La epopeya de Artigas;

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La epopeya de Artigas;
Physical Description:
Book
Creator:
Zorrilla de San Martín, Juan, 1855-1931
Publisher:
L. Gili ( Barcelona )
Publication Date:

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 1576613
System ID:
AA00022056:00001

Table of Contents
    Half Title
        Half Title 1
        Half Title 2
    Frontispiece
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Origen de este libro
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Carta confidencial
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    Prefacio de esta segunda edición
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
        Page xxv
        Page xxvi
        Page xxvii
        Page xxviii
        Page xxix
        Page xxx
        Page xxxi
        Page xxxii
    Conferencia I. Introducción
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Conferencia II. El teatro
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Conferencia III. En la región de las madres
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Conferencia IV. Washington
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Conferencia V. Mil ochocientos diez
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Conferencia VI. La fecha inicial
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    Conferencia VII. Artigas
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    Conferencia VIII. El hombre y los hombres
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Conferencia IX. Las piedras y el exodo del Pueblo Oriental
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
    Conferencia X. Frente a Montevideo
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
    Conferencia XI. El pensamiento de Artigas
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
    Conferencia XII. El triunfador en Montevideo
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
    Conferencia XIII. El carácter de Artigas
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
    Conferencia XIV. La segunda independencia
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
    Conferencia XV. El gobierno del Héroe
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
    Conferencia XVI. El corazón del Héroe
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
        Page 702
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
        Page 712
        Page 713
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
        Page 719
        Page 720
        Page 721
        Page 722
        Page 723
        Page 724
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
        Page 735
        Page 736
        Page 737
        Page 738
        Page 739
        Page 740
        Page 741
        Page 742
        Page 743
        Page 744
    Index
        Page 745
        Page 746
        Page 747
        Page 748
        Page 749
        Page 750
Full Text















La Fpopeya de Artiga5












ARTIGAS











































Monument de Angelo Zanelli que seri erigido en Montevideo

Al Doctor Juan Zorrilla de San Martin, en cuya grande obra me he inspirado para mi modesto trabajo. En prenda de homenaie reverence. Ropia, 2 de Julio de 1916.
ANGELO ZANFLLI












Juan orrilla de 5an Martin





LA EPOPEYA

D F,



ARTIQjA5.

Historic de los flempos heroics de la
RepCblica Oriental del Uruguay





5egundo edic!6n
corregida y amphada por el outor


TOM I








LU15 (51W, Librero-Editor Claris, 82, 5ARCELOriA
7nCMXVI





































ES PROPIEDXD DEL AUTOR M. GALVE, impresor

















ORIGIEN DE ESTE LIBRO



AIINISTER10
D H
RFLACIONLS T XTXRIORV.S



Montevideo, mayo io de 1907.

Considerando:

i.0 Que honrar a los heroes sirve, a un tempo, de premio, de estimulo y de ejemplo;
2.* Que es un anhelo del alma national el pensamiento de levanter uns estatua al G) NERAL ARTiGAS, libertador y mArtir, h6roe por la abnegaci6n, por el denuedo y por el. infortunio;
3.* Que no es possible retarder por m6s tempo el. advenimiento del dia. en que, segdn dijera el DOCTOR CAnos MARfA RAmIREz, los niflos, el ej6rcito y el pueblo se inclinarAn ante la estatua del gran enlumniado de la. Historic de Am6rica, del h6roe infortunado cuya p6stuma glorificaci6n ha de ser perdurable estimulo de las abnegaciones patri6ticas, que s6lo reciben de sus contemporAneos la ingratitude, el insult y el. martirio;
4.0 Lo dispuesto en la LnY DE 5 Dt JUIJO D9 1883, Y







VI ORIGIN Dn ESTIt UBRO
en el inciso 1 del articulo ii.* de la LnY DU 23 DE MARZO DU 19o6;
1 1 Presidente de la Repfiblica

DMRBTA:

Articulo x.* lidiase en la plaza de la Independencia un monument a la inm rtal memorial del GENMUL JoSA ARTiGAS, precursor de la nacionalidad oriental, pr6cer insigne de la tern ncipaci6n americana.
ArUCUIO 2.' LIAmese a concurso para la presentaci6n de bocetos, al que podrAn concurfir los escultores uruguayos y extranjeros que lo deseen, instituy6ndose dos premios; en dinero, el primer de dos mil pesos, y el segundo de mil. Con el prop6sito de asegurar la concurrencia de escultores de fama mundial, se pedirdn bocetos a cuatro grades artists, abonAndoseles por cada uno de ellos, embalado en el taller, la suma de mil doscientos pesos.
AfticulO 3.* Cuando todos los bocetos se encuentren en Montevideo, se nombrarA un jurado, compuesto de personas competentes, encargado de determiner cuAl deberi aceptarse.
Articuk 4.' Designase al DOCTOR JUAN ZORRUJ A DE SAN MARTtN para que, de acuerdo con las instrueciones del GOBIERNO, prepare im Memoria sobre la personalidad del Gn"RALL ARTiGAs, y los datos documentarios y grAficos que puedan necesitar los artists.
Arfict'10 5-* Solicitese por el M:MSTURIO DR PJMACIONES I xTmuoRus el concurs de los escultores, formfilense las bases correspondents, hAgase saber a quienes correspond y publiquese.

WILLIMAN

ArvARo GUULOT j ACOBO VmmrA AcxvnDo






ORIGPW DS ICSTS LIBRO Vil


MINISTURIO
DR
PULACIONFS 1UT=ORXS

Montevideo, mayo 16 de 1907.

Remito a usted copia del Decreto por el cual el Gobierno resuelve erigir "in estatua al General Artigas, y lo design a usted para preparer una Memoria sobre dicha personalidad, y los datos documentaries y grAficos que puedan necesitar los escultores.
Confiando en que usted prestari al Gobierno, y al Pais, el concurso de su. notorio buen gusto y preparaci6n en historic, y en artes, aceptando la honrosa distinci6n de que se le ha hecho objeto, aprovecha la oportunidad para saludarle atentamente.

JACOBO VmwaA AcLVEDO

Al doctor don Juan Zorrilla de San Martin.


Montevideo, 27 de mayo de 1907.

4xcmb. seffor Ministro de Relaciones Fxteriores, doctor
don Jacobo Varela Acevedo.
Seflor Ministro:
Con satisfacci6n s6lo comparable al temor que me infunde la desproporci6n entre mis fuerzas y la magnitude de la honrosa tarea que se me confia, accept agradecido la de dar a los artists, de acuerdo con las instructions del Gobierno, el canon del monument que se levantarA, por fin, en Montevideo, a nuestro grande Artigas.
Quiera V. 1 hacerse int&prete de mi gratitude ante el seller Presidente de la Repfiblica, por el que consider el mAs alto honor que pudiera discernirseme como ciu-






vm ORIGIN D4 MTn 14IBRO
dadano,. y dignese aceptar. tambi6n V. 1 ., personalmente, las protests de ese mi cordial reconocimiento, con las muy afectuosas de mi grande estimaci6n.

JUAN ZORRDIXA Dn SAN MARTfN


Montevideo, nLarzo x.0 de i9x2.

A la Asamblea General:

Por decreto de 0 de mayo de 1907, el Gobiemo confi6 al doctor Juan Zorrilla de San Martin el encargo de redactar un Memoria sobre la personalidad del General Artigas, con inotivo del concurs promovido para su monument.
Ul doctor Zorrilla de San Martin cumpli6 el. encargo, escribiendo una obra. que la. critical, national y extranjera han consagrado como complete y brilliant studio sobre el fundador de la nacionalidad uruguaya..
1 1 Gobierno consider que esa Memoria sale de las proporciones de ling Memoria comdn, y merece la retribuci6n que le ha fijado, no tanto teniendo en cuenta precisamente su valor absolute, sino para dar al. autor una. recompense por el tempo que le dedic6, substray6ndolo a otras ocupaciones reproductive.
Fin consecuencia, el Poder Rjecutivo pide a V. H. la autorizaci6n para poder disponer de la suma de cinco mil pesos, que el Gobierno ha credo oportuno, asignar al doctor Zorrilla de, San Martin, segfin el adjunto proyecto de Ley.
Saludo a V. H. conla mayor consideraci6n,

BATIIE Y ORD61UZ

JoSA Romou







ORIGIN DO USTIEO IJBRO Ix


Montevideo, 24 de abril de 1912.

Senior:

il Poder I jecutivo ha pesto el 4Cdmplases a la siguiente Ley:

OPODIM BJECUTIVO

B1 Senado y la Cbmara de Representantes de la Repfiblica Oriental del Uruguay, reunidos en Asamblea General, decretan: I Articulo x.* Autorizase al Poder Bjecutivo para entregar al doctor Zorrilla de San Martin la cantidad de cinco mil pesos, por la obra sobre Artigas que escribi6 en cumplinliento del encargo que le confiara el Gobierno por decreto de iE6 de mayo de 1907.
ArtiCUIO 2.* La expresada sum se imputari a gastos generals.
Arlicuk 3.* Comuniquese, etc.

Sala de Sesiones de la Honorable CAmara de Representantes,en Montevideo, a 16 de abril de 1912.

BuGrwio LAGARKMIA President
M. Q4AVIC34IJ
secretaries

Saludo a usted atentamente, A. Romim
Ofidal Mayor

Al doctor don Juan Zorrilla de San Martin,
















CARTA CONFIDUNCIAL


AL SHROR MINISTRY DP RSLAcio"s EXTURIOR19S.

Mi estimado senior Ministro:

Tras largo Pensar en la mejor lorma, y mds adecuada, de preparer mi Memoria sobre la Personalidad de Artigas, y olrecer a los escultores los dalos grdlicos a que se relieve el decreto de xo de mayo de 1907, Ilegui a Persuadirme de que, en vez de redactar un cuaderno de inlormaciones, libro documented, o cosa Por ese estilo, era mejor que yo kablase directamente con los arlistas a quienes debo instruir, y, sobre todo, inspirar.
El signo escrito, asi luere el mds expresivo, nunca lo es tanto comd la viva voz. Esta consienk una discreta lamiliaridad que juzgo muy propicia a la tyansmisi6n de la ensefianza, pues se compadece con a1guna dilusi6n o insistence en los conceplos esenciales, que, si grave delecto en lo escrito, no lo es tanto, me Parece, y hasta Puede constituir una cualidad en lo hablado. Por otra Parte, la afectuosa conversaci6n, bien que Idcil y sencilla, es susceptible de aquella dignidad que, seg4n Emerson, Pertenece a los objefos waturales, y que no se halla en los artificiales, mantiene la atenci6m sobre los asuntos mds series y dificiles, y, con el calor del aliento personal, transmit, como ning4n otro signo human, la emoci6n estilica.






XtE CARTA CONVMUNCLAL
Si usted compare mi opinion, le ruego quiera recorder estos apuntes, que pongo en sus manos, on cumplimiento de la tarea que sobre mi he tomato. Eso es, Palabra mds, Palabra menos, lo que yo diri a los artists, si usted juzga que es eso lo que mds convene inculcarles o sugerirles.
He cuidado, ante todo y sobre todo, como usted lo advertird, de decir la verdad hist6rica mds autintica y depurada; Pero, no echando en olvido el objeto que debo Perseguir, he procurado que la verdad no Permanezca inerte, como material amorla, en el entendimiento de mis oyentes, sino que, Penetrando en la internal sensibilidad, so transiorme en IMAGEN, y, Ilegando con ista hasta el coraz6n, desperate en il SnNTMMNTOS 0 RMOcioNn. Que son istas las que reciben torma o expresi6n, on el process psicol6gico, que todos conocemos, de la creaci6n estitica.
No croo que deba Preocuparme mds de lo justo el temor de que, Por ello, me moteie alguno de PoETA, y, Por ende, calilique esta mi obra de mera Idbula o licci6n. Nada juera mds hacedero que conjurar ese Peligro: con no hacer uso sino de los vocablos y Irases imPersonales, y de una sola Pieza, del dialect 0 ARrOT professional, sin omitir a1gunos apindices con documentos, mi obra resulfaria verdaderamente venerable y seria, Porque nadie la keria, si ya no luese aigiin investigator paciente.
Pero yo he de bido despoiarme de todo respeto human, y, al darme a mi mismo la libertad, dar a los otros lo que mds linen direcho a exigirme en este caso, y es lo mds serio y respectable que hay en el mundo: la sinceridad.
Todos o casi todos sabemos que no es cierto que la verdad muera o se destruya por ser colocada en el coraz6n de los hombres, bien asi como no so aniquila la somilla por ser depositada en el de la lierra. Precisamente







CARTA CONVIDLMCIAL xin
es ese, y no otro, el destiny de amb4s, el de la verdad y el de la simiente: translormarse, en su entraflable abrazo con el alma o con la tierra; dar flores y frulos en ista; despertar passions y Prdcticas virtues en aquilla.
Por ley de nuestra humana naturaleza, la Percepci6n de la verdad va siempre acompat7ada del deseo (tanto, mds vivo cuanto aquella percepci6n es mds intense y clara) de hacerla prevalecer. Y bacer prevalence la verdad no es otra cosa, si bien se mira, que convertiria, no tanto en simple noticia o Urmino de conocimiento, cuanto en objeto de amor y en motor de la humana voluntad.
En estos, y otros andlogos razonamientos, se fundan los que sostienen que la linaUdad Primordial de la historia de los Pueblos no es otra que la lormaci6n del Patriotismo, es decir, del sentimiento RACroNAL de amor a la PaIria y el culto de sus hiroes.
Y si ese debe ser el objeto Prdctico de la historic en general, qui mucho, que lo Persiga la que narra y comenta los Pasados hechos Para mover precisamente la facullad creadora de un artist, y sugerirle un PaIri6fico monumentop
Ahora bian, s6lo bay un recurso, segfin se me alcanza, Para Ilegar, con la verdad triunfante, hasta la fantasia o el coraz6n de los humans: el celeste poder de la beIleza. VIS SUPIMBA FOIRMAS.
ILa BellezaIlLa divi-na Armonial Yo la he Ilamado en mi auxilio, y ojald que no en vano, al dictar estas lecciones. Hube de buscarla, inconscientemente Primero, al s6lo Predisponer mi espiritu al studio, Por aquello de que quien vi6 una vez a Helena no Puede vivir sin ella., Pero he recurrido tambUn, y muy especialmente, al amparo de la polenk diosa, Para no delpaudar la: esperanZ4 de los que ban croido que yo Podria transmitir a otros corazones la Pasi6n de la Patria retlofaoq f n q tnfgp,







x1v CARTA CON-PMnNCIAr4
con respect al h9roe cuyo monument vamos a erigir.
Porque debo manilestar aqui esa ingenue convicci6n. Usted me dice, en su comunicaci6n official, que he sido designado Para la tarea que sobre mi he tomato. a causa de una Preparaci6n en historic y en artes que generosamente me atribuye. Va a peymitirme un cuasi desacato. No, no es esa la causa Principal, o mucho me equivoco, de la veidiera que me ha cabido en suerte: nuestra historic esid escrita, y bien escrita y documented; en cuanto a la Preparaci6n en artes, debemos wponer que los aytisfas la tienen tanto o mds que yo.
Lo que acaso laltaba, Para inspirar a 6stos el monumento, era una 16rmula, no s6lo veraz, sino imagi-nativa y Pasional, de nuestra fe civicai la expresi6n, no tanto de lo que sabemos o conocemos, cuanto de lo que sentimos y amamos los oyientales en nuestya historic.
Me parece que lug la esperanza de que Pudieya ser yo el rapsoda de aquella le, el m6vil del articulo 4.0 del decreto de zo de mayo de 1907. Se me ha elegido Porque he credo; Porque mi vida enter ha sido una constante comuni6n, instintiva al pyincipio, rellexiva y cientilica despu6s, con los lieles del friunlank dogma civic que en ese hombye Artigas, a quien usted llama, y no sin mucha causa. el rRAN CALUMNIADO DE LA HISTORIA AMURICANA, ha visto el hombre orbital de nuestyo tempo heroic. Se ha esperado hallar en mi una de tantas almas sonoras, capaces de condensay, mds o menos infegramente, el alma collective de este Pueblo: la tyadici6n national, el conjunto de imdgenes amadas, y de emociones sentidas, y de nombres Pronunciados, y de lines y coloyes y expresiones Preleridos, cuya comunidad constitute, mds amn que el territorio, y hasta inds que la raza y la. lengua, la entidad moral que el hombre llama Patria.







CARTA CONVEDUNCM xv
He dicho MAS 0 MUNOS iNTUGRAMENTU, y Podria agregar mAs o MSNOS FIRLMUNTE, torque no as Posible coincidir an absolute, y an todos los detalles, con todos y cada uno de nuestros hermanos, an el comentario de la patria hist6rica. Ese rellejo integral del espiritu del pasado, qua se relundo an absolute con el del Presente y se proyeda sobre el del luturo de una naci6n; esa reencarnaci6n del alma de los hechos Pret&itos, an un organismo liferario, luerte y Perlecto, que as lo quo constitute la supreme y veraz historic, eso no ha Podido esperayse, ni se ha desperado de mi, torque esa as obra do Genio. Y todos sabemos que yo no lo soy, ni mucho menos.
A lalta do genio, se recurre en estos casos, y se ha recurrido en el actual, al creyente sencillo y comunicativo, quo as quien mds Puede aproximarse a la Hal y sentida expresi6n de lo que as esencial, invulnerable, an las fradiciones nacionales; de lo qua as necosario conservar inc6lume Para qua la Patria exist.
Respetuoso do mi mismo; depositario de una misi6n qua me ha Parecido elevadisima, he pyocurado day lo que he fuzgado qua de mi se esperaba: hacer desaparecar mi propio yo, hasta donde ello Puede say compatible con la sinceridad, a /in de qua la Patria toda enter Piense y sienta an mi, se escuche a si misma, se reconozca an mis palabras, y las halle dignas de vincular su Pasado con su presented, y de animal el bronco qua legaremos a los luturos hombres.
Se me ocurre qua a1guien Podrd decir qua estas kcciones son demasiado largas Para su objeto, mds extensas de lo qua los artists escultores Pueden soportar. No debo tener Por hombre avisado a quien tal Piense y me guardari muy mucho de compartir ese dictamen NingOn arista, qua se respite a si mismo, se aventuraria 4 FmPronder el monument de Artigas con una







xvi CARTA CONFMnNCIAT,
Preparaci6n menor que la de estas conferences, si ya no luese que apareciera un vidente extraordinary, a quien nada: habria que ensefiar. Bien es verdad que tal pudiera Presentarse entre los escultores, que, con la simple lecture de una cartilla o ligera: inlormaci6n, se juzgaya habilitado Para Poner manos a la obra, y aiin Para dark cima; Pero no seria yo quien calificara de artist, ni siquiera de hombre de bien, a quien de tal suerte Procediera. Las obras asi realizadas mds son objeto de gyanjeria que de culto, y el arle es cosa seyia: y casi sagrada. El pueblo oriental reclama, y, sin pasarse de exigente, Puede reclamar del artist que ha de ser su elegido, algo mds que un Producto suntuario o decorative de sus manos experts; le exige conocimiento perfecto, images luminosa, inspiraci6n honrada. Yo he hablado lo que he juzgado necesario Para day eso a los artists; ni mds ni menos. Y, sin Presumir haber salido con mi intenci6n, no desespero de Ilegar a Producir, en quien con Pureza de alma me escuchare, la vibraci6n initial, siquiera, de una noble armonia y perdurable.
El decreto a que obedezco, en que se llama a concurs 4 los artists, no limita el m2mero de los que Pueden acudir al Ilamado; istos, los que han de escucharme, pueden ser muchos, infinitos, todos los hombres capaces de interesarse Por los bellows espectdculos. Esos son, en resumidas cuentas, IOS ARTISTAS con quienes hablo.
Y he aqui c6mo y Por quJ de estas hist6ricas co-nferencias, tan ingenues y tan ldciks, Puede Ilegar a formarse tin libro sano en su moralidad, amabk acaso en su estructura estitica, y Plazca al cielo que no del todo fugaz o inconsistent.

JUAN ZORRILLA DE SAN MARTfN














PREFACIO
D.E BSTA SEGUNDA FDICI6N


I

Un pr6logo o prefacio en esta segunda edici6n de LA RPOPRYA Dr ARTIGAs es menos inihil de to que parece. No se trata de hacer el elogio de la. obra, cuyo autor es conocido; trAtase s6lo de que sus nuevos lectores, los extrafios sobre todo, sepan, a ciencia cierta, si van a leer o no un libro aut6ntico. Aut6ntico, en este caso, vale tanto como decir 6pico u objetivo, es a saber, evocador del espiritu. o vida interior, no de un hombre, sino de un pueblo o naci6n.
Que fu6 ese el prop6sito del autor, es fuera. de duda; 61 afirma que to que quiso fu6 4realizar una forma o simbolo, no s6lo veraz, sino imaginative y pasional, de la fe cfvica uruguayw; la. expresi6n, no tanto de to que saben, cuanto de to que sienten y aman los orientals del Uruguay en su historic; dese6 Ilegar hasta 4hacer desaparecer su propio yo, en cuanto ello es compatible con la sinceridad, a fin de que la ,patria toda pensara y sintiera en 61, se escuchara a s! misma y se reconociera en sus palabrasv,.
Convene, pues, que los que esta. edici6n leyeren sepan a qu6 atenerse, sobre si el autor ha salido o no con su intent.
T.






xvnI P"FACIO
Rl Gobierno de la ReplAblica dice, en el Mensaje incorporado a esta edici6n, que Zorrilla de San Martin, para llenar el encargo que le confiri6, ha escrito ana obra que la critical n=ional y la extranjera han consagyado. Y, juzgAndola merecedora de recompense, pide a la Asamblea Legislativa la sanci6n de una ley especial que la autorice, y concede los recursos. La CAmara dict6 la ley, de acuerdo con la Comisi6n respectiva, que, constitufda por los diputados Jaime Ferrer Olais, Jos6 I risque Rod6, Ubaldo Ram6n Guerra, Alberto Zorrilla y Joaquin de Salterain, se crey6 aen el deber de repetir, con el Poder Ujecutivo y con la Comisi6n Informante del Honorable Senado, que la indicada remuneraci6n no era mis que una modest recompense al.autor de una obra de valor absolute evidentemente superiorD.
Dejar constancia, pues, de d6nde y cuAndo ha recibido este libro la consagraci6n extranjera, y ante todo la national, a que gobierno y legislature se refieren, es el objeto del prefacio que va a leerse.
A dos classes de critical ha dado ocasi6n hasta ahora LA I POPEYA DE ARTIGAS: a la general espafiola, que la ha juzgado como obra de arte (la historic lo es ante todo), y a la rioplatense, que la ha apreciado tambi6n como vindicaci6n del h6roe. Rn esta -ditima convene distinguish dos impressions: la de los platenses orientaks, compatriots del autor, y la de los occidentaks del Plata y del Uruguay, que han conservado el nombre gen6rico de argentinos, y que, si bien hermanos de aquillos en el origin y en los ideals patriots, tienen que sentirse sorprendidos, cuando menos, ante esta correcci6n de la que ellos, con general buena fe, han tenido por veraz historic de ambos pueblos.
Tambi6n es el caso de consigner la consagraci6n






PROVACIO
recibida por este libro de parte de los que podrfamos Ilatuar septentrionales del Plata y del Uruguay: de los paraguayos. La acogida de 6stos, enthusiast y unAnime, es, en sf misma, tin dato bist6rico.
Falta todavfa conocer la impresi6n que este libro puede despertar en el resto de la Am6rica espafiola. Asta no to conoce a1ftn, pues la primer edici6n, provisional, puede decirse, y entorpecida por su alto precio, ha caminado poco; la presented, mAs Agil y andariega, llevarA a esos pueblos la noticia de su existence, y ellos hablarAn.


II


No serfa fAcil encontrar un int6rprete mAs autorlzado de la critical espaRola que el insigne Marcelino Men6ndez y Pelayo, hoy ya immortal, torque ha muerto. Su juicio sobre LA RPOPRYA DR ARTiGAS es acaso el Altimo veredicto, sobre producci6n literaria, que nos ha quedado de aquel clarfsimo ingenio. Muy poco antes de morir, escribi6 desde Santander al autor de esta composici6n hist6rica:
tMi querido amigo:
*Recibf, en Santander, a principios del afio, JA RFOPSYA DR ARTIGAS, que es, en effect, una verdadera epopeya en prosa, una evocaci6n hist6rica, realizada por un gran poeta. No tengo suficientes datos par a juzgar de aquel perfodo crftico de la Am6rica del Sud, y confieso que la lecture de los escritores argLtinos, apasionadamente hostiles a Artigas, habfa credo en mf una disposici6n desfavorable at caudillo oriental. Pero creo que usted ha adivimado su pensamiento






ME PREFACIO
Politico, y ha conseguido Poner en clara I= sit extraAa y vigorous Personalidad.*
Lo que, en boca de Men6ndez y Pelayo, significant ese tftulo de epopeya en prosa, o evocaci6n hist6rica, o adivinaci6n de pensamiento, s6lo puede ser apreciado por quien sepa to que aquel. maestro, tan avaro de sus consagraciones, generalmente definitivas, entiende por inspiraci6n 6pica, contrapuesta a ]a lirica o subjetiya, o ala simplenarraci6n documented. M gran crftico espafiol ha explicado ese su concept de la creaci6n 6pica, en varies de sus obras magistrates, y su veredicto sobre la de este historiador de Artigas es una muy seria ratificaci6n de to que la Asamblea y el Gobierno uruguayo airman, de la critica extranjera, con relaci6n a este libro.
Tambi6n Miguel de Unamuno, que ha hecho de 61 un studio muy recommendable, ha pesto de relieve su carActer 6pico, coincidiendo con Men6ndez y Pelayo hasta en los t6rminos. < Epopeya, dice, y asi es: una epopeya en prosa; pero en prosa po6tica.*
#Se ha escrito esta obra, agrega, ante todo para los artists, para los escultores, si bien sea ello un Pretexto Para haberlaescrito. Ylaepopeyaesyaun monument, aere Perennius, mAs duradero que el bronco. Dudo mucho que artist alguno del cincel pueda erigir, at culto y a la memorial de Artigas, un monument, en mArmol o en bronco, mAs s6lido que 6ste. Rl monumento que el president Williman decretaba estA ya en pk, y canta como una estatua no puede cantar.s ................................................
((Fl modo de hacer Zorrilla su Artigas en nada se parece at modo de hacer Taine su Napole6n. Taine era un critics y un fil6sofo sistemAtico, muy grande en su Campo, pero no, en rigor, un historiador. Zo-







PREVACIO xxi
rrilla es, ante todo y sobre todo, un poeta. Y un historiador? Par6ceme que con poesfa se llega mejor a la entrafla, a la verdad verdadera de la historic, que no con filosoffa sistemAtica. Michelet es mAs verdadero que Taine; no depended de la documentaci6n. ) ..... .......... ........... ... .... ...............
d)e frames Carlylescas estb. Ilena LA EPOPRYA DR ARTiGAs; pero lo estA mucho mAs de frames Sanmarhnescas, de frames del mismo Zorrilla de San Martin, de aquellas sonoras y henchidas qw vienen rodando por sus escritos desde el Tabarg. Hay frames de esas que valen un poema, y descripciones, digo, no, narraciones, narraciones po6ticas, que justifican ampliamente lo de epopeya. Aquella march de Artigas con su pueblo; aquellos sus Altimos aftos en el Paraguay; aquel retreat po6tico, no pict6rico, de don Gaspar Rodriguez de Francia...




Podemos pasar al segundo aspect critics: al effect production por este libro en la conciencia argentina, que, malgrado el apasionamiento hostile a Artigas, advertido por Men6ndez y Pelayo, no puede considerarse extranjera.
Ios escritores argentinos han guardado silencio hasta ahora ante LA UPOPRYA DR ARTIGAS; pero todo autoriza a creer que es un silenclo respetuoso y respectable. Sin embargo, una personalidad muy llena de carActer, el doctor don Enrique B. Moreno, Ministro Plenipotenciario de la Rep6blica Argentina en la Oriental del Uruguay, ha roto aquel silencio, en estos t6rminos valientes y precursors:







PRUVACIO

4Montevideo, a-OStO 23 de IgI2.

Sailor doctor don Juan Zorrilla de San Martin.

Mi lustre amigo:
Termino en este moment la lecture de su libro monumental, y le escribo estas Ifneas bajo la impresi6n profunda que deja en mi espfritu.
Diriase que el recuerdo de Artigas flotaba impalpable en la atm6sfera de nuestra historic, casi esfumado despu6s de su voluntario destierro, cuando usted emprendi6 la tarea magna, patri6tica, de levantar la lApida de su sepulcro, y mostrar la extrafia personalidad de aquella figure colossal, a la luz de documents hist6ricos desconocidos hasta hoy.
VendrA la controversial?
Tat vez.
Si asi fuera, yo formula un voto, que es at mismo tempo un augurio. Que el libro, o los libros que se escriban, comentando su RPOPBYA DF ARTIGAS, Se inspired en los altisimos sentiments de justicia que han dictado las pAginas de su. monument literario.
Mi mano en la suya, con la expresi6n de mi admiraci6n por su talent,
RNRiQus B. MoRENo.*

I sa serena carta, que parece salir en una sola pieza, como la instintiva exclamaci6n de un espfritu. sincere, y honrado, da la nota ajustada at diapas6n de este libro. Ningim elogio hubiera podido conmover mAs hondamente a su autor, puede decirse sin reserve, que ese rApido estrech6n de manos del representative de la patria mAs amada y mAs servida por Artigas, despu6s de la que to proclaim su padre y fundador.






P"FACIO M
Y mAs querida, despu6s de la propia, por el mismo vindicator del h6roe.


IV

Un cuanto al jtiicio del Paraguay, 6stese express sin reserves, con ocasi6n de la vista hecha por Zorrilla a ese pafs, en el qne fu6 objeto, por parte del Gobierno y del pueblo, de manifestaciones tales y tan unAnimes, que bien puede afirmarV, con el Gobierno oriental, que este libro de historic uruguaya, tan identificada con la del Paraguay, qued6 allf consagrado por la critical. Los mAs reputados intdrpretes de su pensamiento, Moreno, O'Leary, BAez, Pane, lo fueron de su impresi6n sobre esta obra, como lo fueron la prensa peri6dica y la juventud.
(Gorrilla de San Martin, dice el doctor don Cecilio BAez, es el pensador mAs alto de la Am6rica Latina; es el primer orador del Rfo de la Plata ... *
((LA RPOPSYA D-s ARTiGAs, agrega en su studio El doctor Zorrilla historiador, es un poema en prosa, en que vibrant al unfsono el aliento poderoso del tribuno y la fuerza creadora del poeta. Asf como en el alma de TabaY6 palpita la leyenda indiana, el alma pura y fuerte, inspirada y cAlida del adalid oriental resplandece en esa epopeya civil de sus proezas.
iTal es la concepci6n hist6rica de Zorrilla de San Martin: es el marco y el plan de la historic del Uruguay. Bajo este punto de vista, 61 confirm el aserto, de Arist6teles, que dice: el poeta es superior al simple narrator de success, torque la poesia es la substance y el alma de la historic.
bGracias a sus geniales creaciones conocemos, pues,






XXIV PREVACIO
el alma de una raza extinta y la complexi6n.moral de la naci6n uruguaya.
*Es que los hombres superiors tienen una vision mds clara de la realidad que los demAs mortals; poseen, por decirlo asi, la intuici6n de las cosas ocultas; cierto instinct de adivinaci6n que les permit contemplar mejor que otros los aspects diversos de la verdad. Rsa es la cualidad de los espfritus sagaces y de los genius. Los mejores historiadores son los que nos hacen concern el pasado de la humanidad en toda su variedad y pignitud orgAnica, y, especialmente, el genio de cada pueblo. A ese grupo select de bistoriadores pertenece el bardo oriental, quien, por la fndole de sus creaciones, es tin psic6logo y un soberbio evocador del pasado.))
El doctor Pane dice a Zorrilla: ))Seguid hablAndonos de Amor y de Poesfa, esto es, de Tabar6 y de Artigas. Porque asf como esos dos mores, sexual el uno y patriot el otro, se confunden en. el seno materno de la misma inspiraci6n, asf ambos mores orientals se hermanan con nuestro amor patrio: Tabari es el amor del Paraguay; Arligas es el amor al Paraguay.o
Y el doctor don Fulgencio Moreno, por fin, para no multiplicar las citas demasiado, decia a su. auditorio: ol ste hu6sped uruguayo es realmente un amigo nuestro; es un antiguo y leal amigo, que ha vi-vido algo de nuestra vida, a pesar de todas las distancias; porque dentro de su coraz6n han resonado tambi6n los acordes lejanos de nuestro pasado, que hemos sentido






P"FACIO xxv
vibrar, de un modo inconfundible, en las estrofas de sus cantos y en los perfodos armoniosos de su prosao.
Con esas notas, extrafdas entre muchas de igual naturaleza, estA Ilenado el objeto de este Prelacio con relaci6n a la rep6blica paraguaya.


v

Parece ahora innecesario decir que la autentkidad de LA RFOP9YA DR ARTIGAs ha quedado popularmente ratificada por el pueblo oriental; convene, sin embargo, que quede aquf la voz de algunos de sus int6rpretes. La mAs propicia de las occasions de hacerse oir se ofreci6 al aparecer el libro. Aste precedi6 de cerca la solemn conmemoraci6n, en mayo de igi:[, de la batalla de Las Piedras. Gobierno y pueblo celebraron entonces el centenario de la patria; erigieron en el campo de la batalla. un bello obelisco, y, en los dfas de la fiesta, el enthusiasm de las multitudes dijo sus verdades.
Ahora bien, en esos actos se vi6 c6mo el autor de este libro ha logrado su intent de rapsoda; c6mo aquel pueblo pensaba y sentia en 61, y se escuchaba y reconocia en las palabras de su boca. Acaba de aparecer (diciembre de 1912) un libro, El Centewario de la Batalla de Las Piedras, publicado por la Direcci6n General de Instrucci6n Primaria, y nada mAs condu.cente al prop6sito de este Prelacio que reproducir algo de lo que en aqu6l se dice.
La forma, en primer lugar, en que el autor de LA RpbPUYA Dp ARTIGAs hizo pasar su espfritu por sobre las cabezas de sus conciudadanos estA descrita asi: 4Dictadas las leyes y decretos que ordenaban la ce-






xxvi PRUFACIO
lebraci6n de aquel gloriosa aniversario, faltaba que la palabra humana despertase, por la evocaci6n de los grades recuerdos, el sentimiento y enthusiasm populares. Rsa hermosa misi6n correspondi6, entre otros, at doctor Zorrilla de San Martin, que pronunci6 la primer y la Altima conferences, siempre elocuente, sincere e inspirado. 191 di6 su palabra, sin limftaci6n, cada. vez que le fu6 reclamada, y sin imponer plazos ni conditions. Bien es verdad que no necesitaba para ello de preparaci6n, y que no le era diffcil satisfacer sti propio anhelo y el de sus compatriots. Rl doctor Zorrilla. acababa de escribir el libro que le habiasido encomendado por el Gobierno; su espfritu, Ileno de las ideas, de las verdades, de los recuerdos, de las nobles passions que animan esa su RPOPRYA DF, ARTIGAS, conservaba la vibraci6n initial que la habia inspirado, y el verbo que sacude multitudes brotaba de su. boca, como el agua de la fuente, con s6lo abrirla. Su. palabra fu6, pues, la. mAs copiosa en las fiestas del Centenario de Las Piedras; pronunci6 la primer, que fu6 la despertadora. del sentimiento national, en la conferencia que, invitado por el magisterio, di6, en el Ateneo de Montevideo, el 27 de abril. Rl 25 de mayo, en la inauguraci6n del monumentoerigidoenelmismocampode la batalla, pronunci6, en representaci6n de la. comisi6n official del centenario, de que formaba parte, el discurso que clausur6 aquel acto; en. la manifestaci6n organized por la juventud de Montevideo, fu6 encargado, por 6sta de dirigir at pueblo la. palabra, y to hizo en la plaza de Cagawha, antenna multitude que to aclamaba. Un ]a gran velada social que el Comit6 de la Juventud organize en el teatro de Solf s, el discurso en honor de los vencedores en el concurs estaba e.ncargado a un distinguido orador; 6ste se






P"FACIO XXV111
inhabiUt6 la vfspera del acto, y la juventud organizadora recurri6, una vez mAs, a Zorrilla de San Martin; era el tinico que, en tales circunstancias, de la noche a la maiiana, podia salvar la situaci6n. Zorrilla la salv6, pronunciando un resonate discurso... AdemAs de eso, habl6 en distintas occasions, con motive del centenario: di6 una elocuente lecci6n de historic patria at profesorado y alumnos del colegio seminario de Montevideo; tom6 parte en el acto de apotheosis realizado en el Club SoUs de Las Piedras; habl6 varies veces, desde su domicilio particular, al pueblo que lo acompaiiaba hasta 61, despu6s de sus conferences; prodigy, seg6n se ha dicho, como un fuerte obrero del pensamiento, sa palabra y su concurs, sin limitaci6n ni conditions, siempre y cuando le fueron reclamados, para honrar, y hacer concern y senior y amar las tradiciones de la patria.*
Numerosos fueron, en la prensa y en la tribune, los 6rganos de esa consagraci6n national de este libro. Debe consignarse,. en primer t6rmino, el testimony del mismo Inspector Nacional de Instrucci6n. P6blica, doctor don Abel J. P6rez. Fn el bello studio con que precede la publicaci6n antes recordada, el doctor P6rez, despu6s de render justo homenaje a los obreros de tres d6cadas en la obra de la vindicaci6n de Artigas, Carlos Maria Ramirez, Justo Maeso, Francisco Bauzk Clemente Vregeiro, Isidoro de Maria, Uduardo Acevedo, adjudica su pesto 6pico a esta composici6n. hist6rica, diciendo:
eRealizada la obra reivindicadora con el esfuerzo combinado de tantos ciudadanos eminentes, el proceso hist6rico, con toda su precious e irrefutable do-, cumentaci6n, estaba terminado; pronto a pronunciarse el fallo triunfador. Pero si a la mirada de la ciencia







xxvill PRnFACIO
todo, se habfa hecho; si todo se habfa acumulado para la solnci6n sincere y amplia de un litigio siempre latent, siempre en suspense, faltaba, en cambio, a esa obra, la supreme caricia. de la santa poesfa, que da vida al mArmol y al bronco, que engrandece la acci6n humana, y que, volando sobre las passions de un minute, es la 4nica capaz de condemay, en su acci6n desh-6onbradora, el alma de cada Pueblo, el esPirilu de cada Patria; ella alienta a la lucha, cuando la defense propia le impose el. sacrifice; Ilora y constiela en los dolores con el himno de las esperanzas; canta y perpet6a los triunfos inmortalizados en estrofas, y, tomando en sus alas a los heroes que caen en la contienda, los Ileva, al trav6s de las edades, reverdeciendo perpetuamente stis laurels, engrandeciendo sus nombres y sus acciones, poetizando su 61timo suefio, y atrayendo sobre sus tumbas, con sns cantos, el holocaust de las generaciones nuevas, que realizan y consagran las apotheosis.
Wsa ha debido ser, y esa ha sido, la noble misi6n de Zorrilla de San Martin, el poeta national por excelencia, el cantor inspirado, cuya lira parece tener por misi6n mantener el culto bendito de nuestros lares patriots, y el fuego sagrado del alma national.*
Oiremos ahora a los int6rpretes de la nue va generaci6n. P6rez SAnchez, por ejemplo, dice en su discurso:
Rara las almas que sienten; para los que elegimos la vida en que vamos, con sus risas y l1antos de placer o dolor, antes que la vida de las regions heladas en que hasta las lAgrimas se congelan al caer; para los que no dudamos de Artigas, torque vimos en 61 al verdadero padre, que, abandoned en el antro de la selva, esper6, hasta morir, la vuelta de sus hijos







PRnFAaO
pr6digos; para todos, en fin, para la humanidad entera., ahf queda el ARTiGAs de Zorrilla de San Martin, la palabra cAlida, el acento vibrant, la pr6dica generosa del mAs grande orador del habla castellana.*
Y dijo el doctor jos6 Pedro Segundo a la sociedad congregada en el teatro Solis:
oSeria curioso seguir la rehabilitaci6n artiguista, desde la leyenda adverse hasta la gloria de hoy... Le veriamos, por ejemplo, en Carlos Maria Ramirez, h6roe digno de laurel, pero todavla contrabandista y antipatriota en el abandon del segundo sitio de Montevideo; en Francisco Bauzb., personal e impulsivo, en extreme, pero, sobre todo, inferior, pesto que no supo morir ... ; en Lorenzo Barbagelata, limpio de toda mancha en su. juventud, que era el perfodo mAs tenebroso; en Eduardo Acevedo, moral e hist6ricamente superior a todos los hombres de Mayo; en H6ctor Miranda, redactor personal de las famosas Instrucciones, para Ilegar, por fin, a LA EPOFFYA de Zorrilla, de San Martin, donde el guerrero alcanza las alturas del H&oe* de Carlyle, motor del mundo, y necesario en la historic, para la revelaci6n del secreto destiny de su pueblo.i
Oigamos, para terminal, al doctor H6ctor Miranda, autor del studio sobre las Instrucciones del atio x3 a que jos6 Pedro Segundo se refiere, y que, arrebatado, prematuramente por la muerte, es hoy objeto de apoteosis por parte de la juventud americana:
*Artigas es el. hombre complete, el tipo clAsico del hombre affirmative y dinAmico... Rl concept de Artigas pensador y fundador (fundador de la patria y precursor de la independence absolute), h6roe provincial, national. y continental, el. de vistas mAs claras y visions mis altas, se hace cada dfa mAs nitido,







xxx PRnIPACIO
mAs real, y, al mismo tempo, mAs grande y mAs bello.
&Hay una enorme distancia del Artigas de los primeros cronistas y de las primers consagraciones, el. temerario guerrillero ind6mito en su leonera matinal, simple blandengue de la patria, de melena al viento en el recio entrevero, al Artigas del presented, estadista y patriarch, sofiador y hombre, en que el cerebro que piensa prima sobre la mano que batalla, y en que el sable de Las Piedras cede su pesto a la pluma de las Instrucciones.
&Hay una diferencia esencial entre ese concept nebuloso e instintivo y la admiraci6n ponderada y conscience de la hora que corre, como hay un notable paso desde la masa documental inconexa de Justo Maeso, at ordenamiento seriado de Uuardo Acevedo; desde la improvisaci6n vivaz y resonate de Carlos Maria Ramirez, a la apologia razonada y 6pica de Zorrilla de San Martin, libro terminal, monument que habla, historic viva, mAs perenne que mArmoles y broncos, poblada de hombres que andan, de jaguars que a6l1an y de muchedumbres que palpitan.*
Despu6s de las populares, una 61tima consagraci6n official de este libro puede, y aun debe, agregarse a las que primer lo reconocieron fiel int6rprete de la fe cfvica. Z nuevo Gobierno de la naci6n, en marzo de IM, accord la conmemoraci6n centenarian del dia en que fu6 enarbolada, por primer vez, en Montevideo, la bandera tricolor de Artigas. Con el mensaje de prActica, envi6 un proyecto de ley a la Asamblea Legislative; y en aquel mensaje, como fmico y suficiente fundamento, de la ley que fu6 sancionada y Uevada a ejecuci6n brilliant, transcribe la pAgina de este libro en que se express lo que aquel pabell6n significa en la historic national y en la de Amdrica.







P"FACTO XXXI



VI

Basta con lo dicho para que los lectures de esta RPOPFYA Dr. ARTIGGAS sepan, a ciencia cierta, que leen una rapsodia recogida en un ambience vivo por quien lo ha vivid y respirado. Un esta segunda edici6n el autor no ha rectificado en casi nada el relate de la primer; pero to ha ampliado tanto, y tanto lo ha enriquecido con nuevos hechos documentados; de tal mantra ha cuidado su estilo y ajustado las proporciones de su forma est6tica, que la otra edici6n, apremiada por perentorio plazo, pudiera ser considered como el nuncio o Primera Prueba de la presented, complete y definitive. Un 6sta figuran copiosos documentos in6ditos; nuevos retreats o semblanzas de personages, agregados a la ya larga galerfa anterior, y presentados en su ambience, vivos, con todo su color personal y su significado sociol6gico; nuevos elements, por fin, para que los hombres del presented puedan ser testigos personals de los hechos pasados, y juzgarlos por si mismos.
Y si se tiene en cuenta que esta edici6n, por su precio y nAmero, IlegarA adonde la otra no pudo Ilegar, podemos decir que es ahora cuando este libro aparece.
No es probable que desaparezca sin dejar huella, y serA inAtil ponerle trabas; es precise abrirle paso. Con ese solo objeto, y s6lo para esta edici6n, ha sido escrito este Prelacio.

Montevideo, 1915.

















CONFIMI NCIA PRIMRRA

INTRODUCTION

ORIGEN Y CHARACTER DE ESTAS CONPEPENCLAS.-UL DIOS INTERIOR. IA- crUDAD DE IS.-UL PASADO ANTE EL PRESENTE.-EL GRAN CALUKNLLDO DR LA HISTORIC AMERICANA.-TA busi6N. DE LOS RAPSODAS.-BI, ATRACTrvO DIE LA FRIVOLMAD.




Am 1gos artists:

Bl Gobierno de la Repdblica ha querido que hable en su nombre con vosotros, los que os dispon6is a satisfacer la necesidad que experiment el pueblo oriental de dar forma artfstica perdurable al Inds alto exponent de su vida y de su gloria. Tengo que haceros concern y senior, senior sobre todo, por medio de palabras musicales, el personae que vais a interpretar.
Debo reunirme, pues, con vosotros, no tanto para investigar success o controvertir problems hist6ncos, cuanto para suministraros, datos, elements grificos, sintesis cronol6gicas, y, sobre todo, para hablar de nuestra historic, de modo que mis palabras penetren vivas en vuestras almas, dejen en ellas impresiones; sinf6nicas, despierten im6genes visible, evoquen personas resales, y hagan surgir en vuestra
T. L-3






LA I POPFWA M ARTIOA9
imaginaci6n un monument habitado por un espfritu.
Bueno serA que establezeamos, seg6n eso, la naturaleza y el cardeter que van a tener nuestras conversaciones. Al hablaros de un h6roe, yo no podr6 menos de senior, lo confieso, la influence de Carlyle, el intenso pensador ingl6s, que es quien mAs sinceramente, me parece, nos ha hablado de los tales heroes.
Y dice ese insigne maestro: 4Aquel que, de cualquier mantra, nos hace ver, mejor de lo que antes sabiamos, la hermosura de un lirio de los campos, no nos lo present como un efluvio de lafuente de toda belleza, o como la escritura visible del Gran Hacedor del Universo? El ha cantado para nosotros, y nos ha hecho canter con 61, un versfculo de un sagrado salmo. iCuAnto m6.s no harA el que canta, el que cuenta, o el que inocula en nuestros corazones los nobles hechos, los sentiments, los dolores y las grades hazaiias de uno de nuestros humanosi))
Creo que, pues tratamos de la erecci6n de un altar cfvico, es esa mi misi6n para con vosotros; tal. es, cuando menos, la que me propongo desempefiar.
No es tanto la de mostraros el lirio de los campos, cuanto la de haceros notar y senior intensamente su expresi6n est6tica; no tanto haceros conocer de cerca, y con la mAs escrupulosa verdad, a Artigas, cuanto haceros advertir su forr ia hom6rica, la revelaci6n de un principio spiritual que hay en su carne de hombre, y la virtue, en grado heroic, que lo hace objeto de nuestro culto national.
Os veo a todos a mi lado, atentos, dispuestos a recover las ideas e inspiraciones que puedan encenderse en mi boca; os miro y os hablo como a amigos futimos, como a hermanos identificados conmigo, y






ilvRoDuccift 3
con mi tierra, en un com6n sentimiento de amor a un ideal de verdad y de belleza, que forma el culto cfvico de una naci6n amiable, y que busca forma en mis palabras primer, y la buscarA en el mArmol, o en el bronco en que vais a binocular vuestro espfritu, despu6s.
4Y c6mo realizer esa identificaci6n, si os miro a' los ojos, y s6lo reconozco a algunos de vosotros, a los que son mis hermanos en la patria, y que, Como YO, aman y sienten la tradici6n maternal americana, y, dentro de 6sta, con mayor intensidad, la fe tradicional de la naci6n oriental o uruguaya?
Sois europeos la mayor parte de vosotros, los grandes, los indiscutidos; estAis compenetrados de vuestra historic secular; sentfs el tipo heroic de vuestras patrias respectivas; tambi6n, por vuestra educaci6n clAsica, os es conocido el ambience romano, y el griego, y el egipcio, y el caldeo, y el 6zabe. Veis los heroes de hierro de la reconquista espaffola, las armaduras de plata de los Nibelungos, los blanco alquiceles o albornoces sobre el fondo de los arcos de herradura, o sobre el ocre del desierto; vuestra formaci6n est6tica os hace families los h6roes de Homero, y las visions de Dante, y los hombres vivos de Shakespeare, y los guerreros muertos de OssiAn. Pero nuestra Am6rica, sus tradiciones, sus heroes, sus leyendas, con ser como son tan recientes, y acaso Por eso mismo, son para vosotros algo ex6tico, que mirAis quiz& con indiferencia (iba a decir con desd6n) y que no despierta en vuestras almas el dios interior que emerge de la sombra, en las entraflas del artist, cuando 6ste senate movers en ellas el nuevo ser, engendrado en el misterio de la vida por el pensamiento germinal.






4 LA UPOPEVA DU ARTIGAS
Y sin embargo, es precise que ese dios aparezea en vosotros, si hab6is de realizer una obra digna de vosotros mismos y del pueblo que ha contado con vuestro ingenio. Hsa es mi misi6n: evocarlo con palabras que sean soplo de espfritu, rAfagas de vientos sonoros y sagrados, saturados del polen de desconocidos estambres. Y s6lo asf realizar6is obra sincere, obra de fe. Y el espiritu no se retirarA jam6s de vuestro bronco, ni convertirA vuestro monument en idolitrico emblem. Tengo la esperanza de haceros creyentes, hombres; de fe milagrosa; conffo en lograr despertar vuestra triunfante vision internal, cualquier que sea el nombre de vuestra patria; cualesquiera vuestros doses y vuestros mitol6gicos altars. Tengo fe absolute en la intensidad del tipo que se ofrece a vuestra creaci6n, en su carActer original, en sus proyecciones, en su obra, en el nimbo de luz que lo envuelve y compenetra. Vais a estar en presencia de un h6roe: un creator, un. mensajero. Con s6lo mostrAroslo, yo remover en vosotros; la idea absolute de patria; y 6sta es la misma en todas las regions y en todos los hombres, sea cual fuere la forma en que se ofrezca. Vais a ver c6mo nace una patria entre los cortinajes de nubes tempestuosas que envuelven su cunal y recordar6is la frase de Job, el viejo enorme, dirigida a Dios: 4TA envolviste la. tierra en sus nieblas, como se envuelve un nifio en sus pafWes*. Vais a verla nacer, como el Arbol de su simiente casi imperceptible, con el solo concurs del cielo y de la. tierra: aire, sol, humus, fuerza o ley misteriosa de universal germinaci6n. Voy a mostraros a Artigas, que se proyecta, como un mito, sobre el fondo obscure de nuestros tempos heroicos; a haceros concern su Apoca y su ambience, con la mayor plasticidad po-







INTRODUCaft 5
sible; su significado; la enorme proyecci6n de su sombra en el cuadro, espl6ndido de la revoluci6n de Am& rica, y su perpetual palpitaci6n subterrAnea bajo el suelo sagrado que los orientals pisamos, y amamos, y sentimos latir en nosotros mismos.
4Fl mArmol tiembla ante mf*, decfa el escultor Puget. Yo tiemblo ante el mArmol, al pretender desempefiar mi misi6n; miro de alto abajo la figure monolftica del h6roe del Uruguay, y entro en un temeroso recogimiento.




tCada bot6n, dice Amiel, no florece mAs que una vez, y cada flor no tiene mAs que un minute de perfecta belleza. Asf, en el huerto del alma, cada sentimiento tiene su moment floreal.i Yo quisiera, mis queridos artists, poneros en contact con mi espfritu,. s6lo en los moments cenitales, en que, Como todo espfritu de hombre, tiene reldmpagos de faro; pero esos moments brillan y pasan. No podemos sentarnos a esperar el paso de esos frAgiles instances. No hay tempo que perder. Hablemos, pues.
Recuerdo que, no hace muchos aflos, me cupo tambi6n el honor de dar el canon de la estatua de Lava-, Ileja,. que, modelada por nuestro pujante artist nacional Juan Ferrari, que me escucha. entre vosotros, se levant hoy en la plaza de la ciudad de Minas.
Yo os aseguro que no sentf entonces lo que ahora; mi tarea fu6 muy sencilla; no vaciI6 un moment: un rato de introspecci6n; media hora de conversaci6n con el artist; una docena de pfiginas escritas, fueron bastante. Lavalleja fu6 un soldado, un sal-







6 LA ]E POPIRVA DR ARTIGAS
dado instintivo, temerario, heroic, al que los sucesos arrastraban a la. gloria; Lavalleja es un grito de batalla. Montadnos a caballo un h6roe, artist amigo; aquf tennis su uniform y su figure ffsica; montAdnoslo en un caballo nutrido del tr6bol y de la gramiIla de la patria, nervudo, intelligent, sofrenado por un brazo de hierro; poned ese jinete en medio del combat por la tierra native; hacedle alzar la cabeza para que se le vea bien una luz que Ileva en la frente, como una cicatriz; hacedle salir de los labios de bronce un grito perdurable, y habr6is credo a Lavalleja.
Hoy tengo que dar el. canon de Artigas.
jOh! Artigas es otra cosa. Os equivocarfais si vierais en 61 un soldado, una batalla, un grito, un ejecutor. Artigas, oh hermanos, ha sido un enigma; fu6 un silencio, un enorme silencio. Se ha dicho que el silencio y el. repose son el estado divine, torque toda palabra y todo gesto son pasajeros.
Los orientals creemos poster, en ese hombre Artigas, no s6lo al h6roe de la patria, sino al de la Am& rica Espafiola independent; al. del Rfo de la Plata sobre todo. RI es la personificaci6n mAs alta y mAs genuine del nacer tempestuous del continent que descubri6 Col6n, a la vida de la independence polftica y, sobre todo, a la de la democracy triunfante, la verdadera, la sola independence. Al es la fe en el Pueblo americano.
Artigas estA sentado entre un sepulcro y una cuna; entre el. morir de la soberania del hombre sobre el pueblo, y el nacer de la soberanfa del pueblo, instrumento de Dios, sobre el hombre en sociedad; 61 encarna en absolute lo segundo. Ver6is, en torno y al lado suyo, figures encendidas, pero crepusculares, mezcla de luz y sombra, con vestigios del pasado y






INTRODUCC16N 7
reflejos del porvenir, con ideas monArquicas heredadas y anhelos de independence, es decir, la apariencia, la no entidad. Artigas es el h&oe aul6ctono, la realidad: en 61 no hay crepdsculo; el sol naciente le da en la cara, y dibuja con fuego sus contornos rfgidos. Ver6is, pues, en 61, los rasgos propios del mensajero, del h6roe: la soledad, la vision profftica, la revelaci6n del mensaie divine, el secret manifesto, que acaban todos por engender. Ver6is, por consiguiente, al lado de la admiraci6n rayana en culto, el desconocimiento, la contradicei6n, la persecuci6n, el odio; la corona, por fin, que, como la de todos los heroes, serA de espinas. Y la resurrecei6n.




Rl monument que vais a crear, hermanos artfstas, se erigird en Montevideo, en un alto promontorio; serA el altar cfvico de la Patria Oriental. Pero, ademAs de eso, 61 va a representer una sidereal aparici6n en nuestra Am6rica, que aun no ha fijado bien las estrellas polares en su celeste planisferio hist6rico. Como esos astros cuya luz aun no ha Ilegado a la tierra, Artigas no ha sido visto, ya no digo en el mundo, pero ni siquiera en Am&ica. Su aparici6n va a sorprender a muchos; pero acabarA por imponerse a todos.
Por causes que os har6 meditar, una leyenda venenosa, una fatal conspiraci6n hist6rica ha pesado, hasta no hace mucho tempo, sobre la memorial de este nuestro Artigas, y sobre el coraz6n de la Patria Oriental, por consiguiente; una maligna. conspiraci6n de irracionales odios y de encores injustos, que nos






LA IWOPHYA DIEC ARTIGAS
ha hecho padecer muchas congojas. La historic americana ha sido un sepulcro, m6s que un sepulcro, un infernal cerco dantesco, para ese altivo desdeftoso de la gloria. No sin mucha raz6n, el Gobierno de mi pafs, en el elocuente decreto en que me encarga que os instruya de su intenci6n, llama a Artigas el gran calumniado de la historia americana.
Acaso recordar6is la leyenda de aquella Ciudad de Is. de que nos habla Renan en sus Recuerdos de injancia y juventud; aquella ingenue historic. de una villa tragada por el mar, narrada por los peseadores de la comarca bretona. Iftstos aseguran que, en los dfas de tempestad, se ven las punts de los campanarios de la villa sumergida, en el hueco de las olas. Y, en los dfas de calma, sube desde el abismo, y se oye vagamente, el lejano son de sus campanas melodiosas.
Asf ha estado resonando, para muchos americanos, mis amigos artists, el nombre de este Artigas, en medio de las sombras y de las olas que amontonaron sobre 61, cometiendo un grande error, los que hablaron primer, y en voz mAs alta, de la historic, de los tempos heroics del Rio de la Plata.
oM error mAs odioso, dice Renan, al contarnos; la leyenda bretona, es creer que se sirve a la patria calumniando a los que la han fundado. Todos los silos de unn naci6n son las hojas de un mismo libro. Los verdaderos hombres de progress son aquellos que tienen, como punto de partida, un profound respeto hacia el pasado. Todo cuanto hacemos, todo cuanto somos, es el resultado de un trabajo secular. En cuanto a mf, jamAs me siento mAs firme en.mi fe liberal que cuando pienso en los milagros de la antigua fe, ni mAs ardiente en el trabajo del porve-






INTRODUCC16N 9
nir que cuando paso las horas escuchando las campanas de la Ciudad de Is.*
Ese pensamiento predispose a la magna inspiraci6n, como el otro de Carlyle, seg6n el cual los bArbaros viejos reyes del mar de la leyenda heroic inglesa, que desafiaban al oc6ano embravecido y a todos sus monstruos, son los abuelos de Nelson, y tienen parte en el gobierno de la Inglaterra actual. JCu6nto mAs cerca estA Artigas de nosotros, que lo que estAn esos abuelos de Nelson de los ingleses contemporAneosl
Lo que seams nosotros para el pasado, amigos mfos, eso ser& para nosotros el porvenir. Cuanto mayor sea nuestra nobleza para juzgar a nuestros padres, tanto mAs noble serA la disposici6n que legaremos a nuestros hijos, para ser juzgados por ellos. Y esa serA la grandeza de la patria. Que las patrias, mAs aun que de sus hijos vivos, se forman del conjunto de sus grades hijos muertos.
El odioso error de que habla Renan va pasando en nuestra Am6rica, que ha incurrido en 61 mAs de una vez; por todas parties estAu surgiendo, como las puntas de sonoras torres sumergidas, las lanzas de caudiIlos desterrados, y se echan a volar sus voces, como las de musicales campanas, que aparecen en el aire sonando a gloria.
Ninguno puede resurgir, sin embargo, a la faz de Am6rica, con el altivo gesto marm6reo de este Artigas, a que vais a dar vida perdurable.
Vamos a crearlo precisamente en el moment propicio, en su verdadero dfa: en el centenario de la Revoluci6n de mayo.
Yo tomo sobre mi el haceros comprender, senior intensamente sobre todo, c6mo Artigas es el hombre que personifica la revoluci6n de :E81o; c6mo es 61,






10 YA IMPUYA M ARTIGAS
quien, desde su promontorio oriental, verA salir ei sol del mes de Mayo, sin que su luz le ofenda los ojos.


IV

I scuchadme con alguna atenci6n, ambles amigos mfos; leeremos el menor nAmero possible de documentos comprobantes; pero conoceremos los indispensables, y los mAs sugestivos. No en ellos, sin embargo, sino en nosotros mismos, veremos proyectada la verdad, hija luminosa de la niebla; ella brotarA, en marm6rea desnudez, sin saber c6mo ni cuAndo, del fondo del agua removida por nuestro espfritu, como el Angel de la piscina probAtica.
Concretemos, pues, de nuevo, nuestro prop6sito. No nos reunimos a estudiar historic, sino a hablar sobre ella, y a condenser, en forma est6tica, su aliento melodioso. Si la m6sica es; el vapor del arte,. segun Victor Hugo, la poesfa y la tradici6n legendaria son, en cierto modo, el vapor de la historic, dice Joaqufn GonzAlez, brioso artist. Creo que eso estA bien dicho. Y es eso lo que vamos a hacer nosotros: coudensar, cristalizar, en divine forma, ese melodioso vapor.
Pero como yo no debo presumir en todos vosotros, con ser quienes sois, el conocimiento de los hechos, asf sean los mAs notorious y sencillos, he aquf que me ver6 en el caso de hacer algo que sirva hasta de leetura para los nifios (el hombre es un nifto de cuatro mil aflos), una species de historic grAfica; algo de aqueIlo que deefa Ren6 Doumet, cuando hablaba de Iart de Pr6ter aux idies s&ieuses Z'atlyail de la frivoliti.
Eso es lo. que hacfa a maravifla aquel griego, niflo por lo semibArbaro, que llamamos Homero sin concern






iNTRoDuccift
a ciencia cierta su nombre; y algo de eso tiene tambi6n, a lo que yo entiendo, en sus cuentos o histories vivas, el otro b&rbaro de Shakespeare, el ingl6s, al que podrfamos agregar el italiano que hizo la historia infernal y divina, llena de verdades seculares, que llam6 Divi-na Comedia. lComedial Creo que m6s comediante que todos esos era el otro insigne contador de histories esenciales, el espafiol que nos cont6 la vida de Don Quijote. Un verdadero caballero, por cierto, este Don Quijote, lo que se llama un caballero.
Pero esos 6picos historiadores son escasos indudablemente. Si no lo fueran tanto, estoy completamente seguro de que este Artigas, de que voy a hablaros, tendrfa el suyo.
Io tendrA, en corriendo que corra su ciclo hist6rico; pero entretanto, fuerza nos serb. contentarnos con ser muy sinceros y veridicos. Que, no pocas veces, en la sincere verdad llega a encontrarse la supreme belleza.
Rscuchadme, pues, oh hermanos artists, con f6rtil atenci6n; yo os dir6 la verdad est6tica, la supreme; yo he lefdo, en alguna parte, que S6crates decia que s6lo los artists son verdaderamente sabios. Os hablar6 a los ojos y a los ofdos; las luces mAs expresivas, los colors mAs armoniosos, los sonidos mAs substanciales y vivientes que encuentre en mi memorial, para'vosotros serAn; para transmitir, por simpatfa, a vuestro organism, la pasi6n o conmoci6n orgAnica mAs noble y m6s intense de la patria uruguaya, que espera vuestra obra. Y har6 que am&s a Artigas, como nqsotros lo amamos, para que podAis comprenderlo.
Os confieso que -me siento ufano y feliz con esta misi6n, que me ha cabido en suerte, de profetizaros






12 LA SPOPIMYA DU ARTIGAS
el pasado, y daros el ritual de nuestro culto cNico; lede ser el rapsoda que recitaba al pueblo griego los poema hom&icos, mediate el salario de un cordero..
Puedan mis palabras, amigos mfos, que quisiera Ilenar de sol y de ritmos Agiles, alumbraros la, senda, haceros amiable y no dfffcil el camino, y conduciros al amor y a la. posesi6n de la belleza inviolada.














CONFU"NCIA Il

El, TUATRO

ORIGEN DE LOS PUEBLOS DE AWftUCA.-UL CONTINENT AMERICANO.-SU ESTRUCTURA.-SU REPARTO ENTRE ESPASA, PORTUGAL E INGLATERRA.-LA LINEA DE ALEJANDRO VI.-IA AMLRICA DEL SUR.-ULMUNDO ATLANTICO Y ELMUNDO ANDINO.-VL LOTE DE BSPAIRA Y EL DE PORTUGAL.-LA CUENCA DEL AmAzoNAs.-LA DEL PLATA Y SUS TRIBUTARIOS.-LA RW16N ANDINA.-IA ATLANTICA TROPICAL.-IA ATLANTICA SUBTROP1cAL.-BuENos ArREs Y RIO DE JANEMO.-MONTEVIDEO.LA TIERRA DE ARTxGAs.--Su cARkcTER.-DEscRxPCI6N DE SU TERRIToRio.-GROLOGIA, ETNOLOGIA, FAUNA, FLORA.-SUS LfM1TES NATURALES.




Amigos artists:

Hemos hablado de Artigas, como del h6roe de la independence. americana. Es precise, pues, que hablemos algo sobre los pueblos de Am6rica, sobre su origin, y sobre su emancipaci6n de las metropolis o naciones europeas que descubrieron el continent, lo conquistaron de sus primitives habitadores, y lo repoblaron. y colonizaron. Rs indispensable que hablemos hoy especialmente de eso, siquiera sea en somera form






LA LPOMYA DU ARTIGAS
Me hab6is de perdonar si yo os consider, oh mis hermanos artists europeos, m6s ajenos acaso de lo que realmente estAis a las cosas de este mundo nuevo. QuizA, sin merecerlo, tennis que pagar vosotros la ignorancia, muy parecida al desd6n, que advertimos los iberoamericanos en hombres y publicaciones de Europa, cuando tratan de nuestra geograffa y de nuestra historic. Mal de vuestro grado, hab6is de escucharme, por tanto, con resignaci6n, asf os diga las cosas mAs corrientes y vulgares; mi deber es procurer que no s6lo las conozcAis, sino que tambi6n las sintAis y las am6is. Yo espero poder sugeriros algunas ideas grades, dignas de la forma perdurable, si predispon6is vuestro espfritu a la resonancia musical. La palabra arrojada, al ofdo del alma, he dicho yo en alguna parte, tiene el sonido de la piedra arrojada al abismo: toman ambas las proporciones de la capacidad en que sus ecos se difunden. Ensanchad, pues, la noche atenta de vuestro espfritu, y entre mis palabras se harAn algunos silencios armoniosos y habitados por nuevos seres.

Conozcamos, ante todo, el teatro en que va a desarrollarse la acci6n; tomemos una carta geogrAfica, y miremos un rato nuestro continent americano. Hagamos uso de la carta mAs sencilla, de la que mAs nos aleje del concept cientffico, y mejor nos vigorice el est6tico; 6sa, que nos da la silueta de nuestro continent, sus grades sistemas orogrfficos e hidrogrAficos, montaflas y rfos, y nos indica las simples latitudes y longitudes: IOS D010s arriba y abajo, la linea del Ecuador en el centre, los tr6picos o paralelos equidistantes del Ecuador, al Norte y al Sur de 6ste, correspondientes a los punts solsticiales,






HL TUATRO 15
y distance cada uno de ellOS 26 grades y minutes de la linea curatorial. MAs de 52 grades geogrfficos entre ambos. Ahf tennis los dos tr6picos: el de CAncer, al Norte del Ecuador, en el hemisferio boreal; el de Capricornio, al Sur, en el austral; la region del calor, cuyo centre es el Ecuador, entre ambos tr6picos; la de los frios que van hacia los polos, al Norte y al Sur de esa gran franja caliente que circunda la tierra.
Este nuestro continent, como lo veis, ocupa la tercera parte del planet que babitamos; caben en 61 todos los climes, todos-los hombres de la tierra, todos los products; se extended de polo a polo; toca aIlA arriba los hielos del polo Artico; adelanta hacia la Ifnea del Ecuador, la cruza, y se aleja de nuevo hacia el Sur, para hundirse alIA, en los otros frfos, en los hielos del polo ant6.rtico. Tiene casi cuarenta millones de kil6metros cuadrados, sin contar las tierras 6xticas.
Su silueta es simplicisima, sin embargo; son dos enormes. triAngulos unidos. Pero observed algo fundamental por lo que dice a mi prop6sito: el del Norte apoya su dilatada base allA en el polo boreal; toma su mayor ensanche, entre el AtlAntico y el Paeffico, en la zona frfa y templada, al Norte del tr6pico de CAncer, ahi, donde le6is CanadA, Rstados Unidos, y se va adelgazando, a media que se acerca al Ecuador, ahf, donde leemos Mijico, Centro Am6rica, Antillas, hasta hundir su v6rtice, adelgazado por la rotura del golfo de M6jico, en las proximidades ecuatoriales, en el istmo de PanamA. El triAngulo del Sur, por el contrario, apoya su bas e en el Ecuador; cobra su mayor amplitude. en la zona c6lida, al Norte del tr6pico de Capricornio, ahi donde se lee Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perfl, Bolivia, Paraguay;






16 LA nPOPnVA M ARTIGAS
y, a media que se aleja del tr6pico, se va estrechando, Uruguay, Argentina, Chile, hasta aproximar su v6rtice patag6nico at polo austral, en el Cabo de Hornos. Las tres parties de esta Am6rica del Sur, 14 miHones de kil6metros, estAn en la zona t6rrida; s6lo una cuarta parte, algo mAs de cuatro millions, vive en la templada.
Este mundo nuevo, ignorado, del antiguo hasta hace cuatro silos, ayer no mAs, como quien dice, y habitado por hombres y por razas sin historic, fu6 descubierto y repoblado por la raza europea, at rayar el siglo xvi. Y os digo. repoblado, torque es preciso observer que la conquista de Europa, en el Nuevo Mundo, no fu6 to que la de Roma, pongo por caso, en el antiguo, en que cada region conserve su raza predominate, sus costumbres y su tipo, y form6 su lengua. La conquista europea fu6 una repoblaci6n, una substituci6n de un pueblo por otro pueblo, como base sociol6gica. Los abor(genes de Am6rica han subsistido, y subsistirAn, hasta que se consume la definitiva evoluci6n de la estirpe americana; ya los veremos dar su sangre a nuestra independence, como da el sAndalo su perfume at hacha que to hiere; regar con ella un 6xbol de cuyos frutos no comerAnj entonces les atribuiremos su significado est6tico, y aun social. Pero los indios s6lo existieron como entidades humans, que ejercieron su influence antropol6gica m6,s o menos persistent o fugaz; la entidad collective no aparece, ni intervene para nada. La civilizaci6n de este nuestro Nuevo Mundo es, desde su origin, la civilizaci6n europea, la cristiana; no la azteca, ni la incisica, ni la guaranftica. En Am6rica' continue, pues, la historic, no de los aborfgenes descubiertos, que casi no la tenfan, sino la de los euro-






IM TRATRO 17
peos descubridores; allf debian server de piedra angular a las nuevas sociedades las ideas cristianas, depuradas, en la lenta evoluci6n progressive del linaje humauo, de las escorias que a ellas se adhieren, desfigur6mdolas, y ofreciendo como substances los simples accidents.




Pues bien, hermanos artists: ese gran hallazgo del genio navegante; ese nuevo muudo que sali6 al paso de Col6n, que descubrM a Col6n, cuando 6ste corrfa en sus carabelas, al final del siglo xv, en busca del Oriente asiAtico, toc6 en suerte, en resumidas cuentas, a tres pueblos europeos, que se lo dividieron: Rspafia, Portugal e Inglaterra. Cada uxo de esos pueblos llev6 a su pedazo de mundo su sangre material; pero, m6s que eso, llev6 lo que constitute su vida fntima: s U leugua, como base de la civilizaci6n que alli estableefa. Vosotros sab6is que la lengua es, para un pueblo, lo que la sangre para un organism. Como 6sta determine la constituci6n. del hombre, aquOla establece el. temperament de una naci6n, su idiosincrasia, su carActer. FI lenguaje, product vivo del hombre interior, como dice Schlegel, es una perpetual sugesti6n; la misma asimilaci6n de las ideas extraFaas tiene que hacerse previa traducci6n de ellas a la lengua del que las absorbed, y la traducci6n es, en sf misma, una transformaci6n en substance propia, una adaptaci6n a nuestro modo de ser.
Se distribuyeron, pues, el coutiueute, no varies razas, como ha solid decirse (no hay tal. raza latina ni tal raza anglosajoua), sino tres pueblos de la misT. L-4






18 LA EPOPVYA M ARTIGAS
ma raza caucLica o europea, pero de lenguas diferentes: english smoking lolk, dicen los britAnicos, pueblos de lengua inglesa*. Hubo, pues, tres Am6ri-. cas: la de lengua espafiola, la de lengua portuguesa y la de lengua inglesa.
Espafia, con Col6n y sus sucesores, tom6 posesi6n, a contar del afto 1492, del niicleo de su lote en las Antillas, a 17-grados de latitude Norte, precisamente sobre el tr6pico de C6ncer. Algo se dilat6 m6.s tarde hacia arriba, hacia el frfo, pero no mucho; su expansi6n se realize hacia abajo, hacia el Ecuador. La primera tierra continental en que pis6 fu6 la embocadura del Orinoco: ahf tennis su delta, a io grades del lkuador, sobre el mar de las Antillas.
Portugal que, despu6s de dollar, con Vasco de Gama, el Cabo de Buena Esperanza, insisted en circundar el Asia hacia la India, es Ilevado, con Alvarez Cabral, el afio 1500, a la punta m6s oriental del continente, al Brasil, en el grado 17 de latitude austral, sobre el tr6pico de Capricornio. Precisamente a la misma distancia del Rcuador de la tierra ocupada por Rspafia en el otro hemisferio.
Inglaterra, que habia sido la primer en reconocer las costas de la Am6rica del Norte, pasa casi un siglo sin reservarse en ella su parte.
Sin contar las primers expediciones de Gilbert y Raleigh en 1578 y 1581, es s6lo en i6o6, un siglo despu6s de Espafia y Portugal, cuando el rey jacobo I celebra acto de stable soberanfa sobre su lote, que divide en dos parties iguales de costa y tierra, entre los grades 34 Y 45 de latitude Norte.
Usa circunstancia ha hecho decir 161timamente al ex president de Fstados Unidos, Roosevelt, algo que revela su tendencia a penetrar en el fondo de las co-







nL WATRO 19
sas, y a reveler novedades viejas. Al colocar en Washington, en mayo de igo8, la piedra fundamental del Palacio de las Rep6blicas Americanas, en el que se levantarA la. estatua de Artigas, el h6roe hispanoamericano por excelencia, como lo veremos, decfa a las de origin ib6rico, en nombre de ]a grande de cepa inglesa, que 61 representaba: Wosotras sois, en cierto sentido, nuestras hermanas may-ores, pues representAis civilizaci6n mAs antigua. en este continent; nosotros somos los j6venes. Vuestros padres, los exploradores espafioles y portugueses, conquistadores, legisladores y arquitectos de repfiblicas, habfan conseguido una civilizaci6n floreciente en los tr6picos y en la zona templada, del Sur, mientras que toda la Am& rica al. Norte del Rio Grande permanecfa todavia sin delinear y en estado primitive)).
Esa es la verdad: Am&ica, es el. mundo de Col6n, el I Ltfijo. Si demos- Jlamarla ell Nuevo, L'acio.
Y tambi6n podemos Ilamar a Co 6. e nueV" 0 AL'Os tA'gr#tP_.
Fijaos ahora, hermanos artists, en la. forma en que se repartee ese Nuevo Lacio sus descubridores. Notad primeramente el lote del ingl6s, el Ilegado mAs tarde: es la. parte m6s; amplia del continent; estA en el mismo hemisferio y en la misma latitude. de Europa, en plena zona supertropical.; es la. region americana mAs pr6xima. a las costas europeas; se extended de oc6ano, a ociano, del AtlAntico al Pacffico: cinco mil Idl6metros, una superficie de nueve millions de'kil6metros. Creo que es esa, y no otra, la raz6n principal porque la Am6rica anglosajona se ha adelantado a la ib6rica enla conquista del bienestar: su proximidad a Europa y su clima; no una. supuesta superioridad de raza. En ese mundo se hablarA ingl6s por los silos de los silos.







0 LA 9POMYA DU ARTIGAS
Inglaterra y Rspafia se dividend, pues, la Am6rica del Norte. Pero la parten a lo ancho, de Oriente a Occidente; la porci6n supertropical amplfsima, la mAs cercana a I uropa, para Inglaterra; la parte inferior, mAs estrecha, m6s apartada del mundo antiguo, para Espafia.
La Am6rica del Sur, que es la que debemos estudiar especialmente, se repartee entre Espafia y Portugal; pero no a lo ancho, como la del Norte, sino a lo largo. El papa Alejandro VI, encargado por ambos pueblos de designer el lote que a cada uno debe corresponder, traza con su bAculo la lfnea divisoria. Rsa Ifnea cort6 el continent, de arriba abajo, en dos parties: la de la derecha, baffada por el AtlAntico, y que tiene por n6cleo geol6gico el gran macizo orogrAfico del Brasil, y por cuenca hidrogrAfica la enorme del Amazonas, pertenecerA a Portugal; la de la izquierda, que se recorta sobre el Pacffico, y tiene por nficleo la formaci6n andina, a Rspafia.
Pero observemos aqui una ciTcunstancia mAs, la fundamental, la que mAs dice a nuestro prop6sito, y en la que deseo fij6is vuestra atenci6n toda enter.
Como hemos advertido, la espl6ndida herencia de .Portugal tiene por cuenca la del suntuoso Amazonas; pero notad que 6ste corre de Occidente a Oriente; sigue el mismo parallel, el del Rcuador; atraviesa, por consiguiente. la misma tierra, con el mismo clima, id6nticos products, caf6, algod6n, azficar, cacao, selves &opicales. Rl Amazonas es un enorme rio interior.
Observad ahora, mis al Mediodfa, esa otra formaci6n hidrogrAfica, que, arrancando del Brasil, casi confundiendo sus fuentes con las de los tributaries meridionales del Amazonas, en la zona t6rrida, corre






XT4 UATRO 21
hacia. el Sur: son los rfos ParanA, Paraguay y tTruguay, que van a perverse allA en el. Rfo de la Plata, a 10s 35 grades, en la zona templada. Fsos rfos corren de Norte a Sur, atraviesan different latitudes, distintos climes; en sus fuentes recent los naranjos, los algodoneros, los bananas, el caf6; en su desembocadura, el trigo, el mafz, las gramfneas; recorren 20 grados geogrAficos. Y observed esto, sobre todo: ellos parten en dos, de Norte a Sur, el continent sudamericano, determinant. la linea de separaci6n, el tajo, digAmoslo asf, entre la formaci6n geol6gica atlAntica y la andina. Rsos dos macizos orogrAficos, el del AtlAntico y el del Pacffico, no son, como se ha dicho, ramificaciones de los Andes, ni cosa que se le parezca; son dos mundos distintos. Rl primer, completamente apagado, sin un solo volcAn, es millares de affos anterior al segundo, que estA en perpetual ignici6n, que es un rosario de crAteres en actividad, como no hay otro en el planet. Los ciclopes trabajan a6n en esas fraguas subterrAneas, y quitan mAs de una vez el suefio a los hombres de la costa terrestre, con sus fuelles endiablados y sus estent6reos martillazos; es un mundo en construction.
Rn cambio, los que trabajaron en el subterrAneo atlintico, nos dej an vivir en paz hace diez o quince mil afios, felizmente; ban terminado la labor milenaria.
Seguidme con alguna atenci6n, amigos artists, para fijar esta idea con el mayor cuidado; tomemos, ,una vez mAs, la carta geogr6fica que nos sirve de gufa. Seguid esa Ifnea trazada aproximadamente por el. bAculo de Alejandro VI de Norte a Sur, y ver6is c6mo ella, arrancando de las proximidades del Orinoco, all& en el. Norte, a io grades del Ecuador, cruza el continent, siguiendo la cuenca de los rfos que lo par-






22 LA IVOMYA Dn ARTIGAS
ten en dos, y se pierce en el oc6ano, a116. a 10s 30 grados de latitude Sur.
No se imaginaba el Pontffice, seguramente, que la Ifnea que 61 marcaba sobre un planisferio equivocado, si bien no se identificaba con la que traza la ciencia geol6gica modern en las profundidades de la costa terrestre, se aproximaba bastante a ella.. La Am6rica del Sur estA formada por una enorme Ilanada entre la cordillera de los Andes y la del Brasil. Si bien existen dos cordilleras atravesadas, la transversal, en el centre, que separa la cuenca del Plata de la del Amazonas, y la de Parima, allA en el Norte, que divide la del Amazonas de la del Orinoco, esos son accidentes. Lo son tanto, que esos tres grades rfos se confunden en susfuentes. DfavendrA en que un barco, entrando por el Orinoco, en el mar de las Antillas, saldrA al AtUntico por el Plata. Bse barco navegarA por el fondo, entre dos verdaderos continents.
Pues bien: yo creo, con una luminosa hip6tesis scientific, que la cuenca del Amazonas, y sobre todo la del Plata, estuvieron, en un dia sin historic, ocupadas por el oc6ano. El Brasil era una isla colossal en el AtlAntico, un verdadero continent, si ya no es que formaba parte del que engranaba en Africa, quizA en Europa; de la sofiada AtUntida. Qu6 s6 yo? Sea de ello lo que fuere, me parece evidence que el Brasil era un mundo distinct del que tenfa por nAcleo la cordillera de los Andes.
No import que nos engolfemos un poco en estas observations cientfficas, mis amigos artists; yo quiero que os deis cuenta de lo que significant esa enorme grieta inferior de la Amirica del Sur, por donde sale al mar el Rio de la Plata, y a donde van a parar el Paraguay, el Parand y el Uruguay. La hip6tesis






UL WATRO 23
que os ofrezco no es nueva. Ya en 1832, Carlos Darwin, calculando la edad de los rests f6siles de los terrenos pampeanos, vi6 en el Plata un gran brazo de mar que, en 6poca remotfsima, cubrfa la provincial de Rutrerrfos. Usas conchas que allf se ven, s6lo viven en el mar. D'Orbigny confirm y ampli6 esa hip6tesis, diez afios despu6s: hizo Ilegar el oc6ano hasta el medio ParanA. Herbert Smith, recientemente, en 1886, con su imaginaci6n cientffica, vi6 al AtlAntico penetrar e inundar las pampas, hasta el extreme septentrional de Corrientes, y recibir las aguas del Paraguay, del ParanA y del Uruguay, que allf desembocaban, separados por centenares de kil6metros. I stos tres rfos emprendieron la obra muchas veces secular de expulsar al oc6ano y terraplenar esa cortadura inmensa, acarreando a ella, disueltas en sus aguas, las mesetas del Brasil central y del bajo PerA oriental. Aun hoy, esos rfos depositan en el estuario ochenta million s de metros c1hbicos de aluvi6n por afio. Se formaron las primers baudas arenosas; aparecieron las primers sites, las primitives dunas; las marejadas de casquijos; se amontonaban, se esparcian o se disolvfan a merced de los vientos, hasta formarse las islas, los archipi6lagos mAs o menos adheridos a las punts de las costas reci6n nacidas; se levantaban por un lado los territories, mientras por otro se abrfan profundfsimas honduras, que Ilenaba el mar, y de que aun son testimonio las laguna salads de C6rdoba y la Rioja... Rn resume: todo aquello fu6 cubierto por la grand planicie fluvial que ocupa la hondonada. arrebatada, al AtIfintico: la cuenca del Plata y sus tributaries.
No son incompatibles estas hip6tesis, aunque lo parezcan, con la 61tima que debe la ciencia, al lustre






24 LA ZPOPPYA DU ARTIGAS
Florentino Ameghino. Rectificando concepts clisicos, este sabio platense coloca en Am&ica, en su region patag6nica, que llega a suponer unida a la de Australia al trav6s de la Oceanfa, el nAcleo c6smico del globo terrdqueo, y la cuna de la humanidad. Pero esa remotfsima conjetura cientffica, si bien atribuye a la region del Pacffico la mayor antigiiedad, es conciliable con la que, suponiendo nuevas convulsions geol6gicas en 6pocas posteriors, ve con claridad, en nuestro continente, esas dos formaciones de que os hablo y sus influences sobre el hombre: la apagada del AtlAntico y la incandescent del Pacifico.
Seg m eso, el lfmite inferior de los dominion portugueses, si 6stos habian de obedecer a la ley geol6gica, hubiera debido ser esa gran cortadura primitive: el Rfo de la Plata y los grades rfos ParanA, Paraguay y Uruguay, que en 61 desaguan, y que son los que, en esa latitude, determinant la separaci6n entre la formaci6n andina, y la atlAntica. Con esos limits, Portugal, partiendo de sus dominion tropicales, en que coloca el nAcleo sociol6gico de su conquista atlAntica, que seri Rfo Janeiro, hubiese penetrado con su lengua en la zona subtropical, en la tierra del trigo, del mafz, de las gramineas; su limited arcifinio hubiera, sido el Rfo de la Plata, y algunos de sus afluentes que vienen de las entraffas mismas del Brasil, el rfo Uruguay seguramente, torque me parece indudable que son las costas orientals del Uruguay y del Plata, de formaci6n m6Ls antigua y m6.s firme que los declines; de la margin occidental, las que trazan el borde inferior del gran macizo brasilefto. Ese fu6 el sueflo secular de Portugal y del Brasil: Ilevar sus dominion hasta el Plata y.el Uruguay.
Pero no fu6 asi. En ambas m6xgenes del estuario






nr,, UATRO 25
habfa de hablarse espaRol por los silos de los silos: la Ifnea de Alejandro VI, que limit el dominion portugu6s, pasaba mAs al Norte de la embocadura del Plata. Ese macizo atlAntico no iba a pertenecer todo 61 a Portugal; debia ser partido a lo ancho, allA en las latitudes subtropicales, entre Portugal y Espafia. Rn su extreme inferior, eu el otro extreme del ocupado por Rfo Janeiro, puerto suntuoso del tr6pico, debia fundarse una ciudad espaRola, Montevideo, puertoluminoso de la zona templada, que, hablando en castellano, habfa de impedir la Ilegada hasta el Plata de la influencia sociol6gica de la ciudad portuguesa del Norte; Montevideo debfa arrastrar a su 6rbita de rotaci6n el Angulo inferior del gran macizo orogrAfico del Brasil.
Al Ilegar aquf, se me ocurre que acaso pudiera ser oportuno el deciros ya el por qu6 os estoy dando todos estos datos. Pero no quiero detenerme demasiado en esta idea. Bien comprend6is que, en estos repartos entre las metropolis europeas, estAu los fundamentos de las'que serAn distintas naciones americanas. Os estoy ofreciendo, por consiguiente, la genealogfa de 6stas; necesito de toda vuestra paciencia, quieras que no.
Quedaba, pues, una region atlAntica, precisamente la que se desarrolla en el comienzo de la zona subtropical y terminal en la curva, que forma la entrada del gran estuario, que debfa pertenecer a la numerous familiar, hispAnica, pero sin perder su carActer 6tnico diferencial.
A Rspafia, descubridora del Rfo de la Plata, le estaba reservado todo el lote subtropical de la Am6rica del Sur; toda la regi6a equivalent a la que cupo en suerte a Inglaterra en la Am6rica del Norte, si bien incomparablemente menor que e'sta, por la estruc-






26 LA UPOPIEWA Dn ARTIGAS
tura del continent austral, que se adelgaza a media que penetra en la zona templada.
De esa mantra, en la region austral de la Am6rica del Sur se formaron tres grades lotes bien definidos. uno andino, perteneciente a Uspaiia, con su n-deleo en Buenos Aires de un lado de los Andes, y con Santiago de Chile del otro. Y dos atl6mticos: el del Norte, con su nAcleo sociol6gico en Rfo Janeiro, para Portugal; el del Sur, con su centre en Montevideo, para Rspafia.
La metr6poli espafiola no comprendi6 entonces lo que significaba esa su propiedad en ambas mArgenes del estuario meridional.
El Rfo de la Plata no tenfa oro; el oro estaba allA arriba, en los Andes, en las altiplanicies del Per6. Wale un PerA, vale un Potosf*, se decfa para expresar riqueza, riqueza rApida, de adventurer.
La metr6poli espaffola desdeR6 el territorio oriental del Plata. Pero allf dej6 su lengua; con su lengua, su espfritu; y con 6ste, unido a las fuerzas de las leyes geol6gicas y 6tnicas, el germen de un pueblo independiente por naturaleza de los dem6s hispanoamericanos: el pueblo oriental, la patria de Artigas. &ta, separada de la occidental andina por razones geol6gicas y geogrAficas, que neutralizaban las sociol6gicas que a ella la unfan, estA tambi6n separada de la septentrional atl6mtica por causes sociol6gicas y climat6ricas, que neutralizaban las geol6gicas y etnol6gicas que a ella la hubieran vinculado.
Si bien lo meditAis, encontrar6is en eso la causa mAs remote, pero no la menos profunda, de la formaci6n de nuestra Patria Oriental, independent de la argentina y de la brasilefia. No es obra de los hombres; es ley de la naturaleza, voluntad de Dios.






1U, TUATRO 27





Duefia, en el Norte, de la region occidental de la Am6rica Meridional, Rspafia cruz6 con Balboa el istmo de Panami, y descubri6 el mar Paeffico; si,gui6 hacia el Sur, descubriendo y conquistador las costas andinas, el imperio de los incas, la region de los araucanos; pas6 el Cayamb6,. el Chimborazo; lleg6 al Aconcagua, que arde sobre los Andes. Habfa, pues, cruzado el tr6pico de Capricornio, y tomato posesi6n de Chile, en la zona templada, pero hacienda centre de sus conquistas al viejo imperio del Perid, la region de los hijos del Sol, la de los incas, la del oro. Allf pondr6 el puerto, el 6nico puerto de Am&ica: en PanamA, en Puerto Bello. 861o por allf tendr& entrada el mundo viejo a la nueva Hispania.
Pero al mismo tempo, por el lado del AtlAntico, Rspafia navegaba hacia el Sur, hacia la zona tropical, en busca del estrecho que debfa unir el AtlAntico con el mar de Balboa; descendfa, con Juan Diaz de Solis, a lo largo de las costas del Brasil; atravesaba el tr6pico de Capricornio; navegaba, 2.000 leguas, y, t6mando entonces rumbo de Uste a Oeste, llegaba al Rfo.de la Plata, del que tomaba posesi6n. Pero, escuchadlo bien: Mpafia cree que su pedazo de mundo americano no tiene por nficleo la formaci6n atlAntica, sino la andina; seri duefia, pues, del continente que, en tempo remotfsimo, estuvo separado, por el mar, del que ha tocado en suerte a Portugal. Funda la Asunci6n primeramente, y, sobre todo, Buenos Aires, que serA la cabeza de su dominion, en el Sur. Pero hace todo eso con intenci6n de incorporar






28 rA UPOPIWA DU ARTIGAS
el Rio de la Plata a su lote andino, cuyo nAcleo principal es el PerA, con Tima, la ciudad de los reyes, por capital.
- ,'Su afAu es el de poner en contact a los conquistadores del Plata con los del Per6, a los del AtlAntico con los del Pacffico; hacer un gran bloque de todo eso, con entrada por el Norte. Mientras los conquistadores del Perd bajan por los contrafnertes de los Andes en busca de los del Plata, y fundan a Tucum6Ln, 6stos suben hacia el Norte y el Oeste, y, por allf, se encuentran.
Asf va F spafia tomando posesi6a de este mundo, y plantando en 61 sus jalones, que son ciudades. Pizarro funda Lima en 1535; en el mismo afto, don Pedro de Mendoza abre los cimientos de Buenos Aires, que don Juan de Garay radical definitivamente, en 158o; Quesada funda Santa Fe de BogotA, en 1538; Valdivia se fija en Santiago, en 1547; Lozada funda Caracas, en 1567; Ayolas la Asunci6n, en 1534.
Todos piensan en la, region que se extended entre el Plata y el Pacffico, con los Andes por column vertebral. En cuanto a ese otro pedazo de tierra entre el Plata y el AtlAntico, arenas si se alzan las murallas de la Colonia, sin mAs prop6sito que el de conservar la posesi6n, disputada por Portugal; se le considera otra cosa distinta.

Miremos nosotros, oh amigos artists, con mayor intensidad que sus descubridores, ese pedazo de Am& rica que, determined hacia el Sur por la curva que traza el Plata al derramarse en el Oc6ano, llega hacia el Norte, por el AtUntico, hasta la Ifnea divisoria, trazada por el Pontffice y por los tratados posteriores, de los dominion espailoles y portugueses; 6se, que no pertenece a la formaci6n andina sino a la at-






=4 TRATRO 29
lAntica, al levantamiento del Brasil, pero se desarroIla en la zona templada, que corresponded, en los Ustados Unidos del Norte, a la Georgia, a la Carolina del Norte y del Sur; 6se, que, casi olvidado por Fspafia, pertenece al macizo geol6gico del Brasfl, al lote de Portugal, Pero habla espafiol. Forma una unidad geogrAfica perfectamente definida; constitute una entidad 6tnica y sociol6gica impossible de confundir. Para fijaros mAs esa idea, os quiero hacer advertir desde ahora una circunstancia fundamental, que mAs tarde examinaremos m&s: todo& los dominios espaffoles que formaron el virreinato del Plata, el mundo andino, dependfan de un solo puerto de salida, al que convergia toda la region: Buenos Aires. Pero ese pedazo ultraplatense u oriental del Plata era independiente de Buenos Aires en ese sentido; independiente por naturaleza. S61o 61 tenfa salida propia, comunicaci6n amplia y libre con el mundo, puertos en el Plata y. el AtlAntico, incomparablemente superiors al de la capital del virreinato: la Colonia, Montevideo, Maldonado, Coronilla, toda la profundisima, costa atUntica, la mAs cercana. a Europa, la mAs accessible, la verdadera puerta de entrada, y de sahda para toda la region subtropical del continent.
Ver6is c6mo, mAs tarde, ese territorio no serA brasilefio ni serA argentino, torque ni Buenos Aires, ni :Rfo Janeiro pueden, ser su cabeza. Io ver6is desprenderse independent, como un desgarr6n de la tierra, teniendo por niftcleo el puerto de Montevideo. Espafia casi no pensarA en 61: durante mAs de un siglo, los habitantes de Buenos Aires van allf a cazar vacas; los faeneros cruzan el Plata, acampan a gorillas de algi n arroyo, matan animals, los desuellan, secan al sol sus cueros, y regresan al mundo habitado, al vi-







30 LA UPOPUYA Di ARTIGAS
rreinato, dejando la carne a merced de las fieras salvajes. Ese territorio serA s6lo, como dice Mitre, una servidurnbre de Buenos Aires; la vaqueria de Buenos Aires se le 11am.6.
Seri precise que los portugueses pretendan, por repetidas vecespasar la Ifnea divisoria de Alejandro VI, para que Rspafia se acuerde de que alli se habla, y debe hablarse, su lengua; serA menester que surja, por fin, a1lA en 1726, dos silos despu6s de fundado Buenos Aires, un gobernador espafiol, don Bruno Mauricio de Zabala, que se d6 cuenta del problema y, obedeciendo a reiteradas 6rdenes del rey, funde a Montevideo, para que todos los elements sociol6gicos embrionarios de esa tierra caracterfstica se agrupen y corniencen a tomar cohesion, a ser un organism, a senior, a pensar, en torno de una. ciudad nueva, distinct de las dem.As metropolis hisp6nicas, hasta por sus pcqueffos monumentos arqnitect6nicos colonials, que son de la restauraci6n, mientras los otros son de la decadencia.


IV

Ahora bien, mis amigos: ese trozo de Arn6rica, el 6.nico que habfa tocado a Fspafia en. la xegi6n atlAntica del Sur, era Oel pedazo mAs envidiable, dice el sabio Martfn de Moussy, el rinc6n m.As admirable del Nuevo Mundo, por su topograffa, por su clima, por su hidrograffa y su fertilidad*.
Tomad de nuevo un moment la carta geogrAfica para mirarlo, mis bravos artists, torque es precise que lo observemos un buen rato. Yo quiero que vivamos juntos en 61 a1gunas horas. Seguid el r lieve de






UL THATRO 31E
esas costas oceAnicas, en que se estrella el AtlAntico; ved en seguida, del otro lado, el inmenso caudal de agna que viene de los rfos ParanA, Paraguay y Uruguay, que se derraman en ese oc6ano por intermedio del Plata, cuyas aguas, de un verde esmeralda, se diluyen en el azul del mar. Pero advertid, 6obre todo, los profiles de las costas.
Ul navegante deja, allA en el Norte, los puertos tropicales, cuyo tipo excels es la bahfa de Rfo Janeiro, sin igual en el mundo, y costa en seguida el continente, hallando muy pocos puertos de fAcil access en un trayecto de doscientas leguas; la montafia cicl6pea, con su, piel de mosques verdinegros, es cefiuda y poco sociable. Al Ilegar, en cambio, a la regi6n templada, las costas oceAnicas y las del estuario, mAs amigas y menos altaneras, ofrecen a cada paso su hospitalidad a los que Uegan: la rada profundfsima de Coronilla, ya en territorio Oriental, sobre el Oc6ano; la de Maldonado en seguida; la gracious de Montevideo, por fin, son las puertas obligadas de entrada de la region subtropical de Am6rica para quien Ilega del AtlAntico.
Miremos ahora el territorio encerrado en ese marco. Todo en 61 es homog&eo, arm6nico, y expresivo; parece modelado, por un artist, con la quintaesencia del humus fecundo o del limo pl6stico de nuestra Am6rica. A diferencia de la regi6a que se extended, en la misma latitude, del otro lado de la cuenca fluvial, regi6n plana, de terrenos blandos de aluvi6n, con grades pampas o con mosques mediterrAneos, la tierra oriental estA formada por una serie de granfticas collins, en que la espesa alfombra de vegetaci6n herbAcea compuesta de mAs de quinientas species de gramfneas, abriga el cuerpo de esa tierra, como la






32 LA EPOPEVA DR ARTIGAS
piel de un, animal sobre la que pasan estremecimientos vitals.
Por la superficie, corre tambi6n la vida por una red circulatoria de arteries hidrogr6ficas, que dan a esas collins el aspect de los l6bulos de un cerebro irrigado por sangre copiosa. Las tres grades vertientes que van, ya hacia el Uruguay, ya hacia el Plata o el AtUntico, forman la cuenca del rfo Negro, que atraviesa el pafs de parte a parte, de oriented a poniente, como el centre del estremecimiento arterial, y abren el lecho de catorce rios, de centenares de arroyos caudalosos y de millares de pequefias corrientes que se mueven y dan la nota de la vida carminosa en todas las hondonadas. En el fondo de 6stas se encuentra siempre el reflejo del Arbol sobre el agua: en el remains quiet, o en la corriente rumorosa y Agil.
Sus mayors alturas no llegan a seiscientos metros; y aun en ellas, la espiga del trigo puede germinar hasta en las cumbres. Son s6lo ondulaciones mAs altas de una sinuosa superficie intact. En a1gunas parcels del territorio, la osamentaci6n granftica rompe la piel que la recubre, y asoma en grades bloques p6treos heteroformes, que son. largas sierras, o cerros aislados como bloques errAticos, y que cobra forms arquitect6nicas, semejantes a torreones cilfndricos o a edificios cicl6peos derrumbados. I sos bloques parecen mAs bien cafdos de lo alto que brotados de la tierra; no matan, por consiguiente, la rica vegetaci6n que los circunda, y trepa por sus grietas, y forma, en las honduras, lujuriantes manchones; de vegetaci6n arb6rea, en medio a los tupidos matorrales. Si se penetra en esas zonas Asperas excepcionales; si se cruza por el fondo de la sierra, o se trepa el cerro, se expe-






VL UATRO 33
rimenta la sensaci6n est6tica de lo grandiose, del paisaje de montafia, con tanta intensidad como en las excelsas cordilleras: la eminencia y la sima; el peft6n abrupt cortado a pico; la mole granftica suspended en el vaefo; el precipice io; el largo desfiladero inaccesible; el brefial-madriguera en las honduXas; el Arbol tortuoso agarrado a la roca con sus tentAculos de races color de piedra; el nacer y el morir del sol tras la mole fantasia; la proyecci6n de la montafia en la Ilannra.
Pero allf lo grandiose es s6lo effect de lo relative en nuestra sensaci6n;la sierra aparece grande, torque las largas collins en que se levant de improvise son pequeffas; lo grandiose estA en nosotros, aunque sugerido por la expresi6n del mundo exterior, en que nada es enorme.
Ese paisaje no imprime carActer al territorio; la montafia no sierra ni recorta sus dilatados horizontes sin gorillas; la vegetaci6n arb6rea natural es escasa. La region de los Arboles gigantes americanos, como la de la montafia excels, estA mAs arriba de la linea divisoria entre Rspafia y Portugal, en la region que se acerca, al tr6pico, en la zona brasilefia, en que recent los palmares y los bananeros resonates, y se produce el caf6 y el algod6n y el aflil. Rn la tierra que observamos, la colina granftica, envuelta en su mantillo vegetal, produce el trigo y el mafz, como en region alguna del mundo; las flores del peral y del manzano y del durazno, importados; de Europa, anuncian sus primaveras, Ilenas de sol fresco y coloreado con vigor. La flora indigent es escasa: Arboles y arbustos; tortuosos, y de frutos agrios en su mayor parte, que no cobra las proporciones de los tropicales. Ellos bastan, sin embargo, para former, con los
T. z.-5






34 LA EPOPUYA Dt ARTIGAS
matorrales; y las enredaderas salvages, largos mosques impenetrables, sobre cuyos Lboles pequefios emerged de trecho en trecho algunos colosales, en que anidau Aguilas, y fabrican las cotorras, innumerables y chiHonas, sus colgantes viviendas espinosas. Pero esos mosques recent siempre a lo largo de los arroyos y los rios, y se extienden mAs o menos en sus mArgenes y en sus confluencias, segim es mAs o menos rApido el decline de las collins en cuya convergencia corre el agua, entre los Arboles y maraflas. Si hay allf una llanura, las aguas que permanence forman el bagado, el extenso pantano cubierto de juncos y plants acuiticas, en que anidan los patos innumerables, se levantan las bands de garzas blancas como nubes del poniente, pasean las cigilefias, nadan las nutrias, y lanzan los chairs sus grits estridentes. Fuera de esos bajos, en que se deposit el humus, arrastrado por las Iluvias al borde de las corrientes, no existent arbolados naturals; las collins y los vaIles son el dominion exclusive de la gramfilea rastrera e invasora, salpicada de trecho en trecho por el cardal de flores azuIes, o por el matorral de chircas verdes. Alguno que otro ombA solitario se levant en la cumbre de las lomas; manchones de palmares, copiosos y agrupados los unos, ralos y disperses los otros, dan su nota original en las costas atlAnticas, o a oriIlas del Uruguay, y recuerdan que esa tierra es la extremidad del macizo orogrAfico brasileflo; t6das las variedades de palmers viven alegres y sanas en este suelo, lejos del tr6pico. Pero todo eso es accident: el perpetuo ondular de la colina, de un bermell6n verde characteristic, es lo, que imprime su sello a la tierra; los horizontes se ensanchan y se renuevan, modificando la Ifnea curva de las lomas elis-






M Tr.,,LTRO 35
ticas que se reproduced sin cesar; aparecen y se levantan las mis lejanas en ]a convergencia de las que descienden en primer t6rmino; suben y bajan; ondulan en el espacio, como enormes turgencias de senos nAbiles que respiran dormidos. Muchas de estas feraces collins, las mAs extensas, son achatadas: una larga meseta o 11anura. se ofrece a la. vista, una vez escalade la. pendiente; una Ilanura granitica, exuberance de vida vegetal; un lago verde, de briIlante inmovilidad fecunda.
Rl insigne botAnico Augusto de Saint Hilaire, que recorri6 estos campos en 1821, me salva del peligro de transmitiros, como verdad objetiva, lo que pudiera ser s6lo impresi6n subjetiva con relaci6n a mi tierra. Saint Hilaire se express asf sobre ella: <(Aunque poco variado, el aspect de estos campos no fatiga como el de los inmensos desiertos de Goyaz y de Minas. El aire de alegrfa que reina en todo este pais depende acaso de la idea de riqueza y de abundancia que dau estos tan excelentes pastors; pero mAs todavfa del color del cielo, de un azul tierno, en extreme agradable a la vista, y de la luz, que, sin deslumbrar, Como en los tr6picos, tiene una vivacidad y tina fulguraci6n desconocidas en el Norte de Europa)).
La fauna indigent no era mAs rica que la flora arb6rea. Los seres c6lidos, que habitat innumerable las regions tropicales; las fieras; los reptiles deformes; los habitantes de la mListeriosa selva mediterrAnea, en que cuelgan los racimos enormes que destilan los az6cares hipn6ticos, en que se enrosca el boa y canton los suntuosos pAjaros extAticos sus himnos al sol, no hallan en esta region su ambience propicio. Aqui, la calandria y el zorzal canton a la aurora, en coro con los tordos y los mirlos negros;






36 LA VPOPHYA DE ARTIGAS
el Aguila traza en el aire su. spiral silenciosa; el terw tero lanza grits de guerra o de sorpresa; el venado, de pie sobre la loma, recorta su silueta delicada, sobre los amplios horizontes de largufsimos crepiisculos anaranjados; el avestraz recorre las l1anuras, en las que dej a el mont6n de sus enormes huevos amariItos; el carpincho sale del r1o a pastor en la gorilla; la Perdiz corre silbando entre los pastors olorosos, o llena el viento de los temblors musicales de sus alas.
Tales eran las notas caracterfsticas de la vida orgAnica de esa region, que, no ofreciendo asilo propicio a las semillas ni a los seres animados que vienen del tr6pico, y que se detienen en sus frontiers, parecia estar a la espera de sus verdaderos duefios en el reino animal. Cuando 6stos Ilegaron, con la colonizaci6n europea, la nota de la vida propia, esperada por la gramfnea exuberance, di6 su carActer definitive a la comarca: el toro y el caballo, at pisar aquella tierra intact, dura; at senior el olor de la vida, en el de sus pastors azoados; at ver aquellas collins ilimitadas, abiertas at fogoso corner de la yeguada y at pastor de la vaca y del rebaflo innumerable, sintieron la alegrfa y la pujanza del vivir; vivieron y se reprodujeron en forma tal, que, en muy pocos afios, los animates vacunos y caballares Ilegaron a tomar las proporciones que en otros passes cobra las plagas; Ilenaban las collins del Sur y subfan hacia el Norte, hasta encontrar la linea en que se detenfan los seres vivos que venfan del tr6pico.
Ul caballo, sobre todo, transform el aspect de la. tierra y las costumbres de su habitador. El habitaute prehist6rico de esta region, el indio n6mada, no tenia caballo, andaba a pie; no posefa, pues, ]a tierra. At llegar aquel animal, como si se fundie-







HL THATRO 37
ran los dos seres, apareci6 el centauro, el ser habilitado para ser dueflo de aquellas collins ilimitadas, que, con sus pastors y sus ganados, nutrfan al hombre nuevo: el hombre a caballo.
IQu6 vinculada estA la, historic de los animals a ]a historic de los humanosl
Cuando se buscan sfmbolos de la independence de Am&ica, se recuerdan aquellos doce potros maraviIlosos de la fliada, que galopaban sobre las espigas sin doblarles los tallos, y sobre las aguas sin mojarse los cascos; se piensa en Poseid6n que, golpeando la roca con su trident, ve surgir el caballo, nacido de una. grande ola marina y dotado del cello ondulante y de la blanca. espuma de la ola. En la mitologfa de la Am6rica libre, el caballo hubiera sido el animal sagrado.
Con esos elements, amigos artists, tennis el am.biente de que ha de estar compenetrado el h6roe oriental: tolinas ilimitadas y solitarias, bajo un cielo de resplendent azul; mosques en las corrientes; ganados innumerable en las leaders verdes; inmensas yeguadas que recorren las sinuosas l1anuras; rebafios de ovejas, y, dominAndolo todo, <(el hombre domador de caballos)), como, llama Homero al. h6roe troyano, el alma de aquella, expresiva naturaleza, el hombre. fuerte, capaz de pensar sin appears del corcel, y de oir su propia, voz internal en medio, del ruido de las grades voces.
Os he descrito todo esto, torque yo creo que la creaci6n esctgt6rica, aun la estatua personal aislada, tiene un fondo, invisible poblado de infinitos seres, un ambience amplisimo que la compenetra, y que irradia. de sus propias Ifneas expresivas y sonoras. Bn unn actitud se refleja una montafla, y una puesta







38 LA tPOMYA DV ARTIGAS
de sol, y hasta una tempestad. Yo debo, no s6lo haceros concern, sino haceros ver, y senior, y amar. Es preciso que vivAis en esta tierra; que, llegado el. caso, no os limit6is a saber lo que hicieron Artigas y sus soldados, sino que los vedis cruzar esas collins que os he descrito, jinetes en sus potros desnudos, todavia sin domar; descender a los bajos o baffados montuosos, en busca. del vado es-condido entre los Arboles; cruzar a nado las corrientes; refugiarse en la sierra abrupt o en el mosque impenetrable; proyectarse sobre el horizonte anaranjado por el sol poniente.

Si aun quisierais daros cuenta de d6nde comienza, y ad6nde terminal esa tierra, como entidad geogrifica, de limits geol6gicos bien perceptibles, pod6is advertir que ella es la punta subtropical del gran macizo orogrAfico cunefforme del Brasil, el. v6rtice inferior del dilatado trUngulo formado por la lfnea horizontal del Amazonas, y por las dos Ifneas convergentes de las costas atlAnticas, por un lado, y de los rfos que vienen del Norte a unirse en el. estuario del Plata, y desembocar con 61 en el Oc6ano, por el otro. En ese v6rtice inferior estA Montevid6o. De este w1cleo social, como de un centre luminoso, cuyo chorro de luz se va ensanchando y debilitando a media que se aleja del foco, hasta fundirse en la obscuridad, siabia hacia el Norte el espiritu de la naci6n espaftola. Algo asi como lo que pasa en el feu6meno ffsico, ocurria en el 6tnico y sociol6gico, con respect a los limits naturals de la Banda Oriental..Estos eran precisos, inconfundibles, en el Angulo inferior: el mar y el fondo de los rfos son sus lados, impossible de borrar; pero la Ifnea superior, como la que divide la luz de la sombra en el extreme del cono






IM TUATRO 39
luminoso, era difusa, indeterminada. Como se diluyen la luz y las tinieblas, se fundfan allf el limited superior espafiol y el inferior portugu6s; el radio de acci6n que descended de Rfo Janeiro y el que sube de Montevideo. Era, pues, precise trazar convencionalmente esa Ifnea, y eso di6 origin a la guerra tres veces secular entre Rspafia y Portugal, que traslad6 a AmI& rica el divorcio que existia, y existed aAn en Europa, entre los dos pueblos ib&icos.
Las metropolis trazaron varies veces aquella frontera, y la escribieron en- sus tratados de paz, que eran la sentencia de sus enconadas guerras, o el sometimiento a las resoluciones de las potencies o monarchs europeos. I ntonces era mAs fuerte Espafia, y la luz del foco hispAnico subia hasta muy arriba. Alvar NAfiez Cabeza de Vaca atraves6 de Santa Catalina a la Asunci6n por territorio espafiol; las Misiones se fundaron a esa altura; Ceballos, el primer virrey de Buenos Aires, las traz6 alli por la fuerza; pero la diplomacia artery las borr6 desde los lejanos gabinetes. Rsa era la linea indicada por la naturaleza, la que hemos visto distinguir a los seres animals y vegetables en su march migratoria, y que el homo sapiens suele percibir menos claramente que la plant y que el bruto. Ver6is c6mo 6sa fu6 la que tuvo Artigas trazada en su pensamiento como limited septentrional de su patria.la que hubiera trazado en la realidad, salvando todo el lote hispAnico para la naci6n atlAntica espafiola, a no haber sido hostilizado por hombres insensatos de su propia estirpe.
Pero, pasado el perfodo colonial, cuando los hijos se emanciparon de los padres, lifspAnicos y lusitanos volvieron a luchar por el trazado de esa frontera artificial. W hijo atlAntico de Espafia, la Banda Orien-






40 LA EPOPVYA M ARTIGAS
tal, era entonces el. mAs d6bil de la familiar hispAnica; habfa sido abandoned por sus hermanos; era, en ese moment, menos fuerte que el hijo de Portugal, el inmenso Brasil independent. Y fu6 6ste quien, con previsi6n intelligent y sagaz, impuso la frontera. Una gran parte de la regi6n subtropical atlAntica, que fu6 espafiola, y debi6 ser nuestra, qued6 incorporada a la opulent herencia portuguesa. Pero no import; esas Ifneas, mds o menos arbitrarias, que trazan los hombres, por la fuerza, en la superficie de la tierra, jamAs podrAn borrar las que estAn trazadas por la naturaleza en sus entrafias. Mlas adelantarAn mAs o menos, por otra parte, en la zona. indefinida, achicarAn mAs o menos la esfera de acci6n polftica del nAcleo inconfundible, pero jamAs apagarAn a 6ste.
Se achic6, sin duda alguna, la del n6cleo hispAnico; se la achic6 todo cuanto fu6 possible arrebatar a la debilidad del heredero de ]Espafia; pero no tanto que se le quitasen los elements de vida; no tanto que se arrancara la rafz al vigorous retofto atlAntico del ALrbol espaiiol, que hoy es nuestra uruguaya patria.
Se ha dicho que lo que qued6 es pequefio. jPequefiol jamAs tendr6 por hombre de buen sentido a quien tome en cuenta esa circunstancia para juzgar de la raz6n. de ser de un pueblo, de la vida de un organismo: su tamaiio. Ese territorio, no es pequefio: tiene doscientos mil. kil6metros cuadrados; cuatro o cinco naciones; europeas caben en 61; puede contender ochenta millions de habitantes con menos densidad que B61gica. Pero no creo que valga la pena. hablar de eso. Lo que interest es que os deis cuenta, mis buenos amigos, de la conservaci6n. de esa region, independiente por naturaleza, como la. sede de un pueblo ne-






Vr, T9ATR0 41
cesariamente distinct de los demAs pueblos, chicks o grades, que lo rodean. Acaso lo que perdi6 en extensi6n hacia el Norte, lo gan6 en intensidad en su nAcleo meridional.
Se ha quedado con lo mAs homog6neo, con lo indiscutible con lo inconmovible. Si el mapa de la Ame'rica del ur no fuera. alan definitive, la. Rep-dblica Oriental del Uruguay serA centre de atracci6n, nebulosa spiral, jamAs sat6hte. La geograffa manda en la historic.
Y Ilegamos, por fin, a nuestro prop6sito. En esa regi6n, en la. margin oriental del Plata, naci6 Artigas, nieto de un hidalgo y de una. dama espafioles; naci6 en su nAcleo urban, en Montevideo, y casi con 6ste, cuarenta aftos despu6s de fundado por sus abuelos. Artigas es la encarnaci6n de todas esas leyes de que os he hablado; 61 es la transformaci6n de esos elementos vitals en forma humana intelligent, en vision imperiosa, en dinamismo heroic, en nficleo de rotaci6n que envuelve la nebulosa generatriz de un cuerpo luminoso de luz propia, centre de Was y de notches.
Rse pedazo de nueStTa Am6rica. tenia en ella su misi6n propia, como la pequefia. Grecia. en el. mundo antiguo. M c6mo la llen6 constitute nuestra historic.
















CONFERENCIA III

EN LA "GI6N DE LAS MADPXS

LA OEOLOGfA Y LA MSTORTA.-IA 4ENTELEQUIM 0 EL ALUA DE LAS NACIONES.-LA CIUDAD.-IAS cruDADES AMERICANAS COMO NtCLEOS DE ESTADOS 1NDEPENDECNTES.-BUENos Anw, MoNTEVIDEO Y Rio JAN=o.




Amigos artists:

En mi conference anterior yo pretend, como os lo decfa, haceros penetrar basta las vfsceras de la Patria Oriental, Ilevindoos hasta las entraffas de la tierra, y hasta las mAs profundas quizA de los problemas sociol6gicos, en busca de la mAs remote raz6n de ser de la patria evocada por Aitigas. Tal era llevado Fausto a la region silent de las madres o de las causes. Un esa subterrAnea region, segfin Paul de Saint Victor, la antigiiedad reverenciaba, las rafees sagradas de todas las cosas: tesoros; de metals y de piedras preciosas, frutos y plants en germen, cultivos y sepulturas, efluvios de antros y de trfpodes prof6ticos, leyes inmutables que desenvuelven el mundo y le siren de bases sustentadoras. Confieso que eso es demasiado horadar; meters acaso en demasiadas






44 LA UPOPIM M ARTIGAS
honduras. QuizA encontremos en ellas, sin embargo, alguna linea, y hasta alguna vigorous. nota de color para vosotros.
Pero si bien yo quisiera haceros extraer, de las mismas entraflas fgneas de la tierra americana, el hierro y el cobre de que formar6is el bronco de vuestra, estatua, no pretend con ello presentaros las influences geol6gicas, y &nicas, y climat6ricas, como el 6nico factor determinate de la formaci6n de los Rstados; ni siquiera. me atrevo a clasificar, por orden de importancia relative, los mAltiples agents, sociol6gicos hist6ricos, geogrificos, t6rmicos, que concurren a conglomerar las c6lulas o unidades primitives de las naciones.
Federico Amiel, el. melanc6lico ginebrino de alma germdnica o germanizada, hubiera dado, me parece, una importance muy grande, en nuestro caso, al factor geol6gico que yo os indigo. 4juzgar nuestra 6poca, dice en su Diario Intimo, desde el punto de vista de la historic. universal; la historic, desde el punto de vista geol6gico, y la geologfa desde el punto de vista de la astrouomia, es una emancipaci6n del pensamiento.* Yo no llegar6 a tanto. Usas teorfas de conjunto, a que se adhere tan firmemente el pensamiento del Norte; esos m6todos comprensivos, de donde han salido, segtin la opinion de Bourget, tantos sistemn desde el de Schelling hasta el. de Hartmann, pasando por Hegel y Schopenhauer; esa tendencia a salir de la realidad sensible, para vivir s6lo en la abstracci6n, en lo absolute, cuando estamos rodeados por todas parties de lo contingent, no se compadece con nuestra naturaleza heleno-latina, imaginativa, y pasional. Pero, sin afirmar que ello sea indispensable para que nuestro pensamiento se eman-







r.N. LA REG16N Du rAS MADRSS 45
cipe, yo creo que la influence de los factors extermos, la constituci6n geol6gica del suelo, la temperature, la fauna, la flora, sobre 16s factors inter-nos, caracteres fisicos, morales e intellectuals, de los hombres que constituent una sociedad political, es un elemento de importance capital en el studio de los orfgenes de un pueblo. Y lo es en el de los del pueblo oriental del Uruguay.

Acabo de leer un interested ensayo de don Afiguel de Unamuno, insigne amigo mfo, y para conmigo siempre generous, a pesar de nuestras fundamentals disidencias, en que ese lustre escritor examine, el problema de que ahora tratamos: el por qu6, una vez desmembrada naturalmente la Am6rica espafiola de su metr6poli, se formarou en ella diversos estados, independents entre sf; por qu6 fueron estos diez y seis, y no veintis6is, o catorce, o siete.
Unamuno toma en consideraci6n un discurso que yo pronunci6 al inaugurarse la estatua de Lavalleja, de que hemos hablado. Fnunci6 yo allf, efectivamente, con la fugacidad exigida por la oraci6n popular esparcida a voces en el viento, algo de lo que ahora estoy diciendo: el por qu6 de la emancipaci6n necesaria del Uruguay, no s6lo de I spafia, sino tambi6n de los otros pueblos americanos; el agent dinfimico, por consiguiente, que estaba en la subconsciencia de Artigas, y hace de 6ste un hiroe, un posefdo del espfritu regulator de las grades fuerzas que rigen el universe.
Unamuno, que, rara avis, sabe lo que describe cuando lo hace en la prensa peri6dica europea sobre cosas de Am6rica, despu6s de afirmar que yo sostengo en mi discurso, que el Uruguay tuvo que ser una naci6n independent por constituk iqng i;:qi ad geogrA-







46 LA U POPnYA Dt ARTIGAS
fica subtropical y atlAntica, se apart de esa opinion, como disiente de la que, siguiendo a Carlyle, design a los heroes como n6cleo de conglomeraci6n socio16gica. El cree y sostiene que lo que ha constitufdo principalmente esos centers de rotaci6n, en la Am& rica espafiola, cuya conquista hemos esbozado, han sido las cindades que se fundaron. El sentimiento de patria, de persona international, es de origin ciudadano, dice; civilizaci6n derive de Civis, de donde tambi6n viene ciudad, Civilas. Montevideo hizo al Uruguay, como Buenos Aires a la Argentina, y Lima, BogotA, Caracas, Quito, hicieron a los estados de que son capital. GUemes o Upez, caudillos argentinos, hubieran hecho lo que Artigas, a haber existido, en las regions que acaudillaron, ciudades con las condiciones requeridas.
Como lo veis, el erudite pensador espaRol no niega en absolute la influence 6tnica; dispute s6lo en cuanto a su importance relative. Yo le atribuyo, es verdad, alguna mayor importance que 61 en la formaci6n de las naciones, de la uniguaya especialmente. Rn cuanto al innegable influjo de las ciudades, problema angillar es 6se en nuestra bistoria, que Unamuno ha entrevisto; es todo el de Artigas, precisamente; viejo y largo y universal problema: la pugna entre el principio que atribuye a la ciudad la potencialidad casi exclusive de hacer la Patria, la ciudadrep6blica, y el que halla tal virtue en toda la naci6n, en la influence rational de todos y cada uno de los que la component. Veremos c6mo es el primer de esos agents el que inspire y mueve a los 6mulos del h6roe rfoplatense; defender la capital, salvar la capital es todo para ellos, como para las abejas salvar la, reina en la colmena; como para ciertos animals escon-






]ON LA RUGI6N DU LAS MADRI S 47
der o inmunizar la cabeza. Artigas es lo contrario: todo, para 61, es salvar el principio, el sistema, como entonces se decia, el alma popular que, como la individual, reside toda en todo el cuerpo y toda. en cada una de las parties. Uso es todo Artigas.
Si miramos bien en ello, podremos ficilmente percibir en esos dos instincts, mAs que doctrines, la remote geneTaci6n o principios anfmicos de las dos ten dencias political contrapuestas: la aristocrAtica monArquica, y la democrAtica que busca su forma en la republican. Y, sin disimularnos los escollos propios de cada una de ellas; sin siquiera dar por resuelto dogmAticamente ese problema de las forms, bien podemos afirmar que la humanidad cree boy lo que Artigas crey6; tiende a la difusi6n, y no a la concentraci6n del agent creator y conservator de la vida en las naciones; ve en la democracy. el ideal de libertad, de justicia y de paz a que aspire, y en la forma representative republican el camino mAs rational, entre los conocidos, para alcanzarlo.
Nuestra Am6rica, cuando menos, hija predilecta de la democracy, piensa asi con unAnime criteria, y ise serA el nuestro, por lo tanto, para juzgar a Artigas ante la Historia. Nada, pues, mAs oportuno, para disponernos a asistir a ese process interested, que aceptar la meditaci6n, a que nos mueve la. del publicista espaffol, sobre la influence de las ciudades en la formaci6n de los estados.
La ciudad es, efectivamente, el nficleo de civilizaci6n; pero no de vida; corno no lo es la cabeza en el orgauismo himano, por mfis que en ella reside especialmente el pensamiento. No es causa; es tambi6n effect. Yo creo que, al rev6s de lo que pasa en lo inanima4o, i n que las parties precedent al todo, ylo de-







48 LA UPOPIM M ARTIGAS
terminal signiendo un orden mecAnico, en el ser vivo (y una naci6n lo es a su mantra) el todo parece preceder a las parties, y determinarlas seg m una ley progresiva de finalidad. Es un lin que crea sus medics. Existed, o mucho me equivoco, un principio interior, cuya actividad precede a la manifestaci6n del ser social vivo, mantiene su unidad, su identidad permanent, al trav6s de las transformaciones perpetual, y dirige su evoluci6n, seg m el tipo que debe realizarse, sin obstar a la libertad de la persona humana, cuyo destiny es el fin de la sociedad. Todo concurred a la formaci6n de los estados: el agent de vida forma la capital conjuntamente con el pueblo a que ha de server de nficleo intelligent, como se forma el cerebro y el coraz6n, al par de los filtimos filaments nerviosos, en el organism sensible.

No creo que sea intempestivo penetrar un poco mAs, aunque sea muy poco, en este interested problema. HagAmoslo, mis queridos amigos, siquiera sea por esta vez. Yo os prometo corregirme, en adelante, de esas vagas ideologfas. No puedo resister a la tentaci6n de haceros compartir mi vision clara sobre la aparici6n de la patria de Artigas, de Artigas mismo, como el cumplimiento de leyes o el product de fuerzas providenciales, incontrastables, m6s fuertes que el libre queer de los hombres que edifican capitals. Sin esa convicci6n, jamAs percibirfais, en todo su carActer y magnitude, al hombre que es el agent heroic de aquellas fuerzas, y que es arrebatado por ellas, como el profeta por el espfritu del fuego. Bien me doy cuenta de vuestra impaciencia por llegar cuanto antes a la historic concrete; pero no hay remedio: tengo que poner a prueba vuestra virtud. Dadme media hora de atenci6n; s6lo media hora.






UN LA RRG16N M LAS MADRUS 49
Hip6lito Taine, el. orfebre del di.Afano estilo, en su Filosolia del Arte, pronunci6, para juzgar de la civilizaci6n hel6nica, la palabra ent6lichie, que 61 describe en caracteres griegos, que no conozco, desgraciadamente. Nosotros diremos entelequia, si os parece. La palabra es lo de menos; vamos al concept. Entelequia, en la lengua de Arist6teles, es, en un ser vivo, el Principio de su oyganizaci6n, de sit unidad y de su vida,- es su lorma, su principio informador, por opo"lci6n a su material.
Use concept del fil6sofo griego fu6 visto por Leibnitz; pero 6ste, como int6rprete del espiritualismo monistico que ve en la. material el espiritu con el pensamiento amortiguado, consideT6 esa Ilamada ente1equia como el principio dinAmico de los m6nadas o seres primitivos. La misma doctrine modern de la. evoluci6n cuenta con esa. entidad empirical, que me parece muy interested. M plan arquitect6nico que sigue cada individualidad orgAnica, seg6n la ley Ilamada de unidad de composici6n, oblige, a reconocer un principio interno, director de las transmutaciones que estudia la morfologfa modern. Segiin eso, la doctrine, aristot6lica de la entelequia se parece mucho a lo que Claudio Bernard llama idea directive de la vida, y mucho mAs todavfa a la idea-luerza, de que habla Fouill6e, en su Evolucionismo de las Ideas-luerzas. LUtmesele como se quiera, yo creo que existed un principio ordenador y regulator de todas las energfas, que se refined en un centre, para.formar la individualidad viva concrete.
De ese concept saca Arist6teles su definici6n del alma, del alma en general, en todos los seres animados: ela entelequia de un cuerpo natural orginico.
Taine se apasiona, por esa definici6n; #ella hubiera
T. 1.-6






50 LA VPOPnYA DU ARTIGAS
podido ser escrita, dice, por todos los escultores griegos; es la idea madre de la civilizaci6n hel6nica*. Aceptadla vosotros, si ella os inspire, mis amigos artists. Pero Taine la aplica especialmente al alma humana, y de ahf deduce, como es obvio, que el ser moral no es sino el t6rmino y como la flor del animal ffsico. Bn eso se equivoca, como yerra tambi6n al atribuir tal aplicaci6n a Arist6teles. Aste, lo mismo que los fil6sofos cristianos, aunque ve en el alma del hombre la entekluia de su cuerpo, el principio de su organization, de su unidad, de su vida (su lorma substancial, dicen los escoldsticos), tambi6n descubre en ella, y sobre todo, un orden de functions hiperorgAnicas. Las operations del pensamiento y de la virtue son algo mAs que la flor terminal del cuerpo humano. Arist6teles las atribuye al alma, que es substancia, que es en si y se concise por si, q:,ic es spiritual, torque lo son muchos de los objets de sus operaciones privativas, que sobrevive a la destrucci6n del cuerpo, y que es simple, indissoluble, inmoital. Y creada por Dios para informer el cuerpo, dice la filosoffa cristiana.
Pero si ese concept de ente1equia, o como querAis Ilamarle, no es applicable al organism del hombre, se me ocurre que lo es, en cierto modo, al social y politico que llamamos estado o naci6n, como lo es a los organisms puramente sensitivos, en que el alma, aunque simple, desaparece con el organism. A mi me sirve, cuando menos, a maravilla, para dar forma musical a mi concept de patria. Tomadlo siquiera, mis amigos, como una sonora images, cualquier que sea vuestro criteria filos6fico. Existed, me parece, un principio de organization, de unidad, de vida, constitufdo por m6ltiples elements, geol6gi-







UN LA W G16-1 Dn LA9 AIADRrS 51
cos, 6tnicos, biol6gicos, climat6ricos, hist6ricos, que informal los organisms sociol6gicos o colectivos, y que, no teniendo mAs misi6n que la de informarlos, desaparece con ellos. Las patrias concretes no son espirituales; no son, pues, inmortales; viven en el tiempo; 6ste las transform, las aniquila. A ellas, por lo que difieren del hombre, es applicable la doctrine. moderna del transformismo, de la. selection, de la conservaci6n de la vida por la muerte. Pero esas patrias, en tanto viven, en cuanto conservan el principio informador que constitute su yo Permaiiente, que les da cardeter, unidad, vida orgdnica. Y e p .RSi tanto mAs en6rgico y persistent, tanto m6s inmorineperuitis' l'a paradoja, cuanto mAs'se id enti0 divine I e*y del univ erso, y es una nota.%d 'i 6'ndita"armoni bmuch6'm'e'eqtnvoco
o e a_61'6f!sm6 n'o es"pira cos -a -q"u-e 'Ia ie -en else princon re am n a, a,pr qpia tierra; es a creenc I a en la relative inmorta idad de 6sta, basada en la. identi' - '' .- .' '' .: I 'las fi'caci'66'_ d ef-principio que..Ia informal con leyes m6.S ener& as, inmu S'..
eso y para eso, para hacer razonable, inqvcbrantable, la fe patri6tica de esta naci6n de Artigas, yo os he hecho concern, mis amigos, los agents geol6gicos que hacian, de la region oriental del Plata, tin territorio capaz de imprimir diferencias 6tnicas a los seres humans que en 61 constituyeron. un pueblo, de dar existence a un Genio de los Orientaks, como diri el lustre Monterroso; por eso no puedo pensar, con Unamuno, que la entelequia, el principio vital de la Patria Oriental, haya sido s6lo la ciu dad de Montevideo, como no lo fu6 en la platense la de Buenos Aires; tampoco la aparici6n de un h6roe, sea personal o collective.







52 LA RP0PnYA D4 ARTIGAS
Ver6is c6mo no naci6 el Uruguay torque existfa Montevideo; sino que existi6 Montevideo, y se desarrolI6, con las conditions requeridas para ser m2cleo de civilizaci6n, torque existfa el Uruguay, torque el principio vital, complejo, indescifrable, hijo de la madre naturaleza, preexistia en aquella region atlAntica subtropical, cuyos habitantes, desde los aborfgenes hasta nosotros, han estado y estAn bajo el influjo misterioso de la tierra, del factor 6tnico.
Rra ese principio vital el que animaba a Artigas, el que cre6 su figure heroic, con su carter y su visi6n o mensaje. No s6lo no consagr6 Este, al crear la patria, el predominio absolute de sti ciudad natal, Montevideo, como querian hacerlo sus rivals con Buenos Aires, sino que impuso a aqu6lla el de toda la region, sin perjuicio de darle la influence y el significado que le eran propios. Artigas no se radic6 jamAs en Montevideo. Ver6is c6mo la primer capital de esta nuestra Rep6blica Oriental del Uruguay fu6 Pmrilicaci6n, el caserfo primitive, no Montevideo. Desde alli, Artigas dirigi6 toda la patria, Montevideo inclusive, y aun la region occidental, sin excluir el pueblo de Buenos Aires, que vi6 en 61, tanto como la oriental, el solo conductor heroico. Montevideo no hubiera hecho al Uruguay; todo lo contrario; ya ver6is c6mo, si la idea de patria democrAtica sufri6 quebrantos, 6stos los sufri6 en Montevideo, como los padeci6 de muerte en Buenos Aires. S61o vivi6 fntegra en el pensamiento de Artigas, que concentraba el espiritu de toda su tierra germinal.
Oportunamente hemos de medir la distancia inconmensurable que hay entre el h6roe del Uruguay, y Gdemes, y L6pez, y otros agents, mAs o menos en&gicos, pero secundarios, de la independence ame-






HIN LA RUG16N DS LAS MADRVS 53
ricana, que obedeefan a aqu6l. La hay mayor acaso entre Artigas y San Martfn o Belgrano, por ejemplo; son cosas muy distintas, completamente distintas. Dificilmente se darA, como lo veremos en nuestras conversations, un c6mulo de circunstancias mAs adversas a la conquista de la independence, que las que rodearon el nacer de la Rep6blica Oriental del Uruguay; nadie hubiera visto en aquel pedazo de Am6rica atlintica, con una poblaci6n total de setenta u ochenta mil habitantes, la region de un pueblo independent, distinct de Jos demAs, y mucho menos el eje de la revoluci6n democratic en el Plata. Pero ese trozo del continent era casi toda la regi6n alldnfica subtropical de la Amirica del Sur, fuera de la costa patag6nica; su equivalencia en la del Norte, a igual latitude, tiene dos millions de kil6metros. Y allf habia un alma, la entekquia de un pueblo, un carActer, que aun hoy persisted, y es observado, y ficilmente distinguido, como nota diferencial de una persona co.lectiva.




Pero existed un error, radicalmente contrario al de Unamuno, y en 61 incurrirfamos, con gran menoscabo de nuestra preparaci6n para la comprensi6n de Artigas, si no atribuy6ramos a esa ciudad de Montevideo la influence que le corresponded, en la formaci6n de la patria de que hoy es capital. Si, la tiene y grande. Artigas, el h6roe de esa tierra, naci6 en Montevideo, como hemos dicho; en Montevideo recibi6 las primeras indelebles impressions de la vida y la primer educaci6n. Y, sin entrar a profundizar demasiado el






54 LA UPOPLYA DR ARTIGAS
I
problema de las influences recfprocas entre el hombre, primer factor de progress, y la sociedad en que vive, no es possible negar la existence de ese doble influjo. El hombre es m6s hijo de su tempo que de su madre.
Incurred, pues, en un error, el historiador Mitre, por ejemplo, cuando sostiene precisamente todo lo contrario de Unamuno: que, en la formaci6n del Uruguay, no obr6 el influjo de la cindad. Para Mitre, el Uruguay no tenia una ciudad que pudiera server de n6cleo a una naci6n. Rn el Plata no habfa mAs que Buenos Aires. 4La insurrecci6n de la Banda Oriental, dice, nacida, en las campifias, sin un centre urbano que k sirviese de m2cleo, privada asf de toda cohesion y de todo element de gobierno regular, fu6 el patrimonio de multitudes desagregadas, emancipadas de toda ley, que al fin la hicieron polftica y militarmente ingobernable, entregAndola desorganizada al arbitrio del caudillaje local, que, convirti6ndola en insurrecci6n contra la sociabilidad argentina, le inocul6 ese principio disolvente.b
Pues bien: el historiador argentino tampbco tiene raz6n al afirmar que Montevideo no era un centre urban que sirviese de nAcleol al rayar la era de la independence americana. No s6lo era eso, sino que, desde su fundaci6n, fu6, no una de tantas ciudades colonials secundarias con tendencies auton6micassino una metr6poli important, caracterfstica, y rival de Buenos Aires. Rn el curso de nuestras conversaciones ver6is la importance political, y social que adquiri6 Montevideo, los hombres que en 61 descollaron y fueron colaboradores de Artigas, y lo que era su poblaci6n cuando lleg6 el moment de la independencia. Fl brigadier don Cornelio Saavedra, primer pre-






UN TA RIM16N DU LAS MADRV9 55
sidente de la junta revolucionaria formada en Buenos Aires el 25 de mayo de 18io, vi6 mejor que Mitre lo que era Montevideo. Leed este fragments de sus Memories p6stumas: iTodos saben cuAnto se trabaj6 a fin de que Montevideo se uniformase al nuevo sistema adoptado; mas bastaba que Buenos Aires hubiese tenido la iniciativa en aquella empress, para que aquel pueblo se opusiese y lo contradijese; 61 fu6 siempre, para Buenos Aires, lo que Roma para Carta-o*. El parang6n es ingenue, no hay duda; Cartago no formaba parte del mundo romano, como Montevideo del espaaol; pero el recuerdo del buen Saavedra no deja de ser sugestivo. No fueron, pues, las campifias orientals, no las solas multitudes, las que obedecieron al principio disolvenlej 6ste parti6 de Montevideo, de su i3ig6nita rivalidad con Buenos Aires. Y ese fen6meno, que es cierto, y que ha sido permanente, no puede ser effect del capricho de un hombre ni de various hombres; y, sin el conocimiento de sus verdaderas causes, jamAs podriamos comprender el alto significado de Artigas. Fs precise que las examineMOS.

Montevideo no fu6 el principio vital, hondo, complejo, de nuestra patria; pero fu6, no hay lugar a duda, uno de sus products; acaso el m6.s important. Esa su rivalidad con Buenos Aires, que advierte ingenuamente Saavedra, tenfa races, que este esclarecido patricio no pudo percibir, pero que vosotros comprender6is ahora, y profundizar6is mucho mAs, a media que adelantemos el curso de nuestras amables conversations. Buenos Aires se opuso a la fundaci6n de Montevideo; mir6 con ojeriza el nacimiento del hermano legitimario que iba a dar nAcleo ur-






56 LA ]VOPHYA D4 AROMAS
bano a lo que era servidumbre o vaqueria de Buenos Aires, y a arrebatar a e'ste el monopolio del comercio del Plata, como puerto 6nico. Una vez fundada la ciudad, entorpeci6 cuanto pudo su prosperidad, se opuso al reparto de tierras en la region oriental, al establecimiento de un faro en Montevideo, a la habilitaci6n de su puerto, y, despu6s de habilitado, a sus mejoras, a la construction de recohs en la plaza, etc. Todo eso era natural: aquella ciudad reci6n nacida al otro lado del Plata, con puerto propio superior a Buenos Aires, con territorio separado del virreinato, no era C6rdoba ni TucumAu que, si bien tuvieron su espfritu local y su autonomia, eran miembros de un gran cuerpo geogrgico, de que Buenos Aires tenfa que ser puerto y cabeza. Montevideo, por el contrario, era n6cleo de otra ngi6n, cabeza de otro organism, product de otra vida, material de otra forma substantial, de otra enklequia, si no os ha molestado demasiado la palabra griega. V bien conocemos el error econ6mico de entonces, del que no estaban exentos, por cierto, los mismos americanos que se lo imputaban a Uspaiia. Por eso la nueva ciudad pugn6, a su vez, por su emancipaci6n de Buenos Aires, desde muy poco despu6s de su. fundaci6n. Rsa teudencia ing6nita cobr6 forma radical con ocasi6n de la reconquista de la capital del virreinato contra los ingleses, que la conquistan en :1805. Untonces, el cabildo y el comercio de Montevideo, que han iniciado con el gobernador aquella reconquista, envian directamente a Madrid un agent o ,embajador, con la misi6n de reclamar para su ciudad, en pugna con la trasplatina, la gloria principal de aquella hazaiia. La obtiene, por fin, y consigue que ella se consagre en su escudo colonial y en su tftulo






:RN tA REG16N DU LAS MADR98 57
de Reconquisladora. Pero el embajador Ileva muy especialmente el encargo de obtener de Rspafia 41a independence de esta Gobernaci6n del virreinato de Buenos Aires$; pide, en consecuencia, 41a creaci6n de un consulado o tribunal en Montevideo, en virtue de la rivalidad y de las lendencias opresoras del de Buenos Aires .
Todo eso, y mucho m6s que no cabe en la indole de nuestras conversations, os convencerA de que no puede afirmarse que Montevideo no fuera un centre urban que sirviese de nAcleo a la Regi6n Oriental del Plata.

Pero lo que si puede y debe afirmarse, torque constituye, mucho mAs que los interests materials, la causa de la rivalidad entre ambas ciudades, y explica el carActer y la acci6n de Artigas, el hijo por excelencia de Montevideo, es que la ciudad oriental, fundada dos silos despu6s de la occidental, tuvo un carActer, si no antag6nico, muy distinct del de su hermana mayor, y que, unido a las causes knicas que hemos notado, le sefialaron distinct destiny hist6rico. Montevideo fu6 una plaza fuerte, un bastion; era una ciudad menos seflorial, menos suntuosa que su hermana ultraplatense; sinti6 menos el influjo del abolengo; no tuvo el carActer de semicorte colonial de otras ciudades mAs antiguas; fu6 la sede de una species de democracy foral ing nita, en contraposici6n de las aristocracies reflejas de que fu6 asiento Buenos Aires, y que allf engendraron esas tendencies opresoras a que se refiere el embajador de Montevideo en Rspafia, y que veremos despu6s confirmadas.
Y como la independencia, americana, de que ya es tempo que comencemos a hablar, no serA otra cosa






58 IA IVOMYA M ARTIGA8
que el espiritu surgente de la democracy en el Nuevo Mundo, be ahf c6mo y por qu6 Montevideo, m6s aun que Buenos Aires, estA llamada a ser el nideleo urbano, no s6lo de la region oriental, sino de todos los pueblos del Plata, en el process sociol6gico de la emancipaci6n democratic de Am&ica. Y por qu6 Artigas, hijo de la plaza fuerte oriental, ser6L el indiscutido caudillo popular en todo el antiguo virreinato.
Si don Cornelio Saavedra hubiera pensado en eso, acaso se hubiera percatado de por qu6 Montevideo fu6 la Cartago de la Roma occidental, en la lucha, que vamos a estudiar, de la independence de estos pueblos.




Y bien; ya es tempo, mis amigos artists, de que comencemos a hablar algo de eso: de la emancipaci6n de este continent. Os creo ya, gracias a vuestra amable paciencia, mAs que debidamente preparados.
Hemos visto c6mo se dividi6 la Am&ica entre Inglaterra, Uspafia y Portugal, y c6mo, en esos repartos de los colonizadores europeos, se echaron los cimientos de los futures estados americanos. Ha llegado, pues, el moment de ver a 6stos nacer.
Finalize el siglo xvin, y comienza el xrx.
Dos silos ha dorado la dominaci6n inglesa en Am6rica; tres la espaflola y la portuguesa. Creo que pensar6is conmigo que es bastante, para dominaci6n de estados sobre continents, al trav6s del Oc6ano AtlAntico, con todas sus aguas. Rso no podia ser eterno; habia de tener un tErmino, como todas las cosas. de este mundo; las contraries a la naturaleza, sobre todo.







.mz LA "Gi6N M LAS MADRtS 59
Para justificar la independence de la Am&ica espaiiola, se ha levantado muchas veces el process de la colonizaci6n de Bspafia. No hay para tanto, me parece; basta el sentido, com6n, de que era int&prete Montesquieu, cuando profetizaba la, emancipaci6n del Nuevo Mundo, diciendo en el Espiritu de las leyes: t4Ias Indias son lo principal- la. Rspaiia es lo accesorio. ..,.Ilreii-v n- o"que'la'politica quiera. someter.19 prin.Cfpal a lo, accesorioo. oUn mundo'n'o ue e ser'reb ek-dSj,.qecja jaMbie4 un ifiinisfro e a. On
U1 juicio contra el. sistema colonial de Fspafia es serio, no hay duda. alguna; pero yo os har6 gracia de 61. Creo que, para glorificar nuestra independence, ese process huelga.
La colonizaci6n espafiola no fu6 ni podia ser buena, sin por eso afirmar que fuese peor que cualquier otra en aquella 6poca. Creo que fu6 menos mala que, las otras, sin excluir algunas de las modernfsimas. Si la hubi&amos de juzgar por las Leyes de 1-ndias, tendriamos que calificarla, de perfecta. Esas ordenanzas, pese a sus defects inevitable, son un monument de gloria para ]Upafia; el. testament de Isabel la, Cat6lica es una pAgina conmovedora. No fueron las leyes, pues, sino sa infracci6n pr lo7s que aqui
que debe llamarse malo. Pero asf hubieran venfdo a este Nuevo'kundo colonies de arcAngeles o serafines, en vez de, adventurers, soldados y funcionarios de, la corona, no por eso hubiera sido menos justificada la, emancipaci6n de los hombres de este continent de, los del otro.
Aquellos hidalgos y soldados; espafioles que, al quedar sin empleo por la, terminaci6n de la, guerra secular contra los moros, vinieron a la, conquista de Am6rica en busca de aventuras, de gloria y de riquezas,






6o LA RPOPIWA DU ARTIGAS
de riquezas sobre todo, fueron hombres animosos, extraordinarios; las fabulosas hazafias de H6rcules y de Teseo no superman a la realidad de sus proezas. Nosotros mismos las recordamos con orgullo, como gloria de nuestra estirpe. Somos de espaRola raza; aquellos heroes fueron nuestros; padres, los nuestros precisamente, los de los que hemos nacido en Am6rica, no de los espaftoles que han vivid y viven en Europa. De ellos arranca, por otra parte, nuestra national genealogfa; ellos fueron los primers arquitectos de estas nuestras patrias americanas. Cuando los legisladores de este mi pafs independent mandarin que se alzase la estatua de Artigas, que vais a modular, ordenaron al mismo tempo, y ordenaron bien, que se levantara la de don Bruno Mauricio de Zavala, el hidalgo espafiol que fund6 a Montevideo. iGran caballero, insigne capitAn, inc6lume magistrado este don Bruno Mauricio de Zavala! Levantaremos, sf, su estatua, en Montevideo, cerca de la de Artigas. Artigas es un h6roe de la gente hispAnica. No quiso ser Politicamente espaftol; pero am6 y glorific6 su raza, de la que nunca reneg6. X_49n. juan.Diaz de Solfs, descubridor del Rfo de la Plata, es progenitor soberbio de esta tierra. Y lo es Garay de la Argentina, y Valivia de la chilena... 10h, los bravos, losbuenosarquitectos vestidos de hierrol iLa tres veces heroic Espan-a, madre de estirpes, la mAs noble de las padres!
Siempre recordar6 que fuf yo, como embajador de mi pafs, quien interpret este sentirniento de Am&ica, con aplauso de todos sus representatives, cuando nos reunimos, en 1892, a conmemorar, en torno del convent de la RAbida, como en una i lea Santa, el cuarto centenario del descubrimiento. Y dije allf:






UN LA Rrmi& DU YAS MADRIS 6r
Wl descubrimiento de AmErica, su conquista, su coloniza'-i6n, fueron 'un desgarr6n de-l-a s-en- t 'a'- fi-asspapa; por.esa herida" enorme se derram6 su sanzre sobre el otro mundo... Hoy hace cuatro silos, gan6 la raza hispAnica; pero r pe di6 la naci6n 'olftic
I iropa; y lo'. -u '.ella perdi6 fu6 nuestra vida, fu6 lii ar I a lierenc ia.
bNo seremos nosotros, los americanos, los que le reprochemos la genial locura que nos engendr6: la decadencia esglpria en estos casos, comp lo es la sanVe pe dida. en I ]a. bat.alla, las cicatrices en el pecho, !! ,santa palidez de la mujer convalescent despu6s de ji be' .E. ,do madre dolorosa de un hombre, que es tambi6n un munoo.))
..... ... ......................................
Pero una vez realizada la obra magna de fundar estas nuevas sociedades cristianas, que tanto enaltece a I spaaa, se ofreci6 el problema mbs natural que ofrecerse puede: &ara qui6n fueron fundadas?
Pues, para qui6n habian de serlo, sino para sus propios miembros? Puede tener acaso la sociedad civilizada otro objeto que el bien de sus propios miembros?
Ahora bien, mis amigos: aquellos soldados de hierro y funcionarios de la corona, que aquf venfan a hacer la voluntad del rey, o la propia, torque el rey estaba. lejos; aquella servidumbre del pueblo, y sobre todo del indio, que en vano procuraba defender el misionero, y aun el mismisimo rey; aquel orgullo, sobre todo, aquel desd6n del espafiol que venfa de ultramar, hacia el native o criollo, al. que, yo no sE por qu6, considerable, de species inferior, aunque fuera. su propio hijo, provocando en 61 una irresistible rebeJi6n, segilA Jo observe Azara; aquel monopolio comer-






62 LA EPOPUYA M ARTIGAS
cial de la metr6poli; aquella prohibici6n, en Am6rica, de toda industrial o cultivo que pudieran hacer competencia a los de la peninsula; aquel aislamiento de las colonies entre sf, y con lo demAs del mundo que no fuera Espaaa... en fin, creo que no es necesario demostrar la existence de la n o che a, median'oche.
Bien sabemos que todo ello era defect de la epoca, no s6lo de Rspaila; heroes includable que eso no podia ser, y despertaba el natural irresistible instinct de emancipaci6n. La independence knica precedi6, de mucho tempo, en Am6rica, en la espafiola, no en la inglesa, a la independence polftica, no hay punto de duda. Rstas sociedades colonials no tenfan por objeto Anico, ni siquiera predominate, el bien de si mismas, de sus habitadores; el hombre era para la autoridad que se le remitia desde el otro hemisferio, no la autoridad para el hombre, el bien particular, que no deja de ser tal por llamarse quien Corte d EspaTa estaba
10 NI'r-ut'a _rey de-tspaiia o' e, a sobr"'_ esto al bien com6n, sobre todo al de las classes qu deben ser preferidas, las.mAs humildes e indefens ,Jas colonies eran consideradas cosas, propiedades, medics de que disponia la metr6poli para sus fines; no Personas, sociedades instituidas en orden a la felicidad de su pueblo...
Hemos dado, al fin, mis amigos, con lo esencial, en lodoest7o-.- ' 'bio, el pueblo ameyicano. Todo 0 de A es' ac dden t a-I.Rn esos tres silos de coloniaje, imperceptiblemente, como el capullo del gusano, de seda tejido de invisibles hebras de substance vital, se habia formado deeste lado del AtlAntico esa entidad: el. pueblo americano. El pueblo atnericano, entendedlo bien: no el pueblo espafiol residents en la tierra que conquist6.






UN LA RIEGi6N DU W MADRUS 63
Ul hombre no es un accesorio de la tierra, ni pue'de ser material de conquista; la tierra, en cambio, se inocula en 61 y le, imprime su carActer. Aqui, en la Am6rica espafiola, mucho mAs que en la inglesa, pese a lo dicho en contrario, y dicho sea en honor de Espafia, habfa nacido esa entidad biol6gica, mezcla de persistencias y transformaciones, de persistencia indf.-gena y de transformaci6n caucAsica, fruto (le influences recfprocas, substrActum de progress evolution, sin solnciones de continuidad: una masa native, aut6ctona en cierto sentido, con fuerzas de asimilaci6n predominantes; el pueblo americano civilizado, una verdadera persona. Y vosotros bien sab6is lo que es eso, una Persona, en contraposici6n a una cosa: algo que es fin de sf mismo, no medio para que otros realicen o consign el suyo.
Pues bien: el que mAs crea en la existence de esa entidad collective, pueblo americano,- el que d6 conciencia y orientaci6n humana a ese fen6meno sociol6gico production por las fuerzas misteriosas y constants de la vida universal, 6se serA el h6roe de la indepe-ndencia de Amirica. Yo os prometo demostraros que ese hombre fu6 Artigas: eso es Artigas: el nexo, el gran nexo personal, intelligent, fuerte, de aquellas transformaciones y persistencias.

Rxcusado me parece decir que el regimen monArquico absolute, que habfa sido la base de las naciones moderns europeas, lo fu6 del gobierno de sus colonias. El poder real habfa sido un progress, sin duda alguna, sobre el feudal; las unidades nacionales se conglomeraron, en la Europa occidental, en torno del rey absolute, feudal de los feudales y sector de los seflores. Uste apareci6 entonces, a los ojo 5 de jos pue-






64 LA BPOPRYA DU ARTIGAS
blos, no como una entidad terrestre que ascendia, sino como algo celeste que habfa bajado a la tierra, con su corona en la cabeza y su cetro en la mano. No se vi6 en 61 una entidad que surgfa de la masa social y se elevaba, sobre ella por sus servicios reconocidos, y que debia ser acatada torque servia, y mientras servfa, sino una entidad celestial, un hombre sagrado, mejor dicho, que debia ser venerado, y aun amado, por los silos de los silos, con prescindencia de sus actos, asi fueran 6stos los mAs opuestos al hien com6n. Rse fetichismo tom6 en Rspafia forma legal en la ley de Partidas, seg6n la cual tel pueblo debe ver e conoscer como el nome del Rey es el de Dios e tiene su lugar en la tierra, para facer justicia e dereebo e merced; e ningun ome non podria amar a Dios complidamente sinon ama e a su Rey#.
De ahf que el monarch, era considered ecomo el Vicario de Dios sobre la tierra, y como el propietario de todos los passes sujetos a su cetro*.
No era, pues, la autoridad, la que tenfa su origin en Dios; era el primog6nito de la familiar A o B. No era la esencia del poder pfiblico la que brotaba de fuente divina; era el accident, la forma en que ese poder se ejercia: el Rey Nuestro Seffor de came y hueso, elefante blanco hecho nacer expresamente por los dioses inmortales para representarlos. Hoy miramos esa creencia, en nuestra Am&ica, como se mira una interesantfsima vetusta ruina; como el bello almenado castillo que ya no sirve; como la vieja armadura que ya no asusta.
La substituci6n de ella por la rational creencia. de que el hombre-autoridad no es una cosa distinct por naturaleza de los demAs hombres, sino el primer entre los iguales, y que el dueflo, de los passes no es el






EN LA "rmft DR LAS MADRUS 65
que ejerce la autoridad, asf tenga un cetro en la mano 0 deje de tenerlo, asf se Ilame rey o president o como quiera IlamArsele, sino el. pafs mismo compuesto de gobernantes y gobernados, es decir, el pueblo constitufdo en organism vivo, que crea sus propios medios de transformaci6n espontAnea; la aparici6n de esa entidad Pueblo, persona collective, formada de personas humans con todos los atributos esenciales de la persona, igualdad de species, libertad, propiedad, dignidad, fe en sf mismo, aptitude natural, divine por consiguiente, para imprimir a su organism la. estructura polftica mAs conducente a sn fin, y todo lo demAs que conocemos; el nacer, pues, de la democracy cong6nita, es decir, del orden civil, en que todas las fuerza s jurldicas y econ6micas cooperan proporcionalmente al bien, no de un hombre o de una familiar o clase o ciudad privilegiadas, sino a la felicidad comim, y tienden, en iiltimo resultado, al bien preponderate de las classes inferiors; la aparici6n, en una palabra, del pueblo americano viable, dueflo de sf mismo, eso y s6lo eso es lo que va a determiner el. desgarr6n sangriento de las entrafias ib6ricas, production por el desprendimiento de la Am6rica emancipada.
Bien comprend6is, por consiguiente, que independencia y caducidad de la monarqufa europea serAn, en Am6rica, la misma cosa.

Todo esto os parecerA, sin duda, muy claro y sencillo; lo es hoy indudablemente. Pero al estallar la revoluci6n no lo era tanto. I ran pocos los que veian eso tan claro como hoy se ve. La vieja doctrine, que ataba con vfnculo sagrado las colonies a su rey y senior, dominaba entonces en muchas almas, y tenfa tanto, m6s arraigo en 6stas, y en los sentiments y
T. 1-7





66 IA I POMVA DR ARTIGAS
costumbres de las ciudades o nAcleos de sociabilidad, cuanto mAs antiguas y mAs sefioriales fueran esas ciudades.
Buenos Aires, dos silos mayor que Montevideo, estaba mAs compenetrado de ella, como M6jico o Lima; sus hombres m6s descollantes, formados muchos de ellos en la Europa mon&rquica, la sentfan circular en sus arteries.
Como hemos dicho antes, Espaiia concentr6 todo su interns en su gran virreinato andino, cuyos centers fueron, al Norte, Lima, la ciudad que fu6 Ilamada de los Reyes, y, al Sur, sobre la margin occidental del Plata, Buenos Aires, dependent del virrey de Lima hasta el afio 1776, en que, organized el virreinato del Plata, y transformed su capital en residencia tambi6n de virreyes, comienza a sentirse con algo de reina. A las viejas poblaciones de esos virreinatos andinos Ileva Rspafia sus elements sociol6gicos; en ellas forma sus hombres, sus aristocracies tributaries; en ellas, en Lima, en Chuquisaca, en C6rdoba, en Buenos Aires, funda las universidades resales. en aue se educan los togqqQs. coI onlale yjqs,.pA Tdq es rega lists, que custodiar6m el fue sacro de la doctrine I .W 1 ..... ... I -.. -- ..........
r A- Los veras sostenerla por instinct, aun en medio 1 ias luchas del pueblo por su independence democrAtica; la. primer idea que tiene Belgrano, antiguo alumno de Salamanca, en Buenos Aires, y con 61 muchos otros, al vislumbrar la independence, es ofrecer el trono del Plata a la princess Carlota, hermana de Fernando VII. Ni siquiera conciben, pues, la idea de independence plena que animarA a Artigas.
Tres classes de elements ve jos6 Manuel Estrada en la revoluci6n argentina: 4el gaucho, hijo de la encomienda; la muchedumbre urbana, condenada a la