Citation
Algunas reformas en la isla de Cuba

Material Information

Title:
Algunas reformas en la isla de Cuba 1o. Supresion de aduanas.--2o. Comercio de cabotaje entre Cuba y España.--3o. Direccion de los negocios interiores de Cuba.--4o. Cuba es la que debe imponerse sus contribuciones, dirigiéndolas é invirtiéndolas en sus propias necesidades
Creator:
Saco, José Antonio, 1797-1879
Place of Publication:
Lóndres
Publisher:
[s.n.]
Publication Date:
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (46 pages) : tables ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Comercio ( qlsp )
Commerce ( fast )
Finance, Public ( fast )
Hacienda pública ( qlsp )
Cuba ( fast )
Temporal Coverage:
Abolition of the Atlantic slave trade ( 1836 - 1867 )
Abolición de la trata de esclavos en el Atlántico ( 1836 - 1867 )
Spatial Coverage:
Cuba

Notes

System Details:
System requirements: Internet connectivity; Web browser software.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
035639938 ( ALEPH )
798064028 ( OCLC )
Classification:
F1783 .S2 ( lcc )
330.97291 ( ddc )

Full Text
ALGUNA8 REFORMAS4
EN LA
ISLA DE CUBA.
2.0 Supre a de Adu anas.-2.o Comerao do eabotak
..ntr. Cuba y Espaiia.-8. Birel n de los
negeoe tereres de Cuba,-4.o Cuba es Ina que ebe Imponerse
she contribuelones, dtrig6mselas 6 Anvirt16mdolits on sus, peoples iteeemitated.
LONDRES.
11 6 5ip.
,4,iliii I!i ~i -Ii i!iiiii = =1 = = =l
4$ 4 ..Iiii iiiiiii ]i iliiI = iiiiii i iiii iliiiiiiil =iii i ii i iiiii~ iiiliii iil~ li i
!iiiiliii =lc4, .... = mi iiiii~Iii i=ii~i~li~~ iI iiliii=i







ALGUNAS REFORMS EN. LA ISLA DE CUBA.







ALGUNAS BEFORMAS
EN LA
ISLA DE CUBA.

4.0 Supreston do Aduanas.-2.o Comerelo do eabotaje
entro Cuba y Espaia.-3.0 Direecion do los
negoelos Interlores de Cuba.-4.0 Cuba es la quo debe Imponerso Ssus contribuelones, dirigl6ndolas 6 Invlrtibndolas en sus
proplas necesidados.
LONDRES.
1865.




THIS VOLUME HAS BEEN MICROFILMED BY THE UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES.

3 97/
2 A

LATIh4 AMERICA




Los cuatro puntos indicados al frente de este papel, son de tan grande importancia, que ellos, no s6lo promoverian el ripido engrandecimiento de Cuba, sino que asentarian su prosperidad sobre bases justas y s61idas. Ent6nces se fomentaria la agricultura, creceria la industria, se aumentaria cl comercio, y acudiendo brazos blancos de todas partes, se resolveria ficilmente con ventaja de todos los intereses cubanos el -gran problema social, que ya se agita en Cuba, y que Ilena A muchos de terror.
I.
SUPRESION DE LAS ADUANAS.
Si nos fuera posible entrar en el oscuro origen de las Aduanas, ent6nces se veria, que muchos paises vivieron y medraron sin ellas; pero si esto pudo ser en tiempos pasados, ,por qu6 no tambien en nuestra 6poca, que tan enfiticamente se llama de libertad mercantil y de progreso social?
En este afio de 1865, hace cabalmente un siglo que se fund6 la aduana de la Habana, y seria para Cuba una inmensa felicidad, que lo que se estableci6 en 1765, desapareciese en 1865.




No se me oculta, que muchos se asombrarin de que se pida la supresion de las aduanas en Cuba; pero este asombro acompafia siempre 4 las ideas que se apartan de las opiniones generalmente recibidas, y si A primera vista se consideran impracticables, la experiencia ensefia que con la ilustracion se conocen y corrigen los errores. Esperamos por tanto que examinada esta materia i la luz de los principios econ6micos que ya se empiezan.A difundir en Espafia, el gobierno la *resolvera en un sentido favorable, pues que i ello deben moverle las consideraciones que pasamos exponer brevemente.
Estableeidas en Cuba las aduanas maritimas y terrestres, mantuvibronse unidas hasta el afio de 1802 en que se separaron; pero volvieron A reunirse en 1812, y como los productos de cada una de ellas se aumentaron considerablemente, se separaron de nuevo en 1829. Asi continuaron las cosas hasta 1864 en que, en vez de dos oficinas de rentas maritimas y terrestres que recaudaban sus productos y servian de cuerpos consultivos, se crearon cuatro en la Habana, A saber: dos mnaritimas y dos terrestres, con el nombre do locales y centrales, sin contar la direccion general de Administracion inclusa en la Secretaria political, y que ella sola cuesta 120.000 pesos.
Si gravosas son las aduanas maritimas, lo son todavia mucho mis las terrestres, porque encadenan todo el movimiento de la produccion cubana, y todo el peso del mal recae duramente sobre los habitantes de Cuba. Ellas paralizan el brazo del labrador, menguan la crianza del ganado que sirve para el alimento del pueblo, encarecen la vida material, causan muchas vejaciones con su recaudacion, 6 impiden la colonizacion blanca que tan necesaria




es para la agricultura y el sblido porvenir de Cuba. Y cuando el mal que ocasionan las aduanas terrestres, pudiera disminuirse abriendo la puerta A la libre introduction de los viveres de otros paises, con los cuales podria lapoblacion cubana remediar sus necesidades, le salen al paso las aduanas maritimas con sus formidables tarifas. Esto me conduce A decir algo de ellas, pidiendo tambien su supresion, porque s6lo pueden obstinarse en mantenerlas aquellos que inicamente aspiran A su lucro personal, aunque sea con ruina del pais.
Si no existieran esas aduanas, la isla entera so hallaria en el estado de puerto y de pueblo franco. Libres de todo impuesto los articulos importados, el especulador que los introduce pudiera venderlos h precio mucho mis barato, y por consiguiente poner mayor cantidad de ellos al alcance de los consumidores. Esta baratura y mayor importacion refluirian en beneficio general de Cuba, porque a su vez promoverian la mayor produccion de sus frutos y su mayor exportacion. Aumentada de este modo la riqueza piblica, sus habitantes, no s6lo vivirian con mas comodidad y abundancia, sino quo seguramente se aumentaria con rapidez la poblacion blanca que es el elemento vital para Cuba, y sobre el cual se debe insistir con el mis constante empeiio.
Ni seria la prosperidad material de Cuba la Ainica que ganaria con la supresion de las aduanas. Todos saben por una triste experiencia, que la elevacion de las tarifas alimenta el contrabando, y que 6ste es la gangrena, que privando al Real Erario de gran parte de las rentas que se propone recoger, desmoraliza y corrompe al empleado, cuyo ejemplo tiene por desgracia una trascendencia fa-




tal hasta en otros ramos de la piiblica administracion.
Para que se acabe de conocer 1o gravoso que son las aduanas maritimas A la isla de Cuba, es preciso exponer, aunque brevemente, las rentas que ellas han producido desde 1850, y compararlas con el valor de los efectos importados en el decenio que empieza en aquel afio y que termina en -1859. Quisi6ramos extender todas estas noticias hasta el dia; pero los documents publicados en Cuba, si bien nos suministran los datos sobre el rendimiento de las aduanas hasta los afios posteriores, no alcanzan A tanto los relativos al valor de las importaciones en aquella isla, porque la iiltima balanza publicada en Cuba, A lo1 m6nos que sepamos, es la de 1859.
El estado que sigue, manifiesta el valor de todas las importaciones en ella, y el rendimiento de sus aduahas en el decenio de 1850 h 1859.

Valor de las importaciones.
Pesos 28.985.227 4 rs.
52.511.430 5 29.780.242 1 27.789.801) 5
51.594.578 j
51.215.898 2 51.706.156 5
54.855.558
59.065.826
45.465.679 4
Pesos 550.564.157 5
55.056.415 6

Derechos devengados.
Pesos 5.964.147 5 j rs.
6.668.842
7.225.784 4 j 7.013.534 2 4 7.796.652 5
7.509.184
7.859.958 5 4 8.604 926 1 9.088.875 6~
9.525.298 1
77.237.204 41
7.725.720 5

Como las mercancias nacionales pagan derechos muy inferiores h las extranjeras, y como los documentos que

Afios.
1850 1851 1852
18535
1854 1855 1856 1857 1858 1859
io0 COm n...




t ngo A la vista, no expresan la diferencia entre los derechos que han pagado unas y otras, no es posible determinar con exactitud todo el gravamen que pesa sobre las importaciones extranjeras, es decir, sobre el consumidor cubano. Sin embargo, la balanza de comercio de 1859 marca esa diferencia, y por ella se podri inferir toda la gravedad del mal que sufren los habitantes de aquella isla.
Esa balanza fija para dicho afio de o1859el ,valor do la importacion en bandera nacional en 26.53.5167 pesos, y el de la importacion en bandera extranjera en 16.952.1 4 pesos.
Los derechos de ambas importaciones ascendieron 5 9.525i.298 pesos 1 real; pero de esta suma, las mercancias nacionales s6lo pagaron 800.000 pesos de derechos, que rebajados de los referidos 9.2I25.298, resultan 8.725.298 pesos. Esta iltima cantidad representa la enorme contribucion que el consumidor cubano pag6 por las mercancias extranjeras, cuyo valor s6lo ascendi6, segun preciode factura, A1 6.952.1 1 pesos; quedando con esto demostrad o, que las tarifas de la aduana encarecieron esas mercancias, un roeduci6ndolas A sblo el precio d sa factura, en rnmis del i51 por 100.
Grande es la diferencia que existe entre Cuba y el CanadA. El valor total de las importaciones en Aste, ascendio en el aio qne termin6 el 30 de Junio de 1865A 44.620.000 pesos, y los derechos de las aduanas s6lo' l garon a 5.66&.000, En Cuba, el valor total de las importaciones on 1859, fu6 como acabo de decir, menor que en el Canad ; y sin embargo, los derechos de las aduanas fueron casi dobles.
En el afio anterior deo 1863 1864, la importacion total




del CanadA se elev6 4 49.755.000 pesos; mas los derechos de las aduanas no pasaron de 6.081.000 pesos. Estos datos confirman que los derechos de las aduanas de Cuba son excesivamente mhs fuertes que los del Canadi, no debiendo omitirse al mismo tiempo, que todo el producto de las aduanas del Canadi, asi como todas las demhs contribuciones, se invierten exclusivamrnente dentro de la misma colonia, y en provecho s6lo de ella.
Ni consiste todo el mal de Cuba en la elevacion de esas tarifas, sino en la injusticia con que estin gravados muchos articulos, que 6 deben estar poco gravados, 6 no gravados absolutamente; proviniendo h veces de aqui, que los derechos de las aduanas importan muchisimo mis que el valor de mercancias que adin no son de lujo. Pocos afios hi, que esto sucedi6 on .Matanzas con unas miquinas y utensilios que encarg6 al extranjero, una de Las empresas de caminos de hierro de aquella ciudad: y pocos afios tambien hi, que una casa de comercio de la Habana, por una factura de varias sustancias para.hacer jabon ordinario, cuyo valor ascendia A 508 pesos, pag6 do derechos 1.886 pesos, 6 sea el 571 por 100. Recientemente ha sucedido en la IHabana, que habiendo introducido el marqu6s de Montelo un arado de vapor para sus ingenios, se le han cobrado con inmenso perjuicio de la agricultura unos derechos tan bAirbaros, que otro marquis que habia encargado A Inglaterra un arado semejante, ha dado contra-brden A la casa de L6ndres para que no se lo envie.
Pero si las importaciones de mercancias nacionales y extranjeras estAn gravadas en Cuba, tambien lo estiAn las exportaciones de los productos indigenas.
En el ya citado decenio de 1850 A 1859 aparece, que




t
los productos de Cuba pagaron A su exportacion en esos diez afios, 18.276.216 pesos 4 f/, reales, 6 sea en afio comun 1.827.621 pesos 5 reales.
Se dirr, que esta cantidad no es considerable si se compara con el valor de las exportaciones; pero el gran mal que ella ocasiona, no tanto consiste en su cifra absoluta, cuanto en los enormes dafios que causa i todos los productos cubanos, los cuales no s6lo tienen que luchar con la concurrencia que otros les hacen en los mercados extranjeros, sino que todos los articulos, Aun de primera necesidad, que Cuba emplea para fomentar su produccion, los recibe ya muy recargados con los derechos que & su entrada les imponen las aduanas maritimas.
Recapitulando todos los derechos que los productos de Cuba pagaron & su exportacion en las aduanas maritimas en el referido decenio, llegamos al siguiente resultado:
Aios. Dereehos de exportacion.
1850 Pesos 757.105 4 reales.
1851 1.795 992
1852 1.61 7.502 1
1855 1.816.782 7
1854 1.917.013 5
1855 2.046.669 1
1856 2.017.007 6
1857 1.942.977 2
1858 2.015.2534 2
1859 2 252.104 4
Total...... 18.276.216 4 reales.
Afio comun. 1.827.621 5
Tales fueron los derechos de exportacion de las aduanas maritimas de Cuba en el decenio de 1850 A I89; y como ya hcroo yisto ta bie cuides fueron los de la ira




12
portacion en el mismo decenio, pasemos ahora i los afios posteriores.
La Gaceta oficial de la HIabana de 12 y 27 de Febrero y 26 de Noviembre de 1862, public6 el resultado de todas las rentas maritimas de Cuba en 1860; pero como en cada una de aquellas fechas da guarismos diferentes, tomaremos el t6rmino medio de las tres cantidades diferentes que aparecen en aquel peri6dico, y de este modo obtendremos para dicho afio de 1860 la cantidad de 11.579.551 pesos.
Tambien hay divergencia en los estados pertenecientes i. 1861; pero tomando igualmente el tOrmino medio de ellos, se saca para ese afio el total de 10.894.576 pesos.
La Gaceta de la Habana del 13 de Abril de 1865 public6 el resultado de las aduanas maritimas en 1862; mas prescindiendo do algunas inexactitudes que comete, ofrece la suma de mis de 10.700.000 pesos para el referido afio de 1862.
El producto de las aduanas maritimas en el afio econ6mico deA865 1864 ascendi6 A 10.571.530 pesos 69 '/, y el de 1864 h 1865, subi6 6 12.861.854 pesos 86 $/, que son medio millon do pesos mAs que todas las rentas de las aduanas maritimas de Espafia en el mismo afio.
Este.hecho prueba por si solo cuin exorbitantes son los impuestos que pagan en Cuba los efectos importados y exportados.
Pero ya que aquel pueblo se siente tan abrumado con las contribuciones de la aduana, greporta acaso el Real Erario grandes ventajas de los sacrificios que se exigen A los habitantes de aquella Antilla?
Segun las cifras arriba presentadas, las aduanas de




Cuba rindieron de 1850 A 1865, 6 sea en 15 afios, la cantidad de 1i52.120.715 pesos, que equivale en afio comun 10.1435.800 pesos.
De todos los ramos que constituyen la administracion piiblica de Cuba, la Real Hacienda es la mis costosa, pues segun los presupuestos, sus gastos ascendieron en 1861 Al 10.183.755 pesos, y en 1862 10.279.938 pesos. Gran parte de estas rentas se invirti6 en su propia recaudacion, y el producto neto que ellas dejaron, esti muy l6jos de compensar los inmensos perjuicios pecuniarios, las vejaciones y otros males de funesta trascendencia que originan A Cuba.
Dirise, que si esas aduanas se suprimen, ,de d6nde se saearin los recursos que ellas proporcionan hoy para cubrir muchos de los gastos de Cuba? Esta dificultad, por grave que parezca, no es de gran valor, porque el dia en que la administracion de Cuba est6 fundada en los sanos principios de la economia politica, muy ficil serA reemplazar el producto de las aduanas por una contribucion directa, que bien repartida, al paso que mis ligera para el pueblo que la soporta, daria mis rendimiento al Estado.
La supresion de las aduanas tiene una importancia politica de inmensa trascendencia. Todo lo que Espaiia puede dar i Cuba, los Estados Unidos tambien se lo pueden dar, menos la supresion de las aduanas: de manera, que esta supresion seria la muerte de la anexion, y el eslabon mis fuerte que uniria perpl6tuamente i Cuba con Espafia.
Golpe atrevido y magnifico soeria la supresion de todas las aduanas maritimas y terrestres. Si no hay valor para suprimir desde ahora las primeras, porque los males que ocasionan se pueden paliar de momento con el producto




que rinden, y con el vacio que dejaria su supresion, semejante disculpa no cabe para las segundas. Estas, pues, deben desaparecer cuanto intes, porque son un cruel azote para Cuba; y si las maritimas han de continuar todavia, que sea tan s6lo bajo de dos condiciones indispensables.
i." Que sus aranceles se reformen radicalmente, A fin de que los enormes derechos que boy pesan sobre las importaciones extranjeras, unos sean abolidos la mayor brevedad, y otros se rebajen gradualmente hasta que todos desaparezcan on un corto termino.
2." Que todos los articulos nacionales, procedentes de la Peninsula y de los demis paises que forman la monarquia espaiola, entren en Cuba libres de todo derecho. Es.te punto es el que ahora vamos A tratar.




EL COMERCIO ENTRE CUBA Y ESPANA SE DEBE DECLARAR DE CABOTAJE.
La isla de Cuba gimi6 durante tres siglos bajo el monopolio mercantil de un corto ndimero de negociantes espafioles. Este sistema, funesto A Cuba y A Espafia, empez6 alterarse en el siglo presente, y aunque i Cuba se permiti6 comerciar con las naciones extranjeras, las tarifas fueron y son tan subidas, que casi equivalen A una prohibicion respecto de muchos articulos, como por largos afios ha sucedido con las harinas, liegando el caso, A principios del afio que corre, de venderse A 50 y hasta 40 pesos el barril de las de Castilla.
Las ideas econ6mico-politicas han cambiado mucho en Espafia, y no faltan ya estadistas que conocen los perjuicios que causan las restricciones en el 6rden mercantil. Asi es, que las medidas que acaba de dictar el gobierno, permitiendo que las harinas espafiolas entree en Cuba




libres de todo derecho, son un anuncio feliz de lo que conviene y se debe hacer con todos los demis articulos que constituyen el comercio entre la Peninsula y Cuba.
Es muy chocante y absurdo, que siendo Cuba una provincia de Espafia, lo mismo que Catalufia, Asturias y otras, se graven con pesados impuestos las producciones de la Peninsula 4i su entrada en Cuba, asi como las de Asta i su entrada en la Peninsula. A poco que se reflexione, se conocerA lo perjudicial de este sistema, porque gravando esos derechos h los articulos importados, encarecen su precio en el pais donde se consumen; el encarecimiento del precio disminuye el nimero de consumidores; la diminucion de consumidores mongua la produccion; y la diminucion de produccion no es otra cosa que la diminucion de riqueza. Si todos los articulos en que Cuba y Espafia comercian entre si, estuviesen libres de todo derecho, evidento es, que aellos estarian alilcance de un niimero mucho mis considerable de consumidores, y que para satisfacer las necesidades de dstos, forzosamente aumentaria la produccion, y con ella la riqueza piblica.
Estas consideraciones tienen mAs fuerza'si se atiende A que muchos de los articulos que consume la Peninsula, no se producen en ella sino en Cuba, y al contrario; naciendo de aqui la justicia y la gran ventaja de que entrambas reciban libres de todo gravAmen sus productos respectivos.
Hay ufno entire estos, cual es el azicar, que aunque no es exclusive de Cuba, porque tambien'soe fabrica en la provincia de M Mhlaga, merece sin embargo una mencion especial, por ser el ramo mas importante de la production cibana. Htabri quien pueda negar, que el miituo interns




de Cuba y de la Peninsula exige imperiosamente, que ese gran producto cubano entre en todas las provincias de la nacion exento de todo derecho? Con esta medida, el azdcar de Cuba que tantos rivales tiene hoy, y cuya prosperidad estA tan amenazada, encontraria un vasto mercado que le seria muy provechoso; mientras que el pueblo peninsular que hoy consume muy poco azicar, porque le cuesta muy cara, aumentaria notablemente su consumo, satisfaciendo h barato precio un articulo que ya se cuenta entre los de indispensable necesidad.
No faltara quien diga, que produciendo MMaga azficar, es preciso fomentar en ella ese ramo. Fomntese en hora buena, pero que no sea por medio de derechos protectores que favoreciendo s6lo un corto mimero de empresarios, ocasionarian un grave perjuicio A Cuba y i la Peninsula: A Cuba, restringiendo su exportacion, y por consiguiente su producto; y i la Peninsula, encareciendo su consumo, reduci6ndolo al minimo posible, y relajando y rompiendo los vinculos de la nacionalidad que el gobierno debe empefiarse en conservar, y no sacrificarla A la miserable cantidad que le rendirian los derechos del azficar importado de Cuba.
Nunca se olvide, que cuando las necesidades de la guerra del pasado imperio francs, obligaron al gobierno f fomentar en Francia el cultivo de la remolacha, fu6 preciso gravar despues el azicar de las colonias francesas, para que la de la metr6poli pudiese competir con la de ellas; y que esta medida ocasion6, y ain esti ocasionando mucho dafio Ai aquellas colonias y i la Francia misma. Si en Espaia se pretendiese seguir una conducta semejante, las consecuencias serian m6nos disculpables y mas




perjudiciales: minos disculpables, porque la guerra con la Gran Bretafia que ent6nces dominaba los mares, priv6 h la Francia del az6car que recibia de sus colonias y de otros puntos. Napoleon, en tal conflicto, trat6 de crear una produccion indigena que sacase h la Francia de la situacion terrible en que so hallaba, y haciendo un llamamiento general 4 los capitales, era consecuente y justo, que tanto 61 como los gobiernos que le sucedieron, dispensasen Ai los empresarios la protection que so les debia.
,Pero son 6stas las actuales circunstancias de Espafia? Ella puede proveerse de cuanta azicar necesite, no s6lo de sus provincias de Ultramar, sino de otras naciones; y si hubiere algunos especuladores que por su interns particular quieran destinar sus capitales al cultivo de la caina en Milaga, esto jams puede justificar las mismas medidas que se dictaron en Francia, puesto que las circunstancias son del todo diferentes. He dicho tambien, que las consecuencias serian mis perjudiciales, porque permitiendo el clima de Francia, que se dedique al cultivo de la remolacha mucha parte de su territorio, se produce azicar en tanta cantidad que abastece A una porcion considerable del pueblo francs.
En Espafia, por el contrario, el terreno que se presta al cultivo de la cafia y t la elaboration del azucar, esti reducido A un espacio muy pequefio. Las personas y los capitales empteados en esa grangeria son tambien en m'uy corto nimero, y muy grande injusticia seria,que h tan mezquinos intereses se sacrificasen los importantisimos de Cuba y de la inmensa mayoria del pueblo espafiol. Por otra parte, la cafia de MAlaga no puedo.producir on igualdad de circunstancias, ni la cantidad ni la calidad de




azicar que la carla de Cuba; y cualquiera medida que contra esla illima se tomase, para favorecer 6 la primera, no s6lo ocasionaria los enormes perjuicios que se han manifestado, sino que ademins se forzaria & los consumidores A que comprasen caramente un articulo de inferior calidad.
El comercio de cabotaje con Cuba produciria tambien otra ventaja 'A la Peninsula, porque de este modo ella encontraria para sus caldos y otros productos agricolas y fabriles, mercados que boy le esTn easi eerrados en el mundo Hispano4Americano. ..
Pocos son los comerciantes peninsulares que conocen las actuales necesidades de aquella inmensa region, y de aqui proviene la imposibilidad en que estin de calcular con acierto las expediciones que pudieran salir direetamente de los puertos peninsulares para aquellos paises. Estableciendo un comercio de cabotaje entree Espafia y Cuba, se formaria en 6sta un inmenso dep6sito de efectos peninsulares, y los comerciantes alli establecidos, mis al corriente que los de la Espafia europeade las necesidades de las republicans vecinas, podrian abrir con ellas relaciones muy lucrativas, y que contribuirian poderosamente A impedir los conflictos que por desgracia surgen con tanta frecuencia entre aquellos paises yla que Antes fu6 su me. tr6poli. Los mismos negociantes am6rico-hispanos, sabiendo que en Cuba existe un gran dep6sito de g6neros espafioles, acudirian tambien A :61 para surtirse, ahorrando todos los gastos que ocasiona la distancia de los mercados europeos.
Pero el comercio de, cabotaje entre Cuba y Espafia, no s6lo daria un impulso extraordinario A la prosperidad ma-




terial de aquella y 6sta, sino que serviria para estrechar fuertemente entre ambos paises los vinculos politicos que los ligan, sin que nada pudiese romperlos.
Hay quien piensa, que el cabotaje entre Cuba y Espafia no se puede establecer, porque el ramo de tabaco que hoy esta estancado, y que tan pingfie renta produce al gobierno, dejaria un vacio inmenso en el Real Erario. ,Pero no podria llenarse este vacio, buscando nuevos arbitrios que permitiesen al tabaco su libre circulacion en la Peninsula? 4No se encontraria compensacion en el extraordinario consumo que de 61 se haria y en la correspondiente exportacion de productos peninsulares para Cuba ? .
De los males que produce al mismo Fisco el estanco del tabaco, nos ofrece una prueba evidente el pasage que copiamos del Diccionario de Ilacienda de Canga Argfielles.
Dice asi:
uCuando en el afio de 1809 se vendia el tabaco en los estancos i 48 reales la libra, el comerciante lo ofrecia 4 17 y 18, con tanta utilidad como que lo compraba en Gibraltar A 4 reales: gastaba 2 en los gastos de conduccion, lo vendia en-la costa de Valencia i otros comerciantes de por mayor 4 8, 9 y 10 reales, y estos lo trasladaban h i4 reales A los expendedores, que lo despachaban por los pueblos i razon de 17 y 18. Y el consumidor, que veia at ojo un ahorro de 30 reales en libra, ,preferiria dar en la tienda del rey 48 reales por lo mismo que,por 18 reales 1o tenia de mano del con trabandista? Y empefiarse en levar adelante el sistema de rigor, I no es lo mismo que sacrificar los hombres A los errores, queriendo violentar las mis irresistibles inclinaciones del hombre? En




semejante situacion, hallindome yo do intendente en Valencia, baj6 h 16 reales el precio del tabaco, y con ello consegui destruir el contrabando, hacer inica vendedora Ai la Hacienda y traer A las arcas de 6sta 600.000 reales liquidos anuales, en vez de 3.000 que se recogian por el sistema anterior.
Contra tales males, las restricciones son in6itiles, y el anico y mis eficaz remedio es la mis implia libertad mercantil.




DIRECCION DE LOS NEGOCIOS INTERIORES DE CUBA.
No hay gobierno peor que aquel que todo lo manda, y todo lo quiere hacer por si. Siendo la isla de Cuba una parte integrante de la monarquia espafiola, tiene negocios que estin en relacion'directa con los intereses generales de la nacion A que pertenece; pero al mismo tiempo hay otros muchos que conciernen inmediata y exclusivamente h aquella provincia. En los primeros, es innegable la intervencion que debe tener la mrnetr6poli, para ponerlos todos en armonia; mas en cuanto iA los segundos, es justo y mnuy conveniente que se decidan en el mismo pais conforme A sus propias necesidades, porque s6lo en 61 es donde existen todos los conocimientos indispensables para resolverlos con acierto: s6lo en 61 es donde se pueden decidir con la prontitud que el bien p6blico reclama; y s6lo en 61 es donde se puede remediar y corregir inme-




diatamente cualquier error que se haya podido cometer en su primera resolucion.
Cuando los negocios A que. me refiero, salen de Cuba para venir A buscar su solucion en Madrid, qu6 es lo que resulta? Una larga y dolorosa experiencia ensefia, que si la isla de Cuba no se halla hoy en el mis alto grado de prosperidad, es por el sistema hasta aqui seguido, dAndose al gobierno central el monstruoso monopolio de dirigir todos los ramos externos 6 internos de la pdblica administracion. No pudiendo abarcarlos todos aquel gobierno, y careciendo al mismo tiempo de los conocimientos necesarios para resolverlos atinadamente, se v6 forzado t adquirirlos por medio de informes que pide. Pero estos informes, rara vez le dan la luz suficiente para formar un criterio exacto de sus determinaciones, pues ya por pasion, ya por negligencia, ya por otros motivos m6nos disculpables, se oculta la verdad, y con frecuencia sucede, que Aun animado el gobierno de buenos deseos, incurre en errores de funesta trascendencia para Cuba. A esto se agrega, que agoviado el poder central con la muchedumbre de negocios que de todas padres le caen, no puede dar A los de Cuba una pronta atencion, resultando de aqui, que hun los mAs urgentes quedan postergados, y pasan afios y afios sin que recaiga sobre ellos ninguna resolucion.
Yo no vengo i bosquejar aqui un plan de gobierno para Cuba; pero es preciso indicar algunos de los puntos en que ella, no s6lo debe intervenir, sino tener su exclusiva direction. Estos puntos son:
1.* La concesion y todo lo relativo los caminos, tanto de hierro como de calzada.




24
2. La autorizacion y construccion de toda especie de puentes y canales.
.* La canalizacion y demais obras necesarias para la navegacion de los rios.
4. La pesca en 6stos, lo mismo que en las costas de toda la isla.
5.0 La construccion de tel6grafos de cualquier gbnero que sean.
6. La conservacion y plantio de bosques.
7.* El fomento de la poblacion blanca, y como su mayor enemigo es el infame contrabando de negros, 6ste debe declararse pirateria. Mas ya que Cuba no puede hacer por si una declaratoria tan necesaria, debe proponerla al gobierno Supremo para que 6ste la adopted iAla mayor brevedad.
8.0 La Instruccion piblica en todos los ramos que la constituyen, cuales son la primaria, la secundaria y la superior. Es necesario reformar el diltimo plan de estudios, porque si de una parte ha creado algunas citedras, aunque no todas las suficientes para que los j6venes cubanos concluyan en Cuba todas sus carreras, de otra ha cerrado las chtedras de una facultad entera, centralizando ademis y embrollando la ensefianza.
Mucho se puede decir contra ese plan de estudios, pero esto exigiria un trabajo especial, que no es compatible con la indole de este papel.
9. El nombramient9 de empleados es unaprerogativa del gobierno; pero una larga y triste experiencia demuestra, que los empleados han sido en general un cruel azote en los paises hispano-americanos, no s6lo por ineptitud para desempefiar sus funciones, sino por el deseo




25
de enriquecerse. Semejante conducta ha desacreditado al gobierno, producido 6dios y divisiones entre gobernantes y gobernados, y ocasionado otros males que seria muy largo enumerar. De cllos fueron victima en tiempos .anteriores los paises del continente americano; mas en Cuba no empezaron sentirse con fuerza, hasta pasados los primeros afios del presente siglo, en que ocurrieron tres acontecimientos principales.
1.* El enriquecimiento de Cuba, porque desde ent6nces comenz6 a excitarse la codicia de muchos que aspiraban & hacer fortuna en ella.
2. La p6rdida de las Am6ricas, porque no pudiendo ya colocarse en olias ningun empleado, todos fijaron sus ojos en Cuba, y han caido sobre ella en numoro prodigioso.
5. Las revoluciones de Espafia y los cambios continuos de ministerio, porque deseando cada uno de estos captarse partidarios, dispensa con larga mano los provechosos empleos de Cuba A muchas personas indignas de merecerlos.
Estos hechos son patentes, y nadie se atreveri 4 negarlos. De aqui nace, que los empleados se suceden al compAs de los ministerios que caen y se levantan en Espafia; que por lo mismo, ni tienen ni pueden adquirir el conocimiento necesario de los asuntos que manejan; que esta ignorancia forzosamente ocasiona gravisimos dafios al pais; y que temiendo los empleados ser prontamente removidos y reemplazados por olros, s6lo tratan de aprovecharse para no volver A Europa con las manos vacias, como dicen muchos de ellos.
Es, pues, preciso poner un dique A tanto mal; y el re-




26
medio mis eficaz seria, que Cuba tuviese iniciativa en la propuesta de casi todos sus empleados, escogiendo en unos casos el gobierno local, y en otros el de Madrid, A una de las personas que en terna, 6 en lista doble, aquella isla les propusiese. De este modo .se evitaria, que tantas personas ineptas se apoderasen de los empleos de Cuba, y que se renovasen con una frecuencia que, poniendo en ridiculo 4 los mismos empleados, desautoriza al gobierno que los nombra.
Otros puntos pudiera mencionar, cuya direccion debe tambien confiarse A la misma isla de Cuba; pero entre ellos hay uno que no puedo pasar en silencio.




IV.
CUBA ES LA QUE DEBE IMPONER8E SUS CONTRIBULCIONES,
DIRIGIENDOLAS E INVIRTIENDOLAS EN SUS PROPIAS NECESIDADES.
En las pocas palabras que acabo de estampar, descansa todo el edificio de la verdadera prosperidad de Cuba, y nada hay mis contrario fi ella que el modo con que hoy se imponen y se gastan sus contribuciones, pues no se dA en ellas ninguna intervention i los contribuyentes.
,Qui6n es el que impone en Cuba las contribuciones? El poder. gQui6n es el que las invierte i A su antojo? El poder. .Y de qu6 modo las invierte? Del modo que bien le place, pues destituido el contribuyente de toda representacion, asi en Cuba como en la Peninsula, no puede alzar su voz contra las insoportables exacciones de un fisco sediento de dinero.
Asombro causa la enorme cantidad 4 que llega el presupuesto de Cuba; pero mis asombro causa todavia, cuando se contempla que esa enorme suma se emplea, 6




mejor dicho, se despilfarra sin provecho del pueblo A quien se le arranca, y sin que tampoco saque gran ventaja la metr6poli.
En Enero de 186# anunci6 el gobierno A las C6rtes, que los gastos de la guerra de Santo Domingo habian costado A la isla de Cuba hasta Setiembre de 1864 la espantosa suma de 280 millones de reales, 6 sean 14 millones de pesos; y si se ailaden los nuevos gastos hechos hasta la terminacion de esa lucha fatal, bien puede asegurarse que no bajarAn de 18 6 20 millones de pesos los invertidos por Cuba. Como no quiero incurrir en la nota de exagerado, prescindir6 de gastos tan extraordinarios, y me limitar6 A los de algunos afhos anteriores, pues asi se vera la enorme carga que hoy Ileva Cuba sobre sus hombros.
Si volvemos la vista 6 los presupuestos de aquella isla en 1840 y en 1854, observaremos que en el primer afio se gastaron 8.857.681 pesos, y en el segundo 12.607.080 pesos, 6 sea 58 '/ por 100 mis.
Pero si bajamos A 1860, veremos que en s6lo el trascurso de 6 afios, el gasto subi6 A 29.610.778 pesos: es decir, A 129 i/2 por 100 mAs que en 1854.
Este enorme recargo de contribuciones no se puede justificar, ni con el aumento de la poblacion de Cuba, ni con el de su riqueza, porque ni aquella ni sta han duplicado, no ya en los seis afios de 1854 f 1860, pero ni Aun en los veinte corridos de 1840 A 1860.
Mas hun cuando asi hubiese sido, no hay razon para haber impuesto tan duras contribuciones, porque si bien la riqueza y la poblacion son elementos A que se debe atender al derramar los impuestos, hay otro que los domina, y que nunca se debe perder de vista. Este elemento




es el que nace de las necesidades, no arbitrarias, sino reales, que tiene un pais, porque si ellas pueden estar plenamente satisfechas con una cantidad de veinte, por ejemplo, seria terrible injusticia hacer pagar cuarenta A ese pais, tan s6lo porque es rico y populoso.
Es muy importante saber i cuinto asciende la contribucion que paga cada. habitante cubano. Para esto, no tomar6 en cuenta los gastos inmensos y extraordinarios que Cuba ha hecho en los dos iltimos afios de la guerra de Santo Domingo, sino que me valdr6 de los presupuestos de los tres afios anteriores.
Gastos de Cuba.
En 1860 29.610.778 pesos 88 1 cenlavos.
1861 51.170.582 2 1/"
1862 29.462.272 35 /4
Total... 90.243.433 pesos 76 '
Esta suma repartida en esos tres
afios, di para cada uno mis de treinta millones de pesos; pero es preciso advertir, que los presupuestos no contienen todas las cantidades que se han invertido, porque en ellos, sin saber por qu6, no se hizo mencion de algunas.
Tales son, no los gastos de la guerra, de Santo Domingo,




que no incluyo aqui como ya he dicho, sino los de su reincorporacion A Espafia, los cuales de 1861 &. 1862 subieron A. . . . . ..... 2.53.210 pesos, y
los de la expedicion A M6jico que
importaron .. . . 2.60.955,
sin contar los nuevos gastos que
se hicieron para el retorno de
las tropas h la isla de Cuba.
Si los 4.894.165 pesos que forman estas dos partidas se agregan h los 90.243.433 pesos arriba mencionados, pertenecientes ~ilos alios de 1860, 1861 y 1862, tendremos un
total de .. ...........95.437.598
0 sea en afio comun ....... .31.712.552 i Qu6 contraste no presentan los
presupuestos de Cuba con los del CanadA, que es una de las colonias mejor gobernadas del mundo! Los ingresos de ella se calcularon para el afio que terminar& el 30 de Junio de
1866, en ............ .11.136.000
Y los gastos del mismo afio, en it.074.000
Esta 6ltima cantidad comparada con los gastos de Cuba en cada uno de los tres afios referidos, d contra ella la enorme diferencia de 20.648.552 pesos, 6 sea 191 por 100, no obstante de tener una poblacion menor que el CanadAi.




La poblacion total de Cuba ascendi6 en 1861 h 1.596.550. Robajando de este nimero 570.i555 esclavos, quedan entre blancos y libres de color, 1.025.977.
Al calcular las contribuciones que paga cada habitante cubano, algunos incluyen A los esclavos; pero corno estos carecen de persona, nunca han figurado, ni en los tiempos antiguos ni modernos, en el n6mero de los contribuyentes. Y no se pretenda conlar entre estos A los esclavos, fundindose en que son elementos de produccion, porque si este argumento tuviera alguna fuerza, tambien se aplicaria h los caballos, bueyes y otros animales que

igualmente son productivos.
Excluyendo yo, por tanto, i los esclavos del censo de Cuba, y repartiendo el gasto anual de ella que asciende i 31.719.552 pesos entre 1.025.977 personas libres, resulta, que cada habitante cubano paga anualmente la espantosa suma de ........
Esta cifra marca una enorme diferencia entre las contribuciones de Cuba
y las de otros paises,
En la Peninsula, cada habitante paga
solamente ..............
Es decir, que su contribucion es poco
mis de la quinta parte de la del cubano.

50 ps. 90c. (1)
6 80

(1) Debo advertir, que esta suma representa solamente la contribucion que aparece del presupuesto que en Cuba se llama de Estado; mas no la contribution municipal que es muy onerosa y opresiva.




El pueblo britinico, A pesar de estar
gravado con la deuda enorme de 4.000 millones de pesos, y cuyos r6ditos importan anualmnente mis de429 millones, s6lo contribuye con por cabeza, que es poco mis de un
tercio de la del cubano.
En 1862, cada frances pag6 mis de. En el mismo afio, cada holand~s contribuy6 con m6nos de. ....... En ese referido afio, el impuesto de
cada belga no lieg6 i. . . ... La poblacion del CanadA es de mucho
mis de 2 millones y medio; pero limitindola A s6lo 2.500.000 habitantes, y repartiendo entre estos los 11.074,000 pesos en que se calcularon los gastos para el afio civil que terminarh en 1866, resulta que cada canadense, a pesar de las erogaciones extraordinarias que tiene que hacer en las milicias y su armamento, por los temores que le inspiran los Estados Unidos, no paga sino.. . En afios anteriores, las contribuciones
por cabeza de algunas- colonias inglesas, fueron las siguientes:
Canada, casi.................
Las otras colonias del Norte-Ambrica,
m6nos de.............
Las Antillas britinicas, casi......

It ps. 60 Ce.
6
7
4 1/
4 42 /,
2




El mal de Cuba es infinitamente mis grave, porque despues de pagar tan grandes cantidades, muy pocas son las que se emplean en su fomento interior, gastindose todas las demis, ya en atenciones agenas, ya en objetos improductivos, y t veces hasta perjudiciales.
Sin salir de los presupuestos de los tres afios de 1860, 1861 y 1862 y sin incluir en ellos los 4.894.165 pesos invertidos de 1861 A 1862 en la anexion de Santo Domingo a Espafia y en la expedicion A M6jico, me concretar6 A insertar el estado comparativo por seeciones de los gastos correspondientes A dichos tres ailos.




GASTOS DE CUBA.

Gracia y Justicia...............
Guerra.......................
Hacienda.....................
Marina.......................
Gobernacion..................
Fomnento.....................
Atenciones de la Peninsula..... Presupuesto de Fernando Po.....

IS60.
Pesos fuertes.
924.552 54
7.647.247 5 9.079.455 57 4 5.446.608 65 /4
1..657.555 52
1.148.662 12 Y,
5.572.205
5534.754 86
29.610.778 88 Y4

IS61.
Pesos fuertes.
798.446 45 Y
8.265.550 15 10.185.755 90
5.565.751 78 1.927.601 42
997.569 85
5.086.564 549.805
51.170.582 52

1862.
Pesos fuertes.
847.525 57 7.779.052 66 10.279.958 76 /
5.657.904, 45 2098062 50
980.467 52
5.495.770 5345.575 8
29.462.272 55 y4

TOTAL.
Pesos fuertes.
2 .570.502 15 25.689.609 84 %4 29.545.108 5 10.648.244 86 5.685.197 44 5.126.499 47 Y 15.954.559
1.028.152 94
90.2435.455 76 Y




85
El estado anterior manifiesta, que el ramo s6lo de Real Hacienda consumi6 en los tres afios do 1860 h 1862, casi la tercera parte de lo que se gast6 en todos los demis ramos de la administracion piblica de Cuba.
Este hecho no necesita de comentarios, pues basta indicarlo para que se conozca la viciosa organizacion de ese ramo, y la imperiosa necesidad de reformar su administracion.
En tiempos anteriores nos consideribamos muy atrasados; pero en verdad, que ya quisibramos volver f la 6poca en que la Real Hacienda de Cuba gastaba mucho m6nos, y estaba mejor administrada que boy, pues tenia todas sus cuentas corrientes, y se publicaba anualmente la balanza mercantil.
' H6 aqui lo que cost6 en los afios siguientes:
En 1828 575.611 ps. 6 /, rs.
1829 559.737 6 1850 557.761 7
Total. . 1.671.111 ps. 5 '/ rs.
Estos guarismos comparados con los de 1860, 1861 y 1862, demuestran, que la Real Hacienda de Cuba cost6 en estos tres ultimos afios dieiy siete veces y media mis que en los de 1828, 1829 y 1850.
El ejdrcito de Cuba ha absorbido
En 1860 7.647.247 ps.
1861 8.265.550 1862 7.779.052
Total. 25.689.600 ps.
Aiio comun. 7.896.556 ps. 55 cs.




gQu6 necesidad hay en Cuba de un ej6rcito que consume anualmente casi 8 millones de pesos? ; Ser para comprimir las tentativas revolucionarias de. aquellos habitantes? De su lealtad A la metr6poli acaban de dar la prueba mAs evidente, porque desguarnecida la isla durante dos afios con la salida de casi todas sus tropas para Santo Domingo, no ha habido un solo cubano que haya lanzado un grito sedicioso, ni pensado siquiera en tramrnar la mis leve conspiracion. Este hecho reconocido y celebrado por el mismo gobierno demuestra la inutilidad del lujo y aparato militar que 'tanto se ostenta en Cuba. No son bayonetas ni cationes lo que en ella se necesita, sino buenas instituciones.
ZSerh tan dispendioso ej6rcito para estar preparados contra una invasion extranjera? ,Pero qui6nes serkn los invasores? De Inglaterra y de Francia nada tiene Espafia que temer, y los imicos que pudieran infundirle recelos y desconfianza, son los Estados Unidos; pero 6stos en su actual situacion estIn muy 16jos do pensar en la conquista de Cuba. Aun suponiendo que lo pensasen ahora, y que tratasen de realizarlo inmediatamentc, ,con qu6 fuerzas cuenta Cuba para frustrar ese proyecto? La Revista Milltar de aquella isla del 9 de Julio del present aio, dice lo siguiente:
,El ej6rcito de esta isla ha quedado definitivamente organizado en nueve regimientos do infanteria de A dos batallones, y cuatro de estos sueltos de cazadores, todos de A mil plazas cada uno; en dos regimientos de caballeria de A cinco escuadrones; un balallon de ingenieros de ocho compaflias y dos regimientos de artilleria, uno de A pi6.y otro de montaiia, el primoro de A dos batallones y el otro




de cinco compafiias de montafia y nna montada. La guardia civil y las inilicias no han sufrido alteracion, y contando sus fuerzas con las del ej6rcito, se puede calcular todas aproximadamente en 156.000 y 4.000 caballos.D
Y se cree que ese ej6rcito tan ruinoso para Cuba, pudiera librarla de las garras de los Estados Unidos? El dia en que los cubanos est6n bien gobernados, vivirhin satisfechos y contentos, y teniendo ent6nces una patria que hoy no lienen, se sacrificarin por ella. En esto, y s6lo en esto consiste la verdadera defensa de Cuba: pero mientras las cosas no cambien, para que tambien cambien los sentimientos de aquellos islefios, ,de qu6 sirven esos millares de hombres esparcidos por toda la isla, yen medio de una poblacion, que mal gobernada y oprimida, estaria poco dispuesta h apoyarlos? Estos, por mAs que peleasen con el valor que os propio de las tropas espafiolas, nunca podrian triunfar de las numerosas legiones que en pocos dias echaria sobre Cuba aquella poderosa reptiblica; y como ella tiene ademhs una marina perfectamente equipada y muy superior A la de Espafia, podria bloquear la isla, y apoderarse de ella, A pesar de nuestro ej6rcito. Tampoco se olvide, que todas nuestras fortalezas son viejas, y que con los grandes progresos que iltimamente se han hecho en la marina de guerra y en la artilleria, nuestras plazas fuertes no pdeden resistir .A los ataques de un enemigo, sobre todo si 6ste se halla A nuestras puertas, y con inmensos recursos.
Estas reflexiones deben inducirnos & disminuir considerablemente el ej6rcito de Cuba, pues hacindolo, no s6lo recibirin un grande alivio sus rentas, sino que muchos de los peninsulares que hoy van & Cuba A pasar su




vida en la inaccion y en la no muy moral escuela de nuestros cuarteles, se quedarian en la madre pAtria, pudiendo dedicars %on provecho A la agricultura, A la industria 6 i otras profesiones.
El Canadi, no obstante los amagos de invasion de los Estados Unidos, s6lo hadestinado en sus presupuestos de 186A & 1866, la suma deo 500.000 pesos parala milicia de su territorio; y aunque es cierto que en 61 existen tropas veteranas, 6stas son pagadas, por la metr6poli, lo mismo que acontece con todas las demais que la Gran Bretafia tiene en sus colonias.
No estaba Cuba desguarnecida en los tiempos en que su ej6rcito le costaba m6nos'de la mitad que hoy, y esta asercion la comprueban los ndmeros siguientes:
En 1828 2.545.601 ps, 2 1/2 rs.
1829 5.507.555 5
1830 5.553.370 t
Total.. . 9.184.526 ps. 5 1/ rs.
Las cifras anteriores manifiestan, que el tkrmino medio del gasto del ej6rcito en cada uno de esos tres afios ascendi6 i 5.061.442 pesos: y repito que Cuba no estaba ent6nces desguarnecida, porque con los temores de la invasion que M(jico y Colombia intentaban hacer en ella, el ej6rcito se aument6 considerablemente recargando sus presupuestos.
Las fuerzas terrestres que aquella isla tenia ent6nces, son las siguientes:




Batallones. Compafiias. Escuadrones.
Faerza veterana........... 16 1i 2
Milicias disciplinadas...... 8 6 6
Milicias urbanas ........... a 8
Voluntarios realistas....... 5 22f
Total de la fuerza terrestre.. 27 85 f 16
La marina consumi6:
En, 1860 3.446.608 ps. 63 1/ c.
1861 5.565.731 78 /2
1862 5.657.904 45
Total.. . 10.648.244 ps. 86 3/ c.
Este total di por tbrmino medio en los tres afios,
3.549.414 pesos.
IMas Ai cuinto ascendi6 el gasto de la marina en aqueIlos afios en que Cuba se vi6 forzada a aumentar sus fuerzas navales desde que M'jico y Colombia la amenazaron con una invasion?

En 1828
1829 1850 Total . Afio comun.

A.725.414 ps. 7 rs. 1,505.415 7 1.508.468 1
4.759.296 ps. 7 rs. 1.579.765 ps. rs.

Comparados estos tres 61iltimos afios con los tres ante-




40
riores, aparece una enorme diferencia entre los gastos de las dos 6pocas.
Nunca debe perderse de vista, que el servicio que presta la1-arina, no es propiamente un servicio local, sino general Ai toda la Nacion, y por consiguiente, sus gastos deben salir, no de las cajas particulares de una provincia, sino de la Tesoreria general. Esto es cabalmente lo que se hace con todos los buques de guerra empleados en la Peninsula, y es notable injusticia que Cuba quede exenta de esta regla. Ademis, t6ngase muy presente, que las cajas de aquella isla contribuyen anualmente con muchos millones de pesos que envia h la Peninsula para las atenciones generales de la Nacion: de manera, que deberia descargirsele de los gastos extraordinarios que le ocasionan, no ya dos 6 tres buques de guerra, sino una parte considerable de la escuadra espaiiola.
Los gastos del tamo de Gracia y Justicia en los tres afiosde 1860, 1864 y 1862 importaron, 2.570.502 pesos, 6 scan 856.767 en afio comun. Todo el que examine con imparcialidad nuestros presupuestos, conocerA que pueden hacerse muchas economias en las partidas de que se componen. Pero el gran mal no consiste aqui en el mAs 6 mbnos dinero invertido, sino en que no podemos gloriarnos de tener una recta administracion de justicia, porque muchos de sus ministros se olvidan de sus deberes con mengua de su dignidad y desdoro de la Nacion. Acontece con frecuencia, que en los campos y caminos reales de Cuba se da muerte violenta 4 muchos criminales, no en virtud de una sentencia judicial, sino por brden de un jefe militar, de un subalterno muy inferior, y A veces,




hasta de un simple comisionado. Yo admito que esos criminales merecen la muerte; pero esta pena nunca debe impon6rseles, sino despues de un juicio solemne en que hayan sido convencidos y condenados; y proceder de otra manera en un pais profundamente tranquilo, es la prueba mis evidente de la impotencia de los tribunales y de la ineficacia de las leyes en Cuba.
Los gastos de Gobernacion civil han ido creciendo, pues en 1860 llegaron i 4.657.55 pesos, en 1861 Ai 1.927.601, yen 1862 A 2.098.062. Mas A pesar de esta proporcion ascendente, ;estamos acaso mejor gobernados?
La Policia nos cost6 2453.073 pesos en 1864, y 2140.598 en 1862. Pero despues de gastar tan gruesas cantidades, es innegable que no tenemos policia, porque la bolsa y la vida de los moradores de Cuba estin h merced de los ladrones y asesinos que infestan, no s6lo los campos, sino iun las poblaciones, y por extrafio que parezca, en ninguna parte esti el hombre mis expuesto que en la misma capital.
La seccion de Fomento nos ofrece para 4860 un gasto de 1.448.662 pesos; para 1861 de 997.569, y para 1862 de 990.467. Estos ndmeros patentizan, que cada afio nos vamos fomentando m6nos, 6 lo que es lo mismo, que se mira con sumo abandono el fomento interior de la isla. No me es posible entrar de lieno en tan importantisimo punto ; pero es indispensable que haga acerca de 61 algunas observaciones.
Sin vias de comnunicacion, ningun pais puedeprogresar. De canales carece Cuba enteramente, y los pocos caminos de hierro que tiene son todos de empresa particular. Las




carreteras estin por construirse, y tan horrible es el estado de lo que alli se llama caminos, que estos son intransitables en la estacion de las lluvias, y muchos pueblos quedan aislados entre si; tanto mis, cuanto que sin puentes nuestros rios, sus frecuentes avenidas cortan toda comunicacion.
La colonizacion blanca es uno de los asuntos mnis vitales para Cuba. ,Pero c6mo se la fomenta?
En 1861 se emplearon en ella . 24.031 ps. 94c.
De esta stima se gastaron en el pasage
de colonos canarios ......... 15.000
Yen empleados, gastos extraordinarios
y reparaciones de edificios . . 11.051 94
En 1862 se invirti6 exactamente la misma cantidad, no solo en el total, sino en cada una de las partidas, pues todas son tan id6nticas, que no discrepan ni en un solo centavo. iCoincidencia por cierto tan extraordinaria, que ella prueba el cuidado y escrupulo que se pone en la formacion de los presupuestos de Cuba!
Atendiendo al gasto total de los referidos dos afios, y al que se emple6 en el pasaje de los colonos, se v6 que estos fueron en cortisimo ndminero, y que la tal colonizacion es puramente nominal, no sacando de ella utilidad sino los empleados que gozan de un sueldo, y tambien la Real Hacienda.
Digo la Real Hacienda, porque esta cobra y gasta en otras atenciones los fondos especialmente destinados para el fomento de la colonizacion blanca. Muchos afios h, que para protejerla, se impuso en Cuba un derecho sobre las costas procesares, el cual ascendi6:




En 1861' 65.350 ps. 36 e.
1862 67.010 93 '/f
Total . 152.561 ps. 29 Esta suma comparada con los. . 48.063ps. 88 e.
invertidos en la poblacion blanca en los referidos dos aiios, deja A favor de la Real Hacienda la cantidad de............... 84.297 41 /,
iAsi se fomenta en Cuba la colonizacion blanca!
Pero no es esto lo peor: eslo si, que mientras se mira con tanto abandono el fomento de la poblacion blanca en Cuba, A 6sta se le arrancan anualmente algunos centenares de miles de pesos para fomentar la colonizacion negra de Fernando P6. Ahi estin los presupuestos que no me dejarin mentir.
En 1860 gast6 Cuba en aquella isla africana 554.754 ps.
1861. ......... 3.49.805
4862......... 3545.575
Total. . 1.028.152 ps.
Esta cifra comparada con la que Cuba gasta en su propia colonization, forma el contraste mits vergonzoso.
El fomenlo de Fernando P6, 16jos de ser una empresa particular de Cuba 6 de otra provincia, es una empresa nacional, cuyos gastos deben salir del presupuesto general de la monarquia espafiola. ;Qu6 diria la provincia de




Catalufia, la de Valencia, fi otra cualquiera de la Peninsula, si sobre alguna de ellas gravitasen exclusivamenle todos los gastos de Fernando P6O? Todas alzarian el grito contra tamafia injusticia. Y en tnces, ;por qu~ ha de ser Cuba la victima que ha de soportar tan extraordinaria carga? /No basta, que despues de ser ella sola la que cubre todossus inmensos gastos, remita, adenims, anualmente i la Peninsula muchos millones de pesosfuertes? ,No basta que pague tambien los consulados y legaciones que tiene Espaiha en los .paises americanos? Tiempo hi que se est.i hablando en Cuba de colonizacion blanca. y nunca se la fomenta. ,Pero c6mo se ha de fomentar, cuando en las circunstancias en que vivimos, ella encuentra dificultades insuperables? IQu6 estimulo ni recompensa se ofrece boy al colono blanco que vaya A trabajar en los campos de Cuba? El salario que ganaria, es insuficiente para satisfaccr Aun las necesidades mis indispensable's suyas y de su familia, porque gravados con enormes contribuciones, no s6lo to'los los elementos de produccion, sino hun ios mismos produetos, asi en': su circulacion interna, comoa su salida de la isla, el hacendado no puede, sin arruinarse, 'dar una retribucion competente 4 los blancos emigrados. A este obsthculo econ6mico, ya por si solo ba'stante poderoso, se agregan otros que nacen de las instituciones politicas y religiosas, y que mientras existan, alejarn de los campos de Cuba i los colonos blancos que en ellos pudieran fijarse "
Otro punto de importancia vital para Cuba, es la instruccion primaria. iMas cuAl es el estado que ella presenta a aquellaisla? El mAis lamentable sin duda.




SEnlos tres afios de 1860, 186t y4862., Cubagast6 en el ejrcit6, en la marina y en otros ramos, mis bien ajenos que suyos, la enorme suma de 9 137.589 pesos. ,Mas cuinto deiella se emple6 en ensefiar A leer y escribir h la misera poblacion cubanat Fuerza sersi respondetr que no se invirti6 en tan santo y patri6tico objeto ni un solo maravedi.
Y no se diga, que si esto sucedi6 ent6nces, ya hoy no se repite, porque el nuevo plan de estudios manda, que anualmente se emplee en la primaria instruccion, diez mil pesos A lo m~nos. Y qu6 es tan ruin cantidad para remediar las grandes necesidades de un pueblo que paga tan estupendas contribuciones?
Ni se diga tampoco que los ayuntamientos estin encargados de dar al pueblo la instruccion primaria; porque los ayuntamientos de Cuba son pobres en general, tienen que cubrir otras atenciones, y sabiendo que los vecinos estfin gravados con los mis pesados tributos, no se atreyen A proponer otros nuevos para sacar la primaria ensenianza del lamentable estado en que se halla.
Todos los hechos y consideraciones presentados hasta aqui, y otros muchos que pudieran exponerse, demuestran evidentemente, que es preciso cambiar de rumbo en el regimen de aquella isla.
No hay pais que, proporcionalmente i su poblacion, tenga un presupuesto tan recargado como Cuba, y cuyas contribuciones estn tan injustamente repartidas y tan malamente gastadas. La situacion en que nos hallamos, exige con urgencia una reforhia radical en los puntos que abraza este papel, y en otros que pudieran tratarse por personas mis competentes que nosotros. Mientras no se




haga esa reform, dando A Cuba una intervention directa en la formation de sus presupucstos, y en la administracion 6 inversion de sus rentas, nii sus habitantes serin felices, ni tampoco se estrecharLin, ,cual donviene, las intimas y cordiales relaciones que deben existir entre Cuba y Espafia.
L6ndres y Octubre 17 de 1865.







4EC 2264




TH4TS VOLUME HAS BEER MICROfILMED BY THE UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES.