Citation
Breve noticia de los primeros meses de mando del exmo. señor D. Miguel Tacón

Material Information

Title:
Breve noticia de los primeros meses de mando del exmo. señor D. Miguel Tacón gobernador político y militar de La Habana, y capitán jeneral de la isla de Cuba
Creator:
Sagra, Ramón de la, 1798-1871
Place of Publication:
Nueva York
Publisher:
Imprenta de Don Juan de la Granja
Copyright Date:
1835
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (19 pages, [4] folded leaves of plates) : illustrations, plans ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Buildings ( fast )
Social conditions ( fast )
Social conditions -- Cuba ( lcsh )
Buildings, structures, etc -- Havana (Cuba) ( lcsh )
Cuba ( fast )
Cuba -- Havana ( fast )
Edificios ( qlsp )
Condiciones sociales ( qlsp )
La Habana (Cuba) ( qlsp )
Spatial Coverage:
Cuba -- Havana

Notes

Citation/Reference:
Trelles, C.M. Bib. cubana s. 19,
System Details:
System requirements: Internet connectivity; Web browser software.
General Note:
Attributed to Ramón de la Sagra.
General Note:
With: Suplemento a la Gaceta de Puerto Príncipe / F. Sedano. Puerto Príncipe : Imprenta de Gobierno y Real Hacienda, 1835. --Representación que los procuradores de las islas de Cuba y Puerto Rico elevaron a S.M. Madrid : [s.n.], 1836.
Statement of Responsibility:
escrita por un testigo ocular.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Special Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
035640808 ( ALEPH )
1011610203 ( OCLC )
Classification:
F1783.T32 S25 1835 ( lcc )

Full Text



Biblioteca de
ALBERTO PARRENO
















DE LOS
PRIMEROS MESES DE MANDO DEL
EXMO. SENOR D. MIGUEL TACON,
GOBERNADOR POLITICO Y MILITAR
DE LA HABANA,
Y CAPITAN JENERAL DE LA ISLA DE CUBA.
Escrita por un testigo ocular.
NUEVA YORK:
IMPRENTA DE DON JUAN DE LA GitANJA, CALLE DE LIBERTY N9 49,.
1835.







BREVE NOTICIA

DE LOS
PRIMEROS MESES DE MANDO
DEL
EX-MO. SENOR D. MIGUEL TACON.
Desde mi llegada a esta Ciudad, los espailoles residentes en ella, y muchos de sus naturales y estranjeros, me manifestiron su admiracion por las reformas estraordinarias que en pocos meses habia recibido la Habana, asi en la policia de seguridad y ornato, como en muchos abusos y vicios envejecidos, que la deshonraban. Ansiosos de oirlas confirmadas por mi relacion, me hicieron y continiian haciendome infinitas preguntas, alas cuales satisfago gustoso. Mas reflexionando que este laudable interes, puede hacerse refluir en beneficio de la hermosa Isla de Cuba, si se consigue destruir la mala nota que sobre ella habia recaido, y que retraia A muchos estranjeros de ir establecerse alli; y pareciendome que una ligera noticia comprensiva de las reformas y obras pbhlicas ejecutadas en aquel pais, durante los meses que Ileva de mando el Exmo. Sefior Don Miguel Tacon, podia cooperar al objeto, satisfaciendo ademas la curiosidad general y ahorrindome mucho tiempo que invierto en responder a preguntas parciales; me decidi escribirla, estractando y comentando varios articulos publicados en la Habana, y uniendole las liminas de los mercados y circel pfiblica, cuyas copias hice antes de mi salida de aquel puerto, con la idea de ensefiarlas A algunos amigos ausentes.




Todos los hombres imparciales, que vivieron algun tiempo en la Isla de Cuba, se lamentaban de la falta de seguridad y de la plaga de abusos, que cundiendo por todas las classes, se habian arraigado estrechamente con las costumbres pfiblicas y privadas. Entre ellos habia muchos de un funesto efecto en la vida civil y que todas las clases honradas tenian interes en destruir; mas, sin embargo, se conservaban por causa del debil apoyo que estas mismas clases prestaban 4 la autoridad, ya porque esta no las consultase, ya porque ellas se retrajesen de auxiliarla, por no hallarse suficientemente seguras contra los tiros de la maldad, 6 sea en fin, porque hubiese faltado A los gobernantes, la capacidad suficiente para distinguir los abusos, 6 ]a enerjfa necesaria para corregirlos, 6 la noble independencia de cardicter para sacrificar la propia comodidad y tranquilidad al servicio pfiblico, me nospreciando los tiros de la envidia y mala fe y los disgustos que acarrea el hacer bien.
De aquel estado de cosas resultdron los escandalosos y repetidos robos y asesinatos cometidos no solo en los campos y pueblos pequefios, sino en las grandes ciudades y en las calles mas concurridas de la misma Habana, A la luz del medio dia, hasta el estremo de verse obligados los dependientes de las casas de comercio que iban A hacer sus cobranzas, y los encargados de trasladar dinero de las tesorerias parciales a la general, a pedir auxilio de fuerza armada que los escoltase. Nadie era respetado por los malhechores; las seiioras, aun dentro de sus carruages, les arrebataban las peinetas de care; los hombres eran despojados de sus alhajas y de su ropa, mui satisfechos de no recibir alguna pufialada; el alarmante grito de ataja, no cesaba de oirse toda la noche y aun durante el dia, sin que nadie se moviese a perseguir al ladron 6 al asesino, y asi la generalidad de los vecinos estaban en la precision de encerrarse en sus casas al ano-




checer, para custodiarlas y evitar los riesgos inminentes que corrian en las calles. Parecer imposible al que no lo hubiese presenciado, 1el estremo a que lleg6 en la Habara la falta de seguridad en personas y propiedades; pero mas increible se hard la indiferencia con que se mirdron estos males y la impunidad que gozaban los criminales. Los habitantes de la Habana conocen bien la exactitud de la pintura que acabo de bosquejar, y no recelo que por ninguno sea tachada de exajeracion.
Por consecuencia de la relajacion general de las leyes, los encargos mas importantes para la conservacion del 6rden ptiblico habian recaido, con mui pocas escepciones, en individuos sin talentos, sin propiedad, dependientes en su existencia de los mismos abusos que debieran correjir, y por lo tanto sin ofrecer ninguna de las garantias morales que para semejantes destinos deben exijirse. De esta censurable falta de la autoridad, provino sin duda el desprecio en que habian caido tan nobles encargos, que 16jos de ser considerados como honrosos, eran mirados con cierto desden por los vecinos pudientes; y la misma causa debe atribuirse el privilegio que habian usurpado ciertas gentes sin oficio, carrera, ni propiedad, de acometer a todas las empresas concernientes al aseo, la comodidad y el ornato p'blicos, considerandolos solo como medios de lucrar, comprometiendo el honor de corporaciones respetables, y marcando con una nota bochornosa las mismas empresas que debieran ser miradas como dignas de los patricios ilustrados, no para acrecentar su fortuna, sino para obtenerles el aprecio, la consideracion y la gratitud de sus conciudadanos.
Entre los vicios mas dominantes de la poblacion cubana, el juego y la vagancia eran sin duda los mas funestos para la moral piblica y las costumbres dombsticas. El oprobio con que se mira alli el trabajo personal, es efecto de envejecidas




preocupaciones alimentadas por la ignorancia y el orgullo, que 6 la vez menosprecia las tareas del hombre aplicado, coopera a la existencia del vago y del tahur y desoye los lamentos de la miseria y los clamores de la justicia ultrajada. El tiempo y la ilustracion son los poderes que han de arruinar esa prevencion contra el trabajo personal, y entre tanto las medidas de policia adoptadas recientemente preparan la reforma de la moral pfiblica.
La impunidad de los delitos, y el funestisimo abuso de no hacer efectivas las condenas de los criminales, legando el desprecio de las leyes hasta el estremo de dar licencias a los sentenciados para vivir del modo que les acomodase, se habia estendido con tal escindalo, que un crimen era mirado como una especie de patente 6 carta blanca, para vivir a cuenta del estado, y 6 cubierto de toda pesquisa. Esta relajacion se habia estendido hasta la clase militar, y de consiguiente la reforma de la disciplina, no era una de las menores que exijia la seguridad interior de la Isla.
Al mismo tiempo que asi se traficaba con el tiempo de los sentenciados, ya dando licencias a unos, ya haciendo trabajar 6 otros en beneficio particular, la asignacion destinada por el Gobierno para su alimento y vestido, sufria estraordinarias sisas, que los reos toleraban para obtener otras ventajas, 6 sufrian por fuerza, no teniendo a quien reclamar. La triste racion del presidario, ha sido en la Habana la fuente de la riqueza de muchos, al paso que el estado no reportaba beneficio alguno de la larga detencion de tantos infelices, ni ellos mejoraban su conducta depravada. No menos descuidada que la administracion de justicia, se hallaba la policia de aseo, de ornato y de salubridad. El empedrado de las calles, su limpieza y alumbrado, las plazas de mercado, la pescaderia y demas parajes pfiblicos, se veian en un estado deplorable, ofreciendo un contraste bochornoso con la




riqueza del pais, la cultura de sus habitantes y las circunstancias felices de paz y prosperidad en que vivi6ron. En esta parte, como en todas, no era lo peor el mal, sino la opinion viciada que ya no hacia esfuerzos para correjirle, esperando apitica que el Gobierno lo hiciese todo, sin ayudarle de modo alguno. No atribuir6 toda la culpa de este abandono al vecindario, pues solo quiero decir que por efecto de mil abusos, combinados y sostenidos mutuamente en una especie de equilibrio fatal, de que tal vez ningun pueblo ha ofrecido igual ejemplo, se habia liegado al estremo mortal de contemporizar y vivir con todos ellos.
Todos estos vicios, des6rdenes y abusos exijian un vasto plan de reformas, cuya complicacion y dificultad deberia intimidar A cualquiera autoridad que no estuviese dotada de un caricter firme y decidido por el bien, Ilena de zelo, y de la noble y honrada enerjia que, al mismo tiempo de seguir las indicaciones imparciales de la razon y de la esperiencia, castigase y corrijiese el crimen y los abusos donde quiera que existieran, desoyendo la censura de los interesados en fomentarlos, los consejos de una mal entendida templanza y los temores de un enmascarado egoismo.
Felizmente para la Isla de Cuba, el ilustrado Gobierno de la Reina Gobernadora, ha encontrado esta deseada autoridad en el Exmo. Sefior Don Miguel Tacon, que tom6 posesion de su destino de -Capitan Jeneral y Gobernador politico y militar, 4 principios de junio del aiio pr6ximo pasado. Desde ent6nces, empez6 para aquel pais una nueva era de reformas y de empresas fitiles, que referir6 en este escrito, no con la estension que requeria el interes de la materia, digna de una memoria hist6rica de la 6poca, sino con la rapidez consiguiente A un apunte 6 documento suelto, que deja un viajero.
Apbnas hubo el Sefior Tacon tomado posesion




del mando, so ocup6 con la mas decidida eficacia en establecer las bases de una policia sencilla y beneficiosa, que protegiese la seguridad personal asi en los campos como en las poblaciones. A la intimacion de una responsabilidad efectiva los jueces y encargados de velar sobre los crimenes, la distribucion de la fuerza armada en patrullas de vijilancia, A la prontitud en la sustanciacion de las sumarias 6 inmediata aplicacion del castigo, al establecimiento de un cuerpo de serenos reglamentado militarmente, y 6 otras medidas subordinadas a este nuevo plan, que seria mui largo de esponer aquf, unidas al instantaneo convencimiento que se difundi6 en el pfiblico, de que infaliblemente se harian efectivos los mandatos de la primera autoridad-correspondieron los mas felices resultados, infundi6ndose un saludable temor en los hombres viciosos e inspir6ndose una consoladora confianza en los vecinos honrados que, desde la llegada del Sefilor Tacon, vibron aseguradas sus vidas y propiedades contra los escesos de los malvados y los abusos de un foro corrompido. A mui pocos dias se publiciron los bandos para obstruir los manantiales de la vagancia y ociosidad, y dirijir las fuerzas de ]a poblacion hicia los trabajos fitiles, suprimiendo las loterias diarias, las casas de juego, y dictando rigurosas providencias contra vagos, ociosos y mal entretenidos. Parecia imposible el cortar semejantes vicios, por lo mui generalizados que se hallaban en la poblacion; algunas veces se habia intentado, muchas se habia conferenciado sobre el mismo asunto, y siempre se decidia que este mal, si era susceptible de algun remedio, dependeria solo de la reforma lenta y progresiva de las costumbres pfiblicas y privadas. El Sefior Tacon conoci6o que para conseguirlo, era suficiente mandarlo; y el resultado confirm6 su maxima, dejando admirados 6 cuantos conoci6ron la Habana. En el corto espacio de cuatro meses se vi6 restablecida como por




encanto la paz y la seguridad interior; desapareci6ron los horribles escesos de que hice mencion, a merced de una policia protectora que a nadie molesta, y el escandalo de las casas de juego, pfiblicas y particulares, en la ciudad y en los campos, difundido hasta por las calles y plazas con relajacionde todas las clases y de los mismos esclavos.
Las reformas introducidas en la disciplina militar, fi ron tan importantes como esenciales para la conservacion del 6rden pfiblico; y cuando llegue el tiempo de publicarlas, se conocera el tamaio de este servicio y su influencia en todas las clases de la sociedad. No dejar6 sin embargo de citar, la saludable que tuvo en el espiritu del soldado, el establecimiento del presidio militar, y cuanto este solo medio ha reprimido los delitos y restablecido la subordinacion, indispensable para el servicio.
El empedrado de las calles fu& uno de los primeros objetos que llamaron la atencion del nuevo Jefe, y deseoso de Ilevarlo a cabo con la' mayor perfeccion y economic, orden6 varios ensayos por el metodo de Mac-Adams, que correspondieron a la idea que de 61 se tenia formada. Toda la estensa calle de Orrelly y, una parte de las de Cuba, del Obispo y de los Oficios, se ballan ya empedradas con fracmentos apisonados, notindose las ventajas del poco ruido que hacen los carruajes, de la igualdad del piso, de su duracion contra el efecto incesante de las ruedas, y de la facilidad de las reparaciones. Los materiales que se emplean, y de cuya buena calidad pende la bondad de la obra, son piedras calizas de formacion secundaria, mui comunes en los alredores de la ciudad; y preferibles a ellas, las chinas 6 cantos rodados que enteros se habian empleado antes en varias calles, y los que traen de lastre algunos buques. Estas piedras son, pedernales, corneas y p6rfidos, que rotos con el martillo, proporcionan fracmentos angulosos y de gran dureza, requeridos para este empedrado, que
2




dentro de dos afios puede estar jeneralizado en todas las calles de la Habana.
Sn alumbrado recibi6 tambien una reforma tan esencial, que bien puede asegurarse que dentro de poco tiempo, serd el mas brillante y hermoso que se conozca.-Al efecto comision6 el Sefior Tacon a dos vecinos respetables por su honradez, su clase y sus riquezas, para que vijilasen en la construccion y distribucion de los faroles y gasto del combustible, encargando a los serenos auxiliados de algunos negros el servicio material. Por resultado de estas providencias, se nota ya que el impuesto destinado para este objeto, tan mal invertido antes, alcanza ahora para el alumbrado jeneral, en hermosos faroles de reverbero con lAmparas de Argand, y deja un sobrante mensual para la compra de nuevos faroles que se van poniendo en varios parajes donde no los habia. La formacion de sumideros en todas las casas, y de cloacas que conduzcan al mar las aguas de lluvia, eran indispensables asi para el aseo y salubridad del vecindario, como para la conservacion del mismo empedrado, que de otro modo no puede resistir a la accion de los torrentes que en los grandes chubascos se forman en las calles, ni A la de los lodazales perennes que hacen los caios de aguas sucias que en ellas derraman las casas. Se h an empezado ya los trabajos para la construccion de cloacas jenerales, y los sumideros se han mandado hacer en el preciso termino de dos meses, a los duefios de las casas.
Tambien carecia la Habana de mercados y de pescaderia decentes. Los puestos, en que 'ntes se vendian las carnes, el pescado, las legumbres &c. eran unas casillas inmundas, construidas de madera, focos de pestilencia, rodeadas de basiras y de lodo. Sobre esta reform, deseada hace muchos afios, existian voluminosos espedientes, pero sin resultado alguno, no obstante que el crecido alquiler que al




ayuntamiento producian aquellos puestos era una base segura para emprender su mejora. El Sefior Tacon promovi6 que la construccion de una nueva pescaderia y dos mercados en las plazas lamadas del Cristo y de Fernando VII, se sacase a piblico remate, sin gravar en manera alguna los fondos de propios, ni exijir nuevas contribuciones, ni molestar al vecindario con donativos. Los rematadores, por el usufruto del alquiler de las casillas y puestos, durante cierto numero de afios, se han comprometido a construir los mercados con arreglo 6 los pianos que se les han dado, pagando al ayuntamiento la misma renta que obtenia de los antiguos, y dejando los nuevos en beneficio y como propiedad de la corporacion, espirado que sea el t6rmino del contrato. Bajo estas condiciones ventajosas, se han construido los edificios que representan en parte las lminas adjuntas.
La pescaderfa era hace un afio un mal tinglado casi arruinado, sucio y hediondo por los depositos de restos de pescado y aguas corrompidas que debajo de 61 se formaban. El nuevo edificio, ofrece un frente regular de un bello 6rden toscano con 16 pilares de sillerfa; el fondo es de 26 pies y en toda su estension por el centro corre un mostrador de manposteria, que deja porun lado espacio t los vendedores y por otro 6 los compradores, cubierto aquel de grandes losas de marmol blanco, donde se coloca el pescado. El pavimento esta todo enlosado, de modo que es f6cil conservarle perfectamente lavado, sin que se forme dep6sito alguno, ni de humedad, ni de inmundicias.. Un segundo cuerpo esti destinado para habitacion de las vendedores, y contribuye a la hermosura de este edificio, en cuya construccion el contratista ha empleado escelentes maderas y materiales, escediendo en mas de triple cantidad la suma del presupuesto estipulado, movido por un laudable desco de distincion honrosa, que le ha granjeado




el-aprecio de las autoridades-Este edificio se halla concluido.
El mercado de la plaza de Fernando VII., tiene cuatro frentes, de los cuales la limina representa solo uno. Las casillas tendrin un tablero 6 mostrador, un arcon, un picadero.y los utensilios necesarios para aserrar los huesos y cortar la carnme con limpieza. Un dep6sito de agua en cada una, facilitard el lavado y conservara constantemente limpias todas las piezas. Abiertos los portones, quedan estas casillas a la manera de tinglados, sostenidos por pilastras de piedra, para que la ventilacion no se interrumpa de modo alguno. El centro de la plaza continfia ocupado por la fuente, y entre ella y los cuatro frentes de casillas, queda un espacio suficiente para paseo. Las piezas altas se hallan destinadas para viviendas de los vendedores, y el todo del edificio debe hallarse concluido dentro de mui poco tiempo, pues a principios de Abril quedaba ya sobre cimientos.
El mercado de la plaza del Cristo, en la misma fecha, estaba pr6ximo 6 su fin. Consiste, como lo representa la limina, en una sola linea de casillas, con arqueria por uno y otro lado, donde los compradores pueden permanecer al abrigo del sol 6 de la lluvia. La distribucion interior y los materiales empleados en esta obra, son en todo semejantes a los de la plaza de Fernando VII. En cada uno de los tres mercados dichos se ha construido una casilla independiente, con el mayor gusto y decencia, para el Rejidor encargado de la policia y de la rectificacion del peso, para que no sean engafiados los compradores, que por lo jeneral son esclavos 6 jente de color. Estas tres obras, formarin en lo sucesivo una propiedad mui valiosa para lo$ fondos de propios del ayuntamiento, que hasta el dia los tenia mui escasos; y el Sefior Tacon se propone aumentarlos, con otras fitiles empresas que medita, en servicio del pfblico y beneficio de la corporation.




El paseo 6 camino militar, para unir la fortaleza del Castillo del Principe con la poblacion, fu6 una de las primeras obras de utilidad y ornato que acometi6 el Sefior Tacon, con tan escasos recursos al principio, que parecia imposible pudiese Ilevarla 6 cabo. Comenzada en el mes de Agosto, se acerca ya a su fin, no obstante los grandes obsticulos que hubo que vencer, pot la naturaleza y desigualdad del terreno. La estension total de este camino, es de cerca de 2000 varas, de 20 de ancho, y 10 cada una de las dos laterales que le acompailan en toda la porcion despoblada, que es casi de las tres cuartas partes. A los estremos y en tres puntos intermedios, se construyen vastas plazoletas, que serin adornadas con saltadores, fuentes y otros monumentos. Este paseo se ha plantado en una grande estension, y se continue en toda la restante, con diferentes especies de hermosos Arboles del pais, formando asi tres alamedas en una campifia deliciosa por las vistas que de ella se disfrutan. La Intendencia, al conceder que este camino atravesase por tierras de la propiedad del estado, ha permitido igualmente que se destinase una porcion para ser distribuida en jardines, plazoletas y calles de frutales, plantados ya en mucho n6mero, en el mes de Marzo.
Este camino, cionstruido s61idamente, y por los medios econ6micos adoptados en las otras obras, facilitard la comunicacion de la fortaleza -con la plaza, que en tiempo de aguas era poco minos que imposible; servira de paseo en la estacion calurosa, y aumentara el valor de los terrenos de aquel paraje, tan propio para quintas de recreo, y para jardines y otros establecimientos anklogos al lujo de una cuidad como la Habana. Forma parte del plan general de paseos, adoptado por el Sefior Tacon, el unir el nuevo camino militar con la calzada de S. Ldzaro, orillando la colina del castillo




del Principe por el Este, y con la calzada del Horcon por una alameda por el Sur.
El campo de instruccion era tambien necesario 6 la guarnicion de la Habana, que no tenia parage alguno inmediato donde pudieran evolucionar dos batallones con comodidad y separacion del vecindario. Ademas, estos puestos de reunion militar, donde los jefes ven con frecuencia a los subalternos y 6 los soldados, contribuyen mucho para la conservacion de la disciplina. El terreno lamado campo de Marte, fuera de las puertas de la ciudad, inmediato A la alameda y al Jardin Botinico, fu6 preferido para esta obra, que consistirk en un suelo s61ido y seco, cercado por una verja de hierro, con cuatro grandes puertas en los cuatro frentes. El espacio ocupado por el campo de instruccion, sera todo el del actual campo de Marte, incluso el de las calzadas diagonales, dejando una ancha alameda todo al rededor que permitir6 las comunicaciones al pilblico, con los barrios estramuros, calzada del Horcon y demas avenidas. Desde la puerta de tierra al barrio de la salud, se ir6 por una alameda recta, sobre la zanja que se est6 cubriendb con este objeto, y entre la ciudad y el frente principal del campo, quedard una vasta plazuela para evoluciones militares. Esta obra aceler6 la destruccion de la plaza de toros y de la ridicula neveria de Atbnas, que afeaban y obstruian aquel hermoso parage, sin duda alguna el mas bello de la poblacion de estramuros. A principios de Abril quedaba ya concluida toda la cafieria de la zanja, los cimientos de dos frentes del campo, y los herreros trabajaban en la verja que debe cerrarle.
La necesidad de una circel pfiblica era tan urjente en la Habana, que no podia minos de redundar en mengua de su opinion, el retardarla por mas tiempo. El Seior Tacon, desde su ingreso en el mando, se penetr6 de la insuficiencia y fatal disposicion de la actual, para el crecido nifimero de 600 6 mas




presos, en un reducido espacio de la misma casa de Gobierno; resinti6ndose la humanidad, la moral y la salubridad piblicas. Esta idtima circunstancia escit6 mas su decision, y entre tanto que no era posible dar principal a la obra, hizo distribuir en distintas fortalezas 300 reos, mandando al mismo tiempo preparar diez b6vedas capaces en la de la Cabaiia,.donde se aloj aron todos los restantes, luego que el c6lera apareci6 de nuevo en el recinto de la antigua circel, consigui6ndose de este modo estinguir el foco de la epidemia, que habia empezado do un modo tan violento, que ap6nas dejaba vida a los atacados, para l1egar al hospital. No parecia prudente volver ocuparla en lo sucesivo, subsistiendo los mismos inconvenientes y peligros, ni posible la perpetua mansion de tan crecido nfimero de presos, dentro de una de las ,principales fortificaciones. Pero los auxilios reunidos, desde intes de la llegada del Seior Tacon, y las ofertas hechas por los vecinos, no acalzaban a cubrir el presupuesto de la obra, ni animaban siquiera para empezarla: pero este activo y celoso Jefe, dirijido por la maxima que su enerjia hace verdadera, que en el hecho de empezar una obra ya esta vencida la mitad de. los inconvenientes, se decidi6 ello, convocando la Junta formada al efecto, presentandola los pianos y presupuestos, y el conjunto de:auxilios y recursos, que ya por el patri6tico zelo del Excelentisimo Sefior Conde de Villanueva, ya por medios particulares que estaban 'a disposicion del Gobierno, se podian emplear para llevar a cabo tamafia empresa. Debe decirse que no entraba en los planes del Sefior Tacon, asi para esta obra como para otras que ha emprendido, ninguna contribucion ni impuesto estraordinario, ningun donativo forzado ni escitado, ninguna asignacion especial de los fondos piblicos. Un exacto 6rden do economia, regularidad y severa administracion, un sistema de vijilancia estraordinaria sobre los trabajos, un nuevo metodo, digaI




moslo asi, en la distribucion del tiompo y de los operarios, fu6ron los grandes auxilios prestados por el Sefior Tacon para las obras de la circel, del camino militar, del campo de instruccion y demas que ha acometido a la vez, con los mismos medios que siempre lihubo disponibles para el Gobierno, pero empleandolos bien y de un modo, preciso es confosarlo, que no era conocido en la Habana.
La circel se empez6 en el mes de Marzo, y a principios de Abril se hallaban hechas las paredes de toda la fachada, cuatro varas sobre los hondos cimientos que hubo que abrir y Ilenar; los de las paredes laterales e interiores igualmente llenos, y elevandose a la vez las gruesas pilastras de los patios &c. La 1mina representa la fachada principal de este hernoso edificio, cuyo frente es de 80 varas, su fondo de ciento. Un espacioso vestibulo dard entrada al edificio principal y 6 las dependencias de cuerpo de guardia, habitaciones, &c. Habr6i departamentos separados para los blancos, para las mujeres y para la jente de color; piezas para los arrestados por la policia; otras para los reos de graves delitos, que deban permanecer incomtminicados. Todos los patios tendran fuentes, galerias para pasearse, y estanques para bafiarse.--La iglesia para los oficios divinos, la capilla para los condenados a muerte y los talleres para algunos oficios, completaran el todo de este edificio, que por su localidad, en el ventilado campo de la punta, la solidez de su construccion, vasta capacidad y buen 6rden en la distribucion, no tendrd otro que compararse en los dominios de la monarquia espanoia. El Sefior Tacon ha promovido el construir, por contrata, semejantes a los de las mercados, hermosas tiendas en el local de la antigua circel, agregando este producto a los fondos de propios.
Habiendo indicado rapidamente las obras emprendidas por el Sefior Tacon, en los pocos meses que lieva de mando, y habiendo dicho que ha




adoptado en ellas medios sumamente econ6micos, no estar6 de mas el dar una ligera noticia de estos en cuanto lo permita el laconismo de la relacion. Primeramenrite ha empleado para las distintas tareas de estas obras, a todos los presos de la carcel y de las fortalezas, a los condenados presidio, a los del militar, a los neros de correccion y los individuos que por delitos politicos, han venido de la Peninsula A disposicion del Gobierno. Los sentenciados A obras pfiblicas, trabajan como peones en la calzada, 'on el campo de instruccion, en las canteras &c., las presos que no pueden salir de la circel, negros de correccion, vagos y mal entretenidos rompen chinas para el empedrado de las calles por el metodo de Adams, y auxilian para este trabajo, puramente material; los individuos que conocen algun ofidio, trabajan como carpinteros, 6 albafiiles 6 canteros, y reciben por esto una corta gratificacion. La estraccion de la piedra de las canteras, y la quema de la cal, se hacen igualmente por aqueIlos individuos, y para la conduccion de los materiales se han comprado carretas y bueyes, poniendo por conductores 6 los mismos presidarios ya solos, cuando su buena conducta no da recelo, ya custodiados por un soldado. La vijilancia de las cuadrillas, durante los trabajos, est6 al cargo de sargentos y cabos, gratificados al intento, subordinados a oficiales subalternos, que observan en cada obra la conducta de todos los trabajadores, su buen alimento, y la eficacia de los capataces. Un jefe de graduacion superior est6 la cabeza de toda la obra, para hacer cumplir la subordinacion, el 6rden y la economic, con la honradez y eficacia propias del caricter de sujetos de esta clase, que por su grado, su educacion y el honor de su carrera, no pueden inrpirar la menor sospecha.
Sobre toda esta escala subordinada, vigila como un Argos el celoso Jefe de la Isla, leyendo los partes que exige diariamente de los trabajos y dis2




tribucion de los materiales a las distintas obras; visitindolas todas las tardes; proveyendo 'a todas las necesidades; venciendo todos los obst'culos; contemporizando con todas las debilidades; reprendiendo y corrigiendo todas las faltas; cortando los abusos que viciadas costumbres han combinado en todo; y en fin promoviendo y escitando el espiritu de eficacia, de exactitud, de 6rden y de economia, que forma la cualidad mas meritoria del caracter de este benem6rito Jefe. Por tales medios y con tan laudable actividad de su parte, se verin concluidas las obras de la circel, campo de instruccion, camino militar, empedrado, cloacas &c. con un costo tan reducido, que solo se creer6 cuando se publiquen' las cuentas; yA medida que su plan de economias vaya estendi6ndose, que nuevos operarios vayan formandose entre los mismos presos, y que el 6rden y la regularidad se hagan familiares a todos los empleados, sera mas y mas considerable el ahorro en las obras pfblicas hechas por cuenta del Gobierno en la Isla de Cuba, auxiliandolas para hacerlas realizables 6 poca costa, con los grandes recursos de operarios instruidos, de capataces pundonorosos y de materiales abundantes que ha conseguido reunir, formar y estraer el Sefior Tacon, en los pocos meses que lleva de mando.
Los habitantes de la Isla de Cuba y los lectores imparciales, podran conocer la ben6fica influencia de este nuevo espiritu vivificador, en la industria y en la moralidad de aquel pais, si 6 impulsos de las reformas se desenvuelve el amor al trabajo, la aplicacion 6 las empresas itiles, y se destruyen los abusos y las preocupaciones que encadenaban el thlento claro y precoz de sus naturales. La eia de una gran prosperidad parece anunciarse en el horizonte de aquella isla afortunada, cuya ventajosa posicion es una garantia de su preponderancia comercial, luego que se hayan fijado de un modo amistoso nuestras relaciones con los vastos estados de Nueva Espa-




fia y Costa-firme. La sabia organizacion de su hacienda, el incremento que han recibido las rentas, el noble patriotismo con que el Excelentisimo Sefior Conde de Villanueva, ilustre Jefe de la administracion Cubana, provee a todas las necesidades, cubre todas las obligaciones, y atiende A grandes 6 importantisimas empresas, de esencial utilidad al pais; ofrecen al digno Capitan Jeneral que una suerte feliz ha proporcionado a la Isla de Cuba, la eficaz cooperacion de otra autoridad ilustrada, ardientemente decidida por la gloria de su pais nativo, diestra en la correccion de abusos, que con admiracion jeneral destruy6 en el vasto y dificil ramo de Hacienda, y distinguido ademas, por una probidad que le pone A cubierto de los tiros mal6volos de la envidia, y por una bien merecida reputacion europea, que justamente he oido confirmar'aqui por todas las personas sensatas 6 ilustradas.
i Felices, los moradores de aquel suelo privilijiado, que obtuvi6ron la inapreciable ventura de poseer dos autoridades tan eminentes por sus talentos y virtudes; y feliz el Gobierno que ha sabido destinarlas a un pais tan digno de su proteccion, tan acreedor a sus desvelos y tan propio para hacer brillar aquellas recomendables cualidades !

Nueva York, 12 de Mayo de 1835.







FACHADA PRINCIPAL ] DEL (CARCAELo.

0 5, 0. Varas.




VLIgTA E TE[RIOR ]DIE }TTHO DELO CHATE0 ]FRITE2 DELAS CASILLAS
del Mercado Piblico construido en la Plaza, de YE lllbT AND SETIM~EO




4b. 20. 15 lAr as.

IP-E 2 (CADIURPURAlt..




VISTA :DELAS

CAIL~]A DEL MEmCADO

J,9. 20. 50. ci, Va~ras.

p,Varas.

TUBLICOE1,kL PLAZA :DEL STo. (ORIsToI

10. 29. 3o.

A




SUPLEMENTO
A la Gaceta de Puerto, Principe.
PUERTO PRINCIPE l.0 DE MARZO DE 1835.
ARTIXCILO DIE OXC11.
El Esemo. Sr. Presidente Gobernador y Capitan General de esta Siemrpre Fiel Isla, en oficio de 23 de Febrero pr6csimo pasado que acabo de recibir por estraordinario d las nueve deesta noche, me dice 10o que sigue.
"He dispuesto en decreto de este dia, y en uso de mis fa, cultades, que la Comision Militar ejecutiva permanente de esta plaza, continue en el libre ejercicio de las atribuciones que se le hanl conferido en la Real Codula de su ereccion, y que ha estado desempefiando hasta ahora en bien de la seguridad personal y tranjuilidad poblica, con saludable temor de los malvados,. y con sincera aprobacion de todos los buenos.
Lo que corm:n ico A V. S. 6 fin de que baga imprimir en la Gaceta de esa Ciudad (sin pardida de instante, y sin que lo impida ningun obsticulo de ctuantos puedan oponerse) esta disposi. dcion mia con insercion integra de este oficio, circulAndola A quien corresponda y con la misma estension con que se circul6 el auto de la Real Audiencia de 26 de Enero iltimo sobre la supresion de la Comision referida, haciendo como hago 5 todos inmediatamente responsables en la parte que les toque. no obstante lo que en contrario se haya dispuesto en providencias- que de mi no emanen, 6 por diferente conducto, y encargando la devolucion justificada de Jo que dispongo."
Lo que hago saber al piblico inmediatamente para los efec. tos que previene S. E. Puerto Principe 1. o de Marzo de, 1835.-rancisco 'Sedano.

Puerto Principe 1835.-kmprenta de Gobierno y Real Hadcien"d4







Irersitrr 'qoes lPrositefddrs hde las dsd 'C.d y l' .it sroPn 4 k,'por
conduito dWEretho.'Sr. Plesideite -del'Consejo de 1 inistros.
EXCMO. Sf6R.
Eas'Prdooradsres de'la Is tasde'iba'y'Pidefo ito ie dis ben,'acuden 6 'V,'E con la con anise 'que les inspira so franca y iberal conducta, i representar los males que afligen isus provincias, para -que posieffd d effos parda"aldamar de S. Nl. erredido convenience.
CWaIdo akn no 'iegia'en E paia .el gobtidino iepresentatvo iigun iedio se crey6i mas'adecuado para il'buA f in~h'de los'pdebids, que elegericitio de un odir ilimiado; y piartiendo de este principio no fu gifratffo quo Ie degase'con rdal'estisib i MAs aiiiridades gbernativas de las islas de Cubay ne to-Ri'co.
Pero IdeberA coutihur ese' podr ai6luto'y omnimodo? tEs compatible por ventira conr el nuevo 6., rende cdsasT'gPodriAha6er la felicidad de aqueTl6s distantes puntos de la Monarqufa De ninguma mnanera; Ssto es 1o que'los p~roctfrcdatds de tltuadir se proporiierelear' la cosidraion .de V. E. deseosos der 4ldhar-la confiuza-de-sis comitehxtes, de'c6niolidar el irono "de Ishbel on aqueflas'regioines, y de alejar to86imkdtivo de Ihqjuidd u'd descontenfo eriiios'pases en qje 'tTeien sus intereses y residen con su s families.
P6r realds ifrded&s 'del 'afio padAdo 'de i8sj tdo d bien el Sr. Rey don Fernando 7? Utorizar plenamento i los capicanes generater de las islas epesads con todo el Ileno de las facultades,~ que per tas reales or* 6Uribiiz*sse corieeden ii os goberiadores de Ias plazas sitiadas. "Y en conseeuetica (dicen tas indicadas 6rI4ntenisits)(dA-S.*l. i'V. E. 11 nias imp la"'d ilimiteda aitorizacidn, ne tan solo para separar de es isla i lat 1i9sdiifas iads6 4no emjledas, ciual~i era qe sea so destino' d ranigo, case A condicion cuys perma* ienctia ~n ella 6rea perjudicial 6 que le iifuida 'recel6s su onducia' phica 6 privada, reemplaziandolar ir. ttininehnte con derideesliefesA S.M. y quemdrezean i E. toda su confianza; sino tambien para susJinder'lh ege 'uibn e &ual'diii'ea drden*rs 6 rd'videicias generIles expedidas sobre odos los ramos de l I bhmihinii.itticidneh aqilela pirtfeh tque4. E. lo colisidere convenience al' real seivicio."
Tales son, Seior, las palabras del poder absoluto y omninodo, con que esiAn revesiddas ls autoridadeasi 4ithb gobldrdiih Ids Ouililds de 'Am-rica,'y so'txio eisclie 'y debilira enantas reflexiones y glosas pudlerat Nese. Oice'alibs thaee g i fa fieIls las de'&ba y'Pirto-Rico estin declaradas en estado de sitio. Once
iflosque ads capithnes gendrales"sitaiintitorizados para'barenar las leyes. Once afios que cada paso emtitn dU fuerza=, anonadagridotia'dmes ilinitado pider ; y once alios que la administracion de justicia no a ejereb cInl ila nl inde pendifia, que -reelman A un tempo el pioer judicial y lor sagrados derechos de. Pis esptrftoles. i Qud negocio'ha habidb desde'ent6ne's 'e ial'dual 'tuporraeluca, en que'desatendidadose el mrito de las *abtuaciones Judiler, no-se haya 'ihterpuesto tan ilimitado poider Dig anto los espodientes sobre welccione phra empleos concegiles'especialmene'en fasila de COuba. La iiudiencia qiue reside en ella, hs teoevide con 'iolor que &aprobai fs pfovidencias el'gbbernador'su'presidente~ porquie selladas'cos el escudo de ias tmnnimodas, no hi podido revocarlas, io 'obsti it sui inJiitheca, el 'recurso de alzada qpe interpusie. Tan 4as partes agraviadas. Iia fisa~io por eito en lo _ibos de aprobaclks la cliusula de que la haci a por justas consideracionei. Los proctiradores que siscrib stin'rhuy i 'os.d esta verdad. La lhan tocado especAifimente el de li provincia de Paeito Principe, que pdr res ildr &erca de la audiencia,' ejercid ante ella por
-apacio -de diez afios la profe~siur,'e 'qiie o oy de alla h.iado c6n fa 4oi y sedia muy facil que el gobiern6a se cerceorase de elio pidlendo una ~lplica ielon al real acierdo de los motives porud en ls autos espedidos vlitud de las tesensas factitades del[ general, h7 acoitumbrado d eefr ue ls'aprobba por ju a oniaderdciones.
lNo bay, ademas -imuchos y iny iepetao egemplares'de 'destierrota esp iaciones, que se hran de. cretado sln precediente ca ta sin motiv6b jstYfcado, y sin udiencia de lo mismos que sufrieran tan drro tratamientu? Los procuradores infarmates pueden d'esignar esas personas con pius'piopios arombres ay quid s diri que fuero n delinecentes, ino swe les ha juzgado'? Quidn que esas penia fe In aplicadas con Justicia La comision de proceso, la lviolaci6in de fos termitess legates I no abre una anohurosa peerta a Ia calumniaI t Quidui deoird de tener urgun enemigo 6tlesafecto ? a Y sers possible que los derechos inas preosos earia es.puestos A ser sacrificados ? ser victibla de la i6triga 9 'Recientemente, Sr. present la isla de Cuba un egemplar funesto d deduan pe-rjidicial es la ml"itacion dei poderP. flabiase comunicado In audin eci de ella; la real 6rden convenien tepra que cesase la co6msion m. litar permanente. Dispuso ese tribunal que se obedeciese el real mandate, c .niuni adid6se ii todas las Jtesici.e del distrito, mas apenas lo entendid el cipirali general, cuando espidi6.lia circular que e compafia minserta, tn el diario official de la Habana, circular por la cual mnand6 restablecer dicha comision militar; y privan. do Ai la audiencia de sus facultades, desautoriz 6,al tribunal mas respectable de la Isli, bizo que so Ie per, diera la veneracion y el prestiglio, que tan ieearias ion opara la b ha administraclon de J usticia,' poniendo en conflicto a las autoridades, que no sabiaar si obedecer al eapitan general, 6 i la audiencia. Y ya que"--s procuradores tocan sdate punto por el iuntime enlace con l'os" se han propuesto desenvolver; ya que i caU.
secuencia de es&atucumtro ban sido }ubilados segun se creek, el. rgente de la citada au~ien cia y algun otto




o de Castilla, rige en Afndrica, te'rminanterr ,j q cedulas hablarep en particular con los vire ,,venQ; y si hablren con'Ilos vireyes y las at ,,cer de la mayor parte que se hallare en. la auc ,,comno los demas que alf s.halfaren. "
Esta. s bbe iana disposicion se ha observado re have reside en ~Ila la real audiencia. Es ademas