Testimonial literature and women's participation in social change in Nicaragua

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Testimonial literature and women's participation in social change in Nicaragua
Physical Description:
ix, 256 leaves : ; 29 cm.
Language:
English
Creator:
Sotelo, Clara, 1953-
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Reportage literature, Nicaraguan   ( lcsh )
Women -- Social conditions -- Nicaragua   ( lcsh )
Social conditions -- Nicaragua -- 1979-   ( lcsh )
Romance Languages and Literatures thesis, Ph. D
Dissertations, Academic -- Romance Languages and Literatures -- UF
Genre:
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Thesis:
Thesis (Ph. D.)--University of Florida, 1996.
Bibliography:
Includes bibliographical references (leaves 245-255).
Additional Physical Form:
Also available online.
Statement of Responsibility:
by Clara Sotelo.
General Note:
Typescript.
General Note:
Vita.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
aleph - 023836395
oclc - 35765384
System ID:
AA00025741:00001

Full Text












TESITIMCIIA.L LITERATURE AND WOMEN'S PARTICIPATION
IN SOCIAL CHANGE IN NICARAGUA




















By

CLARA SOTELO


A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
DOCTOR OF PHILOSOPHY

UNIVERSITY OF FLORIDA

1996


UNIVERSITY OF FLORIDA LIBRARIES



































Copyright 1996

by

Clara Sotelo

































In memory of my mother Aracelly Rojas and my grandmother

Paulina Herndndez whose vitality and endurance have

constituted the main motivations for my commitment to

intellectual and political endeavors about women.















ACKNOWLEDGMENTS


Many people have contributed to this work. My family, in

the first place, with encouragement and support. They always

believed in my capacity to achieve a goal of this magnitude.

My mother gave me the strength to continue by making me

believe that I had the potential to become a serious scholar

and that my interest in learning from other women was worth

pursuing. My children Antonio and Emilio never complained

about my absence during my long periods of work away from

home. They showed me their appreciation for my endeavors by

assuming the housework with incredible responsibility. Julian

Arturo, their father, was able to play the role of father and

mother whenever necessary. He convinced me of the importance

of this type of research for a better understanding of the

critical condition of marginal societies.

In Nicaragua, the women of the "Instituto de Historia

Nicaragiaense" offered me a warm welcome upon arrival, guided

me through the archival documents and contributed kindly to

the culmination of my research. Their patience and generosity

made my work easier. Margarita Vannini was particularly

helpful with her insights on the "Cruzada Nacional de

Alfabetizaci6n" and the "Proyecto de Recolecci6n de Historia

Oral." Her actual participation in those tasks provided me

iv










with first hand knowledge on the significance of those

processes for the women of Nicaragua.

The members of my committee were always available for

dialogue and guidance. Professor Andr6s Avellaneda, my chair,

made fine and acute observations which were decisive in my

maintaining the scope of this work within the ranges of a

scholarly oriented one. Professor Helen Safa stimulated even

more my aspirations to travel to Nicaragua and gave me all the

support I needed to accomplish my fieldwork. Professor Ofelia

Schutte's visit to Nicaragua in the middle of my stay there,

the conversations we had on the situation of that country and

the projects we visited together incited even further my

motivations. Professor Adolfo Prieto and his wife Raymunda

always opened their home and minds to my needs both as an

individual and as a scholar, for which I am deeply thankful.

Special thanks to Professor Nina Men6ndez for the critical

observations that enriched my work and made me see other

possibilities for future research.
















TABLE OF CONTENTS


ACKNOWLEDGEMENTS . . . . . . . . . . iv

ABSTRACT . . . . . . . . . . .. viii

CHAPTERS

I INTRODUCCION . . . . . . . . . . 1

La Revoluci6n Nicaraguense: Periferia y Marginalidad 6
El Proyecto Cultural Sandinista: Reapropiaci6n de
la Marginalidad . . . . . . . .. 14
La Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n ..... 17
El Testimonio Posrevolucionario: Hegemonia
Discursiva y Legitimaci6n . . . . ... 19
Relaci6n de Contenido . . . . . . .. 26

II EL TESTIMONIO: UNA MANERA ALTERNATIVE DE NARRAR
Y HACER HISTORIA . . . . . . .. 28

Hacia un Intento de Definici6n del Testimonio . 31
Antecedentes del Testimonio . . . ... 41
La Identidad Etnica y el Testimonioc ..... 43
La Voz del Otro: Enfrentamiento con la Historia
Official y Lucha por el Poder
Interpretativo . . . . . . .. 47
Caracteristicas de la Producci6n del Testimonio . 52
Mujeres y Testimonio . . . . . . . .. 59
Testimonios Colectivos Hechos por Hombres ... .. .70
Consideraciones Finales . . . . . . .. 80

III MUJER Y CAMBIO SOCIAL . . . . . . .. 85

Nicaragua Antes de la Revoluci6n . . . ... 88
Crisis y Revoluci6n . . . . . . .. 97
Historia de Mujeres y Mujeres en la Historia. . 99
La Mujer Hace la Revoluci6n: Protagonismo
Femenino en el Cambio Politico .... .107
La Mujer en el Periodo Revolucionario .. .113

IV LA MUJER EN LA NUEVA CULTURAL NICARAGUENSE ... .. .125

El Proceso Insurreccional y la Cultura . . ... 127
C6mo Democratizar la Cultura: La Base Ideol6gica. 135










La Democratizaci6n de la Cultura en la Prdctica . 142
Mujeres en las Letras y la Cultura . . .. .152
La Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n . . .. .158
El Proyecto de Recolecci6n de Historia Oral . . 163
Consideraciones Finales . . . . . . .. 169

V LA REVOLUTION VISTA POR DENTRO: LAS MUJERES HABLAN 175

Los Testimonios y la Perspectiva Feminista .. .179
La Temdtica de los Testimonios . . . . ... 187
El Lugar: Identificaci6n con el Entorno. . 188
El Tiempo: La Historia Popular de la
Insurrecci6n . .. .............. 193
Augusto Sandino y Anastasio Somoza: Contraste
y Contradicci6n entire Pasado Presente . 199
Los Ricos y los Pobres: Proyecci6n y
Continuidad del Somocismo y
el Sandinismo . . ............. 205
Los Lideres y el Pueblo: El Sandinismo en
Carne y Hueso . . . . . . .. 211
La Iglesia Dividida . . . . . . .. 214
Las Mujeres: Agentes Activos de Cambio . . 217
Mujer y Familia . . . . . . . .. 222
Los Nifios . . . .................. 224
La Vida y la Muerte: Una Balanza de Precario
Equilibrio . . . . . . . .. 225
Consideraciones Finales . . . . . . .. 230

VI CONCLUSIONES . . . . . . . . . .. 235

REFERENCES . . . . . . . . . . .. 245

BIOGRAPHICAL SKETCH . . . . . . . . .. 256


vii

















Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy

TESTIMONIAL LITERATURE AND WOMEN'S PARTICIPATION
IN SOCIAL CHANGE IN NICARAGUA

By

Clara Sotelo

August 1996

Chairperson: Andres Avellaneda
Major Department: Romance Languages and Literatures

One of the poorest nations in the western hemisphere,

Nicaragua went through a process of struggle to rid itself of

the oppression of the dictator Anastasio Somoza, whose rule

lasted more than twenty years. In 1979, most Nicaraguans, led

by the Sandinista National Liberation Front (FSLN),

participated in the construction of a more egalitarian

society. Two of the more outstanding features of the new

government were the creation of educational opportunities for

the majority and the right given to popular sectors to express

themselves in a social environment of greater freedom and

democracy.

The National Literacy Crusade, and other parallel

projects, such as the Project for the Recollection of Oral

History, helped to decrease the illiteracy rate form 52% to

12%. The young teachers recorded the life stories of the

viii









peasants and workers to whom they taught reading and writing

skills. They also helped to carry out the tasks organized by

the Sandinistas to create better conditions to achieve the

democratization of culture. This allowed greater access for

more people to participate in cultural affairs. It was a

process of cultural empowerment whose goal was to supersede

the old antinomy of elitism and populism.

The testimonial literature that came out of the work of

the cultural and literacy brigades brought to the forefront

the voice of women who have participated in the revolutionary

process and their interpretation of their experience in it.

These types of narrations are considered, in this

dissertation, as a collective literature that questions the

traditional way of conceiving literature as the work of art of

a writer, who gives us only the author's particular way of

interpreting the world and his or her unique private

experience of it.

The Nicaraguan testimonials portray one of the most

outstanding and massive participation of women in the struggle

for self-determination of a people. They give us first-hand

accounts of how women lived the revolution and a direct

interpretation of the impact it may have caused in their

lives. It also helps the feminist movement in the collection

of historical references about the active participation of

women in social change.
















CAPITULO I
INTRODUCTION


En 1979 se dio fin al periodo dictatorial que por mds

de cuarenta ahos se mantuvo vigente en Nicaragua bajo las

instancias de poder manejadas por la familiar de Anastasio

Somoza. El Frente Sandinista de Liberaci6n Nacional (FSLN)

habia dirigido el process insurreccional desde 1961 y

proponia un sistema de gobierno revolucionario, popular y

antimperialista. El element revolucionario estaba fundado

en una ideologia marxista, de base cristiana y sandinista.1

Esto coloc6 a la revoluci6n nicaraguense en una posici6n

distinta de la que se habia otorgado hasta el moment, a las

revoluciones contempordneas de liberaci6n national, propias

del llamado tercer mundo.

A traves del process revolucionario popular que derroc6

la dictadura somocista en Nicaragua, se abri6 una series de



1 La corriente political por medio de la cual se impulse
la revoluci6n nicaraguense ha sido denominada 'sandinismo',
en base al nombre de Augusto Sandino, quien iniciara la
primera lucha contra Anastasio Somoza. En el studio The
Intellectual Foundations of the Nicaraguan Revolution,
Donald Hodges consider que la lucha de Sandino "contra los
'marines' de los Estados Unidos que ocuparon su pals entire
diciembre de 1926 y enero de 1933 es interpretada como
nacionalista y populista," y que Sandino mismo, es visto
como un dedicado revolucionario que bordeaba entire el
anarquismo y el comunismo (Preface x).











espacios de expresi6n y comunicaci6n que dieron a sectors

marginales la posibilidad de adquirir una mayor visibilidad

y la oportunidad de tener una voz. La Cruzada Nacional de

Alfabetizaci6n (CNA), constituy6 uno de los proyectos mas

significativos del gobierno en ese intent de cambio,

apertura y renovaci6n que se habia iniciado. La recolecci6n

de una historic popular de la revoluci6n se llev6 a cabo por

medio del Proyecto de Recolecci6n de Historia Oral (PRHO),

que estuvo a cargo de los brigadistas alfabetizadores.

La Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n se realize entire

los meses de marzo y agosto de 1980. Durante ese tiempo se

logr6 reducir el analfabetismo del 50% al 12%. Por su labor

la CNA recibi6 el premio Nadezha K. Krupskaya 1980, otorgado

por la UNESCO. El Instituto de Historia de Nicaragua (IHN)

logr6 archivar siete mil cintas grabadas por los brigadistas

alfabetizadores que hicieron parte del Proyecto de

Recolecci6n de Historia Oral. Estas entrevistas conforman

uno de los discursos mas aut6nticos sobre la vivencia de los

sectors marginales en un process de cambio radical como el

nicaragUense. Estos documents constituyen la dnica

historic oral, recogida entire sujetos marginales, sobre su

propia participaci6n en el acontecimiento. Este cuerpo

discursivo en estado oral permit oir las voces individuals

de una participaci6n colectiva consciente y critical en un

cambio social de tal magnitude.










3

Ochenta de estas entrevistas conforman uno de los

aspects centrales de studio de esta disertaci6n. El

material fue recogido en un trabajo de campo que se llev6 a

cabo en dos etapas. La primera se hizo durante el mes de

junio de 1991, tiempo durante el cual se ubicaron las cintas

y se establecieron contacts con algunas de las personas que

intervinieron en el Proyecto de Recolecci6n de Historia

Oral. La segunda etapa tuvo lugar entire mayo y agosto de

1992. Durante ese tiempo se hizo una selecci6n de los

testimonies y se realizaron entrevistas con algunos de los

brigadista y con la director del Instituto de Historia de

Nicaragua, Margarita Vannini.

El primer aspect que concierne a esta disertaci6n

tiene que ver con la producci6n testimonial multitudinaria

desarrollada en Nicaragua just despues de la toma del poder

por los sandinistas. El testimonio, como se vera, tiende a

aparecer en periods hist6ricos de crisis, guerra o cambio

revolucionario. Estos periods pueden ser de transici6n,

cuando se busca una trasformaci6n radical de estructuras

sociales, o largos periods de dominaci6n ejercida contra

sectors marginales que, como los indigenas, han sido

excluidos de la vida national. Desde el testimonio, los

grupos subalternos se han enfrentado a la hegemonia

discursiva de los grupos en el poder y han articulado su

forma de expresi6n y representaci6n, exponiendo su propia

version de los hechos como una historic alternative. La












producci6n testimonial en America Latina habia sido

individual y personal, a pesar de la intenci6n explicit en

muchos testimonios de representar a una colectividad.

Despues del triunfo sandinista, el testimonio nicaraguense

se hace, ciertamente, plural y colectivo. En este sentido,

esta disertaci6n tiene como objeto aportar en el advance del

studio del testimonio centroamericano.

El segundo aspect que se plantea, y que se desprende

del anterior, surge ante la necesidad de comprender las

razones por las cuales el gobierno de Nicaragua decidi6

reconstruir, a partir de testimonios, una historic popular

de la insurreccion. El proyecto de alfabetizaci6n junto con

la campana de salud, podrian haber sido suficientes para

desempefar la funci6n de legitimaci6n y consolidaci6n del

gobierno revolucionario, a nivel de las bases. Una historic

marginal y/o alternative del process revolucionario parece

haberse hecho necesaria, sin embargo, para contribuir al

afianzamiento y aceptaci6n del nuevo gobierno ante la

comunidad international. Iba a ser una historic desde la

marginalidad--pero no s6lo por provenir de los sectors

marginales de Nicaragua--, sino, por provenir de un pais

periferico, con una presencia marginal dentro de la

comunidad international de las naciones. En este campo,

esta disertaci6n espera hacer una contribuci6n a los

studios hist6ricos y culturales de los movimientos

revolucionarios en America Latina.










5

El tercer aspect, y el mds important de todos los que

se ocupa este trabajo, es la presencia de la mujer en esa

historic alternative recogida en Nicaragua durante la

Campaha Nacional de Alfabetizaci6n. Las mujeres, dentro de

una sociedad de orientaci6n machista como la nicaraguense,

tuvieron una extensa participaci6n y unas sobresaliente

actuaci6n tanto en las jornadas de lucha como en los

trabajos de reconstrucci6n y recreaci6n national, despues de

la toma del poder. En esa media, esta disertaci6n se

propone contribuir a los studios de genero, aportando en el

andlisis de las conexiones que se establecen entire el

testimonio--de y sobre mujeres de sectors marginales--, y

las condiciones hist6ricas y culturales a que hace

referencia.

Independientemente de su relaci6n con el proyecto

ideol6gico y cultural del sandinismo, los testimonies de las

mujeres nicaragUenses sirven para apreciar sus estrategias

de sobrevivencia en moments de guerra y sus movimientos

como agents de cambio y no s6lo como victims de una

dificil situaci6n. Es dtil, tambien, para recoger

referencias hist6ricas acerca del papel vital que juegan las

mujeres en el funcionamiento intern de las sociedades, lo

que permitird revalorar los concepts asignados a las

funciones hasta ahora asociados con la maternidad.

Estas producciones discursivas orales narradas por sus

protagonistas no coinciden con los lenguajes literarios









6

altamente elaborados dentro de las cultures modernas basadas

en la escritura. Constituyen, mds bien, el lenguaje de los

pueblos orales--sentipensantes--2, que evoca el ethos de la

comunidad al permitir que en el se unan el mito, la historic

y la poesia.


La Revoluci6n NicaragUense: Periferia y Marcinalidad

Una de las primeras observaciones que se puede hacer de

un testimonio--cuando se estudia o, simplemente, cuando se

lee--es que no es un texto hecho para estimular el placer de

la fantasia; como podrian serlo los trabajos literarios en

los que se usa deliberadamente la ficci6n. Lo testimonial

hace referencia a una realidad concrete que no puede pasar

desapercibida por su crudeza y de la que hay que hablar por

la urgencia de la situaci6n. A traves de esta prdctica

cultural, anota Jean Franco, se "autentica la memorial

colectiva de los desplazados, los sin-techo, y los

torturados," y con ella se "registra la emergencia de una

nueva clase de participants en la esfera piblica." Ademds,

"el testimonio tiene connotaciones religiosas y legales e








2 Eduardo Galeano habla en su Libro de los abrazos de
unos pescadores colombianos que inventaron la palabra
sentipensante para referirse a la epistemologia de las
cultures orales. En ella se integran el pensamiento y el
sentimiento, la palabra y el gesto, la raz6n y el coraz6n
(107).












implica un sujeto como testigo y participate en

acontecimientos publicos".3

El testimonio tiene sus origenes en la historic

alternative de esas voces marginales que han estado

presents s6lo de forma pasiva o mediatizadas por la

escritura de la autoridad, tanto en la literature como en la

historic de America Latina. La marginalidad puede

encontrarse, aunque de diversas maneras, entire los sectors

que nunca se han beneficiado del proyecto emancipador

impulsado desde el iluminismo, que dio las bases para la

formaci6n de los modernos estados-naciones.4





3 En su articulo "Going Public: Reinhabiting the
Private," Franco se refiere en particular al fen6meno de
apertura que auspicia la aparici6n del testimonio, por medio
del cual, las mujeres comienzan a romper el miedo a aparecer
en pdblico y, por medio del cual, las mujeres subalternas
adquieren cierto poder (71). Las citas aparecen
originalmente en ingles. La traducci6n me pertenece, como
asi tambien las de las notas sucesivas tomadas de texts adn
no traducidos al castellano.

4 Se consideran modernos todos los movimientos que
tienen sus origenes en el liberalism humanista que propuso,
para un mejor funcionamiento de la sociedad, la necesidad de
la libertad, la igualdad y la justicia. Esos principios--en
los que se funda la noci6n de democracia y soberania, las
que a su vez deben regirse por estructuras political
racionales--, se planteaban en oposici6n a los sistemas
tradicionales feudales donde no existia la idea del
individuo aut6nomo. Segun Knight, a partir del siglo
diecisiete el concept de soberania--al igual que la
naturaleza misma de la autoridad politica--, pasaron por un
process de cambio que dejaba atrds las prerrogativas de los
monarcas escogidos por mandate divino, dando paso a las
preocupaciones de los estados democraticamente constituidos
(13).









8

Garcia Canclini consider que en la conformaci6n de los

estados modernos existen cuatro impulses ideol6gicos bdsicos

expresados en: "un proyecto emancipador, un proyecto

expansive, un proyecto renovador y un proyecto

democratizador." El primero esta marcado por la producci6n

auto-expresiva pero dentro de una racionalizaci6n de la vida

social; el segundo se refleja en la expansion del capital y

del conocimiento, que permiten "la posesi6n de la naturaleza

y la producci6n, la circulaci6n y el consumo de los bienes;"

el tercero responded a la bisqueda de un mejoramiento e

innovaci6n constantes dentro de una sociedad "liberada de

toda prescripci6n sagrada de c6mo debe ser el mundo"

(Culturas 31).

La modernidad, en lo concrete, se manifiesta en las

transformaciones que las sociedades, y los sujetos en ella,

han experimentado con el establecimiento de ideologias y

practicas sociales no tradicionales, que se desarrollaron a

partir de la dialectica entire la modernizaci6n econ6mica y

una cultural y arte modernos.s Como dice Berman, [s] er

modern es encontrarse en un ambiente que promete aventura,

poder, satisfacci6n, crecimiento, transformaci6n de nosotros

mismos y del mundo." Esto se hizo possible gracias al


5 Para Garcia Canclini--a partir de sus lectures de
Berman y Habermas--la cultural modernista, o modernismo, esta
constituida por "los proyectos culturales que renuevan las
practicas simb6licas con un sentido experimental o critico"
La modernidad, por su parte, es la etapa hist6rica y la
modernizaci6n "los process socioecon6micos" que construyen
la modernidad (Culturas 19).












process de modernizaci6n socioecon6mico, concretado en

descubrimientos cientificos, desarrollo industrial, avances

tecnol6gicos, expansion urbana, lo cual--anota el autor--no

podia ser possible sin el "siempre en expansion" mercado

mundial capitalist (15-16).6

Los pauses de Am6rica Latina, considerados del tercer

mundo, han vivido una modernidad periferica o "una

modernizaci6n sin modernidad," como la llama Garcia

Canclini, sobre la cual dice: es una "[m]odernizaci6n con

expansion restringida del mercado, democratizaci6n para

minorias, renovaci6n de las ideas pero con baja eficacia en

los process sociales." Y agrega, "los desajustes entire

modernismo y'modernizaci6n son tiles a las classes

dominantes para preservar su hegemonia" (Culturas 67).

Modernizarse es desarrollarse; pero los pauses

"atrasados" no han podido lograr ni una cosa, ni la otra

porque: son tradicionales--no han alcanzado la modernidad;7


6 Perry Anderson, comentando el libro de Marshall
Berman All That Is Solid Melts into Air, recuerda su
observaci6n sobre el incremento del poder human y la
expansion de la experiencia humana debidos al desarrollo
econ6mico auspiciado por el mercado mundial capitalist.
Este es un process que, de un lado, ofrece una "tremenda
emancipaci6n de la posibilidad y la sensibilidad del ser
individual," a la vez que genera "una sociedad brutalmente
alienada y atomizada, dividida por la insensible explotaci6n
econ6mica y la fria indiferencia social" (318).

7 De acuerdo a Isbister, "el termino desarrollo [...]
es usado casi universalmente para hablar de la tarea que
enfrenta el Tercer Mundo. Es, sin embargo, un termino
problemdtico, que enmascara mds de lo que revela. [...] Los
paises ricos son vistos como desarrollados, y los pobres
como sub-desarrollados, o en algunos casos, menos











son pobres--no tienen la riqueza cientifico-tecnica ni el

capital para progresar. Y crecen ca6ticamente, debido a esa

deficiente implantaci6n de la modernidad. Ademds, en

respuesta a una apropiaci6n desigual del capital los cambios

que se realizan en los pauses perif6ricos, tienden a

favorecer s6lo a los sectors en el poder. Los sectors en

el poder tienen acceso a la educaci6n, a la representaci6n y

a la ingerencia en el sistema econ6mico y el poder politico.

Los sectors en el lado opuesto quedan al margen dentro del

margen.

Los grupos marginales que no se beneficiaron de los

planes de igualdad y justicia, propuestos por las

constituciones liberals de las naciones independizadas de

Espafia--regidas por "la libertad", "el orden" y "el

progreso"--, fdcilmente, se unen a los movimientos de

resistencia que ya se habian establecido para rechazar la

implantaci6n del regimen colonial. Aunque algunos grupos se

expresan en contra de las nuevas instancias de poder

hegem6nico establecido, a veces, dichos movimientos

constituyen la continuaci6n de aquellos que, en 6pocas

anteriores, se oponian a situaciones de discriminaci6n ya

establecidas.8

desarrollados o desarrolldndose. Su meta es desarrollarse
(217).

8 Segun Laclau y Mouffe, los antagonismos que surgieron
despues de la Segunda Guerra Mundial no han derivado de la
imposici6n de formas de subordinaci6n que no existian antes.
Por ejemplo, las luchas contra el racism y el sexismo











La evoluci6n de la vida political y cultural de los

pauses mds pobres, como los de America Central, ha seguido,

como explican Beverley y Zimmerman, no solamente

un camino diferente del que normalmente se asocia con
el desarrollo europeo desde el renacimiento en adelante
(el surgimiento del humanismo secular y la
investigaci6n cientifica; el entrenamiento y
pensamiento professional propio de las economies
industriales y de servicio avanzadas; la modernizaci6n
de la burocracia), [sino que] ha sido en muchos
sentidos opuesto a ese camino (38).9


En una situaci6n tal, de una parte "las elites se hacen

cargo de diferentes temporalidades hist6ricas y tratan de

elaborar con ellas un proyecto global" (Garcia Canclini,

Culturas 71). De otra, las contraculturas y los

contradiscursos elaboran expresiones de resistencia que,

alimentadas por ideologias liberadoras de nuevo tipo como el

marxismo, les permiten seguir insistiendo en una lucha por

sus derechos. En consecuencia, el tercer mundo ha estado

marcado, desde fuera, por la ineficiencia y no saber hacer






resisten formas de dominaci6n que existian no s6lo antes de
la nueva formaci6n hegem6nica sino tambien antes del
capitalism (91).

9 De acuerdo a Knight, por toda America Latina los
criollos expulsaron a los europeos pero no desarrollaron un
sistema politico que incluyera una representaci6n
significativa de las grandes mayorias como los indigenas,
los mestizos, los mulatos y various otros grupos de poblaci6n
no blanca [...] La tirania se mantuvo como una
caracteristica sobresaliente de los gobiernos de America
Latina, tanto en el nivel local con los caciques, como en el
regional y national con los caudillos (18).











"nada mejor que pelear," como explica Franco.10 Desde

dentro, lo que ha surgido son movimientos revolucionarios de

liberaci6n national que buscan reestructurar sus sociedades

apelando a la noci6n de revoluci6n, lo que implica cambios

radicales;11 a la de autodeterminaci6n, lo que les da el

cardcter de nacionalista;12 y a la de liberaci6n, por la

necesidad de despojarse de una dominaci6n econ6mica de la



10 Segin Franco, "el colonizado necesita reconocimiento
para saber que existe pero s6lo sera reconocido por la
metropolis como una mascara o una calavera que aprieta los
dientes. Hay una confrontaci6n entire el discurso
metropolitan y el proyecto ut6pico de una sociedad que
busca autonomia." Para ella, el discurso de las metropolis
sobre el mundo subdesarrollado tiene tres caracteristicas:
"(i) exclusion el Tercer Mundo es irrelevant para la
teoria; (2) discriminaci6n el Tercer Mundo es irracional y
por tanto su conocimiento es irrelevant; (3)
reconocimiento- el tercer mundo es visto s6lo como el lugar
del instinto" ("Beyond Ethnocentrism" 504).

11Para Perry Anderson, "'Revolucion' es un t6rmino con
un significado precise: el derrocamiento politico desde
abajo de un estado u orden y su reemplazo por otro. Nada se
va a ganar al diluirlo a trav6s del tiempo o extenderlo
sobre todos los departamentos del espacio social." Asi, para
61, "es necesario insistir en que la revoluci6n es un
process puntual y no permanent; o sea, una revoluci6n es un
episodio de transformaci6n political convulsiva, comprimida
en el tiempo y concentrada en una meta, con un comienzo
determinado--cuando el viejo aparato de estado todavia esta
intacto--y una terminaci6n clara--cuando el aparato esta
decisivamente roto y uno nuevo se erige en su lugar (332).
12 No existe un s6lo tipo de nacionalismo. De acuerdo
con Isbister, algunos movimientos nacionalistas del Tercer
Mundo que se enfocan en la lucha contra un enemigo comidn a
la naci6n, no han tratado con las formas de opresi6n
ejercidas dentro de la naci6n. En otras parties, "el
nacionalismo tomo un matiz revolucionario [...] en Vietnam,
Corea del Norte, Cuba, Nicaragua e Iran, los movimientos
nacionalistas contra un opresor extranjero unieron fuerzas
con movimientos revolucionarios contra las classes sociales"
(103).












que son victims dentro de sus fronteras, por tiranias

locales.13

Este es el caso de la revoluci6n popular nicaragiense a

traves de la cual se intent continuar una lucha contra la

hegemonia del sector oligdrquico que desde la independencia

de Espaha mantenia un sistema no democrdtico de gobierno

que, hasta 1979, no habia acabado con las discriminaciones

del sistema colonial.4 Esto habia permitido que siguiera

existiendo un alto porcentaje de la poblaci6n en niveles de

privaci6n, frustraci6n y desigualdad socioecon6mica

alarmante, como se vera luego. La presencia de los

dictadores Somoza en el poder, por mds de cuarenta afos, y

las arbitrariedades de sus gobiernos, demostraban la

ausencia de instituciones que abogaran por el respeto de los

derechos humans de la gran mayoria de nicaragUenses. De

otra parte, la presencia de los Estados Unidos en un pais

del mundo "subdesarrollado", con unos intereses geopoliticos




13 Segin Beverly y Zimmerman, la estructura de
dependencia en las sociedades de economic agroexportadora,
como las centroamericanas, crea, no s6lo una relaci6n
proletaria de producci6n, sino tambien, todo un mecanismo
social que domina a casi todo el que no est. en los circulos
inmediatos de la burguesia compradora. Por eso es que en el
context de los movimientos revolucionarios de estos pauses
se dan luchas de liberaci6n y no tareas political para
establecer el socialismo (Literature and Politics 12).
14 En el tercer capitulo se dard informaci6n sobre el
impact de la revoluci6n en la vida de la mujer
nicaraguense, con datos sobre la situaci6n econ6mica y sobre
nutrici6n y educaci6n, particularmente antes de la
revoluci6n.












definidos, ha sido experimentada de manera intense y

prolongada en el caso de Nicaragua (Zwerling y Martin x).

El Proyecto Cultural Sandinista:
Reapropiaci6n de la Marginalidad

Como aglutinador de fuerzas para esa lucha que iba a

desarrollar el movimiento revolucionario de liberaci6n

national en Nicaragua, sus dirigentes apelaron a la figure

de Sandino. "El sandinismo es una innegable forma de

populismo revolucionario," dicen Beverley y Zimmerman, con

un component marxista, un alto contenido cristiano y una

amplia base national anti-imperialista (13). Internamente,

de cara al pueblo, era "una forma de socialismo comprometida

con una participaci6n popular democrAtica [] donde los

efectos de la teologfa de la liberaci6n se sintieron

fuertemente durante los ochenta" (Schutte, Cultural Identity

168).

Antes de la revoluci6n, el proyecto cultural de los

grupos en el poder habfa rechazado los valores locales y

habia impulsado la cultural cosmopolita.'5 El impulse

modernizador de la ideologia liberal, segun Beverley y

Zimmerman, habia rendido un "culto a la literature" como "la



's El somocismo era la fuerza hegem6nica national
contra la que luchaba el sandinismo. Era un gobierno de
dependencia, en el que la principal fuente de riqueza era la
producci6n agricola y un alto porcentaje de tierra estaba en
manos de una minoria--con un desarrollo econ6mico precario y
un consenso politico d6bil--que se mantenia en base a
criterios antidemocrdticos y represivos. Los datos sobre
esta situaci6n aparecen en el tercer capitulo.












forma de ejecuci6n cultural," entire los sectors letrados.

Del lado opuesto, las prdcticas culturales de los sectors

marginales, hasta hacia un par de d6cadas, se habian

mantenido en relative estado de aislamiento. Quienes nunca

aprendieron a leer y escribir--campesinos pobres, jornaleros

mestizos y comunidades indigenas--, mantuvieron viva la

tradici6n oral en sus canciones, en los "cuentos de camino

(algo asi como los cuentos del Tio Remus en el sur de

Norteamerica) y en las piezas de teatro indigenas o mestizas

como el famoso GUegUence de Nicaragua" (Literature 39-

41).16

El proyecto cultural revolucionario sandinista intent

recuperar las expresiones marginadas de las contraculturas,

para usar su resistencia contra el poder ideol6gico de la

literature, como forma cultural hegem6nica de la clase en el

poder. No era una recuperaci6n para asignar mas valor a lo

"popular", como se podria hacer de una manera paternalista.

Consistia, segin el ministry de cultural Ernesto Cardenal, en

concebir un desarrollo cultural a la par de un desarrollo

econ6mico.17 La pobreza del pals no permitia que se diera

"6 La poblaci6n native no habia hecho parte de su
"proyecto national de unificaci6n." La literature jugaba el
papel legitimador del "nuevo orden oligdrquico," a la vez
que "actuaba como intermediario entire la emergente e
inadecuada cultural national representada por la burguesia
agroexportadora y la cultural de los centros metropolitanos"
(Beverley y Zimmerman, Literature 40-41).

17 Hablar de desarrollo, en este caso, no es hablar de un
advance en un sistema de mercado de base capitalist, sino mas
bien avanzar en las condiciones de vida a partir de una mejor











de otra manera. El program de recuperaci6n de Nicaragua,

al moment del triunfo sandinista, era tarea de todos los

que quisieran o tuvieran que quedarse a vivirlo, e implicaba

much trabajo y sacrificio.

La reconstrucci6n cultural de Nicaragua era primordial

en los planes de gobierno sandinistas y por eso se lanz6 una

Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n. SegUn sus objetivos se

iba a impulsar masivamente la ensefanza de la lectura y la

escritura al alto porcentaje de analfabetos que tenia el

pais. Por medio de la misma Cruzada, y usando la

infraestructura que ofrecla, se planted realizar los

proyectos que, como el de recolecci6n de historic oral, iban

a permitir recoger, a su vez, la historic popular de la

insurrecci6n, los cuentos y leyendas y los conocimientos de

fauna y flora segin las diferentes zonas del pals.




utilizaci6n de la herencia cultural de la gente de cada lugar.
Esa estrecha relaci6n entire lo econ6mico, lo social y lo
cultural se ilustra claramente a trav6s de los beneficios que
trajo la revoluci6n cultural a los artesanos y los campesinos
del pals. La artesanla habla decaldo substancialmente durante
el somocismo como product de mercadeo y de uso cotidiano. La
gente del campo se habla acostumbrado a comer en vasijas de
plastico, mientras que en la ciudad pasaba a ser mds
important el uso de los modernos utensilios de porcelana y
los cubiertos metdlicos, en vez de los de madera. El henequen
tambi6n habla sido reemplazado por el plastico. En el campo de
la alimentaci6n, el malz habla sido substituido por el trigo,
que era necesario importar de los Estados Unidos. El gobierno
sandinista, en sus planes culturales, decide fomentar y
financial el renacimiento de las artesanias, la comida
traditional, la pintura primitivista, la poesia y la musica
populares, que se consideraban "el mal gusto de campesinos y
trabajadores" (Cardenal, La democratizaci6n 10-16).












La historic popular recogida a traves de los

testimonios iba a afianzar el triunfo revolucionario entire

las genes de las bases, al permitirles reconocerse en sus

propias palabras como protagonistas de la trasformaci6n

social en la que habian sido agents fundamentals. Hacia

afuera, una vez publicada, esta historic podria funcionar

como element de consolidaci6n para la hegemonia que

pretendia ganar el sandinismo, al convalidar su lucha por la

autodeterminaci6n como una lucha emprendida por todo el

pueblo nicaragaense.


La Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n

La Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n (CNA) y sus

subproductos, entire los que se encuentra el Proyecto de

Recolecci6n de Historia Oral (PRHO), fueron llevados a cabo

por j6venes brigadistas preparados por el gobierno para

realizar dichas tareas. Aproximadamente sesenta y dos mil

j6venes, entire los catorce y los veinticinco anos de edad,

fueron parte de los ciento ochenta mil alfabetizadores que

moviliz6 el gobierno revolucionario. Este hecho se tom6

como una especie de moment coyuntural para crear las

condiciones de un compromise efectivo y s6lido por parte de

los j6venes hacia la revoluci6n. Dentro de los objetivos de

la CNA, expuestos por el sacerdote Fernando Cardenal,

coordinator de la campafia, se encontraba,

la conscientizaci6n de los j6venes de Nicaragua [...]
ese ejercito de j6venes que va a ir al campo y a la
montana para recibir el process de la conscientizaci6n,











mas fuerte, mas profundo, pues van a vivir en la casa
del campesino 5 meses, van a comer lo que el campesino
come y dejar de comer lo que el campesino deja de comer
[...] Por esta experiencia los j6venes se van a
comprometer con la verdadera revoluci6n. Y sera el
moment mas important de sus vidas desde el punto de
vista formative ("Objetivos" 34).


El lenguaje usado para hacer referencia a la CNA--al

comienzo de la misma, durante su realizaci6n y al finalizar-

, se puede ver como una continuidad de ese discurso sobre

el sandinismo manejado por los dirigentes durante la guerra,

que intentaba crear una hegemonia discursiva que reforzaba y

apoyaba el intent de construcci6n de una hegemonia

politica.18

En los peri6dicos, en los discursos de los dirigentes,

en los informes de radio y television se hablaba del gran

movimiento national que habia implicado organizer y llevar a

cabo tamaha empresa: los trabajos de preparaci6n y apoyo de

las diferentes organizaciones de masas, la solidaridad

international, el entusiasmo de los campesinos que iban a

ser alfabetizados y el gran sacrificio de los brigadistas.


18 Segin Gramsci, "la realizaci6n de un aparato
hegem6nico, en la media que crea un nuevo terreno
ideol6gico, determine una reform de la conciencia y de los
metodos de conocimiento: es un hecho del conocimiento, un
hecho filos6fico" (192). Es un process, dicen Beverley y
Zimmerman, "de innovaci6n intellectual y reform, nuevas
formas de liderazgo moral-cultural en todos los niveles de
la sociedad" (Literature 12). La formaci6n hegem6nica, es
una totalidad articuladora de diferencias en la que tanto
las fuerzas hegem6nicas como el conjunto de elements
hegemonizados se constituyen en el mismo plano--el campo
general de la discursividad (Laclau y Mouffe 135-143).











De todo lo que se puede consultar sobre la CNA y sus

subproductos, sin embargo, lo que mas interest en esta

disertaci6n son los diarios de los brigadistas y los

testimonies de los campesinos y trabajadores alfabetizados.

Una lectura detallada de dichos documents permit realizar

una observaci6n microsc6pica de lo que fueron la campafia

alfabetizadora y el proyecto de historic oral. Es una

mirada muy de cerca a la formaci6n de ese tejido, que

constituy6 una de las experiencias mas enriquecedoras de la

poblaci6n joven de estudiantes y del sector adulto de los

trabajadores. Segin Robert Arnove, la campana de

alfabetizaci6n le dio la oportunidad a muchos j6venes de

practicar valores como el altruismo y el sacrificio por los

otros y de demostrar una gran madurez para su edad (31).

Los adults alfabetizados, por su parte, ampliaron su vision

del mundo y adquirieron una mayor confianza en si mismos.

"En vez de ser los olvidados de la poblaci6n estaban

empezando a darse cuenta que eran los protagonistas de un

gigante esfuerzo national" (Mikkonen, en Arnove 32).

El Testimonio Posrevolucionario:
Hecemonia Discursiva y Legitimaci6n

El discurso testimonial, como lo llama Achigar, ha

recibido una "creciente atenci6n de los estratos ilustrados

durante los ultimos veinte afios." Segin 61, hay tres

razones fundamentals que explican dicho interns:

1) la importancia political de la material y del
mundo representado; 2) el debate que en el seno de











la Academia arrastramos desde hace d6cadas en
favor o en contra de una eventual literariedad o
especificidad de lo literario como factor decisive
y 3) [] la constituci6n--l6ase legitimaci6n o
autorizaci6n--de una practica discursiva cuya
implicancia te6rica, political y estetica supone
los primeros elements o razones anotados (En
otras palabras 13).


La importancia political de la material y el mundo

representado refiere al hecho de que el testimonio se haya

convertido en un espacio de expresi6n que permit avanzar en

la lucha por el poder de representaci6n e interpretaci6n.

Esta lucha adelantada por los sectors subalternos en contra

de su marginalizaci6n en el campo de la producci6n

discursiva, se ha manifestado de maneras diversas. Por la

necesidad de recoger versions alternatives de la historic,

el testimonio ha sido propicio para que los indigenas

cuenten su version de los hechos ocurridos segdn su

experiencia hist6rica. En esta version pueden denunciar el

process de opresi6n que ha vivido por parte del poder

central y hegem6nico de los modernos gobiernos liberals.

Puede tambi6n mostrar su participaci6n en la historic o en

el cambio social de su cultural local, y una forma diferente

de hacer, de vivir y de contar--lo hecho y lo vivido--, que

aboga por el derecho de autodeterminaci6n.

En opinion de Beverley, cuando Rigoberta Menchd se

convierte en figure dentro de la academia norteamericana,

segun Beverley, no se puede ver como un personaje que haya

alcanzado cierto renombre o reputaci6n y que esta a la









21

"altura" de los intelectuales y su manera de discurrir. No

se puede pretender borrar las diferencias entire primer y

tercer mundo o entire mundo desarrollado y mundo atrasado

(Against 85).19 Lo que ella hace es sefalar esas

diferencias, para que la denuncia que estd detrds de su

testimonio tenga la validez que ella le ha conferido con su

lucha como mujer de una minorla 6tnica, en un pais

periferico y como representante de un movimiento de

izquierda. Si, por el contrario, su voz se asimila a la del

investigador/escritor se podria perder en la resonancia de

las muchas otras voces interpretativas que sobre el

subalterno se han elaborado dentro y fuera de la academia.

De otra parte, si su historic se sanciona y se acepta como

una mds de las obras canonizadas, no podrd interpelar con la

misma fuerza al lector/oyente que, al final del texto, se

sentirfa movido a cuestionar la aparente estabilidad del

modo modern y occidental de pensar.20


19 "Testimonies como Yo Rigoberta Menchu no son s6lo
representaciones de nuevas formas de resistencia y lucha
subalterna sino tambien models y aun medios para ellas. En
el context de la universidad, entendida a la vez como una
instituci6n de 'Occidente' y del poder de clase, los
testimonies son casi literalmente agentss fordneos'--lo que
explica por qu6 [] la figure de Rigoberta Menchu y el
escdndalo de asignar su testimonio como uno de los cursos en
la educaci6n general de Stanford se convirti6 en uno de los
focos para el asalto de los neoconservadores a la educaci6n
multicultural y a la correcci6n political" (Against 90).


20 Segin Beverley, darle al testimonio un lugar en el
canon o "domesticarlo," para usar sus palabras, es quitarle
el valor que tiene como expresi6n formada al margen de "la
hist6ricamente constituida instituci6n de la literature











A partir del escdndalo en la Universidad de Stanford,

Beverley consider que los testimonies que se admiten en las

universidades han sido tomados, "dentro de la operaci6n

autorizadora de la critical literaria [...] como una forma de

literature mentor particularmente sensible a la

representaci6n o expresi6n de la subalternidad" (90-91).

La "subalternidad" indica la existencia de otro por

debajo. En esa categoria estdn los sujetos que no tuvieron

cabida en la clasificaci6n "objetiva"--por cientifica--, y

"Unica"--por su conexi6n con la raz6n--, dentro del modo de

conocimiento modern. Son subalternos los indigenas y son

subalternas las mujeres. Los indigenas, por su modo de

producci6n political y cultural traditional que funciona bajo

una mentalidad mdgica.21 A la mujer, dice Heckman,

la epistemologia iluminista/modernista la coloca
inevitablemente en una posici6n inferior, al
ubicarla en el lado negative de las oposiciones
binarias por las que se rige: racional/irracional,
objetividad/subjetividad, cultura/naturaleza (2).


La mujer, como subalterna, responded de diversas maneras

a su posici6n de subordinada. Lucha por adquirir mayor



Occidental modern" (Against 91-92).
21 Adolfo Colombres consider que sobre los indigenas
se piensa que "[s]us creencias son supersticiones, sus
ceremonies fetichismo, su arte artesania. Sus tradiciones
orales, aunque se escriban y se publiquen, no pueden invadir
el dmbito sagrado de la literature. Su ciencia, cuando no es
magia, es una opinion no especializada, deleznable, que vive
en los campos y las calls, pero no en los 'templos del
conocimiento'" institutess, universidades, academias) (22).











visibilidad, a traves de movimientos sociales que actdan

publica e internacionalmente que, como dice Schutte, han

hecho impact en los studios academicos y son fuente

important de teoria y reflexi6n (Cultural Identity 212).

Participan, ademds en redes de apoyo que incluyen la familiar

extendida y los vecinos, para resolver problems personales

y de la comunidad (Safa 357).

El testimonio se ha tornado como uno de esos espacios en

donde las mujeres subalternas expresan su particular manera

de hacer y de pensar. En la mayoria de estos testimonies se

observa una tendencia a la producci6n de un trabajo de

cardcter cooperative en donde participan una o mas mujeres.

De esta manera, el testimonio se convierte en un espacio de

encuentro para las mujeres en donde se desarrollan el

dialogo y la polifonia. La funci6n polif6nica del

testimonio hace que tanto la entrevistadora/editora como la

informante/co-autora sean consideradas productoras del texto

e interpretes del con-texto. La funci6n dial6gica recoge

tambien el dialogo primario entire los sujetos y su medio

cultural, del que no escapan las relaciones de poder. Este

trabajo colaborativo y conversacional en el que se han

involucrado mujeres de diversas nacionalidades, es parte de

ese auge que han tenido, desde los afos setenta, los

movimientos culturales y politicos del feminismo











international, tanto como de las diversas formas que ha

tornado el mismo en cada naci6n.22

Los testimonies que se hicieron durante la Cruzada

Nacional de Alfabetizaci6n conforman una literaturea

oral"23 que permit escuchar las voces individuals de una

participaci6n colectiva consciente y critical, en un cambio

social de gran magnitude, como lo fue la revoluci6n

nicaragUense. Estos documents conforman uno de los

discursos mds autenticos que se haya recogido hasta ahora

sobre el pensamiento de las mujeres de un amplio sector de

la clase trabajadora media y baja de Nicaragua. Es un

discurso de autointerpretaci6n y representaci6n sobre la

revoluci6n sandinista, y sobre la participaci6n de las

mujeres en ella.




22 En el septimo capitulo de su libro, Schutte present
una complete informaci6n sobre el desarrollo de la teoria
feminist en el context de America Latina y su relaci6n con
el feminismo international. La autora presta especial
atenci6n a la conexi6n que se establece entire la teoria
feminist y las teorias de identidad cultural y liberaci6n
(Cultural Identity 207-238).
23 Para Walter Ong, las cultures orales han producido
poderosas y bellas actuaciones verbales de un alto valor
artistic y human. Sin embargo, esa literaturea" pierde
terreno, por no estar conectadas con la "letra" del
alfabeto, asociada a la escritura, la que a su vez tiene
detras unas herramientas de control como diccionarios,
reglas de gramatica y puntuaci6n. Esta discusi6n, que no
tiene cabida aqui por su complejidad, es la misma que estd
por detras de la creencia que los "dialectos" regionales no
son expresiones habladas de una lengua, sino lenguas
inferiores, que no poseen una gramatica elaborada y que
usualmente provienen de cultures orales (14-15).











La necesidad de apelar al metodo de recolecci6n de

historic de vida muestra que una historic amplia y popular

de la insurrecci6n tenfa que ser hecha desde abajo. El

proyecto cultural del sandinismo necesitaba afirmarse en

elements de la cultural popular porque el experiment de

cambio revolucionario no se hubiera dado sin la intervenci6n

del pueblo. El objetivo inicial de la CNA era alfabetizar

al pueblo, pero al darle la palabra--no la escrita, sino la

oral--para que se expresara, le estaba diciendo: su palabra

vale, en ella confiamos.

La gran obra testimonial que recoge el sandinismo

habria cumplido--si 6ste hubiera seguido en el poder--una

funci6n legitimadora de sus fundamentos revolucionarios, en

el nivel discursivo. La revoluci6n no alcanzo hegemonia

political, pero el intent de hegemonia discursiva que

inaugur6 el Proyecto de Recolecci6n de Historia Oral, se

puede tomar hoy como testimonio del intent de cambio social

del que han sido protagonistas muchas mujeres y muchos

hombres en Nicaragua, en las ultimas tres decadas, en

particular.

El discurso testimonial, como historic alternative,

involucra process de conocimiento y conceptualizaci6n de la

historic. Las mujeres nicaragUenses habian adquirido ese

conocimiento a trav6s de la prdctica misma y habian

desarrollado un conjunto de concepts sobre la historic que

habian vivido. Eso les permiti6 asociarse con otra gente o










26

grupos de gente con quienes compartian experiencias de vida,

condiciones materials de existencia, mentalidad e

ideologia, construcciones miticas y fabulaciones hist6ricas.

La 6nica forma de saber c6mo viven y que piensan las

mujeres, es a traves del establecimiento de un didlogo con

las mismas, oyendo sus histories. Ellas, mas que nadie,

conocen su funci6n como madres, hijas, nietas, hermanas.

Tienen desarrollado un conjunto de conocimientos sobre los

aspects que les toca manejar ademds de creencias y mitos

sobre los mismos.


Relaci6n de Contenido

El primer capitulo informa sobre el contenido general

de la tesis y sus postulados te6ricos. El segundo capitulo

present una vision general del debate sobre el testimonio

en America Central. En particular, se vera su funci6n como

version alternative de la historic, en base a la especial

relaci6n que el testimonio establece con las cultures

orales, la identidad 6tnica y la de genero.

En el tercer capitulo se hard una relaci6n hist6rica de

los origenes del movimiento revolucionario, las etapas de

enfrentamiento con el regimen somocista y el

desenvolvimiento de las mismas en el triunfo sandinista. Se

prestard especial atenci6n a la participaci6n de las mujeres

en dicho process.

En el capitulo cuarto se analizard la importancia del

concept de democratizaci6n de la cultural, impulsado por el











Ministerio de Cultura, en la construcci6n de la nueva

identidad nicaragfense. Se mostrard el papel que jug6 la

Cruzada Nacional de Alfabetizaci6n en dicho process y la

funci6n del Proyecto de Recolecci6n de Historia Oral como

recolector de la historic popular de la insurreccion.

En el quinto capitulo se examinardn los testimonios de

las mujeres, haciendo una especial relaci6n de su discurso

con el discurso fundacional del sandinismo. Se destacard la

importancia de su participaci6n como agent de cambio social

y la riqueza de su expresi6n verbal como cultural oral.

Finalmente, en el sexto capitulo se establecerdn

conexiones pertinentes entire los capitulos anteriores. En

esta conclusion se podrd apreciar que el testimonio de la

revoluci6n sandinista sobre la insurrecci6n popular,

constituy6 para las mujeres pobres de Nicaragua un espacio

de reflexi6n, expresi6n e interpretaci6n que les permiti6

reafirmar su identidad y recrearla.
















CAPITULO II
EL TESTIMONrIO: UNA MANERA ALTERNATIVE
DE NARRAR Y DE HACER HISTORIC


La definici6n de las literaturas documental y

testimonial no es precisa todavia. La determinaci6n de

participar en la producci6n de obras de ese tipo, parece

responder a convicciones political de tipo personal, mas que

a la idea de utilizar un g6nero literario particular para

crear una obra de cardcter puramente estetico.1

Hugo Achigar sefiala que "si atendemos a que el

desarrollo de America Latina no es homog6neo y de que

coexisten modos de producci6n econ6mica premodernos,

modernos y posmodernos podriamos, quizds, entender la

ambivalencia o complejidad del testimonio" ("Historias" 52).

Consider que es necesario distinguir las diferentes "lineas


1 Para John Beverley, "el deseo y la posibilidad de
producer testimonies y la creciente popularidad del g6nero
indican que en el mundo de hoy hay experiencias vitales que
no pueden ser representadas adecuadamente en las formas
tradicionales de la literature burguesa, que en cierto
sentido serfan traicionadas por 6stas" (La voz 12). Margaret
Randall--periodista estadounidense que ha trabajado mas de
veinte afos recogiendo testimonio en M6xico, Cuba y
Nicaragua--, consider que el auge del testimonio en las
d6cadas del sesenta y el setenta se debi6 a un process de
concientizaci6n en el que fueron fundamentals la distorsi6n
de la prensa norteamericana sobre los problems del tercer
mundo y la creciente fuerza del feminismo que comenzaba a
sefialar la necesidad de reescribir la historic incluyendo
las voces de sujetos antes ignorados por la misma, como las
mujeres ("Reclaiming" 103-110).

28











o tendencies del discurso testimonial y proponer distintos

corpus."2 En general, para 6l, lo testimonial en el

espacio cultural latinoamericano,

como una prdctica discursiva no institucionalizada,
podria reivindicar antecedentes tan lejanos en el
tiempo como las cr6nicas del siglo XVI. El testimonio
se constitute como una forma de narrar la historic de
un modo alternative al monol6gico discurso
historiogrdfico en el poder (53).

Y agrega, "el cardcter de historica otra' o de historica

alternative' que tiene el testimonio s6lo parece ser possible

cuando los 'silenciados' o 'excluidos' de la historic

official intentan acceder a la memorial o al espacio letrado"

(53).

Ese intent consciente de accederr" es el que hace del

testimonio un fen6meno radicalmente diferente en el siglo

XX. Al respect Achdgar observa que, aunque hay textos y

documents que en el pasado cumplieron una funci6n similar,

los de Felipe Guamdn Poma de Ayala, para nombrar s6lo uno,

el testimonio de hoy se produce como un movimiento

generalizado de expresi6n, en el que, ademds, se cuenta con

la funci6n solidaria de un estamento letrado, con aparatos e



2 La necesidad de crear diversos corpus para el studio
del testimonio se debe hacer, no s6lo en raz6n de la gran
diversidad en que se manifiesta, sino porque su modo de
producci6n da, de antemano, una idea del tipo de testimonio
que se estd estudiando. Hay testimonies que se leen como
autobiografias, otros aparecen en el format de la
entrevista antropol6gica o de la periodistica. Muchos se
escriben en forma novelada (como la novela-testimonio),
algunos como obras de teatro, otros en forma de poesia; y no
se pueden dejar de incluir los documentales cinematogrdficos
y hasta cierto tipo de graffiti.











instituciones de cierto poder que permiten que la historic

del otro se inscriba en la Historia, logrando asi "una

fuerza y una especificidad no present o possible antes" (55-

56).

En los afos cincuenta y sesenta del present siglo se

comienzan a escribir obras que ya hoy son conocidas como

clsicas dentro del genero. Hay trabajos considerados

fundacionales como Juan Perez Jolote (1952) de Ricardo

Pozas; los escritos de la guerrilla cubana hechos por el

movimiento 26 de julio (1956-1959), como Pasales de querra

revolucionaria (1963) de Ernesto "Che" Guevara; Bibliografla

de un cimarr6n (1966) de Miguel Barnet; Hasta no verte Jesis

mio (1969) y La noche de Tlatelolco (1970) de Elena

Poniatowska.

Segin AchCigar, "la historic del testimonio corre mds o

menos pareja no s6lo con la erosion del poder del discurso

del sujeto central sino tambi6n con el process de

transformaci6n de la ciudad letrada" (55). Sobre el interns

en este tipo de escritura el autor seiala:

el auge del testimonio del Otro durante la segunda
mitad del siglo XX pareceria deberse ademds y en otro
nivel a la experiencia que el sujeto de conocimiento
occidental ha realizado durante los ultimos tiempos
(decadas, siglos) acerca del horror y de la barbarie
que lleva dentro y de la que es capaz, asi como al
incremento y a la generalizaci6n de las luchas de los
sectors sociales hist6ricamente oprimidos (55).












Hacia un Intento de Definici6n del Testimonio

El testimonio, desde el punto de vista de la narrative,

podria definirse a la manera de George Yddice, como

una narrative autentica, contada por un testigo que es
movido a hablar por la urgencia de la situaci6n, (por
ejemplo, guerra, opresi6n o revoluci6n). Esta narraci6n
enfatiza el discurso popular oral el testigo cuenta
sus propias experiencias, que se pueden tomar como
representatives de una memorial y una identidad
colectivas (en Gugelberger y Kearney 4. Enfasis en el
original).


Pero el hecho de que existan expresiones testimonials

que se manifiestan desde dngulos tan diversos como el cine,

la poesia, el graffiti, las obras de teatro, y no s6lo como

una narraci6n, indica que no se puede encasillar tan

claramente el testimonio, en cuanto a su forma. Su

contenido--aunque con un element que podria ser el eje

cohesionador de todos los testimonies: el dolor--,3 varfa

segin la situaci6n que se vive. Tambien se puede ver que la

noci6n de lo que es considerado literario, hist6rico o

antropol6gico estd cambiando y que las fronteras

artificiales, establecidas por las disciplines para estudiar

ciertos fen6menos, se tocan, se mezclan, se entrecruzan.

Sobre el cardcter esquivo del testimonio Achdgar observa:

[a] caballo entire la biografia y la autobiografia,
disputado por la antropologia y la literature, y
asumiendo modalidades propias de la narrative y del


3 Ren6 Jara fue el primer en sugerir que el dolor es
uno de los elements que subyace a la mayoria de los
testimonies. V6ase Testimonio y literature (Minneapolis:
Institute for the Studies of Ideologies and Literatures,
1986).









32

discurso hist6rico, el testimonio abre, mAs allay y con
independencia de la problemdtica generica, su propio
espacio (50).


Para muchos critics, como se vera, el testimonio se ha

establecido en oposici6n a la literature. Segdn John

Beverley,

la aversion o ambivalencia del testimonio hacia la
literature sugiere que una democratizaci6n de la
cultural debe involucrar cambios, no s6lo en lo que se
consider como literature, sino tambien que la
literature misma (junto con los pardmetros y la
practica de "la buena escritura") puede, en el process
perder su centralidad y autoridad como practica
cultural. Mientras la literature en Am6rica Latina ha
sido (principalmente) un vehiculo para el surgimiento
de sujetos adults, blancos, masculinos, patriarcales,
"letrados", el testimonio permit que se hagan visible
--aunque con mediaci6n--, sujetos subalternos como las
mujeres, los homosexuals, los indigenas, los
proletarios y los de otras identidades (Against 97-8).


Considerado como "antiliteratura", se puede aceptar

como una forma de expresi6n que provee a los sectors

marginales de nuevos canales de expresi6n y, como un medio

de trabajo que permit el desarrollo de estrategias para

alcanzar una posici6n de poder dentro del estamento letrado.

Poder que debe ser entendido como la capacidad y la

oportunidad de hablar, de ser oldo, de saber qu6 pasa y de

tener cierta libertad para tomar decisions.

Como texto hist6rico, ha sido utilizado para

contrarrestar la version de hechos que son falseados,

encubiertos o, simplemente, omitidos. Por eso, como dicen

Gugelberger y Kearney:










las narrativas sobre la esclavitud, la tortura y
el exilio, las histories etnogrdficas de vida y la
literature del holocaust son cada una, en cierta
forma, literaturas documentales que amplian y
corrigen la historic official de gentes
consideradas subalternas (4-5).


En cuanto a la antropologia--en particular, al trabajo

etnografico--, como lo aprecian Clifford y Marcus:

el hacer etnografias es un trabajo artesanal, atado al
mundano trabajo de la escritura [...] el que describe un
texto etnografico no puede evitar tropos expresivos,
figures, y alegorias que seleccionan e imponen un
significado a media que traducen [la realidad de
otros] [...] Los mejores textos etnogrificos--serias y
verdaderas ficciones--son sistemas, o economias, de la
verdad (7).


La historic y otras disciplines interpretativas del devenir

human, segun 6l, son, en el mejor de los casos, verdades

parciales. Y como "verdades construidas" se pueden ver

criticamente, como poderosas "mentiras" ret6ricas de

exclusion (7).

Tanto la escritura testimonial como la etnografia estAn

activamente situadas entire poderosos sistemas de

significaci6n. La escritura testimonial

coincide con uno de los postulados fundamentals del
postmodernismo: el rechazo de lo que Jean-Francois
Lyotard (1984) llama las grandes narrativas maestras,
las cuales funcionan para legitimizar las teleologias
politicals" o hist6ricas . o los grandes actorse'
y 'sujetos' de la historia--el estado-naci6n, el
proletariado, el partido, Occidente, etc." (Yidice,
"Testimonio and Postmodernism" 16).


La etnografia, a su vez:

hace preguntas en las fronteras de las civilizaciones,
las cultures, las classes, las razas, y el genero. La










etnografia decodifica y recodifica, hablando de las
bases del orden colectivo y la diversidad, la inclusion
y la exclusion. Describe process de innovaci6n y
estructuraci6n, y ella misma es parte de estos process
(Clifford 2-3).


Las dos se inscriben dentro del nuevo process de

reordenamiento global que ha estado ocurriendo a niveles

tanto culturales como econ6micos y politicos. Bdsico en

este reordenamiento es la disminuci6n de las distinciones

culturales entire los llamados centros de poder capitalist y

sus mdrgenes (Gugelgerger y Kearney 6). Los pauses con

mayor capacidad econ6mica expanden sus mercados y sus formas

de expresi6n cultural se venden en los paises de la

periferia, a la vez, la falta de fuentes de trabajo y el

desempleo crecen y la gente se ve empujada a las metropolis

--tanto locales como mundiales--, por ser estos los centros

de producci6n econ6mica, cultural y political 4

La "condici6n posmoderna" de que habla Lyotard (1984),

se comenz6 a dar desde los movimientos de transformaci6n







4 Hablando de la deterritorializaci6n, Nestor Garcia
Canclini explica que "[l1]a migraci6n hoy no se limita a
escritores, artists y exiliados politicos como en el
pasado; ahora incluye gente de todos los estratos sociales y
las movidas en muy diferentes direcciones. Los nuevos flujos
culturales puestos en movimiento por los desplazamientos de
latinoamericanos hacia los Estados Unidos y Europa, de los
pauses menos desarrollados a los mds pr6speros de nuestro
continent, y de las regions pobres a los centros urbanos,
no pueden ser atribuidas a la dominaci6n imperialista
1nicamente" ("Cultural Reconversion" 38)










social y las ideas iluministas del siglo XVIII.5 Poco a

poco se fue creando un espacio de participaci6n mas amplio

para todos los sectors sociales. Segidn Achigar "estos

movimientos facilitaron el acceso de una series de materials

que provenian de voces silenciadas por el sujeto central"

(53). Segin los postulados posestructuralistas, estos

espacios son compartidos hoy por una pluralidad discursiva y

cultural tan variada, en la que pareceria no haber cabida a

respuestas contestatarias, dada la imposibilidad de crear

concenso entire los muchos grupos marginales con menor poder

que, desde el tercer mundo, buscan desesperadamente el

cambio social.6

Sin embargo, aunque el deconstruccionismo supone que lo

que cuenta son las miles de lectures posibles que todos los

sujetos puedan hacer de un texto--incluso de la realidad, si

se toma como uno--, la absoluteta?) "naturaleza arbitraria"



5 Cuando comienza a surgir lo que hoy se denomina como
modernidad, se postulaba la necesidad de la racionalizaci6n
de la sociedad y se desplazaba la autoridad traditional del
monarca y de la iglesia, principalmente. Sin embargo, segun
Yudice, la modernidad gener6 su propia anti-modernidad. "La
modernidad es impulsada por una contradicci6n inherente que
result de la creciente autonomia y reflexividad de una
sociedad racionalizada" ("Postmodernity" 13).

6 Cabe aclarar aqui que no se puede hablar de
posmodernidad en America Latina, como un movimiento nuevo
que continue a la modernidad y da a esta por terminada. Para
Yudice, la heterogeneidad cultural de America Latina no es
el resultado de que se instale la posmodernidad, sino mas
bien se produce por una implementaci6n irregular de la
modernizaci6n. Los modos universalizantes de democratizaci6n
iniciados con la modernidad "no han tenido much 6xito en
America Latina" ("Postmodernity" 1-2, 23).









36

del signo, a la que se aferra el discurso posmodernista para

explicarlo todo, no es siempre producida y tomada como tal

en todos los niveles de significaci6n y creaci6n cultural.

Tampoco acaba con las desigualdades ni las respuestas de

reacci6n que los sectors que las sufren puedan tener.

Como se dijo al comienzo, en America Latina hay todavia

formas culturales y econ6micas premodernas, modernas y

posmodernas. Y, al igual que en otros pauses del llamado

tercer mundo, hay sectors que todavia buscan esos espacios

de participaci6n e intentan reconstruir o redefinir su

identidad. Es una identidad que, en palabras de Achugar, no

es "la homogeneizadora impuesta por el mon6logo del discurso

imperial sino una identidad heterogenea, por diferenciada y

plural, quizds mas democrdtica y que respete las identidades

Otras" (53). Con la busqueda de dicha identidad a traves

del testimonio se crea una tension que segdn Gugelberger y

Kearney, "afecta naturalmente los concepts de tradici6n,

modernismo y postmodernismo, y aun la idea misma de la

representaci6n."7 Estos autores consideran que los


7 "El termino 'representaci6n' tiene varias acepciones
que suelen confundirse: 1) la descripci6n de un estado de
cosas, 2) el reemplazo de una o mas personas por otra que
habla o se confiesa en nombre de ellos, 3) el ejemplo que
una persona o cosa proporciona para otros [...] La
representaci6n es el dispositivo discursivo por medio del
cual la ideologia liberal logra proyectar una uniformidad
formal (todos poseemos por derecho y ley la propiedad de la
personalidad) por encima de asimetrias concretas (la
'propiedad' de algunos tiene mas valor que la de otros). La
confusion de estas acepciones es fundamental para la
ideologia liberal (Yidice, "Testimonio y concientizaci6n"
209).









37

trabajos de los critics que estan a favor de la militancia

de la literature testimonial son un fuerte pronunciamiento

contra la maquinaria lddica del posmodernismo nihilista, que

desestabiliza los sistemas de interpretaci6n y

representaci6n (6-7).

El reordenamiento global, del que se habl6 antes, tiene

especiales implicaciones para las formas de escritura

occidentales que, como la etnografia, hablan sobre otros,

usualmente individuos de cultures no-occidentales. El reto

fundamental para la etnografia contempordnea--explica

Clifford--es que los pueblos que fueron colonies, que fueron

el objeto de la investigaci6n antropol6gica estan comenzando

a escribir y a hablar por si mismos" (7).

En efecto, quienes antes eran objeto de estudio--

personajes principles pero pasivos, en su mayoria--o

personajes secundarios, pasan a ser sujetos que pueden

hablar o escribir de ellos mismos. Pero "mientras el

escritor occidental es definitivamente un autor, el

'protagonista' que da testimonio es un hablante que no se

concibe a si mismo como extraordinario, sino como una

alegoria de los muchos, de la gente" (Gugelberger y Kearney

8).

La literature testimonial, como la etnografia, "hace

varias correcciones al discurso de Occidente sobre el Otro:

el otro responded y al hacerlo, desenmascara, no s6lo las

versions occidentales de lo que es o no verdad, sino










tambi6n las nociones occidentales de verdad" (9). En el

sentido puramente literario, cabe anotar, de acuerdo con los

autores, que la literature testimonial se mueve, en su

desarrollo y formaci6n, lejos de la ficci6n.

Mientras las formas de la ficci6n, en sus variantes
modernistas y posmodernistas, son metaf6ricas, la
narrative testimonial esta preocupada en documentary la
realidad experimentada. Esto tiene profundas
implicaciones en la lectura y la interpretacion.
Directamente milita contra las crecientes aseveraciones
postmodernas de que el realismo y la representaci6n
estdn muertos. En cuanto a la preocupante negaci6n
postmoderna sobre la capacidad referencial de la
literature, el testimonio responded con un aumento cada
vez mayor de la referencialidad. Cuando leemos los
terrible recuentos que hace Rigoberta Menchi de la
tortura y mutilaci6n de su familiar, es poco probable,
dice Doris Sommer, que nos preguntemos si eso es
suficientemente referencial y que nos enredemos en una
discusi6n sobre los valores literarios esteticos.
"Dudar de la referencialidad en el testimonio, continue
la autora, seria un lujo irresponsible que no nos
podemos dar, dada la urgencia del llamado a la acci6n."
(11).


Aunque el problema de la referencialidad sea debatible,

y se pueda decir que la objetividad no es absolute y total,

lo que importa es que la prdctica envuelta en la escritura

testimonial es la de revitalizaci6n de un referente que se

asume como inexistente por un discurso hegem6nico. La

escritura testimonial "es antes que todo un acto, una

tdctica por medio de la cual la gente se compromete en un

process de auto constituci6n y sobrevivencia" (Yidice,

"Testimonio and Postmodernism" 19).

Con el desarrollo actual del discurso posmodernista,

se puede aceptar que se esta dando una revision del concept









39

de autor. Ya no hay una figure central que crea. Lo que se

describe, dependiendo de como se lea, podrd significar miles

de cosas. Por eso se habla del fin de la historic; de la

superaci6n de las metanarrativas; de la imposibilidad de que

se den movimientos teleol6gicos. No hay centralidad, s6lo

se percibe la heterogeneidad.8 Tampoco puede haber

otredad, porque, como anota Yudice, en una de sus

observaciones sobre el deconstruccionismo, el suyo es un

discurso que s6lo recupera al otro como lo ausente.9

Hay otro punto de conflict entire la prdctica de la

escritura testimonial y el postulado te6rico

deconstruccionista. Doris Sommer recuerda la importancia de

distinguir entire la metafora, que admite una identidad por

sustituci6n (yo por nosotros, el lider por los seguidores,

el explotador por los explotados), y la metonimia, que lo

hace por asociaci6n ("Rigoberta's" 39). Con el

deconstruccionismo, la metafora es lo que cuenta en la


8 La heterogeneidad puede verse como product de una
pluralidad discursiva y cultural, como ya se dijo. Pero, de
acuerdo con Yudice, el pluralismo se camufla detrds de una
mascara igualitaria, mientras que neutralize los conflicts
de clase y las demands de los nuevos movimnientos sociales
[...] El varniz ideol6gico del pluralismo admite diferencia
sin que esa diferencia constituya una amenaza para el
estado y los sistemas de mercado. De hecho, el pluralismo ha
movilizado la diferencia al servicio de estos sistemas (On
Edge ix-x).
9 En su articulo Yudice cita lo que dijo Foucault en su
"Language to Infinity", que apareci6 en Language, Counter-
Memory and Practice, publicado por la Universidad de Cornell
en Itaca, en 1977. "El 'otro' es aquella ausencia desde cuyo
interior, parad6jicamente, se erigen los discursos
deconstruccionistas" (en Yudice 22-23).











media que 6sta puede ser constituida de maneras diversas,

seglin cada autor. No es una metafora de representaci6n

(porque la lengua ha dejado de 'referir'), sino de

interpretaci6n. La heterogeneidad planteada por el

deconstruccionismo no admite la metonimia por la cadena de

significantes que constitute la interpretaci6n que nunca

permit que se alcance un significado. En la escritura

testimonial, predomina el efecto metonimico y no hay tampoco

una autoridad central. Para Sommer, la primera persona que

narra se asocia con un nosotros o voz colectiva, en un

movimiento lateral de identificaci6n a traves de una

relaci6n horizontal que compare la experiencia, pero que

reconoce las posibles diferencias entire nosotros como

components de un todo sin centro ("Rigoberta's" 39).

El desmoronamiento del concept de autoridad central

puede ser llevado, entonces, a dos puntos diferentes: la

total ausencia de referencialidad--y, por ende, la

incapacidad de representar--o, la bdsqueda de una identidad

dentro de una colectividad en un process, que como se dijo

antes, es de auto-constituci6n y sobrevivencia. Se podria

decir, con James Clifford, que para el deconstruccionismo,

el individuo se encuentra s6lo, sin ningdn lazo
que le permita'identificarse con una comunidad; y
asi, con esa identidad incomplete en busca siempre
de una totalidad, de un completarse, se embarca en
una bdsqueda sin fin por autenticidad. Asi, el
SER, como un algo que pudiera alcanzar cierta
plenitud, se vuelve una cosa del pasado, rural,
primitive, infantil (114).










Por el contrario, observa Yddice sobre lo testimonial,

este tipo de escritura abre nuevas posibilidades
para que los sectors populares continuen su lucha
por la hegemonfa en la esfera publica de la cual
han sido excluidos o forzados a representar
estereotipos que les han sido asignados por
aquellos que los estudian (Yudice, "Testimonio and
Postmodernism" 25).


Antecedentes del Testimonio

La historic y la literature en America Latina han

estado estrechamente ligadas desde la llegada de los

espanoles a America. La temdtica que se iba a desarrollar

de parte y parte seria afectada por la experiencia de los

dos sectors involucrados. Los espanoles podian hablar en

sus escritos de las maravillas del nuevo mundo y de sus

experiencias en 6l. Su version de los hechos, constituy6,

por much tiempo, lo que se conoce como la historic official.

Los otros--una gran cantidad de grupos 6tnicos, lingUisticos

y culturales que tenian su propia forma de nombrarse e

identificarse--, perdieron sus respectivos sistemas de

organizaci6n y expresi6n. Su version de la historic, para

el caso de la conquista, se recogerian much tiempo despu6s.

Esos textos pasaron a former parte de las prdcticas

discursivas contraculturales, que no se extinguieron con la

finalizaci6n del period colonial espafiol. Por el

contrario, estos discursos "pueden apreciarse en un

significativo cuerpo de escritura contemporanea. La raz6n

de su continue presencia es el hecho de que la sombra del











colonialismo es todavia parte de la realidad de la America

Hispana de hoy" (Jara y Spadaccini 10).

Desde aquf se puede apreciar el papel que tiene la

lengua, tanto en su version escrita como en la oral, en los

process de dominaci6n y control de una cultural sobre otra.

Segidn Ren6 Jara y Nicholas Spadaccini "dentro del marco de

un estado modern en formaci6n, que busca dominar nuevos

territories, la lengua se vuelve doblemente important, ya

que sirve dos prop6sitos, incluir y excluir." Segin ellos,

"un grotesco ejemplo del impact de la lengua official de los

conquistadores en las vidas de la poblaci6n native es el

requerimiento." (12) .10

La historic official present las luchas de sus lideres

como las correctas y sus planes politicos e ideol6gicos como

los mds exactos. Hugo Achdgar explica que, en los espacios

letrados donde se describe la historic official, la

participaci6n de los

sectors excluidos o silenciados [ ] estd escasamente
registrada en los archives y bibliotecas de los
vencedores o de los gobernantes. Salvo en aquellos
casos en que constitute la propia prehistoria de
quienes antano fueran tambi6n excluidos. Es decir,
aquella historic previa a su llegada al poder
("Historias" 54).


10 El document, un juramento a la sumisi6n, fue
originalmente traido por el jurista espanol Juan L6pez de
Palacios Rubios, con la idea de que los oficiales espafoles
lo leyeran a los indios antes de iniciar una guerra contra
ellos. Escrito en espafiol, el requerimiento implicaba un
reconocimiento por parte de los indios de la autoridad de la
Iglesia, el Papa, y el Rey de Espafia sobre sus tierras"
(12).










El testimonio, como escritura de los margenes, se

enraiza en esta segunda version de la historia--la no

oficial--, con un alto contenido politico contestatario y de

origen preferiblemente oral.

Ya sea como colonia de la expansion europea o como

neocolonia de un sistema capitalist de nuevo tipo, en la

America Latina se ha mantenido con igual fuerza una linea de

resistencia al colonialismo, possible de detectar en las

formas de vida y en sus manifestaciones culturales y

political. Hoy, sefalan Jara y Spadaccini, "en muchos

lugares, los llamados "indios" todavia-rehusan ser

considerados nacionales de un pais en particular, y reclaman

el derecho a preservar sus antiguas creencias y hdbitos

culturales" (10). Como dice un indigena guatemalteco:

No aspiramos a tomar el poder del estado o a crear un
estado separado. No estamos luchando por nuestra
cultura--ya tenemos una. Queremos nuestros derechos:
el derecho a la paz, a definir nuestra propia forma de
desarrollarnos, a educar nuestros hijos en nuestras
lenguas y tradiciones y el derecho a representar
nosotros mismos y a nuestra cultural"1 '


La Identidad Etnica y el Testimonio

El testimonio como escritura desde los margenes, se

puede relacionar facilmente con el problema de identidad

6tnica en America Latina. De hecho, algunos de los

testimonies mas conocidos han sido escritos con la



11 Indigena guatemalteco, cuyo nombre no es
suministrado. V6ase, Carol Smith, "Maya Nacionalism" (NACLA
25.3, 1991: 33).








44

participaci6n de individuos pertenecientes a grupos etnicos

minoritarios. Algunos de los mas destacados son el

testimonio de Rigoberta Menchd, Domitila Barrios de

Chungara, Juan P6rez Jolote y Ignacio Ujpdn, entire otros.

Se pueden incluir aqui los trabajos de recolecci6n--tambien

considerados testimoniales--, a travys de entrevistas,

publicadas en colecciones especiales y dedicadas

exclusivamente a recoger el punto de vista de grupos

minoritarios etnicos. Algunos de estos libros son

Granddaughters of Corn. Portraits of Guatemalan Women

(1991), editado por Marilyn Anderson y Jonathan Garlock, que

incluye las fotografias y las voces de las mujeres

fotografiadas, ademds de impresionantes datos sobre

desaparici6n, tortura y muerte de la poblaci6n indigena

guatemalteca. Tambi6n, el libro We Continue Forever.

Sorrow and Strength of Guatemalan Women (1983), editado por

el trabajo colectivo de Women's International Resource

Exchange y con un format muy similar al del libro anterior.

La identidad 6tnica, de acuerdo a lo que se dijo antes,

se da en t6rminos de la cohesion del grupo, que se determine

por caracteristicas comunes a todos los miembros del mismo:

lenguaje, religion, cultural. El testimonio, a su vez, como

la escritura de la experiencia de un grupo mas que la de un

individuo aislado, despliega en su tematica la problemdtica

de un 'nosotros' que se plantea y reconoce diferente a un

'ellos'. El testimonio no se queda en la experiencia











personal, sino que se extiende a la situaci6n de la

colectividad en la que el sujeto esta inmerso. Experiencia

vivencial que es, usualmente, de represi6n, pobreza,

explotaci6n, marginalizaci6n y lucha. E/la narrador/a

testimonial habla de las circunstancias y modos c6mo es

explotado/a, de las razones por las que es reprimido/a, de

c6mo se efectua, en su opinion, el process de su

marginalizaci6n y exclusion. Todo eso en un context

especifico de vida, de cotidianidad. Asi, es muy fdcil

encontrar en las narraciones testimonials lo que Perla

Petrich ha llamado motivess culturales". Segdn ella, estos

motivess estan cargados de contenido, comprometidos con una

realidad, significados por una vision particular much antes

de que se inscriban en el discurso." Ella consider que,

en cualquier circunstancia se puede asociar, por
ejemplo, el maiz a su funci6n alimenticia; pero s6lo
los que participan de un cierto universe cultural
americano, s6lo aquellos que poseen una memorial
"transtextual hecha" de vivencias, creencias, palabras
mil veces repetidas, podrdn acceder a un segundo nivel
de significaci6n y reconocer el grano como lugar de
acumulaci6n de significado, simbolo de una raza (157-
8).


Este motive del maiz, por ejemplo, ha sido semantizado

profundamente en el mundo indigena maya, trasmitido a trav6s

de la palabra oral y usado, exteriormente, como marcador

diferencial y, simb6licamente, como aglutinador de fuerza

para la lucha. A 61 hacen referencia casi todos los

testimonies de esta zona, siendo el de Rigoberta el que mds









46

ampliamente desarrolla el tema del maiz, en particular y la

comida en general.

Como indfgena, Menchd da un recuento de costumbres
"nativas" desde la perspective de alguien que las usa
como "armas populares" para la sobrevivencia. Su
descripci6n de la ceremonia de la siembra, de la
importancia de la semilla y de la tierra para su
comunidad india revela una 6tica-estetica de
solidaridad la cual se hace possible por su context
social. Es una sociedad donde la producci6n esta
intimamente conectada al cuerpo, en la cual el cuerpo
mismo soporta la marca de sustancias creativas--
"estamos hechos de maiz blanco y amarillo" (YMidice,
"Testimonio and Postmodernism" 27).


La identidad 6tnica de los grupos indigenas americanos

se establece, en todas sus manifestaciones, en

contraposici6n a la cultural central dominant. El grupo al

no identificarse con el otro, esta manifestando que no

quiere asimilarse porque valora lo propio. El testimonio

como literature de resistencia y de expresi6n de lucha del

sector marginal se coloca en posici6n de cuestionar la

realidad--y los sujetos que en ella le son hostiles, lo

rechazan. En esa media se pregunta .quienes y que son

ellos? De otra parte, permit reflexionar sobre el modo de

hacer del grupo, para rescatarlo y darle legitimidad. En

consecuencia habla de lo que 'somos nosotros'. Es la

dial6ctica de la otredad que plantea un didlogo entire el

'nosotros' y el 'ellos'. (Cada uno siendo el otro del

otro). El 'otro' marginado, sin embargo, es el que busca en

la prdctica de esa escritura, una auto-definici6n y

representaci6n. Lucha por que se oiga su voz, y su









47

presencia adquiera una visibilidad concrete. En fin, dentro

de una dindmica mas democrdtica, 'el otro' marginado ('el

diferente'?) pide que se le acepte y se le de el derecho de

vivir como tal.

El caracter profundamente politico y de denuncia de la

literature testimonial coincide, entonces, con la posici6n

de lucha y resistencia que han mantenido algunos grupos

6tnicos minoritarios en America Latina. Pero el testimonio

no puede verse como una forma cultural proveniente de esos

sectors marginales ya que la mayoria de individuos dentro

del mismo son iletrados y no pueden ni escribirlo, ni

leerlo. El testimonio se puede erigir, mas bien, en el

espacio cultural donde se interceptan y articulan la

posici6n solidaria de sectors letrados y la expresi6n de

critical y oposici6n de los no-letrados u orales. Lo que se

debe buscar es la aceptaci6n y la tolerancia de 'unos' (los

sujetos centrales?) a 'otros' (los sujetos marginales?) con

el objetivo final de entire todos trabajar por la

construcci6n de un mundo de mayor igualdad.

La Voz del Otro: Enfrentamiento con la Historia Oficial y
Lucha por el Poder Interpretativo

El testimonio adquiere el caracter de historic

alternative, no official, cuando, a trav6s suyo, los

silenciados o excluidos de la historic official intentan

acceder a la memorial y mantener una identidad. El

movimiento de grupos indigenas demuestra que ellos no estdn










interesados en defender una identidad eterna, ni estdn

perdiendo su resistencia ante las presiones de la

integraci6n. S61o buscan crear su propio espacio, empefiados

en su modo de hacer. El silencio, anota Jean Franco, no es

enmudecimiento, sino sefial de exclusion, y se opone a la

'voz', "como metifora para la gran division socialmente

constituida (y quizds imaginaria) entire el mundo letrado e

iletrado, el primer y el Tercer Mundo, el mito y la

historic" ("La historic" 11).

El concept Occidental de historic tiene en cuenta

solamente las narrativas lineares, cronol6gicas y, construye

arguments sobre experiencias particulares, hacienda una

especial interpretaci6n de esos hechos que analiza y esos

arguments que usa (Rappaport 11-12; De Certeau 19). Esta

forma especial de hacer el discurso hist6rico, no s6lo

present una posici6n, sino que busca y obtiene

legitimaci6n. Dicha legitimaci6n, segdn Rapppaport,

proviene de lo que algunos historiadores consideran una

posici6n exclusive de grupos y sociedades letradas donde la

'objetividad', y el pensamiento 'analftico' y cronol6gico

permit el distanciamiento de los hechos y los individuos

que se analizan (12). Como discurso legitimado, la Historia

(con mayuscula por ser la official, la de Occidente) se

enreda en una series de conjeturas y relaciones de hechos

sobre los que no siempre tiene conocimiento director y real.

Se vuelve un discurso que no puede ser leido ni refutado por










los sujetos con que se relaciona en sus elaboraciones

te6ricas, especialmente si esos sujetos que 'historiza' son

subalternos o marginales. En efecto, las experiencias

concretas--en muchos casos de dolor y sufrimiento--, que

serian el factor de apelaci6n political de los sectors

subalternos, son descubiertas y reveladas por el intellectual

letrado (historiador, en este caso) a travys de lo que se

consider como formulaciones concretas de elaboraciones

te6ricas y epistemol6gicas (Spivak 275).

Los grupos subalternos se yen atrapados en las

histories, tanto literarias como historiografiadas, que de

ellos se cuentan. Como explica Franco, resulta doblemente

ir6nico que esas gentes supuestamente mudas hayan sido

objeto de una vasta literature de interpretaci6n,

explicaci6n, descripci6n y sobretodo objeto de conjetura"

(12).

Estos grupos silenciados, subalternos, marginados han

desarrollado su propia historic a partir de la memorial

colectiva y dentro de la oralidad. Esa historic otra, que

ahora el testimonio estA empefado en recoger, nunca ha

estado ausente del dmbito marginal. Su consciencia

hist6rica y la noci6n de historic difiere radicalmente, de

los postulados occidentales. Este alejarse de la historic

official, este ultimo intent de corregir la 'verdad'

hegem6nica euro-americana es, talvez, la contribuci6n mds

efectiva del g6nero. La Historia (con H mayiscula) puede no










tolerar la "otredad" o dejarla fuera. La tradici6n de los

oprimidos nos ensena que el estado de emergencia en que

vivimos hoy, no es la excepci6n sino la regla (Gugelberger

5).

Muchos de los critics del concept de historic

Occidental que han examinado la forma de hacer historic de

los 'otros', coinciden en sefialar que el quehacer hist6rico

no-occidental emplea imdgenes miticas y fantdsticas,

simbolos y metdforas para representar los hechos.12 Estas

histories, sugieren ellos, no pueden ser consideradas

'narrativas' por no tener una estructura lineal, por ser de

naturaleza epis6dica y recitativa y emplear recursos

mnem6nicos. En cuanto a la forma, puede variar desde los

proverbios y canciones hasta las ceremonies y rituales

(Rappaport 10-11).

Contraponer el testimonio, como historic no-oficial,

al concept traditional de historic de Occidente, permit

ver dos cosas. Primero, la asociaci6n que se ha hecho de lo

oral, y el contar historias--propio de los sectors

excluidos del estamento letrado--, con el atraso, la

ignorancia, el analfabetismo, y la imposibilidad de tomar

esas histories como fuentes de informaci6n y verdad. Para

los historiadores "civilizados" de Occidente, la verdad est.

relacionada con la uniformidad, la prescripci6n y un orden


12 Para una extensa lista de las figures involucradas
en este process vase Joan Rappaport, The Politics of
Memory, (New York: Cambridge University Press, 1990), 10.










mental "cientifico". Sobre esto, la vietnamita Trinh T.

Minh-ha comenta:

Pensar la verdad significa pensar en conformidad con un
cierto discurso cientifico (l6ase "cientifico")
producido por instituciones. La mente "civilizada" no
solamente ha clasificado muchas de las realidades que
no entiende en las categorfas de lo falso y
supersticioso, sino que ha convertido la historia--como
el event total de una comunidad, de un pueblo--, en
lecciones del padre para nifios de cierta edad" (124).


Segundo, en un intent de apertura de parte de

historiadores preocupados con la descentralizaci6n del

discurso hegem6nico y la lucha por el poder interpretative y

representative de los sectors marginales, se pide observer

criticamente las diferencias reales que existen entire las

dos visions hist6ricas para aceptar la validez y la

importancia political de las tradiciones orales y sus formas

alternatives de historiar, ya que mientras tienen un gran

sentido practice, porque derivan de actividades que

solucionan problems concretos, tambi6n llegan a hacerlo por

articular poderosos simbolos que mueven a la gente a la

acci6n al forjar una conexi6n moral a un pasado distant.

Su eficacia radica en la fuerza de la uni6n entire mito e

historic, y no en la separaci6n de los dos (Rappaport

189) .13


13 Es important aclarar aqui que Joan Rappaport es una
historiadora norteamericana que trabaj6 con los indios
Paeces de Colombia y gracias a un trabajo de recolecci6n de
las tradiciones orales del grupo y despu6s de un detallado
andlisis de algunos de sus mitos, se pudo constatar que los
terrenos que los indios reclamaban al gobierno eran
efectivamente de ellos. Los medios de comunicaci6n no le










Caracteristicas de la Producci6n del Testimonio

El testimonio se present, la mayoria de las veces,

como una narraci6n contada en primera persona, singular o

plural. La persona que narra los hechos ha sido testigo

director de los mismos. La historic que cuenta,

generalmente, se refiere a situaciones extraordinarias

ocurridas en moments de guerra, revoluci6n y tortura, entire

otras. Situaciones en que la represi6n, la persecuci6n y la

explotaci6n afectan grave y definitivamente la vida de un

grupo de series humans. La necesidad de dar testimonio

proviene, no s6lo del horror y el dolor que se vive en

moments tales--sobre los que se cree hay que decir algo--,

sino de la gran contradicci6n que este tipo de situaci6n

plantea. Se vive en un mundo donde, desde hace mds de un

siglo, se habla de libertad, igualdad y progress para todos.

Sin embargo, la felicidad y la tranquilidad a que se aspira,

en un sistema basado en esas premises, se vuelve

inalcanzable para un amplio sector de la poblaci6n.

Curiosamente, estos sectors coinciden, en su mayoria, con

los grupos que desde los comienzos de la expansion europea y

del capitalism, han sido invadidos, avasallados y

esclavizados. Asf, no s6lo ellos nunca logran obtener lo

prometido, sino que, a cambio, reciben violencia y

discriminaci6n.


dieron ninguna trascendencia al hecho.










El narrador de testimonio es, en muchos casos, una

persona no letrada que relata a un interlocutor letrado la

historic de su vida o episodios significativos de la misma.

Hay otros tipos de testimonio, como se vera mds adelante,

pero, aqui se quiere dejar en claro que, muchos testimonios

son product de un trabajo en conjunto. El que

escribe/narra no siempre se present como un individuo

especial que ha pasado por un moment dificil y quiere

contar c6mo vivi6 ese moment y c6mo lo super. El

"testigo" habla de acontecimientos que afectan a muchos. Su

prop6sito es denunciar.

Segun Ileana Rodriguez, el testimonio es un component

important tanto del studio de la tradici6n y la cultural

popular, como de los process revolucionarios especialmente

los de Centroamerica. Ella comenta:

por su idoneidad para plasmar acontecimientos hasta
ahora ignorados por la cultural ilustrada; por su acceso
director a formas de pensamiento hasta ahora
desconocidas, cuando no despreciadas; por el esfuerzo
por plasmar una cotidianidad antes de que se extinga su
luz, su fuerza, su candor, el genero testimonial es
merecedor de la atenci6n de los productores culturales
interesados en general y diseminar formas alternas a
las ya existentes, y contribuir al debate sobre
cultures populares, histories populares, histories de
las ideas, o simplemente identificaci6n de las fuerzas
vivas de la ideologia dentro de la cotidianidad
("Organizaciones" 84-85).


Una tension present en el testimonio, en cuanto a su

modo de producci6n, es la de los casos donde intervene un

interlocutor. Se debate si la intervenci6n del interlocutor

o compilador afecta, tanto la validez y el sentido de verdad










del relato, como la fuerza de voces genuinamente populares.

Aunque esta mediatizaci6n afecte al texto, de alguna manera,

lo que importa es la actitud de solidaridad del compilador y

su intent de identificarse con el proyecto de denuncia del

narrador. Porque en el testimonio, el testigo, mas que

presentarse como un sujeto conocedor de la verdad, quiere

dejar constancia de un aspect crucial de una realidad que

ha sido ignorada o desdefada y quiere sefalar el

ocultamiento que otros han hecho de la misma. Lo que se

narra tiene aquf el valor de ser un ejercicio de expresi6n e

interpretaci6n, de cardcter pdblico, raramente accessible a

sectors no letrados. El narrador esta poniendo en juego

algo que no tiene, que es por lo que ha decidido a hablar:

su bienestar.

De otra parte, para los intersados en estudiar

fen6menos sociales complejos como el testimonio, no podemos

concentrarnos solamente en si el significado determine al

significant. El reto es trabajar, como observa Sommer, en

la inestabilidad del significado y la necesidad de re-

inventar constantemente el lenguaje, de re-combinar y

continuar ajustando la constelaci6n de discursos en formas

capaces de responder a una realidad cambiante ("Sin

secrets" 149).

Otra caracteristica del testimonio es el efecto de

oralidad que se aprecia, con mas frecuencia, en los

testimonies hechos en conjunto--coincidencialmente la











mayoria hechos por mujeres. En ellos se privilegia la

conversaci6n, y la compiladora, en su afdn de dejar hablar a

la otra trata de borrarse de la mejor manera possible,

intentando una mimetizaci6n o fusion con el otro. La huella

de la oralidad permit general en el lector la confianza de

que se trata de un testimonio autentico, reafirmando de este

modo la ilusi6n o la convenci6n del propio g6nero: que se

estd frente a un texto donde la ficci6n no existe o existe

en un grado minimo, que no afecta la verdad de lo narrado.

Sobre testimonies hechos por mujeres, Margaret Randall

opina:

Una mujer preparada que hablando con otra mujer de
origen humilde, sobre todo si la primera es capaz de
vencer sus limitaciones de clase en el transcurso de la
experiencia, puede ayudar a crear las condiciones que
permitan a la segunda, entregar una vision antes
desconocida en la literature (en Fernandez Olmos 186).


En este modo cooperative de producci6n de los

testimonies hechos por mujeres "entra a trabajar la

identificaci6n femenina en un ejercicio cuyas posibilidades

apenas estdn siendo exploradas"; se intent, a traves del

didlogo, "hacer un aporte de mayores dimensions" que busque

superar la centralidad autorial tipica de la literature,

problematizar la estabilidad aparente de la estructura

dominant de pensamiento y traer a un primer plano la

problemdtica y la vivencia de los sectors marginales. Esto

sugiere la posibilidad de abrirse a un discurso polif6nico y

dial6gico que permit crear "el espacio para lo que Mikhail










Bakhtin llam6 heteroglosia, el campo (de batalla) del

discurso donde las revoluciones son forjadas no dictadas, a

trav6s del conflict" (Sommer, "Sin secrets" 149). "Toda

enunciaci6n--dice Bakhtin--adn en forma escrita y fijada, es

una respuesta a otra y se construye como tal. No es mds que

un eslab6n en la cadena de actos de la palabra" (en Duchesne

159).

Sobre los trabajos hechos por mujeres hay que mencionar

la creciente participaci6n de personas de otras

nacionalidades. Ellas son, usualmente, etn6grafas y

periodistas que viajan a latinoam6rica para realizar

trabajos de campo o reportajes y llegan a conocer personas

interesadas en revelar su version de la situaci6n en sus

respectivos pauses. Este hecho a ocasionado la publicaci6n

de un gran ndmero de trabajos testimonials, de histories de

vida y etnografias en otras lenguas, principalmente ingles.

La obras estdn escritas, en primer lugar, para ser leidas

por la comunidad academica de los Estados Unidos y Europa.

Se han sefialado los peligros de que en el primer mundo se

tenga acceso a informaci6n valiosa sobre el subalterno del

tercer mundo, ya que, bajo el pretexto de obtener un

conocimiento 'desinteresado' se puede "crear un clima

propicio para continuar la explotaci6n de los pauses

marginados, contribuyendo a la salud del mercado global,

bajo la rubrica de la democracia como del capitalism

triunfante" (Carr 74). Para Doris Sommer, leer el tercer










mundo desde el primero, sin un plan de acci6n concrete,

conlleva el peligro de una "cosificaci6n del sujeto

latinoamericano" creando una "distancia que parece ser mds

condescendiente que respetuosa; incita[ndo] a una

permisividad te6rica en lugar de incitarnos a aprender

estrategias te6ricas de aquellos que consideramos Otros"

("Sin secrets" 151).

El testimonio, como ya se vio, intent delinear su

propia territorialidad, lejos de la literature traditional y

de la historiograffa official, proponiendo una reevaluaci6n

de los models de narrar, de leer e interpreter, sefialando

el estrecho enlace entire la praxis literaria y la praxis

political de este nuevo modo de narrar, y cuestionando, como

explica Sommer "nuestro hdbito de identificarnos con un s6lo

sujeto de la narraci6n (sustituyendola implicitamente) [lo

que] simplemente repite una limitaci6n occidental,

logocentrica, un circulo vicioso en el cual s6lo puede

existir un centro" ("Sin secrets" 147).

Por hacer uso frecuente del 'yo' narrative, el

testimonio se conecta facilmente con la autobiografia. En

t6rminos generals, los dos presentan la historic de una

vida. Sin embargo, mientras la autobiografia es un discurso

acerca de la "vida intima", o interior, el testimonio es un

discurso acerca de la "vida publica" o acerca del "yo en la

vida publica" (Achudgar, "Historias" 56). Por su parte,

Sommer opina que "mientras la autobiografia se esfuerza en










producer un estilo (sic) personal y distintivo como parte

del process de individualizaci6n, el testimonio se esfuerza

en preservar o renovar una ret6rica interpersonal" ("Sin

secrets" 146). Las autobiografias son escritas por

personas que consideran que su vida tiene un significado

dnico y por tanto merecen ser conocidas por otros. Los

testimonies como el de Rigoberta Menchui --Premio Nobel de la

Paz (1992)--muestran, por el contrario, que los

testimonialistas no pueden ser vistos en terminos

individuals sino que son parte de un colectivo comprometido

en una lucha comin.

Cabe recorder que el testimonio se acerca, como ya se

dijo, al concept de didlogo y polifonia de Bakhtin. El uso

del discurso en una situaci6n que nos liberal de la autoridad

central de viejo tipo, instituyendo un nuevo espacio

colectivo de andlisis, representaci6n y reflexi6n. La

"contra-autobiografia", como denomina Jameson al testimonio,

obliga a una relectura del texto freudiano sobre los suefos

que permit ver que la relaci6n de 6stos no siempre se da

con "la glamorosa y metafisica noci6n del Deseo, sino mas

bien [con] la muy humilde y cotidiana noci6n de los anhelos

(sic)". Por eso, para 6l,

el Deseo verdaderamente habla el lenguaje de lo
sublime, de la gran lite y las formas aristocrdticas;
el anhelo (las ganas), por otro lado, es la categoria
narrative fundamental de una muy diferente tradici6n
literaria, el cuento de hadas, la mas antigua forma de
tradici6n narrative campesina (131).











Como se puede apreciar, es dificil agrupar el

testimonio en vertientes clara y precisas. No hay

uniformidad ni un modelo inico a seguir. La diversidad es

una de sus principles riquezas. La heterogeneidad del

testimonio--presente en su temdtica, su modo de producci6n y

su forma--sefiala, de una parte, la riqueza y complejidad de

la problemdtica de vida y lucha de los sectors marginados;

de otra, la complejidad de la realidad latinoamericana, y la

importancia de reflexionar sobre ella para entenderla y

criticarla y crear acciones concretas para cambiarla.


Mujeres y Testimonio

Una de las primeras observaciones que hace Ren6 Jara

sobre el testimonio es que 6ste nos cuenta las experiencias

de personas

que han sufrido el dolor, el terror, la brutalidad de
la tecnologia del cuerpo; series humans que han sido
victims de la barbarie, la injusticia, la violaci6n
del derecho a la vida, a la libertad y a la integridad
fisica" (1).


La mayoria de los estudiosos del testimonio est. de

acuerdo con 6l. La violencia y el denuncio de la misma

estAn en el centro del debate sobre el testimonio y son la

sustancia misma de la gran mayoria de esos escritos.

Antes de proceder a una direct evaluaci6n del

testimonio y su importancia en los studios feministas y en

las relaciones de poder entire los sexos, es convenient

echar una rdpida mirada a la evoluci6n de ciertos fen6menos










relacionados con la aparici6n del testimonio y su dindmica

frente a la condici6n de la mujer en America Latina.

A partir de la conquista se ha dado, en el llamado

Nuevo Mundo, un sistemdtico uso de la violencia sobre los

sectors dominados de la poblaci6n: indigenas, negros y los

mestizos y blancos que hoy hacen parte del sector marginal.

Esta violencia ha afectado mas profundamente a las mujeres

indias y negras. Hablando de la conquista Verena Stolcke

sefiala :

Los Historiadores han presentado la conquista y
colonizaci6n de America como una asunto de hombres: una
agresi6n y desposeimiento por un sector de hombres (los
espaftoles) sobre otro (los indios). Fallan al omitir la
agresi6n sostenida que se realize sobre la integridad
personal y cultural de las mujeres (23-24).


La autora expone los excess sexuales--violaci6n y

cohabitaci6n forzada--a los que fueron expuestas las mujeres

indigenas hasta finales del siglo diecisiete. Hasta hoy,

explica ella, las mujeres indigenas y negras, en

Hispanoamerica, han permanecido en el escal6n mas bajo de la

jerarquia social.

Las mujeres marginadas, entonces, ademAs de haber sido

violentadas fisica y sexualmente, han sido forzadas a

mantener silencio. Este, sin embargo, ha afectado por igual

a mujeres de otras razas y classes sociales. Las mujeres en

general, estaban, casi hasta finales de la colonia,

excluidas de la predica, las prdcticas political y las











instituciones educativas. Analizar la diferenciaci6n tan

marcada entire masculine y femenino nos puede llevar

a un entendimiento de la articulaci6n entire saber y
poder. Asi, el "falocentrismo" o "falologocentrismo"
no tiene que ver con la exclusion de las mujeres del
poder, aunque si puede influir en esta exclusion, sino
alude a un sistema institucionalizado, con sus
prdcticas y generos discursivos (Franco "Si me
permiten" 110).


En los comienzos del siglo XX, aunque la literature

empieza a pasar por un period de cambio en el que se abren

nuevos espacios y aparecen manifestaciones especificamente

dirigidas a subvertir y deconstruir las bases del

pensamiento liberal y patriarcal decimon6nico, todavia prima

el criterio masculine.

Pero, mientras algunas mujeres de las capas alta y

media de la sociedad lograban con su lucha acceder al poder,

al menos de expresi6n y de representaci6n, las mujeres

marginales indigenas y campesinas se quedaban en el silencio

de la discriminaci6n. No porque su participaci6n en la

sociedad sea pasiva, como se ha querido hacer ver, sino

porque la importancia de su trabajo no ha sido reconocida.

En el area urbana y--cuando las circunstancias lo permiten,

tambien en el campo--, las mujeres han desarrollado

estrategias de sobrevivencia que demuestran no s6lo su

inteligencia y gran capacidad de trabajo, sino su active

participaci6n en la sociedad y la valoraci6n que ellas ponen

en el trabajo colectivo y de solidaridad. Sobre esto, la

antrop6loga Helen Safa explica. "Las mujeres pobres










commented recurren a redes informales de ayuda mutua,

incluyendo la familiar extendida y los vecinos para aumentar

los ingresos y resolver problems de la comunidad. Las

mujeres tambien colaboran con la economic familiar, a traves

de la participaci6n en la economic informal, como empleadas

domesticas, vendedoras ambulantes, en industries caseras y

otras formas de auto-empleo" (357).

En general, en las ultimas tres d6cadas se han

observado movimientos de protest de la mujer, mas radicales

en forma y contenido, que le ha permitido una mayor

visibilidad y capacidad de participaci6n en las-diferentes

areas de la sociedad. En el campo cultural y de las letras

las mujeres tambien han desarrollado estrategias, ya para

acceder al 'saber decir', ya para subvertirlo. En su

articulo "Tretas del d6bil", Josefina Ludmer explica por qu6

las mujeres se han dedicado a los llamados generos menores,

los mas cercanos a la realidad, colocados entire el limited de

lo literario y lo no-literario. En los diarios, cartas,

autobiografias y testimonies se muestra que

los espacios regionales que la cultural dominant ha
extraido de lo cotidiano y personal y ha constituido
como reinos separados political ciencia, filosofia) se
constituyen en la mujer a partir precisamente de lo
considerado personal y son indisociables de 61 (54).


Mientras las mujeres letradas--que dentro de la

prdctica del feminismo, en general, y la critical literaria

feminist, en particular--, se plantean en contra del

discurso en el poder y articulan un nuevo espacio para si










mismas, las iletradas, en los espacios marginales de la

sociedad, adelantan una lucha concrete de sobrevivencia.

"Estdn redefiniendo y transformando el trabajo domnstico y

privado de la crianza, a uno de protest colectiva y piblica

y, en esta forma, estdn retando el traditional encierro de

las mujeres en el espacio privado de la familiar" (Safa 355).

El testimonio se instala en la articulaci6n de esa

problemdtica de la mujer marginal/iletrada y la lucha por el

poder interpretative y de representaci6n que enfrenta la

mujer marginal/letrada. Este g6nero es el que permit

hablar a mujeres como Domitila Barrios (Bolivia), Rigoberta

Menchi (Guatemala) y Elvia Alvarado (Honduras)--para

mencionar apenas las mds conocidas--; gracias al trabajo en

conjunto que realizan mujeres como Medea Benjamin (Estados

Unidos), Elizabeth Burgos-Debray (Venezuela) y Moema Viezzer

(Brasil). A estos trabajos hay que agregar los de

escritoras como Claribel Alegria, (El Salvador), Michele

Najlis (Nicaragua), Nancy Morej6n (Cuba) y Elena Poniatowska

(M6xico); y la de periodista como Margaret Randall y

antrop6logas co June Nash (las dos de Estados Unidos).14


14 Segin Marie France Labracque, los testimonies hechos
por mujeres documentan aspects poco conocidos de la lucha
de classes en donde los hombres han jugado el papel
protag6nico. Este "esfuerzo por reconstituir el papel de las
mujeres en las luchas sociales" sirve para "aclarar el papel
de las mujeres en el process del cambio politico." Un
trabajo digno de mencionar, segin la autora es el Taller de
Historia Oral Andina dedicado a recoger la resistencia de
las mujeres indigenas durante las guerras de independencia
entire 1910 y 1950. El trabajo fue recopilado por Sivia
Rivera Cusacanqui, en la edici6n de Elizabeth Jelin, Women










No hay que career, sin embargo, que el testimonio se

present como resultado de una actitud paternalista (o se

deberia decir maternalista?) de parte de la mujer letrada,

muchas veces del primer mundo, hacia la iletrada del tercer

mundo. Las mujeres, que han llegado a ser conocidas a

traves de su testimonio, ya eran activas politicamente y

estaban involucradas en trabajos organizativos dentro de sus

respectivas comunidades.s

Domitila, Elvia y Rigoberta estdn conscientes del uso

de la informaci6n, anota Franco. Y agrega: aunque "la

sororidad y las simpatias politicas no pueden anular otras

diferencias" ellas "establecen una alianza con la editor en





and social cnange in Latin America, (London, New Jersey: Zed
Books Ltd.: 150).
15 Domitila Barrios, por ejemplo, particip6 en la
Conferencia del Aflo Internacional de la Mujer en 1975, en
M6xico. Trabajaba--y continue trabajando--en el Comit6 de
Esposas de Mineros en Bolivia, desde 1963. Rigoberta Menchu
viaj6 a Europa en calidad de representante del Frente 31 de
enero, en 1982. Alli se conoci6 con la antrop6loga Burgos-
Debray. Desde 1977 habia estado trabajando con un grupo
informal de campesinos en Huehuetenango, que a mediados de
abril de 1978, en consonancia con otros grupos campesinos
del altiplano, se fusion en el Comit6 de Unidad Campesina.
Despu6s de algunas amenazas por parte del gobierno, se fue a
Mexico y durante once afios de exilio, trabaj6 por su pais.
El afto pasado, 1992, pudo regresar a Guatemala. En los
dltimos dias se mostr6 active al protestar contra los
problems de los campesinos e indigenas de Chiapas, Mexico.
Elvia Alvarado campesina hondurena de cuarenta y ocho anos
de edad --jefe de familiar, esposa abandonada y madre de seis
hijos--, es active organizadora dentro de su comunidad y
participa de las actividades del Congreso Nacional de
Trabajadores Campesinos de su pals.










la tarea comin de combatir la desinformaci6n" ("Si me

permiten" 115).

Esta caracteristica de producci6n colectiva del

testimonio hecho por mujer ha sido ampliamente comentada.

Randall consider que hubo una creciente conscientizaci6n de

muchos sectors intelectuales de los Estados Unidos durante

la decada del sesenta y el setenta sobre la polftica externa

del pals, la funci6n de la prensa, y la confirmaci6n de que

la "realidad" del tercer mundo, particularmente, no se

parecia much a las imagenes del "imparcial" servicio

informative de los medios de comunicaci6n del primer mundo.

Y dice: "Es ahi cuando empezamos a comprender la verdadera

naturaleza de la 'Prensa Libre'". Y luego dice:

Porque muchas de nosotras vivimos y trabajamos en los
pauses cuyas noticias nos interesaban. Aprendimos a
hablar el lenguaje, nos involucramos en la cultural,
escuchamos. Pero entire mas ciertas eran nuestras
histories, mas estaban relacionadas con lo que
realmente pasaba y menos posibilidades teniamos de
publicarlas (Randall, "Reclaiming" 104).


Otro aspect que ella consider important en ese

process de conscientizaci6n por el que reconoce haber

pasado, es el desarrollo del feminismo. Este ha permitido a

muchas mujeres reevaluar el present, redescubrir el pasado

y tratar de re-escribir la historia--incluyendo la imdgen y

la perspective de la mujer--, recobrando la memorial que

hasta ahora estaba escondida, reprimida o distorsionada. Y

sobre esto Margaret Randall comenta:









66
Comenzamos a darnos cuenta de que nuestra memorial habia
sido invadida, violada, borrada. Recrear esa memorial ha
sido una preocupaci6n constant, que ha tornado lugar de
muchas maneras y en un nimero de disciplines. Escuchar
--nuestra voz y la de nuestras abuelas, madres y
hermanas; la de mujeres con diferentes histories, de
diferentes etnias, classes sociales y culturas-- ha sido
important en el context de esta vision nueva"
(Randall "Reclaiming" 105).


Escuchar, para entender a la otra y a si misma,

cruzando las fronteras de naci6n, etnia y clase, es un

objetivo claro para la mayoria de transcriptoras de

testimonial. Serfa convenient establecer un studio

aparte, de los pr6logos de algunos testimonies para entender

esta posici6n de apertura, reflexi6n y autocritica que las

recopiladoras/editoras manifiestan experimentar en su tarea

de recoger/dar testimonio. Burgos-Debray, al igual que

Viezzer, Benjamin y Randall, para mencionar s6lo algunas,

consideran que la transcriptora debe "borrarse", tomar un

papel secundario en la tarea de recolecci6n, evitar al

mdximo las interferencias a la palabra del narrador/a-

informante, escucharla, respetarla. Se puede apreciar, como

sefiala Franco, que "esta forma de composici6n supone una

distancia y un didlogo desde posiciones diferentes:

intelectual/activista, extranjera/indigena,

escritura/oralidad, clase media/clase trabajadora" ("Si me

permiten" 113).

Los testimonies por y sobre mujeres tienen gran

importancia, entonces, en el movimiento international de

mujeres--feministas o no--, por sus francos y complejos










analisis de las condiciones de vida de la mujer, por la

riqueza de expresi6n de las narradoras y la habilidad en la

selecci6n y organizaci6n del material, por parte de las

recopiladoras.

Hay que destacar que el cardcter colectivo/

participation/ investigative del testimonio hecho por

mujeres, en su mayoria, se plantea en contra de la

producci6n discursiva--hegem6nica y falogoc6ntrica--de

informaci6n y analisis sobre la subalternidad y la otredad.

El testimonio, en esos casos mds que en otros, plantea

problems 6ticos, marginados normalmente de los studios

literarios, hist6ricos (oficiales) y antropol6gicos de

Occidente, al intentar cuestionar y problematizar la version

sobre el 'otro' y la noci6n de verdad del discurso

hegem6nico.

En el testimonio hecho por mujeres, la autoridad y

exclusividad del g6nero autobiogrdfico se derrumba frente a

un proyecto colectivo que muestra claramente la necesidad de

establecer alianzas. La temdtica del testimonio femenino,

por ejemplo, estd ligada intimamente a la problemdtica y

dindmica de la vida cotidiana de la mujer: ser madre, cuidar

los hijos, entenderse o no con el esposo o compafiero,

establecer lazos de amistad y solidaridad con otras mujeres.

Pero como estas experiencias relatadas por ellas se dan en

el seno de una vida dificil y violent, estos aspects de la











maternidad y la vida cotidiana adquieren una mayor

importancia y una dimension political nueva.

La literature testimonial revela la situaci6n de

extrema pobreza y discriminaci6n en que se desenvuelve la

vida de las mujeres indigenas y trabajadoras de Am6rica

Latina. Sefala el analisis, la reflexi6n y la critical que

las mujeres hacen sobre sus condiciones y el context social

en el que viven, ademas de su active participaci6n en la

vida de las comunidades, las estrat6gias que desarrollan

para sobrevivir y la lucha que mantienen en la re-creaci6n y

defense de su identidad.

El testimonio, como el espacio de expresi6n de las

mujeres marginadas de America Latina plantea--ademas del

enfrentamiento entire lo privado y lo publico y la

politizaci6n de lo cotidiano--la posibilidad de desarrollar

un campo de trabajo y de lucha muy particular. Campo donde

puedan reunirse individuos de diferente sexo, nacionalidad,

clase social, grupos 6tnico, profesi6n, etc., para

establecer estrategias concretas de analisis, critical y

enfrentamiento al inmenso y devastador poder de los estados-

naciones autoritarios y patriarcales.

SegIn Robert Carr:

el movimiento de liberaci6n de las mujeres tiene much
que ganar si rompe el silencio que rodea la division
international del trabajo, el flujo del capital
multinational y las redes del patriarcado capitalist
que funcionan para explotar a las mujeres de la
periferia. Las mujeres en la periferia son super-
explotadas como trabajo barato en la producci6n de
plusvalia (dinero, tiempo libre, sexo: poder deseo,









69

interns) para la comodidad de los hombres de las classes
gobernantes, sus aliados y sus administradores
patriarcales de clase media (76).


Como se indic6 al comienzo, en el testimonio "los

limits entire lo piblico y lo privado desaparecen" (Jara 3).

En ninguna parte se hace mAs evidence la creencia de que "lo

personal es politico" que en la respuesta de las mujeres a

su condici6n de oprimidas. Al desplazar la esfera intima de

lo privado y dom6stico a la esfera pdblica, a travys de la

denuncia y la reflexi6n que permit el testimonio, se

redefine la acci6n de la mujer como active y de lucha y se

valora la vida de la familiar y el hogar como algo important

que debe ser preocupaci6n de todos.

Las mujeres latinoamericanas, los indigenas y las

classes marginadas, en general--como se vio--, han enfrentado

la tirania del silencio y la violencia. Ha habido una

ausencia consistent sobre la existencia y la importancia de

la problemdtica de esos sectors y su contribuci6n al

desarrollo de los pueblos. Su historic y su voz parece no

tener cabida ni aceptaci6n en la Historia official. Tampoco

en los studios y acciones concretas de los gobiernos e

instituciones, supuestamente democrdticas, de muchos pauses,

lo que ha ocasionado la proliferaci6n de movimientos

nacionales de liberaci6n como el liderado por el Frente

Sandinista de Liberaci6n en Nicaragua. Lo que conduce a

recoger la experiencia de los guerrilleros, expresada en









70
obras testimonials, escritas por hombres, en la mayoria de

los casos.

Testimonios Colectivos Hechos por Hombres

Las obras testimonials hechas por hombres merecen

especial atenci6n. Entre las mas destacadas para el area de

Centroamerica se encuentran: Miguel Marmol (1982) de Roque

Dalton y La montanfia es alqo mas que una inmensa estepa verde

(1982) de Omar Cabezas. Es important mencionar tambien el

trabajo del antrop6logo etn6grafo James Sexton con el

guatemalteco Ignacio Bizarro Ujpdn, qui6n recogi6 el diario

de 6ste en Son of Tecdn Umdn (1981).

Roque Dalton, poeta y militant de la izquierda

salvadorefia, entrevist6 a Miguel Marmol en Checoslovaquia en

mayo de 1966. Marmol--obrero sindicalista, co-fundador del

Partido Comunista Salvadorefo en 1932--, fue testigo

presencial de la massacre ocurrida ese mismo afo durante el

gobierno del General Maximiliano Herndndez Martinez, en la

cual murieron treinta mil civiles. Segin Rodriguez,

La massacre del 32 que vivi6 Marmol [] es el punto
dlgido, fin y principio de estructuras que atafien al
papel del Estado ( comit6 ejecutivo de la burguesia?),
y sus instituciones, como el ejercito (,brazo armado de
la oligarquia?), en la vida national. . El testimonio
nos ofrec[e], por asi decirlo, el aspect subjetivo, el
lado human y vital de esa [] situaci6n
("Organizaciones" 88).


Dalton observa en la introducci6n a su obra que no le

hizo muchos cambios al texto original, con el fin de revelar

a todos esa figure legendaria que es Marmol--quien ha










escapado de ser asesinado en varias ocasiones. Su

intenci6n, agrega, era presentar un debate, sobre las

contradicciones y los problems al interior de la izquierda

de su pais, a travys del dialogo entire l61 mismo--joven poeta

pequehoburgues pero revolucionario--y el viejo organizador

del Partido Comunista, de origen obrero y proletario. Este

intent de abrirse al dialogo y a la critical de la

izquierda, le vali6 la muerte. Dalton fue ejecutado en 1975

por el Ejercito Revolucionario del Pueblo. Tenia apenas

cuarenta afos. Marmol, con mds de noventa afos vive hoy

exilado en Cuba. Rodriguez opina, de acuerdo con Dalton,

que "61 le meti6 muy poca mano al texto y ciertamente

resisti6 la tentaci6n de novelarlo". Pero agrega, "los

privilegiados, que tienen acceso a la riquisima e invicta

tradici6n oral, sabrdn cuanto recort6" ("Organizaciones"

91).16

El trabajo testimonial de Omar Cabezas present otra

dimension, tanto en lo relative a su producci6n como a su

contenido. Cabezas explica que, unos meses despues del

16 Rodriguez sefala, sobre esta ultima observaci6n
suya, que "el mismo Marmol mostraba su descontento por la
censura de su vida amorosa, del relate de su relaci6n con
las mujeres que hizo el autor. De inmediato se comprenderd
que esta censura corta la posibilidad del studio de la
ideologia machista dentro de la militancia de izquierdas. El
anecdotario es de interns a las feministas y a todos
aquellos que considered que la opresi6n de las mujeres, o el
pensamiento acritico y resentido y defensive en cuanto a la
relaci6n inter-sexual, es remora de toda ideologia que se
llame progresista, como el estilo formal es a los estudiosos
de la literature" ("Organizaciones" 92)









72
triunfo de la Revoluci6n, acept6 ser entrevistado por Pilar

Arias, periodista mexicana que pensaba escribir un libro con

entrevistas hechas a personas importantes dentro de la

Revoluci6n Nicaragaense y quien habfa sido corresponsal de

guerra para un peri6dico mexicano cuyo nombre no se

menciona. De alli surgi6 la idea de escribir. Despues de

tres entrevistas, Arias transcribi6 algunos apartes de sus

charlas con Cabezas, se los devolvi6 y, selalando la

impresi6n que le habia causado su lectura, le sugiri6 que

escribiera. Despues de much pensarlo, cuenta Cabezas,

Ernesto Cardenal y algunos amigos escritores leyeron la

transcripci6n y, halldndola rica en lenguaje, contenido e

imdgenes, le aconsejaron tambien que se dedicara a escribir.

Omar Cabezas reflexiona sobre la importancia que tuvieron,

en su decision de escribir, escritores como Julio Cortdzar,

Eduardo Galeano y Gabriel Garcia Mdrquez y los nicaragUenses

Sergio Ramirez y Daniel Ortega. Confiesa que nunca pudo

sentarse a escribir. Llamaba a un amigo, encendia la

grabadora y le decia a su amigo que conversara con 6l.

Cabezas escribia y editaba a partir de lo grabado. Dice que

con seis horas de grabaci6n complete su libro. Explica la

premura en la terminaci6n del trabajo debido al hecho de

tener que mandarlo, en corto plazo, a concursar al Premio

Casa de las Americas de Cuba en 1980. Sobre su decision de

grabar en vez de escribir explica,

Para mi es tan loco--porque no puedo, no puedo--
sentarme a escribir yo solito, me parece un











individualism horrible, como tan individualism
horrible seria grabar frente a un objeto mecdnico y
compartir con 6l. Yo comparto con la persona, y si la
grabadora graba, eso es problema de ella, es solamente
tecnica (entrevista con Gordils 30).


Los analisis que contraponen la producci6n testimonial

hecha por mujeres a la hecha por hombres (Marin 1991;

Sternbach 1991; Fernandez 1989) consideran que en el

testimonio masculine hay una marcada acentuaci6n de lo

patriarcal, menos interns por lo cotidiano y una tendencia

al uso de la primera persona del singular en el tono del

"Yo" 6pico, que funciona en consonancia con una ideologia

patriarcal y una autoridad de corte hegem6nico, en conexi6n

con la ideas de los padres de la patria del siglo

diecinueve. Pero no se reconoce en esos testimonies la gran

sensibilidad que expresan. Cabezas, hablando de su trabajo,

reconoce que en algunas ocasiones, cuando recordaba todas

las dificultades del trabajo revolucionario y los moments

dificiles que se vivian, a todo nivel, se ponia a llorar y

no podia continuar grabando. Reflexionando sobre la

importancia de la revoluci6n, el compromise, y la necesidad

de reevaluarlo todo y comenzar de nuevo, dice:

La Revoluci6n es como una cosquilla, es como agua
fresca siempre sobre el cuerpo ... Uno se levanta con
cosquillas; y tens que olvidarte de las cosquillas
para dormirte. Esta Revoluci6n te produce en la piel y
por dentro tambien una series de caricias en el sentido
de que es vida. Aqui todo es nuevo, todo es por primera
vez (en Gordils 33).









74

El relate del libro va de 1968, cuando Omar Cabezas se

une a las filas sandinistas, hasta 1975 cuando, segin el

autor, descubre y entiende la importancia de la figure de

Sandino. Segun Eliana Rivero, la huella de la oralidad

expuesta en la obra de Cabezas se siente en la media en que

el lector es sacado constantemente del mundo de la escritura

y se siente mds como el espectador de un acto de habla, en

el que se puede casi imaginar al orador o, por lo menos,

sentir que se lo esta escuchando como parte de un didlogo en

donde el lector es el interlocutor (70-72).

La temdtica del testimonio de Cabezas gira en torno a

sus experiencias personales como guerrillero, el desarrollo

de la lucha armada en Nicaragua y todos los interrogantes y

dificultades que para 6l y sus compaferos implicaba dirigir

una revoluci6n, y comenzar a delinear un program de re-

edificaci6n del pais que tomara en cuenta los problems y

las necesidad de sus habitantes. Cuando escribi6 su libro,

la tarea apenas comenzaba.

El diario de Ignacio Bizarro UjpAn, llamado Son of

Tecun Umdn fue escrito por un indigena maya tzutuhil de

Guatemala a petici6n del antrop6logo James Sexton. Era

parte de un trabajo de campo desarrollado a partir de 1970

sobre el impact del desarrollo y la modernizaci6n en la

vida de los pueblos que circundan el lago Atitldn, en el

departamento de Solold, en Guatemala. El trabajo esta

compuesto de una autobiografia, escrita en 1972 y un diario










que cubre de 1972 a 1977. Bizarro es bilingue. Habla

tzutuhil, lengua perteneciente a la familiar de las lenguas

Quiche, y espafol.

La historic de vida de Ignacio estd enmarcada en el

acontecer de la vida de su pueblo. La vida religiosa y

political dentro de la comunidad, las relaciones entire los

miembros de la misma, los problems interns y externos que

afectan o hacen mas fdcil la vida del grupo, las

dificultades personales de mantenerse en un area marginada--

donde la sobrevivencia es un problema diario--, y las

estrategias para enfrentar dicha situaci6n.

Sexton explica en las pdginas introductorias que lo que

escribi6 Bizarro en su diario se mantuvo casi intacto,

exceptuando el corte de ciertas escenas, sobre todo de

celebraciones o actos rutinarios que 6l consideraba que no

variaban de afo en ano. En cuanto a los comentarios

agregados por el antrop6logo, basados en conversaciones

grabadas con el informant despues de la escritura del

diario, 6stos se presentan en el texto en bastardilla.

Hay, ademds, una secci6n complete de informaci6n sobre la

historic y la situaci6n political general de Guatemala, y de

San Jose la Laguna, el pueblo del cual Bizarro es

originario.7

17 Al establecer una comparaci6n entire el testimonio
de Rigoberta y el de Ignacio se observa que los dos se
refieren a problems tales como la mortalidad infantil, la
situaci6n laboral, la salud, la tortura y la muerte, y el
papel de la iglesia en la comunidad. En cuanto a las










Dentro de los testimonies hechos en Centroamerica en

forma individual se encuentran los llamados testimoniess de

guerrilla" o literaturea de campafia": Dias de la selva

(1980) y El trueno en la ciudad (1987) de Mario Payeras, co-

fundador del Ejercito Guerrillero de los Pobres; Secuestro y

capucha, (1982) del salvadoreno Salvador Cayetano Carpio;

Y..."las casas quedaron llenas de humo (escrito a mediados

de los sesenta y publicado en 1986), del nicaragUense Carlos

Jose Guadamuz; Tiempo de sudor y de lucha (1987), de Miguel

Angel Albizures (1987), trabajos que muestran la influencia

de las estrategias narrativas y las orientaciones

revolucionarias del Che Guevara. Sobre este tipo de

testimonio Duchesne comenta:

A diferencia de otras narrativas factuales, que pueden
conformarse con relatar el ser y acontecer del mundo,
la narrative guerrillera se impone abarcar el
desenvolvimiento de un proyecto de modificaci6n de ese
ser y acontecer. Narra el desarrollo de un plan de
acci6n dirigido a transformar una realidad social. La
confrontaci6n entire el ser-asi y el querer-hacer exige
medir las distancias entire los objetivos y las
realizaciones, el grado de confluencia entire voluntad y
capacidad alcanzado por unos sujetos determinados para
actuar en la historic inmediata ("Las narraciones" 85).





diferencias, se ve que mientras Bizarro dedica pdginas
enteras al problema del alcoholism, Menchu apenas lo
menciona. Ella le dedica mds tiempo a la situaci6n y lucha
political de los indigenas mayas (toma de tierras, defense de
los ataques del ejercito) y Bizarro habla de esto muy
superficialmente, manifestando estar en desacuerdo con la
resistencia y el trabajo politico y a favor de una
integraci6n y asimilaci6n del indio a la vida modern de los
ladinos.










Hablando especfficamente de la obra testimonial de

Guevara, Duchesne observa c6mo Pasajes de la guerra

revolucionaria (1963) interpreta la practica, mientras que

La guerra de guerrillas (1961) interpreta la teoria. La

formaci6n del hombre nuevo es un de los principles temas de

la narrative y el testimonio del Che. Las reflexiones y

desdoblamientos descriptivos de su escritura expresan la

dindmica entire la conciencia, el discurso y la acci6n (89-

92).

La literature de guerrilla tiende a favorecer el uso

del "yo", en la media que habla, en primer lugar, de la

experiencia y reflexi6n del individuo como actor-narrador.

Pero el "nosotros" no esta totalmente ausente del recuento.

De una parte, se described las acciones que como grupo se

estdn adelantando (qu6 y c6mo "hacemos" la revoluci6n). De

otra, lo que hace se planea y se evalua en funci6n del

beneficio de un colectivo (la revoluci6n 'nos" hard libres).

Lo que se ve en la practica escritural de tipo guerrillero,

explica Duchesne, es la configuraci6n de un "sujeto 6pico de

nuevo tipo", que se forma basado en la dialdctica resultante

de la interacci6n entire el individuo y la sociedad,

desarrollada por Guevara ("Las narraciones" 98). El

hombre/la mujer, como individuos, son el motor de la acci6n

revolucionaria, o sea, deben ser conscientes de su papel

transformador de las condiciones hist6ricas; su conciencia

revolucionaria debe empujarlos a crear en los valores ya










existentes, categories nuevas adecuadas a las nuevas

circunstancias. Ese movimiento dialctico de acci6n-

reflexi6n-acci6n (o prdctica-teoria-prdctica) debe darse en

continue didlogo con otros miembros del grupo social, nunca

individualmente. "La sociedad en su conjunto debe

convertirse en una gigantesca escuela"18

A grandes rasgos se observa que la literature

centroamericana de testimonio, dividida en dos grupos segun

su producci6n, tiende a agruparse tambien en dos grupos

segun su temdtica. Esta segunda division esta estrechamente

relacionada con la problematica y la dindmica de los

g6neros. En los testimonies de mujeres, aunque tambien se

desarrollan aspects de una vida publica de participaci6n y

lucha por la sobrevivencia, una gran parte de su relato esta

dedicado a las experiencias y reflexiones sobre el hogar,

los hijos, la cotidianidad. Los testimonialistas hombres

(guerrilleros en su mayoria), estan mas preocupados por los

problems de la guerra, y su campo de acci6n y reflexi6n se

relaciona mas con las acciones revolucionarias.

Existe un tercer grupo de testimonies que se distingue

de los anteriores por tener un mas alto component de

ficci6n. En muchos casos, estos son testimonies recogidos

por escritores profesionales que estan, de alguna manera,

comprometidos con los grupos marginales y creen en la



18 Vease Ernesto Guevara "El hombre y el socialismo en
Cuba" en Obra revolucionaria (Mexico: Era, 1969, 631).










importancia de dar voz a los que no la tienen. Son los

llamados novela-testimonio'9, en los que el autor admite

haber tenido una participaci6n mas clara y definitive en la

version final. Esta participaci6n va desde el agregar y/o

quitar personajes y escenas, hasta corregir datos y formas

del lenguaje dados por el informant narrador. Las obras

que se agrupan en esta categoria tienen una gran influencia

de los trabajos fundacionales de Miguel Barnet y Elena

Poniatowska. Sobre el trabajo de estos Fernandez Olmos

explica:

Poniatowska y Barnet emplean metodos utilizados por
soci6logos y antrop6logos [. .] Comparten el hecho de
buscar los datos en la realidad, pero luego con eso
elaboran unas vidas a traves de la selecci6n
linguistica y estilistica que deviene autentica
elaboraci6n artistic (71).


Estos testimonios son elaborados con fines mas

explicitamente literarios, pero en base a materials

concretos sobre hechos reales (peri6dicos, entrevistas) y

con una mayor tendencia a novelar. Son textos menos

marginales ya que, por estar hechos por escritores

reconocidos, tienen una mejor posibilidad de acceder. De

hecho, es mas fdcil que se acepte como literature de verdad


'9 Para Miguel Barnet la novela-testimonio es un
trabajo hecho por un artista-soci6logo y debe "ser un
document a la manera de un fresco, reproduciendo o
recreando [...] aquellos hechos sociales que marcan
verdaderos hitos en la cultural de un pais [...] un
desentrafiamiento de la realidad, tomando los hechos
principles, los que mas han afectado la sensibilidad de un
pueblo y describiendolos por boca de uno de sus
protagonistas (98).










la obra testimonial de Poniatowska que el recuento

testimonial de Bizarro Ujpdn. Beverley y Zimmerman los

llaman "neo-testimonio" (Literature 186). El testimonio de

Cabezas Canci6n de amor para los hombres (1988) se puede

clasificar aqui. Es necesario incluir tambien en esta

categoria trabajos como Despues de las bombas (1979), de

Arturo Arias; Los companeros (1976), de Marco Antonio

Flores; No se rompia el silencio (1988) de Charlotte

Baltodano; La paciente impaciencia (1989), premio Casa de

las Americas La marca del zorro. Hazafias del comandante

Francisco Rivera Ouintero (1989), de Sergio Ramirez. Estos

textos tienen una presencia mas clara de un "yo" narrative y

por tanto son asociados a las autobiografias. Sus autores

admiten haber hecho un uso deliberado de la ficci6n. Como

sugieren Beverley y Zimmerman, este tipo de testimonio, al

convertirse en una mas de las "formas o modas literarias,

cultivadas por escritores profesionales, pierde las mismas

cualidades de sinceridad y falta de arte que le dieron,

parad6jicamente, su frescura y atractivo artistic" (188).


Consideraciones Finales

Es dificil presentar definiciones unicas y precisas

sobre un fen6meno tan complejo y heterogeneo como el

testimonio centroamericano. No se puede encontrar

uniformidad ni consistencia en la producci6n testimonial,

vista como un todo. Clasificado por pauses, el testimonio

tiende a presentar cierta similitud de temas, segin la









81

problematica de la zona. En Nicaragua y El Salvador, por la

situaci6n de revoluci6n y cambio de las decadas anteriores,

se ha producido una gran cantidad de literature de

guerrilla. En Guatemala, por los problems que enfrentan

las cultures Mayas, se recoge el testimonio sobre la

situaci6n de los indigenas. Finalmente, por el incremento

de las mujeres en la vida pdblica, su presencia como

testimonialistas habldndo de la problematica de genero, de

la vida de sus families y sus comunidades, va en aumento,

como se vio.

La caracteristica mds fuerte que subyace en todos los

trabajos de este tipo es su naturaleza political de denuncia.

Estos textos privilegian la oralidad, el lenguaje popular y

regional de lo cotidiano. Los elements orales de esta

narrative enfrentan una tension en el process mismo de

escritura, ya que se quiere resistir la imposici6n de los

significados que implican la entrada en ella. En otras

palabras, al textualizar un relate oral, se pasa a former

parte de la literature y de los debates en el campo de la

representaci6n y la escritura. Como se ve en la mayoria de

andlisis hechos sobre lo testimonial--en base a los cuales

se desarrolla en gran parte este capitulo--las grandes

preocupaciones de los intelectuales y letrados que estudian

el testimonio no son otras que las provenientes del mundo de

la escritura. Las dudas se plantean sobre la aceptaci6n del

testimonio como discurso autenticamente marginal,










proveniente de sectors fundamentalmente orales, con

capacidad de reflejar una realidad y de diffcil

clasificaci6n como fen6meno modern o posmoderno. El

discurso testimonial, dice Achugar, "circula en el filo de

una navaja." Lo que hace que sus receptores "experiment[e]n

una situaci6n intellectual y estetica inc6modas pues el

discuro testimonial les ofrece sefiales contradictorias" (En

otras 23). 0 como lo explica Beverley: el testimonio

es y no es una forma "autentica" de cultural subalterna;
es y no es narrativea oral"; es y no es documentall";
es y no es literature; concuerda y no concuerda con el
humanismo 6tico que manejamos como nuestra ideologia
professional; afirma y desconstruye la categoria del
"sujeto" como centro de representaci6n y protagonismo
social ("El testimonio" 489).


Esas tensiones--que son similares a las que enfrenta

con la historic oficial-son el coraz6n de lo que es el

testimonio; se resuelven s6lo parcial y temporalmente en la

media que el lector y el critico o estudioso del testimonio

mantengan un actitud diferente ante la lectura del

testimonio. La lectura de testimonio no puede ser la misma

que la de cualquier otra forma literaria. Se debe tener en

cuenta que el testimonio esta usando una forma alternative

de narrar, esta proponiendo un critical y una reescritura de

la historic y esta privilegiando una voz y una problemdtica.

Las tensions van y deben mantenerse, en la media que

entendamos que lo que se enfrenta aquf es--usando una idea

Yddice--el criterio de "objetividad" y "racionalidad" de la

episteme modern contra "un marco epistemol6gico que no










oculta la igualdad tras una univeralidad formal," sino que

"desde el imperative de la sobrevivencia de la comunidad

pone en cuesti6n apropiaciones legitimadas por la

representaci6n formal" ("Testimonio y concientizaci6n" 209-

15).

La importancia de reflexionar, que trae a un primer

piano el testimonio, no proviene de una decision individual

del lector o del critico. Algo que podria darse posterior a

la lectura del 'texto' testimonial. El lector conoce los

'con-textos' y los 'pre-textos' de este genero. No hay

lectores inocentes. El lector de testimonio sabe que

Rigoberta Menchd existe; sabe que hay problems de hambre y

represi6n en Guatemala. Sabe que en Nicaragua se llev6 a

cabo una revoluci6n porque se vivia en condiciones

similares.

El/a narrador/a de testimonio estd dando la pauta para

la reflexi6n. Quiere decir algo y ser oldo. La puerta que

abre el testimonio, gracias a la solidaridad del estamento

letrado, permit que estos textos, con un mensaje urgente,

sean leidos y reflexionados en otros niveles de la sociedad.

El "testigo" no tiene que convencernos de que habla o

describe bien y que tiene derecho de estar en el Canon. El

testimonio perderia su fuerza y objetivos politicos de

denuncia y resistencia, ademAs de su funci6n de voz

alternative de la Historia, al ser institucionalizado. Lo

que se debe es mantener la polifonia necesaria para que haya









84
didlogo con esos sectors marginados que han estado, por

much tiempo, intentando ser escuchados.














CAPITULO III
MUJER Y CAMBIO SOCIAL


El 19 de julio de 1979, las mujeres y los hombres de

Nicaragua emprendieron un ensayo hist6rico cuyas

implicaciones econ6micas, sociales y political se

tradujeron, en cuanto a las actividades humans, en una

cotidianidad nueva. La gente de todos los sectors, que se

interesaba por un cambio, entr6 en un process experimental

para cambiar las estructuras anteriores, basadas en

relaciones de explotaci6n autoritarismo y discriminaci6n.'

Se intentaba construir una sociedad mas equitativa y digna,

entendiendo lo equitativo como la relativamente igual--o

menos desigual--distribuci6n de las riquezas. Aquello que,

como base material, puede ayudar a vivir sin los sobresaltos

del hambre y la miseria, de la ignorancia y el abandon, de

la opresi6n y la discriminaci6n. As! es como vivia un alto

porcentaje de la poblaci6n en Nicaragua por mas de un siglo:

desempleados, subempleados, sin educaci6n, sin servicios


1 Sergio Bagu, hablando de la historic de Nicaragua,
consider que es incredible c6mo este pequeio pals se vio
enfrentado "a uno de los regimenes nacionales --el somocismo--
mas represivos y corruptos del mundo y a un gigante imperial
que parece dispuesto a conmover las entrafas del cielo para
restablecer en el suelo nicaragaense, una maquinaria de
brutalidad, explotaci6n e ignominia." V6ase Lucrecia Lozano,
De Sandino al triunfo de la revoluci6n (Mexico: Siglo XXI,
1985) 11-12.










m6dicos, sin seguridad social de ningun tipo.2

La revoluci6n sandinista alter sustancialmente el

estado de cosas para los nicaragUenses. La mayorla de

individuos de las classes altas, que apoyaban el regimen

somocista, abandonaron Nicaragua.3 La gran mayoria de

trabajadores y campesinos pobres y las classes medias,

interesadas en la transformaci6n que vivia el pals, se

quedaron a reconstruir y recuperar lo que hablan estado

gestando para ellos mismos durante cincuenta afos de

insurrecci6n.4 La gente que se qued6, practice formas de

organizaci6n y expresi6n social antes desconocidas para

2 Sobre la situaci6n de Nicaragua anterior al sandinismo
puede consultarse de Orlando Nuiez, El somocismo: Desarrollo
y contradicciones del modelo capitalist agroexportador en
Nicaragua 1950-1975 (La Habana: Centro de Estudios de America,
1980); de Jaime Wheelock, Imperialismo v dictadura (M6xico:
Siglo XXI, 1976); de Tom Barry, Roots of Rebellion: Land and
Hunger in Central America (Boston: South End Press, 1987); de
Carlos Vilas, Transici6n desde el subdesarrollo (Caracas:
Nueva Sociedad, 1989).

3 Antes del triunfo revolucionario sandinista ya habilan
salido del pails --y continuaron saliendo-- "muchos empresarios
que de una u otra manera se encontraban ligados a la
dictadura." Otros capitalistas importantes y algunos medianos
y pequefos propietarios cerraron sus empresas, dejando
desempleados a miles de trabajadores (Ramirez, El alba de oro
250).

SSergio Bagu consider que la lucha revolucionaria
antimosocista estuvo permanentemente alimentada por la
iniciativa politico-militar de las masas de campesinos y
trabajadores que se manifest, como aclara Lucrecia Lozano, en
paros nacionales, protests antigubernamentales,
levantamientos insurreccionales locales (como el de Monimb6 en
1978), ataques armados a la guardia (en Lozano 17, 134). Para
una informaci6n mAs detallada sobre las formas espontdneas de
la lucha popular puede consultarse de Humberto Ortega,
Cincuenta afos de lucha sandinista (Medellin: Editorial Hombre
Nuevo, 1979).










ellos y protagoniz6, a pesar de las dificultades, el

desarrollo de su present, intentando echar bases para el

future.

Para apreciar el impact que tuvo la revoluci6n en

algunos aspects de la vida y la historic de las mujeres en

Nicaragua, es necesario e inevitable tener en cuenta la

realidad social, cultural y political de ese pals

centroamericano, antes y durante el gobierno

revolucionario.'

La comparaci6n se hace necesaria, en raz6n de que son

etapas continues y radicalmente diferentes de la historic

del mismo pals y, porque es la unica forma de entender la

necesidad de esa alteraci6n de estructuras sociales--por la

que se trabaj6 tan arduamente--, y la media en que

contribuy6 al cambio. Este process hist6rico, de casi

cincuenta afos, permiti6 que se diera fin a la dictadura de

los Somoza6. Como anota Helen Collison:


5 Como le dijeron a Margaret Randall muchas de las
mujeres entrevistadas por ella para uno de sus libros: "es
impossible entender la tremenda participaci6n de las mujeres en
la guerra de liberaci6n sin conocer algo sobre las condiciones
que la mayoria de los nicaraguenses tenia que enfrentar."
Luego explica ella c6mo, "en Nicaragua, una de las
caracteristicas mds visible y brutales era el contrast entire
la extrema pobreza de la mayoria y la tremenda riqueza de unos
pocos" (Sandino's Daughters iv).

La dictadura somocista fue iniciada por Anastasio
Somoza Garcia en 1936, continue con Luis Somoza Debayle, su
hijo mayor, quien gobern6 desde 1956 hasta 1963. Hubo un
periodo de cuatro aflos durante los cuales gobern6 Ren6 Schick.
En 1967, Anastasio Somoza Debayle, el hijo menor de Somoza
Garcia asumi6 la presidencia, puesto en el que permaneci6
hasta el establecimiento del gobierno popular sandinista, en








88
La calda de la dictadura Somocista fue el fruto de una
larga campafa del FSLN, la organizaci6n de liberaci6n
national fundada en 1961 con el prop6sito de revivir la
lucha de Sandino por la soberanla, libre de la
dominaci6n norteamericana. Los esfuerzos del FSLN
culminaron en una masiva insurrecci6n popular, con
mujeres y hombres de todas las classes tomando armas
contra Somoza y los odiados hombres de la Guardia
Nacional, lo que cost miles de vidas (4).


Nicaragua Antes de la Revoluci6n

En la 6poca de la independencia, en 1821, la economla

nicaragUense era fundamentalmente latifundista. Las

principles actividades productivas eran la ganaderfa, la

explotaci6n de minas y el comercio de materials primas,

especialmente aflil y algod6n. Las pocas haciendas

azucareras aprovecharon la estructura econ6mica dejada por

el sistema colonial que les permitla conseguir mano de obra

barata. Se mantuvieron sistemas econ6micos y prdcticas

sociales similares a la encomienda, el repartimiento y hasta

la esclavitud.

En cuanto a la tenencia de la tierra--aun un siglo mds

tarde cuando se instala el somocismo--, el noventa y cinco

por ciento de los propietarios, entire medianos y pequenos,

controlaban el cuarenta y dos porciento (42%) del area

agricola del pals; sin embargo, menos del cinco porciento de

los terratenientes posefan y manejaban el cincuenta y ocho

porciento (58%) de la zonas agricolas.

La concentraci6n de la tierra se llev6 a cabo,
fundamentalmente, expulsando al campesino de sus


1979.








89

parcelas de antafio, proletarizdndolo una parte del afo
en las plantaciones agroexportadoras (4 meses) y
obligdndolo a roturar nuevas tierras por medio del
colonato y la aparceria (Nufez en Gonzdlez, Historia
120).


Seglin Jaime Wheelock, antes de que Nicaragua quedara

inscrita definitivamente dentro del sistema capitalist como

pass agroexportador, su economic dependia de la ganaderia

cerrada de casa seforial, sin un mercado interior

propiamente dicho y con una producci6n agricola de

autoconsumo. El cultivo del caf6--que fue introducido en

Nicaragua en 1845--para 1871, comenzaba a constituir uno de

los renglones de exportaci6n mas important del pals. Su

cultivo se generalize y se estabiliz6 durante los iiltimos

quince alos del siglo 19. Los suelos aptos para el cafe, en

las sierras del centre y del norte permitieron la expansion

y el afianzamiento del latifundismo, por medio de la compra

y la usurpaci6n de tierras a campesinos pobres y la

reubicaci6n de comunidades indigenas (14-17).

Como principal product de exportaci6n entire los alos

1920 y 1940, el cafe comienza a permitir la relaci6n, de

manera definitive, de un sector de la economic nicaragUense

con el mercado mundial capitalist, ademds de constituir el

62.2% de las exportaciones totales; el 90% de ello se

exportaba a los Estados Unidos. "El cultivo cafetalero

represent uno de los hechos mas profundamente

perturbadores, luego del process independentista contra el

colonialismo espahol" (Wheelock 15).








90

El hecho de que la economia del pals pasara a defender

de la exportaci6n de un solo product, no s6lo permiti6 que

la burguesia agricola se afianzara econ6micamente sino que

se consolidara aun mas en el poder politico. Los sectors

sociales que componian la Nicaragua de comienzos del siglo

veinte eran, bdsicamente, dos: el reducido pero fuerte

ndcleo en el poder, que conformaba el grupo agroexportador,

y el sector que constituia la fuerza laboral.

La fuerza de trabajo nicaragiiense se componia de

campesinos y obreros del sector agroindustrial inaugurado

con el caf6. Pero no eran dos sectors netamente

distinguibles. Esto se daba porque la naturaleza del modelo

econ6mico era la de hacer funcionar a los obreros como

campesinos y a los campesinos como obreros. Los campesinos

--cuando no eran requeridos durante el trabajo estacional de

siembra, cosecha y corte--, pasaban a engrosar las filas del

sector jornalero, el sector informal, el de los servicios o

el de los desempleados. Algunos de ellos volvian al afo

siguiente para repetir el ciclo; otros iban a trabajar a

otros frentes y realmente lo que se daba era un reciclaje de

la fuerza de trabajo. Esto beneficiaba al sector

agroexportador ya que podia obtener cada afo gente nueva,

mas joven, o descansada porque no habia trabajado en lo

mismo el ano anterior (Nufez, Transici6n 121).

En un pais predominantemente agricola, esta prdctica
monoexportadora y sobre todo latifundaria, basada en la
manipulaci6n indiscriminada de los recursos laborales,
ha producido desastrosas consecuencias que se expresan










sustantivamente en las enormes diferencias de vida,
salud, alimentaci6n, vivienda, access a la educaci6n
(Wheelock 21).


Como se ha visto, la tierra era un indicador de poder

econ6mico, social y por ende politico. Los campesinos--y

much antes, los indigenas--, hablan perdido sus tierras

paulatinamente, desde la llegada de los espafoles. Para

ellos, la tierra habia sido fuente de alimentaci6n y de

sustento, en general; en manos de la clase terrateniente,

latifundista y agroexportadora, permitia el enriquecimiento

de ese sector a la vez que creaba y desarrollaba una base

mds firme para la sobreexplotaci6n de los sectors

expropiados y expulsados.7

Los indigenas y los campesinos pobres, ademas de ser

expulsados de sus tierras, eran sobreexplotados,

subempleados o desempleados y vivian en unas condiciones de

miseria total, en viviendas precarias, sin atenci6n m6dica,

sin diversion, con una angustia constant frente a las

posibilidades de llevar una vida en la que se pudiera

satisfacer el minimo de los derechos humans. Debido a eso,

se comenzaba a crear un mercado de trabajo barato,



7 Segfin Wheelock, a falta de una tradici6n de titulos de
propiedad o de prdcticas de registry para los indigenas y
campesinos pobres, era relativamente fdcil desalojarlos de los
predios que habitaban. Por otra parte, ademas de la expansion
de la frontera agricola hecha a traves de expropiaciones
violentas, Pedro Joaquin Chamorro habia promulgado la ley
agraria de 1877 en la que anunciaba que los ejidos comunales
y de asentamiento de los indigenas serian puestos a la venta
(77).