La epopeya de Artigas;

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La epopeya de Artigas; historia de los tiempos heroicos de la República Oriental del Uruguay
Physical Description:
2 v. fronts. : (v. 2, port.) ; 20 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Zorrilla de San Martín, Juan, 1855-1931
Publisher:
L. Gili
Place of Publication:
Barcelona
Publication Date:
Edition:
2. ed., -- corr. y ampliada por el autor

Subjects

Subjects / Keywords:
History -- Uruguay -- 1810-1830   ( lcsh )
HISTORIA -- URUGUAY -- 1810-1830   ( renib )
HISTORIA -- URUGUAY -- INDEPENDENCIA, 1810-1828   ( renib )
Histoire -- Uruguay -- 1810-1830   ( rvm )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Additional Physical Form:
Also issued online.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 01576613
lccn - 19001013
ocm01576613
Classification:
lcc - F2726 .A892
ddc - B Artigas
System ID:
AA00022056:00002

Table of Contents
    Frontispiece
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Conferencia XVII. La gran conjuracion
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Conferencia XVIII. El milagro heroico
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Conferencia XIX. La inmolacion
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Conferencia XX. El hermano de Washington
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Conferencia XXI. El personaje reinante y el heroe
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Conferencia XXII. Enemigos interiores y exteriores
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
    Conferencia XXIII. El derrumbe del simulacro
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
    Conferencia XXIV. La victima propiciatoria
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
    Conferencia XXV. El Rey Lear
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
    Conferencia XXVI. Los treinta y tres
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
    Conferencia XXVII. Artigas muerto
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
    Indice
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
Full Text






ARTIGAS EN LA MESETA











































Cuadro de Carlos Maria Herrera
(Sal6ii de Honor de la Casa de Gobierno de Montevideo) Al Doctor Zorrilla. de San Martin, inspirador de mi obra.

CARLOS MARIA HERRERA Junio 16-1913.










Juan Zorrifla de 5an Martin






LA EPOP5YA

D5



ARcFICqA5

Historic de Jos tiempo5 herolco5 de la
RepCiblica Oriental del Uruguay





5egunda edicift
corregido y amphadc por el cutor


croAlo 11








LU15 151LI, Librero-Fditor Clarfs, 82, BARCFLOIIA
mcmXVII



































ES PROPIEDAD DEL AUTOR impresor
















CONFERENCE XVII


LA GRAN CONJURAMON

'EL HOMBRE REPUBLICAN. LAS FORMS DE GOBIERNO. RSENCIA DE LA REPI&BLICA. LA SERIE DR DERRUMB-9 E' N BUENOS Antrs.-POSADAS, ALvF-kR, RoNDE.4,u, &LVAFi;z TiiOmAs, BALCARCE, PUEYRRED6N. CONGRESS DE Tucum iN. composiCI6N Y ESPfRITU DEL CONGRESS DR TUCUMAN. DECLAP-ITORrA DE IITDEPFNDFNCIA. SEMBLANZA DE PuRYRRED6N. RivADAVIA.-]E L CONGRESS DE VIENA-LAS SANTAS ALIANZAS.LA rNvAsi6N PORTUGUESA.-ARTIGAS; EL SOLO DFFENSOR DR AMtRICA EN RL SUR.- QUItNES SON SUS EIEMIGOS. LAS RNRAI14AS DE LA INVASION PORTururSA-I L CONGRESS Dic TuCUM: N, PUEYRRED6N Y TAGLE.-GARCiA EN RfO j ANEIRO.140 RESERVADO Y LO RESERVADfSIMO.-ARTIGA.S PRoYRCTADO
EN LA SOMBRA.







((jEI, AfqO 1816 srRA. EI, AfiO i RLIZ PARA LOS ORIRNTATVSI))
Artigas, mis amigos artists, es, en estas regions, un reproche viviente para los que, perdida la fe en el pueblo americano, o no habi6ndola jamAs tenido, fraguan en secret el regreso de estos pueblos al aprisco.
Fs claro que todos los que tal hacen no han de dar participaci6n a tal hombre en sus planes. El 6nico que tuvo la ingenuidad, muy propiade su caTACter hon-






6 LA ITOPUYA DE ARTIGAS
rado, de hacerle saber algo de eso, y hasta de solicitar su concurs, fu6 Belgrano. Iftste habfa reducido a Gdemes, el esforzado caudillo de Salta, a secundar su originalfsimo proyecto de coronary en el Plata a un descendiente de los reyes incAsicos, que, mal que mal, eran reyes. Y, no creyendo hallar en Artigas un hombre de pensamiento, sino un Gfiemes algo mayor que el heroic saltefio, concibi6 la ilusi6n de hacer de aqu6I otro s ibdito del indio coronado. iEl buen Belgranol... Los demAs pr6ceres se guardaban bien, por supuesto, de dar at J efe de los Orientales participaci6n en sus combinations; to cabin irreducible, y lo presentaban como una entidad an.Arquica, irrational, y sin mAs prop6sito que la'satisfacci6n de stis ambiciones y apetitos.
Cuando Artigas, viendo en su Patria Oriental un ser orgAnico, relativamente fuerte, altivo, Ileno de fe en ;f mismo, en vfas de organization polftica, y con un nombre que sonata a gloria entre todas las provincias del antiguo virreinato, afirmaba que ese aflo 1816 iba a ser el afio feliz para los orientals, no sabfa que, desde el moment en que Fernando VII habfa sido restitufdo at trono de Bspafia por ]a cafda de Napole6n, el Directorio de Buenos Aires habfa pensado en desagraviarlo y arreglarse con 61, probAndole que lo que se habfa dicho el 25 de mayo de 18io era literalmente verdad: que la revoluci6n tenfa por solo objeto conservar a su amado monarch sus dominion en Am6rica.
Artigas ignoraba to que nosotros sabemos: que el general BAgrano, el vencedox de Salta y TucumAn, y don Bernardino RiVadavia, el. severe director de los singrientos process de Alzaga y de Liniers, habfan sido enviados a Europa para negociar, en las cortes de





LA GRAN CONJURA'L--.,X 7
Londres y Madrid, la formaci6n de una monarqufa en el Plata, y tambi6n en Chile, y tambi6n en toda Am& rica; ignoraba que, fracasada la primer tentative, y vuelto Belgrano a Buenos Aires, qued6 en Europa Rivadavia, y que 6ste, precisamente en enero de 1816, y pese a sus gestiones de :1815 en favor de Carlos IV, se trasladaba de Parfs a Madrid, a presenter a la majestad de Fernando VII, restaurado en su trono absoluto, sus felicitaciones, y ((los sentiments de lealtad de algunos miles de sus vasallos, cuyo voto es la paz y la prosperidad del reinado de sus amados monarcas)).
Esas negociaciones, mis amigos artists, fueron largas y reiteradas; presentaron distintas faces, desde la mAs humillante hasta la mAs grotesca. Si ellas no tuvieron resultado; si estos passes no continuaron bajo el cetro de una dinastia europea, sino que acabaron por ser realmente independents, es decir, republicans, dueffos de sf mismos, no fu6 ciertamente torque no se hubiera hecho todo lo humanamente possible por aniquilar, con la intervenci6n de los monarcas absolutes el espfritu democrAtico, de que Artigas era el bArbaro posefdo...

Al hablaros de esto con insistence, mis amigos, un escrApulo, acaso mAs est6tico que de conciencia, molest mi imaginaci6n.
Yo os present a Artigas como el h6roe republicano de nuestra Am6rica. Lfbreme Dios, sin embargo, de aparecer por eso, a vuestros ojos, como el creyente fetichista de una forma de gobierno, asi se Ilame repiiblica, o monarqufa, o cualquier otra cosa. Ya os he dicho cuAnto dodefio las forms, las apariencias idolAtricas, las palabras sin mAs habicaute que el






8 I k-- 1! :'OP-VVA DE ARTIGAS
sonido, los temples sin mAs dios que la muchedumbre. Todo eso me produce un escalofrfo de repugnancia; mi criteria est6tico se rebels contra todo lo que es adulaci6n de turbans. No s6lo es falso; es feo, inarm6nico. B1 arte es una aristocracia.
Las forms de gobierno, como todas las forms, no son sino un accident, que no es nada si no hay una substance. Yo creo que, a-i como lo hello en la naturaleza, o en las cosas creadas, nc es sino la revelaci6n, en el aspect sensible de 6stas, de un principio que les es superior, y que es en ellas expresi6n, unidad, armonfa, atracei6n hacia lo mAs alto, asf la autoridad civil o polftica no es otra cosa que la revelaci6n, la encarnaci6n mejor dicho, en uno o mAs hombres, de un principio o fuerza superior al hombre mismo, y que es tambi6n unidad, orden, armonfa, felicidad socials. S61o asf se conciben la supremacfa del hombre autoridad sobre el hombre no autoridad, y el deber moral de obedecer al primer, ya que todos los hijos de AdAu son espeefficamente iguales entre sf.
Fso es lo, que querfa decir, alli en el siglo xvii, aquel altivo Ak.alde de Zalaniea, de que hablamos alguna vez, cuando, reconociendo en el rey el derecho de pedirle la hacienda, y hasta la vida, le niega el de arrebatarle el honor, porqne #el honor es Patritnonio del alina; y el alina... s6lo es de Dios ). Tambi6n es &;e, y no otro, el sentido del hondo principio cristiano, segfin el cual, 4todo poder viene de Dios)). Ese principio deja a salvo el honor y la dignidad humanos, cuando el hombre rinde al-hombre su tributo de obediencia. Con ser esto tan sencillo, pocos temas de filosoffa habTAn dado ocasi6n, sin embargo, o mucho me equivoco, a decir mayors vaciedades,






LA GRAN coxjuRAcift 9
de una y otra parte, que las dichas y por decir sobre el asendereado derecho divine.
Pero el hombre o los hombres que eucarnen el principio o fuerza ordenadora de que hablamos, deben ser los mejores, como es natural, los mAs aptos, lo5 mAs abnegados, es decir, los que, por sus dotes y virtudes, sean m&s capaces de olvidarse de sf mismos para pensar en el bien comAn, en eso que llamamos estado, patria, sociedad civil o polftica, o como querAis flamarle, y que es el medio necesario al hombre para desenvolver sus facultades y llenar su. destiny. Esos son los legftimos, los substancialmente legftimos, es decir, los que Dios quiere que Eean obedecidos.
Ias f ormas de gobierno no son, pues, otra cosa, en resumidas cuentas, que los medics que se emplean pal:a concern esa voluntad de Dios; para hallar y revestir de autoridad a esos hombres honrados; a Jos que mAs se acerquen a aquel ideal, cuando menos, y no a otros. Los republicans somos tales, en cuanto, resisti6ndonos a creer en la existence de hombres predestinados ab ovo a ser los mayors y los mAs aptos, los nacidos, por consiguiente con el derecho cong6nito o divino de ser reyes o emperadores, o como querAis Ilamarles, juzgamos que el medio que mAs racionalmente conduce a dar con tales personas aptas, para acatar, no sti sangre de especial color, sino el principio ordenador que en ellas se encarne, es el que consisted en designarlas por la voluntad national. De ahf aquello de vox populi, vox Dei, que se respite por ahf. La democracy, dice el. te6logo SuArez, es de derecho divine, torque la raz6n natural P107 clama que la potencia polftica supreme result, riaturahnente, de la constituci6n de la sociedad humana, y






10 LA RPOPtYA DU ARTIGAS

que, por la fuerza de esa misma raz6n, ella Pertencce a la sociedad toda entera.
Me parece que eso es claro. Como el alma humana reside toda en todo el cuerpo, asf la autoridad reside en todo el organism social y de 61 emana inmediatamente. No hay, pues, que confundir el estado, en la sociedad polftica, con el sob rano; no hay que tomar el 6rgano Por la lunci6n.
MAs'explfcitamente, si cabe, que SuArez, nos ensefia esa doctrine, sobre lo accidental de las fOTmas, Santo TomAs de Aquino, cuando nos dice en la Suma: #BstA en la raz6n de la ley humana que sea dictada por el que gobierna ]a comunidad civil. Si la ciudad es gobernada por uno, IlAmase reino, y de 61 emanan las constituciones de los prfucipes. Otro regimen es la arislocracia, esto es, el gobierno de los 6ptimos. Rl tercero es la oligarquia, es decir, el principado de pocos, ricos y poderosos. OtYo gobie-yno es el del pueblo (Populi), que se llama democracy. Otro es la 67ania, el cual es la corrupci6n misma, y, por tanto, de 6ste no puede originarse ley alguna. Hay todavfa otro regimen mixto, y es el 6ptimo, y sus mandates son ley, que los ancianos, juntamente con el pueblo, sancionaron.)> J. IL Q. H.)
Rso, como lo veis, ese gobierno del pueblo, unido a los ancianos, quo son el pueblo mismo arraigado en el pasado, no es otra cosa, palabra m4s, palabra menos, que la soberania Popidar, que no es ni la consagraci6n de la bonded natural del hombre, ciertamente, ni la tiranfa de la multitud.
L4 I mundo modern cree hoy en eso como en un postulado; la democracy, la 6ptima, segfin Santo TomAs, ha triunf ado; nadie puede dudarlo; es la dueiia de la sociedad. Y es la rep iblica, hasta ahora, su






LA GRAN coNjuRAcift xi
forma mds perfecta, a condici6n, por supuesto, de que no se crea que la forma republican significant la Inteligencia y la Virtud substituidas por el Mimero, sino encontradas y consagradas y acatadas por 61.
Pero hemos de afirmar, por eso, que la tal forma es carne de diosa, divinidad immortal?
lValiente diosal Nadie mejor que nosotroslos republicanos, sabemos que esa divinidad puede ser tan fetiche como pudo serlo la otra, la de corona y cetro dorado. Que la misma libeTtad puede erigirse en tirano.
La vida es transformaci6n constant; y el organismo politico, que es cosa viva, no escape a esa ley.
Pero dice Bourget, entre otros, en sus Ensayos de Psicologia contempoydnea, que Olas concepciones de los Darwin y los Spencer, que tanto penetran el espfritu modern, darAn un vuelco a la moral pfiblica. Se acerca el tiernpo, agrega, en que una sociedad no se ofrecerA a los adeptos de la filosoffa de la evoluci6n como se ofrecfa a los 61timos herederos de Rousseau. No se verA en ella la ejecuci6n de un contract l6gico, sino el funcionamiento de una federaci6n de organisms, de que el individuo es la c6lula. Una idea semejante eAA encinta de una moral pAblica completamente distinct de la que actualmente nos rige. BlIa conduce a una concepei6n del derecho hist6rico que justifica a los adeptos del derecho divine, a una teorfa de la herencia que justifica el principio de la aristocracia transmitida, etc., etc. Rn una palabra, esa ensefianza de la ciencia es la negaci6n total de los falsos dogmas de 1789)).
Lo que haya en todo esto de verdad o de error, me tiene sin cuidado en este moment. Yo no os insinilo estos problems abstracts, mis amigos, para






12 LA I POPZVA DU ARTIGAS
convenceros de que estAn results en tal o cual sentido; converse con vosotros (mucho me temo que mAs de lo necesario) de estos empirismos, para que os deis cuenta bien clara de que, cuando yo os inspiro la marm6rea glorificaci6n de Artigas como el hombre, como el kgroe por ser el. profeta armada de la democracy y de la repAblica; cuando os ofrezco el contrast de su fe en la masa popular, pese a sus imperfecciones, con el escepticismo de los que lo odiaron y persiguieron y calumniacon, no lo hago para presentaros en 61 al creyente o defensor de una forma de gobierno, transitoria como todas las forms. No; yo quiero que veAis en 61, torque en 61 estb, la encarnaci6n de una esencia; de lo que permane-ce al trav6s de las apariencias fugaces.
Porque podrA ser todo lo accidental que se quiera, en lesis abstract, la forma de gobierno; pero en UP& tesis, es decir, en el caso concrete de nuestra revoluci6n americana, ciego tiene que ser quien no vea que democracy republican e independence eran sin6nimos, como lo eran aristocracia monArquica y continuaci6n de la antigua dependencia.
Qu6 otra cosa puede queer decir Oindependencia de Am6rica)), si no es caducidad, no s6lo de las personas que la gobernaban, sino, muy especialmente, del r6gimen, del titulo hereditario, basado en la conquista, que esas personas invocaban para ser acatadas, y reposici6n, por consiguiente, de la sociedad a su estado primer, es decir, al moment en que, constituida en un organism por la. simple coexistencia de Jos hombres, comienza sus furiciones espontAneas ordenadas?
Bn ese caso, la autoridad no es de nadie, es res mullius, segAn dicen los jurists; pertenece a la sociedad






LA GRAN CONJURACI6N 13
toda enter, como dice SuArez, y la ejerce, como pas6 con la propiedad, el primer ocupante, el que la toma. Y 6ste no puede ser otro, en caso de re-voluci6n, que el pueblo que la hace, o, si quer6is, el hornbre o los hom bres que, por la fuerza de las cosas, por el asentimiento indeliberado, segdn Sarmiento, de una naci6n, a un hecho permanent, son la encarnaci6n personal de aquel pueblo, sus conductors, los depositarios de su espfrita. I se hombre o esos hombres, en nuestra Am6rica, podfan ser' los pensadores, o los fuertes, o los atrevidos; eso es accidental. Podia ser cualquiera; podfan serlo todos... todos, menos uno: el rey europeo o la dinastfa que se destronaba, y que no lormaba Parle del organismo -nuevo, cuya cabeza le-nia 6sle que elaboray de su Propia substamia, si era realmente un organism vivo. Buscar a ese rey o dinastia, como el imico medio de dar a ese organism funci-anes ordenadas, o exa la negaci6n express de la existence de tal entidad orginica, y la condenaci6n, por consiguiente, de la revoluci6n o yo, mis amigos, no estoy seguro de cuAn tos dedos tengo en esta mi mano derecha.
Imaginaos ahora lo que Artigas hubiera dicho, 61, que era la encarnaci6n del espfritu americano, si hubiese sido consultado sobre los planes de restauraci6n monArquica que se trazaban en Buenos Aires. IN era incapaz jel muy salvajel de comprender la majestad de un prfncipe de Luca, o la de un indio real, hijo de los hijos del Sol, entroncado con la dinastia de Braganza, o la de un augusto hermano del rey de Portugal. I ra indudablemente un bArbaro. Se hacfa, pues, necesario desembarazarse de 61, pronto y de cualquier mantra.
Y era esto 161timo, sobre todo, lo que ignoraba Artigas, y lo que vosotros debris concern especial-






14 LA EPOPLYA DU ARTIGAS
mente: las gestiones que se habian hecho y se estaban hacienda en Rio Janeiro, para deshacerse del h6roe y de su pueblo, entregdndolos al rey de Portugal, ya que no liabia sido possible vencerlos.
Eso se hizo en el Rio de la Plata, aunque os parezea extravagant. No lo es tanto como parece, sin embargo; estaba en la esencia de las cosas. Los hombres, cuando no son genius, son mAs hijos de su tiempo que de su madre, y no harfamos mayors cargos a los que lo fueron del tempo aquel, si ellos no pretendieran deprimir al que lo fu6 del porvenir para sobreponerse a 61; pero, ante tan dura alternative, el juicio de la historic se impose, como lo veis, con su impossible severidad.
_E s, pues, pre.ciso saber, por sf o por no, qui6nes fueron aquellos iujustos enemigos, y, para eso, fuerza serd que conozcAis, siquiera sea a la ligera, la cronologfa de los hechos que pasaban en Buenos Aires, mientras Artigas organizaba y defendia su Patria Oriental, y, en ella, el germen de la repAblica, desde su initol6gica capital del Hervideyo.




La anarquia political que en Buenos Aires se produjo desde 18io, y que os traci al principio con las palabras de Mitre, continfla allf sin interrupci6n, y contrast con la unidad de ideals y de acci6n que se advierte en la Banda Oriental, bajo la indiscutida autoridad del h6roe.
Ya conoc6is las endiabladas disensiones de las primeras juntas en aquella ciudad; hab6is visto a los triunviratos derrocados y substitufdos por el gobier-






tA oRAN coNjuP_kc16N 15
no de Posadas, primer Director Supremo, y a 6ste substituido por Alvear, que tambi6n cae derrocado por la revuelta y el pronunciamiento military, para dejar el pesto a Alvarez Thom6.s, que sube al poder en abril de 1815.
Muy poco tarda en derrumbarse tambi6n 6ste; un afio arenas. En marzo de 1816 envfa a Belgrano, vuelto de Buropa, como general de observaci6n contra las provincial que obedecen a Artigas. ) I coronel Dfaz V61ez, jefe del ej6rcito, se entiende con L6pez, gobernador de Santa Fe, como lo hizo Alvarez en Fontemelas, y firma con 61 un pacto en Santo Tom6 (9 de abril de 1816), por el que se destitute a su propio general. IRste, Belgrano, es arrestado en su campo, y se le reemplaza por Dfaz V61ez. Se conviene, ademAs, en- la retirada de las troops de Buenos Aires, y sedepone al Director Supremo, que se va como los otros. Y qu6 ha de hacer?
La junta de Observaci6n, cuerpo legislative y electoral sui genesis, nombra director, en reemplazo de Alvarez, a don Antonio Gonzdlez Balcarce, que s6lo dura en su pesto lo que en su rama un lirio.
Tambi6n es derrocado violentamente.
M 3 de mayo del mismo afio 1816 es elegido Director Supremo el general don Juan Martfu de Pueyrred6u. Pero 6ste ya no lo es por la junta de Observaci6n, sino por otra entidad que ha nacido, y que es necesario couocer: el Congreso de Tucumdn.
Hablemos, pues, con algAn detenimiento, de este Congress de Tucumdn, pues le cupo la gloria de proclamar, por fin, en 1816, la independence que, on el Congress del Pe-harol, habfa proclamado Artigas, y querfa que fuera declarada en la Asamblea de Buenos Aires, el afio 1813.






16 LA UPOPHYA M ARTIGAS
Una de las resoluciones adoptadas por la revoluci6tt o pronunciamento que derrib6 a Alvear fu6, como acontecfa generalmente, la inmediata convocaci6n de un Cougreso que representara a los pueblos y los orgauizara o constituyera. Alvarezrhomds dict6 la convocatoria; de 6sta naci6 la asamblea que se reuni6 en Tucum6u, a priucipios de 1816, y comenz6 sus sessions el 24 de marzo de ese aflo. El Congreso de TucumAn, repetici6n de la Asamblea que rechaz6 los diputados orientals en 1813, y que cay6 con Alvear, es una entidad distinguida por su composici6n, pero inarticulada; no tiene arraigo alguno en el pueblo; es completamente artificial. 861o las provincial de TucumAn y Cuvo, bajo la influence de San Martin, contestaron al Ilamarniento de la capital. Rs claro que no estuvo allf represented el Fstado Oriental de Artigas; 6ste, como los pastors de la fAbula del lobo, no podia acudir al Ilamamiento de Buenos Aires, y pensaba en convocar un Congyeso federal em Paysandii, que la invasion portuguesa bizo impossible. Tampoco concurrieron a la convocatoria las provincial que Artigas protegfa, Entrerrios, Corrientes, Santa Ve, las Afisiones Occidentales, pese a los esfuerzos que'se hicieron por convencerlas; tampoco la de C6rdoba. Acudieron, en cambio, algunos representatives de los emigrados del Alto Per6, la altiplanicie andina, a la saz6n en poder de los espaRoles, de cuyas manos pasarA a ser repdblica independiente por obra de Bolivar. Era esta iltima, por consiguiente, una representaci6n refleja, como lo veis: eran representatives de representatives oficiosos de un ser que no existia; de una entidad que, como el Paraguay y el Uruguay, no han sido ni serAn parte integrate de la future Rep6blica Argentina.






LA GRAN ONjuRAci6N
La provincial de Salta, dominada en absolute por su caudillo Giiemes, que se mantiene en un estado casi independent, envia sus diputados. Pero 6stos son elegidos al grito de imueran. los porteftosl
Los Porteflos, o sea, los hombres del Puerto, de la Comuna de Buenos Aires, en todo pensaban, merits en complacer a la provincial de Salta ni a provincial algun a; en todo, menos en morir en el Congreso de TucumAn. Rllos sabfark que, con excepci6n de los representantes de la provincial de Cuyo, enviados e inspirados por San M3artfa, todos los demds les eran hostiles, segufan a Artigas. Sin embargo, fu6 Buenos Aires quien triunf6 en definitive, con Pueyrred6n, en el seno del Congreso.
M senior Vicente Videl Upez, en su Historia argentina, precise bastante bien ese espfritu de la asamblea. #Bl Congreso de TucumAn, dice, estaba inoculado ta.-mbi6n del veneno artiguista. Sus pretensions eran crear un poder personal y politico, no s6lo ajeno, sino simpAtico y dominador de Buenos Aires, para gobernar desde aluera, y con influences puxamente provinciales, los interests communes; y como el adcleo sensible de esos interests, asf como el de los recursos y elements que podian dares soluci6n, estabart concentrados en la capital, 6sta resistfa la expropiaci6n y el despojo, que pretendfan imponerle, do aquello que considerable exclusivamente sityo, es decir, del Poder de gobernar y dirigir el contingent de fuerzas vitals con que ella haefa la guerra y mantenfa la personalidad del estado.*
L6pez dice la. verdad, como sab6is. Buenos Aires considerable exclusivamente suyo, desgraciadgmente, el derecho de gobernar y dar soluci6a al. destiny de todos los pueblos, y, en ejercicio de ese dereeko, neT. u.-2






18 LA HPOPUVA Dr ARTIGAS
gociaba, en Europa, la coronaci6n de un rey que viniera al Plata con buenos soldados. Asi no se gobernarian desde alitera los interests communes. Imaginaos si estarfan dispuestos los portefios a moxir en el Congreso de Tuctim6n, para complecer a los salteflos de Gdemes, envenenados de artiguismo, es decir, de instinto de emancipaci6n americana, que les haefa creer que ellos no eran de aluera.
I s claro que, en cuanto a las forms de elecei6n de aquellos diputados, no hay nada que hablar: la iufluencia direct del pueblo era muy poca o ninguna. Pero no nos hemos de preocupar mucho de esas cosas, de esas forms; no hemos de rechazar a los diputados de TucumAn por lo que fueron rechazados los de Artigas en el afio 13: por defects en la forma de su elecci6n. Rso no es serio. La representaci6n popular, en estos perfodos ca6ticos, no estd en las mo16culas, sino en los nAcleos que las conglomeran y arrastran, bien lo sabemos; aquellos diputados eran legftimos, no hay duda, con su legitimidad relative.
RI Congress de TucumAn es una nueva tentative de la oligarqufa portefia para former un nAeleo cualquiera de autoridad, a falta del h6roe pensador, del rex de Carlyle, que no habia surgido en la regi6n occidental, como Artigas eu el Uruguay, o Bolfvar alld enel Norte.
Rsa era el alma del Congreso: un respectable simulacro, digno, sin embargo de glorificaci6n, como agent de acciones y reacciones fecundas.
En cuanto a su cuerpo, a su fuerza material, contaba con la fuerte espada de San Martfn, que organizaba en Cuyo el ej6rcito que, un afio m&s tarde, debfa cruzar los Andes; y con la gloriosa de Belgrano, el vencedor de Salta y Tucumku, vuelto recientemen-







LA GRAN co.,qjuRAc16N 319

te de I uropa de buscar un rey, y que fu6 a Tucum6m a pugnar, con todas sus fuerzas, por el triunfo de la monarquia incdsica, nacida. en su imagination atormentada.
Todos ellos, tanto la oligarquia de Buenos Aires como los dos insignes generals, eran monArquicos, y monArquico fu6 casi un6nimemente el Congreso, formado de perso3Widades muy meritorias, por cierto, pero arenas por complete al pensamiento fundamental de la revoluci6n de Mayo; eran viejos hombres honrados, perfectamente honrados.
Todos ellos creian en la legitimidad de la sangre real; encarnaban la filosoffa y la tradici6n colonials; eran discfpulos sobresalientes de las universidades resales en Am6rica, de la de Chuquisaca especialmente, buenos latinistas o humanists, maestros en cAnones regalistas, estudiosos professors de derecho espaRol. Hombres rectos y honestos, capaces de todas las abnegaciones, obedecfan a un impulse de libertad, sentfan la justicia y la necesidad de una emancipaci6n; pero, como nuestro doctor P6rez Castellano, el autor de la f6rmula de Mayo en Montevideo, no estaban habilitados para percibir un t6rinino medio entre el r6gil-nen monArquico y la revoluci6n francesa, que les era odiosa por su aspect anticristiano. Una revoluci6n cristiana; una soberanfa popular emanada de Dios, no era para ellos una cosa real, pues no estaba en los texts que sabfan y comentaban. La emancipaci6n polftica, por lo tanto, para estar en el orden, para ser la equivalent de la del hijo con relaci6n a su padre, deb-fa realizarse dentro de la monarqufa: el rey era el padre.
Nada mAs curioso, para representer, ese espfritu, que la interesautfsima superstici6n incAsica del gran






20 LA EWOMYA DR ARTIGAS
Belgrano, que fu6 apoyo y consejero del Congreso, aunque no formaba parte de 61: su fe en un descendiente ideal de los hijos del Sol, que, como nn idolo de tierra cocida extraido en las Imacas del Per i, se habfa sentado en los ensueAos del lustre pr6cer, con las piernas cruzadas sobre el pecho, el. quillai en la frente, y los ojos bajos, clavados en el. propio ombligo. iPero era de sangre real! Y sin embargo, en ese suefio de Belgrano, con ser tan extravagant, habfa mAs espiritu de indepen.dencia, not6moslo bien, que en la doctrine de los otros: aquel rey-fetiche era, cuando menos, americano; representaba la caducidad del europeo; era la mala expresi6n de una buena verdad; estaba mAs cerca de la realidad de Artigas, no cabe duda.
Y mAs curioso es para mf to davfa la conversion de Gdemes, el altivo caudillo de Salta, a esa fe monArquica de Belgrano. Son interesautfsimas las proclamas que ambos dirigen entonces (agosto de 1816) a las troops y a los peruanos, en que les anuncian la vuelta del Inca, del rey legitimo. Yo las encuentro Ilenas de significado y de character. Gdemes no tenfa a Artigas a su lado, como los caudillos del literal; estaba, pues, desorientado. jLo que entenderfa el simp6tico Gdemes por el Inca, el rey legiti-niol
Todo eso es antag6nico, huelga decirlo, al pensamiento popular que encarnaba y acaudillaba Artigas; todos los promotores de tales cosas son y tienen que ser enemigos de este hombre sincere; irreconciliables enemigos, por consiguiente, y de buena. fe muchos de ellos, acaso la mayor parte.

R1 Congress de TucumAn, el 9 de julio de ese afto 1816, hizo en parte, como hemos dicho, lo que Arti-





iA GRAx coNjuRAcift 21
gas proclaim, en 1811, en su nota al gobierno del Paraguay, y lo que habia hecho el Congreso oriental del Peffarol en 1813: declare la independence de las Provincias Unidas, y es eso lo que constituye su gloria. Pero ya os dais cueata, mis amigos, de la enorme diferencia entre una y otra declaraci6n: la de Artigas brotaba de la visi6a internal que lo conducfa, de la fe en la c pacidad de estos pueblos para emanciparse, para darse un gobierno emanado de ellos mismos; ella entrafiaba la resoluci6n de luchar y morir por ese ideal supremo; vision y acci6n compenetradas. La declaraci6n del Congreso de TucumAn era hija de una convicci6n vacilante; era una traducci6n, como la que atribufamos a los mismos prohombres orientals que rodeaban a Artigas en 1813. Pero con los hornbres del Congreso de TucumAn no habfa un Artigas.
Por eso el oriental, el del Peffarol, como complemento indivisible de la declaTaci6n de independencia, proclaim la repAblica, la soberania de los pueblos; mientras que el occidental, el de Tucumdn, como comeniario de lo que para 61 significant la independencia que declare, busca una dinastfa europea que venga con sus soldados a reinar sobre estos passes, y deja en blanco el fondo de su bandera, en espera del sello real que seri su vida.
S61o hubo un hornbre que allf sintiese en sus entraHas, como un genio inquieto, el espfritu de Artigas: fu6 un virtuoso fragile: Fray justo de Santa Marfa de Oro. Iftste, al ver que el Congreso se inclinaba a la forma monArquica, se alz6 indignado. <(Yo no he venido aquf, dijo, para uncir el pueblo al yugo de otro soberano: quiero un pueblo completamente libre. Y, si no es asf, protest, y me retire.*






22 LA HPOPIEWA Dl ARTIGAS
He ahf un Artigas con cogulla dominica; un bArbaro mondstico.

Para secundar sus prop6sitos, el Congreso de TucumAn, contra las tendencies de las provincial, que proclainaban otto candidate, eligi6 a don Juan Martfn de PLieyrred6n como Director Supremo.
Y nadic! mAs indicado que 61, por cierto, paia repres --ntar ese triunfo de la Comuna oligArquica. Convene que lo conozcAis personalmonte, como al Persomaje reinante do la capital del virreinato, come, la antftesis de Artigas, y como el natural precursor de Rivadavia.
Hijo de un rico comerciante franc6s radicado en Buenos Aires, y de una dama portefia, Pueyrred6n fu6 enviado a Francia a completer su educaci6n, y regres6 con la necesaria para f ormar, si no un sabio ni un estadista, un hombre de regular culture. La elegancia en el vestir realzaba su aspect de gran seflor; tenfa una figure atildada, pero arrogance y varonil; era courts; hablaba bien la lengua francesa; pintaba miniatures sobre marfil, y nos ha legado su autorretrato de ojos verdes azulados y de amplia corbata blanca. Resuelto y valiente, la aventura resonate lo atrafa; Bonaparte lo hubiera, hecho uno de sus mariscales, y 61 hubiera cafdo gallardamente, me parece, on una carga de coraccros, aclamando al emperador. Fu6 siempre un hombre honrado y un caballero.
Tiene cuarenta afios cuando es elegido Director Supremo, y sus servicios a la causa americana lo hacon acreedor, no s6lo a tan alto cargo, sino a nuestro respect do historiadores. Ya figurado con gaillardia, como jefe do la juventud urbana, en la reconquista do Buenos Aires, despu6s de la cual es enviado a la corte de Madrid como portador de las protests de





TA GRAN coNjuRAc16N 23
fidelidad y vasallaje ofrecidos, por el Cabildo de la ciudad reconquistada, a Nuestro Rey y Sefior Don Carlos IV. Vestido con su uniform de comaudante de Misares, igual precisamente al de los Guardias de Corps- del favorite Godoy, se gan6 en aquella corte todas las voluntades: la del rey; la del favorite especialmeute. Alguna vez se declare, sin embargo, ((hijo de la patria de 1 unique IV)), el rey franc6s del penacho blanco. Lo era segAn la doctrine del jus sanguinis. Y lo parecfa en muchos de sus rasgos caracterfsticos. Trabajard por traer al Plata, como el supremo triunfo, la dinastfa de los Orleans. Y soy de la patria de 1 risque I V, dirA a Le Moyne; en ella recibf mi educaci6n: conozco el carActer national de ese gran pais, y s6 que es el inico que puede convcnir a la Am6rica del Sur.*
Los franceses y los portugueses pensaron en hacerlo instrument de sus planes sobre el Rio de la Plata; los espafioles absolutistas acabaron por mirarlo de reojo, como a un conspirator. Vigura entre los apasionados y actions precursors del movimiento de :r8io, por lo que sufre persecuciones; compare entonces, con enthusiasm, el pensamieuto de Belgran o de coronar reina del Plata a dofia Carlota de Borb6n, y va personalmente a Rio Janeiro eu prosecuci6n de la obra. No concurred a las jornadas del mes de lffiayo, por hallarse ansente y fugitive; pero se apresura a regresar a su pafs y a incorporarse al movimiento. J s nombrado gobernador de C6rdoba; de Charcas, Alto Perd, poco despu6s. 1 n este Altimo cargo, al ocurrir el desastre de Huaqui, da cima, valerosamente, a la arriesgada empress de salvar el tesoro de un mill6n de pesos que se custodiaba en Potosi. Fs miembro de uno de los triunviratos y rival de Rivadavia; la re-






24 LA SPOPLYA DU ARTIGAS
vuelta internal to arroja y to confine en ]a provincial de San Tuis. Ruviado por 6sta, por el general San Martin mejor dicho, to hallamos en el Congleso de TucurnAn, donde su triunfo represents fielmente, como to dijimos, el de la oligarqufa de su ciudad natal.
Fstamos, pues, en presencia de una figure gen6rica muy interested. Este Puey'rred6n no es el notario Posadas, inocente y bonach6n, ni tampoco el atolondrado joven Alvear; es el tipo del element active, pero indirect e inconsciente, en la obra compleja de la emancipaci6n americana. Y digo inconsciente, torque ese tipo de hombre polftico no es factor o agent sociol6gico de nuestra. revoluci6n positive y aut6ctona, creadora de nuevas itaciones; to es de la otra parallel, reformadora de la naci6n, o m6s bien dicho, de la monarqufa espafiola; es un liberal, un dem6crata que combat el absolutism. Pero como ese espfritu antiabsolutista, at pasar de Europa a Am& rica, es la ocasi6n, ya que no la causa, del estallido del sentiMiento popular de independence, los hombres que lo encarnan merecen nuestro respect, nuestra gratitude, y hasta, en sus errors, la indulgencia de la posteridad.
Esos primates, to son de una protest regional que reclama los fueros; pero no se dan cuenta de que, en los dos movimientos conc6ntricos que for man la revoluci6n de Am6rica, el occasional de la superficie, y el causal del fondo, ellos viven s6lo en el primer. Rl del fondo les es casi tan desconocido, como to era, para el rey Luis XVI, el significado de las turbans sans culotte, pores, a buen seguro, que los ganchos de Otorgu6s o de Gilemes, que gritaban bajo los balcones de Versalles, si hemos de creer at maestro Taine.





LA GRAN coNjuRAcift 25
-Butonces esto es un motfn decfa sorprendido el desventurado monarca.
-No, Sire, esto es una revoluci6n le contestaban.
Porque Pucyrred6n, como todos los hombres de su clase, no carecia del instinct de amor a la libertad; no desconocfa en absolute la existence y eficacia de la masa popular; pero no estaba habilitado para penetrar en su naturaleza; no vefa en el pueblo americano un organism nuevo, intelligent y libre, dotado de un alma collective, causa efficient de sus actos, sino un simple n6cleo de energies, ac6falas y sin finalidad propia, que debfan obedecer al influjo de extiafias fuerzas. Veia el motin de que 61 era cabeza, tina de Tas cabezas; pero no la revoluci6n, de que lo era Artigas.
#Ved, dice Carlyle, hablando de Laud, al ocurrir en Inglaterra la aparici6n de Cromwellved de repented a nuestro hombre, colocado al frente, no de una academia o un colegio, sitto, como quien no dice nada, de ufta grart naci6n, y sin mAs Tecursos de gobierno que los que le inspiran aquellas pores, ex6ticas y peculiares nociones suyas. Con 6stas habfa de administrar, y dar soluci6n a lo que hay de mAs diffcil y eumaraiiado en la gesti6n de los humartos interests. Cree que los hombres han de seguir gobern6ndose por los mismos estatutos y viejo ceremonial, y que la salvaci6n de todos depeude de que aquillos se extiendatt y mejorew)
Las nociones de Pueyrred6n, para conjurer lo que 61 crefa s6lo anarquia, eran, sin duda alguna, mLs pores, mAs ex6ticas sobre todo, que las de Laud para conjurer a Cromwell. Colocado por el Congreso de TucumAn al. frente, no de una naci6a que se reform, sino de un mundo que nace, no concise ui puede cort-





26 LA RPOMYA DU ARTIGAS
cebir mAs recurso, para atenuar las convulsions de esa. crisis dolorosa, que el que le sugiere el viejo ceremonial: desdefiar y aniquilar el sanculotismo o caudillaie? destruir en 61 la, c6lula social precisamente, Como oy se dice y pue de decirse por an alogia. Y c sas c6lulas resisted la muerte, se revuelven, se, agitan, se, congestionan. Y la, vida prevalence por fin.
Ese carActer es allf gen6rico y clAsico; su tipo excels serA el que suceder6L a Pueyrred6n, como verdadero Personaie reinante en Buenos Aires: don Bernardino Rivadavia. Iftste sf que serA el gran acad6mico o director de colegio de Carlyle. Su grandfsimo talent torquee lo tenia, grandfsimo) s6lo seA. comparable con su carencia, absolute de genio. Era un d6wine eminent. Alezcla de viejo regalista. espafiol y de liberal f ranc6s de la Restauraci6n; embelesado, segAn Upez, en las cosas y los trabajos del tempo de Carlos III de Fspafia, quiso importer todo eso a nuestra, Am6rica, y encasquetArselo, Pey las aut nelas. Y lo que es carActer, ese Rivadavia tenfa, que le sobiaba... pero cuando estaba en el mando.
lWitico, muy pagado de sf mismo, aficionado casi genial en ciencias jurfdicas, hubiera, sido u:a ministry, como el mAs pintado, de Carlos Ill. Y no digamos nada de Pernando VII: hubiera fusilado a Riego, como colg6 a Alzaga o a Liniers. Rra un hombre de gran valor civico, sin duda; pero nada tenfa, absolutamente nada, del hombre nueyo de Am6rica; ni siquiera la. sangre, 4ue, s! bien era mestiza, no lo era de indigent de este continent. Bajo de estatura, ventrudo, ancho de espaldas, corto de cuello, cetrino de tez, sn figure no era gallarda; pero en aquella. cabeza maciza, de cabollos negros tupidos y may crespos, habfa un cerebro fuerte, cuya, luz se advertfa. a primer vista en






LA GRAN CONJURAci6N 27
su alta frente, en sus ojos negros y saltines, que miraban de alto a bajo con imperio, y en su voz grave y enfAtica.
Rn los moments en que sube PueyrrFd6n al poder, este itustre Rivadavia estA en Parfs; lo vimos pasar por Rfo Janeiro con Sarratea, segiin recordar6is, y ponerse allf en relaci6n con Garcfa, el enviado de Posadas y Alvear. Trabaja en Europa por la. monarqufa. Que en Europa, y s6lo en Europa, debe ser construida la naci6n amelicana. Asf lo dice y aconseja al nuevo Difectot, con quien cultivar asidua correspondencia. Interesantfsimas son sus carts a Puevrred6n, las de 31 de enero, por ejemplo, o las de 22 de marzo y 15 Y 25 de abril de 1817, que ahora aparecen en el archive de Mitre., para concern aquel carActer individual, y el collective de la oligarquia triunfante con Pueyrred6n en el Congreso.
-,-Juzga desdc alli lo hecho por 6ste y aconseja lo que debe hacerse. ((No puedo dejar de confesar, dice el 22 de marzo, que he sabido con sorpresa y con dolor que ahi se foment la idea de proclamar a un descendiente de los Incas... he-escrito a Belgrano ... Y agrega: <(Nunca pens6 que el Congreso demorase tanto en pronunciar sobre la forma de gobierno de ese estado; pero siendo demasiado urgent el hacerlo, yo esto persuadido que es de suma importance el declarer a ese estado en monarquia, reservAndose la elecei6n y proclamaci6n de soberano al resultado de la negociaci6n que en su virttid actierden con las cores de Europa#.
Con todas 6stas debe tratarse, con Uspafia inclusive; #pero yo presume, le dice, que manejAridose con sagacidad, podremos conseguir para nosotros un prfncipe mAs digno que lo que ofrece la casa de Espaila ... Y)






28 LA EPOPEVA DL ARTIGAS
Wn todo esto, agrega despu6s, debe suponerse que hablo salves las relaciones de ese pais con el gabinete del Brasil; pues, segi'm una carta que acabo de recibir de don Manuel Garcia, entre esos dos passes existed un Plan que va madityando. No me dice cuAl es; pero me express que don Nicolds Herrera estd encargado de su ejecuci6n en la Parte Politica.
He aqui, amigos mfos, una faz de antiartiguismo distinct de la que nos ofrecia Alvear; 6ste quiso entregar el Rfo de la Plata a Inglaterra; Rivadavia, en sus carts, en que habla largamente de la polftica europea, manifiesta un odio profound hacia et gabinete de Saint-James <(y la polftica antisocial que ha inventado y ejerce contra todo el mundo; s6lo la grandeza y felicidad de sus crimenes, dice, to libra de las calificaciones mAs degradantes de la sociedado; y entre esos crimenes inctuye el de qconsentir que el rey del Brasil invade nuestro territorio No sabe, pues, Rivadavia todavfa que ese Plan que t1a madurando don Nicolds Heyreya consisted precisamente en entregar at rey (lot Brasil ese nuestro territorio para deshacerse de Artigas.
Aquello es una horrible confusion de ideas y prop6sitos; pero, nada serfa en 6stos el. fetichismo monArquico que hemos reconocido como natural y hasta disculpable en aquellos hombres sin fe, si at mismo tempo no se prescindiera en absolute del pueblo americano, de su carActer, de su vida misma, para resolver de sus destines; eso de no contar para nada con 61, si ya no es para despreciarlo y aniquilarlo y reemplazarlo, si es possible, por otro mejor; eso de queer substituir por otra hasta la sangre espafiola y la lengua, eso... si no es un delito, es un grave error cuando menos, me parece. Y el culpable de sus con-






IA GRAN coNjuRAci& 29
secuencias no son los pueblos, me parece tambi6n; no es el arti-aisino o wnert cant sino, como lo veis; es ese earopeis.ino a tontas y a locas de aquellos hombres que, sin mds recurso que las Pobres, ex6ticas y Peculia-yes nociones de que habla Carlyle, quieren matar el Pab,6n del ftbol para ponerle el florid injerto.
En esos consejos de Rivadavia a Pueyrred6n estaba, como lo, veis, la negaci6n categ6rica de la autoridad de 6ste, considered como, simple preparaci6n al advenimiento de la verdadera y legftima y definitiva. Pueyrred6n aceptaba eso, sin embargo, como la cosa mAs natural del mundo, Pueyrred6n y todos los demAs.
'Cuando esta nuestra historic americana, amigos mios, deje de ser una cr6nica documented y cobre el carActer que le corresponded de biologic sociol6gica, el menos avisado, advertirA en ella la repetici6n de los fen6menos de todas las grades revoluciones: el de la inglesa de 1688; el. de la francesa de :1789; el que ofrecerA la econ6mica o social que va. a presenciar el siglo xx: la resistencia a reconocer el. nuevo agent de vida, a despreciarlo.
Si records, por mAs pr6xima y anAloga, la francesa del 89, no pod6is menos de advertir la. analogia que existed entre las resistencias de aquellos nobles a recoiaocer los derecho,, del estado Ilano, y la de nuestra nobleza criolla, como le llama Estrada, a reconocer, en Axtigas, el Director Supremo de hecho, el real, con quien debe acomodarse todo lo que es artificio.
Ni en la corte de Parfs ni eu la semicorte de Buenos Aires apareci6 el. hombre capaz de ajustarse a la realidad: creen que pueden substituir el h6roe real con el decretado por el Congreso o por la Logia. Z derrumbe ca6tico es entonces inevitable, y surgeon los Cromwell,






30 LA IWOPYWA DE ARTIGAS
o los Bonapartes o los Rozas, los restauradores. Que no otra cosa es el tirano: la ausencia del h6roe, la venganza de la nattiraleza ofendidn.
Inftiles fueron las tentativas que, acaudilladas por el. mismo Balcarce, se hicieron en Buenos Aires para evitar el triunfo de la ciudad sobre todo el conjunto, sin excluir el pueblo de la ciudad misma, que Pueyrred6n encarnaba, y que Ilegaron a tomar el carActer de una nueva revoluci6n; aqu6llas fueron vencidas, destitufdo Balcarce, y recibido Pueyrred6n en la capital, como jefe del Estado, el 29 de julio de 1816. L s de advertir que, para ser aceptado, le fu6 impuesta la obligaci6n de incorporarse a la Logia Lantaro, de que hasta entonces no formaba parte; el mismo general San Martfu se traslad6 de Mendoza a Cordoba, con el objeto de conseguir de Pueyrred6n esa incorporaci6n a la Logia y sus prop6sitos. Asf nos lo dice el general don Enrique Martfnez en sus Memorias.
Y sin embargo, este Pueyrred6n cree o quiere creer que todo eso, sus planes, y los de Rivadavia, y los de Herrera, es conciliable con la enticlad de Artigas. Poco despu6s de llegar a Buenos Aires, en agosto, describe a 6ste: ((Mtiy estimado paisano y senior de mi nvis distinguido aprecio: Cuando venia de arriba, traia la resoluci6n de pasar a Santa Fe con el principal objeto de proporcionarme una entrevista con usted, seguro de persuadirle en ella de la buena fe y sinceridad de mis intenciones... Yo no puedo menos de Ilenarme de asombro al consider qu6 species de maligno influjo ha perpetuado entre paisanos y amigos unas diferencias igualmente perniciosas a los interests de ambas parties discoxdes .
Rl hijo de la patria de Lnrique IV no puede perci-






LA- rRAN CONJUPAci6N 31
bir, Como to veis, qu6 ntaligno influjo to separa del hijo por excelencia de la Am6rica democrAtica; no alcanza a percibirlo. Y acabarA por creer que el tal hijo de Am6rica es un genio internal.
He allf, pues, mis amigos artists, las entidades que intervenfan en la invasion que vamos a ver caer sobrc Artigas y su pueblo, cuando aqu6l afirmaba, a principios de 1816, que ese affo serfa el ((afio feliz de los orientalss).




Conoc6is ya bien, torque intencionalmente os to he repetido hasta el cansancio, las causes remotes de esa invasion. Portugal viene por su lote americano, por todo el continent atlAntico, que tiene por Ifinite meridional la cuenca del Plata y sus afluentes. Entra en eso la Banda Oriental, y viene por ella, aunque hable en espaiiol. Ya la harA hablar en portugu6s, quieras clue -no, si se to permit la Santa Alianza.,'.,--....
J so como causa remote.
La causa pr6xima no es otra que el mesquite que busca Portugal, en Am6rica, del fracas que ha sufrido en el Congreso de Viena, realizado en 1814 Y 1815. Fn el reparto del botfu, hecho por el absolutismo triunfante, tras la cafda de Bonaparte, el hijo coronado de la revoluci6n, toc6 a Portugal una parte bien miserable. Con raz6n estaba resentido Portugal; con raz6n querfa desquitarse.
Fs muy curioso ese Congyeso de Viena, del que no he de hablaros demasiado, porq*ue debo suponerlo conocido de vosotros. Allf se arreglaron a maravilla las cosas que Napole6n, con su cabeza de pAjaro co-






32 LA HPOPUYA DR ARTIGAS
ronado, sus 6Lguilas hibridas, sus banderas tricolores y su caryigye ouveyte aux talents, habfa dejado descnajaringadas. Se arreglaron perfectamente: los reyes hicieron su reparto de tierras y hombres como buenos amigos, combinando, como decfan, el principio de la legitimidad con el del equilibrio; el reparto del le6n, el asno y el lobo: el perfecto equilibrio. El otro principio, el de los derechos del pueblo a intervenir en sus destines, no se tenia en cuenta para nada. Uso no existfa para el Congrese, de Viena, como no existfa para los hombres de Buenos Aires; era sancitlolismo MIA; caudillaie acd, o veneno artiguista.
Y eso era la realidad, la sola realidad, sin embargo, tanto alld como acd; el nuevo agent natural que se imponfa.
El Congress de Viena march a las mil maravillas; se asegur6 el orden en Europa; se evit6 la anarqufa. Lo mismo que querfan hacer los directories de Buenos Aires: anonadar a Artigas, asegurar el orden.
Los soberanos europeos, que constituian la Sailta Alianza, se reunion en nuevo congress cada vez que las cosas se echaban a perder, y les ponian remedio: en el de Laybach (1821) se encarga al Austria la tarea de poner orden en NApoles y el Piamonte; en el de Verona (182z) se resuelve la intervenci6n en Espaiia, y se le encarga a Francia; es el duque de Angulema quien adereza bien los asuntos espafioles, devolviendo a Nuestro Rey y Sefior Fernando VII lo que es suyo, etc., etc.
Nada mAs regular que se le restituya tambi6n lo que tiene por acA, pagando a Francia, por supuesto, en a1guna forma, en tierras y s ibditos platenses, por ejemplo, su comisi6n de libertadora. Pero porestosmundos, si bien los directories de Buenos Aires eran tina





LA GRAN coNjuRAc16N 33
species de Santa Alianza Cisatlintica, que buscaba arreglos con la TransatlAntica, los pueblos no crefan en la majestad del rey, ni tampoco en la de los directorios con sus logias secrets; por acA estaba ese bArbaro de Artigas, qne, como aquel otro hombre Washington, crefa que el pueblo americano podfa tomax cartas en el reparto de tierras y de hombres. Para eso Washington estaba represented por 'Franklin en Europa; Artigas... por Rivadavia o Sarratea. La Santa Alianza rioplatense tenfa, pues, que intervenor en el Uruguay, para evitar la anarqufa, como la europea en NApoles y en Uspafia. Y se vali6 de Portugal como inteventor. Iftste di6, como Anico objeto de su invasion, el poner orden en el Uruguay, county la anayquia de Arligas, y asegurar contra 61 sus frontiers. Obraba, pues, en el desempefio de una misi6n venerable; pero vosotros, que ya conoc6is c6mo gobernaba Artigas, y c6mo sus enemigos, bien sab6is d6nde estaba, y d6nde no, la anarqufa o el desorden.
Pues bien: en el reparto hecho en Viena, Portugal qued6 muy malparado; tuvo que revolver a Francia, contra cuyo emperador habfa combatido unido a Inglaterra y a.) spafia, la Guayana Francesa, que habia conquistador; ni siquiera obtuvo la restituci6n de la plaza de Olivenza, que Rspafia, aliada entonces de Napole6n y enemiga del porttigu6s, habfa arrebatado a 6ste en 18o:r. Bien es verdad que Portugal, apoyado por Inglaterra, se habfa apoderado en ese afio de los siete pueblos de las Misiones Orientales, que corresponding a Espafia seg6n los tratados, y que, desde entonces, han acrecido el dominion portugu6s, con menoscabo del espaRol y de nuestra herencia, por consiguiente; recordar6is que la reivindicaci6n de esas Misiones es el ensuefio de Axtigas. Pero eso no
T, 11-3






34 LA RPOPRYA DU ARTIGAS
bastaba; era precise continuaresaconquista. Loimportante era el territorio del Uruguay; Ilevar la frontera portuguesa al Rfo de la Plata.
A eso venia Portugal apoyado por Buenos Aires; pero no por eso habfa de declarer la guerra a Fspafia, aliados como estaban ambos a Inglaterra. Tenfa que entrar en el Uruguay por sorpresa; habfa de arrebatar a RspaRa su. provincial atlAntica rebelada, pero amistosamente y sin provocar la intervenei6n de Inglaterra, la buena amiga com6n. IRsta no hacfa buenas migas con la Santa Alianza continental, como sab6is, y echaba los cimientos de su predominio marftimo en el mundo.
A ese effect, Portugal dijo a Rspafia que el objeto con que hacfa venir sus troops de Europa a Am6rica no era otro que el muy cordial de secundar la expedici6n que Rspafia preparaba para sofocar la rebeli6n de sus provincial ultramarines, paxa lo cual podfan preparer ambas tin plan combine ado. Rso mismo dijo a Inglaterra. R hizo tambi6n saber a ambas que necesitaba y eso sobre todo defender sus fronteras contra la anarquia reinante en las provincial platenses, contra ese salvage de Artigas, que, como sus misraos hermanos lo reconoefan, era lo mAs bArbaro que imaginary se puede, e incapaz, por consiguiente, de todo derecho.
I Todo eso fu.6 bien aprovechado por la diplomacia de Buenos Aires, para deshacerse de Artigas y sus orientals; le permiti6 amputarse un supuesto miembro enfermo, enfermo de democracy, que, contaminando de ese virus fatal, veveno artiguista, el resto del orgauismo, y constituy6ndose en cabeza de 61 exacerbaba la vitalidad de los pueblos occidentales e impedfa la realizaci6n del plan de monarqufa tribu-






TA GRAx coNju.Ac16N 35
taria, que Rivadavia, que en nada se pareefa a Franklin, continuaba en Europa con grande empuje.

Aunque todo esto es triste, amigos mfos, es indispensable que nos detengamos en ello. No hay mAs remedio; hemos de hablar de eso, aunque suframos congojas, porque ya es tempo de desvanecex la inocente leyenda que nos ha presented al Buenos Aires colonial como la sede de una generaci6n espontAnea de sabios politicos y diplomAticos, que contrastaban con los hombres de Montevideo, y sobre todo con Artigas, fuerte patriots, pero hombre rilstico, refractario a todo cAlculo sagaz.
Si tal hubiera acontecido, nuestro protagonist quedaria, efectivamente, aniquilado. Dfgase lo que se quiera, un bruto no puede ser un h6roe; tiene raz6n Montaigne cliando afirma que si la piel de le6n no alcanza, precise es coserle un pedazo de piel de zorro. Pero no hay para qu6 me esfuerce en convenceros de que nada de la tal levenda es verdad: ni la rusticidad del uno, ni la de los otros excels alcurnia social o scientific. La re-voluci6n de Am6rica no fu6 remedy de ningntia otra, seg in hemos dicho; fu6 completamente original en su esencia. Si la iniluencia en ella de los letrados o profesionales no hubiera sido accidental, el moNimiento de 18io hubiera sido humo de pajas. Es precise confesar que ni Napole6n ni Franklin aparecieron por aqui; no encontramos en Buenos Aires, seg6n recordar6is, sino personas medianamente educadas, de taleuto lunches de ellas, acreedcras todas a nuestro respect, y ann a la gloria, pero uo al tftulo de maestros eMiDentes, y mucho menos al de inventories de nada. Y mucbo menos, por supuesto, al de per-






36 LA I POPHYA Dl ARTIGAS
sonajes capaces de tomar parte eficamente en las deliberations de los soberanos europeos que se repartfan el mundo. Un siglo serA necesario ai u para que la Am6rica espaRola sea tenida en cuenta por aIIA.
Vamos, pues, a ver a aquellos hombres en sus diplomacias mAs o menos rutinaTias, y nos convenceremos de que Artigas, at combatirlas y aniquilarlas, no es s6lo el iustinto obstinado e hid6cil contrapuesto a la prudencia intelligent; quedaremos persuadidos de que iquellas buenas personas no trataban s6lo de coser pedazos de piel de zorro en la del le6n americano, y de que el h6roe oriental no fu6 s6lo la fuerza, por consiguiente, el garrotazo de ciego, sino el carActer 6pico, diferencial, de nuestra revoluci6n; la fe vidente que substitute a la invenci6n. cientffica.
Los que crean, Y si los hay, que con esto transformamos a Artigas en un jurisconsulto o togado de Salamanca, no merecen mi respect ni el de nadie. Lo que soy yo, cuando menos, en todo he pensado menos en semejante simpleza. Que a igual distancia del brato inconsciente y del profesox titulado, tan inconsciente como el bruto a1gunas veces, se encuentra el genio precisamente, la resultant de todas las f uerzas germin ales de un moment crftico de la humanidad, tiansformada en pensamiento regulator y en pasi6n heroic.
8,2pamos, pues, amigos mfos, aunque suframos congojas, do las diplomacias que aniquilaron al profeta. No es characteristic de nuestra historic, por otxa parte: es la historic humana que, segim Carlyle, no es sino la guerra universal entre el que vive en la esencia de las cosas y los qtte s6lo estAn en sus vanas apariencias.






LA GRAN coNjuRAc16N 37
Ya sab6is que el director Posadas envi6 a I uropa, a mediados de 1814, a Rivada-via, Belgravo y Sarratea, a gestionar la coronaci6n del infante don Vrancisco de Paula, como rey del Rio de la Plata. Fso fracas; Espaila se sentia fuerte en sus alianzas (uropeas, y no tenia para qu6 hablar con sus colonies rebeldes: los representatives de 6stas no eran tenidos en cuenta para nada, asi se deshicieran, como se deshacfan, en besamanos y gen-Liflexiones.
Tambi6n sab6is que, retiiado Posadas delgobierno, y elevado Alvear, en 9 de enero de 1815, 6ste, que acababa de ser vencido por Artigas en el Guayabo, 3, habia entregado Montevideo a sus due ios, los orientales, acredit6 en Rio Janeiro a don Manuel Jos6 Garcfa, el mismo que ahora va a preparer la invasion de Portugal, para rogar a Ingtaterra que aceptase, por humanidad, el ser dueila de las Provincias Unidas, y mandara troops a tomarlas. Inglatcrra no las quiso; no estaba tampoco para eso en tales moments; tenfa mucho que hacer por allA, y no debfa romper con Espafia. Y sab6is, por fin, c6mo ese Alvear, derrocado del poder, acudi6 contrite a acogerse a la piedad'del rey y a entregArsele. Lo que aun no sab6is os lo narrar6 mAs tarde: c6mo ese Alvear querrA ser de nuevo Director Supremo y fraguarA en Rio, con el senior Sarratea, su conspiraci6n- reivindicadora.
Pero Garcia se qued6 en Rio Janeiro, aun despu6s de cafdo Alvear; se qued6 durante los gobiernos de Alvarez ThomAs, y Balcarce, y Pueyrred6n. Y allf, apoyado express o tAcitamente por todos, trat6 de hacer aceptar a Portugal el negocio que los demAs no querian: la intervenci6n en el Plata, que Ilegaria, hasta donde los success lo permitieran. Y como paso preliminary, muy pesto en el orden regular de las co-






38 LA EPOPUYA Dn ARTIGAS
sas, arreg16 con 61 la destrucci6n de Artigas, que era el 6nico enemigo irreducible, verdaderamente temible, de aquella idea y de todas las anAlogas: el dem6crata impenitente, el republican incorrigible, el. bArbaro am 2ricano, que hasta miraba con piedad la raza indf-ena y la educaba, el muy salvage.
No nos sorprendamos de eso, amigos mios, ni ha(famos cargos demasiado duros al seTor Garcia, por no haber sido un hombre superior a los demAs: 61 era uno de tantos esc6pticos, y tenfa que lapidary al hombre de fe. Obedecia, por otra parte, a la ley sociol6gica que os recuerdo a cada moment: el abandon de la region oriental al. enemigo, cada vez que ese abandon es necesario o 6til a la vida de la region occidental, estA en la esencia de las cosas, y demuestra tambi6n que, si la Banda Oriental fu6 independent, lo fu6 s6lo por el espfritu vidente de Artigas que la animaba, y que, lejos de obedecer a los acontecimientos, los producia. El auxilio de la region occidental a la oriental serA siempre subsidiary, es decir, despu6s que la primer asegure sus propios destines. Nnnca estarAn absolutamente identificados los unos con los otros. Ya hab6is visto c6mo Buenos Aires levant, en 1811, el primer sitio de Montevideo, desde el moment en que asf convino a la Banda Occidental; c6mo resolvi6 levanter el segundo, en 1814, no bien necesit6 de los elements que alli tenia para continual la guerra en el Norte; c6mo, en 1815, quiere desprenderse de la Banda Oriental, reconociendo sit indepe)idencia,- c6mo aliora, en 1816, la entrega expresamente a Portugal, para extirpar en sus provincias el espfritu de Artigas.
Y cuando, muchos aTos despu6s, se realize definitivamente la vision de 6ste, el concurso argentino






LA GRAN coNjuRAc16N 39
s6lo vendrA despu6s que los orientals, acaudillados por los sucesores del profeta, hayan triunfado solos en el Rinc6n y Sayandi. Y aun entonces veremos a Rivadavia que, al creer amenazado su gobierno por la liga de las provincial federales, tratarA de poner fin, a todo trance, a la guerra que orientals y argentinos sostendrAn con el Brasil, y enviarA a Rfo Janeiro a este mismo doctor don Maimel josi Garcia de que estamos hablando, a negociar un tratado, que 6ste conclude y subscribe, sobre la base del sacrificio de los patriots orientals: del reconocimiento definitive de la Provincia Oriental como provincial brasilera. Bien es verdad que, al conocerse el ignominioso tratado, estallarA en la Argentina, en Buenos Aires inclusive, una. indi-naci611 que no serA otra cosa que el viejo immortal espiritu de Artigas, y que darA en tierra con Rivadavia, por mAs que 6ste condene el. tratado; pero ese hecho, unido a los anteriores y al alma misma. de esta historic, os revelarA, mis amigos, que el sailor Garcia, al provocar y estimular la invasion portuguesa a la Banda Oriental, obedecfa a una ley mAs fuerte que su propia, inspiraci.6n esc6ptica.


IV

Resuelto Portugal a arrebatar a Rspafia su provincia atlAntica; prepare su empress acumulando todos los elements que le habian servido en sus guerras contra Napole6n. Y limitAndose, como hemos dicho, a hacer saber a Inglaterra y a Fspafia que s6lo iba a proceder para garantir sus frontiers del Sur, que nadie amenazaba en ese moment, y a insinuar,






40 LA EPOP4YA DU ARTIGAS
para consuelo de I spafia, la posibilidad de que el Brasil cooperaria a reconquistar para ella sus colonias rebeldes, lanz6 todos aquellos elements b6licos a la conquista del Rstado Oriental.
]Rstos eran formidable; lo sufficient, al parecer, para hacer de la expedici6n conquistador un pasco military de algunos meses. Un brilliant cuerpo de tropas veterans pas6 de Portugal al Brasil, y, en noviernbre de 1815, cuando iba a rayar ese 1816 que Artigas ju7gaba el afio feliz, se situ6 en Santa Catalina. El 3o de marzo de 1816 Ileg6 el resto, bajo el mando del general don Carlos Federico Lecor, bar6n o vizconde de la Laguna; era un total de 5.000 hornbres de las tres armas, que habfan militado bajo las 6rdenes del'general ingl6s Beresford, y triunfado en Albuera, Bussaco, Salamanca, Vitoria y Orthey. Se consideraban invencibles. Una ponderosa escuadra estaba al servicio de la expedici6n conquistador. Cuerposde troops de paulistas y riograndenses-las provincial limftrofes del Uruguay se encontraban prontos para pasar la frontera. Un ej6reito de mAs de io.ooo soldados (16.ooo, dicen algunos) se lanzaba, pues, sobre el reci6n nacido Rstado Oriental del Uruguay, que no coritaba con setenta mil habitantes... Setenta mil y uno: Artiga5;.
Notad, amigos mfos, que esta invasion que ataca al antiguo virreinato por el Sur, y que tiene por nAcleo Rio Janeiro, es relativamente mucho mAs formidable que la espaflola, su hermana, que, teniendo por centre a Lima, trae su ataque conquistador desde el Norte. Ya conoc6is las luchas que se han librado para repeler esta iltima: Suipacha, el Desaguadero, Salta, Tucum6n, Vilcapugio, Ayohuma, SipeSipe. L a lucha contain a, sin embargo; Uspaiia espera






LA rR&N coNjuRAci& 41
poder descender de los Ardes y Ilegar a Buenos Aires. San Martin, que organize un ej6rcito en Mendoza, va a cruzar la cordillera 3, a rcconquistar a Chile, de donde pasar6L al Peria. Pero por mAs grande que sea-y lo es inmensa la gloria conquistada por los ej6rcitos americanos en esas campafias, ella no bupera a la recogida por la Patria Oriental en su resistencia a los ej6rcitos portugueses, no tiene, sobre todo, el ideal republican claro, sin un eclipse, unAnime, de la resistencia oriental. A114, en el Norte, Espaiia tenfa muy lejos su metr6poli; para enviar refuerzos, necesitaba cruzar el AtlAntico; aquf el Brasil acababa de ser ele, ado a la categorfa de reino, Rio Janeiro era la sede de don Juan Tj; todo el inmenso territorio brasilero le pertenecia sin oposici6n; no tenfa enemigos, como los tenfa Espaiia, en su propio territorio colonial. AIIA, en el Norte, se concentration todos los elements americanos de mar y tierra contra Fspafia; allA San Martin, unido a Chile, va a encontrarse con Bolivar, que d,-scender6L vencedor desde Colombia. Pero aqui, en el Sur, en la provincial invadida por Portugal, Ln la provincia mArtir, ver6is un hombre solo y un pueblo ab andonado, que lucharAn, sin embargo, contra el extranjero durante cuatro afios, y que se inmolardn a la causa americana.
Uste period es el de nuestra gloria, amigos artistas; en 61 la figure de ArtigaE cobra todo su tamafio; la grieta diagonal de su bandera es un chorro de san-re pura, reci6n salida, que inspire al hombre el horror sagrado.

Las troops portuguesas emprenden la campana con banderas desplegadqs; el principle regent las revista con pompa en Rio Janeiro, el 13 de mayo






42 LA UPOPEVA DR ARTIGAS
de 1816; su embarque es presidio por el general ingl6s Beresford, que fu6 su jefe en Ruropa.
FI.plan de campaiia liabia sido bien madurado; Lecor, protegido por una ponderosa escuadra, iria por tierra, por las costas del AtlAntico, a apoderarse de Montevideo; un cuerpo de troops penetrarfa por la frontera terrestre v ocuparfa militarmente todo el territorio oriental. En cuanto al plan politico, trazado en largas y meditadas instructions, se reducfa a proclamar lo siguiente: guerra a Artigas, el bArbaro, y neutralidad para con las dem,,Is pro incias argentinas.
Me preguntarks, mis queridos artists, c6mo era possible que Portugal se lanzase a esa empresa b6lica sin declarer la guerra a nadie y sin tener para nada en cuenta el tratado o armisticio que, por 6rgano de Rademaker, celebr6 con Buenos Aires en 1812.
Sabed lo siguiente: la invasion portuguesa a territorio que Espafia considerable todavia suy*o, daba motive a gestiones diplomAticas entre las potencies europeas, que arreglaban sus asuntos en las deliberaciones de la Santa Alianza, y que serial larg as de contar. Esas grades potencies, Rusia, Prusia, Austria, Francia, Inglaterra, reunidas a la saz6n en Paris, ofan las quejas de Espafia contra Portugal, y se inclinaban a apoyar a la primer. Portugal, a suvez, insistfa, tiraba y aflojaba, segiin las circunstancias; aseguraba que su robo de la Banda Oriental serfa s6lo provisorio. Fspafia hubiera dado media Banda Oriental, seguramente, por la sola plaza de Olivenza, y aun por menos.
Aparece entonces la dinastfa borb6nica de Francia, con el prop6sito de establecer una monarqufa constitutional en el Plata y en toda Am6rica; quiere






rA rRAN co.juRAc16N 43
proponer eso a Bspafia, de acuerdo con Rivadavia, que lo est6 a su vez con Pueyrred6n, el hijo de la patria de Enrique IV. Pero Austria y Prusia lio lo ven con buenos ojos; una monarquia constitutional serfa contrarian a los principios de la Salita Aliaiiza... Un fin, amigos mios, no es necesario que entremos en detalles; b.Asteos con saber que allf se disponia de nosotios, y que de todo eso procedia la invasion portuguesa a que Artigas va a oponerse, s6lo Artigas, para demostrar que Am6rica no es ya propiedad do Europa, torque tieue dueflo.
Pero y el gobierno de las Provincias Unidas del Rio de la Plata, que considerable a la Pro-%rincia Oriental como parte integrate de su territorio, y que habfa celebrado con Portugal el armisticio de 1812? No tenfa ese gobierno un agent diplomatic en Rio Janeiro? No vefa ese agent la expedici6n extranjera que se lanzaba a la conquista de lo que llamaba su patria? No haefa nada por evitar que Buropa dispusiese de Am6rica como le viniera a cuento?
Sf, amigos artists; alli estaba, como sab6is, el doctor Garcia, enviado por Alvear para gestionar la entrega de estos passes a Inglaterra, y confirmed en su carActer por Alvarez ThomAs, y por su sucesor Balcarce, y por el sucesor de 6ste, Pueyrred6n; era, pues, el representative del gobierno de Buenos Aires, que se conceptuaba el legftimo de todo el virreinato, incluso el Uruguay. Seg in eso, Artigas, su pueblo al meno s, estaban debidamente representados en Rio Janeiro, como Washington por Franklin en Paris. 3 n Rio Janeiro estaba ese senior Garcia, con sus credenciales en forma, con sis instructions secrets. Y Artigas y su pueblo, lo mismo que todos los pueblos americanos, estaban en el deber de ponerse en






44 LA nPOPHYA DE ARTIGAS
sus manos y de confiar en 61; 61 era quien debfa resolverlo todo con su poder. Eso era lo legftimo, lo razonable; lo contrario era anarquia, caudillaje, inaldad de Artigas. Ese es el criteria a que se han ajustado muchos historiadores que corren por el mundo como personas scrias.
I Oh sil El sailor Garcia sabia muy bien lo que p asaba en Rio Janeiro. Y no s6lo lo sabia: tomaba parte active en la expedici6n portuguesa, como la habfa tomato, desde su origin, el oriental don Nicolis de Herrera, ex ministry de Alvear, que en Rio se habfa refugiado a la caida de 6ste, y que acompaflarA al general invasor nada menos que en caricter de secretario. Ya conoc6is las opinions de este don NicoI.As Herrera, torque leimos su carta a Rondeau: la Am6fica no puede ser independent, seg in 61.
I sta fi-ura del senior Garcia, mis amigos artists, es en extreme interested: es un hombre de corte; en todo tiene fe menos en la verdad de la revoluci6n de Amftica, iniciada el 25 de mayo. 4Tenfa un alma frfa para las cosas de la patria)), segiin dice Posada, el Director Supremo, en sus Memorias. IRI piensa como Herrera: no cree que el pueblo americano pueda valerse por sf mismo para nada, ni mucho menos constituirse en naci6n soberana; cualquier cosa es preferable a eso como soluci6n: la entrega a Inglaterra, la restauraci6n de Fspaila, sobre la base de la indepeudencia, y aun sin ella, el protectorado de Portugal o la anexi6n a 6ste: cualquier cosa. Rn ese sentido trabaja y seguirA trabajando en Rio Janeiro.
JI n representaci6n de qui6n?
He ahf el problema, amigos mfos, todo el problema.
Qui6nes son los amigos y qui6nes los enemigos






LA GRAN coNjuRAci6N 45
de ese agent del escepticismo americano? Su enemigo irreconcilable es bien conocido; oh, 6se no puede confundirse con nada de este mundo; abf esO, firme en su fe y en su acci6n. I-!a-\, pnes, que recatarse de ese bArbaro mientras se prepare el. golpe, a fin de caer de sorpresa y aniquilarlo a mansalva.
Pero y los amigos? ZY los liermanos? Qui6nes son los hermanos de Garcfa, en la ejecuci6n del plan?
Contestemos sin vacilar, mis bravos artists: todos, menos el. pueblo argentino; todos, menos la revoluci6n de Mayo.
Pero si eso puede y debe decirse del pueblo argentino, lo contrario es precise afirmar de los gobernantes de Buenos Aires, de sus logias, de sus diplomacias, de sus consejos, sin excluir al. Congress de Tucumdn, sin excluir al. honest, Belgrano, sin excluir a San Martfn... Sf, mis amigos: tambi(.n el gran San Martin, aunque resisted la entrega a Portugal, apoya la proclamaci6n del inca, o la importaci6n de un prfneipe europeo, y todo lo demAs.
Hundid bien vuestra mirada, amigos artists, en este moment; borrad de 61 a Artigas con la imaginaci6n, y decide d6nde est.A el nikleo de la patria americana que hoy tenemos; de 6sta que hoy tenemos, amigos mios; de la detnocrAtico-republicana que queremos glorificar en sus heroes.

Garefa es el subsirdium, la quintaesencia de aquel escepticismo desolate. EstA en comnnicaci6n fntima con todos los hombres de Buenos Aires, lo mismo que con los de Rfo Janeiro: con Alvarez Tlionids, con Balcarce, con Pueyrred6n, con el Congreso, con Belgrano y Rivadavia: con todoe. Les comunica sus planes desde su origin, sus esperanzas, cimentadas en






46 LA RPOPRVA Dr ARTIGAS
la invasion portuguesa que matarA a Artigas, en la protecci6n que en seguida prestarA Portugal a las provincial argentinas, y aun en la anexi6n de 6stas a Portugal. Alvarez ThomAs, Balcarce, el Congreso de TucumAn se adhieren al plan sin reticencias; ven en 61 la salvaci6n, la gloria del 25 de mayo de i8io. PLIeyrred6n senate, sin embargo, vacilacioncs: ya le ver6is Ilenar ciertas forinas ante las protests del pueblo argentino. Pero cl liecho es que, lejos de separar o desititorizar a Garcia, 6ste continila como su representative en Rfo Janeiro, mientras 61 busca en Vrancia, para rey, con el apoyo de San Martin, a un principle de Orleans.
No hay duda de que todo esto es bien triste.
Seria muy instructive que os exhibiera la correspondencia de Garcia con Alvarez, con Balcarce, con Pueyrred6n, con el Congreso; la tenemos muy completa; estA todo escrito. Pero eso es largo, y os estoy deteniendo demasiado en este cuadro de desolaciones pAlidas, que es el fondo en que vais a ver proyectarse, con su nimbo sidereal, la figure rigid de Artigas.
iCon qn6 alegrfa comunica Garcia a Alvarez ThomAs, en cifra secret, la buena nueva, la invasion de Portugall ((Puedo asegurar, le dice e127 de abril de :c815, que no tema por parte de esta corte. iNo seguir a los orientals en su political salvage y turbulentab Bra el moment en que el gobierno del Brasil hacfa venir sus troops de Portugal para invader. Sels meses despu6s, en noviembre, comunica Ia pr6xima tnarclia de la primer division portuguesa a Santa Catalina. Cae Alvarez ThomAs, y le sigue Balcarce. El Congress de TucumAn function. Garcia contain ia sus communications con ambos, Balcarce y el Con-






LA GRAN CONjuRAci6N 47
greso; contini a transmiti&ndoles buenas noticlas, buenos consejos, grades esperanzas: la invasion es un hecho; Artigas caerA aniquilado por el extranjero; 6ste serA generous, no hay que temerle; cuando mAs, se quedarA con la Provincia Oriental; pero como 6sta no es parte integrate de la patria argentina... como se ha declarado independiente... Pero es precise proceder con cautela, con mucho sigilo, sobre todo, dice Garefa, a fin de no comprometer a nuestros amigos, los portugueses.
Balcarce transmit toJo eso al Congreso, el i.0 de jalio de 1816, el mes de la declaraci6n de independencia.
Y Garcfa sigue recomendando, am e todo y sobre todo, una cosa: asecreto, secret, mucho secreto... y no andarse con escr6pulos)).
Balcarce senate que el pueblo argentino, que ya se ha dado cuenta de la torment subterrAnea, va a acusarle de traitor, y pide al Congreso una regla de conducta en crisis tan arriesgada. 10h, el Congresol El Congress de Tucumftn, que declare la independence en 9 de ese mes, el 9 de julio. de 1816, ir6. mds lejos aAn que Garcfa, pues ir-t hasta el retorno liso y Ilano a la sumisi6n a Fspafia.
Cae Balcarce; sube Pueyrred6n, nombrado por el Congress. Pueyrred6n, al Ilegar a Buenos Aires el i.0 de agosto de 1816, se encuentra con todo aquello, de cuyos detalles le impose el doctor don Gregorio Tagle, depositario y agent de todo. IRste ha sido y es confidence de Garcfa, y ministry de Alvarez ThomAs y de Balearce, y lo serA tambi6n de Pueyrred6n y del sucesor de 6ste. Permarece en ese carActer precisamente: como depositario del plan. Y es entonces cuando el nuevo Director Supreme, envia a Santa Fe






48 LA UPOPnYA M ARTIGAS
los embajadores que mAs adelante conoceremos, Castex y el deAn Funes, a decir alli que Portugal y Espafia unidos vienen a matar nuestra independence. Y es entonces cuando describe a su paisano Artigas, asombrado de que un malig-no influjo persist en separarlo de sus verdaderos amigos.
No puede negarse que este Pueyrred6n pas6 grandes angustias, a fuerza de queer conciliar lo inconciliable. Lleg6 a creer, mAs que otros quizA, en la independencia de Am6rica; pero no en su capacidad para gobernarse; no en su propia autoridad de Director Supremo, por consiguiente. Crefa en la existenciade una patria americana, persona international capaz de derechos y obligaciones, y acogia sin protest al doctor Garcia, que era la negaci6n absolute de semejante entidad. No s6lo lo acogfa; lo mantenfa y lo mantuvo hasta el fin, como su representative, en Rio Janeiro. Hubo un moment en que, comenzando a penetrar en la esencia de las cosas, lleg6 hasta a creer en Artigas, la sola realidad; quiso o apparent queer la paz con 61; pero cuando se encontr6 con esa realidad cara a cara, no pudo resister su mirada, y cerr6 los ojos. Cuando vi6 de cerca el pensamiento solar inquebrantable del h6roe oriental, independence, democracy, sefforfo de los pueblos sobre sf mismos, retrocedi6, y volvi6 a acogerse al regazo de su idea monArquica: mir6 entonces hacia los Borbones de Vrancia, por encoutrar pequefios a los Braganzas. Ya confirmaremos todo esto cuando estudiemos las embajadas de que hablamos: las que conffa Pueyrred6n a Castex y al deAn Funes ante el gobernador de Santa Fe. I ra, pues, la contradicci6n, la no entidad. Al se impuso, desde el moment de subir al gobierno, del plan y de la obra de Garcia. I ste po5tiene, como don






LA GRAU CONJURAci6N 49
Nicolds Herrera, que es necesaria la fuerza de tin poder extraTio para hacer patria; hace saber que el ininistro del Brasil, ((alarmado de los progress que va hacienda Artigas, el caudillo de los anarquistas, ha represented a Su Majestad Fidelisima la IlTgerlcia de remedial a tempo tantas desgracias. Y Su Majestad se ha inclinado a empefiar su poder en extinguir hasta la memorial de esa calamidad, bacien do el bien que debe a sus vasallos, y un beneficio a SLIS buenos vecinos, que cree le serA agradecido)).
((Depende, pues, s6lo de nosotros, dice Garcia, l.q aproximaci6n de la 6poca, verdaderamente grande, en que enlacemos intimamente, y aun identifiquelnos, nuestros interests con los de la naci6n portuguesa.))
((La escuadra portuguesa estA al ancla, dice el 9 de julio, lel 9 de julio precisamente! S61o espera buen tempo para acabar con Artigas, que luego dejari de inolestar a Buenos Aires.)) Anuncia despu6s la partida de ]a expedici6n. ((Las provincial de la dependencia del gobierno, dice, no tienen nada que temer. S61o la Oriental caerL )
Todo estA detallado en la precious correspolidencia que poseemos de Garcia. Sus prop6sitos son: ((Suavizar la iinpresi6n que un sistema exagerado de libertad ha hecho en el coraz6n de los soberanos de Europa; desviar del gobierno argentino el golpe qtie va dirigido contra Artigas, encarnaci611 de ese sistema de libertad: preparer la monarqufa platense; cornbatir las provincial puramente democrAticas; restablecer el sistema colonial, que es preferable a la anarquia; recurrir, para todo eso, al rey de Portugal, y aun a Su Majestad Cat6lica,). Esta Majestad estA en muy buenas disposiciones; sus representatives han declaTado ((que el Rey -NNuestroSefiorestd dispuesto a adT.






50 LA ErOPEVA D.E. ARTIGAS
mitir de nuevo en el seno de la naci6n espafiola, como a sus demAs vasallos, a los habitantes del Rio de la Plata, con tal de que el gobierno de Buenos Aires baga pfiblicaluente su acto de arrepentimiento, antes de que se acerquen las troops del Rey. Eli ese caso, el Rey Nuestro Sefior harA bajar del PerA al general Pezuela, que ocupar6. Buenos Aires y todas las provincias, 3, tratard a sus habitantes del modo que el Rey quiere, en premio de su voluntaria sumisi6m.
IRse es el espiritu de la invasi6n portuguesa, amigos artists; 6se es el espfritu de la invasion que va a caer obre Arti-as.

Penetremos algo mAs en el Congreso de TucumAn, que ha proclaniado la independence en 9 de julio. Pueyrred6n se dirige a 61 para que resuelva lo que ha de hacerse ante el ej6rcito que invade la Banda Oriental. R I Congreso dispose el envio de dos comisionados secrets: uno ante el general invasor, y otro ante la corte de Rio Janeiro. Ese original comisionado Ileva dos juegos de instructions: unas reservadas, y otras reservadisimas. Por las primers sele encarga seguir en un todo las prevenciones de Garcia; se le ordena decir al invasor que, para acallar los recelos de las provincial y matar en ellas el deseo que tienen de auxiliary a Artigas, es convenience se limited a reducir al orden a la Banda Oriental, pero sin apoderarse de Entrerrfos, por ser territorio de la provincial de Buenos Aires. Se le dice asegure al general del rey que, a pesar de la exaltaci6n de ideas democrdticas que ha aparentado la revoluci6n, laR! rLe sana.e ilustrada de los pueblos estA dispuesta a la monarquia', restableciendo la casa de los incas, enlazadaco _I'a de Bra-anza. ((Si esto no se'consiggue, dicen las instruc-





LA GRAN CoNjuRAci& 51
clones, el comisionado propondr& la coronaci6n de un infante del Brasil en las Provincias Unidas, o de otro cualquier infante extranjero, con tal que no sea de'8spafia.*
I so era lo resenrado. Oueda lo reservadfsimo: reconocimiento del monarea del Brasil como icy constitucional de las provincial argentinas, que formarfan un Rstado distinct; anexi6n, en una palabra, del pueblo de Mayo a lacorona portuguesa...
1 1 director Pueyrred6n, ante esa actitud ignominiosa del Congreso, senate un Inomento sublevarse en su espiritu el instinct de patri6tica dignidad; pero ese instinct es fluctuante; no hay en 61 vision, no hay mensaje. Rechaza las doctrines y planes del Congreso, torque sospecha, como no puede menos, que en los prop6sitos de Portugal puede entrar el de hacer causa comAn con Espaila, para repartirse entre ambos el botin; habla de que Portugal deberia comenzar por reconocer la independence de las provincial, sin darse cuenta de que la invasion portuguesa a la Banda Oriental se hacia de acuerdo con el enviado platense en Rio Janeiro, quien, desde 1815, habi.i cooperado a ese prop6sito, sin ser jamAs desautorizado; tampoco se daba cuenta de que aquel reconocimiento significarfa la guerra entre Bspafia y Portugal, y la intervenci6n de Inglaterra, y de la Santa Alianza, y de todo lo demAs. Pueyrred6n rechaza el envfo de diplomAticos ante el general invasor, por ser depresivo a la dignidad national; habla de todo eso... pero terminal aceptando el que se negocie la coronaci6n de un prifficipe de la casa de Braganza, u otro principle extranjero, como monarch constitucional de las Proviucias Uridas. No, ahi no hay un hombre, no hay un h6roe, no






52 LA EPOPUVA DU ARTIGAS
hay nada, nada que refleje la altivez dela revoluci6n de Mavo de 18io.
D6nde estV Eii qu6 cuerpo vivo late, pues, el espiritu de esa revoluci6n de Mayo, si es que 6sta tuvo un espfritu, y no fu6 tin simulacro sacrflego y grotesco?
Lo vais a ver, ainigos mios; vais a ver proyeetarse su forma fgnea sobre ese fondo de negaciones y de palideces aggemicas, 1-n,ts obscures que la noche sin astros, poblada de vientos negros.
Todo eso que liab is visto, y que era necesario que os hiciera ver, es algo, s6lo algo, de lo que estaba debajo de los pies de Artigas, cuando 6ste, al rayar el afto :c816, escribfa al Cabildo de Montevideo que ese afio iba a ser cl aho /cliz Para los Oyicidales.
Vais a verlo surOr de ese antro de tinieblas, a la cabeza de los pueblos rioplatenses, como una figure dantesca, iluminada de abajo arriba por las Ilamas infernales.
Y podremos afirmar, a la faz del mundo, que la revoluci6n de Mayo tuvo un h6rce.
Y que no fu6 un simulacro.
Ni fu6 tanipoco una mentira.














CONFERENCE XVIII

RL MILAGRO FEROICO

EL rSPECTRO NO mENTfA!-ARTIGAS ANTE LA GRAN CONJURACON.LOS SEQRFTOS DE LAS TIXIBBLAS. EL PTTEBLO ARGENTINO.ARTIGAR Y GUEmns. ] L PuEBLO ORIENTAL SE APRESTA A, LA DEFENSE IIEROICA. CHACABUCO. LAS TRES DANDERAS: LA DE BOLfVAR, LA Dr SAN MARTfN Y LA Dr, ARTIGAS. 1:,RUPC16N DE LA CO',\QUISTA PoRTI:GUI-.SA.-P LAN' DE DEFrNSA DE ARTIGA ;.-LA SALVAc16N DE RO.m,, rN CARTAGO. MITRE,
L6pr.:z, ALBERDI.- HOMBRrS Y DOSES.




Amigos artists:

Cuando Artigas, consagrado a la organization democrAtica de su Patria Oriental reci6n nacida, y a su uni6n con la occidental, para la consecuci6n. del co:pAn prop6sito de libertad, ve alzarse repentinamente en el horizonte, como un fantasia armada de todas armas, la primer nube de la invasion portuguesa; cuando, al queer lanzarse sobre el diab6lico endriago, senate el contact de las redes ocultas que han tendido bajo sus pies; cuando, al dirigir la mirada hacia el hermano occidental, ve reflejada la complicidad con el invasor en su actitud indifferent y en la sar-






54 LA EPOPEYA D ARTIGAS
cdstica impasibilidad de sus ojos, se da ciienta de todo en tin instance.
iAh, el espectro no mentia! decfa el prfncipe de Dinamarca. ((No sin fundamento hemos mirado con recelo todos los movirnientos de Buenos Aires)), dice Arti .,as al Cabildo de 'Montevideo, al recibir las primeras pruebas, que se le envian de Santa Fe, sobre la codAincuencia de Buenos Aires.
Pero Artigas no es Hamlet; no es la duda. Iftl es el otro loco, el espafiol, el andante caballero. Y como 6ste, lejos de senior desfallecimiento, ve retemplada su f e en el ideal, y su confianza en las heroics energies de sit pueblo, en las de todo el pueblo argentino, ante la siniestra aparici6n di-Lb(')Iica.
Artigas ha saltado a caballo, en la cumbre de la meseta del Urtkguay; mira hacia Buenos Aires... mira hacia la frontera del Norte... 10h, sf, todo lo ha comprendidol Rs precise que os deten-Ais a verlo largamente en esa actitud. E I h6roe incline la cabeza, y la levant a ratos, mirando alternativamente hacia el Norte y hacia el Sur. P.1 no sabia entonces, con el detalle y precision con que lo sab6is ahora vosotros, todo eso, tan triste, tan amago, de que hemos hablado en nuestra conversaci6n anterior; pero lo adivin6 todo, lo vi6 todo con mayor intensidad que nosotros.
No asf sus contempor-tneos. Aun muchos de sus compatriots, que no pudieron creer en aquella inverosimil realidad, llegarou liasta perder la fe en Artigas, que la veia, y a suffer escAndalo por su nombre. Hoy ya es otra cosa. #Se han alumbrado con lAmparas los secrets de las tinieblas. )







EL ME1,AGR0 HEROICO 55
Dos empress han de absorber la atenci6n del h6roe: repeler la invasion extranjera que viene del Norte, e impedir, dentro del territorio argentino, el predominio de su aliado o c6mplice.
Para esto ialtimo, para el enemigo interior, estA el mismo pueblo argentino occidental, qve sigue las inspiraciones del h6roe oriental, y que, al sospechar la invasion y sus complicidades y sus consecuencias, comienza a agitarse airado, y se,,uirA agitAndose contra Pueyrred6n y su gobierno, hasta dar con ellos en tierra. Bsto sucederi, no s6lo en las provincial interiores, no s6lo por obra del caudillaje, como han dicho los que s6lo ven las superficies, sino tambi n en Bjenos Aires, donde esa protest tomarA el carActer de una revoluci6n, que serA sofocada con el destierro de muchos pr6ceres.
Pero hay algo en que debemos parar minutes, y que nos revela la amT)Iitud del pensamiento de Artigas. I n este supremo moment, 61 es el jefe inmediato de los orientals; pero no deja de considerarse el hombye de la revoluci6n de Mayo. Piensa en el invasor portugu6s que amenaza su Banda Oriental; pero no olvida al espafiol que ama,(-a, por el otro horizonte, todo el cuerpo del antiguo virreinato, y que.vencedor en Sipe-Sipe (octubre de 1815), hace flaquear las energfas de Buenos Aires, en 1w; que Artigas -no tiene f e.
Ved la carta que, con fecha 5 de febrero de 1816, precisamente cuando va a caer sobre 61 la invasion portuguesa, dirige a Gdernes, el caudillo de Salta, que, con sus guerrillas de gauchos, contiene heroicamente, como lo dijimos antes, la irlurci6n de Ics ej6rcitos espafioles, vencedores en las batallas campales, y permit a,f que San Martfn prepare su expedici6n a Chile. Esta carta me parece un monument.






56 LA EPOPrVA DE ARTIGAS
<(Se--or (Ion Martin Gdemes.
))'vli estimado paisano:
)EI orden de los success tiene mAs que calificado mi carActer y 111i decision por el sistema que esti cinientado en hechos incontrastables. No es extrafio parta de este principio para dirigir a Vd. mis insinuaciones, cuando a la distancia se desfiguran los sentimientos, v la malicia no lia dormitado siquiera para hacer vituperables los mios. Pero el tempo es el me-jor L sti-o, y 61 admirarA ciertamente la conduct del jefe de los Ori-ntales. Yo me tomo esta licencia, (111S."OSO d., irtestro siste-wa, v hacci, cada
dia -Intis vigorosos los esliferZos de Ani&ica. Ella ciertamente march a su ruina, dirigida por el impulse de Buenos Aires... Su preponderance sobre los pueblos le hace inirarIcs con desprecio, y su engrandecimiento le seria mis pesaroso qtie su -exterminio. Las consecuencias de este principio son palpable en sus resultados; y, abatido el espiritu p6blico, nada es tan possible coino nuestro anonadainiento. Por fortuna, los pueblos se hallan hoy penetrados de sus deberes, y su enthusiasm los hace superiors a los peligros. Dar actividad a esa idoa scyia lorni Y el genio de la ;,jvoht- 6n y aselgitra), nuestro destiny.
)L sto- informado de su caricter y decision, y 6sta me enipe ia a diri-ir a Vd. mis esfuerzos por este deber. Conkner al encinigo dcspit s de la dcsg;,acia de SipeSipe tleN ser nitestro principal objeto. Por acd vo hacenlos ;;wnores cs1iter--os Poy contever las ni-ims de Portitgal. Este gobierno, rodeado de intrigantes, duplica sus tentativas; pero halla en nuestros pechos la barrera insuperable. La fria indiferencia de Buenos Aires 3? sus gentes en la corte me confirman stt debilidad. Nada tenemos que esperar sino de nosotros






EL BIZAGRO IM ROICO 57
mismos. Por lo tanto, es precise que nuestros esfuerzos scan vigorosos, y que, reconcentrado el Oriente, obre con s6lo sns recursos.
)Gracias al Cielo que protege la jtisticia. Nuestro ,estado es brilliant, y los success dir.An si se hace respetar de todos sus enemit.;os.
)Por a4oya, todo nuesb-o aldn es coitteizey al extranjero. Pero si el allo 1816 sopla favorable, va desernbarazados de estos peligros, podremos outrrir a los del inteyioy, que nos son igualmente desveidajosos. Eittonces, de un solo golpe, serei I(icil reunir los bdercscs y senti-mieiztos de todos los Pu.eblos. 11 salva),Ios con sit. Propia
ewygia. Entretanto, es precise tornar todas las niedidas conducentes a ese fin. Yo, por mi parte, ofrezco todos mis esfuerzos, cuando tengo el lionor de dirigirme a Vd., y dedicarle mis mds cordials afectos.
Won este moti-vo, tengo especial gusto en saludar a Vd. y ofrecerme su muy affect servidor y apasionado Jost ARTIGA.S.))
No podriais apreciar, amigos, todo lo que esa carta significant, si no leyerais con ella la que Artigas ha recibido, algunos dias antes, del Director Alvarez Thomds, con motive de esa desgracia de Sipc-Sipe, de que aquR habla a Gdemes. Os anunci6 esa carta cuando hablamos de los ultrajes de que Alvarez hizo objeto a los embajadores de Artigas, o del Congreso del Arroyo de la China, mejor dicho. IMuy poco despu6s de encarcelar a 6stos en la Neptimo, cay6 como una bomba en Buenos Aires la noticia de aquella derrota de Rondeau en Sipe-Sipe, en el Alto Per6; se crey6 que los vencedores venian en derechura a la capital, al Plata. Todo fu6 alff desconcierto y consternaci6n, y las miradas se volvieron instintivarnente a Artigas, como en 1812; al presunto Bolivar de Sar-






58 LA EPOPLYA M ARTIGAS
miento. He aqui, pues, la nota, llena de pAnico, que entonces, el 3 de either de x8x6, cuando ya la invasion de Portugal estA en campaila contra Artigas, dirige a 6ste el Director Supremo, que es su c6mplice. Alvarez, el Director Supremo Alvarez, describe a Artigas:
<4Las armas de la Patria han sitfrido el mAs tremendo contrast en los campos de Sipe-Sipe. El general Rondeau se ha visto en la necesidad de retirarse con los rests del ej6reito hasta Tupiza, donde espera los auxilios de todos los pueblos para reorganizarse. El enemigo ocupa las provincial interiors desde dicho punto, y, aunque no ha heclio el estrago con impunidad, la i ltima victoria que I, a conseguido hace veydademineWe tewible sn poder, y nnestro pehgro inminente.
))I sta capital va a hacer los Altimos sacrificios para acudir al riesgo on que la patria se elicuentra y reparar las p6rdidas sufridas con el eclipse de su gloria. Iauales esfuerzos harAn todos los pueblos, y se creen con derecho de exigir que V. S. concurra con sus auxilios a la defense comAn.
))La Hopto;,abl. J,.6nta de Obseyvaci6n, el Excelentishno Cabil.to y los jeles militayes me han invitado a dar esLe paso para con V. S., y yo no he tenido que hacer sino scguir los impulses do mi coraz6n y ofrecer a V. S. una ocasi6n de acreditar a las provincial sus s2ntimientos patri6ticos y gene-rosos. En mi nombre y en el de la patria pido a V. S. el anxilio de 50o 6 6oo bravos orientals, o los que pueda desprenderse V. S., para incorporarlos a las legions que marchan desde este pueblo al cj6rcito del Per i.#
Observed, ainigos, que la fecha de esa nota es la miswa Precisawente do la que dirige Garcia desde Rio Janeiro a ese Alvarez ThomAs, anmiciAn dole con albo-






M =AGRO IMROICO 59
rozo la partida, desde Santa Catalina, de la expedici6n portuguesa encargada de ex-terminar a esos bravos orientales; no olvidemos que 6sta se ha concertado por ese mismo Garcia de aciterdo con Alvarez, que ya en abril de 1815 le comunicaba su consumaci6n, y en noviembre su partida para Santa Catalina, y en enero su pr6xima irrupci6n, y en marzo, por fin, la solemue revista de las troops invasoras por el general ingl6s Beresford en Rio Janeiro.
Es eso un process, como lo veis.
Y es su s- ntencia, dura s-ntencia, la contestaci6n de Artigas a la nota del acongojado Director. #Para mi, le dice el 15 de enero, para mf es un problema insoluble qtie V. R. me crea su mejor amigo en los moments de un contrast, y siempre su enemigo en los instances precisos de una perfecta conciliaci6n.i
Yo convengo, ami,,,,os mfos, en que esas palabras son implacable en tales moments, tan duras como merecidas; la figure de Aquiles, el griego, crya c6lera canta Homero, parece reaparecer aqui, bajo la forma del h6roe americaro. Pero, no; para que distingAis precisamente los personages de las dos epopeyas he querido que ley6ramos juntas las dos notas: la de Alvarez a Artigas y la de 6ste a Gdemes. El caudillo de los platenses, aunque irritado en el alma como el de los aqueos, no hace lo que 6ste; no se retire a sus naves, lejos de los muros de Ili6n. Al par que envia a Alvarez sus palabras afiladas, mezela de ira y de fuerza olimpica, corre hacia Giaemes, como la diosa de ojos claros hacia el h6roe que le es querido, y se hace senior a su lado, y le infunde su soplo. oContener al enemigo, le dice, despu6s de la desgracia de SipeSipe, debe ser nuestro Principal objelo.)) Eso es s6lo una desgyacia, y no ra s. No hay tal tremendo.con-






,6o LA HPOPRYA DR ARTIGAS
taste, no hay tal temible podel ni inmillenle peligo. Alld ir6 yo, no bien me desembarace del portugu6s que se me echa encima; de un solo golpe nos salvaremos con nuestra propia energia.
Como Aquiles a Patroclo, Artigas viste a Gdemes d-2 su propia armadura, forjada por tin dios. Y lo envia a contender al feroz hijo de Priamo, cuvo carro nvanza en la Ilanura.
juzgad, amigos mios, de la talla de ese hombre y de la fe que tiene en sf mismo, por esa arrogance actitud. <(Siga Vd. conteniendo al extranjero allA en el Norte, dice a Giiemes; que, una. vez que yo lo destrLIya en el Sur, ir6 hacia all,'t, hacia el interior; ir6 yo, no Buenos Aires, de quien nada hay que esperar; nos uniremos ambos contra el otro enernigo de los pueblos, y baremos la patria republican, sin pedir su venia a la Santa Alianza. Impondremos al mundo el hecho; que no otra cosa son las nuevas naciones: un becho heroic. )
Bland, comisionado por los Rstados Unidos para informer sobre los asuntos del Plata, advirti6 bien ese rasgo de Artiga3. Para repeler y aniquilar al invasor extranjero, que tiene ya eucima, Artigas se consider con elements suficientes, y sale a su encuentro, con una fe tan absoluta en las energies y en el triunfo de su. pueblo, que uno Ilega a creer realmente que ese hombre es un alucinado.
Poco despu6s de decir al Cabildo de Montevideo que, no vi6ndose enemigo alguno extranjero, el. ado 16 iba a ser el ado feliz de los orientals, Artigas re-





LL AnLAGRO HLROICO 61
cibe las noticias de la invasion que se 1-reparaba contra 61, y comienza a apercibirse a la defense, impartiendo stis 6rdenes. En el mes de jilnio, 61 y el Cabildo de Montevideo dentincian al pueblo la inicua invasion; dan el toque de alarm, y Daman a todo el mundo a la defense de la patria en peligro. Rl pueblo se levanta en masa y rodea una vez mis a su caudillo. IRste le promote la victoria. Parece sentirse clarinet en el aire, agitar de banderas, jadear de corazones.
Ya conoc6is, amigos artists, las proporciones formidables de la invasion portuguesa. La resistencia de solo el pueblo oriental contra ella era el secret de la sombra. Chile sin San Martin; Colombia, I cuador, el PerA sin Bolivar, eran incomparablemente mAs fuertes. Fl pueblo de Arti-as, toda la Banda Oriental tiene 70.ooo habitantes, entre hombres, intijeres y nifios; de ellos van a morir io.ooo hombres, en el transcurso de cuatro afios que durarA la resistencia del h6roe abandonado. En la 61tinia batalla que se librarA, despu6s de otras veinticuatro y de innunierables combats, toda-,-ia quedarAn en el campo ochocientos caddveres de orientals. Ved a esos hombres, que aclarnan a Artigas, cuando 6ste los Ilania, a inediados de 1816: son I s que -van a morir.
i0h sombras luminosas! iVengativas sombras!




La irrupci6n portuguesa cae sobre el territorio oriental, desde todas sus frontiers, en agosto de 1816. PenetrarA en Montevideo en 1817. Fl afio, y casi el mes, de Chacabuco.
iDe Chacabuco!





62 LA PPOPRYA DR ARTIGAS
Es precise que sepAis lo que es ese Chacabuco; que os deis cuenta de este moment hist6rico, mis amigos artists. Es el moment en que la revoluci6n de la Am6rica Meridional, iniciada en i8io, despu6s de verse casi sofocada por la metr6poli espafiola, va a emprender el nuevo y definitive empujc. Lima, sede del gran virreinato del PerA, es el baluarte que debe expugnarse. En los dos extremes equidistantes, en el Norte y en el Sur, brotaron, seg in lo vimos oportunamente, los focos de independence: Venezuela, Nueva Granada, en el Norte; Santiago de Chile, Buenos Aires, Montevideo, en el Sur.
Venezuela y Nueva Granada, despu6s de sus primeros triunfos, han cafdo y estAn de nuevo en poder de Espaiia; Caracas y Bogotd estdn sometidas materialmente; Bolivar se ha ido. Chile tambi6n queda tendido heroicamente en los muros de Rancagua; Santiago estA sojuzgado desde 1814; O'Higgins est6. en Mendoza, de este lado de los Andes; Carrera va a recorder el mundo, buscando elements de revuelta.
Buenos Aires y Montevideo, ya lo sab6is: Buenos Aires, aunque derrotado en Sipe-Sipe, Vilcapugio y Ayohuma, no estA sometido materialmente: los invencibles gauchos de Giiemes^lan pesto a la invasi6n espafiola, que viene del PerA, una barrera allA en el Norte del territorio; Artigas no ha podido acompaTarlo, torque le han echado encima al portugu6s. Pero ya hab6is visto que, moralmente, Buenos Aires estd sometido, pues gestiona la coronaci6n de un rey; quiere volver atrAs. EI mismo Gdemes, reducido por Belgrano, ha aceptado, como sab6is, la idea monArquica. Quien no espera veneer, estA vencido,
S61o Artigas no lo estd, ni moral ni materialmente; s6lo 61 conserve fntegro, incontaminado, el espiritu






EL UMAGRO IM-ROICO 63
demoerdtico de independence ', y la fe en la capacidad del pueblo argentino, oriental y occidental, para ,esalvarse con su propia energfa)), con7o dice a Giiemes, para coronarse a si mismo.
Mientras 61 va a lanzarse con esa bandera al encuentro de la invasion portuguesa, dos heroes reanudan la campafia contra la d6minaci6n espaRola: Bolfvar, con el pabell6n. venezolano, se mueve en el Norte; con 61 reconquistar6L a Caracas, cruzando los Andes australes; penetrar6. en Bogota; refundirA a Quito en la -ran Colombia; acudir6L, por fin, al Ilamado de los que vienen del otro extreme del continente, acaudillados por San Martin.
Iftste se hace senior tambi6n, en esos moments, en el Sur, en Mendoza, donde ha estado organizando prodigiosamente su ej6rcito, obedeciendo a una inspiraci6n propia, personal, que fu6 su gloria; pasar6. los Andes australes, reconquistarA Santiago, subini hasta Lima, se encontrard con Bolivar en Guayaquil.
Mirad, amigos artists, esas tres banderas que parecen movidas por la misma rdfaga de viento: la de Bolivar, la de San Martin, la de Artigas. La primer Ileva en sus colors el espfritu del h6roe que la conduce, el espfritu volcAnico de que os he hablado: es el ensueflo grandiose, la creaci6n inaudita, la gran Colombia, la confederaci6n panamericana, la constituci6n empfrica; es lo irreal, lo inconsistent; pero es la fe en la libertad del nuevo mundo, pese a las vacilaciones y quebrantos de aquel fulgurante espfritu.
La bandera de San Martin es la libertad contra Espafia, la acometida sobre el cartel real. RI prop6sito negative es fijo y grande: arrojar a Espafia; pero el positive es vago, vago cuando menos. El h6roe de Chacabuco no es un estadista, ni mucho menos





64 LA -POPLYA DE ARTIGAS
un creyente de la fe americana- ha sido el brazo de Pueyrred6n y del Congreso de Tucuni.An, y de la Logia que 61 misnio fund6 con Alvear; de la Logia, cuya fin, seg in lo dice Upez, era ((acabar con el espfritu reptiblicano (que pam el pileblo era sil16nimo de patria) y crear una nionarquia sorneLida a un principle portugu6s, espaftol, o al mismo Fernando VII, si, en 61tinio caso, no liabia otro medio de poner fin a los, extravios de la revoluci6n de Mayo)). I-Tay algo, sin enibartro, que salva la memorial de San Martin: su. respect hacia Arti-as. El lo respect, cuando los otros lo denostaban; se resisti6 a destruirlo. Creo qne lo am6. Eoi la tradici6n antigua, dice rmierson, se creia que ninguna transformaci6n. podia hacer que tin dio--no conociese a otio.
Alirad, por fin, v miradla bien, la bandera de Artilgas, la tricolor americana por excelencia: Ileva en sus colors la guerra coritra Portugal; pero consi-derado como invasor extranjero a Am6rica. EIM. represents, en primer t6rinino, la independence oriental; pero idz-ntificada con la aTgentina y con la do todo el continent, es decir, eon la soberania d-,,l pueblo aniericano, opticsta al tittilo de las monarqtifas europeas. Ese pabell6n no es ni el escepticismo de Sail Martfli, ni el ideali.9mo poliforme de Bolivar; es la fe, el pensamiento equilibrado, Ia plena realidad f utura, lo que hoy existed. No olvid6is, mis amigos, la frase do Artigas: Nuestros opresores, nopor su. naci6n, s6lo por sorlo, deben ser objeto de vuestro odio;..
Mucho se lia liecho, oli artists, por desconocer ese espiritu. de alas rojas que atraviesa, conio tin relAmpkgo, el pabell6n de Arti-as. Vosotros tennis que verlo, v verlo a la ltiz del fuego, para someterlo al fuego invincible.






UL MMAGRO IMROICO 65
Las banderas de San Martin y Bolivar van a dar al trav6s con la dominaci6n espafiola en el mundo occidental, a lo largo de los Andes, desde el Orinoco y el Magdalena hasta la margin occidental del Plata. San Martin subird victorious, desde Chile hasta Lima; Bolivar bajard, triunfante tambi6n, hasta la sede del virreinato, desde Caracas y BogotA, y se encontrarA en Guayaquil con el primer. Rn esa entrevista, celebrada en 1822, terminarA la gloriosa carrera de San Martin. 19ste se retirard para siempre, y Bolivar terminarA la obra. SerA Bolivar quien, en 1824, en Junin y Ayacucho, darA el golpe de muerte a la dominaci6n espaiiola; 61 serA quien, respetando lavolutitad delpueblo boliviano, formarA una naci6n independent del Alto Per6 .. que era provincial, no del virreinato del Norte, sino del de Buenos Aires, y que Buenos Aires consideraba propia, como el Uruguay y el Paraguay, a tftulo hereditario, como heredero del rey.
Os dais cuenta, amigos mfos, del significado de la bandera de Artigas, en la lucha con el portugu6s; y con el Directorio de Buenos Aires?
Fs la conservaci6n, para la familiar hispdnica, del trozo de territorio espafiol, que se extended del Uruguay al AtlAntico, nuestra tierra oriental; pero es, sobre todo, la Altima lucha heroic, en todo el virreinato platense, por la causa democrAtica republican, es decir, por la verdadera independericia.
Artigas serA vencido en el Sur, como lo fu6 Dolivar en el Norte al comenzar su obra; los desastres y los descalabros de Bolivar, sus impopularidades, sus derrotas, s6lo son comparable a sus triunfos, a sus glorias, a las adoraciones de que fu6 objeto despu6s. Artigas no pudo alcanzar los triunfos. I n vez del mutuo auxilio de Bolivar y San Martin; en vez de la T. is..5





66 LA VPOPEVA M ARTIGAS
uni6n de Venezuela y Colombia y X cuador y Per i y Chile, para secundar el pensamiento volcAnico del libertador del Norte el pobre libertador del Sur s6lo tendrA la com in hostilidad de Buenos Aires y del portugu6s, y, mAs allA, el abandon; y, toda-Ha mas aflA, la calumnia de la historic.
Hasta llegar la justicia de que vais a ser int6rpretes, amigos artists; hasta llegar el claro dia de justicia que saldrA de -vuestro mArmol, inoculado de estas mis palabras.
Ahora comprender6is, del todo, por qu6 os hago mirar, en este moment hist6rico, las banderas de Bolivar y de Artigas, entre las que flota la gloriosa de San Martin. Aste vence, en Chile y en el PerA, al enemigo exterior de la independence del Plata; pero es Artigas quien vence al enemigo interior, en la misma patria de San Martin; es 61 quien, aun vencido por el portugu6s, forma la roca en que se estrellan y deshacen los planes de dinastias europeas en el Plata, mantiene el espfritu republican en el pueblo argentino, y, al former del oriental un solo bloque amasado con sangre, funda con 61 una patria, depositaria de una misi6n propia; hace de 61 un ser orgAnico, imperecedero, hijo de diosa: la irmolaci6n es madre divine.
Imaginaos, mis amigos, que San Martin, al regresar vencedor del Per i, dejando a Bolivar con su bandera americana en march hacia Ayacucho, halla er su paf realizado el plan de monarqufa tributaria que, de acuerdo con 61 mismo, desarrollaba Buenos Aires; imaginaos qne Artig-as ha aceptado las ofertas de Portugal, que, como lo hizo Bspaff a, le brinda grados y bienestar, en cambio de la sumisi6n; suponed que, unido por fin a Buenos Aires, en vez de condu-





I L NOM AGRO MROICO
cir a su pueblo a la reiistencia extrenia, lo ha llevado a la resignaci6n y a la aceptaci6n de los planes diplomAticos; imaginaos, por fin, que, sobre esa base, se ha extirpado la anarqufa. y coronado, por fin, el rey del Plata y de Chile.
Se exigirA tambi6n de Bolivar que comparta esas sumisiones y accept la soluci6n del rey francs, o portugu6s, o espaRol, que corone la logia de Buenos Aires, so pena de declararlo anArquico y lanzarse contra 61, como contra Artigas, en uni6n de Portugal, o Francia o Inglaterra?
Yo no s6, mis amigos, si habr6 conseguido haceros comprender lo que dicen esos colors de la bandera de nuestro Artigas; no s6 si os habr6 incitado a que los am6is, cualquiera que sea el nombre de vuestra patria, como los amamos los orientals; p ero yo os con juro a que lo hagAis. Si esa bandera no es la grande reneguemos de la revoluci6n de Am6rica.
Y vamos en pos de ese pabell6n. Las horas luminosas tocan a gloria.




La invasion portuguesa hace irrupci6n por tres punts del Norte del territorio oriental, rApida, simultAnea, igualmente pujante. Rl general Lecor, bar6n de la Laguna, jefe de la expedici6n, penetra, con 5.ooo hombres de las tres armas, por el Nordeste. Su. punto de mira es Montevideo; va directamente hacia 61 por las costas atlAnticas, por Santa Teresa, por Maldonado. Lo precede su vanguardia, 2.ooo hombres escogidos, al mando del mariscal Pinto. La retaguardia, a las 6rdenes del mariscal Silveira, pe-






68 LA EPOPRYA DU ARTIGAS
netra poco despu6s por el centre del territorio, con 2.ooo hombres, por Cerro Largo, en direcci6n a Minas, en linea convergente a las marches de Lecor.
Rl marquis de Alegrete, gobernador y capitAn general de la provincial limftrofe de Rio Grande, coloca en el centre de 6sta su cuartel, de donde enviarA al teniente general Curado directamente sobre Artigas. Reforzard, en caso necesario, las otras dos expediciones y serA el n6cleo de los recursos.
Un ej6rcito de io.ooo hombres, mandado por los mAs experts generals del reino, circunda, pues, el Uruguay, desde las Misiones Orientales hasta Maldonado. Un plan de campaTia largamente meditado, y a cuya ejecuci6n concurrent los mejores elements, se desarrolla con precision.
Bs el moment de que Artigas nos dernuestre si es realmente capaz de concebir un vasto plan military. Ahi le tennis, a caballo, solo, con la cabeza sobre el pecho, en el pefi6n del Hervidero. iCudnta soledad! He alif un hombre, un h6roe.
Con arenas 8.ooo hombres, mal armados, sin re curses, debe repeler la invasion. CorrerA en auxilir, de Montevideo, a interponerse entre la capital y el formidable ej6rcito de Lecor? Artigas no piensa en eso. ,vlontevideo no es la capital del Estado; esti desguarnecido, por otra parte, casi indefenso. Ya sab6is que Alvear, al entregarlo a sus dueflos hace dos afios, le arrebat6 todo cuanto pudo arrebatarle: cafiones, p6lvora, fusiles; recorded el retire de su ej6rcito, despu6s de la exTlosi6n de los polvorines. Pero no por eso el general oriental rescinded por complete de esa plaza fuerte. El Cabildo, convencido de la imposibilidad de defenderla, consult a Artigas sobre la convenience de demoler sus fortificaciones, para que no sirvan al






14L =AGRO HMOICO 69
enemigo. ((No, le contest Artigas, revelando en eso las conditions de un tActico; es precise que los momentos sean muy apurados para la demolici6n de las murallas de esa ciudad; ellas imponen respect, y entran, en raz6n de una fuerza positive, en el cAlculo del enemigo para superarla. Por lo demAs, descuide V. S., que los portugueses no marcharAn muy sin cuidado hacia ese punto, con la rapidez de nuestros movimientos.#
Como lo veis, Artigas, con una precision que denuncia la claridad de su plan military, s6lo ve en la plaza de Montevideo un simple colaborador negative de su defense. Se limitarA, pues, a entorpecer la marclia del grueso del ej6rcito invasor, que hacia allA dirige toda su fuerza incontrastable. Para eso elige a Rivera, a quien ya conoc6is, y a quien, desde el mes de eneTo, ha anunciado la possible invasion portuguesa, y a Otorgu6s, que tambi6n os es conocido. Rl pximero tiene el encargo de salir, desde el Sur, al encuentro de la vanguardia de Lecor, que viene poi: la costa at]Antica; el segurido debe atravesarse al paso de su retaguardia, que penetra, al mando de Silveira, por el centre, por Cerro Largo.
Artigas, con los principles elements con que cuenta, realize personalmente la magna idea, el alma de su plan primer, del que propuso a Buenos Aires en 1812, y de que Andr6s Artigas es centinela avanzado en las Misiones: por el extreme septentrional, por el Norte y el Oeste, invade el territorioportugu6s, con la rapidez del reUmpago; va al mismo coraz6n del enemigo, dejAndole libres los brazos. IRse es todo el plan: hacer afluir alli sus principles elements, y obtener de la audacia inaudita, de la sorpresa temeraria, del valor de sus hombres, en quienes tiene plena fe, lo que no






70 LA LPOPUYA DE ARTIGAS
es humanamente possible obtener de los recursos militares, que Buenos Aires, -Doseedor de ellos, le negarA, ni de las batallas campales en que, sill esos recursos, todas las ventajas estaran slempre del lado de las tropas enemi-as, veterans y ampliamente equipadas y provistas. Iftl no cuenta con las montailas de Gfiemes; las collins del Uruguay son abiertas. No hay mAs defense que el pecho de los caballos 3- el coraz6n de los hombres.
No entrarE a apreciar la exactitude del parang6n con el Africano; 1) ero es necesario que nos demos cuenta de ese juicio de Mitre, sobre el plan military de Artigas. Con s6lo haberse agregado, que si Artigas no tuvo mejores elemenlos fu6 torque Buenos Aires le impidi6 siompre formarlos, ese juicio serfa en un todo luminoso.
Vosotros, inis amigos artists, conoc6is al general Mitre; fu6 organizador de sit patria, fu6 soldado bueno, fu6 historiador, hombre de letras, serio pensador, gran ciudadano; os aseguro que, si no es el primer, no es tanipoco el segundo entre los hombres iltistres de la Am6rica. contemporinea. Pero es necesario que sep6ds q-,,.e ese esclarecido var5n, con ser el republican fustigador de los planes insidiosos del Directorio, ha sido el sucesor del patriciado de Buenos Aires, la voz elocuen-





3% =AGRO = ROICO 71
te, sobre todo, de aquel espfritu extraviado, ensimismado, que s6lo vefa la independence en ]a conservaci6n de la structural del antiguo virreinato y en la sumisa discipline de los pueblos al pensamiento a la acci6n de la capital. Al ha credo, con la mayor buena fe, al rev6s de Sarmiento, que el Uruguay, el Paraguay y Bolivia no fueron, como la Rep6blica Argentina, hijos emancipados de la madre Espafia, sino desmembraciones de una supuesta patria arge'ntina, determined por las frontiers colonials; y que todo lo que a esto se opusiera era anarquia, dispersieln de fuerzas vitals, germen de muerte y no de vida. Es claro que jamAs pens6 en que quien mAs obsOculo puso a la fonnaci6n de esa supuesta gran patria argentina fu6 precisamente Buenos Aires. Obsesionado por esa funesta idea,.ha tenido que hacer ver en Artigas s6lo la barbaric, la anarclufa, la destrucci6n; lo ha presented, pues, como a un genio infernal, pero como a un genio; lo ha fustigado con espada de areAngel, pero lo ha iluminado con ella.
Rxiste en la RepAblica Argentina un lival esclarecido de Mitre: Juan Bautista Alberdi. Debemos a 6ste los mAs grades homenajes a Artigas que en parte alguna se le han tributado. Ix"o no los utilize para vosotros. jSab6is por quO Porque he credo, con raz6n o sin ella que el lustre Alberdi se sirve de Artigas como, de un recurso de political internal; que lo presenta grande, para que otros aparezcan pequefios. Y Artigas no debe server para eso: no empequefiece a nadie; es grande en si mis'no, en la region de los iguales, No es, ni debe ser, un tema de controversial; es una evidencia: es lo que es.
Bien mirado, en nada aparece tan de relieve su grandeza como en la pasi6n enconada con que los historia-






72 LA EPOPLYA DV ARTIGAS
dotes de Buenos Aires han procurado apagar su nombre, borrar la historic oriental que os estoy ensefiando, tapar el cielo con un harnero.
At lado de Mitre figure otro famous historiador, don Vicente Fidel L6pez, hijo de don Vicente Upez, el ministry del Directorio, que ha escrito la Historia Argentina. Mitre Y L6pez han sostenido acaloradas pol6micas sobre historic; pero han coincidido siempre en una cosa, eso sf: en el anhelo de destruir at h6roe oriental. #Tos dos, describe litree a L6pez despu6s de una contienda, hemos tenido la misilia predilecei6n pot las grades figures, y las mismas repulsiones pot los bArbaros desorganizadoles, conio Artigas, a quien heinous enteriwdo h-.'Wricamentv.))
No parece una grande gloria esa que consisted en enterrar un bArbaro. Y sin embargo, esos dos ricos hidalgos se la repartee, y se la guardian en los bolsillos. Hay bastante para los dos. Y se reconciling de sus agravios mutuos.
1,6pez es implacable; odia a Artigas a Prioyi; potque debe odiarlo, torque es ley de su sangre. Escribe sobre 61 como poseido pot un espiritu rencoroso, que le sopla fuego en los ofdos y le l1eva la mano; to trata de malvado, de facineroso, de enemigo de la humanidad; le impute muchos delitos, bien que no trate de justificar uno solo. Pero despues de desahogar su ing6nito record, dando demasiado cr6dito a su encono, entra un moment en si mismo y vacila; comprende que to que estA diciendo puede no set verdad, aunque debe serlo. No to quiere borrar; pero, como es hombre bueno, tampoco quiere traicionar a sus semejantes. Y el buen prosista describe en su libro esta interesantisima nota, refiri6ndose a Attigas: ((Fs una regla elemental de la historic no dar






UL NULAGRO EMROICO 73
aseliso a las apreciaciones que proceden de espiritus prevenidos contra los bombres de quienes se trata; y nosotros no tenemos la menor intenci6n de negar que execramos la. persona, los hechos y la memorial de ese funestfsimo personae de la nuestra*.
Eso estd bien dicho; soil 6sas unas honradas palabras; pero aquello de que todos son muy honrados y la capa no parece, se ocurre en este caso. F,1 hecho es que esos Animos prevenidos contra Artigas son los que, durante cincuenta afios, hall escrito la Historia del Rfo de la Plata. Y sus dichos, indignos de fe, segAn ellos mismos, ban sido los iinicos informes que, hasta hace muy poco, ha. tenido todo el mundo sobre el asunto, el mundo americano inclusive. Una rencorosa conjuraci6n se ha formado, coino os dije al principio, contra la execrada, memorial del grande hombre oriental, a quien ni siquiera se ha procurado conocey. Dice Carlyle Oque el verdadero conocimiento es algo vivo, algo que abarca. el objeto en su realidad toda, penetrAndole hasta con el affect. Para concern una cosa, agrega, lo que se llama conocerla, hay que amarla, simpatizar con ella#.
Yo no hago infas esas palabras, tal como suenan, pues en nil expresarfan otra cosa de lo que significan en el original ingl6s; pero sf creo que, cuando se trata de un hombre extraordinary, s6lo a fuerza de arnor, efectivamente, s6fo a fuerza de identificaci6n de nuestra, alma con la suya, nos es dado a los demAs hombres conocerlo, es decir, adivinarlo, penetrar en su rec6ndito pensamiento, y aun mAs a116, si cabe, al trav6s de la periferia, nebulosa de los hechos de su vida.
Porque yo juzgo, mis amigos, que, asf como no se debe temer atribuir a los grades artists, para com-






74 LA rPOPFVA DI-, ARTIGAS
render y gozar sus obras, un ideal que acaso ellos mismos no abrigaron jamAs, asf, para comprender a estos fundadores de patrias, para comprenderlos, estEticamente sobre todo, no debemos vacilar en atribuirles un ideal amplisimo y puro, aunque la demostraci6n de que ellos lo percibieron con precision, en toda su pureza y amplitude, no sea matemAtica. Tales pruebas objetivas son inaccesibles. No estAn en los papeles viejos, ni en los ntievos; estAn en nosotros mismos, en la proyecci6n del h6roe sobre nuestro espfritu predispuesto a amarlo, como los colors no estAn en las cosas, sino en la retina de los hombres.
Asf se han formado todos los heroes, desde los semidioses.
Y si se nos dijera que, seg6n eso, el Artigas que yo os inspire es mds un mito de mi fe patri6tica que unafigurahist6ricacreoquepodemosdesdeilarla imputaci6n, sin el menor cargo de conciencia. Por mis engafiosa que sea la sugesti6n de la fe patri6tica de un pueblo, siempre lo serA muchisimo menos que la prodncida por los papeles o documents en el espiritu de un hombre. Y sobre todo, mis amigos: por mAs inconsistent que sea la visi6n del amor, siempre serA mAs real, mAs viva, mis hist6rica que la del odio. hnpatcialidad decis? 10h, imparcialidad! La imparcialidad de que sullen hablar los historiadores es uno de los nombres de la hipocresfa.
Imagined, seg in eso, c6mo podrAn penetrar en Artigas los que se reconocen posefdos por el demonic de la execraci6n, enemiga implacable de la cualidad supreme en el historiador education: la magnanimidad.
Rl general Mitre no declare lo que L6pez, sin por eso ser menos honrado. Ni tiene por qu6 declararlo.






M h=AGRO IMROICO 75
Mitre no odiaba a Artigas; perc, tampoco bizo ni podia hacer nada por amarlo, es decir, por conocerlo, lo que se llama conocerlo, seg in el. concept del ingl6s. IRI am6 y conoci6 a Belgrano; tambi6n a San Afartfu; los cre6, los reengendr6 para su patria, e hizo bien. Que no es otro el objeto primordial de la historic: cnltivar el sentimiento rational de la Patria; racional, entendAmoslo bien. La Patria es, ante todo, una historia conocida y amada en comAn; un conjunto de imAgenes y afectos engendradores de una noble pasi6n collective. Pero ese Tylitre, estrechando su criterio, lleg6 a creer, en mala hora, que aquellos sus amores excluian necesariamente el de Artigas, en el qtie alcanza a ver, sin embargo, por fin, un inito, seg6n lo declare. expresameiite, una eslinge que no descifra. Vi6 malo a Artigas, por la obligaci6n de ver buenos a los otros; y esa l6gica traidora lo hizo former en la conspiraci6n h:st.5iica, a pesar de que, en muchas circunstancias, se senate arrastrado a la. simpatia hacia el. salvador de la democracy en Am6rica. Al encontrarse con las gestiones de Garcia, Mitre no puede dejar de decir con noble despecho: #RI mismo Artigas representaba un principio mds transcendental que Garcfa*; su fuerza, au-nque la supone bArbara, <(era una fuerza vital, Puya p6rdida debia debilitar el organisnio argentinoo.
4sa polftica tenebrosa, agrega, no resolvfa ningAn problema de la revoluci6n; sacrificaba el porvenir de la RepAblica a los miedos del moment, y, realizada, enervaba, por una serie de generaciones, las fuerzas de un pueblo independent y libre, degradaba el carActer national y hasta renegaba de la propia raza.))
El lustre historiador no pensaba, sin duda algu-






76 LA EPOPEVA DE ARTIGAS
na, cuando tal nos dice, en que esa polftica tenebrosa no era s6lo de Garcia, sino de Alvear, y de Alvarez, y de Pueyrred6n, y de Rivadavia, y del Congreso de TucumAn, y de todos... de todos, menos del pueblo argentino, eso sf.
Fra precise, sin embargo, debelar a Artigas, y, para ello, era menester hacer caller los papeles indiscretos. Hoy los tales papeles xeaparecen y rompen a hablar; se leen los que estdn saliendo de todas parties, inclusive los que Mitre posefa y no utilize, y una duda penosa asalta al espiritu; se babfa ocultado mucho... a6n se oculta quizA... y lo ignorado u oculto no era contrario, ciertamente, a la figure hist6rica del Jefe de los Orientales. Seams magnAnimos, amigos artis.tas; creams, todo cuanto sea possible, en la honradez de los hobbies. Bien sab6is, por otra parte, cu.An poco respect me inspiran a mi los papeles, tanto los viejos como los nuevos; hay empress muy buenas que suministran, a precious razonables, loda la documentaci6n para cualquier asunto hist6rico; para el pro y para el contra; hay papeles para todo. Lo que 'no puede venderse es la proyecci6n de los hechos en los espiritus privilegiados, y, menos aun, su expresi6n sincere y perdurable, que es la que se hace bronco, la que calienta el mArmol.
Mitre ha sufrido congojas, indudablemente, en esos moments en que Artigas se apareefa colossal a sus ojos: tenia que cerrarlos. Los Arboles le ocultaban el mosque, segiin la repetida frase alemana.
La sombra de San Martin, la de Belgrano, la de muchos pr6ceres de Mayo Imuchosl se han interpuesto entre sus ojos y el h6roe oriental. Qu6 serfa de esas sombras si Artigas no fuera un bArbaro, y resultara realmente un h6roe, y acaso el hiroe?






SL NOIEAGRO IMROICO 77
Era un error, un funesto error. Rsas figures venerables pueden coexistir, y coexistirAn, cada cual en su nube: hombres y doses; hombres grades, y dioses pequefios.
Algfin dfa los argentinos todos reclamarAn a Artigas como la mAs alta de sus glories.
Y ese dfa seremos libres en d pensaniiento v en el coraz6n.

Comprender6is ahora, mis artists, lo que significant el juicio de Mitre sobre el plan military de Artigas. Y sin embargo, el lustre general no ha penetrado plenamente en el pensamiento del h6roe. Ha visto en su plan s6lo un plan military: imposibilitar la invasion portuguesa por el Norte; amagar por la espalda la del Este; conservar el dominion continuo de la parte mAs important del pafs oriental, manteniendo libres sus comunicaciones con el occidental; dominar el rfo Uruguay y cubrirse con la barrera del rfo Negro, etc., etc. Es verdad; todo eso se ve en el plan de Artigas, y nadie mds autorizado para hae6rnoslo observar que el general Mitre, tan dado, en sus libros de historic, a la crftica cientffica de las operations b6licas.
Pero ni Mitre ni nadie ha observado, hasta ahora, que ese plan que Artigas pone en ejecuci6n, en este moment, es el que ha estado en su v isi6n tenaz desde el instance en que se resolvi6 a levanter a su pueblo e incorporarlo a la revoluci6n de Mayo, como n6cleo de su espiritu; desde el en que se retire del segundo sitio de Montevideo especialmente. Vosotros lo vais a comprender. Artigas sabia desde entonces, y aun desde mucilo tempo atr6s, que, en definitive, el enemigo inmediato de su Patria Oriental tenia que seT el que iba.






78 LA EPOPEYA DE ARTIGAS
venir de la frontera del Norte, el portugu6s, animado de su ambici6n secular; sabia que all&, en el Norte, estaba su campo de batalla. Recorded, mis amigos, recorded. bien que Artigas, al. realizer el 6xodo del pueblo oriental, en 1811, mir6 con luminosa intensidad hacia el Paraguay, hacia la provincia hermana del Norte, limftrofe con los dominion portugueses; se dirigi6 a su gobierno, tribute a ese pueblo los mAs expresivos homenajes, busc6 su alianza por todos los medics, su incorporaci6n a la obra com6n. Recorded, os lo ruego con grande empefio, que, en las instructions que di6 a los diputados orientals el afio II les iMPUS0 que exigieran expresamente, en la Asamblea Constituyente, la inmediata reivindicaci6n, por cualquier medio, del territorio de las Misiones Orientales que se da la mano, al1A en el Norte, con el territorio paraguayo, y que estaba injustamente poseido por los portugueses. Es precise que records tambi6n que, en 183:4, cuando se retire del sitio de Montevideo, lo primer en que pens6 fu6 en mover sus caudillos del Paraguay, y que, en 1815, despu6s de arrojar a Buenos Aires de la Banda Oriental, y cuando predominaba en las provincial occidentales, Artigas insisti6, como presa de una obsesi6n, en sus planes sobre el Paraguay. No olvidemos, por fin, la predilecci6n del gran caudillo por su capitAn indigent Andr6s Artigas, a quien ha colocado en las Misiones, no s6lo para estar allf alert contra el portugu6s precisaniente, sino para suscitar y apoyar, si es possible, la rebeli6n del pueblo paraguayo contra su tirano Rodriguez de Francia.
Imagined, como entonces dijimos, que Artigas consigue su prop6sito; suponed que la. invasion al territorio portugu6s, que ahora realize, es ejecutada, no






U, AULAGRO EMROICO 7
s6lo por sus casi inermes soldados, sino por todo el pueblo paraguayo, unido al oriental y a las provincial argentinas septentrion ales; supongamos que 6stas no son hostilizadas y aniquiladas por Buenos Aires en odio a Artigas, sino dejadas siquiera en libertad. S61o asi comprender6is la extension del plan genial de Artigas y sus consecuencias en la Am6rica austral. Fl mapa de 6sta seria hoy muy distinct de lo que es, como una vez lo dijimos; el lote de ]a familiar. lusitana estaria muy reducido, sin dejar por eso de ser magnffico; muy aumentado el de la hispAnica, oriental y occidental, sin duda alguna; y mucho el del Paraguay. Si Artigas, con s6lo el pueblo oriental, y hostilizado por Buenos -Aires, estuvo a punto de triunfar del portv.gu6s, y logr6 resistirle durante cuatro afios, qu6 no hubiera hecho con la alianza del pueblo paraguayo allA en el 'qorte, y sin la bostilidad, cuando menos, del hermano occidental? Qu6 hubiera conseguido la misma expedici6n espaRola que se proyectaba, si Artigas le hubieta opuesto esas legions fascinadas?
No pudo ser. Buenos Aires no lo quiso; prefiri6 las soluciones diplomAticas a las heroics; prefiri6 aniquilar a Artigas. Y el dictator Vrancia le mir6 de lejos, encerrado en su guarida. Francia y Buenos Aires estabah en eso de acuerdo.
Pero hay otra idea madre, que vemos clarisima, en ese plan de Artigas, los que, por la admiraci6n y el affect, penetramos en las honduras de su pensamiento. IRsa no ha sido percibida por Mitre,'no podfa 6ste percibirla.
Artigas, con su arremetida temeraria desde el Norte, desde su capital genuinamente americana, sobre el territorio del invasor portugu6s, al que casi,





8o LA RPOPRYA DR ARTIGAS
abandon la capital colonial, busca obtener un triunfo augural, que no s6lo quebrante al invasor, sino que permit al Jefe de los Orientales imponerse con su pueblo a Buenos Aires. Y quer&s que os diga m.As? imponerse al mismo Montevideo. Artigas quiere y espera triunfar con los elements populares incontaminados, 4con sus propios esfuerzos#, dice a Gilemes. S61o asi salvar6L la pattia, salvando con ella la democracia.
Pero los elements patriots de Montevideo, me preguntar6is vosotros, no son los mismos que los que rodean a -Axtigas? Os lo debo decir con franqueza: no, no lo son unAnimemente, y Artigas lo'sabe muy bien. Hay allf hombres de fe firme, que pronto irAn a reunirse al profeta; pero tambi6n los hay de poca fe, anAlogos a los del patriciado portefio, que s6lo creerAn en aqu6l si ven milagros. Esos hombres ya han comenzado a manifestar sus temores ante la invasion formidable, a buscar la salvaci6n en la sumisi6n a Buenos Aires, en la atenuaci6n de la fibra artiguista, en borrar de la bandera la franja roja diagonal, trazada por-la espada del h6roe para que no quepan en ella jeroglilicos extrafios.
Artigas quiere hacer los milagros que son necesarios para conservar la totalidad de sus files y la integridad de su bandera.
Y a eso va al territorio enemigo: a jugar el todo por el todo. IRI sabe, tanto o mAs que sus compatriotas vacilantes, que, siendo la solidaridad o el mutuo auxilio la ley de la revoluci6n americana, no es humanamente possible conseguir la independence de ]a Banda Oriental sin su alianza con la Occidental; pero tambi6n estA firmemente persuadido de que esa alianza en pro de la verdadera independence, que es la






LL ME AGRO HIMOICO 81
democracy, s6lo se obtendrd, de los directories de Buenos Aires, imponi6ndola por la victoria del verdadero pueblo argentino, oriental y occidental, que 61 acaudilla. IRI, como lo hab6is visto en su carta a Giiemes, se sabe el profeta, el depositario del divine mensaj.e; senate una verdad viviente que se mueve en sus entrafias, y se encierra en sf mismo con su visi6n; se queda solo con ella. Su bandera es el fin; la alianza, o el auxilio de Buenos Aires, el medio de hacerla tiiunfar. No ha de sacrificar el fin al medio; no aceptarA alianzas o auxilios impuestos por el miedo o la necesidad, y obtenidos a trueque de la sumisi6n del pueblo a las resoluciones secrets de los sanedrines. Fso es Ija muerte, no es la vida.
Lo ver6is, pues, reclamar auxilios a Buenos Aires, en nombre del pueblo argentino, una y diez veces, pero pedirlos con altivez, y asta con amenazas, aun en Ics moments supremos. Los exigiri como el cumplimiento de un deber para con la Am6rica, jamAs como una limosna en cambio de la dignidad del pueblo oriental, a quien a todo podrd condenarse menos a no morir. Entonces lo ver6is rechazar esa limoslia, y preferir a ella la muerte. Y oir6is de su boca las palabras ruAs altivas que ban sonado en boca de libertador alguno: ((No venderg el rico Patrimonio de los orientales al bajo Precio de la necesidah.
Use PaIrimonio de los orientaks es algo mAs que el. territorio: es la gloria de ser el nficleo de ]a democracia, de la patria republican, y la vfctima inmolada a esa diosa del polvenir.
...............................................
Se lanza solo a la invasion temeraria; va a busedr, para imponer su evangelio, el. milagro heroic.
Pensad mucho en esto que os digo, mis artists,






82 LA 8POM VA D8 ARTICAS
torque estamos penetrando, cada vez mis, en la regi6n del pensarniento del h6roe; estamos en el centre de su espiritu, y debemos acercarnos, y penetrar en 61, con el recogimiento del que franquea una sagrada puerta, y oye voces de sombras fugitives. Aquf debris percibir las musicales vibraciones de ese espiritu singular, su ajustamiento a la universal ammonia, el equilibrio misterioso que le imprime su estabilidad imperturbable. Todas las apariencias pasarAn sobre 61, como nubes o aluviones; 61, la sola realidad, reaparecerA entre las tinieblas que se disipan, o entre las aguas que bajan.
Artigas no realizard tl milagro heroic; caerA, al parecer, ante la invasion portuguesa; pero ver6is reaparecer su pensamiento, hasta cuajar, algunos afios mAs tarde, en la nueva patria. Artiga, se pondrA en su crep6scuJo; se hundirA en la noche germinal. Es en el. silencio de las notches donde se consume el misterio de la vida, al que ac6mpaiian las angustias y los dolores sin nombre.













CONFERENCIA XIX

LA INMOLACI(5N

SJUNGRAN LAS ESTRELLAS. GEOGRA.FfA DE LA GRAN CAMPARA.
EL URUGUAY Y EL PARANA. -LAS MIESIONES ORIENTALES Y LAS OcciDENTALES.-ANDRr.SITO.-IIORA SOLEMNr.-LL PRI[MER CHOQUE. SITIO DR SAN BORJA. SoTELO Y CHAGAS. IBMACOY.-INDTA MUERTA.---CORUMBA.-PABLOIAEZ.---CASUPA.-SORPRESA DEL ARAPEY.-BATALLA DEL CATALAN.-Visi6x DE LA VICTORIA.-EL DESASTRE.-LA GuARDiA VrEJA DR LOS GAucuos.-IRRUPCON DE CHAGAS.-DESTRUCci6N DE LAS MISSIONS OCUDENTALES.-EMBAJADAS DIE VEDIA Y DR DuRAw Y GiR6. tIqo vENDFRb EL PATRIMONrO DE LOS OUrENTALES.81-LECOR FN MONTEVIDEO.-EL GENIO INFERNAL EL P14LIMOOtNITO DR AmtmCA. LA HIJA DE LOS 'ROLOCAUSTOS.





Amigos artists:

Penetremos en la noche est rellada, pero dolorosa, de cuyas alturas descienden los silencios. Las estreIlas son todas de color de sangre, y ante ellas cruzan largas processions, mudas de toda luz.
Artigas pone en ejecuci6n el plan de que hemos hablado largamente; pero to hace sin concern el g6nero de endriago con quien va a combatir.
No os darfa cuenta exacta de sus operations, si, a fin de trazaros con la mayor simplicidad el teatro






84 IA UPOPEYA DU ARTIGAS
de ellas, no os invitara a tomar una vez mAs la carta geogrAfica que nos sirve de gufa, para baceros ver ese rio Uruguay, que corre de Norte a Sur, que viene desde allA arriba, desde el Brasil, para desembocar en el Plata, y marcaros, mds al Oeste, ese otro rfo, el Parand, que corre parallel al primer, y se une a 61 en el estuario del Plata, en que ambos se derraman para entrar al AtIAntico. RI primer de esos rios, el Uruguay, es el que nos sirve de relaci6n, cuando hablamos de los estados Oriental v Occidental; 6stos son los que estdn al Oriente y al Occidente del Uruguay y del Plata. A mano derecha estA la Banda Oriental, la patria de Artigas propiamente, que s6lo sube por esa margin, hasta la altura del Cuareim, tributario del Uruguay. Al Occidente, entre el Uruguay y el ParanA, estd la region literal de la pdtria occidental, que sube, por ese lado, mucho mAs arriba que la oriental: allf estAn la provincial de Entrerrfos, a Sur, frente a la Banda Oriental; mAs al Norte, la de Corrientes, limitrofe, Uruguay por medio, con el territorio del Brasil; y mAs al Norte todavia, el territorio de las Misiones Occidentales, poseidas hoy por los argentinos, que tienen enfrente, del otro lado del rfo, las Orientales, posefdas por los portugueses desde 1801, y no rectiperadas.
Detengdmonos un moment a darnos cuenta, porque es precise, de eso que Ilamamos Misiones Orientales y Occidentales del Uruguay, y de c6mo y por qu6 las primers se extienden hacia el Norte mucho mds que las segundas. Rsos territories, hasta la ;nisma altura de uno y otro lado del rfo, formaron parte indiscutiblemente del dominion espaRol en Am6rica, y debieran formarla, aun hoy mismo, del territorio de los estados de lengua espaiiola, ya que los limits de






r.A iNmowi6N 85
las antiguas metropolis han servido de frontera, a los estados americanos. Artigas, como lo hemos dicho con insistence. que parece cargosa, sentia. eso con grand intensidad; la #Patria. Oriental)), e-1 (Tatrimonio de los Orientales* que 61 veia. era grande tambi6n materialmente: medio mill6n de kil6metros en region priN ilegiada.
) n todo ese territorio, tanto el oriental como el occidental del Uruguay, se fundaron las c6lebres Misiones jesuiticas, missions espailolas, cuyos doctrineros fueron expulsados, como sab6is, en 1767, por el rey Carlos III, y cuyas hierAticas ruins, de tin estilo arcaico original y primitive, son todavfa testinionio de aquella. colossal tentative de salvaci611 de una raza. Un la 6poca. de n estra historic. quedaban aiAn, en la. margin oriental del Uruguay, los Siete Pueblos, el principal de los cuales era San Boria. habitados por los i ltimos indios, condenados al exterminio.
Fl enemigo de esas reducciones fu6 siempre el portugu6s. Defenders de sus irrupciones fu6 la. brega. patriotic. de los indios reducidos; tal fu6 para. 6sto:3 la. tradici6n national, cultivada. allf por Artigas con pasi6n. Los portugueses pugnaban por poseerlas con todo el territorio oriental; llegaron, como sab6is, hasta la Colonial, y hasta el mismo -Montevideo. Fueron, por fin, des-Jojados de todo este territorio, entre el Uruguay y -1 Athintico; pero, ol itdciar e la rev, oluci6n de la. independence, se encontraron a6n, de hecho, en posesi6n de las Misiones Orientales, gracia- al golpe de mano de un adventurer audaz, que las conquist6, en I&I, para, los portugueses, y a las intelligence gestiones de 6stos ante la. Santa Alializa. Los habitantes de ellas vefan en 6stos a sus dominadores injustos, se consideraban parte integrate de






86 LA rPOPEYA DR ARTIGAS
la region oriental espafiola, y, sin la guerra de que fu6 objeto Artigas por parte de los directories de Buenos Aires, aliados a Portugal, esa reg16n formarfa hov parte de la familiar hispAnica independent.
Rl h6roe ejerce, pues, su dominion, al Oriente del Uruguay, s6lo hasta la parte media de 6ste, que es donde recipe sus mAs importance afluentes de la region oriental: el rio Negro, el Queguay, el Daym6Ln, el Arapey: el Cuareim, por fin, que es el Ifinite superior. No le es dado subir m-As arriba; ni a las Ifisiones Orientales, ni siquiera al rio Ibicuf, gran affluent septentrional del Uruguay. Todo eso estA incorporado a la provincial portuguesa de Rfo Grande del Sur, y es todo eso lo que el vidente caudillo consider price integrate de la region hispAnica, y ha pensado siempTe en reivindicar, como legftima herencia de su patria, que 61 custodi6 desde la 6poca colonial.
Pero hemos visto que Artigas, ademAs de la autoridad que tiene sobre la region oriental, ejerce su protectorado sobre la occidental, sobre la provincial de Entrerrios, y sobre las de Corrientes y Misiones Occidentales, separadas s6lo, como sabemos, por el rio Uruguay, del territorio detentado por los portugueses. IRI es quien ha reconquistado ese territorio occidental de INlisiones para las provincial del virreinato espaftol; 61, quien lo ha deslindado, hacienda respetar por el estado del Paraguay la frontera del rfo ParanA, que lo separa del argentino; 61, por fin, quien, por 6rgano de su capitAn Andr6s, ha cultivado en aquella poblack)n indfgena, como hemos visto, el sentimiento de nacionalidad, simbolizado en su bandera tricolor, v formado el ej6rcito que ahora, en el moment esperado, va a llamar a las armas, en defense de la patria coni6n contra el com6n enemigo.






LA INMOLAci6N 87



II

De ahf, pues, de la Banda Occidental, de Entrerrfos, Corrientes v las Misiones, tiene que partir la contrainvasi6n al territorio portugu6s, la reconquista de los Siete Pueblos, base del plan military de Artigas, combinada con la que 6ste l1evarA desde el Norte de la Banda Oriental. Fl experimental capitAn imparted al effect mandates premiosos y reiterados a su teniente Andr6s Artigas, para que, sin p6rdida de moment, y sin esperar el ataque del portugu6s, vadee el Uruguay, al Norte del Ibicuf, y caiga de sorp resa sobre las Misiones Orientales, amenazando asf, por retaguardia, la invasion que p netra en el territorio oriental. Al examiner esas 6rdenes, continuaci6n de las preparatorias que le hemos visto dar a su capitdn misionero durante largos meses, uno se convince, amigos artists, de que Artigas no se habfa imaginado las proporciones de la invasion que estaba sobre su cabeza. IR1 se habia precavido contra una tentative de adventurer, anAloga a la de 18oi, mAs o menos audaz o vergonzante; pero no contra una guerra de conquista, abierta y sin declaraci6n alguna, y mucho menos contra la alianza del invasor con el hermano. Aquel secrett, secret, secret, pues, que Garefa recomendaba como primer condici6n de su empresa, ha sido guardado en Buenos Aires, en Tucum6n, en todas parties, con solicit cuidado. Las 6rdenes que vemos impartir a Artigas para Sotelo, BerdAn, Torads Yegros, que deben movers sin tardanza en combinaci6n con Andr6s y a sus 6rdenes; la precisi6n que recomienda en la ejecuci6n de su plan estra-






88 LA r-POPEYA DR ARTIGAS
t6gico; la altivez, sobre todo, la seguridad con que promote la. victoria a sus bravos, inspiran un respect s6lo comparable al desprecio que el alma noble senate hacia aquella conjuraci6n aleve y cobarde.
(Constancia y esfuerzo, dice Artigas a su heroic capit4'n indfgena; constancia y esfuerzo, que 6ste es el 61timo golpe que va a coronary nuestros trabajos y el triunfo de la libertad ... #A los diez y siete dias desde esta fecha, le describe el 25 de agosto, deben abrirse las hostilidades contra Portugal; cumplido ese t6rmino debe usted cruzar el Uruguay y atacar San Borja, continuando sus marches hasta libertar los pueblos de Nfisiones.*

He aquf, pues, el moment en que Andr6s Artigas va a entrar en acci6n; es el caso de concern detenidamente la simpAtica figure del indio capitAn. Fste Andr6s Artigas es una species de criatura mitol6gica. Su nombre era Andris Guacurari,- le llamaban, y le llama la historic, Andresito. Nada mds intense, nada mAs est6tico que ese joven capitAn del padre Artigas. Fs tin indio americano, un exemplar genuino de la. doliente raza que se fu6. Su historic es un poema primitivo que espera su rapsoda. -aci6 en esas .411isiones Orientaks que va a reconquistar, y donde recibi6 de los Padres misioneros la primer educaci6n, bastante adelantada, por cierto: escribfa bien, redactaba con correcci6n, raciocinaba con claridad. Qued6 muy nifio cuando muri6 su padre; 61 se despidi6 de su madre, y se fu6 por el mundo. Se fu6 con toda la melancolfa de su ambulance raza, que parece sin destiny sobre la tierra.
A d6nde va el joven indio?...
Yo he pensado muchas veces en el misterio psico-





LA iNmorAci6N 89
l6gico de ese muchacho de pequeTia talla, de tez cobriza, de p6mulos salientes, de ojos negros, en que brilla una lAmpara noctAmbula. Ale parece un pijaro, crepuscular de una -ran bandada migratoria. Fra inteligente, pero vivfa en la noche de su raza. Se encontr6 solo en presencia de la naturaleza misteriosa; habfa recibido de los misioneros los principios cristianos, y los amaba con gran devoci6n; sabia de vkas predestinaciones; miraba largamente al cielo, y pensaba en los destines de su. estirpe moribund; crefa en los ngeles y en los arcAngeles tutelares. R1 tambi6n se sinti6 profeta y lo era: profeta tributario. Oia un mensaje, que a1guien decfa en la obscuridad; pero no vefa el. camino sobre la tierra, envuelto como estaba en su propia niebla.
Cuando, en 1811, Artigas, que conducia a su pueblo en el 6xodo, apareci6 por el Ayuf, el joven indio vagabundo se acerc6 a 61, como Ariel y CalibAn a Pr6spero en la isla de lds encantos.
Fra Ariel, la amiable vision cautiva, genio del aire.
Qu6 vi6 en Artigas?... Desde aquF1 moment cre)-6 percibir un camino iluminado, un destiny en su vida; entrevi6 una I)atria, una tierra prometida, una libertad, para si y para su estirpe. La tierra prornetida es siempre aquella en que no se estA. Andresito haI16 en la lucha por ese vago ideal un empleo a las misteriosas actividades heroics, hasta entonces sin cbjeto, que sentia ell el fondo de su alma, hendida por el. rayo; es el Espartaco guaranty. Vener6 en Artigas al. profeta de esa revelaci6D, y lo corisider6 cosa sagrada y ponderosa. Use fu6 el. m6vil, mAs o menos confuse, de todos esos indios que, en pos del h6roe, lucharon por la patria, y de que Andresito es el. molde escult6rico. ) s mAs que un h6roe: es el, herofsmo






90 LA UPOPEYA M ARTIGAS
de una raza agonizante que, como el anciano que plant un Arbol brutal, ayud6 a fundar nna patria que no habfa de gozar. Y lo hizo obedeciendo a una ley, no del individuo, sino de la species; la ley de universal germinaci6n y de constant depuraci6n en la muerte y por la muerte. Yo he diluido mucho de todo esto en mi poema Tabarg, que es a enas un esbozo de algo que yo tenia no s6 d6nde. No jo he puesio todo, estoy seguro. Queda tanto en el alma despu6s de decirse todol Si asf no fuera, el artist morirfa en su obra como el gusano de seda. Algo debe haber en Tabari, sin embargo, de lo que os digo sobre Andresito, y lo que os dije, en otra lecci6n, sobre los indios de krtigas. Este problema es hondo y Reno de voces, como un mar que se oye y no se ve.
Yo no s6 c6mo mir6 Artigas a Andresito, cuando 6ste se le present. Ali imaginaci6n crea la escena; ve muchas cosas tenufsimas: los ojos azules de Artigas en los negros de Andresito. Pero yo no os dir6 lo que pasa en mi imaginaci6n, ni hay para qu6; basta que excite la vuestra, hacienda Rover mis palabras sobre vuestro coraz6n sembrado de semillas musicales.
Bl hecho es que Artigas cobr6 tal affect a aqucl indio caminante, que lo adopt por hijo; le di6 su nombre: Andr6s Arti- as. Por eso se llama Andr6s Artigas. Yo atribuyo un gran significado, y espero que vosotros se lo dar6is, a esa adopci6n de un indio por el padre de la Patria Oriental. Recorded que Washington no mand6 indios. Artigas hablaba el guaranf, el idioma americano. Ya hemos hablado de eso mds de una vez. Ale perdonar6is mis repeticiones u obsessions.
Andresito fu6 su capitAn; fu6 tambi6n su gobernador en las Misiones Occidentales y en la provincial de Corrientes.





I LA wmoLAcift 91

Rl studio de este indigent en el. desempeflo de sus functions nos ofreceria la ocasi6n d e darnos cuenta del medio ambience social de aquellos pueblos; pero ese studio no cabe aqui. BAstenos con recorder que aquellas sociedades eran entidades embrionarias, algo asf como el l9gamo del caos, el sagrado lango, con que, al decir de Rsquilo, modelaba Prometeo las estirpes de que fu6 libertador.
Artigas en el Plata, mAs aun que Bolivar en el Norte, segihn lo dijimos antes, fu6 el incubator de aquel pujante embri6n; lo estudiamos va como educator, como consejero, como maestro; lo vimos inculcar a este Andresito la virtue sobre todo, la caridad, el anhelo de hacerse amar mAs que temer, la obligaci6n de ser ((ejemplo de virtues* para ser legftima autoridad. Pero Artigas no era un dios; no podia consumer con una palabra la. transformaci6n de la raza, ni modular hombres de arcilla, ni estar 61 en todas parties. La vibraci6n de la vida habfa de ser ininanente; de los bArbaros sicambros tenian que brotar los Clodoveos.
I ste Andresito de que hablamos es el tiro, y ejemplar de la mol6cula fecundada por el espfritu creator. Por eso lo he Ilamado Ariel, el genio bueno del aire, que, cautivo del Mago, pone a su servicio y somete al conjure de sn palabra los elements rebeldes y poderosos; es el orden primitive.
M ingl6s Robertson, de quien ya hemos hablado, conoci6 mucho en Corrientes al indio capitAn. Andresito, dice, era un hombre de muy buen coraz6n, y mucho mAs instruido de lo que podia suponerse. Robertson nos present a ese indio como el ordenador del caos. Sus soldados, desnudos, hambrientos, andan por alli como fieras domesticadas, convertidas en corderos. De tal suerte impose Andresito allf, seg in






92 LA EPOPEVA DU ARTIGAS

se lo ordena Artigas, su autoridad protectors de la sociedad, que, en siete meses que dur6 su gobierno, #s6lo se cometi6 un robo en la ciudad de Corrientes dice cl ingl s comerciante.
Fl siguiente episodic, que tambi6n nos cuenta Robertson, nos harA concern el carActer del hijo adoptivo de Artigas, con mayor precision que todos les informes.
Un caudillo correntino, Bedoya, abraza la causa de Buenos Aires, y se alza contra Artigas, en la ciudad de Corrientes, de que se apodera. Andresito es enviado a sofocar la revoluci6n, al frente de setecientos indios. Vence a Bedoya y rectipera la ciudad, despu6s que aqua ha sacrificado bArbaramente un pueblo enter de indigents, que no quisieron abandoner la fe artiguista.
La ciudad de Corrientes espera consternada las represalias del vencedor. Andresito tenfa consigo doscientos indios niffos, que habfan sido arrancados a sus padres por los correntinos, y a quienes 61 habia rescatado. Pero al libertar a 6stos, el caudillo habia arrebatado, a su vez, un n imero igual de hijos de las mismas families, que tenian como esclavos a aquellos niflos indfgenas.
Qu6 iba a hacer con esos sus innocents prisoners el. capit n de Arti ,as?
Oigamos a Robertson: <(Despu6s de una semana de cautiverio, hizo reunir a todas las padres c6rrentinas, que estaban en una situad6n desesperante; les l1abl6 de la crueldad y de la injusticia con que trataban a los pores indios, y, sacando, partido, de las angustias que ellas acababan de pasar, les dijo: ((LI9vense a sits hijos; 116vense a sus hijos... cada una el sltvo... pero recuerden, en adelante, que las padres i)zdias linen tambiM isit coraz6m.





LA INMOIAci6N 93
Se cree estar leyendo, no es verdad?, una pAgina de la Biblia: la vida en los desiertos idumeos, el sacrificio de Isaac interrumpido por el Angel, el juicio de Salom6n en la dispute de las dos padres.
1 se es el carActer de esta figure, que parece de un pasado remotisimo, v que se ofrece, como muy pocas, al poema intense. El poeta del porvenir se encontrarA con ella, y hallard su forma hom6rica.
Si, es un h6roe ese pobre indk-,ena que luch6 por nuestra patria, y muri6, rodeado de soledad dolorosa, envenenado-dicen algunos-en un calabozo de Rio Janeiro. J sa soledad estd cantando en mi memorial un largo nocturne sinf6nico, que se diluye en la distancia. Asi muri6 toda su raza: sola, sin quejarse, acaso envenenada, como una fiera en el mosque, lami6ndose las heridas, y mirando lejanias infinitas, y dejdndonos su tierra, legAndosela, a la, raza nueva. Yo veo la sombra de Andresito, sentada en la cumbre de una colina solitaria de mi pais y envuelta en sus alas de carancho o pequefio halc6n americano; alas largas y finas, como velas de barcos a6reos ligerisimos, que se disuelven en el misterio de las transparencias.
kY volvamos a la invasion portuguesa, y a la ejecuci6n del plan de Artigas contra ella.


III

Cuando, Andresito recipe la orden premiosa de reconquistar sin demora sus Misiones Orientales, se cree movido por un agent supernatural: Artigas lo quiere. Al devolved la patria a los indios; 61 los harA ciudadanos; 61 es, el solo que los ama. Andresito cruza el






94 LA RPOPEYA DR ARTIGAS
Uruguay, como un arcAngel de p6mulos salientes, y de melena y ojos negros; se hace preceded en el territorio misionero por un emisario o precursor de su misma raza, Curaet6, que anuncia su pr6xima Ilegada, y predict su mensaje de libertad. Fn 6ste, Andresito, comparAndose a Mois6s, libertador de los hebreos sojuzgados, convoca a sus hermanos a las armas, en nombre de Dios y de la libertad; los incital los conmina, los llama a la lucha contra el portugu6s, que, desde i8o i, les detente su sagrada tierra; les promote el apoyo de las armas orientals; les pronancia el nombre de Artigas, el armil-otente que vendrA, que estA ya cerca.
La palabra alucinada del precursor sacude el espfritu de aquel pueblo primitive, que lo escucha at6nito. Todos se levantan a esperar a Andresito. Cuando 6ste Ilega, despu6s de cruzar el Uruguay, mAs arriba del Ibicui, el pueblo misioncro aftuye, a 61; las militias de la frontera desertan y se pasan a sus filas. BI caudillo, cumpliendo la orden de su general, se dirige al pueblo principal de las Misiones, San Borja, guarnecido por 5oo hombres, que comanda el brigadier Chagas. IRste envfa a reconocerlo una fuerza de 3oo jinetes, que es arrollada. M bijo de Chagas, portaestandarte, muere en el choque. Andresito encierra al enemigo en San Borja, al que pone sitio, disponi6ndose a asaltarlo inmediatamente. I s josu6, que va por la tierra prometida y asalta a jeric6.
Entretanto, el commandant Sotelo, que debe incorporarse al sitiador, ha partido de Entrerrios con tanta rapidez como aqu6l; todo el 6xito de esta operaci6n depended de la rapidez; la sorpresa debe suplir la inferioridad de recursos.





LA INMOLAci6N 95
Desgraciadamente, aqu6lla no pudo realizarse. Interceptadas a1gunas communications de Artigas, el marquis de Alegrete se ha dado cuenta del plan de 6ste, y ha enviado contra 61 al teniente general Curado con fuerzas considerable. Curado ha acudido a los dos ataques que tiene enfrente: a Andresito, que cae del Norte, desde las Misiones, y a Artigas y sus capitanes, que suben del Stir, desde la lfnea de Cuareim, en combinaci6n con el ataque de aqu6l. Destaca al teniente colonel Abreu hacia el Uruguay, para impedir la junci6n de Sotelo y Andresito, y batirlos en detalle, y, al mismo tiernpo, con nuevos refuerzos que recipe, envfa el grueso de sus soldados, al mando del brigadier Mena Barreto, contra Artigas, sobre el Cuareim. Astos chocan primeramente con los jefes avanzados Gatel y BerdAn, y, por fin, con Artigas mismo.
Todos estos choques, y los que en el mismo tempo tienen Rivera y Otorgu6s, en el Sur y en el centre, contra la vanguardia y retaguardia de Lecor, que avanza hacia Montevideo, son simultAneos; tienen lugar casi en el. mismo instance.
I stamps, pues, en una hora solemn y grandiose, en que se libra un combat formidable y decisive, desde las Misiones Orientales hasta las costas atlAnticas. Es una hora de lucha desigual, de emulaci6n heroic, de riego de sangre; es la hora del milagro que busca Artigas. Son diez, veinte, cien batallas simultAneas: lucha del herofsmo desnudo contra el cAlculo cubierto de armadura f&rea; el gran clamor sube al aire de la patria y queda flotando en 0, fundido en un acorde de gloria y de martirio como una nube Ilena de cantos. Santa Ana, San BorJa, India Muerta, Ibiracoy, Corumb6, Arapey, CatalAn... todo






96 LA ETOPEYA DE ARTIGAS

eso es una sola noche de relAmpagos, uua sola palabra de un idioma que no existed, mis amigos artistas.
iAledia noche estrellada de la patria! iHoras azt-des!
Umo presentaros todas esas batallas juntas, tales cual ellas acontecieron, y daros la sensaci6n de sus Ifneas y colors, de su estr6pito sinf6nico, de su movimi-nto fren6tico, de su barbaric hom6rica, de su espiritu, que es espantosa ammonia, sin entrar en el detalle, enemigo del mArmol? Umo plasmaros en el moment de una inaudita palabra, liabitada por un dios, esos tres o cuatro Altimos meses del afio 16, ((el aiio feliz de los orientalss), en que Artigas busca el milagro?...
1 1 propel. de las caballerfas indigents; los racimos de hombres y de caballos desnudos que se estrellan en los compacts cuadros veterans, en los muros de bayonets triangulares; los soldados que ruedan y caen de pie dentro del cuadro enemigo, abandonando la lanza, y tomando el puiial que Revan en los dientes; los pelotones de caballeros inverosfmiles, como trozos de una banda de pAjaros de largas crimes negras, con haces de serpientes en las garras, los lazos y las boleadoras; el caballo que huye solo, sin jinete, relinchando, mojado de sangre, de la sangre del hombre que cay6... todo eso, y todo lo que eso sugiere, forma el. canto raps6dico. S61o a Homero es permitido detaIlarlo, h acer bello el horror: el ef ecto de la lanza en los negros hfgados, el estertor de la garganta abierta por el cuchillo, el cadAver de H6ctor arrastrado por el carro de Aquiles. Nosotros no harems eso; el horror material ya no es sagrado.
La palabra humana tiene que ser sucesiva, y la sucesi6n, hija del tempo, es el atributo de la limitaci6n,






LA iNmorAci6N 97
de la impotencia. Lo infinite es simultAneo; el tempo y el. espacio son apariencias.
iMaldita sucesi6n de hechos! Yo no quiero narraros hechos, mis arnigos; quiero hacer vibrar el hecho en vuestras almas, para que ellas vibren en 61: cien combates, una Iluvia de sangre baptismal, un derrumbe heroic, un genio airado, por fin, un dios que emerge de entre las ruins, y un grito que sale de su boca, abierta como un cr6.ter: Gloria victisl... Y sobre todo eso, Artigas a caballo, con la cabeza sobre el pecho, con relAmpagos en los ojos, con el pensamiento en su vision.
Y, del otro lado, Buenos Aires, que mira todo aqueIlo impossible, y al. par anhelante, esperando el exterminio de los heroes, y lo que resuelvan las potencies europeas sobre nuestro destiny.
FI primer choque resuena en la linea del Cuareim: fu6 un rayo de luz fugaz. El jefe portugu6s Queir6s, enviado por Curado, empefia una acci6n, en las cercanias de Santa Ava, con las avanzadas de Artigas, mandadas por Gatel, sobrino del h6roe. W portugu6s es completamente deshecho y se repliega en derrota. Un moment de stupor pasa por el enemigo. Fn ese mismo tempo, 20 y 21 de septiembre de 1816, Sotelo estA pasando el. Uruguay, frente a Yapey6, en busca de Berdiin. Hombres y caballos cruzan a nado el rfo; en la superficie flotan las cabezas, relinchan los animales; unos hombres se agarran a sus crimes, otros nadan arreAndolos con sus grits; gran n6mero de canoes, protegidas por dos lanchas canoneras, atraviesan lacorriente, cargadas de armas, pertrechos, hombres... Cuando se est6 en la mitad de la operaci6n, cae Abreu con sus caballerfas sobre la expedici6n; la. desbarata, la acuchilla; los cadAveres flotan en las T, 11.-7






98 LA LPOPCVA DR ARTIGAS
aguas, y son Ilevados por la corriente. Sotelo repasa el Uruguay; tienta un nuevo pasaje, y de nuevo es rechazado. Corre entonces por la margin opuesta, en busca del otro vado; logra, por fin, cruzar el rio, esquivando tin nuevo ataque del enemigo; pisa tierra oriental y, desistiendo de sn prop6sito de incorporarse a Berdihn, corre hacia.el Norte con sus centaurs, en busca de Andresito, al que encuentra en el asedio de San Borja.
La ciudad se considerable perdida, y el indio capitAn le intima rendici6n inmediata. Pero Chagas, el defensor de la plaza, hace un d1timo esfuerzo de resistencia. Andresito, sin p6rdida de tempo, da la ord2a d2 a3altar las trincheras. Es el amanecer del 3 de octubre. Cuando va a llevarse a cabo el asalto, Abnm, que ha vad2ado el Ibicuf, aparece por retaguardia con todas sus fuerzas. Andresito se ve entre dos fuegos, pero no desmaya: sostiene el sitio con Una parte.j'de sus troops, y con la otra, 8oo hombr. s, sale personalmente al encuentro de Abreu, y le pres2nta batalla, batalla campal, abierta, desigual. Rl indio profeta lucha a zarpazos, sostiene indecisa la acci6n por largas horas; ve caer a sus hombres en torno SuYo; 500 muertos y prisoners; mira huir los rests en derrota; se queda casi solo... ha perdido 61 mismo la espada... jura no usar otra hasta que la arrebate al enemigo... repasa el Uruguay... se sienta, con la cabeza entre las manos... piensa en Axtigas. Fs un pAjaro que grazna en la soledad crepuscular posado en una piedra, gris. Sus ensuefios se desvanecen en el aire; sus indios son sombras vagantes en la obscuridad, que florece en flores negras. No hay patria para los indios.






iA wmorAaft 99
Rl general Curado, al saber la derrota de Andresito, incorpora las fuerzas de su vencedor a las del brigadier Mena Barreto, y ambos se lanzan sobre Berdfin, que precede a Artigas. Lo encuentran en Ibiracoy (ig de octubre); Berd in es derrotado. Otro gran chorro de sangre sale del cuerpo de la patria. No contemos los muertos orientals, son muchos. Rstos insurgentes, dice Mena Barreto en el parte de la batalla, pelean como desesperados... BerdAn se va con el caballo jadeante; le da de beber, quitAndole el freno, en territorio oriental.
Y aparece entonces Artigas personalmente. En CorumN sale al encuentro de los vencedores de Andresito y de Berdfin; choca con ellos en combat formidable, casi en los mismos mOment0s (27 de octubre) en que Rivera, alld en el Sur, en India Muerta (ig de noviembre), se pone enfrente de la ponderosa vanguardia de Lecor, mandada por el mariscal Pinto. Los ecos de ambas batallas, India Muerfa y Corumbi. casi se alcanzan al trav6s del espacio; se funded en un solo tumbo de multitude son una sola batalla; los caballos que cargan en la una sienten en la tierra la vibraci6n del galope de los que cargan en la otra; los muertos de ambas se ven y se reconocen, en cuanto se desprenden de la tierra, al trav6s de las collins .solitarias, y se abrazan en la dantesca transparencia de las sombras.
Aun no se ha extinguido en el Norte y en el Sur el
-clamor de India Muerta y Corumb6, y otro nuevo estr6pito de batalla suena. en el centre. Es Otorgu6s que lucha con el mariscal Bernardo da Silveira, jefe de la vanguardia de Lecor, compuesta de 2.ooo hombres y dos cafiones. Otorgu6s quiere cerrarle el paso hacia Montevideo, aniquilarlo en el camino con sm






100 LA EPOPEYA DL ARTIGAS

1.500 milicianos reclutados en los departamentos del Sur. El 6 de diciembre, en Pablo Pdez, ataca y triun f a; deshace la vargu ardia del en emigo, y corre en seguida en pos de 6ste, que ha conseguido vadear el Cordob6s; lo acosa de dfa y de noche; lo oblige a encerrarse en los potreros de Casupd. En el curso de la persecuci6n se le incorpora Rivera, que ha logrado rehacerse despu6s de derrotado en I-ndia Mverta, con una division de 1.20o hombres, y juntos resuelven library una batalla decisive en Casupd. Rsta no tuvo lugar por disidencias entre ambos jefes, y Silveira logr6 evadirse de entre sus perseguidores, cuya vanguardia comandaba LavaJleja. Silveira alcanza, por fin, la incorporaci6n & L(ccr. Y la bardc-ra.porttiguesa sigue su march bacia Montevideo.


IV

Y con tanta lucha, mis amigos artists, que yo pretendo en vano haceros oir en una sola palabra Ilena de substance musical, atin no ha sonado la nota fundamental, la perdurable de este combat de various meses, en que se dirfa que Jos cafdos en la tarde reaparecen en la mariana con la aurora. Oidla, pues es simultAnea; es Artigas que lucba de nue-vo allA en el Norte. Ahf lo tennis sin el mAs mfnimo quebranto en el alma fuerte. &e ha levantado ileso; reapare e con 4.ooo hombres, surgidos no s6 de d6nde; tiene su. cartel general sobre el rfo Arapey, en territorio oriental, y se dispose a invader otra vez el portugu s.
Rl general Curado ha refundido todas sus fuerzas. en un poderoso ej6rcitc, de 3.ooo hombres y once piezas de artilleria, cuyo mando toma el marquis de