Citation
Breve idea de administracion del comercio y de las rentas y gastos de la isla de Cuba durante los anõs de 1826 a 1834;

Material Information

Title:
Breve idea de administracion del comercio y de las rentas y gastos de la isla de Cuba durante los anõs de 1826 a 1834; pudiendo servir de apéndice a la historia económico-política y estadística de la misma;
Added title page title:
Mélanges sur l'Amérique
Creator:
Sagra, Ramón de la, 1798-1871
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource ([2], ii, 42, [2] pages. 8vo ) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Economic history ( fast )
Economic conditions -- Cuba ( lcsh )
Cuba ( fast )
Historia económica ( qlsp )
Spatial Coverage:
Cuba

Notes

Bibliography:
Includes bibliographical references.
Citation/Reference:
Sabin 74907
Citation/Reference:
Palau (2) 284807
System Details:
System requirements: Internet connectivity; Web browser software.
General Note:
Signatures: pi² 1-2⁸ 3⁶ (3₆ blank)
Statement of Responsibility:
por D. Ramon de la Sagra.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Special Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
035641009 ( ALEPH )
1011685834 ( OCLC )

Full Text
BREVE IDEA
DE LA
ADMINISTRACION DEL COMERCIO
Y DE LAS RENTAS Y GASTOS
DR LA
ISLA DE CUBA
DURANTE LOS ANOS DE 1826 A 1834;
PUDIUNDO SERVER DE APENDICL A TA BISTORIA EcONMGO-POLITICA Y ESTADISTICA DE LA MISMA;
POR D. RAMQN DE LA SAGRA.
P ARIS,
EN LA IMPRENTA DE PABLO RENOUARD,
CALLE GARANCIERE, N. J.
T83 .
!= = = !i i i



en,
RARE BOOK "OU ECT!ON




.~

ADVERTENCIA.
PROPONI9NDOME publicar los materiates que he reunido en la isla de Cuba, sobre va, rios ramos de su Historia natural, no puedo ocuparme ahora en la revision de la Historia econ6mico-politicay estadistica de la misma, que he escrito en 1831 y que pensaba continuar hasta 1834. Al mismo tiempo que me hallo en esta imposibilidad, algunos articulos insertos en los peri6dicos de la Peninsula, me han hecho conocer que no obstante la publicacion de aquella obra, es aun desconocido el estado de la Administracion cubana, el mecanismo del sistema tributario de su Hacienda, la extension de su Comercio y los fundamentos sobre que descansa y los cuales debe su prosperidad. Estas razones me




han decidido a redactar la siguiente Noticia, que por su misma brevedad sera mas generalmente leida que una segunda edicion de mi obra l1ena de guarismos y de calculos embarazosos que intimidan t muchos lectores. Quizas su publicacion, en las circunstancias presentes, contribuir. ilustrar algunas cuestiones que pueden suscitarse. '

Paris, 22 de diciembre de i835.




BREVE IDEA
DE Ll
ADMINISTRACION, DEL COMERCIO
Y DE LAS RENTAS Y GASTOS
DE LA
DESDE EL A.iO DE 1826 AL DE 1834.
ADMINISTRACION.
LA prosperidad del comercio cubano, en los afios transcurridos desde 1825, se debe no solo alincremento que ha tomado la industria agricola del pais, sino al conjunto de medidas protectoras y a las reformas administrativas introducidas en las aduanas; y los que saben las prnicticas usuales en otros paises, conocen bien la influencia extraordinaria que en el mayor 6 menor giro mercahtil ejercen, el sistema de las oficinas recaudadoras, la naturaleza y cuota de losirmpuestos y la franca cooperacion de la autoridad, d los beneficios q6ue el comnercio reclama.
La posicion geografica de la isla y lo desierto y extenso de las costas, sostenian un escandaloso contrabando, que en poco tiempo fud reprimido por la habilitacion de puertos para el comercio, la reforma in-




terior de las aduanas, la redaccion de prudentes tarifas y la eficaz coope.racionri de comisiones mercantiles de vigilancia, formadas de negociantes respetables interesados en la supresion de aquel abuso.
La reform y revision anual de.los aranceles, era necesaria para el fomento del comercio, y sabiamente la autoridad mir6 en ellos, no un medio de acrecentar los ingresos del fisco con el sacrificio de Ia clase comerciante, sino la accion vital de su progreso y de la prosperidad del pais. Con esta idea, se procure atraer a sus puertos la concurrencia de buques extrangeros que estragesen sus voluminosas cosechas, concediendo al mismo tiempo al comercio nacional, las gracias y la proteccion a que era acreedor, pero compatibles con la naturaleza de los consumos.
En una obra reciente y muy recomendable de estadistica de la Espafia, comparando el autor el comercio que hace con sus provincias ultramarinas al que sostienen la Inglaterra y la Francia con sus colonias, parece lameoatarse de la corta extension del primero, y anuncia que puede adquirir una riqueza y una extension triples de las que actualmente ofrece*. Las observaciones siguientes harin conocer el grado de exactitud de esta indicacion, aplicada a una isla que debe la prosperidad que disfruta, a su libre comercio con todas las naciones del mundo; ofreciendo en esta parte el Gobierno espatial, hace muchos afios, una
"* Statistique de PEspagne, par Moreau de Jonnes, page 293.




(3)
conducta y la pr~ctica de unos principios bien diversos, de los mesquinos y err6neos que han seguido las otras naciones de Europa con sus colonias.
La decadencia que sufri6 el giro mercantil par la persecucion de los porsarios, en los primeros afios de la dpoca que examino, obligaron al gobierno de Madridi -conceder permisos especiales S varios especuladoi'es para int~roducir, bajo bandera extrangera,las producciones peni isulares; cuya medida hubiera sido un verdadero decreto de exterminio para el pabellon espafiol, sila autoridad local de la real hacienda de Cuba no hubiese atendido a sostendrle y fomentarle, ya por medio del auxilio de convoyes de buques de guerra que protegieron a los mercantes, nacionales durante los calanitosos afios de 1827, 28 y 29, ya por medio de franquicias.especiales que les fueron concedidas, de solo 5 por ciento las introducciones, en lugar del 24 y 30 por ciento que pagaban las hechas en bandera extrangera, con mas 6o por ciento 6 sus harinas. El impulso dado al comercio directo nacional con estas medidas fud tan vigoroso, que lleg6 A i'edundar en detrimento del mismo, erario, En el afio de 1826, 1a importacion nacional directa estaba reducida at valr de 409,353 pesos y la exportation :A poco inas de 5o00,00oo0. Todo el valor de las imnportaciones directas 6 indirectas no excedi6, en dicho afio 'de 2,858,793 pbsos, yYa en 1828, subieron 4,52 3,3oa2 y S
-eerca de 5 millones en el siguiente.' La batidera na-', cional, tan escasaen 1826, lleg6 S introducir en i 83o
1.




(4)
frutos peninsulares por valor de 3,224,268 pesos, y a exportar los cubanos para Espafia por un valor casi igual; al paso que la bandera extrangera solo introdujo por valor demillon y medio de la Peninsula, y retorn6 poco mas de medio. El progreso fua sucesivo; en x833, el trifico peninsular hecho por su bandera ascendi6 A 3, 34,07 pesos en importaciones. y la extrangera qued6 reducida a 5i,7ro pesos y solo A Io0,56 en frutos exportado, yen 1834 la importacion en buques espafioles ascendi6 i 3,4o7.o9i pesos, y en estrangeros A 5,393 procedente de la Peninsula.Como el ascendiente de la bandera espafiola fuS igualmente rApido en el trifico de producciones extrangeras, opero una disminucion proporcionalen los derechos percibidos, y produjo ya on z S29, una estancacion de efectos extrangeros en los almacenes, por valor de 3millones de pesos; lo quil precis6 a establecer algunas modificaciones para 1831.
Estas ligeras indicaciones darmn una idea mas exacta de la que generalmente tienen de Ia isla de Cuba, los, que la consideran oual una simple colonia, destinada, como las extrangeras, :A dar consumo exclusivo A las producciones de la nacion y enviarle en retorno sus frutos tropicales, a expensas muchas veces, de enormes erogaciones para sostenerlas; y no como. una rica provincia y parte integrante de la Monarquia espafiola, que por las franquicias liberales que disfruta, cubre desabhogadamente todas sus aten, ciones y la envia sobrantes considerables.




(5)
En los planes de su fomento, adoptados por la sabia administracion local, entraba la disminucion de los derechos, como medio directo de conseguirlo 6 indirecto de aumentar los ingresos del erario promoviendo la prosperidad del pais. Antes de su 6poca, el avaldo de los efectos y la cuota de los impuestos eran sumamente crecidos; ascendian estos A 43 -4, y en algunos articulos a 83 por ciento en la importacion y en su extraccion el azdcar lleg6 A pagar 17 por ciento. Desde las primeras reformas, plantificadas en I8,26, se tuvieron presentes el alivio y la proteccion del comercio, especialmente del nacional, sin desatender las necesidades urgentes de la 6poca; y en los siguientes afios se fueron disminuyendo y suprimiendo los impuestos extraordinarios, que las circunstancias habian hecho precisos, y se minoraron los avaluos de los objetos sobre que eran percibidos. Lo mas esencial de estas medidas, y que constituye como una serie de ventajas debidas ai la administracion actual, se comprende en la enumeracion siguiente:
Permiso ai las internaciones de efectos ultramarinos por mar y tierra, con el pago de solo 2 por ciento de administracion;
Fondeo y registro a los buques costeros, 1o misnimo que a los de travesia;
Libertad del trifico entre la ciudad y sus barrios extramuros, sin necesidad de guias;
Reduccion de 4 reales, de 16 L I2, en el avaluo de la arroba de azucar;
Supresion del impuesto extraordinario sobre el cafd;




(6 )
Reduccion de 1a2 a 8 reales en el avaluo del aztdcar; Reduccion de 4o reales, de i6o i20, en el dela pipa de aguardiente de cafia;
Excepcion de derechos las melazas, y asignacion de un premio de 2 pesos por tonelada ai los buques extrangeros que las exportasen;
Reduccion de 8 a 7 resales en el avalua de la arroba de aztcar;
Libertad t la exporlacion del aguardiente de cafia; Excepcion de los derechos de toneladas en favor de los buques que entran y salen en lastre;
Supresion del impuesto extraordinario sobre el azucar;
Devolucion del peso por tonelada, 6 los buques qie exportasen mas de mil cajas del mismo fruto, come medida protectora;
Reduccion del derecho de toneladas a los buques extrangeros, de 20 'i i2 reales;
Derogacion del impuesto de 2 reales en caja de aziicar y r en saco de cafe, en su trAnsito de cabotage;
Supresion del impuesto, extraordinario sobre la cera;
Supresion del derecho de 2 por ciento, Ilamado de internacion, y permiso para el trifico interior, sin guias, exceptuando las harinas y el tabaco;
Reduccion de varios impuestos onerosos quepagaban los ganados, a' uno fijo y moderado.
Estas rebajas considerables en beneficio de la agricultura y del comercio, que pot su numero y el corto tiempo en que fueron concedidas, se pueden consi-




(7)
derar como una revolucion beneficiosa, casi sin ejemplo, no siempre fueron comipensadas con los mayores ingresps que las .reformas de tods los ramos de la administracion no era dable produjeran tan pronto; y' al mismo tiempo en una progresion mucho mayor crecian las atenciones publicas, como manifestar6masadelante. La, urgente n cesidad de cubrirlas, en 6pocas muy criticas para la Isla *, precisaron i establecer algunos recargos sobre la navegacion extrangeray las producciones que mejor podian siufrirlo; 6 cuya introduccion perjudicaba a la concurrencia peninsular. La revision de los aranceles se somete anualmente en la Habana L una junta de.hacendados, comerciantes., y miembros de la administracion, admitiendo esta las indicaciones de la experiencia y de las luces de las mismas clases contribuyentes, noblenmente interesadas en el sostenimiento de las cargas del erario, con el menor gravaimen posible del ptblico. Esta mutua conformidad, facilita y favorece todas lasoperaciones consiguientes,.A la exaccion de los impuesLos, yhace que la buena f6 presida en la punctualidad y exactitud de los pagos.
La reforma de la aduana de la Habana, y la plantificacion en ella de un regular sistema de contabilidad, se hizo extensiva A todas las deminas de la Isla, sucedindose un mntodo de 6rden y exactitud, a la oscura rutina con que se hacian las operaciones. Antes
Vease mi Historia econimico-politica y Estadistica de la isla dc Cuba. -Habania, 831.




(8)
de 1826, ninguna de las segundas habia presentado cuenta exacta de sus reudimientos; y el mismo Tribunal de cuentas formaba, con sumo atraso, unos estados de ingresos, que tal vez 61 mismo no entendia. En la actualidad se sabe al dia, de todas y -de cada un de las administraciones de la isla de Cuba, los ingresos, los gastos, las deudas pendientes y el liquido disponible. He aqu el efecto casi instantineode estas reformas.
A fines de 1.825 se calculaba en millon y medio de pesos, el dficit de las cajas para cubrir las atenciones existentes, se esperaban de la Peninsula grandes refuerzos de mar y tierra, que habia que sostener, y amenazaban A la isa eminentes peligros que exigian gastos perentorios de consideracion.
Los ingresos de la administracion general, Ilegaron solo ia suma deo 3,3296,552 pesos, 6 ya en el siguiente afio se recaudaron 4,224,328, y en el de 1 827, 5,255,860; es decir, que en solos dos a-ios, hubo un aumento de 2,827,oo005 pesos.
Las cajas matrices, como recaudadoras de varios ramos separados dieron, en 1825, 830,249 pesos, y en 1826, i,666,66o.
La administracion del puerto de Matanzas, que en. dieho afio habia dado 365,546 pesos, reditu6 en 1826 557,593. De manera que, solo en el primer afilo de establecidas algunas reformas de las que caracterizan la nueva 6poca de la administration cubana, las tres oficinas mencionadas dieron un aumnento de cerca de




2 millones de pesos. No obstante, la importacion maritima, que es la gran fuente de las rentas pdiblicas, no habia sido mayor en I826 que en I825; pero si lo fueron lavigilancia, la actividad, la eficacia en el cobro y la economifa en los gastos; cuyas causas obtuvieron elsingular fen6meno de tener en caja, sobrantes A fin de afio, mas de medio millon de pesos.
Los incrementos de las mismas tres administraciones en 1827 sobre 1825, fueron de ... 2,586,918 que unidos a los anteriores de . . . ,96,232 hacen un total,en solos dos afios, de . 1,513,I5o Y lo mas notable es, que ya habian comenzado i hacerse considerables rebajas en los aranceles, que en solo el azucar y el tabaco importaban is3,728 pesos, y aua rebajado el valor del impuesto extraordinario establecido por circunstancias urgentes, queda el incremento extraordinario de 4,205,673 pesos. Los aumentos'de tres afios, incluso el de i828, fueron de 6,957,832 pesos sobre el de 1825; y esta progresion ha sido sucesiva, y en escala semejante prosperaron las rentas de las administraciones interiores, antes insignificantes.
Despues de los primeros azarosos afios, el incremento de la ptdblica prosperidad recompens6 ampliamente las bajas que tendia a producir la minoracion de los impuestos; pudieran destinarse cuantiosos sobrantes a la madre patria, y la construccion de obras y al fomnento de empresas eminentemente tiles al pais, como dird luego.




( Jo )
OOMERCIO.
HE indicado algunas de las causas que cooperaron A'fonenlarle, y deben afiadirse io el establecimiento de puertos habilitados, en localidades insigues; 20 el de un dep6sito mercantil, con un moderado derecho, y cuyo futuro plan abraza una extensa esfera de actividad, que hard realizable el reconocimiento de la independencia de las antiguas posesiones espafiolas, en favor de cuya vasta empresa, el intendente de la Habana comunic6 al gobierno ideas muy luminosas, que demuestran la masa de valores que podian reumnirse en el dep6osito miercantil de aquel puorto; 3o los arreglos en la exaccion del derecho de toneladas y el reglamento para las averias cuyo solo ramo ha producido una ventaja de 2 i por ciento en los articulos; 40 las esperas, en plazos c6modos, concedidas al comercio para el pago de los derechos, que les permite realizar la venta de los cargamentos; 5' la publicacion met6dica y regular de las balanzas.
En los primeros seis meses de 18,26 se observ6 ya el favorable efecto de las reformas, pues el movimiento mercantil, en el puerto de la Itabana, ascendib6 12,498,503 pesos, cuando en todo el aflo de 1825 no




habia pasado de 19,551,541 pesos. El mismo sistema de analysis aplicado al ex6men, no de los valores de los friitos, sino de las cantidades exportadas, di6 para los dichos seis meses de 1826 un aumento considerable comparativamente i los mismos de 1825.
El movimiento general maritimo, en todo el afio, fu6 de 28,735,592 pesos; en 1827, de 31,639,047; en 1828, de 32,649,285; pr6ximamente igual el de 1829 y x83o; disminuy6 en los dos siguientes; se restablecid i igual incremento en 1833 y subi6 5 33,051,255 en i834.
Los progresos del comercio nacionial, como queda indicado, empezaron a notarse en 1828. La. bandera extrangera se aprovech6 de las franquicias para la introduccion de harinas, disminuyendo asi los ingresos de aduanas y la exportacion de los frutos cubanos. De las 41,625 toneladas que se ocupan en este comercio, 23,881 salieron en lastre ; los capitales que debieran favorecer la agricultura del pais, tomaron distinto curso; sobre 3 millones que hubieran alentado la industria, retornaron en letras, prefiriendo los especuladores el quebranto del cambio a la estrechez del mercado de la Peninsula, y al desnivel que los aziu'cares cubados sufren en ella comparativamente 4i los de Puerto-Rico y Filipinas.
Eu 1829y 3o, iguales causas produjeron semejantes efectos, 6 sea la disminucion en los ingresos de las rentas maritimas: las importaciones espaholas en propia bandera, se aumentaron en 8oo por ciento




( 12)
sobre 1827, y las mismas en,pabellon extrangero, bajaron en cerca de la mitad: la exportacion directa nacional fud mas de dupla, yen igual proporcion la baja de la hecha en bandera extriangera; al contrario el comercio extrangero en buques nacionales aument6 en --, y el mismo, en propia bandera, se conserv6 estacionario. Estos progresos del giro nacional, la baja de los frutos en sus precios, la falta casi absoluta de harinas extrangeras, lo riguroso del invierno que sufri6 la Europa, el armamento de la Francia contra Argel, que ocup6 muchos buques mercantes, y otras causas menos influentes, cooperaron A la disminucion del movimiento comercial observado estos afios, y la primera fu6 tan poderosa, cuanta es la desproporciqn de 192 buques 6 1 3,ooo toneladas que ocupaba el cominercio directo nacional en 1826, A 572 buques 6 52,o78'toneladas que ocup6 en x83o.
En I 83x el valor de las exportaciones cubanas disiniuy6 en cerca de 3 millones de pesos, porque dismininuy6 el de los fi'utos por los alivios del arancel y lihubo una baja en las reexportaciones para ultramar. La primera se valu6 en 1,727,392 pesos, y la segunda en 1,565,125.
En 1832 fau tambien menor la reexportacion de efectos de ultramar en i 196,424 pesos solo delpuerto de la Habana, comparativamente A 1829, y observando esta disminueion en cuatro aios anteriores a i83o, habia ya sido desde 1,958,989 a 792,565 pesos, cuya observacion contribuye 6 recomendar la




centralitsacion en e aeposito e ila tarana ae los preciosos efectos ultramarinos quediariameite aumenta en los puertos de los Estados-Unidos.
Enitretanto los puertos babilitados de la isla veian acrecentalsus relacones mercantiles. Matanzas, en el espacio de cinco afios, casi duplic6 el valor de sus exportaciones; en igual proporcion Trinidad sus enitradas y salidas, y puertos antes insignificautes ofrecleiron ripidos aumentos.
El comercio general marftimo de la isla fud representado en los jiltimos afios, por 19 millones de pesos en la importacion y mas de 14 en la exportacion, ocupindose 290,000 toneladas respetivamente en cada una. La diferencia que siempre se nota entre ambos valores no procede, como cree el author de la Estadistica de Espalia (pigina 291o), del contrabando que se haga con los Estados-Uni-os, sino del bajo avalue de los frutos del pais, que contribuye 4 hacer aun mas moderados los derechos de exportacion. *
Pero dejando d un lado estos resultados, como inexactos exponentes del verdadero incremento comercial de un pais, Ja simple inspeccion de las balanzas publicadas convencen del progress que ha hecho la riqueza del pais por la cantidad de sus cosechas. 8,48,-23 t arrobas de azlicar, ,8~ ,5 15 arrobas de
caf ( millones en 1833), 1ib4,2 1 3 hocoyes de miel
* Actualmente el azicar A un precio superior 1 2 y 16 reales la arroba, se valua en las aduanas de Cuba solo A 7; esta sold diferenci equiyale A 7 millones de pesos de menos en los valores de exportacion.




de purg, yotroscuantiosos frutos apreciados en cerca de 12 millones de pesos, pero que en realidad valen o20, constituyen la xportaciones de 14 .ji en el 61timo aflo de 834. Entre ellas fu6 el ta baco on objeto de la constant atencion del gefe actual de la intendencia, como digno, por muches tithlos, del mayor nii ero posible de medidas protectoras; y gracias.,a ellas, la exportacion del ea~ rama ascendhio desP 79,000 arrobas, en que se hallaha n 1828, a 6.o,o0o. en solos dot afios, y la del elaborado subi ,esde 21 0,o00oo libras hasta 616,020 en el iitimo afigq, tos solos datos, sin recurriv los delqcons n en el p4is, que es asombroso, manifie tan que1 a production este fruto se ha triplicado en :el corto period de seis afios.- En la liamada' floreciente poca del estaunp la factoria de la Habana no lleg6 4, expo0rtar mas de 1 ooo arrobas-a lailo, de las closes de polvo y rama. Este rico cultivo es susceptible de un in9tcremento incalculable ,.asoci dole 4 un. sabio sistema de colonizacion blanca, do que tanto. necesita a isla de Cuba, para su. prosperidad y seguri d futu s; cuyo plan, que exige la eficaz' cooperacion del gobiernao, de las autoridades locales de los vecinos ilh~trados, reformara el estado 'de la agricultural y resolved yestajosamente las tan agitadas como mal disoutadas cuestiones coloniales,: relativas 4a s poblaciri y al.cultivo por brazos libres.




(15)
UENTAS Y GIA8TOS.
'LA reforma de este ramo, tan coinplicado y vicioso en los dominios espaiioles, fue ina de las grande eM'Ipresas que tubo valor de emprender y lai gloridide teriiiiir el gefe de la administracion cubana 'y la vo ide la env'idia y de la calumnnia no se ha atrfvido aun ia empaiar con su aliento envenenado el brillo de este importante servicio. Seria muy largo el exponer aqui los pormenores de la reforma de la hacienda cubana, que he publicado en la dbra citada, y asi me limitar6 solo a exponer los resultados que prbdujeroi, debidos como he demosftrado, a la actividad, e ficia y economic, y no al aiumento de las inmi osiciones
Las investigaciones estadisticas que se han hecho y publicado sobre el valor de las rentas antes def R8, manifestaron que en 1825 ascendieron a un t6th i' 5,722,198 pesos. Al primer afio de- idnueva'epoca, cuaindo sol' estaban establecidas algunas rdformas parciaks', el producto de las inismas-fu6 de ,7k9,936, 6 sea un excesode I,375;38 pesos. En 8), his keiitas subieron d 8,469,974 pesos, es decir i,372,o38 pesbs
-*Histor iaecordmico-politicay est.adisticade la isla de Cuba.




masque el anterior, y 2,747,776 .de aumnento sobre 1 825, cantidad easi igual A la mitad del producto total de aquel afio. En 1828 ascendieron 4 9,o86,407 pesos; en 1827, hasta 9, 142,6 1 2 pesos, conservindose en cerca de 9 millones de pesos las recaudaciones en los siguientes afios.
Examinando individualmente la serie de los ingresos en cada dependencia, se advierten mejor los efectos de las reformas A que se sometieron. Efectivamente, unas duplicaron sus ingresos, como las de Puerto-Principe, Trinidad, Baracoa y Holguin; otras los triplicaron como las de Matanzas, y algunas salieron de. la tulidad, como las. del Manzanillo y
Gibara.
No obstante, la gran fuente de las rentas cubanas
sale, como de sur manautiales, de la intendencia de. la S Habaanay subdelegacion de Matanzas, en cuyas dependencias resultan recaudados, por trmino medio, 7 millones de pesos anuales. Limitando la consid6racion solo.a los ltimos afios, en qq pudieron distinguirsebien los productos de las renLas terrestres y mariqs., su mutua relation y con el total resulta que, estas razones fueron, como los ndmeros 2 3 5; es decir qq.as primeras constituyen loss qtitos, y las segundlas las tres quints de las rentas recaudadas,.y la razon distaba mucho.de ser tan crecida para las renas terrestres, en los afios anteriores a la nueva era, en los cuales sus productos fueron tan insignificantes que la totalidad de los ingresos casi procedia




de las aduanas marilimas, como es flicil conocer, comparando los documentos oficiales de ambas 4pocas.
Estos resultados y el modo como fueron conseguidos, caracterizan los principios econ.mico-politicos de la administracion cubana. Lo critico de las circunstancias, la dependencia de una autoridad superior, 6 sea del gabinete de Madrid, que no caminaba con tanta rapidez ni franqueza en el campo de las in novaciones, la falta de datos estadisticos y el obstaiculo de las costumbres de un pueblo habituado a ver gravar casi todo el peso de los impuestos sobre el comercio maritimo, impidieron realizar el nuevo sistema en una vasta escala, y establecer tambien impuestos territoriales que aliviasen el trnifico mercantily fundasen el 6rden tributario sobre bases mas justas y mas s6lidas que-las adoptadas hasta el dia en los dominios espafioles. El vicio de la complicacion de los impuestos y los inconvenientes que para la misma recaudacion ofrecia, fueron en parte corregidos en la isla de Cuba, por la refundicion que de ellos se hizo en los aranceles, designando al contribuyente una sola cuota para cada articulo; y en lo concerniente A las contribuciones interiores, se redujeron las del trifico, se simplificaron las de los consumos, se abolieron las directas a la produccion del tabaco, y se sujet6 la recaudacion de las restantes i reglamentos claros y precisos; y esta reforma es tanto mas admirablecuanto que es tunica en los dominios espafioles, y que el ministerio de hacienda aun no intentaba la dificil cuanto




( i8 )
necesaria refornima general de su vicioso y coinplicado sistema tributario.
En mi obra de Estadistica hice ver que las rentas pdblicas en la isla de Cuba, eran respectivamente al total recaudado, formadas p6r:
67- de impueitos sobre el comercio maritisho;
24.! de contribuciones interiores;
2 -de deducciones A sueldos personales; i de deducciones sobre las rentas eclesidsticas;
3 de varias entradas;
Total... ioo
En el afio illtimo, de 1834, los impuestos rnaritimos cobrados a la importacion de'los efectos ascendieron a 4,4o5,314 pesos, y los exigidos 4 la expor. tacion redituaron solo 692,974 pesos, 1o que indica que los primeros son mas de seis veces mayores que los segundos. Comnparindolos respectivamente a los valores que los pagaron, resulta gravada la imnportacion con cerca de 24 por ciento, y la exportacion con solo 4t, 7 dcimos por ciento. En x83o, habia yo calculado por termino medio de cinco afios, go por ciento para el gravaimen de la importacion y 8 por ciento para el de la exportacion. Pero el extraordinario alivio que han iexperimentado losfrutos cubanos A su salida, hizo bajar en cerca de la mitad, la razon del impuesto. Asi es que el azficar solo paga un arbi-




(19)
trio municipal de 3 reales en caja, en bandera espafiola y 4 reales en la extrangera, la melaza 4 reales por bocoy, y lo mismno la pipa de agtuardieute de cafia; cl caf6 3,04 reales el quintal en bandera nacional y 4,32 en la extrangera; la cera amarilla o,54 de real por arroba en bandera nacional, y r en la extrangera, y la cera blanca respectivamente o,8 i y 2 4 reales; el tabaco en rama 2 reales por quintal en bandera espafiola y 12- en la extirangera; en fin el miliar de cigarros paga solo 4 reales potr todo derechobd
En mi citada obra calcul6 los productos liquidos de la agriculture 6 industria rural cubana en la cantidad de 22,808,622 pesos, y que los impuestos interiores correspondian a 5 por ciento de la riqueza imponible: hoy dia en que los.primeros han crecido y los segundos disminuyeron, el gravamen no puede exceder de 3 por ciento.
Igualmente he calculado en 183i que los consumos del pueblo cubano, de producciones propias y extra. fias, ascendian 53,326,406 pesos, y que las rentas ptblicas correspondian ~ 4 4- por ciento, 6 un siptimo de los consumos particulares, minencionand6 la opinion de los economistas que el imnpuesto no debe exceder del cuarto de aquellos, y quela Espafia pag6 en algunas dpocas la mitad. Al presente, el gravimen del pueblo cubano no puede liegar al sexto de los consumos, pues estos han aumentado desde i 83o, y los impuestos no.
El pueblo cubano sufre ademas otros desembolsos




( 20 )
para el sostenimiento del clero, la conduccion de la correspondencia, la loteri'a, los imlpuestos municipales y los gravimenes que pagan muchas propiedades. El total desembolso, inclusos los impuestos para el estado, legaba, en f83o, a it4 millones de pesos, de suerte que la suma de las imposiciones del gobierno era solo de la mitad de los desembolsos del pueblo.
Comparando los impuestos a la poblacion, resultaban entonces 9 pesos 6 reales por individuo, e hice ver cuan falaces son estas comparaciones, porque el peso del impuesto no debe medirse por et ndmero de personas que lo pagan sino por el valor de la riqueza sobre que gravita; razon por la cual los individuos de las potencias ricas contribuyen mas que los de las naciones pobres, y no obstante el gravimen para los primeros es mucho menor que para los segundos.
Los gastos de la real hacienda cubana experimenSaron un extraordinario incremento por los refucrzos navales y terrestres que en circunstancias muy criticas envi6 la Peninsula, y las crecidas erogaciones del pie de defensa interior y exterior en que fud preciso poner ai la isla. En el aiio de 1825, el sostenimiento de los cuerpos militares importaba solo 1,658,079 pesos, el de la marina 792,io6 pesos, los gastos dela fortificacion 7,300, y el erario se hallaba tan aliviado de otras cargas extrafias que pesaron luego sobre 6l, conmo afligido para atender i las que tenia, hasta tal punto que recurri6o a un emprstito. Como de un golpe caye-




ron sobre aquel exhausto tesoro, un diluvio de atenciones en el primer afio en que empez6 6 plantearse el nuevo plan de reformas y economics; la llegada de buques de guerra (casi la totalidad de la marina espafiola), convoyes de tropas el sostenimiento de amhas fuerzas, los aprestos y equipos para la salida, los criditosilimitados abiertos en todos los puertos adonde pudiera recalar nuestra escuaara, los desastres que sufrid en los temporales y otro conjunto de causas, muy largo de enumerar, hicieron subir las erogaciones generales, y solas las de la marina A la suma de cerca de 2 millones de pesos. En 1827, continuaron creciendo los gastos, ya por reparaciones de considerables averias, ya por remesas hechas A la Peninsula para la habililacion de otro navio, ya por los cruceros continuos que hubo que sostener, ya por la expedicion enviada a Costafirme. La perspectiva para 1828, no era mas halagfiefia para el erario, pues se exignian 1 o,ooo pesos para la habilitacion de otro navio, y 3oo,ooo para su sostenimiento cuando Ilegase, pudiendo graduarse que al empezar dicho afio, el desembolso necesario para la marina seria de 2,277,570 pesos, aparte del que reclamaban nuevas obras y su apostadero principal El sostenimiento de las fuerzas de la isla, sin incluir el cuerpo de ingenieros, los batallones de color, invilidos, etc., importaba al mres 185,7'74 pesos. Estos.datos pueden dar idea del incremento quehabian tornado lasatenciones pulblicas, cuando el inesperado arribo de la malhadada expedicion




( 22 )
dcl brigadier Barradas fud 5 aumentar los conflictos.
En menos de tres aios, es decir hasta mediados de 1828, se facilitaron a la marina por las cajas de la Habana, cerca de 4 minillones de pesos, y se remitieron i la Peninsula caudales por valor de mas de 2 mi clones y medio. Tan crecidas sumas hadcian presumir que el sosteuimiento de todas las obligaciones de la isla requeria la enorme cantidad anual de io millones de pesos. Para cubrirlas, sin recurrir a nuevos y perjudiciales impuestos, se.estableci6 un riguroso plan de economic en las oficinas, el cual redujo los gastos de recaudacion y administracion de las rents a' solos 3o5,o53 pesos, 6 sea 3 por ciento del total recaudado, y al mismo tiempo se redujeron las crecidas erogaciones de la marina.
Las entradas en Las cajas matrices de la Habana, en t829, fueron de 7,115,783 pesos, es decir 3 milones masque en I825; pero la marina consumi6 cerca de millon y medio, se libraron de la corte mas de 500,000 pesos, los pagos 4 la tropa ascendieron S \36,714, y las pensions, la legacion de los Estados-Unidos, que tambien paga el erario de Cuba, y los aumentos que sufrieron las erogaciones en las otras intendencias, hizo ascender el total, en dicho afio, S9, 1406,559 pesos, de los cuales correspondian I la parte militar terrestre 40 por ciento, a la marltima x 17- y la civil y atenciones peculiares de la isla
1 -1 por clento.
En 183o, sufri6 el tesoro de la isla otro inesperado




( 23 )
desembolso con la embajada a' la de Santo-Domingo que hubo de comnprometer la tranquilidad de Cuba por la alarma que la mision produjo en aquella republica y poco despues, la legada de un navio cuando era innecesario, nuevas tropas y reemplazos, abono de haberes desde el embarque, etc., aumentaron las cargas, que no hubiera sido posible cubrir sin cl buen acuerdo de disminuir las fuerzas navales. Asi los gastos generales de la isla ascendieron a' 8,838,214 pesos, de los cuales 5,385,826 fueron consumidos por el ejdrcito y ia escuadra. Correspondieron a la parte militar terrestre 46 por ciento, a la maritima 18-' y a la civil y gastos peculiares 8 por ciento. Con el afio de 1i 830 termin6 el quinquenio de la nueva administration, durante el cual pudieron cubrirse sus enormes atenciones, por el inceremento de 14,444,t80 pesos que tuvieron las recaudaciones en dicho periodo, comparativamente al anterior de 1821 a j825.
En los afios siguientes, el alivio que ofrecieron los menores gastos de la marina, han permitido destinar los sobrantes de las rentas para el establecimiento de obras flies que reclamaba el pais, y que enumerard ripidamente. En 1831 liegaron los gastos generales S8,02/1,968 pesos, en 1832 A 7,815,321i, y en I833 A 8,860,829 pesos. Las cantidades remitidas a la Peninsula ascendieron en el primero 6 '76,929 pesos, en el qegundo 6a 339,450 y en el tercero A 823,27o. Ademas existewn el c Banco de descuento, forminado




con los sobrantes de las rentas para la proteccion de la agricultura, la suma de 1,3oo,ooo pesos, que pueden considerarse como una garantia en favor del cr6dito que la isla disfruta en el extrangero.
El desahogo de las cajas reales, en los iltimos afios, ha permitido el atender con sus fondos i la creacion y al sostenimiento de empresas eminentemente iitiles al pais y a tender una mano protectora sobre todas las que promoven las otras corporaciones; pues la real hacienda, como poseedora de los recursos generales, tiene una intervencion directa 6 indirecta en la mayor parte de las obras pdblicas. Este, quizas, es el lugar de advertir que el pueblo espafiol, no educado en el sistema de asociacion para llevar A cabo las empresas que le convienen, recurre al gobierno para todo y estai acostumbrado A que todo se lo haga el gobierno. Es seguro que el espiritu de asociacion haria prodigios entre nosotros, was pronto y a menor costa que con la intervencion ministerial; pero somos una especie de p'pilos, que no sabiendo sacar partido de nuestros medios, preferimbs que el gobierno haga algo costindonos mucho, ai hacerlo todo nosotros con economic, y estamos tan mal ensefiados y somos tan necios en esta parte, que hasta nos quejamos de que el gobierno no ejecute tales y cuales causas, pudiendo nosotros hacerlas mucho mejor que 61.
Este espiritu doinina en la Habana, quizas mas que en la Peninsula, porque en esta el gobierno de sus aciagas dpocas, ha puesto mil trabas al ejercicio de la




industria y al tlesarrollo del genia.emprendedor, y en la isla de Cuba, no solo las autoridades locales han permitido todas las franquicias, sino que muchas veces han excitado ai los habitantes para asociarse y han dado el ejemplo prestando sus fondos, comnio hacen las legislaturas de los Estados-Unidos.
Bajo estos principios, la intendencia de la Habana promovib la 6itil y necesaria empresa de correos maritimos 'A la Peninsula, auxili6 la de Puerto-Rico, form la del banco de descuentos, 6 hizo anticipaciones bendficas cuando las circunstancias to han requerido.
Las ciencias y la instruccion puiblica deben ai la intendencia de la Habana los fondos para el sostenimiento de'las escuelas, la creacion de otras, la del Jardin-botinico y su sostenimiento, los auxilios para todos los ensayos que se han practicado sobre el cultivo del afiil, la extension del del cacao, la crianza del gusano de la seda, la introduccion de las mejores miquinas aratorias 6 instrumentos de cultivo que se conocen en Europa, la redaccion de un peri6dico destinado a generalizar los conocimientos 6 invenciones tiles, el anfiteatro anat6mico, la clase de clinica, la escuela naitica de Regla, y varias asignaciones para laboratorio quimico, remision de plantas vivas y semillas ai la Peninsula, de objetos de su historia natural para el gabinete de Madrid, etc., ete.
Entre las obras construidas Ai expensas de los fondos piblicos, 6 auxiliadas por ellos, deben mencionarse los




<6)
almacenes de la aduana y la reedificacion de la antigua intendencia, la construccion de cuarteles en Guanajay, San-Antonio y el Bayamo, y do uno de gran capacidad en Matanzas y del hospital de Caridad en la mnisma plaza, la de varios puentes y Ia composicion de caminos, la introduccion de un ponton de vapor para Ia limpieza de la bahia dela IHabana y otro para el puerto de Matanzas, y en fin la cafieria de hierro para conducir aguas puras d Ia poblacion, obra por si sola suficiente para inmortalizar a su autor, y la construccion, que actualmente se ejecuta, de un camino de hierro desde la capital al vallc de los Guines por hibiles ingenieros y operarios americanos llamados al intento.
La industria fabril, sumnamente escasa en el dia, obtuvo, no obstante, de la intendencia de la Habana, la proteccion que han reclamado las clases que Ia ejercen, y todo inventor 6 introductor encuentra asegurada su propiedad par una liberal ley de patentes. El descubrimiento y' beneficio de minas de cobre y plata fudigualmente objeto de su proteccion, y este ramo, adormecido ahora, promete para 1o futuro un grande y provechoso incremento, si elespiritu de asociacion se estimula para veneer los pequefios obsticulos de la falta de experiencia y de conocimientos cientificos.
Quedan indicadas las medidas protectoras del comercio y ligeramente enunciadas las que tincuden la prosperidad de la agricultura, especialmente al cul-




( 27 )
tivo del tabaco y la crianza de ganados; a mismo tiempo las desgracias y calamicLades pb icas recibieron siempre auxilios cuantiosos y socorros eficaces, ya en el arnparo de las casas de Beneficencia, de Maternidad, de Domentes y de IHu6rfanos, ya en las per, didas sufridas por los incendios, ya en fin, en Ia alaga 6poca del c6lera morbo, en la cual las cajas reales se franquearon para socorrer todas las necesidades y proveer con medios de auxilio, de asistencia 6 de remedio; atendiendo igualnmente At la suerte futura de los hacendados arruinados, con exenciones heneficiosas -i las propiedades en apoyo de su existencia y conservacion.
Tales fueron, en com pendio, las tareas de la administracion cubana durante los afios trascurridos desde 1825, en que fu6 desempefiada por el excelentisimrno sefior conde de Villanueva, empleado integro, cuyos vastos talentos constituyen li; menor de sus.cualidades. Los resultados de sus afanes correspondieron ventajosamente A la idea que se tenia de sus recursos y zelo.sa aplicacion. El erario cubri6 sus complicadas atenciones, las rentas se cimentaron sobre bases precisas, la recaudacion se redujo a una econornia tal vez singular, todos los ramos de la real hacienda fueron reformados, el comercio ha prosperado bajo un sistemna franco y liberal, y el tesoro tubo fondos sobrantes que enviar para justas necesidades de la madre patria, y sumas cuantiosas para invertir en establecimientos cientificos y literarios, en el fomento de la




( 28 )
agricultura y del comercio, en obras de utilidad y ornato, en grandes e importantes empresas para la comodidad y salubridad priblicas y el progreso del comercio interior; y finalmente, pudo tender una mano de poderoso amparo, asi en las desgracias parciales que afligieron a algunas clases del vecindario, como en las calamidades priblicas que esparcieron el dolor y el eapanto en toda la poblacion. Hd aqui el cuadro de verdadero contraste que ofrecia la autoridad administrativa en una posesion distante de la Monarquia espafiola, cuando la Peninsula se hallaba sumida en el letargo estacionario de una calculada opresion, y bajo el poder austero de un gobierno que por una rara aberracion de principios, toleraba en Cuba el ejercicio de doctrinas liberales y las aplicaciones de un sistema de administracion, que excluia de sus inmediaciones. Este fen6meno singular, tal vez debe atribuirse, ai que el ministerio espafiol de entonces, siendo inhAbil para establecer reformas Uitiles, los brilantes resultados de la administracion cubana, sofocaban su voz para reprobarlas.




( 29)
RN ESUMEN ESTADISTICO,
-EXTRACTADO DE LA OBRA PRINCIPAL.
POBLAcZON
Poblacion general de la Isla.
LIBRES
SEXOS. BLANCOS, LBRES CLAVOS. TOTAL.
DE COLOR.
Varones...... x68,653 51,962 183,290o 403,905
Hembras...... 42,398 5,53.2 io3,652 3oo00,582
Total ....... 31z,o5 1o6,44 286,942 704,487 Mas 26,075 individuos de guarnicion y transeuntes. . 73o,562.
Poblacion de las ciudades.
PUEBLOS, BLA1YCOS. DLE R. ESCLAVOS. TOTAL.

Habana .......
Guanabacoa . Matanzas .......
Principe.. . . .
Trinidad.......
Villa-Clara .. Santo-Espiritu. . Remedios.. Cuba . . . .
Bayamo . . . Baracoa . . .

64,621 5,294
9,333 32,996
5,597
4,502 5,802 2,890 9,302 2,875
921

25,562
1,786 1,941 6,165
4,oo3 2,3O 0 2,775
1,396 10,032 3,139
1,211

23,840 2, 143 .3,o67 9,851 2,943 1,720 2,222
945 7,404 1,472 658

112,023 9,123
14,341 49,012 2,543 8,532
1o,799 5,231 26,738 7,486 2,790




(30 )
Proporcwiones entre las castas.

DEPARTAMENTOS. BLANCOS.
Occidental..... . . 4o
Del Centro........ . . .. 59
Oriental ..... ... ...... 36
En las ciudades . . . . 43 En los partidos rurales. ........ 45

LIBRES DE COLOR.
i5 31 to

ESCLAVOS.
49 26 37 26
45

Habitantes por legua cuadrada. Veteranos por legua cuadrada .. Y por cada 3o hliabitantes.

AGXICULTURA.
Capital representativo. . 5o8, i89,332 pesos. Productos brutds.. . . 49,662,987 Renta liquida .... . ... 22,8o8,62 2 Esta, pues, corresponde al 7 por ciento del capital.

CLASE DR FINCAS.
Haciendas decrianza. Potreros. . . Ingenios . . Cafetales......
Estancias.... Vegas de tabaco.

CAPI'T, pS.
26,767,977
2x,69i,6io0 83,780,877 85,825,000
11f,861,984
6,532,420

PRODUCT, p S.
5,o5r,835
8,862,087' 4.325,292' 24,867,638
681,240

RENTAL.
to r12 porcienlo.
5
Jo
6 10
6

I




( 31 )
Extension de los terren6s cultivados .
Valor de los terrenos de propiedades ... ............
De los edificios y imquinas. . De los- plantios y mosques. . De los esclavos . . . . De los animals . . .....

38,'276 caballerias.
94,396,3oo00 pesos. 55,603,850 26,774,697 41,797,600 39,6 t6,885

Producciones.

Valor de las producciones vegetales ........... 40,639,871
De las animals . . . . 9,023,> 16
Cada individuo de la poblacion libre, crea anualmente en productos rurales un valor de 1i 2o pesos,
utie le dan una renta liquida de 53pesos.
Cada individuo de la poblacion consume, de efectos propios, un valor anual de 54 pesos.




( 32 )
de los puertos habilitados.

PUERTOS.

Habana......
Matanzas .. Cuba . . .
Puerto-Principe.. Trinidad ... Baracoa .. .....
Manzanillo ... Gibara . . Jagua . ......

________________l_________I

1MPORTACION.1 EXPORTACION.

x3,37.4,343 X,151.851 1,278,597 195,515
702,255
32,rgr 1 12,111 42,845 67,805

9,609,858 1,997,852
1,412,358
83,573 627,313 15,921 80,532
81,838 35,;86

TOTAL, pesos.
22,984,201 3, 49,703
2,690,955
279,088 1,329,568
48,1x2 192,643 124,683 102,991

___ I U ________

CLASE DR COMERCIO.
National. . ......
Estados-Unidos Francia...........
Inglaterra . . . Alemania. ... .
Paises-Bajos .......

RELACION CON EL TOTAL.

RELATION DE LAS EXPORTACIONES CON
LA GENERAL.
116 1/3
r1/7
I)ro

Cada individuo de la poblacion, exporta
de efectos propios, por valor de. 15 ps. Y recibe de efectos extrafios, por el de. 22 Consume de estos . . . .... 19
Reexporta................... 3
Consume, de ambos ......... 73

3 rs.
3




( 33 ) '
El comercio ultramarino gira sobre
un capital anual de. . . 33,oooooo ps. El traifico interior se ejerce sobre
efectos cuyo valor es de. . . 55,894,574
HZNTAS.
CAAS RECAkUDA- PRODUCTOS, GASTOS DE RECAU oAS. QUALE A
DOB.AS. IpeJOS. DACI0ON, PS.

Habana .. Matanzas. . Cuba . . .
Baracoa.....
Bayamo ....
Holguin .. Puerto-Principe. Trinidad. . Sanlo-Espiritu. Villa-Clara.. Remedios .. Jagua. ....
ToTAs. . .

6,75o,o7 747,373 655.667 17,543 46,856
46,519
19,352 4,Sz12 245,5o6 37o,874 63,739
87,744 37,93a 48,666 9,142,65o

Los productos del
677 centisimos
24~
i

162,965 28,326 36,735
3,934 3,535 5,440 6,185 z,437
18,424 x4,262 4,624 7,48, 4.82o 7,886
3o5,o53

2,4z por ciento. 3,79 5, 6 a22,43
7,54 ni,68 26, 8 9, 7 7, 5 3,83 8, 6 8,53 x2,73 6,2 x
3,34

real erario estan formados por de rentas maritimas, de impuestos interiores, de deducciones personales, de id. sobre el est. eclesiastico, de varies entradas.




(34)
Las contribuciones equivalen ti de los consuminos del 1blo.
Cada individuo resulta gravado con 9 pesos i real.
Los impuestos interiores, gravan solo con 2 pesos
2 reales.
Estos gravan la renta liquida con 5 por ciento.
La importacion ultramarina pag6 cerca de 24 port ciento en el tiltimo afio.
La exportacion, menos de 5 potr ciento.
El comercio, en general, 15 por ciento.
OBSERVACIONES COMPARADAS.
El capital de la agricultura 4 industria cubanas, corresponde i razon de 450 pesos por cada individuo de su poblacion permanente,, 6 i 760 por cada uno de la clase libre. En Inglaterra, resulta serde 227 pess po' individuo, y en Francia de 250.:
Compatando los products brutos dc la agricultura e industria rural, con la poblacion resulta que cadA individud de la pernmanenite de la Isla, crea anualn h'de I'oductos agr icolas n valor de 72 pesos,
6 i 2o cada libre.




( 35 )
Comparaciones semejantes para otros paises dan 50 pesos de productos por d'ada Ingles, 40 cada Espafiol, 14 cada Holandes, 32 cada Frances, 27 cada Americano del Norte 6 22 cada libre, 6 cada Colombiano y 4 cada Mejicano.
Los productos netos,' 6 sea la renta liquida de Ia agricultura, es de 32 pesos por individuo de la poblacion permanente de la Isla, 6 53 por cada libre, de 24 por cada Ingles y de 9 por cada Frances.
La renta liquida resulta ser en la Isla 7 por -diento del capital invertido; en Inglaterra 4 y en Francia 3-, por ciento.
La renta liquida es casi la mitad de los productos brutos en la isla de Cuba' y en Inglaterra, cuando en Francia es menor de un tercio.
Comparando el capital, los productos y la renta, con la poblacion propietaria agricultora, resulta ser en la isla de Cuba mas de 9,58 pesos de capital, de 1,514 de productos y de 688 de renta, por cada familia de dicha clase.
Capital., Productos. Rentas.
En Inglaterra, donde el nimero de propictarios ruraw les se gradua en seis miillo.
nes, resultan por cada uno 2,000 18o ko Y en Francia que ticne
14,479,830 individuos propietarios, 375 65 9




S36)
La riqueza de los propietarios de Inglaterra y Escocia es considerable; en 1817 fud vendida una propiedad en to millones de pesos; y de Londres a Plymouth, en una extension de 32 leguas, solo se atraviesan'las propiedades de veinte personas. Estas fincas dan una renta anual de 8 millones de pesos 6 400,000 pesos por t6rmino medio cada propietario; al paso que en Francia los hay tan en pequefio, que no excede su renta de 13 pesos anuales, y de consiguiente no lega a 3 pesos la parte de cada individuo de la familia, cuando en Inglaterra el tirmino medio es, como se ha visto, de 8o pesos.
La isla de Cuba se halla mucho mas favorecida que estos dos paises, pues si no hay propietarios de mas de 2 millones de pesos en fincas rurales como en Inglaterra, el t6rmino medio da a cada familia una renta mayor de 7oo pesos, puesto que la clase propietaria no iguala en nimero al de fincas rurales, como he supuesto para el calculo.
Comparando los productos brutos y liquidos ai los terrenos acotados y en cultivo, resulta que una cabaIleria de tierra da por valor de 546 pesos de los pri-* meros 6 de '248 de los segundos, en la isla de Cuba; en Inglaterra 726 6 378; en Francia 336 6 98. Estos son los resultados medics generales, pues con respecto a cada cultivo, ya quedan mencionados en el articulo de la agricultura.
La importacion maritima en la isla de Cuba es de 22as pesos 3 reales por individuo de su poblacion; de




(37)
4o en las colonias francesas en totalidad, de 7o en las de las Antillas, de 69 en Jamaica, de io en' lnglaterra, de 7,8 en los Estados-Unidos, de 2,7 en Fran_cia y de i I en Mijico.
La exportacion general es respectivamente de 2-0 pesos por individuo en la isla de Cuba, de 6o en las Antillas francesas, de 12 en Inglaterra, de 8 en los Estados-Unidos y de 4 en Francia.
Cada individuo de la pohlacion general de la isla de Cuba, crea de productos para la exportation un valor anual de 15 pesos 6 24 cada persona libre; en las colonias francesas, la exportacion de productos indigenas es de 44 pesos poi' individuo, en Inglaterra de 5 pesos, en los Estados-Unidos de 4', en Francia de 2,8 y en Rusia dei peso.
Cada habitante de la poblacion permanente y transeunte de la isla de Cuba, consume anualmente en objetos de la agricuhltura indigena, por valor de 54 pesos, cada Ingles 48 y 30 cada Frances. Ademas, los consumos de productos industriales propios, son para estas dos potencias de 25 y de io' pesos respectivamente por individuo.
Cada habitante de la Isla consume de efectos extrafios al suelo, 19 pesos; en Jambica 69, en las Antillas francesas 7o,en Inglaterra 4-1, enlos Estados-Unidos 4 pesos I real, en Francia 2 -4, y en Mdjico I suponiendo consumida toda la importacion.
El total de los consumos resulta ser por individuo, respectivamente en la Isla de 73 pesos, en I.-




(38)
glatei'ra de 78, en Francia de 43 y en Espaifia de.3.
El comercio interior gira sobre un capital que corresponde a cerca de 80 pesos por individuo de la poblacion permaneute 6 6 134 por cada libre; en Inglaterra 4 80, en los Estados-Unidos a S y en Francia
4 44 pesos.
El comercio martimno ultramarino, comparado de la misma manera, resulta ser de 44-" pesos por individuo de la poblacion permanente 6 de 759por cada libre en la isla-de Cuba; de I8 pesos en Inglaterra, de -6 en los Estados-Unidos, de 14 en los PaisesBajos y de 6 en Francia.
El pueblo cubanrio contribuye para los gastos ptiblicos del gobierno con una suma que corresponde al 14 por ciepto 6 al de los consumos particulares. En Espafia fu en algunas pocas el impuesto igual a lah i lad de los consumos de la nacion; en Inglaterra es de I7 y en francia de i5 por ciento.
Las contribuciones de la isla de Cuba, comparadas a la poblacion general, corresponden 9 pesos i real por iindividuo 6 a' 15 pesos 6 reales por cada persona libre. Las interiores solamente, resultan ser de 2 pesos 2 reales por individuo 6 de 4 pesos por cada libre. En Inglaterra son de 15 pesos, en Francia de 7, en los Paises-Bajos de 6, en los Estados-Unidos de a2 6 de 3 prbximanente por cada libre, en M6jico de 2 y en Colombia'no llegan a 2, en Rusia 1i, en Austria 1 7, en Napoles 2, etc. Comparando los impuestos con la riqueza de donde salen, resulta quec las contribuciones




( 39 )
mteriores de la isla de Cuba, gravan la renta liquid dela agricultura, de la industria y del trifico en 5 por ciento. La contribucion territorial en Francia asciende al 22 por ciento 6 cerca de la cuarta parte de la renta liquida, y es tan desigual como excesiva, pues unos departamrnentos pagan el 25 y 3o por ciento y otros el 7 6 el 9. Las contribuciones directas forman los dos quintos del total. El impuesto sobre los capitales asciende en la misma nacion al quinto, y la personal y moviliaria al de las contribuciones; las que gravitan sobre los consumos equivalen al 9 por ciento de su valor, y entre ellas las varias que pagan los vinos y aguardientes corresponden i 2 i por ciento. La porcion vendida al detalle paga 57 por ciento. En Inglaterra los impuestos directos sobre las clases agricolas Ilegan al 6 por ciento de la renta liquida y cada labrador paga mas de 23 por ciento de la misma para mantener A los pobres para los caminos, por puertas, ventanas, perros, etc. Las contribuciones directas no llegan a un sdptimo del total y las que.se cobran sobre los consumos corresponden al i8 por ciento de su valor. En Espafia era, hace afios, la contribucion igual al 33 por ciento de los productos generales brutos; pero reducidos los gastos del gobierno A 25 millones de pesos, ultimamente el gravamen pdblico debi6 disminuir mucho. En Colombia de i 8 millones de products particulares, toma el gobierno 5,3o5,5oo pesos 6 sea'-3o por ciento para sus gastos.




( 4o )
Los derechos de aduanas cobrados A la entrada de los efectos en la isla de Cuba, gravan el valor'de estos con mas de 23 por ciento de su valor, y los exigidos A la salida corresponden A minenos de 5 por ciento del suyo respectivo. El total de impuesios que pesan sobre el comercio maritimo y que bajo de diversas denominaciones se recaudan en los puertos, equivalen ai 15 por ciento de los valores representados por la importacion y ]a exportacion reunidas. Las rentas de aduanas en Inglaterra corresponden A 23 por ciento de los indicados valores, y en los Estados-Unidos A 12 + por ciento. En Mejico, solo los derechos de importacion corresponden a 66 por ciento del valor de los efectos que los paga.
Comparando las rentas del gobierno de la isla de Cuba con las de los estados de Europa, resulta que solo la aventajan en esta parte las grandes potencias, y entre las menores el reino de las Dos-Sicilias, el gran ducado de Toscana, la Peninsula portuguesa y ol reino de Bavieira entre los estados independientes de la Confederacion germAnica; pues en ninguno de todos los otros llegan la rentas A scr la mitad de las de Cuba, y en los mas son menores de un noveno, puesto que no alcanzan A un millon de pesos. Los reinos de Suecia y de Dinamarca solo poseen 8 millones de pesos, los Estados-Pontificios 6, y la Confederacion suiza 2.
Con respecto A la Ami'ica espatiola, ninguno de los nuevos gobiernos, excepto Mdjico, posee las rea-




(4)
tas de la isla de Cuba, no obsante que la poblacion y el territorio sean en ellos mucho mayores. La repdblica del Bajo-Perd (antiguo vireinato) con una poblacion de 1,700,oo000 almas, no tiene masque 6 millones de pesos de rentas; la de Bolivia con una poblacion casi igual,poco mas de 2 millones; la de Chile 3 millones, la del Rio de la Plata 3 y la de la Amdrica central 2; y sin embargo de la pequefia suma a que ascienden estas contribuciones y la reducida cuota que corresponde cada individuo de tani vasta pohlacion, el gravimen respectivo sobre la riqueza pdiblica, es enorme e insoportable.
La isla de Cuba, despucs de cubrir con sus rentas las atenciones del gobierno y el presupuesto del ejdrcito y marina, crecido por las circunstancias de su situacion political en estos 61timos afios, tiene un sobrante que inverrir en obras, en empresas ventajosas y objetos de utilidad pdiblica, y no se halla gravada con deuda de ninguna especie. La Inglaterra invierte los dos tercios de las contribuciones pdblicas, 6 cerca de 2oo millones de pesos, en el pago de los intereses, y las principales potencias, y todas las nuevas repdblicas del continente americano, sufren este gravimen de deuda sobre los gastos ordinarios y extraordinarios del estado.
El gobierno invierte en la recaudacion de las rentas de la Isla, una cantidad que corresponde solo al 4 por ciento de su rendimiento anual; y en Francia, los costos de perception en 1827 ascendieron a




j 6 por ciento 6 sea la sexta parte del impucsto general; en Inglaterra i t5 por ciento, y en los Estados-Unidos ai 4 potr ciento las de aduanas y i 5 potr ciento las interiores.
Con respecto ai la fuerza armada, la Isla comparada L otros raises, y teniendo en consideracion el nd mero de sus habitantes y la extension de su territorio, ofrece tambien resultados ventajosos. Bajo el. primer aspecto bay en la isla de Cuba un soldado veterano por cada 3o habitantes de su poblacion cuando ninguna potencia deEuropa se halla en, este caso; ci el Brasil hay uno por cada 166 habitantes, en Mdjico por cada 32 5, en la Amdrica-Central potr cada 471, en Colombia por cada 86, en el Bajo-Peru por cada 226 y en Haiti por cada 70. Comparativamente al territorio, resultan en la Isla 7 soldados veteranos potr legua cuadrada, cuando en el Brasil solo hay uno por cada 77 leguas cuadradas, en Mejico por 69, en la Amdrica-Central por 4o, en Colombia por 25 ,'en cl Bajo-Pert por So, y en el Rio de la Plata por 68 leguas cuadradas. La repfiblica militar de Haiti, solo cuenta dos soldados por legua cuadrada, en el pie completo de su eje'rcito.

. FIN.