Citation
Discursos y conferencias

Material Information

Title:
Discursos y conferencias
Creator:
Sanguily, Manuel, 1848-1925
Place of Publication:
Habana
Publisher:
Rambla, Bouza y Ca.
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (2 volumes) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
History -- Cuba ( lcsh )
Biography -- Cuba ( lcsh )
Cuba ( fast )
Genre:
Biography. ( fast )
History. ( fast )
Biografía ( qlsp )
Historia ( qlsp )

Notes

Statement of Responsibility:
Manuel Sanguily.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
692138988 ( OCLC )
036230331 ( ALEPH )
Classification:
HT1096 .H3766 ( lcc )

Full Text



XLI1 IS
%JNIVE S"ITY of FLO1IDA
AT w il T
IS~~ ~~ VOUEASBE
qrI IT




nmv
:,4 K wwr




Sri




Toll







MANURE SANGUIEY
TOMO I
HABANA.
Imprenta y Papeleria de Rambla, Bouza y
ri y Margall, n'ms. 33 y 35.
1918.




LON AMERICA




instancias de a1gunos, amigos, a que he deferido. tras no pocas y justificadas va6.1aciones, me decide a publicar una coleccion del various discursos y iconf erencias recoo-idos, entre Ios que lie pronunclado en
de nia's de un ctiarto de siglo, ya en la Habanay otras citidades :de esta Isla, a en reunions, de cubanos celebradas en tierra extrana ora bajo la'dominacl-on espanoia; ora f u* era de su balance pero slempre alzada la vise'ra al conabatirla con N.Terdadero convencimiento.- sin flaqueza y sin hipocresia.
Por el influjo de nuestro ambience social, el gtistopredom'inante y las aficiones generales de una epoca ya. por desumcia, 'bastante remote, como arrastrado por ]a co,mente, y sin haberlo siquiera deseado, empece algo temprano atiablar ante tinp bli;CO de mi pais. La primer vez f tie' en el




4
"Liceo de la H abana,", en una de sus Ilamadas "Tertulias Do'Minicalles,'" q ue por turno presidian hombres eminentes y que.s' Manuel Mestre los ridos, Como Jo.e Car'
Navarrete y Romay, Enrique Pin", eyro, y en que se desarrollaban y discutian principalmente temas 4iterarios -y artisticos, o se leian y 1quilatdban piez'a8 dramatics o comics y otras compos.iciones de d-i*verso genero en prosa o verso. Recuerdo. que por designacion del doctor Mestre me vi de improvise, en .,el dificil trance de disertar Isobre material. intrincada y comprometida para un principiante, cual era la. debatida cuestio'n de las tres' unidades dramaticast Y, lo que era mas grave, defender, contra impugnadores hAbiles y' luuy in'struidos, mis punts de vista- personals, y especialniente la Icloctrina este'tica que los sustentabala que hoy idesde 1uego -no me atreveria a reconiendarpues-que se inspiraba en un libro, ya olvidado, del celebre professor Vicenzo Gioberti que servia de texto ode Con,stilta en la Universidad, y por consiguiente en el cole(Tio donde me eduque' a pesar de




5
que por aquel mismo tiempo mi* maestro Pifieyro,- que seguia con enthusiasm las doctrinaseste'ticas;de Hegel, declaraba que aunque escritor elocuente,. no era Gio-berti Isino "un pobre filoso-fo ;"pero nunca he olVidadoi siquiera por agradecimiento, que U-nos dias despue's, a:l resen'ar aquella se- sion, que para tantos d e s.us concurrentes f ue -un mero,,pasatiempo mientras para mi casi fue unalordalia, tuvo 1a generosidad de celebrar mi, discurso y su. def ensa el lustre Rafael M. Merchan, por- entonces redactor de El Siglo-, e'n un largo suelto de la seccio'n defondo-del famous, diario I-ia-' banero que',dirigia el Conde de Pozos Diulces; sin, dudaporque fue' alquel suyo el pri nier elogio, tan halaueno como inesperado, que recibia en mi incipient icarrera de estudiante; pronto it-iterruimpi-da de cyolpe por la guer"ra. Ya enardecida aque'lla, en el n-ies de dicienibrede 1868, tuve ocasio11 de thablar en pu'bllico por segunda vez, ]a ultima nochede los exanienes del Colegio del Salvador, f tin ado por don Jose' -de la
i
Luz y diricyildo desde T862 por su esclare-




6
cido, sucesor, don Jose' Maria Zayas, Era costumbre, antigua de la casa que, en tal occasion hablase juntamentecon los viejos y autorizados maestros. alguno de los discipulos, y alquei ano el Director tuvo a bien senalarme un turno. Cabalmente acababa yo de saber que aquel mismol dia -habian embarcado en la Habana rumbo a las Ba.hamas muchos, jovenes conocidos, centre ellos, mi propio, hermano, para conducir al territorio sublevado u-n cargamento de armas y pertre-chos de guerra-el primer de todos-----lque estaba preparado al ef ecto en la ciudad 4e Nassau, capital de la isla Providencia, y quise aprovechar la favorable coincidence para ref erirme en m 1 discurso a un hecho de tanta significa-cio'n, asegurando, resueltamente, quizas sin mucha propiedad, que la juventud cubana, antes que indifferent. a las'doictrinas de Luz Caballero, estaba decidida ademostrar prakticamente en ilas horas de -prueba su fide Had y devotion, yque si era necesario padecer y combatir, serial el nombre y la memoria del amad.o AMaestro el mas poderoso




7
talism'a'n para conjurer el desaliento y el temor.
Ese dikurso, asi como los dema's que aquella noche se pronunclaron, no, Ilego' a publicarse, contra la'-praktica seguida du-muchos an-os, y el otro, el del L*'Ceo, aunque de asunto, puramente literario, tan-1pow vionunca la luz, y ni siquiera he conservado notas" de niri(yuno,,de ellos.
Unos dias d'es.p'ue's salia yo furtivamente siguiendo la rutade los pritneros voluntarios, y en' el mismo barquichuelo, que los habia transported felizmente, tuve la fortuna de alcanzar pronto tierra rebelde de Cuba, con unoscuantos companies, mientras Ios'denjas que coniponian aquella seo-unda expedition caian prisoners en el mar.
En el campode -la lu-clia ]as eircunstancias n*o facilitaban frectici-itemente el oportuno. eiercicio de la palabra en 'pu',b.lico, a no ser en la fe;cba de la proclaniacio"n de la Rept'iblica, o. a1guna otra semejante'; o en los debates de la CaMar de Representan-




tes, que casi slempre ef ectuaba sus reunio.,nes sin aparato ni ceremonies.
En cambio, incontables, fueron, 'las ocaSiones en que tuve -ciuebablar en los consejos de guerra, po-r ide ic-ontado como, def ensor de alg'n jef e o soldado cubano, y muchas voices tambien de algu,n enemigo; como enla noche de "Palo Seco," en que para lograr la absolution y la libertaid de various officials y soldados espaiRoles que cayeron prisoners en Ila gloriosa jornada,, uni mis esf nerzos a los nobles y eficaces de aquel generous e infortunado Antonio Luacesque, prisionero a su vez, meses despues era f usilado inexor-ablemente en Puerto Principe; y conserve como una de las mas grates Oemorias de mi vida revolucionaria la de aquella critical y solemn session de un consejo extraoridinario telebrado. en Gma'imaro un dia de abril de 1869, bajo ]a presilderilcia del general Donato del A-,Iarmol, ''en lque tuve la fortune de salvarles la Entre ellos don Vicente Martitegui, que mas tarde fue' Ministro de la Guerra cn Madrid.




9
NT Ida a ocho Jef es officials espanoles'., prisoners. del o -eneral Vicente Garcia en el sangriento! ombatede "Rio Blanco".
PoCOS dias antes, en la misma p'o,])Iac*oa,,, habla pronunciado por accident mi primer discurso olitic.o. 11- uc en un lu'omento de general entus'lasmo y de ardoroso j'bi-lo. Terniinaba la session conmovedora de la Camaraide Representantes en!que fueron itivestidos de' sus, nue-%T,os carcYo.s Carlos
A/ esPedes,- como Presidente de
lanuel de C'.
la Repu'blica, y Afanml de Quesada coino General en Jef e, y habian -dirigido, a numerosos o3 entes ar6ncras inflamadas algunos Compatriots insio-nes. En la misiua sala, despues de aquel acto oficia.1, celebrose esPonta" i-ieairnente una reunion popular en que Ilecraron a las cim is de la elocuencia, o por ]a energica y- el sentiniiento, o por la oportunidad y el don'aire, Ignacio Agramonte, Tornas 'Nfendoza, Y, supera,ndolos a todos, Antonio Zambrana. Cada cual habia esEl t'Inico escritor cubano que hizo reference a, este suceso fu' don Francisco Javier Valmaseda, bien que incurriendo en a1gunas equivocaciones que a su ve. reprodtijo el Iiistoriador espafiol do Antonio Pirala.




10
cogido y tratado el ten-la'-que le parecio mas adecuado. El m i4smo Rolof f recent Ilegado de las Villas, arranc e
6 f 'rvidos aplausos
invocando en un espan~ol revesado Ia gloria y desventura de su patria, Iejana, la. valerosa y esclaviza:da Polonia. Pero alli estaban tambie'n apifiados, como espectadores asombrados y conmovidos, muchos hombres de color, la mayor parte de los cua.les acababa la, Revolucio'n de redimir "de su lamentable esiclavitud, Y, sin embargo, nadie todaviales habia. dedicado alguna. palabra defraternal opiado sa simpatia. Terminal)a, sti peroration -uno de los oradores, entre grades a-claniaciones, a. tempo de hacerle yo a Icynacio Agramonte, al lado del cual me encontraba, la observacio'nde que ninguno hasta entonces se thabia acordado de los hombres de. color, Y'sin que 1hubiera, podiao, intentar' la, menor resistencia, me plant sobre la, sil-la que serv'la de tribune, dicie'ndome que subsanar.a yo mismo- la distraccio"n u olvido de los otros. No puedo recorder lo que entonces dije




s n duda atrope'llaAamente, aunque si 'ten90 IUuy presented que f ue. tan honda mi ell-110clon 1como mi sorpresa,,cuando al bajar de la silla me hicieron algunos amigos notar elvisible enterneci-mie-nto de aquellos Sellcillo s hombres de -color.
1 jueron en lo sucesivo *ncontables las defensas ocasionales, ya a campesinos de las lines. -or zonas enemigas, apresaidos po'r nuestras troops en tempos en que las represalias eran several, ya a soldados nuesfros sujetos a causes d'sciplinarias, vez en.cuando arenas a caballo, prepara"!w das nuestras fuerzas para proximos asal,7 tos, o, discursos de patriotic propaganda, en tal cual modesto y f raternaI agape; bien de carActer electoral, como al ampliarse en I el, Camagu*'ey su primer gobierno .revo.!luicionario, para transformarse en la que se Ilamo Asamblea de Representantes del Centro-" bien en fiestas de aniversario, sitndo de.e'staslaque, a mi juicio, alcanz6 ma, or altura. en 11a elocuencia, la ef ectuada el io de octubre (le 1870 tn ,,acaotal de Naiasall un dia Iluvioso te en que




despu's de pasearse solemnemente la bandera, hablaro.n personas Prom-inentes de la Camera y del Gobierno entre ellos Cespedes y alguno de sus Secretarios; pero en que solo la brilliant imagination y el arte magistral de Zambrana- pudieron salir airos-os, ante un concurs que habia electrif
zado, en parraf os de deslumbrante ef ectismo, el acent-o inspirado del insigney malogrado Rafael Morales.
Afios adelante, en las postrinierias de
G
Ila guerra, con Ia mira de prevenir el desastre definition, COI-no la '61tima y supreme esperanza, salio' de 1a isla miher'mano, enaltecido por el, Gobierno revolucionario con una con-lisio'n tanIionorifica conio escabro,sa, de Ja f u'l nombrado secretary.
Llegados alvenas a Jamaica, aunque estropeados por ruda navegacio'n y deFl*tados Por el Paludismo, f ue' indispensable, sin em. ba-rgo, hablar aqui .y alli a groups mas omenos const*derables de emigrados. El sel-lor N-ersto*r Ponce de Leo"n hizo imprimir en New York varlos de aquellos discur-




13
SOS perohe Aecidido no publicar ninID'U1IO de ellos en esta coleccion, torque soIo los del Jefe de la Comision tienen algun valor conio-documentos historicos, pues, en cuanto ..a los mios no hay por ique' sacarlos de su merecido olvido, en razor n a su mismo
r
lirisnio sentinienta;l y candorosas teorias historical, aun cuando los. habia -ins-pirado el amoroso anhelo que, a invocation dc las angustias de una crisis Mortal, se afanaba por reconciliar a compatriotas ya iiiexorabletne'nte enemistados.
En el propio New York, y seguidamente en otras cimanes de los, Estados Unidos-. en Filadelfia, Baltimore,, New, Orleans y Cayo Hueso-, doiideqtiiera que sc retinian cubanos emigrados, tuve que liablar en solicitud"de su o'bolo a favor de nuestro designio de Ilevar armas y municiones antiestros companies de' Ctiba y, sobr-e todo,
"Revolticio'n de Cuba. Discursos del mayor general Jtillo Sanguily y el colonel Manuel Sanguily a la Emigracio'n Cubana.-Imp. y libreria. de N. Ponce de Leon, 40 y 42 Broadway, New York".-Un folleto de 31 paginas.




14
Sienipre con el prop'sito de 1concordar intereses y corazones contrapuestos.
E qai uellas excursions y empress -patri6ticas adquir' el malhadado hibito de knprovisar mas o menlos repentinamente, que nunca mi natural desidia Ilev' tan lejos en mi dan'o; como en losdebates del,"-' eu la conserve
.nadode la Rep'blica. Todav I
sin haberlos abiertonunca, numerosos" sobres en lque se guardian intactas las c.uar*tiIlas die los talquigrafos, que, jamas, por abandon. o 1por indiferencia, me tome' el itrabajo de revisar r v revolver con
excepcio"n.-ide las ide tres discursos que aho,ra se reiMprimen, por habe'rmelos pedido entonces para circularlos, dos distinguidos amigos que a la sazo"n dirigian sends diarios politicos muy imi)ortantes y populares.
Durante el period, desde 1889 en qne volvi a Cuba 1despue's de la guera, hasta
' ,enque estallo" la U"Itima insurr'ecclo"n
na, pronunc,
contra Espa i alguno:s discur
sos so'bre temas li"terarios o socials, en conversaciones f amI'liares de las tertulias del doctor Jose' M. Ce,spedes, y en las de




15
casa del doctor Jos' Cortina, que se den:ominaron "Veladas de: la Revista de Cuba.
AI con vencimiefito de que era I inu I y a la posture perdido el afanos;o empeno, del Partido Autonomista por modificar sustancialmente el regimen politico y la torpe e irritate gobernacio"n Jel pal's; de que antes ibien era previsor y patrio'dco ir i)reparando 11-os Animos para los indef ectible's conflictss de un. future no muy remote, a fin de que el pueblo cubano estuviera aperfcibido, para proxima lucha y renovados sacrifilcios, obedecen casi todos los discurso y las conf erencias mismas de aquel luIminos.o period de vitalidad political v entusiasmo. gencroso.
Sob revino al fin alquella L7)-uerra inevitable, y ftle mi deber ayudarla y activarla idesde la emigration. Si fui resuelto v decidido en mis discursos de aquella epoca, no creo, sin embargo, haber mostrado en cllo-s., estando, yo ftiera'de la isla, ni nias enercria ni muclia mayor franlqtieza, en otro escenario Orctins'tanci.as diversas, que las




16
que habia mantenido anteriormente, defitro de la isla,' en los discursos ique en sti .oportunidad se publicaron en-periodic-os V revist'as, y 'que casi todos se reproduce-11 ahora, asicomo en los articulos de las -Iojas Literarias, d'e marzo de i893'a- dici-embre ide 1894.
No s e*' si puede estimarse 'mcluiera. cottii-) el solo me'rito de algunos de aquellos d'.
I Is
CU'rsos, enla occasion excepciona:l enque se pronunciaron, el hecho de que irritaron con excess, al Presidente del Consejo de Ministers de- Espana, Excmo. Sr.. D. Antonio Canovas del Castillo, a extreme de ha cerle perder los estribos y de haber qnerido vengarse de ellos hasta pretende.rabrumarme una vez con su ol'mpico ciec-,de'n, bien que solo, recuerdo ahora. de tin inciidente en si niismo ind*(Yno de menii--)que lo hizo, si coil malioma habilidad, con mucha gracia nialaguen-a. Pero lo citi,2 no puede excusarse en modo alguno es que por se(xtiir los impulses de aquel senf.imie-iito cole'rico hiciera vi-ctinia a nii herrnan(proloii(yando, ctiaiito pudo su cautiverio.




Habialn anuncia& oportunamente los pp...-* riodicos, & New York la reunion political de culbanos que debia ef ectuarse el io de octubre de 1896, y se insertaba. mi, nombre j unto, al de las demas personas que en el ia f 0
toniarian parte. Temprano el dia 9, si no estoy tra-scordado, me sorprendio" un telegraina, del doctor Jose' Ign'acio Rodriguez, que en Washiftgtonlera el abogado de mi hermano, en ndo el inter's de
queinvoca
este, me sugeria la convenience de que me abstuviese de participar en la solemnidad anunciada. Como era procedehte, le conteste' sin pe'rdida. de tempo por la, misma via expresandoleque, si procediendo como 'I nie indicaba quedaba asegurada, la libertad del preso, desde. luego defer i*ria a su inSinuac oil; pero que, de lo contrario, no desatenderia, mis compromises. Como ni aque I dia, ni en todo. el siguiente obtuve respuesta ninguna del doctor Rodriguez, no hubo 1110tivo -Para rehusar mi cooperacion m ]a velada. Ni tampoco pasada 'sta me escribio' el doctor Rodriguez, aunque no fuera sino para justificar su aviso telc-




g 'fico v calmer i leor-tima ansieda ra m 61 d y natural inquetud, y -nunca hubiera sabido las razones que tuvopara actual r-omo lo bizo, a no baber public& meses adelante un libro en que tsta 1a clave tdc lo que
10 0
hasta entonces era para mi un enigma. En esa publicalcion en que e1 doctor Rodriguez examine. el caso de mi hermano* con su inneoable competencia, conio su abogado que habia sido, exponiendo las gestiones qtie practice, a la vez lque la's grades di-, f 1,cultades y graves complica6ones del asunto refiereqtie-a fin de obtene- r buenamente del Gobierno espa"'ol la -libertad de su client, enclerra!do des"de hacia cer,ca de d.
os anos en una bo'veda malsana de la fortaleza de la Cabana 1procuro interesar en su ayu;da al Ministro de los Estados Unidos'en Madrid, Mr. Hannis Taylor, y en comprotaciorn reproduce la carta que con
The case of the arrest, trial and sentence in the City of Havana,, Island of Cuba, of Julio Sanguily, a citizen of the United States of America, by Jose' Tff,,,nacio Rodriguez, Councel for the prisoner in the City of Wasbington.-Washington, D. C.-Press of W. F. Roberts.-i897.




19
tal objeto le dirigio' a.1 eminefitediplomAtico en 21 de julio de 1896. (*) EI'Ministro, americano lecontesto' desde San Sebastia'n el 14 de ag-osto, del mismo an-"o. expresandole que bajo la airecckh del Depart'
0 amenot 'de Estado de Washin(yton habia hecho
-esfuerzos a favor de su client. Asl*ml*smo le referia que en una comida con el M*-.
de Estado espanol le habia Ieido la mencionada carta de Rodriguez, sobre el c'ontenido ide la cual hablaron extensamente de sobremesa, siendo el resultado de aquella entrevista,,lque el Alinistro de Estado le prometiera escribir con especial intere's-al Presidente del Consejo;- y agrea-aba que hacia,'Tdos o tres dias que el Ministro de Estado le habia leidola respuesta de aquel, escrita in extenso de su. mano, el-i la cual, en sustancia, declaraba que, aun cuai-ido personalmente deseaba acceder a lo solicitado, le era impossible indultar a Sal-iguil-v, iiiicittras sit hcrinaiio cowiaziai,*a siciido ioio dc los via's Pcligrosos Ai sai'tPAginas 6o y 61.




20
gitinarios entrc' los' jCfes rcvoluc*wnarios.
Y todo ello torque'? Pues senicillamente torque rigiend-o a Cuba con m'ano de hierro don Valeriaw Weyler, enviado por Canvas para maltratar a Jos cubanos y exte'rtuinar a los revolucionarios, YO le Con''ibatia como era president y necesario- -v
-honroso, y' luego hablaba a este proposition "-del pufial del berberisco -Ca,novas," de su escepticismo mas o menos volteriano, de los caballos de Vicalvaro y otras menudencias historicasque por lo visto ledesacyradaron sobremanera. En ca-mbio yo he permanecido, tan tranquil siempre, como lo estoy h-oy mismo., en la serenidad de mi conciencia, seguro deque no pensarian de im como el iracundo Presidente del Consejo, de Ministros los jefes, oficia-les y soldados espanoles por mi esf tierzo arranca4os al cautivertiot Y a 'la muerte en Gua imaro Y en Palo Seco. Encontraste, el propio doctor Rodriguez le llamaba la atenIcio'n al Secretario de Estado, Mr. Olney,
Pagina 62.




21
como proceder injusto del Gobierno espanol-tan contrario a los sentiments amistosos hacia los Estados Unidos, y de beneVolencia hacia un mis I ro pr isionero, e'l heclio indefendibIe 'de hacer a este suffer, por los actos, como quiera que ellos f uesen, dc'un hermano suyo. Al fin, bien que enredAndolo en un compromise ridicule. sin
validez,'y po-r I? mismo sin eficacia, f ue' pesto len libertad aIos dos an-osde encierro en un calabozo, seguramente pa ra evitar las graves consecti-encias de la intervencion. del, Senado de los Esta&s Unidos, el cual habia asumido ya una actitud tan exigente y amenazadora, fque el propio Dr. Rodriguez-creyendo actual en beneficio de su cliente-----l-la-bia procurado apaciguar. El doctor Rodriguez ponder Ia liberacion del preso, por taI mantra y al cabo de tanto* tempo, coino un extraordinario, y aprobaba lque en un discurso lo hubiera: yo ca'lificado como "el segund:o res.cate', con ref erencia al pritnero que se debio' al heroism: summer del general Tgnacio
Piginas'62' 63.




22
Agranionte; porqu-e a tenor do las palabras del ilustrc jurisconsulto. cubano, ca no ser poir este gigante que se llama el Gobiern o americano, si por caso su I jecutivoy el Departamento diplomatic hubiesen estado en otras manos, confiados a personas de menos supreme virilidad y honradez "polltica que el Presidente Cleveland y su Secretario de Estado, Mr. Olney, el destiny de Julio, Sanguily hubiera sido muy- diferente, pues, gracias al valor de 6sos'dols grades dmericanos, noi- cstaba e'l sumido en, un calabozo de -los espan"" oles --o'lcumplien-0 0
do una sentencia tan cruel 1como i*gnominiosa." No veo muy claro ni el gran valor ni la hazana que tanto, admiraron al abogado de mi bermano; pero si estov seguro, de
que este salvo la vida desde el principio por haber patentizado muy a tien-ypo su con diction de -ciuda'dano americano.
No se' si seran oportunas, ni sihe debido r.ef rescar, estas memories mas o menos
-t It
personals, que segura-mente a nacne noy interesan; cuando, por otra parte., escritas para excusar Ia republicaci-O"n de discursos




23
weyos y s1nmerito, pudieran-al contrario-confundirse con las palpitaciones de encubierta vanidad o presuncirn. Si fueren ellas' impertinentes, me amparo de la benevolencia delos lectoresasegurAnd-oles, que "me he dejado, adormecer y arrastrar por la compla'cencia, a veces un tanto asperamente voluptuous, con que a menudo evocamos el tempo pasaA, omo si fuera mejor, sobre todo'cuarldo resurge entre las desventuras y las angustias del, presented Despue's de la. ultn*na guerra, y tras un peiodo, a ic on
positive y pr ct* o ide reoro atiizaci
del Estado, la Republica, antes lque consolidarse desgraciadamOnte Ares 'Velces ien corto espacio,'ha tropezado y caido por. causa de las ambiciones desatentadas, y mas
1 0 Is
todavia de passions, sin, clique y de s(ord*_*
-dos apetito.s. Ahora mismo parece como si su propia esencia se -esf un-lase en el desconc ierto o1a miseria de las almas. No' hay qne hablar yade estos discursos, reunidos en c6leccion yqueno public por',mi propia volulitad, sino t"Inicamente. por haberlo solicitado alg*unoscuban-os en el supuesto;qui-




94
zas de que reflejan la mantra de pensar yde senior de muchos icompatriotas en epocas lejanas de enardecimiento, de idealidad y de esperanzas. Pero. los otr.os-las soberbias oraciones de nuestros excelsos tribunos-, ,que son, ique queda die su. espiritu v doctrines, recorda'ndolos ahora, en este dia crepuscular enque vivimos desorientados''' Ante los hechos -lamentables engendrados, en inesperada, evoluci On de los espiritus, la elocuencia en Cuba parece haber sido ineficaz, cuando. no-por ironia dt-las cosas contravroducente. La gran palabra de .Montoro y los insignes oradores de su grupo no pudo, convener a Espana par*a f undar la verdadera. autonom.1a, evitando los sacrificios y Ia sangre de la U'Iti-ma guerra. sino que ma's bien colaboro sin quiererlo en la obra die los lique fueron pre-parando]a; comio ante r iormente, por modo analog, ]a e1ocuencia evange'lica de Luz Caballero, antes flue afirmar con el n-iejoramiento moral de la sociedad cubana la -paz de los espiritus, encendio ios corazones, para la. protesta revolucionaria; como mas adelante




25
t 'biam e la Predicacion apostoilca de Mart' no logro"'afincar enla conciencia. del pals la. f raternidad hermanada con la justicia, puesque ahora, misirno. acalba- de conf esar el ensign e Varona la Aprofunda tristeza con que contemipla la caida de nuestras institu"reducida'sa, mero simulacro..." A.1 cabo, Luz Caballero murio". entne las a-moro-. sas y merecildas bendiciones de "sus paisanos; Y, Marti. cayo' resplandeciente en la g1bria inmaculada idel ideal. N inguno de ambos sintio el sagrado horror de presenclar como, su amado -pueblo cubano, en esta hora de finieblas anda, a ciegas, sin rumbos y sin ie, alejAndose"cada, vez n as. de Ios o 'randes-dlas de abnegacio"n, enthusiasm y cnk
heroISM10, victim. y juguete de aventureros enipedernidos; mientras, 'apagada, lagencrosa inspiracio'n ide los tribunes, como el gemido de las victims y los grits tr*unfales de la Iucha, la, Historia impas ible
-reconcilialen extrana coluumonde intere'ses mezquin*os, a Jos antiguos enemigos, amasando en el inisterio insondable una sociedad nueva en ctwa alma se, destii"ien v




26
desvanecen, entre bruma's' espes:as, Ias grades, glories del pasado.
Calentemos, no. obstante-siqu*icra coo u'Itima fusionn del buen deseo- la falentadora esperanza de que no', resultara en d-efinitiva vana y perdida la ensen'anza Ae los grades maestros de la tribunacubana; de que n* ellos en la arena, ni
nosotros, sus modestos' diSC'IDUlOS, baMos s ido los servidores in u*'Itiles de que habla la Escritura; sino que, bajo el, suelo removido por-los sacudittnientos politicoss,_ bulle en inmortales ge'rmenes de bonded v de virtue Ja ardiente sav*ade!m:a,s noble yvigorosa vida naciona
M. S.
'Flabana y septiembre de igi8.




1883
LOS POETS Y LA POESIA







j--wS POETS Y LA POESIA
SVNORAS Y Sl -4NORtS:
En una ide las veladas qu.e se celebran aqui (2) cada'ocho dias, y a proposition, de los bellisimos versos': Icidos por una distinu g da -" dama, (3)
asi como de las palabras elocuentes que en su encomio prontincio" mi amigo el senor Cortina, emit' a1gunos concepts relatives al poeta y a I'a pote,,-,,Ia,, haci'ndolo, no con-io quien afirma re,suelta- ente sino a rtianera-,de dudas v con el U'nico obj eto de of recer tema f ecundo al studio y a la discussion, a fin de levantar iel e.spiritu de"estas reunions, que,
(T) Publicado en El Triunfo, enerO 29, 1884, Y el-I la Revista de Cuba, febrero 29, 1884.
(2) En casa del Dr. D. Jose' Maria C'spedes (1883).
(3) El Poeta donnido, de: la Srta. Mercedes Afatamoros.




30
de acuerdo con su indo1e propia, se intittil n Conversaciones Literarias a para que no
quedasen reducidas exclusivamente a'.una mera sucesio".n de liecturas v recitaciones de versos, como. ya lo hablan comprendido asi los que en ellas introdujero n la pr-actica de pronunciar conf erencias sobre asun0
tos de naturaleza 4iteraria.
El senior Cortina tuvo, la amabilidad de ref utarme, es decir que el sector Corti na me hizo in hot r, pero, no me
t -1o comprendio'; lo mi smo puedo asegurar del sen or, Jiaunque no- a del sidor Varona
enez, si
quien---obligado por razo'n de rortesiaimproviso el pasado martes una breve, correcta -v- luminosa diserta'el'on s bbre la materia que quise 'sugerir pot considerarla capaz depromover el estud'i'o, estimular Ia. ilitelio-,enlcta y aproveethar a tstas re-uniones, de Ia mantra propia del arte' nsefiand-o y agradando-delectando Pariterqu.e 1110 71endo.
Creft pertinent de.cl*r alg6 despues del senor Varona, siquiera por cQrresponder




31
a la, def crencia que me h abia hecho ide ocuparse en el asunto que of reci a la reflexio"n de lo's concurrentes aestas Conversaciolics, y lo, hice nattiral-iiiente con'el, temor y el enibarazo de hablar despue's del sen-or Varona.
n. peri'dico, El Eshtdio, al que doy, sinceramente las gracias por las frames de elouio q I e. se d-igna dedicarme-aun ctiando lainiento no creer merecerlas de veras-I se ha equivocado al aseverar que yo, refute- al senor Varona; torque, en sustancia, el sen-I or Varona y yo, siempre estuvimos de acuerdo;. como tambien se ha equivocado, mi distinguido amigo el senior Vornart S at haceri-ne decir, en el Corrco dcl Doiziingo que redacta para El Trhoifo,, cosas en que jamas ni siquiera he sonado.
Estos accidents de juicio y apreclacion me obligan a pronunclar alo-unas palabras Para explitcar mis concepts; qti*ero decir que no voy a d defender, ni demositrar: voy o lo a exponer brevemente mis ideas v sencillaiiiente a en'unciar el punto de vista




32
enque me coloque'allhablar de los poets y de Ia poesia.,
Desde Iuego negue' y sigo negando que el poeta tenga ninguna m-is-io' al v I 111 enir
mundo, torque nadie, ail menos que se sepa, trae misdon aIguna al venir a1 mundo. Los. hombres. nacen, se forma"'n- y se mani-, fiestan sea-U"n Ia f uerza de las cosas, segu n las mil -variabiltstmas circunstancias que
0
-!infiuyien en, Ia conformacio'n, naturaleza y characters de los *ndivitduos y de las socie,dades.. Quien sepa'mlas es un: pr.1vilegiado que puede penetrar, como en una transparenciacomplaciente, el "oscuro misterio de Ia vida.
De creencias contrarian's, precisamente, origino'se Ia idea de Ia mission excels, divina, de los poets. Son dos filosof las, una f rente "a Ia., otra, y ya veiscu an dif icil si no impossible, es f allar entreambas, 'si se conservan I-as posiciones respectivas, que son antagonicas.
0 hay Diio s,. o I)ioses, en el Universo, o no existent en el Universo ma's quelas co-




33
sas y sus relaciones. Si Io primero, conc*'bo la mission y el M'isionero:-Ios gri*egos, que, veian, 'ca I si tanto 'como sus, maestros 110s egipc ios', -dioses en fodas, parties, y que tenian la, felicidad de encontrar una, explicacion para todo en la intervention, de las, idivinidades hospedaaasdetras de las cosas, Cr"eyeron, en -su alegre, gracloso, e 4nagotable poli-te'I-M.O que habih un D*os de la Poes'a"" Avolo como, hab1a un D 1*os de la Guerra; y concibieron. las Musas, el Par naso, la -f tiente Castalia. Ellos, podian, ppes, creer en la mis*0n del poeta, y los poets griegos y romans, puffleron estimarse enviados dc Apolo. sacerdotes de las Musas, MUSZIlt) sacerdos., y aun (icosa. rara!) que Ilevaba*n consigo al Dios, a tenor dc la f rase manoseada. est Deus in vobis,, etc. Pero I o poo era que en aquel modo Ide ver 'y de senior no f uesen s'lo Jos poetas los agraciad'os: el filosofo, CI legrislador, creye'ronse tam-bie'n f avorecidos de los doses: SO"crates tuvo. su. demon inspirador; Numa Pompilio su ninf a Rgeria,




3 4
I" das de Julio
aun en, os i esar encontra
mjos los relievesdbaquellasadjudicaciones de la poberana distinction.
El soldado, el guerrero, no iban..tampoclo., a ser una excepcio-n respect. del legislator,
01 ofo y el poeta, y por lo mismo Sertorio, tuvo su ci 0 erva blanca, como Esquilo habia tenido- a Dionisos. Yloque es peor, en nuestros mismos dias, el misticismo y la
4.
tirania se conciertan para conceder a los. hombres siquiera sean malhechores. 0 despotas,,el entargo id. de una. santa y provechosa mission: Emerson y Carlyle conceden un papel capital a los, que Haman "lo-s grades hombres," bajo cu-va denominacion cabe incluir, tambien a algun tirano furio.so. Un dia, del an-o 1866, simal no recuerdo, iban de paseo, por Paris, en un mismo -coche, el Emperador de todas las Rusias y'lel Emperador de Vranria. Un" ref ugia& mbscovita disparo' su pis-tola, so,bre el prim' ero; peroninguno, de entrambos cesares fue siquiera, rasgunado, y aun. no S. habla di sipado.-el humo de la p lvora,




35'
cuando, volvie ndos-c. al amo ide la, Scitia, le dijo, el amo de los, f rancests: "Sir, nulestros idestinos, son provi.den6ales"'. Esos dos safisf edhos se -hablan sinduda forjado una providence cortesana y complaciente'con los, de'spotas, e inspirado el f race's en esa filosofia calumniadora de toda, providencia y en un sisitema deli.rante de political, llama4o "las ideas napoleonicas," hizo enun libro la apoteo sis die Jul ioCef sar, el arquetipo de sus ambiciosos ensuen'o:s, de igual modo, queprocuro imitar a su tio y paro&ar siniestramente los grandiose s proye,,ctos d'el'gran romano en aquella infarnia, memorable ique l1amara siempre la justicia humana el crime del .2 de diciembre. Cua'l era el hombre providential, Nlapoleo'n JII que asesino' a lbs mismos, f rancescs, 0 Guillermo que humillo a Napoleon III? Y quien es ahora el hombre die la Providencia, Guillermo de Prusia, qtte represents el pangcrinan1*S1j1O,, 0 Alejandro, de' Rusia',,que represent el jbanslaVistll 0 ?
Pero si en el Universo no hay un Dios




36
para cada cosa, y es muy posibIe que no haya una Providencia, al menos, visible y fohacicnte, no quedan pop i consecuencia mas que las leyes, naturals; y entonces. dquien muevc a los poets a-hacer versos? dLa Naturaleza? A esta pregunta -Ise resP onde 'un ins lzne critics espan'oI : "._'Pero, la Naturaleza movio, igualmente, a hacer versos a Hbm(ero y a Querilo, a Boileau y Cotin, a Calderon y al maestro, Cabezas, el
r
mas desatinado de nuestros poets comiCos
Elpoeta, como los demas hombres, esta son-ictidoa, I'as)leye.s dc la vida y de la socie'dad. Difere'ncias:e slo'lo, de los. otr.os en que es mas sensible, mas, imaginative, mas susccpt*ble de ser imprellsionado y de combinar avivar y exter'lorizar sus impresio
-cs y sus ideas.' La ffiferencia es, pues, de "grado, entre lo s poets y los que no Io son., y entre unos y otros poets, ]a difercncia s6lo seria de raza,, de medio social e b*storico, ide temperament, de educadon,
A
Un paj e enamorado, el infeliz y simpatico, Vranz, del. drama de Gxcethe, Godof re-




37
do de Berlichin.gcn, dice estas palabras que podrian sintetizar' mi'pensamiento: "Siento, pues, en este moment 16, que caracte-. riza al poeta, un corazo'n Reno, absolutamentelleno de un solo sentimiento."
Lo que rebosa extie'ndese y esparcese, y por eso en el estado psicologico en que se slepte, con demasiada intensidad, 0 -bajo la ponderosa obsession Ide una gr n idea, es f orzo8a, la communication, y, o buscamos, entonces un generoso, amig-o para qne nos oiga, ots cribiwos y actuamos; es decir, de cualquiera A'e los dos modos por la produccio'n o por la confidencicll_' nos libertamos. descansamos, sentimos ali*vl*o vr cons.uelo; como el via*er-,o
que su carga a la orilla del camino
deposit, y se sienta a respirar.
Por eso se ha dicho con profound sentid'o que el arte es una liberacio'n: as' lo expose Shoppenhauer, aunque por ingeniosa necesidad de su. metaf isica, y asl lo entendio v practice el insigne Gcetbe, el cual se emancipaba de sus pesares una vez,




que por el intermedio, de la produccknd-ejaba omo condensadas en sus versos inmortales 4as, lagrima!s que inundaban su alma.
i Que 1dif erencia entre hombres- como e'ste y aquellos otros )que vi b ven rimando, sin mas arteque-la versificacion, ni mas alm)a. que un vulgar eg Oismo, I
Se ha dicho que Byron es el po-eta de la persona lo, personal, como Gcethe es el po-eta del unliverso o universal pero, media infinite espacio, entire el bardo colossal' deI personalismo Y esos Ilamados, poetsas" f astidioso s rimadores de impressions comunes, sen.timientos vulgares y mezquinas ideas. De e'stos, si digo, no que no, tengan mission, sino que no tienen nada que hacer en el mundo como solo crean deber U'nicamlente--hacer 'verso:S.
Y esta' clase de compo!sitores es, por desgracia, abundantisima. Ellos, aun1os mejores, los, ma I s, nabiles e ingeniosos, hilcieron decir en 1878 a un distinguidisimo es'-'
frances, Mr. Caro*. "Hay aun' poetas pero la poesfia, se muere: lan(yuidece en




39
la ingeniosa, y esteril industrial -del v. er.s.0 adornaldo, cincelado y vacio, o en la exube!rante, f ecundid'ad de4a des cripcion otro fin, ni otro obj eto _I'que ella misma, en la delicladeza ide pequen-os cuadros de ge'nero en que se atormenta por ser graciosa,,o en la exaftacion f acticia de'pasiones imitadas mas que sentidas. . El- gran s-oplo 11rico
f
que habia pasa:d!osobre una generation se ha extingui)do; la gran fantasia creadora que hdbla animado, tantos tipos- y tantas forms, se haa'gotado. Elsigno que materialmente., descubre la ausencia de verdadera inspiracio'n es la falta de aljiento el desf allecimiento de lo& poeta',s ya no, se ha-' icen sino poems en algunas lines. Cuando ha logrado enc''ajar en a1gunas rim.as. ricas e insignificantes algun verso bonito un rasgo de i*maginacion o de sentimiento sobre el cual: habra de fijarse la atencio'n del lec-tor, el artista:1 estar content, o. mas Hen,' ag"Ota;do"'.
A esos P'oetas, antmados por tan -pobre egbismo, pudiera -decirseles con Taine: "Reconocemos, si quereis, -que vuestros sen-




40
li'miento'' son interesantes; pero, podriais ..dispensarnos ide revistarlos. todos. Ayer, lei el Pecador Perfecto de W alton, so--" neto. El' Dominzo de Pascuas, estuve en el valle de Westmoreland, otro sonefo.Antier, ipor mis continuadas preguntas, -ful' causa de que mi hijo mintiese, poema, etc. Juzgais, puts, tan precio-sas vuestras emociones que quereis guardarlas todas entre cristales? No hay mas que tres. o cuatro, acontecimiento-s -en cada'uno de -nosotros ique valgan la pena de contarse; nuestras poderosas sensaciones merecen mostrarse, torque resume todo nuestro' ser; pero'no, Ios pequen-os. effects ide'los, que riesentimos
pe.quenos sac Y
1 -itiestro
Jas oscilacionesimpercept'bles de 1 estado cotidiano. De otro modo acabare por explicar eh verso que ayer mi perro se romplo- unapata yque esta manana mi mu jer se puso las media al reves. Lo propio del artist es vaciar' las grades ideas en molds tan grandescomo ellas".
En todo lo ique 'a grades rasgos Itevo aptintado parece, pues', que A/o creo en los




41
poets y en la poesia, que doy significa* r
clon aAos.,verdaderos poets y a la ver dadera'poes ia, si bien niegg que los poeta : s tengan encomendada una mission, Como se e it ienda. esta frase en sent*do hieratico, sobre-natural y transcendent.
Su clede con la poesia lo que con to(tos
4 I f I
los productos'-c[ei espiritu huma lno, : a veces la personaltda&,que la'.representa es tan o-rande, que realmente en imedio de los coetancos, parece en verdad; un ser superior a los dem a-s.- un inspirado, algo asi Como lo que los. antiguos Hamaron vate, adivino, profeta. Pero esto es "odo:''con mas exquisita sensibilidad, mas d'elicado sentimiento m1aS ino-enio o, fantasia creadora, el gran poeta (que a el so'lo pued'o referirme) a'ocasiones puede tener y tiene un senti& ma's profound o una vision n-ias clara d'e I-as cosas, y aun del porvenir mismo, por la f uerza de su 10o-ica, por la potencia de su, intuition que suple o ref uerza, a la reflexio"n y M caIculo. Cualquieroficial de artitleria, es un hombre corno Napoleon T y cualquier official de artilleria no puede




42
ser -sin. embargo Napoleo"n I. Cual.quier pensador es un hombre como Heglel- o Spencer, y cual-quier pensado.r no puede ,ser Hegel o Spencer. Cualquier rinliador esi un honibre como Victor Hugo o Sha kesPeare, ycualquier rimad'or no, puede, ser Victor Hugo o Shakespeare. En la ciencia misma, no basta -ser estudioso y sabio, para Ilamarse Lavoissier, o sabio pacien'te y laborioso para ser un Leibnitz. Hay siempre en todas esas manif estaciones del espiritu las mismas f nerzas o f acultades, y sin em bargo en unas tropezamo;s con algo mas: necesitalmos' una palabra para expresar eso, y-como, antiguamente decian a-divIinoi prof eta, vate-nosotros decimos hoy:el genio, e.1 poetai,
I En o1casiones tambie'n, tienen los, gran-. des poets, por su propia elevation. moral e intele-ctual, pojr la, grandeza de, sus s enl- timientos y s-u' ideas, mejor .1sentido moral,
as corr -o- superior.apreciacio-n de la a -ta, de las
justicia, 'una conicepci6n m's, al
lacion, s humans individualsals Y, sociales. Ejem-plo admirablede esta afirmaci on




43
X Tf
es v ictor Hugo e-n ,0s Castigos., y es esta una op,6rtunidad que nQ quiero perder de recomendaros Ia lecture de la bellisima conf eren cia, sobre este asunto, que pronuncioen "LaCaridad"el senior Varona, y delcapitulo qu e sobre el mismo tema esicribio Pifieyro len los Poetas famosos, cuyas pagin.as soncomo purtsimo marm-01.
Cuando uq. poeta se alza asi sobre su pueblo, y mantiene enh esta la idea o el sentimi:ento del deber, cual faro de luz inmaculad'a e inextinguible, en medio de las sombras del.presente, parececomo proyectar indeciblies claridades en el porvenir, Yen tal sentido-es- un profeta que anuncia el triunfo 'del ideal, bajo, la inspiracton de sufe confiada y profunda, aun cuando lo deci-nientan provisoriamentey Io befen sill piedald todas las brutalidades y concup*s Cellicias de su ti-empo. Ved si no como Vic, tor Hugo, Idi esterraJo v solitario en un escollo, del mar, tuvo al cabo de veinte anos razon ctimpimasobre el Ce'sar traitor que, desde la cu"spide de su prepotencia, desdenaba las sublimes obyurgaci.o.nes del poeta,




44
que parecian, por entonces, verdadera inY noto, ''senores,, lque voy siendo ma's
0 *
bien panegirista de ila poesia, yo que parec la su deniLrrador intractable; que defiendo los fuems de la poesiacuand6 acasp'merecl 'del -sen',or Cortinaque en raudalosa, I.mprovisacio'n me ideclarara destituido desentimiento y f fantasia, aI resolve.r de planoen 'arr anque de tribune, de oposicioli-que yon o soy poeta.
Este anathema me pre-oc-upara m, v i),oco, si n:o significaque no tengo, razon, en lo que he manif estado. Por lo, dem, "as, no So" lo, existed para mi la p!oes'a* sino, que es entre todas las manifestaciones del espiritu del hombre, sin, dtida, a!lgu.na, la mejor v la mas alta. Este es mi punto, de vista, que expontgo, co:n tern or ydesconfianza, aunque
It .1 40 *
con verfa I actero convencimiento.
Pero, yo entiendo la. poesia, la verdadera y la grande, en un senfido different de lo que oigo, decir comuninente sobre ella, aunque tengo la suerte de pensar en. conco rdancia con a1gunas individualidades




45
que no'estAn, por t lerto destitti'idas de autoridad y de respect, en el mundo culto.
Cualquiera, 'Senor-es,, puede hacer una oda o, un soneto, y sin embargo, para ni', y para muclhos, cutalquiera por el hecho, no es poeta, y aun ha habido y hay verdaderos, y hasta grades poets, como Venelon. como, Chateaubriand, como el mismo Castelar a veces 'cuyas obras estan escritas en prosa.
La.cla sificacio'n'quc flama poetsa" a los que proiducen en verso y "pr6sistas" a los que escr.'ben en prosa, me parece muv natural, y asi lo decia aquel' Alr. jourda*ll, cuando afirmaba gravenietite que todo lo que no es verso, es prosa y todo lo que no fs prosa es verso. Nfas esa clasificacio'ri es, por incl.ompleta, inexact: ve I las cosa.s exterlormente, y para apreciar la poesta y hacer una clasificacion verdadera de llos que son poets y de los que no lo son, def)c p enetrarse mAs a fondo. Desde lue(Yo que el verso es la fornia propia de la poesta; pero la poes'la no es -el versol, entendiendo




46
aqui por versonaturalmente todas las variedades de la metric.
La poes;ja, por su naturaleza, no voy a analizar, pues que e'se no es mi objeto, y por los poderosos y superiors medio s dle. que dispose, es el arte por exceleacia, el arte supremo..
La religion, la cienday1a poesia-junto con .1a praktica de los negocios onstituyen toda la vida humana. 'Hablo en general', y sin contraerme a ningunacapa soc ial,'sino, a to&s las categorlas, de hombres que forman e integral lasoc*edad. -Creer, buscar la verdad, pensar, concebir, senior y movers, a eso, se reduce las, acti-vidades y la vida 1dela humanidad.
La ciencia sati-sface, 'o, trata de satisfacer, nuiestra necesidaid de comprender; los negocios, nuestra necesidad de,.existir; la religion,, nue'stra necesidad de career ... y
e es entonces la poesia?
Decia Teodoro Jouf f roy, el' ps*'logo f ranch's : "'Es sing ar Ilamar po'esi(a o e U-1
a, esa superficial inspirac:ion que -.se entre- -.tiene celebrar las a1egrias f rivolas, a la -




47
mental y deplora r- los dolores ef 'imeros, de las pas-i!ones. La verdadlera poesia no expr6la m Asque una cosa:- los tormento-sdel. alma humana f rente al pr6blema de su des.tino",'
Poesia, pues, quiere decir ciencia y religion., La religion es. un con-ocimiento, una
0 10 0
i nterpretaclon cosmological; la ciencia. una. explicacio'n de 1a, realidad, y la poesia no es en stistanc. a n m's ni menos que eso mismo; se preocupa -del problem cosmologico, y se <>c-ttpa -tambie'n en elproblema social, es. decir, de toda la realidad conocible y aun de la ;que no sea facil concern.
La religl*,o'n cree, la ciencia, investing y ordena, la poesia senate y e scores. La prI,*mera busc-a la abstraccio'n supreme; la. se-, gunda-,acaso va a parar -alli; pero e mpieza siemprie por el examen de lb concrete; la tercera lo reduce todo a l'o conc,reto,.y de ah't elsimbolo y.-Ja' images, que son sus mas .usados y naturales,.*nstrumentos.
Casi puede afirmarse quetesos tres gran des avatars del espiritu,"humano, no se.,dif.erencian m.a's que--Ip.or,.el procedimientoy




48
p or las facultades mentales que pohen en. juego, v es seguro que las tres, se dirigen a una misma meta, aunque por distintaS vias., yque hall naci,& de las mismas causes.
i Cua'nto absurdoI exclamarA probablemente -algu'n. seudo, positivistade eso;s que Haman positive loquees, rampant, y para quienes, toidlo lo queno se mueve sobre cuatro patas participate de lo, efimero, etereb e ilmo-rio. Y, sin embargo, nada es mas verdadero, ni mas, cientifico.
Entre las cie'ncia-s que se han delineadd en este siglo, pa-smoso, seffores, hay una que s,e -Ilama la "Ciencia de. la Reli'gio'n," que esta' ya tan adelantada que empieza a formula y aun a aventurar sus sintesis, Co.nsultada 16s sabios que aella consagra'n su heroica actividad, y os contester ran que IA religion es fun hector psicologico, CUY0 problem se reduce -a una cuestio'n de me todo de o-eneralizalcion Y de ind.iAcci'n ni mas m menos Ique el metodo scientific, Y Ilegaran basta aseguraros que hay identida:4 absolute entre la ciencia y la relia #0 It, *
gion. Srirvanme es-tas in dicaciones siqnte -




49
,r,;N para insinuar que estos concepts que me atrevo a exponer, confiando., en vuestra bene'olencia, no merecen el'desde'n de 10S.Ique estim.anmas comodo encogerse de hombro-s que examiner impar-clai y ctesapasionadamen'te las grades questions que af ectan tan de Ileno a I a humanidad .
El hombre enfrentedel mundo al cabo es. una -eterna pregtmIta. En eI misterio de las cosa-s--oncurriendo, por su parte. a frans formarla s aun por el conocimiento mismo-, segu'n afirma el Kantismo filoso'fi'O, pone en juego todo su ser, ten sus diversas actividaideso facultades, para da-rse una explicacion, para hacer una inter.prretacio'n del universe;, a este fin, produce Ja religion, la ciencia, y la poesia; la u'l-tima, a mi juicio, superior a las demas; siquiera torque ejercita mas actividades y contempla la reailidad bajo mas aspects' a ]a vez.
Una observacio"nieficitente,' incomplete, y una generalization precip-itada, s-on el origenpsicologico de las religions.
La observation complete y la generali-




50
zacil'n;leg'lti.ma constituent esencial o sustancialmente la, ciencia.
Afiadid a esto. (la fantasia y la, emotion, y tend'reis la verdadera poesia. Por eso,, sin dudia, decia'Mathew Arnold: "la pocsia, como la ciencia, es una interpretaci-on del mundo; pero las interpretations de la icieniciano daran jamas ese sentido 'ntimo de, las. co-sas que nos dan las interpretaciones de la polesia, pues ellas se:dirigen R una f acultad limitada, no al hombre enter: he ahl por Ique la poesia es eternal .
Y esto mits-mo da cumplida garantla
COMO se mediate un p'co--del porvenir d'e la poesia,, que ven muchos, 1comprPmetido con el avance.de la cien-cia que va in-vadien4o, todos los dominios de la' actividad psi-quica del honibre, y armada de la. pesada. maza, ide Hercules pretend limpiar de quimeras el espiritu human, como elsemi-, dio's imitolo'gico, los establos de Augias.
La f rase amarga de'' Caro, "la, poes V a se muere -te'tri)ca comp--esa- otra frIasede La:r;ra, .".e.1 arte se muere' viene oyendo' ,se h-ac e largo..,tiem.pg, desde, los 41as de Pas-




51
cal, como en l's d'as de Montesquieu, y sin. embare'o, ni el arte, ni, la poesia h nmuierto, aun, ni moriran jamas, mientras !no se realicen el f unereo sueno de Byron o, I'a prediction de los, naturalists modernos; mientras, no mueran de f rio el hombre y su pl'dnet.a, y ef ste-cual otra Ltina, despojo inanimado de un mundo-sea Ilevaido por f uerzas ciegas y, mecanl*cas en eliptico movimiento', sin que haya pensamiento alguno en' el yerto cosmos que, al observarlo engolfandose en el espacio, re cuerdeo seimagine que fue la morada del. spiri'tu human la fabric prodioiasa en ;que se e1aboro el cerebro, de Gcethe, la hermosura de Shelleyy de Byron, el corazon de Pestallozzi, de John Brown v Je Cristo.
Hoy-hai o la impression del inmenso pretdominio de las ciencias de la naturale-, 1 11 lo,
za se oye esa fatidica profec"a. Asi creen hombres como Spencer, como Re.
f
,nan como, Sherer, y otro contemporaneo ifustre, que es adem-a,s un verdadero,.poeta-Sully Prudhomme-piensa que. sus




52
emulos no- pueden esperar ya para stis obras "masque una tarde de duracio'n en el corazo'n de los enamorados." Pues, cabalmente esa frase tan bella es.4a afirmacio"n de Ia inmortalidaddie Ia poesia; porque s iempre habra enamored s.
o sobre Ia.
tierra, mientras. haya hombres, con sus ins-, tintos naturals, y con esa inef able capacidad ,de percibir, de buscar. y Ae amar Ia belleza.
Quizas los que esperan de Ia ciencia Ia 'Itimapalabra isean vilctimas de una illusion !zenerosa: Isis s.en~ores esta" slempre presente, ye4 hombre no puededescorrier'nuftca por complete el' velo de las cosas as'l mientras haya un misterio en cualquier rincon de lo infinite inexplorable, habra
tambien poesia y religion. Pensa:d que el mundo.-el cosmos-es, indefi,nido y complejo, y que las potenc*'as humanas. I son limitadas, y decildme 81- puede desaparecer jama's para 1a intel q genci a fi nita- del hombre eso que Ilamamos misteI rio, Y-- como consecuencia-I Ia 'inquietud,
y Ia preoctipacion, Y' Ia aspiration inextin-




53
guible elements todos que engendran y promneven la religion y la poesia.
Hoy mismio, por lo que vemos, puede afirmarse resueltamente que- la- ciencia humana jamas penetra, tan adentro de las cosas que no deje"de eltas algun lado, oscuro
Todavia-despue's de la explication embritologica-el nacimiento de un hombre, de- un ser cualiquiera, es una verdadera maravilla; todavia, despue's de las ilum'inacione8 del microscope y de la anatoml'acclular, sigue sienda la vida un mistlerio, impenetrable v acasoincomprenstble, NT el Atomo que se agita en eI poema ide. su gota de agua, pasmo de la absorta inteligencia; como todavia, a pesar de la poten,cia de los tele'sicopios v de la exactitude de los ca'lcttlos mathematics, el espacio y sus colosales habitantes humillan 11a altiva f rente del hambre aso* brado melanc6licament-C & SU Dcquefi* ez en f rente de I'a sublime grandeza ide lo, credo.
r uchos es,,,
Laj Metafisica sera v para m
una quimera norabucna; Pero los grades problems de'la Metafisica isiempre seran




54
realidad', si ideal, al cabo, tormentors que inquieta Ios corazones y solicit y anubla. las inteligencias. Decir, por ejemplo, que los, a-stros, se mueven en 0rbitas elipticas no es explicar por que' se mueven los astros; que una. I-eynatural, expuesta. clara y concisamente 'no es mas que la congnacio.n o, e, en
si I s 'alamiento de un hecho o
de un o-rupo de hechos; pero no la razo'n de eHos; COMO Cl concept mismo de f uersw y cual-quiera, otro ana'logo es tan. inconcebible' como el de -una, divinidad trascendente, 0 el de un Diospersonal.
Frente al univ**ersoque le, envuelv'e y do-, Mina, el hombre solo y desamparado-niega o afirma bienque el negar sea tamobie'n afirmar, al, meno-s afirmar lo, contrario o 10 diverse. Ante' 11a, inmensidad Y, su's misterios se deja el hombre, como, dijo Claude Bernard',* "mcce'r por el viento, de 10- desconocido 1 11
I-as subl*m*dades de la ignoranlcia;". Hamlet Je advertia a Horacio que en el. cileloi y en'la .-tierra, h.ay tuAs cosas de la-s..que su*efia la filo.so-fia; v un uran fill'sofo modern el 'insigne Herbert




55
Spencer, piensa que "el salbio, sincere siente con mas fuerm que cualiquiera otr o-la incomprensibilida4 complete del. hecho mas sencillo considered en s-i mismo:- solo e .ve que tm conocimiento absolute es verdaderamente impossible, v s6lo, e'l sabeque eit el fondo de todas las cosas hay im, iuipenetrable 'misterio."
Cuando la ciencia, prud-ente o, teli-icrosa, se -detien'e en es-o s dinteles sombrios, 1donde terminal el bride fijo, de la tierra v COMienza, la prof undidad sin fin del abis-, mo, a4li la poesia of rece al pensamiento conmovido, sus alas de luz para franquear el espacio, donde atcaba la explication. humana y es forzoso, Para muchas, ya que no Para to:d'as las al'mas ) ir a buscar la expli 10
cacio'n divine. Quizas sea inuti-1 ese NTiaje fo-rimidable; quizas tambie'n el viaje misMo, po-r im, Osible no, sea mas que unadulce mentira, al fin y a(l cabo; Pero en las puertas bieraticas de lo, inmenso v idesconocildo quien U'nicamente se atrevea intentar, o delirar (icomo querais!) esa pere-




'6
grinacio'n maravillosa, es la poesia, y por eso justamente es ella 1-o mas grande -v lo mas noble para el espir tu human!




1887
ELEMENTOS Y CARACTERES
DE LA
POLITICA EN CUBA
Discurso pronunciado en el Circulo Liberal, do Matanzas, la noche del 15 de enero de 1887.







ELEMENTS Y CHARACTERS
DE LA
POLITICAL EN CUBA
S NORAS Y SI NORI S:
No vor mera formula de cortesia, sino f-,or gratitude re aI y sentilda, debo, primeramente, dar las gracias al senior Pre-sidente de esta. velada, por ta.ntas generosas palabras co mo, ha vertigo sobre rn* insignificante personals cuales accept s'lo, como la expression sincere de su, amistad, tan grata para n-ii affect, aunque no como la expresion exacta the su 'justicia; y despue's a vosotros. por vuestra bondadolsa acooida en que, seguramente, so"lo, tenels, o tennis sobre todo, en ic'lenta, la analogiade nuestras aspiraciones en pro delpa'ls, 'hoy mas clue nunca abatido, -v desmedrado y-por lo misino-hoy ma's que nunca necesitad'o. de, la defense viril'y resuelta de todos sus




thijos, al menos de aquellos de;sus hijos que, Se inspired en el amor mas de-sinteresado, y ardiente, en presencia de los males --inten,sos y los do.lores a I cerbos. de n.u'estra madre ttierra.
Estot 1-nismo-cuando menos--me sirve de excuse al resolverme a cumplir el honrosisimo encargo que se ha servido conf er-irme la Directivadel CWculo de la Juventi.,td liberal, y---por mas'que lo consider Muy stiperior a mis. escasas dotes-creo no necesitar recomendarme a vuestra gencroMad, ya que is' que me otorg'is sl e a af ectuosa
benevolencia, de lo. lque son muestra inequivoca los alentadores,,aplausos con que os hab6is dignado, recibirme y tranquili-, zarme; tra nqullizarme, si, serenar mi espiritu, conmovido y todavia conturbado; torque, a pesar de que estoy seguro, de vuestra inlidulgencia, mcimpresiona de ve,ras est.a -situacion, para'mi solemn, que aceptc',sin baber previsto que hab.la de sen-tir temor I tan -grande y des I confianza at'in nayor, pues que he adquirido-como por Subita iluminacion-cabal conciencia de to-




61
da ladebili da' d de ii-iis inedios, de la pobre4
,.za, de ml, palabra, all encontrarme en el dif 'Icil trance de dir igirla a tan ilustrado, tan, Select auditorio, y precisamente desde esta tribune, 1
__!cnaltecidtai' en breve espac*o de tempo, Abnde se me fim,ra que resuenan to davia Ids notas inextiontas de la armoniosa- voz de tantos eximios oradores, v don- ZN,
f
de el Senor Presidente de esta. reunion acaba de impresionarl-los coil Su elocu'ntisinia pallabra.
Emperor, como me siento despose'ldo de presuncion oratorio, puedoj por lo misnio, aventurarme, siquiera, exclusivaniente, a la comunio'n simpatica de la idea icon vosotros, aun'' cuando en esta occasion envidie, y lamenteno, poster, la frase ondvlante y .Melodiosa, el estilo -de alrra-stradora seducCion y rico de atavios la paleta 1-imp-ica d el colorist; pOrque siempre es preferable la compenetracion este'tica de la forn-ia y del pensamiento q ue s'lo ast realizan el milagroso. verbo de I'a. elocuenc*a.
Reconozco, no obstante-y como compensa-cio"n* consoladora que ctiando no




62
Pueda existir aquella)conjuncion maravilIo sa conserve la 'alabra humana aun desI p I
nuda de pompa, descarnada y descolorida, valor propio, e intrinseco, encanto, si ASpero, sa:ludable, como refleje, a modo de espejodela conciencia individual'.1o, social,la verdad del corazon y del entendimiento. Se vive tan icontinuamente de mentiras, hay tanta f alacia en las rela-ciones icotidianas de los hombres, encu'brense tan diestra niente de 'bella u honest vestidura eljn there's y la hipocresia, que desconfiamos a la posture, de la retO"ri-ca, y 1-legamos a pref erir hasta a agradecer, a veces-Ia sinceridad y la veridaid, por mucho que se equivocase la una y que la otra nos hiriese; pues que, al 'cabo' ambas nos respetan y nos honran..
La primera vez que, tras largo silenciO,,
f It It
me dirijo, -a un' 'PUD11,CO compuesto & con ciudadanos miols', y en moments en quIe se idesenvuelve una era de transicio'n de que elpais sal'di-a' con nuievas f uerzas, convalecido, de prof undos males, o decaera mas ,-si f ueseposible-para hundir-se en-




63
tones en 'ir'remediable ru-ina, quizas tam-," bi.e'n para oicultarse efi la penumbra' de'la- barbaric prime 0' 40 - I
,'el r deber que mi conciencia meimpone es el debe-r de la sincef-i'daid. Aspiro, pue, a decir la'verdad, al m'en-o-s Como Yo la entiendo; pero-si pensais, oyendome ba-sta el, fin; que, a pesar de mi ProP.0sito, ino he dicho toda la veridaid, no ol'vi-, deis que hay ldos circunstanciasque vo, no puedo ahora, yque vosotros no debris tampoco, dejar de tener en cuenta. La situaCion actuaI es eft la a:pariencia, en 1a, -no-, menclatura, una situaci "on liberal, un modo de ser constitutional, en que la isla ide Cuba- s-e denomina provinciala espanola," pero I mas que una colonial
en realidad, no es
military y mercantil; y, adtmas, la situaci'll actual coarta el libre ejercicio de la palabra
Yo tengo, por consecuencia, que acatar' 1a 1ey vigente; mAs dentro de ella he de estar tan lejos de la razo*'n que desiaria 'Como de 1a razon cobarde; de la indignida'd que se dobleg-a excuse, COMO de la' artery habilidad de los que el mundo llama' prvuentes, y que son los reves del mundo,




64
torque, sin convicciones ni desinteres Se adaptan con provecho a cada emergencies y flotan impavia os en elvaiven, plakido o tempestuoso, delos acontecimiento.s.
Procurare, asimis I mo, -no herir- ningun principio verdaidero, ni ninguna persona, torque esas cosas son siempre dignas de respect,; unique yo no, acepto.que se gua'rezcan bajo, el -nombre tutellar de los principios las ic.ombinaci ones. manosas e hit) critas ide interests materialss, Rjercitarer con independence y con firmeza mi jui-cio, y si me seria muygrato y muy honroso merecer vuestros aplausos, es torque solamente. a vuestra aprobacio'n al of reci ros a1gunas observations. imparciales,,, mas que. un discurso, en que yo bien quisiera dominar con la voz del patriotilsmo prevIsor y de la razon serena el tumult de intereses enconados y ciegosque nos mantic,nen a todos en ilas. dolorosas conditions cuyas consecuencias f orzosas' -son nueStra va inminente miser l*a 'material y nuestra vecina y ma's sensible miseria moral.
'Con aquel objetohe escogido'un tema &




65
,actualidad, el examen---que hare con la rapidezque pueda-de llos, Elemelitos Y caracteres de la political en Cuba pues ahora esta'n en boga, como, si fuesen distintivo capiltaI del tempo, los esta-dios colonial")
lo, que, sobre creer 'til el asunto, lo creointeresante, el m-as interested, acaso, para el pu'blico, entero-los cubanos Y lo:s espanotles todos-, que si es innegable el supremo intent's human que revise cuanto icae dentro de la 0'rbita de nuestra com.pleja naturaleza' ciencia, artQ, religi'll, filoso-fia- nad -a sin embargo, puede -ni d:obe inspirarnos preocupacion mas grave,, ni -interes mas intense y sostenido, que cuanto inmediatamente af ecta a la comnnidad, a todos jnnto s, y por. lo mt*.smo a ca& uno en Particular. Tiene a mi- entenf I I s d e repulsive que t)or
'der e-I egotsmo, ma C
lo que hay e;n e'I de estrec.hb, por lo que en 'I pe; y tiene la generosidad mas
hay de tor
Simpatiaque por' loque hay en e1la de no4.
ble, por 1o que en ella bay de previsora y clarividente. La s-olidaridad es el punto de confluencia y la fusion 1-i-iisteriosa y slubli-




66
me de)l amor desi y-idel'amor al projimo, del egoismo y de Ia f raternidad; po r ella Ia generosidad' es mas u'til y reproductive que Ia codicia; Ia abnegacion es mas rica y mas fecunda y mas, provechosa que el ansia vil de Ia riquezao- del poder; por ella se vive mds, y se vive mejor; por ella el corazon de un hombre solo Iloga'ser el corazon ide todo un pueblo ; el sistema cerebroespinal de un individuo, Ia. red inmensa y perenne de los nervous vivientes que, desde el mas remote, pasado, entretejen y conservan Ia existence de un pal's enterr; y cuando-porique no aparecen tangibles tantos. y tan'poderosos v"inculos-lilega alguna vez a pensarse que no hay en Ia reali-dad otra cosa mas que el ser individual y aislado,'Coex1stlendo 1con sus iguales, como lbs, -sumando s en Ia suma, como las -part'culas en -un con,,glomerado accidental, domiina al fin, si se modita un poco, Ia convic60'n de lque muy por el contrario, Ia sociedad humana no. es ni una. mewla, ni un agregado, sino una ammonia indissoluble; eti Ia quimica suprema-,de Ia existence




67
una combination, como quieren unos; en la biologic supreme del la existence, un organismo, como expl-ican otr.,os; pero, de todos modos,. la condition ineludible y soberana del. hombre, la vi'da misma, la vidia, integ.,ra, en que (detras y a-1 lado de cada uno, en continues y reciprocal influences, estan Ios otros, en que el mal que unO* solo recipe es siempre un mal. general, en que por eso mismo, cada so1dado es toda la legion ycada ciudadano es toda la patria.
A esta invocacion-1a mas alta, quizas la mas conmovedora para el corazo"n del hambrecivilizado, plor-que los beneficios del procyres o al. compli.car las relalcionessociaIes'estrechan mas a los individuos-nos reconciliamos tbdos, 'cesan los particularismos exc'lusivos, los punts de vista estrech-O'S, la parcialidiad: egoista, pues que surI f jange, conio en imagico conjure, algo seme* Ir
te a un alma nueva y mas grande el a1mca de todos, en que estt-t como el centre y el niotor ide cada alma; torque este feno'n7e-. no, moral y social, en apariencia s'lo es una abstraccio'n, aunque es la mailid'ad n-ia's




68
positive, mientras sea la -patria cif ra' v compendio de nuestros senti'mientos, de nuestras ideas, dle --nuestra c-ndicion y caracter de nuestros especiales intereseslos mais insignificantes como, los mafs sagrados-, al. punto de que si su existencia es miserable, no puede ser grata nuestra exiSten-cia, y torque en ella somos v vivimos, por ella 1-y para ella todo lo anhelamo s y a ella-a su felicildad v 'a su 'orrandeza-lo sacrificamos todo: convertinios por ella la culta poblacion: en adusto canipamento; encendemos de ira tonante la montafia, como erananin-iad'osde vida aquellos mosques m-agicos de Armida; amando la humanilad, no vacilamos en ser inhumanos; am-an& el progress, la civilizaci "on, que hacen, apetecible y armoniosa la existence, ace.p-, tanios la. barbaric de la guerraque re.du*ce la existenicia a un, perpetuo martirto y transform la colectividad en treme-rida borda; respetan& la propiedad y cl tra,-)ajo, destru*mos las f abricas v asolanlos los ,sembrados; deseando por natural instinct conservar la v*ida la of recemos 4 yozosos en




69
holocaust, por el suicidio o eii el combat adorando la f amilia, nos arrancaraos su anior del, corazon enardecido, o la aba.-ictonamos a triste emigraciull, 0 a. ]a lidad del enemigo; veneralido el hoo,.-a,-- augasto, incendiamos la casa de nuestros iiijos y 4a ciudad cle litiestros abuelos, que, acaso en ning-tilla raza es'tat-i rudo, ni fAn absolluto el patriotism, como cn esta nuestra raza 'capazhastade producer virtudes lan horrible ico-o ]a virtue del Gumicill de-Tarifa, v desesper-icio'n tan espant-osa con-io la desesperac16n saIA-a*c de Sac)-tilito.
,\Ias, aqtie' -os hablo yo ahora de ]a patria? Pues que', dir; firi unos, !hav mia. patria 'cle los ctibanos? Por ventura, dir 'a' n otros, .no es Espai-ja la patri'a del clue nace
0 F s c as,
en Cuba -i-.sto es loque, al mciios, gura; conio aquello es. lo que se colidetia. Se quiere clue Josqtic ATiermi la Itiz eii esta
0
is]a amen imas, 0 amen sinceran-lente a ]a I hecho ide ser ra
Afetro poli, por e i iz y asieti-.
to principal de la nacionalidad. Se prociama, A, aun se exio.e, que el que en esta isla nace, debe amarl por encinia de todo, a till




70
pals respect al. cual la inmensa. mayoria de lo.s natural s de'Cuba muere sin haber-'o visto nunca, ycuando mas, conociendolo como I los fisicos concern los agents i, ponderables-solamente por sus ef ectos. Porque el hecho es que Ios cubanos que no salen de la isla, es decir, el mayor numero, concern a los peninsulares" por la circunstancia de que muchos de ellos vienen aca; mas noconocen, no pueden concern, y por, lo tanto es reaImente impossible que puedan amar a Espa~a. Pero, se pretend tambie'n exigir se.mejante esf uerzo d-e abstracCio"n de Ios ,catalanes, o de los gallegos, o, ode lo8 vasc0s,, quienes seguramente aman sobre Espan-a a sus queridas regions de Galicia, Catall-ufia y Cantabria? jiene acaso u-ias realidad, para nos, tros Ia Peninsula que la i-sla de Cuba?, La tiene, por'
g la la historic
ventura, en a geo raf JI en
la soo1og "a? abe -s 1 u os
dS n' .*q ieratodost
cubanos do'nde queda I Es'-pana ? Y Ios espanoles, se dan tampoco, todos cuenta exacta de do"nde esta ni que' es realmente la islal;deCuba?




71
Ademas, senores, la nacionalild'ad tampoco, es la patria. La nacionalidaid cambia, se gana o, se pierce en un moment, por un congress, o en una batalla; pero. la. patria es, immutable y perpetual. La patria es un compuesto muy icomplejo y peculiarisimo de razas 'costumbres leyes, character, tradiciones; pero, prinicipalmente, es el amor a la tierra y el amor a, los conciudadanos, es la. compenetrac-i.f5n, o-como ahom se dice
la adaptation, 4a congruencia entre el. hombre y elmedio ambience, social y fisi Co, en que ha nacido y se ha f ormado; y por tales cons idleraci ones, la isla. de Cuba, es una entidAd real, un verdadero Estad'o, una persona-lidaid tan distinct y tan parti,cular. . m "as particular y ma-s distinct que la mism a Espana. ii 1 a 'idea & la patria, sobre todo, en las grades naciones, hay que busicarIa en el amor a una misma tierra, antes que en :el' amor abstract al Esta-do, todavia el 1catalan, por ejemplo, es espanoI: Pero precisamente por eso no, 10 es, ni puede lserlo el cubano. Pretender, por consigruiente, que un pueblo enter




172
sienta amor por otra' tierra dif erente de la -de su nacimlento, y morada, distance v desconocida, es contrario a las leyes de la Naturaleza, es el ensuefio vano. de trocar un concept por una realidad, Ja quimera absurd. y peligrosa que convierte al pueblo que la stistenta en tin ln:qul*sidor y en un firano, y al pueblo a quien se le imponga en una victim, acosa4a e inf eliz'.
Y. clespue's de todo, 'iquien, sin declamaciones ridicules ni afirmalciones no desmentidas a cada paso, por los b.echos,. seria capaz de garantizar que la, inmens a mayoria de los espano.les am'a, ni puede amar a la isla de Cuba?
Atin ctiando os'sorprendaoirlo, estoy ya, senores, dentro dlel tema que me he pro-, pesto tratar, y que, en otros terminus, v va vere'is si reclama inter's, y por el cual solicit vuestra bondadosa atencion, PLl-, diera exponersepreguntanid'6: por los agentes y medio s politicos que estalln -en uego, la situation de Cuba tundra una tsolucion proxima v tan prtidente v beneficiosa como lo exiffen los males del presented v las




73
n-iejores y ma nobles asp raciones 'Para su p orvenir Es decir, la realidad nwioiial, que dijo el senior C, A -novas del Castillo,. esta en pugna con los. interests, hoy gravemente'comprome-tidos, de esta is1a, o dentro de esa realidad-una solticion arnionica, justa e inn-led*ata
iflicilmente podr'a nadiecontestar tan teijjeroso interrogatomo, y A,,o tue conformareconofreceros alLyunas bre, los elements resales mas importance del tenebroso problema.
En la actualifdad ex*Sten -en la isla de Cuba, y se mueven, dentro-de la esf era de la 'ley, grupaciones que se .11aman partidos poll'ticos, --v con la ley escrita o sin ella, perocon-io verdaderascorrientes de nuestra vida colonial, com"O motors o f tierzas, n, as o menos sensibles, pero, cuya realidad lio, puede desconocerse,, existent, principalmel-rte, varlas teiideiicias political.
De estas tendenci*as, pofiti*cas, algunas son muy vacras V ocultas, mientras sol-I otras m "a's ostensible -' Ja mas f uerte, por sus apovosmateriales!"'es la tende'ncl*a reac-




74
cionaria, manifiesta en part*e de la prensa, en la burocracia, y en al'unos representantes del s-upremogobierno; relacionase con ,ella la tendtncia seudo autonomista o auf
to'crAtica de portion consMerable (de los habitantes de esta ciuldad, y ottras p-oblaciones de la isla, estrecha, obcecada, a veces fiera, y -COMunmente manif estacion, mas o, menos violent y estrepitosa, d'e la tenckncia anterior; la tendencia' anexionista de algun.os peninsulares y 1cubanos; la tendon cianalcionalista del partido liberal; y la tendtncia, que yo Ilamaria mejor, el espiritu separatist. De estas tendencies socials la mas imperceptible es la tendencia materialista y suicide, que sutna, Como salvation postrera de la riqueza, con Ja :aniexio'n 'a los Estados Unidos.
Mas no crea*is, senores, que el es.pirit.u separatist es propio U'nicamente de los ndturales. ide Cuba ni exclustivo. de lo-s anti guos revolucionarios y de: los pocos que, segun se dijo en algu'n folleto y varies correspondencias, agitabanse, no halce muCho, en las nacion'es vecinas;ni men-os que




75
sea aquel espi'ritu, compatible: con la indole, el character y, las aspiraciones del' partido liberal., COMO, en mi concept, ca1umniosamente se le pretend atribuir. El espiritu, separatist es esencial y peculiarmente colonial, y may propio de toda agrupacion, de todo, sistema de interests lastimados, dosconocidos u oprimidos por otra agrupaIcion interests, que
, o por otro sistema d'e
el-caso no es tanto un asunto d'e sentimiento, por 1o general,'como un asunto complejo de toda suerte de circunstan6as; por eso el espiritu separatist esta en el fon-do, en la sustancia de 1a naturaleza humana- lo misnmo en el holandes que se subleva contra Carlos V y Felipe 11 que en. el portugues que se s.ubleva contra Felipe IV; lo, mismo en el italiano que se yergue contra el Duque de Arcos que en el catal'an que se yergue contra el Conde Duque de Olivares; lo, mismo en el anglosajon que arranca a la opresion britanica trece',co.lonias, que en el latino, quearranca a I'a o-presion bispana cuatro virreinatos y trescapitanlas Ofierales Pues dondequiera, al sur o al




norte, al este o aI oeste, asi en una como en lasotras, razas, asi en to modern como en Io, antiguo, siempre que una, fraction
-del genero human se sientc explotada, huMada, ahogada-a menosque hava, baja 4o hasta el enflaqueciniiento o- la vileza-.1, s!e revuelve, Iticha. V si precise fuere, perece, antes que consentir impossible en su ruina y en su oprobio, que primer que, la v humana de Ja cindad esta' la. lev idivina, de la Naturaleza, que enicendio en las almas, paraque fuesen la regla de la vida, el sentimiento de la dignidad v eI senti'miento dela j 1
usticia.
Pero el espiritu separatist es parhcu1 0
Jarmente a1go asi como un instinct, como 0 1
-un sentimiento genuinamente espanol, asi
-en Europa como en America.; sobre todo si se entiende por espiritu separatist, como yo Io entiendo, y comocreo que debe* entenderse, aquella su-prtma, resolution. porcuva
-\Tirt'ud el biJo, digno se desliga. del,-hogar brano, el oprimi(& abandon, rompe la lev del E tado que 10'stijeta como'una coyunda y que -to esquilma- como tin f aci-




77
neroso; Porque, bueno es conf esarlo, entionces no es el que se retuerce o se separa quien compete el icrimen de Iesa nacion; pues quien compete .6.crimen unicamente',es la nation; entonces no es el que se resisted a la injustilcia desnaturailizado enem.igo die Ia patri'a; pues la patria nunca es opresora y tirana; la patria, por lo, contrario, maldice a Ios que usurpansu s'anto nombre plar ai infamarla, a los que _Ia invocan para'el fratritcidio, y recon-oce como los mejores de sus bijos a Ios ique Ia enaltecen def endiendo la .1ibertad y el'derecho.
Por eso, sin dejar de s 1. er hispanos, allC't por tempos, del reino de Leon-ya veis que el tejemiplo' no es muy ntievo-a menudo,-se rebeilaban los, gallegos contra ka nacioll y sus condos Ilegaban hasta alzar reyes proplos, rompiendo la unidad de la monarquia,' por sactidir su penosa dependencia de los leoneses.
Y no hubo tambie'n reyes, durante la Reconquista, fltie,,sea por-ambicion,.sea por vengainza, no vacilaban en liga 'e con la- is enemigosde todos., con tos Ar-vbes? EA n-




78
tre ot'ros ej&mpjos, un 1conde de Barcelona -no se ali' con los musulmanes contra e'I Cid? Y el mismo Campeador, el. heroe legendario del pueblo, siendo tan leal como, se pretend que'lo fue, nose desli, a de s.u rey y se decide a, pelear por su cuenta v con absolute indelpendencia ?
El Ci(d, bajo este aspectopudiera considerarsecolmo la verdadera personificaci6n del eS'pan',ol'----sya de a.quel!los hijois de reyes que desde lo s comienzo s de la lucha con el invas.or se sublevaban contra sus padres y senores, por )la ambicio'n del trono., como de estos generals contemporaneous que se pronuncian contra los gobiernos por e*1 amor de una idea. Porque, a pesar del tiem po, no. se ha modificado, ese fondo sustanciaI -del carAlcter espafiol, personallist,4 y guerrero, qu' heredaron de los godos y afianzaron perpetuamente al. travel de 'u historic, que parece un inmenso campo de batalla.
De ah' los dos hechos psicologicos que caracterizan la colonization, espanola, 'idesde su'o.'rietn hasta inuestros dia's. Por una




79
parte,, la desconfianza trafficional, instin-4 tiva; Ita perenne e invincible suspicalcia de la Metr" o1i; y por otra parte, el esviritu
Op _?a1tivo, inquieto; y separatist ide sus subdit os transf retanos.'
Desde la iniciacio'n -del Descubrimiento se evidencian, la audalcia, el valor de los espanoles, a la'vezque su indiscipline, su individualismo. altivo y su in'domable naturaleza; el pilot Pinzon, en 1492, SC alza contra el gran Almirante y esca a por los
*p
(mares en la famous "Pinta." Ri 1494, Se amotinan Fermin Ca:do y Bernal Diaz de Pisa, y &sertan* Pedro Margarite y el Padre Boi4. Luego, conspir-a Rolidap'n, conspiran Guevara y Moji a, y cuando Colon, enf ermo y abrurna& de amarguras y contrar.ieda;des, 'y'aicia en la Jamaica al empezar el lsiglo XVL se'amotinan los ingrates hermanos Porras y con un grupo de rufianes lo (desacatan y abandonan. De esos mo-tines, de 1'evantamientos Y rebeldias, de guerras -riviles y de ejecuciones espantosas, esta'flefioaquel isiglo que se abre con
-.los grillo.s -del insigne D-escubridor, para re-




80
velar palmariamente la desconfianza celosa e injusta de la Metropol:i, y que muestran en horrible suicesio.n entre'otros los pat'bulos, san-grientos de .13alboa, dlel prl*mer virrey del Peru', de los. Afmagro, dePizarro y de Carvajall, para 'anif estar elocuentemente el formidable personali-smo y el terrible esp'lritu de de Ios esano.fi les.
En aquel mismo s*glo, Hernan Corte's se sublevo' tambie'n contra Velazlquez,, y com'hatio y Vencio' su autoridad represented por Narvaez, Gonzalo Pizarro se re I De 11 io contrala ley es.pan'.o.la en 1544, Vv en 1566na -los h'
por motives a logos en el f ondo 1jos del conquistador Ae Ios aztecas-uno de ellos el poderoso Marques del Valle 'ea Oaxaca-tralmaron I una 1conspiracion cuyo fin era la independencia!de Nueva Espana, Pero qu' mas Hav mayor grandma
que el acto, y Ia arena, que siglosaaelante
a co r 11, con Ga' ibald:* ue Vrandsco Pizarro, senegloa la obediencia del go-bernador'del Darie'n, pensando que procedia- como, buen castellano, as'icomo, lo-sque le s*guieron, de




81
los cual-esun cronist'a idijo que eran los trece de la faiiia v que todo Io pospusieroti. a 4'
la hoiltra?
De donde result que las -mas grades haza'asde la historian espafiola, quizas 1as hazanals 1-nas grades de toda la httmana historic, la conquista de Mexico, se debe a la rebellion de Corte's, y la rconquista del Per6, a la tebelio'n de Pizarro.
Ya 'eis co*mo es peculiar y propio. del character ene'rgico, indomito ly orgulloso de Jos. espanoles, el espiritu separatist y rebelde, ya sea contra el superior ini-nediato, ya sea contra 4 m*sma Metropoli; ora lo impulse la ambition, ora lo ao-ui*j*onee la codicia- bien Inchando en Castilla por la Itbertad, o en Amierica, por su inter-e* s o pri*vilegio; bien luchando e n Cantabria por sus fueros o por el absoltitisi-no, 10 'MisMo revolvie'ndlose contra el extranjero, a nombre de su independence, que im-pomendose aI su'* bdito insurriecto, 'a nombre del vasallaje y la domination.
Y habreis ta-mbie'nobservado como, apenas transctirridos cinc'uenta anos del des -




82
cubrimiento., el sistema -colonial :de Espana, conform indica, un insigne historiador, con su desiconfianza, !su tendencia absor- Tente a contralizarlo to-do, su celoso esp*l'ritu contra todas las clases socials, temeroso, de toda. icomunildad de ideas e intereses sembr' los pri'meros o-ermenes d,,e (la revoluicion.
Yo n)o sov-por estas y por m' as razones, que no es del caso enulmerar-muy admirador ni muydevoto-desde el punto de vis tadoctrinal e historic ide la colonizacio'n espanola, cuy-o encomio esta, a Io que parede m0da en e'tos d'ias.
No os hablare' d'e ella; torque no entra, en el plan que me he trazadol asunto tan amplio, y tan interested; pero, si lo hiciera, A-e fijo que no. me expilicaria torque se dice: la colonizalcio 'a esp ,afiola; ues que ni Iha, .existido siempre. una, sola, ni siempre. ha sido or,iginal. La que lo f ue mas-la del .Siglo XVI-apen!as poldria denominarse legitimamente una ic-olonizacion,'puesto,,,q Uv,consistio masbiem en uti semillero dt expeAidones en busca de fakiles rilquezas y en




83
una serie de cruzadas de co-nquista. guerrera. Las demas ... pero ya voy txtendiend-ome, demasiado en leste punto., y bastard a mi objeto que os recuerde que los que desapasionadamente han estudiado el asunto creencon fundamento que la colo-, nizacion espafiola, cuando menos, presenta tres fases principales.'y diversas: militar, en el siglo dectmosexto; mon;astica (o hierarqui-ca, como la llama Gervinus), en el decimoseptimo, y mercantile en el siglo decimoictavo.
Pero si pretendiese yo sen'alar de paso al,(Yun rasgocapita-I que pudiera caracterizarla, diria que parecen ser sus consecuencias naturals y forzosas-ya sea bajo) el desp-o'tico Velipe II, ya sea bajo el liberal Carlos 111, con la monarquia absolute o con el regimen liberal y parlamentario el descontento y (las revueltas; y es 1cosa sorprendente, al menos a primer vista, que siendo tan incomplete y tan autoritaria la educacionpolitica ide las-colonias de Espa-, na el diaque rompen el vinculo'dedepe
a, p idamente la pui 'ci* r'-.'o- --- daman seg u Re




84
blica; como si fuese le'v, misteriosa pero in-flexible, que en este continent no es posible hacer de ning'n hombre un Verdadero esclavoque en America I-a Repu'blitca es el e e de los pueblos, la esencia y el alma de la vida juridica, a pesar de -la" trata, a pesar de la esclavitud, a pesar de las casts, a pesar del privilegio, a pesar de los reyes; torque I.os reyes, el privilegio, las casts, la esclavitud., la trata son importacionesd'el munido antiguo, y este hemisferio es el mundo nuevo, la sierra de la igualdad, del derecho, idela justicia, de Ja, libertad. El o;-ran dia del mundo fue' aquel en que las naves dc Espafia revelaron a la tornad*a v ato'nita Europa esta sierra de America,, donde pocos silos bastarianpara purg, -ar si, pero tambien para hacer desaparecer la-s vergfienzas, 'los fhorrores y las iniquidades del pasaido,; donde la huma
'Tres anos despu's &'pronunciadas, la revolt'. cio'n del.Brasil-una de las mas incruentas y unaninies de la historia-confirma una vez mas estas alabras. El academic Sr. -Barrantes dice en L a EsPana Modertta numberro de enerO i8go) que aquel acontecimiento "influira seguramente' en los destines de Cuba y Puerto Rico, a, cuyo alcontecimiento debemos anticiparnos"--_' Mg.' 187.




85
nidad un mundo moral, super1ior y una conciencia nueva'y mas alta; donde, desiquiciada al icabo la historic, el porvenir encontraria la d*gnida!d para, el hombrey la felicidad paratos pueblos.
Y muy cerca -de a.qut la democracy tiene siq sober'bio alica'zar, y la libertad gigantesca, descen'id'a lacspadade las redenciones, alza a las nubes el f tierte brazo, empunando el faro-que lumina todas ilas coi.iciencias.
Un tenue rayo, de ese resplan&r vivificante roza, 1como iti'acabable y purisinio beso, de amor, Ia f retire pa11da de Cuba, que vuelve el rostro, 'circuldo por aquella luz septentrional a 11-nanera de. ce1este halo, hacia las sombras lejanas del oriented, busicando a Espana para que juntas y animosas salven de una vez el valladar del mundoantiguo. Mas apesar de Ias corrientes -nuevas que en. el cosmopolitismo de nuestro tienipo, y por mil diversos canalesban penetrado ya en la Peninsula, todavia cruza ei Atiantico mar el hombre viejo, encorva-,
bajo el peso de s u alforja de' viaje, re-




86
pleta de preolcupacionies, que, al Ilegar aqui, vacia sobre nosotros, anublando nuestro horizonte moral, como band-ada's. de nocturnas aves, agoreras, de nuestras tempestades political.
De ahl e1 -perDetuo antagonism de. esta, socieldad, la razon de nuestra antinomia so'?Cial y political; torque lo cierto es que aqut existent dos pueblos, que represents, asl' como dos hemisf erios del planetados mundos en la conciencia ydoscivilizaciones, en la, historic ... Aque ocultarlo? Nosotros lo s cubanos, somos, amcricanos, 'Como los esipanoles son europeos. .
Pero estos contrasts, estas oposiciones, se resolveran en una grande, ;d-efi nit iva y salvadoraarmonia?. o estara, tal vez,
-con;deftada la isla d)e'Cuba a ser la eternal. iliza en que choquen y se inutilicen, extenuadia-s e infecundas, I-as fuerzas del pasado y las, fuerzas del porvenir? ....
En cuanto a mi, Io ignore, y me temo, mu-dho que sean. afirmativa;s las respuestas !de'sapasionaldas y' serenas de la induccio'n y de la historic,




87
No veis Io que entre nosotros pasa ?
AM suede en esta isla, senores, algo realmente singular y curioso. Se quiere que los nacidos en Cuba sean europeos, es de',cir, lo que no pueden ser, al pretenders que debenamar fforzosamen'te a fla Metro"poli que no siempre ha siAo amiable, y se
lacavilalci,0"n deque torque nocreen tener motives para senior ese affect proI undo, estan slempre, ban de e-starslempre
cubanos preparan:do un rompimiento violent. No bay mucho de puerilidado, de enf ermedad quizas-en semejante disposicion de Animo? Si la hay; pero tambien, de esta mantra, se invade Ia concienci a, se incurred en la insania de pretender dominar len el alma de todo, un pueblo por medio, de la f uerza, esto es, por el Anico me1dio impotente para someter o conquistar las allma.s.
La difficult se hara cada vez mas graVO, en vez de vencerse; el conflict se bar 'a cada vezmas intense, en vez de Porque'los.que se esfuerzan, asi por penetrar en. las prof undidades del espiritu, pa-




88
ra sorpreader alli Ios sentimientos v doblarlos a su vo;luntad, como Wanda cera 0, si resisted, calstigarlo's sin piedad por su natural rebeldaf, trasipasan lo-s I'mites de la ley que tcuida de lo, externo, unicamente exigible, traspasan los Ii'mites del (derecho que cuida de los a'ctos, tinicamente justielables; sialen del radio de nue'stra civilization, y se collocan *f uerade nuestro siglo; torque
-son hombres del sia-lo XV' contem poraneos de Torquemada, o del siglo. XVI, contemporaneos del Duque de Alba,01- y para salvar, para hacer prosper y feliz a Cuba, Sin lagritmas ni sangre, para resolver su's graves problems, el problema national y el probleMa -local, es f o,:rzos.o, no que los cu banos se proclamen e'spanoies, sitio, que, al iabandonarla playa europea, lois peninsulares que vienen a Cuba s'e confundan todos icon este pueblo,'se penetren de su espiri tu,' y, pensando mehos en la separation y en la tierra un e table
'CAtastr'of e, hagan de, esta s
cimien'to perpetuo, a mo.do. 10-S emig I antes de otras razas; queasy, sin dtida,- viv*rianios todos en az v justicia 'y tendrian




89
ellos y sus hijo's h *ar f eliz v patria flo-' recitnte.
Esto,,que parece tati f acil, no es, sin cmbargode esperar. Los peninsulares viene'n
a 1, en su mavoria, para volverse tarde o tei-nprano; v vien-en aninTa*dos de espiritu de lucro, el peor espiritu colonizador que pudiera inspirarlos; y tan evidence es el hecho, que-con pocas ymuy honrosas, excepciones-se desentienden, al Ilegar, tde los, principios, y de las escuelas, v aun de lo-' Mismos parties nacionales, pues que en Cuba, respect a los cubanos, son icasi todos el los espalloles; y respectia a L)s gobiernos, metropolitano, ti i I,*) tisteriales de todos los gobiertios.
Esta circunstant6a, entre olras, acusa la deficiencia de la raza para colonizer', con.f orme lo, muestra I'a historic. Si* necesitara de vria prueba evidence, no os ensen""arlael mapa del mundo, cuando. Espana lo -Ilenaba todo con el ruido de sus terms vencedores y tremolaba su tritinfante band-era desde Mandes -altalia y desde las costas de California'hasta el apartadlo Cabo de -Tor-




90
Inosl para que contemplaseis-co.mo la imelanco"lica leccionde la instabilidad delas glories humanas-el desquiciamiento rapido de tan enorme imperio; ois recordariaun hecho, d-e elocuenicia suma, os recordaria implemented el hecho de que, alcabo, de masde media tenturia de sujeci.on, cuando a la voz de su arzobispo se alzaron los portugueses contra la tirania de Felipe IV, responidieron al grito de emancipation contra Espafia las- desparramada s colonies lenarbolando, el pendon de su ant igua metro'-poli, que una 4oiminacio'n de sesenta anos
por injconvenienf e, idesordenada y opresora-no pudo bacerles olvidar.
La -historia de Cuba patentiza tambien mi afirmado"n. La revalucio"n de 1868 fu' el suprem-o reclurso, de la desesperacion. La "desconfianza ique desde 1837 nos redujo al fin a 'tan, pavoroso extreme subsisted, sin embargo, todavia, y subsisted con la misma ,crudeza. Paraque no, se sublevaranlos cubanos, se les privo de su derecho a ser espanimes, seles confisco' la libertad, y torque, sesublevaron al cabo, se les, mantiene des-




91
pues en condilcio'n analog, se desatienden sus votos, iconcedie'ndoseles solo la ley exte'r-na, -pero conserv4n,& sustancialtnente y aun agravando las irritants diferencias antiguas, sin duda icon el fin, profunda y previsioramente patriQtico, de que no tengan por que sublevarse d ,e nuevol.
Ni remotamente si(quiera, senores, abrigo, a.l hacer estas indicaciones, la idea de lastimar a nadie. En- este moment no prehacer obra de adversario, sifto obra de cr'Itico: no acuso; sino que implemented,, discu'rro, y no tengo culpa alguna de que mis palabras despierten vuestro entusia-smo. Si no. me dplaudieseis, diria lo mismo ; que a la postre-, la critical no es elogio, ni vituperio; torque entientdo que no ha de ser unfallo,: la critics una exposilci6n, o una explication. _V1 naturalist no se en-' f ada torque el (le'n tenga garras, ni torque el chacal s I e alimente de cadaveres:,opor iguales razones, el tcritico,.,que f rente a Ios ptileblos y a sus manifestaciones no debe ser mas que unnaturalista no se indio--na no condena, no fallacuando observe, des-




92
cubrc y muestra los characters dif erenteS. y las diversas aptitudes de las razas hu(manas.
Por eso estoy en mi terreno, y estoy en mi derecho, cuando, al estudiar el'caracter mentalide I-a generalidad ide los espan,o-les, descubro, y rcconozco que, por'lo icomun, es dificil, a condicionarst, a modificarse conf orme a la experience; cualidad, por otra, parte, natural, pues que es un resultado, tina conformation, ocasiona da por toda su historic national.
Distingue a los espafiole s, psicol' icamente, lel hecho, de que la mayor parte no son todavia experimentalistas, de que. todavia tampoco son completamente tol'eranites. Fuef Espana, hasta'la invasion a'rabe, un pueblo casi teocratico, exchisivamente relief *0SO. Despues de la conquista sarracena, I.a.-necesida:d supreme de combatir al investor v la icircunstancia de que elenemicyo Ide su raza, era a un tiempo, el enemigo d e su f e,' identifilcaron la patria, I a honra, y la creencta con'la, guerra v el exterminio 1 lismo de
del contrario, exasperaron. el 'dea




93
tin pueblorudo, cuyo lastre intellectual era la rudimentaria ciencia-de los Bioecio y'de Jos Isidoro, y-andando el tiempo-trasf undida a las arteriasde la poblacion antigua ardiente sangre -africana y arabiou decaidas las artes del espiritu' por la turbu'llencia de Jos tempos, aun despues de la toima de Granada no cesaron las revueltas y Jos frastornos'. sino que po'r el contrario, mientras *)nf atigables y condiciosas se laiizaban bandanas de hombres al vlar Oce'ano, las troops esipanolas dejaban su volcanizadopals, semej antea abrupt f ortaleza, y entrando-se hastael corazo"n de Jos opuestos continen tes, asordaban al mundo con el estrepito de sus armas.
En' tanto, judio's y moriscos y protestantes-es decir, Jos ricos, Jos industrials, Jos estudiosos, los reformadores-eran' perse9,uid'os v a:hqyentados, Ilevanidose consiuo, trabajo, ideas y tesoros, coino sen""al de la lu I de una
as I triste idecadelic*a nation cuvo s iniestro horizonte f ulcruraba como, el crat C r de un inferno al rojl*zo resplandor d'e ]as hoo-tieras.




94
De tales success, de tan incessant luchar, saH' a la vida modern el. esplan'ol nuevo, natiuraleza heroilca, terriblehombred-e accion, so1dado tremendo.. conquistador marav*lllo.so, que con un,-Dufiado decompan'er.os registrar en Ame'ri!ca bo.sques que parecen impenetrable, trepa en Ias montanais hasta la vertigino.sa altura a que s'lo, el condor ha,.bfa Ilegado, se pierdeenAas mas pavorosas soledades, desgrecia tribes inacababIesde gente salvage, se abandonaimpasiible a la corriente ide rios que parecen mares, surca animolso,, en f ragiles naves, mares que parecen 11'a inmensild'ad, y en bre-' ve espacio, vencedor en campales encuentrios de cientios de miles dt guerreros, sujeta a su incomparable espada cololsales, imperios, con tan inaudito atrevimiento, que aquella singular empress, de la conquista
la un 1c -o mitologico. parece todav' uent
Perol a un tempo, por ley natural, en alquella recitala y superior organizackn, (de bia albergarse una mente flaca, f ruto ralqui104tog no, continuo,
tico d!e 'la te 1A del ensue-" del predo'inio, de la. imaginacion, atrofia