Citation
Comentarios a la constitución de Cuba

Material Information

Title:
Comentarios a la constitución de Cuba
Creator:
Cuba
Ugarte, Angel, 1856- ( editor )
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publisher:
[Compañía biográfica]
Copyright Date:
c 1918.
Language:
Spanish
Physical Description:
1 online resource (67 pages) : ;

Subjects

Subjects / Keywords:
Constituciones ( qlsp )
Constitutions ( fast )
Cuba ( fast )
Temporal Coverage:
US tutelage ( 1902 - 1958 )
Tutela de los Estado Unidos ( 1902 - 1958 )
Spatial Coverage:
Cuba

Notes

System Details:
System requirements: Internet connectivity; Web browser software.
General Note:
"El autor de los 'Comentarios a la constitución de Cuba', doctor Angel Ugarte."--Advertencia previa.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
UF Latin American Collections
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item. Users of this work have responsibility for determining copyright status prior to reusing, publishing or reproducing this item for purposes other than what is allowed by fair use or other copyright exemptions. Any reuse of this item in excess of fair use or other copyright exemptions may require permission of the copyright holder. The Smathers Libraries would like to learn more about this item and invite individuals or organizations to contact Digital Services (UFDC@uflib.ufl.edu) with any additional information they can provide.
Resource Identifier:
035612058 ( ALEPH )
1006902968 ( OCLC )
Classification:
JL1003 1918 .A6 ( lcc )

Full Text
-1 -, -,,- 1- , 1. .. .. ,, ,, ,, ; .. ., : ,, ,-1, O'll I "T ,/;,,, ,...,:r! p , ;" ,, ,,, ] -- ,,- I , ,, ,,I- :- 1, 2 I i-,
, ., -, I I 11 '- -. ,., ., -., ,., I- T ; -; I 11 ,'- V, , ,
I I I I
I Z; I t, 'l-, ,
- -, , ,, % ., ,el I 4, ,. ,44 i. , \
, 1; "I I ,,- I I 1, ,,, 1, i 11
, -, I I I "? i, ,, , -- ,,- -, ,., , "I I- I ,11- -- ,, ;-, ,,,-, 14 i -,
4 ,. I -, !, ,
Til ,eN , Iz I I I ,-,. , I I I , I , f ,. , I I , , . .-. I t I I ; , I ,I i
- Z ", ., ,:, v . 1, . -,- '. :Y.Y. I I ,l ,, 1 ,- I- I I- I "I 11 : ll I ",
, .. LI ... I I ,, I I,.. -, ,,
, -- 4 17 .., I ,. I :,"e", ,
I I r , I I
- -, ,- ",
.-. 1. ., I , I 1. I I I -1 ,
.,. . ,. :', ,. .
, "' I ,. -- -, ,: ,-,, "',
, L .. lz i ; I -, I ,, 1, ...... ,,,"". 1, ., -, I I i t 1 4 11 ,1,4 1
;4* 1 4- 4 1 : I I I I ..; ... " I I I I
I : ,, .. .. r .1 .11,
-, , I -, ,:.: ", I If
- ." ,. t - : I I :! ,, ,
,, 11, ,,,., I 7- I I I t 11 ,, I I ? I 11 .: ,._ :,; '' t. - T, ,!-, I .1
,- ,S, ;ll 1, i I -l" ,
.- ,, 'l- 1 j, , I ,, , "', ". ,,, ,
, I , j ' I F' o ., I I , ,, ,, -,
40r t -4 , '-- V 11 ". ee 1 -4 1, -1. I 1, I ; : li,,, -,- -, "', , A ,
, I : - 4 I I -,
-- I ,.;n ;,, I-'- ,- 47-',- r I I , ., 2 ; -4,- 1, -, ,f 1,
'- I I ;., : 4,. , 't 5.,w , -1
-1 r I .. , -- : r I -, ,,, ,"- I - 4; 4 "I' r ,'_, .1 "I -, I 1
8 -, 1 , r I I I ,::, I r -,. ,,, ll 1, 1, I 1, I I I , -- ,,
., I , , 1 :4 1 I '- , ,.; -, 'I- I .., ,j I -, ;r
$, ,' 4 "' I, , z I 1 4
- I -- 4 .. ; S T _1 .4 r .. I I , I ; -,, ,
,, -- 4 I 1 .11 1 ; I 1 I q I.:. Z 1, I 'I, ", ,
I '-' ,L W, I k ,. I ,, . I -, ,
_ r_ - ,. .. ,, , 1 I' t Y '- 4 1 ,, -1, I , j 1", ,, I I
. . I I I 1, ". ,
,, 4: I , -: , I 4 ,
.- ,. .-.. I 4, r, I I , I ". - ,. 1 4 r r I ., ,
, C. I .., 1. T -,, ,-, 'k- ,,, 1 -- ,z . I , ,, ,
, ,, .., .! I ,4, , , I I 11 r 4 -;, ; ,, ,,, 4 ; ,' rl 4 ,, I ,, ,, , ,,
-. ,e ., ., , I 11 S I ;.rl 11 ;,- 1 ,;
, I r -, I 7 1 ,r' , _, , ,,
- ., I I 1,11 1 ., I I I I r I r I 11 ,, , ,
, _; 1 1, I I I -, -'
1, L -- 7 -1: -1 I 11, I , - _,*' .. I -r I T ,,-% ,
, I _1 I j, I I ,r , , ' i li
'I I e, .1 ,-, ,,-, I ,-,, , I I I .v ", -'- "," -, , ,
I 4 ,, ., r T,: , ,,, ,,',, ", I I 1, I '- 1 ,
,- ., I -, ,, .z .. I _' , -- r' T: I ,v, --r i A
- .1; i ;. 11 ... 4 1, I , K7 11 r ,, I li ", -, I I ,
, ,.
I , ,
, ... ..., I I I ' '4 r ' 1, -- ", I # , r ,
. , I I ,. :: ,- , 11-.. I -, ,. , 1, " _:t , . , _ I r 1 I 1 4 1 I .
. r
I I :: : ; - ; I ?, , I 9. p ,. -, ,, I t , _, I , I I
, ,, I : I Ir I ,- ,
.., .. I I , I - -- 5 - ,...-- 4 r _, , , ,, I :", .. I ,, -. I I I : r,
, ,. I I : -0- I : i, f. . a ; ., . I I
1 I : -1 I ,. ,. 1. . , r ,.: r ,
, , -1 I I 'Q 4 1, e ,. ,,, I -, I r ,. .. I I ,,,
I , I I . ,, ,n , ,rr, '- 4 .j
:; ,,:,, : :. . I .- .. I I .1 1 1 ,, !, .. .. 1. I -, , 'I,,. % ,: I k- -, r I -- -, I -, I I
. :, : : ; -- I ' I I 1 ', "'), -.1 ,-, -, 1. ..
11 11 , ,. - .1 ., I .,:. 1, 1 "'.., I : --'. 4 1 A" --- --- 'I -- I -- -., E I ,J -, ; r ' I r -,, .,
,. ,.- I , r e I I I ,. ., , , "u, :; : . '. ,,, , I -,", I -., I I r I ; I A .- :.:, 1 ,, ,. .
-, .. 11 I . .-, -, ll , I '. , T ,: ,. I ., I .,.. I I I I ., ,,
. : 7. ., -7" I .. -. ., .. -1 '.. I I ; ,.- ,: ". , . ; . -, n I I I I I ,, 1,1
. I I .1 .',, ,- -' ' r I 1 1 ';l . I , ,, ,
, ; I I ; -t ., I '
- I , ., - ", I ,
11 ; .. : : : : -'. , I .
, .: -- Y -.- .' r , ,.- ., 7
.1 , s, e i, ., I ,, I I -11, i I
.
, ,. I 10 I ..- x _" .,. ,.Z; ..... , 4 ; r : .. .. ,. , I L I t I 4 1 1,
, ., I 4 ', : I : I
1 4 1 I -, L ., .,. -, ., -- I -;', I i I e -, I ,
- I I I r I
: -, ,.- 1 ei I 4 1 I I -- ,, It
. I ,Z ,,,- , -- ; I -1 ,.- ,.
.. r -'_ ".. ., r r .' -,- , % 4 ,-', , 4 ,,
,. I , ,. I 1, , I : .1 r', . I 1, I ,- I ,,, , ,, I I
r I / , '41 l "' r j ;, \
, , .o- . I , .- r r r 4 I ,
, r I .. : I ., W 1 ll 4 1 ,, 4- Y, , , I I I I r I I 1 -, ,
, I I I ; . I I 1 4 ,r I , ,. ,- -,f .. ., ,: :', -- ,, tl I ; I 11
,
.. , I ,, I I I I ,. r I m ,,, : I 11 , I r
1 , t r _,,,, ;" r .1 I I I l
, ,, - I I I I ,1; , -,. I I I f,,, l j4 '
-, - I ,, e -,, 2 , r ,,, r
,,4 , -- ,-4 ,, -, ,, I ,
r, -, --, I 4, 1 I I I I -, I : ,
, ,r ' I I _- I ? I I I r, I -""-' "-4' 1 1 I I r , 1
, -, ,, 11 111 ", , I , ' 11, 1 ",
, ,Pl I I 11 I -, r,, ', -, ,,- "I I ,, r ,r' T, , ,
-,- :- , I L 1,1- ", I ., ,,, , -1, - ,- 4 ,- ,,I -k t , I - I ,, r ,4 ,r, r I r I I 7,v ,
I 11 v I 1, 1 r -, ,, 4 I
;7 1 11 , I --- r I I r' r I I r
, ' !'- r ,,
- -- ., 4 r I I I r ,. _', .r
-, ,l ' _', 1, r -- r -' ' , -, , , -, , I I I I I I : I
11 I ;_r Ir ,- ,' , I I , : 7 1 I
" I I I 1- I 1,
-, '- , : t I '- I _, ' r' "" 4 r , ,: I
: I r , ,' , 'r ,. 4 1_ I r r I I I I I r I r 1, r I I I I
I 11 ,
-' 4 I: , ,, 11L ____ , r ,
I I I , I 1 ,4 ,, I 1 ,, : .
, I I r, I I I I I I 1, ,,,' "', r I r. _4 I ,, I r + I I I' ." ,., ,. ,. , ,.
, , r I ;, r I r r ,", .. r _' .1 r ', I ,"I ,, ". ,
, I l1w ,
I 1 1 -1 I I I , Ir I I I I I I "' r' , r. -, ) I
-, I I 1, I 1 r, ,, r -' : .. , -;
I I , ', r -- Ir -, ,. -;, I 'r ,
, I'll r I I I j '_ r j ,
j 1, ,' -, ,: -, "I ,.r 4 _, .
I i", ,,, " -; I ,- , , 11 I I , f .7
- I . .: .,., ; ,- -,
, , : I ) I I I pl -T e- .' r
- ,- I I I ., 11 I .. .
I 4 i .. , " ,
__ I I 1 0 1. .- r -- 11 I
- ., '.,: I -' 4' ,' ,
I , i -%
, -: r , ,. I I ,
. % V, ,
, I I i ,
1, I .
I ,
, ,,, 1 -,, I I
I I I
,
,"I 11 i
, I
, : Irt ,
r I .
4
,11 ,, ,;
, ,-C 1, , I
, -4 ,1 ,
, I rr
- r 71 I , , ,- ,
I 11 ,

-,,, 1 1 I ,, , I i lll
, :
, 1: ll i 1
I i
"" 1 41,
" ,I I
I 1, V, ,
1, ,-. I -- . . . 11 9 ... ...
r , .
,w -1141palliNp- 7 1- -- -- lt, : : .- I .,11 1 .1 2 ,,: ..
, 4 ) ' 7 lpo 7"W w" .. I .- I r I .. ., , .-
- , I -,TZZ,1 7 1 .,!
I I "-I I 4 1 M I ,; ,,. ,. 'r ,,, ". ,
- .- -1 ..>, j I , ,,x, -.
.1 .. I : o I : .- ,. 2 4, I I .. .,
r I -, , ,,: 'I ., .e r, ;, ,, ;, :: ,, 7 , -,, I I , . ,; *14: I- .. ,
I I . :
- I I I I . ,. I I I I 1: ,e ; , , z, L, .
, f ," 4 ,, -,V- -, .. I ". ,. r I
, , 1 I., i , I .1 .. 1 ; i , , ,
- : ,. j ,? 4 .-,- , 1 ..: .
; *, -, -4
, ,,, ,- ; : .. -- I ',,,' : ", I . I Ij ", : ,,, : .,
. e ,r, c I ,. , ,
, -, - I -- : , .. ,. I- 11 I I I I
- ,- ,,. ,,
, . :,, ; ,. I I .,- ,
- , I .. - -, -, I ., I .11 ... V, .
, , ,rl-- M I I .4 "l- 'r.; ,. W 11 -, :1 : 1 4 , ,. ',I : ,, I I I
, I .. I .1 . , I 4 r j, : r :.
iw , , r ,, t I I I 1% .1 ". I I ., I ,-. "I I I I l .
r I ''I , .. ; .. .1 ., I . 1. I I ,. -. ; ,
- I I -- !. ,- -, ,rv o 1-1 ( :---: ,- ,; ; ,- I I I -, . i , I -- ,- I , 1 4 1, 4 1 1 ., I I .. v ... ., :, I . 1, .,x ,- N -,
- _;7," ;r.,. ,, ,- , ., ;, _- I , , I ., .o. . ,.!- ,r
'- 1, I : - ., % lilt - I - I --F" . ,.z , ". , ." ,,r
, ,- I I ' , :
, ,' 4j 4 I .. . I 1 4 r i'. p ,. -. -, I -:. .. ,,, , - : .., : .,,,. , , ,
". , .T r .." ,., -, , ,, ,. : :, ,- .- I : , I ,r -1. ,
- ,,, 11 I 1. ;, z Z .": : , I I I --, I I .... 1 1. .111. ,.t,", I - 4 .., I I 1, .. I :.- ,. ,
I .,..- : ", 1, , I 1, ; , .1 -, ,, -,:: : ,,, I
-, :, -, r ,4 .3. .\. 1. ,. y I .
I - I - .. ..
, V rl 1, ,. ,. .
t : i -! ,4 -_, .1 11 I I I .
_, __ , r _: ., .. I f, ... .1, I I- ...-, , L. , -. -: q , ,,, I I r r ;. .., 7 ,, I i -r I
-.1. I I ,.. , I . I I : r' : 1 4:' I r I ,P. , I I -" ,,.r- ,-, _, ,. ; , ,; ,- ; I 1 4
, ,, I -, - ; I ,, I I -114, r I f L I .
, I r , ll - r , ', :: .- . 1 , -, -, , ,. I I , I r ,
, , I., r I ' t ? - , , % ... . r ,- 11 ', , ,. I : "-, 7 r I ,"I J , 4 '
- , I ,. I -;r' r'-'-- : , r -', I ,, : ., , ,-, ,, ,
I 4- -' I .., -1 ,.- I .- ,e :, ..
- ', I I I I I I I I ,. ", '- , ." ; ,. :. I I I ,1 1 ,, 4JI 11 I I % I , 11 I I '
, I -' :' r -,'. I ik I I ,* , ,. ., I ,. ,,e,, ,' I : -- ; : I
., , I -., ; "i 1. - ,. 1, 4 -',, -,
, , ," __ r ,1. ,.,. ,4, , , r -.1 ,- , ) ..- . , 11 ., 1, ,,' ' r ,, r I I ; I t, r ,,
r I "
, , ,. , i I r %, , ., 1 r, , Z ; ,, -1 I . -I I I I I I I
, I ; ,,, , 1 -- s z t i , , ", - ,O, : , , , ,, I'll r 11 11 : , "
r I I '4 1 _, I I .1 I 3 e ;, I - I I I , I I I I I ' I r r
, I ;, I I I I I ' I I 1 4 _' r , -' r ,
- -,' , r ,, ,'t, ' 4 r 3 "." IT'. ': ; ::. I _4 : 11 -, I
, ,. r -,, I" I ,r ,'
-, , I , , . : I , , I I ,,7
: I 1 .-, L ; -,- ,,,- -, ,- I -, I I .;.. l 1, I ; - I ,
I I , , I I I r I ,, r , I I r I 'I, I -1 I I
, I I - r r. I I ,, r -' T r , : , , r -, ,- , , r 1 I r -lj
- I J -, 4 r ,I I ,r ,-,, , - I : , I r I r
-, -: I I g . ... l I I ,
1, I I ., - 11 ,,, I -, -, : I r : 4 -. I "4 1 1 1 1 r '
- ,,,- F - , r -,
_- '4 I r r
r 4 , ",l, r !' r,, j k I I -1-100, I I I j r . -, .. I I ' r- "
Ir I I -: : : ;. -, ,r I 11, I l -,"
-, ,- ' : I 'r- ', I' .4 ll ,. ,, I I ' ' 'r
P i k r I :"., ,. : I I I ,r, ,- , I I
, I 11 f I I 11 I ,
l I r ' r I :, I t,
1 I -- I I I I I - ..., '4 4 1 1 1
1, !; , 4 t I v 4 ;, j ,, .
, I . . I I ,7 "- ., I ..,:
- ,'r ,,,, 1, I ,., I il .. I , I I l 1 4
__, r k,-', ,',- "'I r I , -r "' '- r r -- , ,- ,-, 71 .T-, r I I I I _-_ '4, ,
I I I , , I 1, :1 11 j I __ : 4 1 4
, -,,, r -,k I r I ,- I I I I ,,,,
, r ;' , I 1Y I I l I I , , , I f :-' r , 4 1 ", _, I r j
, I I -, ,4 : i , I I I : I
, I I r r I I I I I I I r I , I ,
e.- F t I ,, : 1, 1, ,
- 1, 1 1 .. :1 1 , ,J, ,, , I ,
-'--M,, I Ir' ,r _-,' !: r ','T -, ' I rT' I r 11 I r , -, I I
1, r , i r I "it I t.,
", .,, , , -', 1 -- I I ., I I -, I I r I I I 1 1. I 1 r, ,_ r '; r ,j
,, , 'r- ; I r -,, ",41 _' -' ,' r', 4 ",% I ,
_ , j 1, r , I I I I I I , 1 4 I ,; "
-- ? , l r I 1 I I I r ,,' r ' I I
" 4 "' :' -:
_r I I I :., ,, I ,
I 1 4 I r -- I _r ; r I , .v, 4 1 I 1, ,
rl I I .1 I ,r ', I .
, -- , ., 1 , _ , I I I -r , 'i 1 4 r
, 4, ,
- r I I , I ,
" I ; ,- I I", r I I -, I 1, ,,, ,- I I
-", t -, 'r ,, : r, I , I r I I I ,, j
- I
, 17 I I r e ' I I I I I ,T ,r, , 4 , : , 4
1 1, r, I I I F r ', 4 4 r ,
I ., -,, I I I ': 1 ' r I I 4 'I I ,
, ,r., 4 T , , ,, -, , -.! , 1 4 ,* 11 1 I
. I , "
I - r l I I -1 :, I
- , -- I 1- r I I ,
, ,_ T I r 4 1 4 I
I r '- ' -,, ,,, *, t, ,, , I I I I , I ' 4 'r.
-, -, j' I X- r ,
I I ,l ,, 7 I :4 r. 1, , _-" r k r ,, ,' ,
4- , I , , , I
,i. , *- I i -,
,. r I I -:
, 1 _, 11 I I I , I r r ,
r, ', 11 , ;4 I IV r I 'I I '. 'T ', ,' I 11, .r 4 ,- -, , .,r
r' I I I I '4 r -1 ,, ", ,; I I I r I ,4 -!
, 1j, I I ,
,., I _, I r , I I r r I I I I r '
r,, '., I r 11 -', I -' -' I I I I -- ,
_ 7 7 "' I ,' 'r '
, ; ,
, I - :
I' 4 i 7 I, I , -, : r- -,,-w : I ,,, A 4 . , _,' r I 1
, : - I :, 111 , 4- I .,.;, r ,,
I I 1 ' -, ,, , I l
,1 1 1 4- r I k: , ; ; I I I - ,l I ', % , '.
', -1, ,' I '. - I I I I I 1 4 r m I i I ,.. I I ,l I r I , I '
, t, I I I- -- '- I -, r -- : : I ,, -,- 'I I
- 4 I r, ', I '' I .- r I I I r -' '
' ;, ", -* I ,; -, -, 1, I I ,- I , , , 4 ,j 4
- 2 ,, r , ,
, , ,,r 4 ' r I 4 i ',,r _ _1 r I I
4' ., l ,, -- 4 I r 1, I I ' r I ,
_ _,, "" , ,r. , , I ' r, _4 ,
_ I li, ,- I r' I : -' ,,, -1 2k, r T I I 7 r --' I -,, I
I ,_ 4 I I r T.
I ,
' I ' I ."- 11 I 1, r I I I
, j -;e ,-'- ,,,
,f, 4 1, I r I I ,-, r I r I ,,-, ,
, j :, -, , .- -,r , 1, ,,, r ,.r r : I I I I I I- 1. ,
-4 -. ,; -- , -- ,:, ,- : I r,
- 1, I A -- I r I I 1. I I - ,
,,, I ,, 1, ; ,, 0 I I ., ,, I : I ,; I I ,, : ,
, ... I I ,
, 1,41 ',4 - rlj 11 ,, , ; 11 I r r I I ,-, ,
' -7 ' ,,-_ ) ,- r I I r 4 11 -, I ,,, , 4, r'. I I , I I r -1 ., , ,
4- ,-4- -,l, i , I -, 1 , , I I I I I I '
1, r r 4
_ _i ,,rla ,", I ) t', r k 4 t ,r : I I ,; f ,, 4
.,jk ,, I l r' I I r
r ,, : :, -,, r
,, 1, I
, -1 4 )" J,, I 4 I I ,'r
, ] ,_ ,-, -, 4 ,, ,-, - $. , , f T, I I 1 I ,I, : I I r
- ' r 1 ,, ,,, 4 1 4 1 , _,, ;q, I : I'-,
, , I ' '
rf, ,_ r I _" , 4 ' I' j -, , I t 4 r
' I 4 1 '-' 4 l , I ,r ",, ,.-, ,A 1 4 1 I I
I r I I Z, : j 'I
I- I I 11 ; -1 I r ' t I , ,
rr r 6" I i ) ,,, .,, I ;, i r I : I r ',
,j i , , I I ,' - I '. -, I i -- I ] I I r r I" I
, r 1 I , , N- T"
,-, ;- , I I I I rj I I , r I I I
,,, I r ,- ,, , -, j : 4 1 ? , I I I I I I I I
11 I r I I , ,-, I' : r r ,, I 11 I , ,-. 4 r '
- Z, r I - , ,"'r- __ r I , , $ ,, I I 1 - 4 I I l 4 'l ,- 4 ,
-- 'i I , ', ,,, 1, , ,, , ,- ;, .' r v F I r r r r I I 1, 1 ,A;W f , I ,,, : I ,
, 4, -' ,. -_- ,? ,*:, r T r I I r
-, I - I t ,- -r I 1 ,1, , , -rl ; 4, 1 ,j
-, -_ I -, , I I I
, - I "' -, -T r , r , ,
, 1, ,, lri ,, I !, r -, ,, , ,
, r I , I r I I
. , , , ,, ,
& r ' ,,, r 1 ,, I -- .! ",-, T l I r r,, .1 ,- ,; 'I" 1 r l -, -: : ;F "
,4 1 ", r r 1, " ,! ,- r I , I 1 I I I I
, I I '- -r, I I ,4 r , -- I I .
_V 4 .- % '] ', .. .
,_ 4 -- I ,, _,
I 1, A ., , , ,
,, I -- I r ,: , ,, : 4 "I I ., I 1. , ; I I I T I : ,
-.- , ) I '-'-'r' , I ; , 66. I I A r' ., $ r r I -1 I 1. ..
,' 'I 'I 4 I I -, .




-4W 6W




C'OMENTARI OS
A LA
C ON STIT UC ION DE CUBA,
1 94,
ii9A




UNIVERSITY OF FLORIDA L I B R A R I E S




rk







COMENTARIOS
A LA
CONSTITUCION DE CUBA

CUBA 1918







Dr. ANGEL UGARTE







ADVERTENCIA PREVIA
El trabajo que hoy ofrecemos al pcblico fu6 preparado para formar parte de CUBA 1918-(Libro Azul); pero en atenci6n a su interns de actualidad, hemos creido conveniente anticipar esta edici6n por separado. El autor de los "Comentarios a la Constituci6n de Cuba", doctor Angel Ugarte, ha desempefiado en su pais puestos de importancia, que lo capacitan para conocer a fondo los problemas constitucionales. Abogado de la Reptiblica de Honduras, incorporado en las de Guatemala, Salvador y Nicaragua, el doctor Ugarte ha sido en el pais de su origen Ministro de Relaciones Exteriores, Magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Diputado en varios Congresos y Ministro Plenipotenciario en Londres y en Washington. Ha trabajado ademas por largo tiempo en materia de codificaci6y, asi en Honduras, como en Nicaragua y Panama.
Estos antecedentes nos permiten recomendar a nuestros lectores la merecida atenci6n a su obra, de cuyo estudio pueden derivar provechosas ensefianzas.
Los Editores,
"COMPANIA BIOGRAFICA".

Habana, Febrero de 1918.




PUBLICADO POR LA
COMPANIA BIOGRAFICA
HABANA, CUBA
APTDO. 1317




COMENTARIOS

A LA CONSTITUCION DE CUBA
Hemos creido darle interns a esta parte de nuestra obra haciendo algunos comentarios a la Constituci6n de la Repiblica de Cuba, tanto para la mejor inteligencia de sus disposiciones, como para hacer notar aquellas que en nuestro concepto no respondan por algzin motivo a las necesidades o al modo de ser del pais.
Con la natural desconfianza que inspira un estudio, aunque sea ligero, de obras que han sido el producto de maduras reflexiones y de exquisito cuidado en su elaboraci6n, vamos a entrar en esa materia sin pretensiones de acierto, haciendo aquellas observaciones que nos sugiera la experiencia y la comparacion de la Carta Fundamental cubana con las de otras nacionalidades de analogas condiciones a la suya, para que, si se estimaren aceptables, se excogiten los medios mas apropiados para adoptarlas y mejorar la Constitucidn en cuanto sea possible.
No va dedicado nuestro trabajo a los jurisconsultos ni a los hombres de letras, conocedores como son de todos los principios de Derecho Piblico y Constitucional que sirven de base alas relaciones entre el pueblo y sus mandatarios; va si al psiblico en general, para que meditando sobre los asuntos en Il contenidos, pueda prestar a la Primera Ley de la Repiblica toda la atenci6n que merece.
Las Constituciones no solamente son, o debieran ser, el exponente de la situaci6n actual de un pais, sino tambiin la expresi6n genuina de sus aspiraciones y tendencias. Preparan el campo para el desarrollo arm6nico de las fuerzas nacionaler, marcan el espiritu que debe guiar




a los legisladores en la emisi6n de las leyes secundarias, y sirven para inspirar a los demas poderes piblicos en el ejercicio de sus variadas funciones. Condensan en la forma mas breve y adecuada las relaciones entre gobernantes y gobernados, fijando los deberes y derechos de cada uno de ellos, y sientan por consiguiente las bases firmes de toda asociacion.
Tienen tambiin las Constituciones gran importancia en las relaciones internacionales de los Estados, por que los Gobiernos extranjeros pueden medir, por su alcance y por las facultades conferidas a los respectivos mandatarios, hasta donde son tstos capaces de obligarse y de cumplir las estipulaciones de los tratados.
La Constituci6n de un pais es, por las razones anotadas, y por otras muchas que no necesitan enunciarse, el mas alto e importante documento del Estado, y su estudio una de las primeras obligaciones de los ciudadanos.
Omitiremos en nuestro trabajo toda clase de citas, y nos conformaremos con exponer en forma llana y suscinta nuestro propio criterio sobre las disposiciones constitucionales.
El texto de la constituci6n es el siguiente:
CONSTITUCION DE LA REPUBLICA DE CUBA
Nosotros los delegados del pueblo de Cuba, reunidos en Constituyente, a fin de redactar y adoptar la Ley Fundamental de su organizaci6n como Estado independiente y soberano, estableciendo un gobierno capaz de cumplir sus obligaciones internacionales, mantener el orden, asegurar la libertad y la justicia y promover el bienestar general, acordamos y adoptamos,. invocando el favor de Dios, la siguiente Constituci6n.
Se encuentran marcados grdficamente en el Predmbulo los fines que persigui6 la Constituyente al redactar y adoptar la Ley Fundamental. Prest6 atenci6n preferente a los deberes internacionales, por que ninguna Naci6n puede permanecer en el aislamiento, y es una de sus primeras necesidades el contacto con las demds del planeta, para el intercambio de productos, inmigraciones y emigraciones, consecuci6n de capitales y operarios, y otros muchos puntos de mutua utilidad para los Estados, que acarrean por ambas partes obligaciones y derechos.
Los conceptos referentes a los fines internos de la Constituci6n, seialan con especial acierto los uinicos que de manera general podian enumerarse, ya que en la Ley Fundamental todo debe ser claro, corto y condensado.
La invocaci6n del favor de Dios en estos actos no perjudica, ni hace falta cuando se omite.




TITULO I.o

DE LA NACION, DE SU FORMA DE GOBIERNO Y
DEL TERRITO'RIO NACIONAL
Articulo I.- El pueblo de Cuba se constituye en Estado Independiente y soberano, y adopta como forma de Gobierno la Republicana.
La Constituci6n se firm6 el 21 de Febrero de i9o, pero el 12 de Junio del mismo aio, la Convenci6n Constituyente, procediendo da conformidad con la Orden del Gobierno Militar de la Isla de 25 de Junio de i9oo, acord6 adicionarla con la llamada "Enmienda Platt", la cual limita en ciertos puntos la soberania y la independencia de la nueva entidad politica. Los principales articulos limitativos, incorporados en un tratado, y que forman parte integrante de la Constituci6n, dicen asi:
"Articulo I.0 El Gobierno de Cuba nunca celebrara con ningin Poder o Poderes extranjeros ningin tratado u otro pacto que menoscabe o tienda a menoscabar la independencia de Cuba, ni en manera alguna autorice o permita a ninguin Poder o Poderes extranjeros obtener por colonizaci6n o para prop6sitos militares o navales o de otra manera asiento en o jurisdicci6n sobre ninguna porci6n de la Isla.
"Articulo 2.0 Dicho Gobierno no asumird o contraerd nainguna deuda puiblica para el pago de cuyos intereses y amortizacidn definitiva, despu'is de cubiettos los gastos corrientes del Gobierno, resulten inadecuados los ingresos ordinarios.
"A rticulo 3.0 El Gobierno de Cuba consiente que los Estados Unidos puedan ejercer el derecho de intervenir para la preservaci6n de la independencia y el sostenimiento de un Gobierno adecuado a la protecci6n de la vida, la propiedad y la libertad individual, y al cumplimiento de las obligaciones con respecto a Cuba, impuestas a los Estados Unidos por el Tratado de Paris, y que deben ahora ser asumidas y cumplidas por el Gobierno de Cuba".
Las disposiciones contenidas en los tres artliculos citados son bastante favorables a los intereses de la Repiblica de Cuba, por mads que restrinjan su soberania; y solo falt6 en ellos la enunciacidn del gobierno o entidad que en suit caso haya de resolver si los tratados que se celebren, la contratacidn de deudas, y el Gobierno del pats responden o no alas condiciones en ellos prescritas.
Articulo 2.oComponen el territorio de la Repfiblica, la Isla de Cuba, asi como las islas y cayos adyacentes que con ella estaban




bajo la soberania de Espafia, hasta la ratificaci6n del Tratado de Paris el io de Diciembre de 1898.
Hay en este punto otra modificaci6n originada de la "Enmienda Platt", que se contiene en los dos siguientes articulos:
"Articulo 6.0-La Isla de Pinos queda omitida de los limites de Citba propuestos por la Constituci6n, dejdndose para un futuro tratado la fijaci6n de su pertenencia.
"Articulo 7.0--Para poner en condiciones a los Estados Unidos de mantener la independencia de Cuba y protejer al pueblo de la misma, asi como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderd o arrendard a los Estados Unidos las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en ciertos puntos determinados que se convendridn con el Presidente de los Estados Unidos.
Por esos articulos se establece una limitaci6n de la soberania territorial en caso de venta, y una suspension de la misma, si se tratare solamente de arrendamiento. En uno y otro caso debe tenerse en cuenta esa circunstancia al estimar el alcance del Articulo 2.0 de la Constitucion.
Articulo 3.0-El territorio de la Reptiblica se divide en las seis Provincias que existen actualmente, y con sus mismos limites; correspondiendo al Consejo Provincial de cada una determinar sus respectivas denominaciones.
Las Provincias podrin incorporarse unas a otras o dividirse para formar nuevas Provincias, mediante acuerdo de los respectivos Consejos Provinciales, y aprobaci6n del Congreso.
No se ha hecho por fortuna cambio alguno en el nombre de las Provincias, consagrado por un uso tan dilatado, que tiene ya valor hist6rico, y que por el contrario debe tratarse de conservar. La disposici6n sobre uniones o divisiones de Provincias se ha garantizado debidamente con la cldusula de aprobaci6n por el Congreso, a fin de evitar festinaciones, o cdlculos interesados.
TITULO II.
DE LOS CUBANOS
Articulo 4.0-La condici6n de cubano se adquiere por nacimiento o por naturalizaci6n.
Articulo 5.--Son cubanos por nacimiento:
I.- Los nacidos, dentro o fuera de la Repfiblica, de padres cubanos.

10




2.0-Los nacidos en el territorio de la Reptiblica de padres extranjeros, siempre que, cumplida la mayor edad, reclamen su inscripci6n, como cubanos, en el Registro correspondiente.
3.0--Los nacidos en el extranjero de padres naturales de Cuba que hayan perdido la nacionalidad cubana, siempre que, cumplida la mayor edad, reclamen su inscripci6n, como cubanos, en el mismo Registro.
Es este un articulo que por su amplitud y espiritu liberal viene a salvar uno de los grandes problemas del Derecho Internacional Privado, y a cegar una fuente constante de conflictos y dificultades en el interior y en el exterior.
La nacionalidad de un individuo debe definirse en obsequio del mismo y de la naci6n o naciones a quienes pueda afectar su estado civil y politico. Las sucesiones, el servicio militar, los contratos, la opci6n a los cargos publicos, y otros muchos aspectos juridicos y administrativos de las personas estan ligados con la importantisima cuesti6n de la nacionalidad.
Puede todavia ocurrir algu'n conflicto en lo referente a los hijos de padres cubanos comprendidos en el primer inciso del articulo 5.0 cuando la Constituci6n del pais donde hubieren nacido les imponga la ciudadania por ese concepto; pero ademas, de ser el caso remoto y de cardcter excepcional, se salva, si asi lo desea el interesado, con un cambio de residencia.
En los otros dos casos la opci6n simplifica grandemente el punto, y evita toda clase de dificultades.
Articulo 6.0-Son cubanos por naturalizaci6n:
1.0-Los extranjeros que, habiendo pertenecido al Ejercito Libertador, reclamen la nacionalidad cubana dentro de los seis meses siguientes a la promulgaci6n de esta Constituci6n.
2.o-Los extranjeros que, establecidos en Cuba antes del Io de Enero de 1899, hayan conservado su domicilio despubs de dicha fecha, siempre que reclame la nacionalidad cubana dentro de los seis meses siguientes a la promulgaci6n de esta Constituci6n, o, si fueren menores, dentro de un plazo igual, desde que alcanzaren la mayoria de edad.
3.o-Los extranjeros que, despubs de cinco aiios de residencia en el territorio de la Repiblica, y no menos de dos desde que declaren su intenci6n de adquirir la nacionalidad cubana, obtengan carta de naturalizaci6n con arreglo a las leyes.
4.-o-Los espafioles residentes en el territorio de Cuba el I.0 de abril de 1899 que no se hayan inscrito como tales espaiioles en los Registros correspondientes, hasta igual mes y dia de i9oo.

11




5.0 Los africanos que hayan sido esclavos en Cuba, y los emancipados comprendidos en el articulo 13 del Tratado de 28 de Junio de 1835, celebrado entre Espafia e Inglaterra.
El mismo espiritu de liberalidad que inspire a los constituyentes en la redaccidn del Articulo 5.0 los ha guiado en este. En l se ofrece generosamente la nacionalidad cubana a los que les ayudaron a conquistar su independencia, a los residentes antes del 1.0 de Enero de 1899, y a los que voluntariamente desien adquirirla. El nimero 4.0 de este articulo, mas que disposici6n legal es una simple declaraci6n, derivada del Articulo IX del Tratado de Paris, que permitia a los espanoles residentes en Cuba conservar su nacionalidad, inscribiindose para ello en el correspondiente Registro; de manera que los que no se inscribieron fueron "ipso jure" cubanos, y a ellos se refiere la citada declaracion.
Articulo 7.0-La condici6n de cubano se pierde:
1.0-Por adquirir ciudadania extranjera.
2.0-Por admitir empleo u honores de otro Gobierno sin licencia del Senado.
3.0-Por entrar al servicio de las armas de una Naci6n extranjera sin la misma licencia.
4.0-Por residir el cubano naturalizado cinco ailos continuos en el pais de su nacimiento, a no ser por raz6n de empleo o comisi6n del Gobierno de la Repuiblica.
La palabra empleo, usada en el numero 2.0 en sentido general, incluye el Magisterio. Creemos que hubiera sido conveniente exceptuar tales empleos de la necesidad de licencia, ya que no indican animo en el que los sirve de cambiar de nacionalidad. La ciencia y la enseilanza no debieran tener fronteras, y el maestro o profesor deberian serlo en todas partes, sin mas requisito que el de la idoneidad, calificada por el Gobierno que los nombra.
Articulo 8.0-La condici6n de cubano podri recobrarse con arreglo a lo que prescriban las leyes.
Las leyes a que la Constituci6n se refiere, o sean las secundarias sobre esa materia, deben inspirarse en los mismos ideales de la Fundamental, y tomar en cuenta que en la mayoria de los casos el ciudadano que ha perdido una nacionalidad, no ha llenado en el pais de su residencia las condiciones necesarias para adquirir la otra, y se encuentra

12




en un estado an6malo, sin protecci6n de ninguna especie. Deben por lo mismo esas leyes, en obsequio de los cubanos, facilitar lo mads posible la recuperaci6n de la nacionalidad.
Articulo 9.0--Todo cubano esti obligado:
I.0-A servir a la patria con las armas, en los casos y forma que determinen las leyes.
2.0-A contribuir para los gastos puiblicos, en la forma y proporci6n que dispongan las leyes.
Son estas disposiciones en extremo latas como no podian menos de serlo en una Constituci6n; y corresponde a los legisladores, al redactar las leyes secundarias que las desarrollen, expresar con la mayor claridad posible cuales son los servicios que la patria tiene derecho a demandar de sus hijos, y excogitar la forma menos gravosa en lo personal, y onerosa en lo pecuniario, de prestar esos servicios. De nada servirian los buenos propdsitos de los constituyentes, st al llevar a la prdctica sus disposiciones vinieran a convertirse en carga abrumadora para el pueblo. Las obligaciones y derechos entre el Estado y los ciudadanos deben ser correlativos y proporcionales, por que el espiritu de justicia inclina mads que la imposici6n al cumplimiento del deber. Las leyes que tienen por base la equidad no necesitan presi6n alguna para aceptarse: la aceptaci6n es voluntaria, y por consiguiente de efectos mas valiosos.
TITULO III
DE LOS EXTRANJEROS
Articulo io.-Los extranjeros residents en la Repaiblica, se equiparan a los cubanos:
I.0 -En cuanto a la protecci6n de sus personas y bienes.
2.o-En cuanto al goce de los derechos garantizados en la Secci6n I.a del Titulo siguiente, con excepci6n de los que en ella se reconocen exclusivamente a los nacionales.
3. -En cuanto al goce de los derechos civiles, en las condiciones y con las limitaciones que establezca la Ley de Extranjeria.
4.--En cuanto a la obligaci6n de observar y cumplir las leyes, decretos, reglamentos y demis disposiciones que esten en vigor en la Repiblica.
5.O-En cuanto a la sumisi6n a la potestad y alas resoluciones de los Tribunales y demis Autoridades de la Repfiblica.

13




6.0-Y en cuanto a la obligaci6n de contribuir a los gastos puiblicos del Estado, la Provincia y el Municipio.
La Secci6n a del Titulo IV, a que se refiere este articulo, marca solamente en dos casos la diferencia entre cubanos y extranjeros, en cuanto a los derechos que en la misma se consignan. Uno de ellos,
el del Articulo izi, es mas bien que derecho personal una declaracion de Derecho Psiblico, estableciendo la igualdad ante la ley, y desconociendo los fueros y privilegios personales: tal disposici6n, aunque enuncia expresamente a los cubanos, es indudable que tambiin comprende a los extranjeros residentes en el pais.
El segundo caso, contenido en el Articulo 30, si se refiere por letra y espiritu tan solo a los nacionales, a quienes se les garantiza que no seran expatriados ni privados del derecho de entrar a la Repiiblica. Es esta, por consiguiente, la iinica garantia de que los extranjeros no participan, estableciindose una diferencia entre ellos y los cubanos.
TITULO IV
DE LOS DERECHOS QUE GARANTIZA ESTA CONSTITUCION
Articulo II.-Todos los cubanos son iguales ante la Ley. La Repfiblica no reconoce fueros ni privilegios personales.
Principio eminentemente democrdtico es el consignado en este articulo, y que consta o debe constar en todas las Constituciones republicanas. Sin la igualdad legal falta una de las primeras bases de las modernas sociedades. Las divisiones de clases, los privilegios concedidos a muchas de ellas, y los fueros especiales ban ido desapareciendo al empuje revolucionario, o alas evoluciones producidas por el cambio de las ideas relatives a los principios que deben regir las comunidades sociales. Donde aoin se mantienen esas divsiones, no puede prosperar de manera definitica la verdadera democracia.
La abolici6n de l1s fueros por raz6n de personas, evita constantes dificultades y conflictos entre los tribunales comunes y los especiales correspondientes a cada uno de esos fueros: de cuyos malos resultados nos dan testimonio las continuadas luchas de la edad media, en que cada clase social pretendia, y algunas lo lograban, imponerse sobre todas las demas.
Articulo 12.-Ninguna ley tendrai efecto retroactivo, excepto las penales, cuando sean favorables Al delincuente o procesado.

14




Es esta una disposici6n de extricta justicia. Los actos y contratos de los hombres tienen que tomar por base de su ejecuci6n o celebraci6n la ley actualmente en vigor en la Reptiblica, y a ella debe acudirse en todos los efectos de dichos actos o contratos, por no haber conocido sus autores las que iban a dictarse despuls.
La excepci6n establecida en favor de los delincuentes o procesados, cuando la nueva ley les favorece, se funda en un principio de equidad, por que si el legislador disminuye la pena de una infracci6n, rectifica el criterio juridico sobre el particular, y a tal rectificaci6n deben atenerse 0los jueces o tribunales sentenciadores. En cambio, si la pena se aumentare, no podrdn exigirse al delincuente o procesado las nuevas responsabilidades, por que al realizar el acto criminal no conocia sino la ley que entonces se encontraba vigente. Esta disposicion concuerda en esa parte con la del Articulo i9.
Articulo 13.-Las obligaciones de caricter civil que nazcan de los contratos o de otros actos u omisiones que las produzcan, no podrin ser anuladas ni alteradas por el Poder Legislativo ni por el Ejecutivo.
Este articulo se funda en la teoria de los derechos adquiridos. Las obligaciones de los deudores, a que en el se hace referencia, son correlativas de los derechos de los acreedores, y su anvlacibn constituiria un positivo despojo, sin base alguna de justicia. Solamente los Tribunales, en los casos previstos por el Articulo 32, tienen facultades para esas privaciones de propiedad.
Articulo 14.-No podri imponerse en ningin caso la pena de muerte por delitos de caricter politico, los cuales serfin definidos por la Ley.
Mds hubiera valido sin duda consignar en este articulo la absoluta inviolabilidad de la vida humana. Ese principio altruista y filos6fico debiera figurar en todas las Constituciones republicanas. Son tan conocidos los razonamientos que se han formulado contra la pena de muerte, que nos abstenemos de repetirlos; pero si haremos notar que estando por fortuna prdcticamente suprimida en Cuba la pena expresada, por la via de indultos y de amnistias, seria mads pertinente con sus instituciones republicanas declararla legalmente abolida.
En el suelo privilegiado de Cuba, donde no hay fieras ni viboras, no debe ser el hombre una excepci6n.

15




Articulo 15.-Nadie podri ser detenido sino en los casos y en la forma que prescriban las leyes.
El don mas preciado del hombre despus de la vida es la libertad. Debe por lo mismo rodedrsela de todas las garantias necesarias. La privacion de la libertad individual no ha de considerarse sino como un acto de defensa social contra cualquieriz de sus miembros que infrinja sus leyes y produzca trastornos efectivos, o este en vias de producirlos; y las leyes secundarias tienen que ser muy parcas al fijar los casos de la detencion, y establecer para ellos con toda claridad las formas y requisitos con que han de efectuarse, a fin de evitar lamentables abusos contra una de las mads preciadas garantias del ciudadano.
Articulo 16.-Todo detenido seri puesto en libertad o entregado al Juez o Tribunal competente dentro de las veinticuatro horas siguientes a su detenci6n.
En este articulo, adelantdndose la Constituci6n a la ley secundaria, ha tratado de evitar en lo posible los malos efectos de una detenci6n indebida, poniendo al detenido bajo la egida de los Tribunales de Justicia, que por raz6n de responsabilidades efectivas, y de los fines para que han sido creados, son los que mejor pueden ampararlo y protegerlo contra cualesquiera clase de abusos de otras autoridades o de sus agentes.
Articulo 17.-Toda detenci6n se dejari sin efecto, o se elevari a prisi6n dentro de las setenta y dos horas de haber sido entregado el detenido al Juez o Tribunal competente.
Dentro del mismo plazo se notificari al interesado la providencia que se dictare.
Los constituyentes mostraron una vez mas en este articulo el valor verdadero de la libertad individual. La detenci6n, computando los tirminos de los dos articulos, iste y el anterior, no puede exceder, si no hubiere cargos suficientes para ordenar la prisi6n, de noventa y seis horas, que es lo que racionalmente puede necesitarse para establecer esos cargos como base de culpabilidad, o para exclarecer la inocencia del detenido.
Articulo i8.-Nadie podri ser preso, sino en virtud de mandamiento de Juez o Tribunal competente.

16




El auto en que se haya dictado el mandamiento se ratificari o repondri, oido el presunto reo, dentro de las setenta y dos horas siguientes al auto de prision.
Este articulo marca con toda claridad la diferencia entre prison y detenci6n. La iltima, a que se refieren los articulos anteriores, podra llevarse a efecto por cualquiera autoridad militar o administrativa, por sus agentes, y ain por simples particulares, con la obligaci6n de presentar al detenido ante el Tribunal competente. Es provisional y de corta duracidn. En cambio la prisi6n no puede ser ordenada sino por el mismo Tribunal, con conocimiento de causa, y con sujecidn a las disposiciones enunciadas.
Articulo 19.-Nadie podri ser procesado ni sentenciado sino por Juez o Tribuanl competente, en virtud de leyes anteriores al delito y en la forma que estas establezcan.
Es este articulo un complemento del 12 que niega alas leyes efecto retroactivo como regla general. Si un delito no ha recibido la sanci6n de la ley, o no ha sido reconocido como tal, no puede ser castigado, por que la garantia del ciudadano esta en la ley escrita, y a ella debe atenerse en todos sis actos.
Articulo 20.-Toda persona detenida o presa sin las formalidades legales, o fuera de los casos previstos en esta Constituci6n o en las leyes, seri puesta en libertad a petici6n suya o de cualquier ciudadano.
La Ley determinarii la forma de proceder sumariamente en este caso.
La disposicidn de este articulo es la base de la importantisima Ley que con el nombre de Amparo, Exhibicidn Personal o "Habeas Corpus", figura hoy dia en las legislaciones de todos los paises civilizados. Ln algunos de ellos se la ha elevado a la categoria de Ley Constitutiva, para darle mayor fuerza y establecer en su caso responsabilidades mas efectivas contra los funcionarios o empleados abusivos que pudieran conculcar la garantia de la libertad individual.
Creemos que al remitirse la constitucion a la ley secundaria, debid haber fijado, aunque fuera en forma general, los principios que debieran servirle de fundamento; pues aunque la letra del articulo contiene la palabra "sumariamnente", su nterpretacidn es demasiado ex-

17




tensa, y podria prolongarse demasiado la prisi6n de un inocente, que mediante disposiciones adecuadas obtendria su libertad en el mismo dia.
Nos parece tambiin que la palabra "ciudadano" al final del primer inciso, pudiera cambiarse por "persona", ya que el detenido puede ser un extranjero que no tenga sino algun compatriota capaz de hacer la petici6n, y iste careceria de la condici6n de ciudadano.
Articulo 21.-Nadie esti obligado a declarar contra si mismo, ni contra su c6nyuge o sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad.
Es este un tributo al derecho de conservacion que tiene toda persona, y a los sentimientos de familia, fundados en la misma naturaleza humana, y dignos por lo tanto del mayor respeto.
Articulo 22.-Es inviolable el secreto de la correspondencia y demis documentos privados, y ni aquella ni estos podrin ser ocupados ni examinados sino por disposici6n de Autoridad competente y con las formalidades que prescriben las leyes. En todo caso se guardari secreto respecto de los extremos ajenos al asunto que motiva la ocupaci6n o examen.
Las comunicaciones de persona a persona son por lo regular de tal caracter que solo estan llamados a conocerlas el remitente y el destinatario. Con frecuencia contienen secretos de familia, combinaciones sobre negocios, y otros asuntos de verdadera intimidad que se confian a la honorabilidad del Correo y a la de las Autoridades encargadas de proteger los derechos de los ciudadanos. La ocupacion y examen de la correspondencia y demas documentos privados deben limitarse en lo posible, y solo llevarse a cabo para el esclarecimiento de un delito, para averiguar las circunstancias de una quiebra, o para otros fines de igual entidad, en que se haga absolutamente necesario adoptar tal medida. El articulo sienta las bases principales en que ban de fundarse las disposiciones relativas a tan delicada materia.
Articulo 23.-El domicilio es inviolable, y en consecuencia, nadie podrai penetrar de noche en el ajeno sin consentimiento de su morador, a no ser para auxiliar o socorrer victimas de delito o desastre; ni de dia, sino en los casos y en la forma determinada por las leyes.

18




El domicilio, como la correspondencia, tienen caracter intimo, pertenecen en un todo a sus dueios, y cuantos medios se emplien para asegurar su inviolabilidad, merecen aplauso. El articulo cita dos casos en que puede entrarse de noche a domicilio ajeno, y se refiere a las leyes secundarias para hacerlo de dia. Las palabras "socorrer victimas de delito o desastre" estdn muy bien empleadas, y dan al legislador la norma para sejialar los otros casos en que la morada puede allanarse durante el dia.
Articulo 24.-Nadie podra ser compelido a mudar de domicilio o residencia, sino por mandato de Autoridad competente, y en los casos y en la forma determinados por las leyes.
El cambio forzado de domicilio no debe estimarse sino como una pena, y la Autoridad competente para ordenarlo en ese sentido es la judicial. Esto supone la debida audiencia del interesado y su defensa en el juicio que de por resultado tal medida. No existen pues, temores de abuso respecto de esa garantia.
Articulo 25.-Toda persona podra libremente, y sin sujeci6n a censura previa, emitir su pensamiento, de palabra o por escrito, por medio de la imprenta o por cualquiera otro procedimiento; sin perjuicio de las responsabilidades que impongan las leyes, cuando por alguno de aquellos medios se atente contra la honra de las personas, el orden social o la tranquilidad puiblica.
La libertad de la prensa ha sido calificada como el Palladiom de todas las demis libertades. Los americanos se muestran siempre orgullosos de su "Free Speech", como de una de sus mis preciadas garantias. Uno de sus grandes estadistas ha dicho: "Arrebatadme todas las libertades si quereis, y dejadme la de imprenta, que ella me basta para reconquistar las demis."
Con frecuencia se ha llamado a la prensa el Cuarto Poder del Estado, y no falta raz6n para ello: es la unica funci6n puiblica, despues del sufragio, que los ciudadanos ejercen directamente. Es un Poder sin elecciones, sin nombramientos, abierto siempre a todas las capacidades de todas las esferas sociales. Por ella pueden hacerse iniciativas, intentarse reformas, desarrollar nuevos sistemas, y contribuir en todos los ramos a la organizaci6n y buena marcha del pais. El criterio de los escritores serd el inico elemento que se tome en cuenta para que sus labores logren el exito deseado, o vayan al fracaso.

19




En el dia toda Nacion que se precia de civilizada, tiene establecida la libertad de imprenta, y donde no existe en realidad, se ostenta por lo menos en las leyes, como testimonio del culto que debe rendirsele.
La libertad de imprenta es la medida del adelanto de un pueblo en materia de garantias individuales. Prensa comprimida acusa tirania: prensa libre, Gobierno democratic.
La prensa, como el individuo, ev migratoria: cuando le falta en un punto el ambiente deseado, cambia de campo de operaciones, y estos cambios revelan la situacidn del campo abandonado.
Una prensa bien dirigida hacia el fin comsin del bienestar general y de la prosperidad del pais, es uno de los mayores beneficios que pueden disfrutar las naciones grandes o pequeiias; pero esa buena direcciln ha de set espontanea, hija de la educacion, y no de medidas coercitivas o de criterios impuestos por la amenaza o por la fuerza.
Las responsabilidades legales que establece la Constitucion para los delitos cometidos por la imprenta, son una garantia social contra la calumnia y la difamacion.
Articulo 26.-Es libre la profesi6n de todas las religiones, asi como el ejercicio de todos los cultos, sin otra limitaci6n que el respeto a la moral cristiana y al orden piblico.
La Iglesia estari separada del Estado, el cual no podri subvencionar, en caso alguno, ningfin culto.
La libertad de cultos y la independencia del Estado y la Iglesia son ya axiomdaticos en la gran mayoria de las modernas nacionalidades. Esas disposiciones obedecen al espiritu de tolerancia que los individuos y clases civilizadoras de la humanidad han logrado conquistar hasta la fecha, y que tiende a extenderse por todo el planeta.
Lo que hemos encontrado de sobra en el articulo es la limitacion impuesta a todas las religiones de respeto a la "moral cristiana". En nuestro concepto, la Constituci6n esta dentro de la esfera del Derecho, y no tiene que atender sino a deberes y derechos juridicos. La moral es del fuero interno de cada individuo, y no pueden ejercerse coacciones en favor ni en contra suya, mientras sus preceptos no hayan sido reducidos a leyes positivas.
La especificacidn de "cristiana" es ademas sectaria: establece una visible preponderancia en favor de un credo determinado: la obligacibn de los demas credos de respetarla constituye una sujeci6n indebida.
La moral es universal. Ha existido como todas las ciencias, como las artes, como las industrias, desde que el hombre tuvo conciencia de su personalidad. Rudimentaria al principio, al igual de las

20




otras manifestaciones humanas, se ful desenvolviendo arm6nicamente con ellas en raz6n directa del desarrollo cerebral del hombre, de donde todas surgieron.
La moral ha sido y sigue siendo de todos los pauses y de todas las latitudes: existi6 antes de que Cristo viniera al mundo, y existe en la actualidad en lugares donde no se le ha oido nombrar siquiera: sin ella no existirian las sociedades.
Envuelve tambin esa disposici6n inconvenientes que saltan a la vista. Si una religion predica por levantar la dignidad personal, contraria el precepto de presentaci6n de la otra mejilla. Si otra intenta el aumento de la riqueza puiblica, la distribuci6n equitativa de las utilidades provinientes de las industrias, o la soluci6n de otros problemas econ6micos y sociales, se opone abiertamente al precepto de la pobreza impuesto por la moral cristiana, y que, dicho sea de paso, en ninguna parte y por ninguna persona se cumple voluntariamente. Y sin embargo, esas religiones no han causado perturbaci6n alguna en el orden social, ni han violado ninguna de las leyes positivas: han contrariado tan solo principios de la "moral cristiana", y no creemos por los ejemplos que hemos citado, que haya motivo justo para suprimirlas o impedir su culto.
Articulo 27.-Toda persona tiene el derecho de dirigii peticiones alas Autoridades; de que sus peticiones sean resueltas, y de que se les cornunique la resoluci6n que en ellas recaiga.
En este punto hay que hacer notar que en diferentes pauses se limita el derecho de petici6n por el uso forzado de papel sellado o de timbres en las solicitudes; inconveniente que debe evitarse por la respectiva ley secundaria, omitiendo todo impuesto para tales peticiones. De otra manera se violaria, ademds de este derecho, el principio de igualdad, porque los pobres no se hallarian en aptitud de dirigir tales peticiones.
Articulo 28.-Todos los habitantes de la Repiiblica tienen el derecho de reunirse pacificamrnente y sin armas, y el de asociarse para todos los fines licitos de la vida.
Esta garantia, como casi todas las demais, se funda directamente en el Derecho Natural. No tiene otro limite que el del derecho ajeno, sea individual o del Estado, cuya violaci6n es el unico motivo que puede dar lugar a la disoluci6n de las reuniones.
21




Articulo 29.-Toda persona podri entrar en el territorio de la Repfiblica, salir de 6l, viajar dentro de sus limites y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte u otro requisito semejante; salvo lo que se disponga en las leyes sobre inmigraci6n y las facultades atribuidas a las Autoridades en caso de responsabilidad criminal.
Es este un articulo completo: dice cuahto debiera decir, y nada mads de lo que debiera decir.
Articulo 30.-Ningfin cubano podri ser expatriado, ni a ninguno podri prohibirsele la entrada en el territorio de la Repfiblica.
Como antes hicimos notar, es esta la sinica garantia en que se establece claramente la diferencia entre cubanos y extranjeros; diferencia bien justificada, por que al primero se le excluiria de su propio territorio, al que tiene perfecto derecho, y el segundo no esta o se supone que no esti ligado con fuertes vinculos a un pais que no es el suyo.
Ademas el Estado debe guardar como arma de indiscutible utilidad el derecho de deportar extranjeros, o de impedir su entrada al territorio de la Repiblica, para preservarse de criminales, vagos, pacientes de enfermedades contagiosas, u otros elementos perjudiciales para el pais.
Articulo 31.-La ensefianza primaria es obligatoria, y asi esta como la de Artes y Oficios serin gratuitas.
Ambas estarin a cargo del Estado mientras no puedan sotenerlas respectivamente, por carecer de recursos suficientes, los Municipios y las Provincias.
La segunda enseianza y la superior estarin a cargo del Estado. No obstante, toda persona podri aprender o ensefiar libremente cualquiera ciencia, arte o profesi6n, y fundar o sostener establecimientos de educaci6n y de ensefianza; pero corresponde al Estado la determinaci6n de las profesiones en que exija titulos especiales, la de las condiciones para su ejercicio, la de los requisitos necesarios para obtener los titulos y la expedici6n de los mismos, de conformidad con lo que establecen las leyes.
La enseianza es uno de los ramos rdmas importantes de la administraci6n piblica.
Todos los Departamentos del Gobierno concentran sus labores a asuntos de actualidad, y eventualmente a los futuros. El de Instruc-

22




cidn Piblica, por el contrario, debe mantener sus miradas fijas en el porvenir, por que sus delicadas funciones son de preparaci6n de la juventud para ciudadanos, para sabios, para artistas, para profesionales en los diversos ramos de la actividad humana. Ese importante cometido requiere la mayor atenci6n material, y al mismo tiempo un estudio concienzudo de los medios mas apropiados para obtener de los alumnos una educacidn sdlida, adornada con todas las virtudes civicas, y libre de prejuicios y de conocimientos initiles o nocivos.
El humilde maestro de escuela, en primer tirmino, y los profesores de los estudios subsiguientes son los elementos principales en la formacion de las futuras sociedades; y su selecci6n debe corresponder a la elevadisima misi6n que se les confia, sin atender a compromisos personales, a complacencias indebidas, o a otros m6viles que no tengan por base la idoneidad y la honradez de los nombrados.
Falta en el articulo la declaraci6n del cardcter laico de las escuelas de [a Repdblica, para guardar consecuencia con el Articulo 26, referente a libertad religiosa.
Art. 32.-Nadie podri ser privado de su propiedad, sino por Autoridad competente y por causa justificada de utilidad puiblica, previa la correspondiente indemnizaci6n.
Si no precediere ese requisito, los Jueces y Tribunales ampararan, y, en su caso reintegrarin al propietario.
La consignaci6n de esta garantia en la Constituci6n es absolutamente precisa: la propiedad forma parte de la personalidad humana, por que es el fruto de su esfuerzo, acumulado por la economia, y las privaciones en muchos casos; pero notamos en la redacci6n del articulo la omisi6n de un concepto de gran valor y que se expresa en casi todas las leyes referentes a la materia de expropiaciones, y es el de que ademds de requerirse la utilidad piblica de la obra que ocasiona la expropiaci6n, se exija comprobaci6n sobre la necesidad de tomar determinada propiedad para llevarla a cabo; pues sin esa enunciaci6n hay el peligro de que la empresa, corporaci6n o cornmpaiia expropiadora prefiera disponer de dicha propiedad para evitar gastos que pudiera ocasionarle la adopci6n de otra via, si se tratade comunicaciones, o un cambio en sus planes de construcci6n. El derecho del propietario debe siempre anteponerse al del expropiante, y solo puede privdrsele de il en el caso de verdadera necesidad, plenamente acreditada.
Articulo 33.-No podri imponerse, en ningin caso, la pena de confiscaci6n de bienes.
23




La disposici6n de este articulo es absoluta, y excluye hasta la imposici6n de multas, que vendrian a ser inconstitucionales. Las multas se imponen por via de pena, son generalmente confiscaciones parciales, y a veces se convierten en totales, cuando el penado no tiene mads que los bienes suficientes para pagarlas. La diferencia de nombre no puede alterar la esencia de las cosas, y el efecto juridico es el mismo en ambos casos. Creemos este punto digno de ser estudiado en su oportunidad.
Articulo 34.--Nadie estat obligado a pagar contribuci6n ni impuesto que no estuvieren legalmente establecidos, y cuya cobranza no se hiciere en la forma prescrita por las leyes.
El cobro de impuestos hecho por el Gobierno britdnico en las col'onias americanas, sin audiencia ni asentimiento de los contribuyentes, fue una de las causas que provocaron su gloriosa revoluci6n, que termin6 con la independencia de los hoy Estados Unidos de America. El impuesto afecta la propiedad, que es uno de los mas caros intereses del individuo, y debe pagarse sobre bases de justicia y de legalidad.
Articulo 35.-Todo autor o inventor gozari de la propiedad exclusiva de su obra o invenci6n, por el tiempo y en la forma que determine la Ley.
La protecci6n de la propiedad literaria, artistica e industrial, es consecuencia directa de la que prestan las leyes alas demis piopiedades. Los productos de la inteligencia, son tan intimamente personales como los frutos del trabajo manual, y merecen el mismo amparo de parte del Estado, el cual se otorga por io general en forma de patentes de invenci6n, de marcas registradas, y de disposiciones prohibitivas respecto de la reproducci6n de libros, cuadros, estatuas, y demds objetos de ciencias o artes.
Articulo 36.-La enumeraci6n de los derechos garantizados expresamente por esta Constituci6n, no excluye otros que se derivan del principio de Ia soberania del pueblo y de la forma republicana de Gobierno.
Este articulo tiene gran alcance y nobles fines. Los constituyentes trataron de consignar en la Carta Fundamental todos aquellos de24




rechos y garantias que corresponden por Derecho Natural a los habitantes del pais; pero dudosos de no haberlos enumerado todos, y en el deseo de que nunca les falte a aquellos la protecci6n legal, admiten la posibilidad de su existencia, sobre elfundamento de soberania y de instituciones. republicanas, para que los legisladores y los jueces en su caso, los reconozcan al emitir las leyes, o los otorguen al ser invocados en casos concretos.
Articulo 37.-Las leyes que regulan el ejercicio de los derechos que esta Constituci6n garantiza, serin nulas si los disminuyen, restringen o adulteran.
Esta disposicidn es absolutamente necesaria al final de la enumeracion de derechos. Sin ella no podrian ser efectivos. Los legisladores son los inmediatamente encargados de cumplir el precepto constitucional, y en caso de infringirlo queda el Tribunal Supremo de Justicia para decidir si la ley viola o n6 la disposicidn constitucional.
SECCION SEGUNDA
Derecho de Sufragio
Articulo 38.-Todos los cubanos, varones, mayores de 21 afios, tienen derecho de sufragio, con excepci6n de los siguientes:
I.o-Los asilados.
2.0-Los incapacitados mentalmente, previa declaraci6n judicial de incapacidad.
3.-o-Los inhabilitados judicialmente por causa de delito.
4.-o-Los individuos pertenecientes a las fuerzas de mar y tierra, que estuvieren en servicio activo.
Siendo el sufragio uno de los actos mds trascendentales de la vida republicana, natural es rodearlo de las necesarias garantias, y excluir de su ejercicio a los que no tienen la capacidad mental de discernir sobre dicho acto, a los que por raz6n de disciplina estdn en la obligaci6n de cumplir 6rdenes, prescindiendo de su propio criterio, y a los delincuentes, en calidad de pena. Fuera de estas excepciones, queda conisagrado el sistema de sufragio universal en la Constitucion.
Articulo 39.-Las leyes establecerin reglas y procedimientos que aseguren la intervenci6n de las minorias en la formaci6n del

25




Censo de electores y demis operaciones electorales, y su representaci6n en la Cimara de Representantes, en los Consejos Provinciales y en los ayuntamientos.
La representaci6n de las minorias en todas las actuaciones politicas es una medida justa y equitativa. Las minorias que se hacen oir pueden convertirse, y se convierten muchas veces, en mayorias, por raz6n de sus argumentos y demostraciones. Para ello es necesario que la ley les proporcione la ocasi6n de exponer sus ideas y principios, y de discutirlos con entera libertad. Las leyes ban de procurar, hasta donde sea posible, que esa representaci6n sea proporcional.
SECCION TERCERA
Suspension de los Garantias Constitucionales
Articulo 40.-Las garantias establecidas en los articulos decimoquinto, dbcimosexto, decimosbptimo, dbcimonono, vigesimosegundo, vigbsimotercero, vigesimocuarto, y vigesimoseptimo de la Secci6n Primera de este Titulo, no podrin suspenderse en toda la Repfiblica ni en parte de ella, sino temporalmente y cuando lo exija la seguridad del Estado, en caso de invasi6n del territorio o de grave perturbaci6n del orden que amenace la paz pfiblica.
Las garantias contenidas en los articulos a que el presente hace referencia, son todas de gran importancia, y se requieren los poderosos motivos seialados por los constituyentes, cuales son la invasion del territorio nacional, o la perturbaci6n grave del orden interior que amenace la paz piiblica, para justificar su suspension. En efecto, la suspensi6n dicha, invertido el sentido de los articulos enunciados, puede reducirse a estos tirminos:
Articulo i5.-Toda persona puede ser detenida sin formalidad alguna.
Articulo i6.-No hay obligaci6n de presentar al reo al Tribunal competente.
Articulo 17.-El detenido puede continuar en prisi6n indefinidamente.
Articulo 19. Cualquiera puede ser procesado por tribunal incompetente, sin necesidad de ley establecida, y sin ninguna formalidad.
Articulo 22.-La correspondencia y los papeles privados pueden ser detenidos o violados. No habra que guardar secreto respecto de los papeles ocupados.
Articulo 23.-Puede allanarse el domicilio de dia y de noche.

26




Articulo 24.-Cualquiera persona puede ser obligada por la fuerza a cambiar de domicilio.
Articulo 27.-Nadie tiene derecho de dirigir peticiones a las Autoridades.
Ante la gravedad de la disposici6n, que afecta la libertad personal, el hogar y la correspondencia, es decir, los derechos mds intimos del hombre, se explica que el articulo haya limitado su aplicaci6n a los dos casos extremos a que se concreta; y que ademas se haya procurado en los siguientes atenuar en cuanto sea posible la situaci6n an6mala que crea la suspension de garantias.
Articulo 41.-El territorio en que fueren suspendidas las garantias que se determinan en el articulo naterior, se regiri durante la suspensi6n, por la Ley de Orden Puiblico, dictada de antemano. Pero ni en dicha ley ni en otra alguna, podri disponerse la suspensi6n de mais garantias que las ya mencionadas.
Tampoco podrin hacerse durante la suspensi6n, declaraciones de nuevos delitos, ni imponerse otras penas que las establecidas en las leyes vigentes al decretarse la suspension.
Queda prohibido al Poder Ejecutivo el extraiamiento o la deportaci6n de los ciudadanos, sin que pueda desterrarlos a mis de ciento veinte kil6metros de su domicilio, ni detenerlos mis de diez dias, sin hacer entrega de ellos a la autoridad judicial, ni repetir la detenci6n durante el tiemrnpo de la suspension de garantias. Los detenidos no podrin serlo sino en departamentos especiales de los establecimientos pfiblicos destinados a la detenci6n de procesados por causa de delitos comunes.
Comno antes dijimos, este articulo y el siguiente vienen a atenuar en gran parte los graves efectos que la suspension pudiera ocasionar. La Ley de Orden Publico debi6 declararse constitutiva, y ser dictada por la misma Convenci6n Constituyente, tanto para armonizarla con los principios establecidos, como para no dejarla expuesta a los vaivenes de la politica.
La prohibicidn de extraiiamiento o deportacion era innecesaria, por que se encuentra consignada en el articulo 3o, entre las garantias que no pueden suspenderse.
Es plausible la disposici6n de que la detenci6n no pueda en ningun caso prolongarse nas alla de diez dias, asi como la prohibici6n de repetirla contra la misma persona durante la suspension.
Articulo 42.-La suspension de garantias de que se trata en el articulo cuadragesimo, solo podrai dictarse por medio de una ley, o

27




cuando no estuviere reunido el Congreso, por un Decreto del Presidente de la Repfiblica. Pero 6ste no podri decretar la suspension mis de una vez durante el periodo comprendido entre dos legislaturas, ni por tiempo indefinido, ni mayor de treinta dias, sin convocar al Congreso en el mismo decreto de suspensi6n. En todo caso debe darle cuenta para que resuelva lo que estime conveniente.
Contiene este articulo una nueva limitacidn a los efectos de la suspension de garantias, en cuanto a tiempo, por lo que se refiere al Presidente de la Repiblica: no asi en lo que respecta al Congreso, que puede hacerlo por tiempo indefinido, de conformidad con las circunstancias que la motivan. El buen juicio de los legisladores es el llamado a salvar las dificultades que pudieran presentarse en las anormales circunstancias que hayan dado lugar a la adopci6n de las medidas excepcionales a que se refieren los tres articulos anteriores.
TITULO V
DE LA SOBERANIA Y LOS PODERES PUBLICOS
Articulo 43.-La soberania reside en el pueblo de Cuba, y de este dimanan todos los Poderes piblicos.
Lugar es este a propbsito para hablar de la forma de Gobierno adoptada por la Reptiblica de Cuba.
Los constituyentes, siguiendo en este particular, como en otros muchos, la norma de la Constituci6n americana, optaron por el Gobierno llamado representativo o presidencial, en oposicidn al que se funda en el sistema parlamentario.
Los gobiernos presidenciales son ciertamente los que ban privado en toda la America; y es digno de Ilamar la atencidn que Espaia e Inglaterra, a pesar de su organismo monarquico, hayan llegado a establecer el iltimo sistema, que es el que mas conduce a la verdadera democracia, esto es, al Gobierno del pueblo y para el pueblo; y que no hayan sido imitadas por los paises a quienes dieron vida e instituciones, con todo y ser republicanos.
La nacidn americana entr6 a la vida independiente cuando el parlamentarismno no existia en realidad, y solo en algunos pocos paises se habian hecho ligeros y timidos ensayos de la influencia del Poder Legislativo sobre la politica y La administraci6n, asi como de la responsabilidad ministerial, mediante su participaci6n en las tareas legislativas, en ocasiones determinadas. Los organismos nacionales dependian por lo general de monarcas, que ejercian el poder por cuenta

28




propia, bajo los auspicios del derecho divino, como verdaderos aut6cratas ajenos a los deseos y sentimientos de los pueblos que gobernaban. El Siglo XIX ful el que vi6 surgir y desarrollarse las Monarquias Constitucionales fundadas en un Regimen parlamentario, con Ministros responables, de facultades bien definidas, mas extensas que las de sus antecesores, y con la debida influencia en los Cuerpos legiSlativos.
En la 4mirica Latina ban existido tambin razones para conservar el sistema presidencial: la primera, antes apuntada, ful el desconocimniento del regimen parlamentario en la epoca de su independencia; y la segunda es que todas las constituciones que se han dado despues, y que han sido abundantes en cada pais, son por lo regula, el fruto del triunfo de un caudillo, y iste al ocupar la primera Magistratura se ha empeiado en concentrar en su persona la mayor suma de poder, valiendose para lograr ese prop6sito de la influencia que naturalmente ejerce un Jefe vencedor sobre las Asambleas o Convenciones
liamadas a dictar la Carta Fundamental.
Aunque el sistema parlamentario ha ofrecido ciertos inconvenientes, si estos se comparan con sus ventajas, frente a las ventajas e inconvenientes del sistema presidencial, se verd que el peso de la balanza se inclina en favor del primero.
El sistema parlamentario da al pueblo mayor participaci6n en las gestiones politicas y administrativas, aumenta la importancia de la prensa, estimula las energias y las inteligencias de los ciudadanos, ante la idea de que pueden trabajar con ixito en el logro de sus aspiraciones; y mediante los recursos de votos de confianza, censuras y responsabilidades, mantiene siempre alerta al Gobierno en el cumplimiento de sus deberes.
Bajo ese sistema los partidos se organizan debidamente con sus respectivos programas, y si estos fracasan en la prdctica, nada ha perdido el pais, por que viene al poder el partido contrario, y al derrotado le queda el recurso de hacer en la oposici6n las rectificaciones convenientes.
El Gobierno presidencial conduce por su curso regular a la autocracia: con frecuencia lo hemos visto transformarse en dictadura. La suma de podei y de facultades acumuladas en un solo hombre, permiten extender poco a poco ese poder, y liegar a dominar por completo todos los organismos de la Naci6n. La experiencia nos lo demuestra con ejemplos inequivocos e indiscutibles.
En el Gobierno parlamentario las dictaduras son imposibles: la autocracia no tiene en ellos raz6n de ser, y la marcha emprendida en pos de los ideales democraticos toma cada vez mayores impulsos por la praictica de sus principios, y el desenvolvimiento arm6nico de los Poderes piiblicos.
En el Gobierno presidencial no tiene el pueblo otra participaci6n que la del sufragio: el partido vencido en las elecciones se retira de la escena p iblica, y su concurso, siempre ultil para el equilibrio nacional,

29




queda anulado en un todo. Tiene que esperar la campana subsiguiente para emplear en ella cuantos recursos haya podido acumular, como los emplea igualmente el partido que estd en el poder, cada uno para obtener el triunfo apetecido; de donde vienen esas tremendas, y con frecuencia cruentas luchas, tan perjudiciales en todos conceptos para la Repiblica, originadas de la sed de mando absoluto de un partido sobre el otro. En el Gobierno parlamentario nada de eso ocurre: la lucha entre los partidos existe ciertamente; pero es luchadeestimulo, de buenas notas podemos decir, buscando las simpatias y el apoyo del pueblo: son luchas con guante de seda, donde cada uno se empelia en demostrar la bondad de sus programas y de sus actuaciones; y de esa saludable emulacidn se obtienen los excelentes resultados que la experiencia ha venido acreditando dia por dia.
Cuba, nacida a la vida independiente, sin tradiciones ni otros obstdculos que le impidieran la aceptacidn de tal sistema, pudo ofrecer el magnifico ejemplo de inaugurar en el hemisferio occidental un Gobierno parlamentario, y a la fecha se estarian palpando sus inapreciables beneficios.
TITULO VI
DEL PODER LEGISLATIVO
SECCION PRIMERA
De los Cuerpos Colegisladores
Articulo 44.-El Poder Legislativo se ejerce por dos Cuerpos electivos que se denominan "Caimara de Representantes" y "Senado" y conjuntamente reciben el nombre de "Congreso".
El sistema bicamarista que los constituyentes cubanos tomaron de la Constitucidn americana, no tiene en verdad razon de ser en Cuba. A diferencia de condiciones debe corresponder diferencia de legislacion.
Las adopciones simples resultan en muchos casos perjudiciales. Deben ir acompaiadas de las necesarias adaptaciones.
El sistema de las dos Cdmaras tuvo perfecta razdn de ser en los Estados Unidos cuando se constituyeron en Republica independiente, y sigue y seguird teniendola, por laforma de su organizacidn. Nacidn federal, con Estados aut6nomos, de legislacion propia, de Congreso propio, de milicias propias, y con toda la suma de poder compatible con las atribuciones del Gobierno Central, necesitaba en el Cuerpo le-

30




gislativo una rama que representara los intereses de esos Estados, asi como por otra parte estaba representada la entidad general del pais.
Semejante en ese concepto al organismo americano es el del Imperio Alemin, que lo forma'un conglomerado de reinos, principados, grandes ducados y ciudades libres, todos representados individulamente en la Cdmara alta llamada Bundesrat, asi como la monarquia en general estd representada por la Camara popular o sea el Reichstag.
En otros paises como en Inglaterra, las dos Cdmaras obedecen a las divisiones de clases, nobles y plebeyos, que no pueden confundirse, y se hallan respectivamente representadas en la Camara de los Lores y en la de los Comunes.
En Francia, a pesar de ser Republica unitaria y plenamente centralizada, hay un Senado por raz6n tradicional, para reponer la extinguida Camara de los Pares, que bajo la monarquia era equivalente a la de los Lores en Inglaterra.
Pero Cuba no es una federaci6n como los Estados Unidos, ni una confederaci6n como Alemania, ni tiene diferencias de clases, desde que hizo su magnifica declaracidn de igualdad ante la ley, ni su historia cuenta con organismos que se haga necesario reponer. Es una Republica unitaria, con sus Provincias dependientes del Gobierno nacional, y la represenctai6n de tales Provincias es la misma del pais en su conjunto, por que tienen iguales necesidades, aspiraciones y tendencias, e igual grado de civilizaci6n. La Camara uinica seria sudciente para hacer conocer en cada caso determinado, por medio de los respectivos Diputados, los asuntos locales correspondientes a las mismas. La actual representaci6n de las Provincias por el Senado, no es mis que una duplicaci6n de la que tienen en la Cdmara, y con esta sola les bastaria.
Si pasamos a otro orden de ideas, y analizamos las atribuciones propias del Senado (por que las que tiene ccmo Cuerpo Colegislador quedarian concentradas en la Cdmara unica), son en su mayor parte de cardcter juridico, y por lo tanto mas adecuadas para otorgarse al Tribunal Supremo de Justicia; y las de aprobaci6n de nombramientos y tratados, y de licencias para admitir empleos u otras semejantes, quedarian siempre en el Congreso, en su forma unicamarista.
Los anteriores conceptos deben considerarse sin embargo como puramente teoricos: por que ain en el caso de que en Cuba llegara a creerse innecesario ese organismo en la mdquina administrativa, seria imposible suprimirlo por las siguientes razones:
I.o-La reforma de la Constituci6n s6lo puede hacerse por una Convenci6n.
2.0-La reforma debe limitarse a los puntos acordados por los Cuerpos Colegisladores, con mayoria de dos tercios en cada uno de ellos; y

31




3.--Nunca, por raz6n de la humana naturaleza, podrian obtenerse dos tercios de mayoria entre los Senadores para votar la supresi6n del Senado.
Hay que contar, pues, con que se perpetuara una instituci6n que no solo es impropia de las condiciones de la Repiblica cubana, sino que acarrea con frecuencia la mas perjudicial obstrucci6n en las discusiones y emisi6n de las leyes, Muchas de ellas pasan dias, y amn meses, y amn aios, durmiendo tranquilamente en las Secretarias, por que no se han terminado las deliberaciones, por que no se han nombrado los miembros de las comisiones mixtas, por que estas no se han reunido, o por que no han podido ponerse de acuerdo. Todo ello con grave perjuicio de la sociedad y de la administrci6n piiblica. En los mismos pauses donde se impone la necesidad de la doble Camara, se le ha notado ese inconveniente.
Los argumentos a favor de las dos Camaras han sido los de obtener mayor madurez y reflexi6n en las discusiones, y evitar que se festinen las leyes en momentos de pasi6n o de otros impulsos malsanos; pero esas dificultades se salvan con un buen Reglamento en la Camara unica.
SECCION SEGUNDA
Del Senado, su composici6n y atribuciones
Articulo 45.-El Senado se compondri de cuatro Senadores por Provincia, elegidos, en cada una, para un periodo de ocho afios por los Consejeros Provinciales y por doble nfimero de Compromisarios, constituidos con aquellos en Junta electoral.
La mitad de los Compromisarios seran mayores contribuyentes y la otra mitad reunirin las condiciones de capacidad que determine la ley; debiendo ser todos ademis mayores de edad y vecinos de t&rminos municipales de la Provincia.
La elecci6n de los Compromisarios, se har por los electores de la provincia, cien dias antes de la de Senadores.
El Senado se renovari por mitad cada cuatro afios.
Para establecer alguna diferencia entre Senadores y Representantes, ya que en el fondo no existia, se dispuso en la Constituci6n una forma distinta de elecci6n para unos y otros, excluyendo respecto de los primeros el voto popular. No encontramos para esa disparidad otro motivo que el de no hacer aparecer iguales a ambos Cuerpos. Lo mismo podemos decir de las condiciones requeridas para ser
Senador o Representante, que tambien se han variado, sin que haya rar0ilos6fica en apoyo de esa media.
ton filos6fica en apoyo de esa medida.




Articulo 46-Para ser Senador se requiere:
I.-Ser cubano por nacimiento.
2o.0-Haber cumplido 35 afios.
3o.-Hallarse en pleno goce de los derechos civiles y politicos.
Como una prueba mas de que en la mente de los Constituyentes no entraba la idea de representaci6n provincial, se nota que omitieron la condici6n establecida en la Constituci6n americana de ser habitante del Estado que elige al Senador. Seguin la Constituci6n cubana puede serlo quien no haya conocido siquiera la Provincia que lo nombra, lo que hace ver que su representacidn es tan nacional como la de la Camara de Representantes.
Articulo 47-Son atribuciones propias del Senado:
Io.-Juzgar, constituido en Tribunal de Justicia, al Presidente de la Repfiblica, cuando fuere acusado por la Cimara de Representantes de delito contra la seguridad exterior del Estado, contra el libre funcionamienfo de los poderes Legislativo o Judicial, o de infranci6n de los preceptos constitucionales.
2o.-Juzgar, constituido en Tribunal de Justicia, a los Secrerios del Despacho, cuando fueren acusados por la Camara de Representantes de delito contra la seguridad exterior del Estado, contra el libre funcionomiento de los Poderes Legislativo o Judicial, de infracci6n de los preceptos constitucionales, o de cualquier otro delito de caricter politico que las leyes determinen.
3o.-Juzgar, constituido en Tribunal de Justicia, a los Gobernadores de las Provincias, cuando fueren acusados por el Consejo Provincial o por el Presidente de la Repuiblica, de cualquiera de los delitos expresados en el pairrafo anterior.
Cuando el Senado se constituya en Tribunal de Justicia, seri presidido por el Presidente del Tribunal Supremo, y no podri imponer a los acusados otras penas que la de destituci6n, o las de destituci6n e inabilitaci6n para el ejercicio de cargos pfiblicos, sin perjuicio de que los tribunales que las leyes declaren competentes, les impongna cualquiera otra en que hubiere incurrido.
4o.-Aprobar los nombramientos que haga el Presidente de la Repfiblica, del Presidente y Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia; de los Representantes Diplomiticos y Agentes consulares de la Naci6n, y de los demis funcionarios, cuyo nombramiento requiera su aprobaci6n segun las leyes.
So.-Autorizar a los nacionales para admitir empleos u honores de otro Gobierno, o para servirlo con las armas.
6o.-Aprobar los Tratados que negociare el Presidente de la Repfiblica con otras naciones.




ATRIBUCIONES JUDICIALE.-Como antes hemos dicho, las atribuciones contenidas en los numeros 1.0 2.0 y 3.- del presente articulo habrian sido rmis propias del Tribunal Supremo de Justicia que del Senado, y s6lo encontramos como raz6n de tales disposiciones el deseo de darle apariencias de utilidad a la instituci6n senatorial. Los asuntos comprendidos en los niumeros citados son puramente tecnicos, y es a un Tribunal ticnico al que debia encomendarse su resoluci6n. Entre las condiciones requeridas para ser Senador no se encuentra, como es natural, la de jurisconsulto, y bien puede suceder en cualquiera ocasi6n que en el Senado no se cuente un solo projesional de Derecho. En tal caso, las atribuciones enunciadas se hallarian fuera de su alcance, en el sentido de llegar a su soluci6n cientifica.
Ademas este articulo estd en esa parte hasta cierto punto en contradicci6n (no salvada por excepci6n o concordancia expresa) con el 81 de la misma Constituci6n, que atribuye el ejercicio del Poder Judicial al Tribunal Supremo de Justicia, y los demds Tribunales inferiores que las leyes establezcan. Estos Tribunales deberian ser los llamados a conocer de todas las infracciones de las leyes, procediendolen cada caso, de conformidad con los requisitos en las mismas establecidos.
APROBACIONES Y AUTORIZACIONEs.-Estas dos atribuciones bien pudiera ejercerlas el Congreso, aunque estuviera integrado por una sola Cdmara: ningin inconveniente habria para ello.
Haremos notar en los nimeros que se refieren a esas atribuciones, que se usa en cuanto a nombramientos y tratados solamente la palabra "aprobar", de manera que parece establecerse en ellos una obligaci6n de proceder siempre en tal sentido; y comno puede el Senado improbar unos y otros, pues para eso se le someten, o modificar el texto de los tratados, habria sido rmds correcto y rmds conforme con la realidad decir en el primer caso "aprobar o improbar", y en el segundo "aprobar, modificar o improbar", para expresar el verdadero sentido de las facultades concedidas por el articulo.
SECCION TERCERA
De la Caimara de Representantes, su composici6n y atribuciones
Articulo 48.-La Cimara de Representantes se compondri de un' Representante por cada 25.o000 habitantes o fracci6n de mis de 12.5oo00, elegido, para un periodo de cuatro afios, por sufragio directo y en la forma que determina la Ley.
La Cimara de Representantes se renovari por mitad,Fcada dos anos.

34




Sufragio directo, periodo de cuatro aios, renovaci6n parcial, todo
muy bueno.
Articulo 49.-Para ser Representante se requiere:
I.o-Ser cubano por nacimiento o naturalizado con ocho aiios de residencia en la Repuiblica, contados desde la naturalizaci6n.
2.o-Haber cumplido 25 aios de edad.
3.o-Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y politicos.
Tambien las disposiciones de este articulo estdn muy bien meditadas. Ya hicimos notar, y lo repetimos ahora que las diferencias que aparecen entre las condiciones y forma de eleccion de los Representantes y de los Senadores, no ha tenido en concepto nuestro otro fin que el de marcar las "diferencias" entre los dos cuerpos, ya que en el fondo no existian.
Articulo 50.-Corresponde a la Caimara de Representantes acusar ante el Senado, al Presidente de la Repfiblica y a los Secretarios del Despacho, en los casos determinados en los pirrafos I.0 y 2.0 del Articulo 47, cuando las dos terceras partes del nfimero total de Representantes acordaren en sesi6n secreta la acusaci6n.
En la Constituci6n americana no se exige que sea la Cdmara de Representantes la que acuse al Presidente, y solo se prescribe que ha de ser juzgado por el Senado, y que no puede condendrsele por los delitos que la misma Constituci6n seiala, sino por dos terceras partes de los votos. La disposici6n de la Constituci6n cubana estableciendo que la Cdmara sea la uinica acusadora, y requiriendo para ello las dos terceras partes del total de sus miembros, hard sin duda casi imposibles en la prdctica tales acusaciones.
SECCION CUARTA
Disposiciones comunes a los Cuerpos Colegisladores
Articulo 51.-Los cargos de Senador y de Representante son incompatibles con cualesquiera otros retribuidos, de nombramiento del Gobierno; exceptuindose el de Catedritico por oposici6n de Establecimiento Oficial, obtenido con anterioridad a la elecci6n.

35




Consecuencia legitima de la division de los Poderes Piblicos es la disposici6n que antecede. Los legisladores, aceptando empleos del Ejecutivo, quedarian bajo su dependencia, y perderian la libertad de acci6n necesaria para sus labores.
Articulo 52.-Los Senadores y Representantes recibirn del Estado una dotaci6n, igual para ambos cargos, y cuya cuantia podri ser alterada en todo tiempo; pero no surtirfi efecto la alteraci6n hasta que sean renovados los Cuerpos Colegisladores.
Andloga disposici6n a la contenida en este articulo se encuentra en el 71, refiriindose a la dotaci6n del Presidente de la Repu'blica, en el 75 a la del Vicepresidente, en el So a la de los Secretarios del Despacho, en el roz a la de los Gobernadores, y en el 112 a la de los Alcaldes. En todas ellas tomaron en cuenta los constituyentes a los que intervienen directa o indirectamente en la formaci6n de los respectivos presupuestos, o pueden ejercer influencia al emitirlos. Es una disposici6n dictada por moralidad politica y administrativa.
La Constitucidn de los Estados Unidos la tiene solamente respecto del Presidente de la Republica. El numero 7 del ARTICULO II dice asi: "El Presidente de la Republica, en plazos determinados, recibira por sus servicios una compensaci6n, que no serd aumentada ni disminuida durante el periodo para que ha sido electo, y no recibira dentro de ese periodo ningin emolumento de los Estados Unidos, o de cualquiera de ellos". Por lo que hace a los empleados del PoderJudicial, se establece, como una garantia, por la SECCION I del ARTICULO III que no se les disminuira esa compensaci6n durante el tirmino de su servicio. En cuanto a los legisladores nada dijo, sin duda dejando a su honorabilidad, como factores principales y directos del presupuesto nacional, no aumentar en forma alguna sus compensaciones, y seguir la pauta marcada por la Constituci6n al referirse al Presidente de la Republica.
Los constituyentes cubanos estimaron de mis efecto la prohibicidn de aumentos para todos los nombrados, consignindola expresamente en la Carta Fundamental.
Articulo 53.-Los Senadores y Representantes serin inviolables por las opiniones y votos que emitan en el ejercicio de sus cargos. Los Senadores y Representantes solo podrin ser detenidos o procesados con autorizaci6n del Cuerpo a que pertenezcan, si estuviere reunido el Congreso; excepto en el caso de ser hallados in fraganti en la comisi6n de un delito. En este caso, y en el de ser

36




detenidos o procesados cuando estuiviere cerrado el Congreso se dari cuenta, lo mis pronto posible, al Cuerpo respectivo, para la resoluci6n que corresponda.
Las altas funciones de que se hallan investidos los legisladores exigen que se les rode de las mayores garantias posibles, asi en la emisi6n de sus votos y opiniones, en lo cual han de ser absolutas, como en su persona, con las acertadas limitaciones que se contienen en este articulo. La libertad parlamentaria estd ya reconocida en todas las legislaciones, como indispensable para el libre ejercicio de las funciones legislativas. Su ataque en cualquier forma es una violaci6n de los principios democrdticos. Si la libertad de palabra existe para todos los ciudadanos, con mucha mayor raz6n debe haberla para los que el pueblo ha escogido como sus representantes.
Articulo 54.-Las Cimaras abriran y cerrarin sus sesiones en el mismo dia, residiran en una misma poblaci6n y no podrin trasladar a otro lugar, ni suspender sus sesiones por mis de tres dias, sino es por acuerdo de ambas.
Tampoco podrin comenzar sus sesiones sin la presencia de las dos terceras partes del nuimero toral de sus miembros, ni continuarlas sin la mayoria absoluta de ellos.
Este articulo es reglamentario, y sus disposiciones solo afectan el regimen de los Cuerpos Colegisladores.
Articulo 55.-Cada Cimara resolverd sobre la validez de la elecci6n de sus respectivos miembros, y sobre las renuncias que presenten. Ninguin Senador o Representante podri ser expulsado de la Cimara a que pertenezca, sino en virtud de causa previamente determinada y por acuerdo de las dos terceras partes, por lo menos, del nfimero total de stis miembros.
Las disposiciones de este articulo son pertinentes en sus dos conceptos. La calificaci6n de la elecci6n por la respectiva Cdmara, que es la mads interesada en su pureza, constituye una garantia de la legitimidad de la credencial; y por lo que hace a la expulsion de un Senador o Representante del seno del Congreso, hecho de bastante gravedad, estad bien pensada la medida de que se requieran para decidirlas las dos terceras partes de los miembros correspondientes al Cuerpo a que pertenezca el funcionario a quien se trata de expulsar.

37




Articulo 56.-Cada Cimara formari su Reglamento, y elegirai entre sus miembros su Presidente, Vicepresidente y Secretarios. No obstante, el Presidente del Senado solo ejerceri su cargo cuando falte el Vicepresidente de la Repfiblica o este ejerciendo la Presidencia de la misma.
Tampoco este articulo necesita comentarios: se refiere al regimen interior de las Cdmaras y es muy natural que deje a sus miembros la confecci6n de los respectivos Reglamentos para la marcha ordenada de las discusiones, y para hacer efectivas las disposiciones que con cardcter general se consignan en la Constituci6n.
SECCION QUINTA
Del Congreso y sus atribuciones
Articulo 57.-El Congreso se reuniri por derecho propio, dos veces al afio, y permaneceri funcionando durante cuarenta dias hibiles, por lo menos, en cada legislatuura. Se feuniri en sesiones extraordinarias en los casos y en la forma que determinen los Reglamentos de los Cuerpos Colegisladores, y cuando el Presidente de la Repfiblica lo convoque con arreglo a lo establecido en esta Constituci6n. En dichos casos solo se ocupari del asunto o asuntos que motiven su reunion.
Este articulo es bastante previsor: ha estimado que dos reuniones anuales, bien aprovechadas, son suficientes para despachar, en el termino de cuarenta dias cada una, todos los asuntos que pudieran presentarse a la consideracidn del Congreso; y como una excepci6n, para el caso de no haberse podido tratar todos ellos, faculta al mismo Congreso para establecer en los respectivos Reglamentos la forma en que podrd reunirse en sesiones extraordinarias.
La iiltima disposicidn es tambiin acertada. El Poder Ejecutiv6, como administrador general del pais, puede encontrar en su marcha obstdculos o inconvenientes que no tenga facultades constitucionales para salvar; y siendo necesario para este fin el concurso del Congreso debe quedar a su propio criterio la correspondiente convocatoria. El hecho de no poder tratarse mas asuntos que los que han motivado la reunion extraordinaria, es igualmente de gran conveniencia, por que de lo contrario las solicitudes y mociones en otro sentido vendrian a entorpecer el asunto o asuntos importantes a que los legisladores deben consagrar toda su atenci6n.

38




Articulo 58.-El Congreso se reuniri en un solo cuerpo para proclamar al Presidente y Vicepresidente de la Repciblica, previa rectificaci6n y comprobaci6n del escrutinio.
En este acto desempefiari la Presidencia del Congreso el Presidente del Senado, y en su defecto, el de la Cimara de Representantes, a titulo de Vicepresidente del propio Congreso.
Si del escrutinio para Presidente resultare que ninguno de los candidatos reune mayoria absoluta de votos o hubiese empate, el Congreso por igual mayoria elegiri el Presidente de entre los dos candidatos que hubieren obtenido mayor nfimero de votos. Si fueren mis de dos los que se encontraren en este caso, por haber obtenido dos o mis candidatos igual nfimero de votos, elegiri entre ellos el Congreso.
Si en el Congreso resultare tambien empate, se repetirti la votaci6n; y si el resultado de 6sta fuere el mismo, el voto del Presidente decidiri.
El procedimiento establecido en el pirrafo anterior se aplicari a la elecci6n de Vicepresidente de la Repuiblica.
El escrutinio se efectuari con anterioridad a la expiraci6n del t&rmino presidencial.
Previe este articulo los diferentes casos que pudieran ocurrir en el delicado asunto de la declaratoria de elecci6n de Presidente y Vicepresidente de la Repiblica, y dicta las disposiciones pertinentes para cada uno de ellos, en las diversas formas que pueda presentar la distribuci6n de los votos. Es bastante claro, y no puede dar lugar a dudas en la prdctica.
Articulo 59. Son atribuciones del Congreso:
I.o Formar los C6digos y las leyes de caricter general; determinar el regimen que deba observarse para las elecciones generales, provinciales y municipales; dictar las disposiciones que regulen y organicen cuanto se relacione con la Administraci6n general, la provincial y la municipal, y todas las demis leyes y resoluciones que estimare convenientes sobre cualesquiera otros asuntos de interns piiblico.
2.0 Discutir y aprobar los presupuestos de gastos e ingresos del Estado. Dichos gastos e ingresos, con excepci6n de los que se mencionarin mis adelante, se incluirin en presupuestos anuales y.s6lo regirin durante el aio para el cual hubieren sido aprobados.
Los gastos del Congreso, los de la Administraci6n de Justicia, los de intereses y amortizaci6n de emprestitos y los ingresos con que deben ser cubiertos, tendrin el caricter de permanentes y se incluirin en presupuesto fijo, que regiri mientras no sea reformado por leyes especiales.

39




3.-0-Acordar emprestitos, pero con la obligaci6n de votar al mismo tiempo, los ingresos permanentes necesarios para el pago de intereses y amortizaci6n.
Todo acuerdo sobre emprestitos requiere el voto de las dos terceras partes del nuimero total de los miembros de cada Cuerpo Legislador.
4.--Acufiar moneda, determinando su patr6n, ley, valor y denominacion.
5.0--Regular el sistema de pesas y medidas.
6.0-Dictar disposiciones para el regimen y fomento del comercio interior y exterior.
7.-0-Regular los servicios de comunicaciones de ferrocarriles, caminos, canales y puertos, creando los que exija la conveniencia pfiblica.
8.0-Establecer las contribuciones e impuestos de caricter nacional, que sean necesarios para las atenciones del Estado.
9.-o-Fijar las reglas y procedimientos para obtener la naturalizacion.
io.-Conceder amnistiast.
ii.-Fijar el nfimero de las fuerzas de mar y tierra y determinar su organizacion.
12.-Declarar la guerra y aprobar los Tratados de paz que el Presidente de la Repfiblica haya negociado.
13.-Designar, por medio de una ley especial, quien debe ocupar la Presidencia de la Repuiblica, en el caso de que el Presidente y el Vicepresidente sean destituidos, fallezcan, renuncien o se incapaciten.
Las muchasfacultades contenidas en este articulo son en su mayor parte de caracter puramente legislativo, y en tal sentido creemos que las palabras "y todas las demas leyes y resoluciones que estimare convenientes sobre cualesquiera otros asuntos de interns puiblico". habrian estado mads en su lugar colocdndolas al final del mismo articulo, despus de enumeradas todas las atribuciones, en vez de hacerlo en el nUmero I.o
Las disposiciones referentes a presupuestos y empristitos son muy atinadas, debiendo tenerse en cuenta, por lo que respecta a los litimos, lo que se dispone en la "Enmienda Platt", de que antes hicimos menci6n.
En el nimero que trata de la acu4iacidn de moneda, aunque es una traducci6n de la Constitucion americana, habria quedado mejor en espaiol decir "Disponer, ordenar o decretar" la acuiiaci6n de moneda, por que con el mayor esfuerzo imaginativo nadie puede figurarse a la entidad "Congreso" acumiando moneda.
En el niimero 12 y al referirse a los Tratados de paz, haremos igual observaci6n a la del comentario del articulo 47, esto es, que de40




biera haberse dicho "aprobar, modificar o improbar", por que tomadas a la letra esas disposiciones aparece que el Congreso estuviera siempre obligado a la aprobaci6n, lo que haria initiles sus actuaciones en esos casos.
Hay en este articulo otro punto de mucha importancia prdctica, y es el de que al adoptar la disposicion de la Constituci6n americana comprendida en el numero iS, SECCION VIII del ARTICULO I, las palabras "To make all laws" se ampliaron diciendo "Formar los C6digos y las leyes, etc., que no corresponden con el espiritu de las primeras. Debe tomarse en cuenta que cuando se emiti6 la Constituci6n americana no se usaba el sistema de codificaci6n de las leyes; y que ain boy en dia el inico Estado que tiene C6/igos es el de Luisiana, por el origen francs de sus instituciones. Los constituyentes americanos no pensaron ni pudieron pensar en los voluminosos cuerpos de leyes, que con el nombre de C6digos van haciindose campo en la mayoria de las legislaciones, y sus palabras se refirieron alas leyes de corta extensi6n, susceptibles de discutirse por numerosos cuerpos colegiados. Por lo que respecta a los C6digos, hay verdadera imposibilidad de que sean "formados", por un Congreso.
El cuerpo de legislaci6n codificada de Cuba, comprendiendo los C6digos Civil, Penal, Mercantil, de Mineria, Fiscal, Administrativo, y de Procedimientos en los diversos ramos, excederia de seguro de 12.000 articulos, cuya discusi6n jamas terminaria, y la obra que resultara de las discusiones, si tal obra pudiera resultar, seria una acumulaci6n disforme de disposiciones inarm6nicas o contradictorias. Cierto es que el Congreso puede nombrar comisiones que se encarguen de la redacci6n y revision de dichos C6digos; pero aiun bajo ese supuesto, el articulo no ha sido previsor. Para el cargo de legislador en ambas Cdmaras no se exige la calidad de Abogado; y bien pudiera suceder que no hubiera en el Congreso un solo jurisconsulto que se encargara de la obra, o que hubiera tan pocos que no alcanzaran a realizarla. La mejor prueba de que la atribuci6n conferida al Congreso de formar los C6digos no ful acertada, estd en el hecho de que despues de los quince aios que lleva Cuba de vida independiente, no se ha redactado uno solo de esos C6digos, y siguen campantes en las leyes de una Republica la esclavitud, la Lesa Majestad, y otras mil denominaciones y preceptos contrarios a su organizaci6n, vigentes unos y derogados de hecho varios de ellos, pero que ya debieran haber sido borrados en su totalidad, ain de la nomenclatura juridica del pais.
Los Gobernadores americanos, secundados por jurisconsultos cubanos, y sin los inconvenientes que hoy se presentan motivados por la disposici6n de este articulo, pudieron en los tres aios de la ocupaci6n hacer en materia legislativa, por medio de sus Ordenes Militares, mayor avance que el que se ha hecho en los iltimos quince aios.
En otros paises la redacci6n de los C6digos se ha encomendado a comisiones de jurisconsultos, pertenezcan o no al Congreso, se han he-

41




cho pasar los proyectos por una Comisi6n revisora, o por el Tribunal Supremo de Justicia, o por ambos, y con las debidas aprobaciones u observaciones en su caso, han tenido entrada en el Congreso, encargado en todas partes de "emitir" las leyes, pero no de "formarlas". Este Cuerpo se ha limitado, por lo regular, a discutir solamente las modificaciones hechas por las comisiones revisoras o por el Tribunal Supremo, y resueltos esos puntos, les ha impartido su aprobaci6n. Basta reflexionar un poco sobre esa materia para comprender que la disposici6n constitucional es irrealizable en la praictica.
Articulo 6o.-El Congreso no podri incluir en las leyes de presupuestos disposiciones que ocasionen reformas legislativas o administrativas de otro orden; ni podrai reducir o suprimir ingresos de caricter permanente, sin establecer al mismo tiempo otros que los sustituyan, salvo el caso que la reducci6n o supresi6n procedan de reducci6n o supresi6n de gastos permanerites equivalentes; ni asignar a ningfin servicio que deba ser dotado en el presupuesto anual, mayor cantidad que la propuesta en el proyecto del Gobierno; pero si podri crear nuevos servicios y reformar o ampliar los existentes por medio de leyes especiales.
Todas las disposiciones contenidas en este articulo son muy acertadas y de fines praicticos. Tienden a evitar los desequilibrios en los presupuestos, que tanto pueden afectar al Tesoro nacional como al buen cridito de que el pais disfruta. Creemos que en vez de usarse la palabra "Gobierno", pudo sustituirse por "Poder Ejecutivo", ya que los tres Poderes reunidos, Legislativo, Ejecutivo y Judicial son los que en Derecho Constitucional forman el Gobierno.
SECCION SEXTA
De la iniciativa y formaci6n de las leyes, su sanci6n y promulgaci6n
Articulo 6i.-La iniciativa de las leyes se ejerceri por cada uno de los Cuerpos Colegisladores indistintamente.
Este articulo confiere solamente al Congreso la iniciativa de las leyes. Tal iniciativa, en el sistema republicano, deberia corresponder a todos los Poderes piblicos; y los mismos constituyentes lo reconocen en parte al consignar en el numero 4-o del Articulo 68, entre las atribuciones del Presidente de la Repiblica, que puede "recomendar, ade-

42




Imas, la adopci6n de las leyes y resoluciones que creyere necesarias o tiless" Esta recomendaci6n, acompaiada de los respectivos proyectos, constituye una verdadera iniciativa; y la misma debiera tener el Tribunal Supremo, en asuntos de su competencia, por que en raz6n de sus diarias labores estd en capacidad de notar las deficiencias o los inconvenientes de las leyes en vigor, y propender a su mejora.
Articulo 62.-Todo proyecto de ley que haya obtenido la aprobaci6n de ambos Cuerpos Colegisladores, y toda resoluci6n de los mismos que haya de ser ejecutada por el Presidente de la Reph-' blica, deberin presentarse a este para su sanci6n. Si los aprueba, los autorizari desde luego, devolvibndolos, en otro caso, con las objeciones que hiciere, al Cuerpo Colegislador que los hubiere propuesto, el cual consignari las referidas objeciones integramente en el acta, discutiendo de nuevo el proyecto o resoluci6n.
Si despubs de esta discusi6n, dos terceras partes del nfimero total de los miembros del Cuerpo Colegislador, votasen en favor del proyecto o resoluci6n, se pasari, con las objeciones del Presidente, al otro Cuerpo, que tambien lo discutiri, y si por igual mayoria se aprueba, seri ley. En todos estos casos las votaciones seran nominales.
Si dentro de los diez dias hibiles siguientes a la remisi6n del proyecto o resolucion al Presidente, este no lo devolviere, se tendri por sancionado y seri ley.
Si, dentro de los uiltimos diez dias de una legislatura, se presentare un proyecto de ley al Presidente de la Repuiblica, y 6ste se propusiere utilizar todo el tbrmino que, al efecto de la sanci6n, se le concede en el pirrafo anterior, comunicari su prop6sito, en el mismo dia, al Congreso, a fin de que permanezca reunido, si lo quisiere, hasta el vencimiento del expresado termino. De no hacerlo asi el Presid&ente, se tendri por sancionado el proyecto de ley.
Ningfin proyecto de ley desechado totalmente por alguno de los Cuerpos Colegisladores podria discutirse de nuevo en la misma legislatura.
Haremos notar en este articulo la frecuencia con que la Constituci6n hace necesaria la concurrencia de las dos terceras partes del total de miembros de uno o de los dos Cuerpos Colegisladores, para sus decisiones. El A4rticulo 5o la requiere para que la Cdmara de Representantes pueda acusar al Presidente de la Republica y a los Secretarios del Depacho: el 54 para la instalaci6n del Congreso: el 55 para la expulsion de un Senador o Representante: el inciso segundo del numero 3.0 del 59 para acuerdos sobre emprstitos: el presente, 62, para el caso de veto del poder Ejecutivo; y el r55 para la reforma de la

43




Constituci6n; y sin embargo, por el Articulo 54 antes citado se dispone que el Congreso no puede continuar sus sesiones sin la mayoria absoluta de sus miembros, o en otros tirminos, que puede continuarlas con esa mayoria.
Sentadas esas bases, saltan a la vista las obstrucciones que ocasional o maliciosamente pueden presentarse en los diversos casos a que se refieren los articulos que prescriben las mayorias de dos tercios para ciertas resoluciones. La mayoria absoluta es de cincuenta por ciento y uno mds, y los dos tercios del total de miembros los forma el sesenta y seis y dos tercios de los mismos: queda un margen de quince y dos tercios por ciento entre una y otra cifra. E tre esas dos cifras puede estar funcionando perfectamente el Congreso con arreglo a la Constituci6n, y sin embargo estd incapacitado para adoptar cualquiera de las medidas en que se requieren los dos tercios del total. Si hay un cincuenta y cinco, un sesenta, un sesenta y cinco por ciento de miembros, y esto puede acontecer del principio al fin de las sesiones, exceptuando su instalaci6n, se hace imposible la adopci6n de tales medidas; y hay ademids el peligro de que una insignificante minoria, suspenda o impida totalmente las decisiones del Congreso, con sdlo abstenerse de concurrir a una o varias de sus sesiones.
Puesto que se reconoce como tal Congreso a la mayoria absoluta de los miembros de cada Cdmara, habria sido mds prdctico, y sin peligro de dificultades, establecer en cada caso la mayoria de los miembros presentes en ves de tomar como base su totalidad.
Articulo 63.-Toda ley seri promulgada dentro de los diez dias siguientes al de su sanci6n, proceda esta del Presidente o del Congreso, seguin los casos mencionados en el articulo precedente.
Como las leyes entran en vigor en virtud de su promulgacidn, es muy conveniente que se haya fijado el plazo mdximo en que debe cumplirse este requisito.
TITULO VII
DEL PODER EJECUTIVO
SECCION PRIMERA
Del ejercicio del Poder Ejecutivo
Articulo 64.--El Poder Ejecutivo se ejerce por el Presidente de la Repfiblica.

44




Este articulo estd hasta cierto punto limitado por el 77, al disponer que carecen de fuerza obligatoria los decretos, 6rdenes y resoluciones del Presidente, si no estdn refrendados por los Secretarios correspondientes. Hay aqui un punto en que la Constituci6n se aleja un poco del Gobierno netamente presidencial, en el que la palabra del Presidente es la sinica que predomina en todos los actos del Ejecutivo.
Articulo 65. Para-ser Presidente de la Repuiblica se requiere: I.0 Ser cubano por nacimiento o naturalizaci6n, y en este filtimo caso, haber servido con las armas a Cuba en sus guerras de Independencia, diez afios por lo menos.
2.0 Haber cumplido 40 afios de edad.
3.0o Hallarse en el pleno goce de sus derechos civiles y politicos.
Llama la atenci6n que para el ccrgo de Senador exija la Constituci6n la calidad de cubano por nacimiento, y para Presidente de la Repiblica la amplie hasta el naturalizado, en determinadas condiciones. Los Senadores en conjunto forman no mas que una rama del Poder Legislativo, y el Presidente, segrin la disposici6n del articulo anterior, es itnico en el Poder Ejecutivo. Si no hay otra raz6n para esa diferencia, solo puede explicarse por el deseo de establecerla en alguna forma entre Senadores y Representantes.
Articulo 66. El Presidente de la Repiblica seri elegido por sufragio de segundo grado, en un s6lo dia y conforme al procedimiento que establezca la ley.
El cargo durari cuatro afios y nadie podri ser Presidente en tres periodos consecutivos.
La eleccidn de segundo grado ful tomada por los constituyentes de la Constituci6n americana. Creemos que habria sido mds pertinente con lo dispuesto en el articulo 43, disponer la elecci6n directa. En esa forma el pueblo ejerce plenamente el derecho de sufragio, y hay raz6n para afirmar que de el dimandn todos los Poderes Pi'blicos. Las elecciones de segundo grado se prestan mis a la intriga y a las mixtificaciones de los escrutinios.
Por lo que hace a la reeleccibn establecida implicitamente en el segundo inciso del articulo, la encontramos mal en todos los paises, y con mayor raz6n en los hispano americanos, donde tan malos resultados hemos presenciado cuando ha sido permitida en sus respectivas Constituciones. En muchos casos, el mismo Presidente es opuesto a

45




la reelecci6n, pero tiene que ceder ante los intereses creados durante su administraci6n por el cuimulo de empleados y allegados al Gobierno. Con la puerta cerrada para la reelecci6n se evitan luchas sangrientas y males incalculables. En Cuba existe ya la experiencia de que las dos revoluciones que ha tenido en su corta vida republicana ban sido ocasionadas por motivo de reelecci6n.
Articulo 67.-El Presidente jurari o prometeri ante el Tribunal Supremo de Justicia, al tomar posesi6n de su cargo, desempefiarlo fielmente, cumpliendo y haciendo cumplir la Constituci6n y las leyes.
Como todas las leyes, y muy especialmente la Constituci6n, deben redactarse en terminos bien claros y definidos, nos habria parecido mejor que las palabras "jurard o prometerd", que envuelven una alternativa. se sutituyeran por "prestard la promesa constitucional de desempeiar, &", y en esa forma entraban todas las creencias.
Articulo 68. Corresponde al Presidente de la Repiblica:
I.0 Sancionar y promulgar las leyes, ejecutarlas y hacerlas ejecutar; dictar, cuando no lo hubiere hecho el Congreso, los reglamentos para la mejor ejecuci6n de las leyes; y expedir ademis los decretos y las 6rdenes que, para este fin y para cuanto incumba al gobierno y administraci6n del Estado, creyere conveniente, sin contravenir en ninguin caso lo establecido en dichas leyes.
2.0 Convocar a sesiones extraordinarias al Congreso, o solamente al Senado, en los casos que sefiala esta Constituci6n, o cuando, a su juicio, fuere necesario.
3.o0 Suspender las sesiones del Congreso, cuando tratindose en este de su suspension, no hubiere acuerdo acerca de ella entre los Cuerpos Colesgisladores.
4.o- Presentar al Congreso al principio de cada legislatura y siempre que lo estimase oportuno, un Mensaje referente a los actos de la Administraci6n y demostrativo del estado general de la Repfiblica; y recomendar, ademis, la- adopci6n de las leyes y resoluciones que creyere necesarias o fitiles.
5.- -Presentar al Congreso, en cualquiera de sus Cimaras, y antes del I5 de Noviembre, el Proyecto de los Presupuestos anuales.
6.0 Facilitar al Congreso los informes que este solicitare sobre toda clase de asuntos que no exijan reserva.
7.0 --Dirigir las negociaciones diplomiticas, y celebrar tratados con las otras naciones, debiendo someterlos a la aprobaci6n del Se-

46




nado, sin cuyo requisito no tendrin validez ni obligarin a lawReptiblica.
8.o-Nombrar y remover libremente a los Secretarios del Despacho, dando cuenta al Congreso.
9.-0-Nombrar, con la aprobaci6n del Senado, al Presidente y Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, y a los Representantes diplomiticos y Agentes consulares de la Republica; pudiendo hacer nombramientos interinos de dichos funcionarios, cuando en caso de vacante, no est& reunido el Senado.
io.-Nombrar, para el desempefio de los demis cargos instituidos por la Ley, a los funcionarios correspondientes, cuyo nombramiento no este atribuido a otras Autoridades.
ii.-Suspender el ejercicio de los derechos que se enumeran en el articulo 40 de esta Constituci6n, en los casos y en la forma que se expresan en los articulos 41 y 42.
12.-Suspender los acuerdos de los Consejos Provinciales y de los Ayuntamientos, en los casos y en la forma que determina esta Constituci6n.
13.-Decretar la suspension de los Gobernadores de Provincia, en los casos de extralimitaci6n de funciones y de infracci6n de las leyes, dando cuenta al Senado, segfin lo que se establezca, para la resoluci6n que corresponda.
14.-Acusar a los Gobernadores de Provincia en los casos expresados en el pirrafo 3.0 del Articulo 47.
15.-Indultar a los delincuentes con arreglo a lo que prescriba la Ley, excepto cuando se trate de funcionarios publicos condenados por delitos en el ejercicio de sus funciones.
16.-Recibir a los Rept esentantes diplomiticos y admitir a los agentes consulares de otras Naciones.
17.-Disponer, como Jefe Supremo, de las fuerzas de mar y tierra de la Repfiblica. Proveer a la defensa de su territorio, dando cuenta al Congreso; y a la conservaci6n del orden interior. Siempre que hubiere peligro de invasi6n o cuando alguna rebeli6n amenazare gravemente la seguridad piblica, no estando reunido el Congreso, el Presidente lo convocari sin demora, para la resoluci6n que corresponda.
Las atribuciones conferidas por este articulo al Presidente de la Repiblica son, en lo general, apropiadas al sistema establecido por la misma Constitucio6n para el Gobierno del pais.
El Presidente tiene a su cargo, por ese sistema, la administraci6n general de la Republica, en todos los puntos no confiados expresamente a otros poderes, y necesita para el cumplimiento de su cometido el conjunto de facultades que se le conceden.
En comentarios a articulos anteriores hemos hecho referencia a algunas de esas facultades, y la haremos de nuevo al tratar de otros

47




tis adelante; por ahora nos limitaremos a anotar respecto de ellas unas pocas observaciones.
La obligaci6n de dar cuenta al Congreso del nombramiento y remoci6n de los Secretarios del Despacho carece de objeto en absoluto, ya que no se le atribuye a la disposici6n efecto alguno juridico, y toda resoluci6n legal inconducente debe suprimirse en obsequio de la concision y de la claridad de los conceptos.
Encontramos el nombramiento de los miembros que componen el Tribunal Supremo de Justicia, demasiado lejos del voto popular, y por lo mismo en discordancia con lo estallecido por el Articulo 43. Si alld se ha declarado que todos los poderes piblicos dimanan delpueblo, debiera iste por consecuencia tener participaci6n mas directa en la formaci6n del organismo judicial. El nombramiento por el Presidente, y la aprobaci6n por el Senado colocan al Tribunal Supremo a tres grados de distancia del pueblo, por que el primer funcionario, de la misma manera que el mencionado Cuerpo Colegislador, provienen de un segundo grado. Si no se estim6 conveniente el voto directo para la elecci6n de Magistrados, pudo buscarse el termino medio de conferir a la Camara de Representantes su elecci6n, la que habria resultado entonces de segundo grado. En nuestro concepto, como consecuencia legitima del sistema Republicano, todos los elementos de los Poderes piiblicos deben proceder directamente del pueblo; y en el caso de los altos funcionarios judiciales, para evitar los errores en que pudieran incurrir los votantes, por falta de conocimiento de las personas que reunen las condiciones de aptitud necesarias para el desempefio del cargo, pudiera formarse por la Facultad de Derecho una lista y publicarse con la debida anticipaci6n, de las capacitadas de recibir votos para Magistrado, y disponerse por Ley que solo era valida la votacidn cuando se hiciera para personas comprendidas en tal lista.
Articulo 69.-El Presidente no podri salir del territorio de la Repfiblica sin la autorizaci6n del Congreso.
Disposici6n muy acertada, pero que carece de la correspondiente sanction.
Articulo 70.-El Presidente sera responsable, ante el Tribunal Supremo de Justicia, por los delitos de caricter comfin que cometiere durante el ejercicio de su cargo; pero no podri ser procesado sin previa autorizaci6n del Senado.
No le encontramos raz6n de ser a este articulo. Si el Senado ha otorgado la autorizaci6n para el proceso, el Presidente queda en la

48




condici6n de un simple ciudadano, y debe responder de su delincuencia ante los correspondientes tribunales, en la misma forma que todos los demds habitantes de la Republica. La disposici6n de que sea el Tribunal Supremo el que hayq de juzgarlo, ademds de establecer una desigualdad injustificable, resulta tambien perjudicial para el procesado, quien no contaria sino con una sola instancia para su defensa, con lo que resultaria otra desigualdad en sentido contrario.
Articulo 71.-El Presidente recibiri del EstadG una dotaci6n, que podri ser alterada en todo tiempo; pero no surtiri efecto la alteraci6n sino en los periods presidenciales siguientes a aquel en que se acordare.
Viase el comentario al Articulo 52.
TITULO VIII
DEL VICEPRESIDENTE DE LA REPUBLICA
Articulo 72.-Habra un Vicepresidente de la Repuiblica, que sera elegido en la misma forma y para igual periodo de tiempo que el Presidente, y conjuntamente con ste; requiribndose para ser Vicepresidente las mismas condiciones que prescribe esta Constituci6n para ser Presidente.
Articulo 73.-El Vicepresidente de la Repfblica ejercer la Presidencia del Senado; pero solo tendril voto en los casos de empate.
Articulo 74.-Por falta temporal o definitiva del Presidente de la Repfiblica, lo sustituiri el Vicepresidente en el ejercicio del Poder Ejecutivo. Si la falta fuere definitiva, durari la sustituci6n hasta la terminaci6n del periodo presidencial.
Articulo 75.-El Vicepresidente recibiri del Estado una dotaci6n que podri ser alterada en todo tiempo; pero no surtiri efecto sino en los periodos presidenciales siguientes a aquel en que se acordare.
Todas las disposiciones de los cuatro articulos que anteceden son pertinentes con la creacidn de la Vicepresidencia como parte de la organizaci6n de la Repuiblica. La Presidencia del Senado, honra anexa al Vicepresidente electo, ademds de sostener su categoria en el puesto merecido, constituye un reconocimiento dei acierto popular en el acto

49




del sufragio; y la dotaci6n ordenada contribuye a mantener el decoro de la posici6n, en el caso de no ser rico el electo para ella. En cuanto a este uIltimo punto vease el comentario al articulo 52.
TITULO IX
DE LOS SECRETARIOS DEL DESPACHO
Articulo 76.-Para el ejercicio de sus atribuciones tendra el Presidente de la Repfiblica los Secretarios del Despacho que determine la Ley: debiendo recaer el nombramiento de estos en ciudadanos cubanos que se hallen en el pleno goce de los derechos civiles y politicos.
Como antes se express, al hablar de las facultades del Presidente de la Republica, tiene iste amplia libertad para nombrar y remover a los Secretarios, consecuencia legitima del sistema presidencial, adoptado para el regimen de la Republica. La Constitucidn americana, sin Ilamar a esos funcionarios con el nombre de Secretarios, dice que el Presidente "puede requerir la opini6n, por escrito, del principal oficial en cada uno de los departamentos ejecutivos sobre cualquier asunto relativo a los deberes (duties) de las respectivas oficinas"; y hasta alli Ilega la intervenci6n asignada por la Constituci6n escrita a tales funcionarios. La importancia que alcanzan con frecuencia en ese puesto es debida a las condiciones personales del nombrado. La Constituci6n cubana no solo establece expresamente el nombramiento de Secretarios, sino que les confiere facultades determinadas, que aumentan de por si la importancia del cargo.
Articulo 77.-Todos los decretos, 6rdenes y resoluciones del Presidente de la Repfiblica habrin de ser refrendados por el Secretario del ramo correspondiente, sin cuyo requisito carecerin de
fuerza obligatoria y no serin cumplidos.
Como dijimos en el comentario al articulo 64, esta disposici6n puede estimarse limitativa de la amplitud con que en aquel se hace la declaraci6n de que el Poder Ejecutivo se ejerce por el Presidente de la Republica, o existe entre ambos una contradicci6n. Si subsiste lo estatuido en el 64, es obligaci6n de los Secretarios refrendar todos los actos del Presidente sin contradicci6n, y en ese caso quedan subordinados en absoluto a la voluntad superior; y si la disposici6n positiva es la

50




del presente articulo, el Poder Ejecutivo se ejerce por el Presidente de la Republica conjuntamente con sus Secretarios. El siguiente articulo viene a acentuar aimn mas la duda que ofrecen esos preceptos, sino del todo contradictorios, por lo menos inarm6nicos, de la Carta Fundamental.
Articulo 78.-Los Secretarios serin personalmente responsables de los actos que refrenden, y ademis, solidariamente, de los que, juntos, acuerden o autoricen. Esta responsabilidad no excluye la personal directa del Presidente de la Repuiblica.
Si el Presidente de la Repiblica ejerce el Poder Ejecutivo, y si el mismo Presidente nombra y remueve a su antojo a los Secretarios del Despacho, no es justo ni 16gico exigirles a istos responsabilidad personal por los actos oficiales que refrendan como tales Secretarios.
Dependiendo en un todo (nombramiento y remoci6n libres) del Presidente, es natural que a l estin subordinados, a sabiendas de que cualquiera desobediencia puede provocar su cesantia; y que es mas comodo aceptar una responsabilidad, generalmente ilusoria, por ir unida a la del Primer Magistrado de la Naci6n, que establecer una lucha de ideas o de principios con manifiesta desventaja para ellos, o renunciar al puesto que se les ha confiado con tan precario cardcter. Cuando en Francia no existia el parlamentarismo, la f6rmula para esos casos era bien clara: "se soumetre ou demetre", y en verdad que no hay ttrmino medio de soluci6n, en vista del precepto constitucional. Mientras el origen de los Secretarios radique en el Presidente y sea libre su remoci6n, deberia suprimirse por completo esa responsabilidad, que solo tiene raz6n de ser en los Gobiernos parlamentarios, donde los Ministros proceden por su propia cuenta y con entera libertad. Bajo los Gobiernos presidenciales, esa libertad no existe para ellos, y si renuncian sus cargos antes que suscribir alguna orden o resoluci6n contra su voluntad, es este un punto de delicadeza personal, que ninguna Ley, y menos la primera Ley de la Republica, debe tomar en cuenta como base de sus disposiciones. Las garantias sociales deben estribar siempre en la obligaci6n juridica que pese sobre los encargados de cumplir las leyes, y no en sus condiciones personales, bien diferentes de uno a otro individuo.
Articulo 79. Los Secretarios del Despacho serin acusados por la Cimara de Representantes, ante el Senado, en los casos que se mencionan en el pirrafo 2.0 del Articulo 47.

51




Es innecesario repetir lo que hemos dicho en el anterior comentario: solo haremos constar que los delitos a que se refiere el Articulo 47 citado, son puramente oficiales, y por consiguiente de responsabilidad conjunta con la del Presidente de la Republica.
Articulo 8o.-Los Secretarios del Despacho recibirin del Estado una dotaci6u que podri ser alterada en todo tiempo; pero no surtiri efecto la alteraci6n, sino en los periodos presidenciales siguientes a aquel en que se acordare.
Veiase nuestro comentario al articulo 52.
TITULO X
DEL PODER JUDICIAL
SECCION PRIMERA
Del ejercicio del poder judicial
Articulo 8I.-El Poder Judicial se ejerce por un Tribunal Supremo de Justicia y por los demis Tribunales que las leyes establezcan. Estos regularin sus respectivas organizaci6n y facultades, el modo de ejercerlas y las condiciones que deban concurrir en los funcionarios que las compongan.
Nos hemos referido ya al nombramiento de Magistrados para el Tribunal Sdpremo de Justicia. Creemos que habria sido conveniente determinar su nimero en la Constituci6n.
SECCION SEGUNDA
Del Tribunal Supremo de Justicia
Articulo 82.-Para ser Presidente o Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia, se requiere:
I.o-Ser cubano por nacimiento.
2.o-Haber cumplido 35 aios de edad.
3.o--Hallarse en el pleno goce de los derechos civiles y politicos, y no haber sido condenado a pena aflictiva por delito comiin.

52




4.-0-Reunir, ademis, alguna de las circunstacnias siguientes: Haber ejercido en Cuba, durante diez aios, por lo menos, la profesi6n de Abogado; o desempefiado, por igual tiempb, funciones judiciales; o explicado, el mismo nilmero de afios, una citedra de Derecho en Establecimiento oficial de ensefianza.
Podrin tambibn ser nombrados para los cargos de Presidente y Magistrados del Tribunal Supremo, siempre que reunan las condiciones de los numeros I, 2 y 3 de este articulo:
(a) Los que hubieren ejercido, en la Magistratura, cargo de categoria igual o inmediatamente inferior, por el tiempo que determine la Ley.
(b) Los que, con anterioridad a la promulgaci6n de esta Constituci6n, hubieren sido Magistrados del Tribunal Supremo de la Isla de Cuba.
El tiempo de ejercicio de funciones judiciales se computarai como el ejercicio de la Abogacia, al efecto de capacitar a los Abogados para poder ser nombrados Magistrados del Tribunal Supremo.
Estan muy bien meditadas las condiciones para la Magistratura, y solo falt6 al final establecer para las acumulaciones de tiempo iguales tirminos respecto de la enseianza de Derecho, que los seialados para el ejercicio de la Abogacia y el desempeio de funciones judiciales, ya que anteriormente se han equiparado estos antecedentes como testimonio de competencia profesional.
Articulo 83.-Ademfis de las atribuciones que le estuvieren anteriormente sefialadas y de las que en lo sucesivo le confieran las lyes, corresponden al Tribunal Supremo las siguientes:
i..-Conocer de los recursos de casaci6n.
2.a-Dirimir las competencias entre los Tribunales que le sean inmediatamente inferiores o no tengan un superior comun.
3.a Conocer de los juicios en que litiguen entre si el Estado, las Provincias y los Municipios.
4.a-Decidir sobre la constitucionalidad de las leyes, decretos y reglamentos, cuando fuere objeto de controversia entre partes.
Estas disposiciones, que siempre van comprendidas en la Ley Orgdnica de Tribunales, estan muy bien en la Constituci6n, para evitar cambios perjudiciales. La facultad para declarar la inconstitucionalidad de las leyes en cada caso determinado que se someta a la decision del Tribunal, es de suma importancia, por que viene a completar la inviolabilidad de los derechos individuales garantizados por la misma Constituci6n.

53




SECCION TERCERA

Disposiciones generales acerca de la
Administraci6n de Justicia
Articulo 84.-La justicia se administrari gratuitamente en todo el territorio de la Repfiblica.
Articulo 85.-Los Tribunales conocerin de todos los juicios, ya sean civiles, criminales o contencioso-administrativos.
Articulo 86.-No se podrin crear en ningcin caso ni bajo ninguna denominaci6n, Comisiones judiciales ni Tribunales extraordinarios.
Articulo 87.-Ningfin funcionario del orden judicial podri ser suspendido ni separado de su destino o empleo, sino por raz6n de delito u otra causa grave, debidamente acreditada, y siempre con su audiencia.
Tampoco podri ser trasladado sin su consentimiento, a no ser por motivo evidente de conveniencia pfiblica.
Articulo 88.-Todos los funcionarios del orden judicial serin personalmente responsables, en la forma que determinen las leyes, de toda infracci6n de ley que cometieren.
Articulo 89.-La dotaci6n de los funcionarios del orden judicial no podri ser alterada sino en periodos mayores de cinco afios, y por medio de una ley. Esta no podri asignar distintas dotaciones a cargos cuyo grado, categoria y funciones sean iguales.
Articulo 90.-Los Tribunales de las fuerzas de mar y tieria se regularin por una ley orginica especial.
Hemos agrupado los articulos que anteceden, por que son tan claros que apenas pueden necesitar de comentario. Tienden a la buena marcha de la Administracidn de justicia, a la protecci6n de los funcionarios que la integran, y al afianzamiento de los derechos que la Constitucion garantiza.
Lo iinico que hubiera sido de desearse era una declaracidn explicita de que la Ley Organica Especial de las fuerzas de mar y tierra, fuera completamente real y nunca personal; pues aunque por el articulo ii se desconocen los fueros y privilegios personales, y a ello deben atenerse las leyes secundarias sobre la materia, pudieran, sin una explicacidn terminante, deslizarse en esas leyes algunas disposiciones que afectaran a los militares en ese cardcter, y no en relaci6n con los delitos o con los actos civiles que la misma ley ha de deinir y sancionar.

54




TITULO XI

DEL GOBIERNO PROVINCIAL
SECCION PRIMERA
Disposiciones Generales
Articulo 91.-La Provincia comprende los t&rminos municipales enclavados dentro de sus limites.
Articulo 92.-En cada Provincia habri un Gobernador y un Consejo Provincial, elegidos por sufragio de primer grado en la forma que prescriba la Ley.
El nfimero de Consejeros, en cada una, no sera menor de ocho ni mayor de veinte.
Se trata en estos dos articulos de los limites politicos y de la organizaci6n de las Provincias. Los constituyentes buscaron en este punto el eclecticismo, y no adoptaron ningin extremo radical, que quizd habria sido mads conveniente.
Estudiando la estriuctura del pais, y encontrando en el base suficiente para el establecimiento del sistema federal, debieron habirseles concedido a las Provincias suficientes facultades auton6micas para formar su personalidad nacional dentro de la Republica; y si por el contrario el pais se prestaba mejor por razones hist6ricas, geogrdficas y politicas al plan unitario, pudieron restringirse esas facultades, y concentrar mayor poder respecto de ellas en el Gobierno nacional.
Los tirminos medios no prosperan mucho en Derecho Constitucional: hay en los organismos politicos tal engranaje, que la experiencia aconseja adoptar un camino determinado y no entrar en componendas entre los dos extremos. Por ese mitodo, las fuerzas perdidas por cualquier lado quedan compensadas por el otro; mientras que con los sistemas que podemos llamar hibridos, hay el peligro de que unas y otras fuerzas queden destruidas o disminuidas'de manera perjudicial para la debida administraci6n del pais.
Con relaci6n a Cuba, y por raz6n de sus antecedentes, creemos que el Gobierno plenamente unitario habria sido el preferible.
SECCION SEGUNDA
De los Consejos Provinciales y sus atribuciones
Articulo 93.-Corresponde a los Consejos Provinciales:
I.o-Acordar sobre todos los asuntos que conciernan a la Provincia, y que, por la Constituci6n, por los Tratados, o por las leyes,

55




no correspondan a la competencia general del Estado o a la privativa de los Ayuntamientos.
2.0-Formar sus presupuestos, estableciendo los ingresos necesarios para cubrirlos, sin otra limitaci6n que la de hacerlos compatibles con el sistema tributario del Estado.
3.0-Acordar emprestitos para obras publicas de interns provincial; pero votando al mismo tiempo los ingresos permanentes necesarios para el pago de sus intereses y amortizaci6n.
Para que dichos emprestitos puedan realizarse habrin de ser aprobados por las dos terceras partes de los Ayuntamientos de la Provincia.
4.0-Acusar ante el Senado al Gobernador, en los casos determinados en el pairrafo 3.o del Articulo 47, cuando los dos tercios del nu'mero total de los Consejeros Provinciales acordaren, en sesi6n secreta, la acusaci6n.
5.0--Nombrar y remover a los empleados provinciales con arreglo a lo que establezcan las leyes.
Como se ve, a una creaci6n de los Consejos, auton6mica puede decirse, corresponden facultades muy limitadas, y esto era lo natural.
Los acuerdos provinciales tienen sobre si la Constituci6n, los Tratados, las leyes generales, la competencia del Estado y de los Ayuntamientos, el sistema tributario de la Republica, los Gobernadores, y ademas la espada de Damocles de la suspension, de que nos ocuparemos mas adelante.
Con las acusaciones al Gobernador ocurrira lo que hemos dicho en el comentario al Articulo So, rdmas acentuada por la dependencia de los Consejos, en muchos puntos, de ese funcionario.
Articulo 94.-Los Consejeros Provinciales no podrin reducir o suprimir ingresos de caricter permanente, sin establecer al mismo tiempo otros que los sustituyan; salvo en el caso de que la reducci6n o supresi6n procedan de reducci6n o supresi6n de gastos permanentes equivalentes.
Disposici6n muy racional y bien clara.
Articulo 95.-Los acuerdos de los Consejos Provinciales serin presentados al Gobernador de la Provincia. Si ste los aprobare, los autorizari con su firma. En otro caso los devolveri con sus'objeciones, al Consejo, el cual discutiri de nuevo el asunto. Y si despubs de la segunda discusi6n, las dos terceras partes del niimero total de Consejeros votaren en favor del acuerdo, este seri ejecutivo.

56




Cu mndo el Gobernador, transcurridos diez dias desde la presentacit n de un acuerdo, no lo devolviere, se tendri por aprobado y seri tambien ejecutivo.
Ya hemos apuntado antes la dificultad de las votaciones cuando se requieren los dos tercios del total de miembros, y los inconvenientes que puede acarrear esa disposici6n. El voto de dos tercios de los miembros presentes, habiendo "quorum", seria suficiente para este caso.
Articulo 96. Los acuerdos de los Consejos Provinciales podrin ser suspendidos por el Gobernador de la Provincia o por el Presidente de la Repfiblica, cuando, a su juicio, fueren contrarios a la Constituci6n, a los Tratados, a las leyes o a los acuerdos adoptados por los Ayuntamientos, dentro de sus atribuciones propias. Pero se reservari a los Tribunales el conocimiento y la resoluci6n de las reclamaciones que se promuevan con motivo de la suspensi6n.
Encontramos este articulo falto de previsi6n, y lo consideramos como fuente de molestos contratiempos. No tiene, ademds, la suficiente 16gica.
El Gobernador debe estudiar, antes de aprobar el acuerdo, si contraria alguna de las leyes o disposiciones a que el articulo se refiere, y si asi fuere hacerlo presente en las observaciones con que ha de devolverlo; y siendo obvio ese estudio previo, es natural que pierda en adelante el derecho para alegar una raz6n que tuvo y no expuso en tiempo oportuno. Si en otro caso el acuerdo fut aprobado en segunda discusi6n, y declarado ejecutivo, y el Gobernador puede en seguida suspenderlo, el veto resulta absoluto, y ningiin efecto produce la reconsideraci6n.
La suspension que puede ordenar el Presidente de la Repziblica la encontramos fuera de las reglas 16gicas de gerarquia administrativa: el Presidente estd ya demasiado lejos de un Consejo Provincial, y viene a ser una carga, sobre sus multiples atenciones, la revision de esos acuerdos, y cualquiera disposici6n que sobre ellos dicte.
El articulo no seiiala el tiempo dentro del cual han de tener lugar las suspensiones, y hay el peligro de que esas medidas afecten intereses de terceros, que han procedido de buena fi, y con ellos se violaria la disposici6n del articulo 13, bien terminante y basada en extricta justicia.
Producen tambiin esas suspensiones otro mal efecto. Los Consejeros, inseguros del resultado de sus disposiciones, pierden el entusiasmo y disminuyen las energias necesarias para el buen manejo de los asuntos que les estdn encomendados, y istos van cayendo en lamentable abandono. Es una disposici6n, cuya reforma debiera meditarse.

57




Articulo 97.-Ni los Consejeros Provinciales ni ninguna Secci6n o Comisi6n de su seno o por ellos designada fuera de 61, podrin tener intervenci6n en las operaciones que correspondan al procedimiento electoral para cualquier clase de elecciones.
Excelente disposici6n que debiera ser extensiva a todos cuantos estin capacitados para ejercer coacciones o influencias indebidas contra el derecho de sufragio.
Articulo 98.-Los Consejeros Provinciales seran personalemnte responsables, ante los Tribunales, en la forma que las leyes prescriban, de los actos que ejecuten en el ejercicio de sus funciones.
Talvez fuera innecesaria esta disposici6n, puesto que los delitos que oficialmente pudieran cometer los Consejeros estdn previstos y penados en el C6digo respectivo; pero no estd demds recalcar sobre tal responsabilidad, para mantenerla presente en el dnimo de los interesados.
SECCION TERCERA
De los Gobernadores de Provincia y sus atribuciones
Articulo 99.-Corresponde a los Gobernadores de Provincia: 1.0-Cumplir y hacer cumplir, en los extremos que les conciernan, las leyes, decretos y reglamentos de la Naci6n.
2.0-Publicar los acuerdos del Consejo Provincial que tengan fuerza obligatoria, ejecutindolos y haciendolos ejecutar.
3.0--Expedir 6rdenes y dictar ademis las instrucciones y reglamentos para la mejor ejecuci6n de los acuerdos del Consejo Provincial, cuando este no lo hubiere hecho.
4.0--Convocar al Consejo provincial a sesiones extraordinarias cuando, a su juicio, fuere necesario; expresindose en la convocatoria el objeto de las sesiones.
5.-0-Suspender los acuerdos del Consejo Provincial y de los Ayuntamientos, en los casos que determina esta Constituci6n.
6.0-Acordar la suspensi6n de los Alcaldes en los casos de extralimitaci6n de facultades, violaci6n de la Constituci6n o de las leyes, infracci6n de los acuerdos de los Consejos Provinciales, o incumplimiento de sus deberes; dando cuenta al Consejo Provincial en los tbrminos que establezcan las leyes.
7.o-Nombrar y remover los empleados de su despacho conforme a lo que establezcan las leyes.

58




Se habla en este articulo de convocatoria de los Consejos Provinciales a sesianes extraordinarias, sin haberse dictado disposici6n alguna respecto de las ordinarias; de manera que tampoco puede saberse la ipoca, duraci6n y circunstancias de aquellas,
La suspension de los Alcaldes, con cuenta de lo hecho al Consejo Provincial, harbia sido mejor encomendarlo a los Tribunales, ya que el motivo de la suspensi6n no puede ser otro que la comisi6n de algtin delito comin u oficial.
Articulo IoI.-El Gobernador seri responsable ante el Senado, en los casos que en esta Constituci6n se sefialan, y ante los Tribunales en los demis casos de delito, con arreglo a lo que prescriban las leyes.
Ya nos hemos ocupado de estos puntos en comentarios anteriores.
Articulo ioi.-El Gobernador recibiri del Tesoro Provincial una dotaci6n que podri ser alterada en todo tiempo; pero no surtiri efecto la alteraci6n sino despues que se verifique nueva elecci6n de Gobernador.
VJase el comentario al Articulo 52.
Articulo o102.-Por falta temporal o definitiva del Gobernador de la Provincia, le sustituiri en el ejercicio de su cargo el Presidente del Consejo Provincial. Si la falta fuere definitiva, durari la sustituci6n hasta que termine el periodo para que hubiere sido electo el Gobernador.
Esta el articulo arm6nico con andlogas sustituciones de funcionarios pdblicos.
TITULO XII
DEL REGIMEN MUNICIPAL
SECCION PRIMERA
Disposiciones Generales
Articulo o103.-Los Terminos Municiaples serfin regidos por Ayuntamientos, compuestos de Concejales elegidos por sufragio de primer grado, en el nfimero y en la forma que la ley prescriba.

59




Articulo I04.-En cada T&rmino municipal habra un Alcalde, elegido por sufragio de primer grado, en la forma que establezca la ley.
Los dos articulos que anteceden son los orgdnicos de los Municipios de la Repiblica. Nos habria complacido ver al frente de este Titulo la declaraci6n de la autonomia municipal, que tantos beneficios ha producido entre los paises sajones, y que en todas partes donde se ha adoptado ha sido fuente abundante de iniciativas progresistas y de mejoras 2itiles para la localidad, que redundan despuis en utilidad general.
Asi como la autonomia provincial, que vendria a constituir un sistema federativo, podria dar lugar por su importancia a rivalidades o competencias con el Poder central, la municipal es por el contrario un auxilio para ese mismo Gobierno, que confiando en las actividades administrativas de los Ayuntamientos, podria consagrar su atencion a asuntos de interns general para el pais, que debieran ser, en lo posible, los 'inicos de su competencia.
La autonomia municiapl, ademds de sus ventajas directas, es una escuela democrdtica. Los ediles van educdndose convenientemente en los diversos ramos de la administraci6n, con todo el entusiasmo que les da la idea de la personalidad propia de la instituci6n en que sirven, y se capacitan para el desempefo de otros puestos de mayor importancia, con los consiguientes beneticios de una educaci6n preparatoria acreditada con los hechos.
Los municipios no debieran estar sujetos rmds que a la ley, y esta depender, en cuanto a ellos, como en todos los otros casos, tan solo de los Tribunales de Justicia.
SECCION SEGUNDA
De los Ayuntamientos y sus atribuciones
Articulo io5.-Corresponde a los Ayuntamientos:
I.--Acordar sobre todos los asuntos que conciernan exclusivamente al Tbrmino municipal.
2.0-Formar sus presupuestos, estableciendo los ingresos necesarios para cubrirlos, sin otra limitaci6n que la de hacerlos compatibles con el sistema tributario del Estado.
3.-0-Acordar emprestitos, pero votando al mismo tiempo los ingresos permanentes necesarios para el pago de sus intereses y amortizaci6n.
Para que dichos emprestitos puedan realizarse habrin de ser aprobados por las dos terceras partes de !os electores del Termino municipal.

60




4.-o-Nombrar y remover los empleados municiaples conforme a lo que establezcan las leyes.
Articulo io6.-Los Ayuntamientos no podrin reducir o suprimir ingresos de caricter permanente sin establecer al mismo tiempo otros que los sustituyan, salvo el caso de que la reducci6n o suspensi6n procedan de reducci6n o suspensi6n de gastos permanentes equivalentes.
Articulo I07.-Los acuerdos de los Ayuntamientos serin presentados al Alcalde. Si este los aprobare, los autorizari con su firma. En otro caso los devolveri, con sus objeciones al Ayuntamiento, el cual discutiri de nuevo el asunto. Y si, despubs de la segunda discusi6n, las dos terceras partes del nfimero total de Concejales votaren en favor del acuerdo, este seri ejecutivo.
Cuando el Alcalde, transcurridos diez dias desde la presentaci6n de un acuerdo, no lo devolviere, se tendri por aprobrado y seri tambin ejecutivo.
. Articulo io8.-Los acuerdos de los Ayuntamientos podrin ser suspendidos por el Alcalde, por el Gobernador de la Provincia o por el Presidente de la Repfiblica, cuando a su juicio, fueren contrarios a la Constituci6n, a los Tratados, alas leyes o a los acuerdos adoptados por el Consejo Provincial dentro de sus atribuciones propias. Pero se reservari a los Tribunales el conocimiento y la resoluci6n de las reclamaciones que se promuevan con motivo de la suspensi6n.
Articulo Io9.-Los Concejales serin personalmente responsables, ante los Tribunales de Justicia, en la forma que las leyes prescriban, de los actos que ejecuten en el ejercicio de sus funciones.
Siendo estos articulos idinticos a los que se refieren a los Consejos provinciales, marcados con los numerous 93 a 97, nos remitimos a los comentarios que hicimos a dichos articulos, recargando, como es natural, en un cincuenta por ciento el del Articulo 96, por ser tres, en vez de dos, las amenazas suspendidas sobre los acuerdos de 16s Ayuntamientos.
SECCION TERCERA
De los Alcaldes y sus atribuciones y deberes
Articulo IIo.-Corresponde a los Alcaldes:
i.o0 Publicar los acuerdos de los Ayuntamientos que tengan fuerza obligatoria, ejecutindolos y haciendolos ejecutar.
2.0-Ejercer las funciones activas de la administraci6n municipal, expidiendo al efecto, 6rdenes, y dictando, ademis, instruccio-

61




nes y reglamentos para la mejor ejecuci6n de los acuerdos del Ayuntamiento, cuando 6ste no lo hubiere hecho.
3.o-Nombrar y remover los empleados de su despacho, conforme a lo que establezcan las leyes.
Articulo i i i.-El alcalde seri personalmente responsable, ante los Tribunales de Justicia, en la forma que las leyes prescriban, de los actos que ejecutare en el ejercicio de sus funciones.
Articulo II2.-El Alcalde recibirai del Tesoro Municipal una dotaci6n que podrfi ser alterada en todo tiempo; pero no surtira efecto la alteraci6n sino despubs que se verifique nueva elecci6n de Alcalde.
Articulo 113.-Por falta temporal o definitiva, del Alcalde, le sustituirai en el ejercicio de su cargo, el Presidente del Ayuntamiento.
Si la falta fuere definitiva, durari la sustituci6n hasta que termine el periodo para que hubiere sido electo el Alcalde.
Siendo estas disposiciones analogas alas prescritas para los Gobernadores de Provincia, nos referimos a lo dicho respecto de los enunciados funcionarios.
TITULO XIII
DE LA HACIENDA NACIONAL
Articulo I14.-Pertenecen al Estado todos los bienes existentes en el territorio de la Repfiblica, que no correspondan a las Provincias o a los Municipios, ni sean, individual o colectivamente, de propieead particular.
Esta disposici6n es bien clara y natural. Todo lo que se encuentra dentro de los limites territoriales de la Naci6n, que no este legitimamente apropiado por corporaciones o propietarios particulares, pertenece de derecho a la comunidad, representada por el Estado, como Instituci6n encargada de velar por sus intereses. El conjunto de los bienes existentes en cualquier forma, y con las debidas deducciones, es lo que constituye la Hacienda Nacional.
TITULO XIX
DE LA REFORMA DE LA CONSTITUCION
Articulo I15.-La Constituci6n no podri reformarse, total ni parcialmente, sino por acuerdo de las dos terceras partes del nhimero total de los miembros de cada Cuerpo Colegislador.

62




Seis meses despubs de acordada la reforma se procederi a convocar una Convenci6n Constituyente, que se limitari a aprobar o desechar la reforma votada por los Cuerpos Colegisladores, los cuales continuarin en el ejercicio de sus funciones con entera independencia de la Convenci6n.
Los Delegados a dicha Convenci6n serin elegidos por provincias en la proporci6n de uno por cada cincuenta mil habitantes, y en la forma que establezcan las leyes.
Ya hemos dicho algo respecto de reformas constitucionales. La manera de Ilevarlas a efecto es bastante restringida, y es seguro que cualquier cambio, por mucho que lo reclamara el voto popular, jams se propondria si pudiera afectar en alguna forma a los Cuerpos Colegisladores o a uno de ellos. El sistema plebiscitario, a largos y determinados intervalos, pudiera llenar en este punto las aspiraciones del pueblo, reglamentando convenientemente su ejercicico.
DISPOSICIONES TRANSITORIAS
Estas disposiciones como se ve por su lectura, tuvieron ya el debido cumplimiento, y solo a titulo de su valor hist6rico pueden considerarse hoy dia como parte de la Constituci6n.
Las disposiciones dicen asi:
PRIMERA
La Repiblica de Cuba no reconoce mis deudas y compromisos que los contraidos legitimamente, en beneficio de la revoluci6n, por los Jefes del Cuerpo del Ej&rcito Libertador, despubs del 24 de Febrero de 1895 y con anterioridad al 19 de Septiembre del mismo ailo, fecha en que se promulg6 la Constituci6n de Jimaguayfi; y de las deudas y compromisos que el Gobierno revolucionario hubiere contraido posteriormente, por si o por sus legitimos representantes en el extranjero. El Congreso calificara dichas deudas y compromisos, y resolveri sobre el pago de fos que fueren legitimos.
A estas obligaciones hay que agregar las que contrajo el Gobierno de los Estados Unidos con el de Espaia por el Articulo XVI del Tratado de Paris, transferidas a Cuba al declararse su independencia.
SEGUNDA
Los nacidos en Cuba o los hijos de naturales de Cuba que, al tiempo de promulgarse esta Constituci6n, fueren ciudadanos de

63




alguin Estado extranjero, no podrin gozar de la nacionalidad cubana sin renunciar previa y expresamente, la que tuvieren.
TERCERA
El tiempo que los extranjeros hubieren servido en las guerras por la independencia de Cuba, se computari como de naturalizaci6n y de residencia para la adquisici6n del derecho que a los naturalizados reconoce el Articulo 49.
CUARTA
La base de poblaci6n que se establece, en relaci6n con las elecciones de Representantes y de Delegados a la Convenci6n Constituyente, en los Articulos 48 y 115, podri modificarse por una ley cuando a juicio del Congreso lo exigiere el aumento de habitantes que resulte de los censos peri6dicamente formados.
QUINTA
Al constituirse por primera vez el Senado, los Senadores, al efecto de la renovaci6n, se dividirin en dos series. Los comprendidos en la primera, cesarin al fin del cuarto afio, y los comprendidos en la segunda, al terminar el octavo; decidiendo la suerte los dos Senadores que correspondan, por cada Provincia, a una u otra serie.
La ley estableceri el procedimiento para la formaci6n de las dos series en que haya de dividirse, a los efectos de su renovaci6n parcial, la Cimara de Represententas.
SEXTA
Noventa dias despubs de promulgada la Ley electoral, que habri de redactar y adoptar la Convenci6n Constituyente, se procederfi a elegir los funcionarios creados por la Constituci6n, para el traspaso del Gobierno de Cuba a los que resulten elegidos, conforme a lo dispuesto en la orden nfimero 3oi del Cuartel General de la Divisi6n de Cuba, de 25 de Julio del ailo 1900.
SEPTIMA
Todas las leyes, decretos, reglamentos, 6rdenes y demis disposiciones que estuvieren en vigor al promulgarse esta Constituci6n, continuarin observindose en cuanto no se opongan a ella, mientras no fueren legalmente derogadas o modificadas.

64




Sala de Sesiones de la Convenci6n Constituyente, en la Habana, a 21 de Febrero de 1901.
Domingo Mendez Capote, Presidente.-Juan Rius Rivera, primer Vicepresidente.-Jose Miguel G6mez.-Eudaldo Tamayo.Jose' B. Alemin.-Juan J. Monteagudo.-Martin Moris Delgado.Juan Luis Robau.-Luis Fortfin.-Manuel R. Silva.-Pedro Betancourt.-Eliseo Giberga.-Joaquin Quilez.-Gonzalo de Quesada.-Diego Tamayo.-Manuel Sanguily.-Alejandro Rodriguez.Miguel Gener.-Emilio Nfiiez.-Leopoldo Berrier.-Jose Lacret. Rafael Portuondo.-Jos e Fernaindez Castro.-Antonio Bravo Correoso.-Jos6 N. Ferrer.-Juan Gualberto G6mez.-Rafael Manduley.-Salvador Cisneros.-Pedro Gonzilez Llorente.-Alfredo Zayas, Secretario.-Enrique Villuendas, Secretario.
Tal es el texto de la Constituci6n cubana, y tales las observaciones que nos ha sugerido su lectura.
No hemos tornado en consideraci6n, al hacer nuestros comentarios, las personas que han ocupado, ocupan o han de ocupar los diferentes puestos creados por la Carta Fundamental, en primer lugar por sernos casi todas desconocidas, y en segundo por que las apreciaciones relativas a una obra han de hacerse en el campo teorico para proceder con mayor libertad de criterio.
Concretando nuestra opinion, diseminada en el curso de las observaciones hechas alas diferentes disposiciones constitucionales, vamos a expresar a continuaci6n los puntos salientes que en nuestro concepto debieran formar parte del organismo de la Repiblica, para propender a su mayor desenvolvimiento, al mas amplio desarrollo de su riqueza y al bienestar y felicidad de sus moradores.
Son estos los puntos:
Gobierno plenamente unitario con jurisdiccidn directa sobre las Provincias.-Supresidn del costoso y poco efectivo mecanismo que actualmente rige en ellas. Su concentracidn en el Gobierno nacional.
Sistema Parlamentario.-Intervenci6n adecuada del Cuerpo .Legislativo en la formacion del Gobierno.-Intervenci6n Ministerial, tambiin adecuada, en las deliberaciones del Cuerpo Legislativo.-Responsabilidad efectiva de los Ministros.-Irresponsabilidad del Presidente de la Reptiblica por los actos oficiales.-Votos de censura y de confianza.-Efectos de los mismos. Facultad al Presidente para disolver el Congreso, con enunciacidn extrictamente limitativa de las causas en que ha de fundarse, y de la forma en que ha de llevarse a efecto la medida.
Como consecuencia de ese sistema, el establecimiento del Servicio Civil para todos los empleos que no tengan relaci6n directa con la politica.-Sistema de oposiciones.-Inamovilidad durante el buen desempeiio de los cargos.-Pensiones proporcionales a los que se inutiliza-

65




ren por raz6n de edad, enfermedad o accidente. Absoluta prohibicibn de intervenir en politica.
* Como consecuencia del mismo sistema, prolongacidn del periodo presidencial a seis anos, con lo que se disminuyen los efectos de las contiendas electorales, que en ese caso serian ademds menos enconadas que bajo el sistema presidencial.
Supresion del Senado, como institucidn incompatible con el Gobierno Unitario, como innecesario en la practice, y como fuente de obstruccidn en las labores legislativas.-Atribucion de sus facultades judiciales al Tribunal Supremo de Justicia, y concentraci6n de las legislativas en la Cdmara unica.
Enseianza y profesorado laicos en todas las escuelas de la Repiiblica, como homenaje a la libertad de conciencia, cimiento de la futura sociedad, y estimulo poderoso para la atraccidn de los extranjeros al suelo cubano.
Autonomia municipal.-Los Ayuntamientos dependientes solamente de la Ley. aplicada en su caso, mediante acci6n popular o de oficio, por los Tribunales de Justicia.-El Alcalde mero ejecutor de los acuerdos del Ayuntamiento.
Responsabilidad efectiva y de fdcil tramitaci6n, no solo de los Ministros, sino de todos los funcionarios y empleados nacionales o municipales.
Sufragio directo para todos los funcionarios de los Poderes PUiblicos.
Cuba es un pais privilegiado por sus condiciones naturales, y es preciso que sus hijos presten a esa naturaleza la debida cooperaci6n para que llegue a ocupar el puesto que en el mundo le corresponde. Su suelo de extraordinaria fertilidad, sus inagotables recursos, su clima saludable, su incomparable posici6n geografica, sus magnificos puertos y fondeaderos, y sus abundantes rios le ofrecen un porvenir halagueno.
En cambio tiene como elementos contrarios, emanados de su vida colonial, las corruptelas y vicios administrativos, su antiecon6mico sistema de tributaci6n, la desmedida influencia clerical, especialmente en la enseianza, su legislaci6n anticuada e incompatible con las instituciones republicanas, y otros de menor importancia, pero dignos siempre de tomarse en consideracion.
Toca a los legisladores y a los estadistas de la Repuiblica iniciar las reformas necesarias para combatir esos elementos nocivos, v cimen-

66




tarla sobre bases inconmovibles de justicia y de libertad, para que las generaciones venideras, estimuladas con el buen ejemplo, mantengan y aumenten las condiciones favorables en que se les ha legado el preciado tesoro de la. Patria.
Habana, Febrero de 1918.
Angel Ugarte.

67













Comentarios a la constitucion lac
342.7291U26c
3 2III I 2 03157 9526 1 111 3 1262 03157 9526




- 7 ---I --, , I 1
- .---'-' -, I ,.
. 7.. -.- ,z - - -, ", -7:7, -; I : ll,
.1. - I.- lv"r-" -r -'r, .1" -, -7'1-- - 7-,', -,-'17 77r ,- ; '- : .71, .
- ,,,, ,., I ". .".". , R v p ., ,w I -- 7- ,'-- .
- -'-- ----7 -- . '.. 'j : r, 1 7 -,, ...'. ,r 77 7r 7- -k "T Irz .
,17 ZI .. I T I
.. ., 7- "711 -i -7 ,--) ., I ,
.., V- ; '.. 1, I.. I I.; ., -. 1 %;., ., ". .. .., 11 I I '.. I : Y! 1
,; -, '., .', .4- '. ,' ,e. , I ... . ,
.. -. I k. k .. r L
. 1, ; '. 'I 1 15 ;.4 1 q .. I .", i ,t.. I ,.e ...... I ,. W ,. ... I.. I -1
.i. ,7,.. , '.. .. J' r' -_ W .
, .."... V I I ll ,
, -- k ' .,I , "i I .- 1, v .1 v ,m 1, , , I :; -2 .
, I j ;t I ,. .
il. .,,, i 1, 1 1- ". '. ;, I ., , i,. 1. i. I 1: 1, ". I '.. .. . '. ,' ', ...
. , , "' L, 4E ?., 1, 11 i,.l I I .1 I I +, ,'. I ,
, i ".- :"-" '. : , I I 'L ', ,, .-." f I I I I . , I i4, 'I., .., ,., ,
. 'I.,.. ,,,, .. ., . I ". 11 ., ". -_ I I 7V,
,.- ;, r-l- 11 I I I e .1 11 I ". 0 ; . 11, , I 1, I ,
-"., ,'. I ,- , ." ; : -, I I.- I i .1, I I I '. ..- ). I
.1 ", .- I . .) ; 4 .1 ;- . I .. 1, ,' %.. .. I ., ,,, I., ,,, it I I I A I..:- I.." ,. .. ., 1. I ,;
-"i-A .., 0 ., ,.,N?. ,, - '.
., j ". ". : .1 ', I ,-j .. 1, ".., ... ,, ., % I I 11 ," ., I v J ,. I
;;, -, .. .1. ..,. ''. ,,, '- ., ,. '.. ,, yl ,P.
,--,. ,V"T' , : ti ,,,, -lv; I , I I 1. ) -, V. i ; ,?" ", ", %.,
, I N , I i ., ,;.. I I- '' 1 4, 'I
. .. . '. ..' 11 .i,,, .. ,. 1, ,I-,. .. I I ,,, 1 I .I.,- 1, , ", N, ..,. ., .1 I .41 14 "'. 11 ,
. ,.. '. .. \ ., .. I , -,
-, -I- L, I t, . ,
;' I V ., 1, 1 .1. '.. I "I 4, "', ., , ,, , . ,,' J;., t, .1 I ;, il .., I ., ,.
if., y i, : N .- -'. ,,; , t,: 1 "t : t -- ,,.. i ,,, . ... ."" ., I
'. ,4.. ; ", '; .. ..-, ,. , '- '. I". I I . I I -P.
:
. .. , 't I r P.
I .. A ,,, I ,. .
., .'t i ,, I I 1 4 .- 1. I -, f .. I .1, I iy., 6' -;, lk. ; ....... ".
X ll I I '. ,: ,., ,q., .t , ;, ".". ,
, ll I I I .
- -,t -1
. 1-1 % I I'll I I ,,, 11 I 1, 1. ,...,. ". ,, ,, .., ,- .
, 1 ,,, -j'' ( -i tl "; i. -. ; ".. i ., ,M ,z, -; .
I ., ,.", I ., .1 '1 1 .; -, ,:- :, K ,
11 I :. z 1, -, 4 ., I t A V -: 4'* '. "o ,4 1-1
4 i. .,.,.., ..' V , +-- ..- 1. ", ..) ]
- V -, i ,., ,,,, ; k v ": :...' I .:, .. .
- I-- I - ', ,% '. .
:, ,I : ; ., '. -! ,,-- ,, ,
I.. .- , ;,:. j, .- .. .. A .., ; ... ,, k, ., \ ', 4 ", ,. :4 "? ": '. .. "-, , ,
, i I I,' .." i '. '. ir, ,'. -. ,. ,.-",;. ., I I '. I -, I It 1. .i .! .. .
, A I I ,
.1 I.-- . 11 lie . I
.. '. I ., ,. I ". .".., '4 -t ,
J., , I '1 ", e ... I .1 .. .., I ,
_. r . I L, L, ; ", .. .1 I., Q -', 11 V -. ,::, '. 1
'. : I I ;."
,. ... I -,. "i . 'j, ..::: 7 . I .
.'. :,. 1, ., ., .1 ,,, , 1. -.- .f ,., , .
, ,: I .1 ., .., I ., -,< .e ." . .
, A .. '. I .. I
.-, .- ; k I , .1 -1 -.... :. j, ,
'' i" ... I .c i I I I f
, I I -, I..., .1 I .. ,-, 41 a ., '. I.., :,. -1 L .. -. , "'., I -- "
- 1. - I -. ,-,- .01k ', ,., ,'. li, .
.. .. :: I 1. t- : -V I
. I., ., : ',, -ji, j ,i-, ;, '. -, . ,'... -, . i: .. v : L, , .-;
, .. ,.. ., '. .. .. ,
. '. ,.!, --- "',
., 1, -, ,. ''. .. .. ,1. I ..., ', I .
,. 11 ,,, I., Z I .
f.,-'. I 'y 1, tx. ,. 'i k k ., !:. , , ,., I I I .. I,.-,. .. ,., .1. .: .
1. : 1, I..
. I I I I I -. 41 .
,., I .:, : c ( x .- .:i 4 1 ..- I -4 . ,' , '. ., . .., -, I ., , ,0 .
., J, ) I % I., , .. ., ,... , 'a %, ,
- .1 i L I 11 I I .. . I '.. ", .1
.; - : I v ., .- ,. I %,.". I .- I .- ;. : I ,',.I -, j , k, ,., , I
, t z 1. ;, I -- . .. t j, J 7 A L i' r ,j ', e,, , I., \ ,.
- ik s I
." X I _.. j t, I .. I I .. i .
- I -. , Z.'. ,.. I I I I 1. I., ". l --' 11 -- .. .
-, '. I ., . ; k 4. I 1. ,, -1 ... .
, I : ', ,, "', ,.: 1 A. I I I .: ; ,
- , f 4 x ". '... I .. f ", , L I I ... I .", ,
, I I ,. I I .:, .
I.. I I I I... ;, I ,- I ,. I I t :
- %, I ;- I -1. -;- 1, I I I ."+ ,, 11 4 1 I ,
- ." I -. I
0: .., 1, 1. i ,-- ", I.. r. ,, I "I,
... /- ?A :., 't I I I I .
.. .. A .. *. ; '. .4 ,
- I 'Il 1:- I -1 -1 li 11 11 I I .. _, I ." . ,
-.1 11 .. t 4 I.., I I :1 1
, i I q ::, -. I I I I 11 1, ". I I '. I I ,
-1 I- ,; : , I : I .1 PN I -*, '. : I. 1, : '' 1, I e, i 1 .
; : I ., :. I 1 1 -1 I I I ., ,, .. "t I i "I I fl .: I I -.1, 1. ,,, ,., , , I., , .; ,f
"o" ', I -1. I I ''. ,
, I ,
i 4: "t , ; 7, I ,. ,,, I I 1, '4 1 , ", .
, I '' ; -1 ,,, ,, '. 1, I li ", . ,.' ,, ,, 4, '. I I .. : 1, .. .
.'%,. :. I ... I I I ,- .1 .. I ..; .. : .
I I I I ., I I .. -- 11 I ., , ,, I "
- .
... '.. ,,qp 11 ".. .f ,. ; ; I ':- I I ,.: ., '. 4 r. ". I ,!; , ,. I I I I
! ; . j I .:. .. 1, I I I e Y ". % : ) 1 :
I 1 4 1 4 ,., .1 IZ : - J I I ". . ,. '. ,, ; I ,1 z. ;, :
. I I I I I ., ,
- ': r ". : .
- : 7 : ". ,". ., n, .. ". .
I I ; I .1, I 1, I..i" .. I ; I ." .1
.. I ; .. .
;. ., I y '; : I .,- I I ,' "
- ". : : I -6 I I 0 I I I ,. '', ; : I P I ,
- .i., i -1 :-,, I I I I I ( V .. ,
, ; T. I I -z. ; I .1 , .t ,., ., I ". I I
.. ., .. I -I..% 'N A ,' .. , , I i i ""., ;, ".,., I ", ,, ,, :. x .
. ., I .., z : : : -, I I I',.,-
-".-. '. I -, -) Z 11 I I I'll I .. ; % I ,,- k ,
. .., I , i, ', j z ., , % I 1 7 .
, I i i , t%, 7. '... j l , I I I ., I , : -- '. .1 .. ,,, , 4 I .
,. I I ., ..., ". ,. , I ; . , I.. I .1% I j I I -lx -Y 7 L w 11 "
.I:j -, , -' ;' '-. I f I -. v, ., .l I .., : .: -, : ; % N .
, : ,. I , ,
-. '. 1. I : ,. , -: . ,, .,, I
", . j, L .11 I .i I s .. .1 .; '. ,. ,: ., ., . -, : .. I ', I
4, ,. I . ., 'I, z 4,1 ., I j t.- .1 .. I I ,,I I I I .
: ,, -, .. e I , : ,. ., I ., A "' -- I -". I k. I .t 5- : I
,. I : I I , , ,. I .. . I .. ,,,, ,
"- 1, ,. .1 I I %. I il ,. ', I.-, I.. :.,',
, -. ,.. I : , I -. I e I : -, : ., ,,; -, I I .: :1 .. .1 I I
, '.., ,, '
;." ; I : ;: I ,, 1, ., ,,* .. I ,- I ... .. 1, 1 7 , I c -,. c I I .
I I I .,, ,'. I I I -'.1, I I I I ;, ,
- I I : v4,1. I ., I I '- 1 .1 .. ,- ,, A" 4 I t, ", ,
11 ... I ., ,,.. : , ,, ". ..., 11 11 I ,, -, ,
- : I I 1 I .,;" L ; , I ,
7". : .n., 'I, . r I I ,: I : I ,.- 4 ,
4, I ., .: : .. !,: ::"":. I '. .,
1 I I 11 . I 1. I -1 I V
I I I I I I I ", I ,.
, I t . : , :
, ., .111. 1. ; .1 :,(." ., I '. I
- I I I I il I I ., I I ". 11
-- 11 v I v I., I I .- I I ", .., ". t , ,.,
. ,, I I I I . I I I I ,, : , , ". ,,,,, . ; I 1; 1; I I I .
I I I I -1 I I I .. .. I I
,... ,j , ; q," I - ; Oj p ".., ,. :: '- p ': % I '. : I
1. .. I I ;' ", y ., I I .
- I I .4 'I % -, 7 I ,. I I . I 11 1. .. : ,., I ; .
,.., .1 .- I I ., , '1 ,;, I : , v I i .. I , I .
I , ', I I, I I I I :, ; ,
- J : : , I x '.1, I , ',' I i, ': Z I .
I.. I I -1 I i' : ; 4 : ,. , I : . I I .
, ., I t -, -, I .. ,. i -,", 4 ,
.. I %, I I I :
.11,41. --. .. I I -. . I I . -1 I I : I ,- .. ., ": I 1. I ,, , ", \ . ., I I I ,. !. 1, 1
6 .1 I I 1.1, I r ., I
. 1. %,. 1. "- r; ,. I . . I I I I .1 I 1 z I I I I ,, I : , ,. I 1% '.
: 4 I I , . ,/ ,
-, : -, / 1. I I .. I .. 1, : I ,. I
.. : I I I I K. I- I
. : el. ; -, I "
.1 ., n', I k .. % I I .
. I I . I I k" \ I I ; ,
.11 ., .: I .. I . , ,
. 1%, I I I 11 I I ;, ; ". I 1 1 ': I .:1, I I
I -4 I I I 1. I ".. . 1, 11
11 : I l r .1 ..., I 1, ,
., f. I I- I I -, ,7, .? I ,-/ ,- I -, ':
-- k I 1, I % I : : I .. I I ,f ,- I
.. 1. . .., ., ... - I ., ." I".
: .i I I I ; ., ." I I I : 1: I I I I I .. ,,T '. I ': % I +1 ', .. .: -. ",
. I .i . :: I ,
:. ,., '* ". N 1. I .1 /,
:1 I .1 ; % '. f Z_ .. ( , t, w 1. I .
11 ., I 1: % I I .. '. ,, I . .. .. I 11 -. I I I I 1, j, .,'- ,
- ;, 1
, I I -Z : , I
I., I I I I I I'. I I e I I . I
, .1 I I ., i, I .1 1. ", I ., I .
- I : I I I
- I ,
I ,., 1. I I I : N .. I K, ".. :, I 1, 1. v
's- ,. , I I : I : '! : ,
.',., ,-, : 1, : ,4: ::. : : ., ) ,
'. I I k I- 1
. ,- L .
. I, ; ,K: ;, ., .. j '. I ,. I -1 .
I I .1 I I : ., '
, I % -4 ; : : 1. .1 'I, q I I I I I .
- I ', ? : : . I I ,, x "
.1 I .. I -, I I 1: I I .1 I I I I -1 ". i.,, ,,, V,
j : % : , ,. :: I I I .
. I .1 I , ".,A 1, I k'. I .,- , 7 "i ,
.. ,,, - I .i I I I ,, I I I I I '. I ..l ,
- : I I I :, , I '. , .. : I I 90 I ,- : ;,
't -.1. I I 4 ,. .. '. ; t 1. I I I ). 11 I I I I '. I 1, I ':, k
, , 1 ;:,. I I I "- , ''. : 11 I t I ,z ... ,: ;
4 I 11 I I d ,,, ; ." . '. ; : .. -11 .1 I 1 '4 e ': Z .11 p .1 ,
I I : I ,.z t'. .. -, I :: I 1'. f .
,. ., : , ., : I I .
:: :. / . -- A ,
,. ,; . ': I I -. I I ,, 7, : I I : q , I -, :, ; I .. .1
. 1) I I ,. ",
,1, ; : : V , I 1. .1 -. : . I L, I 4 I : I .
, I ,. ., I I -, .. .., I I I I I I ; I I I I .
I 1, I I I I I ; 'k. I I
I
. -, I I .t 1. . , I I I 1
' : ''. I I Y I I ,
1 7 ,. ., I ; I I I I l ; .
11 4. :, .1 .. :, ", i I I .1 . I ,; .. : .