Citation
Cuba

Material Information

Title:
Cuba estudios políticos
Creator:
Sedano y Cruzat, Carlos de, 1826-1896
Romero Ortiz, Antonio, 1822-1884
Place of Publication:
Madrid
Publisher:
Impr. á cargo de M.G. Hernández
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (5 preliminary leaves, [3]-457, [5] pages) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
To 1899 ( fast )
Cuban question -- To 1895 ( lcsh )
Cuban question ( fast )
Politics and government ( fast )
Política y gobierno en la literatura ( qlsp )
Politics and government -- Cuba -- 1810-1899 ( lcsh )
History -- Cuba -- Insurrection, 1868-1878 ( lcsh )
Cuba ( fast )
Guerra de Independencia cubana
Historia -- Cuba -- Guerra de los Diez Años, 1868-1878 ( qlsp )
Genre:
History. ( fast )
Historia ( qlsp )
non-fiction ( marcgt )

Notes

General Note:
"Estudios politicos sobre Cuba por D. Carlos de Sedano," an article by Antonio Romero Ortiz from "La Politica," January 1873, forms part of the introductory matter.
Statement of Responsibility:
por D. Cárlos de Sedano ...

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
750813318 ( OCLC )
36100486 ( ALEPH )
Classification:
F1783 .S447c ( lcc )

Full Text
kk




171
3c ca < I m m
M
co lu




All
T F '







d5







CUBA
;ES-TUDIOS POLITICOS
JI, 9ARLOS DE ZPyANO
EX-DIPUTADO Ai ORTES
MADRID
IPRENTA CARGO DE MAN UEL G. HRNRANDEZ
calle de San M(iguel, 23, bajo
1872J




LATiN




NUEST.RO PRGPOSITO.
Dos fases 'ha tenido la political de Cuba; una, anterior al l.' do enero de 1863, en que el president de los Estados-Unidos, Abrabam Lincoln, proclaim la emancipation de la esclavitud para todo el continent6 norte-americano; y otra, la surgida despues do esta fecha tan important, y que tan gran. influence ha de ejercer on los futures destines do la gran. Mantilla. Bajo estos do% aistintos punts de vista, exammaremos los principles success que han tenido jugar en. Cuba desde el aflo de 1820.
Las ideas revolucionarias Ilegarou A Cuba en corrientes contrarias; upas voces, para sostemer 6, todo trance ]a esclavitud, se ha trabajado en favor de la anexion A los Estados-UDidos, y otras se ha. pr I curado concluir con aquella institution, como medio efienz para llegar A la independence. Nosotros, en el- curso do nuestra relation, no diremos una palabra, ni mencionaremos un heebo, que no emanp.n de fuente pura y verldica, y sin que hayamos consultado texts authtiCOS, pues al presenter este modesto tratajo, nos seDtimos animados do un. patri6tico deseo: el do allegar a1gunos apuntes que puedan server para ]a historic s&ia y detallada do la isla de Ca-




4 ESrUDIOS POLiTICOS.
ba, qua an su dia Ileo-ue A trazar pluma major y mas autorizada que la nuestra.
Caando se atraviesa una situation tan borrascosa como la prosente, as muy dificil conservar toda la calma nedesaria y opo nerla A las malas passions: la envidia y la calumuia envenouan hoy todas las questions yrequi6rese ancho pocho y noble decision para acometer trabajos de la clage del que nos ocupa, mAxime, cuando todavla ardo an Cuba desgraciadamente la guerra civil, y cuando la san-re enrojece sus campos y las ejecuciones y los patibulos se suceden y entristecon sus c indades. A nosotros no nos ha do falter valor para relatar la ver4ad de los success, y hemo3 de dar cima i nuestro trabajo con la honradez del eseritor leal, esperando qua lo reconocerAa asi los espiritus elevados 6 imparciales, para quienes especialmente escribimos.
Centenares de folletos, do resefias y articulos han visto la luz pdblica an estos Altimos Afios sobre la question cubana; pero pocas, muy pocas veces henios podido apreciar la imparcialidad de sus autoreg. Ramos admirado la forma de esos escritos y criticado casi siempre la passion 6 intrahsi-encia quq se ravelaba an el 6ndo. Y no se crea que torque digamos esto, pretendemos dar A nuestro trabajo mayor valor; no incurriremos an este pecado de vanidad. Lo q ue si aseguramos, al lanzar A la publicidadestos apuntes, as qua al redactarlos, nos hemos olvidado completamente de nuestras afecciones y de nuestra.% antipatias, do nuestros amigos y de nuestros adversaries, para no tener presented otra cosa qua Ja imAgen pura de la verdad, y A su luz espleadorosa recover de lahistoria pasada de la political ultramariua lo qua pueda servirnos de presented, para asegurar el bienestar future de las families qua hoy pueblan aquellas (tstautes provincim espafiolas.
Asi como el bien de la salud no se aprecia hasta que se pierce, los beneficios do lapaz no se estiman por punto general hasta qua sobrevienen las calamidades de la guerra. En uno y an otro caso, solo las personas prudentes y previsoras se anticipan h los success, seia-alando las catistrofes A qua puede Ilevar la violancia de las passions., Pero en los moments de locura y de fiebre, la voz de la razon so considera ua insult. Esto as an estrerno doloroso pro constant en la bisturia. Si los hombres tavieran la sensatez de arreglar sus acciones




STUDIOS POLiTICOS.
Ala razon y al derecho, jamds la ofuscacion se sobrepondria al buen juicio, la patrioteria al noble y elevado patriotism, y las ambiciones bastards, los interests mezquinos, la eavidia y la vouganza no hallarian. occasion de turbar el repose de los pueblos, con dafto.de la Iibertad y del progress.
Cuando Ile-an estos tristes periods bist6ricos como castigo del cielo, los siempre pocos verdaderos patricios que levantan su voz en. pr6 del bien general y de la justicia, son desatendidos por el mayor nilmero de sus conciadadanos en concept de unos como ilusos, do otros como egoistas y do los mas violentos como indignos. Y sin embar-o, el mayor acto de valor, de independent cia, de patriotism, do firme convencimiento consistent decir la verdad, cuando la c6lera la rechaza yel espiritu de ven-anza so niec,-a 6 prestarla oido. Pero log tempos corren, los sangrientos y dolorosos sucesos sobrevienen, y en inedio de todo g6nero de calamidades alcanza siompre justicia con la autoridad de los hechos aquella voz antes menospreciada.
-Nosotros, quo hemos nacido bajo el ardiente, sol de la isla de Cuba, pero que conservamos en el corazon los sentiments espafioles que heredamos de nuestros padre vimos traspasados de dolor acervisimo Ile-ar la Lora de la revolution en nuestra provincial. No es dable perpetuar la paz eternamente. on nin-un punto de la tiorra y mas tarde 6 mas temprano habria de. Labor sonado para Cuba la Lora de la amargura revolucionaria; pero es indudable que A despecho de log consejos y de las recommendations que ea escritos luminosos se diri,gieron A los espiritus inquietos de la isla, estos trajeron violentamento la catAstrofe. iQu6 esp6ct culo tan des-arrador present la mejor de las A ntillas! Valleys sangrientos, campos aso'lados, fincas devoradaa por el fuego, families sumergidas en la orfandad y la miseria, naturales expatriados, empress. abando-aadas, 6dios y resentimientog profundos, suspicacias y recelos, que hacen impossible todo movimiento industrial, toda relation de vida. Qu6 prodigiosas causes Lan podido dar origin i tantos trastoraos? El problema es complemo, pero no es este el moment, ni tampoco nuestro dnimo y prop6sito, de Someter al fallo do la opinion pdblica, faltas quo tienen su. tribunaljurisdiccional en la historic, No es nuestro prop6sito, rppetimog, formular acusaciones, sino. narrar los success y si nos fuere possible, reparar desgracias, cicatrizar heridas y calmer dolores,




r.STUDIOS POLiTICOO.
Para wto es precise que los adversaries se acerquen y se eutienpara que se entiondan y acerquen, convene que la opi
dan, y mon se
lustre y venga A converged en un pubto comun de verdad.
Con es te oketo Aos proponemos examiner las f6lrmulas que har divided la opinion en Cuba, que son:
L' L' anexion A los'Estados-UDidos.
2." La ibdepeudencia.,
V El sfatu-gno.
4.' Cuba provincin espahola.




L& eselavitud, lazo do uuiou polWco eutre los eselavistas do Cuba y los del Sur de los EzAados Uuidos.-Docurnentos diplomhticos. -Rivalidades entre la lpglaterra y los E6tudos-Uni los.-Intri-as de c tas naciones.
Es indadable que la political de los Eqtados-Unidw da Am6rica ha influido poderosamente desde el priucipio del siglo en los destines de las Antillas espafiolas, y todos los que conozean la historic diplomifica de Espafia y la patria de WashiDO'tOn convendrAu en ello. La esclavitud que se sostonia en los Eitados del Sur de la Union americana, era el lazo politi-.o que estrechaba las rolaciones 6 ijitereses entre, sus habitantes y los propietarios de la. i sla & Caba. La maucorauuidad de interesesy la Indole Ide las fortunes les iusp,*,raban do consuno la idea de anexion' como, medio, do defense contra lai ideas emaiicipadoras quo tanto terreno ganaban en las CArnacas amoricanas y en el mismo goblerno de Espafia, por la presiou de otros gobierno.s europeos.
Los simpatizadores de, la anexion haa trabajado con rara constancia desde ol principio deisiglo, -unas veces prornoviendo complots de independence y otras prote.-Idos por sociodad s de ff acmasones fundadas con este objdto en Filadelfia y otras ciudades do los Esta,aos-Unidos, que se hicierou estensivas poco dospues A la misnia Habana en IM y'A CAdiz, L6ndres y Caracas. Una de las mas importantes l6gias se titulaba de ((Racionales Caballeros.)) Era mna coali-




ESTUDIOS POLiTICOS.
cion ponderosa para promoter, con astuciaprofunda, ]a independence do las Am6ricas. El gobierno de la repdblica norte-americana estaba interesado en. estos tenebrosoa mauejos para arrancar de la corona de Espafia la mas envidiada do sus provincial y mas descubiertamente hu iera obrado eu sus prop6sitos sin la actitud impodente & Inglaterra, quo buscaba el auxilio de Espafia como aliada europea y el beneficio del comercio de la Peninsula, aspirando tambien, por su parte, lapbsesion de Cuba, para dominar el golfo de Me'ico y bacerse duefia de la com nicacion de los mares AtlAntico y Pacifico por el itsmo de Darien.
Nombrado Mr. Poinvett ministry de los Estados-Unidos, en M6jico, form6 allf una nueva masoneria para propagar la revolution en, las posesiones eppafiolas de Am6rica, y so establecieron cinco 16gias, del rito de Yorck, preponderance en los Estados.-Unidos.
AdemAs, existing el rito E8coc6s y el del ((Aguila Negra,)) establecido por un padr6 belmita Ilamado Chaves, natural do la Habana.
La isla de Cuba, mieiitras tanto, y por effect de la misma codicia, do dos naciones poderosas y rivals, se salvaba para la madre EspaLa. Celosas una de la. otra, las dos apoyaban la conservation de la islapara Espafla, ya quo no tuvieran probabilidades de ailexionirsela una ni otra. El dia 20 de noviembre de 1822 escribia Mr. Forsytk, ministry americano en Madrid, 6, Mr. Adams, secretario de Estado del gobierno de. los Estados-Unidos, lo siguiente: ((En el asunto du ii)Cuba, he trabajado con el mayor cuidado, aunque indirectamente, ))para desvanecer los temores que preocupan al gobierno. A various dirputados A C6rtes y 6, personas que pudieran repetir mis pala))bras A los ministers de la corona, he manifestado que la isla de Cu))ba seria una adquisicion muy important para cualquiera uacion Y)pero que el interns de los Estados-Unidos exigia, ya yve no habia )yrobabilidad de que passee d ser propiedad sttya, que perteneciera vi Espafia; que como possession inglesa, nos inferiria una injuria y income possession colombiana 6 mejicana, no podia menos de ser perniociosa. Independientemente de su position formidable, la esclavitud,. i)que en ella existed, nos obligaria 6, precaverla de manos de los goubiernos quo se viesen obligados, por sus institutions, A efectuar en "ella cambios en estremo peligrosos A ]a tranquilidad y prosperidad ))de los Estados del Sur.))




STUDIOS POTiTICOS.
Claramente demostraba Mr'. Adams, iecretario de Estado del gobierno americano, en su.no a A Mr. Nelson feebada. en Washington el 28 de abril de 1823, la. import ncia qu6 ya daban los norte-americanos A la adquisicion dela isla de Cuba y su resolution de no permitir passe poder de ninguna otra potencia europea. ((Las islas de i) Cuba y Puerto-Rico, decia Mr'. Adams, dependent todavfa de Espaha, ))y solo Espafia puede trasferir su possession. Cuba y Puerto-Rico por Vsu position y dependenei as naturals en el continent norte-amerimcano y en particular Caba,'que casi se desen'bre desde nuestras plaoyas, ba Ile'gado A se.r' para 16 9 interests de la union Americana, tanto umercantiles como politicos, un objeto de importance trasceudental. ))Su posicion'dominante con reference al golfo de M6jieo y mares
-boccidentales; el carActer de ]a poblacion; su situation 6, medio cami))no entre nuestra costa merid ional y la isla de Santo Domingo; su ))seguro y estenso puerto do la Habana, enfrente do una larga Iffiea. ))de nuestras costas que careen de la misma ventaia; )a naturaleza de ))sus producciones y sus necesidades, suministrando los products, Y ))exigiendo los return s d'e un, comercio inmensamente beneficioso, le vdan una importance de primer 6rden, sin 6binparacion, y uu inter6s ))poco inferior al que une los different miembros de la Union ame))ricana A un mismo cuerpo. Tales, en verdad, son, los interests de ))aquella isla y este pafs, las relaciones geogrdficas, commercials, mourales, political, formadas por la naturaleza, reuni6ndose on el prougreso del tempo y'aun en el dia'la pTobabilidad de que, visto 10 ))que ha pasado en medio siglo, los acontecimientosproducirdn el que la anexion de Cuba nuestra repOUra federal sea indispensa0le ))para la continuation d integridad de la misma Union. Ciertamente que para estos success no estamos todavia preparados. . . . . . . .
. . . . . . pero hay leqes de gravitation
political tanto como, fisica, y si uua manzana separada por la temopostad de sa Arbol native no puede sino caer al suelo en virtue de vla ley de gravedad, 6siCuba d9sunida por la fuerza de su propia ))conexion con Espafia 6 incapaz de mantenerse por sf sola, ha de '3)gravAAr solamente sobre la Union norte-americana, la cual, por la vmisma ley de la nataraleza, no puede rechazarla de su seno.))
Tanto interessba al gobierno uorte-americano la adquisicion de




NSTUDIGS POUT1008.
la isla de Caba, qne se iuformaba detalladaraente de las rentas, gasrtus y sobrantes que producia, y esto Io venia hacieudo, desI. los primeros aflos de este siglo, y por derto que ya on agosto de 1823 hacla asoender Mr. Appleto los sobrantes A 1.500.000
. A pesos faertes,
cifra iududablemente Oxagetada.
Este mi n*iAro americano. trataba -en aquella 6poc'a de que los Es"
tados-Unidos contrataran un empr6stito con'!Espnfiai hipotecando lox iugresos &e las a4uanas de la Habana, vali6ndose al efocto da al-anos miembros do las 06rtes espafiolas, y, en opinion de alganos do estos, los Estados-Unidos, pudieudo apreciar mejor que otra naciod la isla de Cuba, eran los mas prop6sito para entrar an uua no-Q,ciacion basada on las r--ntas de d-icha isla. Esta idea do ne-ociaciones fin ancieras con Espafia rerplaba; los celos que inspire ba los Eita, dos-Unido's el hecho de que luglaterra interviaiera y se mezclase constanteme at6 ej2. las operacio, nos financiers de Eipada; pero uno de los agente8 confidenciales del ministry de la Gran Bratafia, Mr. Canning, consigui6 entorpecer y destruir la ne.-oaiaclon pro,yeetada con el gobierno Dorte-americano. Grave error hubiera cometido Espafia creando esa deuda con los Estados-Unidas, que la hubie-seii aumentado gradualmente con intention do cobrarse mas tarde anexionAndose la isla de Cuba.
Los Estados-Unidos instaban cerca del gobierno do Madrid A fil)
de que hiciese declaraciones respect 6, su determination do no ceder, on ningun tempo las islas de Caba y Paerto-Rico A ninguna otra potencia europea, y D. Francisco de Zea Bermudez, ministry de Ea Wo espadol, daba A Mr. Nalson, ministry americano on Madrid, ea. el mes dejulio de 1825, las seguridades mas terminates de que Espaj a no cederia A nadio dichas islas, y que, lejos de abrigar tal proI p6sito, estaba firmernento resuelta- A mantenerlas bajo el domino y .autoridad do su legitima soberania.
Aproveellaba el ministry, do Espafia esta formal declaracion para, pedir A los Estados -Unidos otra en el sontido de que no permitirian, ui menos tomarian parte en plan algano que tendiese 6, foraeutar I& discordia on diebas islas. Los Estados-Uuidos ofeecieron encerrarse on la -nas restrict neutralidad, comprometi6udose 6 ir podir que de sus puertos y costas ,alierau espediciones armadas para ainenazar dichas islas y provocar en ellas una revolution. El peli-ro de citas w-




STUDIOS POLiTICOS.
pediciones era -mayor entonces que hoy, por los corsarios que se arnaban en M6jico, Colombia y Buenos-Aires, y quo se empleaban en liostilizar ].as espresadas islas y su comercio.
la vez que el president. de Jos Estedos-Unidos daba segur"dades de estricla peutralidad, Ilamaba ]a atencion del gobierno espafio'l para quo, Do preocupAridose de infructuosos resentimientos, reconociera la iDdependencia de ]as repAblicas hispan.9-americanas y celebraso ton ellas tratados de paz. Y es que por parte del gobierno norteamericano no existia el verdadero espiritu de neutralidad: era una neutralidad relative, que le acoDsejaban las circunstancias y sus igtereses. ED sus consejos A Espaha para que se limitara A conservar lo que, le quedaba del naufragio de sus antiguas posesiones, sin pensar mas en retjotraer 6, su dominion el vasto territorio que se habia emancipado, se dibujaba ]a political del gabinete de Washington, tal como estaLa decidido A sostenerla Mr. Clay, jefe entonces del departamento do Estado.
Decia este alto fUnCiODOriO A Mr. Everett en abril de 1825: ( No i)es por I as nuevaS TepAblicas por lo que el president quiere que us'Med BecriEeie A Fspafia la conveDiencia de concluir la guerra, toda vvez quo para ]a Union acaso fuera benoficiosa ]a continuation de la, Aucba, en cubDto esto es possible; es por la misma Espafia, por ]a
_))capEa de la bumaDidad, por la general traDquilidad del mundo por vlo que se exige de Vd. que con toda la, delicadeza que require el ))&zuuto, y apoyADdose en los arguments que estime oportuno, in))du2ca ;i los consejeros de ]a coroDa de Espaha 6, ]a termination de ))]a gueTT8; Y CGIDO ]a political y miras de los Estados-Unidos res))pecto A'Cula y Puerto-Rico puedan tener algun influjo, est& usted ))autorizado A rFvelarlas con toda franqueza y lealtad.
))Los Estadcs-Unidos esihn satisfechos de que las espresadas islas ))sepn de ]a perteneEcia de Espafia, y con sus puertos abiertos A nues3)tro comercio, ccmo lo estAn abora, este gobierno Do desea ningun ))cnmbio politico de aquella species. La poblacion misma de las islas
-k)es al presented por su beterogeneidad ysu niimero incapaz de softener vuri gotieTDO propio. Las fuerzas maritimas de ]as repiiblicas de M4Ijico y Colombia no, son ahora, ni es probable lo sean pronto, ade))cuadas A ]a protection para aquellas islas, si se efectuase su conuquista. Lor, Estados-Unidos tendrAn siempre temores de que aque-




IRSTUDIOS POLiTICON.
w1las pa'senA ser propiedad de uns ptencia menos amiga, y de to,))dos los poderes europeos, asta-pais premiere que Cuba y Paerto-Rico ))sean de Esp aft ynode otra nadon.
- vSi la guerra de EspaAa contra las nuevas republicans continuaose, y aquellas islas Ilegasefi A ger al objeto y el teatro do ella, lar. ))riquezas en. ellas exist6ntes tienen tal connexion con la prosperidad do los Estados Unidos, qde quiz& estos no podrian p6rmanecer esopectadores indifer6ntes, y las coatingeucias possibles de tan prolonoga4a lucha- inaudablemente acarrearian al gobierno de los Estados))Unidos deberes y obligaciones cuyo cumplimiento, por penoso qua )le fuesQ, no podria eludir
Con fecha del 20 de diciembre de 1825 dirigi6 Mr. Clay una nota-A los mi-nistros do Colombia y M6jico, con objeto de persuader sus respectiv6s g6biernos que suspendiesen cualquier espedicion que ptidieran estar prepaiando contra las islas de Cuba y Puerto-Rico, no faese esta agresion A entorpecer las gestiones do paz que recomendaban A Espafia los Estados-Unidos. Estos aprovachaban todas las ocasiones oportunas para declarer quo no consentirian nunca que aqueEas islas pasasen A ser propiedad de la Gran Bretafia 6 de Francia; y cuando se trataba de garantizar -A Espafia la possession permanent do las islas de Cuba y Puerto-Rico, decia el mini6stro do Estado americano qu no quer-a rnancomunar 6, su pais eu esta obli -acion, y daba instructions al effect h Mr. Everet en 13 do abril de 1826, diciendo: ((Si la adquisicion de Cuba fuese deseada por los Estados-Unidos, no ))se cree que estos moments fuesen lo's mas propicios para realizarla. Za franqueza de nue6tra.diplomacia, que ha inducido al president ))A descubrir nuestxas mi.ras tanto A Inglaterra como 6, Francia, pro)hibe absolutamoute-por ahora cualquier movirniento con tal prop6))Sito. El estado de las grades potencies inaritimas (los Estados-Uni))dos, Gran Bretafia y Francia) es casi equivalent 6 una grarantia absoluteta de las islas A Espana; pero nos e6 impossible entrar en es))tipulacion al.-una por tratado para garantizarlas, y el president odesea manifested Vd. A Espafia quo n sotros no podemos contrary ))Ia wenor obligation 6, la espresada garantia.))
N6tese la insistence con que desdo entonces no ha querido solar la menor prenda de compromise el gobierno americano quo estorbase sus miras de incorporarse I s islas de Cuba y Puerto-Rico en cnal-




STUDIOS POLi-MCOS. it
'ier future dia. Asf es que lamas insignificaute noticia qua indicara tendencies por parte de In&terra 6 Fraucia de apoderarse do las Aati Ilas espafiolas producia gran sen'sacioa en ol seno del gabinate norteEl conde de Alcudia, repreentante espafiol an Undres, di6 cuenta al rainistro de Estado de tspaft & que el gabinete ingl6s habia despachado una fragata. par& !as islas Canarias y Cuba con comisio.nados A su bordo para inquirir el estado de defense de las espresadas islas y disposition. de sus habitantes.
Esta noticia, caus6 honda seiisaciou en los Estados-Unidos, pues' se tnvo por muy cierto qua la mencionada franata habia estado an la Habana y pii6stose de acuerdo con muchos habitantes preparadoi A sablevarse; y qua consecueucia do las faorzas militaries alli estacionadas y las fortalezas, no habia sido possible verificar la insurrecci on.
El plan de los ingleses era inducir A los habitantes d declararse iudependientes y solicitor la protection de la Gran Bretafia, sin duda tratando esta nation de evitar a1gun choque con los Estados-Unidos.
El duque de Wellin-rton confirm esta noticia al brigadier don Francisco Armenteros, cuando este jefe se despidi6 para ir A la Habana, aconsajAndole que si Ile'-aba A descubrir algunos sintomas de desafect o an las autoridades do Cuba, -diera inmediatamente parte. A S. M. el rey, porque seri -a una cosa desastrosa para Espafia perder la Habana.
. Parece ligero y poco veridico, tratAndose de Inglaterra, consign&r esta condacta; pero si se recuerda el espiritu de aquella action en todo la relative 6. Am6rica, protector del espiritu de insurreccion 6 indep3ndencia, bieu fuese como una represalia de lo qua el gabinete espafiol habia hecho an favor de los Estados-Unidos, 6 torque conviniese A su commercial y manufactiaras, lo cierto as qua el general Picton, gobernador de la isla d 3 ]a Trinidad, dirigi6 an 1797 proclamas A los habitattes de Veneztiela, an las qua incluia carts officials del ministry lord Dandas, offeci6ndole todos los recursos del ray de la Gran Bretaft para resister A ]a autoridad de Espafia y constituirse indepeudientes.
Con 01 mismo objeto se habia hecho la espedicion de Buenos-Aires, y en el mornento de comenzar el levaiitarniento de Espafla contriNapoleon, estaban reunidas an Cork, Irlauda, para ir A, forneutar




14 STUDIOS POliTICOS.
la emancipation: de Caracas las mismas troops que, con. Wellington 6, la caboza fueron destinadas A la, guerra de EspaAa. LQud, mucho qqo', tambien sea derto Io de la fragata inglesa, con Ids comisionodos A su 'bordo, que faeron encargados de perturbar la palz en Canarias y on ,Cuba, y de que.se 6cupaba ensu despacho.confidencial', de reconocida. Autenticidad, el conde de Alcudiai,
Sin escrdpulo lo, decimos: igual- concept de desconfianza en sus relaciones polfticas nos merecen los ingleses los norte-american4.-,
-0 Los Estados-Unidos no perdieron la'odasion de denunciar al gobierno de Espaha las razones que tenian para sospechar que Inglwterra organizaba una conspiracion contra lits islas de Cuba y PuertoRico, y quando el repr6sentante americano Mr. Everett celebr6 unas ,conferencias A este effect con el ministry de Estado espafiol, le usegur6 quo el objeto del plan era coloca las islas bajo la protection de la'Gran Breta-Aa, vali6ndose de una declaracion do independence romo forma Lip6crita para no sus6itarlos colos de los Ests dos-Uniiosy quo, en: consecuencia, estos no serial engafiados por semejante artificio ni podiau -ver con indiferencia esas tendencies del gobierno ingl6s.
El ministry de Estado espafiol demostr6 el mayor interns en cuanto le expuso el representative americano, y le pidi6 escribiera una Meinoria confidential acerea del asunto, ofreci6ndole volver A ocupaVe del mismo despues del regreso del rey y el de su primer ministry Calomarde.
Nos hemos detenido intencionalmente en estos detalles y extracts, torque demuestran claramente cuAnto tiompo hace que se codicia por los Estados-Unidos 6 Inglaterra la possession do la reina de las AntiIlas, sin que desde entonces acA se hayan dejado do ocupar peri6di-. camente'do este asunto favorite las political norte-americana y brithnica.
No nos detendremos en presenter d uuestros lectures todos aqueIlos periods y situaciones en quo mas 6 menos encubiertamente ha scometido elgobierno americano la empress de hacer flotar en Cuba ,el pabellon de las estrellas. Pero despues de haber revelado el espiritu de su political d principios de este siglo, deseamos hacer co-star su. estado A mediados del mismo, en que mas dUfanamente se han
-visto las agpiraciones de esta geate de rtiza auglo-sajoua.




Proposiciones de compra de laislade Cuba porlos Estados-Unidos.-Se
conspire para la anexion.-(Nola de Mr. Buckanan.)
En el aAo de 1848 se creia en los Estados-Unidos que habia Ilegado la 6poca de la incorporation de las Antillas espafiolas y ya cer-caua la hora en que la manzana de Cuba, separada por la tempestad de su itrbol native, como dtcia Mr. Adams, y en virtue de la ley do gravedad,, eayeraAeutro, del seno de k Union amerieana.
Las idoas.de anexion habian tambien gern3inado profusamente entre el pueblo do, Cuba eon la esperanza de afirmar la esclavitud, combatida en Europa rudamente y do la que so declaraban enemigos muchos eminentes politicos espafioles.
A la sazon Mr. Buchanan, secretary de Estado del gabinete do Washington, liamaba ]a atencioa del gobierno on. Madrid, en un c6lebre despacho A Mr. Sounders, sobre el estado actual do Cuba y la perspeotiva de su pofvenir, y fi vueltas de la repetida idea de que los Estndos-7Unidos estaban satIsfechos de que continue siendo, colonial espafiola' y'con 19 s6m.piterna protest de que no consentiria que de, la espresada isla tornase possession la Gran Bretafia, 6 cualquiera otro poder maritime, funlAndose en las conditions topogrAfleas de dicha isla, que tanta'- influence pudiera ejercer on el co-




StTUDIOS- POLiTICOS.
mercio de los' Estados-Unidos, etc., proseguia asi an su c6injinivacion:
((Bajo el gobierno de los Estados-; Unidog, Cuba Ilegaria 6. ser Ia. visla mas rica y f6rtil de todo el munao. Sea-un la'estadfstica comerincial de Mac'Gr6gor an el 7a-Ao de 1830, de las 468.523 cabd1lerfas do vi 32 Acres ingleses de tierra de qde se compose todo el tarritorio, ))58.27 6 estaban cultivadas por -Ia production de azAcar caf6, tabavco' sardines y fruta, y 9.734 an pastors y mosques q ue pertenecen 4
-olas fineas de caf6 y az'car.)) Por estos apuntes aparece q4e an 1830' estaba an cultivo menos de Ia duod6cimaparte de toda Ia isla. El jnismo autor dice: ((No fenemos noticia. del terreno que, an 01 dim ))abrazael cultivo de Cuba;, pero por una comparacion del valor de Qosproductos de Ia exportacion'verificada an 1830 con Ja de 1842 vpor varies computaciones, deducimos Ia probabilidad do qua las. ))tierras an actual product se pueden estimar an 54.000 -cab allerfas, v&sean 1.728.000 Acres. Segun este aato, se ve, qua solo una octave, ))parte de Ia tierra de Ia grande Antilla se hallaba an cultivo an el i)afio 1842.)) Sigue el autor: ((Si comparAsemos esta extension. con I&' iwasta drea qua queda sin cultivo en el f rtil suelo de Cuba, y pl' productco que Ia isla enter daria, no habria eugeracion an decir, ,))que Ia Europa solo. p6dria sacar de Cuba todo el caf6 y.&zdcar que ))hoy coiisume. 1%ft I
))Mr. Mae-Gregor expose qua Ia poblacion general de In isla no vescedia en el afio'de 1841 de 1.007.6124 almas; pero por los datos ,vque acabs de presenter, se puede-, con razon, inferir qua aquella as ))capaz de mantener una poblaeion de 10.000.000. Si Cuba formase
*parte de los Estados-Unidos, seria dificil de calcular Ia cantidad de' vgranos, barina, arroz, algod-on y'otros products de Ia agriculture, ))Como igualmente de Ia industrim, de madera y de diversos articulos, vque encoutrarian un mereado en aquella isla an cambio de su caf&,. ))azdcar, tabaeo y otras producciones. Estas irian aumentando, al' vpaso qua se aumentar& su poblacio n,,y el desarrollo de sus recursos, xbeneficiaria, A todos los Esiidos de Ia Union.
))Deieada como es Ia possession de la.isla por los Estados-Unidos, vno queremos adquirirla sino por Ia libre voluntad de Espafia. Toda, nadquisicion qua no est6 sanciouada por, Ia justicia y el honor, serial wokenids A precio demasiado caro. Mientras qua tal as Ia determina-',




EbTUDIOS POLiTICOS.
))cion del president, se supone que las relaciones que existent hoy ))entre Cuba y Espaha podrian inclinar al gobierno de Madrid A ceder )la isla A los Estados-Unidos por medio de uDa justa y plena indemunizacion Segun los informed que bemos recibido, tanto -por el con))ducto oflcial como por el particular, vemos que entre los criollos; ))de Cuba existed, deEde LA mucho tempo, una proffinda, hostilidad ))contra el dominion espafiol. Las revoluciones que se suceden sin in))terrupcion por todo el mundo, han inspirado A los cubanos el ardien))te 6 indoinable deseo de efectuar su independence. El c6nsul de los ))Estados-Unidos en ]a Habana nos informal que existed e gran pro))babilidad de que la isla se halle muy pronto en complete estado i)de guerra civil.)) Tambien dice que ((esthn baciendo esfuerzos para ))alcanzar. dinero en los Estados-Unidos, 6 inducir A unos cantos re,)g mientos 'de vol-Untaries, ahora en Wjico, A fin de que obten-an ))ru licencia, y vayan A unirse A la revolution.))
(iNo necesito decir A Vd. que el gobierno de los Estados-Unidos ))-no 'ha tomato ]a menor parte para escitar el espiritu de reEeldia que existed e entre los cubanos. Muy lejos de eso. Poco despues del reci)Ao de los informed comuDicados por nuestro consul, dirigia 6 este un ndespacho, cuya copia le acompafio, fecba; 9 del corriente, por el cual ))-verA Vd. que le he prevenido observe ]a mayor reserve y cuidado, 14anto en sus palabras como en sus acciones, A fin de evitar ]a me))nor sospecha de haber animado por su parte A los cubanos A insurweccionarse contra el.gobiernode Espefia. Manifest6le tambien que Aas relaciones entre.los gobievnos de Madrid y Estados-Unidos ban ))sido por largo tempo sumameLte amistosas, y por lo mismo, tanto ))el bonor como el deber exigian que -no tomAsemos parte en ]a lucha ))que, A su parecer, iba A estallar. Le iDform6 que probablemente este ))gobierno se veria en ]a obligation de servirse de todos los medics ))que estuviesen A su alcance, para impedir que ulgun regimieDvto de nuestros volunturios, abora en M6jico, violara la neutravlidad del pais, para uDirse en la guerra civil que se proponent ))enceuder los cubanos contra Espafia. El ministry de la Guerra,
-))por espresa 6rden del president, dirigi6. con feeba 10 de junio Aa 6rden al general en jefe del ej6rcito norte-americano en M6jico, i)y Umbien al official encargado del embarque de Duestras troops en ))Yera-Cruz, para que empleasen cuantos medics jugasen A pro'p62




I Sito, A fln de eontrariai cualquier plan qae existiese Go'n aquel oobjet6. Le prov6nia al mismo tiemp6 qtie these las mas terrninantes Iworaenes A log, comai.ndantes di log trasportes que debian conducir ,waue tras troops, paii'queefootdasen su derro ta'Airectamente A los sin en ningun caso hac r escalm en punto ala-uno ,',de Cuba.))
((EI espresado c6nsul de lg Habana m6 niahifestahaigualmeute que,. ,una vez estallada la'sedfoion, se aeddiria A los Es tvidos-Unidos para ))Ia anexion do la isla, no obsWnte qno A 61 lo parecia quo aquella. )),no tendria buion'dxito, si no fuese por ]a cooperation de'las troops onorte-americanas.))
(A esta parte del despacho consular conteW que, (('conopiendo I& tondencia de log enbanos A former parte de nuestra union, no era Odificil pronosticar qu'e un insurreccion malograda anularia, 6 cuan))(fo menos retardaria, ]a anexion. & la isla A los Estados-Unido.;,*,
- I)y le 'asegur6-'que'era; de todo puko'imposible obtenor la cooperation
de nuestras tropas.voluntarias;
)) Notant Vd. por lo expuesto con qti6 escrupulosa fidelidad he) Mos cumplido los deberes do neutralidad y amistad b6cia Espafia. ),Esperamos que en Cuba no teoga lu-ar la proyeetada insurreccion; ),Pero si Por des-racia carries, el gobierno de los Esta(los-Unidog Ohalj6t Ilenado todos sus deberes Para con tin poder atnigo.))-,
((Si el gabinete'de Madrid se hallase dispuesto A desbacerse de la
-isla de Cuba, entonces se presentaria ]a present(,. question: jQti6 es que, debemos ofree.er por ella? Para fijar ]a suma es important I averiguar: I.' Cu6I es la renta liquid que abora Produce al Eraria ))de la metr6poli, y 2." A cuAnto ascenient esa renta, tambien liquid, qara los Estados-Unidos en. el presented estado do dicha isla. Me eg I impossible contester con la. debida exactitude A Ia primer pre-unta. )"Mr. Mr,-Culloch, en su. Gazetm% dice que ((Ia, rentals de todala "isla en el quinquenio que concltiv6 en 1837 ascendhri A 9.915.581 oduros por ailo,)) y en el 1hoit's neiwlbonf s 3faya,,iiie de octubre de. ,,1845 se dice que la renta del aflo 1844 aseendia A 10.490.252 pesos. ))DesPues de 1844, carece este department de noticias fi dedignas. )Alr. Calderon me ha informado que la tesorerfa do Madrid nuuca ha, Orecibido mayor surna que la-de 2.000.000 de duros; y babi6ndole ,,pre-tiatado en qiL6 so gastaba todo Io demAs de la renta me ha re-




KSTLMOS POLiTI(JO4. 19
))pondido que en los gastos del gobierno colonial, y para pagar y omantener las troops y buques de guerra necesarios para su defeusa ny sogurWad,' )
((Desd6 luego so leocurrirA 6, Vd. que si Espafia cediese A los Es))tades-Unidos ]a i--1a do Cuba, se quitaria de encima y ii la vez de ))una gran parte, ya que no del todo, ese gasto civil, military xia))val. Afirando el asunto bajo este respect, parece que la suma de 40.000.000 do duros seria una Amplia indemnizacion pecuniaria, A 4)Espafia por la p6rdida desu colonial. )) Qu6 lr nt4 .prodqcirla est6, k los, Estados-Unidos en su actual es))tado? .... .
. I .
. . . . . . . . . . ..
Razona Mr. Buchanan sobre este punto largamente, y luego continda:
#(Parece haberse desvanecido las aprensiones que existing por oparte de este gobierno, acerca de que la extension de que nuestro imistema federal pDdria en peligro A la Union. La esperiencia ha )probado que el sistema de Estados confeLrados, bajo.el cual el go))bierno federal tione encargados los.intere8es communes A los gobier"nos locales, velando este sobre los interests de los gobiernos respecutivos, es capaz do una extension indefinida con una fuerza aumenta))da en progression. Esta, sin embargo, estA sujeta 6 la eircunstancia mle que la masa de la poblacion debe ser de nuestm propia i-aza, 6 i)debe baber sido educada en la escuela de la libertad civil 6 religious. ))Partieudo de esta base, cuanto mas numentemos el nAmero de los ))Estados fed.-rales, tanto mayor serA la faerza y seguridad de la ))Union, torque cuanto mayors sean los interests que dependan ))del todo, m4s faerza tondrl este. Verdad es que de los 418-291 ))habitantes blanco que contenia Cuba en 1841, una gran portion es ))de raza espaftola; eso no obstante, muchos de nuestros ciudadan os ))se han establecido en la isla, y algunos de ellos son ya grades pro)Tietarios. La isla de Cubi bajo nuestra domination se baria prODtO immericana, aomo ha acontecido con la Luisiana. Dentro de los limiotes de un sistema tal de federation, es solo donde se puede disfrutar )46 uA comercio exento do derechos y absolutamente libre. Con la po)Ymionde Cuba tendriainos por todos los Estados-Unidos un comercio




20 STUDIOS POLiTICOS.
))libre en una.escaia'.mas estensa de la que hasta aqnf ha presenciado oel mundo, despertando una ener.,fa y activilad de competence, )que redundaria en beneficio del bienestar y folicidad, dela raza.huManai, qu&Estado de la Union'se priv'aria Ae la s ventajas do tan ))vasto-comerei o? Lwadquisicion, paes, de Cuba,.-diria mayor faorza ))A la bandera de los Esta;dos-Unidos; y su poslesion aseguraria to))doslos puertos del golfo de M6jico 19 libre comanicacion con el Ococ6 ano; pero esta segarid adsp puede conservar mientras que los Ez3))tados del AtlAntico, mercantiles por esencia, Suministraran una maorin& capaz para mantener el t Afico desde el golf6 de M6jico hasta pel Occ6ano. La -isla de Cuba, apreciando on su j usto valor las ven
Rtajas do la anexion, estk dispuesta A arrojarse en nuestros brazos
))Una vez, en ellos, sa existence y prosperidad depouderian de la, ))Union, mientras que el trAfico, aumentAn.dose rApidamente, espar))ciria entre ella y los otros Estados incalculables beneficios. Nua))ca el mundo habria preseInciado semejante estado de independence, ))mdtua, que resultaria de 1&misma naturaleza de las cosas, y por st ))solo aseguraria, la prosperidad- do nuestra Union.)) ((Con todas estas considerations A la visfa, elp cs ideitte ceee p c
)&z 11eqado el inofitento de Aacer un esfuei-zo vara ewnprar d ,Es))paiw la is7a de Cuba, y ha determined confiar d Vd. tan delicado ))6 important servicio. El primer paso debe reducirse A una conver)sacion coulidencial con el ministry de Neo-ocios estranjeros. Una ))ofer ta:eseritapodriaproducirlanegacionabsolLita, queparala misoma adquisicidti'ck la isla 'nos p6dria embarazar on lo future. A maoyor abundamiento; por los incesantes cambios en el gabhete espafiol ,,y en su political, A nuestras ofertas y deseos so consignasen en la oforma ofioial, fAcilmente serial conocidos por los gobieraos estran))jeros, y consiguientementle despertadoa suscelos y su active oposigcion. Ni aun dado el caso de que tl gabinete de Madrid acogiese ofayorablemente nuestra proposition, podria ser esta hecha por es))crito,. causa de que Ilegaria muy pronto, i oidos de la oposicion y oproduciria grades debates en las C6rtes. Tan delicadas negociacioone&deben, A lo menos en su estado primitive, ger siempre iniciadas oconfidencialmente con al mayor sigilo.)) nEn-la primer&entrevista quo tenga Vd. con el ministry do Eskado doberA Vd.'iaidar 61 muuto, principiando por demostrar el




STUDIOS POLirm,. 21
1)estado de intranquilidad de-Cuba y el-peligro:que existed de quo ))SUS habitantes efectfien la revolution. Esto lo d6be concern bien el ))gabinete espaflol. Para convencerle de la buenaT6 y amistad que ))para con Esparia tiene este gobi6rno, podri Vd. leer al ministry do M. C. la rimeka parte de mi despacho dirigido al c6nsul de la ))Habana. y las'6rdenes enviadas por el ministry de la Guerra al ge-)),neral en jef6 del ej6roito norte-americano en )16jico y al official en))cargado del embarque de nuestras troops en Veracruz. Entonces .,))puede Vd. demostrar con tacto el peligro que, corre Espafla de perA)der la island Cuba por una revolution, 6 bien por los trabajos de la ))Gran Bretafia si llegase A. sobrevenir una rotura'entra- los dos passes, .-))'COMO parece'indicar la despedida de Madrid de sir Henry B ulwer, en ))Cuyo caso podria tambien ser retenidala isla pa ra elpago de lo que ))Espafia debe A Inglaterra. Ptiede'.Vd. Asogurarle quo mientras el ))gobierno de, los Estados-Unidos. se encuentre petfectamente satisfeveho de que Cuba permaiiezea bajo el domiuio de Espafia, en cual-) quier event nos opondremos A que la grande Antilla pase A ser 4)propledad de otra nation, y finalmente podrA hacerle entender que, ))en vista de las circunstancias expuestas, Espafia puede acceder A la. '))trasferencia de la isla A los Estados-Unidos sin menoscabo, citando ))COMO pracedente la cesion de la Luisiana 'a este pais por Napoleon. ))en eircunstancias sem jantes ycuando aquel so encontraba en el n6nitae su. poder y gloria. Me he coneretado A indicar A Vd. estos ))puntwen su 6iden natural, debiendo Vd. utilizarlos y reforzarlos ))Con ol- conociniiehto que tiene del asu-nto. Si el ministry de Negocios ,oestranjeros prestase oido favorable 6, su proposition, entonces so ))abordarA la cue.stion de la cantidad que se debe ofrecer para la com.))pra, y creo que los informed dados Vd. en este despacho le habi,olitarim para la discussion. Debo observable que cuaudo Mr. Calderon ))me daba los informed arriba espresados, concernientes A la renta If ))quida que Espafta obtania anualmente de Cuba, -no tenia entonces, vni tiene ahora, la mas remote idea de nuestra intention de adquirir ))aquella isla.))
((Lo mas que el president consider lque puede darse es la sum
*ae 100 '.000-000 do pesos; y si Espada se mostrase inclinada A ven-oder, harA Vd, los mayors estuerzos para adquirirla lo mas bai-ato
*Posible. En'el caso de que pueda Vd, llevar A effect un tratado im-




ESTUDIOS POLITICOS.
vige este punto, Aebera, Vd. adopter 6oio 'Modelo, en todo aquello uqu6 sea- aplidabla, las Aos -convenoiones,-de .3.0 de abril de 1803.entre
*Francia y losEStados-1Unidos para .1a ventwy compra, de la Luisl&t ,))na. Los artfoulos V 8 .17 de la primlera de esas tonvenciones Aeben, 1.)8i es possible, omitirse yen caso contrario., redaetarlos de Aiferente 3)modo.))
,(Acompafio A Vd". pleno poder para llevar A effect dicho tra-))tado.
))Recomiendo A Vd. que haga un fiel relate A este department Ae todas las conversaciories y procedimientos que tenga ton el mi3)uistro de Estado de S, M. C.))
((Si el 6xito de sus gestiones tuviese un feliz resultado, le cabrie. wk Vd. la gloria. de ver su nombre asociado A la empress que mas, vbenefieibs pue de roducir A la prosperidad do nuestro pais.-Firma))ao, James.Buehaian.)) .
Hemos copiado In: mayor parte de este. doeurnento por el gran later& que contiene y para Ilamar la atencion de nuestros lectures sobre tres puutos de su contenido: I.' La declaration de -Mr. Buchanan, en 1848, respect de que el president de los Est6dos'Unidos creia llegado ya el moment de compare A Espafia la isla de Cuba. 2.' El precio que A juicio del mismo, president de los Estados-TJaidos tenia, valorizAndola en 100.000.000 de pesos. Y V El moment en que so presentaba esta proposition A Espafia, ctiando el c6nsul americano en la Habana, informaba A su gobierno de que la isla se encontraria muy pronto en estado de guerra civil, y so hacian esfuerzos para encontrar dinero con que seducir algunos regimientos americanos que bacian la guerra en M6jico A fin de que desembarcasen en Cuba, y coadyuvasen al buen 6xito de la conspiracion fraguada para an(,,xar la isla espah-ola A los Estados-Unidog. Con lo que so prueba que,
-no obstante las repetidas promesas de am istad que hacian. frecuente,-mente A Espaha, los funcionarios americarios no desperdiciaban la occasion, por trivial quo faera, de poner sobre el tapete la negociacion de compra de la isla de Cuba.
Pronto debi6 convencerse el --abiuete de Wasbington de que en Espa-hano'se pensaba lo mismo respect A la oportunidad que indicaba Mr. Buchanan para la venta de la isla de Cuba hubiese Ile., ado, ni mucho'menoa.




LZSTUDIOS POLiFLOS. 23
La c6rte do Espafia.se hallaba en la Granja enjulio de 1848, y A aquel real sitio cone'urri6 tambieu el ministry americano Mr. Satinders. Acababa de Pasar la carter de Estado del duque do Sotomayor al Sr. PidAl, y' al operarse este cambio, fu6 cuando el ministry americano solic.O.' obtuvo del -eneral Narvaez, president del Consojo, una audiencia Para tratar de los asuntos de. Cuba, en los que tanto infl'ia A la sezon'la reina madre dofia Maria Cristiua, por los negocios partldulAr6s que tenia on dieba isla, qtie eran cuantiosos y de mucha.,impbrtancia.'Muy hfibil y en guardian encontr6 el ministro americabo al general Narvaez, quien se limits A reciblirle de tina manerd'cort6s y respetuosa,.sin quo on la iniciutiva de la negociAciou,,de Cuba le:contestAse otra, cosa, sino que suria mejoi! que la
-comnuioase al ministry de Estado, que gozaba de su enter confianza, Tan hAbil estuvo el general Narvae/ en aquella entrevista, y tan desagradable debi6 ser para el ministry la iinpresiou de las pocas patabras que le diri-i6, que hablAudole sobre ella al ministry do E, 6tada aiuericano, le aseguraba que la mejor political que por entonces podia hacerse del traspago de la grande Antilla, era'no hacer ninguna. Y 16 aqui demostrado e6mo el negocio de la compra de la isla de Cuba por losEst .ds-Unidos, cuya oportuaidad creiallegada Mr. Buchanan, no se. considerable del mismo modo ni pot EspaLa ni porel ministry americaDo acreditado cerea de ella.
Verificada la eatre-vista antmoiada entre el Sr. Pidal y Mr. Saunders, de seguro podemos decir, juzgando por su, resultado, que estuvo rauy lejos el Sr. Pidal de la altura A que supo colocar,;e el general Narvaez. Al presentable el ministry amerieftno al Sr. Pidal el proyeeto de traspaso de la isla do Cuba, esto ministry le replic6 quo comprendia claramente la dificil position de. los Estados Unidos: pero en el estado en que se encontraban las cosas (se ternia un conflict con Inglaterra). no, se anticipaba 6 decirle nada -obre la material, ni A ofrecerle esperanza a1guna sobre la cesion do la isla, por entonces; que quizA con el tempo serin possible, y que el gobierno espafiol tenia CoDfianza en la seguridad de la isla, aunque no se atreveria A decir por cuitnto, tempo duraria esto.
El secret do esta entrevista debi6 perforarse, y su espiritu, pasar
A la prensa, torque inmediatamente pros t6 esta su desaprobacion A to-do pensamiento que se eneaminara A la cesion de Cuba. La actitud de




24 STUDIOS POLiTICOS.
la prensa, y el juicio que hdbi' formado la opinion' dblica -respecto de -este asunto fortalecieron,' sin duda, el Animo' del ininistro Pi-' Aal, que en otra entrevista' con Mr. Saunders en di ei6mbre iletmismo. aio, le declaraba en6rgicamente que ningun ministry de la corona, de Espafia se atrev I eria-6 escuchar. semejante proposition, pesto que I&' opinion unAnime del pals preferia verla, isla sumergida, en el Occ6a-, mo, antes que cedidaA cualquiera otra potencia.
El New-York Herald por su parte habia arrojado 6, la publicidalas negociaciones encargadas en Madrid A Mr. Saunders, acusAndole de ineficaz, poco en6rgico 6 iuactivo: tal era la impacieneW coa quese deseaba, Ilegar i la solution del traspaso de Cuba por los hombres. de Estado, y do, la prensa de los Estados-Unid's. El fracas de esta negociacion' provoc6 ]a division de- Mr. Saunders, que sali6 poco
-despues para, su pals.
Los Esta'dos-Unidos habian. anunciado A Espafia, segun heraos.
-visto', la proximidad de la gn6rra,. civil en Cuba. Qu6 fundamenios,tenian para ello? ZQu6 pasiba, r6almente en Cuba? Eso lo vamos d decir, pero serA objeto de otro capitulo.




IV.
Anexion de ]a mitad del te"jtorW de Wjleo A los Hatadoe-Unidos.-HI aubDr
do estos studios sirve en el ej6relto, mejicano combatiendo en favor de N.
integridad de su territorlo.--Noticias que tiene el gobierno de Wjico de Ift
premeditada invasion'de Cuba.
Cuando en j ullo de, 1848 trasmitia, Mr. Saunders al general Narvaez las intenciones que abrigaba el gabin ete de Wasbingtou respecto A la adquisidon-ae la isla de Cuba, estaba embriagada la naeion americana cbn'las glorias'que baLian bleaDzado sus troops en los campos de Agua-Nueva y Monterey, de Churubusco y Contreras, el asalto de Chapultepee, y la entrada eu la capital de M6jico, dondepor primer vez flotaba, la baudera estrellada de los Estados-Unid-os.
La repAblica mejima, con ]a que tan pr6diga se ba manifestado la naturaleza, abasteei6adola de todus los elemeumi necesarios para hmr de ella uns gran nation, libre 6 inde pendien te, tenia la contrariedad de un ve'eino de raza distinct, endrgico y ambicioso. Emankipada de la madre patria, falts de esperiencia en el manejo de su propio gobierno, y envuelta durante muchas afto.3 en el torbellino de, innume'rables revolaciones, ofrecia esa nation fAcil conquista, :6 "cualqukia faerza organized.




26 STUDIOS P0L1*T1C,)-.
Los Estados-Unidos, que vigilaban de eerea su. presa, creyerorL Ilegido el moment de ensanchar su territorio, anexionAudose une parte. importantWms, de, la tierra, virgen del Anahtiac, Ramada &, centuplicar las riquezas de la Union americana, que desentrafiaria Sus tesoros ocultos, 6 sin explotar por lo menos hasta entonces. ,
Ya habian los torte-american's, despues de su indep ndencia, ensaneba o loi If mites desu territorio con la adjuisicion de la Luisiana y las Flcridas, y sb preparaban cautelosamente A Ilevar su pabelion invasor al Estado Jicano de Tejas, que linda con el de la Luisiana. A cualquier precio, y sofocaudo los esdrdpalos do j usticia y de derecho, acord6 adquirir aquel territorio, 'preparando 6u. obra con el envio de colons americanos A poblarlo, haci6ndose esto con tal consiancia, que en pocos andos se reumeron alli mas de 15.000 an-' glo-sajoues, que se aprovecharon de la primer occasion para dar el gifto Ae separation. de M6jiboj concluyeron el 12 de abril do 1844 el president de los Esta dbs-'Vnidos tin tratado con Tejas para su incorporation A la Union imericana. Este tratado, aunque no ratiflcado por ol Senado, f46 considered como casts belli par Xt6jico, retir ndose respectivamente los miuistros americano y mejieano do lag capitals en- que Pj erciau su representation.
El author de estas lfneas, aunque mu'y j6v.en entoncles, pero aDimado su. espfritu contra Ia invasion de la itntigna tierra d6 Nacwa Espa-, ha, de.j6 la Habana, su ciudad native, para ofrecerse al servicio da Wjico, donde tenia parents en altas posiciones ofioiales. FR6 nombrado official del ej6rcito en el acto y asisti6 'a la revolution, que tuvG effect el 6 de dicienibre de 1844, habiondo sido do los primers quo se presentaron con el general D. Jos6 Joaquin de Herrera, jefa del pronunciamiento, en palacio y en el cartel de granaderos de la guarEa de los Supremos Poderes, pasando en seguida A las habits6ciones del president interior de la repdblica D. Valentin Canalizo, de cuyu.
mstodia estuvo encargado con otroso'ficiales.
Si el autor pone aqui en. relieve su personalidad, no lo hace moVido de ningun espfritu. de vanidad, sino torque en el cur o de esta. relac'on tiene que demostrar por qu6 est tan al cabo do los trabajos: que se hacian en M6jico para ReNar al-uuos regimientos de voluntarios americanos, que se refiraban de la guerra, 6. la insurrection que so preparaba en Cuba para aneiairla A los Estados-Unidus, cosa




rs-lul las POTJTItos. 27
que preocupaba mucho -al gobierno americano, y que fu6 objeto do largas deliberacionea en ]as conferences celebradas en la Granja, donde se ballabala.6.rte de Espafla en julio de 1848, entre el general Narvaez Y Mr.,Eau-nders, ministry americano.
Pero por abora flj6monGs en M6jico del aao do 1845 en adelante. El gobierno de los Estados-Unidos estaba decidido A consumer su. injusto proyocto contra ]a repAblica mejicaDa, y reuuia ya sus troops para invadirla. Una division al mando del general Taylor acamp6 en Corpus Christi en junio de 1845, para observer las ope-raciones mejicanas y axanzarhicia el rio Bravo del Norte, cuando se le ordenase'
El gobierno del general D. Jos6 Joaquin' Herrera comprendia que, no habia po-sibilidad de paz,.por mucibo que la disease, y en\-iaba tro-pas ea buen ndrnero Ala frontera. No iba A 'hab6rselas ya M6jico con un department rebelde favorecido secretamente por un vecino traidor, sino con una nacion ponderosa, cuyos elements de prosperidad oontrastaban con ladecadencia en que se encoutraba el pais, merced A la inesperiencia de sus gobiernos y A los constants pronunciamientos; de sus ej6reitos.
Recibi6 6rd-enes el general Taylor ara avanzar con sus troops y apoderarse dul. fuerta y poblacion de Santa Isabel, y dos meses despues erau ya los americanos duefios- de aquella fortifiencion. Sui3 dignos babitantes no pudieron resignarse A sufrir el yugo estranjero, y destrayendo sus propiedades, abandon'aron el lagar del nachniento de sus bijos y donde lus rests do sus padres descansaban, reduci6ndolo todo A cenizas. iCudn glorioso bubiese sido para la -repAblica invadida clue este patri6tico ejemplo de la poblacion do Santa Isabel hubiese encontrado i mitadores en todas I as ciudades que oct, paron los yvailieesl
Aunque no escribimos la bistoria de M6jico, esperamos no nos tendrAn A mal'nuestros lectures, quo nos detengamai en ulla lo necesario para refresher el recuerdo de aquellos afios, en que parecia que los Estados-Unidos comenzaban su cruzada de invasion contra todos los pueblos limitrofes.
Ya el 28 de marzo de 1846 se ballaban los invasores norte-americanos al route de Matamoros, ciudad abiarta y en. la que se habian improvisado a1gunas fort ificacione-s dcsde donde se veia desplegada al




28 STUDIOS POLiTIC08.
-viento la bandera de las e8trellas, quo por primer vez ondeaba &IR
en serial de p6sesion de una tierra qua,. contra todo procedimientode dere ho y de justicia, habia sido, arrancada 6, unag vecinos, d6biles sf, Pero que en aquellos, moments lamehtaban con desgarradora, espresion sa poca faerza, mas que por otta cosa, por no poder resis.tir ni castipr la violencia y'eI ultr.aje de los auglo-saJones.
Vol.vamos ]a vista en'estas circunstaDeias erfticas bicia la capital de Mdjico" y Dos encontraremos alli un Duevo cambio de gobierno; al general Herrera Tu6 sustituido, en virtue de pronunciamiento, por el general Paredes. Partidario decidido este military de la guerra con los FAados-Unidos, t6do'lo que hizo Para resistifAl empuje ameTicano fU6 or,anizar un pequefio. ej6reito que se titu16 del Norte, y qua puso A las 6rdenes delgeneral D. Pedro Arnpudia, natural de ]a Habanaj-pero qua en su. primer juventud emigr6 4 M6jico y entr6 alli al servicio de ]as armas.
- CaY6 Matamoros en poder &a los americanos, despues de'dos ba-tallas'infructuosas ue tuvieron
lugar en Palo Alto y Resaca de Guer rero, y Munterey capitaI6 tambien ver-onz3sarneute, posesionAndose.
-de esta ciuda& las troops do 108 gbDerales Taylor y Worth.
La revolution de agostb habia sacado al general D. Antonio Lopez de Santa-Anna de su. destierro de la Habana; y Ilegado de nueta, .6 su patria, desembar*M en Veracruz, bloqueada eutonces por las fuerzas navales de los Estados-Unidos, que permitieron libre paso al cau.dillo ihejieaDO, creyeado qua este contribuiria 6, la paz entre las dos republicans. Habian precedido al general Santa-Anna, an su viajo, algunos officials del ej6rcito mejicano, entre otros, el autor de estas lines, que I lev6 las communications al general Landero, y & algunos coroneles de la guarnicion de Veracruz para su prouunciamiento.
El general Santa-Anna, defraudando la3 esperanzas de los norteamericauos, se dispuso A hacerle's la guerra con toda energia. A doce leguas de M6jico supo el desastre de Monterey, y reanimando el espiritu del gobierno y avivando el enthusiasm de las troops, se dirigY6 A San Luis Potosi, Para organizer su ej6rcito de operations, llegando A Aicho punto el 14 de octubre de 1840, y an la casa del general en jefe se rvania por las notches lo qua podia l1amarse le, ,or y nata de la oficialidad del ej6rcito.




FSTUID109 POLiTIC03. 29
Allf tambien coneurrian los generales de division D, Pedro Ampudia, D. Anastasio Parrodi, el debiigada D. Benito Zen6a, cl andiI tor Betantourt, y 9tros varies officials do meuor graduation al servicio de M6jico, pero nacidos on Ia Habana 6 al-un otro punto do Is bla de Cuba.
Una uoclje, estando'el autor de estas Ifueas presented, hab16 el general en jefe Santa-Anna Ae una communication, que habia recibido del gobierno aquel mismo- dia, sobro proyectos do al-n tios geneTales americanos de Ilevar-por su cuenta Ia invasion yankee t Cuba asi que se firmara; Ia paz que consideraban pr6xinia, y pars, cuyo Plan aprovecharian el retorno de regimientos de vol untarios cumplidos, que quisieran eng nchar'ae en Ia espedicion. Se siiscit6 un deba'te sobre Ia probsble derrota que sufririan esas fLIerzag ea Cuba, pues no tendrian, ni era possible que tuviesen, otro cardeter que el do filibusteras y se veriau privadas del derecho de nacionalidad americans,
-que su. propio paf:3 les intimaria.
El general Santa-Anna ,provech6 esta oportunidad para hablar ,del proyeeto de apoderarse de Ia fortaleza de Ia Gabada de I a Habana, con 500 liombres, que concibi6 siendo commandant de Yacatan el afio 1828 _y cuando Ia sorpresa no hubiese sido dificil, se-un 61 creia, por el abandon y descuido que habia en Ia- Habana durante el gobierno del general D. Dionisio Vives.
Era tal el sentimiento de repulsion que inspiraban los yankees por Ia invasion injustificada de M6jico, que aquellos officials cubanos, A pesar de que alganos de ellos, como Betancourt y Zen6a, so habian expatriado voluntariamento para ir con Ia corriente de gus ideas liberals, se pronunciaron contra Ia raza invasora, cuyo espfritu hostile y absorbeute siempre, revelado do antemano, hAse comprobado mas tarde con lo que pueden los pueblos hisppo-americanos ,esperar de sus vecinos anglo-sajones.
Basta lo dicho pars, que sepa el lector que ya A fines del aijo 1846 se proyeetaba Ia anexion de Ia isla de Cuba 6, lo.3 Estadw-Unidos, y de ello tenia Doticia official el gobierno de M6jico, asi como sabia que en Ia misma capital el Sr. Anaya, persona de gran le influencia, un abugalo cubano de reconocida ilustracion, un ra dico tambien cubano y un veuezolano de apellido Argos, que habia residido algunos afios eu Ia Habana, trabajabau, con calor en el proyeeto de.




so ESTIMIOS PoLiTICOS.
a4exion. Pero antes de prosegair seguir6 el hilo de los snf_,c.ios mejicanos lo mas mumariameate Que pueda.
SApose en el cuartel general de San Luis de Potosi, que las tropas americanas al mando del general T aylor debian movers prouto. D stac6 en su observation el generall Santa-Annwuna division de ca'balleria al mando.del.genoral D. Jos6 Vicente Mifion, A cuyas 6rdenes sali6 igualmente Autor de estas lfnea's, que poseyendo various idioms, entre ellos el ing16g, tuvo que dirigirse con la division d,3
-caballerfa de van-uardia A los pueblos do TATatehuala y Cedral, donde se presentaban diariameute desertores del qj6rcito americano, it quienes era precise tomar declaraciones 6 informed sobre los moviuiientos y planes Jel enemigo. Asisti6 con este motive A la sorpresa de un destacamento-de tabaflerfa-de voluntaries america nos, 6, quienes intim6 la rendici.on 6 hizo prisoners en la hwienda de la Encarcion. Dicho destacamento qne pertenecia 61 regimiento do Keniltuky, contaba entre sus officials A. personas may entendidas, como, 10 eran- el m9yor Gaines, el enpitan Borland y el capital Casius M. Clay, que fueron despues, -obernador del Oregon el primer, y ministers de los Estados-Unidos en el control de Am6rica y Rusia loi otros dos
Mr. Casius Clay ha sido famous en los Estados-Unidos por sus ideas a-Lolicionistas, y prisionero on la Eucarnacion; 6 informAndose, del lugqr del Dacin iento del autor de estos apuntes, que es la Habana, le hab16 sobre la eselavitud on t6rminos tan exagerados, tan fdIIA_' ticos podria deeirse, que aquel no pudo merits de consider como nDa gran desventura que la isla de Caba Ileo-ase i ser anexionada a1gun dia A la Union americana. Sin embarp, ya en 1869 era ese Inismo M, r. Casius Clay jefe do los wzeeli, qs que, so celebraban en Nueva-York contra el poder de E 3paaa en Cuba, cuando en 1843 tronaba contra sus-paisanog, qne tratabin de llevar la guerra al torritorio do una nation ainiga, sin oho flo, decia, que elde remacbar mayor n6mero de cadcuas parasicrvos y ensanchar la esfera de la mla-vitud.
El ej6rcito del general Santa-Anna se puso en movirniento el IS de eDero de 1849, dejaudo i San Luis Potosi, y yeudo al encuontro de las troops norte-americanas mandadas por el general Taylor. Los que bicimos aquella luarcha PeDosa de San Luis Potosi A la ADgos--




STUDIOS POLiTXOS. 31
tura, corca del Saltillo, podemos bablar por esperiencia do .o qua .si-nifica uu her6ico sufrimiento; pero no vamos ahora A tratar del vaor ni de las panalidades sufridas por el ej6rcito do, M6jiou al atravesar dos veces un desierto de ochenta le.guas en busca del orkemigo invasor, con quien dimos an los campos de Buenavista, y contra quien pbleamos en los dias 2,2 y 23 do febroro, aunque con poca suerto pam nosotros.
Por segunda vez salvamos do nuevo el desierto, habi6ndose disipado las esperanzas del ej6rcito del Norte, que eran muy grades el 92 de febrero d las once. de la mafiaua, cuando el que traza estas if neas se dirigia-al campamento arnericano, acompafiado del doctor aleman Vander Linden y escol tado por unos bAsares, Ilev6udole al general americano Taylor la intirnacion de rendirse, Si la suerte de las armas no -nos fti6 entberaiwmte contrarian, pues obtuviinos tres
iunfos parciales, ftO, si, muy funesta la direction de aquella batalla de Angostura 6-Buenavista, en quo murieron her6icamente sobre cuarenta. de nuestros mejores officials.
Los am ricauos so enorgullecieron con esta victoria, y dias despues de la batalla, de la. An-ostura desembarcaba en Veracruz otra ej6rcito americano, A las 6rdenes del general Scott, que bombarded la ciudad, capitulando el 27 de marzo siguiente.
No quedaba mas esperanza para M6jico que deten or y batir A su enemigo en Cerro-Gordo: tambien alli le f46 -contrario el destiny, y ,m6jico qued.6 abierto la iniquidad de su invasor.
Ynohedecansarimis.lectoresconmas a6talles sobre esta deggTaciada hecatombe mejicana. Me basta, consigner que despues de; Ns batallas qua tuvieron lugar en el Pefion, Padierna, Puente. de Churubusco, Molino del Rey y asalto do Chapultepec, que faeron otras tantas desventuras para M6jieo, las huestes americanas entraron -victoriosas en la antigua-Tenoititlan, y el sol do 16 de setiembre de 1847 ilamin6 a'quella escena de vergonzosa degradation para M& iico, que habia dejado desaparecer de sus' torres y do sus palacios, ievantados por' el g6nio latino, el Aguila del Nopal, para que go po sara la avarienta yrapaz Aguila americana.
Con ostos deseraciados success se produjo el funesto raiultado de perder M6jieo la mitad de su territorio. M6jico tenia 216.012 leguas cuadradas de ciuco mil varas- castellauas. Despues de la guerra




STUDIOS POLiTICOS.
do usurjacion americana y en virtue del tratado celebrado en ]a ciudad de Guadalupe Hidalgo el 2 de febrero de 1848, M6jico bizo cesion A Ios Estados-Unidos, no solo de Tejas con toda ]a estens'on que se haUs, preteDdido darle, sino tambien'de Nuevo M6jico y alta California on sutoialidad, y de parte considerable de los Esfados de Chibliabua', Coabuila Y Tamaulipas, formando todo el territorio cedido uns, es-' tension de 109.944 leguas cuadradas, que equivalent A ]a mited del que la, repbVica, posei a a" hacerse la independence, y 1.93 leg'gtias 6adradas mas, por indemnizacion, del cual se recibi6 la suma' de 1S.0100.000 de pesos.
Ya tenemos el aifto de 1848 A los Estados-Unidos en plena posesion de la mitad del territorio de M6jico y A Mr. Buchanan, miuistro do Estado americano, hacienda proposicinnes al ministry de Estado de Espafia pars, la compra, de la'isla, de Cuba.
H ,brfin visto nuestros lectures lo, mucho que se trabojaba por los; Estados-Unidos en aquella -6poca pars, lograr Is adquisicion de la justamentellamadaperladelasAntillas.EnX',djicolmismo,,ydurall 'te su guarra, se oncuentran pruebas do ello.
jQu6 era lo, que so pensaba en Cuba en aquolh fecha- sobre este asunto? Vamos A verlo.-




Proypeto par& ;a -n do Cuba.-Opinion de D, Joe6 Autonio Sh :oSiompre fuimos hostiles al, p6samiento de ]a anexion de Cuba 6 lea Estados-Unidos,,y por, mas quo so hayan predicado en todos los to.nos sus vent4jas, y que uosotros mismos creamos que el desarrollo material de riquezas seria muy ventajoso, no nos ba seducido nunea el porvenir de ser estranjeros on nuestra propia provincial.
Sabemos A d6nde se encaminan-la political de los, Estados-Unidos y 4u prop6sito, de ineorporar & sa territorio la.gran Antilla. Avan-van do dia por dia, etapa, per etapa, perseverantes siempre en sus planes, es muy possible que, aprovechAndose algana vez de eircunstancias political. desfavorables It Espaila, satisfagan sus deseos y scion su hidrofobia territorial, que no s& limit 6 Cuba solamente. El resto de k6jico, y la Am6rica Central, el Ecuador y el Pei'A, Bolivia, Chile y Baenos-Aires estAn desiinaaos, -cou el trascurso do los afios, A snfrir la guerra implacable que.hacen los americanos del Norte A la raza latina, & sus costumbres y religion. Todo el inmenso contiuente ,americano que agreg6 A su reino de Castilla Isabel la Cat6lica, cabe deutro'de'la ambition, anglo-sajona. No sabemos si otras naciones puder6aai de Europa, instruments visible de Is Providencia diviu.9-




ESTUD108 POLfficos.
pDudrAu lfmites A esa ambition, desmedida, como la Francia y la Inglaterra sirvieron para detener la del czar do las Rusias.
E'tretanto, y coneretindonos ahora It la'isla do Cuba, deseamos
-darb, concern la opinion que pTedominaba-en Cuba el afto de' 18-18 sobre la anexion, y dejamos este cuidado al ilustrado eseritor cubano,
-J). Jos6 Antonio Saco, diputado de la's Constituyentes de 1837, en representacion de la ciudad de. Santiago de Cuba.
Tratando del movimiento anexionista en esa isla, decia:
((La idea de la anexion fu6 labr a I udo'en silencio: pero en 1840, to)davia no era mas que tin simple y vago deseo que-nadie inteataba 4)realizar. La injusta guerra quo la Confederacion. americana declare oA. M6jico en aqual aflo, y el triste desenlace quo tuvo para esta re))pAblica, pues que perdi6 una portion considerable de su territorio, 'Orasrormaron de pronto la opinion de muchos cubanos. Los que ani)belabap por la aa6ximi, creyeron qua, asf como log Estados-Uaidas 1"habiau triunfado, de M6jico, con la misma facilidad se apoderariau de nuestra Antilla; y enarbolando pdblicamente su nueva bandera, i)apareci6 en Cuba aesde 1847 un partido numero'so quo, pasaado, do Olas ideas A los hachos, trat6 de ejectitar sus proyeetos vali6adose de olas armas.
(,Mientras estas cosas pasaban, staI16 en febraro do 1818 la revo)laciou do Francia, y proclamada la repd6lica, Ios auexionistas de 1)Caba recobraron nuevo brio, juz-ando que el moment decisive i)habia Ilegado ya. Otro partido mucho mas formidable que el pri1 mero alz6 tambien la cabeza en log Estado3-Uaijos; junt6se con el Ocubano, y declarAndose, no ya el PrOtedDr, SiUD el ejeCUtor de Ta oane-xion, se aprest6 A invader d Caba para ensedorearse do ella.))
((Yo desde Europa se-iiia paso A paso y con suma a usiedad todos' ))esos movimientos. Li-ado por antiguos y estrachos viaculos de .P.mktad con al-unos de los corifeos anexionistas, ello3 trataron
ZD
,desde elprincipio de incorporarse en sus fitas; y aun me ofrecieron 10.000 posos para que faudase y dirigiese un peri6dico en NuevaW York; mas 170, lejOS de dar oido A sus invitaciones, aunqw! couffeso que se las a-,ralecf, hie.- Pula par aparta-lo3 13 an% sa.nda ea oftuo solo Veia males para ello; y dos-racias para Cab& . . . . . . . . .
. . . . . . .




STUDIOS P014TICOS.
oMis esfuerzos fueron inAtiles. Los anexionistas, Ilenos de espe)ITRDZa, se eparayou eDterameDie de mi; y como persistiesen en Ile))var adelante sus proyectos, To me hall6 entonces en la dolorosa -ne))cesidadde auunclarles con toda franqueza que iba A escribir coni,)tra ]a re-volucion anexionista.))
Cuando D. Jos6 Antonio Saco di6 A concern su modo de ponsa: sobre 14 anexion de Cuba, los anexionistas exclamaron en coro: ((Saco ha prevaricadoi) y sefialaban la contradiction de sus opiDiones er, 1848 con las que babia susteDtado en 1837. El Sr. Saco protestaba contra esa supuest a prevarication en estos t6rminos:
Xuando digo que Danca fui anexionista, no es torque yo pieusz ))que el haberlo, sido en un tempo y dejar de serlo en otro puede, ))mancillar elhonor de quien en tal caso se hallare. -Mientras no se ))sacrifican los principios politicos y morales, y las bases que sirveu ))de fundamento A ]a liberiad y al progress de los pueblos; mientras ))Ias variaciones solamente recaen sobre los medics que de buena f6' ))se adopted, para lograr resultados mas ventojosos, licito es al homobre, y A veces muy ineritorio, el reDunciar 6, sus opinions y abrazar ))otras nuevas. Numerosos ejemplos, de este cam-blo feliz nos ofrecen ))Ia religion y la political. San Pablo, el ap6stol de los gentiles y per))seguidor de los cristianos,'abj=6 el paganismo, y se convirti6 A Ia, )Dueva, religion de Jesiis. El gran San Agustin, renunciando los er))rores de Jos MaDicbeos, Do solo fu6 la column mas firme del catoli))cismo, siuo que combati6 ]a misma secta A que 'habia pertenecido.))En la edad modern, en nuestros inhmo dia6, dos de los bornnbres mas c6lebres de li)glaterra han dpbido gran parte de su fa))ma al cambio de sus ideas political. Welli pgton y Pcel fuerou los. constantsts enemigos de ]a emfincipacioD de los cat6licos; pero ellos ))fueron tambien los que en 1829 tu-vieron ]a gloria de abrir A estos vel Parlamento y otras carreras'del Estado. ZNo fu6 ese mismo Peel ))Uno I de los adversaries de ]a reform, mercantil? Y Do fu6 tambien ))61, qui6n subM A ]a inmorialidad, re-uuDciando A. us anteriores ideas ))y abrazando y pl8nteando ]as que por tantos afios babia combatido? ))$aco, pues, sin compararse A esos hombres eminentes, pudo, sin vmOgua suya y con beneficio de su patria, dejar de ser auexiovnIst4.'))
motive impulsaron en 1848 A.D. J.ok6 Antonio Saco A de-




STUDIOS POUTIC4.
-clararse contra la anexionl? Coutribay6sobrenianer'a, dice' 61, joque vi6 en Nueva-Orleans en 1832, -enando, hallAudose- de 'paso para'Is Habana, presend6 la elecciou'de ua diputado ara la legislature de' la Luisiaua La el6ccion se la Aispataban viva 'ente 'un 'criollo frane&, Mr. Marigni, suf gro del valiente habanero D. Trancisco Sentmanat, y 6tro, americano daraza anggld-sajona. Ninguu 'americano votaba por et france's; ningun franc6g por eil 'americana. Triunf6 por
un corto mil-mero de votos ol criollo franc6s, y cuan do fu6 Swo
complimentary al elect diputado y 6, su esposa, esta le recibi6 con 108 ojos arrasados do lAgrimas y suspirando. ((I Ah, Mr. Saco! le dijo; estos son los Altimos esfuerzos del partido criollo: ya estamos en las Altimas agonies, y dentro do pocozeremos devorados por la razaqua es ama do nuestro pafi i) ((Esta p labras, dice Saco, hicierou en mi una impression may pr6faa&, y cuando dej6 las mirgeues del Mi8sissipf, sibi6n llovaba ea-mi pecho la libertad, tan m acompafia a por
cierto. lannexion.))
Asegura Saco que sus ideas desdo outonces permanecieron inalterables en este punto, y que siempre que hab16 do 61, ya en Cuba, ya
en Europa, siempre fu6 manifestando su repuguaucia A la anexion.
Pero aute.s'de proseguir y dejar cousignados'en e9tos apuntes lag
opinionei de tan respectable autbridad, respect A. la axiexion, de&eamos espresar tambien nuestras propias impressions, recibidas en I& vista que hiciraos A, los Estados de la Luisiana, Alabarna y Florid'a el afto de 1851, diez y nueve afiDs despues que hi'zo Saco la Buya.
iCuAn cierto y con cuAnta justicia decia, la sefiora de Marigui qua
la raza criolla soria absorbida, vejada y puesta A los pies de la raza auglo-sajonal No es possible encontrar mas enconadas las passions en i)higuna parte del mundo, quo lo quo lo estaban en Nueva-Orleans, Mobile y Pansacola, y en general on todas las derads ciudades do los. tres Estados que hemos mencionado on el wao de 1851, entre IG& deseendientes de espadoles y franceses por una, parte, que forman allf .1a raza criolla, y los anglo-sajones de pura raza. Nii los hiju3 do I& esclavizadi t Polouia odian tanto d sus opresores, ni entre los natnralea de Ia gran, repAblica americana b Libo tau lionda aversion Ucia sus dominadores metro olitanos, corao el que sienten los criollo's, luisiaP .
neses y floridanos contra la raza yankee.
La ciudad de 'Naev, Orleam preseitta tin ojein w viviAmda




F IUBIOS POLUiCOS.
esta. verdad. Diuba ciudaa tione una calle central, que es la mas importante, titulada del Canal, y puede decirse que es la frontera de !as 4os razas que pueblan la ciudad del-Crebiente. Una parte de la clu'dad se Rama Larrio americano, y residan eu 61 todos los de raza anglosajona; el otro, titulado barrio franc63 6 criollo, estA poblado por lag fumiiias descendientes de espefioles 6 francoses.
El que estas Ifneas traza, tonia en esta ciudad la familiar de su madre,-babiendo su abu6lo, militado alli de colonel del regimiento de la Lnisj4na, cuando la bandera de los castillos y leonos fl6taba en, ese territorio, como Idependencia de la corbna do Espafia. Nada habia quo pudiera indignar mas kesos, parien tes, qua conservaban an su corazon4a mac onalidad de, sus ]padres, que se les'.11amara. yanl e.es, y en Squolla misma uncionalidad perdida se ijigpiraban para lanzar contiEnos 6 interminable denuestos contra ]a raza anglo-sajona, qua e ensefloreaba mas cada dia, ultrajando A la sociedad criolla con la altanerfa, de In fuerza y con su political do e-oismo. Y lo que pasaba con escs parents sucedia exactamente respect A toda la poblacion de aquellos Estados, que teDian. su origin en la raza latina. jAhl y ju6 Liien correspoDdieron los anglo-sajones ese latent 6dio qua sosteilian bAcia ellos los ef iollos, cuando -vino la guef ra civil con todos sus horrors, y les Ilev6.alli, como la mayorde ]as plagas al general americano Buttler, quien desde entouces ha dejado allf provision de 6dio-para varies generacionos.
Dejando esta digression, y contray6ndonos al hilo do nuestra red action, diremos: que'asi como an 1832 no, habia uu ainericano quo
-votase por Lin criollo, ni un criollo que votase por un americano, an .1851 y 52 habia. tal exarcebacion. on los Aniuio- qqe rara familiar criolla se permitia visitor A otra americana.
Si esto sucedia epn la raza criolla, descendiente do rancezm y aspafioles, qua teniany tieneu doble oinpuja que ia raza criolla de Cu'ba, jqu6 no le est6ria reservadoA ese pufiado de habitantes blanco do
-e9a isla, qua an su absolute totalidad no reproseatan. mas poblaciou Ae ]a que tiene-una ciudad do tereer 6rdeu do ]a. Unioa americana?
. Permitannos nnastrus lectoras que fijemos aqui otrag razones an .qua se fundaba el. prufando escritor D. Jos6 Antonio Saco, el mas conocedor de los asuntos do su pais, y quien tuvo la valentf a nieces riwderesigtirk-corriente revolucionaria pwsta de moda an Cuba,




en 1848,.despreciando las antipatias y ]as calumnies de que f46 objeto, por sus paisanos, eu aquella 6poca. Tanto mas gencrosa. era do parte do Saco esta conduct, cuanto que, desterrado de su. patria, pobre en Europa y abrumaeode pesadiimbres, la revolution le hubie-. Ta colocado en actitud'y position muyfavorables, y, sin embargo, se decidi6 ik combatirla, con riesgo de qIIe miserable calumniadores pregonasen, qtie habia. vendido su pl=4, para escribir contra la. anexioD.
Veamos otras razones en que se fundaba GA escritor cubano para. pombatir desde Paris la aMXiOD:
vLa incorporaGiOD, decia, sok se puede conseguir de dos modos: 1)6 jaciflcamente, 6 por IaAerza de las armas'. Pacificamente, si, ve-orificAndose un, caso improbable, Fspaha regalase 6 vendiese aquella e )isla A los Estados-Unidos; en cnya eventualidad la transformation vpolftica de Cuba se haria tranquil amente, y sin ningun riesgo. Por Qo quo A mf toca, y sin que se crea qne pretend converter ningun venbano A mi opinion particular, debo decir francamente que, A pevsar de quo recouozco las ventajas que Cuba alcanzaria, formando vparte de aquellos Estados, me quedaria en el ,)ndo del corazon uu ))sentimiento secret por la p6rdida de la nacionalidad cubana. No ifflegamos en Cuba A 500.000 blanco, y en la superficie que ella '))conti6ne, bien pueden alimentarse a]-unos millions de bombres. ))Reunida que fu'se al. Norte de Am6rica, muchos de los peninsulares 3)que hoy la habi tan, mal avonidos con su. nueva position, la abanrdonarian para siempre: y como ]a feracidad de su. suelo, sus puertos ))magnificos, y los deinAss elements de riqueza, quo con tan larga. vmano derram6 sobre ella la Providencia, Ilamarian 6, su seno una nemigracion prodigious, los norte-americanos dentro de poco tempo, vnos superarian en uldmero, y ]a anexion, en Altimo resultado, no, wseria anexion, sino alsor6ion de Cuba por los Estados-Unidos. Ver))dad es que la isla, geogrAficamente con"iderada, no desapareceria
*del grupo de, las Antillas; pero 37o quisiera que, si Cuba se separ.ase, vpor cualquier event, del bronco A quo pertenece, siempre queda e vpara los cubanos, y no para una raza e3tralijera.))
((Nunm olvidemos (asi escribia. yo hace algunos meges A uno devmis aroio-os anexionistas) que la raza anglo-sajona difiere mucho de
-via nuestra por su. brfg n, por su lengua, sii religion, sus usos y cos-,




ESTUMOS POLI TICO ,
ktumbres; y que, desde que se sienta con fuerzas para balaucear el OnAmem de cubanos, aspirarA A la direction political de los ne-ocios Ode Cuba; y la conse-uir va solo por su faerza num6rica, sino pori)que se considerarA corno nuestra tutor 6 protectors, y macbo mas )adelantada quo nogotros en material do gobierno. La conseguira, re) pito ., pero sin hacernos ninguna violencia, y usaudo de log misnioa Aerechos que nosotros. Los norte-americanos se presentarAn ante Im ))urnas electorates; nosotros ta-mbieu nos presentaremos; ellos vota))rAn por los suyos, y nosotros por los nuostroS; pero como ya estar a Oen mayoria, log cubanos serdn esclaidos, segan la misma ley, de to))dos 6 casi Lodos log employs; y do loroso espoc thculo es, por cierto, que los hijos, qua 1bs amos verdalerog del pais, se encuentre en 61 .0poster-a(los por una raza adven,-diza. Yo he visto esto on otras par))tes; y s6 que en mi patria tambiea lo veria, y quiz tambien veria, mque-los cubanos, ontro-ados al dolor y A ]a desesperacion, mudieoson A las armas, y provocason una g-uerra civil.)).
((EI otro medio do conseguir la anexion seria por lafue;,--a de I= ))amnag. Pero podemos log cubanos empafiarllas, sia envolver A Cuba ))en la mas espantosa revolution? Z Con qu6 apoyo s6lido contamos, para triunfar do la resistencia que eacoatrariaIU03? Eatramos solos oen la lid, 6 auxiliado3 por el estranjero? Examiuemo3 separadamenOte lo que sucederia en cada uno de estos dos casos.))
((De raza africaua bay en Cuba como 500.000 esclavos y 200.000 )),libres, do color. Los blanco, unos son criolloi, y otro3 peninsulares, %))y aunque aquellos-son.m" numerosos, esto3 son mas fortes, no so4o por la idouticlad desentiruielito3 quo los uae, s;no torque tienen
-))eXclusivamente el p6dei, el ej6reito y la marina, y ocupan ademAs Jodas las plazas y fortalezas de la isla. Illusion seria figurarse que Olos peninsulares se adbiriesen en las actualei circunstaucias al grii)to de los cabanos en favor de la anexioa. Habria tal vez, entre los Prico-z, un cortisirno nAmero que, deslumbrado con la idea del valor ))que pudieran adquirir sus propiedades, depusieso su espadolismo, y
)se acogiese al nuevo pabollon. Pero ]a inmBnsa mayoria se mantendria fiel al estandarte de Castilla. Opoadnluse, pues, torque fuerza ))es confesar que los espafioles en Am6rica son mas espafioles qua en 1) Espafta; torque, babiendo pordido Ta sus almirables colonies an el-




40 INJUDIOG VOLiTWOS.
))nuevo contiuente, el orgm1lo national los oblige A defender A fuego. ))y sangre elfinido punto important que les 'queds; torque, Zesde 5)Cuba, pueden fomenter todavia -an comercio en various passes de vArn6-rica, y aun adquirir en ellos a1gunainfluencia political; torque. atodas las iadustrias, qae,, hoy Ios enripecen, pasarian. A los nortevamericano I s) pero n.,o podrianentrar en competencia con rivals tan actionsos y tan destroys; porpe, en fin, de amos de Cuba, deseende))rian 6, nn rango inferior, y sli .4. todos Jos hombres silernpre es dura,
-i)estesacr'1ficio, al espafiol le seria'insoportable, no solo por el re))Cuerdo.de Io que fu6 en aquellos passes, sino por Ia iDtclerancia do ))su carActer y el 6dio con que mira Ia domination estraniera. Si les vespafioles deploran, y en ini senior con razon el triunfo de Jos Es))tados-Uniclos en M6jico, que ya no Ies pertenece; Zc6mo podrian, imnirse A los que vienen A despojarlos de una propiedad que tanto ))estimau ))
Do acuerdo nosotros con las reflexiones del Sr. Saco, pa.-amo,3 ,per alto otras quo es tampa en sus escritos contra la incorpora&on de Cuba los Estados-Uaidos, torque escritas en epoca en
-que estaba por resolverse todavia Ia question do esclavitud entre Norte *y Sur de dichos Pstados, ya hoy no tienen razon de ser di-n.. chas observaciones."En camb[o agregaremos otras ideas del mi8mo, escritor, que respo nden A Iss que en.1868 y desde el principio do Ia. 'jusurreccion en Cuba pregonaban los amantesdel separatism. De-cian estos que Ios Estados-Unido's Jos protegian, y con su auxilio, el triunfo era sognro. Muchas veces combatimos ese error grave, causalamentable de que muchos c;ibauos ilastrados y juiciosos, que sin 6dios hAcia, Espafia, no, eran tampoco enem;gos'de sti gobierno,' se lanzaran en Ia insarreccion, esperanzados on que se encontra-xian dicha protection, y que por esto medio se alcanzaria Ia paz. ,Combatirhos con todas. las fuerzas d3 nuestra inttAigencia, fuesen, muchas 6 courts, pero, animados del mejor espiritu tan peligrosa, propaganda; y las reflexiones de los exaltados separatists, contradicie44o las nuestras,' se erablutoban en nuestro espiritu do acero. Bajq.. Umisme, forma con que on 1818 presentaban Ia question 1o3 anex1onistasi larenovaron an 1868,y 69, Y.un cubano que sostenia rela' dones ami8tosas de familiar con el secretary de Estado Mr. Fiall, era, el conductor constant de esperanzas de protection con que se elec--




STUDIOS POLiTICOS. 41
trizaban los duimos de los separatists, esperanzas infundadas que suponemos hayan desechado al fin de cuatro 'afios de desventuras, uquellos visionaries.
Hablando D. Jos6 Antonio Saco, que fu6 duiante muchos afios, como escritor, el orAculo de los cubanos, de los alixilios que podian estos esperar de la nation Dorte-americana, decia: ((Si los auxilios sonmorales, se re4ticirAn A buenos deseos, d vagos ofrecimientos, y A palabras pomposas que, alucinando A muchos, no salvarAn A nadie en la hora del peligro. LSer dD fiSiC08 los auxillos, unions que pudieP
-rau. ser eficaces on nuestra angustiada SitUiCiOD? T-N.,fas qui6n los dAT Serb. aquel. piieblo?, Seri su gobierno? En 16s-hitbitos utilitarios y es I Iritu positiVo de aquella repdblica, no e4, probable que ella arriesgue u diuoro eu empresa tan avehtur da. Atr6vome A asegurar que, mientras seau cubanos los quo dierbn la bara,' quedAndose al paEo lo3 morte-americanos, toda su, prote&ion consistirA en la tolerancia do ciertos actos que, aunqne repr'obados por el derecho de genes, no, comprometan la paz entre ello s y Fspaha. Yo quisiera infundir mis ideas todQs mis -compatricios; quisiera que desconflasen de todas las promesas, AUNQUE SALIESEN BELA BOCA DEL MISMO PRESIDENTr; y quisiera que ainguno se prestase incautamente, pesar de la mejor intention, a ser juguete de planes 6 intrigas que, si Be frustran, solo P erjudicarAn A Cuba y d sus bijos; y si se realizan, aprovecharAn A los que mada pierden ni arriesgan.))
Bien clarament6 demostraba Saco,' adem&s, que Di por temor de que Espafla, -en sus revueltas intestines, mandate liberfar los.esclavos. ni p6rque en otro sentido los cubanos desearan. rnlizarla, era justificada, nna insurrec'cion, no 'habiendo pais sobre lafierra en donde un movimiento revolucionario faese, mas peligroso que en Caba.
La bip6tesis de que los cubanos deseaban. la anexion para libertar aus eselavos, es en mi concept del a6nero burlesco. En 1848, como en, 1865 y 66, como en 1:868, solo Be ba pensado en asegurar la esclavitud, y en. este panto, trios y troyanos, propietarios peninsulares y propietarios cubAnos, han estado envueltos y coDfundiclog on una comun idea, qiIe hasidoalejar cuanto les fuese possible, la Wucion del problema social, como 16 demostraremos mas adelante.
Al gobierno espaflol es'necesario hacerle justicia en este agunto, que le honra; en las questions de hbolicion ba estad'o mucho mas




42 STUDIOS POLhICOR,
avaDzado que Fus gobernados antillano3, y lo mismo los gobiernos moderados que los de union liberal, han tomato parte rauy active para curar de raiz In gangrene de In eselavitud, qua corroo y consume In vitalidad de todo quorpo so6al. Lo mismo el lustre duquo do In Torre, que los eminentes repi-Lblicos 016zaga, Ulloa, Seijas Lozano, Gonzalez Brabo y Rivero,. levantabau en el Congre8o de los diputados su autorizada voz A favor de las reformnsy caestiones socials de Am6rica, y ademks, el ministry moderato 9ei as- Lozano lleg6 I ordena.ral marqu6s.de Castell-Florite, capital general de Cuba, qua, convocase un a junta de los mas importance hacendados, para resolver de algun modo la question magna de In esclavitud, por el propio interns de aquella clase, pues no le era possible al gobierno desateuder por mas tempo el emptije de la's, mod6rnas sociadades, siendo necesario, decia ell ministry en sus comunicacionds -al general Dalce, atemperarse A los principios dominates de In 6po,-a. Ea otra parte de estos apuntes hablaremos, del effect que produjeron en. Caba las g.estiones del general D. Donaingo Dai-ce sobre este, particular.
11abia cundido con tanta generalidad !a idea anoxionista ea Caba, que los mAs amio-os de Saco lo criticaban y dejabaa expaesto & la voracidad de sus detractores, sin. que aquellos.iiitiraos quo le pro-' porcionaban recarsos para sosten6klo eA In vida- inodestisima qua hacia en Europa, lo defendiesen do otro modo, qua d ici-ndo: ((como Saco no tiene esclavoi,)) sin comprender que por lo naisrn'o que uo los teida, podia ver las dosas bajo su verdad, ro prima.
La esclavitud, que era el mayor interns quo podia unir d paninsulares y cubanos, fu6 el m6vil que indujo A Muclos de, los primeros Y A lagran mayoria de los ffegundos, por razon desus esclavos, 4 volver los ajos al Sur de In Union-amerkana para In incorpora, ioa de la isla, y esto s bese quo es cierto, lo sabe el g.obierao y el mundo enter.
Asi es, que la conspiracion de i848 ha silo, ea nuestro coacepto, la, mas important, la mas grave y In de mayor riesp que so hEk presented en la isla de Caba, inclusa 14 insurrecciou de Yara, qua sin contar con ol auxilio de los peninsulares de Cuba, ni prateo-Us por la Union-a mierieana, ha carocido de los re iursos y elements coa que por rAzon de Ins- eircunstancias pudo aquella tener, si no hubiose 8iJo dominada, y vencida en sus primers intentions por la energfa y bal)i' idad del general D. JoA da la'Coucha.




FsTUDIOS POLiTILOS. 43
Las idos am4aron tanto en el. 6rden auexionista, que ya en 1849 ae present en los Estados- UDidos como primer jefe del partido el mariscal de campo del ej6rcito espafiol D. Narciso Lopez, para organizar una espedicion de norte-americanos, con la que invadi6 la. eAudad de Cdrdei3as en mayo de 1850, sin otro resultado que el de Ikaber permanecido en dicha ciudad algunas horas, reembarcAndose en seguida par Cayo-Hueso.
En agosto de 1861 volvi6 el mismo Lopez A invader la isla de Cuba con nueva espedicion filibuster, y ya de esta y de su fracas es preciso ocuparnpa con 81guna MOB aetencion.




Nombrami6nto del general Concha para capital general de 0 aba. -Movimientos revoldeionarios en. el department Central.-Espedicion de Lopez.-Batalla de las'Pozas.
En setiembre de 1850 croy6 coiivaniinte el. g obierno de la reina doaa Isabel II hacermuevonombramiento do primer autoridad en la "isla do Cuba, y el duque de Valencia'propuso para dicho cargo al teniente general D. Jos6 do la Concha, habi6ndosele concedido por real Aocreto on 18 del mismo mes, y II.egaudd A la Habana el di a 10 do noviembre.
La semilla de la anexion, so eiparcia por to la la isla, y principalmente, por los departanientos Occidental y Central, y el nuevo capi'tan general pudo desde luego apercibirse de I& hou da division que existbi, entre insulates y peninsulares, asf como de los sintomas precursors; do pr6ximos trastorno&. La situation political de Cuba era teaebrosla, y el. general Concha asi I'o comprendi6. Hecy que agregar A estas coi-trariedadesel mal estado en que encoutr6 la administration pablica;
de las di'versas opiaiones qua necesarlamente tuvo que oir, dedpjo el juicio siguiente., quo estampa an la p-1-ina 135 do sas Mentorids sobre la isla de Cuba:




STUDIOS POUTICOS. 43
Aos altos funciona'rios, los que realmente concern el estado del
*pais, su administration y los vicious de esta, rebuyen la responsabili'Ddad, de indicar el remodio, prefifiendo, A resultados que juz-an du-))dosos, conflar en los elements. de 6rden que encierra la poblacion y ))la pro'speridad material del pals., Otra parte de los empleados en))cueatran inmejorable un,istema que les permit acuniular obven))ciones, y aun adquirir fortunes mas 6 menos rdpidas, se-un la elas'Pticidad de sus conciencias y las conditions del desti no. Los espa))fioles nacidos en. la Peninsula, qne Ilevan alli largo tempo de resi))dencia, y qie 6, costa de su laboriosidad v honrosa economic adqui))rleron gTandes capitals, no pueden en' general comparar con otro .))alguuo el sistema de gobierno, y-,administracion que en Cuba rige, ))y calculan las dificultades y los medics de conservation de aquel pafs ))pqr las fueirza terrestres y maritimas, sin entrar en considerations ))de otro g6nero, que no es dado olvidar A un gobierno mediauamente ))entendido y previsor. Mientr.as tanto, los a pafioles naturals de !a
-)Asla, los qu6 mas alta position ocapan por su nac iiniento 6 sus for))tunas,.si bien se apresuran A ofrecer sAs respatos at nuevo gobervnador, no dejan oir su voz sobre nin o-tina de las questions de gorbierno y administration; circanstancia quo lla-ma la atenciou triste))mente, torque prueba sin dada al-ana el alejamiento en que se eno)euentran Y la incertidambre, si no la desconfianza, respect A las
6 ideas de la.nueva autoridad.))
Eran ver daderamente critics los moments en qqe Ilegaba A la Habanael, general Concha 6., ejercer el rnando superior de la isla de Cuba. El ex-general A Narciso Lopez, cu yas cualidades populares le daban gran autoridad y presti-io, babia establecido con al-unos importance cubanos, emigrados on los Estados-Unidos, una junta revolucionaria, que trabajdba principalmente e n promoter la insurreccion en el depart amento Central de la i6la, principiaudo A seatirse alli las primers acitacionei delpartido auexionista.
Habiaso formado en 1849 en las Islas Redondas una espedicion qae tenia por objeto desembirear ea el 1,-partamento Central de I& isla y auxiliary A los, anexionistas del Camagd_,y on su obra revolt, ciouaria; pero la pro.dama del president Taylor declarAudolos faera de la, nadonalidad noite-americana si coasumaban su proyeeto, los detavo al-an tiemo, si bien eu el misruo ado desembarc6 ea C-Arde-




46 STUDIOS POLiTICOS.
nas al mando de Lopez otra espedicion qw sorp-rendi6 dicha 6udad, sin dar mas resultado, que apodetarse los filibusters del goberDador, ydespues.de-baber permanecido a1gunas horas en la poblacion, alejarse de ella en el mismo vapor que los condujo, camb'ando algunos. tiros con un destacamento &caballe-rfa que se present en el muelle de CArd euns al emprender el *apor su retirada.1 AsI gastaron on empresa tan est6ril 7,tirriesgada gruesas suu6as, que salieron de la isla, y que, no bajarian de un million de'duros. Cdrdenis e* una poblacion, ebainentemente mereantil y presenci6 aquel movimieuto de invasion eon toial-indiferdneia.
El vapor que condujo la espedicion invasora regres6 A Cayo,. Hueso perseguido de cerca por Jos cruceros espaiioles, que Ilegaron A la iBla ameiicana casi un tempo, babi6ndose salvado Lopez: merced al poro calado de su buque, que le permitia ir por eutre cayos, guareci6adose' asi del, 'ataqlue do los haques espafioles. Poco tempo despues-de estos success.' domenzaba, la primer 6poca del MADdo del general Concha.
Estendfase el espfritu de ainexion A todas parties de la isla, y laidea de que se convertiria A Cuba en un estado eselavista de los Estados-Unidos, y que asi se garantizaria mas la propiodad de los nogros, cuya emaucipacion se discutia ya violentamente por la prensa y por las sociedades abolicionistas de' Europa 169 -Estados Unidos, hacia que los grades propietarios-de ingenious, haciendas, cafetales y demAs fines rurales, muchos insulates y no pocos peninsulares, acogiesen con calor el proyeeto de anexion y stiscribiesen fuertes sumas para Ilevarla adelante. En cambio, muchos naturals de Cuba, y la ma.yoria de Jos peninsulares, que conservaban los instincts heredadoo de aversion al dominion estraiijero, y que mas consultant al corazon que A sus interests, combatiim sin descanso la propaganda revolucionaria que se hacia. En a1gunas localidades se demostraba que el mayor 6 menor -w mero de eselavos so hallaban en razou direct con la mayor 6 menor aficion A trastornos revolucionarios. En Puerto~ Prfncipe, por ejempl o, situada d 150 leguas de la Habana, y cabeza ,del territorio camagueyano, la raza do color estA en mucho menor proportion que ]a blanca, y de 6sta, Do Ile-aban al 4 r 100 Jos naD PO
turtles de la PeDinsula. Asf es que, en e, e punto, el espiritu de anexion unas voces, 6 el de independence otras, siempre se babian ma-




ESI UDIGS POLiTICOS. 47
-nifestado en mayor escala que en al. unas otras localidades, debido
-tambien A la costumbre goueralizada alli, de quo losi6venes de familias medianamente acomodadas pasasen d educarse en el estr4DJero, Y priucipalmente en la vecina repdblica de los Estados-Unidos. Da Puerto-Principe sali6, para colocarse d la cabeza delos emi-rados que .1ormarou la junta cubaua establecida en Nueva-York, el may ilustrado camagaeyano D. Gaspar Betancourt Cisneros, conocido por el Iugare;i-o, bajo cuyo ps6udonimo escriM por espacio de muebos afios, difundiendo doetrinas quo penetraron profundarnento eu la conciencia do gran nAmero de sus paisanos.
Ea Puert o-Principe, alli fines delsio Io pasado, tm-o su asiento la Audiencia de Santo Domingoi qu-, era la mas anti-aa de la3 ''Indias, y fa6 tribunal superior Anico do la isla hasta 1838, y desde 1812 se estableei6 alli una intenlench de Hacienda, que lleo-6 6, toner grande importance como control de la administration de justicia y de rentals, aeudiendo A dicha, ciadad uec-sariarnente ]as inteligarkciasjuridicas, literarias y econ&nims, que, einpapadas en las ideas Zel modern progress, las trasmitian d los habitantei do ala.-I d, partamentb, Avidos de libertad y de iadep ,ndencia. La importancia do Puerto-Principa y la necesidafl do eaFrenar sus peli-rosas aspiraCLO.nes, decidier6n al gobierno A trasladar A diclia ciulad on 1850 la comandancia general del department del Centro, como remedio contra las ideas de des6rden qua se manifestaban-en el mism')'.
No ponsaban mal los anexionistas ese6giendo A Puerto -Principe,
-po r el estado escepcio'nal en que se ene.untraba, como el punto mAs 4. prop6sito para promoter una rebellion, que coincidiera con la salida de los Estados-Unidas de zina fuerza invasora que debia conducir el. vapor Cleop(ilra.
Las hojas volaDtes, los folletos y perl6dicos que con misteriosa peNeverancia eirculaban por el department Central, iiDportados de los Estaios-Unidos, eran pruebas manifiestas do la agitation. revo lucionaria de aquella comarea.
Lle-6 general Conch'aAlasla do Cuba yse fiJ6 principalmente por las noticias que tenia, en. el deputamento Central, disponiendo ,esde.luego,.que deja ;e la subinspeccion de caballerf, el general don
Josk Lemery Y nombrdndole commandant general del Centro. Sa primer acto fa destituir al ayuntarniento do Pacrto-Pffwipp. Los




48 STUDIOS POLiTICOS.
anexionistas esforzaron sus trabajos eilitonces, y el general Lemery, con impreneditacio'n por su parte,,,procedi6 A veriflear prisoners de personas notables, entre ellas t1gunos individuals del ayuntarniento Suspense, lo&ando evadirse el arrojado j6ven D. Joaquin A-flero, que se refugi6 en los montes, de61arAndosejefe de una partida y levantando el estarrdarte de la rebellion.
Si el general Lemery hubiese proce4ido con menos violencia, mas tino y mejor pulso, y evitado la destitution del ayuntamiento, redtici6ndose A vigilarle de cerca, el movimiento insurreecional de, Aguero no hubiera tenido lugar; y pocas ramificaciones debi6 tener en otros punto de ]a isla, cuaudo solo en Trinidad, apa:ree ron nno& pocos j6venes en sonde rebeldis, recorriendoAlgunas haciendas 6 interDAndose despues en el monte,- donde, fueron la mayor parte upreheadidos, safriendo el infeliz- Agaero con su. m-aerte, las consecuencias de sa impremeditacion.
Estos acontecimientos avivaron mas los trabajos anexionistas, y precipitaron la espedicion que el general D. Narciso Lopez preparaba, para aesembarcar en Cuba. El -capitan general de la isla tenia noticia de los movimientos de Lopez y sabia que contaba congenio dispuesta A, embarcarse para hacer' la guerra en Cuba, reclutada prinei almente en"Nueva- Orleans. .
Eu la noche del 11 de 'a'gosto de 1851 di6 parte el capital del: puerto de la Habana de que al retirarse el vigia del, Morro habia observado que, de dos vapors auunciados A la vista como buques de gui-rra de los E stados-Unido s, uno no Io era, y despues de haber esta4o como cruzando, hacia rumbo hAcia el'Noroeste. El tenieute gobernador del Mariel habia trasmitido t6mbion aquella noche otro parte del commandant de la Tragata Es eranza de haber visto Lin vapor gospechoso por sus m niobras, cargado de gente. Estas n.oticias; l1evaron al Animo del capital general de la isla la conviction de que aquel vapor sospechoso conducia la anunciada espedicion contra la, isla, y con su actividad reconocida principi6 aquella misma noche & dar sus disposiciones, poniendo en movimieuto la marina y las faerzas militaries; y 0'rganizando una column c'ompuesta de las compafifas de preference 'de los regimientos de la Corona, Barcelona y Leon, A las siete de la mahana; so hallaban embarcadas en el vaporPizarro, al mando del, general segaudo cabo D. Manuel Ena, 116-




ESTUDIOS POLiTICOS. 49
vando consigo botiquin., camillas, municiones de respect, etc. Tambien qued6 lista una goleta qre debiaremolear el vapor, en 'a que so embarearon treinta caballos.
El Pizarro, montado por el general Bustillos, commandant general del apostadero, zarp6 del puerto d 1.9s siete y media de la mafiana, y al Ilegar 6 Bahia-Honda, supo el general Ena que los enemigos habian desembareado on el Morrillo de ManimaDi.
Mucbas fueron las co ieturas A Que di6 lugar el beebo do presentarse Lopez A la vista de la Habana y-anunciar 0 mismo su Ilegada; pero quedaron desvanecidas ..cuando se -supo despues, que en CayoHueso habia recibido confldenclas falsas,' asegurAndole que estaban sublevadas ]as poblaciolnes inmediatas ii la Habana; esplicA-ndose asf su imprudencia de present arse A lavista del Morro. Tan debuenaf6 ere'16 las falsas noticias de Cayo-Hteso, que no quiso dar cr6dito al patron de una goleta, que detuvo A ]a vista de ]a Habana, quien le asegur6 qup la isla gozaba de la mayor tranquilidad, y A quien dej6 proseguir suviaje', previDi6ndole dijera A ]as autoridades de la Habana que ya estaba en ]a islal Narciso Lopez. Esta ligereza prueba con cuAnta f6 esperaba Lopez el apoyo del pals, no pudiendo imaginary, segun sus propias declaracioDes, que tan pronto bubiera tenido que bab6rselas con las fuerzas espefiolas salidas inmediatamente de la Habana, y que desembarearon en BaLia-lionda, emprelidiendo viaje desdo este punto hasta San Miguel. Aqui acamparon las troops del general Ena A dos lior as de fas Pozas, donde se hallaban las de Narciso ILopez.
Este habia dividido su espediCiOD de 480 Lombres, ocilpando con 340 las Poza8, y dejando en el Aforrillo custodiando los equi pajes y municiones los 140 restates.
La narration de la batalla de las Pozas la bace el general Concha. del siguiente modo en sus Ifemorias sobre la Wa de CPba:
((La division de ]as fuerzas e-nemigas prescDtaba A las nuestras ))una ventaja de mucha consideration, torque si estas eran por si surficientes A batirlas reuDidas,.5cilmento hubieraD podido aniquilar))Ias en detail. Privarse innecesariamente de esta ventaja fu6 un ha3) mentable error solo explicable por la misma conflanza que en su va))Ior .7 en el de sus soldados tenia el distinguido general Ena, sobre ntodo cuando debia. suponerse que los enemigos A quienes aguardaba 3)una muerte cierta babiaD de opener resistencia, desesperada. Justo
7




ESTUDIOS POLiTICOS.
1) es, _81n: embar-0, recorder que el suceso do'CArdenas, y la carga ))dada &Ili par nuestros valientes lauceros, pudieron. contribuir mucho ))A que hubiese formado una idea desventajosa do las pirates, A cuya i)circunstancia, unida A laie--su eacesivo arrojo, debe en parte atri))buirse fa resolution' qae e1 general Eria adopt do divider sus Ofaerzas.))
((Hizolo asf, en efacto, y dando 6rd-en at commandant Villar para ))que matcbase sobre el Morrillo con tres compafiias y a1gunos caba))Ilos, se- difigi6 61 A In s siete de la mahana sabre las Pozas con las cua))tro compaLf-as rostantes, de lag cuales dej6 todavia una A retaguar))dia, escoltando las municiones de reserva.i)
((Los enemigos se vierozsorprudidos con el iaesperado ataque de ))nuestras troops. No coutabanj se-an coafesion propia, corni he d-iocho, con ffer atadados ante3 d6 cuatr@ dias, y no habian trascurrida ))aun veinti(miitro horas Aesde su dese mbarco, cuando el general Ena ))COD M PBT'efia column, se presenO at frente de las Pozas. No eg ))Sin duda una position fuerte ]a que esto pueblo ocupa, ni sus casas, ))constraidas de tabla y guano, op)nian notable abrigo A sus defen))sores. Sin embargo, debo alvertir que los accidents del terreno ha))Cian en realidad m is ventajosa la situation del enernigo de lo que rparecia at avistar la poblac'oa dasdo el camino quo nuestras trapa& Ollevaban. Es 6sta esLrecho, y dificilmente permitia la march do la ocolumna, sino par cuartas, torque tione 6, la derecha un espeso bos))que Corrado, del que salen a1guuas varas de terrenlo alto terminado ))en una ca3a, mientras par la izquierda corre 6 to largo una empali))zada do seto vivo., que to separa do tierras bastante oudeadas y )que terminal en una pequefla eminenria, la cual, estendi6ndose ea ))descenso par ol. mi-mo lad3, sirve de asiento A otras casas. Sabre esa
-vdnica casa, situada at frento dA camino, se diri-i6 en la forma inQicada la compaftia de granaderos que marchaba en cabeza, y M 1)M;ibida con na vivo faego: pero nu_ stros valleates, armando ba))yoneta, se lanzaron at mismo tiomp) que el general hacia despleogar en guerrilla las dos cornpafa-fai restates par 1j, izquierda para ))atacar In, eminencia. Carcrados A su vez los granaderos par las faer))zas enernigas, tuyieron que retirarse at verificar el primer ataque; 1)m8s babiendo llegado A la carrera la compadfa ctue qued6 A rettY)guardia, volvieron'i cargar.y se apoderaron de nuevo. de las pki-




STUDIOS 'POLfTIOS.
operas cases, Ileo-ando hasta dentro del pueblo qua so estiande des)),cendiendo bAcia un pequefio rio inmediato. EI 'valor bubo, no obsntante, de federal nAmero, y las dos compahlas, despues do una p6rndida muy considerable, desalojarOD el pueblo. El valiente general ))trat6 en aquel moment de reuDir ]as compafifas que babia desplewgi;do por ]a izquierda para, der el -61timo ataque, torque los enemivgos, sorprendidos del denuedo de nucstros soldados, se replegaban skla parte inferior de la poblacion, y quedaba solo un grupo de los rmas audaces y desesperados SGSteDieDdO la eminencia indicada; pero ))desgraciadzimente la empalizada bizo impossible la reuDion;de nues))trfis tropes, las cuales, cansadas y fatigadas ya, sufrian p6rdidas ioconsiderables por los tiros certeros del eriemigo, y a] geneTal, que vmil veces babia buscado la muerte, so -vi6 precisado A dar la 6rden .))de Tetirarse.))
(tNuestros soldados, sin embargo, no estaban batidos ni derrota))dos. Aprovechando Ios enemio-os el momeuto do la retirada, inten))taron tomar la ofensiva, y salieron del pueblo pare, cargarlos; pero ))haeiendo alto nuestro8 cazadores y granaderos A la voz de su genevral, y dando el grito de ((viva la reina,)) en. una carga A la bayoneWa, reebazaron A los pirates do talmodo, qua los obligaron A encerrarvse jan la poblacioD, dejando muerto al general bfingaro Pragay. ioEsto bast6,para qua nuestras Iropas no fueran ya molestadas en su. wetirada, y pudiesen hacer alto y establecor el general su campavmeuto A legua y media de ]as Poz8s.))
(tEntre tanto que esteataque tenia, logar, el com&-ndante Villa0z ))se dirigia al Morrillo, al frente de cuyo punto ,a present solo con
*dos compahias, por haberse estra-viado por aquellos maDglares ]a i)que iba do vanguardia, y qua mas tarde concurri6 al combat. El vataque no fu6 me-nos vi goroso en este punto. Nuestras tro as, caragando constantemente A la bayonet y despreciando el fue-o de los uenemigos, Ilegaron A cerearlos enteramente, y su situation, era tan vdesesperada, que aun habiendo desistido el coinandante Villaoz do usa-esterminio, por haber recibido 6rden de su geneTal pare, retiraruse,-Ios enemigos se consideraron tan perdidos, qua su. jefe Critten))&nj seguido de cincuenta bombres, -pens6 ya solo en busear su. sqlavacion, arrojdndose en- lanchas A la mar, donde A ]as pocas horas vfuepun apresados. Los restates pudierou aquella-noche refugiarso




52 ESTUDWS POUTICUS.
i)& las Pozas, auuque no sin haber dejado muchos disperses, qti'elfue))ron. togidos y fusilados an los dias sigaientes.)) ((Los com ates qua acabo de referir tuvieron lugar al 13 de agosko; el 14 sali6 de, la Habana- el brigadier -Rosales an un va por con ))cinco compadias y cuatro piezas'de montai-aa, y el 15 se hallaba ya, reanido, al general. Ena, como lo verific6 igualmente eI 6ronel Mo))rales con su column'a. De este nioao se en6ontraba el general inme))diatoal-6nemigo con una fuerza de 1.500 hornbres, 4 pizzas y 120 ))caballos, si bien pQr habersa separadolikia, Cavaiabos el colonel ))Mbrales, A Onsecueneia de una n6tiei& equivoca(k, teuia ya solo su ))columna y la.del-brigadior Rosales.6117, cuan& volvi6 d ponerse ))& la vista de los pirates, frente al cafetal do Frias, an donde estos ))se hallaban descansando despues de, una larga march sin conoci))miento de las proximidad de nuestras troops. Mas de una hora ha))Oia qua estas avistaban al enemi(ro, o6upindose el general an pre))parar st! ataqde, cuando la Ilegada, de una nue-va colurnna de dos ))COmpaWas y 100 caballo ,-'fiierza qua habia situado nuevamente ))an Guauajay para observer las salidas de las lomas del Cuzco, y, ))qua adelant6 una seccion. de caballeria, previno A los pirates del opeligro inminente ea qua se encontraban, obligAudoles A dejar sus ))ranchos precipitadamante, y ponerse, an- mrclia hAcia la montafia. ))Tal fu6 el moment an quo adelant6ndose el intr6pido general con Imna mitad de cazadores sobre el blanco enemigo, para detenerlo en. ))suretirada, recibi6 6 muy corta distancia una herida mortal qua le ))puso an el caso de mandar h1acer alto A su colunaua; suceso desgra))ciado qua iutetrumpi6 las operations aquel dia, y que vali6 A los opiratas su salvaeio'u aun. cdando so baltabau readidos y fatigados
el puntb de habor tenido que descansar i legua y media del ocafetal de Frias.w
((No teiliendo A mis- 6rdenes nia-uno de los geaeralez A quienes opudiera emplear en. el mando do las operations, tom6 por mi mis4)MO su'direecion. Era precise reorganizar las different columns, poner.48-'eu disposition de batir A cualquiera nuava espedicion que we presented, como se I auunciaba, y hacer impossible al mismo tiemopo qua un'solo hombre de los de Lopez consiguiese salvarse, am1 obarc adose an cu alquiera de las costas y refugidndose A uno do lo3
oinfinitos Gayos qua hay 4 su: iamediacion, para aprovechar el paso




ESTUDLOS POLiTICOS.
Qe cualquier buque que cruzase. Y tal fu6 el objeto que me propui)se, hacieudo salir el 18 precipitsdamente de la Habana at teniente colonelel Sanchezj con 400 hombres (let re-imiento de la Corona, cu))ya Ilegada A San Crisi6bal impidi6 oportunamente que se verificase )Jo, que yor habia calculado evitar.)) I (tBasta examiner la carta y consider la corta extension que do ))N. A S. ocupan las lomas del Cazco, y los pocos caminos y abrigos )) que encierran, para compreader que Ambos objets estaban cumpli))dos con las 6Tdenes que al effect habia comunicado: la column del .))brigadier Rosales, en, quien por la muerte del general Ena, habia
C,
orecaido el mando, debia ocupatA San Diego de Nudez para cubrir ))la costa del N., estando pronta para rechazar y batir c'alquiera ))nueva, espedicion que desembarease, A cuyo fin podia reunir la faer,))za mandada sitar en Cayajabos A las 6rdenes (let tenionte colonel ))TerAn, que debia cubrir la salida do aquellas lomas on direction do nla Habana. El colonel. Elizalde habia de situarse en San Crist6bal ))para cubrir la costa del S. y tender A la j urisdiecion do Pinar del ))Rio, y mientras tanto,' las column's del colonel Morales y tenients 19coronal Sanchez, se encarkaban de persegair iacesaatemente 6, los 'W"nemigos.7)
aEra impossible que, tan pronto como las troops tomasen esta si-))tuacion, pudiera prolon-arse mas de un dia el complete esterminio Rdelos pirates, pues nacesariamente habian do hallarse siempre per 11))Saguidos de cerea por alo-unas columns, y A distancia de una 6 dos,
de las que tenian. designado centre de oporaciones.))
'((Dadas estas*dones el 18, tave que veneer alganas dificultades
realizarlas en los dos dias siguientes, por las alteraciones que
-))habian sufrido en su faerza y sitaacion las diferentes columns. Sin ))embargo, con las noticias que tuve el 20 de la quo ocupaban los ene.))Mio-os, previne al colonel glizalde que para pasar 6, San Crist6bal, tomase la direction de Sat Diego de TApia, en la -cual debia encon))trar 6, los pirates. AsI sucedi6, tn effect, y aquel bizarre jefe los ))ha116 con su column en I& Candelaria de A-uacate. Los en migos, ))A pesar de ocapar una position. ventajosisima, tuvieron que ceder )ante el arrojo de nuestras troops y de su esforzado jefe, quien aun, ))dtspu6s de herido continue en la persecution hasta que un horrorooso-tempora1puso t6rmino forzoso A ella.))




54 ESTTMYOS POLi'ricos.
((Este encuentro se verificftba el 22, y el 23 se prevenia por un vestraordinarjo al teniente colonel SaLchoz que, teniendo noticias do vque los pirates disperses eD ]a Candelaria se estaban reuniendo en 4)San Diego de Tdpia y Quifloues, sa liese -sin p6rdida do tempo hAwin aquella parte, en. la iateligencia, Oa decia) ((de que ]a column wdel colonel Elizaldej. man dada por tl comandaDte Ramos, marvebarA mai ana 24 on Ja misma direction'; y co mo serd possible enocuentre prim r,) al enemigo, AcudirA Vd. con toda la rapidez posiwble al parpja dQade oiga Tuego, Ilevaudo CODSi-O con este objeto vbuenos guias y prActicos en el terfeno.)) Et temente corouel Sanvc4ez ejecut6 mis 6rdenes y alcanz6 A loi pirates en el Rosario: sus vtropas se arrojarou sobre ellos A la bayonet, y los p 6 ,pr. iguieron tan,
nbenazmeate por entre aquellos impenetrable mosques, que solo per*mItian marchar A nuestros soldados en desfilada de A uno, que aquel vdialhubieran sido completamente esterminados, si la column del; w6malidaute Ramos, en vez de retroceder A Babia-Hoada por 6rdea vcjbl commandant general, bubiese beebo el movimiento que le tenia, ))prevenido, Ilevando ]a misma, la inica direction que podrian segruir olos pirattis en su retirada.))
((Tom6 en seguida el mando de las troops el colonel Morales, ))quien, lue-,o de haber sido separado de la proximidad del enemigo aA consecuencia de la 6rden que le di6 el general Ena para inarebar 'VA Cayajabos, babia tenido quo hacer una mny forzada 6, las Pozas, por haber recibido del teniente gobernador de Bahia-1--londa la notiweia del desembarco de una nueva espedicion. i)
((HallAbase la de Lopez ya enteramente dusbaratada, y, combiimada ]a persecution de los disperses por ]as troops y paisauos, fu6 vtan active y eficaz,'que 'i uno solo, incluso el jefe, dej6 do ser hecho prisionero.))
((Tales fueron, en. resi men, ]a.- operations militaries verificadas vhasta el complete esterminio de la espediciou de Lopez.))
Asi termin6, decimos nosotros, ]a se'ONinda e,3pedicion de ese desv enturado caudillo, que pag6 con su vila y cin la de muchos de los espedicionariosila temeraria empress de queer reducir A sus deseos, con 500 bombres, una isla que podia preSeDtarle de momento de 20 A 30.000 combatientes. Esperaba Lopez el espontAneo levantamiento de un pueblo acostumbrado A la paz y ageno A las afi-




ESTODIOS POLiTICOS.
clones de la gqerra. La indiforencia que observe en CArdenas, debi6 persuadirle de qqp es tarea diffeil lanzar los pueblos en las aventuras de unainsurreccion. Sabordinado aderads Lopez A las iastracciones quo teuia do la junta cabana de Naeva-York, la que A su vez debi6 recibir la consi-na, delos acaudalados hacendados quo suministraban foudos para la revolution, de evitar, por cantos medics le fuera possible, solar una palabra quo soliviantase A los esclavos de la isla, qu6 esparama pudo -abri-ar de feliz 6xito en su proyecto? Su fama de guerrero, en6rgico y valieUte Do bastabi para esa empresa, y hubo in"Oe encia de sa parte, creyenlo de buena f6 que at desernbarcar cm,'sn ea*pada, sa eatAndarte de insurreecion. y un pufia-do do soldados, el pueblo enter del-a isla iria en masa A corabatir bajo sus 6rdenes; ;-rave error! Todos los paeblos, y mucho mas aquellos que durante silos ban gozad,) de los beneacio,; de la paz, se resisted 6. entrar en luchas insurreccionale3, por mAs que apetezean y deseen su JndepeDdencia. No es possible softener con seriedad, que e nCab& no so conipiraba de aciefdo con la junta de Nueva-York y su. jefe military D. Narciso Lop-z, y sin embar-o, desembarc6 en la, jurisdiccion de Vaelta-Ab jo, y no hubo un solo babitante que se uniera 6 la espedicion. on q.te tan interesados estaban los Estados del Sur de la Union americana como los propietarios que mantienen la eselavitud en Cuba;- torque creian, que realizada su idea, se beneficiarian los interests de.-todos.
Tales flusioDes se bacian los anexi'onistas y tan grau conflauza pouian en el reSLIltado de su proyacto, que juzo-arOD sufi3ieate una, espedicion. de 509 hombres para eacender la gaerra civiL ea Cuba, =eyendo que la masa do la poblacion los acorapadiria, des le los pricmeros moments, en la obra revolacionaria. L03 m-is entendidos fan-daban sus esperanzas en la3 compLica-iones qu-- pulioran sura, ir entre los gobiernos do Eipafia y norte-americano.
El faii1amiento do eincuenta americano3 qle el c:)mandante general del apostadero apres6, al. int mtar la fa-a des-le el Morrillo en unas lanchas, aviv6 las esp eranzas de Iii anecionistas de Caba y los Estados-Unidos. Entre.eswdeslracialos se hallaban muchos j6venos de lasprincipales families de Nueva-Orleaas, como M,. Victor K-.r'r, can'-dikiptilo del autor de estoi Estudio!z, ea la Uaiversidad do San Luis; Ifissour.L en los aflos de 1842 y 43: pertenecia A la mejor siciedad,




STUDIOS POUTICOS.
-se hallaba relacionado on parentesco con- los principales personages; de la Luisiana y por si mismo, gozaba allf de grades cousideraciones.
La ejecucion de Lopez,. qne tuvo lugar el 1. de setienibre, la de los cincuenta noTte-americanos el 15 de agosto, produjeion gran sensation en los Estados-Unidos, y los peri6dicos adictos 6, sti cansa, como El Delta, prorumpieron en amenazas 6 improperlos,, sin que, consiguier I n provocar un& complicacion entre los gobiernos. De eso& moments de escitacion pens6 sacar partido el general Houston, anunciando una esped icion contra Cuba de 5.000 hombres que no tard6. en dispersarse' con la noticia de Ia terminacion complete de la do Lopez.
Tenia el gobierno americano necesidad do bacer algo para calmer la impression pro.ducida en los Estados-Unidos por los fusilamientos y commission al comodoro Parker para que averiguase en la Habana la' verdad. de los hechos; pues se hacian cargos 6, las autoridades y A la pobl'cion, de haber, las priieras, permitido,,y 16 segunda, eje-outado, la profanacion de los cadAveres de los reos. Con este Motivo, mediaron s6rias 'contestaciones entre Mr.'Parker y el general Concha, quien en6rgicamente se resisti6 A recibirlo, en otro coucepto qu& en el de Comodom, no parmiti6adorle visitor A los prisoners que, quedaban en poder del gobierno y que habian alcanzado el person de la vida por el indulto que les ot3rg6 el general Concha.
El gobierno, americano no interrumpi6 por eso sus, relaciones con el de Espafla', y se limit it recomendar que, ejerciendo nuestra naciou sus'cualidaAes de hidaIgufa y generosidad, hiciese gracia y perdonase A los prisoners.
En cuanto, A Lopez, que despues del encuentro del cafetal de Frias, se qu ed6 con cien homtres', tuvo necesidad d e separarse do ellos 6 in'Urnarse en lo's mosques con siete de sus camaradas, donde, estenuado, de fatiga, fa.6 sorpreudido y hecho prisionero por uns, partida de diez. y seis giiagiros, capitaneada por un paisano, natural de Canarias, Ilamado Castafieda. Lopez, trasladado A la Habana, recibi6 los anxillos espiritualesy fu6 ejecutado en el Campo de 16, Punta el de setiemIre d6 1851.
Segundo resultado de la segunda invasion de Lopez. D6 los. cua'troei ntos ochenta y tantoa hombres q4e desembarearon en el Morlr-i--




STUDIOS POLiTICOS.
Ilo, solo quedaron con vida 176: los demAs murieron en action 6 fue, ron fusiladog. El &eneral Concha inault6 de la Altima pena 6 los 176 prisoners, y aespues la reina, los. perdon6 del todo, permiti6adoles regresar A los Estados-Unidos.
Otro inciaente peligroso, que pudo haber tenido funestas cousecuencias y hasta provocar una guerra entre las dos naciones, ocurri6 en la ciudad do Mobila, Estado de.Alabama, y de 61 vamos 4 tratar A continuacion.




Naufragio del bergantin espafiol Fmiamdo VII.-Los ahufragos Ilegan i MoIla.-Xuevos pellgros que pasan on tiorra.-Se salva el conflicto.-Documento honroso para el autor.
Los vapores-oorreos americanos establecidos entre la Habana y Nueva-Yor- y la Habana y Nueva-Orleans, que verificaban sus viajes semanalmente, Ilevaron al continent americano las noticias de la ejecucion de Lopez y los pormenores exageralos de los fusilamientos de Atar6s, cuando en Nueva-Orleans y en. Mobile estaba ya reclutada una nuava espedicion contra Cuba. Las passions se hallaban en todas las poblaciones del Sur de los Estados-Unidos exaltadas; pero sobre todo on Nueva-Orleans y Mobila, centers importautes del filibusterismo.
Era c6nsul de Espafia en la seganda de estas capitals D. Manuel D. Crazat, bijo Ide D. Jos6 Ignacio, official. retirado del qj6rcito eapaflol, que resides con su familiar, desde hacia muchos afios en NuevaOrleans, tambien como representative de Espafia. El Sr. Crazat, hijo, ,era ademAsjefe d, la casa de comercio do Cruzat y Moore, atendia 6,




FISTUDIOS POLI TiCOS. L
sus numerosos negocios particulars, y con preference A los de Espana, quo le. estaban encomendados y que en todos tiempo.i sirvi6 con la mayor lealtad 6 intelligence. Primo bermano del autor de estos
.Istvdios politicos, que se ballaba el afio de 1851 e1i Mobila, entendiendo en la compra de algodones para la referida casa de Cruza:t y Moore y la de Jules Lecesne y compafiia, vivian en familiar, y, par esta circunstancia, juntos pudieron prestar un buen servicio, A Espafia.
A la vez que se Te'cibia en Mobila ]a noticia de la ejecucion de Lopez y Duevos pormenores sobre los fusilamientos de Atar6s, que tanto contrariaban dIagente a vebturera pr6xima A lanzarse contra Cuba, se supo que babian Ilegado A Mobila 57 uAufragos espafioles del bergantin Fernando VII, de ]a matricula de la Coruiia, que se habia perdido en la travesia de Puerto-Rico h la Habana. Entre los ndufragos venian various sold.ados del ej6rcito espafiol y un subteniente del regimieDto de CAntabria, de apellido Pifiero.
En todos los barrios de Alobila se esparci6 la noticia con la celeridad del rayo.
Por todas parties aflaian al consulado espailol individuals de mal aspect.
En pocos moments ]a calle donde radicaba aquella oficiDa se lleD6 de una muchedumbre compact y amenazante.
iQu6 se proponian, qu6 fraguaban aquellas geDtes?
Al prineipio not6se un rumor sordo 6 imponente como el rugir de ]as fieras, quo fu6 crescendo hasta convertirse en grits y amenazas Contra los n6ufragos, que estaban sitiados dentro de las cuatro pareaes del despacho del c6nsul.
Atertaban imiserables! contra ]a vid"a de aquellos horabres sal-vadcs milagrosamente de la furia de los elements, para verse espuestos de nuevo A perecer, victims de las passions humansa, y recibir en la tierra clAsica de ]a libertad por toda hospitalidad una tumba.
iAb, qu6 moments tan terrible fueron aquellos para nosotros, y qu6 recuerdos de vergileDza para aqnella gente soez y beoda que atentaba contra rAufragos, respetados siempre aun entre los salvajesi
Nuestra stir gre bervia con toda ]a fuerza de los veinticuatro pri3neros aAos de la vida, y en nuestko corazon no habia lugar para nada que no fuese hidalgo y generous. Comprender el peligro de los. iaAufragos, reuLlyLos A ellos para salvarlos, A era possible, 6 morir




60 199TUDLOS POLiTICOS.
defendi6 ndolos, si hubiese side necesario, fu6 uuestra primer reso luci6n. JuzgAbamos mas interesado nuestro honor en la empress, por lo mismo quo habiamos nacido en Cuba; nuestra conduct fu6 uua protest viva de que, si bien alli podian existir hombres apasionados y de veheraencia polf tica, no, habia ningun simpatizador do actos oobardes y miserablos qomo el que intent .11evar A cabo e.1 villauo, Populacho do Mob i1a.
Afortlunadamente para la nacion'americana si hubo en sa seno individnos depravados 6 indignos que pudieron mancillar su honra, la mayor yTejor parto de su poblacioa protest contra los desmanes de la canella y vino A prestarnos su ayuda.
Para que la situation faese-mas' comprometida para nosotros, so hallaba ausente del consulado, y faera de la ciudad, aunque 6 corta distancia, (en Spring-Hill) el Sr. -Cruzat, en el mornanto do pfesentarse los n6ufragos. DespaAamos un propio, dAadole aviso de lo que ocurria, -v tomamos espontAuearaente aquellas disposiciones que creimos mas eficaces.
I Quiz& el mejor anxiliar que taviraos en aquellos moments de pe-' ligro fa6 una bella, j6ven y disting-aida darna americana, amiga nuestrA, que arenas se inform del riesgoen quo nos oncoaWbamos, dej6 su encantadora mansion de Afagnolia Gr6ve, y A toda el escape do sus caballos fa6 A ofrecernos los servicios de su padre, una de las autoridades mas respectable de la poblacion, quien, avisado per su hija, se ooristituy6 en segaida A nuestro lado, iiaponiendo y deteniendo A los agregores,' mientras q ue nasotros IlevAbamos 6, lugar seguro al official Piftero, objeto preference de la safia del populacho. I Los dignos y respetatles mobilefios Mr. Oliver, Mr. Ravessie, Mr. Walker Fearn, Mr. Oscar Towasley y Mr. Lefevre fueroa las personas de nuestra arnistad que mas nos,,ayudarou on aquel terrible dia. Desde el Memento que Ileg6 el Sr. Crazat al consulado nos eonpamos de proporcionar recursos al buque que debia conducir aqueIlos nAufragos d la Habana; todo qued6 arre-lado 6 las pocas horas, dAndose A la vela el misrao. dia 6 las ciaco do la tarde.
La autoridad americana, que Ilev6 alli providencialmente y on tan oportuao moment la noble dama americaua A que nos hemos referido, habia cercado con faerza military la casa del consulado, en la quo habiamos ya izado el pabellon de Espaila, y asi salyamos ose dia,




I
STUDIOS POLfTICOS. 61
los infelices -nAufra-os la vida, A Mobila su honra, y A Espafia y ;i los Estados-Unidos una. guerra.
De haberse consumado el atentado de aplicar la. ley de Lynch 6. las militaries ndufragos del bergantin Fernando VII, en represalia de log norte-americanos fusilados en la falda del castillo de Atar6s, jhu-biera sido possible A Espafia seguir en paz con los Estados-Unidos?
Pues si merced A la actividad y energia desplegadas en aquella Occasion por el di-no c6risul Sr. Crazat y los que tuvimos el honor de .Wrapartir con 61 los peligros, se pudo evitar la rupture de relaciones entre los dos pai0s, nadie negarA el gran servicio que hicimos al nuestro, y quisieraucontarlo entre sus m6ritos al-unos advenedizos politicos, que han tenidola pretension do Ilamarse mejores espafioles qae nosotros, cuando en saber serlo en todas circunstancias, sin mengua de nuestra dignidad, y sin somaternos 6 exigencies bastards, hemos fundado y fundamos nuestro or-ullo.
Debimos al representative de E, spada en Washington seatidas espresiones de felicitaciony la reina premi6 ademds nuestros servicios,
-mandando que 6e nos, dieran las gracias en su. real nombre y conceAi6ndonos una distinction honorific.
El Sr. Cruzat, noble, di-no y modesto, se olvid6 de los importantes servicios prestados por 61 aquel dia, para solo elogiar los de las personas quo le habian acompafiado.
Algunos dias despnes nos suplic6 acept-Asemos un atestado do nuestra conduct, concebido en log siguientes t6rminos:
((D. Manuel D. Cruzat, vicec6nsul de S. M. C. en. la ciudad da Mobile, estado de Alabama.
Certifico: Que habiendo Ile-ado 6 esta ciudad la tripulacion y logpasajeros del bergantiu ndufrago Fernando VII, procedente y de la matricula de la Corufla, se amotin6 el pueblo, y dirigi6ndose A la casa consular, quiso apoderarse por faerza de los infelices y harnbrientos ndufragos, respetados por los elements, para aplicarles la ley de Lynch; es decir, azota. y lue-o aborearlos en ven -anza do log fusilamientos de los filibusters norte-amerloanos, que tuvieron. Iu-gar en la Habana, y quo desembarearDn con la espedicion de Lopez. La casa coD:rular fu6 rodeada por centenares de hombres, sedieut03 de sangre, que median A grits las cabezas del consul y de los niugos.




62 STUDIOS POLiFICOS.
En tan critics circunstancias se present D., CArlos c1b Sedano, y su energia, serenidad y valor fue'ron de la mayor utilidad, pqes, 'poniendo bajo su custodial y amparb al subteniente, de CantAbria Pifiero, o1jeto preference de la fari it popu lar,'lo sac6 del consulado, 6 impdni6ndose A los amotinados, lo Ilev6 A lugar segur.9, en la casa del ciudadano frane6s Lefebn hast'a su embarque para la Habana, y volviendo inmediatamente A mi lado, se ocup6 eii asegurar coumigo al resto de los nhufragos, y atenderlos, viiiendo por su indication, la autoridad norte- americana, que hizo resp'etar el local dei consulado. Tamblen se ocup6 en proporcionar el buque, cuyo fletamento bice, Para conducir A la Habana A los referidos nAufragos.
Y para que en todos tempos pueda acreditar el Sr. Sedan tan noble y desinteresado service o, le espido la present on Mobila A 30 de setiembre de 1851.-Firmado: -Manuel D. Cruzat.))
-Consery'amos en nuestro poder este documents, de honroso recueido ps ra nosotros, y ue estimamos en alto grado por lo que en af r6presentay por la firma que lleva de uno de los mas probes 6 ilustradas funcionarios do Espafia.




Vill.
Political del-general Concha.-Creacion del minister de Ultramar.-Opinio
nes sobre reforms political, del mismo general.
Hemos dicho lo may interesados que estaban los Estados del Sur en la anexion. de Cuba, len el coucepto en que estaban de que si hubiesen conseguido hacerla, habrian encontrado el equilibrio 6, la preponderancia de los Estados del Norte. Por otra parte, la opinion general en los Estados-Unidos ra desfavorable A Espafia, y suponlase suficientB para sublevar la isla de Caba una corta espodicion, como la que, desembarc6 en el Morrillo. De modo, que, por considerations fAciles de comprender, se deduce, el placer con que los anexionistas veian suscitarse un iacidente cuRIquiera quo pudie3e de algun modo producer couffictos eatre los Estados-Uaidos y Espafia, y fu6 necesario el tactolpolitico reconocido en el general Concha, para, sin comprometer el honor national, evadir todas las dificultades con gran prudencia.
No se present la, occasion acechada, por los anexionistas, y las relaciones entre los goMeraos e3pafiol -v norte-americano continuaron




16 4 STUDIOS POLfTICOS.
como basta entonces. El general Concha se abstuvo de tomar medi-das estraordinarias: ui se declare la isla en estado de sitio, ni se dictaron bands severs, yv'e'ncida la espedicion. de Lopez, se principi6. A desarrollar un plan de mejoras en los different, rAmos de la administraciou pdblica,, contando, para ello el general D. Jos6 de la Con~ cha con un planted de funcionarios ptobos y entendidos quo llev6de, Madrid y dejaron records muy, grates en 0 aba.
El general Concha, desde que se hizo cargo del mando, di6 prue'bas de los desoos que lo auirnabta de promoter las reforms mate-. riales y econ6micas quo redamaba Cuba. E:Aableci6 una comi4iou superior de policia urbana para que administrase 6 invirtiese los fou-, dos consagrados obras pAblicas: otra para que entendiese eu la colocacion de negros emancipados y otra para la revision del bando de' gobernacion y poliefa. Hizo mejdras en el servicio de correos, reorganiz6 los presidios, cre6 un cuerpo de 'olicfa rural con el titulo de Guardia civil, y otro do salva-guardias. Respet6 la administration. de justicia, aboliendo el tribunal desp6tico, que, con mengua del de-,, recho y de la razoD, habia egtablecido su antecesor el general Roncali, para dirimir questions y- demands verbales que competing 4, los tribunals eselasivamente; form6 varies j untas delegadas de la de foment; reglament6 ]as de caridad y los establecimientos piadosos;: ampli6 la escuela de maquinaria; reorganiz6 la section de industrial artes de la Sociedad Econ6mica; prepare talleres para el aprendizaje; iusta16 escuelas gratuitas de instruction. primaria en. la Habana, y una normal de maestros; di6 vida y movimiento A las classes de arquitectura y escaltura de la academia de San Alejandro, y acometi6 muebas obras pAblicag Jon la capital- y en las demAs poblaciones de la isla.
Tambien prest6 un gran servicio con la reform municipal que emprendi6, y el consiguiente arreglo de los condos de propios, nombrando comisiones de mayors contribuyentes para organizer el servicio de portazgos, marea y tariff de carruajes, la subrogacion de
-varios arbitrios y1gabelas y par'a' miejorar el abasto de aguas de la capital.
Terminada qae fu6 la espedicion de Lopez, con alta prevision y con miras conciliadoras trat6 el general Concha de, ir borrando esa Ifnea divisori'a entre peniusulares 6 insulates, atravendo it su morada




FSTUDTOS POLiTfCOS.
Io mismo A unos que A otros y promoviendo grades reUDiones A, que asistia lo mejor y mas granado de la sociedad babanera. Sin embargo, del carActer poco fraDco y communication del general Concha, sacaban partido sus enemigos presentAndolo como jefe de uno de los. partidos politicos que se agitaban en la isla y suponi6ndole favorecedor de los peninsulares, 6 injusto con los insulates. Decian los desafectos del gobierno del general Concha que trataba de consolidar un gobierno central autocrAtico y military, como la ftica, panac6a eficaz contra los males que afligian la political y la administration pdblica de Cuba; pero, lejos de eso, el marquis de ]a Habana, hablando de esos males do Cuba y de su estado de inseguridad, dice en sus Memorias:
((Por eso, y solo por eso, be pedido y pido para Cuba un gobierno ))fuerte 6 ilustrado y una administration moralizadOTa; y por eso, y .-osolo por eso, pretend que, apart ]as Decesidades de su r6gimen politico, sea en lo demAs Cuba teDida y considered, cual es, cual ndete ser, cual conviene que sea, una provincial espafiola igual A las vde la monarqufa.))
Eran ton distintas las apreciaciones del general Concha, respect. de los nuturales do Cuba, de las que me le ban atribuido, que, lamentAndose del elfror quo generalmente existed entre los peninsulares respecto A la desafeccion do todos los cubanos, A quienes comparan con hispano-americanos del continent, se espresa eu los t6rminos que verAn nuestros lectures y que reproducimos en estos Estudios, porq ie revelan tanta intelligence, tanta buena f6 y tal imparcialidad, que, no solamente bonran y hablan muy alto en favor de su autor, sino quo hacen justicia & los naturals de Cuba. Si la mayorfa de estos y las circunstancias ban cambiado, cosa que no Degaremos, tambien es verdad que se ban dejado pasar veinte ahos siu que por el gobierno se hays, oido la voz do autoridades tan respectable como el general Concha. 10jalA que la iniciativa que 61 aconscjaba se hubiese tomato en cuenta por los gobiernos de Espafial jCuAnta sangre, cuAntas lAgrimas, cuAnto dinero se babria economizadol ...
La creation del minister de Ultramar, debida A la inici,9tiva del general Concha en 20 de mayo de 1863, alent6 las esperanzas do to--' das las personas que verdaderamente desealan el arreglo y la buena direccioxt do los asuntos ultramarines. La creation de ese minister




STUDIOS POLiTICOS.
,especial do Ultramar implicaba necesaria y forzosarnente la intervencion del Parlamento en los negocios ultramarines, el exdmen do los presupuestos, un sistema de discussion, de publicidad, do respDnsabilidad para aquellas provincial, como el quo rige en las demks do Is nation, y ese sistema reclamaba A su vez la preseacia gn las C6rtes de representatives do Cuba y Puerto-Rico. D,. ho haberse hecho esto, era i-ual concentrar los noo-ocios do Ultramar en un miuisterio, 6 volverlos A los miuisterios do que antes dopendian; torque para que continuasen las cosas y la gobernacion de Ultramar corno estaban antes del 20 de mayo do 1863, Do valia la pena de plagiar al minister de las Colonias de Francia, mal plao-iado, cuando no habia de producir friltos bon6ficos, ni para las Autillas, ni para la metr6poli, y. cuando era mejor entonces que hubiese continued la direction de Ultramar, que tuvo mayor vigor en la iniciativa y mas fa,,ilidad en el despacho, que el minister de Ultramar que despues le ha sucedido.
Lo que vale la pena de hacerse, vale la pena de hacerse Won, y si no habia un -ran pensamieuto do reforms para las provincial ultramarinas, ni eavolvia nia-una esperanza hala;gdefia para nuestros hermanos de ellas, que tendiese A la asimilacion entre esas provincial& y las demds del reino, zk qu6 coaducia la creation. dr miuisterio deUltramar para softener los dominion de Am6rica y ATia bajo el mismo r6-imen del si-lo pasado, es decir, en un complete slaN quo?
Era sufficient razon para ese cambio, encar-ar al marquis de, la Habana el despacho de los uegocios altramarinos, A que no podia atender la respectable ancianidad del marquis de Miraflores, se gun ]as francs y nobles declaraciones por 61 migmo hechas A personas de sa amistad y couff anza? Por lo visto, hasta ahora el real decreto de, 20 de mayo no tuvo otro objeto ni ha dado otro resultado prActico quo descargar A los presidents dul Consojo de ministers del peso de los negocios de Ultramar.
Pasado el vasto y complicadfsirao despacho de los ne-ocios de Ultramar al general Concha, qae tenia conocimie nto prActico de to dos, debi6 resjIver delicadisimas questions, que ya habian sido sobradamente estudiadas, que se estudian hace mAio si-lo, y haber correspondido favorablemente A las esperanzas que hizo concebir coa su iniciativa y la creation de la carter de Ultramar.
QuMn podia presumir desen-aflos, cuando el general Concha




STUDIOS POLiTICOS. 67
mismo confesaba en susVemorias la necesidad imperiosa que existia de acometer las reforms? ZQu6 considerations poderosas influyerou para que asi olvidase sus propiag recomendaciones cuando fu6 nombrado jtfe del department de Ultramar?
Oigaiuos al general Concha para que se comprenda mejor nuestra estrafieza:
((En vez de examiner las causes que pudieron ocasionar la, p6rdi))da de uuestras Am6ricas, atribuy6ndola 6nicamente A iDgratitud ))por parte de los espaholes arnericanos, empiezan por suponer (los ))peuinsulares) en tolos los espaTaoles'nacidos en Caba, no ya el ))mismo sentimieDto do independence, sino la misma exacerbacion. nde passions y hasta el 6dio 6, la domiDacion espafiola que aquellos ))demostraron en su revol ucion, de cuyo principio parten para fundar ))el sistema de gobernacion que en su concept convene seguir en. i)Cuba, si sistema puede concebirse en quienes arguyen que, pues ))bajo el seguido b'asta aqui se ba desarrollado la prosperidad mate))rial de la isla y mantenfdose la, tranquilidad, nada resta que hacer 3)sino desplegar mucha energla en su gobierno contra cualesquiera verimiuales, siquiera s e dejen abandonados los medics de prevenir el verimen, y mantenerse en el constant recelo y desconfiauza respect ))de todos los naturals del pais, aunque esto mismo pueda fomenter 7)el espfritu de rebellion y dar lugar 6 que se former 6 intenten for))mar esas couspiracioDes que, A pesar de su escasa impoytancia, vaprovechaa como una confirmation de sus sospechas. Consider ))que todo se babrA becho con someter A los culpable al rigor de las ))Ieyes, y opiDan que, si algun pelipro exterior amp4azase A ]a isla, i)fdcilmente se. babrk conjurado aumentando el nAmero de canoes v do sus, fortalezas y el de los soldados' de su ej6rcito. Nose negarAn )4 reconocer y aun A corregir algun vicio 6 abuso en la administraocion, pero exigirL para, ello- tan largo studio, tan prolijos espe3) dientes y coDsultas tan di-versas, que bayan de ser necesarios afios ))enteros para resol-verlos, aunque entretanto esos vicious y abuses peimen g ravemente sobre ell cr.6dito del gobiano y s obre, el bienestar ))de los gobernados.
))Pues bien, si tal siscma, hubiese de seguirse, si tales principios npredominaseD, yo no tengo inGOU7eDieLte en decirlo, como he dicho 3)y,.dir6 todo lo que est4 en mis.con-vieciones: siguiendo ese- sistema,




68 R8TTJDIOS POLiTICOS,
o0uba pddria perverse para EspaAa, torque concluirian por gastarse 0 inutiliiarse los grades elements de conservation con que conta))mos;,. torque so habria borrado completamente el espirita national ))en los naturales del pais y escitAdose el de rebelldia, torque habria
*en gran mantra decaido el vigo'roso sentimiento de patriotism que ))hoy aDima A los peninsulares, muchos de los cuales, persuadidos ya ode la ineficacia, do. ese sistema y de'log errors dofnetidos,' no pudien))do trasladarse la Penfnaula, irian haci6ndolo al continent vecino; ))y torque, en fin, Ilegado el. dia de la revolution, encontraria esta el ofuert.e apoy6 de los Estados-Unidos.
))Mas aun prescindiendo de ese Ormino fital A que de seguro conoduciria, ha de pensarse en que ese sistema de desconfianza y de ri))gor que se aconseja, basta de por si solo, para dar fuerza A la falsa ))Opinion que. en mucha parto de la union' federal existed, y que faera ))de ella cunde tambien, de que los habitautes do C aba, no pudiendo Osoportar la domination de Egpafia, desean ya A cualquier precio oemanciparse de ella: opinion A queindudablemente so debe la orgaonizacion de las espediciones que acaudilladas por Lopez invadieron ))A CArdenas en 1850, y el Morrillo en 1851; pues solo queriendo con))tar con el apoyo undnime del pais 6 de una -ran parte de 61 por Io ))menos, podian quinientos hombres lanzarse contra una isla guarne))cida por veinte mil soldadds. De suerte que si, lejos de conspirer por )) todos los medics possible A destruir el error, no so hiciese mas que ))alimentarlo, puede desde luego contarse con quo la isla se veris ))nueva y constantemente amenazada do espediciones, cuya forma))cion favoreceria, A. no dudarlo,"el espiritu de en.-randecimiento y do ))conquista, cada dia mas pujante en los Estados-Unidos, apart el ))apoyo que hubieran do prestarle5 los interests creado3 p5r los ante))riotes. Lo que demuestra quo esa political, fundada en el error do ))que la opinion es en Cuba contrarian al gobierno de Espafia, y favo))rable A la aueiion; esa political recalosa y desconfiadi, caya ener))gia vendria 6Mesaparecer tal vez el primer dia de verdadero peli))gro, torque el recelo y ladesconfianza no son cornuumente signs ))de positive fortaleza; esa political, on fia, para la cual solo hay, al ))parecer, satisfaction cumplida ea descubrir conspiraciones, forma ))quo toman A sus ojos los que no son a1gunas veces siao sintomas de disgustst, daria caandu meaw y mas inmediatamente reialtados taft.




STUDIOS MiTICOS. 69
ofunestos como la inconstante intranquilidad ante la perspective do unuevas espediciones, la constant inq uietud que perturba los negocios, y aleja los capitals, y por Althao, como surna de todos, la ))decadencia de la prosperidad de la isla, y u na no interrumpida s6rie Qe acontecimientos graves, entre lo3 cuales, quizA, ni aun. pudiera Vfigurar por su importance relative el aume-ato do la emigration po)Aftica.
((No, no es cierto que la opinion de la inmensa mayoria de log ))habitantes de Cuba sea coutraria al gobierno espafiol, y favorable I)i la anexion: no es cierto que haya renegade, ni reniegae de log usentimientos de sns mayors. PodrA haber descontentos, podrA hai)ber disgust nacido de, las causes quo estensamente indiqu6 antes, y ))quo allf como en el continentehubieran bastado para arrastrar al pafs 14, una revolution en favor de la independence, si fuese esta possible; ))pero sin que yo niegue que una couducta equivocada 6 irritate sea ))capaz de Ilevar el trastorno moral hasta la aueXion, ha de serme ))perwitido que ni A ese estado se ha Ilegado, por fortana, ni se Ilenunca, A no provocarlo imprudentemente; torque si dificil ))fuera veneer los sentiments que la independence inspiraria, no asf otratkndose de la anexion 6 dependencia de un pueblo de raza estraMia, de diverse religion, babla y costumbre, y cuyas avasalladoras vpretansiones son mas ocasionadas i escitar la repugnancia de lag
de otras razas que A ejercer sobre estas la fuerza irresistible ))ae atraccion que se supone.
Aos naturals de Cuba no igaoran, en effect, lo que seria para Vla isla la anexion A los EAados-Unidos. No pudieran olvidar log .))ejemplos que les ofrecen la Luisiana, las Foridas y Tejas, ni menos ))pudieran perder de vista lo misrao quo boy estd pasando en Califor:uniay Nuevo Wjico. La absorcion. enter, la destruccioa complete ))ae toda influence por parta de los antiguos poblaclores do los tres primersrs Estados seria el menor de los males quo sobre los habiMantes de Cuba veudrian forzosarnente: la p6rdida de la propiedad y ))hasta la porsecucion que ea. California y Nuevo M6jico han snfrido plos mejicanos que en esos paisos existing; b.6 ahi la bellasperspecti.))va que pudiera cautivar A los cubanos para lanzarse en los brazos do ola Union anglo-arnericana, aun sin reparar en que 6 pesar del apoyo Uque los Estados-Unido3 pudieran prestarles, no habrian desapareci-




'YO STUDIOS POLiTICOS.
3)do de ningun modo los gravisimos riesps que tanto debieron con-vtribuir A alejar las pretensions de independence. Porque zc6mo povarian olvidar que A espaldas del numerous y valiente ej.6rcito, exist totro ei6rcito no menos numeroso y valiente do mas de 40.000 espa,ofioles peninsulares, en cayas filtis eagrosaria gran ildinero de cubaimos de corazon tan espafiol conio ellos, y que corno ellos sabrian sa))crificarlo todo A la defense de su patria; corno que estA alli la pobla. wion de color, y estarian los agents abolicionistas para agitarla y nlanzarla en medio de la lucha, no sin esperanzas do bacerla duefia vdel campo, aunque en 61 no quedaran ya mas que escombros y rui*nas? Todo esto, sec uramente, pudieran olvidarlo los cubanos Ilegado vel caso en que la agitation de las passions, en que una cruel exacerOacion los arrojara A una lucha desesperada; la historic nos ofreca nabundantes testimonies de success de igual. naturaleza; pero, Como ))he dicho mas de una vez Y no me cansar6 do repetir, ni es esa hoy 3)la situation de Cuba, -ni la opinion, ni ]a conduct de, la inmensa 3)mayorfa de sus habitantes dejan de ofrecernos positives garantias Ae que con una political justa y previsora puede el gobierno contar veon que ellos contribuirdn A la defense de la isla con igual entusias))mo y con igual energfa que los derads espadoles, y con la misma slealtad con que sus padres rechazaron las agresiones de los ino-le,))ses. Pues qu6, nada vale, para uada habremos de tomar en cuenta Aa conduct de los habitantes de los districts invadidos por la. espevdicion de Lopez? Nada significaria la de los limitrofes que arcadian i)presurosos A ponerse A las 6rdenes de la autoridad y A auxiliary e.fivcazmente 6 las troops empleadas on las oppracioues militaries; nada ))el arrojo con que todos se presentaban d salvar y cuidar A los herivdos, y A hostilizar A los enemigos, no habiendo habido un solo baiNtade que 6, estos se hubiese unido? Nada el mismo aislamiento i)en que se vieron los pocos pronunciados de Puerto-Principe y Triimidad? ZCabe mayor prueba do que el instinct natural del pueblo e bano reebazaba la anexion, pesto quo tan en6rgicameute se prownunciaba contr aella, aun cuando aparecia proclamada por un canwdillo que al fia habia sido un general del ej6rcito espafiql? Si huMe))-ra todavia quien pudiese desconocer pruAa do lealtad tan insigne, i)shme permitido decir que esa opinion debe ser pronta y generosa))mente rechazada como product de un fanatisino todas luces; vitu-




FSTUD,0S POLITICOS.
Vperable,.asf en su origin poco noble, como en sus desastrosas con))secuencias.))
((Y en vista de esas considerations, pudiera yo necesitar esfor))zarme todavla para probarla convenience de restablecer en la go))bemacion de Cuba la primitive political espaiiola, y do consider A ))SUS habitantes, naturals de la isla 6 de la Peninsula en complete Pigualdad con los de las demAs provincial do la monarqula, en todu ))Io que no sea pura y estrictamente exigido por la necesidad det r6))gimen politico escepcional? No cabria adopter otra despues de tan ))indomables pruebas de lealtad, que S. M. se dign6 apreciar en tanto, ))grado, que quiso consignarlas en una carta aut6grafa dirigida & ))Rquellos habitantes, despues de la destruction de la espedicion Lo))pez? Podria juz-arse de nin-uu modo justificada otra conduct tau ))solo por baberse descubierto alguna otra conspiracion, ni menos torqueue en los Estados-Unidos haya emigrados cubanos que trabajen ))por engender la guerra civil en su pals? (!Qu6 idea dariamos entonces ))de la fortaleza del gobierno y del poder de Espafia, no juzgaudo usuficiente para sostenerse en Cuba la manifiesta opinion y el deci))dido apoyo de la inmensa mayoria de sus babitantes?... ZPero acaso ))A, la political que yo propon-o so opone en nin-un sentido el que el ))gobierno cuide de asegurar la coDservacion de la isla,'no solo por medicsos morales, sino tarabien por los materials do organization y i)fuerza indispensable, y no. deje de reprimir y castigar con -Mano )fuerte A los que persistan en atacar los derechos de S. AT. y de I% ).)nacion en Cuba? Precisamente por esto he pedido y pido ante todo la organizationon de un gobierno robusto.para la isla, tan apto para ha))cer el bien, como.para contender y veneer las aseebanzas 6 los co))natos de subversion; y nadie. podrA con razon pretender que en mi )sistema eupiera el menor olvido de la fiel observancia de las leyes y ))de los respects que merecen los fueros de la justicia. Y U ahf por ))qu6, sin dotenerme mas sobre esos punts, pasar6 A ocuparme ya de ))Io que, conform A las indicaciones antes Lee has, exige mas inme))diatamente para su mayor eficacia la political de confianza, la political ))espa-Rola que en mi engender convene adopter como la mas firme y ))mas bien cimentada base del poder de Espafia ea Cuba.
Xreo baber demostrado con evidencia que la distaucia fu6 una )de las causes, primordiales que dierou lugar A que, asf en las anti-




ESTUDIOS POLITICOS.
))guas provincial espafiolas del coutinente americano, como en Cuba,, i)se reuniesen elements capaces de amenguar el sentimiento do naucionalidad y de producer, mas 6 menos A la larga, desastrosas con))secuencias; y creo habor igualmente demostrado que el medio mas ))aeguro de combatir ese mal, ni podia, 'ni puede ser otro que el de. oestablecer communications tan freduontes y rApidas como lo permit ))la Davegacion trasatlAntica por medio de vapors. Es, pues, urgen))te, en mi concept, que Espaila no ietarde por mas tempo seguir el ))ejemplo que le han dado ya y estin dando aun naciones europeas de. usegundo 6rden, que, como Cerdefta, y B61-ica, sin tener provincial ))alguna en Am6rica, han contratado ya el servicio de lines de va))pores entre sus puertos y los de la Am6yica del Norte y del Sur, tan ))solo para el mejor servicio y mayor progress de su comercio. Cual))quier sacrifice que pueda exigir la formation de una linea, por me-))dio de la cual tenga la Peninsula con. Cuba y Puerto-Rico dos co)),municaciones mensuales, perfectaruente regularizadas, serA sufi-veientemente compensado con las inmensas ventajas political do Is veomunicacion rApida y frecuenteentre la, Peninsula y aquellos pafxses; desde los cuales serA en est-remo Acil poner en relation aquella )Ainea con las antiguas provincial espadolas del continent, asi del vgolfo mejicano, como del Ceatro-Am6rica y Costa -Firme, cuyos havbitantesse apresurarAn A aprovecharpara su traslacion A Europa y
-opara promoter el desarrollo do sus relaciones commercials con Riles))tras Antillas y con la. misma Peninsula; no siendo ciertamente aven-vturado el asegurar que, aun los bispano-americanos del Pacifico, vpreferirAn tambien esa linea, una vez estendida por medio de las ))Becundarias basta el Istmo de PanamA.
((Esa fiecuencia y f cilidad en las communications entre la Penin))sula y las Antillas servirAn, no solo para estrechar los vinculos queuunen A estas con la Metr6poli, sino quo proporcionarAn ademds raendios indirectos para f6mentar la emigration de estas 4 aquellas sin vlos inconvenientes de la interruption de relaciones y enervation de.. ))los lazos de familiar; mientras q ae por otra parte estimularh A, la juvventud espatola de las Antillas A venir A la madre patria con tanto, vmas mQtivo, cuanto que sea mayor el celo con que se procure escoI)gitar m edios que puedan alentarlos A trasladarse 6. la Peninsula,
*Para las carreras del Estado, quo exi-en determiuados estudfos.




VESTUDIOS MiTrros.
-APdrque, como he dicho an different lugares y an estas jllewwnas' Aay para mi una alta convenience an qua asi an el ramo de instruci)ciou pi!iblics, como an los demAs qua A aquellas carreras abren ca3)mino, se proper cioneu en Cuba los studios todos qua constituyen la vinstruccion Pramaria, Y secundaria, rese-Vando1a superior en. su manyor parte A los establecimientos de ]a Peninsula, aunque con la ven))taja de poder traer A estos ]as possible garantfas de no hacer infruc))tuos'os sacrificios.
))De ese modo vendrA tambiw A ser mas favorable en sus resul))tados la-adopcion del pensamiento qua antes expose respect al ini)greso an la carrera, military, tn 1as armas de infanterfa y caballeria, vingreso que creo debe facilitarse A los hijos de Cuba, ora admiti6n))dolos enaquel ej 6rcito en'la clase de cadetes, ora estableciendo una ))academia 6 colegio, en el supuesto de ser trasladados A la Peninsula i)h su salida A officials, y quedando sometidos, an lo ulterior do su ))carrera, A las mismas reglas que se observed an cuanto A los oficia))Ies peniDsulares, sin que para, su vuelta it Cnba haya otros obstAcu))los 6 restrictions qua !as que el gobierno se imponga como media general, igual an un todo pars, unos y'otros, Pues mi pensamiento ) )en esta parte es alejar en un todo asf las. preferences inconvenieni)tes, como ]as esclusiones irritants. Por lo qua toca A las armas faOcultativas, los studios de sus carreras deben, en mi opinion, ser ))considerados del modo qua indiqu6 an cuanto A los demAs supe))riores.
))Asi abiertas A los hijos de los-babitantesde la isla las carreras .))que llamar6 del Estado, salv6ndo hasta donde salvar se puede la dis))tancia que los separa do ]a metr6poli, quedarA un ancho campo qua recorderer y en que, dispenser, se-halados beneficios d las classes menos Pacomodadas por medio del establecimiento de las ensefianzas espe-weiales de agriculture, maquinaTia, arquitectura, veteriuaria y otras wilue Indiqu6 anteriormente,, con las cuales babrA hecho el gobierno ))en. esa parte cuanto el mas e:iigente pudiara pro meters pa ra qua se
-))vean realizados los principios. de la political, de Cnya aplicacion me ))Ocupo.
))Sin embargo, no:estar;kn con eso solo satisfeebas las necesidades oael sisteina. Serb, precise tambien qua los habitantes espaioles de 3)Cuba, asf naturals como peninsulares, tengan an los deatinos y em-




ESTU;DIOS POLITICOS.
-0p leos pAblicos una ittsta participation con mastamplitud. y regular Aad que hasta h ban teuido, siquiem se estah-lezean ciertas reglas Oque aconseja la prudencia y require -aun, la, misma. organization del .:))gobierno do la isla. Corapr6adead qite','ann. preseindiendo do la au.-I)toridad superior y de las que m"I.nmediataniente le sigaen en ca))teo-oria, baya ciertos destibos( y..car.go&p.f1blibos. de I&' mas libre y absoluteta elecci6m,-paratl, gobiokno,:de,.la,,motk6poli; pero ni se comni es conform con la legislation de Indias, u i menos con lo
que exige. la convenience del niojw'ser vicio'que por el mismo go))bierno, central se bayan de proveer hasta los employs, mas humildes "))de la administration pdblica, como hoy suede, pues por 61 se cu4))bren basta ]as plazas do ayudaates y moads (le oficio do las oficinas ))de correos. Porque de este modo se.coloea A los hij os do Cuba y it los i)peninsularos allf estahlocidos -on unla. poslcion muy desventajosa, 0))poes lojos-de.la raetr6poli tienea que.,lacharcoa dificultades iniaen1)sas parei esforzar sus solicitades, mientras que por otro lado, aum "))obteniendo alguna plaza, careen de garautias para ascender y ser ))recompenisados por su m6rito 6 servicios en la provision de las va))cautes. En mi opinion, todas las dificultades desaparecerAn, y so ar)) reglariL esta important question de un modo convenience para alueollos habitantes, y si.n.peligro a1guno para el gobierno, establecie4))do tres categories de,en4plew pitblicos: la una de aquellos cu'.ya libre provisionoa debe reservarw el gobierno; otra do los que deban pro))veerse pGr 616 propuesta del gobernador, capital general, fij ndosa ))una escala de ascensos y abri6ndose A estos entrada mdtua desde i)Cuba A la Penf asula y desde la Penfnsula i Cuba; y otra, on fin, de ".))aquellos onipleos, que, no debiendo ser de real nombramiento, haym 1) de quedar 6,1, libre election del gobernador, capital general, me-4iante determinadas reglas.
),Admitidos tales principio,;, y observando estrictamente esa po4itica con que se ballad A mi ver parfectamente adtinadas todas lag reformsms y mejoras antes propuestas pam Ios. diversos ramos de la ,,))administracion pfiblica, es mi conviction. firmlsima, que el eapfrita 4)pfthlico se pronunciari cftda dia mas en faVor de la metr6poli, si por "6tm p4rtelo$ gobernadore,,cV1P#anes gaaetales, siguiesen una lines ude conduct en uu tolo conseemente, evitanda toda clase de pr6feOre!lcias, guardfiado uaa imparcialidad, several cQu todus los espa-




ESTUD108 POLITICOS.
n:fioles, y Ilevando siettpre la mira do destruir hasta los menores movtivos do division entre ellos, para ha3er comprender A unos y A otros xque forman solo una familiar, y queen considerarse de este modo les vva, no solo la conservacion'de sus communes interests, sino el mayor ))bienestar social.
i)EI espfritu conciliator de su conduct y una reconocida justifi))Caci6n quo le Ileve as1A evitar como A castigar los abuses y veja))ciones que pudieran compete los funcibnarios pAblicos, asegurarAn i)A la primer autoridad de 0114i- m ayures simpatfas y una decidida safeccion de parte do Ios cubanos, torque si son fAcilmente impre3)sioDables, su carheter d6cil, su atabilidad y sus interests lesmueven ))naturalrnente A desear la paz y mantenerse constantemente espa))f1oles. Sin embargo, no deberA olvidar tampoco el gobernador ca))pitan general que sin separarse del camino de la justicia y de la imi)parcialidad, ha de hacer comprender que-las rn didas por el gobierno ))dictadas en favor del pai Do emanan de otro origin quo del mas usincero deseo por el bienestar general, y ha de saber inspirar una ))conflanza plena en que en sus manos no sufrirAn nunca menoscabo .ola honra y dignidad national, en cuya defense, como en la de Is, ))tranquilidad y seguridad de'la isla, so, le ba de ver siempre dispuesto i)A hacer cuantos sacrificios pueda bxigit hasta la Altima estremidad. ))Pero ha do to ner igualmente en cuenta quo uno de sus mas imporDtantes cuidados serA el do diri-ir convenientemente el sentimiento waacioual, porquo solo habiendo vivid en aquellos passes se commprende cuin vivo so siente'en ellos I amor A la patria, cuyos -im3)pulsos ejercen tan fnerte 'imperio en el corazon de todoslos espanholes. Nada ciertamente mas respectable que este honroso sentimienAh, y nada mas interested que el procurer se conserve puro y vigovroso; pero ha de pone rse grande atencion en evitar que escitado uinconsideradamente Ile gue en su exageracion A perjudicar la march
-))de la political general cohspirando'A la division de la poblaciou es)1paftola. Do suerte que la direction de.ese sentimiento, muy.esp I escialmente en Ios espa:ftoles peninsiflares, exige, como se Ve, los mas
-))escrupulosos miramientos para que el gobierno eucue tre en 61 el vapoyo eficaz que le ha prestado siempre, sin ocasionar, emperor, los i)males quo surgir pudieran de que Ilegara A estraViarse.
*Dos elements di stints, y aun opuestos, podrAn conspirer con-




16 ESMIOS POLIT160N.))tra esa p9li.tica concilimlora dirigida A u*air Ia pohlacion espafiola. ))Forman el. uno los qua trabajan por Ia. anexion de Cuba A los ))Estados-Unidos, y cuyos intents bastan lde..por .sf solos para man))tener en alarm A los buenos espafioles. Pero... vigilante par4,prove))nir, y en su cuo castigar, esos criminales.esfaerzos, el gobernador ocapitan' g neralpodrA hacerlo. ta4to, mas fticilmente, cuanto tendrA ))A su lado Ia opinion general del pafs, si con esquisito tacto cuida do vaplicar todo el rigor de las leyes, cuando las circanstancias lo ra))quieran, y sabe templar su severidad y auu ugar de clemencia on i)momentos oportunos.
, ,))Es el otro element, de qua pueden seguirse no menores. males, ))el pa#iotismo exaltado, pero, falto de slaceridad, .1de alganos, aun))q.u y pqcoa, q 4o, ajo Ia aparie acia d aquel noble
, o por fortune mu
))sentimiento, aspirant A ejercer, cierta. inAuj9para hacir tritinfar bas))tardos 6 ilegitimos interests., En Cuba. no hay. espafiol peninsular ))que sea mas espa;fiol qua otro algano. Todos aman con passion i su ))pptria, y tal vez solo Ia amen menos los qua por aquella causa hacen ))constanteraeute alarde do an poco sincere patriotism. La hist-ria ))contemporb.nea present tristes, y4olorosas leccionesque lo3 qua en ))Cuba gobiernen no deberAn olvidar jamis, T.oda Ia, consideration ))qae merece hasta Ia e xageracion del sentimiento national on las ))buenos espafioles, debe desaparecor tratAndose de lov qua pretenden ))especular an provecho propio con ese sentimiento, torque tauto 6 Mas dafio hacen A Espafia estos y los malos fuucionarlos pdblicos, ))que.los qua abiertamente conspiran contra el gobierno; porque con))tra.estos Altimos estAn lag leyes y Ia fuerza, qua no siampre pueden. ))aplicarse klos qua de aquel modo disfrazan sus malas passions. Pero ))error grave seria en. el qua gobernase A Cuba el no apelar an caS03 ))dados y en circunstancias dificiles A las facultades estraordinariasode,'que el go'beinador capital general estA y deberA hallars6 siemopre revestido,, para apartar del pais iiifluancias. tau funestas.))
Despues',,del tan elocuentes reflexiones, Lsecompreude quo, el marqu6s'. de Ia 'Habana hubiese pasado por el minister de Ultramar, sin Aec retar lasl reforms?
. I.Esos concepts del general Concha sirvan, sin embargo, par a Aestruir Ios cargos qua se Ia hacian de serle antipAticos los naturals da la isla, y pruebau ademAs el gran conocimieAto qua habia adjul-




16TTYDIOS-POLiTICOS. 71
rido derlos, homlires' y las cogas ultramarines. El tiernpo so ha, encargadoAeldemostrar'coa cuAnto acierto peusaba el general Concha al redactar sus Memorias, y el bien grand quo pudo haber heeho & su. patrii, con aplicar, A, sus brillantes teorfas, la prActica.
En 16 do abril de 1852 fu6 al. general Concha relevado do la capitanfa general de Cuba por el de igual clase D. Valentin Cai-aedo.
. Aunque la espedicion Lopez y otra. conspiracion posterior descubierta ea Vuelta de AbaJo habian fracasado, los partidarios de la an:axion no desmayaron an sus prop6sitos, ylajutla cubana do Nue-va-York'seguia sns trabajos acti*amente En s'n seno habia disidenzias,-pues mientras unos creian qua la, aneiion debian llevarla 6. efecto los'eubanos don'el auxi.110 de Aventnreros americanos, otros pen,saban que A log Estados- del Sur de la'rep-dblica debia dejArseles la iniciativa, y on esta divergencia de opinioues se pas6 el aAo de 1853. En diciembre del mismo, hubo una-I'repaciliacion de ideas, y en una gran reunion de an:exionistai, la -junta cubana reconoci6 por su. jefe al general norte-americano Quitman, uno do los qua manaaron di-vision an la gaerra -cle M6jico, y que desde entonces andaba en tratos para 6r-ani2:ar'una espedicion contra Cuba. Tom6 ifiayor faerza eatonces la propaganda anexionista.
:AI gobierno del general D. Juan de la Pezuela, conde de Chaste, se pretend atribuir el incremento qua tomaron. las ideas anexionistas 'con, motive de sus disposiciones'dirig.idas lareprosion del'trifico negfero, el dtcreto sobre registro d6 esclavos, y la au torizaciou para, los easainientoefttrelaclaseblancaylade color. Lasdisposiciones parb.-laiepresion del t.rificonegrero emanaban' delgobierno supremo de la nation, y el noble conde de Chaste abolicionista por sentiiniento y opuesto por deberas de dignidaay honra al trdfi3o negrero, tumpliendo con dichas 6rdenes, llen4ba la alta mission qua le estaba encomendada.
El registro de esda"vos no era dosa nueva tampoco: fu6 un medio ideado por el'gobierno para temporizar con las exigeneias de Inglaterra, que.pretendia'que Espafia-'antorizase al tribuiual rftixto de comisionados ingleses y espanoles, para el axAmenAe fechas an log titalos de propiedad de 'esclivos; lo qua si se hubiera Ilevado A cabo, habria causado grades perjuicios i los haceudados, porq ue s uprimi ,do por el rey Fernando VII al tritfico negrero desda 1871 por uu con-




IESTUDIOS POLiTICOS.
venio celebtado con la Gran BretaAa, mediate In indemnizacion 400. 000 libras esterlinas, era ilicita toda propiedad do africanos introducidos despues de esa fecha. El registry de esclavos, pues, era un, medio h6bil preparado por el conde de Cheste para jaquear -la presion,. que en el sentido que hemos indicado, hacia el gobierno de S. M. Britinica. Tampoco hbbiera production resultado. torque no era posibleencontrar on Cuba dos 6 tres mil empleados A prueba de incorruptibilidad, tratAndose de un asunto en que median tan grades inte-zeses. No era motive fundado de quej a contra el general Pezuela, el' que autoriza8e los casamientos de la clase blanca y de color, torque nada hay en los c6digos que lo probiba, y e6o pensamiento pudo muy
-bien haber obedecido A su. deseo do moralizer la isla y disminuir la, inultitud do niftos de color, ha6rfanos y abandonados que hay en Ola, A consecuencia de las circunstancias especiales de la poblacion. SaEdo es, que el gran nAmero de peninsulares quo va A Cuba A trabajarA labrar su. fortune, contrae en su. mayoria relaciones ilicitas cou. las mujeres do color, con quienes no creen toner responsabilidad de, matrimonio, y tal vez pens6 el general Pezuela, que recordando el derecho que toda mujer, esclava 6 libre, de raza blanca 6 de color, tione par& exigir reparation it su educator, pudiera disminuir la concubinacion degradante en quo se vive en a1gunas poblaciones de la isla y aun en las grades capitals.
En Espafia la proportion entre los hijos legitimos 6 ileg-itimos es de 97,6 c6ntimos los primers y solo 2,94 los segundos, y en Cuba on la raza blanca los ilegitimos estAn en. la proportion. de un 13 por 100. En la pobladon de color libre de 47 por 100 y en la esclava do 85 por 100. Cabe mayor desmoralizacion?...
Otros eran los m6viles del disgust del partido peninsular con 61 zonde de Cheste. Hombre de ideas aristocrAticas, eneastillado en su I)alacio y poco communication con cieitos elements que preteAdian dirigir los destines de la gran Antilla, acostumbrados A la gestidja active de los negocios p4blicos y no pudiendo veneer el'temple. 'de zeero de. una autoridad quo se habia colocado sobre todos los.partidow politicos de laisla, se atrajo las antipatfas de aquellos, quo juzgaban de grades inconveniencias, lo que los hombres imparciales 6 ilustrados han calificado de nobles disposiciones.
El partido anexionis.ts, con Jas disposiciones del general Pezuela,




ESTMOS POLITICOS. "19
sin ellas, habria avaDzado del mismo modo, torque sus doctrines Nenian sustentAndose en el pais hacia mucho tie-mpo cou gran perseverancia, y nada se oponia A su desarrollo y action.
En agosto de 1854 sucedi6 al general Pezuela por segunda vez en el mando de la isla el general Concha, marquis do la Habana, y lleg6 A esta ciudad cuando los trabajos anexionistas se hallaban muy adelantados, y en todo su vigor. Quitman', general eujefe do lasopexaciones, las preparaba y concertaba on su residence del estado de Mississipi, habi6ndosele entre-ado todos lo-s foados, recaudados al effecto.
El general Concha habia compre-ndido que algo s6rio amagaba la tranquili-dad do la isla, por informed y razones de importance quet tenia, y por haberse aparcibido ademAs que do sus tertulias habituales se babian retraido muchas personas que en la 6poca anterior da su gobierno acostumbrabau frocuentarlas. Poco tempo despues sus Bospechas se coDfirmaban, sep-iia veremos.




Ix.
Conspiracion do D. Ramon Pint6.-Su prison y muerte.-Arraamento do voInutarlos.-Politica del general CODcha.-El general norto-americano .
Quitman, Jefe de I& espedicion contra Cuba.-Maniflesto de ]a junta cubana de New-York.-Conferencia, del ministry do Espailia con el president
Pierce.
El dia 6 de febrero de 1855 supo 1w poblacion do la Habana que se habia descubierto una conspiracion con ramificaciones en la isla enter, conspiracion tanto mas grave, cuanto que estaba combinada con una fuerza exterior considerable, que se decia tendria el apoyo :rnoral de los E8tados-Unidos.
Sfutoma'fu6 de esa conspiracion y de la exaltation de los Animos. el asesinato de D. J056 Antonio Castafieda, apre-hensor de Lopez. IlaIIAbase jugando al pillar en el caf6 de Marto y Belona de la Habana, cuando desde una de las ventanas de su portal que iuira h6cia el campo military, le dispararon un tiro, atravesAndole las scenes, y dejdndolo muerto en el acto.
A fines del mes do enero, uno de los principal comprometidos on, la couspiracion se habia presented al capital general ofreci6ndole delatarla y dici6ndole que aqueila tenia por objeto proclamar la anexion A los Estados-Unidos, protegida por desembarcos do norte-




FSTUPIOS POLIUMS, 81
americanos, en variouss punts de la isla, y todos ellos A las 6rdenesdel general americano Quitman. La fuerza estra-Djera ascenderia
4.000 hombres.
- El espontAneodelator, llamadoRodriguez, presidiario de Ceuta, que servia A a1guDos press politicos cubanos, y it quien estos 'ba bian proporcionado su. libertad, gozaba la conflanza absolute de los conspiradores. Hacia viajes A Nueva- York Ilevando y trayendo cor-respondencia, y estaba tan al cabo de los trabajos revolucionarios, que pudo dar al general Concha los mas mfDimos deta;lles y pruebas
dela COWPITacion pr6xima A estallar. Reducidos A prison el jefe del movimiento en ]a HabaDa, que lo era D Ramon Pint6, peninsular de gran ilustracion 6 iDfluencia, y algurios cubanos importaDtes, sedi6 principio A ]a causa de infidencia, subiendo Pint6 las escaleras del cadalso pocos dias despues, A pesar de las vivas gestiones y ]as fervorosas si5plicas que su. familiar y numeroso.s amigos pusieron en juego.
Hacia muy poco tempo que se habia aprebendido A un j6ven natural de la isla, Ilamado Estrampes, que babia Ilegado A Cuba conducieDdo doshareas con armas, y, sometido A juicio, fu6 ejecutado tumbien.
Con, motivo de esta conspiracion decret6 el. general Concha el armamento de'los voluntaries, y esta disposicionalent6 al pArtido peninEular, que, dice el mismo general, se ballaba decaido y desconfiado moments Lntes, t-rocaLdo su recelo en Animo y energia. A centenaTeS corrian A alistarse los indi-viduos del partido peninsular y gran nt mero de cubanos, y en pocos dias pudo contar el gobierno de ]a isla con una fuerza important, que constituia u-na reserve Lumerosa.
El general Concha cuid6 de evitar, pasada la crisis, una actitud de resistencia y fuerza, 1naugur6 una political conciliadora, y aEegura en sus ((Nilemorias)) que con este objeto redujo los procedi3nientos judiciales A los puramente necesaTios; -no quiso ocupar papeles, pro-vocar cares ni estimular nuevas delaciones; guard una circuEspecta reserve; sel16 los ]Abios de algunos que estaban dispuestos A bablar, y rasg6 lists de uombres que no.era prudent d.escubrir.
La isla de Cula, A los dos meses de descubierta ]a conspiracion, Iabia adquirido ui aspect inilitar impo-nente que aumentaba cada




82 STUDIOS POLiTIGOS.
dia con los refuerzos que Ilegaban de la Metr6p:)Ii. Las precauciones continuaroa,-sabi6adose que en distintas parties de IA federation americana soguiaa apresta do lo3 ane-ionistas sus armaments y comprando buques para Ilevarespediciones d las costas de Cuba. No se io-noraba tampoco, que el general Quitman tenia en sus areas cerca de tin million de pesos para tender A los gastos; no faltAndoles A los conspiradores, ni los condos ni el material de guerra 'necesario para Ilevar adelante su empress.
Los regultados que se preveian como cousecuencia de una situacion tan paligrosa para la isla, inquietaban ]us Animos de los hom bres pensadores, no pareciendo possible evitar ya una guerra entre la Peninsula y los Estados-Unidos. Estos tampoco no evitaban las causas que podian conducir A ella;' y Ilevados de su audacia natural, persi tian en emplear las formats Asperas que sus passions les sugerian, continuando en esa mala f6, oculta en su seno desde hac-, mu chos afios, contra la nation espaidola.
Contribuian A reforzar estas creencias, la actitud de los EstadosUnidos y sus gestiones diplomAtims para la compra de la isla do Cuba.
La junta cubana establecida en Nueva-Yorl, con su manifesto, al pueblo de Cuba, publicado el 25 ae agosto do 185'.5, conf=6 la verdad de la -ran cons iracion abortada, el ejercicio del maado supremo do la espedicidn que la referida juata habia con,"erido al ga neral norte-americaiio Quitman y en fin, lai causes que produjeroa la d;soluciou de la empresa.
Si algana duda de esto pudiera, quedar todavia la habria des-truido completamente el documents quo on, 20 de setiembre del misino afic) public D. Domingo de Goicaria, miernbro dissident de la junta directive cubana, en el cual, ponie-ndo d un lado toda forma 6 conveuiencia diplomAtica hAcia sus cole-as, crev6 necesario 6, su honor y A sus interests materials comprometidos, dar concern k sus conciudadanos la verdad de los echos.
Estos documents eran. pruebas coucluyeates de 31a p lrte quo micron cu el plan de invasion, lo minai la juata cubana que funcioa-ba en Nueva-York, qIi-, la j anta revolucionaida que actuaba secre tamente en Cuba, y yie-el general Qiitmaii.. cuya ra,)ralida(l atacaba Goicuria.




STUDIOS POLITICOS.
La junta cubana guardaba Wavia consiJeraciones A aquel general, an la seereta esperanza, sin duda, de qua con las esplieacionesquo diesse, Se Tehab)htaria political y militBrmente, y se utilitarian; sus servicios A favor de ]a idea anexionista. Pero A pesar de esas inculpacioDes mas 6 meuos graves qua ,:a hacian al-general norte-ameTicano, no recordamos se bubiese ervido de la prensa para sincerarse ante el pfiblico.
Cuando ]a espedicion se hallaba pr6xima A salir de los EstadosUnidos (abTil de 18 5), el general Quitman fu6 A toda prisa A Wasbington A conferenciar con Mr. Marcy, secretario de Estado, y con el mismo presideDte Pierce, sE)bre ia empress qua debia realizer de un, moment d otro.
En esos dias precisamente el Sr. D. Leopoldo Augusto de Cueto, ministry espaTaol an Washington, babia conferenciado con el presidente Pierce y con Mr. Marcy sobre las referidas espediciones, pr6ximas A darse A la vela. AdemAs babia becho el Sr. de Cueto una minuciosa relation de ]as fuerzas con qua contaba el general Concha y el estado complete de defeDsa en que babia logrado poDer la isla, an los dos meses do respiro qua los filibusters le babian dejado para prepararse y recibirlos bien.
Se cree que Mr. Pierce 6 Mr. Marcy, 6 los dos'juntos, acoDsejaroa al general Quitman la suspt-nsion do las espediciones, porque este general regres6 inmediatamente A Nueva-Orleans, y disolvi6 la espedicion numerous qua se comprometi6 d Ilevar A la isla de Cuba.
Seguia preparAndose el general Concha para ]a guerra sin perder un solo moment, y babia logrado converter ]a isla en un inmenso campamento military, esF-ra-ndo A los invasores, en la seguridad de vencerlos y castigarlos. Pero los peligros de la espedicion de Quitman babian desaparecido y se hallaban y en otra pa-rte: an el campo de la diplomacia, donde de un lado se agitaban los Estados-UDidos con su idea fija de compare la isla de Cuba, y de otro lado Espafia, perseverante an su prop6sito de Do acceder A ello y anunciando por la. boca del Sr. Luzuriaga, en ]as C6rtes, que Espafia no podia jamAs. vender ni ceder su isla, torque veDderla, seria vender su honor; -palabras qua promovieron al gabinete Un WtO'UnADilne de aprobacion, por parte del CoDgreso constituyente. Mientras tan solemn declaracion tenia lugar, )r. Soul6, representative del gobierno de los Esta-




EMUDOIS POLITICOS.,
dos-Unidos y de quien.hablaremos despues; ocupaba un asiento en la tribune diplomAtica.
Parecia inmineutp un conflieto entre las dos naciones y la o i i genera I era que el derecho de la fuerza vendria A impouerse dentro -de poco: en una palabra, la guerra parecia inevitable.
Veamos aliora lo que en uno y otro pais se pensaba con respect A la isla de Cuba.




.Ministerio del conde do San Luis.-Proyeeto do alianza entre IRspafi a y M6jiC.O.-AnAnciase el nombramiento do Mr. Souk.-Alarma Ael ministerial mejicano en Paris.-Antecedentes y op iniones de Mr. Soul6.-, Cualidades de Mr. SoulL-Despedida quo le hacen en Washino-ton. y New-York loa anexionistas.-Discuraos.-Opiniones de la prensa.-Llegada do Mr. SoiliL Madrid y su reception ofIcial.7-Duelo con el embajador de Francia.-,
Conferencia do Ostende.-Documentos diplomhticos.
El minister que entr6 A regir los destines de Espafia el 19 da
-octnbrewde 1853, so componia del conde de San Luis, president y ministro de la Gobernacion, y las carteras...de Estado, Fomento, :Hacienda, Marina, Guerra-y Gracia y Justicia estaban desempefiadas por D. Angel Calderon de la Barca, D. Agustin Est6ban' Collantes D. Jacinto F61ix Domenech, el marquis de Molins, D. Anselmo Blasser _y el marquis de Gerona, todos hombres pertenecientes al partido.moderado, con la e9cepcion del Sr. Domenech, notabilidad progresista y diputado liberal, que habia constantemente militado bajo, I'a bandera de las ideas avanzadas.
El conde de San Luis parecia decidido d.. emprender una political' en6rgica y una march decisive en los ne -ocios delEstado; y sienda hombre capaz de realizer grades prop6sitos por sus buenas dotes de
-gobierno, inspire muchas esperanzas en Espafia y en Ultramar, nombfdhclo personas notables para las capitanias: gdaerales de- lax




8 G RSTUD10S POLiTICOS.
islas de Cuba, Filipinas y Puerto-Rico. Darante su gobierno se pen 6 desarrollar el pensamiento de u a alianza entre E-pafia y116jico para mantener Ia integridad de sus territories, en cuyo asunto tom6 ]a iniciativa 'en Madrid el ministry de Ia repdblica mejicana. Deseaudo este recabar, el pensamiento de los ministers que represeDta-ban A dicha nation en Francia 6 Inglaterra, les pre-u-nt6: L' zC6mo consideraban los gobiernos, cerca de los cuales residian, las aspiracioues del de WashiDo-ton A nuevas adquisiciones territories pormedios legitimos 6 especiales? 2.' Nmo aquellos gobiernos considerAan Ia coDservacion de Ia nacionalidad mejicana, y si en favor de ella estarian dispuestos A interponer sus esfuerzos para establecer sobre el stalu quo el equilibrio del poder en Am6rica? Y V Si dada Ia 'buena intelligence de los gobiernos de Francia 6 Inglaterra para asegurar A Espafia Ia conservation de Cuba, bajo qu6 aspect mirarian aquellos gobiernos una, alianza defensive eDtre Espafta y 116jiC'o?El representative de la repAblica en Paris contest que: ((Respecto A Ia primer pregunta, estaba seo-uro que el gabinete de las Tullerias consideraria mal las aspiraciones del de Washington para Ia adquisicion de nuevos territories; en cuanto A Ia se-unda que consideraria Ia conservation de Ia nacioualidad mejicana por una declaration general; y por lo concerniente 6, Ia tercera, quo tenia Ia creencia de quo, Ia animaria por el interns que babia tomato en Ia conservation del statu quo de Ia pertenencia de Cuba.))
El ministry mejicanb ea Undres opinaba que el gabinete de Saint James veria con menor interns que el de las Tallerias y quizicon complete indiferencia los conatos de anexion de Cuba demostrados por los filibusters norte-americanos; que en cuanto A Ia conservaGion de Ia nacionalidad mejicana, segun datos que le merecian Ia. mayor f6, no haria grades esfuerzos aquel para sostenerla, si para ello tuvieso que agriar sus relaciones con el gobierno de los EstadosUnidos, ii quieu trataba todavia con mas miramiento, aumentdndose este, si era possible, al paso que, mas se complicaban los asuntos de Oriente; y, en fin, que por lo reference A Ia alianza entre Espafla y
_M6jico, no creia que el gabinete ingl6s A ella se opusiese, sobre todok, una vez obtenido el asentimiento de Ia Francia.
Cuando se cambiaban estas notas A priacipio,3 de setiembre de 1853, se participaba que Mr. SouI6, enviado del gobierno de Was-




STUDIOS POLITICOS.
hin-t-n cerea, del de Madrid, tenia instructions Para ofrecer dos,cientos millions de pesos por la adquisicion de la isla de Cuba. El rainistro mejicano, en Paris, inducia al ministry de la repdblica on Madrid, A que, sin esperar iastrucciones de su gobierno, manifesta4e al de S. M. G. que corno la adquisiciou de Caba par lo3 Estados-Uriidos, aun por medics legitims, amenazaria la.,se-uridad de, M6jico debilitando las ventajas de su posicioa, y tendria la repdblica en constaute alarm, era de esp rar que el gobierno de S. M. no Ilevaria A effect convention al-auo que tuviese por objeto pasar aquella isla 6 poder de. los EAados-Uaidos, contando, on caso necesario, con la cooperaclon de M6jico.
El minigtro mejicano, Sr. Pacheco, so ima-inabi,'sin duda, que. ef a tan M cil re S olver la ve nta de !a isla de Caba como le habia sido al pre-Aden'Le de, )16jico deci(lir la del valle de Afesilla: Pero supo ni6adose prop6sitos en el gobierno de enajenar su isla no hubiese podido llovarla A effect, torque se habria estrellado anto' la opinion national, pronunciada en el sentido de que, en Altimo estremo, Cuba se perdiera, Pero que de nin -un modo se enajenase.
La c'ontestacion del seTaor ministry de Estado Luzuriaga A la interpelacion que le blicieron en las Urtes en diciembre de 1854 fa6 en este sentido.
Las ne'-ociaciones emprendidas por M6jico Para una alfan'za con Espafia se activaban y venian a reducirse d lo siguiente:
Alianza con Espafla para la defense reciprocal.
Alianza do comun muerdo de las naciones hispano-americanas respect al q atqi qmo territorial de Am6rica.
Alianza por parte de las grades naciones de Earopa.
Y para todo, acuerdo perfe6to y esfaerzos communes entre 116jim y ,Espafia.
Las gestiones del iiiinistro mejicanD encontraron bon6vola aco-ida por parte del president del gabinete espa5ol; Pero no sucedi6 lo mismo por la del secretary de Estado Sr. Calderon de la Barca, quien por la cirounstancia de haber, por largos aaos, residido on los Estados-Unidos con el carActer d representative espaiiol, conocia d fondo su political y temia pre3ipitar un romp miento en el estado critic de las relaciones entre Eipafia y los Estalos-Unidos.
que'aba eu sus comunicaciones el ministry mejicauo, do qua




STUDIOS POLiTICOS.
Bi bien escuch6 el Sr. Calderon de la Barca, con la debida atencion todas sus gestiones, expuestas claray sencillamente en ]a con ferencia que tuvieron, el primer secretario de S. M. C. no se dign6 darlas- la menor apreciacion y empleando grande studio en elifdirlas, le hablaba de literature, de fisica y de quimica. Decia A ministry mejicano it su gobierno eu un despacho de 23 de diciembre de 1853, que el ministry de Estado espahol sentia y conocia ]a nece8idad de adopter la alianza propuesta; _pe;,o temia hasta la sombra de Zos Estados- Unidos; temor, decia el ministry mejicano, que le habia acosado en el desempefio de su mission en WashiDgtOn, torque no tenia conciencia de los grades elements con que Espafia cueuta y er.taba deslumbrado, al par que acobardado, por las exageraciones norte-americanas.
Presumir concern mejor que el Sr. Calderon de la Barca el estado, de las relaciones diplomAticas entre Espafia y los Estados-Unidos par& graduarla couveniencia 6 inconvenience de una alianza, que pocaa ventajas hubiese acarreado A Espafia, en cambio de grades disgustos, era ligero de parte del ministry mejicaao; acusarlo de timprato cuando era prudent, y de indifferent. cuando solo era di'lomlitico, era injusto tambien.
Mas complacido se manifestaba el ministry respect al conde de San Luis, en quien decia haber encontrado, no tan solo la elevation de miras que debe tener todohombre colocado al frente de una gran nacion, si que tambien la participation complete de los deseos y sentimientos de M6jico, tanto respect A la question de raza en general, cuanto A ]a alianza en particular.
El ministry mejicano que habia pasado muchos aLos de su vida, en la isla de Cuba, y que se conoce, la tenia profuDda afeccion, trabajaba ardientemente para softener on Axi6rica los incuestionablas derechos do Espafia A la possession de Cuta, y coinciding naturalraente sus pensamientos con los del conde do San Luis, como estamos seguros coincidirian con los del Sr. Calderon de la Barca. Pero 6ste. hrmbre de estad.o y antiguo diplomAtico, teDia motives para comprender los peligros que le habria originado A Espaha la action comun de varies naciones, pronunciadas contra los Estados-Unidos. Y no babia tal temor, ni-tal cobardfa do parte del Sr. Calderon de la Btarca,,quien sabia pesar con prudenela ]as consecuencias funestas que




ISTUIDOS POLITICOS.
un paso precipitado eia ese camino peligroso de alianzas, hubiese podido acarrear 6, Espafia. Esas alianzas, que al principio parecen de formidable effect, squelen convertirse despues-en illusions irrisorias. ]PoderoEa parecia ]a alianza celebrada eDtre Francia, Inglaterra y Espaha para interveDir en los asnDtos del mismo M6jico: ]as tres naciones enviaron sus naves y sus soldados contra la repAblica, y pocos dias despues del desemLarco se hallaban divididos ]as aliados, abanaonando el campo-unos, y continnando otros la political especial y de interns particular que les convenia, sin tener en cuenta los pacts hechos anteriOrMeDte -ni la aliaDza celebrada. No hubiese sido tampoco raro que si A consecuencia de la alianza solkitada par M6jico hubiese surgido una guerra. entre Espaha y los Estados-Unidos, ]as parties contratantes bubieseR adoptado en el peligro de la situation, la conducta mas en analogla con sus interests particulars.
Desde luego habrAn visto nuestros lectures la actitud de Inglaterra salvando el cuerpo desde los primers moments de iDiciarse la alianxa y manifest6ndose mas bien favorable quecontraria A los Estados-Unidos. Por otra parte, se comprende que Espaha, que tiene su marina, y una marina important, que tiene ej6rcitos organizados y grades recursos, pudiera er -dtil y convenience coma aliada de M6jico; pero- esta desventurada rep-dblica; sin una sola have, sin ej6rcito y sin recursos, qii6 servicios podia haber prestado A Espafia, si ]a isla de Cuba se hubiese encontrado amenazada 6 atacada por las fuerzas de los Estados-Unidos?
De aqui, y coma resultado de estas reflexiones, es sin duda que el
Sr. Calderon de ]a Barea anduviese solicit en no comprometer, mas de lo que lo estaban naturalmente, las relaciones con los Estados-Uni41os, y menog por u-Da aliaDza tan poco pro-vechosa.
Se necesit6 de toda su prudencia, de todo el conocimieDto que tomia de ]a nation norte-americann, para vadear con seguridad el mal Paso, en una corriente tan peligrosa de opinioDes y de ideas como la que existia en aquella 6poca.
Basta recorder el nombramiento de Mr. Soul6 para ministry en Madrid para comprender la actitud del gobierno americano. Mr. Pierrg Soul6, frank de nacirniento y ciudadano Dorte-americano, era un abogado de gran reputaciou en la Luisiana, que habia ocupado los. principles puestos officials de dicho Estado y que coma senator de-




10 STUDIOS POLfFICOS.
m6crata en el Con-reso federal se distinOIL110 por sas simpatias y sit protection decidida A los au,,xionistas do Cuba. Fa6 nombrado el 6 de abril de 1853, sin embaro-o de estos antecedents, enviado estraoriinario y ministry plenipoteLiciario de los Estados-Uniilos cer3a del gobierrio de Madrid; nombramiento qua por uuaaimidad rneroci6 la aprobacion del Senado.
En la session del Senado de Washin-ton del dia 25 de enero
-de 1853, se habia pesto bian an evidencia Mr. Soul6, pronunciando un discurso sobre las rolaciones de los Estados-Uaidos con Europa, y 'especialmente con Espafia. Empez6 disintiendo de Mr. Cass y Mr. Alason, cuyas aspiraciones con respect A Cuba, le pareciau dernasiado modestas A Mr. Soul6. So ocup6 de la inmensa importance de la onestion de Caba, y trasladamos aqui los sipioutes pArrafos de esos discursos, que tomamos do La Cr6aica do -Nueva-York, qua publicaba entonces el ilustrado escritor D. Antonio X. de San Martin. Diclios discursos, en qua se revela la mas ardiente pasioa political, debieron haber inhabilitado, para uu cargo tan d9licado an Espaaa, A Mr. Sou16, y sin embar-o fu6 esco-ido ad hoc, y aprobado su nombramiento uu6nimemente por el Senado:
((Hay seDadores, decia Mr. Soul6, que se quejau de que se haya ))revelado el misterio de la correspoudencia sobre Cuba. Y por qu6? i)(,,Acaso torque se haya descubierto qua queriamos compare la islO i)Pero al mismo tempo coaflasan su. firme prop6sit,) de comprarla aua,))qua no est6 de venta. Es pDrque se ha revelado la suma ofrecida? i)EIlos mismos declaran quo estdn prouto3 h compare por -,aalq'uier ) precio. X qu6 fia, pues, censurar A la administration po r haber he))Cho lo mismo qua nosotros no dudamos hacer?
. I I .
))Uua partida de j6venes enthusiasts s 3 reune on un punto del Sur, ) Ilamados, se-an creen, por sus hermanos q,,ie sufr,,,u, y se arrojan 6. orescatar una isla inmediata. Espaaa se alarm, y por indication de ))Ia proolama del president qua llama fo;-agilos A lo3 aveatureros, ))Ios condena indistintamente 6 una carniceria. S, crea- uu espfritu ))quo lueo-o se apodera de'toda la poVacion, do la mas praciosa y dlti))ma de sus posesiones en las agqa3 qua badan (t est,, coutineute; eg))pitu qua solo sirve para aumentar sw; temores, y qua le induce i)implorar do Francia Inglaterra el, quo eicagiten. rm plan. para con-




17STUIDIOS POLiTICOS.
serverar el dominion que tione sobro la isla. Vtiestra respuesta y la del ))gobierno es, que no accedereis d la p resuntuosa intimation eu que
-Pse os propane acepteis aquel p'an. Pero a! mismo tempo que os ne))-ais A la proposiciou de los orgullosos entrometidos (iutermeddlers), rehusando redondamente nuestra solicitada cooperation desvirtuais ))Ia fuerza do nuestra valiente resAucion, protestando decididamente ))quo no aspirais A perturbar su (their) quietude y serenidad. Y como, ))para convencerlos mejor de que no codiciais la possession quo tan cor))dialmente d esean protege contra vuestras garras, tildais A todos i)aquellos de quienes hay la menor sospecha, de que toman parte en. ))cualquier empress que pueda ase-urarla para este pais. Son foravgidos todos los que tuvieron parte en la espedicion desO raciada quo ))termin6 en la carniceria de Atar6s.
))Fueron otros tantos heroes, como Lafayette y Kociusko, los .500 ))j6venes de la espedicion, quo sabin quo habian de encontrar en XuLa 500.000 de us iguales- guardados y defendidos por 25.000 Psoldados.
))Murieron como b6roes, y ]a misma Espafla nada ba dicho ni La npodido decir co-ntra ellosni contra sus aspiraciones. Las conquistas ))de TngIRterra en Asia, y ]as de Francia eu Africa, no ban sido sino ))un inerodeo en grande escala. La conduct de Inglaterra en la Am6vrica central durante el iltimo siglo ba tenido el mismo carActer. ))En vista de estos ejemplas, Mr. Soul6 se admire de que los senado))res no se acuerden de que, en el derecLo comun, coger la fruta del ))Arbol no es msis que una falta, al paso que tomarla cuando se 'ha se))parado del bronco patterno es un burto. Que cuiden (los senadores) de, ouo esperar taDtO tempo que se pudra la fruta. Hay senadores que ))prote tan contra el robo de ]a propiedad del vecino, y quisieyan, sin ))embargo, que se ]a spropiase el que ]a tiene en dep6sito de con))faanza.
))No quieren compete el roblo, pero consentirian en recibir los Defects robados.))
Entra luego Mr. Soul6 en ]a bistoria de los casos que dierou Altimamente motive A ]as pro-videncias de ]a autoridad de Cuba con respect A algunos Iarcos de los Estados-Unidos. Todos aquellos hechos :ou vistas por Mr. SouI6 al trav,6s de su prima particular, y no es necesario djecir c6mo Ealdrknde sup manos las forms verda-




ESTUDIOS MdTICOS,
deras. Nuestros lectures concern lo quo sucedi6 con los vaporea Creseent-City, Ohio, Falcon, el bomdo, etc. Mr. Soul6, decia Ltz Cr6nica, no reconoce ningun derecho ein -la autoridad espailola para escluir de sus puertos, 6 tan solo para poner en observation sanitaria, 6, nin-un barco de los Estados-Unidos, aunque proceed de un punto infestado, aunque en mi corto viaje de tres, 6 cuatro dias baya tenido various casos de muerte, aunque Ilegue con sus pasajerog. y tripulacionen grau parte encarnados, aunque la enfermedad sea el c6lera asiAtico 6 una fiebre conta-iosa, y aunque Ileve A bordo, na ya una causit de sospecha, sino una verdadera conjuracion contra la autoridad y las leyes del territorio. Este es el resdmen sustancial que hacia La Cr6nica do la parte del discurso del senator dem6crata, dedicada A la historic de aquellos casos. Mr. Law es, como no podia menos de ser, objeto de limitados elo -ios por su conduct atrevida 6 independent
((En todos estos casos, continda Mr. Soul6, vemos invariableumente al gobierno de parte de Espaila y contra nuestros ciudadanos. ))Tal ha sido su actitud en el asunto deplorable de la espedicion da ))Lopez. Cuando el comodoro Parker se person con el general Con))cha y le pregunt6 por qu6 habian sido ejecutadas las victims de .))Atar6s sin conced6rseles las garantlas estipuladas en nuestro tratai)do con Espafia, respondi6 que era torque los coiisidcraba como pi))ratas, pues como tales habian sido denunciados en la proclaim dcl presidentne de los Estados- Unidos. Y cu ando el c6nsul Owen invoc6 ))Solemnemente su clemencia, el inflexible proc6nsul lo contest con .))Ia observation de qme estaba hacienda lo qmc sabia era contrario d ))Ios descos de sugobie -no.
))Se nos ha dicho, sin embar go, que la conduct del capital ge))neral en el caso del Crescent City hi sido objeto degrades reclamavviones em Madrid. Pero fAcilmente podemos prefer cuAl serA- la resi)puesta del gabinete espailol. Dird: reclamamos el amparo da esov t))principios de derecho pMieo que, segun vaestra propia confesiou, ))nos protege. No pueden imputkrsenos una falta de comedimiento internationalal mientras no.3 prote-en vaestras propias declaracio))nes.... Y volviendo otra vez A las alabanzas prodia-adas por al-anos ))senadores 6 la conducts, del president, preguntar-6 si esas alaban))zas alcanzan tambioa 6, la proolama del president, las carnicerfas




ESTUD108 POLiTICOS. 93
i)que se cometieron con arreglo A elia, d los insults A nuestra ban))dera sufridos por el gobierno, al edicto de Galiano, 6, la carta del vsecretario de Estado A Mr. Law y A la communication del president ))A Hugh Maxwelm
El president, Fillmore, blanco de la censura de Mr. Soul6, no
-matisfizo en su political para con Espafia -ninguna de las miras de la j6ven Am6rica.
Pero la nota de su Altimo secretary do Estado, Mr. Everett, contestando A la proposition do un triple convenio para garantir 6 Espafia la possession de Cuba, merece su aprobacion ilimitada. H6 aquf c6mo diserta Mr. Soul6 sobre la parte de dicha nota en que dice Mr. Everett que, por razones democrdlicas 6 de political interior, no convene la adquisicion do la isla, por akora: ((Lue-o vendrA un tiempo.en que, no existiendo esas razones, serA deseable lw adquisicion, pesto que se admit que esa adquisicion ))podria ser en, cieptas ewitingencias casi esencial para nuestra eopridad. Que refloxionen sobre esto los -senadores del Sur especial))mente, y que se pregunteu cuiles son las razones dom6sticas que )existen.ahora y podrAn no existir en lo venidero. Aguardaremos & i)qu-e se realiceu ]as miras de lord Palmerston sobre la political que ))deben s -uir los consejos de Espaha con respect A Cuba? Aguardaoremos A que se adopted medidaspara contentar alpimblo de Cuba, d )jgn de asegurar la union de la is7a d la corona de Espai a, pues es oevidente qve si la poblacion wgra de Cuba obluviese la libertad, e8te vykeeho crearia un, element poderosishno de resistencia contra cualmquier proyecto de anexz, d Cuba d los e stados- Unidos, en donde ))existe la eselavitud? 4 Comprendeit los senadores del Sur que, aun ))en la opinion, A Afr. Filmore y de susecretg.rio de Estado, Cuba )Wene que ser eventualmente nuestra?
))Las naciones de Europa no tienen dereebo 6, decir que los Esta.))dos -Unidos adquieren territorio por usurpation, torque ell's Inis))mos han becho otro tanto. A la recrimination que ha hacho ya conntra Inglaterra por sus adquisiciones en la India, agrega un docu))mento con fecha de mayo do 1739, que la casualidad ha traido A sus ))manos, y que no es nada menos que un proyecto para former un 1)ej6ieito.de.soldados reclutados en las Antillas inglesas, destinado & iiinvadir la i la. de Cuba y apoderarse de ella. Si yo hubiese suprimi-




Q4 ESTUDIOS POLiTICOS.
))Mido (afiadi6 Soul6 despues de haber leido) la feelia de, este docu))mento y el nombre de la gran poteacia, qua pertenece, podria careers ))qua estaba, leyendo al-un papel estraviado, caido de la cartora del .general Lopez.
))Pero as an realidad una conception. inglesa, y do qua el gobilerno ))ingl6s no so ha desprOndido de ella apenas lo dadarAa los senadores ))cuando, al exa ainar la correspondence qua ol ejecutivo nos ha an))viado ayer, lleguen A la carta do sir William Paltuy al almirante ))Vernon, con fecha del 27 de agosto de 1740, ea qua hablando de Ca))ba, dice: Sea el grito tomar y por-quo despues qua nos ha-))yamos apoderado de ella, el mundo enter no podria quitArnossla. . . . . . . . . . . .
))Tampoco Espafia tiene deracho A proferir una queja contra tales empresssa; y la razon as que hace pocos aftos uu general do alguna ))reputaciou ericontr6 abiortos los cores do- la reina madre para or3)ganizar una espodicion con el fin de conqiiistar al Ecuador y esta))blecer alli una monarquia bajo Lino de los hijos de Niaria, Cristiua y ))el duque deRidnsares.))
La sola autoridad qua cita Mr. SouI6 para un cargo tau grave son los papeles pdblicos A 6rganos do la prensa diaria, y bajo esta. sola autoridad eutra an porrneuores sobro ol alistamiento de officials espaftoles ea la empress, la cooperaciou del Sr. lWiriz, los vapors, Cetro y Tridente, etc., qua harian. se-aramente 'prooeder la llegada, de Mr. SouI6 A Madrid, decia La CriWe-z, de una repatacion, paco ,envidiable, de credulidad y ligereza.
(Tero ni aun los mismos Estados-Uaidos se han librado del re3)busco de anteoedentes filibusters para demo-3trar con ellos la coni)venioncia de toner por licitas y usuales cualesquiera iLivasiones y i)usurpacioiies qua este pais ten-a pw convenience practical.
))Temo qua haya algo de filibuster an el general americano que von 1812, equivocando las instructions qua le habia dado Mr. Monroe, ))A la sazon secretary de Estado, se apoder6 A viva fa6rza de la isla ))Amalia y de Panzacola; y aun an el mismo Mr. Monroe, qua al paso ))qua desaprob6 el acto del atentado aconsej6, qua se conservase el ))punto tomato para poder hacer un ajuste amistoso con Espafla.
))Hamilton fu6 un filibuster, torque en 1797 trabaj6,tanto para