Citation
Compilacion de las disposiciones vignetes sobre haciendas comuneras con notas y formularios

Material Information

Title:
Compilacion de las disposiciones vignetes sobre haciendas comuneras con notas y formularios
Creator:
Palma, Francisco
Place of Publication:
Habana
Publisher:
Rabla y Bouza
Publication Date:
Copyright Date:
c 1904.
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (2 preliminary leaves (1) 4-297.) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Estates (Law) ( fast )
Patrimonio ( abne )
Cuba ( fast )
Temporal Coverage:
US tutelage ( 1902 - 1958 )
Tutela de los Estado Unidos ( 1902 - 1958 )
Spatial Coverage:
Cuba

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Law School Library
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
035612074 ( ALEPH )
680478374 ( OCLC )

Full Text
%U"N
641 P35
1904







t7







ADVERTENCIA
Al publicar este libro no ha sido nuestro prop6sito criticar, ni aun siquiera comentar las disposiciones legales vigentes que regulan el procedimiento de los juicios de deslinde y divisi6n de haciendas, sean 6 no comuneras.
-Ha sido nuestro finico m6vil hacer algo de utilidad practica, al presentar reunidas, con notas, las expresadas disposiciones, 6 sea: la Ley de 22 de Octubre de 1904 y la Orden Militar No 62, de 1902; y, juntamente, aquHas que les son complementarias; evitando de esa suerte, tanto a los que necesitan incoar aquellos procedimientos, como A los que tienen la misi6n de encausarlos, ajustandolos a los preceptos oportunos, el trabajo de tener que recurrir en cada caso a los diversos cuerpos legales que se citan en dichas Ley y Orden, y que son, como antes dijimos, sus leyes complementarias, y, en ocasiones supletorias.
Esto, unido A lo dificil del procedimiento que la Orden 62 establece para los juicios demolitorios, es decir, lo que A "haciendas comuneras" se refiere, en el cual se hace preciso, tener presente no s61o los articulos que determinan la tramitaci6n de esa clase de juicios, sino los relativos al procedimiento para el deslinde de fundos "no comuneros," con una serie de posibles incidentes de oposici6n, nos sugiri6 la idea, que llevamos laa prActica, publicando este modesto trabajo, al cual no considerariamos con el sello de practice utilidad que creemos haberle impreso si no le hubibramos acompafiado de una serie de formularios de escritos y resoluciones, en los cuales hemos tratado de presentar clara y pricticamente detallada, la marcha del procedimiento en cada caso, ya cuando se inicia, continfia y termina sin incidentes ni impugna-




ciones, ya cuando surgen los unos y se formulan las otras durante la sustanciaci6n del juicio.
Contiene este trabajo, ademis de la Ley y Orden citadas, transcritas integramente, estas mismas disposiciones con notas correlativas y con referencias a preceptos de las leyes que les son complementarias. Transcribimos, en su lugar oportuno los respectivos preceptos del C6digo Civil, Ley de Enjuiciamiento Civil (con las modificaciones pertinentes introducidas durante el Gobierno de los Estados Unidos) Ley Hipotecaria y su Reglamento, y de 6ste, sus Disposiciones Adicionales referentes A inscripciones de Haciendas Comuneras; los preceptos pertinentes de las Ordenanzas Municipales del afio 1574, de verdadera importancia, y de otras leyes especiales mencionadas en la Ley y Orden Militar tantas veces citadas.
Completan nuestro trabajo los formularios de las actuaciones en los juicios de deslinde de fundos "no comuneros" y de deslinde y division de fundos "comuneros;" una breve exposici6n de la tramitaci6n de una y otra clase de juicios, a la que sirven de grifico auxilio unos cuadros sin6pticos que no dudamos habrin de servir para el mhs ficil manejo de la Orden 62; los indices alfab6ticos. cuidadosamente hechos, de dicha Orden y de la Ley de 22 de O(tubre de 1904; y, por filtimo, una ligera resefia de los', procedimientos antiguo y moderno, de medir los fundos (irculares, tablas de equivalencias de medidas lineales y de superficie, nacionales y extranjeras, sobretodo, de estas iiltimas las que corresponden al sistemia Deeinal y al Acre.
Hemos querido, por filtimo, que figure en nuestro libro el Voto Consultivo de la Audiencia de Puerto Principe, por haber sido hasta que se public6 la Orden 62, de 1902, Ita inica disposici6n especial en esta materia, y por tratarsoe ademas de una obra que contenia acertadas y previsoras disposiciones, como lo demuestra el hecho de haber sido l1evada una gran parte de ellas, 6 aquella Orden, que puso t6rmino al imperio del Voto Consultivo.




BREVE RESENA
ACERCA DEL ORIGEN DE LAS HACIENDAS COMUNERAS
Con el fin de fomentar el desarrollo agricola de la Isla se eoncedia a los habitantes de la misma, que lo solicitaran del Cabildo respectivo, determinadas extensiones de terreno, de diferente cabida superficial, segin la distancia 6 que se hallaren de las poblaciones y el objeto de la explotaci6n a que fuesen dedicadas.
Ningin vecino estaba exceptuado de solicitar esas concesiones llamadas "mercedes," y que constituian el titulo de propiedad, debiendo especificarse en la solicitud que el terreno no estaba sujeto a dominio de persona. alguna, la extensi6n del mismo, y la clase de cultivo a que pensaba destinarlo, a fin de que pudiera fijarse la cantidad de tierra que debia ser concedida.
Corridos los trimites correspondientes y obtenida la Merced, se procedia 6 la determinaci6n y mensura de los terrenos, tomando al efecto un punto central de donde debia partir la medida, evitiandose, con este sistema (aunque creando otras mayores) las dificultades inherentes a medidas complicadas en aquel entonces; ya que era suficiente dicho punto central para trazar el circulo, forma geom'trica que tenian todas las fincas asi mercedadas, que, si era de una legua de radio, constituia un "Corral," y un "Hato," si de dos.
Esa forma circular que se adopt6 para el reparto de tierras, fu4 terminantemente prohibida por la Real Orden de 16 de Julio de 1819.
Diversos nombres recibian las concesiones de terrenos, seguin su extensi6n y el objeto 6 que estaban dedieados. El "Corral," de la extensi6n que m6s arriba se indica, se destinaba 6a la crianza de ganado menor y caba-




1lar, el "Hato," a la de ganado mayor; el "Ingenio" para cultivar la caia de azicar; y la "Estancia" y "Sitios de Labor." para cultivos menores, en pequefia y mayor escala, respectivamente.
El Centro de las fincas estaba marcado con un poste de madera dura, conocido vulgarmente con el nombre de "Bramadero," debido a que a aqu6l se ataban los ganados para marearlos a fuego, arrancindoles esta operaei6n, bramidos de dolor.
En repetidas ocasiones y debido a errores 6 a que se concedia una pequefia extension de terreno para cultixos menores, el area de una finca quedaba total 6 parcialmente comprendida dentro de la de otra, originindose por tal motivo grandes confusiones, base de largos y costosos pleitos, que raramente terminaban de una manera satisfactoria, ya por las dificultades propias del asunto, ya por la imposibilidad de seguir una actuaci6n completa y obtener una mensura exacta, por falta de un procedimiento adecuado y de facilidades thenicas para las medidas.
La carencia de linderos fijos, y de cercas, en los hatos y corrales, impedia que pudieran dividirse en partes alicuotas, y, en la imposibilidad de transmitirse el dominio de poreiones de extension superficial determinada, los concesionarios tasaban las fincas, especialmente en sus testamentos, en determinado nfimero de pesos de propiedad, adjudicando de 6stos la cantidad que creian oportuna, a sus herederos, y de ahi resultaba que el valor de las tierras era el mismo, sin atender a su calidad, 6 si reunian 6 no las multiples circunstancias que aumentan 6 disminuyan el precio de los inmuebles.
Acontecia tambien que por venta se traspasaba el dominio de las tierras, 6 solamente se daba el derecho de criar en ellas, lo que constituia una "posesi6n," respaldado por ciento veinticinco pesos de propiedad, que, desde ese momento se denominaban "pesos de posesi6n," termino gendrico hoy aplicado en todos los casos.
En ocasiones las tierras estaban libres de todo gravamen, y en otras, reconocian censos 6 cualesquiera car-




Igas reales, y, como la finca estaba representada por "pesos de propiedad," tambien los habia, a virtud de los hechos referidos, "libres" y "gravados." Podia tambien acontecer que las mejoras hechas en las tierras aumentaban el valor de Astas, y, tomando por base los primitivos pesos de propiedad, se elevaba la tasaci6n de las porciones, representindose el aumento por pesos de "creces."
No siempre se adjudicaba la propiedad, representada en dinero, sino que, sin dividir el terreno, se asignaban porciones del area de la finca, recibiendo la nueva posesi6n el nombre de "Hijas," y los lotes que de Astas se separaban, recibian la denominaci6n de "Nietas," y para conocer con toda exactitud a qub hacienda principal pertenecen, hay siempre que tomar en cuenta los titulos, que casos ha habido en que las "Hijas" y "Nietas" estaban dentro de la circunscripci6n de un fundo, perteneciendo realmente a otro.
Como consecuencia de la figura circular que se di6 a las tierras mercedadas, quedaron entre los fundos limitrofes huecos 6 segmentos, que no tenian propietario y que recibieron el nombre de "realengos" siendolo tambien las lineas que limitan las haciendas de Oriente, conservando esa denominaci6n aunque ya sean de propiedad de particulares, habiendo salido del dominio piiblico para entrar en el privado.
Para terminar esta ligerisima resefia conviene recordar que el "Asiento" del fundo estaba constituido por las casas de vivienda de los duefios y jornaleros de la finca, en el sitio donde primeramente se tom6 posesi6n de las tierras.
Podia establecerse otros asientos, a que se daba el nombre de "Asiento Nuevo" 6 "Poblado," llamindose al primitivo, "Asiento Viejo."
Las generalidades que dejamos escritas hacen ver el lamentable estado de confusion en que se encuentra todo lo que se refiere a fundos comuneros, debido las causas apuntadas, que permiten que grandes extensiones de terreno del ms fertil-que asi podia escogerse cuando la Isla estaba despoblada-se posean con titulos viciados i




8
oseuros, dificultindose toda clase de transaeeiones, que gran facilidad hay de comprar un litigio; y, en una palabra, constituyendo un obsticulo para el desarrollo econ6inico del pais; causas todas que, tenidas en cuenta, obligan a buscar la mejor soluci6n del problema, que ojali se haya eneontrado en la Ley de 22 de Octubre de 1904, en relaci6n con la Orden Militar No 62, Serie de 1902, que rigen hoy esta materia.




LEY DE 22 DE OCTUBRE DE 1904
SOBRE DEMOLICION
DE

HACIENDAS

COMUNERAS,.

(*) Publicada tambien en 24 de Octubre de 1904, rectificando errors de la primera publieaci6n.







Ley sobre demolici6n de Ilaciendas Comuneras
Tomais Estrada Palma, Presidente Constitucional de la
Repiblica de Cuba:
HAGO SABER: que el Congreso ha votado, y yo he sancionado. la siguiente
LEY
Articulo Primero :-Desde los veinte dias siguientes al de la publicaci6n de esta Ley en la "Gaceta de la Repuiblica" se concede un plazo de un afio para que todo el que sea parte legitima, conforme al Articulo 40 de la Orden nfim. 62, serie de 1902, ejercite los derechos que la misma le confiere, por los trimites que en ella se establecen.
Articulo Segundo:-Todos los expedientes demolitorios incoados en el plazo que se determina en el articulo anterior, deberin quedar definitivamente conclusos dentro de dos afios, a contar desde el vencimiento del afio concedido.
Articulo Tercero:-Los Agrimensores e Ingenieros, empleados en Obras Pfiblicas, practicarin las operaciones periciales de deslinde y mensura de las haciendas comuneras cuyos juicios demolitorios se promuevan dentro de los terminos que se sefialan en los articulos 10 y 20 de esta Ley, sin percibir otros derechos por sus trabajos que los sueldos que reciban del Estado, mis una remuneraci6n consistente en un peso por caballeria de tierra fitil de cada hacienda, la cual percibir'n despues de terminada la demolici6n.
El Ejecutivo podri prorrogar hasta un afio m's el plazo concedido en el articulo 20 si los Agrimensores, In-




12

genieros y empleados de Obras Pfiblicas no pudieren lievar a eabo los trabajos en el termino de dos afios.
Se autoriza igualmente al Ejecutivo para aumentar el nfimero de Agrimensores, Ingenieros y empleados de Obras Pfiblicas en los pr6ximos Presupuestos.
Los interesados podrin nombrar, por mutuo acuerdo, a su costo, Ingenieros y Agrimensores que practiquen las operaciones de deslinde y mensura de las haciendas, si lo estiman conveniente.
Articulo Cuarto:-Todos los Notarios remitiran al Juzgado testimonios de los documentos que existan en sus protocolos y se les pidan, relativos a traslaciones de dominio, gravmnenes y cancelaciones de los terrenos que en la hacienda que se est6 demoliendo posea el solicitante, 6 ]a parte que de ellos se les sefialare, pereibiendo el 25 por 100 de sus derechos de contado y el 75 por 100 restante cuando termine la division.
Articulo Quinto:-Los Registradores de la Propiedad, dentro del plazo que el Juez les sefiae, darn gratis a los interesados que las soliciten, certificaciones, en relaci6n, de los asientos que consten en sus libros relativos 'a traslaciones de dominio, gravimenes y cancelaciones de los terrenos que en la hacienda que se divide posean aquellos, remitiendo otro certificado igual al Juez que conozea del juicio, y A la terminaci6n de 6ste percibiran cincuenta centavos de peso por cada uno de dichos atestados remitidos A los Jueces, haciendo gratis las inscripciones de todas las parcelas que se adjudiquen (i los comuneros.
Articulo Sexto:-Todo comunero, para atender A las costas y gastos del juicio, cedera favor de la comunidad el 5 por 100 del terreno fitil que le corresponda, pudiendo entregar su importe en dinero, previa tasaci6n por peritos, nombrados uno por 61 y otro por el Juez.
Si hubiera discordia entre los mismos, amnbos designarin un tercero que la dirima, y en caso de no ponerse de acuerdo en la designaci6n del tercero, el Juez nombrara como dirimente al que saque entre tres insaculados.
Articulo Siptimo:-A los efectos del Articulo 30 de




13

(esta Ley, los Jueces se dirigirin directamente al Secretario de Obras Pfiblicas para que transmita las 6rdenes a los Agrimensores 6 Ingenieros que de 61 dependan.
El Ejecutivo reglamentara' este servicio.
Articulo Octavo:-Transcurridos los plazos que, en sus respectivos easos, se sefialan en los Articulos 10 y 20, queda prescripto el derecho que en los mismos se reconoce y se declaran aplicables los terrenos comprendidos en las haciendas comuneras, las disposiciones sobre prescripei6n del dominio contenidas en el Titulo 18, Libro 4o del C6digo Civil, con excepci6n del Articulo 1,965.
'Articulo Noveno:-Llegado el caso a que se refiere el Articulo anterior, todo poseedor podrat acreditar su derecho en la forma que establecen los Articulos 390 y siguientes de la Ley Hipotecaria; pero al ordenar el Juez la citaci6n de los propietarios colindantes, como trimite previo para recibir la informaci6n testifical, convocara por medio de edictos,-que se fijaran en los lugares que el Juez estime convenientes para su mayor publicidad en el distrito ai que la finca pertenece y se insertarin en la "Gaceta de la RepTiblica, "-a todos los que se crean perjudicados con la inscripci6n que se pretenda, para que comparezean en el termino de veinte dias a anunciar su oposieron.
Articulo Diez:-El que anunciare su oposici6n en el t6rmino ique se sefiala en el Articulo anterior, deberd ratificarla, estableciendo la demanda dentro del plazo de treinta dias, f contar desde la fecha de la presentaci6n del escrito en que se opuso. Dicha demanda sera sustaneiada por los trimites que para los incidentes sefiala la Ley de Enjuiciamiento Civil: pero en ella no podri ser objeto de discusi6n otra cosa que la exactitud 6 inexactitud de los linderos fijados en el escrito inicial del expediente posesorio, y la verdad 6 n6 de la posesi6n que se alega.
Articulo Once:-Transcurridos los veinte dias que se conceden en el Articulo 90 para anunciar la oposici6n, sin que por nadie se hubiese verificado, 6 vencidos, en su caso. los treinta dias 'i que- se refiere el Articulo 10 sin




14

formalizarse la oposici6n, el Juez declarard no haber lugar a admitir reclamaci6n alguna en lo sucesivo y continuari la tramitaci6n del expediente posesorio.
Articulo Doce:-El auto que dicte el Juzgado, conforme al Articulo 392 de la Ley Hipotecaria, contender en sn parte dispositiva la expresi6n de ser titulo de dominio de la finca objeto del expediente y que perjudica a tercero cuando la informaci6n compruebe que el promovente se encuentra en cualquiera de los casos de los Articulos 1,957 y 1,959 del C6digo Civil.
Articulo Trece:-Los Registradores de la Propiedad s6lo podrin negar la inscripci6n de los expedientes tramitados conforme a esta Ley, cuando del Registro aparezca otra inscripeion de los mismos terrenos. La denegaran por defectos subsanables cuando no haya transcurrido el termino que se fija en el Articulo siguiente, y por defecto insubsanable cuando haya transcurrido dicho t4rmino.
Articulo Catorce:-Todas las inscripciones parciales de terrenos pertenecientes a haciendas comuneras cue aparezean en los libros del Moderno Registro de la Propiedad y que esten hechas conforme las disposiciones especiales de la Ley Hipotecaria para inscribir dichos terrenos, quedarin en el concepto de inscripciones definitivas de dominio si contra ellas no se anuncia y formaliza oposici6n dentro de los terminos y en la forma que se establece en los Articulos 90 y 100 de esta Ley, debiendo comenzarse a contar el primero de dichos terminos desde veinte dias despues de publicada la incripci6n en la "Gaceta de la Repfiblica."
Articulo Quince:-Si promovido un expediente conforme las disposiciones anteriores, se presentase ante el Juzgado en que se cursa certificaci6n del Registro de la Propiedad en que conste la inscripci6n de los mismos terrenos, convertida en definitiva de dominio por haberse cumplido los requisitos que se determinan en el articulo precedente, el Juez ordenard archivar el expediente.
Articulo Diez y seis:-Por las inscripciones de estos expedientes s6lo podran cobrar los Registradores de la Propiedad a raz6n de cincuenta centavos moneda oficial




15

por caballeria, cuando la finea no exceda de veinte; veinte y cinco centavos, en la misma moneda, por caballeria,. cuando pase de veinte y no exceda de cien, y cuando la finca tuviera mayor cabida, se aumentar6n cinco centavos por cada caballeria que exceda de las cien.
Articulo Diez y Siete:-Los plazos fijados en los Articulos 1 y 2o, son aplicables los comuneros de hacienda cuyos juicios estuvieren comenzados y no terminados & la publicaci6n de esta Ley; en el primero de dichos plazos manifestarin al Juzgado el prop6sito de continuar ejercitando su acci6n en el juicio demolitorio, y, en ese caso, tendrin que cumplir lo que se dispone en el Articulo 20.
Articulo Adicional:-En el t4rmino de un mes, a contar desde que comience a regir la presente Ley, los Jueces ante los cuales cursen juicios demolitorios de haciendas comuneras, y que no sean competentes conlforme al Articulo 20 de la Orden 62 .de 1902, los remitiran de oficio a los Jueces a quienes corresponda conocer de ellos conforme a dicho Articulo.
Por tanto: mando que se cumpla y ejecute la presente Ley en todas sus partes.
Dada en el Palacio de la Presidencia, en la Habana, a veintidos de Octubre de mil novecientos cuatro.
T. ESTRADA PALMA.
C. E. ORTIZ,
Secretario de Estado y Justicia.







ORDEN MILITAR NUMERO 62
SERIE DE 1902
UNIVERSITYY OF FLORi0, VOL.NO. -







ORDEN Num. 62.

Cuartel General, Departamento de Cuba.
Habana, 5 de Marzo de 1902.
-El Gobernador Militar de Cuba ha tenido a bien dispone-r la publicacion de la siguiente orden:
PREAMBULO
Habana, Diciembre 20 de 1901. Bri3vldier G(eneral Leonard Wood, Gobernador Militar de
(ba.
Sefior:
t enemos el honor de presentar a V. el proyecto que henms acordado para ordenar el procedimiento Judicial en iel deslind e y division de haciendas, hatos y corrales, sean oune1ro0s 6 no, cuya area no esti determinada por desli En efeeto, por Real Deereto de 9 de Diciembre de




20

1865, se dispuso la promulgaci6n en esta Isla de la Ley de Enjuiciamiento Civil vigente en Espafia en 1856, dicthndose en aquella misma fecha una Real Orden on las modificaciones que se creyeron convenientes para su aplicaci6n. Ninguna de esas modificaciones hizo menei6n de las haciendas comuneras, publicindose sin excepeiones ni alteraciones el articulo 1415 de aquel C6digo procesal, por el cual quedaron derogadas todas las eyes, reales decretos, reglamentos, 6rdenes y fueros en que se hubiesen dictado reglas para el Enjuiciamiento Civil, es decir, todas las antiguas leyes procesales en asuntos civiles, con la sola salvedad de los sistemas completos de proeedimientos propios de algunos tribunales, como los de comereio en aquella 4poca.
Por consiguiente, mientras rigi6 la Ley de En n1ieiamiento, promulgada en Diciembre de 1865, no hub ningin procedimiento especial para el deslinde y divisi6n de haciendas comuneras; no hubo mias reglas aplicables al deslinde y amojonamiento de cualesquiera t.rrenos, que las estableeidas en el titulo V de la secunda parte de aquel C6digo, siendo la filtima de ellas que si antes de practicarse la diligencia de deslinde se hacia oposieidn a ella por el duefio de algfin terreno colindante, se sobreseeria desde luego en el expediente, reservando a las partes su derecho para que lo ejercitasen en el juicio ordinario, es decir en el mis dilatado de todos: regla general a todas las actuaciones de jurisdicci6n voluntaria que privaba a aquel procedimiento de toda fuerza y efiea(eia para la divisi6n de haciendas comuneras.
Posteriormente, en Septiembre de 1885, se hizo extensiva esta Isla la que se llam6 Ley de Enjuiciamiento Civil modificada, que es la que actualmente rige. En el Articulo 3o del Real Deereto con que se promulgo dicha Ley modificada, se estatuye que para el deslinde y divisi6n de ]as haciendas comuneras los tribunales secruirtn aplicando las prescripeiones del reglamento de 6 de Marzo (sic) de 1819, y de sus articulos adicionales aeordados por la Audiencia de Puerto Principe, pero en cuanto no estuvieren sustituidas 6 modificadas por las disposiciones.




21

del titulo 15, libro 3o de aquella Ley, sin perjuicio de las alteraciones que el Gobierno, previa la instrucci6n conveniente, pueda decretar en lo sucesivo, tocante a dicho reglamento.
La Comisi6n codificadora de Ultramar, en el prehmbulo que redaet6 para su proyecto, reconoci6 que la ley de 1865, por l6giea, necesaria e inevitable, segfin dice, habia derogado el reglamento 6 auto acordado que llama de Marzo de 1819, porque "de otro modo se hubiera sosteni"do un privilegio refractario a la asimilaci6n con los in"convenientes de un procedimiento especial, desventajo"so y an6malo," concluyendo con Ia afirmaci6n rotunda de que no habia raz6n alguna para adicionar el proyeeto con articulos excepeionalmente dedicados las haciendas cominuneras de la grande Antilla, pues "los articulos "del titulo XV y el reglamento sobre haciendas comune"ras, en lo que se refiere a la instrucci6n de los expedien"tes, no presentan diferencia esencial como no sea en las "disposiciones sustantivas de este filtimo, cuyas utilida"des nadie deseonoce, y que despu6s de todo aplicaran "los Tribunales como reglas thenicas y medios de prueba, "porque sabido es que no pueden derogarse por leyes ad"jetivas 6 de proeedimientos."
Con tamafia ligereza trat6 el problema la Comisi6n Codificadora, incurriendo dos veces en la inexactitud, que se repite en el Real Decreto de promulgaci6n, de liamar reglamento de 6 de Marzo al auto acordado por la Audiencia de Puerto Principe el 10 de Abril de 1819 y aprobado por el Gobernador y por el Intendente de Cuba el 6 de Mayo del mismo afio, como para que apareeiera hasta en ese detalle sun completo desconocimiento de la materia.
Ahora bien; el titulo V de la Ley traida a Cuba en 1865 y el titulo XV de la vigente, que es la modificada, son sustaneialmente identicos. Ambas leyes estin conformes en que el deslinde debe colocarse entre los actos de jurisdicei6n voluntaria, mientras se ejecuta con la aquiesceneia 6 beneplicito de los interesados, y que debe remitirse a la jurisdicci6n contenciosa el conocimiento del litigio que surje cuando alguno se opone a la operaci6n




22

antes del acto 6 en el aeto mismo. En tal virtud. en el procedimiento actual sobre la materia, la Autoridad judicial nada tiene que resolver; no di ni quita dereehos; la divisi6n que se hace y los limites que se fijan con su intervenci6n son de igual fuerza y valor que las repartieiones y deslindes que los interesados consignan en acta nofarial 6 de otro modo fehaciente. Para que resalte bien esa nota caracteristica de la ley vigente, transeribimos continuaci6n su articulo 2,069. Dice asi: "si antes de principiar"se la operaci6n de deslinde, se hiciere oposicidn por el "duefio de algcin terreno colindante, se sobreseera desde "luaego en enanto al deslinde de la parte de la finea confi"nante con la del opositor, reservando a las partes su de"reeho para que lo ejerciten en el juicio declaration que "eorresponda. Lo mismo se practicar' en el caso de hacer"se la oposicidn en el acto de la diligencia, si sore el pun"to en que consista no pudiere eonseguirse en el mismo acto la avenencia de los interesados. En ambos casos podra "eontinuarse el deslinde del resto de la finea, si lo pidiere "el que haya promnovido el expediente y no se opusieren "los otros colindantes."
Que semIejante procedimiento es completamento iadocuado lo pueden atestiguar cuantos por razin de sus cargos, profesiones i oficios hayan tenido que int rvenir directa 6 indirectamente en juicios de la indole de los que nos cupan, 6 tenga alguna noci6n de lo que es u ina de esas primitivas unidades territoriales creadas por la forma de distribuci6n de la tierra en Cuba. El juicio ordinario t que remite la Ley vigente a las partes, siempre que se oponga cualquiera a un deslinde, es aqu41 en que se procede por los traimites largos y solemnes que la Ley ha estableeido para que detenidamente se controvierta el derecho de cada parte 6 se averigiie la verdad de los hechos, y recaiga la decision judicial despubs de un prolijo conocimiento de causa. En 61, por regla general, ha de ser uno de los litigantes actor y otro precisamente demandado, por estar ya definido el diferente earActe', que segfin el estado de las cosas corresponde A cada uno. En el juieio de deslinde y en la divisi6n de las cosas comunes,




23

cualquiera de los interesados puede ser actor 6 demandado, activo 6 pasivo en las distintas peripecias del juicio, y como la comunidad constituye una entidad que en sus relaciones con los extrafios ha de tener quien la represente como colectividad, es necesario proveer a esta representaci6n. Son multiples y varias las cuestiones que en el apeo y deslinde de esas comunidades pueden surgir y surgen de hecho para que se les confine en la jurisdicci6n voluntaria, 6 sea en la que se ejerce por el Juez en las demandas que por su naturaleza 6 por el estado de las cosas no admiten generalmente contradicci6n; de derecho corresponden la jurisdicci6n contenciosa, y no porque se planthe necesariamente en ellos una contienda entre partes, sino que por su misma complexidad exigen la intervenci6n judicial entre las pretensiones opuestas de dos 6 mis participes 6 interesados. El Juez, con su imiperio y plenitud de atribuciones, es el llamado a, resolver esas reclamniaciones encontradas como sucede en las testamentarias y concursos voluntarios, en el interdicto de adquirir y en otros procedimientos que figuran en el libro segundo de la vigente Ley de Enjuiciamiento, es decir, en la seeci6n relativa a la jurisdicei6n contenciosa, aunque en ellos el conflicto 6 contienda sea accidental y no necesario.
Por virtud de las anteriores consideraciones proponemos la organizaci6n de un juicio a semejanza de los universales de testamentaria, concurso y quiebra con sus trimites especiales y efectos juridicos caracteristicos.
En nuestro trabajo hemos tenido en cuenta que esas propiedades pueden dividirse en dos grandes grupos: 10 los fundos que pertenecen a un solo propietario. y 20 los que estin en comunidad. Con respecto a los primeros s6lo hay que atender al deslinde de su superficie, y en cuanto a los segundos al deslinde y la divisi6n entre los participes.
Dividimos el juicio en dos estados, que son el de prevenci6n 6 preparaci6n y el de deslinde para las haciendas, hatos 6 corrales del primer grupo, 6 sea de los que tienen




24

propietario exelusivo; y en tres estados, que son el de prevenei6n 6 preparaci6n, el de deslinde y calificaci6n y el de divisi6n 6 entero, para lJs fundos del segundo grupo, es deeir, los que pertenec n A una comunidad.
El estado de prevenci6n es comuin A ambos grupos, y tiene por objeto allegar desde el primer momento todos los datos relativos al cardcter, A la personalidad y a los derechos y acciones de los promoventes 6 interesados, aplicando A estos proeedimnientos especiales las reglas generales de nuestro enjuiciamiento, que consisten, en que a las demandas 6 promociones judiciales en los juicios declarativos escritos se acompafie la prueba preconstituida, es decir, los documents anteriores a la solicitud relativos A las circunstancias de las personas y fundamentos del derecho que se reclama.
Esas reglas, de mucho alcance en toda clase de juicios, son de mayor trascendencia afin, en estos de deslinde. La exhibici6n de los datos que posean 6 puedan obtener los interesados desde las primeras actuaciones no s6lo facilita la rapidez de los procedimientos, sino que tambidn es un aliciente poderoso para la buena fe, poniendo trabas eficaees A los enredos con que algunos comuneros han estorbado el deslinde de las haciendas. Apelaban, en efecto, ciertos promoventes y participes A la ocultaci6n de los titulos y documentos justificativos hasta el momcnTto que les parecia oportuno: se reservaban proporcionar los datos necesarios para el deslinde, como la fijaci6n del centro de las haciendas, hasta que empezaba la ejecuci6n de la medida, y A fuerza de cavilosidades, sorpresas y trapizondas, los mias osados, pudientes 6 despreocupados cansaban la paciencia 6 agotaban los recursos de los que demostraban mas interns en que se l1evara A efecto el deslinde y division.
Allegados los datos miAs necesarios en ese periodo de prevenci6n se entra en el estado de deslinde, que si se tratare de hacienda comunefa lo es tambien de calificaci6n de los titulos, por no ser incompatibles ambas operaciones y aprovechar el tiempo, desechando dilaciones infitiles.




25

Cuando el fundo de cuyo deslinde se trate no sea comunero sino que est6 en el dominio exclusivo de un propietario, no hay que atender las dificultades y problemas inherentes la representaci6n de toda comunidad; pero si debe preverse el caso en que las heredades limitrofes sean comuneras. Si por el contrario, se trata del deslinde de hacienda, hato 6 corral comunero, hay que proveer a la representaci6n comfin de los participes y la de las comunidades limitrofes. De ahi las reglas especiales que diferencian unos de otros deslindes, encaminadas todas a dar metodo seguro las actuaciones y rapidez en su mareha, sin menoscabo de las garantias de acierto, que son de primaria importancia en toda clase de procedimientos.
La caracteristica del estado de deslinde, tal como se regula en el proyecto, es que al iniciarse las operaciones geometricas tengan ya el Juzgado y los agrimensores cuantos datos sean necesarios para Ilevarlas a feliz remate, sin que sea dado interrumpirlas so pretexto de nuevos datos 6 impericia de los que las ejecutan. Al efecto, ya al empezar la operaci6n han de estar ventilados y resueltos los puntos controvertidos, que racionalmente puedan estorbarlas.
La calificaci6n de los titulos de los participes de una hacienda comunera puede practicarse simultineamente con las aetuaciones del deslinde. Al efecto se forma un ramo separado, en que, reunidos los datos necesarios al objeto se provee al nombramiento de calificadores, que examinen la titulaci6n, y determinen lo que a cada eual corresponda, sometiendose sus informes la apreciaci6ti y juicio de los comuneros y la resoluci6n definitiva del Jue z, con los recursos que las leyes autorizan en garantia del dereeho que se considere lesionado.
Terminado y aprobado el deslinde esti concluso eL juicio, si se trata de fundo no comunero, y en aptitud el propietario de inscribir su dominio en el Registro de la Propiedad con todos los requisitos que exige la vigente Ley Hipotecaria. Si la heredad fuere comunera se esperara a que esten calificados los titulos y firme la aprobaci6n




judicial de la calificaci6n para que pase el juicio al tercer period de divisi6n 6 entero, preparado ya el reparto con el plano topogr6fico que habrin hecho los agrimensores, innecesario para las propiedades del primer grupo porque su finico objeto es conocer los'linderos.
En el procedimiento antiguo era potestativo en cada participe pedir su entero 6 porci6n; en nuestro proyecto es ese el tercer estado del juicio, que se inicia con un plan general de reparto, sometido con sus correspondientes formalidades a la deliberaci6n, discusi6n y aprobaci6n de los conduefios, salvas siempre las atribuciones del Juez, que en definitiva es el Ilamado a resolver las controversias, que se susciten entre los interesados, como en toda clase de juicios. Aprobado el plano, cada participe adquiere el dominio pleno de su parcela, que podri inscribirse en el Registro de la Propiedad correspondiente.
Bajo los epigrafes de "Gastos y costas comunes," "Disposiciones generales" y "Disposiciones transitorias" contiene nuestro proyecto tres secciones. Al deliberar y acordar sobre los primeros, 6 sea sobre los gastos y costas, hemos tenido presente que actualmente la justicia es gratuita, en cuanto ni existe el impuesto del timbre, ni los funcionarios auxiliares de la administraci6n de juIsticia perciben ya su renumeraci6n de los justiciables sino del Tesoro Pfiblico. Esa economia es tan considerable que por si constituye un estimulo poderoso para los deslindes. En efecto, arreglado el uso del papel sellado segfin la cuanti'a del negocio, puede afirmarse que en ningfin caso, desde que surgia una oposici6n, era inferior un peso cincuenta centavos oro y en muchos se elevaba hasta tres pesos el pliego de papel que debia emplearse. Por otra parte, los escribanos antes devengaban derechos crecidos, que en actuaciones tan largas y difusas montaban a sumas considerables.
Nos ha parecido, sin embargo, que debiamos proponer mayores estimulos, y al efecto, hemos consignado en nuestro proyecto la facultad de pagar los gastos de la medida, casi reducidos a honorarios de abogados y agrimensores, en cinco plazos anuales, garantizados con un

26




27

gravamen sobre las parcelas. Ademis, proponemos que nunca puedan exceder esos gastos del diez por ciento del valor del fundo dividido, al prudente arbitrio del Juez, segfin el lugar y circunstancias del juicio.
La secci6n "Disposiciones generales" es la consagraci6n de la legislaci6n sustantiva que caracteriza esta clase de propiedades, incorporada antes en las leyes procesales y sin sanci6n expresa en el C6digo Civil. Este, en materia de deslindes y comunidad de bienes, s61o contiene los pocos articulos de los Capitulos tercero y cuarto, Titulo segundo del Libro segundo; y en su mayor parte no son aplicables a la propiedad rfistica ni la propiedad urbana tal como estan constituidas en Cuba. Sin embargo, se respetan esos preceptos en cuanto sean aplicables, y no estin en contradicci6n con las disposiciones especiales que regulan nuestra primitiva propiedad territorial.
Las disposiciones transitorias tienen por objeto atender a los juicios pendientes en los tribunales, paralizados 6 no, para que segfin su estado, se ajusten a los preceptos del proyecto y ademais se propone la organizaci6n de un centro estadistico y de informaci6n y publicidad, que de a conocer A cuantos concierna 4 interese todos los datos que se pueden recopilar en los archivos pfiblicos acerca de las heredades de que se trata. Hemos pensado que ese servicio seria de positiva utilidad, porque reina un verdadero desconocimiento de esa titulaci6n primitiva sepultada en apolillados documentos, y que, disipada tal obscuridad, se facilitarian no poco el deslinde y la demolici6n de las haciendas.
Como se v6, damos una soluci6n juridica A un problema que, A nuestro juicio, es estrietamente juridico. Deseartamos la violencia en asunto tan grave como el de la propiedad territorial; movidos del prop6sito de no plantear en Cuba una euesti6n agraria, y condenando como atentatorio a sacratisimos derechos el plan de suprimir de una plumada las comunidades territoriales, otorgando A los poseedores y detentadores, sin investigaci6n




28

ni aclaraei6n de sus titulos, el derecho de apropiarse e inscribir como suyas exclusivas en los Registros de la Propiedad las porciones que ocupen, ideado por algunos para resolver dificultades propias de su titulaci6n; y hemos ereido improcedente el deslinde y division, por cuenta del Estado, ya muy recargado de atribueiones y gastos para asumrir nuevas obligaciones.
Los fundamentos de esas conelusiones son de diversa indole. Ante todo, hemos tenido en cuenta consideraciones de justicia y equidad, de ficil eomprensi6n para quien no est& prevenido. En Cuba existe desde hace ya siglos un sistemia juridico completo con leyes organicas de la propiedad territorial; nuestros terratenientes, grandes y pequefios, han adquirido por los medios reconocidos en dereeho, bien caballerias de tierra cuando, demolidas las haciendas, qued6 individualizada la propiedad, bien acotamientos con pesos de posesi6n 6 superficies indeterminadas, euando continuaban en el Regimen de la comunidad 6 sin deslindar. Ambas formas son las sancionadas por las instituciones, no de ayer, sino de nuestra historia juridica desde los primeros tiempos de la colonizaci6n, pues sabido es que por una ley que esta recopilada en el c6digo conocido por Leyes de Indias se hicieron extensivas i las Amnricas las leyes de Castilla, salvas las modificaciones que en ellas se introdujeran por consideraciones de lugar y circunstancias, pero siempre de manera que se guardara la mayor semejanza que se pudiera.
Se hizo reparto del territorio cubano entre los pobladores hasta 1729 con arreglo a las Ordenanzas Municipales de la Habana de 1574, aprobadas por la Autoridad competente y hechas extensivas la ciudad de Santiago de Cuba v I las villas de Bayamo, Puerto Principe y Saneti Spiritus, cuyo articulo 64 dice "los cabildos de la Isla, cada uno en su jurisdicci6n, pueden dar licencias de sitios y solares para easas y asientos por estancias y hatos de ganados, eomo las han concedido hasta aqui desde el deseubrimiento, siendo sin perjuicio pilblico y de tercero."
Cuando en 1729 se retire los ayuntamientos esa fa-




29

cultad de mercedar, ya estaba distribuida Ia mayor parte del territorio; en muchos distritos hasta se habia concedido mas terreno del que habia, por cuanto, asignada a las haciendas y corrales la superficie de un circulo de dos y una legua de radio respectivamente, no se practicaba ninguna medida, determinandose los centros 6 asientos por algcin detalle topografico con limites indeterminnados y apreciadas a ojo las distaneias.
En los primeros afios del siglo XIX fueron sancionados de nuevo esos titulos, dandose legalmente el caracter de propietarios a cuantos venian poseyendo la tierra por virtud de las mercedes, reconoci6ndose la prescripei6n de cuarenta afios en las tierras baldias 6 vacantes, admitiendo a composici6n con el fisco los sobrantes que resultaran en las medidas, y concedidndolas por filtimo a los comuneros en las operaciones de deslinde; con todo lo cual el Estado reconoci6 como regla general la apropiaci6n individual del territorio, quedando s6lo el caracter de tierras libres a las que no estuvieran comprendidas en sus coneesiones.
Esas disposiciones realmente no introducian ninguna innovaci6n fundamental en nuestra legislaci6n civil, pues ya desde tiempo inmemorial venia ajustandose la transmisi6n y circulaci6n de la tierra a aquellos principios; y fueron complementadas con el famoso voto consultivo de la Audiencia de Puerto Principe de 1 de Abril de 1819, promulgado en 6 de Mayo del mismo afio, que sancion6 los usos y costumbres que venian rigiendo en la materia de posesi6n y propiedad de haciendas y corrales comuneros, incorporandolos en nuestras leyes sustantivas locales, toda vez que los e6digos generales, reconociendo la comunidad de bienes entre los modos de disfrutar la propiedad, no habian podido prever las circunstancias earacteristicas de la aprobaci6n del suelo en esta Isla.
Contenia ademas el voto consultivo reglas de proce-. dimientos, asimismo especiales, en las cuales sobre las bases de las antiguas praeticas en los juicios de apeo y deslinde, habia preceptos de verdadera utilidad y eficacia,. habida consideraci6n del estado de nuestra legislaci6n




30

procesal y de la organizaci6n politica y administrativa de Cuba en aquella 4poca y mientras rigi6 el voto consultivo. Se estableei6.una especie de jurisdicci6n mixta de ordinaria, que ejerce el Juez por raz6n de su oficio, y delegada de la administraci6n como era la concedida a los cabildos para designar un 6Arbitro; y se mezelaba el juicio arbitral con el juicio declarativo, pues el arbitro designado por el cabildo, unido a los nombrados por las comunidades debian proceder a arreglar los limites, segfin su conciencia y prudencia, sujetos a varias reglas en que se confundian el enjuiciamiento, la tecnica del agrimensor y el dereeho civil. Realmente no contenia un sistema comnpleto. dejando en la obscuridad, como acontecia en todos los procedimientos de aquella 6poca, las acciones y reicursos gue podian ejercitar las partes, con lo cual se entronizaban abusos y corruptelas, que son de sobra conocidos por los que estin al cabo de la historia de nuestro enjuiciarniento.
Sin embargo, aquel reglamento correspondia a su objeto ein euanto facilitaba un metodo para los deslindes, asegurando la intervenci6n judicial para sustanciar y deeidir las euestiones entre los interesados, pues es completaiiente inundada la censura de la Comisi6n codificadora de Iltramarv de que el voto consultivo borra la linea divisoria entre la jurisdicei6n contenciosa y la voluntaria. Mientras estuvo vigente sin restricciones, 6 sea hasta 1866 antes de la gran insurrecei6n de 1868, constantemente se deslindaban y repartian las haciendas comuneras habiendo sido demolidas en poco mas de diez afios la ma-or parte de las de la antigua jurisdicci6n de Sancti-Spiritus y muehas en el resto de la Isla; y si los deslindes han sido menos numerosos desde entonees, en no pequefia parte se debe S la falta de procedimiento adeenado de que hemos hablado en el curso de este informe.
La violenta soluci6n, que algunos proponen, de considerar propietarios individuales de las porciones que oeupan S los comuneros con acotamiento en el fundo comin, seria un atentado contra el orden juridico que heAmos sumariamente examinado, y no podia, de consiguien-




31

te, contar con nuestra aprobaci6n. Se fundan los mantenedores de esa providencia en que las haciendas comuneras han sido un gran obsticulo para el desarrollo de la agricultura en Cuba y constituyen una remora para el progreso. cuya remoci6n debe procurar el legislador a todo trance. La afirmaci6n esti completamente destituida de fundamento. y demuestra positiva ignorancia y ligereza. Ninguno de los cubanos eminentes que en todo el curso del siglo XIX estudiaron nuestra constituci6n econ6mica formula nunca semejante cargo contra el regimen de la propiedad en esta Isla; nos contraemos Arango y Parrefio que fu4 el hombre representativo de la evoluci6n realizada de 1790 1830; a Saco, que estudi6 nuestros problemas sociales y politicos de 1830 a 1850 y 'a Pozos Dulces, Reinoso y otros desde la filtima fecha en adelante. En los anales de nuestra historia aparece que la demolici6n de nuestras haciendas se efectuaba de una manera continua conforme las exigencias de la agricultura, antes y despub's del Voto Consultivo de 1819; y que se paraliza y hasta desaparece cuando disminuye el cultivo, como ha acontencido desde 1868, a consecuencia de las guerras, compliceadas con una legislaci6n desatentada, que, maliciosamente quizis, dej6 en olvido la regulaci6n de un procedimniento nuevo, al derogar el antiguo por atrasado y perjudicial.
La finica menci6n especial que hemos encontrado en aquellos notables publicistas nuestros sobre el problema de las haciendas comuneras se halla en las obras de Arango y Parrefio, tanto m6s autorizado para los que subordinan la organizaci6n de la propiedad a las conveniencias particulares. cuando que fue aquel ilustre cubano un verdadero ap6stol de la primacia de las cuestiones econ6micas sobre las politicas y sociales, las cuales poco dedic6 su atenci6n. consagrando casi toda su labor en la vida pfiblica a asegurar para esta Isla el desarrollo agricola que las circunstaneias le deparaban con la ruina de Haiti, con la decadencia de Jamaica, con las revoluciones de la America del Sur, y, en terminos generales, con las grandes guerras maritimas de la Revoluci6n francesa y de Napo-




32

le6n, que dieron al traste con el sistema mereantil espaiol de la 4poca. Arango, con sobrada raz6n, consider6 Ia propiedad en comfin de las haciendas n6 como la causa, sino como la consecuencia de la falta de poblaci6n, que dificultaba 6 hacia imposible el cultivo. S1lo una vez y en nota a uno de esos informes hace esa observaci6n, pero en las numerosas memorias que A estile de la 4poca redactaba sobre asuntos econ6micos se encuentran datos que demuestran que la evoluci6n de la propiedad territorial en Cuba no difiere en sustancia a ese respecto de la de ninguno de los paises de colonizaci6n europea y viene a ser al cabo andloga a la ded-la civilizaci6n en general. Ocupaci6n primero de las tierras de mas fAcil aprovechamiento por los pobladores dispersos, entre nosotros los terrenos de pastos; explotaci6n en comunidad de esos ficiles manantiales de riqueza; la esclavitud 6 la servidumbre para dedicarse al cultivo con el. trabajo impuesto al siervo 6 al eselavo, y finalmente distribuci6n del suelo en 'otes individuales, mayores 6 menores, al creeer y desarrollarse la poblaci6n,'bien con trabajadores libres ) con esclavos, merced a accidentes favorables.
A partir de 1763, fecha de la restituci6n de la Habana por Inglaterra A consecuencia del primer tratado de Paris que haya afectado la suerte de Cuba, se inieia en la que es hoy provincia de la Habana la demolici6n de las haciendas comuneras, y continfia con tal fuerza por el Este de la actual provincia de Pinar del Rio y por toda la de Matanzas que en la primera d6cada del siglo XIX, afios antes del Voto Consultivo de 1819, en treinta leguas A la redonda de esta ciudad apenas habia alguna por repartir. Asi resulta de los informes de Arango sobre el desarrollo de nuestra agricultura, y en particular sobre los reglamentos del abasto de carnes, sobre los cortes de madera para la Marina Real de Espafia, y sobre otras materias de la misma indole. Asi lo comprueban las escrituras innumerables de terrenos enajenados 6a censo reservativo que datan de la misma 6poca.
En toda la Isla continu6 ese movimiento 6a la par del incremento de la poblaci6n y de la agricultura, hasta el




33

punto de poderse afirmar que siempre hubo hasta 1868 alguna comarca en que estaba maduro y en vias de soluci6n el problema. Hemos hecho referencia antes la demolici6n de las haciendas en Sancti-Spiritus por la decada del 60; de ahi se propagaba a Remedios y distrito actual de Mor6n; y en opisculo muy interesante que acaba de dar a luz el experto 6 ilustrado abogado de Holguin, sefior Belisario Alvarez, recopilando articulos escritos en 1867, palpitan indicios concluyentes de que igual movimiento se iniciaba en aquella vasta y rica jurisdicci6n.
SC6mo no habia de paralizarse esa evoluei6n en los ultimos treinta y tres afios si de ellos diez y seis han sido de guerra civil declarada y en la tregua de quince afios se complic6 la reconstrucci6n con la abolici6n de la eselavitud y la formidable crisis azucarera, que, iniciada en 1884 ha perdurado con varias vicisitudes y ahora va culminando en su periodo algido ?
En zonas muy limitadas ha habido en ese periodo un verdadero desarrollo de la agricultura, como ha acontecido al Oeste de Remedios, parte de Cienfuegos y Sagua, pero en el resto de la Isla la regla general es que la agricultura y el pastoreo y ceba de ganado no .extendieron las zonas de cultivo 6 no ocuparon superficie superior A la que se explotaba antes de 1868.
Con esas perturbaciones y ruinas coincide la detentaci6n de vastas superficies por comuneros sin titulos, prevalidos de la prepotencia politica y social que aseguraban los disturbios a ciertas clases sociales, y cuando la peste y la guerra habian diezmado, dispersado y arruinado las familias, poseedoras legitimas de parte de las comunidades territoriales. Este estado antijuridico y violento es el que no puede sancionar nunca el Estado, cuyo primer deber es dar garantias las vidas y haciendas de los ciudadanos, sin sacrificar nunca a los mis necesitados de su protecci6n y amparo.
Debe tenerse presente que cualquiera providencia contraria a derecho que se adoptara tampoco favoreceria la repartici6n del suelo entre los cultivadores; antes por el contrario, seria un aliciente los fuertes y poderosos.




34

En nuestras comunidades territoriales abundan los medianos y pequefios propietarios; gentes que por sucesi6n de padres e hijos y en tres 6 cuatro generaciones han venido repartiendose sus titulos y ocupan 6 poseen el terreno que en nuestra economia rural es s61o suficiente para el decoroso sustento de una familia.
Como filtima raz6n en este orden de ideas, omitiendo totras por no fatigar mis su ilustrada atenci6n, consignamos el hecho de que la mayor parte del territorio de esta Isla estai hoy repartido, pero que una gran porci6n de l1, quizas la mayor, esti poseida en comunidad, pues a consecuencia de la ruina absoluta de nuestra agricultura durante la Ailtima guerra y ahin no bien cicatrizadas las heridas de la primera, hay pendientes, en gran nilmero, liquidaciones y particiones de herencias, conformindose los herederos con el disfrute proindiviso del caudal hereditario, consistente en tierras: prueba inequivoca tambidn de que el problema de la apropiaci6n individual de la tierra esti en relaciones de dependencia, con el estado econ6mico de la sociedad.
Finalmente, nos ha parecido ,que debiamos desechar por inconveniente a todas luces la realizaci6n de los deslindes y repartos por el Gobierno, que algunos han propuesto, concretLindonos a facultar al Secretario de Hacienda para que inicie dichos juicios cuando convenga al patrimonio del Estado, que aquel funcionario tiene a su cargo.
Son obvias las razones que nos han movido. Desde luego salta a la vista que el Gobierno carece de datos fidedignos para conocer las haciendas que estin en comunidad 6 que hayan sido deslindadas con antelaci6n; seria necesario que los adquiriese mediante una pesquisa general y permanente, prohibida por las leyes antiguas, y que seria una amenaza para cuantos poseen terrenos en las dos terceras partes de la Isla, a quienes perturbaria en el legitimo uso de sus derechos, con infracci6n de principios fundamentales de nuestra legislaci6n, en cuya virtud nadie debe ser inquietado en la posesi6n de sus bienes sino por causas justificadas de utilidad phiblica y con las for-




35

malidades legales, y con violaei6n del precepto de nuestro C6digo Civil, segfin el cual ninguna autoridad pfiblica puede exigir al poseedor 6 propietario la exhibici6n de los tiltulos con que posee, sino con los requisitos de las leyes que regulan el ejereieio de las acciones.
Poner en manos de funcionarios pesquisidores la propiedad territorial seria causar una perturbaei6n y un malestar mas grande a nuestro pueblo, que todos los que se achacan sin fundamento a las haciendas comuneras. Baste considerar que los llamados investigadores de bienes del Estado suprimidos por usted en la Orden nfim. 135 de la serie de 1900, serian de feliz reeordaei6n, comparados con los que surgirian tan luego como hubiese empleados investidos de la facultad de llamar a juieio de deslinde y divisi6n, 6 de denunciar como realengos 6 baldios los terrenos de gran porci6n de nuestra Isla, poseidos por particulares. Y no es nuestro Animo suponerlos animados de malos prop6sitos, sino al contrario, inspirados por el mayor celo; que es motivo bastante para que 'muchos de ellos cedieran a las rencillas, consejas, rumores y conjeturas, que todo lo embrollan y echan a barato, sembrando la discordia, la desconflanza y la sospeeha en 14s familias y entre los cindadanos.
Grande seria, por otra parte, el nfimero de agentes que se necesitaria para la sustaneiaci6n de tales j.uicios, cuando la misma administraci6n de justicia esti dotada con parsimonia, y otros servicios, que corresponde a la esfera de acci6n obligatoria del Estado, estin en manti11as e insuficientemente atendidos, como fomento, obras pfiblicas, rios y puertos y demis que seria prolijo enumerar.
Si hubiera en esta Isla territorios vacantes que destinar ai la colonizaci6n se comprenderian, aunque no siempre fueran excusables, las medidas radicales; pero repetimos lo que antes hemos dicho: en Cuba, las tierras baldias, son la excepei6n; casi la totalidad de la tierra esti apropiada; no es este un pais de colonizaei6n, sino de fomento y desarrollo. Cualquiera tentativa de parte del Estado de inquietar a los propietarios con procedimientos de




36

oficio, eneaminados a obligarles la divisi6n, provocaria una execraci6n general. No se haga, pues, excepci6n de una clase sola de propiedades, sustrayindola a las reglas ordinarias del Enjuiceiamiento Civil, sufiientes para que el interns general se concilie con la inieiativa individual, mediante los principios del procedimiento comfin, que respetamos en nuestro proyeeto.
Concluimos, pues, no satisfechos de nuestra obra, porque el asunto es arduo; pero si convencidos de que el proyecto, si se adopta, sera un progreso sobre el estado actual de la cuesti6n, pues respetando todos los intereses legitimos da garantias a los derechos particulares, estimulando a la par las divisiones, sin echar nuevas cargas al Estado ni mas angustias 'a nuestro pueblo.
De usted muy respetuosamente, Leopoldo Cancio.Rafael Cruz P'rez. Octavio Giberga.
ORDEN
Sobre el deslinde y division de haciendas, hatos 6 corrales
Articulo 1. Se regiran por estas disposiciones el deslinde y divisi6n de haciendas, hatos y corrales, sean comuneros 6 n6, cuya area no haya sido determinada en deslinde anterior 6 no tengan area conocida por el deslinde de los fundos limitrofes; y para el reparto del terreno cuando pertenezean a comuneros. Tambiri serin aplicables al deslinde de estancias e ingenios mercedados.
Articulo 2. Es Juez competente para conocer de estos juicios el del partido judicial en que estuviere sito el fundo, y caso de estar ubicado en mas de un partido, cualquiera de los jueces que tengan jurisdicci6n en el territorio, a elecci6n del promovente.
Esta competencia excluye la sumisi6n expresa 6 ticita a cualquiera otro Juzgado.
Articulo 3. Son aeumulables a estos juicios todas las reclamaciones pendientes 6 que se entablen epi ejercicio




37

de acciones posesorias 6 reivindicatorias sobre el terreno de la hacienda, despubs de prevenido el juicio.
Articulo 4. Sera parte legitima para promover estos juicios todo propietario, comunero 6 conduefio, cualquiera que sea la cuantia y la especie de su acci6n en la comunidad, y el que tenga constituido sobre el fundo comfin algfin derecho real.
Tambidn podrk promoverlos la Secretaria de Hacienda por si 6 delegando expresamente en cualquier funcionario pfiblico cuando, a juicio del Gobierno, pueda la operaci6n convenir al patrimonio del Estado.
Articulo 5. El juicio se dividird en dos Estados, l1amado uno de prevenci6n y otro de deslinde, si s61o se tratare del deslinde de hacienda, hato 6 corral no comuneros; y en tres, que se denominarin de Prevenci6n, de Deslinde y Calificaci6n y de Entero 6 Divisi6n, si el fundo fuere comunero.
Estado de Prevenci6n
Articulo 6. El que promueva el deslinde de una hacienda, hato 6 corral que le pertenezca exclusivamente 6 el deslinde y division de una hacienda, hato 6 corral comuneros, ademis de cumplir los requisitos generales para la comparecencia en juicio, presentara. su solicitud por duplicado, exponiendo en pirrafos separados y numerados los hechos y fundamentos de derecho en que la apoya, y manifestando si es 6 no comunera la propiedad de que se trate.
Acompafiara necesariamente a la solicitud, sin la cual no seri admitida:
(a) El documento pfiblico que acredite su caricter de duefio 6 de conduefio 6 certificaci6n del Registro de la Propiedad si tuviere inscrita la posesi6n de alguin acotamiento. Los funcionarios delegados de la Secretaria de Hacienda presentarin la credencial de la delegaci6n expresa que habrin de recibir.
Si el promovente careciere de titulo escrito de dominio 6 posesorio, podri justificar su caricter en el mismo




38

Juzgado en que presentare la solicitud de deslinde pormedio de informaci6n en que acredite la naturaleza y situaci6n del fundo 6 acotamiento de que se dijere propietario 6 comunero, la especie legal, valor, origen y circunstancias del derecho en que se funde, el tiempo que llevare de posesi6n y la circunstancia de no existir titulo escrito.
En esa informaci6n declararan precisamente los comuneros cuyas posesiones sean limitrofes con la del promovente si se tratare de hacienda, hato 6 corral comuneros, y el propietario 6 los propietarios de los fundos colindantes si no fuere comunera la propiedad de que se trate.
Recibida la informaci6n y con vista de su resultado tendrk el Juzgado por acreditado el caracter del promovente, sin perjuicio de la impugnaci6n que en su dia puedan formular los interesados.
(b) Una lista de los conduefios 6 comuneros de las propiedades colindantes 6 el nombre del propietario 6 de los propietarios colindantes si no fueren comuneros los fundos limitrofes.
(c) Otra lista que contendra los nombres de los duefios 6 comuneros si se tratare del deslinde y divisi6n de una hacienda, hato 6 corral comuneros.
(d) Copia fehaciente de la merced de la hacienda, hato 6 corral con una descripci6n circunstanciada del centro que deba ser el punto de partida para la mensura general.
Si no pudiere obtener el promovente copia certificada de la merced podrd presentar copia fehaciente de cualquier documento pfiblico que la contenga.
Si no se obtuvieren copias fehacientes podrain presentarse copias simples, pero en este easo se designara el lugar y archivo en que se encuentren los originales, solicitando que como diligencia preparatoria se expidan mandamientos compulsorios para traer copias fehacientes con citaci6n del Ministerio Pfiblico.
(e) Caso de haber sido destruidos los archivos en que radicase la merced se acreditarA el hecho por medio de




39

informaci6n y se suplird la copia del documento original por los medios reconocidos en derecho.
Cualquiera persona 6 entidad que tenga copia fehaciente de la merced, podri presentarla, agregindose a los autos.
Articulo 7. Presentada la solicitud, siempre que hubiere que practicar diligencias preparatorias, se comunicard la prevenci6n del juicio por edictos que se fijarin en el Juzgado y se publicarin en la "Gaceta de la Habana" y en los peri6dicos del partido judicial, una vez por lo menos, haciendo saber que las actuaciones estin de mnanifiesto en la Escribania, donde podran ser examinadas por cualquiera de los designados como conduefios 6 colindantes y por el funcionario en quien delegare la Hacienda piblica.
Articulo 8. Terminadas las diligencias de prevenci6n se unirin a los autos los edictos y los ejemplares de los peri6dicos en que se hubieren publicado.
Articulo 9. En este periodo de prevenci6n podran los designados como conduefios 6 colindantes y cualquier otro interesado presentar los documentos que puedan ilustrar sobre los requisitos a que se contrae el articulo 60.
Estado de Deslinde
Articulo 10. Presentada la solicitud con todos los requisitos expresados, 6 terminadas las diligencias preparatorias, entra el juicio en el estado de deslinde.
Al efecto se formard pieza separada que se encabezari con el duplicado de la solicitud del promovente, dictindose sin dilaci6n providencia en la cual, dindose por finalizado el estado de prevenci6n y por iniciado el de deslinde, se dispondrd la convocaci6n de los comunexos de ]a hacienda, si se tratare de fundo comunero y los poseedores 6 propietarios de las propiedades 6 fundos limitrofes para que comparezean en el juicio, apercibidos unos y otros de que continuark el procedimiento su perjuicio si no se presentaren.
Los comuneros de la hacienda de cuyo deslinde se




40

trate, comparecerian con los titulos de sus posesiones justificados en cualquiera de las formas establecidas en las letras a, d y e del articulo 6o, pudiendo adicionar la lista de comuneros a que se contrae la letra c del mismo articulo 60, con los que en ella faltaren.
Si fueren comuneras las propiedades colindantes se prevendra alos poseedores qxie deberan comparecer y nombrar un representante comfin para el deslinde.
El trmino de la convocatoria serA el de treinta dias contados desde la primera publicaci6n de la providencia en la ":,Gaceta de la Iabana."
SArticulo 11. En la providencia a que se contrae el articulo anterior se sefialard lugar; dia y hora para las juntas en que las comunidades colindantes se reunirin para constituir su representante comfin.
JAis juntas se celebrarin en los iltimos diez dias del t6misno sefialado en el, articulo anterior, procedidndose A la elecci6n del representante, despubs de darse cuenta por el actuario de la promoci6n del juicio y documentos presentados. Sera elegible cualquiera de los comaneros presentes en la junta y se darn por electo al que obtenga mayor nimero de votos.
El cargo de representante comfin es obligatorio para los comuneros.
Articulo 12. La notificaci6n de la providencia se hara' en la forma ordinaria, dejrndose adems c'dulas en las fincas y acotamientos del fundo y de los limitrofes, que estuvieren habitados. Se anunciarad tambien la convocatoria en tres nfimeros consecutivos de la "Gaceta de la Hana," en los peri6dicos de intereses generales del partido judicial en que se siga el juicio, y en los de la misma clase que se publiquen en los partidos en que estuvieren sitas las propiedades colindantes. Se fijarin ademis cedulones en las casas consistoriales, en los Juzgados, escuelas, Iglesias y lugares pfiblicos de los pueblos y caserios cercanos
6 ms pr6ximos la hacienda, hato 6 corral.
Articulo 13. En las notificaciones y convocatorias se hark menci6n del nombre del promovente y caricter con que ha comparecido, de la merced 6 titulo presentado, del




41

punto designado como centro de donde deba partir la mensura general, de la fecha en que vencen los treinta dias de la convocatoria, del apercibimiento arriba expresado y de que los autos estin de manifiesto en la Escribania, donde los interesados podran examinarlos por si 6 por medio de letrados y mandatarios.
Los anuncios de los peri6dicos y los cedulones contendrin ademis las lista de los designados como comuneros de la hacienda 6 como propietarios y comuneros de los fundos colindantes, haciendose saber que pueden comparecer en el juicio cuantos se crean con derecho a ello, A titulo de tales comuneros, propietarios 6 comuneros colindantes, aunque no estin sus nombres en las listas del promovente, debiendo todos justificar el caricter con que comparezcan.
Articulo 14. Los mandamientos para las publicaciones, los cedulones y los exhortos se harin precisamente en los diez dias siguientes la fecha de la providencia, dindoseles curso inmediatamente, pudi6ndose cometer las diligencias de notificaci6n a los respectivos Juzgados Municipales, que las harin inmediatamente.
Para obviar dilaciones el promovente 6 cualquier interesado que se haya personado en el juicio podra presentar manuscritos 6 impresos las cedulas, mandamientos y cedulones de las notificaciones y anuncios, ajustindose a los preceptos legales; y el Juzgado les darn curso, firmando y rubricando los documents el actuario con el Visto Bueno del Juez y poni'ndoles el sello del Juzgado.
Articulo 15. Los exhortos podran ser cursados por el actuario en pliegos certificados de correos supliendo el promovente 6 cualquier interesado los gastos necesarios y los Jueces exhortados darin preferencia a su cumplimiento, devolviendoselos en la misma forma 6 en cualquiera otra, expedita y segura, que se presentare.
Articulo 16. Transcurridos los treinta dias de la convocatoria se unirin a esta pieza las diligencias y documentos de anuncios y notificaciones, dictindose luego providencia para la incoaci6n del desliRde que seri de cuarenta a sesenta dias despues de la providencia, segin




42

las circunstancias del juicio y de la localidad, apreeladas por el Juez; y Aste proveido se publicar' dentro Ie los diez dias siguientes a su pronunciamiento en edicOs, cedulones y anuncios, que se fijaran e insertarin respectivamente en los mismos lugares y peri6dicos determinados en el articulo 12 con excepei6n de la "Gaceta de La Habana."
Articulo 17. Para la representaci6n y acuerdos de cada comunidad colindante se formard ramo separado, que se encabezard con el acta de la junta expresada en los articulos 10 y 11. En esa primera junta deberi acordarse y deliberarse sobre las instrucciones a que ha de ajustarse el representante en sus gestiones, y en particular sobre el deslinde solicitado, formando acuerdo el voto de la mayoria de los concurrentes; acuerdo cu"yo cumplimiento es obligatorio para el representante coming. Si no hubiere mayoria en la votaci6n se darin por elegidos los dos candidatos que obtuvieren mayor nimero de votos. Nunca podr6n pasar de dos los representantes de cada comunidad limitrofe.
Articulo 18. Siempre que el representante 6 representantes comunes, 6 cualquier comunero de propiedad limitrofe lo crea necesario 6 conveniente, podrin solicitar que se convoque a junta a los comuneros, exponiendo al Juzgado por escrito el objeto de la convocatoria, y accederd el Juez a la solicitud, siempre que se refiera a los fines del juicio y atafia a la comunidad de que sean miembros los solicitantes.
Esas solicitudes se sustanciaran en el ramo separado correspondiente a cada comunidad y en ellas s61o serin parte los respectivos comuneros. Los terminos y condiciones de las convocatorias han de ejecutarse dentro de los t6rminos sefialados para el juicio principal, que continuarai su curso conforme a esta orden.
Las costas que por tales gestiones se causen en esos ramos separados serin de cuenta de la comunidad respectiva.
Articulo 19. Dentro del termino sefialado con arreglo al articulo 16 harak el promovente, si el fundo no fuere co-




43

munero, designaci6n del perito que haya de practicar el deslinde, si antes no lo hubiere hecho, nombrando ademis un sustituto para que lo reemplace en caso de que se incapacite para los trabajos.
Articulo 20. El deslinde se iniciard el dia sefialado, a menos que se formalice oposici6n, si el fundo de cuyo deslinde se trate no fuere comunero, en el termino de veinte dias improrrogables contados desde la publicaci6n de la providencia expresada en el articulo 16; y la impugnaci6n se haga redarguyendo de falsos los documentos en que se apoye el promovente 6 versare sobre la situaci6n del centro para la mensura general 6 sobre la prioridad y legitimidad de la merced 6 titulo del promovente 6 por la violaci6n de las formas esenciales de los juicios.
En todos los demis casos, la impugnaci6n 11 oposici6n no impedird el deslinde.
Articulo 21. La oposici6n 6 impugnaci6n se sustanciard por los trimites establecidos para los incidentes en el Titulo III, Libro Segundo de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en la misma pieza de autos si fuere de los expresados en el articulo anterior; en ramo separado en los demas casos.
Litigarin unidos los que sostengan las mismas pretensiones, las comunidades colindantes por medio de sus representantes; y seran comunes a todos, litiguen 6 no unidos, los terminos sefialados por la Ley para cada trimite.
Articulo 22. Las comunidades y propietarios colindantes podrin designar peritos que a su costa concurran a la operaci6n tan s61o para inspeccionar la ejecuci6n tenica, sin que puedan interrumpirla bajo ningfin concepto.
Articulo 23. Conclusos los incidentes de previo y especial pronunciamiento, admitidos por el Juez 6 llegado el dia sefialado, se dara principio al deslinde, expidiendose al efecto por el Juzgado la orden correspondiente, en que se sefialark al perito el centro para la mensura y circunstancias especiales de la operaci6n, con sujeci6n la resultancia de autos.




44

Articulo 24. El perito darn cuenta al Juzgado dentro de los sesenta dias siguientes a aquel en que reciba la orden, incurriendo en la perdida de sus honorarios si no lo hiciere, a i menos que lo haya impedido fuerza mayor. Si por raz6n de enfermedad -i otra causa no pudiere cumplir su encargo el perito ni su ustituto, instancia del promovente 6 de cualquier colindante, 6 de oficio, nombrard el Juez perito que practique la operaci6n dentro del termino sefialado en el pirrafo anterior y costa del actor.
Articulo 25. Dada cuenta al Juzgado con la operaci6n se pondrin de manifiesto en la Escribania por termino de veinte dias, durante los cuales podri ser impugnada por cualquier interesado, debiendo fundarse la impugnaci6n en falta de cumplimiento de los t6rminos en que se confiri6 la comisi6n 6 en razones t6cnicas debidamente fornmuladas y fundadas en dictamen pericial que se acompainara.
Sustanciada la impugnaci6n en la forma y por los trimites de los incidentes, unidos los que sostengan las miismas pretensiones, y por medio de sus representantes las comunidades, con la sentencia que recaiga se dard por terminado el juicio de deslinde de hato 6 corral no comuneros.
Deslinde de fundos comuneros y calificaci6n de sus titulos
Articulo 26. Si el juicio promovido fuere de deslinde y divisin de una hacienda, hato 6 corral comuneros y en el estado de prevenci6n, 6 en el trmindno de treinta dias sefialados en el articulo 10, manifestare cualquier comunero que no esti conforme con la designaci6n del centro 6 con la merced 6 titulo presentados 6 alegados por el promovente, exponiendo los fundamentos de su disconformidad, se convocara a todos los comuneros a junta que se celebrard veinte dias despubs de la providencia en que se disponga la convocatoria, y se anunciard en la forma dispuesta en el articulo 12, omitiendose la publicaci6n en la "Gaceta de la Habana."
Articulo 27. En la junta se deliberard sobre las obje-




45

ciones presentadas, admitiendose los datos que se presenten por escrito, y, despu's de discutidas, se proceder' f la votaci6n formando acuerdo la mayoria de votos d6 los comuneros presentes, contindose un voto por cada veinte y cineo pesos de posesi6n a los comuneros que posean cantidad mayor, aunque sin hacer cuenta de los excesos que no lleguen 'a esa cantidad.
Articulo 28. Si la minoria protestare contra el acuerdo de la mayoria, fundada en razones cuya apreciaci6n queda al prudente arbitrio del Juez sin ulterior recurso, 6 los votos de la mayoria no llegan los dos tercios de los pesos de posesi6n que constituyan la hacienda 6 corral, continuard la Junta hasta elegir por simple mayoria de votantes tres amigables componedores que en el t6rmino de veinte dias contados desde aqu6l en que se les haga saber el nombramiento, resuelvan todos los puntos controvertidos.
Estos amigables componedores deberin ser personas entendidas y de arraigo, residentes en el lugar en que se siga el juicio, contribuyentes por territorial de fincas rfisticas a municipio del partido judicial 6 a otro de la Isla, pero que no sean comuneros 6 propietarios del fundo ni de otro limitrofe que haya formulado 6 formulare oposici6n 6 impugnaci6n al deslinde.
Si en la votaci6n no resultare mayoria se tendran por elegidos los que obtengan mayor nimero de votos de las personas concurrentes.
El cargo de amigable componedor es obligatorio.
En los veinte dias sefialados resolveran los amigables componedores los puntos controvertidos, dando su laudo por escrito en tirminos claros y precisos y segin su leal saber y entender, pero sobre la base de los datos existentes en las actuaciones.
Contra el laudo de los amigables componedores no se di recurso alguno, salvas las responsabilidades en que incurran.
Articulo 29. Si no hubiere objeciones al deslinde se convocara la junta de comuneros prevenida en el articulo 26 para tratar del nombramiento de un Sindico y de-




46

perito, principal y sustituto, asi como de todos los partieulares que interesen para la mejor practice de la operaci6n y provisi6n de fondos para los gastos.
El Sindico 6 representante comiin tendril las facultades de un mandatario de la comunidad y procederi con arreglo las instrucciones que recibiere; y falta de ellas, hark lo que exija la naturaleza 6 indole del juicio, dando cuenta de sus gestiones en la forma establecida para las cuentas de Administraci6n de los abintestatos. Como tal representante tendra a su cargo la recaudaci6n Sinversi6n de las expensas necesarias para los gastos indispensables comunes y para las operacione. de deslinde y clasificaci6n de los terrenos. Asimismo llevark en juicio la representaci6n de la comunidad frente los extrailos, y deberi sostener el acuerdo de la mayoria asi en los incidentes que surjan con los limitrofes como en los que promueva cualquier comunero.
Los peritos tendran las obligaciones establecidas en el articulo 24.
Articulo 30. El Sindico podri hacer uso del procedimiento establecido en el articulo So de la Ley de Enjuiciamiento Civil para la recaudaci6n de fondos contra los comuneros morosos.
Articulo 31. Cuando se hubieren formulado objeciones al deslinde se hark el nombramiento de Sindico y de peritos en la misma junta convocada para tratar de aquellas objeeiones. El cargo de Sindico es obligatorio para los comuneros.
Articulo 32. Hecho el nombramiento de Sindico y de peritos, 6 resueltas las objeciones hechaso al deslinde por los comnuneros continuark el juicio su curso con arreglo i los articulos 17 al 25, salvo que el perito deberi medir y clasificar los terrenos, los acotamientos, los espacios ocupados por lineas de ferrocarril y las aguadas comprendidos en el area deslindada, con exclusion de los caminos piblicos, entendidndose por acotamiento lo que est6 real y efectivamente cultivado i ocupado por fibricas estables, presentando un plano topogrifico de la operaci6n y




47

una tabla de evaluaci6n de los terrenos, segfih su situaci6n y circunstancias.
Los terrenos se clasificarin en montuosos, cultivados, sabinas 4 infitiles, si estos filtimos excedieren en superficie continua de mas de una caballeria de tierra. Si hubiere yacimientos minerales de importancia serin comprendidos en la clasificaci6n. El termino para ejecutar la operaci6n seri de 120 dias prorrogables por 40 m6s, a juicio y bajo la responsabilidad del Juez.
Articulo 33. Vencidos los treinta dias sefialados en el articulo 10 se procedera a calificar la legitimidad e importancia de la posesi6n que represente en el fundo cada comunero. Al efecto, se agregarin a la pieza de autos formada con la prevenci6n del juicio los documentos que vayan presentando los comuneros durante el t'rmino de treinta dias sefialado en el articulo 10 y una copia de las adiciones hechas a la lista de comuneros.
Articulo 34. La calificaci6n de titulos se hard por calificadores elegidos por los comuneros en junta especialmente convocada para ello. Entre la convocatoria y celebraci6n de la junta deberin mediar de veinte a treinta dias, segfin las circunstancias del juicio, apreciadas libremente por el Juez, fijindose el dia de manera que medien de quince a veinte dias entre esta junta y la de nombramiento de Sindico y peritos.
Articulo 35. La citaci6n para la junta se hara en la forma prevenida en los articulos 12, 13. 14 y 15.
Articulo 36. En la junta se elegirin dos calificadores, en quienes concurran las mismas circunstancias que en los amigables componedores a que se refiere el articulo 28, designando el Juez un tercero, que seri precisamente letrado y reuna los demis requisitos expresados, fungiendo de Presidente el de mis edad y de Secretario el Escribano actuario. La elecci6n sera pluralidad de votos.
Articulo 37. Nombrados los Calificadores se les pasark la pieza de calificaci6n por un termino que no bajard de 30 ni excederai de 50 dias, para que con vista de los titulos presentados y datos de autos practiquen el examen y calificaci6n correspondiente, dando su dictamen por escrito




48

sobre la legitimidad, cuantia y procedencia de las posesiones reclamadas y suma total de los pesos de posesi6n 6 propiedad y superficie representados por la comunidad.
Presentarin junto con este informe general dos estados parciales, uno en que se especifiquen con precisi6n y claridad los pesos de posesi6n de cada conduefio, si asi se determinaren las porciones proindivisas, 6 la naturaleza de la posesi6n de cada uno si tuviere otra forma de determinaci6n como "hijas 60 nietas," siempre que tenga asiento 6 establecimiento en el fundo comin; y otro estado de las posesiones de los que no tengan asiento 6 establecimiento en dicho fundo.
Articulo 38. El informe y los estados se pondr6an de manifiesto en la Eseribania por termino de quince dias, donde podrin ser examinados por los interesados.
Si durante ese t'rmino fueren impugnadas las calificaciones se convocard junta, que se celebrara diez dias despubs de la convocatoria y se anunciara en los peri6dicos locales y en los sitios pfiblicos de costumbre.
Articulo 39. En la junta se dara lectura al informe general, estados presentados por los Calificadores y escritos de impugnaci6n, procedidndose en seguida a votar sobre cada una de las impugnaciones formando acuerdo la mayoria de los votantes, sin que puedan votar los reclamantes cuyas pretensiones no sean reconocidas en el informe general.
Articulo 40. Estos filtimos y la minoria podrin mantener sus pretensiones, formindose ramo separado con los escritos de impugnaci6n presentados en el termino sefialado en el articulo 38, y se sustanciarin por los trimites de los incidentes, con el Sindico 6 representante comfin a nombre de la comunidad.
Si las impugnaciones afectaren 'a la totalidad de la calificaci6n se sustanciarin, como incidentes previos y unidos los que sostengan las mismas pretensiones.
Articulo 41. El Juez, apreciando el dictamen de la mayoria, dictara' su fallo, y si estuviere ultimado el deslinde pasara el juicio al estado de divisi6n 6 entero.




49

Estado de division 6 entero de fundos comuneros
Articulo 42. Terminado el estado de deslinde y calificaci6n, el Juez de oficio ordenard que pase el juicio al de divisi6n 6 entero, decretando que los Calificadores presenten en el termino de treinta dias un estado general expresivo de la superficie que individualmente corresponda a cada entidad comunera, tenga 6 no asiento 6 acotamiento, distribuyendo el area de la hacienda, de modo que las sabanas, los terrenos montuosos y los infitiles se repartan con la mayor igualdad posible.
A ese estado general se acompafiara un plano de reparto suscrito por el perito.
En la divisi6n se observarin las reglas siguientes:
(a) A los ingenios y estancias mercedados se abonard todo el terreno comprendido bajo sus linderos conocidos y ciertos sin hacer cuenta con la posesi6n que tengan en el fundo comfin, pero si alguno 6 algunos de aquellos linderos se hubieren perdido 6 estuvieren litigiosos en terminos que no pueda eerrarse la figura. entraran en partici6n como los demis sitios bajo de las reglas dadas, y su terreno reunido al resto del fundo, se distribuird entre los conduefios a proporci6n de su posesi6n.
(b) A cada comunero reconocido, que a la promulgaci6n de esta orden posea asiento 6 acotamiento, sean estos fineas que fueron de crianza, establecimiento fabril, explotaei6n agricola, sementeras de arboles estables 6 reparto de solares se asignard su porci6n en el lugar 6 Iugares que ocupe segfin la clase y circunstancias de los terrenos que se le adjudiquen, y cuidando de que haya regularidad en las figuras.
(c) Si los sitios de erianza, estableeimientos fabriles, explotaciones agricolas, sementeras y solares, tuvieren cada uno distinto asiento se adjudicard al comunero el terreno que le corresponda por su titulo, distribuido entre los diversos asientos, pero si se pudieren reunir se le hard el entero en un cuerpo; todo a juicio de los calificadores asesorados por el perito.




50

(d) Si los sitios de crianza, establecimiento fabril, explotaci6n agricola, sementeras de arboles estables y solares repartidos perteneeientes a un solo comunero ocuparen L la promulgaci6n de esta orden un exceso de terreno eultivado inferior en un veinte y eineo por ciento 6 sea en una cuarta parte la superficie que le corresponde legalmente en el reparto, segin la cuantia de su posesi6n, podrf optar entre devolver el exceso a la comunidad 6 retenerlo y adjudicirselo mediante el pago de contado de su precio a la misma comunidad, tomando como base la valoraci6n general de los terrenos hecha en las actuaciones.
(e) Se colocark los duefios de posesiones sueltas por entradas y salidas a continuaci6n del terreno sefialado al sitio de que procedan, y, no habiendo cabida, en otra parte a juicio de los calificadores, asesorados por el perito.
(f) Las aguadas naturales y fertiles en la seca. quedarn, en cuanto sea posible, en las lineas dividentes, para que sirvan dos 6 mis comniuneros, y si no lo permitiese su situaci6n respecto de la de las porciones de los conduefios, se calculark la ventaja que resulte al eonduefio a quien le queden para que indemnice a los comuneros privados de ellas, bajo la condici6n de que queden sujetas a servidumbre por tres afios, suficientes para que cada uno se proporeione la aguada que necesite dentro de su porci6n; sin perjuicio de lo que disponen el C6digo Civil y la Ley de Aguas y la Orden nfim. 34 sobre Ferrocarriles.
(g) Los caminos y serventias necesarias para el trinsito de los vecinos 6 para uso pfiblico serin tornados en consideraci6n al hacerse la division, respetaindose las disposiciones generales del C6digo Civil, las especiales sobre caminos y serventias y los de la Orden nim. 34 sobre ferrocarriles.
(h) Si por defecto de la mensura y divisi6n quedare algfin sobrante de tierras 6 si hubiere algfin yacimiento importante de mineral de hierro, cobre 6 manganeso se dejarin proindiviso, a reserva de lo que acuerde la comunidad.
Articulo 43. El estado y el plano se pondrin de mani-




51

fiesto en la Escribania por termino de veinte dias, durante los cuales podran ser impugnados por las partes.
La providencia en que se ordene se publicard por edictos, que estarin fijos durante esos veinte dias en los sitios pfiblicos del lugar en que se siga el juicio, haciendose constar asi en los autos.
Articulo 44. Si fuere impugnado el plan de reparto en el termino sefialado serin convocados a junta los comuneros.
La junta se celebrard quince dias despubs de la providencia, que se notificard a las partes, y se anunciard por edictos en la forma y por el termino expresado en el articulo anterior.
Articulo 45. En dicha junta, a que asistirin precisamente el Sindico representante comin, los Calificadores y el perito, se deliberard y votark sobre los puntos impugnados, formando acuerdo lo que votaren la mayoria de los concurrentes, computada en la forma dispuesta en el articulo 27 y de manera que los votos que la compongan formen los dos tercios de la suma total de la comunidad.
Articulo 46. Si no hubiere acuerdo podrin formalizar su impugnaci6n los disidentes, la cual se sustanciard por los trimites de los incidentes, que serin de previo y especial pronunciamiento si afectaren a la totalidad del reparto, y se sustanciarin en ramo separado, si asi no fuere.
El Juez en uno y otro caso resolverd todos los puntos controvertidos, mandando hacer en el reparto las modificaciones que procedan 6 teniendolo por firme. Las senteneias que recaigan en segunda instaneia se considerarin definitivas los efectos de la casaci6n.
Articulo 47. Si no fuere impugnado el reparto en el termino sefialado en el articulo 43, si fueren desestimadas las impugnaciones, 6 hechas las modificaciones ordenadas en sentencia firme se dar6 por concluso el juicio, mandindose que se expida a cada comunero copia testimoniada de su entero con el plano de su porei6n, que sera su titulo de dominio para la inscripei6n en el Registro de la Propiedad que corresponda.




52

De las costas y gastos comunes
Articulo 48. Las costas comunes que se causaren en el juicio de deslinde y division de haciendas, hatos 6 corrales sean 6 no comuneros, no podrin exceder del diez por ciento del valor del fundo, segin las circunstancias de tiempo y lugar apreciadas por el Juez, y podrin abonarse por los interesados en cinco anualidades iguales, contadas desde la aprobaci6n del deslinde si la hacienda no fuere comunera, 6 desde la del reparto si lo fuere.
Al efecto se hard por el actuario regulaci6n de las costas, previa presentaci6n de las minutas de honorarios de los abogados y peritos.
Las costas particulares serin abonadas en la forma ordinaria.
Los colindantes reintegrarin al fundo deslindado la mitad de los gastos de sus lineas dividentes.
Articulo 49. Los gastos indispensables serin hechos por la comunidad, previa derrama propuesta por el Sindico representante comlin, y aprobada per el Juez.
Articulo 50. Cualquier comunero 6 varios de ellos pueden anticipar los gastos y satisfacer las costas al contado. poniendose en el lugar y grado de los acreedores para reintegrarse.
En este caso los gastos se acumularin las costas para su reintegro en el termino de cinco afios.
Articulo 51. El Sindico representante comuin estard exento de las derramas para gastos, si bien deberi contribuir con la cuota que le corresponda para el pago de las costas.
Articulo 52. Las porciones de los comuneros quedarin afectas a prorrata la responsabilidad de costas y gastos pendientes, a cuyo efecto podran librarse mandamientos al Registro de la Propiedad correspondiente, para la inscripci6n del gravimen con los insertos y requisitos que la Ley Hipotecaria exige, todo a costa del deudor.
Articulo 53. Todos los actos a que diere lugar el deslinde de una hacienda, hato 6 corral y la division 6 re-




53

parto en su caso, quedan exentos del impuesto de- transmisi6n de bienes conocido por impuesto de derechos reales.
Al efecto, tan luego como se promueva el deslinde de una hacienda de las definidas en el articulo primero se comunicard su inicio al Administrador de Rentas e Impuestos de la Zona Fiscal respectiva y 6ste lo comunicard sin dilaci6n a la Secretaria de Hacienda.
Articulo 54. Cuando la Secretaria de Hacienda pro.. moviere un juicio de deslinde, practicarin las operaciones periciales los ingenieros dependientes del Estado, sean de Obras Pfiblicas 6 de Montes, sin mds remuneraci6n que la que les corresponda por raz6n de su cargo, y los delegados que la presenten seran dirigidos por el Ministerio Pfiblico 6 su representaci6n en el lugar del juicio.
Disposiciones generales
Articulo 55. En el deslinde, calificaci6n de los titulos y repartici6n de las haciendas se observarin las bases fijadas en los articulos siguientes:
Articulo 56. Al practicarse el deslinde, se respetaran las lineas dividentes trazadas en deslinde anterior de la propia hacienda 6 de la limitrofe, que no hayan sido impugnadas, observindose rigurosamente los mojones 6 lineas dividentes constantes por sus titulos 6 sefialamientos antiguos, por convenios de partes 6 por sentencias firmes.
Articulo 57. A falta de los limites 6 terminos a que se contrae el articulo anterior entre haciendas 6 corrales limitrofes, completark su radio el que tenga la merced 6 licencia mis antigua, con determinaci6n del lugar y sefiales, bien entendido que para fijar la cuesti6n de prioridad no bastard la fecha de la solicitud de la licencia 6 merced, sino la de la posesi6n en la forma que establecian las Ordenanzas Municipales de 1574.
Articulo 58. Si ninguna de las comunidades colindantes pudiere presentar antes de las juntas en que se nombren los peritos para el deslinde, la licencia 6 merced, con




54

los requisitos expresados en el articulo anterior, sino las peticiones al cabildo respectivo con las primeras providencias recaidas sin determinaci6n de lugar y sefiales, y no se pudiera probar cumplidamente que una de las haciendas fu ocupada efectivamente primero que la otra, 6 que una comunidad ha reconocido expresamente 6 desde tiempo inmemorial la prioridad de la otra, ambas posesiones se considerarin simultineas, verificindose el deslinde por sus centros conocidos, y distribuyindose la superficie limitrofe entre ambas comunidades en la proporci6n respectiva a su area, segfiun fuesen hato 6 corral.
Articulo 59. Si en la merced 6 documentos presentados no aparecieren los linderos con precisi6n, sino rumbos, se seguirin estos rumbos en el deslinde.
Articulo 60. Se considerard centro del fundo el designado en la providencia del Cabildo al otorgarse la merced y se pueda identificar. A falta de 'ste, el reconocido como tal en actas 6 documentos puiblicos anteriores 1800, y' falta de ambos el reconocido por tal desde tiempo inmemorial, 6 donde hubiese estado el asiento mis antiguo del asiento 6 corral, apreciados por el Juez con arreglo a derecho, los hechos y fundamentos alegados y probados.
Articulo 61. La simple menci6n de un paraje 6 detalle topografico por algin nombre en concesi6n de una merced 6 en sus diligencias preliminares no crea ninguna presunci6n en favor de la existencia de titulos sobre ese paraje, pero si se hiciere menci6n de que existia concesi6n 6 asiento anterior se considerark esta 6iltima menci6n como prueba de una merced. si de hecho ha habido alli asiento conocido desde tiempo inmemorial.
Articulo 62. En la calificaci6n de titulos de los comumeros se apreciard su condominio, n6 por las caballerias de tierras 6 medida de suqperficie 6 longitud que aparezean de su documentaci6n sino por la parte alicuota que represente en los antiguos y legitimos titulos de la hacienda, hato 6 corral, fijindose su porci6n, conocidas que sean la superficie total a dividir, y las posesiones legitimamente adquiridas en la proporci6n correspondiente.
Articulo 63. Si por el repartimiento de hacienda po-




55

blada de ganado resultare que los ganados de un conduefio quedan en los terrenos de otro 6 los ganados de una hacienda en terrenos de otra colindante estarAn obligados A reducirlos al suyo 6 extraerlos en el tirmino preciso de un afio, A menos que convengan de otra suerte.
Articulo 64. Las labranzas y mejoras que queden fuera del Area de la hacienda deslindada y las que deba soltar alguno por tener ocupado mas de lo que le corresponda, las disfrutarA por un afio el que las hizo, si fueren de frutos menores 6 hasta la recolecci6n de la cosecha si la planta fuere anual, 6 por tres cosechas si fueren cafiaverales, A menos que el comunero 6 comunidad adquirente del terreno prefiera indemnizar al ocupante A tasaci6n 6 en la forma que acuerden ambas partes. Las fibricas podra demolerlas y llevarse los materiales el que las fabric si no tuviere acuerdo con el comunero 6 comunidad adquirente. Las cercas estables, plantios de Arboles y pastos artificiales serAn indemnizados A tasaci6n de personas entendidas, pagAndose el precio en tres anualidades iguales salvo siempre lo dispuesto en la letra (d) del articulo 42.
Articulo 65. Si las cercas, plantios y edificaciones fueren posteriores A la prevenci6n del juicio de deslinde no tendra' derecho el comunero que las ejecute a resarcimiento alguno.
Articulo 66. Los yerros de la mensura que procedan de imperfecci6n inexcusable de los instrumentos, no quedarAn sujetos a rectificaci6n.
Articulo 67. Si de la divisi6n resultare terreno sobrante se venderA para cubrir los gastos y costas si estuvieren pendientes de pago. Si no lo estuvieren se comprenderin en el reparto. Los yacimientos de mineral que tengan importancia, A juicio de los Calificadores y Sindico, se venderan A beneficio de la comunidad; pero si la mayoria de los comuneros lo acordare serAn comprendidos en el reparto.
Articulo 68. Al convocarse A junta se sefialarAn el dia, hora y lugar en que deba verificarse. Se celebraran en el lugar de audiencia pfiblica del juzgado y si Asta no fuere bastante espaciosa en la Sala Capitular. Las presi-




56

dird siempre el Juez, con el lleno de atribuciones que le corresponde, y se extenders un acta de la sesi6n en terminos claros y concisos.
Cuando por cualquier causa no termine uina junta el dia sefialado conitiriuara el dia siguiente A la misma hora y en el mismo lugar.
Articulo 69. Cuando varias haciendas 6 fundos no deslindados sean limitrofes y pertenezean -t in solo duefio, para el deslinde de cualquiera de ellos serin eitados los propietarios 6 comuneros de los fundos mas. proximos no deslindados, por el interns que tienen 6 puedan tener en la determinaci6n de las mercedes de las heredades inmediatas y de su centros.
Articulo 70. Se sobreseera en el deslinde por los rumbos en que se demuestre 6 aparezca que ya han sido deslindadas en forma las propiedades limitrofes, a cuyos poseedores en nada podra perjudicar la operation que se realice, bien entendido que este precepto no se contrae al mero apeo y deslinde de acotamientos 6 asientos.
Articulo 71. En todas las lineas dividentes se haran trochas 6 se pondran mojoneras firmes A costa comfin de los colindantes a quienes sirvan.
Articulo 72. Los segmentos, huecos y sobrantes que resultaren entre haciendas, hatos 6 corrales limitrofes por consecuencia de la medida circular se distribuiran entre los fundos colindantes en la proporci6n que corresponda A su naturaleza respectiva, siempre que no estuvieren ocupados por el tiempo necesario para la prescripei6n.
Articulo 73. No se retrocedera en el procedimiento por las alegaciones de ninguna de las partes, A menos que reeaiga sentencia firme de nulidad de actuaciones por violaci6n de las formas esenciales del juicio enumeradas en el articulo 1691 de la Ley de Enjuiciamiento. Civil habida consideraci6n de los preceptos especiales de esta Orden.
Articulo 74. La citaci6n a los ausentes s6o s"o hara por edictos, entendibndose por ausentes A los efectos deestos procedimientos, aquellos que no residiendo en el pais, no tengan constituido administrador 6 mandatario reco-. nocido para la administraci6n y regimen de su propiedad-




57

Se dejarain tambidn cedulas en las fineas que le pertenezcan, y si las fineas estuvieren abandonadas se entregaran las cedulas al Alcalde Municipal del termino en que estuviere sita la finea y si perteneciere 6a ms de un termino, al Alcalde de aquil en que estuviere el asiento 6 casa principal del fundo.
En todos los casos sera citado el Ministerio fiscal por los ausentes 6 por las partes que no tenga legalizada 5 formalizada representacion.
Articulo 75. Si en el curso del procedimiento resultare que hay sucesiones que no tienen legalizada su representaci6n, el Juez en ramo separado proveera a esa legalizaci6n, que podr i hacerse tambien concurriendo los interesados 6 sus representantes ante Notario con los doeumentos necesarios para hacer la declaraci6n de herederos y con los testigos que depongan sobre la no existencia de disposici6n testamentaria.
El expediente que resulte se remitira de oficio al Juzgado de primera instancia, el cual, con audiencia del Ministerio fiscal, que informark dentro de cineo dias, dictara en su vista el auto de declaraci6n de herederos que sea procedente, previos los anuncios y edictos cuando sean necesarios, devolviendo el expediente original al Notario remitente, quien lo archivard en su protocolo.
Se abonarin al Notario por su intervenci6n en el expediente diez pesos de honorarios y al Ministerio fiscal por sus derechos, cinco pesos.
En el auto de declaraci6n de herederos se hard menci6n de que, promovido juicio de deslinde con arreglo a esta Orden, tiene por objeto formalizar la representaci6n de los herederos en los juicios a que Asta se contrae, a los efectos de la exenci6n de derechos fiscales.
Disposiciones transitorias
Articulo 76. Los procedimientos iniciados con anterioridad y pendientes a la publicaci6n de esta Orden se ajustarin a ella en sus trimites ulteriores, a cuyo efecto los Jueces de primera instancia llamarin la vista con




58

toda urgencia los autos de deslinde y divisi6n de haciendas, hatos 6 corrales pendientes en el Juzgado y proveeran lo necesario para su continuaci6n, y las Audiencias devolverin A los respectivos Juzgados los autos de deslinde paralizados.
Articulo 77. Si los juicios se hallaren en estado de divisi6n y entero y hubiese sindicos, calificadores 6 peritos en posesi6n del cargo, procederin a hacer el reparto general pendiente en el termino de sesenta dias.
Si no los hubiere se convocara a los comuneros que no hayan recibido su entero para que hagan el nombramiento de calificadores y peritos con arreglo a esta Orden.
El examen, impugnaci6n e incidencias i que dieren lugar las calificaciones 6 el plan de reparto se sustanciarAn conforme A las reglas de esta Orden.
Articulo 78. Los Registradores de la propiedad de los Partidos en que hubiere haciendas, hatos 6 corrales no deslindados y comuneros llevaran en forma de indice y con arreglo A los modelos que les facilitara el Gobierno, un libro especial en que tomaran raz6n de esa clase de fundos y de sus acotamintos, con vista de los datos existentes en los registros respectivos y de los que le proporcionen los interesados.
Cada seis meses A partir de la publicaci6n de esta Orden remitirin A las Secretarias de Justicia y de Hacienda copias autorizadas de ese indice.
Articulo 79. Inmediatamente despubs de la publicaci6n de esta Orden se procedera por la Secretaria de Hacienda A la investigaci6n, compilaci6n y publicaci6n de los datos y documentos que haya en los archivos pfiblicos sobre mercedes de haciendas, hatos 6 corrales. Los Ayuntamientos, Notarios, Escribanos, Registradores de la Propiedad y Archiveros en general, facilitaran a dicha Secretaria 6 A sus delegados y representantes los datos y documentos que tengan en su poder, franqueando sus archivos. libros y protocolos para las pesquisas que sean nece;sarias; todo sin exacci6n de derechos.
Cualquiera persona 6 entidad que posea datos y documentos podra facilitarlos, suscribiendo diligencia de




59
presentaci6n al entregarlos; y se archivar'n los que presenten si ofrecieren garantias de autenticidad y legitimidad, considerindose como documentos privados los que no estuvieren en archivo pfiblico.
Disposici6n final
Articulo 80. Quedan derogadas todas las leyes, reglamentos y decretos de procedimientos relativos a esta clase de juicios.
En cuanto no estin expresamente modificados se aplicaran los preceptos del C6digo y de la Ley de Enjuiciamiento Civiles.
Esta Orden no modifica la relativa a Ferrocarriles.El Ayudante General, H. L. Scott.







LEY DE 22 DE OCTUBRE DE 1904
SOBRE DEMOLICION
DE

HACIENDAS

COMUNERAS(*

ANOTADA

(*) Publicada tambien en 24 de Octubre de 1904, rectificando errores de la primera publicaci6n.







Ley sobre demolici6n de Hlaciendas Comuneras,
ANOTADA
Articulo Primero:-Desde los veinte dias siguientes al de la publicaci6n de esta Ley en la "Gaceta de la Repuiblica," se concede un plazo de un afio(1) para que todo el que sea parte legitima, conforme al Art. 40 de la Orden No 62(2) serie de 1902. ejercite los derechos que la misma le confiere, por los trimites que en ella se establecen.(3)
(1) Este plazo de un afio comienza a contarse desde el 11 de Noviembre de 1904 y vence el diez de igual mes de 1905.
(2) Articulo 40 Sera parte para promover estos juicios todo propietario, comunero 6 conduefio, eualquiera que sea la cuantia v la especie de su acci6n en la comunidad, y el que tenga constituido sobre el fundo comin algfin derecho real.
Tambidn podrd promoverlos la Secretaria de Hacienda por si, 6 delegando expresamente en cualquier funeionario pdblico cuando, a juicio del Gobierno, pueda la operaci6n convenir al patrimonio del Estado.
(3) Este articulo es aplicable a los juicios iniciados y no terminados al comenzar a regir la presente Ley, debiendo en este caso los promoventes dentro del afio referido manifestar al Juzgado el prop6sito de continuar ejereitando su acci6n en el juicio demolitorio, obteniendo asi los beneficios que por la presente Ley se otorga a los comuneros. (Art. 17 de esta Ley).
Articulo Segundo:-Todos los expedientes demolitorios incoados en el plazo que se determina en el Articulo anterior, deberan quedar definitivamente conclusos dentro de dos afios(4) a contar desde el vencimiento del aio concedido. (5)
(4) Venciendo en diez de Noviembre de 1905 el plazo de un afio que concede el art. 10 para iniciar los expedientes a que el mismo se refiere, deberan quedar terminados diehos expedientes en nueve de Noviembre de 1907.
(5) La falta de cumplimiento de los dos articulos examinados Ileva consigo la pdrdida de los beneficios que por esta Ley se otorga A los promoventes de expedientes demolitorios.




Articulo Tercero:-Los Agrimensores e Ingenieros, empleados en Obras Pfiblicas practicarin las operaciones periciales de deslinde y mensura de las haciendas comuneras(6) cuyos juicios demolitorios se promuevan dentro
de los tbrminos que se sefialan en los Articulos l1 y 2o de esta Ley, sin pereibir otros dereehos por sus trabajos que los sueldos que reeiban del Estado, mis una remuneraci6n consistente en un peso por caballeria de tierra fitil de cada hacienda, la cual percibiran despubs de terminada la
demolici6n. (7)
El Ejecutivo podri prorrogar hasta un afio mis el plazo concedido en el Art .20 si los Agrimensores, Ingenieros y empleados de Obras Pfiblicas no pudieren llevar
A cabo los trabajos en el termino de dos afios.
Se autoriza igualmente al Ejecutivo para aumentar el nfirmero de Agrimensores, Ingenieros y empleados de
Obras Pfiblicas en los pr6ximos Presupuestos.(8)
Los interesados podrin nombrar, por mutuo acuerdo, ai su costo, Ingenieros y Agrimensores que practiquen
las operaciones de deslinde y mensura de las haciendas, si lo estiman conveniente.
( ') Fste beneficio y los dermis que concede esta Ley es s61o para las Haciendas Comuneras de cuya dernolici6n so trate, y siempre que (sta se haya inieiado en tiempo oportuno, no aelanzando. por tanto al deslinde de haciendas no conuneri,.
(7) Los Peritos seran designados por el Secretario de Obras Piiblicas, Ai irtud de requerimiento que haga el Juez que conozea del j1uiio demolitorio, requerimiento que deberi hacer on la providencia quo decreta la incoaci6n del deslinde. (Art. 16, Orden 62).
(8) Los derechos que deben percibir los Agrimensores e Ingenieros de Obras Puiblicas eneargados de las operaciones periciales on esta Consideramnos que redunda on perjuicio general to que en este caso v en otros-se concede a los propietarios de haciendas comuTe1As, puesto que forzosamente habrnri de desatenderse servicios de Obras Pfiblicas, y hacerse erogaciones de consideraci6n del Tesoro Conin, enando el Ejecutivo ejereite la facultad que se le da do aumentar en los pr6ximos Presupuestos el nuimero de empleados, Ingenieros y Agrimensores de Obras Pufiblicas, todo con el fin de demoler las haciendas comuneras, en provecho de unos cuantos" dejando 'aparte que perjudica grandemente a los Peritos no e.mnpleados, pa quienes excluye toda participaci6n, puesto que no es crelble que propietario alguno renuncie a ventajas tan manifiestas para remunerar trabajos profesionales que obtiene gratuitamente del

64




65

Estado, siendo, por tanto, perfectamente ilusoria, porque nadie la ejercitard, la facultad consignada en el ilitimo pdrrafo del articulo que anotamos.
Articulo Cuarto:-Todos los Notarios remitirin al Juzgado testimonios de los documentos que existan en sus protocolos y se les pidan, relativos A traslaciones de dominio, gravamenes y cancelaciones de los terrenos que en la hacienda que se est& demoliendo posea el solicitante, 6 la parte que de ellos se les sefialare, percibiendo el 25 por 100 de sus derechos de contado y el 75 por 100 restante cuando termine la division.(9)
(9) Como en el caso del articulo 30, este beneficio s61o aprovecha a los propietarios de haciendas comuneras, y de nuevo se perjudica a los profesionales con la injustificada protecci6n que se dispensa a los propietarios de haciendas comuneras, que, como tales, cuentan con recursos para las operaciones demolitorias, sin que valga afirmar en contrario que el pais se beneficia con la soluci6n del problema territorial, que no debe hacerse en dafio de terceros, sujetando el cobro de honorarios ya legitimarmente devengados a las contingencias y tardanzas de un juicio en que ningdin interns tiene el Notario.
El 75 por 100 de los derechos que en estos juicios devengan los Notarios se hark efectivo en la oportunidad y forma que indica el primer parrafo de la Nota 8a.
Articulo Quinto:-Los Registradores de la Propiedad, dentro del plazo que el Juez les sefiale, darn gratis a los interesados que las soliciten, certificaciones, en relaci6n, de los asientos que consten en sus libros relativos A traslaciones de dominio, gravamenes y cancelaciones de los terrenos que en la hacienda que se divide posean aqu'llos, remitiendo otro certificado igual al Juez que conozca del juicio, y aa terminaci6n de Aste percibira'n cincuenta centavos de peso por cada uno de dichos atestados remitidos A los Jueces, haciendo gratis las inscripciones de todas las parcelas que se adjudiquen A los comuneros. (10)
(10) Hacemos extensivas este articulo las observaciones contenidas en las Notas 8a y 9ga
Articulo Sexto:-Todo comunero, para atender A las costas y gastos del juicio, cedera A favor de la comunidad el 5 por 100 del terreno fitil que le corresponda, pudienda




66

entregar su importe en dinero, previa tasaci6n por peritos, nombrados uno por 41 y otro por el Juez.(11)
Si hubiera discordia entre los mismos, ambos designaran un tercero que la dirima, y en caso de no ponerse de acuerdo en la designaci6n del tercero, el Juez nombrard como dirimente al que saque entre tres insaculados.
(11) Al determinarse en este articulo, como maximum, el 5 por 100 del terreno itil que 6 cada comunero le corresponda, para con su producto atender A los gastos y costas del juicio, quedan, de hecho, derogados los preceptos contenidos en los articulos 48, 49 y 50 de la Orden nim. 62-Serie de 1902,-e igualmente derogado el 51 de dicha Orden virtud del cual el Sindico 6 representante de la Comunidad resultaba exento de las derramas para gastos, y debia contribuir solamente con la cuota que le correspondiese para el pago de las costas, contribuyendo, hoy en dia, con el 5 por 100 referido, al igual de todos los demis comuneros.
Entendemos que de igual manera ha sido derogado el articulo 30 de la citada Orden, que dice: "El Sindico podri hacer uso del 'procedimiento establecido en el articulo 80 de la Ley de Enjui"'ciamiento Civil (el de apremio), para la recaudaci6n de fondos contra los comuneros morosos."
Las costas y gastos a cuyo pago se atiende mediante la cesi6n la comunidad del 5 por 100 de lo que a cada comunero le corresponda del terreno iltil, son las comunes, pues las particulares serin abonadas por cada parte en la forma ordinaria, lo cual habrd de tener en cuenta el Actuario al practicar la regulaci6n de costas.
Articulo Sptimo:-A los efectos del Articulo 30 de
esta Ley, los Jueces se dirigiran directamente al Secretario de Obras Pfiblicas para que transmita las 6rdenes a los Agrimensores e Ingenieros que de e1 dependan.
El Ejecutivo reglamentard este servicio.
Articulo Octavo:-Transcurridos los plazos que, en sus respectivos caso's, se sefialan en los Articulos 10 y 20,(12) queda prescrito(13) el derecho que en los mismos se reconoce, y se declaran aplicables a los terrenos comprendidos en las haciendas comuneras, las disposiciones sobre prescripci6n del dominio contenidas en el Titulo 18, Libro 4o del C6digo Civil, con excepci6n del Ai'ticulo 1,965.(14)
(12) El aiio a que se refiere el articulo 10 comenz6 en once de Noviembre de 1904, y termina, por consiguiente, en diez de Noviembre de 1905.
(13) Creemos que no es la palabra "prescripci6n" la que con mas propiedad pudo haberse usado; puesto que no prescriben los derechos del propietario para pedir el deslinde y la divisi6n :sino que "caducan" los beneficios que los arts. 10 y 20 ofrecen A




67

los que, presentando sus solicitudes de deslinde en t6rmino oportuno, pueden gozar de las especiales ventajas (desventajas especialisimas y atentatorias para Notarios y Registradores) que les conceden los arts. 30, 40 y 50, viniendo a contener el que se examina, la sanci6n del ejercicio en tiempo de las acciones citadas, de acuerdo con el espiritu que presidi6 a la formaci6n de la Ley, 6 sea concluir en el menor tiempo posible con el problema de las haciendas comuneras; y sujetando, al que no se acoja a la nueva legislaci6n, 4 sufrir trimites largos y dispendiosos, y que se ventile en juicio declarativo, la menor oposici6n que se haga a sus pretensiones, salvo en los casos especiales determinados por las leyes.
(14) N6tese que s61o las haciendas comuneras se refieren las disposiciones del C6digo Civil, sobre prescripci6n, que se trans criben. (Libro IV, Titulo XVIII).
DE LA PRESCRIPCION
CAPITULO I
Disposiciones Generales
Art. 1,930. Por la prescripci6n se adquieren, de la manera y con las condiciones determinadas en la ley, el dominio y demAs derechos reales.
Tambidn se extinguen del propio modo por la prescripci6n los derechos y las acciones, de cualquier clase que sean.
Art. 1,931. Pueden adquirir bienes 6 derechos por medio de la prescripci6n las personas capaces para adquirirlos por los demis modos legitimos.
Art. 1,932. Los derechos y acciones se extinguen por la prescripci6n en perjuicio de toda clase de personas, inclusas las juridicas, en los tdrminos prevenidos por la Ley.
Queda siempre a salvo a las personas impedidas de administrar sus bienes el derecho para reclamar contra sus representantes legitimos, cuya negligencia hubiese sido causa de la prescripci6n.
Art. 1,933. La prescripci6n ganada por un copropietario 6 comunero aprovecha a los dem's.
Art. 1,934. La prescripcidn produce sus efectos juridicos a favor y en contra de la herencia antes de haber sido aceptada y durante el tiempo concedido para hacer inventario y para deliberar.
Art. 1,935. Las personas con capacidad para enajenar pueden renunciar la prescripci6n ganada; pero no el derecho de prescribir para lo sucesivo.
Entidndese tacitamente renunciada la prescripci6n cuando la renuncia resulta de actos que hacen suponer el abandono del derecho adquirido.
Art. 1,936. Son susceptibles de prescripci6n todas las cosas que estin en el comercio de los hombres.
Art. 1,937. Los acreedores, y cualquiera otra persona interesada en hacer valer la prescripci6n, podr1n utilizarla 4 pesar de la renuncia expresa '6 taeita ddl1 deudor 6 propietario.
Art. 1,938. Las disposiciones del presente titulo se entienden sin perjuicio de lo que en este C6digo 6 en leyes especiales se establezca respecto a determinados casos de prescripci6n.
Art. 1,939. La prescripci6n comenzada antes de la publicaci6n de este C6digo e regira por las leyes anteriores al mismo; pero




68

si desde que fuere puesto en observancia transcurriese todo el tiempo en 41 exigido para la prescripei6n, surtird 6sta su efecto, aunque por dichas leyes anteriores se requiriese mayor lapso de tiempo.
CAPITULO II
De la prescripci6n del domino y demis derechos reales
Art. 1,940. Para la prescripci6n ordinaria del dominio y demAs derechos reales se necesita poseer las cosas con buena fe y justo titulo por el tiempo determinado en la ley.
Art. 1,941. La posesi6n ha de ser en concept de duefio, pfiblica, pacifica y no interrumpida.
Art. 1,942. No aproveehan para la posesi6n los actos de caracter posesorio, ejecutados en virtud de licencia 6 por mera toleraci6n del duefio.
Art. 1,943. La posesi6n se interrumpe, para los efectos de la prescripci6n, natural 6 civilmente.
Art. 1,944. Se interrumpe naturalmente la posesi6n cuando por cualquier causa se cesa en ella por mas de un afio.
Art. 1,945. La interrupci6n civil se produce por la citaci6n judicial hecha al poseedor, aunque sea por mandato de juez incompetente.
Art. 1,946. Se considerard no hecha y dejard de producir interrupci6n la citaci6n judicial:
1 Si fuere nula por falta de solemnidades legales.
20 Si el actor desistiere de la demanda 6 dejare caducar la instancia.
30 Si el poseedor fuere absuelto de la demanda.
Art. 1,947. Tambi6n se produce interrupci6n civil por el actor de conciliaci6n, siempre que dentro de dos meses de celebrado se presente ante el Juez la demanda sobre posesi6n 6 dominio de la cosa cuestionada.
Art. 1,948. Cualquier reconocimiento expreso 6 ticito que el poseedor hiciere del derecho del duefio interrumpe asimismo la posesi6n.
Art. 1,949. Contra un titulo inscrito en el Registro de la Propiedad no tendrd lugar la prescripci6n ordinaria del dominio 6 derebhos reales en perjuicio de tercero, sino en virtud de otro titulo igualmente inscrito, debiendo empezar a correr el tiempo desde la inscripci6n del segundo.
Art. 1,950. La buena fe del poseedor consiste en la creencia de que Ia persona de quien recibi6 la cosa era duefio de ella, y podia trasmitir su dominio.
Art. 1,951. Las condiciones de la buena fe exigida para la posesi6n en los arts. 433, 434, 435 y 436 de este C6digo son igualmente necesarias para la determinaci6n de aquel requisito en la prescripci6n del dominio y demis derechos reales.
Art. 1,952. Entiendese por justo titulo el que legalmente baste para transferir el dominio 6 derecho real de cuya prescripci6n se trate.
Art. 1,953. El titulo para la prescripci6n ha de ser verdadero y valido.
Art. 1,954. El justo titulo debe probarse; no se presume nunca.
Art. 1,957. El dominio y demis derechos reales sobre bienes




69

inmuebles se prescriben por la posesi6n durante diez afios entre presentes y veinte entre ausentes, con buena fe y justo titulo.
Art. 1,958. Para los efeetos de la prescripei6n se considera ausente al que reside en el extranjero 6 en Ultramar.
Si parte del tiempo estuvo presente y parte ausente, cada dos afios de ausencia se reputarhn como uno para completar los diez de presente.
La ausencia que no fuere de un ailo entero y continuo, no se tomard en cuenta para el c6mputo.
Art. 1,959. Se prescriben tambidn el dominio v demhs derechos reales sobre los bienes inmuebles por su posesi6n nunca cumplida durante treinta afios, sin necesidad de titulo ni de buena fe, y sin distinci6n entre presentes y ausentes, salvo la excepci6n determinada en el articulo 539. (1) Art. 1,960. En la computaci6n del tiempo necesario para la prescripci6n se observaran las reglas siguientes: La El poseedor actual puede completar el tiempo necesario para la prescripci6n, uniendo al suyo el de su causante.
2a Se presume que el poseedor actual, que lo hubiera sido en 6poca anterior, ha continuado si6ndolo durante el tiempo intermedio, salvo prueba en contrario.
3f El dia en que comienza a contarse el tiempo se tiene por entero; pero el filtimo debe cumplirse en su totalidad.
CAPITULO III
De la prescripci6n de las acciones
Art. 1,961. Las acciones prescriben por el mero lapso del tiempo fijtado por la ley.
Art. 1,963. Las acciones reales sobre bienes inmuebles prescriben los treinta afios.
Entiendese esta disposici6n sin perjuicio de lo establecido para la adquisici6n del dominio 6 derechos reales por prescripci6n.
Art. 1,964. La acci6n hipotecaria prescribe a los veinte afios, y las personales que.no tengan sefialado t6rmino especial de prescripci6n los quince.
Art. 1,965. No prescribe entre coherederos, conduefios 6 propietarios de fines colindantes la acci6n para pedir la partici6n de la herencia, la division de la cosa comfin 6 el deslinde de las propiedades contiguas.
Art. 1,969. El tiempo para la prescripci6n deo toda clase de acciones, euando no haya disposici6n especial que otra cosa determine, se eontari desde el dia en que pudieron ejercitarse.
Art. 1,973. La prescripci6n de las acciones se interrumpe por su ejereicio ante los tribunales, por reclamaci6n extrajudicial del acreedor y por cualquier acto de reconocimiento de la deuda por el deudor.
Art. 1,974. La interrupci6n de la prescripci6n de acciones en las obligaciones solidarias aprovecha 6 perjudica por igual a todos los acreedores v deudores.
Esta disposici6n rige igualmente respecto a los herederos del deudor en toda clase de obligaciones.
(1) Art. 539. Las servidumbres continuas no aparentes, y las discontinuas, sean 6 no aparentes, s6lo podrAn adquirirse en virtud de titulo.




70

En las obligaciones mancomunadas, cuando el acreedor no reclame de uno de los deudores~mis que la parte que le corresponda, no se interrumpe por ello la prescripci6n respecto A los otros codeudores.
Articulo Noveno:-Llegado el caso a que se refiere el
Articulo anterior, todo poseedor podrai acreditar su derecho en la forma que establecen los Articulos 390 y siguientes de la Ley Hipotecaria;(15) pero al ordenar el Juez la citaci6n de los propietarios colindantes, como trimite previo para recibir la informaei6n testifical, convocara por
medio de edictos, que se fijaran en los lugares que el Juez estime convenientes para su mayor publicidad en el distrito A que la finca pertenece y se insertarin en la "Gaceta de la RepTiblica," -A todos los que se crean perjudicados con la inscripci6n que se pretenda, para que comparezean en el termino de veinte dias A anunciar su oposicin.
(15) Transcribimos estos articulos que estan minodificados por el precepto que anotamos, en cuanto a que se le ordena al Juez la publicaci6n de los edictos en los lugares "que estime ias convenientes, para su mayor publicidad, en el distrito A que la finca pertenece, y la inserci6n de los mismos en la "Gaceta Oficial," por los cuales edictos deben ser convocados todos los que crean que les perjudica la inscripci6n que se pretende, concedidndoseles un plazo de 20 dias para que anuncien su oposici6n, si les conviniere, oposici6n que debe sustanciarse en la forma que determinan los Arts. 10 y siguientes de la Ley de Haciendas Comuneras, 6 sea por la tramitaci6n breve que da la Ley de Enjuiciamiento Civil a los incidentes, siendo 6sta la modificaci6n mas importante que por esta Ley se hace A la referida Ley de Enjuiciamiento Civil.
Art. 390. Para facilitar el cumplimiento del articulo anterior A los propietarios que carecieren de titulo escrito de dominio, cualquiera que sea la 4poca en que hubiera tenido lugar la adquisici6n, se les concede la facultad de inscribir su derecho, justificando previamente su posesi6n ante el Juez de Primera Instancia del lugar en que est6n situados los bienes, con audiencia del Ministerio Fiscal y eitaci6n de los propietarios colindantes, si trataren de inscribir el dominio pleno de alguna finca, y con la del propietario 6 la de los demnias participes en el dominio, si pretendieren inscribir un derecho real.
Si los bienes estuvieren situados en pueblo 6 t6rmnino en donde no resida el Juzgado de Primera Instancia del Partido, podri haeerse dicha informaci6n ante el Juez Municipal respectivo, con audiencia del Representante Fiscal.
La intervenci6n del Ministerio Fiscal se limitard a procurar que se guarden en el expediente las formas de la Ley.
Articulo 391. En la instrucci6n del expediente A que se refiere el precedente articulo se observarin las siguientes reglas:
Primera: El escrito en que se pida la admisi6n de la informaci6n expresara:




71

10 La naturaleza, situaci6n, medida superficial, linderos, nombre y cargas reales de la finca cuya posesi6n se trate de acreditar.
20 La especie legal, valor, condiciones y eargas del dereehov real de cuya posesi6n se trate, y la naturaleza, situaci6n, linderos y nombre, si lo tuviere, de la finca sobre Ia cual estuviere aqu6il impuestn.
30 El nombre y apellido de la persona de quien se haya adquirido el inmueble 6 derecho.
40 El tiempo que se Ilevase de posesi6n.
50 La circunstancia de no existir titulo escrito, 6 de no ser fcil hallarlo en el caso de que exista.
Segunda: La informaci6n se verificard con dos 6 m6s testigos, vecinos propietarios del pueblo 6 t6rmino municipal en que estuviesen situados los bienes.
Tercera: Los testigos justificaran tener las eualidades expresadas en la anterior regla, presentando los documentos que las; acrediten.
Contraerin sus declaraciones al hecho de poseer los bienes en nombre propio el que promueva el expediente, y al tiempo que haya durado la posesi6n, y seran responsables de los perjuicios que puedan causar con la inexactitud de sus deposiciones.
Cuarta: El que trate de inscribir su posesi6n, presentari una certificaci6n del Alcalde 6 Autoridad encargada del cobro de la Contribuci6n Territorial en el pueblo en cuyo termino municipal radiquen los bienes. En esta certificaci6n se expresard claramente, con referencia a los padrones de riqueza, relaciones juradas 6 planillas que presenten los contribuyentes, i otros datos de las oficinas municipales, que el interesado paga la contribuci6n a titulo de duefio, determinindose la cantidad con que contribuye cada finca, si constase; y no siendo asi, se manifestari iinicamente que todas ellas se tuvieron en cuenta al fijar la Ailtima cuota de contribuci6n que se hubiere repartido.
Si no se hubiese pagado ningin trimestre de contribuci6n por ser su adquisici6n reciente, se dara conocimiento del expediente a la persona de quien proceda el inmueble. 6 sus herederos, a fin de que manifiesten si tienen algo que oponer a su inscripci6n.
Si el que ]a solicita fuese heredero del anterior poseedor, presentara el (ultimo recibo de contribuci6n que 6ste haya satisfecho, i otro documento que acredite el pago.
Quinta: Si los duefios de los terrenos colindantes, 6 el participe en la propiedad 6 en los dereehos de una finca que deban ser citados, estuvieren ausentes y se supiese su paradero, el Juzgado les citard por medio de oficio si se hallaren en la provincia de Ultramar respectiva, y aqu61 se dirigird por .conducto del AMinisterio de Ultramar si se encontraren en la Peninsula 6 en las demis provincias ultramarinas. (Lease: Secretaria de Estado y extranjero). Si la residencia guese en algufin punto de naci6n extranjera, el oficio se dirigird por el mismo conducto oficial al C6nsul de la naci6n donde se hallaren, sefialindoles para comparecer por si 6 por medio de apoderado el termino que juzgue necesario, segan la distancia, y que no podrd ser menor de noventa dias, contados desde la fecha de la notificaci6n.
Si se ignorase su paradero, se le citard por medio de edictos en los peri6dicos oficiales de la provincia de Ultramar respectiva y por tdrmino de noventa dias; y si transcurridos estos t6rminos no comparecieren los citados, el Juzgado aprobard el expediente y mandard hacer la inscripci6n del derecho, sin perjuicio del que corresponda a dichos duefios colindantes 6 participes, expresdndose que estos no han sido oidos en la informaci6n.




72

La inseripei6n en tal easo expresard tambi6n dicha circunstancia.
Sexta: Cualquiera que se crea con derecho A los bienes 6 parte de ellos euya inseripei6n se solicite mediante informae6n de posesi6n, podra alegarlo ante el Tribunal competente en juicio declarativo.
La interposici6n de esta demanda y su inseripei6n en el Registro suspenderdn el curso del expediente de informaci6n, y la inscripei6n del mismo si estuviese ya concluido y aprobado.
Articulo 392. Siendo suficiente la informaci6n practicada en la forma prevenida en el articulo anterior, y no habiendo oposici6n de parte legitima, 6 siendo desestimada la que se hubiese hecho, el Juzgado aprobard el expediente y mandard extender en el Registro la inscripei6n solicitada, sin perjuicio de tercero de mejor derecho.
El poseedor que haya obtenido la providencia expresada en el pirrafo anterior, presentard en el Registro, solicitando la inseripei6n correspondiente, el expediente original que deberi habdrsele entregado para este efeeto, pudiendo acompafiar, si desea conservarla, una copia del mismo en papel comdn, que, cotejada por el Registrador y puesta nota de conformidad, si la hubiere, le sera devuelta, quedando archivado en todo caso el original.
Articulo 393. Los Registradores, antes de inscribir alguna finca 6 dereeho en virtud de las informaciones prescritas en los tres artilculos anteriores, examinardn cuidadosamente el Registro, para averiguar si hay en 61 algin asiento relativo al mismo inmueble que pueda quedar total 6 pareialmente cancelado por consecuencia de la misma inseripei6n.
Si hallaren algin asiento de adquisici6n de dominio 6 posesi6n no cancelado que est6 en eontradicei6n con el heeho de la posesi6n justificada por la informaei6n judicial, suspenderin la inscripei6n, hardn anotaci6n preventive, si la solicita el interesado, y remitirin copia de dieho asiento al Juez que haya aprobado la informaei6n.
El Juez, en su vista, y con eitaci6n y audieneia de las personas que por dieho asiento puedan tener algfin dereeho sobre el inmueble, eonfirmard 6 revocard el auto de aprobaci6n, dando conocimiento en todo easo de la providencia que recayese al Registrador, 6 fin de que en su vista leve A efeeto la inscripei6n 6 eancele la anotaci6n preventiva.
Si las personas que hubieren de ser citadas estuvieren ausentes, se 1evarhin previamente A efeeto las formalidades exigidas para la citaci6n en la regla 5a del articulo 391.
Si el Registrador hallare alg6n asiento no cancelado de censo, hipoteca 6 cualquier derecho real impuesto sobre la finea que ha de ser inscrita, procedera a la inscripci6n de posesi6n solicitada en virtud de informaci6n judicial; pero debera hacer en ella menci6n de dicho asiento.
Las inscripeiones de posesi6n se converting en inscripciones de dominio cuando reunan los requisitos siguientes:
10 Que hayan transcurrido veinte afios desde la fecha de la inscripci6n.
20 Que se anuncie la conversion de la inseripei6n de posesi6n por medio de un edicto en el "Boletin Oficial" correspondiente para que los interesados que se consideren perjudicados puedan oponerse, presentando la oportuna demanda en el plazo de treinta dias.
30 Que, transcurridos los plazos indicados en los pArrafos




73

anteriores, no existan en el Registro asiento ni nota que indique que la prescripci6n ha sido interrumpida.
A este efecto, si la interrupci6n hubiere sido natural, se acreditard en sumaria informaci6n ante el Juez Municipal donde radique la finca, la causa que di6 lugar a ella, asi comino que la posesi6n ces6 en su virtud por mas de un afio; y expedido el oportuno testimonio, se extended al margen de la inscripci6n posesoria la nota correspondiente. En el caso de interrumpirse civilmente la prescrpci6n, se hard asi constar en el Riegistro, bien por nota marginal extendida en virtud de comunicaci6n del Juzgado en que se transcriba la citaci6n hecha al poseedor 6 a consecuencia de la presentaci6n del testimonio del acto de conciliaci6n, bien por medio de una anotaci6n preventiva de la demanda, que retrotraeri sus efectos A la fecha de la presentaei6n en el Registro del testimonio de dicho acto de conciliaci6n, bien por inscripci6n del titulo en que aparezca el reconocimiento expreso 6 tceito que el poseedor hiciere del derecho del duefio. Treinta dias despubs de terminados los veinte afios, se procederi por el Registrador, a instancia de parte, a extender la oportuna nota de conversi6n, si se hubieran cumplido los requisitos de que trata el precedente parrafo.
Articulo 394. Las inscripciones de posesi6n expresarin todas las circunstancias referidas en el articulo 391, y ademis,.los nombres de los testigos que hayan declarado, el resultado de sus declaraciones, el de las demis diligencias practicadas en el expediente, la opini6n del Ministerio Fiscal y las circunstancias peculiares de ]a inscripci6n, segfn su especie, en cuanto constaren del mismo expediente.
Si no hubieren transcurrido los veinte afios contados desde la fecha de la inscripci6n, 6 no se hubieren l1enado los requisitos marcados en el articulo 393 de esta Ley, las inscripciones de posesi6n surtira'n su efecto legal con arreglo a lo dispuesto en los pfrrafos siguientes. El tiempo de posesi6n que se haga constar en dichas inscripciones como transcurrido cuando dstas se verifiquen, se contark para la prescripci6n que no requiera justo titulo (la de treinta afios) a menos que aqu6Iad quien dsta perjudique lo contradiga, en cuyo caso debera probarse dicho tiempo de posesi6n con arreglo al derecho comuin.
Las inscripciones de posesi6n perjudicarin 6 favoreceran tercero desde su fecha, pero solamente en cuanto a los efectos que atribuyen las leyes la mera posesi6n. (Articulos 446 y siguientes del C6digo Civil).
La inscripci6n de posesi6n no perjudicard al que tenga mejor derecho a la propiedad del inmueble, aunque su titulo no haya sido inscrito, a menos que la prescripci6n haya convalidado y asegurado el derecho inscrito. Entre las partes surtir efecto la posesi6n desde que deba producirlo conforme al dereebo comuin.
Lo dispuesto en los anteriores articulos sobre las inscripciones de posesi6n no sera aplicable al derecho hipotecario, el cual no podrf inscribirse sino mediante la presentaci6n de titulo escrito.
Articulo 395. Todo propietario que careciere de titulo escrito de dominio, cualquiera que sea la 6poca en que hubiese tenido lu:gar la adquisici6n, podrf inscribir dicho dominio justificndolo con las formalidades siguientes:
la Presentarf un escrito al Juez de Primera Instancia del Partido en que radiquen los bienes, 6 al del en que estd la parte principal, si fuese una finca enclavada en varios partidos, refiriendo el modo con que los haya adquirido, y las pruebas legales que de esta adquisici6n pueda ofrecer, y pidiendo que, con citaci6n de aquel de quien procedan dichos bienes, 6 de su causa-habiente y del




74

Ministerio Fiscal, se le admitan las referidas pruebas y se declare su derecho.
2a El Juez dark traslado de este escrito al Ministerio Fiscal. citar6 A aqu4l de quien procedan los bienes 6 a su causahabiente, si fuera conocido, y los que tengan en diehos bienes cualquier derecho real; admitirk todas las pruebas pertinentes que se ofrezean por el autor, por los interesados citados 6 por el Ministerio Fiscal en el termino de ciento ochenta dias, y convocara A las personas ignoradas a quienes pueda perjudicar la inscripci6n solicitada, por medio de edictos que se fijaran en parajes pdblicos, y se insertaran tres veces en los peri6dicos oficiales de la Provincia de Ultramar respectiva, A fin de que comparezean si quieren alegar su derecho.
Si los que hubiesen de ser citados estuvieren ausentes, se seguird para las citaciones el procedimiento establecido en la regla 5a del articulo 391.
3a Transcurrido dicho plazo, oird el Juez por eserito sobre las reclamnaciones y pruebas que se hubiesen presentado, al Ministerio Fiscal y los demis que hayan concurrido al juicio; y en vista de lo que alegaren, y calificando dichas pruebas con un criterio racional, declarard justificado 6 n6 el dominio de los bienes de que se trata.
4a El Ministerio Fiscal 6 eualquiera de los interesados podran apelar de esta providencia; y si lo hiciesen, se sustanciard el recurso por los termites establecidos para los incidentes en la Ley de Enjuciamiento Civil.
(V6ase Nota al art. 21 de la O. M. nim. 62, Serie de 1902).
5a Consentida 6 confirmada dicha providencia, sera en su caso titulo bastante para la inscripci6n del dominio.
6a Cuando el valor del inmueble no excediese de mil pesos, sera verbal la audiencia que, segin la regla 3a debe prestarse por escrito al Ministerio Fiscal y a los interesados, y la apelaci6n en su caso seguird los trimites establecidos para estos recursos en los juicios de menor cuantia. (Articulo 701 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil).
Articulos del Reglamento General para la ejecuci6n de la Ley Hipotecaria, que se refieren a los 390 y siguientes, transcritos.
Articulo 436. El propietario que careciere de titulo escrito s61o podrd justificar la posesi6n para el efecto de inscribir su derecho por medio del oportuno expediente instruido con sujeei6n los articulos 390 y 391 de la Ley. (Hipotecaria).
Cuando los interesados no pudieren por cualquier motivo presentar en el expediente los documentos mencionados en el articulo 391 de la Ley, los Registradores denegarin la inscripei6n, sin perjuicio de que el interesado haga uso, si lo estima oportuno, del derecho consignado en el articulo 395 de la Ley para acreditar la adquisici6n del dominio.
Si de los documentos resultare que paga la contribuei6n a titulo de duefio una persona distinta de la que p-retende justificar la posesi6n y no hay otro defecto ni obsticulo que impida la inscripci6n, se suspenders 6sta y se tomark anotaci6n preventiva por defecto subsanable.
Articulo 437. Se entenderk que carece de titulo escrito para el efecto de inscribir su posesi6n, con arreglo A los articulos 390 y siguientes de la Ley, no s61o el que realmente no posea dicho ti-




75

tulo, sino tambidn el propietario que, teniendolo, no pueda reclamar inmediatamente su inscripci6n por haberlo de traer de punto distante del lugar en que deba hacerla 6 por cualquier otra causa que le obligue a dilatar su presentaci6n. Esta circunstancia podri hacerse constar en el expediente y en la misma inscripci6n.
Articulo 438. En el expediente para acreditar la posesi6n no se podri exigir del que lo promueva que presente el titulo de adquisici6n de la finca 6 derecho, ni se admitird otra oposici6n de parte interesada que la que se contraiga exclusivamente al hecho de poseer en nombre propio. La cuesti6n de derecho no podri ventilarse sino en juicio declarativo. (Este articulo estf modificado por la Ley de Haciendas comuneras, art. 10, que establece como inicas causas de oposici6n las de la exactitud 6 n6 de los linderos y la certeza 6 n6 de la posesi6n que se alega).
En los expedientes judiciales de posesi6n, como de jurisdicci6n voluntaria, no se necesitari la asistencia de Procurador ni Abogado, (en ningin caso es ya obligatoria la asistencia de Procurador.-Orden Militar nfim. 166, Serie de 1900), y se usar6 papel de oficio. (Se usa hoy papel comin en todas las actuaciones. Deereto de la Secretaria de Justicia, 1899).
Cuando tuvieren por objeto la inscripci6n de una 6 de varias fincas y el valor de todas ellas no exceda de trescientos pesos, devengaran los Actuarios por derechos judiciales dos pesos.
Si el valor de la finca 6 fincas excediese de trescientos pesos y no pasare de mil, devengarin por dichos derechos cuatro pesos.
Cuando el valor de la finca 6 fincas excede de mil pesos se pagaran los derechos con arreglo al Arancel Judicial. (Hoy, exceptufndose temporalmente los Juzgados Municipales, la Justicia es gratuita. Articulo 84 de la Constituci6n de la Repuiblica).
Los derechos que se devenguen en dichos expedientes, cuando fuesen instruidos en los Juzgados Municipales se distribuirin por terceras partes entre los Jueces, Fiscales y Secretarios de los mismos.
Articulo 439. Siempre que deba aplazarse lo dispuesto en el articulo anterior respecto a la cuantia de derechos, 1o pedir el interesado, acompafiando a su solicitud una relaci6n jurada, en que exprese el valor de cada una de las fineas. Si iste se hubiera disminuido con perjuicio de los funcionarios a quienes corresponda la percepci6n de los derechos podran 6stos hacer las reclamaciones que estimen justas, pero sin suspender la prictica de la informaci6n solicitada ni recargar por ella el gasto.
Articulo 440. Las inscripciones que deban verificarse para acreditar el dominio 6 la posesi6n que se hayan justifieado por los medios establecidos en el articulo 390 y siguientes de la Ley, se acomodaran a las reglas que para las inscripciones en general determinan la Ley y este Reglamento, y ademAs expresarin las circunstancias particulares que convengan A cada caso, seguin resul; ten de los documentos presentados al Registro para obtener la inscripci6n.
Articulo 441. Los que tengan 6 su favor alguna inseripci6n de posesi6n y quieran hacer uso del beneficio que les concede el pirrafo 60 del articulo 393 de la Ley, presentaran una instancia al Juez Municipal del lugar en que radique la finca con certificaci6no del Registrador, en que se haga constar que han transcurrido veinto afios desde la fecha de la inscripci6n y que no existe en iel Registro nota que indique que la prescripci6n ha sido interrumpida, solicitando en su vista que se anuncie por medio de un edicto en el "Boletin Oficial de la Provincia la conversi6n de la inscripci6n de posesi6n en de dominio, a fin de que los que se consideren perju-




76

dicados puedan oponerse en el plazo de treinta dias, contados desde la feeha de la publicaci6n del edicto.
Transeurridos los treinta dias sin que se hubiere presentado ninguna reclamaei6n, el Juez Municipal, hara constar este hecho, declarard concluso el expediente y mandard expedir testimonio duplicado de las diligencias anteriores al solicitante. Con este testimonio acudira al Registrador dicho solicitante para que verifique la conversi6n, que se hara por medio de nota marginal, archivandose uno de los ejemplares del testimonio y devolvi6ndose el otro al interesado.
Articulo Diez:-El que anunciare su oposici6n(16) en
el termino que se sefiala en el Articulo anterior, debera ratificarla, estableciendo la demanda dentro del plazo de treinta dias, a contar desde la fecha de la presentaci6n del escrito en que se opuso. Dicha demanda sera sustanciada por los tramites que para los incidentes(17) sefiala la Ley de Enjuiciamiento Civil; pero en ella no podri ser objeto de discusi6n otra cosa que la exactitud 6 inexactitud de los linderos fijados en el escrito inicial del expediente posesorio y la verdad 6 n6 de la posesi6n que se alega.
(16) La sustaneiaci6n de la demanda a que se refiere este articulo, debe hacerse en la misma pieza de autos, y por tanto, como incidente de previo y especial pronunciamiento, puesto que, debiendo fundarse, exclusivamente, en la exactitud 6 inexactitud de los linderos fijados en el escrito inicial del expediente posesorio 6 en la certeza 6 n6 de la posesi6n que alega el promovente, esta fuera de duda que sirve de obstaculo a la continuaei6n del expediente posesorio, haciendose necesario su resoluci6n, previamente.
(17) Vdase Nota del Articulo 21 de la Orden Militar ndm. 62. Serie de 1902.
Articulo Once:-Transcurridos los veinte dias que se conceden en el Articulo 90 para anunciar la oposici6n, sin que por nadie se hubiese verificado, 6 vencidos, en su caso, los treinta dias a que se refiere el Articulo 10 sin formaligarse la oposici6n, el Juez declarard no haber lugar a admitir reclamaci6n alguna en lo sucesivo y continuari la tramitaci6n del expediente posesorio.(18)
(18) Los t6rminos que sefialan los dos articulos anteriores a iste que anotamnios, son prorrogables a virtud de lo dispuesto en el art. 306 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y por consiguiente, el Juez no podrd hacer la declaratoria que se ordena en el final del art. 11, sin que por el Escribano se le de cuenta, en su oportunidad legal, de haber transcurrido los plazos respectivos, 6 que se haya solicitando la pr6rroga.
En la practice, nunca podri pedirse pr6rroga sino del plazo




77

de treinta dias del art. 100, puesto que, en el caso del art. 90 seria absurdo que en un escrito se solicitase que se prorrogara un plazo para anunciar una oposici6n que estai anunciada por el mero hecho de pedir la pr6rroga.
Articulo Doce:-E1 auto que dicte el Juzgado, conforme al Articulo 392(19) de la Ley Hipotecaria, contendri en su parte dispositiva la expresi6n de ser titulo de dominio de la finea objeto del expediente y que perjudica a tercero cuando la informaci6n compruebe que el promovente se encuentra en cualquiera de los casos de los Articulos 1,957 y 1,959 del C6digo Civil.(20)
(19) Este articulo modifica, ampliandolo, el art. 392 de la Ley Hipotecaria, al ordenar que el auto que dicte el Juzgado contenga en su parte dispositiva, expresi6n de ser aquil, titulo de dominio de la finca objeto del expediente y que perjudica a tercero cuando por la informaci6n se compruebe que el promovente se encuentra en cualquiera de los easos de los arts. 1957 y 1959 del C6digo Civil.
(20) Articulo 1,957. El dominio y demas derechos reales sobre bienes inminuebles se prescriben por la posesi6n durante diez afios entre presentes, y veinte entre ausentes, con buena fe y just titulo.
Articulo 1,959. Se prescriben tambidn el dominio y demis derechos -ales sobre los bienes inmniuebles por su posesi6n no interrumpida durante treinta afios, sin necesidad de titulo ni de buena fe, y sin distinci6n entre presentes y ausentes, salvo la excepci6n determinada en el articulo 539. (Articulo 539. Las servidumbres continuas no aparentes, y las discontinuas, sean 6 n6 aparentes, s6lo podran adquirirse eiT 'virtud de titulo).
Articulo Trece:-Los Registradores de la Propiedad s61o podrin negar la inscripci6n de los expedientes tramitados conforme a esta Ley, cuando del Registro aparezca otra inscripci6n de los mismos terrenos. La denegartn por defectos subsanables cuando no haya transcurrido el termino que se fija en el Articulo siguiente, y por defecto insubsanable cuando haya transcurrido dicho termino.
Articulo Catorce:-Todas las inscripciones parciales de terrenos pertenecientes a haciendas comuneras que aparezean en los libros del Moderno Registro de la Propiedad y que estin hechas conforme a las disposiciones especiales de la Ley Hipotecaria para inscribir dichos terrenos, quedarin en el concepto de inscripciones definitivas de dominio si contra ellas no se anuncia y formaliza oposici6n dentro de los terminos y en la forma que se es-




78

tablece en los Articulos 90 y 100 de esta Ley, debiendo comenzarse a contar el primero de dichos terminos desde veinte dias despues de publicada la inscripci6n en la "Gaceta de la Repiblica."(21)
(21) Articulos Transitorios del Reglamento General para la
ejecuci6n de la Ley Hipotecaria
A. rticulo 40 Para la inscripci6n de las fincas conocidas con el nombre de "Haciendas Comuneras," en la Isla de Cuba, mientras tanto que se promulgue una Ley para facilitar y estimuJar su deslinde, divisi6n y adjudicaci6n, se observardn ademis de los preceptos establecidos en este Reglamento las siguientes reglas:
Primera: Podrk solicitar esta inscripei6n cualquier comunero 6 participe que acredite ilevar en la hacienda cinco afios de residencia y poseer en la misma, tierra labrada 6 acotada. Tambi6n podran solicitarla los que tuvieren en su poder, con causa legitima, el titulo primordial de concesi6n de la hacienda, 6 los que acrediten corresponderles una participaci6n en la misma que importe cuando menos la sexta parte.
Segunda: El interesado presentard el titulo 6 documento en que funde su derecho y copia testimoniada de la primitiva concesi6n de la gracia 6 merced, con los nombres de corral, hato, estancia
6 solar.
Tercera: Con dichos documentos acompafiard una relaci6n jurada y firmada por 61 mismo 6 por una persona abonada, a su ruego, describiendo la finca y expresando los nombres y vecindad de los comuneros 6 participes en la Hacienda, con el nfimero de areas, caballerias 6 pesos de posesi6n que cada uno representa en la comunidad.
Cuarta: Si el que solicitare la inscripei6n ignorase el nombre, veeindad 6 participaci6n de alguno de los comuneros 6 conduefios, lo manifestard asi en la relaci6n jurada de que se habla en la regla anterior.
Quinta: El Registrador, en vista de los documentos presentados y de la relaci6n extendida en la forma prevenida en la Regla 3, notificard a los conduefios la solicitud de inscripci6n. Los que de estos no estuvieren conformes con el contenido de aquella relaci6n, acudirAn dentro del t6rmino de treinta dias, si residiesen en la Isla, 6 tuvieren en la misma quien los represente, y en en el de noventa si residiesen fuera de ella, y careciesen de representaci6n, al Juez Municipal del Distrito donde radique la finca, en el caso de que con anterioridad no hubiese litis pendencia sobre la propiedad 6 divisi6n de la misma. El conduefio que se opusiere formulary la oportuna reelamaci6n en juicio verbal contra el que promovi6 la inscripci6n, cualquiera que fuere el domicilio de 6ste, para que en dicho juicio, y previas citaciones de cuantos comprenda la relaci6n jurada y sean de vecindad conocida, se decidan las euestiones que versen sobre los pesos de posesi6n que pertenecen 6a cada conduefio. Dichas personas ser6n las finicas que podr6an impedir, en la forma indicada, la inscripei6n por parte de los conduefios.
Sexta: Si la relaci6n jurada fuese suficiente en la forma que expresa la regla 4a, el Registrador har6 las notificaciones que ordena la regla anterior, 6a los participes de vecindad conocida, y 6 los dem6As por medio de anuncios 6 cedulones que se fijar6n




79

durante treinta dias en las puertas de la casa Ayuntamiento, de la Iglesia Parroquial que corresponda la finca y de la Oficina del Registro, y se insertardn en la Gaceta y en uno de los peri6dicos de la localidad.
Septima: Transcurrido el plazo sefialado sin que el Registrador, el Juez Municipal 6 la autoridad judicial, ante quien pendiere el pleito, hubiesen recibido la oportuna comunicaci6n 6 despacho de haberse entablado el juicio verbal a que se refiere la regla 5a, se practicard la inscripci6n solicitada. Cuando hubiese participes desconocidos 6 ausentes, 6 el Registrador lo considerase necesario por razones fundadas, antes de practicar la inscripei6n, dejark transcurrir un tdrmino de noventa dias hibiles desde el siguiente al en que se insert6 el iltimo anuncio.
Octava: Con la ejecutoria que recaiga en el juicio verbal, y que quedard archivada en el Registro, si se desestimare la oposici6n formulada por alguin conduefio, se procederk A la inscripcion.
Novena: El Registrador conservark, en todo caso, en el archivo de su oficina, la relaci6n jurada, con los justificantes de las citaciones que hubiese practicado.
El que tuviera acotado y cultivado dentro de los limites de una hacienda comunera un nfimero determinado de Areas, 6 caballerias de tierra, con casa abierta, podri solicitar por escrito su inscripci6n, presentando cualquier titulo legitimo de adquisici6n, que fije linderos ciertos y los recibos que acrediten haber pagado la contribuci6n del inmueble como duefio. De la solicitud se dard conocimiento por medio del Registrador a los dem6s participes en la forma establecida en las reglas 5a y 6a de este articulo, y si en los plazos sefialados en las mismas no acreditasen dichos participes haber promovido el juicio correspondiente, el Registrador procederd a la inscripci6n.
Para las notificaciones de que trata este articulo, el Registrador empleard el papel de oficio.
El participe en haciendas comuneras que se considerare asistido del derecho de inscribir la posesi6n, practicar lo prevenido en los articulos 390 y 391 de la Ley, y 440 de este Reglamento. (Vease Nota al Articulo 90 de la Ley sobre demolici6n de haciendas Comuneras.)
Articulo Quince:-Si promovido un expediente conforme las disposiciones anteriores, se presentase ante el
Juzgado en que cursa certificaei6n del Registro de la Propiedad en que conste la inscripci6n de los mismos terrenos, convertida en definitiva de dominio por haberse cumplido los requisitos que se determinan en el articulo precedente, el Juez ordenark archivar el expediente.
Articulo Diez y seis:-Por las inscripciones de estos
expedientes s6lo podran cobrar los Registradores de la
Propiedad a raz6n de cincuenta centavos moneda oficial,
por caballeria, cuando la finca no exceda de veinte; veinte y cinco centavos en la misma moneda, por caballeria,
cuando pase de veinte y no exceda de cien, y cuando la




80

finca tuviera mayor cabida, se aumentaran cinco centavos por cada caballeria que exceda de las cien.(22)
(25) Consideramos que la justicia no inspir6 los legisladores al dictar este articulo. Los Registradores obtienen sus ingresos de las Oficinas que estan a su cargo, y cuyos gastos sufragan en lo absoluto, y creemos que se procedi6 con poco acierto al beneficiar a los propietarios costa de los intereses legitimos de funcionarios que pueden, con raz6n, protestar, de la manera atentatoria con que se ha dispuesto de lo suyo, al obligarles 6 hacer gratis, 6 por menor precio que el de Arancel, trabajos en beneficio de un determinado ndimero de ciudadanos.
Articulo Diez y siete:-Los plazos fijados en los Articulos 10 y 20(23) son aplicables los comuneros de hacienda cuyos juicios estuvieren comenzados y no terminados a la publicaci6n de esta Ley; en el primero de dichos plazos manifestarin al Juzgado el prop6sito de continuar ejercitando su acci6n en el juicio demolitorio, y, en ese caso, tendrin que cumplir lo que se dispone en el Articulo 2o.
(23) Uno y dos afios, respectivamente.
Articulo Adicional:-En el termino de un mes, a contar desde que comience a regir la presente Ley,(24) loS Jueces ante los cuales cursen juicios demolitorios de haciendas comuneras, y que no sean competentes conforme al Articulo 20 de la Orden 62, serie de 1902,(25) los remitiran de oficio los Jueces a quienes corresponda conocer de ellos conforme a dicho articulo.
(24) Empez6 A regir el 11 de Noviembre de 1904.
(25) Articulo 20. Es Juez competente para conocer de estos juicios, el del Partido Judicial en que estuviere sito el fundo, y caso de estar ubicado en mis de un Partido, cualquiera de los Jueces que tengan jurisdicci6n en el territorio, A elecci6n del promovente.
Esta competencia excluye la sumisi6n expresa 6 tkcita & cualquier otro Juzgado.




;ORDEN MILITAR NUMERO 62, SERIE DE 1902
"ANOTADA
FO RMU LARIOS







ORDEN 62-SERIE DE 1902

Sobre el deslinde y division de haciendas, hatos
y corrales.(1)
Articulo l1. Se regiran por estas disposiciones el deslinde(2) y divisi6n de haciendas, hatos y corrales, sean comuneros 6 n6, cuya 6rea no haya sido determinada en deslinde anterior 6 no tengan area conocida por el deslinde de los fundos limitrofes; y para el reparto del terreno cuando pertenezean comuneros. Tambien serin aplicables al deslinde de estancias ingenios mercedados.
(1) El Hato esta constituido por la superficie de tierra comprendida dentro de un circulo de dos leguas de radio, y el Corral por la extensi6n superficial de terreno comprendida dentro de un circulo de una legua de radio, trazandose ambas circunferencias desde un punto central sefialado por un poste de madera dura y conocido vulgarmente con el nombre de "Bramadero. "
(2) CODIGO CIVIL
CAPITULO III, TITULO II, LIBRO II
Del deslinde y amojonamiento
Articulo 384. Todo propietario tiene derecho a deslindar su propiedad, con citaci6n de los duefios de los predios colindantes.
La misma facultad corresponderk A los que tengan derechos reales.
Articulo 385. El deslinde se hard en conformidad con los titulos de cada propietario y, a falta de titulo suficiente, por lo que resultare de la posesi6n en que estuvieren los colindantes.
Articulo 386. Si los titulos no determinasen el limite 6 area perteneciente a cada propietario, y la cuesti6n no pudiera resolverse por la posesi6n 6 por otro medio de prueba, el deslinde se hard distribuyendo el terreno objeto de la contienda en partes iguales.
Articulo 387. Si los titulos de los colindantes indicasen un espacio mayor 6 menor del que comprende la totalidad del terreno, el aumento 6 la falta se distribuird proporcionalmente.
Articulo 2o. Es juez comnpetente para conocer de estos juicios el del partido judicial en que estuviere sito el fundo, y caso de estar ubicado en mis de un partido,




84

eualquiera de los jueces que tengan jurisdicci6n en el territorio, a elecci6n del promovente.(3)
Esta competencia excluye la sumisi6n expresa 6 ticita a cualquiera otro Juzgado.
(3) Articulo Adicional de la Ley de Haciendas Comuneras.
-En el tirmino de un mes contar desde que comience a regir la presente Ley, los Jueces ante los cuales cursen juicios demolitorios de haciendas conmuineras y que no scan competentes conforme al articulo 20 de la Orden 62 de 1902 (arriba transcrito), los remitirin de oficio a los Jueces a quienes corresponda conocer de ellos conforme a dicho articulo. (Ese plazo comienza en once de Noviembre de 1904 y termina en 10 de Diciembre del mismo afio).
Articulo 3o Son acumulables(4) a estos juicios todas
las reclamaciones pendientes 6 que se entablen en ejercieio de acciones posesorias 6 reivindicatorias sobre terrenos de la hacienda, despubs de prevenido el juicio.
(4) Por acumulaci6n de acciones se entiendde el "ejereicio, uso 6 uni6n de varias acciones en una demanda para ventilarlas a la vez en un s6lo juicio y que se resuelvan en una misma sentencia;" y la acumulaci6n de autos es "la reuni6n 6 agregaci6n de dos 6 mas procesos ya incoados, i fin de que, viniendo 'a formar uno s61o, se continfien y decidan en un mismo juicio."
ARTICULOS DE IA LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL
SOBRE ACUMULACION DE AUTOS Y DE ACCIONES
De la acumulaci6n de acciones
Art. 153. El actor podrd acumular en su demanda cuantas aeclones le competan contra el demandado, aunque procedan de diferentes titulos, siempre que aqu6llas no sean incompatibles entre si.
Art. 154. Sera incompatible el ejercicio simultineo de dos 6 mas acciones en un mismo juicio, y no podran por tanto acumularse:
10 Cuando se excluyen mutuamente, 6 sean contrarias entre si, de suerte que la elecci6n de la una impida 6 haga ineficaz el ejercicio de la otra.
20 Cuando el Juez que deba conocer de la acci6n principal sea incompetente, por raz6n de la materia 6 de la cuantia litigiosa para conocer de la acumnulada.
30 Cuando con arreglo a la ley deban ventilarse y decidirse las acciones en juicios de diferente naturaleza.
Art. 155. Las acciones que por raz6n de la cuantia de la cosa litigiosa deban ejercitarse en juicio verbal podran acumularse las de mayor 6 menor cuantia.
En estos casos se determinar I la competencia del Juez y la clase de juicio declarativo que haya de seguirse por el valor acumulado de todo lo que sea objeto de la demanda.
Art. 156. Podr~n acumularse y ejercitarse simultineamente




85

las acciones que uno tenga contra varios individuos, 6 varios contra uno, siempre que nazean de un mismo titulo, 6 se funden en una misma causa de pedir.
Art. 157. No se permitirI la acumulaci6n de acciones despu6s de contestada la demanda, quedando .A salvo el derecho del actor para ejercitarlo en el juicio correspondiente. (1)
Art. 158. Si antes de la contestaci6n se ampliase la demanda para acumular nuevas acciones A las ya ejercitadas, el t6rmino para contestar se contard de nuevo desde el traslado del escrito de ampliaci6n.
Art. 159. La acumulaci6n de acciones, cuando proceda y se utilice oportunamente por el actor, produciri el efecto de discutirse todas en un mismo juicio, y resolverse en una sola sentencia.
De la acumulaci6n de autos
Art. 160. La acumulaci6n de autos s61o podri decretarse a instancia de parte legitima.
Lo seran para este efecto los que hayan sido admitidos como partes litigantes en cunalquiera de los pleitos cuya acumulaci6n se pretenda.
Art. 161. Las causas por que deberd decretarse son:
ia Cuando la sentencia que haya de dictarse en uno de los pleitos, cuya acumulaci6n se pida, produzca excepci6n de cosa juzgada en el otro.
2a Cuando en Juzgado competente haya pendiente pleito sobre lo mismo que sea objeto del que despu6s se haya promovido.
3a Cuando haya un juicio de concurso 6 de quiebra al que se halle sujeto el caudal contra el que se haya formulado 6 formule cualquier demanda.
4a Cuando haya un juicio de testamentaria 6 abintestato al que se halle sujeto el caudal contra el que se haya formulado 6 se formule una acci6n de las declaradas acumulables A estos juicios.
5a Cuando de seguirse separadamente los pleitos se divida la continencia de la causa.
Art. 162. Se entiende dividirse la continencia de la causa para los efectos de la disposici6n que contiene el phrrafo iltimo del articulo anterior:
10 Cuando haya entre los dos pleitos identidad de personas, cosas y acci6on.
20 Cuando haya identidad de personas y cosas, aun cuando la acci6n sea diversa.
3o Cuando haya identidad de personas y acciones, aun cuando las cosas sean distintas.
40 Cuando las acciones provengan de una misma causa, aunque se den contra muchos y haya por consiguiente diversidad de personas.
50 Cuando las acciones provengan de una misma causa, aunque sean diversas las personas y las cosas.
60 Cuando haya identidad de acciones y de cosas, aunque las personas sean distintas.
Art. 163. La acumulaci6n puede pedirse en cualquier estado del pleito antes de la citaci6n para sentencia definitiva.
Art. 164. Son acumulables entre si los juicios declarativos, los ejecutivos, los interdictos, y en general los que sean de la misma clase, siempre que concurra alguna de las causas expresadas en el articulo 161.
(1) V6ase art. 163.




86

Art. 165. No son acumulables los autos que estuvieren en diferentes instaneias, ni los ordinarios que est6n conclusos para sentencia.
Art. 166. No proceder' la acumulaci6n de los juicios ejecutivos entre si, ni 6. un juicio universal, cuando s6lo se persigan los bienes hipotecados, salvo el caso previsto en los articulos 147 6 .141 (2) de las Leyes Hipotecarias que rigen respectivamente en las Leyes Hipotecarias que rigen respectivamente en las Islas de Cuba y Puerto Rico.
Art. 167. En dichos juicios ejecutivos no sera obsticulo para la acumulaci6n, cuando proceda, el que haya recaido sentencia firme de remate. Para este efeeto no se tendrdn por terminados mientras no quede pagado el ejecutante, 6 se declare la insolvencia del ejecutado.
Art. 168. Si un mismo Juez conoce de los pleitos cuya acumulaci6n se pida por ante el mismo Actuario, dispondra que 6ste vaya a hacer relaci6n de los autos.
Si se siguieren los pleitos por distintas Eseribanias, dispondri que los Actuarios vayan A hacer relaci6n de ellos en un s6lo acto.
Art. 169. Para el acto de que habla el articulo anterior se citarn a las partes con sefialamiento de dia y hora en que haya de celebrarse, dentro de los ocho dias siguientes al de la providencia.
Art. 170. Terminada la relaci6n, y oidos los defensores de las partes si se hubieren presentado, el Juez, dentro de los dos dias siguientes, dictard por medio de auto la resoluci6n que estime procedente. Este auto es apelable en ambos efeetos.
Art. 171. Si los pleitos se siguieren en Juzgados diferentes, se pretenders la acumulaci6n ante el Juez a quien corresponda conocer de ellos.
Correspondera este conocimiento al Juez 6 Tribunal en que radique el pleito nis antiguo, al que se aeumularin los ias toodemrnos.
Exceptfianse de esta regla los juicios de testamentaria, abintestato, concurso de acreedores y quiebra, a los cuales deberi hacerse siempre la acumulaci6n de los demis autos, cuando proceda.
Art. 172. Del escrito pidiendo la acumulaci6n se aeompafiarin tantas copias cuantas sean las otras partes litigantes, en el mismo pleito en qtue se pida, A quienes serin entregadas para que, dentro de tres dias, puedan impugnar dicha pretensi6n, si les conviniere.
Art. 173. Transcurrido el termino antedicho, hyanse presentado 6 n6 escritos de impugnaci6n, sin mis trhmites, el Juez dentro de tercero (da dictark auto estimando 6 denegando la acumulaci6n.
Contra cl auto en que la estime no se darn recurso alguno. Contra el que la deniegue se admitird el de apelaci6n en un s6lo efeeto.
Art. 174. Cuando el Juez estime procedente la acumulaci6n, mandard en el mismo auto dirigir oficio al que conozea del pleito, reclamandole los autos. A este oficio acompafiard testimonio de los antecedentes que el mismo Juez determine y que sean bastantes para dar conocer la causa porque se pretende la acumulaci6n.
Art. 175. Recibidos el oficio y testimonio por el otro Juez, se darn vista de todo al que ante 61 haya promovido el pleito, por el termino improrrogable de tercero dia.
Art. 176. Pasado dicho termino, se recogeran de oficio los autos si fuere necesario, y el Juez dietard auto otorgando 6 denegando la acumulaci6n.
(2) No siendo pertinentes estos articulos no se transcriben.




87

El auto en que la otorgue sera apelable en un s6lo efeeto. Contra el que la deniegue no se darn recurso alguno.
Art. 177. Otorgada la acumulaci6n, se remitirfin los autos al Juez que la haya pedido, con emplazamiento de las partes, para que, dentro de quince dias comparezean ante 61 & usar de su derecho.
Art. 178. Denegada la aeumulaci6n, el Juez requerido lo comunicard sin dilaci6n al requirente, acompafiando a su ofiico testimonio de los antecedentes que estime necesarios para justificar su resoluci6n, y exigiendo que le conteste para continuar actuando si se le deja en libertad, 6 remitir los autos 6 quien corresponda decidir la euesti6n.
Art. 179. El Juez que haya pedido la acumulaci6n, luego que reciba dicho oficio, desistird de su pretensi6n, sin mas tramites, si eneuentra fundados los motivos porque le haya sido denegada, contestando sin dilaci6n al otro Juez para que pueda continuar procediendo.
Este auto sera apelable en un s61o efecto.
Art. 180. Cuando el Juez requerido se niegue a la remisi6n de los autos por creer que la acumulaci6n debe hacerse A los que penden ante 61, recibidos el oficio y testimonio, el requirente dard vista por tres dias improrrogables A la parte que hubiere pedido ]a acumualci6n y evacuada la vista 6 recogidos los autos, dictard la resoluci6n que estime procedente.
Art. 181. En el caso del articulo anterior, si el Juez que hubiere pedido la acumulaci6n estima que 6sta debe haeerse a los autos pendientes en el otro Juzgado, lo llevard efeeto en la forma ordenada en el articulo 177.
El auto en que asi se acuerde sera apelable en un solo efecto.
Art. 182. Si el Juez que hubiere pedido la acumulaci6n no creyere bastantes los fundamentos de la negativa 6 pretensi6n del requerido, remitira los autos al superior correspondiente, con emplazamiento de las partes, avisindole al otro Juez para que haga igual remesa de los suyos.
Se entiende por dicho Superior el que lo sea para decidir las competencias.
Art. 183. Las actuaciones sucesivas de este iniedente se acomodarain a lo prevenido para las competencias pero sin dar audiencia al Ministerio Fiscal.(3)
(3) ARTICULOS 100 a 109 DE LA LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL, SOBRE COMPETENCIAS.
Art. 100. La remesa de los autos se hard siempre con emplazamniento de las partes por termino de 10 dias cuando se remitan al Juzgado de Primera Instancia, de 15 cuando se remitan a la Audiencia, y de 60 si se dirigen al Tribunal Supremo.
Cuando se haga la remesa de los autos al Tribunal Supremo se verificara por testimonio de los mismos.
Art. 101. Recibidos los autos en el Juzgado, se pasarin al promotor fiscal por tres dias; y en vista de su dictamen, en otro tirmino igual, dictard el Juez sentencia cuando no hayan comparecido las partes.
Si istas se hubieren personado, las eitara a una comparecencia en un plazo que no podri exceder de seis dias, poni6ndoles mientras tanto de manifiesto los autos en la Eseribania.
Si comparecen en el dia sefialado, las oird, 6 a sus defensores, y en los tres dias siguientes dictard sentencia decidiendo la competencia.
Contra esta sentencia no se dard recurso alguno fuera del de




88

Art. 184. Desde que se pida la acumulaci6n, quedard en suspenso la sustanciaei6n de los pleitos a que se refiera.
Art. 185. En los casos en que ninguno de los Jueces desista de su prop6sito, no se alzard la suspension hasta que el Superior correspondiente haya resuelto.
Se entender sin embargo alzada la suspensi6n cuando se hubiere dictado alguno de los autos que, con arreglo a los articulos 173, 176, 179 y 181, son apelables en un s61o efecto, sin perjuicio de lo que proceda luego que se hubiere dictado ejecutoria A consecuencia del recurso interpuesto.
Art. 186. En virtud de la acumulaci6n, los autos acumulados se seguirdn en un s6lo juicio y sern terminados por una misma sentencia.
Art. 187. Cuando se acumulen dos 6 mis pleitos, se suspender el curso del que estuviere mas pr6ximo a su terminaci6n, hasta que los otros se hallen en el mismo estado.
Esta regla no es aplicable a las acumulaciones que se hagan a los juicios universales, a cuya tramitati6n se acomodardn desde luego los que 'se acumulen A ellos.
Articulo 4o Seri parte legitima para promover(5) estos juicios todo propietario, comunero 6 conduefio, cualquiera que sea la cuantia y la especie de su acci6n en la comunidad, y el que tenga constituido sobre el fundo comfin algfin derecho real.
Tambidn podr promoverlos la Secretaria de Hacienda por si 6 delegando expresamente en cualquier funciocasaci6n por quebrantamiento de forma en los juicios de desahucio.
Art. 102. Luego que se reciban los autos en la Audiencia 6 en el Tribunal Supremo, se pasardn al Relator (4) para que forme con preferencia el apuntamiento.
Art. 103. Formando el apuntamiento, (5) se pasara con los autos al Fiscal para que dentro de cuatro dias emita dictamen por escrito.
Art. 104. Si se hubieren personado las partes, 6 alguna de ellas, se le comunicarAn los autos para instrucci6n por tres dias improrrogables A cada una, transcurridos los cuales se recogerdn de oficio y se sefialard dia para ]a vista.
Esta tender lugar precisamente, con Abogados 6 sin ellos, dentro de los ocho dias siguientes A la devoluci6n 6 recogida de los autos.
Art. 105. Dentro de los cuatro dias siguientes al de la vista 6 al de la devoluci6n de los autos por el Fiscal, cuando no se hayan personado las partes, se dictard sentencia decidiendo la competencia.
Art. 106. Contra las sentencias de las Audiencias en que se decidan cuestiones de competencia s6lo se dard el recurso de casaci6n por quebrantamiento de forma despu6s de fallado el pleito4 en defmitiva.
Contra las del Tribunal Supremo no habrd ulterior recurso.
Art. 107. Las sentencias del Tribunal Supremo sobre cuestio(4) Hoy, el Fiscal Municipal.
(5) Las Ordenes Militares nims. 438 y 520, Serie de 1900, suprimieron los apuntamientos, debiendose remitir originales los autos.




891

nario piblico cuando, a juicio del Gobierno, pueda la operaci6n convenir al patrimonio del Estado.
(5) Articulo 10 de la Ley de Haciendas Comuneras. Desde los veinte dias siguientes la publicaci6n de esta Ley, en la "Gaceta de la Reptiblica," se concede un plazo de un afio para que todo el que sea parte legitima, conforme al art. 40 de la Orden num. 62, Serie de 1902, ejercite los derechos que la misma le confiere, por los trmites que en ella se establecen.
Este t6rmino empezar a' contarse desde el once de Noviembre de 1904 y terminar el dia diez de Noviembre de 1905.
Vase Nota (7).
Articulo 5o El juicio se dividir& en dos estados, l1amando uno de prevenci6n y otro de deslinde, si s61o se tratare del deslinde de hacienda, hato 6 corral no comuneros; y en tres, que se denominarin de prevenci6n, de
deslinde y calificaci6n y de entero 6 divisi6n, si el fundo fuere comunero.
Estado de prevenci6n
Articulo 6o El que promueva el deslinde(6) de una hacienda, hato 6 corral que le pertenezca exclusivamente
nes de competencia, se publicaran dentro de los 10 dias siguientes a su fecha en la "Gaceta de Madrid,"(6) y su tiempo en la Colecci6n Legislativa.
Art. 108. El Tribunal Supremo podrd condenar al pago de las costas causadas en la inhibitoria al Juez 6 Tribunal, y la parte que la hubieren sostenido 6 impugnado con notoria temeridad, determinando en su caso la proporci6n en que deban pagarlas, 6 si han de ser solamente de cuenta de las partes.
Cuando el que haya promovido la competencia se halle en el caso del pirrafo segundo del Articulo 78 (7), se le impondran todas las costas.
Las mismas declaraciones pueden hacer las Audiencias y los Jueces de Primera Instancia, cuando decidan cuestiones de competencia.
Cuando no hicieren especial condenaci6n de costas, se entenderdn de oficio las causadas en la competencia.
Art. 109. El Tribunal que haya resuelto la competencia remitir el pleito y las actuaciones que haya tenido A la vista para decidirla, con certificaci6n de la sentencia, al Juez 6 Tribunal declarado competente, y lo pondra en conocimiento del otro.
Tambidn cuidard de que se haga efectiva la condenaci6n de costas que hubiere impuesto, librando al efecto, previa su tasaci6n, las 6rdenes oportunas.
(6) Hoy, la "Gaceta Oficial. "
(7) Articulo 78. El que promueva la cuesti6n de competencia por cualquiera de los dos medios antedichos expresar6 en el escrito en que lo haga no haber empleado el otro medio.
Si resultare lo contrario, por este s6lo hecho sera condenado en las costas del incidente, aunque se decida A su favor la cuesti6n de competencia.




90

6 el deslinde y divisi6n de una hacienda, hato 6 corral comuneros, ademias de cumplir los requisitos generales para la comparecencia(7) en juicio, presentara su solicitud por duplicado, exponiendo en parrafos separados y numerados los hechos y fundamentos de derecho en que la apoya, y manifestando si es 6 no comunera la propiedad de que se trate.
Acompafiara necesariamente A la solicitud, sin la cual no sera admitida:
(a) El documento pilblico que acredite su caracter de duefio 6 de conduefio 6 certificaci6n del Registro de la Propiedad si tuviere inscrita la posesi6n de algfin acotamiento. Los funcionarios delegados de la Secretaria de Hacienda presentaran la credencial de la delegaci6n expresa que habran de recibir.,
Si el promovente careciere de titulo(S) escrito de dominio 6 posesorio, podrAi justificar su caracter en el mismo Juzgado en que se presentare la solicitud de deslinde por medio de informaci6n en que acredite la naturaleza y situaci6n del fundo 6 acotamiento de que se dijere propietario 6 comunero, la especie legal, valor, origen y circunstancias del derecho en que se funde, el tiempo que llevare de posesi6n y la circunstancia de no existir titulo escrito.
En esa informaci6n declararan precisamente los comuneros cuyas posesiones sean limitrofes con la del promovente si se tratare de hacienda, hato 6 corral comuneros, y el propietario 6 los propietarios de los fundos colin-. dantes si no fuere comunera la propiedad de que se trate.
Recibida la informaci6n y con vista de su resultado tendra el Juzgado por acreditado el caracter del promovente, sin perjuicio de la impugnaci6n que en su dia puedan formular los interesados.
(b) Una lista de los conduefios 6 comuneros de las propiedades colindantes 6 el nombre del propietario 6 de los propietarios colindantes si no fueren comuneros los fundos limitrofes.
(c) Otra lista que contendra los nombres de los due-




91

fios 6 comuneros si se tratare del deslinde y division de una hacienda, hato 6 corral comuneros.
(d) Copia fehaciente de la merced de la hacienda, hato 6 corral con una descripei6n circunstanciada del centro que deba ser el punto de partida para la mensura general.
Si no pudiere obteher el promovente copia certificada de la mereed podri presentar copia fehaciente de cualquier documento pfiblico que la contenga.
Si no se obtuvieren copias fehacientes podran presentarse copias simples, pero en este caso se designark el lugar y archivo en que se encuentren los originales, solicitando que como diligencia preparatoria se expidan mandamientos compulsorios para traer copias fehacientes con citaci6n del ministerio pfiblico.
(e) Caso de haber sido destruidos los archivos en que radicase la merced se acreditard el hecho por medio de informaci6n y se suplird la copia del documento original por los medios reconocidos en derecho.
Cualquiera persona 6 entidad que tenga copia fehaciente de la merged, podri presentarla, agregindose a los autos.
(6) Articulo 10 de la Ley de Haciendas Comuneras. Desde los veinte dias siguientes al de la publicaci6n de esta Ley en la "Gaceta de la Repiblica," se concede un plazo de un afio para que todo el que sea parte legitima, conforme al articulo 4a de la Orden nuim. 62, serie de 1902, ejercite los derechos que la misma le confiere, por los trdmites que en ella se establecen.
Articulo 20 de la Ley de Haciendas Comuneras.-Todos los expedientes demolitorios incoados en el plazo que se determina en el Articulo anterior, deberin quedar definitivamente conclusos dentro de dos afilos, a contar desde el vencimiento del afio concedido.
Parrafo 20 del Articulo 30 de la Ley de Haciendas Comuneras.-El Ejecutivo podrd prorrogar hasta un ailo mis el plazo concedido en el articulo 20 si los Agrimensores, Ingenieros y empleados de Obras Pfiblicas no pudieren llevar a eabo los trabajos en el tdrmino de dos afios.
(7) S61o podran comparecer en juicio los que esten en el pleno ejercicio de sus derechos civiles.
Por los que no se hallen en este caso comparecerin sus representantes legitimos, 6 los que deban suplir su incapacidad con arreglo a derecho.
Por las corporaciones, sociedades y demas entidades juridicas, compareceran las personas que legalmente las representen. Articulo 20 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Por su esposa mayor 6 menor de edad, comparece i otorga




92

liceneia el esposo mayor de 23 afios de edad y cuando sea menor, sus padres 6 tutor. (Art. 60 del C6digo Civil).
No necesita la esposa de licencia para defenderse en juicio criminal, ni para demandar 6 defenderse en los pleitos con su marido, 6 cuando hubiere obtenido habilitaci6n. (Articulos 60 del C6digo Civil y 1,993 a 2,000 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).
Por los menores de edad no emaneipados y por los incapaces compareeeran sus padres, y, en su defeeto, sus tutores, excepto cuando los intereses de los menores 6 pupilos est6n en oposici6n con los de sus representantes y en este.caso se proveeri aqu6llos de un defensor especial. (Inciso 10 del art. 155 del C6digo Civil y arts. 165 y 199 del C6digo Civil).
Los mavores de edad de uno y otro sexo, siendo la mujer soltera, viuda 6 estando legalmente separada de su marido, pueden comparecer por si mismos. (Art. 320 del C6digo Civil).
Si los bienes pertenecieran a un intestado, tendri la representaci6n en juicio el administrador nombrado, quien acreditark su caricter en la forma que ordenan los arts. 1,006 y 1,007 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que, respeetivamente dicen:
Art. 1,006. Nombrado el Administrador y prestada por dste la fianza conformne lo prevenido en la Secci6n 1 de este Titulo se le pondri en posesi6n de su cargo, dhndole a reconocer a las personas que e1 mismo designe de aqu611os con quienes deba entenderse para sn desempefio.
Para que pueda acreditar su representaci6n se le dar6 testimonio, con el Vo B0 del Juez en que conste su nombramiento y que se halla en posesi6n del cargo.
Art. 1,007. El Administrador de los bienes representard al abintestato" en todos los pleitos que se promiuevan 6 que estuvieren principiados al prevenirse este juicio, asi como en todas las incidencias del mismo que se relacionen con el caudal, excepto en lo relativo a la declaraci6n de herederos, en cuyas actuaciones no tendrd intervenci6n. Tambi6n ejercitard en dicha representaci6n las acciones que pudieran corresponder al difunto, aunque deban deducirse en otro Juzgado 6 Tribunal, 6 en la via administrativa, y asimismo la tendra en los demas actos en que sea necesaria la intervenci6n del "abintestato" hasta que se haga la declaraci6n de heredero por sentencia firme.
(8) La Orden nim. 62, serie de 1902, modifica, por el articulo que se examina, y para estos casos, los articulos 390 y siguientes de la Ley Hiipotecaria y el art. 40 de los transitorios del Reglamento de la misma Ley.
Articulo 70 Presentada la solicitud, siempre que hubiere que practicar diligencias preparatorias, se anunciari la prevenci6n del juicio por edictos que se fijar'n en
el Juzgado y se publicarin en la "Gaceta de la Habana,"
(hoy "Gaceta Oficial"), y en los peri6dicos del partido
judicial, una vez por lo menos, haciendo saber que las actuaciones estin de manifiesto en la Eseribania, donde podran ser examinadas por cualquiera de los designados como duefios 6 colindantes y por el funcionario en quien delegare la Hacienda Pfiblica.
Articulo 80 Terminadas las diligencias de prevenci6n




93

se uniran a los autos los edictos y los ejmeplares de los peri6dicos en que se hubieren publicado.(9)
(9) No expresa la Ley la duraci6n del periodo de prevenci6n, porque no tendrd 6ste termino fijo, debido a que tendrk de duraci6n lo que tarden en practicarse las diversas diligencias, segfin los easos.
Articulo 9o En este periodo de prevenci6n podran los designados como duefios 6 colindantes y cualquier otro interesado presentar los documentos que puedan ilustrar sobre los requisitos a que se contrae el articulo 60.
ESTADO DE DESLINDE.(10)
Articulo 10. Presentada la solicitud con todos los requisitos expresados, 6 terminadas las diligencias preparatorias entra el juicio en estado de deslinde.(11)
Al efecto se formard pieza separada que se encabezara con el duplicado de la solicitud del promovente, dictindose sin dilaci6n providencia en la cual ,dandose por finalizado el estado de prevenci6n y por iniciado el de deslinde, se dispondrI la convocaci6n de los comuneros de la hacienda, si se tratare de fundo comunero y los poseedores 6 propietarios de ]as propiedades 6 fundos limitrofes para que comparezean en el juieio, apercibidos unos y otros de que continuard el procedimiento su perjuicio si no se presentaren.
Los comuneros de la hacienda de cuyo deslinde se trate, comparecerin con los titulos de sus posesiones justificados en cualquiera de las formas establecidas en las letras (a), (d) y (e) del articulo 6o, pudiendo adicionar la lista de comuneros a que se contrae.la letra (c) del mismo articulo 60, con los que en ella faltaren.
Si fueren comuneras las propiedades colindantes se prevendra a los poseedores que deberfn comparecer y nombrar un representante comfin para el deslinde. (Tengase presente el precepto del Articulo 74).
El termino de la convocatoria serh el de treinta dias contados desde la primera publicaci6n de la providencia en la "Gaceta de la Habana." (Hoy, "Gaceta Oficial.")




94

(10) Aunque del texto de los arts. 10 y 11 se desprende que s6lo debe dictarse una providencia, hemos creido que, sin violentar la Ley, deben ser dos, porque, habiendo de celebrarse la Junta de Comunidades, dentro de "los diez dias filtimos," del plazo de 30 que para comparecer en el juicio se le otorga A los propietarios colindantes, y comenzando este plazo el dia en que por primera vez se inserta en la "Gaceta Oficial" dicha convocatoria, es evidente que sin conocer el Juez este dato de la publicaci6n de dicha providencia, no sabe cuindo comienza el plazo de los treinta dias para sefialar el en que tendr' lugar la Junta de comunidades.
(11) Articulo 53. Todos los actos a que diere lugar el deslinde de una hacienda, hato 6 corral y la divisi6n 6 reparto en su caso, quedan exentos del impuesto de transmisi6n de bienes, conocido por impuesto de derechos reales.
Al efecto, tan luego como se promueva el deslinde de una hacienda de las definidas en el articulo 10 se comunicard su inicio al Administrador de Rentas e Impuestos de la Zona Fiscal respectiva y este lo comunicard sin dilaci6n A la Secretaria de Hacienda.
Articulo 11. En la providencia a que se contrae el articulo anterior, se sefialari lugar, dia y hora para las juntas en que las comunidades colindantes se reunirin para constituir su representante comfin.
Las juntas se celebrartn en los filtimos diez dias del termino sefialado en el articulo anterior, procedidndose a la elecci6n del representante, despubs de darse cuenta por el actuario de la promoci6n del juicio y documentos presentados. Sera elegible cualquiera de los comuneros presentes en la Junta y se dard por electo al que obtenga mayor nfimero de votos.
El cargo de representante comfin es obligatorio para los comuneros.
Articulo 12. La notificaci6n(12) de la providencia se hard en la forma ordinaria, dejindose ademis cedulas en las fincas y acotamientos del fundo y de los limitrofes, que estuvieren habitados. Se anunciark tambidn la convocatoria en tres nimeros consecutivos de la "Gaceta de la Habana," en los peri6dicos de intereses generales del partido judicial en que se siga el juicio, y en los de la misma clase que se publiquen en los partidos en que estuvieren sitas las propiedades colindantes. Se fijarin ademis cedulones en las casas consistoriales, en los Juzgados, escuelas, Iglesias y lugares pfiblicos de los pueblos y caserios cercanos 6 mas pr6ximos a la hacienda, hato 6 corral.




95

ARTICULOS DE LA LEY DE ENJUICIAMIENTO CIVIL Y DE
LA ORDEN MILITAR NUM. 166, SERIE DE 1900, SOBRE
NOTIFICACIONES.
Art. 260. Todas las providencias, autos y sentencias se notificaran en el mismo dia de su fecha 6 publicaci6n, y no siendo posible, en el siguiente, a todos los que sean parte en el juicio.
Tambidn se notificarin cuando asi se mande, a las personas a quienes se refieran 6 puedan parar perjuicios.
Art. 261. Si por la mucha extension de una sentencia no fuera posible sacar las copias para notificarla en el plazo antes expresado, se podri dilatar su notificaci6n por el tiempo indispensable, sin que en ningdn caso pueda exceder de cinco dias.
Art. 262. Las notificaciones se practicar6n por el Eseribano, Secretario Ui Oficial de Sala autorizado para ello, leyendo integramente la providencia 6a la persona 6a quien se hagan, y d6ndole en el acto copia literal de ella, firmada por el actuario, aunque no la pida, expresando el negoeio 6a que se refiera.
De lo uno y de lo otro deberd hacerse expresi6n en la diligencia.
Art. 263. Las Ilotificaciones se firmarin por el actuario y por la persona 6a quien se hicieren.
Si 6sta no supiere 6 no pudiere firmar, lo hard 6a su ruego un testigo.
Si no quisiere firmar 6 presentar testigo que lo haga por ella en su caso, firmar6an dos testigos requeridos al efecto por el actuario.
Estos testigos no podrin negarse a serlo, bajo la multa de 15 a 65 pesetas.
Art. 264. Se har6n las notificaciones en la Escribania 6 en el local que en cada Tribunal estuviere dedicado 6a este fin, si alli comparecieren los interesados...........
Orden Militar nfuim. 166.-Serie de 1900.
IV. Todas las Providencias, autos y sentencias, se notificarin a las partes personadas en el juicio 6 6a sus representantes conforme a lo dispuesto en los Articulos 260, 261, 262, 263 y primer p6rrafo del 264 de la Ley de Enjuiciamiento Civil; pero limit6ndose la copia que deber6 entregar el actuario, cuando se trate de autos y sentencias 6a los considerandos y parte dispositiva de los mismos.
V. A los efectos del articulo que antecede las partes 6 sus representantes se hallan obligados 6 acudir al local del Juzgado 6 Tribunal, todos los dias ha6biles para notificarse de las resoluciones que se dicten.
VI. Si el litigante 6 su representante cuando no es dste Procurador no acudiere 6a notificarse en el dia en que las resoluciones se dicten, el actuario al siguiente, practicar6 dicha notificaci6n fijando copia de la resoluci6n en la tablilla del Juzgado 6 Tribunal, consignando a su pie que por ese medio se hace la notificaci6n al litigante 6 mandatario de que se trate 6A causa de no haber acudido a notificarse, y expresando la fecha de la fijaci6n.
VII.Las copias indicadas permanecerin expuestas por todo el tdrmino dentro del cual pueda interponerse alglin 'recurso legal contra la resoluci6n en ella contenida. Transcurrido dicho tdrmino se proceder6 a agregar la copia a los autos de su referencia con nota del actuario expresiva de la fecha y hora en que la haya quitado de la tablilla.
VIII. Realizada una 6 m6s notificaciones, citaciones, etc., en la forma que se sefiala en el articulo VI de esta Orden, el actuario




-96

se halla obligado a entregar al Juez 6 Tribunal, en el propia dia que 1o efectile, una relaci6n sumaria de aqullos, expresando los asuntos en que se hubieren dictado las resoluciones, la naturaleza de estas, su parte dispositiva y el nombre de las partes 6 el de sus representantes, a quienes se hayan hecho las notificaciones en esa forma. El Juez 6 Tribunal comprobari la exactitud de la relaci6n del actuario y asi lo hard constar al pie de la misma, que conservara en su poder.
IX. Todo litigante 6 su representante, cuando hubiere acudido a notificarse y no lo hubiere sido tendril derecho a obtener del actuario y solamente en esa oportunidad, una certificaci6n suscinta relativa haber acudido al local del Juzgado 6 Tribunal, con ,expresi6n del dia y de la hora en que lo hubiere efectuado y de hab6rsele manifestado que no existia resoluci6n alguna que debiera serle notificada.
X. Toda duda que se relacione con el hecho de la notificaci6n en la forma que se expresa en el articulo VI se resolver6d, sin ulterior recurso, y salvo lo dispuesto en el phrrafo siguiente, con el resultado que arroje la relaci6n que consigna el articulo VIII. Toda duda sobre asistencia de un litigante 6 su representante en determinado dia al local del Juzgado 6 Tribunal con objeto de notificarse se dirimir6 sin ulterior recurso por 'Ynedio del certificado que sefiala el articulo anterior.
XI. Respecto las notificaciones que deban hacerse a personas que no sean partes en el juicio, 6 quienes por disposiciones de la ley se les haya de hacer personalmente se observarin los preceptos de los articulos 266, 267, 268 y 269 de la citada Ley de Enjuiciamiento Civil. (9)
(9) Art. 266. Cuando sea conocido el domicilio del que deba ser notificado, si i la primera diligencia en busca no fuere hallado en su habitaci6n cualquiera que sea la causa y el tiempo de la ausencia, se le hard la notificaci6n por ce'dula en el mismo acto y sin necesidad de mandato judicial.
Art. 267. La cedula para las notificaciones contender:
10 La expresi6n de la naturaleza y objeto del pleito 6 negocio, y los nombres y apellidos de los litigantes.
2o Copia literal de la providencia 6 resoluci6n que haya de notificarse.
30 El nombre de la persona a quien deba hacerse la notificaci6n, con indicaci6n del motivo por el que se hace en esta forma.
40 Expresi6n de la bhora en que haya sido buscada y no hallada en su domicilio dicha persona, la fecha, y la firma del actuario notificante.
Art. 268. Dicha cedula sera entregada al pariente mis cercano, familiar, 6 criado mayor de catorce afios, que se hallare en la habitaci6n del que hubiere do ser notificado; y si no se encontrare A nadie en ella, al vecino mis pr6ximno que fuere habido.
Se acreditara en los autos la entrega por diligencia, en la que se hard constar el nombre, estado y ocupaci6n de la persona que reciba la cedula, su relaci6n con la que deba ser notificada, y la obligaci6nii que aqulla tiene, y le hard saber el actuario de entregar a 6sta la. e dula asi que regrese A su domicilio, 6 de darle aviso si sabe su paradero, bajo la multa de 15 a 65 pesetas.
Dicha diligencia sera firmada por el actuario y por la persona que reciba la cedula; y si esta no supiere 6 no quisiere firmar, se hara lo que se previene en el articulo 263.
Art. 269. Cuando no conste el domicilio de la persona que deba ser notificada, 6 por haber mudado de habitaci6n se ignore su




97

Articulo 13. En las notificaciones y convocatorias se harfi menci6n del nombre del promovente y caricter con que ha comparecido, de la merced 6 titulo presentado, del punto designado como centro de donde deba partir la mensura general, de la fecha en que vencen los treinta dias de la convocatoria, del apercibimiento arriba expresado y de que los autos estin de manifiesto en la Escriba, nia. donde los interesados podran examinarlos por si 6 por medio de letrados y mandatarios.
Los anuncios de los peri6dicos y los cedulones contendran adema's las listas de los designados como comuneros de la hacienda 6 como propietarios y comuneros de los fundos colindantes, haci6ndose saber que pueden comparecer en el juicio cuantos se crean con derecho a ello, a titulo de tales comuneros, propietarios 6 comuneros co. lindantes, aunque no estin sus nombres en las listas del promovente, debiendo todos justificar el carficter con que comparezean.
Articulo 14. Los mandamientos para las publicaciones, los cedulones y los exhortos se haran precisamente en los diez dias siguientes a la fecha de la providencia, daindoseles curso inmediatamente, pudi6ndose cometer las diligencias de notificaci6n los respectivos Juzgados Municipales, que las hardn inmediatamente.
Para obviar dilaciones el promovente 6 eualquier interesado que se haya personado en el juicio podrv presentar manuscritos 6 impresos las cedulas, mandamientos y cedulones de las notificaciones y anuncios, ajustandose a los preceptos legales; y el Juzgado les dara' curso, firmando y rubricando los documentos el actuario con el Visto Bueno del Juez y poniendoles el sello del Juzgado.
Articulo 15. Los exhortos podrvn ser cursados por el actuario en pliegos certificados de correos supliendo el paradero, se consignar por diligencia, y el Juez mandark que se haga la notificaci6n, fijando la e6dula en el sitio piblico de costumbre, 6 insertindola en la "Gaceta Oficial" y on los Boletines oficiales de las provincias donde los hubiere. Tambi6n podrk acordar que se publique la c6dula en la "Goceta de Madrid," enando, 1o estime necesario.(10)
(10) Este fitimo phrrafo ha quedado abrogado.




98

promovente 6 eualquier interesado los gastos necesarios y los Jueces exhortados darin preferencia a su cumplimiento, devolviendoselos en la misma forma 6 en cualquiera otra, expedita y segura, que se presentare.
Articulo 16. Transcurridos los treinta dias de la convocatoria se unirin a esta pieza las diligencias y documentos de anuncios y notificaciones, ditindose luego providencia para la incoaci6n del deslinde que seri de cuarenta a sesenta dias despubs de la providencia, segfin las ceircunstancias del juicio y de la localidad apreciadas por el Juez; y este proveido se publicarh dentro de los diez dias siguientes a su pronunciamiento en edictos, cedulones y anuncios, que se fijarin e insertarin respectivamente en los mismos lugares y peri6dicos determinados en el articulo 12, con excepei6n de la "Gaceta de la Habana." (Hoy "Geceta Oficial.")
Articulo 17. Para la representaci6n y acuerdos de cada comunidad colindante se formarki ramo separado, que se eneabezara con el acta de la junta expresada en los articulos 10 y 11.(13) En esa priimera junta deberi acordarse y deliberarse sobre las instrucciones a que ha de ajustarse el representante en sus gestiones, y en particular sobre el deslinde solicitado, formando acuerdo el voto de la mayoria de los concurrentes; acuerdo cuyo cumplimiento es obligatorio para el representante comfin. Si no hubiere mayoria en la votaci6n se darin por elegidos los dos candidatos que obtuvieren mayor nfimero de votos. Nunca podrin pasar de dos los representantes de cada comunidad limitrofe.
(13) Este articulo amplia lo preceptuado en los nfims. 10 y 11, indicando el procedimiento que se debe seguir en el caso de que ninguno de los eandidatos a la representaei6n de la comunidad, obtenga la mayoria de votos a que se refiere el art. 11.
Articulo 18. Siempre que el representante 6 representantes comunes 6 cualquier comunero de propiedad limitrofe lo crea necesario 6 conveniente podrin solicitar que se convoque & junta i los comuneros, exponiendo al Juzgado por escrito el objeto de la convocatoria, y accederaX