Gazeta de Puerto-Rico

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Gazeta de Puerto-Rico
Alternate title:
Gaceta de Puerto-Rico
Physical Description:
Newspaper
Language:
Spanish
Publication Date:
Frequency:
daily (except sunday)[1823-]
daily
normalized irregular

Subjects

Genre:
newspaper   ( sobekcm )
newspaper   ( marcgt )

Notes

Dates or Sequential Designation:
Began in 1806?
General Note:
After the change of sovereignty in 1898, briefly published by the government of the United States.
Funding:
Funded by NEH in support of the National Digital Newspaper Project (NDNP), NEH Award Number: Project #00110855

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
This item is presumed to be in the public domain. The University of Florida George A. Smathers Libraries respect the intellectual property rights of others and do not claim any copyright interest in this item.
Resource Identifier:
oclc - 829938788
lccn - 2013201074
issn - 2327-3143
ocn829938788
Classification:
lcc - ISSN RECORD
ddc - 070
System ID:
AA00023800:01948

Full Text
US. 19 .JUEVES 10 DE FEBRERO DE 1853. YOL. 22.

ESTE PERIODICO

SE pBCA TODOS LOS MARTES,
JUEVES Y SABADOS.

X?

fl.il! W

t li

SE SUSCRIBE
EN LA IMPRENTA DEL GOBIERNO,

CAI.LK DE LA FORTALEZA N? 23.

ni

I 1 1 1
J 11 Ha 1 11

PARTE OFICIAL.

ORDEN DE LA PLAZA.

SERVICIO PARA EL 10 DE FEBRERO UE 1853.

Jefe de dia. El Teniente Coronel gradua

do primer comandante de infantera D. Miguel

llosell, segunao jeie aei rejimiemo ae Cata Catalua.
lua. Catalua. I Cuerpos de servicio. Los de Iberia, Astu-
frias y Artillera. ; r
j Rondas. El Tejimiento infantera de Cata-
j Visita de Hospital -El capitn D. Euje Euje-nio
nio Euje-nio Garca. El Jeneral 29 Cabo Gobernador
militar interino. Espaa.
I ESPAA.

(De la "Gaceta de Madrid.')
MINISTERIO DE I. A GUERRA.
A '

, Esposicion A S. M.
Seora: Grandes son las alteraciones que
en todas las armas del ejrcito se han introdu

cido en estos ltimos aospor la necesidad de
L i : j i

atemperar iu organizacin ue cauu una a ios
adelantos de la ciencia militar, la perfeccin
i que va llegando el arte de la guerra, la ilus ilustracin
tracin ilustracin que cunde rpida por todos los ramos
del saber.
j La administracin militar, necesidad im imprescindible
prescindible imprescindible de los ejrcitos permanentes, elo elogiada
giada elogiada por unos, combatida por otrps, ha perma permanecido
necido permanecido sin embargo estacionada hasta cierto
punto, olvidando por otras atenciones que ella
es el elemento mas poderoso de la existencia

de aquellos. Los recursos materiales en hom homares
ares homares y en efectos se improvisan; pero la buena

auumusiracion na ae estar previa y slidamen slidamente
te slidamente cimentada. Ella toma l soldado bajo su tu tutela,
tela, tutela, desde que sale del hogar paterno, para

asistirle y alimentarle en estado de salud, cui

darle y curarle en sus dolencias. De aqu los

importantes objetos de la administracin al sa satisfacer
tisfacer satisfacer todas las obligaciones, proveer y liqui liquidar
dar liquidar los diferentes servicios, ajustar los cuerpos

v jww mimares, y cuiaar ae ia ouena caunau

cuanto en paz y en guerra se suministra.
Este lijero bosquejo hace comprender toda la

'raportancia de que la administracin militar

esponaa cumplidamente a los fines de su salu
dable institucin.

Preciso es para ello hermanar sus funcio

na con Jas exijencias del servicio; armonizar

u accin por medios claros y sencillos con el
stema de contabilidad de las diferentes armas

institutos: desechar frmulas anticuadas.

emplazndolas por otras mas en relacin con
'as necesidad

. MWUUIVtJ, llUVWl Mil AVIpWlllWW J
oncienzudo examen de los sistemas conocidos
Pjjra escojer lo .mejor, codificndolo que se
dopte, y desechando lo mucho y en gran par par-6
6 par-6 contradictorio que hoy rije, y confunde aun
su r? 11138 estudisos, Para 9ue Heguo ser en
. a un cuerpo de hombres especiales que,
gresando ea mismo con la suma de cono

cimientos necesarios, puedan corresponder dig dignamente
namente dignamente la misin qu se les confia. Para al alcanzar
canzar alcanzar este resultado preciso es enaltecer la
carrera dando sus individuos el porvenir de
que carecen; fijar un rdn inalterable errsus
ascensos que recompense los servicios, cierre
la puerta al favor, estimuleel mrito, y repri reprima
ma reprima con mano fuerte los abusos. No de otro
modo adquirir el Cuerpo administrativo del
ejrcito .el brillo importancia que debe tener
y conviene al servicio de V. M. y al bien del
Estado.
Para desarrollar este pensamiento y llegar
al objeto que se propone el Ministro qu sus suscribe,
cribe, suscribe, necesita, Seora, someter k la Real
aprobacin de V. M., de acuerdo con el pare parecer
cer parecer del Consejo de Ministros, el adjunto pro proyecto
yecto proyecto de decreto.
Madrid 29 de Diciembre de 1852. Seo Seora.
ra. Seora. A L. R. P. de V. M. Juan de Lara.
' Iljcalcs decretos.

. MINISTERIO DE GRACIA Y JUSTICIA.
La Reina (Q. D. G.) con motivo y en ce celebridad
lebridad celebridad del cumpleaos de su Augusta Hija
la Princesa d Asturias, se ha dignado indul-,
tar de la pena de muerte, que fueron conde condenados
nados condenados por la Audiencia de Sevilla, Jos Cas,
tao Lpez, y Sebastian Navarro Carrascal
conmutndoles dicha pena en la do cadena
perptua. Igualmente so ha servido indultar k
varios reos que sufran condenas por delitos
mnos graves.
PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE MINISTROS.
La Reina nuestra Seora se ha dignada
espedir las Reales cdulas siguientes:
LA REINA. Gobernador y Capitn Jeneral do
lai islas Filipinas, Mi Vicepatrono. Los importantes
servicios que desde los primeros momentos de la con conquista
quista conquista de esas Islas han prestado los misioneros agus

tinos calzados, y los de otras relijiones que mas tarde

se establecieron en ellas, no solo en la propagacin do

la Santa F catlica, reduciendo y convirtiendo 6 ella

Conformndome con lo propuesto por el, a las diversas y numerosas tribus salvajes que las po-,

Ministro de la Guerra, y de acuerdo con el pa- biaban, sino tambin en la sumisin do las mimas

civilizacin y niorijerucion de costumbres, y en mucha

recer del Consejo de Ministros, Vengo en re
solver: -y-

i -i. j . .

l 10 o t . j i pane ai rauiuo incremento que en esie presente sur O
Artculo 1? Se suprime la Intendencia Ln tendo pob8cion r eM de e,'a, ,,,,

i i

jenerui miniar. vieron el nimo de Mi augusto Padre el Sr. D. Por

Art. .2? La administracin militar ser nando VII espedir la Real cdula de 8 de Junio do
una y sola para todas las armas institutos del 1820, ordenando, de conformidad con lo dispuesto c3
ejrcito. i otras anteriores, sealadamente en las de 11 do Di-
Art. 3? Se crea una Direccin jeneral ciembre de 177G y 17 del propio mes de 1763, "que,
de Administracin militar que estar k cargo l,anl ,09 pstnof calzados como los re! j osos do las
de un Jeneral, Jefe superior del Cuerpo admi- d.e,n6.s drdetne8' f"e8te? reitttoidof.eo odminiitri.
. 11 1 i cion de curatos y doctrinas de esas Islas, en el ser y
nistrat.vo del ejercito, con iguales prerogati- estado que tenian, sin que por ese Vic.epatronato Real
vas y atribuciones en el mismo que tienen en n or los ordinarios diocesanos se nrocediese .fieu-

sus armas respectivas los dems Directores larizar ningn curato sin drden espesa de la Real
jenerales. 1 Persona;" pero como las vicisitudes por las nuo pos-

Art, 4V Hit lUiniSirO ae la liUerra queda enormenie na pasano la nacin, y muy en particular
encargado de la ejecucin de las disposiciones 'a'supresion dlas comunidades relijiosas en la Pe-
,. nronJcn nnmn nmnnnorrna Ina ranU nsula, hubiesen disminuido notablemente, 881 el DU-

mentes v rdenes especiales que en razn de IV "? Tla.nt" p.a,!k,a" '.S" I,Ia1

ellas sean necesarios para establecer y regula

rizar la planta y servicio del Cuerpo de Admi Administracin
nistracin Administracin militar.
Dado en Palacio veinte y nueve de Di Diciembre
ciembre Diciembre de mil ochocientos cincuenta y dos.

Est rubricado de la Real mano-4sL Minis

tro eje la Guerra-Juan do Lara.

Vengo en nombrar Director jeneral de Ad

ministracin militar al Mariscal de campo

D. Francisco de Mata y AIs.
Dado en Palacio veinte y nueve do Di Diciembre
ciembre Diciembre de mil ochocientos cincuenta y dos.
Est rubricado de la Real mano. El Minis Ministro
tro Ministro de la Guerra-Juan do Lara.
S. M. la Reina (Q. D, G.), con el plausi plausible
ble plausible motivo de ser hoy el cumpleaos do su Au Augusta
gusta Augusta Hija la Serma. Sra. Princesa do Astu Asturias,
rias, Asturias, se ha dignado indultar do las penas quo

se han hecho merecedores los individuos
comprendidos en la causa formada conse consecuencia
cuencia consecuencia del conato de sedicin ocurrido en las

inmediaciones del pueblo do Mar, partido do
Daroca, haciendo tambin ostensiva esta gra gracia!
cia! gracia! los quo ya fueron sentenciados en ol pri primer
mer primer procedimiento.

como los recursos con que contaban las relijiones pa

ra este objeto, representaron con reiteracin vuestros
antecesores en ese cargo la urjente necesidad de pro proveer
veer proveer de remedio al gravo mal quo so esperimentaba
por la falta de regulares, y la consiguiente del pasto
espiritual en muchos pueblos, sobre todo en las doc doctrinas
trinas doctrinas y misiones de nuevos reducidos en aquellos pa parajes
rajes parajes de esas Islas, en los que lastimosamente so con conservan
servan conservan todava tribus enteras de infieles, que es Mi
deber atraer la Santa F catlica paro su bien y el
de Mis amados y leales subditos de ese Archipilago.
En el mismo sentido se espresd el suprimido Consejo
de Espaa Indias en su consulta de 12 de Marzo da
1835, proponindome la conveniencia de aumentar el
nmero de misioneros en Mis dominios de Asia para
conseguir la completa reduccin de los mismos; cuya
necesidad fu igualmente reconocida por el Real de decreto
creto decreto do 8 do Marzo de. 1836, espedido durante Mi
menor edad, por el que se dispuso la conservacin do
los colejios destinados las misiones de Asia, confir confirmado
mado confirmado en esta parte por el art. 2? de la ley de 20 do
Julio de 1837.
En su vista, j teniendo presente lo que en l so
dispone, mand instruir l oportuno espediente en Mi
Secretara de Gracia y Justicia, por la cual se os pre previno
vino previno informaseis sobre este pynto, como lo habis he hecho,
cho, hecho, con la detencin que so gravedad exijia, oyendo

el voto consultivo do co Real Acuerdo, el del raoy re reverendo
verendo reverendo Arzobispo de esa dicesis y el de los padres
provinciales y definitorios de las cuatro rdenes reli

jiosas establecidas en esas Islas: oyso tambin el pa parecer
recer parecer de los padres procuradores-comisarios generales'



de las mismas residentes en la Pennsula, y otros va varios
rios varios relijiosos y corporaciones respetables; y con pre presencia
sencia presencia de lo que sobre el particular Me han consulta consultado
do consultado la Sala de Indias del Supremo Tribunal de Justi Justicia
cia Justicia y las secciones reunidas de Gracia y Justicia y de
Ultramar del Consejo Real, deseando todava reunir
en tan grave asunto, de que depende en gran parte la
conservacin y prosperidad de esas importantes pose posesiones,
siones, posesiones, la mayor copia de luces para su mas acertada
resolucin, He tenido por conveniente oir Mi Con Consejo
sejo Consejo de Ultramar creado posteriormente; y en razn
de lo que Ale ha espuesto, y de conformidad con el pa-
recer de Mi Consejo de Ministros, He venido en es espedir
pedir espedir esta Mi Real cdula, por la cual declaro y re resuelvo
suelvo resuelvo los puntos siguientes:
I. Habiendo acreditado la esperiencia las venta ventajas
jas ventajas que han reportado las provincias del Dulce Nom-

bre de Jess, de San IX i colas ae xoientinoy aei san-
tisimo Rosario, correspondientes los padres agusti

nos calzados, recoletos y de Santo Domingo, de los

colejios que para sus misiones tienen establecidos en
Valladolid, Monteagudo y Ocaa, no solo por la es

pecial y acomodada instruccin que en ellos reciben
sus alumnos, sino aun mas por el cuarto voto con que

so ligan, obligndose permanecer en esas misiones
mientras sus superiores y Mi Gobierno no los autori

cen para volver la Pennsula; y convencida por otra
parte de que sin este plantel se estinguiria muy en
breve la provincia de San Gregorio de labrden de

padres franciscos descalzos, establecida desde muy

antiguo en esas Islas; deseando darles una sealada
muestra de M, Real aprecio por los servicios que han

prestado Mi Corona, y confiada en que sabrn cor corresponder
responder corresponder como hasta aqu Mis desvelos por el bien
de esos Mis feles subditos, He dispuesto que se esta

blezca en un punto central de la Pennsula una casa

matriz y colejio para los padres franciscos descalzos,

mitnrinn Ha Ina nii tienen loa otros tres institutos

reliiosos d esas Islas, cuyos alumnos gozarn de las
e. i j 1 1 j

gracias y exenciones conceuiuas a ios ae aqueuos, en

. la ntelijendia de que han de prestar como ellos el

cuarto voto; para cuyo electo, y con la aeoiaa inter intervencin
vencin intervencin de la Santa Sede, han de hacerse en sus cons

tituciones las modificaciones convenientes.

II. Deseando por todos los medios que estn mi
alcance promover la pronta reduccin do los infieles
que aun hay en esas Islas, y no siendo posible, ajo
menos en muchos aos, que el escaso nmero de mi

sioneros de las cuatro ordenes relijiosas actualmente
existentes pueda proveer todas las necesidades, y
mnos todava las nuevas misiones que deberan es establecerse
tablecerse establecerse en las Islas de Mindanao y de Jlo', y te teniendo
niendo teniendo presentes los importantes servicios que as en
esas Islas como en los antiguos dominios espaoles de
Amrica ha prestado la Compaa de Jess en la re reduccin
duccin reduccin y catequismo de sus naturales, He dispuesto
que se restablezca dicha drden en esos dominios,
ciiyo efecto, y accediendo las repetidas instancias
que Me han elevado las Diputaciones forales de Gui

pzcoa y Vizcaya para' que se convierta el edificio de

Loyola en colejio de misiones, caso de que para este

objeto se restableciere la Compaa de Jess, He ve
nido en destinar el mencionado edificio de Loyola pa
ra casa matriz y colejio de la espresada Comp

na, declarando, como desde ahora declaro, que por
este restablecimiento no se le concede derecho alguno

ser reintegrada en los curatos y doctrinas, ni en las

temporalidades que posea en esas Islas, quedando

Mi cuidado proveer en cuanto fuere necesario su de

corosa subsistencia y sealarle los puntos donde haya
de ejercer su sagrado ministerio.1
III. La estincion de las drdenes relijiosas en la
Pennsula ha privado las misiones de Asia de sus
prelados superiores, nicos quienes incumba por los
estatutos y santas reglas de las diversas congregacio congregaciones
nes congregaciones dirijir estas y dirimir las dudas y cuestiones que
naturalmente surjen en todas tas cosas humanas; re resultando
sultando resultando de aqu, si no la completa relajacin de la
disciplina monstica, que afortunadamente han con conservado
servado conservado por sus buenas tradiciones Jas provincias de
los diversos institutos relijiosos de esas Islas, s lo
menos un estado de ansiedad que, alarmando las con conciencias,
ciencias, conciencias, las distrae d sus primordiales deberes y ha hace
ce hace menos eficaz el voto de santa obediencia, base fun fundamental
damental fundamental do la disciplina: y deseando Yo proveer do
remedio tan urjento necesidad, y cumplir el compro compromiso
miso compromiso que contraje con la Silla apostlica en el ort. 29
del ltimo Concordato, He venido en' mandar que se
impetre ta correspondiente Rula de Su Santidad para
el restablecimiento de un Vicario jeneral residente en
l Pehjnula para cada una de Jas o'rdencs relijiosas
d agustinos calzados, agustinos recoletos, dominicos
y franciscos descalzos de esas misiones; cuyos Vica Vicarios
rios Vicarios Ejercern las mismas atribuciones y facultades
que por sus constituciones correspondan a los Jenera Jenerales
les Jenerales de" dichas o'rdenesj hacindose l 'nombramiento
durante los diez primeros aos por la Santa Sede en
los que Yo Je'presentare, siendo de la orden, aunque
no? hubiesen residido en Filipinas; y despus de est
perodo por Ia9' respectivas provincias, debiendo re recaer
caer recaer c nombramiento jeto, espaoles naturales de ests
r'cinW. presentados por sus cptnls Mi liealccp-

tacion; entendindose que este cargo ha de durar in

dfinidamente mientras Yo. de acuerdo con la Silfo

apostlica,, no tuviere por conveniente ordenar su re

novacin.

IV. Porque la esperiencia tiene acreditado que
los misioneros son, no solo los directores espirituales
de sus feligreses ndjenas, sino tambin sus mentores

y maestros en la agricultura y en las artes mas pre

cisas para la vida, ejerciendo con frecuencia las veces
de jueces rbitros y amigables componedores en las
desavenencias v litiiios entre nartes. es opinin de

j ... j .
personas doctas y esnerimentadas en la.gobernacion

delesos pases que en los colejios de la Pennsula de

beran dedicarse los alumnos dos mas anos al estu estudio
dio estudio de las ciencias fsicas y naturales, dndoseles ade adems
ms adems algunas nociones jenerales del derecho, especial especialmente
mente especialmente de los contratos y obligaciones mas comunes.
Para que esto pueda hacerse con cierta" uniformidad,
y fin de que la educacin de los misioneros sea en
todos seidos tan completa y apropiada su objeto
como conviene y es Mi deber procurarla, ser obliga

cin de los Vicarios jenerales, tan luego como entren
en funciones, formar el plan de estudios, que presen presentarn
tarn presentarn A aprobacin; en la intelijencia de que no
han de bajar aquellos de siete aos en la Pennsula,
antes de cuya poca no podrn los colejiales pasar
esos dominios sin espresa licencia Mia, as como nin ningn
gn ningn colejial profeso podr emprender su carrera lite literaria
raria literaria si antes no hubiese prestado el cuarto voto lla llamado
mado llamado de misin.
V. Como todos Mjs desvelos por el arreglo y fo fomento
mento fomento de las misiones serian ineficaces en gran parte
si el nmero de alumnos en los colejios fuese insuficien insuficiente
te insuficiente para las atenciones actuales y aun para las que na naturalmente
turalmente naturalmente pueden preverse consecuencia Je la re reduccin
duccin reduccin de nuevos infieles, es Mi voluntad, y est en
el inters de las mismas drdenes, que aquellos se au aumenten
menten aumenten hasta donde lo permitan la capacidad de los
edificios y (os recursos de sus provincias, conforme
a concordia que Me reservo formar con cada una de

ellas; y si bien estoy dispuesta, siguiendo el espritu

de la lejislacion indiana, proveer por cuenta de Mi

Real Hacienda cuando no alcanzaren los fondos de co

munidad, al tenor de lo ordenado en la ley quince, t

tulo cuarto, libro sesto de la Recopilacin, otros que
Yo tuviese por conveniente sealar para atender al

avimeto y trasporte de (os misioneros, es con la

fundada esperanza de que, correspondiendo las orde ordenes
nes ordenes Mis piadosas intenciones, procurarn por su

pane ayunar u esios gasios con los.soorames que por
precisin, y supuesta la vida comn que necesaria

mente ha de restablecerse en todas -ellas conforme

sus constituciones, han de tener. muchos prrocos,' cu

yos fondos no pueden invertirse en ningn objeto mas

acepto a los ojos de Dios ya Mis catlicos sentimien

os que el, de procurar el aumento de los operarios

evanjelicos en esos pases; siendo igualmente Mi vo

untad, para que mas fcilmente puedan atender es

a sagrada obligacin, que sus colejios, edificios y cer-

m 1 1 . i

cas h euos anejas esien exentos ae contribuciones

otras gavelas para el servicio publico.

VI. Aunque el objeto primordial de las misiones

sea el promover las necesidades relijiosas de Mis

dominios en esos pases, por cuanto desde un princi

pi se ha permitido los misioneros pasar a la China
y otros puntos del Continente asitico predicar el
Santo Evanjlio, y esto cede en honra y gloria de Dios

y honor del nombre espaol, quiero que puedan con

tinuar haciendo uso de esta facultad, con sujecin lo
a a 4 mI a a a I fh aa m a I I u I W I

ijuo cu ci jamuuiui ui)uiiu iu icjiNiucion ue muas,
especialmente la ley treinta y una, ttulo catorce, li

bro primero de su Recopilacin.

VII. Correspondiendo Mi Patronato celar el

puntual cumplimiento de lo que disponen las leyes so

bre misiones, y cuidar de que los fondos concedidos
para este objeto s inviertan en los santos fines que
estn destinados, continuareis usando de las faculta facultades
des facultades que, como Vicepatrono, os pertenecen de jirar vi-

sitas y lomar cuentas cuando lo creyereis conveniente
A IaIIS A ADIa lilla 1a IaA arv a t m J I ... .

a iuua9 j a vana una uo tas uiuviucius U6 IOS inSlIlll-

tos relijiosos de esas Islas, procurando proceder siem

pre de acuerdo en estu parte con el M. R. Arzobisno

de esta dicesis, dndome con la antelacion.debida el
oportuno conocimiento. ; t

VIH. Aunque confio en la Misericordia divina nue.

con el eficaz auxilio de su gracia y la vijilanciade los

prelados superiores y locales, quienes reencarcoes-

a oungacion ue conciencia, no naoeis ae veros en la
dolorosa necesidad de hacer uso de las facultades que
r. i i i

no u. tuimeicii un iu icjr vciuic y oeno, UlUIO Catorce,
libro primero de la Recopilacin para espulsar de esas
Islas los relijiosos que, olvidados de los deberes que
les imponen su instituto, hbito v nrofesion. vivan rnn

scndalo. como todava, atendida la humana flaque flaque-za,
za, flaque-za, Hidera haber algunos qu se hallaren en este ca cas,
s, cas, y no conveng que, vueltos la Pennsula, perma permanezcan
nezcan permanezcan en los colejios, donde su mal ejemplo pudiera
contaminar los jdvenes relijiosos, es Mi' voluntad
que cuando esto suceda los destinis, de acuerdo con
los Provinciales, la casa de correccin qu al efecto
ha, de establecerse en la Pennsula. r r..., t

IX. Uno de los puntos en que mas resalta la pie

dad de mis gloriosos predecesores ha sido el

ntif han mipstn pn nrnveer do rppnrens i

cimiento de hospitales en todos los pueblos de h
v n Ins riiiltiHpa v villna hnhtnrlna n. 0,i

j " j ..o pui ius esnanln
J! I I l UL! l J'a"0p,

dictando las rerlas nue haban de nipro.

ministracion los hermanos de San Juan de Dios y
relijiosos quienes tuvieron por conveniente encern'
darlos; mas como con el trascurso del tiempo se h
biesen olvidado muchas de ellas, y caido otras en
suso, sobre todo despus que por la supresin de I
Orden de San Juan de Dios en la Pennsula ha d'
minuido notablemente en esas Islas el nmero de h'8'
manos de la misma, al punto de no poder atender h'
debidamente esos hospitales, faltando adems la
jilanciu que ejerca sobre todos ellos el Jeneral de I
Orden, que ya no existe; conviniendo poner remedio
al estado poco satisfactorio en que se encuentran esos
hospitales, y persuadida de que nada puede contribuir
mas eficazmente mejorarlo que la sustitucin dlos
hermanos de San Juan de Dios por las hermanas de
la Caridad, que tan escelentes resultados estn dando
en todas partes, He dispuesto que se impetre la cor cor-respondiente
respondiente cor-respondiente Bula de Su Santidad para, la estincion
de las casas de San Juan de Dios en esas Islas, y qUe
en su lugar se enven ellas las hermanas de la Ca Caridad,
ridad, Caridad, para establecer un beatero que, al paso que se
encargu de los hospitales, pueda dedicarse la ense enseanza
anza enseanza de las nias de los colejios de Santa Potencia Potencia-na,
na, Potencia-na, Santa Isabel, Compaa de Jess y San Sebastian
de acuerdo con los patronos de los mismos.
X No quedaran satisfechas Mis piadosas inten intenciones
ciones intenciones respecto al bien y salud espiritual de esos Mis
leales subditos si, al mismo tiempo que procuro el au aumento
mento aumento y mejor rjimen de las misiones, no atendiese
igualmente las necesidades del clero secular parro parroquial,
quial, parroquial, que con tan loable celo procura llenar sus san santos
tos santos deberes; pero como aquel no baste para este obje objeto
to objeto si no lo acompaa una solida instruccin relijiosa,
base de la,. verdadera piedad, y no se acostumbran
adems los que se consagran al augusto ministerio del
sacerdocio al recojimiento y morijeracion de costum costumbres,
bres, costumbres, que siempre ha recomendado la Iglesia para es estas
tas estas funciones; es de todo punto indispensable mejorar
la educacin de los Seminarios conciliares, que por
falta de profesores y otros recursos no pueden llenar
debidamente las miras con que los estableci el Santo

Concilio de Trento. A este fin He dispuesto que se

erija en esa ciuaaa ae manila una casa ae raresde
San Vicente de Paul, que adems de la direccin es espiritual
piritual espiritual de las hermanas de la Caridad que les est
encomendada por su regla, se hagan cargo de la en

seanza y rjimen de los Seminarios conciliares, en
los trminos que" acordareis con ese M. R. Arzobispo
y lili. Obispos de sas dicesis", quienes han de con continuar
tinuar continuar con la suprema direccin inspeccin queso
bre aquellos establecimientos les corresponde po di dicho
cho dicho Santo Concilio.
Por tanto os ordeno y mando, que .cumplis, ob observis
servis observis y ejecutis y hagis cumplir, observar y eje ejecutar
cutar ejecutar fiel y puntualmente esta Mi cdula, sin permitir
que en manera alguna se contravenga lo que en ella
va dispuesto, por ser as Mi voluntad; y quedeesta
Mi cdula se tome razn en el Consejo de Ultramar,
refrendndose por sus Ministros semaneros.
Dada'en Palacio diez 'y nueve de Octubre de
mil ochocientos cincuenta y dos. YO LA REINA.
El Presidente del Consejo de Ministros, Juan Bra Bravo
vo Bravo Murillo. Jos Gastero Serrano. Cuyetano Z Z-niga.
niga. Z-niga. Uejistrada,' Jos Antonio Hidalgo. Teniente
de Canciller,' Jos. Antonio Hidalgo.

IT

Doa Isabel II por la gracia de Dios y la Constitu Constitucin
cin Constitucin de la Monarqua espaola Reina de las Espaa:
al Gobernador Vice-Real Patrono, Presidente y Oi Oidores
dores Oidores de Mis Audiencias de la Isla d Cuba, Superin Superintendente
tendente Superintendente jeneral delegado de la Real Hacienda, In Intendente,.
tendente,. Intendente,. M. IUl Diocesanos, venerables Deanes
Cabildos, prrocos, y todas las dems personas i

quienes lo contenido en esta Mi Real cdula toque

tocar pueda, salud y gracia
Sabed que habindose dispuesto por la Bula que

espidi la Santidad de Alejandro VI lGde Noviem Noviembre
bre Noviembre do 1501 confirmada despus oor otros Sumos Pon

tfices, que perteneciesen Mi Real Corona los diez

mos de las Indias con dominio pleno, absoluto e irre
vocable.'bajo la precisa y perptua calidad de asistir

aquellas iglesias con dote suficiente para la decoro decorosa
sa decorosa manutencin del culto divino, y sus prelados y de
ms Ministros que sirviesen al altar con la competen;

te cngrua, fu uno de los primeros y constantes cui cuidados
dados cuidados de los Monarcas, Mis gloriosos prbjenitores, en
el Gobierno de esos naspq nmirr mnlinmente la

necesidades del culto divino y sus Ministros, ora de dejndoles
jndoles dejndoles la libre administracin de los diezmos, donde

quiera que estos alcanzaban para cubrirlas, ora en encargndose
cargndose encargndose de ella y, sealndoles deceBtes cngru8
de sus propias rentas cuando eran insuficientes los pri

meros;

' Conforme estos principios, y considerndose bas basantes
antes basantes los diezmos en la Isla de Cuba Dar satisfacer

as. obligaciones que estaban afectos, se concedi

siu cabildos eclesisticos la libre administracin



-3-

ii n I forma nue las leyes disponen: rrias como la

exencin de pagar diezmos, acontada perpetuamente
los nuevos njenios de azcar por la Real cdula de
oo .e Abril de 1804, minorase de dia en dia el rendi-

fJlientO O Cal vviouiiivuig iiiauuu Cl IIII.IC'
ment de poblacin y pros)eridad que habia tenido la
Isla'exijia mayores recursos para sostener el esplen esplendor
dor esplendor del culto y consiguiente aumento de sus ministros,
Solicitaron sus cabildos la derogacin de estas y otras
gracias; instruido el oportuno espediente con audien audiencia
cia audiencia de todas las Autoridades y corporaciones de la Is Isla,
la, Isla, J visto lo que sobre el particular espusieron el es es-tnuido
tnuido es-tnuido Consej de Espaa Indius y otras corpora corporaciones
ciones corporaciones y personas respetables quienes se tuvo por
conveniente oir, recayo' durante Mi menor edad el
Real decreto de 9 de Setiembre de 1842, fijando las
redas que habian de observarse en la prestacin de decimal,
cimal, decimal, y disponiendo que esta corriese interinamente
cargo de Al i Hacienda, con obligacin de satisfacer
las congruas y dems dotaciones que para la manu manutencin
tencin manutencin del culto y clero de sus dicesis se estimasen
necesarias por la Junta que al efecto se mando crear
por el art. 9? del citado Real decreto; y habiendo ter terminado
minado terminado aquella sus trabajos, que fueron remitidos
oportunamente Mi Secretara de Gracia y justicia,
y con presencia de lo que sobre ellos Me han consul consultado
tado consultado el Consejo Real y el de Ultramar; convencida por
la amplia instruccin que ha recibido el espediente de
que es llegado el caso de tomar una resolucin defini definitiva
tiva definitiva sobre este grave asunto, y resultando de todos los
antecedentes acerca de l reunidos nue las cuotas asi?- i

O
nadas los prebendados de la irlesia metrooolitana

,. J I
de Cuba y las de la mayor parte de los prrocos de

ambas dicesis, deducidas de las que les han corres correspondido
pondido correspondido en el ultimo cuadrante de 1840 1844, son
insuficientes para su decente sustentacin, y que en
muchos de sus pueblos se carece del necesario pasto
espiritual, que estoy obligada procurar en virtud de

lila ) ctiinuaa wuiibcsiuuc uiusiunt;us UIM1 ti COSia Ue
Mi Real Hacienda, cuando no alcancen los diezmos.

como lo han hecho siempre los Monarcas Mis auirus-

tos predecesores, lie venido, de acuerdo con el pare parecer
cer parecer de Mi Consejo de Ministros, en mandar espedir
esta M Real cdula, por la cual ordeno y declaro lo
siguiente: r :
I. La prestacin decimal continuar en. la Isla de
Cuba definitivamente desde 1? de Enero de 1853 en
adelante, bajo las bases establecidas con calidad de
interinas en el Real decreto de 9 de Setiembre de
1842, no solo porque reducida las mdicas cuotas
que en l se han fijado es tan suave y beneficiosa co como
mo como puede serlo para los propietarios, 'sino principal principalmente
mente principalmente porque habiendo recibido, estos las tierras de
Mi Real Corona con aquella carga, como consecuen consecuencia
cia consecuencia de la obligacin que fu impuesta en virtud de con concesiones
cesiones concesiones pontificias los Reyes Catlicos y todos
sus sucesores en los dominios de Amrica para acu acudir
dir acudir con ella al mantenimiento del culto y sus Minis Ministros,
tros, Ministros, quiero y es Mi voluntad que subsista dicha pres prestacin,
tacin, prestacin, para que en ningn tiempo puedadesnatura puedadesnatura-lizarse
lizarse puedadesnatura-lizarse ni desconocerse, as su venerando orjen, como
el sagrado objeto que est destinada.
II. No siendo suficientes los diezmos reducidos
la mo'dicu cuota prefijada en el citado Real decreto
de 9 de Setiembre de 1842 para satisfacer las cargas

que sore ellos pesan en la Isla de Cuba, principal principalmente
mente principalmente si M Real Hacienda hubiese de percibir la
parte que or diversas concesiones de ln Santa Sede

le corresponde y ha percibido siempre, se recaudarn

j aumimstraran aquellos por Mi Real Hacienda como
las dems rentas del Estado, con la obligacin de ass-

r, contorme lo prevenida en las leyes primera y vi vi-jesimanovena.
jesimanovena. vi-jesimanovena. ttulo Hifix vse9 lid

Recopilacin de Indias, al culto divino y sus Ministros

las congruas y dotaciones que por esta Mi Real
cdula tengo bien sealarles.
III. A fin de hacer aun mas suave la prestacin
decimal los propietarios, ser permitido a estos, si si-hiendo
hiendo si-hiendo el espritu del art. 4? del mencionado Real

.icio, nacer igualas por distritos en dinero d en fru frutos
tos frutos con Mi Real Hacienda, en Ios-trminos y bajo las

I y uipouguij tus instrucciones que na-
cdula rmarse para 'a ejecucoa de esta Mi Real
Mi Real Hacienda ha do contribuir anual anual-I
I anual-I nLl8 M R ArzobisP de Cuba y al R. Obispo d
lu A a Cn ,a cuola de 18000 Pesos 6 cada uno
i e desde ahora les asigno como nica renta anual de
! "JllJaJ Pafa ellos y los que les sucedan en esta dig dig-)e8
)e8 dig-)e8 ,dt7end0 adems satisfacer al primero 2,000
b-4.000 al segundo para alquileres de casa,
Piras no se dote sus mitras de correspondiente
torosa habitacin. ;
, J Cntribuir igualmente cada uno do los Dea Dea-'
' Dea-' 00 anibo8 cabildos con. la renta anual de 4,500
i U j dems dgn'dades con la de 3,800; 3,000
cannigos; 2,500 los racioneros, y 2,000 los
Qed'o racioneros.
ind 8ta dotac'ones nan de satisfacerse ntegras,
jas 8cuerto alguno por razn do anualidades ni me me-natas
natas me-natas eclesisticas, las cuales quedan desde aho-

ira suprimidas derogadas las leyes, Reales drdSnes

y uecretos que las estblecen.
VII. Lo qiedan iguulmente todas las leyes y Mis Mis-posiciones
posiciones Mis-posiciones que hoy rijen sobre Espolio y vacantes, pu pu-diendo
diendo pu-diendo los RR. Prelados de ambas mitras testar li

bremente, como los dems espaoles, segn les dicte
su conciencia, sucedindoles ab infstalo los herederos
lejtimos con la misma obligacin de conciencia, excep exceptundose
tundose exceptundose en ambos casos los ornamentos y pontifica pontificales,
les, pontificales, que se i considerarn como propiedad de la mitra
y pasarn sus sucesores en ella. Tambin ser obli obligacin
gacin obligacin de umbos Prelados sufrugr el coste de las bu bulas.
las. bulas. VIII. Se suprimen todas los pensiones lie hov

j
pesan sobre las mitras de ambas dicesis, debiendo

satistacerse por Mis Uojas de la Isla de Uiilm las do
gracia concedidas particulares con arreglo las le leyes
yes leyes vijentes; pero en ningn caso las de corporacio corporaciones
nes corporaciones y establecimientos pblicos de la Pennsula, en cu-

yo presupuesto deben comprenderse.

IA. be asigna a cada uno de los venerables cabil cabildos
dos cabildos tira la dotarinn d Ins tnin&trna nforinroa v cu.

' w ..uu llltuill1 0 J U
balternos necesarios para el decoro del culfo la canti cantidad
dad cantidad de 10,000 pesos; la de 5,000 sus fbricas, v la

de 5,600 para la capilla de msica.

A. Se clasificaran as parroouias de ambas didee-

. i
sis como lo estn en la Pennsula, en oarrontiias de

ingreso, de ascenso y de trmino, asignndose 700 pe-

sos a los que sirvan las, primeras; J,5UU los prro prrocos
cos prrocos de ascenso, y 2,000 los de trmino, en cuyas do dotaciones
taciones dotaciones ha de computorse la parte obvencional, con-

forme las rerlas ue al efecto se establecieren.

XI. Hubr en cada parroquia un sacristn pres presbtero
btero presbtero las ordenes del prroco, para auxiliar este
en tas funciones de su ministerio, con la dotacin de
300 pesos.
XII. Se Hsiirnnn ara rastns de fbrica en las ln.

o i, o o
sias parroquiales 300 pesos las de ingreso, 400 las
1 rr t i ',.',

oe ascenso, y uu a lus de termino.
XIII. Se asignan igualmente cada una de las
dicesis de Santiago de Cuba y do la Habana 20,000
pesos anuales para reparaciones de sus fbricas, edi-

ivauiuii uc uucvus iglesias y uoiucion ue ornamentos

y vasos sagrados de las mismas.
XIV. Las dotaciones de los Seminarios concilla

res y hospitales, que se aplicaba una parte de los

diezmos, se determinarn por espedientes separadds
nue al efecto se instruirn. i

XV. Las congruas asignadas al clero diocesano i

parroquial quedaran reducidas a las de igual catego-
ro I.. P..l i ... !..

n cu tu & ciiiiouiu uuauuu sus iiiuiviuuus rcaiumi til

esta con licencia, cualquiera que sea la causa que la
motive. ,
Por tanto ordeno y mando al Gobernador Vice-Real

ratrono. V residente v Oidores de Mis Audiencias da

la Isla de Cuba, superintendente leneral delegado de

i
W m . m ...

Keal Hacienda. Intendentes, va as dems Autorida-

des y personas quienes corresponda en alguna ma manera
nera manera el cumplimiento de cuanto va dispuesto en esta
Mi cdula, v encardo al muv R. Arzobispo do Cuba

y R. Obispo de la Habana, y los venerables Deanes,

y caoiiuos de sus santas iglesias, la guarden, cumplan
V eiecuten. v has-a n guardar v observar inviolablemen-

w 0 0 0 rf -
te en todo y por todo, sin permitir que contra el tenor
y forma de lo que va dispuesto se proceda en manera
alguna, por ser as Mi voluntad.
v'j i; n i i i i

i oe esia mi ueai ceuuia na ae tomarse razn en
Mi Consejo de Ultramar y refrendarse por sus Minis Ministros
tros Ministros semaneros.
Dada en Palacio treinta de Setiembre de mil

ochocientos cincuenta y dos. YO LA REINA. El
Presidente del Consejo de Alinistros-Juan Rravo Mu Mu-rillo.
rillo. Mu-rillo. Jos Gastero Serrano. Juan Jos Martnez.

(Concluirn las Reales Cdulas.)

BAILE EN L PALACIO
do S. LI. la Boina Lladro.
F,n la nnrhfl dftl dnminnro 2i drl corriente Diciem

hre tuvo liurrar en los salones de la nlazuela del Sena-

o t
do, el baile con que S. M. la Reina Madre habia dis-
MIAA A ktt&aM aa m I tklMM Jm. 1 Dm! mjkMMA f A lili

rias. Muchas veces hemos tenido ocasin de describir

en la Espaa fiestas semejantes la que ahora ramos
e t i t i.il.

a narrar: rrn nnv nnnemns nacerlo con nouio m o ir o.

atendido el objeto de la funcin, y las novedades que
ni

en ella tiernos observado.
DpsJo IflA dPT en nrlelanfe. las avenidas todas del

- . --
Palacio de S. M., y especialmente la calle do la En-
carnacin, nue era la nue n hahia designado nara la

- - i cr 7 i
entrada en la plazuela, se hallaban cuajadas de car carruajes.
ruajes. carruajes. Poco mas de las once y media serian cuando
Upjr el da la Reina Isabel me. acompaada do su

Q - I I
augusto esposo, entrd en los salones radiante de ju juventud
ventud juventud y hermosura. Fu recibida por su augusta Ma Madre
dre Madre v or loa S rea. Infantes, nadre V hermanos del

j i i
Rey, que pocos momentos antes habian llegado al baile.
S. M. la Reina vestia un rico traifl blanco sembra

do de rosas, y llevaba adornada su cabeza de rica pe pedrera.
drera. pedrera. Del mismo color era el de S. AI. la Reina Cris

ma. S. M. el Rey y su alteza el leante . I rancisco

vestian'frac negro, como todos los cncuVrentes es es-ccpcion
ccpcion es-ccpcion de las personas que en la casa, y acompaan acompaando
do acompaando la Rema Isabel, se hallaban de servicio.
El aspecto que presentaban los salones era encan encantador
tador encantador llamando estraordinariamente la atencin de
los concurrentes el magnfico patio cubierto'de crista crista-lena,
lena, crista-lena, con sus galeras de columnas laterales. Acunas
veces hemos tenido ocasin de celebrar el buen gusto
con que ha solido adornarse esta precioso pieza, pero
en la noche del domingo se habia convertido verdade verdaderamente
ramente verdaderamente en un delicioso verjel. La fuente del centro,
de la que salan en abundancia las aguas para ir pa parar
rar parar un gran'pilon, se hallaba coronada y rodeada en
la circunferencia de este, no ya de tiestos de flores de
tamao ordinario, sino de plantas y rboles, puede de-
PICA ftaiAaaMftnM I

'1" ju"ieuie con ios que en protusion ocupa ocupaban
ban ocupaban la linea que separa el patio de las galeras, for formaban
maban formaban un bosque de verdura que hacia olvidar los
concurrentes la estacin en que se hallaban, y los tras trasportaba
portaba trasportaba los suaves meses de Abril y Mayo.
Las graciosas hijas de S. M. la Reina Cristina lla llamaban
maban llamaban la atencin de todos por su elegancia y por su
jierrnosura.
La marquesa de Vista-Alegre llevaba vestido de
tql blanco, adornado con ramos de flores blancas y ro rosas;
sas; rosas; en la cabeza una corona de las mismas flores, y
de una hechura muy caprichosa y linda.
La condesa de Castillejo, vestido de tuh blanco,
con una segunda falda cubierta de miIi-rinU. Aa Mi

santes de olor de varios colores, y colocadas con mu-

cna elegancia, un la cabeza flores iguales las del
vestido.
La marquesa de la Isabela, vestido de crespn ce celeste
leste celeste con dos faldas;
Ha sido notable, entre todos loa

baile por la mayor riqueza en trajes y pedreras quo
en l han ostentado las seoras. Entro estas se vean.

literalmente cuajadas de diamantes, las Seoras du duquesa
quesa duquesa viuda de San Crlos, mquesa de sagares
condesas de Torenoy de Cervellon, seoras de Erra Erra-zu
zu Erra-zu (mejicana), Vallabriga y otras Vestan do color
de rosa con volantes adornos de encaje del mejor
gusto, las seoras duquesas do Medinaceli y de la
Pernandina, marquesa de Santa Cruz, la de Feria r
las seoras de.Heeren (preciosa alemano que llamaba
la atencion por su hermosura), de Pacheco y de L Lpez
pez Lpez (D. Luis).- De blanco, la marquesa do Alcaices,
las condesas do Sevilla la Nueva y de Vilchcs, y se seoras
oras seoras de Ses, Cumucio, etc., etc. Do ncgro la se seora
ora seora de Miranda, (D. Pedro).
En cuanto caballeros, se hallaban !a mayor par parte
te parte de nuestros hombres polticos, y otros distinguidos
en las letras y en las artes. El cuerpo diplomtico es estaba
taba estaba casi al completo. Entre los estranjeros que lla llamaron
maron llamaron nuestra atencin, fu uno el Sr. Grimald. cAn.

suljeueral de S. M. C. en Pars, y persona que tan
gratos recuerdos ha deiado en Espaa or m tMlent

y sus servicios la causa lejtima.

v Distinguase en la reunin un grupo de cinco 6
seis guardias marinas, que habiendo terminado en el
presente mes sus estudios en San Fe mando, hnn va.

nido pasar las pascuas con sus fumilin. v p.-

dirse de ellas. Condiscpulos todos y compaeros del
Duque de San Agustn, hijo mayor de S. M. la Reina
Madre, habales este invitado ora concurr mn u

noche del domingo, al baile, nue tal vez n mmiA

donde por ultima vez so hayan encontrado juntos, pues
inmediatamente deben todos partir nara Cdiz

puertos, donde les esperan los buques en que han do
recorrer en breve leanos mares, nara hacer en .lino

el aprendizaje prctico do su honrosa profesin.

S. M. la Reina, acompaada de su augusta Madro
y de toda la Real familia, recorrid cerca de la una to todos
dos todos los salones, dignndose en este paseo dirijir la pa palabra
labra palabra muchas de las personas notables de uno y otro
sexo que encontraba su trnsito.
Entre las personas quienes dispens S. M. la
honra do bailar con ella, recordamos al Presidcnto
del Consejo de Ministros, al Jeooral Aupck, embaja embajador
dor embajador de Francia, al Jenerol Shell jr al joven duque de
San Agustn.
La orquesta, dirijda por el Sr. Mollberg, siempro
notable en los bailes de S. M la Reina iMadre ha
acrecentado anteanoche su crdito.

fesores distinguidos, los walsei y rigodones que ejecu ejecutaba,
taba, ejecutaba, podan orse, por el conjunto, como piezas do
orquesta de primer drden. La cuadrilla do rigodones
arreglada perfectamente, con motivos de la oplaudda
zarzuela titulada el VlU de Andorra, gustd muchsi muchsimo.
mo. muchsimo. Los sonidos figurados del silbo y del tamboril,
cruzando los aires de un saln adornado con todo c!
refinamiento que proporciona una edrte. Hn a i.

tos personajes, produca un efecto nuevo y desconoc'--
I. I ...... .A .11

uv cu gi icaiiu uci virco.

Las dos de la noche seran cuand ss. mm n

pasaron al bufet abundantemente serridn en L:.!

res y vinos esquisitos. en el nue entraron ln. i,-

seoras, y por ltimo, cerca ya de las tres, los caba

lleros.

SS. MM. volvieron recorrer do nueva, ln

nes, siendo ya mas de las cuatro cuando la pn

bel y su auguito esposo sa retiraron sa Palacio.



-4-

. S. M. la Reina Madre y el Sr. Duque de Riansa Riansa-res,
res, Riansa-res, recibieron sus convidados con la mayor amabi amabilidad,
lidad, amabilidad, y todos se retiraron altamente complacidos del
esplendor de esta magnfica fiesta, tan digna de las
personas que la daban, como d las que le comunica comunicaban
ban comunicaban nuevo brillo con su augusta presencia.
El baile termin las cinco. ( De la Espaa.)
CRIA DEL CERDO.
CUIDADOS QUE RECLAMAN LOS LECHONCILLOS, SU DESTETE,
CASTRACION T MODO DE EVITAR QUE HOCEN LOS CERDOS.
Los lechoncillos nacen desembarazados de las envolturas
fetales, secudinas parias, y si son robustos intentan y con consiguen
siguen consiguen mamar apenas nacen, muchas veces antes de haberse
roto el cordn del ombligo. En cuanto se han agarrado la te teta
ta teta y chupado loa calostros, la madre los adopta y los cuida.

rueden dejarse sin temor al lado de ella si el paraje en que

estn es abrigado; pero si ei uempo esia irio es preciso coio
carlos en una espuerta canasto, con su cama correspondien
te, 6 bien dentro de la misma cochiquera, y aun si fuese ne
ceaario al lado de la lumbre. Estas precauciones deben tomar

se con mayor motivo cuando se tema que la madre devore la

lechigada, y que se le quita inmediatamente despus del nac

miento: en tal caso es preciso tenerlos aislados por algunos

dias, con la precaucin y cuidado de hacerlos mamar con la

mayor regularidad que sea posible.
Los lechoncillos adoptan para siempre la teta que agarra

ron prmjro, en disposicin que si alguno de ellos muere se

seca la teta que le perteneca; y si una cerda no tiene mas que

un marranillo, no da leche mas que por un pezn. El porque
ro debe tener siempre el mayor cuidado para que los lechon
cilios mas dbiles agarren la primera vez que mamen las te

tas mas gruesas. Con esta precaucin el desarrollo de los mas

pequeos es mas rpido, logrndose sean iguales los lechon

cillos de toda la lechigada, cuyas ventajas son bien fciles de
conocer.
Si llegara suceder que una cerda pariera mas hijos que
tetas tiene, se guardarn 6 separarn todos por algunos dias,
y se mataran, los sobrantes como lechoncillos de leche. Cual Cualquiera
quiera Cualquiera que sea el numero de tetas es preciso sacrificar algunos
cuando se sospeche que l madre los alimentar mal, y que
desmereceran. A las dos 6 tres semanas se degollarn los le lechoncillos
choncillos lechoncillos de leche, pues entonces son tiernos, sabrosos y de
fcil digestin. Como ios machos se desarrollan mas, y cuan
do son grandes se venden mejor que las hembras, deben con conservarse
servarse conservarse eon preferencia. Hay quien aconseja no dejar cada
cerda mas que de seis 4 ocho hijos, al paso qu otros opinan
debe criar 10 6 12. Lo mas prudente es que Solo crie un n nmero
mero nmero relativo sus fuerzas, los alimentos que se la den y
los deque se 'disponga como supletorios para la lechigada.
Las cerdas que crian mucho padecen y llegan hacerse malas
madres: sin embargo, no debe temerse el que desmerezcan,
porque despus del destete se recuperan pronto y bien. Res-

pecio a la ecnigaaa se pueae supur ia lecne que a laiie con
buenos alimentos; de modo que si los marranillos se venden
con alguna estima, se puede sin miedo dejar i cada cerda to toda
da toda la lechigada, con tal que sus tetas lo permitan par el nmero.
La leche de la madre es suficiente para la cria durante las
primeras semanas; pero cuando ya tienen los lechoncillos unos
15 dias, y mas pronto si alacia muchos, se los principiar
dar leche templada. Este alimento se contina durante algu algunos
nos algunos dias, y luego se aadir harina para hacerla mas sustan sustanciosa.
ciosa. sustanciosa. Conforme vaya creciendo la lechigada, que adquieran

luerza ios rganos uigesuvos, se irn aumenunao tas raciones,
6 les darn granos quebrantados en remojo, v se deslen en los
alimentos lechosos patatas cocidas, nabos otras raices. Si
fuere necesario se les acostumbrar & beber; impidindoles el
mamar cuando, quieran, con el objeto deque tengan buena

hambre cuando se les presente la comida desleda

A los d3 meses 6 diez semanas se destetarn los marra marranillos,
nillos, marranillos, mas pronto mas tarde, segn la facilidad 6 posibilidad

que halla de mantenerlos o de venderlos cuando sean mayores.

rara desttanos se principia por dar menos ae comer a la ma

dre, fin de que disminuya el tanto de leche, alimentando

la lechigada en un paraje separado. En los primeros dias se

les dejar mamar con frecuencia para disminuir los mconve

nientes de la separacin; pero en los siguientes se les har que
mamen menos veces, retrayndolos cada vez mas hasta que se
pueda lograr del todo la supresin, sin perjuicio de los hijos

ni de la madre.

La poca del destete es sumamente crtica para todos los

animares; sufren por verse separados de las madres y priva privados
dos privados de un slimento que hasta entonces haba formado su sus sustento
tento sustento casi absoluto. En esta poca son tanto ms necesarios
indispensables los cuidados, cuanto que se encuentran en una
edad impresionable, y porque del rgimen que se les some somete
te somete depende con frecuencia para siempre la fuerza que han de
tener y la salud que han de disfrutar. Para comunicarles buena
organizacin y una salud robusta se les har disfrutar del aire
libre, teniendo cuidado de preservarlos de la lluvia y del fro:
se les tendr abrigados en paraje limpio, ventilado y provisto
de buena cama; conforme vayan tomando menos leche se les
ir dando un slimento ms abundante y sustancial, continuan continuando
do continuando el uso de la leche, si es posible, de la harina, granos que quebrantados,
brantados, quebrantados, remojados, patatas cocidas &e. &c.
Upa vez conseguido el destete, es necesario continuar por
un mes la distribucin de los buenos alimentos empleados pa para
ra para el destete, darles leche descremada, de haber sacado man-
teca, el suero, siempre que de esto se pueda disponer, y si no,
agua enharinada, en la qne se echarn raices cocidas bien des desledas.
ledas. desledas. Se es har pasear cuando el tiempo I permita, llevn llevndolos
dolos llevndolos donde haya yerba tierna. En el corral 6 en la cochique cochiquera
ra cochiquera se les echar yerba, acederas, lechugas cosa equivalente.
Los granos, la cebada, guisantes, centeno, titos almortas c,
como que exigen ciertos esfuerzos para mascarlos, dicen que
facilitan la caida de los dientes de leche, y que salgan antes
por lo tanto los de reemplazo. , V
'n Nunca debe darse en exceso el alimento, porque cogiendo
los marranillos muchas carnes creceran poco, y ai hiciese mu mucho
cho mucho calor estaran expuestos padecer enfermedades graves,
fln todos los tiempos los marranillos alimentados con exceso
adqiertn la lepra y enferman de los ojos. : i ;

Cuando los cerdos son ivenes es cuando reclaman eon ante el Juez Comisario el da veinte y ocho de Febrem

por lo que acuerde la mayora. Para que llegue riit;

todos y no se pueda alegar ignorancia se manda fijar y puu
car el presente. Humacao y Enero 28 de 1853. kamon d
Torrea. 3
Juzgado de instancia de esta Capital En TcT"
criminal que se instruye contra Florencio Escalera 1
hurto de una tabla, he dispuesto anunciar sus dimensin
por los peridicos de esta Plaza; las que son de seis v
de largo, meda de ancho y una pulgada de grueso B;
do su clase de cedro; para que el que se considere aeree
dor ella, acuda ante este Juzgado acreditar la proni
dad y preesistencia los efectos que correspondan. Puerto'
Rico 28 de Enero de 1853. Mauricio Guerra, Escribano
Real y pblico. 3
Escribana pblica. En el Juzgado de primera instan instan-ca
ca instan-ca de esta Capital, se sigue causa contra Mariano Escalona'
por hurto de un barril de anchovas; y se ha dispuesto en auto
de esta fecha y entre otras cosas, se anuncie en la Gaceta del
superior Gobierno la existencia de dicho barril, para que el
que se considere ser su dueo, se presente reclamarlo en
el trmino de diez dias. Y cumpliendo con lo mandado li

bro la presente en ruerte-Kico a 4 ae febrero de 1853.-,

1

Agustn Rosario.

SUBASTAS.;

r. i. i : J cna.(lna Ha I maHrp. 1 rimn nari nnfl rnnptirran n fll..nnr ( A nnm

mas eopcciauuau cuiuauu paiwcmuo. wbji.i'" jmvic" i", r- v uicuio ue poijg

que f lempre ios calentaba un poco, es preciso eu ci iuviciuu .uasvauic, apciumuua u fcnuuu, cataran y pasar'

tenerlos en sitios abrigados, secos, ciaros y con ouena cama,
en el verano se har que se baen de cuando en cuando en
agua freses: en todos tiempos las artesas, dornajos en lo que
se les d de comer se lavarn con frecuencia.
Este rgimen, estos cuidados deben continuarse hasta que
los marranillos sean suficientemente fuertes para juntarlos con
los grandes. Si entre ellos los hubiera dbiles, se tendrn se separados
parados separados para continuar por algunos dias mas los cuidados par particulares
ticulares particulares que se daban todos.
El castrar los cerdos es una cosa de necesidad, aun cuan

do sin la operacin se pudiera evitar el que padreran y se de de-bilitran,
bilitran, de-bilitran, pues facilita extraordinariamente el cebarlos. Las re-

ses que se quieran cebar los seis meses deben castrarse muy
jvenes, lo cual tambin se practica aun cuando no se piense
cebarlos hasta los 15 18 meses. Se eligen los que se quieran
guardar para padres y se castran los dems los 15 6 20 dias.
Algunos lo efectan mas tarde, pero es malo. Ordinariamente
se espera que las hembras sean mas viejas. Sin embargo,
si no se las uiere degollar hasta los 18 meses y se tienen me medios
dios medios de evitar el que sean madres, se puede esperar, segn
dicen, sin inconveniente para castrarlas hasta que hayan cum

plido cinco 6 seis meses, en cuyo caso aseguran tambin que

el tocino de los cerdos es mas carnoso, o como se a ice comun comunmente,
mente, comunmente, entreverado.
Aadiremos lo expuesto que cuando la cria del cerdo es
en grande, cual sucede en Extremadura', es preciso sealar los
lechones los cuatro, seis ocho dias de nacidos. Esta seal
se har en las orejas, rasgndolas cada ganadero de un
modo diferente y especial para que pueda distinguir su gana ganado
do ganado del ageno. En los agostizos no debe practicarse, porque
las orejas se les llenan de gusanos, no ser que se les liber liberte
te liberte del calor y de las moscas en los primeros dias despus de
sealados, encerrndolos en majadas cochiqueras oscuras:
por lo tanto habr que esperar que refresque el tiempo, ba

jo el concepto que nada gana el dueo con' tener sus cochinos

sin marcar tres cuatro meses, estando expuesto a que cual cualquiera
quiera cualquiera se los apropie.

Focos son los que ignoran la finura del olfato del cerdo,
lo que se debe el descubrimiento de las criadillas de tierra.

Los cazadores saben con qu sagacidad conoce y siente el ja
val su aproximacin cuando levanta la cabeza para aspirar las
emanaciones diminutas que pueden indicarle lo inmediato que
se encuentra un enemigo.

Esta finura del olfato guia al cerdo domstico en los mon montes,
tes, montes, donde se le deja en libertad para que busque su alimen

to, y para traerle despus su albergue hasta echar hora fi

ja algunas sustancias que le sean apetitosas, como por ejemplo

desperdicios de materias animales, nunca le engaar el ins instinto,
tinto, instinto, entrar en l momento fijado para tomar su comida
predilecta. v,

Se dice que la libertad de los cerdos puede ser perjudicial

para ellos y para los montes 6 puntos en que se los tenga, por

su mana de destrozar y destruir la germinacin de los gra

nos, semillas y raices. Tales temores se nos figura son exa exagerados,
gerados, exagerados, sin que por esto los neguemos absolutamente, pues

los cerdos encuentran bastantes recursos para no destruir las
esperanzas del porvenir; adems que contra la incitacin ins instintiva
tintiva instintiva de hozar pueden emplearse algunos medios que la ds-

mmuyan y aun la 8nonauen. ;:
Uno de ellos consiste en sujetar al cerdo, atarle el hocico

para que no grite ni muerda: se atraviesan por el verdadero hoci

co dos alambres, uno por cada lado, con una sortija en uno de

sus extremos, se ensortija el otro y se le fija pasando por la
sortija el extremo libre. Pueden emplearse tambin en vez de

alambres dos lminas de hierro, estrechas y puntiagudas por
un extremo y con Su anillo en el otro: estas lminas, mas

menos cortantes, producen mas efecto que el alambre. Se pue

de igualmente atravesar el hocico con una flechita de hierro,

con dos puntas en cada extremo que pinchen al cerdo cuando
quiera hozar. Como los cerdos se habitan con el tiempo al

dolor que producen los cuerpos colocados en el hocico y con

tinan hozando, hay que renovar la operacin, que no tiene

nada de peligrosa;

Para evitar esta repeticin se ha sdoptado en los pases

extrangeros emplear una laminita de hierro encorvado en asa,
y cuyas dos puntas se implantan en el hocico: estas laminitas

son de dos cuatro pulgadas de largo, terminadas en punta

obtusa y puestas en arco; cada una tiene su abertura, por la

que se pasa una chapa, la cual retiene el aparato, y las pun

tas apoyan en el suelo cuando el animal quiere hozar. El asa
debe ser proporcionada al tamao del cerdo; no se desgasta y
produce siempre su efecto. El cortar los tendones del hocico

es menos eficaz. (G. di M.)

PUERTO-RICO 10 DE FEBRERO DE 1853.

rnoviuuiv'ciAs judiciales.
Escribana pblica de Humacao,
" Por el presente, se hace saber al pblico, que escrito
presentado por O. Castor Carminety, vecino y del Comercio
de Patillas, se ha servido el Sr. Juez Consular de este distri distrito,
to, distrito, en auto de esta fecha, declarar en estado de quiebra al ex

presado Carmnely, por efecto de suspensin en sus pagos,

sealndose por ahora y sin perjuicio de tercero como poca
A que se retrotraen los efectos de la quiebra el dia diez del
presente mes de Enero. Nombro de Juez Comisario de ella

al Alcalde ordinario de Patillas, y para Depositario el vecino
comerciante D. Matas Rosario, prohibindose toda perso

na el hacer pago de difiero ni entrega de efectos al expresada

Carmnely, y si solo al depositario citado, bajo la pena de no
quedar descargados por virtud de dichos pagos, ni entrega de

las obligaciones que tengan penuienies a uvor de aquel. Se
previene todas las personas en cuyo poder existan pertenen pertenencias
cias pertenencias del referido Carminely, las manifiesten por nota que ent

iregaran ai juez iorai3nu, uju ia peni ue ser venaos por

t Alcalda ordinaria de Adjuntas.' Habiendo acordado
la Corporacin Municipal, con aprobacin Superior, la re recomposicin
composicin recomposicin de la casa Consistorial y sus dependencias
as como la cobija de tejaman de dicha casa y sus acceso,
rios, cuyo presupuesto asciende 424 ps. 18 ctvs. Se avi avisa
sa avisa al pblico, para los que quieran hacer oposiciones con concurran
curran concurran la Secretara de esta Junta, donde e halla dema.
nifiesto el pliego de condiciones. Adjuntas 23 de Enero da
1853. Luis Chiesa. 2
Escribana de Real Hacienda. El Tribunal de Inten Intendencia,
dencia, Intendencia, por auto de esta fecha dispone se d el cuarto pre pregn
gn pregn de remate la Escribana de nueva creacin en el pue-

blo de Yauco y su agregado de Guayanilla, tasada en mil

Suinientos pesos fuertes; y cuyo acto tendr lugar ante la
unta del ramo el dia 15 del presente de diez y media &
once de su maana en la casa de la Superintendencia; bien
entendido que no se admitirn posturas sino las personal
que acrediten haber ingresado en Arcas reales la quinta
parte de su tasacin, que le ser devuelta por la Contadu Contadura,
ra, Contadura, con la 'simple presentacin de una certificacin libra librada
da librada por el presente actuario de no haber sido rematador.

Y para su publicidad libro el presente. Puerto-Rico 5 de

febrero de 1853. Jess Marta Grajirena, Escribano Real
Notario de Indias. J V 2
Escribana de Real Hacienda. -El Tribunal de Inten

dencia por auto de esta fecha ha dispuesto dar los tres pre pregones
gones pregones ordinarios los das 5, 14 y 21 del corriente, las
doce de su dia en las puertas de mis oficios la Escriba Escribana
na Escribana del puebloide Bayamon y sus agregados de Guainabo
y Toa-alta. Avislo al pblico para la concurrencia de
licitadores. Puerto-Rico 31 de Enero de 1853. Jess Mu Mura
ra Mura Grajirena, Escribano Real Notario de Lidias. 2

ANUNCIOS OFICIALES,
JUJVTA DIRECTIVA
de caminos y canales.
, V i i i
y .. ;
' i
Por disposicin de la Junta Directiva de Caminos 9
anuncia al pblico la venta de las herramientas intiles)
que existen en el almacn general. Los que se interesen
en su compra podrn ocurrir al Injeniero Director de las
obraa D. Juan Manuel Lombera, que se halla autorizado
para contratarlas. Puerto-Rico 7 de Febrero de 1853. El
Contador del mmn.Josi Escut. 2
Real Subdelegacion de Farmacia
Por su acuerdo y decreto de. esta fecha, recado en el
expediente de matrcula de D. Pedro Rovira y Rovira,
alumno vecino de Aguadilla, le seala el martes 15 del qu

rije, para que, las once de la maana, concurra soste sostener
ner sostener examen pblico de Farmacia terica, en los a'josd
la casa nm. 47, de la calle de la Foitaleza, de esta ciudad.

Lo que se avisa al publico, como invitacin para la coa

currencia.

Puerto-Rico l.de Febrero de 1853. El Vocal Secretario.

Lic. Tomas Babel. 2

AVISOS.

ocu uauorei ae d enes v couuuces ue u auieora nromnYina -i

al que lo contraro hiciere; y que por medio del presente ser

convoque a todos los acreedores del predicho Carminely, na

i

COMPAIA PUERTO-RiaUEA

DE CATAN O.

Se cita los seores accionistas para la Junta general qa

tendr lugar en las casas del Tribunal de Comercio de
Plaza, las doce del 31 del prximo mes de Mar20,Tj.
ella se dar cuenta del estado de la Compaa, se trura
todo lo que se crea conveniente los intereses generales J
proceder al nombramiento de Presidente de la Junta ds g

tierno, y & la renovacin de la mitad de sus vocales.
) Las cuentas estarn de manifiesto al pblico en la t''re.
.i i- i n j-i . ti Um y'

em ueue i.w uei mismo mes ae marzo. rucv-

Cl. -I loro 1 . 1 y, i ... o I

ra la primera Junta jeaeral que ha de celebraras. en Patillas

imprenta del Gobierno.