nocer de los negocios civiles que se susciten en territorio espanol entre espanoles, entre extranjeros y entre espan~oles y extraueros Dispos-icion que ha sido aclarada en su balance y significaeio'*n* por una sentencia del* Tribunal Supremo Espan~ol de 28 de abril de 1900, en que por la fecha en que se expidio', nos va a servir 1-1ada ma's que de criteria jur'dico; pero. criteria muy elocuente. La parte doctrinal de dicha sentencia dice asi,



PAGE 1

IIle *9 t I 0/ JIbN a 101 44



PAGE 1

-86 Esto sera' falso, Pero revela corao con aquellos actos de 1854 el 'Obispado no adquirio el concept de duelfio. Asilo reconoce en 1898. Pero es que todavia hay ma's, en otro Cons'derando del mis.MO auto reconoce el Obispado de la Habana que 61 no ha tenido posesio'n a1guna del Convento de Bele*n, Wamoslo a continuacio'n: "Considerando: que el expresado derecho que cree le asiste la "Compama de Jesu's ha sido sustentado por la prescripcio'n a virtud de la posesio'n que ha venido disfrutando durante 44 an"os, coneurriendo para la validez de la misma el justo titulo buena -4 4 e y possession continua y termino senalado Por derecho que em .4 t 10 este caso alcanza el maxima de 40 anos, segun la Ley 26, Tit. 267 Parti da Tercera". Ya esto es definitive : posesio'n, buena fe', justo titulo, tiempo prescrito, todo se lo reconoce el Obispado de la Habana a la ,Compam"'a de Jesu's. Esta es la prueba ma's evidence de que el Obispado de la Habana no tuvo nunca ni anhuus, ni corpus, n* nada. Son sus proplas manifestaciolles, son sus propias -palabras. El Tribunal que despue's de esas maDifestaciones concediera al Obispado de la .Habana la prescrl*pc*o'*n del dominion del Convento de Belen, pre-varicaria. Lo transcrito costa del auto'por el cual se inscribio' el Convento de Belen a favor de la Compa~Ia de Jesu's en 26 de ag'osto de 1898 *,p 0,0~ 10 ,-en la certification que de esa inscription se acompano con los documents de la demand y que costa en fojas 210 de ...-Ios autos. La Compan''a de Jesu's por su parte en la pagina 73 de su esIcrito de contestacion, dice lo simuente: "Es de toda evidencia que %-' 0.0 "la Iglesia gano' el 10 y 11 de agosto de 1854 la possession del Con44vento de Bele'n. Porque concurrieron entrambos requisites in-



PAGE 1

-88 la PoSeSi6n. que produce effects Jur P awos: la entrega del dia 11 esta' desprovista de i*mportanciA por el propio Obispado que pedia, no obstante ella, una obligac a on formal; y por lo consignado en el auto de 1898,' la comunicaci6n del-, dia 14, esta' explicado que siendo en cumplimiento de "disposicliolles soberanas" no pod a otorgar nia's derechos que los que dichas "disposiciones" concedieron, y entre esos no estaba, lo que se' refer a derechos doMIDICOSY Como lo, Justifican. todos los Considerandos del auto famoso... 1 tan famous como la famous Real C'dula de Felipe V. ..I Nosotros sabemos que un titulo nulo puede sin embargo dejar en la conciencia del favorecido la impression de que ha alcaiazado el animus domino. Y sabemos que a los effects, juri'dicos basta que ese annno se combine con la tenenci a material y con el teinporis lege definite" para que surje la prescripcio'n. Por eso nos bemos dedicado, a demostrar no tan solamente la ineficacia de los titulos que Pudieran invocarse, sino la conciencia, ne'gativa que como poseedores civiles han teDido la Compa'la de Jesu's v ]a Iglesla Cato'] *c,,i con relaci'n al Convento de BeleIT.



PAGE 1

_78 del ilamueble referido, pues desde esa fecha 1 asta ahora, el Con-* vento de acuerdo con las Reales Disposiciones, ha venido sirviendo a Ia CompaniLa de Jesu's como colegio de primer y segunda enseiaanza; y ese instance, no por pequeno menos appreciable, en que el Obispado pudo teiaer el corpus de Ia cosa cuya prescripci**n invoca, vamos a ver en que concept lo disfruto, Como 10 tuvoo Sentimos incurrir en repeticiones, pero ello es, necesario para contester esta, duda. No habie*hdose referido para nada, Ia Real C'dula de noviembre de 1852, en su apartado, tercero al Obispo de Ia. HaA 10 0 10 bana, y si solo a los Padres Jesultas, tpor que interviLiao en este asunto el referido prelado? Seiacillamente a los effects eclesia's.ticos. El mismo nos lo va a decir. Ve'ase a fojas 12.0 de Ia primera pieza de autos Ia copia certificada del documents que dice as1L. "Obispado, d.e Ia Habana.-Exemo. Sor.-Es en mi poder itel oficio de V. E. su fha. de ayer, y enterado de su conteiaido he "dispuesto fuese trasladado al Superior de los P. P. Jesuitas y "al Presidente de Ia Coiagregacion de Nuestra Sefiora de Bele"n, ticon Ia orden a e'ste'de entregar al primer en su oportunidad .0 ".Ia Iglesia de que esta' hecho cargo. Y a fin de procurer, segun es mi deber el mayor aumento possible del Culto Divin 0 y aten der mejor a las necesidades espirituales de los files, he vei-Ado "tambie'n en disponer que dicha Congregacio'n pase a Ia Iglesia, "de San Isidro tan luego como losP. P. Jesuffas entire en poCisesio'n de Ia de'Belen. Lo. que participo a V.'E. contestando a i6su citado oficio* Dios guarded a V. E. ms. as.-Habana Dbre. "31 de 1853.-Exemo. Sor. Freo. Obpo. de Ia Habana.-rubricado. "Exemo. Sor. Gobdor. Capn. Gral. Vice Real Patrono". Trnf.q'.-nc1n.qP c1pl, frqqlqtln A i1n0+.q1n0in-n Ilia Orrpinn.Q TZial i ai n.on Q





PAGE 1

au-nque con destiny, semej ante, conocidas comunmente con el nombre de patronatos, memories, legados, obras y causes pi'as. El propio fundador del Hosp ital de ConvaleCientes Nuestra Sefiora de Bele'u, declare' en su escritura fundacional, que era de character perpetuo, para siewpre jamas, desti-nando a la satisfaccion gratuity de neces*dad fisica de convalecencia de los pores enfermos sin que tenga ninguna otra obligaci'n la donacio'n que hizo el benemerito, obispo, que como obligation terminate y expresa puso esta en favor de los pores, hasta con clausula resolutoria, de la donaciola, conforme costa en las escrituras de 1704. El citado R. A de 1875 a que nos venimos refiriendo, declare en su articulo 2.0: que la beneficencia particular comprende todas las instituciones beneficas creadas y dotadas con bienes particulares y cuyo patronato y administration fueron rtglamentados por los respectivos, fundadores o en nombre de e'stos, y confiLados en iguai iorma a corporations, autoridades o personas determinadas y agrega en el articulo 3." que adquirird el cardeter de public toda institucio'n particular cuando estuviere encomendada por fundacion a patrons de oficio, y este fuere suprimido, Esdepir, que si tuviere character particular la institution creada por Diego Evelino de Compostela de acuerdo con este precepto, adquiere el carader de public, toda vez que los patrons de oficio, a quienes encomendo la dicha fundacion o sease a los Religiosos Belemitas, fueron suprimidos, y el gobierno hecho, cargo de la administration de los bienes aplicados a la citada institui'n benefice, reconocio es cumpno ia.0 *'V '# ta y "1 0 .0 -1 voluntad del testador no tan solo por lo dispuesto en la R. 0. de 5 de septi embre de n 0,0 1843, sino tambie'n por la consignacion que njo en sus presupuestos, desde que traslado' la Sala de Convalecientes del lugar destinado, para ella hasta 1899, en que ceso' en esta Isla. -w*lr & I "1 0 1 0 1 11"1



PAGE 1

-17 ce Felip -0 V, "a mis, Virreyes del Peru' y Nueva E' Pre "4entes, Audienclas, Gobernadores, y demas Jueces y Justi "cias de ambos Reims; y ruego, y encargo a los, Arzobispos y Obispos, sus 6ficiales o Vicariois Generales y a los, Cavil4. "dos de las, Iglesias de ellos no pongan ni consientan poner a la "Religion Belemitica, embarazo ni impediment a1guno, en.la li'.'bre, franca y general adquisicio'n de los, bieres, rentals, y limosuas 11 *taren, para la manutenci'n de sus religious y para la 77asistencia gastos, y curac*o'n de los enfern-os que acuden a las 7 'easas de hospitalidad que estan a su cargo y de las que en ade'71ante se fundaren con licencia y aprobaci'n mia", etc; resolviendo Felipe V. repito, esas, obligaciones, y quedando la Real Hacienda libre, en cuanto a sufragar los gastos, de reference y las, Re0 49 ligiosos Belemitas en disposici'n de adquirl*r bienes, rentals y limosnas que necesitaren para la vmnutenci'n de sus religiosos y para la asistencia, gastos y curacion de los enfermog que acudem a la casa de hospitalidad que est,(ta a su cargo, .% Es decir, que esta disposicio"n de character general no fue dictada ni affect al caso, especial de la donacion del Obispo Compostela pero aun en ese supuesto esta propia Real Ce"dula de Felipe V, contiene dos declaratorias que ma's, bene&iosas no pueden ser a los interests que reclama el Protectosado de la Beneficencia Pubnea; la primer que los religious belemitas teman a su cargo las casas de hospitalidad, es decir una, de ellas, la creada por el Obispo Compostela; la otra que se le otorgo-1a libre adquisici'n de bienes rentals. y limosuas "que necesitaren para la manutencio'n de sus religious y para la. asistencia gastos y curacion de los enfermos que acuden a las casas de Hospitalidad". Precisamente fija todav'a ma's el caraeter de ben'fico de los bienes donados, por el Obispo Compostela, la a-plicaci'n de la, Real



PAGE 1

-49 mortizacio'n de b ienes, que ya la ley de 1855 m's claram terminal su balance y donde se fijan los bienes suietos comol los exceptuados de desamortizaciola. Para concretar nuestros proposition de fijar como en. medio de todos estos in autamieiftos y vents de bienes, es de notar que aquellos que correspondieren a cargas beneficas y los que estuvieren en fundaciones de ese character bene'fico no fueron comprendiAll "1 10 dos como bienes de la Iglesia, bien fueren pumicas o privadas di-.chas fundaciones bene'ficas y que aunque por la ley de 1849, 20 de junio, no fueron comprendidos en la venta y, si le alcanzaxe esta en la de 1855, es conciliable esta U'ltima resolution, torque la desamortizacio"n de esta clase de bienes no implica mas que un cambio de forma en los mismos y las leyes desamortizadoras no quisieron suprimir los establecimientos de esta clase, sino simplemente verificar en ellos una subrogacio n. de renta que hiciese compatible su subsistencia con la libre eirculacion de sus bienes hasta alli amortizados, por estar eia poder de manos, muertas, en su mazo de 1865, Real Orde* n de 28 de octubre de 1870 expedidapor el yor parte; citaremos aqui el decreto sentencia de nueve de marMinistro de Hacienda declarando sujetos a desamortizaci*o'n los bienes del patronato de A Lorenzo Nicolas Iba'n-ez Porcio, administrado por el Cabiddo Catedral de Cadiz y la sentencia, del Tr*Lbunal Su-premo de Justicia de 4 de noviembre de 1872 que fija esta doctrine'. No debe perverse de vista que con posteriLoriLdad, a 1843, el 0 0 Gobierno Espal'aol hecho cargo de la a stracio'n del Hospital de Convalecientes, y habiendo destinado el *10mueble donado para ese fin, el Convento de Belen a Cuartel de Caballeria para cum*plir con la fundacion, fija en otro lugar, que estima couvenientes 0 A -posterioridad a 1854, en aue la Sala de Convalecientes v. aun con





PAGE 1

93 V NULIDAD DE LOS TITULOS INSCRIPTOS POR LA COMPA*IA DE JESUS Y CANCELACION DE SU INSCRIPCION EN EL REGISTRY DE LA PROPIEDAD Esta cuestio'n que la rep'resentacio'n de la Compania de' Jesus consider intangible, esa cao't*ca hiscripcio"n con la que parece que se tuvieron en, cuenta todos los preseptos legalese ell la material precisamente Par& irlos violentando, va a ser ahora objeto de nuestro studio, por haber pedido en la demand, entre otras cosas, la nulidad de. todos esos aman~os, de todos esos artificios, es 0,0 decir, la cancelacio"n de la hiscripcion. La distinction que hicimos de los titulos cuando estudiamos la parte relative al "justo titulo", en la prescripcion ordinaria, nos va a server para estudiar esos titulos en cuanto a su inscripcion en el Registry de la Propiedad. Efectivamente, vamos a fijamos en el titulo, en cuanto se refiere al documents incrito, y a, los vicious que como tal acto externo tiene, y al titulo, que como causa de transmission supone el acto, jur idico en virtue del cual se ha inscrito a su favor la Compamade Jesus, el Convento de Belen, y la Iglesia Cato'lica la conditional resolutoria. Para ello se impose como, la vez anterior hacernos una pregunta de los documents que se hayan inscrito. -6 Cuales son ? Ya lo sabemos, los siguientes 1 0 .-Una instancia del senior don Jose' Maria Palacio repre~ 10 sentante de la Compania de Jes A s en Cuba, coutentiva de la descripcio'n del inmueble Convento de Belen. 20.-TTnn. eonin. eerfifienAn. del eserito de, 14 de avosto do, 1854-



PAGE 1

cion; no entrego' a la IgIesia a que pe'rteneela sus bienes; hizo una, donaci'n a la fundacion que el, creaba al Hospital Nuestra Senora de Bele'n, por y en beneficio de los pores convAlecientes. Los bienes que para el fin indicado recibieron los Belemitas y que fueroia ineautados inas tarde por el Gobierno Espanol, no constitu0 A yeron ninquna oblacio'n en favor de la, Iglesia, III esta tuvo m puede tener ningun titulo sobre ellos; toda vez que estos constaiti en las escrituras de 1704, como de propiedad privada, del Obispo do-nante, cuya donacio"n hizo, como se ha dicho, en favor de los pobr''e s convalecientes. Esos bienes al clamar por sus duefio.s, claman por' el Hospital de Convalecientes Nuestra, Senora de Bele'n, por lo's Tobres, I convalecientes, por la fundacio'n benefice que es a qui6n pertenecen y siauen. Tampoco pertenecen a la Iglesia en concept de bienes propios, porque demostrado esta' en autos el origin de ellos y su propietario; no los adquirio la Tglesl*a porque tuvieran el concept, de diezmos que es "la prestacton que los files pagaban a la Iglesta I en frutos de .la tierra, ganados y por otros concepts par'a. atendeP la subsistencia del culto y de sus Ministros" ni de priral.cias que son "los primers frutos de la atierra que se ofrecen a, Dios en reconocimiento de sus beneficios y tampoco la entidad U_ ridica Iglesia Caltolica tiene titulos & adqui 0 scion con anterioridad a las leyes de desamortizacion m* despu**s de e'sta, de, los bienes que forman la institution Hospital de Convalecientes y entre lo sque se encuentra el Convento de Bel e**n, que como hemos probado, W puede pertenecerle por su condition y carActer especialde propiedad privada,-bienes patrimoniales de un "beneficiado" *1 es de los que deban devolverse por concept' de las distilltas estipulaciones contenida en los coneordatos y leyes que los



PAGE 1

94, por el..Gobi,*erno para ese effect o a patrons des*gnados por el fundador. No hay-que olvidar que el Hospital de Convaleciente's er*gi*dopor Diego' Evelino de Compostela, y cuyo patronato lo ejercieron losReligiosos Beleimitas hasta el afio de 1853, cualquiera que fuese la clasificacion que -rudi*era corresponderle a esa institution, es lo cierto, I y', es' este hecho innegable, que ya en 1849 el Gobierno espallol, que hab'a tomato a su cargo la referida institution en cumplimiento de la R. 0. de 5 de septien-ibre de 1843 e*ontinuaba sosteniendolo" con sus rentals v, bienes v sin que perdiera su carakter, por el inismo comprorraso por el contrafflo en la citada R. 0. de 18431. Y e n el transcurso de este historical, Ilega la R... 0. de 20 y 24 nA de marzo de 1857, que sirve de base a la Compaffl-a de' Jesus para f uhdar, en el supuesto negado y probado que la fundacio'n u obrapla hecha por el Obispo Compostela, fuese esencialmente ecle,slastica, de que correspondiera entonces el patronato de esa funda*ci*on, de acuerdo con el apartado o alticulo priniero de la citada R. 0., al prelado de la dio"cesis respective, coino sustituto na-. tural del patron de dicha obrapia, que lo era una comunidad religiosa, suprimida.y en ese sentido no podr'a por tanto el Secretario de Sanidad y Beneficencia, ejereitando el Protectorado de la' Benefi'encia Pfiblica ion que en esta demand -utilizar la ace" -se utiliza.para exigir el cumplimiento de la voluntad del testador 10 de'dicha', obrapia o institute beuefico. Dejamos a un lado el aspect moral de esta cuesti'n de que correspondiendo el -patronato a un parroco de la di'cesis 'ste no lo. hubierA feclamado ni en el afio 1857 ni ahora, para hacer cumplir 10, a i la voluhta'd del caritativo y magna 811 nimo Obispo Diego Evelino Compostela, renunciando a esos sus derechos y a los deberes por



PAGE 1

_43 mero parrafo sexto) los de las 'rdenes tercera menos los pertei e0 0 clients a los hospitals que tuvieran a su cuidado; los, de las temporalidades de los exjesuitas y los de los colegios mayoress De esta desamortizacion quedaroia exceptuados, los bienes races propios de las iglesias cathedrals, parroquiales y colegiatas, de sus cabildos y de las comunidades religious aunque tuvieren alguna carga piadosa; los que en parte tuviesen esta pertenencia, en parte de los establecimientos piadosos y no admitieren co"moda, division, antes de ser evacuada la consult que en tales casos hab'a de hacerse 'de acuerdo con la Adici'ia de 27 de diciembre de -799 ya citada., De aqui parte la primer legislaci'n desamortizadora que tan graves perturbaciones produjo a la beneficencia y que la coiafusio'n por ella ofrecida desde tan remotes tempos dio lugar a q ie en nuestra naciente rep-dblica, en los primers instances, se planteara por parte de la Igiesia Cat'lica, reclamaciones para obtener bienes y hacer venta de otros, que al studio, de toda la legislacion espanoia, que hubo de desligarla de sus propiedades, no podria esta, con toda honradez, volver de nuevo a adquirir y* vender bienes que ya no le pertenecian; realizando famous operaciLon que dio' lugar a que, un representative a las Camaras Cubanas, el selaor Pelayo Garem, levantara su voz contra tan extraordinario. y si-gnificativo negocio, que omitimos tambien examiner en conjunto y en detalle, por no ser objeto m* problema de este debate's pero que prometemos darlos a concern en studio que habremos de publicar. Toda esa legislation trato" de respetar sienipre la existence de las fundaciones, y asi" lo disponia el decreto de 19 de septiembre de 1798, al establecer que continuaran ejerciendo en los establecimientos pi"os las autoridades que estuvieren a su cargo,



PAGE 1

.40 der Ejecutivo, respect, de que debe solicitor el Secretario del Despacho' que ejerza jurisdiction sobre los asuntos de beneficencia, la debida aplicacion de los bienes de todas classes destinados a establecimie-utos u obras de beneficencia, p'blica ; asl se hizo por el senor Seeretario de Sanidad y Beneficencia, qui 0 en pidio' a su companero el de Justicia, el establecimiento de las reclamaciones y ju v cios -uecesarlos para el cuinplimiento de la voluntad de Diego Evelino de Compostela -es decir, para destinar el Con-vento de Belen donado, por el citado Obispo a beneficio de los pores convalecientes, y fijar en e'l el Hospital que instituyo'. Estan, pues, njados los derechos y el balance del Protectorado de la Beneficencia pfiblica, que datan desde tiempo immemorial y que tienen precedents en toda la legislation que en material, de beneficencia se ha citado. & Olvida de mantra lamentable la Compa'la de Jes's, apart del desconocimiento que esto demuestra de los derechos Ael Protectorado de la Beneficencia Publica para exigir el cumplimiento de la voluntad de los fundadores au"n en las fundaciones que esten representadas y administradas por eclesia'sticos, cuando estas afecten al interest pfiblico o a la colectividad; olvida, repeti-os, la. A Compan'la de Jes A S, que ella no es la sucesora, ni representalite de los Religiosos Belemitas para, negar como lo hace el ejercicio de esta ace *0n al Protectorado de la B ene-ficencia, pfiblica, Aebiendo tener en cuenta, solo que ocupa un edificio que iao esde su propiedad, que no lo fue' en ningun tempo; que precede de los bienesdonados para la fundacion Hospital Ae Convalecien:tes, y que por una torcida ymaliciosa interpretation de la Real Ce'dula Ae 26 de noviembre de 1852, se hace hoy aparecer propietaria, del valioso lamueble, hecho por el cual concurred a este debate, citada por el Gobierno en el ejercicio de ese Protectorado y en el que solo pue-



PAGE 1

110 pama de Jes As, no la estima convenientemente desenvuelta. Por la primer se consign que a-L'w.supomendo que el Convento de Belen fuera propiedad del Estado hasta el dia 23 de octubre de 1-901, en que se firmo por el General Leonardo Wood, Gobernador Military de Cuba, la escritura otorgada ante el se'or Fernando Al. Vidal, sobre entrega de los bienes, a laIglesia Cat lica, era vi ente, que entonces hubieran quedado comp -endido eia 1a -dec.laracion general contenida -en dicha escritura,' 'I que reconocio a favor de la -Iglesia CatO"I*ca -Romana de Cuba, Io-s derechos dominicos quea la mismale asisten sobrelosbienes de driven eclj.A-,. i9sia'stico posei-dos-..-Por el Estado on la Di',ces*s de la Habana as como los que se expresan a continuaclon La otra tesis es, que el Estado, ejerelta en este una ac;.-.,. ci'n reivindicatoria sobre .el Convento de Bele'n y es.to:no puede I acerlo, -toda vez qu-e el Estado I Cubano nunca ha. sido due fio'de di Cho inmueble, ya que. s i alguna vez lo tuvo fue' por-el ti 0 tulo violent 0 -lo que nu ca podr injusto de laincautaci'n,. n a. servir.-Ae base a, la. accioxi reivindicatoria. Esos son los dos arguments fundamentals sostemdos 'or el Maestro, que nosotros con el respect que siempre le hemos profesado, trataremos a continuaci'n, en la seguridad. de' que habra' de convenir en que son inconsistentes, La escritura de Vidal, bien lo sabe el Obispado y mas que nadie su flustrada representation jur'dica, el doctor Gonzalez La ;. nuza, vino a solucionar' la especial situation de Derecho que sobre los bienes Ilamados eclesi asticos, se hubo de crear, por. el nuebiopol'tico opera ion en, vo ca do en el pals, en virtue de lacesac Cuba de la sober'ania -espanoia y la terminaclon, por tanto, de la 'Cat'lica, como relaciones existentesentre el Estado y la Iglesia 0 potestados'del'Derecho Rdblico, segun el Coneordato'vivente.



PAGE 1

98. 14A blica, o a la Secretaria de Gobernacion, y ai cLia siguiente k I)ediriamos una certification a. uno de los Secretarios de dichos departmentss de la petition que habl'amos hecho. Este nos la 4otorgar'a sin duda. Triamos al Registro de la Pro'Piedid. DescriMriamos el inmueble v nos veriamos por un arte de magia legal tleclarado vallido por los tribunals, en duenos y propietarios de la Santisima. Iglesia Catedral de la Habana, Si* a un estudiante de Derecho, es ma's, si a un lego por completo en questions juridicas se le explica esto y se le dijera que un Aocumento analog ha sido inscrito, lo estimar'a broma, y si se le Ake que de algo igual se valio' la Compan P a de Jesu's y la Iglesia 'Cat'lica Para inscribir a su favor, nada menos que un inmueble valuado en centenares de miles de pesos, creeria loco al que lo relatara. Le-vanse con despacio los titulos que declare inscribible el articulo 2'. de la Ley Hipotecaria, y diga la Compania de Jesu's en ,,eua I de los, seis apartados encaja la mencionada certificaci'n de ]a S.ecretar'a de Hacienda. Y ello, por la sencilla razo'n de que jur .dicaihente, titulo no es ma's que el acto en virtue del cual se adql-nere, se traspasa o se modifica el dominion u otros derechos. Y ahora volvemos a caer en el testimony que por exhibiciola A ;otorgo" el Notario Lancis de la comunicacion de 17 de agosto de 1854. Esa comunicacio'n consta va transcript ma's arriba en el cuerPO de este escrito; pero, no obstante Para no remitir hasta alla' el Juzgado, vamos a copiarla -a continuaci'n, a fin de analizarla eon los ractivos de la Ley Hipotecaria Para ver, si realmente -resist*e esta prueba, La vamos a copier de la propia inscription. Vease fojas 214 -de la seguiridapieza de autos, donde costa la certificacio'n de la



PAGE 1

El character de fundacio'n gue tiene el Hospital de Convale0 cientes desde su origin en que fue erigido por el Obispo ComposA "puede selo la Compania de Jes's n* su abogado ditela no negar rector -torque como tal fundacion lo reconoci' el Rey de Espan~a en su R. 0. de 3 de mayo de 1705, tantas veces, citada, en la que dijo: "He resuelto atendiendo a tan justos motives per77mitir la fundacio'n del expresado Hospital"S Y como tal fundaci'n fue' recohocida en 11 de mayo de 1821, cuando al incautarse el Gobierno de los bienes pertenecientes a las suprimidas Ordenes Religiosas en el acto de tomar posesio'n de los que corres-pondieron a la Orden de los Belemitas, los, Comisarios del Excelentisi-o Ayuntamiento, a quienes habritan de serle entregado el citado Hospital expusieron: "Que insisted en que se les pasen las escrituras y "los testaments en que constant los capitals de este Convento (se refieren a Belen) destinado a la fundacio'n de "Escuela y Hospital gratuitous en beneficio de este Pu"blico que entienden no pueden defraudarse y por lo "mismo protestan a salvo cualesquiera derechos que co72 10 rrespondan a dicho establecimiento" (Documento numero 12, paginas 5 y 5 vuelto, folio 90 y 90 vuelto primera pieza de autos), Claramente demostrado esta que el fundador del Hospitalde ej Convalecientes lo, fue el Obispo Uompostela, que hasta solicit' tal tiftulo. La palabra fundacion que proviene del latin foundation sigA n I nifica action y etecto de fundar; y precisamente la accio'n y el effect de fundar lo tuvo el Obispo Compostela. No son estas afirmaciones nuestras, son declaratorias terminates que continent



PAGE 1

pital de Convalecientes que adquirieron y poseyeron despues hasta que fueron supri*midos los Reli *osos Beletimas, para dicho objeto; discutir, repetimos, que dichos bienes tiene-n character be1-16fico, es la terneridad rayana en falsia,-w-la frescura en los I' *tes del descaro. Y. isi A Ob ispo -Compostela instituyo 0 constltuv6 el Hospital de -Convalecientes Nuestra Senora de BeIen para los, pobre-s y por esta misma causao maotivo lo entrego con -sus Dienes a los'Relig*0sos Belernitas que al cuidado de los enfermos pores, se dedicaban; si esta fu' la causa de la Aonacion y au naturaleza, el lugar y la obra del Hosp, ital -por su fin, y p or sus rnedios c 0** mo I-legar a afirmar que esa fundacion-es de naturaleza -cclesiastica y religio'sa y la obra de Aicho Hospital por -su fin y por sus medics eOesiastica y religious tambie"n-I Hemos probado la tesis fundamentO de la demand: a saber la fundaci'n de beneficencia creada, wpor la donaci'n de Diego Evelino de Crompostela, conform se decla-raen la R. -0. de 5'septolembre Ae 1843, -que acabamos de inserter -, -no son frames generals y vagaB -m iiterpretacioines torcidas y maliciosas la8 que en el es-crito de denianda fijamos al determinarcomo olarapia, carga ben6fica, fundacio'n de beneficencia, la 6bra de dicho Hospital. Son declaraciones terminates -que continent todos los documents que Ilevamos -copiados. Unos de las manos del propio, donate, otros disposiciones legalese del. Gobierno Espahol, que obligan amique no quieran a Ia Igles*a -Cato"lica y a la Compan a de Jesu" 8 O-y que constituent precisamente-61 eje y soften de la demand, dwide se A encuentra la fundacion de taracter benefico y no eclesia'stico y I-a .0 esperanza fundada para el Protectorado de la Beneficencia PRblica, que es, t;riste leccio'n objetiva para el -comu"n demandado, e -"I & '1 11 illusion en vias de -realiaacL para el denunciante Tabares, de la



PAGE 1

Cua'i-ido los poderes, legislative y ejeuti-vo resicLian en ettrono disposiciones real's Co'' leron a, dixersas auel protectorado de las fundaciones; sm distincion. al, ademas juzgados especiales, para wuna y crearon fallar'los negocios contenelosos relatives, 'a.. las mismas. Estableci p s el'rotectoWo el gobierno representative t do lo conrado en las provi ncias a los Jefes, politicos 0 0 tencioso" a, la justicia orainaria. Este cambio'de. sistema, unido al, restablecimento de la ley de 6 de 'febrero de 1822, ha dado occasion a varies, dudas que S. M. me'manda aclarar en te'rminos que sirvan de regla para lo sucesivo. Reves*tido el gobieri-io de S. M. por el articulo 43 de laCO'n'stitucion, de un soberano imperio so*bre cuanto concern, al orden p'blico, ejerce. por si mismol Ypor medio de los jefes politicos, sus, delegados, el p*rotectorado, 110 tan'solamente I de los. establechmentos que pertenecen al Estado, a las provincias o a los pueblos, 'sino ta"mbi*en el de los interests colectivos, que, como'el soco'rro de p.obres o el dote de doncellas, sin entra*r en el cuadro de aquellas divisions political, requieren : una I esial't tela de parte de la admiiaistrac* fibl ica a c u iLon. Por S-Li Importancia, ya por career de representative Que eficazmente los defienda. Siempre que el pro tecito-rado 6 la administration de los interests, pfiblicos o eolec'tivos estan. reunidos en una sola'mano, el Gobiernoque ojerce ell toda su plenitude el imperio de que se halla con'stitucio'aalmente revestido pero cuandol; 10's patrons o administrators son personas particulares, el ejeri io -del protectorado queda reducido a 'Ja vigilanVn+Ar-vA"PiA-n inaonQnrinQ Tinvn "121P by-,itAbim-fird



PAGE 1

miento. E por eude.quanto tempo quier que ellos las tuuiesseu 44assi, non ganarian, el senorio por ello. Pero aquellos que tienen i4a feudo a1gund heredan-dento, 0' han ende el vsofructo dello 0" I'lo tienen, a censo daiado cosa cierta por ello cada ano, si fueren "apoderados de aquellos heredamientos, ganan Ia possession "dellos. Pero en saluo, finca el, senori*o a sus due'os: de mantra, 44que estos tales por tal tenencia como esta non ganan Ia pro9'priedad dellas, quanto tempo quier que las tengan". La necesidad de poster las cosas como duefio, es decir, el ammus domino que tan s'lidamente arraigado viene en Ia legislaci'n, aparece consagrado reiteradamente en Ia j*ur*sprudencia de los Tribunales. Por sus sentences de 23 de. f ebrero y 16 de abril de 1859; 15 de abril de 1860; 21 de diciembre de 1861 -17 de septiembre de 1864; 24 de abril de 1865 -26 de junio de 1868; IS de marzo de 1874 y 29 de septiembre de 1873, el Tribu'nal Supremo espanoi tiene declarado que "Ia posesi*o*n o' tenencia por arrendamiento, "encomienda o' por fuerza, no sirve para prescribir el, domm**o segunlas leyes 22, tit. 29 y ley 5.0' Tit. 30 de Ia Partida Tercera it y 10 a I Tit. 8.* Libro X1 de Ia Nov'sima Recopilaciola,,porque lino son tenedores por si mas por aquellos de quien Ia cosa tie9t Inen Asl' mismo por su sentencia de 26 de junio de 1868, el proplo Tribunal tiene declarado que "Ia mera tenencia de bienes, "careciendo de las eircunstancias que requieren las leyes para, ig .0 estimarla derecha y ostensible, no puede segun Ia ley 10, Tit* "Xxx, Partida Tercera, y sus concordautes, ser calificada de posesorlo a los effects de Ia prescripcion, ordinaria en esta sentencia nos parece distin *r los fundamentals precepts del derecho canonico, consignados en Ia. Decretal D."



PAGE 1

_30 ellos hlizo,, el Gobierno de Espana en Ia Ciudad. de Habana, tem an sue sor,, a Ia 11glesia, conform se pretend por 61 1 0 osay erronea comun demandado, dando. una *nterpretaci'n dol Ia R. 0, do 26 de noviembr'e de 1852. Ya que, en nuestro studio history ico de Ia' legislaci'n de bene-ficencia no. -debemos perder de vista Ia institution Hospital de Convalecientes, fijaremos que, ya en el ano de 1842 fueron totalmente suprimidos los Religiosos Belemitas en cumplimiento dela ley citada de. .2 de septiembre de 1841 e incautados sus-. bienes, .queaando* d lichos bienes por Ia exce opi*a.ley. pcion establecida en Ia pr sujetos a las cargas de hospitalidad y beneficencia A que e.staban A afectos y por ello, continuo' bajo Ia administration del. Poder publico el Go*bl*erno Espan~ol, el Hospital o Sala de. Convalecientes, hasta el ano de 1843 en que como podra' verse. por Real Orden y a citada',. se frat 0" de su traslado que se Ilevo' a cabo mas, tarde, y a otro hospital, Ia dicha Sala de Convalecientes, que fue' sostenida hasta los.u'ltlimos moments de IA domination espan'ola, eii Cuba. Y es.tanto ma's cierto qne el gobierno siempre -ostento en su real patronato ese protectorado, con los im*smos derechos y facultades que hoy se ostenta por. el Gobierno de Ia Repfiblica, que en 'Orden de Ia Regencia en 24 de enero de 1842, se decia al Jefe politico de Sevilla que hiciera, engender al Cabildo, Catedral de aquellan Capital "que es de las atribuciones del Gobierno, Supremo como protector .nato de todos los establecimientos de beneficencia i'laspecelonarlos y adopter cuantas providencias, crea conveniences para c orregir los abuses que se noten eil el cumplimiento de Ia voluntad* de' los fundadores y a todas las autoridade's provinciales, .,se circulo una Orden important'sima que prec.-samente viene a aclar'ar no solo Que el Gobierno de Espan~a con-io protector nato de todos Jos establecimientos de beneficencia adoptaba cuantas



PAGE 1

PRIKERA PARTE AFIRMACIONES DE LA COMPA NIHA DE JESUS Primero: Que el Obispo de Compostela no' hizo en las escrituras u'blicas de 17 de mayo y 21 de julio de 1704 otorgadas, ante el Escribano FernAndez de Velazco, ninguna fundacio'la, ni eclesiastica ni laical". Segundo: Que la fundaci'n de la Hospederl'a u Hospital deConvalecientes de Nuestra Sen'ora do Belen, se Ilevo a pura y debido effect por el institute religioso de los belemitas, pa-ra fines propios de su institute, a saber: el de hospitalidady permanencia". Tercero: "Que el Obispo de Compostela proporciono' al, instituto religioso de los Belemitas los medics economies que estuvi-eren a su balance para dar principio a la erection y fundaci'n del Hospital". Cuarto: "Que los, bienes que don' el Obispo de Compostela al 112stituto religioso de los Belemitas, y los que el institute adquirio' y poseyo" despue**s hasta que fue supriLmido definitivamente, fueron bienes eclesia'sticos". Qu*nto: "Que la institution, fundacio'n y constituci'n del Hospital de Convalecientes Nuestra Senora de Belen, es de naturaleza eclesia'stica y religious, el, lugar y la obra del Hospitai por su, fin y por sus medics" Sexto -, Que es incierto por tanto, que el Obispo de Compostela fundase el Hospital de Convalecientes Nuestra Sefiora de, 0 Ppleii eorno iiinn. nbrania o i-n4ifuto d. beinefiepmein. inarfiem-



PAGE 1

-66 pana pose a en la Isla, el edificio del Convento fue' traspasado 194a los Jesuftas por escritura public firmada ante el Notario "Lancis. Tres dias ma's tarde, el 26 del propio mes de Agosto el "Registrador de la Propiedad con precipitacio"r inusitada, dio' 4'entrada en los libros al legal traspaso. "Entre los comprobantes., que se le envan al Secretario de "Ila Guerra, para demostrar de uina mantra official y conviiacenI'te que el Convento es propiedad del Estado, que los Jesuitas lo indebidamente y que por el Gobierno Espan'01 se violo # A el Protocol, figure la R. 0. que se comunico al Gral Callejas 44 cuando este, exgobernador general y que en su oportunidad se publicc" oficialmente, disponiendose queno hay derecho, ningugino para que los Jesuitas pidieran se les these la propiedad del ."Convento de Beleia, ni traspaso para que el Gobierno.Espano1 "hiciese tal cesio"n. I I Se nos asegura que arenas se reciban por Mr. Alger los do196cumentos que se le han enviado, se restituira al Estado de Cu4 Iba el valioso edificio de que ha pretendido despoiarlo Espana i9en los estent6res de su Soberaial'a en la Isla". Y ya pasemos a estudiar uno de los ti'tulos h1vocados.



PAGE 1

64 No tie-ne titulos originarios, la Iglesia ni ia Compa a Jes Us. Veamos, pues, Como los, credos a la sombra y en mo10 mentos de ofuseacion en que cesaba' un Gobi erno para nacer nueva situaci 'n political en la Isla, dolade los element' rezagados de la evacuaci'n al9unos de los cuales preparaban ya en magnifficas valijas sus altars, ornaments y bibliotecas, para salir rumbo a la Peninsula, renunciando al alojaiento que le diera la complaceia6ia del gobierno caido, a camA 10 bio de aquella instruction que indico' se diera, por la Compama de Jesu's a la juventud cubana, que comenzaba a ser dirigida por los primers, sol'aadores de la Libertad; son los, titulos formados para hoy discutir con mengua de la caridad cristiana y olvido de los ma's elementales, precepts que Jesucristo predicara, el destino que para Hospital de Convalecientes pretend dar al Convento de Belen, el Protectorado de la Beneficencia Plhblica.



PAGE 1

108 torque al. contester a la Iglesia Cat'lica, m a s, adelante, se trataa r de este particular, Omitimos tratar de la relation o iaexo que ha pocticLo ver la contraparte en este asunto, con problems, de Derecho Interna. cional, torque nos, parece ma's, bien una broma del Maestro, un *do en el 'rido legato historic eclepasatiempo que se ha permit a 0 siastico,



PAGE 1

;sEuuNDA PARTE LOS TITULOS DE DOMINION DE LA IGLESIA CATOLICA DE LA ISLA DE CUBA Y DE LA COMPARIA DE JESUS SOME EL CONVENT DE BELEN Probado esta que los titulos de la Iglesia Cat'lica sobre el Convent de Bele'n no estan en su misma ereecion ni en ningun acto o declaratoria, del Gobierno de Espana, anterior a 1854; situacio'n que alcanza, igualmente a la Compa'ia de Jesu"s, cuya existence o vida juri'dica en esta, Isla, nace Aespue's de la Real Ce'dula de 26 de -noviembre de 1852. Veamos, pues, si con posterioridad y por el hecho de la ocupacio'n que la Compal'ala de Jesus ha tenido y tiene del referido, A -nmueble, ha. alcanzado su. dominion para si y en beneficio de la Iglesia; no sin antes consiguar que estamos en estado de sanid-ad de J. uicio y que a buena fe y mas convencidos sostenemos que el virtuoso Obispo Cat**lico de la Habana, el.Cabildo Ca teA 1 0 it dral, su Senado y la Compania, de Jesus, se reunieron con preA cspitacio'n rayana en vertigo" quebrantando, como au'n hoy lo ratifican por medio de su Letrado Director, el mandamiento de su ley, que prohibe a todos sin exception 'alguna codiciar los blends ajenos, para inscribir el Convento de Belen a su favor ilegalmente, Esta no es sok afirmacion nuestra; un diario de esta capital en 21 de e*nero de 1899, dijo lo siguiente: "El Convento de Bele'n" Segu'n se nos dice esta camino de Washington y enviados



PAGE 1

-96 v authentic, en cuanto al contenido de la co -1-1-"wacion que transcribe, habr' usi que co *derar inuierto, por tierra todo, el sistema de nuestra legislation hipotecaria, por baldias todas las garan-, tipas concedidas al tercero, y a merced de los listoa.y poco escru_ pulosos el dominion de la propiedad inmueble, LCua1 es el documento fehaciente y authentic que debio ser presented en el Registro" de la Propiedad? Muy sencilla es la contestacio'n. El propio escrito de 17 de agosto de 1854 del Capitan General de la Pezuela con la certification a su plede que era autentica la firma que la autorizaba o por el contrario una certification expedi-I da por el Secretario de Hacienda del Gobierno de la Isla, que contuviera copia literal de esa comunicacion de Pezuela. El documents original no se present' al Registro de la Propiedad, ni la firma de 61 fue' legalizada. Ese documents aparece en autos sin sen'ales ni rastros de haber pasado por *nguna ofi.C-ina putmea y .su firma tampoco esta legalizada. La Secretaria de Hacienda tampoco ha expedido en ninguna epoca desde 1854 a la fecha certification contentiva de ese documents, ?9Y por que no se picao esa certimeacion a la Secretarl'a de Hacienda, en los mismos moments. en que se solicit la relative al escrito de 14 de agosto de 1854, del Obispo de la Habana? -Era torque ignoraba acaso el representative de la Compama de Jesu's que para dar fehaciencia y autenticidad al escrito de Pezuela tenia.necesidad de pedir esa certification?. No ciertamente; Era torque sabia que al pedir certificacion 0,0 de una communication que estaba a la mitad de un expedience, y que se refer'a nada menos que al dominion del Convento de Bel A en, se la iban a dar; sl; pero con una nota de que aquel. dominion ~.0 no se hab'a traspasado a la Iglesia Cat'lica ni a la Compama de



PAGE 1

42 IV LEYES DESAMORTIZADORAS En 19 de septiembre de 1798 comienza la desamortizacio'ia civil bajo el reinado de Don Carlos IV que expire siete decretos relatives a la enajenaci'n de bienes raises pertenecientes a cofradias, memorlas y otras, fundaciones piadosas; enajenaci'n libre de bienes races vinculados; venta de bienes de las temporalidades de los jesuitas; venta de bienes de los colegios mayors; caudales de depositors judiciales; caudales de concursos y quiebras y contribucio"n temporal sobre las sucesiones y herencias transversales y con el propo"sito de sustituir los vales resales por otra deuda de menos inter's, acord' la venta de 16s bienes races pertenecientes a hospitals, hospicios, casas de misericordia, de reclusion y de expositos, cofradias memor-las, obras f y patronatos de ley; imponlendo su product en la caja de amortizaci O'n. El Decreto de 19 de septiembre de 1798 insert en la Real C e"dula del Consej o de 25 del mismo mes que es la Ley XXII tl'*tulo 5.0 libro, primer, de la Nov].sima Reco-pilacio'n coutiene todas las disposiciones references a practical la venta de todos los Menes referidos por la desamortizacio'n propuesta. A los obispos se les concedio' la facultad de enajenar las fincas de patronato eclesiastico; a los, Intendentes las de patronato laical; y a las dos jurisdieciones unidas las de patronato mixto. Resolucio"u, de 18 de noviembre de 1799 insert en C e*'dula del Consejo de 29 del mismo mes, Ley XXXIII, t'tulo 50. libro primer de la Novisima Recopilaciola. En'esta desamortizacion de bienes quedaron por fin compren-.



PAGE 1

-32 res etada en tanto que no se opone ni a la moral ni a la naturaleza, ni a las leyes. Por U'*lt*mo. si una fundacio'n de aquellas en que tiene parte los interests pu licos 0 t*vos se hallase sin patron, onadie se creyese con derecho a serlo o si creyendose alguno considerate el Jefe politico que no le corresponded, en tales casos debe 'ste nombrar por sl mismo un patron, en tanto queun fallo judicial no venga a declarar este derecho". En 1842 suprimidos los Religiosos Belemitas, la fundacio'n hospital de Convalecientes paso' a la Administracio'n del Gobiern I o Espanol que comenz' desde esa fecha a ejercitar los der'echos del protectorado Ilevando la representation de las colectividades indeterminadas, de los pores convalecientes, sin que le fuera discutido ese derecho, que lo mantuvo hasta los'L"Iltimos moments de su en Cuba, Contini'la la legislation en material de beneficencia su progreSivo advance, y en ti .de enero de 1845 dictate una ley que sustentando los principios ya sentados en cuantas disposiciolaes hemos citad6, solo hubo de faltarle para que guardara concordancia y relaclon con la de 6 de'febrero'de 1822 la clasificaci'n de los"Iestablecumentos bene'ficos y las reglas para consular esta clasificacion1w todo fo que fue' suplido por las Reales Ordenes de 3 de abril y 28 de' septiembre de 1846. Despu's de various trabajos y proyeetos y para poner. este servi.cio, en armon P a con la constitucio"n political en Espal"I'aConstitucion de 23 de mayo, de 1845, y con las leyes organicas de las cor-poraciones populares, ley de 8 del, enero de 1845, se dict' la de 20 de Junio de 1849 y el reglamento de 14 de mayo de 1852. Esta ley y el reglamento confian la direction de la beneficeneia al Gobierno, auxiliado de las Juntas Generales, Provincial -Y



PAGE 1

lit clones de derecho privado, capazde derechos y obligaciones. Y en ese c6neepto, como persona jur'dica, la Iglesia Cato'lica Romana de-, la, Habana tuvo los ti'tulos pam iscribir sus bienes. Y la men, clonada* escritura, otorgada ante Vidal en 23 de octubre d'-1901, "I 0A 0 0 no, comprencao ni podia comprender el mmueble del Convento de Belen, por la muy sencilla razon de que ya e'ste hab.fa, sido inscrita en 1899 a favar de otra persona jur'dica, capaz tambi'n de derecho y obliogaciones, distinct a la Iglesia y mas avisada que ella. la Compania de Jes's. Pero es quesi no fuera asl,,,es que siL A el Convento de Belen no hubiera sido inscrito desde antes, la escritura de Vidal tampoco 'podia, ni. direct ni -indirectamente refer' irse -al Imi smo,-por la muy sencilla razo'n de que 'sta no era propledad de origin eclesia'stico, El origin del Convento de Be1, en, como ha quedado, plenamente demostrado, era de ca-rakter beiqefic'oritati que aesto i*-mportara que para el'cumpli:3f. ca 1 ivo, -sin miento de'' las intenci ones caritativas de su propietarip encargara a una congregaciola religious, Los pores, los desvalidos, los menesterosos, los eufermos 0 han sido -constantemente el motive, el origlen, la cau'sa, de las escrituras de don-aci'n otorgadas por el lustre Obispo Dr. A Diego Evelino de C o-mpostela eia 17 de mayo, y31 de jull'o, de 1704.....Es, clerto aue -en esas escAturas. se habla Ide Dios, y e's exact, qu e a la inspiracio'n diviu'a se acude para el otorgamiento de aqueIlos actos de De'ec'ho. Y si de. esas menciones que se hace ,del Todopoderoso,'quiere "ahor -a la Iglesia Cat'lica sacarpartido para, 4 .It'. 0 o f 11 egt]-Mar como espiriLtuai esos bienes, habra que convenii, forzosamente, que lo blehes de todos los, causantes, testamentarios faIleeidos, hasta nue8tros dias, .perten.ecen a la Iglesia Cat'lioca Apost'lica Romana ues es sabido que no hay testament, antiguo, que Al 0 Ey All 1% 7 ---__ _* -% IW% 4. 1-1 1-4 C.S12 IM r4 A^ em 019 Ir% W%^ _.k -ae A..



PAGE 1

Y ruego, al Juzgado se sirva ordenar que los deman. nidos bajo una misma direc, d-ados litiguen um CIOM TERCER OTROSI:-Solicito del Juzgado la authorization necesaria para la impression y eirculaci'n de este escrito, por haberse repartido gratuity y profusamente el de la Compama de Jesus. Ruego al Juzgado se sirva concederme la autom*Zacio'n que pido, CUARTO OTROSI: Se acompanan a este escrito'dos, coplas para los demandados, SA irvase el .Juzgado tenerlas por acompanadas. Es justicia. Habana, a 28 de enero de 19160 (Fdo,



PAGE 1

-23 camente en que la Iglesia siempre estimo' como cosa propia los bienes de loshospitals, a extreme tal que Ilego' a excluirse al Estado de la intervention natural y convenience que en todos estos servicios de character temporal deb'a tener; y hasta el siglo XVI se acudi 0" a la Santa Sede para reglamentar, reunir y modificar los ,establecimientos de beneficencia, y los Reyes aprobaban y hasta promovian -este procedimientol, Pero con el transcurso del tiempo el Estado dando pruebas A de que covocia el:alcance'de su mission, y comprobando el mal uso, que hacia la Iglesia de tan hermosa prerroaativa dicto" leyes y disposiciones en esta material que Ilegaron a comprender hasta el caso del Hospital de Convalecientes fundado por Diego Evelino de Compostela, declaraiadolo como una obra de beneficencia y cari-0 00 ,dad, y los bienes donados para el, sujetos de tiva y perpetuamente a este objeto. Para demostrar todo esto 'y para probar el desconocimiento que se tiene de la Real Orden de 1857, demos aunque sea un poco extenso este trabajo la leccion prometida. Y vamos a la ca'tedra jue ya nos desespera el proposition de verhos maestros.



PAGE 1

]RIEF31VIE31,1CAL T-)R CUIBA SECRETARIAT DE SANIDAD Y BENEFICENCIA ESCRITO 'DE'REPLI UNA Dr. CARLOS MANUEL -DE LA CRUZ ABOGADO CONSULTOR DR LA S19CRETARIA. DR SANIDAD V BENEFICENCIA FN LOS AUTOS DIM JUICIO MCLARATIVO DU MAYOR CUANTIA SFtGUIDOCONTRA LA IGLtSIA CATO'LICA Y LA COMPARIA Dt jl S'S, SOBRF, DUVOLUci6N DF,L CONVENT M BFUN Y SU DFSTINAci6. PARA LA OBRA M CARIDAD PARA QUVe FUI DONADO POR DIEGO EVELINO DE COMPOSTELA



PAGE 1

47 vemos, repetimos, que esas leyes jesamortizadoras hiqieron especial distinction, en aquellos bienes, del clero secular y de la Iglesia de que tambie'n se apodero' en virtue de ellas el Estado espahol y, de los que estaban destinados a objets de hospitalidad, beneficencia e instrucci'n pu'blica y cuya especial carg4 reconoci' el Estado y respect' en toda epoca. Asl vemos tambien que en 5 de septiembre de 1843 al pretender ser trasladado del Convento de Bele'n el Hospital de Convalecientes y la Es cuela Gratuita, se dicto' la Real Orden. que Ileva esta fecha y que declare que los bienes rentals derechos y acciones de dicho, Hospital, que la Hacienda pu'blica habia tomato a su cargo 1')rocedente de la Comunidad de Religiosos, Belemitas, llevan naturalmente anexa la responsabilidad de cubrir las cargas de hospitalidad -y beneficencia a que se hallan afectos y de cuyo prineipio, no es licito separarse sin manifiesta iin.fracci'n de las antiguas leyes de Indias, quedando asi tambien cumpima la excep,ci'n establecida en, el articulo, sexto nu'mero 1, 2 y 3 de la citada ley de 2 de septiembre de 1841 en beneficio, de estas instituciones beneAficas y administradas de acuerdo con el noveno, de la propia ley por el referido Gobierno, a quien no se le discutio' ese acto que en aquella fecha realizaba amparado por un precepts de caraeter obligatorio y general. La Real Orden de 10 de febrero de 1855 suspendio" la venta de los bienes del Estado, de los pueblos, del clero y de beneficencia o instruccio"n pAblica, mientras se dictaba la ley de primero, de mayo de ese an'o, que declare' en estado de venta sin perjuicio de las cargas y servidumbres a que legiftimamente estuviesen. sujetos, todos los predios ru"sticos y urbanos, census y foros, perteneciente'sal clero, 6rdenes militaries de Santiago, Calatraba, Montejo y San + 0 Tvin'n ilia _TrA-PviQn1AIn n -U OCITI TICk-MAQ Q



PAGE 1

cion benefica que a cargo de dichos Belemitas erigio' en esta Ciudad de la Habana en 1704 el Obispo Diego Evelio de Compostela. Y solo habremos de estudiar los pacts de entrega de bienes a. la Iglesia, contends en los citados Concordatos y leyes a los mismos reference', para probar tambien que ni por dichos, pre-, ceptos. puede la Iglesia ostentar tampoco titulo de dominion sobre el inmueble objeto de este pleito, y asi dejar evidenciadoque m por el character que pretended los deniandados dar. a d*clibs bienes, de eclesia'sticos-que demostrado esta que no lo son -ni por las interpretations dolosas atribuidas a la R.. 0. de 26 de noviembre de 1852 pueden ostentar el character de propietarios que se han dado; sl*n que tampoco, fuera de toda justicia, y apart de razones morales, les balance la prescripcio'n sostenida. La ley de 8 de mayo de 1849 autorizo' al. Gobierno, de Espanapara que con acuerdo de la Santa Sede en toda aquella que 'fuere necesario o convenience, veriflque el arreglo general &er le4lclero y procure la solulcio'n de las questions eclesiasticas pen"dientes), conciliando las necesidades de la Iglesia y del Estado". tn tal virtue el Gobierno suscribio -con la Santa Sede el Concordato de fecha 16 de marzo que fue' ratificado en 10. y 23 de abril de.1851 y pesto en vigor por la Ley de 17 de octubre de este M*8mo ano que sanciono la Reina Dol'aa Isabel II. El articulo 38 de la Ley que acabamos de citar, dispose en su parrafo 6.0, lo siguiente."Adema's se devolveran a la Iglesia desde luego y "sin demora todos los. bienes eclesia'sticos no comprendidos en la expresada Ley de 1845 y que todavia no han s *do enajenados, inclusos los que restan de las comuni"dades religious de varones. Pero atendidas las cir94cunstancias actuales, de unos y otros, bienes, y la evi11 AM A e% f4V '1 14A-% 'WZ Q,.,4.1)



PAGE 1

71 principios. de 'moral. Asi es que con el transcurso de los, an'os el ladro'n puede llegar a adquirir el dominion de la cosa maguer fuesse furtada, 0 forgada 0" robada segun expone la citada Ley 21, Tit XXIX, Partida Tercera y hasta el articulp 1956 de nuestro C'digo Civil lo Ilega a consagrar. Y como consecuencia del rigorismo l6gico que produce la teorfa del "animus domine" en la posesio'n, se le niega, en cambio, al precarista, que en ninA 00 gun caso puede obtener el dominion de la cosa por prescripcion. Y esto se explica, torque el derecho, graciosamente, no puede dar a nadie ma's de lo que su voluntad desea, mas de lo que su inA tencion supone. Los demandados, mutilando segun su costumbre la ley que copian, invocan como atigente a su caso, la Ley 21, Tit. XXIX de la Tercera Partida, pero en cambio se callan la ley posterior, es decir, la Ley J.a Tit. 8.*, Libro 10 de la Novishna Recopilacion que consagra loque Ilevamos expuesto respect del precarista. Integramente la copiamos a continuaci'n. "Todo home que "demandare heredad a otro, o otra cosa qualquier, s* el tenedor "de la heredad, o de aquella cosa que le demandan, quislere ampararse por tempo, e dixere que afio e dia, es pasado que lo tuvo en paz, e en faz, entrando y saliendo, en la tierra, o en la Villa el demandador no le respond el tenedor de la cosa,* ite si el tenedor de la cosa no pudiera esto probar asi como, man.a "da el Fuero; mandamos que respond al demandador. E si tu..;. 00 vo, la heredad 0' la cosa en penos, o encomtelnlda., 6 arren I "alogada 0' forzada no se pueda desfacer por tempo, asi Como a queda dicho es en esta ley. Ca estos a tales no son tenedores por si, mas por aquellos de quien tienen la cosa". Y que esta *'Itima ley citada es perfectamente applicable a Ir).q en.,qnv P-n mip, dp. -nrPqe.riiiei '-n qp frnfp_ q.-nfP.riorP,.g .9.1 C'difrn Ci-





PAGE 1

-22 UN SUPUESTO DEL ESCRITO DE CONTESTACION Si en verdad el Obispo de Compostela hubiese hecho una fundaci'n u obrapia, cuyo patronato hubiese encargado al institute religioso de los Belemitas, -habria, quien dudase que la funda69ci'n u obrapia fuese esencialmente eclesia'stica. Y en este inA "discutible postulado, como n 0 por A'nde habia de serle permi"tido al Secretario de Sauidad y Beneficen*cia el ejercicio de la 4,0 speciese de reivindicacion til que intent en la demand, despues que la Real -Orden de 1857 declare' que el prelado de la Dio"cesis era y debia entenderse ser el sustituto natural y necesaIs "rio de la religion suprimida Que estaba Ilamada a' desempenar el patronato I A estas erroneas afirmaciones de la Compania de Jesu's vamos a responder, vie'ndonos obligados, muy apesar nuestro y contra de reiterados propo"sitos, a levanter ca'tedra para dar lecciones respect de leyes que rigen en material Ide beneficencia* La pregunta que como indiscutible postulado -formula la Compania de Jesu"S respecto de que "I habria quien dudase de que la fundacion u obrapia fuese esencialmente eclesiastica"? esta rotunda y categoricamente. contestada en sentido negative,' no. en nuestras afirmaciones y apreciaciones de la dicha fundacion, de character eclesiastico o bene'fico, por la Real Orden de 5 de septiembre de 1843, que figure en el documents Rumero, 14, folio 95 al 97 de la primer pieza de autos. Omitimos, pues, tratar sobre esta primer parte, que es otro de los badiscutibles postulados que, estrepitosamente se le cae.a la Compani 0 a de Jes ** S#



PAGE 1

-74 XE LA -COMPARIA DE JESUS Y LA PRESCRIPCION EXTRAORDINARIA 1854-1898 Desde el 11 de agosto de 1854, en que el Padre Bartolome' Munar, recipe el edificio del Convento de Bele'n, en nombre de los Padres Jesuitas, hasta, la fecha, los demandados tienen reiteradamente expresado el character de precaristas con que poseen. Efectivamente; a fojas 165 de la prhuera pieza. de. autos, documents n 202 umero costa la certification del Archivo Nacional relative a u-na comunicaci'n del., Padre lpii-a, Rector del Colegio, de Belen, de fecha 23 de mayo de 1885, en la que literalmente express, en ]a parte pertinent, lo que sigue: "La, finca, 49 aque se hace reference en la adjunta papeleta no pertenece a 44la corporation religious que el firmante represents, pues es "propiedad del Estado. En cumplimiento de disposiciones supe.0 44 riores del Gobierno Supremo de la Nacion, el Gobierno GeneA 4 ral de esta Isla, install a los Padres de la Compama de Jesus 44 en el ex-convento, de Bele'n, con obligation de tener en 61 un "'colegio, de primer y segunda ensefianza etc.". Y en el mismo escritode contestacion, pagina, 73, la Compania de Jesu's demandada, manifiesta: "que el Reverendo Pa"dre Ipina, no se equivocaba en 1882, al decir'que el Convento do "Bele'n no le pertenecia, a la Compani a de Jesu's que el representaba No hay para que insistir. Por actos propios de uno de los demandados, se revela que aunque tuvieran la tenencia de la co sa, esta, no la di8frutaban en concept de duen~o. Nos basta, pues, lo consigmado para comprobar, de acuerdo con los precepts le-



PAGE 1

previo el consejo de nuestros venerable hermanos los Cardena "Ies'de la Santa Iglesia Romana y las consults de la sagra da "congregaci'n de Obispos y rSulares, aprobamos y confirmamos 64perp6tuamente la ereccion e institution de la hospederia y congregation subsodicha;, asiL como sus constituciones, ordenagiciones, estatutos y escrituras y todo lo demas coutenido en ellas; A 44con tal que sea licito, houesto y no contrario a los sagrados caginones y al tener de las piesentes letras y con nuestra autoridad itapost'lica perp'tuam'ente las aprobamos, confirmamos y las da' i4mos fuerza perpetual e inviolable, y suplimos todos los defector I'de hecho o de derecho que tuviesen aunque fuesen subs"tanciales". Eso se hace'en la pagina trece y catorce, y ma's adelaute en la pagina cuarenta y uno como si nada de esto se hubiera dicho se express que la orden religious de los betlemitas tenia un cara**cter puramente spiritual, es decir, todo lo contrario de lo que se habi 0 a afirmado que sirvio de fuhdamento a Su. Santidad Clemente XI para dictar la, Bula de "Salvatoris Nostril'. A Otra de las takticas seguidas en el escrito de, contestacion de ~,p 10 A 0 la Compalaia de.Jesus es mas agresiva, aunque menos, seria, Coinsiste en relacionar en el cuerpo del escrito determinados docu-mentosl v como si se estuviera copiando literalmente, se con'signan ciertos parrafos en letras, bastardillas para que asi se supouga; siendo locierto que si se va a confrontar el documents, no solamente dej a de expresar lo, que se quiere hacer ver -que se copla, 4 0.0 smo que hasta, por su naturaleza y por su diecion Ilega a docir y 0 fijar todo lo coutrario. Adema's, a la hora de collar cualquier frase de los documents, maliciosamente se detiene, hasta el punto, 1* 0 ^ *,p que de, haber coutinuado, se veria que el sentido y signineacion dela frase es completamentedistinto al que se le asigna. Y va*os a



PAGE 1

_90 El articulo 1,950 del C'digo Civil express. Que I -a buena fe', del, poseedor consisted en la creencia de que 'Ila persona de quien recibio' la cosa era duen'o de ella, y pod'a trasmitir su dominion La,.Compama de Jesu's en 1882 a 1885 declare' reiteradas ve-' ces que el Convento de Bel'n no pertenecia a esa comunidad, sino que era propiedad del Estado; no pod. P a por tanto en 1898 pedirle como lo hi zoa la 1glesia Cato'lica que le otorgara un titulo domi'_ nico del citado inmueble. Y si lo hizo, sabia perfectan-iente, es decir tuvo la creencia, que. adquiria el dominion de quien no 'era dueDoy y de quien tampoco podia trasmitirselo.Esto 'entado, no es possible suponer que la, Compania de Je.M sus, league la bueiaa fe en la prescripc*o'n ordinaria. Justo titulo A nosotros nos bastapara negar el justo titulo, simple y senciHamente *m"DU marlo,,; dejando a la Compa'la de Jesu's la tarea impose we de probarlo, y a m parandonos en A Art.1,954 'del Codigo Civil, que express que el justo titulo debe probarse y no se preSume Runca, Pero como es la U'Itima vez que hablamos en la primer instancia de este juicio, ya que estas questions no pue den ventilarse en el escrito de conclusions y tememos realmeiate que puedan falSearse ciertas. cosas y que estas se queen sin contester, vamos a Ocuparnos tambiell del justo titulo que pudiera invocar'la ComA 'Pania de Jesus, El articulo 1,952 del propio C'digo Civil, clonsigna: Que se, entiende por j usto titulo el que realmente .baste para, "transferir el dominion o derecho real de cuya prescription se



PAGE 1

-92 que se susciten en territorio de Ia Isla, entre espanoies, entre extranj eros y entre espalffoles y extranj eros So hay para que' l'usistir, y para demostrar que el acto 'inscrAo no fu' legalmente bastante para transferir el'dormnio 'del Convento de Belen a favor de Ia Compah''a de Jes ^'S. Tenemos Ia creencia como abogados, que Ia representation de Ia Compa'la de Jesu's se ha de encontrar en un grave aprieto, despue's que hava leido todo lo expuesto con relaci"il a Ia prescripcion, viendo como los propi*os actos de sus representados siren para desv*Lrtuar sus maDifestaciones. Y a mantra de los ajedrecistas, que pi".ensan en Ia jugada contrarl'a, se nos asalta Ia. duda de que Ia Compam"a de Jesu's pudiera ahora alegar que a Ia Iglesia aprovecha Ia poses 'n de Ia Compa' a de Je 's, torquee todos al fin son hijos amantisunos de Dios Nuestro Sefior yuna soAla es Ia Iglesia Cat O"lica, Apost'lica y Romanat Y a ello tenemos que objetarle, que el art. 445 del Co'digo Ci-M ViLl dice que Ia posesio'n como hecho no puede reconocerse e-n dos A personalidades distintas, fuem de los casos de *11divis'on; erip 0 viendo las clasicas frames de Paulus: "Plures tandem rem *111 sol*"dum possidere non possunt: contra natural quiippeest, ut, cum ego liquid teneam, tu quoque id tenure videaris". Y asi tambien tenemos que recordable que Ia Compaffa de Jesu's, y Ia Iglesia Cat'lica, por sus propios actos-siempre sus propios actos-ban establecido clara, y netamente dividida Ia personalidad distilata de ambas entidades:primero, iuscrimendo los derechos al Convento de Belen escalonada Ia Iglesia detra's de Ia CompaR'a de Jesu's; segundo, compareciendo en estos autos con personalidades distintas; y tercero, imscriLbioudose recientemente como lo ha hecho Ia Compania de Jesu's con estatutos espec*ales separados, como association en el Gobieruo de Ia Provincia, *me-



PAGE 1

-114 H FORMALIDADES DE ESTE ESCRITO Y dotando ya a. este escrito de las formalidades ex'igidas por loa precepts procesales, consignamos que negamos todos y cada Uno de los hechos de los escritos de contestaci'n de la Compama i. como sus fundam'eiatos de -d Jesu's y de la 1glesia Cato'lica as' derecho, y opoiaemos los siguientes: Hechos -Reproduzco todos los del escrito de demand, en el mis'MO orden, -en que esta.n consigirlados. Al Fundamentos de Derecho Reproduzco asi mismo, todos los fundamentos de derecho con!". teinidos en' el escrito initial y adema's los adiciopo coil los siguientes: Primero a a Ley 6 Tit, 40, partida 5.-Ley 7 Tit, XIX.-Ley 5a, Tit XXX.-Ley ja .Tit... XXX.-Ley 6a. Tit. XXX.-Ley 21 Tit. XXI[X todas de la Tercera Partida. Segundo Ley Ia. Tit. VIII. Libro 11 y Ley 6 a Tit. VIII. Libro 11 de Ia Novisima Recopilacio'n. Tercero Ley Org anica del Poder Judie ial de 1870-articulos 267 y 2680



PAGE 1

-46 la apl'eacio'n y venta de'los bienes, derechos y acciones que se hallaren especialmente dedicados a objets de hospitalidad, beneficencia o instruccio'n pu'blica, exception que vtas bien naca del objeto par -a que se adquirieron y a que estaban afectos los citado"S bienes, que del orligen # forina de su adquisici'n, (veas'e -Deereto de la ;!A, de 11 de marzo de 1843 art"culo III) se resp..-t* la Jnstitucio'la Hospital de Convalecientes Nuestra Senora de BeJen por el Gobierno de Espai'aa, que coutinuo sostenl*eiado*lo en el edificio Para 61 desti-nado conform ya hemos dicho, Y Para fliar coneretamente hasta el character de las excepciones establecidas respect de los bienes y fundaciones bene'ficas y el derecho ofacultad del Gobierno Para intervenor en la administraci'n de los mismos, copiamos a continuacion un comentario de la citada ley de 2 de septiembre de 1841 que, tales excepciones establec*'-a y que su articulo noveno f1jaba esa facultad del Gobieriao de -intervenor en la administration de los bienes de las citadas, fundaciones benefices: "Cuando los particulars reclamaran alguna de las excep"ciones citadas, retendrian los bienes hasta la resoluci'n defini"tiva, si de los, documents que presentaren se indujera, a primera vista una presuncio'*n favorable de su derecho, como por "Qemplo, cuaiado por institute tuvieraia a su cargo estableci"mientos de beneficencia o iiastruccion public, cuando invoca94ran patronazgo de sangre y las fundaciones hie ieren Rama94mientos families, o en casos de igual notoriedad. Lo contraitrio se harl"A si la presuiaci'n fuese a favor del Estado. Y aun Cien el primer caso el Gobierno teia'a la facultad de intervenor 0, "la administration o inversion del product de los bienes dis"tputados, Para evitar frauds, y facilitar en su d'a las aplica46ciones que se acordaren".



PAGE 1

115 Sexto Articulos 30 y 79 apartado V de la Ley Thpotecaria, y 50 y 51 del Reglamento para su ejecucion, Septimo Sentencias del Tribunal Supremo de Espana de 4 de'mayo.de 1888; 23 de febrero y 16 de abril de 1859; 15 de abril de 1860; 21 de diciembre de 1861 .; 17 de diciembre de 1864; 24 de abril de 1865; 26 de junio Ae 1868; 18 de marto de 1874 y 29 de septiembre de 1877; 17 de diciembre de 1864 -29 de diciembre de 1868; 12 de diciembre de 1872; 20 de junio de 1888 26 de febrero de 1889; 11 de, mayo de 1888; 8 de octubre de 1862. Y. sentences del Tribunal Supremo de la Republica de 18 de junio de 1907 y 10 de noviembre de 19080 Octavo 0 Y Decretales numerous 18 y 19 del Lib. 5 0 Tit, XII, En Writo de lo expuesto AL JUZGADO SUPLICO se sirva tener por presented este escrito en tempo y forma; por evacuado el trAmite conferido; por reproducidas todas las peticiones conteni"das en el escrito de demand y adicionado, o, ampliado las contends en los apartados 30. y 40. de la su'plica en el sentido siguiente -, que se tenga .por pedida y que se decreteen virtue. de la nulidad, de los ti 0 tulos la cancelaci'n total de la inscription que costa al folio 81 del tomo 130 161 T*";V"jn-V*I -n-nnel Invivvin7vn qllq cm+iomn On



PAGE 1

29 duciendo, variants si no de conformidad con los respectivos representantes, ". (V'ase Ia R. 0. de 30 de noviembre de 1838) El decreto de Ia Regencia de29 de julio de 1841 es otra de las pruebas Mas terminates de Ia resistencia ofrecida a Ia ley de on, que tue eneargada..-.. de febrero y de Ia necesidad de su revisit' A of por esta disposition a una commission de personas mand'ndoles pro poner un proyeeto de ley que estableciese "Ia oportuna suuaiv: sio'n, administration ydependencia de los establecunientos pi& "'dosos, bajo Ia base de centralizacio'n de todos los condos aplica'dos a beneficenci-a aunque respetan do, en cuanto fuera Atil v posible Ia voluiritad de los fundadores De este modo iba definie'ndose cada vez mejor, aunque lenta mente, Ia intervenci'n del Poder pubiico en las institutions particulares Ia fuerza del poder coercitivo y regular fijandose con Imas, precision en lo que respect a las fundaciones benefices, Ia. ..idea ma's clara y precise, del Protectorado. Pero entretanto y que 10 es lo que da lugar a a1gunas interpretations erroneas, se dicta en 2 de septiembre de 1841 Ia ley qua declare bienes nacionales las propiedades del clero, pero que para aclarar tambien el respect leonsagrado a los bienes, rentals, derechos y accioues especialmente de'dic"ados a objets de hospitalidad, beneficencia e instruccion tpublica, y que quedaban comprendidos bajo Ia tutela del Pode,' r' ,pfiblico, los except'a Ia propia ley en su artHculo sexto apartado para que siempre quedarait afectos a esas cargas de hospitaliWad y beneficencia. Como hasta aqui hacemos este studio solau-iente con el proposito de probar los derechos del Protectorado de Ia Beneficencia, public y sus antecedents para ostentar Ia representation que. hoy Ileva de colectividades indeterminadas y demostrar asi, que 1e corres-Donde eiercitar Ia acci'n entablada en este pleito, de-la-



PAGE 1

I'Decrieto do. 27 de abril de 1875, sino que fueron .(aq.u** empieza "la escritura con letra bastardilla, pAra que haga el effect deque ices copia literal) donaciones puras. Perfectas, irrevocable, quo' reel dereehollama inter vivos y partes'presentes, para que, Ids gore zasen y .poseyesen como hacienda propia, adquirsda-con justo "tihdo y para ello traspaso' -todos sus derechos yaccionos,, re 0 0 para que de ON' en adelante dispusteran de ellas -a su volunta v resegun'su constitution". Y a continuaci'n se dice com o asi -se dis_ A i9pone en las escrituras p-dblicas de donac*ion senaladas con Jos numeros 2 7 3 Y 4 etc. I% Y eso es falso. Es 111cierto. Falta maliciosamente a la verdad la Compa'la de Jesu's si tal cosa dice, pues I-as escr*Wras Mencionadas copiadas honorable y textualmente en sus parties' pertinentes, e xpresan.: 6 4 que el Obispo Diego Evelino de Compo stela' "ha tenido y tiene mucho amor y voluntad a que permanezean en "esta dicha ciudad la fundaci'n del Convento de la Relig'do"n Bet-. lemitica, segun su constitution para effect de recover en ella repair convalecer a los pores enfermos en la conformidad que lo "hacen y acostumbran dichos religi*osos en otras parties que hah "hecho *us fundaciones y permanecido, en ellos; y para que' tenga, effect en esta ciudad y Dios nuestro senor se ha servido y 'U 49santo y divine culto vayja en mayor aumento para dar prilacipio A 4'a obra tan piadosa Su Sria. Ifustrisima, fabric .uha ermita "quo hoy tiene por nombre Sefior San Diego y conjunto a ella 49 A unas casas con fin* de* que a su tempo sirvan de enfermeri-as, con a1gunas oficinas fabricadas dentro y en las salas y alcobas que "hoy tienen, algunas alhajas de valor y sus sardines y otras cosas* 49 0 1 que constant de memorial individual que Su Sria. IlustrisiLma 44me entrega para que la cosa e inserted en mi protocol para firit meza de lo que ira' ha declarado por haberlo dispuesto con ansias.



PAGE 1

-26 -dado de los patrons parti( ulares los establecimiento' de beneficencia' 'que tuviesen ese cardeter y cuyos. patrons no quisieren ceder dichos derechos"de fal patronato, quedando, exchii'dos de reibir aux 1 no penuciar c il o algu io del Gobiarno y sujetos en todo -caso a la inspect *0n de los a-yuntamientos con respect al cumpli-, Miento de las obligacionesy fines' de institute. Anipliando los* prinei diz habian pios que las Cortes !de Ca consiguado en la Constitucio'n de 1812, la ley de 6 de febrero de :1822 cre' Juntas Munieipales de Benefic.-Tneia, determine' la organizaci'n, regimen y facultades de las nuevas corporaciones *; re-* lament" la administracio"n:de los condos de beneficencia y dio' reglas generals sobre los establecimientos ben6ficos y algunos par1'eulares sobte Casas de Materhiclad y de Socorros;socorros do_Inuciliarios y hospitalidad domiciliaria y public. A virtue de lo, dispuesto 'n el articulo 25 de esta ley, se des;tluo al socorro de las necesidades a que la misma ley prevel"a, los 0 foudos de beneficene'a procedentes de fundaciones, memories y .,obras pfas de patronato p-dblieo real o eclesiastico, cualquiera que fuese su origin pr 'm *it iv 0, y, finalmente eneargo' al Gobierno, que I -Propusiera a las Costes, las reforms de econo Ila que creyera conveniente para la adminis traeion, de los condos de beneficeiricia, luego que averiguase su importance, (artieulo 135). Las Cortes no Ilevaron a cabo reform tan traseendental, Y', ,Aesto-salvo importantes interests, particulars, entire los que se en' -contraron los d "las fundacione's.de beneficencia de car'cter parti: ftular de ITItramar. Estas u'ltimas disposiciones relatives a' la beneficencia en nai' los religious Belemitas, que da alter'aron la situacio'n que ten'an .Contionupan al frente de'l Hospital de Convalecientes Nuestra Se--nora de Bele'n hasta'el'Afibde 1842, pero sometidos y obligados los



PAGE 1

IV LOS DEMANDADOS Y LA PRESCRIPTION ORDINARIA 1898-1915 Con lo que hemos dicho, de la -1glesia Cat 'lica en lo que respecta, a la prescripci'n extraordinary, nos sirve para que ni sl*quiera la tengamos en cuenta al estudiar la prescripcio'n posterior al ano 1898. Ella misma por los, considerandos del auto tantas veces citado, y transcrito ma's arriba, ha declarado que no poseyo' en ningu n moment anterior al ano 1898, y con posterioridad -a .01 "Is ese ano, es pu I Dlico y es notorio que es la Compania de Jes U's la que viene poseyendo, y hasta la misma hiscripcion en el Registro, de la A Propiedad, donde el Obispo de la Habana no se reserve mas que una conditional resolutoria, para el caso de que la Compama (Le Jesu's abandoned el inmueble, viene a demostramos que la posesio'n del Convento de Bele* en cuanto a la 11glesia, tampoco existed des-de la fecha de la inscripci'n hasta la interposition de la demand. Nos basta saber que no ha pose'do para que no la tengamos ni en cuenta a Ilos ef ectos de la prescripci'n ordinaria, que como, todas las prescripciones adquisitivas (usucapio) require la posesion continuada. Y vamos a hablar ahora de la prescription ordinaria en cuanto a la Compam 0 a de Jesu's. La ley exige, a mas de la posesio'n continuada la buena M el, justo titulo, para que surja o nazea la figure, juridica, Ramada pyescripcion ordinaria. El articulo, 1,957 del Co" digo, Civ *11 textualmente dice que El dominiono y dema's derechos resales, sobre bienes inmuebles se pres--* criben por la poses On durante diez anos entre presents y veinte Pn-n liupmnfo -xT iii.q+n fiffiilnll-



PAGE 1

83 pa-1,1111a de Jesttls, dando ctienta despue's al Gobierno de S. M., y 44cuyo documents sirva de titulo*en el porvenir a la Iglesia, que"dando el original en la Secretar'a del Gobierno Politico, y una 4 copia autorizada en la del Obispo y otra en poder del Padre Pre"sidente y Rector del Colegio, de la CompaRia de Jesu"s. Asi pa94rece al Obispo que deberia, procederse; pesto que es u-na fmca 4urbana de la que han de devolverse a-la Iglesia y cuya entrega, 44emana de un principio de justicia cual es la devolucion estipu"lada por el Concordato". El documents que es muy extenso viene senalado por el e cr* to de contestacion con el n **Mero 5, y por nosotros, aparece su certificacion en ia -pagina 138 de la primer pieza de autos y otra certificaci'n'del pr6pio documents de las paginas y49 a la 131 ambas inclusive de la propia pieza de autos. En lo transcript podra' comprobarse co"mo el mismo Obispo so nala hasta el proced1hiliento que61 estima necesario para poder adquirirla propiedad del Convento. Y es evidence que vivio en la creeneciA de que no serl'a tal propietario hasta que no se efec-tu'ara "la obligacto"n formal" que e'l interesaba, y previa la consulta de S M.De suerte que el fotografiado documents de 17 do agosto de 1854 que pudiera haber hecho nacer alguna idea dominica en la conciencia, del Obispo, como se ve' claramente, no lo 0 consiguio', pues el proplo Obispo, conocedor de las leyes, sab a que su propledad no podia nacer sino despues de la oblLigacion formal que pedia, ya que ninguna eficacia le otorgo' el mismo, a -1a, entrega del dia 11. Revela por tanto este documents del dia, 14 que la intervencion que tuvo el dia 11 para cumplimentar la Real Orden del an'o, 1852, fue una gestio'n oficiosa que ninguil derecho le asignaba. La -Droi-)i a. -Detieion del Obigno de, 14 de, avosto de, 1854veA-



PAGE 1

.-z .. I I I I -I I .I 1 I , ., -, ..I I I' 1 1 I 1 -.., : ., ' I .. 1 -.I I I .I I ,, .. I ...I I I I I ,. 1, 1, -I I .1 .1 .11 I I .I I .1 1 , I , I I .I I ., I ., I I I .I .-, .-I .. .1. .1 I .I I I 1. '.1 I .1 ., -I ., .I -I .I I I .I I .o ..I I I ., I I .I 1. I I I I ..; I : , I I ..... .1 I ., .1 ,,, .-, ., ,, ., I ....I 11 -: .I ... '' , , I I , ..I .I .I I I -11 I .I ..-...I .11 ..., I I ., .I I ., , .I I I .. ., : ., , I I .I I ..; I , , .I ., .11 -I ., .I : I I I I I .; I .I .I I I , , , .., .: I ., : , I .I I , ...I I I .I ..I I I I ., I ; ., .......I I I I , I .I ...I -I .I ..I I I I ., I I I ; ., .I I I .I I I I ..: I I I ( I I I .I I .I ., I , '. ,.. , I I ., I ., I .I I I I ., .I I : I I I I -, .-I I ., .I , '4 .I' ...I "I .I -I I I .I I .I : I I , .I I .I ', -: , ... .% t .. 1, I .-' *, , ., , I '. -, .. I , '' .'. -, , , I , ., ., ..I I : ., I .I .I I -I .I I I , ., , I I i -I I , .., , .. .: ,, .., "'' , , ...:, ,, ." I I I , ,; '! , ,,' ,.* -, , , -..; .. ,. ..I I ,,, 11 .I ., I .I I I ..". ". ., .: I .1 ... i., I I I I -1* I ., I .., I ., -I -, .I .I I I I I ..I .I ., I , I : ., I '. I I I .-I., .I I I ' ., ', : .1 j, li I .I I i -, I .I I ..1 .I ., I I I I .I ..I .I I I I , , .., I .I .I .I I I 1, J& -I N I ..., .I I I I , I ..1, .. .. .I I ..I I ., I .I ., ., , .: ., I I I .-, I .I .I I .., .I .1. ..I ., I ,I I .R q: I I I -.I I -, ., , ., ., I !, I. -." ." I .4 11, -, , -' '. I. I I I 1. ,. ' 1 -:1 .1 ; , ." I I : .1 I 1, 1, , -:17 -, : ., .; ., -, -" -" ', .11 I I -, T I I 1; I I -I .'' I ; -:, : '], -; -, .I I , .I i, I f I I ., 1 ,I .I I I , .., I .., .I .., ,4 ." , .-, : I I .: , ., , .-..., I .I I I I .I .I I I I .I , I ; : I ..." ...., I I I I .I I 11 ., .I .I I ., I ....I : , .I .1 ., 1, 1, ;, .I I ,; I , 1. I 1 1 .1 I , .1, I ..I ...x .I .I % I .I .-, I I .I 1 4 i. I I .* I : , 1 : I '' .I I 1, ...I ., ., .I ..I .: :, .., I I .I i I ., ., -, ., .I I .. 1. ,: .., .I I :;, .,. ., , 11 I I I .I ,,, -. .'. -, ., ., -, ': : I I I ., I I .I I .I I .., ..I .I ..., I ., , I I I I .I .I , I ., I , ..I .I ., -, , , ., ..1, I -., .1, I ..." 11 I 1 1 -, .-, I 1. , .I I -S I , .I , , , '. -: '. ., ., .1 : I -, , I I ., .I ., .., I I I : , I , I I .I I .: I -.., , I ., , I .1 ". , I I I ., ., I -, I I ., , , -., : I I I 1. 1. : 1 ; -I ',' .., , , , ..I 11 .: , I I I I , t , , I " ; ." , I 1. I I .I I .: i I .. I I ..., : , , .', I I -.., ., 1, , ., -, I 1 I 1. ,,, "", ., , .I I ., , , , .., , ; I , ,, : % : I ., .., ., , , ,. I -; ', , -I -, ., -i, , I ., -" * .I .. ., :: 1, I '. ., I ..I I ., : ; I .., 2 .,. .., .I 0 .I I ., I ., ., ,,, -, I I I I I I .I I I , .. : ;, .; 1, ., , , , .: .I I .I ., .I I ., , , ., I I ': , ". % : .1 :2 1, ...', I i .I ..I I ., , I Z .I ., I I ., ::, -., I .r I I '* :,, .. I ." ..., : ., : I ..I :, ." I ; I I ., , ..I ..., ? I ., ,., 1, , I , :, ., I , I -.I , .I , , I .-I .I I , -I .1 I I I I ., .I I .I I : I I , , ; ., ., I , .I .I 1. .: -I 1, .. .-, .* I .: ; ..., -., I I I ..I ..I , .." I I , .., 1 .. I : I I , ., '. 1, ., ., : I .., ., ., I I I .I I I ., ....I I I ., , , I .I , ,. I I ., I I I I .., I ., I .: I ....-I , I ,. ., , I I I z I '. ., ., ... .I I I ...I ..1 4 I 1, I , .-, : :. : ., .I I I .., e ': ., I , ., .I I I I I ., I I ..; : " ." I s I I I .11 I I I -I .'i -, I I 4 I -, , I .., : I I -I ..I .1. I I I I I : --I -I I I -.: i ... .; ." I I ..I I I .., I ...I .-" 1 , ..I I : , -., : ; ..1, -, ., I .., .-I ., ;, , I .., .-., I .I ..., 1. I .I .4 , 1. , !! .I I .I ., --, , .. -., ., ., '. .: I .1 -1 I I -, .I .., -.., .I I T ..I i , .I .., .o v : : h I I I I I , I ., , -, ", I I I .I I I I f j :1 .* 11 , .1, 1, .., I I I ., ...I I I ., I , 11 I I I I ; , ...1, I .: ..I : I , ..**, '. , ., ., ., I , .., .: .I ..1, I .I I ..I ..I I .I I I I I .: , *, I -, I I .., , I , I ., I : I I ., .I I ....-, ' I .." .I I ... 'I, .I I ; : -, , I :.I I I I ., ..I I I ., I ..I ., : I I I .I I I .., .., , : ., .1 I I I I I .I .I I I I ., , -, -, .I I I , , : ..-'. I i ., I .I I ., I '. ;. I I I I : , , I ., , I I : I , I I I : I .." I I .I I , -., I ., .; .I , .I ..I .I , I 4: i , : I .: ., I I I 1, .1I .. .I .I I I , ..I .I I .I I I I .I .I .; , .I I I I .. I : I -..i , .-: , , I ., ..I .I .I , .I ., : .., 1. I I ..' I I .1 1 ' I .I .I .I I I I : ., I -I 1 ., .I I '' ., -i I .I I ...I I I ., I I ..... :, .-I ." ., ., : , .I ..I , ; .: .., I , .. .I I I .., I ., , I I I I I : : " .., I ..... .., I I : 1, .I I .I I .-, , I .I I .I .I I I , I .I 1 I I .I .... '. , --z I I I I ,. .1. -.I ...: , I .I I I .I IL ...I I .I I I I I 11, I I : I I I I I I I I I : .I .I I I I I I I I -, ,, ., .., 1. !!. I I I ., I I ..I -., I I ., I I , I .I ., .I i. r I -L .I I I .., I I .: , , I ., I ...-" , , : -., .. I t I .* ., o .I I I -I .I .; I I : , .I I I I .I I ...., I ., .: .. .I I ..I , , I I I ..i : I I .I .I ., ., ..I 1 7 1 .-..I ., ., ., I -* -, , .: ., ..., I .t ..: ., ., ., : , -, I I .4 I * , .I I .I I ., ......I .., .... .., ., I I I , .: I I I I I , ..I " , .., .., I --I I r ., :, I : ,. .. I .I ; .I ..I , ..I ..I I -I % I ': -.---I I -, ; % , -" ...I I I '; I I .-I I I I .., i , I I ., .I ." , ..." ., ; -., '' , .d I ., 1, " I ; I I I ..I , .I I 1 .I I I I I I I I ..: I : I I I .I .., I ,) ; I .I .I , I : , ..., I I I ., .I , ., ..-., ., , -* I ., I ; " -, i -, .1 ..I I .I , .1 1, ., ., I --.I , , , , ., .: I I I I I , -L .-': c .: ,,' -* .. .: -1. .. I I .....1 I I ..I ..I f I .I I i i I I .I .1 I .I 11 ..., 1 .I , I I I I , I I I ; I I I t .c -.I ...I .I ..., I I I ., ., .. :. .1 ., .I ..-, I .: .I ., .., I .I I : I I .I I .I I I .I I : -, I I .z r I I I .I .I I I .. 1 I i. -.. I .--, I .. .1. .-..I I I ...I I I I ., ..., I ...., .I .I .I I I I I , , I ....I .I .: jil-! .I t .z .I -, I -, , .I ..-I I I .., ......I -I .: ., .., .I , .1 : I .I I I .. A l, I : I ; .I : ; , ..I ..., .4 I .I ., I I I ., ,, .I ., , ..I ; ., I I .I I , I .I .1 ..I .I -, .I .I I I '. I I .-I I ..! : , ., ... .-'' .. ..., ., ''. I I , I I , 1t i I ..., I ., , I .I .I I I : , .., I .I I I I .I % I I ..'. ..I I I .I .. .. , i I , I k , , -I I I .I I 14 I I I ., 4 .., .I ..., .I , ., , ., : ...-..... , I .'. I I ..I -I I .I .I .., I ..l .: ..1 .. ....I I ...I I I .: I I ...I I ...I .: 1 I -I ..., I .. , I .: , , I , .I I ..I ....I I I I I I ., ..I ....., , .., ., ...I .I I .I I , : , .I I I : I I I ..., I I I tl ; I I I I ., I , -I : I % , I .I I I I ..I I ......I I ..I I I .., I V ., I I .I -, I .I : ---, -, ': , , I I ..I ., ..., , ., ....I I I ...-, I I :, I I I ..% I ..I ..I I ..% I I I : .I I ., ., ...I .I I .I I .-I I I I .., I ., .I I ., .., I I I , I I .I I I I ..I I -I ., I ., I I I ..I , .., .: ., : I I ., I I .I ., I I .f ,. 1 I I I .I -..-..-I .I I., I I I I , I ..., ., I .I I -, , -: .I .I I I : I I I .: .., , -r I ., I I I .I I I ...: I .., -* .: , , -, I I I , ....: , I ., .1, I .l .11 .1 .., .-11 1 I 1 ..11 I~ ..... 9; : I -, : : .I ; .I ., ..I .I ...-I I I I I I I I I ..I I I I .I I I .I I ..I I I I I I , ., I o t ...I ..t ...I I I ., , I I I I I I I f I .: !; I I ." -.., ...., ., : I I .I -, , I : I .I , -ltf 'I .I , I I .I I I I ., , .I : ..' i I I ..I I I .I .I .I I .... I I I I I , I -., ., I I .I I ...: ..I v ....., , : ...I I , , '. , ., : I : I I ., ...-. $. i .I .: .: , , .: I .., i I I I i I ..I I I -. I -, .: 1 : ., .., I ., ., ...." i I .....t. 1. I I I I .: I : --.I ...I ., I .I .I I I .I .... ..: t .I I I : I , I ..., I I .I I ....I I I ...." ..I I I ..I .I ...., ., ...I ..w I ..., .. I .I I ..., .1 ..I -, I I I ., ., ., I , I I I , .z .I I .I .., I ..I ., .I ..I ..I .., .., ,I I I .I I I 1 .I .I .I I I I , ..I I I I I I I ., I I I I .. '. '. .1 1 1 , ., .I I I ' .-, 1, I , 4 , -, -. -..-: I .I --, I I ...I I -, -I .I .. i I I .I .I I .. .I : , ., , ., .I , .-.. -, ., '. '. I .I I I ..I , , I -I I .I I ..I I I .. ., I ., : ..I -I I I .. .1 I I I .; I .., ..., I I I I .I I I I .I I .I I ...I , ..I I .: I -, ..I .1. I I .A ., .I I I , I I .I.. ....., ,, % I ..* ..I .I I .I 1 I I ..I ; : : I .% ..I -I : , I .I ..., I I , I I' .I ..I , -, -, , ., i .-, ., I I .-.. ..I ..: -: , I , , .1 , I ., ., ., ., .., 1 ., ., : .1 .I .., ..I .. IIIi t -I I I I I I I I I .I I I .I I I I .....I I .., , I I I .I I I I 1I I I I .I i ., , .I , .I I I .I ., .I I I .....I I I ..I .I ..I ..' I I ) : I ...1 ..I : -I -I ....I : I ., 1, ., ....I F I I .I ., ...I I I .: ; .., I I I I ., ..I ..: I .I I I I I .: , , j* I I .I I ..I I .I I I I P .'I .: , ...I : I .I ., , 1, ,.. .. .-.., ., , .: 11 I I .I I .I I .I .I I I ....I .I .1. .., I I .,11 I I .I, .2 .I ., .I .I I -.. i 1 I ., I .I I I -I .: ., I I ..I I I ....I ..I .I I : ..I I I .I I .., I I .I I .I I ., I I i! I..I ., I : *, I .I il I I .I , , .I ....., ., .i, .i I I I I ., % .. ., I ....I i ...., I -I .. I .I .I ..I ..I I ., I .I I ., .I , I ...I .I I I .11 ..I I .., .I .-..: p ., .I ., I ..., I , I I I I I ..I I I I I ..I t .I I .., 1 I I ...I ., I , .., -., '. 1, .., I I ..I -.--! , i , " 1, .I .I .? , I ..I I I ....I I .I I I I I , I I .., I .I I I .e ; .-, 1, 1 '. -.I : I ..I I : ..I ., ..i ..', -, I I I ...I I -I .., .I I I ; , ., : , .I .I -I 11 I .I I ; I ..I , .-, : -, -, I ., 4 1 1. , ..I -I .I .I I .I I ., : -, : I I ..I I I 1, I I ..I .I ., 1, :, I t ....-I ., I .I : : I ." I ..I I .% , ., ..I ....I I I I I ..1 .I .I I ..I I % ..., '. .ll r -I I ...1 .'. ., .I -lml ., I I I .I .I I .I I , I .. , ..I I ., -, .I ..I I .I ...1 .I I I I , ...I .-, I .: -" -.' .." .1. -'' -. -I , I fl;( , .-: I.. ..I .I I --I , , v , , I I ...1 .1 I I ''. ,, :1 .' .I I .I , .I ....., ..I I I I I I .I .., -: ., , ..I ; I .I I I .I 1, .i I I .I I .I I .., -., .z I ..I., 0 I I ., I , ., -.I I .I I .I I .-.I I .I ., I ..I I I .I I ...I ..I I I I I I ..; I ; I .: -, : , .I , I I .I I -..I I .. I I I I I I I 1. % ..I ., I ., ..I t:i .I .I 1. ., ., ..I .." .., I .I I I ., .I % .) f I I I ..I : .'i I .I I .-...I I ... i -: I ..I .I I .I .-I ...I I .I I I ., I ..11 I ..: I I ..I I F ..: ., I I ...I I I I I I .I ..I I I ...I ..I .I .I ..I I i I I ., I .I ... .I I I I ., .I I ..I .I ; I ..I I I .I I .I I I I I I t I I ..I I I ., : .I I .'. .. .I , I I ..I I I I ., I , I I I .I I ...I I ...I I .. ..., .I .I .I I I .I ., : I I ., .I ,A I : ---, -, I' .1. I .I I I I I I I. .I I I , ..I .., I ..I I I I '. I I I .I ..I .: .I I ..I I .., ., ..I .I I I ..I I I I .I I : ..I ., I ..I I I I I ., .I. r I , I I .., I -I % , I I -.I I I .I ., ... I .I I I I 1 1 .* ' I ..I .." .1 1 ....' .I I " .I I ..-1. ....I I I .I .. .% -I I 1. I I , I : -I. ., -. : -.1 .I I I I I .I ..I -....11 I I .I ; .I I I ., , , ; I 1: I .-..I I .I ., 1, .I I I , , ., I -... ; I ..I I .I .-I , , i .I ; % ., .I .I I .., .I , ., .1 , , I I I I I .I I ., ...., ., ., I I I I I ., I .I .1. r -I I I , I I I I .I I I I I I .I .... z i ., I 1. ,, --, , ., I. .I ..., ...I .I I I , ......I I .I ., I -..-I .. l ; .I ., ., I ..I .I I .I .1 .; I .-I I I .I I I .....11 -I I I I .., I .I .I I .I ...I ., .I I .I I ,.. .I .I .I .I I I I ...1 .i .I ., I t .I I I , I ", 1, : L .' .: 1 1 ...I .I ., .: .1 .. ., I I I .I .I I .* .I I I I .--I -I I .I ..I ,,I,,,.-L-I,,,,I--i I -Iil .I I I I .I I I I .I I I I I I : I



PAGE 1

105 te desistir de continual en la eiasen'anza en el Colegio que tiene giestablecido en el respective edificio, o no poster o seguir ocupan"do e'ste, bien sea por voluntad propia o por causa agena a dicha n Compa'la, la Iglesia de esta Di'cesis asumira' la possession mate-('rial del expresado Con-vento de Bele'n y su donainio pleno, in"demnizando a la Compania Ae Jesus, las mejores que en el mis"mo hubiese realizado a justas tasaciones de periods, nombrados ~ A "I 99por el representative de la Iglesia Y el de la Compama cLe Jesus". Por su forma y por su fondo es lo transfer ito un auto ecle..6 sia'stico Se hablan de Extravagantes,' Clementinas, Decretales, Bulas, Breves o Rescriptos? -6 Se resuelve algo sobre benefi.0 0 p cio, sobre la excommaion, suspension o entredicho I No. Lo transcrito para ser uiaa resoluci'n Judicial no le falta ma's que la firma de un juez competence. Pues por su forma: i'de'ntica a las resoluciones de los jueces civiles ; por las leyes que aplica: todas del orden civil, como las Partidas y, la ley Hipotecaria y la R. C. de, 26 de noviembre de 1852; por la clase de derecho que se reconoce, derecho civil. de propiedad ; por el obj eto, un inmueble ; y por el funcionario, del orden Civil, Re istrador de la Propiedad, encargado del cumplimiento de esa resolution ; el referido auto del 0 Obispo vieiae a ser real y positivamente una ejecutoria, pesto que no cabe duda que en ella el Obispo de lo Habana reconoce de~Ap rechos para si mismo y para un tercero, que lo es la Compama ae Jesu'*s.-Todo ello con violaci'n del articulo expuesto de la ley de Enjuiciamiento Civil, y de los articulos 267 y 268 de la Ley Organica del Poder Judicial de 1870 y el primer y septimo, del decreto-ley de 6 de diciembre de 1868 vigentes todos al hacerse Ia, inscripcion, en el al'ao de 1898. Impugnado asi, y demostrado, que el Registrador de la Pro-



PAGE 1

11tos, las oraciones, las ceremonies sagradas, etc,, las corporals "solo contribuyen indirectamente y como intermedia a producer diestos effects y pueden subdividirse en sagradas, religious y "tewtporales.f, Las cosas corporals sagradas son los, que "estan consagrad, as, "a Dios para los Oficios del culto, como las Iglesias,,vasos s agra"'dos, ornaments, etc.; las religiosas comprenden los edificios des"tinados al retire y contemplacio"n de los que profesan la vida monastic; y las temporales forman el cu"mulo de bienes indis'4pensables para ladofacio'n de las Iglesias, del culto y de los M*It nistros del altar"O Como quiera que a nosotros solo nos ocupa este studio en 0.0 cuanto se relaciona con la donacion del Obispo Diego Evelino de t* Compostela, para la fundacion que erigiLo, omi imos tratar con Mas amplitude el problema de las cosas espirituales torque claramente se ve que dentro de ellas no puede caber la dicha donacio'n que en nada se refiere a la salud del alma, ni a los sacraments, ni ordena oraciones,, ni ceremonies sagradas ni ayunos, sino que cede el citado Obispo sus bienes al solo effect i4que va referid'o de los pores enfermos convalecientes"; estudiemos, pues, las cosas corporales en sus aspects de sagradas, religious y temporales, para demostrar tambien que entre 'stas, tampoco es possible comprender Ilos bienes del Maguanimo Compostela con los que fundo el Hospital de Convalecientes Nuestra Sefiora de Bele'n. La Iglesia, como toda sociedad, con fines, bien religious, espirituales, sagrados o caritativos y para la propagaci-on de la fe', o bien con, propo'sitos, mercautiles, necesita de medics materials de siibslstencia, y tiene entre estos las cosas corporals, clasificadas en sagradas, religious y corporals, queforman el cu'mulo de bienes indispensable para su dotacio'n, el sostenimien'to del culto 'I A "I I IV -1 0



PAGE 1

nes que juzguen beneficiosas a los mismos y no fueren de su pro*" pia competencia. (Articulos 11 n'ni. 60 de la ley). Los establecimientos beneficos se clasificaroia entonces en pu'blicos y particulars, y los primers en generals, provincials y 0 0 munici-pales, y fueron determinados sus characters y conditions. (Articulos 1, 2 y 3 de la ley y 1 y 7 del reglamento, y cuya clasificacion se reproduio en la misma forma en los articulos 1, 2 y 3 del R. A de 6 de julio de 1853). En esta ley, y su reglarnento se respect' la beiieficencia de caracter particular, y aunque declare public por regla general a los establecimientos de ben6ficeilcia, reconoci' la existencia-de los -0 sus c no obstante, particulars y determill' ondiciones, mandando, que cuando estuvieren confiados a patrons que lo fueran por razon de oficio, y este quedase suprimido, el establecimiento se rigiera por la ley com'n, respetando en todo lo demas las de la fundaci'n. (Artl'culo 10 de la ley). Impidio' dicha ley en su artl'culo 44 y el reglamento en el 46 al 49, la distracci'n de los bienes destinados a los establecimientos beneficos; y el R. D. de 6 de julio de 1853 v*.no a completer la obra de la leyde 1849 y el reglamento de 14 de mayo de 18521 it y "disposicioiaes posteriors, pero inmediatas, activaron el estable"cimiento del nuevo sistema, dando a los Gobernadores de Provincias reglas conveniences para cumplir su cargo y estnnular s-a ticelo" (R. 0. de 28 de mayo de 1853) y mandaiadoles visitor los, establecimientos de beneficencia. (R. 0. de 7 de julio de 1_8:53)* Tenemos por la propia legislaci'n de beneficencia ya dictada A en esta fecha, hasta la definition de lo que son establecimientos, de esta fildole, su clasificacion en particulars y pdblicos: la ley 0 0 de 1849 en su articulo primer en relaciolri con el 1. 2. v 3.0 del v



PAGE 1

-99 gio de on secundaria superior en cuml, educaci dimiento del articulo, 30. de la Real Ce'dula (26 de noviembre de 1852) er" llegado el caso de que se realize desde luego ese important peT,lsamiento, resolviendo por Io tanto en su doble character de V*CeReal Patrono v Superintendente Delegado de Hacienda, que So -"pusiese a'disposicio'n del Exemo. e Iltmo. Prelado Diocesano ef "edificio que fue" Convento de los Padres Belemitas a fin de que ~ Ip se instalasen en 61 cuanto antes los de la Compania de, Jesu's Yse abriese a la ensefianza pu'blica el citado Colegio con que Ifa ."Soberaua, munificencia ba tenido a bien dotar a esta Capital.; y. '4que hab'a expedido las 0rdenes conducentes a que se entendie44ra que desde aquella fecha dejaba el mencionado edificiode ser, "propiedad de la Hacienda pasando, exclusivamente a la de la 44 Diocesis de este Obispado en el concept de que -por la Capita"ma General se habla dispuesto que el Cuerpo de Ingemeros hi64ciera con las formalidades de ordenanza, entrega, del mismo, ed*-."ficio al ramo eclesiast*co; todo lo cual (sigue diciendo la inscrip94ci'n) result del testimony de la expresada comunicacio'n., exp(.,dido en 23 del actual por el Notario don Joaquin Lancls Desgraciadamente nuestro, cisterna hipotecario no descapsa eia la transcripcio'n, pues de ser asi los documents no dirian lo que los Registradores quieren sino lo, que sus texts expresan. Nosotros invitamos al Juzgado. a que coteje esa inscripeloff con, la communication referida, que precisamente acompanad:-t aparece por los demandados mareada, con el nu'"a-Tro sexto y quo figure en la tercera pieza de autos. De ella podra'. comprobar que no era en si un, t'tulo otorgado por Pezuela a la Iglesia Cat'licaNo. Era,. como hemos visto Ja sencilla notificaci'n de un trami*t(-w.administrativo,



PAGE 1

-51 V BIENES ECLESIASTICOS Devilucio'n a la IgIesia. Antes de proceder a relacionar los convenios celebrados entre el Gobierno de Espafia y la Santa Sede sobre devalue ion 'de bienes a la Iglesia con motive de los ineautamientos y los pre, ceptos dictados relatives a los pagos, y entregas de los referidos, bienes, precise fiJar cuales alcanzan el caraeter de eclesiasticos. ysi es possible admitir qu e -entre estos figure los donados, por Don Di ego Evelino .de, Compostela,. y que constituent la funU&.clon ben'fica Hospital de Convalecientes Nuestra Sefiora de Be-, len regida y gobernada por la Comunidad de Religiosos Belefitas, suprimida en 1841 por ley del Gobierno Espanol. Este studio de las cosas pertenecientes a la 11glegia, lo he-, mos de realizer tomando los antecedents de las Institue.iones del Derecho Cano'nico, fuente para los demandados, segun -expresan, la ma's autorizada y que p recisamente aceptamos, en todo, este debate en cuanto no se oponga a las. reglas y prescripciones de la legislaci'n del Estado, por ser en otros, tempos un derecho A supletorio y hoy ma's bien estatutos o reglas de una persona jurt, dica; la Iglesia Cat'Tica. Aceptando la division "que establecen en su. mayor parte, los, canonistas respect del derecho canonico en persona cosas.. y juicios; busquemos lo que respect a la palabra gene*rica cosaff" que "se entiende todo lo que, sin ser person nt juwt.os, puede contribuir a la satisfaccio'n del hombre y a promoter el ejercicia, A^ I &"% ^A &,% A evwv c44, &"% "" &,% 7 9



PAGE 1

35' ci'n religious suprimida o un cargo eclesiastico que por cual' quier razo'n hubiere caducado, sea y se entienda'sustituto natural y necesario el prelado de la Dio"cesis respective ", estuvo en vigor hasta 15 de octubre de 1862; y es un hecho tambie'n de todo punto innegable que desde 1857 a 1862 el parroco o el prelado de la Dio'_ cesis respective no reclamo' para sl' el patronato de la fundacion Hospital de Convalecientes Nuestra Sefiora de Belen lo ei ci' el Gobierno y que continuo' ejerciendolo despues por estimar como asi es de derecho, que esa fundacion es de character c*V*.l y no A & eclesiastico, porque ella tiende unica y exclusivamente a los pobres convalecientes de la Ciudad de la Habana, y no tiene en sus escrituras fundamentals, ninguna disposition que terminan'temente se refiera a la celebraci'n de cults, de' misas, de pediment tos en favor del alma ni de beneficios por ninguno de los, ilustres santos de la Corte Celestial, Ha olvidado de una mantra la-entable la Compania de Jesus, y esto es, imperdonable para quien entra en una material juridica con aire doctoral, que las R. 0. de 20 y 24 de marzo de 1857 por ella invocadas, fue' modificada por la de 15 de octubre de 1862 que precisamente el parrafo primer quedo' totalmente destrufflo, al declararse que "cuando las fundaciones sean de character civi "suceden en el patronato de las mismas, a las comunidades y car94gos eclesia'sticos supru*m*dos, los gobernadores como delegados "del Gob i*erno, y que el propio patronato sea ejercido -Por los pre"lados de las dioceses respectivas, cuando las expresadas funda44 ciones tengan por objeto el cumplimiento de cargas espirituales t Puede decimos la CompaMa de Jesu's cuales son las cargas. espirituales que continent las escrituras de 1704, donde fundo' YPrio-in OnTI RIIR hipinpo. P1 Ohi.qnn VnmTn.QfA1n al TTnQn'*fq1 r1a On-n-



PAGE 1

-75 m LA IGLESIA CATOLICA Y LA PRESCRIPTION EXTRAORDINARIk 1854-1898 Es esta la U'ltima trinchera que 'queda, a los demandados, dentro del campo de la prescription, para, contester, o mejor dicho para excepcionarse de las justas pretensions del Protectorado de la Beneficencia. Afortunadamente Para ma's claridad de la, tesis que sustentamos, tambi'n la contraparte, como no podia por 'enos, senala como elements necesarios de la posesio'n civil que conduce al domillio: la voluntad o el animo y la tenencia, o el cuerpo, segun express en la pagi*na 73 de su escrito de contestacio'n, la. tantas veces citada, Compafiia, de Jesus. Veamos literalmente su argument: Si conform, a la ley 6.1, Tit. 30 de la, Partida 3.a, vigente en 1854 Ganar queriendo a1guno ome possession de castillo "o de casa, o de otra, cosa, cualqui*era... ha, menester que haya A "voluntad de la ganar... y que la, entre por si corporahnente e "la, tenga, o otro alguno por e'l en su nome. .. Es de toda, evidencla que la, Iglesia gano' en 10 y 11 de Agosto de 1854 la, poA sesio'n del Convento de Belen, torque concurrieron entrambos -uisitos integrates de la posesi'n civila saber:'la volu-n"tad o el anmo y la tenencia o el cue*rpo, como lo dem'estran "las siguientes pizzas documentaries : -la, primer, en la, Co"Muni-m-, gicacio'n que el Capitan General dir*g*o' al Diocesano en 8'-de"Agosto de 1854, para hacer la entrega, del Convento* la, segun *' da es la, que dirigio' el Maestre Escuela. de la, Santa Iglesia' Ca--



PAGE 1

104: virtud de la. possession que ha venido disfrutando durante cuarenI ta y cuatro aflos, concurriendo Para la validez de la irmsma, el, posesion continua y Urmil-o se' lado por justo titulo buena fe e na ",derecho, que. en este alcanza al maxi*mo de cuarenta anos segun la ley XXVI.,tit.. XXVI partida 3a. Cons iderando que no obstante lo cons ignado en los dos pa'9,4-rrafos anteriores, los derechos de la Compama de Jesu's, sobre el antiguo Convento de Belen, y que se deducen de los hechos re94 sultados estan suietos implicitamente a waa condicio'n resolui itortade esos mismos derechos pesto que, al, desprenderse el EsI Itado de la propiedad del expresado Convento lo hizo en favor I' de la Iglesia con el fin de que lo entregase a la Compam 0 a de Jesus ara la .instalaci'n del Colegio y en cual. tempo que t'este deje de existir la Iglesia de esta Dio'cesis ha, de reasumir los A derechos que a dicha Compama se le reconocen, a cuyo favor releornuncto el Estado exclusivamente la propiedad del me'ncionado "Convento de Bel**n". Considerando.por lo que hace a este. Obispado si bien reco4( .Cnoee los. derechos que correspondent a laCompanta.de Jesu's so"'bre el antiguo Convento de Belemitas es en el concept siempre, de dej ar a salvo los do la, Iglesia de esta, Di'cesis a que no pudo tirenunciar ni renunci A ntante en la. e' e la eno su reprise poca. en. qu "trega del expresado Convento se hizo a la Compa~Ia de Jesu's". "Considerando que con arreglo al parrafo sexto del articulo 44 A 0 seguudo de la, Ley Hipotecaria, estan sujetos a ins 'n los titulos de los bienes immuebles y derechos resales que posean o "administren el.Estado, las corporations civiles o' eclesia'stioas;. elry en esa virtue, debe procederse a la, inscripcio"n del Convento "de Belen ~A* a favor de la Companta de, Jesq'Is y de los derechos de, la, "Iglesia de esta-Di.6cesis sobre ese, mismo Convento".



PAGE 1

87 de aquel mismo ano, participandole que la entrega del Convento se habia Ilevado a cabo 1 En qu' quedamos, la Iglesia por el auto que inscribe, dice que la posesio'n del eble la ha disfrutado 40 anos la Compa~A ]a ma de Jesu's, y la Compa~ia de Jesus en su escrito de contestacion-en este -pleito, dice que efectivamente, que nunca ha poseido el *nInueble y que este era y fue' siempre possession de la Iglesia ?La situation no puede ser mas curiosa, v hay que convenir en que la representaci'n jur'dica de la Compania, de Jesu"s ha te"do que pasar por alto forzosame-ute al contester la demand el auto famoso del Obispo de la Habana de 23 de agosto de 1898. Que le vamos a 'hacer, Lapsus lamentable al que no son ajenos ni aun los mismos Maestros. Seguro estamos que sl* la direcA 0 A 11 0 ~j# Cion juricLica de la Compania de Jesu's hubiera sabido al contester su escrito que la Iglesia Cat6lica habia reconocido va la posesion a la Compan'I"a de Jesu's, no hubiera hecho, la rotunda afirmacion que aparece en la pagina 73 de su escrito. Que n* la entrega de 11 de agosto de 1854, que las comunicaciones de 8 y 17 de agosto del nusmo ano, le dieron a la Iglesia la posesio'n que ahora le quiere asignar la Compania de Jesu's, 10 tv 1 0.0 demuestra la propia mamtestacion de la IgIesia en su auto famoso, tan famous como la Real C'dula de Felipe V, (11) diclendo que 0.0 ~ 10 la posesion la tuvo siempre la Compania de Jes ** S* Para colmo de gracia, la representation juri'dica de la Iglesia en este pleito, se ha plegado en su contestacion a la contestaci'n de la CompaRia de Jesu's. Y aqui tenemos al com-6n, demandado perfectamente amarrado, no por interpretaciones mAs o menos logicas sino por sus proplos actos por sus propias mamfestaciones, Dia lno. dn.v. lipolhn


PAGE 1

-76 N1# por los documents citados de 8 y 11 de agosto de 1854 tuvo la Iglesia, un solo moment reunidos en su favor el anl*mo o voluntad de adquirir, ni la tenenciao ellcuerpo de la cosa cuya prescripcio'n invoca. Vamos a demostrarlo. El documents de 8 de agosto de 1854 dice textualmente: "Exemo. e Iltmo. Sor. Habiendo determined entregar a V.. "E. 1.7 en cumplimiento de soberanas disposiciones el Convento de Bele'u, que hasta ahora ha servido de Cuartel a uno de los batallones de esta Guarnicion, lo participo a V. E. I. para que el viernes proximo a la hora que lo tenga a bien, nombre las per4 isonas que deban hacerse cargo de este edificio; part icipandoine"lo oportunamente para dietary la orden de entrega con las forina"lidades debidas. Dios guarded a V. E. 11. ins. as. Habana 8 de "Agosto de 1854". Puesto que ese es el titulo invocado como demonstration del lanimo en favor de la Iglesia y dicha carta se ex a -10 A pialo en cumplimiento de soberanas disposiciones, vamos a ver si esas soberainas disposiciones daban a la Iglesia la propiedad del Convento. La Real Ce'dula a que se refiere dicha carta, cuando expre-_ sa "soberanas disposiciones" es la de 26 de noviembre de 1852, que en su apartado tercero, que es el atingente al caso, express literalmente: "'Restablecida para las Islas Filipinas la CompaniLa de JeSus que tantos y tan selfialados servicios ha prestado a la Reli"gio'n y al Estado y considerando o que puede prestarlos todavia, de grande importance, asi en las parroquias y doctrines que 49se'erijan en los punts mas despoblados de la Isla, como tam"bie'n en la ensen'anza secundaria superior, que con el mejor e*xito para los alumnus y sa'ti'sfacci'n de. los padres ha desempenado .1 it 0 11 10 11 A 'I 'I _Vr



PAGE 1

damento de esa resolution se express que se hace. en cumplimiento del articulo 3'. de la Real Cedula de 26 de noviembre de 1852"'W Cinco dias despue's del anterior escrito el Obispo de la Habana, se vuelve a referir a dicha Real Cedula Y dice lo siguiento al Capital General: "Excemo. Sr.-Por el.oficl*o de V. E. de 17 del corriente me "'he impuesto del que con la misma, fecha ha,. tenid6 a bien dirigir 44al Sr. Intendente de esteDepartamento y al Tribunal Superior "Territorial de Cuentas de esta Isla, relative a que se ponga a mi "disposici'n el edificio que fue' Convento de los, Padres Belem*_ "tas a fin de que se instalen citanto antes en el los de la Compaina "de Jesu's designados por S. M. en el Art. 3 de la R. C. de 26 de no44 viembre de 1852, para dar la education secundaria superior en 4 4 esta cap ital -y habiendo sido entregado dicho edificio el dia 11, del corriente bajo formal inventario por el A37-udante de Inge~ 4 4 uieros D. Manuel Palomino, lo digo asi a V. E. en colitestacion a "su citado oficio para que conste ese dato necesario en el expe-"diente que debe obrar en esa Superintendencia a los fines sue, 44 convenga, "-Dios etc. agosto 22 de 1854". De suerte que el balance del escrito de Pezuela de 17 de agosta de 1854 lo concrete el Obispo de la Habana en su, comunicacio'n del dia 22 del mismo mes y ano anteriormente transcita en, la que se hace reference a la. Real Ce'dula de 6 de noviembre de 1852* Conocia. adema's el Obispo que con motive de su escrito de 1-1 de agosto, documentso num. 5 acompanado por la Compania de Jesus) se segui'a en la Superintendencia, General Delegada de. 4 It Real Hacienda,, el expedience a que se refliere en ei nual de la comunicaci'n transcript Utimamente. Y sabia pertectamente que. la comunicacion de 17 de agosto, tambien. transcript, que le. d*-



PAGE 1

trlpmsecoselntrmsecosdelosdocumentos,,liiscriptoss*.-modelavalidez o eficacia del a'cto. Efectivamente vamos a estudiar el. acto jur'dico con el cual Ia Compan''a Ae Jesus, se cree que ha adquirido el',dominio.-del Convent de Belen. DonJose Maria Palacio, Representante de Ia CompaRia de Jesu S en agosto de, 1898, se present' en el Registro -de !a Pro 0pile,!, dad, a inscribir e1 Convento de Bel'n, a favor de Ia Compama que representaba, llevando en Ia mano t que' cosa 1 Lo siguiente: 2ru*nero:-Un documents con Ia descripcio-on del'. ib 'blo; Segundo. 'Una certificacio'n expedida por el Sr'. D.'Rafael Montoro, Valde's,, Secretario del Despacho de Hacienda dl I esta Isla, que cohtiene Ia cop*a'literal del es'erito,, de 14 de.,,ago'stod' 1854 que el Obispo de Ia Habana dirigi, al'CapiRan Geheral Ma-r--' ques, de Ia Pezuela, solicitando se le entregara -el Convehto de, Belen; Tercero: "Un testimony por exhibition expedido por el No-'. tario de Ia Habana Ldo. Joaqui -n. Lancis en el mesde agosto de. 1898 que dice contender copia literal de Ia. cbmunicacion del'Gobernador de Ia Isla Marque's de Ia Pezuela cle' 17 de a gosto de 1854 I Cuarto:-El auto dictado por 61 Obispo de 1a Habana en 24 de. agosto, de, 1898 mandando inscribe ir el ''Convento de los'Padres' B elemitas, a favor de Ia CompaRia de'Jesus, be esa documentation presented descartamos los tres pm meros documents torque esos para nada se refieren -a, Ia C, ilia de Jesus, ni en ellas ha bas'ado, 'sta Ia inscripcionde dominion Yamos a concretamosal auto del. Obispado ya referido, Esa providencia eclesia'kica, Como acto jur'dico. no es mas,



PAGE 1

94 que declare -que copia y transcribe en dicho testimony el docu. mento que en ese acto le exhibe don Jos ** Maria Palacio Rector del Cole *o de Bel'la de esta Capital, y cuyo documents dice ser el 91 -0 ep citado Rector el que en 17 de agosto de 1854 dirigio al Obispo de la Habana el, Marque's de la Pezuela Gobernador y Capitan General de la Isla;'pero s*n que el Notar*o autorizante legalizara la firma que esta' al pie del documents ni tampoco diera fe' de la autenticidad del ndsmo. 4 0 .-La pruVidencia o auto que el Exemo. e Iltmo.'Ibispo de la Habana dicto" en 24 de agosto de 1898, en virtue de la solicited ~.* "1 .0 0 0 que le hizo el representative de la Compama cLe Jesus para mscriA bir a su. favor el Convento de Belen. Con un documents privado, con una certificaci'n official, con uin testimony notarial Por exhibition y con un auto episcopal,, es decir, los ma's heterogenous elementosque la fantasia pudiera comEd nar en matter a de rueba documental se construyo' la inscrip"' A 0 cion que figure al folio 81 del tomo 130 de la section pri-mera, fin-, ca inumero 3443 del Registro de la PTopiedad de Oriente de la Ha bqna,, A Y si la inscripci'n descansa en esos elements 1ogico sera que 0 al destruirse la eficacia *url'd*ca de sus components, venga a tierra A la eficacia juridica de la inscripciola, En el examen que vamos a hacer de esos Iffulos para demostrar la ineficaeia de todo, vamos a proceder por exclusion, refiri'ndonos, desde luego, como hemos dicho, por ahora, a sus elements externos, Del primero de los documents relacionados, no nos vamos a. ocupar torque en 61 no hay declaratoria alguna de derechos domL nicos; es solo un documents privado que describe un inmueble, _Dgal oncri"finA" AtI



PAGE 1

69,_ los, aficionados a especulaciones juridicas, cada, una de estas palabras revelan un orden de cosas absolutamente dist]*Mto; a tal extremo que en sentido juridico la, palabra, tenencia esta' con rela-, cion a la. palabra, possession en el orden de la parte al. todo. Efectivamente, dejando la palabra a Baudry-Lacantinerie, coplamos de la'pa'gina 723, tomo 1', 1908, el parrafo 1293 .que .traducido honorablemente, tal como lo encontramos y no como lo querramos encontrar dice lo siguiente: "Elementos de la posesio'n. Son dos que se designan en la doctrine, con el nombre de iicorpus" y "animus" (el hecho y la intenci'n) Priniero, El corpus consisted en ejecutar un acto material o "juridico, por el cual se manifiesta, el ejercio, del derecho poseido". "Si se trata de la posesi6n del derecho de propiedad se tiene 4 el corpus cuando se fiene la cosa, bajo la rnano, de suerte que se 44 pueda comportar con relacio'n a ella, como un dueno. Segundo: "El animus es el element intentional de la posesio'n. "El vivifica por asi decirlo el corpus y le da su signIfficacio'n; vie6tne a ser la conciencia, de la posesio'n. Tener el. avhims es tener "la, intencio'n de ejercer un -derecho como t*t ilar de ese derecho "En la posesio'n de un derecho de propiedad, el anhitits no es otra, 44 0 cosa que la voluntad de comportarse co,o propietario. animus ""rem sibi habendi., anii,),ius dowtini. "La, reunion de esto s dos elenientos constituent la, posesi'n "verdadera. La intenci'n sin el hecho no basta. El hecho sin la, 44, 10 A A intention no es mas que la simple detentacion que no consi-gue *,P "las ventajas juridicas de la, posesion9l. Y ma's adelante (parrafo 1293 bis): "el concurs de los ele"mentos de la possession (corpits, anhims) es necesario p ara la, adquisici'n de la, possession Se -Donen des-Dues v a. r i i os e. i P. m -DI os -Darn. de.mostrar In. tnn-



PAGE 1

61 Por ciento y Para representer por inscripciones de la misma especle el resto de la dotaci'n del culto y clero, conservando la Iglesia el derecho de adquirir los consignado en el articulo 41 del, 'Concordato ya citado del al'o de 1851. La Ley de 4 de abril de 1860 mando' observer el convenio con la Santa Sede de 25 de agosto de 1859 y que se refiere precisamente a la authorization ya prevista, en la de, 4 de noviembre que se acaba de citar; y por Alti mo el convenio de 12 de julio de 1904, que modifica el Concordato de 1851, en que se refiere a los gastos del culto y clero, sin que Jp en relation con los bienes eclesiasticos, ni aun los que pueden tomarse como tales, encontremos disposiciones dignas de aportar en este asunto,



PAGE 1

112 duen'o del Convento de Belela, casi no amerita Que la contestemos, torque efectivamente tamb*eia creemos lo propio y hemos crei'do siempre, como nuestro distinguido ex-profesor que ni el Estado es duelfto ni el Estado puede reivindicar. Por'eso precisamente no se entabla la action reivindicatoria, Respetuosamente Ilamamos, la atencio"n hacia la su"Plica delescrito de demand, donde el Juzgado y la parte contrarian podrau couprobar que el Estado no pide nada para sl'. La cosa es elemental; si fuera una propiedad privative del Estado, no ser'a el Secretario de Sanidad el interesado en su defense ante los Tribunales, sino que el Negociado de Bienes del Estado, de la Secretar'a de Hacienda, en relation con el articulo 10 159 y el 101 de la Ley Orgo del Poder Ejecutivo seria quien Ilevaria la voz coustante en este asunto. Fijese como la propia, comparecencia la hace el que S*Uscribe en virtue del art. 104 de la mendo0 nada Ley en el que se express qL e "el Secretario de Justicia, por i6si o por medio de sus Delegados, promovera' lo conducente para 94que tengan su debida aplicacion los bienes de todas classes des"t*ados a establecimientos u obras de beneficencia public, slemit 4 lo solicited el Secretario del Despacho que ejerza jurisdictionn sobre tales asuntos". Porque (esto se lo decimos confidencialmente sin que nos oigan los otros, demandados) aunque el lati"n lo traducimos con difficult y no leemos de corridor sus sinte'ticos e hip e*'rbolicas frames, nos sabemos de memorial la legislaci'n vigente sobre beneficencia p-dblica, conocemos la Ley del Poder Ejecutivo, y algun que otro element rudimentario de Derecho administrative doctrinal que nos han ensenado a distinguish .0 las diferencias de cuando el Estado precede como, persona juridica, como entidad privada,*"y cua'ndo lo hace en el eJercicio, de function social Que desde antiguo, le estA confiada, y de presented



PAGE 1

-04 I' Ras que contrarian matrl'-Monio o ingresen en religion. La. obra es esencialmente ben efica, y sus bienes, como de naturaleza del "Beneficencia, han de regirse por las leyes que se arreglan los de .0 gisu clase. Por esta razon, sin duda, se exceptuaron de la desal!' c6mortiac*LO"u por la ley de 2 de septiembre de 1841 y el Decreto I I de 18 de octubre de 1868, elevado a ley por acuerdo de laa Cortes "Constituyentes, declarando extin *dos los monaster*os conven"tos y dema's establecimientos religious que cita,, ni ha variado "la indole ni la naturaleza de las fundaciones, ni puede en rigor dec irse que por virtue del mismo a1gunos de estos bienes, los correspondientes a dotes para entrar en rel 1*gi-on, deban recaer en el "Estado, pesto que con arreglo al art. 90. de dicho, decreto-ley, "1 -1 "se declararoh subsistentes las comunidades religi*osas ciecLicadas a laeuseRama y beneficencia Las propias declaratorias del Gobl*erno Espanol muestran ejemplos de' kastituciones o comunidades similares al HospitalNuestra Senora de Bele'n, que tienen analog procedenciLa, pero con fines exactamente iguales, declaradas de character benefico, como lo hemos sostenido nosotros respect del citado Hospital. La instruccio'n para el protectorado de las instituciones de I* J-J #0 beneficen6a no mociinco en nada sustancial el derecho coustituido, y por lo tanto solo la mencionamos a los effects d'e poder enlazarla hasta Ilegar a la de 1875, que es la que hoy se encuentra en vigor,, a virturd de haberlo as]" declarado el articulo 324 de la Ley del Poder Ejecutivo, y sin que tampoco pueda argumentarse en estos moments, que es de aplicar como lo hace la Compa' ia de Jes's, la R. 0. de 24 de marzo de 1857, que en material de beneficencia no rige n1' puede regir, y que aunque as],'fuese, la i-nodi-ficacio'-I que sufrio' por la de 1-5 de octubre de 1862, anularl"a todo el alcauce



PAGE 1

97 como falsa, no. Del mismo Marque's de la Pezuela puede ser la, A firma de !a, comunicacio'n de .17 de agosto que la Compa'ia, de A ~,P Jesus acompano con su escrito, es decir, puede ser verdadera, v Ifi on notasin embargo el documents inscrito, que es la, cert* caci rial de la mi* sma, en la forma que se ha hecho, no es, por ello, el. documents fehaciente aute'ntico que pide la, Ley Hipotecaria. No pougan los demandados el grito en el cielo para afirmar que la, menconada comunicacio"n es legitima, que no es falsa; Perque nosotros en ningu'll momento hemos afirmado que en dicha, comunicaci'n. se haya, cometido el delito de falsedad; sino que la,* copia de*'ella para, el Registm d.e la Propiedad no es uno de los, titulos autenticos y feliacientes. que exige la, Ley Hi otecaria.. El examen de los titulos hasta, aquiha sido de sus elemen-, 10,219 tos externos, pero vamos ahora a referirnos a los actos jurIC11cos de que ellos son prueba, es decir, al tiffulo como causa de poseer; y volvamos a seguir el.me'todo por resolution que hemos, seguido anteriorm late. 0 lop Dejemos a un lado la, descripcion del eble hecha, por don.Jose" Maria, Palacio IP cto descriptive ya que, eso no es mas que un sin trascendencia alguna, Nos vamos a ocupar de la certification de la, Secretarl'a de Hacienda de fecha 24 de agosto de1898, para demostrar sencilla-, mente que eso no es, un tituloo Lea el Juzgado de arriba, abajo, y vera, que ella no contielle 1P mas que la certificaci'n otorgada, por un funcionario relative. a. que en una expediente-que esta' en su archivo costa, una solici-,, tud de un particular cuya copia hace literalmente. Supongamos que en esa, solicited, que en esa, instancia, el, Obispo pidiera, todo cuanto quisiera, yhasta. donde alcanzaran sus ambiciones. Nada, nos viene ello a decir, a los effects, del otor-,



PAGE 1

58 dosos, que de conformidad con el Muy Reverendo Metropolitano 4'de Cuba y ReverendoObispo de la IE-Iabana en su caso Me pro6pusie'seis y Yo tuviese a bien aprobar; declarando como desde ahora declare, que de estos foudos han de satisfacerse con pre"ferencia a cualquiera otra obligaci'n las pensions que hoy disfrutan los religious exclaustrados procedentes de los suprimidos Conventos de esa Isla, como tambien los que, sin serlo, la tengan asignada por esa Junta de Autoridades, con el fin de tender al culto de a1gunas, Iglesias de los propios Conventos, "Imientraspermanezean reunidos, en comunidades o no obtuvie'-, 144ren otra renta". Demostrado esta' que, esa Real Ce'duda no ordeno entregar ni a-la Iglesia ni a la'Co*mpania ae Jesu's el Convento'de Bele'n, y solo Autokizo al Capitan General de la Isla, para aloj ar a I a* Com-' pania Icitada e ncualqu'*era de. los suprum* dos Conventos: que con xespecto a, los bienes Ide, character eclesia'stico 'solo dispuso que fue-r ran respetados, en la tranquil y pacifica posesio'n que tuvieren 1as personas que hubier"n adquirido bienes procedentes de las'' incantaciones; y que-,*-'en cuanto a los que, por no haberse vendido debian devolverse a la Iglesia, se proceed a former inventario y que se -dediquen jos ..products que -de dichos bienes se obw ton -an, de la venta a censo, .conforme con las instructions que so dicten al sosten*m*ento de -los Teligiosos y comunidades; y aun-en el apartado.,60. todavia es ma's terlDinanto esta Real ,disposici'la, cuando ..orden.a qu* de acuerdo con el articulo .39 cle la.:Ley..del Concordato, se. dicten las medidas-convenientes paraque los particulares.cu nplan las cargas de fundaciones i dosas a quo estuviesen afectos sus, fliacas. v declare que la Real 'Hacienn III n Al A fl cl CN 4" C4 -Pei &M f% I" A ; AIAL SN C4 Y1 n "*I cl C4 Z111"I C% C4 C4 f4 I'VI f%



PAGE 1

-100 de que se'instalen cuanto antes en 'l los de la Compa'la de Je.. 10 -bra a la ense "" sus y se a nanza p-dblica el citado Colegio"; e inme. diatamente despue's declare lo siguiente: "Lo que comunico a V. Tara su conocimiento, y que expida las ordenes conducentes a quese entienda que desde esta fecha deja el mencionado edificio' Ae ser propiedad de la Hacienda pasando exclusivamente a la de Di'cesis de este Obispado". Es decir que Pezuela le ma fiesta al Obispo que ha mandado a que por la Intendencia y el Tribunal Superior Territorial de 'Cuentas de la Isla se expidan las **rdenes conducentes a que se entienda que desde esa fecha el Convento de Belen deja de ser propiedad del Estado, pasando a la de la Di'cesis de este Obispado, Se expidieron las O"rdenes? La Intendencia y el Tribunal Territorial de Cuentas realizaron la obligac*o'n formal pedida po' el Obispo en su comiinicaci'n del dia. 141 Invitamos 'a losdemandados a que nos lo ensefien si tal cosa se hizo, El Juzgado -puede comprobar documentso n*um. 6 acompaMado con el escrito'de -ontestaci'n) que esa .comunicaci'n famo.8a, no es uia titulo ni mucho menos. Por su medio, Pezuela no hace otra cosa que decirle .al Obispo. q-qe en la fecha de su expedicio'la habi'a escrito al. IntendeInte del Departamento y al Tribunal Te.rri orial Superior de Cuentas, que en cumplinnento de la R. C40 V1 -ler a d*spos* *'P .de 26 de no *embre de 1852, habl"a dispuesto pol I icion del Obispo, el Convento de Bele'n, y que se lo, comunicaba para que diera las 0'rdenes oportunas, a fin de que se entendiera que desde aquella, fecha el mencionado. edificio dejaba de ser propie0,0 0 dad de la Hacienda y pasaba exclusivamente a la de la Plocesis de la Habana. Fis deeir. da traslado al Obis-no de imn. eomimieft_



PAGE 1

77 en otras poblaciones Un colevio de la Compania de Jesu's en algunos de los suprimidos convents de esa Ciudad que os pareciere i9a proposition, con obligaci'n de encargarse de la educacio'n secundaria superior, con arreglo al plan que Yo aprobare y sin perj ul..i. cio de que se empleen asi' mismo sus individuals en cuanto lo, peri9mitan su iaumero, en el servicio de las nuevas doctrines y parroi4quias que como patron tuviere". De suerte que la entrega a que se refiere la cita;da comunicaci'n de 8. de agosto de 1854 y que -efectivamente se efectuo' en 11 del mismo mes y afio, no era con otro fin que con el de dar cumpliniiento a esa "soberana disposicion" es decir, "con la de dar alo"jamiento en dicho punto a la Congregaci'n de los Padres Jesuitas", como ya en 30 de diciembre de 1853 lo habla dispuesto el Gobernador Capitan General Jose' de la Pezuela, segu"n el documento cuya copia certificada costa a fojas 120 de la primer pieza de autos el cual copiado literalmente dice as': "Gobierno y Capita. Gral.-Secretaria militar.-El Excrao Sr. Gobernador Capitan General se ha servido d isponer que la "parte del edificio del Convento de Bele'n en que estaban situadas "las habitaciones del E. S. General 2." Cabo y las Oficinas de la "Direcci'n Gral. y E. M. de las Armas quede desocupada para el 9 Calojamiento en dicho punto de la Congregaci'n de P. P. Jesuffas, "Lo que de orden de S. E. se comunica a la Secretaria Poli Otica pat 4 a ra su colaocimiento y dem's effects. Habana 30 de Diciembre de "1853.-Jose' de la Pezuela.-Rubricado". Corpus Un instance, en 11 de agosto de 1854, quizas los minutes nesesarios nada ma's para extender una firma, segu'n result de las dilijyP.ne.iq..q nlip q.1nn.rPep-n .9.1 fi-n.9.1 (1p.1 doolimpTifo miynprn minfrn .9.aoyn-



PAGE 1

TERCERA PARTE REPLICA A LA IGLESIA CATOLICA El otro demandado, el selhor Obispo de la Habana, en su escrito de contestaci'n, plegandose a la contestacion de la Compama de Jesus, economize realmente la tarea del Protectorado Para evacuar el tramite de replica a su cargo. TTn orgamsmo official, la Junta Nacional de Sanidad y Beneficencia aprob6 por una*midad los te'rminos de la mocion presented, por un Vocal, en la que, se hacia resaltar los errors que en cuanto a la Beneficencia pu'bi 9 1ca contenia el escrito de contestacion. Y por mas o menos apasionamiento que el Letrado Director del Obispado de la Habana, hubiera descubierto en esa actitud. del mencionado organism de beneficencia, era sin embargo, un alerta, un quie'n vive, Para tomar con ma's cuidado el contenido, del escrito de contestacion al cual se subordina. Pero no ha sido asi; el Obispo de la Habana do' cil al consej 0 que en el mal le precipita", ha seguido la malaventurada orientation que le indicara la Com' P pania de Jesus, i Verdad es que seg'n lo tienen declarado, los demandados, dentro de estos autos, cada cosa engendra a sus se44mejantes, as' en el mundo fisico como, en el orden moral" A 0 No obstante lo expuesto respect a la ley biological citada Por la Compaflia de Jesus y consignada, por nosotros en el parrafo anterior, nos es grato manifestar, que si bien en lo jur'dico pode-



PAGE 1

En 25 de noviembre de 1852 se dicta por do' Isabel II una important Real Orden, Ia que entre otras cosas, se refiere a Ia devolucio'n'de los bienes eclesiasticos, comprendidos en el arti'culo 8 de Ia Ley del Concordato y cuya Real Orden -no comprende el Convent de Belen, torque no estaba determined m era su condici'nde eclesia'stico, y que en esa fecha estaba en poder del Estado que regia y gobernaba Ia fundacio'n a que dicho Covento pertenecia. La Reina creyendo que Ia education religiosa de las classes, pores en esta Isla, v en particular Ia de sus numerosos parvu-, los, no estaba convenientemente atendida, y las de las classes aco-FW, modadas se hallaba nen manos mercenartas que frementemente Ia convierten en objeto de especulacion mercantil y aun a veces.. en instrumentos de reprobadas y -apasonadas miras po1UicaS__-_!_ por lo, que hubimos de afirmar que fue el motive politico uno de 16s principles para Ia complacencia con Ia Compania, de Jesus, que especialmente vino por lo que refiere don~a Isabel 11 a dirigir ht so'ciedad cubana por caminos solamente favorable a Ia Coro na-autorizo' el establecimiento en esta Isla de Ia CompanMa de Jesl'is y deterl* no, que se estab lezcan por ahora documento laum. 15, folio 105, Ia pieza de autos) "y a reserve de hacerlo ma's ade"lante en otras poblaciones, el Coleqio de Ia Compan'ta de Jesus,,,.. 4' 'en a1gunos de los suprimidos Conventos de esta Ciudad que os 4,epareciere a proposition y mando" ademas erigir dos casas, de Ia., Orden de San Vicente de Paul, una en Santiago de Cuba y otra en Ia Habana; otras dos de PadresEscolapios y que las Hermanas de Ia Caridad se hicieran cargo de los Hospitales, que perte.-' necieron al orden hospitalario de San Juan de Dios comunidad





PAGE 1

%446 OPI *A 9h NNp



PAGE 1

_62 VI BIENES DEL OBISPO COMPOSTELA; HOSPITAL DE CONVALECIENTES NUESTRA SERORA DE BELEN Hemos visto ya de acuerdo con el R. D. de 27 de abril de 1875 lo que, son bienes de beneficencia y el character especial de 'sto.s, doude positivamente, se encuntran incluidos los del Hospital de Convalecientes Nuestra Sen'ora de Belen; pero vamos ahora a,. demostrar que esos bienes ni aun por pertenecer a un Obispo, A a.un beneficiado, puedeia estimarse de character eclesiastico, toda' vez que es facil encontrar precedents a'n dentro de las propi*as 11astituciones, del derecho can'nico, de la facultad de disponer libremente de ciertos bienes, conform a la legislation civil del pais I que tenian los inistros de la Iglesia como fue' el -Obispo Compostela. Los cl'rigos podian tener dos classes de bienes; unos llamados patrimoniales, los otros llamados, profecticios. De los primers podian disponer libremente como cualquier otro ciudadano; los segundos corresponding a la Iglesia, por pertenecer el dom'M**O a ella y ser de los que, ostentaban los clerigos, en virtue del ministerio de que estaban revestidos, (Ve'ase Libro III Tit. 25 de las Decretales, de Peculio Clericorum). Los cle'rigos hasta despue's del siglo XII no pudierou tester respect de los bienes profecticios, tanto muebles como inmuebles; y ya desde la epoca sen'alada se introdujo la modificacion de aceptar este acto de U'ltima voluntad respect de estos bienes -pero que solo tiene lugar para los effects del fuero externo, toda vez que dentro de la Iglesia los antiguos ca'nones no han sido, deroga-



PAGE 1

,20 .mente de enfetmedades epidenucas, y escasa, por otra parte de escuelas de primera education y en vista de "todo, tomando* en consideration que el pr*n*tivo obje"to de las Comunidades Belemita en Ultrauar es el de "la hospitalidad y beneftencia, y que los bienes y rentals "de las mismas llevan naturalmente anexa la responsa,."bilidad de cubrir las cargas a que se fallen afectas de 6 4 cuyo principio no es I 1"Cito separarse, sin manifiesta, in"fracci'n de las autiguas leyes de India y de las moder"nas de la Peninsula que gobiernan en la material, se ha servido el Gobierno Provisional declarer expresamente 64sujetas a las cargas de hospitalidad, instruction y be4.4neficencia a que por institute se halleen afectos los bie44nes y rentals de las comunidades de Ultramar, cuya ad"ministraci'n haya tomato a su cargo la Hacienda pu'"blica, o que de cualquiera otro modo se hubieren distrido "de su primitive objeto. todo con arreglo al espiritu y "letra del articulo 21 de la Ley de 29 de julio de 1837 y "del sexto de la de 2 de septiembre de 1841, y mandar al 94propio tempo que arreglandose V. E. y el Superinten"dente Delegado de Hacienda de -esa Isla a las referidas "disposiciones, se pougan de acuerdo Para que de los productss de las rentals con que las mencionadas Co"munidades atendian por institute o functions particu10 1 101 "lares a la.hospitalidad e instruction gratuity, se apli44quen los foudos suficientes a softener tan. tiles estable# 0 0 0 *,p 4 6 c lentos sin ninguna variation en la extension que an" tes tenian, en el concept de que si current motives fu'R_ dados Para hacer alg-una novedad, deberan limitarse las "Autoridades respectivas a la.,instrucci'n del oportuno If z "W t Is .2 w 10 0 1 a



PAGE 1

costa en estos, autos, pudimos escuchar mortificantes alusiones, personals, arenas com letamente al asunto discutido, y diri i das al compan'ero de profession que am-, con mas alteza demiras. Indiscutiblemente, ejercitaba, un derecho I defendiendo al Estado, Y el propio escrito de contestacion, a que nos venimos refiriendo, que encabezado con un dicterio, sen'ala como mo'vil de este pleito la codicia. Ve'amos -ya el mencionado escrito y empecemos dedicando a ese dicterio 'algunas considerations, para estudiar desPues, en su plan y en su detalle, todo el legato. Preguntandonos y rebuscando do'nde pudiera estar el interes personal nuestro que justificara la codicia, imputada y el motivo que asistiera a la contraparte, para impugnacio-n tal, viendo que e-ra este asunto llevamos, la representaci'n de los pores, sin otros emoluments que los, que como funcionario nos concede la Ley, con y sin el pleito, confesamos ingenuamente que no habiendo encontrado tal inter's, nos hemos e: plicado la impuguacioll, por la ley p'sicolog-ica infallible que nos dice, "ser tendencia del spi-ri ivotu el asignar como moti los actos, ajenos los que siempre descubri'mos en nosotros mismos como determinants de los proPiosI)# No sabemos si los, poderes de la representation contrarian, Po deres secrets, desde luego, tendran facultades para denostar e injuriar, Creemos sinceramente que no, torque asignamos a la Compailia, de Jesus correction y discretion suilciente -Para no autorizar que en su nombre se esgri*-ma el dicterio; creemos ma's, creemos que. asiL se represents mal sus interests; torque esas act*_ tudes, hostiles e incorrectas nos colocan en estado de legitima deTensa y nos llevan, aunque apesar nuestro, a la reciprocidad. Y -en este caso, por e emplo, ya que se nos dice codic j losos, pasemos a ver de que' parte estara' la codicia. De la nuestra, que invoca-



PAGE 1

-80 94miento del articulo 3.0 de Ia Real Cedula de 26 de noviembre "de 1852, es Ilegado el caso de que se realize ese important pen44samiento. Por lo tanto he venido, en resolver en mi doble cara'c'4ter de Vice Real Patrono y Superintendente General delegado 11de Real Hacienda que se ponga a disposici'n del Exemo. e "Illmo. Prelado Diocesano el edificio que fue Convento de los Pa11dres Belemitas. a fin de que se instalen cuanto antes en 61 los, de ~ A "Ia Compania de Jesu's y se abra a Ia. ensefianza pu'blica el cita"do colegio con que Ia soberana munificencia ha tenido a bien dotar a esta Capital. Lo que comunica a V. S. para su conoci16miento y que expida las 0'rdenes conducentes a que se entienda "que desde esta fecha deja el meincionado edificio de ser propie"dad de Ia Hacienda, pasando, exclusivamente a Ia de Ia Dio'ce"sis de este Obispado, en el concept de que por Ia Capitania "General se ha dispuesto que el Cuerpo de llngenieros haga con "las formalidades. de ordenanza entrega del mismo edificio al 44ramo eclesiastico. Y lo traslado, a V. E. L para su debido co44nocimiento y a fin de que luego sea entregado el edificio corno 0 "lo ha dispuesto Ia Capitaiala General se sirva V. E. L mani"festa rmelo para que -conste este dato -necesario en el exp'edien"te que debe obrar en esta Superintendencia para su orden y "deseargo y a fin de establecer para en adelante los derechos 4 respectivos. Dios guarded a V. E. 1. ms. as. Habana 17 de agosto d!p 1854. El Marque's de Ia Pezuela.-Exemo. Sor. Obispo D iocesano 7 7* A primer vista, de Ia simple lecture, pudiera parecer que existent en el documents expuesto, elements bastantes para hacer nacer el concept de dueno; pero, no es asi, y para ello requerimos res-Petuosamente Ia atenci (oa del Juzaado a fin de aue nos siza con



PAGE 1

quir Justo t"tulo para el ef ecto Como hacienda propia ad ida con I IfIrreferifdo y co:n la condition contenida en la priiaera escritura "de donaci'n, citada". Estas 0% tlbxias frames Para el effect referido y con la condiCiLon contenida'en la prunera escritura de donaci'n citada y eia eu itura de donation se deternAna Como condition express 0 10 que si la f-undacion de la obrapia no Ilegase a alcanzar I-a licencia de su Majeqtsrid o dejase de tener effect por cualquier causa que sea2 se ent 1'enda revocada la donaci'n torque solo la, hace su Ilustrisi-nia al effect que va referido de las pores documentso numero 4 pagina number 6 folio. 12 -Drimera pieza de auto) despues que. se viene hablando de los pores y de los fines que pe'sigue -el donatario, frames que no aparecen transcripts en el cuerpo del eserito de contestaci'n, Como 'hemos, visto, sino que solo se copia desde donde comienza la letra bastardilla en el fundamento de dereebo va citado hasta donde dice "inter vivos y parties presentes" para despue's detenerse en la inserci'n y agregar, en la misma forma de letra bastardilla, Como si continuara la copla, otras pala b ras; es lo que viene a demostrar la mAlicia, rayana en temeridad, con que la parte contrarian se viene desenvolviendo en esta, cuesti-On. Coufrontese del escrito, de contestacio'n de la Compa''a de Jesu's la P16criua 1-13-fundamento de derecho segundo-linea 17, A donde comienza laletra bastardilla, con el doewneDto number 6 vagina numero 10 linea 4 y siguientes foR643 primer pieza de ,a-utos y con, el documents RU'Mero 4 pagma, 6 lines .11, 12 y sigiAentes, folio 12 de la misma pieza de autos y'asi* ma's ternunantemente quedara' comprobado este triste recurso del demandado, Eso no es honorable, no es prestigious, no es de la altura de un. debate, en el que confienden el Estado, la Compan a de Jesu's



PAGE 1

82 pues de ser asi se hubiera conformado con dicha entrega, y no hubiera production su escrito de fecha 14 de a'gosto que a la letr'a dice: "Hay un membrete q-tie dice Ob*spado de la Habana",, "Excelentisimo Sr. Heelia ya por V. E. la. entrega del Convento de P. Belemitas en el d'a 11 del corriente a la Iglesia y en su rei4presentaci'n al Obispo, ciohform6 a lo dispuesto en el Art. V de "la Real Ce'dula de 20 de Nov*enibre de 1852, tel..1go la satisfacci'n de dar a V. E. las gracias por su celo al acusar a V.E. el recibo 44y entrega de dicho ediBi,Aio bajo inventario de puertas y v6ntat4 nas por el Real Cuerpo de Ingenieros al Pbro. Dignidad de Maestro de Ese iela de esta mi Santa Iglesia Dr. Manuel Franco Gare a, comisionado por la dignidad Episcopal a este effect. "Cumple ahora a m* *nisterio hacer a1gunas observations a Vo 4 E. para el ma, s exact cumpl *im* ento de lo que su Magestad or'' dena en la ., expresada Real Cedula. El Art. 3 de la misma que "vieue contraido al establecimento de los Padres Jesuitas, ha"blando con V. E. en calidad de Vice Patrono, previene se esta"blezean en otro de los Conventos suprimidos que a V. K pare44ciere ma's a proposition. El articulo quinto previene ademas, en "fuerza de lo, estipulado con la Santa Sede en el'articulo 42'del Ultimo Concordato qte con acuerdo, del Superintendente de Real "Hacienda e intervenci'n del Diocesano proceed V. E. a former inventario de todos los census y fincas ru*'sticas y urbanas y se "extienda despue^'s obligacio"n formal por el Superintendente en '6nombre de S. M. en' favor de la Iglesia y.en su representaci'n "del Obispo, de invertirlo, todo en sus necesidades y con prefe4irencia a la manutencio'n Im ,y soften* iento de las nuevas comuniA "dades. Como el inventario tardara mucho en concluirse y no sea 6'prudente esperar a aquel entonces la obligacio'n formalque se "ha de otorvar a la ILYIesia como finca urbana com-Drendida en el



PAGE 1

-57 44sas y no hubiesen sido enajenadas, mas por cuanto no puede tener aplicacion en esos paiLses la conversion de aquello en inscrip...i, clones intransferibles de la deuda del Estado, Como ordena el mismo articulo y deseando Yo suplir en la forma ma's adecuada, a esta disposici'n. Quiero que terminado que sea el inventario se C'extienda por el Superintendente eu Mi Real Nombre obligacioia formal a favor de la Iglesia y en su representaci'n de los respectivos Diocesanos donde radiquen las fines de invertir en, sus' nieces on y so numen*dades y con preference en la manutenci' Ste "to de los institutes religious a que se contrae la prese-nte c'dula, mediatee estar asegurados por la que tuve a bien expedir en 30' "de septiembre U'ltimo, la dotaci'n del culto y clero secular de la, "Isla, todos los products que se obtengan de la venta a censo, que 0 "de los nu*smos bienes ha de hacerse, conform a las instructions, "que Me reserve dictar con presencia de lo que, de acuerdo, con dicho Superintendente y Reverendos Prelados. Me informarels, "sobre el part icular.-Sexto:-Igual aplicacion tendran las li0 e 0 A "mosnas de misas, amversarlos, cultos de magenes y otras fun, 0 "daciones pi*adosas que hubiesen estado a cargo de las suprmu*dag' C4congregacioiaes religious, a euvo effect. dictareis segun previei4ne en el articulo 39 del mismo Condordato, las disposiciones con44 venlentes para que los particulars cumplan las, cargas de esta, 46clase a que estuviesen afectos sus fines; lo nn*smo que los Cora"pradores, de los, bienes nacionales que los hubieren adquiridos, 44con esta obligacioln, slendolo de Mi Real Hacienda satisfacer la& que resulted contra los, que hubiere vendido Como libres.-S ,Pti. 6 4 mo *.Estos census, y cantos, products, provengan de los ex"presados, bienes que se recaudaran por Mi Real Hacienda con enL L 1 0,0 1 1 1 A I



PAGE 1

Prescripci'n Esta, institucio'n juridica, que vive en el derecho positive de. los pueblos moder-nos, y que arranca, su existence desde la misma ley de, las Doce Tablas (usucapio) costa, de dos elements, la posesio'n y el tiempo. Esucapio est adiectio domino, per conti. nuationem possessions temporis lea., e definite, segun dijo Modestinus con la clarividencia jur'dica, que puso siempre en sus defiA mciones, y segun dijo 'Ulpiano, aunque coucretandose a la legislaci'n de la, epoca cuando express* : est dominii adeptio per continauNonem possemoms annt vet wennu: rerum mobillium anni mmobilium bienwit. Veoamos separadamente estos, dos elements, Tempo El art. 1959 del Co'digo Civil sen'ala para la prescription, Ilamada, extraordinary require ni e 1, torque no r buena f ni justo tulo, el lapses de treinta aflos, cuando dice que: "se prescriben., "tambie'n el dominio y dema's derechos resales sobre los bienes, 1=Uebles por su possession -no interrumpida durante treinta anos, Lapsos de tempo que accept, de la Ley XXI, Tit. XXIX de la Tercera, Part'da que express : Treynta afios continuadamente, "o dende arriba seyendo algun ome tenedor de alguna cosa por qual mantra qwer que ouiesse la tenencia, que non le mouies49sen pleyto sobre ella, en todo este tempo, ganarla *1 a". De suerte que dando por sentado que los, demandados pudieran alegar eficazmente el tempo transcurrido, y que con el mismo cubrieran todas las. prescripciones ordinaries y extraordinarias de la legislaci'n anterior y de la presented, vamos, a ver si el otro element, tan important o ma's, que el tempo, ha sido tam'-



PAGE 1

4'dos a la fundaci'n de Escuela y Hospital gratuitous eil beiaeficia "de este pfiblico que entienden no pueden defraudarse y por lo 4imismo protestan a salvo cualesquiera derecho que correspondent "a dichos estableciia-lientos" (Ve'ase documents Ru'm. 12, paginas 5 y 5 vuelto, folios 90 y 90 vuelto, primer pieza de autos) -I En 1704 al hacer la donacio'n Diego Evelino de Compostela la hizo fundando un Hospital por y para los pores; en 1721 el Rey Felipe V. al dictar su Real C e*'dula fechada en Aranj u** ez en 30 de mayo, reconocio que los Belemitas tenian a su cargo Casas de Hospitalidad fundadas, y las que pudieran fundarse con su apro-bacion y, para tender a los dichos religious dedicados a tan iao-ble empeno y para el sostenimiento y curaci'n le los enfermos que, acudieren a las cicadas Casas de Hospitalidad, les otorgo' la facultad de la adquisici'n de bienes, sin que en nada cambiara la. con-7. dicional propuesta por el Obispo Compostela, en su donation. Pero es que hay ma's; es que con posterioridad al an'o de 1829, se dicto' una Real Orden no menos famous que la Real Ceauia de. Felipe V. y que fue' para ser aplicada concrete y especialmenteal Hospital de Coluvalecientes y Escuela gratuity existentes en elConvento de Belen: Veamos, copiando houradamente dicha R. 0, lo que express: "Al Gobernador Capitan General de esa Isla digo 44con esta fecha lo siguiente: Exemo. Sor. He dado, cuen-4'ta al Gobierno Provisional de la Nacion de la carta do4 cumentada de V. E. de 31 de marzo de este aflo nu'mero'4628, en que da' cuenta de las contestaciones que me"diaron con esa 'Intendencia de Ejerelito, sobre traslacion a otro punto del Hospital de Convalecencia y de. "la Escuela gratuity existe*htes en el Convento de Bel'n 6417 QnQ+a-n;f1nQ nT"l-InQ "nTl 1no VV"nAVT"+n0 An 0-1-10 v-r-



PAGE 1

113 Es ci erto y esto lo decimos para la Compama de Jesus, que el tempo que hemos dedicado a estudiar la legislation de beneficencia, a desempolvar leyes vigentes que muchos se empeiaaban en desterrar, nos ha privado del necesario para aprendernos de memoria a Virgilio, a Cicer'n a asicos a Ucito y a otros cl' del Lacio., Quede pues coinsignado de una vez para siempre que el Estado Cubano no pide Tara sf el Convento de Bel'n en este -pleitoy no reivindica en modo alguno esa propiedad, torque nunca ha sido dueno; es la Secretaria de Sanidad y Beneficencia, la que en el ejercicio de las facultades que le concede el Real Decreto e Instruction de 27 de abril de 1875 y los articulos 323 y 324 de la Ley Orga'nica del Poder Ejecutivo la que pide que la antigua huerta y erm que fueron propiedad de don Diego Evelino de Compostela y que 'ste dono' por las escrituras tantas veces ider idas para los pores convalecientes, sean dedicadas al fin bein'fico para que fueron cedidas. Eso es todo. Por eso deciamos que estamos de acuerdo el Obispado de la Habana y nosotros, cuando aqueff express en su escrito que el Estado Cubano no puede reivmdicar. Efectivamente, Como no puede; reiv*dicar, nosotros no reivindicamos.



PAGE 1

Y nuestro Supremo Tribunal de Justicia confirm en un todo cuanto se lleva expuesto en su sentencia do 26 de octubre de 1900, ya referida, cuando express honorablemente copiado: "la "declaracio'n hecha por la Sala como resultado de su aprecia4 1 ci'n de la prueba de que el autor ha pose'doen precario la "finea que pertenecia como duen'o al demandado, excluye la po"sibilidad de que aquel la hubiera podido adquirir por prescripciola, torque esta exige, como uno de' sus requisites, que a la 94posesion material acompane el ti'tulo o' car-acter de duel"lo." (Gaceta de 28 de marzo de 1901). Con lo expuesto no cabe, pues, dudar que la posesi'n juridica, *la posesio'n civil que pudieran invocar la Compania de Jesu's o la 11 es*a Cat'lica sobre los bienes do don D*ego gl 1 0 1 Evelino de Compostela, require los dos elements expuestos: animus y corpus. Vamos a ver si efectivamente la tenencia de ellos goza del-. element intentional del animus, Y como el tempo transcurrido desde el 11 de agosto de1854 hasta la fecha, que es desde donde -hacen partir los demandados el inicio de la prescripcion que invocan, aparece por sus actos dividido en dos periods -nosotros nos vamos a ocupar tambien, seg-dn la logical lo inipone, separadamente de cada una do ellos; estudiando la prescripcion desde el 11 de ago'sto de 1854, hasta el 27 de agosto de 1898, en que se inscribi' en el Registro de la Propiedad del Mediodia de esta Ciudad, a favor de los demandados, el Convento' de Bele'n; y desde.esta fecha, hasta el dia 19 de marzo de 1915, en que fue presented, por el Protectorado de la Beneficencia, la demand, motive de este juicio, con lo que forzosamente se ha interrumpi-do toda prescripcion.



PAGE 1

103 "tencia expedients, previous, o aunque alguila de las parties *-nvo94que o se ampare con fundamento o sin 'l en razones de inter's 9 4 pfiblico "0 Tan a punto, tan concrete es la doctrine que. antecede, coil relaci'n al caso nuestro, que dij erase talented dicha para resolverlo. 'Nosotros sabemos por la fecha de esa sentencia, demorada, on unos meses, que ella no tiene, imperativamente, fuerza de doctriia-a le al; pero no podemos, por menos que llamar la atenci'n do nuestros tribunals sobre el criteria j*ur'dl*co sustentado por el Tribunal Supremo Espanol, a quien no se le puede discutir una competencia y culture innegable. Para demostrar que el auto del Obispo no es, ma's que una cLeclaratoria de derecho a favor de la Compama de Jesus, basta solo repasar su texto. Efectivamente costa, de Resultandos, Considc4randos y parte dispositive; es decir, de los, mismos elements, quo el articulo 370 de la ley de El-ijuic*amiento Civil dota a esta clase* de resoluciones judiciales, cuando dice "La fo'*rmula de los autos sera" fundandolos en resultados, y considerandos concertos y limitados unos y otros a la question tique se decide, e xpresando, el Juez o, Tribunal y el lugar y fecha 4ien que se dicte". Y si por su. forma no Cabe' duda. que es un auto, por su fondo, es, algo ma's, es, una sentencia difinitiva. Various pa'rrafos nos van a dar la clave I: Resultando que por Real Ce'dula de 26 de noviembre do 1852, el Gobierno de S. M* I etc "Considerando que de los, antecedents relacionados se dedu9 cc lega-Imente, que al entregar el Estado a este Obispado, Como *'r "bienes, de la 11glesia, el edificio que sirvio de Convento a los P. P* Belemitas. -Dara aue on e'l se instalara el colezio aue iba, a es-La-



PAGE 1

101 cristalizar, torque esas 0'rdenes que eff encarg I que se expidierah y las cuales no llegaroia nunca a dictarse, serial las que pudieran en todo caso integral el titulo. a 0 El mismo Obispo que recibio esa comumcalon, la despojo, completamente del character de titulo, cuando por su escrito del dia 14', que viene a ser el documents anterior inscrito, dec P a y seiaalaba todo el tra' Re que habia de seguirse para que 61 pudiera obtener una "obligacio'n formal" "que le sirviera de,, W410 en"' el porvenir". Seria el colmo admitir que una cuartilla de papel dondese comunica una resoluci'n a *Strativa, y donde ni siquiera se describe un inmueble, pudiera constituir un titulo para la trasml:.;sion de un inmueble entre el Estado, y la Iglesia, cuyo-valor"es de centenares de miles de pesos. Pero en fin como, ese ti'tulo parece fundamental en la -inscr*pl!,* ciola, para demostrar su nulidad, no tenemos ma's que remitir al Juzgado a la certificaci'n del Archivo Nacional, que obra a fo*a8; 146, de la primer pieza de autos, en la que se transcribe el expediein'te en donde fue' dictado ese titulo famoso, El Juzgadopodra' comprender que el documents iffiscrito no, ha sido ni mucho menos una resoluci'n deftnitival, Y lo que es ma's, segu'n se .coinpi!ueba con elmisnlo documento, esa resoluci'n fue' dirigida, por el mismo Pezuela* en 12 de octubre de 1854 al Fiscal, quien como ya sabemos 131tormo en contra de la misma, en virtue de cuyo informed ya el ano 1856 el General Concha resuelve dirigirla a la Intendencia, doiade no se expidieron las 0'rdenes oportunas ni se Rego' a otorgar "Ja obli, gacion formal" que en 14 de agosto solicitara el Obispo., Teingase presented a este respect, que la adniffii-stracio'n ac-,W filnl tIPI Fvz+nfln 0iIbn-nA--nn iM1111"n lnfN npfncz 11P 0Aorn-nin "lip



PAGE 1

-. UNIV. OF FLORIDA 3 1262 04276 8548 THIS VOLUME HAS BEE, M4ICROF ILMED BY THE UNIVERSITY 0 FLORIDA LIBRARIES. Ah4





PAGE 1

-84 clembrel, de 1853., que en. virtue de la disposicion ultimamente citado orden' alojar e*n el dicho Convento a' la mencionada Compania. Con todo lo -expuesto se ha demostrado, estudiando los propios actos de la Iglesia, como es cierto que nunea ha disfrutado ni del animus domini, ni del corpus, es decir, ni de la volu.ntad de propietario n* de la tenencia del Convento de Belen, para poder invocar la possession civil que combinabadose con el tiempo pudiera dar vida a la prescription extra ord hiar *a que es un medio para adqu*rir la propiedad. Como se ha dicho nos hemos, fijado solamente en los propios actos del Obispo de la Habana; pero como aqui result el caso curioso que la excepcio'n que competia alegarla, en algun caso a la Iglesia de la Habana, que esuno.de los demandados en esta litis, aparece invocada, en su favor, no obstante, por la Compania, de Jesu's el otro demandado; y como la Compan:La, ae Jes AS con sus propios actos en, la historic de estos antecedents ha dicho que po-Beia en nombre del Estado (ve'ase la declaraci'n del P. Ipifia) tenemos que toda la exception cae por su base, adema's por la falta -de autoridad de quien la alega. E feet 'vamente ; con toda modestia la del Obispado deja hablar a su conipan.'ero dei-nandado y hasta le permit 10 Is que. excepciones que le serial propias sean por el otro alegadas y I defendidas, y nosotros preguntamos v ese otro, que es la Compania, de Jes ** S, puede hacerlo ? Evidentemente que no. A -us no puede decir en este acto, sin ineuLa Compania, de Jes' rrir en attitudes contra dictorias, que ella ha poseido para la Igle.sia Catolica; torque ya tiene Aeclarado, en los afios de 1882 y de :1885 que el edificio era propiedad del Estado. La sentencia, del Tribunal Su-Dremo Es-Dafiol de 11 de mavo de 1888 tiene declarada v



PAGE 1

-4 Y si el plan que nosotros descubrl*mos no ha sido premeditado, forzosamente habra que i--putarlo a que el escrito de contestaci 0' ei'n y, factura, no responded a la orientacion 117 en s I concept de una sola mentalidad. Se descubren en 61 rasgos caracterl'sticos de una labor de convent, de. congregaci'n, acaso de una serie .de pensadores ilustres de la Compam"a de Jesus, bajo la eg*da o direecion de un jurista, quo. de tramo en tramo dota al escrito de alg un pensamiento de derecho, que le va atenuando su mistico olor & legato ecles ia'st ico. A que' negarlo ? Por lo sombrio, por ]as citas evangelical& que. taebonan las paginas del escrito, nos paA rece. distinguir cuatro o ei-neo, religious, los ma**s versados quizas en questions de derecho,'al.rededor de una, mesa, concibiendo, el legato destinado a producer sus effects en los tribunales ordina:rilios de la Repu'blica. Y nuestra imagination asi transported, despierta los recuerdos de la impression que le 1 )rodujeta la vista del famous cuadro de Laurens "Les homi-nes du Saint Office" 7 que adorna el museo de 1-juxemburgo, y en el que los miembros de aquel te'trico tribunal, alrededor de la mesa, en sends butacones medioevales, entre pergaminos embrollados e infolios antiguos, aparecen atareados rebuscando,' en. nombre de la cruz que ostenta ano de los macizos pilares. de ]a celda, los eleniciAos con que Ilevar a los pores a la hoguera y confiscarle sus bienes. No somos caprichosos al expresar que una de las takticas seguidas por la direcci'n de la Compan 0 a de Jesus en su escrito, ha sido la de tergiversar para confun&ir: El Juzgado, a quien con,lideramos agobiado con el mencionado escrito, ra po hab dido com.probar que entre otras muchas cosas, que ilada tieneil que ver coil el asunto discutido, se encuentra el apartad.o Septimo que titular "El Hospital Real de Mexico y los Religiosos de San Juan de Dios".



PAGE 1

no fundaci**n ni el inmueble Convento de Bele'n perteneciente a la nusma, en las leyes de desamortizacion del ano 1855, y que aun en el caso de haber s'do as' determined dentro de la referida ley, no por esto sus bienes y eutre ellos especialmente el Convento de Belepin, que no fue vendido en la primer de'las transmissions que se hicieron en la ley anterior de desamortizaci'n, por estar expresamente exceptuado en ella, y que tampoco se enajeno en esta segunda de 1855 por el hecho de que la Administracion del Estado lo tema en su poder desde 1842 en concept de bienes pertenecielates al. Hospital de ConvaTecientes Nuestra Senora de Bele'n affect definitive y perpe'tilamente a la carga de beneficencia, seg'n la declaratoria de la Real Cedula de 5 de septiembre de 1843, puede estimarse que dicho Convento estaba in lu'do dentro de los bienes 4-el'clero o .del la 11glesia y, de los que por tanto -teinian que volver a ihanos de la misma, de acuerdo con las estipulaciones fijadas en la ley de 17 de octubre de 1851, articulo 38-cuya ley declare en vigor el Concordato de fecha 16 de marzo,-ratificado en 1.0 y 23 Ae abril del mismo ano-ni por lo expresado en la Real Ce'dula de 26 de nov*,*.embre de 1852*



PAGE 1

este dono para el Hospital'de Convalecientes Nuestra Sehora de Belen, que hubo de fundar por sus escrituras de 1704, teniendo, en # 0,0 cuenta qu*e el inmueble cuya especial destination solicit no es de character eclesia'stico, ni fue* vendido, n* cedido, n* traspasado por el Gobierno de Espana,-Io que hemos, dem'ostrado y probaremos-, cumplidamente-ni por el primer Gobierno Interventor, RO por los que lo hala sucedido en la Repfiblica hasta el actual, que ejer-. cita como se ha probado los derechos del Protectorado, de la Be-neficencia Pfiblica en atencion a que jjie ro Evelino de Compostela, con la donacAon hecha en su. tantas veces citadas escrituras de1764, instituyo un Hospital de Convalecientes denominado Nuestra Senora de Bele'n de character benefico, que Afecta a colectrnda --des indeterminadas, a los pores, convalecientes, y cuya fundacion se ordeno respetar y mantener por la R.. 0. de 5 de septiembre de, 1843 y asl' se hizo por el Gobierno de Espana, hasta que trasmitia todos esos derechos al firmer el Protocolo en 12 de agosto de 1899 y al cesar su soberama en Cuba, al primer Gobierno que le suce-dio y a los que le han sucedido despue**s; con todos esos precedentes es que esta' perfectamente rebatida la tesis sustentada por la Compama de Jesu's en estas de sus segundas afirmaciones que hemos auotado y combatido.





PAGE 1

107 relaci on que no sea la falsamente atribuida v -Dor ello la evi ente e indebida clasifleacio'n de los, mismos como bastante a demostra' un dominion no justificado legalmente, es consiguiente 'a su. vez el reconocimiento y declarator-idju-caciai de la nulidad de dicha ope10 & 1 .0 raciola, a cuyo emeto habra asi de estimarse declaraiadose nula y ga inscripcion pra de ningun valor ni effect, le' Ila' eticada do dicho titulo en el. Registry de la Propiedad de Oriente'.que obra al'JOlio 81 -del* tomo 130 de laSeccion Primera ft6a, number 3443'rerente a1a finca urbana anti 0 guoConven'to de Bel'la a favor de la CompaRia de Jes'sl cola la condition resolutoria quela '"U118m -a contiene". Y no obstante esas peticiones, todavia estima la contraparte que no hemos, pedido la nulidad de los titulos hiscritos. Podriamos hasta conced'rselo; pero nosotros le aseguramos que si conseguimos del tribunal las dos declaratorias a que se refieren los apartados anteriores, pow trabajo nos costara obtener la cancelaci'n total de la. inscripci'n de acuerdo con el. apartado'3 0 del articulo 79 de la Ley Hipotebaria, Ahora bien, si no obstante lo expuesto, el Maestro, rigorista ae la expression) quiere que nosotros, "llamando las cosas por su nombre" pidamos la cancelacion total de la inscripcio'n, le vamos a dar gusto, y en este escrito acogiendonos a lo establecido en el articulo 547 de la ley de Enjuiciamiento Civil venimos, a aclarar los, apartados 3 0 0 y 40, ya citados, en el. sentido de que se tenga por solicitada la nulidad de los, titulos referidos y por pedida asl' mismo la cancelacion total de la inscripcio'n que en. el Registro, dela Propiedad de Oriente'se ha practicado de la finca urbana'Con-vento de Bele'n, a favor de la Compam"a de Jesu's con la condiI A"I 0 cion resolutoria que la misma contiene para la Igles*a CAtoiica,. A cuya inscripcio'n obra al folio 81 del tomo 130 de la Seecion Pri-



PAGE 1

18 bienes, si bien C'sta se le otorga por el precise fnndamento qne habra*'u de aplicarse a la manutencio'n-de los, dichos, religious y al nraci'n de los, enfermos qne se encuent sostenimiento gasto y c 0 ren -en los Hospitales que este'n a sn cargo. Aceptamos, de bnen grado .esa Real Ce'dnla y solo solicitan-os que el Juzvado la lea ffitegra-mente para que conozea bien sus fundamentos, y no se deje sor-der con palabras sueltas recogidas al aza-r e interpretadas segu'u convenience del comu"n demandado. El Gobierno de Espana al sancionar la Ley votada por las 'Cortes de 25 de octubre de 1820 declare' en el articulo Vige'sinio, Tercero lo siguiente Todos, los, bienes muebles, e inmuebles de los Monas"terios, Conventos y Colegios, que se suprimen ahora o que se superman en lo sucesivo, en virtue de Jos articu0 A "los de'eimo sexto, de'eimo septimo, ciecimo nono y vige"Simo, quedan aplicados al cre'dito pfiblico pero sujetos como hasta aqui a las cargas de justicia que tengan, asl' 44civiles como eclesia'sticas". 00 En cumplimiento de esta disposition se .entregaron todas aquellas cosas que por su naturale'za, tenian el character de eclesia'sticas torque al culto se dedicaban, a la Iglesia (vease documento nu'mero9, pagina 9, folio 72 de la primer pieza de autos). (Documento nu'mero 12, paginas 1 a la 4 vuelto, folios 86 al 89 vuelto) -Y cumpl I*endo tamb ien asl' el precepts de dej ar affect a las cargas de justicia, de character civil, los bienes, que estuvieren Ia-fectos a esta obligacioln, se ordeno' entregar al Exemo. Ayuntamientc; de la Habana el Hospital de Convalecientes instalado en A Convent de Bele'n (ve'ase documents nu"mero 10, pagi .nas 1 y 2, ,folios, 77 y 78 de la primer pieza de autos, y documento n u** mero -12, pagina 5 folio 90 de dicha primer, pieza de autos), e'timan-



PAGE 1

desde esta fecha hasta la de 1812 en que no se encuentra ninguna. otra disposition de cardeter general, mas que la de 30 de mayo del 1721 dictada por Felipe V y que se refiere a los Religiosos Bele'17 mitas, ni especial que pueda aplicarse a la dicha fundaci'n, tene-,. mos que esta no tiene ni otro caraeter nl otra regla a que ajustar-, se que la U'ltima disposicio"n citada, de 1812 y, que en lo adelante podremos Ilegar a determiner, cuanto nos proponemos, con vista de Tos precepts y di sposiciones que iremos estudiando, el car acter de esta fundaci'n y la action que tiene el Protectorado de la Beneficencia para la reclamacio'n propuesta., En 25 de octubre de 1820 el Rey de Espai'm sauciono la ley-, votada por las Cortes suprimiendo varies 6rdenes, -religiosas entre las que comprendio' la de los Belemitas, disp"niendo en el ar-: ticulo vige'sl*mo tercero que "fodos los bienels muebles, e ininuebles"de los monasteries, colaventos y colegios ques'e suprimen ahora o que se superman en lo sucesivo, en virtue de l's articulos deeirnosexto, de'cimo se'ptimo, deci-mo nono y viI:reSimo quedan aplica"dos al cre'dito public, pero sujeto-s como h.astaaqui a las carfras; "'publicas que tengan asi civiles con-ioeclesicisticas".' El Estado espanol en -cumplimiento de esos precepts se incauto' de different bienes, devolvio"algunos de:los que temau ca, racer religioso y estaban destinados al culto conio vasos y ornamentos sagrados, altars, etc.; y dejo' los que estaban afectos a las cargas civiles como los de hospitalidad y benefieenc*a destinados a ese propio fin, conform a los precepts citados. Los Religiosos Belemitas, a quienes se le notiffleo' esta ley, que declararon acatar y cumplir sin protests, continuarou hecho cargo del Hospital deConvalecientes por haber dispuesto en el anO.. de 1822 el Real Decreto de 12 de feb-rero, dictado por las Cortes,,, a los hospitals con ejerciicio de enfermerias sus bienes,



PAGE 1

-45 0 u I nes rentals v deon Para la ext*nci n de la deuda P'bl*ca, los bie I 4f rechos etc., pertenecientes a los cole 0 os de mission a la obra de losSantos Lugares de Jerusalen y a los que se hallaren especialmente dedicados a objeto de hospitalidad, beneficencia e instruccio'n pu'blica (articulo 21) coinsagrandose una vez mas la tendencin a respetar y niantener las institeciones o fundaciones, de ca#0 As I* racer bene'fico que afectaba a la colectividad y al interest pu I U11coy y declarando, sus bienes siempre sujetos a estas cargas. En este estadoy sin que los Religiosos Belemitas ni el Hospital Nuestra Sefiora de Belen sufrieran modification, se dicta la ley de 2 de septiembre de 1841, que califico** como bimes naciona,les todas las propiedades del clero, sin distinction de clase, origin, nombre ni aplicacion o destiny, (articulo primero; exceptuando, totalmente de las anterioresprescripciones, entre otros, los bienes pertenecientes a prebendas, capellaul'as, beneficio y dema's fundaciones de patronatos de sangre active o pasivo, los de cofradivas y obras pias, procedentes de adquisiciones particulars, Para cementerios y otros oficios privativos a sus individuals y los bienes, rentals, derechos y acciones que se hallaran especialmente dedicados a objetos de hospitalidad, beneficencia o instrucci'n public (articulos VI, umeros y 3) (Sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de 21 de noviembre de 1872 a demand de la Congregacion de Nuestra Sen'ora de los Remedios en Madrid). (Vease Orden de la Regencia de 28 de agosto de 1841 que pidi 0 al Cabildo, Eclesia'stico de Sevilla, en cumplimiento de la Circular de 27 de junio del mismo ano, nota cireunstanciada de las fincas de patronatos, y obras piLas de beneficencia, administradas por corporaciones eclesia'sticas, para que -no se vieran confundidas con las del clero secular)



PAGE 1

ADVERTENCIA Este trabajo, que se publica'a virtue de acuerdo de junta National de Sanidad y Beiieficencia contiene varies err'tas, debi do a la premura conq'ue se Ilevo a cabo la impression; la cual tuvo que desarrollarse dentro de los reducidos l'mites de -un teimino judicial. La demand con la copia de sus documents esta en prensa para ser repartida. v con todos estos antecedents a la vista se podra comprobar las fundamentals razones de derecho, conquer la Secretary de Sauidad y Beneficencia 1ha entablado es'te pleito en defense de los interests generals que le estan coiAqdos, Habana, E'ero 28 de 19160



PAGE 1

-48 sep'iembre fueron suspendidas las vents, En 18,56 en 23 de de los bienes que hablan sido devueltos, por la ley d e* 3 de abril de 1845 al clero, secular; las disposiciones, contraries al Concordato de 1851 (v'ase Real Decreto de 13 de octubre de 1856) la ley de desamortizacio'n, (ve'ase Decreto de 14 de octubre del mismo alao) las de 1841 y 1855 sobre cap"ellaul'as colativas, (Decreto de 28, de noviembre de 1856) y la..redenci'n de cargos espirituales y temporales (30 de diciembre del mismo an'o) y por los Decretos de 12 de noviembre, del mismo, al'o y 20 de enero de 1857, se fijaron las reglas para la ejecucion de estas medidas. Volvio" de nuevo la orden de enajenacion respect de los predios, rust*eos y urbanos de beneficencia e instrucci'n pfiblica, con los dema's declarados en estado de venta por la ley de 1.0 de mayo de 1855 v la de 11 de julio de 1856. Disposiciones que estan coutenidas en el Real Decreto de 2 de octubre de 1858 y la Real Orden de :12 de mayo, de ese mismo, ano; y la ley de 11 de marzo de 1859 y la Real Orden de 21 de mayo, de 1860, de acuerdo con la circular de 25 del mismo aflo, a poner en estado, de venta y reglamentar este, los bienes, census y capitals de manos muertas de character IVI. *1 propios de los, pueblos, cuyos bienes, fueron declarados, de, venta por las dos leyes, de desamortizaciola, En 1859 celebro" la Sahta Sede y el Gobierno, de Espana con-venio en virtud del cual dicho, gobierno reconocia a la Iglesia el derecho de adquirir, retener y usufructuar, y como, propietaria absolute de todos, los bienes que le fueron devueltos, por el Concordato; se comprometio" no hacer dicho, gobierno en lo adelante, vents, conmutaciones, ni otra especie de enajenaci'n de los dichos bienes, de la Iglesia, sin la authorization que califico de necer3aria de la Santa Sede. (Ve'ase la ley de 4 de abril de 1860 y el. Decreto de 21 de agosto del mismo an'o). 9 a & .6. #



PAGE 1

79 Animus Los mismos demandados invocan la comunicacion de 8 de agosto de 1854, en la pagina 73 de su. escrito, como reveladora del animus, que conjuntamente con la'teneiacia disfrutaron en los instances referidos del 11 de agosto, que viene a integral para ellos, la. posesio'n civil del inmueble; y si la tenencia, en los mencionados instances, fue consecuencia de la entrega, y la entrega, a su vez el cumplimiento de'las soberanas disposiciones ", y estas soberanas disposiciones para. nada se Teferian a propiedad, y mucho menos en favor del Obispado, es, evidence, 'es logico, es forzoso que el Obispado de la Habana con estos documents a la vista, nunca pudo tener a su favor el animus domino. Conocia el Obispo la Real Ce'dula de 26 de noviembre de' 1852, y sabl'a periectamente que todo aquel expedience no tendia a otra. cosa que al cumplimiento de la mencionada real disposicio"n. Como en dicha real disposition para nada se hablaba de la propiedad ni de dominion en favor de la Iglesia del Convento de Belen s'lo de alojamiento a la Compa' a de Jes I y si 0 1 us, en cualquiera de los suprimidos Conventos, l'gicamente no pudo surgir, Como no surgio en el animo del prelado la idea de que aqueIlas cosas las ejecutaba como dueno del Convento de Bele'n. Esta' demostrado por los actos propios del Obispo, que en la comunicacio'n que se transcribe literalmente en la p a*gina 74 del escrito de contestacion, no pudo haberse adquirido de ninguiria mantra A animus o el concept de* dueflo, seg-dn lo que Ilevamos expuesto. Pero es que hay ma" s ; es que el sexto de los documentos acompanados con el escrito de contestacio'n. result que algo se dice relative a la propiedad, y ni au'n por esto como podrap verse iacilmente, pudo el Obispo de entonces adquirir el a'ni-