Citation
Cartas al pueblo americano sobre Cuba y las repúblicas latino-americanas

Material Information

Title:
Cartas al pueblo americano sobre Cuba y las repúblicas latino-americanas
Creator:
Casas, Antonio de las, -1845
Place of Publication:
Buenos Aires
Publisher:
Establecimiento Tipográfico de "El Correo Español, "
Publication Date:
Language:
Spanish
Edition:
3. ed.
Physical Description:
1 online resource (184, [5] pages) : illustrations ;

Subjects

Subjects / Keywords:
1810-1899 ( fast )
Travel ( fast )
Viaje ( qlsp )
History -- Cuba -- 1810-1899 ( lcsh )
Description and travel -- Cuba ( lcsh )
Cuba ( fast )
Descripciones y viajes -- Cuba ( qlsp )
Genre:
History. ( fast )
Historia ( qlsp )
bibliography ( marcgt )
non-fiction ( marcgt )

Notes

Bibliography:
Includes bibliographical references (page 189). /Incluye referencias bibliográficas (página 189).
Statement of Responsibility:
por A. de las Casas.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
826443556 ( OCLC )
36100479 ( ALEPH )
Classification:
F1783 .C264 1897 ( lcc )

Full Text
- - - -
Z
L
z
z z
Si f
ij -




UNIV ER SITY
OF FLORIDA
THIS VOLUME HAS BEEN M4ICROF ILMED By THE UNIVERSITY OF
FLORIDA LIBRARIES.
U 4




16













CARTS
AL PUEBLO AMERICAN
SOBRE
CUBA Y LAS REPUBLICANS LATINO-AMERICANAS
POR
A. DE LAS CASAS
TFRCERA EDIC16N
BUENOS AIRFS
Establecimiento tipogrAfico de "El Correa EspaAol"
CALLF DE 25 DII MAYO N- 460-468 1897







-21







A. DE LAS CASAS
CARTAS
SOBRE CUBA







CARTS
AL PUEBLO AMERICAN
CUBA Y LAS REPUBLICANS LATINO-AMERICANAS
POR
A. DE LAS CASAS
TERCERA HDIC16N
BUENOS AIRES
Fstableelmlento tipogrikfico de "El Correo Espol6ol"
fALLE DR 25 DR MAYO N, 460-40 1897







1NTRGDUCC16N







INTRODUCCI6N
Estos artfculos fueron escritos para publicarseen ingle s y me resolvi6 d escribirlos y dedicarlos al pueblo americano, con el tftulo de carts, lamanera corno en los Estados Unidos se trataba la cuesti6n de Cuba; la exagerada maia fe de los laborantes que Ilamdndose losmAs y los mejores de Cuba ban querido justificar la, actual insurrecci6n presentando d Espafia como el pafs mds atrasado del globo, y d Cuba como la colonial. rn s desp6ticamente gobernada.
La ignorancia en que viven ]a generalidad de los norte-americ-anos, que pude comprobar en una larga, estadfa por varies ciudades de la, Uni6n, ]as conditions hist6ricas y a-dn ]as de cardcter y sentiments allf domitiantes, facilitaban la propaganda, en aquel sentido, desviando cada vez mds la opinion, que estaba completamente engafiada.
Despu6s, al viajar, por otros passes de
2




10
Amdrica, por nuestras repOlicas hermanas, he visto con pena que en ellas, respect d Espafta y Cuba., se vive en el mismo engafio.
Que en Cuba dominaba un regimen similar al que existfa en el continent al producirse las guerras de independence, en una palabrt, queen dichos passes abundant en los mismos errors sobre el regimen, culture, adelanto cientffico 6 industrial de la Espafia contempor nea y de su gobierno colonial:
Asf he observado que la mayorfa de personas de estos passes piensa y habla de Espafla y Cuba y sin embargo, despu s de comprobar en un viaje desde haQe ocho meses, por varies repOlica.q hispanas, lo que habia estudiad6 en los libros, y me habia decidido d esc'ribir esas carts, he tenido que confirmarme en mi idea de que ninguna repfiblica hispano-americana tiene en la prActica un regimen de gobierno ni un estado de adelanto general ni de prosperidad igual
6 superior al que hemos tenildo en Cuba.
Las observations que sobre estos passes, hermanos' nuestros por origin, educaci61i y costumbres he becho, son tan interesantes para un espfritu observador, que bien deseo teher una oportuDidad de coordinarlas y presentarlas a] pfiblico. Mucho se ha escrito de Am6rica, pero poco, bien poco, se conoce a-dn.
No es mi temperament apasionadod irreflexivo, y en este trabajo que ahora doy d ]a




estampa en castellano, estimulado en gran parte por el deseo de ilustrados amigos mfos, verA el que lo lea que lo inspire un fondo de equidad y de justicia d nuestra madre coffin Espaha.
Mi deseo es que el pfiblico lo lea con detenimiento prescindiendo del estilo Arido en que mi falta de competencia literaria ha pro. ducido ', y se compenetre que no lo inspire la pasi6n de criteria politico (aunque no hago abstracci6n en ello de mis ideas polfticas) sino el resultado de un studio minucioso, de paciencia, que rre impose antes de juzgar quienes entre mis paisanos tienen la raz6n: los que teniendo f6 en Espaha esperan mucho de ella 6 los que se lo niegan todo.
EL AUTOR







CARTA PRIMER







MOTIVE DE ESTAS CARTS COLONIZAci6N ESPA90LA; OPI
NINES DE EXTRANJEROS, CUBiNOS Y LABORANTES.
En vista de, la obstinada. obcecaci6n de tantos peri6dicos de estos passes en queer converter en cuesti6n athericana la de la, insurrecci6n. de una, parte del pueblo de Cuba contra la nacionalidad espaftola;
De ]a campa.fia especial que en este sentido hacen los perir',dicos de d centavo, de, los Estados Unidos, de esos que. pareceque se han propuesto depravar el gusto americano y desacreditar el. periodistno con sus artfculos sensacionales sobre todas las.materias y sieImpre sin estudiar el asunto previamente 6 con sus dibujos- de cartel de feria, que constituent. un atentado constant d las bells artes;
De la, que, personalmente, en meetings 6 por medio de, folletos, en ingl6s, y en'casteHano hacen constante'mente los laborantes, solamente con el, fin de impresionar la, opi-




16
ni6n y desviarla presentando noticias de Espafta y de Cuba, falsas las mas, 6 por lo menos, exageradas 6 parciales.
Y aun del trabajo de algunos politicos apa4onados que por interns particular de partido 6 de ambici6n propia, se ban ocupado de Espaf.ia, de palabra 6 por escrito, falseando los hechos 6 demostrando un desconocimiento, absolute de lo que trataban, desviando asf la opinion y demostrando importarles poco Ilevar al pafs d conflicts internacionales en los cuales el pueblo que no vive de la polftica, siempre tiene que perder;
En vista, pues, de esa propaganda falsa y artery, he decidido escribir estas carts que deseo lea el pueblo de los Estados Americanos con la atenci6n sufi-iente para ver que no las inspire tn s deseo enmi que el de dar d concern ]a verdad de ]as cosas 6 fin de'que se pueda discernir con mejor conocimiento de lo que ha pasado y pasa.
Cubano de nacimiento y partidario del selfgoverment, 6 gobierno propio, aut6nomo, para M's provincial espafiolas de las Antillas y de Filipinas, .esde que empec6 d tomar parte en ]a polftica de mi pafs, no pienso escribir, ni encontrardn en estas Ifnea.s un panegfrico de nuestros gobiernos cuyo sistema de administraci61f colonial he combatido siempre y que es causa de muchos de los males que sufrimos los cubanos, nkampoco el elogio




17
de mis paisanos que tienen, d su vez, una gran parte de la. culpa en los males que sufrimos.
'En la mayorfa de los papeles que en ingl6s se imprimen para tratar de Cuba, se pretende dar d engender, poco mds 6 menos, segiln ]a d6sis de sinceridad y conciencia del autor, que la cuesti6n de la independence de Cuba es semejante d la de Grecia y Turqufa, de principios de este siglo, es decir, que es una cuesti6n de humanidad 6 poco menos, cuyo desprop6sito da por, resultado ante la- opinion impressionable y mds' 6 menos romdntica, el desarrollo de un sentimietito simpdtico hacia los insurer ectos, convertidos en h(froes novelescos, y de predisposici6n contra Espaha.
Es verdad que, en cambio, otros escritores, quizds de menos coraz6n, pero sf de mds, conciencia han presented )a cuesti6n bajo otro aspect mds impartial; pero estos trabajos poco sensacionales para lecture de papeles baratos, han visto la luz en revistas 6 diaries series, de los Estados Unidos cuyos, habituAles lectures necesitan menos de informes exacts, torque su elevada culture les permit facilmente distiDguir lo verdaderlo de lo falso.




18
Por supuesto que los primers presentan A los espaftoles como unos bArbaros,, incapaces de saber una palabra de polftica y derecho modern, y d los militaries como A unos vAndalos.
En un folleto, escrito por cierto en muy mal ingl6s, he lefdo lo siguiente con referencia A Cuba:
< -well-being of the people ( ')
Esto no serfa mds que ridfculo, si el autor (que ha nacido en Cuba), no demostrase al decir.esto su mala f6 para engahar al pfiblico, sabiendo, por el conocimiento q1be tiene. del pafs, que en los Estados Unidos, la inmensa mayor a del pafs vive en ]a mayor ignorancia de la historic y de todo aquello que sea extrafto A ]a gran RepOlica, A ]a vez que dicho pueblo es elmAsingenuo para creer cualquier cosa que se escriba, por absurda 6 extravagant que sea.
Con effect: suponer que la Universidad de la Habana, una de ]as mAs antiguas de Am6rica; la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pafs, fundada bajo la protecci6n del Gobernador de Las Casas en 1793, y en una
I ) En su gobierno de 400 aflos Espana no ha dado un s olo paso favorable a] desenvolvimient del pats (5 a] bienestar de sus habitantes....




19
palabra, el ocupar Cuba el primer pesto entre todoslos passes ibero-americanos, por su culture y riqueza material, como me propongo demostrar, no se debe d Espafta y d los bijos de Espafla, hayan nacido en Cuba 6 en otra parte, es el colmo de ]a pasi6n, del fanatismo, pues solo un fangtico puede decir frames semejantes.
En cambio si bay laborantes que en su fanatismo de sectarios hacen esas ridfculas aseveraciones contra la civilizacift Espaftola en Am6rica; para demostrar que hay extranjeros que nos estudian y considering de una mantra muy disrinta voy 6 tener el gusto de recorder que un lustre escritor norteamericano, Mr. Arthur Marshall, en una de sus obras sobre antologfahacfa notar el cuidado con que Espafla procedi6 Ilevando su culture, polftica, ciencia, literature y artes d todos los passes americanos, contrastando con ]a species de indiferencia con que Inglaterra mir6 siempre d sus colonies del Norte de Am6rica; de modo que, mientras el siglo de oro de ]a literature inglesa ton brilliant, arenas encontr6 eco en la Nueva Inglaterra, los Espaftoles en M6xico, el Perd, Ecuador, Nueva Gr anada, Venezuela, y en la Habana fundaban desde el siglo xvi universidades y colegios, produciendo homN-es de letras que despu6s brillaban en todas parties. (1)
(1) Arthur Richmond Marshall: cThe Nation* New York, mlmeros del 3 y 10 de Enero de 1895.




20
Los cubanos son: 6 hijos de Espaholes los mds, de negros y espaftoles muchos y de espafloles 6 indios, unos pocos, muy pocos; todos 6 por lo menos la inmensa mayorfa descienden de espafloles, pues tambi6n estAn en este caso los hijos de extranjeros, torque estos por lo regular se han casado con cu. banas hijas de espafioles.
El ejemplo de propaganda elaborate antes mencionado es el tipo 6 g6nero dominate en todos los trabajos; ese g6nero de propaganda; por sf solo, bastarfa ante los hom-bres series y pensadores para demostrarles que clase de elements de acci6n constituyen la plana mayor del movimiento insurreccional actual.
Con effect, cuando para justificar la propaganda y acci6n en pr6 de un ideal tan simpdtico como lo es siempre el de ]a libertad de un pafs que se juzga oprimido, se recurre d sofismas y arguments apasionados se prueba de Lina mantra evidence la carencia de buenas razones y a in la falta de abogados competentes para defender la causa.
Ambas cosas ocurre en verOad d los laborantes y esta es la primer demostraci6n de la falta general de simp.Atfas que en el elemento de valer del pais tiene el 'actual movimiento. I I
En Enero de 1895 tenfan su domicilio' en ]a Habana mds de .700 hombres de letras graduados en la Universidad. Cudntos se




21
fueron d ]a revoluci6n? solo s6 de dos'periodistas, que se trasladaron d New York, uno de ellos ex-redactor de un diario, que se sabfa favorecian los reaccionarios y cinco 6 seis j6venes graduados filtimamente. La junta Central Revolucionaria de New York ba seguido dirigida y asesorada por ]as mismas personas de siempre, caballeros que siempre ban vivid en los Estados Unidos y cuyos interests en Cuba nadie conoce, apart de ser todos ciudadanos de la Uni6n. '
Si los laborantes dijesen que anhelan la emancipaci6n absolute de la nacionalidad espahola torque represents la mayorfa del pafs, y 6ste se consider con las conditions necesarias para constituirse ea Estado independiente, el trabajo de los cubanos que tienen otros ideals politicos se reducird A buscar quidn tiene la mayorfa: 6 apoyar d sus paisanos rebeldes 6 al gobierno espafiol.
Pero dada _Ia campaha que hactn aquellos, los que, como yo, rechazamos las supercherfas y falsedades que en este caso representan solo ideas mezquinas y sofismas ridfculos, debemos tambi6nrechazar ]as calumnies que se hacen d Espafia y decir las cosas tal como son.




22
Entremos, pues, en la material.
Flaciendo historic, los laborantes presentan d nuestros antepasados los conquistadores de Arn rica como el colmo de la ferocidad en sus instincts: y de ]a torpeza en su forma de gobierno,
Es universalmente proverbial el cardcter caballeresco y desprendido, lea] v generous de los espat-ioles, a in en aquellos silos en que las passions estaban exageradgs por los ideals religious, y ninguna persona que ha,ya lefdo la historic de Espaha, de Fraocia y de Inglaterra, registrar la primer otra vez para encontrar actos de barbaric 6 sanguinarios, torque, de las cicadas, y d pesar de existir en Espafla durante tres silos un tribunal religioso que conden6 muchos infelices d ]a hoguera 6 al torment, en ninguna se ejecutaron tantas sentences capitals ni se contaron tantas victims del fanatismo de secta como en las naciones del Norte de Europa.
En Espafia no hL habido ninguna prisi6n que tenga una historic similar d la de la Torre de Londres 6 d la Bastilla.
Naturalmente que los adventurers espaho les que exponfan ]a vida en barcos abiertos por mares ignorados, dirigi6ndose d passes desconocidos, no podfan ser fil6sofos que viniesen d Am6rica d herborizar, como tampoco vinieron d herborziar los que desembarcaban en la Nueva Inglaterra.
Para prevenir los males que la emigraci6n




23
podfa ti-aer se dictaron 10yes conducentes A protege A los indios, y que Espafla no emple6 una polftica de exterminio contra ellos lo demuestra el. hecho de que parte de la Atn&ica, que hasta hace 70 aflos, se gobei-naba por las ]eyes espaftolas, tiene actualmente una poblaci6n de diez y ocho millions de indios de pura raza. 1 1)
Al pueblo americano que conoce ]as condiciones de character de las aborfgenes americanos y que sabe que en el inmenso territorio de ]a Uni6n, segidn ]a estadfstica de 1890, no quedaban nids que 249.000 indios, mientras que en .1870 atin habia 350.000, iio, se le puede escapar que si las leyes espaflolas hubiesen propendido al exterminio de los indios, las prdcticas que hubieran lieredado los hispano-americanos no darfan lugar A que existiese aquel enormecontingente de una raza que todos los sabios estdn contests en decir que tiende A desaparecer del mundo.
Mucho se ha citado, y la historic ha condenado severamente a] Comendador Ovando y algft otro gobernador que se mostr6 cruel contra los indfgenas; pero la repetida cita en
(1) Segdn las estadfsticas officials de las siguientes repidblicas el nfimero aproximado de indices es el siguiente: Mdxico 3,760,000Guatemala 850,000 -Honduras 250,000 -Salvador 300,000 -Nicaragua 900,000 Costa Rica 50,000 Colombia 700,000 -Venezuela 100,000 Ecuadur 6W,000-Brasil 8,000,000, -Argentina 1,000,000- Uruguay 130,000- Paraguay 10,060 Bolivia 1,750,000 -Perd 1,400,000-y Chile 50,000.




24
las histories 6 libros novelescos, de las mismas autoridades, es ]a mejor prueba de que constitufan la excepci6n de la regla, asf como en la bistoria modern de Cuba se citan dos gobernadores (Tacon y Lersundi) que por sus arbitrariedades hicieron mucho dafto d la causa de Espafia.
PrecisamenW los sentiments filantr6pidos de un monje eminent, en favor de los inindfgenas americanos, Fray Bartolom6 de ]as Casas, fu6 causa de que se patrocinase la introducci6n de negros en Am6rica como re-curso para no ocu ar d los indios en los trabajos materials, que bacfan solo d la fuerza por ser en general refractarios d asimilarse A la civilizaci6n eiropea. Tambi6n en los Estados Unidos ha babido oportunidad de compro bar este dato. El mal social que la esclavitud nos trajo d Cuba fU6 motivada precisamente por las conditions de cardcter y de civilizaci6n de los indios.
Los indios desaparecieron de las Antillas torque eran pocos, pues es sabido que viWan en perp6tuas luchas con los feroces indios caribes de las pequeflas Antillas que los diezmaban; mucbos seiban al Yucatdn para dirigirse d los desiertos mexicanos, alejdndo8e de la nueva civilizaci6n que rechazaban, y los demds fueron fundi6ndose en lasrazas invasoras blancas y negras, y de ese cruzamiento se ven constantemente descendientes en Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico.




23
En 1522, segAn un informed presented al rey de Espafia existfan en la isla unos 5.000 indios; este reducido nfimero comparado con el de esclavos afr icanos (en 1774 habfa 40.000) explica perfectamente la desaparici611 de la raza aborfgena fundida en: la etiope, que era la mds fuerLe la mds numerosa.
. I Con reference al sistema de gobierno y legislaci6n que introdujo Espafla en Am6rica, al former los vireynatos y regencies de Am6rica, recordar6 que el Dr. Montoro, abogado y cubano eminent, miembro,,det partido autonomista en ]a Habana y diputado al Congress Espaflol en different legislaturas, en una conference sobre Cuba, en el Ateneo de Madrid, sostenfa su doctrine autonomista apoydndose precilsamente en las antiguas leyes espaftolas Ilamadas delndias, y decfa que ya ent6nces se aceptaba, en la Metr6poli el principio de una legislaci6n propia para Am6rica.
-En virtue de esa condici6n, organizdbanse los nuevos reins (de Am6rica), dice el Dr. Montoro, d semejanza de los de la Penfnsula, pero con instiluciones propids, aunque andlogas, y, cuando el caso lo permitfa, id6nticas, pero separadas 6 distintas. Citar6 el regimen de los municipios que, en el primer period de ]a colonizaci6n, tuvieron una'amplitud de atribuciones y facultades mayol




26
que las 4ue en la Edad Media (dpoca en que se organization los municipios con fticultades aut6nomas) disfrutaban en la Penfnsula, siendo verdaderas asambleas polfticas. Las juntas de procuradores eran muy parecidas d lo que habrfa de ser ]a cdmara insular A que hoy aspiramos.Las leyes de Cdrlos 1, de 1530 y 1540, disponfan se juntaran C6rtes, verdaderas C6rtes, en M6xico y en el Perd, confiriendo 6 ]as
-principales ciudades privileges andlogos d los que.gozaba la ciudad de Burgos en Castilla y otras mds de Espafta.
Un pdrrafo de un discurso del Sr. Labra, abogado y politico eminent de reputaci6n universal, jefe en Madrid del partido autonomista antillano, pronunciado en el Congreso espaft0l, Teproducird tambien como otro testimonio de que no siempre la polftica espaflola ha sido retr6grada para las colonies:
<< Ved sin6 como en la isla de Cuba, finico pafs d que debo referirme ahora, en el siglo xviii, al mismo tempo que se inicia una obra humana, equitativa y previsora en materia cle legislaci6n commercial (1a ordenanza de 1765 para el comercio libre con las Colonies del rey Cdrlos 111), procfirase levanter el espfritu pfiblico; se envfa alli el inolvidable General de Las Casas, de excepcionales ideas reformists, y ffindase la So--




27
ciedad Econ6mica de Ami-os del Pafs, con facultades y atribuciones tan dmplias que organize y dirige las obras pidblicas y la instrucci6n, fornenta la agriculture, la industrial y el comercio, y viene d ser asf como una species de MinisEerio de Fornento, rigi6ndo. se y gobernAndose bajo la autoridad del gobernador general esos importance ramos, de los que depended ]a prosperidad y civilizaci6n de los paisles nacientes. >>
ts verdad que eisuis institutions liberales se perdieran con los flempos, como las p( rdi6 ]a Metr6poli para sf, en virtue de pasat- por crisis y periods que trajeron la decadencia del reino.
Siendo Cuba una parte de la monarqufa espaftola, poblada por ]a mistba raza, no* se deben evocar los malos tempos de ]a historia patria: recu6rdese todo, 6 no se diga, nada.
. La invasion de Nipole6n produjo ]as primeras revoluciones de Am6rica, que, por ser mal COMpl-CDdidas por los gobernantes espafioles, se convirtieron en guerras de emancipaci6n. La misma independence de los Estados Unidos que Ilevaba 30 aflos de consumada, tuvo que influir P.n aquel cambio, ..de ideals; pero no se debe olvidar, como no lo olvidan aquellas repilblicas hoy amigas de Espaha, que no fueron motives de disgusto contra la soberanfa de Espana, sino muy




28
al contrario de lealtad d la dinastfa borb6nica los que produjeron aquella, premature desmembraci6n. de territorio3 que no estaban x(in preparados para constituirse en Estados independents, corno lo han demostrado despuds los hechos.'




CARTA SEGUNDA







H POLiTICA COLONIAL DE ESPARA DESDE PRINCIPIOS DR ESTR
SIGLO; REVOLU06N k INSURRFCC16N DR 1868; S013RE EL
PACTO DEL ZA-,j6N Y TERMINAcj6N DE LA GVERRA.
Despu6s de aquella lucba titdnica del pueblo espahol contra el primer Capit6n de los tempos moderns, lucha que fu6 para Napole6n I el principio de la odisea que termin6 en Santa Elena, Espafia despert6 y se di6 cuenta -de la revoluci6n que en el orden politico y social se habfa*operado en el mundo di poni6ndose d tomar la parte que le correspondfa.
Nombrdi-onse Cortes y el gobierno no olvid6 d Cuba. La isla de Cuba tuvo sus representatives en las primers Cortes espaftolas de principios del siglo, y hay que reconocer en este hecho un principio de justicia y un espfritu eminentemente liberal que en aquella 6poca no demostr6 ninguna otra naci6n.




32
La polftica restrictive de 1836 priv6 A las Antillas de aquel derecho y del goce de muchas otras libertades, lo que produjo en ]a isla el primer sentimiento de disgust contra la Metr6poli.
Lu6go sigui6 una era diffcil para el desenvolvimiento de la vida civil y polftica de Espafla,,caracterizada, en lo que se refiere d la polftica colonial, por una indecision. en todo procedimiento que modificase la manera de ser de la colonial y en los principios politicos un espfritu retr6grado funesto, con olvido de los c6digos y ]eyes anteriores, lo que produjo como consecuencia 16gica en los cubanos, ese disgust que en algunos sirvi6 para desarrollar ideals. de ambiciones privadis, fundados en los ejemplos recientes de.la emancipaci6n del continente.
Por esto en aquella 6poca hubo varies tentativas de revolu66n; pero siempre aisladas'y sofocadas d tempo, mas que por la habilidad de Jos gener ales que gobernaban, torque el pafs en general disfrutaba de un bienestar que no tenfan las republicans del continent y no simpatizaba con los movimientos revolucionarjos.
Con effect, en menos, de un siglo, de 170,000 habitantes que tenfa la isla en 1774, habfa aumentado la poblaci6n A
1.200,000 en 1860.
El comercio, de 15 millions de pesos en




33
]as importaciones y 13 millions ]as exportaciones, en 1826, habfa ascendido d 143 millions 500,000 y 57 millions 500.000 pesos respectivamente, es decir, 101 millones de pesos, 6 sea 85 pesos anuales de movirniento commercial per capita.
En 1862 el valor total de las fincas y de la ganaderfa anexa ascendfa d 380,554,527 pesos oro; asf los presupuestos se cubrfan con suma facilidad, siendo sus principles recursos el 2 por 100 sobre la renta 6 producto lfquido de la riqueza agrfcola; 4 por 100 sobre la urbana, various pequefios impuestos y la renta de las aduanas si jetas d un arancel surnamen'te vicioso, pero por el.cual s6lo se percibfa para'el Tesoro p-ablico del 16 al 35 por 100 ad-valorem sobre los artfculos de importaci6n.
En esa 6poca no solamente no existfa deuda p-ablica, sino que habfa un fondo sobrante de dos 6 tres millions, y por a1gunos aflos se contribuy6 con otra suma igual al presupuesto de la naci6n.
Este -Ciltimo dato que los laborantes han publicado, exagerdndolo muchas veces, no debe e ktrahar si se tiene en cuenta, 'que ]a isla de Cuba desde 1493 hasta 1823 produio gastos al tesoro national, es decir, que su presupuesto de gastos era mayor que el de ingress por lo cual Espafla tenfa que suplir la -diferencia.
Y en fin) la instrucci6n pfiblica c6ntaba




34
con 18 escuelas superiors y 468 entre pilblicas y privadas, concurridas por 20,000 alumnus.
En esto se produjo en Espaha la Revolu ci6n de Setiembre, de 1868, y con ella un cambio en las institutions y muy radical en los principios politicos del gobierno.
Al mismo tempo en Cuba estal16 otra bajo el grito de independence, tan inoportuno como fatal para la suerte de Cuba. Esaxevoluci6n que aun un afio antes, que no habfa esperanzas de reforms, se hubiera justificado, pues era el grito de un pueblo que no podfa suffer por mds tempo un estado de minor'a de edad, injustificado 6 interminable, producida en aquellos moments de evoluci6n complete en ]a polftica national, da la nota de lo ineptos como polfticos y poco amantes de su patria, que fueron sus jefes.
Sumida la isla desde entonces en una guerra civil que dur6 'diez ahos, se cerr6 toda esperanza de expansion liberal que, de no haber estallado la guerra, hubiera tenido la isla inmediatamente, al mismo tempo que perjudic6 en extreme el desenvolvimiento de una polftica, liberal y expansive en la isla, de Puerto Rico.




35
Sin embargo, en 1869, al constituirse las Cortes de aquel aflo bajo ]a base del sufragio universal, d los habitantes de Puerto Rico se I es di6 ese derecho y, hacienda uso de 61, mandaron sus diputados d las Cortes espaflolas.
A aquella isla, al mismo tempo, se hacia extensive la constituci6n.del Estado.
Se orLranizaba la diputaci6n provincial con facurtades Para former y votar los presupuestos de'la isla relatives d Jos ramos de instruc6i6n pfiblica, obras pdblicas (fornento del pafs en general), y otros servicios d.e la isla, ademAs de ]a inspecci6n sobre los municipios que, por la ley municipal extendida tambi6n d Puerto Rico, se organiz-.iban bajo ]a base del voto popular 6 sutragio universal y presididos por alcaldes elegidos por el pueblo, se abolfa la esclavitud.
Es decir, que Puerto Rico entr6 de lIeDO d gozar, al mismo tempo que las provincial de la Penfnsula, de ]a nueva vida polftica 3, civil que se desenvolvfa en Espaha.
No hay, pues, ningfin motive para suponer que, sin la guerra de insurrecQi6n, el gobierno espailol no hubiese Ilevado d Cuba las mismas libertades y garantfas que lIev6 d Puerto Rico.
En cambio, A no ser por la irisurrecci6n d Cuba, tambi6n es seguro que no se hubiera privado A Puerto Rico de aquellos derechos cinco aflos iTias tarde, hasta que termin6 la guerra de Cuba.




36
Es evidence que los jefes de aquel movimiento buscaron en 61 mds que la felicidad de su pafs la realizaci6n de ambiciones personales, (ocultados por ideals simpdticos y aparentemente justificados) y demostraron una falta de sentido politico, que, d:2 triunfar la insurrecci6n, hub iera sido mds fatal para la suerte de Cuba que la p&dida de los miles de vidas y millions de duros que cost6 ]a guerra.
Aquella lucha dur6 diez. aflos y termin6 con una capitulaci6n en que se proclaim el olvido de lo pasado y se declare que no habfa vencedores ni vencidos; el gobierno prometi6 un regimen liberal y el pafs, como dice muy-.bien el abogado Sr. Cabrera, de la Habana, en una de sus interesantes obras, fatigado y empobrecido abri6 su espfritu d ]as esperanzas del porvenir.
Sobre el tratalo que se firm6 y lo que haNan pedido los rebeldes se han escrito muchas inexactitudes.
Una de ellas la ha dicho un general americano, querii ndole dar el peso 6 autoridad de su nombre d causa de haber desempeflado una misi6n diplumdtica del gobierno de los Estados Unidos.




37
El general yankee en un articulo periodfstico ha dicho que la paz se hizo bajo ]a base de la autonomfa para Cuba, y nada es mds falso que este aserto, por cuanto ]a idea polftica de este sistema de gobierno para Cuba no surgi6 basta despues de pacificado el pafs.
El Sr. Erique Collazo, jefe insurrecto, en su obra < Desde Yara hasta el ZanjM refiri6ndose A ]a actitud de los insurrectos para aceptar la paz, dice lo siguiente:
<< En consecuencia se convoc6 la reunion de jefes y Oficiales y se trat6 el asunto, resolviendo, acudir d una votaci6n*, general, para lo que se hizo former la fuer a y pueblo existence en el campamento, explicando con claridad el brigadier Rafael Rodriguez la situaci6n del moment y el objeto'para que se le consultaba: << Se vd d votar la paz 6 la continuaci6n de la guerra, les dijo: los que quieran sta salgan de las filas y vayan formando al frente; los que quieren la paz, permanezcan en sus puestos. ) NADIE SAM6 DE SU SITIO; d los jefes y oficiales se les torn.6 el voto en re'aci6n escrita por el mismo brigadier Rodriguez y el brigadier Benitez y dos jefes mds, fueron los i1nicos que votaron por la guerra.)>
Las proposiciones presentadas al general Martfnez Campos, por el Comite nombrado




38
por los rebeldes para. tratarde ]a paz, fueron. las siguientes:
(,10 Asimilaci6n. d ]as provincial espaflolas bajo la, Constituci6n vigente, con excepci6n de las quints.
>>20 Amnistfa. general para los delitos poIfticos cometidos desde el, afto de 1868 hasta, el. pre ente para los que se fallen encausados 6 cumpliendo condenas dentro y fuera, de la, isla. Indulto general d los desertores del ej6rcito espafiol, sin distinci6n de nacionalidad, hacienda extensive esta, cldusula d cantos hubiesen tomato parte direct 6 indirectamente, en el movimiento revolucionario.
>>3o Libertad d los esclavos y colons asidticos que, se, fallen hoy en. ]as filas insurrectas.
>)4o Ning ln individuo que en virtue de, ,esta, capitulaci6n reconozca y quede bajo la acci6n del gobierno 'espaflol, podrd ser compelido d prestar aing in servicio de guerra mientras no se establezca la, paz en todo el territorio.
-5o Todo individu6 que desee, marcher fuera de la, isla, queda facultado y se le, facilitarAn. los medics de hacerlo, sin entrar en poblaciones si asf Io deseare.
-60 Como garantfa, por nuestra parte, se solicit que el 'general Martfnez Cam- pos asuma, el mando politico y civil de la,




39
isla de, Cuba hasta un afto por lo menos despu s de normalizada la situaci6n, con el planteamiento de ]as reforms que son consecuencia de este convention.
-70 La capitulaci6n de cada fuerza se efectuarA en despoblado, donde con anticipaci6n se depositary n las armas y demds, elements de guerra.
- 80 El General en jefe del ej6rcito espahol, A fin de facilitar los medics de que puedan avenirse los demAs departments, franqueard todas las vfas de mar y tierra de que pueda disponer.
))90 Considerar lo pactado con el Comitd del Centro como general y sin restrictions particulars para todos los departments de la isla que acepten estas conditionss.>
El texto del tratado tal como fud aceptado por los insurrectos y firmado por sus comisionados es el siguiente:
Capitulaefin del Zanj6n
<



40
el pliego de proposici6nes autorizado por el General en jefe del ej6rcito espafiol, resolvieroD por su parte modificar aquellas presentando los siguientes artfculos de capitulaci6n:
Artfculo 10 C6ncesi6n A la isla de Cuba de las mismas conditions polfticas, org6nicas y administrative de que disfruta la isla de Puerto Rico.
Art. 2o Olvido de lo pasado respect d los delitospolfticos cometidos desde 1868basta el presented, y libertad de los encausados 6 que se hallen cumpliendo condena deDtro 6 fuera de la isla. Indulto general d los desertores del ej6rcito espafiol, sin distinci6n de naciODalidad, hacienda extensive esta clAusula d cantos hubiesen tomato parte direct 6 indirectamente en el movimiento revolucionario.
< I -Art. 40 Ningfin individuo que en virtue, de esta capitulaci6n reconozca y quede bajo la acci6n del gobierno espaftol podrA ser compelido A prestar ningfin servicio de guerra mientras no se establezca la paz en todo el territorio.
eArt. 5o Todo indivfduo que en virtue de esta capitulaci6n desee marcher fuera de la isla, queda facultado y le proporcionard




41
el Gobierno espaftol los medics de hacerlo, sin tocar en poblaciones, si. asf lo deseare.
q Art 60 La capitulaci6n de cada fuerza se hard en despoblado, donde con antelaci6n se depositarAn las armas y derads dep6sitos de guerra.
-Art. 70 El General en jefe del ejdrcito espaftol, d fin de facilitar 16s medics de que puedan avenirse los demds Departamentos, franqueardtodas las vfas de mar y tierra de que pueda disponer.
((Art. 8o Consideran lo pactado con el, Comit6 del Centro como general y sin restricciones particulars todos los Departamentos de la isla que acepten, estas condiciones. Campamento de San Agustfn, Febrero 10 de 1878.-E. L. Luaces.-Rqfael Rodriguez, secretary, >)
Siendo muy limitadas las libertades que gozaba Puerto Rico, en virtue de hab6i-sele quitado el sufragio, y haber restringido ]as facultades de la Diputaci6n provincial y de los municipios, en virtue de ese tratado, eran bien pocas las que entraba d disfrutar la isla de Cuba.
4







CARTA TERCERA







r!
0 RGANIZACj6N DE LOS PARTIDOS POLfTICOS FN CU13A SUS
PROGRAMS REFORBIAS OSTENIDAS DESDR. 1878.
Terminada ]a guerra en virtue del pacto.
referido, en 1878, organizdronse los partidos
polfticos.
Los elements peninsulares en su mayorfa formaron el partido -Uni6n Constitucional>>, cLiyo pfograma fu6 basado en la <>, como forma de gobierno; es decir, las mismas leyes y procedimientos de gobiet-no para las AntiPas que para Espafla: en la prdetica ba sido un partido retr6grado, opuesto por sistema d toda reform polftica, y procurando tener constantementl- una supremacfa sobre las autoridades espaholas.
Bien se ha visto qde su p'olftica de desconflanza y record para con, los cubanos no era la mds conducente d perpetual ]a paz, y en realidad-este partido ba becho mAs'daflo A la causa de EspaAa en Cuba que todas las




46
propaganda separatists y antiespaftolas de todos los laborantes declarados.
Frente A ese partido form6se el autonomista, con todos los elements cubanos, opuestos d ]a revoluci6n que termiDaba, 6 procedentes de ella.
I Antag6nicos estos partidos, mAs que por principios t,-6ricos de polftica, por la carga de resentimientos y desconfianzas que dej6 aquella lucha de diez aftos, los autonomistas tuvieron que empezar una lucha titAnica para contrarrestar la polftica del partido conservator y tener una intervenci6n directa en la polftica del pafs.
Ruda fu6 esa lucha, no solo por la parcialidad casi constant hasta hace tres afios
-de los gobiernos de Madrid en favorecer el partido conservator, sino por la falta de conditions cfvicas en ]a generalidad del pueblo cubano, sin educaci6n' ni* carActer perseverance para recabar las libertades poIfticas que neceslita.
Los chauvinists 6jing-os americanos y los separatists, queno concern sus defects. y olvidan los de sus paisanos, cuando hacen cargos j, Espafla, se sublevardn de que s'e diga esto, pero es la pura verdad, y no debo callarla.
Educado en el extranjero fuera del ambiente local cubano 6 del general de Espafia, cuando regres6 d las Antillas pude estu.diar la mantra de ser polftica y social de los cubanos




47
y portorriquefios, asf como la polftica colonial de Espafia, sin prejuiclos que me apasionaran, y siempre he visto que de todos los, males de que se quejan mis paisanos y cuva culpa adhacan d los' gobiernos, ellos tienen una gran parte de la responsabilidad.
El pueblo cubano, como todo pueblo poco educado para hacer uso de sus derechos y desconocedor de sus deberes,,ha credo siempre que la misi6n de los gobiernos era dar d los pueblos las libertades que estos anheIan sin esperar siquiera d que las pictan 6 a que sepan hacer uso de ella5 y asf en general han. permanecido casi siempre indiferentes d los, actos mds trascendentales de la polf tica modern; muchas veces, por un inte r6s mezquino, hacienda uso de sus derechos politicos en contra de sus propias convicciones. ,
Elpartido Unift Constitucional, es decir el partido reaccionario, ha enviado muchos diputados para trabajar en Madrid en contra de las libertades que pedfa Cuba, contando con el sufragio de muchos cubanos que han dado su voto por interns mercenario y en contrade sus sentiments. No -hablo de opinion torque esa masa an6nima que vota torque sf, en Cuba; lo mismo que en los Estados Unidos y que en todas parties, no tiene convicciones polfticas.
I Por causa de tstas inconsecuencias el partido autonomista ruvo que luchar doblernen.




48
te contra ]a oposicift del gobierno y ]as intrigas del partido contrario, d ]a vez que se vefa poco secundado por los elements insulares, los mds interesados en la propaganda polftica especial del partido.
Tamb i dn el hecho de no haber tornado parte el partido autonomista en ]a polftica de los partidos nacionales le perjudic6 bastante, pues di6 por resultado que nirgdn partido politico de Espaha tuviese interns en el. triunfo de los diputados autoiiomistas.
Es evidence que una. actitud polftica de acuerdo con alguno de los partidos liberals de ]a naci6n hubiera sido muy beneficiosa para el plantearniento de ]as reforms en la isla, y hasta de.1a autonornfa, que desea et pafs.
Sin embargo de todas estas dificultades y deficienciaspara una polfticarealmenteprActica, desde ]a paz del Zanj6n (1878) que se obtuvo sin compromises de, libertades deferminadas, pestoo que Puerto Rico las habfa perdido desde 1874) basta 189&, se alcanzaron las siguientes reforms:
Abolicift de ]a esclavitud.
Promulgaci6n de ]a constituci6n. del Estado vigente en Espaha por la cual los habi-




49
tantcs de Cuba gozan los mismos derechos, sea cualquiera su lugar de nacimiento, que los de las provincial de ]a Penfnsula.
Frecuentemente han dicho laborantes y norte-americanos simpatizadores de ]a insurrecei6n que los cubanos no tenfan seguridad de domicilio, ni de viajar, ni de escribir 6 emitir sus opinions etc., etc.; todo esto es completamente falso.
Hasta el ailo pasado en que, al estallar la insurrecci6n, el pafs se ocup6 militarmente, como em,16gico y suede en casos de guerra, en todas parties, allf se han gozado todas ]as libertades que se tienen en Espafla, que en lo politico y social son iguales A ]as que tiene.n los franceses, los belugas, los suizos) etc.
En virtue de dicha Constituci6n, ningfin cubano puede ser preso sino en virtue deun decreto del juez, debiendo tomarse declaraci6n 6 ponerle en libertad dentro de ]as 7-2 horas.
Todo cubano tiene derecho:
De emitir librement sus ideas y opiniones de palabra 6 por escrito, sin-sujeci6n d la censure official que existi6 hasta la promulgaci6n de esta ley.
Asf en'Cuba, y cbmo prueba de que se ha gozado y ejet-cido este derecho, se han publicado peri6dicos y revistas separatistas, es decir, sustentando y defendiendo, el program de la independence de Cuba:




50
ejemplos; el peri6dico separatist -La Protesta* de la Habana, ]a revista -Hojas Literarias- que se public hasta Enero de 1895, consagrada d la propaganda separatist, y otras.
He lefdo, entre otras, la siguiente ridfcula imputaci6q, falsa igualmente, relative' d .1a libertad de viajar: -No freedom of loconzotiJn>> y afiade l pamfletista que <> ......
Si no fuese torque hay muchas personas cAndidas que creen en esa clase de cuentos de la China, no hubiese reproducido este dato ridfculo, uno de tantos con que se quiere impresionar al pfiblico, contando de antemano con la ignorancia y buena f6 de la mavorfa. f
En Espafia, lo mismo que en. otros passes de Europa, la identificaci6n. de las personas se facility por medi6 de un. documents firmado por el Alcalde 6 autoridad local en que se hacen co-star las seflas personals 6 filiaci6n del interesado y su firma; dicho documents se presentaba en los casos de duda sobre ]a personalidad del interesadopor ejemplo, para hacer un. cobro, recover ]a correspondence, autorizar escrituras pfi-




51
blicas etc.; se convirti6 este documents en la base de una contribuci6n y entonces se exigia su presencaci6n en los actos civiles y politicos, pero A los menores de edadno se' les extended c6dula y su CLtota es tan mfnima (un obrero paga 25 centavos, un professional, m6dico, abogado, etc., dos pesos al aflo que desde luego se comprendc no es ningiJn sacrifice pecuniario de importancia.
En cuanto d que no pueda salir nadie de su casa sin ese documents es un absurd; precisamente torque solo se necesita en contados actos de la vida, nadie le Ile-va encima.
Yo he viajado mucho d caballo 6 en coche,,y nunca ninguna autoridad me ha pedido la ta I c6dula, ni me hubiera podido, arrester por no Ilevarla, torque precisamente estd orevisto por una Real Orden, relative al uso y objeto de las c6dulas personals que asf se llama este documents.
S4 amos la enumeraci6n de los derechos adqu ridos desde 1878:
Derecho de asociarse.
De reunirse y tener meetings politicos 6 de otr a clase de propaganda.
Se obtuvo asimisfno el derecho electoral Ilimitando la cuota de contribucift para tener ese privilegio d cinco pesos anuales, siendo acumulables los different concepts por que se paguen la's contributions.




52
Se organization ]as diputaciones provinciales para engender en la inspecci6n, de las cuentas municipals, la beneficencia y obras pdblicas de segundo 6rden. Es verdad que elstos centers han dado un resultado n'egativo en virtue de haberse establecido en las mismas conditions que existent en la penfnsula; pero este fracas ha demostrado lo impracticable en ciertos casos de la, teorfa. asimilista, y ha dado ]a raz6n d los partidarlos del r4 gimen descentralizador y especial pa1-a ]a isla, de Cuba.
.Se promulg6 asf mi,,mo una ley municipal para la creaci6n de ]as municipalidades.
Los tribunals de justicia, clasificados en tribunals inferiors municipalse) de segundo grado y superiors estdn suficientemente bien, distribuidos para que la administration de justicia function bien.
Se promulg6 el mismo derecho civil que rige en Espaha.
Igual derecho 6 c6digo mercantile 6 hipotei. cario.
El registry y matrimonio civil.
Whtica legislaci6n penal que para, la penftisula espaftola.
En la instruccift pfiblica superior se promulg6 ]a libertad de enseflanza por la cual pueden hacerse los studios privadamente, bastando someterse d los exdmenes de ]as signatures y despu6s d los de grado para, obtener un tftulo universitario y professional.




53
H6 ahf d grades rasgos ]as principles reforms obtenidas, que de hecho dieron por resultado que los cubanos se encontraranen el goce de todos los dei-echos anexos' a la ciudadanfa espafiola.
Si en realidad la representacift genuinamente cubana en el Congreso ha. sido escasa, asf como Hmitada, ]a intervencift de los elements insulates en la administracift provincial y en la municipal, no es solo por culp4 de la parcialidad del gobierno en favorecer d los elements conservadores, sino tambi,6n. por poco civismo de la mayorfa. del pafs para. hacer valer sus dei-echos. En comarcas donde ]a mayorfa. de la poblaci6n tenfa mds educaci6n polftica. y enthusiasm patri6tico han tenido mayorfa. los' autonomistas en los municipios y en la. Diputaci6n. provincial y han mandado sus diputados al Congress A pesar de la propaganda del partidocontrario, protegido casi siempre por los capitanes generals, gobernadores de la isla.
Como ejemplos citar6:
La representacift d Cortes de la provincia de Puerto Prfncipe que siempre, desde 1879, ha sido autonomista. I I
La. mitad de la de las prov incias de Santiago de Cuba y Santa Clara tambi6n. Las diputaciones provincials de Santa Clara, Santiago de Cuba y Puerta Prfncipe han tenido mayorfa liberal y muchos ayun-




54
tamientos (como Sancti-Spfritus) han sido casi totalmente autonomistas por muchos a-ftos.
He aquf ahora el program del partido liberid cubano 6 autonomista, constitufdo el 9 (I e Agosto de 1878, sejs meses despu6s de firmado el tratado del Zanj6n:
Tuesfi6n Social
Exact cumplimiento del artfculo 21 de ]a Ley Moret, en su primer inciso que dice: <,EI Gobierno presentard d las C ortes cuando en ellas hayan sido admitidos los diputados de Cuba, el proyecto de ley de emancipaci6n indemnizada de los quequeden en servidumbre, despu6s del planteamiento de esta Ley.>> Reglamentaci6n simultdnea del trabajo en los individuals de color, libre, y educaci6n moral 6 intellectual del liberty.
Inmigraci6n blanca exclusivamente, dando la preference A ]a que se baga por familiar, suprimiendo toda,; ias trabas que se OP07 nen d ]a inmigraci6n peninsular y extranjera, ambas por iniciativa particular.




Cuesti6n polifica
Las libertades necesarias. Extension de los derechos individuals que garantizan el tftulo lo. de ]a Constituci6n; d saber: Libeitad de imprenta, de reunion y de asociaci6n. Derecho de peticift. Ademds la. libertad relgiosa, y la de ]a CieDcia en la ej;seflanza y en el. libro.
Admisi6n de los cubanos,' al par que los. demAs espafioles, d tod.os los cargos y destinos pfiblicos, con arreglo al. artfculo 15 de ]a Constituci6n.
Aplicaci6n integra de ]as leyes Municipal, Provincial, Electoral y demds orgAnicas de la Peninsula d las islas de Cuba y Puerto Rico, sin otras modificaciones que ]as que exijan. las necesidades 6 interests locales con arreglo al. espiritu de lo convenido en el pacto del Zanjo'n.
Cumplimiento del artfculo 8.9 de la Corstituci6n, entendi6ridose el. sistema de leyesespeciales, que determine en el. sentido de ]a. mayor descenti-alizaci6n possible dentro de la unidad nacioDal.
Sep'araci6n 6 indep endencia de los poderes Civil y'Militar.
Aplicaci6n d la Isla de Cuba del C6digo, Penal, de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, de la Ley Hipotecaria, de la del Poder




56
judicial, del C6digo de Comercio novfsimo y demds reforms legislative con las modificaciones que exijan los interests locales.
Cuesti6n econ6mica.
Supresi6n del derecho deexportaci6n sobre todos los products de la isla.
Reformaen los aranceles de Cuba, en el sentido de que los derechos de importaci6n sean puramentefiscales, desapareciendo los que existent con el cardcter de derechos diferenciales, sean specifics 6 de bandera.
Rebaja de los derechos que pagan en 'las aduanas de la Penfnsula los Azdcares y mieles de Cuba, hasta reducirlos d derechos fiscales.
Tratado de comercio entre Espafta y las naciones extranjeras, particularmente con las Estados Unidos, sobre la base de la mds complete reciprocidad arancelaria entre aquellas y Cuba, y otorgando d todos los products extranjeros en las Aduanas y puertos de ]a isla, las mismas franquicias-y privilegios que aquellas concedan d.nuestkas producciones en los suyos.
Habana, 10 de Agosto 1878.Suscribfan este important documents: Jose Maria Gdlvez, Juan Espolurno, Carlos. Saladrigas, Francisco P.. Gay, Miguel Bra-




37
vo y Sentis, Ricardo del Monte, Juan Biuno Zayas, jos Eugenio Bernal, Joaquin G. Lebredo., Pedro Armenteros y del Castillo, Emilio 1. Luaces,. Antonio Govin, Manuel Pgrez- de Molina, director de El Triunfo.
Con este program el partido autonomista emprendi6 una campaha polftica doble en ]a Metr6poli y en Cuba, cuyo resultado fu6 que en 1893 un'Ministro, de ]a Corona, el senior Maura, present d las Cortes un proyecto de reforms administrative que constitufan un cambio radical en Ia mantra de gobernar las Antillas y el printer paso transcendental en ]a evoluci6n'polftica para Ilegar d Ia.. autonomfa colonial. A causa de Ia nueva vida polftica que se entraba d gozar en Cuba, Ia mayorfa de los elements hispano-peninsulares se separaron del partido intransigence Ilamado conservator y constituyeron otro partido liberal con el nombre de reformist que present6 el siguiente program de tendencies liberals.




58
PROGRAM DEL PARTIDO REFORMIST
Cuesfi6n polifica
Fiel y exacta observancia de la Constituci6n del Estado, que reconoce y garantiza los derecbos individuals, y proclaim ]a necesidad de que ]as provincial de Ultramar sean gobernadas por leyes especiales, sin perjuicio de la autorizaci6n. que concede al Gobierno para aplicar d las mismas, con las modificaciones que juzgue conveniences y dando cuenta A ]as Cortes las leyes promulgadas para la Penfusula.
Aplicaci6n A ]a isla de todas las leyes que se hayan dictado 6 se dicten en la Peninsula para asegurar el respect recfproco de los derechos que reconece el tftulo lo de la Constituci6n, y de las orgdnicas, sin otras modificaciones que las estrictamente indis.pensables reclamadas. por la naturaleza 6 por ]as costumbres, con sujeci6n al mencionado criteria de la especialidad.
Extensift del derecho electoral, para diputado s d cortes, provincials y concejales d todos los espaholes nacidos y residentes en Cuba, segdn lo aconsejen y reclamen las conditions de ]a isla y en




59
relaci6n con las institutions que en este sentido rijan en la Penfnsula.
Aprobaci6n 6 inmediata promulgaci6n del proyecto de Ley presented en el Congreso d6 los Diputados el dfa 5 de junio filtimo, para el gobierno y'administraci6n civil de esta. isla y ]a de Puerto Rico. (Plan de reformas para Cuba del ministry de U11ramar, Sr. Maura.)
Sin perjuicio de las reforms que pueda demander en lo future la nueva organizaci6n provincial, y que'la experience, aconseje, habrd de tener la diputaci6n, entre otras: facultades para aprobar las cuentas de los, municipios; revision y aclaraci6n de los acuerdos de estas corporations que no sean de la' exclusive, competencia, de las mismas y demds asuntos de administration local; la de nombrar y separar todos sus funcionarios y dependientes; todo lo concerniente d la administration y foment de los interests morales y materials de la isla, en cuanto por la ley municipal 11 otras especiales no correspond. A los ayuntamientos, gobierno general 6 gobierno supremo; ]a de dictar disposiciones de carActer general y obligatorio para toda la isla en material, de instrucci6n, obras p-dblicas, establecimiento de Bancos y Sociedades, contrataci6n de empr6stitos y otros andlogos; la de discutir, y proponer, en su caso, al gobierno general y gobJerno supremo, cuanto crea con-




60
veniente cA los interests de la isla y no sea de su competencia; la de informer acerca del establecimiento de nuevos impuestos, modificaci6n de los existences y cualquiera otra media de character financier; y la de proponer al gobierno general la creaci6n, modificaci6n 6 supresi6n de cualquier impuesto local.
Constituci6n del Consejo General de Administraci6n, con las facultades que le concede el proyecto de reforms del Sr. Maura, acentudndose en forma direct la parte electiva del mismo.
Ley que determine las atribuciones del gobernador general de ]a isla, SU Tesponsabilidad, la jerarqufa y circunstancias personales para su nombramiento, sin excluir ninguna de las classes del Estado.
Ley de empleados pdblicos que s6lo autorice el ingreso en las carreras civiles d los espafioles establecidos en Cuba, ein distinci6n de procedencias, en quienes concurran determinadas circunstancias,' reservando al gobierno supremo el nombramiento de. los jefes de Administracift y jefes de ]as dependencias provincials, y haci6ndose los demds nombramientos por el Gobierno General.
Exdmen y revisii6n de las- cuentas correspondientes al presupuesto de la isla en forma que puedan sec ultimadas brevemente dentro del organism de su administration L J.
local.




61
Cuesti6n econ6mlca.
Reorganizaci6n de los serviclos, administraci6n. y reducci6h de los gastos pfiblicos.
Derogaci6 n inmediata de I a Ley de relaci o nes commercials, mientras tanto no se establezca la libertad commercial. con la 'Penfnsula.
Reform* arancelaria hasta llegar 6, un Arancel puramente fiscal, sin perjuicio de las legftimas necesidades del Tesoro; y reform asf mismo de las Ordenanzas de aduanas y de ]a comisi6n arancelaria.
Supresi6n del derecho de exportaci6n.
Celebraci6n de tratados especiales de comercio que regulen ]as relaciones de esta isla con las naciones ext ranjeras.
Revision de los actuales, especialmente del concertado con los Estados Unidos, d fin de obtener facilidades para el tabaco y libertarlo de los defects de que ad'olece.
Libre venta del tabaco en la Penfnsuli, previo pago de los derechos correspondientes.
Supresi6n absolutade todo impuesto sobre el tabaco elaborado.
Supresi6n del im uesto industrial que pesa. sobre elazficar.
Ley que organize el cr6ditoagrfcola en conditions eficaces para el foment de la agriculture, y reform de'la de enjuiciamien-




62
to civil en beneficio de las haciendas comuneras, para hacer possible, por medics breves y econ6micos, la division 6 inscripci6n de las mismas.
Liquidaci6n definitive de la deuda y arreglo de la misma, que dismiDuya su inter6s y prometa Ilegar d una anualidad compatible con ]a renta pdblica y las necesidadel del pafs.
Creaci6n de un regimen monetario bien ordenado.
Revision por un tribunal especial, y en plazo breve y determined, de los expedientes de clasificaci6n de las classes pasivas, y nueva forma de pago d las mismas, que respetando los derechos adquiridos, permit aliviar esta carga anual del presupuesto.
Habana, Octubre 30 de 1893.
Las intrigas de los elements restate& del partido intransigence espahol de Cuba combatiendo en el Congre8o el proyecto de reforma, di6 por resultado que hasta Febrero de 1895 no 'se votara la ley de reforms para las Antillas, pero entonces con modific I actions y restrictions embozadas que produjeron hondo disgust en los dos partidos liberals de Cuba.




63
Pero el hecho de haberse discutido durante dos aflos ese plan de reforms, prueba. que si el partido autonomista hubiese estado ligado al, partido liberal de la Metr6poli, 6ste se hubiera interesado mAs por la adopd116n de las reforms, y hubieran sido ley, contra la voluntad de los conservadores, mucho antes de la fecha en que lo fueron, y probablemente sin las modificaciones hechas posteriormente.
De modo y aquf tengo que repetirJo que he dicho antes, que asf como la falta de civismo de muchos electors cubanos en hacer oportunamente uso de los derechos politicos 6 de hacerlo con perjuicio de su pafs, por questions mercantile 6 egoistas, priv6 d muchos cubanos liberals de ser elegidos diputados d las Cortes espafiolas, la falta de habilidad 6 sentido politico de a1gunos elementos directors del partido autonomista,' queriendo ser exclusivamente regionalistas les priv6 del concurs obligado de algfin partido national, todo lo cual ha contribufdo d traernos d las presenters y bien lamentable circunstancias.







CARTA CUARTA







IV-CULTURA ACTUAL DE CUBA PERSONALIDADES CUBANAS
MAS NOTABLES.
Reseflado el movimiento politico de Cuba pasard d esbozar su estado de culture, para entrar despu6s d exponer el desenvolvimiento material alcanzado, hacienda comparaciones, para mejor apreciaci6n de los datos, con los passes hermanos, boy constituf dos en estados independichtes, en todo el continent americano.
La civilizaci6n del pueblo' cubano arranca, como ya indiqu6 antes, apoydndome en el testimony autorizado de un lustre escritor norte-americano, Mr. A. R. Marshall, de la propia y anti gua legislaci6n. de Indias, que Ilev6 d la Am6rica toda la ciencia, artes y literature espaflolas, estableciendo una corriente simpAtica y un cambio constant en el 6rden de ]as especulaciones del espfritu, entre todos los pueblos que hablan la lengua castellana.




68
Por esta causa se observe constantemente que los hispano-americanos estdn familiarizados con todas las costurnbres fntimas del pueblo espafiol; que van d Espafia y lo mismo si visitan ]as grades ciudades que los mds pequefips pueblos de different prOViDcias 6 regions, en cada una de ]as cuales ]as usos, C'Osturnbres y hasta el lenguaje del pueblo son different, siernpre se hallan familiarizados con aquella tfpica mantra de ser; torque en realidad la civilizaci6n americana es un conjunto de la heterog6nea ci vilizaci6n ibera, caracterizada con los rasgos de ]a adaptaci6n, en un medio distinct y con characters propios, que se destacan mds 6 menos en la civilizaci6n americana segfin ]a influence, es decir, el grado de civilizaci6n, de los pueblos conquistadors.
Por esto, mientras en M6xico y el Perfi la civilizaci6n europea estd caracterizada por los rasgos -profundos de la civilizaci6n azteca 6 inca, respectivamente, que eran notables, en Las Antillas, donde las razas aborfgenas alcanzaban un estado de transformaci6n muy rudimentario, los rasgos tfpicos de la vidd de los indios A penas se notan ya en algCin nombre de algfin lugar 6 en la -base 6 fundamento de alguna costurnbre que cada dfa se va hacienda mds rara.
Por otra parte, los peninsulares que emigran d la Am6rica espaffola, se encuentran en tan iddnticas conditions de medio social




69
que, fuera de la aclimataci6n ffsica, arenas sienten. el cambio; la adaptaci6n al nuevo medio se hace insensiblemente y da por resultado que al cabo de algunos afios, es un. indivfduo mAs de la familiar hispanoamericana, hecho que no ocurre con ningCin otro element de ]a inmigraci6n europea.
En Cuba y Puerto Rico el grado de culture general es indudablerr-ente mayor que ea el resto de la Am6rica latina, torque sobre facilitarse el contact con ]a culture exterior por la extension de las costas en relaci6n con el drea del pafs, se ha favorecido' P017 las conditions admirable para la asimilaci6n. del progress de la mayorfa de sus ha bitantes.Mucho ha contribuid'o d marcar esa diferencia que he notado, la circunstancia de que mientras en el continent las ocupacio.nes de carActer politico absorber on desde principios del siglo la mayorfa de las capacidades fitiles para otras elevadas especulaciones del espfritu, d Cuba y Puerto Rico emigraron muchos hombres, de m6rito, que vivfan en el continent, desafectos d la vida de convulsions y aventuras polfticas en que entraban aquellos- paf es.
Es innegable que los gobiernos de Espafla sostenfan en las Antillas un sistema de, mando absurd 6 irritate que tenfa que sublevar d los hombres, pesto que era depresivo para su dignidad de ciudadanos libres




70
d cuyo tftulo tenfan perfecto derecho. Pero es forzoso reconocer que d pesar de esos males las Antillas espaftolas progresaron en su culture general y se aumentaron sus riquezas, mientras los pueblos del continent, dueflos de gobernarse por los principios mds radicals del derecho polftico, aceptados durante los dos primers tercios 'del siglo, se entregaban A discordias interiors, d luchas civiles de, un cardcter personalfsimo y siempre sangrientas, que
-debilitaban las fuerzas' de estos passes y les impe'dian adelantar por el camino del progreso.
Asf, todavia. se ve con asombro que en la mayorfa de, las repilblicas hispanas las lu.chas interiors siguen destruyendo las fuerzas, del pais y perturbando ]as mejores inteligencias y que solo han prosperado aqueIlas repfiblicas que han tenido hombres de, character, ai-bitrarios muchas veces, que quizas violando las leyes del derecho y las carts fundamentals del Estado, se han impuesto por la, fuerza, d la, naci6n.
Que Chile es el estado que ha lievado una, vida. polftica menos convulsionada, y es la, repfiblica mas aristoerdtica del mundo; que el gobierno del pais se vincula. en un nfimero reducido de families que forman una casta separada y sin contacts con los demAs del pais; y el pueblo vive, en general pasivo d las luchas de partido. Que ahora,




71
;i fines del siglo xix se constituent los partidos radicals; y liberals radicals, masones y clericales, todos, hacen una polftica sectarian y una propaganda de fandticos caida en desuso en todas parties del mundo.
Asf la epoca de progress, de verdadero adelanto moral (relativamente) y material de Venez uelafueronlos afios de dictadura de Guzman Blanco y en Mexico igualmente, el pais ha- cambiado radicalmente, se ha consolidado la paz en el interior, y el cr& dito en el exterior, se han extendido las vias f6rreas por todo el inmenso territorio de la confederaci6n, han surgido la agriculture y la industrial y han desaparecido los plagios y los motives, gracias, A las conditions excepcionales de un hornbre de gobierno que surgi6 y se impuso, y hace tres legislatures que dirije los destines de la naci6D.
La misma repfiblica Argentina la mas adelantada, de todas las repfiblicas hispanas, tan modificada en sus conditions de caci6n y costumbres p or la influence de las grades corrientes de emigraci6n que ha sabido encauzar hacia ella, desde hace muchos ailos, no ha podido sustraerse d la influence del fen6meno que observamos.




72
En un trabajo breve es impossible hacer menci6n siquiera de todos los hombres notables que nacidos en Cuba 6 fuera de ella ban contribuido al progress de ]a isla en el presented siglo. Intentar6, sin embargo, relacionar los mds notables para que se pueda tener una idea sobre esta manifestaci6n de la culture de la isla.
Citaremos al professor religioso, padre Varela; que en los comienzos del, siglo iDtl-Odujo en las escuelas la filosoffa modern y form6 d muchos cubanos que ban dado nombre d su tierra.
El professor D. josd de la Luz Caballero, de la Habana, catedrdtico d los 24 ahos, traductor de Volney y miembro de la Real Academia Econ6mica de Florencia, autor de varies obras, Vice-Director de ]a Sociedad Patri6tica; abogado en 1836; socio de la Academia de Buenas Letras de Barcelona, etc., etc.
D. Francisco Arango y Parreflo, de ]a Habana, abogado, los 25 afios, f46 d Espafia como apoderado de la Municipalidad de la Habana. Obtuvo las reforms administrativas de 1789 d 94. Fu6 comisionado por el conde de Montalvo para un vlaje cientffico por Inglaterra y Francia en 1793. Introdujo en Cuba el cultivo de la cafia de Otahiti y public varies obras sobre lagi-icultura,' com&cio y viajes. En 1815 se coronaron sus esfuerzos obtenien'do en ]a




73
POE, contra las'influencias de 'los monopolizadores, el derecho de libertad'de comercio para los puertos de Cuba, que cambi6 por complete la ma-nera'de ser de la col6nia. El bar6n Humboldt le cita con encomio en sus obras. El gobierno de Espafia premi6 sus esfuerzos realizados en bien de su pafs, coDfiri6ndoleladignidadde -Pr6cerdelReino.>)
En todas sus patri6ticas empress f46 apoyado, por el gobernador general D. Luis de las Casas, cuyo nombre debe tambi(ln figurar entre los de los que mds han contribuido al progress de la isla.
D. jos6 Silverio jorrin, de la Habana, abogado y magistrado de las audiences de la Habana y de Burgos, en Espaha; autor de varies obras sobre historic, matemdticas, economfa 'polftica y pedagogfa; traductor de Tdcito, diputadod. Cortes y miembro de varies sociedades cientfficas, entre ellas la Sociedad Historica de New York.
D. jos,6 Antonio Saco, de Bayamo, polftico notable, diputado d Cortes en different legislatures, autor de varies obras hist6ricas y socials de gran m6rito.
D. Ram6n de la Sagra, director del, jardfn Botdnico de la Habana, miembro corresponsal del Instituto Real de.Francia, y autor de una monumental -historia ffsica y polftica de la isla de 'Cuba, traducida al francs en 1844.
El general D. Francisco Alvear y Lara,




74
de la Habana, catedrAtico de la escuela de ingenieros de Guadalajara en 1842, d los 26 affos de edad, y sub-in.spector del arma de ingepieros en su propio pafs d los 28 aflos; muri6 hace seis anos despu s de haber dirigido la construccift del acueducto de la.Habana, cuyo proyecto fa6 premiado en la exposici6n de Parfs de 1878.
D. Felipe Poey, naturalist eminent, que por sus trabajos sobre la flora y ]a fauna, cubanas, fud nombrado miembro corresponsal de la sociedad Zool6gica de Undres y de la Entomol6gica de Francia; basta decir que los sabios Cuvier y Valenciennes le citan en sus obras como el naturalist que mAs ha., contribuido al conocimiento de' la historic natural de las Antillas. Su gran obra <(Ictio16gica Cubana>) fU6 adquirida pol- el gobierno espaftol.
En la imposibilidad de seguir enumerando los m6ritos de muchos otros cubanos ilustres, citar6 someramente los nombres de algunos mds:
Como politicos y.economistas eminentes anteriores d ]a revoluci6n del 68: el conde de Pozos Dulces; F. T. Rodriguez, abogado y tambidn catedrdtico de la Universidad de ]a Habana; C. de Navarrete, rector de la Casa de Be eficencia-Don IF T. Balmaceda que emigr6 d Nueva Granada y fV6 nombrado por aquel gobierno, ministry en MadridCalixto Bernal, Portuondo, Millet, diputados




75
d Cortes D. Josd Gilell y ReW, (que se cas6 en Espaha con una hermana del Rey D.Francisco de Asis, prima de la Reina, Da Isabel 11), senator del reino por la Universidad de la Habana; D. J. R. Betancourt, diputado; Tomds Gener, cataldn ilustradfsimo, que dedic6 todos sus conocimiontos al progress de Cuba, su tierra adoptive, CArlos ,Rodriguez Batista, que fud gobernador civil de la Habana y Severino Heredia, de Matanzas, maire de Parfs hace pocos aflos.
Entre los contemporAneos no quiero pasar por alto d los 'mAs notables: Rafael M. de Labra, abogado, y defensor incansable de. la causa de las libertades antillanas, diputado A cortes en different lejislaturas por districts de Asturias, Cuba y Puerto Rico, senator del reino ultimamente, estadista y pedagogy eminent. Don Jos6 M. Gdlvez, actual presidente del partido autonomista. C. Saladrigas, ex-presidente de'la diputaci6n provincial de la Habana. Antonio Govfn, secretary de la junta central del partido autonomista y abogado de nombre en la Habana; NicoIAs AzcArate que.es un politico eminent en el partido republican espaftol. Rafael Fernindez de Castro, diputado autonomista y comisionado en Madrid por el Cfrculo de Hacendados; Emilio Terry, Figueroa, Giberga, Rafael Montoro, todos oradures notables; Raimundo Cabrera, abogado y escritor de nota; Suirez Bruz6n, peninsular, lo mismo que Cont y




76
ambos alltODomistas. Tambi,6n han contribuido d la culture y propagaci6n de las ideas moderns los generals espa-oles Serrano y Dulce cuyos nombres como. gobernantes Cuba recuerda, con at-nor.
Entre los catedrdticos de Universidad y professors contamos: Alonso Delgado, de Canaries; Escobedo, diputado d Cortes en 1836; A. Guiteras, traductor de -Virgilio; J. Fornaris; Nicolds Guiteras, rector de la Universidad de la Habana, fundador de la Academia de ciencias de New Orleans y vice,- president del Congreso m6dico de Washington, y otros muchos, pues la mayorfa de los catedrdticos de la Universidad de la Habana, han sido 6 son cubanos, como'lo es tambi6n el actual rector, Dr. Lastres. '
Ingenieros notables tenemos aderngs de Albear ya citado, Menocal, do- la armada naval de los Estados Unidos, autor del proyecto del Canal de Nicaragua y Portuondo, colonel de Ingenieros, catednitico de matemkicas, autor de un tratado de arquitectura, hoy de texto en Espafta, y diputado d Cortes, 'por el partido autonomista.
Como naturalists eminentes, discfpulos de Poey ;i jos6 Velaro y Diaz y Cdrlos de ]a Torre, este filtimo, catedrAtico por oposici ones aanadas en Madrid, de la Universidad de !a Habana, d los 24 anos.
Los agr6nomos D. Antonio Bachiller y Morales, D. J. F. Balmaceda, D. Alvaro Rei-




noso, Zayas, etc., debiendo citar entre los que mds han contribuido al f6mento de la agriculture cubana, al fildntropo coade de de Casa Mor6, de Colombia, que fu6 d Cuba muy j6ven, labrdndose Una fortune que consagr6 despu*6s al establecimiento de Una escuela prdetica de agriculture, en que invirti6 sobre 200.000 pesos.
Entre los filAntropos que ba tenido Cuba citar6 A ]a family Abreu, de Santa Clara; uno de los miembros de esta familiar, Dofja Marta. Abreu de Est6vez,'casada con un catedrdtico de la Universidad de, la Habana, Dr. Luis Est vez, tambi6n cubano, sostiene de su peculio escuelas pdblicas, un dispensario y un asilo de pores, ha construido lavaderos pfiblicos para los pores, el teatro de la ciudad, que es precious y Una plant eMctrica para alumbrado de la misma.
Terry, el padre del actual diputado autonomista, que Ieg6 d Ja ciudad de Cienfuegos Una suma para erigir un teatro, que su hijo se ha encargado de hacer construir, y es hoy uno de los mds bellows de la Am6rica latina; el product del teatro se destiny al sostenimiento de escuelas p0licas. '
Entre los poets, que han habido muchos, son generalmente onocidosen ]a Repfiblica de ]as Letras: Gertrudiz G6mez de Avellaneda; Heredia, cantor de la farnosa oda al Nidgara (de la Academia Francesa); Pldcido, Zenea, Luaces, Navarrete, etc., igualmente




78
tienen justa y universal fama los violinists Albertini y White, primers premios del Con servatorio de Paris, este -(iltimo fud Director del Conservatorio de R-o Janeiro; Espadero que fud gran amigo de Gottaschalk, Brindis ,de Salas, etc.
Tambi6n citaremos para terminal algunos cubanos ilustres, que aun cuando no se han dedicado exclusivamente al progress de su pafs son un timbre de gloria para 61 y prueban lo fAcil que ha sido para los cubanos hacerse prominentes en la Metr6poli: el Sr. Abarzuza, ministry de Ultramar en el filtimo gabinete liberal; Osma, sub-secretario actual de aquel department; Lastres, vice-presi-' dente del Congreso y abogado distinguido, tambi6n se ha citado al actual Ministro de la guerra general Azcdrraaa, mds este lustre military naci6 en las islas Filipinas; pero son cubanos el general Arderius, que fu6 gobernador de ]a Habana en tempo del general Martfnez Campos, los generals GonzAlez Mufioz, Loilo, Rodrfguez, Barz6n, Bosch, Garrich, Godoy, Zarco del Valle, Genaro de Quesada, Ezpeleta, Ampudia, Felix Ferrer, Francisco Acosta, etc.
Cuando un pafs que arenas cuenta un mi116n y medio de habitantes, ha production tan abundance como variada clase de inteligencias privilegiadas, hay que reconocer que el espfritu. de civilizaci6n de sus colonizadores ha sido notable y provechoso; que bajo




79
ningfin concept debernos dejar de enorguIlecernos de ser espaholes, aiIn que hayamos tenido mds 6 menos dificultades en realizar nuestros ideals politicos, torque al. fin y al cabo la Metr6poli tambi6n las tuvo, como las han tenido y las tendrdn todos los, pueblos de la tierra.







CARTA QUINTA







V- POBLAC16N DR LA 19LA Y COMPARACIONES CON LAS REPOBLICAS HISPANO-AMERICANAS.
Dadas ]as conditions de la isla, su relativa proximidad d ]as fuentes de emigraci6n europea, sus grades riquezas naturales, fertilidad del suelo, etc., poco aument6 la poblaci6n de Cuba, sobre todo desde principios hasta mediados del siglo. Ultimamente segfin ]a estadfstica official de 1887 (muy deficient, por cierto) result ser de 1.680.000 y de ellos la tercera parte de color.
Comparado con el censo de 1846 que acus6 una poblaci6n de color de 473,000 almas (mds de la mitad de la poblaci6n de la isla) y de ellos 150,000 hombres libres, se observa que mientras la poblaci6n total aumentaba, la de color disminufa y de ella asf mismo, la proporci6n de esclavos 6 libres.
Este aumento en la poblaci6n blanca, d la vez que la disminuci6n en la de color, ha seguido repiti6ndo e en todos los census sucesivos como una consecuencia del process que estAn obligados A seguir'los elements ex6tic6s de todos los passes cuando las condiciones de adaptaci6n de las razas, no se




prestan al nuevo medio en que estAn situaaas.
En'el censo de 1877, la isla tenfa 1.620.000 habitantes; el aumento en los 16 afios transcurridos desde 1861 fV6 escasaniente de un promedio anual de 1 por 100) d causa del largo period de guerra civil torque atravesaba la isla desde 1868. En cuanto A ]A raza de color s6lo alcanzaba d la cifra de 538,000 habitantes 6 sea el 33 por 100 de la ppblacift total.
Por fin el illtimo censo (1887)-muy defectuoso-di6 un total de 1.681,000 habitantes y s6lo 528 '000 de color, 30.6 por 100 del total, de mantra que por cada 694 blanco sno habfa mds que 306 ne, ros y mlilatos, siendo el aumento' de poblaci6n en la decent de 1.65 por 100 al afio. Por los defects que tuvo el trabajo de formaci6n del censo, de omissions reconocidas, se cree que en ese afto la poblaci6n era de 1.850.000 habitantes. Partiendo de estas cifras, no creemos aventurado suponer que a] estallar la actual insurrecci6n, habiendo transcurrido ocho aflos -desde ]a publicaci6n del Altimo censo y tomando la progresi6n media que los' datos anteriores nos dan, fuese la poblaci6n de ]a Isla de mds de 2.000,000 habitantes, y la de color 500,000 6 sea el 25 por 100, es decir 750 blanco por 250 negros, mulattos y chinos. Estos -dltimos segfin la estadfstica de 1877, s6lo llegaba al nfimero de 43,811 en todo el pafs, y de entonces acd ha disminufdo bastante.




- 85
Comparando estos datos con iddnticos relativos i las repiblicas hispano-americanas,
tendremos la siguiente proporci6n para los
60 afios de 1825--85:
PAfS EN EN 0o
PA S 1 rOBLACION POBLACZ6N Aumento
1825-8I 1885-90 en 6u aflos
1 Argentina.-.... .. ....... 720 000 4 066 000 506
2 PUERTO RICO .......... 200.000 800,00 400
3 Uruguay.................. 214 000 706 000 330
4 CUBA.................... 703.0001.681.000 240
5 Bolivia............... ... 1 090 000 2 333 000 214
6 Centro Am6rica........ 1 700 000 3 121 000 184
7 Perdl.................. 1 500 000 2 621 000 175
8 Chile..................... 1 656 000 2 817 000 170
Colombia............... 3 500 000
Hoy Colombia........... 4 000 000
91
IEcuador ..................1 272 0001 168
Venezuela ................ 2 323 000
10 Mdxico................... 7 200 000 11 630 000 167
11 Paraguay ............... 200 000 329 000 160
Haiti y Santo Domingo 936 000
12jHaiti .................... 620 005 4
Santo Domingo........ 400 000




86
Coino se v6 despu6s de la Repfiblica Argentina, cuyo aumento de poblaci6n se ha considered fenomenal, el pafs que sigue en proporci6n es la isla de Puerto Rico cuya densidad de poblaci6n es casi igual d la de Alemania y mayor que la de Frncia; sigue despu6s Uruguay, que se ha encontrado en conditions muy id6nticas d la Argentina y luego Cuba. Todas las demds- repOlicas, descontando lo defectuoso de sus census, puede careers que ban tenido un aumento de poblaci6n inferior al de las Antillas espaflolas y en la isla de Santo Domingo, en que domino la raza negra, el aumento en 60 aflos solo ba sido de 4 por 100, teniendo en cuenta las opinions de various escritores y via*eros que se han ocupado de la isla. Yo, que he pasado algunos meses en ella ', he visitado different lugares y pretendido tomar datos estadfsticos con muy poco 6xito, creo que 4todo lo que se escriba sobre estadfstica de Santo Domingo y principalmente de Haitf es pura fantasia, pues allf se vive en el mds atrasado de los mundos possible.
Por el siguiente cuadro se verA la progresi6n que ha seguido la poblacl6n de Cubalclasificada en blanca y de color:




87
POBLAcift
1846 POR 100 HASITANTES
46. 5 blanco 53. 5 de color
1861 POR 100 HABITANTES
57. 2 blanco 42, 8 de color
1877 POR IGO HABITANTS
67 blanco 33 de color
1887 POR 100 HABITANTES
71.4 30. 6 de color
1893 PRESUMABLEE) POR 100 IIABITANTES
75 blancos -95 de color
Para los datos sucesivos partiremos del censo de 1887 que es el filtimo dato official publicado.,
Las seis provincial en que se divide actualmente la isla de Cuba, tieDen la siguiente poblaci6n:




- 88
OCPOR
PROVINCIAS No DE HABITANTES KIL6MTS.
Habana ...................... 481 928 56
Matanzas ...... .............. 359 578 42
Pinar del Rio................ 225 891 15
Puerto Principe ............. 67 789 2.1
Santa Clara ................. 374 122 20.5
Santiago de Cuba ........... 273 379 7.8
Como se ve, las dos provincias mAs habitadas son Matanzas y ]a Habana, cuya densidad de poblaci6n es mayor que la de algunos estados de Europa.
La provincia que tiene mayor poblaci6n de color es Matanzas con 45 por 55 blancos; sigue Santiago de Cuba con 40 contra 60 blancos y la que menos, Puerto Principe, con 20 negros por 80 blancos.
Entre los blancos, mis de la tercera parte de los habitantes de la isla saben leer y escribir, mientras que en la raza de color solo el 12 por 100 han alcanzado ese grado de de cultura intelectual. Las provincias en que hay mayor grado de instrucci6n son Habana y Puerto Principe en que por cada 100 habitantes saben leer y escribir 47 y 44 entre los blancos y 15 y 28 entre los negros, respectivamente. La mis atrasada es Pinar del Rfo en que solo 17 blancos y 3 negros




-89
por cada 100 habitantes saben leer y escribir; por esta, raz6n y no porque abunde ]a ra7.a etiope mds que en otras provincias se llama en Cuba di aquella provincia <>.
En ninguna, repgiblica ibero americana, alcanza, d 25 por 100 el n-amero de habitantes que saben leer y escribir sobre la. poblaci6n to~tal.
Pasando d clasificar la poblaci6n de ]a isla en urbana, y rural, tendremos los siguientes datos:
POBLACjIONES DE MAS DE 10.000 IIABITANTES:
Habana............... 220.000 habitantes
Puerto-Principe .... ... ,41.000 )>
Santiago de Cuba........ 40.000 I Matanzas................ ...38.000 >
Cienfuegos ........... ..25.000
Guanabacoa .......... .23.000
C~xdenas .. ..... ...... ..20.700




- 90
Santa Clara..................... 16.000 habitantes
Manzanillo...................... 16.000 >
Sancti-Spiritu.................. 15.000
Sagua la Grande........... 12.000
Gfilines............................. 11.000
Trinidad.......................... 11.000 >
Regla ............................... 10.300
S. Antonio de los Bafios 10.000 >
Remedios........................ 10.000 >
POBLACIONES DE 2.000 A 10.000 HABITANTES:
Provincia de la Habana
Alquizar.......................... 2.000 habitantes
Bejucal............................ 5.300
Cano................ ............... 2.000 >
Gftira de Melena........... 2.500
Jaruco.............................. 2.500
Marianao......................... 5.500
Madruga .......................... 3.500 >
San Jos6 de las Lajas.... 3.100
Santiago de las Vegas... 5.000
Vereda Nueva ............... 2.000




Provincia de Matanzas
Bolondr6n..................... 2. 100 habitantes
Col6n............................... 5.900 >
Corral Falso................. 3.200 D
Jovellanos........................ 5.000 >
Palmillas......................... 2.800 D
Roque.............................. 2.000
Sabanilla ....................... 3.000
Uni6n de Reyes ........... 4.100
Provincia de Pinar del Rio
Consolaci6n Sur .... ....... 2.000 habitantes
Guanajay........................ 5.500
Pinar del Rio ................ 6.500
S. Juan y Martinez......... 2.600
Provincia de Santiago de Cuba
Alto del Songo ............. 2.500 habitantes
Bayamo.......................... 7.800
Baracoa .......................... 4.900
El Cobre.......................... 5.000
Gibara............................. 8.600 >
Guantinamo................... 7.300
Holguin........................... 7.500
Victoria de las Tunas.... 4.550




- 92
Provincia de Santa Clara
Abreus............................ 3.000 habitantes
Caibarien........................ 4.000 >
Cartagena........................ 2.000
Camajuani....................... 2.500
Esperanza...................... 4.000 >
Placetas.......................... 4.500
Palmira .......................... 2.800 D
Sto. Domingo................ 2.800
Santa Isabel.................... 2.500 >
S. Juan de las Yeras...... 2.300 D
Provincia de Puerto Prineipe
Ciego de Avila.............. 3.000 habitantes
M oron............................. 4.000
Nuevitas .......................... 4.900
Teniendo en cuenta los anteriores datos y la poblaci6n total de cada provincia, po. dremos formar el siguiente cuadro grdfico, que fMcilmente nos permitird apreciar la
relacidn que hay entre la poblaci6n urbana y la rfistica 6 rural.