Gazeta de Puerto-Rico

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Gazeta de Puerto-Rico
Alternate title:
Gaceta de Puerto-Rico
Physical Description:
Newspaper
Language:
Spanish
Publication Date:
Frequency:
daily (except sunday)[1823-]
daily
normalized irregular

Subjects

Genre:
newspaper   ( sobekcm )
newspaper   ( marcgt )

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began in 1806?
General Note:
After the change of sovereignty in 1898, briefly published by the government of the United States.
Funding:
Funded by NEH in support of the National Digital Newspaper Project (NDNP), NEH Award Number: Project #00110855

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item.
Resource Identifier:
oclc - 829938788
lccn - 2013201074
issn - 2327-3143
ocn829938788
Classification:
lcc - ISSN RECORD
ddc - 070
System ID:
AA00023800:02144

Full Text
I

WM. gy. MARTES 5 BE JUNIO DE 1835. VOL. 24.

ESTE PERIODICO
SE PUBLICA TODOS LOS MARTES,
!
;UEVES Y SABADOS.

SE SUSCRIBE
EN LA IMPRENTA DEL GOBIERNO,
CALLE DE LA FORTALEZA N? 23.

, ...xiv.AfAuy-yi'ii.w...iiri

r i r i -

PARTE OFICIAL.

. SUPERIOR GOBIERNO
" Y CAPITANIA GENERAL
DE PUERTO-RICO.
' Real Cdula de 30 de Enero de 1855 sore
arreglo de los Tribunales de Justicia en estos
dominios, publicada en 4 de Junio del mismo
ao y que deber empezar regir en igual dia
del mes de Agosto prximo venidero.
IA REINA.
DOA ISABEL II, por la gracia de Dios y la
Constitucin de la Monarqua Espaola, Reina de las
Espaas. A los Gobernadores, Capitanes generales
do las provincias de Ultramar, Presidentes de sus Rea Reales
les Reales Audiencias, Superintendentes delegado de Hacien Hacienda;
da; Hacienda; los Regentes, Ministros y Fiscales de aquellas
y todas las personas quienes lo contenido en esta
Mi Real Cdula toque tomar pueda, sabed: Que
entre las reformas encaminadas al mas benfico r-

la primera ejercern c'omp Autoridades judiciales las
siguientes atribuciones : , , (
Primera. Conciliar los que intenten promover
algn litigio, y llevar efecto lo convenido en el jui juicio
cio juicio de paz, cualquiera que. sea el fuero de los que en
l comparezcan. Cuando para llevar efecto lo con

venido en el juicio de paz se susciten1 cuestiones de
derecho, cesarn en su jurisdiccin los Jueces locales

y remitirn las actuaciones los ordinarios de parti

do que sean competentes.
Segunda. Or y fallar, Jas demandas verbales que
no excedan de la cantidad designada en el reglamen

to de veintiuno de Febrero do mil ochocientos cin cincuenta
cuenta cincuenta y tres.

Tercera. Conocer asimismo en juicio verbal de
las demandas de injuria y de las faltas que se refie refiere
re refiere el mismo reglamento.
Cuarta. Admitir toda clase de informaciones que

se les pidieren pertenecientes la jurisdiccin volun voluntaria
taria voluntaria hasta el auto de aprobacin exclusive, que debe

dictarse por Juez letrado.
Quinta. Proceder de oficio instancia de parte

formar las primeras diligencias del sumario, siem

pre que en su distrito municipal se cometa algn de

lito se encuentre algn delincuente, arrestndolo si

hubiere fundtrpento racional bastante para conside-

runou presumirlo iui.

gimen de las provincias ultramarinas, merecen un lu

gajr preferente las relativas , la administracin deJ Sexta. Sustituir donde no haya Cohernndor 6 Te-

justicia. Abusos inveterados y practicas ilegales con ; mente los Jueces de partido m residan en e! mis-

que inevitablemente el ( tiempo y, el nteres prjvado,mo pueblo, durante sus ausencias, enfermedades y
desnaturalizan las mejores leyes, penetraron tambin casos de inhabilitacin, asi como en las vacantes,

en el foro de las provincias de Ultramar, sin embargo no ser que el Presidente de la Audiencia disponga
do la sabia y paternal legislacin de Indias, la cual haya dispuesto de antemano otra cosa. Si alguno de

adems han sobrevenido grandes adelantos en los di diversos
versos diversos ramos de las ciencias jurdicas de que convic

ios Tenientes de alcalde, donde los haya, fuese letra

do, ser preferido al Alcalde y los primeros Tenien-

ne sacar provecho. Aplicadas ya algunas reformas tes legos para sustituir al Juez. A falta de Tenientes

nli donde se han mostrado mas abiertamente la sub-1 corresponde la sustitucin los individuos del Ayun
versin de los buenos principios y las prcticas anti- ta miento letrados y los dems por su orden,
legales, encargu Mi Gobierno que me propusiera, Art. 3? Los Jueces de paz procedern en los ac
despus de mucho estudio y detenimiento, un sistema tos de conciliacin en los trminos y con las formal
completo de reforma judicial. Con este fin y de o'rden dades prescritas en el reglamento de veintiuno de Fe Fe-Mia,
Mia, Fe-Mia, ha venido instruyndose en estos ltimos aos brero do mil ochocientos cincuenta y tres.

un expediente voluminoso en el quo han emitido susr Art. 4? El juicio de paz y las diligencias que le

pareceres y propuesto sus proyectos de reforma tanto preceden, se podrn practicar en los das feriados des des-a
a des-a Real Audiencia pretorial de la Habana, la suprO; pues de los divinos oficios: pero las de ejecucin de
mida Cnancillera de Puerto Prncipe y las dems las providencias consentidas que tienen ya el carcter

Autoridades superiores de la isla de Cuba, como el de judiciales, se verificaran nicamente en los dias

Tribunal Supremo de Justicia en Sala de Indias y el hbiles para administrar justicia.

extinguido Consejo Real; y en vista de los luminosos

dictmenes y preciosos datos r.eu nidos en aquel ex expediente,
pediente, expediente, de acuerdo con Mi Consejo de Ministros,
he credo llegado el caso de llevar ' efecto la refor reforma,
ma, reforma, teniendo en cuenta las consultas elevadas por las
Audiencias Chancilleras de Puerto-Rico y de lIani lIani-la,
la, lIani-la, en los puntos en que aquella poda realizarse sin
inconvenientes con respecto estas ltimas provin provin--
- provin-- cias, tan distintas entre s por la diversidad de su
constitucin social y de sus condiciones. Fundndose
en consideraciones; siempre solcita por la prosperi prosperidad
dad prosperidad y ventura de los pueblos, convencida de que
aquella reforma ser acogida con jbilo en las siem siempre
pre siempre fieles provincias de Ultramur y deseosa de no re retardarles
tardarles retardarles este beneficio, a reserva de lo quo pueda
hacer necesario la futura Constitucin de la Monar Monarqua,
qua, Monarqua, he tenido bien expedir de acuerdo con Mi
Consejo de Ministros, el siguiente Real decreto que
fu refrendado por D. Claudio Antn de Luzuriaga,
Mi Ministro de Estado, encargado del despacho de
los negocios de Ultramar.
: CAPITULO PRIMERO.
DE LOS JUECES LOCALES.
- Artculo. 1? Los Alcaldes ordinarios de primera
y segunda eleccin de la isla de Cuba cesarn desde
luego en el desempeo de la jurisdiccin contenciosa,
quedando reducidas sus atribuciones las que so ex expresan
presan expresan en el artculo siguiente.
Art. 2? Los Alcaldes ordinarios de las islas de
Cuba, y Puerto-Rico y los Capitanes de partido de

Art. 5? Todos los Jueces locales de partido de

fueros especiales de Ultramar quienes competa co
nocer en juicio verbal de asuntos que por tal proced

miento deban sustanciarse, se atendrn las disposi

ciones establecidas en el reglamento citado de vein veintiuno
tiuno veintiuno de Febrero de mil ochocientos cincuenta y tres.
Art. C? De las providencias que se dicten enjui enjuicio
cio enjuicio verbal, no habr lugar otros recursos que el de
nulidad para ante las Audiencias y el de responsabi responsabilidad
lidad responsabilidad en su caso.
Art. 7? Cuando los Jueces locales inicien diligen diligencias
cias diligencias criminales en virtud de la obligacin que tienen
de perseguir los delincuentes y auxiliar los que
administran justicia en lo penal, anunciarn al Juez
del partido haber empezado la causa al tiempo de dic dictar
tar dictar en ella el primer auto.
Art. 8? Si el Juez de partido se presentase se seguir
guir seguir la causa, se la entregar el inferior en el estado
en que se encuentre, y en otro caso se la remitir con
los reos y el cuerpo del delito los "cuatro dias lo
mas de incoadas las diligencias, cuando estn eva evacuadas
cuadas evacuadas las que no admitan dilacin.
Art. D? Cuando el Juez local hubiese de demo demorar
rar demorar la remisin de la causa mas de veinticuatro horas,
tomar los presuntos reos declaracin indagatoria
sin exigirles juramento ni aun la palabra de decir ver verdad.
dad. verdad. Esta disposicin es obligatoria para todos los de de-mas
mas de-mas Jueces y Tribunales.
Art. 10. Los Jueces locales sern considerados
como delegados y auxiliares de los de partido' y su subordinados
bordinados subordinados 6 ellos en la formacin de las primeras d-

ligencias criminales, en las quo practiquen en virtuol
de despachos que los mismos les dirijan y 'siempre quo
ejerzan las atribuciones cuarta y quinta del artculo
segundo y la que expresa el artculo veintinueve. ()
Art. 11. Podrn dichos Jueces locales ser corre"

yyjl la UO 1'OlliUU UU IU3 1UIIHS IJUB CUIIIO dUX-
liares suyos cometan, con apercibimiento,, imposicin
de costas y multas que no pasen de reinta pesos. La
providencias en que se impongan estas correcciones
sern apelables ante las Audiencias.
Art. 12. De' las faltas d delitos que cometan los?
Jueces locales en el ejercicio de su jurisdiccin propia,
conocern cualquiera que sea su fuero personal, lo

Jueces del partido que tienen su cargo la Real ju-

risniccion ordinaria, con apelacin a las Audiencias.
A 1 O f I? I

yvn. i. Ltas uisposicioncs contenidas en ios ar artculos
tculos artculos precedentes no impedirn los Capitanes do

partido en la isla de Cubo, el ejercicio do las funcio funciones
nes funciones que les confieran la instruccin de Pedneos y

cualquiera oir aisposicion aiu vigente, en cuanto no

se opongan a este decreto.

CAPITULO II.

SE LOS JUECES ORDINARIOS DE PARTIDO.
Art. 14. Cesarn en el desempeo de la jursdic jursdic-cion
cion jursdic-cion Real ordinaria loa Gobernadores poltico-milita

Y wa JL VIHVIIIV'O CVUblllUUUIGH UU III I D I UU V LA tQ

. o w
establecindose en bu tugar Alcaldes mayores, Jueces

do purtdo. "" -. jT "
Art. 15. Loa Asesores titulares de la isla de Cu Cu-ha
ha Cu-ha tomarn desde luego el ttulo de Alcaldes mayores

Jueces de partido de (aqu el nombre del pueblo en que

resinan) y learan las mismas atribuciones que los lie'
mas de su clase.
Art. 16. Los que actualmente desempean di dichos
chos dichos cargos, continuarn en ellos con el carcter de

empleados en comisin, nterin no los confirmare 6 se
presentaren los que Yo tenga bien nombrar.
Art. 17. Por ahora sern considerados todos ello
como Alcaldes mayores de entrada hasta que hecha
la oportuna divisin territorial se establezcan las ca categoras
tegoras categoras que so crean convenientes: disfrutarn desdo
luego y sin descuento el sueldo quo respectivamente
les seale el Presidente, oyendo al Real Acuerdo, dn dndome
dome dndome cuenta para Mi Real aprobacin, y cesarn en
la percepcin de los derechos judiciales que ingresa ingresarn
rn ingresarn en la Tesorera en la misma forma que se verifi verifica
ca verifica con los devengados por los actuales Alcaldes ma mayores.
yores. mayores. Art. 18. El mismo Gobernador Presidente,
oyendo la Junta de Autoridades, al Intendente ge general,
neral, general, la Comisin de estadstica y al Real Acuerdo,
Me informar sobre el establecimiento definitivo de
Alcaldes mayores en los puntos donde hoy existen
Asesores titulares, donde mas convenga al buen
servicio, sobre la categora de cada una de ellas con
la denominacin de entrada, ascenso y trmino, y la
dotacin definitiva que debe asignrseles.
Art. 19. Los Jueces e partido antes de empe empezar
zar empezar ejercer su oficio, prestarn en la Audiencia res respectiva
pectiva respectiva el juramento siguiente: uJuro Dios por ios
Santos Evangelios ser fiel al Rey ( Reina) aqui el
nombre del monarca." "Administrar justicia sin acep acepcin
cin acepcin de personas." "Atenerme extrictamente las)
leyes y su genuina inteligencia."' Desempear
mi oficio con cuanta asiduidad, diligencia y atencin
pudiere." "No desviarme del cumplimiento de mi
deber por intereses 6 debilidad, por esperanza ni por
temor, por odio ni por aficin hcia ninguna de laa
partes litigantes." "No escuchar ninguna recomen recomendacin
dacin recomendacin ni darla en asunto judicial." "No aceptar di directa
recta directa ni indirectamente ddiva, servicio ni promesa
remuneratoria por ningn acto ni determinacin ofi oficial."
cial." oficial." Art. 20. Los Jueces de partido de Ultramar
ejercern las atribuciones siguientes:
Primera. Conocer en primera instancia de todas
J El 30.



las causas civiles y criminales correspondientes la
jurisdiccin ordinaria que ocurran dentro de su res respectivo
pectivo respectivo territorio. Se exceptan de esta regla no so solamente
lamente solamente los negocios que pertenecen las jurisdic jurisdicciones
ciones jurisdicciones eclesistica, militar, de Hacienda y de Comer Comercio,
cio, Comercio, sino tambin los reservados las Audiencias y
al Tribunal Supremo de Justicia por el reglamento
provisional d veintisis, de Setiembre de mil ochocien ochocientos
tos ochocientos treinta y cinco y los que en lo sucesivo atribuyere
la ley Jueces Tribunales especiales.
Segunda. Conocer prevencin con los Jueces
de fueros especiales de los interdictos de retener d
recobrar la posesin cuando el despojante d pertur perturbador
bador perturbador sea aforado, y oun del juicio plenario de la
misma posesin, si las partes lo promovieren, con las
apelaciones, la Audiencia respectiva; pero reservn reservndose
dose reservndose en todo caso el juicio de propiedad los Jueces
competentes, siempre que se trate de cosa d de per persona
sona persona que goce fuero privilegiado.
Tercera. Conocer prevencin con los Jueces
locales de la cabeza de partido d con exclusin de
ellos, segn lo dispuesto en el reglamento de veintiuno
de Febrero de mil ochocientos cincuenta y tres, de
los negocios que deban decidirse enjuicio verbal.
Cuarta. Practicar prevencin con los mismos
Jueces locales todas las diligencias judiciales expre expresadas
sadas expresadas en el prrafo cuarto del artculo segundo.
Quinta. Sustanciar y decidir las causas crimina crimina-'
' crimina-' les contra los Alcaldes y Tenientes de Alcalde de su
partido por delitos que estos cometan en el ejercicio
de su jurisdiccin.
Sexta. Evacuar con arreglo lo dispuesto en es esto
to esto Real decreto las consultas que en asuntos de go gobierno
bierno gobierno les pidiere la Autoridad, superior gubernativa,
de la que sern Asesores natos.
Art. 21. En tanto que no se determina lo con conveniente
veniente conveniente acerca de la recaudacin por el Estado del
importe de los derechos judiciales, los Jueces de par par-,
, par-, tido remitirn en Enero de cada ao las Autorida Autoridades
des Autoridades de Hacienda por conducto de las Reales Audien Audiencias,
cias, Audiencias, un ndice de los, juicios celebrados ante ellos en
el ao anterior, con expresin de los derechos de devengados
vengados devengados en cada uno, fin de qu nunca deje de in-
gresar su importe en las Cajas pblicas.
Art. 22. Las diligencias criminales en los casos
en que no deba recaer pena mayor que treinta dias
de arresto, se reducirn juicio verbal, ponindolo
en conocimiento de la Audiencia. 'Contra la provi providencia
dencia providencia en que el juicio verbal recayere, no habr mas
recursos que el de nulidad del fallo responsabilidad

del Juez, los cuales podrn entablar as los acusados

cuiijij ci iMimaiciiu usual y ucusauore pnvauos.
Art. 23. Tambin so reducirn , juicio verbal
Jas causas contra esclavos por delitos menos graves
d faltas como son : hurtos 'de comestibles que puedan
castigarse con correccin dobl de la que los regla reglamentos
mentos reglamentos d bandos vigentes permiten los amos apli aplicar
car aplicar sus siervos.
Art. 24. Los Jueces de partido, cualquiera que
sea su fuero, sern juzgados por los delitos que co cometan
metan cometan en el desempeo de sus funciones,' en primeru
instancia por la Audiencia respectiva, y en segunda
por el Tribunal Supremo de Justicia. Cuando dichos
Jueces sean procesados como co'mplices d encubri encubridores,
dores, encubridores, se sometern a fuero del encausado como au autor.
tor. autor. Los edmplices y encubridores de los Jueces en
los'delitos d faltas judiciales seguirn el fuero de es estos.
tos. estos.
Art. 25. Los pleitos civiles en que sean parte
los Alcaldes mayores como personas privadas, cual cualquiera
quiera cualquiera que sea su cuanta y de los cuales deba cono

cer por su naturaleza el Juez del domicilio, se sus sustanciarn
tanciarn sustanciarn y decidirn ante el Juez letrado de partido
ruya capital est mas prxima el pueblo de la resi residencia
dencia residencia del Alcalde mayor litigante si en este no hu hubiere
biere hubiere otro Juez letrado. En los dems casos so sus sustanciarn
tanciarn sustanciarn y decidirn dichos pleitos nte los Jueces
que sean competentes por razn de la cosa litigiosa
d del lugar del contrato que motive el litigio.
Art. 26. Los Jueces de partido que residan en
un mismo pueblo se sustituirn recprocamente por el
orden de su numeracin, saber: el segundo al pri primero,
mero, primero, el tercero al segundo y as sucesivamente hasta
el ltimo que ser sustituido por el primero. En las
dems poblaciones en que haya un solo Juez, nombra nombrar
r nombrar el Presidente do la Audiencia, oyendo al Real
Acuerdo, un letrado que' le sustituya con el ttulo de
'Teniente alcalde mayor."
Art. 27. Los sustitutos que desempearen su co comisin
misin comisin por mas de un mes, percibirn el sueldo sea sealado
lado sealado al empleo, sino lo disfrutare el propietario, y la
mitad si este lo cobrare. A los sustitutos se les com computar
putar computar en el sueldo que deban percibir el que les cor corresponda
responda corresponda por jubilacin cesanta "si la tuvieren.
Art. 23. A falta de Jueces letrad y do sustitu sustitutos
tos sustitutos entrarn desempear la jurisdqcioo contenciosa
los Gobernadores o Tenientes y en defecto de estos
los Alcaldes y dems individuos del Ayuntamiento por
el orden previsto en el captjo anterior,
Arf.. 29. Cuando la jurisdiccin recaiga q,n Jue Jueces
ces Jueces no letrados, nombrarn stos Asesores que les con consulten,
sulten, consulten, pero no eligirn un letrado para todos los ne

gocios, sino uno para cada uno, aun cuando el nom nombramiento
bramiento nombramiento recaiga siempre en una misma persona.
Art. 30. Cuando el Alcalde mayor d el Teniente
alcalde mayor, en su caso, salgan los pueblos de su
partido por asuntos del servicio, conservarn la juris jurisdiccin,
diccin, jurisdiccin, y. el que le sustituya deber limitarse prac practicar
ticar practicar las diligencias judiciales que aquel le hubiere de delegado
legado delegado expresamente, y las que por su urgencia no
permitan dilacin. Si el Juez no hubiere dejado ins instrucciones
trucciones instrucciones al sustituto, se limitar ste abrir la cor correspondencia,
respondencia, correspondencia, ejecutar lo que quedare decretado, eva evacuar
cuar evacuar los xhortos, continuar la sustanciaron de los
procesos criminales y despachar los civiles en la par parte
te parte que no exija dictmen de Asesor.
CAPITULO III.
DE LAS REALES AUDIENCIAS.

Seccin primera.
De la planta y organizacin de las Reales Audiencias.
Art. 31. Los Gobernadores Capitanes generales
de las islas de Cuba, Puerto-Rico y Filipinas, conti continuarn
nuarn continuarn ejerciendo el cargo de Presidente de las Au Audiencias
diencias Audiencias de su respectivo territorio.
Art. 32. La Real Audiencia de Puerto-Rico se

compondr del Presidente, un Regente, cinco Oido

res, uno de los cuales ser el Auditor de Guerra, un

Fiscal, un Teniente Fiscal, y los subalternos y depen
dientes necesarios.
Art. 33. La Real Audiencia de Manila se com

pondr del Presidente, un Regente, siete Oidores, dos

de los cuales sern los Auditores de Guerra y de Ma

ria, un Fiscal de lo civil, otro de lo. criminal, v los

auxiliares y subalternos que se consideren necesarios.
Art. 34. La Real Audiencia pretorial de la Ha Habana
bana Habana s compondr del Presidente, un Regente, tres
Presidentes de Sala, diez Oidores, dos de los cuales

sern los Auditores de Guerra y de Marina, un Fiscal,

cinco. Tenientes fiscales y los subalternos y dependicn
tes que sean necesarios.

Art. .35. Los Presidentes de Sala de la Audien

cia pretorial de la Habana tendrn igual categora

que los Regentes de las de Puerto-Rico y Manila.

Art. 30. Los Auditores de Marina de la Haba

na y Manila ejercern la Real jurisdiccin ordinaria

con los dems Oidores de las Audiencias respectivas
cuando sus ocupaciones especiales se 0 permitan y
siempre que fueren Humados por el Regente para asis asistir
tir asistir al. Acuerdo 6 formar Sala de justicia 'en los mismos

trminos que con respecto los Auditores de Guerra
tuve bien disponer por Mi Real decreto de veinti veinticuatro
cuatro veinticuatro de Enero de mil ochocientos cincuenta y tres.
Art. 37. Los Ministros de las Audiencias de
Ultramar prestarn juramento en la mesa del Tribu

nal, y con la misma formula establecida para los Jue

ces de partido. El juramento una vez prestado en la

forma referida no se repetir, ni por los Jueces ni por

los magistrados.

Art. 38. Los Presidentes de las Audiencias, oyen

do al Real Acuerdo, remitirn anualmente la apro aprobacin
bacin aprobacin del Gobierno con la anticipacin necesaria una
lista de los que hayan de suplir por los Magistrados
en vacante del oficio, impedimento d fulta de propie propietario,
tario, propietario, durante el ao siguiente. Comprender esta lis lista
ta lista la mitad del nmero de los que hayan de ser supli

dos, y uno mas cuando este sea impar.

Art. 39. Estos "suplentes entrurn ejercer su

encargo por turno, y segn el orden en que estuvieren
inscritos sus nombres en las listas.
k m nr i i.

Ari. iu. io eran llamados ios suplentes sino
para los asuntos de justicia, y cuando la escasez de
Ministros d la aglomeracin de negocios haga indis indispensable
pensable indispensable su auxilio juicio del Regente.
Art. 41. Lo 'dispuesto en el artculo veintisiete

respecto de los sustitutos de los Jueces de partido es
aplicable tambin loff suplentes do los Magistrados.
. Art. 42. A falta de suplentes sern llamados pa para
ra para cada negocio que ocurra, los Alcaldes mayores y el
Juez de Hacienda de la capital, empezando por el or orden
den orden de la numeracin de los primeros, y siguiendo tur turno
no turno riguroso, que solo podr alterarse cuando el llama

do est legalmente impedido, en cuyo caso se citar al

Art. 45. Las Audiencias de Manilay Puerto Puerto-Rico
Rico Puerto-Rico se dividirn en dos Salas cuando la aglomera aglomeracin
cin aglomeracin de negocios lo exija, en cuyo caso presidir el Oi Oidor
dor Oidor mas antiguo aquella que el Regente no asista,
y los dems Oidores formarn parte de una otra al alternativamente,
ternativamente, alternativamente, segn su antigedad, sin que este or orden
den orden pueda variarse no existir alguna incompatibili incompatibilidad,
dad, incompatibilidad, d ser la Sala de Guerra y Marina una de las que
funcione.
Art. 46. El que presida cada Sala llevar la pa palabra
labra palabra en estrados, y ser el nico por cuyo conducto
podrn preguntar los Oidores lo que se les ofrezca.
Art. 47. Para follar en segunda instancia los
asuntos civiles y criminales cuyo conocimiento en pri primera
mera primera instancia pertenezca los Juzgados de Guerra,
Artillera Ingenieros, y asimismo para follar tam tambin
bin tambin en la segunda d tercera instancia, segn corres corresponda,
ponda, corresponda, los pertenecientes la jurisdiccin de Marina,
habr en cada una de las Audiencias de la Habana,
Puerto-Rico y Manila una Sala de Guerra y Marina
compuesta del Presidente de la misma Sala, de los
Auditores de aquellos ramos, y de dos Oidores. En
las Audiencias donde no haya Presidentes de Sala to tocar
car tocar siempre al Regente presidir la de Guerra y Ma Marina.
rina. Marina. En Puerto-Rico donde no hay Auditor de Mari Marina
na Marina se compondr dicha Sala del Regente, del Auditor
de Guerra y los Oidores designados uno por el Minis Ministerio
terio Ministerio de la Guerra y otro por el de Marina, entre los

que la sazn se hallaren sirviendo. En Manila se
designarn igualmente los dos Oidores indicados, uno
por el Ministerio de la Guerra y otro por el de Mari Marina.
na. Marina. En la Habana compondrn la Sala de Guerra y
Marina los mismos Presidente y Ministros que formen
la Silla primera.
Art. 48. ISVpodr asistir Id Sala que conozca
de las alzadas referidas, el Auditor que hubiere falla fallado
do fallado el negocio en primera instancia.
Art. 49. Para sustituir los Auditores en sus
ausencias, enfermedades d impedimentos de otro g gnero,
nero, gnero, se designar por cada uno de los Ministerios de
Guerra y Marina uno de los Oidores que no compon compongan
gan compongan las Salas especiales. A falta de los Magistrados
designados por dichos Ministerios, nombrar el Re Regente,
gente, Regente, de entre los dems del Tribunal, los que hayan
de suplirlos.
Art. 50. Las Salas de Guerra y Marina se com completarn
pletarn completarn con el Oidor Oidores mas modernos del
Tribunal, cuando no se reuniese nmero suficiente do
jlinistros. (Continuar.)
; SUPERIOR GOBIERNO
' V-,Y- C A PJTA N I A G E ERA L Vi
DE PUERTO-RICO.
Secretaria.
El Excmo. Sr. Superintendente Delegado

de Real Hacienda con fecha 24 de Mayo lti ltimo
mo ltimo dice al Excmo. Sr. Gobernador y Vapitan

uenerai ae esta Isla lo que sigue :

Excmo. Sr. A consecuencia de haber he

cho presente el Sr. Tesorero general, eme en

tre la remesadle caudales de la Aduana de Gua-

yama so haba recibido una pieza de oro, ame- -rjjana,
de tres dollars, acuada en el ao pr prximo
ximo prximo pasado, la que se dio entrada en Reares

ajas, sin embargo de no estar comprendida

en la tarifa vigente, vista la exactitud de su

peso; dispuse con fecha 12 del corriente que el
Centraste pblico de la Ciudad proccdicse'al

siguiente.

se d-desir-

Art. 43. La Real Audiencia de la Habana
vidir en tres Salas de Ministros fijos, n tro se

narn de orden Mia, al comunnicar este Mi Real de

creto: lo primera se compondr de un Presidente, dos
Oidores y loa Auditores de Guerra y de Marina: la
segunda y la tercera de un Presidente y tres Oidores
cada una. Los Oidores que de nuevo se nombraren in ingresarn
gresarn ingresarn en la Sola que hubieren pertenecido sus
respectivos antecesores, tomando en ella el lugar que
por su antigedad les corresponda.
Art. 44. El Regente asistir la Sala que le pa parezca,
rezca, parezca, y cuando el buen servicio lo exija me propon propondr
dr propondr la traslacin de una otra Sala de los Presiden Presidentes
tes Presidentes y de los Oidores. El Presidente de la Audiencia
podr mandar llevar efecto la traslacin propuesta,
cuando fuere urgente, nterin recae Mi Real aprobacin.

ensayo de dicha moneda, lo cual verificado, me medic
dic medic el Sr. Intendente de la Provincia en 22
del mismo lo que sigue:

"Excmo. Sr. Con fecha 19 del corriente
me dice el Sr. Tesorero general de Ejrcito
y Hacienda lo que sigue. "Segn la certifica certificacin
cin certificacin que adjunta tengo el honor de pasar ma manos
nos manos de U. S., resulta que la pieza de oro, ame americana,
ricana, americana, de tres dollars, reconocida y ensayada

pui ui wuiiuusiu puuucu uu ta viuuau, en cum cumplimiento
plimiento cumplimiento de lo mandado por el Excmo. Sr. Su- :
perintendente Delegado de Real Hacienda en,
la comunicacin que U. S. se sirve transcribir-
me en 14 del actual, rene el peso y ley cor corrientes;
rientes; corrientes; por cuyas circunstancias es admisible
dicha moneda la pblica circulacin por los
valores proporcionales que seala la tarifa Vi-'
gente cada dollars, sea veinte avos de gui guila
la guila doble." Y como tambin esta Intendencia
opina que puede permitirse la referida circula circulacin
cin circulacin por las circunstancias que aduce la Teso Tesorera
rera Tesorera k virtud del expresado reconocimiento, lo
manifiesta V. E. para la resolucin que esti-'
me conveniente."
Lo que tengo el honor de trasladar V.



-3-

para su conocimiento y con el objeto de que
se sirva disponer la publicacin en los peridi peridicos
cos peridicos de esta Plaza de la referida moneda, has hasta
ta hasta que practicado nuevo ensayo general de las
corrientes, segn las Reales disposiciones de
la materia, se incluya en la tarifa que entonces
df f T
e a luz.
Lo que de orden de S. E. se inserta en la
Gaceta del Gobierno para que por este medio
llegue noticia de todos los habitantes de la
Isla. Puerto-Rico 4 de Mayo de 1855. Fran Francisco
cisco Francisco Garca, Secretario.

CAPITANIA GENERAL
DE LA ISLA DE PUERTO-RICO.
i
Estado Jflayor,
Seccin l? Negociado 7.
Habiendo desertado el soldado del regi regimiento
miento regimiento infantera peninsular d Valladolid
Juan Nevado y Garca, cuya media filiacin
' se expresa continuacin; de orden del Ex Excelentsimo
celentsimo Excelentsimo Sr. Capitn General se inserta en
la Gaceta del Gobierno el presente anuncio,
para que las personas que tuviesen noticia del
paradero del indicado desertor, se sirvan po ponerlo
nerlo ponerlo en conocimiento de S. E.
Puerto-Rico 1? de Junio do 1855. El
Coronel Gefe.de E. M. Crlos de Fridrich.
Media filiacin. Juan Nevado, hijo de
Juan y de Agustina Garca, natural de Valde Valde-torres,
torres, Valde-torres, provincia de Badajoz, en la Capitana
general de Extremadura, de oficio del campo,
estado soltero, con residencia en su pueblo
cuando entr servir; sus seales : pelo cas castao,
tao, castao, ojos dem, cejas al pelo, color trigueo,
nariz ancha, barba lampia, boca regular.
Entr servir como quinto por su pueblo en
el reemplazo de 1853.- Estatura 5 pies y una
pulgada. Este individuo ha desertado con las
prendas siguientes: un kepi, una blusa, un
pantaln azul, una camisa, un par de. zapatos

y un corbatn. .. .. ... :.
ORDEN DE LA PLAZA.
SERVICIO PAKA EL 5 DE JUNIO DE 1855.

Gefe det dia. El Comandante graduado

. D. Luis Dugeda.
Cuerpos de servicio. Los de Valladolid,
Artillera, Cdiz y Madrid.
Hospital, rondas y contra-rondas. Ma Madrid.
drid. Madrid. De rden del Excmo. Sr. Goberna Gobernador
dor Gobernador y Capitn Generala El Brigadier Tenien Teniente
te Teniente de Rey. Bosch. t

MEMORIA
sobre las caas de azcar blanca, cristalina y cinta, que
son las que se cultivan y se aprovechan en los ingenios
de la isla de Cuba; por el Sr. D. Jos Luis de Casa Casa-seca,'
seca,' Casa-seca,' director del instituto d investigaciones qumicas
de dicha Isla, socio de mrito de la real sociedad econ econmica
mica econmica de la Habana y corresponsal de la real Academia
de ciencias de Madrid, Batiera etc.
INTRODUCCION AL ESTUDIO DE LA CAA DE AZUCAR,
DEL MODO DE ABONAR LAS TIERRAS Y DE CUANTO
PUEDA INTERESAR AL MAYOR RENDIMIENTO Y ME MEJOR
JOR MEJOR APROVECHAMIENTO DE TAN PRECIOSO VEGE VEGETAL.
TAL. VEGETAL. La caa de azcar ha sido y ser por mucho tiem tiempo
po tiempo objeto de serias reflexiones para el poltico y para
el filsofo. 'Y co'mo pudiera dejar de ser as, cuando
su inmenso cultivo constituye el principal manantial
de riqueza de importantes colonias, las que sirve de
estrecho vnculo con sus respectivas metrpolis?
til rendimiento de la caa y el varlor de los azca azcares
res azcares en el mercado europeo, son los principales fondos
con que cuentan las primeras no solamente para pro proveer
veer proveer sus necesidades, sino aun para satisfacer sus
goces; y el ramo agrcola y fabril de la caa do az azcar,
car, azcar, por mucho tiempo floreciente en las colonias, ha
bastado casi por s solo para sostener las instituciones
qtie mas han contribuido su desarrollo, engrandec
miento ilustracin, al propio tiempo que proporcio proporcionaba'
naba' proporcionaba' la madre patria uo poderoso aliciente, que ani animando
mando animando su comercio, fomentaba la marina mercante y
ayudaba no poco sostener la de guerra

Al poltico extranjero toca indagar si es no ven ventajosa
tajosa ventajosa para las naciones europeas, en general, la pro proteccin
teccin proteccin concedida una industria rival, con menosca menoscabo
bo menoscabo de su comercio, de su marina, y con la ruina de
sus colonias. Al qumico nacional extranjero, le cor corresponde
responde corresponde nicamente examinar con detenimiento la
estructura de la caa de azcar, su distinta composi composicin
cin composicin segn su especie y la diversa calidad de terrenos
en que se cultive; determinar la prdida anual que en
cada zafra padecen las tierras en cultivo, analizando
estas hs como las cenizas de la caa y formular los
mejores abonos; estudiar con todo esmero una tras
otra las sustancias orgnicas que la caa encierra, sus
diversas propiedades y su accin sobre el azcar, pa para
ra para conocer punto fijo luego su influjo en la elabora elabora-cion
cion elabora-cion y el remedio que pueda oponerse los males que
en ciertos casos ocasionan, fin de que no padezca el
hacendado sino aquellas prdidas que sean realmente

irremediables.
Voy, pues, recordar con brevedad lo que han he hecho
cho hecho los qumicos con este intento y trazar luego el
plan de lo que falta para completar la obra empezada.
La estructura de la caa de azcar ha sido minu minuciosamente
ciosamente minuciosamente estudiada por el Dr. Dutrone en su histo historia
ria historia de la caa de azcar, y la refiere con exactitud
Richarson Porter en su tratado de la naturaleza y pro

piedades de la caa, escrito en ingles, traducido al
castellano por D.Jos Mara Dau, impreso en la
Habana en 1832 por disposicin del Real Consulado.

La composicin de la caa de azcar fu deter determinada
minada determinada en el ao de 1839 por Mr. Peligot.' Este h hbil
bil hbil qumico demostr un hecho importante, .y es que
en la caa madura y propia para la molienda no exis existe
te existe mas que azcar cristalizable; lo que se coafirm
con mi trabajo analtico sobre la caa de la tierra,
ejecutado en la Habana en Junio de 1841; pero Mr.
Mac Culloh, en su informe de Febrero de 1847 al se senado
nado senado de los Cstados Unidos, dice, pginas 30 y 31,
que experimentos ejecutados sobre caas de Otahiti
de nueve meses y cristalina de siete, le han demos demostrado
trado demostrado en los tres cuatro canutos prximos al cogo cogollo,
llo, cogollo, la existencia de un azcar que suministraba un
precipitado abundante de protxido de 'cobro con el
reactivo cprico de Trommer, que hacia rodar gi girar
rar girar hcia la izquierda el plano de polarizacin de la
luz, y que por ambas pruebas reunidas supona con
razn Mr. Mac Culloh era azcar incristalizable, que

acompaaba al azcar de caa; mientras que el pi de

las mismas canas examinadas, slo contenia azcar
cristalizable (1). D estos hechos notables deduce, al

parecer con fundamento, Mr, Mac Culloh, que en su

concepto el azcar de cana no es un producto pnmiti

vo, cmo lo creen la mayor parto de los qumicos, sino

secundario, la manera que lo es tambin el azcar

de las frutas producido en el acto de su madurez; con

la circunstancia caracterstica de formarse aqu el
azcar cristalizable espensas del que hace girar h

cia la izquierda el plano de polarizacin, en otros

trminos, del azcar incristalizable, que sena el pri primitivo
mitivo primitivo de la caa, puesto que predomina en los canu canutos
tos canutos que no estn maduros. Fundndose en experi experimentos
mentos experimentos hechos en Francia, por el malogrado joven
Hervy sobre caas producidas artificialmente con es estufas
tufas estufas en los invernculos, admitieron los qumicos quo
el azcar primitivo de la caa era todo cristalizable,
porque no encontr Hervy diferencia alguna entre
los canutos antiguos maduros, y los nuevos por
madurar; cuando es bien sabido de los hacendados,
como con fundamento lo hace observar Mr. Mac Cu Culloh,
lloh, Culloh, que en los paises propios para el cultivo de la
caa so diferencian esencialmente unos de otros, sien siendo
do siendo los primeros duros y muy dulces, y los segundos
tiernos, astringentes y casi enteramente destituidos
de sabor azucarado.
La opinin de Mr. Mac Culloh, digna del mayor
aprecio y que yo me inclino creer fundada, por lo
mismo que es contraria la generalmente admitida,
merece se confirme con repetidos y esmerados expe experimentos;
rimentos; experimentos; y desde luego debe hacer que los hacenda hacendados
dos hacendados no se apresuren moler caas de nueve diez
meses, que les den poco rendimiento, sino, es posible,
caas de diez y seis diez y ocho meses, lo que con conseguirn
seguirn conseguirn fcilmente sembrando las que se llaman ca caas
as caas de fri en Setiembre, Octubre y meses siguien

tes.

Las anlisis ejecutadas hasta ahora lo han sido in

distintamente sobre cantidades variables de caa; unas
veces, segn Mr. Peligot, empleando un quilgramo

de caa fresca para determinar la materia slida, otra

por Mr. Mac Culloh con 21, 15, 10, 24, 13 onzas y

alguna fraccin de caa de azcar, y tambin sobre

500 gramos, por el que suscribe, sin designacin de
la parte de caa empleada, como si la cantidad la

parte baja, media superior, fueran del todo indife indiferentes.
rentes. indiferentes. Hay mas: Mr. Peligot, despus de haber de

terminado la materia slida sobre un quilgramo de

caa fresca, se content una vez con 3,132 gramos de

(Y) Mr. Biot ha hecho una observacin curiosa importante y ea que

mientras el azcar de caa, la gluma y el azcar de uva, tal como exis existe
te existe eu la uva pasa, producen la rotacin i la dereclia, el azcar lquido

incristalizable, el azcar de loa frutas y el del jugo de la uva fresca,
hacen girar d la izquierda el plano de polarizacin.

caa seca para averiguar por el hervor con agua y la
desecacin, la cantidad de leoso en la raa de Ota Otahiti
hiti Otahiti examinada, y obtuvo 1,03 gramos de leoso neco.
(Vase su informe al Sr. Ministro de la Marina de
Francia, impreso en ParisCtn 1843, pgina 40.) En
el presente trabajo me propongo demostrar los erro errores
res errores que semejantes procedimientos dan lugar.
Tanto Mr. Peligot como Mr. Mac Culloh nada han
dicho de la relacin que guarda la composicin de la
caa de azcar, segn su especie, con los diversos ter terrenos;
renos; terrenos; y sin embargo, es materia de las mus impor importantes
tantes importantes para los hacendados, como espero probarlo con
ejemplos palpables.
Nada se ha hecho todava, que yo sepa, respecto
las prdidas de los terrenos cultivados, en sales mi minerales,
nerales, minerales, por cada zafra, ni tampoco se han analizado
individualmente para determinar su naturaleza y
proporcin las sales de la caa, contentndose con
decir que los productos fijos del guarapo son slice.

sal comn, sultatoa de cal, de potasa, etc.
Mr. Peligot ha tratado ligeramente de la cuestin
importantsima de la fermentacin viscosa del guara guarapo
po guarapo abandonado s mismo, en cuyo acto ce tranforma
el azcar en una materia que no es dulce y que hace
al lquido espeso y viscoso, cual si tuviera una fuert
proporcin de gom. Esta sustancia quo se crey
preexistia en el guarapo y que varios autores sea sealaron
laron sealaron con el nombre de goma, merece bien, como lo
dice Mr. Peligot, ser objeto de un estudio profundo v

especial, porque se forma espensas del azcar; y

por consiguiente se crea con la destruccin de este,
al propio tiempoque su presencia ejerce un influjo
pernicioso en la elaboracin del azcar restante, pues'
dificulta la evaporacin, impide la cristalizacin cuan-
do ya est cocido el caldo, y determina precede la
produccin de un cido que destruyo tal vez otra por porcin
cin porcin de azcar. Defecando el guarapo inmediatamen inmediatamente
te inmediatamente despus de su salida del trapiche, filtrndolo por
carbn animal, se impide su formacin; pero en loa
ingenios de la isla donde ios caldos se demoran ve

ces en grandes tanques,' y donde por el sistema ja jamaiquino
maiquino jamaiquino de elaboracin, que es el mtodo coman y
mas usado, nunca se filtra por carbn, habr lugar
que se establezca la fermentacin viscosa, con rrnn

prdida de azcar y mala calidad del que se obtenga.
Crese generalmente que la caa do azcar con contiene
tiene contiene mas de la cerosia de la cscara v de un aceite

esencial, que es el que d al guarapo crudo su olor
caracterstico, una corta cantidad de pectina y de al albmina
bmina albmina pero confieso ingenuamente que no me satis-
f ,1 l .1 I l : r i m a r

tote uoi iuuu iccr cu ei iiuorme ae ni r. niac iunon,
pgina 33, que despus de haber tratado a caa se seca
ca seca con alcohol de 0,835 de densidad (I) con el objeto
de disolver el azcar, (a cerosia y el aceite esencial,
hizo hervir muchas horas el residuo con agua destila

ra V r I l,iirli Avonnrnln I :

nistr luego con una mezefa de alcohol v de ter sul

frico un precipitado que era mucilajrinoso y tenia to

das las propiedades caractersticas de la pectina. En
experimentos de esta especie, que se enlazan con la
principal industria agrcola intertropical, nunca pue

de uno ser demasiado explcito y conviene detallar
circunstanciadamente las pruebas hasta producir la
evidencia, sobre todo tratndose de materias orgni

cas, que tan fcilmente pueden confundirse unas con

otras.

Mr. Mac Culloh, despus de haber separado su

cesivamente de la caa desecada el azcar, la cerosia,
el aceite esencial y la pectina, trata el residuo de la
caa con potasa custica en disolucin, hace hervir

por termino de doce horas y obtiene una disolucin al

calina que neutralizada con cido clorhdrico lo sumi suministra
nistra suministra un precipitado con el tonino. Dice en su informo

que deduce no era otra cosa quo albmina la materia
precipitada, porque la misma solucionalculina neutrali

zada con el cido clorhdrico precipitaba tambin con
el bi-cloruro de mercurio, y que el precipitado soluble

en la potasa, era por lo contrario insoluble en el cido
clorhdrico. Empero, same lcito hacer observar

Mr. Mac Culloh quo esta no me parece suficiente prue

ba, porque un cuerpo puede poseer dos y tres de los

caracteres de otro sin poseerlos todos, y por consi

guiente sin ser idntico l. jila logrado Mr. Mac

tUiiou la separacin de la materia disuelta en el l lcali,
cali, lcali, para ver si comunicaba al cido clorhdrico un

hermoso color de ail, que es una de las propiedades

mas caractersticas de la albmina y de todo el ir runo

protfyco? Ha demostrado en esa materia la existen

cia del fsToro y del azufre, que son elementos indis

pensables de la misma sustancia sanguificable? Pues
entretanto esto so demuestre, podr dudar de que sea
verdadera albmina vegetal la quo se supone existo
en la caa y en el guarapo.
Y en todo caso, segn lo he1 observado, se forma
en la fermentacin cida de este jugo azucarado,
sea en su conversin en vinagre, aadiendo al guara guarapo
po guarapo un dcimo de buen vinagre fuerte y otro tanto
aguardiente de 22, una sustancia que creo nueva y
tan curiosa, que es insoluble en el agua, insoluble en
la potasa custica, insoluble en el alcohol inalterable
con el cido ntrico puro y concentrado, aun cuando est
(1) 2ST fi i 39 del pesa-alcohole de Baumc.

i



hirviendo; pero que se due!?e en fro, y sin tomar
casi color, con el cido sulfrico de CG Baum.
Ultimamente, acabo de recorrer con algn cuida cuidado
do cuidado la muy reciente obra inglesa publicada en Londres
en 1843 por el caballero nJ-ay, con el ttulo The
praclical sugar planter; la considero muy buena y til
y tal vez la mejor y rnas completa que se haya dado
luz sobre materia tan importante; su traduccin
nuestro idioma seria un gran servicio hecho nues nuestros
tros nuestros hacendados, por la suma de conocimientos prc prcticos
ticos prcticos que encierra y por los buenos consejos que d
en materia de abonos, fundndose en las teoras mis mis-rnas
rnas mis-rnas de Liebig. La estimo digna de fijar la atencin
para que se propaguen las ideas que contiene, bien
que en algunos puntos no est yo conforme en un to todo
do todo con las opiniones de su autor.
Pero como ciertos misterios del cultivo de la ca caa
a caa y aun mas de la elaboracin de la azcar, ni si siquiera
quiera siquiera toca Wray, ni mno3 se ha ocupado en averi averiguar
guar averiguar la prdida mineral de los terrenos en cada za zafra,
fra, zafra, la dificultad queda en pi y existe siempre el mis mismo
mo mismo vaco que solo podr llenar la qumica. Mis inves investigaciones
tigaciones investigaciones sern, pues, el complemento de la obra de
Wray, porque imposible me fuera m presentar los
resultados de un estudio prctico del cultivo de la ca caa
a caa de azcar, hecho en los mismos campos durante
diez y seis aos, como los ha adquirido Wray por ex experiencia
periencia experiencia propia, en su calidad de hacendado en las
Indias orientales y occidentales.
Recapitulado ya lo mas moderno en materia de
investigaciones relativas la caa de azcar, dir
ahora el plan que me he trazado y queme propongo
llevar efecto para averiguar lo que falta saber, di dividiendo
vidiendo dividiendo mi trabajo en dos partes.
PRIMERA PAUTE.
Investigaciones tiles para el mejor cultivo y el mayor
rendimiento en los' campos de la isla.
1? Determinar de un modo fijo y positivo la ri riqueza
queza riqueza sacarina media de cada especie de caa en los
diversos terrenos adecuados y utilizados para su cul cultivo.
tivo. cultivo. 2? 'Calcular con experimentos hechos con bastan bastante
te bastante exactitud sobre el terreno la prdida en sales mi minerales,
nerales, minerales, por cada caballera de tierra y en cada za zafra,
fra, zafra, segn la especie de caa y la distinta naturaleza
del terreno en que se cultive, y determinar la propor proporcin
cin proporcin que guarden las sales solubles con las insoluoles,
etc.
3? Anlisis calitativa y cantitativa de las cenizas
de la caa, segn la especie de este vegetal y el ter terreno
reno terreno donde s halla producido'. 1 i
49 Anlisis de las diferentes tierras c indicacin
de los mejores abonos. 7
Estas cuatro partes de mi programa sern el ob objeto
jeto objeto principal que me propongo atender en esta za zafra
fra zafra y en este ao de 1849, por ser lo que interesa mas
inmediatamente al cultivo de la paa.

CUAD ROS CLEBRES.

Escena de familia en el siglo XV.t0
El pintor Dubuffe, autor del cuadro cuya repro reproduccin
duccin reproduccin exponemos la vista de nuestros lectores, es
uno de los artistas que gozan de mas nombradla en
Francia, por poseer en sumo grado el don de la ele elegancia,
gancia, elegancia, de todas las formas de la hermosura la mas
uccesible al pblico, y la mas estimada en todos los
pases, especialmente en Francia. Elegante en extre extremo
mo extremo como la msica ctellossini, si bien con un amane amaneramiento
ramiento amaneramiento y afectacin muy genos de las brillantes
producciones del cisne de Psaro, M. Dubufe, gusta
mucho al bello sexo, y es apetecido en extremo por
bis damas mas brillantes de Paris como retratista,
pues nadie posee en igual grado el don de traducir en
el lienzo ese gnero de belleza que repele el mrmol
severo, belleza que estriba, no en la regularidad grie griega
ga griega de las facciones, vsno en la' vivacidad de lu fisono fisonoma
ma fisonoma unida la riqueza de la tez; belleza que atrope atrope-lian
lian atrope-lian mas que ajan los aos, y refractaria al doguerreo doguerreo-tipo
tipo doguerreo-tipo que reproduce los rostros con el fiel laconismo de
lasseas individales de los pasaporte?; belleza en que
entra mas lo bonito que lo hermoso, y que los france franceses
ses franceses intitulan de jolis minois chijjfonncs.
M. Dubufo es incomparable. para conservar en el
lienzo la frescura y donaire de las hijas de Par9 la
bfanca tez, las nevadas espaldas, los brazos torneados
ornados de urcos brazaletes, las lindas manos res resplandecientes
plandecientes resplandecientes de anillos, la arrogante lozana de las
damas de la co'rte, los lbios de coral, los rubios ca cabellos
bellos cabellos llenos de reflejos como el mbar d el oro, los
narices respingadas la muera de la famosa Roxe Roxe-Inna
Inna Roxe-Inna que sedujo el Solimn el Magnfico, mas que los
dems encantos de la perla de su liaren; esas lindas
depresiones hoyuelos impresos en la barba por el de dedo
do dedo del amor, o' formados en el extremo de los lbios
por una media sonrisii; los trajes de ras anacarado
ostentando los colores del iris, etc. etc.
Pero en el cuadro presente, M. Dubufe, al poso
que ha conservado ftu elegancia natural, ha hecho

1
prueba de una armona de composicin, colorido cli clido,
do, clido, y mgico estilo que recuerdan los cuadros del
Parmeggiano.
La accin representa una escena de familia en el
siglo XVt.'y la exactitud minuciosa de las exigencias
histricas concernientemente los trajes, muebles y
espritu de la poca; en otros trminos, la parte ar arqueolgico,
queolgico, arqueolgico, prueba que el autor se halla versado en
la materia, que hizo todas las indagaciones necesa necesarias
rias necesarias antes de coger el pincel, temeroso tal vez de es escandalizar
candalizar escandalizar esos pedantes siempre al acecho de todo
anacronismo que les permita desplegar una erdicion
rancia y banal. Incapaces de comprender la mgia del
colorido, la armona suprema de la lnea, la visin in intuitiva
tuitiva intuitiva del artista, lo perfecto de la ejecucin, la pura
armona del estilo, esos pedagogos rastreros hubieran
anatematizado al divino Rufael, porque, instancias
del papa Julio II, puso un violin en manos de Apolo
en vez de la lira tradicional; y hubieran privado de
agua y fuego al admirable Paolo Veronese, porque,
en sus bodas de Cannn, pint violines y contrabajos,
y represent los retratos de hermosas venecianas de
su tiempo con cruces de oro en la garganta.
La dulzura maternal que respira la fisonomia'de
la madre que ensea orar su hijo, contrasta con
la noble serenidad de su esposo, tipo verdaderamente
italiano. Entre tanto el hijo menor, pequeito y regor regordete,
dete, regordete, refunfua con enojo pueril. La mano de este ni nio
o nio se halla modelada en el original con una perfec perfeccin
cin perfeccin increble.
Este cuadro es tal vez la obra hmas perfecta del
Museo del Luxemburgo.
J. BERMUDEZ DE CASTRO.

PUERTO-RICO 5 DE JUNIO DE 1855.
rUOVlHUNClAS JUJlClALMS.
Licdo. D. Demetrio Sanlaella, Alcalde mayor, Juez Letra Letrado
do Letrado de primera Instancia interino de esla Ciudad y su dis distrito
trito distrito Judicial,
Por el presente segundo edicto cito, llamo y emplazo al pr prfugo
fugo prfugo Jos Pantoja (a) Aguayo, contra quien estoy siguiendo
causa criminal por crersele autor del hurto de una vaca
D. Kafael Ponce. vecino del Dorado, para que dentro de nue nueve
ve nueve dias que corren y se cuentan desde hoy, comparezca per personalmente
sonalmente personalmente en este Juzgado en la real Crcel de esta Ciu Ciudad
dad Ciudad & defenderse de los cargos que le resultan; pues i as lo
hiciere le oir y guardar cumplida justicia en lo que la tu tuviere,
viere, tuviere, y no hacindolo sustanciar la causa en su ausencia y
rebelda, sin mas citarle ni emplazarle hasta la sentencia de definitiva
finitiva definitiva Inclusive, entendindose los autos y dems diligencias
en los Estrados del Tribunal, parndole el perjuicio que ha ha-I
I ha-I ya lugar. Dado en la Ciudad de Puerto-Rice 28 de Mayo
de 1855. Licdo. Demetrio Santaella. Por mandado de su
Sra. Agustn Eosario. 1
Escribana pblica de D. Mauricio Guerra E Sr. J uez
de 1? instancia de la Capital, por auto de hoy, dictado en las
diligencias de cumplimiento al fallo superior recado en la cau causa
sa causa que se sigui Juan de la Cruz Mina, se ha servido man mandar
dar mandar se llame por los peridicos & . Antonio Herrera, para
que en el trmino de quince dias concurra la Escribana del
actuario, efectos de Justicia. Puerto-Rico Mayo 26 de 1855.
Por mandado de su Sra. Agustn Rosario. 3

SUBASTAS.

ADMINISTRACION DE LA REAL ADUANA
DE ESTA CAPITAL.
En virtud de providencia del Sr. Intendente de ejrcito y
Real Hacienda de esu Isla, 6e pioceder el virnes 8 del ac actual
tual actual a lis doce en punto, y en el edificio de esta propia Adua Aduana,
na, Aduana, la venta en subasta pblica, en lotes al pormenor, de
varios efectos declarados decomiso que consisten: En baque baquetas
tas baquetas para calzado. En zapatos de charol. En borcegues de
id. En medias botas de id. En cajas de vinos y licores de
varias clases.
'Lo que se hace saber al pblico para su inteligencia.
Puerto-Rico 4 de Junio de 1855. El Administrador interi interino,
no, interino, Juan Snchez Toledo.
Escribana pblica de D.. Mauricio Guerra. Por auto
del Sr. Juez de Ia instancia de esta Capital, dictado en el in incidente
cidente incidente la testamentara de D. Santos Esparza sobre nece necesidad
sidad necesidad y utilidad de la venta de las confiteras, se mandan sa sacar
car sacar pblica subasta los dias 1., 5 y 0 del entrante Junio,
sealndose para el remate el 14 del mismo. El inventario
se halla de manifiesto en la Escribana del actuario. Puerto Puerto-j
j Puerto-j Rico 29 de Mayo de 1855. Agustn Rosario. 3

Corregimiento de Ponct. Debiendo el Ayuntamiento
de esta Vida contratar el suministro de bagajes del parti partido,
do, partido, invita los que quieran hacer proposiciones para quo
concurran hacerlas el 20 de Junio prximo, las doce
del dia, en la puerta de la casa Capitular, en que tendr
efecto el remate, en la inteligencia, de'que los licitadores
debern fijar el precio que exijan por un caballo de silla,
de carga, y de un carro con una, dos trea yuntas de bue bueyes,
yes, bueyes, y que estos precios no deben exceder de tres reales
en cada legua por el primero, dos por segundo y seis por
el tercero si es de una yunta, ocho si es de dos y doce si
es de tres, quedando ademas favor de los contratistas lo
que deben pagar por cada bagaje, segn la circular de
la materia, los que hagan uso de ellos. Ponce 23 de Mayo
de 1855.-W OVYViM. .... 3

ANUNCIOS OFICIALES.
1 :
Secretara de la Alcalda ordinaria de Aasco. En el
barrio de Hmala t de esta jurisdiccin, ha sido aparecido na
ternero hosco lomi-bayo, el cual por disposicin del Sr. Al Alcalde
calde Alcalde se haya depositado en poder de D. (lermenejildo Nie Nieves.
ves. Nieves. Y lo hago notorio los fines consiguientes. Aasco 29
de Mayo de 1855. Juan Caro, Secretario. 1
Alcalda ordinaria de Guayanilla. En esta jurisdiccin
se ha aparecido un caballo de las seales siguientes: coloros coloros-curo,
curo, coloros-curo, crin y cola pobre, una manchita blanca en el espinazo,
seis y media cuartas de alzada, orejas regulares, entero y co como
mo como de seis anos de edad. Lo que hago notorio para que su
dueo se presente recibirlo con las formalidades correspon correspondientes.
dientes. correspondientes. Guayamlla 22 de Mayo de 1855. Manuel Boscana,
Alcalda ordinaria de Maunabo. Habiendo merecido
la aurobtcion del Excmo. Sr. Gebernador y Capitn Ge General
neral General de sta Isla, el nombramiento de un Sepulturero quo
ee haga crgo del aseo y vigilancia del Cementerio de es este
te este pueblo, por la dotacin de seis pesos mensuales. Se
hace saber al pblico, para que la persona que quiera optar
dicho destino, se presente en esta Alcalda el dia 1. del
prximo mes de Junio. Maunabo 15 de Mayo de 1855.
Manuel Snchez de Palma. 3

. AVISOS.

LA CIENCIA
DE
LA TENEDURIA DE LIBROS,
POR
C. C. MAR Sil.
Esta obra, la mas completa y reciente que se ha publica publicado
do publicado sobre tan importante ciencia, contiene un juego entero de
libros mercantiles, cuentas corrientes de ventas, etc., con nu numerosos
merosos numerosos modelos segn el estilo moderno, y ejemplos de cl clculos
culos clculos mercantiles; todo impreso en colores y explicado de la
manera mas clara y sencilla, hallndose las explicaciones fe fechadas
chadas fechadas con las operaciones y asientos. Esta obra, fruto de la
gran experiencia del autor como tenedor de libros y profesor
de contabilidad, est traducida de la 20ma. edicin.
DICCIONARIO DE PRONUNCIACION
" DE LAS
LENGUAS ESPAOLA E INGLESA,
' ' ' ; '.' POR
MARIANO VELZQUEZ DE LA CADENA,

Compuesto sobre los Diccionarios Espaoles de la Academia
. Espaola, Terreros, Salva, y el de Bartti y Neuman
por el l)Rr Seoane, y los Inglses de Webster, Worces Worces-Ter
Ter Worces-Ter y Walker, aumentado con mas de ocho mil palabras,
idiotismos, y frases familiares, las irregularidades de los
verbos y la sinopsis de mbas lenguas.
EN DOS PARTES:
I. Espaol Ingls. II. Ingls y Espaol.
n tomo en Qvo. mayor, de mas de 1,300 pginas hermo-
-' smente impreso, y bien encuadernado.
MANUAL
URBANIDAD Y BUENAS MANERAS
PARA USO
DE LA JUVENTUD DE AMBOS SEXOS,
KST BI CUAL SE SHCUXKTRAir 18 PBIWCIPA1ES REGLAS DE CIVILIDAD
T ETIQUETA ft.tTI DEBE1T OBSEBYABBE EW LAS DITEBIAI
iTUACioKxa sociales;
. PRECEDIDO DE Vlf BRETE TRATADO
SOBRE LOS DEBERES MORALES DEL HOMBRE.
POR
MANUEL ANTONIO CARREO.'
E2?"En la Librera de Mrquez, calle de la
Fortaleza nm. 23.

. TRATADO
1 DE
gramtica' castellana

Y
ANLISIS LOGICA,
' SEGUN LOS PHINDIPIOSiDE IA REAL ACADEMIA
POR
DON RAMON CASTAS.
SEGUNDA EDICION.
. Vndese en la librera de Mrquez, 5 rs.
ejemplar: por docenas? se har una rebaja pro proporcionada
porcionada proporcionada al nmero que se compren. 9
Imprenta del Gobierno,