Citation
Military review

Material Information

Title:
Military review the professional journal of the US Army
Alternate title:
CAC military review
Place of Publication:
Fort Leavenworth, KS
Publisher:
United States Army Combined Arms Center
Publication Date:
Language:
Spanish

Subjects

Genre:
serial ( sobekcm )
periodical ( marcgt )

Notes

Statement of Responsibility:
publ. by Command and General Staff College.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
This item is a work of the U.S. federal government and not subject to copyright pursuant to 17 U.S.C. §105.
Resource Identifier:
67047476 ( OCLC )
0026-4148 ( ISSN )
ocm67047476
Classification:
89.81 ( bcl )

Related Items

Related Item:
CAC military review

UFDC Membership

Aggregations:
Digital Military Collection

Downloads

This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

EDICIN HISPANOAMERICANA TERCER TRIMESTRE 2018 PB -100 -18 07 / 08 / 09 Headquarters, Department of the Army PIN: 203583-000 Approved for public release; distribution is unlimited A U P hp://www.armyupress.army.mil/Journals/ Edicion-Hispanoamericana/ hps://www.facebook.com/MilitaryReviewLATAM hps://twier.com/MilReview_LATAM

PAGE 2

REVISTA PROFESIONAL DEL EJRCITO DE EUA EDICIN HISPANOAMERICANA TERCER TRIMESTRE 2018 TERCER TRIMESTRE 2018 CENTRO DE ARMAS COMBINADAS, FUERTE LEAVENWORTH, KANSAS El retorno del Manual de Campaa 3-0 p3 Teniente general Mike Lundy, Ejrcito de EUA Coronel Rich Creed, Ejrcito de EUA Ingls para los soldados ecuatorianos p21 Teniente coronel Miguel Iturralde, Ejercito del Ecuador Qu tipo de victoria para Rusia en Siria? p68 Michael Kofman Mahew Rojansky

PAGE 3

Foto de portada:Visita del teniente general Joseph Di Salvo, subcomandante militar del Co mando Sur de los Estados Unidos a la Academia de Guerra del Ejrcito del Ecuador el 25 de marzo de 2018. La conferencia y la comunicacin con los estudiantes fueron en ingls. (Foto: Opsic AGFT) 12 Preparndonos para combatir hoyLas Operaciones Multidominio y el Manual de Campaa 3-0General David G. Perkins, Ejrcito de EUAEl 10 de septiembre del 2001, el Ejrcito saba que luchara y ganara conduciendo operaciones en el espectro total y, el 2003, el comienzo de la Operacin Iraqi Freedom demostr el dominio de EUA en el campo de batalla. Sin embargo, en los siguientes aos la fuerza tendra dicultades para adaptarse mientras evolucionaban los ambientes operacionales. La introspeccin que sigui, con el tiempo, condujo hacia una nueva doctrina.TITULARES 3 El retorno del Manual de Campaa 3-0, Operations, del Ejrcito de EUATeniente general Mike Lundy, Ejrcito de EUA Coronel Rich Creed, Ejrcito de EUACuando el Ejrcito de EUA derog el Manual de Campaa (Field Manual FM) 3-0, Operations (Operaciones), y public el 2011 la Publicacin de Doctrina del Ejrcito 3-0, Unied Land Operations (Operaciones unicadas terrestres), el mundo era un lugar distinto. La probabilidad de un combate terrestre de gran escala contra un enemigo con capacidades iguales pareca remota. Portada 2

PAGE 4

1 ndice Tercer Trimestre 2018Tomo 73 Nmero 3 21 Enfrentando una nueva eraIngls para los soldados ecuatorianosTeniente coronel Miguel Iturralde, Ejercito del EcuadorEn la era del conocimiento, el idioma ingls pas de ser una opcin a ser una obligacin. La interconexin nos expone a gran cantidad de informacin, facilitando la globalizacin y brindando grandes oportunidades de crecimiento, por lo tanto cada persona debe desarrollar las competencias para participar de forma activa en sta nueva era. 29 Lecciones prcticas aprendidas para lidiar con lderes nocivos y malos jefesJames W. Shufelt Jr. Dr. Clinton O. LongeneckerEl Ejrcito de EUA y muchas empresas estadounidenses comparten un problema comn. A pesar de dcadas de atencin e investigacin, la presencia de lderes nocivos y malos gerentes lderes con comportamientos de liderazgo indeseados y contraproducentes contina teniendo un gran impacto negativo en el rendimiento individual y organizacional. 39 La guerra contempornea y asuntos actuales para la defensa del pasGeneral del Ejrcito Valeri Guersimov, Jefe de Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de la Federacin RusaLa guerra siempre ha sido compaera de la humanidad. Naci antes de la aparicin del Estado y es uno de los factores en el desarrollo de los Estados. Es natural que el problema de denir el carcter y esencia de la guerra siempre ha sido el centro de atencin de los acadmicos internos e extranjeros. 45 El efecto PagonisEl futuro de la doctrina para el puesto de mando del rea de apoyoGeneral de brigada Michael R. Fenzel, Ejrcito de EUA Capitn Benjamin H. Torgersen, Ejrcito de EUALos comandantes deben aplicar un liderazgo y los recursos adecuados al rea de apoyo de la divisin si quieren concentrarse plenamente en el combate que tienen enfrente o sus planes no funcionarn. El concepto de puesto de mando del rea de apoyo tal vez pueda proporcionar la seguridad necesaria para el rea de apoyo.

PAGE 5

2 56 Un nuevo planteamiento para la escuadra de fusileros de infantera del Ejrcito de EUAMayor Hassan Kamara, Ejrcito de EUAEl autor emplea las dimensiones de la guerra (operacional, tecnolgica, logstica y social) de sir Michael Howard para analizar cmo los cambios en los asuntos militares y la sociedad, como tambin los pronsticos sobre las guerras futuras, hacen necesario reconsiderar la conguracin actual de la escuadra de infantera. 68 Qu tipo de victoria para Rusia en Siria?Michael Kofman Mahew RojanskyLa guerra en Siria ha avanzado a duras penas por ms de cinco aos. Cientos de miles de personas han muerto, ciudades y pueblos enteros han sido destruidos y se han perdido miles de millones de dlares de infraestructura. Millones de refugiados han inundado Estados vecinos en el Medio Oriente sin poder costearse su albergue, mientras que otros han buscado la seguridad en lugares tan lejos como Europa y Norteamrica, complejizando an ms las contiendas contrapuestas sobre la inmigracin, empleos e identidad cultural en las democracias occidentales. THE PROFESSIONAL JOURNAL OF THE U.S. ARMY Tercer Trimestre 2018 Tomo 73 Nmero 3 Professional Bulletin 100-18-7/8/9 Authentication no. 1815103 Comandante, Centro de Armas Combinadas Teniente general Michael Lundy Editora Jefe de Military Review: Coronel Katherine Guormsen Editor Jefe, Edicin en ingls: William M. Darley Editor Jefe, Ediciones en Idiomas Extranjeros: Miguel Severo Gerente de Produccin: Teniente coronel Andrew White Administracin: Linda Darnell Ediciones en Idiomas Extranjeros Diagramador/Webmaster: Michael Serravo Asistente Editorial: Danielle Powell Edicin Hispanoamericana Traductor/Editor: Emilio Meneses Traductor/Editor: Ronald Williford Edicin Brasilea Traductor/Editor: Shawn A. Spencer Traductora/Editora: Flavia da Rocha Spiegel Linck Asesores de las Ediciones Iberoamericanas Ocial de Enlace del Ejrcito Brasileo ante el CAC y Asesor de la Edicin Brasilea: Coronel Alessandro Visacro Ocial de Enlace del Ejrcito de Chile ante el CAC y Asesor de la Edicin Hispanoamericana: Teniente coronel Carlos Eduardo Osses Seguel Military Review--Publicada trimestralmente en espaol y portugus y bimes tralmente en ingls, por el Centro de Armas Combinadas (CAC) del Ejrcito de EUA, Fte. Leavenworth, Kansas. Los fondos para su publicacin han sido autorizados por el Departamento del Ejrcito con fecha 12 de enero de 1983. Porte pagado por circulacin controlada en Leavenworth, Kansas 66048 y Kansas City, Missouri 64106. Telfono en EUA: (913) 684-9338, FAX (913) 684-9328. Correo Electrnico (E-Mail) usarmy.leavenworth.tradoc.mbx.military-re view-public-em@mail.mil. La Military Review puede ser leda tambin en la Internet, en el website: hp://militaryreview.army.mil. Los artculos en esta revista aparecen en el ndice de PAIS (Servicio Informativo de Asuntos Pblicos), ndice de Idiomas Extranjeros. Las ideas expuestas en esta revista son propias de los autores y, a menos que se indique lo contrario, no reejan necesariamente las opiniones del Departamento de Defensa ni de sus agencias. Military Review Hispano-American (in Spanish) (US ISSN 0I93-2977) (USPS 009-355) is published quarterly by the U.S. ARMY, CAC, Ft. Leavenworth, KS 66027-2348. Periodical paid at Leavenworth, KS 66048, and additional mailing oces. POSTMASTER: Send address corrections to Military Review, 290 Stimson Ave., Fort Leavenworth, KS 66027-2348. Mark A. MilleyGeneral, United States Army Chief of Sta Ocial: Gerald B. OKeefeAdministrative Assistant to the Secretary of the Army

PAGE 6

3 El retorno del Manual de Campaa 3-0, Operations, del Ejrcito de EUATeniente general Mike Lundy, Ejrcito de EUA Coronel Rich Creed, Ejrcito de EUACuando el Ejrcito de EUA derog el Manual de Campaa (Field Manual FM) 3-0, erations ( eraciones ), y pulic el 2011 la Pulicacin de Doctrina del Ejrcito 3-0, niie an erations (Operaciones unificadas terestres), el mundo era un lugar distinto La probabilidad de un combate terestre de gran escala contra un enemigo con capacidades iuales pareca remota. Cuando los rusos intervinieron en Georgia con fuerzas terestres el 2008, haba pocos indicadores de que su agresivo comportamiento se mantendra. Las demandas martimas de China en el mar del Sur de China parecan tener poco que ver con las preocupa ciones del Ejrcito. Si bien la situacin en la penn sula coreana seua tensa, la probabilidad de que se reanudara la uera no haba cambiado desde que se firm el armisticio de 1953. Los dos equipos de combate de brigada lindados restantes del Ejrcito en Alemania fueron replegados al teritorio conti nental de Estados Unidos, y se estaba levando a cabo por parte del Ejrcito una reduccin de su personal mientras se impulsaba con fuerza hacia una decisin que tambin disminuyeran las rotaciones de gran parte de las fuerzas del Ejrcito en Corea. El ambiente estratgico ha cambiado signicativa mente desde aqul momento. La agresin rusa contra Ucrania y el comportamiento cada vez ms blico de los norcoreanos e iranes son claros ejemplos. La rpida modernizacin de las fuerzas armadas chinas alimenta ba esa sensacin de que la necesidad de adaptarse rpi damente por parte del Ejrcito a una mayor posibilidad de combate terestre de gran escala contra adversarios signicativamente ms capaces que Al-Qaeda, los insurgentes iraques y el Talibn. Como resultado, el

PAGE 7

4 Ejrcito comenz el adiestramiento para las operacio nes de combate de gran escala durante los ejercicios del programa de adiestramiento de mando tipo misin y en sus centros de adiestramiento de combate despus de una dcada de interupcin. El Ejrcito tambin descu bri que nuestra doctrina tica para las operaciones de combate de gran escala era inadecuada. En 2016, el Jefe de Estado Mayor del Ejrcito or den que el Comando de Adiestramiento y Doctrina (TRADOC) del Ejrcito formulara un manual de operaciones que proporcionara el fundamento doctri nario para prevalecer en el combate terestre de gran escala contra enemigos cuyas capacidades militares rivalizaban las nuestras en contextos regionales. Si bien el Ejrcito tena algo de doctrina esencial para la lucha en grandes ueras, careca de un manual doctrinario unicador, actualizado y orientado a las ticas de unidades mayores para ser usado contra amenazas contemporneas. Tambin haba una clara necesidad de abordar las operaciones del Ejrcito a lo largo de la continuidad de un conicto y los roles que desempea el Ejrcito en la fuerza conjunta mientras nuestros adversarios desaan el eatus quo en varias regiones del mundo. Las versiones previas del FM 3-0 erations y de su predecesor el FM 100-5, si bien contenan ideas tiles relevantes sobre prolemas actuales, ninuna abordaba la totalidad de los desaos del actual am biente operacional. Los profesionales razonalemente informados pueden debatir cules desaos son los ms graves, pero la mayora ear de acuerdo de que eos desaos se agrupan en tres categoras. La primera, y posilemente la ms importante, es que la cultura del Ejrcito necesitaba cambiar. El enfoque en desplieues reularmente programados con equipos de combate de brigada (BCT), cuarteles generales superiores y formaciones de apoyo para levar a cabo las operacio nes de contrainsurgencia (COIN) desde bases eti cas contra enemigos con capacidades militares limi tadas crearon una perectiva del combate terestre incongruente con las realidades de luchar un combate de gran escala contra una amenaza con capacidades similares. Pocos lderes con signicativas experiencias de entrenamiento para combatir contra amenazas similares se encuentran en nuestras formaciones ti cas, y aquelos con experiencia en los niveles superio res, no cuentan con prica despus de una dcada o ms al ear centrados en la contrainsurgencia. En el nuevo FM 3-0, se aborda la necesidad de cambiar la cultura del Ejrcito, describiendo el ambiente opera cional y amenazas con nfasis en la importancia de los roles a niveles de brigada y superior en las operacio nes, abordando las consideraciones de preparacin en el entrenamiento de cada funcin de combate para el combate terestre de gran escala La seunda categora de desaos es la de mejorar el alistamiento del Ejrcito para vencer en el combate terestre de gran escala contra oponentes de capaci dades similares. Nuestro Ejrcito y nuestra doctrina fueron adecuados para las operaciones de contin gencia limitadas que principalmente se centraban en operaciones en donde las tareas de contrainsurgencia y de eabilizacin constituan gran parte de lo que se eeraba hicieran las unidades y cuarteles generales. Desde el 2003, unidades mayores que un pelotn rara vez han eado en peligro de ser destruidas por fuerzas enemigas y ninuna unidad se enfrent a fuerzas ene migas capaces de concentrar ecazmente sus fuegos o con grandes fuerzas de maniobra. El prolema es que la efectiva capacidad de moldear los ambientes de seuridad e impedir el conicto a travs de una disuasin convencional crele, o de consolidar los xitos para lograr el propsito poltico deseado, surge de la preparacin demostrada para vencer en el com bate terestre de gran escala contra las amenazas ms letales, es por elo que lo esencial del FM 3-0 aborda las operaciones de combate terestre de gran escala a nivel de brigada, divisin y cuerpo de ejrcito. En ee FM, se describen las ticas y procedimientos usados en las operaciones defensivas y ofensivas, y es poco probale que las personas familiarizadas con las pre vias ediciones del FM 3-0 o FM 100-5 se sorprendan con lo que lean en eos tres captulos. No hay nuevas tareas ticas, pero hay un renovado reconocimiento y una discusin ms profunda de las ticas requeri das para emplear las capacidades dentro y a travs de mltiples dominios, permitiendo la libertad de accin en los escalones subordinados. Sin embargo, lo que es nuevo en comparacin con las previas ediciones, son los captulos sobre las opera ciones de conuracin, preventivas o para consolidar el xito. Una gran parte del Ejrcito participa cons tantemente en eas operaciones en todo el mundo, y cun bien el Ejrcito las desarole mayor ser la

PAGE 8

5 inuencia en la probabilidad del combate terestre de gran escala y los resultados estratgicos de ee combate en caso de ocurir. Por lo tanto, en el FM 3-0 se abordan las operaciones que el Ejrcito leva a cabo dentro de la continuidad del conicto mientras cum ple con sus roles estratgicos como parte de la fuerza conjunta, reconociendo que el demostrar su capacidad de prevalecer en el combate terestre de gran escala le permite alcanzar sus misiones de apoyo a los otros roles estratgicos. Como consecuencia, ee manual tiene un nfasis renovado en los roles de escalones de cuerpo y divisin del Ejrcito para emplear sus capaci dades as como tambin sus formaciones. Los cuerpos y divisiones de ejrcito juegan un rol principal en el combate terestre de gran escala, el cual no es ni tampoco debe ser, el rol principal de un equipo de combate de brigada. Cuando son adecua damente constituidos, entrenados y liderados, eos escalones de mando facilitan las tareas de las forma ciones subordinadas, acortan su enfoque, reducen el alcance de control y mantienen una perectiva ms amplia en tiempo y espacio necesario para una planicacin ecaz. La divisin es el primer escaln capaz de planicar y coordinar ecazmente el uso de todas las capacidades multidominios en todo el marco operacional. Lo mismo sucede con los cuerpos de ejrcito en las operaciones que cuentan con mltiples divisiones. Cada escaln superior tiene una perecti va que debera considerar de manera distinta reecto del tiempo, geograa, toma de decisiones y el eectro electromagntico. Esto no es un nuevo concepto mili tar, pero reeja un gran cambio desde las experiencias formativas de la mayora del liderazgo del Ejrcito en un momento cuando las divisiones y cuerpos de ejr cito servan en roles de un cuartel general conjunto o eaban ms involucrados en el nivel operacional que en el nivel tico. La tercera categora de desaos forma parte de la realidad que el Ejrcito de EUA no tiene ventajas abrumadoras que pueda usar contra cualquier opo nente que el Ejrcito sea requerido para luchar. En el FM 3-0, se reconoce que alunos adversarios tienen capacidades iuales o incluso superiores, las cuales podran poner al Ejrcito en una posicin de relativa desventaja eecialmente en un contexto regional. Alunas de eas capacidades de amenazas, y particu larmente los sistemas integrados de defensa antiarea junto con los fuegos de supercie a supercie de largo alcance, impediran severamente la libertad de accin en los dominios areos y martimos, lo que signica ra que las otras ramas militares no puedan resolver los prolemas ticos terestres de forma tan rpida o fcilmente como hicieron en Irak y Afganistn. la artilera can y cohete del ejrcito de EUA pro balemente e fuera de alcance y cuente con una inferioridad numrica signicativa, lo que supondra un prolema tico incluso en el caso de que las fuerzas amigas cuenten con la superioridad area en ee dominio. La posile combinacin de relativa desventaja en los dominios terestre, martimo y areo presenta implicaciones reecto a cmo las fuerzas del Ejrcito conduzcan operaciones contra formaciones enemigas concebidas bajo sus sistemas de fuegos de largo alcance, que maniobre en apoyo a sus fuegos ms frecuentemente que si fuese lo contrario. Por lo tanto, la comprensin de varios mtodos que usan nuestros adversarios y posiles oponentes (la uera de siste mas, aislamiento, prevencin, uera de Informacin y zonas protegidas) es crtica en la formulacin de planes ticos para derotarlos, como tambin es relevante entender que es probale que eos mto dos se manifearn en forma distinta para cada situacin. A diferencia del com bate aeroterestre que eaba dirigido contra un El coronel Richard Creed, Ejrcito de EUA, es el director de la Direccin de Doctrina de Armas Combinadas en el Fuerte Leavenworth y uno de los autores del FM 3-0, Operations. Cuenta a su haber con una licenciatura de la Academia Militar, una maestra de la Escuela de Estudios Militares Avanzados y una maestra de la Escuela Superior de Guerra. Sus asignaciones incluyen Alemania, Corea, Bosnia, Irak y Afganistn. El teniente general Michael Lundy, Ejrcito de EUA, es el comandante del Centro de Armas Combinadas del Ejrcito de EUA y el comandante de la Escuela de Comando y Estado Mayor en el Fuerte Leavenworth, estado de Kansas. Cuenta a su haber con una maestra en Estudios Estratgicos y es egresado de la Escuela de Comando y Estado Mayor y Escuela Superior de Guerra. Previamente sirvi como el comandante del Centro de Aviacin del Ejrcito de EUA en el Fuerte Rucker, estado de Alabama, y se ha desple gado a Hait, Bosnia, Irak y Afganistn.

PAGE 9

6 solo enemigo, o las previas ediciones del FM 3-0 que en realidad no se enfocaron en una amenaza eecca, en ea edicin del FM 3-0 se centra en los adversarios similares y casi iuales (Rusia, China, Irn y Corea del Norte) en el actual ambiente operacional. Por elo, los desaos operacionales que enfrenta el Ejrcito cubren todo el eectro de operaciones militares en todos los dominios, por lo que era necesario dirigirlos. No se optimiza el FM 3-0 para un solo tipo de operacin o una sola amenaza, sino que en su lugar es evaluado por comparacin con las capacidades y mtodos de los enemigos ms poderosos que se han extendido en todas partes del mundo, declarando lo que se requiere que haga el Ejrcitodesde el combate terestre de gran es cala hasta la preparacin del ambiente de seuridad por medio de participacin regional y todas las operaciones que involucran. El FM 3-0 no cambia el concepto ope racional fundamental del Ejrcito, el cual mantiene las operaciones terestres unicadas. Lo que hace mejor, es explicar los motivos detrs de las operaciones que levamos a cabo para aclarar la interelacin entre el propsito estratgico, la planicacin, preparacin, as como las tareas asignadas a las unidades.Organizacin y propsitoEl FM 3-0 organiza las operaciones sen su pro psito con relacin a los cuatro roles estratgicos del Ejrcito. El Ejrcito conura e aiente oeraciona, reviene e conicto, conuce e comate teestre e ran escaa consoia e xito. Las fuerzas del Ejrcito lo hacen como parte de la fuerza conjunta generalmente en un contexto multinacional para el comandante de una fuerza conjunta. Las versiones previas del FM 3-0 y FM 100-5 no hacan un adecuado hincapi reecto del nexo crtico entre las tareas ticas y el alcanzar el propsito estratgico por el cual se levan a cabo. La categorizacin de las operaciones sen su propsito se alinea con la construccin del faseamiento conjunto que se encuentra en la Pulicacin Conjunta JP 3-0, oint erations mientras enfatiza que no siempre hay una relacin lineal directa entre eas fases (vase la ura 1). En los captulos 3 (Operaciones de conu racin) y 4 (Operaciones preventivas) del FM 3-0, se describen las operaciones que se levan a cabo que no alcanzan el nivel de combate terestre en gran escala cuando los adversarios buscan mtodos bajo el umbral del conicto armado para deseabilizar el eatus quo o derocar a naciones amigas. Los captulos 5 (Combate terestre de gran escala), 6 (Defensiva) y 7 (Ofensiva) se centran en el combate terestre de gran escala y el ca ptulo 8 (Operaciones para consolidar el xito) aborda la transicin escalonada del combate terestre de gran escala hasta alcanzar el propsito operacional o estrat gico nal. Alcanzar el propsito estratgico de las operacio nes es la teora subyacente de victoria en el FM 3-0 y se aborda al nal del captulo 1. Hay pocas soluciones permanentes aceptales del conicto en el nivel estra tgico. La mayora de conictos en el mundo se ges tionan en perodos de tiempo prolongados con ambas partes buscando incrementar y explotar las posiciones de ventaja relativa. En efecto, la fuerza conjunta o Roles estratgicos del Ejrcito de EUA Congurar Prevenir Consolidar el xito Realizar el combate terrestre de gran escalaGanar0 Moldear 1 Disuadir 2 Retener la iniciativa 3 Dominar 4 Estabilizar 5 Empoderar a la autoridad civil Fases conjuntas Figura 1. Roles estratgicos del Ejrcito y sus relaciones con las fases conjuntas(Figura del Manual de Campaa 3-0, Operations, del Ejrcito de EUA)

PAGE 10

7 e ganando o e perdiendo una competencia que proporcione oportunidades para lograr resultados favorales en las operaciones que no alcancen el nivel de conicto armado, durante el conicto armado y en la transicin que ocure despus del conicto armado. El Ejrcito, actuando en el cumplimiento de sus roles estratgicos como parte de la fuerza conjunta, leva a cabo las operaciones a travs de la continuidad del conicto para garantizar que Estados Unidos manten ga una posicin de ventaja relativa ante las amenazas reales y posiles. Las operaciones de conuracin o preventivas tienen xito cuando derotan el prop sito de un adversario como su intencin de querer deseabilizar el eatus quo deseado o derocar a un Estado amigo. Vencemos en el combate terestre de gran escala con la destruccin o derota de las capaci dades convencionales del enemigo y de su voluntad de lucha. Consolidamos el xito denitivamente cuando seuimos el enemigo hasta aseurarnos que no pueda conformar otras formas de resistencia para prolongar el conicto o cambiar su naturaleza con la intencin de frustrar nuestro propsito. En pocas palabras, en el FM 3-0 se proporciona un contexto a los comandantes y sus eados mayores para praicar con xito el arte operacional adecuado en el rango de las operaciones militares.Antiguo y nuevoCualquier discusin de una nueva doctrina para las operaciones de combate terestre de gran escala tiende a generar el debate de que el Ejrcito desea ferviente mente volver a una era ms simple de planicar para una amenaza sovitica en Europa como una forma de escape al desao de la contrainsurgencia. Otra discu sin es que el Ejrcito e intentando volver a intro ducir el combate de gran escala como una justicacin para mantener su estructura de fuerzas. Ninuna de eas dos discusiones es el caso. El captulo 1 describe un ambiente operacional muy diferente del de hace 35 aos o incluso 5 aos. El planteamiento intelectual es eeccamente tomar en cuenta los adversarios de hoy en da y las amplias categoras de operaciones que el Ejrcito leva a cabo para enfrentarlos como parte de la fuerza conjunta. Incorporar las orientaciones del Jefe de Estado Mayor del Ejrcito reecto a la prepa racin del Ejrcito para el combate terestre de gran escala contra un oponente con capacidades similares es crtico, y en el FM 3-0 es evidente que hay conexio nes entre lo que el Ejrcito hace en las operaciones en conictos cortos y lo que el Ejrcito debe hacer a ganar la uera. En el FM 3-0, se describe lo que es perdu ralemente fundamental y lo que ha cambiado en el contexto de las actuales realidades en los ambientes, las organizaciones y capacidades actuales del Ejrcito. Hay muchas grandes ideas que no necesariamente son nuevas en las operaciones pero no han sido adecua damente abordadas en la doctrina o experiencia recien te. Eeccamente intentamos explicar la importancia de las capacidades amigas y enemigas en mltiples do minios y en el ambiente de informacin. Como resulta do, modicamos el marco operacional para aproximar lo al extendido marco del campo de batala encontrado en el concepto de batala multidominio (vase la ura 2). Al hacerlo reconocemos las realidades del ambiente operacional, las capacidades actuales conjuntas y del Ejrcito, junto con las consideraciones de planicacin indiensales para ganar la uera. El nuevo marco operacional incorpora el rea de apoyo estratgico, rea de seuridad conjunta (JSA), rea de consolidacin y rea de fuegos profundos hacia las reas profundas, cercanas y de apoyo previamente designadas. Las reas de apoyo estratgico y de seuridad con junta abarcan donde ocuren aividades del Ejrcito fuera de sus reas de operaciones que son responsabili dad de los comandantes ticos del ejrcito. Las fuer zas del Ejrcito transitan y operan en eas reas, pero eas reas principalmente son del mbito de las otras ramas militares, comandantes de comandos combatien tes y cuarteles generales conjuntos debido a que en gran parte comprenden dominios aparte del terestre. Las incluimos porque las fuerzas del Ejrcito son inuen ciadas en gran parte por lo que ocure al, y eas fuer zas son responsales de planicar las aividades del Ejrcito en esas reas y en el ambiente de informacin. El rea de fuegos profundos es parte del rea profun da que e ms al de donde las fuerzas del Ejrcito inmediatamente planicaran para maniobrar con fuerzas terestres y donde se usaran las capacidades multidominios principalmente conjuntas y del Ejrcito. El rea de apoyo estratgico, el JSA, y el rea de fuegos profundos describen lo que de hecho ya exista pero no se consideraba en la doctrina tica previa de grandes unidades. El rea de consolidacin es la que reeja el cambio ms importante en el marco operacional en

PAGE 11

8 trminos de cmo las fuerzas del Ejrcito consideran las reas de operaciones a nivel de cuerpo de ejrcito y divisin. El rea de consolidacin fue concebida para re solver un antiuo prolema en las operaciones. Por mucho tiempo, el Ejrcito ha tenido dicultades con los desaos de seuridad detrs de sus fuerzas mientras mantienen el tempo en las reas cercanas y profundas. En particular, en las operaciones ofensivas cuando los lmites de la retauardia del equipo de combate de brigada se mueven hacia el frente y se extiende el tamao del rea de apoyo de la divisin sobrepasando la capacidad de las unidades que operan en ese lugar para controlar el tereno, garantizar la seuridad de la polacin y protegerse contra las fuerzas enemigas que han sido sobrepasadas. La solucin tpica era asignar rea de consolidacin rea de apoyo rea de apoyo estratgico (En el teatro) rea de seguridad conjunta (En el teatro) rea profundaManiobra Fuegos El rea de apoyo estratgico describe el rea que se extiende de un teatro de operaciones al territorio continental de Estados Unidos o el rea de responsabilidad de un comandante de comando combatiente que contiene esas organizaciones, lneas de comunicacin y otras agencias requeridas en el campo. Incluye aeropuertos y puertos martimos que apoyan el ujo de fuerzas y sostenimiento en el teatro de operaciones. El rea de seguridad conjunta es un rea de supercie especca designada por el comandante de la fuerza conjunta para facilitar la proteccin de bases conjuntas y sus lneas de comunicacin vinculantes que apoyan las operaciones conjuntas. El rea de consolidacin es la parte del rea de operaciones del comandante que es designada para facilitar las tareas de seguridad y estabilizacin necesarias para lograr la libertad de accin en el rea cercana y apoyar la consolidacin constante de avances. El rea de apoyo es la parte del rea de operaciones del comandante que es designada para facilitar el posicionamiento, uso y proteccin de medios de sostenimiento de las bases requeridos para sostener, empoderar y controlar las operaciones. El rea cercana es la parte del rea de operaciones del comandante asignado a las fuerzas de maniobra subordinadas. La zona entre el borde delantero de tropas amigas (FLOT) y la lnea de coordinacin de apoyo de fuego (FSCL) normalmente es el rea sobre la cual las fuerzas terrestres amigas intentan maniobrar en el futuro cercano y tambin es el rea donde normalmente se ejecutan las operaciones de interdiccin area conjunta a travs del centro de operaciones de apoyo areo/centro de apoyo areo directo. La Publicacin Conjunta (JP) 3-03, Joint Interdiction La interdiccin describe mejor cmo los fuegos conjuntos y los del Ejrcito normalmente son usados en el rea profunda. Una accin para desviar, interrumpir, demorar o destruir la capacidad militar de supercie del enemigo antes de que pueda ser usada ecazmente contra fuerzas amigas o de otras maneras lograr sus objetivos. El rea profunda es la parte del rea de operaciones del comandante que no es asignada a unidades subordinadas. Espacio, ciberespacio, informacin rea cercanaEquipo de combate de brigada Divisin Cuerpo de ejrcito Ejrcito de teatroFLOT FSCL Figura 2. FM 3-0 marco operacional para las operaciones terrestres unicadas(Figura del Manual de Campaa 3-0, Operations, del Ejrcito de EUA)

PAGE 12

9 poder de combate desde las brigadas comprometidas en operaciones en reas cercanas y profundas hacia la brigada incrementada de maniobra (MEB) durante los ejercicios, que era satisfactoria siempre que la divisin solo sobrepasara pequeas formaciones enemigas y el escenario de entrenamiento se mantuviera bajo con trol para mantener el nivel de agresin de las fuerzas enemigas. Las experiencias reales contra las fuerzas iraques en los primeros meses de la Operacin rai rreeom indicaron que ee planteamiento implica riesgos signicativos durante y despus de la ejecucin de las operaciones de combate terestre de gran escala. No se le debe permitir suciente tiempo al enemigo para que reconstituya nuevas formas de resistencia para prolongar el conicto y deshacer nuestros avances iniciales en el campo de batala. Contra amenazas ms capaces, necesitamos abordar el prolema directamente planicando para elo y empleando poder de combate adicional necesario ms al de lo que se requiere en las reas cercanas y profundas para consolidar los logros en las operaciones de combate de gran escala. Durante la Guera Fra en Europa, el Ejrcito poda depender de sus aliados para rpidamente proporcio nar poder de combate necesario a n de consolidar los xitos cuando terminaba el combate de gran escala en un rea de operaciones determinada. Si bien ee an es el caso en Corea, y probalemente ser realidad cuando se luche como parte de la OTAN, hay otros lugares en el mundo donde las fuerzas del Ejrcito necesitaran consolidar sus xitos por s solas al menos desde un principio. Esto es muy importante cuando levamos a cabo las operaciones ofensivas de alta intensidad que sobrepasan grandes fuerzas de maniobra del enemigo para evitar ser inmovilizados mientras eamos dentro del alcance de los fuegos de can, cohetes y misiles de largo alcance del enemigo. En el FM 3-0, se declara que los comandantes de cuerpo de ejrcito y divisin ueen designar el rea de consolidacin a un escaln subor dinado como un rea de operaciones para facilitar la libertad de accin, reduciendo la carga de las unidades en las reas cercanas, profundas y de apoyo. En el caso de una divisin, eo normalmente sera ejecutado por un equipo de combate de brigada subordinado que se debe considerar cuando el ejrcito en un teatro de ope raciones leve a cabo una reasignacin de fuerzas sen las necesidades del comandante de la fuerza conjunta. Un cuerpo de ejrcito asignara la responsabilidad de su rea de consolidacin a una divisin, la cual que aumentara de tamao mientras sus divisiones avanzan y sus lmites cambien para mantener el mpetu. Las reas de consolidacin son dinmicas ya que sus unidades subordinadas inicialmente desarolan opera ciones ofensivas, defensivas, y tareas mnimas de ea bilizacin necesarias para derotar las fuerzas que han sido sobrepasadas, controlar terenos e instalaciones claves junto con proteger los centros de polacin. Con el transcurso de tiempo y a medida en que se desarola la situacin, la combinacin de tareas probalemente ser en partes iuales de seuridad y de eabilizacin en cada rea de consolidacin. Sin embargo, las tareas relacionadas con la seuridad siempre son la prioridad ms alta. La planicacin y ejecucin para consolidar el xito deben considerar todos los medios de resistencia enemiga y deben tambin ser dirigidas como una forma de explotacin y persecucin si queremos crear resulta dos duraderos. Resulta crtico el evitar que el enemigo tenga tiempo suciente para reorganizarse hacia otro tipo de lucha. Como se mencion antes, las fuerzas asignadas a las reas de consolidacin son aditivas y no deben extraer el poder de combate fuera del rea cercana. Cuando planicamos las operaciones y asignamos las fuerzas, debemos considerar el requerimiento de consolidar el xito como parte de las responsabilidades del eado mayor en sus estimaciones. El requerimiento de conso lidar el xito no desaparecer si lo ignoramos, y mien tras ms larga sea la demora para abordarlo, mayor ser el impacto en la capacidad de la fuerza de sostener el ritmo y el requerimiento ser probalemente de mayor desao. El Ejrcito siempre ha tenido la tarea de consolidar el xito. Lo hizo, con mayor o menor xito en las Gueras Indias, en la reconstruccin despus de la Guera Civil, en la Guera Hispano-Americana, en la Seunda Guera Mundial y Corea, y en Vietnam, Hait, Irak y Afganistn. Cun exitosamente lo hicimos proporciona informacin sobre cmo los resultados de eas ueras o conictos son considerados hoy en da. Hay implicaciones evidentes en ea idea. Unidades organizadas para tareas de seuimiento y de apoyo en la conduccin de operaciones de armas combinadas son esenciales. Las unidades podran ear en el teatro de operaciones o ser fuerzas que se presenten ms tarde del proceso de desplieue. Las unidades de una coali cin frecuentemente podran ser apropiadas para ser

PAGE 13

10 asignadas a las reas de consolidacin. La mayor impli cancia es que ms fuerzas son requeridas y eas deben ser incorporadas para derotar al enemigo en el campo de batala y consolidar el xito para alcanzar el objetivo estratgico, en lugar de solo derotar al enemigo en el campo de batala.Los escalones del Ejrcito y el marco operacionalEn el FM 3-0, se reconoce la importancia preemi nente de las capacidades del ciberespacio y el espacio exterior, la uera electrnica y el ambiente de infor macin fuertemente disputado. Extrae aectos clave de la doctrina ms reciente de eas reas y los integra en las operaciones realizadas por los ejrcitos de tea tro, cuerpos de ejrcito y divisiones. La convergencia de eas capacidades en apoyo a las fuerzas terestres para ganar y explotar las posiciones de ventaja es un rol crtico jugado en el nivel de divisin hacia ari ba. Los equipos de combate de brigada que luchan en el rea cercana generalmente carecen del tiempo o capacidades para planicar y usar ecazmente capacidades multidominios aparte de las que ya en bajo su control. La movilidad, letalidad y proteccin dominan el enfoque cognitivo en los escalones de bri gada hacia abajo en el combate terestre. Los ejrcitos de teatro, cuerpos de ejrcito y divisiones en su cientemente lejos del combate cercano para tener una perectiva ms amplia de todo el marco operacional, donde se coordinan y sincronizan las capacidades existentes en todos los dominios para convergir en tiempo y espacio logrando la libertad de accin para los escalones subordinados. Son elos los que identi can y explotan las oportunidades evidenciadas. La forma de cmo pensamos reecto al marco operacional ha cambiado. La primera diferencia a considerar es que ya no se discute de estructuras lineales versus no lineales. En su lugar, el FM 3-0 tiene reas de operaciones continuas y discontinuas para comprender mejor la naturaleza no lineal de las operaciones sin importar las lneas sicas que se despliegan en un grco. El siuiente cambio y el ms importante, es que todas las reas del marco operacional tienen consideraciones sicas teoraes conitifas y irtuaes que se relacionan con el enfoque de un escaln eecco. Sin un enfoque centrado en el escaln en tiempo y espacio a travs de mltiples dominios, lo ms probale es que todos se concentren solo en la lucha cercana y en las operaciones en curso. Las consideraciones en el marco operacional pro porcionan a los comandantes y sus estados mayores una forma de apreciar mltiples dominios y el am biente de informacin en el contexto de las opera ciones en el tereno. Estas consideraciones estn tan interelacionadas como los dominios en cualquier situacin especfica con distintas implicaciones en diferentes escalones que operan en distintas reas en el marco operacional. Las consideraciones fsicas y temporales tienen que ver con el espacio y tiempo, las cuales han estado con nosotros por mucho tiempo. Las consideraciones cognitivas son elementos que tienen que ver con la toma de decisiones y voluntad del enemigo, nuestra voluntad y el comportamiento de la polacin. Las consideraciones virtuales se re lacionan con las actividades y entidades que residen en el ciberespacio, tanto amigo como enemigo. Estas cuatro consideraciones, permiten que los comandan tes y estados mayores evidencien la realidad de que todo conflicto es una batala multidominio, y que ha sido as por mucho tiempo. Las capacidades martimas han influido en el combate terestre por ms de 2.000 aos. Las capaci dades areas han hecho lo mismo por ms de un siglo, mientras que las capacidades espaciales han estado con nosotros por ms de 40 aos. An el ciberespacio ha jugado un rol relevante por casi dos dcadas. Al extender explcitamente el marco operacional ms al de un modelo fsico tcticamente centrado, el FM 3-0 expone el uso de capacidades individuales en un rango restringido durante operaciones que no alcanzan a ser un conflicto armado, en las contingen cias de menor escala, en el combate terestre de gran escala y mientras consolidamos los xitos para lograr resultados duraderos de nuestra operaciones tcticas.El camino hacia el futuroEl nuevo FM 3-0, posee implicaciones signicati vas para el Ejrcito mientras se reorienta hacia el combate terestre de gran escala y simultneamente se conducen otros tipos de operaciones en otras partes del mundo para evitar que adversarios simila res y casi iuales obtengan posiciones de ventaja estratgica. Muchas consideraciones necesarias para lograr el xito militar en el actual ambiente

PAGE 14

11 operacional siuen fundamentalmente sin ser altera das, pero lo que ha cambiado s es importante. Las fuerzas del Ejrcito no puede darse el lujo de centrar se solo en el combate terestre de gran escala a costa de las otras misiones que la Nacin les demanda hacer, pero al mismo tiempo, el Ejrcito no puede permitirse no ear preparado para eos tipos de operaciones en un mundo cada vez ms ineale. Estar preparado para el combate terestre de gran escala genera una disuasin crele y aporta a la eabilidad mundial. Estar preparado requiere la doctrina adecuada para ejrcitos de teatro, cuerpos de ejrcito, divisiones y brigadas para que eas unidades leven a cabo sus operaciones con la combinacin acertada de fuerzas capaces de ejecutar las tareas ticas para lograr los objetivos operacionales y estratgicos. Anticipamos con gran inters una fuerte discusin profesional en todo el Ejrcito mientras integramos la nueva doctrina operacional en la fuerza. Sin lugar a dudas, ea discusin profesional proporcionar informacin para hacer ms cambios en el futuro y hacernos un mejor Ejrcito. Notas1. El Manual de Campaa (Field Manual FM) 3-0, Operations (Washington, DC: U.S. Government Publishing Oce [GPO], 2008 [obsoleto]). Se public el Cambio 1 a esta versin en 2011; Army Doctrine Publication 3-0, Unied Land Operations (Washington, DC: U.S. GPO, 2011 [obsoleta]). 2. El FM 3-0, Operations (Washington, DC: U.S. GPO, 6 de octubre de 2014). 3. Ibd., gura 1-4. 4. Vase David G. Perkins, La batalla multidominio: Impulsando el cambio para ganar en el futuro, Military Review 73, nro. 1 (Primer Trimestre de 2018): pgs. 43-50.

PAGE 15

12 Preparndonos para combatir hoy Las Operaciones Multidominio y el Manual de Campaa 3-0General David G. Perkins, Ejrcito de EUA

PAGE 16

13 nste es e seuno e os tres artcuos sore as oe raciones mutiominio a trafs e unto e ista e tomano e biestraiento octina e ncito e nUA. nn e resente artcuo, se iscute e unaen to anteaiento ara incorora os aectos e as oeraciones mutiominio en e anua e taaa 3-0, eraciones, ubicao en octure e 2017. nn reconocimiento a centenaio e inreso e as ruerzas nxeicionaias e nUA en a imera uea unia, os artcuos incororan oservaciones ecciones isticas reevantes ara eaca o nuevo istinuiro e o antiuo.El 10 de septiembre del 2001, el Ejrcito saba que luchara y ganara conduciendo oeraciones en e eectro tota y, el 2003, el comienzo de la Operacin rai rreeom demostr el dominio de EUA en el campo de batala. Sin embargo, en los siuientes aos la fuerza tendra dicultades para adaptarse mien tras evolucionaban los ambientes operacionales. La introeccin que siui, con el tiempo, condujo hacia una nueva doctrina. A medida que se incrementa la velocidad de eos cambios, se incrementa la tensin entre la necesidad de prepararse para futuras operaciones y la di cultad para anticipar los ambientes operacionales. Sin embargo, resistirse al cambio no es una opcin; cuando los adversarios de la Nacin cambian sus m todos para levar a cabo las operaciones, lo mnimo que el Ejrcito puede hacer es adaptarse tan rpido como sea posile. Si bien podemos anticipar alunos cambios y prever tendencias eeccas, muchas caraersticas de los ambientes futuros son desco nocidas. Para mitigar ea incertidumbre, las fuerzas del Ejrcito deben ser capaces de adaptarse e innovar constantemente para que podamos luchar y ganar en los ambientes que podramos enfrentaren los prximos cinco aos u hoy; en los siuientes cinco a diez aos, o maana; o en el futuro ms al del ao 2030. El Ejrcito necesita pronosticar las tendencias a mediano y largo plazo y prepararse como mejor pueda, pero tambin necesita desarolar los princi pios operacionales que pueden uiar la adaptabilidad e innovacin en las operaciones y entrenamientos hoy en da. Las operaciones multidominio combinan todos eos requerimientos.El ejemplo del cambio doctrinario alemn en la Primera Guerra MundialDe la experiencia de la Primera Guera Mundial, es evidente que el xito militar depende de una organi zacin dispuea a aprender, un concepto central que puede integrar la innovacin y adaptacin, as como la capacidad de proliferar e impulsar su implementacin hacia toda la fuerza. El xito tico alemn prolong la uera y supuso un alto costo para los aliados, aunque nalmente las fuerzas alemanas fueron derotadas. En el verano de 1914, los ejrcitos opositores a los poderes Centrales y Aliados anticiparon una corta pero decisiva campaa basado en su doctrina y tica. Sin embargo, en diciembre de ese ao los fundamentos doc trinarios de todos los combatientes fueron insucien tes. Los ejrcitos se adaptaron al combate ealeciendo forticaciones de campaa complejas a lo largo de todo el frente occidental ya que ninuna de las partes poda darse el lujo de sostener las tasas de bajas sufridas en los primeros meses de la uera. Comenz la competencia por nuevas ticas y doctrina para romper ese eanca mientoen un conicto que se cobr 8,5 milones de vidas antes de que un armisticio pusiera n a la uera La creacin de una nueva doctrina en medio del combate a gran escala es un esfuerzo costoso porque las ticas doc trinarias son diseadas a base del ensayo y eror, y se pagan con sangre. De todos los ejrcitos que participaron en la Primera Guera Mundial, los alemanes fueron los que mejor transforma ron e implementaron la doctrina tica durante la uera Los alemanes (Ilustracin de la pgina anterior cedida por el Ejrcito de los Estados Unidos)El general David G. Perkins, Ejrcito de EUA, es el comandante del Comando de Adiestramiento y Doctrina del Ejrcito de EUA. Cuenta a su haber con una licenciatura de la Academia Militar de Estados Unidos, una maestra en Ingeniera Mecnica de la Universidad de Michigan y una maestra en Estudios Estratgicos y Seguridad nacional de la Escuela Superior de Guerra Naval. Previamente, sirvi como el comandante del Centro de Armas Combinadas en el Fuerte Leavenworth, Kansas.

PAGE 17

14 aplicaron un proceso dinmico que utiliz un concepto central, complementado con la innovacin que comien za en el nivel tico y es empoderado por una organi zacin dispuea a aprender. Sin embargo, al principio las fuerzas alemanas se rigieron por una doctrina. Halten, was zu halten ist, que signica afrate a lo que se puede aferar, ree jaba la teora militar alemana detrs de una defensa de primera lnea inexile que careca de profundidad real aluna A medida que la uera se desaro laba, las operaciones de los Aliados evolucio naron a travs del uso ecaz de artilera con centrada para apoyar los asaltos de infantera, con resultados letales Antes del verano de 1916, y a pesar de emplear una doctrina de fectuosa en un campo de batala cambiante, las fuerzas armadas alemanas se resistieron a posiles cambios doctrinarios, por lo que su relativo poder de combate fue afectado. No era que las unidades alemanas no hiciesen un esfuerzo. El fracaso eaba en el liderazgo. Aquelos que sobrevivieron en las lneas del frente eran innovadores y adapta les. Sen un general alemn, las balas r pidamente dictan nuevas ticas, pero esas nuevas ticas eran sofocadas en los niveles inferiores, no legando a la organizacin como una necesidad deseerada de mejores prc ticas r. An los integrantes de mayor antie dad en el Alto Mando Alemn haban iden ticado ejemplos de ticas escalales que resultaron ser exitosas en todo el frente occi dental, pero el general Erich von Fakenhayn, Jefe de Estado Mayor de las fuerzas alemanas, consider innecesarios hacer ciertos cambios. No fue hasta que Fakenhayn fuese relevado de sus funciones y que el mariscal de campo Paul von Hindenburg con el teniente gene ral Erich Ludendorf desempearan similar funcin, que el Alto Mando Alemn imple mentara los necesarios cambios. El liderazgo proporcionado por Ludendorf por el Alto Mando Alemn dio lugar a la difusin de nuevas ideas que echaran races en toda la fuerza. En diciem bre de 1916, la seccin de operaciones del Alto Mando Alemn ya haba analizado los informes de tereno y la inteligencia de todo el frente occidental para desarolar una doctri na nueva. e incies o toman in te eensife ae in osition arare [Los principios del mando en la batala defensiva en posicin] ealeci un punto de referencia de cundo las fuerzas armadas alema nas adoptaron el concepto central de la profundidad operacional y la aplic como una organizacin de aprendizaje. El mariscal de campo Paul von Hindenburg (izq .) fue nombrado Jefe de Estado Mayor General con el general Erich Ludendor (der.) como su subcomandante despus del fracaso en el ataque alemn contra Verdn y la posterior renuncia del Jefe de Estado Mayor General Erich von Falkenhayn, 29 de agosto de 1916. Ludendor era responsable del desarrollo y promulgacin del Programa Hindenburg, una iniciativa para organizar lo que qued de los recursos alemanes agotados de material y personal en un nuevo esfuerzo de guerra total nacional. Como parte de este proceso, Ludendor tom la iniciativa en la modernizacin de la doctrina tctica del ejrcito que haba sido en gran parte inecaz. Recolectando observaciones durante frecuentes visitas al campo de batalla en el frente, Ludendor desarroll y promovi un sistema de defensa exible que, al principio, venci a los ejrcitos de Francia y Gran Bretaa en 1917. (Foto: Biblioteca del Congreso de EUA)

PAGE 18

15 Durante todo el ao 1917, los alemanes frustraron en repetidas ocasiones a las fuerzas francesas y brit nicas que luchaban con una doctrina tica dogm tica y formulista con efectos desastrosos. La respuea alemana era la constante reexaminacin y evolucin de su doctrina El aprendizaje dio resultados cuando las primeras unidades que emplearon los elementos de incies [Principios] y otra doctrina alemana emer gente ganaron nuevamente sus ventajas de relativo poder de combate que haba eado en declive desde 1915. Con el transcurir del tiempo, los Aliados re conocieron el valor de la nueva doctrina de Alemania e intentaron, aunque sin xito, incorporar los aectos de la misma en el invierno de 1917 a 1918.La necesidad de cambiar la doctrina del Ejrcito en 2017La doctrina actual del Ejrcito de EUA efec tivamente plantea que las luchas hbridas de baja intensidad relativamente familiares para el Ejrcito podran ser enfrentadas hoy, pero dicha doctri na no abordara adecuadamente las operaciones de combate de gran escala. Por ejemplo, cuando se redact el presente artculo, la doctrina no explicaba suficientemente cmo sincronizar las capacidades en los dominios martimos, cibernticos o espaciales en las operaciones de combate de gran escala contra oponentes con capacidades similares. La revisin del Manual de Campaa (FM) 3-0, br erations pulicado en octubre de 2017, solucionar esta deficiencia. Alunas ideas se esparcen por toda la fuerza ope racional y producen cambios sin importar su fuente. Una idea normalmente surge debido a las condi ciones que exigen el cambio urgente. En la uera, mientras aumenta el nmero de bajas y las tcticas no sirven, la urgencia es evidente y convincente. Sin embargo, generalmente, el cambio va ms lento puesto que un sinnmero de posibilidades y probabi lidades pueden circular en una fuerza que no parti cipa en operaciones de combate de gran escala. En este ambiente tenebroso, donde existes una falta de consenso entre los lderes respecto a los prolemas y soluciones, el cambio puede parecer menos urgente y ms difcil de lograr. Sin embargo, es en este perodo de posibilidades y probabilidades en donde existe la oportunidad y utilidad para lograr el cambio. La octina como se describe en los manuales de campaa y otras pulicaciones doctrinarias, propor ciona orientacin a las fuerzas del Ejrcito dedicadas a entrenar, desplegarse y operar en todas partes del mun do hoy en dafuerzas que podran encontrarse en el combate para hoy. Los conceptos, como son descri tos en los foletos del Comando de Adiestramiento y Doctrina (TRADOC) del Ejrcito de EUA, cambian el Ejrcito; los conceptos que TRADOC usaba en 2017 representa cmo el Ejrcito puede levar a cabo las operaciones entre el 2020 al 2040 (cuando se redact el presente artculo, las revisiones eaban en proceso de desarolo). Los conceptos de TRADOC en bien orientados, son tiles y signicativos a gran escala para una de las organizaciones ms grandes en el mundo. Sin embar go, los grupos principales que usan los conceptos de TRADOC en la planicacin representan menos del uno por ciento de todo el Ejrcitopersonas trabajan do en el Estado Mayor del Ejrcito, en adquisiciones, o como parte del Centro de Integracin de Capacidades del Ejrcito (ARCIC). Los lectores deben tener pre sente que el TRADOC normalmente pulica los conceptos por lo menos cinco aos antes de que eos evolucionen y se conviertan en la doctrina que ua a la fuerza operacional. Por ejemplo, el foleto 525-3-0, e .. br tastone toncet, pulicado por TRADOC el 2012. Este fue un precursor al combate multidominio que se denominaba la sinergia entre dominios, en el que las fuerzas buscaran complementarse En dis tintos dominios [incluyendo el espacio y ciberespacio] de tal forma que cada uno mejore su ecacia y compen se las vulnerabilidades de los otros. En relacin a las operaciones multidominio, se han estudiado aectos eeccos en los ltimos cinco aos. Se integran eos elementos validados en el FM 3-0 al mismo tiempo que TRADOC desarola an ms las operaciones multido minio como concepto.Cmo fue desarrollada la fuerza y doctrina actualEl 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos entr un perodo denido por ueras y conictos prolonga dos. Desde Afganistn hasta Irak, las Fuerzas Armadas de EUA emplearon la fuerza decisiva que alcanzaron rpidas victorias iniciales y resultaron en un abruma dor dominio en todo el eectro de operaciones. Sin

PAGE 19

16 embargo, mientras la situacin volva a la calma en Bagdad a nes de 2003, la doctrina que haba preparado al Ejrcito para el siuiente conicto result inadecuada para los conictos que el Ejrcito enfrent en el tereno. El Ejrcito se dedic en los siuientes aos al diseo, implementacin y mejora de los principios, ticas, tcnicas y procedimientos para emplearlos contra un enemigo que se refugiaba entre la polacin civil y con taba con armas con las cuales no ebamos preparados para enfrentar. Lentamente, y tal como hizo el ejrcito alemn en la Primera Guera Mundial, las Fuerzas Armadas de EUA se dieron cuenta de que la doctrina necesitaba reejar los ambientes operacionales actuales, as como el ritmo del cambio. En la siuiente dcada, las fuerzas conjuntas se con centraron casi exclusivamente en eliminar la amenaza presentada por dispositivos explosivos improvisados y fortalecer las capacidades necesarias para contrarear

PAGE 20

17 las insurgencias. En 2006, el Ejrcito pulic el FM 3-24, tounteinsurenc para proporcionar la doctrina que necesitaban las fuerzas operacionales, (la literatura doctrinaria del Ejrcito constaba solo los manuales de campaa hasta 2009; hoy en da, eos manuales hacen hincapi en las ticas doctrinarias). La doctrina en el FM 3-24 proporcion un marco central y un punto de partida para una situacin que eaba bajo constante cambio. El nuevo liderazgo y las fuerzas de la oleada aplicaron la nueva doctrina y, al nal, el gobierno de Irak y las Fuerzas Multinacionales-Irak lograron una posicin de relativa ventaja. Estas acciones salvaron vidas norteamericanas pueo que las muertes disminu yeron de 904 en 2007 a 149 en 2009. Es esencial comprender que en eas ueras en Irak y Afganistn el Ejrcito acept un nivel de riesgo para modernizarse, tanto en lo intelectual como en lo econmico. Mientras el Ejrcito desarolaba las capacidades de contrainsurgencia y cooperacin en materia de seuridad, nuestros adversarios iuales y/o similares invertan mucho en la modernizacin de sus capacidades para degradar y derotar las ven tajas que las fuerzas de EUA tenan desde el n de la Guera Fra. Comenzando en 2002, el futuro subsecretario de Defensa Bob Work advirti de las preocupaciones emergentes sobre China, Rusia e Irn, que aivamen te modernizaban sus estrategias de negar el acceso y uso de reas por las fuerzas de EUA. A travs de eas estrategias, Rusia y China han desarolado capacidades considerales para limitar las ventajas militares de EUA. Despus de ms de una dcada de contrainsur gencia y desarolo nacional, el Ejrcito introdujo la Pulicacin de Doctrina del Ejrcito (ADP) 3-0, erations en 2011. La ADP 3-0 puso en marcha una reanudacin para la accin decisiva con la introduc cin de oeraciones teestres unicaas un concep to evolutivo que reeja la progresin del Combate Aeroterestre y las operaciones de eectro total. Las operaciones terestres unicadas permitieron que se volviesen a introducir elementos previamente des cartados. Por ejemplo, el marco operacional reintro dujo las reas profundas, cercanas y de apoyo, reco nociendo la letalidad como un elemento fundamental en las operaciones militares, y la doctrina agreg dos competencias intrnsecas del Ejrcito: la maniobra Un vehculo de transporte Stryker volcado despus de que un dis positivo explosivo improvisado (IED) detonara en Irak, 6 de enero de 2007. El Stryker fue recuperado y empleado nuevamente para proteger a ms soldados en misiones hasta que otro dispositivo nalmente lo dej fuera de accin. La doctrina conjunta se centr en la derrota de los IED y la conduccin de operaciones de contrainsurgencia para la mayora de la guerra en Irak y Afganistn hasta la introduccin de la Publicacin de Doctrina del Ejrcito 3-0, Operations, en 2011, que ampli el alcance de las capacidades necesarias para los futuros conictos. (Foto: Ejrcito de EUA)

PAGE 21

18 de armas combinadas y la seuridad de reas exten sas. En la ADP 3-0, vuelve a incorporar antiuos trminos de la ciencia y el arte operacional que son relevantes. La Pulicacin de Doctrina de Referencia del Ejrcito (ADRP) 3-0, eraciones hizo lo mismo pero en mayor detale. Sin embargo, el Ejrcito no ha tenido un manual FM 3-0, eraciones que se centre en las operaciones de combate de gran escala en el ni vel de ejrcito de teatro, cuerpo de ejrcito o divisin desde 2011. A pesar de alunas actualizaciones desde 2011 y una gran revisin en 2016, tanto la ADP 3-0 como la ADRP 3-0 an ofrecen solo principios limitados para las operaciones de combate de gran escala. Era evi dente la necesidad de un nuevo FM 3-0 para abordar ea deciencia doctrinaria en el interno. El nuevo FM 3-0 impulsar los cambios necesarios en la ADP 3-0 y la ADRP 3-0, as como el reo de la doctrina del Ejrcito. Las operaciones multidominio sern integra das en el FM 3-0 de manera que las fuerzas operacio nales del Ejrcito puedan aplicar la doctrina sin ace caios sinicatifos a a uerza actua.La fuerza y doctrina que necesita la NacinLas operaciones multidominio captan el concepto de que el xito militar depende de las capacidades en los dominios del aire, ciberespacio, tiera, mar y espacio y en el eectro electromagntico. Es lo mismo con el Ejrcito, otras instituciones militares, y con nuestros adversarios. Desde la perectiva de las fuerzas de EUA, es un concepto que ayudar a las unidades a evitar una posicin de desventaja relativa contra un adversario iual o casi iual en zonas geogrcas crticas en cual quier parte del mundo. Las operaciones multidominio uan una coordinacin e integracin ms estrecha de capacidades nunca antes vista. El Manual de Campaa 3-0, Army Operations, proporcionar la doctrina para ayudar al Ejrcito anticipar los requerimientos y sincronizar las capacidades en los dominios terrestre, areo, martimo, ciberntico y espacial en las operaciones de combate a gran escala contra oponentes iguales en la actualidad y el futuro cercano. (Combinacin grca por Jim Crandell, Army University Press. Foto de fondo de Call of Duty: Black Ops 3-OFFICIAL TRAILER & BREAKDOWN!, Flickr.com. Foto de primer plano: Cherie A. urlby, Departamento de Defensa)

PAGE 22

19 Por ejemplo, el Ejrcito no puede depender de la Fuerza Area para resolver prolemas ticos en un ambiente de sistema de defensa antiarea integrado congestionado cuando un enemigo tiene fuegos de largo alcance superiores y medios capaces de inteligencia, observacin y reconocimiento. Las unidades que se que dan en posiciones jas cuando ealecen contacto con el enemigo para eerar orientaciones o la entrega de capacidades de podero areo probalemente seran des truidas por la artilera en masa en el combate cercano. Si bien las fuerzas conjuntas actualmente emplean los elementos de operaciones multidominio, el vaco doctrinario ms notale ha sido la falta de conceptos para las capacidades de operaciones multidominio en el combate de gran escala. El Ejrcito y las otras instituciones militares deben ser capaces de combi nar las capacidades en mltiples dominios de manera integrada para lograr la iniciativa y, luego, explotarla. En suma, nuestra doctrina necesita orientar a fuerzas preparadas con capacidades convergentes e integradas que se extienden a lo largo de todos los dominios, en comparacin con sincronizar un conjunto federado de capacidades independientes. La revisin del FM 3-0 no lenar todas las brechas doctrinarias. Ms bien, proporcionar normas a los comandantes, eados mayores y lderes mientras usan las capacidades multidominio en el entrenamiento, planicacin y operaciones. Es la responsabilidad de los lderes de hoy en da innovar, iterar y adaptar ea doctrina antes de un gran conicto armado, si ocure.Las operaciones terrestres unicadas y el combate multidominioPor lo tanto, se disea el concepto emergente del combate multidominio para ayudar a conurar el Ejrcito sen los desaos anticipados. Como un con cepto del TRADOC, el combate multidominio tratar con el alineamiento de requisitos para desarolar uturas capacidades necesarias para ganar en el com bate futuro. Sin embargo, y qu de los desaos que el Ejrcito puede enfrentar hoy? En Europa, el Pacco y el Medio Oriente, nuestros adversarios han adaptado sus capacidades para desaar las ventajas a las cuales nos hemos acostumbrado. Debemos comenzar el pro ceso de cambio hoy en da, reconociendo las maneras para mejorar e innovar con la tecnologa y capacidades que actualmente tenemos, y de an ms importancia, debemos comenzar el cambio cultural a una nueva ai tud con reecto a los prolemas operacionales. Dos secciones del FM 3-0 se centrarn eecca mente en los elementos clave del combate multido minio. El primer elemento ser el campo de batala multidominio extendido, que ser descrito en una seccin sobre los ambientes operacionales anticipados. En ee elemento, se integrarn el espacio, ciberespacio, el eectro electromagntico y el ambiente de informa cin en cmo los comandantes consideran el ambiente operacional general. Expresar que todo combate es multidominio. Esta doctrina orientar a los coman dantes y eados mayores cmo combinar y replicar las capacidades multidominio en las operacionesr. El seundo elemento constar de un marco opera cional actualizado para levar a cabo las operaciones terestres unicadas, relacionado con la comprensin de un ambiente operacional. Es probale que los ene migos inicien hostilidades desde una posicin inicial de ventaja sica, temporal y cognitiva relativa, as como otros factores caraersticos del dominio terestre en todo el eectro de conicto. El aecto sico es directo: la geograa, tereno, infraestructura, alcances de las armas, etctera. El aecto temporal implica la complejidad adicional de variales extensas basadas en el tiempo que afectan una operacin, requiriendo que los comandantes piensen ms al que solo la sincro nizacin. Los aectos virtuales incluirn las aivida des relacionadas con la informacin, ciberespacio y la uera electrnica. En ltimo lugar, el aecto cognitivo se relacionar con la comprensin del enemigo y de nosotros mismos, las percepciones y comportamiento de las polaciones. Las consideraciones cognitivas sern apoyadas por informacin de los aectos sicos, tem porales y virtuales del marco operacional. Para abordar las probales posiciones de ventaja re lativa del enemigo, el FM 3-0 debatir la necesidad de la sincronizacin, convergencia de capacidades y un alto ritmo operacional mientras acepta riesgos ms subs tanciales que los de las tareas de contrainsurgencia o eabilizacin. Mtodos rmes de mando tipo misin, movilidad, reconocimiento a profundidad, proteccin y sostenimiento sern crticos en la conduccin exitosa de las operaciones de gran escala. Adems, los coman dantes y eados mayores deben incluir la innovacin y exibilidad en cmo emplean el ritmo u sincronizan la

PAGE 23

20 maniobra, fuegos entre los dominios y acciones de in formacin. Es a travs de la convergencia de todos eos efectos en mltiples dominios que el Ejrcito prevalece r contra un enemigo de iuales capacidades. En el concepto de las operaciones multidomi nio, las fuerzas conjuntas usarn la velocidad de reconocimiento, decisin y accin para explotar las oportunidades de superioridad en el dominio con operaciones enfocadas en la fuerza para destruir capacidades enemigas clave. Los requerimientos y consideraciones de las operaciones multidominio proporcionarn el marco por el cual los comandantes y estados mayores usan estas acciones para derotar al enemigo. Un concepto multidominio que enfatiza la oportunidad de lograr la accin ofensiva bien sin cronizada de alto ritmo, posilemente mediante una maniobra profunda ayudar a las fuerzas del Ejrcito a derotar a enemigos con fuegos de largo alcance y capacidades de defensa antiarea superiores.ConclusinEstamos ante una afortunada posicin al tener la humildad de aceptar que necesitamos mejorar la manera en que levamos a cabo las operaciones aunque no podamos predecir la prxima lucha con certeza absoluta. Revisamos nuestra doctrina operacional, comenzando con el FM 3-0 en octubre de 2017, con el n de que las fuerzas puedan prepararse para enfrentar las tendencias que son evidentes y los cambios impre deciles que surgirn. De ahora en adelante, es respon sabilidad de los comandantes y sus eados mayores, soldados profesionales y lderes el aplicar y renar an ms la doctrina para que todos eemos preparados para luchar y ganar. La victoria comienza aqu. Notas 1. El Manual de Campaa (Field Manual FM) 3-0, Operations (Washington, DC: U.S. Government Publishing Oce [GPO], 2001 [obsoleto]), pg. 1-4, citado en Bill Benson, Operaciones terres tres unicadas: La evolucin de la doctrina del Ejrcito para lograr el xito en el siglo XXI, Military Review 6, nro. 3 (mayo-junio de 2012): Pgs. 10-22, accedido 24 de abril de 2018, hp://www. armyupress.army.mil/Journals/Edicion-Hispanoamericana/Archivos/ Archivos-de-2012/#mayjun Nota: Antes de 2009, la doctrina del Ejrcito se limitaba solo a los Manuales de Campaa. En una iniciativa de reorganizacin de doctrina denominada Doctrina 2015, de nales del 2011, se establecieron las publicaciones de doctrina del Ejrcito (ADP) y publicaciones de doctrina de referencia del Ejrcito (ADRP) para los principios bsicos, mientras se limitaron los manuales de campaa principalmente a las tcticas. Cuando fue publicado en 2001, el FM 3-0 abordaba la doctrina operacional fundamental (capstone); la versin de 2017 no es equivalente. Vase ADP 1-01, Doctrine Primer (Washington, DC: U.S. GPO, 2014). 2. Benjamin Maher, e Origins of Operational Depth in the First World War (monografa, School of Advanced Military Studies, Fuerte Leavenworth, Kansas, 2016), pg. 18. 3. John Graham Royde-Smith, World War I, 1914: Killed, Wounded, and Missing, Encyclopaedia Britannica Online, accedido 21 de julio de 2017, hps://www.britannica.com/event/ World-War-I/Killed-wounded-and-missing 4. Timothy Lupfer, e Dynamics of Doctrine: e Changes in German Tactical Doctrine During the First World War, Leavenwor th Papers nro. 4 (Fuerte Leavenworth, Kansas: Combat Studies Institute, 1981), pg. viii. 5. Robert T. Foley, A Case Study in Horizontal Military Inno vation: e German Army, 1916, Journal of Strategic Studies 35, nro. 6 (diciembre de 2012): pg. 11. 6. Maher, e Origins of Operational Depth in the First World War, pg. 28. 7. Robert T. Foley, A Case Study in Horizontal Military Inno vation, pg. 11. 8. Lupfer, e Dynamics of Doctrine. 9. Wilhelm Balck, Development of Tactics [in the] World War, traductor Harry Bell (Fuerte Leavenworth, Kansas: General Service Schools Press, 1922), pg. 14. 10. Lupfer, e Dynamics of Doctrine, pg. 13. 11. Ibd., pg. 35. 12. Lupfer, e Dynamics of Doctrine. 13. El Paneto 525-3-0 del Comando de Adiestramiento y Doctrina del Ejrcito de EUA, e U.S. Army Capstone Concept (Fuerte Eustis, Virginia: TRADOC, 2012), pg. 38. 14. FM 3-24, Counterinsurgency (Washington, DC: U.S. GPO, 2006 [obsoleto]), reemplazado por el FM 3-24, Insurgencies and Countering Insurgencies, 13 de mayo de 2014. 15. Operation Iraqi Freedom, Iraq Coalition Casualties: Fatalities by Year, icasualties.org, accedido 21 de julio de 2017, hp:// icasualties.org/Iraq/ByYear.aspx 16. Andrew Krepinevich, Barry Was y Robert Work, Mee ting the Anti-Access and Area-Denial Challenge, (estudio de investigacin, Washington, DC: Center for Strategic Budgetary Assessments, 2003). 17. ADP 3-0, Unied Land Operations (Washington, DC: U.S. GPO, 2011 [obsoleta]), citado en Benson, La evolucin de la doctrina del Ejrcito para lograr el xito en el siglo XXI. 18. ADP 3-0, Unied Land Operations (2011). 19. Borrador indito, FM 3-0, Army Operations, publicado en octubre de 2017. 20. Ibd. 21. Ibd. 22. Ibd.

PAGE 24

21 Enfrentando una nueva eraIngls para los soldados ecuatorianosTeniente coronel Miguel Iturralde, Ejercito del EcuadorEn la era del conocimiento, el idioma ingls pas de ser una opcin a ser una oligacin. La interconexin nos expone a gran can tidad de informacin, facilitando la globalizacin y brindando grandes oportunidades de crecimiento, por lo tanto cada persona debe desarolar las com petencias para participar de forma activa en sta nueva era. El ingls es el seundo idioma ms halado en el mundo, y es el ms usado en las comunicaciones, Visita del teniente general Joseph Di Salvo, subcomandante militar del Comando Sur de los Estados Unidos a la Academia de Guerra del Ejrcito del Ecuador el 25 de marzo de 2018. La conferencia y la comunicacin con los estudiantes fueron en ingls. (Foto: Opsic AGFT)

PAGE 25

22 comercio, investigacin, tecnologa, salud, acade mia y en la comunicacin militar en los entornos internacionales. El conocer varias lenuas permite reducir las distancias en tiempo y conectividad, favoreciendo las relaciones internacionales, desarolando contactos interculturales, y para elo requieren de profesionales que puedan desenvolver una comunicacin uida en un ambiente internacional. Actualmente ms de 400 milones de personas en todo el mundo usan el idioma ingls como len ua materna y 2.000 milones de personas lo earn aprendiendo; el ingls es el idioma ms estudiado del mundo. Sen Kai Chan del World Economic Forum en un mundo globalizado con sociedades multilines, el conocimiento del idioma es esencial para facilitar la comunicacin y para permitir a las personas participar en las aividades en su entorno y sen el estudio del ndice de utilidad de los idiomas (PLI) basado en ms de 20 indicadores para medir su utilidad y se deni que el ingls es la lenua franca del mundo. En el Ecuador, al iual que gran parte de los pi ses en Latinoamrica el dominio del idioma ingls ha progresado lentamente. En la institucin militar ea realidad se replica. Las Fuerzas Armadas del Ecuador desaan el futu ro brindando una nueva alternativa para enfrentar la nueva era de la globalizacin y con iniciativas innova doras que buscan mejorar las competencias profesio nales de sus soldados para enfrentar los complejos escenarios futuros. La incorporacin del uso del idioma ingls como eje transversal en los curculos, rearmarn la posibilidad de consolidar el aprendizaje de una se unda lenua, permitien do el acceso a mayor in formacin, ampliando sus perectivas personales y profesionales. Bienvenido el futuro. Enfrentaremos las ueras futuras con mejores mayores armas, mas conocimiento.Por qu estudiar ingls?Entre los benecios que proporciona el aprender el idioma ingles, en el campo profesional permite una mayor uidez en las negociaciones, viajes y conferen cias, permitiendo tener elevados niveles de competitivi dad en el mercado laboral internacional. El ingls es el idioma mas usado en los aeropuertos, puertos y medios de transporte internacional. En el campo personal permite conocer mas acerca de las culturas, proporcionando mayor independencia y conanza, mejora la lectura y brinda mayores oportu nidades de relacionamiento y enfrentar los prolemas con mayor capacidad. En el campo acadmico ampla el pensamiento y permite visualizar soluciones porque mejora la comu nicacin, brindando mayor exibilidad en la resolucin de conictos, fomenta la investigacin, brinda acceso a una mejor educacin, acceso a textos cientcos, acad micos y tecnolgicos actuales. En el ao 2013 se determin que aprendiendo otro idioma se mejora la memoria de trabajo. Iualmente en e ao se descubri que permite el desarolo de multitareas, y aumentan su capacidad de atencin. De iual forma en el 2010 se determin que el aprender lenuas fortalece la capacidad de reetar los diferentes puntos de vista. Adicionalmente mejora el uso de la lenua materna De iual forma el University Colege de Londres (Reino Unido) determin que conocer un seundo idioma mejora la plasticidad cerebral, potenciando el aprendizaje y la memoria. Otro estudio desarolado por Elen Bialystok, profesora de Psicologa de la Universidad de York en Toronto (Canad), encontr que las personas que halaban ms de un idioma empezaron a mostrar los sntomas de Alzheimer entre 4 y 5 aos ms tarde. La revista scooica cience present los estudios que sustentan que los nios que aprenden ms de un idioma tienen ms capacidad de concentrarse y foca lizar su atencin. Cuando una persona biline cambia de un idioma a otro e ejercitando su cerebro, mani ea Judith Krol, del Centro de Ciencia del Lenuaje de la Universidad Penn State (Estados Unidos). Esta gimnasia cerebral le permite manejarse mejor en situaciones de multitarea, es decir, trabajar en varios proyectos al mismo tiempo. Sen el artculo de Kenichi Ohmae, presentado por el Instituto Nacional de Administracin Pulica de El teniente coronel Miguel Iturralde M., Ejrcito del Ecuador, es profesor de la Academia de Guerra en su pas. Cursa el programa de Doctorado en el Instituto Meira Maos de la ECEME, Brasil. Es egresado de la UFA-ESPE, y de las Academias de Guerra de Ecuador y de Brasil. Form parte de la plana mayor de la misin de las Naciones Unidas en Liberia. Es miembro fundador de la Academia de Historia Militar del Ecuador.

PAGE 26

23 Mxico, los negocios en Internet se basan en tres plata formas: El lenuaje (ingls ya ms de 80% de todas las comunicaciones), la moneda (el dlar usado en casi todas las transacciones internacionales), y el mercado abierto (sin restriccin para el acceso al mercado de valores) El informe nal de la OTAN sobre la investiga cin de los factores interculturales en las operaciones multinacionales, el ingls es el idioma predominante en el entorno militar actual, que se caraeriza por un es cenario geopoltico marcado por la globalizacin de los conictos que sobrepasan los limites nacionales, para enfrentarlos se fomenta el desarolo de coaliciones de fuerzas militares multinacionales y multiculturales. De acuerdo al Atlas Comparativo de la Defensa en Amrica Latina y Caribe, se evidencia el incremento de la participacin de las fuerzas militares en opera ciones de paz y ayuda humanitaria, y la participacin en operaciones de no uera. Los soldados se emplean en ambientes complejos y requieren de competencias eeciales para cumplir con as misiones. El ingls al ser la lenua franca en el mbito mili tar, facilita la comunicacin entre los soldados y los diferentes actores nacionales e internacionales. El conocimiento del idioma rompe las bareras de las comunicacin, y facilita la adaptacin y la comprensin doctrinaria, capacidades tecnolgicas, aectos cultura les, valores y costumbres. Las operaciones actuales desaroladas en me dio oriente con tropas multinacionales evidencian la importancia de la transmisin del mensaje corecto. El xito de las operaciones depende de las buenas comu nicaciones y la efectiva transmisin de las ordenes y resultados. Por elo el aprendizaje del idioma debe ear ligado al aprendizaje de la cultura. La real comprensin del lenuaje debe evitar malos entendidos y malas in terpretaciones. El lenuaje e imbricado y vinculado a todos los aectos de la cultura. La OTAN ealeci su endar en el documento NATO STANAG 6001, el cual ealece el nivel de conocimiento requerido para participar en las opera ciones desaroladas por la coalicin, garantizando la perfecta comprensin de las rdenes emitidas y una corecta ejecucin de las misiones asignadasr.El ingls en Latinoamrica y en el EcuadorEl English Prociency Index, es un informe anual elaborado por la empresa English First que permite Se aprende cuando es una prioridad.Crecimiento del Cerebro 2012BeneciosDesarolla eschucha 2012, y el lenguaje 2011 Aumento de memoria 2013, y mejora atencion 2010 Desarolla la lengua materna Desarolla multiples puntos de vista 2010 Habilidades multi tareas 2013 Aumenta la conanzaBeneciosDescubre el mundo Lingua Franca Vida Social Rompe fronteras Estimula conocimiento Aumenta perspectivas Figura no. 1: Ventajas del aprendizaje del idioma ingls

PAGE 27

24 medir el dominio del ingls de los adultos en todo el mundo. El ndice del ao 2017 clasica a 80 pases y te ritorios con base en los datos de las pruebas de ms de un miln de adultos que tomaron la Prueba Estndar de Ingls en 2016. En 2017, el ingls es tan esencial para la comunica cin internacional como nunca antes. Es el idioma del comercio, la ciencia, los negocios y la diplomacia. La adopcin global del ingls atiende la necesidad de un idioma compartido en un mundo profundamente inter conectado, como el nuestro. En el reporte de la EF EPI para el 2017, se ealece que los niveles de ingls en Amrica Latina siuen ean do ligeramente por debajo del promedio global, y en el caso del Ecuador el nivel de uso del idioma ingls es bajo, con un porcentaje de 49,42% de dominio a nivel nacio nal alcanzado la ubicacin 55 de 80 pases analizados. En el Ecuador se reconoce al Marco Comn Europeo de la Referencia de las lenuas como pa rmetro para medir la educacin de una seunda lenua con la tala no. 1. La Ley Orgnica de Educacin Superior esta lece que las instituciones de educacin superior debe brindar el conocimiento para el dominio de una seunda lenua. El Reglamento de Rgimen Acadmico del Consejo de Educacin Superior estalece en el Art 31 que: en las careras de nivel tcnico superior, tecnolgico superior y equivalentes, se entender por suficiencia en el manejo de una len ua extranjera el nivel corespondiente a B1.1 y B1.2, respectivamente, del Marco Comn Europeo de re ferencia para las Lenuas. Y que En las careras de tercer nivel, de grado, se entender por suficiencia en el manejo de una lenua extranjera al menos el nivel corespondiente a B2 del Marco Comn Europeo de referencia para las Lenuas.El ingls en las Fuerzas Armadas ecuatorianasEn el ao 2017 el Ejrcito ejecut un diagnstico del idioma ingls evidenciando bajos resultados en su rendi miento alcanzando un promedio de 30% de conocimien to entre ociales, cadetes y aspirantes a soldados. La enseanza del idioma ingls ha sido una pre ocupacin constante en las Fuerzas Armadas y por muchos aos se han desarolado varios proyectos aislados con la nalidad de incluir ea competencia en el personal militar. En los ltimos aos, se han perdido Nivel Subnivel Descripcin A (Usuario bsico) A1 (Acceso) Es capaz de comprender y utilizar expresiones cotidianas de uso muy frecuente as como frases sencillas de necesidad inmediata. A2 (Plataforma) Sabe comunicarse a la hora de llevar a cabo tareas simples y cotidianas que intercambios sencillos y directos de informacin sobre cuestiones conocidas. B (Usuario independiente) B1 (Intermedio) Sabe desenvolverse en la mayor parte de las situaciones que pueden surgir durante un viaje por zonas donde se utiliza la lengua. B2 (Intermedio alto) Puede producir textos claros y detallados sobre temas diversos as como defender un punto de vista sobre temas generales. C (Usuario competente) C1 (Dominio operativo) Puede producir textos claros, bien estructurados y detallados sobre temas complejos, organizados, articulados y cohesionados. C2 (Maestra) Es capaz de comprender con facilidad prcticamente todo lo que oye o lee. Sabe reconstruir la informacin y presentarlas de manera coherente y resumida.Tabla no. 1: Ventajas del aprendizaje del idioma ingls(Marco Comn Europeo De Referencia Para Las Lenguas, Centro Virtual Cervantes)

PAGE 28

25 un porcentaje signicativo de las becas propueas para el personal de ociales y voluntarios por la falta del co nocimiento del idioma ingls. El personal militar no ha interiorizado ese conocimiento en sus competencias. Las razones por las que no se aprende son muchas: la ineciencia del sistema, el rgimen acadmico y la jornada acadmica, las condiciones de enseanza, uso de los laboratorios, son factores que inciden en el aprendizaje del idioma ingls. No se logr pasar de la enseanza al aprendizaje. De iual forma en el diagnstico institucional se evidenci, la falta de un sistema de educacin conti nua, la ausencia del ingls en las malas curiculares as como la falta de motivacin para mantener esa compe tencia a lo largo de la carera. Es por esa razn que las Fuerzas Armadas del Ecuador impuls el Programa de Ingls para las Fuerzas Armadas para la capacitacin del personal militar y la sociedad en general, debido al constante avance del conocimiento a nivel mundial y la dinmica del crecimiento de los nuevos endares educativos de nuestro pas, lo que contribuir al perfec cionamiento del perl profesional del militar. El Modelo Educativo 2018, proyecto desarolado por la Direccin de Educacin Militar Conjunta de las Fuerzas Armadas del Ecuador (DIEDMIL), formaliza el cambio por medio de un anlisis conceptual, que implica una nueva visin pedaggica, que e inui da por la realidad de FF.AA, sus derivaciones en las actuales necesidades de talento humano y variaciones en las concepciones pedaggicas y teoras del apren dizaje. El modelo fortalece y evala las competencias transversales (interpersonales, instrumentales y sistmicas) como factor indiensale en la formacin integral del alumno militar, deacndose entre elas el manejo de informacin, dominio del ingls y el trabajo en equipo. El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas dis puso la implementacin de un proyecto de Ingles para las Fuerzas Armadas, el que apoyado en una plataforma virtual, permite el desarolo de las cuatro habilidades bsicas: halar, escribir, escuchar y leer, mejorando las competencias de cada soldado, ampliando las oportu nidades de acceder a informacin del eado del arte, y oportunidades en un mundo globalizado. La enseanza de ingls asistida por tecnologa tiene un gran potencial, aun cuando para la mayora de las personas eo e por materializarse. Las plataformas Personal de JMAC en la misin de Naciones Unidas en Liberia. La comunicacin en las misiones de la ONU es desarrollada en ingls. (Foto: Opsic AGFT)

PAGE 29

26 e-learning, plataformas educativas o entornos virtuales de enseanza y aprendizaje, constituyen, actualmente, ea realidad tecnolgica creada en Internet y que da soporte a la enseanza y el aprendizaje universitarios. El e-learning ha sido utilizado de forma muy efectiva en la enseanza universitaria para innovar las formas tradicionales de enseanza y aprendizaje. Los estudiantes de muchas universidades y cursos actualmente en las conferencias reciben accesos web y recursos digitales para apoyar su estudio, los alumnos tienen ambientes web personalizados en el cual pue den formar parte de de foros de discusin en su clase o grupo, y e nuevo acceso nos brinda gran exibilidad de estudio Su implementacin ser en forma progresiva y de acuerdo a requerimientos y/o misiones/naturalezas de cada Instituto de Educacin Militar de Fuerzas Armadas, en el caso eecco la capacitacin del idio ma ingls, se relaciona en forma directa para el ingreso a los cursos de Perfeccionamiento, de acuerdo como seala la tala no. 2. Al halar de una educacin militar sistmica el personal de tropa tambin es un ente fundamental en el desarolo y proceso institucional, por ea razn al graduarse en los Institutos de formacin obtienen una tecnologa que exige el nivel de conocimiento de ingls A2. En los aos subsiuientes deben mejorar y alcanzar su conocimiento del idioma ingls y alcanzar el nivel B 1 como requisito previo al Curso de Administracin Militar, lo que le permitir desenvolverse de mejor for ma en sus nuevas competencias y campo ocupacional. De ea manera, e proyecto compromete a todos los institutos de perfeccionamiento de cada fuerza, a incluir en sus curculos la transversalidad del co nocimiento del idioma ingls, mediante aividades rutinarias que cumplirn en cada institucin, permi tiendo que exista un seuimiento de rendimiento, para proyectar el mejoramiento continuo. El idioma ingls con nes acadmicos fue un pro yecto desarolado en la AGE en el 2015 para mejorar la capacidad de uso del idioma basado en el uso de una plataforma virtual (DEXWAY), con la nalidad de emplearlo como un instrumento para fortalecer la investigacin acadmica de los ociales alumnos. Luego de cuatro aos de experiencia se ha evidenciado un incremento en la competencia del uso del idioma en 3 niveles en promedio por alumno. En la Academia de Guera del Ejrcito el uso del ingls es una aividad transversal, el que se incorpo r a la rutina cotidiana; una de las aividades que se desarola es el anlisis semanal de la noticia, en la que los alumnos interactan con el auditorio presentando las conclusiones del anlisis de la informacin deaca da en e perodo de tiempo. De iual forma el ingls se lo usa en los paneles acadmicos desarolado en la conmemoracin del da de las diferentes armas servi cios y eecialidades del Ejrcito, en los que se exponen ponencias relacionadas a la historia, el eado de arte en el mundo y los proyectos para mejorar sus niveles operativos de cada eecialidad. Adicionalmente, el ingls se ha ido incorporando en las aividades curiculares, aectos informativos, bo letines de prensa y entrevistas en las aividades como juegos de uera, de tal forma que se va interiorizando de forma progresiva el uso de las habilidades del idioma ingls la rutina de la Academia de Guera.Tabla no. 2: Niveles de ingls obligatorio en la carrera(Modelo Educativo de Fuerzas Armadas 2018 (COMACO 2018)) Niveles de ingls obligatorio en toda la carrera Ociales graduados 2018 Tropa graduados 2018 B-2 Cursos de perfeccionamento A-2 Soldado a sargento primero B-1 Subociales Para el personal en servicio activo. Ociales y Voluntarios Nivel Ao de ingreso al curso A-1 0-2 aos A-2 2-4 aos B-1 4-6 aos

PAGE 30

27 Oportunidades y proyeccionesLa Agenda Poltica de la Defensa ealece 4 tareas para el cumplimiento de la misin constitucional para las Fuerzas Armadas. Defensa de la Soberana Nacional, Apoyo a la Seuridad Integral, Apoyo al Desarolo y Participar en las Operaciones de Paz. Las tres primeras misiones las cumple de forma efectiva y se encuentra preparando las capacidades para cumplir la cuarta tarea En las operaciones de paz de las naciones unidas es fundamental, el conocimiento del ingls en razn de que un soldado se desenvuelve en un ambiente inter nacional, por elo las Naciones unidas eandarizan el entrenamiento y exigencia en el uso del idioma. ne Integrated Training Service of the Department of Peacekeeping Operation (ITS) certica los cursos que se dictan alrededor del Mundo, una de las prin cipales exigencias, es que el curso debe ser dictado en Ingls. El Ecuador a travs de la Unidad Escuela de Misiones de Paz, desde el ao 2010 e certicado en el Curso de Observadores Militares de Naciones Unidas (UNMEM). Esta aividad se la re certica cada 4 aos. Ecuador y Per en desarolando el Desminado Humanitario en la frontera comn, la misma que luego del Conicto del Cenepa de 1995 permaneca contami nada de minas terestres que fueron sembradas para evi tar los avances de tropas militares. La unidad binacional de Desminado Humanitario fue creada para liberar de minas el sector fronterizo hasta el 2020. Esta unidad tie ne grandes proyecciones, no slo por su profesionalismo, pero tambin por su potencial para contribuir en el proceso de desminado alrededor del mundo, y para elo se debe forta lecer las competencias para operar en ese entorno internacional. Otro aecto importante es la diplomacia militar, la que se ejecuta mediante la designacin de una misin en el exterior, en la que el soldado que acta en representa cin del pas debe tener la capaci dad de hacerlo en diferentes foros y espacios en los cuales debe eviden ciar que es el mejor embajador del pas para esa funcin. Por lo tanto los representantes para comisiones al exterior deben tener una excelente competencia del manejo del idioma del pas en el cual va a cumplir su funcin. Este aecto debe ser considerado para los o ciales y voluntarios que irn a cumplir eas misiones. El mejoramiento doctrinario e ligado directamen te al uso apropiado del idioma ingls, permitiendo rea lizar estudios, anlisis, investigaciones y comparaciones doctrinarias, para seuir adaptando y mejorando nues tra doctrina. En un mundo en donde la cooperacin regional y mundial prevalece, es importante ir innovan do la doctrina y manejar lxicos comunes en el argot militar, existen claras evidencias de eo como el manual de smbolos y abreviaturas usado por la OTAN, el cual es usado mundialmente. Se debe seuir incursionando en e tipo de innovaciones, a n de mejorar las compe tencias profesionales de los soldados ecuatorianos. El compromiso institucional y deseo de auto mejoramiento son fundamentales para alcanzar os objetivos, por elo se necesita mantener ee esfuerzo hasta incorporarlo de forma efectiva en la vida mili tar, logrando el mejoramiento continuo que busca la institucin.ConclusionesEl aprendizaje de una nueva lenua es una oportunidad que cada persona debe considerar para mejorar sus competencias individuales, permitien do mayores posibilidades de crecimiento personal y grupal.Alumnos de la Academia de Guerra en los laboratorios estudiando en la plataforma de ingls en abril de 2018. (Foto: Opsic AGFT)

PAGE 31

28 Para aprender una nueva lenua se debe asignar a sta actividad como prioridad en la vida. La motiva cin de ste aprendizaje se debe fundamentar en el inters, la voluntad, y la disponibilidad de tiempo y de recursos por parte de los alumnos, que le permiti rn enfrentar ste nuevo desafo, con gran entusias mo y dedicacin. En el mundo globalizado, el uso del idioma ingls pas de ser una opcin a ser una oligacin, el ingls es el idioma ms estudiado en el mundo, es la len ua franca y su dominio tiene un gran impacto en el campo laboral, ya que la mayora de las empre sas exigen sta competencia para presentarse a las entrevistas. Dominar el ingls es una necesidad cada vez ms indispensale para convivir en un mundo globalizado. El Ecuador al iual que gran parte de los pases de Latinoamrica el dominio del idioma ingls es bajo, y la mayora de quienes legan a los estudios superiores en las universidades, lo hacen con conocimientos pobre de ingls, disminuyendo sus expectativas de movilidad internacional y sin mayores posibilidades competitivas en el campo laboral. En las Fuerzas Armadas ecuatorianas se busca re lanzar un proyecto innovador y con nuevas acciones, busca integrar de forma progresiva en los curculos en los cursos de perfeccionamiento, para alcanzar el conocimiento del idioma ingls en sus soldados, per mitiendo desarolar de mejor forma las competencias profesionales y las oportunidades para el personal militar en un entorno global, ampliando las perecti vas y las fronteras del conocimiento para los soldados ecuatorianos. Cada soldado es un representante del Ejrcito y de sus Fuerzas Armadas, todos deben tener las compe tencias para cumplir su misin. El mundo actual es globalizado y el soldado debe ear preparado para enfrentar ea nueva realidad. Notas 1. Kai Chan, World Economic Forum (sitio web), hps:// www.weforum.org/es/agenda/2016/12/que-idioma-te-permite-interactuar-de-manera-mas-integral-con-la-humanidad/. 2. benefcios psicolgicos de aprender um novo idioma, Universaria (sitio web), hp://noticias.universia.com.br/destaque/ noticia/2013/09/17/1050101/10-benecios-psicologicos-aprender-um-novo-idioma.html 3. Elena Sanzs, efectos saludables de aprender idiomas, Muy interesante (sitio web), hps://www.muyinteresante.es/salud/ articulo/4-efectos-saludables-de-aprender-idiomas 4. Kenichi Ohmae, El prximo escenario global: Desafos y oportunidades en un mundo sin fronteras Instituto Nacional de Administracin Pblica, hp://www.inap.org.mx/portal/images/ RAP/el_prximo_escenario_global.pdf 5. Angela R. Febbraro, Brain McKee y Sharon L. Riedel, Multinational Military Operations and Intercultural Factors, TRHFM-120, hp://www.dtic.mil/dtic/tr/fulltext/u2/a496055.pdf 6. Marcela Donadio y Mara de la Paz Tibilei, Atlas comparativo de la defensa en Amrica Latina y Caribe (2014), RESDAL (sitio web), hps://www.resdal.org/assets/atlas-2014-completo.pdf 7. Concepcin Orna-Montesinos, English as an Internatio nal Language in the Military: A Study of Aitudes, LSP Journal, Vol.4, No.1 (2013), hps://rauli.cbs.dk/index.php/lspcog/article/ view/4083/4466. 8. Je R. Watson, Language and Culture Training: Separate Paths? Military Review, marzo-abril 2010, pgs. 93-97, hp:// www.armyupress.army.mil/Portals/7/military-review/Archives/English/MilitaryReview_20100430_art014.pdf 9 NATO STAGNAG 6001, hp://www.stanag6001.com 10. EF English Prociency Index (2017), Education First (sitio web), hps://www.ef.com/__/~/media/centralefcom/epi/downloads/full-reports/v7/ef-epi-2017-english.pdf 11. Reglamento de rgimen acadmico, Consejo de Educacin Superior, Repblica del Ecuador, nr. 51: 1. 12. INFORME DIAGNSTICO DE INGLES CEDE 2017, San Rafael, ESPE. 13. Modelo educativo, COMACO 2018 14. Ana Fernndez Pampilln, Las plataformas e-learning para la enseanza y el aprendizaje universitario en Internet, hp://eprints.ucm.es/10682/1/capituloE_learning.pdf 15. Diana Laurillard, E-Learning in Higher Education, hps:// pdfs.semanticscholar.org/bd4b/21917cd3dbd706d2fa9bfd31f8c8d3178753.pdf 16. Informe de uso de la plataforma DEXWAY, Academia de Guerra del Ejrcito. 17. Agenda Poltica de la Defensa 2014-2017, Ministerio de Defensa Nacional, hps://issuu.com/ministeriodefensaecuador/ docs/agenda_politica_defensa.

PAGE 32

29 Lecciones prcticas aprendidas para lidiar con lderes nocivos y malos jefesJames W. Shufelt Jr. Dr. Clinton O. Longenecker El Ejrcito de EUA y muchas empresas eadou nidenses comparten un prolema comn. A pesar de dcadas de atencin e investigacin, la presencia de lderes nocivos y malos gerentes lderes con comportamientos de liderazgo indeseados y con traproducentes contina teniendo un gran impacto negativo en el rendimiento individual y organizacional. Varios estudios y artculos militares que han sido puli cados en las ltimas tres dcadas identican eo como un prolema y han informado sobre sus efectos nega tivos, y tambin las encueas de liderazgo del Ejrcito documentan que eo siue siendo un prolema. Estudios similares en ambientes de trabajo civil revelan datos increlemente comparales.

PAGE 33

30 Sin importar dnde ocure, los efectos a corto y largo plazo de estas formas de comportamientos de liderazgo tienen ramificaciones destructivas y poten cialmente desastrosas en una pltora de indicadores clave de rendimiento individual y organizacional. Gran parte de la respuesta militar se ha centrado en los mtodos institucionales para ayudar a identifi car, educar y, de ser necesario, destituir a lderes que demuestran estos tipos de mal comportamiento en cuanto al liderazgo. Sin embargo, se han hecho pocos esfuerzos para abordar y entender mejor las vctimas de este tipo de conducta para proporcionar aln consejo prctico inmediato sobre cmo gestionar mejor estas difciles situaciones. Creemos que hay lecciones tiles del mundo civil que pueden ayudar al personal del Ejrcito de EUA en sus esfuerzos para mantener su eficacia cuando lidian con un lder ineficaz y/o nocivo. Tambin pensamos que el Ejrcito, en realidad, podra tener ventajas ante estas situaciones que podran ayudar a minimizar el impacto negativo de lderes nocivos, incluyendo la doctrina de liderazgo estandarizada, heramientas de evaluacin de liderazgo tiles y mltiples mtodos de denuncia. El Ejrcito de EUA rmemente rechaza el lideraz go nocivo en todas sus formas y ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo para denir y registrar ee fenme no de liderazgo destructivo. En la doctrina de liderazgo actual del Ejrcito, se dene y discute explcitamente el liderazgo nocivo en numerosos documentos. En el Army Doctrine Pulication 6-22, br eaersi, se describe el liderazgo nocivo y su impacto negativo en las organizaciones con mayor detale: El liderazgo nocivo es una combinacin de acti tudes, motivaciones y comportamientos egostas que producen efectos adversos sobre los subalternos, la organizacin y el rendimiento de misin... Los lde res nocivos constantemente usan comportamientos disfuncionales para engaar, intimidar, coercer o castigar injustamente a otras personas para alcanzar lo que elos mismos quieren En la poltica anular del Ejrcito en cuanto al liderazgo, Army Reulation 600-100, br roesion an eaersi oic, se describe en detale el lide razgo nocivo, explicando que los comportamientos contraproducentes deben ser recurentes y tener un impacto nocivo en el rendimiento de la organizacin o el bienear de los subalternos En ee documento, tambin se observa que es de responsabilidad de cada persona evaluar su comportamiento a travs de pro gramas de autoconciencia, as como el requerimiento para que todos los lderes del Ejrcito asesoren a sus subalternos para impedir o remediar el liderazgo con traproducente. Entonces, en el reglamento, se iden tican cinco tipos de estilos de liderazgo destructivo que, si no cambian, podra resultar en la destitucin de un lder de su posicin de mando y, potencialmen te, de la profesin militar: gerente incompetente, sin participacin ni tampoco afale, ambicioso insensile impulsado por el xito, abusador nocivo centrado en s mismo y criminal Adems, en la pulicacin de doc trina acompaante sobre el liderazgo, Army Doctrine Reference Pulication 6-22, br eaersi, se discuten los posiles impactos del liderazgo nocivo en ms detale, observando que Los lderes que se con sideran abusivos o nocivos... tienen tasas ms altas de maltrato sobre los no combatientes y mala conducta en sus unidades Como puede observarse de ee breve anlisis de la literatura del Ejrcito sobre el tema, los comportamien tos del liderazgo nocivo han sido bien denidos por la organizacin. En 2010, el Ejrcito comenz a rastrear los comportamientos de liderazgo contraproducen tes por medio de la Encuea Anual de Liderazgo del Ejrcito del Centro de Liderazgo del Ejrcito (CASAL) Estos comportamientos han persistido en niveles similares durante los cinco aos que han sido monitoreados de ea manera.El uso prolongado de liderazgo negativo para inuir en los seguidores socava la voluntad, iniciativa y po tencial de quienes los siguen y destruye la moral de la unidad.

PAGE 34

31 La doctrina de liderazgo actual del Ejrcito compren de bien la existencia del impacto negativo del liderazgo nocivo en los subalternos: El uso prolongado de lideraz go negativo para inuir en los seuidores socava la volun tad, iniciativa y potencial de quienes los siuen y destruye la moral de la unidad Se refuerza eo an ms en el informe CASAL de 2014, en el cual se observa que si bien los incidentes de comportamientos de liderazgo contra producentes son relativamente poco frecuentes y tienden a ocurir en los niveles inferiores de la organizacin, el impacto de eos comportamientos puede ser signicati vo en muchas reas distintas, incluyendo la motivacin, calidad de trabajo, compromiso y moral de los subalter nos; los lderes que demuestran eos comportamientos son considerados inecaces para fomentar la conanza y el ejercicio de mando tipo misin Con eo en mente, la doctrina del Ejrcito no expresa mucho sobre lo que deben hacer aquelos que en siendo afectados por un liderazgo nocivo, aparte de denunciar comportamientos eecialmente inaceptales de sus mandos a travs de los canales de denuncia disponiles. Alunas soluciones posiles para seuidores reec to al liderazgo nocivo se abordan en el Informe Tcnico 2011-3 del Centro de Liderazgo del Ejrcito (CAL), que presenta conclusiones basadas en los informes CASAL de 2009 y 2010, as como en otras encueas y literatura relacionadas sobre el tema de liderazgo nocivo. En el documento del CAL, se recomienda que los seuidores tomen una variedad de acciones individuales, incluyen do aprovechar las heramientas vigentes de evaluacin de 360 grados del Ejrcito y otros mecanismos para mejorar la resiliencia individual, mejorar la afectivi dad positiva individual y utilizar comportamientos de congraciamientor. Mejorar la afectividad positiva individual, otra de las reas de accin que fueron recomendadas en el informe del CAL, e basado en la investigacin que indica que los seuidores con reexin positiva de bienear, emociones y niveles de participacin personal propios, denunciaron un menor nmero de efec tos negativos de la supervisin abusiva. Al nal, el utilizar comportamientos de congraciamiento se basa en el concepto de que congraciarse con el jefe parecer menos amenazante y ms amale podra servir para desviar la atencin del jefe a otras personas y, por lo tanto, disminuir el estrs en un seuidor que ha sido el objeto de atencin. Todas eas acciones en dirigidas para ayudar al seuidor hacer frente a una situacin adversa, reducir su vulnerabilidad ante el lder nocivo y seuir concen trado en la misin. La base terica de las recomendacio nes en el informe del CAL es convincente; sin embargo, las recomendaciones tienden a ser visiones generales en lugar de un anlisis ms profundo reecto a cmo los subalternos pueden desarolar un conjunto de tcni cas de comunicaciones para emplear en la interaccin con un mal o nocivo mando. En la siuiente seccin del presente artculo, se intenta remediar ea deciencia. Se discute la investigacin reciente en lugares de trabajo civiles levada a cabo por uno de los autores del presen te artculo en trminos de conceptos y su aplicacin inmediata para los empleados que buscan mecanismos parar interactuar ecazmente con el mal liderazgo en el contexto militar.El liderazgo nocivo en el mundo civil y sus lecciones aprendidasTcnicas negativas de liderazgo similares pueden ocurir en el mundo empresarial, donde la presin constante para una produccin mayor, ms rpidamente, y a costo reducido, frecuentemente impulsa a los gerentes a James W. Shufelt Jr., es un profesor adjunto de formacin de lderes superiores en el Centro de Formacin de Lderes Estratgicos de la Escuela Superior de Guerra del Ejrcito de EUA. Es egresado de la Academia Militar de EUA, en 1980, y la Escuela de Comando y Estado Mayor del Ejrcito de EUA, la Escuela de Estudios Militares Avanzados y la Escuela Superior de Guerra del Ejrcito. Actualmente sirve como el director del Curso de Liderazgo Nominativo, en el cual se preparan a recientemente seleccionados sargentos mayores de nivel nominativo para sus primeras asignaciones como subociales lderes y asesores de mayor jerarqua. Clinton O. Longenecker es un profesor de universidad distinguido y director del Centro de Liderazgo y Excelencia Organizacional en la Escuela de Negocios e Innovacin de la Universidad de Toledo, donde ha enseado por ms de treinta aos. Recibi su doctorado en gestin de la Universidad Estatal de Pensilvania. Es un asesor de gestin, educador, autor y entrenadores de ejecutivos, cuyos clientes incluyen una gama de empresas Fortune 500 y organizaciones empresariales.

PAGE 35

32 ejercer presin excesiva y negativa sobre sus subordina dos para trabajar ms arduamente, con consecuencias negativas y frecuentemente imprevisiles tanto para personas como organizaciones. Por ms de veinte aos, uno de los autores de ee artculo, el profesor Clinton Longenecker, ha participado aivamente en un progra ma de investigacin en curso para comprender mejor el por qu los lderes fracasan, las consecuencias de eos fracasos y lo que los seuidores deben hacer cuando sirven bajo un lder nocivo e inecaz. En ea investiga cin, se descubri que las malas relaciones laborales con los jefes tenan un efecto constantemente perjudicial sobre la motivacin, voluntad de ir al trabajo, partici pacin y productividad del subalterno, y cuando no se resolvan, eas relaciones a largo plazo causaban daos al xito profesional del empleado. Estas conclusiones constantes incitan un estudio subsiuiente para comprender mejor lo que los emplea dos individuales pueden y deben hacer para lidiar e cazmente con lderes que constantemente demuestran comportamientos de liderazgo nocivo. En ee estudio, se les inst a estructurados grupos con enfoque y en una amplia seccin transversal de ms de 300 magnates veteranos de negocios a contear la preunta: Basado en su experiencia, cules son las pricas que se con sideran ms importantes en el ealecimiento de una relacin de trabajo ecaz con su gerente?. Los participantes contearon individualmente a ea preunta y despus fueron asignados a grupos de enfoque de cinco personas cada uno para compartir sus conclusiones individuales, discutir la importancia de cada una y legar a un consenso con reecto a lo que el grupo consider son los factores ms importan tes en orden de prioridad. Se les preuntaba a todos los grupos identicar no ms de diez factores, que lue go eran analizados por su contenido para identicar la frecuencia y elementos comunes en todos los grupos; surgieron once conclusiones clave de ee anlisis de datos En los siuientes prafos, se discuten eas conclusiones clave y su aplicabilidad para soldados y empleados civiles del Ejrcito. Conclusin Nro. 1: Los subalternos deben acep tar el hecho de que no pueden cambiar a su jefe. Un gran consenso entre los participantes de los grupos de enfoque identic una verdad sencila: es casi impo sile que un empleado pueda cambiar a su jefe. Esta observacin no es fatalista, sino realista en que los participantes en la investigacin concordaban en que los subalternos deben ajustar sus propios compor tamientos y adoptar nuevos mtodos de interaccin para acomodar las deciencias y tendencias de mal gerente de sus lderes superiores. Lecciones militares aprendidas. Esta leccin cr tica el subalterno debe cambiar, no el jefe es bien aceptada en el Ejrcito porque reeja la realidad de las relaciones de mando y supervisin, tanto por costum bre como reglamento. Una ventaja que el Ejrcito tiene es que el personal es rutinariamente reasignado o as ciende en grado, levando a cambios relativamente fre cuentes en la relacin entre jefe y subalterno. En cuanto a los empleados civiles del Ejrcito, el factor de rotacin de personal puede ser menos viale, eecialmente en una situacin en la que el lder nocivo tambin es civil. Mientras eeran, las opciones ms obvias del subalter no militar son sencilas: evasin, desvo, encontrar un escudo o simple someterse. En jerga militar, a eo se le lama una aptitud de endurecerse y seuir adelante, facilitada por el desarolo de una piel duraes decir, incrementar la tolerancia personal ante ee estilo de liderazgo. Si la situacin es verdaderamente inaceptale, una denuncia es el siuiente paso lgico. Y si una denuncia no rectica la situacin, los civiles en el mundo empre sarial o en el servicio ubernamental siempre tienen la opcin de salir de la organizacin y buscar trabajo en otro lugar. En la conclusin Nro. 11, se discutirn las opciones disponiles al personal civil y militar que se encuentran en eas circunstancias. Conclusin Nro. 2: Ponerse en los zapatos del jefe. Una abrumadora mayora de los participantes en ee estudio concordaban que era imperativo saber y comprender las metas de rendimiento que tiene que cumplir el jefe y lo que su organizacin necesita y eera de ee. Es importante comprender los desaos y presiones que el jefe enfrenta, porque eas cosas podran impaar a los subalternos y sus compaeros de trabajo de manera dinmica y potente Cuando e claro que el gerente tiene metas excesivamente agre sivas, demasiado tareas que hacer, plazos de tiempo poco realistas o incluso tambin tiene un jefe nocivo, puede hacer que un subalterno sea ms emptico y tenga mejor disposicin para ofrecer ayuda. Para adquirir ea comprensin se necesita la inteligencia emocional y gran conciencia situacional por parte

PAGE 36

33 del subalterno. Estos conocimientos pueden ser muy tiles en apoyo de la formulacin de un plan de accin que permita que el subalterno trabaje mejor con su lder superior. Lecciones militares aprendidas. En muchas organizaciones del Ejrcito, los lderes rutinariamente proporcionan su formulario de apoyo de evaluacin al personal que evalan, tanto para servir como plantila como para ayudar a sus integrantes a comprender las tareas y responsabilidades en el perodo de evaluacin actual. Mientras mejor el subalterno comprenda los deberes y responsabilidades del jefe, mayor la proba bilidad de que los esfuerzos del subalterno ayuden directamente al jefe a lograr sus metas y, con optimis mo, reducir los factores estresantes y provocaciones que puede causar comportamientos de un mal jefe. Es imperativo que el personal aivamente busque toda in formacin posile que le ayudar a comprender mejor los roles, metas y responsabilidades de su jefe para crear ea comprensin. Conclusin Nro. 3: Mantenerse en sintona con su jefe. Los participantes del estudio dejaron claro que una vez que saban las responsabilidades del jefe, era su trabajo ear en sintona con su jefe e identi car los resultados que necesitaban ser producidos. Cuando los gerentes en muy ocupados, no es raro encontrar discrepancias entre las expectativas y prioridades de rendimiento del jefe y del subalter no. Esta situacin de las discrepancias puede ser contrareada al garantizar que todos los empleados aprovechen toda oportunidad disponile para revisar e identicar sus responsabilidades con el apoyo de su jefe. Si bien las sesiones formales de planicacin de rendimiento son importantes haciendo una prica habitual el crear una lista de lo que ocure actualmen te, as como los resultados deseados, compartirlos con el jefe mitiga las discrepancias. Esto debe ser revisado con el jefe para garantizar que se alinean adecuada mente las tareas y acciones que los esfuerzos de los subalternos contribuyen al xito del jefe y garantizar que el jefe claramente comprende ea conexin. Mientras ms dinmico sea el lugar de trabajo, mayor la necesidad de que tenga lugar ee alineamiento de manera constante. Lecciones militares aprendidas. El alineamien to adecuado de las tareas y responsabilidades de los supervisores y trabajadores es lgico y consistente con la doctrina del Ejrcito de insertar la misin de la organizacin y la intencin del comandante dentro de la organizacin y comandante superiores. Sen los re glamentos del Ejrcito, se requieren sesiones de asesora miento que directamente se centren en las expectativas del lder y la ejecucin del subalterno. El desao es garantizar que eas sesiones de asesoramiento requeri das en realidad ocuran, y cuando ocuren, se ejecuten de acuerdo con los endares y sean precisamente documentadas y de ser necesario, se distribuyan a otros lderes que necesitan ea informacin. Conclusin Nro. 4: Trabajar arduamente para sa ber y comprender los puntos fuertes y dbiles de su jefe. Los participantes del grupo de enfoque dejaron claro que los empleados y sus lderes superiores en vin culados, ya sea si les uste o no. Por lo tanto, es suma mente importante que los subalternos preen mucha atencin a los hbitos de trabajo y estilo de gestin del jefe y cmo operan diariamente. Alunas preuntas investigativas incluyen: tu motiva a su jefe? Cules son los ustos del jefe y qu no le usta? Cul es el nivel de inteligencia emocional del jefe? Tiene el jefe peculiaridades o idiosincrasias de ca rer que necesita tomarse en cuenta cuando se trabaja con l o ela? tu irita al jefe? Con ea informacin, los subalternos deben ear en una mejor posicin para usar la inteligencia emocio nal propia en descubrir maneras ms ecaces de comu nicar e interactuar diariamente con sus jefes. No hay sustituto para descubrir lo que rige el comportamiento de un jefe y comprender las cosas que lo motivan. No conocer o comprender al jefe en ee aecto pone a los empleados en una desventaja cuando se desarolen estrategias que permitirn que el subalterno aproveche los puntos fuertes del jefe y lidie con sus puntos dbiles. Lecciones militares aprendidas. La aplicacin militar de ea conclusin es sencilalos soldados y civiles del Ejrcito siempre deben hacer aln tipo de proceso estructurado de recoleccin de datos y anlisis de sus supervisores, parecido al proceso de preparacin de inteligencia en el campo de batala (IPB) levado a cabo por los militares, eecialmente si se enfrenta a un nuevo jefe. Nadie sugiere que todos los soldados o empleados civiles en el gobierno deben ser psicoana listas o poseer poderes psquicos. Ms bien, necesitan

PAGE 37

34 prepararse para comprender mejor los antecedentes, hbitos y calicaciones de la personalidad de su jefe, y cmo el jefe preere acceder y procesar la informacin. De muchas maneras, eo es relativamente fcil en el Ejrcitosus datos biogrcos en disponiles, eecialmente de los altos mandos y las redes de comu nicacin informales normalmente pueden proporcio nar ms informacin signicativa sobre cmo opera el nuevo jefe y lo que le usta, y, a la inversa, lo que no le usta. Los asesores clave que trabajan para jefes con una historia de comportamientos de mal liderazgo tienen una responsabilidad crtica de ayudar a otras personas en la organizacin a comprender mejor la personalidad, expectativas y mtodos de comunicacin preferidos del jefe para adaptar adecuadamente su metodologa para que todos los integrantes del equipo puedan ealecer y mantener relaciones de trabajo ecaces con el jefe. Conclusin Nro. 5: Reularmente, evaluar la ca lidad general de la relacin actual con el jefe y levar a cabo un anlisis anual de puntos fuertes y dbiles, opor tunidades y amenazas. Esta conclusin deja claro que es importante ealecer la prica mensual o semestral de analizar la relacin de trabajo en curso con el jefe. Aqu hay alunas preuntas importantes para uiar ea evaluacin: tu hace el jefe que ayuda a la productividad y rendimiento de los subalternos? tu hace el jefe que perjudica al empleado de pro ducir los resultados preferidos? Cules son las cosas eeccas que representan las oportunidades que podran ser usadas para mejorar la calidad general de la relacin de trabajo entre el jefe y empleado? Hay amenazas eeccas que podran afectar la relacin laboral con el jefe y crear prolemas ms graves? Las conclusiones del grupo de enfoque sugieren que las personas normalmente en ms dispueas a evaluar las relaciones laborales con sus homlogos y subalternos pero, con frecuencia, no consideran el valor de evaluar la relacin laboral con el jefe. Dedicar tiempo para comprender lo que funciona y lo que ne cesita ms esfuerzo es un paso tico importante para identicar los elementos que se necesitan realizar para lidiar con el jefe. Esta evaluacin pondr a los subalter nos en una mejor posicin para desarolar una estra tegia o plan de accin para mejorar la relacin laboral y producir los resultados deseados. Lecciones militares aprendidas. Para el personal del Ejrcito, ea es una progresin lgica que surge de la conclusin Nro. 4una vez que un subalterno determine cmo opera el jefe, l o ela debe tomar el prximo paso y usar ea informacin para desarolar un plan para sostener y perfeccionar la relacin laboral. Poner en prica ee plan, basado en una evaluacin de puntos fuertes y dbiles propios, debe hacerse antes de las sesiones de asesoramiento. Las recomendaciones deben ser un tema para abordar con el jefe de manera juiciosa y detaladamente planicada. En muchos casos, ayudar al jefe a comprender mejor y abordar los puntos fuertes y dbiles de sus tcnicas de liderazgo, eecial mente cmo eos pueden ser percibidos por el cuartel general superior, puede proporcionar benecios a toda la organizacin. Conclusin Nro. 6: Comunicarse de acuerdo a las reglas del jefe. Los participantes del estudio con cluyeron que es de importancia fundamental para que los empleados aprendan cmo y cundo deben comunicarse con sus jefes para mantenerlos bien informados. La mayora de los jefes tienen un estilo preferido de comunicacin, dado que alunos domi nan la conversacin, otros escuchan todo el tiempo y otros prefieren leer. Adems, alunos prefieren interacciones ms frecuentes pero breves, mientras otros podran preferir interacciones menos frecuen tes pero ms largas.El objetivo es ser el subalterno al que se le asignan las tareas difciles, misiones donde el tiempo es de suma importancia y requerimientos de alta visibilidad, an si el jefe demuestra caractersticas de lide razgo que podran ser consideradas nocivas.

PAGE 38

35 La mayora de los jefes tambin tienen un canal preferido para comunicarse. Podra ser reuniones con el equipo, discusiones de cara a cara, coreos electrnicos, ir a los pueos de trabajo de los subordinados o aun por el telfono. El foco importante es que debe compren derse cmo interactuar aivamente con el jefe de la manera que preere el jefe y eo incrementar la pro babilidad de interacciones ecaces. Se puede usar ea comprensin para demostrar la iniciativa ms exito samente al mantener al jefe informado sobre el eatus de proyectos, mtrica de rendimiento importante y la informacin que lo pone en una mejor posicin para tomar decisiones. Cuando se demuestra la iniciativa y se dirige al jefe para mantenerlo informado, una consecuencia natural ser un aumento en la comunicacin bilateral, que casi siempre es algo muy positivo! Y, si bien hay excepcio nes, normalmente no es mala idea tener la conanza suciente para preuntarle al jefe, Cmo anda? o Cmo fue el n de semana? o compartir un buen li bro que ha ledo o buenas pelculas que ha visto recien temente. Fomentar un aecto personal adecuado para comunicarse con el jefe puede normalizar las comu nicaciones y hacer ms fcil halar de temas laborales importantes. Lecciones militares aprendidas. El personal del Ejrcito necesita adaptar sus discusiones e interacciones de acuerdo con la personalidad y estilo de comunica cin preferido de su jefe militar. Este es un asunto clave que necesita ser areglado a principios de una relacin laboral: Cul es el mtodo de comunicacin preferido del jefe, basado en el tema que ser discutido? Alunas personas, tal vez, no quieren que las conversaciones se tornen personales, pensndolo que son impropias o poco profesionales, mientras que otros pueden con siderarlas una manera de distraer la atencin de una discusin de temas verdaderamente importantes o la solucin de asuntos crticos. De nuevo, los soldados tienen que usar los resultados de su preparacin para interactuar mejor con el jefe y crear un ambiente y me todologa de comunicaciones que facilita la discusin til y positiva, en lugar de provocar al jefe a responder de manera opuea. Conclusin Nro. 7: Ser proaivo y mantenerse alineado. Una prica importante identicada por los participantes era la de permanecer proaivo y levar a cabo las sesiones de alineamiento con el jefe para mantenerse en el camino corecto y mantener abiertos los canales de comunicacin. Las sesiones de alineamiento reulares crean una oportunidad para que los jefes entrenen y proporcionen la orientacin que los subalternos necesitan para ser ecaces. Una de las mejores cosas que se puede hacer para mejorar su relacin laboral con el jefe es programar reuniones reulares para discutir su rendimiento, lo que e haciendo y solicitar la orientacin del jefe. Muchos jefes no toman el tiempo para proporcionar la retroalimen tacin y entrenar a sus empleados y muchos no en cmodos hacindolo. Una implementacin exitosa de la prica de levar a cabo reuniones de alineamiento con reularidad con el jefe una o dos veces por mes puede hacer mucho para mantener abiertos los canales de comunicacin y normalizar las discusiones sobre el rendimiento. Lecciones militares aprendidas. Esta leccin reforz el requerimiento de sesiones de asesoramiento reularmente programadas con un jefe militar en todo el perodo de evaluacin, incluyendo documentacin de los resultados de eas sesiones. Si el jefe no quiere hacerlo, a pesar del requisito de hacerlo, los soldados y civiles deben documentar ee asunto e intentar pro gramar las sesiones de asesoramiento requeridos. Los subalternos necesitan expresar eos pedidos para las sesiones de asesoramiento como una manera de apoyar mejor la misin y el deseo de xito del lder. Conclusin Nro. 8: Demostrar qun eres y crear el hbito de prometer menos y producir ms. Los participantes del grupo de enfoque constantemente discutieron la importancia de ealecer su reputacin como una persona que sabe cmo producir los resul tados deseados de la manera corecta. Es importante preuntarse, tu es lo que me hace sobresalir en el trabajo? Mi facilidad para interactuar con otros? Mi aitud genial? Ser gran integrante del equipo? Ser un comunicador enrgico? Mi alto rendimiento? Saber y comprender cmo las personas en su lugar de trabajo, incluyendo su jefe, lo perciben es una parte importante de gestionar su relacin con el jefe. Una parte de demostrar qun eres y crear el hbi to de prometer menos y producir ms. La mayora de los jefes aprecian cuando sus subalternos exceden las expectativas, ya sea en cumplir con un plazo para un proyecto importante, resolver un prolema de un clien te o lograr una meta signicativa. Sabe exaamente lo

PAGE 39

36 que su jefe anticipa de usted y ha tomado medidas para gestionar las expectativas? Nuestro xito en la carera a largo plazo depende del desarolo de una trayecto ria de constantemente lograr los resultados deseados. Cuando produce lo que el jefe anticipa de manera cons tante, ealece su credibilidad como persona conale. Lecciones militares aprendidas. La aplicacin militar de ea leccin es sencila: un soldado o civil del Ejrcito necesita rpidamente desarolar y mantener una reputacin positiva como un subalterno capaz, competente y digno de conanza. El objetivo es ser el subalterno al que se le asignan las tareas diciles, misiones donde el tiempo es de suma importancia y requerimientos de alta visibilidad, an si el jefe de muestra caraersticas de liderazgo que podran ser consideradas nocivas. S, a los mejores siempre se les asigna ms trabajo, pero ea es la naturaleza de la profesin militar. Producir los resultados deseados en la misin de manera oportuna puede tener un efecto fuerte en la relacin laboral y su inuencia verdadera con el jefe mientras simultneamente crea oportunida des para el ascenso en grado. En muchos sentidos, ea recomendacin es contradictoria con un jefe nocivo; en lugar de evitar al jefe, debe buscar oportunidades para demostrar su valor. Conclusin Nro. 9: Ser la persona que resuelve pro lemas. Los grupos de enfoque arumentan a favor de la importancia de ser aluien que resuelve prolemas, y en vez de causarlo en su lugar de trabajo. Ofrecen un consejo fuerte: Jams identicar un prolema o traer una queja a su jefe sin tener una solucin posile en mano que ha analizado detaladamente. De no ser as, ser percibido como un quejoso o fatalista. La mayora de nuestros jefes tienen que lidiar con bastantes pro lemas y asuntos atoda hora. No se sorprenda si recibe menos que una recepcin clida si usted va a su jefe con otro prolema o asunto dicil. Si hay un asunto que usted necesita poner en co nocimiento del jefe, use su comprensin del modo de proceder del jefe para decidir el mejor momento y lugar para hacerlo. Y, cuando se dirige a l o ela, verique que adecuadamente ealece el marco del asunto para hacerlo ms fcil para que el jefe comprenda el prole ma y por qu es importante. Luego, tome tiempo para ofrecer sus ideas o posiles soluciones a los prolemas. Ayuda mucho si se ha tomado el tiempo para des cribir el prolema en un documento corto y conciso; tomamos en serio las ideas sometidas por escrito. Esto indica a su jefe, sin importar el tipo de asunto, que ee es un tema serio y usted ha invertido tiempo suciente para estimular el proceso de solucin de prolemas. Los jefes normalmente preeren a personas que ayudan en el cumplimiento del trabajo. Por lo tanto, ea es una manera muy importante para ealecer una mejor relacin con su jefe. Lecciones militares aprendidas. La solucin de prolemas ecaz es una tarea fundamental de la profesin militar. Sin importar si el jefe es o no es del agrado del soldado o civil del Ejrcito y vice versa, una fuerte reputacin como aluien que resuelve prolemas de manera aiva y ecaz debe ayudar al subalterno a adelantarse al jefe para reducir la oportunidad para que ocuran comportamientos de mal liderazgo. Siempre es mejor presentar aivamente las posiles soluciones al mismo tiempo que se comunican los prolemas al jefe. Si bien el lder tal vez no acepte el consejo o recomen dacin del subalterno, las acciones positivas del sub alterno demuestran la capacidad y compromiso para mejorar la organizacin. A veces, eo podra requerir que el subalterno tenga que pasar por la incmoda situacin de sealar que el comportamiento del lder es el prolema exacto que debe abordarse. La importan cia de resistirse, cuando es necesario, es deacada por Michael Useem en su libro eain : Sin importar la irascile del supervisor, sin impor tar la falta de misericordia de su mensaje, el bienear de los subalternos en la cadena de mando debe seuir siendo preeminente. Resistirse a una poltica vengativa que se origina en lo alto de la cadena de mando a veces requiere todo el liderazgo que se puede ejercer, pero cuando el propsito es transcendente, el valor de su intercesin se extiende ms al de usted. Conclusin Nro. 10: Siempre demostrar ree to a su jefe, aun si no se lo merece. Los participantes del estudio dejaron claro que cuando los empleados trabajan para un jefe malo, es importante recordar que ea relacin mala no tiene lugar en un vaco. Si bien es posile que hay otras personas que no les usta el jefe, elos tambin observan y evalan como usted responde a su jefe. Es de suma importancia siempre exhibir reeto a su jefe y no tomar parte en el chisme, desprestigio, calumnia o dar una mala impresin de su jefe en secreto. Muchas personas en el lugar de trabajo tienen una dole vida y personalidades mltiples

PAGE 40

37 en cuanto a sus jefes. Ante el jefe son optimistas, obedientes, complacientes, atentos, serviciales y aun abiertamente reetuosas. Sin embargo, en la ausencia del jefe, pueden ser lo opueo. Podran burlarse del jefe o demostrar desdn abierto y resentimiento. Si bien comprendemos por qu alunas personas toman parte en ea prica, aqu hay alunas adver tencias. En primer lugar, eas cosas jams ocuren en un vaco, pueo que hay otras personas que observan y escuchan. Cuando el jefe se entera del comportamiento ireetuoso, podra signicar desastre profesional para el traidor. En seundo lugar, ealece un ejemplo hori le para otras personas y podra tener un efecto verda deramente desmoralizante en otras personas. En ltimo lugar, tambin hace que otras personas se preunten sobre lo que usted podra decir de elos cuando no en presentes. Esto ofrece una imagen pobre del carer de la persona que hace la diatriba. Hay un principio simple en ee reecto: si no tiene nada bueno que decir sobre su jefe, es mejor mantener la boca cerada. Lecciones militares aprendidas. La ecacia del Ejrcito es directamente vinculada con los endares, la disciplina y el profesionalismo en todas las acciones. Los subalternos deben reetar la posicin de su lder, aun si no pueden reetar a la persona debido a sus acciones o comportamientos subyacentes. No hacerlo es daar la reputacin y credibilidad propias y abrir la puerta a acciones vengativas o disciplinarias. Adems, los prolemas de liderazgo del jefe nunca pueden ser una excusa para que un subalterno no d lo mejor de s en las tareas asignadas. Esta es una caraerstica funda mental de la profesin militarla misin siempre es la prioridad ms alta. Conclusin Nro. 11: Saber cundo lega el momen to de marcharse. La conclusin nal del grupo de enfo que regresa a la primera: es importante recordar que, en realidad, hay muy poco que usted puede hacer para cambiar a su jefe. Por lo tanto, si un jefe es propenso a cambios extremos del eado de nimo, o tiene una per sonalidad destructiva o es abiertamente ireetuoso con los integrantes del equipo, puede ser el momento de marcharse. O, cuando se agobia y no puede escaparse del estrs, o se siente nauseoso cuando va al trabajo, o su trabajo comienza a afectar su salud, tal vez es el mo mento de salir. O, si el jefe detiene el progreso de todo el departamento debido a su mal comportamiento y estilo de liderazgo inecaz, tal vez sea el momento de bus car el curculo que ha eado acumulando polvo en la gaveta, porque malas cosas podran ocurir. O, si usted percibe que el jefe participa en aividades coruptas, dudales o ilegales, tal vez ser necesario denunciar la situacin a las autoridades adecuadas y distanciarse de la situacin lo ms pronto posile. Debe usar su mejor juicio, como tambin saber cundo hay que marcharse. Lecciones militares aprendidas. Esta es un rea donde las fuerzas armadas dieren mucho del mundo civil. Todo soldado del Ejrcito es voluntario, sirviendo por un plazo eecco. Si bien un empleado civil del Ejrcito podra tener la capacidad de salir del lugar de trabajo en respuea a un lder nocivo, muy pocos soldados pueden hacerlo, aun si pueden retirarse, pero no sin sufrir repercusiones disciplinarias signicativas. Cambiar de empleo puede ser un desao para los civiles que trabajan para el Ejrcito, debido a la rigidez de los procesos de contratacin, asignacin y ascenso. Por otra parte, el Ejrcito tiene alunas grandes ventajas en comparacin con la empresa civil comn y corien te. El Ejrcito tiene una doctrina de liderazgo comn que claramente explica los mtodos de liderazgo que son adecuados, as como los mtodos que no lo son. Las fuerzas armadas tienen endares de sistemas de evaluacin y seleccin que tienen un impacto directo en la designacin de personas para ascenso en grado y asignaciones clave de liderazgo. Una variedad de otras heramientas de evaluacin, incluyendo evaluaciones de homlogos o autoevaluaciones, pueden identicar a las personas que demuestran las caraersticas de lderes malos o nocivos. Adems, si los subalternos del Ejrcito tienen lderes cuestionales, hay una multitud de sistemas de denuncia disponiles que se pueden usar Para la mayora de los subalternos, esforzarse por mejorar su relacin laboral con el jefe es simple mente positivo.

PAGE 41

38 para lamar la atencin a un prolema. Estos incluyen la cadena de mando existente, inectores generales, ca pelanes, consejeros de iualdad en el empleo, asesores de prevencin de acoso sexual y otros recursos organi zacionales y comunitarios.La implementacin proactiva benecia a todosCuando un seuidor enfrenta a un lder nocivo, sus posiles opciones son mucho ms que solo sufrir en silencio o abandonar la organizacin. Las conclusio nes del grupo de enfoque presentadas en el presente artculo proporcionan una gama de posiles respues tas pricas que, individualmente o en combinacin, pueden apoyar a un seuidor civil o militar cuando hace frente al desao de sufrir bajo un jefe nocivo. Una implementacin aiva de eas lecciones importantes puede hacer la vida ms fcil para soldados y civiles del Ejrcito, ponindolos en una mejor posicin para producir los resultados deseados, que es el fundamento de xito profesional, tanto en las fuerzas armadas como en el mundo empresarial civil. Para la mayora de los subalternos, esforzarse por mejorar su relacin laboral con el jefe es simplemente positivo. Los subalternos ne cesitan jefes ecaces y comprensivos para lograr el xito y los jefes necesitan subalternos ecaces y sensiles para hacer lo mismo. Los soldados y empleados civiles necesitan priori zarla evaluacin de sus relaciones laborales y desaro lar planes para hacer eas relaciones mejores, ms fuertes y ms fructuosas. Sus careras y el cumplimien to de la misin de la organizacin dependen del elo. Los militares profesionales centrados en resultados se beniciarn de analizar detenidamente ea investiga cin y buscar puntos de aplicacin eeccos que mejorarn la ecacia y vitalidad de sus relaciones laborales con todos los jefes bajo los cuales sirven en la trayectoria de sus careras. Notas1. Army Doctrine Reference Publication (ADRP) 6-22, Army Leadership (Washington, DC: U.S. Government Publishing Oce [GPO], 1 de agosto de 2012), pg. 3. 2. Army Regulation (AR) 600-100, Army Profession and Leadership Policy (Washington, DC: U.S. GPO, 5 de abril de 2017), prrafo 1-11d(8). 3. Ibd., pg. 9. 4. Army Doctrine Reference Publication 6-22, Army Leadership (Washington, DC: U.S. GPO, 1 de agosto de 2012), pg. 3-6. 5. Ryan Riley y col., 2014 Center for Army Leadership Annual Survey of Army Leadership (CASAL): Military Leader Findings, Technical Report 2015-1 (Fort Leavenworth, Kansas: Center for Army Leadership [CAL], 2015), pg. 56. 6. ADP 6-22, Army Leadership, pg. 3. 7. Riley y col., 2014 CASAL: Military Leader Findings, pg. 63. 8. John P. Steele, Antecedents and Consequences of Toxic Leadership in the U.S. Army: A Two Year Review and Recommended Solutions, Technical Report 2011-3 (Fort Leavenworth, Kansas: CAL, June 2011), pg. 1. 9. Ibd., pg. 33. 10. Ibd. 11. Ibd., pg. 33-34. 12. Clinton O. Longenecker y Laurence S. Fink, Managing Your Boss in the 21st Century, Industrial Management 58, nro. 3 (mayo/junio de 2016): pg. 11. 13. Ibd., pgs. 13-15. 14. Ibd. 15. La orientacin del Ejrcito de EUA sobre el tema de ase soramiento requerido para soldados y civiles se encuentra en AR 623-3, Evaluation Reporting System (Washington, DC: U.S. GPO, 4 de noviembre de 2015), y en AR 690-400, Total Army Performance Evaluation System (Washington, DC: U.S. GPO, 16 de octubre de 1998), respectivamente. En el AR 623-3, se exige el asesoramiento inicial y subsiguiente entre los evaluadores y los soldados evaluados como componente del proceso anual de evaluacin. En el AR 690-400, se exigen tres sesiones de asesoramiento anuales, como mnimo, para los empleados civiles (evaluacin inicial, de medio plazo y nal). 16. La preparacin de inteligencia del campo de batalla/zona de combate es un proceso militar estructurado para la evaluacin sistemtica de los efectos de las caractersticas del ambiente operativo en misiones especcas. Se proporcionan instrucciones detalladas sobre este proceso en la Army Training Publication 2-01.3, Intelligence Preparation of the Baleeld/Balespace (Was hington, DC: U.S. GPO, 10 de noviembre de 2014). En el contexto del presente artculo, el uso del trmino IPB es una metfora para un proceso similarmente estructurado que los empleados deben usar para aprender todo posible sobre las caractersticas, compe tencias, comportamientos y mtodos de comunicacin preferidos de su jefe. 17. Michael Useem, Leading Up: How to Lead Your Boss So You Both Win (Nueva York: ree Rivers Press, 2001), pg. 262.

PAGE 42

39 La guerra contempornea y asuntos actuales para la defensa del pasGeneral del Ejrcito Valeri Guersimov, Jefe de Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de la Federacin RusaTraducido por Dr. Harold Orenstein; Prlogo de Timothy omas El general del Ejrcito Valeri Guersimov, Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, felicita a militares y veteranos en un discurso dado para conmemorar el Da de las Fuerzas Terrestres de Rusia, 1 de octubre de 2016, destacando sus grandes contribuciones a la proteccin de los intereses nacionales de Rusia. (Foto cortesa del Ministerio de Defensa de la Confederacin Rusa)

PAGE 43

40 Prlogonn marzo e 2017, e ee e nstao ao enera ruso, aei uersimov, ab sore e tea e a uea conteornea asuntos actuaes ara a eensa e as en una conerencia ceeraa en a bcaeia e tiencias iitares. bu se resenta su iscurso en una trauccin irecta (sin conversin a ins erncuo). uersimov iscute aios eeentos ue caraeizan a uea o en a as tareas ue tiene ue aoa. nn ime ua, enumera as caraesticas ue istinuen os conictos miitares conteorneos. nstas incuen as oeraciones en ue no a contacto, costos e aras, e uso e a rotica, aias oras e uso e a uerzas, e uso e eectos e inoracin-sicoico e inoracin-tcnicos, aes e otros actores. nn seuno ua, iscute as oeraciones ias e otro ao e a monea, ue o enomina una nueva ececin e tieos e az, cuano a seuia soerana son aenazaas o meias no ioentas, (es eci, meios no miitares). nn tece ua, ista as tareas ue se een estuia en a bcaeia e tiencias iitares, incueno as oras actuaes e en rentaiento os mtoos ara oonerse a eas, e esa oo e meias ara contraea as meias e uea ia usaas o cciente contra usia, e esaoo e oras mtoos e oeraciones en aiaas coniciones os robeas reacionaos con a oranizacin e rea ruaiento e uerzas. nn cuarto ua, oserva ue as caaciaes miitares e usia an meorao a trafs e un esaoo euiirao e toas sus instituciones eecia iaes miitares. neccaente, eaca cinco reas: e esaoo e aras e ata tecnooa, nuevos meios e comunicacin, inteiencia, e mano contro automatiza os a uea raioeectrnica. nn uinto ua, en aias ocasiones eaca un ensaientoue e uso e a uerza miita an es a meo manera e escii a uea. bes, uersimov avierte ue os acaicos miita res no an reao suciente atencin a teas eeccos, incueno as oeraciones e comate contra oraciones ieuares eneias; e uso e aruaciones ue constan e uerzas reuares eacaentos e miicia naciona; e comate en coniciones uranas, incueno one os comatientes usan cifies como escuos umanos a noraizacin ostconicto. nn timo ua, cae eaca ue e iscurso e uersimov roocion un uen eeo e cmo ensa como un ocia ruso, cuano menciona os eeentos cafe reacionaos con su ciencia miita: tenencias, ronstico, a coeacin e os tios e conictos as oras m toos. ain se ee rea atencin eecia a cmo uersimov caraeiza as oeraciones ias como una aifia e nUA a TAN, a uea ia, romovia o os meios e comunicacin como un trino eabecio, es en a actuaia, reaturo. ns sinicatifo ue cuano ecara ue e ecito ruso a eostrao sus estrezas [en iia] en a conuccin e un nuevo tio e uea, se comrene e nuevo tio e uea como a escicin eerente ara e ensaiento ruso sore a uea.Timothy nomas, Ocina de Estudios Militares ExtranjerosComentarios del general del Ejrcito Valeri Guersimov, La guerra contempornea y asuntos actuales para la defensa del pasLa uera siempre ha sido compaera de la humani dad. Naci antes de la aparicin del Estado y es uno de los factores en el desarolo de los Estados. Es natural que el prolema de denir el carer y esencia de la uera siempre ha sido el centro de atencin de los acadmicos internos e extranjeros. Clausewitz deac la naturaleza poltica de la uera, tratndola como una continuacin de la poltica por otros medios. Comprendi que los otros medios sig nican medios violentos. Compar la uera al com bate nico extendido, denindola como un acto de violencia con la meta de forzar a nuestro oponente a que leve a cabo nuestra voluntad. Snesarev y Svechin ilustres tericos militares rusos y soviticos de principios del siglo XX hicieron una gran contribucin al desarolo de la ciencia de la uera. Las tendencias principales de librar la uera, que son resultado de no solamente las relaciones polti cas, sino tambin econmicas y sociales, son un ejemplo de su investigacin. A comienzos de la dcada de los aos 90, se desaro l una rme comprensin de la uera como un medio para lograr las metas polticas exclusivamente a base de usar los medios de lucha armada. La uera como un fenmeno ocupa las mentes de los eecialistas militares internos y extranjeros. Actualmente, Estados Unidos tiene una clasicacin de los conictos militares, incluyendo la uera tradi cional y no tradicional. Al principio del siglo XXI, los tericos eadounidenses propusieron la inclusin de la

PAGE 44

41 uera hbrida en ea clasicacin. Esto se reere a las acciones que ocuren en un perodo que de ninuna manera pueden ser completamente relacionadas con la uera o la paz. En la ciencia y prica interna, se ha determinado un planteamiento ms ponderoso para la clasicacin de los conictos militares contemporneos. Toma en cuenta un mayor nmero de atributos de las ueras y conictos armados. Sen la octina iita e a reeracin usa, las ueras junto con los conictos armados, comprenden el contenido general de los conictos militares. Son una forma de resolver los conictos intereatales o intraeatales con el uso de la fuerza armada. Al mismo tiempo, no hay una denicin de la uera en documentos internacionales o internos ociales. El trmino uera se usa en la ciencia mili tar interna. Se dene en la nncicoeia iita Actualmente, la comunidad militar y cientca discute dinmicamente los asuntos relativos a una claricacin del concepto de la uera. Alunos acadmicos y eecialistas se abhieren al trato clsico de la naturaleza y contenido de la uera. En ee punto, no se rechaza la objetividad del desa rolo evolutivo de la uera como un fenmeno y la necesidad de introducir cambios en su teora. Otros recomiendan una revaluacin fundamental de las opi niones sobre la naturaleza y contenido del concepto de uera, tomando en cuenta que la lucha armada no es un atributo oligatorio. En la actualidad, se puede encontrar tanto impresa como en discusin plica frases tales como la uera de informacin, uera econmica, uera hbri da y una multitud de otros variantes de la palabra uera. Todos eos deben ser analizados y discuti dos. Es evidente que una discusin acadmica robus ta solo puede ser algo bueno para la ciencia militar interna. El Estado Mayor General e dedicando toda su atencin para resolver ee prolema. En 2016, se organiz una discusin sobre la naturaleza del concep to de la uera en condiciones contemporneas en la Academia Militar del Estado Mayor General. Una reunin de la seccin de asuntos militares de seuridad del consejo de ciencia del Consejo de Seuridad tambin analiz ee asunto. En la discu sin, se desarolaron normas generales en cuanto a la necesidad de analizar las caraersticas de los conic tos militares contemporneos y claricar su origen y desarolo. Los conictos militares a nes del siglo XX y a co mienzos del siglo XXI, dieren reecto a la composi cin de los participantes, las armas usadas, y las formas y mtodos de aividades de las tropas. Al mismo tiempo, los conictos militares no han sobrepasado los lmites de la naturaleza convencional de la uera; sus componentes son tipos de conicto tales como la lucha armada directa, lucha poltica, lucha diplomtica, lucha de informacin y otras. Nuevas caraersticas han apa recido en eas tales como un cambio en la corelacin de la contribucin de un tipo de lucha sobre otro en el xito poltico general de una uera, la superioridad abrumadora de una de las partes en la fuerza militar y el podero econmico, etctera. Hay varias caraersticas que distinuen los conic tos militares contemporneos. La experiencia de las operaciones de la OTAN en Yugoslavia, que presagi la era de la uera as lamada remota o de no contacto, no ha recibido una am plia circulacin. El motivo es objetivo: se impusieron las restricciones de una naturaleza geogrca y econmica en los logro de las metas de la uera. El factor de costo de las armas y la uera comenz a desempear un papel importante en la seleccin de mtodos para levar a cabo las operaciones militares. Una caraerstica considerale de los conictos militares contemporneos es el creciente uso de los sistemas robticos ms modernos y vehculos areos no tripulados con variadas designaciones y acciones. Han surgido nuevas formas de uso de las distintas fuerzas y medios. Por ejemplo, durante las operaciones en Libia, se ealeci una zona de exclusin area y se lev a cabo un loqueo naval en combinacin con operaciones conjuntas de empresas militares privadas de los pases de la OTAN y agrupaciones armadas de la oposicin. Las potencias mundiales han declarado que lograr la superioridad de informacin es una condicin indiensale de las operaciones de combate en sus conceptos para el uso de ejrcitos. Para resolver ea tarea, se usan los recursos de informacin en masa y de redes sociales. Al mismo tiempo, se incluyen las fuerzas y medios de efectos informacin-psicolgicos e informacin-tcnicos. Por lo tanto, en los conic tos en el Medio Oriente, se usaron por primera vez

PAGE 45

42 y ampliamente las capacidades movilizadas de las redes sociales de Facebook, Twier y otros efectos informacin-tcnicos. El conicto en Siria fue un ejemplo del uso de mto dos de operacin hbridos. Se emplearon operaciones tradicionales y no tradicionales de una naturaleza tanto militar como no militar en ee conicto. En su primera etapa, los conictos internos en Siria se convirtieron en asaltos armados por la oposicin. Entonces, con el apoyo de asesores extranjeros y efectos de informa cin dinmicos, eas acciones adquirieron un carer organizado. Como resultado, organizaciones teroristas, apoyadas y dirigidas desde el exterior, se unieron a la oposicin del gobierno. Estados Unidos y los pases de la OTAN en introduciendo aivamente las operaciones hbridas en el escenario internacional. En su mayor parte, eo ha sido condicionado por el hecho de que ea variante operacional no se incluye en la denicin de agresin. Los medios de comunicacin han denominado eos mtodos como uera hbrida. Sin embargo, emplear la frase uera hbrida como trmino ealecido, es prematuro en la actualidad. Un anlisis de los conictos al principio del si glo XXI indica varias tendencias con reecto a su transformacin. Hoy en da, la falta de claridad entre un eado de uera y la paz es evidente. El otro lado de la moneda de las operaciones hbridas es una nueva percep cin del tiempo de paz, cuando no se emplean acciones militares u otras medidas abierta mente violentas contra un Estado, sino su seu ridad nacional y sobe rana son amenazadas y tal vez atacadas. El eectro de mo tivos y planteamientos para el uso de la fuerza militar se e amplian do. Usado cada vez ms para apoyar los intereses econmicos de un Estado bajo la premisa de proteger la democracia o imbuir valores democrticos en un pas determinado. El nfasis en el contenido de los mtodos de en frentamiento cambia en la direccin del uso extenso de medidas polticas, econmicas, diplomticas, no militares y de informacin, implementadas con la propensin de una polacin para tomar parte en manifestaciones. Las formas y medios de lucha no militares han pasado por un desarolo sin precedentes y han adqui rido una naturaleza peligrosa, y a veces, violenta. El uso prico de mtodos y medios no militares podran causar un colapso en las esferas energticas, bancarias, econmicas, de informacin y otras de las aividades cotidianas de un Estado. Se puede citar el ejemplo de los resultados de los ciberataques contra la infraestructura energtica de Irn en 2015. Un anlisis de las caraersticas, rasgos y tendencias en el desarolo de los conictos militares contempor neos indica que una caraerstica general es inherente para todos eos de una manera u otra: el uso de la fuerza militar. En alunos conictos, como fue el caso de dos ueras de EUA contra Irak o en la operacin de la OTAN en Yugoslavia, son de una lucha armada casi clsica. En otros conictos, como por ejemplo en Siria, una parte combati mediante operaciones antiteroris tas mientras que la otra realiz sus acciones a travs de formaciones armadas ireulares e ilegales y organiza ciones teroristas. Por lo tanto, el contenido principal de la uera contempornea en el futuro previsile siue siendo como antes y su indicador principal ser la presencia de la lucha armada. Tomando todos eos factores en consideracin, an es prico conservar la denicin de uera como se ha dado por la nncicoeia iita Adems, el asunto de determinar la esencia de la uera no ha nalizado; e en desarolo y requiere un estudio constante y una atenta consideracin. Con ee objetivo, una discusin de mesa redonda sobre el tema, Contemporary Warfare and Armed Conicts: Charaeristic Features and Traits, ser celebrada en agosto del presente ao [2017] dentro del marco del programa del foro militar-tecnolgico internacional ASMIIA-2017. Los acadmicos de la Academia de Ciencias Militares deberan participar ms aivamente General del Ejrcito Valeri Guersimov, es el Jefe de Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de la Federacin Rusa y primer sub ministro de Defensa. Es egre sado de la Escuela Superior de Mando de Tanques Kazan, la Academia Militar de Fuerzas Blindadas Malinovsky y la Academia Militar del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia. Sirvi en una amplia variedad de posiciones de mando y estado mayor antes de su cargo actual, incluyendo comandante del 58 Ejrcito durante las operaciones de combate en Chechenia.

PAGE 46

43 en las mesas redondas y en el foro. Es necesario con tinuar el trabajo de eandarizacin interdeparta mental de los trminos y deniciones militares y militares-polticos. El incremento del potencial de conicto en el mun do hace hincapi en la urgencia de numerosas tareas en el campo de defensa del pas. El ms importante como antesel rechazo garantizado de una posile agresin desde cualquier direccin en la relacin que existe entre la Federacin Rusa y sus aliados. En tiempo de paz, cuando se levan a cabo medidas para la disuasin estratgica, es necesario garantizar la neutralizacin de amenazas a la seuridad nacional a travs de las fuerzas y medios disponiles. En ee aecto, el rol e importancia de pronosticar y evaluar los peligros y amenazas militares aumentan. Es provechoso implementarlos juntos con una evaluacin de las amenazas econmicas, de informacin y otros a la Federacin Rusa. Se mejoran las capacidades de las fuerzas armadas mediante un desarolo equilibrado de todas las institu ciones y eecialidades militares, as como el desarolo de armas de alta tecnologa, medios de comunicacin contemporneos, inteligencia, mando y control auto matizado y la uera radioelectrnica. Actualmente, el suministro de gran escala de las Fuerzas de Cohetes Estratgicos con sistemas de misiles contemporneos est en camino. La Armada est adquiriendo nuevos submarinos nucleares con misiles balsticos y cruceros sin paralelo en el mundo. Se est modernizando la aviacin estratgicalos legendarios aviones u-160 y u-95S. Esto har posile que, en general, 90% de las fuerzas nucleares estratgicas contarn con recibirn equipamiento moderno para 2020. En 2021, el potencial de ataque con armas de alta tecnologa en las fuerzas armadas se cuadruplicar. Eso har posile garantizar la seuridad de Rusia a lo largo de todo el permetro fronterizo. El porcentaje de las armas contemporneas y equipamiento militar en las Fuerzas Terestres alcanzarn no menos de 70% en 2021. Las Fuerzas Aeroespaciales adquirirn aeronaves de ltima generacin, que aumentarn las capacida des de combate de la aviacin a casi el dole de lo que son hoy en da. La Armada recibir suministrada con buques contemporneos equipados con misiles de largo alcance de alta tecnologa. La robtica desempea un papel importante en el incremento de las capacidades de combate. Su uso de gran escala pero razonale de varios tipos de sistemas robticos, aumentar la ecacia de las operaciones de tropa y garantizar una gran reduccin en las prdidas de personal. En la actualidad, las fuerzas armadas han adquiri do una oportunidad nica para vericar y comprobar nuevos modelos de armas y equipamiento militar en condiciones climticas complejas. Es necesario continuar generalizando la experiencia del uso de los medios de la lucha armada en los aconte cimientos en Siria y aprender lecciones para renarlas y modernizarlas. La victoria en toda uera se logra no solo por el material blico, sino tambin los recursos espiri tuales de la Nacin, su cohesin y los esfuerzos por todas las fuerzas para oponerse a la agresin. Por lo tanto, el liderazgo militar-poltico de la Federacin Rusa ejerce grandes esfuerzos para restaurar la con fianza de la polacin en el ejrcito. Hoy en da, las fuerzas armadas legan a un nivel fundamentalmente nuevo de apresto de combate y esto recibe un total apoyo de la sociedad rusa. Por motivos de incrementar an ms el prestigio de las fuerzas armadas, es importante desarolar los lazos entre el ejrcito y la sociedad. En ea iniciativa, es ne cesario mejorar los sistemas para educar a los militares y para la educacin militar-patritica de jvenes rusos. La resolucin de las tareas actuales para garantizar la seuridad militar del pas es imposile sin un estudio atento y avanzado. Al mismo tiempo, como ha demostrado la experien cia en Siria, actualmente resolvemos muchas tareas a travs de experiencia prica, sin tener la oportunidad de sacar recomendaciones de la ciencia militar. Por lo tanto, los acadmicos militares no han prea do suciente atencin a los prolemas de levar a cabo las operaciones de combate contra formaciones ireu lares enemigas; el uso de agrupaciones que constan de fuerzas reulares y deacamentos de milicia nacional; el combate en condiciones urbanas, incluyendo donde los combatientes usan civiles como escudos humanos y la normalizacin postconicto. Durante la operacin para estabilizar la situacin en Siria, las misiones que eran nuevas para las tropas frecuentemente eran resueltas en el lugar, tomando

PAGE 47

44 en cuenta la experiencia que haba sido adquirida y las circunstancias. En este punto, el ejrcito ruso ha mostrado habilidades en levar a cabo la uera de nuevo tipo, organizando coaliciones y trabajando con aliados. El creciente poder de combate de Rusia y las capacidades de las fuerzas armadas para resolver las misiones estratgicas en un teatro de operaciones militares remoto quedaba demostrado a la comunidad internacional. La experiencia prica ha sido adquirida en la planicacin y conduccin de operaciones areas, realizando ataques con misiles y aviacin masivos, as como el uso de armas areas, navales y terestres de alta tecnologa. La aviacin del portaaviones pesado bmirante uznetsov particip por primera vez en las operaciones de combate, levando a cabo ms de sesenta vuelos. Con la asesora militar rusa y con el constante apoyo de la aviacin de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, grandes grupos armados fueron aplastadas en las provincias de Latakia, Alepo y Damasco. Se realeci el control en Palmira. Es sumamente importante que la experiencia que se alcanz en el combate sea empleada al mximo en el desarolo y preparacin en el combate de los rganos de mando y control y de las tropas. En su totalidad, el rol de la ciencia militar funda mentalmente siue siendo tan importante como nunca y sus resultados deben ser aprendidos en la prica. Al reecto, quisiera tomar un momento para reejar en las tareas prioritarias de la Academia de Ciencias Militares y de la ciencia militar en su totalidad. Ante todo es el estudio de las nuevas formas de enfrentamiento intereatal y el desarolo de mtodos ecaces para contrarearlos. Es necesario prear atencin eecial en determinar las medidas preventivas para contrarear el desenca denamiento de la uera hbrida contra Rusia y sus aliados. Tambin es necesario estudiar ecazmente las caraersticas de los conictos militares contempo rneos y a base de eo, desarolar ecaces formas y mtodos de operaciones de tropas y fuerzas en varias condiciones. Los prolemas de organizar y reagrupar a las fuerzas en teatros de operaciones militares remotos requieren una investigacin distinta. Y, las tareas generales de la ciencia militar no han perdido su urgencia. Tambin requieren ms trabajo, desarolo de nuevos conceptos y la adquisicin de nuevos conocimientos. Estoy seuro de que los acadmicos de la Academia de Ciencias Militares, junto con representantes de los complejos militares-cientcos de Rusia, hacen una importante contribucin a la resolucin de eos prolemas y otros, haciendo posile incrementar las capacidades defensivas y seuridad de nuestro pas. Nota1. Sovremennaia voiny i aktualnye voprosy oborony strany [La guerra contempornea y asuntos actuales para la defensa del pas], Journal of the Academy of Military Sciences [Revista de la Academia de Ciencias Militares]2, nro. 59 (2017). Traducido por Dr. Harold Orenstein. El artculo se encuentra bajo el subttulo Military-Scientic Conference at the Academy of Military Sciences.

PAGE 48

45 El efecto PagonisEl futuro de la doctrina para el puesto de mando del rea de apoyoGeneral de brigada Michael R. Fenzel, Ejrcito de EUA Capitn Benjamin H. Torgersen, Ejrcito de EUADesde la batala de las Termpilas, cuando Jerjes I atac la zona de retauardia de los espartanos y el rey Lenidas I contrare el avance persa hacia Atenas con trecientos de sus mejores uereros, ejrcitos y generales a menudo ven la zona de retauardia enemiga como un lanco Vehculos blindados y helicpteros cubiertos esperan ser transportados a Estados Unidos el 17 de junio de 1991 despus de participar en la operacin Desert Storm. El gran xito de los esfuerzos logsticos durante la guerra se debe en parte al nombramiento del teniente general William Gus Pagonis como comandante de las operaciones de sostenimiento. (Foto: Teniente Gary W. Buerworth, Armada de Estados Unidos)

PAGE 49

46 vulnerale y tentador. En el campo de batala moder no, la zona de retauardia sufre los estragos de actos teroristas y los efectos perturbadores de insurgentes en posiciones estratgicas. El objetivo no ha cambiado en los ltimos dos mil quinientos aos: si puedes destruir los abastecimientos y los medios de sostenimiento del ejrcito adversario, tendrs deejado el camino hacia la victoria. Cmo el comandante de una divisin piense defender el rea de apoyo debera tener directa relacin con la intensidad del combate en las reas cercana y profunda. Sin embargo, cuando el combate empieza, ninn comandante quiere que su retauardia sea una distraccin que desve su tiempo, su energa y los recur sos para su defensa. Dado el actual ritmo de la uera, la presencia omnipresente de sistemas areos no tripulados (UAS, unanne aicra sste) amigos y enemigos, y las amenazas que presentan los teroristas y los insurgen tes detrs de las propias lneas, no es suciente simple mente proteger los medios logsticos de una divisin. Las fuerzas amigas deben trabajar continuamente para impedir el desarolo de desaos signicativos contra el sostenimiento. Planteamos que comprometer un cuartel general completamente funcional centrado en el sostenimiento y en la proteccin de las lneas terestres de abastecimiento y de comunicaciones, mientras se ad quieren lancos enemigos de forma aiva y agresiva, es un nuevo imperativo de la uera. La integracin sica y doctrinal de la proteccin, el sostenimiento y las fun ciones de combate es el mejor mtodo para controlar el rea de apoyo. En ee caso, se designara al seundo comandante como el agente controlador para dismi nuir la carga del comandante de la divisin. Estas no son oligaciones nuevas, sino una perectiva moderna sobre la vieja nocin de que los ejrcitos descuidan la seuridad de las reas de apoyo bajo su propio riesgo. La historia del concepto de pueo de mando del rea de apoyo (SACP, suport area coman ost) se remonta a las legiones romanas, las cuales contaban con un esquema organizativo y un conjunto de principios que dirigan las operaciones del rea de apoyo. El ejr cito romano cre equipos eecializados para distribuir y transportar armas, equipo y raciones a las tropas de vanuardia. Utilizaban caruajes para transportar abastecimientos a las lneas de vanuardia con escoltas armadas. Los ejrcitos se centraban en la construccin de caminos y puentes donde quiera que fueran para facilitar su reabastecimiento. Al fue donde tuvieron su origen los ingenieros militares y los ociales de intendencia Napolen reconoci la importancia de proteger y agilizar su estructura logstica para sustentar a su gran ejrcito. Siuiendo el ejemplo del ejrcito romano, el jefe de abastecimiento de Napolen, Claude-Louis Petiet, desarol un sistema de requisicin formal y design a comisarios militares para supervisar los esfuerzos de reabastecimiento. Las tareas de abastecimiento como el horneado de pan, el procesamiento de carne y la bs queda de alimentos tenan sus propias unidades y jefes. En la campaa de Austerlitz en 1805, eas innovacio nes, junto con la decisin de Napolen de dividir a su ejrcito en divisiones con unidades de apoyo orgnicas, fueron fundamentales. Esta ventaja le permiti al ejrcito francs cubrir grandes reas de tereno, superar ticamente a sus enemigos, evitar nu merosas bajas y conseuir la victoria en varias oca siones La planicacin y la proteccin de las lneas El capitn Benjamin H. Torgersen, Ejrcito de EUA, actualmente est cur sando el Maneuver Captains Career Course (MCCC) en Fort Benning, Georgia. Su ltimo destino fue como edecn del segundo comandante general (apoyo) de la 82 Divisin Aerotransportada en Fort Bragg. Antes de desempear ese cargo, sirvi como ocial ejecutivo ( executive ocer) y como comandante de un pelotn de fusileros en la 82 Divisin Aerotransportada. Obtuvo una licenciatura en Occidental College y curs estudios en la Royal Military Academy Sandhurst. El general de brigada Michael R. Fenzel, Ejrcito de EUA, es el director de planicacin (CJ5) de la operacin Resolute Support de la OTAN y de U.S. ForcesAfghanistan (USFOR-A). Su ltimo destino fue como segundo comandante general (apoyo) de la 82 Divisin Aerotransportada en Fort Bragg, Carolina del Norte. Antes de ejercer ese cargo, fue becario militar (military fellow) de mayor antigedad en el Council on Foreign Relations (CFR) y jefe de estado mayor de la 82 Divisin Aerotransportada. Fenzel obtuvo un doctorado en Estudios de Seguridad Nacional en la Naval Postgraduate School (NPS) y una maestra en la Universidad de Harvard. Escribi reciente mente No Miracles: e Failure of Soviet Decision-Making in the Afghan War (diciembre de 2017, Stanford University Press).

PAGE 50

47 de comunicaciones extendidas permitieron el xito de Napolen. Su decisin de empoderar a Petiet fue decisi va para conseuir eas victorias. Durante la Seunda Guera Mundial, el Ejrcito alemn ealeci un rea de seuridad para la reta uardia en el frente oriental. Esta medida se adopt para impedir que el ejrcito ruso aseara un golpe de vastador a sus sobreextendidas lneas de abastecimiento y acareo. Los alemanes ealecieron una zona de reta uardia para cada unidad de vanuardia y nombraron a un solo comandante responsale de todos los asuntos de seuridad. Los batalones de seuridad eaban com pueos por veteranos mayores de la Primera Guera Mundial, unidades militares de los Estados blticos y soldados de la lnea de vanuardia que haban regresado temporalmente a la retauardia por un respiro Los fracasos iniciales para proteger las lneas de abastecimiento y acareo levaron a la introduccin de un sistema de seuridad mejorado. Este sistema se centr en denir claramente la red de transporte de abastecimientos y entre alunas de sus medidas de se uridad se encontraban que los viajes entre los centros de abastecimiento se deban realizar sin parar, los suministros tenan que ser diersados rpidamente y los almacenes tenan que ear protegidos de la obser vacin y los ataques areos. El sistema feroviario era el principal medio de reabastecimiento y muchas veces era lanco de los ataques de las uerilas. Como resul tado, las escoltas de seuridad, compueas por fusileros y caones de alto calibre, a menudo acompaaban a los trenes de abastecimiento para proteger a sus fuerzas de sostenimiento .El efecto Pagonis y la evolucin del concepto de puesto de mando del rea de apoyoEn la era moderna, la uera del Golfo es un claro ejemplo de lo que podemos anticipar para las ueras futuras. Esta uera fue marcada por la transicin significativa desde un mando logstico distribuido, como lo estaleca la doctrina militar, hacia un solo jefe de logstica. Durante la uera del Golfo, el general Norman Schwarzkopf no siui lo que la doctrina Pantalla : Pantalla : PantallaMapa analgicoDCG-S Elementos de estado mayor de la 82 ABD Administrador de abastecimientos de la 82 SB Seales/audivisual 130 MEB ECPLeyenda MEBBrigada de Refuerzo a la Maniobra ECPPunto de control inicial ABDDivisin Aerotransportada SBBrigada de Sostenimiento DCG-SSegundo comandante general de logsticaComandante de la MEB Comandante de la SBExpando van Expando van Expando vanExpando vanProteccin Sostenimiento Figura 1. Composicin del puesto de mando del rea de apoyo de la 82 Divisin Aerotransportada(Grco de los autores)

PAGE 51

48 recomendaba y nombr al teniente general Wiliam Gus Pagonis seundo comandante de logstica del Mando Central con el propsito de que un solo indi viduo en la cadena de mando fuera el responsale de todas las operaciones de sostenimiento. Pagonis eaba a cargo de la recepcin y la distribucin de los abas tecimientos a travs de todos los mtodos del teatro. Como el nico jefe de logstica, consiui el apoyo logstico de la nacin antriona trabajando estre chamente con el Gobierno saudita para negociar los acuerdos. A los encargados del sostenimiento les or den ealecer bases logsticas en posiciones clave enfrente de las fuerzas que avanzaban. Estos depsitos provisionales de material fungile eran ealecidos cerca de las principales rutas de abastecimiento y deban ser destruidos si eran comprometidos. Para hacer ea labor, Pagonis deleg en los coman dantes subordinados de las bases logsticas amplia autoridad para reabastecer las fuerzas y proteger las lneas de abastecimiento y acareo. Esta propuea in novadora garantizaba que los responsales del sosteni miento en el teatro podan responder rpidamente a las necesidades crticas mientras mantenan la capacidad para satisfacer los requisitos de la lnea de vanuardia La aplicacin de un solo mando para los recursos logs ticos contribuy directamente a la victoria. En el transcurso de los ltimos dos aos (20162017), las divisiones del Ejrcito han desarolado de forma secuencial el concepto de mando tipo misin para el rea de apoyo. En cada caso, se pueden ver co nexiones importantes con la extraordinaria libertad de accin que Schwarzkopf deleg en Pagonis. La evolu cin del concepto de mando tipo misin es una narati va histrica excelente que ayuda a determinar la mejor doctrina para gestionar el rea de apoyo. Cada divi sin ha contribuido al entendimiento y el empleo del concepto de SACP durante los ejercicios de pueo de mando virtual (WFX, arte execise ). De hecho, los seundos comandantes generales de logstica (DCG-S, eut comanin enera o suport) en cada divisin colaboraron directamente durante los ejercicios WFX que se describen aqu y el dilogo continuaba a medida que se escriba ee artculo. 1 Divisin de Infantera. La idea de un SACP surgi por necesidad durante el ejercicio FX 16-04 y el comandante general de la 1 Divisin de Infantera fue quien deni el concepto. Durante su primer ejer cicio interno de pueo de mando (CPX, coman ost Personal de la 130 Brigada de Refuerzo a la Maniobra, la 82 Brigada de Sostenimiento y el estado mayor de la divisin operan en un centro de mando de operaciones e inteligencia integrado y compacto (como se muestra en la gura 1) con el propsito de tener una coordinacin ms directa y estrecha en junio de 2017 en Fort Bragg, Carolina del Norte. (Foto: Mission Command Training Program)

PAGE 52

49 execise ), el comandante de la divisin percibi que era necesario un SACP porque la aividad enemiga en el rea de apoyo eaba interumpiendo constantemente el apoyo logstico y lo oligaba a desviar su atencin del combate en las reas cercana y profunda. Finalmente, el SACP de la 1 Divisin de Infantera logr alcanzar sus objetivos y capturar posiciones enemigas en el rea de apoyo. Esto le permiti al comandante general dictar de manera ms eciente el ritmo del combate en las reas cercana y profunda. La 1 Divisin de Infantera reconoci que era nece sario emplear las capacidades de la brigada de refuerzo a la maniobra (MEB, maneuve enanceent iae ) de la Guardia Nacional que formaba parte de la divisin para operar el SACP en su totalidad sin tener que transferir recursos del pueo de mando principal de la divisin (DMAIN, main coman ost). Una unidad de la Guardia Nacional o de la Reserva del Ejrcito con suciente adiestramiento puede proporcionar las capa cidades de proteccin de una MEB. Sin embargo, si bien los ociales de enlace de la MEB participaron en el pro ceso de planicacin del ejercicio FX 16-04, la MEB no haba trabajado con la 1 Divisin de Infantera en el tereno antes y por eso tena un entendimiento muy limitado del papel del SACP en el combate. De hecho, el comandante de la MEB (para el WFX) solo leg al comienzo del ejercicio. A pesar de eos retos de inte gracin, la MEB fue ecaz a la hora de coordinar los planes para la proteccin de fuegos y contrarear las patrulas de reconocimiento en el rea de apoyo para el FX 16-04. La 1 Divisin de Infantera rpidamente se dio cuenta de que proporcionar recursos y personal adi cionales al SACP beneciaba a toda la divisin. Para el seundo ejercicio CPX del FX 16-04, tanto la MEB como el SACP contaba con un pelotn de UAS y medios lindados adicionales. El resultado fue mayor libertad de movimiento en el rea de apoyo y un ritmo de combate ms rpido para los elementos de manio bra. Para sincronizar mejor los esfuerzos del SACP con los del DMAIN y el pueo de mando de asalto tico de la divisin (DTAC, taica asaut coman Los camiones M1087 forman uno de los principales centros de operaciones durante el ejercicio Bright Star el 4 de octubre de 2005 en Egipto. Se pueden congurar de varias maneras para crear puestos de mando altamente ecaces. (Foto: Sargento Alex Licea, Combined Joint Task ForceBright Star Public Aairs Oce)

PAGE 53

50 ost ), la 1 Divisin de Infantera decidi transmitir las reuniones informativas clave (iens de actualiza cin del combate, de actualizacin para comandantes y de adquisicin de objetivos (taretin )) por medio de altavoces en el SACP, lo cual funcion extremadamente bien para aumentar el entendimiento comn por el eado mayor. 3 Divisin de Infantera. El concepto de SACP fue modicado nuevamente por la 3 Divisin de Infantera durante el ejercicio FX 17-01. Cabe mencionar que los autores formaban parte del mando superior de la 3 Divisin de Infantera durante el ejercicio, y por lo tanto, eaban en una excelente posicin para observar los cambios aplicados al modelo ealecido por la 1 Divisin de Infantera. La 3 Divisin de Infantera visualiz el SACP como un nodo de mando tipo misin de la divisin con base en la MEB asignada. El DCG-S supervisaba las operaciones del SACP para garantizar que eas se cumplieran conforme a la intencin del co mandante general. El eado mayor de la divisin abor d la falta de personal aumentado el nmero de perso nas y equipo. El SACP de la 3 Divisin de Infantera, compueo por 176 integrantes, era mucho ms grande que el de la 1 Divisin de Infantera debido a que su MEB tena una participacin mucho ms aiva. La 3 Divisin de Infantera reconoci inmediatamente que era importante integrar a la MEB en la infraestructura del rea de apoyo. De hecho, el mando de la divisin y su eado mayor empezaron a coordinar y a entrenar con la MEB cuatro meses antes de que empezara el ejercicio, lo cual redujo la friccin asociada con integrar una unidad nueva en la organizacin de tarea de una divisin. Los comandantes de todos los elementos del SACP comenzaron a modicar su estructura y denir sus procesos a travs de una continua colaboracin. En la versin del SACP de la 3 Divisin de Infantera, el comandante de la MEB actuaba como comandante del SACP mientras que el DCG-S super visaba las operaciones. Se resolvi ea organizacin porque el cuartel general de la MEB proporcionaba la mayor parte del personal y el equipo que el SACP empleaba. Bsicamente, el SACP de la 3 Divisin de Infantera era el centro de operaciones ticas (TOC, taica oerations cente ) de la MEB con espacio adicional para el personal de eado mayor de la divisin y el DCG-S. La 3 Divisin de Infantera tambin reconoci la importancia de los ociales de enlace de otras organizaciones que se centraban en las relaciones externas a pesar de no formar parte del Departamento de Defensa, como el Political Advisor Program, la Agencia de Estados Unidos para el Desarolo Internacional (USAID) y los organismos de las naciones antrionas. Estos ociales de enlace mejoraron la coordinacin en toda el rea de apoyo. A diferencia de la 1 Divisin de Infantera, la 3 Divisin de Infantera determin que el SACP era capaz de emitir rdenes eeccas al rea de apoyo y a los elementos de control que se encontraban en el te reno. La idea de la 3 Divisin de Infantera de contar con la presencia de un comandante de mayor antie dad en la divisin (en la forma de un DCG-S) superior a todos los comandantes de brigada del rea de apoyo y que pudiera facilitar la coordinacin mejor que cualquier eado mayor de la divisin o comandante PlanicacinEstatus Pizarras Mapa Panorama operacional comn analgico Comunicaciones Chat tctico de la divisin Panorama operacional comn digital Figura 2. Composicin de un centro de asalto tctico de la brigada en un camin M1087(Grco de los autores)

PAGE 54

51 de brigada subordinado fue un paso clave para el esquema de la organizacin. 1 Divisin Blindada. La 1 Divisin Blindada particip en el FX 17-02 empleando el SACP como un pueo de mando de coordinacin vinculado a la MEB y a la brigada de sostenimiento. El SACP se dedic exclusivamen te a las operaciones en curso y a la coordinacin directa con el DMAIN para facilitar la gestin de las operaciones de proteccin en el rea de apoyo. No tena la ca pacidad para controlar el espacio areo o los fuegos. Sin embargo, el comandante de la brigada de sostenimiento sirvi como el jefe de sostenimiento y el comandante de la MEB sirvi como el jefe de proteccin. Este tipo de estructura organizativa fue implementada por otras divisiones para facilitar la comunicacin y la coordina cin. En el medio del ejercicio, ambos comandantes de brigada recibieron instrucciones de sentarse al lado del DCGS-S en el SAC para simplicar la co municacin entre los esfuerzos de proteccin y soste nimiento. Si bien se encontraban en diferentes lugares, lograron alcanzar su objetivo despus de alunos das de lenta coordinacin y prolemas de retraso. Este fue un paso decisivo en la evolucin del concepto de SACP que naci producto de la necesidad. 25 Divisin de Infantera. La 25 Divisin de Infantera aplic su propio esquema organizativo al SACP durante el ejercicio FX 17-04 en Schoeld Baracks, Hawi. Este enfoque haba sido ensayado va rias veces, eaba bien organizado e integraba una sec cin experimentada del eado mayor. Las responsabi lidades del SACP con reecto al DMAIN y el DTAC fueron claramente denidas por el DCG-S. El DMAIN era responsale del combate en el rea cercana mientras que el DTAC se centraba en el combate en el rea pro funda o en secciones eeccas del rea cercana como los cruces de cursos de aua o las operaciones de asalto areo a nivel de brigada. El DMAIN era el encargado de desarolar el proceso de adquisicin de objetivos para los combates en las reas cercanas y profundas mientras que el eado mayor del SACP coordinara la adquisicin de objetivos en el rea de apoyo, pero solo con los medios sucientes para proteger las lneas de comunicaciones terestres y sin la capacidad para con trolar la maniobra, los fuegos y los efectos. La integracin de la MEB no se logr antes del inicio del FX 17-04 y a medida que avanzaba el ejercicio, fue limitada. La MEB no consideraba el ejercicio una aividad de entrenamiento prioritaria (el comandante de la brigada (que perteneca a la Reserva del Ejrcito) no particip). El representante de mayor antiedad de la MEB era un ocial superior joven y agresivo que no haba trabajado con la divisin antes. Pese a los mejores esfuerzos del ocial, la falta de preparacin de la MEB antes del ejercicio hizo imposile integrar adecuada mente la proteccin al sostenimiento. Esta situacin empeor por el hecho de que la mayora de los recursos 130 Brigada de Refuerzo a la Maniobra Estado mayor de la 82 Divisin Aerotransportada Audiovisual 82 Brigada de Sostenimiento Figura 3. Cuatro camiones M1087 componen el centro de asalto tctico del puesto de mando del rea de apoyo(Grco de los autores)

PAGE 55

52 necesarios para controlar el rea de apoyo vinieron de una tala de organizacin y equipo (TOE, tabe an oranization euiment ) endar de la MEB. Dado que no se pudo agregar al personal y el equipo que faltaba, el SACP de la 25 Divisin de Infantera solo pudo servir como un pueo de mando de coordinacin durante el FX 17-04. Las reuniones de sincronizacin del SACP fueron el componente ms valioso del ritmo de batala con reecto a la coordinacin y gestin del rea de apoyo y una heramienta esencial para resolver los pro lemas que surgan durante el ejercicio, lo cual signica ba otra mejora considerale para el concepto de SACP. El DCG-S de la 25 Divisin de Infantera eaba en el centro de atencin de todo el eado mayor del rea de apoyo y las decisiones que se tomaban para refor zar o complementar los esfuerzos del DMAIN eran coordinadas a travs de l. Era claro que los medios de la divisin necesarios para las prioridades logsticas se encontraban en el SACP y funcionaban a un alto nivel, lo cual permiti al DCG-S gestionar el rea de apoyo de forma eciente. Sin embargo, los recursos, el personal tcnico y los sistemas necesarios para controlar el rea de apoyo en su totalidad no eaban disponilesen particular los sistemas para controlar y deejar el espacio areo y controlar los fuegos, como el aica birsace nteration ste el bvance riel brtier aica ata ste y el bi an isie eense orstation El personal con formacin y experiencia en la aviacin, la defensa area y la artilera de campa a capaz de operar eos sistemas tampoco eaba dis ponile. A pesar de eas dicultades, el SACP ejerci mejor control que las otras divisiones anteriores y sent las bases para que un SACP pueda convertirse en un pueo de mando de control a nivel de divisin.Doctrina emergente para el puesto de mando del rea de apoyoNuestra experiencia con la 82 Divisin Aerotransportada durante el ejercicio FX 17-05 fue inuenciada por las experiencias anteriores de otras divisiones y representa una integracin deliberada de todas las lecciones aprendidas. La estructura del SACP fue desarolada teniendo en cuenta la intencin de su comandante general. El general de divisin Erik Kurila dispuso que todos los pueos de mando, incluyendo el SACP, fuesen ms pequeos, ms ligeros, ms rpidos, ms capaces y contaran con un eado mayor ms gil. Con eo en mente, se intent ealecer una sinergia entre los pueos de mando de combate, de sosteni miento y de proteccin mediante el ealecimiento La 82 Divisin Aerotransportada estableci su puesto de mando del rea de apoyo (como se muestra aqu) en la zona de lanzamiento Holland, en Fort Bragg, Carolina del Norte, durante el ejercicio WFX 17-05. (Foto: Capitn Benjamin Torgersen, Ejrcito de EUA)

PAGE 56

53 de centros de operaciones ticas. Colocamos a la 130 MEB (de la Guardia Nacional de Carolina del Norte), la Brigada de Sostenimiento de la 82 Divisin Aerotransportada (ADSB, airorne ifision sustainent iae ) y los elementos de eado mayor de la divi sin en un SACP, con los comandantes de brigada y el DCG-S sentados uno al lado del otro. Bsicamente, todo el personal clave de cada uno de los tres compo nentes se encontraba trabajando en tiendas de campa a abiertas y contiuas para facilitar la coordinacin directa (Vase la ura 1). Cuatro camiones de cinco toneladas de caja expandile (exano an ) fueron incorporados en caso de que UAS o exploradores enemigos comprometieran la posicin y hubiera que desplazarse rpidamente. Cada cuartel general de los tres centros de operaciones ticas (la MEB, la ADSB y el eado mayor de la divi sin) tena a su disposicin uno de los camiones. Al comienzo del ejercicio, nos centramos solamente en emplear un centro de asalto tico (TAC, taica asaut cente ) del SACP responsale por un corto plazo del mando tipo misin mientras el SACP principal se ealeca en el lugar aseurado por el TAC. Sin em bargo, a medida que se fue revelando la amenaza y las operaciones continuaban, quedaba en evidencia que el TAC proporcionaba bsicamente la misma capacidad que el DTAC proporcionaba al DMAIN, mayor exibi lidad al mando. Las limitaciones del TAC son efecti vamente la conexin de los componentes de control que ejerce el SACP debido a que no tiene la capacidad actual para controlar ninn combate en modo TAC (capacidades de fuegos o deeje del espacio areo). Sin embargo, el poder de coordinacin del TAC le propor ciona una enorme capacidad de seuimiento logstico y una capacidad extra en el ejercicio del mando tipo misin. Este enfoque adoptado permiti como mnimo una efectiva transicin de pueos de mando. La construccin del TAC una vez que se separa del SACP tambin es importante. Al iual que en las reas cercana y profunda, el rea de apoyo enfrentar circunstancias exigentes que requerirn que el nodo de mando principal tenga la capacidad para reposicionarse rpidamente para disminuir su vulnerabilidad. Cmo el eado mayor es posicionado para hacer ea transicin mientras se mantiene el conocimiento de la situacin durante el desplazamiento es de suma importancia. Sin importar el tipo de divisin (p. ej. infantera, lindada o aerotransportada), el empleo de los camiones es por lo menos una solucin para eos requisitos (Vase la ura 2). Se asigna un camin para cada brigada y otro para el eado mayor de la divisin. Tambin se asigna un camin como centro audiovisual de las tres unidades para proporcionar comunicaciones seuras en un ambiente alejado del ruido y el movimiento de los otros tres camiones. Estos camiones una vez posicionados cerca de cada uno, permiten ealecer una estructura funcional (Vase la ura 3), conectados con paneles de contrachapado para el suelo y cubiertos con una carpa y red de camuaje. Adems de permitirle al TAC asu mir el combate y ejercer la funcin de SACP princi pal, ea estructura permite un cierto nivel de supervi vencia ya que el camuaje reduce las marcas de huelas vehiculares terestres. Una vez que el TAC asume el control del combate, el SACP principal se desmantela tan rpido como sea posile y se desplaza a una nueva posicin cerca del TAC. Reunir al DCG-S, al comandante de la MEB y al comandante de la brigada de sostenimiento en un centro de mando de operaciones e inteligencia es importante para sincronizar las aividades en el rea de apoyo y facilitar la coordinacin y la solucin de conictos de forma inmediata en un combate que se desarola rpidamente. Dado el ritmo de las operacio nes, una brigada de sostenimiento solo puede apoyar a una divisin de forma efectiva en un combate de accin decisiva. El ejercicio WFX demostr que para mante ner la supervivencia de los medios de apoyo logstico es necesario integrar al TOC de la brigada de sosteni miento al SACP, en vez de colocarlo con un mando de apoyo expedicionario. La incorporacin de un DCG-S en el SACP facilita tanto la coordinacin y la solucin de conictos como la recepcin de medios importantes desde el DMAIN. En el FX 17-05, la integracin de la MEB, la ADSB y los eados mayores de la divisin fomenta ron un proceso de toma de decisiones rpido y ecaz mediante la creacin de clulas fusionadas a travs de las funciones de combate. Alunas de las revelaciones ms importantes del ejercicio en la revista despus de la accin vinieron de un detalado anlisis con reecto a dnde se sentaban los miembros clave de eado mayor durante las actualizaciones de combate y dnde se encontraban sus pueos de trabajo en relacin con los

PAGE 57

54 de sus pares. El dilogo temprano y continuo entre los miembros de la brigada y el eado mayor de la divisin fue lo que puso en accin ee acuerdo conceptual. Durante las fases de planicacin de una operacin militar, se debe reexionar profundamente sobre qu medios, recursos y personal clave permanecern en el rea de apoyoya que por aqu pasarn y se controla rn todas las clases de abastecimientos y suministros crticos del combate. En un ambiente de amenazas dinmico y acelerado, simplemente no hay tiempo para transferir recursos o desplazar otro pueo al rea de apoyo para resolver las vulnerabilidades. El SACP proporciona un nodo de mando tipo misin con las capacidades y la supervisin apropiada (en la forma de un DCG-S) para abordar las amenazas a medida que van surgiendo, solicitar medios crticos e implementar las prioridades del comandante general. En un rea de apoyo, la doctrina actual sugiere que es apropiado ealecer y emplear un pueo de mando de la brigada de sostenimiento y un pueo de mando de la brigada de refuerzo a la maniobra. La doctri na emergente sugiere que un pueo de mando tipo misin de la divisin es apropiado porque los medios organizativos, los recursos y las prioridades de mando demandan un nodo capaz de hacer cumplir las deci siones tomadas por el comandante general y dirigir las acciones que siuen su intencin. Esto es eecialmen te importante porque la amenaza en el rea de apoyo probalemente ser diferente de la amenaza en las reas cercana y profunda. El propsito de las fuerzas propias en el rea de apoyo continuar siendo prevenir la interupcin de las lneas de abastecimiento y acareo para garantizar que las fuerzas de maniobra en abastecidas de alimentos, combustile y municiones. Las medidas preventivas que se adopten deben ser planicadas de forma continua e implementadas agresivamente. La estructura esco gida para sincronizar eas acciones debe ser ensayada constantemente.Evaluacin nal sobre la integracin del SACP en una divisinEl SACP solo puede ejercer dos funcionescoor dinar y controlar. En una funcin de coordinacin, un SACP no tiene la capacidad para maniobrar con fuerzas o sus fuegos, o dirigir el esfuerzo de recur sos adicionales de una organizacin de tarea de una divisin. A la inversa, un SACP en posicin de control tendra todos los elementos crticos asociados con el DMAIN o el DTAC. Estos recursos crticos incluiran los sistemas de mando tipo misin que permitan al SACP monitorear y deejar el espacio areo, junto con proporcionar fuego de contrabatera. Los sistemas necesarios para levar a cabo tales acciones incluyen el bvance riel brtier aica ata ste, el bi an isie eense orstation y el aica birsace nteration ste adems de los operadores con la experiencia necesaria para recopilar la retroalimenta cin y convertirla en un panorama operacional comn claro. Basndonos en nuestra experiencia en ejercicios WFX de nivel divisin, consideramos que un SACP en posicin de control es la opcin ms dinmica y ecaz. El SACP debe ser capaz de controlar y dirigir los combates que puedan ocurir en la retauardia de las fuerzas de maniobra. En ambos roles del SACP (coordinador y, eecial mente, controlador), el DCG-S aumenta la sincroni zacin y la capacidad del pueo de mando. El DCG-S a menudo sirve como supervisor inmediato en uarni cin para el comandante de la brigada de aviacin de combate, el comandante de la artilera divisionaria y el comandante de la brigada de sostenimiento. Esta rela cin estrecha crea las condiciones para aprovechar las relaciones existentes. Por ejemplo, si es necesario atacar un objetivo en el rea de apoyo pero los nicos medios de artilera disponiles forman parte del apoyo general, muchas veces una simple lamada telefnica del DCG-S al comandante de la artilera divisionaria puede trans formar el apoyo general en apoyo directo hasta que el objetivo haya sido neutralizado o la amenaza haya sido reducida. Cuando las patrulas logsticas de combate se des plazan por una ruta de abastecimiento principal sin una escolta area y son atacadas, la estrecha relacin entre el comandante de la brigada de aviacin de combate y el DCG-S puede resultar en una ecaz respuea de apoyo. La razn por la cual ee concepto funciona tan bien se debe a uno de los pilares del mando tipo misin, la conanza. Una respuea rpida a las solicitudes de apoyo no depende del grado jerrquico o la posicin, sino saber que la persona con la quien trabajas codo con codo y en la que conas necesita ayuda de inmediato. La dinmica humana impulsa ee aecto del concep to de SACP. Obviamente la cadena de mando formal

PAGE 58

55 ealecida en la uarnicin tiene un efecto externo positivo, pero eo es siempre secundario cuando un camarada necesita ayuda. La vulnerabilidad del rea de apoyo de una divisin siempre ser una preocupacin para el comandante si la estructura del mando tipo misin no puede respon der de manera ecaz a los cursos de accin del enemi go, en eecial los ataques al rea de apoyo. Los comandantes deben aplicar un liderazgo y los recursos adecuados al rea de apoyo si quieren concentrarse plenamente en el combate que tienen enfrente o sus planes no funcionarn, como ocuri con el rey Lenidas I mientras sus uereros espartanos sucum ban a ea vulnerabilidad en la batala de las Termpilas. A pesar de la valenta demostrada por eos trecientos uereros, los espartanos perdieron la batala y Lenidas I muri. Por otro lado, la autoridad y el control ejercida por el teniente general Pagonis durante la operacin esert tor fue un aconteci miento sin precedentes que permiti obtener resulta dos positivos. En una poca en donde la informacin y las formaciones se desplazan a una velocidad alarman te, delegar en un DCG-S la autoridad y el control del rea de apoyo es lo que le permitir al comandante de la divisin el lujo de centrarse en el combate en curso sin tener que preocuparse por su retauardia. La implementacin de una estructura parecida a la de Pagonis para hacerle frente a ee permanente desa ayudar a evitar sorpresas trgicas como ocuri en las Termpilas, permitir mayor creatividad y genera r oportunidades como las que Pagonis aprovech en la primera uera del Golfo. Notas 1. Richard Abels, Armies, War, and Society in the West, ca.300-ca.600: Late Roman and Barbarian Military Organizations and the Fall of the Roman Empire Academia Naval de Estados Unidos (sitio web), consultado el 1 de diciembre de 2017, https://www.usna.edu/Users/history/abels/hh381/late_ro man_barbarian_militaries.htm 2. Michael F. Hammond, Army Logistics and Its Historical Influences, Army Sustainment 44, nro. 1 (enero-febrero de 2012), consultado el 27 de octubre de 2017, http://www.almc. army.mil/alog/issues/JanFeb12/Logistics_Historical_Influences. html 3. Ibd. 4. German Rear-area Security in WWII, Feldgrau.com, consultado el 27 de octubre de 2017, https://www.feldgrau. com/WW2-German-Rear-Area-Security 5. Ibd. 6. Greg Seigle, Gulf War 20th: Logistics Marvels Made the Left Hook Work, Defense Media Network (sitio web), 23 de febrero de 2011, consultado el 27 de octubre de 2017, http://www.defensemedianetwork.com/stories/ gulf-war-20th-logistics-marvels-made-the-left-hook-work 7. Army Doctrine Reference Publication 3-0, Operations (Washington, DC: U.S. Government Publishing Office [GPO], 6 de octubre de 2017), pg. 4-6. 8. Field Manual 3-0, Operations (Washington, DC: U.S. GPO, 6 de octubre de 2017), pg. 2-37.

PAGE 59

56 Un nuevo planteamiento para la escuadra de fusileros de infantera del Ejrcito de EUA Mayor Hassan Kamara, Ejrcito de EUA

PAGE 60

57 Soldados del 1 Batalln, 27 Regimiento de Infantera, 2 Brigada de Combate (BCT, brigade combat team), 25 Divisin de Infante ra, participan en un ejercicio con fuego real de armas combinadas el 6 de diciembre de 2017 en Schoeld Barracks, Hawi. El ejercicio les permiti a los soldados entrenar con mltiples elementos de armas combinadas, incluyendo la artillera, el apoyo areo y los morteros, para tener una potencia de fuego superior en el campo de batalla. (Foto: Sargento David N. Beckstrom, Ejrcito de EUA) Un nuevo planteamiento para la escuadra de fusileros de infantera del Ejrcito de EUA aa ue aa ocuio en e asao ee se consierao sarao, exceto e conceto e ictoia. a estructura oranizacin e nuestro ncito, tanto oeraciona como instituciona, uee caia raicamente eeos ea isueos a aceta ese caio.General Mark A. MileyDesde 1940, las discontinuidades en la uera, los asuntos militares y la sociedad, como tam bin los pronsticos sobre las ueras futuras, son sucientes para invalidar muchos de los principales arumentos, datos y suposiciones que dieron lugar a la escuadra de infantera y justicar una reforma. Este artculo aborda eas discontinuidades y recomienda alunas reformas a la escuadra. El Ejrcito de EUA adopt la escuadra de fusile ros de nueve hombres, en vez de la de doce empleada durante la Seunda Guera Mundial, por causa de las

PAGE 61

58 conversaciones y los halazgos de la Conferencia de Infantera de 1946 en Fort Benning, Georgia. Si bien ha evolucionado un poco, la escuadra de fusileros actual todava e constituida todava por nueve hombres (dos equipos de fuego de cuatro soldados comanda dos por dos jefes de equipo que son subordinados al comandante de escuadra). El general Robert B. Brown e de acuerdo con que la escuadra de infantera ha sido bsicamente la misma con el paso del tiempo y que ha cambiado muy poco, sealando que a pesar de los nuevos equipos y los avances tecnolgicos que se em plearon en Afganistn y en Irak, las escuadras operan de la misma manera que lo hicieron sus predecesoras en Vietnam y Corea. John Koer, un experto en cambios, ealece que es importante evaluar y gestionar los sistemas, las estructuras [como la escuadra de infantera] y los conceptos organizativos para seuir el actual ritmo del cambio. Escribi: El mundo en la actualidad e cambiando a un ritmo en el que las culturas, las es tructuras y los sistemas bsicos que fueron construi dos en el siglo pasado no dan abasto con las demandas a las que son sometidos En el caso de la escuadra de infantera, la armacin de Koer sugiere que los expertos y los profesionales en asuntos militares deberan examinar el antiuo concepto de escuadra de infantera para que ee contine siendo relevante. Entonces, cun relevantes son los principales arumentos, datos y suposiciones que dieron lugar a la escuadra de infantera en relacin con los avances en la uera, los asuntos militares y la sociedad desde 1946, como tambin los pronsticos sobre las ue ras del futuro? No mucho, ya que los avances han invalidado convincentemente la lgica inicial para la conuracin y el empleo de las escuadra de fusileros y justican su reorganizacin y reforma. Por qu centrarse en la escuadra de fusileros si solo es una pequea parte del concepto organizativo de combate total? Este artculo se centra en la escua dra de fusileros de infantera (no en sus variantes de infantera mecanizada o tre ) porque ea es la base de la fuerza decisiva del futuro. La conuracin actual de la escuadra, dados los cambios en la uera desde que fue adoptada, probalemente experimenta r prolemas innecesarios en las operaciones futuras que podran evitarse si se reconura y se readapta antes de emplearse. (La ura 1 muestra la con uracin actual de la escuadra de infantera) Esta desconcertante posibilidad ya se maniea a medida que los cambios en la tecnologa y la uera aaden nuevas capacidades y equipo (p. ej., uera electrnica ARSirviente de fusil ametralladora GRNFusilero lanzagranadas RFLMFusilero SPCSoldado SSGSargento TLJefe de equipo PFCSoldado SGTSargento SLComandante de escuadraLeyenda Equipo Alfa Equipo Bravo SL M4-Series SSG TL M4-Series SGT GRN M203 SPC AR M249 SPC RFLM M4-Series PFC TL M4-Series SGT GRN M203 SPC AR M249 SPC RFLM M4-Series PFC Figura 1. Escuadra de infantera moderna (Las unidades mecanizadas y Stryker modican la estructura de la escuadra para operar con vehculos)(Grco de Army Techniques Publication 3-21.8, Infantry Platoon and Squad, abril de 2016)

PAGE 62

59 y drones), adems de funciones de combate al con cepto de escuadra antiuo. Al sealar el prolema que afecta a la base de la fuerza decisiva del futuro, ee anlisis ayudar a promover investigaciones subsiuientes que evalua rn crticamente el legado conceptual de fuerza u orden de batala del Ejrcito de EUA (incluyendo las conuraciones para las escuadras de asalto areo, aerotransportadas, mecanizadas y tre ) y permi tirn determinar el nivel de obsolescencia sen los cambios en la uera y los asuntos militares desde que fueron adoptados. Las dimensiones de la uera (operacional, tecno lgica, logstica y social) de sir Michael Howard son usadas como unidades de anlisis para deacar cmo los cambios en los asuntos militares y en la sociedad desde la creacin de la escuadra, como tambin los pronsticos sobre la uera del futuro, merecen ser reconsiderados y modicados Este marco, adems de abarcar las dimensiones tpicas militares (opera cional y logstica), considera las dimensiones tecnol gica y social, las cuales son tan intrnsecas a la uera como las dimensiones logstica y operacional. Podra decirse que ee es el mejor marco para demostrar de forma integral cmo los cambios en los asuntos mili tares y en la sociedad desde la dcada del 40 como tambin los pronsticos sobre la uera del futuro son sucientes para revaluar y reformar el concepto de escuadra.Dimensiones de la guerraUna breve discusin sobre las dimensiones de la uera es necesaria para enmarcar y el anlisis a conti nuacin. Howard emplea las dimensiones de la uera como un marco para analizar la estrategia militar, pero elas tambin son he ramientas adaptativas, tiles y transformadoras que permiten evaluar de manera integral el im pacto a largo plazo de las discontinuidades tecno lgicas, sociales, logsticas y operacionales en las organizaciones funciona les de combate. Dimensin operacio nal. Desde una perecti va de transformacin de Fuerza, planicar e imple mentar cuidadosamente cambios en la dimensin operacional mejorar cmo emplear de manera decisiva los efectivos y las capacidades contra el adversario. Cuando las organizaciones com batientes planican Jefe de escuadra Explorador Sirviente de fusil Ametralladora Fusilero Fusilero Fusilero Fusilero Fusilero Fusilero Fusilero Segundo comandante Figura 2. Escuadra de fusileros de infantera (12 hombres) de la Segunda Guerra Mundial con fusiles automticos(Grco de Field Manual 22.5, Infantry Drill Regulations, julio de 1939)El mayor Hassan Kamara, Ejrcito de EUA, es un investigador (fellow) del Chief of Sta of the Army Strategic Study Group (SSG) que actualmente sirve en el Army Future Studies Group y la Army Modernization Task Force. Obtuvo una licenciatura en Ciencias Polticas en Arizona State University y maestras en Estudios Estratgicos en la Naval Postgraduate School (NPS) y en Adquisiciones y Compras en Webster University. Se gradu con honores del Command and Sta Course de la U.S. Naval War College. Kamara ha comandado una compaa de infantera Stryker en Fort Bliss, Texas, y una compaa blindada en Kirkuk, Irak.

PAGE 63

60 o implementan cambios, deben garantizar que han abarcado todas las dimensiones de la uera, no solo la dimensin operacional. Dimensin logstica. Cuando ee marco se usa para examinar la transformacin militar, ayuda a iden ticar y deacar las consideraciones crticas de cambio en la logstica (abastecimiento, mantenimiento, apoyo mdico, etc.). Dimensin social. Cuando se aplica el marco de las dimensiones de la uera para transformar a la Fuerza, la dimensin social nos ayuda a ver la interaccin de las organizaciones combatientes con la sociedad, las cultu ras y el ambiente (p. ej. la superpolacin y las megaciu dades) durante y al nal de la uera. Esta dimensin nos leva a preuntas como: Cules sern las impli caciones para las organizaciones militares en caso de que sea necesario un reclutamiento masivo como suele ocurir generalmente en las ueras convencionales? Dimensin tecnolgica. Desde una perectiva de transformacin de Fuerza, la dimensin tecnolgica se centra en los avances tecnolgicos que pueden propor cionar una superioridad operacional contra adversarios potenciales mientras facilita la logstica y la interac cin estratgica con la polacin local en una zona de conicto. Sen Howard, desde el siglo XX, el papel de la tecnologa como dimensin signicativa e indepen diente ya no se puede ignorar.La escuadra y las discontinuidades en las dimensiones de la guerraLa uera y los asuntos militares han evolucionado consideralemente desde 1946 y presentan discontinui dades que hacen necesario revaluar y reformar el anti uo concepto de escuadra. Como se seala en cada una de las dimensiones de la uera, tales discontinuidades son sucientes para cuestionar e incluso (en la mayora de los casos) invalidar los arumentos, datos y suposi ciones que dieron lugar a la escuadra de infantera.La escuadra en la dimensin operacional de la guerraLa Conferencia de Infantera de 1946 fue organi zada para estudiar las experiencias del Ejrcito en la Seunda Guera Mundial desde el punto de vista de la infantera y para extraer lecciones que ayudaran a su perar los retos organizativos, de entrenamiento y equi po, como tambin impulsar reformas institucionales y la innovacin. El coronel A. O. Connor durante su presentacin en la conferencia dijo: El propsito de la Conferencia de Infantera es legar a conclusiones acertadas sobre cmo solucionar los prolemas actua les y futuros de la infantera. Ociales, subociales y soldados de tropa de todos los teatros de operaciones de la Seunda Guera Mundial asistieron a la conferencia. Los asistentes fueron divididos en comits; el comit A se centr principalmente en los equipos militares mientras que el comit B bajo el liderazgo del general de divisin James M. Gavin se centr en los pro lemas de organizacin. Desde luego que la doctrina fue debatida ampliamente en los dos comits. Ambos votaron sobre las propueas para transformar a la Fuerza incluidas en el informe nal de la conferencia para el general de divisin John Wilson Iron Mike ODaniel, comandante de la Escuela de Infantera en aquel entonces. Fundamentos de la escuadra antiua. Basndose en arumentos relacionados con el mando y control, la supervivencia y el fuego y maniobra, el comit B recomend cambiar la escuadra de fusileros de doce hombres empleada en la Seunda Guera Mundial, a nueve hombres. La escuadra de doce eaba compuea por un comandante de escuadra, un comandante de escuadra reemplazante, un equipo de tres soldados con fusiles automticos (un sirviente de fusil ametralado ra, un sirviente de fusil ametraladora reemplazante y un sirviente municionero) y siete fusileros, de los cuales dos eran designados como exploradores (Vase la ura 2)r. La escuadra de nueve hombres propuea eaba constituida por un comandante de escuadra, dos exploradores, un sirviente de fusil ametraladora, un sirviente de fusil ametraladora reemplazante y cuatro fusileros (incluyendo un fusilero lanzagranadas). El comit recomend ea nueva organizacin para la escuadra porque crea que ee era el mayor nmero de personal que un comandante de escuadra poda contro lar durante el combate. En la conferencia, la escuadra fue denida como un grupo de soldados de tropa organizado como un equipo: la unidad tica ms pequea compuea por solo el nmero de hombres que el comandante sea capaz de dirigir fcilmente en el tereno. Debido a ea denicin, se decidi limitar el tamao de la escua dra al nmero de hombres que un comandante puede controlar personalmente a travs de la voz o seales

PAGE 64

61 convencionales. En su informe, el comit B declar que un hombre en condiciones favorales no puede controlar ms de ocho hombres en el tereno. La supervivencia de la escuadra como organiza cin en un combate de gran desgaste fue otro factor que lev a la proposicin de una nueva escuadra, pero ee era un factor secundario al mando y control. Los miembros de la Conferencia de Infantera observaron que las escuadras de infantera por lo general operaban por debajo de su capacidad durante la Seunda Guera Mundial y buscaron garantizar que cualquier cambio a la escuadra de doce hombres le permitira mantener su supervivencia y su ecacia durante el combate. De acuerdo con ea mentalidad, el comit decidi que la escuadra de nueve hombres era la organizacin con la mayor capacidad para sobrevivir que un comandante de escuadra podra controlar mediante la voz y las seales convencionales durante el combate. En otras palabras, la mayora de los participantes de la conferen cia estuvieron de acuerdo en que la escuadra de nueve hombres, si bien era pequea, sera capaz de apoyar la maniobra del pelotn despus de desgastarse un poco en el campo de batala. Adems, basndose en lo experimentado durante la Seunda Guera Mundial, los participantes de la Conferencia de Infantera crean que la unidad ms pe quea capaz de fuego orgnico y maniobra era el pelo tn. Los que proponan la escuadra nueva la mayora del comit B arumentaron que durante la Seunda Guera Mundial la escuadra de fusileros casi nunca empleaba maniobras ticas en el ataque, p. ej. elemen tos bsicos como la exploracin, la base de fuegos y la maniobra En su presentacin sobre la organizacin de la infantera, Connor seal que los pelotones ga nan la uera y aadi que en el combate, el fuego y movimiento es trabajo del pelotn. Los participantes de la conferencia consideraban que la escuadra era ca paz de fuego y maniobra solo a nivel de pelotnpara ealecer una base de fuegos en apoyo a la maniobra de otras escuadras del pelotn o para maniobrar como una Soldados de la Compaa A, 2 Batalln, 501 Regimiento de Infantera Paracaidista, disparan un mortero de 81 mm el 26 de diciembre de 2017 para apoyar a soldados afganos durante la operacin Maiwand 10, en la provincia de Helmand, Afganistn. Los soldados dispararon mltiples proyectiles de iluminacin en el rea cercana de Marjah, en la cual los soldados afganos experimentaron una emboscada nocturna. (Foto: Sargento Justin T. Updegra, Cuerpo de Infantera de Marina de EUA)

PAGE 65

62 sola unidad mientras otra escuadra proporciona el apo yo de fuego. Muchos de los participantes, eecialmente los del comit B, no crean que la escuadra fuese capaz de fuego y maniobra a nivel de escuadra (un equipo de fuego apoya la maniobra del otro equipo de fuego con fuegos). Por lo tanto, concluyeron que no era necesario mantener la escuadra de fusileros de doce hombres por su capacidad superior de fuego y maniobra. Discontinuidades desde 1946 y preocupaciones futuras. Mucho ha cambiado en la dimensin opera cional desde 1946 que invalida los arumentos, datos y suposiciones mencionados anteriormente para adoptar la escuadra de infantera de nueve hombres en aquel momento. En trminos de mando y control, los disposi tivos de comunicacin modernos con los que cuentan los soldados de infantera hoy en da hacen posile que los comandantes de escuadra puedan comunicarse con sus jefes de equipo y dirigirlos, y de ser necesario con cualquier otro miembro de la escuadra. La tecnologa, jefes de equipo competentes y el auge de la losoa de mando tipo misin permiten que el comandante de es cuadra de hoy en da pueda maniobrar con ms de ocho hombres. Adems, las heramientas de conocimiento de la situacin con las que los soldados cuentan, como el sistema de telecomunicaciones arte noration etworaica (WIN-T), les permiten a los coman dantes maniobrar las formaciones mucho ms al de las seales convencionales, la voz o la distancia visual. Aunque no fue considerado relevante en la conferen cia de 1946, el fuego y maniobra a nivel de escuadra es una parte integral de la infantera actual, y las mejoras en la adquisicin de objetivos (taretin ) por parte de los adversarios de Estados Unidos con capacidades similares hace necesario que la escuadra se emplee como la unidad de maniobra primara ms pequea en los campos de batala futuros. Este ltimo punto requerira expandir la escuadra para aumentar la capacidad de fuego durante la maniobra e invalidara cualquier necesidad de mantener la escuadra reducida para que fuera ms maniobrale como un elemento monoltico sinular durante las accio nes de fuego y maniobra del pelotn. Un sistema de reabastecimiento areo autnomo deja caer una pequea carga el 12 de abril de 2017 durante el ejercicio Maneuver Fires Integrated Experiment (MFIX) en Fort Sill, Oklahoma. (Foto: Monica Wood)

PAGE 66

63 En lo que reecta a la dimensin operacional, los arumentos, datos y suposiciones principales para la creacin de la escuadra de infantera de nueve hom bres son obsoletos e invlidos. En otras palabras, los ar umentos de la Conferencia de Infantera de 1946 que levaron al desarolo del antiuo concepto de escuadra han sido en gran parte invalidados por los cambios en la uera, los asuntos militares y la sociedad. Esto re quiere una revaluacin exhaustiva del concepto y una reforma posterior.La escuadra en la dimensin logstica de la guerraComo se mencion anteriormente, ea dimensin aborda los aectos de reclutamiento, equipo y sosteni miento de la uera. Con reecto a la transformacin de la escuadra, ea dimensin se centra en el personal, el equipo y el sostenimiento. Fundamentos de la escuadra antiua. El personal y el equipo fueron los aectos ms abordados para de terminar cmo modicar la escuadra en la Conferencia de Infantera de 1946. En trminos de dotacin de per sonal, integrar los reemplazos durante la uera pareca ser la principal preocupacin logstica que respaldaba la recomendacin de una escuadra de nueve hombres. La logstica de la escuadra, en trminos de sostenimiento (abastecimiento, mantenimiento, etc.), no fue abordada en la conferencia, lo cual es comprensile dado que los comandantes de infantera en aquela poca vean las operaciones de pequeas unidades a travs del pelotn. Los participantes de la conferencia eaban a favor de una escuadra de nueve hombres porque estimaban que sera ms fcil para los nuevos reclutas y los reem plazos comprender y combatir en una formacin ms pequea. Los participantes de la conferencia eaban condicionados en gran medida por sus observaciones de los subociales de la Seunda Guera Mundial, los cua les tuvieron muchas dicultades a la hora de comandar las escuadras de doce hombres. El consenso pareca ser que se mantendra un concepto de escuadra simple con nueve hombres para que los reclutas y los reemplazos de un ejrcito movilizado en masa pudieran comprender y combatir rpidamente en ee nuevo esquema duran te la uera. El general Omar Brabley mencion ea preocupacin en el discurso que dio en la conferencia y aprob la recomendacin de una escuadra de nueve hombres, citando los prolemas que los subociales enfrentaban cuando asuman el mando de una escuadra debido al gran desgate. Dijo: Pueo que las bajas nos oligaban a ascender a los soldados rpidamente, a veces tenamos comandantes de escuadra que tenan muchas dicultades para dirigir una escuadra tan grande Discontinuidades desde 1946 y preocupaciones futuras. La uera, los asuntos militares y la sociedad han evolucionado lo suciente con reecto a ea dimensin y han socavado la lgica para la creacin de una escuadra de infantera de nueve hombres. Restringir la escuadra a nueve hombres para facilitar la integracin de reclutas ante una movilizacin masiva ya no es un arumento vlido. Adems de los entre namientos pricos en el tereno, en los que gene ralmente se emplean varios recursos (p. ej. municin, combustile) y por lo cual no se pueden realizar con mucha frecuencia, el Ejrcito puede realizar los entre namientos a travs de simulaciones de realidad virtual. Se podra arumentar que ea rentale capacidad de entrenamiento le permite al Ejrcito adiestrar a reclu tas de una manera ms ecaz que durante la poca de la Seunda Guera Mundial debido a la frecuencia con que se puede realizar en ambientes de combate simula dos e inmersivos. Esto ayuda a disminuir la preocupa cin de que el Ejrcito no tendra la misma capacidad para entrenar e integrar a los reclutas si decidiera aumentar el tamao de la escuadra. El reabastecimiento a nivel de escuadra, si bien no se abord en la Conferencia de Infantera de 1946, podra convertirse en un prolema para la infraestructura lo gstica del Ejrcito a medida que aumenta la diersin de fuerzas probalemente hasta el nivel de escua dra en los campos de batala futuros. Los avances en los sensores, la adquisicin de objetivos y los fuegos de precisin de largo alcance de adversarios potenciales con las mismas capacidades probalemente harn ne cesario diersar las fuerzas eadounidenses cada vez ms en los campos de batala futuros.La escuadra en la dimensin social de la guerraEl reclutamiento masivo fue un factor fundamental para la victoria de Estados Unidos en la Seunda Guera Mundial. Las las del Ejrcito de EUA se lenaron con relativa rapidez de ciudadanos-soldados que tenan poca experiencia en comparacin con los soldados reulares, pero que tenan ganas de entrenar y luchar.

PAGE 67

64 Fundamentos de la escuadra antiua. Las expe riencias de uera con reecto al entrenamiento y a la integracin de reclutas en el servicio aivo fue uno de los factores que lev a que muchos de los participantes de la conferencia de 1946 optaran por la escuadra de infantera de nueve hombres. Basndose en sus expe riencias de primera mano, eos veteranos crean que sera ms fcil entrenar e integrar a reclutas con poca experiencia en la escuadra de nueve hombres que en la de doce simplemente porque el mando y control sera mejor en una formacin ms pequea. Por elo, los par ticipantes eligieron la escuadra de nueve hombres. Discontinuidades desde 1946 y preocupacio nes futuras. Gracias a la capacidad inherente para aprender ms en la era de la informacin, se podra arumentar que hoy en da el Ejrcito e mejor preparado para entrenar ecazmente a reclutas en caso de una movilizacin masiva que durante su entrada en la Seunda Guera Mundial. Esto hace innecesario limitar la escuadra a nueve hombres para ayudar al recluta a entender mejor cmo funciona la unidad. Adems, la tecnologa de la informacin en la forma de juegos y medios de comunicacin ha ex pueo al plico eadounidense a la uera a un nivel completamente superior a lo que se presenci durante los aos de entreueras (el perodo entre la Primera y la Seunda Guera Mundial). Gracias a la tecnolo ga, los jvenes eadounidenses en el siglo XXI, por lo general, han sido ms expueos a aln tipo de simulacin de combate cercano (videojuegos, realidad virtual, ainta etc.) que sus coetneos del pero do de entreueras. En su investigacin sobre cmo se desarolan las personas ms productivas, Geof Colvin, a travs de sucesivos estudios de caso sobre eas personas en diferentes campos, demuestra de manera convincente que un rendimiento excepcional se logra a travs de la prica deliberada o sostenida. Esto sugiere que, basado en un entrenamiento soste nido mediante simulaciones de combate de realidad virtual antes de alistarse en el Ejrcito, los jvenes de hoy tal vez en mejor preparados (en trminos de conocimientos tecnolgicos e instintos de combate) que los jvenes de la poca de la Seunda Guera Mundial y la uera de Corea. Este interesante de sarolo en la sociedad eadounidense podra bene ciar a la nacin en caso de una uera que requiera una movilizacin masiva y es otro factor que hace necesario reconsiderar la lgica de limitar la escuadra de infantera a nueve hombres para facilitar la rpida integracin y entrenamiento de los reclutas. El crecimiento demogrco, factor determinan te. Los cambios en la sociedad, particularmente el crecimiento de las megaciudades, ponen en duda la decisin adoptada en la Conferencia de Infantera de hacer la escuadra ms pequea para tener un mayor mando y control. De cara al futuro, la emergencia y el crecimiento de megaciudades a nivel mundial signi ca que las ueras del futuro probalemente tomarn lugar en ambientes urbanos extremadamente con gestionados y restringidos. Sen el Ejrcito de EUA, es muy probale que las megaciudades sean terenos estratgicos clave en las crisis futuras que requieran la intervencin de las Fuerzas Armadas eadouni denses. Esto se debe en gran parte a factores como las tendencias demogrcas, de urbanizacin y de recursos, las cuales contribuyen al aumento de las megaciudades y no muestran seales de ear dismi nuyendo o retrocediendo r. El general Mark A. Miley parece compartir ea opinin y declara que las ueras del futuro casi seuro tendrn lugar en las ciudades, lo cual puede repercutir signicativamente en las Fuerzas Armadas. Esta evolucin de los ambientes urbanos aumentar el des gate del personal, el equipo y la municin en las futuras operaciones de combate. El combate en la ciudad ale mana de Aquisgrn en octubre de 1944 ayuda a enten der cmo el combate urbano futuro contra un adversa rio convencional en una megaciudad podra afectar a la escuadra de infantera. John C. McManus escribe que a pesar de los valientes esfuerzos de los mdicos militares en Aquisgrn: Las bajas seuan degradando el poder de combate de las compaas de fusileros. En pocos das, la mayora se encontraba operan do con la mitad o dos tercios de su capacidad. Todas las noches, los ociales de personal traan nuevos reemplazos a las compaas. Esto permita que las compaas de fusile ros siuieran operando, si bien por debajo de su capacidad y siempre con necesidad de refuerzos En Aquisgrn, las escuadras de doce hombres sin duda demostraron que su supervivencia organizativa superior (capacidad para sobrevivir y mantener su

PAGE 68

65 eciencia de combate a pesar del desgaste) fue una ventaja en el combate urbano de gran desgaste contra un adversario convencional altamente competente. Tal como en Aquisgrn y en otras batalas que tuvieron lugar en terenos predominantemente urbanos, en los combates futuros que ocuran en megaciudades contra un adversario con capacidades similares, la escuadra de infantera probalemente perder muchos ms sol dados que los que perdi contra los insurgentes en las ciudades iraques. Por lo tanto, necesitarn ampliar su formacin para retener su efectividad a medida que se desgastan. La supervivencia organizativa ser esencial en ee aecto, dado que el sistema de reemplazo de tropas de combate del Ejrcito no ha sido pueo a prueba de tal manera desde la uera de Vietnam, la cual ocuri hace ms de medio siglo.La escuadra en la dimensin tecnolgica de la guerraLa tecnologa debera ser un factor deacado con reecto al concepto y el empleo de la futura escuadra de infantera. El crecimiento tecnolgico y la automa tizacin han aumentado la capacidad para trabajar ms y al mismo tiempo han reducido la necesidad de emplear personas para el comercio. Sin embargo, ocure justamente lo opueo en la escuadra de fusi leros de infantera. La tecnologa y la automatizacin parecen haber aumentado la carga de trabajo de la escuadra en los campos de batala contemporneos, ya que los nueve hombres de la escuadra tienen que ope rar y gestionar ms equipo, adems de las funciones de combate antiuas. Fundamentos de la escuadra antiua. Los par ticipantes de la conferencia apoyaron la recomenda cin de una escuadra de infantera de nueve hombres basndose en suposiciones sobre la tecnologa. Alunos concluyeron que los avances en aquel momento y en el futuro de los sistemas de armas, como fusiles automti cos y ametraladoras ms livianos y mejorados, haran innecesaria la potencia de fuego proporcionada por los tres hombres adicionales en la escuadra de doce. En otras palabras, los participantes crean que las mejoras en los sistemas de armas modernos de la escuadra de nueve hombres sera equivalente a la potencia de fuego de la escuadra de doce hombres que empleaba armas antiuas, justicando as la recomendacin de una escuadra ms pequea. Por ejemplo, en su testimonio en la conferencia, Brabley dijo que l consideraba que la escuadra era demasiado grande y prefera una escuadra ms pequea, declarando: Con mejores armas, tal vez sea mejor no tener a tantos [fusileros] en un equipo. Como se pronostic en 1946, tanto las armas como la potencia de fuego mejoraron. Sin embargo, dada la proliferacin de avances similares entre adversarios potenciales, eos avances ya no son una justicacin vlida retener a la reducida escuadra de infantera de nueve hombres. Discontinuidades desde 1946 y las preocupacio nes futuras. Si bien la tecnologa desde 1946 ha ayuda do a aumentar la potencia de fuego de la escuadra de infantera a lo que es hoy y sin duda aluna continuar mejorndola en el futuro, no es motivo suciente para retener o reducir el nmero de soldados que integran la escuadra en la actualidad. De hecho, es todo lo con trario, la tecnologa militar emergente que mejorar la capacidad de la escuadra, como los drones armados y la robtica, es un arumento slido para aumentar el nmero de soldados en la escuadra de infantera con otro equipo de fusileros.Razones para el cambioLas discontinuidades sealadas en los asuntos militares y la sociedad, como tambin los pronsticos sobre las ueras futuras hacen necesario replantear y reformar la escuadra. Desde un punto de vista opera cional, dado que el mando y control es ahora posi le en una escuadra ms grande, el Ejrcito debera incorporar ms hombres a la escuadra para aumentar su capacidad para sobrevivir una destruccin total en un combate de gran desgaste contra adversarios con capacidades similares. En trminos logsticos, combatir de manera dis persa en los campos de batala futuros para negar la eficacia de la adquisicin de objetivos por el enemigo requerir maneras innovadoras para reabastecer a las escuadras remotas sin sobrecargar la infraestruc tura logstica del teatro. Adaptar la escuadra para que aproveche nuevas tecnologas, como los drones, para el abastecimiento y la logstica podra ayudar al Ejrcito a luchar de forma dispersa y complicar la adquisicin de objetivos del enemigo en los conflictos convencionales del futuro. Con miras a tales avances, el Ejrcito experiment en abril de 2017 con ml tiples prototipos de vehculos areos no tripulados

PAGE 69

66 (UAV, unanne aeia eice ) lamados sistemas de reabastecimiento areo autnomos (JTAARS, oint tactica autonomous ai resup sste ) Con base en los cambios de la dimensin social de la uera como el crecimiento demogrco y las megaciudades y la posibilidad real de un combate urbano de gran desgaste en una megaciudad, aumentar el nmero de integrantes en la escuadra mejorar su su pervivencia en el combate. Adems, los avances tecno lgicos en los entrenamientos y mayor exposicin de la polacin a simulaciones de combate hacen innecesario mantener a la escuadra pequea para que los reclutas entiendan mejor cmo funciona. Desde un punto de vista tecnolgico, agregar otro equipo a la escuadra podra optimizar sus capacida des de uera electrnica, cibernticas y de reconoci miento armado no tripulado. De conformidad con la emergente losoa de mando tipo misin, aumentar el tamao de la escuadra para aprovechar las tecnolo gas mencionadas anteriormente la ayudar a operar separada de su unidad de pertenencia (pelotn y compaa) en los campos de batala futuros. En los conictos intereatales del futuro contra adversa rios con capacidades similares, los comandantes del Ejrcito visualizan campos de batala en los cuales las unidades ms pequeas (probalemente la escua dra) combatirn de forma diersa para complicar la adquisicin de objetivos y los fuegos del enemigo mientras mantienen su capacidad para agruparse, sen sea necesario. Miley cree que en los campos de batala del futuro se emplearan los sensores con mucha frecuencia, y con sensores por todos lados, la probabi lidad de ser visto es muy alta y si puedes ser visto, sers atacado. Por lo tanto, eo signica que para sobrevivir, nuestras formaciones probalemente tendrn que ser pequeas. Tendrn que moverse constantemente. Tendrn que agruparse y diersarse con rapidez Se podra decir que la principal capacidad de com bate orgnica que la escuadra necesitar cuando luche separada de la unidad a la que pertenece (pelotn y compaa) ser el reconocimiento. En un campo de batala leno de sensores, es esencial localizar al enemi go primero a travs del reconocimiento y aprovechar rpidamente los fuegos para destruirlo.RecomendacionesEl Ejrcito debera considerar reaurar la unidad de reconocimiento que utiliz en la Seunda Guera Mundial, con alunas modicaciones, para aumentar el nivel de supervivencia de la escuadra en el com bate de gran desgaste, proporcionarle mejores recur sos para gestionar la carga de trabajo de las nuevas capacidades que en siendo integradas (drones, ciberntica y uera electrnica) y ayudarla a operar y combatir separada de la unidad a la que pertenece en las campos de batala del futuro. En teora, un equi po de reconocimiento/ciberntico de tres soldados, con formacin en los sistemas areos no tripulados y los sistemas robticos, proporcionar capacidades permanentes de uera electrnica, cibernticas y de reconocimiento armado no tripulado a la escuadra. Este cambio podra aumentar la supervivencia de la escuadra (de forma cuantitativa) como un elemento pequeo y dierso en el campo de batala y empode rarla para que luche en mltiples dominios [terestre, areo y ciberntico]. El cambio le podra proporcionar a la escuadra la capacidad para aprovechar la tecno loga robtica y de drones para el reabastecimiento en los ambientes de combate diersos del futuro. Esta reforma tambin crear una arquitectura organizativa abierta en la escuadra para la integracin continua y el empleo de la tecnologa robtica y de drones que evoluciona con rapidez.ConclusinLos cambios en la uera, los asuntos militares y la sociedad desde 1940, como tambin los pronsticos so bre la uera del futuro, invalidan muchos de los princi pales arumentos, datos y suposiciones que dieron lugar a la antiua escuadra de infantera de nueve personas y justican una revaluacin y una reforma institucional. Este es el momento ms oportuno para ee cambio ya que el Ejrcito e considerando cambios en la orga nizacin que facilitarn las operaciones en mltiples dominios (terestre, martimo, areo, en el espacio exterior y en el ciberespacio), coherente con el concepto de combate multidominio. A pesar de ser un tipo de vaca sagrada institucional, es hora de revaluar y reformar la escuadra aumentado su tamao para que pueda sobrevivir y rendir mejor en el campo de batala. Sen Miley: Es mejor [para el Ejrcito de EUA] que nosotros mismos sacriquemos

PAGE 70

67 nuestras vacas sagradas que perder la uera por rehusarnos a pensar lo impensale. Como conse cuencia, los estudios subsiuientes deberan abordar y explorar los nuevos conceptos organizativos de la escuadra no solo en las formaciones (incluyendo la tre y las escuadras de infantera mecanizadas), sino en todo el orden de batala del Ejrcito de EUA (desde el pelotn hasta el nivel de ejrcito). Fomentar ee tipo de dilogo es esencial para garantizar que la estructura y la organizacin del Ejrcito de EUA en preparadas para el conicto a pesar de las discontinuidades en las dimensiones de la uera. Notas Epgrafe. Mark A. Milley, AUSA Eisenhower Luncheon, 4 October 2016, (discurso, Association of the United States Army [AUSA], Washington, DC, 4 de octubre de 2016), pg. 15, consultado el 7 de diciembre de 2017, hps://wpswps.org/wp-content/ uploads/2016/11/20161004_CSA_AUSA_Eisenhower_Trans cripts.pdf 1. Report of Committee B on Tactics and Technique (Fort Benning, Georgia: The United States Army Infantry School, 1946), T-18, pg. 6. 2. Robert B. Brown, The Infantry Squad: Decisive Force Now and in the Future, Military Review 91, nro. 6 (noviembre-diciembre de 2011): pg. 2, consultado el 12 de diciembre de 2017, http://usacac.army.mil/CAC2/MilitaryReview/Archives/ English/MilitaryReview_20120630MC_art004.pdf 3. John P. Kotter, Accelerate: Building Strategic Agility for a Faster-moving World (Boston: Harvard Business Review Press, 2014), pg. vii. 4. Army Techniques Publication 3-21.8, Infantry Platoon and Squad (Washington, DC: U.S. Government Publishing Office (GPO), 2016) pg. 1-13. 5. Michael Howard, The Causes of Wars, 2a ed. (Londres: Maurice Temple Smith, 1983), pg. 105. 6. Ibd., pgs. 104. 7. A. O. Connor, The Infantry Conference: Lecture on Infantry Organization, (transcripcin, U.S. Army Infantry School, Fort Benning, Georgia, 10 de junio de 1946) pg. 1, consultado el 11 de diciembre de 2017, http://cgsc.contentdm.oclc.org/ utils/getdownloaditem/collection/p4013coll8/id/441/filename/431.pdf/mapsto/pdf 8. Report of Committee B on Tactics and Technique, T-18. El trmino supervivencia es empleado en este artculo para referirse a la capacidad de la escuadra para retener su eficiencia de combate durante el combate de desgaste. Esto es coherente con la definicin de supervivencia de Joint Publication 4-0, Joint Logistics (Washington, DC: GPO, 16 de octubre de 2013), pg. I-10: La supervivencia es la capacidad de una organizacin para prevalecer a pesar de efectos adversos o amenazas potenciales. 9. Field Manual (FM) 7-10, Infantry Field Manual: Rifle Company, Rifle Regiment (Washington, DC: GPO, 1942) pg. 130, consultado el 11 de diciembre de 2107, https://ibiblio.org/ hyperwar/USA/ref/FM/FM7-10/FM7-10-6.html; FM 22-5, Basic Field Manual Infantry Drill Regulations (Washington, DC: GPO, 1939), pg. 57, consultado el 11 de diciembre de 2017, https:// ia800308.us.archive.org/13/items/Fm22-5/Fm22-5.pdf 10. Report of Committee B on Tactics and Technique, T-18, pg. 6. 11. Ibd., T-18, pg. 3. 12. Ibd., T-18, pg. 5. 13. Ibd., T-18. 14. Report of Special Committee on Organization of the Infantry Division (Fort Benning, Georgia: The United States Army Infantry School, 1946), pg. 3, consultado el 11 de diciembre de 2017, http://cgsc.cdmhost.com/utils/getdownloaditem/co llection/p4013coll8/id/418/filename/408.pdf/mapsto/pdf 15. Connor, The Infantry Conference: Lecture on Infantry Organization, pg. 8. 16. Warfighter Information NetworkTactical (WIN-T), General Dynamics Mission Systems (sitio web), consultado el 11 de agosto de 2017, https://gdmissionsystems.com/c4isr/warfighter-information-network-tactical-win-t/. El mando tipo misin es una filosofa que incentiva la prctica de empoderar a los subordinados para que ejecuten las misiones segn la intencin de los escalones superiores mediante la iniciativa disciplinada. 17. The Infantry Conference: Report of Special Committee on Organization of the Infantry Division (testimonio de Omar Bradley), pg. 8. 18. Geoff Colvin, Talent is Overrated: What Really Separates World-Class Performers from Everybody Else (Nueva York: Penguin Group, 2008). 19. Marc Harris y otros, Megacities and The United States Army: Preparing for a Complex and Uncertain Future, Chief of Staff of the Army Strategic Studies Group (CSA-SSG), trabajo de investigacin del Ejrcito de EUA, junio de 2014, pg. 5, consultado el 11 de diciembre de 2017, https://www.army.mil/ e2/c/downloads/351235.pdf 20. Milley, AUSA Eisenhower Luncheon, pg. 12. 21. John C. McManus, Grunts: Inside the American Infantry Combat Experience, World War II through Iraq (Nueva York: NAL Caliber, 2011), pg. 120. 22. The Infantry Conference: Report of Special Committee on Organization of the Infantry Division (testimonio de Omar Bradley), pg. 8. 23. Monica K. Guthrie, Amazon-style Drone Delivery the Future of Military Resupply, comunicado de prensa del Ejrcito de EUA, 14 de abril de 2017, consultado el 11 de diciembre de 2017, https://www.army.mil/article/186115/amazon_style_ drone_delivery_the_future_of_military_resupply 24. Milley, AUSA Eisenhower Luncheon, pg. 15. 25. Ibd.

PAGE 71

68 Qu tipo de victoria para Rusia en Siria?Michael Kofman Mahew RojanskyLa uera en Siria ha avanzado a duras penas por ms de cinco aos. Cientos de miles de personas han muerto, ciudades y puelos enteros han sido destruidos y se han perdido miles de milones de dlares de infraestructura. Milones de refugiados han inundado Estados vecinos en el Medio Oriente sin poder costearse su aberue, mientras que otros han buscado la seuridad en lugares tan lejos como Europa y Norteamrica, complejizando an ms las contiendas contrapuestas sobre la inmigracin, empleos e identidad cultural en las democracias occidentales. Siria ha pueo a prueba a todos los lderes del mundo en forma individual y colectiva, reejando el fracaso de las instituciones internacionales para enfrentar ecazmente los prolemas que fueron El presidente Bashar al-Assad (segundo de la izq.) de la Repblica rabe Siria, el presidente ruso Vladimir Putin (centro), el ministro de defensa ruso general del ejrcito Sergei Shoigu (segundo de la der.) y el jefe de Estado Mayor General de las fuerzas armadas de la Federacin Rusa general del ejrcito Valeri Guersimov (der.) se renen en Sochi, Rusia, para discutir las fases nales del apoyo ruso en las operaciones en Siria, 21 de noviembre de 2017. (Foto cortesa de la Administracin del Presidente de Rusia)

PAGE 72

69 concebidas para gestionar e impedir. A pesar de un compromiso prolongado de fuerzas armadas y recur sos diplomticos de EUA en el conicto, un acuerdo pacco an es remoto, y el rgimen sangriento de Assad siue rmemente en control de los centros de polacin a lo largo de la costa mediternea. La inmi nente derota del Estado Islmico (EI) en el interior desrtico de Siria e Irak es caraerizada por el hecho de que sus combatientes se han unido e inspirado clulas teroristas ms esquivas fuera de la regin. Mientras tanto, la coalicin dirigida por Rusia, incluyendo fuerzas sirias, Irn y numerosas milicias aliadas, pareciera estar acercndose a sus propios objetivos militares y polticos. El conflicto en Siria probalemente entrar en una nueva fase el 2018 a medida que tanto el EI como la oposicin siria dejan de ser fuerzas relevantes y las dos coalicio nes busquen negociar un acuerdo post conflicto. Si bien no es seuro que se pueda alcanzar un acuerdo aceptale para los principales actores nacionales e internacionales, hasta ahora el principal resultado de esta uera es que el presidente Bashar al-Assad se quedar, pero el pas conocido antes de la uera no volver a ser el mismo. Rusia solo ha estado directamente involucrada en este conflicto desde septiembre de 2015, pero su intervencin cambi radicalmente el resultado de la uera. La preunta natural es que si Rusia, de hecho, logr una victoria. La respuesta a esta preunta depende primero de lo que Mosc intent lograr en otras palabras, cmo define Rusia la victoria en Siria, cules son sus inters actuales al y, se han garantizado o avanzado estos intereses? Si bien la campaa rusa podra ser considerada un xito limitado desde la perectiva de los objeti vos propios del Kremlin, el rendimiento verdadero de Rusia en trminos tanto militares como polticos requiere de un anlisis ms profundo. Cmo lograron los rusos sus xitos tanto en el campo de batala como en el escenario diplomtico y poltico ms amplio? Y nalmente, al tener mejor conocimiento de los resul tados de la campaa rusa en trminos de objetivos y capacidad, cules lecciones pueden aprender los ea dounidenses para las futuras interacciones en Siria, el Medio Oriente y otros lugares?, cules lecciones que deben sacar los eadounidenses para interactuar en Siria, el Medio Oriente y ms al?Los orgenes de la intervencin rusatue el poder militar eadounidense y ruso legara a enfrentarse en el tereno y los cielos sobre Siria en 2015 es un tipo de accidente histrico. El pas era apenas par te del eje de la estrategia global e incluso de las polticas regionales reectivas de cualquiera de eos Estados. Las relaciones entre Rusia y Siria se basan en un legado de la Guera Fra, desde que Mosc inicialmente comenz a apoyar a Siria despus de la Crisis de Suez en 1956. Sin embargo, Siria no leg a ser un Estado cliente verdadero de la Unin Sovitica sino hasta 1971. La Unin Sovitica recibi una base naval bien situada en Tarts, en la costa mediternea de Siria, para apoyar a la Quinta nsara un escuadrn naval operacional junto con instalaciones de recoleccin de inteligencia en tiera. Despus de la cada de la Unin Sovitica en 1991, las otas soviticas salieron del mar Mediterneo y disminuy la importancia de las bases sirias. Mosc tena mucho menos recursos disponiles para sostener su red mientras Rusia buscaba mitigar Mahew Rojansky es el director del Instituto Kennan en el Centro Woodrow Wilson en Washington, D.C. y profesor asociado en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de Johns Hopkins. Cuenta a su haber con una Licenciatura de la Escuela Harvard y un Doctorado de la Escuela de Derecho de la Universidad de Stanford. Previamente, fue subdirector del Programa de Rusia y Eurasia en el Carnegie Endowment for International Peace. Tambin sirvi en calidad de especialista de poltica en la Embajada de EUA en Kiev, Ucrania y erudito invitado en la Seccin de Investigacin de la Escuela de Defensa de la OTAN. Michael Kofman es un cientco de investigacin de mayor antigedad en la CNA Corporation, donde sirve en calidad del director del Programa de Estudios Rusos. Es un becario glo bal en el Instituto Kennan en Washington, D.C. y un becario no residente en el Instituto de Guerra Moderna en West Point, Nueva York. Previamente, sirvi como el administrador de programa en la Universidad Nacional de Defensa. Su investigacin se centra en asuntos de seguridad en Rusia y la antigua Unin Sovitica, especializndose en el anlisis militar y de defensa. Cuenta a su haber con una Licenciatura de la Universidad Northeastern y una Maestra de la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown.

PAGE 73

70 su situacin por las ventas de armas. Los buques rusos continuaban explotando el puerto de Tarts como un punto de reabastecimiento menor, pero de poca relevancia militar. En cualquier caso, Tarts eaba mal equipado para recibir buques rusos, y, por un largo tiempo haba poca aividad naval rusa para an validar su uso. Esto cambi producto de la intervencin rusa en 2015. El puerto ampliado de Tarts actualmen te cuenta con la capacidad de apoyar las operaciones y reabastecimiento de la escuadra mediternea de Rusia, que fue ealecida en 2013 con el propsito de apoyar a Siria. En trminos generales, Rusia no busc bases en Siria; tena que estalecerlas y ampliar la infraes tructura existente para auxiliar al rgimen sirio. Sostenida por el xito percibido e intentando man tenerse, en 2017 Rusia firm un contrato de aren damiento en Tarts por cuarenta y nueve aos, que an est en el proceso para ser modernizado hacia una base naval de real utilidad. En realidad, lo que la relacin siria ofreci a Rusia postsovitica era una posicin en el Medio Oriente que ayud a conferir el estatus de grande potencia en la poltica internacio nal. Una confluencia de acontecimientos lev a lo que legara a ser la expedicin militar ms significa tiva ms al del espacio inmediato postsovitico en ms de 25 aos. Si bien Rusia tena intereses persistentes en Siria, el contexto cambiante de las relaciones entre EUA y Rusia que comenz en 2011, era un factor ms influyente en cmo Mosc legara a considerar este conflicto. La reaccin rusa a la intervencin dirigi da por EUA en Libia ese ao era categricamente negativa y Mosc intent poner un lmite en Siria oponindose al uso de la fuerza estadounidense para avanzar lo que consider una agenda de cambio de rgimen. El ministro de Relaciones Exteriores Sergei Lavrov directamente aplic la lgica de Libia en Siria en 2011 cuando dijo, El clculo es que entes extranjeros sern imbuidos con este prolema y no solo denunciarn la violencia en este lugar, sino sub secuentemente repetirn el escenario libio, incluyen do el uso de la fuerza La base fundamental de la poltica rusa en Siria se transform en prevenir que Estados Unidos le vara a cabo una intervencin parecida a lo que ocu ri en Libia para derocar a Assad. Lavrov advirti, Alunos lderes de las fuerzas de la coalicin, y luego el Secretario General de la OTAN, lamaron la ope racin en Libia un modelo para el futuro. En cuanto a Rusia, no permitiremos que ocura nada similar de nuevo en el futuro El temor de otra intervencin militar eadounidense, ea vez mucho ms cerca de la propia Rusia y contra su nico cliente reante en el Medio Oriente, era aparentemente vindicado cuando el presidente Barack Obama exigi que Assad saliera. Rusia eaba decidida a limitar el intervencionismo de EUA, al principio dotando armas y equipamiento al rgimen sirio, y loqueando esfuerzos que buscaban hacer presin en el rgimen en el Consejo de Seuridad de la ONU. De iual importancia era la rme creencia entre las lites rusas que la cada de Assad resultara en que el EI y grupos socios de Al-Qaeda asumiran el control del pas, levando al desastre en la regin y creando una posile supercaretera para extremistas sunitas hacia el interior de Turqua y el Cucaso. Esta preocupacin era vindicada un tanto a medida que la uera civil en curso se combinaba con el desplazamiento de civiles debido al auge del EI que result en un ujo masivo de refugiados a Turqua, pases vecinos y Europa Central, causando la incertidumbre y amenazando la eabilidad regional (vase la ura 1). A diferencia de la Libia dis tante, una implosin completa de Siria no solo eaba El temor [ruso] de otra intervencin militar estadounidense, esta vez mucho ms cerca de la propia Rusia, y contra su nico cliente restante en el Medio Oriente, era aparentemente vindicado cuando el presidente Barack Obama exigi que Assad saliera.

PAGE 74

71 peligrosamente cerca de Rusia, sino que miles de ciuda danos rusos y miles ms de ruso parlantes de la regin ms amplia ya se haban unido a los grupos de mili tantes extremistas que luchan en Siria Mosc tena miedo de que en caso de una victoria del EI, alunos de eos combatientes entraran a Rusia y se uniran en las insurgencias en el norte del Cucaso o formularan ata ques en el corazn de Rusia. Por consiuiente, alunos rusos describieron su entrada en Siria como el lanza miento de una uera preventiva contra el terorismo. Los intereses y objetivos rusos en la intervencin en Siria tambin surgen del colapso de nexos entre Rusia y Occidente despus de la invasin rusa en el oriente de Ucrania y la anexin de Crimea en 2014. En ee sentido, las sanciones y presiones diplom ticas de EUA y Europa catalizaron la decisin rusa para intervenir en Siria. En lugar de ceder ante la pre sin occidental y ofrecer concesiones sobre el tema de Ucrania, Mosc consider a Siria como una oportu nidad para ampliar el enfrentamiento en trminos ms favorales para s mismo. A la larga, Rusia ee raba que su intervencin en Siria pudiera oligar a Washington y sus aliados europeos en abandonar las sanciones y el aislamiento diplomtico relacionado Figura 1. Sirios en los pases vecinos y Europa(Grca cortesa de la BBC, cifras actualizadas el 3 de marzo de 2016. Fuente: Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados)

PAGE 75

72 con Ucrania con el propsito de lograr un acuerdo negociado con Rusia sobre el tema de Siria. Las consideraciones polticas internas tambin eran un factor, aunque su rol no debe ser exagerado. Las fuerzas armadas rusas asearon un golpe a Ucrania en la batala de Debaltseve en febrero de 2015, levando al seundo acuerdo de cese al fuego de Minsk, que pareci ser una victoria poltica para Mosc. Sin embargo, el acuerdo rpidamente fracas y las sanciones occiden tales siuieron en pleno efecto, poniendo presin en la economa rusa en precios de energa persistentemente bajos. Esforzndose por eabilizar la situacin econ mica interna y con la poltica cada vez ms a la deriva, haba poca eeranza para los lderes rusos de lograr ms victorias, ya sea internamente o en los ex eados soviticos. Si bien Mosc apenas consider su entrada en una sangrienta uera civil en el Medio Oriente un camino de progresos expeditos, la tolerancia de Rusia para los riesgos que acompaaban una intervencin creci radicalmente frente a eas presiones internas e internacionales. Una intervencin limitada en Siria, dirigida para reducir los riesgos polticos internos leg a ser la pro puea menos peligrosa. A mediados de 2015, Mosc tena pocas alternativas al uso de la fuerza si eeraba reforzar al rgimen de Assad, su aliado en Damasco. En abril, la situacin para las fuerzas de Assad era grave. Un grupo aliado de Al-Qaeda en Siria, Jahat Figura 2. Guerra civil siria: Mapa de control territorial desde noviembre de 2015 (Grca: edmaps.com ; Twier, @edmapscom; 2017 Cristian Ionita)

PAGE 76

73 al-Nusra, haba integrado una coalicin de comba tientes en el Ejrcito de Conquista, que expuls a las fuerzas del rgimen en el noroee y amenaz grandes centros de polacin al sur. Al mismo tiem po, el EI avanzaba hacia el oee y haba capturado la ciudad histrica de Palmira. Las fuerzas de Assad eaban siendo presionadas y se eaban retirando en casi todos los frentes. En el verano de 2015, el jefe de la Fuerza Quds de Irn, Qasem Soleimani, junto con altos funcionarios sirios, viaj a Mosc en un esfuerzo para coordinar una intervencin militar En agosto del mismo ao, haba claras seales de que Rusia se preparaba para intervenir. Cuando la aviacin tica de Rusia comenz a legar a la Base Area meimim en septiembre de 2015, se lanz el dado. La ura 2 re presenta la situacin aproximada de Siria en trminos de control teritorial ejercido por los participantes en el conicto alrededor del inicio de las operaciones en apoyo del rgimen de Assad.Estableciendo el marco de la intervencin rusaAunque tena interferencias por situaciones ti cas, la entrada de Mosc en la lucha en Siria tambin era estratgicamente ambiciosa. Una intervencin exi tosa podra ofrecer la victoria en tres frentes: prevenir un cambio de rgimen respaldado por EUA en Siria, salir del aislamiento poltico y oligar a Washington a lidiar con Rusia como un iual y demostrar inter namente que Rusia es un gran poder en el escenario principal de la poltica internacional. Mosc eeraba que Siria ofreciera un nuevo frente ms favorale, don de Estados Unidos podra ser superado en trminos de maniobra en un enfrentamiento ms amplio, que hasta 2015 se centr casi completamente en las acciones rusas en Ucrania. Una vez que comenzaron las operaciones, como frecuentemente ocure en los casos con campaas militares, la intervencin asuma nuevos objetivos, reejando intereses secundarios y terciarios. La expansin de ambicin es una enfermedad comn que aige a la mayora de los grandes poderes cuando Soldados desertores sirios que se han unido al Ejrcito Libre Sirio controlan una calle en Saqba, al este de Damasco, Siria, 27 de enero de 2012. Estos grupos, con cierta conexin al Ejrcito Libre Sirio, fueron los primeros blancos principales de las operaciones rusas en Siria porque representaban la amenaza ms directa e inmediata a la autoridad del presidente sirio Bashar al-Assad. (Foto cortesa de Freedom House, Flickr)

PAGE 77

74 despliegan fuerzas militares. Es posile que Rusia no acudiera a Siria con eeranzas de recuperar el poder y eatus en el Medio Oriente el primer lugar, pero las aspiraciones regionales crecieron con cada xito en el campo de batala. Como consecuencia, Rusia se ha convertido en una posile inuencia poltica y tal vez un balance contra la inuencia eadounidense, an si la campaa en Siria no se iniciara con eos objetivos en mente. Sea cuales fueran las expectativas de xito de Rusia y hay indicaciones de que el liderazgo sirio enga a Mosc al principio con reecto al ea do verdadero de sus fuerzas (histricamente una prica comn para Damasco) Mosc siui una campaa con objetivos tanto polticos como militares estrechamente alineados. Estos esfuerzos se refor zaron mutuamente, pero el camino hacia la victoria tuvo que superar grandes desaos. En el tereno, las fuerzas rusas tenan que encontrar una manera rpida y radicalmente de alterar el balance a favor de Assad con la destruccin de la capacidad de la oposicin de continuar la lucha, mientras trabajaban con limitados recursos. De iual manera, Rusia tena que cambiar el clculo y poltica de sus principales oponentes en ee conicto, incluyendo Turqua, Estados Unidos y Arabia Saudita, mientras entraba en acuerdos con otros posiles actores en la regin. Si no, los avances militares se desvaneceran rpidamente en la arena y una victoria poltica sera esquiva. Rusia tam bin necesitaba un proceso poltico al mismo tiempo que funcionara para garantizar los avances militares en el tereno, porque como dijo Mao Zedong, el poder poltico crecera a punta de pistola. Las relaciones con aliados como Irn, beligerantes asociados consistente milicias locales, o posiles opo nentes tal como Israel, tenan que ser cuidadosamente gestionadas. El riesgo combinado de incentivos polticos y objetivos operacionales conictivos entre las partes Un desle de combatientes militantes islamistas en las calles en el norte de la provincia de Raqqa, Siria, celebran la declaracin de un califato islmico, despus de capturar territorio en el pas vecino de Irak, 30 de junio de 2014. Las fuerzas rusas, despus de apoyar la derrota por Assad de las fuerzas del Ejrcito Libre Sirio que controlaban la ciudad nortea de Alepo, se centraron en derrotar al Estado Islmico. (Foto: Reuters)

PAGE 78

75 produjo una zona de combate compleja. Los riesgos de una intensicacin al conicto directo entre las poten cias extranjeras eran considerales, como era deacado ante el uso de armas qumicas por Siria en marzo de 2017, que result en un rpido ataque de represalia con cohetes cruceros levado a cabo por EUA, o el deribo de un avin U-24 ruso en noviembre de 2016. Rusia dirigi la coalicin, pero nunca la control; por lo tanto, tuvo que sentirse cmodo con la incertidumbre y riesgos asociados de tener actores como Siria, Irn y Hezbol en su grupo. Para Rusia, el xito implic garantizar un compro miso de las otras partes para buscar un acuerdo poltico basado en gran parte en sus condiciones. Esto signic convencer a Arabia Saudita y Turqua que sus inter mediarios no tenan probabilidad aluna de victoria en la uera y oligar a Estados Unidos a abandonar su poltica que favoreci un cambio de rgimen. Con el tiempo, Mosc logr el xito en frentes tanto militares como polticos, coaccionando a sus adversarios y ne gociando modicaciones a sus posiciones uno por uno, pero el camino hacia ee resultado no fue fcil o direc to. El xito de Rusia no es absoluto, pero en el momento de la redaccin del presente artculo, pareciera que si bien la campaa en Siria no es una victoria para Rusia, sin lugar a dudas, es una derota para las partes que se opusieron a la coalicin dirigida por Rusia.La estrategia rusa en SiriaPara logra el xito, Rusia tena que adquirir aluna inuencia en Siria, que a su vez yaca en ser capaz de destruir a la oposicin siria y oligar a sus oponen tes a cambiar sus polticas, forzando a elos y a sus intermediarios en el conicto a tomar un lugar en la mesa de negociaciones con condiciones favorales a la coalicin de Rusia. Mosc tambin busc la opor tunidad para realecer su marco como una fuerza positiva en la lucha contra el terorismo y presionar a Estados Unidos a cooperar militarmente. Los lderes rusos eeraban que al nal se rompiera la cohesin occidental en sus medidas punitivas impueas como resultado de Ucrania y otorgar al presidente Vladimir Putin el reconocimiento como un actor prominente en los asuntos internacionales. Estos fueron los nes deseados, pero la estrategia rusa no era deliberada. En realidad, Rusia siui una estrategia emergente, o limitada. Esto consista en un planteamiento caraerizado por el lema fracase rpidamente, fracase a bajo costo de una empresa incipiente, con frecuentes ajustes durante la operacin. El elemento central de ea estrategia era la exibilidad, con una preferencia para la adaptacin sobre una estrategia ms estructurada. En la estrategia emergente, el xito genera el xito, mientras que el fracaso nunca es decisivo o incapacitante. Se siuen varios vectores simultneamente, aunque alunas veces pueden parecer contradictorios. Se agregan recursos a favor del planteamiento que muestra el mayor progreso, mientras se descartan otros sin tomar en cuenta los gastos perdidos Para lograr el xito en la implementacin de una estrategia limitada, su liderazgo debe ser gil, poltica mente expedito y sin comprometerse ante cualquier planteamiento eecco en la zona de combate (p. ej. Dispueo a improvisar y ajustar su curso). En el caso de Rusia, en realidad fue benecioso ser un sistema autori tario y tener relativamente pocos aliados u otras limita ciones geopolticas en su toma de decisiones. Pero Rusia tambin tena otras opciones. Dadas las limitaciones de recursos y un alto grado de incertidumbre, incluyendo informacin poco ale sobre la realidad en el tereno de sus aliados, Rusia no eaba en una posicin para seuir una estrategia ms deliberada. A la larga, ea limitacin favoreci a Rusia con reecto a los otros po deres, pueo que eos ltimos gastaron considerale mente ms sangre y tesoro a travs de planteamientos estructurados y deliberados que tuvieron menos xito en la regin. La estrategia limitada de Rusia funcion, ya que cuando se evidenciaban falsas presunciones en el conicto, ea poda cambiar su rumbo y adaptarse. Aun as, las limitaciones de las fuerzas armadas rusas impusieron restricciones severas en la opera cin general de Rusia. Las fuerzas armadas rusas no tenan escasa experiencia en operaciones expedicio narias despus de retirarse de Afganistn en 1989, Siria tena una capacidad limitada para ser antrin de una gran presencia militar, las capacidades rusas de abastecimiento y apoyo a gran distancia eran d biles y las fuerzas armadas rusas eaban en medio de grandes reformas y modernizacin. La coordinacin con Irn y sus relacionadas milicias chiitas tal como Hezbol era otra complejidad en un campo de batala ya congestionado, mientras los comandantes rusos te na una opinin relativamente peor del rendimiento

PAGE 79

76 de las fuerzas sirias en el combate. En n, no haba una claridad reecto a cmo las fuerzas que Rusia poda desplegar tendran el impacto necesario para cambiar las condiciones en el conicto. Al principio, los observadores externos dudaron el xito de una intervencin rusa, eecialmente dadas las recientes experiencias occidentales en las operaciones expedi cionarias en el Medio Oriente. La campaa prevista por Rusia eaba basada en una pequea presencia para limitar su exposicin, reduciendo las probabilidades de ser constantemen te involucrada en un conicto donde los actores locales tienen mayor inuencia por un protector internacional ms fuerte. En cambio, el liderazgo ruso busc espacio para maniobrar, manteniendo la exibilidad y la opcin de una retirada rpida si la situacin empeorara. Al comienzo de la intervencin rusa, las limitaciones sicas restringieron su presen cia. Tarts no era una base naval verdadera, la Base Area meimim no tena espacio para posicionar los aviones, otras bases sirias eaban expueas, rodeadas o mal equipadas, y el apoyo logstico ruso tena rendi miento limitado. En pocas palabras, la realidad ayud hacia un plan teamiento ms conservador, siendo nalmente ms inteligente en la zona de combate. No era la destreza o experiencia de Mosc, sino la falta de abundancia y limitadas opciones que hicieron ms sabias las fuerzas armadas rusas en la forma de abordar el conicto. Dicho eo, an despus de la expansin de la base area siria y las grandes inversiones en la instalacin naval, el Estado Mayor General de Rusia continuaba calibrando su presencia al mnimo necesario. En 2017, qued en evidencia que a pesar del incremento de capacidades en el lugar para aposentar a las fuerzas rusas, y mejoras en la infraestructura, Mosc eaba renuente a usarla. Haba una oportunidad de ampliar los medios desplegados en ee conicto, pero Rusia no la quera, juzgando que la uera en Siria no sera ganada con un planteamiento basado en medios, bajo la coriente de pensamiento bastante conocido de ms es mejor. La estrategia rusa tena que ver con las milicias sirias, iranes y chiitas luchando y las fuerzas rusas proporcionando el apoyo, y no al revs. Siria con tinuaba revelando la preferencia general rusa de utilizar las fuerzas locales primero, mercenarios e intermediarios rusos en seundo lugar, y sus pro pias fuerzas en ltimo lugar, solo para lograr efectos Un caza-bombardero ruso tipo Su-34 lanza una KAB-500S, una bomba de 500kg guiada por satlite, sobre una posicin enemiga en la regin de Alepo o Raqqa, Siria, 9 de octubre de 2015. (Foto cortesa del Ministerio de Defensa de la Confederacin Rusa)

PAGE 80

77 decisivos en el campo de batala. El poder militar ruso pulsaba, creciendo cuando era necesario en apo yo de las ofensivas y retirndose cuando se conside raba innecesario.Las operaciones de combate rusas en SiriaCuando los rusos legaron a Siria en septiembre de 2015, inherentemente introdujeron una nueva dinmica, oligando legaba lo que leg a ser un dilogo reecto a los areglos para eliminar los conictos con Estados Unidos. Se mostraron varios cazas pesados tipo u-30M de mltiples misiones en la pista de aterizaje en la Base Area meimim mientras los bombarderos tipo u-24 comenzaban a desplegarse. Aprovechndose de la prxima cumbre de la Asamlea General del Consejo de Seuridad de la ONU, Mosc exigi una reunin bilateral de alto nivel entre Putin y Obamauna desviacin de lo que haba sido ms de un ao de aislamiento diplomtico de Mosc impueo por EUA tras las secuelas de la anexin rusa de Crimea. Si bien la administracin de Obama eaba molea con la apariencia de que haba sido manipulada para reaurar el dilogo militar, los riesgos de un inciden te militar entre dos grandes poderes nucleares en los cielos sobre Siria superaban otras consideraciones. En una discusin de 90 minutos, las dos partes se compro metieron a continuar los esfuerzos para eliminar los conictos en sus operaciones reectivas. En pocos das, Rusia logr su primer xito poltico como resultado de la intervencin sin ni siquiera haber levado a cabo su primera misin militar. Aun as, era evidente que no haba un acuerdo en el camino poltico hacia el futuro de Siria, y la seleccin de lancos por Rusia en su campaa area que comenz el 30 de septiembre de 2015, revel que la escuadra area rusa se centrara en la oposicin moderada en Siria bajo la rbrica de la lucha contra el terorismo. Las reglas de enfrentamiento de Mosc Una pantalla de captura de un vdeo en Youtube muestra misiles cruceros lanzados de una ota rusa en el mar Caspio, 17 de noviembre de 2015. El ministro de defensa ruso Sergei Shoigu inform que se lanzaron 18 misiles cruceros durante el bombardeo, acertando siete blancos terroristas en Siria. (Pantalla de captura de un vdeo Youtube de RT)

PAGE 81

78 eran relativamente sencilas: haba poca o ninuna distincin entre los grupos armados no uberna mentales en Siria, porque todos eran considerados teroristas, salvo los kurdos y las milicias a favor del rgimen. Putin declar en la asamlea de la ONU, Opinamos que es un gran eror rehusarse a cooperar con el gobierno y las fuerzas armadas de Siria, que valientemente luchan cara a cara contra el terorismo. Al nal, debemos reconocer que nadie salvo las fuer zas armadas del presidente Assad y las milicias kurdas verdaderamente luchan contra el Estado Islmico y otras organizaciones teroristas en Siria Esto no era solo una cuestin de conveniencia para ealecer una zona de tiro libre. De hecho, desde la perectiva de Rusia, no hay tal cosa como una opo sicin moderada en Siria y el trmino en s era una invencin occidental concebida para legitimar a los ex tremistas que se oponan a Assad. La estrategia poltica rusa en el mbito nacional y extranjero era ealecer un marco binario para el conictosolo el rgimen tena legitimidad y todas las otras partes eran grupos teroristas de facto de varios tipos que eran aliados del EI o Jahat al-Nusrar. Con el tiempo, Rusia tambin buscaba crear una oposicin sistmica, juntando distin tas fuerzas que se prearan a compartir el poder con el rgimen de Assad. Aprovechando el mpetu en 2015, Rusia ealeci un centro de intercambio y coordinacin de inte ligencia en Bagdad, que incluy a Siria, Irn, Irak e Israel. El propsito del centro era eliminar los con ictos en las operaciones areas de los pases vecinos. Mosc tambin eeraba crear un sentido plico que lideraba una coalicin de pases en un esfuerzo Un hombre sirio lleva a sus dos hijas a un lugar seguro en medio de los escombros causados por un ataque con bomba de barril en el vecindario controlado por los rebeldes de al-Kalasa en la ciudad nortea de Alepo, 7 de septiembre de 2015. Lo que en su da fuera el motor econmico de Siria, Alepo fue destruido por el combate despus de que los rebeldes tomaran control de la parte oriental de la ciudad en 2012, limitando a las fuerzas gubernamentales al oeste. Como resultado del gran nmero de muertes civiles debido a este tipo de bombardeo, Rusia y Siria recibieron la condena internacional por los ataques areos contra Alepo y otros blancos urbanos. (Foto: Karam al-Masri, Agence France-Presse)

PAGE 82

79 de contraterorismo no menos legtimo que la coali cin contra el EI dirigida por EUA. El liderazgo ruso quera convertir ea postura y el dilogo para elimi nar los conictos en las operaciones de EUA y Rusia en un reconocimiento ms formal de la cooperacin entre los dos pases en Siria. De hecho, repetidas veces Mosc pidi el reconocimiento de Washington de la coalicin dirigida por los rusos como socios legtimos en la uera en Siria, que representara el reconoci miento de Rusia como el iual de Washington, por lo menos en ee contexto. Las primeras operaciones de combate de Rusia tenan el objetivo de cambiar el mpetu en el campo de batala, proporcionado as un fuerte estmulo para el eado de nimo de las fuerzas sirias y milicias aliadas. Rusia tambin eeraba que Estados Unidos cediera la zona de combate, como mnimo por omisin, al concentrar sus propias operaciones de combate contra el EI en el norte de Irak y sus aliados kurdos en Siria. Esto signicara un abandono rpido a la oposicin moderada y a otros intermediarios que buscaban el derocamiento de Assad, dejndolos incapaces de li diar con el podero areo ruso y cada vez ms aislados en el campo de batala. En muchos sentidos, se logr ea meta se logr ea meta a medida que Rusia y Estado Unidos dividan las responsabilidades en Siria y en otras campaas complementarias. El primer desplieue ruso en Siria consideraba 33 aviones y 17 helicpteros. Tambin se incluyeron 12 bombarderos u-24, 12 aviones de ataque u24M/B, 4 caza-bombarderos u-34, 4 cazas de ml tiples misiones u-30M y un avin de reconocimiento tipo -20. El contingente de helicpteros consista en 12 helicpteros de ataque tipo i-24, y 5 helicp teros de transporte i-8bMTS. Ms tarde en 2015, ee nmero creci con cuatro caza-bombarderos Su-34 ms y cuatro cazas de superioridad area tipo u-35. Los helicpteros de ataque i-35 y transportes i-8 legaron en los meses siuientes. Un escuadrn del Mediterneo liderado por la Flota del Mar Negro Ingenieros militares rusos desarrollan limpieza de minas en las rutas de aproximacin a la antigua ciudad de Palmira, Siria, 2 de abril de 2016. Rusia despleg pocas tropas terrestres en Siria para mantener una pequea presencia militar. En cambio, dependi de las fuerzas del ejrcito de Siria, milicias chiitas y voluntarios iranes para servir como las fuerzas terrestres principales en las operaciones combinadas planicadas generalmente por los rusos. (Foto: Valery Sharifulin, TASS)

PAGE 83

80 apoyaba las operaciones desde el mar, aunque la arma da rusa se preocupaba ms en proporcionar abasteci mientos logsticos a la intervencin mediante buques que transportaban tanques para desembarque en lo que fue lamado el Expreso sirio. Para complementar la capacidad de transporte limitada en el mar y el equipa miento levado por aire en aviones de carga tipo usan bn-124, Rusia compr ocho buques de carga y puso cuatro de eos en servicio. Los primeros objetivos rusos consistieron en recuperar el acceso a caminos clave, conectar la infraestructura, romper el envolvimiento de las bases sirias aisladas y quebrantar la voluntad de las fuer zas opositoras a travs de la destruccin de todo el equipo enemigo posileel cual gran parte del mismo previamente haba sido capturado del ejrcito de Siria. Aunque en los primeros meses, Rusia supueamente haba ayudado a Siria a recuperar el control de solo 2 por ciento de su teritorio, en febrero de 2016, era evidente que la campaa area eaba surtiendo efecto en el campo de batala y, a su vez, en la fortuna pol tica de la oposicin siria. Con el mpetu de la oposi cin eancado, el eado de nimo del rgimen sirio comenz a recuperarse. El control teritorial en Siria siempre fue esquivo debido a que los lderes locales cooperaban hacia la par te que eaba ganando en un determinado momento. Por lo tanto, el control cambiaba rpidamente hacia la parte que tena el mpetu claro y las fuerzas rusas ad ministraban numerosos ceses de fuego entre las fuer zas sirias y lderes tribales. En realidad, las fuerzas de Assad tenan control de gran parte de la polacin de Siria, mientras grandes reas de teritorio controlado En un desle en la ciudad de Alepo, Siria, ciudadanos sirios mues tran fotos de soldados rusos que murieron en combate en Siria, 22 de diciembre de 2017. Los sirios expresaban su aprecio por las contribuciones de la Federacin Rusa durante la celebracin del primer aniversario de la captura de Alepo. (Foto cortesa de la cuenta Twier de la Embajada de Rusia, @EmbassyofRussia)

PAGE 84

81 por la oposicin o extremistas quedaban despoladas como resultado del combate. Por ende, solo fue nece sario menos de dos aos para que la coalicin liderada por los rusos apoyara a lograr el control sobre solo 2 por ciento del teritorio, aparentando ser el vencedor en el conicto. Los efectivos rusos realizaron misiones areas con mucha frecuencia, con hasta un promedio de 40 a 50 misiones por da, pero que podan alcan zar hasta 100 vuelos en los tiempos de operaciones de combate de mayor intensidad como ocuri en enero de 2016. Se necesitaron de dos tripulaciones por cada aeronave para sostener la intensidad de las operaciones, junto con un grupo de contratistas de defensa para apoyar las nuevas plataformas que esta ban siendo desplegadas en Siria. El podero areo en Siria nunca excedi los 30 a 50 aeronaves de comba te y 16 a 40 helicpteros de distintos tipos, siendo un desplieue mucho menor que el grupo de aviacin de combate desplegado en Afganistn. La tasa de falas mecnicas o prdida en combate tambin eran mucho menores respecto a las operaciones areas rusas o soviticas previas. Durante el conicto, las fuerzas aeroespaciales rusas fueron apoyadas por aproximadamente 3.000 tropas terestres, probalemente 1.500 con base en meimim Estos incluan integrantes de la 810 Brigada de Infantera Naval basada en Crimea, elementos de la 7 Divisin de Asalto Aerotransportado, compaas lindadas con tanques -90b, artilera remolcada tipo STAy una variedad de unidades de defensa antiarea, incluyendo unidades u-, antsi-1 y -400. Se despleg tambin equipamiento avanza do de uera electrnica, junto con el Comando de Operaciones Eeciales de Rusia. Despus de la captura de Palmira en la primavera y de Alepo en el otoo de 2016, Rusia tambin introdujo unidades de desminado y unidades de polica militar eecializadas del norte del Cucaso. El comando de operaciones eeciales de Rusia jug un rol prominente en todo el conicto, levando a cabo operaciones de diversin, eliminacin de lancos y reconocimiento. Unos 2.000 contratistas militares privados (PMC), siendo el Wagner Group el de mayor magnitud, apoyaban a las fuerzas sirias y sufran la ma yora de las bajas en el campo de batala. Con el apoyo del poder areo ruso, veteranos que integraban el PMC marcaron un impacto entre las milicias mal entrenadas, asumiendo riesgos por un pago de US$ 4.000 a 5.000 por mes. En trminos generales, Mosc quera mantener una presencia menor. Las primeras fuerzas no con sideraron defensa antiarea de largo alcance o cazas para alcanzar una superioridad area; ms bien, su legada era impulsada por un incidente ineerado con Turqua cuando un r-16 turco derib un u24 en noviembre de 2015. El bombardero ruso haba eado atacando a las milicias turcomanas en Siria y haba entrado al espacio areo turco. De hecho, la fuerza area rusa viol en repetidas ocasiones el espacio areo turco para oligar a Turqua a cambiar su poltica en Siria y alcanzar un acuerdo con la coa licin dirigida por Rusia. Se puede arumentar que la crisis entre Rusia y Turqua fue el momento de mayor peligro en toda su intervencin y probalemente lo ms cercano a un conicto militar entre un miembro de la OTAN y Rusia en dcadas. La reaccin rusa al incidente fue imponer san ciones econmicas y severas polticas sobre Turqua, mientras se demostraba en el campo de batala que las fuerzas respaldadas por Turqua tenan poca eeranza de lograr la victoria contra Assad. Ya para el verano de 2016, Ankara cedi, emitiendo lo que sera una disculpa para normalizar las relaciones con Mosc. Uno a uno, Rusia intentaba cambiar las posiciones de las grandes partes que respaldaban a las fuerzas anti-Assad en Siria. En primer lugar, Mosc olig a Washington a conceder que una poltica de cambio de rgimen no solo era poco realista, sino que su apoyo a la oposicin siria no tendra ninuna pro babilidad de xito, todo eo mientras jugaban con la posibilidad de un cese de fuego y ayuda humanitaria para los civiles en el conicto. Estados Unidos acept poco a poco la intervencin rusa y la victoria de facto de Assad sobre los radicales y la oposicin respaldada por EUA. Las ambiciones rusas tambin se beneciaron con los debates entre los aliados de EUA en la regin, quienes en frecuentes declaraciones no seuan el planteamiento de Washington. Turqua era ms hostil con los combatientes kurdos en Siria que con Assad o el Estado Islmico, pero los kurdos eran el aliado principal de Washington contra el EI en el tereno. Washington no tena ninn inters en apoyar los

PAGE 85

82 grupos sunitas extremistas favorecidos por los saudi tas y otros Estados rabes, y tampoco los consideraba una alternativa viale al rgimen sirio sangriento. Con el tiempo, y despus de aplastar a los intermediarios en Siria respaldados por Turqua, Rusia logr la coo peracin que pretenda con Ankara. Arabia Saudita tambin se mostr ms exile y en octubre de 2017, el rey saudita visit a Rusia por primera vez en reco nocimiento de la creciente importancia de Mosc en el Medio Oriente. Rusia tambin consider a Siria como un rea de pruebas para sus nuevas armas y plataformas, dando al mayor nmero posile de militares rusos la opor tunidad de participar en el conicto. Esto incluy la rotacin de innumerales tripulaciones en el teatro de operaciones, otorgando a los buques y bombarderos la oportunidad de lanzar misiles cruceros y desplegar una pequea fuerza terestre tambin. Despus de un perodo de reformas militares desde 2008 hasta 2012 y un gran programa de modernizacin que comenz en 2011, Mosc busc para su fuerza area que adquiriera experiencia en el conicto. Siria ha tenido un impacto profundo en las fuerzas armadas rusas, porque un nmero incontale de ocia les han tenido rotaciones de tres meses en la campaa para adquirir experiencias en el combate. Sen el Jefe de Estado Mayor General ruso Valeri Guersimov, los comandantes de los distritos militares, ejrcitos de armas combinadas, ejrcitos del aire y de defensa anti area junto con muchos comandantes de divisin han adquirido experiencias en Siria. Para los ascensos en grado en 2017, fueron promovidos militares rusos que haban servido en Siria. Estas experiencias inuirn en el pensamiento militar y decisiones de personal rusos por muchos aos. Al lado de eos objetivos de entrenamiento, Rusia tambin aprovech las operaciones de combate en Siria como una demostracin de tecnologa para fomentar la venta de armas en el exterior, exhibiendo la ltima generacin de tecnologa rusa junto a los sistemas de armas ales de la era sovitica que tomaron se em plearon en gran parte de los combates. Comenzando con el primer ataque el 7 de octubre de 2015 durante el transcurso del conicto, buques de uera y submarinos rusos lanzaron numerosos misiles cruceros de ataque terestre tipo ai desde el mar Caspio y el ee del mar Mediterneo. Del mismo modo, la aviacin de largo alcance entr en el conicto en noviembre de 2015 y desde ese entonces, bombarderos estratgicos tipo u-95S y u-160 han levado a cabo un gran nmero de vuelos, utilizando misiles cruceros lanzados desde el aire tipo -555 y -101 ms avanzados contra lancos en Siria. La fuerza de bombarderos de tamao mediano dotada con aviones u-22 complementaron los vuelos de combate desde la Base Area meimim aunque eas aeronaves exclusivamente lanzaron bombas tipo rAB no uiadas de altura mediana y alta. Ms tarde, Mosc tambin utiliz los sistemas de misiles balsticos de mediano alcance tipo sane, misiles antibuques tipo aiony otras armas avanzadas en un esfuer zo para demostrar sus capacidades. Si bien las armas de precisin usadas en el conic to representaron una pequea parte de la verdadera combinacin de todas las armas usadas, probalemen te incluso menos del 5 por ciento, Rusia demostr la capacidad de emplear armas uiadas de largo alcance desde una variedad de plataformas. En Siria, que daron en evidencia tanto los avances hechos por su podero areo ruso desde sus malos resultados en la uera entre Rusia y Georgia en 2008, como tambin las limitaciones reantes de las fuerzas armadas de Rusia. Gran parte del bombardeo se levaba a cabo por las ms antiuas aeronaves u-24 y u-25M, y en casi todas las operaciones se emplearon municiones no uiadas de efecto por rea. Con la excepcin de los sistemas en los aviones u-34, que eran usados para lanzar la bomba uiada por satlite tipo AB-500, entre otras armas de precisin, las aeronaves de ala ja en general carecan de las heramientas de designa cin de lancos para ecazmente emplear las muni ciones uiadas de precisin. La aviacin naval de Rusia no era impresionante. Los vuelos del grupo de ataque desde portaaviones levados a cabo por el antiuo crucero de aviacin pesado uznetsov en 2016 fue comunicacionalmente un desastre, perdiendo un avin u-33 y un i-29 debido a falas de equipo. Aparte de elo, los rusos sor prendentemente solo perdieron unas pocas aeronaves, con una mayora de bajas sufridas en tripulaciones de helicpteros. Los tcnicos rusos mantenan las aeronaves de generaciones antiuas y ms nuevas en el cielo, con solo un avin u-24 perdido debido a falas tcnicas.

PAGE 86

83 Sin lugar a dudas, los ataques areos rusos eran efectivos pero increlemente costosos en trminos de bajas civiles y daos colaterales inigidos, alunos de los cuales parecieron aparentemente intenciona les. Gran parte de las municiones fueron empleadas para lograr efectos por rea y eran demasiado grandes en carga til para los lancos en Siria. Las Fuerzas Aeroespaciales rusas en general an se limitan a una forma de combate propio de principios de la dcada de 1990 (aunque es un gran salto generacional de donde eaban en 2008), pero con una gran dependencia de armas no uiadas, e incluso y de mayor importan cia, carecen de los medios de inteligencia, vigilancia y reconocimiento necesarios para levar a cabo las operaciones de combate impulsadas por la infor macin. Las Fuerzas Aeroespaciales rusas tambin carecen de medios para lidiar con pequeos lancos mviles con precisin uiada y dependen de armas y municiones no uiadas que verdaderamente son exce sivamente destructivas Tal como fue el caso con la Unin Sovitica, las fuerzas armadas rusas son exce sivamente brutales en una lucha cercana, pero conti nan teniendo dicultades en identicar y observar su lanco. Rusia dependi mucho de los drones para com plementar su campaa area tripulada, emplendolos para evaluar los daos causados en el combate y en el reconocimiento. Hay rumores de que los drones rusos Figura 3. Guerra civil siria: Mapa de control territorial desde noviembre de 2017 (Grca: edmaps.com ; Twier, @edmapscom; 2017 Cristian Ionita)

PAGE 87

84levaron a cabo ms vuelos que la aviacin tripulada sobre Siria. Los mejores drones rusos eran variantes de produccin autoriza dos de modelos israelesun producto de la cooperacin de defensa entre Rusia e Israel. A pesar de gastar mucho dinero en el desarolo, Rusia an no tiene sistemas de aeronaves no tripuladas armadas y, por lo tanto, carece de una opcin de reconocimiento y ataque en tiempo real para sus plataformas de drones. Para las fuerzas armadas rusas, las opera ciones en Siria evidenciaron la necesidad de invertir an ms en el desarolo de sistemas de ataque no tripulados y elaborar un reper torio ms grande de armas uiadas para las Fuerzas Aeroespaciales, en particular para su uso tico. Poniendo eas limitaciones a un lado, Mosc utiliz efectivamente la campaa en Siria como parte de una interaccin diplo mtica y poltica ms amplia con Estados Unidos, demostrando la capacidad y determi nacin de emplear las armas uiadas de largo alcance que, muchas de elas tienen variantes con ojivas nucleares. Las operaciones en Siria respaldaron ampliamente la credibilidad coercitiva de Rusia, presentando una clara imagen de las capacidades resurgentes de sus fuerzas armadas que implican costos en la OTAN en un conicto convencional, y su capacidad de extender su alcance a gran distancia para poner en riesgo a gran parte de Europa en caso de ser necesario. Los ataques de largo alcance levados a cabo por bom barderos, buques de uera y submarinos no deben ser considerados solo como pruebas de combate para adquirir experiencias; tambin eran concebidos como un mensaje estratgico para fomentar la credibilidad rusa de forma ms evidente.No vamos a llegar a casa para las NavidadesAl tomar parte en el conicto, las fuerzas armadas rusas rpidamente descubrieron que su intervencin tomara mucho ms tiempo del que fue anticipado o eerado RECOMENDAMOS A quienes les interesa investigar la motivacin de los lderes de Rusia en cuanto a la decisin de llevar a cabo las operaciones de combate en Siria, invitamos la atencin a los comentarios que el presidente Vladimir Putin hizo ante la Asamblea General de la ONU el 28 de septiembre de 2015, como fueron publicados por la ocina del Presidente Ruso. Para ver la versin ocial, publicada como artculo en el nmero de marzo-abril de 2016 de Military Review, vistenos en hp:// www.armyupress.army.mil/Portals/7/military-review/Archives/Spanish/MilitaryReview_20160430_art009SPA.pdf Otros artculos que discuten las opiniones en desarrollo de los lderes rusos con respecto a la guerra moderna y participacin en Siria son presentados en la pgina web Hot Spots de Military Review (en ingls) en hp://www.armyupress.army.mil/Special-Topics/World-Hot-Spots/Russia/ o hp://www.armyupress.army. mil/Special-Topics/World-Hot-Spots/Russia-Syria/.

PAGE 88

85 inicialmente. El ejrcito de Siria se haba fragmentado en milicias armadas que eran formalmente unicadas bajo la bandera de Assad, pero que ya no representaban una fuerza de combate coherente. El liderazgo ruso qued estupefacto por la gran cantidad de equipamien to sirio e iraqu capturado por la oposicin y varios gru pos militantes mientras el rgimen controlaba apenas el 10 por ciento del teritorio nacional. Alunas unidades sirias si bien eran capaces de tomar acciones militares, los ociales rusos tuvieron que integrarse en todas eas unidades para levar a cabo operaciones militares y comenzar el proceso de reconstruccin del potencial de combate del ejrcito sirio. A pesar de la auencia de tropas iranes y de Hezbol en octubre de 2015, era evidente que las partes beligerantes eaban sacando provecho del uso de intermediarios en el campo de batala con una baja participacin de fuerzas. Su ecacia combativa era in suciente, y las fuerzas sirias constantemente pedan ataques areos rusos, avanzaban poco y se retiraban con la primera indicacin de una contraofensiva rea lizada por las tropas bien motivadas del grupo Jahat al-Nusra u otros grupos combatientes. Con el paso del tiempo, Rusia entren a ociales sirios de menor jerarqua y ealeci el 5 Cuerpo Voluntario de Asalto liderado por comandantes rusos y equipado con armamento ruso ms avanzado. El 5 Cuerpo ha sido la fuerza de asalto principal de Siria durante el ltimo ao. La combinacin de combatien tes sirios, contratistas militares y el liderazgo ruso para componer capacidades ofensivas han permitido alcan zar victorias en el campo de batala a un bajo costo. Los objetivos operacionales de Rusia fueron los adecuados para su estrategia: Lograr victorias decisi vas donde fuese posile, fragmentar a la oposicin siria e intentar explotar las victorias en Siria para alcanzar objetivos polticos ms amplios que Estados Unidos. Para tal n, el Estado Mayor General ruso intent evitar las batalas agotadoras por el control de centros de polacin, eecialmente dado el hecho de que las fuerzas sirias carecan del personal para mantener control de los objetivos que capturaban. Con el tiem po, ee result en la necesidad de retomar el mismo tereno repetidas veces como ocuri con Palmira. Rusia genuinamente tambin quera cambiar la di reccin de la lucha hacia el ee y al Estado Islmico en un esfuerzo para consolidar sus operaciones con la cooperacin con Estados Unidos. No eaban inte resados en Siria e Irn, por lo contrario, buscaban la victoria casi total sobre la oposicin y la recaptura de todos los principales centros de polacin en el oee del pas. Mientras Rusia mantena una imagen de un actor principal y lder de la coalicin, en realidad, ea es trategia no haba ganado la aceptacin por sus aliados y Mosc no poda forzarlos a aceptar. Al reecto, Rusia sufra del mismo dcit que Estados Unidos. Los dos eran poderes extranjeros que intervenan en Siria sin la inuencia necesaria sobre los aliados en el pas y la regin para legar a grandes acuerdos. Estas diferencias quedaron en evidencia en marzo de 2016, cuando Rusia declar su retirada de Siria mientras centraba la atencin de sus fuerzas hacia Palmira. De hecho, Mosc no tena la intencin de retirarse sino que quera reducir sus oligaciones y prepararse para un combate de largo plazo mientras Assad se centraba en retomar el control de Alepo. Con su declaracin en marzo, Rusia intent re plantear su intervencin en Siria como una presen cia de seuridad sostenile a largo plazo en apoyo de un acuerdo poltico en lugar del combate en s. El concepto era normalizar las operaciones rusas ante la audiencia interna y declarar la victoria de aluna forma. Los rusos otorgaron condecoraciones y un pequeo contingente se repleg, pero mientras tanto, Rusia se alistaba para convertir la campaa en campaas ms pequeas con el propsito de evitar una percepcin respecto a una larga intervencin, incluso por aos. El primer segmento finaliz con la captura de Palmira por fuerzas rusas en marzo de 2016. Luego, las fuerzas sirias e iranes dirigieron su esfuerzo hacia Alepo, lucha que al final suprimi el esfuerzo ruso para negociar un grupo de integracin conjunto con Estados Unidos. Se logr el seundo hito en enero de 2017, despus de la captura de Alepo y una tercera victoria se avecinaba a finales de 2017 cuando a medida que las fuerzas sirias captura ran Deir ez-Zor y el Estado Islmico pareca estar al borde de la derota. Esta ltima declaracin de victoria antes de la eleccin presidencial en marzo de 2018, est lena de riesgos puesto que las fuerzas rusas no solo se mantendrn sino que incrementarn su infraes tructura en Tarts y Hmeimim. Como Guersimov

PAGE 89

86 dijo en una reciente entrevista, estamos aqu para quedarnos. Poco despus, en un ataque con morte ros contra la base el 31 de diciembre de 2017, varios aviones fueron daados y soldados rusos murieron. El 6 de enero, siui otro ataque con drones que afec t estas dos bases, esta vez levado a cabo por grupos militantes. Los dos incidentes son recordatorios sombros de que el triunfalismo es bastante prema turo y las fuerzas rusas en el teatro de operaciones estn expuestas al peligro. La fiura 3 representa la situacin aproximada de Siria en noviembre de 2017 en trminos de control teritorial ejercido por los participantes en el conflicto cerca del cese oficial de operaciones rusas comenzadas en apoyo del rgimen de Assad (vase la fiura 1 para una comparacin a la situacin al principio de la campaa).Un acuerdo postconicto y temas complementariosYa que actualmente la mayora del teritorio y centros de polacin sirios han sido tomados de las manos de los grupos de oposicin antiubernamen tal, Rusia puede enfocar su atencin hacia el acuerdo postconflicto. Si bien Assad se ha dedicado a retomar cada pulgada del teritorio sirio e incluso si Rusia no apoya esta ambicin, tendr poca opcin aparte de respaldar los constantes esfuerzos del rgimen para garantizar los recursos de energa y aua en el norte y sur del pas. Sin embargo, el enfoque princi pal de las acciones militares y polticas de Rusia se centrar en el acuerdo diplomtico y condiciones de apoyo en el tereno. De mayor importancia, Rusia aparentemente ha adquirido la aceptacin de Washington de su rol como mediador en el futuro de Siria. En una reunin cum bre en noviembre en Vietnam, los presidentes Trump y Putin conrmaron no solo un dilogo permanente sobre la eliminacin de conictos y el apoyo de las zonas de reduccin de tensiones, en gran parte una iniciativa rusa, sino que tambin deacaron la cen tralidad del proceso poltico para negociar un futuro postconicto en Siria. Este proceso se forma de acuer do con los intereses estratgicos principales de Rusia. En primer lugar, Rusia ha trasgredido el monopolio del proceso de Ginebra y del liderazgo diplomtico de EUA. Rusia ha integrado con xito las negocia ciones que se iniciaron en Astana en 2016 al proceso internacional ealecido por la ONU, y reularmen te ha convocado reuniones con varios grupos de la coalicin en un esfuerzo para fomentar el surgimiento de una agrupacin comn de la oposicin que sea sensile a un compromiso con el rgimen de Assad. Los progresos de Mosc en el frente poltico son espordicos, pero por ahora parece ser la nica opcin plausile para el futuro. En seundo lugar, Rusia ha podido mantener nexos fructferos con todas las otras partes clave en la regin, desde Arabia Saudita, en un extremo del eectro, e Irn, por el otro. De hecho, a pesar del des acuerdo constante con Arabia Saudita con reecto a la composicin de la oposicin legtima en Siria que ser representada en Ginebra, y con Turqua sobre el rol de las fuerzas de autodefensa kurdas, la diploma cia rusa (respaldada por la fuerza militar) ha ganado el reconocimiento de los dos pases, un hecho que es bastante bien recibido en Mosc en el perodo previo a la eleccin presidencial de Rusia en marzo de 2018. Irn ha demostrado ser un aliado complejo de Rusia; sin embargo, las relaciones entre los dos pases siuen siendo eales en su mayor parte, dado que los iranes anticipan ser capaces de mantener su dominio de facto en gran parte del teritorio sirio, consolidando su coredor de poder de Irak a Lbano. En ltimo lugar, Rusia retendr su aliado en Damasco, porque en el futuro previsile, el rgi men de Assad parece haber retomado el control. De hecho, las fortunas de Assad han crecido tanto desde el comienzo de la intervencin rusa hace dos aos que l es capaz de estalecer las condiciones por lo general, de su participacin en el proceso de Ginebra. La oposicin puede quejarse a gritos, pero el rgimen simplemente se ha negado a participar en negociaciones si la cuestin de su propia salida est en la agenda. Esta tambin es una victoria para Rusia, pues to que Mosc ha aprovechado sus victorias para garantizar contratos de arendamiento a largo plazo en sus instalaciones militares en Hmeimim y Tarts, as como posicionar empresas rusas para jugar roles posilemente prominentes y lucrativos en la recons truccin de Siria, especialmente en los sectores de energa y transporte de energa. Adems de necesitar las bases para apoyar a las fuerzas sirias, Rusia ve el conflicto actual como parte de un plan ms amplio

PAGE 90

87 para convertirse en un mediador principal en el Medio Oriente y una opcin de equilibrio para aqu los que buscan contrarestar la influencia de EUA. El rea principal en la que la campaa rusa en Siria claramente no logr sus objetivos iniciales fue el esfuerzo de ampliar la plataforma para interaccin diplomtica con Europa y Estados Unidos posterior a las secuelas de la crisis ucrania y las posteriores sanciones occidentales relacionadas. Si bien Mosc abri brechas en la poltica de aislamiento frus trada de la administracin de Obama forzando a Washington a participar en discusiones para elimi nar los conflictos en las operaciones militares, estas discusiones no se han extendido a la cooperacin completa entre Rusia y Estados Unidos previsto por el Kremlin. Por otra parte, no haba ninuna voluntad por parte de los gobiernos occidentales de considerar a Siria y Ucrania en trminos quid pro quo. Por ms que los occidentales lamenten el nmero de vctimas o el flujo de refugiados de la uera civil en Siria, el conflicto en Ucrania simple mente est mucho ms cerca de casa y los gobiernos europeos se han mantenido firmes en su apoyo a las sanciones atadas al cumplimiento de los acuerdos de Minsk, mientras que Estados Unidos, en realidad, ha aumentado radicalmente las sanciones despus de los intentos aparentes de Rusia de entrometerse en las elecciones de EUA en 2016. En suma, Rusia parece haber ganado como mnimo una victoria parcial en Siria y lo hizo con eficiencia, flexibilidad y coordinacin impresionan tes entre las acciones militares y polticas. Por una parte, la aceptacin del rgimen de Assad y sus aliados iranes por Rusia, su indiferencia relativa a las bajas civiles, y su hostilidad total contra los grupos de oposicin al rgimen son completamente opuestos a las opiniones ampliamente aceptadas en EUA sobre Siria. Por otra parte, la estrategia limita da, tcticas adaptales y la coordinacin de las iniciativas militares y diplomticas de Rusia ofrecen importantes lecciones para la conduccin para cualquier intervencin militar en un ambiente tan complejo y voltil como el Medio Oriente. Con ms de 15 aos en Irak y Afganistn, con luchas en curso en Libia y Yemen e incontales lugares voltiles que podran poner en marcha un conflicto regional ms amplio que amenazan los intereses de EUA, Washington debera prestar ms atencin a la intervencin rusa y cmo Mosc logr sus objetivos en Siria. Notas 1. Sergei Lavrov y Russian Media, On Syria and Libya, Monthly Review (pgina web), 17 de mayo de 2011, accedido 15 de diciembre de 2017, hps://mronline.org/2011/05/17/onsyria-and-libya/. El texto es un extracto del Transcript of Russian Foreign Minister Sergey Lavrovs Interview to Russian Media Following Aendance at Arctic Council Meeting, Nuuk, May 12, 2011, publicado en la pgina web del Ministerio Exterior de Rusia el 13 de mayo de 2011. 2. Sergey Lavrovs Remarks and Answers to Media Questions at Joint Press Conference with UAE Foreign Minister Abdullah Al Nahyan, el Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federacin Rusa (pgina web), 1 de noviembre de 2011, accedido 10 de enero de 2018, hp://www.mid.ru/en/vistupleniya_ministra/-/ asset_publisher/MCZ7HQuMdqBY/content/id/186758. 3. Macon Phillips, President Obama: e Future of Syria Must Be Determined by Its People, but President Bashar al-Assad Is Standing in eir Way, White House Press Oce (pgina web), accedido 19 de diciembre de 2017, hps://obamawhitehouse.archives.gov/blog/2011/08/18/president-obama-futu re-syria-must-be-determined-its-people-president-bashar-al-as sad 4. Vladimir Frolov, Signing In is Easier than Quiing, Vedo mosti (pgina web), 29 de septiembre de 2016, accedido 19 de diciembre de 2017, hps://www.vedomosti.ru/amp/a00d6a64/ opinion/articles/2016/09/29/658952-voiti-legche-viiti 5. Iran Quds Chief Visited Russia despite U.N. Travel Ban: Iran Ocial, Reuters, 7 de agosto de 2015, accedido 19 de diciembre de 2017, hp://www.reuters.com/article/us-russia-iran-soleimani-idUSKCN0QC1KM20150807; Michael Kofman, A Tale of Two Campaigns: U.S. and Russian Military Operations in Syria, Pathways to Peace and Security 1, nro. 52 (2017): pgs. 163. 6. Michael Kofman, e Moscow School of Hard Knocks: Key Pillars of Russian Strategy, War on the Roc ks (pgina web), 17 de enero de 2017, accedido 19 de diciembre de 2017, hps://warontherocks.com/2017/01/ the-moscow-school-of-hard-knocks-key-pillars-of-russian-strategy/ 7. Teresa Welsh, Obama, Putin Meet in New York, U.S. News & World Report (pgina web), 28 de septiembre de 2015, accedido 19 de diciembre de 2017, hp://www.usnews.com/news/ articles/2015/09/28/obama-putin-meet-in-new-york 8. Washington Post Sta, Read Putins U.N. General Assembly speech, Washington Post (pgina web), 28 de septiembre

PAGE 91

88 de 2015, accedido 19 de diciembre de 2017, hps://www. washingtonpost.com/news/worldviews/wp/2015/09/28/read-pu tins-u-n-general-assembly-speech/?utm_term=.48d2be2b7823. 9. Nikolas K. Gvosdev, Moscows War in the Air: Russia Sends a Message in Syria, e National Interest (pgina web), 1 de octubre de 2015, accedido 19 de diciembre de 2017, hp://nationalinterest.org/feature/ moscows-war-the-air-russia-sends-message-syria-13983. 10. Ruslan Pukhov, Russian Military, Diplomatic and Humanitarian Assistance, en Syrian Frontier, editor M.U. Shepovalenko, 2 edicin (Mosc: Center for Analysis of Strategies and Technolo gies, 2016), pgs. 105, accedido 9 de enero de 2018, hp://cast. ru/upload/iblock/686/6864bf9d4485b9cd83cc3614575e646a. pdf 11. Ruslan Pukhov, e War that Russia Won, Izvestia (pgina web), 13 de octubre de 2017, accedido 10 de enero de 2018, hps://iz.ru/652856/ruslan-pukhov/ voina-kotoruiu-rossiia-vyigrala. 12. Valeri Guersimov, We Broke the Back of Terrorists, entrevista con Victor Baranets, Komsomolskaya Pravda (pgina web), 26 de diciembre de 2017, accedido 10 de enero de 2018, hps:// www.kp.ru/daily/26775/3808693/. 13. El primer uso de la aviacin de largo alcance era en res puesta al bombardeo terrorista de un vuelo de la aerolnea rusa MetroJet que sali de Egipto. 14. Pukhov, e War that Russia Won. 15. Ruslan Pukhov, Polygon Budushego, Russia in Glo bal Aairs (pgina web), 8 de marzo de 2016, accedido 10 de enero de 2018, hp://www.globalaairs.ru/number/ Poligon-buduschego-18032.

PAGE 92

Cover3 Saba que?Ahora puede consultar todas las ediciones de Military Review en espaol, ingls y portugus en nuestra nue va pgina web:hp://www.armyupress.army.mil/ Aqu podr encontrar: Sus artculos favoritos en formato PDF La gua para escritores Libros y documentos de investigacin y anlisis Sta Rides (Sesiones virtuales a campos de batalla) Recursos para la enseanza de la historia militar Reseas de libros Artculos que solo son publicados en lnea