Citation
Gazeta de Puerto-Rico

Material Information

Title:
Gazeta de Puerto-Rico
Alternate title:
Gaceta de Puerto-Rico
Publication Date:
Frequency:
Daily (except Sunday)[1823-]
daily
normalized irregular
Language:
Spanish

Subjects

Genre:
newspaper ( marcgt )
newspaper ( sobekcm )
Spatial Coverage:
United States -- Puerto Rico
Coordinates:
18.2423 x -66.35

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began in 1806?
General Note:
After the change of sovereignty in 1898, briefly published by the government of the United States.
General Note:
Funded by NEH in support of the National Digital Newspaper Project (NDNP), NEH Award Number: Project #00110855.

Record Information

Source Institution:
University of Puerto Rico-Rio Piedras
Holding Location:
University of Puerto Rico-Rio Piedras
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item.
Resource Identifier:
829938788 ( OCLC )
2013201074 ( LCCN )
2327-3143 ( ISSN )
ocn829938788
Classification:
ISSN RECORD ( lcc )
070 ( ddc )

Full Text
NUM. 117. SABADO 27 IE SETIEMBRE DE 1850. VOL. 35.

ESTE PERIODICO
SK PIJIIMCA.TOIMJS I.OS MAKTKS,
JUEVES V SABAKOS.

se susciike
V.N I.A IMI'IM'.VIW lKI. OlilKKNO.
CAI.I.E llK I.A FOU I AI.KZ V 3.

SBd

uu..



y i lili

.1

PASTE OFICIAL.

SUPERIOR GOBIERNO
CAPITANIA GENERAL,

ile l'uerta-Mtico.

de Autoridades y de agentes quienes ha esta esta-!
! esta-! lio cometida su ejecucin, produjeron dudas y
! dificultades que lian impedido en general su s s-!
! s-! tahlecimienlo, entorpecido atrasado la per-
cepcion le este impuesto. Y leseando yo re remover
mover remover todos los obstculos de cualquiera cl;i-

Y superintendencia delegada de.real hacienda se que sean por medio de la eficaz cooperacin

ide los M. lili. Arzobispos, lili.. Obispos y

dems Prelados, fijando las atribuciones le los
Prrocos y las facultades de las Justicias de
los pueblos, por un mtodo sencillo y terminan terminante
te terminante que se practica tiempo hace en los testa testamentos
mentos testamentos y parroquias de la Corte y en otras
ciudades y pueblos de la Monarqua, he veni venido
do venido en decretar la siguiente instruccin, que es
mi volumtad se observe en la recaudacin y
exaccin de la Manda-pa forzosa, con dero derogacin
gacin derogacin de todas las anteriores disposiciones.

V SECCION DE HACIENDA. Ha Habiendo
biendo Habiendo ocurrido m autoridad la Intendencia
General de Ejrcito y Hacienda de la provin provincia
cia provincia manifestndome que la lenta y escasa re-
...l : 1 - I 1 V I 1

ICIVIVMI JJUO O. UUOCIIfl 1. 1 1 lija 1UIMIU3 VI C
Manda-pa ha dado lugar que las pensionis pensionistas
tas pensionistas de este ramo se encuentren hoy cobrando
con extraordinario atraso las pequeas cuotas
con que la munificencia Soberana, determin
socorrerlas, y de ah las constantes reclama reclamaciones
ciones reclamaciones que estas infelices hacen, sin que hasta
ahora me haya sido dado remediar sus situa situaciones
ciones situaciones por iva a decidida fue tm-rri "voluntad,

he resuelto recordar a todos los Funcionarios
pblicos llamados intervenir en tarfhoble co como
mo como laudable objeto, la cooperacin que estn
obligados prestar en tan importante asunto,
para responder de una manera satisfactoria al
Real decreto de 30 de Mayo de 1831.
Por todas estas razones muy dignas de la
Consideracin de este Superior Gobierno, Ca Capitana
pitana Capitana General y Superintendencia; he venido
en resolver con fecha de hoy, se recuerde el
mas exacto y puntual cumplimiento de' dicho
Real decreto y las Instrucciones que para la
recaudacin y administracin de este ramo
se publicaron en 1811, cuyo efecto se'inser se'inser-tarn
tarn se'inser-tarn en la Gaceta de esta Plaza continua continuacin
cin continuacin de esta disposicin, esperando del celo y

eficacia, no solamente de todos los Jueces de

primra instancia, sino tambin de los Corre Corregidores
gidores Corregidores y Alcaldes que concurrirn de manco

mn y cada uno por su parte su mas exacto

cumplimiento, auxiliando a los Prrocos en
.todo cuanto puedan necesitar con la ayuda y
' cooperacin de su autoridad, para que los re resultados
sultados resultados correspondan de una manera satis

factoria los justos deseos que me animan con

el tin de que en lo sucesivo marche este neg

ci con la regularidad que corresponde. Dios

guarde UU. muchos aos. Puerto-Rico 13

de Setiembre de 1856. Jse Lemf.ry.

Seores Corregidores y Alcaldes ordina

rios de los pueblos de esta Isla.
" KEAL Oi:iUA'.

Excmo Sr. El Rey Nuestro Seor se ha

servido dirigirme con fechi 30 de Mayo pr

ximo pasudo el Real decreto siguiente.

. Uno de los arbitrios establecidos en el
ao de mil ochocientos once para atender
las necesidades de la Monarqua en' aquella
fatal poca, fu la Manla-pa forzosa determi

nada en. los- testamentos por varios Reales de

cretos, en los que se prefij la cuota, mtodo

de recaudacin, y personas que deban nter

venir en la exaccin de esta manda poltica y

religiosa, cuya continuacin hacen cada vez

mas necesaria la calamidad de los tiempos y

las urgencias de mi Real erario. La diversidad

INSTRUCCION
PARA LA EXACCION Y COBRANZA DE LA

Artc

culo 19

En todos los testamentos que

mos y lemas eclesisticos que regenten 6 ad administren
ministren administren parroquias, y los colectores de de derechos
rechos derechos parroquiales bajo cualquiera denomina denominacin,
cin, denominacin, donde los haya, incorporarn el importe
?e esta manda en la nmina cuenta le dere dere-c!
c! dere-c! js y gastos le parroquias, y cobrndolo con

los le funeral, lo conservaran en su poder.

Art. 8? Si los herederos no entregasen

esta manda al tiempo le satisfacer los dere

chos parroquiales, los Rrrocos pasarn la

Autoridad del pueblo, dentro Ve las veinte y

cuatro horas inmediatas a habei recibido los
derechos del funeral, razn expresiva de los
nombres y apellidos del finado, y de los here herederos
deros herederos que se niegan dilatan el pago. La no nota
ta nota razn mencionada la pasarn los Prro

cos los Intendentes en las capitales, a los
Subdelegados de Real Hacienda en las cabe cabezas
zas cabezas de partidos, y en los dems pueblos los
Alcaldes.;
Art. 9?: Los Intendentes, Subdelega Jo-

y Justicias procedern ror medio fe, sus res-.

pectivos dependientes o recauaaaores contra

os herederos la exaccin de este legado, cu

se otorguen aesae ia iecna ae esie mi, tteai cobranza debern ejecutar en el trmino d
decreto en q- dominios le la Monarqua espa- tres djas entregando la cantidad al mismo

ola, se ex esar en clausula separada la Prroco, que la anotar con las dems perci-Manda-pa
fi zosa de doce reales de velln en Dtjas

la t-emnsulc r ,. ls,a3 adyacentes y de tres pe- A lfJ Log msmos Prrocos ca1fi 6e3

sos en las pr metas ie Asia y ultramar, con-

a ti tl n i ni taca lidian ciiii t?" a iaa uiui luauco ursi"-
forme a lo n ndado en Real.s Cdulas y va-. pn s?DHp ,ftlas ias ennttAaA ni?

. -i

hayan percibido, acompaando una lista du

nas Reales o denes. Los Inscrbanos que

omitan sern; nispensos de su oficio por se.s firmad ,0's mismos en ,a cuaI
meses la pnnl ra vez, un ano por la segunda, referencia a libro de partidas de difuntos,
y privados po, la tercera. Lrnresen el nombre v aoell.do del finado, v el

Art. tl? Justan obligados al pago de esta ,os here(Jeros 'ha'n salsfecho e, legdo. legdo.-manda
manda legdo.-manda todos 1 s que sean instituidos herede- 1 ,
ros, inclusas I iglesias, ermitas, santuarios, Art- E" el act m,sm ue ,os P"
comunidades .eligiosas, hospitales otros es-'ocos entreguen los productos de esta manda,
tablecimkenps piadosos y de beneficencia J cuidaran las Justicias de dar es el competente
. ?' t r r recibo, nue nondran al me de una de las dos

ifrua menie ue ios neretieros usuiruciuarios. :

los fideicon"!

que dejan
fiagios poic'
Art. 38.r

1 1 I I !'

m iicinc in riisii rprnirurx i ari iii'ii iihth kii rH

arios v las testamentarias de ios . 1 . ,r

bienes or su alma, oara su-: guardo, quedndose la otra en poder de la Au

para

misma.
Los sucesores de mayorazgos y

vnculos pagarn la misma cantidad., Si el su sucesor
cesor sucesor de la vinculacin fuese distinto del here heredero
dero heredero de los bienes libres, satisfar cada uno
por si la misma cuota. Para el pago de esta
manda se reputa por sucesor el primero que
tome posesin, reservndole su derecho pr4a
cobrar la cantidad de aquel quien en tenuta
en juicio de posesin plenaria se declare el
derecho.
Art. 4? Asimismo se exigir de los he herederos
rederos herederos abintestado, aun cuando los finados
sean menores de edad prvulos, siempre que
por su muerte se transfiera sus herederos el
dominio el usufructo de algunos bienes de
cualquiera clase que sean.
Art. 5? Los que se entierren de limosna
no dejen bienes ni caudal alguno, no estn
obligados al pago de esta manda, aunque "ha "hayan
yan "hayan otorgado testamento.
Art. 6 Los productos de esta manda
forzosa se aplicarn precisamente los piado piadosos
sos piadosos objetos declarados en las disposiciones 2
3 4 5- y 6' de la Real Cdula de quince de
Setiembre de mil ochocientos veinte y cinco.
Art. 7? Los Prrocos, Vicarios, Ecno-

toridad como documento de cargo. Se abona

r los Prrocos un tres por ciento por razn
de gastos de escritorio de las sumas que per perciban
ciban perciban directamente de los herederos, j no do
las que recauden por apremio los morosos.
Art. 12. Las Justicias de los pueblos, ,
los quince dias de haber recibido los caudales
y listas firmadas por los Prrocos, se presen presentarn
tarn presentarn en las Contaduras de provincias' de
partido para verificar la entrega de loa produc productos
tos productos del semestre precedente. Los Contadores,
con vista de las listas firmadas por los Prro Prrocos,
cos, Prrocos, liquidarn la cuenta k las Justicias, y por
la misma harn cargo las Tesoreras y De Depositaras,
positaras, Depositaras, en las que se recibirn estos cau caudales,
dales, caudales, dando carta de pago los interesados.
Estos fondos quedarn disposicin del Real
Tesoro para atender i los objetos de su apli aplicacin.
cacin. aplicacin. Art. 13. Las confrontaciones que las
Reales oficinas de contabilidad crean necesa necesarias,
rias, necesarias, se practicarn disponiendo el cotejo de
la lista presentada por los Alcaldes, con laque
debe obrar con el recibo en poder del Prro Prroco
co Prroco y con los libros de difuntos de la parroquia.
Art. 14. A fin de que bajo ningn prete-'
to sufra retraso ni entorpecimiento la ejecu-



cion detesta mi soberana voluntad, se excitar
el celo pastoral de los M. RR. Arzobispos,
RR. Obispos y dems prelados, para que en
uso de su autoridad ordenen y manden Jt los
Prrocos el exacto y puntual desempeo de
cuanto les. concierne; cuidando de que en la
santa visita de cada parroquia se tenga presen presente
te presente el cumplimiento de este legado piadoso.
rt. 15. Las anteriores disposiciones co comenzarn
menzarn comenzarn tener efecto desde primero de Ene Enero
ro Enero dl presente ao, y por consiguiente deber
estar recaudado el primer semestre en fines de
Junio prximo; reservndome yo determinar
lo conveniente para la recaudacin de los atra atrasos
sos atrasos de esta manda desde mil ochocientos once
en que se instituy, bata fines de Diciembre
de mil ochocientos treinta.
Art. 16. La Direccin general de rentas
queda encargada de tomar todas las disposicio disposiciones
nes disposiciones necesarias para su mas puntualobservan puntualobservan-cia,
cia, puntualobservan-cia, entendindose con los Intendentes en los
trminos que lo hace en los dems impuestos
y Reales Contribuciones." La misma Direc Direccin
cin Direccin presentar al Ministerio de Hacienda en
el mes siguiente al vencimiento de cada semes

tre un estado del producto de esta Manda-ps

forzosa: expondr las omisiones taitas en q

pueden haber incurrido los agentes inmediatos;
y consultar las dudas y dificultades que se
opongan. Tendrislo entendido, y dispondris
lo conveniente su cumplimiento, Est ru rubricado
bricado rubricado de Igu Real mano. En Aranjuez
treinta de Myo de mil ochocientos treinta y
uno. A D. Luis Lpez Ballesteros. Loque
de Real orden comunico V. E. para los efec efectos
tos efectos correspondientes su cumplimiento. -Dios
guarde. & V. E. muchos aos. Madrid 23 de
Junio de 1831. Luis : Lpez Ballesteros.
Sr. Intendente deja Habana.
DECRETO.
Habana 9 de Setiembre de 1831.5 Cm Cmplase
plase Cmplase la precedente Real rden, y para ello
tormue .,." ,-HtWipJMf$. tiiltuJ:
contstese y tmee razn en la Administra Administracin
cin Administracin general de Rentas terrestres, en la Con Contadura
tadura Contadura general de Ejrcito y en el :f Tribunal
de Cuentas. Villanueva. T
(Concluir.)
'V ")' 'i.
l Circular um. 33. I
Con l fin de evitar los males que pueden se seguirse
guirse seguirse en lo sucesivo multitud de familias por
falta de constancia en los libros Parroquiales del
ia en que fallecieren alguno algunos d'sus
individuos de la epidemia reinante, he resuelto
con tan importante objeto se faciliten por UU.
los Curas Prrocos todas las noticias que les pi pidan
dan pidan respecto de este particular por lo que hace
los que hasta' el dia han fallecido; y que desde'
el recibo d esta Circular en adelante les pasen
U. una papeleta en que conste el nombre y ape apellido
llido apellido de los que mueran, su estado, naturaleza y
e nmero de hijos si los tuvieren, con todo lo
dems que pueda conducir al exclarecimiento de
cualquiera duda que pudiera presentarse en lo
venidero.
Y lo comunico UU. para su inteligencia y
efectos expresados.
Dios guarde UU. muchos aos. Puerto Puerto-Eic
Eic Puerto-Eic Setiembre 25 de 1856. Jos Lemert.
Sr'es. Corregidores y Alcaldes ordinarios
de los pueblos de esta Isla.
Como Secretario de este Gobierno y Capi Capitana
tana Capitana general, certifico : que la anterior cir circular
cular circular ha sido expedida de rdenjde S. E., as
como su insercin en la Gaceta del Gobierno.
Puerto-Rico 25 de Setiembre de 1856. Fran Francisco
cisco Francisco Gacela;

ESPAA.

(Del Correo de Ultramar.)
PRESIDENCIA. DEL CONSEJO DE MINISTROS.
' Exposicin a S. M.
. .Seora: Entre las ardua cuestiones que han pro provocado
vocado provocado lo tristes, sucesos ltimamente acaecidos en
MuuYid y en otros muchos pueblos importadles de la

monarqua, y cuya definitiva solucin no puede menos
de acometer el Gobierno de S. M., es digna de ocupar
un lugar preferente la cuestin de Milicia nacional.
Considerada esta institucin como una de las mas
firmes garantas que protejen las preciosas conquis conquistas
tas conquistas de los'tiempos modernos, por la generalidad de
los .que, permaneciendo extraos a las evoluciones
incesantes del espritu, rinden todava culto todas
y cada una de las formas primitivas de que el princi principio
pio principio liberal se present revestido al hacer su ltima
aparicin en Europa, natural es que los ojos de los
hombres irreflexivos pase por desafecto la causa de
las nuevas ideas el Gobierno que se atreva comba combatir
tir combatir de frente una arraigada preocupacin. Pero los
Ministros que tienen la honra de aconsejar V. M.,
y que estn decididos llevar adelante su sistema con
prescindmento absoluto de las inmoderadas exigen exigencias
cias exigencias que, partiendo de puntos encontrados, se cruzan
y chocan en la ardiente arena de la poltica palpitan palpitante,
te, palpitante, no se dejarn imponer por las vanas iras de esa
caprichosa impopularidad que persigue cuantos re resisten
sisten resisten los ciegos mpetus del vulgo.
La conducta del Gobierno se prestaria cargos
mas menos especiosos, si por un acto inmotivado y
gratuito de su voluntad suscitara hoy la cuestin de
que se trata; si solo estimulado por el vano prurito
de aniquilar una de las creaciones de la situacin que
termin el 14 de Julio de este ao, propusiera V. M.

la abolicin deja Milicia nacional. Pero razones de deducidas
ducidas deducidas de un orden mas elevado, razones las cua cuales
les cuales es por completo ajena la influencia del sentimien

to exageradamente represivo que pudiera agitarse en
el seno de algunas de las fracciones en que e divide
el informe cuerpo de nuestros partidos polticos; ra razones
zones razones que se desprenden del fondo mismo de nuestra
sociedad, son las que despus de maduras y concien concienzudas
zudas concienzudas deliberaciones, obran en el nimo de vuestros
Ministros responsables para aconsejar V. M. la
adopcin de esta providencia.
La iniciativa de la agresin, como es notorio en
Espaa y en Europa, no ha procedido del Gobierno
de V. M. La fuerza ciudadana de Madrid, y su ejem ejemplo,
plo, ejemplo, d simultneamente con ella, la mayora de la de
todo el Reino, se sublev contra la Autoridad Real,
Solo porque V. M. tuVo bien admitir al Presidente
del anterior Gabinete la dimisin ofrecida reiterada reiteradamente
mente reiteradamente y enq todas las seales de que van acompaua acompaua-das
das acompaua-das las resoluciones irrevocables. Provocada el con

flicto., atacado eLTraoo en4ma.1l.

... ..

esenciales; convertida la discusin pacrwa en mani

fiesta y declarada rebelin, ai jooierno oe v ni. no

le quedaba otro recurso que e! de aceptar le lucha en
el campo en que la insensatez de las turbas obceca obcecadas
das obcecadas se la presentaba; velar por la incolumidad de la
institucin monrquica; sacar el vacilante principio de
Autoridad salvo ileso; sofocar el desa -rollo amena

zante del germen que llevaba en sus. ranas una es

pantosa catstrofe social; restituir en tima sus fueros
al orden pblico, profundamente alterado, reservn reservndose,
dose, reservndose, para cuando estuviese asegurada la existencia
de tan vitales objetos, el exmen de aquellas medidas,
cuya realizacin haba de ponerlos cubierto de nue nuevos
vos nuevos y mas srios compromisos.
Estudiando con nimo sereno la historia de la mi milicia
licia milicia nacional desde su introduccin en Espaa hasta
el dia, se ve cla'rsimamente como, lejos de correspon corresponder
der corresponder al fin de su establecimiento, ha producido resulta resultados
dos resultados que no podian caber en la previsin y esperanzas
de los que en diversas pocas recientes lejanas han
pensado de buena f afianzar sliuined por su me medio
dio medio la libertad, el orden y la independ ; lia de la na nacin.
cin. nacin. Si exceptuamos el perodo de la lima guerra
civil, durante el cual la milicia de las Vincias, afli afligidas
gidas afligidas por tan cruel azote, dio brillante liuestras de
valor y constancia, y sell con el sello desu noble san sangre
gre sangre la lealtad de sus patriticos sentimientos en favor
de una causa que simbolizaba la doble legitimidad de
la dinasta y del rgimen constitucional, fuerza es con convenir
venir convenir en que por punto general la milicia, ha sido ele elemento
mento elemento de perturbacin incesante; escarnacion del es es-piju
piju es-piju de protesta contra todos los poderes estableci establecidos,
dos, establecidos, cualesquiera que fuesen su procedencia y filia filiacin
cin filiacin polticas; escollo contra el cual se han estrellado
siempre las reformas pacficas, y fuerza comprensiva
del vuelo que aspiraban tomar todos los intereses
legtimamente positivos.
.Tan cierto es que el princio de desobediencia re reside
side reside en lo mas ntimo de esta institucin, que aun -en
medio de la lucha de los siete aos, cuando el Trono
de V. M. y las libertades nacionales eran objeto de un
sangriento litigio; cuando la unin estrecha y sincera
de todos sus leales defensores constitua una de las
imprescindibles condiciones del anhelado triunfo, no
fu hj milicia ajena los movimientos revolucionarios
que mas de una vez comprometieron el xito do ta
contienda empeada. Y despus de asegurada defini definitivamente
tivamente definitivamente la victoria, y desvanecidos los temores que
infunda el comn enemigo, la milicia nacional se en entreg
treg entreg libremente los instinto que fermentaban en
su seno, y coron una serie de actos perturbadores,,
concurriendo activamente la conmocin general ocur ocurrida
rida ocurrida en 1840.

Pareca natural que lanzado de las regiones del
poder el' partido de cuyas filas haban salido los hom hombres
bres hombres que dirigan las riendas del Estado en aquel ao,
y que modelado el Gobierno conforme al tipo predo predominante
minante predominante entonces, la milicia nacional hubiera dado
de mano sus hbitos invasores y -echado en olvido
sus resabios belicosos. La milicia, sin embargo, no
poda romper la ineluctable ley de su destino; y ce cediendo
diendo cediendo al vrtigo que la arrastraba su irresistible
vocacin, se levant y devor aquella situacin, obra
de sus manos, y erigida sobre el deleznable funda fundamento
mento fundamento de sus bayonetus..
Esta sucesin no interrumpida de fenmenos idn idnticos;
ticos; idnticos; esta peculiaridad que distingue, polticamente
consideradas, las manifestaciones de la milicia nacio nacional,
nal, nacional, y que constituye el carcter sobresaliente de su
historia, no pudo ocultarse la sagacidad de los hom hombres
bres hombres mas importantes del- partido que habia hecho de
esta institucin un artculo de su smbolo. Por lo cual
esos mismos hombres, con una franqueza que nunca
ser bastantemente encarecida, la eliminaron del cua cuadro
dro cuadro en que figuran las prescripciones fundamentales
del sistema poltico por cuyo triunfo se afanaban con
la ti1 u litna u Hodintpmaailna ft: fntrv nt

j
Pero las tendencias restrictivas que predomina predominaron
ron predominaron constantemente cu las regiones del Gobierno, con

posterioridad ala revolucin europea le lo4o, co comenzaron
menzaron comenzaron preocupar seriamente el nimo de los que,'
consagrados toda su vida 6 la coman defensa del or orden
den orden y de la libertad, no podian uinos de contemplar
con inquietud el fatal movimiento que en un sentido
contrario la corriente de la opinin y las exigen exigencias
cias exigencias de la poca se habia impreso la mquina del
Estado. La necesidad de robustecer con nuevas y mas
slidas garantas aquellas instituciones que son como
el resumen del espritu de la poltica moderna, Se hi hizo
zo hizo sentir entonces vivamente en todas las clases so so-cales.
cales. so-cales. Y de esta necesidad perentoria naci la dea
de pie tal vez una milicia nacional, caracterizada por
la sanidad de sus elementos y la correccin de su for forma,
ma, forma, seria el dique contra el cual vendran estrellar estrellarse
se estrellarse lo mismo lus pretensiones de administraciones in invasores
vasores invasores que los ciegos mpetus de la muchedumbre.
Y si bien por estas causas las lecciones de la' ex experiencia
periencia experiencia anterior 1854 no ofrecan datos bastantes
para juzgar inapelablemente la institucin de que tra

tamos, los acontecimientos posteriores, en ios cuaies,
siernore nue han tenido or objeto la alteracin del

''rcfi feny fnf JcseTre7ato la -tnii'icia ana fiii.iorj uuoira-

ria los supuestos fines de su creacin, son motivos
mas que suficientes para que sin temor de dictar un
fallo temerario, se pronuncie contra ella une declara declaracin
cin declaracin de incompatibilidad con la gestin ordenada y
regular del Estado. Los Consejeros de V. M.,'sin mas
que registrar la aventura los materiales destinados
formar un dia el cuerpo de la historia correspondien correspondiente
te correspondiente al borrascoso perodo que atravesamos, podran
ofrecer agrupados la vista de la nacin y de la Eu Europa
ropa Europa una multitud de hechos concluyeme en, corro corroboracin
boracin corroboracin de sus asertos.
Mas, penetrados por un lado de que la ndole do
este documento no se presta una prolija discusin,
y por otro de que ser indeleble la huella que en el
nimo de todos ha grabado el espectculo de los ter terribles
ribles terribles dramas (pie hemos asistido, se abstienen con
gusto de profundizar una resea tanto mas penosa,
cuanto que se encamino poner de manifiesto los vi-T
cios incurables de aquella misma institucin que una vez
y otra vez inspir en los terribles trances de la guerra
dinstica insignes y memorables hechos de armas.
Forzoso es, sin embargo, llegada esta solemne oca ocasin,
sin, ocasin, y despus del nulo conflicto del Gobierno do
V. Al. que no ha provocado, que bu rehuido, que de de-todas
todas de-todas veras ha lamentado, declarar paladinamente
que la actitud en que I milicia se ha colocado en to todos
dos todos lus disturbios provocados por las pasiones revolu revolucionaras
cionaras revolucionaras durante, los ltimos aos, es digna de la mas
amarga censura, cualquiera que sea el punto de vista
que se escoja para examinarla y apreciarla. La dema demagogia
gogia demagogia podr reconvenirla siempre por la tibieza de sus
mal disimuladas simpatas, y los defensores del orden
social, por su neutralidad equvoca y funesta. Es de decir,
cir, decir, que la milicia nacional, interpuesta entre las Tuer Tuerzas
zas Tuerzas tutelares y las fuerzas destructoras de la sociedad,
al cohibir la enrgica espansion de lus primeras, coad coadyuvaba
yuvaba coadyuvaba eficazmente al predominio de las segundas; y
que mientras el curso veloz de los sucesos no la oblig
revelar sus ocultas intenciones, enluvo siendo el es escudo
cudo escudo protector cuyo amparo tramaban y ponian en
vas de ejecucin en Espaa sus nfiuslos designios
los eternos enemigos de la paz y del bienestar de las
naciones.

Es indudable, pues, que tal corno la milicia surgi
constituida de la revolucin de 1854, no caba en lo
posible sostenerla, y que cualquier gobierno digno do
este nombre, tenia el deber imperioso de introducir
por lo menos modificaciones sustanciales en su orga organizacin.
nizacin. organizacin. Porque la milicia constaba de elementos he heterogneos
terogneos heterogneos que servion de rgano intereses distintos;
y contrapuestos; y porque entre ellos era dominador
y absorbente el elemento del proletariado, el mas te-



-3-

mitile ior su audacia y por su triste docilidad la voz
de prfidos consejos.
Pero la in poco dudan vuestros consejeros responsa responsables
bles responsables que la milicia nacionnl, cualesquiera reformas
que ahora se introdujeran en su organizacin, seria
siempre entre nosotros una causa justificada de rece recelo
lo recelo y de irritacin perennes, y un obstculo insuperable
al advenimiento pacifico y sucesin recular por las re regiones
giones regiones del poder, de las diversas parcialidades que se
disputan en la vasta esfera de la legalidad la iniciati iniciativa
va iniciativa y direccin de los negocios. Advenimiento y suce sucesin
sin sucesin que, digmoslo de paso, son naturales, saludables
y veces salvadores en la vida complicada del rgi rgimen
men rgimen moderno; porqueatisfacen las necesidades pe peridicas
ridicas peridicas y alternadus de los tiempos; responden la
oscilacin y manifestaciones variadas de la opinin;
elevan la regin oficial los adelantos del espritu p pblico;
blico; pblico; dan vado y xito las exigencias respetables y
ordenadas aspiraciones de todos los intereses sociales,
desde los mas grandes y permanentes hasta los mas
modestos y transitorios, imprimen los poderes, a
las instituciones, lu imprenta, la tribuna y los
partidos, al despnjnrlos de sus tendencias destempla destempladas
das destempladas y agresivas, aqucllu feliz parsimonia y bien tem templada
plada templada flexibilidad, que tan necesarias y urgentes son
ya para nosotros, si hemos de cerrar el largo y san sangriento
griento sangriento debate que hace medio siglo asisten escan escandalizadas
dalizadas escandalizadas la nacin y la Europa; y si hemos de termi terminar
nar terminar de una vez y para siempre el costoso perodo de
las experiencias y de los ensayos, y entrar de lleno
con paso firme y seguro en las vas amplias y fecun fecundas
das fecundas del Gobierno constitucional.
Y elevndonos ahora otro orden de considera consideraciones,
ciones, consideraciones, no ya deducidas de los desengaos y experi experimentos
mentos experimentos recientes y remotos, sujetos por su naturaleza
a varios interpretaciones y encontrados juicios: y pe penetrando
netrando penetrando intimamente en la ndole abstracta de la ins institucin,
titucin, institucin, hallamos que la condena el criterio de, prin principios
cipios principios infalibles aun los ojos de sus sostenedores mas
eonvetfcidns y leales.
Toda institucin, seora, cuyo objeto, cuyo fin,
cuyo carcter, derechos, deberes y misin poltica no
estn bien definidos en la opinin y en las leyes, y que,
por el contrario, se controvierten, se falsifican y estra estra-van
van estra-van de continuo, esa institucin, en virtud de una re regla
gla regla exenta de toda excepcin, es desde luego anma anmala,
la, anmala, contradictoria, peligrosa y poco vividera; y su exis existencia
tencia existencia artificial, fugaz y agitada solo aparece, solo ca cabe,
be, cabe, solo se explica en las trranJes crisis, en. esos mo

mentos histricos, en los cuales los pueblos, trabaja trabajados
dos trabajados por el espritu do les revoluciones, buscan la
ventura todas las salidas, devoran todas las ideas, aco aco-jen
jen aco-jen todas las paradojas, se apoderan de los instrumen instrumentos
tos instrumentos mas opuestos incoherentes entre s para sacudir
una forma que los encadena, y discurrir rpidamente
por un erizado camino hcia el trmino necesario que
irresistiblemente los arrastra y solicita.
Si la simple enunciacin de estas verdades no die diese
se diese en rostro los obcecados panegiristas de la mili milicia,
cia, milicia, bastara recordarles para aniquilar sus. sofismas,
que cuantas veces se han debatido dentro y fuera del
Parlamento, en los tres perodos de la vida de esta
institucin, su naturaleza, composicin y objeto, otras
tantas hubo de apelarse en la discusin y en la reso resolucin
lucin resolucin frases ambiguas, lugares comunes, gene generalidades
ralidades generalidades alarmantes, prescripciones de doble senti sentido
do sentido y interpretaciones desleales, para venir al fin
parar y caer lastimosamente en la triste realidad de
los desenlaces mas desdichados y sangrientos.
Otra razn do menos importante y resolutoria de
la cuestin que en nuestro sentir se ventila hoy por
ltima vez en la esfera del Gobierno, inclinar de se seguro
guro seguro el nimo de V. M. la adopcin de la medida
que reverentemente le proponemos. Derogada des despus
pus despus de infaustas y repetidas resurrecciones la ley del
3 de Febrero, y despojadas las corporaciones provin provinciales
ciales provinciales y municipales de aquellas atribuciones eminen eminentemente
temente eminentemente polticas, que si tuvieron su explicacin y sus
dias gloriosos en algunas, pocas de nuestra historia
mediu, no caben en la organizacin de los pueblos mo modernos;
dernos; modernos; restituidas aquellas por las Cortes Constitu Constituyentes
yentes Constituyentes sii carcter propio y una forma y atribucio atribuciones
nes atribuciones mas modestas; y llamadas de hoy en mielan te, no
ventilar los altos y difciles problemas de gobierno,
no invadir prerogativas que no pueden pertenecer pertenecer-Ies,
Ies, pertenecer-Ies, sno administrar y proteger intereses mejor de definidos
finidos definidos y mus inmediatos; la milicia nacional, someti sometida
da sometida las ordenes de las corporaciones populares, ca carecera
recera carecera ile todo objeto real aparente, y se converti convertira
ra convertira por la misma naturaleza de las cosas, y mas des descubierta
cubierta descubierta y acerbamente que en otras ocasiones, en ins instrumento
trumento instrumento de esas pasiones, intereses egostas y rivali rivalidades
dades rivalidades exiguas y mezquinas que tanto aquejan por
desgracia nuestros, pueblos, y cuyo desarrollo y
crecimiento nunca contribuirn sabiendas vuestros
actuales consejeros.
Mas, no obstante este cmulo de consideraciones
tericas histricas que demandan una la abolicin
de la milicia, y pesar del inmenso escndalo y per pernicioso
nicioso pernicioso ejemplo dado por la de esta Corte, todava hu hubiera
biera hubiera tentado el Gobierno ta ultima prueba en favor
de una institucin contra la cual ninguno de sus miem-

bros abriga prevenciones hostiles. El Gobierno, segn
lo declar solemnemente en documentos publicados

bajo su inspiracin por las Autoridades, vencidos que
fueron en Madrid los rebeldes, hubiera procurado de
buena f, con deseo del acierto, animado del espritu

de moderacin y de imparcialidad que le guia en toda
su conducta, buscar, y hallar el. medio de resolver el
rduo problema de la co existencia, armnica de la
milicia nacional y del orden pblico. Pero en vista de
la conducta altamente vituperable que ha observado
la mayor parte de la de las provincias; en vista de la
facilidad con qu las clases conservadoras, que en cier cierto
to cierto modo se hallaban tambin en ella representadas,
se dejaron arrastrar por el frenes del menor nmero,
el Gobierno cree llegado el caso de cerrar la seria de
estudios prcticos hechos hasta el dia sobre una cues cuestin
tin cuestin que se presenta con todos los caracteres de irre irresoluble.
soluble. irresoluble. Las clases conservadoras, por otra parte, no ocul ocultan
tan ocultan su desvio hacia una institucin que les impone
obligaciones futigosas, que interrumpe el curso de sus
tareas diarias, que turba intempestivamente las horas
de sus lcitos icios, que les roba una parte del precio precioso
so precioso capital representado por el tiempo, que inocula h hbitos
bitos hbitos de disipacin y de holganza en las clases traba trabajadoras;
jadoras; trabajadoras; que convirtiendo al individuo en entidad mis-,
ta de ciudadano y de soldado, le coloca en una situa situacin
cin situacin comprometida y equivoca, que bajo el punto de
vista econmico consume improductivamente una con considerable
siderable considerable parte de la hacienda general, provinriAl y
municipal, distrayndola de sus naturales y fecundas
aplicaciones; que, en fin. por la constancia de bu ma malfica
lfica malfica influeuciu sobre el orden poltico, ocasiona irre irreparables
parables irreparables prdidas la riqueza de la nacin, produce
ruinosos sacudimientos en el sistema del crdito pbli pblico
co pblico y privado, y retardando en proporciones incalcula incalculables
bles incalculables el movimiento de la comn prosperidad, ataca
mas mnos todos los intereses, lo mismo loa del ca capital
pital capital que los del trabajo. Luchar contra el torrente de
la opinin enrgica y justamente pronunciada, y de desestimar
sestimar desestimar pretensiones que nada tienen de exageradas
irritantes, no es propio de un Gobierno como el que
tiene la honra de aconsejar V. M. y que sa ha pro propuesto
puesto propuesto satisfacer tudas las exigencias legitimas y dis dispensar
pensar dispensar benvola acogida todas manifestaciones rec rectas
tas rectas y genuinas del espritu pblico.
Los que temen que ce n la desaparicin de la mi milicia
licia milicia pierdan uno de sus inespugnaWea baluartes flues flues-lra,Jib'Hd
lra,Jib'Hd flues-lra,Jib'Hd .tuwBira jndenpHt"ci, fn,nii! de re refutados,
futados, refutados, son digVius de ser compadecidos. Cuando el
sentimiento do nuestra nacionalidad ha sido Verdade Verdaderamente
ramente Verdaderamente lastimado, los paoles hemos sabido con
exponteneidad heroica volver por uuestra honra, y de demostrar
mostrar demostrar al mnmlo que no hay poder capaz de manci mancillarla
llarla mancillarla impunemente. Para rechazar invasiones extran extranjeras,
jeras, extranjeras, emprendidas con el objeto de borrarnos del cua

dro de las naciones libres uncirnos al tufo da una

prepotente voluntad exterior, nunca hemos necesitado

de la milicia nacional; porque el patriotismo, en la

genuina y tradicional acepcin de la palabra, es inft
nitamente superior en virtud y grandeza las mez

quinas formas en que cifran el triunfo de sus frgiles
combinaciones los partidos polticos. Mas cuando la
violacin del territorio no ha sido preparada para me menoscabar
noscabar menoscabar anular nuestra personalidad nacional, sino

para intervenir c. nuestras domesticas contiendas y
decidir la victoria en favor de un determinado siste

ma de gobierno, entonces la milicia ha sucumbido f

cilmente con el redimen que estaba encargada de pro proteger
teger proteger y conservar; 180S y 1823 son dos fechas que en
la historia contempornea hablan, Seora, con irre irresistible
sistible irresistible elocuencia.
Por lo que hacu al pretendido compromiso en que
la supresin de la milicia ha de colocar la estabilidad
del sistema constitucional, los Ministros que suscriben
creeran inferir un agravio al buen juicio de la nacin
si dieran la mas leva importancia tan pueril recelo.
El Tronp de V. M., identificado con la causa de
las reformas y smbolo del pacto de concordia y alian alianza
za alianza celebrado entre los dos principios que se agitan en
la esfera politice; el Trono de V. M., cuya legitimi legitimidad
dad legitimidad hereditaria ha sido proclamada y defendida en
nombre de las antiguas franquicias que su voz re renacieron
nacieron renacieron transfiguradas; la fuerza siempre creciente
de las nuevas ideas; el progreso de ta cultura moral y
material de los pueblos; los intereses creados y arrai arraigados
gados arraigados por efecto nVe los mismos sacudimientos revolu revolucionarios;
cionarios; revolucionarios; la atmsfera en que la nueva generacin
vive y respira, y la mano de la Providencia que en
sus juicios inescrutables permite la humanidad 're 'recorrer
correr 'recorrer un nuevo y desusado camino; estos son, Seo Seora,
ra, Seora, los slidos fundamentos en que descansan el reju rejuvenecido
venecido rejuvenecido edificio de nuestras libertades y el dique que
nunca podr sobrepujar una reaccin que solo aspi-
ran intereses egoistus, inteligencias estraviadss y vo voluntades
luntades voluntades enfermizas. Si la libertad no tuviera en Es Espaa
paa Espaa mas apoyo y mas sosten que las boyonetas de la
milicia nacional; si para prevalecer 'en nuestro sue suelo
lo suelo necesitara indispensablemente el auxilio de la fuer fuerza
za fuerza armada, la libertad se convertira en una tirana
insoportable') y encubrira, bajo apariencias engao engaosas,
sas, engaosas, el mas cruel despotismo.

Si, fuiev, la milicia nacional es para el orden y re reposo
poso reposo pblico un constante motivo de perturbacin; si
es una ocasin de disgusto y de inquietad para las cla-

Ises conservadoras, y un venero de corrupcin para las

menesterosas y proletarias; si daa a la produccin;
intimida y entorpece' el comercio; detiene d anula las
reformas pacificas; es antiptica todo poder y toda
gobierno; impide el libre desenvolvimiento de lar ins instituciones
tituciones instituciones representativas; ataja el flujo y reflujo da
los partidos constitucionales; estravia y encadeoa ta
capricho la opinin pblica, y resiste i una organiza organizacin
cin organizacin racional y su fin legal concreto y definido; si no
cabe en el rgimen de nuestros tiempos, que tiene per
fundamento la concordia, y no ia lucha, de los altos
poderes del Estado; y finalmente, si cuando suena la
hora de las grandes catstrofes, la milicia nacional
asiste impasible resiste dbilmente al comn naufra naufragio
gio naufragio del orden y de la libertad. Ion Ministros que sus suscriben,
criben, suscriben, justificada y legitimada su conducta los ojos
de la nacin y los ojos de la historia, tranquilos por
el fallo de sus conciudadanos, y seguros del servicio
que prestan al Trono constitucional de V. M., tienen
la honra de proponer i V. M. la adopcin del adjunto
proyecto de decreto.
Madrid 15 de Agosto de 1856. Seora. A L.
K. P. le V. SI. Leopoldo O'Doooell. .ieoroedea
Postor l)iuz. Cirilo Alvarez. Manuel Cantero.
Pedro Buyarri. Antonio de los Ros Rosas. 'Juna
Manuel Collado.
Ileal decreto.
En consideracin las razones que me ba expues expuesto
to expuesto mi Consejo de Ministros acerca de la conveniencia
y necesidad de disolver la milicia nacional, vengo en
decretar lo siguiente:
Artculo l- Queda disuelta y extinguida defini definitivamente
tivamente definitivamente la milicia nacional del Reino.
Art. 2? El Gobierno dar cuenta la! Cortes en
la prxima legislatura de la adopcin y de loa funda fundamentos
mentos fundamentos de esta providencia.
Dado en Palacio 15 da Agosto de 1S56. Est
rubricado de la Real mano. El Ministro do la Go Gobernacin,
bernacin, Gobernacin, Antonio de los Ros Rosas.

' 4 (De -El Eco Hispano Americano.")
Leemos en Las Xovedadet; "Segn una curiossi curiossima
ma curiossima carta une hemos visto del padre Ambrosio Rada-

uno da los 32 individuos qoe componen ia misico da

Fe.

.a es

itmntf0 ru, ..' uiuul. ..E

Isabel, se compone de fiueve casas da madera eon le lecho
cho lecho de palmas y unas 300 barracas. E! Gobernador,
el Cnsul ingls y su secretario son les nicas perso personas
nas personas blancas que hay en la Isla. La capital se compo compone
ne compone de unas seis mil almas.
"Los bosques de que est cubierta la Isla abundan
en peras. Los habitantes, que son- horriblemente feos,
andan desnudos y llevan tana rabos. Son dciles r

bondadosos. Generalmente llevan escopeta y osan ma macho
cho macho la pipa. El dia del Corpus inauguraron el culto
catlico los misioneros con asistencia del Gobernador,
algunas seoras y 13 negros catlicos. Mas de trecien trecientos
tos trecientos salvajes armados, con su cacique al frente, rieron
en la plaza la procesin cantando y diodo ehullidoe
de alegria.
"Los mismos salvajes se presentaron al Goberna Gobernador,
dor, Gobernador, y como ste les pidiese treinta negritos con des destino
tino destino al servicio de la Reina de Espaa, pidieron con consejo
sejo consejo siete de sus pro-hombres, y al fin contestaron
negativamente aquella peticin; hecho lo cos se re retiraron
tiraron retiraron los bosques dando bullidos y haciendo gro grotescas
tescas grotescas evoluciones. El cacique principal, que tambin
anda desnudo, se distingue por un sombrero grande,
por varios adornos, entre los cuales -figura una ristra
de morcillas de tripa de perro que lleva al cuello. El
30 deber salir para Annobon porte de la misin.
El marques de Taburniga, el Diputado nico
que no aprob el voto de censura lanzado contra el
Ministerio O'Donnell por las Cortes Constituyentes,
en la sesin del 14 de Julio ltimo, ba sido agraciada

jor la Reina con la llave de gentil-hombre de Cma

ra ron ejercicio. Cuando, despus de jurar, pas dar
gracias SS. MM., la Reina regal al marqus ana

rica nave ae orillantes, incluyendo en el estuche que la
contenia, una carta autgrafa que dice as:
"Nadie es mas justo tenga siempre entrada en Pa Pa-"laco
"laco Pa-"laco que el marqus de Taburniga oue tan bien ba

"defendido los derechos de su Reina que le aprecia
"Isabel."

SS. MM. han regalado una magnfica custodia al
monasterio del Escorial. Es obra de la casa de Plala.
La custodia figura los rayos del sol. costado de bri

llantes y otras muchas piedras preciosas. Al fin de loa
rayos principales se ven ocbo gruesas perlas, que for forman
man forman juego con diez y seis amatistas. Encima, y como
remate, se ostenta una magnfica cruz, tambin de bri brillante
llante brillante y rubes. Estos rayos descansan sobre no ad admirable
mirable admirable topacio, que era,. segn dicen,'- el pono de na
bastn, de S. M. el Rey.

. basamento est cuajado igualmente de brillan

tes, todos montados el aire, y su figura es un octgo

no. io trente esta ei triangulo, a ta derecut toa ra



-4-

tratos de los Reyes, la izquierda el de la Princesa
da Asturias, y detrs las armas de Espaa.
El mrito y parecido de los retratos corresponde
la justa fama de su conocido autor, el Sr. D. Fede Federico
rico Federico Madrazo; los originales se remitieron Ginebra
donde han sido primorosamente esmaltados.

NOTICIAS DIVERSAS.

i (Del Eco Hispano-Americano.')
El gran descubridor. Leemos en un diario de
Mlaga: ';. :
' "liemos tenido el gusto de ver en el estudio del

inteligente artista D. Manuel Castro, el modelo de
una esttua de Cristbal Colon, cuyo primer ejemplar

est destinado para SS. AA. los duques de Montpen

aier; concluido ste, vaciar otros ejemplares, tanto

para algunos aficionados la escultura, que se los tie

nen pedidos, como para todas aquellas personas que
gusten adquirirlos, cuyo fin los expondr al pblico
en diferentes sitios de concurrencia. Dichas estatuas
sern de mrmol artificial, representando al clebre

navegante en el acto de explicar su atrevido proyecto

el trabajo es de mrito, y asi lo hemos odo asegurar

a personas inteligentes; su precio ser bastante arre
glado.

PUERTO-RICO 27 DE SETIEMBRE DE 1856.

BOLETIN MUNICIPAL.

DIPUTACIONES 0 EL EXCMO. AYUNTAMIENTO.
Polica.
Ciacn. 8r. Regidor, D. Pblo Rodrigan.
Asia bi Caiiii t Aioniiajuu. Sr. dem, D. Bernardo Pnela.
v Abasto pblico.
DlroricioH di 0icHi4, Sr. Regidor, D.-Eusebio Pi.
Idbm ds Piaxa, Sr. id., D. Severo Bastn.
Puerto-Rico ,l de Setiembre de 1856. Cuculla.

PROVIDENCIAS J IUCIAI.ES.

Ikitor D... Eugenio Lpez Bwtamante, Secretario hono hono-i
i hono-i ; Torio de IL jl.,' Alcalde mayo y Juez de primera instan instan-.
. instan-. cindtfu" o 5 rV---Ai. ,-. r

. Por el presente, cito, llamo y emplazo por segando pregn
T edicto & O. Ignacio Ovii, vecino de aguabo. y le man

do parezca ante esle Tribunal dentro de nueve das aiguientes

- al de esta lecha, a delenerse y purgar la culpa que le resul resulta
ta resulta en el hurto de un novillo, propio de U. Jos Mara Rios,
n que est ineurso, y condenado a la pena del desprez, bajo
apercibimiento que dicho trmino pasado sin cumplirlo, se
tendr su ausencia porpreseneia, sealndole los Estrados de
este Tribunal por lugar de citacin,' donde le sean notificados
tos autos y diligencias notificables hasta la sentencia definitiva
y su real egecucion, parndole el mismo perjuicio que si en
eu persona se notificasen. Dado en Humacao I4"de Setiem Setiembre
bre Setiembre de 1856. Z?r. Eugenio Lpez Bustamante. Bartolo Bartolom
m Bartolom Azprua.- Ignacio Otero. 2
Escribana pblica de Arecibo. Por auto de esle dia,
provedo por el Sr. Juez de primera instancia, se declara in in-.
. in-. (estado el fallecimiento de Doa Crmen de Jeeus, vecina que

fu del pueblo de Quebradillas, y por sus herederos aque

llos & quienes corresponda por derecho: en su consecuencia,
se' citan, llaman y emplazan lodos los que bajo cualquier

titulo d derecho se consideren con aecion los bienes del in

testado,- para que en el trmino de treinta das, contar des desde
de desde esta fecha, comparezcan con los documentos justificativos

k deducirlo, apercibidos en contrario de que Ies parar el per

juicio que hubiere lugar. Arecibo 16 de setiembre de 1S5S.
Francisco de Torrti, Escribano pblico. 3

SUBASTAS.

' 'Secretara del Eicmo. Ayuntamiento.
El 13 de Octubre prximo entrame, a la una del da, se
tepetir por ltima vez la subasta del abasto de carnes de es esta
ta esta Ciudad; en el concepto, de que podrn hacerse las propo-
siciones libremente, en cuanto al precio de Us carnes; pues
que la falta de interesados hasta ahora al 'referido ramo ser
in duda originada por el valor alzado que tiene el ganado en
la actualidad. Y se hace notorio para la concurrencia de li lidiadores.
diadores. lidiadores. Puerto-Kico 24 de Setiembre de 1856. Jos Mon Montesino;'
tesino;' Montesino;' I
El 2.9 del corriente, la una' del dia, se reenir en las Sa Salas
las Salas Consistoriales la Junta municipal de Subastas, con objeto
de contratar la reparacin que necesita el algib de la real Cr Crcel
cel Crcel y varios, laBlados donde duermen loa presos, calculado to todo
do todo en 224 ps-, segn el presupuesto que se halla de manifies manifies-lojen
lojen manifies-lojen sta Oficina de mi cargo. Huerto-Rico 23 de Setiembre
de'185B. -Jos Montesino. 2

A la una del (lia 29 j del corriente, se reunir en las Salas
iislsioraes la Juntajmunicipal de Subastas, con objeto de

Consisloria

enarenar en el que mejore, proposiciones hiciere en favor de
lo Fondos pblicos, H5d'incio que actualmente sirve de Car Carnicera
nicera Carnicera en esta Ciudad, tisudo en ocho mil pesos. Puerto Puerto-KLcalO
KLcalO Puerto-KLcalO Me Senairr de 185i fos Montesino. 4

Tribunal de Marina Por aulo de esie Tribunal se man

da sacar pblica subasta el pasaje del rio de Arecibo, se-

nalandose para los pregones ordinarios ios das 27 del cor

riente, 6 y 15 del venidero Octubre. Y para la concurrencia

de lidiadores y de rden del 1 nbunal se anuncia al publico.
'Puerto-Rico 13 de Setiembre de 1856. Esteban de Esca

lona. 3

Escribana de real Hacienda,

' Por auto del Juzgado de Hacienda, se ha sealado el dia
30 de los corrientes para dar el cuarto pregn de remate al

suministro del pan necesario para el Real Hospital Militar de

esta f laza, por el termino de un no. Y debiendo tener elec electo
to electo el acto ante la Junta de Almonedas, 13 una de la larde
del dia citado, se pone en conocimiento del pblico para la
concurrencia de licitadores. Puerto Kico 23 de Setiembre

de 1856 Isaac Baerga, Escribano pblico de real Hacienda.

Secretara del Corregimiento y Junta municipul de Uua Uua-yama
yama Uua-yama Estando autorizada la Junta municipal de este pue

blo para abrir una licitacin con el objeto de rematar el abas
to de carne de res, ha acordado en sesin del dia i 8 del cor corriente,
riente, corriente, sealar el 15 de Octubre prximo venidero para el ac

to del remate que tendr lugar pblicamente en este Corregi

miento, a las doce del expresado da, por proposiciones abier abiertas
tas abiertas y arregladas las
Condiciones siguientes.
Quedar libre el jueves de cada semana pa'ra loa criadores
pobres si estos lo solicitaren.
El remate Se verificar por dos, tres mas aos, segn
las proposiciones.
Sern de cuenta del rematador los gaslns de matanza de
reses, conducion de la carne la Carnicera y su expendio
portablajeros encargados suyos.
Tambin ser de su cuenta el pago del impuesto para ca caminos.
minos. caminos. En este pueblo y sus barrios se expenden diariamente de
cuarenta cincuenta arrobas de carne de vaca.
I,o que se avisa para la concurrencia de licitadores. Gua Gua-yema20de
yema20de Gua-yema20de Setiembre de 1856. V. B. Rafael Castro.
Jos Benito Benitez y Aguayo, Secretario. 1

Secretara de la Junta municipal de Vieques. Por acuer acuerdo
do acuerdo del Municipio, eelenradu el da de hoy, previa la compe competente
tente competente aprobacin del Excmo. Sr. Gobernador y Capitn Ge General,
neral, General, se saca pblica subasta el abasto de carnes de esta
Colonia, en las dos Carniceras establecidas en ella, por el
trmino-de uii mea, contado desde esta fecha. En su conse

cuencia, el da 13 del prximo Octubre tendr lugar el rema remate
te remate en un solo acto, en esta casa de Gobierno, ante la Corpo

racin reunida desde las doce del da a las dos de la tarde.
Lo que por acuerdo de la misma Junta se hace notorio, para
la concurrencia de licitadores: advirtindose, que el pliego de

condiciones se hallar de manifiesto desde hoy en esta Secre Secretara.
tara. Secretara. Isabel II de Vieques 13 de Setiembre de 1856. Ra-

ra esta Alcalda 4 recogerlo con los documentos del caso.
Cangrejos 24 de Setiembre de 1856. Heractio (Jarcia, Se Secretario.
cretario. Secretario. 1
Secretara de la Alcalda y Junta municipal de Toa Toa-baja.
baja. Toa-baja. El dia 19 de Agosto ltimo fue aparecida en esta po poblacin
blacin poblacin una yegua saina oscura, con pelos blancos en la cabe cabeza
za cabeza y espalda por consecuencia de los aos, la rabadilla hundi hundida,
da, hundida, paso trancado, de seis cuartas de alzada, y de 16 aosde
edad, Y lo hago saber nuevamente al pblico, fin de qne
su dueo se presente 'con los documentos que acrediten su
pertenencia; en la inteligencia, que pasado qoe fuere el plazo
ile un mes mas, se proceder su venta en pblica subasta,
por estar as mandado por el art. 155 del Bando de polica y
buen gobierno vigente; ailvirt'endu que la expresada bestia se
encuentra depositada en . Jos Negares. Toa-baja 20 de Se Setiembre
tiembre Setiembre de 1856. Luis Borasouin, Secretario. 2

Secretara de la Alcalda de Fajardd. La Junta muni

cipal de este pueblo, en su acuerdo Ue 3 del corriente, de con

formidad eon lo dispuesto por el Excmo. Sr. Gobernador y
Capitn General de esta Isla, acord: quese saque nuevamen nuevamente
te nuevamente remate pblico el abasto de carnea de este partido, sir sirviendo
viendo sirviendo de tipo el ofrecimiento hecho por l. Pedro Pablo Pa Pacheco,
checo, Pacheco, que ha sido el de mil doscientos pesos por cada uno
de dos aos de privilegio, pagaderos par cuartas partes, pre precedida
cedida precedida la fianzaoportuna y de su cuenta el pago del derecho
establecido y salarios de carniceros, as como el precio de las
carnes dos reales y medio la de res por arrelde, de tres y
medio la de cerdo sin capa y igual precio la de carnero, se sealndose
alndose sealndose para dicho acto el dia 15 del entrante Octubre,
las doce de su maana, en las puertas de esta Alcalda, en don donde
de donde se hallar reunido el Municipio para admitir las proposi proposiciones
ciones proposiciones que se hagan por los licitadores, en pliegos cerrados,
mejorando las del citado Pacheco, y adjudicar el remate al
postor que ofrezca mejores ventajas al1 pblico, prvia la su superior
perior superior aprobacin.
Fajardo 7 de Setiembre de 1856. Manuel Paz, Secre Secretario.
tario. Secretario. 3

ANUNCIOS OFICIALES.

AVISO A LAS CLASES PASIVAS.
El 27 de este mes concurrirn las pensio pensionistas
nistas pensionistas del Erario pblico percibir sus habe haberes,
res, haberes, acreditando su estado por certificacin del
Prroco respectivo; y el 29 los jubilados, ce cesantes
santes cesantes y retirados con el mismo objeto, y con
atestado de supervivencia los que no se presen presenten
ten presenten personalmente.
Contadura general de Puerto-Rico 25 de
Setiembre de 1856. P. O. del Sr. Conta Contador,
dor, Contador, (uixano. 1

CORREGIMIENTO DE LJt CAPITAL.
El da 8 del mes de Octubre prximo entrante, se rema rematar
tar rematar en los bajos de la casa Consistorial, una yegua sama os oscura,
cura, oscura, sin otra sea particular, y como de seis aos de edad,
con arreglo lo prevenido en el art. 155 del Bando de polica
y buen gobierno vigente. Lo que se avisa al pblico para la
concurrencia de licitadores. Puertu-liico 27 de Setiembre de
856 CucuUu. -1

Alcalda ordinaria de Cangrejos. En el barriojdel pue pueblo,
blo, pueblo, de esta jurisdiccin, apareci en el dia de ayer un caba caballo
llo caballo de color negro, lucero, como de doce aos de edad, de
paso corlo trancado, de seis cuartas de alzada y manco de
una de las rodillas traseras, jel cual, segn noticias, pertenece
I). Miguel Quiones, vecino de Trujillo-bajo. Y de r rden
den rden del Sr. Alcalde se anuncia al pblico, para que el intere interesado
sado interesado quien se dice corresponder, su legitimo dueo, ocur-

Secretara de la Alcalda y Junta municipal de Toa Toa-baja.
baja. Toa-baja. En la hacienda Angelito () Fuente flujo, fue apare aparecido
cido aparecido el dia 19 de Agosto ltiiiio un potro entero, color saino
oscuro, pobre de crin y cola, seis cuartas alzada, de Ires aos
de edad, paso regular, un cordn blanco desile la frente al ho hocico
cico hocico inferior. Lo que hago notorio, fin de que el que se con considere
sidere considere con derecho dicho animal se prsenle a reclamarlo
con los documentos fehacientes; en la inteligencia, que pasa pasado
do pasado un mes de este nuevo anuncio, se proceder lo dispues dispuesto
to dispuesto en el artculo 155 del Bando de polica y buen gobierno vi vigente;
gente; vigente; est depositado dicho potro en 1). Jos Nevares. Toa Toa-baja
baja Toa-baja 20 de Setiembre de 1856. Luis Barasoain, Secretario.

Secretara de la Alcalda ordinaria de Peuelas. En el
barrio del Cedro, de est jurisdiccin, ha sido aparecida una
yegua de las seales siguientes: saina oscura, alzada regular,
vieja, paso tranqueado, crin y cola legular, teniendo manchas
blancas en el ensillailero, hij res blancos, la cabeza y rabadi rabadilla
lla rabadilla cana, y un lunar blanco al pi de la ua derecha, de la pa pata
ta pata trasera. Y habiendo sido depositada por disposicin del
Sr. Alcalde en poder de l. Leandro Rodrguez, se hace saber
al pblico, fin de que su dueo concurra solicitarla con
documentos legtimos en el trmino que previene el Bando de
polica vigente. Peuelas 19 de Setiembre de 1856. Jos

Antonio Padilla, Secretario. 2

Secretara interina de L'izn.K propuesta de esja Mu Municipalidad
nicipalidad Municipalidad Se dign el Excmo.Sr. Gobernador y Capitn Ge General
neral General dispor.er la creacin de la plaza de mdico titulai en es

te pueblo, con la dotacin de seiscientos pesos anuales y obli obligacin
gacin obligacin de propagar el fluido vacuno. Y no habindose presen presentado
tado presentado aspirante alguno, pesar de ios anuncios uisertoa en la

(aceta ilel (obxerno, con fecha 24 de Julio ltimo, ha acor

dado la Corporacin, con aprobacin superior, se publique en
todos los peridicos de esta Isla; como de rden del Sr. Al Alcalde
calde Alcalde lo verifico por medio del presente. Loiza 19 de Setiem Setiembre
bre Setiembre de 1856. Aurelio de Prados, Secretario interino. 2

Secretara. interina de Juana Diaz. Habiendo sido apa aparecido
recido aparecido en esta jurisdiccin y depositada en poder del milicia miliciano
no miliciano Juan Tomas Collazo, una yegua colorada, un lucero en
la frente, un eordoncito en el hocico, una mancha blanca al
lado de la ua de la pata derecha de atrs, crin regular y co cola
la cola recortada, paso trancado, seis cuartas alzada, y como de
cuatro aos de edad. Se avisa al pblico por medio de la Ga Gaceta
ceta Gaceta del Gobierno, para que llegando noticia de su dueo,
pueda acudir solicitarla con los documentos creditivos de
propiedad; convencido, que si dentro de dos meses no lo ve verifica,
rifica, verifica, se proceder su remate en pblica subasta, con arre arreglo
glo arreglo al art. 155 del Bantlo de polica vigente. Juana Diaz 10
de Setiembre de 1856 Felipe Rodrguez y Macarti, Secre Secretario
tario Secretario interino. 2

4 visos.

SE DESEA COMPRAR
Una criada jveu, que entienda de cocina. En esta impren imprenta
ta imprenta impondrn. 1

EL QUE DESEE VENDER

' negrita de ocho diez aos de edad,
sana y sin tacha, con onjelo de remitirla a una seora que ha

bita en la villa de Coamo, para dedicarla al oficio de costure costurera
ra costurera y labandera, puede dinjirse l). Martin Travieso, que ha habita
bita habita en la calle de San Francisco, casa n m. 45, para tratar

de su ajuste. 11

CAPITANIA DEL PUE1TO.

Entrnilat y snlida-a tie luiiesi.
Kntuadas.
Sbre. 23. He la Agnadilla. berganlin-eoleti esp. Genove Genoveva,
va, Genoveva, cap. II. Juan Bautista Knia. con harina.
l'e Santander, corb. id. Fama Habanera, capitn
l. Luciano de Vial, con id.
He Cdiz, frg. id. Paz, cap. O. Ramn Garca
Grimlas, con frutos. '
Ie Halifax, berg, ing. Nancy, capr John Grand,
con salazn.
"e Luiza. bal. esp. Genoveva, pal. Pi Villa Villa-nueva,
nueva, Villa-nueva, con mangle,
He Fajardo, id. id. Uelicias, pxt, Antonio Lan Lanz,
z, Lanz, con maderas y cueros.

. Salidas.
Sbbk. 22. Para -Santomas, gol. esp. Emina, cap. D. Fran
cisco Kods, con azcar y ron.
23. Para id., id. id. Otilia, pal. U. Vicente Peres,
. con arroz y otros efectos.

Imprenta del (iubierno,