Código civil

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Código civil esta obra contiene el texto del Código español, hecho extensivo a Cuba por r.d. de 31 de julio de 1889 ... con las enmiendas que la nueva situación política del país ha hecho practicamente necesarias y las indirectamente producidas por leyes de otro orden, con notas aclaratorias y concordancias con los otros cuerpos legales vigentes
Series Title:
Leyes vigentes en Cuba
Physical Description:
1 online resource (461 p.) :
Language:
Spanish
Creator:
Cuba
Betancourt, Ángel C., 1862-1925
Spain
Publisher:
Impr. de Rambla, Bouza y compañía
Place of Publication:
Habana
Publication Date:
Edition:
2. ed. -- autorizada y corr. por el autor.

Subjects

Subjects / Keywords:
Civil law -- Cuba   ( lcsh )
Derecho civil -- Cuba   ( bidex )
Civil law   ( fast )
Cuba   ( fast )
Genre:
legislation   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Statement of Responsibility:
redactadas por Ángel C. Betancourt.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 818673301
ocn818673301
System ID:
AA00021790:00001

Table of Contents
    Front Matter
        Page i
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Advertencia
        Page 3
        Page 4
    Nota preliminar
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Disposiciones que declaran en vigor este Codigo
        Page 9
    Exposicion y Real Decreto de 31 de Julio de 1889
        Page 10
        Page 11
    Ley de bases de 11 de Mayo de 1888
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Exposicion y Real Decreto de 6 de Octubre de 1888
        Page 22
    Real Decreto de 11 de Febrero de 1889
        Page 23
    Ley de 26 de Mayo de 1889, disponiendo una nueva edicion del Codigo conforme a su redaccion definitiva
        Page 24
    Exposicion de las enmiendas introducidas en la nueva edicion
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Titulo preliminar
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Libro primero
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 144a
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Libro segundo
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
    Libro tercero
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
    Libro cuarto
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
    Indice
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
Full Text


















This volume was donated to LLMC
to enrich its on-line offerings and
for purposes of long-term preservation by

Fordham and New York Law Institute









LEYES VIGENTES EN CUBA .,
PUBLICATIONN AUTORIZADA POR EL GOEFIERNO)




x





CO" DIGO CIVIL-; 't'




ESTA OBRA CONTIENE EL TEXTO DEL CODIGO ESPAROL, HECHO EXTENSIVE A CUBA POR R. D. DE 31 DE JULIO DE 1889, CON LAS MODIFICACIONES INTRODUCIDAS EN EL MISMO POR DISPOSICIONES POSTERIORES Y CON LAS ENMIENDAS QUE LA NUEVA SITUATION POLITICAL DEL PAIS HA HECHO PRAC-' TICAMENTE NECESARIAS Y LAS INDIRECTAMENTE PRODUCIDAS POR LEYES DE OTRO ORDEN, CON NOTAS ACLARATORIAS Y CONCORDANCIAS CON LOS OTROS CUERPOS LEGALESE VIGENTES, REDACTADAS


POR



ANGEL C. BETANCOURT,

Magistrado del Tribunal Supremo y Presidente, que ha sido, de la Comisibn de Mips
de la Cfimara de Representantes de I& Repiblica.



SEGUNDA EDICION.

AUTORIZADA Y CORREGIDA POR EL AUTOR






NZ



HABA

IMPRIENTA Y PAPEUVRIA DR RAMULA. IWOLFZA Y COMPARIA, PI V MARGALL. 33 Y 35
1 91 6



































ES PROPIEDAD DE LOS EDITORS

















ADVERTENCIA

Al dar a la imprenta en 1908 el trabajo sobre el C6digo Civil espafiol, anotado en la forma que estA vigente en nuestro pais, nos hicimos la idea de que ese libro no tendria segunda ediei6n; torque cuando 6sta fuera n6cesaria nuestra labor tendria por objeto el "C6digo Cubano", 6, de no ser asi, darfamos al trahajo una forma nuevamis amplia, que sin dej r de ser iprkctica, tocara, cuando no invadiera, los limits M comentario, y A ese effect teniamos reunidos los materials necesarios. Pero, agotada inesperadamente la edici6n anterior y apremiados los editors por la demand del libro, ante esta ben6vola acogida que el pfiblico le ha dispensado, nos hemos visto en la necesidad de desistir, cuando menos por ahora, de nuestro prop6sito de publicar un "nuevo" trabajo sobre el C6digo, limitfindonos, en pocos dias, & repasar, para corregirlo y completarlo, el publicado anteriormente.
Esta segunda ediclo'n, pues, en su plan y contenido es id6ntica i la primer, con las ligeras variaciones que las leyes y disposiciones posteriors i su publicaci6n han introduced en los precepts del C6digo, A flil de que 6ste aparezea en la forma en quo, en el moment actual, estAn vigentes aqu6llos, que es el objeto que persegaimos con estas publicaciones.

September de 1915.




















NOTA PRELIMINARY

(DE LA PRIMER EDITION)


Puede decirse, sin incurrir en exageraci6n, que la historic del C6digo Civil espafiol es la historic legislative de Espafia en el siglo XIX. Todas las leyes civiles que en ese period se dictaron fueron concebidas y estudiadas, como secciones 6 capitulos que debian former parte de ese cuerpo legal. En las de otro orden se ve siempre algfm rasgo, alguna menci6n de la obra que tan laboriosamente se venia preparando, con la esperanza de su pronta terminaci6n. Por esto, hacer una historic, siquiera sucinta, del process de formaci6n del C6digo, aun limitada k lo que se denomina historic externa, seria una labor extensa 6 innecesaria, dado el fin que nos proponemos con estas publicaciones. Basta, h nuestro prop6sito hacer menci6n, tan s6lo, de los incidents ocurridos durante el period de promulgaci6n de dicho cuerpo legal y de la aplicaci6n del mismo i la Isla de Cuba.
Por la ley de 11 de Mayo de 1888 se autoriz6 al Gobierno para publicar un C6digo Civil redactado conform A las bases que en la misma se insertaron, ordenfindose que, hecha la publicaci6n, se diera cuenta A las Cortes y que el C6digo empezara A regir como ley A los sesenta dias siguientes A aque*l en que dicha disposici6n se hubiere cumplido; autorizAndose, no obstante, la ampliaci6n de ese t6rmino, si asi lo aconsejaban razones justificadas de utilidad pfiblica. Redact6se el C6digo por la Comisi6n Codificadora, y el Gobierno, cumpliendo con la ley, lo public en la Gaceta de Madrid (nfimeros correspondents it los dias del 9 de Octubre al 8 de Diciembre de 1888), ddndose cuenta con 61 al Congreso de Diputados el dia 13, y al Senado el dia 17, del mes de Diciembre del dicho afio de 1888. Cumplidas estas formalidades, el C6digo, conform A la ley, debi6 empezar A regir el 15 de Febrero de 1889; pero el Gobierno, en vista de la importance y extensi6n de los debates del Congreso, y tomando en cuenta una








6

proposici6n parlamentaria presented en aqu6l, prorrog6, por R. A de 11 de Febrero del filtimo citado afio, hasta el 1? de Mayo del mismo, el plazo de sesenta dias establecido en la Ley de 11 de Mayo de 1888. En virtue de esta pr6rroga, el C6digo empez6 A regir en Espaiia, conform 6 su redacci6n original, el mencio nado dia 1? de Mayo de 1889. Pero, A consecuencia de la discusi6n en los Cuerpos Colegisladores, se dict6 la ley de 26 del repetido mes y afio, por la que se ordenaba al Gobierno que hiciera y publicara una edici6n del C6digo con las eumiendas y adiciones que, A juicio de la Secci6n de lo Civil de la Com'isi6n general de Codificaci6n, fueran necesarias 6 conveniences en vista del resultado, de la discussion habida en el Parlamento, y que se publicaran, ademAs, en la Gaceta, los articulos enmendados 6 adicionados. El Gobierno, por R. D. de 24 de Julio siguiente, orden6 la publicaci6n en la Gaceta, no s6lo de los articulos enmendados y aficionados, sino del nuevo, texto, complete, del C6digo Civil. Mediate esta circunstancia el C6digo rigi6 en Espaiia, conforme k su primitive redacci6n, desde el 1? de Mayo al 24 de Julio de 1889, y desde esta Altima fecha en adelante, conform A su. redacci6n defmitiva.
En Cuba no 11eg6 fi regir el texto primitive, del C6digo, puesto que el exemplar del mismo que se remiti6 para su promulgaci6n en la Isla fu6 el de la edici6n corregida, conform A la ley de 26 de Mayo de 1889, mandada, publicar por el R. D. de 24 de Julio siguiente. La aplicaci6n de dicho cuerpo legal h la Isla tuvo effect por R. D. de 31 de Julio de 1889 (publicado en la Gaceta do Madrid el 6 de Agosto y en la de la Habana el 3 de September siguientes). En cumplimiento de ese R. D., la publicaci6n del C6digo en la Gaceta do la Habana empez6 el dia 3 de September de 1889, y coneluy6 el 16 de Octubre del mismo afio. Por consiguiente, el C6digo Civil empez6 A regir en Cuba el 5 i)E NOVIEMBRE DE 1889, y asi lo reconoci6 explicitamente el Tribunal Supremo de Espafia en sentencia de 16 de Mayo de 1893 y lo ha reiterado el de Cuba, entre otras, en sus sentences de
5 de Octubre de 1900 y 29 de Julio de 1901.
Durante la dominaci6n espafiola, el C6digo no sufri6 otras modificaciones que las introducidas en sus articulos sobre la capacidad para contrary matrimonio, reformados por la ley de 24 de Agosto de 1896, que al presented carecen de interns, torque esa material ha sido toda ella fundamentalmente alterada por las 6rdenes militaries, hoy vigentes, dictadas por el Gobierno de los









7

Estados Unidos: durante la ocupaci6n military de la Isla, desde 1899 A 1902, en que se estableci6 la Repfiblica.
El Gobierno military americano, apart de las modificaciones incidentals y de facto que, por virtue de otras disposiciones, alteraban los precepts de 6ste, introdujo directamente en el mismo, entre otras de menos importance, las siguientes alteraciones: modific6 todo lo concerniente 6 la capacidad para contrary matrimonio y A la forma y validez del matrimonio religioso; derog6 la facultad de los padres para recluir 6. sus hijos en establecimientos correcciona es y suprimi6 la instituci6n del retract convencional.
El Poder Legislativo de la Repfiblica no toc6 directamente el C6digo, pero, supli6 con sus leyes sobre nacionalidad la deficiencia del titulo I? del libro P, cuyos articulos, en su mayoria, habian quedado de hecho sin eficacia y sin aplicaci6n en Cuba.
El actual Gobierno provisional de los Estados Unidos ha introducido tambi6n una reform important en el C6digo, suprimiendo la reserve troncal.
Todas estas reforms, as! como las que indirectamente ha sufrido el citado cuerpo legal, se han tenido en cuenta en este trabajo, procurando dar ai p-hblico un texto del C6digo tal como rige en la actualidad, pero sin alterar su redacei6n, fuera de los casos en que expresamente est6 ordenado 6 en que necesariamente haya debido hacerse para que el precepts legal express realmente cuAl es el mandate del legislator.
El texto que publicamos es el de la edici6n de la Gaceta de 1889, cotejado cuidadosamente con el publicado en dicho peri6dico official y con la edici6n official del Ministerio de Gracia y Justicia espafiol, no hacienda en 61 otras alteraciones que las indicadas en el pfirrafo que precede. Por medio de adiciones completamos las disposiciones del C6digo, y por notas aclaramos sus precepts 6 los concordamos con otras leyes que con ellos tienen relaci6n. En la cita de la jurisprudence hemos sido muy parcos, por las razones que ya expusimos sobre este asunto al publicar la Ley de Enjuiciamiento, primer obra de esta coleccio'n, cuyo plan hemos adoptado en 6sta, y, por consiguiente, s6lo se citan aquellas sentences que por la generalidad de su doctrine constituyan una interpretaci6n clara 6 indiscutible del precepts legal, excluyendo todas aquellas resolutorias de casos 6 cuya doctrine est6 afin en discussion.
Terminaremos esta nota reproduciendo lo que hemos dicho









8

en los trabajos anteriormente publicados de esta colecei6n, & saber: que 6stas no son obras de consult; que con ellas s6lo se persigue un fin meramente prkctico; sus numerosas notas no son comentarios, ni exposici6n de opinions personals acerca de dudas que se ofrezean en la aplicaci6n de la ley; son meras acotaciones de disposiciones complementarias del texto. El comentario 6 la intelligence del mismo queda al juicio ilustrado del lector, i quien s6lo nos hemos propuesto darle, convenientemente reunidos, los elements necesarios para former ese juicio.
Al dar al public este nuevo trabajo, terminado en momentos azarosos para. nuestra legislaci6n, hemos querido dejar, una vez mfis, claramente precisado el modestisimo prop6sito que ha guiado A su autor, para que 61 sirva de titulo A la benevolencia pfiblica, y oj-alk 6sta encuentre ocasi6n de plficemes por su publicaci6n, si ella sirve de estimulo para mayors empefios, 6, por lo menos, de base, para que se emprenda, en ocasi6n debida, la patri6tica obra de dotar al pais de leyes propias, arm6nicas y adecuadas 6. su situaci6n political de naci6n independiente y soberana.

Didembre de 1908.
















DISPOSICIONES QUE DECLARAN EN VIGOR ESTE CODIGO


Quedarfin en fuerza el C6digo Civil y el Criminal existentes antes de finalizar la soberania espaflola, modifiefindose y cambiAndose 6stos, de tempo en tempo, cuando sea necesario para el mejor gobierno. (Proclama del Gobernador Militar de Cuba de 1? de Enero de 1899).
Por la presented se declare y ordena que todas y cada una de dichas leyes, decretos, reglamentos, 6rdenes y demfis disposiciones dictadas y promulgadas por el Gobierno Militar de Cuba 6 por su autoridad, se considered de carActer general y duradero, y applicable y obligatorias para todos los funcionarios del Gobierno de Cuba, sean cuales fueren las denominaciones 6 titulos de los que sucedan k los empleados del Gobierno Militar, y que continfien en fuerza y vigor sea cual fuere el gobierno que en Cuba exist, hasta que sean legalmente derogadas 6 modificadas, confonne A los precepts que se consignan en la Constituci6n antes mencionada. (Orden 148, de 1902).
Todas las leyes, decretos, reglamentos, 6rdenes y demfis disposiciones que estuvieren en -vigor al promulgarse esta Constituci6n, continuarfin observdndose en cuanto no se opongan h ella, mientras no fueren legalmente derogadas 6 modificadas. (Disposici6n transitoria 7 de la Constituci6n).

GOBIERNO GENERAL DE LA ISLA DE CUBA
SECRETARIA

SFcc16N DE GRACIA Y JUSTICIA

Asuntos Judiciales.

Por el Ministerio de Ultramar se comunica al Exemo. Sr. Gobernador General, con fecha 6 del actual y bajo el nfimero 927, la Real orden siguiente:

"Exemo. Sr.:-De Real orden tengo el honor de remitir 6, V. E. un exemplar de la Gaceta de Madrid, correspondent al dia de hoy, en la que se public el Real Decreto hacienda extensive A las Islas de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, el C6digo Civil vigen-







10

te en la Peninsula, redactado de conformidad con lo dispuesfto en la Ley de once de Mayo de mil ochocientos ochenta y ocho, y aprobado por Real Decreto de veinte y cuatro del pasado mes de Julio. Y al propio tempo acompafio un exemplar de la edici6n official del citado C6digo, para su inserci6n en los peri6dicos oficiales de esa Isla."

Y acordado por S. E. su. cumplimiento en 27 del actual, de su orden se public en la Gaceta Oficial, asi como el Real Decreto citado y el C6digo de reference, para general conocimiento.

Habana, Agosto 30 de 1889. PEDRo A. ToRREs.


MMISTERIO DE ULTRAMAR

EXPOSICI6N
SEIRORA: El vivo interns de todos los Gobiernos por el beneficio de nuestras provincial de Ultramar, ha servido de estimulo constant para l1evar A aqu6llas las disposiciones legislative vigentes en la Peninsula, y especialmente las encargadas de resolver problems generals de la vida, que no siendo el resultado de opinions parciales ni de luchas political, por todos son juzgadas con poca diferencia de criteria.
Si las leyes, ademAs, se refieren A punts y 6rdenes sustanciales 6 intimos de la sociedad, si no contrarian tradiciones ni tendencias especiales de aquellos pueblos, sino que aclaran y simplifican la norma de acci6n, explican mejor su origin y manifiestan, ademfis, sus prescripciones con sencillez, facilitando el conocimiento de todos, y, en suma, envuelven un progress evidence y por extreme beneficioso h nuestros hermanos de Ultramar; el prop6sito natural en el Gobierno se convie*rte en dictado de deber y obligaci6n para que aquellos habitantes participen de las ventajas que los peninsulares pueden aleanzar.
Tal suede con el C6digo Civil hoy vigente en la Peninsula. Cualesquiera que hayan sido las opinions y juicios emitidos en las discussions que motive, es indudable que responded i la constante aspiraci6n de esta sociedad, de todos modos manifestada hace medio siglo, y que, aun negfindole otras ventajas, produce la indiscutible de reducir A una sola las mfiltiples, different y encontradas fuentes de nuestro derecho positive civil, modifica en t6rminos rationales el derecho sucesorio, aclara y mejora el relative i la personalidad, y, en general, tomando por base la tradici6n, envuelve y determine toda clase de relaciones juridicas pri4adas en una forma mAs rational, mAs sistemhtica y cientffica que la usada en los libros legalese de que tan valiosa y abundante serie nos han dejado los anteriores silos.
Ni en las Antillas ni en Filipinas hay derecho civil peculiar y different del que rigi6 en la Peninsula, ni la organization de










la familiar y de la propiedad en aquellas lejanas provincial demanda especialidad a1guna de reglas para una vida que en lo privado se desenvuelve lo mismo que en el resto de la Naci6n, torque aquellos pueblos, que tienen su sentido propio, y en algo distinct del pueblo espafiol, se acomodan desde luego en sus relaciones civiles A las leyes que alli Ilevaron nuestros conquistadores y misioneros, que eran las mismas de su propia patria espafiola.
No hay, pu s, el peligro de Ilevar innovaciones irreflexivas que pudieran resultar malsanas para aquellas families, ni trastorhos perjudiciales para una propiedad que se adquiere, se conserva y se pierce conform A los modos establecidos en la antigua legislaci6n espafiola, y que no da lugar ni k modos, ni formas, ni relaciones aqui desconocidas que fuera precise consagrar en la ley. Asi es que la Comisi6n de C6digos de Ultramar represent6 al Gobierno de S. M., cuando el Civil se discutia en las C& maras, la conveniencia de extenders h las provincial de Ultramar, una vez que fuera ley, sin necesidad de hacer modificaci6n. alguna que alterara el contenido y la forma en que fuera promulgado.
Y si es indudable que S. M. puede abrigar la satisfacci6n de consider como suceso f eliz de su reinado el dotar k la Naci6n de un C6digo civil que con tanta ansiedad, y durante tant o tempo ha vivid solicitando, no lo es menos que aquel puro y ele'vado sentimiento ha de robustecerse y ensancharse, l1evAndolo A las provincial de Ultramar, que en este orden de la legislaci6n sufrian los mismos inconveniences, y obtendrfin ventajas iguales k las que se disfrutarhn en adelante en la Peninsula.
Ningfin element social enlaza tanto h los pueblos y los une en el seno de una culture com-hn como la unidad de legislaci6n, y especialmente de la encargada de regular la esfera mfis intima, mAs querida y mfis important de la vida y de la libertad hu.mana, que es la civil. Y si Espafia inspire siempre su conduct, respect A los pueblos que domino en otro hemisferio, en el levantado prop6sito de una paternal political que los habrA de conducir pronto ft constituir un element integrate en esta hermosa y concertada unidad de la patria; si jamks les aplic6 el r6gimen utilitaxio y egoista de explotaci6n y aprovechamiento, y Si nuestra historic esth Ilena de monuments que atestiguan c6mo el aliento de la patria nunca regate6 su inspiraci6n para levanter generosamente y traer h su propio seno los elements vivos de los pueblos colonials y educarlos y regirlos como se educaba y regia h si misma; si como feliz resultado de esta conduct bienhechora y de abnegaci6n se implants de antiguo el m is importante de los beneficios en el orden legal, que es la identidad en el derecho civil, es rational y exigente convenience de GobierAo man. tenerla, conservando asi el titulo mAs honroso y el bien mhs inestimable que puede ofrecer una naci6n respect & los pueblos que domino, y que consisted en asentar la vida civil en la igualdad y conceder ft todos la suma de derechos de que ella misma goza.







12

Fundado en estas considerations el Ministro que subscribe, del acuerdo con el Consejo de Ministros, tiene el honor de someter b. la aprobaci6n de S. M. el siguiente proyeeto de Decreto.
Madrid, 31 de Julio de 1889.
SEf;ORA:
A. L. R. P. de V. M.,
M T ANUEL BECERRA.
REAL DECRETO

A propuesta del Ministro de Ultramar, de acuerdo con el Consejo de Ministros:
En nombre de Mi Augusto Hijo el Rey D. Alfonso XIII, y como Reina Regente del Reino,
Vengo en decretar lo siguiente:
Articulo 1?-Se hace extensive, A las Islas de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, el C6digo civil vigente en la Peninsula, redactado de conformidad con lo dispuesto en la ley de 11 de Mayo de 1888, y aprobado por Real Decreto de 24 del actual.
Art. 2?-Empezarfi A regir este C6digo en las Islas referidas it los veinte dias siguientes de su publicaci6n en los peri6dicos officials de las mismas.
Art. 3?-En ammonia con lo dispuesto en el articulo 1? del mismo C6digo, las leyes regirAn en las provincial de Ultramar A los veinte dias de su promulgaci6n, entendi6ndose 6sta hecha el dia en que termite su inserci6n en los peri6dicos officials de las Islas.
Dado en San Ildefonso, A treinta y uno de Julio de mil ochocientos ochenta y nueve.
MARIA CRISTINA.
El Ministry de Ultramar,
MANUEL BECERRA.
LEY

DON ALFONSO XIII, por la gracia de Dios y la Constituci6n, REY de Espaiia, y en su nombre y durante su menor edad la REINA Regente del Reino,
A todos los que la presented vieren y entendieren, sabed: que ]as Cortes han decretado y Nos sancionado lo siguiente:
Articulo 1?-Se autoriza al Gobierno para publicar un C6'digo Civil con arreglo h las conditions y bases establecidas en esta ley.
Art. 2?--La redacci6n de este Cuerpo legal se IlevarA i cabo por la Comisi6n de C6digos, cuya Secci6n de Derecho civil formularfi el texto del proyeeto, oyendo, en los t6rminos que crea mfis expedites y fructuosos, 'a todos los individuals de la Comisi6n, y con las modificaciones que el Gobierno crea necesarias, se publicarfi en la Gaceta de Madrid.
Art. 3?--El Gobierno, una vez publicado el C6digo, darfi








13

cuenta 6, las Cortes, si estuvieren reunidas, 6 en la primer reuni6n que celebren, con expresi6n clara de todos aquellos punts en que haya modificado, ampliado 6 alterado en algo el proyeeto redactado por la Comisi6n, y no empezarA A regir como ley ni p odueirh effect alguno legal hasta cumplirse los sesenta dias siguientes i aquel en que pe haya dado cuenta & las Cortes de su publicaci6n.
Art. 49-Por razones justificadas de utilidad pfiblica, el Gobierno, al dar cuenta del C6digo A las Cortes, 6 por virtue de la proposici6n que en 6stas se formula, podrh declarer prorrogado ese plazo de sesenta dias.
Art. 5?-Las provincial y territories en que subsisted derecho foral lo conservarAn por ahora en toda su integridad, sin que sufra alteraci6n su actual regimen juridico por la publicaci6n del C6digo, que regiri, tan s6lo como supletorio en defect del que lo sea en cada una de aqu6llas por sus leyes especiales. El titulo preliminary del C6digo, en cuanto establezea los effects de las leyes y de los estatutos y las reglas generals para su aplicaci6n, serh obligatorio paratodas las provincial del Reino. TamWn lo serAn las disposiciones que se dicten para el desarrollo de la base 3 relative h las forms de matrimonio.
Art. 6?-El Gobierno, oyendo A la Comisi6n de C6digos, presentarA h las Cortes, en uno 6 en various proyeetos de ley, los ap6ndices del C6digo Civil, en los que se contengan las instituciones forales que convene conservar en cada una de las provincias 6 territories donde hoy existent.
Art. 7?-No obstante lo dispuesto en el articulo anterior, el C6digo Civil empezarA A regir en Arag6n y en las Islas Baleares al mismo tempo que en las provincial no aforadas, en cuanto no se oponga h aquellas de sus disposiciones forales 6 consuetudinarias que actualmente est6n vigentes.
-El Gobierno, previo informed de las Diputaciones provinciales de Zaragoza, Huesca, Teruel 6 Islas Baleares y de los Colegios de Abogados de las capitals de las mencionadas provincial, y oyendo A la Comisi6n general de codificaci6n, presentarA h la aprobaci6n de las Cortes, en el plazo mAs breve possible, A contar desde la publicaci6n del nuevo C digo, el proyeeto de ley en que han de contenders las instituciones civiles de Arag6n 6 Islas Baleares que convenga conservar.
Iguales informed deberh oir el Gobierno en lo reference ft las demks provincial de legislaci6n foral.
Art. 8?-Tanto el Gobierno como la Comisi6n se acomodarAn en la redacci6n del C6digo Civil A las siguientes bases: (*)

(*) El Tribunal Supremo de Espalia, en sentencia de 24 de Junio de 1897, ha declarado: que la ley de Bases de 11 de Mayo de 1888 para la redacei6n del C6digo Civil, no Be proinulg6 para que la aplicaran los tribunalees, sino para que el Gobierno Be amoldara 6, ella al hacer uso de la autorizaci6n que le confiri6 el Poder Legislativoll; per donde Bus precepts no pueden server de fundamento 6, ningfin recurso judicial ordinario 6 extraordinary.







14
BASE PRDMRA

El C6digo tomark por base el proyeeto de 1851, en cuanto se halla contenido en 6ste el sentido y capital pensamiento de las instituciones civiles del derecho hist6rico patriot, debiendo formularse, por tanto, este primer cuerpo legal de nuestra codificaci6n civil sin otro balance y prop6sito que el de regularizar, aclarar y armonizar los precepts de nuestras leyes, recover las ensefianzas de la doctrine en la soluci6n de las dudas suscitadas por la prActica, y tender d a1gunas necesidades nuevas con soluciones que tengan un fundamento cientifico un precedent autorizado en legislaciones propias 6 extrafias, y obtenido ya comfin asentimiento entre nuestros jurisconsultos 6 que resulted bastante justificadas, en vista de las exposiciones de principios 6 de m6todo hechas en la discussion de ambos Cuerpos Colegis adores.
BASE SEGUNDA

Los effects de las leyes y de los estatutos, asi como la nacionalidad, la naturalizaci6n y el reconocimiento y conditions de existence de las personas juridicas, se ajustarfin h los preceptos constitucionales y legalese hoy vigentes, con las modificaciones precises para descartar formalidades y prohibiciones ya desusadas, aclarando esos concepts juridicos, universalmente admitidos en sus capitals fundamentos, y f1jando los necesarios, as! para dar a1gunas bases seguras A las relaciones interiacionales civiles, como para facilitar el enlace y aplicaci6n del nuevo C6digo y de las legislaciones forales, en cuanto h las personas y bienes de los espafloles en sus relaciones y cambios de residence 6 vecindad en provincial de derecho diverse, inspirfindose hasta donde sea convenience en el principio y doctrine de la personalidad de los estatutos.

BASE TERCERA

Se establecerfin en el C6digo dos forms de matrimonio: el can6nico, que deberin contrary todos los que profesen la religion cat6lica, y el civil, que se celebrarh del modo que determine el mismo C6digo, y en ammonia, con lo prescrito en la Constituci6n del Estado.
El matrimonio can6nico producirfi todos los effects civiles respect de las personas y bienes de los c6nyuges y sus descendientes, cuando se celebre en conformidad con las disposiciones de la Iglesia cat6lica, admitidas en el Reino por la ley 13, tit. P, libro P, de la Novisima Recopilaci6n. Al acto de su celebraci6n asigtirh el Juez municipal fi otro funcionario del Estado, con el solo fin de verificar la inmediata inscripci6n del matrimonio en efRegistro civil.










BASECUARTA

Las relaciones juridicas derivadas del matrimonio en cuanto A las personas y bienes de los c6nyuges y de sus descendientes, paternidad y filiaci6n, patria potestad sucesiva del marido y de la mujer sobre sus hijos no emancipados, effects civiles del contract, y, en suma, cuantas constituent el derecho de familiar, se determinarhn de conformidad con los principios esenciales en que se funda el estado legal presented, sin perjuicio de lo dispuesto en las bases 17, 18, 22 y 25.

BASE QUINTA

No se admitirh la investigation de la paternidad sino en los .asos de delito 6 cuando exist escrito del padre en el que conste su voluntad indubitada de reconocer por suyo bd hijo, deliberadamente expresada con ese fin, 6 cuando medie posesi6n de estado. Se permitir6 la investigating de la maternidad, y se autorizarh la legitimaci6n bajo sus dos forms de subsiguiente matrimonio y concesi6n Real, limitando 6sta A los casos en que medie imposibilidad absolute de realizer la primer, y reservando fi terceros perjudicados el derecho de impugnar, asi los reconocimientos como las legitimaciones, cuando resulted realizados fuera de las conditions de la ley. Se autoriltarfi tambi6n la adopci6n por escritura pAblica, y con autorizaci6n judicial, fijAndose las conditions de edad, consentimiento y prohibiciones que se juzguen bastantes h prevenir los inconvenientes que el abuso de ese derecho pudiera traer consigo para la organization natural de la familiar.

BASE SEXTA

Se caracterizarfin y definirfin los casos de ausencia y presunci6n de muerte, estableciendo las garantias que aseguren les derechos del ausente y de sus herederos, y que permitan en su dia el disfrute de ellos por quien pudiera adquirirlos por sucesi6n testamentaria 6 legitima, sin que la presunci6n de muerte League en ningfin caso A autorizar al co'nyuge presented para pasar 4 segundas nupcias.

BASE SEPTIMA

La tutela de los menores no emancipados, demented y los declarados pr6digos 6 en interdicei6n civil, se podrh deferir por testament, por la ley 6 por el consejo de familiar, y se completarfi con el restablecimiento en nuestro derecho de ese consejo y con la instituci6n del protutor.








16
BASE OCTAVE

Se fijari la mayor edad en los veintitr6s aflos para los efectos de la legislaci6n civil, estableciendo, la emancipaci6n por matrimonio y la voluntaria por actos entre vivos, h contar desde los diez y ocho Aim tie edad en el menor.

BASE NOVENA

El Registry del estado civil comprenderA las inscripciones de nacimientos, matrimonios, reconocimientos y legitimaciones, defunciones y naturalizaciones, y estarh k cargo de los jueces municipals fi otros funcionarios del orden civil en Espaiia y de los agents consulates 6 diplomfiticos en el extranjero.
Las actas del Registro serkn la prueba del estado civil, y s6lo podrA ser suplida por -)tras en el caso de que no hayan existido 6 hubieren desaparecido los libros del Registro, 6 cuando ante los Tribunales se suscite contienda.
Se mantendrh la obligaci6n, garantida con sanci6n penal, de inscribir los actos 6 facilitar las noticias necesarias para su inscripei6n, tan pronto como sea possible. No se darh effect alguno legal A las naturalizaciones .. mientras no aparezean inscriptas en el Registry, cualquiera que sea la prueba con que se acrediten y la feeba en que hubieren sido concedidas.

BASE DIEZ

Se mantendrhn el concept de la propiedad y la division de las cosas, el principio de la accesi6n y de copropiedad con arreglo A los fundamentos capitals del derecho patriot, y se incluirfin en el C6digo las bases en que descansan los concepts especiales de determinadas propiedades, como las aguas, las minas y las producciones scientific, literarias y artisticas, bajo el criterio de respetar las leyes particulars por que boy se rigen en su sentido y disposiciones, y deducir de cada una de ellas lo que pueda estimarse como fundamento orgdnico de derechos civiles y sustantivos, para incluirlos en el C6digo.

BASE ONCE

La posesi6n se definirh en sus dos concepts. absolute 6 emanado del dominion y unido A 61 y limitado y nacido de una tenencia de la que se deducen hechos independents y separados del dominion, manteni6ndose las consecuencias de esa distinci6n en las forms y medics deadquirirla, estableciendo los peculiares h los bienes bereditarios, la unidad personal en la posesi6n fuera del caso de indivisi6n, y determinando los effects en cuanto al amparo del hecho por la Autoridad pfiblica, las presunciones i su favor, la percepei6n de frutos, segfin la naturaleza de 6stos,








17

el abono de expenses y mejoras y las conditions A que debe ajustarse la p6rdida del derecho posesorio en las diversas classes de bienes.
BASE DOCE

El usufructo, el uso y la habitaci6n se definir6n y- regularAn como limitaciones del dominion y forms de su division, regidas en primer t6rmino por el titulo que las constituya, y en su. defect por la Ley, como supletoria 6, la determinaci6n individual; se declararAn los derechos del usufructuario en cuanto i la percepei6n de frutos, segfin sus classes y situaci6n en el momento de empezar y de terminarse el usufructo, fijando los principios que pueden server h la resoluci6n de las principles dudas en la prActica respect al usufructo y uso de minas, montes, plantios y ganados, mejoras, desperfectos, obligaciones de inventario y flanza, inscripci6n, pago de contributions, defenses de sus derechos, y los de propietario en juicio y fuera de 61, y modos naturals y legitimos de extinguirse todos esos derechos con sujeci6n todo ello h los principios y prheticas del derecho de Castilla, modificado en algunos importance extremes por los principios de la publicidad y de la inscripci6n contends en la legislaci6n hipotecaria novisima.
BASE TRECE

El titulo de las servidumbres contender su. clasificaci6n y division en continues y discontinues, positives y negatives, aparentes y no parents por sus conditions de ejercicio y disfrute, y legalese y voluntaries por el origin de su constituci6n, respetAndose las doctrines boy establecidas en cuanto 6 los modos de adquirirlas, derechos y obligaciones de los propietarios de los predios dominates y sirviente y modo de extinguirlas. Se definirfin tambi6n en capitulos especiales las principles servidumbres fijadas por la Ley en material de aguas, en el regimen de la propiedad rfistica y urbana, y se procurark, a tenor de lo establecido en la base P, la incorporaci6n al C6digo del mayor nflmero possible de disposiciones de las legislaciones de Arag6n, Baleares, Catalufia, Galicia, Navarra y Provincias Vascas.
BASE CATORCE

Como uno de los medics de adquirir, se definiri la ocupaci6n, regulando los derechos sobre los animals dom6sticos, hal1azgo casual del tesoro y apropiaci6n de las cosas muebles abandonadas. Les servirhn de complement las' leyes especiales de eaza y pesca, haci6ndose reference express A ellas en el C6digo.
BASE QUINCE

El tratado de las sucesione,- se ajustari en sus principios ea-








18

pitales A los acuerdos que la Comisi6n General de Codificacion reunida en pleno, con asistencia de los sefiores Vocales correspondientes y de los seflores Senadores y Diputados, adopt en las reunions celebradas en Noviembre de 1882, y con arreglo A ellos se mantendrA en. su esencia la legislaci6n vigente sobre los testamentos en general, su forma y solemnidades, sus different clases de abierto, cerrado, military, maritime y hecho en un pais extranjero, afiadiendo el ol6grafo, asi como todo lo relative A la capacidad para disponer y adquirir por testament, fi la instituci6n de heredero, la desheredaci6n, las pandas y legados, la instituci6n conditional 6 i t6rmino, los albaceas y la revocaci6n 6 ineficacia de las disposiciones testamentarias, ordenando y metodizando lo existence, y completAndolo con cuanto tienda h asegurar la verdad y facilidad de expresi6n de las filtimas voluntades.

33ASE DIEZ Y SiIS

Miteria de las reforms indicadas serAn, en primer t6rmino, las sustituciones fideicomisarias, que no pasarfin, ni aun en la lineK direct, de la segunda ge'neraci6n, A no ser que se hagan en favor de personas que todas vivan al tempo del fallecimiento del testador.
El haber hereditario se distribuirh en tres parties iguales: una que constituirh la legitima de los hijos, otra que podrA asignar el padre A su arbitrio como mejora entre los mismos, y otra de que podrA disponer libremente. La mitad de la herencia en propiedad adjudicada por proximidad de parentesco y sin perjuicio de las reserves, constituirk, en defecto de descendientes legitimos, la legitima de los ascendientes, quienes podrAn optar entre,6sta y los alimentos. TendrAn los hijos naturals reconocidos derecho h una porci6n hereditaria, que, si concurrent con hijos legitimos, nunca podrh exceder de la mitad de lo que por su legitima correspond A cada uno de 6stos; pero podrd aumentarse esta porci6n cuando s6lo quedaren ascendientes.

BASE DIEZ Y SIETE

Se establecerh A favor del viudo 6 viuda el usufructo que algunas de las legislaciones especiales le conceden, pero limitfindolo h una cuota igual A lo que por su legitima hubiera de percibir cada uno de los hijos, si los hubiere, y determinando los casos en que ha de cesar el usufructo.

BASE DIEZ Y OCHO

A la sucesi6n intestada serdn Ilamados: 1? Los descendientes. 2? Los ascendientes. 30 Los hijos naturals. 40 Los hermanos 6 hijos de 6stos. 5? El c6nyuge viudo. No pasarA esta sucesi6n del sexto grado en la linea collateral. Desaparecer6 la diferencia que nuestra legislaci6n establece respect A los hijos naturals








19

entre el padre y la madre, dhndoseles igual derecho en la sucesi6n intestada de uno y otra. Sustituirfin al Estado en esta suces16n, cuando k ella fueren Ilamados, los establecimientos de Beneficencia 6 instrucci6n gratuity del domicilio del testador; en su defecto, los de la provincial; A falta de unos y otros, los generales. Respect de las reserves, el derecho de acrecer la aceptaci6n y repudiaci6n de la herencia, el beneficio de inventario, la colaci6n y partici6n, y el pago de las deudas hereditarias, se desenvolverfin con la mayor precision possible las doctrines de la legislaci6n vigente, explicadas y completadas por la jurisprudencia.
BASE DIEZ Y NUEVE

La naturaleza y effects de las obligaciones serAn explicados con aquella generalidad que correspond A una relaci6n juridica cuyos origenes son muy diversos. Se mantendrk el concept hist6rico de la mancomunidad, resolviendo por principios generals las questions que nacen de la solidaridad de acreedores y deudores, asi cuando el objeto de la obligaci6n es una cosa divisible coino cuando es indivisible, y fijando con precision los effects del vinculo legal en Ids distintas species de obligaciones, alternativas, condicionales, 6, plazo y con clAusula penal. Se simplificarhu los modos ae extinguirse las obligaciones, reduci6ndolas A aquellos que tienen esencia different, y sometiendo los demhs A las doctrines admitidas respect de los que como elements entran en su composici6n. Se fijarhn, en fin, principios generals sobre la prueba de las obligaciones, cuidando de armonizar esta parte del C6digo con las disposiciones de la modern Ley de Enjuiciamiento Civil, respetando los precepts formales de la legislaci6n notarial vigente, y fijandoi un mAximum, pasado el cual, toda obligaci6n de dar 6 de restituir, de constituci6n de derechos, de arriendo de obras 6 de prestaci6n de servicios, habrA de co-star por escrito para que pueda pedirse en juicio su cumplimiento 6 ejecuci6n.

BASE VEINTE

Los contracts, como fuente de las obligaciones, serfin considerados como meros titulos de adquirir en cuanto tengan por objeto la traslaci6n de dominion 6 de cualquier otro derecho h 61 semejante, y continuarfin sometidos al principio de que la simple coincidence de voluntades entre los contratantes establece el vinculo, aun en aquellos casos en que se exigen solemnidades determinadas para la transmission de las cosas, 6 el otorgamiento de escritura A los effects expresados en la base precedent. Igualmente se cuidari de fijar bien las conditions del consentimiento, asi en cuanto A la capacidad como en cuanto A la Iibertad de los que lo present, estableciendo los principios consagrados por las legislaciones moderns sobre la naturaleza y el








20

objeto de las convencio'nes, su causa, forma 6 interpretaci6n, y sobre los motives que los anulan y rescinden.
BASE VMINTIUNO

Se mantendri el concept de los cuasi contracts determinando las responsabilidades que puedan surgir de los distintos hechos voluntaries que les dan causa, conform A los altos principios de justicia en que descansaba la doctrine del antiguo derecho, unfinimemente seguido por los moderns C6digos, y se fijar m los effects de la culpa y negligencia, que no constituyan delito ni falta, aun respect de aquellos bajo cuyo cuidado 6 dependencia estuvieren los culpable 6 negligentes, siempre que sobrevenga, perjuicio h tercera persona.
Las obligaciones procedentes de delito 6 falta. quedarhn sometidas ft las disposiciones del C6digo Penal, ora la responsabilidad civil deba exigirse A los reos, ora A las personas bajo cuya custodial y autoridad estuviesen constituidos.

BASE VEINTIDOS

El contract sobre bienes con ocasi6n del matrimonio tendrA por base la libertad de estipulaci6n entre los futures c6nyuges, sin otras limitaciones que las sefialadas en el C6digo; entendi6ndose que cuando falte el contract 6 sea deficient, los esposos han querido establecerse bajo el regimen de la sociedad legal de gananciales.
BASE VEINTITRES

Los contracts sobre bienes con ocasi6n del matrimonio se podrAn otorgar por los menores en aptitude de contraerlo, debiendo concurrir A su otorgamiento y completando su capacidad las personas que, segfin el C6digo, deben prestar su consentimiento a las nupcias; deberh co-star en escritura pfiblica si exceden de cierta suma, y en los casos que no Ilegue al mAximum que se determine, en documents que reuna alguna garantia de antenticidad.

BASE VEINTICUATRO

Las donaciones de padres A hijos se colacionarfin en los c6mputos de las legitimas, y se determinarhn las reglas A que hayan de sujetarse las donaciones entre esposos durante el matrimonio.
BASE VEINTICINCO

La condici6n de la dote y de los bienes parafernales podrh estipularse A la constituci6n de la sociedad conjugal, habiendo








21

de considerarse aqu6lla inestimada A falta de pacto 6 capitulaci6n que otra cosa establezca. La administration de la dote corresponderh al marido, con las garantias hipotecarias para asegurar los derechos de la mujer y las que se juzguen mis eficaces en la prfictica para los bienes muebles y valores, A cuyo fin se fijarfin reglas precises para las enajenaciones y pignoraciones de los bienes dotales, su usufructo y cargas A que esth sujeto, admitiendo en el C6digo los principios de la Ley Hipotecaria en todo lo que tiene de material propiamente orgAnica y legislative, quedando h salvo los derechos de la mujer durante el matrimonio, para acudir en defense de sus bienes y los de sus hijos contra la prodigalidad del marido, asi como tambi6n los que puedan establecerse respect al uso, disfrute y administration de cierta clase de bienes por la mujer, constant el matrimonio.
BASE VEINTISEIS

Las forms, requisites y conditions de cada contract en particular se desenvolverAn y definirAn con sujeci6n al cuadro general de las obligaciones y sus effects, dentro del criteria de mantener por base la legislaci6n vigente y los desenvolvimientos que sobre ella ha consagrado la jurisprudence, y los que exija la incorporaci6n al C6digo de las doctrines propias A la Ley Hipotecaria, debidamente aclaradas en lo que ha sido material de dudas para los Tribunales de justicia y de inseguridad para el cr6dito territorial. La donaci6n se definirfi fliando su Vaturaleza y efectos, personas que pueden dar y recibir por medio de ella; sus limitaciones, revocaciones y reducciones, las formalidades cola que deben ser hechas, los respectivos deberes del donate y donatario y cuanto tienda ft evitar log perjuicios que de las donaciones pudieran seguirse h los hijos del donate 6 sus legitimos acreedores 6 A los derechos de tercero. Una ley especial desarrollarh el principio de la reunion de los dorainios en los foros, subforos, derechos de superficie y cualesquiera otros gravhmenes semejantes constituidos sobre la propiedad inmueble.
BASE VEINTISIETE

La disposici6n final derogatoria serh general para todos los cuerpos legalese, usos y costumbres que constituyan el derecho civil Ilamado de Castilla, en todas las materials que son objeto del C6digo, y aunque no sean contraries ft 61, y quedarAn sin fuerza legal a1guna, as! en su concept de leyes directamente obligatorias como en el derecho supletorio. Las variaciones que perjudiquen derechos adquiridos no tendrhn. effect retroactive. Se establecerfin, con el carActer de disposiciones adicionales, las bases orghnicas nccesarias para que en periods de diez aflos formule la Comisi6n de C6digos y eleve al Gobierno las reforms que convenga introducir como resultados definitivamente adquiridos por la experience en la aplicaci6n del C6digo, por los progress







22

realizados en otros passes y utilizables en el nuestro, y por la jurisprudencia del Tribunal Supremo.
Por tanto:
Mandamos A todos los Tribunales, Justicias, Jefes, Gobernadores y demks Autoridades, asi civiles como militaries y eclesihsticas, de cualquier clase y dignidad, que garden y hagan guardar, cumplir y ejecutar la presented Ley en todas sus parties.
Dado en Palacio, a 11 de Mayo de 1888.
YO LA REINA REGENT.
El Ministry de Gracia y Justicia,
MANUEL ALONSO MARTINEZ.

EXPOSITION

SERORA: La ley de once de Mayo de este afio autoriz6 al Gobierno de V. M. para publicar un C6digo Civil con arreglo ft las bases establecidas en la misma, llenando asi una necesidad sentida desde hace cinco silos y no satisfecha a-6n, fi pesar de los laudables esfuerzos de algunas de las generaciones que nos han, precedido.
El C6digo Civil, que interest por igual k todas las classes sosociales, y realize, no una inspiraci6n pasajera, sino un anhelo constant del pueblo espafiol, puede ser un titulo de honor para los contemporfineos, A los ojos de la posteridad, y el mks bello flor6n de la corona que cifie V. M. tan merecidamente por sus grades virtues y raras prendas.
Pocos serAn ya hoy en Espafia los que desconozean la conveniencia de sustituir la legislaci6n civil vigente, desparramada en multitude de cuerpos legalese promulgados en la 6poca g6tica, en la edad media y en tempos mks recientes, pero siempre distantes de nosotros; y que, de todos modos, retratan estados socials distintos y aun opuestos, por un monument legislative arm6nico, sencillo y claro en su m6todo y redacci6n que refleje fielmente nuestras actuales ideas y costumbres, y satisfaga las complejas necesidades de la modern civilizaci6n espafiola.
Asi, pues, V. M. puede estampar su firma en este proyeeto de decreto con aquella satisfacci6n interior que engendra siempre en el 6nimo del Jefe Supremo del Estado la conciencia de que no pone su Autoridad augusta al servicio de una parcialidad politica, sino al de la Naci6n enter.
Por esto, el Ministro que subscribe estima como un halago de la fortune ser 61 quien tiene la honra de someter fi la aprobaci6n de V. M. el C6digo Civil redactado por la Secci6n que ha muchos afios viene presidiendo, despu6s de haber oido, en los t6rminos que ha credo mks expedites y fructuosos, fi todos los Vocals de la Comisi6n Codificadora, compuesta de sabios jurisconsultos, afiliados A escuelas juridicas y partidos politicos different.








23

En el punto A que dichosamente ha llegado en Espafia la obra de la codificaci6n civil, huelga ya todo razonamiento. Pas6 la hora de discutir. Hoy se trata no mhs que de la mera ejeuci6n de un precepts terminate de la Ley; y el infrascrito, en justo acatamiento A lo que 6sta ordena, tiene el honor de proponer A V. M. el siguiente proyeeto de decreto.
SERORA:
A. L. R. P. de V. M.,
MANUEL ALONSO MARTINEZ.

REAL DECRETO

Teniendo presented lo dispuesto en la ley de 11 de Mayo de este aflo, por la cual se autoriz6 d mi Gobierno para publicar un C6digo Civil con arreglo A las conditions y bases establecidas en la misma, conformkndome con lo propuesto por el ministry de Gracia y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de Ministers: en nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfonso XIII, y como REiNA Regente del Reino:

Vengo en decretar que se publique en la Gaceta de Madrid el C6digo Civil adjunto, en cumplimiento de lo que preceptfia el. articulo 20 de la mencionada ley de 11 de Mayo -hltimo.
Dado en Palacio, A seis de Octubre de mil ochocientog ochenta y ocho.
MARIA CRISTINA.
El Ministry de Gracia y Justicia,
MANUEL ALONSO MARTINEZ.

REAL DEORETO

Pr6ximo 6, veneer el plazo de sesenta dias establecido en. el. articulo 30 de la ley de 11 de Mayo de 1888 para que comenzara i regir como ley el C6digo Civil publicado en la Gaceta de Madrid en cumplimiento de lo dispuesto en Real decreto de 6 de Octubre filtimo, y formulada en las Cortes la proposici6n prevista en el. articulo 4' de la propia ley:

Conformfindome con lo propuesto por el. Ministry de Gracia y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de Ministros:
En nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfonso XIII, y como REINA Regente del Reino:
Vengo en declarar prorrogado hasta 1' de Mayo del corriente afio, el plazo de los sesenta dias establecido en la ley de 11 de Mayo de 1888.







24

Dado en Palacio, once de Febrero de mil ochocientos
ochenta y nueve.
MARIA CRISTINA.
El Ministry de Gracia y Justicia,
JOSA CANALEJAS Y MANDEZ.

LEY

DON ALFONSO XIII, por la Gracia de Dios y la Constituci6n REY de Espafia, y en su nombre y durante su menor edad, la REINA Regente del Reino:

A todos los que la presented vieren y entendieren, sabed: que las Cortes han decretado y Nos sancionado lo siguiente:
Articulo 1? El Gobierno harft una edici6n del C6digo Civil, con las enmiendas y adiciones que A juicio de la Secci6n de lo civil de la Comisi6n general de Codificaci6n sean necesarias 6 conveniences, segihn el resultado de la discussion habida en ambos Cuerpos Colegisladores.
Art. 2? Esta edici6n se publicarA lo mfis pronto possible, dentro del plazo de dos meses.
AdemAs, se insertarfin en la Gaceta los articulos del C6digo enmendados 6 aficionados.

Por tanto:

Mandamos A todos los Tribunales, Justicias, Jefes, Gobernadores y demhs Autoridades, asi civiles COMO militaries y eclesiftsticas, de cualquier clase y dignidad, que garden y hagan guardar, cumplir y ejecutar la presented ley en todas sus parties.
Dado en Aranjuez, A veinte y seis de Mayo de mil ochocientos ochenta y nueve.
Yo LA REINA REGENT.

El Ministry de Gracia y Justicia,
JOS9 CANALEJAS Y M NDEZ.

REAL DECRETO

Teniendo presented lo dispuesto en la ley de 26 de Mayo filtimo; conformindome con lo propuesto por el Ministro de Gracia y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de Ministers:

En nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfonso XIII, Y COMO REINA Regente del Reino:

Vengo en decretar que se publique 6 inserted en la Gacfta de








25

Madrid el adjunto texto de la nueva edici6n del C6digo Civil, hecha con las enmiendas y adiciones propuestas por la Seeci6n de lo civil de la Comisi6n general de Codificai6n, segfin el resultado de la discussion habida en ambos Cuerpos Colegisladores y en cumplimiento de lo preceptuado por la mencionada ley de 26 de Mayo filtimo.
Dado en San Ildefonso, A veinte y cuatro de Julio de jiiil ochocientos ochenta y nueve.
MARIA CRISTINA.

Et Ministry de Gracia y Jvsticia,
JOSA CANALEJAS Y MIENDEZ.

EXPOSITION

EXOMO. SFIROP:

V. E. se sirvi6 comunicar A esta Comisi6n, para su cumplimiento, la ley de 26 de Mayo filtimo, que manda hacer -una edici6n del C6digo Civil, con las enmiendas y adiciones que A juicio de la Secci6n de lo civil de la Comisi6n general de Codificaci6n, sean necesarias 6 conveniences, seg-dn el resultado de la discusi611 habida en ambos Cuerpos Colegisladores. Cumpliendo este mandato, la Secci6n ha revisado detenidamente todo el C6digo, y en particular las disposiciones que han sido objeto de controversial y de critical entre los Senadores y Diputados en los -ftltim.os aebates parlamentarios. Ha hecho tan prolijo examen sin mhs prop6sito que el de mejorar la obra en todo lo que pareciese defectuosa y sin otro criteria que el. de la mhs several imparcialidad. Fruto de este studio es el trabajo que adjunto tiene el honor de presenter fi V. E.
Todas las observations expuestas en el Parlamento han sido atentamente examinadas y discutidas en el seno de la Seeci6n, recayendo sobre cada una el acuerdo que se ha juzgado procedente. Son 6stas de diversas classes, seon el espiritu que las informal, el fin A que tienden, la suposici6n mds 6 menos fundada de que parten, la varia interpretaci6n de algunos articulos, la diversidad de opinions individuals sobre determinados problems juridicos y la oscuridad de expresi6n 6 defects de estilo que se ha credo encontrar en algunos texts. La Secci6n, que no pretend haber hecho una obra perfecta, torque si no lo es ninguna de las humans, mucho menos puede serlo un C6digo Civil, que affect A tantos, tan diversos y acaso tan contradictorios interests, hhbitos y costumbres, ha reconocido, con la sinceridad y la imparcialidad que le son propias, la justicia 6 la convenience de algunas de las enmiendas y reforms indicadas en. los Cuerpos Colegisladores. Pero al mismo tiempoka tenido que prescindir de muchas de ellas que, por causes diversas, no le han parecido necesarias ni justificadas.








26

Hay efectivamente en el C6digo various articulos cuya reforma parece justa 6 convenience, ya para la mayor claridad del concept, ya para que no parezean en disonancia con otros i que se refieren, ya para prevenir las dudas A que pudiere dar lugar la suspicacia 6 la malicia de los que litiguen sobre su aplicaci6n, ya, en -fin, para corregir los errors de imprenta 6 de copia de que adolecen. Hay tambi6n articulos que continent. principios indiscutibles de justicia 6 convenience, pero que necesitan ampliarse y desarrollarse para su aplicaci6n, A fin de que no den lugar A una jurisprudence varia y aun contradictory. La Seeci6n, teniendo todo esto en cuenta, ha procurado el remedio, prestfindose A todas las modificaciones de concept y expresi6n que ha podido exigir la mfis several critical.
La verdad es que, fuera de muy pocos punts en que, por diversidad de escuela 6 de prop6sito, no puede convenir la Seeci6n con algunos de sus censors, en. todos los demAs las diferencias consistent, mAs bien que en el fondo, en la expresi6n del concepto. Se han expuesto ciertamente considerations generals muy importance sobre las novedades introducidas por el C6digo en el orden de la familiar, en las relaciones juridicas entre sus individuals y en las sucesiones hereditarias; pero la Secci6n se ha abstenido de contravertirlas, tanto torque casi todas ellas proceden de la ley de bases para redactar el C6digo, h las cuales ha tenido que sujetarse, cuanto por no ser 6ste ya el. moment oportuno de exponer los motives de toda aquella obra. Pasada su oportunidad, crumple s6lo A la Secci6n manifestar el orden y m6todo con que ha verificado su revision, la extension y los limites de su labor y los fundamentos de las principles enmiendas y adiciones adoptadas.
Expuesto queda el m6todo seguido: respect it la extension de su trabajo, se ha limitado la Secci6n h revisar solamente aquellos articulos que ban sido objeto de discussion y de critical en las Cortes; pero como algunos de ellos tenian relaci6n con otros pasados en. silencio, no ha sido possible prescindir en abluto de 6stos. Por eso advertirA V. E. que no s6lo aparecen retocados algunos de los articulos censurados por oradores del Parliament, sino otros que no fueron criticados por ellos; todo sin perjuicio de corregir al paso I-os errors de copia 6 de imprenta que han encontrado en el texto dado k luz.
Una de las questions mhs viva y extensamente discutida en ambas Chmaras fu6 la de la subsistencia del derecho foral, en las relaciones entre los habitantes de las provincial y territories que lo conservan y los de los territories y provincial en que rige el derecho comiln. Los primers recelaron, aunque sin raz6n, que el titulo preliminary del C6digo, obligatorio para todas las provincial del Reino, contenia disposiciones contraries A sus fueros, por cuanto el articulo 12, que consagra la subsistencia del actual regimen foral en toda su integridad, no comprendia ex-








27

presented el derecho foral consuetudinario; como si 6ste no formara parte de dicho regimen.
Atentado afin mks grave contra los fueros creyeron hallar en el articulo 15, por cuanto declaraba sujetos al C6digo A los nacidos en provincial de derecho com-6n, del mismo modo que la Constituci6n del Estado declare espafioles A los nacidos en Espafia. Interpretada esta disposici6n sin tener en cuenta la del articulo 12, que manda conservar el regimen foral en toda su integridad, raz6n habria para estimarla contrarian A los Fueros, que no reconocen en los hijos otra condici6n que la de sus padres. Pero como las disposiciones de un C6digo no se deben interpretar aisladamente, sino en combinaci6n con todas las otras que tienen relaci6n con ellas, habria debido entenderse el articulo 15 sin perjuicio de lo dispuesto en el 12, el cual consagra la integridad del regimen juridico foral en justo acatamiento al precepts claro y terminate del articulo 5? de la ley de 1.1. de Mayo de 1888.
Ya que esta interpretaci6n no tranquilize bastante h los que entendian de otro modo el articulo 15, la Secci6n ha procurado aclararlo y fijar su verdadero sentido, de suerte que no pueda quedar duda al m6s suspicaz de que por 61 no se introduce noYedad a1guna en el regimen juridico de las provincial forales.
Tambi6n ha modificado la Secci6n, no el concept, sino la forma del articulo 29, que declare la condici6n y los derechos de los p6stumos. Decia este articulo, en su redacci6n primitive, que aunque el nacimiento determine la personalidad humana, la ley retrotrae en muchos casos h una fecha anterior los derechos del nacido. HallAndose estos casos sefialados en diversos lugares del C6digo, y siendo todos aquellos en que podia optar el p6stumo A algfin beneficio, esta disposici6n no alteraba el precepts de nuestra antigua legislaci6n, que considerable al p6stumo como nacido para todo lo que le fuera favorable. Mas para que no pueda quedar duda de que 6ste mismo es el sentido del articulo 29, se ha variado su redacci6n, adoptando la f6rmula gen6rica y traditional de nuestro antiguo derecho.
Ha sido igualmente objeto de interpretaci6n equivocada el articulo 54, suponiendo que, segfin 61, la posesi6n de estado, con las actas del nacimiento de los hijos en concept de legitimos, era por si sola prueba bastante del matrimonio. No bubo de entenderse que 6sta no se admitia sino como prueba supletoria en defecto de la principal, contenida en el articulo 53, en el cual se declare que los matrimonios futures se probarfin con las actas del Registro civil, y que faltando 6ste, podria abrirse paso A otra species de pruebas. 861o en este caso, y como una de estas pruebas supletorias, admitia la posesi6n de estado el articulo 54. Mas para que nadie pueda abrigar duda sobre este punto, la Seeci6n present modificado el articulo, refiri6ndolo expresamente al que le antecede y hacienda co-star que la posesi6n de estado, con las demAs circunstancias expresadas, no serA mfis que uno de los







28

medics de prueba que podrfin emplearse, cuando por cualquier causa falte absolutamente el Registro civil.
La omisi6n de dos palabras, cometida, en la copia 6 en la impresi6n del C6digo, di6 lugar A que se creyera que el articulo 85 autorizaba al Gobierno para dispenser en el matrimonio civil el impediment de afinidad en linea recta. De aqui la necesidad de afiadir las palabras omitidas, quedando asi restablecido el texto verdadero y desvanecido el error h que habia dado lugar este articulo.
Cuando la Secci6n trajo de la Ley del Matrimonio Civil al C6digo el articulo 102, que declaraba pfiblica la acci6n para pedir la nulidad del matrimonio, entendia, como entiende hoy, que la acci6n pfiblica no es la que puede ejercitar todo ciudadano, sino la que corresponded al Ministerio Fiscal. Pero como a1guien creyese que los t6rminos en que apareci6 redactado dicho articulo autorizaban h cualquiera para promoter demands de nulidad por malevolencia 6 interns ilicito, la Secci6n lo ha redactado de nuevo, limitando el derecho de ejercitar dicha acci6n 6 los c6nyuges, A los que tengan algfin interns en ella, y, con sefialadas limitaciones, al Ministerio Pfiblico.
Aunque el C6digo no ha adoptado la antigua denominaci6n de alimentos naturals y civiles, ha reconocido la diferencia que estos nombres significant, en cuanto A los servicios comprendidos en la obligaci6n de alimentary. El C6digo no habia tomato bastante en cuenta esta diferencia con relaci6n A la diversidad de personas, fi quienes, ya confirmando las leyes 6 la jurisprudencia antigua, ya completfindola 6 fijhndola, se concede el dereebo A alimentos. Asi la Secci6n, despu6s de darlos en toda su extensi6n i los c6nyuges, A los descendientes y ascendientes legitimos y i los padres y fi los hijos naturals, legitimados 6 reconocidos, los restoring entre padres 6 hijos ilegitimos no naturals y entre hermanos consanguineous 6 uterinos, cuando alguno de 6stos no pueda procurarse la sub8istencia por causes que no le sean imputables.
La clasificaci6n que se hacia en el capitulo 3?, titulo 1?, libro II, de los bienes de dominion p1hblico, 6 no era bastante comprensiva, 6 podia dar lugar fi dudas en casos especiales. Por ello ha parecido oportuno fi la Secci6n definir estos bienes, teniendo, en cuenta su destiny mds bien que su denominaci6n y sus analogies, sefialando despu6s tan s6lo como ejemplos los que antes aparecian como regulators exclusives de la clasificaci6n. El Estado posee bienes destinados al uso com-6n y bienes que, sin ser de uso coffin, estdn destinados fi algfin servicio pfiblico. Unos y otros son bienes de dominion pfiblico, y se distinguen de los patrimoniales en que, si bien 6stos pertenecen tambi6n al Estado, careen de aquellas eircunstancias. Igual distinei6n se observe en los bienes de los pueblos y provincial, sin mAs diferencia que la de pertenecer su propiedad h las provincial 6 A los pueblos.
El articulo 570, que declare subsistentes las servidumbres








29

pecuarias establecidas, necesitaba alguna ampliaci6n A fin de determinar claramente su regimen en lo future, tanto para que no se creyera, que iban fi desaparecer las anchuras sefialadas por la legislaci6n anterior A alguna de estas servidumbres, cuanto para fijar la media de las forzosas que en adelante se establezean, con destiny al paso y abrevadero de los ganados. Para cumplir estos fines, guardando profound respect A los derechos adquiridos, ha refundido la Secci6n el expresado articulo.
El articulo 591 no permitia plantar Arboles altos cerca de una heredad. ajena 6 menos distancia de tres metros, ni firboles bajos y arbustos h menos de dos de la linea divisoria entre ambas heredades. Estas distancias hubieron de parecer excesivas y no bastante justificadas A los que creian que con otras mucho menores no sufriria tampoco usurpaci6n ni perjuicio el dominion ajeno. La Secci6n lo ha credo asi tambi6n, y, 6n su consecuencia, ha reducido aquellas distaneias A dos metros y A 50 centimetros, respectivamente, salvo lo que dispongan en todo caso las Ordenanzas rurales, 6 lo que se haya autorizado por la costumbre de la localidad.
Por no apartarse la Secci6n de nuestro antiguo derecho, habia aceptado la'prohibici6n de heredar y de hacer testament impuesta h los religious ligados con votos solenines de pobreza en. las 6rdenes monfisticas. El derecho can6nico les habia.privado de la facultad de poster, aunque no de la de adquirir, disponiendo que lo que adquiriesen lo transfiriesen fi los monasteries. La ley civil, ya para reforzar la observancia de este precepts, ya para contender en parte los progress de la amortizaci6n de los bienes races, priv6 A los religious del derecho, de adquirir lo que no debian retener y habia necesariamente de pasar al. dominio de las comunidades respectivas. Pero esta prohibici6n suponia la absolute capacidad de los monasteries para adquirir y poster bienes inmuebles. Asi es que desde el moment en que las leyes civiles no s6lo les privaron de esta facultad, sino que los suprimieron en su mayor arte, qued6 sin effect, de hecho, el precepts can6nico, y sin justificaci6n sufficient las leyes que prohibian A los religious tester y adquirir bienes por testamento y abintestato. Por eso fueron derogadas mAs de una vez las prohibiciones antiguas, mientras prevalecieron en toda su crudeza las leyes desamortizadoras y las que negaron su reconocimiento d las corporations religious.
Pero han cambiado, con provecho de todos, las relaciones entre el Estado y la Iglesia: las 6rdenes monAsticas han sido permitidas 6 toleradas; y al punto ha surgido la duda de si, con ellas, debian estimarse restablecidas las antiguas incapacidades para tester y adquirir por sucesi6n y herencia. La Secci6n, como queda dicho, opt6 por la afirmativa, considerando que esta soluci6n seria mfis conform con el derecho can6nico. Pero obispos respectable, que han levantado su voz en el. Senado, y otros oradores in%%neg, pMenecientes k partidos diversos, y por di-








30

ferentes y aun contradictorios motives, han pedido la soluci6n contrarian, estimando que, restituida la facultad de adquirir y poster h las comunidades religious, se cumplirA en todos sus punts el derecho can6nico, y habrA la igualdad debida entre todos los ciudadanos, sin distinci6n de profesi6n y estado, de eclesiAsticos y seglares. La Secci6n, prestando atento oido 6, estas considerations y deseando marcher siempre de acuerdo con los dignos Prelados de la Iglesia, despu6s de reconocer 6, los monasteries el derecho de adquirir, ha suprimido, entre las incapacidades para tester y para suceder, la de los religious ligados con votos solemnes.
Algunas otras pequeflas variaciones ha introduced tambi6n la Secci6n en el capitulo de los testaments, encaminadas todas A determiner mejor las conditions necesarias para asegurar su autenticidad y alejar el peligro de las falsedades. Con esta mira, y aceptando indicaci6nes hechas en las Cortes, ha restringido la facultad de hacer testaniento ol6grafo, concedi6ndola tan s6lo, A los mayors de edad, aunque baste la de catorce aflos para testar en otra forma.
Ha reducido tambi6n A t6rminos mks adecuados A la prfictica el acto de otorgar testament abierto, garantizando, ademfis, con nuevos requisites el de las personas desconocidas, y fijando A la vez los justos limits de la responsabilidad de los notaries que autorizan estos actos. Con el mismo fin de asegurar el cumplimiento de la Altima voluntad de los testadores, se han estrechado alon tanto las conditions necesarias para determiner la validez y la nulidad de los testaments cerrados.
La condici6n impuesta 6 la mujer casada, en el articulo 995, de no aceptar herencias sino A beneficio de inventario, era, en verdad, excesiva 6 injustificada. Obligar A la hija h no recibir la herencia de sus padres, ni la de sus hijos, sino con aquella protest, era en muchos casos, y aun en los mks, lastimar sus sentimientos de filial respect y cariflo, sin raz6n valedera que lo justificase. Si en algunas circunstancias puede ser esta precauci6n necesaria, podrAn utilizarla las mujeres A quienes favorezea, sin que sea menester obligarlas 6 ello. La Comisi6n ha entendido que con esta facultad, y con no responder en todo caso de las deudas hereditarias los bienes de la sociedad conjugal existentes al ser aceptada la herencia, quedarAn suficientemente protegidos los interests matrimoniales.
El articulo 1,280 determine los contracts que deben hacerse co-star en documents pfiblico por raz6n de los objets sobre que versen 6 de su naturaleza juridica, cualquiera que sea su cuantia. Esta disposici6n podia ofrecer el inconvenience de dificultar los contratos de poca entidad, por temor h los gastos que ocasionara su reducci6n h documents plhblico. Para evitar este peligro, una adici6n al articulo 1,280 exime de aquella formalidad los contracts no comprendidos en los seis nfimeros del mismo articulo, y permit hacerlos valer, aunque su imported exceda.








31

de cierta suma, si constant s6lo por escrito privado, quedando libres de toda solemnidad los mismos contracts de inferior cuantia.
Tambi6n ha rectificado el articulo 1,296, que eximia de la rescisi6n las capitulaeiones matrimoniales de los menores celebradas con intervenci6n de sus tutors, torque ni en tales capitulaciones intervienen los tutors, ni podia ser, por tanto, este g6nero de contracts, el que tenia por objeto dicho articulo. Una reference equivocada al nfimero 1? del articulo 1,291, que debia ser al nfimero 2? del mismo, ha podido dar lugar A este error. En este filtimo nfimero se mencionan los contracts celebrados en representaci6n de personas ausentes, con autorizaci6n judicial, y estas circunstancias bastan para que en ellos no tenga lugar la rescisi6n. Pero las capitulaciones matrimoniales de los menores, aunque otorgadas con la intervenei6n de sus ascendientes 6 la del consejo de familiar, no tienen en su apoyo tantas garantias de equidad, que fasten para declararlas irrescindibles.
Fu6 igualmente objeto de corftroversia en las Cortes la cabida sefialada en el articulo 1,523 A las heredades que, en caso de venta, pueden ser objeto del retract de colindantes. La Secci6n, para facilitar, con el transcurso del tempo, algfin remedio A ]a division excesiva de la propiedad territorial, alli donde este exceso ofrece obstficulo insuperable al desarrollo de la riqueza, y siguiendo el ejemplo de otras naciones, concedi6 A los propietarios aledafios el derecho de retraer por el tanto las heredades de dos hectfireas 6 menos, limitrofes. A las suyas. Esta cabida hubo de parecer excesiva A algunos seflores Diputados, que pretenthan reducirla A 50 centifireas. Tambi6n habia establecido la Secci6n que cuando dos 6 mks propietarios solicitaran el retract, fuera preferido aquel cuya finea tuviese menos cabida, y no el duefio de la mayor, segfin propuso despu6s alguno de los impugnadores del articulo. En vista de las observations expuestas, ha accedido la Secci6n 4 reducir A la mitad la cabida de las heredades sujetas A aquel derecho; pero tambi6n ha credo que debia mantener la preference h favor del dueflo de la finca menor, considerando que esta soluci6n es la mks conform con el fin del retract. En cambio, ha aceptado con gusto la idea de suprimir la formalidad del requerimiento ante notario.
I El C6digo nada dispose respect A los foros y subforos constituidos bajo la antigua legislaci6n, remitiendo lo que se refiere A ellos A una ley especial, anunciada repetidas veces y en elaboraci6n hace tempo. Pero como el articulo 1,611 sefiala el tipo para la redenei6n de los census impuestos antes de la promulgaci6n del C6digo, bubo de dudarse si esta disposici6n seria aplicable A la redenei6n de los *foros. Aunque la duda no parezea bastante fundada, torque el articulo citado trata finicamente de los census, la Secci6n se ha prestado h resolverla mediate una adici6n al mismo, en que se declaran excluidos de 61 los foros.
Algunos sefiores Senadores y Diputados echaron de menos








32

en el C6digo las disposiciones transitorias que habian de determinar, con regularidad y justicia, el. paso de la antigua legislaci6n A la nueva, de modo que 6sta no tuviera effect retroactive, y quedaran A salvo todos los derechos legitimamente adquiridos bajo el anterior regimen juridico. La observaci6n de estos oradores era muy fundada. No bastaba decir en el articulo 1,976, que las variaciones en la legislaci6n que perjudicaran derechos adquiridos no tendrin effect retroactive, pues la definici6n y la determinaci6n de estos derechos es hoy uno de los problems mAs dificiles de la ciencia de la legislaci6n.
Tal vez habria sido mejor hacer esto en una ley separada, como se verific6 en Italia y en otros passes, donde bien directamente por el Poder Legislativo, bien por el Gobierno mediate autorizaci6n constitutional, se dictaron estas disposiciones transitorias. Pero no habi6ndose dad.o, ni siquiera iniciado dicha ley, y teniendo la Secci6n el. encargo de bacer en el C6digo las enmiendas adiciones que creyese necesarias y conveniences, segfin el. resurtado de la discussion habida en ambos Cuerpos Colegisladores, se ha credo en el deber de establecer tambi6n las reglas, segfin las cuales deben aplicarse las nuevas disposiciones que varien en algfin punto el derecho anteriormente constituido.
Dos sistemas podian seguirse para el desempefio de esta dificil. obra: uno, sefialar minuciosamente todas aquellas variaciones, determinando en cada caso la aplie-aci6n del derecho correspondiente; otro, establecer reglas generals, applicable A todos los casos que puedan ocurrir de aquella species. El primer de estos sistemas daria lugar A un casuismo indefinido y tal vez deficiente; el segundo responderia mejor h su objeto; pero, sobre ser de dificil ejecuci6n, no daria un. resultado tan comprensivo que excluyera en absolute la necesidad de reglas especiales para casos determinados.
Era, pues, necesario determiner cuAles son las variaciones de ley que perjudican derechos anteriormente adquiridos y que no deben, por tanto, aplicarse con effect retroactive. Para ello, no basta decir que son aquellas disposicones legalese que privan de-la posesi6n actual de algfin beneficio, interk '6 acci6n juridica; pues si la existence, efectividad 6 extension del derecho dependent de eventualidades independents de la voluntad del que lo posee, podrfi 6ste tener una esperanza, pero no un verdadero derecho adquirido. Por eso los herederos legitimos y los instituidos, asi como los legatarios de las personas que viven, no tienen derecho alguno adquirido hasta. la muerte de 6stas, porque la existence del que en lo future podrAn disfrutar, depended, ya de la eventualidad de su propia muerte, ya de las vicissitudes de la fortune 6 de la libre 6 variable voluntad de los testadores.
Fundada en estas considerations, la Comisi6n, que estima peligrosa la definici6n abstract de los derechos adquiridos, ha preferido desenvolver las.doctrinas mIts comfinmente admitidas en a1gunas prescripciones generals y en una serie de reglas con-








33

cretas, que puedan ofrecer soluci6n A los casos mfis frecuentes y server de criteria en todos los anfilogos.
Lo primer que debia resolver era el punto de partida de los derechos, 6 fin de determiner cuiles quedaban al amparo de la legislaci6n antigua y cuddles sometidos h la nueva. Y conto todo derecho nace necesariamente de un hecho voluntario 6 independiente de la humana voluntad, la fecha de este hecho, que puede ser anterior 6 posterior 6 la promulgaci6n del C6digo, es la que debe determiner la legislaci6n que ha de aplicarse al derecho que de aquel hecho naciera. Ni es necesario que derecho originado por un hecho ocurrido bajo la legislaci6n anterior se halle en ejercicio para que merezea respect, pues si existia legitimamente, seon la ley bajo la cual tuvo origin, si dependia solamente de la voluntad del que lo poseyera ponerlo 6 no en ejercicio, es un derecho tan adquirido como el que hubiera ya production 6 estuviera produciendo su debido effect. Pero si se trata de un derecho nuevo, declarado por primer vez en el C6digo y no reconocido por la legislaci6n anterior, deberh regirse por el mismo C6digo aunque el hecho que lo origin hubiera, tenido lugar bajo aquella legislaci6n, i menos que perjudique h otro derecho adquirido bajo la misma; torque en este caso es mfis digno de respect el que va d sufrir el dafio que el que va ft recibir un beneficio gratuity.
Establecido este principio en la regla 1 no se podrA hacer novedad alguna en el estado legal de las padres que, siendo viudas y ejerciendo la patria potestad, hubiesen contraido nuevo matrimonio antes de regir el C6digo, aunque 6ste prive de aquel derecho A las padres viudas que se casen despu6s. Por igual raz6n, las incapacidades para heredar, asi absolutes como relatives, deberhn calificarse con arreglo A ]a legislaci6n vigente i la muerte del testador 6 causante de la herencia. Por id6ntico motive, y conform A la misma regla 1 no deberh entenderse que han perdido el beneficio de la restituci6n iw integrum las personas que lo tuvieran por la legislaci6n anterior, cuando el hecho que haya ocasionado el perjuicio que deba repararse hubiera tenido lugar bajoaquel regimen; y s6lo cuando hubiese ocurrido despu6s, deberAn aplicarse las disposiciones del capitulo 5?, titulo 2?, libro 1V del C6digo. De la misma regia P emana la 7 que no permit e A los padres, padres y abuelos retirar las fianzas que tengan constituidas por la curatela que se fallen ejerciendo de sus descendientes. Esta -yarantia es un derecho adquirido por los menores 6 incapacitados, del cual no se les puede privar sin injusticia, aunque la nueva ley dispense para lo sucesivo de ]a obligaei6n de aflanzar A las personas anteriormente nombradas, cuando las llama i la tutela de sus descendientes.
De esta regla general se derivan otras varies, que la Secci6n ha consignado tambi6n, aunque sea por via de ejemplo. Asi, pues, conform 6 la regla 2 los actos y contracts celebrados bajo ,el regimen de la legislaci6n anterior, que fueran vdlidos segfin








34

ella, deben serlo tambi6n despu6s de promulgado el C6digo, aunque con las limitaciones, en cuanto A su ejecuci6n, establecidas en las disposiciones transitorias. Por eso deben valer los testamentos otorgados bajo aquella legislaci6n, con arreglo A la misma, est6n 6 no otorgados en. forma autorizada despu6s. Por eso serAn vAlidos, aunque el C6digo no los permit, siempre qlAe procedan del tempo en que region las leyes que los autorizaban, los testaments mancomunados, los poderes para tester, las memorias testamentarias, las elhusulas Ilamadas ad cautelam y los fideicomisos en que el testador encarga al fiduciario dar h sus bienes un destino desconocido. Lo que no podrh hacerse es alterarlos ni modificarlos en mantra alguna despu6s de regir el C6digo, sino testando con arreglo al mismo, torque lo que pudo hacerse legitimamente bajo el regimen anterior, no es licito repetirlo bajo el nuevo regimen.
Por effect de la misma regla 2 no podrh alterarse el estado legal en que se fallen los que, por pacto anterior A la promulgaci6n del C6digo, est6n dando 6 recibiendo alimentos; ni el hijo adoptado bajo la legislaci6n anterior habrh perdido su derecho h heredar abintestato al padre adoptante, aunque el. C6digo no reconozea este derecho A los adoptados despu6s. En el mismo caso se hallan las reglas que determinant la colaci6n de las dotes y las donaciones de cualquiera species otorgadas bajo el r6gimen anterior en todo aquello en que difieran de las consignudas en el C6digo. Tambi6n es consecuencia de la misma regla 2 Id 6 que permit al padre continual disfrutando los derechos que se haya reservado sobre los bienes adventicios del hijb h quien hubiese emancipado con esta condici6n. Todos estos derechos, como originados de pacts 6 convenios celebrados bajo la legislaci6n precedent, son dignos del mayor respect, aunque el (16digo no lo reconozea 6 lo estime de modo diverse. En el mismo caso se hallarfin cualesquiera otros derechos nacidos de contratos licitos en su tempo, aunque no scan permitidos despu6s.
Por lo mismo que deben respetarse y surtir su effect los derechos nacidos de hechos pasados bajo la I.egislaci6n anterior, los que, segfin 6sta, no producing penalidad civil 6 p6rdida de derechos y se ejecutaron en aquella 6poca, no deberdn producirla aunque el C6digo despu6s la establezea. En este caso podrAn hallarse los matrimonios contraidos antes, sin la licencia
6 el consejo de quien correspond.
Pero si es justo respetar los derechos adquiridos bajo la le gislaci6n anterior, aunque no hayan sido ejereitados, ninguna consideraci6n de justicia exige que su ejercicio posterior, su duraci6n y los procedimientos para hacerlos valer, se eximan de los precepts del C6digo. Todas estas disposiciones tienen carheter adjetivo, y sabido es que las leyes de esta species pueden tener effect retroactive. Asi, pues, segfin la regla 4% los derechos adquiridos y no ejercitados todavia cuando el C6digo empez6 fi regir, deberAn hacerse valer por los procedimientos en el mismo,








35

establecidos, y s6lo cuando 6stos se fallen pendientes en dicha 6poca, podrhn optar los interesados por ellos 6 por los nuevos.
Consecuencia es tambi6n de esta regla la 8 que mantiene en su cargo a los tutors y curadores nombrados antes de regir el C6digo y A los poseedores y administrator es interiors de bienes de ausentes, pero someti6ndolos, en cuanto & su ejercicio, i la nueva legislaci6n.
Tambi6n emana de la misma regla 2 lo dispuesto en la 9% que manda constituir, bajo el regimen de la legislaci6n anterior, las tutelas y curatelas cuya constituci6n est6 pendiente de la resoluci6n de los Tribunales; pero entendi6ndose esto sin perjuicio de que los curadores ya en ejercicio tomen el nombre gen6rico de tutors, y de que todos ellos se sometan, en cuanto al desempeflo de su cargo, A las dispose clones del C6digo.
De la regla 2- precede igualmente la 11% que manda sigan su curso los expedients de adopci6n, emancipaci6n voluntaria y dispeDsa de ley, pendientes ante el Gobierno y los Tribunales.
Pero el rigor de la regla fundamental en esta material, 6 sea la de tender d la legislaci6n vigente al tempo de adquirirse el derecho, exige tambi6n ciertas excepciones, aunque de corta trascendencia. Los effects de la patria potestad respect. A los bienes de los hijos, segfin el C6digo, no siempre convienen con los mismos effects segfin la legislaci6n anterior. En su consecuencia, aquello en que difiera deberia regirse por dicha legislaci6n, cuando los padres estuvieren, conform d ella, ejerciendo su potestad. Pero la patria potestad en el modern derecho no tiene, ni ha tenido A los ojos de loi authors del C6digo, el sentido que le di6 la legislaci6n roman. Conc6dese k los padres el poder tuitivo A que se llama patria potestad, no para su personal provecho, sino para el mks fficil cumplimiento de los altos deberes que la naturaleza y la Ley les imponen respect i sus hijos. A este fin se encaminan, de un lado, el reconocimiento de la au.toridad paterna, y de otro, el disfrute y administration de los peculios. Por lo mismo, s6lo se pueden mantener y asegurar al padre estas facultades, en cuanto subsistan los deberes para cuyo cumplimiento fueron otorgadas. Si, pues, los hijos, al salir de la patria potestad prefieren vivir bajo la autoridad y en el domicilio de sus padres y seguir, como en tales casos es presumable, la direcci6n y los consejos de 6stos, parece natural que subsistan la Administraci6n y el usufructo de los peculios por todo el tiempo que la anterior legislaci6n los mantenia. No serh entonces el legislator, sino la voluntad tdcita del hijo, quien prorrogue la autoridad y las facultades paternal. Y por la misma raz6n, desde que el hijo mayor de veintitr6s aflos salga de la casa de su padre cesarh la presunci6n en que descansa la regla 5 y con ella los derechos de administration y usufructo que al padre corresponden sobre los bienes del peculio.
Pero cuando los derechos del padre procedan de un acto suyo, legitimo y voluntario, otorgado con conditions recipro-








36

cas, bajo el antiguo regimen juridico, la justicia manda respetarlo y mantenerlo, sin limitaci6n alguna. Asi, el padre que voluntariamente hubiese emancipado A un hijo, reservAndose algfin derecho sobre sus bienes adventicios, podrA continual disfruthndolo hasta el tempo en que el hijo deberia salir de la patria potestad, segfin la legislaci6n anterior.
Tambi6n tiene carActer en cierto modo exceptional del principio que domino en esta material, la regla 1W, que establece ciertas restrictions h la introducci6n inmediata del consejo de familia cuando la tutela estaba ya constituida 6 constituy6ndose al empezar A regir el C6digo. Siendo esta nueva instituci6n enteramente desconocida en Espafia, su establecimiento require temperaments de lentitud y prudencia, si no ha de comprometerse su 6xito. Por eso, aunque el C6digo, legislando para lo porvenir, dispose que los Jueces y Fiscales municipals procedan de oficio al nombramiento del consejo de familiar si supieren que hay en su territorio alguna persona sujeta A tutela, la Seeci6n entiende que este precepts no es applicable sino fi los menores 6 incapacitados cuya tutela no estuviese definitivamente constituida al empezar A regir el C6digo, sin perjuicio de que, tanto en este caso como en el de estar funcionando el tutor, deberk nombrarse el consejo cuando lo solicited persona interesada, y siempre que deba ejecutarse alon acto que requiera su intervenci6n. Mientras no vaya entrando en las costunibres la nueva instituci6n, la inieiativa fiscal para promoter su uso podria mAs bien perjudicarla que favorecerla. Por la misma raz6n, cuando la tutela estuviese ya constituida bajo el regimen de la legislaci6n anterior, no se deberi proceder al nombramiento del consejo sino h instancias de cualquiera & las personas que tengan derecho A former parte de 61, 6 del tutor; y seguramente no faltarAn estas instancias, siendo tantos los casos en que los actos del menor 6 de la administration de su patrimonio no pueden verificarse legalmente sin la intervenci6n del consejo de familiar. A estos casos, mAs que A la esponthnea acci6n fiscal, se d6berAn con el tempo la realidad y la prActica de la nueva instituci6n.
Algo de exceptional ofrece tambi6n la regla 12% la cual, despu6s de prescribir que los derechos A la herencia de los fallecidos, con testament 6 sin 61, antes de estar en vigor el C6digo, se rijan por la legislaci6n anterior, y que la de los fallecidos despu6s se reparta y adjudique con arreglo h aqu6l, dispose que se respeten las legitimas, las mejoras y los legados, pero reduciendo su cuantia, si'de otro modo no se pudiese dar h cada participe en la herencia lo que le correspond segfin la nueva ley. La legislaci6n anterior no reconocia porci6n legitima A los c6nyuges ni A los hijos naturals, como lo hace la vigente, ni permitia al padre disponer libremente del tercio de su haber. El que hizo testament vilido bajo el regimen de aquella legislaci6n, no pudo disponer, teniendo hijos, mds que del quinto de sus bienes, ni mejorar A cualquiera de aqu6llos en mAs del tercio de 6stos. Pero si muri6 despu6s, rigiendo el C6digo, como por raz6n del tempo








37

en que ha ocurrido su muerte resultarh aumentada la parte disponible del testador y reducida por tanto la legitima y acrecentadas en su caso las mejoras, el testament habrA de cumplirse reduciendo 6 aumentando las porciones hereditarias, si asi fuere necesario, para que todos los participles forzosos en la herencia, segfin el nuevo derecho, reciban lo que les correspond conform al mismo.
Aunque la Secei6n ha buscado detenidamente en el C6digo todos los easos de conflict que puedan ocurrir entre sus disposiciones y las del antiguo derecho, y cree que todos los conocidos podrfin resolverse por las reglas transitorias que quedan expuestas, le ha parecido convenience prefer otros easos que puedan ocurrir en la prActica y no se fallen directamente comprendidos en aqu6llas. Si esto ocurriese, toca d los Tribunales decidir lo que A su juicio correspond, pero no A su libre arbitrio, sino aplicando, segfin la regla 13 los principios que siren de fundamento A las demfis transitorias.
Fuera de las eumiendas y adiciones que quedan indicadas, nada In" ha tenido que hacer la Secei6n, sino a1gunas correeciones de estilo, 6 de erratas de imprenta 6 de copia, cometidas en la primer edici6n del C6digo. Pheil serd advertirlas comparando los texts adjuntos con los publicados, y asi se verA que sus diferencias son tan poco importance y sus motives tan evidentes, que no es necesario Hamar la atenci6n sobre ellas.
Expuestas las considerations que precedent, y dado A conocer en ellas lo que principalmente merece notarse en los trabajos A que se refieren y en el espiritu que los ha animado, cree la Seeci6n debe dar aqui por terminado el eneargo recibido.
Dios guarded h V. E. muchos aflos. Madrid, 30 de Junio de 1889.-MANUEL ALONso MARTfNEZ, President; FRANCISCO DE G&RDFNAS, SALVADOR DE ALBACETE, GERMIN GAMAZo, HILARIO DE ION, SANTOS DE ISASA, JOS MARfA MANRESA, Vocals; EDUARDO GARCiA GOYENA, Vocal auxiliar.-Exemo. Sr. Ministry de Gracia y Justicia.
























CODIGO CIVIL



TITULO PRELIMINARY

DE LAS LEYES, DE SUS EFFECTS Y DE LAS REGLAS GENERALS PARA SU APLICAci6N.

Articulo 19 (sustituido).-Las leyes regirfin en Cuba it los veinte dias de su promulgaci6n, si en ellas no se dispusiere otra cosa. (')
Se entiende hecha la promulgaci6n el dia en que termite la inserei6n de la ley en la Gaceta Oficial de la RepOlica. (2)

(1) Puede decirse que el Q6d!go que se hizo extensive A Cuba no tenia articulo primer, pesto que el do ese cuerpo legal decia asi: "Las leyes obligarAn en la Peninsula, Islas adyacentes y territories de Africa aujetos A la legislaci6n peninsular, i los veinte dias de su promulgaei6n, si en ellas no se dispusiese otra cosa".-I'Se entiende hecha la promulgaci6n el dia en que termite la inserci6n de la ley en Is Gaceta.11
Al hacerse extensive fi Ultramar el C6digo, por R. D. de 31 de Julio de 1889, so subsan6 la omisi6n, disponi6ndose en el articulo 39 que "En ammonia con lo dispuesto en el articulo lo del mismo C6digo, las leyes regirfin en las provincial de Ultramar k los veinte dias de so promulgaci6n, entendi6ndose 6sta hecha el dia en que termite su inserci6n en los peri6dicos officials de las islas". En vista de este precepts, y toniendo en cuenta lo dispuesto en el articulo primer del C6digo que en el mismo se cita, hemos redactado la disposici6n que vino 6, sustituir aqu6l, en la forma en que siempre se entendi6 que regia.
(2) Al promulgarse el C6digo en Cuba, el peri6dico official de la Isla era la Gaceta de la Habana. Prescindiendo de datos hist6ricos sobre el origin de esto peri6dico, harems co-star solamente que su publicaci6n fu6 autorizada por R. 0. de 3 de Noviembre de 1847, pars, que se insertaran en 61 noticias y avisos de todas classes, inclusos los oficiales; por otra R. 0. de 17 de Noviembre de 1847, se le concedi6 el titulo de Official del Gobierno y el privilegio de insertarse en 61, antes que en los demfis papeles, los asuntos de oficio; por R. 0. de 8 de Noviembre de 1858 y otras, reiteradas expresamente en la de 3 de Mayo de 1866, se declare que el dicho peri6dico era el finico official de Is Isla, en todos los ramos de la Administraci6n; marketer que conserve durante la soberania espafiola, en virtue de repetidas disposiciones, y en los filtimos tempos por un contract celebrado entre el Gobierno y su. propietario. Al cesar la soberania de Espafia, el Gobierno military de los Estados Unidos le otorg6 el mismo cardeter official por Is Orden nfimero 11, do 3 de Enero de 1899, reiterAndoselo, con la calificaci6n de exclusive, por la nfimero 31, de 31 de Mayo del mismo aflo. Despu6s, del advenimiento de la Repfiblica, el Presidente, por Decreto de 20 de Mayo do









40

Art. 2 -La ignorancia de las leyes no excuse de su cumplimiento.
Art. 39-Las leyes no tendrhn effect retroactive, si no dispusieren lo contrario. (8)
Art. 4?--Son nulos los actos ejecutados contra lo dispuesto en la ley, salvo los casos en que la misma ley ordene su validez.
Los derechos concedidos por las leyes son renunciables, a no ser esta renuncia contra el interns 6 el orden pfiblico, 6 en perjuicio de tercero. (4)

1902, mantuvo, provisionalmente, el carficter official quo dicho peri6dico habia tenido hasta entonces.
Por el articulo segundo del R. D. de I? de Octubre de 1856 se dispuso que se publicaran en los peri6dicos officials de las provincial de Ultramar todas las Reales c6dulas, Reales decretos 6 Reales 6rdenes y demks disposiciones de cardeter general en el orden judicial, econ6mico
6 administrative references 6. la gobernaci6n ultramarine.
Por decreto del Presidente de la RepAblica de 30 do Junio de 1902 se dispuso la publicaci6n de un peri6dico denominado Gaceta Oficial de la Bepfiblica de Cuba, on el cual deben insertarse las leyes, decretos, sentences del Tribunal Supremo y demds disposiciones de carficter general. Al creaTse este peri6dico, cuya publicaci6n empez6 en primeTo de Julio de 1902, dej6 de publicarse la Gaceta de la Habana. La Gaceta de la BepOlica estb. bajo la direcci6n de la Seeretaria de Gobernaci6n, y al presented se edits, por subasta.
(3) A las leyes de la Repfiblica no puede alcanzar la excepci6n de este articulo, torque, conform al 12 de la Constituci6n, "ninguna ley tendrh effect retroactive, except las penales, cuando sean favorables al reo 1 1.
Conform A declaraciones hechas por el Tribunal Supremo en Pleno, el principio de irretroactividad de las leyes consignado en la Constituci6n se refiere A todas las leyes, sea cual fuere su naturaleza, con la excepci6n que en cuanto k las penales establece; finish, limitaci6n impuesta en el precepts constitutional A la generalidad del principio que consign (sentencia de 22 de Febrero de 1912) ; una ley s6lo tiene effect retroactivo euando lesions, derechos adquiridos al amparo de la legislaci6n anterior, 6 existences al ponerse en vigor la nueva ley (sentencla de 10 de Junio de 1910); es decir, cuando modifique, altered 6 invalids un derec o, legitimamente adquirido con anterioridad, que forms parts integrante del patrimonio de una persona individual 6 juridica (sentencia do 14 de Septiembre de 1907); el principio de irretroactividad de las leyes no solamente implica la garantia de los derechos subjetivos apteriores A la promulgaci6n de la nueva ley, que sin aquel prineipio pudieran ser afectados por la filtima, sino que, ademfis, impede en t6rminos generales la aplicaci6n do la nueva ley 6, hechos ocurridos antes de su promulgaci6n (sentencia de 22 de Febrero de 1912); y, consiguientemente, si bien una ley no puede aplicarse ni para solucionar questions nacidas con anterioridad h su promulgaci6n, ni pars, someter fi la autoridad de la misma la eficacia y consecuencias de actos anteriores en daflo de derechos adquiridos, esto no obsta fi que se applique una ley nueva & un derecho que nace y se ejercita durante su regimen, aunque se derive
6 emane de un acto anterior (sentencia de 15 do Febrero de 1908).
(4) No es cierto, ha dicho el Tribunal Supremo, que este precepts autorice A cualquiera persona pars, reclamar de los actos ejecutados contra la ley, sino s6lo & los que con arreglo fi ell& est6n on posesi6n do derechos que resulted lesionados por el aeto nulo, y en las eircunstancias que seglin la misma deban encontrarse para reclamar (senteDeias de 28 de Abril y de 19 de Septiembre de 1906).
Para que la infracei6n de este articulo quede debidamente plan-









41

Art. 5?--Las leyes s6lo se derogan por otras leyes posteriores, y no prevalecerh contra su observancia el desuso, ni la costumbre 6 la prdetica en contrario. (6)
Art. 6?-El Tribunal que refuse fallar A pretext de silencio, obscuridad 6 insuf1ciencia de las leyes, incurrirh en responsabilidad. (')

teada en casaci6n es necesario quo concrete y determinadamente se express el acto contrario & Is Ley al cual haya dado eficacia el fallo recurrido, y la ley que con dicho acto se contrarie sentencess de 13 de Abril de 1907 y de 12 de Junio de 1908).
(5) El principal effect que produce la promulgaci6n de las leyes es, conform al articulo primer de este C6digo, el.de ser obligatorias; effect que reafirma este articulo al disponer que mientras las leyes no se deroguen por otra posterior, ihnico medio de perder su vigor, no prevalecerA contra su observancia el desuso, ni I& costumbre, ni la prActica en contrario. En principio, el enunciado es rigurosamente exacto; pero en la prfictica, en nuestro pais al menos, en cuanto A los efectos do las leyes, sus t6rminos absolutes sufren alguna limitaci6n, en virtue de determinados precepts de la Constituci6n, que deben tenerse en cuenta, A no para aplicar aqu6l, para reformarlo en su dia, armonizindolo con 6stos.
En effect, el articulo 84 de la Constituci6n invite al Tribunal Supremo de la facultad de decidir sobre la inconstitucionalidad de las leyes, decretos y reglamentos, cuando fuesen objeto de controversial entre parties; el 37 establece que las leyes que regular el ejercicio de los derechos individuals que la Constituci6n garantiza, serdn nulas si los disminuyen, restoring 6 adulteran; el 13 previene que las obligaciones de carficter civil que nazean de los contracts 6 de otros actos fl omisiones que las produzean no podrin ser alteradas por el Poder Legislativo, ni por el Ejecutivo. jC6mo compaginar la disposici6n de este articulo, que previene la observancia de la ley mientras no sea derogada, con los precepts constitucionales que declaran nulas, es decir, inefleaces, inexistentes, determinadas leyes? Es cierto que la de 31 de Marzo de 1903, quo regular la antes dicha potestad del Tribunal Supremo, establece en an articulo 23 que las resoluciones de 6ste respect A inconstitucionalidad, surtirAn los mismos effects que las ejecutorias de dicho Tribunal en material civil-es decir, que s6lo trascienden al caso resuelto-; pero no es menos cierto quo esas resoluciones envuelven una declaraci6n de inefleacia-siquiera limitada 66 un caso concreto-de la ley; 6 lo quo es lo mismo, que, aun no habiendo sido derogada, la ley no debe cumplirse. Esto sin contar que en casos como los previstos en el articulo 37 de la Constituci6n, el Tribunal ha declarado paladinamente que la ley es nula. No obstante, conform A la ley y & la doctrima, las declaraciones de inconstitucionalidad no afectan A la vigencia y consiguiente aplicaci6n general de la ley; pero esto, 6. la verdad, es mh6s te6rieo y doctrinal que real, sobre todo tratfndose de leyes que la, Constituci6n declare nulas, pesto que lo cierto y efectivo es que tales leyes, aun no derogadas por otras posteriors, carecen de eficacia obligatoria; es licita su inobservancia, aunque para ello sea precise valerse de rodeos 6 de recursos procesales.
Wase sobre este particular lo que se express, en las notas 2 y 32, pfiginas 22 y 106 de la obra "Recurso de Inconstitucionalidad", de esta Colecci6n.
(6) Art. 364 del C-5digo Penal: "El Juez que se negase & juz.aar so pretext de oscuridad, insuficiencia 6 silencio de la ley, seri castigado con la pena de suspension".
La pena de suspension de cargo pfiblico es una pena correctional (articulo 24, C6digo Penal); dura de un mes y un dia & seis aflos (ar-









42

Cuando no haya ley exactamente applicable al punto controvertido, se aplicarh la costumbre del higar, y, en su defecto, los principios generals del derecho.
Art. 7?--Si en las leyes se habla de meses, dias 6 notches, se entenderh que los meses son de treinta dias, los dias de veinticuatro horas, y las inches desde que se pone hasta que sale el sol. (7)
Si los meses se determinant por sus nombres, se computardn por los dias que respectivamente tengan.
Art. 8?-Las leyes penales, las de policia y las de seguridad pfiblica, obligan A todos los que habiten en territorio eubano.

ticulo 27) y produce el effect de inhabilitar al penado pars, el bjercicio del cargo-y pars, obtener otro de funciones anAlogas por el tempo de la condena. (Articulo 36).
(7) Respecto de este articulo, el Tribunal Supremo de Espaiia ha declarado que es de aplicaci6n general, cualquiera que sea la material de la ley; y, por consiguiente, la Sala de lo Criminal, en sentenela de 6 do Abril de 1895, al resolver sobre prescripei6n de un delito de injuries, declar6 que, entendi6ndose los meses legalese de treinta dias, desdo el 20 de Octubre de 1892 al 20 de Abril de 1893 habian decursado seis meses y cuatro dias.
La Sala de lo Civil del mismo Tribunal ha aplicado en igual sentido este precepts A la ley procesal, y resolviendo un recurso contra un laudo dictado por amigables componedores, en su sentencia de 21 do Octubre de 1903 ha deelarado que un plazo de un mes que debi6 empezar ft contarse el 25 de Marzo venci6 el 23 de Abril siguiente (6 sea k los treinta dias).
No tenemos conocimiento do que en el Tribunal Supremo de Cuba se haya presented caso alguno con relaci6n k este articulo del C6digo; pero si se ha presented con reference al 94 de la ley de lo Contencioso Administrative, id6ntico A aqu6l, pesto que dice asi: "Los plazos que esta ley sefiala por meses, se contarfin por meses enters, sin tomar en cuenta el nfimero de dias do que se compongan, ni los feriados, y los meses se entenderAn de treinta dias". Y acerea de la intelligence de este articulo, el dicho Tribunal ha establecido, en auto de 23 de Marzo do 1907, la doetrina, reiterada en resoluciones posteriors, de que el mes legal no es otra cosa que un lapso de tempo que comprende treinta dias naturals; asi se desprende claramente del auto citado, en el que se dice que el t6rmino de tres meses que fija el articulo 7? de la ley de lo Contencioso Administrativo para la interposici6n del recurso, "equivale k noventa dias naturales".
(8) Articulo 11 de la Constituci6n- "Todos los cubanos son iguales ante la ley. La Repfiblica no reconoce fueros ni privileges personales ".
Articulo 10, inciso 4?, de la misma: "Los extranjeros residents en el territorio de la Repliblica se equiparan i los cubanos en cuanto & la obligaci6n de observer y cumplir las leyes, decretos, reglamentos y demfis disposiciones que est6n en vigor en la Ropfiblica I I.
El articulo 41 de la Ley de Extranjeria de 1870, vigente en la actualidad, dispose que los extranjeros est6n sujetos A las leyes y tribunales de Cuba por los delitos que cometan en este pais; el 42 los declare tambi6n sometidos A dichas leyes y tribunals en todas las demands que por ellos 6 contra ellos se entablen pars, el cumplimiento de las obligaciones contraidas dentro 6 fuera de Cuba (la ley, como es natural, dada su fecha, dice EspaFia) A favor de cubanos 6 que versen sobre propiedad 6 posesi6n de bienes existences en territorio cubano; conforme al 43, nuestros tribunals son competentes para concern de las de-







43

Art. 9?-Las leyes relatives A los derechos y deberes de familia, 6 al estado, condici6n y capacidad legal de las personas, obligan fi, los cubanos aunque residan en pals extranjero.
Art. IO.-Los bienes muebles estAn sujetos A la ley de la ,naci6n del propietario; los bienes inmuebles, A las leyes del pals en que estfin sitos.
Sin embargo, las sucesiones legitimas y las testamentarias, asi respect al orden de suceder como h la cuantia de los derechos sucesorios y fi la validez intrinseca de sus disposiciones, se regularAn por la ley national de la persona de cuya sucesi6n se trate, cualesquiera que sean la naturaleza de los bienes y el pals en que se encuentren. (9)
Art. 11.-Las forms y solemnidades de los contracts, testamentos y demfis instruments pfiblicos, se rigen por las leyes del pals en que se otorguen.
Cuando los actos referidos sean autorizados por funcionarios diplomAticos 6 consulates de Cuba en el extranjero, se observarfin en su otorgamiento las solemnidades establecidas por las leyes cubanas.
I No obstante lo dispuesto en este articulo y en el anterior, las leyes prohibitivas concernientes A las personas, sus actos 6 sus bienes, y las que tienen por objeto el orden pfiblic o y las buenas costumbres, no quedarfin sin effect por leyes 6 sentences dictadas, ni por disposiciones 6 convenciones acordadas en pais extranjero.
Arts. 12, 13, 14 y 15 (inaplicables en Cuba). (10)
Art. 16.-En las materials que se rijan por leyes especiales, la deficiencia de 6stas se suplirk por las disposiciones de este C6digo.









pandas entre extranjeros, que ante ellos se entablen y que versen sobre obligaciones contraidas 6 cumplideras en Cuba.
Con estos precepts concuerdan los articulos 51 y 70 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
(9) Este articulo terminaba con un pfirrafo reference 6 los vizcainos, que no tiene raz6n de ser en un C6digo de Cuba, ya independiento de EBpafia, torque cuando sea necesaria su aplicaci6n, 6sta habri do hacerse & titulo de legislaci6n extranjera.
(10) Los articulos 12, 13, 14 y 15 regular la aplicaci6n de las leyes en las provincial espaRolas de regimen foral, y, por consiguiente, estfin de mfis en un C6digo de Cuba; respect de su possible aplieaci6n, reproducimos lo dicho en la nota anterior.




















LIBRO PRIMER

DE LAS PERSONAS

TITULO I (I-)

DE LOS CUBANOS Y EXTRANJEROS.

Art. 17 (sustituido).-(") La condici6n de cubano se adquiere por nacimiento 6 por naturalizaci6n (art. 4? de la Constituci6n).
Son cubanos por nacimiento:
1? Los nacidos, dentro 6 fuera del territorio de la Repfiblica, de padres cubanos. (11)

(11) Los articulos de este titulo del C6digo espafiol fueron redactados conform A la base segunda de las dictadas para la redacei6n del C6digo, ajustfindose A los precepts constitucionales de aquella naci6n; por consiguiente, casi todos ellos han sido sustituidos por los de la Constituci6n cubana, y, por tanto, en eada articulo hemos insertado el precepts equivalent que rige en Cuba, mencionfindolo expresamente.
(12) El articulo 17 del C6digo espafiol comprende en cuatro p&'rrafos numerados la determinaci6n de qui6nes son espafioles, tanto por nacimiento cuanto por naturalizaci6n, reproduciendo literalmente lo que respect do ese particular consign el articulo 1? de la Constituci6n de la Monarquia. Esta material, A la que la Constituci6n espafiola dedica parte de un articulo, es on la nuestra objeto de tres: el 4o, el 5? y el 6?, que so insertan en el texto.
(13) Articulo 2? de la Constituci6n: "Componen el territorio de la Repfiblica, la isla de Cuba, asi como las islas y cayos adyacentes que con ella estaban bajo la, soberania de Espaiia, hasta la ratificaci6n del Tratado de Paris de 10 de Diciembre de 1898".
Articulo 6? del Ap6ndice de la Constituci6n: "La isla de Pinos queda, omitida de los limits de Cuba propuestos por la Constituci6n, dejfindose para un future tratado la fijaci6n de an pertenencia".
Las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos establecidas en el Ap6ndice & la Constituci6n, antes mencionado, se redujeron 6, un tratado entre las dos naciones celebrado en 22 de Mayo de 1903, canjefindose sus ratificaciones en Wfishington el primer de Julio de 1904. En el articulo VI de ese tratado se reproduce literalmente el del mismo nilmero del Ap6ndice constitutional. El tratado a que aluden esos articulos no se ha formalizado afin (Septiembre de 1915); pero, no obstante, la isla de Pinos de facto es territorio cubano, segfin lo declarado por el Gobernador Militar de Cuba, en nombre del Presidente de los Estados Unidos, en 20 de Mayo de 1902, al traspasar el Gobierno de Cuba al Presidents de esta Repfiblica, quien expresamente accept esa, declaraci6n, y conforme A ella la isla de Pinos depended de las autoridades cubanas y se rige por las leyes de Cuba.
Del territorio national de Cuba hay que excluir, aunque temporal-









45

29 Los nacidos en el territorio de la Rep-hblica de padres extranjeros, siempre que, cumplida la mayor edad, reclamen su inscripei6n, como cubanos, en el Registro correspondent. (11) 3? Los nacidos en el extranjero de padres naturals de Cuba que hayan perdido la nacionalidad cubana, siempre que, cumplida la mayor edad, reelamen su inscripei6n, como cubanos, en el mismo Registro. (Art 5? de la Constituci6n).
Son cubanos por naturalizaci6n:
1? Los extranjeros que, habiendo pertenecido al Ej6reito Libertador, reclamen la nacionalidad cubana dentro de los seis meses siguientes ft la promulgaci6n de esta Constituci6n.
2? Los extranjeros que, establecidos en Cuba antes del 1? de Enero de 1899, hayan conservado su domicilio despu6s de dicha fecha; siempre que reelamen la nacionalidad cubana dentro de los seis meses siguientes h la promulgaci6n de esta Constituei6n, 6, si fueren menores, dentro de un plazo igual desde que alcanzaren la mayoria de edad.
3? Los extranjeros que, despu6s de cinco aflos de residencia en el territorio de la Repfiblica, y no menos de dos desde que declared su intenci6n de adquirir la nacionalidad cubana, obtengan carta de naturalizaci6n con arreglo h las leyes. (:11)
4? Los espafioles residents en el territorio de Cuba el 11 de Abril de 1899 que no se hayan inscripto como tales espafloles en el Registro correspondent, hasta igual mes y dia de 1900. (11)

mente, la superficie de tierra y mar arrendada 6, los Estados Unidos en Guantfinamo yBahia Honda por el convention de 16-23 de Febrero de 1903, cuyo articulo III dice: I'Si bien los Estados Unidos reconoeen, por su parts, la continuaci6n de la soberania definitive de la Repfiblica de Cuba sobre las extensions de tierra y agua arriba descritas, la Repfiblica de Cuba consented, por su parte, en que, durante el period en que los Estados Unidos ocupen dichas Areas2 A tenor de las estipulaciones de este convention, los Estados Unidos ejerzan jurisdicei6n y Beflorio completes sobre dichas fires" etc. Por otro convention de 2 de Julio de 1903, ratificado en WAshington el 6 de Octubre del mismo aflo, se reglament6 la ejecuci6n del anterior; y por el articulo II se previene que el fires, de terrenos arrendados 6, los Estados Unidos serk deslindado, y sus limits mareados con precision por medio de cereals 6 vallados permanentes.
(14) Articulo lo do la ley de 30 de Octubre de 1902, reproducido en el decreto 859 de 1908, que modified dicha ley: "Los actos en cuya virtue se adquiera, pierda 6 recupere la nacionalidad cubana, se harkn coxistar por medio de inscripei6n en la secci6n de ciudadania del Registro del Estado Civil". Wase el articulo 326 del C6digo y su nota.
(15) La Constituci6n cubana fu6 promulgada por la orden del Gobernador Militar N? 181, de 1902, publicada conjuntamente con aqu6lla, en Gaceta extraordinary, el dia 20 de Mayo del citado aflo, desde cuyo dia, conform k la mencionada orden, qued6 en vigor.
(16) La ley que hoy rige la material es la do 30 do Octubre de 1902, modificada por el decreto del Gobernador Provisional, nfimero 859, de 26 de Agosto de 1908.
(17) La fecha de 11 de Abril de 1899 es la del canje de las ratillcaciones del tratado de paz celebrado en Paris entre Espafia y los Estados Unidos en 10 de Diciembre de 1898, y el Registro fi que este








46

5? Los africanos que hayan sido eselavos en Cuba y los emancipados comprendidos en el Art. 13 del Tratado de 28 de Junio de 1835, celebrado entre Espafia 6 Inglaterra. (Art. 6? de la Constituci6n). (18)
Art. 18 (modificado).-Los hijos, mientras permanezean bajo la patria potestad, tienen la nacionalidad de sus padres.

artieulo se refiere es el que se estableci6 en Cuba, en la Secretaria de Gobernaci6n, on virtue de lo acordado en el articulo IX de dicho tratado, segfin el cual, los sfibditos espafioles naturals de la Peninsula residentes en Cuba podian continual en este pais, conservando su nacionalidad, si dentro de un aho, fi partir de la ratifleaci6n del tratado, hacian en una oficina del Registro la declaraci6n de que deseaban conservar su dicha nacionalidad.
Aunque el tratado decia naturalss de la Peninsula", y en un principio se sostuvo que s6lo 6stos tenian el derecho que el dicho convention les concedia, mAs tarde se declare (v6ase la Gaceta de 12 de Diciembre de 1899) que igual facultad tenian los naturals de Ins islas Baleares y Canaries.
(18) La eselavitud fu6 abolida en Cuba por la ley de 13 de Febrero de 1880, pero los libertos quedaban sometidos 6, un patronato de sus antignos duefios, establecido y regulado por dicha ley. Este patronato era una semiesclavitud, y qued6 abolido, antes del t6rmino sefialado en la citada ley, por el R. D. de 7 de Octubre de 1886.
El articulo 13 del tratado entre Espaiia 6 Inglaterra de fecha 28 de Junio de 1835, dice asi: "Los negros que se fallen 6, bordo de un buque detenido por un crucero y condenado por Is comisi6n mixta, con arreglo A lo dispuesto en este tratado, quedar&n It disposici6n del gobierno cuyo crucero haya hecho Is press; pero en la intelligence de que no s6lo habrin de ponerse inmediatamente en libertad y conservarse en ella, saliendo de ello granted el gobierno 66 que hayan sido entregados, sho que deberk 6ste suministrar las noticias y datos mis cables acerca de, estado y condici6n de los negros, siempre que sea requerido por Ift otra parte contratante", etc.
De acuerdo con eate articulo, que en su letra s6lo comprende A los negros que se encontrasen 6, bordo de los barcos apresados, se dispuso en el primer de la Ordenanza general de emaneipados, aprobada por R. 0. de 6 de Agosto de 1855, que: "quedan declarados libres los negros aprehendidos que se introdujeren 6 trataren de introducirse en la isla de Cuba, en contravenci6n de los referidos tratados". (De 1817 y 1835).
(19) El articulo 18 del C6digo espafiol dice asi: "Los hijos, mientras permanezean bajo la patria potestad, tienen la nacionalidad de sus padres ".-"Para que los nacidos de padres extranjeros en territorio espafiol puedan gozar del beneficio que les otorga el nAmero primer del articulo 17 (el de ser espafioles por haber nacido en territorio espafiol), ser& requisite indispensable que los padres manifiesten en la mantra y ante los funcionarios expresados en el articulo 19, que optan, A nombre de sus hijos, por la nacionalidad espafiola, renunciando A toda otra 1 1.
Hemos eliminado del texto el pfirrafo segando de este articulo, porque conteniendo un precepts de reference A otro articulo del C6digo espaftol que es reproducci6n de un precepts constitutional de aquella naci6n, que ha sido sustituido por otro distinct en la Constituci6n cubana, entendemos que no tiene aplicaci6n en Cuba. Dados los t6rrninos express del inciso segundo del articulo 5? de nuestra Constituci6n, creemos que el hijo do extranjero nacido en la Repfiblica no obtiene la nacionalidad cubans, sino por un acto personal, realizado en la oportunidad que dicho articulo sefiala, y que nadie, ni aunque sean sus padres con ejercicio de patria potestad, puede ejercer A nombre de aqu6llos el derecho que 6, los mismos concede la Constituci6n. AsI lo ha entendido









47

Art. 19. (sustituido) 211 ) Los actos en cuya virtue
se adquiera, pierda 6 recupere la nacionalidad cubana, se harfin co-star por medio de inscripei6n en la Secci6n de ciudadania del Registry del Estado Civil. (21)
Las personas comprendidas en los casos A que se refieren los

la Secretariat de Estado al evacuar una consult del C6nsul cubano en. Barcelona, en 25 de Mayo de 1903, en la cual llega fi afirmar que este articulo qued6 sin vigor desde el cese de la soberania espafiola.
Hemos mantenido el pgrrafo primer, torque ademh6s de no haber encontrado ninguna disposici6n que expresamente lo modifique 6 derogue, 6 implicitamente lo contrarie, se ha estimado vigente en el pArrafo primer de la Resoluci6n Presidencial de 24 de Octubre de 1903, evacuando consult del C6nsul cubano en Tampa.
(20) El articulo 19 del C6digo espafiol (v6ase la nota 21) determina la oportunidad y la autoridad ante la cual el nacido en territorio espafiol de padres extranjeros puede hacer uso del derecho que, por su nacimiento, le concede la Constituci6n, de ser ciudadano espafiol. En cuanto A oportunidad, el precepts del C6digo espafiol ha sido sustituido por el del inciso segundo del articulo 5o de la Constituci6n cubana, quo sin limitaci6n de tempo exige para el ejercicio de ese derecho s6lo que el native hays, cumplido la mayor edad. Respect 6L la autoridad ante la cual debe hacer la reclamaci6n, hemos insertado en el texto, eL sustituci6n del original, las disposiciones de la ley de 30 de Octubre de 1902, modificada por el decreto 859 de 1908, aclaradas, en lo possible, por notas.
El criteria expuesto, respect A la modificaci6n del articulo 19 del C6digo, por el inciso segund6 del articulo 5o de la Constituci6n, ha sido declarado por resoluci6n de la Direcei6n General de los Registros de 5 de Noviembre de 1912; en la que, al propio tempo, se declare que tampoco estkn sujetos k t6rmino los comprendidos en la disposici6n segunda de las transitorias de la Constituci6n, pars, hacer valer sus derechos & la ciudadania cubana.
(21) El articulo 19 del C6digo espafiol dispose quo los hijos do extranjeros nacidos en Espaiia, cuando resids.1 en el territorio de dicha naci6n, deben hacer la manifestaci6n fi que estfin obligados pars, disfrutar de la nacionalidad ante el eneargado del Registro Civil del lugar en que tengan su residence. La ley cubana nada prev6 respect de aquellos que residan en el territorio national; no obstante, tenemos entendido que, k semejanza de lo que se verifica en los casos anfilogos previstos en los articulos 5?, 6o y 7o de la ley del Registro Civil, la declaraci6n se hace ante el encargado del Registro del lugar en donde el interesado reside.
Respect de la Secei6n de ciudadania, t6ngase en cuenta que aunque por el articulo 4? del Reglamento, vigente, pars, la ejecuci6n de la ley del Registro, modificado por la Orden 167, de 30 de Junio de 1901, dicha Secei6n s6lo existia en la Secretaria de Justicia, fi cargo de la Secei6n de los Registros y del Notariado, el Secretario de aquel departamento, por resoluci6n de 29 de Octubre del mismo aflo de 1901, circulada por el Jefe de la Secci6n 6, los juices de primers, instancia en 31 de dicho mes, dispuso, para que pudiera tener debido cumplimiento lo prescripto en la Ley Electoral (Orden 218, de 1901) que se creara una Secei6n de ciudadania en los Registros 6, cargo de los juices municipals. S61o por reference conocemos esas resoluci6n y circular, pesto que, A pesar de los esfuerzos que hemos hecho, no la hemos encontrado, ni en la Gaeeta ni en ninguna otra colecei6n de disposieiones officials. No obstante, es cierto que existed, torque en los juzgados se llevan los libros antes referidos, y la ley de 30 de Octubre de 1902 presupone que en los dichos juzgados existed la repetida Secci6n de cludadania, que, segfin el Reglamento, no debia existir en ellos.








48

incisos 2? y 3? del articulo 5? de la Constituci6n y la 2 de las disposiciones transitorias (22 ) de 6sta, que residieren en el extranjero, ejercitarAn el derecho que aqu6llos le otorgan ante el Agent Diplomfitico 6 Consular de Cuba mds pr6ximo al lugar en que reside. (Art. 1? de la ley de 30 de Octubre de 1902, seg-hn el decreto 859 de 1908).
En los casos en que el nacimiento de los interesados, de sus esposas 6 de sus hijas, hubiese sido inscripto en el Registro del Estado-,Civil de esta Isla, 6 en el Registro A cargo de los Agentes DiplomAticos 6 Consulares, la adquisici6n, p6rdida 6 recuperaci6n de la ciudadania cubana se har& por nota marginal en la inscripei6n de nacimiento, A cuyo effect elencargado del Registro en que tenga lugar la adquisici6n, p6rdida 6 recuperaci6n menciohadas, remitirfi, dentro del t6rmino de quince dias, contados desde el en que tuvo effect la adquisici6n, p6rdida 6 recuperaci6n, certificado de 6stas al Encargado del Registro en que consten los nacimientos expresadog. (PArrafo 3? del articulo 3? de la citada ley).
Art. 20 (sustituido). La condici6n de cubano se pierce: (")
1? Por adquirir ciudadania extranjera.
2? Por admitir empleo fi honors de otro Gobierno sin licencia del Senado.
3? Por entrar a! servicio de las armas de una naci6n extranjera sin la misma licencia. (21)
4? Por residir el cubano naturalizado cinco afios continuos

(22) Los incisos segundo y tercero del articulo 5o de la Constituci6n Be refieren, como puede verse en el texto (articulo 17, sustituido), A los nacidos en Cuba de padres extranieros y A los nacidos en el extranjero de padres naturals de Cuba que hubieran perdido la nacionalidad cubana. La segunds, de las disposiciones transitorias Be refiere 6, los nacidos en Cuba, 6 k los hijos do naturals de Cuba que, al tienipo de promulgarse la Constituci6n, fueren ciudadanos de algdn estado extranjero, los cuales, dice dicha disposici6n, no podrfin gozar de la nacionalidad cubana sin renunciar previa y expresamente la que tuvieren.
(23) El articulo 20 del C6digo espaRol, que guards, relaci6n con la Constitution de Espafia, ha quedado desde luego sin aplicaci6n & Cuba, en virtue del precepts constitutional, equivalent al mismo, que Be inBerta en el texto.
(24) La ley de 24 de Marzo de 1903 regular la forma en que ha de solicitarse esa licencia. Dicha ley cohtiene cuatro articulos: el 1? dispone que la solicited Be dirija al Presidente del Senado, y establece la forma en que ha de hacerse; el 2?, los particulars que ha de contender dicha solicited, entre los cuales Be encuentran que el postulate no desempefia cargo retribuido en la Repfibliea, ni funci6n alguna de carActer pfiblico, 6, si ejerciese uno fi otras, la protest de renunciarlos; el 3?, exceptuando del requisite antes dicho 6. los Representantes Diplomfiticos 6 Agentes Consulares para admitir employs de la propia Indole, de gobiernos extranjeros; pero exigiendo, en ese caso, que, sin perjuicio de la autorizaci6n del Senado, la admisi6n del empleo ha de ser tambi6n autorizada por el Poder Ejecutivo; y el 4? declare que la licencia del Senado no prejuzga la coDcesi6n del exequktur ni cualquier acto 6 facultad andloga del Poder Ejecutivo, relative al empleo 6 cargo para que Be haya coneedido la licencia.









49

en el pals de su nacimiento, A no ser por raz6n de empleo 6 comisi6n del Gobierno de la Repfiblica. (Art. 7? de la Constituci6n).
Art. 21.-El cubano que pierda esta calidad por adquirir naturaleza en pals extranjero, podrA recobrarla volviendo k la Rep-dblica, declarando que tal es su voluntad ante el eneargado del Registro Civil del domicilio que elija, para que haga la inscripei6n correspondent, y renunciando A la pptecci6n del pabell6n de aquel pals. (21)
Ari. 22.-La mujer casada sigue la condici6n y nacionalidad de su marido.
La cubana que easare con extranjero podrA, disuelto el matrimonio, recobrar la nacionalidad cubana, Ilenando los requisitos expresados en el articulo anterior. (26)

(25) Este artieulo estk copiado del C6digo espaiaol, sin otra alterae16n que sustituir la palabra I I cubano I I y I I Repfiblica A las de espaftol I I y Reino que en aqu61 se encuentran. El C6digo espafiol, en sus articulos 17, 18 y 19, determinaba qu6 personas tenian el carficter de espafioles, de cuerdo con la Constituci6n del Reino; teniendo en euenta este antecedents, fficil es sustituir los precepts del C6digo espaRol con los de la Constituci6n cubana. El C6digo tambi6n contiene disposiciones relatives 66 la forma de adquirir la nacionalidad espaflola, y esos precepts pueden tambi6n sustituirse fAcilmente con los de nuestra ley de 30 de Octubre de 1902, y asi lo hemos hecho en el texto. Pero donde existent verdaderas diticultades y dudas, algunas insolubles, si s6lo se atiende al texto de la ley, como se ver66 en las notas que siguen, es cuando se trata de la recuperaci6n de la ciudadania cubana. La Constituci6n, respect A este particular, s6lo contiene un precepts, el del articulo 8?, que dice: "La condici6n de cubano podr6, recobrarse con arreglo fi lo que prescribed las leyes". IA qu6 leyes se refiere? Indudablemente que 6. las que debieron dictarse por la Repfiblica para desenvolver y completer este precepts. Pero es el caso que la finica ley dictada sobre nacionalidad es la citada, de 30 de Octubre de 1902, y sunque en su articulo lo se establece que los aetos en cuya virtue se adquiera, pierda 6 se recupere la nacionalidad cubana, deben hacerse co-star en el Registry Civil, es lo cierto que-ni en su redacci6n original, ni en la nueva que le di6 el decreto 859 de 1908-en sus disposiciones siguientes no contiene un solo precepts sobre recuperaci6n, sino todos sobre adquisici6n, enumerando taxativamente los casos que regular, lo cual, en buena regla de interpretaci6n, no permit extenderla 6. otros distintos, como acertadamente ha entendido la Secretaria de Estado en su circular nfimero 2, de 30 de Diciembre de 1902; por consiguiente, si no hay ley genuinamente national que prevea el caso, debe acudirse A las otras leyes que, en virtue de la s6ptima disposici6n transitoria de la Constituci6n, quedaron en vigor en Cuba; y, por tanto, pars, el caso que nos ocupa debe aplicarse, con las naturals alteraciones hechas en el texto, el articulo 21 del C6digo espafiol, de que venimos ocupAndonos, y por eso no hemos vacilado en dejarlo alli en la forma que lo hemos redactado. Esta opini6n tiene en su apoyo la de la Secretaria de Estado, que ha estimado vigente dicho articulo, entre otras resoluciones, en sus consultas de 24 de Octubre de 1903, pArrafo cuarto, y 11 de Abril del mismo afto, en las cuales expresamente menciona dicho articulo como vigente.
(26) La Secretaria de Estado, al resolver, en 11 de Abril de 1903, una consults, del C6nsul cubano en Barcelona, expresamente afirms, "que las viudas de extranjeros nacidas en Cuba que hayan contraido su matrimonio con posterioridad & la promulgaci6n de la Constituci6n, deben atenerse & lo dispuesto en el articulo 22, en concordancia con el 21 del C6digo Civil". Las que hubieren contraido su matrimonio con anterio-









50

Art. 23.-El espaflol que pierce esta calidad por admitir, empleo de otro Gobierno, 6 entrar al servicio de las armas de una potencia extranjera sin licencia del Rey, no podr& recobrar la nacionalidad espafiola sin obtener previamente la Real habilitaci6n. (27)

Art. 24 (sustituido).-Los nacidos en el extranjero de padres naturals de Cuba que hayan perdido la nacionalidad cubana, a quirirhn 6sta siempre que, cumplida la mayor edad, reelaridad, las estima dicha Secretaria comprendidas en la segunda disposici6n transitoria de nuestra Constituci6n, lo cual, & nuestro juicio, es indudable.
(27) En ]a ediei6n anterior insertamos este articulo en el texto, modificado en la siguiente forma: "El cubano que pierce esta calidad por admitir empleo de otro Gobierno, 6 entrar al servicio de las armas de una potencia extranjera, sin licencia del Senado, no podrfL recobrar la nacionalidad cubana sin obtener previamente habilitaci6n del Senado.11 Explicando la modificaci6n dijimos, en la nota & dicho articulo, que habiamos tenido que veneer fundados eserdpulos para redactarlo en esa forma, pues, declarfibamos paladinamente que no habia-ni hay-ley alguna que justificara esa redacci6n, y quo s6lo habiamos hecho aquello por no dejar en el texto un vacio que en realidad existed en la legislaci6n, guifindonos parh ello s6lo por razones de l6gica que exponiamos asi: "Este articulo 23 del C6digo espaFiol dispose que el espafiol que haya perdido esta calidad por admitir empleo 6 entrar al servicio de las armas en una naci6n extranjera, no podrfi recobrar su primitiva nacionalidad sin obtener previamente la Real habilitaci6n. Concuerda, pues, este articulo con el 20, y 6ste tiene su equivalent en Cuba en log apartados 2o y 3? del articulo 7? de la Constituci6n. Segfin 6stos, se pierce la nacionalidad cubana por admitir empleo fi honors 6 entrar al servicio de las armas en una naci6n extranjera, sin licencia del Senado. Es 16gico, pues, suponer que si la nacionalidad se pierce en Cuba en tales casos cuando no se obtiene la licencia del Senado, y en Espalia cuando no se obtiene la del Rey, para recuperar la nacionalidad, si en Espaila se necesita la rehabilitaci6n del Rey, en Cuba debe necesitarse la del Senado; pero esto no es mfis que 16gico; no hay ley que lo disponga; la de 24 de Marzo de 1903, extractada en la nota al inciso tercero del articulo 20, nada dice 6 ese respect. La l6gica nos lleva hasta establecer la entidad que puede otorgar la rehabilitaci6n; pero no puede avanzarse mfis; si pars, obtener la licencia se han determined forms y conditions, jen qu6 conditions y en qu6 forma puede obtenerse la rehabilitaci6n? En este punto el silencio de nuestra legislaci6n es abosluto".
Hace siete afios que escribimos estas lineas-ya Ilevamos mks de trece de Repdbliea independiente-, con posterioridad k aquella fecha se ha modificado, la ley de ciudadania, y el silencio on el particular apuntado continfia. jProduce 61, realmente, un vacio en la legislaci6n? Nosotros creemos que si; pero no somos log llamados fi Ilenarla, y mucho menos cuando es possible engender, mediate aquel silencio, que este articulo no estfi vigente en forma alguna y que pars, recobrar la nacionalidad en el caso que 61 prev6 no se necesita rehabilitaci6n alguna. No aceptamos la proposici6n; torque no puede ser lo mismo cambiar de naeionalidad para vivir al amparo de las leyes y de la bandera de una naci6n extrafia, fi ponerse al servicio de esa naci6n hasta con las armas en la mano, pars, combatir tal vez hasta la propia patria; pero, lo repetimos, nuestras leyes no establecen forma alguna que haga possible cumplir el precepts del C6digo espafiol. Los eserfipulos que siempre tuvimos se ban hecho invencibles, y no nos atrevemos boy fi Ilevar al texto nuestra opinion personal: en 61 queda el articulo, sometido al criteria de lo que deban cumplirlo 6 interpretarlo, y aqui, que en realidad es su lugar, nuestra opinion. sujeta h las rectificaciones que le impongan lo que aqu6llos decidan.








51

men su. inscripei6n, como cubanos, en el Registro correspondiente. (Art. 5?, nihmero 3?, de la Constituci6n). (11)
Art. 25 (sustituido).-La declaratoria de intenei6n, 6. que se contrae el inciso tereero del articulo sexto de la Constituci6n, deberh hacerse ante el Eneargado del Registro CiAril del domicilio que tuviere en Cuba el interesado, con las mismas f ormalidades que la inscripei6n. (Art. 6? de la ley de 30 de Octubre de 1902, modificada por el decreto 859 de 1908).
En las inscripciones A que se refiere este Decreto, exceptuando las declaratorias de intenci6n, se harh co-star que los interesados renuncian h su nacionalidad anterior, que juran cumplir la Constituei6n de la Repfiblica de Cuba, las Leyes que rigen actualmente en la misma y las que en ella rigieren en lo sucesivo. (29)
Art. 26.-Los cubanos que trasladen su domicilio A un pais extranjero, donde sin mhs eircunstancia que la de su residence en 61 sean considerados como naturals, necesitarhn, para conservar la nacionalidad de Cuba, manifestar que 6sta es su voluntad al Agente DiplomAtico 6 Consular cubano, (30) quien

(28) El texto espafiol dice: I'M nacido en pals extranjero de padre 6 madre espaRoles, que haya perdido la nacionalidad de Espafia per haberla perdido sus padres, podrA recuperarla tambi6n Ilenando las condiciones que exige 'el articulo 19"; y 6ste previene que "Los hijos de un extranjero nacidos en los dominios espaRoles deberAn manifestar, dentro del aflo siguiente A su mayor edad 6 emancipaci6n, si quieren gozar de la calidad de espaRoles que les concede el articulo 17". Creemos perfectamente justificada la sustituci6n en el texto, pesto que sobre la material existent precepts claros y terminates en nuestra Constituei6n y en la ley de 30 de Octubre de 1902, modificada por el decreto 859 de 1908, distintos fi los del C6digo espafiol. Wase en el texto el articulo 19 (sustituido) y sus notas.
(29) La sustituci6n que en el presented hemos hechb del original espafiol se justifies, insertando aqui dicho original, para quo pueda compararse con el sustituto; dice asi:
"Articulo 25.-Para que los extranjeros que hayan obtenido Carta de naturaleza 6 ganado vecindad en cualquier pueblo do la Monarquia gocen de la nacionalidad espafiola, ban de renunciar previamente & su nacionalidad anterior, jurar la Constituci6n de la Monarquia 6 inscribirse Como espafioles en el Registro Civil".
El requisite de la inscripci6n no estA expresado en los articulos sustitutos, torque sus precepts parten de la disposici6n general del articulo lo de la ley y del decreto. Wase en el texto, sustituyendo al 17 del C6digo.
(30) jEn qu6 forma se ha de hacer esta manifestaci6n? Indudablemente Como acto sujeto al Registro Civil y para ser inscripto en 6ste. Asi lo ha entendido la Secretaria de Estado en su circular nfimero 2, do 30 de Octubre de 1902, en cuyo pbbrrafo quinto dice que los agents diplomfiticos y consulates pueden (nosotros entendemos que deben) inscribir en la Secei6n de ciudadania del Registro Civil A su cargo ]as declaraciones que ante ellos hiciesen los ciudadanos cubanos quo quieran conservar esta calidad al 11jar su residence en pals extranjero donde por s6lo este hecho sean considerados Como nacionales. Hemos dicho, entre par6ntesis, que no s6lo pueden, sino que deben los agents ha,-er la inscripci6n en el Registro Civil, torque en el articulo 6? del Reglamento que rige esa instituci6n expresamente citado en la circular a que hemos aludido, se dispose, en su p&rrafo 4o, que en los RegiAros Ilevados,









52

deberA inscribirlos en el Registro de cubanos residents, asi como A sus c6nyuges, si fueren easados, y A los hijos que tuvieren. (31)
Art. 27 (sustituido).-(31) Los extranjeros residents en el territorio de la Repfiblica se equiparan d los cubanos:
1? En cuanto h la protecei6n de sus personas y bienes.
2? En cuanto al goce de los derechos garantizados en la secei6n P del titulo IV de la Constituci6n, con excepei6n de los que en ella se reconocen exclusivamente i los nacionales. (33 )
3? En cuanto al goce de los derechos civiles, en las condiciones y con las limitaciones que establezea la Ley de Extranjerka. (31)

por los agents diplomfiticos y consulates de Cuba se inscribirfin las declaraciones de los cubanos que quieran conservar su ciudadania em el tan repetido caso de que venimos tratando.
(31) Este articulo, que indudablemente estfi vigente en Cuba, estA copiado del texto original, sin otra variaci6n que la natural de sustituir "Espaiiall y Ilespailoles" por "Cuba" y 11cubanos". Dicho articulo concuerda casi literalmente con el 89 del Reglamento para la ejecuci6n de la ley del Registro Civil, y respect de ambos precepts debe tenerso en cuenta que son dos Registros distintos, el del estado civil y el de cubanos residents, teniendo 6ste filtimo carActer meramente administrativo, segfin lo reconoci6 Is Secretaria de Estado en su circular de 30 de Diciembre de 1902 y en su consult de 26 de Febrero de 1903; y, por tanto, el ciudadano hace su declaraci6n* ante el agent como encargado 68te del Registro Civil, segfin hemos dicho en la nota anterior, y hecha esa declaraci6n, el dicho agent debe hacer la inscripci6n en el Registro de residents, Is cual entendemos que no puede hacerse sin preceded aqu6lla.
(32) El original del C6digo espafiol dice: "Los extranjeros gozan en Espafia de los derechos que las leyes civiles conceded 6 los espafioles, salvo lo dispuesto en el articulo 2o de la Constituci6n del Estado 6 en tratados internacionales". Las excepciones establecidas en el articulo 2? de la Constituci6n son: no poder ejercer profesi6n pars, cuyo desempeflo exijan las leyes titulos de aptitude expedid6s por las autoridades espafiolas. Los no naturalizados no pueden ejercer cargo alguno qub tenga aneja autoridad 6 jurisdicei6n.
(33) Esta secei6n de la Constituci6n se refiere A los derechos individuales que la misma reconoce, y comprende del articulo 11 al 37, y s6lo dos so refferen exclusivamente A los cubanos: el 11, que dispose que todos los cubanos son iguales ante la ley y que la Repfiblica no reconoce fueros ni privileges personals, y el 30, que estatuye que Ringfin cubano podr& ser expatriado, ni A ninguno podr( prohibirsele la entrada en el territorio de la Rep iblica. En cuanto al primer de estos articulos, es de advertir que, conform al 47 de la Ley de Extranjeria, tampoco los extranjeros disfrutan como tales de fuero alguno especial ni privilegiado.
(34) La redacei6n de este articulo supone para su comple.mento la promulgaci6n de una ley de extranjeria de la Repfiblica, la eual hasta el presented no se ha publicado, pesto que no dice que Ilestableeell ni 'iestablecidas", sino que "establezea" la Ley de Extranjeria. No obstante, estando afin en vigor la ley espaiiola, A ellahay que referir en la actualidad el precepts constitutional, y puede afirmarse que en ella no se contiene limitaci6n alguna especial respect & los derechos civiles de los extranjeros, como puede verse en el titulo tercero de dicha leY, que trata de la coudici6n civil do 'aqu6llos. El C6digo espafiol so refiere A los tratados; nada dice respect de ellos la Constituci6n; pero en realidad









53

4? En cuanto A la obligaci6n de observer y cumplir las leyes, decretos, reglamentos y demfis disposiciones que est6n en vigor en la Repfiblica.
5? En cuanto A la sumisi6n A la potestad y A las resolu.ciones de los Tribunales y demhs Autoridades de la Replhblica.
6? Y en cuanto 6, la obligaci6n de contribuir A los gastos p1hblicos del Estado, la Provincia y el Municipio. (Art. 10 de la Constitution).
Art. 28.-Las corpbraciones, fundaciones y asociaciones reconocida's por la ley y domiciliadas en Cuba, gozarfin de la nacionalidad cubana siempre que tengan el concept de personas juridicas con arreglo h las disposiciones del presented C6digo. (35)
Las asociaciones domiciliadas en el extranjero tendrAn en Cuba la consideraci6n y los derechos que determined los tratados 6 leyes especiales. (36)

TITULO III

DEL NACIMIENTO Y LA EXTINci6N DE LA PERSONALIDAD CIVIL

CAPITULOI

DE LAS PERSONAS NATURALS.

Art. 29.-El nacimiento determine la personalidad; pero el concebido se tiene por nacido para todos los effects que le -sean favorable, siempre que nazea con las conditions que express el articulo siguiente. (11)

no es necesario, torque en material de derecho international privado, la primer fuente de 6ste, cuando existent, son los tratados, y las loyes de extranjeria en ese caso son supletorias 6 subsidiaries.
(35) El capitulo 2o del titulo 2o del C6digo se refiere fi las personas juridicas, y el articulo 35 determine cuAles son 6stas.
(36) Tres son los requisites que necesariamente debe reunir una asociaci6n extranjera para que pueda tener personalidad legal en Cuba: I? Que su objeto sea licito conform 6. las leyes de Cuba y del pais en que estuviere establecida; 2o Que se haya constituido conform & las leyes de dicho pais; y 3? Que al funcionar en Cuba cumpla con los preceptos que nuestras leyes tengan establecidos, tanto en lo civil como en lo administrative.
El articulo 15 del C6digo de Comercio dispose que los extranjeros y las compaiiias constituidas en el extranjero podrfin ejercer el comercio en Cuba con sujeci6n k las leyes de su. pais en lo que se refiera & su capacidad para contratar (estatuto personal) y & las disposiciones de dicho C6digo en todo cuanto concierna A la creaci6n de sus establecimientos dentro del territorio cubano, fi sus operations mereantiles y A la jurisdicei6n de los Tribunales de la Naci6n; sin perjuicio de lo que, en casos particulars, pueda establecerse en los tratados 6 convenios con las demks potencies.
(37) El Tribunal Supremo ha declarado, en su. sentencia de 18 de Abril de 1903, que es err6neo el concept de que la ficei6n legal establecids, en este articulo, respect de reputarse nacido al p6stumo para







54
Art. 30.-Para los effects civiles, s6lo se reputarh nacido el feto que tuviere figure humana y viviere veinticuatro horas enteramente desprendido del seno materno.
Art. 31.-La prioridad del nacimiento, en el caso de parts doubles, da al primer nacido los derechos que la ley reconozea al primog6nito.
Art. 32.-La personalidad civil se extingue por la muerte de las personas.
La menor edad, la dementia, la imbacilidad, la sordomudez, la prodigalidad y la interdicei6n civil no son mks que restricciones de la personalidad juridica. Los que se hallaren en alguno de esos estados son suseeptibles de derechos, y aun de obligaciones, cuando 6stas nacen de los hechos 6 de relaciones entre los bienes del incapacitado y un tercero.
Art. 33.-Si se duda, entre dos 6 mks personas Ilamadas A sucederse, qui6n de ellas ha muerto primer, el que sostenga la muerte anterior de una 6 de otra, debe probarla; A falta de prueba, se presumed muertas al mismo tempo y no tiene lugar la transmission de derechos de unos 6 otros.
Art. X-Respecto h la presunci6n de muerte del ausente y sus effects, se estar6 h lo dispuesto en el titulo 8? de este libro.
CAPITULO II

DE LAS PERSONAS JURfDICAS.

Art. 35.-Son personas juridicas:
1? Las corporations, asociaciones y fundaciones de inter6s pfiblico reconocidas por la ley.
Su personalidad empieza desde el instance mismo en que, con arreglo A derecho, hubiesen quedado vAlidamente constituidas.
2? Las asociaciones de interns particular, scan eiviles, mercantiles 6 industrials, & las qup la ley concede personalidad propia, independent de la de eada uno de los asociados. (31)

todo lo que le beneficia, s6lo es applicable 6, los hijos legitimos, pesto que, no conteniendo ese precepts limitaci6n alguna, dfindole aquella inteli gencia se eontrarla la regla de hermen6utica, segfin la cual, donde la ley no distingue no debe distinguirse.
(38) Si se atiende solamente al texto de este articulo en relad6n con el siguiente, 36, parece que no estAn sometidas al C6digo otras asociaciones de interns particular que las Ilamadas sociedades civiles, mercantiles 6 industrials, todas las cuales tienen por objeto el lucro 6 la ganancia; sin embargo, existent otras agrupaciones que propiamente no pueden ser comprendidas en ninguna de las tres antes "calificadas, antes bien, que estfin expresamente excluidas de ellas, y que, sin embargo, por tener existence real y por constituir una entidad distinct de cada uno de los miembros que las constituent, no puede por menos que reconoc6rseles el caricter de personalidad juridica; torque, si tal carficter se les negara, se desconoceria la realidad. Estas asociaciones, reconocidas en el articulo 28 de la Constituci6n, que witoriza fi todos los habitantes de la Repfiblica i asociarse para todos los fines licitos de la vida, estfin









55

Art. 36.-Las asociaciones A que se refiere el nfimero 2? del articulo anterior se regirfin por las disposiciones relatives al contract de sociedad, segfin la naturaleza de 6sta.
Art. 37.-La capacidad civil de las corporations se regularA por las leyes que las hayan credo 6 reconocido; las de las asociaciones por sus estatutos; y las de las fundaciones por las reglas de su instituci6n, debidamente aprobadas por disposici6n administrative, cuando este requisite fuere necesario.
Art. 38.-Las personas juridicas pueden adquirir y poster bienes de todas classes, asi como contrary obligaciones y ejereitar acciones civiles 6 criminals, conforms A las leyes y reglas de su constituci6n.
La iglesia se regirA en este punto por lo concordado entre ambas potestades; y los establecimientos de instrucci6n y beneficencia por lo que dispongaia las leyes especiales. (311)

reguladas al presented por el Real decreto-ley espafiol de 13 de Junio de 1888, que comprende las asociaciones para fines religious, politicos, cientificos, artisticos, ben6ficos y de recreo, 6 cualesquiera otros licitos que no tengan por ftnico y exclusive objeto el lucro 6 la ganancia, y log greinios, sociedades de socorros mutuos, de provision, de patronato y las cooperatives de producei6n, de cr6dito 6 de consume (articulo 1? de dicha ley), exceptuando las sociedades que, no siendo de las anteriormento enumeradas, se propongan un objeto meramente civil 6 commercial, en cuyo caso se regirfin por las disposiciones del Derecho Civil 6 Mercantil, respectivamente, y log institutes y corporations que existan 6 funcionen en virtue de leyes especiales (articulo 2o de dicha ley, modificado por la Orden 124, de 1901). Todas estas asociaeiones tienen existence legal desde que cumplen con log requisites que exige dicha ley y la justifican por medio del certificado expedido por la autoridad administrative quo credited su inscripei6n en el Registro correspondent (articulo 8? de la ley). Por consiguiente, aunque nada digan el C6digo, ni la ley especial, coneretamente, sobre la personalidad juridica de tales agrupaciones, es evidence, repetimos, que tienen dicha personalidad.
(39) Durante el regimen espafiol, la Iglesia Cat6lica estaba unida al Estado; constituia una instituci6n del mismo y 66 la vez era una potestad independent; como tal potestad estableci6 sus relaciones con el Estado por medio del Concordato, que se considerable como ley del Reino. Al cesar la soberania de Espaiia en Cuba, el Concordato, como tratado entre dos potestades, perdi6 toda efleacia en nuestro territorio, y por virtue del articulo 26 de la Constituci6n, la Iglesia qued6 separada del Estado, en cuyo concept perdi6, asimismo, su cualidad de instituci6n pfiblica; pero no puede negArsele su carActer de instituci6n, y, por tanto, su personalidad independent, y en cuanto en el Concordato so le reconoce tal personalidad, est& vigente; asi lo ha entendido el Tribunal Supremo en sus sentences de 28 de Mayo y 22 de Octubre de 1907, en las que declare que el obispo cat6lico tiene personalidad para representer A la Iglesia, y acci6n para reclamar A nombre de 6sta log derechos que puedan asistirle. Ya el Presidente del Tribunal, resolviendo recursos hipotecarios, habia deelarado en 31 de Oetubre de 1901 que el Obispo cat6lico debidamente autorizado por el Papa y previous log trAmites procesales establecidos por el derecho can6nico (es decir, log estatutos y reglas de la instituci6n), tiene facultad para redimir y ooancelar inscripciones de census pertenecientes A su iglesia, y por resoluciones de 18 y 20 del mismo mes y afio declare que el dicho Obispo tenia capaeidad para pedir la traslaci6n de asientos references 6 bienes poseidos y administrators por la Iglesia. La personalidad de 6sta fu6 ex-









56

Art. 39.-Si por haber expirado el plazo durante el cual funcionaban legalmente, 6 por haber-realizado el fin para el cual se constituyeron, 6 por ser ya. impossible aplicar A 6ste la actividad y los medics de que disponian, dejasen de funcionar las corporations, asociaciones y fundaciones, se darh A sus bienes la aplicaci6n que las leyes, 6 los estatutos, 6 las elhusulas fundacionales, les hubiesen en esta previsi6n asignado. Si nada se hubiere establecido previamente, se aplicarAn esos bienes A la'realizaci6n de fines anfilogos, en interns de la religion, provincia 6 municipio que principalmente debieran recover los be,neficios de las instituciones extinguidas. (40)

TITULO M

DEL DOMICILIO.

Art. 40.-Para el ejereicio de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones civiles, el domicilio de las personas naturales es el lugar de su residence habitual, y, en su caso, el que determine la Ley de Enjuiciamiento Civil. (")

presented reconocida y declarada en circular de 31 de Enero de 1901 (Gaceta del 3 de Febrero) dictada por el Secretario de Justicia, obedeciendo instructions del Gobernador Militar. A esta circular da eficacia, en su parte dispositive, 61 Tribunal Supremo de la Repfiblica.
(40) Respecto it las asociaciones regidas por el decreto-ley de 13 de Junio de 1888, A que hemos aludido en la nota 38, dispose el articulo 18 de dicha ley que las asociaciones quedan sujetas, en cuanto k la adquisici6n, posesi6n y disposici6n de sus bienes pars, el case de disoluci6n, A lo que dispongan las leyes civiles respect do la propiedad collective. Pero esto ha de entenderse en el caso en que, coino el previsto en este articulo del C6digo, nada establezean sus estatutos 6 reglamentos, 6 en el que, per cualquier causa, no pudiese cumplirse lo establecido en los mismos, ya que uno de los requisites que 6stos deben reunir, conform al articulo 4o de la Ley, es el de expresar claramente la aplicaci6n que haya de darse fi sus condos 6 haberes socials, case de disoluci6n.
(41) Conforine al articulo 29 de la nueva Ley OrgAnica Municipal, publicada per el Decreto del Gobernador Provisional nflinero 568, de 19 de Mayo de 1908, y vigente desde lo de Octubre de dicho aflo, todo residents en un Urinino Municipal ha de co-star inscripto en el Registro de poblaci6n. -El que tuviera residence alternative en various T6rminos Municipales optar& per uno de ellos, "t los fines del Registro de poblaci6n. Si a1guien se hallare inscripto en nifis de un Registro de poblaci6n, se estimarIA come vAlida la iiltima inscripci6n.
Respect de los extranjeros, el articulo 3o de la Ley de Extranjoria los califica en tres classes: domiciliados, transeuntes 6 emigrados. Respecto de los primers, se consider su domicilio, para los effects legalese, segfin el articulo 15, el pueblo donde tengan casa abierta 6 donde habiten al cumplirse los tres aRos de su residence en la provincial. Cuan do tengan casa abierta en dos 6 mAs pueblos, elegirin uno para domicilio. Los transeuntes, conform al articulo 20, pueden residir en el runto que elijan, y los emigrados, seg(in el 21, en donde el Gobierno les designs.
Segfin el articulo 28 de la nueva Ley Municipal, el extranjero que Ileve cinco aflos de residence fija en el pais y ejerza profesi6n 6 sea propietario de inmueble, 6 tenga establecimiento mercantile, fabric 6 industrial, se considered vecino para todos los effects de dicha ley,









57

El domicilio de los diplomfiticos residents por raz6n de su cargo en el extraniero, que gocen del derecho de extraterritorialidad, seri el filtimo que hubieren tenido en territorio cubaiao.
Art. 41.-Cuando ni la ley que las haya credo 6 reconocisalvo su manifestaei6n fehaciente en contrario, dirigida al alcalde. El articulo 27 de la citada ley establece que la vecindad Ileva implicit el domicilio.
Hemos expuesto estos precepts por la relaci6n que tienen con el articulo que anotamos, no torque creams quo ellos puedan, en cuanto los effects civiles, haber modificado dicho articulo, ni prevalence sobre la definici6n que 6ste contiene del domicilio, 6 sea que por tal se entiende el lugar de la residence habitual de una persona, aparezea 6sta 6 no inscripta on el Registro; torque segdn el articulo 36 de la misma Ley Municipal, dicho documents es un instrument solemne, pfiblico y fehaciente, que sirve pars, todos los effects administrations.
Wanse 6, continuaci6n los precepts de la Ley de Enjuiciamiento Civil k que se refiere el C6digo:
Articulo 64.-EI domicilio de las mujeres casadas que no est6n separadas legalmente de sus maridos, serk el que Astos tengan.
El de los hijos constituidos en potestad, el de sus padres.
El do los menores 6 incapacitados sujetos A tutela 6 curatela, el do sus guardadores.
Articulo 65.-El domicilio legal de los comerciantes, en todo lo que concerned h actos 6 contracts mereantiles y 6 sus consecuencias, serk el pueblo donde tuvieren el centre de sus operations commercials.
Los que tuvieren establecimientos mercantile fi su cargo on diferentes partidos judiciales, podrAn ser demandados por acciones personales en aquel en que tuvieren el principal estableeimiento, 6 en el que so hubieren obligado, 6, elecci6n del demandante.
Art. 66.-El domicilio de las compahias civiles y mercantile seiA el pueblo que como tal est6 sefialado en la escritura de sociedad 6 en los estatutos por que so rijan.
No constando esta circunstancia, se stark fi lo establecido respect
6. los comerciantes.
Exceptfianse do lo dispuesto en los articulos anteriores las compaiiias en participaci6n, en lo que se refiera 6, los litigious que puedan promoverso entre los asociados, respect A los cuales se estarh 6, lo que prescribed las disposiciones generals de esta Ley.
Art. 67.-EI domicilio legal de los empleados serk el pueblo on quo sirvan su destiny. Cuando por raz6n de 61 ambularen continuamente, se considerarfin domiciliados en el pueblo en que vivieren m6s frecuentemente.
Art. 68.-El domicilio legal de los militaries en active servicio serfi el del pueblo en que se hallare el cuorpo 6, que pertenezean cuando se hieiere el emplazamiento.
Art. 69.-En los casos en que est6 sefialado el domicilio para surtir fuero competence, si el que ha de ser demandado no lo tuviere en territorio de la Repfiblica de Cuba, serfi Juez competence el de su residence.
Los que no tuvieren domicilio ni residence f1ja podrkn ser demandados en el lugar en que se fallen, 6 en el de su iiltima residence, A elecei6n del demandante.
Art. 70.-Las precedents disposiciones de competencia comprender&n fi los extranjeros quo acudieren 6, los Juzgados cubanos promoviendo actos de jurisdicei6n voluntaria, interviniendo on ellos, 6 compareciendo on juicio como demandantes 6 demandados, contra cubanos 6 contra otros extranjeros, cuando proceed. que conozea la jurisdicei6n cubana con arreglo A las leyes de la Repfiblica 6 6. los tratados con otras Potencias.








58

do, ni los Estatutos 6 las reglas de la fundaci6n. fijaren el domicilio de las personas juridicas, se entenderh que lo tienen en el lugar en que se halle establecida su representaci6n legal, 6 donde ejerzan las principles functions de su institute.

TITULO IV

DEL, MAT RIM ON 10.

CAPITULO I

DISPOSICIONES GENERALS.

SECTION PRINMRA.

DE LAS FORMS DEL MATRIMONIO ( 42)

Art. 42 (sustituido).-1. Naturaleza del contract. El matrimonio, en todo lo que 6 su validez se refiere, continfia siendo un contract civil, en el cual es esencial el consentimiento de las parties que sean capaces al effect, seon la Ley.

(42) El C6digo reconocia dos forms do matrimonios: el can6nico, que debian contrary los que profesaran la religion cat6lica; y el civil, regulado per los precepts del C6digo (articulo 42). Los requisites, formas y solemnidades del matrimonio can6nico se regulaban por las disposiciones de la 1glesia y del Concilio de Trento, admitidas como leyes del Reino (art. 75).
Tal era el estado de esta instituci6n al cesar la soberania espafiola. Este titulo 49 del C6d!go estaba en vigor sin mAs modificaciones que las introducidas en cuanto al consejo y cousentimiento per la ley de 24 de Agosto de 1896, que por career hey de importance no reproducimos.
Asi las cosas, durante la intervenci6n military de los Estados Unidos se dictaron varies disposiciones modificando la capacidad y forms del matrimonio, de las cuales tendremos en cuenta las vigentes; pore, per la importance que tiene, debemos hacer una express menci6n de la Orden 66, de 31 de Mayo de 1899, que dispuso que en lo adelante s6lo los matrimonlos civiles serial legalmente vfilidos, sin perjivicio de que los contrayentes pudieran cumplir con los precepts do su religion, ademis de cumplir con las formalidades necesarias para contrary el matrimonio civil. Esta orden, sabia y previsoramente dictada en ammonia con la nueva situaci6n political del pais, estuvo en vigor hasta que, contra la casi unfinime opinion de los tribunals, corporations 6 individualidades cubanas A quienes se cousult6, fu6 derogada y sustituida per la 307, de 8 de Agosto de 1900, que dispuso que en lo sucesivo los matrimonios pudieran ser civiles 6 religious, A elecci6n de los contrayentes; di6 validez y effects civiles A los celebrados en cualquiera de esas forms; autoriz6 pars, la celebraci6n del religiose A cualquier ministry debidamente ordenado de cualquier religion, y dict6 las reglas para la inscripci6n de esta clase de matrimonios. Fueron tantas las 6rdenes que se dictaron sobre esta material, sumadas 6 las que anteriormente se habian dictado sobre la capacidad de los contrayentes, que el mismo Gobierno erey6 prudent, para evitar la confusion que ya venia produci6ndose, recopilarlas todas en un solo cuerpo, y al effect dict6 la Orden 140, de 28 de Mayo de 1901, que es hoy la legislaci611 de la material.
Como, no obstante esa orden, quedan vigeDtes algunos articulos del








59

2. Forms del matrimonio. La Ley autoriza dos forms de matrimonios, igualmente vAlidas: la civil y la religious. Los contrayentes podrAn celebrar una -6 otra i su elecci6n, 6 ambas.
3. Efectos de la celebraci6n del matrimonio. Ambos matrimonios, civil y religioso, siempre que se celebren de conformidad con lo dispuesto en esta Orden, surtirfin los mismos effects legales. (Art. 1, Orden 140, de 1901). (13)
SECTION BEGUNDA.

DISPOSICIONES COMMUNES 1 LAS DOS FORMS DE MATRIMONIO.

La capacidad legal para contrary matrimonio en cualquiera de las forms que la ley autoriza, se regirh por las disposiciones del C6digo Civil, con las modificaciones contends en esta Orden. (Apartado 1, articulo II, Orden 140, de 1901). (44)
Art. 43.-Los espongales de future no produce obligaci6n de contrary matrimonio. Ningfin Tribunal admitirA demand en que se pretend su cumplimiento.
Art. 44.-Si la promesa se hubiere hecho en documents pfiblico 6 privado por un mayor de edad, 6 por un menor asistido de la persona cuyo consentimiento sea necesario para la celebraci6n del matrimonio, 6 si se hubieren publicado las proclaims, el que rehusare casarse, sin justa causa, estari obligado 6 resarcir & la otra parte los gastos que hubiese hecho por raz6n del matrimonio prometido.
La acci6n para pedir el resarcimiento de gastos, A que se refiere el phrrafo anterior, s6lo podrA ejercitarse dentro de un aflo, contado desde el dia de la negative d la celebraci6n del matrimonio.
Art. 45.-EstA prohibido el matrimonio:
1? (Modificado). Al menor de veinte anos que no haya obtenido la licencia, y al mayor de esa edad y menor de veintitr6s que no haya solicitado el consejo de las personas A quienes corresponded otorgar una y otro en los casos determinados por

C6digo, para mantener integramente la forma de este cuerpo legal, conservaremos en el texto la numeraci6n de su articulado, sustituyendo 6 modificando sus precepts conform fi las disposiciones vigentes, sin perjuicio de inserter en el lugar oportuno, literalmente, la citada Orden, en la parts que por complete sustituye al C6digo, 6 sea respect al mamatrimonio can6nico.
(43) El original dice asi: "Articulo 42.-La ley reconoce dos formas de matrimonio: el can6nico, que deben contrary todos los que profesan la religion cat6lica; y el civil, que se celebrar96 del modo que determina este C6digo".
(44) Este precepts es el primer que aparece en el articulo II do la Orden 140, bajo el mismo epigrafe de esta secei6n, 6 sea do las disposiciones communes A ambas forms de matrimonio; por eso lo insertamos en ese lugar. Las modificaciones que la Orden introduce en el C6digo se tienen en cuenta al reproducir en el texto las disposieiones do 6ste que han sido afectadas por aqu6lla.








60

la Ley. (Apartados 3 y 4 del Art. II de la Orden 140 de 1901. (--)
2? A la viuda, durante los trescientos un dias siguientes h la muerte de su marido, 6 antes de su alumbramiento si hubiese quedado en cinta, y A la mujer cuyo matrimonio hubiera sido declarado nulo, en los mismos casos y t6rminos, A contar desde su separaci6n legal. (46)
3? Al tutor y sus deseendientes con las personas que tenga 6 haya tenido en guard hasta que, fenecida la tutela, se aprueben las cuentas de su cargo; salvo el caso de que el padre de la persona sujeta fi tutela hubiese autorizado el matrimonio en testamento 6 escritura pfiblica. (41)
Art. 46.-La licencia de que habla el nfimero 1? del articulo anterior debe ser concedida fi los hijos legitimos por el padre; faltando 6ste, 6 hallAndose impedido, corresponded otorgarla, por su orden, 6 la madre, A los abuelos pattern y materno, y, en defecto de todos, al consejo de familiar.
Si se tratase de hijos naturals reconocidos 6 legitimados por concesi6n Real, el consentimiento deberA ser pedido A los que lo reconocieron y legitimaron, d sus ascendientes y al co-nsejo de familiar, por el orden establecido en el pfirrafo anterior. (48)
Si se tratase de hijos adoptivos, se pedirA el consentimiento al padre adoptante, y, en su defecto, 6 las personas de la familiar natural A quienes correspond.
Los demAs hijos ilegitimos obtendrhn el consentimiento de su madre cuando fuere legalmente conocida, el de los abuelos maternos en el mismo caso, y, 6, falta de unos y otros, el del consejo de familiar.

(45) Este inciso, que en el C6digo espaflol decia: "Al menor de edad que no haya obtenido licencia, y al mayor que no haya solicitado el consejo de las personas A quienes corresponded otorgar una y otro, eu los cases determinados por la Ley", fu6 reformado, para Cuba y Puerto Rico, per la de 24 de Agosto de 1896, en los siguientes t6rminos: "A los varones menores de 20 aflos y A las hembras menores de 17, naturals de las Antillas espafiolas, que no hayan obtenido la oportuna licencia, y A los mayors de dichas edades que no hayan solicitado el consejo de los padres, & quienes corresponded otorgar aqu6lla y 6stall. Esas disposiciones fueron modificadas por distintas 6rdenes del Gobierno Militar, y al presented rigen las que aparecen en el texto.
Los dos restates incisos del articulo no ban sufrido modifleaci6n.
(46) Este impediment es dispensable conform al articulo 85 de este C6digo.
(47) Las personas i quienes estA prohibido el matrimonio por este articulo, que no obstante esa prohibici6n lo contraen, incurred en re8ponsabilidad penal conform A los articulos 494, 495 y 497 del C6digo Penal.
(48) Aunque dudamos que nuestro regimen politico permit la forma de legitimaci6n que en Espafla se conoce por "concesi6n Real", no hemos alterado el artleillo, torque no hemos encontrado precepts express que nos autorice para ello, y torque en la posibilidad de que existan a1gunas personas en tales conditions, adquiridas durante el regimen espafiol, es indudable que k ellas les es applicable el precepts.








61

A los jefes de las casas de exp6sitos corresponded prestar el consentimiento para el matrimonio de los educados en ellas.
Art. 47 (modifieado).-Los hijos mayors de veinte afios y menores de veintitr6s esthn obligados fi pedir consejo al padre, y en su defect h la madre. Si no lo obtuvieren, 6 fuere desfavorable, no podrh celebrarse el matrimonio hasta tres meses despu6s de hecha la petici6n (Apartado 4 del articulo 11 de la Orden 140, de 1901). (41)
Los mayors de veintitr6s afios que tengan capacidad legal, podrdn contrary matrimonio libremente sin solicitor el consejo pattern. (Apartado 2, Art. II, Orden 1I, Orden'140, de 1901).
Art. 48.-La licencia y el consejo favorable A la celebraci6n del matrimonio deberdn acreditarse, al solicitor 6ste, por medio de documents que-haya autorizado un Notario civil 6 eclesihstico, 6 el Juez municipal del domicilio del solicitante. Del propio modo se acreditarh el transcurso del tempo h que alude el articulo anterior, cuando infitilmente se hubiere pedido el consejo. (50)
(Adici6n). Cuando se tratare de matrimonios religious podrh acreditarse ante los sacerdotes, cl6rigos 6 ministers autorizados para celebrar los matrimonios 6 instrair las diligencias de los mismos, con asistencia de dos testigos mayors de edad. (Apartado 5, Art. II, Orden 140, de 1901).
Art. 49.-Ninguno de los llamados h prestar su consentimiento 6 consejo esti obligado A manifestar las razones en que se funda para concederlo 6 negarlo, ni contra su disenso se da recurso alguno.
Art. 50.-Si, 6 pesar de la prohibici6n del articulo 45, se casaren las personas comprendidas en 61, su matrimonio seri vhlido; pero los contrayentes, sin perjuicio de lo dispuesto en el C6digo Penal (v6 se la nota 47), quedarfin sometidos fi las siguientes reglas:
1 Se entenderh contraido el casamiento con absolute se(49) Este articulo fu6 tambl6n modificado para Qnba y Puerto Rico, per la ley de 24 de Agosto de 1896, en el sentido de exigir el eonsejo 6. los mayors de la edad expresada en el 45. Hoy rige lo que apareee en el texto.
(50) El articulo II de la Orden 66, de 1899, dispuso que no se ad. mitieran come legalese, para hacer co-star la licencia 6 el consejo, los documents otorgados ante los notaries eclesustieos; siendo vklidos, tan s6lo, los autorizados per funcionarios civiles. El p&rrafo 2 del articulo VIII de la Orden 140, de 1901, deroga expresamente lo dispuesto en el citado artieulo II de la,66, de 1899, que implicitamente babia quedado sin effect por el articulo VI de la 487, do 1900, reproducido casi literalmente en el inciso 5 del articulo II de la repetida 140, do 1901, quo previene que el consentimiento 6 consejo ha de prestarse en la forma y ante los funcionarios expresados en el articulo 48 del C6digo Civil, que queda vigente en todas sus parties. Per esta raz6n hemos mantenido en su redacei6n original este articulo. No obstante, creemos que la intervenei6n del notario eelesiAstico s6lo es eficaz en el matrimonio can6nico propiamente dicho, y en ningfin case en el civil, on el cual o6lo deben hacer fe los documents otorgados ante funcionarios civiles.








62

paraci6n de bienes,'y cada c6nyuge retendrA el dominion y administraci6n de los que le pertenezean, hacienda suyos todos los frutos, si bien con la obligaci6n de contribuir proporcionalmente al sostenimiento de las cargas del matrimonio.
2 Ninguno de los c6nyuges podrd recibir del otro cosa alguna por donaci6n ni testament.
Lo dispuesto en las dos reglas anteriores no se aplicarh en los casos del nfimero 2? del articulo 45, si se hubiere obtenido dispense.
3 Si uno de los c6nyuges fuere menor no emancipado, no recibirA la administration de sus bienes hasta que Ilegue A la mayor edad. Entre tanto, s6lo tendrh derecho A alimentos, que no podrhn exceder de la renta liquid de sus bienes.
V En los casos del ndmero 3? del articulo 45, el tutor perderA, ademhs,.Ia administration de los bienes de la pupils durante la menor edad de 6sta.
Art. 51.-No producirh effects civiles el matrimonio can6nico 6 civil cuando cualquiera de los c6nyuges estuviese ya casado legitimamente.
Art. 52.-El matrimonio se disuelve por la muerte de uno de los c6nyuges.
SECTION TERCERA.

DE LA PRUEBA DEL MATRIMONIO

Art. 53.-Los matrimonios celebrados antes de regir este C6digo se probardn por los medics establecidos en las leyes anteriores.
Los contraidos despu6s se probarin s6lo por certifleaci6n del acta del Registro civil, h no ser que los libros de 6ste no hayan existido 6 hubiesen desaparecido, 6 se suscite contienda antelos Tribunales, en cuyos casos serA admissible toda species de prueba. (51)

(51) No solamente los matrimonios celebrados despu6s do regir el C6digo son los que se prueban por las certificaciones del Registro civil; pru6banse tambi6n los celebrados anteriormente, siempre que lo hubieran sido despu6s de la vigencia de la ley del Registro civil-que empez6 A regir en Cuba el lo de Enero de 1885, conform al R. D. de 21 de Agosto de 1884-, torque asi lo dispose en su articulo 4?, en relaci6n con el 23 de dicha ley, y el 59, quo hacian obligatoria la inscripei6n de los matrimonios can6nicos, que eran los que en esa fecha tenian validez en Cuba. Posteriormente, por R. D, de 12 de Noviembre de 1886, se hizo extensive & la Isla la Ley del Matrimonio Civil y su concordance el R. D. de 9 de Febrero de 1875; conform al articulo 24 del Reglarnento de la primer, el matrimonio civil se inscribia, inmediatamente despu6s de celebrado' en el Registro correspondent, y segfin el articulo 2o del citado R. D* de 1875, los que contrarian matrimonio can6nico estaban obligados, bajo pena de multa, fi inscribirlo en el Registro civil, dentro de los ocho dias siguientes A su celebraci6n; por tanto, desde que so estableci6 el Registro civil, la prueba legal del matrimonio es la de la certifleaci6n de dicha oficina.








63

Art. 54.-En los casos A que se refiere el pfirrafo Segundo del articulo anterior, la posesi6n constant de estado de los padres, unida i las actas de nacimiento de sus hijos en concept de legitimos, seri uno de los medics de prueba del matrimonio de aqu6llos, A no co-star que alguno de los dos estaba ligado por otro matrimonio 'anterior.
Art. 55.-El casamiento contraido en pais extranjero, donde estos actos no estuviesen sujetos it un registry regular 6 aut6ntico, puede acreditarse por cualquiera de los ihedios de prueba admitidos en derecho. (52)

SEMOM CUARTA.

DE LOS DERECHOS Y OBLIGACIONES ENTRE MARIDO Y MUJER

Art. 56.-Los c6nyuges estfin obligados A vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente.
Art. 57.-El marido debe protege A la mujer, y 6sta obedecer al marido.
Art. 58.-La mujer estA obligada k seguir i su marido donde quiera que fije su residence. Los Tribunales, sin embargo, podrhn, con justa causa, eximirla de esta obligaci6n cuando el marido traslade su residence h pais extranjero. (111)
Art. 59.-El marido es el administrator de los bienes de la sociedad conjugal, salvo estipulaci6n en contrario y lo dispuesto en el articulo 1,384. (54)

En cuanto 6 los matrimonios contraidos en fecha anterior, se prueban por las partidas sacramentales, que conform A la ley de Enjuiciamiento, tienen el earficter de documents pfiblicos y prueban el acto que di6 origin fL su otorgamiento, y como el acto es el sacramento del matrimonio, es evidence que tienen eficacia para probar ese vinculo.
(52) Para el studio de este articulo del C6digo deben tenerse en cuenta las disposiciones siguientes de la ley del Registro que, segfin el C6digo, qued6 en vigor: articulo 7?, que oblige A todo cubano A inscribir en el Registro los actos concernientes A su estado civil; los articulos 4? y 23 de dicha levy en relaci6n con el 327 del C6digo, que establece como finica prueba del estado civil, lo mismo que el pfirrafo 2? del 53, las certificaciones de las actas de dicho estado; el 25 de la ley, segfin el cual, el matrimonio de cubanos contraido en el extranjero debe inscribirse primer en la legaci6n 6 consulado y despu6s transcribirse en el Juzgado Municipal del domicilio del 6 de los contrayentes.
En cuanto 6 los extranjeros, t6ngase asimismo presented el articulo 24 de la ley, segfin el cual, los matrimonios de los extranjeros contraidos conform k las leyes de su pais deberkn ser inscriptos en los Registros de Cuba, cuando los contrayentes 6 sus descendientes tengan 6 fijen su domicilio en la Isla, A cuyo effect deberin presenter el documents que credited la celebraci6n del matrimonio.
(53) Este articulo decia I'& Ultramar" 6 & pais extranjero. Sabido es que Espaiia usaba aquella palabra para expresar el territorio national fuera de la Peninsula y sus islas adyacentes, y, por consiguiente, carece en un C6digo de Cuba de la significaci6n con que esth empleada, como propia, por el legislator espafiol.
(54) La excepci6n del articulo 1,384 se refiere 6 los bienes parafernales, cuya administration conserve la mujer, mientras no la entrega al marido.








64

Si fuere menor de diez y ocho aflos, no podrA administrator sin el consentimiento de su padre; en defect de 6ste, sin el de su madre; y h falta de ambos, sin el de su tutor. Tampoco podrIL comparecer en juicio sin la asistencia de dichas personas.
En ningfin caso, mientras no Ilegue h la mayor edad, podrA el marido, sin el consentimiento de las personas mencionadas en el pfirrafo anterior, tomar dinero A pr6stamo, graver ni enajenar los bienes races.
Art. 60.-El marido es el representative de su mujer. Esta no puede, sin su licencia, comparecer en juicio por si 6 por medio de procurador. (111)
No necesita, sin embargo, de esta licencia para defenders en juicio criminal, ni para demander 6 defenders en los pleitos con su marido, 6 cuando hubiere obtenido habilitaci6n conform A lo que. disponga la,.Ley de Enjuiciamiento Civil.
Art. 61.-Tampoco puede la mujer, sin licencia 6 poder de su marido, adquirir por titulo oneroso ni lucrative, enajenar sus bienes, ni obligarse, sino en log casos y con las limitaciones establecidas por la ley.
Art. 62.-Son nulos los actos ejecutados por la mujer contra lo dispuesto en los anteriores articulos, salvo cuando se trate de cosas que por su naturaleza est6n destinadas al consume ordinario de la familiar, en cuyo caso las compras hechas por la mu.jer serAn vilidas. Las compras de joyas, muebles y objets preciosos, hechas sin liceucia del marido, s6lo se convalidarin cuando 6ste hubiese consentido A su muier el uso y disfrute de tala objets.
Art. 63.-Podrd la mujer, sin licencia de su marido:
1? Otorgar testament.
2? Ejercer los derechos y cumplir los deberes que le correspondan respect A los hijos legitimos 6 naturals reconocidos que hubiese tenido de otro, y respect h los bienes do los mismos.
Art. 64.-La mujer gozarh de los honors de su marido, except los que Sueren estricta y exclusivamente personals, y los conservarh mientras no contraiga nuevo matrimonio. (511)
Art. 65.-Solamente el marido y sus herederos podrhn re(55) El articulo 1,994 de la Ley de Enjuiciamiento Civil determina los casos en que puede concederse la habilitaci6n, y son los siguientes: lo Cuando el marido se halle ausente, ignor ,ndose su paradero, sin que haya rnotivo rational bastante pars, creer pr6ximo su regreso. 2? Negarse el marido A representer fL la mujer. 39 Ser demandada la roujer. 4? Seguirse fi 6sta gran perjuicio de no promoter la demand para la que pida la habilitaci6n.
El Tribunal Supremo ha declarado, en sentencia de 13 de Noviembre de 1903,. que al marido corresponded, y no 6, los padres 6 al tutor, representar en juicio, 6 autorizar para que en ellos se person, 6, la mujer casads, menor de edad.
(56) Este articulo no puede tener aplicaci6n entre nosotros; porque, dada nuestra Constituci6n political, ningfin cubano disfruta de los hoilores A que dicho articulo se refiere.









65

clamor la nulidad de los actos otorgados por la mujer sin licei cia 6 autorizaci6n competence.
Art. 66.-Lo establecido en esta secci6n se entiende sin perjuicio de lo dispuesto en el presented C6digo sobre ausencia, incapacidad, prodigalidad 6 interdicei6n del marido.

SECTION QUINTA.

DE LOS EFFECTS DE LA NULIDAD DEL MATR1MONIO Y LOS DEL DIVORCIO

Art. 67 (sustituido).-Los Tribunales civiles ordinaries serAn los finicos competentes para concern de los juicios sobre nulidad de matrimonio y sobre divorcio, conform d la Orden 57, de 12 de Mayo de 1899 (pdrrafo 2? del Apartado 9 del articulo 11 de la Orden 140, de 1901). (57)
Art. 68.-Interpuestas y admitidas las demands de que habla el articulo anterior, se adoptardia, mientras dure el juicio, las disposiciones siguientes: (511)
P Separar los c6nyuges en todo caso.
2 Depositar la muier en los casos y forma prevenidos en la Ley de Enjuiciamiento Civil. (,111)

3 Poner los hijos al'cuidado de uno de los c6nyuges, 6 de los. dos, segdn proceed.
4 Sefialar alimentos i la mujer y 6 los hijos que no queen en poder del padre. (110)
5 Dictar las medidas necesarias para evitar que el marido que hubiese dado causa al divorcio, 6 contra quien se deduiere la demand de nulidad del matrimonio, perjudique A la mujer en la administration de sus bienes.

(57) Lo dispuesto en la Orden 57, de 1899, se insert en el texto, en sustituci6n del articulo 103 del C6digo.
El articulo 67, sustituido, decia asi: "Los efeetos eiviles de las demandas y sentences sobre nulidad de matrimonio y sobre divorcio, s6lo pueden obtenerse ante los Tribunales ordinaries." Este articulo se referia A effects finicamente, torque guardaba relaci6n con el 80, que sometia A los tribunals eclesiAsticos los pleitos de divorcio 7 nulidad de los matrimonios can6nicos. 3
(58) El procedimiento que se sigue para estas demands es el del juicio declarative de mayor cuantia, conform al n6mero 3- del articulo 482 de la Ley de Enjuiciamiento Civil; en Espafla se segu-'a ese mismo procedimiento, pero con las modifleaciones dispuestas en el R. D. de 23 de Noviembre de 1872. Este R. D. nunca estuvo vigente en Cuba, segdn ha declarado nuestro Tribunal Supremo en su sentencia de 22 de Marzo de 1904.
(59) Los casos y las forms de este dep6sito estfin regulados en el titulo IV del libro 3- de la citada ley procesal.
(60) Esta disposici6n no es preceptive, ni de aplicaci6n en todos los cascs, torque ella ha de entenderse en relaci6n con el articulo 143, y no como cosa nueva, especial y distinct de 6ste; y, per consiguiente, para que puedan sefialarse alimentos k la mujer, que pide el dep6sito para intentar el divorcio, ha de justificar que tiene necesidad de ellos. Asi lo ha declarado el Tribunal Supremo en sentencia do 3 de Julio de 1901.







66

Art. 69.-El matrimonio contraido de buena fe produce effects civiles, aunque sea declarado nulo.
Si ha intervenido buena fe de parte de uno solo de los c6nyuges, surte finicamente effects civiles respect de 61 y de los hijos.
La buena fe se presume, si no costa lo contrario.
Si hubiere intervenido mala fe por parte de ambos c6nyuges, el matrimonio s6lo surtirA effects civiles respect de los hijos.
Art. 70.-Ejecutoriada la nulidad del matrimonio, quedarfin los hijos varones mayors de tres aflos al cuidado del padre, y las hijas al cuidado de la madre, si de parte de ambos c6nyuges hubiese habido buena fe.
Si la buena fe hubiese estado de parte de uno solo de los c6nyuges, quedarAn bajo su poder y cuidado los hijos de ambos sexos.
Si la mala fe fuere de ambos, el Tribunal resolverA sobre la suerte de los hijos en la forma que dispose el phrrafo segundo del nfimero 2? del articulo 73.
Los hijos 6 hijas menores de tres afios estarhn en todo caso, hasta que cumplan esta edad, al cuidado de la madre, k no ser que, por motives especiales, dispusiere otra cosa la sentencia.
Art. 71.-Lo dispuesto en los phrrafos primer y segundo del articulo anterior no tendrh lugar si los padres, de comun' acuerdo, proveyeren de otro modo al cuidado de los hijos.
Art. 72.-La ejecutoria de nulidad producirh, respect de los bienes del matrimonio, los mismos effects que la disoluci6n por muerte; pero, el c6nyuge que hubiere obrado de mala fe no tendrk derecho A, los gananciales.
Si la mala fe se extendiera A ambos, quedarA compensada.
Art. 73.-La sentencia de divorcio producirh los siguientes effects:
I? La separaci6n de los c6nyuges.
2? Quedar 6 ser puestos los hijos bajo la potestad y protecei6n del c6nyuge inoeente. (111)
Si ambos fueren culpable, se proveeri de tutor A los hijos, conform i las disposiciones de este C6digo. Esto no obstante,
(61) El Tribunal Supremo ha declarado, en sentencia de 18 de September de 1915, que la potestad y protecci6n A que este inciso se, refiere no es cosa distinct de los derechos y deberes que se expresan como constitutions de la patria potestad en el articulo 155; potestad quo en ning(in caso se extended k autorizar 6. quien la ejerza para prohibit al otro p-rogenitor las relaciones de orden moral y afectivas que existent, y por la ley natural, respectable por todos los C6digos escritos, deben existir entre los padres y los hijos; y que, por tanto, no A ninguno de los padres, sino 6, los tribunals en los casos establecidos en la ley, es A quienes toca juzgar de la conveniencia de mantener 6 romper esas relaciones, y, mientras ellos no pronuncien sobre el particular, no estA al arbitrio del c6nyuge innocent, bajo cuya potestad quedan los hijos, impedir esas relaciones; y si lo pretend, puede el otro c6nyuge obtener de los dichos tribunals que dicten las disposiciones oportunas para que el impediment cese, sin perjuicio del ejercicio de la patria potestad, perfeetamente armonizable con los sentiments de ]a naturaleza.








67

si la sentencia no hubiera dispuesto otra cosa, la madre tendrh A su cuidado, en todo caso, i los hijos menores de tres afios.
A la muerte del c6nyuge innocent volverh el culpable A recobrar la patria potestad y sus derechos, si la causa que di6 origen al divorcio hubiese sido el adulterin. los malos tratamientos de obra 6 las injuries graves. Si fu6 distinct, se nombrarh tutor 6 los hijos. La privaci6n de la patria potestad y sus derechos no exime al c6nyuge culpable del cumplimiento de las obligaciones que este C6digo le impose respect de sus hijos.
3? Perder el c6nyuge culpable todo lo que le hubiese sido dado 6 prometido por el innocent 6 por otra persona en consideraci6n A 6ste, y conservar el innocent todo cuanto hubiese recibido del culpable; pudiendo, ademhs, reclamar desde luego lo que 6ste le hubiera prometido.
4? La separaci6n de los bienes de la sociedad conjugal y la p6rdida de la administration de los de la mujer, si la tuviere el marido, y si fuere quien hubiese dado causa al divorcio.
5? La conservaci6n, por parte del marido innocent, de la administration, si la tuviere, de los bienes de la mujer, la cual solamente tended derecho 6 alimentos. ( 62)
Art. 74.-La reconciliaci6n pone t6rmino al juicio de divorcio y deja sin effect ulterior la sentencia dictada en 61; pero los c6nyuges deberAn poner aqu6lla en conocimiento del Tribunal que entienda 6 haya entendido en el litigio.
Sin perjuicio de lo dispuesto en el phrrafo anterior, subsistirhn, en cuanto A los hijos, los effects de la sentencia cuando 6sta se funde en el conato 6 la connivencia del marido 6 de la mujer para corromper h sus hijos 6 prostituir A sus hijas; en cuyo caso, si aun continflan los unos 6 las otras bajo la patria potestad, los tribunals adoptarhn las medidas conveniences para preservarlos de la corrupei6n 6 prostituci6n.

CAPITULO 11 (63)

DEL MATRIMO.W10 CAN6NICO
Art. 75.-Los requisites, forma y solemnidades para la celebraci6n

(62) Es una err6nea interpretaci6n de este pfirrafo del articulo 73, el suponer, en virtue de lo dispuesto en el mismo, que el marido diverciado de su mujer s6lo esth obligado 6 dar alimentos en el case de que, siendo innocent, conserve la administration de los bienes de aqu6lla; como si en el caso de ser dicha mujer innocent y career do bienes, fuera licito al marido culpable dejarla abandonada. (Sentencia del Tribunal Supremo de 30 de Mayo de 1903).
(63) Este capitulo estuvo vigente hasta que se puso en vigor la Orden 66, de 31 de Mayo de 1899, publicada en la Gaceta de Io de Junio siguiente, que quit6 eficacia civil A los matrimonios religious, cualquiera que fuera la religion 6, que pertenecieran los ministers que los autorizaran. Sus disposiciones todas ban sido derogadas y al presented estAn sustituidas por las de la Orden 140, de 1901, que insertamos en el texto como adici6n, A continuaci6n del mismo. Por la importance de esos









68

del matrimonio can6nico se rigen por las disposiciones de la Iglesia eat6lica y del Santo Concilio de Trento, idmitidas como leyes del Reino.
Art. 76.-El matrimonio can6nico producer& todos los effects civiles respect de las personas y bienes de lbs c6nyuges y sus deseendientes.
Art. 77.-Al acto de la celebraci6n del matrimonio can6nico asistirfi el Juez municipal fi otro funcionario del Esi;ado, con el solo fin de verificar la inmediata inscripci6n en el Registro Civil. Con este objeto los contrayentes est6n obligados A poner por escrito en conocimiento del Juzgado municipal respective, con veinticuatro horas de anticipaci6n por lo menos, el dia, hora y sitio en que deberk celebrarse el matrimonio, incurriendo, si no lo hicieren, en una multa de 5 66 80 pesetas. El Juez municipal darA recibo del aviso de los contrayentes. Si se negare k darlo incurrirk en una multa que no bajark de 20 pesetas ni execderf, de 100.
No se procederk k la celebraci6n del matrimonio can6nico sin la presentaci6n do dicho recibo al cura phrroco.
Si el matrimonio so celebrate sin la coneurrencia del Juez municipal 6 su delegado, A pesar de haberle avisado los contrayentes, se hard A costa de aqu6l la transcripei6n de la partida del matrimonio can6nico en el Registro civil, pagando, adernks, una multa que no bajar& de 20 pesetas ni excederh. de 100. En este caso el matrimonio producir6L todos sus effects civiles desde el instance de su celebraci6n.
Si la culpa fuere de los contrayentes, por no haber dado aviso al Juez municipal, podrAn aqu6llos subsanar la falta solicitando la inseripci6n del matrimonio en el Registro civil. En este caso no producird effects eiviles el matrimonio sino desde su inscripci6n.
Art. 78.-Los que contrajeren matrimonio can6nico in articulo mortis podrAn dar aviso al eneargado del Registro civil en cualquier instance anterior 6, la celebraci6n, y acreditar de cualquier mantra clue cumplieron este deber,
Las penas impuestas h los contrayentes que ornitieren aquel requisito no serAn applicable al caso del matrimonio i4 articulo mortis, cuando conste que fu6 impossible dar oportunamente el aviso. En todo caso, para que el matrimonio produzea effects civiles desde la fecha de su celebraci6n, la partida sacramental deborfi ser inscripta on el Registro dentro de los diez dias siguientes.
Art. 79.-El matrimonio seereto de conciencia, celebrado ante la Iglesia, no estk sujeto A ninguna formalidad en el orden civil, ni producirA effects civiles sino desde que se publique mediate su inscripci6n en el Registro.
Este matrimonio produeir64, sin embargo, efeet'os eiviles desde su celebraci6n, si ambos contrayentes, de comun acuerdo, solicitaren del Obispo que lo haya autorizado un traslado de la partida consignada en el registry secret del Obispado, y la remitieren directamente y con la convenience reserve A la Direcei6n general del Registro Civil solicitando su inscripei6n. Al effect, la Direcei6n general llevark un registry especial y secret con las precauciones necesarias para que no se conozea el contenido de estas inscripciones hasta que los interesados solicited darles publicidad traslad6.ndolas al Registro municipal de su domieilio.
Art. 80.-El conocimiento de los pleitos sobre la nulidad y divorcio de los iiiatrimonios can6nicos corresponded A los Tribunales eclesi6sticos.
Art. 81.-Incoada ante el Tribunal eclesiAstico una dema da de divorcio 6 de nulidad de matrimonio, corresponded al Tribunal civil dietary, A instancia de la parte interesada, las disposiciones referidas en el articulo 68.
Art. 82.-La sentencia firme de nulidad 6 divorcio del matrinlonlo

precepts, por la aplicaci6n que puedan tener 6, los matrimonios celebrados conform 66 ellos y por no dejar vacios en el articulado del C6digo, los mantenemos en aquel lugar, aunque eambiando el tamaho de la letra 'para indicar que no estfin vigentes.









69

-an6nico se inscribirk en el Registro Civil, y se presentarA al Tribunal ordinario para solicitor su ejecuci6n en la parte relative A los effects civiles.

ADICION

(ORDEN 140, DE 28 DE MAYO DE 1901)

ARTiCULO IV

DEL MATRIMON10 RELIGIOSO

Personas que pueden solemnizar estos matrimonios.

1. Sacerdotes, Wrigos y ministers. Todo sacerdote, cl6rigo 6 ministry debidamente ordenado, de cualquier religion establecida en la Isla de Cuba 6 (14) inscripta de conformidad con esta orden, podrA solemnizar la celebraci6n del matrimonio, con tal 4ue las parties lo puedan contrary legalmente, y siempre que declaren ante el sacerdote, 06rigo 6 ministry y de los testigos que lo presenciaren, que consienten ser marido y mujer.
2. Inscripci6n de religions. Con el finico objeto de fijar 6 determiner qu6 sacerdotes, cl6rigos 6 ministers serdn los autorizados para solemnizar matrimonios en conformidad coil esta orden, se inscribirAn en el registry credo en la Secretaria de Justicia (") todas las religions establecidas en la Isla de Cuba

(64) La Gaceta y las otras publicaciones que hemos visto dicen "6" en lugar de "6"; pero esto es, h nuestro juicio, una errata; porque si el Registro se estableci6 al solo objeto de que en 61 se inscribieran los sacerdotes y ministers autorizados para solemnizar matrimonios, no se explica que los no inscriptos y los de religions, aunque establecidas, no inscriptas, puedan vklidamente autorizarlos, y eso es lo que dice el pArrafo si en 61 se mantiene la disyuntiva 116" en vez de'la copulativa "6"; por eso nos hemos atrevido A hacer la sustituci6n, la cual tiene en su apoyo, entre otras, la resoluci6n de la Secretaria de Justicia, de 12 de Julio 'de 1902 (pAg. 20, tomo 2? de la Colecci61) Legislativa Oficial), en la que claramente se express que para solemnizar matrimonios religious conform 6 esta orden, la religion 6. que pertenezca el cl6rigo debe estar inscripta y 6ste estar autorizado para ese acto, y su nombre publicado en la Gaceta.
El Secretario de Justicia, usando de la -facultad que le concede el inciso lo del articulo VIII de esta orden, resolvi6, en 4 de Febrero de 1905 5 que ningun sacerdote, cl6rigo 6 ministry podrA solemnizar el matrimonio de sus parents, dentro del cuarto grado civil (asi dice; debe entenderse de consauguinidad), 6 segundo de afinidad.
Por el articulo I de la Q.rden 255, de 23 de Diciembre de 1901, se faculty A los capellanes del Ej6rcito de los Estados Unidos que est6n de servicio en Cuba para celebrar los ritos del matrimonio en esta Isla; bastando la presentaci6ii del certificado que debidamente credited su nombramiento para justificar la dicha facultad.
(65) Este Registro fu6 credo por la Orden 487, de 2 do Diciembre de 1900, cuyos precepts coneuerdan easi literalmente con los de este pfirrafo, lo que se explica perfectamente, torque esta Orden 140 no es m6s que una recopilaci6n de todo lo legislado antes sobre la material.








70

que ya no estuvieren inscriptas, y las que se establezean en lo sucesivo.
En dichos registers constarAn. en. t6rminos generals los fundamentos esenciales de dichas religions, la autoridad superior en. la organization de cada una y la autoridad en. la Isla de Cuba que, segfm sus reglamentos, tenga la facultad de nombrar sacerdotes, cl6rigos 6 ministers que autoricen matrimonios. Dicha autoridad comunicarh al Secretario de Justicia los nombres de los sacerdotes, cl6rigos 6 ministers que tengan dicha facultad.
En caso de que no existiera dicho jefe 6 autoridad en la Isla de Cuba, la inscripci6n podrh hacerse por cualquier representante debidamente autorizado, que hard co-star al Secretario de Justicia los nombres de aqu6llos y sus autorizaciones como sacerdotes, cl6rigos 6 ministers debidamente ordenados y facultados para solemnizar matrimonios. El Secretario de Justicia hark publicar dichos nombres en la Gaceta Oficial.
3. Denegaci6n de inscripci6n. El Secretario de Justicia denegarh la inscripci6n de religions que se opongan A la moral, que no tengan una organization que correspond A un. fin religioso 6 que no acrediten. su funcionamiento 6 existence en conditions legalese.
Contra dichas resoluciones del Secretario de Justicia se concederh el recurso de apelaci6n para ante el Presidente de la Repfiblica, (") y de la resoluci6n. de 6ste podrA recurrirse en la forma establecida respect de las resoluciones de esta autoridad.

ARTfCULO V

DILIGENCIAS PRELIMINARIES AL MATRIMONIO RELIGIOSO

1. SoZicitud de los contrayentes. Los que pretendan contraer matrimonio presentarfin, antes de celebrarlo, al sacerdote, cl6rigo 6 ministry que haya de autorizarlo, las pruebas references A la edad de los contrayentes, vali6ndose al effect del documento correspondent aut6ntico 6 por medio de la information. prevenida. en el nfimero 7 del articulo II de esta Orden, (67 ) acom(66) El original decia "Gobernador Militar". La sustituci6n de esta Autorid4d por la del Presidents tiene en su apoyok el precepts expreso del articulo 25 de la Ley Orgknica del Poder Ejecutivo (Decreto 78) de 25 de Enero de 1909, vigente desde el 28 del mismo mes y ano.
(67) El nfimero 7 del articulo II que se cita en el texto dice asi: "7. Justificaci6n de la filiaci6n de los contrayentes.-De conformidad con la modificaci6n del articulo 86 del C6digo Civil, por la Orden nAm. 42, de 1900, en los expedients que so instruyan pars, la celebraci6n de cualquiera de las dos forms de matrimonio, podrin suplirse por medio de informaci6n testifical bajo juramento las partidas parroquiales de nacimiento de los contrayentes y las de defunci6n de los padres y demfis aseendientes de los mismos, bien hayan ocurrido en la Isla de Cuba 6 en el extranjero. Esta informaci6n podri practicarse ante el propio Juez Municipal que haya de instruir el expedience, A otro cualquiera, 6 ante el sacerdote, cl6rigo 6 ministry que, eonforme k esta orden, quede autorizado al mismo effect, asistido de dos testigos hhbiles.









71

paiiando de una manifestaci6n por escrito firmada por dichos contrayentes en que conste que estAn en libertad para contrary matrimonio, y en su caso acreditando la viudez, y hacienda, ademhs, co-star los nombres, apellidos, profesi6n fi ocupaci6n, domicilio 6 residence de los contrayentes y de sus padres, 6 los informes que, references A estos particulars, respect it 6stos hayan podido adquirirse; tambi6n, en su caso, el permiso 6 consejo paterno 6 la dispense del mismo con arreglo A las disposiciones' de esta Orden y del C6digo Civil.
2. Proclama Presentadas las manifestaciones y prueba A que se refiere el articulo anterior, y antes de proceder A la celebraci6n del matrimonio, except en el caso previsto en el articulo 2, nfimero 7, de esta Orden, (11) el sacerdote, cl6rigo 6 ministry que haya de autorizarlo, anunciard su celebraclo'n por medio de proclaims 6 en la forma A ese effect prescripta en sus ritos 6 reglamentos. Si la religion conform ft cuyos precepts ha de contraerse el matrimonio no tiene establecidas forms especiales para los edicts 6 proclaims, se publicarin dichos edicts 6 proclamas en la forma establecida por el C6digo Civil. (11)

En los cases y forms preceptuados, cuando se justAique haberse perdido, destruido 6 no haber existido los libros del Registro Civil en que dieba partida debiera haberse inscripto, podrAn suplirse las certificaciones del Registro Civil, por medio del informed del Juez de Primera Instancia correspondent, que deberfL ser pedido de oficio por el Juez Municipal, A solicited de la parts interesada, sin devengarse derechos por esta diligencia".
(68) Esta reference al nfimero 7 del articulo 2 es evidence que estA equivocada. Ese nfimero, que puede verse en la nota 67, para nada se reflere al particular de las proclaims; en cambio, el nfimero siguiente, 8 del articulo II, se contrae al caso i que indiscutiblemente se refiere la excepci6n contenida en el precepts que estamos anotando. El dicho apartado dice asi:
"8. Proclamas en casos de extranjeros.-En el caso de extranjeros que Ileven menos de dos aflos de residence en la Isla de Cuba, no serfi ncesario el que acrediten el haberse hecho la publicaci6n del matrimonio que intentan contrary en el lugar en que hayan tenido su residencia 6 domicilio durante los dos aflos anteriores, siempre que, por modio de certificado expedido per la autoridad competence, 6 por cualquier otro modo de prueba A satisfacei6n de la autOTizante eclesidstica 6 del Juez Municipal que haya de solemnizar el matrimonio, se justifique que, de conformidad con las leyes de sus respectivos passes, tal formalidad no es necesaria".
(69) Por circular de la Secretarla de Justicia de 3 de Agosto de 1901 se acord6, con el fin de evitar que surjan dificultades para la inscripci6n de los matrimonios religious en los Registros Civiles, prevenir A todos los rninistros autorizados de las distintas religions que en la actualidad existan en esta Isla, que cuando, por no tener iglesias en los distintos lugares en que, segfin el C6digo Civil y la Orden nAmero 140, del corriente aflo, deban hacerse las publicaciones, por las que se anuncia la pretension de los contrayentes,,6 cuando por cualquier otro motive no puedan cumplir con este requisite, se ponga el caso en conocimiento del juez municipal respective, por el ministry que instruya las diligencias, para quo dicho Juez Municipal proceed A hacer fijar en el Juzgado los edicts por el t6rmino y en la forma que indica el articulo 89. del C6digo Civil.








72

3. Dispense de proclaims. Los sacerdotes, cl6rigos 6 ministros que conform A esta orden autoricen el matrimonio, 6 los jefes de aqu6llos, segAn los precepts de sus religions, podrAn dispenser la publicaci6n de los edicts, 6 proclaims cuando exist causa sufficient para ello; pero, en tal caso de dispense, deberA hacerse co-star 6sta y sus causes en la certificaci6n dispuesta en el nAmero 5 de este articulo.
4. Plazo que debe transcurrir desde la publicaci6n de las proclaims. En ningfin caso, cuando sea procedente la publicaci6n de edicts 6 proclaims y 6stos no se hayan dispensado, no se celebrarh el matrimonio hasta haber transcurrido quince dias desde aquel en que se hizo la primer publicaci6n.
5. Certificado de publicaci6n. Decursados los quince dias h que se refiere el pfirrafo anterior, y antes de proceder al matrimonio, el sacerdote, cl6rigo 6 ministry que haya de autorizarlo extended una certificaci6n en que harA co-star las fechas y formas en que los edictos 6 proclaims se hubiesen publicado, y en caso de dispense fi omisi6n legal, se expresarA 6sta y sus causes. Este certificado se unirA ft los otros que, conform A esta orden, deben ser remitidos al Registro Civil para ser archivados.
6. Dispense de impediments. Los sacerdotes, cl6rigos 6 ministros que celebren matrimonios de conformidad con esta orden, 6 los Jefes de aqu6llos en sus organizaciones respee'tivas, aunque por esta orden sean autorizados para dispenser impediments, no podrAn en dicha dispense modificar 6 afectar un impediment establecido por la Ley. (70)
7. Oposici6n al matrimonio. Se declare applicable A esta forma de matrimonio lo dispuesto en los articulos 97, 98 y 99 del C6digo Civil, sobre impediments para la celebraci6n de matrimonio, entendi6ndose que en donde en ellos se refiere al Juez Municipal, se entiende en este caso se refiere al sacerdote, el6rigo 6 ministry autorizante del matrimonio. ( 71)

(70) La frase de este inciso, reference k los ministers y jefes de religions, que dice "aunque por esta orden sean autorizados para dispensar impedimentss, hace suponer que la dicha orden contiene algfin precepts sobre el particular; pero en realidad no contiene ninguno. No obstante esto, dichas personas esthn autorizadas para las aludidas dispensas, en virtue do los siguientes articulos de la Orden 487, de 2 de Diciembre de 1900:
"VII. Los sacerdotes 6 ministers que autoricen los matrinionios, 6 los jefes do aqu6llos, conform 66 los precepts de cada religion, tendrAn facultad de dispenser los impediments establecidos por esas religiones para la celebraci6n de los matrimonios.-Esta faeultad jamAs se extenderfi hasta autorizar el matrimonio entre ascendientes y deseendientes por consanguinidad 6 afinidad legitima 6 natural, ni entre los hermanos legitimos 6 naturals, bien sean hermanos consanguineous 6 uterinos, ni entre eI padre 6 madre adoptante y el adoptado; entendi6ndose el calificativo de naturals en su mds lata acepei6n.11
(71) El apartado 9 del articulo II, bajo el epigrafe de "Nulidad del rnatrimonio," declare applicable al matrimonio religioso los preeeptos references al civil contends en los articulos 101 y 102 de este C6digo, segfin puede verse en el lugar correspondent A dichos articulos.








73

ARTICULO VI

DE LA CELEBRACI6N DEL MATRIMONIO

1. Testigos. Dos testigos mayors de edad asistirAn A la ceremonia del matrimonio religioso y firmarAn con el cl6rigo, sacerdote 6 ministry el certificado que se express en el pArrafo 1 del articulo V (72 ) de esta Orden y tambi6n (el) que se express en el siguiente de este articulo.
2. Certificado del matrimonio. El sacerdote, el6rigo 6 ministro, en el acto de la celebraci6n del matrimonio, extenders un certificado en que consten:
a. Los nombres, apellidos, estado, edad, raza, ocupaci6n, domicilio 6 residence de los contrayentes;
b. Los nombres, apellidos, ocupaci6n, domicilio 6 resid encia de los padres de los contrayentes, 6 los informed qije, referentes A estos particulars, hay'an podido adquirirse;
c. La fecha y lugar de la celebraci6n de la ceremonial del matrimonio, haci6ndose co-star que el matrimonio fu6 celebrado A presencia de los testigos que fireman, por el sacerdote, el6rigo 6 ministry que tambi6n firma, el cual expresarA el nombre de -su Iglesia 6 Parroquia, el de la religion 6 que pertenece y su jerarquia en la misma.
3. Formularios. Para dar uniformidad A los certificados que se exigen en la presented Orden, serhn 6stos iguales h los modelos que se publican A continuaci6n de esta Orden.
4. Del archive. Los certificados expresados en los pArrafos anteriores y el phrrafo 5 del Articulo V de esta Orden se harfin archivar por el sacerdote, el6rigo 6 ministry ante el cual se hubiere celebrado el matrimonio, con las pruebas y manifestaciones por escrito que exige el articulo V de esta Orden, en las oficinas del

(72) El original en la Gaceta dice: "phrrafo I del articulo VII; hemos sustituido el I, romano, por el nfimero arfibigo, torque 6sta es la numeraci6n empleada en los pArrafos de cada articulo, y torque asi claramente estA expresada la cita en el texto ingl6s. Otra observaci6n ocurre respect de este pfirrafo, y es que en el 1 del articulo anterior al que en 6ste se alude no aparece la palabra certificado, y fi primer vista no se puede uno dar cuenta de cu(il es el documeuto A que se refiera; pero comparando el texto ingl6s con el texto castellano, se ve que la cita se contrae A la solicited que deben hacer los contrayentes, declarando acerca de los particulars exigidos en el dicho pArrafo lo del articulo V. En effect, el original ingl6s design esa solicited con la palabra 1 4 certificate", que en ese pArrafo ha sido traducida al castellano por la palabra "manifestaci6n"; pero parece que el traductor, al hacer la version de la misma palabra "certificate" encontrada en este pkrrafo 1 del articulo VI, no tuvo en cuenta que en el articulo anterior la habia traducido por "manifestaci6n", y en 6ste la tradujo por 11certificadoll. Sin dar la preference 66 una A otra palabra, ambas impropias para, expresar juridicamente la idea que se quiso expresar, nos limitamos fi establecer la identidad de la cosa. En las publicaciones officials aparece este precepts sin el articulo "ell' que insertamos dentro del par6ntesis, y que sin duda debe existir en el original para que en castellano tenga sentido la frase en queaparece omitido dicho articulo.








74

Registry Civil del district A que corresponded el lugar en donde se celebr6 el matrimonio, dentro de los veinte dias A contar de la fecha de la celebraci6n del matrimonio, quedando autorizado A este effect d cobra de los contrayentes un peso por el derecho de Registry que en esta Orden se dispose y con vista de dichos documents se extender la debida constancia en los libros del Registry; entregkndose al sacerdote, el6rigo 6 ministry, un recibo en que expresarh la fecha en que se haya archivado dicha certifleaci6n.
5. Denegaci6ii de iiiscripci6n. El encargado del Registro Civil que rehusase recibir, archivar 6 inscribir los certificados y las pruebas correspondents, como se ha dispuesto en el pfirrafo anterior, estfi obligado i consigner por escrito las razones en que se funda su negative, y k petici6n de la parte interesada podrh ser ordenado por el Juez de Primera Instancia del Distrito cuando proceed A hacer la inscripei6n y dar el recibo; 05, en su caso, consigner por escrito las razones en que se funda su negative. El eneargado del Registro Civil serk condenado ft pagar las costas de esta solicited, cuando se declare improcedente su negative. Todos estos recursos se resolverAn gubernativamente por los Jueces de Phmera Instancia. (7S)
6. Derechos de inscripci6n. Los Jueces inunicipales devengarAn, por los actos referidos en el phrrafo, anterior, como eneargados del Registro Civil, un peso, en moneda de curso legal, por la inscripci6n y denies diligencias A que se refiere el phrrafo anterior. (11)

(73) En la Gaceta y en todas las otras publicaciones en que hemos visto reproducida esta orden aparece redactado el final de este pfirrafo, no como lo damos en el texto, sino en la siguiente forma: I'M encargado del Registro Civil serk condenado 6 pagar las costas de esta solicitud. Cuando se declare improcedente su negative, todos estos recursos se resolverhm gubernativamente por los Jueces de primer instanciall; period desprovisto de sentido juridico, y que, por mucho que sea nuestro respect al texto que aparece en el peri6dico official, en este caso, A fuer de expositores concienzudos, y no de meros copistas, nos hemos credo autorizados pars, salvar la errata que evidentemente existed en ese periodo, consistent en haber colocado un punto antes del lugar que le correspondia; para convencerse de ello, basta acudir al texto ingl6s. Este dice asi: "and the custodian of Civil Registry will be condemned to pay the cost of the application, where it is declared that his refusal is groundless ".
I I All such appeals shall be decided administratively by Judge of Ist. Instance ".
Como puede observers, comparando los tres texts, nosotros no hemos pretendido, ni hemos hecho una nueva traducei6n distinct de la official; hemos mantenido palabra por palabra las de 6sta filtima, y s6lo hemos corregido un error de puntuaci6n, 6, nuestro juicio debido 6. una errata de imprenta.
(74) El original decia I' moneda de los Estados Unidos 6 su equivalente ". La enmienda obedece h lo dispuesto en la disposici6n segun(1a del deereto 1227 de 11 de Septiembre de 1915. Son monedas do curso legal finicamente la de los Estados Unidos de Am6rica y la national, conform al articulo X de la ley de 9 de Oetubre de 1914.








75

7. Excepci6n. Cuando los contrayentes hubieren celebrado matrimonio civil con anterioridad al matrimomio religioso que intentan contrary, el cl6rigo, sacerdote 6 ministry autorizante no, tendrA que cumplir con los requisites de esta Orden, siempre que los contrayentes lo comprueben.
Cuando el sacerdote, cYrigo 6 ministry ante el cual se hubiere celebrado el matrimonio no haya cumplido dentro del plazo legal con el deber que le impose el nfimero 4 de este articulo, cualquiera de los contrayentes 6 sus causahabientes legi timos podrd solicitor del Departamento de Justicia la formaci6n del oportuno expedience para la justificaci6n del matrimonio, al cual se aportarAn los documents y pruebas relatives al mismo, con cuyo resultado dicho Departamento resolverk disponiendo 6 negando la inscripci6n en el Registro Civil. Esta facultad, conferida al Departamento de Justicia, se extended A, los matrimonios celebrados con anterioridad h este decreto, (75 ) que por los motives indicados no se hayan inscripto en el Registro Civil.

ARTfCULO VII.

DISPOSICIONES PENALES

1. Penas por no archival. El sacerdote, cl6rigo 6 ministry ante quien se hubiera celebrado el matrimonio en la forma dispuesta por esta Orden, cuando no se haya contraido anteriormente el matrimonio civil, que dejara de practical lo conducente para que se archivasen los certificados y las pruebas como queda dispuesto en esta Orden, serh juzgado, y si fuere culpable, se le impondrA una multa de cien pesos 6 arrest de treinta h noventa dias, por el Juez Correccional 6 el que ejerza functions de tal en el district en que tenga su domicilio.
2. Falsedades. Las falsedades esenciales al caso, que se cometan en cualquiera de las diligencias que se former para la celebraci6n de los matrimonios regulados por la presented Orden, se penarAn como falsedades en documents pfiblicos, A tenor de lo precaptuado, en el articulo 310 del C6digo Penal, si fueren comeWas por cualquiera de los funcionarios A que dicho articulo se refiere.
Si dichas falsedades se cometieran por particulars, serAn castigados con arreglo al articulo 311 del mismo C6digo. (76)

(75) El decreto & que se hace reference es el nfimero 1,284, dietado por el Gobernador Provisional en 26 de Diciembre de 1907, y en el cual se dispuso que el articulo 6? do la Orden 140, de 1901, quedara aficionado con el phrrafo que aparece en el texto.
(76) El ineiso filtimo de este pArrafo estfi redactado en el texto en la forma on que fu6 modificado, y hoy estA vigente, por el articulo II do Is, Orden 228, de 25 de Octubre de 1901. En la orden, originalmente aparece redactado asi: I I Si dichas f alsedades se cometieran por particulares con perjuicio de tercero, 6 con finimo de caus6rselo, serfin eastigadas con arreglo al artidulo 311 del mismo C6digo".







76

3. Intervenci6n por los que no sean autorizados. El que autorizare 6 celebrate 6 intentare celebrar las ceremonies del matrimonio no siendo Sacerdote, cl6rigo 6 ministry, debidamente ordenado y facultado conform A esta Orden para ello, 6 la correspondiente autoridad civil, serh considered como culpable de un delito y castigado seg(in su participaci6n, conform A las disposiciones del C6digo Penal, con la pena de uno A cinco afios de prisi6n correccional.

ARTICULO VIII.

DISPOSICIONES FINALES

1. Dudas. Todas las dudas 6 dificultades que se ofrezean en la prActica para el cumplimiento de esta Orden, serhn results por la Secretaria de Justicia.
2. ClAusula derogatoria. Quedan derogadas todas las disposiciones de todos los c6digos, leyes, decretos fi 6rdenes que se opongan ft la presented Orden. Por la presented se reitera la derogaci6n del articulo 79 del C6digo Civil y los p6rrafos 2 y 3 de la Orden Civil nfimero 66, serie de 1899. (71)

ACTA MATRIMONIAL

E n la ............................................................
d e ................................................ d e m il ...................... .............. an te m i ..................
D ................................................................................................... d e la su sod ich a ........................
............................................... y los testigos que se dirfin, comparecieron
D ........................................................................ y D ............... .................... ..................................
y manifestaron su esponthneo deseo y compromise de Ilevar A effect el matrimonio qiie tienen entre si estipulado, y con tal objeto presentaron, en defecto de las partidas parroquiales, dos testigos para que declared reference A las manifestaciones que hacen en esta acta matrimonial, A los effects de la Orden nflmero 140, del Gobierno General, de 28 de Mayo & 1901.
El Tribunal Supremo, en sentences de 14 de Oetubre y 19 de Noviembre, ha establecido la doctrine, que posteriormente ha reiterado y aplicado en numerosos falls, de que las falsedades A que se refiere este articulo son aquellas cometidas en cualquiera de las diligencias pars, la celebraci6n del matrimonio, de tal modo importance, que sin que ellas se realicen no deba celebrarse 69te, 6 en aquellas que afecten 6 puedan afectar al acto 6 contract matrimonial, en su valor 6 eficacia, 6 A los effects civiles que debieran producir;,pero no tienen el dicho carficter de esenciales las que no tengan esa trascendencia.
(77) El articulo 79, que puede verse en el texto, formando parte del capitulo reference al matrimonio can6nico, que est6 todo 61 dero,gado, se refiere A los matrimonios Ilamados secrets 6 de conciencia.
Los phrrafos 2 y 3, 6 sean los, llamados articulos, II y III de la Orden 66, disponen, el primer, que la licencia 6 el consejo no puede prestarse sino ante funcionario civil (v6ase A este respect la nota 50) y el segundo niega en absolute effects civiles A los matrimonios religious.








77

Y o, el ........................................................................... actuante, dispuse com
parecieran los citados contrayentes y, A su vez, los testigos para que declarasen acerca de la precedente manifestaci6n 6 impedimentos que pudiesen existir entre los susodichos contrayentes.
En seguida comparecid ante mi el contrayente D. ... ..................
....................................... el cual, previo juramento que prest6 en forma
de derecho, declar6 que son sus nombres y apellidos como queda indicado; que es natural de ........................................, provincia de ..................
............................. de .............................. afios de edad, de estado ..............................
profesi6n fi ocupaci6n ................................................, vecino de la calle ..................
............................................... ... n i m ero .............. h ijo .................................. ........ d e
don ............. ......... ...... ................ natural de .........................................., provin cia
de .................. ..... ................., profesi6n i ocupaci6n ..........................................
veeino de ...................................................... ydedofia.............,yd do ...
natural de ........................................................ provincia de .. ..............................
vecina de ..................................................... y que ratificaba su espontineo
deseo y compromiso de l1evar h efeeto su citado matrimonio.
Acto continuo compareci6 ante mi, tambi~n, la contrayente dofia ....................................................................... la cual, previo juramento que
prest6 en forma de derecho, declar6 que son sus nombres y apeIlidos como queda indicado, que es natural de ...............................................
provincia de ...................................................... de ........................ afios de edad, de
estado ........................................., profesi6n fi ocupaci6n ..........................................
vecina de la calle de......................................., hija de don .. ...................
natural de ........................... provincial de......................., provinciade ... ... ....................
profesi6n f1 ocupaci6n .........................................., vecino de..... .........
y de dofia ......................................................, natural de ..........................................
provincia de ................ vecina de............................. ................
y que ratificaba su espontineo deseo y compromiso de l1evar A efecto su ante dicho matrimonio, para el que no ha sido ni es obligada con amenazas, sino que al contrario, lo aceptaba con libre voluntad.
Luego compareci6 ante ml el primer testigo D. .. ....................
............................................... natural de ............................................................ provincia
de ........ ..................................., profesi6n fA ocupaci6n .................................
estado ........................... .................................., vein o d e ................................................
mayor de edad, el cual, previo juramento que prest6 en forma de derecho, bajo el cual ofreci6 decir la verdad, y declar6 que conoce A los citados contrayentes y le consta ser eierto cuanto han manifestado y declarado en la presente aeta, y que la contrayente es vecina de ......................................................................
Luego compareci6 ante ml el segundo testigo D ...............................
...................................................... n atu ral d e .................................................., p rovin cia
de ................................................ profesi6n fi oeupaci6n .. .............
estad o ...................... ................................................. v ecin o d e ...............................................
mayor de edad, el cual, previo juramento que prest6 en forma de derecho, bajo el cual, ofreci6 decir la verdad, y declar6 que conoce A los citados contrayentes y le consta ser eierto cuanto han manifestado y declarado en la presente acta, y que la contrayente es vecina de ... ............................................................







78

Resulta, pues, de las declaraciones, que los contrayentes A que las mismas se refieren, son libres y hibiles, sin impedimento alguno para contraer matrimonio.
Presentes los contrayentes y testigos, procedi A la lectura de esta acta matrimonial, y conformes todos con lo expresado en ella, firman conmigo A continuaci6n de que yo el ......................................................
doy fe.
El Contrayente. La Contrayente.
Primer testigo. Segundo testigo.
A nte m i el ..............................................................
CERTIFICADO DE MATRIMONIO

Y o ................................................, de la Iglesia de .......................................
provincia de .................................................................. en la Isla de Cuba.
Certifico: que en el dia de hoy, A las ............................... de la ..................
y A presencia de los testigos D ......... .y D..................................... y D ..................
............................................. que firman, sin que se me haya denunciado
ni tenga conocimiento de ningfin impedimento que se oponga, han contraido matrimonio D ............................................................., natural
d e .........................................., p rovin cia d e ....................................., d e .........................
afios de edad, de la raza ..................... ........... estado ..... .......
profesi6n ................................................ vecino de la calle .........................
hijo .................... deD ..........de D ................................., natural de .. .....................
profesi6n i ocupaci6n .........................................., vecino de .................................
y de D ....................................................., natural de ......................................., vecina
d e ............................................................, y D ............................................................, n atu ral
de ....................................... ....., provincia de ........... de........................., de .. .......
afios de edad, de la raza ....................................................., estado ......................
vecina de la calle de ......................................................, hija de D ... ..............
................................................... natural de ..................................................., profesi6n fi
ocu p aci6n .................................................................. vecin o d e ...........................................
y de D ............................... .. naturalde ............................ ...................., vecina
de .... .................................... .....................
El referido matrimonio se celebr6 en ............................................................
A la hora indicada.
Dichos contrayentes han justificado su libertad para contraer matrimonio, su filiaci6n y demis requisitos exigidos en la Orden nfimero 140, del Gobierno General de la I9la, de fecha 28 de Mayo de 1901, y al efecto se acompafian con el certificado los documentos siguientes:
Y para la remisi6n al Registro Civil de ...............................................
A los efeetos de la Orden mencionada, extiendo la presente, que firman los testigos referidos y los contrayentes, A tenor de lo dispuesto en la Orden indicada.
Fecha ...................................................... El celebrante.
Contrayentes.
Testigos.







r
79

CFRTIFICAci6N DE PROCLAMAS

YO ..................................., de la Iglesia de ............................
provincia de...................................... en la Isla de Cuba.
Certifico: que. para la celebraci6n del matrimonio concertado
por ...... ............ ........................... (p6nganse las mismas generales
que tiene el certificado de matrimonio) he hecho publicar (6 he publicado) edictos 6 proclamas anunciando dicho matrimonio los dias ........................6 del dia tal.........................Atal ...............
en (se expresarh la forma).
Y para que conste en cumplimiento de lo dispuesto en la
Orden n-ftmero 140, expido la presente en ...............................
de ........................................ de ..............................

Firma.

CERTIFICACI6N EN CASOS DE DISPENSA Y DE EXTRANJEROS

Y o ................................................. etc., etc.
Certifico: que para el matrimonio concertado por..............
....................... ............. con .... ..... .............................. etc., no
se han publicado edictos 6 proclamas, por haberlas dispensado.......................................... mediando la causa (se expresara).
0 "no se han publicado proclamas 6 edictos en..................
............................, lugar de la residencia en los dos aflos anteriores
de ..........................,..... por haber 6ste justifleado h mi satisfacci6n que tal requisito no es exigido en dichos paises."
Y para que conste ............................ etc.
Firma.
CAPITULO MI

DEL MATRIMONIO CIVIL ( 78)
SECCION PRIME3A.

DE LA CAPACIDAD DE LOS CONTRAYENTES

Art. 83.-No pueden contraer matrimonio: (79)
19 Los varones menores de eatorce afios cumplidos y las
hembras menores de doce, tambi6n cumplidos.

(78) Articulo III, apartado 1, de la Orden 140, de 1901:
''1. De la celebraci6n del mnat rimoni.- El matrimonio civil se
celebrar&. con las solemnidades, requisitos y formas que establecen los 06digos, Leyes, Decretos fi Ordenes vigentes que al mismo se refieren, con
las modificaciones expresadas en esta orden".
(79) Este articulo 83 y el siguiente 84 son tambi~n de aplicaci6n
al matrimnio religioso, conforme al apartado 1 del articulo II de la Orden 140, de 1901, incluido en el texto al principio de la secci6n Begunda del capitulo prim ero de este titulo.







80

Se tendrA, no obstante, por revalidado ipso facto, y sin necesidad de declaraci6n express, el.matrimonio contraido por impfiberes, si un dia despu6s de haber Ilegado 6 la pubertad legal hubiesen vivid juntos sin haber reclamado en juicio contra su validez, 6 si la mujer hubiera concebido antes de la pubertad legal 6 de haberse entablado la reclamaci6n.
2? Los que no estuvieren en el pleno ejercicio de su raz6n al tempo de contrary matrimonio.
3? Los que adolecieren de impot6ncia fisica, absolute 6 relativa, para la procreaci6n con anterioridad A la celebraci6n del matrimonio, de una mantra patented, perpetual 6 incurable.
4? Los ordenados in sacris y los profess en una orden religiosa can6nicamente aprobada, ligados con voto solemne de castidad, 4 no ser que unos y otros hayan obtenido la correspondiente dispense can6nica.
5? Los que se fallen ligados con vinculo matrimonial.
Art. 84 (modificado).-Tampoco pueden contrary matrimonio entre si:
I? Los ascendientes y descendientes por consanguinidad 6 afinidad legitima 6 natural.
2? Los colaterales por consanguinidad legitima 6 natural hasta el segundo grado, inclusive.
3? El padre 6 madre adoptante y el adoptado; 6ste y el c6nyuge viudo de aqu6llos; y aqu6llos y el c6nyuge viudo de 6ste.
4? Los que hubiesen sido condenados como authors, 6 como autor y c6mplice de la muerte del c6nyuge de cualquicra de ellos. (111)
Art. 85 (modificado).-El Gobierno, con justa causa, puede dispenser, 4 instancia de parte, el impediment comprendido en el nfimero 2? del articulo 45. (111)

(80) En su redacci6n original, este articulo constaba de ocho incisos numerados: el lo redactsdo en la misma forma que el que ocupa hoy igual nfimero en el texto; el 2o extendia el impediment de consaguinidad legitima, hasta el cuarto grado; el 3? se referia A la afinidad legitima de los colaterales; el 4? A la consanguinidad y afinidad natural de los colaterales; el 5- al padre y madre adoptante y d los e6nyu.-es do 6stos; el 6o A los deseendientes del adoptante; el 7(), k los adfilteros, y el 8o 66 1 s condenados coino authors 6 como autor' y c6mplioe de la muerte e cualquiera de los c6nyuges. El articulo VIII do la Orden 487, de 1900, derog6 los impediments comprendidos en los nfimeros 3, 6 y 7, redujo al segundo grado el de consaguinidad comprendido en el 2o y derog6 el de atinidad natural del pkrrafo 4? La Orden 140, de 1901, teniendo en cuenta esa derogaci6n, dispuso, en el nfimero 6 del articulo II, que este articulo se entendiera redactado en la forma en que aparece en el texto.
(81) El precepts del articulo 45 se refiere i las viudas.
Este articulo 85 mencionaba, adem&s del impediment que se expresa en su redacci6n actual, los de 3? y 4o grado de consanguinidad legitima; los nacidos de afinidad legitima 6 natural entre colaterales y los que se referian A los descendientes del adoptante, quo estaban comprendidos en los incisos 2o 3?, 4? y 6? del articulo 84; pero como esos impediments no existent oy, segfin puede verse en la, nota anterior, es









81

SECTION BEGUNDA.

DE LA CELEBRAc16N DEL MATRIMONIO

Art. 86.-Los que con arreglo al articulo 42 (82 hubieren de contrary matrimonio en la forma determined en este C6baldlo el precepts legal que A ellos se refiere, y por eso los hemos eliminado del texto, para que en 6ste se conserve la relaci6n que guardaba con su precedent.
Por decreto del Secretario de Justicia de 7 de Febrero de 1900 (publicado en la Gaceta del 9) se dispuso: que, k contar desde la publicaci6n de ese decreto, todos los expedients instruidos en los juzgados de primer instancia, para obtener dispense de impediments 6 de publieaci6n de edicts, se remitirAn fi la Secretaria de Justicia para la resoluci6n que proceed, por conduct de la Secci6n (hoy Direcci6n) de los Registros y del Notariado.-El Ministerio Fiscal emitirA, dictamen en dichos expedients, no s6lo para manifestar que se ha instruido de los mismos, sino tambi6n para determiner si las causes que se alegan para solicitor la dispense estbn justificadas, si precede 6 no concederla y si son dispensable los impediments. Se recuerda 6, los funcionarios que intervengan en la tramitaci6n de estos expedients, que, de acuerdo con lo que ordenan las disposiciones vigentes, estA prohibido cobra, con motive de los mismos, derechos de ninguna clase.
Fuera del decreto citado no conocemos ninguna ley, que no sea la de Matrimonio Civil, que regule la forma en que debe solicitarse la dispensa de impediments, por lo cual creemos vigentes sus precepts, y que & ellos son A los que alu I de el dicho decreto. Esto mismo entiende el Gobierno, pesto que les da cumplimiento, segfin aparece del decreto 388, de 12 de Mayo de 1910, por el que se concedi6 una dispense de impedimento.
Los aludidos precepts, applicable hoy s6lo al caso de la viudez y al de la mujer cuyo matrimonio se haya declarado nulo, son los del articulo 11 del Reglamento para la ejecuci6n de la ley de Matrimonio Civil, que en cuanto son applicable disponen: le Que los solicitantes presentarfin al Juzgado de primer instancia del district A que correspond el Juzgado municipal donde deba celebrarse el matrimonio una instancia, firmada por los dos, 6 por persona A su ruego, si no supieren 6 no pudieren firmar, dirigida al Secretario de Justicia (segdn el decreto, pero entendemos que debe ser al Presidente de la RepAblica), expresando el impedimento cuya dispense solicitaren y exponiendo las causes en que se funded para pedirlo. Con esta instancia deberkn presenter los documentos fehacientes en que conste la certeza de las causes alegadas para obtenerla y las partidas 6 certifleaci6n de nacimiento de los solicitantes (entendemos que este requisite puede suplirse, en su caso, en la forma establecida en el n6mero 7 del articulo II de la Orden 140, de 1901). En el impediment de la viudez 6 de la mujer cuyo matrimonio se haya declarado nulo, que, segfin hemos repetido, es hoy el fmico dispensable, se presentarA certificaci6n de la defunci6n del marido 6 de la sentencia firme en que se hubiere declarado la nulidad del matrimonio, certificado del facultative que credited si estA 6 no encinta y el de nacimiento, en su caso, de los hijos habidos en el anterior matrimonio. 2o Presentada la instancia con los documents mencionados, el Juez, despu6s de cerciorarse, por los medics que estime oportunos, de la conformidad de los interesados con la solicited, pasarA el expedience al delegado fiscal del mismo Juzgado, para que emita dictamen. Cuando el Juez lo estime necesario 6 los interesados lo solicited, podrA acordar que se practique una informaci6n de testigos acerca de alguno 6 algunos de los hechos expuestos en apoyo de la pretension, y concluso el expedience, lo elevarA con su informed razonado (segfin el decreto) A la Secretaria de Justicia, por conduct de la Secci6n (hoy Direcci6n) de los Registros y del No-









82

digo, presentardn al Juez municipal de su domicilio una declaraci6n, firmada por ambos contrayentes, en que consten:
1? Los nombres, apellidos, edad, profesi6n, domieWo 6 residencia de los contrayentes.
2? Los nombres, apellidos, profesi6n, domicilio 6 residencia de los padres.
AcompaharAn 6 esta declaraci6n la partida de nacimiento y de estado de los contrayentes, la licencia 6 consejo si procediere, y la dispense, cuando sea necesaria.
En los expedients que se instruyan para la celebraci6n de los matrimonios, podrAn snplirse, siempre que se desee, las partidas parroquiales de nacimento de los contrayentes y las de defunci6n de los padres y demfis ascendientes de los mismos, por medio de informaci6n testifical. Esta informaci6n podrh practicarse ante el propio Juez municipal que haya de instruir el expedience, -6 otro cualquiera, y se limitarh A la comparecencia de dos testigos, que declararAn, bajo juramento, la edad, naturaleza y lugar del nacimiento 6 defunci6n de la persona A que se contraiga.

tariado. Tanto el Juez como el Fiscal procederfin en estos asuntos con la possible brevedad y reserve. El Ministerio Fiscal emitirfi dictamen sobre los particulars que express, el decreto, que son los mismos que determina el articulo A que venimos hacienda reference. 3o Se considerarfin como circunstancias favorable pars, obtener la dispense: la de convenir 66 los hijos de anteriores matrimonios, por la fundada esperanza de hallar en el c6nyuge que pretend entrar en la familiar la protecci6n 6 el cuidado de quo se vieren privados por el fallecimiento de on padre. La de proporcionarse, por consecuencia del matrimonio, medics de subsistencia para los solicitantes, para alguno de ellos 6 para sus padres necesitados 6 enfermos. La de facilitarse arreglos de familiar que pongan t6rmino & questions 6 pleitos 6 produzean otras ventajas an&logas. La de evitarse escindalos por haber mediado largas y estrechas relaciones entre los solicitantes, con existence de prole 6 embarazo. La de haber gran difficult de matrimonios, por escasez de poblaci6n 6 por otras causes generals 6 especiales de cada caso (suprimimos aqui la raz6n de Estado entre principles Las dem6bs causes que, conform, fi un recto criteria, se estimen como interns pfiblico 6 particular de las families solicitantes. 4? Se considerarfin como eircunstancias' desfavorables fi la concesi6n de la dispense la absolute falta de motives que demuestren la necesidad, Is, utilidad de la misma y cualquiera otra circunstancia que, conform A un recto criteria, se estime como justa causa, de denegaci6n de la solicited. 5? Recibido en la Secretaria de Justicia el expedience, podrA ampliarse con los datos que se conceptfien necesarios, y se dictarfi resoluci6n A propuesta de la Direcci6n de los Begistros y del Notariado (en Espafaa era 6, propuesta de la Direcci6n General de Gracia y Justicia). 6? Este inciso dispose que la concesi6n se harb, por Real Carta impress y la denegaci6n se comunicarA por Real Orden. Creemos que en Cuba ambas resoluciones deben ser por decreto presidencial. Tambi6n se dispose que el Juez del district por cuyo conduct se hubiere solicitado la dispense, k quien debe remitirse la concesi6n pars, su entrega & los interesados, dispondr& que de ella se, tome raz6n en un libro Registro de dispenses, y que este requisite se haga co-star en la carta 6 despacho.
(82) Esta reference ha de entenderse hecha al inciso 2 del articulo I de la Orden 140, de 1901, cuyo articulo ha venido A sustituir el original 42 del C6digo.









83

Cuando el nacimiento 6 defunci6n haya ocurrido fuera de la Isla de Cuba, podrA tambi6n acreditarse en la forma antes' eitada.
Las certificaciones del Registro del Estado Civil podrfin tambi6n suplirse en los casos y forms preceptuados, pero s6lo cuando se justifique no haber existido 6 haberse destruido los libros del Registro en que dicha partida debiera inscribirse, por medio de informed del Juez de primer instancia correspondiente, que deberh ser pedido de oficio por el Juez municipal, A solicitud de parte interesada. (Art. I, Orden 42, de 1900). (13)
Art. 87.-El matrimonio podrA celebrarse personalmente 6 por mandatario 6 quien se haya conferido poder especial; pero siempre serd necesaria la asistencia del contrayente domiciliado 6 residents en el district del Juez que deba autortizar el casamiento.
Se expresard en el poder especial el nombre de la persona con quien ha de celebrarse 61 matrimonio, y 6ste serh vdlido si antes de su celebraci6n no se hubiera notificado al apoderado en forma aut6ntica la revocaci6n del poder.
Axt. 88. (Derogado).-Si el Juez municipal escogido para la celebraci6n del matrimonio no lo fuere 6. la vez de ambos contrayentes, se presentarfin dos declaraciones, una ante el Juez Municipal de cada contrayente, expresando cukl de los dos Jueces han elegido para la celebraci6n del matrimonio, y en ambos Juzgados se practicarkn las diligencias que se establecen en los articulos siguientes. (84)
Art. 89.-El Juez municipal, previa ratificaci6n de los pretendientes, mandarh fijar edicts 6 proclaims por espacio de quince dias, anunciando la pretension con todas las indicaciones contends en el articulo 86, y requiriendo 6 los que tuviesen no(83) Esta Orden 42, de 26 de Enero de 1900, modific6, on el sentido expuesto en el texto, mencionAndolo expresamente, el articulo 86. Wase en la nota 67 el inciso 7 del articulo II de la Orden 140, de 1901, que n refiere h las dos forms de matrimonio, y en el cual se hace alusi6n 6, dicha Orden.
La Secci6n de los Registros y del Notariado de la Secretaria de Justicia, evacuando una consult, en 6 de Abril de 1900, declare que en los expedients matrimoniales pueden suplirse las partidas de nacimiento 6 defunci6n que sean necesarias en los t6rminos que previene la Orden 42, de 1900, siempre que esos hechos hayan ocurrido fuera de la Isla de Cuba y bien se trate de cubanos 6 de extranjeros.
El Secretario de Estado y Justicia, tambi6n & virtue de consult, resolvi6, en 15 de Abril de 1903, que cuando deba justificarse, en un expedience matrimonial, cualquiera que sea la forma en que haya de celebrarse, cualquier acto del estado civil, es sufficient ri esa justificaci6n la partida parroquial, siempre que el acto de que se trate haya ocurrido en esta Isla 6 en el extranjero antes del primer de Enero de 1885, y si no existed dicha partida puede suplirse conform al p&rrafo primer del inciso 7 del artfeulo II de la Orden 140, de 1901. Que cuando el acto que se pretend justificar haya ocurrido despu6s de la fecha citada, bien en Cuba 6 en el extranjero, su justifleaci6n s6lo podrfi hacerse con certifleaci6n de los asientos del Registro Civil, pudiendo suplirse aqu6lla en la forma preceptuada en el pArrafo segundo del citado inciso y articulo de la mencionada Orden 140, de 1901.
(84) La Orden 140, de 7 de Abril de 1900, estb, limitada 66 disponer escuetamente que: "Queda derogado el articulo 88 del C6digo Civil."








84

ticia de algfin impediment para que lo denuncien. Iguales edictos mandarfi A los Jueces municipals de los pueblos en que hubiesen residido 6 estado domiciliados los interesados en los dos filtimos afios, encargando que se fijen en el local de su audiencia pfiblica por espacio de quince dias, y que, transcurridos 6stos, los devuelvan con certifl'caci6n de haberse Ilenado dicho requisite y de haberse 6 no denunciado algfin impediment.
Art. 90.-Los militaries en active servicio que intentaren contrary matrimonio estarAn dispensados de la publicaci6n de los edicts fuera del punto donde residan, si presentaren certifieaci6n de su libertad expedida por el jefe del cuerpo armada A que pertenezean.
Art. 91.-Si los interesados fueren extranjeros y no Ilevaren dos afio: de residence en Cuba, acreditarAn con certificaci6n en forma, dada por Autoridad competence, que en el territorio donde hayan tenido su domicilio 6 residence durante los dos afios anteriores, se ha hecho, con todas las solemnidades exigidas en aqu6l, la publicaci6n del matrimonio que intentau contrary.
Si los interesados fueren extranjeros y no Ilevaren dos ahos de residence en Cuba, no serh necesario que acrediten la publicaci6n A que se refiere este articulo, siempre que prueben, por medio de certificado expedido por Autoridad competence, 6 por otro medio de prueba h satisfacci6n del Juez municipal que haya de autorizar el matrimonio, que, de conformidad con las leyes de sus respectivos passes, tal formalidad no es necesaria. (Art. 11, Orden 42, de 1900). (85) Art. 92.-En todos los demds casos, solamente el Gobierno podr;k dispenser la publicaci6n de los edicts, mediando cansas graves, suficientemente probadas. (86)

(85) Este precepts de la Orden 42, de 26 de Enero de 1900, es coffin A ambas forms de matrimonio, como puede verse por el inciso
8 del articulo II de la Orden 140, de 1901, copiado en la nota 50.
(86) Ni el C6digo, ni la Ley de Matrimonio Civil, expresan, ni indican siquiera, cuiles son esas causes graves fi que este articulo Be refiere; la apreciaci6n de ellas queda, por consiguiente, en cada caso, al arbitrio del Gobierno. I
La subsistencia de este articulo en el C6digo, sin modlficaci6n alguna, despu6s de las 6rdenes militaries vigentes que ban trastornado y desorganizado nuestra antigua legislaci6n sobre la forma de celebrar los matrimonios, crea un verdadero obstAculo al civil, produciendo, como natural consecuencia, que dicha forma, que debia ser la general, sea la que menos Be adopt en Cuba, en donde A la sombra de las citadas 6rdenes militaries se han credo verdaderas oficinas de matrimonios, disfrazadas con el nombre de religions; religions sin fieles, sin iglesias, sin dogmas, sin universalidad, A veces s6lo conocidas en un barrio, en las cuales funge como pontifice y sacerdote el que se ha propuesto explotar esta nueva industrial, quien, por consiguiente, se ha investido fi si mismo de la plenitude de todas las facultades necesarias para autorizar, en horas, sin obst6.eulos ni eserfipulos, ese acto transcendental do la ida, base de la familiar, la mAs permanents y respectable de todas las Instituciones. Segfin la Orden 140, de 1901 (p&rrafo 3 del articulo V), los cl6rigos y ministers que autoricen matrimonios pueden dispen-









85

Art. 93. No obstante lo dispuesto en los articulos anteriores, el Juez municipal autorizarh el matrimonio del que se halle en inminente peligro de muerte, ya est6 domiciliado en la localidad, ya sea transeunte.
Este matrimonio se entenderh conditional, mientras no se credited legalmente la libertad de los contrayentes.
Art. 94.-Los Contadores de los buques de guerra y los Capitanes de los merchants autorizarAn los matrimonios que se celebren A bordo en inminente peligro de muerte. Tambi6n estos matrimonios se entenderAn condicionales.
Art. 95.-Lo dispuesto en el articulo anterior es applicable A los Jefes de los Cuerpos militaries en campafia, en defecto del Juez municipal, respect de los individuals de los mismos que intenten celebrar matrimonio in articulo mortis.
Art. 96.-Transcurridos los quince dias A que se refiere el articulo 89 sin que se haya denunciado ningfin impedimeiqLto, y no teniendo el Juez municipal conocimiento de alguno, procederA A la celebraci6n del matrimonio en los t6rminos que se previenen en este C6digo.

sar la publicaci6n de las proclaims mediate justas causes. Si 6sta no fuera una nota, sino un comentario, nosotros diriamos todos los abuses que, al amparo de este precepts, se compete, y de que hemos tenido conocimiento en el ejercicio de nuestra profesi6n y de nuestro cargo. En cambio, pars, obtener la dispense, sun mediando causa justa, en el matriinonio civil, hay que instruir un expedience cuya tramitaci6n, en a1gunos casos, puede durar casi tanto, si no mfis, que el tempo que se exige, pars, la publicaci6n de edicts. Si ess, tramitaci6n ha de ajustarse, como suponemos, por ser lo finico que regular la material, al articulo 10 del Reglamento para la ejecuci6n de la Ley de Matrimonio Civil y al Decreto de 7 de Febroro de 1900 (v6ase la nota 81), estA sometids, 6 las siguientes reglas: solicited dirigids, al Secretario de Justicia 6 al Presidente de la Repfiblica, presented al Juez de primers, instamcia, i cuyo district correspond el Municipal que ha de solemnizar el matrimonio, acompafiada de los documents fehacientes que justifiquen las causes por las euales se pida la dispense. El Juez, despu6s de cerciorarse, por los medics que estime oportunos, de la conformidad de los interesados en la peticift, y de reclamar los datos que crea necesarios, la pasarb, A informe del Ministerio Fiscal (trhmite que no existia en la Ley espafiola y que introdujo el decreto antes citado), el cual no se limitark 6 darse por instruido, sino que debe dictaminar acerea de si las causes alegadas estfin justificadas y si precede 6 no conceder la dispense. Evacuado este informed, el juez, con otro razonado en el que manifestarfi cuanto se le ofrezea y parezea respect de las causes alegadas y emitiendo su opini6n acerea de la convenience 6 inconvenience de conceder la dispense, elevarA el expedience i la Secretaria de Justicia, por conduct de la Seeci6n de los Registros y del Notariado, para la resoluci6n definitive que corresponda. Todos los funcionarios que intervengan en este expedience deben proceder en ellos con reserve y con la possible urgencia. La resoluci6n que se dicte se comunicarA al Juez de primer instancia, quien, cuando la dispense se concede, la har& anotar en un Registro especial. La sustanciaci6n de estos expedients es completamente gratuity.
No obstante lo expuesto, en estos expedients, 6, diferencia de lo que se hace en los de impediments, el Gobierno rescinded de toda tramitaci6n 6 regla, resolviendo discrecionalmente. No conocemos la ley en que se funde pars, ello, pero el heello es cierto y puede comprobarse, entre muchos, con los decretos 761, 805, 811 y 1041 de 1911.







86

Si pasare un aflo desde la publicaci6n de los edicts sin que se efectfie el casamiento, no podrh celebrarse 6ste sin nueva publicaci6n.
Art. 97.-Si antes de celebrarse el matrimonio se presentare alguna persona oponi6ndose h 61 alegando impediment legal, 6 el Juez municipal tuviere conocimiento de alguno, se suspenderh la celebraci6n del matrimonio hasta que se declare por sentencia firme la improcedencia 6 falsedad del impediment.
Art. 98.-Todos aquellos & cuyo conocimiento league la pretensi6n del matrimonio esthn obligados d denunciar cualquier impediment que les conste. Hecha la denuncia, se pasara al Ministerio Fiscal, quien, si encontrare fundamento legal, entablarh la oposici6n al matrimonio. S61o los particulars que tengan interns en impedir el casamiento podrAn formalizar por si la oposici6n, y en uno y otro caso se sustanciarA 6sta conform A lo dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Civil, dAndole la tramitaci6n de los incidents.
Art. 99.-Si por sentencia firme se declararen falsos los impedimentos alegados, el que fundado en ellos hubiese formalizado por si la oposici6n al matrimonio, queda obligado k la indemnizaci6n de dafios y perjuicios.
Art. 100.-Se celebrard el casamiento, compareciendo ante el Juez municipal los contrayentes, 6 uno de ellos y la persona k quien el ausente hubiese otorgado poder especial para representarle, acompafiados de dos testigos mayors de edad y sin tacha legal.
Acto seguido, el Juez municipal, despu6s de leidos los articulos 56 y 57 de este C6digo, preguntarh k cada uno de los contrayentes si persisted en la resoluci6n de celebrar el matrimonio, y si efectivamente lo celebra; y, respondiendo ambos afirmativamente, extender el acta de casamiento con todas las circunstancias necesarias para hacer co-star que se han cumplido las diligencias prevenidas en esta secci6n. El acta serA firmada por el Juez, los contrayentes, los testigos y el Secretario del Juzgado.
Los C6nsules y Vicec6nsules ejercerkn las functions de Juices municipals en los matrimonios de cubanos celebrados en el extranjero. (87)
(Adici6n). Los derechos fi honorarios que se cobrarfin por la celebraci6n de estos matrimonios (los civiles) se limitarfin A un peso, moneda de curso legal. Iguales derechos se co(87) La Secretaria de Estado, resolviendo una consults, en 21 de Diciembre de 1903, dispuso que mientras no se promulgue alguna ley
-nun no promulgada-que confiera A los C6nsules de In Repfiblica la facultad para celebrar matrimonios que en el extranjero contrarian los ciudadanos eubanos, deben abstenerse de autorizar esos actos; limitfindose en esa material A sus functions de eneargados del Registro Civil, para inscribir los matrimonios de los ciudadanos cubanos contraidos en el extraniero en la secei6n correspondent, 6 sea en la de matrimonios, segfin declar6 mfis tarde en otra consults, de 8 de Junio de 1904.









87

brarhn por la instrucci6n de los expedients para justificar la filiaci6n de los contrayentes (v6ase la nota 67) h'que se refiere el nfimero 7 del articulo anterior (II, Orden 40), cualquiera, que sea el nfimero de personas A que dichos expedients se contraigan. (Apartado 2, art. III, Orden 140, de 1901). (18)

SECTION TERGERA.

DE LA NULIDAD DEL MATRIMONIO

Art. 101.-Son nulos:
1? Los matrimonios celebrados.entre las personas A quienes se refieren los articulos 83 y 84, salvo los casos de dispense.
2? El contraido por error en la persona, 6 por coacci6n 6 miedo grave que vicie el consentimiento.
3? El contraido por el raptor con la robada, mientras 6sta se halle en su poder.
4? (Modificado). El que se celebre sin la intervenci6n del Juez municipal competence, 6 el de que en su. lugar deba autorizarlo, 6 de un sacerdote, cl6rigo 6 ministry debidamente ordenado de una religion establecida en Cuba 6 inscripta con las formalidades legalese 6 los effects de la celebraci6n de matrimonios; 6 cuando se celebren sin la asistencia de los testigos que para cada caso la ley exige. (119)

(88) El original decia: "moneda de los Estados Unidos 6 su equivalente". V6ase la nota 74.
(89) Este artienlo se referia s6lo A la asistencia del Juez y de los testigos exigidos en el artieulo 100; pero ha sido redactado en la forma que aparece en el texto por el inciso 9 del articulo II de la Orden 140, de 1901.
Por la Orden 66, de 31 de Mayo de 1899, Be dispuso lo siguiente:
"IV. Todos los matrimonios celebrados hasta el presented en ]a Isla de Cuba Be reputarfin y tendr6.n como v6didos, sin que su validez Be entienda menoscabada por falta de autoridad en la persona que los hubiere solemnizado, si fueron celebrados en la certeza por parte de las personas asi casadas, 6 de una de ellas, que quedaban legalmente unidos en matrimonio; k condici6n de que tales matrimonios -sean debidamente registrados en el period de un aflo, A partir de la fecha de este decreto. El registry de dichos matrimonios Be hark mediate prueba satisfactoria de los mismos".
'IV. Los matrimonios A que el anterior articulo Be refiere deber&n probarse por prueba documental sufficient. Si no pudiere ofrecerse tal prueba, el hecho del matrimonio puede ser establecido en la forma que prescribed los articulos 2,001 al* 2,008, ambos inclusive, de la Ley de Enjuiciamiento Civil, 6 por declaraci6n del funcionario que hubiese llevado A cabo la ceremonia y de los testigos de la misma; y por cualquiera otra prueba legalmente bastante".
La Secretaries, de Justicia, cumpliendo lo dispuesto en ol articulo VI de esta orden, dict6, en 28 de Junio de 1899 (Gaceta 1? de Julio), las reglas necesarias pars, su ejecuei6n. Omitimos las de orden procesal, pero, por lo que tiene de aclaratoria y complementaria, es de verdadero interns la que & continuaci6n transcribimos:
1'14? Se llama muy especialmente la atenci6n de los funeionarios eneargados de aplicar estas reglas y el decreto de que son concordantes, acerea de uno de Ios precepts que Be continent en el articulo 4? de di-









88

Art. 102.-La Acci6n para pedir la n-alidad del matrimonio corresponded A los e6nyuges, al Ministerio Fiscal y A cualesquiera personas que tengan interns en ella.

cho decreto, A saber: que los matrimonios fL que se refiere son aquellos contraidos de buena fe, por ambas 6 por una de las parties, en la certeza de que quedaban asi casados; como, por ejemplo, los que se casaron ante individuals constituidos por la Revoluci6n en funcionarios apropiados para el caso, 6 los que, al desaparecer de esta Isla la soberania espafiola, entendieron que ipso facto podian contrary matrimonio ante ministry protestante; pesto que en el referido decreto no se ha tratado de dar validez A todos los matrimonios nulos, sino A aquellos que pudieran invalidarse en virtue de falta de autoridad en la persona que los solemniz6 y siempre que alguna atendible 6 excusable consideraci6n pudiera haber heebo creer de buena fe 6, uno, al menos, de los contrayentes que celebraba un acto vfilido y legitimo".
Conform A los articulos 11 y 17 de la ley de 16 de Septiembre de 1896, del Consejo de Gobierno de la Repfiblica cubana, en la Revoluci6n, correspoDdia al prefect de la demareaci6n en que vivieran los contrayentes, 6 cualquiera de ellos, solemnizar el matrimonio. Ante los mismos funcionarios se sustanciaban las demands de nulidad y divorcio, y 6ste 1hltimo disolvia el vinculo, pudiendo los divorciados contrary nuevo matrimonio (articulos 39 y 40). Una de las causes de divoreio, la primer del articulo 31, era el mutuo disentimiento. Los articulos 34, 35 y 36 regulaban la situaci6n de los hijos en caso de divorcio. Estos datos los hemos tomato, crey6ndolos aut6nticos, aunque su autenticidad no nos costa, de un folleto publicado en la imprenta "Am6rica", por S. Figueroa, editor, en New York, en 1897, que se titular Becopilaci6n de las Leyes, Beglamentos, Decretos y demds disposiciones dictadas por el Consejo de Gobierno de la Repfiblica de Cuba.-Tomo L
Por la Orden 456, de 9 de Noviembre de 1900, se prorrog6 hasta el 31 de Diciembre de dicho aflo el plazo para la inscripci6n de nacimientos concedido en la Orden 36, de 1899, y el lhltimo inciso del articulo I dice asi: "Esta pr6rroga serA tambi6n applicable k la inscripci6n de matrimonios que no fueron inscriptos en su oportunidad"; y concordando, al parecer, con este precepts, se dispose en el articulo II que se declaran vigentes I'las Reglas dictadas por el Secretario de Justicia en 28 de Junio de 1899 para la inscripci6n de los matrimonios A que se refiere la Orden 66, serie de 1899 1 1.
Por la Orden 11, de 10 de Enero de 1901, se concedi6 un nuevo plazo hasta el 28 de Febrero para la inscripci6n de matrimonios, declarAndose, en igual forma que en la anteriormente citada, vigentes las reglas, dictadas por la Secretaria de Justicia en 28 de Junio de 1899.
Por la Orden 161, de 13 de Junio de 1901, se concedi6 un nuevo plazo, que se calific6 de improrrogable, hasta el 31 de Diciembre, para la inscripei6n de matrimonios, reproduci6ndose literalmente lo dispuesto en las 6rdenes antes cicadas sobre las reglas dictadas por la Secretaria.
La Orden 228, de 25 de Octubre de 1901, dispose: III-1. Por la presented se concede un plazo improrrogable, que veneer& el 31 de Diciembre del corriente aflo, para la inscripei6n, en los Registros Civiles correspondents, de los matrimonios religious contraidos entre 31 de Mayo de 1899 y 8 de Agosto de 1900, en la certeza por parte de ambos c6nyugps, 6 de uno de ellos, de que quedaban legalmente unidos en matrimonio.-2. Para que los matrimonios 6, que se refiere el articulo anterior puedan ser inscriptos en los registers civiles 6, cargo de los juices municipals, deber6n haber sido autorizados por sacerdotes 6 ministers debidamente ordenados y con capacidad pars, solemnizar el matrimonio, conform 6, lo que disponen las 6rdenes 307 y 487, de 1900, y 140 de la serie corriente de este Cuartel General-3. Queda vigente la pr6rroga concedida por la Orden 161, de la serie corriente, para inscribir los ma-









89

Se exceptfian los casos de rapto, error, fuerza 6 miedo, en que solamente podrh ejercitarla el c6nyuge que los hubiere sufrido; y el de impotencia, en que la acci6n corresponderh A uno y otro c6nyuge y d las personas que tengan interk en la nulidad.
Caduca la acci6n y se convalidan los matrimonios, en sus respectivos casos, si los c6nyuges hubieren vivid juntos durante seis meses despu6s de desvanecido el error 6 de haber cesado la fuerza 6 la causa del miedo, 6 si, recobrada la libertad por el robado, no hubiese 6ste interpuesto durante dicho t6rmino la demand de nulidad.
(Adici6n). Se declaran applicable al matrimonio rellgioso los precepts references al civil contends en los articulos 101 y 102 del C6digo Civil. (Apartado 9, Art. 11, Orden 140, de 1901).
Art. 103 (sustituido).-La competencia para concern en juicios en que el divorcio se reclame, 6 bien la nulidad del matrimonio, serA privative de los Tribunales civiles. S61o estos Tribunals podrAn dictar sentences que surtan en dichas materias effects civiles. (Art. 1, Orden 57, de 1899).
Dichas sentences declarando la nulidad del matrimonio 6 el divorcio no se podrAn dictar sino en virtue de las causes que se determinant en los articulos 101 y 105 del C6digo Civil, Los effects de las expuestas sentences serdn los que el propio C6digo express. (Art. II, Orden 57, de 1899). (11)

trimonios que no lo hubieren sido oportunamente y k que se refiere la dicha Orden 161".
En 26 de Febrero de 1902, se dict6 la Orden 52 de ese afio, por la que se prorrog6 hasta el 31 d6 Marzo del mismo el plazo concedido en la 228, de 1901, y se declare vigente dicha orden "en todos los extremes 6 que la misma se contrae (en el plazo expresado) y las reglas dictadas por la Secretaria de Justicia en 23 de Junio de 1899, conforms con lo dispuesto por el articulo 6? de la Orden civil 66, de 31 de Mayo de 1899 ".
Por filtimo, el decreto del Gobernador Provisional nfimero 634, de 6 de Junio de 1907, que es la m" explicit de las disposiciones dictadas sobre estos nuevos plazos, orden6 conceder uno improrrogable desde la publicaci6n del mismo (7 de Junio) hasta el 31 de Dicienibre del dicho aiio: lo Para la inscripci6n de los matrimonios celebrados en el campo de la lievoluci6n desde el 24 de Febrero de 1895 al 31 de Diciembre de 1898, y los matrimonios religious desde 31 de Mayo de 1899 (fecha do la Orden 66) hasta el 8 de Agosto de 1900 (fecha de la Orden 307).-2o Para la inscripci6n de los matrimoidos primeramente eitados se mand ron aplicar las reglas dictadas por la Secretaria de Justicia en 28 de Junio de 1899, y para la de los citados en segundo lugar se dispuwo que se hicieran s6lo por medio de transcripci6n de la certificaci6n 6 partida expedida por el sacerdote 6 ministry ante quienes so hubiese celebrado, siempre que 6stos hubieran estado debidamente autorizados para ello, conform A las reglas de sus respectivas religions, y 6stas hubieren sido despu6s inscriptas en el Registro credo por la Orden 487, de 1900.
(90) El articulo sustituido decia: "Los Tribunales civiles conocerkn de los pleitos de nulidad de matrimonios cel6brados con arreglo h las disposiciones de este capitulo, adoptarfin las medidas indicadas en el articulo 68 y fallarAn en definitive".
Dicho articulo concordaba con el 80, que reservaba A los Tribunales eclesiksticos el conocimiento de los- pleitos de nulidad y de divorcio de









90

SECTION CUARTA.

DEL DIVORCIO

Art. 104.-El divorcio s6lo produce la suspension de la vida
com-hn de los easados.
Art. 105.-Las causa legitimas del divorcio son:
P El adulterio de la mujer en todo easo, y el del marido
cuando resulted esefindalo pfiblico 6 menosprecio de la
muier. (11)
2 Los malos tratamientos de obra, 6 las injuries
graves. (113)
3 La violencia ejercida por el marido sobre su mujer para obligarla A cambiar de religion.
4 La propuesta del marido para prostituir k su mujer.
5 El conato del marido 6 de la mujer para corromper sus hijos 6 prostitute A sus hijas, y la connivencia en su corrupei6n 6 proAituei6n.


los matrimonios can6nicos, y si en el articulo de que nos ocupamos no se menciona el divorcio, es pDrque 6 6ste se aplica lo dispuesto en dicho articulo por virtue del 107 del C6digo.
Desde que se public, en 13 de Mayo de 1899, la orden que insertamos en el texto, feehada el dia anterior, quedaron virtualmente derogados los citados articulos 80, 103 y 107 del C6digo Civil. Los precepts de la dicha orden han sido ratificados por la 140, de 1901, como puede verse en la sustituci6n que se hace on el texto del articulo 67, quo tambi6n qued6 sin aplicaci6n, en virtue de aqu6lla.
La mencionada Orden 57 tenia un filtimo articulo que, por ser de carActer transitorio, no se incluye en el texto; pero siendo convenience conocerlo, lo copiamos A continuaci6n: "III., De los pleitos pendientes en la actualidad sobre nulidad de matrimonio 6 divorcio ante los Tribunales eclesifisticos, continuar6m conociendo estos Tribunales hasta que recaiga en ellos sentencia firme; pero los effects de estas sentences serkn los que el C6digo Civil determina, y los Tribunales civiles quedar&n encargados del cumplimiento de las mismas. A este fin, las parties podrkn acudir, con certificaci6n en forma, do la sentencia, ante el Tribunal civil que hubiese sido competents para conocer del juicio".
(91) Para declarer con lugar un divorcio es necesario probar las causes en que se funde; no siendo bastante A ese effect la confesi6n
6 aceptaci6n del demandado (sentencia do 5 de Junio de 1913).
(92) El articulo 447 del C6digo Penal define el adulterio diciendo que compete adulterio la mujer casada que yace con uu var6n que no es su marido, y el que yace con ella sabiendo que es casada, aunque despu4s so declare nulo el matrimonio. El C6digo no define el adulterio del marido, pero en el articulo 452, comprendido en el mismo titulo quo el anterior, castiga al marido que tuviere manceba dentro de la casa conjugal 6 fuera de ella con esefindalo.
(93) El Tribunal Supremo declar6, en sentencia de 4 de Septiembre de 1900, la doctrine, aplicada en otras posteriors, de que este nfimero del articulo 105 debe entenderse no ya s6lo por virtue de su texto claro y terminate, sino tambi6n en atenci6n al notorio espiritu 6 invariable tendencia de nuestra legislaci6n sobre el matrimonio, en el sentido de ser indispensable, para que exist causa legitima de divorcio, la pluralidad de actos de mal trato de un c6nyuge por otro, 6 la pluralidad, & la vez que la gravedad de las injuries.








91

6 La condena del c6nyuge i caae-na 6 reclusi6n perpetual.
Art. 106.-El divorcio s6lo puede ser pedido por el c6nyuge innocent.
Art. 107.-Lo dispuesto en el articulo 103 serh applicable h los pleitos de divorcio y A sus incidencias. (11)

TITULO V

DE LA PATERNIDAD Y FILIAC16N
CAPITULO I

DE LOS HIJOS LEGMMOS

Art. 108.-Se presumirAn hijos legitimos los nacidds despu6s de los ciento ochenta dias siguientes al de la celebraci6n del matrimonio, y antes de los trescientos dias siguientes i su disoluci6n 6 i la separaci6n de los c6nyuges.
Contra esta presunci6n no se admitirh otra prueba que la de la imposibilidad fisica del marido para tener access con su mujer en los primers ciento veinte dias de los trescientos que hubiesen precedido al nacimiento del hijo.
Art. 109.-El hijo se presumirh legitimo, aAque la madre hubiese declarado contra.su legitimidad 6 hubiese sido condenada como adfiltera. (115)
Art. 110.-Se presumirh legitimo el hijo nacido dentro de los ciento ochenta dias siguientes h la celebraci6n del matrimoni0y si concurriere alguna de estas eircunstancias.
1 Haber sabido el marido, antes de casarse, el embarazo de su mujer.
2 Haber consentido, estafido presented, que se pusiera su apellido en la partida de nacimiento del hijo que su mujer hubiese dado A luz.
3 Haberlo reconocido como suyo express 6 theitamente.
Art. Ill.-El marido 6 sus herederos podrhn desconocer la legitimidad del hijo nacido despu6s de transcurridos trescientos dias desde la disoluci6n del matrimonio 6 de la separaci6n legal efectiva de los c6nyuges; pero el hijo y su madre tendrAn tam(94) La relaci6n intima de un articulo con el otro no obsta, antes bien permit mantener 6ste con su redacei6n original, sun despu6s de haber sido alterada la del 103 fi que el mismo so refiere, torque ambos siguen coneordando, come puede verse consultant el dicho articulo 103 y su nota.
(95) '18i bien la declaraci6n de la madre contra la legitimidad del hijo nacido en la 6poca i que se refiere el articulo 108 no es bastante 6, destruir la presunci6n de aquella legitimidad establecida en el citado articulo, esto no se opone A que los Tribunales tomen en cuenta, corroborfindolo per otros medics, las declaraciones de la madre, en cuanto k Is, imposibilidad fisica de haber tenido access carnal con on marido en el period determined en el segundo pArrafo del citado articulo 108 (Sentencia de 14 de Enero de 1912).







92

bi6n derecho para justificar en este caso la paternidad del marido.
Art .. 112.-Los herederos s6lo podnin impugner la legitimidad del hijo en los casos siguientes:
1? Si el marido hubiese fallecido antes de transcurrir el plazo sefialado para deducir su accio'n en juicio.
2? Si muriere despu6s de presented la demand, sin haber desistido de ella.
3? Si el hijo naci6 despu6s de la muerte del marido.
Art. 113.-La acci6n para impugnar la legitimidad del hijo deberh ejercitarse dentro de los dos meses siguientes h la inscripci6n del nacimiento en el Registro, si se hallare en el lugar el marido, 6, en su caso, cualquiera de sus herederos.
Estando ausente, el plazo serA de tres meses, si residieren en Cuba; y de seis, si fuera de ella. Cuando se hubiese ocultado el nacimiento del hijo, el t6rmino empezarh i contarse desde que se descubriere el fraud.
Art. 114.-Los hijos legitimos tienen derecho:
1? A Ilevar los apellidos del padre y de la madre.
2? A recibir alimentos de los mismos, de sus ascendientes, y en su caso, de sus hermanos, conform al articulo 143.
3? A la legitima y demfis derechos sucesorios que este C6digo les reconbee.

CAPITULO II

RE LAS PRUEBAS DE LA FILIAci6N DE LOS HIJOS LIEGiTIMOS

Art. 115.-La filiaci6n de los hijos legitimos se prueba por el acta de nacimiento extendida en el Registro Civil, 6 por documento Aut6ntico 6 sentencia firme en los casos A que se refieren los articulos 110 al 113 del capitulo anterior. (1111)
Art. 116.-A falta de los titulos sefialados en el articulo anterior, la filiaci6n se probarh por la posesi6n constant del estado de hijo legitimo.
Art. 117.-En defecto de acta de nacimiento, de documents aut6ntico, de sentencia firme 6 de posesi6n de estado, la filiaci6n legitima podrh probarse por cualquier medio, siempre que haya un principio de prueba por escrito, que provenga de ambos padres conjunta 6 separadamente.
(96) En cuanto A la prueba por medio del acta de nacimiento extendida en el Registro Civil, esto s6lo es possible A, los nacidos con fecha posterior al establecimiento de esa instituci6n; los nacidos antes tendrbn que probar su filiaci6n legitima por niedio de otros documents aut6nticos. Conocidisims, es la doctrine de que las certificaciones parroquiales no prueban In legitimidad, ni la filiaci6n natural; per tanto, la de bautismo, per si sola, no justifica la filiaci6n legitima, pero justificala, y asi se admit comfinmente, la dicha partida unida k la de inatrimonio de los padres, 6 sea el medio probatorio de las partidas doubles que la jurisprudence ha declarado admissible hasta para probar entronques en cases de mayorazgos.








93"

Art. 118.-La acci6n que para reclamar su legitimidad compete al hijo dura toda la vida de 6ste, y se transmitirk A su herederos si fallecier6 en la menor edad 6 en estado de dementia. En estos casos tendrAn los herederos cinco ahos de t6rmino para entablar la acci6n.
La acci6n ya entablada por el hijo se transmit por su muerte A los herederos, si antes no hubiese caducado la instancia.

CAPITUMO M

DE LOS HIJOS LEGITIMADOS

Art. 119.-S61o podrAn ser legitimados los hijos naturals.
Son hijos naturals los nacidos, fuera del matrimonio, de padres que al tempo de la concepci6n de aqu6llos pudieran casarse, sin dispense 6 con ella. (Wase la nota 99).
Art. 120.-La legitimaci6n tendrA lugar:
1? Por el subsiguiente matrimonio de los padres.
2? Por concesi6n Real, (98)
Art. 121.-S61o se considerardn legitimados por subsiguiente matrimonio los hijos que hayan sido reconocidos por los padres antes 6 despu6s de celebrado.
Art. 122.-Los legitimados por subsiguiente matrimonio disfrutarhn de los mismos derechos que los hijos legitimos.
Art. 123.-La legitimaci6n surtiri sus effects en todo caso desde la fecha del matrimonio.
Art. 124.-La legitimaci6n de los hijos que hubiesen fallecido antes de celebrarse el matrimonio aprovecharh A sus descendientes.

(97) Conforme A los articulos 410 y 411 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, caducan de derecho, cuando las parties no gestionan en ellas: la primer instancia, A los cuatro afios; la segunda, 6 los dos, y los pleitos pendientes de casaci611, al aflo. Estos plazos se cuentan desde la filtima notificaci6n hecha A, las parties, y s6lo se interrumpen por cansa de fuerza mayor -d otra independent de la voluntad de las parties que hayan production la paralizaci6n del pleito.
(98) Repetidamente hemos expuesto nuestra opini6n respect 6, dudar de que esa forma de legitimaci6n exist hoy en Cuba. Como Real, desde luego que no existed, y no existiendo ley alguna que atribuya la potestad de otorgarla A ningdn poder de la Repfiblica, creemos que, mientras esa ley no exist y por ella se regule el ejercicio de esa prerrogativa, no serfi possible solicitor, ni obtener la gracia. Pudiera estimarse que es beneficioso al interns privado, y acaso al pfiblico, que tales concesiones se mantengan, siquiera en los casos limitados 6, que se refiere el articulo 125; pero, para ello, lo repetimos, es necesario una ley especial, no siendo bastante los precepts del C6digo que suponen la preexistencia de ese estado. No obstante, no nos hemos atrevido, descansando s6lo en nuestra opinion y sin un precepts legal express que k ello nos autorice, 66 suprimir ni variar los articulos del C6digo que 6 dicha forma de legitimaci6n se refieren.








94

Art. 125.-Para la legitimaci6n por concession Real deberdn coneurrir los requisites siguientes:
I? Que no sea possible la legitimaci6n por subsiguiente matrimonio.
2? Que se pida por los padres 6 por uno de 6stos.
3? Que el padre 6 madre que la pida no tongs, hijos legitimos, ni legitimados por subsiguiente matrimonio, ni descendientes de ellos.
4? Que, si el que la pide es casado, obtenga el consentimiento del otro c6nyuge. (Wase la nota anterior).
Art. 126.-Tambi6n podrA obtener la legitimidad por eoncesi6n Real el hijo cuyo padre 6 madre, ya muertos, hayan manifestado en su testamento 6 en instrument pfiblico su voluntad de legitimarlo, con tal que concurra la condici6n establecida on el nfimero 3o del articulo anterior. (Wase la nota anterior).
Art. 127.-La legitimaci6n por concesi6n Real da derecho al legitimado:
lo A llevar el apellido del padre 6 de la madre que la hubiese solicitado.
2o A recibir alimentos de los mismos, en la forma que determine el articulo 143.
3? A la porei6n hereditaria que se establece en este C6digo. (V6ase la nota anterior).

Art. 128.-La legitimaci6n podrA ser impugnada por los que se crean perjudicados en sus derechos, cuando se otorgue A favor de los que no tengan la condici6n legal de los hijos naturals 6 cuando no concurran los requisites sefialados en este capitulo.

CAPITULO IV.

DE LOS HIJOS, ILEGfTIMOS

SECTION PRIMERA.
DEL RECONOCIMIENTO DE LOS HIJOS NATURALS

Art. 129.-El hijo natural puede ser reconocido por el padre y la madre conjuntamente, 6 por uno solo de ellos. (119)
Art. 130.-En el caso de hacerse el reconocimiento por uno solo de los padres, se presumirh que el hijo es natural, si el que lo reconoce tenia capacidad para contrary matrimonio al tiempo de la concepei6n. (100)

(99) El arti culo 119 define los hijos naturals, y segfin tiene declarado el Tribunal Supremo, esa deiflnici6n no se limits, al solo caso de la legitimaci6n, sino que ella debe tenerse en cuenta en todos aquellos en que so league 6 pretend hacerse valer la cualidad de hijo natural. (Sentencia de 23 de Diciembre do 1902).
Respect A esa definici6n del C6digo debe tenerse presents que ella es distinct de la del derecho antiguo. La ley 11 de Toro, aclaratoria, como todas las de esa compilaci6n, dispose que I'E torque no se pueda dubdar cukles son fijos naturals, ordenamos 6 mandamos que entonces se digan ser log fijos naturals, cuando al tempo que nascieren 6 fueren concebidos, sus padres podian casar con sus padres justamente, sin dispensaci6n, con tanto que el padre lo reconozea por su fijo, pesto que hays, tenido la mujer de quien lo ovo en su casa, ni sea una sola; ca concurriendo en el f1jo las calidades susodichas mandamos que sea fijo natural ".
(100) Cuando no se trate del reconocimiento de un hijo natural heeho aisladamente por uno de los padres, sino do un hijo ya reconocido por uno de ellos que pretend igual reconocimiento del que alega ser







95

Art. 131.-El reconocimiento de un hijo natural deberk hacerse en el acta de nacimiento, en testament 6 en otro documento pfiblico.
Art. 132.-Cuando el padre 6 la madre hiciere el reconocimiento separadamente, no podrh reveler el nombre de la persona con quien hubiera tenido el hijo, ni exp esar ninguna circunstancia por donde pueda ser reconocida.
Los funcionarios pfiblicos no autorizarAn documents alguno en que se falte h este precepts. Si A pesar de esta prohibici6n lo hicieren, incurrirAn en una multa de 125 h 500 pesetas (de 25 A 100 pesos) y ademfis se tacharAn de oficio las palabras que contengan aquella revelaci6n. (101)
Art. 133.-El hijo mayor de edad no podrA ser reconocido sin su consentimiento.
Cuando el reconocimiento del menor de edad no tenga lugar en el acta de nacimiento 6 en el testament, serA necesaria la aprobaci6n judicial con audiencia del Ministerio Fiscal.
El menor podrA en todo caso impugner el reconocimiento dentro de los cuatro afios siguientes h su mayor edad.
Art. 134.-El hijo natural reconocido tiene derecho:
1? A Ilevar el apellido del que le reconoce.
2? A recibir alimentos del mismo, conforme al articulo 143.
3? A percibir, en su caso, la porci6n hereditaria que se determina en este C6digo. (102)
Art. 135.-El padre esth obligado A reconocer al hijo natural en los casos siguientes:
1? Cuando exist escrito suyo indubitado en que expresamente reconozea su paternidad.
2? Cuando el hijo se halle en la posesi6n continua del estado de hijo natural del padre demandado, justificada por actos director del mismo padre 6 de su. familiar. (103)
su otro progenitor, no es possible prescindir do la justificaci6n de que ambos tenian capacidad legal para casarse en el moment de la concepci6n. (Sentencias de 28 de Diciembre de 1902 y 18 de Abril de 1903).
(101) Homes pesto entre par6ntesis la equivalencia on monicla de curse, legal de la cantidad sefialada en el articulo, aunque parezea innecesario, teniendo en cuenta la disposici6n 0 del decreto 1227 do 1915.
(102) La porci6n hereditaria de los hijos naturaJes, en el caso do sucesi6n tostada, se establece en los articulos 840 al 843, y en la intestada en los 939 al 945, todos de este C6digo.
(103) "La posesi6n de estado supone una relaci6n continua y directa entre el padre y el hijo 6 entre 6ste y los families de aqu6l, y, per tanto, no puede existir en quien ha nacido con posterioridad A la muerte de quien pretend que es su padre; torque la posesi6n de estado no puede deducirse de actos realizados durante la vida intrauterine del p6stumo". (Sentencia de 18 de Abril de 1903).
La declaraci6n 6 el reeonocimiento que dentro, 6 fuera del juicio haya hecho un heredero dernandado respect 6, que el demandante era hijo natural de su causante, no es bastante para declarar la filiaci6n de dicho demandante, fundada en la posesi6n de estado; A menos que en el juicio no se prueben los hechos on que se funde la alegada posesi6n do estado. (Senteneia 5 de Octubre de 1906).









96

En los casos de violaci6n, estupro 6 rapto, se estarh A lo dispuesto en el C6digo Penal en cuanto al reconocimiento de la prole. (104)
Art. 136.-La madre estard obligada A reconocer al hijo natural:
1? Cuando el hijo se halle, respect de la madre, en cualquiera de los casos expresados en el articulo anterior.
2? Cuando se pruebe cumplidamente el hecho del parto y ]a identidad del hijo.
Art. 137.-Las acciones para el reconocimiento de hijos naturals s6lo podrdn ejercitarse en vida de los presuntos padres, salvo en los casos siguientes:
1? Si el padre 6 la madre hubiesen fallecido durante la menor edad del hijo, en cuyo caso 6ste podrA deducir la acei6n antes de que transcurran los primers cuatro afios de su mayor edad. (105)
2? Si despu6s de la muerte del padre 6 de la madre apareciere algfin documents de que antes no se hubiese tenidQ noticia, en el que reconozea expresamente al hijo.
En este caso, la acei6n deberh deducirse dentro de los seis meses siguientes al hallazgo del documents.
Art. 138.-El reconocimiento hecho 6 favor de un hijo que no reuna las conditions del phrrafo 2? del articulo 119, 6 en el

Cuando la demand de filiaci6n natural se funda en la posesi6n do estado, no en el reconocimiento express 6 tAcito, de un hijo nacido antes de la vigencia del C6digo, como ese 'derecho ha sido reconocido por primera vez en este cuerpo legal, A sus disposiciones, y no 6, las de la legislaci6n anterior, hay que tender para resolver la cuestl6n. (Sentencia 23 de Septiembre de 1905).
(104) Respecto A este particular, el nfimero 3? del articulo 468 del C6digo Penal oblige A los authors de violaci6n, estupro 6 rapto, por via de indemnizaci6n, 5, re( onocor !a prole, si la calidad de sa origin no lo impidiese. Aqui la palabra "reconocer" tiene desde luego un sentido t6enico y restrictive, referido al hijo natural, y, por tanto, estarA el padre obligado al recoiiocimielito cuando al tempo de la concepei6n hubiera podido casarse con la madre, con dispense 6 sin ella, como dice el articulo 119 de este C6digo. En estos casos de delito es evidence que no puede tener effect la presunci6n del articulo 130, ni la prohibici6n del 132, torque ambos padres son conocidos.
(105) El Tribunal Supremo ha declarado, en sentencia de 12 de Diciembre de 1901, que el t6rmino sefialado en este inciso del articulo 137 para el ejercicio de la acci6n sobre reconocimiento de un hijo natural no obsta i que la acci6n se ejercite durante la menor edad del interesado por las personas que tengan su representaci6n legal.
El t6rmino sefialado on este inciso se aplica A los nacidos con fmterioridad 6, la vigencia del C6digo sentencess de 12 de Diciembre de 1901, 23 de Septiembre de 1905 y 5 de Octubre de 1906). Es contradictorio pretender la aplicaci6n de este articulo 6. un hijo nacido antes de regir el C6digo, tomando, A la vez, como punto de partida para contar el plazo, el cumplimiento de la mayor edad segfin la legislaci6n anterior. El plazo sefialado en este articulo para el ejercicio de la acei6n es de orden pfiblico, y, por tanto, la caducidad de 6sta, en virtue de haber decursado aqu6l, puede ser apreciada de oficio por el juez, sin necesidad de alegaci6n de la parte contrarian. (Sentencia 17 de Marzo de 1913).








97

cual se haya faltado A las prescripciones de esta secci6n, podrk ser impugnado por aquellos d quienes perjudique.
SECTION SEGUNDAL

DE LOS DEMIS HIJOS ILEGfTIMOS,

Art. 139.-Los hijos ilegitimos en quienes no eoncurra la condici6n legal de naturals s6lo tendrAn derecho A, exigir de sus padres alimentos conform al articulo 143.
Art. 140.-El derecho A los alimentos de que habla el articulo anterior, s6lo podrh ejercitarse:
1? Si la paternidad 6 maternidad se infiere de una sentencia firme, dictada en process criminal 6 civil. (10.6)
2? Si la paternidad 6 maternidad result de un documents indubitado del padre 6 de la madre, en que expresamente reconozea la filiaci6n.
3? Respect de la madre, siempre que se pruebe cumplidamente el hecho del parto y la identidad del'hijo.
Art. 141.-Fuera de los casos expresados en los nAmeros I? y 2? del articulo anterior, no se admitirh en juicio demand alguna que, direct ni indirectamente, tenga por objeto investigar la paternidad de los hijos ilegitimos en quienes no concurra la condici6n legal de naturals.

TITULO VI

DE LOS ALIMENTOS ENTRE PARENTS

Art. 142.-Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitaci6n, vestido y asistencia m6dica, segfin la posici6n social de la familiar.
Los alimentos comprenden tambi6n la educaci6n 6 instrueci6n del alimentista cuando es menor de edad.
Art. 143.-Estdn obligados reciprocamente 4 darse alimentos, en toda la extension que sefiala el articulo precedent:
1? Los c6nyuges. (I")
2? Los ascendientes y descendientes legitimos.
3? Los padres y los hijos legitimados por concesi6n Real y los descendientes legitimos de 6stos.

(106) El ndmero 3o del articulo 468 del C6digo Penal oblige, por via de indemnizaci6n 6, los authors do los delitos de rapto, estupro y violaci6n, en todo easo, A mantener la prole.
(107) I'La eircunstancia de estar divorciados los c6nyuges no les exime do la obligaci6n de prestarse alimentos en los casos que proceed". (Sentencia do 30 de Mayo de 1903). Wanse las notas k los articulos 68 y 73.
El marido no divorciado no tiene derecho A reclamar alimentos do su mujer, pesto que investido de la potestad marital, no necesita aeudir 6, ese medio para satisfacer dicha necesidad. (Sentencia de 9 do Julio de 1915).








98

4? Los padres y los hijos naturals reconocidos, y tos descendientes legitimos de 6stos.
Los padres y los hijos ilegitimos en quienes no concurra la condici6n legal de naturals, se deben, por raz6n de alimentos, los auxilios necesarios para la subsistencia. Los padres estin, ademhs, obligados A costear A los hijos la instrucci6n elemental y la ensefianza de una profesi6n, arte fl oficio.
Los hermanos deben tambi6n h sus hermanos legitimos, aunque s6lo sean uterinos 6 consaguineos, los auxilios necesarios para la vida, cuando por un defecto fisico 6 moral, 6 por cualquiera otra causa que no sea imputable al alimentista, no pueda 6ste procurarse su subsistencia. En estos auxilios estarin, en su caso, comprendidos los gastos indispensable para costear la instrucci6n elemental y la ensefianza de una profesi6n, arte fi oficio.
Art. 144.-Ija reclamaci6n de alimentos, cuando proceed y scan dos 6 mds los obligados A prestarlos, se harh por el orden siguiente: (1011)
1? Al c6nyuge.
2? A los descendientes, del grado mds pr6ximo.
3? A los ascendientes, tambi6n del grado mAs pr6ximo.
4? A los hermanos.
Entre los deseendientes y ascendientes se regularA la graduaci6n por el orden en que scan Ilamados A la sucesi6n legitima de la persona que tenga derecho A los alimentos.
Art. 145.-Cuando recaiga sobre dos 6 mas personas la obligaci6n de dar t...imentos, se repartirh entre ellas el pago U, la pension en cantidad proportional A su caudal respective.
Sin embargo, en caso de urgent necesidad y por circunstancias especiales, podrd el Juez obligar i una sola de ellas h que los presto provisionalmente, sin perjuicio de su derecho i reclamar de los demAs obligados la parte que les correspond.
Cuando dos 6 mis alimentistas reclamaren d la vez alimentos de una misma persona obligada legalmente h darlos, y 6sta no tuviere fortune bastante para tender A todos, se guardari el orden establecido en el articulo anterior, A no ser que los alimentistas concurrentes fuesen el e6nyuge y un hijo sujeto h la patria potestad, en cuyo caso 6ste seri preferido A aqu6l.
Art. 146.-La cuantia de los alimentos, en los casos comprendidos en los cuatro nfimeros del articulo 143, serh proporcionada al caudal 6 medics de quien los da y i las necesidades de quien los recipe.
Art. 147.-Los alimentos, en los casos i que se refiere el articulo anterior, se reducirdn 6 aumentardn proporcionalmente,
(108) Los articulos 1,607 al 1,615, comprendidos bajo el epigrafe I'De los alimentos provisionals" en el titulo XVIII del libro 2? de la Ley de Enjuiciamiento Civil, regular el procedimiento para obtener aquOlos, sin perjuicio del derecho que 6, las parties reserve el articulo 1,615, de promoter para los definitions el juicio deelarativo correspondiente.








99.

seg m el aumento 6 disminuci6n que sufran las necesidades del alimentista y la fortune del que hubiere de satisfacerlos.
Art. 148. -La obligaci6n de dar alimentos serh exigible desde que Jos necesitare para subsistir la persona que tenga derecho h percibirlos; pero no se abonardn sino desde la fecha en que se interponga la demand.
Se verificard el pago por meses anticipados, y cuando faIlezea el alimentista, sus herederos no estarAn obligados fi devolver lo que 6ste hubiese recibido anticipadamente.
Art. 149.-El obligado A prestar alimentos podrh, A su elecci6n, satisfacerlos, 6 pagando la pension que se fije, 6 recibiendo y manteniendo en su propia casa al que tiene derecho A ellos. (1111)
Art. 150.-La obligaci6n de suministrar alimentos cesa con la muerte del obligado, aunque los prestase en cumplimiento de una sentencia firme.
Art. 151.-No es renunciable ni transmissible h un tercero el derecho A los alimentos. Tampoco pueden compensarse con lo que el alimentista deba al que ha de prestarlos.
Pero podrAn compensarse y renunciarse las pensions alimenticias atrasadas, y transmitirse 6 titulo oneroso 6 gratuity el derecho i demandarlas.
Art. 152.-Cesarh tambi6n la obligaci6n de dar alimentos:
I? Por muerte del alimentista.
2? Cuando la fortune del obligado fi darlos se hubiere reducido hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender sus propias necesidades y las de su familiar.
3? Cuando el alimentista pueda ejercer un oficio, profesi6n 6 industrial, 6 haya adquirido un destiny 6 mejorado de fortuna, de suerte que no le sea necesaria la pension alimenticia para su subsistencia.
4? Cuando el alimentista, sea 6 no heredero forzoso, hubiese cometido alguna falta de las que dan lugar A la desheredaci6n. (110)
5? Cuando el alimentista sea deseendiente del obligado h dar alimentos, y la necesidad de aqu6l provenga de mala condue(109) La opei6n que este articulo concede al obligado 4 prestar alimentos, A dar una pension 6 recibir en su casa al alimentista, no puede tener effect cuando otras prescripciones legalese eximan al filtimo de albergarse en la casa del primer, como suede en el caso de la mujer que ha intentado 6 obtenido el divorcio. Asi lo ha declarado el Supremo en su sentencia de 11 do Mayo de 1902, y en la de 30 de Junio del mismo aflo ha declarado que esa doctrine no fiene aplicaci6n al caso del padre natural que se presta A alimentary 6 su hijo en su propia casa, donde habitat con su familiar legitima, torque esta causa, por si sola, no exime i 6ste de la convivencia con su'padre.
(110) Las causes de desheredaci6n estfn enumeradas en los articulos 852, 853 854 y 855 de este C6digo, en relaci6n con el 756 del mismo. Aunque ellas se refieren, para los effects de la herencia, A los herederos forzosos, t6ngase presented que, conform fi este articulo, aunque el alimentista no tenga tal carficter, mediando estas causes pierce el derecho 6, los alimentos, si lo tuviere 6 ellos, aunque no lo tenga k la herencia.